(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Boletín de la Sociedad Española de Historia Natural"

BOLETinST 



DE LA HEAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



DE HISTORIA NATURAL 



TOMO VIH— 1908 



MADRID 

ESTABLECIMIENTO TIPOGRÁFICO DE FORTANET 

IMPRESOR DE L\ RE ^ L ACADEMIA DE LA HISTORIA 

Libertad, núm. '29.— Teléfono 991. 
1908 



V 



v^^ 



{;y\ 



JUNTA DIRECTIVA 
DE LA 

REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL 

I'.A.E/.A. 1908 



Presidente D. Luis Simarro y Lacabra. 

Vicepresidente. D. José Gómez Ocaña. 

Tesorero D. Ig-nacio Bolívar y Urrutia. 

Secretario D. Ricardo García Mercet. 

Bidliotecario D. Ang-el Cabrera Latorre. 

Vicetesorero D. Cayetano Escribano y Peix. 

Vicesecretario D. Doming-o Sánchez y Sánchez. 

Auxiliar de la BiUioteca. D. Emilio Fernández Galiano. 

Cotniaión fie publicación. 

D. Francisco de P. Martínez y Sáez.— I). Blas Lázaro é Ibiza. 
D. Lucas Fernández Navarro. 

Cotniaióit fie Ctilálogos. 

D. Blas Lázaro é Ibiza.— D. Federico Gredilla y Gauna.— 
D. José María Dusmet y Alonso.— D. Juan Manuel Díaz del 
Villar.— D. Enrique Pérez Zúñig-a.— D. Ang'ol Cabrera Lato- 
rre. — D. José Gog'orza y González. 

SElCCICftN DE BARCEUONA. 

Presidente D. Carlos Ferrer. 

Vicepresidente D. Carlos Calleja y Borja-Tarrius. 

Tesorero D. Manuel Llenas y Fernández. 

Secretario D. Antonio Casares Gil. 

SECCIÓN DE SEVILLA. 

Presidente D. Manuel Medina. 

Vicepreside?ite D. Julio del Mazo y Franza. 

Tesorero D. Enrique Crú y Marqués. 

iSecretaí'io D. Federico Chaves y Pérez del Pulg-ar. 



noli 



JUNTA DIRECTIVA 



SECCIÓN DE ZARAGOZA. 



Presidente R. P. Long-inos Navas. 

Vicepresidente D. Pedro Moyano y Moyano. 

Tesorero D. Pedro Ferrando y Más. 

Secretario D. Celso Arévalo y Carretero. 



SECCIÓN DE GRANADA. 



Presidente D. Pascual Nacher. 

Vicepresidente D. Rafael López Mateos. 

Tesorero R. P. Anselmo Tomás Corrales. 

Secretario D. Juan Luis Diez Tortosa. 



SOCIOS FUNDADORES 

DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL 



D. José Argumosa. f 

D. Ignacio Bolívar y Urrutia. 

Excma. Sra. D.^ Cristina Brunetti 

de Lasala, Duquesa de Mandas. 
D. Francisco Cala, f 
Excma. S.aD.a Amalia de Heredia, 

Marquesa Viuda de Casa Loring. 
Excmo. Sr. D. Miguel Colmeiro. f 
D. Antonio Cipriano Costa, f 
Excmo. Sr. D. Cesáreo Fernández 

Losada. 
D. Saturnino Fernández de Salas, f 
D. Manuel María José de Galdo. f 
D. Joaquín González Hidalgo. 
D. Pedro González de Velasco. f 



D. Ángel Guirao y Navarro, f 

D. Joaquín Hysern. f 

D. Marcos Jiménez de la Espada. • 

D. Rafael Martínez Molina, f 

D. Francisco de Paula Martínez ] 

Sáez. 
D. Manuel Mir y Navarro. 
D. Patricio María Paz y Membiela. • 
Excma. Sra. Condesa de Oñate. f 
D. Sandalio Pereda y Martínez, f 
D. Laureano Pérez Arcas, f 
D. José María Solano y Enlate. 
D. Serafín de Uhagón. f 
D. Juan Vilanova y Piera. f 
D. Bernardo Zapater y Marconell. 



Presidentes que ha tenido esta Sociedad desde su fundación 
en 8 de Febrero de 1871. 



1871-72. Excmo. Sr. D.Miguel Col- 1889. 
meiro. f 

1873. D. Laureano Pérez Arcas, f 1890. 

1874. limo. Sr. D. Ramón Llórente 

y Lázaro, f 1891. 

1876. limo. Sr. D. Manuel Abe- 1892. 

leira. f 1893. 

1876. Excmo. Sr. Marqués de la Ri- 

vera, t 1894. 

1877. limo. Sr. D. Sandalio Pereda 

y Martínez, f 1895. 

1878. D. Juan Vilanova y Piera. f 

1879. Excmo. Sr. D. Federico de 1896. 

Botella y de Hornos, f 

1880. D. José Macpherson. f 1897. 

1881. D. Ángel Guirao y Navarro, f 1898. 

1882. Excmo. Sr. D. Máximo La- 1899. 

guna. t 1900. 

1883. Excmo. Sr. D. Manuel Fer- 1901. 

nández de Castro, f 1902. 

1884. D. Pedro Sáinz Gutiérrez, f 

1886. D. Serafín de Uhagón. f 1903. 

1886. D. Antonio Machado y Nú- 

ñez. t 1904, 

1887. limo. Sr. D. Carlos Castel y 1905. 

Clemente, f 1906, 

1888. Excmo. Sr. D. Manuel M. J. 1907. 

de Galdo. f 



D. Ignacio F. de Henestrosa, 
Conde de Moriana. f 

D. Francisco de P. Martínez 
y Sáez. 

D. Carlos de Mazarredo. 

D. Laureano Pérez Arcas, f 

Excmo. Sr. D. Máximo La- 
guna, f 

Excmo. Sr. D. Daniel de Cor- 
tázar. 

D. Marcos Jiménez de la Es- 
pada, f 

D. José Solano y Eulate, Mar- 
qués del Socorro. 

D. Santiago Ramón y Cajal. 

D. Manuel Antón y Ferrándiz. 

D. Primitivo Artigas. 

D Gabriel Puig y Larraz. 

D. Blas Lázaro é Ibiza. 

D. Federico Oloriz y Agui- 
lera. 

Excmo. Sr. D. Zoilo Es- 
pejo, t 

D. José Rodríguez Mourelo. 

D. Salvador Calderón Arana. 

D. Florentino Azpeitia. 

D. José Casares Gil. 



XiIST^ 3DE SOCIOS 

de la Real Española de Historia nafural 

EN 1.° DE ENERO DE 1908. 



Socios protectores. 

EN ESPAÑA. 

S. M. el Rey D. Alfonso XIII. 
S. A. el Archiduque Luis Salvador. 

Excmo. Sr. D. Manuel Allendesalazar, ex-Ministro de Instruc- 
ción Pública y Bellas Artes. 
Excmo. Sr. Duque de Medinaceli. 

EN EL EXTRANJERO. 

S. M. F. el Rey D. Garlos de Portugal. 
S. A. S. el Principe Alberto de Monaco. 

Socios honorarios. 

Brunner von Wattenvvyl (Cari), Consejero áulico.— Lerchenfel- 

derstrasse, 28, Viena. 
Castellarnau (D. Joaquín María de), Ingeniero de Montes. — 

Segovia^ y en Madrid, Montera, 30. 
Engler (Dr, Adolf), Geheimer Regierungsrath, Professor der 

Botanik, Director des Kgl.-botanischen Gartens und Mu- 

seums. — Molzstrasse, 89, Berlin, W. 
Gaudry (Albert), Professeurde Paléontologie au Museum d'His- 

toire nalurelle. — 7 bis, rué des Saints-Péres, Paris. 
Geikie (Sir Archibald), Director of Geological Survey of England 

and Wales. — 28, Fermyn Street, S. W., Londres. 
LuBBOCK (Sir John), Lord Abevury. — Bart. M. D. Saint James, 2, 

London, S. W.; también en Down (Kent), High Elms 

(Inglaterra). 



3 LISTA DE SOCIOS 

Ramón y Gajal (Excmo. Sr. D, Santiago), de las Reales Acade- 
mias de Medicina y Ciencias, Catedrático en la Facultad 
de Medicina, Consejero de Instrucción pública. — Galle de 
Atocha, 125, Madrid. 

ScuDDER (Samuel Hnbbard). — 156, Brattle Street, Cambridge (Es- 
tados-Unidos de la América del Norte). 

TscHERMAK (Prof. Dr. Gustav). — Universilát, Viena. 

Van Thiegen (Ph.), Professeur administrateur au Museum d'His- 
toire naturelle. — 22, rué Vauquelin, Paris. 

Socios Correspondientes extranjeros (1). 

MM. Acloque (Alexandre). — 69, Avenue de Segur, Paris. — (His- 
toria natural general.) 

André (Ernest), Notario honorario; de la Sociedad ento- 
mológica de Francia. — 17, rué Víctor Hugo, Gray 
(Haute-Saóne, Francia). — (Himenópteros, especialmente 
Formícidos y Mutilidos.) 

Arnold (Dr. J.) — Munich. 

Balsamo (Francesco). — Via Salvator Rosa, 290, Ñapóles. — 
(Botánica y principalmente algas.) 

Bedel (Louis), de la Sociedad entomológica de Francia. — 
20, rué de l'Odéon, Paris, 6«. — f Coleópteros paleárticos.) 

Blanchard (Dr. Raphael), Profesor en la Facultad de Me- 
dicina; de la Academia de Medicina, Director de los Ar- 
chives de Parasitologie. — 226, Boulevard Saint-Ger- 
main, Paris, 1* . — (Entomología general., Hirudíneos.) 

Bois (D.), Asistantau Muséum. — 15, rué Faidherbe a Saint- 
Mandé (Seine), Francia. — [Botánica.] 

BouLEN&ER (G. A.), del Museo británico. — Gourtfleld Road, 8. 
South Kensington, S. W. — Londres. — (Herpetología é 
Ictiología.) 

BouRGEOis (Jules). — Sainte Marie aux Mines (Alsacia). — 
( Malacodermos.) 

Brancsik (Dr. Cari). — Trencsen (Hungría). — (Entomología.) 

Brizi (Ugo). — Museo Agrario, Via Santa Susana, Roma.~- 
C Botánica y principalmente flora de Italia.) 

íl) Con el objeto de fomentar las relaciones científicas entre los socios, se indica 
entre paréntesis y con letra bastardilla, después de las señas de su domicilio, si ei 
socio cultiva en la actualidad más especialmente algún ramo de la Historia natural. 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL. 9 

MM. Bucking(Di-. H.), Profesor en la Universidad. — Estrasburgo 
(Alemania). 

Camerano (Lorenzo), Profesor de Anatomía comparada y 
Director del Museo zoológico de la Universidad. — Palazzo 
Carignano, Turin (Italia). — (Anatomía comparada, 
Gordiidos.) 

Gannaviello (Prof. Eurico). — Villa Bruno, F^orlici (Ña- 
póles). 

Garl (Dr.), Ayudante de! Museo de Historia natural. — Gi- 
nebra (Suiza). — (Entomología, Miriápodos.J 

Ghevreux (Edouard). — Route du Gap, Done (Gonstantina). 
Argelia. — (Crustáceos anfipodos.) 

Delacroix (Dr. G.), Agregado al Instituto nacional agronó- 
mico y Director de la Estación de Patología vegetal. — 
11 bis, rué d'Alésia, Paris. 

Dervieux (Ermanno). — Via Massena. 34. — Turin (Italia). 

De ToNr (Pr. Dr. Joannes Baptista), Director del Jardín 
Botánico de la Universidad de Módena (Italia). 

Distant (W. L.) — Steine Haus, Selhurst Road, South Nor- 
wood, Surrey (Inglaterra). — (Hemipteros.) 

DoLLFus (Adrien), Director de La Feuille des Jaimes natu- 
ralistes. — Rué Pierre Gharron, 35, Paris. 

Fauvel (G. Alberto), Abogado.- Rué Ghoron, 3, Gaen (Fran- 
cia. — (Coleópteros y^ especialmente EstafilíHidos.J 

FiNOT (P. Adrien Prosper), Gapitán de Estado Mayor, reti- 
rado. — 27, rué Saint-Honoré, Fontainebleau (Francia). — 
(Ortópteros.) 

FouMouzE (Armand), Doctor en Medicina. — 78, Faubourg 
Saint- Denis, Psivis.—( Entomología médico-farmacéutica.) 

Gebien (H.) — Stockhardtstrasse, 21, Hamburg-Hamm. — 
fColeópteros.J 

Gestro (RaíFaello), Doctor, Vicedirector del Museo cívico de 
Historia natural. — Villeta Dinegro, Genova (Italia). — 
(Coleópteros.) 

GiARD (Alfred), Profesor de Zoología en la Facultad de Gien- 
cias, Director del Laboratorio de Wimereux y del Bulletin 
Scienti fique de la France et de la Belgique. — 14, rué 
Stanislas, Paris, 6*. — (Evolución^ Parasitismo, Crus- 
táceos). 

GioRDANO (Dr. Domenico), Profesor de Matemcáticas é His- 



10 LISTA DE SOCIOS 

loria natural en el R. Gimnasio de Ragusa (Sicilia, 
Italia). 
MM, GiRARD (Albert Alexandre), Secretario científico de S. M. — 
Lisboa (Portugal). — flctiologia y Malacología.) 

Griffini (Dr. Achille). — Turin (Italia). — (Entomología.) 

Grouvelle (A.) — Director de la Manufactura nacional de 
tabacos de Issy, rué Ernest-Renan, Issy-les-Moulineaux 
(Seine) (Francia). — fClavicornios exóticos.) 

Hegkel (Edouard), Profesor en la Facultad de Ciencias. — 
31, Gours Lieutaud, Marsella (Francia). — (Botánica.) 

HoRVÁTH (Géza) , Doctor en Medicina, Director del Museo 
nacional de Hungría. — Museumring, 12, Budapest 
(Austria-Hungría). — (Hemipteros.) 

Janet (Charles), Ingeniero de Artes y Manufacturas. — 71, 
Rué de Paris, Voisinlieu, prés Beauvais (Oise), Fran- 
cia. — (Costumbres y anatomía de las hormigas.) 

Klapalek (Prof. Francisco).— Karolinenthal, 263, Praga. — 
(Tricópteros y Neurópteros.) 

KoNOW (Friedrich Wilhelm). — Teschendorf, Grossherz. 
Meklenburg (Alemania). — ( Himenópteros y especial- 
menle Chalastogastra.J 

Kraatz (Gustav), Doctor en Filosofía, Redactor de la 
Deutsche Enlomologische Zeitschrift.—W. 9, Linkstras- 
se, 28, Berlín. — (Coleópteros.) 
- Lagerheim (Prof. Gustav), Profesor en la Universidad de 
Eslocolmo. — (Botánica sur americana.) 

Lesne (Pierre), Asistente de Entomología del Museo de His- 
toria Natural — 10, Avenue Jeanne, Asniéres (Seine) 
(Francia). — (Entomologia, Coleópteros.) 

Lewis (Jorge). — 87, Frant Road, Tunibridge Wells (Ingla- 
terra). — (Coleópteros del Japón é Histéridos.) 

Lo BiANGO (Salvador), Comendador. — Estación Zoológica, 
Ñapóles (Italia). 

Maktin (Rene), Abogado. — Le Blanc (Indre) Francia. — 
(Neurópteros de Europa y Odonatos.) 

Meunier (Stanislas), Profesor de Geología del Museo de 
Historia natural. — 3, Quai Voltaire. Paris. — ( Lito- 
logia. J 

MoNTANDON (Arnald L.) — Filaréte, Strada Yiilor, Bukarest 
(Rumania). — (Hemipteros, principalmente heterópteros.) 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HLSTORIA NATURAL. 11 

MM. Nery Delgado (J. F.), Geólogo.— Raa de D. Garlos I, 35, 
Lisboa. — (Geología.) 

Olivier (Henry). — Baroches-au-Houlme (Orne), Francia. 

Orbigny (H. d'), Arquitecto. — R. Saiiit-Güillaume, 21, P¿i- 
rís, 1*. — f Coleópteros.) 

Pérez (Dr. J.) — Rae Saubat, 26, Burdeos. — fHimenópteros). 

PicGiOLi (Gomm. Francesco), Director del Instituto, fores- 
tal. — Vallombrosa (Italia). — (Botánica.) 

PiGGiOLi iLodovico), Sub-Inspector forestal. — Siena (Italia). 
(Botánica.) 

PoRTER (Garlos E.), Director general del Museo y de la 
Revinta Chilena de Historia natural. — Gasilla, 2352, San- 
tiago, Ghile. — (Histología. Crustáceos decápodos y he- 
YKiipteros.) 

Reitteh (Edmond). — Paskau (Austria). — (Coleópteros de 
Europa). 

Richard (Jules), Doctor en Ciencias, Director del Museo 
oceanógrafico. — Monaco. — (Crustáceos inferiores .) 

Salomón (Dr. W.) — Instituto Mineralógico de la Universi- 
dad. — Heidelberg (Alemania). 

Sghouteden (M.) — r2,Ghaussée d'Ixelles, Bruselas. — (He- 
mípteros.) 

ScHULTHEss Rechüerg (Autoii V.), Doctor en Medicina. — 
Thalacker, 22, Zuric (Suiza). — (Entomología, Ortópteros.) 

SoDiRO (R. P. J.) — Quito (Ecuador). 

TuRNEZ (W. Henri), do la Gomisión Geológica. — Washing- 
ton (Estados-Unidos) DG. — (Geología.) 

Washington (Dr. Henry St.) — Locust, Monmoulh Go., N. J. 
(Estados Unidos). 

Weise (J.) — Griebenowstrasse, 16, Berlin, n. 37.- (Coleóp- 
teros, esp. Curculiónidos y Crisomélidos.) 

Socios numerarios (1). 

1901. Administración Militar (Biblioteca de).— Madrid. 
1903. Aguilar y Garmena (D. Fernando), Farmacéutico.— Galle 
de Jorge Juan, 17, Madrid. — (Botánica.) 



(1) El nombre de los socios numerarios va precedido de la cifra que indica el año 
de su admisión en la Sociedad y el de los socios fundadores de la abreviatura S. F. 



12 LISTA DE SOCIOS 

1896. Aguilar y Cuadrado (D. Miguel), Observatorio astro- 

nómico, Madrid. 
1902. Alabehn (D. Enrique), Doctor en Medicina. — Plaza del 
Príncipe, 4, Mahón. — (Citología general é Histología 
humana.) 

1897. Alaejos y Sanz (D. Luis), Doctoren Ciencias naturales, 

Ayudante de la Estación de Biología marina. — San- 
tander. 
1907. Alcalde del Río (D. Herminio), Profesor en la Escuela 
de Artes é Industrias de Torrelavega (Santander), 

1905. Alcahaz (D. Antonio.) — Ingeniero agrónomo. — Castellón. 

1906. Aldaz (D, Julián). — Zumaya (Guipúzcoa). 

1901. Almera (D. Jaime), Canónigo de la Catedral. — Sa- 

gristans, 1, 3.°, Barcelona. — (Geología y Paleonto- 
logía.) 

1902. «Alrededor del Mundo.» — Atocha, 135, Madrid. 

1907. Alvarez (D. José), Presbítero. — Sau Miguel baja, 10, 

Granada. — (Entomología y Botánica.) 
1906. Amoedo y Galarmendi (D. Eduardo). — Madrid. 
1875. Antón y Ferrándiz (D. Manuel), Catedrático en la Facul- 
tad de Ciencias, Jefe de la Sección de Antropología y 
Secretario del Museo de Ciencias naturales. — C. de Oló- 
zaga, 5 y 7, Madrid. — (Antropología.) 
1894. Aragón y Esgacena ( D. Federico), Doctor en Ciencias 
naturales. Catedrático en el Instituto. — Palencia. 

1898. Aramruru y Altuna (D. Pedro), Doctor en Medicina, Ca- 

tedrático en la Escuela de Veterinaria. — San Felipe, 4, 
Zaragoza. 

1905. Aranda Millán (D. Francisco).— Madrid. 

1885. Aranzadi y Unamuno (D. Telesforo), Doctor en Farmacia 
y en Ciencias naturales, Catedrático en la Facultad de 
Farmacia de la Universidad. — Barcelona. — (Antropolo- 
gía y Botánica. J 

1903. Areses (D. Rafael), Ingeniero Jefe del Distrito Forestal 

de Pontevedra, — Tuy (Pontevedra), 
1902, Arévalo (D. Celso), Doctoren Ciencias naturales, Profe- 
sor auxiliar en la Universidad de Zaragoza. — (Geo- 
logía.) 

1904. Arias Encobet (D.José), Colector del Museo de Ciencias 

naturales.— Alfonso XII, 74, Míxdriá.— (Dípteros). 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL. IS 

1896. Arráez y Garrías (D. José), Abogado. — G. de Gaste- 

lar, 14, Sevilla. — (Antropología criminal.) 
1887. Artigas (D. Primitivo), Ingeniero Jefe de Montes. — G. del 
Reloj, 9, principal izquierda, Madrid. — (Silvicultura.) 

1906. Ashkr y G.^ (A.)— 13, Unter den Linden, Berlín, W. 
1872. Ateneo científico y literario (Biblioteca del). — G. del Pra- 
do, 21, Madrid. 

1889. AuLET Y Soler (D. Eugenio), Presbítero, Doctor en Gien- 
cias físico-químicas y Licenciado en naturales, Catedrá- 
tico en el Listitulo de Tarragona. — Olot (Gerona). 

1900. AzAM (D.José), Arquitecto. — 14, rué de Trans, Dragui- 

gnan (Var), Francia. — (Ortópteros ij Hemipteros.) 

1897. AzPEiTiA Y Moros (D. Florentino), Profesor en la Escuela 

de Minas, — Gloriela del Gisne, 3, hotel, Madrid. — 
(Malacologia y Diatomens.) 
1902. Bago y Rubio (D. Miguel), Gomandante de Ingenieros. — 
G. de Trajano, 15 y 17, Sevilla, 

1904. Bahía y Urrutia (D. Luis), Abogado, Ex-diputado á Gor- 

les. — Hilario Peñasco, 2, Madrid. — (Agricultura.) 

1907. Balrin Rivero (D.Facundo). — Santo Domingo, 1, Oviedo. 
1906. Balguerias y Quesada (D. Eduardo), Alumno de la Fa- 
cultad de Giencias. — G. de Garretas, 7, pral., Madrid. 

1901. Ballestero Pardo (D, Mariano), Doctor en Giencias. — 

Galatayud (Zaragoza), 

1905. Barcia Trelles (D. Juan), Ingeniero agrónomo. — Veláz- 

quez, 22, Madrid. 

1891, Barras de Aragón (D. Francisco de las), Doctor en Gien- 
cias naturales, Gatedrático de Mineralogía y Botánica 
de la Universidad de Oviedo, — (Entomología y Bo- 
tánica.) 

1905. Barre (Sr. Barón de la). — G. deGopons, 7,2.°, Barcelona. 

1901. Barreiro Martínez (R. P. Agustín), — Gonvento de Padres 
Agustinos, Valladolid. — (Botánica y Lepidópteros.) 

1895. Bartolomé del Gerro (D. Abelardo), Doctor en Giencias 
naturales. Auxiliar de la Universidad. — Daoíz, 5, Madrid. 

1889. Becerra y Fernández (D. Antonio), Doctor en Giencias 
naturales, Gatedrático en el Instituto. — Ciudad Real. — 
(Entomología agrícola y dibujo científico.) 

1894. Benedicto Latorre (D. Juan), Farmacéutico. — Monreal 
del Campo \(Yqv\.\q\).— (Botánica y moluscos terrestres.) 



14 LISTA DE SOCIOS 

1905. Benedito (ü. José M.'j, Jefe del Laboralorio de disecación 

del Museo de Ciencias naturales. — Serrano, 51, Madrid. 
1901. Benet Andreu (D. José), Catedrático en el Instituto. — 
Almería. 

1906. Benito y Pinol (D. Manuel). — Puerta de Jerez, 4, Sevilla. 
1898. Benjumea y Pareja (D. José). — Santa Ana, 51, Sevilla. 
1905. Bernard (D. Francisco), Ingeniero de Montes. — Prado, 3, 

Madrid. 
1905. Bertrán de Lis (D. Vicente). — C. de la Gasea, Madrid. 

1903. Bescansa Casares (D. Fermín), Catedrático de Historia 

natural en el Instituto. — Orense. — (Botánica.) 

1904. Biblioteca García Barbón. — Vigo (Pontevedra). 
1904. Biblioteca universitaria de Granada. 

1890. Blanco del Valle (D. Eloy), Catedrático de Historia na- 
tural en el Instituto. — León. 

1892. Blanco y Juste (D. Rafael), Doctor en Ciencias natura- 
les, Profesor en la Escuela normal— C. de Sandoval, 4, 
Madrid. 

1898. Blas y Manada (D, Macario), Doctor en Farmacia. — 
C. del Pez, 1, Madrid. 

1901. BoFiLL (D. José María), Doctor en Medicina. — C. de Ara- 
gón, 281, Barcelona. 

s. F. Bolívar y Urrutia (D. Ignacio), Catedrático en la Facul- 
tad de Ciencias, Jefe déla Sección de Entomología en el 
Museo. — Paseo del Obelisco, 17, Madrid. — (Ortópteros, 
Hemt'pteros y Arguípteros.) 

1872. Bolívar y Urrutia (D, José María), Jefe facultativo de la 
Casa de Socorro de Chamberí. — C. de Prim, 15, Madrid. 

1882. BoLÓs (D. Ramón), Farmacéutico, Naturalista. — C. de 
San Rafael, Olot {Geronñ).—( Botánica. J 

1898. BoROBio (D. Patricio), Catedrático en la Facultad de Me- 
dicina. — Co$o, \00, Zaragoza. —fPediatria.) 

1872. BoscÁ Y Gasanoves (D. Eduardo), Licenciado en Medici- 
na, Catedrático de Historia natural en la Universidad. 
Paseo del Grao, Valencia. — (Reptiles de Europa.) 

1900. BoscÁ Y Seytre (D. Antimo), Doctor en Ciencias natura- 

les, Catedrático en el Instituto. — Teruel. 
1877. Breñosa (D. Fíafael), Ingeniero de Montes de la Rea^ 
Casa. — San Ildefonso (Segovia). — (Cristalografía.) • 

1901. Brugués y Escuder (D, Casimiro), Doctoren Farmacia y 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HLSTORIA NATURAL. 15 

en Ciencias. — G. del Brach, 66, Barcelona. — (Histología 
vegetal.) 

1883. Buen y del Gos (D. Odón de), Gatedrático de Historia na- 
tural en la Universidad, Director del Laboratorio bio- 
lógico-marino de las Baleares. — C. de Ariban, Barcelo- 
na. — (Biología marina.) 
-1905. BuiCxAS Y Dalmau (D. José), Gónsul de España en Moga- 
dor (Marruecos). 

1897. BuRR (D. Malcolm). — Station Shepherdswell-Sibertswold, 
Dover (Inglaterra). — (Dermápteros ó Forficúlidos y Or- 
tópteros.) 

1905. Busto (D. José del). Ingeniero de Minas. — G. de Olóza- 

ga, 8, Madrid. 

1901. Gaballeko (D. Arturo), Licenciado en Giencias, Conser- 

vador del Jardín Botánico. — Lope de Vega, 11, Madrid. 

1902. Cabrera y Díaz (D. Agustín), Licenciado en la Facultad 

de Giencias. --Sabin Berthelot, 5, Santa Cruz de Tene- 
rife (Canarias). 

1891. Cabrera Y Díaz (D. Anatael) , Médico cii-ujano. — Laguna 

de Tenerife (Canarias). — (Himenópteros.) 

1896. Cabrera y Latorre (D. Ángel), Agregado al Museo de 

Ciencias naturales. Caballero de la orden civil de Al- 
fonso XII.— C. de la Princesa, 9, Madrid.— (Mamiferos 
y Dibujo científico. J 

1897. G.Á.CERES Y GoNz.ÁLEZ (D. Juan). — G. del Duque, 8, Carta- 

gena. — {Entomología.) 
1904. Gadevall y Diars (D. Juan), Doctor en Giencias, Profesor 
en la Escuela industrial. — Tarrasa. — Botánica. 

1906. Galafat León (D. Juan), Colector del Museo de Ciencias 

naturales. — C. de la Reina, 9, Madrid. 

1892. Calandre y Lizana (D. Luis). — Pasaje de Conesa, Car- 

tagena. 
1872. Calderón y Arana (D. Salvador), Gatedrático de Minera- 
logía y Botánica en la Facultad de Ciencias, Jefe de la 
Sección de Mineralogía en el Museo. — C. de San Bernar- 
do, 66, principal derecha. — (Geología y Petrología.) 

1901. Calleja y Borja-Tarrius (D. Garlos), Catedrático en la 

Facultad de Medicina. — Cortes, 248, pral., Barcelona. — 
(Histología.) 

1902. Calvo y Antón (D. José). — C. de Gerona, 111, Barcelona. 



16 LISTA DE SOCIOS 

1905. Campo Prado (D. Fernando de), Farmacéutico, Profesor 
de Historia natural y de Agricultura en el Colegio cató- 
lico, Individuo de la Sociedad española de Física y Quí- 
mica. — C. Real, 16, La Coruña. 

1889. Camps (Sr. Marqués de). — Canuda, 16, principal, Bar- 
celona. 

1905. Ganals (D. Salvador), Diputado á Cortes. — C. de Fuenca- 
rral, 131, Madrid. 

1907. Caramanzana y Baquedano (D. Felipe), Oficial mayor de 
Contaduría del Ayuntamiento. — C. de Avila, 3, Cuatro 
Caminos (Madrid). — (Patología vegetal.) 

1905. Cahballo (D. Jesús María), Director del Colegio Salesia- 

no. — Santander. — (Geología ¡f espeleología) 

1894. Carbó y Domenech (D. Manuel), Catedrático en el Insti- 
tuto. — Huelva. 

1877. Carvalho Monteiro (Excmo. Sr. D. Antonio Augusto de). 
Doctor en Derecho y en Ciencias naturales por la Uni- 
versidad de Coimbra, y miembro de la Sociedad de Acli- 
matación de Río Janeiro. — Rúa do Alecrim, 70, Lisboa 
(Portugal). — ( Lepidópteros. J 

1901. Casamada Mauri (D. Ramón). — Pelayo, 17, 2.°, Bar- 
celona. 

1901. Casares Gil (D. Antonio), Capitán de la 4." Compañía 
de Sanidad militar, Barcelona. — (Hepáticas y Musgos.) 

1901. Casares Gil (D. José), Catedrático en la Facultad de Far- 
macia, Ex-Senador del Reino. — C. de Santa .Catalina, 5, 
Madrid. — (Análisis químico mineral.) 

1906. Gascón y Martínez (D. José), Director de la Granja agrí- 

cola de la región leonesa. — Palencia. 

1901. Casino de Zaragoza. 

1905. Castro y Pascual (D. Francisco), Doctor en Farmacia.— 
C. de Santa Bárbara, 2, Madrid. 

1903. Castro y Valero (D. Juan), Catedrático en la Escuela 
de Veterinaria.— C. de las Huertas, 50, Madrid. 

1901. Cátedra de Historia natural de la Universidad de Bar- 
celona. 

1901. Cátedra de Historia natural de la Universidad de Santiago. 

1907. Cátedra de Mineralogía y Botánica de la Universidad 

Central. — Madrid. 
.1884. Cazurro y Ruiz (D. Manuel), Doctor en Derecho y en 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL. 17 

Ciencias naturales, Gatedrálico en el Instituto. — Gerona. 
(Ortópteros y dípteros de Europa, Micrografía.) 

1905. Cendrero (D. Orestes), Licenciado en Ciencias naturales. 

C. del Arenal, 6, Madrid. 

1906. Cerrolaza y Ahmentia (D. José), Licenciado en Cien- 

cias. — Colegio del Corazón de Jesús, Don Benito (Ba- 
dajoz). 

1891. Chaves y Pérez del Pulgar (D, Federico), Doctoren Cien- 

cias físico-químicas.— C. de Jesús, 17, Sevilla. — (Mine- 
ralogía y, Cristalografía.) 
1873. CoDORNiu (D. Ricardo), Ingeniero de Montes.— Murcia. 

1907. Colegio del Apóstol Santiago (Sr. Rector del). — La Guar- 

dia (Pontevedra). 

1904. Colegio de Santo Domingo.— Orihuela. 

4898. CoLOMLNíA Y Carolo (D. Alejandro de), Doctor en Ciencias 
naturales, Catedrático en el Instituto. — C. de Alfon- 
so XII, 5, 1.", Pontevedra. 

1907. Colomo y Amarillas (D. Victoriano), Profesor en la Es- 
cuela de Veterinaria. — Madrid. 

1878. Comerma (D. Andrés A.), Ingeniero de la Armada. — 
El Ferrol. 

1902. Compañía de Tabacos de Filipinas. — Barcelona. 

1903. Consejo general de Agricultura, Industria y Comercio de 

Valencia. 

1892. Corrales Hernández (D. Ángel), Licenciado en Ciencias 

naturales, Catedrático en el Instituto. — Cabra (Cór- 
doba). 

1901. CoRRíiA DE Barros (D. José Maximiano). — S. Martinho 
d'Anta, Sabroza (Portugal). 

1872. Cortázar (Excmo. Sr. D. Daniel de), Ingeniero Jefe de 
Minas, de las Reales Academias de la Lengua y de 
Ciencias exactas, físicas y naturales, Consejero de 
Instrucción pública. — C. de Velázquez, 32, hotel, 
Madrid. 

1901. Coscollano y Burillo (D. José), Profesor auxiliar en el 

Instituto. — C. de la Concepción, 29, Córdoba. 

1902. Cru y Marqués ( D. Enri(jue), Naluralista disecador. — 

Reyes Católicos, 7 y 9, Sevilla. — (Entomología y Orni- 
tología.) 

1903. Cruz (D. Emiliano de la), Ingeniero director de las Minas 

Tomo viii.— Enero, 190?. 2 



18 LISTA DE SOCIOS 

de Ribas (Gerona), délas Sociedades geológicas de Fran- 
cia, Bélgica é Italia. — G. de Balmes, 88, 1.°, Barcelona. 
1902. Cruz Nathan (D. Ángel B. de la), Profesor en el Institu- 
to. — G. de la Libertad, 117, Cabañal (Valencia). 

1889. Dargent (D. Florismundo), Ingeniero. — Moralejo, 5,. 

Aguilar (Córdoba). 
1905. Delgado (D. Mariano).— G. del Arenal, 24, Madrid. 

1902. Deulofeu (D. José), Catedrático de Química inorgánica 

en la Facultad de Farmacia. — Santiago. 

1899. Díaz (R. P. Filiberto), Doctor en Ciencias, Conservador 
por oposición en el Museo de Ciencias naturales. — C. de 
San Miguel, 21 duplicado, Madrid. 

1898. Díaz de Arcaya (D. Manuel], Doctor en Ciencias, Direc- 
tor y Catedrático de Historia natural en el Instituto. — 
G. de la Independencia, 7, Zaragoza. 

1890. Díaz del Villar (D. Juan Manuel), Doctor en Medi- 

cina, Catedrático en la Escuela de Veterinaria. — C. de 
Atocha, 127 duplicado, Madrid. — [Epizoarios y Entomo- 
zo'arios.J 

1901. Diez Tortosa (D. Juan Luis), Doctor en Farmacia. — Re- 

yes Católicos, 47, Granada. 

1907. DíEz Tortosa (D. Manuel), Alumno de la Facultad de 
Ciencias. — Granada. 

1898. Domenegh (R. P. Estanislao), Profesor de Historia natu- 
ral en el Colegio del Sagrado Corazón. — C. deLauria, 13, 
Barcelona. (Apartado 143). 

1898. Dosset (D. José Antonio), Doctor en Farmacia. — Plaza 
de Sas, 2, Zaragoza. — (Diatomeas.) 

1903. DuLAU (M.) — Sobo Square, 37, Londres. 

1902. Duran Desumvila (D. Narciso), Licenciado en Farmacia, 

Título de honor de los Ilustres Colegios provinciales 
de Barcelona, Lérida y Navarra, Director de la Re- 
vista científica profesional. — Canet de Mar (Barcelona). 

1890. DusMET Y Alonso (D. José M.), Naturalista agregado al 
Museo de Ciencias naturales. Doctoren Ciencias. — Plaza 
de Santa Cruz, 7, Madrid.— (^//ímej?óp(eros.J 

1898. Eleicegui (D. Antonio), Catedrático en la Facultad de Far- 
macia. — Plaza de la Universidad, 5, 3.°, Santiago. 

1888. Elizalde y Eslava (D. Joaquín), Catedrático de Historia 
natural en el Instituto. — Logroño. 



DE LA REAL ESPA5íOLA DE HISTORIA NATURAL. 19 

1894. Engiso y Mena (D. Juan), Licenciado en Derecho. — 
Huercal-Overa (Almería). — (Entomología. J 

1902. Escribano (D. Cayetano), Doctor en Ciencias, Conser- 
vador del Museo de Ciencias naturales. — C. de Horta- 
leza, 76, Madrid. 

1872. Escuela de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos 
(Biblioteca de la).— C. de Alfonso XII, Madrid. 

1872. Escuela de Ingenieros de Montes (Biblioteca de la). — El 
Escorial (Madrid). 

1894. Escuela de Veterinaria de Madrid. 

1905. Escuela Normal de Maestros de Granada. 

1906. Escuela Normal de Maestros de Huesca. 

1907. Espejo y Casabona (D. Francisco), Regente de la Escuela 

normal de Maestros. — Granada. 

1875. Espluga y Sancho (D. Faustino), Catedrcálico de Historia 
natural en el Instituto. — Trinidad, 3, Toledo. 

1902. EsPLUGUEs y Armengol (D. Julio), Profesor auxiliar 
del Instituto y Jardinero 2." del Botánico. — Va- 
lencia. 

1905. Estación de biología marítima. — C. de Castelar, Puerto 

Chico, Santander. 
1902. Esteva (D. José), Presbítero.— C. de la Clavería, 5.— 

Gerona. — (Botánica general y Criptogámia.) 
1878. Facultad de Ciencias de la Universidad (Biblioteca de 

la). — Valencia. 

1906. Facultad de Ciencias de la Universidad de Granada. 
1902. Facultad de Ciencias de la Universidad de Oviedo. 
1901. Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona. 

1906. Facultad de Farmacia de la Universidad de Granada. 

1874. Fernández de Castro (D. Ángel), Ingeniero de Montes. — 

C. de Fabiola, 3, Sevilla. 
1900. Fernández de Gatta y Calache (D. Manuel), Doctor en 

Farmacia. — Vilvestre (Salamanca) . 
1904. Fernández Galiano (D. Emilio), Licenciado en Ciencias 

Naturales.— C. de Alfonso XII, 74, Madrid. 

1907. Fernández Martínez (D. Fidel).— Granada. 

1890. Fernández Navarro (D. Lucas) , Catedrático de Cristalo- 
grafía en la Facultad de Ciencias.— C. Real, 31, Leganés 
(Madrid). 

1875. Ferrand y Couchoud (D. Julio), Ingeniero Jefe de la pri- 



20 LISTA DE SOCIOS 

mera sección de vía y obras de los Ferrocarriles Anda- 
luces. — G. de Feria, 100, Sevilla. 

1900. Ferrando y Más (D. Pedro), Caiedrálico de Mineralogía 

y Botánica en la Universidad. — C de Gaufranc, 4, Za- 
ragoza. 

1885. Ferrer (D. Carlos), Doctor en Medicina y Bachiller en 
Ciencias. — Ronda de la Universidad, 16, 1.°, Bar- 
celona. 

1902. Ferrer Dalmau (D. Eugenio), Profesor de la Escuela de 
Industrias. — C. de Santo Domingo, 20, Tarrasa. 

1907. Ferrer Hernández (D. Francisco), Alumno de la Facul- 
tad de Ciencias — C. Guillermo Rollan, 4, Madrid. 

1901. Ferrer y Hernández (D. Jaime). — Monlaner, 66, Barce- 

lona. — (Mineralogía.) 
1901. FiNESTRES Y FocH (D. Eduardo). — Ager (Lérida).— (^.\/¿ne- 

ralogia.) 
1879. Flórez y González (D. Roberto). — San Francisco, 23, 

principal, Segovia. — (Entomología.) 

1901. FoNT Saoué (D. Norberto), Presbítero.— C. de Fonlane- 

11a, 15, 3.", Barcelona. — (Geología.) 

1902. FoRTEZA Rev y Forteza (D. José).— Colón, 23, Palma de 

Mallorca (Baleares). 

1902. Fhancois (Ph.), Jefe de trabajos prácticos en la Sorbona. — 

Rué des Fossés S''-Jacques, 20, Paris, 5^. 

1888. Fuente (D. José María de la), Presbítero. — Pozuelo de 
Calatrava (Ciudad-Real). — (Entomología, Coleópteros de 
Europa. Admite cambios de estos insectos.) 

1890. FusET Y TuBiÁ (D. José), Doctor en Ciencias naturales, 
Catedrático en el Instituto de Palma. — Mallorca. — 
(Gusanos y Dibujo científico.) 

1904. Galán (D. Alfonso), Alumno de las Facultades de Cien- 
cias y Farmacia. — C. de Yillanueva, 23, Madrid. 

1903. García Callejo (D. José María).— Tres Peces, {^.—(Na- 

turalista preparador.) 
1872. García y Arenal (D. Fernando), Ingeniero del puerto. — 

Vigo (Pontevedra). 
1906. García González (D. Joaquín).— C. de Preciados, 46, 3.°, 

Madrid. 
1877. García y Mercet (D. Ricardo), Naturalista agregado al 

Museo de Ciencias naturales, Farmacéutico de Sani- 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL. 21 

dad militar. — C. de Leganitos, 56, Madrid. — (Himeyíóp- 
teros de Europa.) 

1904. García Mon é Iuáñez (D. Francisco), Mumiio de la Facul- 

tad de Ciencias. — C. de la Luna, 18, Madrid. 

1899. García Vaiíei.a (D. Antonio), Doctoren Ciencias natura- 

les, Catedrático de Mineralogía y Botánica en la Uni- 
versidad de Santiago (Galicia). — (Hemípteros.) 
1902. Gahriga y Barrerán (D. Gerardo), Farmacéutico. — Ge- 
rona. 

1900. Gelarert Rincón (Rvdo. D. José). — Llagostera, Gerona. 

(Mineralogía y Geología.) 
1884. Gila y Fidalgo (D. Félix), Catedrático excedente de la 

Facultad de Ciencias. — Segovia. — (Botánica y GeO' 

logia.) 
1877. GoGORZA Y González (D.José), Catedrático de Anatomía 

y Fisiología animal en la Universidad Central. — C. de 

San Bernardino, 7 cuad.", Madrid. 
1890. GoiTiA (D. Alejandro), Licenciado en Ciencias. — C. de 

Alcalá, 4, Madrid. 
1906. GÓMEZ (D. Ramón). — C. de Espoz y Mina, 6 y 8, Zaragoza. 

(Mineralogía micrográfica.) 

1905. Gómez de la Maza (D. Manuel), Catedrático en la Univer- 

sidad de la Habana (Isla de Cuba). 

1894. GÓMEZ OcAÑA (D. José), de las Reales Academias de 
Medicina y Ciencias, Catedrático de Fisiología en la 
Facultad de Medicina. — C. de Atocha, 127 duplicado, 
Madrid. 

1905. González (D. Anselmo). — C. de la Montera, Madrid. 

s. F. González Hidalgo (D. Joaquín), de la Real Academia 
de Ciencias, Catedrático de Malacología y animales 
inferiores en la Facultad do Ciencias, Jefe de la Sec- 
ción de Malacología del Museo. — C. de Alcalá, 36, 
Madrid. 

1902. González Sánchez (D. Francisco). — Granada. 

1900. Gota y Casas (D. Antonio), Doctor en Medicina. — C. del 
Pilar, 16, Zaragoza. 

1899. Graiño y Caubet (D. Celestino), Doctor en Farmacia, Co- 
mendador de la Orden civil de Alfonso XII, Subdele- 
gado del partido judicial. Inspector farmacéutico de 
Aduanas, Farmacéutico municipal, Delegado de la Junta. 



22 LISTA DE SOCIOS 

de Gobierno y Patronato del Cuerpo de titulares, Expro- 
fesor de la Escuela de Artes y Oficios, etc. — Aviles (As- 
turias). — (Mamíferos y Aves. Reptiles de España. Admite 
cambios.) 

1882. Gredilla y Gauna (D. Apolinar Federico), Catedrático de 
la Facultad de Ciencias, Director y Jefe de la Sección 
de cultivos del Jardín Botánico. — C. de la Estrella, 7, 
principal, Madrid. — (Geología y Botánica.) 

1898. Gregorio y Rocasolano (D. Autonio), Catedrático de Quí- 
mica en la Facultad de Ciencias. — Temple, 20, Zaragoza. 
(Gramíneas.) 

1905. GuiJELMO (Excmo. Sr. D. José), Ex-Director general de 
Penales. — C. de Jorge Juan, 7, Madrid. 

1893. Guillen (D. Vicente), Médico-cirujano, Jardinero mayor 
del Botánico. — Valencia. 

1901. Gutiérrez Martín (D. Daniel), Doctor en Farmacia. — 
Constitución, 17, Avila. — (Botánica y Entomología de 
la Provincia.) 

1898. Halcón (D. Fernando), Marqués de San Gil. — C. de Al- 
fonso XII, 50, Sevilla. — (Patología vegetal. J 

1907. Heintz (D. Luis), Licenciado en Ciencias, Director del 
Colegio de Nuestra Señora del Pilar. — Goya, 13, Madrid. 

1890. Hernández y Álvarez (D. José), Licenciado en Ciencias 
naturales, Catedrático de Agricultura en el Instituto.— 
Badajoz. — (Botánica.) 

1893. Hernández-Pacheco y Esteban (D. Eduardo), Doctor en 
Ciencias naturales, Catedrático de Instituto. — Santa Fe- 
liciana, 14, Madrid. — (Geología.) 

1875. Heyden (D. Lncas von), Mayor en reserva, Doctor en 
Filosofía, honoris causa, individuo de las Sociedades 
Entomológicas de Alemania, Francia, San Petersburgo, 
Suiza, Italia, etc.. Caballero de las Ordenes del Águila 
Roja prusiana, de la Cruz de Hierro y de San Juan. — 
Schlosstrasse, 54, Bockenheim, Frankfurt am Main (Ale- 
mán ia) . — (Coleópteros .) 

1888. Hoyos (D. Luis), Doctor en Ciencias naturales y en Dere- 
cho, Catedrático de Agricultura en el Instituto. — Toledo. 
(Antropología.) 

1901. Hueso (D. José), Doctor en Ciencias, Profesor numerario 
de la Escuela Normal,— Valencia. 



DE LX REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL. 23 

1907. HuGUET Y Paüró (D. Mariano), Doctor en Medicina. — 
Barcelona . — (Bacteriología.) 

1895. HuiDOBRO Y Hernández (D. José), Doctor en Ciencias, Con- 
servador, por oposición, en el Museo de Ciencias natu- 
rales.— C. de Ruiz, 12, 2.°, Madrid. 

1899. Ibáñez Díaz (D. Francisco Antonio).— Duque, 9, Cartage- 
na. — (Botánica.) 

1895. Ibarlucea (D. Casto), Catedrático de Agricultura en el 
Instituto. — Moreras, 6, 2.°, Cáceres. 

1902. Imprenta de Fortanet', — Calle de la Libertad, 29, 

Madrid. 

1905. Instituto general y técnico de Badajoz (Biblioteca del). 

1906. Instituto general y técnico de Baeza. 

1903. Instituto general y técnico de Barcelona. 
1901. Instituto general y técnico de Burgos. 

1906. Instituto general y técnico de Ciudad Real. 
1872. Instituto general y técnico de Córdoba. 

1907. Instituto general y técnico de Granada. 
1901. Instituto general y técnico de Guadalajara. 

1903. Instituto general y técnico de Huelva. 

1904. Instituto general y técnico de Orense. 
1904. Instituto general y técnico de Falencia. 

1901. Instituto general y técnico de Palma de Mallorca. 
1904. Instituto general y técnico de Pontevedra. 

1872. Instituto general y técnico de San Isidro (Biblioteca 

del).- Madrid. 

1903. Instituto general y técnico de San Sebastián (Guipúzcoa). 
1901. Instituto general y técnico de Santiago. 

1880. Instituto general y técnico de Valencia. 

1901. Instituto general y técnico de Vitoria. 

1901. Instituto general y técnico de Zaragoza. 

1907. Instituto internacional. — C. de Fortuny, 20, Madrid. 

1873. IÑARRA Y Echevarría (D. Fermín), Catedrático en el Ins- 

tituto general y técnico de Guipúzcoa. — G. de San Mar- 
tín, 21, 2.°, San Sebastián. 

1904. Iradier (D. Cesáreo), Arquitecto. — C. de la Lealtad, 2, 

Madrid. 

1904. Jacobs (Dr. H.) — Luxemburgplatz, 3, Wiesbaden (Ale- 
mania.) 

1872. Jardín Botánico (Biblioteca del). — Madrid. 



24 LISTA DE SOCIOS 

1906. Jerónimo Barroso (D. Manuel), Licenciado en Ciencias. — 
G. de Juan Bravo, 28, Segovia. 

1896. Jiménez Cano (D. Juan), Catedrático de Historia natural 
en el Instituto. Gasa Blanca. — Cuenca. — (Lepidópteros.) 

1884. Jiménez de Cisneros (D. Daniel), Catedrático de Historia 
natural en el Instituto. — G. de Medina, 38, Alicante. 

1899. Jiménez Munuera (D. Francisco de P.) — C. del Car- 
men, 57, 3.", Cartagena. — (Botánica.) 

1898. Jimeno (D. Hilarión), Doctor en Ciencias, Director del 
Laboratorio químico municipal. — Coso, 127, Zaragoza. 

1901. Jimeno Egurbide (D. Florentino), Doctor en Farmacia. — 
Plaza Real, 1, Barcelona. 

1906. Julia Olsina (D. Juan), Licenciado en Farmacia. — C. de 

Buenavista, 9, Barcelona. — (Botánica.) 
1895. Rheil (D. Napoleón M.), Profesor en la Escuela de Co- 
mercio, Socio del Club de Historia natural de Praga y de 
las Sociedades Entomológicas de Berlín, Stettin y Dres- 
de. — Ferdinandslrasse, 38, Praga (Bohemia). 

1907. Laboratorio biológico marino de Baleares. — Palma de 

Mallorca. 

1906. Laboratorio de radiactividad de la Facultad de Ciencias 

de Madrid. 

1884. Lauffer (D. Jorge), Agregado al Museo de Ciencias natu- 
rales. Caballero de la orden civil de Alfonso XII. — Calle 
de Juan de Mena, 5, Madrid. — (Coleópteros de Europa.) 

1901. Laza (D. Enrique), Director propietario del Laboratorio 
químico. — G. del Duque de la Victoria, 6, Málaga. 

1880. Lázaro é Ibiza (D. Blas), de la Real Academia de Cien- 
cias, Doctor en Farmacia y en Ciencias, Catedrático 
de la Facultad de Farmacia. — C. de Palafox, 19, Hotel, 
Madrid. — (Botánica.) 

1889. LÓPEZ DE ZuAzo (D. José), Doctor en Ciencias naturales. 
Catedrático en el Instituto. — Burgos. 

1907. LÓPEZ Mateos (D, Rafael), Catedrático de Agricultura en 

el Instituto. — Granada. 
1901. LÓPEZ Mendigutia (D. Fernando). — G. de Gampoamor, 12,. 

Madrid. 
1905. Lozano Rey (D. Luis), Doctor en Ciencias, Conservador 

del Museo de Ciencias naturales. — Calle de Yeláz- 

quez, 36, Madrid. 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORL\ NATURAL. 25 

1897. Llanas (D. José María), Fíirmacéulico miliíar. — C. de 
Argensola, 17, Madrid. 

1901. Llenas y Fernández (D. Manuel). — C. del Carmen, 44, 2.°, 

1.*, Barcelona. — (Botánica.) 

1902. Llobet y Pastors (D. Luis), Farmacéutico. — Gerona. 

1902. Llord y Gamboa (D. Ramón), Doctor en Ciencias y 

Medicina. — Jorge Juan, 13, Madrid. — (Química geo- 
lógica.) 

1897. Maciñeira y Pardo (D. Federico G.), Cronista oficial de 
Ortigueira (La Goruña). — (Prehistoria.) 

1878. Mac-Lennan ( D. José), Ingeniero. — Apartado 38 (Bilbao). 

1907. Macho ToíMé (D. Aquilino), Doctor en Farmacia. — Sal- 
daña (Falencia). 

1905. Madariaga (D. Guillermo). — G. de Luis Vélez de Gueva- 

ra, M, Madrid. 

1887. Madrid Moreno (D. José], Doctor en Ciencias, Profesor 
Sub-Jefe encargado de la Sección de bacteriología del 
Laboratorio municipal. Catedrático de Técnica micro- 
gráfica é Histología vegetal y animal en la Facultad de 
Ciencias, Consejero de Sanidad. — C. de Serrano, 40, 
Madrid. — (Micr ogro fia.) 

1907. Maldonado y Sáenz (D. Manuel), Ingeniero de Minas. — 
Granada. 

1903. Maluquer y Nicolau (D. José). — Jaime I, 14. — Barce- 

lona. — (Ma lacología.) 

1904. Maluquer y Nicolau (D. Salvador). — Jaime I, 14, Barce- 

lona. — (Lepidópteros.) 

1873. Marín y Sancho (D. Francisco), Licenciado en Farmacia. 
G. de Silva, 49, 2." derecha, Madrid. 

1899. Martín Ayuso (D. Dionisio), Ingeniero agrónomo, Direc- 
tor y Catedrático del Instituto. — Oviedo. 

1889. Martínez de la Escalera (D. Manuel). — Villaviciosa de 
Odón (Madrid). — (Coleópteros de Europa.) 

1906. Martínez de Pisón y Paternina (D. Manuel), Conde de 

Villafranqueza, exalumno de Grignon (Francia). — Río 
Gabriel (por Albacete y Casas Ibáñez). — (Micología y Le- 
pidópteros). 
1892. Martínez Fernández (D. Antonio), Doctor en Ciencias 
naturales. Catedrático en el Instituto. — Ciudad Real, — 
(Entomología é Histología.) 



26 LISTA DE SOCIOS 

1897. Martínez Gámez (R. P. Vicente). — Faeale, 5, Jimena 

(Jaén). — (Ornitología de España.) 

1903. Martínez Girón (D. Paulino).— Corral del Rey, 11, 
Sevilla. 

1906. Martínez Lechón (D. Enrique). — Calle de Jovellanos, 
Sevilla. 

1893. Martínez Núñez (R. P. Zacarías), Agustino, Licenciado 
en Ciencias naturales, Director del Real Colegio de Al- 
fonso XII.— El Escorial (Madrid). 

1889. Martínez Pacheco (D. José), Doctor en Farmacia. — C. de 
San Miguel, 21 duplicado, principal, Madrid. 

1906. Martínez Sáenz (D. José). — Licenciado en Farmacia. — 

Granada. 

1874. Martínez y Ángel (D. Antonio), Doctor en Medicina. — 
G. de Hortaleza, 89, Madrid. 

1901. Martínez y Martínez (D. Cesáreo), Catedrático en el Ins- 
tituto.— C. del Convento, 2, Gijón. 

s. F. Martínez y Sáez (D. Francisco de Paula), Catedrático en 
la Facultad de Ciencias, Jefe de la Sección de Osteozoolo- 
gía en el Museo. — C. de San Quintín, 6, principal, Ma- 
drid. — [Coleópteros de Europa.) 

1898. Más y Guindal (D. Joaquín), Oficial 1.° de Sanidad mi- 

litar. — C. de Ruiz, 13, Madrid. 

1898. Mateos Pérez (D. Félix), Profesor en la Escuela de Vete- 
rinaria. — Santiago (Galicia). 

1882. Mazarredo (D. Carlos), Ingeniero Jefe de Montes. — C. de 
Claudio Coello, 24, Madrid. — (Neiirópteros y Arácnidos.) 

1905. Mazarredo (D. Rafael), Ingeniero Jefe de Caminos.— 
C. de Alcalá, 31, Madrid. 

1897. Mazo y Franza (D. Julio del), Abogado.— Arguijo, 5, Se- 
villa. — (Ornitología.) 

1884. Mederos Y Manzanos (D. Pedro), Licenciado en Ciencias 
naturales. — San Lorenzo (Gran Canaria). 

1888. Medina Ramos (D. Manuel), Doctor en Medicina, Cate- 
drático de Anatomía en la Escuela de Medicina. — C. de 
San Vicente, 8, Sevilla. — (Himenópteros.) 

1907. Medina Rodríguez (D. Manuel), Subdelegado de Farma- 

cia de las islas de Lanzarote y Fuerteventura. — Arrecife 
(islas Canarias). 
1892. Mendoza (D. Antonio), Jefe del Laboratorio provincial en 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL. 27 

el Hospital de San Juan de Dios. — C. de Santa Isabel, 

34, Madrid. 
1906. , Menet (D. Adolfo).— G. de la Ballesta, 30, Madrid. 
1879. Mercado y González (D. Matías), Médico cirujano titular. 

Nava del Rey (Valladolid). 

1897. Merino (R. P. Baltasar), S. J., Profesor de Física y Química 

en el Golegio de La Guardia (Pontevedra). — (Botánica.) 
1894. Miquel é Irizar (D. Manuel de). Teniente Coronel de 

Ingenieros. — Logroño. 
s. F. MiR Y Navarro (D. Manuel), Director y Catedrático de 
Historia natural del Instituto. — J^'aseo de Gracia, 43, 2.°, 
1.% Barcelona. 
1876. Miralles de Imperial (D. Clemente). — Rambla de Estu- 
dios, 1, 2.°, 1.% Barcelona. 

1902. Moles Ormella (D. Enrique), — Balmes, 19, Barcelona. 

1905. MoNviEDRO Y Abellán (D. Antonio). — Madrid. 

1903. Moran Bayo (D. Juan), Catedrático de Agricultura en el 

Instituto. — Córdoba (durante el verano en Medina de las 
Torres (Badajoz). 
1900. MoRODER Y Sala (D. Federico). — C. de En Bou, 11, 
Valencia. 

1906. MosGoso (D. M. R.). — San José de las Matas (Provincia de 

Santiago), República Dominicana. — (Botánica). 

1898. MovANO Y Moyano (D. Pedro), Catedrático en la Escuela 

de Veterinaria. — Azogue, 96 y 98, Zaragoza. — (Etnolo- 
gía zootécnica.) 

1902. MuÑoz-CüBO (D. Luis), Doctor en Ciencias. — Catedrático 
en el Instituto. — Baeza. — (Malacología y Mineralogía.) 

1898. Muñoz Ramos (D. Eugenio), Doctor en Farmacia, Li- 
cenciado en Ciencias físico-químicas. Director del Labo- 
ratorio municipal y provincial. — Valladolid. — (Micro- 
grafía.) 

1872. Museo de Ciencias naturales (Biblioteca del). — Paseo de 
Recoletos, 20, bajo, Madrid. 

1894. Museo Pedagógico (Biblioteca del). — C. de Daoiz, 3, 
Madrid. 

1889. Muso Y Moreno (D. José), Ingeniero de Montes.— C. del 
Amor de Dios, 1, Madrid. 

1889. Nacher y Vilar (D. Pascual), Catedrático en la Facultad, 
de Ciencias. — Granada, 



28 LISTA DE SOCIOS 

1907. Nacle Herrera (D. Juan). — Granada. 
1905. Nascimento (D. Luis Gonzaga do). — Setabal (Portugal). 
1905. Navarrete (D. Adolfo).— C. de Ziirbano, 8, Madrid. 
1903. Navarro (D. Leandro), Profesor de Patología vegetal en 

el Instituto Agrícola de Alfonso XIL — Madrid. 
1907. Navarro Moreno (D. José), Médico. — Granada. 
1896. Navas (R. P. Longinos), S. J., Profesor del Colegio del 

Salvador. — Zaragoza. — (Neurópteros.) 
1905. Noval (D. José del). — G. del Conde de Aranda, 13, Madrid. 
1902. Novella (D. Joaquín), Catedrático en el Instituto de 

Figuera?. 

1898. NovoA Y Alvarez (D. Francisco), Vice-cónsul de Portu- 

gal en Goyán, Socio correspondiente de la Arqueológica 
de Pontevedra y de la Española de Higiene, Comenda- 
dor de las Ordenes de Cristo y de la Concepción de Villa- 
viciosa de Portugal, Médico municipal de Tomiño. — (Por 
Tuy), Goyán. 

1905. NúÑEZ DE Prado (D. Enrique). — C. de Olózaga, 8, Madrid. 

1872. Oberthür (D. Carlos), de la Sociedad Entomológica de 
Francia. — Faubourg de Paris, 20, Reúnes (Ile-et-Vilai- 
ne), Francia. — (Lepidópteros.) 

1872. Oberthür (D. Renato), de la Sociedad Entomológica de 
Francia. — Faubourg de Paris, 20, Reúnes (Ile-et-Vilai- 
ne), Francia. — (Coleópteros.) 

1872. Obsei'vatorio Astronómico. (Biblioteca del). — Madrid. 

1901. Oliver Rodés (D. Benito). — Rambla de San José, 23, 
Barcelona. — (Análisis de química mineral.) 

1896. Olóriz (D. Federico), de la Real Academia de Medicina, 

Catedrálico en la Facultad de Medicina. — C. de Atocha, 
96, Madi'id. — (Antropología.) 
1887. Onís (D. Mauricio Carlos de). Licenciado en Ciencias. 
C. de Santa Engracia, 23, principal, Madrid. 

1899. Oramas y González (D. Pablo). — La Orotava (Canarias). — 

(Coleópteros y Ornitología de Canarias.) 
1890. Ortega y Mayor (D. Enrique). — C. de Carretas, 14, Labo- 
ratorio químico, Madrid. 

1897. Orueta (D. Domingo de), Ingeniero de Minas.— Gijón. — 

(Fauna inferior marina del Cantábrico.) 
1899. Otero (D. Julio), Ingeniero agrónomo y Director de la 
Granja agrícola de la Moncloa. — C. del Florín , 2, Madrid. 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL. 29 

1905. Padró (D. José), Tecnógrafo de la Facullad de Ciencias. 
C. de las Huertas, 50, Madrid. 

1894. Palacios [D. Pedro), de la Real Academia de Ciencias, In- 
geniero Jefe del Cuerpo de Minas.— C. de Nicolás María 
Rivero, 8, Madrid. 

1881. Pantel (R. P. José), S. J.— Kasteel Gemert por Helmond. 

Holanda (Bravanle septentrional). — f Anatomía de insec- 
tos, Ortópteros.) 

1905. Pardillo Vaquer (D. Francisco), Doctor en Ciencias 
naturales. — Barcelona. 

1898. Pardo y Sastrón (D. José), Licenciado en Farmacia. — 
Valdealgorfa, por Zaragoza y Alcañiz (Teruel). — (Bo- 
tan i c a. J 

1890. Pau (D. Carlos), Farmacéutico. — Segorbe (Castellón). — 
(Botánica.) 

1882. Paúl y Arozarena (D. Manuel José de). — Plaza chica de 

San Vicente, 1, Sevilla. — (Patología vegetal. J 

1903. Pazos Caballero (D. J. H.), Médico-cirujano. — Miembro 

de varias sociedades científicas y Corresponsal de la 
Academia de Ciencias de la Habana. — Martí, 4G, San 
Antonio de los Baños (Cuba). — (Dípteros parásitos.) 
1898. Pella y Forgas (D. Pedro), Ingeniero industrial, químico 
y mecánico, Socio de mérito de las EcoiKSmicas Arago- 
nesa y Gerundense de Amigos del País y del Ateneo de 
Teruel, Ingeniero Jefe de la explotación del Ferrocarril 
de Cariñena á Zaragoza. — Zaragoza. — (Geología.) 

1904. Peña Martí (D. Alfredo), Capitán Cajero de la Comisión 

liquidadora de la Guardia civil. — C. de la Farmacia, 6, 
Madrid. — (Aves insectívoras.) 

1907. Pereyra Galviatti (D. José), Perito agrónomo por la 
Escuela de Montpellier. — Arrecife (Lanzarote. Islas Ca- 
narias). — (Agronomía y Geología Agrícola de Ca- 
narias.) 

1881. Pérez Lara (D. José María). — Jerez de la Frontera (Cá- 
diz). — (Botánica.) 

1907. Pérez Molina (D. Miguel), Director de la Academia ge- 
neral de enseñanza. — Ciudad Real. 

1873. Pérez Ortego (D. Enrique) , Doctor en Ciencias. — Pro- 
fesor auxiliar en el Instituto del Cardenal Cisneros. — 
C. de San Bernardino, 1, Madrid. 



30 LISTA DE SOCIOS 

1894. Pérez Zúñiga (D. Enrique), Profesor auxiliar en la Facul- 

tad de Medicina.— C. del Fúcar, 19 y 21, Madrid. 
1907. Peris Fuentes (D. Ernesto). — Burriana. 

1902. Pi Y SuÑER (D. Augusto), Catedrático en la Facultad de 

Medicina, — Barcelona. 
1901. PiG (D. Mauricio), de la Sociedad entomológica de Fran- 
cia. — Digoin (Saóne-et-Loire), Francia. — (Ent. general 
de Argelia. Col. é Himenopt. paleart. Meliridos, Ptini- 
dos, Anticidos, Pedííidos, Brúquidos y Nanophyes de 
todo el mundo.J 

1903. PiTTALUGA (D. Gustavo), Doctor en Medicina.— G. del 

Marqués del Duero, 10, 1.°, Madrid. — (Investigaciones 
micrográficas aplicadas á la clínica.) 

1903. Planellas (D. Juan), Farmacéutico. — Gayey (Puerto 
Rico). 

1905. PoNS (D. Enrique), Licenciado en Giencias naturales, 
Galedrático en el Instituto. — Jerez. 

1887, Prado y Sáinz (D, Salvador), Doctor en Giencias natu- 
rales, Gatedrático y Director del Instituto. — Guadalajara. 

1874. PuiG Y Larraz (D. Gabriel), Ingeniero de Minas. — G. de 
Fomento, 1 duplicado, 1.° derecha, Madrid. 

1895. Ramón y Gajal (D. Pedro), Gatedrático en la Facultad de 

Medicina. — Sitios, G, Zaragoza. — (Histología.) 

1872. Real Academia de Ciencias exactas, físicas y naturales 
(Biblioteca de la). — C. de Valverde, 26, Madrid. 

1901. Real Biblioteca de Berlín (Konigliche Bibliolhek).— Beh- 
renstrasse, 40, Berlín W. 64. 

1907. Reyes Galvo (D. Manuel), Licenciado en Giencias. — 
G. de Garranza, 11 dupl.°, Madrid. 

1883. Reyes y Prosper (D. Eduardo), Gatedrático de Fitografía 
en la Facultad de Giencias, Jefe de la Sección de herba- 
rios en el Jardín Botánico. — G. de la Palma Alta, 30, 
Madrid. — (Anatomía microscópica vegetal, Criptógamas 
y Orquídeas de España.) 

1872, Ribera (limo. Sr. D. Emilio), Doctor en Giencias natura- 
les; Conservador mayor. Jefe administrativo del Museo 
de Giencias naturales. — G. de Prim, 15, Madrid. 

1901. Rio (D. Garlos del), Naturalista agregado al Museo de 
Giencias. — G. de la Lealtad, 5 y 7, Madrid. 

1886. RiojA Y Martín (D. José), Doctor en Giencias naturales, 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL. 31 

Director de la Estación de biología niarina. — G. de Gas- 
telar, Puerto chico (Santander). — fAnatomía de anima- 
les Í7i fe ñores.) 
1902. RiVA (D. Maximino de la), Profesor auxiliar en la Facul- 
tad de Farmacia. — Santiago. 

1901. RiVAS Mateos (D. Aurelio), Licenciado en Farmacia. — 

Serradilla (Gáceres). 
1896. RivAS Mateos (D. Marcelo), Gatedrático en la Facultad de 
Farmacia de la Universidad. — Glorieta de Bilbao, 1, 
Madrid. — (Botánica.) 

1902. Rivera y Ruiz (D. Miguel), Gatedrático en el Instituto. — 

Murcia. 

1903. Rivera Vidal (D. Pedro). — Barcelona. — (Botánica.) 
1884. Rodríguez Aguado (D. Enrique), Doctor en Giencias y 

Medicina, Profesor auxiliar de la Facultad de Giencias. 
G. de Silva, 2, 1.°, Madrid. 

1906. Rodríguez y López Neira (D. Garlos). — G. de Malasaña, 9, 

Madrid. 
1903. Rodríguez y López Neira (D. Manuel), Farmacéutico. — 

G. del Gardenal Gisneros, 40, Madrid. 
1880. Rodríguez Mourelo (D. José), Académico de la Real 

de Giencias exactas, físicas y naturales. Profesor de 

Química industrial orgánica en la Escuela Superior de 

Artes é Industrias. — G. del Piamonte, 14, Madrid. — 

(Mineralogía.) 
1902. RoF Y Codina (D. Juan), Veterinario Militar. — Plaza de la 

Feria, 19, Lugo. 

1907. RoussEL Y Ory (D. León), Ingeniero Agrónouio, Gate- 

drático de Agricultura del Estado en Francia, Director 
del servicio agronómico de la Sociedad general de In- 
dustria y Gomercio. — G. de Atocha, 120, Madrid. 

1905. Royo y Llobat (D. Adolfo), Farmacéutico. — Ruzafa, 39, 
Valencia . — {Ma lacologia .) 

1887. Ruiz Arana (D. Segundo S.), Licenciado en Farmacia. — 
Gaparroso (Navarra). 

1907. Ruiz Y Guevas (D. Florián).— Madrid. 

1873. Saavedra (Excmo. Sr. D. Eduardo), Ingeniero de Gami- 
nos. Individuo de las Reales Academias de la Lengua, 
de Giencias y de la Historia, Gonsejero de Instrucción 
piíblica. — G. de Fuencarral, 74 y 76, principal, Madrid. 



32 LISTA DE SOCIOS 

1890. Sáenz y López (D. Juan), Licenciado en Ciencias natu- 

rales, Director del Colegio de Sania Ana. — Mérida (Ba- 
dajoz). 

1907. Salcedo (D. Pedro), Ingeniero Jefe de Montes.— Granada. 

1901. Sánchez Bruil (D. Mariano), Catedrático en el Instituto 
general y técnico. — C. de Alfonso I, 28, Zaragoza. 

1891. Sánchez Navarro y Neumann (D. Emilio), Doctor en Cien- 

cias naturales. Profesor auxiliar en el Instituto. — C. del 
Sacramento, 11,2.° izq.% Cádiz. — (Entomología.) 

1885. Sánchez y Sánchez (D. Domingo), Doctor en Ciencias 

naturales y en Medicina, Conservador, por oposición, 
en el Museo, Profesor en la Escuela de Artes é Indus- 
trias. — G. de Atocha, 96, Madrid. — (Anatomía compa- 
rada.) 

1899. Sanghíz Pertegas (Excmo. Sr. D. José).— C. de San Vicen- 

te, 151, Valencia. 

1905. Sancho (D. Enrique) — C. de Orellana, 1, Madrid. 

1906. San Miguel de la Cámara (D. Maximino). — C. de Hor- 

taleza, 76, Madrid. 

1901. San Román Elena (D. Manuel), Doctor en Teología, Licen- 

ciado en Derecho, Canónigo Doctoral de la S. I. C. de 
Calahorra (Logroño). 

1902. San Salafranca (D. Francisco). — Condal, 9, Barcelona. 
1895. Santo Domingo y López (D. Agustín), Catedrático en el 

Instituto. — Soria. 

1898. Santos y Abreu (D. Elias) , Licenciado en Medicina y Ci- 
rugía y Director del Museo de Historia natural y Etno- 
gráfico. — Santa Cruz de La Palma (Canarias). — (Ento- 
mología y Botánica.) 

1879. Sanz de Diego (D. Maximino), Disecador 1,°, por oposi- 
ción, del Museo de Ciencias naturales. — C. de San Ber- 
nardo, 94, 1.°, Madrid. — (Comerciante en objetos y libros 
de Historia natural y en utensilios para la recolección, 
preparación y cojiservación de las colecciones; cambio y 
venta de las mismas en todos los ramos.) 

1900. Saulcy (Feliciano Caignart de). — 3, rué Chátillon, Metz 

(Lorraine). — (Coleópteros y Ortópteros de Europa.) 
1902. Schramm (D. Jorge).— C. de Monteleón, 23, pral., Ma- 
drid. — (Coleópteros , Cerambícidos.) 

1886, Seebold (D. Teodoro), Ingeniero civil, de la Sociedad de 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL. 33 

Ingenieros civiles de París, Comendador de la Orden de 
Garlos III, Caballero de varias órdenes extranjeras. — 
Square du Roule, 2, París. — (Lepidópteros.) 

1898. Segovía y Corrales (D, Alberto), Catedrático de Zoología 

general en la Facultad de Ciencias. — G. de Leganitos, 
47, Madrid. 

1902. Seminario conciliar de Orihuela. 
J872. Senado (Biblioteca del).— Madrid. 

4897. Seras y González (D, Antonio). — Monsalves, 12, Sevilla. 
(Histología. J 

1907. Serradell (D. Baltasar).— G. de San Pablo, 71 y 73, 
Barcelona. — f Conquiliología, Paleontología y Mine- 
ralogía.) 

1899. Silva Tavares (Excmo. Sr. D. Joaquín de), de la Real Aca- 

demia de Ciencias de Lisboa, de la Sociedad entomoló- 
gica de Francia, Socio correspondiente de la Real Aca- 
demia de Ciencias y Artes de Barcelona y fundador de la 
Sociedade Portuguesa de Sciencias Naturaes, Profesor 
en el Colegio de San Fiel, Portugal. — (Zoocecidias.) 

1889. SiMARRO (D. Luis), Doctor en Medicina, Catedrático de 

Psicología experimental en la Facultad de Ciencias. — 
G. del General Oráa, 5, Madrid. — (Histología.) 
1880. Simón (D. Eugenio).— Villa Sail (70, rué Pergolese), 16, 
Paris 16^. — [Arácnidos.) 

1890. Siret(D. Luis), Ingeniero. — Cuevas de Vera (Almería). 

(Geología y Antropología.) 

1901. Sobrado Maestro (D. César), Catedrático en la Facultad 
de Farmacia. — Sanúíigo.— (Botánica.) 

s. F. Solano y Eulate (D. José María), Marqués del Socorro, 
Catedrático en la Facultad de Ciencias, Jefe de la Sec- 
ción de Geología en el Museo. — G. de Jacometrezo, 41, 
Madrid. — (Mineralogía y Geología.) 

1901. Soler y Batlle (D. Enrique), Farmacéutico militar. — 
C. Mayor, 51, Sarria (Barcelona). — (Botánica), 

1898. Soler y Gahgeller (D. Juan Pablo), Doctor en Ciencias, 
Catedrático de Agricultura en el Instituto general y téc- 
nico. — C. de Alcoraz, 7, Huesca. — (Microquimica.) 

1904. Spoerri (D. Eurico). — Librero. — Pisa (Italia). 

1903. SuEiRAS Olave (D. José). — Hospital Militar, Jesús María, 

letra E (Hoteles). — Santa Cruz de Tenerife (Canarias). 

T. vui.— Enero, 1908. 3 



34 LISTA DE SOCIOS 

1905. SuRMELY (D. Eduardo), Profesor de idiomas. — Concep- 
ción Jet'ónima, 15 y 17, Madrid. 

1903. Taboada Tundidor (D. José), Doctor en Ciencias na- 
turales. — Orense. — f Entomología.) 

1907. Tacquin (Dr. A.) — Mogador (Marruecos). 

1899. Tarazona y Blanch (D. Ignacio), Catedrático en la Facultad 
de Ciencias. — Valencia. 

1899. Tarín y Juaneda (D. Rafael), Doctor en Ciencias natura- 

les, Profesor auxiliar de la Universidad. — Torno de San 
Cristóbal, 9, Valencia. 

1907. Tomás Corrales (R. P. A.), Rector de las Escuelas Pías 
y Catedrático de Historia natural. — Granada. 

19U1. Tomás y Gómez (D. Calixto), Catedrático de Anatomía en 
la Escuela de Veterinaria. — Córdoba. — (Anatomía com- 
parada.] 

1900. ToRREMOCHA Tellez (D. Loreuzo), Médico militar — C. de 

Sánchez Bustillo, 3, Madrid. 
1882. Torrepando (Sr. Conde de), Ingeniero de Montes. — C. de 
Ferraz, 48, hotel, Madrid. 

1902. Turró (D. Ramón), Director del Laboratorio Microbioló- 

gico. — C. del Notariado, 10, Barcelona. — (Bacteriología.) 

1896. Tutor (D. Vicente), Doctor en Medicina. — Calahorra (Lo- 

groño) . — (Coleópteros.) 

1903. Universidad de Santo Tomás. — Manila. 

1897. Urquía y Martín (D. Ildefonso). — C. del Almirante Ho- 

yos, 7 y 9, Sevilla. 
1905. Urquíjo (D. Estanislao). — C. de Alcalá, 41 cuadruplica- 
do, Madrid, 

1904. Uruñuela (D. Julio), Licenciado en Ciencias naturales. 

Conservador en el Jardín Botánico. — C. de la Monte- 
ra, 39, Madrid. 
1895. Val y Jullán (D. Vicente de), Licenciado en Farmacia, 
Subdelegado de Farmacia del partido de Borja, Presiden- 
te de la Junta de Gobierno del Colegio provincial de far- 
macéuticos de Zaragoza, Socio corresponsal de los Ilus- 
tres Colegios de Farmacia de Madrid y Barcelona, de la- 
Sociedad española de Higiene, Corresponsal de la Médico 
Quirúi'gica española y de otras varias Corporaciones, 
premiado en varias Exposiciones. — (Zaragoza). — (Botá- 
nica.) 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL 35 

1900. Vales Failde (D. Javier), Presbítero y Abogado. — G. de 
la Colegiala, 20, Madrid. 

1887. Vázquez Firueroa y Canales (D. Aurelio), Inspector Jefe 
de Telégrafos, jubilado. — Plaza de Jaüdeiies, 101, Guada- 
lajara. — (Lepidópteros de Europa.) 

1902. Vázquez Figueroa y Mohedano (D. Antonio), Arquitec- 
to. — Plaza de Jaúdenes, Guadalajara. — (Coleópteros de 
Europa.) 

1906. VerdaCtUer Comes (D. Pablo). — Valencia. 

1905. Vera (D.Vicente), Profesor auxiliar en el Instituto de San 
Isidro. — G. de la Concepción Jerónima, 16, Madrid. 

1902. Vicente (D. Melchor), Maestro normal. — Ortigosa de Ca- 
meros (Logroño). — (Geología.) 

1907. Vidal y Careta (D. Francisco), Catedrático en la Univer- 

sidad Central. — C. de Leganitos, 47, Madrid. 
1899. Vidal y Compaihe (D. Pío), Doctor en Ciencias naturales. 

Conservador, por oposición, en el Museo. — C. de Justi- 

niano, Madrid. 
1893. ViLA Y Nadal (D. Antonio), Catedrático en la Facultad de 

Ciencias. — Salamanca. 

1896. Viñals y Torrero (D. Francisco), Doctor en Medicina. — 

C. de la Espada, 4, principal, Madrid. 

1904. Williams and Norgate, Libreros editores. — 14, Henrietta 
Street. — Govent Garden (Londres), W. C. 

1907. Wynn Ellis (D. Federico). — Barcelona. — (Botánica.) 

1907. Zabala y Lara (D. Miguel), Químico de la Azucarera 
Santa Juliana y Farmacéutico. — Granada. 

1907. Zambrano y García de Garavantes (D. José), Farmacéu- 
tico. — Granada. 

1897. Zamora y Garrido (D. Justo), Licenciado en Farmacia, 

Director del Colegio de segunda enseñanza de San Agus- 
tín. — Siles (Jaén), por Valdepeñas é Infantes. — (En- 
tomología, especialmente de la Sierra de Segura.) 

s. F. Zapater y Marconell (D. Bernardo), Presbítero.— Alba- 
rracín (Teruel). — (Botánica.) 

Í905. ZuLUETA (D. Antonio de).— Alfonso XII, 74, Madrid.— 
fHerpetología). 



36 LISTA DE SOCIOS 

Socios agregados. 

1904. Aterido (D. Luis), Jardinero Mayor del Botánico. — Ma- 
drid. 

1906. Beltrán BiCtOrra (D. Francisco), Alumno de Ciencias na- 
turales.— G. Mayor, 23, Nules (Castellón). 

1899. Escribano y Ramón de Moncada (D. Francisco), Licen- 
ciado en Medicina. — Argamasilla de Alba (Ciudad-Real). 

1898. Izquierdo (D. Juan Antonio), Catedrático de Ampliación 
de Física en la Universidad. — Zaragoza. 

1903. Orensanz (D. José), Profesor auxiliar interino en la Es- 

cuela de Veterinaria. — Zaragoza. 

1897. Relimpio y Ortega (D. Federico), Catedrático en la Facul- 

tad de Ciencias. — C. de Cervantes, 16, Sevilla. 

1906. Sabater Diana (D. Gregorio), Alumno de Ciencias natu- 
rales. — C. de Hernán Cortés, 14, Valencia. 

1901. Sánchez Pérez (D. José Augusto). — Alfonso 1, 28, Za- 
ragoza. 

Socios que han fallecido en 1907. 

Muro y López Salgado (Escmo. Sr. D. José). 

numerarios 

1898. Alloza Blasco (D. Leandro), de Castellón. 

1904. Arellano (D. Tomás), de Bilbao. 

1872. Barboza du Bocage (Excmo. Sr. D. José Vicente), de 
Lisboa. 

RESUMEN. 

Socios protectores G 

— honorarios 10 

— correspondientes 60 

— numerarios 422 

— agregados 8 

Total 506 

Madrid, 1." de Enero de 1903. 
El Secretario, 

Ricardo García Mercet. 



índice geográfico de los socios ^*^ 



Es:pA.:tTj^ 



Ager (Lérida) 
Finestres. 

Aguilar (Córdoba) 
Dargent. 

Alharracín (Teruel) 
Zapater. 

Alicante 
Jiménez de Cisneros. 

Almería 
Benet Andreu. 

Argamasilla de Alba (C. Real) 
(A) Escribano. 

Arrecife. 

Medina Rodríguez. 
Pereyra Galviatti. 

Avila 
Gutiérrez Martín. 

Aviles (Oviedo) 
Graiño. 

Badajoz 

Hernández Alvarez. 
Instituto. 



Baeza 
Instituto. 
Muñoz Cobo. 

Barcelona 

Almera. 

Aranzadi. 

Barre (Barón de la). 

Bofill. 

Brugués. 

Buen. 

Calvo. 

Calleja. 

Camps. 

Casamada. 

Casares (A.) 

Cátedra de Historia natural. 

Compañía de Tabacos. 

Domenech. 

Facultad de Farmacia. 

Ferrer (C.) 

Ferrer y Hernández (J.) 

Font. 

Huguet y Padró. 

Instituto. 

Jimeno Egurbide. 

Julia Olsina. 

Llenas. 

Maluquer (J.) 

Maluquer (S.) 



(*) No figuran los residentes en Madrid. Las iniciales H, C ó A, precediendo á un 
apellido, indican que se trata, respectivamente, de un socio honorario, correspon- 
diente ó agregado. 



índice geografi 


CO DE LOS SOCIOS 


Mir. 


Castellón 


Miralles. 


Alcaraz. 


Moles. 




Oliver. 


Ciudad Real 


Pardillo. 


Becerra, 


Pí y Sufier. 


Instituto. 


Rivera Vidal. 


Martínez Fernández. 


San Salafranca. 


Pérez Molina. 


Serradell 




Soler (E.) 


Córdoba 


Turró. 


Coscollano. 


Wynn EUis. 


Instituto. 


Burgos 


Moran. 

Tomás y Gómez (C.) 


Instituto. 




López de Zuazo. 


Cuenca 


Burriana (Castellón). 


Jiménez Cano. 


Peris Fuentes. 


Cuevas de Vera (Almería) 


Cabra. 


Siret. 


Corrales Hernández. 


Ferrol (Corufía) 


Cáceres 


Comerma. 


Ibarlucea. 


Gerona 




Cazurro. 


Cádiz 


Esteva. 


Sánchez Navarro. 


Garriga. 


Calahorra (Logroño) 


Llobet. 


San Román Elena. 


Gijón (Oviedo) 


Tutor. 


Orueta. 


Calatayud (Zaragoza) 


Martínez y Martín. 


Ballestero. 


Goyán (Pontevedra) 


Canet de Mar (Barcelona) 


Novoa. 


Duran. 


Granada 


Caparrosa (Navarra) 
Ruiz Arana. 


Alvarez (J.) 

Biblioteca universitaria. 

Diez Tortosa (J.) 


Cartagena (Murcia) 


Diez Tortosa (M.) 


Cáceres. 


Escuela normal de Maestros 


Calandre. 


Espejo. 


Ibáñez, 


Facultad de Ciencias. 


Jiménez Munuera. 


Facultad de Farmacia. 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL. 



39 



Fernández Martínez. 


La Orotava (Canarias) 


González Sánchez. 


Gramas. 


Instituto general y técnico. 




López Mateos. 


Leganés (Madrid) 


Maldonado. 


Fernández Navarro. 


Martínez Sáenz, 




Naclier. 


£eón 


Nacle Herrera. 


Blanco del Valle. 


Navarro Moreno. 
Salcedo. 
Tomás Corrales. 


Logroño 
Elizalde. 


Zabala. 


Lugo 


Zambrano. 


Rof y Codina. 


Quadalajara 


Llagostera (Gerona) 


Instituto. 


Gelabert. 


Prado. 

Vázquez (D. Antonio). 


Mahón (Baleares) 


Vázquez (D. Aurelio). 


Alabern. 


Huelva 


Málaga 


Carbó. 


Laza. 


Instituto. 


Mérida (Badajoz) 


Huércal- Overa (Almería) 


Sáenz López. 


Enciso. 


Monreal del Campo (Teruel) 


Huesea 


Benedicto. 


Escuela normal de Maestros. 
Soler y Carceller (J. P.) 


Murcia 




Codorníu. 


Jerez (Cádiz) 


Novella. 


Pérez Lara. 


Eivera (M.) 



Pons. 

Jimena (Jaén) 
Martínez Gámez. 

La Corufta 
Campo Prado. 

Za Guardia (Pontevedra) 
Colegio del Apóstol Santiago. 
Merino. 

Laguna de Tenerife (Canarias) 
Cabrera (A.) 



Nava del Rey ( Valladolid) 
Mercado. 

Nules (Castellón) 
(A) Beltrán Bigorra. 

Olot (Gerona) 
Aulet. 
Bolos. 



Orense 



Bescansa. 
Instituto. 



40 



índice geográfico de los socios 



Orihuela (Alicante) 
Colegio de Santo Domingo. 
Seminario. 

Ortigosa (Logroño) 
Vicente. 

Ortigueira (Coruña) 
Macifieira. 

Oviedo 
Balbin. 
Barras. 

Facultad de Ciencias. 
Martín Ayuso. 

Falencia 
Aragón. 
Cascón. 
Instituto. 

Palma de Mallorca (Baleares) 
Forteza Rey. 
Fuset. 
Instituto. 
Laboratorio biológico marino. 

Pontevedra 
Colomina. 
Instituto, 

Portugalete (Bilbao) 
Mac-Lennan. 

Pozuelo de Calatrava. 
Fuente. 

Río Gabriel- Requena (Valencia) 
Martínez de Pisón. 

Salamanca 
Vila Nadal. 

Saldaña (Palencia). 
Macho Tomé. 

San Ildefonso (Segovia) 
Breñosa. 



San Lorenzo (Canarias) 
Mederos. 
San Lorenzo del Escorial (Madrid/ 
Biblioteca de Montes. 
Martínez- Núñez. 

San Sebastián 
Instituto. 
Iñarra. 

Sta. Cruz de la Palma (Canarias) 
Santos Abreu. 

Sta. Cruz de Tenerife (Canarias) 
Cabrera y Díaz (A.) 
Sueiras Olave. 

Santander 
Alaejos. 
Carballo. 

Estación de Biología. 
Rioja. 

Santiago (Coruña) 
Cátedra de la Universidad.. 
Deulofeu. 
Eleicegui. 
García Várela. 
Instituto. 
Mateos. 
Riva. 
Sobrado. 

Segorbe (Castellón) 
Pau. 

Segovia 
Castellarnau. 
Flórez. 
Gila. 
Jerónimo. 

Serradilla (Cáceres) 
Rivas Mateos. 

Sevilla. 
Arráez. 
Bago. 
Benito Pifiol. 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL. 



41 



Benjumea. 
Chaves. 
Crú. 

Fernández de Castro. 
Ferrand. 
Halcón. 

Martínez Girón. 
Martínez Lechón. 
Mazo. 
Medina. 
Paúl. 
(A) Relimpio. 
Seras. 
Urquía. 

Siles (Jaén) 
Zamora. 

Soria. 
Santo Domingo. 

Tarrasa (Barcelona) 
Cadevall. 
Ferrer Dalmau. 

Teruel 
Boscá (A.) 

Toledo 
Espluga. 
Hoyos. 

Torrelavega. 
Alcalde del Río. 

Tuy (Pontevedra) 
Areses. 

Valdealgorfa (Teruel) 
Pardo. 

Valencia 
Boscá (E.) 

Consejo de Agricultura. 
Cruz Nathan. 
Esplugues. 
Facultad de Ciencias. 
Guillen. 
Hueso. 
Instituto. 



Moroder. 
Royo Llovat. 
(A) Sabater Diana. 
Sanchíz. 
Tarazona. 
Tarín. 
Verdaguer Comes. 

Vallad olid 
Barreiro. 
Muñoz Ramos. 

Vigo (Pontevedra) 
Biblioteca G.® Barbón. 
García Arenal. 

Vilvestre (Salamanca) 
Fernández Gatta. 

Vitoria 
Instituto. 

Zaragoza 

Aramburu. 

Arévalo. 

Borobio. 

Casino. 

Díaz Arcaya. 

Dosset. 

Ferrando. 

Gómez R. 

Gota. 

Gregorio. 

Instituto. 
(A) Izquierdo. 

Jimeno (H.) 

Moyano. 

Navas. 
(A) Orensanz. 

Pella. 

Ramón y Cajal (P.) 

Sánchez Bruil. 
(A) Sánchez Pérez. 

Val y^ Julián. 

Zumaya ( Guiptizcoa) 
Aldaz. 



42 



índice geográfico de los socios 



Ex:TKyj^isrj"Ei^o 



Alemania 

Aslier. — Berlín. 
C) Arnold. — llunich. 
(C) Bourgeois. — St. Marie aux Mi- 
nes. 
(G) Bucking. — Estrasburgo. 
(H) 'Engler.— Berlín. 
(C) Gebien. — Hamburgo. 

Heyden. — Frankfíirt am Main,. 

Jacobs. — Wieshaden. 
(C) Konow. — Teschendorf. 
(C) Kraatz. — Berlin. 

Eeal Biblioteca.— 5er?¿?i. 
(C) Salomón. — Heidelberg. 

Saulcy. — Metz. 
(Cj Weise {J.)— Berlin. 

Austria-Hungría 

(C) Brancsilv. — Trencsen. 
(H) Bruuner. — Vie7ia. 
(C) Horvatli. — Budapest. 

Ivheil. — Praga. 
(C) Klapalek. — Praga. 
(C) Reitter.- Paskau. 
H) Tsehermaclí:. — Viena. 

Bélgica 

{C) Schouteden.— Bruselas. 

Chile 
(C) Porter, — Sayitíago. 

Cuba 
Gómez de la Maza. — Habana. 
Pazos. — San Antonio. 

Ecuador 
(C) Sodiro. — Quito. 

Estados Unidos 
(H) Scadder. — Cambridge. 



(C) Turnez. — Washington. 
(C) Washington. — Locust, Mon- 
mouth. 

Puerto Rico 
Planellas. 

Francia 

(C) Acloque. — París. 
(O) André.—Gray. 

Azam. — Draguignan. 
(C) Bedel.— Paris. 
(C) Blanchard.— Pm-¿s. 
(C) Bo\8.— Saint-Mandé. 
(C) Chevreux.— Pone. 
(C) Delacroix. — Paris. 
(C) Dollfus.— Pans. 
(C) D'Orbigny. — Paris. 
(C) Fauvel. — Cae«. 
(C) Finot— Fontainebleati. 
(C) Foumouze. — Paris. 

Fran90is. — Paris. 
(H) Gaudry. — Paris. 
(G) Giard.— París. 
(C) Grouvelle (A.) — Issy. 
(C) Beckel.— Marsella. 
(C) Janet. — Voísinlieu. 
(C) Lesne. — Asnieres. 
(C) Martin (R.)— Pe Blanc. 
(C) Meunier.— Po»-ís. 

Oberthur (Ch ) — Rennes. 

Oberthur [R.)— Rennes. 
(C) Olivier. — Baroches au Houlme 
(C) Pérez.— Purdeo-s. 

Pie. — Digoin. 

Seebold. — Paris. 

Simón. — Paris. 
(H) Van Tieghem. — Paris. 

Filipinas 
Universidad. — Manila. 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL. 



43 



Holanda 
Pantel.—Kasteel Geniert. 

Inglaterra 

Boulenger. — Londres. 

Burr. — Shepherdswell. 
(C) Distant. — Soíith Norwood. 

Dulau. — Londres. 
(H) Geikie.— Zrondres. 
(C) Lewis (G.)~Tumhridge Wells. 
(H) Lubbock. — Londres. 

Williams. — Londres. 

Italia 

(C) Balsamo. — Ñapóles. 

(O) Brizi. — Boma. 

(C) Oamerano. — Tiirin. 

(C) Cannaviello. — Partid. 

(C) Dervienx. — Turin. 

(C) De Tom.—Módena. 

(O) Gestro. — Genova. 

(C) Giordano. — Ragusa (Sicilia). 

(O) Griffini.— Tíínn. 

(C) Lo Biauco. — Ñapóles. 

(C) Piccioli (Fr.) — Vallombrosa. 

(C) Piccioli (L.)— Siena. 
Spoerri. — Pisa. 



Monaco 

(C) Richard. — Monaco. 

Portugal 
Carvalho. — Lisboa. 
Correa. — San Martinho (Sa- 
hroza). 
(C) Girard. — Lisboa. 

Nascimento. — Setuhal. 
(C) Nery Delgado. — Lís6oa, 
Silva Tavares. — San Fiel. 

Humanía 
(C) Montandon.— ^uA-aresí. 

Suecia. 

(C) Lagerheim. — Estocolmo. 

Suiza 

Cari.— Ginebra, 

Schulthess Rechberg.— Zwnc. 

Marruecos. 

Buigas. — Mogador. 
Tacquin. — Mogador. 

República Dominicana. 

Hoscoso. — Sar^ José de las 
Matas. 



RELACIONES 
del esfado de la Sociedad y de su Bibliofeca 

LEÍDAS EN LA SESIÓN DE DICIEMBRE DE 1907 

POR EL SECRETARIO 

D. RICARDO GARCÍA MERCET 

T EL BIBLIOTECARIO 

D. ÁNGEL CABRERA LATORRE 



Memoria de Secretaría. 

Señores: 

Otra vez me corresponde el honor de presentaros un resumen 
de los trabajos que habéis ejecutado, de las empresas que habéis 
acometido y del desarrollo que ha alcanzado la Sociedad durante 
un período de doce meses. El ejercicio de la Secretaría impone esta 
obligación anual, que se cumple con gusto en épocas fecundas y 
prósperas, como la presente. 

El año 1907 ha sido, en efecto, para nosotros, digno conti- 
nuador de sus predecesores, no sólo por el incremento que en las 
presentaciones de socios han podido observarse, sino por la im- 
portancia y el interés de las publicaciones que hemos distribuido. 

Los doce Boletines que se han dado á luz, componen en su tota- 
lidad un tomo de cerca de 450 páginas, en el que han colaborado, 
con estudios mineralógicos ó geológicos, los Sres. Calderón, Her- 
nández Pacheco, Fernández Navarro, Jiménez de Gisneros, Gala- 
lafat, Pereira Galviatli y Chaves; con trabajos sobre botánica los 
Sres. Lázaro é Ibiza, Gadeval, Aranzadi, Descansa y Diez de Tor- 
tosa; con artículos ó notas de zoología los Sres. Bolívar, Cabrera 
Latorre, Martínez de la Escalera, Dusmet, P. Navas, Madrid Mo- 
reno, Rioja y Lafuente, y con comunicaciones de diversa índole 
los Sres. Turró, Rivas Mateos, Esteva, Madrid Moreno, Soler y 
Carceller, Barras, Diez de Tortosa y Bartolomé del Cerro. 

Dos naturalistas extranjeros de gran reputación, los Sres. Reit- 



46 EELACIONES DEL ESTADO DE LA REAL SOCIEDAD ESPA:^0LA 

ter (de Paskau) y Vachal (de Argén tat), han favorecido nuestros 
Boletines con algunos interesantes estudios entomológicos. 

Si de la inspección de los Boletines pasamos al examen de las 
Memoriasque hemos editado durante 1907, observaremos queéstas, 
por su nÚTiero y mérito, nos honran y enaltecen, y no sólo pue- 
den competir con las de años anteriores sino que las sobrepujan 
y aventajan. Un cuaderno dedicado á celebrar el segundo cente- 
nario del natalicio de Linneo; un tomo de más de 330 páginas so- 
bre la región volcánica de Olot, y cuatro cuadernos relativos á la 
fauna de la Guinea española, constituyen las Memorias distribui- 
das durante el año cuyo resumen os presento. 

El cuaderno dedicado á Linneo, contiene, como recordaréis, 
además de excelentes artículos escritos por los Sres. Rodríguez 
Mourelo, Lázaro y Gredilla á la memoria y á la obra colosal que 
realizó el ilustre naturalista sueco, la reproducción, en fototipias, 
de dos manuscritos dirigidos por aquel excelso sabio á su discípu- 
lo Loefling; la transcripción del pasaporte expedido por el Rey de 
Suecia á favor del mismo Loefling, cuando vino á España; el men- 
saje de recomendación que á éste entregó el Rector de la Univer- 
sidad de Upsala; las instrucciones que el propio Linneo dio á su 
discípulo para el buen desempeño de la misión científica que tra- 
jo á nuestra patria; el relato del viaje de Loefling y de las obser- 
vaciones que éste llevó á cabo en la Península y América, y va- 
rias láminas de perfecta ejecución en que aparecen reproducidos 
á la fototipia el busto de Linneo que corona el monumento 
levantado en el Jardín Botánico de Madrid y la totalidad de este 
monumento. La exhumación de los documentos históricos conte- 
nidos en este cuaderno de Memorias, fué un gran acierto déla Co- 
misión organizadora del centenario enEspaña y ha sido unánime- 
mente alabada aquí y en el extranjero. Toda esta relación que os 
estoy haciendo me trae á la memoria que dos consocios nuestros, 
los Sres. Lázaro é Ibiza y Rivas Mateos, representaron á España 
en las fiestas que para la celebración del centenario se verifica- 
ron en Estocolmo y Upsala y que allí fueron nuestros compatrio- 
tas colmados de atenciones por la Familia Real sueca, por el Go- 
bierno, por las Corporaciones científicas y por los sabios de todos 
los países que concurrieron á aquellos festejos memorables. A mí 
me es muy grato, como español, recordaros estas páginas del Cen- 
tenario y que al Sr. Lázaro se le confirió en la Universidad do Up- 
sala el título de Doctor honorario en Filosofía, pues todo ello re- 



DE HISTORIA NATURAL Y DE SU BIBLIOTECA 47 

vela el buen aprecio que se tiene de los naturalistas españoles en 
el extranjero y el reconocimiento de los méritos que concurren en 
los que nos representaron en Suecia. 

Del voluminoso estudio dedicado por los Sres. Calderón, Cazu- 
rro y Fernández Navarro á la región volcánica de Olot, estudio que 
constituye la última parte del lomo iv de nuestras^Memorias, sólo 
os diré que ha confirmado la excelente reputación de que gozan 
sus autores en el mundo cienlíñco y que como obra editorial es de 
lo más espléndido que hasta la fecha hemos publicado. La rique- 
za en cartas y grabados que avaloran esta publicación, correspon- 
de al interés científico déla misma y ha sido una consecuencia de 
las observaciones y de los datos recogidos por sus autores. 



Expuesto á grandes rasgos el contenido de los Boletines y Me- 
morias que hemos publicado en 1907, trazaré un resumen del mo- 
vimiento de socios registrado en dicho período. Constaba la 
Sociedad en 31 de Diciembre último de 481 miembros, de los cua- 
les eran protectores 6; honorarios 10; correspondientes 60, y nu- 
merarios 422. En éstos las altas anotadas en 1907 ascienden 
á 46, y las bajas á 21. De entre éstas últimas, me es muy sensi- 
ble recordaros las ocurridas por defunción, contándose en el nú- 
mero de ellas la de D. José Muro, Presidente á la sazón de la 
Comisión del Noroestede x\frica. Catedrático y político de excelen- 
tes cualidades, que con nobleza y desinterés puso toda su influen- 
cia y valimiento al servicio de la Comisión de que formaba parte, 
siempre que ésta necesitó de ellos. Otro consocio ilustre, muerto 
en 1907, ha sido el naturalista lusitano Barboza du Bocage, Di- 
rector del Museo de Historia natural de Lisboa, consocio nuestro 
desde el año 1872. 

La Sociedad llora la pérdida de estos dos honorables consocios 
como la de los demás que han fallecido. 

Volviendo sobre el personal de nueva entrada consignaré que 
nuestra lista de socios correspondientes se ha aumentado con los 
nombres de los naturalistas extranjeros Sres, Lagerheim, Giorda- 
no Domenico, Martín, Gebien, Weise, Klapalek, Fauvel y Lewis, 
á quienes hemos conferido ese título en atención á sus mereci- 
mientos científicos, á la colaboración con que honraron algunos 
de nuestros cuadernos de Memorias ó á los donativos que de sus 
obras hicieron para enriquecer nuestra ya vasta biblioteca. 



48 RELACIONES DEL ESTADO DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

También en 1907 se ha registrado un hecho fausto y poco fre- 
cuente: la constitución de una nueva Sección de la Sociedad. Tie- 
ne esta por asiento la histórica ciudad de Granada, y su organiza- 
ción se debe exclusivamente á la iniciativa, al entusiasmo y al 
celo de los Sres. D. Pascual Nacher y D. Juan L, Diez de Torto- 
sa, que en poco tiempo han conseguido reunir allí un grupo de 
socios numerarios suficiente para constituirse en Sección y em- 
prender estudios ó investigaciones que expliquen la necesidad de 
esta dependencia y la acrediten y sostengan en lo sucesivo. El im- 
portante núcleo de catedráticos, ingenieros, médicos y farmacéu- 
ticos que componen la Sección granadina, demuestra que en nues- 
tra patria despierta cada día mayor interés el estudio de las Cien- 
cias naturales y es cada vez mayor el número de personas que las 
cultivan con aprovechamiento. Yo me felicito de ello y felicito á 
la Sociedad, que tanto ha contribuido á difundir en España la 
afición á los estudios histórico-naturales. 



Al terminar el año nos llega de Zaragoza una iniciativa plausible 
y digna del mayor encomio: en aquella Sección se ha concebido 
la idea de organizar un Congreso nacional de naturalistas que po- 
dría reunirse durante las fiestas del Centenario de los Sitios. Ya 
sabéis la favorable acogida que este pensamiento ha tenido en la 
Sociedad y que la Junta directiva de Madrid ha acordado propo- 
neros la celebración de un Certamen más vasto, al que puedan 
acudir no solamente los naturalistas, sino los que cultivan las 
ciencias matemáticas y las físico-químicas, con todas sus deriva- 
ciones, y que sería á modo de una gran Asamblea nacional de 
las profesiones científicas, ajustándose su programa al de los 
Congresos que las Sociedades para el adelantamiento de las cien- 
cias acostumbran celebrar periódicamente en el extranjero. 

Yo encuentro estos propósitos laudables sobre toda ponderación 
y juzgo que no sólo por amor á la ciencia, sino por un deber más 
alto y noble, por un verdadero deber de patriotismo, estamos 
obligados á llevar adelante este pensamiento. Porque en los mo- 
mentos actuales, en que nos encontramos planteado un proble- 
ma que afecta á la unidad nacional, sería empresa política y dig- 
na de que pongan en ella sus empeños los mejores patricios, todo 
cuanto tienda á fortalecer los vínculos de solidaridad entre los di- 
versas regiones que integran la patria común y yo considero que 



DE HISTORIA NATURAL Y DE SU BIBLIOTECA 4Í) 

el Congreso nacional de Zaragoza, al que estarían invitados los 
Centros de cultura, las Corporaciones cientíñcas y las Sociedades 
sabias de toda España, crearía lazos de fraternidad entre hombres 
de todas las regiones, que hoy tal vez se desconocen, estrecharía y 
apretaría los ya existentes, favorecería la mutua estimación entre 
un gran plantel de la intelectualidad española contemporánea, y 
podría ser, al mismo tiempo, un foco de fecundas iniciativas para 
la propulsión de la cultura nacional y la difusión de los conoci- 
mientos científicos. 

En espera, pues, de los resultados políticos y sociales que se de- 
rivarían, seguramente, del Congreso de Zaragoza, debemos todos 
coadyuvar con entusiasmo en su organización y disponernos á 
llevar á las deliberaciones que allí se planteen las luces de nues- 
tra inteligencia y el fruto de nuestros estudios; y si, como es pre- 
sumible, un éxito feliz corona la empresa que tratamos de acome- 
ter, la Sociedad podrá mostrarse orgullosa de ello, pues por su 
iniciativa y su gestión se habría llegado á los fines que se to- 
casen. 

Yo hago votos porque así suceda y los hago también porque el 
año que empieza sea tan próspero y fecundo para nosotros como 
el que ha terminado. Como ello dependo de vuestra laboriosidad, 
de vuestros talentos y de vuestro amor á nuestra institución, no 
dudo que al finalizar el 1908, será aún más floreciente todavía el 
estado de la Sociedad y más grande, si cabe, que en el 1907, la 
labor científica á que hayáis dado feliz coronamiento. 



El Secretario, 

Ricardo García Mercet. 



T. VIII.— Enero, 1908. 



RELACIONES DEL ESTADO DE LA REAL|sOCIEDAD ESPAÑOLA 



Estado de la Biblioteca. 

El año 1007 ha sido un año más de prosperidad para la Biblio- 
teca de nuestra Sociedad. El acuerdo tomado por la Junta direc- 
tiva de convertir el cargo de Vicebibliotecario en un empleo re- 
munerado, á semejanza de los que existen en otras Sociedades 
científicas ó literarias (en el Ateneo de Madrid, por ejemplo), ha 
dado los excelentes resultados que eran de esperar. Gracias á la 
laboriosidad del Auxiliar de la Biblioteca, Sr. Fernández Galia- 
no, el índice de los libros que la Sociedad posee puede conside- 
rarse un hecho. Hasta ahora no ha sido posible hacer más que 
3.000 papeletas, pero si se tiene en cuenta que este trabajo supo- 
ne la previa clasificación de todo el contenido de la Biblioteca, en 
lamentable desorden por falta de local, fácilmente se comprende- 
rá el esfuerzo que representa. 

Al hablar del índice, no debo pasar en silencio la adquisición 
para el mismo de un mueble, modelo norteamericano, que así 
por el poco espacio que ocupa, como por la facilidad de su mane- 
jo y lo elegante y sencillo de su construcción, aventaja en mu- 
cho á las anticuadas mesas con cajetines, en uso en todas las bi- 
bliotecas públicas y particulares de España. La forma de armario 
de dicho mueble evita á los que consultan el índice la molestia de 
pasarse largo rato tendidos, ó poco menos, sobre una mesa. Es, 
por tanto, una comodidad para todos los socios; no exclusiva- 
mente para los bibliotecarios. 

Además de las publicaciones con que venimos manteniendo 
cambio, durante el pasado año han ingresado en la Biblioteca 182 
libros y folletos, algunos de ellos por compra, pero la mayor par- 
te como donativo de sus autores. Por las matei'ias de que tratan, 
pueden estas obras clasificarse así: 

Historia natural en general, 3; Geología y Mineralogía, 33; Bo- 
tánica, 25; Zoología, 82 (Moluscos, 3; Insectos, 69; Peces, 4; Aves, 
2; Mamíferos, 4); Bacteriología, 6; Anatomía, 1; Antropología y 
Prehistoria, 1; Astronomía, 1; Geografía, 1; Química, 3; Varios 
(Biografía, Bibliografía, Congresos científicos, etc., 20). 

El centenario de Linneo haimpreso también sus huellas en nues- 
tra Biblioteca. Entre las obras en ella ingresadas merecen espe- 
ial mención, así por su contenido como por el lujo con que están 



DE HISTORIA NATURAL Y DE SU BIBLIOTECA 51 

•editadas, las que la Academia de Ciencias de Estocolmo ha pu- 
blicado con ocasión de dicho centenario. También se ha adquiri- 
do la edición facsímil del Systema Naíurce de Linneo, publicado 
€n 1758, hecha por la casa Junk, de Berlín. Este libro no podía 
faltar en un centro dedicado, como nuestra Sociedad, al cultivo 
de las Ciencias naturales, desde el momento que la edición de 1758 
de la obra inmortal del naturalista sueco se considera como pun- 
to de partida de la nomenclatura zoológica. 

Réstame añadir, que durante el año 1907 se han encuadernado 
211 volúmenes de nuestra Biblioteca. 

Lo único que, desgraciadamente, no es todavía una realidad, 
es el cambio de local, necesidad urgentísima si se quiere que la 
organización de nuestra librería tenga algo de perfecta. Esperamos 
que en el año que comienza veremos llevada á efecto esta mejora, 
la más importante de todas. 

El Bibliotecario, 

Ángel Cabrera Latorre. 



LISTA DE LAS SOCIEDADES 

009 las que cambia, y de las publicaciones periódicas 

que recibe, la I^eal Sociedad Española 

de ílistoria natural 



Alemania 



Deutsche entomologische Gesellschaft, Berlín. 

Deutsche Entomologische Zeitschrift. 
Entorno] ogischer Verein in Berlin. 

Berliner Entomologische Zeitschrift. 
Entomologischer Verein zu Stettin. 

Entomologische Zeitung. 
Geologieches Centralblatt, Leipzig. 
Naturse Novitates, Berlin. 
Naturhistorischen Gesellschaft zu Nürnberg. 

Abhcmdlnngen. 
Physikalisch-medicinischen Gesellschaft zu Würzburg. 

Sitziingsberichte. 

Verhandlungen. 
Vereins für naturwissenschaftliche Unterhaltungzu Hamburg. 

Verhandlungen. 
Zeitschrift für Wisseuschaftliche Insektenbiologie, Husum. 
Zoologischer Anzeiger, Leipzig. 

Rustria^Hungria 

Academia des Sciences de Cracovie. 

Bidletin international. 
K. K. Naturhistorisches Hofmuseum, Wien. 

Annalen. 
K. K, Zoologisch-Botanische Gesellschaft in Wien. 

Verhandlungen. 
Museum Nationale Hiingaricum, Budapest. 

Aúnales historico-nniurales. 



LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL CS 

ÍJocietas entomológica Bohemise, Praga. 

Acta. 
üngarische Centralbureau für ornithologische Beobachtungen, Budapest. 

Aquila. 
Wiener Entomologische Zeitung, Wien. 



Bélgica 

Observatoire royal de Belgique, Bruxellee. 

Annales. 

Annuaire. 
Société belge d'Astronomie, Bruxelles. 

Annuaire. 

Bulletin. 
Socitté belge de Géologie, de Paléoutologie et d'Hydrologie, Bruxelles. 

Bulletin. 
Société entomologique de Belgique, Bruxelles. 

Annales. 

Mémoires. 
Société royale zoologique et malacologique de Belgique, Bruxelles. 

Annales. 

Brasil 

Museu Gceldi de Historia natural e Ethnographia (Museu Paraense), Para. 

Boletim. 
Museu Paulista, Sao Paulo. 

Revista. 

6osta Rica 

Instituto físico-geográfico nacional de Costa Rica, San José. 

Anales. 
Sociedad nacional de Agricultura, San José de Costa Rica. 

Boletín. 

ehile 

Museo nacional de Valparaíso. 

Revista chilena de Historia natural. 

•Société scientifique du Chili, Santiago. 
Actes. 

Dinamarca 



Société botanique de Copenhague. 
Botanisk Tidsskrift. 



6l PUBLICACIONES QUE RECIBE 

España 

Clínica y Laboratorio, Zaragoza. 

Colegio de farmacéuticos de baleares, Palma de Mallorca. 

Las Baleares. 
Comisión del Mapa geológico de España, Madrid. 

Boletín. 

Memorias. 
Facultad de Ciencias de Zaragoza. 

Anales. 
Farmacia y Medicina, Barcelona. 
Gaceta farmacéutica española, Barcelona. 
Ingeniería, Madrid. 
Institució catalana d' Historia natural, Barcelona. 

Butlleti. 
Laboratorio de investigaciones biológicas de la Universidad de Madrid. 

Trabajos. 
Laboratorio municipal de Higiene de Madrid, 

Boletín. 
Real Academia de Ciencias exactas, físicas y naturales de Madrid. 

Memorias. 

Revista. 
Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona. 

Memorias. 
Real Sociedad Geográfica de Madrid. 

Boletín. 

Revista de Geografía Colonial y Mercantil. 
Sociedad aragonesa de Ciencias naturales, Zaragoza. 

Boletín. 
Sociedad española de Física y Química, Madrid. 

Anales. 

Estados Unidos y sus Colonias 

Academy of Natural Sciences of Pbiladelphia. 

Proceedings. 
Academy of Sciences of Saint-Louis. 

Transactions. 
American Association for the Advancement of Sciences, CincinaLi. 

Proceedings. 
Brooklyn Institute of Arts and Sciences. 

Cold Spring Harhor Monographs. 
Chicago Academy of Sciences, 

Annual Report. 

Bulletin. 

Geological and Natural Eistory Survey. 



LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL 55 

Natural History Survey. 

S pedal Publicafion. 
Davenport Academy of Sciences. 

Froceedings. 
Department of the Interior. Weatber Burean. Manila Central Observatory. 

Annual Report. 

Bulletin. 
Entomological Society of^Ontario. 

Annual Report. 
Essex Institute, Salem. 

Bulletin. 
Field Columbian Museum, Chicago. 

Fubiications. 
Johns Hopkins Hospital, Baltimore. 

Bulletin. 
Johns Hopkins University Circular. 
Missouri Botanical Garden, St.-Louis. 

Annual Report. 
Museum of Compara tive Zoology at Harvard CoUege, Cambridge. 

Bulletin. 
Oberlin CoUege. ^ 

Lahoratory Bulletin. 
Smithsonian Institution, U. S. National Museum, Washington. 

Bulletin. 

Contributions from the U. S. 

Miscellaneous Collection. 

National Herbarium. 

Report. 
The American Naturalist, Boston. 
United States Department of Agriculture, Washington. 

Bulletin. 
United States Geological Survey, Washington. 

Annual Report. 

Bulletin. 

Mineral Ressources of the United State¡<. 

Frofessional Faper. 

Water-Supply and Irrigatiun Faper. 
University of Colorado, Boulder. 

Studies. 
University of the State of ííew York. New York State Museum. 

Annual Report. 

Bulletin. 
Wilson Ornitbological Club, Oberlin, Obio. 

The Wilson Bulletin. 
Wiscousin Academy of Sciences, Arts and Letres, Madison. 

Transactions. 
Wisi-onsiu Geological and Natural History Survey, Madison. 

Bulletin. 



56 PUBLICACIONES QUE RECIBE 



Francia 

Académie des Sciences de París. 
Comptes rendus. 

Académie internationale de Géographie botanique, Le Mans. 
Bulletin. 

BuUetin scientifique de la France et de la Belgique, París. 
Faculté des Sciences de Marseille. 

Aúnales. 
Instituí de Zoologie de l'Université de Montpellier. 

Travaux. 
Laboratoire d'Histologie de la Faculté de Médécine de Montpellier. 

Travaux. 
La Feuille des jeunes naturalistes, París. 
Le Naturaliste, París. 
Muséum d'Histoire Naturelle de París. 

Bulletin. 
Revue des Pyrénées, Toulouse. 
Société botanique de France, París. 

Bulletin. 

Mémoires. 
Société botanique de Lyon. 

Annales. 
Société des Sciences naturelles de l'Ouest de la Franco, Nantes. 

Bulletin. 

Société de Spéléologie, París. 
Spelunca. 

Société entomologique de France, Paris. 

Annales. 

Bulletin. 
Société géologique de France, Paris. 

Bulletin. 
Société linnéenne de Bordeaux. 

Actes. 
Société linnéenne de Normandie, Caen. 

Bulletin. 
tíociété linnéenne du Nord de la France, Amiens. 

Bulletin. 

Mémoires. 
Société nationale des Sciences naturelles et mathématiques de Cherbourg. 

Mémoires. 
Société zoologique de France, Paris. 

Bulletin. 
Université de Toulouse. 



LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL 



Holanda 

Fondation de P. Teyler van der Hnlst, Haarlem. 

Archives du Musée Teyler. 
Société hollandaise des Sciences, Haarlem. 

Archives néerlandaises des Sciences exactes et naturelles. 



Inglaterra y sus Colonias 

Australian Museum, Sydney. 

Records. 
Natural History Society of Glasgow. 

Transactions. 
Koyal Microscopical Society, London. 

Journal. 
Royal Physical Society, Edinburgh. 

Proceedings. 
South African Museum, Capetown. 

Annals. 
The Canadian Entomologist, Guelph. 

The Entomologist's Record and Journal of Variation, London. 
The Zoological Record, London. 
The Zoologist, London. 
Zoological Museum of Tring. 

Novitates zoologicae. 
Zoological Society of London. 

Proceedings. 

Italia 

La Nuova Notarisia, Modena. 

Musei di Zoología ed Anatomía comparata della R. Universitá di Torino. 

Bollettino. 
Museo Civico di Storia naturale di Genova. 

Knnali. 
Reale Stazione di Entomología agraria in Firenze, 

Redia. 
Rivista coleotterologica italiana, Camerino. 
Societá di Naturalisti in Napoli. 

Bollettino. 
Societá di Scienze naturali ed economiche di Palermo. 

Giornale di Scienze naturali ed economiche. 
Societá entomológica italiana, Firenze. 

Bullettino. 



58 PUBLICACIONES QUE RECIBE 

Societá italiana di Scienze natural! in Milano. 

Atti. 
Societá toscana di Scienze naturali, Pisa. 

Atti. 
Societá zoológica italiana, Roma. 

Bollettino. 

México 

Instituto geológico de México. 

Boletín. 

Parergones. 
Sociedad científica » Antonio Álzate», México. 

Memorias y Revista. 

Monaco 

Instituí océanographique, Monaco. 
Bulletin. 
Resultáis des campagnes scientifiques du Prince Albert I" de Monaco. 



Noruega 

Universitas Regia Fredericiana, Christiania. 



Sociedad geográfica de Lima. 
Boletín. 



Perú 



Portugal 



Academia Real das Sciencias, Lisboa. 

Boletim. 

Memorias. 
Annaes de Sciencias Naturaes, Foz do Douro. 
Collegio de S. Fiel. 

Broteria. 
Commi^ao dos trabalhos geológicos de Portugal, Lisboa. 

Communicagoes, 

Memorias. 
Institut royal de Bactériologie Cámara Pestaña, Lisboa. 

Archives. 
Portugalia, Porto. 
Sociedade Broteriana, Coimbra. 

Boletim. 
Société portugaise de Sciences naturelles, Lisboa. 

Bulletin. 



LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA DE HLSTORIA NATURAL 5Í> 



República Argentina 

Academia nacional de Ciencias, Córdoba. 

Boletín. 
Museo de La Plata. 

Revista. 
Museo nacional de Buenos-Aires. 

Anales. 

Rusia 

Jardín botánico de Tiflis. 
Kaukasische Museum, Tiflis. 

Mitteilungen, 
Musée zoologique de l'Académie impériale des Sciences de St. Pétersbourg. 

Annuaire. 
Societas entomológica rossica, S. Petersburgo. 

Trudy (Horae). 
Société impériale des naturalistes de Moscou. 

Bulletin. 

Nouveaiix Mémoires. 
Société ouralienne d'Amateurs des Sciences naturelles, Ekaterinoslaw. 

Bulletin. 

Suecia 

Entomologiska Foreningen i Stockholm. 

Entomologisk Tidskrifl. 
üniversité Royale d'Upsala. 

Suiza 

Naturforschende Gesellschaft in Basel. 
Verhandlungen. 

Schweizerische Entomologische Gesellschaft, Schaífhausen. 

Mitheilungen. 
Société Vaudoise des Sciences naturelles, Lausanne. 

Bulletin. 
Société zoologique suisse et Muséum d'Histoire naturelle de Genéve. 

Revu<; suisse de Zoologie. 

Uruguay 

Museo nacional de Montevideo. 
Anales. 

Emilio Fernández Galiano, 
Auxiliar de la Biblioteca. 



boletín 



REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL 



Sesión del 8 de Enero de 1908. 

PRESIDENCIA DE D. LUIS SIMARRO 

Al abrirse la sesión ocupa la presidencia D. José Casares Gil. 
— El Secretario leyó el acta de la sesión anterior, que fué apro- 
bada. 

Posesión de cargos. — No estando presente D. Luis Simarro, el 
Sr. Casares invita á ocupar la presidencia al Vicepresidente don 
José Gómez Ocaña. Antes de dejar el cargo que ha ejercido du- 
rante 1907, el Sr. Casares pronuncia un breve discurso en el que 
señala el progreso alcanzado por la Sociedad en el año último, y 
ensalza la labor por todos realizada. 

El Sr. Gómez Ocaña, al ocuparla presidencia, se mostró profun- 
damente reconocido á la Sociedad por su elevación al cargo que 
va á ejercer, y ofrece contribuir, en la medida de sus fuerzas, á los 
fines que todos perseguimos, constituyéndose en colaborador en^ 
tusiasta de la obra común. 

Admisiones y presentaciones. — Fueron admitidos como socios 
numerarios los señores presentados en la sesión anterior y pro- 
puestos con el mismo objeto, D. Baltasar Serradell, Médico, de 
Barcelona; D. Francisco Isern y Fixé, de Sevilla; D. Alberto del 
Valle, Farmacéutico; D, Julián Selgas, Médico; D. Rafael Cama- 
rón, Abogado, y D. Francisco Escudé, Médico, de Madrid, pre- 
sentados, respectivamente, por los Sres. Casares Gil (D. Antonio), 
Grd, Lázaro, García Mercet y Lauffer. 

Aprobación de cuentas. — El Secretario manifestó que los seño- 
res Díaz del Villar, Pérez Zúñiga y Hernández Pacheco, designa- 



€2 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

dos en la sesión de Diciembre para examinar las cuentas de Te- 
sorería, han cumplido satisfactoriamente su misión, emitiendo el 
siguiente informe: 

«Los que suscriben, comisionados por la Real Sociedad espa- 
ñola DE Historia natural, para el examen de las cuentas de la 
misma, correspondientes al año 1907, después de comprobadas con 
arreglo á los justificantes que las acompañan, tienen el honor de 
manifestar que queda agotado el sobrante de 3 1 5,77 pesetas, rela- 
tivo á la subvención concedida por una sola vez por el Ministerio 
de Estado á la Comisión de estudio de las colecciones traídas de las 
posesiones españolas del Golfo de Guinea, por el Si-. Martínez de 
la Escalera, con destino á la publicación de un tomo de Memo- 
rias. Además han quedado invertidas las 5.000 pesetas de la sub- 
vención anual concedida á la Sociedad por el Ministerio de Ins- 
trucción pública y Bellas Artes. Y por último, que délos recursos 
ordinarios de la Sociedad, que ascendieron á 6.712,56 pesetas, 
quedó un sobrante de 672,69 pesetas. Existe también un saldo á 
favor de la Sociedad, por atrasos, de 2.899,41 pesetas. 

La Comisión se complace en consignar el estado floreciente de 
la Asociación, gracias al extraordinario celo é inteligencia, una 
vez más demostrado por el Tesorero Sr. D. Ignacio Bolívar, por 
lo cual proponemos á la Junta un expresivo voto de gracias á di- 
cho señor. 

Madrid, 6 de Diciembre de 1907. — Juan M. Díaz Villar.— En- 
rique Pérez Zúñiga. — Eduardo H. -Pacheco». 

— El Sr. Bolívar dijo que el voto de gracias que para él propo- 
nen los señores informantes, debía hacerse extensivo á los seño- 
res Tesoreros de las Secciones de provincias y á cuantas personas 
han contribuido á facilitar la gestión que á este cargo está enco- 
mendada. 

Congreso de Zaragoza. — El Sr. Presidente manifiesta que, cum- 
pliendo la Junta directiva el mandato que se le confirió en la se- 
sión de Diciembre, comunicó á la Sección de Zaragoza el acuerdo 
en aquella recaído, y al hacerlo indicó la conveniencia de que en 
lugar de un Congreso exclusivamente de naturalistas se convo- 
que á una Asamblea de carácter más amplio, ácuya organización 
puedan contribuir todas las Corporaciones y Sociedades científicas 
con que contamos en España, y á la que, por lo vasto del progra- 
ma que abarque, quepa sean invitadas personas de las más di- 



DE HISTORIA NATURAL. 63 

versas profesiones, como los ingenieros, los médicos, los farma- 
céuticos, los arquitectos, los químicos^ los naturalistas, los vete- 
rinarios, los jóvenes que cursan estudios en las escuelas especia- 
les, etc., etc. De este modo — añadió el Presidente — ó sea recaban- 
do el concurso de lan distintos elementos, quedaría asegurado el 
éxito de la Asamblea á que se quiere convocar, y no pesaría sobre 
la Sociedad exclusivamente el resultado que se alcanzase. 

Continuando en su informe sobre lo actuado, el Sr. Presidente 
manifestó que nuestros cousocios de Zaragoza se encuentran pro- 
picios á aceptar la modificación que desde aquí se les ha propues- 
to, y desistiendo de la idea de organizar un Congreso de natura- 
listas han ofrecido incondicionalmente su concurso parala obra ó 
empresa que se acuerde acometer. 

— Ocupada la presidencia por D. Luis Simarro, que llega cuan- 
do termina su informe el Sr. Gómez Ocaña, indica que, para co- 
nocer la acogida que puedan tener estos proyectos en los Centros 
docentes y Corporaciones científicas de la capital, convendría con- 
vocar á una reunión previa, que podría celebrarse en el salón de 
actos del Ateneo científico y literario de esta corte, y á la que se- 
rían invitadas todas las entidades cuya cooperación se considere 
necesaria para la realización del pensamiento que perseguimos, y 
en la que se tomarían acuerdos definitivos sobre la extensión del 
Congreso, fecha del mismo, Comisiones encargadas de su organi- 
zación y sobre cuantos detalles con aquel se relacionen. 

La Sociedad aprobó lo propuesto por el Sr. Presidente, formán- 
dose, acto seguido, una lista de los Centros docentes, Sociedades 
científicas y Corporaciones á quienes se haya de invitar para la 
reunión preparatoria acordada. 

Notas y comunicaciones. — El Secretario leyó una noticia sobre 
un instrumento paleolítico hallado en Fuenlabrada por D. Lucas 
Fernández Navarro y redactada por el mismo. 

— El Sr. Calafat presentó un trabajo titulado «Un nuevo yaci- 
miento de auricalcita en Ondárroa». 

— El Sr. Escribano presentó un estudio acerca oDel polimor- 
fismo de los pedicelos florales». 

— El Sr. Barras leyó una nota de D. Eduardo Boscá, relativa á 
la colección paleontológica donada por el Sr. Rodrigo Botet y exis- 
tente en Valencia. 

— El Sr. Bartolomé del Cerro manifestó que en la revista La 



(¡t boletín de la real sociedad española 

Escuela Moderna ha publicado un artículo sobre la estación de 
biología marina de Santander, y comunicó algunas interesantes 
noticias relacionadas con este trabajo. 

— El Sr. Bolívar presentó un interesante estudio de D. Federico 
Baraibar titulado «Nombres vulgares de animales y de plantas^ 
usados en Álava y no incluidos en el Diccionario de la Real Aca- 
demia Española», que el distinguido Catedrático del Instituto de 
Vitoria ha recogido y ordenado con su pericia y reconocida com- 
petencia en materias lingüísticas; acordándose pasase á la Comi- 
sión de publicación, honrándose la Sociedad con que personas 
tan ilustradas acudan á ella para la divulgación de sus estudios, 
siquiera no figuren entre sus miembros. 

Secciones. — La de Barcelona celebró sesión el 1.° de Dieiembre 
de 1907, bajo la presidencia del 8r. Ferrer, por ausencia del se- 
ñor Pí y Suñer. 

Fué aprobada el acta de la sesión anterior y admitido el socio 
que había sido propuesto. 

— El Sr. Calleja leyó un trabajo titulado «Contribución á la 
histogénesis del cerebelo en el hombre». 

— El Sr. Casares leyó otro sobre las dos Marchantías indígenas. 

Seguidamente se procedió á la elección de Junta directiva para 
el próximo año, siendo elegido Presidente D. Carlos Ferrer, Vi- 
cepresidente D, Carlos Calleja, y siendo reelegidos el Secretario y 
el Tesorero. 

Este último había excusado su asistencia á esta sesión, motivo 
por el cual no se ha presentado el estado de cuentas. 

— La de Sevilla se reunió el 29 del mismo mes, bajo la presi- 
dencia del Sr. Cfd, nombrando Presidente para el año próximo á 
D. Manuel Medina. 

— La de Zaragoza se reunió el 27 de Diciembre, bajo la presi' 
dencia de D. Vicente de Val, y actuando de Secretario D. Pedro 
Ferrando, por ausencia de D. Celso Arcvalo. 

Después de leída y aprobada el acta déla anterior, tomaron po- 
sesión de sus cargos los señores socios que componen la nueva 
Junta del próximo año de 1908, y ocupada la presidencia por el 
R. P. Longinos Navas, hizo uso de la palabra para manifestar su 
agradecimiento por el honor que se le había dispensado, á cuyas 



DE HISTORIA NATURAL. 65 

frases contestó el Presidente saliente, D. Vicente de Val, lamen- 
tando que sus ocupaciones no le hayan permitido tomar parte más 
activa en los trabajos de la Sección y poniendo de manifiesto los 
relevantes méritos que concurren en el nuevo Presidente para ocu- 
par el cargo á que ha sido elevado. 

A continuación manifestó el P. Navas que, habiendo creído que 
con motivo de la celebración del centenario de los Sitios de Zara- 
goza, había llegado la oportunidad de organizar el Congreso na- 
cional de naturalistas, cuya conveniencia se había ya ponderado 
en varias ocasiones, consultó la idea con el Sr. Tesorero déla Junta 
directiva de Madrid, y en vista de la buena acogida que había te- 
nido, y de que forzosamente la Comisión organizadora había de 
residir en Zaragoza, se reunieron algunos socios de la Sección, los 
cuales redactaron un proyecto de circular que se remitió en segui- 
da á Madrid para su aprobación. La contestación á dicho proyec- 
to expresaba el temor de que, dada la forma del mismo, tal vez 
no pudiera alcanzarse el éxito apetecido y se proponía en ella otro 
de carácter distinto, pOr cuya razón creía él que debía retirarse el 
ideado por la Comisión de Zaragoza. Los asistentes manifestaron 
su conformidad con la idea de que fuese la Junta directiva de Ma- 
drid la que llevase á cabo su proyecto, estando la Sección de Za- 
ragoza enteramente dispuesta á secundarles en su realización. 

— El Sr. Ferrando da sucinta noticia de las dos obras españolas 
siguientes, recientemente pubhcadas: Lecciones de Anatomía y 
Füiología animales, escrita por el doctor D. Emiliano R. Risueño, 
y Manual práctico del botánico herhorizador, del R. P. Barnola, 
S. J. Es la primera una obra eminentemente didáctica, muy bien 
ideada para el ñu á que está destinada de servir de texto para la 
enseñanza de la Zoología general, y la segunda un verdadero li- 
bro práctico, en el que se exponen con gran método y concisión 
los procedimientos modernos de preparación y conservación de 
vegetales. 

Y no habiendo más asuntos de qué tratar se levantó la 
sesión. 

— La de Granada celebró sesión el 21 de Diciembre, presidiendo 
el acto, por ausencia del Sr. Nacher, el Vicepresidente Sr. López 
Mateos. 

Leída por el Secretario el acta de la sesión anterior, fué apro- 
bada, 

T. VIII.— Enero, 1908. 5 



€6 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Se hicieron dos presentaciones de nuevos socios numerarios. 

Por indicación del Sr. Presidente se acordó comunicar la cons- 
titución de la Sociedad á las Corporaciones oficiales de la localidad, 
visitar á la Diputación y Ayuntamiento á fin de recabar se desti- 
nen del edificio que proyectan levantar para Museos algunas sa- 
las para Museo de Historia Natural. 

También se acordó verificar el próximo día 23 una excursión á 
Sierra Elvira. 

Se dio cuenta del ofrecimiento del señor decano de la facultad 
de Farmacia, consistente en poner á disposición de los socios la 
Biblioteca de dicha facultad, acordándosele un voto de gracias por 
tal motivo; haciéndolo extensivo á los señores que han hecho do- 
nativos de ejemplares para el Museo, así como también al Sr. Di- 
rector de la Revista valenciana de Ciencias médicas, por el envío 
de un número de la revista para la Biblioteca. 

Sobre la mesa estuvieron los ejemplares donados desde la últi- 
ma sesión (aves, minerales, etc.) 

A fin de dar facilidades para la formación del Museo, se acordó 
admitir, á más de los objetos donados, aquellos otros que sus res- 
pectivos dueños, no queriendo, al menos por ahora, despojarse de 
su propiedad, los ceden solamente en depósito, para lo cual se 
anotarán en un libro diferente del que sirva para apuntar los 
donados. 

— El Sr. Diez Tortosa (J. L.) se ocupó del conocido fenómeno 
de la fasciación, presentando á la Sociedad, con este objeto, algu- 
nos ejemplares recolectados. Estos son: un tallo florido del Echium 
vulgare L., otro perteneciente á la especie Lilium candidum L., 
unas ramas del Evonimus , y, por último, otra de la especie Retama 
sphserocarpa, todos las cuales presentaban la anomalía indicada. 

— El Sr. Diez Tortosa (M.) dio cuenta á la Sociedad, del pez que 
para la facultad de Farmacia ha adquirido su decano Sr. Dorron- 
soro- Ha sido pescado en la costa de Almuñécar (Granada), y sus 
caracteres son los del Tetrodon meleagris de Lacépede. En su 
opinión, trátase de un hallazgo interesante, no sólo por la rareza 
de los Tetrodon en los mares europeos, sino también por encon- 
trar citada dicha especie únicamente de los mares de Asia, 

Presentó las fotografías que del mencionado ejemplar se han 
obtenido. 

— El mismo señor presentó la colección que de modelos de cris- 
tales ha construido de escayola, haciendo algunas indicaciones so- 



DE HISTORIA NATURAL. 67 

bre el modo de ejecutarlos, y las ventajas que ofrecen sobre los 
construidos ordinariamente con otros materiales (jabón, patata, 
parafina, etc.), pues si bien su dureza es mayor que la de estos y, 
por consiguiente, no resultan tan difíciles de lallai-, tienen la ven- 
■taja de ser permanentes, como los de madera ó vidrio, sin ser tan 
■costosos y difíciles de hacer. 



Notas y comunicaciones. 



Excursiones por el 0. de Caravaca 

POR 
DANIEL JIMÉNKZ DE CISNEROS 

El día 9 de Septiembre del pasado año 1906, salí de Caravaca 
•en el coche que hace el servicio á la Puebla de D. Fadrique. La 
carretera que une ambas poblaciones pasa cerca de un grupo de 
sierras que forman la porción extrema de la provincia de Murcia. 
En los mapas figuran como una cadena que parte de la Sagra y 
termina al N. de Caravaca; pero ésta se encuentra tan cortada y 
separados los trozos, que se han considerado como sierras inde- 
pendientes. El terreno sobre que descansan va ascendiendo lenta- 
mente á medida que se camina al O., de modo que la base de al- 
gunas de estas sierras se encuentra á más de 1.000 m. sobre el 
mar. Durante muchos años he contemplado este conjunto de sie- 
rras que se dibujan claramente en el horizonte á la puesta del sol, 
sobresaliendo entre todas la forma elegante de la Sagra, que se 
eleva hasta 2.400 m., y deseando visitar aquellos lugares, aprové- 
chelos días que restaban de vacaciones, sin poder disponer de otros 
aparatos que la brújula, circunstancia que me contrarió bastante, 
porque me impide hoy formar un plano que pueda dar idea de la 
región. 

La carretera atraviesa el valle de Argos y corta al S. de Cara- 
vaca un conjunto de colinas infracretáceas, con escasos fósiles, 
aunque abunden los núcleos piritosos. Al cabo de unos 5 ó 6 km. se 
encuentran algunos fósiles determinables (Phylloceras, Desmoce- 
ras, Pachydisius, Holcodiscus, etc.}, y poco después, en el sitio lla- 
mado Ventorrillo de Cavila, el Mioceno cubre la formación se- 
-cundaria, extendiéndose, parte al descubierto y parle ocultando- 



68 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

se bajo el Cuaternario, hasta la aldea de Barrando. La carretera 
se dirige hacia el OSO. próximamente, desde Barranda hasta una 
garganta que separa la Sierra de Mojantes de la Serrata de Ca- 
neja. Este sitio se encuentra á bastante altura y en su parte más 
alta, llamada la Cruz del Puerto, ajiarecen de nuevo las capas in- 
fracretáceas, margas y arcillas amarillentas que forman una pe- 
queña mancha de uno ó dos kilómetros cuadrados. 

Como viajaba en un carruaje público me limité á observar los 
sitios que debía visitar al día siguiente. La carretera, trazada 
en grandes porciones rectilíneas, se dirige desde este punto 
al O. 10° S. próximamente, extendiéndose hasta perderse de vista 
por la falda meridional de Mojante. Cerca de la puesta de sol lle- 
gamos aun edificio llamado Casa Blanca y allí me detuve para 
registrar al día siguiente los últimos puntos recorridos. La rápi- 
da excursión que hice aquella misma tarde no me dio i-esultado, 
aunque sospeché que se encontraba cerca el Liásico. Por la no- 
che recogí noticias muy interesantes respecto de la Sierra, y el 
dueño de la casa me regaló un ammonites que se habían encon- 
trado en un barranco que recibe parte de sus afluentes déla falda 
N. de Mojante. Es un ejemplar algo maltratado del gen. Harpa- 
ceras, probablemente el H. Thouarsensis d'Orb., especie del Lias 
superior (1). 

A la mañana siguiente, 10 de Septiembre, se presentó el guía 
que recomendó el dueño de la casa y no tuve que arrepentirme de 
haberlo encontrado, porque resultó de excelentes condiciones, y 
en atención á esto, quedó comprometido para lodo el tiempo que 
durara mi excursión. Ya acompañado, recorrí en las primeras ho- 
ras de la mañana la falda de Mojante, más próxima á Casa Blan- 
ca, y en donde la sierra va perdiendo importancia para convertir- 
se en una serie de colinas cada vez de menor altura, formando así 
el rabillo de Mojante. Gran uniformidad de materiales se nota 
en esta parte, dominando una caliza agrisada con puntos brillan- 
tes; pero ni un solo fósil. Bajé de la Sierra y, aprovechando el co- 
che correo, volví hacia la Cruz del Puerto, en donde permanecí 
hasta cerca de las tres de la tarde. Quería ver confirmadas mis 
suposiciones respecto á la existencia del Infracretáceo en aquel si- 
tio y, en efecto, á poca distancia de la carretera aparecen estratos 



(1) Comparando este ejemplar con algunos análogos procedentes del extranjero, 
creo que debe pertenecer á la especie A. Dierntensia Mulleri Sencx del Lias, 



DE HISTORIA NATURAL. 69 

de marga arcillosa amarillenta, en los que abundan los fósiles pi- 
ritosos. Entre onos encontramos Phylloceras l'elhy s á'Orb., Ph. 
semisulcatus, d'Orb., Hoplites Criptoceras d'Orb., Lytoceras qua- 
drisulcatus d'Orb., Baculites, Olcostephanus hispanicus Mallada, 
O. af Alcoyensis Nicklés, Olcosteplanus, de muy gruesas costi- 
llas; /i ajuZoceras Grasi d'Orb., Phylloceras Ronyanus d'Orb., Des- 
moceras, Cosmoceras y otros géneros difíciles de clasificar por el 
mal estado de conservación de los ejemplares recogidos. El Infra- 
cretáceo se extiende algo por el S. de la Sierra, limitado en el 
Puerto por la Serrata de Ganeja, que parece de la misma forma- 
ción que la Sierra de Mojante. Registré además algunos barran- 
cos que descienden de las alturas, entre los que se hace notar el 
del Noguerón, que permite estudiar las calizas de la Sierra, cu- 
biertas abajo por aluviones antiguos y travertinos. 

De vuelta á Gasa Blanca modifiqué mi plan de excursiones, di- 
rigiéndome hacia el Tartamudo, en donde seguramente encon- 
traría fósiles. Dimos la vuelta al extremo O. de Mojante, y segui- 
mos una gran rambla que lleva las aguas de la parte occidental 
de la región, desde la base de Sierra Seca é Ignazares á el río Qui- 
par, uniéadose á esta rambla algunos pequeños barrancos del NO. 
de Mojante. Ascendiendo por suaves pendientes, llegamos al pun- 
to en que se establece la divisoria de las aguas, y siempre subien- 
do llegamos al obscurecer al Tartamudo de arriba, en donde pasa- 
mos la noche. Al día siguiente, muy temprano, recorrimos los al- 
rededores, encontrando abundancia de fósiles en una colina si- 
tuada al O. de la casa y muy inmediata á ella. La caliza margosa 
que la forma, de un gris azulado, se rompe fácilmente con el mar- 
tillo, y es tal la abundancia de fósiles, que es rara la piedra que al 
partirla no presenta resto orgánico. Los estratos forman suaves 
pendientes de 12 á 15°, buzando al SSE. y su alteración da origen 
á tierras rojizas, buenas para cereales, único cultivo de aquellas 
altas regiones. Las especies recogidas parecen pertenecer al Liási- 
€0, y entre otras pueden citarse Harpoceras (Leioceras) elegans 
Sow., Harpoceras CGrammocerasJ af. Thouarsensis d'Orb. de cos- 
tillas poco arqueadas y provisto de una quilla muy saliente, Be- 
iemnites abundantísimos y Rhynchonella y Terebratula algo más 
escasas (1). 

(1) Se encuentra también una sima idéntica á la del Liásico de Riela (Zaragoza) 
que nuestro consocio, el Rdo. P Navas estudió en 1903 y de la que tuvo la amabilidad 
de enviarme otros fósiles del Liásico superior. 



10 boletín de la real sociedad española 

Entre los géneros dudosos se encuentra un ammonites, vecino 
de los Harpoceras del grupo del H. Aalensis Zitt, en el que las 
costillas se encuentran más distantes, poco arqueadas y alternan- 
do las gruesas y simples con otras delgadas y bifurcadas hacia la 
mitad de los costados. No faltan tampoco especies que pueden re- 
ferirse al género Hammatoceras Hyatt.; entre los restos orgáni- 
cos que no he podido referir á ningún grupo figuran unas masas 
cónicas, terminadas en una porción delgada y cilindrica. Supu- 
se al principio serían Belemnites que conservaran elfragmocono 
y el proostracum, pero en seguida cambié de opinión al verlos ma- 
cizos y unidos á una masa común que se fragmentaba en menu- 
dos trozos. 

Salimos del Tartamudo á las once de la mañana, caminando 
primero hacia L. y luego hacia el N. después de haber pasado el 
pequeño barranco del Pozo, subimos ásperas cuestas cubiertas de 
bosque hasta dominar unas colinas que llaman de Juan Seca. Des- 
cendimos después á una garganta llamada Pwerío Ortiz, en donde 
se dividen las aguas que van al Argos y al Quipar. El sendero se 
inclina al O., penetrando en un espeso pinar que ofrece admira- 
bles paisajes, solitarios y agrestes. Existen grandes extensiones sin 
cultivo, contribuyendo á ello lo poco poblada que está la región y 
el clima que es de un largo y frío invierno, merced á la conside- 
rable altitud á que se encuentra. 

En esta época del año el bosque presentaba multitud de plan- 
tas floridas y en algunos sitios una ligera humareda indicaba la 
existencia de algún aparato destilatorio empleado para la obten- 
ción del aceite de espliego y alguna otra labiada. Los obreros del 
campo se han dedicado en gran número á segar las espigas de esta 
labiada, obteniendo regulares jornales, y de ello me hablaba el 
guía y de los peligros que ofrece el segar plantas pequeñas por el 
gran número de víboras que dicen existe en aquella comarca. Su- 
biendo íbamos por uno de aquellos bellísimos caminos cuando el 
guía me hizo apresurar el paso porque á nuestra derecha había 
visto uno de aquellos temidos reptiles, y, aunque me dirigí al si- 
tio en que estaba el animal, advertido de mi presencia, se escon- 
dió bajo una gran piedra. Fué el único encuentro que tuve du- 
rante los días que duró mi excursión, pero se me ha asegurado 
por muchas personas que es muy considerable el número de ví- 
boras que habitan en esta parte de la provincia. 

Eq las inmediaciones de una hacienda de campo que se llama 



DE HISTORIA NATURAL. . 71 

Majarazan, el camino corta unos estratos calizos y margosos eu 
donde aparecen numerosos fósiles liásicos, casi todos los citados 
al hablar del Tartamudo y, además, una especie característica, el 
Cceloceras suharmatus Young et Bird, de bastante tamaño. A las 
dos de la tarde nos detuvimos para comer en Majarazan y después 
continuamos el camino hacia el O., bordeando una gran rambla 
que recibe las aguas de la Sierra del Cantalar y de Hoya Alazor. 
Allí parece encuentra su origen el río Argos y junto al camino 
aparecen capas rojas que supongo serán del Lías superior, por su 
semejanza con las del Pozo del Gavilán, y de ellas retiramos uu 
Harpoceras en muy mal estado. Seguimos caminando por la ram- 
bla, dirigiéndonos hacia el N., hasta llegar á un pequeño caserío 
que se le llama Hoya Alazor^ situado á mucha altura y rodeado 
de los picos de las sierras, formando como un pequeño valle cir- 
cular á aquella altura. Ya hacía muchos meses que este lugar 
era muy nombrado porque algunos, entusiasmados con la idea 
de una riquísima mina, decían haber encontrado un filón de oro, 
platino y paladio. Pasé como media hora registrando los escom- 
bros que habían sacado de un profundo pozo, abierto entre cali- 
zas y margas azuladas, y en donde se han encontrado algunos 
cristales dorados de pirita de hierro, y éste es, sin duda, el origen 
de la leyenda del oro. Los trabajos se han efectuado sin precau- 
ciones y hasta se ha construido una casita para cerrar ó abrir el 
pozo, y pocos días antes de aquella fecha se habían encontrado en 
grave peligro varios obreros, pereciendo uno asfixiado, sin duda 
porque el anhídrido carbónico, acumulado ó difundido eu el aire 
del pozo, más frío en esta estación que en el exterior, ha impedi- 
do la ventilación natural, porque los trabajos efectuados durante 
el invierno no han ofrecido este peligro por la renovación cons- 
tante del aire tibio del pozo por el más frío, y por tanto más pe- 
sado, del exterior. 

Al NE. de Hoya Alazor se encuentra la Fuente del Cantalar, 
de excelentes aguas para combatir la litiasis úrica, y más conoci- 
da en el extranjero que en nuestro país, pues me aseguran que 
se consume mucha en París. Continué la marcha hacia la Fuen- 
te, porque pensábamos pasar la noche en la casa del guarda, y 
cerca de la puesta del sol llegamos á las cumbres de esta parte de 
la sierra, eu cuyas proximidades encontramos una mancha muy 
reducida de Triásico superior, constituida por margas irisadas y 
yesos. El sendero continúa entre peñascos hasta llegar á una pe- 



72 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

quena garganta, desde la cual se domina el profundo corte de la 
Sierra del Cantalar, en cuyo fondo brotan las aguas medicinales. 
Una senda, en extremo molesta, conduce en ziszás hasta cerca 
del fondo de la quebrada, y dando un gran rodeo, después cruza 
el barranco y lleva á la casa de la Fuente. La impresión que pro- 
duce este edificio es en extremo agradable; un pequeño chalet, 
adornado con un bello torreón central, construido al pie de enor- 
mes peñascos, coronados de bosque, contrasta con aquella natu- 
raleza bravia. La casa se ha edificado de modo que encierra el 
manantial, y en una de las habitaciones interiores termina una 
cañería, vertiendo la sobrante al fondo del barranco, en donde se 
mezcla con las aguas que éste lleva. Me habían hablado mucho de 
estas aguas del Cantalar, y en efecto, son excelentes; pero hay que 
beberías muy despacio, porque tienen una temperatura muy b¿ija. 
Se envían en barriles de unos 15 á 20 litros, cerrados con can- 
dado, aumentando su consumo á medida que son más conocidas. 

Pasamos la noche en la casa del guarda, y aunque la cena fué 
muy escasa, la buena voluntad y el aseo que reinaba en su domi- 
cilio, suplieron la deficiencia. Este lugar está situado á mucha 
altura, así es que, poco después de puesto el sol, pasamos algunas 
horas al lado del fuego. Uno de los campesinos que se acogieron 
aquella noche en la casa del guarda, me prometió que me 
traería de un lugar que él conocía unos cuantos fósiles, y 
en efecto, á la mañana siguiente se presentó muy temprano 
con unos cuantos ammonites que creo pertenecen al Titónico, 
entre ellos dos especies de Perisphinctes; una, de Lytoceras, y 
dos ó tres especies de Phylloceras, notable uno por parecerse á 
F}i. (Rhacophyllites) Loryi Men-Gh., pero de flancos más anchos, 
ombligo muy estrecho y de vueltas más altas que esta especie in- 
dicada, por lo que creo que se trate de una especie vecina. Todos 
estos fósiles se presentan en caliza de un rojo vivo. Proceden de 
la misma Sierra del Cantalar, y un sitio llamado Las Cabellas, 
que se encuentra, según me dijo, á una hora de distancia hacia 
SSE. de la Fuente. 

No encontramos fósiles determinables en las inmediaciones. 
Una Rhynchonella se parece algo á las del Liásico superior. En 
la parte alta del barranco, hacia el S. de la Fuente, aflora una 
masa de yeso gris azulado, que parece continuación de los yesos 
del Keuper, vistos en la tarde anterior, y situados á la parte de 
Hoya Alazor. 



DE HISTOEIA NATURAL. 73 

Salimos de Gantalar á las diez de la mañana, subiendo la sen- 
da que nos condujo la larde anlerior. Pasamos rápidamente por 
Hoya Alazor y nos dirigimos hacia el O., llegando poco antes de 
medio día á unas casas que llaman La Molata, en la que hicimos 
un pequeño alio, continuando por un sendero que desciende rápi- 
damente entre dos altas cumbres: la del N., llamada el Servalejo; 
la del S., Calar Blanco; en el fondo de esta cañada, y desde poco 
después de salir de Hoya Alazor, se encuentran unas capas cali- 
zas, con extraordinaria abundancia de pectenes. Pasado el Serva- 
lejo, la pendiente se acenlúa y, formando ziszás, bajamos rápi- 
damente hasta las proximidades de las Casas de Alfaro, en donde 
nos sorprendió una tormenta que nos obligó á acelerar el paso, y 
cruzando la rambla de la Rogativa, llegamos al reducido caserío 
que rodea la Iglesia de la Virgen. Refugiados en la casa del pá- 
rroco, tuvimos que aguardar cerca de dos horas, y aunque nos 
instaron para que nos quedásemos aquella noche, pues el cielo 
no se había despejado, salimos cerca de las cuatro de la tarde con 
dirección á la aldea de Ignazares, distante unas horas, y hacia el 
S. de la Rogativa. 

En el poco tiempo que estuvimos en aquel paraje, pudimos 
formarnos idea de su situación. Compone un estrecho valle de S. á 
N., limitado al E. por el Servalajo, Calar Blanco y otras alturas, 
hasta la Cuerda de Ignazares, y al O. por una serie de alturas 
paralelas á la Cuerda de la Gitana, límite de la provincia por 
esta parto. Al NE. se divisa un cerro cónico, coronado por unas 
rocas cortadas de modo que simulan una fortaleza cilindrica. Esta 
es la Peña Jarata, y tuve que renunciar á visitarla por no poder 
disponer de bastante tiempo. Al S. se divísala mole considerable 
de Sierra Seca, probablemente la más alta de la provincia, y 
todas las aguas de su vertiente N. parece que vierten en la ram- 
bla de la Rogativa, afluente del río Taibilla, el tributario del 
Segura. 

El fondo del valle está ocupado por una gran masa de loess de 
más de 15 metros de espesor, y se prestaría al cultivo si su alti- 
tud lo permitiera, perjudicado además por estar abierto á los 
vientos del N., y casi en umbría, así es que las nieves lo invaden 
con frecuencia, y sufre inviernos muy rigurosos. 

Subiendo por la orilla derecha llegamos, después de más de 
una hora de marcha, á la Casa de las Estevas, donde hicimos un 
pequeño alto. Continuamos después por interminables cuestas, 



74 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

hasta la puesta del sol, y llegamos á lo alio de la Cuerda de Ig- 
nazares, donde nos vimos envueltos por una densa niebla, y gra- 
cias á la sagacidad del guía José Muñoz no perdimos el camino. 
Forma la cuerda una planicie de mucha extensión y á una consi- 
derable altura. Toda ella, formada por una caliza fuerte de estra- 
tos muy inclinados, parece á propósito para recibir las aguas de 
lluvia y enviarlas al costado del S., y así es porque en la base de 
esta cuerda, hacia la parte de Ignazares, brotan aguas abundan- 
tes y de buena calidad. Bajamos casi á obscuras una malísima 
senda, entrando en la aldea á primera hora de la noche, y 
aunque el poblado es pequeño, nos pareció mayor y de más im- 
portancia porque hacía varios días no veíamos más que casas ais- 
ladas ó pequeños caseríos. Renovamos nuestras provisiones, y 
descansamos aquella noche envueltos en mantas, porque sentía- 
mos un frío intenso. 

Al día siguiente, 13 de Septiembre, salimos de Ignazares á las 
diez de la mañana, después de haber recogido unos fósiles muy 
destrozados de las inmediaciones del pueblo. Cruzamos su peque- 
ña vega, á la sazón muy destrozada por las tormentas de los días 
anteriores, y empezamos á subir las pendientes de Sierra Seca. 
No dejamos de encontrar fósiles, en su mayoría ammonites y, 
aunque muy mal conservados, parecen pertenecer al Liásico. 
A medio día llegamos al Collado del Pino Gordo, situado entre el 
Cerro de los Odres y el resto de Sierra Seca. Desde este punto 
pudimos contemplar las alturas principales de las provincias de 
Murcia, Almería y Granada, percibiéndose claramente la Sierra 
Nevada. Descendimos hacía el SO. por una rampa muy prolon- 
gada, en la que se encuentra una mancha de pinar, y á las dos de 
la tarde llegábamos á Cañada de la Cruz, aldea de mayor impor- 
tancia que Ignazares. Por esta parte, Sierra Seca justifica su 
nombre, pues apenas produce agua bastante para el consumo de 
Cañada de la Cruz. A las tres de la tarde salimos del pueblo 
acompañados del maestro de instrucción primaria, que conocía 
bien los arrededores, y nos dirigimos á un cerro llamado el Al- 
macilón, por el cual pasa la línea que separa Murcia de Granada. 
El cerro parece nummulítico, y desde él se divisa el pueblo de 
Almadies, primero que se encuentra perteneciente á la provincia 
de Granada. Descendimos con la luz crepuscular, y nos encami- 
namos al Entredicho^ último caserío de Murcia, en donde pasa- 
mos la noche. 



Bol. de la E. Soc. Esp. de Hist. Nat. 



Tomo Aan.— I.Áir. I. 




Pie, i.^ — Cf^UZIñ]>4ñ en gran relieve. 










PiG. 2.=^— PñLiñEOPHICUS VIRGñTUS fíall. 

Fotografía de J. Padró. 



Bol. de la R. Soc. Esp. de Hist. Nat. 



Tomo YIII.— Lam. II, 




FiG. I.^— f^IZ0IVI0Í^Pí4ñ CAbDEÍ^ONI fíern.-Pach. 








FiG. 2.^— I^IZ0|VI0f^Pf4A ]VIñCPHEÍ^SO]SlI Í4crn.-Pach. 



Fotografía de J. Padi'ó. 



Bol. (le la E. Soc. Esp. de Hist. Nat. 



Tomo A^IIL— L.ui. III. 



.Hl^S^f^ 




FiG. I.'" -SG0üITf4US DUFf^EJSlOYI í^ou. 
Secciones longitudinales.. 




FiG. 2."— SCOblTflUS DUFf^ElSlOYI f^ou., en posición oblicua 

á los estratos. 



Fotografía de J. Padró. 



Bol. de la R. Soc. Esp. de Hist. Nat. 



Tomo A'IIL— LÁM. lY. 



^ 



'*r'''^' 




YiG. 1.=^ — SCOLiITJíLlS DUFF^E^MOYI F^ou.— Secciones transversales. 



'<í^' :-f-- 





y 9. 



FiG. 2.^— SC0IiITí4US DUFPJEIslOYI í^ou., mostrando las parejas 
de agujeros de entrada y salida del gusano. 



Fotografía de J. Padró. 



DE HISTORIA NATURAL. 75 

A la mañana siguiente hicimos una pequeña excursión por 
los alrededores, encontrando terreno Nummulítico en abundancia. 
Este manchón, así como los de Jurásico recorridos en días ante- 
riores, están indicados en el Mapa de la Comisión con exactitud. 

Aprovechamos el carruaje que hace el servicio entre la Puebla 
de D. Fadrique y Garavaca y poco después de medio día entrá- 
bamos en esta última población, con el recuerdo de la agradable 
excursión realizada, y con abundancia de fósiles que sirvan para 
el conocimiento de los terrenos recorridos. 



Consideraciones respecto á la organización, género de vida y ma- 
nera de fosilizarse algunos organismos dudosos de la época silú- 
rica y estudio de las especies de algas y huellas de gusanos are- 
nicolas del silúrico inferior de Alcuéscar (Caceras) 

POR 
EDUARDO H. -PACHECO 

Sumario 

I. — Caracteres orográficos, litológicos y tectónicos del yacimiento. — Cir- 
cunstancias como ee encuentran los fósiles. 

II. — Opiniones sobre el origen y significado de los Bilobites y demás fó- 
siles análogos del silúrico inferior. — Morfología y organización de 
estas algas. — Condiciones en que vivirían y modo de fosilización. 

III, — Descripción de las especies del yacimiento: Cruziana, Frcena, Ar~ 
throphicus, Palceophicus y Pateoc/íorrfa.— Fundamento para el es- 
tablecimiento del nuevo género Rhizomorpha y de las especies 
i2. Calderoni Hern.-Pach. y R. Macphersoni Hern-Pach. 

IV.i — Caracteres de los moldes de gusanos arenícolas de los yacimientos 
de Alcuéscar. El género Scolithvs y Foralites deben considerarse 
como uno mismo. — Conveniencia de una revisión de las especies 
de estos gusanos, establecidas en muchos casos por caracteres ac- 
cidentales. — Género de vida de los Scolithus. 

V. — Resumen bibliográfico de obras consultadas. 



Por el Sur de la provincia de Gáceres y Norte de la de Badajoz 
se extiende el gran manchón silúrico de la sierra de San Pedro. 
Comienza ésta, no muy lejos de la masa granítica de la sierra de 
Montánchez, por un conjunto de ásperos cerros situados al Me- 
diodía y SO. de la villa de Alcuéscar y separados del resto de la ali- 



76 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

neación por dos puertos bajos denominados de Martín Laguna y de 
las Herrerías. Resulta, de semejante disposición, que los cerros de 
que hablamos vienen casi á quedar aislados, constituyendo una 
pequeña serrata á la cual en el país, para distinguirla de la res- 
tante sierra de San Pedro, llaman la sierra de Alcuéscar, que es 
divisoria de las cuencas del Tajo y Guadiana, corriendo al pri- 
mer río las aguas de la vertiente Norte y al segundo las de la 
meridional. 

Forma la sierrecilla de Alcuéscar un valle en anfiteatro, abier- 
to al SE., cuyo fondo ocupa el cerro más alto de todos, la Peña 
de la Centinela, detrás de la cual existe un morrón llamado La 
Javalinera, en cuyas vertientes meridionales encontramos los fó- 
siles objeto de esta nota. 

El territorio que nos ocupa ofrece una gran uniformidad en 
sus caracteres litológicos; todo él corresponde al Silúrico infe- 
rior, constituido aquí casi exclusivamente por cuarcitas pocas 
veces pizarrosas y en la mayoría de los casos formando espesos 
bancos. Aunque la cuarcita es la roca dominante, existen también, 
alternando con ella, algunas pizarras cuarzoso-micáceas, arcilloso- 
cuarzosas y en algunos sitios meramente arcillosas, y en este ca- 
so, blandas, deleznables, de color negro y aspecto carbonoso. 

Las cuarcitas son de grano fino, muy compactas y duras, algu- 
nas de colores obscuros y la mayoría de tonos claros: blancas, 
grises ó rojizas. A veces, especialmente las pizarrosas, están tan 
impregnadas de hojuelas de mica que ofrecen tránsitos á mica- 
citas, y otras, á más de ser micáceas, se presentan cargadas de 
productos arcillosos, como sucede en las capas llenas de moldes 
de agujeros de Scolithus, situadas hacia el comedio del camino de 
Alcuéscar á Carmonita por el Trampal. En la serrata alcuesqueña 
faltan los potentes bancos de conglomerado de cemento silíceo- 
ferruginoso tan abundantes por las otras zonas de la sierra de 
San Pedro. 

La estratificación es monoclinal y la dirección de los estratos, 
la de la serrata, con buzamiento casi vertical, estratificación di- 
fícil de apreciar en los bancos de cuarcitas, porque los nume- 
rosos planos de juntura y diaclasas la enmascaran mucho. 

La naturaleza de los materiales litológicos indica que el Silúri- 
co extremeño es costero y formado exclusivamente á expensas de 
arenas, cantos rodados y algunos sedimentos arcillosos, con ex- 
clusión de calizas. 



DE HISTORIA NATURAL, 77 

Los ejemplares que mencionaremos en esta nota proceden solo 
de dos yacimientos que hemos descubierto: uno constituido por 
la pizarra cuarzoso-micáceo- arcillosa, de color gris, que dijimos 
existe en el comedio del camino de Garmonita, fuera ya de la 
sierra de Alcuéscar, roca que contiene exclusivamente Scolithus; 
el otro yacimiento, abundante en especies, es el morrón de la Ja- 
valinera, que consiste en un cerro cónico de cumbre redondeada, 
constituido por gruesas capas de cuarcita, entre las que se inter- 
calan otras muy delgadas de una pizarra arcilloso-micácea,de ccloi' 
negro y aspecto carbonoso. Las Cruziana, Arthrophicus y en ge- 
neral todas las especies que estudiaremos, se encuentran en este 
yacimiento adosadas á la cara inferior de los lechos de cuarcita y 
en contacto con las delgadas capas arcillosas mencionadas. 

Es de advertir que pocos son los ejemplares que hemos arran- 
cado directamente de la roca, sino que en gran parte proceden de 
los numerosísimos cantos sueltos, angulosos y de tamaño varia- 
dísimo que existen en la cumbre y vertientes meridionales del 
cerro, procedentes de la fragmentación natural por la acción de 
la intemperie, de las cuarcitas que aflorarían en otros tiempos 
por aquellos parajes. 

II 

Mucho se ha discutido respecto al origen y significado de los 
fósiles conocidos con el nombre colectivo de Bilohites y de sus 
análogos, tan característicos del Silúrico inferior y repartidos 
universalmente en idénticas condiciones de yacimiento por di- 
versas regiones del Globo. Las opiniones de los geólogos no 
están acordes todavía respecto á si se trata de impresiones de al- 
gas de los mares primitivos ó de huellas del paso de animales 
sobre el barro blando y de accidentes mecánicos diversos acaeci- 
dos en los sedimentos de la época silúrica. 

No tratamos nosotros de resolver aquí tan obscuro y discutido 
problema, pero queremos exponer nuestra modesta opinión so- 
bre el particular, fundamentada en los datos que nos suministran 
el estudio de los ejemplares del yacimiento caureño y lo que nos 
ha sugerido la lectura de las diversas opiniones sustentadas por 
tantos paleontólogos eminentes como del asunto se han ocupado. 
. Los fósiles de Alcuéscar, por la manera de presentarse se pue- 
den separar en dos grupos: 1.°, los constituidos por bajorelieves 



78 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

situados en la cara inferior de los lechos de cuarcita, y eu con- 
tacto con delgada capa negruzca de naturaleza arcillosa; 2.°, los 
moldes cilindricos que atraviesan las cuarcitas ó capas cuarzosas 
normal ú oblicuamente á sus superficies. Los primeros Cruziana, 
Frcenay Arthrophicus, Rhizomorpha, etc., suponemos correspon- 
den á moldes de algas; respecto á los segundos, incluidos en los 
géneros Scolithus ó Foralites, tenemos la creencia de que son 
agujeros fabricados en la arena por el paso de gusanos y rellenos 
más tarde por nuevos sedimentos arenáceos. 

No es ocasión de redactar aquí los razonamientos aducidos por 
los paleontólogos que consideran á los bilobites é impresiones 
análogas como pertenecientes al reino vegetal; en los trabajos de 
Saporta, Schimper, Rouault, Lebesconte, Nery Delgado, Hall, 
Mc-Coy, Crié, etc., pueden estudiarse, como también las refuta- 
ciones de Nathorlp, principal defensor de las teorías, según las 
cuales tales fósiles no serían otra cosa sino huellas del paso de 
diversas especies de animales en los sedimentos de la época. 

Resumiendo la opinión que tenemos formada respecto á la 
constitución orgánica, género de vida y manera como se verificó 
la fosilización de ios organismos que han dejado en las capas de 
cuarcita las señales de su existencia, diremos que, por lo que 
atañe á la niorfología, organización y condiciones en que vegeta- 
rían estas plantas no es mucho lo que se sabe. 

Las algas en cuestión solo se presentan como impresiones en 
bajorrelieve en las capas de rocas silúricas, especialmente cuarci- 
tas, no habiéndose encontrado hasta el presente, que sepamos, 
ejemplares completamente aislados que permitan observar los 
caracteres del vegetal por todas sus caras; únicamente en algu- 
nos el relieve es mayor y lo suficiente para juzgar de la forma 
que tendría la sección del talo; en este concepto algunos de los 
ejemplares por nosotros encontrados son interesantes y permiten 
suponer que las secciones de las Cruzianas no tendrían la figura 
del signo oo que comúnmente se las asigna, ni creemos tampoco 
qne estén tan deformadas por las presiones de las capas de arena 
que ya no pueda ser reconocida la forma primitiva de la sección 
del vegetal. 

Juzgando por las secciones que se representan en la figura ad- 
junta, en las cuales las líneas de puntos indican el sitio por don- 
de el alga se puede suponer estaría unida al resto de la roca, y 
por la fig. 1/ de la lám. i, se deduce que las Cruzianas y Frsenas 



DE HISTORIA NATURAL. 



19 




presentarían en sus talos una sección mucho más ancha que alta, 
con el surco central característico en la cara ancha y el contorno 
groseramente cuadrangular 
ó rombal y bordes muy ob- 
tusos y redondeados. 

Los Arthrophicus, que en 
el yacimiento de Alcuéscar 
abundan bastantes mezcla- 
dos con la Cruzianas, ten- 
drían, por lo que se observa 
en los grabados que acom- 
pañan este trabajo, los co- 
rrespondientes á tallos más 
delgados, una forma prismá- 
tico cuadrangular, con án- 
gulos tan redondeados, que 
bien pudieran considerarse 
como cilindráceos, mientras 
que, en los tallos gruesos, 
pertenecientes quizá á la ba- 
se del filoma ó á individuos 
más viejos, se nota algún 
aplastamiento y hasta cierto 
surco central característico 
de la especie según algunos 
autores y atribuido por 
otros, entre ellos el Sr. Nery 
Delgado, á deformación na- 
tural del alga. Sería ocasio- 
nada esta deformación tanto 

en este género como en los '• Sección de la C«<«mMfl, representada en la 
. . , Iñm. I.— 2. Id. de Crtniana Goldfussi Rou.— 

anteriores, si teman, como 3. id. de Fra^na sp.-4. id. de AnhropMcus 

se SUDOne en su interior ^'^^^<¡^^ Hall.— 5. id. de Rinomorpha Calderoni 
^ ' ' Hern.-Pach. 

un tejido flojo y esponjoso 

cubierto por una capa externa, resistente y coriácea, suposición 

que no es inadmisible. 

Por lo que atañe á las otras secciones que figuran en el núme- 
ro 5 del grabado, corresponden al nuevo género que hemos es- 
tablecido con el nombre de Rhizomorpha, cuyos talos, como se ve 
en la fig. 1.» de la lám. 11, tiene contornos muy irregulares. 




' 80 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Se observa en los ejemplares de Bilohites que rara vez se en- 
cuentran bifurcados, siendo lo común que se observen como 
fragmentos indivisos de talos, en los que no se aprecia ni el co- 
mienzo ni la terminación del filoma, existiendo, á veces, en una 
misma placa de cuarcita gran número de ejemplares irregular- 
mente entrelazados, disposición de la cual se han deducido los 
principales argumentos para suponer á estos fósiles como rastros 
de animales que se movían en distintas direcciones cruzándose 
las pistas de unos con las de otros. Esto solo indica, á nuestro jui- 
cio, por una parte que las algas en cuestión estaban constituidas 
por tiras muy largas y muy poco divididas al modo de algunas 
laminariáceas de los mares actuales, y por otra que sobre el sedi- 
mento barroso de las playas de aquella época se acumularon 
grandes cantidades de algas en revuelta confusión. Por lo que 
hace á la indivisión de los talos podemos decir que respecto á los 
Arthrophicus, de Alcuéscar, la bifurcación del filoma es bien pa- 
tente é indudable en varios ejemplares, y por lo que se refiere á 
las Cruzianas se nota también en este y otros yacimientos, talos 
ramificados si bien no con la claridad que los ejemplares de Ar- 
throphicus Harlani, tan mencionados. 

Supone el Sr. Nery Delgado, en su notable obra Estudo 
sobre os aBilohitesn é outros fosseis das quartzitos da base do 
sistema silúrico de Portugal, que estas algas vegetarían ten- 
didas en el fondo del mar cubriendo grandes extensiones á 
modo de una alfombi'a de talos entretejidos y cruzados unos 
con otros en la misma disposición que aparecen en las placas 
de cuarcitas tan primorosamente representadas en las lá- 
minas ie la obra citada. Bu el suelo arcilloso, sobre el que 
vivían las algas, dejarían marcada la ornamentación y relieve 
de la cara inferior, mientras que de la superior no quedó señal 
alguna al ser incluida en el sedimento arenáceo que cubrió 
el tapiz de algas y reemplazó, al descomponerse éstas, á su mate- 
ria orgánica. 

Creemos no hace falta admitir este modo especial de vegetar los 
Bilobites^que, según nuestra modesta opinión, nada abona; la irre- 
gularidad y entrecauzamiento conque se presentan los ejempla- 
res indican, á nuestro juicio, más que la posición in situ de las 
algas, acumulaciones irregulares de plantas que el oleaje y la 
marea depositó en la playa. Parece, por otra parte, poco natural 
que plantas adheridas por una de sus caras al suelo presentasen ea 



DE HISTORIA NATURAL. 81 

ella la delicadeza de ornanieniación que á veces muestran los 
ejemplares de algunas Cruzianas. 

Quizá las Cruzianas, Frasnas y Arthrophicus de los mares si- 
lúricos tendrían alguna semejanza, si bien remota, tanto por la 
forma como por el género de vida con ciertas Fucáceas ó Lami- 
nariáceas vivientes. Algunas algas de la costa atlántica, pertene- 
cientes al último grupo citado, tienen un tamaño y un espesor en 
las divisiones del talo, en cierto modo análogo al de determina- 
das Frcenas ó Bilohites lisos (1). 

No quiere esto decir que las algas de que tratamos correspon- 
dan al grupo de las Laminariáceas ni siquiera á uno análogo, más 
bien creemos que constituirán un grupo especial totalmente ex- 
tinguido, cuyas afinidades con los vivientes no han fijado todavía 
los paleofitólogos. 

Probablemente las algas en cuestión vivieron en circunstancias 
análogas á como lo hacen las Laminarias, Halygenias, Himanta- 
lias y demás algas análogas de aspecto coriáceo, talo grande y de 
larg-as divisiones en forma de correas. El oleaje y las mareas desa- 
rraigándolas de los bajos fondos costeros las arrojarían á las playas 
y marismas en revuelta confusión y mezclados, con frecuencia, 
especies y géneros diferentes. 

Guando el suelo sobre el que se acumularon era arenoso, al 
ser cubiertos por nuevas capas de arena, acabaron por podrirse y 
desaparecer sin dejar la menor huella; en cambio los ejemplares 
que cayeron sobre un suelo de barro arcilloso, y fueron tapadas 
por sedimentos arenáceos, dejaron impresa la ornamentación de 
la cara en contacto con ella en la arcilla subyacente; el vegetal allí 
enterrado, acabó, como en el caso anterior, por macerarse, podrirse 
y desaparecer; pero la arena, penetrando poco en el hueco que de- 
jaba el alga, rellenó y moldeó con todos sus detalles la impresión 
que en la capa arcillosa formó el vegetal. Más tarde la arena se 



(1) El Sr. Roso de Luna publicó en Madrid CieníiJlcoXsi descripción de un 
BiloMtes de gran tamaño procedente de la sierra de las Villuercas, en la provincia de 
Cáceres; este ejemplar, clasificado como Cruiiana, juzgando por una muestra envia- 
da al catedrático de Geología de la Universidad de Madrid Sr. Solano, presentaba, se- 
gún relato y dibujo del Sr. Roso, un á modo de tubérculo del que partían largos ta- 
los, de anchura uniforme, eacorvados en semicírculo por el extremo terminal. 

La iateresante placa de cuarcita, de más de dos metros de larga, que contenía el 
relieve del alga y cuyo estudio quizá hubiera dado mucha luz en la discutida cues- 
tión de los vegetales silúricos, fué destruida al construir una carretera que pasaba 
por el yacimiento. 

T. v:i:.— Enere, 1908. 6 



82 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

transformó en cuarcita y el sedimento arcilloso en delgada capa 
de pizarra negra arcillosa. 

Dijin]osanteriormente,queálos ejemplares de algas silúricasdel 
yacimiento alcuesqutñoacompañaban moldes cilindricos de los gu- 
sanos conocidos con los nombres genéricos deScolithusó Fordlites, 
moldes que aparecen también, pero solo ellos, en las pizarras ciiar- 
zoso-micáceo-arcillosas del camino de Alcuéscar á Carmonita, 
fósiles de los cuales nos ocuparemos con alguna extensión más 
adelante. 

III 

Expuestos estos preliminares pasaremos ya á describir y hacer 
una ligera crítica de las especies del yaci:i/iento siguiendo la cla- 
sificación provisional de Schimper de las Algues incertos stdis, 
expuesta en el Traite de Paléontologie del profesor Zittel. 



Grupo Diplocordeas. 

Existen en el yacimiento de Alcuéscar representantes délos gé- 
neros Cruziana y Frcena, caracterizado el primero, como es sabi- 
do, por un surco medio longitudinal, del que parlen á uno y otro 
lado estrías y fiuascostillas oblicuas, mientras que puede conside- 
rarse al segundo como Cruzíanas lisas, con surco central, pero sin 
relieves oblicuos laterales. 

Hay que tener presente que en estos fósiles se han multiplica- 
do con exceso, á nuestro juicio, el número de especies, sin funda- 
mento serio para ello en muchos casos, lo cual se explica por qué 
estos íósiles, dentro de una gran constancia en lus caracteres 
principales, tienen suma variedad de detalles por lo que se refie- 
re, por ejemplo, al tamaño, ó á la mayor ó menor depresión del 
surco central, á lo más ó menos oblicuo de las estrías y relieves, 
y en general á caracteres que más que específicos, son, en nuestra 
modesta opinión, debidos, en muchos casos, al grado de presión 
que experimentó el alga al fosilizarse ó distinto estado de perfec- 
ción conque se verificó el moldeado, ó al diverso grado de des- 
arrollo y crecimiento del vegetal, pues es el caso que se pasa de 
unas formas á otras por tránsitos insensibles. Atento á esias con- 
sideraciones, solo hemos establecido en los ejemplares por nos- 
otros encontrados, dos especies, dejando otros sin atrevernos á de- 



DE HISTORIA NATURAL. 88 

terminar especi'ficamenLe por ahora, hasta no reunir mayor nú- 
mero de ejemplares y poder realizar con ellos una revisión del 
género. 

Las especies determinadas son: 

Cruziana Goldfussi Ron. 

Se puede caracterizar esta especie, una délas mejor definidas del 
grupo, porque además del surco central muestran otro á cada la- 
do próximo á los bordes, en los que se marca un cordoncillo. La 
anchura del talo, según el Sr. Nery Delgado, no pasa de 40 mi- 
límetros, variando en los encontrados por nosotros, entre 20 y 30 
milímetros; la socción transversal es próximamente cuadrangu- 
lar y las estrias finas y muy oblicuas, tanto, que algunas veces 
son casi paralelas á la dirección de los surcos. 

Cruziana fiircifera D' Orb. 

Esta especie lieno tamaño muy variai)le, á veces gigantesco, 
como el ejemplar representado en la lám. i, de la obra de Delga- 
do, ¿"símcío sobre os v. Bilohites-n , etc., ya mencionada, ejemplar que, 
juzgando por el único lóbulo que tiene completo, llegaría á una 
anchura total de más de 20 cm.; en cambio, otros ejemplares no 
llegan á 4. El carácter principal de la especie es presentar un sis- 
tema de arrugas y estrías dirigidas muy oblicuamente al surco 
central y cruzadas bajo ángulo muy agudo con otras menos mar- 
cadas, formando á veces como una red de mallas rombales, co- 
múnmente irregulares por lo tortuoso de las arrugas que se pre- 
sentan en ocasiones como bifurcadas. Carece de surcos y rebordes 
laterales. 

Frana sp. 

Ya dijimos que se había reservado el nombre de Frcena para 
las Cruzianas de superficie lisa, ó sea sin las estrías ni surcos que 
estas tienen en los dos lóbulos. 

La especie por nosotros recogida difiere de la F. Roualti, des- 
crita por Delgado y Rouault por su mayor tamaño, siempre más 
del doble, pues mientras que las nuestras alcanzan una anchura 
de 30 mm. las representadas en las obras de los autores citados 
no pasan de 10 mm., sin embargo de lo cual no nos atrevemos to- 
davía á considerar los ejemplares de Alcuéscar como especie dis- 
tinta por cuanto coinciden en los denlas caracteres, ó sea el de 

* 



81 boletín de la real sociedad española 

presentar un surco longitudinal central y dos depresiones latera- 
les ligeramente acusadas. La sección muestra un contorno exa- 
gonal alargado ó más bien rombal de ángulos truncados. 



Grupo Artroficeas. 

Caracteriza Schiniper este grupo por ser algas de talo sencillo 
ó dividido en ángulo agudo, más ó menos largo, cilindráceo y for- 
mado por artejos cortos, con ó sin surco longitudinal. Estos ca- 
racteres convienen perfectamente á algunos de los ejemplares de) 
yacimiento de Alcuéscar que se presentan en gran abundancia y 
mezclados con las demás especies, como si hubieran vividojuntas 
y reunidas hubieran sido depositadas en la playa por el oleaje. 

Artlirophicus Harlani Hall. 

Lo íYecuente es que se presenten como fragmentos de talos ci- 
lindráceo-prismálicos con gran uniformidad en el grueso^que sue- 
le ser de 1 cm. El relieve sumamente acusado, y los surcos trans- 
versos patentes; algunos ejemplares están claramente bifurcados 
en ángulo agudo, observándose que mientras los de poco diáme- 
tro no muestran el surco longiDndinal que algunos autores asig- 
nan como característico de la especie, en los de diámetro mayor 
se ve algo acusado como una depresión longitudinal. Los señores 
Saporta, Marión y Delgado suponen que esta depresión es debi- 
da á deformaciones de las algas, que estarían constituidas por te- 
jido fl")jo en su interior y coriáceo y resistente al exterior. 



Grupo Paleoficeas. 

En este grupo reúne Schimper algas de aspecto muy diferente, 
muchas de las cuales han sido descritas con nombres distintos, 
ofreciendo la mayoría grandes dudas respecto á que sea su origen 
vegetal, animal ó simplemente formadas por acciones mecánicas 
en los sedimentos de los mares paleozoicos. Aun sin estar nos- 
otros completamente convencidos de su significación vegetal, in- 
cluiremos aquí las siguientes especies del yacimiento de Al- 
cuéscar. 



DE HISTORIA NATURAL. 85 

Palseophycus virgatus Hall. (Lám. i, fig. 2.') 

Este género, constituido por filomas sencillos y tubulosos, más 
ó menos deprimidos, de extremos redondeados y superficie lisa, 
es considerado por Saporta y Marión como análogo por su orga- 
nización á las Sifonadas actuales. Solo hemos encontrado un 
fragmento de pizarra cuarzoso-micácea que contenga ejemplares 
de Palceophycus, los cuales se diferencian algo por su tamaño de 
los representados por James Hall en el vol. i de su Palceontology 
of New- York, consistiendo la diferencia en ser los ejemplares de 
Alcuéscar, si bien del mismo ancho, bastante más cortos, apre- 
ciándose en uno de ellos, que aparece en la placa cuarcitosa sec- 
cionado oblicuamente, la cavidad interna característica de estas 
algas según la indican Saporta y Marión, como puede verse en la 
figura 23 de la obra L'Evolution du regne vegetal (iC''yptogamesy> 
de estos autores. La diferencia de tamaño respecto del ejemplar 
encontrado por nosotros y representado en la fig. 2.* de la lámi- 
na I, con los dibujados en la citada obra de Hall, nos hacen con- 
siderar con alguna duda la identidad de ambas especies. 

Palseocliorda marina Emmons. 

En algunas cuarcitas con relieves de Cruzianas del yacimiento 
que estudiamos, al igual que en varias análogas procedentes de 
localidades portuguesas, cuyos fotograbados de las últimas ilus- 
tran la obra del Sr. Delgado, se encuentran los moldes en hueco 
y en relieve de unas supuestas algas filamentosas muy semejan- 
tes á las representadas por James Hall en su Palceontology of Neio- 
York, con el nombre de Gordia marina, en el atlas de Mc-Goy 
British palceozoic fossile, con el de P. minor y en el tomo de la 
Geological Survey The flora of the Amboy Clays de John Strong, 
con el de Chondrites flexuosus, ejemplares todos que parecen co- 
rresponder á una misma especie, ó sea á la Palceochorda marina 
Emmons. No son los ejemplares de Alcuéscar los más claros, 
consistiendo en un á modo de cordoncillo más ó menos flexuoso 
de unos 2 mm. de diámetro, situado á veces sobre ejemplares de 
Cruziana. 

Palseocliorda tennis Emmons. 

Se presenta en la superficie de algunas cuarcitas negruzcas, 
como un filoma muy sinuoso y filiforme de un milímetro de diá- 
metro, con bi ó trifurcaciones manifiestas, pareciendo como si el 



86 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ejemplar se hundiera en la masa cuarzosa para volver á reapare- 
cer más lejos, teniendo los fragmentos visibles de medio á tres 
centímetros de longitud. Aunque nos caben dudas respecto al 
origen vegetal de estos relieves, los incluímos provisionalmente 
como una especie de Paheochorda por la gran semejanza que 
tienen los ejemplares de Alcuéscar con los estudiados por el ilus- 
tre geólogo portugués y representados en la lámina xxxix-2 de su 
obra ya mencionada. 

Mizomorplia gen. nov. 

En el yacimiento donde se han encontrado todos los ejempla- 
res y especies anteriores, existen otros que difieren completa- 
mente de los descritos y de las demás especies de Algues incertce 
sedis de Schimper. Tienen alguna analogía con las Palceochordas, 
pero la frase genérica que Delgado emplea para caracterizar este 
género «Philoma muy largo, cilindrico, con la superficie lisa, 
muy parecida á un cordón disminuyendo muy lentamente de diá- 
metro hacia las extremidades», no la es de ningún modo aplicable. 

Menos parecido presentan con las Pakeochondriteas del grupo 
Condriteas de Schimper, separándose de él porque ni la ramifi- 
cación característica de estas algas se manifiesta claramente en 
los ejemplares por nosotros encontrados, ni presentan los infla- 
mientos irregulares propios délas especies del yacimiento alcues- 
queño. Únicamente se observa cierta semejanza con el Condrites 
informis Mc-Coy, y Ch. acutangulus Mc-Goy, del Silúrico inferior 
de Bangor (país de Gales); sin embargo, á juzgar por la lámina 
de Mc-Goy se diferencian, entre otros caracteres, por no existir 
en los ejemplares nuestros indicios de las articulaciones que se 
perciben en los representados en la obra del geólogo inglés. Esta 
analogía de forma nos induce á separar los Chondr'ites citados 
del resto del género del grupo Co7idriteas, con quienes no guar- 
dan gran semejanza de forma y llevarlos al grupo Paleoficeas, de 
acuerdo con lo propuesto por el ilustre Schimper, constituyendo 
con las especies de Mc-Goy y los ejemplares de Alcuéscar, á que 
me estoy refiriendo, un nuevo género del expresado grupo, con el 
nombre de Rhizomorpha ^ en atención á la semejanza morfológica 
exlerna que tienen con las raíces de las plantas superiores. El 
expresado género comprendería, á más de las especies de Ban- 
gor, dos del yacimiento de Alcuéscar, la R. Calderoni y R. Mac- 
p/iersoni, cuyas descripciones son las siguientes : 



DE HISTORIA NATURAL. 87 

Rhizomorpha Calderoni sp. nov. (Lám. ii, flg. 1.*) 

Talo imiy variable en su grueso, que es de 3 á 12 mm., irregu- 
lar y' confusamente ramificado, flexuoso, á veces retorcido, fre- 
cuentemente con inflamientos tuberculosos; ramas unas veces 
ciiindráceas, otras como aplastadas, cruzándose entre sí en todas 
direcciones; superficie desprovista de estrías y otros ornamentos, 
sin indicios de segmentos articulados y sección de las ramas de 
contorno irregular, pero de bordes rodondeados. 

Rhizomorpha Macpliersoni sp. nov. (Lám. ii, fig. 2.*) 

Los principales caracteres diferenciales de la especie anterior 
son: su mucho menor tamaño, por cuanto el grueso de las diver- 
sas porciones del talo oscila entre 0,5 y 2 mm. y ser la ramifica- 
ción mucho m.'s clara y patente, teniendo, por lo demás, el mis- 
mo aspecto y forma que la especie anteriormente descrita. 

Me complazco en dedicar estas especies á dos de los más ilustres 
geólogos españoles de los tiempos actuales, el profesor D. Salva- 
dor Calderón y el Sr. D. José Mac-Pherson, como testimonio de 
afecto al primero y respetuosa ofrenda á la memoria del segundo 
y de consideración al gran valer científico de ambos. 

IV 

Para terminar la descripción de las especies del yacimiento, 
réstame decir algo respecto á los moldes existentes en las cuarci- 
tas y debidos al paso de gusanos arenícolas, referibles por nos- 
otros á la especie Scolithus Dufrenoyi Rou. 

Se encuentran los moldes en cuestión, además del Morrón de la 
Javalinera, en las pizarras cuarzoso-micáceas del camino de Gir- 
monita, en donde están dispuestos en dirección normal á los pla- 
nos de estratificación, fig. 1.*, lám. iir, mientras que los moldes 
del primer yacimiento unos penetran oblicuamente á las capas, 
fig. 2.*, lám. III, y otros perpendiculares, figuras 1.* y 2.*, lám. iv. 

Respecto al diámetro es variable de unos ejemplares á otros; 
los del camino de Garmonita alcanzan un tamaño medio de 3 mi- 
límetros, que es también el de la mayoría de los del Morrón de 
la Javalinera, diámetro que no es el mismo en todos los ejempla- 
res, observándose que en un fragmento de roca mientras algunos 
apenas alcanzan 2 mm., otros pasan de 8 mm. En cuanto á la lon- 
gitud, el poco espesor de los fragmentos de cuarcitas que los in- 



88 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

cluyen y la dificultad de obtener secciones verticales impiden 
fijarla. 

La forma y disposición de las secciones es la descrita por los 
autores que de estos fósiles se han ocupado, percibiéndose en 
muchos claramente un circulillo interior rodeado por un delgado 
anillo, correspondiendo el primero al cilindro central del molde 
y el segundo á una fina zona envolvente, estando constituido 
todo ello por la misma clase de granos de arena que forman la 
matriz de la roca. 

Es muy de notar que en los ejemplares litológicos, especial- 
mente en aquellos en los cuales la cantidad de moldes no es muy 
grande y éstos de diámetro diferente, se observa que pueden 
agruparse por parejas del mismo diámetro las impresiones co- 
rrespondientes á la sección de los moldes, como se comprueba 
claramente en la fig. 2.* de la lám. iv. 

Conviene hacer observar que tales huellas frecuentemente apa- 
recen en la superficie de las Cruzianas y algas análogas, atrave- 
sándolas á veces, hecho que se ha interpretado como significativo 
de que los gusanos en cuestión, descendían perforando la arena 
para alimentarse con los restos de algas enterradas bajo el manto 
arenoso. 

Los moldes de que nos ocupamos, al igual de las Cruzianas^ 
han sido objeto de dudas y controversias entre los paleontólogos. 
L. Crié creyó ver que los cilindrillos de menor diámetro eran ra- 
mificaciones de los mayores, y en esta suposición consideró á es- 
tos fósiles como de origen vegetal; sin embargo, la opinión más 
generalizada es que corresponden á huellas del paso de gusanos 
arenícolas, como hemos indicado. 

En lo que existe alguna confusión es respecto al número de gé- 
neros y especies establecidas, pues en nuestra modesta opinión 
se han descrito como especies y aun como géneros diferentes, 
ejemplares que creemos pertenecen á la misma especie, ó que por 
lo menos no presentan caracteres suficientes para poderse clara- 
mente diferenciar. 

Ya el Sr. Nery Delgado, en su obra varias veces citada, reúne 
en el género Scolithus, el Tigillites y Tachyderma, creyendo nos- 
otros que también debía incluirse el Foralites, que el ilustre geó- 
logo portugués supone distinto. Los caracteres morfológicos entre 
Scolithus y Foralites nos parecen casi los mismos, como se com- 
prueba en las magníficas láminas que ilustran la obra del Sr. Nery 



DE HIStORIA NATURAL. 89 

Delgado. Por otra parte, respecto á las diferencias que dicho se- 
ñor establece entre ambos géneros, consistentes en que los Sco- 
lithus están siempre en posición normal á las capas de cuarcita y 
corresponden á otro horizonte geológico sin restos de Cruziana, 
puede objetarse que en el mismo yacimiento y con igualdad de 
caracteres hemos encontrado ejemplares en posición vertical y 
oblicua, debiendo tenerse en cuenta, por lo que respecta á la dife- 
rencia de horizonte, que, según el Sr. Tromelin, el S. Dufrenoyi 
Rou de la arenisca armoricana de Bretaña y Baja Normandía, se 
encuentra también en la arenisca de May á un nivel muy supe- 
rior; finalmente, la no existencia de Cruzianas en algunos yaci- 
mientos de Scolithus, caso que sucede precisamente en el descu- 
bierto por nosotros en el camino de Alcuéscar á Garmonita, no 
demuestra otra cosa sino que por faltar la capa arcillosa no pudie- 
ron formarse los moldes de algas quizá allí depositados, y en cam- 
bio quedaron los correspondientes al paso de gusanos arenícolas, 
formados por el procedimiento que más adelante exponemos. 

Fundados en todo esto, suponemos, de acuerdo con la opinión 
sustentada en este punto por Crié, que los Scolithus y Foralites 
deben considerarse como un mismo género. 

Por lo que atañe á la distinción de especies, creemos sería de 
utilidad una revisión que estableciera los caracteres verdadera- 
mente específicos, cosa en verdad no muy fácil en fósiles que con- 
sisten únicamente en el molde del agujero formado por el gusa- 
no. Debe reconocerse que el tamaño, á no ser grandela diferen- 
cia, no es un carácter de gran importancia, por cuanto en un mis- 
mo ejemplar litológico se observan grandes diferencias en el ta- 
maño de los individuos, idénticos por todo lo demás y enlazados 
por lo que afecta al tamaño por términos insensibles, lo cual no 
tiene nada de extraño, pues cosa análoga sucede en los gusanos 
vivientes, como, por ejemplo, en las lombrices de tierra comu- 
nes. Tampoco puede concederse un valor excesivo al mayor ó me- 
nor grado de eslriación transversal de los moldes, lo cual puede 
ser debido á la distinta naturaleza del sedimento matriz y del que 
rellenó el agujero y, por lo tanto, diverso grado de retracción en- 
tre el material externo é interno del molde. Teniendo en cuenta 
estas consideraciones, no nos hemos atrevido á distribuir en espe- 
cies diferentes los ejemplares de Alcuéscar, á pesar de algunos 
caracteres diferentes que entre sí presentan, sino que todos los in- 
cluímos en la especie Scolithus Dufrenoyi Rou. 



90 boletín de la real sociedad española 

Terminaremos lo referente á los gusanos areiiícolas, exponien- 
do algo respecto al género de vida y modo de formación de los 
moldes. Para nosotros no ofrece duda que se trata, como hemos 
repetido, de agujeros formados en las playas arenosas del silúrico 
por gusanos. Teniendo en cuenta la asociación que presentan co- 
múnmente con las algas de la época, es creíble que estos anima- 
les pululasen en los parajes donde el oleaje y la marea acumula- 
ba las Cruzianas, Frcenas, Artrophicus, etc., abriendo en las ca- 
pas arenosas que las cubrían agujeros en forma de U para alimen- 
tarse con los residuos vegetales allí enterrados, disposición de los 
agujeros indicada por la asociación de los moldes por parejas y la 
fopma del ejemplar representado por el Sr. Nery Delgado en su 
trabajo «Note sur le Scolühus Drufrenoyi Rou», agujero en el cual 
una de las ramas correspondería á la entrada y otra á la salida. 

Estos gusanos, al igual de lo que sucede con muchos de los vi- 
vientes, de costumbres semejantes, segregarían quizá un viscosi- 
dad que tapizaría el agujero y pudiera ser que cementase ligera- 
mente las paredes, substancia que, al rellenarse posteriormente la 
cavidad de arena, hizo el efecto de la delgada capa de cola con 
que se barnizan los moldes de yeso, para obtener vaciados de la 
misma substancia y evitar que el yeso del molde se adhiera al 
del vaciado, explicándose por este procedimiento, y mediante la 
capa viscosa dejada por el paso del gusano, la posible formación 
del molde en la arena y también el anillo, que en muchos ejem- 
plares se percibe claramente alrededor del núcleo y que corres- 
pondería en esta hipótesis á las paredes del agujero cementadas 
por la secreción del gusano. 

V 

RESUMEN BIBLIOGRÁFICO DE OBRAS CONSULTADAS 

1862. — James Hall, Paleontology of Neiv-York, vol. i. New-York. 

1855. — Mc-Coy, British palceozoic rock, &,fossi!s. Cambri<ige. 

1864, — Casiano del Prado, Descripción física y geológica de la provincia de. 
Madrid. Madrid. 

1866. — Nathorst, Nouvelles observations sur des traces d'animaux et autres 
plitnomenes d' origine purement mécanique décrite comnie alguesfos- 
siles. Stockolm. 

1873.- -Martín Donnyre, Bosquejo de una descripción física y geológica de la 
jjrovincia de Tarragona Madrid. 

1881. — Saporta et Marión, Uevohiüon du regne végéfale. Cripfognmes. 

1882. — Barrois, Recherchet sur les terrains anciens de Asturies et de la Ga- 
llee. Lille. 

1882. — Saporta, A 2'>ropos des algues fosstles. Paris. 

1883.^ — Marie Ronault, Oeuvres posthumes de. Paris. 

1884. ^Saporta, Les organismes problématiques des anciens mers. Paris. 



DE HISTORIA NATURAL. 91 

18P5 --Mallada, Sinopsis de. las especies fosüps de España. Madrid. 

1886. — JNery Deljíado, E^tudo sobre os <Bdobites^ é mitrus fosseís das quar- 

zdes da base do st/stema silúrico de Portti'fal Li-boa. 
1886. — Lebesconte, Cons itufion general'^ du Masaif Bretón comparée á celle 

du Ftnistére Bull. Soc. Geol. Franc Ser. iii, vol. xiv. l'aris. 
1886. — Sa porta, Nouvaur documetits reíattjs d des fossiles véi/étuvx et á des 

traces d'tnvertébrés, associes dans les anciens terruins. Bull. Soc. 

Geol. Franc. Ser. iii, vol. xiv. Paria. 
1886. — Meunier, ^iir qnelqiies eimipreintes prublémafiques des conches bolo- 

niennes du Fas-de Calais. Bol, Soc. Geol. Frauc. Séi*. ni, vol. xiv. 

París. 
1888. — Lebesoonte, La théorie qui considere les *Crvziana> comme des 

contre-inolaijes de pistes d'animux, ne peiit plus exister. Bull. Soc. 

Geol. Franc Ser. iii, vol. xvi. Paris. 
1892 — Mallada. Cafálo.^o de las especies fósiles de España. Madrid. 
1894. — Ziltel et Schimper, Traite de Pa'.éonfologie. Paris. 
1896. — Strong Newherry, The flora of the Amboy Clays. Geol. Survey 

U. ti. A. Wa^hington. 
1903. — Nery Delgado, iVoíe sur iScoHfhus Dufrenoyi* Rou. Extr. des Com- 

municucgoes du tierv. géol. du Furt. Tom. v, fase. i. Liabonne. 



Dos nuevas especies de «Hololampra» de Marruecos 

POE 
IGNACIO bolívar 

Hololampra Ahdelazizi sp. nov. 

cf Niger nilidus; 9 paluda, parce fusco varia. 

cf Vértex basique antennarum pallidis. Pronotiim transver- 
sum, poslice sublruncatum, antice angiiste, lateribus lale pellaci- 
dum, punclis raris minutis sparsis, disco plaga magua nigra 
nítida antrorsum angustata, a lateribus obtusangulata, margine 
postico anguslissime paludo puiictis nigris ornato. Elytra ápice 
coxarum inlermediarum vix altingentia patelliformia intus sese 
tangenlia, sculelhim magnum liberantia, ápice late rotundata, 
albido-pellucida, Isevia; loco vente radialis impresso, limbo externo 
planiusculo, parte interna convexiuscula. Pedes nigri; femorum 
marginibus anterioribus, spinis tibiariim necnon tarsis ápice ar- 
ticulorum fusco excepto pallidis. Abdomen superno nigro-niti- 
dum, lateribus pallide angusle marginatum; segmentis 6.° et 7." 
postice suaviter arcuato sinuatis, 7," postice recle transverso. 
Lamina supra-analis transversa. Gerci elongati sensim acumi- 
nati. Lamina infra-analis longiuscula ápice cercorum haud attin- 
gentia. 

$ Ampia, majore, pallide testacea. Vértex dilutior. Pronotum 
transversum postice truncatum marginibus lateralibus intus 
sulco parum perspicuo delineatis, disco testaceo, punctis rufis 



92 boletín de la EEAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

sparsis, antice atrinque slriga nigra tenuissima delinéalo. Ely- 
tra lateralia, pallida, Isevia; margine externo angusle siibreflexo, 
ápice oblique truncata, margine interno versusapicem rolundato; 
parum augustiora quam longiora, apicem mesonoti attingentia. 
Pedes pallidi. Abdomen segmentorum basi fusco-punctata, seg- 
mento 6." postice valde arcuato sinuato, 7." et 8.° transversis. 
Lamina supra-analis transversa, Gerci sensim curvati ápice louge 
attenuati basi infuscati. 

Long. corp. (^ 8,5; pron. 2,2; lat. pron. 3,5; long. elytr. 2,5. 

Long, corp. 9 9,2; pron. 2,2; lat. pron. 4,8; long. elytr, 1,2. 

Loe. Cabo Espartel (Tánger), 5, 1907, Martínez déla Escalera. 

La 9 se confunde, á primera vista, con la A. Algerica Bol,, dis- 
tinguiéndose por la forma de sus élitros. El ¡^ no tiene semejanza 
con ninguna de las especies conocidas, pues si los élitros se pare- 
cen á los de la A. Baetica Bol. por la forma, en cambio se di- 
ferencian por su aspecto brillante, debido á que la superficie es 
lisa y no tiene las líneas blanquecinas que en aquella 'especie 
acusan las nerviaciones. 

Hololampra Haffidi sp, nov. 

E. Abdelazizi valde affinis, pronoto antice minus regulariter 
arcuato sensim angustato, elytra, pronoto haud longiora, margine 
interno totaliter cum postice rotundato, disco convexo Isevi plaga 
magna nigro nítida ornato, abdomine a lateribus pallide vario, 
margine pallida diluta confusa versus apicem latiora; segmento 
sexto subangulatim exciso, segmentis apicalibus distincte trian- 
gularibus, pedibus pallidis, tibiis basi spinarum puncto fusco 
signatis, 9 ignota. 

Long. corp. (^ 6,5; pron. 2,3; lat. pron. 3; long. elytr, 3,2. 

Loe. Marraquesh, iii, 1907, Escalera. 

Afln á la Ahdtlazizi^ pero distinta por su pronoto visiblemente 
angostado hacia adelante, de modo que el borde anterior no des- 
cribe una curva regular como en aquella especie. Los élitros es- 
tablecen más fácil distinción, pues aun cuando del mismo tipo, 
son tan largos como el pronoto y tienen todo el borde interno 
curvo; desde la base donde dejan al descubierto un gran escu- 
dete, la curva avanza hasta que se ponen en contacto los dos éli- 
tros y luego sigue por el borde posterior que es redondeado hasta 
pasar al externo, en el cual se ve el único trayecto recto de todo 
el borde. 



Sesión del 6 de Febrero de 1908. 

PRESIDENCIA DE D, LUIS SIMARRO 

El Secretario leyó el acta de la sesión anterior, que fué 
aprobada. 

Admisiones y presentaciones. — Fueron admitidos como socios 
numerarios Jos señores propuestos en la sesión anterior, y presen- 
tados, con el mismo objeto, D. Gregorio Pueyo, D. José Fernández 
Martí, D. Alejandro Llovet Vergara, D. Francisco Tello, D. José 
Montero y Rodríguez-Almanza, D. Joaquín López Robles, don 
Tomás Rico Jimeno, el Instituto General y Técnico de La Goru- 
ña, el Liceo de Costa Rica y M. William Wesley, propuestos, los 
seis primeros, respectivamente, por los señores Escribano, Fe- 
rrer, Sánchez y Sánchez, Balguerías, Ferrer y Aragón, y los cua- 
tro últimos por el Sr. Bolívar. 

Correspondencia. — Se dio cuenta de que los señores Klapalek, 
Weisse, Fauvel, Gebien y Martín, admitidos como socios corres- 
pondientes en la sesión de Diciembre, nos han dirigido cartas 
muy expresivas agradeciendo su nombramiento. El Sr. H. Ge- 
bien, además, ha enviado varias de sus publicaciones sobre Coleóp- 
teros, con destino á nuestra Biblioteca. 

Congreso de Zaragoza.— El Secretario presentó una circular, re- 
mitida por Ja Sociedad Aragonesa de Ciencias naturales, invitando 
á tomar parte en un Congreso de naturalistas que dicha Asociación 
trata de organizar en Zaragoza, para celebrarlo durante las fies- 
tas del Centenario de Jos Sitios. 

— EJ Sr. Presidente, refiriéndose á Jos acuerdos recaídos sobre 
este asunto en la sesión de Enero, manifestó que el día 2 del mes 
actual se verificó en el salón de actos del Ateneo científico y 
literario de esta corte una reunión, presidida poreJ Excmo. Sr. Don 
Segismundo Moret, á Jaque fueron invitados los Centros docen- 
tes, las Corporaciones científicas y Jas Sociedades decuJtura esta- 
blecidos en Madrid, y en la que se trató de constituir la Asocia- 
ción Española para el progreso de las Ciencias. Añadió el Sr. Si- 
T. v:i:.— Febrero. 1908. ~ 



9i boletín de la real sociedad española 

marro, que en dicha reunión , el Sr. Moret expuso elocuentemente 
nuestro pensamiento, y haciéndolo suyo y del Ateneo invitó á 
adherirse al mismo á todas las representaciones que asistían al 
acto; indicando, conforme á nuestros propósitos, que el primer 
Congreso ó reunión para la propaganda científica, podría reunirse 
en Zaragoza, coincidiendo con algunas de las fiestas del Cente- 
nario que allí se va este año á celebrar, á las que daría mayor 
realce é importancia esta gran Asamblea de la intelectualidad 
española. 

Continuando su relato, el Sr. Simarro agregó que en el Ateneo 
fué designada una Comisión, de la que él forma parte y en la que 
figuran los señores Moret, Azcárate y Carracido y los generales 
Gano y Goncas, que en el término de quince días presentará las 
bases sobre que ha de constituirse la Asociación que se trata de 
fundar. 

Con este motivo, el Sr. Simarro expuso algunas consideraciones 
acerca de la extensión que podría tener el Congreso de Zaragoza, 
modo de organizarlo, clases de adhesiones que cabría admilir, cuo- 
tas con que habría de contribuirse y otras cuestiones que serían 
sometidas aquella misma noche, en el Ateneo, á la deliberación de 
la comisión organizadora de que forma parte, citada en aquel Cen- 
tro para después de la hora en que suele terminarse nuestra 
sesión mensunl. 

Los señores Bolívar, Gómez Ocaña, Rodríguez Mourelo, Fer- 
nández Navarro y Valero, intervinieron en el cambio de opinio- 
nes á que dieron motivo algunos de los puntos expuestos por el 
Sr. Simarro, acordándose, en definitiva, que éste proponga y 
admita, dentro de la comisión de que forma parte, cuanto su buen 
juicio, su talento y su práctica -le aconsejen y crea procedente 
para el buen éxito de la empresa qne hemos acometido. 

Notas y comunicaciones. — El Secretario presentó un trabajo so- 
bre «La Espeleología en España», remitido por D. Jesús Garballo; 
otros dos, enviados por D. José Esteve, que llevan por título 
«Polimorfismo foliar de la Gleditchia triacantJiosn y «Otra Linaria 
sM|9ma monstruosa», y uno de D. José María de la Fuente acerca 
de una variedad nueva del Crioceris macilenta. 

— El Sr. Lázaro é Ibiza anunció el hallazgo en España de un hon- 
go Nectriáceo, cuya presencia no estaba señalada en nuestro país. 
Trátase del Claviceps microcephala Tul., especie de menor tamaño 



DE HISTORIA NATURAL. 95 

(¡ueel C. ;íMr/)iírea Tal., única del género que figuraba, hasta aho- 
ra, en la flora micológica española. El Sr. Lázaro presentó mues- 
tras de los esclerocios de una y otra especie pj,ra que pudieran 
;i preciarse las diferencias que hay entre la nuevamente encontrada 
y el cornezuelo de centeno. Ofreció el Sr. Lázaro remitir una no- 
ticia extensa acerca del hallazgo del Claviceps microcephala Tul. 
para su publicación en nuestroBoLETÍN. 

— El Sr. Hernández Pacheco presentó el mapa geológico de la 
isla de Lanzarole é isletas Canarias, levantado á consecuencia de 
los estudios que practicó en su excursión al Archipiélago canario 
en el verano último, 

— El mismo señor leyó una carta dirigida en Marzo de 1877, 
por S. Berthelot á nuestro consocio D. Salvador Calderón, en la 
que aquel sabio da cuenta de algunas de sus observaciones pa- 
leontológicas y botánicas en las islas Canarias, acordándose, por 
el interés que encierra, la inserción en el Boletín de este docu- 
mento, que dice así: 

«S'« Croix de Ténériffe, 16 Mars 1877. 

Sr. D. Salvador Calderón. 

Mon cher aini, Je n'ai pu repondré á votre derniére du. 30Jan- 
vier passé dans tout le couranl de Février et bien que je m'étais 
proposé de le faire par le conrrier du 9 Mars, j'ai été encoré obliga 
de diíTérer jusqu'á aujourd'hui. 

La revue et mise au net de mes Antiqíittés Canariennes ont 
occupé tout mon temps. Ce travaií est maintenanl achevé, mais 
il me manque encoré beaucoup de dessins pour les planches qui 
doivent accompagner le lexte et cela retardera encoré quelque 
temps cette publication. 

Le cahier des Aúnales de la Société Espagnole d'Hist. nat. de 
Madrid, m'a beaucoup intéressé et je vous remercie de cet envoi. 
J'ai pris connaissance de votre énumération des Vertebres fossi- 
les d'Espagne et je u'aurais pas cru la Péninsuleaussi riche. — La 
savante étude á laquelle vous vous otes livré et donl vous avez 
donné, dans votre Introduclion, un exposé si Incide, prouve bien, 
comme vous le faites remarquer vous-méme, que les restes fossi- 
ies qu'on retire du sein des strales et du fond des cavernes, oíTrent 
une source inépuisable de données qui peuvent nous éclairer sur 
I'histoire primitivo des différentes contraes oü on rencontre ees 
reliques, non moins précieuses et confirmatives quedes médailles 



96 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

antiques. — Oni, cher ami, on peut déduire, de ees archives natu- 
relles d'un ancien monde, bien des preuves aussi certaines que 
celles que nous fournissent les documents écrits, soit que l'ob- 
servalion se porte sur la climatologie de ees temps recules ou bien 
sur les faunes et les flores des différentes époques de formation, 
soit qu'elle se flxe sur l'existence des primitives races humaines 
qui apparurent dans ees ages géologiqnes et dont les armes, les 
objets usuels, les ébauches d'un arl encoré imparfait, peuvent 
nous faire juger de l'état de civilisation de ees raees ignorées et 
nous dévoiler quelque ehose de leur histoire. Etude curieuse et 
attrayante, quand on peut l'approfondir en s'appuyant sur des 
observations faites sur place, eomme vous avez su le faire pen- 
dan! vos fruetueuses exploralions. 

Ges réflexions me sont suggérées parles recherehes auxquelles 
je me suis livré sur Tantique race qui habita cet archipel dans les 
temps préhistoriques et qu'on doit supposer tres voisine de celle, 
que, pour me servir d'une expression consacrée, mais relativement 
inexacte, on a appelée antidiluvienne. Or, la i-ace post-diluvienne , 
a laquelle, par l'examen et la eomparaison cranéologique, on re- 
connait les memes caracteres que eeux qu'aceuse i'antérieure, dui 
occuper le sol de l'occident européen et déla partie septentrionale 
de l'Afrique, depuis l'Bgypte jusqu'aux Ganarles, c'est-á-dire 
toute la región de l'Atlas, des déserts de la Libye et des oasis 
sahariens, alors que ce sol, aprés les derniers cataclysmes, se 
eonslitua géognosiquement, a peu pres tel que nous le rencontrons 
de nos jours, sauf quelques déehirements, affaissements et inva- 
sions par les eaux, mais partiels et sans bouleversements ni su- 
perpositions. 

Dans vos renseignements a la Société espagnole, dans sa séance 
du 8 Novembre, sur le catalogue des oiseaux de TénériíTe, par 
D. V. Mompó, j'ai vu avec plaisir que vous avez rappelé, a cette 
occasion, mes Oiseaux voyageurs et Poissons de passage. Je vous 
en remercie et ne tarderai pas de vous adresser un exemplaire de 
cet ouvrage pour que vous l'offriez, en mon nom, a cette Société. 

Dans les actes de la méoie Société (séance du 6 X^re, pag. 90), 
un autre renseignement a appelé mon attention. 11 y est dit: 
«Por lo que hace á Arqueología prehistórica, deberemos re- 
cordar las noticias sobre restos esqueléticos humanos, y de la in- 
dustria del hombre, de Canarias, por elSr. Calderón.-» Je désire- 
rais que vous me renseigniez sur ees restes humains et sur Yin- 



DE HISTORIA NATURAL. 9^ 

dustrie préhistorique, car cela m'inléresse beaucoup, aujourd'hui 
siirtout qae je m'occupe de cette question d'antiqaité. 

Enñn, vos considéralions sur ralimentalioii des végétaux 
m'ont douné motif á penser. Cette étade curieuse embrasse toute 
une serie d'observations qui ouvrent de nouveaux horizons á la 
science et qui peuvent conduire les esprits philosophiques á l'ex- 
plication de bien des phéaomones de physiologie encoré incom- 
prehensibles. Vous avez bien fait derappeler les fails relalifs aux 
parasites des deux regnes, etd'appeler Taltention sur le nitrogéne 
des divers orgauismes, sur les excrétions glutineuses de différea- 
tes plantes, qui furent aussi l'objet de mes observations quand je 
m'occupais spécialement de botanique, telles que: la jara de ees 
íles, Helianthemum canariense^ anjoui'd'hui le Rhodocistus Ber- 
theloüanus de Spach. — J'ajouterais aussi le Dracocephalum cana- 
riense, belle plante des foruts de Ténériffe, á feuilles tomenteuses 
et fleurs avec odeur de camphre; puis VExacosum viscosum con 
olor de violeta, le Tamarix Canariensis (Tarajai) éminemmeut 
glutineux; le Schynus molle ou poivre d'Amériqne, arbre á feuil- 
les visqueuses, á odeur forte et aromatique et petiles baies poi- 
vrées, lEucalyptus commun á feuilles balsamiques et anti-pu- 
trides. 

Ges principes odorants qu'émanent les plantes, ees aromes si 
variés et si pénétrants, que répandent certains végétaux pour 
peu qu'on les lonche, ees parfums perüdement peruicieux, doivent 
avoir leur explication. Le liquide corrosif des Euphorbes et d'au- 
tres plantes vénéneuses, ees sucs ou ees émanations délétéres, ees 
contre-poisons qu'on tire de cerlaines herbes, tout cela est connu 
ou a peu prcs, mais on en ignore encoré le principe, la véritable 
nature. — Oui, mon ami, je vous le dis en toute conviclion, per- 
sévérez dans la voie que vous vous étes ouverte, poursuivez vos 
observations sur cette branche intéressante de la physique et 
de la physiologie végétale, et la Société espagnole d'Hist. natu- 
relle de Madrid pourra compter dans son sein un naturaliste qui 
lui fera honneur. 

J'ai en fin recu Mes Oiseaux Chanteurs que mon lambin 
d'édileur me retenait en cage, et je viens de leur donner la volee 
pour qu'ils se répandent en ce monde en toute liberté et chantant 
á plaisir. Ge petit livre n'est qu'un passe-temps littéraire, com- 
posé comme pour me servir d'étape de repos et faire diversión á 
d'autres Iravaux plus sérieux. J'y ai mis un peu de tout: écrit 



98 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

sous l'inflaence da sentiment palriotique, cei inlermede se ressent 
de ma disposition d'esprit cfalors! Vous y trouverez du libéralis- 
me tel que je le comprends, de la musique de celle qui noiis 
touche au coeur encoré plus qu' á Toreille, de la poésie que j'aime, 
c'esl-a-dii"e facile, spirituelle, expressive, comme la bonne musi- 
que tít qui nous charme comme le chant des Fauveltes, beaucoup 
de citations des auteurs que je préfére, y el todo salpicado de al- 
guna crítica. Acceptez done mes Oiseaux Chanteurs pour ce qa'ils 
valent et que leurs doux gazouillemenls compensent les rapso- 
dies étourdissantes de ceux qui nous ennuient. Le recomiendo el 
Prólogo. 

Ma santé s'améliore toujours de plus en plus et j'ai pu repren- 
dre mes travaux et m'y livrer plusieurs heures chaqué jour sans 
la moindre fatigue. Toulefois, mes Antiquités Canariennes serón t 
mon dernier ouvrage et aprés cette publication, il sera temps de 
me reposer. Cette ceuvre m'aura ccúté beaucoup d'études et de 
recherches; elle se liera naturellemeiit álapremiere que j'ai écrite 
sur ce pays devenu pour moi une seconde patrie; ce serón t Tune 
et l'autre, l'Alpha et l'Oméga de mes observations sur les an- 
ciennes Fortunées, et j'aurais mis ainsi 44 ans entre ees deux 
OBuvres historiques. 

Je vous souhaite prospérité et bonne santé en vous réitérant 
l'assurance de mon amitié la plus sincere. — S, Berthelot. 

P. D. Escribí el correo pasado, aunque de prisa, al amigo don 
Emilio, al mandarle mi último librito. Tal vez recibiré noticias 
suyas y de su hermana de aquí á pocos días.» 

— El Sr. Fernández Navarro presentó un trabajo titulado «Datos 
cristalográficos de la auricalcita». 

— El Sr. Bartolomé del Cerro presentó un artículo, de que es 
autor el P. Filiberto Díaz, y que lleva por título «Algunas noticias 
sobre el platino y los metales platínicos». 

— El Sr. Calderón hizo las dos siguientes comunicaciones ver- 
bales: 

1." Sobre la greenockita de Picos de Europa. El Sr. Calafat 
trajo de Andará unos curiosos ejemplares de blenda de color gri- 
sáceo, notables por diferir de los tipos habituales en el país y aun 
en toda la región zincífera del N. de España; pero lo más curioso 
que ofrecen son unas capitas eflorescentes, de color amarillo de 
canario, adheridas á las superficies de exfoliación y aun á las de 
rotura antigua que se insinúan por los planos hacia el interior. 



DE HISTORIA NATURAL. 99 

Inducido por el notable y característico color de dichas capas, su- 
puse que se trataba de la greenockita, aunque nunca había visto 
esta especie más que en diminutos cristales, y en efecto, ensayados 
los ejemplares en el laboratorio de Mineralogía del Museo de Cien- 
cias naturales, se ha comprobado plenamente que aquellas tenues 
películas consisten en sulfuro de cadmio, especie sumamente rara. 

2," Un caso de avance en el mar. Hemos leído en un periódico 
que, firmada por varios vecinos del Pasaje del Pedrido (Bergondo), 
se recibió en el Gobierno civil de La Goruña una instancia, expo- 
niendo los peligros que aquel lugar corre de desaparecer sepul- 
tado por el mar, cuyo avance se acentúa de día en día. 

Manifiestan que el Ayuntamiento de dicho pueblo acordó, esti- 
mando una solicitud del vecindario, consignar en el presupuesto 
la exigua cantidad de 500 pesetas para construir un muro de con- 
tención; pero esa obra no se llevó á cabo. 

Añaden que, en vista de esta pasividad de la corpoi'ación muni- 
cipal, reiteraron la solicitud, recordándole el compromiso con- 
traído, y de esta vez no resolvió nada, ni siquiera acusó recibo. 

En vista de ello, piden que se obligue á dicho Ayuntamiento á 
ejecutar el acuerdo de i-eferencia, velando por los intereses del 
pueblo, amenazado de una invasión del mar. 

El dato nos ha parecido interesante, y valdría la pena deque nos 
comunicasen mayores detalles nuestros consocios de aquella pro- 
vincia, pues si siempre tienen importancia geológica las noticias 
referentes á las relaciones del mar con las costas, los casos de 
avance la alcanzan aún mayor en la región del N. de la Penín- 
sula, donde solo hemos visto citados los inversos, ó sea de reti- 
rada del mar en la época histórica. 

— El Sr. Dusmet presentó una monografía de las especies espa- 
ñolas del género Anthidium, continuación de las que, bajo el tí- 
tulo aLos Ápidos de España», viene publicando. 

— El Sr. Bolívar presentó ejemplares vivos de Cassida vütata, 
que cansa en Granada tantos daños á la remolacha. El Sr. García 
Mercet manifestó con este motivo que el Laboratorio de Entomo- 
logía del Museo iba á ocuparse en el estudio y propaganda de 
cnanto interesa conocer sobre plagas del campo, estando él encar- 
gado de escribir una nota sobre el insecto en cuestión. 

Notas bibliográficas. — El Sr. Calderón leyó las siguientes: 

En la sesión del mes pasado (20 de Enero) de la Sociedad geoló- 



100 boletín de la real sociedad española 

gica de Francia, el Sr. H. Douville hizo la siguiente comunica- 
ción, que reproduzco íntegra: 

Aquitaniense de los alrededores de Toledo. — El autor ha reci- 
bido de su colega, M. Marcel Dieulafoy, miembro del instituto, 
una serie de ejemplares recogidos á 1.200 metros próximamente 
al ESE, de la estacióu de Toledo por el Dr. Don Ventura Reyes 
y Prósper, Profesor del Instituto. Estos ejemplares son moldes 
de fósiles bastante mal conservados, pero que coi'responden in- 
dudablemente á géneros marinos, Arca harbata, Natica, Pola- 
mides, y de aguas salobres, Hydrohia, con formas acaso lacus- 
tres (Paliidina). La ganga es una molasa calcarífera muy basta, 
que representa el borde de la gran formación detrítica, tan des- 
arrollada en la España central y cuyos bordes están jalonados 
por una serie de importantes poblaciones: Madrid, Guadalajara, 
Cuenca, Albacete, Ciudad-Real y Toledo. 

Estos fósiles deben referirse á los que han sido señalados en 
condiciones análogas al S. de Cuenca [Potámides LamarcAi, 
Cytherea incrassata) y con toda verosimilitud de la misma edad. 
En todo caso corresponderán á la edad media de esta formación, 
ó á la edad yesífera, y demuestran definitivamente que estas capas 
son de origen marino. Por lo demás esta es la conclusión á que 
había ya llegado M, Dercims en el notable estudio que consagró 
á esta cuestión (Rech. geol. dans le Sud de l'Aragón). Es posible 
que los yacimientos de Potámides, estudiados en los alrededores 
de Burgos por M. Larrazet (P. Gaudry, P. Munieri, Hydrohia 
Dubuisoni, Unió] y los del S. de Zaragoza {Cardium, Venus, 
Cerithium], jueguen un papel análogo en la cuenca del Ebro y 
correspondan á una misma invasión marina. 

Según los mamíferos fósiles señalados en la región de Madrid, 
la edad yesífera sería aquitaniense iAnchitherium aurelianense y 
Mastodon), la cual está bajo un sistema de capas de agua dulce. 
De desear sería que la estratigrafía de estos depósitos, tan impor- 
tantes por su extensión, fuera estudiada de un modo más minu- 
cioso. 

Roldan y Pego, Sobre as minas das provincias de Santander, 
Bilbao é Guipúzcoa (Revista de obras públicas é minas, Lisboa 
1906, t. xxxvn, p. 647-671). 

Con motivo de una excursión realizada por la Asociación de 
ingenieros civiles y militares por el N. de España, el autor hace 



DE HISTORIA NATURAL. 101 

una sucinta, pero animada descripción de aquellas provincias, 
resumiendo muchas observaciones ya conocidas. 

Ahlburg, Joh, Die nutzbaren Mineralien Spaniens und Portu- 
gal (Zeit. für prakl. geol., Bd. XV, 1907, p. 183-210). 

Después de una corta introducción, el autor entra á ocuparse 
en los principales minerales útiles por sus aplicaciones que exis- 
ten en nuestra Península. Se ayuda para su trabajo de un mapa 
de conjunto en que figuran los yacimientos aislados así como los 
principales criaderos. 

Trátase en este trabajo de los siguientes minerales útiles ó de 
aplicación: oro, plata, plomo, zinc, cobre, mercurio, hierro, man- 
ganeso, estaño, wolfran, cromo, Urano, níquel y cobalto, arsénico 
y antimonio, liulla, lignito, apatito y fosforita, sal gema, glaube- 
rita y azufre. 

Secciones. — La de Zaragoza celebró sesión el 31 de Enero, bajo 
la presidencia del P. Navas. 

— El Secretario, por encargo del Sr. Ferrando,justifica su ausen- 
cia por reciente desgracia de familia. 

— El P. Navas presenta un ejemplar de malaquita sedosa, fibro- 
so-radiante en ganga caliza, procedente de las minas de Alborón, 
provincia de Huesca, 

El mismo P. Navas muestra á los consocios allí reunidos un 
sócido (Neuróptero), capturado por él el día 23 de este mes en 
los alrededores de Zaragoza, y que cree especie nueva. Con esta 
ocasión insiste en la necesidad de realizar frecuentes excursiones 
á distintos sitios de nuestro país ó al mismo en diferentes épocas, 
puesto que algunas especies son muy locales ó de temporadas. 
Recuerda á este propósito el ortóptero Celes variabilis Pal!., cuya 
existencia en España era controvertida, y que halló al pie de la 
sierra de Guara el año 1903. Repetida el verano pasado la excur- 
sión á la referida sierra, tuvo la satisfación de encontrar numero- 
sos ejemplares en el mismo sitio de antes, en el llano estepario 
que media de Bandalies á Sipán, á uno yá otro lado del camino, 
por lo cual da por definitiva la existencia de la especie en España, 
siquiera en sus numerosas excursiones no la halla encontrado 
más que en aquel reducido paraje. 

— El Sr. Arévalo lee la siguiente «Nota sobre una nueva mono 
grafía del Okapi»: 



102 boletín de la real sociedad española 

Creo interesante dar cuenta á la Sociedad de una valiosísima 
y completa monografía sobre el Okapi, hermosamente ilustrada 
y recienlemenle aparecida en los Anuales du Musée du Congo, 
de la cual es autor el profesor de la Universidad de Lieja Julien 
Fraipont y déla que posee un ejemplar la Biblioteca del Colegio 
de PP. Jesuítas del Salvador de Zaragoza. Y creo tanto más in- 
teresante dar cuenta de ella cuanto que, merced á las hábiles y 
valiosas gestiones de la Dirección de nuestro Museo de Ciencias 
Naturales de Madrid, poseemos en España un ejemplar y un es- 
queleto de este singular é interesante jiráfldo. 

Forma esta monografía un hermoso volumen en folio de 118 
páginas, lujosamente editado y avalorado con 77 grabados inter- 
calados en el texto y xxx láminas (litografías, cromolitografías y 
heliograbados) ejecutadas á la perfección. 

El autor empieza haciendo historia del descubrimiento del 
Okapi y de las primeras opiniones que sobre él se emitieron, pre- 
sentando la lista de todos los ejemplares conocidos de esta especie, 
que son 2G, estando entre ellos el 6.°, cazado por el lugarteniente 
Anzeliusen un bosque de la región de Ibina. El esqueleto de este 
ejemplar, que es una hembra adulta, es el que existe en el Museo 
de Madrid, y la piel está montada en el Museo de Tervueren, y el 
13 ejemplar, disecado, de macho casi adulto procedente del Alto- 
Ubangui, cogido por el comandante B'3rtrand, y que fué latubién 
cedido al Gobierno español por el estado independiente del Congo, 
es el que íigura en nuestro Museo. El cráneo de este ejemplai- 
está en el de Tervueren. El ejemplar disecado de Okapi, existente 
en Madrid, aparece fotografiado en la fig. 7 de esta obra. 

Después de dar cuenta el autor de los ejemplares de que ha dis- 
puesto en su estudio, pasa á hacer una descripción minuciosa de 
los caracteres y dimensiones del Okapi, de su piel, tanto en el jo- 
ven como en el adulto y de todas las particularidades de su esque- 
leto, terminando esta descripción con noticias biológicas y etio- 
iógicas, presentándole como un animal tímido, de oído muy 
fino, que habita en parejas las intrincadas forestas del Congo, su 
patria exclusiva, durante el día, donde es muy difícil cazarle, y 
busca su alimento por la noche en las hojas de ciertas plantas 
que crecen en las riberas pantanosas. 

Por último, después de discutir el lugar taxonómico del Okapi 
y de presentar la característica del género Okapia y de la especie 
Okapia Johnstoni Sclator, concluye declarándose partidario de que 



DE HISTORIA NATURAL. 103 

el Okapi es ua jiráfido intermedio entre lis jirafas actuales y 
los Samotherimn terciarios y no una jirafa degenerada por adap- 
tación ulterior, como han pre^-endido algunos naturalistas. 

— La de Ghanada se reunió el 28 de Enero, bajo la presidencia 
de D. Pascual Nácher, leyendo y aprobándose el acta de la sesión 
anterior. 

Fueron- admitidos como nuevos socios numerarios D. José 
García Vélez, Doctor en Farmacia; R. P. Manuel M.' S. Navarro 
Neumann S. J., y D. Antonio Alvarez de Gienfuegos, Profesor 
auxiliar déla Facultad de Medicina, propuestos en la sesión ante- 
rior, el primero por D. Juan Nacle y los otros dos por D.Juan L. 
Diez Tortosa. 

Se hicieron dos propuestas de socios: D. Ramón Morcillo, Pres- 
bítero, Profesor del Sacro-Monte, por el Sr. Nácher, y D. Antonio 
Moyano Cordón, por el Sr. Diez Tortosa. 

— El Sr. Presidente se ocupó detenidamente de la plaga que 
amenaza destruir totalmente la próxima cosecha de remolacha y 
que en el año anterior causó bastantes pérdidas. Expuso que, se- 
gún sus observaciones, se trata de la especie Casúda nohilis \j. de 
los Crisomélidos, ó de otra muy afín, conforme con la determi- 
nación que había hecho nuestro consocio el Sr. Alvarez; detallando 
á continuación los distintos procedimientos de extinción que tanto 
aquí como fuera se han seguido en casos análogos y los i-esultados 
conseguidos. En su vista, consideró que nn debe seguirse un solo 
procedimiento sino emplear cada uno de ellos, según lo exijan las 
circunstancias, por la naturaleza del terreno, género de cultivo, etc. 

— El Sr. López Mateos dio cuenta de los trabajos que la Cámara 
agrícola ha llevado á cabo sobre este mismo asunto; declarándose 
partidario del procedimiento de incendiar los juncales, por ser 
estos el principal refugio del insecto en esta época del año. Enca- 
reció la importancia de esta campaña, á fin de evitar que las lar- 
vas de la Cassida destruyan en la próxima estación las hojas 
de la remolacha, causando con ello lamina de la comarca. 

— En vista délo manifestado poi ambos señores, y á propuesta 
del Decano de la Facultad de Farmacia, Sr. Dorronsoro, se acordó 
publicar en breve, por eUa Sección, unas ligeras instrucciones que 
sirvan de guía á todos los interesados en este asunto, á fin do 
vulgarizar los conocimientos de la vida, caracteres, costumbres del 
insecto, así como los procedimientos de su destrucción. 



104 boletín de la real suciedad española 

— Por el Sr. Secrelario se leyó la siguiente ñola del Sr. Diez 
Tortosa (Manuel): 

«Aprovechando su estancia en Almuñécar (Granada) durante 
el pasado verano, el ilustrado Decano de esta Facultad de Farma- 
cia, Sr. Dorronsoro, adquirió buen número de peces y otros seres 
marinos de aquellas costas, remitiéndomelos para su clasificación, 
y habiendo efectuado la de los primeros he creído procedente pu- 
blicar la adjunta lista por loque pueda contribuir al conocimiento 
de la fauna de nuestros mares, siquiera no tenga otro interés que 
ia certeza de su procedencia. 

Scyllium canicula Guv. — Se. catulus Guv. — Raia clavata Ron- 
del. — Hyppocampus brevirostris Guv. — Siphonostoma typhle L. — 
Blennius tentacularis Guv et Valenc. — Gobius jozo L., var. — Tri- 
gla pini Bloch. — T. lyra Lacép. — Scorpaena ustulata Lowe. — 
Sebastes dnctyloptera Delaroche. — Serrmius cabrilla L. — S. Scri- 
ba Guv. y Val. — Cepola rubescens L. — Sargus vulgaris Geoff. — 
Pagrus sp.f—Dentex macrophthalmus E. Moreau. — Crenilabrtis 
melops L. — C. pavo Brunn. — -C. massa Risso. — Julis vulgaris 
Guv. et Val. — Ammodytes sp.? — Belone acus Risso. —Congrer 
Vulgaris Guv.» 

— El Sr. Fernández Martínez donó para el Museo regional un 
ejemplar de Canis vulpes ¡^ L., cazado por él durante el pasado 
mes de Noviembre en las inmediaciones de Granada (cerros de la 
Silla del Moro) y disecado por el Sr. Diez Tortosa (J. L). Este úl- 
timo donó con el mismo fin varias aves disecadas. 

— Los PP. Anselmo Tomás y Alvarez donaron numerosos fó- 
siles, moluscos y otros objetos. 

Sobre la mesa estuvo lo recogido por los socios en la excursión 
realizada á Sierra Elvira el mes anterior. 

Por iniciativa del Sr. Presidente se acordó realizar una excur- 
sión á Sierra Gontraviesa durante las vacaciones de Pascua de 
Resurrección, quedando encargado el Secretario de anotar el nom- 
bre de los excursionistas y enterarles de la forma en que aquélla 
tendrá lugar. 

— Se dio cuenta, por último, de la aprobación del presupuesto 
de gastos que formó esta Sección en el mes de Diciembre, y se 
levantó la sesión. 



DK HISTORIA NATURAL. 105 



Notas y comunicaciones. 



Un nuevo yacimiento de auricalcita en Ondárroa (Vizcaya) 



POR 
JUAN CALAFAT LEÓN 



Al terminarlas excursiones que hice durante el verano de 190G 
en la región cantábrica, me ofreció un distinguido amigo mío, de 
Rentería, una colección de muestras de varios minerales de toda 
esa región, con destino á nuestro Museo de Ciencias Naturales, 
que acepté con agradecimiento. Examinadas detenidamente di- 
chas muestras, encontré una de Smithsonita, que presentaba una 
extensa mancha de auricalcita, especie no conocida por dicho ami- 
go mío, que había obtenido la muestra de referencia de una par- 
tida de calaminas destinadas á la exportación y sólo como mues- 
tra rara y curiosa de este último mineral; por eso la papeleta que 
acompañaba al ejemplar decía simplemente: calamina de Achon- 
do. Hice, pues, las necesarias indagaciones del paradero de la 
mina de origen, y este fué el objeto principal de las excursiones 
realizadas por mí durante el verano último en la provincia de 
Vizcaya. Como resultado de ellas, he logrado encontrar el yaci- 
miento, que es muy interesante desde el punto de vista científico, 
por tratarse de una especie mineralógica muy rara, por la abun- 
dancia de ejemplares y por haber encontrado en él la auricalcita 
perfectamente cristalizada, cristales que, como es sabido, son su- 
mamente raros. 

El yacimiento está situado á unos 2 km. al OSO. del pueblo de 
Ondárroa, casi en el límite de las provincias de Vizcaya y Gui- 
púzcoa, pero dentro de la jurisdicción de Vizcaya, paraje llamado 
Achondo, enclavado en la cumbre de una montaña de regular 
elevación, cuya falda bordea la vía de Ondárroa (1). 

El terreno cambia de aspecto cuando se asciende á la mina. 



(1) En Ondárroa hay un magnífico hotel, construido recientemente, llamado Ho- 
tel de la Bahía, cuyo dueño, D. Antonio Veristain, conoce perfectamente la situación 
de la mina. 



106 boletín de la real sociedad española 

Las estribaciones de la montaña forman grandes masas de piza- 
rras de grano mny fino y color obscuro, casi negro en algunas 
de ellas, que quedan al descubierto en varios sitios, efecto de los 
desmontes practicados en la construcción del tortuoso camino 
que, desde Ondárroa, conduce á aquellas alturas. La vegetación 
es espléndida, destacándose grandes parcelas de hermosos man- 
zanos. Hacia la cumbre las rocas cambian de aspecto; al tono gris 
obscuro sucede el amarillo rojizo, ofreciéndose á la vista las cali- 
zas siliciosas que aprisionan bloques de smithsonita; tras una 
breve llanura está la mina, que forma como una cresta ó promi- 
nencia, alrededor de la cual hay practicadas varias galerías. Esta 
explotación está hoy totalmente abandonada, pero me informaron 
que de ella se han extraído grandes lotes de calaminas. 

Observando las escombreras pueden recogerse en ellas nume- 
rosos ejemplares de auricalcita, pero en general están bastante 
alterados por los agentes atmosféricos, efecto de su larga exposi- 
ción al aire libre. Los mejores ejemplares deben buscarse en el 
interior de las galeiías, una de las cuales los presenta abundan- 
tísimos: hay en ella grandes superficies tapizadas de verde, azul 
y verde azulado. 

La auricalcita parece como una secreción emanada del interior 
de la roca y consolidada en las superficies, y sobre todo en la 
multitud de oquedades y pequeñas grutas abiertas en las juntu- 
ras de los bloques de calaminas. En esas cavidades, que son las 
que deben observarse con preferencia, he recogido bellos grupos 
de cristales de auricalcita, perfectamente formados, aunque de 
pequeño tamaño. 

En la casi totalidad de los ejemplares, la auricalcita se presenta 
con aspecto concrecionado, y en las fracturas recientes el color es 
casi siempre verde intenso^ muy semejante al de la malaquita. 
Sin embargo, es frecuente observar manchas azules y de tonos 
intermedios, que abundan en las superficies expuestas al aire li- 
bre. De esta última observación y del aspecto de los cristales pa- 
rece deducirse que el color propio ó piimitivo de la auricalcita 
es el verde, que paulatinamente puede pasar al azul como resul- 
tado de alguna alteración que experimenta el mineral por la ac- 
ción de los agentes atmosféricos, de la luz ó de cualquier otra 
causa extraña. 

Siendo de gran interés la determinación del sistema cristalino, 
todavía no bien definido, de la auricalcita, el Sr. Fernández Na- 



DE HISTORIA NATURAL. 107 

varro ha hecho las medidas goniométricas necesarias en dichos 
cristales de Ondárroa, y el resultado de sus observaciones será 
objeto de otra nota. 

Otras excursiones. — A continuación se incluyen algunos datos 
de especies comunes, pero referentes á nuevos yacimientos ó ex- 
plotaciones recientes. Todas las localidades citadas pertenecen á 
la provincia de Vizcaya. 

Blenda. — La hay granuda en Pucheta; asociada á la galena en 
San Julián de Masques (minas de Somorroslro). 

Siderita. — F'orma grandes masas, siendo actualmente objeto de 
una activa explotación en la mina Paca, de Sopuerta; su estruc- 
tura es variadísima y de colores claros, dominando el amarillo. 

Calcopirita. — Se presenta próxima á la siderita de la mina Paca, 
anteriormente citada. 

Smithsonita. — La hay en Ondárroa y Motrico. 

Mármoles. — Ha empezado á explotarse en Durango, por la So- 
ciedad Castor Gamii naga y Compañía, una importante cantera 
de mármoles jaspeados de muy diversos colores, singularmente 
el amarillo, de bello aspecto. 

Fluorita. — Hay un importante yacimiento en Aulestia. Se pre- 
senta en masas ciistalinas, incoloras, transparentes, y con más 
frecuencia toman coloraciones varias, especialmente rojas, ama- 
rillas y violetas. También se presenta en análogas condiciones 
en Manarla. 

Baritina. — Se encuentra en Lemona; es compacta y tabular. 



«Marchantía polymorplia)) L. y «Marchantía paleacea» Bert. 



A. CASARES CrlL 

El género Marchantia es fácil de distinguir de los otros géne- 
ros: sus estomas, capítulos y receptáculos de propágulos no dejan 
lugar á confusión; mas no sucede lo mismo cuando se trata de 
determinar la especie, y si faltan los carpocéfalos es muchas ve- 
ces imposible clasificarla. Respecto á las dos especies indígenas, 
únicas en que pienso ocuparme ahora, es siempre posible dis- 
tinguirlas atendiendo al carácter que es objeto de la presente 
nota. 



108 boletín de la real sociedad española 

Si una Marchantía europea se encuentra frucliñcada, es decir, 
con capítulos, se determina fácilmente el género y la especie. En 
el caso contrario nos revela el género la forma característica de 
los receptáculos de propágulos, que sólo fallan en algunos ejem- 
plares copiosamente fructificados; pero la determinación de la es- 
pecie suele dar lugar á dudas. La mayor parte de las diagnosis 
que se hacen de estas especies (aparte de la descripción de los ca- 
pítulos) se refieren á caracteres de la nervadura, dimensiones y 
color de la fronde, tamaño de los estomas, etc., caracteres todos 
sumamente variables, tanto en la M. polymorpha como en la 
Ai. paleacea, hasta el punto que difieren mucho entre sí las des- 
cripciones que se hacen de la última, y de la primera la mayoría 
de los autores se limitan á hacer constar su polimorfismo, sin 
describir variedades, ó describen una ó dos de las que más diver- 
gen del tipo descrito, expresando que hay toda una serie de for- 
mas intermedias. Es más: algunas de las descripciones que hacen 
los autores franceses de la M. paleacea se pueden referir más bien 
á la forma que se encuentra en los lugares altos, en parajes hú- 
medos y fríos; y esto proviene, á mi juicio, de que mientras la 
M. polymorpha se extiende muy al Norte por Europa, la M. pa- 
leacea es propia de países más meridionales, no remonta más 
allá del Sur de Francia, tiene su centro en las penínsulas del Sur 
de Europa, y en Francia presenta la forma que pudiéramos lla- 
mar septentrional. Pero, repito, por solo estos caracteres tan va- 
riables, no creo posible distinguir con seguridad las dos especies, 
aunque las descripciones se ajusten al tipo más frecuente en Es- 
paña é Italia, si, como acontece las más de las veces, se recogen 
ejemplares sin carpocéfalos: la M. polymorpha se encuentra po- 
cas veces fructificada, y la M. paleacea fructifica todavía menos. 

Por esto, y por la falta en las diagnosis de caracteres fijos para 
distinguir estas dos especies en estado estéril, creo yo que no se 
ha citado más veces en España la A/, paleacea] y, sin embargo, 
en los pocos ejemplares de Marchantía que he podido examinai-, 
he hallado algunos de M. paleacea, y más de la mitad de los re- 
cogidos en las provincias de Barcelona y S. de la de Gerona per- 
tenecían á esta especie, teniendo el convencimiento de que debe 
ser muy abundante en nuestra Península, sólo que se la confunde 
con la M. polymorpha. 

Dos son los caracteres que en todo caso diferencian las dos es- 
pecies indígenas de Marchantía: uno referente á los apéndices de 



DE HISTORIA NATURAL. 109 

las escamas (1) y el otro al poro interno de los estomas. Este úl- 
timo carácter, del que saca tanto partido Stephani para la deter- 
minación de las 67 especies de Marchantía, es muy saliente, fá- 
cil de apreciar, y en él voy á ocuparme brevemente. 

Gomo es sabido, el estoma de la M. polymorpha tiene la forma 
de un tonel sin fondo ni tapa, sobresaliendo la mitad por encima 
del nivel de la epidermis y hundiéndose la otra mitad en la ca- 
verna aerífera, quedando como suspendida en el estrato de las 
cellulae opuntiaca. El borde libre superior circunscribe el poro 
-externo y el inferior el interno (fig. 1.'). 



Fig-. 1.'— Corte de un estoma y cámara aerífera de M a ixhantia polymorpha. 200 d. 

Este barrilete que forma el estoma se compone de 6-8 anillos 
superpuestos, y cada anillo de 3-5 células, ordinariamente 4. 
Anillos y células disminuyen de tamaño á medida que están más 
alejados de la epidermis, excepto las células que limitan el poro 
interno, que son un poco más abultadas en el centro, avanzando 
oblicuamente hacia el espacio que circunscribe el poro. De esta 
disposición resulta que cuando se mira un estoma por arriba 
(figura 2.'') y se afoca el poro interno, éste se nos presenta cua- 
drado [porus internus quadratus) . Según el mayor ó menor abul- 
tamiento que en el centro presenten las células limitantes, los 
lados de este cuadrado serán curvos hacia dentro, se acercarán á 
la recta ó tendrán la curva hacia afuera. Desde luego se com- 



(1) stephani dice de la .1/. polymorpha: «Appendicula squamarum liyalina vel 
>;plus minus colórala, subrotunda, minute erenulata, cellulis marginalibus multo 
«minoribus», y al describir la .1/. paleacea: «Appendicula squamarum magna, cordi- 
wformia, obtusa, irregulariter repando-angulata vel hic illic denticulata, cellulis 
cubique fere aequimagnis, majusculis». -Franz Stepliani, Species Hepaticarum. 
T. VIH.— Febrero, 1938. 8 



lio 



boletín de la real sociedad espaí5ola 



prende que si el poro interno eslá limitado por 3 ó 5 células, 
como en algunos acontece, revestirá una forma que se aproxime 
á la triangular ó á la pentagonal. 




Fig-. 2. "—Un estoma de Marchantía pohjmorplM, vista por arriba. 200 d. 

La estructura del esloma de la M. paleacea no se diferencia de 
la del anterior más que en las células limitantes del poro interno, 
que son mucho más gruesas, colocadas más horizonlalmente y 
con un abultamiento mamelonado hacia la luz del poro, lo que 
hace que en un corte vertical se vea muy angosto el poro interno- 
ó casi por completo obstruido el estoma (fig. 3."). 




Fig-. 3.a- Corte de un estoma y cámara aerifera de Marchantia paleacea. 200 d. 



Pero como mejor se ve esta disposición es mirando un estoma 
por encima y afocando el poro interno: entonces se ve que Ios- 
mamelones de las células marginales le dan figura de cruz ['poru 



DE HISTORIA NATURAL. 111 

internus cruciatus) coa el extremo de los brazos redondeado y 
distante del contorno externo de las células que lo forman (ñg, 4.^). 




Fig. 4.'— Estoma de Marchantía paleacea, vista por arriba. 200 d. 

Cuando estas células son 3 ó 5, el poro interno tiene la figura 
de una estrella de 3 ó 5 radios. 

Esta estructura especial del esloma de la M. paleacea es muy 
análoga á la de los estomas de la Preissia commutata y la que 
presentan los capítulos de otras Marcanciúceas^ aunque no los 
tengan semejantes en el talo; sus funciones no están esclarecidas 
por completo (1), pero en este caso está verosímilmente en rela- 
ción con el carácter menos higrófilo que tiene la M. paleacea 
comparado con otras especies del mismo género, impidiendo una 
evaporación demasiado activa y. probablemente regulándola, como 
opinan Goebel y Kamerling. 

La diferencia entre el poro interno de la M. polymorpha y 
M. paleacea es, como dije antes, muy fácil de apreciar: no nece- 
sita preparación alguna; basta simplemente examinar con un pe- 
queño aumento un talo en seco, á la luz refleja, iluminándolo por 
arriba. Con 5Ü diámetros, por poco que defina el objetivo, se apre- 
cia perfectamente el poro interno, que en este caso aparecerá en 
negro. 

No sirven para el examen los estomas cercanos á los puntos 
vegetativos, por no estar completamente desarrollados. 

Si se quiere hacer el examen del talo en agua, glicerina, solu- 



(1) K. Qoehe], Orffanoff'r. d. Pf.am. insfyes. d. Archegon. n. Samenpjl;i. ll,l,Heft. 
Bryophyten. 



ii2 boletín üe la real sociedad española 

ción potásica, etc., es necesario sumergirlo previamente en al- 
cohol, pues de lo contrario quedaría en cada estoma una burbuja 
de aire, efecto del revestimiento de cera que tienen por su parte 
interna y la conformación especial del estoma; si se dan cortes 
tangenciales deberán ser gruesos, para que comprendan todo el 
espesor del estoma, y tener mucho cuidado de no comprimirlos 
con el cubre-objetos á fin de no desviar las células de su natural 
posición. 

Los ejemplares desecados deben reblandecerse antes del exa- 
men con agua caliente y ácido láctico. Si se reblandecen para un 
examen quedan ya inservibles para otro ulterior. 

Consignaré, para terminar, que he examinado un ejemplar de 
M. polyynorpha, cuyos estomas tenían muy prominentes los abul- 
tamientos de las células limitantes del poro interno, y aun así no 
cabía la más remota confusión con los de la M. paleacea si no se 
comprimía la preparación, corte tangencial, con el cubre-objetos, 
desviando á estas células de su posición oblicua hacia abajo y 
adentro, haciendo que adoptasen otra más horizontal. Ruge (1) 
ha descrito una variedad acuática de M. polymorpha, en la cual 
los estomas ó habían desaparecido ó estaban obstruidos por papi- 
las. Estos casos, aunque muy raros, deben tenerse en cuenta para 
evitar errores; por más que un examen atento y en apropiadas 
condiciones no da lugar á dudas, que sólo en casos excepciona- 
les podrían ocurrir, si la observación se hiciese con poco cui- 
dado, y nada quitan á la importancia que tiene la forma del poro 
interno para distinguir entre sí las dos especies, que es, repito, 
el carácter más constante, más saliente y más seguro, siendo, 
al propio tiempo, de fácil apreciación. 

Barcelona, 20-XI-1907. 



(1) Ruge, Beilr. z. Kenntnis. ¿. Vegetationsorg. d. Lebermoose. Flora, 189:^. 



DE HISTORIA NATURAL. 113 



Contribución á la histogénesis del cerebelo en el hombre 

POR 
CARLOS CALLEJA Y BORJ A-TARRIUS 

Entre todos los centros nerviosos el que más ha llamado la 
atención, por su curiosa histogénesis, es el cerebelo, en el cual 
parece como si el organismo siguiera un plan distinto en la evo- 
lución de sus elementos que el que sigue en el bulbo, protube- 
rancia y cerebro, pues mientras que en éstos las células germina- 
tivas se transforman in situ en neuroblastos, en aquél realizan 
una doble emigración, mediante la cual la célula germinativa, 
situada en contacto con la cavidad del epéndimo, se traslada ha- 
cia la porción externa de la corteza cerebelosa para transformarse 
en neuroblasto y, una vez ocurrido esto, volver á emigrar á las 
profundidades de la substancia gris, donde completa su desarro- 
llo constituyendo la célula nerviosa adulta. 

La histogénesis cerebelosa está hoy casi completamente cono- 
cida, sobre todo después de los trabajos de Gajal, Sala, Overstei- 
ner, Lugaro, Athias, Terrazas y los nuestros; pero aún faltan pe- 
queños detalles que se refieren, sobre todo, ala histogénesis com- 
parada de tan importante centro nervioso. 

Es indudable que el cerebelo es uno de los centros cuya evolu- 
ción se realiza con distinta rapidez en las diversas especies ani- 
males, y que dicha evolución, por lo que se refiere á cada uno de 
los elementos que integran la composición estructural de la cor- 
teza cerebelosa, se verifica en tiempo distinto, pues mientras que 
unos elementos se hallan ya casi completamente desarrollados en 
los animales recién nacidos, hay otros que se presentan en un 
estado embrionario muy manifiesto. 

El cerebelo del conejo, rata, gato y perro recién nacidos pre- 
senta caracteres mucho más embrionarios que el del hombre en 
la misma época. Son muy pocos los observadores que han tenido 
la suerte de impregnar el cerebelo del hombre en los primeros 
días de su existencia, por lo cual las observaciones son, hasta la 
fecha, muy incompletas, y á ello obedece el que no sea tan cono- 
cida, como debiera serlo, la histogénesis comparada de este 
centro. 



114 



BOLETÍN DE LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Sabido es que en el cerebelo se pueden estudiar diversos ele- 
mentos en cada una de sus tres capas: que eu la primera, ó mo- 
lecular, se encuentran las células de los cestos terminales de Cajal 
y las de Purkinje; que en la segunda, ó de los granos, se hallan, 
aparte de estos elementos, las células estrelladas grandes de Golgi 
y las del mismo tipo de Cajal, con cilindro-eje largo, y que en 
la tercera, ó de substancia blanca, se encuentran, aparte de las 
fibras centrífugas, formadas por los axones de las células de Pur- 
kinje, las fibras musgosas y las trepadoras de Cajal. Cada uno de 
estos elementos sigue una evolución completamente distinta, y á 
ella nos vamos á referir en el transcurso de esta nota relatando 
nuestras observaciones en el cerebelo humano del feto á término 
y describiendo el estado en que se encuentra en particular cada 
uno de tales elementos en dicha época. 

El método que hemos seguido para nuestras observaciones ha 



M 






# 





Corte de una laminilla cerebelosa del feto humano á término (método de Golgi- 
Cajal). Se ve en esta figura una célula de Purkinje con su axon y debajo de ella una 
célula de Golgi. 

sido el clásico de la impregnación con el cromato de plata, según 
el procedimiento de Golgi, modificado por Cajal. 

Células de Purkinje. — Aparecen estos elementos en mis prepa- 
raciones, casi completamente desarrollados (véase la figura), pues 



DE HISTORIA NATURAL. 115 

salvo una menor extensión en la arborización protoplasmática, 
el aspecto espinoso del cuerpo celular, que presenta contorno 
bastante irregular, y el mayor número de colaterales ascen- 
dentes en el arranque del axon, diríase que se trata de células 
adultas y no de elementos que aún se hallan en vías de evolución. 
Estos elementos en el hombre se diferencian ya, pues, en esta 
época, de los de otros mamíferos (perro, gato, conejo, etc.), en que 
su desarrollo se encuentra mucho más adelantado que en éstos. 
Además, he de hacer notar que las observaciones de Gajal sobre 
el cerebelo del niño recién nacido señalan la existencia de ele- 
mentos mucho más embrionarios que los observados por mí en 
el feto á término. ¿Indicará esto que la evolución del cerebelo se 
realiza de un modo más individual del señalado por los autores 
hasta la fecha? Nada puedo contestar á esta pregunta mientras 
mis observaciones no sean más numerosas y completas. 

Células de los cestos terminales. — Los pocos elementos de esta 
clase que hemos conseguido impregnar se presentan con caracte- 
res completamente adultos, por lo que se refiere al cuerpo celular 
y á las dendritas. Por lo que respecta al axon nada podemos de- 
cir, ya que las impregnaciones obtenidas no me han permitido 
distinguir la terminación de tales áxones. De todos modos puede 
afirmarse aquí lo mismo que con respecto á las células de Pur- 
kinje: que el desarrollo de estos elementos se halla mucho más 
adelantado en el hombre que en los mamíferos inferiores. 

Granos. — La curiosa evolución que estos elementos experimen- 
tan hasta llegar al estado adulto es bien conocida ya de todos los 
■histólogos, por lo cual no he de insistir respecto á las fases por que 
el grano pasa (bipolar horizontal, bipolar vertical, elemento es- 
trellado) hasta llegar á la forma de célula adulta. En el feto á 
término todos estos elementos se presentan ya después de haber 
realizado su completa emigración por debajo de las células de 
Purkinje, constituyendo varias hileras formadas por la fase de 
célula estrellada, en la cual, como es sabido, no falta más sino 
que se reabsorban el exceso de prolongaciones protoplasmáticas 
para que quede constituido el grano adulto. Tanto en el conejo 
recién nacido, como en la rata de pocos días, los granos suelen 
presentarse, en su mayoría, en la fase de bipolaridad horizontal 
y vertical; lo cual indica un desarrollo mucho menos avanzado en 
ios mamíferos indicados que en el feto humano á término. 

Células de Golgi. — Son de tamaño voluminoso las que he con- 



116 boletín de la eeal sociedad española 

seguido impregnar en el cerebelo del feto á término, y todas ellas 
se presentan con caracteres marcadamente adultos, salvo cierto 
estado varicoso en el axon y en las expansiones protoplasmáticas, 
así como una división menos acentuada en éstas, lo cual marca- 
ría que, aunque muy próximas al término dichas células, en esta 
época no han realizado por completo su evolución. 

Las células de cilindro-eje largo, que Gajal descubrió en la zona 
de los granos, y que tan difíciles son de impregnar en el adulto, 
no aparecen teñidas en el cerebelo del feto á término. 

Fibras trepadoras. — De las tres fases que recorren durante su 
desarrollo (fase de nido, de caperuza ó cúpula supracelular y de 
arborización trepadora joven) en el cerebelo del feto humano á 
término se presentan en la primera, aunque, á decir verdad, la 
deficiencia en la impregnación no permite negar en absoluto la 
existencia de otros estados más avanzados; de todos modos estas 
fibras parecen desarrollarse de igual manera y con la misma rapi- 
dez en el hombre que en los demás mamíferos. 

Fibras musgosas. — Estas curiosas fibras, que en estado adulto 
presentan intumescencias de trecho en trecho, de las cuales 
brotan pequeñas ramúsculas que abarcan el cuerpo de los gra- 
nos, se presentan en las preparaciones del cerebelo del feto 
humano á término con el mismo carácter que ya señalé en el ce- 
rebelo del gato recién nacido en mi trabajo sobre «Histogénesis de 
los centros nerviosos», carácter que si fué negado al principio 
por Alhias, ha sido posteriormente confirmado por Terrazas y por 
Gajal. Me refiero á que el estado embrionario de tales fibras se 
hallaría representado por una fase en la cual las intumescencias 
no ofrecen ramúsculas, que brotarán más tarde, teniendo en este 
período la fibra musgosa un aspecto muy varicoso, que es como 
se presenta en el cerebelo humano momentos antes del naci- 
miento. El estado, pues, de estas fibras con respecto á su evolu- 
ción en el hombre, es el mismo, con corla diferencia, del que pre- 
sentan en la misma época los demás mamíferos. 

Resumiendo cuanto llevamos expuesto, podemos decir, á guisa 
de conclusión, que en el cerebelo humano los elementos se des- 
arrollan en dos etapas: una más corta para las células, y otra 
más larga para las fibras centrípetas, y así no es de extrañar que 
mientras aquéllas se presentan mucho más adelantadas en 
su evolución que en el cerebelo de los mamíferos inferiores, en 
la misma época de desarrollo general, éstas se observan con los 



DE HISTORIA NATURAL, 117 

mismos caracteres evolutivos en el uno y en los otros. Conside- 
rando, además, el desarrollo del cerebelo con relación al de otros 
centros en el mismo hombre, no puede extrañarnos la lentitud 
evolutiva de las fibras centrípetas, puesto que representando 
éstas la terminación de los axones de células situadas en focos 
separados de la corteza cerebelosa, necesariamente su des- 
arrollo ha de estar ligado al de los elementos de origen, y como 
éstos es probable que tarden más en evolucionar que los del ce- 
rebelo, de aquí se desprende que nada de particular tiene que 
las células cerebelosas se hallen en estado casi adulto, mientras 
las fibras musgosas y las trepadoras se encuentran en período 
embrionario en el cerebelo del feto humano á término. 



Datos cristalográficos de la Auricalcita 

POR 
LUGAS FEMNÁNDEZ NAVARRO 

El material de que he dispuesto para el presente estudio, for- 
maba una pequeña drusa en un ejemplar recogido por nuestro 
ilustrado consocio Sr. Galafat, en Ondárroa (Vizcaya). Sepa- 
rados unos de otros he conseguido aislar los cinco cristales que 
describo ácontinuación. Todos ellos tienen un color verde prado 
muy intenso y presentan una superficie rugosa, con puntos blan- 
cos brillantes, como salpicada de menudísimos granos de azúcar 
que producen una porción de reflexiones irregulares de la luz. 

El ejemplar a (fig. 1.*) tiene de dimensiones í, 5 x 1,5x0,5 mi- 
límetros. El h, que es el más voluminoso, alcanza 2 X 1,5 X 0,8. 
El c, que me pareceel de más normaldesarrollo, tiene 2 X 1,5 x0,6. 
El más macizo es el d, que tiene 1,4 x 1,4 X 1,2. El e, por el 
contrario, es el más tabular, 1,55x0,6 x0,4. Todos ellos presentan 
indicios de un crucero bastante fácil paralelo á las caras existen- 
tes, especialmente las b y c. Gomo se ve, la forma general es ta- 
bular. 

Para la medida de estos imperfectos cristales ha sido preciso re- 
currir al artificio de hacer á sus caras buenas reflectoras, para lo 
cual, después de destruir con mucho cuidado los granitos que las 
accidentan, las hemos recubierto con pequeñas láminas de cristal 
de las que forman los cubre-objetos para preparaciones micrográ- 



118 BOLETÍN DE LA KEAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ficas. Una vez efecluado esto, hemos llevado á cabo las medidas, 
aprovechando en cada uno de los tres cristales la zona más apro- 
piada. Los resultados obtenidos son los siguientes (suplementos): 

Cristal a (arista f] 82° 34' (error probable 11'). 

.) b ( » d) 80° 35' ( » » 21'). 

» c ( » h] 77°55' ( » » 16'). 

Los resultados obtenidos son bastante aceptables, y el error de 
poca consideración, dada la imperfección de los cristales sobre 
que se han efectuado las medidas. La interpretación es que se 




F. 






t- 




Fig. 1. 



trata de cristales triclínicos, y considerando como pinacoides las 
caras existentes, lo cual parece muy conforme con la facies de los 
cristalitos, tendríamos para valores de los ángulos de los ejes en 
la forma fundamental (üg. 2.*) los siguientes: 



a = 102° 5' 
[i= 99° 25' 
y = 97° 26' 



que dan la adjunta proyección estereográfica (ñg. 3."). 

Las otras dos constantes cristalográficas, los parámetros a y c, 



DE HISTORIA NATURAL. 



119 



no pueden determinarse por no haber caras prismáticas ni pira- 
midales. De todos modos, dado el desconocimiento en que se está 
con respecto á la cristalografía de la auricalcita, los datos conse- 
guidos en este estudio tienen verdadera importancia, y es de de- 




scargue nuevos hallazgos nos permitan completar la característi- 
ca cristalográfica de esta interesante especie mineralógica. Por de 
pronto, es muy de notar la rareza de un mineral de este grupo 
que cristalice en el sistema triclínico. Los autores daban para la 
especie, como probable, el sistema monoclínico; pero la medida 
de las zonas en los ejemplares de que he dispuesto, demuestra la 
falta absoluta de plano alguno de simetría. 



Sobre un instrumento paleolitico de Fuenlabrada (Madrid) 



LUCAS FERNANDEZ NAVARRO. 



El instrumento á que se refiere la presente nota ha sido encon- 
trado por mí en término de Fuenlabrada, al lado del camino que 
va desde esta villa á Pinto, muy cerca del cruce del mismo con la 
carretera de Toledo. El cuaternario está allí á muy pocos metros 
del terciario que forma el inmediato cerro de Gantueñas ó de las 
Alcantueñas de Parla. Estaba entre las tierras sacadas de una an- 
tigua noria hoy abandonada, cuyo pozo alcanzó sin duda hasta las 



120 



boletín de la real sociedad española 



arcillas terciarias, á juzgar por los materiales amontonados á su 
alrededor. 

Está construido en silex blanco, sin duda procedente del citado 
cerro de Gantueña^ donde es muy abundante el del mismo aspec- 
to. Es una especie de cuchillo ó de rascador de 6 y V2 centímetros 
de largo, pero indudablemente incompleto 
como puede apreciarse en la figura, donde se 
ve claramente que está roto por un extremo. 
La cara inferior, ligeramente cóncava, es 
lisa; mientras la superior presenta tres pla- 
nos bien delimitados. El bordo es aserrado, 
y en sus pequeños dientes se manifiesta el 
trabajo inteligente del hombre primitivo. 

Gomo ni Prado, ni Cartailhac, ni Vilano- 
va citan ningún instrumento análogo á éste 
en el cuaternario de las inmediaciones de 
Madrid (1), me ha parecido que mi encuen- 
tro tiene algún interés local y merece que 
sobre él haga algunas consideraciones. Los 
únicos instrumentos citados son, aparte de 
las hachas de tipo francamente chellense, 
rascadores que tal vez no son más que es- 
"' quirlas procedentes de la fabricación de 
■ ' aquellas, y percutores dudosos. 
De los tres tipos principales de instrumentos paleolíticos, che- 
llense, monsteriense y solutrense, solo el primero está represen- 
tado por los objetos conocidos de la estación de San Isidro, única 
del cuartenario inmediato á Madrid. El cuchillo ó sierra objeto de 
esta noticia, es de tipo claramenle^monsteriense, caracterizado por 
tener una cara en liso y la otra hábilmente retocada, y sobre todo 
por los dientes á manera de sierra de sus bordes, particularidad 
que no se encuentra nunca en los silex chellenses (2). 

Nada tiene de particular el hecho de hallarse en un mismo di- 
luvium utensilios de las dos épocas sucesivas, mucho más si se 




s;4^í:í'^- 



(1) Vilanova dice, sin embargo, que de los desmontes del camino de Carabanchel, le 
fueron donados por un trabajador algunos tasquiles como raederas. Indudablemente 
de haber tenido alguno de ellos el borde aserrado como éste, no laabria sido olvidada 
semejante particularidad por tan perspicaz geólogo. 

(2) Se asemeja bastante este instrumento á algunos racloirs de Casa da Moura y 
sepultura de Marcella (Algarve), representados en la conocida obra de Cartailhac^ 



DE HISTORIA NATURAL. 121 

tiene en cuenta el diverso nivel áque han sido encontrados, pues 
entre la zona del guijo de San Isidro en que yacen la mayoría de 
las hachas chellenses y el sitio en que encontró el cuchillo ó sie- 
rra monsteriense, hay un desnivel que excede hastante de 100 
metros. 

Me propongo explorar detenidamente las inmediaciones del ce- 
rro de Cantueña y excito el celo de los aficionados para que por su 
parte investiguen por las localidades que frecuentan. Claramen- 
te se comprende el interés que tendría el hallazgo de nuevos ins- 
trumentos del tipo del descrito. 



Nueva variedad del «Crioceris macilenta» 

POR 
JOSÉ MABÍA DE LA FUENTE 

Crioceris macilenta v, Jordai n. v. 

Habiendo recibido, hace muy pocos días, un lote de insectos de 
la isla de Mallorca, enviado por el Hermano Juan Jordá, de Gap- 
depera, observamos que tres ejemplares pegados en cartulina, 
colocados en un mismo alfiler y nombrados Lema asparagi L. per- 
tenecían, en realidad, á Crioceris macilenta Weise. Dos de aque- 
llos, idénticos entre sí, corresponden á la v. ibérica Heyd.; pero 
el otro es, indudablemente, una variedad nueva, que llamaremos 
Crioceris macilenta v. Jordai, en obsequio á su descubridor. 

Para este pequeño estudio hemos consultado, á más de nuestra 
colección, los tres artículos recientes: Die varietcUen der Crioc. as- 
paragi L. und macilenta Ws., del Dr. L. von Heyden (Wien. 
Entom. Zeit., 1906, pág. 123); Les sous-varietés de Crioc. macilenta 
Ws., del Dr. A. Ghobaut (BulL Soc. Ent. Fr., 1907, pág. 177), y 
Etude sur Crioc. macilenta Weise et ses varietés, de D. Mauricio 
Pie (UEchange, 1907, pág. 180). 

Nuestra variedad se distingue, como todas las demás, por el 
dibujo de los élitros. Estos son amarillentos, con el borde lateral 
de un tono rojizo, una ancha banda en la sutura y una manchita 
humeral alargada, bronceadas; es, en una palabra, una v. Simoni 
Weise (Gf. Ghobaut 1. c, fig. 5) si'n manchas posteriores. 



122 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Publicaciones que ha recibido la I^eal Sociedad Española 
de flistoria flatural durante los meses de Diciembre de 
1907 g Enero de 1908. 

(La liste suivante servirá comme acensé de réception.) 

Alemania 
Entomologischer iuternationaler Verein. 

Entcmologische Zeitschrift. Nos 32, 37, 40, 1907-1908. 
Entomologischer Verein zu Stettin. 

Entomologische Zeitung. 69. Jahrg. Heft 1. 1908. 
Naturse Novitates, Berlin. Nos 17-24, 1907. 
Naturhistorische Gesellschaft zu Nürnberg. 

Abhandlungen. XVI. Band, 1906. 

Jahresbericht. 1906. 
Verein fíir naturwissenschaftliche Unterhaltung zu Hamburg. 

Verhandtungen. xiii Band, 1905-) 907. 
Zeitschrift für wisseuschaftliche Insektenbiologie, Husum, Bd; iir, Hefte 

7-9, 1907. 
Zoologischer Anzeiger, Leipzig. Bd. xxxii, nos 14-16, 1907; nos 17-18, 1908. 

Austria-Hungría 
Académie des Sciences de Cracovie. 

Bulletin Ínter national. Nos 4-8^ 1907. 
K. K. Zoologisch-Botanische Gesellschaft in Wien. 

Verhandlungen. lvii Band, 10 Heft, 1907. 
Ungai'ische Centralbureau für ornithologische Beobachtungen, Budapest. 

Aquila. T. xiv, 1907. 
Wiener Entomologische Zeitung, Wien. xxvii Jahrg^ i Heft, 1908. 

Bélgica 
Société belge d'Astronomie, Bruxelles. 

Anniiaire. 1908. 

Bulletin. Nos 11-I2, 1907. 
Société entomologique de Belgique, Bruxellep. 

Anuales. T. 5P, fase, xi-xiii, 1907-1908; t. 62% fase, i, 1908. 

Brasil 
Sociedade scientifica de Sao Paulo. 
Revista. Vol. 11, nos i-S, 1907. 

España 
Facultad de Ciencias de Zaragoza. 

Anales. Año i, n.° 3, 1907. 
Gaceta farmacéutica española, Barcelona. N.os 119-120, 1907. 
Ingeniería, Madrid. N.os 97-99, 1907; n.os 100-102, 1908. 
Laboratorio municipal de Higiene de Madrid. 
Boletín. T. vii, n.os 7-8 1907. 



DE HISTORIA NATURAL, 123 

Real Academia de Ciencias exactas, físicas y naturales de Madrid. 

Revista. T. vi, n.os 1-6, 1907, 
Real Sociedad Geográfica de Madrid, 

Boletín. T. xlix, 4." trim., 1907. 

Revista de Geografía Colonial y Mercantil. T, iv, n.os 11_12, 1907. 
Sociedad española de Física y Química, Madrid. 

Anales. T. v, u." 48, 1907; t. vi, n.° 49, 1908. 

Estados Unidos t sus Colonias 

Ohicago Academy of Sciences, 

Bulletin. N" iv (part ii), n° vi, 1907. 
Department of the Interior, Weather Burean, Manila Central Observatory. 

Annual Report. 1905, part i. 

Bulletin. January, February, 1907. 
Johns Hopkins Hospital, Baltimore, 

Bulletin. Vol. xvni, n° 201, 1907; vol. xix, n" 202, 1908, 
Johns Hopkins University Circular, N° 10, 1906; nos i_6, 1907, 
Museum of Comparative Zoology at Harvard CoUege, Cambridge, 

Annual Report. 1906-1907. 

Bulletin. Vol. xlviii, n° 4, 1907; vol. li, n° 8, 1908. 
Oberlin College. 

Lahoratory Bulletiti. N° 13, 1907. 
Smithsonian Institution, U. S. National Museum, Washington. 

Bulletin. Nos 50 (part iv), 63 (part 11), 57-60, 1907. 

National Herbarium. Vol. x, part 5, 1907. 

Proceedings. Vol. 32, 1907. 
The American Naturalist, Boston, Vol. xlt, nos 491-492, 1907. 
United States Geological Survey, Washington. 

Bulletin. Nos 287, 294, 296, 300, 308, 312, 314, 315, 1906-1907. 

Professional Paper. N° 57, 1907. 

Water-Supply and Irrigation Paper, Nos 190-194, 196, 200, 1907. 
University of California. 

Puhíications. Entomology, vol. i, n" 1, 1906. Zoology, vol. 3, nos 5-13^ 
1906-1907. 
Universitj' of Colorado, Boulder. 

Studies. Vol, V, u" 1, 1907, 
University of the State of New York. New York State Museum. 

Annual Report. 1903 and 1904, 
University of Toronto, 

Studies. Biological series, n° o, 1907. 
Wilson Ornithological Club, Oberlin, Ohio, 

The Wilson Bulletin. Vol. xiv, n" 3, 1907, 
Wisconsin Geological and Natural History Survey, Madison, 

Bulletin. N" 15, 1906, 

Francia 

Académie des Sciences de París. 

Comptes rendus. T, cxlv, nos 24-27, 1907; t, gxlvi, nos i_4, 1908. 



124 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Académie inteinationale de Géographie botanique, Le Mans. 

Bulletin. N°219, 1908. 
La Feuille des jeunes naturalistes, Paris. N° 448, 1908. 
Le Naturaliste, Paris. 2' serie, nos 500-501, 1908. 
Société botanique de France, Paris. 

Bulletin. T. 54% nc-s 7-8. Session extraord. dans les Hautes-Pyrenéee, 
1907. 
Société botanique de Lyon. 

Alíñales. T. xxxi, 1906. 
Société de Spéléologie, Paris. 

Spelunca. T. vii, n° 49, 1907. 
Société entomologique de France, Paris. 

Annales. Vol. lxxvi, 3" trim., 1907. 

Inglíterra t sus Colonias 
Colombo Museum. 

Spolia Zeylanica. Vol. v, part xvil, 1907. 
Royal Microscopical Society, London. 

Journal. 1907, part 6. 
South African Museum, Capetown. 

Annals. Vol. v, part v, 1907. 
The Canadian Entomologist, Guelph. Vol. xxxix, n" 12, 19[^7; vol. xl, 

n" 1, 1908. 
The Entomologist's Record and Journal of Variation, London. Vol. xix, 

nos 1, 7-8, 12, 1907; vol. xx, n° 1, 1908. 
The Zoologist, London. N° 798, 1907; n° 799, 1908. 

Italia 

Laboratorio di Zoologia genérale e agraria della R. Scuola superiore 
d'Agricoltura in Portici. 

Bollettino. Vol. i, 1907. 
Reale Stazione di Entomología agraria in Firenze. 

Redia. Vol. iv, fase, i, 1907. 
Rivista coleotterologica italiana. Camerino. Auno vi, n" 1, 1908. 
Societá toscana di Scienze naturali, Pisa. 

Alti. Proc. verb , vol. xvi, nos 4-6, 1907. 
Societá zoológica italiana, Roma. 

Bollettino. Serie ii, vol. viii, fase, i-vi, 1907. 

México 
Sociedad científica c Antonio Álzate», México. 

Memorias y Revista. T. 24, n.o» 10-12; t. 25, n.° 1, 1907. 

(Continuará. 



Sesión del 4 de Marzo de 1908. 

PRESIDENCIA DE D. FLORENTINO AZPEITIA 

— El Secretario leyó el acta de la sesión anterior, que fué 
aprobada. 

Admisiones y presentaciones. — Fueron admitidos como socios 
numerarios los señores propuestos en la sesión de Febrero, y pre- 
sentado con el mismo objeto D. José Suárez Figueroa y Cazeaux, 
médico, propuesto por el Sr, Fernández Galiano. 

Fallecimientos. — El Secretario dijo que en los pocos meses que 
van transcurridos del año actual han dejado de existir algunos 
ilustres consocios, entre los que debe citarse, en primer término, 
á S. M. F. el Rey D. Garlos de Braganza, muerto en Lisboa del 
modo trágico de que todos tenemos noticia por los informes de la 
prensa periódica. 

Otra de las personas cuya pérdida hemos también de lamen- 
tar, es D. Bernardo Zapater, entusiasta entomólogo, que fué uno 
de los fundadores de esta Sociedad y el lepidopterologista que en 
su tiempo más contribuyó á que fuesen conocidas en el extranje- 
ro las mariposas de nuestro país. 

Por último, á ñnes de Febrero falleció en esta corte D. Fran- 
cisco de P. Martínez y Sáez, Catedrático de la Facultad de Cien- 
cias, Jefe de la Sección de Vertebrados del Museo de Historia 
Natural, y uno de los naturalistas que con más eficacia coadyu- 
varon á la fundación de nuestra Sociedad. 

Después de dar breve cuenta de estos fallecimientos, el Secre- 
tario leyó una noticia necrológica del Sr. Zapater, escrita por el 
Rdo. P. Longinos Navas, y el Sr. Cogorza dio lectura á unas no- 
tas del mismo carácter, dedicadas á D. Francisco Martínez y Sáez. 

La Sociedad, después de oir estas lecturas, acordó constase en 
acta el sentimiento con que se ha enterado de la muerte de estos 
esclarecidos consocios. 

Nombramiento. — El Sr. Bolívar comunicó que nuestro consocio 
D. Salvador Ganáis ha sido nombi-ado Subsecretario de la Presi- 

T. v:::.— Marzo. 190?. 9 



126 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

deuda del Consejo de Ministros, acordándose conste en acta la 
satisfacción con que la Sociedad se ha enterado de noticia tan ha- 
lagüeña y que tanto honra á uno de sus miembros. 

Congreso de Zaragoza. — El Secretario participó que ha quedado 
constituida en Madrid la «Asogiagión Española para el progreso 
DE LAS Ciencias» como organismo desligado é independiente en 
absoluto de nuestra Sociedad, y que la nueva agrupación se ha 
encargado de organizar en Zaragoza, para el mes de Septiembre 
próximo, un Congreso general científico que abarcará las siguien- 
tes secciones: 

1,* De Ciencias Matemáticas. — En la que estarán también 
compreudidas la Mecánica, la Astronomía, la Topografía, la Geo- 
desia, etc., etc. 

2." De Ciencias físico -químicas. — En que estarán incluidas, 
además de la Física y la Química, la Meteorología, la Astrono- 
mía física, la Física del Globo, etc., etc. 

3." De Ciencias Naturales. — Que comprenderá también la 
Geografía física, la Antropología descriptiva, la Anatomía com- 
parada, Embriología, Fisiología, Psicología experimental, etcé- 
tera, etc. 

4." De Ciencias Sociales. — En que tendrá cabida el Derecho, 
la Economía Política, la Sociología, la Pedagogía, etc., etc. 

5.* De Ciencias Filosóficas. — Comprendiendo la Psicología, la 
Metafísica, la Estética, la Lógica, la Etica, etc., etc. 

6." De Ciencias Médicas. — Medicina, Farmacia, Veterinaria y 
Odontología. 

Y 1.'^ De Aplicaciones. — En que se hallarán incluidas la In- 
geniería, la Agricultura, las Ciencias Militares, la Navegación, la 
Zootecnia, etc., etc. 

El Secretario añadió que en los Estatutos de la nueva Aso- 
ciación se establece que las colectividades que la auxilien con 
sumas no inferiores á 500 pesetas disfrutarán para sus miembros 
el beneficio de inscribirse en ella abonando la cuota anual de 10 
pesetas, en vez de 20 que habrán de satisfacer los socios numera- 
rios que no pertenezcan á colectividades que contribuyan con este 
auxilio pecuniario. En vista de ello, el Sr. Bolívar significó que 
procedía se tomase un acuerdo sobre este punto, resolviendo si la 
Sociedad ha de contribuir á los fines que persigue la del «Pro- 
greso de las Ciencias» con la suma indicada. 



DE HISTORIA NATURAL. 127 

El Sr. Presidente manifestó que habiendo sido la Sociedad 
Española de Historia natural la iniciadora del pensamiento 
que ha de llevar á la práctica la «Asociación para el progreso 
de las Ciencias» estábamos en el deber de contribuir á su soste- 
nimiento, por lo menos con la cantidad de 500 pesetas; acordán- 
dose así unánimemente y autorizando al Sr, Tesorero para que 
haga entrega de ella cuando lo considere oportuno. 

Notas y comunicaciones.— El Secretario leyó una carta de don 
José Casares Gil, en la que éste participa á las personas á quie- 
nes la noticia pueda interesar que un señor extranjero ofrece en 
venta las siguientes publicaciones: Berichte der hotanischen Ge- 
sellschaft, tomos 1 á 26 (1883 á 1908), y Botanische Centralblatt, 
año 1892 á 1896. I-a primera de estas obras sería cedida por su 
poseedor en la suma de 300 marcos, precio de adquisición suma- 
mente ventajoso, si se tiene en cuenta que cada tomo de ella vale 
75 marcos, adquirido en las librerías directamente. La segunda 
publicación se daría también con una considerable rebaja sobre su 
precio de venta. 

El Sr. Bolívar indicó que los señores socios que se ocupan 
en el estudio de la Botánica eran las personas llamadas á infor- 
mar sobre la importancia de las obras que ofrecen al Sr. Casares, 
y que si las juzgasen necesarias para nuestra biblioteca podría 
procederse á su adquisición. 

El Sr. Rivas Mateos manifestó que conoce el Berichte der 
hotanischen Gesellschaft, y puede decir de ella que es una mag- 
nífica publicación. 

El Sr. Presidente propuso quede á juicio de la Junta directi- 
va el resolver si procede ó no la adquisición de dichas obras. 

— El Secretario leyó una carta de D. Rafael Areses, ingeniero 
de Montes, á la que se acompaña la fotografía de un cetáceo 
arrojado por el mar en las costas de Foz (Lugo). La fotografía ha 
sido sacada por D. Camilo Cela, Administrador de la Aduana 
del lugar á donde ha sido arrojado el cetáceo, y en la carta se 
dicede éste que es un extraordinario animal de 31 metros de 
longitud, lo de circunferencia máxima y 76.000 kilogramos de 
peso, añadiéndose algunos detalles sobre la coloración del vien- 
tre, listado de amarillo, forma de la cabeza y estructura de la 
mandíbula superior, en la que no se han encontrado láminas 
córneas. 



128 boletín de la KEAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

— El Sr. Cabrera Latorre presentó un trabajo «Sobre los loris^. 
y, en particular, sobre la forma filipina». 

— El Sr. Galafat entregó un estudio acerca de minerales termo- 
luminiscentes de España. 

— El Sr. Lázaro é Ibiza remite la nota siguiente: 

Entre los muchos grupos de plantas criptógamas españolas^ 
cuyo conocimiento es aún imperfecto, figura el de los hongos sub- 
terráneos ó hipogeos, cuyas especies comestibles se denominan, 
vulgarmente, trufas, turmas, criadillas de tierra y monegri- 
llos, y las cuales, por su género de vida, son difíciles de des- 
cubrir. 

El estudio de algunos de estos hongos, que recientemente he 
tenido ocasión de observar, me hace suponer que hay entre ellos 
varias especies mal conocidas y que sería conveniente definir de 
un modo preciso, por lo que llamo la atención de los naturalis- 
tas, médicos, farmacéuticos y aficionados á este género de estu- 
dios, solicitando su concurso remitiéndome ejemplares y datos 
útiles de sus localidades respectivas, ya al laboratorio de Botá- 
nica de la Facultad de Farmacia de Madrid ó á mi domicilio (Pa- 
lafox, 19, hotel, Madrid). Los datos que interesan son los si- 
guiputes: 

1.° Número de especies que son frecuentes en cada localidad. 

2." Clase de terreno en que suelen hallarse y época en que se 
recolectan. 

3.° Plantas que en él dominan, especialmente las leñosas, y si 
en la localidad se atribuye á alguna la producción de estos 
hongos. 

4." Ejemplares frescos de los hongos representando sus diver- 
sas formas, tamaños, fases y coloraciones, ó en su defecto figuras 
ó fotografías de los mismos. 

5.° Nombres vulgares de estos hongos y procedimientos se- 
guidos para descubrirlos. 

El mejor procedimiemo para la remisión de ejemplares frescos 
(5 ó 6 son suficientes para la determinación) es el de embalarlos 
en una cartulina arrollada en forma cilindrica y convenien- 
temente atada. Franqueados como muestras sin valor ó como 
medicamentos, basta un sello de 5 céntimos por cada 20 gramos. 

Secciones — La de Zaragoza celebró sesión el día 26 de Febrero, 
bajo la presidencia del P. Navas, el cual da cuenta del falleciraien- 



DE HISTORIA NATURAL. 129 

to de D. Bernardo Zapaler, socio fundador y naturalista de gran 
valía, presentando una nota necrológica acerca del finado. 

— El Sr. Arévalo da noticia de un folleto recientemente apareci- 
do, que constituye la tesis del Doctorado en Farmacia de nuestro 
consocio D. Daniel Gutiérrez, y el cual ha sido premiado por el 
Colegio de Farmacéuticos de Barcelona. Es este folleto un con- 
cienzudo trabajo acerca de la flora del partido judicial vallisoleta- 
no de Olmedo; en él figura un crecido número de plantas, espe- 
cialmente fanerógamas, con indicaciones precisas acerca de su 
localidad y época de recolección, además de un estudio prelimi- 
nar sobre las condiciones regionales que interesan desde el punto 
de vista botánico. 

Por último, se acuerda que conste en acta la satisfacción que 
siente la Sección por el nombramiento de Inspector provincial 
de higiene pecuaria á favor de nuestro Vicepresidente D. Pedro 
Moyano. 

— La de Granada se reunió en sesión el 18 de Febrero de 1908, 
bajo la presidencia de D. Pascual Nácher. Leída por el Secreta- 
rio el acta de la anterior, fué aprobada. 

Quedaron admitidos como socios numerarios los Sres. Morcillo 
y Moyano, propuestos en la sesión de Enero último. 

— El Sr. Diez Tortora (J. L.) dio cuenta de la asamblea que se 
trata de celebrar en Z u'agoza, en el presente año, por la Asocia- 
ción para e) progreso de las Ciencias, y que tan gran interés des- 
pierta, iniciando la idea de que el siguiente congreso ó reunión 
de dicha Sociedad tenga lugar en Granada. 

El Sr. Presidente encareció, en primer término, la suma im- 
portancia de estas reuniones, y después manifestó que teniendo 
en cuenta las numerosas razones que Granada puede aducir 
para ser designada como lugar do reunión de un congreso de la 
índole del que se piensa celebrar en Zaragoza — no siendo de las 
menos interesantes su incomparable Alhambra, que puede ofre- 
cer á la contemplación de los congresistas, y la cercana Sierra 
Nevada, ían fecunda en productos naturales — , creía oportuno se 
solicitase que la segunda asamblea que organice la «Asociación 
para el progreso de las Ciencias» se verifique en esta ciudad, reca- 
bando el concurso de todas las entidades granadinas interesadas 
en dicha reunión, las cuales, sin duda alguna, apoyarán tan pa- 
triótica demanda. 



130 boletín de la real sociedad española 

Fué aprobado unánimemente lo propuesto, haciendo observa- 
ciones muy oportunas los señores López Mateos y Espejo y algún 
otro socio. 

El Sr. Dorronsoro, Decano de la Facultad de Farmacia, ofre- 
ce solicitar de la Sociedad Española de Física y Química, de la 
que es socio, se adhiera á lo acordado por la Sección. 

— El Sr. Presidente dijo que, á petición suya, había acordado 
el Excmo. Ayuntamiento de Granada costear la impresión de la 
nota redactada por la Sociedad sobre la plaga de la remolacha á 
fin de darle la mayor publicidad, distribuyéndola entre los labra- 
dores. Solicitó un voto de gracias para la Corporación Municipal 
que, con su acuerdo, demuestra el interés que le merece la re- 
gión, así como á la vez auxilia los trabajos de nuestra Sociedad. 

Así se acordó, haciéndose extensivo el voto de gracias al se- 
ñor Presidente, por su gestión. 

— Los señores Alvarez Jiménez y Diez Tortosa donaron varios 
objetos para el Museo, entre otros numerosas escamitas de oro 
del río Dauro, regaladas por el primero. 

— El Sr. Fernández Martínez leyó la siguiente nota: 

«Con motivo de los trabajos que está realizando esta Sección 
para la formación de un Museo regional de productos naturales, 
mediante donativos de las recolecciones que 'Sus socios efectúan y 
de cuantos amantes de estos conocimientos se interesan en ello^ 
me ha ocurrido la idea de dar á conocer algo de lo que en este sen- 
tido se ha hecho con anterioridad. 

»Me refiero á lo efectuado, hace ya bastantes años, por el digno 
catedrático de Historia natural del Instituto de Granada, Doc- 
tor D. Rafael García Alvarez, individuo de esta Sociedad hasta su 
muerte, acaecida años atrás, autor de una Historia Natural y de 
otros trabajos. Este señor dedicó grandes entusiasmos á la orga- 
nización de los Gabinetes de su asignatura, y aprovechando épo- 
cas favorables y su permanencia en la Dirección del Instituto los 
dotó espléndidamente. Entre las colecciones comenzó á formar 
una sección especial de aves de la provincia de Granada, en don- 
de reunió algún número de ellas (1). 

»Esto nos demuestra que ya en otra época se intentó hacer un 



(1) El Sr. García Alvarez estuvo auxiliado en sus trabajos por D. Mariano Diez, 
que en aquella ocasión desempeñaba el cargo de Ayudante de los Gabinetes de Físi- 
ca é Historia natural. 



DE HISTORIA NATURAL. 131 

museo de carácter regional ó provincial, y sirva la presente nota 
para dar á conocer el pequeño núcleo de aves reunido con este 
fin. Lástima que estos trabajos no se hayan continuado y nos per- 
mitieran presentar una lista completa de las aves observadas en la 
provincia. Las especies representadas, con los nombres que llevan 
en las etiquetas, son: Cathartes peraiopterus L. (1). — Vultur fulvus 
Briss. — Gypaélus parhatus Temm. — Falco fulvus L. — F. Bofiellü 
Temm. — F. milvus L, — F. apivorus L. — F. hrachydactylus. — 
F. nisus L. — F. peregrinus Briss. — F. subbuteo L. — F. tinuncu- 
lus L. — F. rufus L. — F. cyaneus L. — Alheñe passerina Gould. — 
Syrnium aluco Brehem. — Strix flammea L. — Otus communis 
Less. — Buho maximus Flem. — Ephialtes zarca Gmel. 

(Continuará.) 



Notas y comunicaciones. 



El Mo. D. Bernardo Zapater, Presbítero. 



Notas necrológicas. 

POR EL 
R. P. LONGINOS NAVAS, S. .1. 

Quisiera que otro más conocedor de los méritos ilustres del 
finado se encargara de darlos á conocer; mas esto no obsta para 
que yo me excuse de aportar los dalos que pueda á la necrología 
de mi amigo y consocio en los últimos años de su vida, rogando 
á los que le conocieron en los primeros de su carrera científica 
se dignen completarlos. Especialmente que, habiendo visto en la 
revista alemana «Entomologisches Wochenblatt» (Insekten-Bor- 
se), un artículo necrológico escrito por nuestro común amigo el 
Sr. Kheil é ilustrado con el retrato del naturalista aragonés, cre- 
yera mengua de los españoles no hacer algo por su gloria, ya que 
se nos ha adelantado, en parte al menos, un extranjero. 



(1) Los nombres ríe las especies son los que tienen las tarjetas que acompañan á 
los ejemplares. 



132 



BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Diré lo que muchos de nuestros consocios saben: que fué Zapa- 
ter socio fundador de nuestra Sociedad Española de Historia na- 
tural yl que desde su fundación trabajó incansablemente por el 
cultivo de las Ciencias Naturales. 

Era de los pocos entusiastas que pasaban los días en el campo en- 
tre riscos y barrancos, con soles y malos temporales, que explo- 
raba todos los ámbitos de su comarca, sin dejar rincón sin visitar, 





ni ser de la naturaleza que no recogiese y estudiase por sí pro- 
pio ó por medio de otros distinguidos naturalistas. 

Dos obras, frutos de su ingenio, señalaré, publicadas ambas en- 
tre las Memorias de nuestra Sociedad: el Catálogo de Lepidópte- 
ros de la provÍ7icia de Teruel, en colaboración de D. Maximiliano 
Korb, y la Flora Alharracinense. El Catálogo de Lepidópteros ha 
dado justa celebridad á la comarca de Albarracín. Es de ver en las 
obras de Lepidópteros citarse á cada paso Aragón, Teruel, Alba- 
rracín, cual si esta región fuese la más rica en Lepidópteros ó 
casi la única en España. La famosa Graellsia Isahellce Grlls. du- 



DE HISTORIA NATURAL. 133 

lanle muchos años pudo obtenerse viva en el extranjero por me- 
dio de Zapater, dice Kheil. Sus trabajos atrajeron á España buen 
número de extranjeros, así entomólogos como botánicos. 

Eso sí, repartía generosamente de sus cazas é investigaciones 
con los especialistas. Merced á esta generosidad la fauna de Espa- 
ña ha sido enriquecida con no pocas conquistas para la ciencia ó 
para la patria, no sólo en el orden de los Lepidópteros, mas tam- 
bién en otros de Insectos y en Moluscos. 

Algunas especies fueron dedicadas á su nombre por insignes 
naturalistas. Entre ellas recordaremos, entre los Ortópteros, la 
Ephippigerida Zapateri Bol. y entre los Lepidópteros la Erehia 
Zopateri Obth. y la Asaría Zapateri Rag. El raro y hermoso le- 
pidóptero Satyrus Prieuri Pierr., del África, lo descubrió Zapater 
por vez primera en España. Por cierto que no estará de más añadir 
que las formas españolas de Albarracín acaban de ser constitui- 
das en lavar, ibérica Obth. (Bull. Soc. Entom. France, n.° 20, 26 
déc. 1907). La var. ühagoni Obth., de la misma especie, también 
es hallazgo de Zapater, y hasta ahora no se ha visto sino en Es- 
paña. 

Los moluscos de Albarracín han sido estudiados gracias á la 
diligencia de Zapater. Algunas formas de moluscos terrestres y 
fluviales de España sólo de Albarracín se conocen. Tales son, si 
no me engaño: Succinea arenaria Bouch., Hyalinia cellariaWes- 
terl. Otros se han citado de Aragón por primera vez gracias á las 
investigaciones de Zapater (Fagot, Contribution a la faune mala- 
cologique de la province d'Aragon. Bol. Soc. Arag. Gienc. Nat., 
Nov. Dic. do 1907) (1). 

No hallo que hubiese dedicado especial atención á los Neuróp- 
teros. Sin embargo él fué el primero que cogió en Aragón las 
hermosas especies Ascalaphus longicornis L., Ascalaphus bati- 
cus Rb., y Nemoptera bipennis 111, Por esto no veo que en este 
orden se le haya hecho ninguna dedicación; espero una ocasión., 
ojalá Dios me la depare pronto, para hacerla, y contribuir de esta 
manera con mi granito de arena á levantar el monumento de su 
gloria. 



(1) El Sr. Hidalgo le dedicó una especie, Helix Zapateri. Él, por su parte, publicó 
en las Hojas malacológicas el Catálogo de las Conchas terrestres de los alrededores del Real 
sitio de San Ildefonso y valle del Lozoya y un Catálogo de los moluscos terrestres de los 
alrededores de Albarracín. (Nota de la Com. de publicación.) 



134 boletín de la KEAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Sinceramente amante de las Ciencias Naturales, abrazaba con 
ardor las empresas que podían promover su conocimiento en 
nuestra patria. Así que tuvo noticia de la fundación de la Socie- 
dad Aragonesa de Ciencias Naturales se apresuró á dar su nombre 
y alistarse en sus filas, si bien no militó en ellas sólo como parti- 
cular, puesto que mereció ser elegido el segundo de sus presiden- 
tes el año 1903, laureado con la medalla de la Sociedad y re- 
cientemente elevado al título de socio honorario en atención 
á sus méritos y á su decanato científico, junto con Pardo y 
Sastrón. 

Tuve el gusto de conocerle primero por cartas, en las que veía 
la efusión con que hablaba de asuntos científicos muy variados, y 
después personalmente en la excursión que la Sociedad Aragone- 
sa de Ciencias Naturales verificó á Albarracín y su sierra el año 
1904. Quedé prendado de su conversación. 

Su actividad no se ciñó al estudio de las Ciencias Naturales. 
Cuando su avanzada edad no le permitía largas excursiones por 
el campo, cuando hasta celebraba el santo sacrificio de la misa en 
su oratorio particular y apenas salía de casa, dióse al estudio de 
lenguas y á entretenimientos matemáticos, de que tenía escrito 
un voluminoso tomo. Entonces estaba en relación con varios per- 
sonajes extranjeros tocados de las mismas aficiones. 

Sin embargo tampoco entonces descuidaba el estudio de la Na- 
turaleza, antes infiltraba esta afición en las personas cultas que 
á ello se prestaban, siendo de ellas el notario de Albarracín don 
Antonio Edo, quien tomó á su cuenta con ardor la recolección de 
moluscos de la comarca. 

Su larga vida fué bien empleada en servicio de la virtud y de 
la ciencia. Su muerte, acaecida el 26 de Diciembre último, mar- 
cará un día de luto para la ciencia patria. 

¿Qué se ha hecho de su rica biblioteca y de su riquísima colec- 
ción? Su generosidad le hacía desprenderse de no poco en los úl- 
timos años de su vida. Dijéronme que había regalado una pre- 
ciosa colección de Lepidópteros al Instituto de Teruel. Otra de 
Coleópteros, bastante abundante, se guarda cuidadosamente en 
el Seminario de la misma ciudad, junto con obras de Historia 
natural de valor extraordinario. Otras obras están en el Colegio 
deSanJosé,de Valencia, donadas al R. P. Antonio Vicent,S.J., su 
antiguo amigo. Presumo que su herbario, ó buena parte de él, ha- 
brá pasado á aumentar el riquísimo del Sr. Pau, de Segorbe. A 



DE HISTORIA NATURAL. 13o 

mí me envió buen número de moluscos por medio del Sr. Edo, y 
prometióme insectos cuyo envío no pudo realizar. 

Su coleción de Lepidópteros la vi en Albarracín el año 1904. 
Antes la había visto el Sr. Kheil, y de ella dice que una vida ha- 
bía sucedido á otra, insectos nuevos (Sócidos y Derméstidos) á los 
antiguos. Efectivamente, además de que le fallaban las especies 
más preciosas y raras, regaladas á otros que le habían visitado, 
las que aún quedaban estaban hechas una lástima, sin que en su 
vejez caduca tuviese otro aliento más que para tirar los ejempla- 
res que veía deteriorados. ¿Cómo pedir más á un anciano casi 
nonagenario, oprimido por el peso de los años y de los achaques? 



Sobre los loris, y en especial sobre la forma filipina 



ÁNGEL CABRERA 

La mayor parte de los autores que de la fauna mamalógica de 
Filipinas se han ocupado, señalan la presencia en aquellas islas 
de un Nycticehus, pero hasta ahora parece que no ha sido posible 
comparar este lori filipino con los representantes del mismo gé- 
nero en otros países, ni siquiera determinar con toda fijeza las 
localidades del archipiélago en que se le encuentra. Los tres tra- 
bajos más recientes sobre los loris, por Stone y Rehn (1), Lydek- 
ker (2) y Lyon (3), hacen mención de él, pero sin entrar en deta- 
lles, antes bien considerándolo como forma dudosa ó mal conoci- 
da. D. Domingo Sánchez, en su interesante trabajo sobre los 
mamíferos filipinos (4), cita varios ejemplares evidentemente ob- 
tenidos en Filipinas, pero de procedencia no bien determinada, 
dando sólo como localidades exactas Bongao y Taui-Taui, donde 
parece fué hallado el prosimio en cuestión por Worcester y 
Bourns. Entre los ejemplares citados hay dos, de la colección de 
D. Hipólito Hernández, que ha figurado luego en el Museo de 



(1) Proceedingsof the Acad of Nat. Scienc. of Philadelphia, 1902, p. 136. 

(21 Proceed. Zool. Soc. of London, 1904, ii, p. 345. 

(3) Proceed. United States Nation. Mus., xxxi, 1907, p. 127. 

(4) Anales de la Soc. Esp. de Hist. nat., xxis, 1900, p. 182. 



136 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Ultramar. Ahora, al desaparecer éste, ambos han venido á parar 
al Museo de Ciencias Naturales, y gracias á esta circunstancia he 
podido estudiarlos á mi sabor. 

Estos dos ejemplares son un macho muy adulto, con los cani- 
nos ya desgastados, y un individuo semiadulto cuyo sexo no 
puede determinarse por el mal estado de la piel en la región ge- 
nital. Ambos figuran como de Mindanao, y aunque el Sr. Sán- 
chez no tiene mucha confianza en la exactitud de esta localidad, 
no veo inconveniente en admitirla como cierta, pues si hay Nyc 
ticehus en las islas situadas entre Borneo y Mindanao, es muy 
verosímil que los haya también en el extremo Sur de esta 
última. 

Por los caracteres del cráneo y el número de incisivos superio- 
res, estos loris se asemejan al Nycücehus horneanus y al N. han- 
canus, como era de esperar dada la proximidad de las respectivas 
localidades; pero en la coloración del pelo se observan diferencias 
tales, que obligan á considerar la forma filipina como una espe- 
cie distinta, á menos que se prefiera ver en las tres formas tres ra- 
zas locales de una misma especie, que acaso sería lo más acertado. 

El Nycticehus filipino tiene las partes superiores del cuerpo de 
un color amarillo ocráceo muy claro, más claro todavía en los 
hombros y los brazos, y más todavía en la cabeza, donde ya casi 
es blanco sucio. Toda la región ventral y la parte interior de los 
miembros, de un amarillento sucio bastante uniforme; las cuatro 
extremidades blanco-amarillentas. Las marcas faciales, muy mal 
definidas, son de color de canela muy claro, y lo mismo es la 
línea dorsal en su primer tercio; pero esta línea, en vez de des- 
aparecer en la región lumbar, cuanto más avanza hacia ella se 
señala mejor y toma un matiz más obscuro, hasta ser de un leo- 
nado rojo intenso, muy parecido á siena tostada. En la parte 
más posterior del dorso, este mismo matiz rojo, partiendo de la 
línea misma, se extiende á uno y otro lado, ocupa todas las nal- 
gas y baja, en fin, á lo largo de la parle exteroposterior de los 
muslos. Toda esta región leonado-roja no presenta límites bien 
definidos, á pesar de lo cual contrasta marcadamente con los 
tonos pálidos de la parte anterior del cuerpo. 

El macho adulto, que puede ser considerado como el tipo, 
mide315ram.de longitud desde el hocico hasta el tubérculo ó 
rudimento caudal. 

Hace diez y seis años publicó el profesor Nachlrieb la des- 



DE HISTORIA NATURAL. 



137 



cripción, hecha por Worcester, de un prosimio filipino que, según 
toda probabilidad, es este mismo Nycticebus (1), denominándole 
menagensis, así, sin nombre ninguno genérico, pues aunque el 
trabajo se titula A new Lémur (Menagensis)^ el hecho de hacerse 
constar en él que no 
se sabe á qué género 
pertenece el animal de- 
muestra que la pala- 
bra «Lémur» no es en 
este caso una denomi- 
nación genérica, sino 
una palabra admitida 
en el inglés vulgar 
para designar á todos 
los prosimios. La va- 
lidez de un nombre 
específico aislado, sin 
indicación ninguna 
del género ni aun de 
la familia, me parece 
más que discutible. 
Trouessart admite en 
su catálogo el nombre 
menagensis, sin duda 
á falta de otro, pero Lyon se declara abiertamente contra él, y 
aun llega á decir que si hay un Nycticebus en Filipinas debe con- 
siderársele como sin nombre (2). Creo esta opinión la más acep- 
table, tanto más cuanto que el prosimio descrito por Nachtrieb se 
perdió y, por consiguiente, no es posible comprobar si era ó no 
idéntico al lori que yo acabo de describir. Propongo, por tanto, 
para estos Nycticebus de Filipinas el nombre N. philippinus. 

Y ya que de loris hablo, creo muy oportuno hacer algunas 
observaciones sobre la nomenclatura de estos lemuróideos, en la 
que recientemente se han introducido ciertas modificaciones, en 
mi concepto no siempre justificadas. 

Ante todo, nos encontramos con que las especies tipos de 
Loris y Nycticebus han sido generalmente conocidas como 




Diagrama de la coloración del Nycticebus philipinnus. 



(1) Zoologisches Ameiger, xv, 1S92, p. \il. 

(2) Lyon, í.c, 1907, p. 531, nota «. 



I3i boletín de la real sociedad española 

L. gracilis y N. tardigradus hasta que Slone y Rehn (1) indica- 
ron que á este último debería dársele el nombre específico 
coucang, propuesto por Boddoaert en 1785, alegando que el 
Lémur tardigradus de Linneo es realmente el lori delgado ó Lo- 
ris gracilis de los autores modernos. En apoyo de esta opinión, 
que Lyon acepta sin discutirla, presentan Stone y Rehn dos ar- 
gumentos: primero, que las citas bibliográficas con que Linneo 
encabeza su descripción sólo puedan referirse al lori delgado; y 
segundo, que Boddoaert era de esta misma opinión. 

Gomo quiera que Boddoaert pudo equivocarse con tanta facili- 
dad como cualquiera, este segundo argumento carece en absoluto 
de valor. En cuanto al primero, entiendo yo que para saber á 
qué animal se refiere una descripción, debe atenderse más á la 
descripción misma que á la sinonimia ó bibliografía que puedan 
acompañarla. La descripción original del Lémur tardigradus^ 
acerca de la cual ni una palabra dicen Stone y Rehn, publicóla 
Linneo en la décima edición de su Systema Naturce, pág. 30, y 
dice así: «Statura Sciuri, suhferruginea, linea dorsali siibfusca; 
gula albidiore. Linea lotigitudinalis oculis interjecta alba. Facie? 
tecta. Auriculíe urceolatce, intus bifoliatce. Pedum palmas plantee- 
que nudoe. Ungues rotundati: indicum plantarum vero subulati. 
Cauda fere nulla. Mammfe 2 in pectore; 2 in abdomine versus 
pectus.» Todos estos caracteres pueden referirse igualmente al 
lori delgado y al lori perezoso, excepto dos, que son «linea dor- 
sali subfusca» y ((cauda fere nulla»; y precisamente estos dos 
existen en el lori perezoso, pero no en el lori delgado. El prime- 
ro, ó sea el tipo de Nyclicebus, tiene una línea parda á lo largo 
del dorso y un pequeño rudimento de cola; el segundo, ó sea el 
Loris, no presenta ninguna línea dorsal y carece en absoluto de 
cola. Buffon, que también creía que el Lémur tardigradus era su 
«loris», ya hizo notar alguna disparidad entre los caracteres de 
éste y la descripción linneana (2), y Audebert, con muy sano 
criterio, dice que si Linneo se refiriese al lori delgado, no hubie- 
ra dejado de mencionar la extravagante flacura de su cuerpo y 
de sus miembros (3). No cabe dudar, por tanto, de que el tardi- 
gradus de Linneo es el lori perezoso; el insigne sueco creyó, sin 



(1) Proce.ecL. Acad. P hilad., 1DC2, p. 137. 

(2) Buffoa, Histoire Naturelle, i. xxvi, n()6, p. Tío, nota b. 

(3) Audebert, Hist. Nat. des Singes et des Makis, MaMs, ItOO, p 21. 



DE HISTORIA NATURAL. 129 

duda, tener delante el mismo animal que habían descrito Seba y 
Robinson, y de aquí que citase a estas autoridades y diese la isla 
de Geilán como patria de la especie, ignorando probablemente su 
verdadera procedencia. 

Pero si al lori perezoso hay que seg'uirle llamando Nycticehus 
tardigradiis, al lori flaco no se le puede conservar el nombre de 
Loris gracilis, oslahlecido por GeofFroy en 1796(1), porque diez 
y seis años ante?, ó sea en 1780, Zimmermann le había llamado 
Lémur lori (2) y, por consiguiente, Loris lori es la denominación 
que debe prevalecer. 

En esta especie ha reconocido Lydekker dos razas geográficas, 
una de la India, que él considera como el Loris agracilisr) típico, 
y otra de Geilán, que propone llamar L. Kgracilisry zeylanicus (3). 
Estoy conforme con esta separación, pero no con esta manera de 
nombrar las razas ó subespecies. En efecto, aparte de que el nom- 
bre zeylanicus no es nuevo, pues ya Fischer llamó ceylonicus al 
mismo animal en 178't (4), es evidente que cuando una especie 
se divide en razas locales ó subespecies, debe considerarse como 
raza típica á la más antiguamente conocida, es decir, á la que 
existe en la localidad primeramente atribuida á la especie. El 
mismo Lydekker lo ha hecho así al determinar las razas de la 
jirafa y del elefante africano. En el caso presente, vemos que to- 
das las primeras descripciones del lori delgado se refieren á ejem- 
plares de Geilán, y por consiguiente es la forma ceilanesa la que 
debemos mirar como Loris lori típico, en tanto que á la raza in- 
dia, de pelaje gris, podemos llamarla L. lori lydekkerianus, con 
lo que siempre se recordará que Lydekker ha sido el primero en 
señalar los caracteres que separan á ambas subespecies. 



(1) Magasin Encyclopedique, 1790, p. 48. 

(2) Geogr. Oesch., ii, 1780, p. 211. 
<3) Lydekker, 1. c , 1904. p. 346. 
(4) Anat. des Makis, 1784, p. 28. 



lio BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAKOLA 



La Espeleología en España O ) 

:0R 
J. CARBALLO, SAL.^'O 

El notorio progreso de las ciencias en España y la manifiesta 
prosperidad de nuestra Real Sociedad me sugirieron la idea de 
escribir en el Boletín algunas notas sobre Espeleología, ciencia 
(|ue podemos llamar nueva entre nosotros. 

A otros más competentes hubiera dejado esta tarea, pero al ver 
que nadie la emprendía, á pesar de los muchos y notables traba- 
jos que sobre cavernas hay publicados en nuestro país, me dolía 
que los españoles quedáramos tan atrás de otras naciones que, como 
Austria, Francia é Italia, no sólo cuentan con obras de espeleolo- 
gía, sino que hasta han llegado á fundar sociedades y círculos es- 
peleológ icos con sus respectivos Boletines que les sirven de ór- 
gano y mutua información. 

Por lo que, de no ser importuno, yo propondría á la Junta 
directiva la creación en nuestra Sociedad de un grupo espeleoló- 
gico, formado por un pequeño número de socios, que dirigiesen 
sus esfuerzos á fomentar los estudios espeleológicos con publica- 
ciones, descubrimientos, clasificaciones, etc. 

Material le tenemos abundantísimo en España, pues desde que 
aquél sabio geólogo que se llamó D. Casiano de Prado, comenzó á 
investigar algunas cavernas y simas, no faltaron buenos geólogos 
que continuaran publicando descubrimientos prehistóricos, como 
el tan competente Sr. Viianova, Góngora y Martínez, los señores 
presbíteros Doctor Almera, Fons y otros. Y no temería afirmar 
que hay trabajos en España dignos de compararse con los del 
mismo Martel; lo que nos falta es organización y hacer valer 
nuestros estudios como hacen otros. 

Nadie ignora que aquí se han publicado interesantes trabajos 
explicando fenómenos de hidrología subterránea, de cristalografía 
y petrografía, de curiosas y raras formaciones rocosas; se descu- 
brió la fauna y la flora de muchas cavernas; fósiles y objetos pre- 



(1) De lo mismo pienso tratar ampliamente en el futuro Congreso de Naturalistas 
españoles, según ya se anunció. 



DE HISTORIA NATURAL. 141 

históricos les tenemos abundantes en museos y en colecciones 
particulares; se hicieron observaciones atmosféricas, meteorológi- 
cas, sismológicas, ele, en las cavernas... ¿qué más se necesita para 
levantar en España este edificio llamado Espeleología, á que tanta 
importancia se da en el extranjero? El material está ya acumulado 
á nuestra disposición, ya que lo ahora citado forma precisa- 
mente el objeto de la Espeleología. 

No niego que es una ciencia ardua y difícil, por suponer 
conocimientos de física, (¡uímica, historia natural en casi todos 
sus ramos, pero sobre todo en geología, ya que la espeleología es 
de esta última una rama, como la mineralogía y la sismología; 
pero aquí tenemos personas peritas en todas estas ciencias que 
pudieran auxiliar al espeleólogo en ciso de duda. 

Sírvanos de estímulo el progreso de Italia, la cual, actualmente, 
añade con gran entusiasmo alas demás ciencias, las especiales de 
espeleología y de vulcanografía en algunas de sus Universidades. 

El primer paso práctico y eñcaz para introducir en nuestra pa- 
tria esta disciplina sería que un grupo de socios de nuestra Real 
Sociedad acometiese la recopilación de un catálogo general de 
todas las cavernas, grutas, grietas y simas de España, utilizando 
para ello lo ya publicado por la Comisión del mapa geológico, 
más otras muchas publicaciones generales y particulares que, 
como antes dije, no faltan entre nosotros. También los franceses 
é ingleses han tratado mucho de nuestra Península, y conven- 
dría aprovecharlo. Advierto que los trabajos de la Comisión del 
mapa geológico en lo que mira á espeleología, deben ser conside- 
rados tan solo como una lista de las cavernas y no como un es- 
tudio, ya que este no era tampoco su propósito. 

En cuanto al campo de acción de los espeleólogos españoles, 
diremos que es inmenso: sólo en esta provincia de Santander yo 
sé de más de 30 cavernas (1), sin contar las simas, abrigos, grie- 
tas, etcétera, porque en estas estribaciones pirenaicas, lo mismo se 
encuentran grandes cavernas en la base de los montes que en 
la cima, lo mismo en los acantilados del Cantábrico, que entro 
la nieve de los Picos de Europn; con frecuencia se descubre en 
la orilla del río un pequeño covato, que resulta luego ser un espa- 
cioso y largo antro subterráneo. 

(1) Actualmente estoy reconstituyendo el esqueleto de un Ursiis spelaeiis hallado 
en una de ellas, que merece una comunicación especial á nuestra R. Sociedad. 
T. Tía.— Marzo, 1908. 10 



\t¿ boletín de la real sociedad española 

; Debido á los terrenos calcáreos que predominan en toda la re- 
gión, las corrosiones hidrológicas son tan frecuentes, que apenas 
hay caverna que no sea el álveo de un torrente, y tan intensas, que 
casi todas ellas son debidas precisamente á la descomposición del 
bicarbonato calcico por el agua, sin necesidad de contar para nada 
con otros ordinarios factores como los corrimientos, las presiones 
mecánicas, la heterogeneidad de las rocas, los desprendimientos 
etcétera. Aquí no hay más quedos factores; los terrenos geológicos 
y la climatología. Es decir, hay muchas cavernas, porque hay 
mucho terreno calcáreo y porque llueve mucho. Pues esto mismo 
sucede en otras regiones españolas, resultando inmenso el campo 
de investigación espeleológica. 

A pesar de todo esto, no debemos desalentarnos como si preten- 
diéramos lo imposible. Porque si bien es cierto que hay muchas 
cavernas por estudiar en sus múltiples fenómeno?, también es 
cierto que (siempre limitándonos á las de esta región) conocidas 
tres ó cuatro pueden darse por investigadas las demás, ya que to- 
das ellas pertenecen á la misma formación geológica y son efectos 
de las mismas causas. Lo único en este caso que más ocuparía 
al espeleólogo sería la cuestión prehistórica. Y esto por dos razo- 
nes: primera, por el atraso en que se encuentra aún la prehisto- 
ria, puesto que, prácticamente, aún no se conocen los límites que 
separan las épocas paleolítica y neolítica de la mesolítica, por 
ejemplo; y segunda, porque la misma gruta fué ocupada por tro- 
gloditas de muy diversos tiempos, costumbres y civilizaciones, y 
cuyos restos hallamos mezclados y revueltos generalmente por 
obra de las actuales generaciones, que buscan en esos antros 
abonos para sus campos, cuando no algún tesoro oculto que haga 
feliz y omnipotente al afortunado descubridor. 

Pero en cambio ¡cuan beneficioso fuera para todos un buen es- 
tudio espeleólogico de nuestra Península! La espeleología descu- 
briría la ruta de muchas corrientes subterráneas de agua que 
podría arrebatar al abismo y devolver á la superficie en beneficio 
del terreno sediento, ó dar vida á centenares de industrias nece- 
sarias á veces para la subsistencia de comarcas enteras; el espe- 
leólogo acudiría en auxilio del médico en caso de epidemia, 
siempre con la hidrología subterránea, para apuntarle el origen 
de las enfermedades endémicas, señalando los filtros peligrosos 
al agua potable existentes en cavernas ó simas profundas, y otras 
veces regalando á la humanidad paciente manantiales de variada 



DE HISTORIA NATURAL. 143 

virtud terapéutica que ahora corren ocultos á nuestras miradas, 
perdiéndose en el abismo sin el menor provecho para el hombre. 

Digo más; el estudio concienzudo de las profundidades y del 
subsuelo contribuiría en gran manera al progreso de las ciencias 
físicas y naturales, y tal vez resolviera algunos de los más debati- 
dos problemas científicos que hoy agitan á los sabios sobre oroge- 
nia, sobre sismología, y sobre la confirmación paleontológica de 
la evolución del ser vivo; tal vez alargaría en mucho los límites 
de acción del ser orgánico descubriendo vida macro y microscó- 
pica en zonas que antes creíamos muertas. 

Y aún me atrevería á decir que resolvería algunos de los pro- 
blemas sociales más interesantes, contribuyendo al repoblado fo- 
restal, á la navegación fluvial, con todos los bienes que de ella se 
derivan, etc. 

Si las energías, el tiempo, y el talento de algunos de nuestros 
consocios que ahora van empleados en otras ciencias útiles, pero 
ya cultivadas por muchos, se dirigiesen totalmente á la espeleo- 
logía, ésta haría grandes progresos entre nosotros por su utilidad, 
por el inmenso terreno de investigación y hasta por sporí, ya que 
las excursiones espeleológicas son para el aficionado de lo más 
bello, sorprendente y encantador que nos ofrece la naturaleza. 

De todo lo dicho se deduce, en couclusión, que la Espeleolo- 
gía (1) es una de las ciencias más útiles al hombre, tanto conside- 
rada en su aspecto científico como en el práctico industrial; que 
los españoles, á fin de no ser siempre los últimos en las ciencias, 
debemos introducirla pronto y resueltamente entre nosotros, y 
que esta gloria debiera celarla para sí nuestra Real Sociedad de 
Historia Natural. 



(1) A]gnnos escTihen espeoloffía y \yoT eso espeólogo, por ser más fácil de pronun- 
ciarse, aunque no se conserve tan bien la etimología. Para el caso es lo mismo, con 
tal que nos entendamos y que trabajemos con resultados prácticos. 



]44 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Algunas noticias sobre el platino y los metales platinicos 

POR 
FILIBERTO DÍAZ 

Leyendo el interesante folleto, «The production of platinum 
in 1905», por F. W. Horton (1), me encontré con la novedad 
de que entre los países donde se había registrado en pequeñas 
cantidades el famoso oro blanco, figuraba España: inSpain^near 
Seville, así, sin más datos ni indicaciones. 

Di cuenta á mi respetable Profesor D. Salvador Calderón de la 
noticia, y aunque le extrañó lo lacónico de la mención, añadió: 
«Sí; aludirá á Gruadalcanal, y pudiera hacerlo á Asturias con 
referencia á Plinio, pero eo es cosa completamente averiguada; 
donde quizá debe haber este metal precioso, y varias veces hablé 
yo acerca del particular con Macpherson, es en la Serranía de 
Ronda, por la existencia de la dunita allí, roca madre del platino 
en los Urales». 

— ¿De suerte que una notita extractando ese folleto, pudiera 
ser útil para el Boletín de nuestra Sociedad, dada la importancia 
mineralógica y comercial del asunto? 

— «Ya lo creo; si, sí; hágala.» 

En cumplimiento del encargo, comenzaré por advertir que Ru- 
sia surte en un 90 por 100 la cantidad total de platino que actual- 
mente en el mundo se consume; pero desde la guerra con el Ja- 
pón se ha paralizado el laboreo en muchas minas y en otras 
se ha restringido, contribuyendo las intestinas agitaciones del 
Imperio Moscovita á prolongar la crisis minera, aun después de 
haberse firmado la paz. 

Pero ha habido otra causa aun más influyente en el aminora- 
miento de la producción: el alza exorbitante del platino por la 
creciente demanda que de él se hace á consecuencia de las múl- 
tiples aplicaciones á que se presta en unión de los metales raros 
que le acompañan. Yes que en Rusia hay también acapai-adores, 
que á precios hoy ridiculamente bajo?, tenían monopolizado con 
leoninos contratos cuanto metal se extrajera; y como los propie- 

(1) Washington— Government Printig Offce, 1906. 



DE HISTORIA NATURAL. 145 

tarios de las minas veían los pingües rendimientos de semejantes 
intermediarios, sin beneficio ninguno para los terratenientes, se 
aprovecharon de las circunstancias para limitar la producción en 
espera de ganar tiempo y llegar á la rescisión de los vejatorios 
compromisos de que eran víctimas. 

De aquí además el estímulo para la busca de nuevos y no gra- 
bados yacimientos, allí donde existan rocas oli vínicas, especial- 
mente dunita, mezcla de olivino y cromita, que es sin duda la 
roca madre del platino. 

Mr. Ghester W. Purington llega á decir á este propósito en su 
«Occurrence of platinum in theUral Mountains»: Los ensayos de 
dunita comprueban la existencia en ella del oro y del platino en 
proporción superior á 0,037 onzas por tonelada. Cierto que no se 
trata de averiguaciones exhaustivas, pero sí lo bastante eficaces 
para poder inferir la concomitancia del platino y la dunita y com- 
prender la posibilidad de minas profundas de platino en el seno 
de la dunita, en medio de las fértiles áreas que pudiéramos consi- 
derar como de primera formación ó magmáticas y hasta en las 
de proceso secundario, pues ambas se ven igualmente favorecidas. 
Es notable que todas las localidades donde el platino se menciona 
estén caracterizadas por la dunita que aparece al Norte, al Sur y 
á lo largo del eje de los Urales, así como al Norte del valle de Iss; 
en una palabra, donde quiera que hay platino; pero también 
«platinum makes its appearance wherever dunite is exposed», 
De aquí la probabilidad de ulteriores descubrimientos en las ro- 
cas plutónicas de la vertiente oriental de las montañas del Océa- 
no Ártico, aún inexploradas, puesto que en los distritos de Oagry 
y Katchkomury se han denunciado recientemente ricos depósitos, 
relacionados siempre con dicha roca en el Sur de los Urales. 

Estos datos han guiado á la ü. S. Geological Sarvey, Comisión 
facultativa permanente y activísima, y no sólo ha descubierto 
muchos nuevos yacimientos de platino comema¿ al Sur del Oregon 
y Norte de California, sino que ha mejorado los primitivos mé- 
todos de recolección, sobre todo donde se obtenía como producto 
secundario de los placeres auríferos con arenas procedentes de 
peridotilas, piroxenilas, gabbros, dioritas y sienitas. 

En la mayoría de los casos va aquí el platino acompañado de 
cromita, ilmenita y arenas de magnetita; más raro es hallarlo en 
venas y entonces se asocia á sulfuro de cobre, como ocurre en la 
mina Rambler (Wioming) y en la C irolina del Norte; finalmente 



146 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

aparece nativo, diseminado en rocas eruptivas, especialmente pe- 
ridotitas; y en todas las formaciones donde se presenten la cro- 
mita y la serpentina recomiendan un examen cuidadoso, pues se 
ha dado el caso de encontrarlo en la cromita maciza de Anacor- 
tes, Condado de Skagit. 

En la Colombia Inglesa, distrito de Cariboo, en una área que se 
extiende desde el lago Quesnelle hasta el río Fraser, hay arenas 
pesadas en cauces de antiguos ríos y se la ve en granos sueltos ó 
incluidos en minerales ferruginosos, especialmente en cromita; 
en cambio en el distrito de Fale, bahía de Burut, tres millas al 
Este de Caryell, en la cuenca minera de Grant Foiks, se presenta 
unido á minerales cupríferos; en una vena de cuarzo entre anchos 
diques de porfirita y con pirita, calcopirita, galena y blenda. 

También en los placeres de los ríos Simikameen y Tulameen y 
varios de sus afluentes se ha comprobado la existencia del platino, 
que en la misma región á veces va unido á la peridotita, serpen- 
tina y al granito. 

En Colombia, la región más rica en platino, después de Rusia, 
los indígenas benefician la feraz región del Choco, en las fuentes 
del río San Juan, de una manera arcaica é irregular; pero acuden 
ya capitales extranjeros que acabarán por renovar el contingente 
de producción, hoy poco considerable. 

Métodos de extracción: Varían con las localidades y el modo de 
presentarse el metal, análogamente á lo que ocurre con la explo- 
tación del oro. 

En Rusia, donde es objeto directo de beneficio, operan como en 
los placeres auríferos. La capa remuneradora «pay streack» va- 
ría en profundidad de 10 á 100 pulgadas y se halla generalmente 
cubierta por hiladas de cantos estériles de 5 á 10 pies de profun- 
didad; siesta es menor, extraen junto todo el material así produc- 
tivo, como improductivo; pero el método corriente es cavar pozos 
someros en la roca madre y extraer la capa remuneradora; por 
cientos de miles son las galerías así abiertas sólo en el Estado de 
DemidoíT, durante el invierno, pues el lavado del material extraí- 
do se hace en verano. 

Acarrean dicho material hasta el lugar del lavado en volquetes 
que descargan por un alto plano inclinado, ácuyo final y directa- 
mente á plomo, hay unosarneros cónicos, donde por la acción del 
agua el material es removido y segregado; los cantos gruesos y 
mondos son arrojados al exterior y las arenas pesadas van á unas 



DE HISTORIA NATURAL. 147 

primeras compuertas de dos compartimientos; en el superior 
queda la mayoría del metal y en el inferior, el remanente es 
rastrillado por mujeres que recogen á mano todo el platino per- 
ceptible. Mas como aún quedan casi siempre arenillas pesadas 
explotables tienen otros que llaman tailing sluices^ cuyos rifles 
aprisionan los más leves residuos que acaban por ser baleizados 
en pequeños panes denominados «kofdurik». 

Hasta 125 toneladas de arena lava en ocho horas una instala- 
ción de esta índole, obteniendo un rendimiento aproximado de 
0,05 á una onza por yarda cúbica, á pesar de que hay pérdidas de 
metal precioso inevitables. 

En los Urales se vá abriendo paso el método de las dragas, que 
al principio resultaron un fracaso por lo caras y mal construidas, 
pero que han acabado por imponerse y se obtienen ya hasta ba- 
ratas y perfectamente adaptadas. 

Con ligeras variantes se parecen mucho á las auríferas; el casco 
es de pino, y desplaza cinco pies; la noria excavadora es de hierro, 
de 46 cangilones, cuyos labios son de acero manganesífero, y ex- 
trae cada vez 35 pies cúbicos de material; el órgano lavador cons- 
ta de un trommel triturador desde el cual pasa afinada la tierra á 
dos tablas dotadas de movimiento de vaivén y con rifles y esteras 
para facilitar la retención y ahorrar mercurio. Unas mil yardas 
cúbicas es la labor de una draga cada 24 horas y necesitan tres 
equipos de cuatro obreros que se relevan cada ocho horas; y aun- 
que no se han llegado aún á desterrar de es!a región los primi- 
tivos métodos, se acusa un progreso enorme. 

Hace muy poco tiempo sólo se obtenían en los Estados Unidos 
pequeñas cantidades de platino, como producto secundario de la 
recolección del oro: y por idénticos procedimientos, excepto la 
amalgamación, y apenas se cuidaban de acrecer el rendimiento; 
usaban el «tom», sluices, tablas con rifles y algodón de coco, etcéte- 
ra; trataban después los concentrados á la batea y con un imán, 
ó materiales magnéticos; clavos, picos, hierro viejo, aislaban la 
cromita, ilmenita, circón, etc., y después en cucharas de cuerno 
obtenían un fino producto de metal puro que les resarcía de los 
gastos originados por la mano de obra. 

Los experimentos de la Greological Survey han demostrado con 
meridiana evidencia que el medio eficaz para beneficiar del 95 al 
98 por 100 de los metales preciosos, (oro y platino) es servirse de- 
las mesas concentradoras de Perider ó Wilfley, que llegan á ex- 



148 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

piolar con menos del 1 por 100 de pérdida el peso total de las 
arenas tratadas, sobre todo repitiendo las operaciones con los 
concentrados para obtener un segundo y final producto. 

En general se valen de un fuerte imán ó de un electro-imán de 
amperaje débil para separar la magnetita y fragmentos ferrugi- 
nosos, teniendo cuidado de recojer las más tenues partículas 
magnéticas y evitar las inclusiones mecánicas de metales precio- 
sos. El residuo de este tratamiento se somete á la acción de un 
fuerte electro-imán, capaz de atraer la monacita; y quedan así 
francamente divididas dos porciones, magnética y amagnética: la 
primera contendrá ilmenita, cromita, granate, olivino, etc., jun- 
tamente con la mayor parte del platino natural. La amagnética 
llevará minerales ligeros «excepto el zircon» y constará casi toda 
de cuarzo, que accidentalmente acompaña á los concentrados: oro, 
iridosmio (fáciles de separar con la batea) y el resto lo compon- 
drán minerales pesados que se hayan sustraído á la acción de 
sucesivas pannificaciones. 

La porción magnética, que contiene casi todo el platino y pe- 
queñas partículas de oro, se trata, á falta de un poderoso electro- 
imán, con una fuerte amalgama de sodio, con la cual se recoge 
inmediatamente algo del oro, y si las condiciones son favorables 
casi todo el platino. La acción de la amalgama de sodio no es pre- 
cisamente de amalgamación, sino más bien de capilaridad, me- 
diante la cual los granos de platino se agrupan en acúmulos esfe- 
roidales, haciendo blanquear la masa, pero se necesita gran peri- 
cia para usar dicha substancia. 

Propiedades físicas. — El platino natural no es puro; consiste 
en una aleación de platino, iridio, rodio, paladio, osmio, hierro, 
y á veces cobre y oro; también va invariablemente asociado á iri- 
dosmina por efecto de combinaciones mecánicas. 

En las minas de cobre de Sudbury (Ontario) se presenta com- 
binado (Pt Asg) (sperrilita); pero lo general es que aparezca como 
el oro en los placeres, en forma de pequeños granos, pajuelas y pe- 
pitas, con un brillo metálico variable desde el gris de acero al 
blanco de plata, lo cual comprueba el que sus primitivos descubri- 
dores le llamaran platina, con cuyo nombre le describió Ulloa (1), 

(]) Quien dio primero á conocer en Europa el nuevo metal, con el nombre de Pla- 
tina, fué el sabio marino español D. Antonio Ulloa, compañero del no menos célebre 
Jorge Juan, en la Relación histórica del viaje que entrambos hicieron á la América 
meridional por los añcs de 17::!5 y siguientes, publicada en 1718. He aquí, textual 



DE HISTORIA NATURAL. 149 

é ignoro por que se ha raasculinizado en Español cuando en Ale- 
mania misma se conserva y le llaman die Platin. Su peso espe- 
cífico no es constante, depende del hierro que contenga y oscila 
entre 14 y 19, Los granos son maleables, sectiles, sin esfoliación 
y de fractura agria. En cubos aparece i'arísimamente, si los gra- 
nos no han viajado mucho desde la roca natal. Todo el platino 
es más ó menos magnético, en función de su ley de hierro; si 
esta llega á un 18 por 100, los granos de platino, bajo la acción 
del imán, forman una pepita minúscula; mas si no excede de un 
4 por 100 únicamente se hace sensible el magnetismo con un po- 
deroso electro-imán: sólo el agua regia, y la clorina y bromina 
libres le atacan y el mismo cianuro potásico lo hace en caliente; 
sólo es fusible á ^TüO^C. 

Metales asociados. — De su grupo, el platinirídio, paladio é iri- 
dosmio; el primero alcanza hasta un 80 por 100; tiene de dureza, 
6,7 y dep. e. 22,6 á 23. 

El paladio es muy raro; aparece en octaedros, granitos y pajue- 
las, de color gris de acero; brillo metálico; p. e. 11,3 á 1 1,8; du- 
reza, 4,5 á 5; maleable, sectil y dúctil. 

El iridosmio, (aleación de iridio y osmio) bien diferente del 
platino, contiene algunas partículas de rutenio; cristaliza en el 
sistema exagonal, pero es más frecuente en granos y pajuelas: 
p. e. 18,8, á 21,12; dureza 6,7; brillo metálico, y color del blanco 
al gris acerado, con 3 por 100 de Pt y 1,5 de Te. 

El platino manufacturado gana en densidad y alcanza un 19,7 
por fusión y 21,23 por maleación, y es muy fusible aleado con 
Pb, Sn, Bi, Sb y Zn; por lo cual estos metales ó sus compuestos 
no deben jamás ser tratados en crisoles de platino. De aquí la 
disminución de peso que se observa en los crisoles de los labora- 
torios, además de que á elevadas temperaturas le atacan muchos 



mente, lo que escribió el Sr. Ulloa con referencia á la platina, que se encuentra liga- 
da con el oro en el partido de Chocó, jurisdicción de Popayún, provincia de Quito, en 
el Perú: <<Y tal vez se hallan minerales donde la Platina— piedra de tanta resistencia, 
que no es fácil romperla ni desmenuzarla con la fuerza del golpe sobre el yunque de 
acero—, es causa de que se abandonen, porque ni la calcinación la vence, ni hay arbi- 
trio para extraer el metal que encierra, sino á expensas de mucho trabajo y coste.» 
(Parte I, lib. VI, cap. X, t. 2.°, pág. 60'3 ) 

D. Francisco Chabaneau, que vino á España en 1777 como profesor de Física y Len- 
gua francesa en Vergara, fué el encargado de analizarla, y es tradición que se le dio 
una casa en Madrid, en la calle de Hortaleza, para establecer un Laboratorio, la que 
^'onservó muchos años el nombre de casa de la Platina. (Química de Luanco.) 



15Ó boletín de la real sociedad española 

cuerpos libres, como el azufre, selenio, iodina, arsénico y 
fósforo. 

Iridio, el más duro de los metales, 92 por 100 más pesado que 
el oro puro: p. e. 22,4, maleable en caliente; frágil en frío; se fun- 
de á 1,950°G; insoluble en agua regia, estando puro. Se usa alea- 
do al platino para aumentar la dureza de este. 

Es el osmio, el más pesado de los metales conocidos: p. e. de 
22,47 á 22,51 ; y prácticamente infusible, pues su punto de fusión 
se avecina á 2.000° G: fácilmente oxidable en caliente, formando 
un compuesto volátil (OsOj). Es sabida la aplicación de este metal 
para fabricar el filamento de la lámpara Auer. 

Paladio: p. e. 1 1,4 y dureza aproximadamente la del acero; es 
el inferior de los metales platínicos; pero supera al platino en 
maleabilidad y es de brillante lustre metálico; su propiedad más 
notable es la capacidad que posee de absorber hidrógeno, for- 
mando un hidruro de paladio, que absorbe más y más de este 
cuerpo, desde 370 vol. ala temperatura ordinaria, hasta 1.000 vol. 
á lOÜ^G, sobre todo en forma de esponja. Gon el paladio se cons- 
truyen escalas de finísimas divisiones y sirve en fotografía alea- 
do al platino. 

Rodio: gris de acero; p. e. 12,1; se funde en 2.00Ü° menos ma- 
leable y dúctil que el platino; se oxida al rojo, pero si está puro 
es insoluble en todos los ácidos. 

Rutenio: duro y frágil: p. e. como el del paladio y tan infusible 
como el osmio; se oxida paulatinamente á la temperatura ordina- 
ria y con rapidez en caliente, formando óxido ruténico (Ru^Og). 

Producción: á 318 onzas se eleva la del platino en los Estados 
Unidos, evaluadas en 21.73.263 pesos. Gonsiderando la creciente 
demanda que de él se hace y las restricciones en la producción no 
es fácil calcular hasta dónde subirá el valor de este metal 
precioso. 



DE HISTORIA NATURAL. 151 

Otra «Linaria supina» monstruosa 

?0E 
JOSÉ ESTEVA, PBRO. 

Ocupándonos de unas Linarias supinas monstruosas, con cinco 
espolones y otras singularidades que encontró el Sr. Llenas en 
Mayo de 1905 en los arenales marítimos de Badalona (1), emiti- 
mos la opinión de si tal vez se debería la monstruosidad aque- 
lla á la Peloria ó retorno accidental de una flor á su tipo ó forma 
regular primitiva de que ha tiempo, y al parecer definitivamente, 
se ha desviado el género entero de las. Linarias. Decíamos tam- 
bién entonces que el fenómeno consabido de la Peloria es cosa 
relativamente frecuente entre las Linarias. Buscando este año 
ejemplares pelóricos de Linaria supina hemos dado con uno que 
creemos digno de especial mención. 

Se encontraba el caso de referencia entre varios pies normales 
de la misma especie, en las arenas y cantos graníticos que inva- 
de con frecuencia en sus repeti- 
das avenidas el río Ter y si- 
tuados al O. de Gerona, á po- 
cos pasos de la dehesa ó jardín 
público de la misma ciudad. 

El ejemplar en cuestión lle- 
vaba una flor bien abierta, que 
hemos tratado de representar 
fielmente en su forma y dimen- 
siones en el grabado adjunto, y 
tras ella había una flor ente- 
ramente normal, pero sólo en- 
treabierta y de color aún verde, 

por no haber llegado todavía á sazón, acompañada de un pedúnculo 
cargado de diminutísimos capullos. Esta segunda flor y los capu- 
llos no aparecen en el dibujo por hallarse tras la flor que nos inte- 
resa y no ofrecer particularidad alguna digna de interés especial. 



(1) Véanse los Boletines de la Real Sociedad de Historia natural correspon- 
dientes á Febrero y Abril de 1907. 




152 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

La flor anómala que reclama nuestra atención ofrece tres espo- 
lones en lugar de uno, que es lo regular en el género Linaria ó 
cinco en las Linarias pelóricas. Estos espolones son todos, á poca 
diferencia, iguales, casi equidistantes, penetrando un poco más 
profundamente en el cuerpo que forman los tres juntos el que 
aparece más abajo en el dibujo. En lugar de tres labios inferio- 
res, nuestra flor tiene cuatro, y se aplican sobre los dos superio- 
res y normales, de manera que no llegan á cerrar por completo 
la garganta de la corola, ya que entre unos y otros queda un 
agujerito abierto por donde asoman al exterior las anteras de los 
cuatro estambres, que, á pesar de todo, quedan intonsos y casi 
iguales entre sí en longitud. Los sépalos, que no hemos podido 
figurar en el dibujo más que por la extremidad de dos de ellos, 
están en número de ocho. El superior tiene forma normal, y á 
su alrededor se agrupan simétricamente á uno y otro lado los 
restantes, ocupando los dos inferiores el espacio que entre sí de- 
jan el espolón medio y su lateral correspondiente. En el reborde 
de los dos labios inferiores medios se anastomosan varias rayitas 
verdes, como las de las flores normales de la especie que nos 
ocupa, las cuales, divergiendo luego lateralmente, se prolongan 
en seguida hasta la punta de los espolones, fundiéndose en una 
sola y adquiriendo un matiz rojizo pardo antes de llegar á la 
punta de los mismos. A lo largo de cada espolón corren tres ra- 
yas distintas. Los órganos del género tienen forma y dimensio- 
nes normales, 

¿Cómo explicarnos las diversas anomalías de esta flor que su- 
mariamente quedan descritas? ¿Cabe aquí invocar, siquiera á 
título de suposición, una peloria semiabortada, es decir, la apa- 
rición de tres solos espolones en lugar de los cinco que presentan 
los casos de peloria regular? ¿Cómo explicarse entonces el núme- 
ro desmedido de sépalos? ¿Por un desdoblamiento ó ramificación 
accidental de alguno de los sépalos ordinarios? 

En cuanto á suponer que se hayan fundido, agrupado, fusio- 
nado ó soldado dos ó más flores distintas para formar una sola 
con triple número de espolones, un labio más y varios sépalos 
supernumerarios, es cosa que no apoya el número de esas piezas 
enumeradas, ni mucho menos las sexuales que, como hemos di- 
cho, existen en número normal, si bien cabe siempre suponer si 
alguna ó algunas de dichas piezas habrán abortado en cada uno 
de los verticilos florales. 



DE HISTORIA NATURAL. 15ÍI 

También podría acontecer que nuestra flor debiera sus ano- 
malías á la ramificación de algunos de sus órganos, efecto de una 
acumul'ición accidental de substancias nutritivas que provocaran 
un crecimiento local desmedido. 

Es lo cierto que alguna de las anomalías de nuestra flor podían 
contribuir eficazmente á la polinización cruzada de la misma, de 
que seguramente se hubiera visto privada si hubiera conservado 
su forma normal. En efecto; la simple inspección de la figura 
basta para convencerse de que la flor anómala de nuestra Linaria 
estaba desviada de su disposición ordinaria, que sus espolones no 
se dirigían normalmente, que su plano mediano había girado 
unos 20 grados sobre su posición común. Esto, que es bastante 
general en otra especie de Linaria (1), la Linaria spuria, en opi- 
nión de algunos botánicos dificulta grandemente la acción de 
los insectos polinizadores, provocando, en cambio, la autofecun- 
dación. Hasta hay quien llega á suponer si esta desviación del 
plano medio de las flores de las Linarias y la autofecundación 
resultante de la desviación podría ser la causa de la frecuencia 
con que se presentan las Linarias pelóricas (2). Pues bien; nues- 
tra flor, para facilitar la visita de los insectos, había dejado abier- 
ta su corola y patentes las anteras ¡y quién sabe si este fenóme- 
no de la peloi'ia se hereda también! Creemos valdría la pena de 
comprobarlo prácticamente, así como también indagar las rela- 
ciones que puedan mediar entre la peloria y la autofecunda- 
ción. 

Mientras tanto, y en el terreno de las hipótesis, ¿no podríamos 
suponer que un pie normal de Linaria supina, por autofecunda- 
ción ú otra causa cualquiera, hubiera engendrado una flor peló- 
rica de la cual proviniera nuestra Linaria de tres espolones, que 
hubiera heredado, en parte tan solo, alguno de los caracteres de 
su progenitora? 



(1) Coustautiu, Zfí Veffélaiuc e! les miliens cos/Jiigues,Y>ág. 1"2. 

(2) Steheliu. 



154 



boletín de la real sociedad española 



Polimorfismo foliar de la «GleditscMa triacanthos» 

POR 
JOSÉ ESTEBA, PBRO. 



Es cosa sabida que la GleditscMa, planta originaria de Ñor- 

• 

te América y connaturalizada ya, ó poco menos, en nuestra re- 
gión, posee hojas de muy distintas formas. Raro es, en efecto, el 
pie de una de estas plantas que no ofrezca á la vez hojas simple- 
mente compuestas (fig. 1.""), enteramente recompuestas (fig. 4.'), 

simplemente compuestas 



Xse 







ÍÜ 



^.te,¡S^í^ 



en la base y recompues- 
tas en el ápice (fig. 2.") y 
recompuestas y simple- 
mente compuestas aquí y 
allá sin orden ni concier- 
to alguno manifiestos 

(fig. 3.a). 

Hemos tenido la curio- 
sidad de indagar :,i en la 
distribución de estas ho- 
jas diversas sobra la plan- 
ta madre que las engen- 
dró reina ó no algún or- 
den constante, del cual 
pueda deducirse la causa, 
cuando menos probable, 
de esta diversidad de for- 
mas foliares. He aquí lo 
que sobre el particular nos ha enseñado un examen minucioso 
y detenido, verificado sobre una infinidad de individuos de esta 
planta. 

Las hojas representadas en las figuras 1." y 4." son las que pre- 
dominan siempre sobre la GleditscMa, siendo constantemente 
escasas las figuradas en el grabado 2.° y 3.°. Hay pies de plantas 
en que las hojas simplemente compuestas (fig. 1.') superan á las 
recompuestas (fig. 4.*), sobre todo en los individuos jóvenes; lo 
general es empero que suceda al revés. 



r~ 




DE HISTORIA NATURAL. 



155 



A partir del suelo nótase que las primeras hojas del tallo hasta 
la cuarta, quinta, sexta, y á veces más arriba, todavía suelen ser 
todas simplemente compuestas paripinnadas (ñg. 1/). Las ramas 
llevan asimismo hojas de esta índole desde su arranque del tallo 
hasta la yema foliar cuarta y á veces más allá aún. 

Con bastante frecuencia uno de los lados del raquis de las ho- 
jas simplemente compuestas de Gleditschia, lleva un foliólo de 
más que el lado opuesto, y en este caso algunas de las hojas, las 
secundarias, suelen ser alternas desde cierta y variable altura 
hasta el ápice de la costilla media, mientras las inferiores resul- 
tan opuestas. El fenómeno este de la coexistencia de foliólos á la 
vez opuestos y alternos sobre una misma hoja suele verse tam- 
bién con frecuencia en las hojas de composición simple, cuyos 
foliólos existen en número igual en ambos lados del raquis. 

A unas seis ó siete hojas sobre la base del tallo y de cada una 
de las ramas así primarias como secundarias, terciarias, etc., sue- 
len aparecer algunas hojas de la forma de las representadas en 
las figuras 2.* y 3.*. Más arriba tallo y ramas ofrecen casi cons- 
tantemente hojas como la 
de la figura 4.*, ó sea en- 
teramente recompuestas. 
Por manera que la figu- 
ra 1.^ viene á representar 
las hojas primerizas, las 
más jóvenes y tiernas que 
salieron á la Gleditschia; 
la 4.^ las últimas que en- 
gendró la planta; la 2." 
y 3.* las intermedias en- 
tre unas y otras. Ni es 
cosa rara dar con pies de 
planta en que el paso de 
-las hojas simplemente 
compuestas (ñg. 1.*) á las 
recompuestas (fig. 4.*) se 

verifique inmediatamentey sin que exista hoja alguna parecida á 
las representadas en las figuras 2.^ y 3/. 

Estos son los hechos que hemos creído descifrar. ¿Cuál puede 
ser la causa que los provoca? ¿Por 'qué las distintas hojas de Gle- 
ditschia ofrecen formas tan diversas? ¿Por qué las hojas de forma 




156 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

parecida aparecen coiistanlemente en una región clara y en el 
mismo nivel del tallo y ramas de nuestro vegetal? 

Fácil es comprender que á todas estas cuestiones puede solo 
responderse con meras conjeturas. Recordaremos empero que son 
muchas, muchísimas, las plantas que ofrecen hojas de formas dis- 
tintas dispuestas de una manera algo parecida á las de la Gledits- 
chia. La habichuela, el tomate, la patata, para no citar otras, tie- 
nen el primer par de hojas, los cotiledones, redondeados ó elípti- 
cos, pero enteros. Las hojas siguientes van dividiéndose, segmen- 
tándose á medida que vamos subiendo planta arriba hasta formar 
limbos enteramente partidos y hasta, como en la habichuela, hojas 
verdaderamente compuestas. Es casi lo que hemos dicho acontece 
con las hojas de la Gleditschia, que siendo simplemente compues- 
tas en la base se recomponen, se subdividen más arriba. Hay em- 
pero aquí un hecho que no se observa en ningún otro vegetal 
que sepamos, y es que las hojas de Gleditschia vuelven á sim- 
plificarse al principio de cada rama para descomponerse más arri- 
ba como si cada rama constituyera una planta independiente del 
tallo y de las demás ramas, como si el conjunto de ramas forma- 
ra con el tallo una verdadera colonia, conservando cada uno de 
estos órganos su individualidad propia confirmando la hipótesis 
denominada filonaria (1). 

Se ha supuesto si antiguamente las hojas de todas las plantas 
serían simples y enteras, forma que guardan hoy día las hojas 
primeras, embrionarias de nuestras plantas. Por esto á estas últi- 
mas hojas simples se les denomina ancestrales (2). A medida que 
va desarrollándose un vegetal aparecen progresivamente las for- 
mas que han ido adquiriendo sucesivamente las especies á tra- 
vés de los tiempos. 

Lubbok llega hasta á dar la razón de esta progresiva segmen- 
tación foliar. La aparición accidental de algún haz libero-leñoso, 
menos encorvado que de ordinario, habría producido en un punto 
dado de la hoja una circulación local más acelerada y consiguien- 
temente un desarrollo también local inusitado que se hubiera tra- 
ducido en un lóbulo, división ó foliólo, según los casos, que, 
como carácter beneficioso para la planta, se hubiera perpetuado 
por generación. Todo esto, como se comprende, no trasciende del 



(1) Belzung, Anatomie eí Physiologie vegetales. París, 1000, pág. 472 y 331. 

(2) Belzung, id., páy.SU. 



DE HISTORIA NATURAL. 157 

dominio de la liipótesis. Veamos ahora qué beneficios acarrean 
á las plantas, y á nuestra Gleditschia en especial, la segmentación 
cada vez, á medida que subimos arriba del vegetal, más acentua- 
da de los limbos foliares. 

Es evidente que una hoja ofrecerá tanta menos superficie al 
ímpetu de los vientos cuanto más dividido tenga su limbo. De 
aquí que las hojas enteras suelen encontrarse siempre, en los ve- 
getales que las poseen, en la base del tallo formando roseta. Guan- 
do ocupan la parte superior, donde los vientos circulan con mayor 
velocidad y más libremente, suelen encontrarse protegidas por 
fuertes peciolos y á veces por una especie de tirantes denomina- 
dos decurrentes que las sujetan fuertemente á los tallos. A veces 
tienen un foliólo ó estípula por lado que les sirve de contrapeso. 

En una hoja de limbo dividido, su centro de gravedad estará 
más cerca del punto de inserción con el tallo de lo que estuviera 
si su limbo fuera entero. Consiguientemente en el primerease, la 
hoja, este órgano tan esencial para las plantas, quedará más ase- 
gurado en su estabilidad y firmeza. 

A la Gleditschia puede que le sirva la progresiva división de 
las hojas para atenuar algún tanto la evaporación que de otra 
manera sería intensísima, dado el desarrollo extraordinario que 
suele alcanzar su copa foliar. Esta acomodación es tal vez lo que 
permite á nuestra planta alcanzar un área tan extensa como po- 
see y poder vivir en latitudes tan diversas como lo es el Canadá, 
su patria originaria \\), y España, donde la vemos en estado poco 
menos que espontáneo. En cuanto á climas puede decirse que no 
los conoce. El frío como el calor y la humedad como la sequía 
parecen serle indiferentes. A estas diversas condiciones no es po- 
sible acomodarse sin una protección especial, protección que tal 
vez residirá en el polimorfismo de sus hojas, que tanto ha intri- 
gado á muchos naturalistas. 

(1) CoDstantin, Le Monde des plantes, iomo \.", pág. 561. 



T. VIII. — Marzo, 190?. 11 



158 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Las plagas de la remoladla 

POR 
RICAÜDO CtAUCÍA MERCET 

En las vegas de la provincia de Granada se ha presentado 
un insecto que amenaza destruir la riqueza azucarera de aquella 
región. Esta plaga causó ya grandes perjuicios á los agricultores 
el año 1907; pero ahora la multiplicación del artrópodo reviste 
tales proporciones, que se teme con fundamento invada, en su día, 
todos los campos dedicados al cultivo de la planta sacarina y ani- 
quile ó merme en grande escala la próxima recolección. 

En España es esta la primera vez que un insecto, constituyen- 
do plaga, pone en peligro la producción azucarera de una pro- 
vincia; mas en otros países donde la explotación de la remolacha 
se viene practicando desde los primeros años del siglo xix, ha 
sido frecuentemente pasto de la voracidad de los artrópodos per- 
judiciales. 

Como quiera que la plaga actual reviste extraordinaria impor- 
tancia en nuestro país, el señor director del Laboratorio de Ento- 
mología del Museo de Ciencias Naturales ha creído que debía 
emprenderse un estudio minurioso de ella, y habiéndome enco- 
mendado esta misión reúno en la presente noticia las observacio- 
nes que he podido recoger y los antecedentes que considero nece- 
sarios para el mejor conocimiento del asunto. Y ya puesto á tra- 
tarlo haré también una ligera indicación de los principales ene- 
migos de la remolacha. 

Historia. — Durante muchos años creyeron los entomólogos que 
las Cassida — hablo de estos insectos porque una Cassida consti- 
tuye la plaga actual — vivían exclusivamente sobre plantas de la 
familia de las Compuestas; así es que cuando Guerin-Meneville, 
en el mes de Julio de 1846, comunicó á la Sociedad Entomológica 
de Francia que la Cassida nebulosa L. causaba estragos en los cul- 
tivos de remolacha del departamento de Oise, la noticia produjo 
extrañeza y fué causa de que los coleopteristas se aplicasen á ob- 
servar los vegetales sobre que vivían estos insectos. Bien pronto se 
notó que las casidas acuden á plantas de muy diversas familias, 
entre las cuales merecen especial mención las convolvuláceas, las 
quenopodiáceas (á la que pertenece la remoladla, Beta vulgarü 



DE HISTORIA NATURAL. 159 

var. rapacea), las cruciferas, las urticáceas, las labiadas, las cario- 
ñleas, las verbascáceas y las asclepiadeas. 

Con posterioridad al año 1846, la Cassida nebulosa se ha pre- 
sentado varias veces como insecto devastador de la remolacha en 
Francia, Alemania, Bélgica y otros países; pero en España, donde 
el cultivo de esta planta parle de fecha muy reciente, no tengo 
noticia de que ni este insecto ni otro de su género hayan asolado 
las plantaciones hasta que empezó á registrarse la plaga actual. 

Sin embargo de ello, varias especies de Cassida deben vivir de 
ordinario sobre la remolacha cultivada en nuestras vegas, pues 
el Sr. Bolívar recuerda haber hecho una abundante recolección 
de la Cassida equestris F. en las plantaciones del término de Aran- 
juez, y el Sr. García Callejo, colector y preparador de insectos, 
afirma haber encontrado una Cassida pequeña, como la que 
ahora se multiplica en la provincia de Granada, en algunos culti- 
vos de remolacha del Mediodía. El distinguido coleopterólog'o 
Sr. Lauffer, encontró hace ya tiempo la C. vittata en Guadix. 

Estas observaciones no deben pasar inadvertidas para los que 
se dedican en otras regiones de la Península, aún no invadidas, 
al cultivo de la útil planta azucarera, pues indican la posibilidad 
de que cualquier especie de Cassida se convierta en plaga al en- 
contrar favorables condiciones para su rápida multiplicación ó 
que se extienda y propague por el resto de España la que ahora 
aflige á los agricultores granadinos. 

Para terminar con esta breve reseña histórica indicaré que la 
presencia de la Cassida oblonga 111. en los cultivos de remolacha 
como insecto perjudicial, fué señalada el año 1870 por M. de 
Frauenfeld en la revista de la Sociedad Zoológica y Botánica de 
Viena («Verhandlungen der K. K. zoologisch-botanischen Gesells- 
chaft in Wien»). 

Por último, consignaré también que en el departamento fran- 
cés del Eure la Cassida nebulosa vuelve á constituir este año una 
seria amenaza para la producción azucarera, pues el insecto se 
multiplica extraordinariamente y amenaza invadir las plantacio- 
nes á modo de plaga. 

El insecto destructor. — Se le llama vulgarmente chinche de 
la remolacha, en Granada (1), y hemos recibido de él numerosos 



(1) Este aombre, aunque impropio (pues las chiuclies de campo son infectos de la 
familia de los Pentatómidos, del orden de los Hemípteros), debe conservarse, como se 



160 



boletín de la real sociedad española 




ejemplares, todavía vivos, sobre los que ha podido hacerse la de- 
terminación de la especie á que pertenecen. Esta es la Cassida 
vittata Villers fC. oblonga 111), especie que no debe ser confundida 
con la C. vittata F. (C. fastuosa Schall), que es más septentrio- 
nal y que difiere de aquélla bastante por la ornamentación de sus 
élitros. 

La Cassida vittata Vill. (fig. 1.^) es un coleóptero de la familia 
de los Crisomélidos, tribu de los Gasidinos, que se reconoce fácil- 
mente, como sus demás congéneres, 
por presentar el pronoto y los élitros 
dilatados en una expansión coriácea, 
p-<i que oculta, á modo de coraza ó capa- 
■^^ razón de tortuga, la cabeza y cuerpo 
del animal. Este es de color amari- 
llento en su cara dorsal, negro por la 
parte inferior, lleva sobre cada élitro 
una banda dorado-verdosa, que des- 
aparece con la muerte y desecación 
del insecto, y ofrece lodo su dorso 

C. OT«a<« Vill., muy aumentada; i r 1 

ala derecha el insecto de tamaño punteado COU üelicaueza. 

natural. j^a descripción minuciosa de esta 

especie puede encontrarse en las obras especiales de entomología; 
pero como se trata de un insecto muy conocido de los entomólo- 
gos no la reproduzco aquí, limitándome á señalar los caracteres 
más salientes y porque pueda ser fácilmente reconocida de las per- 
sonas extrañas á esta clase de estudios. 

La Cassida vittata Villers se diferencia de la Cassida nebulo- 
sa L. (especie que en Francia devasta los cultivos de remolacha) 
por su menor tamaño y algunas particularidades de ornamenta- 
ción. La C. nebulosa, como puede apreciarse fácilmente en la 
figura 2, que la reproduce aumentada, presenta los élitros man- 
chados ó salpicados de motitas negras y la puntuación de ellos es 
mucho más gruesa y profunda que la que se observa en las mis- 
mas partes del cuerpo de la C. vittata Vill. 

La Cassida vittata Fabricius (1798), descrita antes, en 1783, por 



FiR. 1.=" 



sostienen otros tan poco apropiados. Así, por ejemplo, se llama mosca de las orquídeas 
á un pequeño calcídiao, parásito de ellas, el Isosoma orcMd(earum Westw., cuca de la 
alfalfa á un coleóptero crisomelino, el Colaspidema aírum 01.; pulgón de la vid á otro 
coleóptero, la Haltica ampelophaga Guer , etc., etc. 



DE HISTORIA NATURAL. 



161 




Fíe 



SchalL, con el nombre de Cussida fastuosa, que es el apellido que 
hoy conserva, ofrece sobre los élitros, cuyo fondo es de color roji- 
zo, manchas negras bastante extendidas, que forman unas á modo 
de bandas en el dorso del animal. 

Costumbres de las Casidas. — Estos insectos efectúan la puesta 
de huevecillos en la cara inferior de las hojas sobre que viven. 
Los huevecillos aparecen colocados 
en series yuxtapuestas y envueltos 
en una película membranosa forma- 
da por la consolidación de un líquido 
viscoso que emiten las hembras des- 
pués de verificar el desove. Los paque- 
tes de huevecillos afectan forma or- 
bicular, miden de 3 á 4 mm. de diá- 
metro y son de consistencia escariosa. 

En las larvas, de color grisáceo ó 
verdoso, con manchas blanquecinas, 

\ C. nebulosa L., muy aumentada; 

Ó de un verde casi puro, se distingue ála derecha el insecto de tamaño 

la separación de la cabeza y el cuerpo; '^^'^'^^'^'• 
aquélla provista de mandíbulas dentadas y de una serie de cinco 
estemas ú ojos sencillos á cada lado; el segundo constituido por 
doce anillos, que llevan espinitas barbadas laterales. Del anillo 
terminal arranca un apéndice ahorquillado, que la larva distiende 
ó coloca sobre el dorso á voluntad, con el que puede protegerse 
de los agentes exteriores, reteniendo entre sus ramas parte de los 
excrementos y elevándolo por encima del cuerpo á manera ie 
sombrilla ó quitasol. 

Para transformarse en ninfa, la larva se adhiere ála hoja sobre 
que vive por los dos ó tres últimos anillos abdominales y en el 
espacio de dos ó tres días efectúa el cambio de piel, quedando 
la que acaba de mudar sujeta á la ninfa como un pequeño envol- 
torio arrugado. 

La ninfa es ovalada, deprimida, de color verdoso, con dos 
manchas blanquecinas en la cara dorsal y el contorno del cuerpo 
aserrado. Emplea de ocho á quince días para su transformación 
en insecto perfecto.- 

Las larvas de las casidas devoran el parénquima de las hojas 
que les sirven de sustento, dejándolas reducidas á la nervadura 
solamente y produciendo, á causa de ello, la muerte del vegetal. 
El insecto adulto no causa apenas perjuicio á las plantas, y por la 



162 



boletín de la real sociedad española 



forma orbicular de su cuerpo parece una excrecencia de las ho- 
jas, cuando se halla adherido á ellas. 

Viven sobre algunas hortalizas (alcachofas, acelgas, batatas, 
nabos, patatas, etc.), y también sobre plantas silvestres (quenopo- 
dios, colleja, cardos, mentas, etc.) 

Otros enemigos de la remolacha. — Para ir vulgarizando en 
nuestro país el conocimiento de los insectos que en otras nacio- 
nes causan daños en los cultivos de la planta azucarera, y que 

pudieran propagarse 
al nuestro ó estar en él 
representados por otras 
especies afines y como 
ellos perjudiciales, in- 
dicaré que en Alema- 
nia, Austria, Francia 
y Bélgica, la remola- 
cha se ha visto frecuen- 
temente atacada y des- 
truida por otro coleóp- 
tero, la Silpha opa- 
ca L. (fig. 3.°), cuya 
larva, de costumbres 

S. opaca L., muy aumentada; á la derecha el insecto muy diferentes de laS 
de tamaño naturaU , .,„ 

de Otras silfas, en vez 
de vivir, como las de sus congéneres, sobre las materias en des- 
composición, se alimenta de las hojas de esta planta. La larva de 
la Silpha opaca es negra, lustrosa, mayor que la de las casidas 
pero de más difícil observación, pues sale principalmente de no- 
che á buscarse el sustento. Esta silfa ha causado en el extranjero, 
sobre todo en Alemania y los departamentos del Norte de Fran- 
cia, considerables daños en los plantíos de remolacha. Su apari- 
ción, como insecto perjudicial, data del año 1846. 

También un Curculiónido, el Clennus punctiventris Boh., 
causa en Rusia estragos de importancia en estos cultivos y ha te- 
nido que ser estudiado en las estaciones entomológicas, para ata- 
jar los daños que producía su multiplicación. 

Finalmente, á título de curiosidad tan solo, y para que las per- 
sonas que no están enteradas de estas cuestiones se formen idea 
de los enemigos que tiene la remolacha, enumeraré los demás 
que en Europa ó América, según F. H. Ghittenden (A. brief 




Fig. 3.' 



DE HISTORIA NATURAL. 163 

account of the principal insect enemies of Ihe sugar beet), la 
atacan y destruyen. Estos son los siguientes: Moiioxia puncticollis, 
M. consputa, Diahrotica 12-punctata, Colaspis hrunnea, Dison- 
nycha xanthomelcena, Systena blanda, S. teniata, S. frontalis, 
S. hudso7iias, Phyllotreta ¡jusilla, Silpha bitiiherosa, Epicauta 
vütata, E, lemniscaía , E. margínala, E. cinérea, E. maculata, 
E. pennsylvanica, Tanymecus conferliis , Epicoerus imhricatus 
(Coleópteros); Peridoma margaritosa, Agrotis ypsilon, Noctua 
c-nigrum, Chorizagrotis agrestis, Loxostege sticticalis, Mamestra 
picta, Leucarclia acrcea, Isia isahella (Lepidópteros); Melanoplus 
feniur-rubrum, M. spretiis, M. differentialis, M. hivittatiis (Ortóp- 
teros); Lygus pratensis, Empoasca mali, E. flavescens, Pemphigus 
hetce, Tychea hrevicornis {Ramipleros]', Lachnoster7iaarcuata,L. ru- 
gosa, Ligyrus gibhosus, Melanotus cyñhulosus, ürasteriiis elegans, 
Agriotes mancus, Monocrepidius vespertinus (Coleópteros); Dacty- 
lopius trifolii (Hemíptero), y Telranychus bimaculatus (Acárido). 

Pues á pesar de las muchas especies que comprende la lista 
anterior, no aparecen en ella enumerados algunos insectos, como 
la Litta ocellatella, la Hadena atriplicis, el Agrotis segetun y la 
Plusia gamma, cuyas orugas causan graves daños á la remolacha, 
destruyendo el parénquima de las hojas, como las otras larvas, 
y causando la muerte del vegetal. Tampoco señala Chittenden la 
Melolontha viilgaris, cuya larva, llamada gusano blanco en Fran- 
cia y Bélgica, se alimenta de la raiz de diversos vegetales, entre 
ellos la remolacha; ni la Phyllotreta nemorum, ni la Haltica 
olerácea, ni el Psylliodes chrysocephala (Coleópteros) ; ni la Pe- 
gomya hyoscyami , ni la Hylemia coarclata (Dípteros); ni el 
Apliis papaveris (Hemíptero), ni finalmente el gusano Nematodo 
Heterodera Schachtii, que también la atacan y producen en otras 
reglones de Europa no pocos perjuicios á los agricultores. 

Los cultivos de remolacha no sólo son devastados por los insec- 
tos, sino que la planta, además, padece enfermedades de origen 
microbiano que pueden ponerla en peligro de perecer y que desde 
luego merman la cantidad de jugo azucarado que debe producir. 

Una de estas enfermedades, observada en varias regiones de 
Alemania, se presenta en la raiz de la planta, atacando el tejido 
epidérmico, que desorganiza, destruyendo la capa generatriz é 
impidiendo el ulterior crecimiento en los puntos atacados. Las 
hojas conservan, no obstante, su aspecto normal, lo que impide 
reconocer, á primera vista, las plantas enfermas. 



164 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

La causa de esta afección no ha sido aún completamente estu- 
diada. La inspección micrográfica revela la presencia de mohos, 
bacterias y anguilulas en el tejido atacado. 

Los gérmenes de la enfermedad permanecen en el suelo y la 
propagan entre las plantas de un año á otro. 

Otra afección de la remolacha es producida por un hongo, la 
Peronospora betae West., que se fija en las hojas y las corroe; pero 
de ella no haré sino esta breve indicación. 

Enemigos de las Casidas. — Las casidas, como todos los insec- 
tos, son pasto de los animales insectívoros, pero la cantidad que 
éstos consumen puede calificarse de insignificante con relación al 
enorme número de individuos que constituyen una plaga. Así, 
eu la extinción de éstas, no debe tomarse como factor de gran 
importancia la ayuda indirecta que presten las aves insectívo- 
ras, ni aun los insectos que se dedican á la caza de otros de su 
clase para el aprovisionamiento de sus nidos. 

Pero los insectos fitófagos y frugívoros tienen enemigos más 
serios y poderosos que los indicados. Estos se encuentran princi- 
palmente en el orden de los Himenópteros, algunos de los cuales 
son parásitos de las larvas de otros insectos y destruyen de ellos, 
por parasitización, una cantidad considerable. Entre los hime- 
nópteros parásitos de los coleópteros fitófagos debe citarse, en pri- 
mer lugar, la familia de los Calcídidos. Las hembras de estos ani- 
males, por medio de un taladro en que termina su aparato repro- 
ductor, verifican, muchas veces, la postura de los huevecillos en 
el interior de las larvas fitófagas, y á expensas de los tegumentos 
de ellas vive el calcídido parásito en su primer estado. La trans- 
formación en ninfa la efectúa éste, bien dentro déla larva que le 
ha servido de sustento, bien al exterior. 

De todos modos, una larva parasitizada muere irremisiblemen- 
te, ya antes de su transformación en ninfa, ya bajo este estado, y 
de ella, en vez de salir un insecto como el que la produjo, salen 
otros muy distintos. Porque es de advertir que una larva para- 
sitizada nutre á varios parásitos á la vez y favorece extraordina- 
riamente la multiplicación de éstos. Así, de un gusano de Cassida, 
sobre el que haya desovado un calcídido, pueden desprenderse 
hasta 30, 40 ó más de estos pequeños himenópteros. Se compren- 
derá, por lo tanto, que si el himénóptero enemigo de un insecto 
fitófago se presenta en el lugar donde procrea éste, no le será difícil 
acabar con su víctima al cabo de muy pocas generaciones, puesto 



DE HISTORIA NATURAL. 165 

(|uecada larva del insecto destructor puede dar albergue ¡i 30, 
40 ó más individuos del parásito. 

La parasitización de los insectos dañinos ¡)or los calcídidos 
no ha sido aún estudiada por n;idie en nuestro país. La familia 
de los Calcídidos es muy numerosa en especies, y de muy difícil 
estudio. Apenas si en toda Europa habrá hoy dos ó tres entomó- 
logos que la conozcan bien. Las especies de España son casi com- 
pletamente desconocidas, y más aún en sus relaciones con la 
víctima que eligen en sus primeros estados. 

Pero no cabe duda de que las casidas han de tener su pará- 
sito en nuestro país, como lo tienen en los suyos las especies de 
otras naciones. Guerin-Meneville obtuvo hace años, en 1846, 39 
calcídidos de una sola larva parasitizada de la Cassida nebulosa, 
la especie que en Francia se presentó entonces y vuelve á presen- 
tarse ahora en los cultivos de remolacha, con proporciones de in- 
secto destructor. De la Cassida filaginis se ha obtenido el Chaléis 
párvula] de la C. equestris el Eiilophus dimidiatus, j SQ sahe la.m- 
bién que otros calcídidos de los géneros Homalotylus, Scutellista 
y Aspidocoris viven sobre diversos Crisomélidos. 

Las casidas no sólo son atacadas por los calcídidos, sino tam- 
bién por varios dípteros de la familia de los taquínidos, entie los 
que figura el género Cassidamya, cuyo nombre alude á las cos- 
tumbres de sus especies. Una de ellas fué obtenida por L. Dufour 
de la Cassida viridis. 

En general los calcídidos, y también algunos dípteros parási- 
tos, son animales útiles á la agricultura por vivir á expensas de 
las larvas de insectos fitófagos y frugívoros, que causan daños 
considerables á las hortalizas y árboles frutales. La larva de un 
calcídido devora la de la mosca del naranjo (Ceratitis capitata) 
y las del Eulophus pectinicornis L., Caratotrechus larvarum y Tri- 
chomalus spiracularis destruyen la de la mosca del olivo, Dacus 
olea. 

Estas dos indicaciones bastarán para comprender la importan- 
cia que tendría en nuestro país el estudio de la biología de estos 
insectos, que pueden librar á los naranjos y los olivos de alguna 
de las plagas que principalmente les afectan. 

En general, debe recomendarse para favorecer la multiplica- 
ción de los calcídidos parásitos de las casidas y de otros insectos, 
el cultivo artificial de las larvas de éstos, tomadas en el campo 
sobre las plantas que devoran. De las que estén parasitizadas sal- 



166 boletín de la. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

drán pequeños himenópteros, que se dejarán volar libremente;] de 
las que no hayan sufrido la picadura del parásito, nacerá el insec- 
to generador, que se debe inmediatamente destruir. 

Más enemigos de los fitófagos.— Los insectos en general, ya 
en el estado de larva, ya en el adulto, padecen enfermedades in- 
fecciosas, que pueden comunicarse por contagio de unos indivi- 
duos á otros. De todos es sabido que el gusano de seda muere 
bajo la acción de un hongo (Bolritis Bassiana Raddi), que produ- 
ce en los Bombyx la enfermedad llamada moscardina. De este 
hecho y de otros análogos se ha querido sacar utilidad para 
la destrucción de los insectos perjudiciales en un momento 
dado. 

Pero el procedimiento de atajar el desarrollo de una plaga por 
el empleo de los entomofitos, produciendo artificialmente conta- 
gios que prendan en la especie que se desea exterminar, puede 
decirse que no ha pasado del período de experimentación, si bien 
los trabajos efectuados en algunos Laboratorios agrícolas del ex- 
tranjero, y principalmente en Odesa, por Metschnikoíf y Kras- 
silstchik sobre la Isaria destructor, presentan la cuestión como 
resuelta en definitiva de un modo satisfactorio. Esta ha sido des- 
pués estudiada por varios naturalistas, entre los que merece ci- 
tarse á Laboulbéne, Giard, Brongniart y Kunckcl, y en Francia 
se llevó al terreno industrial, encargándose algunos fabricantes 
de suministrar la primera materia á los agricultores. 

El principio de este método estriba en la oposición de parásito 
á parásito, y se ejecuta mediante el cultivo artificial de pequeñas 
criptógamas entomofitas (la Entomophthora grüli, la Entomoph- 
thora saccharina, la E. calliphor(?, la E. radicans, la Botrytis 
Bassiana, la B. tenella, la Isaria destructor, la /. devisa, la Em- 
pusa musc(B, etc.), cuyas esporas, sembradas después en los campos 
invadidos por un insecto devastador, prenderían en éste, causan- 
do su muerte al cabo de pocos días. También se practica comuni- 
cando, en el laboratorio, la enfermedad contagiosa á algunos indi- 
viduos y llevándolos después al campo para que propaguen la epi- 
demia entre los de su especie. Por este procedimiento se ha con- 
seguido en Rusia acabar casi totalmente con el desarrollo de un 
curculiónido, el Cleonus punctiventris, cuyas larvas devoraban 
las plantaciones de remolacha. El hongo entomofito, no sólo cau- 
saba la muerte de las larvas del coleóptero, sino la de sus óvulos, 
la de sus ninfas y la del insecto adulto. La enfermedad engen- 



DE HISTORIA NATURAL. ICÜ 

drada por el vegetal parásito era más fuerte que el insecto des- 
tructor y producía la aniquilación de éste. 

Nos encontramos, pues, frente á un procedimiento muy digno 
de meditación, pero que en España no ha sido estudiado por na- 
die y no sabemos el fruto que aquí podría dar. Desde luego, por 
bueno que fuere, no es aplicable al caso de la Cassida que asuela 
las plantaciones de remolacha en el Mediodía de España, pues los 
trabajos que para llevarlo á la práctica sería preciso emprender 
no pueden ejecutarse en poco tiempo y exigirían una larga prepa- 
ración. Señalo el método como muy digno de estudio y conside- 
ración en un país eminentemente agrícola como el nuestro, y en 
donde tantas plagas se ceban en los cultivos. 

Modos de combatir las plagas. — Los procedimientos recomen- 
dados para la extinción de los insectos perjudiciales y que pueden 
aplicarse al exterminio de la Cassida vittata, son muchos y muy 
variados; pero en el caso que nos ocupa creo sólo deben recomen- 
darse aquellos de fácil ejecución y de escaso coste (1). 

En invierno se procurará atacar al insecto en los sitios que le 
sirvan de refugio, como se está practicando ya en las comarcas 
infestadas, donde por medio del petróleo, de la gasolina y del al- 
quitrán se está llevando acabo una buena campaña de destrucción. 
El alquitrán me parece preferible á la gasolina y el petróleo, no 
sólo porque su combustión no es tan rápida, sino porque además 
es un buen insecticida. En el refugio de casidas donde se haya 
quemado alquitrán, no quedará un insecto vivo ni, seguramente, 
volverán otros á guarecerse en mucho tiempo. 

También hemos visto que se emplea la cal viva, espolvoreada 
sobre los sitios en que inverna la Cassida, y rociada después con 
agua, para que el calor desarrollado por la hidratación del óxido 
calcico y la lechada de cal que se forme actúen juntamente sobre 
el insecto devastador. 

El agua hirviendo, vertida en los refugios de la Cassida, cons- 
tituiría otra manera de combatirla; así como el empleo del coci- 
miento hirviente de adelfa, que no sólo mata al insecto por la 
acción del calor, sino por la materia tóxica que contiene. 

El cocimiento de adelfa, pero no á la temperatura de ebullición 

(1) Acerca de la plaga actual y medios de combatirla, han publicado los periódicos 
granadinos un interesante estudio hecho por nuestros consocios de aquella Sección, 
y varios artículos, entre los cuales merece especial referen "la uno de D. Leandro 
Navarro, director del Laboratorio de Patología vegetal de la Moncloa. 



168 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

del agua, es presumible daría buenos resultados si se aplicase á 
la destrucción de las larvas y ninfas de la Cassida, cuando ésta 
haya invadido ya las plantaciones y se dé principio á la verdade- 
ra campaña de primavera. 

Al emprender ésta y recomendar el procedimiento que debe 
seguirse, ha de tenerse en cuenta que las Cassida depositan los 
huevecillos sobre las hojas de la remolacha y que en ellas viven 
también la larva y la ninfa de este animal. El insecto en sus tres 
estados, es fácilmente distinguible y puede ser perseguido sin 
dificultad. Si se tratara de larvas que vivieran en la raíz ó en el 
interior del vegetal, la cuestión de su combate revestiría serias 
dificultades; pero la persecución de un articulado macroscópico y 
que trabaja sobre las hojas, no puede constituir una empresa ar- 
dua. La busca y captura del insecto á mano, encomendando la 
faena á niños y mujeres, es seguro que acabaría con la plaga 
en poco tiempo, sobre todo si la operación se repite un día y otro, 
mientras fuere necesario. A los insecticidas, en el caso que nos 
ocupa, no debe recurrirse sino después de haber visto que era in- 
fructuosa la campaña de la caza manual, hecha por gente que tra- 
bajase de buena fe y convencida de que al tiempo de buscarse un 
estipendio prestaba un señalado servicio á la riqueza de su país. 
Las larvas, ninfas y adultos que de este modo se recogiesen se- 
rían después destruidos por el fuego. 

Los insecticidas arsenicales, muy recomendados en la América 
del Norte y también en Francia, aunque no resulten nocivos para 
la remolacha, son de manejo peligroso y requieren, si han de ser 
bien empleados, aparatos especiales que permitan la proyección 
del líquido mortífero, a chorro pulverizado, sobre las hojas ata- 
cadas. 

Las emulsiones de petróleo y jabón no son de manejo peligroso, 
pero también su uso requiere práctica, cierta habilidad. A falta 
de pulverizadores ad hoc para proyectarlas, sistema Goberú otros, 
podrían verterse sobre las hojas atacadas con una regadera. 

He aquí algunas fórmulas de insecticidas que pueden emplear- 
se con éxito para destruir las larvas de la casida, si la campaña 
de invierno no diera el resultado que debe esperarse ó no se lleva 
á efecto con el tesón necesario. 

Arsenito de cobre (verde de Sheele) . . 250 gramos. 

Harina averiada 2 kilos. 

Agua 100 litros. 



DE HISTORIA NATURAL. 169 

En la precedente fórmula puede sustituirse el arsenito cúprico 
por el arsenito de cal (púrpura de Londres), cuyo precio de adqui- 
sición es menor. La harina en ella tiene por objeto favorecer la 
suspensión del arsenito, que es insoluble en el agua y se deposi- 
taría rápidamente sobre el fondo de las vasijas usadas para la 
proyección del insecticida, si una materia extraña no le diera 
cierta consistencia. Se distribuyen 4 hectolitros de líquido arsé- 
nica! por hectárea de cultivo invadido. 

Otro insecticida, recomendado por M. Guillot para combatir 
la siifa de la remolacha y que también puede ser empleado para 
dar muerte á las larvas de la casida, se compone de: 

Agua 90 litros. 

Anhídrido arsenioso (arsénico blanco).. 100 gramos. 

Carbonato sódico 100 — 

Sulfato cúprico 1.000 — 

Cal viva 1.000 — 

Melaza 2.000 — 

Para preparar este líquido se disuelven en un litro de agua 
hirviente el anhidi-ido arsenioso y el carbonato sódico. Por sepa- 
rado se disuelve también el sulfato cúprico en 5 ó 6 litros de agua 
calentada, y se prepara una lechada de cal. Mezcladas las solucio- 
nes, se vierte sobre ellas la melaza y se añade agua suficiente 
para componer un hectolitro. 

Finalmente citaré otro insecticida de fácil manejo y escaso 
coste, que se emplea en el extranjero con buen éxito: 

Petróleo 62 por 100. 

Jabón moreno 1,8 — 

Agua 26,2 — 

Se disuelve el jabón en el agua hirviendo y luego se mezclan 
con el petróleo, agitando durante diez minutos, hasta que resulte 
una emulsión homogénea, que por enfriamiento adquirirá consis- 
tencia cremosa. Esta mezcla es demasiado enérgica para emplearla 
directamente como insecticida, pues quemaría los tejidos de las 
plantas. Para usarla se diluye en 15 ó 20 veces su peso de agua y 
se proyecta sobre los cultivos atacados el líquido resultante, por 
medio de un pulverizador. 

Si se emplearan los insecticidas arsenicales, debe evitarse en 
ellos la presencia del ácido arsenioso libre, que quemaría el pa- 



no BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

rénquima de las hojas. La acidez del líquido, si la hubiere, se co- 
rrige añadiendo lechada de cal. 

Consejos á los agricultores, — Lo que ocurre eu la provincia 
de Granada debe servir de lección á los campesinos que eu otras 
regiones de la Península se dedican al cultivo de la remolacha. 
Esta planta puede ser pasto de la voracidad de los insectos, pues 
tiene entre ellos numerosos enemigos, que se desarrollarán, to- 
mando las proporciones de una plaga, allí donde encuentren me- 
dio propicio para su rápida multiplicación. 

Para evitar esto, en lo posible, debe vigilarse con cuidado las 
plantaciones y destruir manualmente las larvas é insectos adultos 
que se observen en los cultivos. Se procurará, además, limpiar- 
los de hierbas silvestres y destruir en los alrededores de la plan- 
tación todas las que puedan servir de albergue á los insectos 
devastadores de la remolacha. En el caso ante que nos encon- 
tramos, y sabiendo que la Cassida vitlata y sus congéneres viven 
sobre las quenopodiáceas, se arrancará de ios campos vecinos las 
hierbas llamadas vulgarmente zurrones, armuelles, saladillas, 
osagras, cenizos, garbancillos, mirabeles, barrillas, meaperros, 
pazote, acelga silvestre, etc., pertenecientes á la misma familia 
que la remolacha y sobre las cuales pueden multiplicarse los 
enemigos de ésta. 

No deben olvidar les agricultores que un campo bien cuidado 
y vigilado está menos expuesto á la invasión de una plaga que 
otro en el que reinen el abandono y la incuria. Las plantas, como 
los animales, cuanto más fuertes y vigiladas se críen, mejor se 
libran de los ataques de sus enemigos. Estos, por regla general, 
lo mismo en un reino orgánico que en el otro, caen con preferen- 
cia sobre los individuos débiles y mal cuidados y se enseñorean 
en los lugares donde la falta de vigilancia permite fácilmente su 
expansión. 



DE HISTORIA NATURAL. 171 



Publicaciones que ha recibido la í^eal Sociedad Española 
de ]4istor¡a l^atural durante los meses de Diciembre de 
1907 g Enero de 1908 (continuaciór?) y Febrero de 1908. 

(La liste suivante so-vira comme acensé de réception.) 

Alemania 

Entomologischer internationaler Verein, Stuttgart. 

Entcmologische Zeitschrift. xxi. Jahrg., nos 41-44, 1908. 
NaturíB Novitates, Berlín. N° 2, 1908. 
Zeitschrift für Wisseuscbaftlicbe Insektenbiologie, Husum, Bd. m (Erste 

Folge, Bd. XII), Hefte 10-12, 1908. 
Zoologiicher Anzeiger, Leipzig. Bd. xxxii, nos 19-21, 1908. 

Austria-Hungría 

tíocietas entomológica Bohemise, Praga. 

Acta. Rocnik iv, Cislo 4, 1907. 
Wiener Entomologiscbe Zeitung, Wien. xxvii Jahrg.j ii. uiid jii. Heft, 1908. 

Bélgica 

Société belge d'Astronoruie, Bruxelles. 
Bulletin. N" 1, 1908. 

Costa Eica 

Sociedad nacional de Agricultura, San José de Costa Eica. 
Boletín. Año 11, nos 6_io, 1907. 

España 
Gaceta farmacéutica española, Barcelona. Año x, n.os 121-122, 1907. 
Ingeniería, Madrid. N.os 103-105, 1908. 
Institució catalana d' Historia natural, Barcelona. 

Butlleti. 2." época, n.os 8-9, 1907. 
Laboratorio de investigaciones biológicas de la Universidad de Madrid. 

Trabajos. T. v, 1907. 
Real Academia de Ciencias exactas, físicas y naturales de Madrid. 

Anuario para 1908. 
Real Sociedad Geográfica de Madrid, 

Bulelin. T. l, 1." trim., 1908. 

Revista de Geoijrajia Colonial y Mercantil. T. v, n.° 1, 1908. 

Estados Unidos t sus Colonias 

Department of tbe Interior. Weather Bureau. Manila Central Observatory. 

Bulletin for March, 1907. 
Department of tbe Interior. Oficina de Agricultura. 

Boletín del agricultor. N." 15, 1907. 
Jchns Hopkins Hospital, Baltimore. 

Bulletin. Vol. xix, n° 203, 1908. 



172 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Smithsouian Institution, U. S. Natiooal Museiim, Washington. 

An7iual Report. 1907. 
Wilson Oraithological Club, Oberliu, Ohio. 

The Wilson Bulletin. New Series, vol. xiv (Oíd Series, vol. xix), n" 4, 
1907. 

Francia 
Académie des Sciences de París. 

Comptes rendus. T. cxlvi, nos 5_8, 1908. 
Annales des Sciences naturelles. Zoologie. Parie. 83* aunée, ix serie, t. vi, 

nos 6-6, 1907. 
Bulletin scieutifique de la France et de la Belgique, Paris. T. xu (6'' se- 
rie, I" volume), 1907. 
La Feuille des Jeunes JSÍaturalistes, Paris. iv* serie, 38" année, n" 449, 1908. 
Le Naturaliste, Paris. 3&* année, 2« serie, nos 500-504, 1908. 
Société botanique de France, Paris. 

Bulletin. T. 54* (4* serie, t. vli), n° 9, 1907. 

Holanda 
Société hollandaise des Sciences, Haarlem. 

Archives néerlandaises des Sciences exactes et naturelles. Serie ir, t. xiii, 
P et 2* livraisons, 1908. 

Inglaterra y sus Colonias 
Royal Microscopical Society, London. 

Journal. Part i (n° 182), 1908. 
The Canadian Entomologist, Guelph. Vol. xl, n° 2, 1908. 
The Entomologist's Record and Journal of Variation, London. Vol. xx, 

n° 2, 1908. 
The Zoologist, London. Ts° 800 (Fourth Series, vol. xli, n° 134), 1908. 
Zoological Society of London. 
Proceerf«?5fs. 1898-1901. 

Italia 
Rivista coleotterologica italiana. Camerino. Anno vi, n" 2, 1908. 
Societá toscana di Scienze naturali. Pisa. 

A(ti. Processi verbali, vol. xvir, nos i-2, 1907-1908. 

Japón 
Tokyo Zoological Society. 

Annotationes zoologicae japonenses. Vol. vi, part iii, 1907. 

Monaco 

Institut océanographique, Monaco. 
Bulletin.Nos 109-110, 1907-1908. 

Perú 
Sociedad geográfica de Lima. 

Boletín. Año xvi, t. xix, trimestre tercero, 1906; afío xvii, t. xxi, tri- 
mestre primero, 1907. 

í Continuará.) 



Sesión del 1." de Abril de 1908. 

PRESIDENCIA DE D. JOSÉ GÓMEZ OCAÑa 

El Secretario leyó el acta de la sesión anterior, que fué 
aprobada. 

Admisiones y presentaciones. — Fueron propuestos para socios 
numerarios D. Fernando Bovaira Segarra^ D. Adolfo González 
Rodríguez, los Sres. W. Kraclit y Paul Klincksieck y el Instituto 
general y técnico de Alicante, presentados, respectivamente, por 
los Sres. Escribano, Arévalo, Bolívar, Cabrera Latorre y Jimé- 
nez de Gisneros, y admitido el propuesto en la sesión anterior. 

Visita regia. — El Sr. Presidente participó que en fecha próxi- 
TTia llegará á Madrid S. A. S, el Príncipe Alberto de Monaco, 
liran protector de las Giencias naturales, bajo cuyos auspicios se 
han efectuado numerosos trabajos de investigación, funciona en 
.iquel principado un Museo de Oceanografía y se publican obras 
de extraordinario interés científico. Por todo ello, y por pertene- 
cer S. A. á nuestra Sociedad como miembro protector, dijo el se- 
ñor Gómez Ocaña que estábamos en el caso de tributar al ilustre 
viajero, durante su estancia en Madrid, algún homenaje de con- 
sideración y simpatía, tal como dedicarle una sesión extraordi- 
naria, ó que una comisión de naturalistas vaya á saludarle y 
cumplimentarle, ó cualquier otro género de agasajos reveladores 
de la alta estima en que todos tenemos á tan noble protector de 
las Giencias. 

La Sociedad oyó con mucho gusto al Sr. Gómez Ocaña y acordó 
quede á cargo de la Junta directiva la organización ó designación 
del acto que haya de efectuarse en obsequio del egregio huésped 
que en breve tendremos en Madrid. 

Notas y comunicaciones. — El Secretario presentó un trabajo re- 
mitido por D. Daniel Jiménez de Gisneros, bajo el título de «Ex- 
cursiones por el S. y SW. de la provincia de Alicante» y una 
nota del Sr. Barras que lleva por epígrafe «Nombres vulgares de 
las aves de la isla de Guba». 

T. v:::.-Abr¡l. 1909. 12 



174 boletín de la REAL SUCIEDAD ESPAÑOL;. 

— El Sr. Hernández- Pacheco leyó una nota titulada «Adornos 
de piedra de los antiguos habitantes de Lanzarote» y exhibió las 
piedras labradas á que la misma se refiere. 

— El Sr. Calderón presentó varios ejemplares de Andalucita 
enviados al Museo de Ciencias naturales por nuestro consocio 
D. Francisco Novoa, recogidos por él con otros minerales (Tur- 
malina, Mica, etc.), en el gneis del término de Goyán, y llamó 
la atención sobre la perfección de los cristales de unos ejempla- 
res y el enorme tamaño de otros. Estos últimos son de color son- 
rosado. Los hay grisáceos, transformados en parteen mica blanca 
(Damouiita). 

Galicia es una región donde abunda por extremo la Andaluci- 
ta. Ya Schulz citó como notable en este respecto el gneis de Go- 
yán, en los valles del Miño y del Ouro, pero principalmente el de 
Noya al O. de Santiago de Compostela. López Seoane la ha men- 
cionado asimismo de Tuy, y nuestro Museo posee hermosos cris- 
tales de Loureda, valle del Rosal (Coruña) y de Monteferro y Bur- 
gueira (Pontevedra). Los ejemplares presentados superan, sin 
embargo, á todos los que habíamos visto del país, tanto de Gali- 
cia como de las sierras centrales y las de Granada y Almería. 

Notas bibliográficas.— El Sr. Calderón presentó la siguiente: 

L. de Launay, Observations géologiques sur quelques sources 
thermales (Cestona, Bagnoles, Chaudes-Aigues, Mont-Dore, et- 
cétera). Ann. des Mines, 10^ ser., tomo ix, pág. 5-46, 10 flgs., una 
lámina, mapas y cortes. 

Todas las observaciones á que se refiere el autor proporcionan 
nuevas pruebas en favor de la teoría que sustenta: que las fuentes 
termales son generalmente el resultado de la circulacióu de las 
aguas casi superficiales en sus condiciones ordinarias «sin nin- 
gún carácter eruptivo profundo y misterioso». 

Las circunstancias de la alimentación y el modo de emergen- 
cia de dichos manantiales aparecen regidos directamente por las 
condiciones geológicas y topográficas de las regiones en que se 
encuentran. El autor hace resaltar el papel y la acción de las pre- 
siones hidrostáticas ejercidas por un río próximo sobre un grifo 
natural. 

Cuatro tipos de fuentes muy diferentes sirven al autor para ex- 
planar sus ideas, en cuyo desarrollo no vamos á entrar. Solo di- 
remos que uno de ellos es la fuente de Cestona, en la provincia 



DE HISTORIA NATURAL, HS 

de Guipúzcoa, tan conocida entre nosotros, y sobre la cual hace 
algunas consideraciones importantes. 

Mcina esta fuente á 31° en un terreno calizo urgoniense, pro- 
fundamente agrietado, después de haber circulado á través de las 
pizarras neocomienses y de los depósitos triásicos. Es alimentada 
por los sumideros naturales de una meseta caliza á la manera de 
las fuentes del Tarn. Su mineralización consiste, sobre todo, en 
cloruro de sodio y sulfato de sosa. 

Acompaña á esta descripción uu mapa geológico de Gestona 
por Adán de Yarza á 1 : 200.0Ü0 (lám. i, íig. l.V 

— El Sr. Heintz comunicó la siguiente: 

Edouard Harlé: Faune qualernaire de Saint-Sébastien (Espag- 
nej. (Gompte renda sommaire des Séances de la Société géologi- 
que de France. Nüm. 6. Séance du 16 Mars 1908, pág. G3.) 

«Siendo poco conocida, dice, la fauna cuaternaria de España, 
me ha parecido interesante señalar los animales á que pertenecen 
numerosos huesos recogidos en diversas grutas de los alrededo- 
res de San Sebastián, y actualmente existentes en el Museo de 
dicha ciudad, en donde he podido estudiarlos merced á la amabi- 
lidad de D. f^edro Manuel de Soraiuce, conservador del mismo. 

Casi todos ellos proceden de tres grutas superpuestas, situadas 
en el término municipal de Rentería, y llamadas grutas de Lan- 
darbaso ó Aitzbitarte (1). 

En su mayor parle han sido recogidos por el conde de Lersun- 
di; algunos por el Sr. de Soraiuce y otros. 

He reconocido: 

Ursus spelaeus: Ya determinado por D. Emilio Rotondo Nico- 
lau. Son restos de numerosos individuos, generalmente de escasa 
talla. El oso en cuestión es verdaderamente el Ursus spelaeus, 
porque dos mandíbulas conservan aún en su sitio el primer pre- 
molar, cuya forma es característica'en esta especie, y no hay ras- 
tro de premolares entre aquél y el canino. 

Hijaena spelaea: Un molar carnicero inferior. 

Felis spelaea: Una porción de mandíbula, perteneciente á un 
■ejemplar de talla muy grande. Una primera falange. 

Caballo: Algunos dientes. 



(1) Landarbaso es un término del Municipio. (La República de Landarbaso) Aitz, 
«n vascuence significa roca, y Miarte, entre dost 



176 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAKOLA 

Gran bóvido: Algunos restos. 

Cervus elaphus: Numerosos restos. 

Reno? Un asta de cérvido, quizá de reno; pero está en mal es- 
tado. He hallado, además, en la gruta superior, y regalado al Mu- 
seo, una porción de extremidad de canon, comprendiendo tan 
solo la epífisis; es bastante menos gruesa que en el ciervo y cerca 
de la articulación más delgada que en la cabra silvestre, la cabra 
doméstica y el carnero. Se parece en todo al metacarpo del reno. 
Lo he atribuido á dicho cérvido. Más tarde se me ocurrió que 
también podría proceder de un bóvido, suponiéndole de poca 
talla, porque esta extremidad de canon sólo tiene 43 mm. de lar- 
go; pero esta hipótesis está en contradicción con varios detalles. 

En 1893 señalé un pitón^ de reno probablemente, encontrado 
en la gruta de Serinya, provincia de Gerona, al otro extremo de 
los Pirineos. 

En suma; la existencia del reno en España es más sospechada 
que probada. En Francia es conocido hasta cerca de la frontera 
(Bayona, Narbona). 

El museo posee además, procedentes de las mencionadas gru- 
tas, lapas semejantes á las que viven actualmente en las costas 
del Océano, á unos 10 km., y numerosos objetos de la industria 
magdaleniana (arpones y puntas de lanza), descubiertos por el 
conde de Lersundi. 

Por fin, posee el museo una mandíbula de Ursus spelaeus muy 
característica, determinada por D. Emilio Rolondo Nicolau, pro- 
cedente de la gruta de San Elias de Oñate. 

En definitiva, esta fauna recuerda la de muchas grutas france- 
sas. Es notable, sin embargo, que haya poco ó nada pertenecien- 
te al reno, y mucho al ciervo. En Francia, con la misma indus- 
tria, abundaba el reno. 

Nuevas investigaciones serían de desear, evitando, al recoger 
los huesos, mezclar los de diversas procedencias.» 

Añadiremos, por nuestra cuenta, que á poca distancia de la 
gruta de San Elias, y en el mismo núcleo montañoso (Aránzazu), 
está la afamada cueva de Aizquirri, visitada en diferentes épocas 
por eminencias científicas españolas y extranjeras. En esta ca- 
verna los restos del Cervus spelaeus, //yaena spelaea, y muy pro- 
bablemente de Feíis spelaeus, se hallan en extraordinaria abun- 
dancia, debajo de una capa estalagmítica de cerca de 20 cm. de 
espesor y de gran dureza. Cansa estupor el enorme número de 



DE HISTORIA NATURAL. IIT 

las fieras citadas que, á juzgar por los restos de este verdadero 
cementerio, habitaban aquellos contornos. El Museo de Ciencias 
Naturales de Madrid posee varios cráneos y diferentes huesos 
procedentes de este sitio. 

Secciones. — La de Zaragoza celebró sesión el 26 de Marzo, bajo 
la presidencia del P. Navas. 

— El Sr. Arévalo hace la propuesta de un nuevo socio. 

— El P. Navas presenta una nota sobre una nueva especie de 
Tricóptero, que ha dedicado á la memoria del ilustre naturalista 
D. Bernardo Zapater, congratulándose de que so le haya presen- 
tado tan pronto ocasión de cumplir el deseo que manifestó en la 
nota necrológica, dedicando al finado una especie de Neuróp- 
tero. 

— El Sr. Ferrando da noticia de la excursión botánica que 
el Dr. Roberto Ghodat, profesor de la Universidad de Ginebra, y 
sus discípulos han efectuado por los alrededores de Zaragoza para 
reconocer la flora esteparia del mioceno lacustre comparándola 
con la fértil vegetación del cuaternario' que forma la vega de los 
ríos. 

— El Sr. Moyano da cuenta de los irabajos que realizan en 
Madrid el Comité ejecutivo y el de propaganda de la Asociación 
española para el progreso de las Ciencias, así como de las gestio- 
nes que se han hecho en Zaragoza con objeto de constituir una 
Comisión organizadora del Congreso general científico que se 
reunirá en Septiembre próximo. 

Manifestó que el señor decanode la Facultad de Ciencias le 
había comunicado el propósito de convocar á todos los elementos 
intelectuales de Zaragoza, á una reunión que se verificará en el 
Ateneo para tratar de dicho asunto. 

— La de Granada celebró sesión el 24 de Marzo, bajo la presi- 
dencia de D. Pascual Nacher, siendo leída y aprobada el acta de 
la anterior. 

Fueron propuestos por D. Juan Luis Diez Tortosa, como nue- 
vos socios numerarios, D. Francisco Díaz Carmona, catedrático 
del Instituto general y técnico, D. Miguel Alvarez de Cienfuegos 
y Cobos y D. Cándido María Albarracín y Cañizares. Este últi- 
mo farmacéutico de Gador (Almería). 

Se dio cuenta del donativo de libros hecho por D. Luis Morón 



iiB boletín de la real sociedad española 

y García, catedrático del Instituto, á la Biblioleca de la Sección. 
Se acuerda darle las gracias por su regalo. 

— El R. P. Navarro Neumán, S. J., director de la Estación Sis- 
mológica de Cartuja, presenta una circular dirigida principal- 
mente á los profesores de instrucción primaria, para que se sir- 
van recoger datos sísmicos. Añade que queda encargado don 
Francisco Espejo, nnestro consocio, como presidente que es de 
la Asociación del Magisterio granadino, de que lleguen los 
ejemplares de la circular á manos de los maestros de la pro- 
vincia. 

— El Sr. López Mateos comunicó á]la Sociedad los trabajos que 
se realizan en el cerro de San Cristóbal, término de los Ojijares 
(Granada), por encargo de una Asociación de propietarios, para 
la apertura de un pozo artesiano. La perforación alcanza en la 
actualidad 260 m., habiéndose encontrado tres capas de agua 
ascendentes, que llevan el líquido á 18 m. de la boca del pozo, 
pero sin que se haya conseguido hasta ahora su salida al ex- 
terior. 

Ofreció el Sr. López Mateos representar en un cuadro, con ma- 
teriales extraídos en estos trabajos, un corte reducido de los terre- 
nos perforados. 

El mismo señor dijo que, debido quizá al régimen de lluvias 
reinante, y á la benigna temperatura, se ha operado una gran 
mortalidad en las casidas fC. vittataj que forman la actual plaga 
de la remolacha. Con efecto, ha observado que en los juncos, 
donde principalmente estaban refugiados los insectos, sólo apa- 
rece algún pequeño número, y han muerto la mayoría, tal vez á 
causa de ciertos mohos originados á expensas del ambiente de 
humedad que las lluvias producen alrededor de las plantas y á 
la favorable temperatura. Ambos factores han contribuido al 
desarrollo de una capa de moho en la base de los tallos de los 
juncos. 

— El Sr. Diez Tortosa (Juan Luis) se ocnpa de la excursión 
efectuada por él á Sierra Nevada durante los días 26 de Julio 
á 7 de Agosto del pasado año, formando parte de la Sociedad 
«Diez Amig-os Limited, Excursionista á Sierra Nevada». 

La excursión se verificó partiendo de Granada por el camino 
de Güejar Sierra, pasando por este pueblo. Cenes y Pinos Genil, 
recorriendo sucesivamente la loma de los Cuartos, Contadero, 
Juntillas, Cañada del Goterón, Alcazaba, Cañada de Siete Lagu- 



DE HISTORIA NATURAL. \19 

ñas (1), Mulhacen, Laguna de la Caldera, Rio Seco, Picacho Vele- 
ta, Corral del Veleta, Laguna de la Yegua, Peñón de San Francis- 
co, Dornajo, Purche, y regresando por el camino de los Neveros. 
Fueron visitados hasta su cima los tres picos más altos de la Sie- 
rra Nevada, ó sean Mulhacen, Veleta y Alcazaba. 

Mostró las plantas, ya desecadas, recogidas en los distintos lu- 
,i,Mres visitados, haciendo notar el crecido número de especies ex- 
' lusivas de Sierra Nevada. 

Interesaron á los socios, entre otras, las especies: Trisetum 
glaciale, Plantago nivalis, Viola Nevadensis, Eryingiuní glaciale, 
Reseda complicata, Digitalis Nevadensis, Leontodón Boryi, Pin- 
guicula leptoceras^ Gentiana Boryi, Linaria glacialis, Artemisia 
Granatensis, Meum Nevadense, Sedum melanantherum, Lepi- 
dium stylatum, Hemiaria frigida^ Leontodón microcephalus, 
Ptilotrichum purpureum. Arenaria pungens^ Ranunculus aceto - 
sellce-folius, etc. 

Terminó el Sr, Diez Tortosa encareciendo la importancia que 
tendría para la Sección el que algunos de sus socios efectuasen 
una larga excursión á Sierra Nevada, durante el próximo verano, 
para hacer estudios y recolecciones. 

— El Sr. Alvarez presentó un hacha pulimentada y una moleta, 
pertenecientes al período neolítico (Actuel-Robenhausien), encon- 
tradas en Alhama (Granada). 



Notas y comunicaciones. 



Adornos de piedra de los antiguos habitantes de Lanzarote 



EDUARDO H. -PACHECO 
(Lámina v.) 



Durante mi estancia en la isla de Lanzarote en el pasado 
verano, aunque mis exploraciones no iban encaminadas en el 
sentido etnog-ráfico y arqueológ-ico, no dejaba de enterarme y 



(1) En la nota titulada f^Datos para la flora de la provincia de Granadas, publicada 
en el Boletín de Diciembre pasado, se asegura por errata 300 m. de altura, y tiene 
3.003 m. sobre el nivel del mar. 



180 boletín de la real sociedad española 

recog-er aquellos datos que, saliendo al paso en mis investig-a- 
ciones g-eológ'icas, pudieran ser de utilidad á los que se ocu- 
pan en el estudio de las antig"uas razas canarias, datos quejuz- 
g-o son siempre interesantes^ y más tratándose de Lanzarote. 
donde quedan menos vestig-ios del primitivo pueblo, quizá por 
ser la isla en que primero se establecieron los conquistadores 
europeos. 

Hablando un día con el ilustrado abog-ado y notario de Arre- 
cife, D. José Tresg-uerra, de la visita que yo había realizado á 
las ruinas de Sonsama, residencia de los reyes g-uanches de la 
isla, me enseñó é hizo g-enerosa donación de un saquito con- 
teniendo una veintena de piedrecitas labradas que se habían 
encontrado enterradas en una finca de su propiedad. El señor 
D. Rafael Ramírez Veg-a, también de Arrecife, envió á su vez 
á mi companero de expedición Sr. Aranda Milla n, otras cuan- 
tas piedras semejantes, las cuales en la isla se encuentran de 
cuando en cuando y muchos allí consideran como monedas de 
los primitivos pobladores. 

Estas piedrecillas son las que se representan en la lám. v, 
en la que están reproducidas á muy poco menos de la mitad 
de su tamaño natural. 

El material que las constituye consiste en casi todas en una 
caliza concrecionada ó grosero alabastro, lig-eramente traslu- 
ciente en los bordes, piedras que son de un color g-ris pardusco 
y á las cuales comunican cierta belleza numerosas bandas irr.e- 
g-ulares, diversamente coloreadas de blanco y tonos g-rises, 
que hace resaltar el pulimento. Dicha caliza que, aunque no 
muy abundante, se encuentra en otros sitios de la isla, y yo 
la he recog'ido entre las lavas antig^uas de la costa occidental, 
por la cala de Ana A^iciosa, es de orig-en concrecionado, pre- 
sentando incluidos en su masa frag-mentillos de lava. No todas 
las piedrecillas son de este material, sino que alg-unas, como 
las representadas en la primera línea vertical del dibujo, con- 
sisten en toba de lapilli, muy infiltrada de carbonato calcico. 

Algunas, las que ocupan en la fotog-rafía el quinto lug-ar de 
la seg'unda fila vertical, las dos últimas de la tercera y la se- ' 
g-unda de la cuarta, presentan cierta alteración superficial que 
les da un color de hueso, debido probablemente al larg"o 
tiempo que han permanecido enterradas ó quizá á la acción , 
del fueo'o. 



DE HISTORIA NATURAL. 181 

Acompañaban alas piedras, y se encontraron junto con ellas, 
dos rodajas fabricadas con la concha de un molusco, ag-uje- 
readas en el centro y una de ellas con una ranura idéntica á 
las que las piedras muestran, rodajas que son las que fig-uran 
en- la última fila vertical del grabado. 

Los demás detalles no hace falta referirlos porque se apre- 
cian bien en la fotog"rafía. Sin embargo, deseo llamar la aten- 
ción respecto á las formas extrañas y á cual más diferentes 
que el primitivo artista dio á alg-unos de los ejemplares que he 
agTupado en la cuarta fila: el primero es á modo de una cres- 
ta de dos picos y de cuatro el seg'undo; el cuarto son dos esfé- 
rulas unidas; el quinto semeja dos barrilitos juntos, y el sexto 
está tallado en forma de esférula sobre una base plana. Fuera 
de estas formas, lo g'eneral es que sean rectang-ulares ó trape- 
zoidales, con dos caras planas, bordes redondeados y una ó dos 
ranuras marcadas en una de las caras, como se puede apreciar 
en el g'rabado. 

¿Cuál es el sigmificado de estas piedras talladas? Traté de re- 
solverlo buscando lo dicho en las obras que se han ocupado 
de los antig-uos pobladores de Canarias y no he encontrado 
ning-una explicación clara. En las colecciones del notable Mu- 
seo canario, que tantos utensilios y objetos del pueblo g-uan- 
che atesora, no existen ejemplares análogos á los que me en- 
treg-aron en Lanzarote, no resolviéndome tampoco la duda el 
competente preparador Sr. Naranjo, ni el ilustrado arqueólog'O 
canario Sr. Cabrera Rodríg'uez, que me acompañaron en la vi- 
sita á dicho Museo. 

Desde lueg'o, la explicación de que sirvieron estos objetos 
como moneda al pueblo g'uanche, no la creo aceptable. Todos 
los historiadores que han hablado de Canarias están con- 
formes en que las transacciones se realizaban mediante el 
cambio directo de productos. Además la forma tan diferente 
de los ejemplares y la relativa facilidad de procurarse la pri- 
mera materia y de tallar una substancia tan blanda como la 
caliza, da poco valor intrínseco á estos objetos. No parece tam- 
poco que las señales ó ranuras que todas las piedras planas 
presentan pudieron sig-nificar su valor convencional. 

Teniendo en cuenta la forma extraña de alg-unos de estos 
objetos pétreos, alg-uien ha supuesto que quizá tuvieran una 
sig-nificación religiosa y fueran á modo de amuletos. Es sabida 



182 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

la sing-ular opinión que el Dr. Chil sustentó con motivo de las 
célebres pintaderas ó sellos de barro cocido de Canarias, seg-ún 
la cual éstos tuvieron un sig-nificado simbólico y relig'ioso, 
opinión refutada por el Dr. Verneau, que ha demostrado que 
estaban destinados á pintarse el cuerpo los primitivos insu- 
lares canarios. 

Por analogías razones á las que sirven al Dr. Verneau para 
rechazar la hipótesis del Dr. Chil, creo yo no deben conside- 
rarse las piedrecillas talladas de Lanzarote como amuletos, á 
pesar de la forma extraña de alg-unas. 

En mi opinión se trata de objetos destinados á servir de 
adorno, fundándome para esto en razones dependientes, por 
una parte, de la forma y caracteres de las piedras en cuestión, 
y, por otra, de los datos que se tienen acerca de la indumen- 
taria de los antiguos lanzaroteños. 

La vestimenta de los canarios de la época de la conquista, 
si bien en esencia era la misma dentro de un tipo personal, 
variaba en los detalles, seg-ún las islas, sexo y jerarquía social. 

Un g-ran número de insulares iban desnudos, especialmente 
los hombres de las costas inferiores, al paso que se vestían las 
mujeres y las clases nobles, variando en el adorno mucho de 
unos individuos á otros. 

La prenda más g-eneral era el iamarco, que venía á ser una 
especie de capote sin mang-as hecho de pieles de cabra, cosidas 
con fibras de tendones ó hilos de cuero, de una manera tan 
primorosa, que hoy asombra su perfección á quien contempla 
estas obras maestras de la ag'uja. 

En toda la indumentaria dominaba el cuero. Las sandalias 
eran de piel de cerdo y los zapatos que usaban los de Fuerte- 
ventura y las polainas que llevaban los nobles, también es- 
taban hechas de cuero, como asimismo los gorros y bandas 
con que se adornaban la cabeza. 

Por lo que atañe á Lanzarote, según la crónica de Béthen- 
court, el tamarco descendía desde los hombros hasta las corvas, 
dejando al descubierto la parte anterior del cuerpo en los 
hombres, mientras que en las mujeres formaba grandes ho- 
palandas hasta el suelo, envolviéndolas completamente. 

Los zapatos eran de piel de cabra con el pelo hacia afuera. 
En la cabeza, los hombres llevaban un bonete de piel guarne- 
cido de plumas y adornado de conchas el del jefe, mientras 



DE HISTORIA NATURAL. 183 

que las mujeres se rodeaban y sujetaban el pelo con anchas 
bandas de piel teñidas con colores variados. 

El iamarco se abrochaba y sujetaba mediante correillas que 
servían de broches; correas más anchas hacían el efecto de 
cinturones y permitían sujetar el vestido al talle. 

Por lo que respecta á adornos, el Dr. Verneau, entre otros, 
los describe y representa en sus obras: Cinf¿ annes de sejour 
aux lies Canaries y Rap¡iort sur une missioii scieníifiqíie dans 
VarcMpel canarien. Consistían principalmente en pendientes 
tallados en madera, hueso ó concha. 

Los collares eran todavía más usados que los pendientes, 
consistiendo en vértebras de peces ensartadas en una cuerda, 
piedrecillas trabajadas en fig'ura de barril, perforadas en el 
sentido de la longitud, ó rodajas de conchas con un ag-ujero 
en el centro. De todo esto existe abundante representación en 
el Museo canario, como también de collares, cuyas cuentas son 
de arcilla cocida, cilindricas y pintadas de neg*ro ó rojo y con 
la superficie, á veces, ornada de sencillos trazos. 

El Dr. Verneau cita también haberse encontrado rodajas de 
conchas fijadas en una banda de cuero, detalle sobre el cual 
quiero llamar la atención, pues creo que los objetos á los 
cuales se refiere esta nota, quizá tendrían una aplicación se- 
mejante como piezas decorativas. 

Se nota en estas piedrecillas de Lanzarote que todas las de 
forma aplanada presentan en una de sus caras una ó dos ra- 
nuras dispuestas de la manera más apropiada para que, pasan- 
do por ellas una cuerdecilla, quedaran fijas y sujetas á la 
banda ó prenda de cuero sobre que se aplicasen como adorno. 
Las que no tienen fig-ura aplanada, se comprende que dada su 
forma también pueden fijarse firmemente, como adornos, alas 
prendas del vestido, de tal modo, que hasta en la representa- 
da la última de la cuarta fila del grabado, que consiste en una 
esférula sobre una base plana, percíbense claramente á uno y 
otro lado de la base, unas ranuras por donde, pasando un hilo, 
quedase la piedra sujeta con firmeza á una banda ó á cualquier 
otra pieza de cuero. 

Una de las rodajas de conchas, representada en el grabado, 
ostenta también la ranura al ig-ual que las piedras planas; 
quizá esta pieza, que primero formó parte de un collar, como 
los que existen en el Museo canario de Las Palmas, fué desti- 



184 boletín de la real sociedad española 

nada posteriormente á ser fijada en cualquier prenda del ves- 
tido, de un modo análog-o á como lo serían las piedras de la 
fila horizontal del g-rabado. 

Algunos de los ejemplares representados en la fila cuarta 
pudieron haber servido como muletillas pendientes de una co- 
rreita para sujetar las lazadas del borde- opuesto del tamarco. 

Estas son las explicaciones que se me ocurren respecto al 
uso que pueden haber tenido las piedras en cuestión. En al- 
g"una revista técnica quizá se trate de estos sing-ulares ador- 
nos pétreos, pero en las obras citadas del Dr. Verneau y en 
las clásicas que se ocupan de la historia de los habitantes an- 
tig'uos de Canarias, ni en el Museo canario, he encontrado 
más referencias á estos objetos que las enunciadas. Desde 
lueg"o esta nota no tiene otra finalidad que presentar el asunto 
á la consideración y estudio de los especialistas en etnog-rafía 
canaria, sin más pretensiones que la de intentar una explica- 
ción provisional. 



Minerales termo-luminiscentes de España 

POR 

JUAN CACAFAT Y LEÜN 

Esta nota es continuación y ampliación de la publicada en 
este Boletín en Abril de 1907, pág'ina 161. He reconocido has- 
ta hoy unos 2.000 ejemplares de minerales de la Colección es- 
pecial de España de este Museo, y de ellos he encontrado 200 
próximamente que son termo-luminiscentes, y van catalog-ados 
á continuación los más importantes, ag-rupándolos con arreg-lo 
al color de la luz que emiten. 

Termo-luminiscencia roja 

Hidrozincita de Picos de Europa. — Fosforescencia intensa. 

— de Andará, Picos de Europa. — Fosforescencia 

débil. 

— de Puente Arce, Santander. — Fosforescencia débil. 

— de Santander. — Fosforescencia reg'ular. 

— de Udías, Santander. — Fosforescencia intensa. 



DE HISTORIA NATURAL. 185 

Hidrozinciia de Picos de Europa. — Fosforescencia débil, matiz 
anaranjado. 

— de Motrico, Guipúzcoa. — Fosforescencia débil, ma- 

tiz anaranjado. 
SmithsonUa de Picos de Europa. — Fosforescencia reg-ular. 

— del Puerto de Andará, Picos de Europa. — Fosfores- 

cencia muy intensa. 

— de Cajo, Santander. — Fosforescencia muy intensa. 

— de Reocin, Santander. — Fosforescencia débil, ma- 

tiz anaranjado. 

— concrecionada de Reocin. — Fosforescencia intensa. 

— de Ondárroa, Vizcaya.— Fosforescencia intensa. 
— ■ de Sierra de Enix, Almería. — Fosforescencia re- 
g-ular. 

Calamina de Tíjola, Almería. — Fosforescencia intensa. 

— de Asturias. — Fosforescencia débil. 
Eritrita de Motril, Granada. — Fosforescencia reg-ular. 
Pizarras de la Fuensanta, Murcia.— Fosforescencia débil. 

Termo-luminiscencia anaranjada. 

Aragonito, en cristales maclados, de Calatayud. — Fosforescen- 
cia débil. 
Dolomita de Marbella.— -Fosforescencia reg'ular. 

— sacaroide de Vélez-Málag-a.— Fosforescencia intensa, 

matiz rojo. 

— g'ranuda, de San Juan de Alcaraz. — Fosforescencia 

débil, 
cristalizada de Medinaceli, Soria. — Fosforescencia re- 
g-ular, matiz amarillo. 

— de Puente Arce, Santander. — Fosforescencia reg-ular, 

matiz rojo. 

— de Reocin, Santander. — Fosforescencia intensa, ma- 

tiz rojo. 

— de Peña Castillo, Santander. — Fosforescencia intensa, 

matiz rojo, mucha duración. 

— mina '<San José», Reinosa. — Fosforescencia reg-ular, 

matiz rojo. 

— de Puente rVrce. — Fosforescencia intensa, matiz rojo, 

mucha duración. 



186 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Caliza del cerro de San Cristóbal.— Fosforescencia intensa, ma- 
tiz rojo. 

— fétida, cantera de Corujedo, Villaviciosa, Asturias. — 

Fosforescencia muy intensa. 

Caolín de Deza, Soria. — Fosforescencia débil. 

Arcilla terciaria plástica, de Villarrubia de Santiago, Toledo. — 
Fosforescencia débil. 

Glaiiconia en caliza, de Retiendas, Guadalajara.— Fosfores- 
cencia reg'ular. 

Termo-luminiseeneia amarilla. 

Calcita de Log-roño. — Fosforescencia muy intensa, matiz ana- 
ranjado. 

— del Soto de Lozoya, Madrid. — Fosforescencia muy in- 

tensa. 

C«/?>í? cretácica de Cerceda, Madrid. — Fosforescencia muy in- 
tensa; cambia de color del amarillo al rojo. 

Crt/r//^ cristalina de Torrelodones, Madrid. — Fosforescencia 
intensa. 

Caliza fibrosa de Valdemorillo, Madrid. — Fosforescencia muy 
intensa. 

Calcita cristalina de Robledo de Chávela. — Fosforescencia re- 
g-ular. 

Caliza de Hontoria, Burg-os. — Fosforescencia reg-ular. 

— de Azofrín, Burg-os. — Fosforescencia intensa. 

— de Madrid. — Fosforescencia intensa. 

— de Villa del Prado, Madrid. — Fosforescencia débil. 

— del Barranco del Infierno, Chinchón, Madrid. — Fosfores- 

cencia intensa. 

— compacta, Madrid. — Fosforescencia intensa. 

Calcita de Ribas de Jararaa, Madrid.— Fosforescencia reg'ular, 
matiz verde. 

— de Canillejas, Madrid. — Fosforescencia reg-ular, matiz 

verde. 
Caliza de Vallecas. — Fosforescencia débil. 

— doloraítica, Guadalajara.— Fosforescencia reg'ular, ma- 

tiz rojo. 

— hidráulica de Betera, Valencia.— Fosforescencia intensa. 

— bituminosa de Morón, Sevilla. — Fosforescencia intensa. 



DE HISTORIA NATURAL. 187 

Caliza comivdctSL de Cuevas Bajas, Málag-a. — Fosforescencia 
reg'ular. 

— de la mina «Arrayanes», Linares, Jaén. — Fosforescencia 

débil. 

— de Oria, Almería. — Fosforescencia muy intensa. 

— oolítica de Valdilecha. — Fosforescencia débil, matiz 

violáceo. 

— Villanueva de la Serena, Extremadura.— Fosforescencia 

débil. 

— terciaria de lUescas, Toledo.— Fosforescencia regular, 

matiz anaranjado. 

— bituminosa de Solán de Cabras.— Fosfoiescencia re- 

g-ular. 

— compacta de la Sierra de San Lorenzo.— Fosforescencia 

reg'ular. 

— de la cantera de Mandía, Madrid.— Fosforescencia muy 

intensa, cambia de color del amarillo al rojo. 

— de la cantera de Sarrañag-a, Izoraitz.— Fosforescencia 

intensa. 

— cuarcífera del Canal de San Carlos, Picos de Europa. — 

Fosforescencia muy intensa. 
Calcita cristalizada, mina «San José», Reinosa, Santander. — 

Fosforescencia reg-ular. 
Caliza de Zumárrag-a, Guipúzcoa.— Fosforescencia muy in- 
tensa. 

— de las conchas del Ebro, Haro.— Fosforescencia débil. 

— pisülítica de Log-rofio. — Fosforescencia débil. 

— bituminosa de Calatayud. — Fosforescencia intensa. 

— de Baldes, Guadalajara. — Fosíorescencia reg-ular. 
Mármol estatuario de Carrara. — Fosforescencia muy intensa. 

— de Cuenca. — Fosforescencia reg-ular. 

— de la Sierra de Gador, Almería. — Fosforescencia re- 

gular. 

— de Andalucía.— Fosforescencia reg-ular. 

Marga del kilómetro 85 del ferrocarril de Madrid á Zarag'o- 
za. — Fosforescencia intensa. 

— de la Cueva de la Mora, Torrelag-una. — Fosforescencia 

débil. 

— terciaria lacustre, Camino del Puente de ladrillo, Ma- 

drid. — Fosforescencia débil. 



188 BOLETÍN DE LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Marga miocena, Camino de la Torrecilla, Vallecas. — Fosfo- 
rescencia intensa, 
de las excavaciones del depósito de las ag-uas, eoceno 
de Soria. — Fosforescencia débil. 
— miocena, del cerro de Mag-án, Toledo.— Fosforescencia 
reg-ular. 
Cerusita de Linares. — Fosforescencia débil. 

— de la mina «Paz», de Sierra de Gata, Almería. — Fosfo- 

rescencia débil. 
Baritina de Vimbodí, Tarrag-ona. — Fosforescencia re- 
g-ular. 
Serpentina del desfiladero del Pasteral. Gerona. — Fosforescen- 
cia débil, matiz verde. 

— de Robledo de Chávela, Madrid.— Fosforescencia 

débil. 

— noble, del Escorial. — Fosforescencia débil. 

— del Escorial. — Fosforescencia reg"ular. 
Amianto de Lubrin, Almería. — Fosforescencia débil. 

— de Sierra Parda, Granada. — Fosforescencia débil, ma- 

tiz anaranjado. 
Tremolita de Verg-ara, Guipúzcoa. — -Fosforescencia muy inten 
sa y de duración. 

— en Calcita, de Villa del Prado, Madrid. — Fosfores- 

cencia reg^ular. 
Ciiero de montaría del Cerro de Almodóvar, Madrid.— Fosfo- 
rescencia débil. 
Mica de Seg-ovia. — Fosforescencia intensa. 
Olorita, ripidoUta, de Caralaps, Gerona. — Fosforescencia reg*u- 
lar, matiz verde. 

— de la Bodera, Guadalajara. — Fosforescencia intensa, 

matiz azul. 
Pedernal del Cerro de Rivas, Madrid.— Fosforescencia reg-ular, 
matiz anaranjado. 

— de Granada. — Fosforescencia débil, matiz anaran- 

jado. 

— de Esquivias, Toledo. — Fosforescencia reg-ular. 
Semiópalo mag-nesiano, Madrid.— Fosforescencia intensa, ma- 
tiz anaranjado. 

Casiterita sobre Amblig-onita, de Cáceres. — Fosforescencia 
débil. 



DE HISTORIA NATURAL. 189 

Oligisto de Jumilla, Murcia. — Fosforescencia intensa, matiz 

azul. 
Pizarra talcosaáQ Sierra Alhamilla.— Fosforescencia débil, ma- 
tiz azul. 

Termo-luminiscencia verde. 

Apatito violado, de Zarza la Mayor, Cáceres.— Fosforescencia 
muy intensa. 

— de la mina «San Eug-enio», Cáceres. — Fosforescencia 

muy intensa. 

— de la mina «La Esmeralda», Cáceres. — Fosforescencia 

intensa. 
Fosforita de La Aliseda, Cáceres.— Fosforescencia intensa. 

de la mina «San Salvador», Cáceres.— Fosforescencia 
intensa. 
— de Navalmoral. — Fosforescencia muy intensa. 
Talco en masa, mina «Carmelita», Cáceres. — Fosforescencia 
reg"ular de matiz azul. 

— terroso de la misma localidad.— Fosforescencia intensa 

y de duración. 

Cuero de montaña del Cerro de Esquivias.— Fosforescencia dé- 
bil, matiz azul. 

HomMenda de Sierra de Gredos, Avila. — Fosforescencia regu- 
lar, cambia del verde al amarillo. 

Gigantolita de San Rafael, Seg-ovia. — Fosforescencia débil, ma- 
tiz azul. 

Vesudiana de Buitrag"o. — Fosforescencia intensa, matiz azul. 

Moscovita de Miraflores, Madrid. — Fosforescencia intensa. 

Mica del puerto de Malag-ón, Escorial. — Fosforescencia débil. 

— de Torrelodones, Madrid.— Fosforescencia reg-ular, matiz 

violado. 

Termo-laminiscencia azul. 

Caliza del cerro de Villalueng-a, Toledo. — Fosforescencia reg-u- 
lar, matiz violado. 
Oolitas de la Isla de Tenerife. — Fosforescencia débil. 
Pisolitas de la Gran Canaria. — Fosforescencia débil. 
Estalactitas de la Cueva del Turcacho, Teruel.— Fosforescen- 
cia débil. 

T. Tin.— Abril, 1908. 13 



190 BULKTIN Dlí LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Marga de Reocín, Santander.— Fosforescencia débil. 
Dolomita terrosa, Arroyo de Luchí, Madrid. — Fosforescencia 

regular, matiz verde. 
Cerusita de Navalag-amella. — Fosforescencia débil. 

— acicular, de Vizcaya. — Fosforescencia débil. 
Cinahrio g-ranudo-cristalino, de Almadén.— Fosforescencia dé- 
bil y de duración. 

— de Mieres, Asturias. — Fosforescencia débil y de du- 
ración. 

Mercítrio córneo de Almadén.— Fosforescencia débil. 
Arcilla del Soto Lozoya, Madrid. — Fosforescencia débil. 

— de un pozo artesiano de la calle de Espoz y Mina, Ma- 

drid. — Fosforescencia débil. 
Pinita de Torrelodones, Madrid. — Fosforescencia regular. 

— de Fuenfría, Lugo. — Fosforescencia débil. 
(xigantolita San Rafael. Segovia.— Fosforescencia reg'ular. 

— en Granito del Cerro de San Servando, Toledo. — 
Fosforescencia débil. 
Actinota acicular de Cabo de Gata, Almería. — Fosforescencia 

regular. 
G-neis de glaucofáu de Santa Marta, Galicia. — Fosforescencia 

débil. 
Feldespato de Valdemorillo. — Fosforescencia débil, matiz vio- 
lado. 

— de Bustarviejo, Madrid. — Fosforescencia débil, ma- 

tiz violado. 

— de Portomolero, Coruña. — Fosforescencia intensa. 

— de Pico Sacro, Coruña. — Fosforescencia débil. 

— de Hiendelaencina. — Fosforescencia intensa. 
Ortos a de Guadalix, Madrid. — Fosforescencia regular, matiz 

violado. 

— de Robledo de Chávela. — Fosforescencia intensa, matiz 

violado. 

— de Santa María de la Alameda, Madrid. — Fosforescen- 

cia regular, matiz violado. 

— de La Cabrera, Madrid. — Fosforescencia intensa, matiz 

violado. 
Anortita sobre Ofita, del Cerro del Calvario, Morón, Sevilla.— 

Fosforescencia débil. 
Microclina de Miraflores. — Fosforescencia regular. 



DE HISTORIA NATURAL. 191 

Microclina de Robledo de Chávela. — Fosforescencia muy in- 
tensa. 

MicrocUna de la cantera de El Rincón, Madrid. — Fosforescen- 
cia reg^ular. 

Adularla de Toledo. — Fosforescencia débil. 

Distena de Villalba, Lugo.— Fosforescencia reg-ular. 

Tnrmalina del Puerto de Mal Ag'osto, Madrid,— Fosforescencia 
reg'ular, matiz violado. 

Cordierita del Cabo de Gata. — Fosforescencia débil. 

Ottrelita de Mondoñedo, Lug-o. — Fosforescencia débil. 

C^iavzo de Alcoracejos. — Fosforescencia reg'ular. 

Termo-luminiseeneia violada. 

Fluorita de «La Cacera», San Rafael, Seg-ovia. — Fosforescencia 
intensa. (En todas las Fluoritas observadas se inicia 
el color verde, que rápidamente se transforma en 
violado persistente.) 

— de Aulestia, Vizcaya. — Fosforescencia muy intensa 

y de duración. 

— de Manarla, Vizcaya. — Fosforescencia intensa. 

— de Berástegui, Guipúzcoa. — Fosforescencia muy in- 

tensa. Cambia del verde al violado y al azul. 

— de Irún.— Fosforescencia intensa. 

— de Sallent, Huesca. — Fosforescencia muy intensa. 
Malaquita de San Rafael, Segovia. — Fosforescencia muy in- 
tensa de matiz azul. 

— de «La Cacera», San RafaeL — Fosforescencia re- 

gular. 

— de Monterrubio, Burgos. — Fosforescencia débil. 

— de Teruel. — Fosforescencia débil. 

— de Cerceda, Madrid. — Fosforescencia intensa de ma- 

tiz azul. 

— de Galapagar. — Fosforescencia débil. 
Sahalitaú.Q La Hoya, Madrid. — Fosforescencia regular. 
Clorita de Torrelodones. — Fosforescencia débil. 

(Laboratorio de M ineralojía del Museo de Ciencias Naturales.) 



192 



BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Nuevo Trie ptero de España 

POE EL 

R. P. LONGINOS NAVAS, S. J. 

Leptocerus Zapateri sp. nov. 
Similis in(B(2uaU Mac Lachl. 

Caput vértice piiis long-is rufo-flavis vestito; antennis fuscis, 
primo articulo crasso, elong-ato, secundo cylindrico, long-o, 
penitus fuscis, sequentibus 12-15 (hoc est, articulis 3°-14 vel 
17) fuscis, excepto annulo ang*usto basilari, quartam vel quin- 
tara partem long-itudinis articuli atting-ente, irregular!, inter- 
dum incompleto, albo ebúrneo (fig". 1), portione alba sensim 
evanescente; reliquis usque ad apicem penitus fuscis. 
Thorax piceus, nitens. 

Abdomen fuscum, linea laterali ad connectivum flavida. 
(^. Cerci superiores cylindriis, dig-itiformes, subparalleli, mo- 

dice diverg-entes, hori- 
zontales aut parum de- 
clivi, flexuosi, longiter 
hirsuti (fig"uras 2 y 3). 
Copulatoris valvse supe- 
riores testacefe, long-fe, 
cercos superiores longi- 
tudine multum exceden- 
tes, basi amplíe, marg-i- 
nibus subparallelis, ad 
médium inferné denta- 
tse, dein súbito ang-us- 
tatse, ad apicem súbito 
sursum curvatíe, iterum 
ang-ustatíe, mucronatas 
(fig-uras 2 y 3). Cerci in- 
feriores nigrescentes, 
ampliatione superna ba- 
silari rotundata (fig-. 2), pilosa, fusca; ad apicem incurvi, sub- 
paralleli, parum arcuati (ñg-. 4), 

Pedes testacei, pilosi, coxis piceis, nitidis, pilis flavescenti- 
bus vestitis. 






L Artejos 2-4 de las antenas. 

2. (f. Extremidad del abdomen. De lado. 

3. » » » Por encima. 

4. » >^ » Por debajo. 



DE HISTORIA NATURAL. 193 

Alse fuscas, anteriores unicolores, pubescentia flavescente; 
posteriores iridese. Fimbrias mediocres, fuscas. 

Long". corp. 7 mm.; alae ant. 10 mm.; poster. 8 mm.; anten- 
narum (cf ) 22 mm. 

Patria: Villa Rutis, La Coruña. Leg'it. Bolívar (Museo de 
Madrid). 

He dedicado esta especie al ilustre naturalista aragonés 
Rdo. D. Bernardo Zapater, Pbro.; habiéndome cumplido el 
Señor muy pronto el deseo que expresé el mes anterior de de- 
dicarle alg-una especie de Neuróptero en la primera ocasión 
propicia que se me ofreciese. De esta suerte esta dedicatoria 
podrá parecer una inscripción puesta sobre su reciente tumba. 
Tal es mi intención al hacerla, á la par que dar un testimo- 
nio del afecto sincero é íntimo que nos unía en vida. 

Esta especie, por la forma de los cercos y valva superior del 
copulador, es afin al Leptocerus hmqualis Mac Lachlan y muy 
diversa, por lo mismo, de las formas cong-éneres cimeorum, ci- 
nereiis, Braueri, etc., que también se hallan en nuestra penín- 
sula. Conviene con él en que dicha valva ó rama superior se 
estrecha mucho en su porción terminal y se encorva súbita- 
mente hacia arriba; mas distingüese al momento, porque las 
ramas son enteramente ig-uales y simétricas, y además por la 
forma rectangular de la porción ensanchada y el diente infe- 
rior coa que ella termina. 

Los cercos superiores son proporcionalmente más cortos, 
pues apenas pasan de la mitad de la rama sobredicha, aunque 
los pelos terminales llegan casi al extremo de la misma. El 
color, forma y posición de los cercos inferiores son también 
distintos. 



Excursiones por el S. y SW. de la provincia de Alicante 

POR 

DANIEL JIMÉNEZ DE CISNEROS 

La noticia de haberse descubierto los restos de un gran rep- 
til en las cercanías de Rojales y de que parte de ellos se ha- 
bían depositado en el Gabinete de Historia Natural del Cole- 
gio de Santo Domingo de Orihuela, motivó un viaje que, el 



194 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

pasado mes de Junio, hice en compañía de mi discípulo y ami- 
g-Q el Sr. Gómez Llueca. En Orihuela nos esperaban el Padre 
Saz S. J. y el profesor del Seminario conciliar, D. José Andreu, 
y decidimos llevar á cabo algunas excursiones, dedicándose 
estos señores principalmente á la entomología, aunque presta- 
ron útilísimo servicio en la busca de fósiles. 

Posee el Coleg-io de Santo Domingo un buen gabinete de 
Historia Natural, en el que pude ver algunas piezas muy in- 
teresantes y de las que hablaré en otra ocasión. Allí están 
los restos del supuesto Ichthyosaurus de Rojales, que no son, 
en realidad, más que huesos de cetáceos terciarios, un trozo 
de columna vertebral de un pez del grupo de los teleosteos y 
algunos dientes de selacios. De las cercanías de Orihuela, de 
HurcMUo, proceden también dientes de selacios y una colum- 
na vertebral de un pez, que específicamente no pude deter- 
minar. 

Nos encaminamos aquella misma mañana á los alrededores 
del castillo, llegando al Oriolet, que es una garganta situada 
al N. de la población, en donde añora una enorme masa de 
oñtas. Estas rocas son muy frecuentes en la tierra de Orihuela, 
extendiéndose hasta Santomera y otras localidades de la pro- 
vincia de Murcia. 

El terreno tiene todos los caracteres del Triásico superior, 
habiendo cambiado de aspecto por la proximidad ó el contac- 
to de las masas eruptivas. No hay en la sierra de Orihuela ma- 
teriales que no tengan sus equivalentes en las otras manchas 
triásicas de la provincia. Las calizas marmóreas de aspecto 
córneo y fractura astillosa son, probablemente, las mismas 
calizas de Raibl alteradas. Las areniscas cuarzosas compactas, 
con apariencia de cuarcitas, son las areniscas micáceas de otros 
puntos. Las tierras magnésicas con aspecto pizarroso, que se 
encuentran en el Triásico, al S. de Tibí, se han transformado 
en pizarras con apariencia de esteatita ó de talco, no exentas 
de fósiles, aunque reducidos aquí á impresiones solamente. 

Hasta las areniscas con manchas de manganeso, hierro y 
cobre carbonatado, se presentan en la sierra de Orihuela que, 
aunque más abundantes que en otros puntos del Triásico de 
la provincia, son, sin embargo, bastante pobres para merecer 
una seria explotación. No me extenderé por ahora en la seme- 
janza de esta parte del Triásico con el de otros puntos de las 



DE HISTORIA NATURAL. 195 

provincias de Alicante y Murcia, pues estoy acumulando al 
presente materiales de este sistema para hacer una detenida 
c(jmparación, que será objeto de otra nota. Encuéntranse tam- 
bién entre los huecos de las rocas pequeños nidos que encie- 
rran concreciones silíceas con aspecto de calcedonias y zafiri- 
nas de un tono azul muy claro. A la parte NW. del castillo 
afloran las margas irisadas con aspecto pizarroso, habiendo 
recogido aJgunos ejemplares de color verdoso y rojo violado en 
la vecindad del antiguo cuartel. 

El terreno Cuaternario forma la gran llanura que se extien- 
de al S. de Orihuela, prolongándose al ^\'. hasta la provincia 
de Murcia, y por el E. las g-randes planicies que terminan en 
las inmediaciones de Alicante. Parece que los légamos cuater- 
narios terraplenaron las depresiones del terreno á niveles dis- 
tintos, como si en pasadas épocas la región hubiese estado 
cubierta de lagos. Surgen de esta llanura las crestas de los 
montes, más ó menos abruptas, formando contraste sus áspe- 
ras pendientes con la llanura que las rodea. Al S. y SSE. se 
disting-uen unas colinas que visitamos la tarde del 23 de .Ju- 
nio, después de haber cruzado unos 5 km. de llanura cultiva • 
da. Junto al caserío de Hurchillo aparecen capas terciarias, 
siendo las primeras unas areniscas de grano grueso y tono 
blanco sucio, desprovistas de fósiles. A continuación se en- 
cuentran bancadas de caliza floja, buzando al N. 20" E., con un 
ángulo de 66°. Avanzamos unos 2 km. más en dirección á las 
canteras, encontrando un número muy grande de ostras y 
conchas de peregrino, continuando las capas con la misma di- 
rección, pero con pendientes mucho menores. En algunos si- 
tios las calizas arenosas ofrecen superficies rizadas, como for- 
madas en un mar de poco fondo, conservando la impresión 
con toda limpieza. 

La cantera abierta á la explotación suministra calizas blan- 
cas, de no mucha resistencia y de fácil labrado. No son raros 
los dientes de peces, principalmente del género Spharodiis , de 
color negruzco y brillante. Encuéntranse también otros de pe- 
queño tamaño y difíciles de clasificar, alargados, de punta 
roma, con la corona de color obscuro y el cuello amarillento,. 
y se puede retirar al mismo tiempo trozos de huesos de poca 
consistencia. De este mismo sitio procede el trozo de columna 
vertebral de pez, que se conserva en el gabinete del mencio- 



196 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

nado Coleg-io; pero lo que más llamó mi atención, fué el sin- 
número de escamas cicloideas que encierra la caliza, habiendo 
alg-unas de más de un centímetro de diámetro. Desgraciada- 
mente, son pocas las que se conservan en buen estado. En- 
cuéntranse también conchas de moluscos, abundando las os- 
tras y las conchas de pereg-rino, siendo éstas, y alg-ún Spondy- 
his, casi los únicos representantes de la fauna malacológ-ica. 
Entre las primeras existe una especie muy parecida á la Osírea 
digitalina Dub. y un Peden, que creo sea el P. (Vola) admmis 
Eichwald. Alg-unos moldes de especies de g-astrópodos, de di- 
fícil determinación, se hallan también en las cercanías de la 
cantera. 

Salimos á la mañana del siguiente día con dirección á la 
tierra de Callosa, siendo la cantera de Redován la primera que 
visitamos. Forman ésta capas muy inclinadas de caliza gris 
azulada, con venas de calcita y manchas amarillentas que pa • 
recen algo dolomíticas, buzando al S. 18'' W. con pendiente de 
48''. Se extraen de allí grandes losas para construcciones ordi- 
narias. Más adelante cambia la pendiente y la dirección, bu- 
zando al S. 80° E., con pendiente de 32", y tantas variaciones 
notamos, que renunciamos á medirlas, puesto que habían de 
ser de poca utilidad no apreciando el conjunto de la tierra, en 
la que son muy frecuentes los pliegues y ondulaciones, siendo 
de notar una muy visible desde la línea férrea, y de la cual 
hizo ya mención el Sr. Nicklés (1). 

En el pueblo de Callosa son muy frecuentemente empleados 
los mármoles obscuros con venas blancas de calcita, proceden- 
tes de las canteras de la parte oriental de la sierra, particular- 
mente de la que se explota cerca de Cox, y allí nos dirigimos 
por el camino vecinal que da vuelta á la sierra. En el extre- 
mo oriental de la misma se alzan las capas casi verticales, y 
en el pequeño cerro que forma el castillo de Cox las calizas, 
alternando con areniscas rojizas, de grano grueso, y manchas 
ocráceas recuerdan los materiales del Triásico de la región. 

Nos dirigimos á la cantera de mármoles obscuros^ que se 
encuentra hacia el NE. de la sierra, donde se abren numero- 
sas escotaduras, y entre ellas una de las más profundas, la 



<1) Sur la existeiice de phénoménes de charriuge en Espagne datis lazone subbética, 
pág. 245. 



DE HISTORIA NATURAL. 197 

llamada de Coxculin, que casi divide la sierra y es el punto de 
donde se sacan aquéllos en mayor cantidad, destinándose en 
gran parte á monumentos funerarios. En el mapa publicado 
por el Sr. Coello aparece el nombre de cantera de jaspe negro, 
tomando la palabra y^íá'/'e en su acepción vulg-ar en toda Es- 
paña (1). Hay en la cantera de Coxculín abundancia de már- 
mol, desde el azul obscuro de pizarra, hasta el neg-ro, todos 
ellos cruzados de g-rietas, que se han rellenado por infiltración 
de calcita muy blanca. Distingüese muy bien que estas g-rie- 
tas no han sido producidas en la misma época, cortándose 
unas á otras con toda limpieza. 

Recogimos alg-unos ejemplares, y seg-uimos nuestro camino, 
encontrando materiales semejantes en la parte N. y NW. de 
la sierra, y después de haberle dado la vuelta completa regre- 
samos á Orihuela á las dos de la tarde. No habiendo encontra- 
do fósiles que sirvan para indicarnos la edad de la sierra de 
Callosa, la presente reseña es sólo una noticia que pienso am- 
pliar más adelante. El Sr. Nicklés la considera como terrenos 
primarios. Ig-noramos los fundamentos de esta afirmación. A 
mí me parece que estos materiales son triásicos, y que entre 
las sierras de Orihuela y de Callosa no hay otra diferencia que 
la falta de ofitas en esta última. Tal vez en alg"ún punto de la 
sierra de Callosa aparezcan asomos de silúrico ó de cámbrico, 
sistemas, particularmente este último, que se suelen presen 
tar bajo el Triásico en la vecina provincia de Murcia, pero 
hasta el pres(3nte, sólo he visto materiales del Triásico. La 
primera edición del mapa g-eolüg"ico de España señala estas 
dos sierras como paleozoicas; pero poco después, en una nue- 
va tirada, aparecen como pertenecientes al Triásico superior, 
oorrección debida á los trabajos del Sr. Mallada, y nada he de 
añadir á lo indicado por nuestro ilustre compatriota. 

Excursión á Rojales y Benijofar, — Habiendo pasado muchos 
meses dedicado á recorrer los alrededores de Alicante, aban- 
doné, por lo pronto, el estudio detallado de las sierras de Ca- 
llosa, déla Muela y Orihuela, vista la dificultad de visitarlas 
detenidamente durante el tiempo de clases. La noticia de un 
nuevo descubrimiento en Rojales me hizo emprender la excur. 



(1) También es frecuente llamar ^as^e rojo y jaspe amarillo á los mármoles ti- 
tónicos 



198 BOLKTIN Dll LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

i^ion de que doy cuenta, bien convencido de que no se tra- 
taba de Plesiosaurus ni Ichthijosauriis, sino de alg-ún ani- 
mal del terciario, por cuanto en esta provincia el Oolitico es- 
casea y del Liásico puede decirse que aún no se ha encon- 
trado (1). 

Reconocimos una colina situada al 8. de la estación de Al- 
batera, que contrasta con la g-ran llanura que se extiende por 
esta parte de la provincia, puesto que no se encuentra otra 
elevación del terreno hasta Algorfa y Benijofar, distantes 
unos 15 km, del punto en que se eleva esta loma, llamada el 
Cerro del Molino. Está formado de calizas tabulares grises, 
azuladas y rojizas fuertes, fracturadas en todos sentidos, y en 
ellas no hemos encontrado restos fósiles Su parecido con al- 
g-unos materiales de la sierra de Callosa es tanto, que no vaci- 
lo en atribuirlo al mismo sistema. Alzase otra colina al NW. del 
Cerro del Molino y junto á la vía férrea en dirección á Callosa, 
y se prolong-a al N. y al W., formando el extremo de la g-ran 
mancha triásica que, comenzando en Espinardo, al N. de Mur- 
cia, se alarg-a por esta parte hasta Albatera con soluciones de 
continuidad que ocupan el Cuaternario y el Aluvial. Estas 
elevaciones forman el Cerro de Pallares, que fué estudiado 
lig-eramente á nuestro reg"reso de Rojales (2). 

El camino de hierro se extiende en linea recta desde el ki- 
lómetro primero hasta las cercanías de la estación de Dolores, 
disting-uiéndose desde el disco de señales de la parte de Alba- 
tera el de la estación vecina, lo que indica la extensa planicie 
por que caminamos. Nada de particiilar ofrece esta llanura, 
casi toda ella cultivada y recorrida por canales que traen las 
ag-uas del Seg'ura ó por zanjas de desag'üe de los terrenos pan- 
tanosos de Albatera. Lleg-amos á la estación de Dolores, y poco 



(1) Aunque algunos autores han considerado como Infralias á los depósitos supe- 
riores al Keuper, formados por areniscas, dolomías, calizas tabulares y mármoles 
obscuros, yo creo que pertenecen al piso de Raibl en tanto que la presencia de sus 
fósiles no demuéstrelo contrario. Las calizas marmóreas de la Sierra Negra de Aspe 
encierran fósiles de muy pequeño tamaño, entre les que se distinguen algunos 
Ammonites que bien pudieran ser especies triásicas. La resistencia de esta caliza no 
permite el aislamiento ó separación de estos pequeños fósiles, encontrándose en 
cambio, en NoveUla, algunas especies determinables, de las que pienso ocuparme 
más adelante. 

(2) Sus materiales son idénticos á los del Cerro del Molino, formando inclínales y 
anticlinales de reducidas dimensiones. 



DE HISTORIA NATURAL. 199 

después lleg"aba el tren, en el que tomamos asiento hasta la 
estación de Rojales-Benijofar. Atravesamos el pequeño pueblo 
de Benijofar, y pocos minutos después entrábamos en Rojales, 
población alg-o mayor, dividida por el Seg'ura. Recomendados 
al Sr. D. Cipriano Arag-oncillo, farmacéutico del pueblo, llevó 
su amabilidad hasta acompañarnos á la sierra, á pesar de lo 
desapacible de la tarde, y salimos del pueblo á la una próxi- 
mamente, signiiendo el camino que conduce h Guardamar en- 
tre una serie de colinas terciarias y la marg"en derecha del 
Seg"ura. 

A menos de un kilómetro del pueblo, y á la orilla misma del 
camino, encontramos unas sepulturas muy notables, idénticas 
á las ya citadas en otras notas y publicadas en el Boletín de 
nuestra Sociedad (1). Se trata de unas tumbas, en número de 
10 ó 12, sumamente estrechas, que permitirían sólo la coloca- 
ción del cadáver en decúbito lateral, y cuya long-itud varía 
aquí extraordinariamente, pues las he medido, encontrando 
alg-unas de siete pies y medio por alg'o más de un pie de an- 
chura, mientras que otras cuentan solo poco más de dos pies 
de long-itud por medio de anchura. Están llenas de tierra y 
solo en una he encontrado huesos de adulto, pero muy destro- 
zados. El Sr. Góng'ora, en sus Antigüedades preliisUmcas de 
Andalucía, 1868, pág-. 72, habla de tumbas ig-uales reconocidas 
entre el Cerro del Maimón y el Cerro del Judío, á 4 kilómetros 
de Vélez-Rubio. Yo encontré más de 30 de esta especie en la 
Horadada, al SE. de Caravaca, y repito lo mismo que dije en 
la nota de 1903 (sesión de Octubre), relativamente á su orien- 
tación. El Sr. Góng-ora las creyó orientadas de E. á W. y con 
el rostro del cadáver hacia el S., pero en la de Rojales varía 
un tanto esta situación. Su escaso número no permite suponer 
que se trate del cementerio de un poblado, por pequeño que 
éste fuese, ni siquiera el de una tribu, sino más bien de una 
familia, porque las más pequeñas sólo podrían recibir el cadá- 
ver da un recién nacido ó el de un individuo de pocos meses. 
Las mejor conservadas presentan alrededor un rebaje deal- 
g-unos centímetros para encajar la losa, evitando de este modo 
el que fueran abiertas y profanadas por los animales^ lo cual, 



(1) El yacimiento prehistórico de rambla Bermeja... Octubre 1903, pág. 3.39, y Restos 
prehistóricos encontrados en la aldea de Archivel. Julio 1904, págs. 291 y 295. 



200 boletín de la real sociedad española 

sin embarg"o, no las ha librado de las manos de nuestros con- 
temporáneos, que habrán utilizado las losas sepulcrales en sus 
rústicas construcciones. Es seg-uro que las piedras que cerra- 
ran estas tumbas serían de materiales más resistentes que la 
caliza terciaria fosilífera en que están labradas las fosas, su- 
puesto que las que reconocí en 1886 y 1898, abiertas en la 
tobacaliza, estuvieron cerradas con g-randes losas del Titóni- 
co, á juzg-ar por las especies de Perisphinctes que contenían; 
y las de Archivel, abiertas en travertino muy fuerte, fueron 
cubiertas con losas del Jurásico y alg-ún trozo de micacita g-ra- 
natífera, traída de lejos porque el Arcaico se encuentra á mu- 
cha distancia. 

Las colinas terciarias empiezan en las inmediaciones de Be- 
nijofar y se extienden hasta cerca de Guardamar, formando 
ondulaciones casi paralelas, próximamente del S., eu donde 
se reúnen, componiendo un macizo de poca altura al N., que 
termina cerca del Seg-ura. Las dig-itaciones que se forman de 
este modo están separadas por cañadas dedicadas al cultivo, y 
unas y otras se encuentran representadas en el mapa de la 
provincia publicado por el Sr. Coello, si bien sólo en sus lí- 
neas principales, por no permitir más detalles la escala á que 
está hecho. La primera colina, á partir de Rojales, se llama 
del Molino de Viento, y forma al N. dos ó tres rinconadas á 
muy corta distancia del río. En uno de estos pequeños contra- 
fuertes se hallan las tumbas prehistóricas antes citadas. La 
cañada Beriiada separa la loma del Molino de la lo7na Bernada, 
y tras esta última se encuentran sucesivamente la caítada de 
la Incpiisición, la loma de Soler, lacaíiada del Pino, la loma del 
Pallaré, la cañada del Estaño y la loma del mismo nombre, 
perdiéndose en suaves ondulaciones hasta el vecino pueblo de 
Guardamar. 

Después de medir y registrar las tumbas de la ladera N. de 
la loma del Molino de Viento subimos por la cañada Bernada 
en dirección al S., bordeando la loma del mismo nombre. El 
suelo está sembrado de conchas de lamelibranquios, principal- 
mente ostras y conchas de pereg'rino, y con ellas frag-mentos 
de huesos de cetáceos. Forman estas colinas capas de una ca- 
liza blanquecina, agrisada, desmoronadiza y capas de un falún 
muy arenoso amarillento, y del que se pueden extraer con fa- 
cilidad las más delicadas conchas. Unas y otras capas buzan 



DE HISTORIA NATURAL. 



20i 



al NW. (1) con una pendiente de 10°. Subimos hasta la unión 
de las lomas que forman la cañada, j ya cerca de la cumbre 
encontramos la impresión de una enorme costilla, que por su 
forma y tamaño recuerda las primeras de una balenóptera, y 
de seguro no menor que las pertenecientes al individuo cuya 
esqueleto remití al Museo de Madrid en 1896. No pudimos en- 
contrar más que trozos dispersos, pero la impresión, que se 
conservaba con toda limpieza, revelaba que su extracción de 
las capas del terreno no era de larg-a fecha. 

Lleg-ados á lo alto, torcimos al E. en busca de la cañada de 
la Inqídsídóu pequeña, nombre de una finca próxima, buscan- 
do alberg-ue contra el viento, que soplaba con violencia. Seg'ui- 
mos encontrando conchas fósiles y trozos de huesos, dirig-ién- 
donos hacia la Io7)ia de Soler, punto más alto de este laberinto 
de cañadas y lomas. A poco el se- 
ñor Arag-oncillo nos llamó la atención 
acerca de un pedazo de vértebra de 
grandes dimensiones, y Gómez Llue- 
ca retiraba del falún el extremo de 
un hueso metatársico de un ung-ula- 
do de bastante tamaño. Rodeamos el 
cerro de Soler y penetramos en la ca- 
ñada del Pino, en donde buscamos 
inútilmente el supuesto Ichiliyoscm- 
rus, bien seg-uros de no encontrar 
otra cosa que un mamífero marino 
de g-ran tamaño, puesto que estába- 
mos en el Mioceno superior ó acaso 
en la base .del Plioceno. Separámo- 
nos para dar con el g-ran fósil, lle- 
gando hasta cerca de la casa llamada 
Incpiisición grande, al extremo inferior de la cañada del Pino, y,. 
al reunimos de nuevo, vista la inutilidad de nuestras pesqui- 
sas, dimos la vuelta al cerro de Soler, en donde Gómez Llueca 
recogió un diente de Oxijrhina de regulares dimensiones, pro- 
bablemente la O. hastaUs Agas., y no quedando más que el 
tiempo preciso para la vuelta á Rojales, emprendimos el re- 
greso por el camino más breve. En la falda occidental del cerro- 




Fi^. 1.» 

Trozo del metatársico de un 
undulado encontrado en los ce- 
rros de Rojales t. n. 



(1) En todos los ángulos azimutales nos referimos al meridiano magnético. 



202 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

de Soler encontramos el pretendido ictiosauro, que no era otra 
cosa que los destrozados restos de un cetáceo, acaso de un Ple- 
sioceius ó de otro g-énero parecido, que tan abundantes fueron 
en los últimos períodos de la era terciaria. Se había tratado de 
extraer la parte visible del esqueleto, y tan mal se hizo la ope- 
ración, que quedó reducido á informes pedazos, imposibles de 
reconstituir; tan solo de las ramas del maxilar podían reco- 
g-erse alg-unos trozos, que recordaban el PJesiocetus de las can- 
teras de Alicante, aunque de menor tamaño. Cerca del sitio 
donde yacía el maltratado esqueleto, había ostras de enorme 
tamaño y peso, aunque no se trata de la O. crassissima Lamk., 
sino más bien de la O. longirostris Lamk. abundando, como en 
todas estas colinas, la 0. cyatJmla Lamk. 

Regresamos á Rojales sin poder lleg-ar al extremo de las 
lomas del Pallaré, en donde se han encontrado numerosos ob- 
jetos antiguos. Ya mi distinguido amigo D. Manuel González 
Simancas había llevado hasta allí sus exploraciones, y siendo 
asunto más propio de la Arqueología que de la Geología, quedó 
entregado á la competencia de este señor, quien después me 
dijo que de Lucero, que es el nombre del lugar, había extraído 
objetos muy curiosos pertenecientes á los antiguos pobladores 
de nuestro suelo. 

Nuestra excursión á Rojales completa las noticias que ha- 
bíamos recogido de antemano, y á la colección de conchas y 
trozos de huesos hay que añadir dos datos curiosísimos que dan 

idea de lo que ya en el período Mio- 
ceno pudiera ser el río Seg'ura. El 
P. Saz me entregó dos curiosos dien- 
tes en un todo parecidos á los de un 
cocodrilo, encontrados en las cerca- 
nías de Rojales. Estos dientes son có- 
F'&- 2.* nícos, ligeramente arqueados, de co- 

Diente de Crocodilus (?) y sec- lOF pardo obsCUl'O, COll doS aristas 
ción del mismo, t. n. i . , i_ • i j- j. 

bien marcadas, estriados unamente 
desde el ápice al cuello, en donde las estrías se acentúan, 
dándole un aspecto prismático (de L5 á 16 facetas desigua- 
les). Estos dientes están compuestos de capas concéntricas, 
bien manifiestas, sobre todo en los grandes ejemplares, lle- 
gando hasta 2 mra. de grueso cada una de estas capas. El 
hueso es de reducidas proporciones y el marfil de tono amari- 





DE HISTORIA NATURAL. 



203 



lio tostado, muy fuerte. Su tamaño vai'ía de 20 á 40 mm. Pol- 
la descripción que se hace en las obras de Paleontolog-ía, parece 
que pertenecen al g-énero Crocodilusb acaso al Diplocynodon. 

El seg-undo dato, más interesante aún que el anterior, se 
debe á mi estimado discípulo y amigo Sr. Gómez Llueca. En las 
colinas situadas entre Benijofar y Rojales recog-ió frag-mentos 
fósiles, cuya determinación ofreció dificultad, por el tamaño 
reducido de los ejemplares, la escasez de libros de consulta y 
de mediosde comparación. Los trozos son lig-eramente curvos y 
esmaltados por su parte convexa, formando este esmalte lineas 
sinuosas, delgadas, discontinuas y sensiblemente paralelas al 
borde, que es finamente punteado y bajo el cual asoma una 







\í- 






^V 



B 



Fiíí. 3.^ 



Trozo del caparazón de un Trionyx, visto por su convexidad A y por su concavidad B 
con el extremo de una costilla, t. n. 



pieza de forma ojival, desig-ualmente estriada desde el ápice á 
lo larg-ode ellay que se encuentra soldada á la parte opuesta á 
la esmaltada, disting-uiéndose la soldadura por unas finas es- 
trías. Nos pareció desde lueg-o una pieza neuroesquelética de 
algún reptil, lo que liemos comprobado venciendo dificultades 



204 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

y en fuerza de leer descripciones y comparar dibujos, lleg-ando 
á la conclusión de que se trata de un trozo de caparazón de 
un Trionyx, que debió ser de g-randes proporciones, muy seme- 
jante al T. vitlatus Gerv., lo que permite suponer la existencia 
de un río Seg-ura en el período Mioceno y demuestra cuánto 
han cambiado clima y producciones de la reg-ión. 

Terminó nuestro viaje á Rojales dejándonos el firme propó- 
sito de volver á recorrer con tiempo suficiente aquellos depósi- 
tos fosilíferos que tan g-ratas sorpresas nos han proporcionado. 
No lejos se divisan las colinas de Alg'orfa, de las que pudieran 
obtenerse también curiosidades paleontológ'icas y arqueológ-¡- 
cas(l). En resumen, nuestra excursión proporcionó pocos pero 
interesantes fósiles: tres ó cuatro especies del g-énero Ostrea, 
otros tantos del Peden, un Cardium, más alg-unos moldes de 
escaso valor, todos ellos marinos, así como los huesos de cetá- 
ceo; en cambio la presencia de cocodrílidos, del Trionyx y los 
restos de ung-ulado, parecen demostrar la vecindad de un río, 
semejante á los del África actual. No nos detenemos en la pre 
senté nota en la determinación de las especies encontradas, 
habiendo éstas de aumentarse en las próximas excursiones. 

Excursión á Santa Pola (2).— La presencia en Alicante de mi 
distinguido amig-o el arqueólog'o Sr. González Simancas, hizo 
que concertásemos varias excursiones, siendo una de ellas la 
emprendida el día 14 del corriente. Salimos de Alicante á las 
diez de la mañana acompañados del Sr. Gómez Llueca y seg-ui- 
mos el camino recientemente construido, y cuyos primeros ki- 
lómetros se encuentran próximos á la orilla del Mediterráneo, 
al pie mismo de las colinas terciarias del Paso de Ja Cherra, Col- 
menares, etc., descritas ya en otras notas, y cortando, á tre- 
chos, g-randes depósitos de Cuaternario. Pasados estos peque- 
ños accidentes del terreno, se extiende la carretera por una 
dilatada llanura con todo el aspecto de una marisma desecada. 



(1) Muchas antigüedades de Algorfa forman parte del bello Museo que el reveren- 
do P. Julio Furgás, S. J , ha formado en el colegio de Santo Domingo de Oriliuela á 
fuerza de constancia y admirable labor. Este pequeño Museo es más conocido en el 
extranjero que en nuestra patria, habiéndose publicado noticias tan interesantes 
como el folleto que lleva por título Tambes prehistoriques des environs d'Orihuela. Ex- 
trait des Annales de la Sociélé d'Archéologie de Bruxelles, tomo xix, 1905. 

(2) Saníapola, escriben con frecuencia en el país; pero en el mapa del Sr. Coello 
aparece escrito Santa Pola. 



DE HISTORIA NATURAL. 205 

Todavía existen alg-unos puntos bajos ocupados por pantanos 
salobres que imposibilitan el cultivo y en los que crecen en 
abundancia las plantas barrilleras. Mas adelante el paisaje 
pierde su monotonía y aparecen en alg-unos sitios manchas de 
cultivo y algunas casas de pobre apariencia. El suelo se eleva 
gradualmente, apareciendo porciones del Cuaternario cubier 
tas de un travertino de color claro, y así continúa el camino 
hasta subir á la Sierra de Santa Pola, conjunto de anchas co- 
linas de poco más de un centenar de metros de elevación. 

En el extremo de éstas, y dominando una vasta extensión de 
mar, se levanta la torre del faro, y al SE. del Cabo, formado 
por esta Sierra de Santa Pola, aparece la Isla Plana ó Nweva 
Tabarca, que, aunque pequeña, contribuye á hacer más abri- 
g-ada la extensa rada que limita al SSW. el Cabo Cervera. Bien 
conocida es de los marinos la tranquilidad de sus ag-uas, que 
con frecuencia se ven animadas con la presencia de numero 
sas escuadras. Este fué, sin duda, el antig-uo Si7ms lUicitanus, 
y aunque el amor propio de alg-unos escritores alicantinos 
haya querido ver el famoso Simis en la rada que se extiende 
desde el Cabo de Santa Pola al Cabo de la Huerta, no cabe 
duda para los arqueólogos que Illice fué en las inmediaciones 
del moderno Elche y que el Porlus lUicitanus estuvo muy 
cerca de la actual villa de Santa Pola. Lápidas, estatuas, rui 
ñas de toda clase, parecen atestig-uarlo, y lóg-ico parece también 
que los romanos y los conquistadores que los antecedieron 
dieran la preferencia á una extensa rada que ponía sus naves 
á cubierto de cualquiera inclemencia de los elementos. 

La Sierra del Cabo había ya sido recorrida por nosotros, si- 
g-uiendo las sendas y camino vecinal, antes de la construcción 
de la moderna carretera. En una excursión escolar que acom 
pañando gran número de alumnos verificamos en Diciembre 
(le 1S04, llegamos hasta la misma torre del faro, descendiendo 
por las que])radas que dan frente á la isla de Tabarca. Sólo 
mioceno y travertinos cuaternarios encontramos, y sé que de 
las canteras abiertas á la explotación se han retirado dientes 
<le Oxyrhina, Lamna, Carcharodon, Chnjsoprys y conchas de 
los géneros Lima, Pectén, Cardium, Ostrea, Sj)ondylus, con las 
especies propias del helveciense. Aunque su altura es poca, no 
faltan cañadas fértiles, pobladas de árboles, de muy agradable 
aspecto. Mas por la parte de la villa sólo puede apreciarse una 

T. VIII.— Abril, 1908. 14 



206 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

enorme masa de travertinos de bastante consistencia para em- 
plearlos como piedra de construcción. 

La villa es pequeña, limpia y de muy buen aspecto, contri- 
buyendo á hermosearla los modernos edificios, en su mayoría 
de planta baja y de buen g-usto arquitectónico. En las inme- 
diaciones de la población y á orilla de la carretera existe un 
antiquísimo aljibe, construido con toda clase de restos de edi- 
ficaciones y entre los que destacan neg*ros y verdosos trozos de 
ofitas, pedazos de andesitas, barros romanos y calizas y arenis- 
cas labradas. El Sr. G. Simancas hizo de él varios dibujos y lo 
calificó de bizantino. Emplazado en medio de un campo culti- 
vado, y á cosa de un kilómetro del mar, parece contener entre 
sus abigarrados muros los restos de antig-uas civilizaciones, y 
de un lugar inmediato se han extraído dos trozos de bellísi- 
mas estatuas que después vimos en casa de los propietarios 
del terreno, Sres. de Múrtula. El mayor de estos trozos, como 
de unos 35 cm., representa desde los pies á la cintura, á una 
Ventís púdica, tallada en mármol blanco sacaroide, no habién 
dose encontrado el resto de la estatua. Hicieron excavaciones 
en su busca y hallaron una cabeza, de unos 5 cm., de tipo 
g-rieg-o, admirablemente esculpida en la misma clase de már- 
mol que la otra. El número de objetos extraídos es tan g-rande 
y de tanto valor, que no cabe duda fué este lugar centro de 
mucha importancia en las pasadas edades (1). Arruinado y 
destruido con las sucesivas invasiones se perdió casi todo y ni 
aun memoria debió conservarse de él durante varios siglos. 
Santa Pola aparece en la época de la Casa de Austria como una 
fortaleza para defenderse de las incursiones de los piratas ber- 
beriscos, que aún se conserva en buen estado, sirviendo en la 
actualidad de Casas Consistoriales, cuartel y otras viviendas, 
dada su gran extensión. El pueblo se ha ido formando poco á 
poco alrededor de la antig-ua fortaleza, debiendo en la época 
presente su importancia al comercio de vinos y á la explota- 
ción de la sal que se obtiene en abundancia en la albufera de 
Elche á poca distancia al W. de la población. 

Dos hechos se deducen de nuestras investig-aciones por la 



(!) El gran Dolitim de muchas ánforas de cabida, existente en el Museo Arqueoló- 
gico Nacional, procede de este sitio Encontramos los trozos de otro, depositados en 
el recién creado Museo provincial de Alicante. 



DE HISTORIA NATURAL. 207 

reg"ióii de que tratamos: es el primero la prueba de la emer- 
sión de esta parte del litoral, aun en la época histórica, puesto 
que el llamado Portus lUiciiamis, que por los restos extraídos 
debió asentarse no lejos de las posesiones de los Sres. de Múr 
tula, está á 1 km. próximamente de la playa actual, y aunque 
los fenómenos de aterramiento hayan contribuido á aumentar 
esta distancia, su elevación sobre las ag'uas y el aspecto del 
Cabo, cuyo cantil se encuentra bastante alejado de la acción 
de las olas, parece confirmarlo. Probada de un modo irrefuta- 
ble la emersión de este litoral desde la época cuaternaria, g-ra- 
cias á la existencia de los depósitos de conchas actuales exis- 
tentes en la Albufereta de Alicante (1), el fenómeno ha conti- 
nuado en la época histórica, transformando los estuarios y 
marismas en g-randes llanuras, alg-unas impropias para el cul- 
tivo por las sales que aún contienen, quedando como residuo 
de la ocupación del mar las albuferas y lag'unas saladas de El- 
che, las dos de Torrevieja y el Mar Menor de Murcia, la más 
extensa de todas. 

El otro hecho dig-no de notarse se refiere á la constitución 
g-eológ-ica de esta que pudiéramos llamar la tierra haja de Ali- 
cante. Desde la capital hacia el W. limita las formaciones se- 
cundarias una zona que equivale á la cuarta ó quinta parte de 
la provincia, zona ocupada solamente por formaciones tercia- 
rias modernas y el cuaternario y actual. Llega el Infracretáceo 
hasta los mismos muros de Alicante, constitu3'endo la colina 
en que se alza el ruinoso castillo de San Fernando, y conti- 
núa por el Hondo de Piqueres, Serreta NegTa y Foncalent, eu 
cuya cresta asoma el Titónico; aparece de nuevo el Albense en 
las canteras de Rebolledo, y este piso, juntamente con el Ap- 
tense y Neocomiense, en la falda SE. de la sierra de San Pas- 
cual, la masa considerable de la sierra de Crevillente formada 
por Titónico é Infracretáceo y los macizos triásicos — pequeños 
junto á la estación de Albatera, mayores en Callosa, sierra de 
la Muela y Orihuela, — internándose por Santamera en la pro- 
vincia de Murcia. Todo el espacio limitado por los expresados 
lugares y el Mediterráneo encierra las formaciones terciarias 
modernas, cuaternarias y actuales ya dichas, no habiendo en- 



(1) Apíintes para el estudio geológico de la provincia de ^Z/ca«^e. — Boletín de la 
Real Sociedad Española de Historia Natural, Marzo, 1906, pág. 154. 

# 



?08 B0LKT1>; DIÍ LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

centrado en esta parte ni siquiera el Nummulítico, que bordea 
en alg'unos puntos al secundario y no aparece en la reg-ión 
baja. Hay en el interior de la provincia y en la costa que se 
extiende hasta la provincia de Valencia, grandes manchas de 
Terciario moderno y de Cuaternario, combinándose en capri- 
choso y revuelto mosaico con manchas de otros terrenos; pero 
en la zona antes citada no hemos encontrado terrenos más an- 
tiguos que el Mioceno, lo que parece obedecer á una emersión 
iniciada durante el Olig'oceno, y continuada hasta la época 
actual. 



Datos biográficos del profesor D. Francisco de Paula Martínez y Sáez 

POR 

J. GOGORZA 

El 26 del pasado mes de Enero falleció en Madrid el sabio 
Catedrático de la Universidad Central, D. Francisco de Paula 
Martínez y Sáez. Difícil es condensar en unas cuantas líneas 
los resultados de la labor científica realizada por este insigne 
naturalista, cuya vida se consagró sin interrupción al estudio 
de las ciencias naturales. Difícil también exponer las condi- 
ciones de su personalidad moral é intelectual, para quien no 
tiene costumbre de hacer estos trabajos. Pero el afecto sin- 
cero que yo sentía por el profesor Martínez, me impulsa á ren- 
dir este modesto homenaje á su memoria: á la memoria del 
que en vida fué siempre para mí un maestro cariñoso y un 
leal y verdadero amigo. 

Comenzó su carrera nuestro biografiado, en Madrid, como los 
estudiantes de más modesta posición, logrando, merced á su 
aplicación y á su entusiasmo por los estudios científicos, obte- 
ner á los veintiún años el título de licenciado en la Facultad de 
Farmacia y el de doctor en Ciencias Naturales. Fué nombrado 
poco tiempo después ayudante de las cátedras de esta Sección 
en la Universidad Central, donde se distinguió y trabajó 
notablemente en el arreglo y clasificación de las coleccio- 
nes de vertebrados que existían entonces en el Museo de 
Historia Natural. Desde aquel momento su afición se especia- 
izó en el estudio de estos seres que, con el de la entomología. 




D. FRANCISCO DE P. MARTÍNEZ Y SÁEZ 



DE HISTORIA NATURAL. 209 

consumió su vida entera. Las necesidades de ésta le oblig-a- 
ron, sin embarg-o, á separarse durante alg-ún tiempo del refe- 
rido g-énero de trabajos y de sus colecciones favoritas, cuando 
fué nombrado por oposición Catedrático numerario de Historia 
Natural en el Instituto de Teruel, desde el que pasó más tarde 
á los de Oviedo y Jerez. 

Fué en este período cuando el Gobierno español, queriendo 
iniciar una época de protección hacia las Ciencias naturales 
que, desde los tiempos de Carlos III, de feliz memoria, es- 
taban punto menos que olvidadas oficialmente, determinó 
nombrar una comisión que hiciese exploraciones y estudiase 
todo lo referente á estas Ciencias, en los diversos países de 
la América meridional. El profesor Martínez fué uno de los 
desig-nados para formar parte de dicha comisión, propuesta 
que aceptó con júbilo, llevado de su entusiasmo por las inves- 
tig-aciones zoológ-icas, y, sin titubear un momento, cambió 
¿'ustoso la vida sedentaria y tranquila del Catedrático de 
provincia por los azares y aventuras de un viaje por países 
desconocidos y salvajes, en los que las enfermedades le pusie- 
ron más de una vez en trance de muerte. Este viaje fué el últi- 
mo de los g-randes viajes realizados por naturalistas españoles 
en las comarcas tropicales americanas. En él, nuestro con- 
socio, el profesor Martínez, que en su aspecto y en su trato re- 
velaba timidez y como indecisión de carácter, dio repetidas y 
g"allardas muestras de intrepidez, de valor y de energía, y du- 
rante los tres años y medio que duró su excursión, llevó á cabo 
una cantidad de trabajo científico tan g-rande, que sólo las co- 
lecciones por él recog-idas y enviadas á nuestro Museo, valían 
con creces el escaso dinero g-astado por el Gobierno en esta 
exploración. 

Es interesante, por tanto, reseñar, aunque sea sumaria- 
mente, las diversas peripecias ocurridas á nuestro viajero en 
América, por las enseñanzas que de este relato puedan des- 
prenderse para la actual g-eneración de naturalistas españo- 
les, alg-o más práctica y positiva que la de aquella época á 
que me refiero, que se disting'uía por su romanticismo cientí- 
fico. La Comisión embarcó en Cádiz el 10 de Ag'osto de 1862 
en la fragata de g-uerra Nuestra Señora del Triunfo, que, con 
otros varios barcos, estaba destinada á visitar diferentes 
puertos del Pacífico. Antes de tocar en tierra americana hicie- 



210 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ron escala en las Canarias y en San Vicente de Cabo Verde^ 
donde recog-ieron g-ran cantidad de plantas é insectos. El 9 de 
Septiembre Ueg-aron á San Salvador, en el Brasil, donde 
Martínez permaneció un mes, haciendo en este tiempo varias 
excursiones á las comarcas del interior de esta reg-ión brasi- 
leña, entonces poco menos que salvajes. Pasó después á Río 
Janeiro, donde residió también alg-unas semanas, reuniendo 
en este punto notables colecciones de vertebrados, que, unidas 
alas que recog-ió días después en Desterro, provincia de Santa 
Catalina, constituyeron ya un importante y copioso envío. El 
6 de Diciembre fondea en Montevideo, donde residió hasta el 
16 de Enero de 1863, recorriendo en este tiempo muy curiosas 
localidades de las fecundas márg-enes del río de la Plata. Con 
objeto de aumentar la zona de sus investigaciones y dar ma- 
yor variedad á las recolecciones, determinó la Comisión divi- 
dirse en grupos, marchando unos comisionados á Chile, por 
tierra, atravesando el continente americano desde la costa del 
Atlántico á la del Pacífico, por el paralelo 33°; mientras otros 
se dirig-ían al mismo país embarcados. Martínez fué de estos 
últimos, y el 16 de Enero embarca en Montevideo en la fra- 
g-ata Triunfo, pasa el Estrecho de Mag-allanes y visita diferen- 
tes localidades de Patag-onia, viviendo alg-unos días en una de 
las tribus que habitaba la costa. Retrocede después á las islas 
Malvinas, donde permanece hasta el 9 de Abril, haciendo inte- 
resantes recolecciones de peces, crustáceos é insectos, desg-ra- 
ciadamente perdidas en su mayor parte por el rig-or de las Orde- 
nanzas de á bordo. Pasados meses en Chile, recorriendo los al- 
rededores de Valparaíso, Santiag"o y Copiapó, visitando después 
el desierto de Atacama, donde uno de los comisionados, el des- 
graciado D. Fernando Amor, contrajo la enfermedad mortal 
que pocos meses más tarde le condujo al sepulcro, á más de 
3.000 leg'uas de su patria. Nuestro biog'rafiado también experi- 
mentó allí una enfermedad debida á los rig-ores del clima. 
Desde Chile se dirig-e al Callao y más tarde á San Francisco de 
California, regresando por último nuevamente á Chile, donde 
se reúne con los restantes compañeros de comisión. Allí tuvie- 
ron que abandonar la escuadra, en la cual hasta entonces ha- 
bían viajado. Parecía natural que tan repetidos viajes y excur- 
siones y las molestias y enfermedades por ellos ocasionadas, 
hubiesen cansado el ánimo de aquellos animosos exploradores 



DK HISTORIA NATURAL. 211 

y les hiciesen sentir el deseo de regresar á su país y descansar 
de tan repetidas fatig-as en el seno de sus familias. Pero ya he 
dicho antes que los naturalistas de aquella época eran verda- 
deros románticos de la ciencia y como tales obraron en aque- 
lla ocasión, pidiendo al Gobierno que, en vez de volver á Es- 
paña por los cómodos paquetes de vapor, se hiciera el reg"reso 
atravesando la mayor anchura del continente americano, ca- 
minando á caballo ó á pie y atravesando vastas reg-iones ente- 
ramente salvajes. Habiendo facultado el Gobierno á los comi- 
sionados para realizar este último g-ran viaje, el más intere- 
sante de todos los llevados á feliz término por la Comisión, 
como fácilmente puede comprenderse, se reunieron en Gua- 
yaquil en Octubre de 1864, pero ya muy mermados en núme- 
ro, pues de los nueve individuos que primitivamente la for- 
maban, sólo cuatro, los Sres. Martínez, Espada, Isein y Alma- 
g-ro pudieron emprender esta última etapa que consistía en 
atravesar la América del Sur por el paralelo 2° de latitud meri- 
dional, desde Guayaquil, en el Pacífico, hasta Gran Para, en el 
Atlántico. No entraré en detalles de este viaje, que hoy es 
.difícil y peligroso, y en aquella época, era el intentarlo empresa 
temeraria y arriesg'ada. Indicaré que á pie lleg-aron á Quito, 
atravesaron los Andes, se dirig-ieron después hasta el río Ñapo, 
el más considerable de la república del Ecuador, visitaron el 
grandioso volcán CotO'paxi y el 24 de Ag-osto, por el río Mara- 
ñen, Ueg-aron á Tabating-a en la frontera brasileña. En este 
poblado, constituido por unas cuantas cabanas, residieron al- 
g-unas semanas, esperando inútilmente recursos que el Gobier- 
no español no mandaba, pasando sin comer algunos días, 
enfermos y medio desnudos. Convencidos de que toda espera 
era inútil, y g-racias al desprendimiento de un comerciante 
español de Tabating-a, consig-uen pasaje hasta Gran Para en 
el vapor Icamaba y lleg-an á dicho punto el 12 de Octubre y á 
Madrid el 18 de Enero de 1866. 

Como dato que puede servir para apreciar el trabajo llevado 
á cabo por el profesor Martínez en estos diferentes y arriesg-a- 
dos viajes, que duraron tres años y medio y en los que reco- 
rrió más de 3.000 leg-uas de tierras americanas, indicaré que 
sólo las colecciones por él recog-idas, estaban formadas de más 
de 30.000 ejemplares, y si se tiene en cuenta, por lo expuesto 
más arriba, las condiciones de penuria, la falta de medios y las 



212 BüLKTIN Dlí LA REAL SÜCIIÍDAD ESPAÑOLA 

fatig-osas circunstancias con que todas estas excursiones fue- 
ron hechas, no puede menos de admirarse el entusiasmo cien- 
tífico y el desinterés personal que supone conseg-uir estos re- 
sultados con tan desfavorables medios. 

A su vuelta de América, y para premiar tan relevantes ser- 
vicios, fué nombrado Martínez catedrático supernumerario en 
la Facultad de Ciencias de la Universidad Central, y ag-racia- 
do, además, con una encomienda de la Real Orden americana 
de Isabel la Católica. Alg^unos años después, el 30 de Mar- 
zo de 1872, ocupó en posesión la Cátedra de Zoog-rafía de 
Vertebrados, en la misma Facultad, viendo así realizados sus 
más vivos deseos de poder dedicar toda su actividad y toda su 
inteligencia á los estudios que fueron el mayor anhelo de su 
vida. En esta Cátedra se formó el eminente profesor que todos 
hemos conocido, del que todos hemos recibido instructivas lec- 
ciones, y que durante el tiempo que desempeñó su cometido, 
enseñó con cariño á sus discípulos, y org'anizó, de una mane- 
ra perfecta y acabada, los estudios de sistemática de vertebra- 
dos en nuestro país. Observador profundo, detallista y minu- 
cioso hasta la exag-eración, tenía además todas las condicio- 
nes necesarias para ser un buen naturalista clasificador, como 
lo demostró en la labor perseverante y tenaz de ordenar y 
clasificar las colecciones de vertebrados que estaban á su carg-o 
en el Museo de Historia Natural; labor obscura, de trabajo 
diario, que para muchos puede pasar inadvertida, pero que 
supone una g-ran cantidad de energ-ía y de actividad g-astados. 

Como consecuencia de estos estudios ha dejado escritas el 
benemérito maestro muchas notas y publicaciones, entre las 
cuales deben mencionarse las sig-uientes: 

«Nota sobre los mamíferos americanos.» 

«Vertebrados de Fernando Póo y el Golfo de Guinea.» 

«Apuntes de un viaje por el Sahara occidental. — Reptiles y 
Mamíferos.» 

«Variedad neg-ra del zorro común fCcmis vulpes L.), proce- 
dente de Cuenca.» 

«Nota sobre tres ofidios de Filipinas, reg-alados por D. Luis 
María Portilla.» 

«Observaciones sobre un ofidio de Nueva Granada, remitida 
al Museo de Madrid.» 

«Noticia de alg'unos mamíferos de España y de América.» 



DE HISTORIA NATURAL. 213 

«■Nota sobre el Eerpestes tentaculatum Lac.» 

«Lista de los reptiles índicos reg'alados al Museo de Madrid 
l)or D. Claudio Montero, y observaciones á ellos referentes.» 

«Lista de los reptiles recog"idos en Filipinas por D. Casto 
Méndez Núñez, reg'alados al Museo de Madrid.» 

«Observaciones sobre el Moloch horridus Gray,>) 

«Nota sobre dos reptiles de Fernando Póo { Chammleo Oweni 
Gray y Vípera nasicornis Shaw).» 

«Nota sobre alg-unos reptiles de Menorca.» 

«Sobre el habitat en España de la MyogaJea pyrenaica Geoíf.» 

«Lista de varias especies de aves de las cercanías de Mieres 
(Oviedo).» 

«Datos para la lierpetolog"ía de España.» 

«Noticias sobre reptiles, anfibios y peces del Amazonas, ad- 
quiridos por el Museo de Madrid.» 

«Noticia sobre un Hisüoyhorus belone Raf. de las costas de 
España.» 

«Nota sobre el Bufo miJgaris Laur., y observaciones acerca 
de su desarrollo.» 

«Reptiles y peces filipinos, reg'alados al Museo de Madrid por 
A. Hornee.» 

«Moluscos del viaje al Pacífico-Bivalvos.» 

«Nota biográfica de D. Laureano Pérez Arcas.» 

«Nota biográfica de D. Marcos Jiménez de la Espada.» 

«Distribución metódica de los vertebrados.» 

Pero con ser mucho^ no es esto todo lo realizado por la acti- 
vidad del profesor Martínez, pues cuando dejaba las coleccio- 
nes del Museo, aún encontraba tiempo en su casa para dedi- 
carse á los estudios entomológicos, en los que fué un verda- 
(iero especialista, principalmente en el conocimiento de los co- 
leópteros de Esnaña. E.stas aficiones le llevaban á recorrer 
g-ran número de localidades españolas, que exploraba con 
ardor y siempre con fruto para la ciencia. Recorrió en todas 
direcciones la Sierra de Guadarrama, visitó con detenimiento 
la serranía de Cuenca, la sierra de Gredos, la Nevada y tantas 
otras localidades interesantes que sería fatig-oso enumerar. 
Reunió, de este modo, una colección de más de 8.000 especies 
de coleópteros, la mayor parte de España, y otros de diferen- 
tes comarcas de Europa, adquiridos por cambio con diversos 
naturalistas extranjeros, con los cuales sostenía frecuente co- 



214 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

rrespondencia. Sirvióle esto de base para describir muchas es- 
pecies nuevas de la fauna española y para numerosas publica- 
ciones, referentes á ella, como son las sig'uientes: 

«Datos sobre alg-unos coleópteros de los alrededores de 
Cuenca.» 

«Descripción de coleópteros de España.» 

«Apuntes de un viaje por el Sahara occidental: coleópteros.» 

«Descubrimiento en Madrid del Hetmrius Marseuli Brul.» 

«Sobre la plag-a del Colaphus atar 01.» 

«Sobre varios coleópteros de Villajero (Avila).» 

«Sobre el Necrodes Uttoralis L., hallado en Santander.» 

«Observaciones sobre la Clythra appendicina Lacd.» 

«Hallazg'o de la Lissa chiragra Fab., en Menorca.» 

«Lista de los himenópteros hallados en España y determi- 
nados por L. Dufour.» 

«Nota sobre los coleópteros de España.» 

«Descubrimiento en Menorca del iSaprinus cruciaitis F.» 

«Nota sobre una especie del g-en. Lahidostomis .y> 

«Coleópteros citados por primera vez en Menorca.» 

«Datos para la entomología de España.» 

«Observaciones sobre la distribución g-eog-ráfica de las va- 
riedades del Pmdhis cvrcus Dej.» 

«Sobre dos especies de Ancyrophoms de Madrid.» 

«Nota sobre el Ophomis KaMUanus Reiche.» 

«Coleópteros de España, recog"idos por D. Máximo Lag'una.» 

«Nota sobre Dorcadioii de España.» 

«Coleópteros de España y Norte de África, recog-idos por el 
Sr. Bolívar.» 

<i.A(jryimus notodonta Latr., de Sevilla.» 

«Noticia del estudio del R. P. Wasman sobre los g-éneros 
Átemeles y Lomechusa y sobre los animales mirmecófag-os.» 

Fué socio fundador y notablemente activo de nuestra So- 
ciedad Española de Historia natural y mieuibro de las ento- 
mológ-icas de Francia y de Berlín y de la Sociedad científica 
de Bruselas. 

Tal es la labor que realizó en vida el sabio maestro D. Fran- 
cisco de Paula Martínez y Sáez. Con tales merecimientos pro- 
pios, pudiera haber lleg"ado á los puestos más preeminentes 
de la enseñanza, pero siempre su cátedra fué el término de 
sus aspiraciones. Hombre de g'ran humildad, con una modes- 



DE HISTORIA NATURAL. 215 

tia que rayaba en la timidez, y no conociendo la ambición, que 
á tantas medianías eleva, permaneció siempre alejado de toda 
contienda que no fuese relacionada con sus estudios favori- 
tos. Por esto, su saber y su personalidad no adquirieron todo el 
relieve que sus muchos méritos podían haberle dado. El era 
el último representante de aquel gTupo de insig-nes profeso- 
res de nuestro Museo de Historia Natural, que por su entusias- 
mo y su saber, iniciaron una época de resurg-imiento de las 
ciencias naturales en España, los cuales fueron maestros y 
guías de todos los naturalistas actuales. Con él desaparece tam- 
bién un trabajador infatig-able, cuya larga vida (nació en 
Madrid el 30 de Marzo de 1835) se consagró entera al desinte- 
resado cultivo de la ciencia y á la enseñanza, que en su cáte- 
dra daba con tanta perseverancia como bondad y sencillez. 

Nombres vulgares de las aves de la isla de Cuha 

?0E 

FRANCISCO DE LAS BARRAS DE ARAGÓN 

En el año de 1853 se inició en la Habana una suscripción 
entre los peninsulares naturales de Asturias, con objeto de fo- 
mentar el gabinete de Historia natural de la Universidad de 
Oviedo. El importe de la suscripción se empleó en formar una 
colección, lo más completa posible, de las aves cubanas, la 
cual, instalada en once grandes cajas, con tapa de vidrio, cons- 
tituye aún hoy uno de los más importantes elementos de nues- 
tro gabinete. 

El catálogo, que se conserva en el archivo universitario (1), 
está firmado en la Habana, en 27 de Enero de 1857, por don 
Juan Lembeye, quien había sido el encargado de formar la 
colección. Los ejemplares están exactamente clasificados y 
acompaña á cada nombre técnico el vulgar cubano. 

Creemos de interés el publicar aquí reunidos estos nombres, 
y como son ellos, y no la lista de especies de Cuba, lo que mo- 
tiva esta nota, nos ha parecido preferible colocarlos por orden 
alfabético, como ya en 1905 hicimos con una lista semejante 
de aves de Filipinas. 

(l) Legajo 245, estante 7.", t. 6.», «Museo de Historia natural y Jardin Botánico». 



216 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Aguaita caimán, Árdea víresens L. — Alcarabán, A. lenti- 
ginosa Swains. — Alcatraz, Pelecamis fusciis L. var. — Apare- 
cido de San Dieg-o, Carela cyanea L.— Arriero, Saurothera 
Merlina D'Orb. — Arriero de Costa, Coccyzus erythrophthalmus 
Wills.— Aura tinosa, Cathartes aura \\\g.~ Kzxúqío, Passerina 
cyanea lj.—kz\i\QÍo real, Cocohorus cceruJeus L.— Batista, J/or- 
phmis Gundlachü Lemb. — Becasina, Scolopax Wilsonn Temm. 
— Bereg-uetee, Chorleides virginianiis Brin.— Bien-te-veo, Vireo- 
syhia olivácea L. — Bijirita aplomada, SyMa ccerulescens Lath. 
— Bijirita azul, Culicivora cwrulea Swains.— Bijirita coronada, 
Sylma corónala Lath.— Bijirita de costa, S. marilima Wills.— 
Bijirita de frente neg-ra, S. trichas Lath.— Bijirita de g-arg-an- 
ta amarilla, S. pensílis Lath. — Bijirita de manig-ua, 8. petechia 
Lath.— Bijirita mitrada, Setophaga mitrala L.— Bijirita trepa- 
dora, MnioliUa varia L. — Bobito, Muscícapa virens Gml. 
Boyero ó camao. Columba montana Gml. — Cabrero, Tanagra 
Pretrei Less.— Camao, Columba caniceps Lemb. — Camao ó bo- 
yero, C. montana Gml.— Canario de mang-lar, Syhia cesliva 
Gml.— Cao, Corvus jamaicencis Gml.— Cárabo, Otus Ivacliyo- 
tus L.— Caracolero, Rostrhamus sociaMlis D'Orb. — Caraira, Po- 
lyhorus milgaris Vieill. — Cardenal acarminado, Tanagra cestiva 
Gml. — Cardenal de alas neg-ras, T. ruJjra L. — Carpintero chu- 
rroso, Nesoceleus FernandinaYig. — Carpintero escapulario, Pi- 
cus auratus L. — Carpintero jabado, P. superciliaris Temm. — 
Carpintero roán, P. varius L. — Carpintero verde, P. percussiis 
Temm.— Cernícalo, Falco sparveriíis L. — Chamberg-o, Dolico- 
nyx oryfi'üonííL.- Chamberguito, Emberiza passerina Wills. — 
Chiching-uaco, Quiscaltis Qundlachi Cass. — Chillina, Sylvia 
blenda Lemb. — Chinchilita, S. americana Lath. — Chirriador, 
Icterus assimilis Gml. — Coco prieto. Ibis falcineUus Gml. — 
Codorniz, Ortyx virginiana L.— Colibrí, Orthorynchus colubris 
Gml.— Colirubio, Muscicapa ruticilla Gml.— Corúa, Phalacro- 
corax floridanus Sud. — Corúa, Phalacrocorax sp.— Cotorra, 
Psittacus leucocephala Aldrovand.— Cotunto, Noctua nudipes 
Daud.— Cuchareta, Anas clypeata L. — Cuerva chiquita, Pha- 
lacrocorax resplendens Aud. — Deg-ollado, Coccoborus ludovicia- 
nus L. — Frailecillo, Charadrius vociferus L.— Frailecillo cabe- 
zón, Cli. JFilsonius Ard. — Frailecillo jaspeado, C/i. marmo- 
ratus Temm. — Gallareta azul, CiaUinula galeata Bonap. — 
Gallinuela chiquita, Rallus mimitus L. — Gallinuela de frente 



DE HISTORIA NATURAL. 2i7 

"blanca, Gallmiila galeata P. de Vied. — Gallinuela g'org-i- 
negra, Ralliis carolinensís L. — Gallinuela parda, H. creiñtans 
And. — Gallito, Parra j ácana L.— Garcita, Árdea exUis Gml. — 
Garza, A. cmnilea Catesb. (librea blanca). — Garza azul, A. cmru- 
/^íí Catesb.— Garza blanca, A. candidissima Gml. — Garza pe- 
chiblanca, A. ¡eucogaster Gml.— Gavilán colirojo, Buteo horea- 
lis Gml.— Gavilán sabanero, Circus cyaneus L.— Gaviota qAá- 
quita, <S'¿grí^<^ Mmí/« L.— Gaviota de pico g-rueso, St. anglica 
Montag-u.— -Gaviota de pico neg-ro, AV. cantiaca Aud.— Gaviota 
monja, St. fuliginosa Gml, -Gaviota neg-ra, St. nigra L.— Go- 
londrina bifurcada, Hiriindo americana Wills. — Golondrina co- 
ronada, //. coronata, Museo de Berlín. — Golondrina g-rande, 
//. purpurea L. — Golondrina verdosa, H. Mcolor VieilL— Gor- 
g-ineg-ra, Sylvia Bachmanii Aud.— Graminero, Fringilla sa- 
vanna Wills. — Guabairo g-rande, ChorJeides carolinensis Briss. 
— Guanaba, Nycticorax rulgaris L. — Guanana, Anser hyjjerho- 
rea L.—Guaraiba chica, ChorJeides vociferiis Wills. — Guareao, 
Aramus guaranma L.— Gusanero, Sylvia vermivora Lath. — 
Halconcito, Falco columbarius L. — Halcón, F. conwiunis Gml. — 
Halcón de monte, Bntteo lattissimus AVills. — Huyuyo, Anser 
sponsa L. — Jojorita, Columba passeri na Gml.— Judío, Cro^o/;/¿«- 
ga ani Less.— Labanco, Anser americana L. — Lechuza, Strix 
furcata Tem. — Marbella, Plotus Anhinga L.— Mariposa, Passe- 
rina ciris L. — Mariposa g-alana, Sylvia discolor Vieill. — Martín 
pescador, Alcedo alcyon L. — Mayito, Icterus /mmeralis D'Orb. — 
Merg-eo, Mergus cucullatus L. — Monjita americana, Sylvia 
striata Wills. — Moscareta parda. Muscícapa fusca Gml. — Moto- 
lita coronada, Sciurus aurocapillus Lath.— Neg-rito, Pyrrhula 
nigra L.— Ostrero americano, H(Pmaiopus palliatus Temm. — 
VkyAvo hoho. Silla fusca NieiW. — Pato de espinas, Anas spino- 
sa L. — Pato de la Florida, A. discors L. — Pato morisco, A . ma- 
riloides Vig-. — Pato negro, A. rufitorqiiis Bonap.— Pato rojo, 
A. ruMda Wills. — Pato serrano, A. carolinensis L. — Pedorrera, 
Todiis Portoricensis Less. — Periquito, Conurus guyanensis L. 
— Pescueziiarg-o, Anas acuta L. — Petibobo, Víreo Gfundlachií 
Lemb. — Pitirre, Tyrannus matutínus Wieili. — Pitirre Guati- 
bere, Tyrannus magnírostrís D'Orb. — Pizpita, Seiurus sulfuras- 
cens D'Orb. — Pluvial g-rande, Vanellus squatarolus L. ^Rábida, 
Columba carolinensis Gml. — Sabanero, Sturnella ludovicíana L. 
Sanjuanera, Columba zenaida Bonap. — Saramag-ullón chico, 
Podíceps domínícencis Briss. — Saramag-ullón g-rande, Podiceps 



218 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

caj-oM?iens¡s.—SeviySi, Platalea ajaja L.— Sig-uapa, Olus Si- 
guapa D'Orb. — Sijú, Noctua Sijii D'Orb. — Sinsonte, Orpheus 
23oli/gIotiis L. — Solibio, Xanthornus dominicencis L. — Tocororo, 
Trogon teimurus Temm. — Toti, Qiciscalus versicolor Vieill. — 
Tomeg-uín común, Passeri7ia olivaceaL. — Tomeg-uín del pinar, 
P. collaris Vigors. — Torcaza, Coliimba inornata Vig-ors. — Tru- 
j)ial, XantJiorus Balitmore L.— Vireo de g-arg-anta amarilla, 
Vireo flavifrons Yieill. — Vireo solitario, Vireo solitarius Vieill. 
— Zancudo, irimaniopns nigricoUis Vieill.— Zarapico blanque- 
cino, Arenaria calidris L.— Zarapico de rabadilla blanca, Tota- 
mis Schinzi Bonap. — Zarapico de rabadilla neg-ra, T. pectoralis 
Bonap. — Zarapico escapulario, Síre2)si¡as inieriwes L.— Zara- 
pico g-ritón. Totamis vociferus Wills. — Zara])ico mosqueado, 
T. maciilariiis Wills. — Zarapico pati-amarillo, T. flavipes 
Wills. — Zarapico real, T. specuUfenis Cuv. — Zarapico sabane ■ 
ro, T. ¡ongicaudis Bech. — Zarapico solitario. T. soUiarins Wills. 
— Zarapiquito, T. minor Gundl. — Zorzal g^ato, Turdus caroH- 
nensis L. — Zunzún, Orthorhynchus Ricordi Gerv. — Zunzun- 
cito, O. Helenae Gundl. 

Nota acerca del Claviceps microcephala 

POR 

BLAS LÁZARO É IBIZA 

A la breve noticia que sobre el liallazg-o de esta curiosa 
criptóg-ama comuniqué á la Sociedad en la sesión del mes de 
Marzo último, debo añadir los sig'uientes pormenores: 

Los primeros ejemplares que tuve ocasión de observar me 
fueron remitidos para su determinación por el ilustrado far- 
macéutico de Soucillo (Burgos), D. José Estébanez y Mazón, 
quien tan curiosas y detenidas recolecciones viene practicando 
respecto de plantas superiores y de criptógamas de las cerca- 
nías de la mencionada localidad. Venían estos ejemplares con 
las glumas y cariópsides, sin las inflorescencias, por lo que ro- 
gué al Sr. Estébanez que al año siguiente remitiese alguna in- 
florescencia más completa, como así lo hizo, pudiendo entonces 
juzgar que se trataba de un Calamagrostis, del que, aun no ha- 
biendo visto la planta entera, tengo por Calamagrostis ¡ittorea. 

Recibí en el segundo envío ejemplares que me permitieron 
observar todas las formas y tamaños del esclerocio, bastante 



DE HISTORIA NATURAL. 



21 í> 



variable en long-itud, aunque rara vez excede de unos 10 mm., 
y. más constante en la anchura, pues su diámetro es siempre 
menor de 1 mm. y á veces sólo Ueg-a á la mitad de este g-rosor. 
Generalmente es un poco curvo, pero nunca demasiado ar- 
queado. La super- 
ficie es parda muy 
obscura, casi ne- 
g-ra, mate, alg-o ru- 
g'osa en sentido de 
la long-itud, pero 
sin presentar sur- 
co long-itudinal. La 
sección es alg"o po- 
ligonal é irregular 
en seco, pero en 
fresco la forma es 
cilindroidea y alg-o 
adelg-azada en los 
dos extremos. 

Los g-ranos reco- 
gidos en un verano 
pueden cultivarse 
á la primavera si- 
guiente, produ- 
ciendo aparatos es- 
poríferos que difie- 
ren de los del Cla- 
viceps purpurea por 
los pedicelos muy 
delgados y casi 

transparentes, terminados por un cabezuela muy pequeña. 
Cuando ésta se deseca, las peritecas se acusan al exterior por 
contraerse menos que el resto de los tejidos de la cabezuela. 

La comprobación de estos caracteres no me permitió dudar 
de la determinación específica^ que pude ya asegurar como 
ClavícejJS m icrocephala. 

El Clcimceps microcephala Tul., tiene por sinónimos los nom- 
bres de Cordyccps 2)urpiirea, var. aciis Desm., y Kentrosporhim 
microcephalum Wallr., pero ninguno de estos* nombres puede 
aplicarse hoy como corriente ni preferirse á la denominación 
empleada por Tulasne. 




220 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Seg"uro ya de la especie, procuré examinar detenidamente 
las gramíneas comunes para ver de conocer alguna localidad 
más de esta interesante especie, pero todas mis pesquisas han 
sido infructuosas hasta hoy en lo que se refiere á Madrid y sus 
cercanías. Sólo en Asturias la he hallado, y nunca en gran can- 
tidad, pero sí sobre especies diferentes. Sobre el Calamagrostis 
litiorea, el Phleumjwatense, el Holcns moUis y menos raro sobre 
la Psamma arenaria. De esta última especie conservo un grupo 
de espigas con los esclerocios muy visibles, y que representa 
muy claramente la adjunta fotografía, que ofrezco á la Socie- 
dad por si estima que la publicación de esta figura puede con- 
tribuir al reconocimiento del hongo y á descubrir nuevas lo- 
calidades de esta especie ó nuevos datos acerca de su parasi- 
tismo sobre otras gramináceas. 

En la Flora mycologique de la Belgique, tomo ii, pág. 346 se 
le cita sobre MoUnia coeruha, especie vulgar entre nosotros, 
sobre la cual nunca he visto este Claviceps, sobre Phragmites 
communis, especie también comunísima en nuestra flora, y so- 
bre Lasiagrostis Calamagrostis. 

El botánico ruso Sr. I. Rostowzew ha publicado un folleto 
con observaciones curiosas sobre ambos cornezuelos (Beitrage 
zur Keimung des Mutterkornes. Moscow, 1902), que inútil- 
mente pretendí adquirir por mediación de las librerías, pero 
que conseguí muy fácilmente dirigiéndome á su autor. En 
este trabajo se cita el aavicepsmicrocejihalaviwiQndLO en Rusia 
sobre Festuca, cuyas especies tanto abundan en nuestros cam- 
pos, Alopecítrus, Poa, Phleiim ¡pratense, Triticum repens y An- 
thoxantlium odoratum. 

Por cierto que sobre esta última especie tuve reiteradas ve- 
ces ocasión de oir á nuestro malogrado compañero y distingui- 
do naturalista que fué, D. Jerónimo Macho y Velado, que en 
las cercanías de Santiago de Compostela existía el CJamcejiS 
purpurea sobre el AnthoxantJmm odoratum. Posible es que este 
cornezuelo, que no he podido comprobar, corresponda también 
al Claviceps microcephala. 

Aunque tengo ya reunida regular cantidad de esclerocios de 
esta especie, no es suficiente para determinar químicamente su 
riqueza en principios activos, comparativamente con el corne- 
zuelo medicinal, pero confío en que el Sr. Estébanez me remi- 
tirá nueva recolección para que pueda intentarse este ensayo. 



DE HISTORIA NATURAL. 221 



Publicaciones que ha recibido la í^eal Sociedad Española 
de }4istoria ^Jatural durante los rmeses de Diciembre de 
1907 y Enero de 1908 (continuacióp) y Febrero de 1908. 

(La liste suivante servirá conime acensé de réception.) 

Portugal 
CoUegio de S. Fiel. 

Broteria. Vol. vr, 1907; vol, vii, fase. 1, 1908. 
Instituí royal de Bactériologie Cámara Pestaña, Lisboa. 

Archives. T. n, fase, i, 1908. 
Société portugaise de Hciences naturelles, Lisboa. 

Bulleün. Vol. i, fase. 3, 1907. 

Eepóblica Argentina 
Museo nacional de Buenos-Aires. 
Anales. Serie ni, t. vil, 1907. 

Rusia 
Musée zoologique de l'Académie impériale des Sciences de St. Pétersbourg. 
Annuaire. T. xii, n" 3, 1907. 

Sdecia 
Entomologiska FOreningen i Stockholm. 

Entomologisk Tidskrifi. Arg. 28, Haft 1-4, 1907. 

Sujza 
Société Vaudoise des Sciences naturelles, Lausanne. 

BuUetin. Vol. xlii, nos i66, 1.56, 1906; vol. xLlii, n° 160, 1907. 
Société zoologique suisse et Muséum d'Histoire naturelle de Genéve. 

Revu'i suisse de Zoologie. T. 15, fase. ^, 1907. 



Agassiz (Alex). — The Geolog, Section of the Harvard Univers. Museum. 

Cambridge, 1902. 
Arévai.o (Celso). — Contribución al estudio de la constitución química de 

los silicatos naturales. (Bol. Soc. arag. de Cieñe, nat, t. vi, n.os 8-10, 

1907.) 
Barnola (J. M.a)— Manual del Botánico herborizador. Barcelona,1908. 
Bois (D.) — Argyreia picneana (Rev. hortic, 1906.) 

— Excursión á Verriéres-le-Buisson(Seine-et-Oise). (BuU. Soc. bot. Fran- 

ce, t. Li. Paris, 1904.) 

— L'épuration et rutilisation des eaux d'égout de Paris. (Bull. Soc. nat. 

d'Acclimat. Paris, 1 906.) 

— Les plantes útiles de la Cochinchine et du Cambodge, (Bull. du Co- 

mité de l'Asie iranq. Paris, 1906.) 

— Un nouveau Crinum du Mozambique. (Bull. Mus. d'Hist. nat. Paris, 1 907.) 



222 boletín de LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Bolívar (I.)— Dos nuevas especies de <Hololampra> de Marruecos. (Bol. 
R. Soc. esp. Hist. nat. Febrero 1008.) 

— Los €Pamphagus> de Marruecos. (Bol. R. Soc, esp. Hist. nat. Madrid, 

1907.) 
Cabrera (Ángel). — On cMuscardinid;e> from the Iberian Peninsula. 
(Annals and Magaz. of Nat. Hist. Serie 8, vol. i, 1908.) 

— Three new Spanish Insectivores. (Annals and Magaz. of Nat. Hist. 

Serie 7, vol. xx, 1907.) 

Calafat León (Juan). — Un nuevo yacimiento de auricalcita en Ondárroa 
(Vizcaya). (Bol. R. Soc. esp. Hist. nat. Febrero 1908.) 

Calleja y Borja-Tarriu.=: (Carlos).^-Contribución á la histogénesis 
del cerebelo en el hombre. (Bol. R. Soc. esp. Hist. nat. Febrero 
1908.) 

Casarfs Cil (A.)— < Marchantía polymorpha» L. y «Marchantía palea- 
cea» Bert. (Bol. R. Soc. esp. Hist. nat. Febrero 1908.) 

CosTANTiN (J.) et Bois (D.)— Contribution á l'étude du genre tPachy- 
podium». (Ann. des Se. nat. Bot. 9" serie, t vi ) 

— La végétation du S. W. de Madagascar. (Rev. hortic, 1907.) 

— Sur les «Pacbypodium» de Madagascar. (Compt. rend. Acad. des Se. 

París, 1906.) 
Dl¿;z ToRTosA (.J. L.) — Datos para la Flora de la provincia de Granada. 

(Bol. R. Soc. esp. Hist. nat. Madrid, 1907.) 
Esteva (J.)—Fulguritas artificiales. Gerona, 1908. 
Fernández Navarro (Lucas). — Datos cristalográficos de 1.^ Auricalcita. 

Bol. R. Soc. esp. Hist. nat. Febrero 1908.) 

— Sobre un instrumento paleolítico de Fuenlabrada (Madrid) (Bol. R. Soc. 

esp. Hist. nat. Febrero 1908.) 
FiNOT (A.) — Sur le genre « Acridium». (Ann. Soc. entom. France, vol. lxxvi, 

pgs. 247-354, 1907.) 
Fuente (J. M.^ de la). — Datos para la fauna de la provincia de Ciudad 

Real. (Bol. R. Soc esp. Hist. nat. Madrid, 1907.) 

— Nueva variedad del <Crioceris macilenta». (Bol. R. Soc. esp. Hist. nat. 

Febrero 1908.) 
Gadbau de Kerville (H.) — Note sur l'accouplement, les «ufs et l'amour 

maternel des Forñculidés Rouen, 1907. 
Gebien (H.) — Notizen zu den Tenebrionidenkatalog von Gemminger 

und Harold. (Wien. Entom. Zeit., xxiv. Jahrg. 1905.) 

— Tenebrioniden der Spanischen Guinea. (Mem. R. Soc. esp. Hist. nat., 

t. I, n° 22. Madrid, 1907.) 

— Ueber die von Fabricius beschriebenen Typen von Tenebrioniden. 

(Deutsche Entom. Zeitschríft, Heft i, 1906.) 

— Verzeichnis der im Naturhist. Mus. zu Hamburg vorhandenen Typen 

von Coleopt. (Mitteil. Naturhist. Mus., xxiv. Hamburg, 1907.) 



DE HISTORIA NATURAL. 22» 

Gebien (H.)— Verzeichnis der von Prof. Dr. Ingve Sjostedt in Kamerum 
gesammelten Tenebrion. (Arkiv. for Zool. Stockholm, 1904.) 

Hernández-Pacheco (E.) — Consideraciones respecto á la organización, gé- 
nero de vida y manera de fosilizarse algunos organismos del silúrico 
de Alcuéscar (Cáceres). (Bol. K. 8oc. esp. Hist. nat. Enero 1908.) 

Jagerskiold (L. a.)— Coleopt. from the Swedish Zool. Exped. to Egypt 
and the White Nile, 1907, 

James (William). — Louis Agassiz. Cambridge, 1897. 

Jiménez de Cisneros (D.) — -Excursiones por el NO. de Carayaca. (Bol. 
R. Soc. esp. Hist. nat. Madrid, 1907.) 

— Excursiones por el O. de Caravaca. (Bol. R. Soc. esp. £!ist. nat. Enero 

1908.) 
Lewis (G.)— Histeridfe of Spanish Guinea. (Mem. R. Soc. esp. Hist. nat., 

t. I, n."24. Madrid, 1907.) 
Madrid Moreno (J.) — Análisis micrográfico de los sedimentos del depósito 

del canal del Lozoya. (Bol. R. Soc. esp. Hist. nat. Madrid, 1907.) 
Martín (R.)— Odonates de la Guiñee espagnole. (Mem. R. Soc. esp. Hist. 

nat., t I, n.° 23. Madrid, 1907.) 
Martínez de la Esoalbra (M.) — Especies nuevas de Marruecos. (Bol. 

R. Soc. esp. Hist. nat. Madrid, 1907.) 
MiRACLE (E.) — Construcción de cuerpos cristalogi"áflcos. Santander, 1907, 
Navas (L.)— Tricópteros nuevos. (Bol. R. Soc. esp. Hist. nat. Madrid, 1907. 
OsHANiN (D.) — Verseichnis der palaearktischen Hemiptereu. H. Band, 

Homoptera. II. Lieferung, pgs. 193-384. (Ann, Mus. zool. Acad. des 

Sciences St. Pétersbourg, 1907.) 
Pebeyra Galviatti (J.) — Notas de geología agrícola de Lanzarote. (Bol. 

R. Soc, esp. Hist. nat. Madrid, 1907.) 
Piñerúa Alvarez (E.) — La última erupción vesubiana. Madrid, 1907. 
Reitter (E.) — íMylacus albosquamulatus> n. sp. (Bol. R, Soc. esp. Hist. 

nat. Madrid, 1907.) 
Seitz (A.) — Les Macrolépidoptéres du Globe. Livraisons 7''-l2^ Stuttgart, 

1907. 
Silva Ta vares (J.) — Diagnose de tiois Cécidomyes nouvelles. (Bull. Soc. 

portug. de Se. nat., vol. i, fase. 2. Lisbonne, 1907.) 

— Primeiro appendice a synopse das zoocecidias portuguezas. (Broteria, 

vol. TI, serie zool., 1907.) 
Société d' Océanographie du Golfe de Gascogne. Rapports presentes á l'As- 

semblée genérale de Janvier. Bordeaux, 1907. 
Universidad literaria de Valencia.— 3 Siráin botánico. Semillas recolectadas 

durante el año 1907. Valencia, 1908. 
Vachal (J.) — Sur les «Dufouvea» propres á l'Espagne. (Bol. R. Soc. eep. 

Hist. nat. Madrid, 1907. 



t224 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Marzo de 1908 

Alemania 
Deutsche entomologische Gesellschaft, Berlín. 

Deutsche Entomologische Zeitschrift. Jarhg. 1908, Heft i'. 
Entomologisclier internationaler Verein, Stuttgart. 

Entcmologische Zeitschrift. xxi. Jahrg., nos 45-48, 1908. 
Naturse Novitates, Berlín. 1908, nos i_4. 
Ph5'sikalisch-medicinischen Gesellschaft zu Würzburg. 

Sitzungsberichte. N^'s 3_4, 1907. 

Verhandlungen Bd. xxxix, nos 3_4, 1908. 
Zeitschrift für Wissenschaftliche Insektenbiologie, Hnsum, Bd, iv (Erste 

Folge, Bd. XIII), Hefte 1-2, 1908. 
Zoologischer Anzeiger, Leipzig. Bd. xxxii, nos 22-23, 1908. 
Zoologischer Museum. Berlin. 

Mitteilungen. iii. Band, 4. Heft, 1908. 

AuSTRIA-HüXGRÍA 

K. K. Naturhistorisches Hofmuseum, Wien. 

Annalen. Bd. xxi, nos 3.4, 1906. 
K, K. Zoologisch-Botanische Gesellschaft in Wien. 

Verhandlungen. lxviii Band, 1. Heft, 1908. 

BÉLGICA 

Société belge d'Astronomie, Bruxelles. 

Bulletin.W2, 1908. 
Société entomologique de Belgique, Bruxelles. 

Anuales. T. 52% 11, 1908. 

España 
Colegio de farmacéuticos de Baleares, Palma de Mallorca. 

Las Baleares. N.° 85, 1907; u." 80, 1908. 
Gaceta farmacéutica española, Barcelona. N.° 123, 1908. 
Ingeniería, Madrid. N.os 106-108, 1908. 
Institució catalana d' Historia natural, Barcelona. 

Butlleti. 2." época, año 5°, n.^ 1, 1908. 
Real Academia de Ciencias exactas, físicas y naturales de Madrid. 

Revista. T. vi, n os 7_8, 1908. 
Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona. 

Boletín. 3.^ época, vol. 11, n." 10, 1908. 

Memorias. 3." época, vol. iii, 1907; 3.' época, vol. iv, u.os 22-26, 
1907-1908. 
Sociedad aragonesa de Ciencias naturales, Zaragoza. 

Boletín. T. vi, n.os 8-10, 1907; t. vii, n.os 1-3, 1908. 
Sociedad española de Física y Química, Madrid. 

Anales. T. vi, n.os 60-51, 1908. 

(Continuará.) 



Sesión del 6 de Mayo de 1908. 

PRESIDENCIA DE D. JOSÉ GÓMEZ OCAÑA 

El Secretario leyó el acta de la sesión anterior, que fué 
aprobada. 

Admisiones y presentaciones.— Fueron admitidos como socios 
numerarios los señores propuestos en la sesión anterior, y pre- 
sentados D. Eduardo No y García, decano de la Facultad de 
Ciencias de la Universidad de Salamanca, y D. Cipriano Ro- 
drigo Lavin, doctor en Medicina, el primero por el Sr. Escri- 
bano y el segnindo por el Sr. San Mig-uel. 

Fallecimientos. — El Sr. Lauffer anunció la muerte del ilustre 
naturalista alemán Fr. W. Konow, director y fundador de la 
revista Zeitschrift fur systemaiische Hymenopterologie und Dip- 
terologie y autor de numerosas y muy interesantes publicacio- 
nes sobre Tentredínidos. Deja escrita el Sr. Konow una copiosa 
bibliografía relativa á estos Himenópteros, en cuyo conoci- 
miento era actualmente el primer eutomólog-o del mundo. 

La Sociedad se enteró con profundo sentimiento de la muer- 
te de este sabio y famoso naturalista. 

— El Sr. Fernández Navarro participó el fallecimiento del 
conocido g-eólog"o francés M. Albert de Lapparent, del Insti- 
tuto de Francia, profesor del Instituto Católico de París y de 
la Escuela de Altos Estudios. 

Lapparent era bien conocido en España, donde sus obras de 
Mineralog-ía y Geolog'ía, así como su Geografía física, eran 
populares, como en todo el mundo, y aun estaban de texto en 
alg'unas de nuestras escuelas de Ing-enieros. 

El espíritu metódico y la clara intelig-encia del sabio g'eólog"o 
hicieron de él un g-ran difundidor de ideas. Las modernas teo- 
rías sobre Geolog'ía fisiog"ráfica, tan difíciles de comprender á 
veces en las obras originales, se veían con toda claridad en 
sus escritos, y otro tanto ocurría con toda clase de conocimien- 
tos que él expusiera en sus obras. En este concepto puede 
afirmarse que nadie habrá hecho más que Lapparent por los 

T. v:::.— Mayo, 190S 15 



226 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

estudios g-eológ-icos; y de seg-uro que ni en lo pasado hubo 
quien le aventajara ni actualmente quien le ig-ualase en la útil 
labor de metodizar y sintetizar los conocimientos adquiridos. 

El Sr. Navarro propuso que constara en acta el sentimiento 
unánime de la Sociedad por la pérdida de tan eminente g'eó- 
log"o. Dijo asimismo que el Sr. Gredilla proponía se iniciara 
por la Sociedad una suscripción para erig-ir á Lapparent una 
estatua en Francia, pero que él opinaba que este era un dere- 
cho que no podía quitarse á los franceses, y que nuestro papel 
debería ser el de secundar la iniciativa cuando se presente, 
que se presentará, sin duda. 

La Sociedad, á propuesta del Sr. Presidente, acordó de con- 
formidad con lo expuesto por el Sr. Fernández Navarro. 

Notas y comunicaciones.— El Secretario presentó, en nombre 
de sus autores, los sig'uientes trabajos: 

Cabrera Latorre: «Las musarañas españolas del g-énero Cro- 
cidura.y> 

Bescansa Casares: «Conjug-adaspara la flora de Galicia.» 

Aranzadi: «Hong'os observados en Cataluña durante el otoño 
de 1907» y «Alg'unos caracteres secundarios de los capones.»' 

Jiménez de Cisneros: «Excursiones por los alrededores de 
San Vicente de Raspeig-», «Excursiones á las Sierras de Mola y 
de Beties, en el término de Novelda» y «La Sierra de la Puer- 
ta, en el término de Carayaca.» 

— El Sr. Calderón, por encarg-o del Sr. Barras, exhibió un 
hueso con dibujos, encontrado en la Cueva de Altamira en 
una excursión científica que durante el mes de Marzo de 1907 
efectuó por la provincia de Santander acompañado de varios 
alumnos de la Universidad de Oviedo. Ag-reg'ó el Sr. Calderón 
que el hallazg-o de este hueso consta en una nota del Sr. Ba- 
rras publicada en nuestro Boletín de Junio último, y que se 
presenta á la Sociedad para que los señores á quienes intere- 
sen esta clase de descubrimientos puedan conocerlo y formar 
juicio acerca de la autenticidad del dibujo que ostenta. 

— El Sr. Lázaro dio cuenta de varias interesantes observacio- 
nes verificadas por él mismo acerca de la duración de las ho- 
jas de los veg-etales. 

— El Sr. Gómez Ocaña comunicó alg-unas observaciones re- 
lativas á la función del lóbulo óptico en los peces. 



DE HISTORIA NATURAL. 227 

Notas bibliográficas. — El Sr. Hernández-Pacheco presentó las 
sig-uientes: 

Choffat Paul, Notice sur la carie hy¡)somé trique du Porlugal. 
■Communicacoes do servico geológico de Porlugal, t. viii, pág-inas 
1-71 (4 figuras en el texto, una lámina aparte y una carta tec- 
tónica coloreada, escala, 1 : 150.000). 

Comprende el interesante y notable trabajo del Sr. Choffat 
cuatro partes: En la primera, «La carta hipsométrica», hace un 
breve estudio de las diferentes cartas hipsométricas del terri- 
torio portug"ués y de la fijación de la zona de altitud más exac- 
ta; establece relaciones entre la altitud y la g-eología, y termi- 
na exponiendo las denominaciones y clasificación de las mon- 
tañas portug'uesas. 

La seg'unda parte, «Orog-enia», comienza pasando revista á las 
teorías modernas sobre la orog-enia de la península ibérica, ex- 
puestas principalmente por los Sres. Calderón y Macpherson, y es- 
tablece á continuación los caracteres de la tectónica de Portug-al. 

Esta última parte es en extremo interesante, y la principal 
del trabajo de Choft'at. Hace atinada observación sobre la exis- 
tencia de un antig'uo continente al W. de la Península, repre- 
sentado actualmente por la isla Berling-as. 

Respecto á la parte portuguesa de la meseta ibérica obser- 
va que toda ella presenta afloramientos de rocas arcaicas y 
paleozoicas dirigidas, en g-eneral, hacia el SE., estando atrave- 
sada por masas de g-ranito que constituyen la mayor parte del 
suelo al N. de la sierra da Gordunha. 

Orog-ráñcamente se disting'uen tres comarcas, sucediéndose 
del N. al S. 

1. El macizo Galaico-Duriense, en el cual las corrientes de 
ag"ua dejan entre sí masas montañosas, dirig-idas en g-eneral 
hacia el SW., mientras que otras montañas deben su orig-en á 
afloramientos de rocas antig-uas, y están orientadas de N. á S. 
ó de NW. á SE. 

Dos fallas con hundimiento horizontal, dirig-idas del SSW. al 
NNE., producen también una modificación en la dirección g-e- 
neral de las montañas de este macizo. 

2. El sistema Lusitano-Castellano, que en España separa 
las dos Castillas, tiene en Portug-al su continuación directa por 
la montaña de Gordunha, limitada al N. por el valle de Zeze- 
re; se encuentra en la prolong-ación de las cuencas terciarias 



928 BOLETÍN BE LA EEAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

de Ciudad Rodrig-o y de Salamanca, mientras que la montaña 
de Estrella se levanta al N. de esta ribera. Una línea, pasan • 
do al N. de la montaña de Coramullo y de Guarda, puede ser 
considerada como límite septentrional del sistema Lusitano- 
Castellano, mientras que su límite meridional pasa un poco 
al N. del Tajo. 

Entre el pie N. de la montaña de Estrella y el pie S. de Ca 
ramuUo, se encuentran capas de un terreno detrítico conté— 
niendo areniscas pasando á cuarcitas, designadas por los g-eó- 
log"OS portugueses con el nombre de areniscas de Bussaco. Un 
capítulo está consagrado á estas areniscas, cuya importancia 
es debida á las dislocaciones que han experimentado conjun- 
tamente con el paleozoico; se las encuentra lo mismo sobre la 
cumbre de la montaña de Bussaco que en el fondo de los va- 
lles. Su edad es, desgraciadamente, todavía obscura, á pesar de 
las buenas recolecciones de vegetales fósiles que allí se han 
realizado; el estudio de éstos, todavía incompleto, los hace re- 
ferir al senoniense, mientras que los caracteres petrográficos 
y el tipo del depósito parece aproximarlos á las areniscas de 
Salamanca, cuya edad oligocena acaba de ser demostrada por 
el Sr. Miquel. 

Al pie S. del sistema, en la región de Castelho-Branco y de 
Penha-García, se encuentran también depósitos detríticos, pero 
su clasificación en el terciario lacustre no deja lugar á dudas. 
Una observación reciente ha hecho ver un sitio en que estas 
areniscas están recubiertas por el paleozoico, lo cual tiene 
también lugar al pie N. por las areniscas de Bussaco. Estos re- 
cubrimientos no están todavía suficientemente estudiados para 
que se pueda afirmar que se trata de fenómenos de corrimien- 
tos y no de hundimientos sencillos. 

3. La parte de la meseta situada al S. del sistema Lusitano- 
Castellano, presenta una altitud muy inferior á la de la por- 
ción situada al N. Es una semillanura en la cual se distingue- 
la prolongación del sistema de Toledo y del Mariánico y las 
antiguas bahías del Tajo y del Sado, bordeada al W. por una 
línea de colinas. El sistema de Toledo se manifiesta por una 
serie de alturas que se extienden entre Elvas y Monforado; se 
le reconoce aún más lejos, en la cuenca terciaria del Sado por 
colinas de pizarras devónicas, rodeadas del terciario marino- 
inclinado 45". 



DE HISTORIA. NATURAL. 229 

El sistema Mariánico se hace sentir en Portugal por dos li- 
neas de alturas, orientadas próximamente de E. á W.; son las 
que se encuentran entre Ficalho y Serpa y las montañas del 
Alg-arbe. Estas últimas deben su altitud excepcional para la re- 
-gión á un domo de rocas eruptivas. 

La parte occidental del S. de la meseta está ocupada por las 
cuencas tercianas del Tajo y del Sado, debidas á un hundi- 
miento limitado en parte por fallas, pero una línea de alturas 
paleozoicas existe al W. de la cuenca del Sado; estas son las 
colinas de Cereal y de Grandola. 

La última parte del capítulo sobre orogenia está destinada á 
señalar los caracteres de los bordes mesozoicos de la parte 
portuguesa de la meseta ibérica. 

La meseta está limitada al W. y al S. por una banda estrecha 
de terrenos mesozoicos y de terciario marino, que se extiende 
sin interrupción desde Aveiro al Sado y desde el cabo de San 
Vicente al Guadiana, mientras que esta banda no ofrece más 
que fragmentos entre el Sado y el cabo de San Vicente. 

Al N. del Tajo, el límite entre este borde y la meseta está 
caracterizado por dislocaciones orientadas de N. á S., dando 
origen á afloramientos del arcaico en el borde de la meseta. 

El trazo orográfico principal de la orla occidental es una lí- 
nea de montañas mesozoicas, formando la continuación del 
sistema Lusitano-Castellano, atravesando este borde hasta el 
Océano en dirección del SW. 

Las dislocaciones situadas al N. de esta cadena le son en 
parte paralelas; además están dirigidas hacia el S. como las 
del límite de la meseta, y otras hacia el SW. Esta última 
dirección se observa también en la cadena misma, bajo la for- 
ma, tanto de fosas de hundimiento como de fallas con poten- 
tes separaciones verticales. 

En su extremidad SW. se prolonga el sistema Lusitano-Cas- 
tellano, aproximándose un poco á la dirección E.-W., lo cual se 
realiza aún más marcadamente en las cadenas de Cintra y 
■de la Arrabida, limitadas de un lado por el Océano, y de otro 
por el hundimiento de la cuenca del Tajo. 

La primera es una lacolita de g-ranito terciario metamorfo- 
seando y enderezando el Malm superior que está atravesando 
no solamente en domo, sino también en filones; la segunda es 
una cadena intensamente plegada, invertida hacia el S. con 



230 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

alarg-amientos y sobreposiciones. El obstáculo contra el cual 
estos plieg-ues han sido empujados, está actualmente hun- 
dido bajo el Océano; corresponde á la prolong-ación del sis- 
tema de Toledo. 

Entre la extremidad del sistema Lusitano -Castellano y la 
cadena de Cintra, se encuentra una comarca con dislocaciones 
orientadas de N. á S. como el borde de la cuenca del Tajo. 

Al S. de la Arrabida del borde occidental no se conservan 
sino pequeños frag-mentos intensamente dislocados por fallas. 

El borde meridional, todavía mal estudiado, presenta dislo- 
caciones long-itudinales, siendo una de las más interesantes un 
hundimiento del Triásico en el Culm. Presenta, además, el bor- 
de dislocaciones transversales en la que una ha provocado un 
hundimiento del mesozoico en el Culm, y la depresión limi- 
tante del macizo de Monchique del lado oriental. 

En las consideraciones finales, el autor cita alg-unos datos^ 
sobre el limite de los mares y recuerda los puntos más impor- 
tantes en relación con la explicación de los movimientos oro- 
g"énicos. Estos son: imposibilidad de relacionar el sistema Lu- 
sitano-Castellano á un plieg-ue herciniano, movimientos pos - 
teriores á la formación de este sistema, desviación de los plie- 
gues del borde mesozoico en la aproximación del continente 
de los Berlingas, relación entre los movimientos que han dado 
lugar á la cadena de la Arrabida y los que han limitado las 
cuencas del Tajo y del Sado. En fin, examina la hipótesis de 
que la dirección hacia el W. de los cursos de agua de esta pe- 
nínsula sea el resultado de fracturas relacionadas con las que 
han formado el estrecho de Gibraltar, la garganta del Tajo y 
el límite NW, de Galicia. 

Termina la Memoria por una «Bibliografía» en la que se 
consignan las principales obras respecto á la topografía y 
geografía física de Portugal y un índice de las publicaciones 
sintéticas sobre orogenia de la Península. 

Albert Brun, Q,uelques recherches sur le VoIca?iisme au Pico 
de Teyde et au Timmifaya, avec la coUaboration pour le travail 
sur le terrain de H-F. Montagnier. — Extr. des Archives des 
Sciencies physiques et naturelles, février 1908.— 26 pág. y 
2 figuras en el texto. 

Comienza el Sr. Brun su trabajo por una introducción en la 



DE HISTORIA NATURAL. 231 

cual hace una brevísima exposición de su nueva concepción 
respecto al volcanismo, seg-ún la cual sostiene y lleg'a á la con- 
clusión de que el cráter en actividad es anhidro, y que las 
ag-uas, sea cualquiera el estado en que son emitidas por éste ó 
por sus dependencias, son siempre extrañas en esencia al fenó- 
meno volcánico. 

Para afirmar su nueva teoría y aducir más datos que se unan 
á las experiencias realizadas en su laboratorio de Ginebra, en 
el Stromboli, y durante la última erupción del Vesubio en 
190(), el Sr, Brun hizo en Septiembre de 1907 las investig-acio- 
nes en los volcanes canarios citados en el epíg'rafe, siendo su 
objetivo principal dosificar directamente el vapor de ag-ua 
existente en los g-ases que emanan los cráteres citados, todavía 
á elevada temperatura. 

Comprende el folleto cuatro capítulos y unas conclusiones 
g'enerales. 

^ En el I, Elección de los volcanes de Canarias, aduce las razo- 
nes en virtud de los cuales se ha fijado en el cráter del Teide, 
en Tenerife, y del Fueg-o en el macizo de Timanfaya, en Lan- 
zarote. Estas no son otras que las condiciones especiales del 
clima de Canarias, cuyas escasas lluvias, especialmente en 
Lanzarote, reducen al mínimo las causas de error, admitiendo, 
como admite el g-eólog-o de Ginebra, que el vapor de agua que 
surg-e del interior de un cono caliente es debido tan solo al 
procedente de las ag-uas de lluvia ó telúricas errantes, evapo- 
radas por el calor propio de la montaña. 

En el capítulo II, 3íodo operatorio, describe los aparatos des- 
tinados á la recolección del g-as de las fum arólas y clasifica- 
ción del ag-ua que contengan los g-ases. 

En el IIT trata de Los resultados. En el Teide, donde se infil- 
tran en la montaña las ag-uas procedentes de las nieves que en 
invierno cubren el Pico, y en donde aunque no mucho, llueve 
alg-unas veces, como sucedió durante sus experiencias, obser- 
varon que la temperatura de las fumarolas era de 83", y la ri- 
queza en CO2 del 70 por 100, estimando que la cantidad de va- 
por de ag-via es variable en relación inmediata con las precipi- 
taciones atmosféricas que durante su estancia en el país 
cayeron sobre el cono; sin embarg-o de lo cual, deduce el señor 
Brun que la pobreza en ag-ua de la solfatara es g-rande, por 
cuanto no contiene cantidad suficiente para poder saturar los 



232 boletín de LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

g-ases que emite, no atreviéndose, por los datos obtenidos en 
el Teide, á decidir la cuestión de si el ag-ua reconoce ó no 
un régimen exclusivamente central, si bien son suficientes, 
á su juicio, para probar el papel positivo de las lluvias, ha- 
ciendo suponer que el ag-ua de las fumarolas no sea más que 
telúrica ó atmosférica reevaporada. 

En la montaña del Fueg'o obtuvieron resultados más positi - 
vos. Las experiencias se realizaron en el sitio llamado Zotiio 
del Adufre, donde la temperatura es más elevada, tanto que, á 
la profundidad de 60 cm. de la superficie, lleg-a el punto de 
ebullición del mercurio, 360**. 

Hundiendo el tubo recolector del g"as en este sitio recogieron 
las emanaciones de la montaña, que consisten en aire calien- 
te, deduciendo el Sr. Brun la consecuencia que las reg-iones 
calientes del macizo de Timanfaya no emiten ag-ua (Septiem- 
bre 1907), y por lo tanto sienta la sig'uiente consecuencia: «En 
una región terrestre donde no llueve, y donde no hay ag-uas 
telúricas, no existen fumarolas acuosas. El volcán es incapaz 
por si mismo de emitir agiiay>. 

En el capítulo IV se ocupa de Noticias morfológicas y notas 
diversas. Consisten sus principales deducciones, por una parte, 
en que las lavas canarias son en g-eneral pobres en cloro y ri- 
cas en amoníaco, y, por otra, en que las lavas de las erupcio- 
nes de Tenerife de 1715 y 1798, y las de Lanzarote de 1730 y 
1736, son menos ricas en g-ases que las del Vesubio de 1904 
y 1906. 

Las conclusiones g-enerales de su trabajo son: 

1." En el Pico de Teide la cantidad de vapor de ag-ua de la 
Sulfatara depende de la abundancia más ó menos g-rande de 
las precipitaciones atmosféricas. 

2/ ün volcán (Timanfaya) es incapaz por sí mismo de emi- 
tir ag-ua; es anhidro en cada uno de sus puntos, si se encuen- 
tra en una reg-ión climatológ'ica tal, que las lluvias y las ag-uas 
errantes sean nulas. 

2.* (corolario). La zona de las fumarolas húmedas no indi- 
ca más que el lug-ar de los puntos que limitan el acceso de las 
ag-uas telúricas y pluviales al foco caliente. 

3." La Java en corriente sobre una pendiente rápida puede 
formar sobre las paredes de su cauce una estriación análog-a á 
la conocida estriación g-lacial (Pico de Teide). 



DE HISTORIA NATURAL. 233 

Secciones. — La de Zaragoza se reunió el día 29 de Abril, bajo 
la presidencia del P. Navas. Fué admitido D. Adolfo González, 
farmacéutico, como socio de número, presentado por el señor 
Arévalo. 

El Sr, Ferrando dio cuenta del estado de los trabajos que se 
efectúan para la celebración del primer Cong-reso de la ^(Aso- 
ciación española para el progreso de las Ciencias». 

— La de Granada celebró sesión el 28 de Abril, bajo la presi- 
dencia de D. Pascual Náclier, aprobándose, en primer térmi- 
no, el acta de la anterior. 

Fueron propuestos, como socios numerarios, D. Lsidoro Lora 
Castillero, Ingeniero de Montes y D. Francisco Simancas Señan, 
y como socio agregado D. Ang'el Diez Tortosa, Profesor auxi- 
liar del Instituto, presentados por D. Juan Luis Diez Tortosa. 

Quedaron admitidos los tres socios numerarios propuestos 
en la anterior sesión. 

— El Sr. Presidente dijo que en unión de los demás señores 
que forman la junta, así como de algunos socios, pasó á salu- 
dar al Excmo. Sr. D. Segismundo Moret, durante su reciente 
estancia en Granada, como Presidente de la Asociación Es- 
pañola para el Progreso de las Ciencias. 

— En vista de que el mal tiempo ha impedido verificar la ex- 
cursión proyectada á la Sierra Contraviesa durante las vaca- 
ciones de Pascua de Resurrección, se convino efectuar una en 
fecha próxima. 

— Se participó que los Sres. Maldonado Sauz y Alvarez Ji- 
ménez han hecho varios donativos de minerales y fósiles para 
el Museo Regional. Se dio cuenta de otros donativos aná- 
logos. 

— El Sr. Diez Tortosa exhibió dos casos de fasciación dis- 
tintos á los presentados en la sesión de Diciembre último; 
uno de ellos corresponde á un tallo de Philadelphiis corona- 
rms y el otro á varios tallos de Citrus limomim. 

— El Sr. Fernández Martínez leyó la siguieníe nota, conti- 
nuación de la lista presentada en la sesión de 18 de Febrero 
último, de las aves reunidas en el Instituto g-eneral y técnico 
(col. especial). 

Caprimulgus euroj)(Biis L. — Cypselus murarius Temm.'— Cor^- 
das garrida Vi. — Merops apiasier L. — Alcedo ispida L.—Cucu- 



234 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

lus canorus L. — Picus major L. — P. í/iedius L. — P. viridis L. — 
Yunx tor quilla L. — Upupa epops L. — Turdus musicus L. — 
T. iliaciis L.—T. torquatus L.—T. cyanens Lsith.— Saxícola sta- 
pazina Temm.— /S'. cacJmmans Temm. —Cinclns aquaUcus Bechst. 
— SylmapJi(Eiiiciirus'L9iih..~S. suecica Lath. — S. Sarda LaMarm. 
— S. galactodes Temm. — S. regiilus Lath. — Accenior alpinus 
Bechst. — Parus major L. — 9. cceruleus L,.— Hirmulo rustica L. — 
Lanins meridioíialis Temm.— L. ru/'us Briss. — Motacilla hoaru- 
la L. — Alauda arvensis L. — A. calandra Boie. — A. arhorea L. — 
A . cristata L. — Emberiza citrinella L. — E. cia L. — Fringilla 
chloris Temm. — #. ccelels L —F. montifringilla L —F. cardue- 
lis L. — F. citrinella L. — F. serinus L.—F. domestica L. — F. do- 
mestica vav. albina.— F. coccot/iraustes Temm.— Oriolus gálbu- 
la L. — Corhiis corax h.—Phyrrhocorax graciilus Temm.— Corbits 
pica L. — Nucifraga caryocatactes Temm.— Pica cyanea Cook. — 
Corhis glandarius L. — Sturnus milgaris L. — S. unicolor L. — 
Columba lima Briss.— C, turtur L.—Pterocles setarius Temm. — 
P. arenarius Temm. —Perdix rubra Briss.— P. petrosa Lath. — 
P. coturnix L-aÜi. —Fidica atra L. — Gallinula c/¿loropus Laüi. — 
G. crex L-aí\\. —Rallus aquaticus L. — Otis tarda L. — O tetrax L. — 
(Edicnemus crepitans Temm. — Vanellus cristatus h.—Totanus 
hypoleiícos Temm. — T. calidris ^ee\\ñt.—^colopaxgallinula L. — 
S.gallinago L. — G-allinula pusilla Bechst.— Árdea purpurea L. — 
A. cinérea L. — A. nycticorax L. — A. minuta L. — Ciconiaalbah. 
— Phmiicopterus roseus Pall. — Anas anserferus Lath. — A. anser- 
ferus var.— ^. clypeaia h.—A. bosckasL.—A . strepera L.—A.pe- 
íielope L. — A. acuta L. — A. crecca 1..— A. ferina l^.—A. mos- 
chata L. 

Notas y comunicaciones. 



Conjugadas para la Flora de Galicia 

POR 

FERMÍN BESCANSA CASARES 

Continuando la nota de Conjugadas del año anterior, enu - 
mero en la presente las especies halladas últimamente en la 
provincia de Orense y alg-unas en la de Pontevedra, y de las 



DE HISTORIA NATURAL. 235 

que hay 17 hasta aquí uo citadas en España; debiendo hacer 
notar que especies que se habían señalado sólo en determina- 
das localidades, su área de dispersión es mucho mayor, pero, 
por ser frecuentes en otros países, huelg-a el volverlas á men- 
cionar. 

Muy ag-radable es el estudio de estas alg-as microscópicas, 
tanto por su color verde brillante con variación de tonos, como 
por la extraordinaria variedad de formas que presentan; pero 
hay muy pocas especies que se puedan reconocer á simple 
vista por alg-una particularidad que las disting-a de la mayoría. 

Son propias de las ag-uas dulces, y no se deben buscar en las 
marinas; nadan libremente, de aquí que apenas si se encuen- 
tran alg-unas en las corrientes; habitan los charcos, estan- 
ques, pantanos, entre los musg-os húmedos (los A'p-^rtf^mím sue- 
len contenerlas en abundancia), sóbrelas rocas y tierra húme- 
das, y prefirieren las ag-uas superficiales, que es donde se las 
debe buscar, á las profundas. 

La mejor época para la recolección de la mayoría de las Zig-- 
nemáceas y Mesocarpáceas, es la primavera, por ser la de for- 
mación de sus zig'osporas, necesarias para la clasificación, 
pues sin ellas las determinaciones tendrían poco valor, lo que 
no sucede con las Desmidiáceas. 

La recolección se hace, para las especies notantes, á mano, 
con un bastón ó con un tamiz de malla fina; con una cuchara 
las que se hallan en el limo de los charcos, y las de los mus- 
g-os con éstos mismos, cuidando de no comprimirlos para que 
no suelten el ag-ua, que arrastraría las Desmidiáceas que entre 
ellos hubiese. Para el transporte hasta el laboratorio, se usan 
frascos de boca ancha cerrados con corcho, ó se envuelven en 
telas impermeabilizadas con cera ó aceite. Si no se han de su- 
mergir en seguida en los líquidos conservadores, habrá que 
vaciar los frascos en platos ó vasos, á los que se mudará el 
agua con frecuencia, evitando la acción directa de los rayos 
solares; aplicando en el estudio, separación y preparación de 
las Desmidiáceas análogos procedimientos que para las Diato- 
máceas, pero teniendo en cuenta que les falta el caparazón si- 
líceo que caracteriza á estas últimas. 

La conservación de estos organismos es más difícil que la de 
otros vegetales, por su delicada constitución y tener que utili- 
zar para la determinación de géneros y especies la disposición 



236 boletín de LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

del contenido celular, más especialmente en las Spirogyra 
lo que exig-e mayores cuidados en la preparación. 

Si las especies se quieren conservar en herbario, pueden de- 
secarse en pequeños cuadrados de papel ó mica, humedecién- 
dolas cuando se deseen estudiar al microscopio, aunque en 
malas condiciones por estar el endocromo completamente al- 
terado; y de aquí que no pueda aplicarse este procedimiento á 
las Zyg"nemáceas. 

Muchos líquidos se recomiendan para la conservación de las 
algas, pero son pocos los que pueden utilizarse con resultados 
satisfactorios en las de este g'rupo, por alterar el color ó con- 
traer el protoplasma, hasta el punto de no poder determinarse 
las especies ó dar orig-en á errores que dificultan la clasifica- 
ción. Con los que he obtenido resultados aceptables son: el lí- 
quido de Hantzsch, muy bueno para montarlas preparaciones 
en g'licerina; el líquido de Ripart et Petit, que conserva el co- 
lor y está muy recomendado para las espirog'iras; y soluciones 
acuosas de cloruro mercúrico al 1 y 3 por 100, que aunque obs- 
curecen la clorofila, conservan bien los otros caracteres. Lo 
mejor es dibujar las especies á la cámara clara, con la mayor 
exactitud posible, utilizando para estos dibujos los individuos 
más perfectos, con objeto de evitar equivocaciones á que tan 
fácilmente se puede dar lug'ar y compararlos luego con las 
figuras de las obras dedicadas á este ramo. Hay que procurar- 
se en las Desmidiáceas membranas vacías, que se encuentran 
entre las partes de vegetales que están en descomposición, y 
tan necesarias para la caracterización de las especies. 

Las dimensiones de la presente nota deben entenderse como 
un término medio de las tomadas sobre distintos individuos, 
que si en algunas especies concuerdan con las que dan los auto- 
res, en otras hay alguna diferencia, coincidiendo, sin embar- 
go, los otros caracteres. 

Desmidiáceas (1). 

Closierium didymotocum, var. p Baileyammi Breb. 

Long. 390 )X., lat. 32, apic. 15. Ruza de Piñor (Orense). 
C. lúnula Ehr, 

Long. 585, lat. 85. Ruza de Piñor. 

(1) Las localidades que no llevan indicación de provincia son de Orense. 



DE HISTORIA NATURAL. 231 

Closteriiim moniliferuM Ehr. 

Long-. 270, lat. 52. Vertiente Sur de Montealeg-re. 
C. striolatum Ehr. 

Long-. 280-375, lat. 30 45, dos ó tres suturas transversales. 

En varios lug-ares de la provincia y alrededores de la ca- 
pital. 
C . cor mi Ehr. 

Long-. 100, lat. 5 6. 

Con Nostoc en la Silla del Obispo. 
C. suhulütum Kutz. 

Long-. 152-190, lat. 9,5. Entre musg-os, Silla del Obispo. 
Cylindrocystis crassa De Bary. 

Long-. 40, lat. 23. Musg-os en el convento del Lerez (Ponte- 
vedra). 
Tetmemorns Bre.Mssonii Ralfs. 

Long-. 176, lat. 37, isthm. 28. Entre Siohagnmn. Ruza de 
Piñor. 
T. granulatns Ralfs. 

Long-. 236, lat. 38, isthm. 33. Silla del Obispo y otros luga- 
res de los alrededores de la capital. 
Spirot(enia co7ideiisata Breb. 

Long. 220, lat. 26. Ruza de Piñor. 
Micrasterias trúncala Corda (1). 

Long". 122, lat. 118, isthm. 42. Membrana finamente g-ranu- 
losa. Ruza de Piñor, entre 8])hagnmn. 
Euaslrum rerrucosnm Ehr. 

Long-. 100, lat. 96. Carretera de Reza, 7"-km., entre Spiro- 
gyra 
E. didelta Ralfs. 

Long". 165, lat. 90, apic. 38, isthm. 24. Ruza de Piñor. 
E. elegans Breb. 

Long\ 55, lat. 35, isthm. 11. Alrededores de Orense. 
Cosmariíun cucmnis Corda. 

Long-. 52, lat. 30, itshm. 16. En musg-os del Lerez (Ponteve- 
dra) y alrededores de Orense. 
C. lotrytis Meneg-. 

Long-. 52-70, lat. 45 58, isthm. 17. Alrededores de Orense. 



(1) Creo sea la var. í7m?íií?aüa. Rae .0. Borge-Beitráge zur Algenflora von Schwe- 
den, págr. '¿6. 



•x!38 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Cosmarium direínm Breb. 

Long-. 48, lat. 43, isthm, 16. Orillas del Miño (Orense). 
C. ochihodes Nordst. 

Long-, 90, lat. 70, isthm. 23. Entre Sphagnum. Camino de 

Mug-ares. 
Calocylindrus Thwaitesii Ralfs. 

Long-. 61, lat. 29, isthm. 26. Silla del Obispo. 
Slaurasirmn ¡ninciuJalum Breb. 

Lóng". 35, lat. 29, isthm. 14. Rocas húmedas en la Silla del 
Obispo. 

Mesocarpáceas. 

StauTOspermnm viride Kutz. 
Cell. veg'., long-. 95, lat. 9,5. Zyg-ote, 28 x 24. Alrededores 
de Pontevedra y camino de Mug-ares. 



Las musarañas españolas del género «Crocidura» 

POR 

ÁNGEL CABRERA 

Al examinar los ejemplares de Crocidura que existen en la 
colección de mamíferos de España del Museo de Ciencias Na- 
turales, he hallado uno tan diferente de todas las especies 
europeas de este g-énero hasta ahora descritas, que creo nece- 
sario considerarlo como representante de una nueva especie, 
que á continuación describo. 

Crocidura cántabra sp. uov. 

Caracteres. — Parecida á la C. leucodon por la proporción en- 
tre la long-itud de la cola y la del cuerpo y por la limpieza con 
que se separan los colores del dorso y del vientre, pero mucho 
más pequeña y con los pies pardos, no blancos. 

Color. — Partes superiores de un pardo claro que tira un poco 
á canela, sin reflejos met-álicos. Reg-ión abdominal de un blan- 
co g-risáceo, perfectamente separado del matiz pardo en los 
flancos. Pies pardo-leonados, muy piilidos. La cola del color del 
dorso, mucho más pálida por debajo. 

Teniendo en cuenta que Trouessart ha hecho notar que el 



DE HISTORIA NATURAL. 239 

color pardo neg-ruzco del dorso de la C. leucodon ^<s'efface et 
passe au roux pále cliez les individus conserves en pean dans 
les collections» (1), me cabe la dada de si el color que he asig"- 
nado á la reg-ión dorsal de esta especie será el mismo que 
teng-a el animal en vida. Si el cambio á que alude Trouessart 
es efecto de la luz, nada tiene que ver con el tipo de la C. can- 
tah'a, que no fig'ura en la colección expuesta al público. 

Cráneo. — Aunque no he podido estudiarlo bien, por tener 
destrozada la parte posterior, el cráneo de esta especie me 
parece semejante al de la C. leucodon, aparte de su tamaño 
mucho más reducido. 

Dimensiones (tipo conservado en piel).— Cabeza y cuerpo, 55 
milímetros; cola, 24; pie posterior (s. u.), 10; oreja, 6,5; serie 
molar superior, 7.2. 

Hal). — Hasta ahora conocida solo de las Provincias Vascon- 
g-adas, aunque presumo que la Crocidura joven de Alvoco da 
Serra da Estrella, denominada por Seabra C. leucodon (2), per- 
tenece á esta misma especie. 

Tipo. — Adulto, el sexo no determinado; obtenido en los Pro 
vincias Vascong-adas por el Sr. Hidalg-o, sin fecha de captura 
ni localidad precisa. Núm. 1.230 del Museo de Ciencias. . 

Recientemente, mi amig'O el profesor Gerrit S. Miller ha des- 
crito una nueva raza de C. russula, de Portug-al, bajo el nom- 
bre de C. r. cintrce, que dice ser del mismo tamaño que mi 
C.r. pulchra, pero con diferente pelaje, y una especie nueva, 
que es la «rata arañera» de las Baleares. 

Resulta, pues, que el g-énero Crocidura aparece representa- 
do en la Península y Baleares por tres especies: C. russula 
Herm., C. baleárica Miller y C. cantahra, y que de la primera 
se conocen hasta ahora dos razas peninsulares: pulchra y ci7i- 
ircp. La sig-uiente clave permitirá disting-uir estas diferentes 
formas: 

a. Cola bastante más larga que la mitad de la cabeza y el cuerpo re- 
unidos. 
a'. Longitud de la serie dental superior, más de 8 mm.; la cola, con 
relación á la longitud de la cabeza y el cuerpo, represéntamenos 
de un 60 por 100. 

a" . Pelaje obscuro, con reflejos metálicos muy vivos 

C. russula cintrce. 

(1) Soc. Et. Scient. Angers, 1878-"9, pág. 195. 

(2) Jorn. Scienc, Lisboa. 2.» ser,, t. vi, 1900, pág. 98. 



240 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

b". Pelaje pálido, con ligero reflejo metálico C. r. pulchra. 

b'. Longitud de la serie dental superior, 8 mm. ó menos; la cola re- 
presenta más de un 60 por 100 con relación á la longitud de la 

cabeza y el cuerpo C baleárica. 

b. Cola más corta que la mitad de la longitud de la cabeza y el cuerpo 
reunidos C. cántabra. 

Estas cuatro formas de Crocidtira, la Pachyura etrnsca, el 
Neomys miomalus y el N. fodiens minor, son todos los Soriddce 
encontrados hasta ahora en la Península y Baleares. 



Excursiones por los alrededores de San Vicente de Raspeig 

POE 

DANIEL JIMÉNEZ DE CISNEROS 

A unos 7 km. al ]NNW. de Alicante se encuentra el pequeño 
pueblo de San Vicente de Raspeig", que por la facilidad de sus 
comunicaciones con la capital y la circunstancia de encon- 
trarse próximo á diversas sierras, nos ha servido de punto de 
partida para efectuar numerosas excursiones. De muchas de 
éstas tiene conocimiento nuestra Sociedad, por las diferentes 
notas que hemos publicado en el Boletín, y al presente sólo 
daré noticia de algunas muy cortas, relacionadas con las pu- 
blicadas anteriormente. 

Excursión d Tosal Redó. — El 22 de Febrero, terminada la cla- 
se del Instituto, me dirigí á San Vicente, acompañado del se- 
ñor Gómez Llueca, con el propósito de subir á un empinado 
cerro que se levanta al N. y á distancia de 7 km. del pueblo, 
siendo conocido por su figura con el nombre de Tosal Redó. El 
terreno que rodea el pueblo de San Vicente es Cuaternario, 
pero puede asegurarse que á los pocos metros de profundidad 
debe encontrarse el Infracretáceo, pues en todos sentidos en 
que se inspeccione alrededor se encuentra este terreno (1). El 
Cuaternario forma un extenso campo de cultivo, que por el N. 
se extiende hasta unas pequeñas colinas de las que la primera 
se conoce con el nombre de Llometa Reoiia (Lomita redonda), 



(1) El Infracretáceo de esta parte de la provincia cubre al Triásico superior, y sólo 
por excepción asoma este piso por entre las erosiones, roturas ó faüas del Infracretá- 
ceo, particularmente al NNW. y NW. 



DE HISTORIA NATURAL. 241 

pequeña loma escasamente de 40 m. de altura sobre el llano, y 
cuya cumbre se encuentra á 234 sobre el Mediterráneo. Las 
calizas que la forman, de un blanco amarillento, de g'rano 
muy fino, están surcadas de venas de calcita amarillentas, y 
en alg'unos puntos parecen dolomíticas. Parécense á las del 
Albense del cerro de Piqueres, y como correspondientes á este 
piso las califico. Buzan al ESE. con un ángulo de pocos 
g-rados. 

Descendimos por el N. de la colina hasta un pequeño barran- 
co y, sig"uiendo su cauce hacia el orig-en, encontramos capas 
de calizas marg'osas micáceas, de color amarillento verdoso, 
pero azuladas en la fractura reciente, con escasos fósiles, no 
habiendo encontrado más que trozos que parecen de un He- 
miaster, una pequeña ostrea y trazas ó huellas de anélidos ó 
acaso de alg*as. Más al N., el barranco corta unas calizas fuer- 
tes manchadas de rojo, que se esconden bajo el loess que ocu- 
pa ambas orillas del barranco. Estas areniscas micáceas re- 
cuerdan las que con los mismos caracteres señala Mr. Nicklés 
en distintos puntos de la provincia. 

Avanzando hacia el Tosal Redó encontramos una mancha 
triásica de reducidas dimensiones, en la que abundan los ja- 
cintos de Compostela en el seno de las marg-as rojas. Las raar- 
g'as rojas se ocultan bajo una lomita cretácea y reaparecen al 
Sur en una extensión de unas cuantas hectáreas. Pasada una 
pequeña depresión del terreno, comenzamos la ascensión al 
Tosal, llegando á su cima á las cuatro de la tarde, después de 
varios descansos que exig-e lo áspero de la pendiente. El ane- 
roide marcaba 415 m., y la distancia de San Vicente unos 
10.700 pasos, es decir, próximamente 8 km., aunque la distan- 
cia en línea recta no debe ser mayor de 6. Forman su cumbre 
y la falda por donde subimos, calizas g-rises con piritas des 
compuestas y calizas sacaroides con venas de calcita; estos 
materiales parecen corresponder al Albense, y buzan al S. 80° 
W. con una pendiente de 20° próximamente. 

Desde el Tosal se disting-ue un gran número de colinas, con 
detalles estratigráficos de mucho interés, que la fotografía 
pondrá de manifiesto cuando completemos el estudio de la re- 
gión. Al NE. se eleva una colina de mayor altura que el Tosal, 
nombrada El Vuelo del Águila: sus capas cortadas al SW., 
parecen completar el anticlinal que formaría con las del Tosal. 

T. VIII. -Mayo, 1908. 16 



242 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Desde este sitio hacia el N. se levantan unas colinas que pre- 
sentan sus capas cortadas en las mismas condiciones que esta 
primera; después, con alturas cada vez mayores, se extiende 
esta línea ondulada hasta el pico de la EscuMlleta, esbelto 
cono que recuerda la forma del Teide, con el cual le compa- 
raban los alumnos, y que se hace visible desde una g-ran parte 
de la provincia. 

Entre Tosal Redó y el Vuelo del Ag-uila se encuentra una 
pequeña loma, de donde se han extraído muchas toneladas de 
ocre amarillo de excelentes condiciones, transportado casi todo 
él á Ing-laterra. Hasta la base de la Escubilleta lleg-an las ex- 
plotaciones de ocre, en la llamada Lo7na del SaMiiar, y como 
ya en excursiones anteriores (1) había visitado estos yacimien- 
tos, desistí de recorrerlos de nuevo, lo que, por otra parte, no 
hubiera sido fácil; intentamos descender del Tosal por el N., 
pero la extremada pendiente nos hizo volver atrás, y otro tanto 
nos ocurrió al ensayar la bajada por el E. ó por el S., en donde 
se presentan pendientes semejantes á precipicios. Fué preciso 
bajar por donde habíamos subido, reg'resando á San Vicente 
después de más de dos horas de marcha. 

Excursión á la Serreta Negra.— ^n Alicante se conoce con el 
nombre de Serreta Neg"ra la que se extiende desde San Vicen- 
te hasta la vecindad de las Atalayas, y con este nombre la de- 
sig-na Mr. Nicklés en sus trabajos acerca de la provincia, y así 
la hemos llamado multitud de veces; pero los naturales del 
campo la llaman Serreta Larga, reservando el nombre de Se- 
rreta Neg"ra para desig*nar una pequeña colina que se levanta 
á 4 km. al NW. de San Vicente. En nuestras excursiones á la 
sierra deis Talls (de los cortes) y á la sierra deis Castellars he- 
mos visto diferentes veces esta serrezuela, que no lleg-a á i km. 
de larg-a, y que por su color negruzco ó verdoso habíamos juz- 
g-ado aptense y como semejante á la que lleva el mismo nom- 
bre, y se extiende entre Alicante y Foncalent, y cuyo nombre 
se ha confundido, como hemos dicho antes. De vuelta de una 



(1) El 26 de Octubre de 1906 estuve en las minas de ocre del Sabinar, encontrando 
una caliza dolomítica ferrífera que parece ser la produce el ocre por alteración de la 
misma. Encuéntranse también limonitas esponjosas de color negruzco y sin aplica- 
ción industrial. A la dolomita se la llama tocorró, y las calizas espáticas, que también 
abundan en el Sabinar, se han extraído en otro tiempo, tomándolas por baritina, no 
obstante el peso. 



DE HISTORIA NATURAL. 243 

excursión á la sierra deis Talls encontramos en la base de la 
Serreta asomos de Triásico con areniscas de varios colores, 
marg-as irisadas y jacintos jaspeados de obscuro. Como este 
reconocimiento fué hecho rápidamente, el 23 del pasado Abril 
salí acompañado de seis alumnos, y después de caminar como 
media hora por el antig-uo camino de Alcoy, sig-uiendo las in- 
dicaciones precisas que nos dieron en San Vicente, desviamos 
al W., y ya á la vista de la Serreta, caminamos por entre tie- 
rras cultivadas, llegando, después de una hora de marcha, á la 
base de aquélla, hallando yesos obscuros, calizas g-rises piza- 
rrosas y trozos de calizas negras y azuladas. Se trata de otro 
yacimiento de Triásico superior, y en la base encontramos nu- 
merosos fósiles de pequeño tamaño, empastados en las calizas 
tabulares; éstas suelen presentar aspecto marg'oso, lo que hace 
posible recoger alg-unos sueltos, como así sucedió con una 
pequeña Myophoria. En la parte alta, que recorrimos de extre- 
mo á extremo, no hay más que calizas negras fuertes, en grue- 
sos bancos inclinados, con buzamiento alNW., con un ángulo 
de 45 á 60°, lo que hace muy escarpada la cumbre. La direc- 
ción, que es la misma que la de los estratos, es de NE. á SW., 
próximamente. Esta caliza se parece mucho á la de Callosa de 
Segura, por su aspecto sacaroide y por estar surcada de nume- 
rosas venas de calcita de infiltración. 

De reg-reso encontramos al SE. otra pequeña loma con los 
mismos caracteres, y allí volvimos el 28 de Abril con el señor 
Gómez Llueca y dos alumnos del último año. Esta loma, de me- 
nor altura que la Serreta Negra y de la que dista unos 1.000 
pasos, es toda ella de caliza de Raibl, utilizada como piedra de 
construcción en los alrededores, aunque se podrían extraer 
grandes bloques para ser aserrados y pulidos, porque el mate- 
rial es de excelentes condiciones. Extiéndese de N. 21" E. á S. 
21° W., próximamente, buzando al S. 69° W. con pendientes de 
55". Presenta de trecho en trecho g-randes planos de fractura 
con superficies como de resbalamiento, dirig-idos hacia el N. 
64° E., y su máximum pendiente hacia el S. 16° E. La loma se 
prolonga disminuyendo de altura hasta la proximidad de una 
ermita inmediata al km. 4 de la carretera de San Vicente á 
Agost. 

Este segundo yacimiento fosilífero del Trías presenta gran- 
des ventajas para su estudio detenido. La proximidad á Ali- 



244 boletín de LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

cantej la facilidad de encontrarlo, pues basta seg-uir la carre 
tera hasta el cuarto poste kilométrico y la naturaleza un tanto 
marg'osa de las calizas tabulares, que permite recog-erlos li- 
bres, son alicientes bastantes para repetir las excursiones á 
tan interesante lug'ar. 



Excursión á las Sierras de la Mola y de Beties 
en el término de Novelda 

POR 

DANIEL JIMÉNEZ DE CISITEROS 

Sabido es el interés que ofrece el conocimiento de localida- 
des triásicas fosilíferas en nuestro país, porque desde hace 
muchos años el Triásico español se ha considerado como un 
terreno muy pobre en restos org-ánicos. Esta circunstancia ha 
hecho que en todas nuestras excursiones por la provincia de 
Alicante hayamos reg"istrado con cuidado sus numerosas y 
reducidas manchitas, de que parece sembrada la reg-ión. La 
presencia de una placa de caliza cuajada de fósiles triásicos, 
que se conserva en el Gabinete de Historia Natural del Colegio 
de Santo Domingo de Orihuela, nos decidió á explorar el tér- 
mino de Novelda, en atención á que de allí procedía el ejem- 
plar, y acompañado de 16 alumnos del Instituto salí en la ma- 
ñana del 13 de Abril último, llegando á la estación de Novelda 
antes de la nueve de la mañana. 

Como nuestro objeto era visitar primeramente la sierra de 
la Mola, desde la estación nos dirigimos por la vía férrea hasta 
encontrar la senda que cruza al Vinalapó, y dirigirnos al cas- 
tillo emplazado en un pequeño estribo de la Mola. El camino 
de hierro está abierto en una considerable mancha de Triá- 
sico superior, y en las trincheras pueden apreciarse unas ca- 
pas de areniscas flojas, de numerosos colores. El lugar que en 
otros sitios ocupan las margas y arcillas irisadas, se encuentra 
aquí reemplazado por areniscas de los mismos colores, las que 
por alteración subaérea suministran arenas de tonos vivos. 
Superiormente aparecen areniscas micáceas también de tonos 
variados, aunque dominan las rojas y moradas, de estructura 
pizarrosa cuando muy micáceas, y cuando escasea este ele- 



DE HISTORIA NATURAL. 2l5 

mentó, bastante compactas para utilizarlas como piedra de 
construcción, habiéndolas empleado en las obras de fábrica 
los constructores de la línea férrea de Alicante á Madrid. Son, 
en mi concepto, estas areniscas como el penúltimo término 
del Triásico, pues sobre ellas no hay más que calizas g-rises ó 
pardas tabulares que forman el elemento más interesante del 
piso por ser el fosilífero por excelencia, coronadas por poten- 
tes masas de calizas neg'ras ó azuladas, surcadas de venas de 
calcita. De estas calizas nos ocupamos al hablar de la sierra 
Neg-ra de Aspe, considerándolas como pertenecientes al Triá- 
sico, y aunque alg-unos g-eólog-os sospechan que puedan ser 
parte del Infralias, en nuestras excursiones por las provincias 
de Murcia y Alicante las hemos visto siempre concordantes 
con las calizas tabulares que forman el horizonte superior del 
Kenper, es decir, las capas de Raibl. 

Cruzamos el río Vinalapó, seco la mayor parte del año, y co- 
menzamos á subir la sierra de la Mola, dirigiéndonos al peque- 
ño castillo de la Mag-dalena, ó de la Mola, que algunos llaman 
de Luna, por suponer que en él estuvo preso el privado de 
D. Juan II. La pendiente por donde subimos presenta carácter 
cretáceo, y allí encontramos ?L\gwnos, Aminonites piritosos. Lle- 
g-ados al castillo se perciben en la estrecha g-arg-anta que le 
separa del resto de la Mola manchas del Keuper, areniscas mi- 
cáceas rojizas y moradas, y calizas pulidas y estriadas que pa- 
recen haber sufrido la acción de resbalamiento. 

La fortaleza no tiene nada de particular, si se exceptúa una 
torre triangular que se conserva en buen estado, g-racias á los 
materiales empleados en su fábrica: sillería de caliza terciaria 
de Novelda y sillarejo de caliza neg-ra del Triásico. Abundan 
también las construcciones de hormig'ón, por lo que parece 
debe atribuirse el monumento á distintas épocas. De alg-unas 
tumbas de los alrededores se han extraído instrumentos pre- 
históricos, y el Instituto de Alicante posee un cuchillo de sílex 
de tipo monstierense que procede del mismo castillo. 

En la proximidad de la fortaleza presenta la sierra abun- 
dancia de Eaibl, de donde se ha extraído para la construcción 
de la misma, y toda la parte N. y NE. parecen de la misma 
formación. Dimos la vuelta por la parte S. de la sierra, y el te- 
rreno cambia, presentándose las calizas rojas ó blanquecinas, 
venosas, compactas, en ocasiones con aspecto de puding-a, que 



216 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

parecen pertenecer al Titónico. La parte SW. y W. contiene 
alg-unas canteras en explotación, y la caliza ostenta todos los 
caracteres de la de ig-ual formación en las inmediaciones de la 
Romana, pero debe contener muy pocos fósiles; buza al W. mag- 
nético con una pendiente de 40 á 50°. En la inmediación de la 
cantera encontramos abundancia de Belemnites que parecen 
á los hallados en el Neocomiense inferior, y también Aimnoni- 
tes piritosos. 

Frente á la Sierra de la Mola se alza la de Beiies, cuyas ca- 
pas parecen formar una sinclinal con las de la Mola. El es- 
trecho valle que corre entre ambas se halla relleno en parte 
por aluviones y al N. del mismo manchas triásicas constitui- 
das por marg-as y areniscas micáceas de varios colores. Con el 
fin de proporcionarnos agua nos dirigimos al N. en donde 
existe una fuentecita llamada de la Reina, al pie de unos es- 
carpes triásicos, y aunque no pudimos beber por encontrarse 
cerrada, tuvimos la agradable sorpresa de encontrar las cali- 
zas tabulares fosilíferas del Triásico superior. Subiendo la pe- 
queña cuesta que conduce á la Casa de la Reina encontramos 
placas de gran tamaño cuajadas de pequeños fósiles, que des- 
graciadamente no pueden aislarse con facilidad. He creído re- 
conocer la Myophoria Immgata Goldf., M. curvirostris Alb., de 
muy pequeño tamaño y muy bien conservada, Monotis, Nucu- 
la, Terebratula y otros géneros difíciles de determinar por el 
estado en que se encuentran los ejemplares. x\lgunos trozos de 
caliza son verdaderos conglomerados de pequeñas conchas. 

Con tan curioso hallazgo, nos detuvimos en la Casa de la 
Reina, y después de comer volvieron los alumnos á explorar el 
Triásico, trayendo nuevos ejemplares. La situación es fácil de 
determinar porque la nueva carretera de Novelda á Monóvar 
pasa á pocos metros de la Casa de la Reina y la fuente en cuyos 
alrededores existe el Triásico fosilífero, está también á muy 
corta distancia de la casa. 

Nos dirigimos después á la Sierra de Beties, subiendo por su 
ladera del SE. hasta cerca de la cumbre. Está formada de cali- 
zas fuertes, de estructura sacaroide, de color amarillento y al- 
go parecidas á las que existen por la parte S. y SE. de la Mola. 
Buzan al S. 58° E. con una pendiente próxima á 44". Vista 
á distancia se presenta como una gran mole de estratos le- 
vantados, formando sinclinal con la Mola. Ignoramos las for- 



DE HISTORIA NATURAL. 247 

maciones de la otra ladera. No encontramos fósiles, lo que se 
explica por la rapidez con que hicimos el recorrido, marchan- 
do paralelamente á la sierra y á mitad de altura de la misma 
hasta encontrar una senda que nos condujo á la nueva carre- 
tera de Novelda, en donde vimos numerosas manchas de Triá- 
sico hasta cerca del Cementerio, en que aparece en una peque- 
ña loma una formación nummulítica con equinodermos (Co- 
noclypeus, Echinolampas, etc.) 

De vuelta de esta correría visité en Novelda á D. Ismael Pas- 
tor, médico de la población, muy aficionado á antigüedades y 
me presentó diferentes fósiles de la localidad que pueden ser- 
vir para el conocimiento de los terrenos que rodean á Novelda. 
Vi, entre otros, ejemplares de RhyncJioneUa de la cumbre de 
la Mola, muchos Nummulites de la loma del Cementerio, un 
PeUoceras de las inmediaciones de la Sierra de Crevillente y un 
g'ran equinodermo mal conservado, pero que parece el Anan- 
chytes ovala Leske, procedente de las inmediaciones de la 
Eoriia laja, lo que supondría una mancha de senonense; dato 
de mucho interés para la g-eologia de la provincia y que re- 
solveré si llevamos á efecto la excursión que proyecto y de la 
que daré cuenta á nuestra Sociedad. 



Contrihuc ón al estudio de las funciones de los lóbulos ópticos 
de los peces 

POR 

JOSÉ GÓMEZ OCAÑA 

Pese á su apellido, los lóbulos ópticos de los peces no sólo 
tienen relación con las impresiones visuales sino que influyen 
evidentemente en la coordinación de los movimientos y en el 
equilibrio del cuerpo. Dicha influencia, reconocida hace mu- 
chos años por Rolando y moderiTamente por Ferrier, Goltz 
y otros fisiólog-os, ha sido comprobada por mí muchas veces 
en los anfibios y peces; pero nunca se me ha ofrecido tan 
clara y terminante como en un pez á quien el 25 de Abril 
último lesioné el lóbulo óptico izquierdo, y fué observado 
atentamente desde aquel día hasta el 6 de Mayo, en que le en- 
contramos muerto. 



248 



boletín de la real sociedad española 



La lesión, comprobada por la autopsia, y que puede verse 
en la preparación y en el g-rabado adjunto, consistió en una pe- 
queña herida sobre la cara superior del lóbulo óptico izquierdo. 

En la autopsia encontramos sobre los dichos lóbulos un pe- 
queño foco hemorrág-ico que no podía comprimirlos más que 




por su leve peso, puesto que la herida craneal estaba abierta. 
El cerebelo y el lóbulo óptico derecho aparecieron completa- 
mente ilesos, y en el izquierdo se nota la lesión experimental. 
Desde que se le causó hasta el último día en que le observa- 
mos, el pez ha presentado constantemente los mismos sínto- 
mas, á saber: dilatación de la pupila y propulsión del ojo de- 
recho, movimientos forzados hacia el lado derecho é incurva- 
ción del cuerpo y tendencia irresistible á caer del mismo lado. 
No hemos notado parálisis motora ni sensitiva alg-una. 



DE HISTORIA NATURAL. '2t9 

La dilatación de la pupila no rae parece debida á la ceg-iiera, 
dada la pequeña lesión del lóbulo; la creo más bien efecto re- 
flejo y confirma las observaciones de los histólogos (Cajal, Van 
Gehuchten y Pawlow) acerca del cruce de la vía óptica descen- 
dente. Ig*ual orig'en reflejo tiene, á mi juicio, la propulsión del 
ojo, y se realiza por idénticas vías cruzadas. Pudieran expli- 
carse los movimientos forzados por la ceguera de un ojo; mas 
en el ejemplo experimental aducido y en otros experimentos 
antes y después realizados en la misma especie (Ci/printís aura- 
ius), se da el caso que los animales g-iran del lado de la ceg-ue- 
ra, hecho contrario á la explicación. Tampoco puede acha- 
carse la rotación hacia el lado derecho por la lesión del pe- 
dúnculo cerebral izquierdo, porque dicha mutilación va se- 
guida de parálisis, que no observamos en los peces heridos su- 
perficialmente en los lóbulos ópticos. Además, los animales 
hemiplég'icos por lesión de un pedúnculo cerebral, se mueven 
hacia el lado sano (el de la lesión, puesto que son cruzadas las 
fibras motoras) y en nuestros peces la rotación se verificó del 
lado que debía estar paralítico en el supuesto de la lesión pe- 
duncular. En otros animales de la misma especie hemos obser- 
vado conjuntamente con los movimientos de pista hacia el 
lado opuesto al lóbulo lesionado, tendencia á caer del corres- 
pondiente á la lesión; mas tampoco notamos parálisis indica- 
dora de la lesión peduncular. 

Los movimientos forzados y la incurvación del cuerpo me 
los explico por la incoordinación motora debida á la lesión y 
que produjo un desacuerdo perdurable entre las corrientes óp- 
ticas y las laberínticas, demostrando una vez más la influen- 
cia de las mismas en la coordinación de los movimientos. En 
este supuesto, los lóbulos ópticos de los peces representarían á 
los cuatro tubérculos cuadrig-éminos de los mamíferos, y asu- 
mirían la función refleja de los mismos en cuanto conectan las 
vías ópticas y acústicas ó laberínticas con los núcleos motores 
del ojo, de la cabeza y del tronco. Recuérdese las relaciones de 
la vía óptica descendente con los núcleos motores del ojo y con 
el hemisferio cerebeloso opuesto, mediante el puente de Varo - 
lio. Las relaciones del lemnisco externo con los tubérculos 
cuadrigéminos posteriores y el alcance probable de las fibras 
de estos ganglios á los núcleos motores de la medula oblon- 
gada ó espinal. 



250 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Publicaciones que ha recibido la í^eal Sociedad Española 
de flistoria J^atural durante el noes de JVIarzo (continua- 
ción) de 1908. 

(La liste suiuante servirá comme accusé de réception.) 

Estados Unidos y sus Colonias 
Department of the Interior. Bureau of Forestry. Manila. 

BuUetin. N" 7, 1907. 
Department of the Interior. Weather Bureau. Manila Central Observatory. 

BuUetin for April, 1907. 
Entomological Society of Ontario. 

Annual Report. 1907. 
Johns Hopkins Hospital, Baltimore. 

BuUetin. Vol. xix, n° 204, 1908. 
Museum of Comparative Zoology at Harvard College, Cambridge. 

BuUetin. Vol. li, n° 9, 1908. 

Francia 
Académie des Sciences de Paria. 

Comptes rendus. T. cxlvi, nos 9-12, 1908. 
Académie internationale de Géographie botanique, Le Mans. 

BuUetin. Nos 220-221, 1908. 
Le Naturaliste, Paris. 2'' serie, nos 504-505, 1908. 
Société botanique de France, Paris. 

Mémoires. T. 54' (4« serie, t. vli). 3% 1907. 
Société des Amis des Sciences naturelles de Rouen. 

BuUetin. 5* serie, P"" et 2" semestres 1906. 

Inglaterra y sus Colonias 
The Canadian Entomologist, Guelph. Vol. xl, n" 3, 1908. 
The Entomologist's Record and Journal of Variation, Loudon. Vol. xx^ 

n° 3, 1908. 
The Zoologist, Loudon. N° 801 (Fourth Series, vol. xii. n" 136), 1908. 

Italia 
La Nuova Notarisia, Modena. Serie xix. Gennaio, 1908. 
Ri vista coleotterologica italiana. Camerino. Auno vi, n" 3, 1908. 
Societá italiana di Scienze naturali in Milano. 
Atti. Vol. Lxvi, fase. 3°, 1908. 

Monaco 

Institut océanographique, Monaco. 
BuUetin. '¡:ios 111-114, 1908. 

Portugal 
Collegio de S. Fiel. 

Broteria. Serie de vulgarizaQao scientifica. Vol. vii, fase, ii, 1908. 



DE HISTORIA NATURAL. 251 

Suiza 
Schweizerische Entomologische Gesellschaft, Schaífhausen. 
Mitteilungen. Vol. xi, Heft 7, 1908. 

Uruguay 
Museo nacional de Montevideo. 

Anales. Vol. vi, t. iií, entrega iii, 1908. 



Bolívar (I.)— Note sur les Orthoptéres recueillis par M. Henri Gadeau de 

Kerville en Khroumirie (Tunisie). Rouen, 1908. 
Briet (Lucien). — Le bassin supérieur da rio Vero (Haut Aragón, Espagne), 

Chateau-Thierry, 1908. 
Klapálek (Prcf. Franz). — Beitrag zur Keuntnis der Gat. «Pteronarcys» 

Newman. (Bull. intern. Acad. Se. de Bohéme, t. xir, 1907.) 

— Beitr. z. Kenntniss der bohmischen Hydroptiliden. (Sitzber. der 

kongl. bohm. Gesellsch. der Wissensch. Prag, 1894.) 

— Beitr. z. Kenntniss der Trichopteren- und Neuropteren- fauna von 

Bosnien und der Hercegovina. (Wissensch. Mittbeil. aus Bosnien und 
der Hercegov., vii. Band. Wien, 1900.) 

— Conspectus Plecopterorum Bohemiae. (Zvlástní otisky z Casopisu 

Ceské Spolecnosti Entomol. Rocnik ii, cis. 1, 1906.) 

— Descript. of a new sp. of «Rophidia» L. and of three new sp. cf <Tri- 

choptera». (Trans. Ent. Soc. London, 1894, part iv.) 

— Die Hummeln Bohmens. (Arch. f. die naturwissensch. Landesdurchfor- 

schung von Bohmen, xii. Band, n° 3. Prag, 1905.) 

— Die Metamorph.-Stadien der «Oxyethira costalis> Curt. (Sitzber. der 

kongl. bohm. Gesellsch. der Wissensch. Praga, 1891.) 

— Die Morphol. der Geuitalsegmente und Anhiüige bei Trichopteren. 

(Bull. Acad. Se. de Bohéme, t. viii, 1903.) 

— Dodatky ku seznamu ceskych Trichopter za rok 1890. Prazc, 1890. 

— Dodatky ku seznamu ceskych Trichopter za rok 1892 az 1893. (Král. 

Ceské Spolecnosti náuk. Praze, 1894.) 

— Dodatky ku seznamu ceskych Trichopter za rok 1894 az 1897. (Král. 

Ceské Spolecnosti náuk. Praze, 1897.) 

— Ecclisopteryx Dziedzielewicki, n. sp. (Casopisu Ceské Spolecnosti 

Entom , rocnik iii, cis. 1. Praze, 1906.) 

— Ein Beitrag z. Kenntnis der Neuropt.-Fauna von Croatien-Slavonien 

und der Nachbarlander. (Bull. intern. Acad. Se. Bohéme, t. xi, 1906.) 

— Ein Beitrag z. Kenntnis der Neuropt. von Ober-Steiermark. (Sitzber. 

kongl. bohm. Gesellsch. der Wissensch. in Prag, 1903.) 

— Ephemeridarum spec. quatuor novae. (Casopisu Ceské Spolecnosti 

Entom., rocnik ii, cis. 3, 1905.) 



252 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Klapálek (Prof. Franz). — Fünf neue Trichopteren-Arten au,s Ungarn. 
(Természetr Ftizetek, t. xxl, 1898.) 

— Hamburger Magalhaens. Sammelreise. Plecopteren. Hamburg, 1904. 

— Klic europskych druhu celedi Taeniopterygidae. (Casopisu Ceské Spo- 

lecnosti Entom., rocnik iii, cis. 4, 1906.) 

— Nemnra subtilis n. sp. Eine neue südeurop. Perlide. (Sitzber. kongl. 

bohm. Gesellscb. der Wissensch. Prag, 1896.) 

— Neuropteroideu Steiermarks gesammelt von P. Gabriel Strobl. (Mitteil. 

Natunvisseuscb. Vereines für Steiermark, 1905. Graz, 1906.) 

— Noch einige Bemerk. üb. die Gouopodea der Insekten. (Zool. Anz., 

Bd. xsYia, n° 7, 1904.) 

— Obojetník «Camponotus ligniperdus» Ltr. (Král. Ceské Spolecnosti 

náuk, 1896. Praze.) 

— Obojetník kobylky zelené (Locusta viridissima L.) (Kvál. Ceské Spolec- 

nosti náuk, 1897. Praze.) 

— O vnejsícb plodidlech (f «Arcynopteryx dovrensis» Mort. (Casopisu 

Ceské Spolecnosti Entom., rocnik i, cis. 4, 1904.) 

— «Oxyethira tristella» n. sp (The Entom. Monthly Magaz. 2a serie, 

vol. VI, 1895.) 

— O Zinaltiue kridel u posvatek (Plecoptera). 

— Plecopteren und Epbemer. aus Java. Hamburg, 1905. 

— Plecopterologische Studien. (Bull. intern. Acad. Se. de Bohéme, 1900, 

Praga.) 

— Predbezny seznam ceskych Trichopter (Chrostiku). Praze, 1900. 

— Príspevek k rodu «Rhabdiopteryx» Klp. (Casopisu Ceské Spolecnosti 

Entom., rocnik ii, cis. 1, 1906.) 

— Príspevek ku znalosti vyvoje ceskych Hydroptilid. (Král. Ceské Spo- 

lecnosti náuk., 1897, Praze.) 

— Príspevek k znalosti zvireny chrostiku a jepic Vych. Karpat. (Caso- 

pisu Ceské Spolecnosti Entom., rocnik iv, cis. 1, 1907.) 

— Prof* Dr. Fr. M. Brauer. (Casopisu Ceské Spolecnosti Entom., rocnik ii, 

cis. 3, 1905.) 

— Revisión und Synopsis der europüischen Dictyopterygiden. (Bull. 

intern. Acad. Se. de Bohéme. Praga, 1906.) 

— Trichopterologicky vyzkum Cech. V. R. 1891. Praze, 1892. 

— Ueber die europaeischen Arten der Fam. Dictyopterygidae. (Bull. 

intern. Acad. Se. de Bohéme, 1904. Praze. 

— Über die Gonopoden der Insekten und die Bedentung derselben für 

die Systematik. (Zool. Anz., Bd. xxvii, n" 14. Berlín, 1904.) 

— Ueber drei wenig bekannte «Micrasema>-Arten unn eine neue «Oece- 

tis>. (Sitzber. kOngl. bOhm. Gesellscb. der Wissensch. in Prag, 1903.) 

— Zpráva o vysledcich cesty do Transsylvanskych Alp a Vysokych Tater. 

(Vestnikú Ceské Akad. cisare Frantiska Josefa, rocnik xiii.) 



DE HISTORIA NATURAL. 253 

Klapálek (Prof. FraDz). — Zpráva o vyzkumu ceskych Nenropteroid V. R. 
1902. (Vestniku Ceské Akad. Fratiska Josefa, rocnik xii.) 

— Zur Kenntnis der Neuropt. von Ungarn, Bosnien nnd Herzegovina. 

(Természetr. Fuzetek, xxv, 1902.) 
Parrot (Cari). — Filchner, Exped. China-Tibet. Zoolog. Botan. Ergebnisse. 

Aves. 
Ribera (J. Eugenio).— Hormigón y cemento armado. Madrid, 1902. 

— Los progresos del hormigón armado en España. Madrid, 1907. 
VuLLETON (L.) — Sur le role topographique des ares viscéraux et la forma- 

tion du cou. Montpellier, 1908. 



ñbril de 1908 

Alemania 

Entomologischer iuternationaler Verein, Stuttgart. 

Entorne Ingische Zeifschrift.xxi. Jahrg., n° 47. xsii. Jahrg., nos 1.5^ 1908. 
Entomologischer Verein in Berlin. 

Berliner Entomologische Zeitschrift. B. 21, Heít 2, 1908, 
Naturse Novitates, Berlin. 1908, nos 3-6. 
Zeitschrift für Wissenschaftliche Insektenbiologie, Husum, Bd. iv (Erste 

Folge, Bd. xm), Heft 3, 1908. 
Zoologischer Anzeiger, Leipzig. Bd. xxxii, nos 24-26, 1908. 

Austria-Hungría 

Académie des Sciences de Cracovie, 

BuUetin International. 1907, nos 9-10. 1908, nos 1-3. 
Societas entomológica Bohemiae, Praga. 

Acta. Rocnik v, Cislo 1, 1908. 
Wiener Entomologische Zeitung, Wien. xxvii. Jahrg., iv. und v. Heft, 1908. 

Bélgica 
Société belge d'Astronomie, Bruxelles. 

BuUetin. 13« année, n" 3, 1908. 
Société entomologique de Belgique, Bruxelles. 

Anuales. T. 52% nos m-iv, 1908. 

Brasil 
Musen Goeldi de Historia natural e Ethnographia (Museu Paraense), Para. 
Boletim. Vol. v, n° 1, 1908. 

Costa Rica 
Sociedad nacional de Agricultura, San José de Costa Rica. 
Boletín. Año 11, n° 1 ), 1907. 

España 
Colegio de farmacéuticos de Paleares, Palma de Mallorca. 
Las Baleares. Año ix, u.° 87, 1908. 



254 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Facultad de Ciencias de Zaragoza. 

Anales. Año i, n.° 4, 1907. 
Gaceta farmacéutica española, Barcelona. Año xi, n.os 124-12G, 1908. 
Ingeniería, Madrid. N.os 109-111, 1908. 
Institució catalana d' Historia natural, Barcelona. 

Butlleti. 2.' época, año 6.°, n.'' 2, 1908. 
Laboratorio municipal de Higiene de Madrid. 

Boletín. T. vji, n.os 9-10, 1907. 

Real Academia de Ciencias exactas, físicas y naturales de Madrid. 

Revista. T. vi, n ° 9, 1908. 
Sociedad aragonesa de Ciencias naturales, Zaragoza. 

Boletín. T. vii, n.° 4, 1908. 
Sociedad española de Física y Química, Madrid. 

^na/es. T. VI, n." 51, 1908. 

Estados Unidos y sus Colonias 

American Museum of Natural History, New York. 

Bulletin. Yol. xx-xxii (1904-1908). 
Departamento de lo Interior. Gobierno de las islas Filipinas. Oficina de 
Agricultura. Manila. 

Revista agrícola de Filipinas. T. i,n° 1, 1908. 
Department of the Interior. Weather Bureau. Manila Central Observatory, 

Bulletin for May, 1907. 
Johns Hopkius Hospital, Baltimore. 

Bulletin. Vol. xix, n° 205, 1908. 
Museum of Comparativo Zoology at Harvard CoUege, Cambridge. 

Bulletin. Vol. xlix (Geol. Series, vol. viii), n° 6, 1908; vol. li, n° 10, 
1908 
Smithsonian Institution, U. S. National Museum, Washington. 

National Herbarium. Vol. x, part 6-7, 1908. 
The American Naturalist, Boston. Vol. xlii, nos 493-494, 1908. 
University of Colorado, Boulder. 

Studies. Vol. V, n" 2, 1908. 

Francia 

Académie des Sciences de Paris. 

Comptes rendus. T. cxlvi, n»» 13-16, 1908. 
La Feuille des Jeunes Naturalistes, Paris. iv*" serie, 38^ année, nos 45C-451 

1908. 
Le Naturaliste, Paris. 30'^ année, 2' serie, nos 606-507, 1908. 
Scciété botanique de France, Paris. 

Bulletin. T. 65^ (4" serie, t. vía), nos 1-2, 1908. 

Mémoires. 12-13 (t. 55" du Bulletin). 
Société d'Anthropologie de Paris. 

Bulletins et Mémoires. b" serie, t. vni, fase. 4, 1907. 
Société de Spéléologie, Paris. 

Spelunca. T. vii, n° 50, 1 907. 



DE HISTORIA NATURAL. 255 

Holanda 
Fondation de P. Teyler van der Hnlst, Haarlem. 

Archives du Musée Teyler. Serie ii, vol. xi, 2" partie, 1908. 

Inglaterra y sus Colonias 

Queensland Mnseum. 

Annals. N" 8, 1908. 
Roy al Microscopical Society, London. 

Journal. 1908, part 2 (u° 183). 
Royal Physical Society, Edinburgh. 

Proceedings. Vol. xvii, n° 4, 1908. 
The Canadian Entomologist, Guelph. Vol, xl, n° 4, 1908. 
The Entomologiet's Record and Journal of Variation, London. Vol. xx, 

n° 4, 1908. 
The Zoologist, London. N" 802 (Fourth Series, vol. xti, n° 136), 1908. 

Italia 
La Nuova Notarisia, Modena. Serie xix, Aprile 1908. 
Ri vista coleotterologica italiana, Camerino. Anno vi, n° 4, 1908. 
Societá entomológica italiana, Firenze. 

Bullettino. Anno 38, trim. iii-lv, 1906. 

México 

Instituto geológico de México. 

Boletín. N° 23 (láminas), 1906. 

Portugal 

CoUegio de S. Fiel. 

Broteria. Vol. vii, fase, iii, 1908. 
Commi(;ao dos trabalhos geológicos de Portugal, Lisboa. 

Memorias. Choffat (Paul^: Essai sur la tectonique de l'Arrabida. 
Lisbonne, 1908. — Román (Fréderic) et Torres (Antonio): Le Neo- 
géne continental dans la Basse Vallée du Tage (rive droite). Lis- 
bonne, 1907. 

Rusia 

Musée zoologique de l'Académie impériale des Sciences de St. Pétersbourg. 

Ánnuaire. T. xii, n" 4, 1907. 
Societas entomológica rossica, S. Petersburgo. 

Trudy (Horae). T. xxxviii, n° 3, 1907. 

Suiza 

Société V^audoise des Sciences naturelles, Lausanne. 

Bulletin. 5» serie, vol. xLlii, n° 161, 1907. 
Société zoologique suisse et Muséum d'Histoire naturelle de Genéve. 

Revui: suisse de Zoologie. T. 16, fase. 1, 1908. 



256 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Cabrera. (Ángel). — Sobre los loris, y en especial sobre la forma filipina. 
(Bol. E. Soc. esp. Hist, nat., Marzo 1908.) 

Carballo (J.) — La Espeleología en España. (Bol. R. Soc. esp. Hist. nat.. 
Marzo 1908.) 

Díaz (Fiiiberto). — Algunas noticias sobre el platino y los metales platíni- 
cos. (Bol. R. Soc. esp. Hist. nat., Marzo 1908.) 

Esteva (José). — Otra «Linaria supina> monstruosa. (Bol. R. Soc. esp. 
Hist. nat., Marzo 1908.) 

— Polimorfismo foliar de la «Gleditschia triacantbos>. (Bol. R. Soc. esp. 
,HÍ8t. nat , Marzo 1908.) 

FoRMÁNEK (Rom.)— Ein Lebensbild des kaiserlichen Rates Edmund Reit- 

ter in Paskau. (Entom. Bliitter, 4. Jahrg , n° ], 1908.) 
García Mkrcet (Ricardo).— Las plagas de la remolacha. (Bol. R. Soc. esp. 

Hist. nat , Marzo 1908.) 
Heyden (L. von).— Bemerkungen über die Beetimmungs-Tabelle 60 Cur- 

culionidae: Larinus, bearbeitet von Dr. K. Petri 1907. (Wien. Entom. 

Zeit., XXVII. Jahrg., 1. Heft, 1. Januer 1908.) 

— Bemerkungen und Berichtigungen zum Catal. Ooleopt. Europ. et Arm. 

ross. 1906. (Wien. Entom. Zeit., xxvii. Jahrg., 1. Heft, 1. Januer, 1908. 

— Contributo alia fauna coleotterologica deU'Isola di Capri. (Riv. coleott. 

ital., anno vi, n° ^, 1908.) 

— Erganzungen zu E. Bergroths Bemerkungen zum Catal. Coleopt. 

(Deutsche Ent. Zeitschr., 1908.) 

— Richtigstellungen zu den Bemerkungen zum Catal. Coleopt. Europ. 

1906. (Wien. Entom. Zeit., 1908.) 

— Über die Coieopteren-Gattungen Parablaps. (Deutsche Entom. Zeit., 

1908.) 
PicoioLi (F.)— Boschi e Pascoli. Torino, 1908. 
Seitz (Ádalbert). — Les Macrolépidoptéres du Globe. Vol. i, livrais. 13-14; 

vol. II, livrais. 1-4. Stuttgart, 1907-1908. 



Sesión del 3 de Junio de 1908. 

PRESIDENCIA DE D. JUAN MANUEI, DÍAZ DEL VILLAR 

El Secretario leyó el acta de la sesión anterior, que fué apro- 
bada. 
Asiste el Sr. Llenas, Tesorero de la Sección de Barcelona. 

Fallecimientos.— El Sr, Bolívar pidió que constase en acta el 
sentimiento de la Sociedad por el fallecimiento del socio nu- 
merario M. Pliilippe Francois, de París, y el correspondiente 
extranjero M. Adrien Finot, de Fontainebleau; ambos se dedi- 
caban al estudio de la Entomolog-ía y mantenían activas rela- 
ciones con varios de nuestros coleg-as. 

M. Philippe Francois era jefe de trabajos prácticos en la Sor- 
bonna, y particularmente se ocupaba en el estudio de los co- 
leópteros paleárticos, sobre los que publicó varios trabajos, 
siendo el último un estudio sobre el g-énero Geotrupes. Fué 
Secretario de la Sociedad entoraológ-ica de Francia y había 
realizado larg'os viajes, en los que recogúó interesantes mate- 
riales, de los que participaron ampliamente sus amig-os y co- 
rresponsales; la Kyocephala Francoisi, de Nuevas Hébridas, y 
la Nereida Francoisi, de Nueva Caledonia, fueron especies que 
tuve ocasión de dedicarle como recuerdo de sus g-enerosidades. 

M. P. Adrien Finot falleció el 14 de Abril último, á la edad 
de 70 años; era Capitán de Estado Mayor, retirado, y Caballero 
de la Leg-ión de Honor; venía dedicado, desde larg'o tiempo, al 
estudio de los ortópteros, contribuyendo á su conocimiento con 
numerosas publicaciones, entre las que merecen particular 
mención la Fanne de la France-Insectes Orthoftéres, París, 
1890, y la Faiine del Algérie et de la Tunisie-Irisectes Orthop- 
téres, 1897; esta última publicada en los Anales de la Sociedad 
entomológ-ica de Francia. Su última publicación, titulada mo- 
destamente Sur le geure «Acridium», es un interesante estudio 
sobre un g-énero acerca del cual no se había hecho ningún 
trabajo de conjunto. 

Sus descripciones pueden citarse como modelo de exactitud; 
sus dibujos, que ejecutaba por procedimientos, en g-ran parte 

T. VIH.— Junio, 190P. 17 



258 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ideados por él mismo, llamaron siempre la atención de los in- 
teligentes, y superaron á cuanto en este orden se hizo hasta 
ahora, y del mismo modo sus colecciones pudieran también 
fig-urar en primera línea por la pulcritud y esmero con que 
preparaba los ejemplares. 

Era de trato esmerado, muy correcto y bondadoso, y de una 
g-ran delicadeza. Su muerte ha sido muy sentida por cuantos 
cultivan estos estudios y deja en Francia un vacío difícil de 
llenar, por ser muy contados, en estos momentos, los que á 
ellos se dedican. 

Otras pérdidas lamentables ha experimentado la Entomolo- 
g-ía en estos últimos meses, entre ellas la del Dr. Charles Henri- 
Martin, bien conocido de los entomólog-os españoles por sus 
frecuentes viajes por España y muy apreciado por sus excelen- 
tes condiciones de carácter. De sus viajes por el África del Sur 
conservo numerosas especies que he de dar á conocer en breve. 
Otra es la del Dr. Stierlin, de Schaffhausen (Suiza), fallecido 
el 28 de Marzo, que en el conocimiento délos coleópteros Ueg-ó 
á respetable altura, siendo considerado como una autoridad en 
el de los curculiónidos. 

Admisiones.— Fueron admitidos como socios numerarios los 
señores presentados en la sesión anterior, y presentados como 
socios numerarios D. Salvador Cabeza de León, Catedrático 
de la Facultad de Derecho en la Universidad de Santiag-o de 
Galicia, por el Sr. Eleiceg-ui, y D. Gustavo Nieto Valls, Licen- 
ciado en Ciencias naturales, de Ponferrada (Leónl, por el señor 
Arag'ón y Escacena. 

Notas y comunicaciones. — El Secretario presentó los sig-uien- 
tes trabajos, en nombre de sus respectivos autores: 

«Una excursión del Dr. Chodat por Cartag-ena», por D. Fran- 
cisco de P. Jiménez. 

«Observaciones sobre la ninfosis de la Poscílonota Solieri 
Cast.», por D. Manuel M. de la Escalera. 

«Contribución al conocimiento de los Equinodermos de Es • 
paña y en especial de los Holoturioideos», por D. Francisco 
Aranda Millán. 

«Excursiones por los alrededores de Busot», por D. Daniel 
Jiménez de Cisneros, y 



DE HISTORIA NATURAL. 259 

«Subsidio para o estudo da fauna carcinolog-ica de Portug-al», 
por D. Luis Gonzag'a do Nascimento. 

— El Sr. Pérez Zúñig-a presentó varias larvas de un Díptero 
que fué reconocido como del Eristalis tenax por el Sr. Bolívar, 
arrojadas vivas, al parecer, entre las heces fecales, por un niño 
de pocos años. El Sr. Bolívar dijo recordaba haber leído casos 
análog-os, debidos, sin duda, á observaciones poco exactas mo- 
tivadas por la circunstancia de que estas larvas viven en ag'uas 
sucias y hasta en las de las letrinas. 

El mismo Sr. Bolívar presentó una nota sobre especies de 
ortópteros de España, de Marruecos y de Canarias. 

Notas bibliográficas. — El Sr. Calderón comunicó la sig-uiente: 

Gag-el, C: Ueber das Grundgebirge von La Palma (Monatsber. 
der Z. d. D. g-eol. Ges., 1908, n.° 2, pág-s. 25-31, con 2 láms.) 

En el cimiento de la g-ran Caldera de La Palma, se asienta, 
bajo el manto de las formaciones volcánicas modernas, una 
sierra de edad muy antig-ua, discordante con éstas y que la 
erosión ha puesto al descubierto. Esta sierra fundamental con- 
siste, en parte, en rocas muy levantadas, comprimidas y agrie- 
tadas transversalmente, que son, en su mayoría, verdaderas 
diabasas, cambiadas en alto grado y transformadas de tal 
modo en clorita y epidota, que apenas puede reconocerse su 
naturaleza primordial. Con estas rocas transformadas hay al- 
g'unos bancos, en los que es dado disting-uir aún antig-uas do- 
leritas traquíticas de un mag-ma eruptivo esexítico y porfiritas 
también esexíticas. 

Como filones-capas en dichas diabasas, se ven surcar esexi- 
tas no más frescas, indicando fuertes presiones que han afec- 
tado también á aquéllas; hay, además, en los sitios de máxima 
perturbación tectónica del cimiento, masas de rocas claras 
limitadas por porciones ang'ulosas irreg-ulares que consisten 
en aplitas esexíticas y camptonitas. 

Cerca de las esexitas alteradas las hay completamente fres- 
cas en filones y stocks en la roca fundamental descompuesta, 
las cuales, por su composición química y mineralóg'ica, se 
aproximan á las doleritas traquíticas del manto volcánico mo- 
derno y probablemente deben referirse á esta roca eruptiva. 
Finalmente muestran también el mismo carácter del mag-ma 
esexítico la camptonita, calcbostonita, ganteita sodalítica y 



260 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

otras en filones, tanto frescos como alterados, que atraviesan 
la cordillera de cimiento ó forman su coronamiento, pudiendo 
observarse la composición íntima de todas estas rocas en los 
mag-níficos acantilados de cerca de los 1.800 m. de altura ver- 
tical de la isla. 

Entre las conclusiones hace notar el autor que las esexitas 
descritas hace cuatro años de Madera, son probablemente 
idénticas á las rocas que mencionó ya K. v. Fritsch en el 
año 1862. 

— El Sr. Aranzadi remite la sig-uiente nota bibliog-ráfica: 

HoIzeJs Europaische Volkerlyí^en, combinados por el conse- 
jero de Estado Dr. Franz Heg-er, pintados por Federico Beck y 
con breves advertencias acerca de los originales porFr. Heger; 
4 tablas de 73x98 cm. con 32 bustos en policromía casi á los 
2/3 del natural: 17 marcos ó 20 coronas. 

En estas 4 tablas de tipos europeos siguen la casa editorial 
y el autor la misma norma que en las otras 4 publicadas en 
1903 con 32 tipos de Asia, África, América y Oceanía, pero te- 
niendo en cuenta que desde hace millares de años se ha ve- 
nido realizando entre los diferentes representantes de la raza 
blanca en Europa una vasta diferenciación, y mediante más re- 
cientes mestizajes se han originado tipos nuevos y peculiares. 
Cuando hace diez años el popular William Z. Ripley publicó en 
el AppletoiCs popular scieuce monthhj una serie de 13 artículos 
acerca de razas de Europa, vino á deducir la consecuencia de 
que hoy apenas hay nación en Europa con un solo tipo domi- 
nante, sino que más bien se evidenciaron en muchas de ellas, 
después de investigaciones concienzudas, tipos esencialmente 
distintos, diferenciados desde hace mucho tiempo, pero cuya 
estabilidad se alteró por continuos mestizajes. Esta evolución 
europea, consecutiva de los grandes procesos históricos, ha 
formado, en cada una de las actuales naciones, un número 
mayor ó menor de tipos étnicos. 

Cierto es que en las demás partes del mundo, y sobre todo 
en Asia, no son menores los motivos y los resultados en cuanto 
á la diversidad de tipos étnicos; pues aun limitándonos á una 
sola de sus naciones, si á un europeo poco perspicaz le pueden 
parecer al principio todos los chinos iguales, también es ver- 
dad la recíproca. Sin embargo, la decisión de duplicar los 



DE HISTORIA NATURAL. 261 

ejemplos de Europa en i)roporcióii á los de Asia (ó de cuadru- 
plicarlos con relación á los de África) se justifica al considerar 
que no se puede prescindir en tales publicaciones de motivos 
de perspectiva, es decir, de la necesidad mayor de disting-uir 
los primeros términos que los lejanos, lo que tenemos cerca 
más que lo que tenemos lejos, y ning-una duda cabe de que las 
tablas de Hülzel se destinan más á institutores y escolares 
blancos, que amarillos, neg-ros ó cobrizos. 

Cierto es también que, estudiados los tipos antropológicos 
con la mayor objetividad posible, el resultado obtenido para 
proyectar unas tablas representativas pudiera ser alg-o distinto; 
pero no es menos verdad que hay que partir del principio de 
que tales tablas, por su destino, están llamadas á responder á 
preg-untas ing-enuas, hechas sin preparación ning-una y basa- 
das en el primer disting-o del niño, que es la nación ó idioma, 
por lo menos en Europa; las ag-rupaciones y denominaciones 
deben, pues, corresponder con las que tendrían las preg-untas y 
quedar para el observador la comparación de coincidencias y 
diverg-encias, ya entre los tipos de estas tablas, ya con los de 
las publicadas anteriormente, en lo que se refiere á los blan- 
cos de Asia y África sobre todo. El método de enseñanza de la 
etnog-rafía en las escuelas, indudablemente ha de ser intui- 
tivo y no hay otra manera de evitar preliminares doctrinarios. 

En las 4 tablas ha procurado el Dr. Heg-er reunir, en lo que 
la limitación de número le permitía, los tipos más importantes 
y distintos, mediante ejemplos eleg-idos con el auxilio de los 
especialistas de cada país en la mayor parte de los casos, agru- 
pándolos de manera que en su mayoría son, en la primera 
tabla, de los pueblos que se suelen considerar como latinos; en 
la seg-unda, de los g-ermánicos, y en la tercera, de los eslavos, 
quedando para la cuarta otros tipos aislados. El núm. 1 es un 
vasco visto de perfil; el 2, un portug-ués miñoto muy dolicocé- 
falo; el 3 representa un torero, seg-ún una fotografía de la co- 
lección de la Sociedad de Antropología de Berlín, debiendo ad- 
vertir, para salir al paso de ciertos escrúpulos, que no tiene 
ning'ún signo profesional, y lo mismo podría representar un 
vaquero ó vinatero, de tipo relativamente frecuente entre el 
Jarama y el Guadalquivir; no consigna si el propio Dr. Heger, 
ú otro colega berlinés, hizo la elección; pero, dada la limita- 
ción exigida para la colección, no parece del todo inoportuno 



262 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

aparezca como representante del español, aunque me ocurre 
la sospecha de que no está del todo exento de sangre gitana, 
á la manera de Rafael Molina (a) Lagartijo. A quien no se con- 
tente con tal representación, fácil le será extender la represen- 
tación del núm. 1 en mayor ó menor territorio fuera de su país 
actual, así como del núm. 2, más acá de la frontera portug'ue- 
sa, por ejemplo, entre los marag-atos; el núm. 4, francés'del 
Mediodía, aunque no lo podamos identificar en absoluto con 
el tipo catalán de Balmes y Verdag-uer. es bastante frecuente 
en España, y el núm. 7, italiano del Mediodía, lo es entre an- 
daluces de tipo arábig'o, cuya fisonomía, alg-uien que lo obser- 
vaba en los inmig'rantes en la Arg-entina, comparó con la del 
caballo (caballo andaluz, por supuesto). Los números 5, 6 y 8 
son, respectivamente, un francés del Centro, otro del Norte y 
un italiano, también rubio, de Bérg-amo. 

En la tabla seg"unda se reúnen un irlandés, un escocés y un 
ing-lés, un sueco y un holandés, un sajón, un bávaro y un ti- 
rolés. La tercera la componen un checo de Moravia, un eslo- 
vaco y un polaco, un rutenio, dos rusos, de los que uno del 
Poniente y otro moscovita, un monteneg-rino y un búlg*aro. 
Quedan, por último, para la cuarta, un lapón y un finés, un 
madg-yar y un rumano, un albanés y un g-riego, un judío de 
Galitzia y un g'itano de Hung-ría. 

Seg-uramente, que encarg-ada la selección y composición á 
otro hombre de ciencia ó emprendida en otro país, el resultado 
habría sido alg-o distinto, pues no hemos lleg-ado en este punto 
á un g-rado de evidencia y uniformidad de criterio que se pue- 
dan imponer á todo el mundo, venciendo los más arraig-ados 
prejuicios y los convencionalismos á la vez, los apasionamien- 
tos y los puntos de vista tendenciosos. Un trabajo de este g-é- 
nero no puede dejar satisfechos á todos ni ser ig-ualmente feliz 
en todas sus partes; las críticas neg-ativas no faltarán, pero 
teng-o también la convicción de que serán divergentes entre 
sí; la verdadera crítica positiva no podría ser otra que la de 
componer una colección mejor, cosa que creo se hará esperar 
bastante, y en. cuanto á la neg*ación de la existencia de tipos ó 
la imposibilidad de su hallazg-o, son opiniones ante las que 
no hay sino encogerse de hombros y seg-uir andando. 

De primer ensayo lo califica el autor, pero de hecho respon- 
de al buen nombre de éste, actualmente director de la sección 



ÜE HISTORIA NATURAL. 263 

antropolüg-ico-etnog-ráfica del Museo de Historia natural de 
Vieiia. El editor, por su parte, no ha omitido esfuerzo ninguno 
para hacer una obra á conciencia, y las acuarelas originales 
de Beck se han reproducido en policromía de efectos muy ajus- 
tados; todo ello tanto más de. estimar en una ciencia que, como 
la Etnog-rafía, tan secundario lug-ar ocupa en la limitadísima 
enseñanza de la g-eog-rafía, viniendo á ser la Cenicienta en los 
planes doctrinarios de la Instrucción pública, hasta el punto 
de que en Italia, por ejemplo, es una de las ramas del saber 
humano condenadas por decreto ministerial á la miseria. Y así 
seg-uirá hasta que el comercio y su política comprendan que la 
Etnología es una de sus principales auxiliares. 

Secciones. — La de Zaragoza celebró sesión el día 27 de Mayo, 
bajo la presidencia del R. P. Long-inos Navas, asistiendo al 
acto el Sr Boscá (D. Antimo), de Teruel. 

—El P. Navas presentó una nota sobre «Alg-unos liqúenes 
sudamericanos». 

—La de Granada se reunió en sesión el 30 de Mayo, bajo la 
presidencia de D. Pascual Nácher, leyéndose y aprobándose el 
acta de la anterior. 

— Fueron admitidos los Sres. Lora Castillero y Simancas 
Señan, como socios numerarios, y Diez Tortosa (A.), como 
ag-regado. 

— Se acordó constase en acta el sentimiento producido por 
la muerte del individuo de la Sección D. Benito Cossío Monte- 
negro, Ingeniero jefe de minas de esta provincia. 

— Presentáronse diferentes ejemplares regalados para el Mu- 
seo regional. 

—El Sr. Diez Tortosa (D. Juan L.) dijo que invitado por el 
profesor de Mineralogía y Geología de la Escuela de Ingenie- 
ros agTÓnomos de Madrid, al que acompañaban sus alumnos de 
Geología, ha efectuado una excursión á Sierra Nevada en los 
días 3, 4 y 5 del presente mes, ascendiendo todos, felizmente, 
al punto más alto, al Mulhacen; excursión atrevida por la época 
en que ha tenido lugar. 

— El mismo Sr. Diez Tortosa refirió las excursiones que ha ve- 
rificado durante el presente curso de 1907 á 1908 con los alum- 
nos de la cátedra de Botánica descriptiva de la Facultad de 



264 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Farmacia de esta Universidad, habiendo terminado las mismas 
con una á la Sierra de Alfacar, á la que asistieron todos los 
alumnos. La localidad es interesantísima y muy citada por los 
botánicos. 

— Al terminar la sesión pasaron los señores socios á la cáte- 
dra de Botánica, á ver los herbarios que, como fruto de las ex- 
cursiones, han hecho cada uno de los alumnos en el actual 
curso. 



Notas y comunicaciones. 



Una excursión del Dr. Chodat por Cartagena 

POB 

FRANCLSCO DE P. JIMÉNEZ MUNUERA 

En los últimos días de Marzo de 1905, varios extranjeros, pro- 
vistos de las características cajas de herborización, recorrían 
los alrededores de esta ciudad. La curiosidad, por una parte, 
y por otra el interés de saber quiénes podrían ser los natura- 
listas que venían á visitar estos parajes, me hizo tratar de in- 
dagar alg-o acerca de sus personas é intenciones, y en el hotel 
donde se hospedaban me dijeron que eran turistas suizos, y 
que el jefe, ó por lo menos el personaje que venía al frente de 
la expedición, era el Dr. Roberto Chodat, catedrático de la 
Universidad de Zurich, especialista en el g-énero PoJygala , y 
que estudia alg'as verdes y anatomía vegetal. 

No lie perdido de vista las publicaciones donde podría apa- 
recer la reseña de este viaje, pero no había podido encontrar 
nada que con él tuviera relación, hasta que hallé hace pocos 
días en el catálogo de una librería extranjera su anuncio de 
venta (3 marcos), y pude proporcionarme un número de la 
«Revista trimestral de la Sociedad de Excursiones», de Zurich, 
correspondiente á Junio del año pasado, donde aparece la re- 
seña tanto tiempo esperada. 

En el folleto del Sr. M. Rikli, «Estudios botánicos del viaje 
á la costa del Mediterráneo español, desde el punto de vista 
de las estepas litorales», se dedican dos páginas á la parte 



DE HISTORIA NATURAL. ~ 265 

correspondiente á Cartag-ena: dos páginas que, debo declarar- 
lo, han defraudado por completo la expectación producida en 
mí por el renombre y. las condiciones del viajero. El breve re- 
lato está basado, sin duda, en apuntes tomados tan á la lig'era, 
que desfig-uran casi por completo la realidad. 

El objeto del viaje escapa también á las miradas más pers- 
picaces. No se encamina á un estudio completo de la flora de 
la comarca, porque, aparte de que la estación no era la más in- 
dicada, solo han observado los expedicionarios 62 especies en 
los distintos lug-ares recorridos, desde las lomas calizas, inme- 
diatas á la ciudad, hasta los terrenos pantanosos y los arenales 
del Mar Menor. No se refieren tampoco á plantas vistas en flor, 
puesto que hay muchas, entre las que se citan, que florecen 
en época más avanzada; ni á la vegetación particular de las 
estepas, de la que sólo han visto tres especies, entre el número 
bastante mayor que aquí habita. No teniendo, al parecer, ob- 
jeto de investigación el viaje de los naturalistas suizos, no es 
de extrañar el poco cuidado puesto en los apuntes que han 
servido después para darle publicidad. 

Dice el Sr. Rikli, refiriéndose á las notas del Dr. Chodat: 

«No merecen, ciertamente, el nombre de estepas, de que 
habla el Sr. Willkomm, las lomas y colinas de Cartagena, que 
hemos visitado. Lo que hemos visto ha sido un pobre campo 
de rocas y algunos eriales, que sólo contenían AtripJex Ilali- 
7UUS L., SíiíPda fruíicosa (L) Forsk. y Fagonia crética L., de las 
cuales las dos primeras no son exclusivamente plantas este- 
parias, sino también propias de los terrenos incultos.» 

Los helianthemum, artemisias y estatices, de los yesos, y las 
salicornias, salsolas y otros vegetales de los terrenos salobres, 
no han aparecido á los ojos de los viajeros, á pesar de que 
abundan extraordinariamente. O no han podido reconocer es- 
tas especies, ó se han olvidado de consignarlas en sus notas, 
porque todo es posible menos que hayan dejado de verlas. Por 
una parte de la ciudad se extiende la gran llanura, ocupada 
por el mar en otros tiempos, y considerada por todos los viaje- 
ros como estepa salina, cubierta, materialmente, de salicor- 
nias, salsoláceas y otras especies propias de estos parajes; por 
la parte opuesta las artemisias y cistáceas cubren las colinas 
y hasta las orillas de los caminos. 

«Los árboles espontáneos faltan completamente (continúa di- 



266 boletín de LA KEAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ciendo el Sr. Rikli ó el Dv, Cliodat), y sólo en la huerta situada 
al Norte de la ciudad, existen grandes bosques de palmeras.); 

No hay nadie que haya visitado esta ciudad que no pueda 
afirmarla falta de exactitud de estas aseveraciones. Basta ale- 
jarse alg-unos pasos de la población para disting-uir el g-ran 
pinar de La Muela, situado en los inmediatos montes, y for- 
mado por el Pinv.s HaJei^ensis Mili., que hasta ahora se ha 
reputado espontáneo en las costas del Mediterráno. En la ex- 
cursión al Mar Menor, han tenido que pasar los expediciona- 
rios á la vista del pinar de la Peña del Ag'uila y por otros mon- 
tes vecinos, donde no son raros los ejemplares de ése árbol. 
• El llamado bosque de palmeras se reduce á una doble hilera 
de estas raonocotiledóneas, que un propietario tuvo el capricho 
de plantar, para rodear y formar la avenida de su finca, como 
lo declara desde lueg'o la simetría con que están espaciadas y 
el perfecto paralelismo de ambas lineas. Poca importancia 
tienen estos datos, pero demuestran perfectamente la lig-ereza 
con que han sido tomados. 

Las plantas enumeradas por los botánicos suizos son todas co- 
munísimas aquí y vulgares en toda la reg'ión en su g'ran ma- 
yoría: las especies críticas ó recientemente descubiertas, han 
pasado desapercibidas para ellos; pero con ser tan vulg'ares, 
hay que hacer ciertas observaciones por lo que toca á su deter- 
minación, cosa no extraña, porque alg-unas han debido ser 
determinadas por su aspecto, careciendo de flores en la época 
en que fueron vistas. 

La lista completa de las especies publicadas, es la siguiente: 

Brachypodümi ramosum (L) R. et S. — Br. distachyum (L) R. 
et S. f. pentastachyo7i (Timb.) — Bromus Matritensis L. — Lamar- 
ckia cmreci L. — Lagurus ovaíus L. — Aegilops ovata 'L.— Ophrys 
tenihredinifera W. — Chamaerojjs Jmmilis L. — Arisarum vulgar e 
Tozz. 

Quizá la variedad Clusii Engd. y no el tipo. 

Asparagus horridiis L. — Asphodeliis fistulosus L. — Gynandri- 
ris Sisyrinchium Parí. — Messemlryanthemum nodijiorum, L. — 
Paronychia argéntea L^m.—Frankenia piümrulenta X^.— Suene 
colórala Poir. 

Debe ser S. ambigua Camb. La colórala no he conseg-uido 
verla aquí, á pesar de haber sido citada por algún viajero. Su 
afinidad con la ambigua y la falta de desarrollo, en la estación 



DE HISTORIA NATURAL. 267 

en que se supone vista, han podido ser causas de la con- 
fusión. 

Spergiilaria rvhra (L.) Pers. 

Es la iS. Aiheniensis Aschers. También á mí me pareció rubra 
cuando la recog-í por primera vez, pero sabiendo que es planta 
de la región montañosa del centro de la Península y del Norte 
la envié al Sr. Foucaud, de Rochefort, que me dio la determi- 
nación exacta. 

Spergularia media (L.) Vevi.— Reseda i)hyteiíma 'L.—PoIíjgaJa 
monspeliaca L. — P. rwpestris Pourr. — Daphne Gnidium L.—Pas- 
serina Mrsuta'L. — Suada fnUicosa (L.) 'Fovúí.—Atriplex Ea- 
Jimus L. 

Bajo esta misma denominación incluí yo esa especie en 
mi catálog-o «Plantas de Cartag-ena», en 1903, dejándome lle- 
var por el aspecto de la planta. Cuando, después de examinar 
buen número de ejemplares, me convencí de las notables di- 
ferencias que existían entre la planta de aquí y la .4. Halimus, 
se la comuniqué al Dr, Pau, que la consideró como especie 
nueva bajo el nombre de A. serrulala Pau, publicándose su 
descripción en el «Boletín de la Sociedad Aragonesa de Cien- 
cias Naturales», en Marzo de 1903. 

Aristolochia Bcetica L.— Viola ardorescens L. — Ruta chalepen- 
sis L. var. angusti folia (Pers.) Wk. — Fagonia crética L.—Loiu- 
laria 'íuaritima Desv. — Cakile marítima Scop. — Genista umde- 
llata Poir. — Calycotome spinosa Lk.— C villosa Lk. 

No existe en Cartag-ena ning-una de estas dos especies de 
Calycotome, y la historia de la única que aquí vive, es verda- 
deramente interesante. Cuando la recog-í por primera vez, me 
pareció C. spinosa, y con ese nombre la remití al Sr. Pau, por 
no estar muy seg-uro en la determinación; este señor me ma- 
nifestó, en carta de 30 de Julio de 1902, que la muestra pertene- 
cía á C. villosa Lk. seg-ún Lag-una (Flora Forestal), y así fué 
incluida en mi ya citado catálog-o. Alg-ún tiempo después, en 
Septiembre de 1903, me comunicó la misma forma como C. His- 
pánica Rouy! (1. class.) El párrafo de la carta del Sr. Pau, dice 
así: «No es C. vilJosa. Es C. Hispánica Rouy, pequeña especie 
de ahí, que juzg-o diversa de todas las europeas, á pesar de lo 
dicho por Lag-una. Las diferencias con la spinosa son leves; 
así es que estuvo usted más en lo cierto que Laguna al darle 
ese nombre. Yo me dejé llevar de lo dicho por él en su Flora 



•268 boletín de LA REA.L SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Forestal, y de ahí mi error.» Más tarde, con motivo de una 
revisión que tuvo que hacer en su herbario, para publicar una 
nueva especie de Calycotome de Menorca, rectificó de nuevo la 
determinación y me dijo que la cree C. intermedia DC, que si 
no es nueva para la ciencia, como creyó el Sr. Rouy, lo es para 
la flora de Europa. 

Psoralea bituminosa L. — TrijoVhim steUaiwm L. — Astragaliis 
sesameus h.—Omnis ornithopoides \^.—Eryngi%vm campestre L. 
— ToTilis nodosa (L.) Gsertn. — Thymiis imlgaris L. 

Tampoco he conseg'uido ver esta especie en la comarca. El 
tomillo que abunda tanto, como dice el Sr, Chodat, es el Thy- 
mus hyemalis Pourr. He examinado ejemplares de distintos si- 
tios de estas cercanías y todos son ig-uales. Únicamente en el 
Calvario encontré una forma que me pareció diferir y la envié 
al Sr. Pau, indicándole que creía no ser la especie corriente, 
á lo que contestó que quizá fuese Th. vuJgaris a Zygis, pero 
que, seg-ún Lang-e, el tomillo recog-ido aquí por Gaudich es el 
Th. hyemalis. 

Teucrium Poliiim L. (fl) s. spec. capitatum (L.) Bricq.- Lithos- 
permum fruticosum L. var. ititricatum Bñcq, nov. var!, 1907. — 
Sideriiis leucantha Cav. var. paucidentata. Will. et Lg-e. — Teu- 
crium Pseudochamaepitys h.=-Buxifo¡imn Schreh. =Freynii Re- 
ve rchon. 

Estos dos últimos pertenecen á una misma especie. Y lo cu- 
rioso del caso es que este Teucrium ha sido observado por va- 
rios viajeros, y cada uno lo ha publicado con un nombre dis- 
tinto. Por no alarg-ar más esta nota, ya demasiado extensa, me 
limito á dar la sinonimia imprasa y repartida por Europa, que 
me comunicó el Sr. Pau, después de laborioso estudio y aun 
creo que de algunas consultas con especialistas extranjeros: 
Teucrium Freynii Reverchon var. amMguum Lang-e. — Teucrium 
Biixifolium var? amMguum Lange mscr. diagm. pl. III, p. 8 seu 
196 (1893) Willk. Suppl. prodr. Fl. hisp. p. 327 (1893).—^. ra- 
mosissimum Desfont. sec. Franchet teste Coincy in Bull. de l'Her- 
vier Boissier, III. n. 4 (1895).-— .Z'. saxatile var. amMguum et 
Tournefortii Coincy Eg-1. IV. p. 28, tab. XI (1899) non Lamarck 
(1786) dict II, p. 699, n. 32; nec Cavanilles! Obs. (1795-97). 

Ájuga Iva Schr eb.—3JarruMum mugare L.—Convolvulus al- 
thceoides (L.) Sn. — Plantago coronopus L. — Pl. lagopus L. — Vai- 
llaniia muralis L. 



DE HISTORIA NATURAL. 269 

Ni un solo individuo de esta especie he log-rado encontrar 
nunca aquí. Todos los que crecen junto á los rauros y rocas, 
que he examinado, tienen el fruto erizado de cerdas rig-idas, 
carácter que les separa de la V. /lispída L., que es la especie 
vista por el Sr. Chodat. 

Skerardía arvensis L. — Gallium saccharatum AU. — Galacti- 
tes tomentosa Moench. — Carduus pjcnoce'phalus L. — Urospermum 
aneroides (L.) Desf. — Senecio ¡inifoUus L. — Caléndala arrensís L. 
— Fvacc injgnma (L.) Pers. 

Confundida con Filago micro2)odioides Lg-e. que abunda mu- 
cho. No es difícil tomar equivocadamente una por otra cuando 
son jóvenes. 

Asteriscus maritimus Less. — Anacyclus Valentinus L. 

Muchas veces he creído descubrir el A. valentinus por estas 
inmediaciones, pero no lo he conseg-uido. Esta planta florece 
aquí casi todo el año, y tiene la propensión de abatir las líg'u- 
las, de forma que casi se ocultan debajo de la cabezuela, lo 
que le da el aspecto de Valentinus, siendo el A . clazatus Pers. 



Observaciones sobre la ninfosis de aPoecilonota Solieri > Cast. 



MANUEL M. DE LA ESCALERA 

L^Pcecilonota Solieri vive sobre el olmo: hace bastantes años 
la obtuve en Alcalá de Henares, saliendo en Junio de gruesas 
piezas de olmo descortezado en un taller de carretería; y este 
año, en Villaviciosa de Odón, he tenido ocasión de observar 
sus últimos estados, fin del período larvario y ninfas en dife- 
rentes g-rados de desarrollo sobre dicho árbol, cortado del año 
anterior. 

La larva que traza sus g-alerías entre la corteza y la albura 
del olmo, lleg-adaá su mayor g-rado decrecimiento, profundiza 
en ésta, tallando una cápsula oblong-a para sufrir la ninfosis, 
separa esta celda con un mástic de raspaduras leñosas, fuerte- 
mente ag-lutinadas, quedando en un compartimento estanco 
separada de la corteza por ese tapón de alg-o más de un centí- 
metro de espesor: la cápsula es lig-eramente cóncava y siem- 
pre inclinada en relación con la corteza, sin pasar nunca 



270 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

de 45" como máximum, estando la parte cóncava mirando á la 
corteza, y sólo así el adulto podrá salir, pues que la ninfa pre- 
senta siempre la faz ventral á la corteza, y el adulto, en la 
cápsula oblong-a y cóncava, poco mayor que su volumen, no 
puede revolverse en ella; así la ninfa siempre presenta la ca- 
beza al tapón que la separa del exterior. 

Una vez tallada la celda y obturada, la larva sufre un pro- 
ceso de acortamiento y ensanchamiento marcados, queda re- 
ducida á la mitad y aun menos de su long-itud máxima; recién 
instalada, el último anillo abdominal toca á la cabeza; de tal 
modo está plegada y estrecha en el compartimento; en víspe- 
ras de la ninfosis su posición es rectilínea, y ha ensanchado 
sus anillos abdominales, que se han contraído extraordinaria- 
mente; es poco más larg-a ahora que la ninfa, y presenta al ex- 
terior, como ésta, la cara ventral. 

Hiéndese la cutícula por el dorso, desde la cabeza, y se acusa 
ya la ninfa en su tercio anterior en un ejemplar observado en 
este crítico momento, y he obtenido una treintena de ninfas en 
diferentes estados de desarrollo. 

De ellas he entresacado una serie con destino al Museo de 
Historia Natural, en la cual se ve por modo inconcuso cómo la 
pig-mentación y endurecimiento de los tejidos se verifica. 

Recién transformada la larva en ninfa, es ésta completa- 
mente blanca y blanda; aparece en seg'uida la pigmentación 
de los ojos con un tono rojizo claro, que se obscurece á poco; 
después comienzan á enrojecer y pardear la frente y el vértice 
de la cabeza y las mandíbulas y antenas y á colorearse las 
patas cerca de las articulaciones; al tiempo que estas partes se 
consolidan y metalizan de verde, comienza á colorearse el 
tórax, patas y el borde de los anillos abdominales, irisándose 
fuera de este borde; después todos los anillos, por entero, se 
metalizan, y sólo quedan blancas las articulaciones y las alas 
que sig-uen aplicadas á la cara ventral; en la dorsal el protó- 
rax se ha metalizado también. 

Y á medida que la respiración de la ninfa se hace más acti- 
va, al entrar el aire en las venas de las alas, éstas se alarg'an 
y pasan á ocupar la posición dorsal, exactamente como en los 
lepidópteros recién salidos de la ninfa; en un ejemplar de los 
cedidos al Museo, todo el insecto está metalizado, excepto los 
élitros, absolutamente blancos y tiernos, con toda su longitud 



DE HISTORIA NATURAL. 271 

y en su posición dorsal, recubriendo las alas, ig-ualmente 
blandas y carnosas aún, y en otro, el último de la serie ya con 
los élitros pig-mentados de pardo rojizo achocolatado, mientras 
que los restantes órg-anos y piezas tienen la consistencia y co- 
lores del insecto perfecto. 

De estas observaciones y documentos arranca la afirmación 
de que el último cambio completo de cutícula (esto es, de una 
vez), sufrido por la especie, ha sido al pasar de larva á ninfa; 
pues de ésta á insecto perfecto, el proceso de endurecimiento 
y madurez de los tejidos todos, ha ido acompañado del cambio 
á trozos de la tenue cutícula que los envuelve á medida que se 
ha ido verificando su endurecimiento. 

La época durante la cual se han hecho las observaciones 
precedentes y recog'ida de materiales, ha sido en el transcurso 
de Mayo y en su primera quincena. 



Nota sobre la duración de algunas hojas 



BLAS LÁZARO E IBIZA 

Es tan frecuente ver consig'nado en las obras elementales el 
concepto de la duración anual de las hojas de las plantas su- 
periores sin consig-nar al lado las excepciones notables en que 
este órg-ano alcanza mayor duración, que ha lleg-ado á vulga- 
rizarse la idea de que la duración del órg-ano hoja es siempre 
la misma ó casi la misma. 

Suele decirse que toda la diferencia que existe en cuanto á la 
duración de las hojas es la que en nuestros climas se advierte 
entre las plantas de hoja caduca y las que se revisten de per- 
petuo de follaje; en las primeras, las hojas aparecen en la es- 
tación primaveral y caen en la otoñal del mismo año; viven, 
por lo tanto, unos siete á ocho meses, mientras que las hojas 
llamadas persistentes aparecen en la nrimavera y subsisten 
hasta la primavera sig-uiente, cayendo lentamente y á me- 
dida que van siendo sustituidas. Las hojas de las plantas, 
siempre verdes, viven, pues, el año completo ó, mejor dicho, 
por las irreg-ularidades que tan frecuentemente adelantan ó 



272 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

retrasan la llegada de la primavera pueden vivir poco más ó 
poco menos de un año. 

Sin duda que estos conceptos g-enerales son ciertos para la 
g-ran mayoría de las plantas vasculares, cuyas hojas pueden 
calificarse en su conjunto de órg-anos anuales y suelen tener 
sus épocas de aparición y caducidad dentro de las estaciones 
señaladas, pero g-uardémonos bien de reconocer á esta afirma- 
ción un carácter demasiado g-eneral y aun casi absoluto, pnes 
como veremos, no son pocas ni insignificantes las excepciones 
que se pueden consigmar, ni para hallarlas necesitamos acu- 
dir á plantas poco conocidas ni de países remotos. 

Observemos en primer lug'ar que hay bastantes especies cu 
yas hojas no llegan á vivir un año completo, pero cuya apari- 
ción no coincide con la estación primaveral. A.sí los cólchiios, 
merenderas, azafranes de floración otoñal y la Scilla auiuinna- 
lis, por ejemplo, desarrollan sus hojas en otoño, coetánea- 
mente ó después de la florescencia, y las conservan hasta el 
final de la primavera, careciendo por completo de ellas duran- 
te el verano. Coincide la duración de las hojas de estas plantas 
con la que estos órganos alcanzan en las plantas de hoja cae- 
diza, pero no coinciden las estaciones en que las presentan. 
Análoga inversión de épocas se nota en las hojas, también 
anuales, de otras muchas especies de monocotiledóneas pe- 
rennes, ya bulbosas, cuya floración no es otoñal sino prima- 
veral, como los jacintos, tulipanes y varios Lilium aunque no 
todos, ya con rizoma, como muchas esmiláceas (Convalla- 
ria, PoJygonatimi, Majanihemun) y algunas amarilidáceas 
( Hemerocallis). Caso también notable es el del Acantkus moUis 
que al terminar su floración en la segunda mitad del verano 
deja secar sus hojas é inmediatamente aparecen las nuevas 
destinadas á vivir un año completo, pero apareciendo en época 
en que no es primaveral ni todavía otoñal. 

Pero lo más curioso es la duración más que anual que ofre- 
cen las hojas de no pocas plantas, variando desde poco más de 
un año hasta algunos años. No tendremos en cuenta para esto 
los ejemplos que nos ofrecen muchas plantas cultivadas en 
estufa, pues bien conocido es el influjo que una temperatura 
poco variable ejerce en la duración de las hojas, comprobada 
por el hecho de que una misma especie pueda ser, como la 
vid, de hoja caediza entre nosotros y de hoja perenne en las 



DE HISTORIA NATURAL. 273 

Canarias. Para que la observación teng-a alg-ún valor la hemos 
de hacer con plantas indíg-enas ó que por lo menos vivan entre 
nosotros al aire libre, fijas en el suelo y en campo abierto. 

Los pinos, por ejemplo, son de hoja perenne, pero sus hojas 
nuevas aparecen en primavera y las hojas viejas no caen todas 
en esta estación sino que están cayendo hasta el otoño, 
haciéndolo en su g-ran mayoría en los días de viento fuerte de 
la estación canicular. La atención con que he observado este 
fenómeno durante larg-as estancias en formaciones de pino 
marítimo (Pinus Pinasier) me ha llevado á la conclusión de 
que la mayoría de las hojas de esta especie viven quince ó más 
meses y aun alg-unas más de dos años. Alg-o análog-o puede 
afirmarse de los demás pinos, los abetos y*los cedros, no de los 
alerces que son de hojas anuales. Podrá objetarse que en los 
pinos y cedros las hojas caen cuando mueren las ramitas cor- 
tas, únicas que pueden producirlas, pues las ramas perennes 
es sabido que nunca llevan hojas (]), pero los alerces tienen 
esta diferenciación de ramas y sus hojas son caedizas, y los 
abetos que no tienen estas dos clases de ramas poseen hojas 
que viven más de un año, y lo propio sucede, de un modo g-e- 
neral, en las cupresáceas, que tampoco tienen estas dos clases 
de ramas, los cipreses, enebros y sabinas, thiija, tienen también 
hojas de larg-a duración, siempre mayor de doce meses, y lo 
propio ocurre en la Araucaria excelsa y e\\ la Araucaria im- 
Iricata. Teng-o vivas, aún hoy, hojas de estas dos especies, se- 
ñaladas por mí hace cuatro años. Sucede lo mismo en alg-u- 
nas taxáceas (Taxus, Podocarpns, CepJialotaxus) pero no en to- 
das, pues los Ginkg'os no sólo las tienen anuales sino también 
caedizas. En cuanto á las hojas de las cicádidas cultivadas en 
estufa viven más de tres años y los Cycas que he podido obser- 
var viviendo al descubierto poseen esta misma condición. De- 
dúcese de aquí que en las g-imnospermas la duración de las ho- 
jas es pocas veces anual, g-eneralmente de más de un año y 
aun se pueden señalar no pocos casos en que viven durante 
alg'unos años. 



(1) Funfli'mdose en esto se ha hecho alg-una vez mención de la duración, más que 
anual, de las hojas de las abietáceas, observación que vemos trascripta en la Historia 
Natural de los señores Bolívar y Calderón; pero debe notarse qne no todas las abietá- 
ceas tienen hojas de esta duración, y que hay ejemplos de ella en otros ranchos 
grupos. 

T. v:::.— Junio, 1909 18 



274 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Podría creerse que estas hojas de larg-a duración eran una 
propiedad sing-ular de este grupo de plantas si no tuviésemos 
ejemplos semejantes entre las fanerógamas angiospermas. 

Los lirios comunes y q\ Phormimn tenax es cierto que produ- 
cen hojas nuevas todas las primaveras y pierden hojas por de- 
secación todos los años, pero no pierden todas las que tenían an- 
tes del último brote primaveral, sino únicamente las más anti- 
guas, las que cuentan yamAs años. Si se señala en estas plantas 
algunas hojas nuevas, marcándolas de manera que no cau- 
sen perjuicios á su vitalidad, se puede comprobar que cuando 
á estas hojas les llega su turno y se secan, cuentan siempre 
más de un año y á veces más de dos. Observaciones realizadas 
de la misma manera en las hojas de las yucas conxunes (Yuca 
gloriosa) me han dado el mismo resultado. 

Las monocotiledóneas de hojas carnosas se hallan sometidas 
á la misma ley, mueren por desecación, pero después de larga 
vida. El Aloe milgaris y el Aloe macxdata me han servido para 
estas observaciones, procediendo á marcar hojas que sólo con- 
taban dos meses de vida, las cuales se han mantenido vivas 
todas por lo menos durante dos años, pero en la pita Agave 
americana los resultados han excedido á todos los anteriores, 
pues teng'o aún vivas hojas señaladas hace ya cuatro años. En 
todas estas plantas es condición precisa que la planta no sea 
trasplantada durante el período de la observación, pues he no- 
tado que la trasplantación abrevia considerablemente la dura- 
ción de la vida de las hojas que la planta presentaba ya des- 
arrolladas antes del trasplante. 

Son los casos más notables de duración de las hojas de las 
monocotiledóneas, los observados en las palmáceas en las que 
las hojas no se caen sino que mueren por desecación después 
de varios años. Un ejemplar del Phamix Canariensis que tengo 
plantado desde el verano de 1901 en Salinas de Aviles, no ha 
terminado de mudar las hojas que entonces tenía hasta el ve- 
rano último, en el que se secó la última de las hojas que po- 
seía en 1901 y actualmente conserva todas las hojas producidas 
desde 1902. Lo mismo acontece con los ejemplares de Phcemx 
dactylifera que existen en diversos jardines de la misma loca- 
lidad y en los palmerales de esta especie, en ia cual las hojas 
son siempre de larga duración. Los i)?i\n\\\oñ{Chamf£rops Immi- 
lis y Ch. excelsa que tengo plantados en la localidad antes cita- 



DE HISTORIA NATURAL. •2";5 

da y en Madrid, tienen también hojas que viven varios años. 
Esta larg*a duración de las hojas de las palmáceas explica la 
dureza y resistencia verdaderamente leñosa de sus peciolos y 
raquis. Sabido es que con ellos se hacen bastones que no tie- 
nen nada de endebles. 

Estas observaciones me han inducido á experimentar con las 
hojas de muchas dicotiledóneas, para lo que he marcado de 
distinta manera en cada año, unas cuantas hojas de las plan- 
tas que me proponía observar haciendo la marca al principio 
del verano, pero cuando ya se han desarrollado por completo 
por medio de una señal que no perjudique á la vitalidad de 
las hojas, señal que consistía en pequeras picaduras, tres, cua- 
tro ó cinco puntos formando una fig-ura característica cam- 
biada cada año. Observando al año sig-uiente en la misma fe- 
cha, he reconocido que en varias especies subsistían las hojas 
marcadas, mientras que en otras todas habían sido sustituidas. 

Entre las dicotiledóneas en que he podido comprobar hojas 
que han vivido más de un año fig'uran las de ramas estériles 
de hiedra, alg-unas del clavel común, de Eryobotria Jajjonica, 
de madroñeros y también los Aludios de alg'unos Eucaliptos y 
Mttroxy cleros. En los de varias especies del g'énero Acacia, y 
muy especialmente de las^. ¡^aradoxa, salicina j s¡)ecíaMUs, 
así como en las hojas del acebo, he tenido ocasión de observar 
duraciones de más de dos años 

Las hojas de las dicotiledóneas crasas, como las de la Kleinia 
ficoides, Sempervhum teclomm y de alg-unos Messembrianthe- 
mum, pueden vivir también más de un año, por lo menos cuan- 
do viven al aire libre en el clima de nuestro litoral del Norto. 

Lo observado nos autoriza ya para deducir que la duración 
anual de las hojas no es tan constante como g-eneralmente .-e 
cree yes de suponer que de continuar estas observaciones se 
habrán de conocer ejemplos más numerosos y variados y acaso 
se Ueg-uen á establecer leyes que relacionen la duración más 
que anual de ciertas hojas con las condiciones climatológicas 
de cada país. 



276 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Noticias mineralógicas 



LUCAS FERNANDEZ NAVARRO 

f 

CloTofilita. — Este mineral no está citado de la península ibé- 
rica, aunque tal vez deban referirse á él alg-unas de las ibe- 
ritas, gig-antolitas y aun pinitas de diversas localidades. Yo lo 
recog-í creyéndolo esta última especie, pero observado más 
despacio y comparado con los ejemplares típicos del Museo, 
quedó claramente determinado como una nueva adquisición 
para la g-ea española. 

El mineral se encuentra en Colmenar Viejo, en un granito de 
ortosa blanca y biotita con poco cuarzo, en unas canteras si- 
tuadas á menos de un km. del pueblo hacia el NW., junto á 
un depósito de agua. Constituye cristales análogos por su for- 
ma de pirámide á los de gigantolita, de un color blanquecino 
brillante, con exfoliación fácil, paralela á la base. Los mayo- 
res que he conseguido aislar no pasan de unos cuantos cen- 
tímetros de altura. 

Pirita en serpentina. — En la estación de Torrelodones, al 
abrir un pozo en un solar, se ha cortado un filón de granito 
descompuesto, con grandes masas de una serpentina blanda, 
de color verde y mu}^ untuosa. Aunque esta especie es frecuen- 
te en la sierra próxima, casi siempre se ha encontrado for- 
mando sólo pegaduras en superficies de resbalamiento ó en el 
contacto con las calizas cristalinas. La que aquí menciono está 
entre el granito y constituye un verdadero filón en cantidad 
considerable. 

Empotrados en la serpentina, así como en el granito inme- 
diato, se encuentran infinidad de cristales siempre cúbicos de 
pirita de hierro, de tamaño variable, pero que no suelen exce- 
der de un centímetro de arista, brillantes y notables por su 
blancura, más propia de un mispiquel. Cuando se encuentran 
aislados son de una perfección notable, pero suelen deformar- 
se cuando se agrupan ó entrecruzan. Los que están en la ser- 
pentina se pueden separar con la mano sin esfuerzo, y en 
cuanto á los del granito se aislan también con relativa facili- 



DE HISTORIA NATURAL. "¿'1 

dad con un pequeño cincel. Los que han estado en la superfi- 
cie se hallan total ó parcialmente liinonitizados. 

Nacrila. — -Esta especie, que ya tuve ocasión de señalar en 
las inmediaciones de La Cabrera, la he vuelto á encontrar en 
otra localidad de la Sierra de Guadarrama. 

Dicha localidad es una trinchera de más de 100 metros, 
abierta toda ella en un filón de microgranito, en el km. 7 de 
la carretera de Colmenar Viejo al Escorial. Este microg-ranito 
está atravesado por filoncillos secundarios de cuarzo, y en la 
superficie de éstos se halla la nacrita. 

Calcolita. — Una localidad nueva para este mineral, de urano. 
Le he encontrado en el pueblo de Hoyo de Manzanares, situa- 
do, como es sabido, en el mismo manchón g-ranítico que Col- 
merarejo, San Rafael y demás localidades de la próxima 
Sierra, ya citadas para esta especie. 

Tre7UoHia.—E.e hallado este anfibol en una cantera de caliza 
cristalina de Villa del Prado (Madrid). Un kilómetro al N. del 
pueblo, casi en el contacto entre el arcaico y el diluvium, es- 
tán unas canteras abandonadas á que dan el nombre de «la ca- 
lera». En la superficie de algunas calizas de este yacimiento 
se encuentra la tremolita formando un revestimiento poco 
g-rueso de fibras onduladas, blancas y con brillo sedoso. 



Nuevos yacimientos de objetos prehistóricos 

POR 

LUCAS FERNÁNDEZ NAVARRO 

En la sesión de Febrero de este año tuve el honor de presen- 
tar á la Sociedad un instrumento paleolítico de localidad pró- 
xima á Madrid, notable por ser de tipo mousteriense, distinto 
por lo tanto al de las conocidas hachas de San Isidro (chellen- 
sel. Nuevas correrías al Sur de la corte me permiten citar hoy 
otros hallazg-os. 

El primero que mencionaré es el de un hacha chellense, 
casi de la misma localidad que el rascador descrito en la nota 
referida. La encontré en el mismo cerro de Cantueña, en su 
ladera meridional, muy cerca de la cumbre. Está construida 
en un silex de color melado muy trasluciente, con bordes su- 



278 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

mámente cortantes. Sus dimensiones son 9 cm. de long'itud 
por 6 de ancho en la base, y la quilla central de la cara supe- 
rior no dista en alg-ún punto menos de 3 cm. de la cara opues- 
ta, lo cual le da un espesor considerable. Por lo demás no pre- 
senta ning'una otra particularidad dig-na de mención. 

Lo de hallarse casi juntos el rascador y el hacha aunque de 
tipos distintos, no es una especialidad de este yacimiento, sino 
por el contrario, cosa muy frecuente en todas partes. Se com- 
prende que asi ha debido ser, tanto porque unas civilizaciones 
se habrán mezclado en un mismo pueblo, como porque las ra- 
zas en distinto g-rado de desarrollo intelectual se habrán suce- 
dido unas á otras en la misma localidad. 

El seg-undo hallazgo es el de numerosos instrumentos, tam- 
bién chellenses, en Illescas (Toledo'. El yacimiento donde los 
he recogido son los llamados Cerros del Prado, situados al SE. 
de la población y á un par de kilómetros de la misma. El te- 
rreno que constituye estos cerritos es terciario, una caliza mar- 
gosa, aunque en el Mapa g-eológ-ico aparecen como cuater- 
narios. 

Los instrumentos son aquí siempre de pequeñas dimensio- 
nes, como puede verse en la fig-ura que los representa en su 
tamaño natural; el mayor encontrado es el que lleva el nú- 
mero 1, y los más frecuentes son los 7, 8, 9. 10 y IL Son de 
tres clases: instrumentos completos bastante imperfectos, como 
el 1 y el 2; cabezas de instrumentos, como el 3 y el 4; frag-- 
mentos sin cabeza ni punta (5, 6 y 7); ó puntas solas, como los 
restantes. Además se hallan numerosísimas esquirlas de las 
que debieron saltar durante la fabricación. 

Reflexionando sobre lo que podrían representar esto? silex, 
debemos notar ante todo que los hallados hasta ahora, ó son 
imperfectos ó están incompletos; podrá quizá encontrarse al- 
g-uno perfecto y entero, más seguramente por excepción, 
pues yo he rebuscado con interés y repetidas veces, sin dar 
con nada más perfecto que lo representado en la lámina. 

En cuanto á las condiciones de su yacimiento, hay que no- 
tar en primer lugar que está muy localizado, pues aunque por 
todos los cerritos suele tropezarse con alguna que otra esquir- 
la, sólo se hallan con abundancia en un reducido espacio. Los 
cerritos próximos al pueblo son tres, el primero cortado por la 
línea férrea, y los otros dos á la izquierda de la misma; en el 



Ülí HISTORIA NATURAL. 



2:9 



tercero, que está frente al hito del km. 40, y en su vertiente 
meridional, es donde hay que buscar estos silex tallados. 

Debe notarse también que todo el pedernal que allí se en- 
cuentra es transportado, pues en las inmediaciones no existe 
semejante material. El más próximo está lo menos á 6 km. 
en el cerro de Villalueng-a ó en el de Esquivias. Como los silex 
de los instrumentos son g-eneralmente de colores claros y muy 



1 



n 






s- 



\J 



/ 




\ n 






f/ 



V 



/ h; 



s 



\ 



io 



\\ 



traslúcidos, creo más bien que procedan de la primera locali- 
dad citada que los tiene de esta naturaleza, mientras que en 
Esquivias la mayoría son negros y opacos. Por de contado que 
todos ellos conservan sus aristas vivas, indicando claramente 
que no han sufrido transporte por las ag-uas, mientras que los 
cantos de cuarcita que con ellos se encuentran están todos ro- 
dados. 

Por el conjunto de circunstancias mencionadas me parece 
indudable que esta interesante localidad representa el empla- 



280 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

zamiento de un pequeño grupo de población ó más probable- 
mente de un taller donde, con el sílex traído de los cerros pró- 
ximos, se fabricaban numerosas puntas de flechas ó de lanzas, 
ya que las dimensiones de los instrumentos alejan la idea de 
.que se trate de hachas dispuestas para ser manejadas directa- 
mente con la mano. Los instrumentos bien construidos irían á 
ser empleados fuera del taller, y en éste quedarían tan solo 
los imperfectos y los rotos, qae son los que, en unión de los 
frag-mentos resultantes de la fabricación, podemos hny re- 
cocer. 



Nombres vulgares de animales y de plantas usados en Álava y 
y no incluidos en el «Diccionariu de la Real Academia Espa- 
ñola» ( Décimatercia edición) 

POR 

FEDERICO BARÁIBAR 

f Advertencia.— 'EX primer nombre es el vulgar alavés y el segundo, que va en cursiva, 
es el vulgar general.) 

Fauna 

Ag"uila blanca — Alimoche — (Neophron percnopterus L.J 
Alorra (1) — Gamlán — (Accipiter nisus L ) 
Aloya (2) — Alondra — (Alauda arvensis et A. arbórea L.J 
Alumbranoche — Luciérnaga — (Lampyris noctiluca L.) 
Arandela (3) — Golondrina — (Chelidon urbica L.; Hirando 

rustica L.) 
Arang-orri (4) — Perlonf — (Trigda lineata L.) 
Avica — Reyezuelo — (Reg-ulus cristatus Char.J 



(1) Derivado aumentativo de ala. Quizá es el alforre, ave de rapiña 
mentada por el Infante D. Juan Manuel. (Lib. del Cab. é del Escud., capí- 
tulo XLI.) 

(2) De un tipo latino * alaudia (?). El clásico alauda fué importado del 
galo. (Plinio, Hist Nat,, cap. xxxvii). 

(3) De un diminutivo del latín vulgar * hirunda (cf. fr. hirondelle; 
prov. irondella; ital. rondinella). 

(4) Del vascuence arrain, «pez», y gorri, trojo». 



DE HISTORIA NATURAL. 281 

Basacapón (1) — Milano — (Milous regalis Briss.) 

Buharro (2) — Buho — (Bubo máximas Sibbald) 

Cabra — Perca marina, Cahilla — (Serranas cabrilla L.J 

Cacaldarro (3) — Ciervo volante — (Lucanas cervas L.J 

Cang-rejo de pieza — Grillo real — (Grillotalpa valg-aris Latr.) 

Candela — Luciérnaga — (Lampyris noctiluca L ) 

Cañamero — Verderón — (Lig'urinas chloris L.) 

Caracol francés - Caracol — (Cyclostoma Bourguig'nati Ma- 

bille; C, lutetianum Bourg., et C. eleg-ans Miiller) 
Caracola — Caracol — (Helix punctata Miiller) 
Caracol de macho (4) — Caracol — (Planorhis) 
Caraqailla — Caracolillo — (Helix) 

Caraquilla de macho — Caracolillo — (Planorbis ¿umbilicatus?) 
Carbonero — Herrerillo — (Parus maior L.) 
Carramarro (5) — Cámbaro — (Carcinus moenas L.) 
Carrascolla — Almeja de rio — (Dreissensia fluviatilis Pallas; 

D. Arnouldi Bourguignal) 
Castañeta — Reyezuelo — (Reg'ulus cristatus Char.) 
Catabejas — Herrerillo — (Parus maior L.) 
Catachín (6) — Pintón — (Fringilla montifring-illa LJ 
Cerrajerillo — Beyeznelo — (Reg-ulus cristatus Char.) 
Cerrajero — Trejpatroncos — (Certhia familiaris L.) 
Cirau (7) — Lución — (Anguis frag-ilis L.) 
Cirri (8) — Vencejo — (Cypselus apus L.) 



(1) Del vasc. haso, cbosqae, moute», y el cast. capón, <capón silvestre 
ó de monte». Denominación irónica. Los campesinos suelen comer esta 
ave, aunque su carne es dura. 

(2) Del lat. btibo, cbuho», pero conservando la b intervocálica. 

(3) Del vasc. kaka ~\- alde, «proximidad> , + «ít, componente propio 
del étnico. Todo el nombre alude cá la materia en que continuamente - 
trabajando se halla». Debió designar primeramente el escarabajo pelotero, 
y después, en Álava, se aplicó al ciervo volante. 

(4) Por no aprovecharse para comida. El determinativo «de macho> se 
aplica con frecuencia á especies inútiles ó desagradables. 

(5) De garra (?), »pata», y el eúskaro amarr, «diez», es decir, <diez pa- 
tas ó decápodo». 

(ü) Onomatopeya del canto del pinzón. 

(7) Del vasc. zirau «víbora», pero como el lución es sumamente inofen- 
sivo y tímido, quizá su nombre euskárico fué zirau -\-on <víbora buena ó 
inofensiva», de donde su sinónimo sirón en Arrastaria y en otras locali- 
dades alavesas. Cirau es corriente en Llodio y su comarca. 

(8) Del vasco-navarro cirrin, «avión ó vencejo». 



282 BOLETÍN DE LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Cirrísquila (1) — CerrajeriUo — (Fring-illa citrinella Z.y) 

Cite (2) — CerrajeriUo — (Fring-illa citrinella L.J 

Cobaya — Conejo de Indias — (Cavia porcellus L.) 

Cocho (3) — Cerdo — (Sus domesticas Brisson) 

Cochorro — Abejorro — (Melolontlia vulg-aris L.) 

Coreo (4) — Pato real — (Anas boschas L.) 

Corcón — Mújol — (Mug-il cephalus C. V.; M. chelo CtcvJ 

Corquete (5) — Conejo de Indias — (Cavia porcellus L,) 

Cortamáices — Grillo real — (Grillotalpa vulg-aris Lair.) 

Cuca — Cucaracha — (Blatta orientalis L.) 

Culi blanco — Lavandera — (Motacilla alba L.) 

Cuncún (6) — Escuerzo — (Bufo vulg-aris Laur.) 

Charta (7) — Reyezuelo — (Reg-ulus cristatus Char.) 

Charra — Tordo ó maltiz — (Turdus viscivorus L.) 

Charri (8) — Cerdo — (Sus domesticus Briss.) 

Chata — Pinzolética — (Phyllopneuste rufa Briss.; Ph. tro- 

chilus L.) 
Chepecha (9) — Reyezuelo — (Reg-ulus cristatus Char.) 
Chimbo (10) — Torcecuello — {iyux torquilla L.), Colirrojo (Ruti- 

cilla phoenicura L.), Curruca (Curruca g-arrula Bechst.J, Pe- 

garreborda, Alcaudón (Lanius rufus L.) 
Chimita (11) — Pajarita de las nieves ■— (Motacilla alba L.) 



(1) Procede de zirrisMl ó chirriskil, con igual significación en eúskaro 

(2) ¿Del latín citiis «rápido>'? 

(3) ¿Del céltico cocha « puerca >? De éste, el francés coche, cachón, de 
donde pudo ser importado á Galicia y á Asturias, en que se usa la voz 
cocho, muy corriente en Álava. En Castilla gocho, con permutación de la 
inicial sorda en sonora. 

(4) De la misma radical que el latino querquedula, procedente del griego 
(Varrón, Ling. Lat., 1. 5, c. 79). 

(5) Acaso eufonización del francés croquet c roedor i. 

(6) Onomatopeya del grito ó canto aflautado del escuerzo. 

(7) Tomado del vascuence. 

(8) Importación del eúskara. La variante c/ierri denuncia el parentesco 
lingüístico con cer — do. La ch representa en vasco las guturales latinas. 

(9) Compuesto de cAon, < pájaro >, y jjec/ia, de pichia, <dije, partícula, 
menudencia», en vascuence. Etimológicamente coincide con su sinónimo 
avica. 

(10) Voz eúskara. Quizá onomatopéyica. 

(11) Parece uno de los muchos compuestos ó derivados del vascuence 
chori, <ave>. 



DE HISTORIA NATURAL. 28S 

Chinclmin (1) — Pintón — (Fringilla coelebs L.j 

Chindurri (2) — Hormiga — (Fórmica) 

Chiribito (3) — Murciélago — ( Vesperug'o scolopacinus 

Shreber) 
Chirolinda (4) — Agachadiza — (Gallinag'o scolopacinus 

Boiuq).) 
Clioloma (5) — Zurita — (Columba livia Briss.) 
Chonta (6) — Pinzón — (Fi'ing-illa montiíVing-illa L.: Fr. coe- 
lebs ZJ 
Cliorzábal (7) — Alondra — (Alauda arvensis L.) 
Churro (8) — Cerdo — (Sus doraesticus Briss.) 
Gallo de monte — Arrendajo — (Garrulus g-landarius L.) 
García (9) — Zorra — (Canis vulpes L.) 
Gardacho (10) — Lagarto — (Lacerta viridis L.) 
Gardama — Carcoma — (Scolytus destructor 01.; S. pyg-mseus^.j 
Gavión — Avión — (Cypselus apus L.) 
Gayo — Arrendajo — (Garrulus g-landarius L.) 
Godón — Gaudón — (Lanius coUurio L.) 
Golorito — Jilguero — (Fringilla carduelis LJ 
Grorrión de monte — Pimón — (Fring-illa montifring'illa L.) 
Guarrilla — Aguilucho, Gavilán — (Accipiter nisus L.J 
Inganera (11) — Golondrina — (Chelidon urbica L.) 



(1) Onomatopeya del canto del pinzón. También le llaman, por lo 
mismo, chuin y catachín. 

(2) Es el chindurri ó chingurri eúskaro (lit. «bicho rojo»), conservado 
entre el castellano del NE. de Álava. 

(3) ¿üel vascuence c/ior¿, «ave>, y del lat. bestia (cf. hele, en francés 
moderno)? En tal supuesto chiribito, vale «pájaro bestia ó mamífero, ex- 
presando la misma idea que el lemosín raí penat, lit. «ratón ó (según otros) 
dragón alado. 

(4) Chori (ave) linda. 

'6) Euskarización de coloma, forma vulgar de columba, 

(6) Euskarización de tonta. 

(7) Compuesto de los vocablos eúskaros chori. «pájaro», y zabal «an- 
cho». Se usan también las variantes churzábal y chozábal. 

(8) Debió aplicarse primitivamente á los cerdos de peor calidad ó raza. 

(9) Probablemente del francés garce en significación de «bribona, ra- 
mera, perdida», por intermedio del provenzal garsi, 

(10) Del latín * lacarta, de donde lagarto y el sufijo diminutivo cho. El 
proceso fónico ha podido ser: lacerta ^^ lacarta = lagarda = ' garda 4- cha. 

(11) Tomado del vascuence. 



284 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Irasco (1) — Chivo — (Capra hircus L.) 

Lig-aterna (2) — Lagartija — (Lacerta muralis Laur.) 

Limaco — Babosa — (Limax rufus L.) 

Lóina — Babosa — (Chonclrostoma nasus L.) 

Marón — Morueco — (Ovis aries L., cf) 

Martinico de agua — Martin 'pescador — (Alcedo ispida Less.) 

Matacandelas — Grillo hembra — (Grillas campestris L., $) 

Matacristos (3) — Erizo fósil — (Micraster cor ang'uinura 

Klein) 
Menseja — HerreriUo — (Parus maior Z J, Primavera (P. coeru- 

leus L.) 
Micharro (4) — Musgaño — (Sorex vulg-aris L.) 
Ming'orra (5) — Agachadiza — (Gallinag-o scolopacinus Bonap.) 
Mojojón (6) — Mejillón — (Mytilus edulis L.) 
Nevero — Pinzón — (Fring-illa coelebs L.J 
Paniquesilla (7) — Comadnja — (Mustela vulgaris Briss.) 
Papicolorado — Petirrojo — (Rubecola familiaris Blijth.) 
Papirrojo — Petirrojo — (Rubecola familiaris Blyth.) 
Pecu (8) — Cuclillo — (Cuculus canorus L.) 
Percaza — Agachadiza — (Gallinag-o scolopacinus Bonap.) 
Percha (9) — Reyezuelo — (Reg-ulus cristatus Char.) 
Picatroncos — Picamaderos — (Picus maior L.) 
Picapotros (10) — Picamaderos — (Picus maior L.) 



(1) ¿De iracho?, «duende ó genio maléfico» en las consejas enskáricas. 

(2) Variante del anticuado lagartezna, diminutivo de lagarta, para de- 
signar su cría. Se usa mucho en Burgos. 

(3) Los campesinos dicen que con esta clase de piedras hirieron los 
judíos á Jesús. Por parecida leyenda llaman también á estos fósiles <pie- 
dras de San Esteban» ó cpiedras de Santa Catalina». 

(4) Del latín mus <ratón», por medio del vasc. misarra y musarra. 

(5) Del vasc. mingorr, de igual significación. 

(6) De un tipo latino * molliculione, derivado de molliculus, «blandito, 
tiernecito» 

(7) En Aragón se usa el primitivo paniquesa. 

(8) Onomatopeya. Los campesinos perciben en el canto del cuclillo dos 
voces: ¡pecu! ¡cucu!, á las cuales corresponden los dos nombres provincia- 
les de ese pájaro. 

(9) Voz euskárica. 

(10) Compuesto de jñcar y potros. El segundo elemento en la acepción 
de madero ó tronco, aludiendo al modo de formar el nido y de buscar 
alimento. 



DE HISTORIA NATURAL. 285 

Picatocino (1) — Pico — (Picus minor L.) 

Piedra de Santa Catalina — Eri:o fósil — (Micraster cor an- 

g'uinum Klein) 
Piedra de San Esteban — Eri20 fósil — (Micraster cor an- 

g"uinum Klein) 
Ponza (2) — Buho ó Buharro — (Bubo maximus Sihhalcl) 
Pospolina (3) — Codorniz — (Coturnix coramunis Bonap.) 
Quisquilla (4) — Ccwiarón — (Palsemon serratas Hbst. y P. squi- 

Ua L.) 
Rabiblanca — Pitpit: Pipi — (Anthus pratensis L.: A. arbó- 
reas Bechstein) 
Rabicandil — Pajarita de las nieves — (Motacilla alba L.) 
Rabilarg-a — CorrecamÍ7ios — (Motacilla alba L. y M. flava L.) 
Rabirrojo — Colirrojo — (Ruticilla phoenicura L. y M. tithys 

Scop.) 
Rana de San Antón — Pana de zarzal — (Hyla arbórea Z.J 
Rana de Santa Catalina — Pana de zarzal — (Hyla arbórea L.) 
Ratón de árbol — Reyezuelo — (Regniliis cristatus Ckar.) 
Reviruelo — Golondrina de ribera — (Cotyle riparia L.) 
Ruin — Reyezuelo — (R-^g-ulus cristatus Char.j 
Salderita — Lagartija — (Lacerta muralis Laur.) 
Saltapiezas — Saltamontes — (Acridium, (Edipoda, Caloptenus, 

etcétera.) 
Sandaleja — Alimoche — (Neophron percnopterus L.J 
Sang'uandilla (5) — Lagartija — (Lacerta muralis L. y L. agú- 

lis L.) 
Sapo de luz — Luciérnaga — iLampyris noctiluca L. y L. Rei- 

chei /. du V.J 
Sapo zabal (6) — Escuerzo — (Bufo vulg-aris Laur.) 



(1) Tocino, parece este vocablo derivado de tozo, «tronco, palo, ó cor- 
teza de árbol (cf. el aragonés toza, «trozo de tronco», el alavés tocho, 
«maugo de la azada», el castellano tojo y el bearnés toye, «aulaga»). 

(2) En vascuence, ontza tiene la misma significación. 

(3) Onomatopeya. 

(4) En latín, quisquilia, «pececillos de poco precio>. 

(^5) En sanguandilla y en las variantes changuandilla, sigulinda, usadas 
también en localidades alavesas, ha de verse el vasco-vizcaíno sogalinda, 
suganguila y sogalinda de igual significación. En su composición entra 
sagú, «ratón», pero es de tener en cuenta su parecido con sabandija, y aun 
con los aragoneses sangartesa y sargantana. 

(6) Zabal, «ancho > en vascuence. 



2*6 boletín dh La real sociedad española 

Satandera (1) — Comadreja — (Mustela vulg*aris Briss.) 

Sirón \2\ — Lución — (Ang-uis frag-ilis L.) 

Sorda — Agachadiza — |Gallinag-o scolopacinus Bonap.) 

Sortijilla — Cardador — (lulus, diversas especies) 

Tarín (3) — Lugano — iChrysoraitris spinus L.) 

Tordo campanario — Estornino — (Sturnus vulg-aris L.) 

Trig"uero — Godón — (Lanius coUurio L.) 

Vaca — Ciervo volante — (Lucanus cervus L.) 

Verdel — Verderón — (Lig-urinus chloris L.) 

Vinotera — Carraleja — (Meloé maialis L.; M. autumnalis 

Oliv. y otras especies) 
Zamaco — Babosa — (Arión rufus L.) 
Zaparda |4i — Tenca — (Tinca ¿vulg-aris? Costa) 
Zapatero — Tejedor — (Hydrometra najas D. G ; Limi:obates 

stagnorum L.) 
Zarbo — GoMo, Bermejuela — (Gobius capito C; G. nig-er 

Rond.) 
Zarrapo (5) — Escuerzo — (Bufo vulg-aris Laur.) 

Flora 

Abia (6) — Aránda7io — (Vaccinium Myrtillus L.) 
Abibüllo — Amapola — (Papaver Rhoeas L.) 



(1) Probablemente de sastu^ «basura», y andero, «señora>, es decir, la 
«señora del basurero ó del corral». A la comadreja se la suele designar 
con denominaciones irónicamente encotniásticas: en francés, be^elte, «her- 
mosita»; en bávaro, schdnthierlein ó schondinglein, «lindo animalito ó linda 
cosita»; en dinamarqués, den hjónne, «la bonita»; en vascuence, anderei- 
der, «bella señorita», y oguigastoea que parece traducción del paniqíiefta 
aragonés, del cual e\ 2y(iniquesilla de Álava. Téngase en cuenta que, para 
el sobrio labriego alavés, «pan y queso saben á beso», y son dos manjares 
sumamente regalados. 

(2) Los enak!\vos z ir me, tvíbora', y on, «buena», parecen los compo- 
nentes de sirón. 

(3) Tiene el mismo nombre en Francia. 

(4) De zarpa, voz. eúskara, en cuya composición entra el adjetivo arre, 
€ par Jo-turbio, sucio». La tenca ó carpa, llamada zupnrda, tiene ese color. 

(5) En vascuence, 2;'7?'rrt/jo signiñca «rana». En Álava se aplica tam- 
bién al quicio ó tejo de ciertas puertas en construcciones rústicas. 

(6) Del vasc. aran-a'ña «planta de ciruelas», suprimido el elemento de- 
terminativo Aran «ciruela», que suena en arándano y aparece modificado 
en el riojano anovia. 



DE HISTORIA NATURAL. 287 

Abillurri (1) — Majuelo — (Crataeg-us Oxyacautha L.j 

Abreojos — Gatuña — (Ononis spinosa L.) 

Abrepuños (2) — Ranúncnlo — (Raniinculus arvensis L.; R. 

muricatus L.) 
Acebillo — Bnisco — (Ruscus aculeatus L.) 
Achitabla (3) — Romaza silvestre — (Rumex nemorosus Schrad; 

V. sang-uineus) 
Acliune (4) — Ortiga — (ürtica iirens L. y U. dioica L.) 
Ag-rax — Grosellero silvestre — (Ribes alpinum L.J 
xAg-razóu — Agracejo — (Berberís vulg-aris L.J 
Ag"uabenditera — Cardencha — (Dipsacus pilosas L.) 
Ag-uilonia — Nueza llanca — (Bryonia dioica Jacq.J 
Aguín (5) — Pino — (Pinus pumilio ]]'. et K.) 
Ajan (6) — Hierha de pordioseros — (Clemathis vitalba L.) 
Ajicuervo — Ajo silvestre — (Allium ¿vineale? Z.) 
Ajipuerro - Jacinto de 2^^n(^clio — (Muscari comosum Mili.) 
Ajopio — Jacinto de -penacho - (Muscari comosum Mili.) 
Ajotrino {i) — Jacinto de penacho — (Muscari comosum Mili.) 
Alama — Retama de escobas — (Sarothamuus scoparius Koch.) 
Alcalamiues — Acedera — (Rumex Acetosa L.) 
Alcaracaclie (8) — Escaramujo — [Rosa canina L.) 
Alezna — Mostaza negra — (Brassica nigra Koch.J 
Alfileres — Aguja ó ])eine de imstor — (Scaudix Pectén Ye- 

neris L.) 



(1) De abi «arándano» v gorri «rojo» ó de abi y elorri «espino. Tam- 
bién se le designa en Álava con las variantes guillorri, que recuerda los 
castellanos giii/lomero, gnillomern, angiiillurri, anrol y arrol. 

(2) El nombre alude al borde espinoso de los carpelos de este ra- 
núnculo, muy molestos para los segadores. 

(3) Del lat. acetabula. 

(4) Es voz euskárica. 

(6) Importado del vasco, donde designa el tejo. 

(0) Representante del vasco-guipuzcoauo agen «sarmiento», que sonaría 
ajen en el vizcaíno, dialecto al cual pertenece el vasco-alavés. Se ha per- 
dido el determinativo zi<r/?/a «blanco» que en aquel dialecto distingue la 
clemátide. 

(7) Compuesto de ajo y trino. Este del latín tenero «tierno», con nota- 
ble ejemplo de la tendencia muy popular á ascender la r hacia la primera 
sílaba (cf. ^jrobe, treaio, trempano, drento, Grahiel, etc ) 

(8) Resultado probable de la suma siguiente: asen -{- r -{- a ^ cachi. 
Asea «cuezo, artesa, caja», y en Botánica «cápsula»; r, eufónica; a, artículo 
vasco; cachi «ácido, agrio, escocedor ó picante». En junto cápsula picantey 



288 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Altovei'de (1) — Maíz J-orraj ero — (Zea Mays L.) 
Amaluquio (2) — Fresa silvestre — (Frag-aria vesca L.) 
Amcrias — Ranúnculo — (Ranunculus arvensisZ.) 
Ang'elico — Saltaojos — (Adonis aestivalis L J 
Aiiube — Fresa silvestre — (Frag-aria vesca L.) 
Apeg-aderas — Bardana — iLappa maior L.) 
Aperauchi g-rande (3) — Branca ursi?ia — (Acanthus mollis L.) 
Aperaurhi pequeño — Servato — (Peucedanum offlcinale L.) 
Aran (4) — Fíidrino — (Prunus spinosa L.J 
Árbol de las cuatro caras — Cornejo encamado — (Cornus san- 
guínea L.J 
Arvejote — Almorta — (Lathyrus sativus L.) 
Aspielero (5) — Muérdago — (Viscum álbum L.) 
Aspil (6) — Mundillo — (Viburnum Opulus L.) 
Asqui (7) — Grama común — (Cynodon Dactylon Pers.) 
Astabatán (8) — MarruMo común — (Marrubium vulg-are L.) 
Asturcar(9) — Centaura menor — (Erytlirsea Centaurium Pers.) 
Atizacandiles — Gamón — (Asphodelus albus L.) 
Avellano moral — Aliso — (Alnus g-lutinosa Gaertn.) 
Azafrán silvestre — Q,uita meriendas — (Colchicum autum- 
nale L.) 



aludiendo al picor producido por su semilla. Se usan también las variantes 
alcaracayo, ascaracache, ascaracachi y alcaracaz. La copiosa sinonimia del 
escaramujo (Oolmeiro, Plant. de la Pen. ibérica, t. 2, p. 355, cita 30 nom- 
bres castellanos, 1 1 catalanes, 7 eúskaros y 7 particulares del fruto en 
Galicia) se enriquece con varios vocablos de Álava. Hasta el de escara- 
mujo se usa por los labriegos, pero permutado en escalamhrojo. 

(1) Castellanización por falsa etimología del eúskaro arto «maíz>, más 
el adjetivo verde, común al léxico castellano y vascuence. 

(2) Del vascuence mallugui con gutural sorda muy propia del brío del 
vizcaíno dialecto euskárico, al cual pertenece el alavés. 

(3) De abere «animal» y azi «semilla, alimento>, es decir, «alimento de 
animales», ó euskarización del lat. hrassica «berza>. 

(4) Del vasco aran «ciruelo y ciruela». En los léxicos eúskaros, el en- 
drino es basakaran «ciruela silvestre»; el determinativo basoko «silvestre 
ó montes» se ba suprimido en Álava. 

(5) Quizá derivado de aspil, por la preferencia con que el muérdago se 
desarrolla en ciertas regiones sobre el mundillo ó bola de nieve. 

(6) En vascuence suletino aspil significa «majuela». 

(7) Voz eúskara. 

(8) Compuesto de las voces vascas asta «burro» y batán «menta»: 
«menta de burro», refiriéndose á lo basto de esta especie. 

(9) De astil «burro» y eir «cardo»: «cardo de burro». 



DE HISTORIA NATURAL. 289 

Azcarrio — Arce — (Acer campestre L.) 

Azotacristos — Cardo — (Helminthia echioides Qaertn.) 

Barbatijo — Viburno — (Vibiirnum LantanaZ.j 

Barbatilla — Viburno — (Viburnum Lantana Z.) 

Barbandola — Cornejo liemhra -- (Cornus sang-uinea Z.) 

Barreg-arri — Romaza silvestre — (Rumex nemorosus Schrad.; 

V. sang'Liineus ) 
Batán (1) — Menta — (Mentha viridis L ) 
Beleda (2) — Acelga — (Beta vulg-aris v. cicla Z.J 
Berg-ari i3) — Gatuña — (Ononis spinosa Z.) 
Berraña — Berrera — (Sium latifolium Z.) 
Bichileta (4) — Primavera — (Primnla veris W.) 
Bizcota — Esiñno albar — (Crataeg-us Oxyacantha Z.) 
Blanca — Colleja — (Silene innata Z.) 
Blanco — Álamo blanco — (Populas alba Z.) 
Blanquilla — (Cantharellus ¿cibarius? Fr.) 
Borto (5) — Madroño — (Arbutus Unedo Z.) 
Botellera — Nenúfar — (Nuphar luteum Z.) 
Breña — Grama — (Cynodon dactylon Pers.) 
Brevera — Higuera breval — (Ficus Carica Z.) 
Brigaza(6) — Hierba de j)ordioseros — (Clemathis VitalbaZ.; 
Brócul — Brecolera — (Brassica olerácea Z. v. bullata) 
Burrubiote (7) — Aladierna — (Rhamnus Alaternus Z.) 
Cabezones — Centaura — (Centaurea corymbosa Powr.j 
Calabazas - Nenúfar — (Nuphar luteum L.) 
Calabazón (8) — Cerero — (Cerasus Juliana Z ) 



(1) Menta en vascuence. 

(2) De huta, plural neutro del latín blitum, ó del céltico blith < insípido», 
pero pasando por el vasco-guipuzcoano beletea. 

(3) Del latín virga «vara» por intermedio del vasco, con el sufijo eus- 
kárico ari, designativo de oficio ó profesión. Bergari es el <que cría varas», 
refiriéndose á sus largas, duras y correosas raíces, que le han valido 
también el nombre de «detiene buey» remora aratri. 

(4) Bichileta, en vasco vale «dije, alhajita mujeril». 

(5) Del latín arbutus ^=aburtu = aborto = horto? Compárense alborto 
(Martínez Marixa, Dic. geogr. hist. de la Acad. de la Hist., t. i, p. 14); bur- 
bnza (en las cinco villas de Navarra); alborcera (en Segorbe). 

(6) Contracción de Viridaza. 

(7) Compuesto de dos voces, cuya significación es < árbol de hierro». 

(8) Esta especie de cerezo da frntos mayores que el común y de pulpa 
jnás consistente. A sus cerezas las llaman en el NO. de Álava calabazonas. 

T. VIII. -Junio, 1908. 19 



200 boletín de la real sociedad española 

Calceta — Amargón'^ — (Taraxacum Dens leonis? L.) 
Campanilla — TuUjJÚn silvestre — (Fritillaria Meleagris L.) 
Caparrón (1) — Aludía — (Phaseolus vulg-aris L) 
Cardimuelle — Cerraja — (Sonchus asper Villars) 
(vardinche — Cerraja — (Sonchus asper, ViUars) 
Cardo lechuzo — Lechecino — (Sonchus Isevis L.) 
Carlincho — Cardo corredor — (Eryng-ium campestre L.) 
Carraspina — Colmenilla — (Morchella esculenta Pers.) 
Carrasquilla — Aladierna — (Rhamnus Alaternus L.) 
Carrasquilla — Tomillo salsero — (Thymus vulg-aris L.) 
Cascalleja — Grosellero silvestre — (¿Ribes alpinum? L.) 
Castellana — Alforfón — (Polyg-onum Fagopyrum L.) 
Cerraculos — Escaramujo — (Rosa canina L.) 
Ciapes — Mostaza negra — (Brassica nig-ra Koch) 
Ciracallote — Cidra cayote — (Cucúrbita máxima Duch.) 
Clavel de San Juan — Azulejo — (Centaurea Cyanus L.) 
Clavelina — Primavera — (Prímula veris L.) 
Clavos de Dios — Matacandll — (Muscari racemosum DC.) 
Cohetes — Colleja — (Silene inflata DC.) 
Cola de raposo — Cola de caballo — (Equisetum hiemale L.) 
Cola de ratón (2) — Cola de cadallo — (Equisetum arvense L.) 
Copos de nieve — Vihirno — (Viburnum Lantana L.J 
Cornijuelo — Espino majuelo — (Crataeg-us Oxyacantha L.) 
Cornillo — Esiñno majuelo — (Crataeg-us Oxyacantha ZJ 
Coscojo (3) — Haya — (Fag-us sylvatica L.) 
Coscorrones ~ EscoliUla — (Centaurea collina L ; Microlon- 

Chus Salmanticus DC.) 
Crispina — (Helvella mitra ScJiaf.) 
Cuadrado — Arveja — (Ervum monanthos L.) 
Culebrera — Dragontea — (Dracunculus vulg-aris Schoit.) 
Chimingarri (4) — Romaza silvestre — (Rumex nemorosus, 

ScArad., v. sang-uineus) 



(1) ¿De alcaparrón por alguna semejanza de forma? 

(2) Figura entre los vulgares de uso general en el Tratado de plantas 
de España, por D. Gabriel de la Puerta (p. 438, ed. de 1877). 

(3) Nombre del haya cuando no ha crecido más de un metro. Del latín 
cusculium «encina pequeña», por semejanza de altura. 

(4) Del eúskaro zimintch <varilla> y garri lácida». 



DE HISTORIA NATURAL. 291 

Chiribita (1) — Bellorita — (Bellis perennis L.) 

Chirrinchin (2) — Urce — (Erica arbórea L.) 

Chirritabla — Romaza silvestre — (Rumex nemorosus Schrad., 

V. sang-uineus) 
Chuchufraca (3] — Narciso amarillo — (Narcissus Pseudo-nar- 

cissus L.) 
Despacliapastores — Qiiiia meriendas — (Colchicum autum- 

nale L.) 
Dormidera — Beleño negro — (Hyoscyamus nig-er L.) 
Espimendarri (4) — Romana silvestre — (Rumex nemorosus, 

Schrad. v. sang'uineus) 
Espino bizcoteño — Iisjñno alhar — iCrataeg-us Oxyacantha /..j 
Estilarra (5j — Brezo — (Erica cinérea L.) 
Estrella — (Rhag-adiolus stellatus DC.) 
Farolillos de San Antonio — Aguileña — (Aquileg-ia vulg-a- 

ris L.) 
Flor de la abeja — Abejera — (Ophrys apifera L.) 
Flor de áng-el — Narciso amarillo — (Narcissus Pseudo-nar- 

cissus L.) 
Flor del amor (6) — Hierda de pordioseros — (Clematis Vital - 

ba L.) 
Flor de macho — Amargón — (Taraxacon Dens leonis Des/.) 
Frailes — (Orchis maculata L.) 
Galamperna (7) — Apagador — (Lepiota procera Fr.) 



(1) De dos voces vascas que significan literalmente «poleita ó rue- 
decilla». 

(2) Voz imitativa del mido que produce el Urce al quemarse. El carbón 
del Urce se emplea en las fundiciones de hierro. 

(3) De chuchu, palatalización de cuco, y fraca «braga». Lit : «Bragas de 
cuclillo». 

(4) De espi, abreviación de «efpinaca>, y mendarri cmontés ó silves- 
tre». Espinaca silvestre. 

(5) De esti «alezna» é ilarra «brezo». 

(6) La llaman así porque las muchachas consultan las hojas para ave- 
riguar si tienen novio y las quiere. Para ello se aplican en el envés de la 
mano una hojita de la clemátide. El resultado lo indican estos versos: <Si 
tienes novio, y te quiere — Te ha de salir una rosa; — Si no, una ampolla 
rabiosa». 

(7) De las voces latinas galcín y pierna, pero construidas á modo eús- 
karo. Pierna de galán alude al anillo ancho, y rígido, fácilmente separa- 
ble del pedicelo, como pretenciosa liga ó jarretiera, característico de la 
lepiota. También se usan las variantes galasperna y lamperna. 



29a boletín Di: la real socikdad española 

Gallinicas — Arveja sil'üestTe — (Lathyrus latifolius L.) 
Gallo — Estoque — (Gladiolas communis L.) 
Garapincho (1) — Brusco — (Rusciis aculeatus L ) 
Gardinclia (2) — Cardo ajonjero — (Carlina acaulis L.) 
Gardubera (3) — Cerraja — (Sonclius arvensis. L.J 
Gaulla (4) — Gayuba — (Arbutus Uva ursi L.) 
Ginastra (5) — Sabina — (Juniperus Sabina L.) 
Gota de sang-re — Centaura menor — (Erythraea Centaurium L.) 
Gribaza — Hierba de ¡pordioseros — (Clemathis Vitalba L.) 
Grojo pinchoi'rero — Enebro — (Juniperus communis L.) 
Grojo romero — Sabina — (Juniperus Sabina L.) 
Guibelurdín (6) — (Russula virescens Schaeff.) 
Guillorri (7) — Majuelo — (Crataeg'us Oxyacantha L.) 
Guinarría (8) — Bre20 — (Erica cinérea L.) 
Guindón — Fresa silvestre - (Frag-aria vesca L.) 
Guirg-uirio (9) — Aladierna — (Rhamnus Alaternus L) 
Guiri (10) — Tojo — (Ulex europaeus L.) 

Guirig-arza (11) — Hierba de pordioseros — (Clemathis Vital- 
ba L.) 
Gustincho (12) — Maguillo — (Malus communis L. v. sylvestris) 



(1) Compuesto áe gara «brote, tallo, planta», en vascuence, y pincho. 

(2) Diminutivo de cardo, con debilitación de la inicial. La n es parásita. 
Puerta (Plantas de España, p. 200) cita también como vulgares de esta 
planta: carlina y camaleón, que no figuran en el Dic. de la Acad. Española. 

(3) Tomado del vasco cardabera y compuesto de gardu «cardo» y hera 
«tierno». 

(4) Contracción de gayuba. 

(ó) Del latín genista. «hiniesta», con cambio de significación. 

(6) Del vascuence gulbelurdin ó guibelurdiñ, nombre equivalente á 
«lomo azul». 

(7) Variante de abillurri. 

(8) Importado del vascuence. 

(9) ¿De gur por egur «leña» y guiri, variante de gara «planta ó tallo»? 
En tal supuesto (/ítiV^'íuVio, vale «planta leñosa», denominación apropiada 
á la sequedad del follaje coriáceo de la aladierna. 

(10) ¿De * guiri ó * kiri «espinoso, punzante, agudo»? 

(11) De 9¡t¿>-i, variante algara «tallo»? y garza «en-garce ó eslabón», 
todo equivalente á «enredadera». 

(12) Se usa también la variante mosfincho. A una especie de durísimo 
sarcocarpio, lo denominan burdincha en Navarte (Navarra). Lacoizqueta 
(Nombres eúskaros de las 'plantas, p. 86) estima este vocablo compuesto de 
burdín «hierro», y cha, sufijo diminutivo. Gustincho y mostincho son, quizá, 
de igual formación. 



DE HISTORIA NATURAL. 293 

Hierba de bálsamo — Sombrerillo d ombligo de Venus — (üin- 

bilicus pendiüinus, DC.) 
Hierba callera — Sombrerillo ú ombligo de Venus — (Umbili- 

cus pendulinus DC-) 
Hierba de la estrella — Mastuerzo silvestre — fSenebiera Coro- 

nopiis Poir.) 
Hierba de lumbre — Cresta de gallo — (Rhinanthus maior L.) 
Hierba de radera (Ij — Maro — (Teucrium Marum L.) 
Hierba lobera — Estepa — (Cistus ladaniferus L.) 
Hierba madrona (2) — (Lathrea clandestina L.) 
Hierba santa — Hinojo — (Foeniculum vulg-are Gaertn.) 
Hilanderas — Corregüela — (Calysteg-ia Sepium B. Br.;; Con- 

volvulus arvensis L.) 
Hinieblo — Enebro — (Juniperus communis L.) 
Hoja de limón — Toronjil — (Melisa otíicinalis L.) 
Hoja de vinag-re — Roma:a — (Rumex sang-uineus L.) 
Hojas de macho — Romaza silvestre — (Rumex Friesi Gord.) 
Iguirique — Brezo — (Erica arbórea L.) 
Harra (3) — Brezo — (Erica cinérea L.) 
Ira (4) ~ Junco — (Juncus acutus Larn.) 
Jaro (5) — Roble — (Quercus sessiliflora Salisb.) 
Jében (6) — Mostaza negra — (Brassica nig-ra L.) 
Jinebro (7) — Enebro — (Juniperus communis L.) 
Lampazo (8) — Branca ursina, Servato — (Acanthus moUis L.; 

Peucedanum officinale L.) 



(1) Radera ó erradera es el nombre vulgar alavés de la placenta. La 
hierba de radera se emplea en cocimiento para facilitar la expulsión délas 
parias en las reses lanares y caballares. 

(2) Se la tiene por eficaz contra las enfermedades de la matriz y para 
promover el menstruo, virtudes medicinales á las que debe el nombre, co- 
nocido por Colmeiro, que lo incluyó en su Dio. de los nombres vulgares de 
las plantos. 

(3) Es voz vascongada. 

(4) Procede del vascuence en su dialecto vizcaíno. En el guipuzcoano 
ira significa «helécho». 

(5) Se aplica al roble de poca altura que también suele denominarse 
♦ roble jarizoí. 

(0) Uno de tantos representantes del sinapi latino. 

(7) Variante, como hinieblo, del latín vulgar ieniperus. El proceso fónico 
ha podido ser: ieniperum =^ ienipru ^= ji^iepro = jinebi o. 

(8) Lampazo, en su acepción general, designa la bardana, conocida en 
Álava con los nombres «zarapón, pegotes, apegaderas». 



294 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Lang-arica (1) — (Bupleurum rotundifolium L.) 
Lapa — Galio — (Galium Aparine L.) 
Laparda (2j — Mostaza negra — (Brassica nigra L.) 
Lapicocho (3) — Centaura menor — (Erythraea Centaurium L ) 
Lechiriega — Amargón — (Taraxacum Dens leonis L.) 
Lechocino — Bierba cana — (Senecio vulg-aris L.) 
Leng-ua de perro — Llantén — (Plantag-o Lag-opus L ) 
Lentina — Bierba de San Roberto — (Geranium Robertia- 

num L.) 
Leña floja — Aliso — (Alnus g'lutinosa Gaertn.) 
Linabera (4) — Cáñamo — (Cannabis sativa L.) 
Lujarda (5) — Mostaza negra — (Brassica iiig-ra L.) 
Macocla (6) — Castaña de tierra — (Biinium Bulbo castanum L.) 
Maluquio (7) — Fresa silvestre — (Frag-aria vesca L.) 
Manforita (8) — Primavera — (^Prímula veris L.) 
Manitas de Dios (9) — Madreselva — (Lonicera periclyme- 

num L.) 
Marg-aritóii — Margarita mayor — (Chrysanthemum leucan- 

themum L.) 
Maricóncola — Castaña de tierra — (Bunium Bulbo casta- 
num L.) 
Mariselva — Madreselva — (Lonicera periclymenum L.) 
Marrubia (10) — Fresa silvestre — (Frag-aria vesca L.) 
Mascuta — Trigo basto — (Triticum durum Des/.) 
Matabuey — Cicuta — (Cicuta ¿virosa? L.) 



(1) Parece importado del eúskaro. Sus nombres vulgares en otras pro- 
vincias españolas, son: Perfoliada, Oreja de liebre, Leóntica, OoUejón 
borde, Haloches (Colmeiro, Flant. de la Pen. Ibér., t. 2, p. 540). 

(2) Variante difícil de explicar, de Iv jarda. 

(3) Lapicocho, en vasco signiñca «ollita», pero no se comprende á qué 
pueda referirse en esta gencianácea. Los niños suelen comer sus flores. 

(4) Vez bilingüe: de Ima <lino> y &e?-a t planta». Quiere decir «planta 
textil >. 

(5) Del vascuence lucharbia, pero con distinta significación, pues actual- 
mente aquella voz significa «rábano». 

(6) Forma contraída de maricóncola, y ésfa uno de tantos nombres en 
cuya composición entra Mari, apócope de María. 

(7) Del eúskara. 

(8) Probable permutación de manjlorita, ó sea «mano florida >. 

(9) Por la forma de la corola, cuyas cinco lacinias semejan un pulgar 
opuesto á los otros dedos. 

(10) Del vascuence. 



DE HISTORIA NATURAL. 295 

Matag-allos — Aguavientos — (Phlorais purpurea Z.) 
Mazarilla — (Arrhenatherum aveuaceum v. bulbosum Pa- 

lissot) 
Metra (1) — Fresa silvestre — (Frag-aria vesca L.) 
Milifoli — Milenrama — (Achillea Millefoliuin L.) 
Ming-rano (2) — Granado — (Púnica Granatuin L.) 
Mira (3) — Muérdago — (Viscum álbum L.) 
Miracielos — Chile — ¿Capsicum frutescens? L.) 
Míspero (4) — Níspero — iMespilus Germánica L.) 
Monjas — (Ophrys fusca Linck) 
Morena — (Marasmius) 

Neg-rillón — Neguilla — (Ag-rostemma Githag"o L.) 
Ocalla — Escaramujo — (Rosa canina L.) 
Orejilla — iClitophilus Prunulus Scopp.) 
Org'uisal (5) — Roma:a silvestre — (Rumex nemorosus Schrad. 

V. sang-uineus L.) 
Ornavario (6) — Vedegamhre — (Helleborus foetidus L.) 
Otaca (7) — Tojo — (Ulex europíeus L.) 
Palillo — Matacandil Manco — (Ornithogalum Pyraenai- 

cum L.) 
Palmas (8) — Brusco — (Ruscus aciileatus L.) 
Palomera — Pajarera — (Alsine lanceolata Mertens) 
Pan de cuco — Uva de gato ~ (Sedum acre L.) 
Pan de pájaro — Hierba cana — (Senecio vulg-aris L.) 
Pantierno — Aliso — (Alnus g-lutinosa Qaertn.) 
Pan y miel — (Orchis odoratissima L.) 
Pardilla — (Marasmius) 

Parrilla (9) -- Nueza blanca — (Bryonia dioica Jack) 
Pata de g-allina — Cincoenrama — (Potentilla reptans L.) 



(1) Procede del eúskara. 

(2) En Gonzalo de Berceo, milgrano. Ea aragonés actual, minglana. 

(3) En eúskaro, miura. 

(4) Conserva la m de la voz latina. 

(5) De orr choja» y gatz-zalle «salador> = choja salada ó acidulada>. 

(6) Variante de cornivarios, uno de los nombres vulgares del heléboro, 
según el naturalista Miguel Bernard (Specimen Florae Hispaniae, ms. del 
año 1771). 

(7) Del eúskaro ote ú ota « argoma >. 

(8) A la bendición del Domingo de Ramos suelen llevar los campesi- 
nos ramas de brusco, cuyo verdor dura todo el año. 

(9) Diminutivo de parra. 



296 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Pata de perdiz (1) — Cornejo hembra — (Cornus sang-uinea L.) 

Pata de vaca — Tusílago — (Tussilag-o Fárfara L.) 

Peg-otes — Bardana — (Lappa major L.) 

Perejil de macho — Cicuta — (Cicuta virosa L.) 

Perejilón — Cicuta ~ (Conium maculatum L.) 

Perrechico (2) — (Tricholoraa Georg-ii Fr.; T. albellum DC; 

T. g-ambosum Fr.) 
Pichilindra (3) — Primavera — (Primilla veris L.) 
Pichilines (4) — Margarita — (Chrysanthemum leucanthe- 

mum L.) 
Pipirripi (5) — Amapola — (Papaver Rhoeas L.) 
Pipirrita — Amapola — (Papaver Rhoeas L ) 
Platera — (Cantharellus ¿cibarius? Fr.) 
Pomar — Serbal — (Sorbus domestica L.) 
Porrinas (6) — (Arrhenatheimm avenaceiim v. bulbosum L.) 
Quiquirriqui (7) — Amapola — (Papaver Rhoeas L.) 
Quitaveneno(8) — Cardo corredor — (Eryngñum campestre L.) 
Rabo de raposo — Cola de caballo — (Equisetum hieraaleZ.) 
Raíz blanca — Colleja — (Silene inflata DC.) 
Raíz de culebra — Hierba llavera — (Helleborus foetidus L.) 
Raíz neg-ra — Cincoenrama — (Poten ti Ha reptans L.) 
Redondita — Saxifraga — (Saxifrag-a Geum L.) 
Remolín — Guillomo — (Mespilus Amelanchier L.) 
Sag-armín (9) — Maguillo — (Malus communis L. v. sylvestris) 
Sang'ueña (10) — Madreselva — (Lonicera Xylosteum L.) 
Sang-uinaria — Camedrio — (Teucrium Chamaedrys L.) 
Sében (11) — Mostaza negra — (Brassica nig-ra L.) 

(1) Por el color de sus ramas, rojo como el de las patas de la perdiz. 

(2) Del exiskaro perreclúcu «hongo i^. 

(3) Del vascuence hichi tdijo y el castellano linda con r parásita. 

(4) De hichi cdije> en eúskaro. Bichilora y bichileta son los nombres 
vulgares vascos de la manzanilla común y de la loca. 

(6) De piperri «pimiento», refiriéndose al color de sus flores. 

(6) Diminutivo de porra por la forma de la raíz. 

(7) Onomatopeya del canto del gallo. Se aplica á la amapola por la se- 
mejanza de su color con el de la cresta de aquella ave (cf. el francés coque- 
licot, en langüedociano cacaraca y en picardo coqriacot, que significó el pri- 
mero y significan todavía los dos últimos «el canto del gallo y la amapola»). 

(8) La farmacopea popular le atribuye virtudes antitóxicas. 

(9) Tomado del vascuence. 

(10) Parece referirse al color rojo de sus tallos. 

(11) Del latín sinapi. 



DE HISTORIA NATURAL. -297 

Senderuela — (Tricholoma Schumacheri Fríes) 

Seta con anillo — Apagador — (Lepiota procera Fr.) 

Seta de borto — (Polyporus Pes caprae Pers.) 

Seta de brezo — (Cantharellu?) 

Seta de calceta (1) — Apagador — (Lepiota procera Fr.) 

Seta de cardo — (Clitopilus Prunulus Scopp.) 

Seta de chopo — (Pholiota mutabilis Schmf.) 

Seta de pico — (Clavaria flava Pers.) 

Sietesang-rías — Centaura menor — (Erythraea Centaurium L.) 

Silonia — Nueza blanca ~ (Bryonia dioica Jacq.) 

Susa — (Tricholoma Georg-ii Fr.) 

Té — Mijo del sol — (Lithospermum oíñcinale L.) 

Tentabuey — Gatuña ó detiene hiiey — (Ononis spinosa L.) 

Tirabeques de la esperanza (2) — Colleja — (Silene innata L.) 

Tiratiros — Colleja — (Silene innata L.) 

Titímalo (3) — Lechetrezna — (Euphorbia Peplus L.) 

Tocorno — Carhallo ó rehollo — (Quercus sessiliñora? Salish. 

Tomarajas — Artemisa — (Artemisia vulg-aris L.) 

Tomate encarnado — Alqnequenje — (Physalis Alkekeng'i L.) 

Topinamburo (4) — Pataca — (Helianthus tuberosus L.) 

Tornag-allüs — Lechetrezna — (Euphorbia Peplus L.) 

Tornalocos — Beleño negro — iHyosciamus nig-er L.) 

Tortero (5) — (Arrhenatherum avenaceum v. bulbosum Pal.) 

Trababedar (6) — Hierha de pordioseros — (Clemathis Vi- 

talba L.) 
Trababedarri de las matas — Nueza Manca — (Bryonia dioica 

Jacq.) 



(1) Alude el nombre al aspecto del anillo de su pedicelo. 

(2) Se refiere á los estallidos de su cáliz cuando se le hace chocar sobre 
la frente ó la mano. Quizá íué, como los pétalos de la rosa y de la amapola 
y el niímero de flósculos de la margarita, uno de tantos oráculos de los 
amantes. 

(3) Es fenómeno curioso la conservación del nombre grecolatino de la 
lechetrezna entre los campesinos del NO. de Álava. 

(4) De Topinambti, pueblo indígena de Chile, por medio del francés 
topinambow, voz importada á la vez que la planta. 

(6) Del latín tortus «torcido, redondeado», por causa de los bulbos de 
la raíz, semejante á la rodaja que se pone debajo del huso de hilar y ayu- 
da á torcer la hebra. 

(G) Compuesto, como trababedarri, del castellano traba y el eúskaro 
bedarri «planta». 



298 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Trababedarri de las piezas — Correg'üela — fConvolvulus ar- 

vensis L.) 
Trabas — Hierba de 'pordioseros — (Clemathis Vitalba L.) 
Triquitraco — Cardencha — (Dipsacus pilosus L.) 
Unciana — Genciana amarilla — (Gentiana lútea L.) 
Uva de Fran (1) — Grosella — (Ribes rabrum L.) 
Uva de pájaro — Uva de gato — (Seduru acre L.) 
Verdezuela — Colleja — (Silene inflata L.) 
Verniazo — Aliso — (Alnus incana DC.) 

Viridaza (2) — Hierba de pordioseros — (Clemathis Vitalba L.l 
Viroleta — Bellorita — (Bellis perennis L.) 
Yebo (3) — Yezgo — (Sambucas Ebulus L.) 
Yera — Yedra — (Hederá Helix L.) 
Zabatán (4) — Mastranzo — (Mentha rotundifolia L.) 
Zapalota (5) — Nenúfar — (Nuphar luteum S'm.) 
Zapatas — Tusílago — (Tussilag-o petasites L.) 
Zapatillas de la Yirg-en — Madreselva — (Lonicera pericly- 

menum L.) 
Zarapón — Bardana — (Lappa major Gaertn.) 
Zarza lobera — Escaramujo — (Rosa canina L.) 
Zuma (6) — Mimbrera — (Salix viminalis L.) 
Zurbal — Serbal — (Sorbus domestica L.) 
Zurrandor (7) — Cornejo hembra — (Cornus sanguínea LJ 
Zurrón de pastor — Bolsa de ])astor — (Capsela Bursa pas- 

toris L.) 



(1) Fran es una abreviación de Flandes. 

(2) ¿Del latín virgosa? «abundante en varas ó tallos». 

(3) Del latín ebulus, al cual se ajusta mejor que yezgo. 

(4) ¿De los vocablos vascos azats «surco» y batán «menta»? Es decir 
«menta de surco», aludiendo á los campos arados en que suele hallarse 
con perjudicial abundancia. 

(5) De zapal «ancho» y ota «hoja». 
(G) Pertenece al léxico eúskaro. 

(7) Probablemente de zur «madera» y andur ó andor «bola de nieve ó 
sauquillo», queriendo significar «sauquillo leñoso ó duro>j nombre que 
cuadra perfectamente al cornejo hembra. 



DE HISTORIA NATURAL. 299 



La Sierra de la Puerta en el término de Caravaca 

POR 
DANIEL JIMÉNEZ DE CISNEROS 

La carretera que conduce de Caravaca á la estación de Ca- 
lasparra, se extiende siete ú ocho kilómetros en la dirección NE., 
corriendo casi paralelamente á una pequeña sierra llamada í/i? 
la Puerta. La altura es poca, desarrollando sus numerosos pi- 
cos, casi ig'uales, hasta la proximidad del empalme de la ca- 
rretera de Moratalla, en cuyo punto se encuentra la Fuente del 
Pino, que parece ser el único vertedero de las infiltraciones de 
un extenso campo al que forma dique la Sierra de la Puerta. 
Las ag-uas de este pequeño manantial no experimentan dismi- 
nución ni aun en las mayores sequías, seg-ún me indicaron los 
campesinos de los alrededores, y esto permite suponer que la 
cantidad de ag-uas de infiltración es mucho mayor, escapándo- 
se á través de la sierra hasta los puntos más bajos del valle que 
se extiende al SE. 

Aunque he pasado multitud de veces á la vista de la Sierra 
de la Puerta, la circunstancia de utilizar siempre el carruaje 
público que hace el servicio entre ambas poblaciones me ha 
impedido acercarme á la sierra, que he visto extenderse de 
extremo á extremo. De todos sus puntos, al más elevado se le 
llama el Poyo de Miñano y al pie de éste se abre un estrecho 
paso que corta á la sierra en dos porciones; por este paso co- 
rren las ag-uas pluviales, yes la Puerta qne da nombre á la 
Sierra; el barranco que la atraviesa se llama de las Tablas, alu- 
d endo indudablemente á las g-randes hojas ó tablas en que se 
divide la caliza, que presenta un aspecto pizarroso. 

En el pasado mes de Ag-osto, aproveché unos minutos y me 
dirig-i á la base de la sierra desde el punto en que se encuen- 
tra la remuda del tiro. La sierra parece de composición unifor- 
me, y de un pozo en construcción me entreg-aron diversos ma- 
teriales, calizas y marg-as. Entre las primeras las hay con as- 
pecto marmóreo y color amarillento, mientras que otras seme- 
jan creta blanca ó amarilla, La inspección de estas rocas me 
permitió ver una g-ran cantidad de JVuMmuHíes, desde el ta- 



3W) BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

maño casi microscópico hasta la g-ran JV. complanaía de varios 
centímetros de diámetro. Días después, acompañado del g-uía 
José Muñoz, que tan buenos servicios me ha prestado, salí de 
Caravaca en el coche de la mañana que nos dejo en la Venía 
de la Remuda. Recorriendo los alrededores encontramos Num- 
mulites de g-ran tamaño y conchas en mal estado de los g-éne- 
ros Pectén, Ostrea y Lima; pero lo que más llama la atención es 
la presencia de una tierra blanca, una verdadera creta en la 
que se encuentran empastados dichos foram.iníferos, apare- 
ciendo en algunos puntos como la alteración de la roca caliza 
que los encierra, de tal manera, que las mismas conchas de 
estos organismos se presentan alteradas y descompuestas su 
perficiahnente. Ya en otra ocasión, hablando delNummulítico 
de Ag-ost (1), indiqué el tamaño á que suelen lleg-ar alg-unos 
ejemplares de N . comjjJanata Defr., encontrándose individuos 
que alcanzan seis centímetros de diámetro, pero en la Sierra 
de la Puerta he recog-ido trozos de roca que midiendo alg'unas 
secciones se encuentran hasta de siete centímetros y aún más. 
Son los individuos mayores de esta especie que he encontrado 
en el SE. de nuestra Península. 

La Venia de la Reanuda se encuentra unos 183 m. bajo Cara- 
vaca y, por tanto, unos 508 sobre el Mediterráneo. El punto más 
alto de la sierra no alcanza más de 250 m. sobre la llanura por 
donde se halla trazada la carretera. Ofrece aquélla la aparien 
cia de las llamadas Serretas en la provincia de Alicante: una 
cresta larg-a y de poca anchura con numerosos dientes. En las 
inmediaciones se halla una de las g'arg-antas por donde más 
fácilmente puede atravesarse la sierra y á este punto nos diri- 
g-imos. La pendiente de esta ladera, que es próximamente ig'ual 
al ángulo de las capas, permite g-anar rápidamente el collado 
por el que habíamos de pasar, que sólo tiene 85 m. sobre 
la venta. Lleg-ados á este punto pudimos apreciar la dirección 
de la Sierra N. 65° E. á S. 65" O. \2\ y su buzamiento S. 25° E. 
con áng'ulo de 35 á 40°. Asoman aquí los cantos de los estratos 
formados por caliza basta, pizarrosa y de color g-ris que habien- 
do resistido más á la denudación forma los recortados cresto- 



(1) Boletín de la Real Sociedad españoía de Histoe'a Natural —Diciem- 
bre, 1905 pág. 526. 

(2) Nos referimos al Meridiano magnético. 



DE HISTORIA NATURAL. 301 

nes de la sierra. Descendimos por la opuesta ladera que aún 
conserva alg'o de bosque, y Ueg-ados al fondo encontramos abun- 
dantes capas de marg-as arcillosas blancas que forman las tie- 
rras de labor de un extenso campo conocido por lascauadas de 
Moraíalla, árido y de triste aspecto dada su falta de ag-uas para 
el rieg-o, que podía proporcionarse con las sobrantes de Cara- 
vaca por encontrarse muchos metros por bajo de este último 
punto. Las marg-as arcillosas alternan con delgados lechos de 
caliza nummulítica que ofrecen la misma dirección y pendien- 
te que la sierra. 

Continuamos paralelamente á la sierra y hacia el SW. hasta 
llegar á la casa de Jos Porches, y marchando en la misma di- 
rección entre tierras cultivadas, llegamos, subiendo por sua- 
ves pendientes, á las casas del Portugués, que sólo están unos 
•70 m. por bajo de Caravaca; desde allí nos dirigimos á un pe- 
queño monte que llaman el Cerrico gordo, cuya cumbre está 212 
metros sobre la Remuda, y, por tanto, 720 sobre el Mediterrá- 
neo. En él encontramos abundancia de JVmnmuli tes y trozos, 
de Conoclypeus. Está formado por marg'asy calizas muy fuertes, 
y la inclinación de sus capas es semejante á la de la Sierra 
de la Puerta que distará sólo un kilómetro de este punto. El 
descenso de este cerro lo efectuamos por el SW. entre grandes 
peñascos que la denudación ha dejado al descubierto, y pene- 
tramos en una cañarla, en la que comienza un pinar en donde 
se han hecho las cortas con cuidado, conservando los árboles 
jóvenes, precaución rara en nuestro país. Continuando nues- 
tra marcha Ueg'amos á otro pequeño cerro llamado de Griiirao, 
de caliza marmórea blanco azulada, en la que no hemos en- 
contrado ningún resto fósil á la simple vista, pero ofrece el 
mismo aspecto que la de otros puntos de la provincia de Ali- 
cante, por lo que creo debe ser también nummulítica. 

Poca distancia separa el cerro de Guirao de la casa de Zor- 
no2a, hermosa posesión en aquel triste desierto. El terreno pa- 
rece pertenecer al Nummulítico inferior, y presenta gruesos 
estratos de una arenisca amarillenta, muy semejante á la que 
hemos encontrado en la provincia de Alicante, en el Nummu- 
lítico del camino de Aspe á Elche. Pocas observaciones pude 
hacer de allí en adelante con las últimas claridades del cre- 
púsculo, pero arranqué materiales de las proximidades del ca- 
mino que después pude comparar, encontrando el terreno de 



302 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

una gran uniformidad hasta las proximidad?s del barranco 
del Moro, donde una arenisca basta y poco resistente reempla- 
za á las fuertes y de grano menudo que se encuentran desde la 
casa de Zornoza hasta 2 6 3 kilómetros del Pino de ¡a legua. 
Junto al barranco aparecen las marg-as y 3^esos del Keuper. 

No pudiendo hacer útiles observaciones me dirigí á la ca- 
rretera de Caravaca á Moratalla, y aunque alarg-ué el camino 
por el rodeo á que esto me oblig-aba, terminé mi excursión re- 
corriendo varios kilómetros de carretera á la luz de la luna. 
Nada nuevo añade á la Geología de España esta excursión, 
porque esta mancha del Eoceno se encuentra ya indicada en 
el mapa de la Comisión. La existencia de las g-randes Num- 
mulites y de la alteración de éstas formando una tierra seme- 
jante á la creta y las particularidades de esta mancha nummii- 
lítica, han sido los motivos que me han impulsado á escribir 
estas líneas. 

N. B En la nota titulada Excursiones por el S. y SW. de la 
provincia de Alicante, publicada en el Boletín de Abril últi- 
mo, se han deslizado algunas erratas, siendo, entre las princi- 
pales, las sig'uientes: 

Página 194, línea 20, dice tierra por sierra. 

T> 196, > 22, > > > 

» 196, » 9, » adumus por nduncus. 

» 202, 5 40, » ¡meso por hueco. 

» 204, > 28, > Paso de la Cherra por Racó de la Cherra, 

> 205, » 36, > Chrysoprys por Chrysophrys, 

» 204, > 2 de la nota, dice Fnrgás por Furgús. 



Excursiones por los alrededores de Busot (Alicante) 

POR 

DANIEL JIMÉNEZ DE CISNEROS 

Busot es un pequeño pueblo de la provincia de Alicante, si- 
tuado al NNE. de la capital y á distancia de unos 17 kilóme- 
tros. Construido al S. del Calesa y rodeado de formaciones 
muy diversas, le hacen un lugar muy á propósito como punto 
de partida para realizar numerosas excursiones, encontrándo- 
se en las cercanías parajes tan interesantes como la falda NE. 



DE HISTORIA NATURAL. 303 

del castillo, en donde el Neocomiense se presenta bajo un as- 
pecto sideroolitico, encerrando tal cantidad de íósiles que ha 
sido calificado de Tesoro paleontológico. 

El pueblo está situado á unos 280 metros sobre el Mediterrá- 
neo, y sólo tiene, como medio de comunicación, un camino 
vecinal que parte de la carretera de Muchamiel á Jijona, y 
corta el cauce del río Monneg-re á poca distancia del primero 
de estos pueblos. El camino, situado casi en su totalidad en el 
Cuaternario, atraviesa próximamente á la mitad un depósito 
de yeso cuaternario, blanco, terroso, que encierra g-ran núme- 
ro de conchas de Helix, y que parece debido á una infiltración 
ó depósito de ag-uas selenitosas. Es objeto de explotación, y 
aunque el producto no es tan bueno como el de los yesares 
triásicos de otros puntos de la provincia, encuentra aplicación 
en Busot y en los alrededores. 

En el paraje en que el camino cruza el lecho del Mon- 
negre afloran calizas que parecen del Cretáceo, y más adelan- 
te, en las proximidades del pueblo de Busot, cortan el cami- 
no, habiendo recogido trozos de Belemnites y alg-uno de Am- 
monites. La pequeña sierra de Monalha se extiende desde 
las cercanías del río Monneg-re hasta Busot, en donda toma 
nombres diversos. No habiendo encontrado fósiles en Monalba 
me limito por ahora á indicar su relación con las capas num- 
mulíticas de las cercanías de Busot, que parecen extenderse 
hasta larg^a distancia hacia la costa. 

El Plá de la Lloma.—Siendo el objeto de esta nota la relación 
de lo encontrado en los alrededores de Bnsot, no hablaré hoy 
de las numerosas especies recogidas en el Neocomiense de la 
falda del castillo, cuyo estudio merece mayor atención. Empe- 
zaron nuestras excursiones por elNW. del pueblo, en donde, 
á distancia de unos 2 km.^ existen capas calizas de color obs- 
curo que buzan al N. mag-nético con pendiente de 32". 

Este lug-ar se llama el Pld de la Liorna, y en él hemos hallado 
equinodermos idénticos á los de sierra Helada; una Orditolina 
que parece referirse á la O. discoidea A. Gras., y radiólos de 
equínidos reducidos á pequeños frag-mentos. Al lado existe una 
falla y empiezan capas de caliza arenosa y alg-o micácea, de 
color amarillento, que encierra equinodermos de varias espe- 
cies, unos indeterminables por el mal estado de su dérmato- 
esqueleto y, en cambio, otros fácilmente reconocibles, perte- 



304 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOi^A 

necientes á dos esj^ecies no citadas, que yo sepa, en esta re- 
g-ión: son dos pequeñas Discoidea que caracterizan bien al Al- 
bense, la Z>. cónica J)q&ov y la D. siihicuJus Klein, que fácil- 
mente se distingue de la anterior por ser muy cóncava por la 
parte inferior. 

Excursión al Esíret. —El camino de herradura que desde 
Busot se extiende á Jijona se dirig-e al NW. próximamente, 
atravesando primero las tierras cultivadas, y después unas 
planicies cubiertas de travertinos, bajo los cuales aparecen 
calizas pizarrosas de color claro con escasísimos fósiles. Son 
análog-as á las del Cretáceo de Villafranqueza y á las de otros 
puntos de la provincia, y parecen tanto Albenses como Ceno- 
manenses, porque suelen contener fósiles que corresponden á 
ambos pisos. De este punto sólo poseemos un Tnoceramns de 
mediano tamaño. Más adelante el terreno toma un aspecto 
marg-oso, y en algunos puntos las margas adquieren un ca- 
rácter cretoso, siendo tan blancas que pueden emplearse como 
creta. En esta zona abundan los equinodermos albenses (He- 
miaster, Epiaster, E cMnos'patagns) y un Inoceramns {I. concen- 
iricus Park?) que caracteriza al Albense superior de esta co- 
marca, aunque es raro encontrar ejemplares en buen estado 
de conservación. 

Algo más lejos aparecen calizas un tanto arenosas, grises ó 
amarillentas, con pequeños puntos de mica que buzan al NW. 
con grandes pendientes hasta de 80°. En algunas piedras he 
visto impresiones, al parecer de Hamites, y los Sres. Gómez 
Llueca (I). Alfonso y D. Federico) que me acompañaban en-, 
contraroii, entre otras cosas, un trozo del Amm. {Schlmnhachia] 
varicosus Sow., que es otra de las especies frecuentes del Gault 
de esta región. Estas calizas forman crestones con pasos ó 2^or- 
tillos, en uno de los cuales dimos con los fósiles citados, no 
lejos de una casa de campo á la que llaman la Alquedra (Al- 
quería). Unos dos mil pasos al NW. se encuentra la EamNa del 
Cahesó, y en sus inmediaciones el Albense toma un aspecto 
margoso, alternando estas capas con otras arcillosas. Pasada 
la rambla, el terreno se encuentra formado por calizas blan- 
cas ó amarillentas, con algunas manchas rojizas y venas de 
caliza espática. El que ha visto una vez las calizas de Villa- 
franqueza las encuentra idénticas, y sus fósiles así lo demues- 
tran. El sendero se aproxima á unas colinas que se conocen 



DE HISTORIA NATURAL. 305 

con el nombre del Alto de Vicent, y entre ellas, bordeando un 
profundo barranco que las separa, se desliza el sendero al pie 
de un escarpado de g-rande altura. E.ste es el Estret de Busot, 
que dio á conocer el Sr. Vilanova como Cenomanense, en 
atención á la presencia de las especies de TurrUites propias de 
este piso (T. tíiljercvlafus Bosc, T. costatus Lk. y T. Puzosianus 
d'Orb.) (1), juntamente con la Discoidea cylindrica kg. Esta úl- 
tima es la que indudablemente caracteriza mejor el Cenoma- 
nense del SE. de España, puesto que entre los TurrUites hay 
formas que fácilmente pueden confundirse con alg-unas espe- 
cies del Albense. 

Había yo visitado en 9 de Abril de 1906 el Estret de Busot y 
reconocido detenidamente la porción de terreno que existe 
entre este punto y la carretera de Jijona, la que había califica- 
do de Albense, pero no pude detenerme en el Estret por lo 
avanzado de la hora y el mal estado del tiempo. En aquella 
fecha no contaba con los elementos suficientes para la deter- 
minación de la verdadera naturaleza del Estret; de haber 
podido leer detenidamente la obra del Sr. Niklés, hubiera par- 
tido de datos más seguros, economizándome tiempo y trabajo. 
Un arreg-lo de las maltrechas colecciones del g-abinete del Ins- 
tituto de Alicante fué causa de un feliz hallazgo: aquí se en- 
cuentran parte de las colecciones que formó D. Juan Vilanova, 
como resultado de sus excursiones por la región, y debieron 
ser los ejemplares desechados ó repetidos, á juzgar por el esta- 
do de la mayor parte de ello^ No están clasificadas las espe- 
cies, pero sí indicadas las localidades, lo que resulta de mayor 
utilidad. De esta manera he encontrado un gran número de 
ejemplares de Discoidea cylindrica Agass., como procedentes 
del Estret de Busot. 

En las excursiones del 19 y 20 de Octubre último encontra- 
mos en el Estret un ejemplar en mediano estado de conserva- 
ción, de TurrUites tulercidatus Bosc, y algunos curiosos restos 
que creo deben referirse á alguna especie de gastrochenidce, 



(1) El Sr. Nicklés, en cuyos escritos se observa iuntamente con la exactitud un 
amplio espíritu de equidad, reconoce la prioridad del descubrimiento del Sr. Vila- 
nova, en las lineas que sirven de preámbulo al estudio del Cenomanense (pág. 38) y 
cita la especie T. Pvzorianus d'Orb., también en el Albense de la provincia de Jaén. 
La presencia de varias especies en el Albense y Cenomanense á la vez, no es rara en 
esta región. 

T. VIII.— Junio, 1908. 20 



306 boletín de LA RRAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

apareciendo en tal cantidad, que hay lecho calizo del que 
pueden extraerse muchos con sólo fracturar las piedras. Estos 
restos se encuentran también en el Cenornanense de Vi- 
llafranqueza. 

Excursión al Racó de Seva. — El Cabesó levanta su cumbre 
más de 1.200 m. sobre el Mediterráneo, y aún parece mayor su 
altura cuando en la vecindad de la montaña se contemplan 
sus estratos casi verticales, formando espantosos precipicios 
al W. y NW. Toda la masa del Infracretáceo que forma la mole 
del Cabesó por esta parte, ha ex]«eri mentado una erosión pro- 
funda, y alternando las grandes bancadas de caliza fuerte con 
los lechos de marg-as y arcillas, han desaparecido éstos, dejan- 
do á las calizas aisladas en forma de gruesos murallones de 
gran altura. Bordeando la porción occidental del Cabesó, rae 
encaminé el día 6 de Diciembre último, en compañía del señor 
Gómez Llueca, en dirección al Jíc/có de Seva, lugar situado 
entre dos paredones al NW. del Cabesó. El camino, casi todo 
él sobre Cretáceo, deja á la izquierda una colina nummulítica 
que se conoce por la hmm de Bernat, y á la derecha las cuevas 
de Canalobre, encontrándose con frecuencia trabajos mineros 
que ponen de manifiesto la naturaleza del subsuelo. Entre los 
crestones de caliza asoman en la parte inferior otros de margas 
que han resistido á la denudación, y de ellos hemos extraído 
algunos Ammoniies y Behmnites. Creo que se trata del Apten- 
se, aunque no tengo al presente la certeza de ello. La direc- 
ción general de estas capas es al N. 35° E., que, como se ve, 
difiere poco de las direcciones del Cretáceo de esta región. Su 
buzamiento parece al N. 55" W., si bien, como ya queda indi- 
cado, los estratos se aproximan á la vertical. 

En las cercanías del Racó de Seva el camino se acerca al es- 
carpado del Cabesó, y el terreno se halla removido por las nu- 
merosas excavaciones en busca de minerales preciosos, porque 
también el Cabesó tiene su leyenda de minas de oro encontra- 
das en tiempos remotos y tapadas por los musulmanes al aban- 
donar nuestra Península. Calizas cristalinas, pirita de hierro 
y celestina son hasta el presente los minerales extraídos. Subi- 
mos penosamente una empinada cuesta que llega hasta el pie 
de la cortina de rocas, y dimos vista á la antigua explotación 
de celestina, que durante mucho tiempo se ha tomado por ba- 
ritina, y aun se ha empleado como tal. El depósito es conside- 



DE HISTORIA NATURAL. 307 

rabie, y forma un estrato de cerca de 2 m. de espesor, si bien la 
de mayor pureza se encuentra en el centro y es, por tanto, mas 
delg-ado. La explotación del mineral ha dejado un considera- 
ble vacío al pie del estrato calizo, que se levanta quizá más 
de 100 m. sobre la pequeña planicie de los trabajos, y al IN. se 
ha abierto una g-alería de unos cuantos metros, en cuyo techo 
y suelo se hallan muy buenos ejemplares de celestina, de un 
blanco lig-eramente azulado; pero los de mayor belleza se han' 
extraído de otro punto más al S., continuación, sin duda, del 
mismo estrato (1), ó de estratos próximos. 

La posición de esta masa considerable de celestina en el 
Infracretáceo, no deja de tener interés para el estudio del SE. 
de España. Ya en otra nota me ocupé de los depósitos de azu- 
fre en la proximidad de Catí, en donde ig-ualmente se encontró 
celestina acompañando al yeso, al azufre y á las margas bi- 
tuminosas que forman, en suma, un yacimiento análog'o á los 
de Perticara, y allí puede decirse se encuentran la celestina 
con sus asociaciones naturales; pero en la parte NW. del Ca- 
besó la celestina se presenta entre capas de calizas, próxima 
á un depósito de calcita de bastante pureza, para permitir ob- 
servar la doble refracción en alg'unos ejemplares. 

Descendimos del lug-ar en que se encuentra la mina de Celes- 
tina y encontramos estratos de calizas blancas, que encierran 
poliperos indeterminables. Una pequeña estribación, en laque 
está construida una casita frente al yacimiento de celestina, 
está formada por calizas arenosas amarillentas que recuerdan 
otras formaciones aptenses de la provincia. Alg-o más abajo se 



(1) Los ejemplares remitidos al Museo proceden de este último punto, no siguien- 
do los trabajos actualmente, por las dificultades y peligros de la explotación. La ce- 
lestina de estos yacimientos no debe ser pura, atendiendo á las diferencias de peso 
especifico que se notan en los ejemplares, lo que me hizo suponer en,un principio si 
se trataría de una barito-celestina; pero existen ejemplares que se transforman total- 
mente en carbonato estróncico, reduciénilolos á polvo é hirviéndolos en una disolu- 
ción de carbonato sódico De este modo hemos obtenido después nitrato estróncico, 
que tifie de ráfagas carminosas la llama del alcolioL 

La presencia de la celestina en el Aptense de Cabesó no es hecho único en esta 
provincia. Recorriendo la falda oriental de Sierra Mediana, hemos encontrado en Di- 
ciembre último, cerca del sitio llamado Racó del Gabach, delgadas capas de celestina 
entre lechos de arenisca amarilla micácea, que parecen pertenecer al Aptense; la 
cantidad de celestina existente en este sitio es tan poca, que solo como dato de interés 
para el estudio de la geolcgia de la provincia puede citarse. 



308 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

perciben las antig-uas labores de la mina Oriolana, actualmen- 
te abandonada. 

La roca que forma el escarpado del Cabesó, ea esta parte, 
ofrece una g'ran compacidad y un color amarillento, no encon- 
trándose á primera vista restos org-cínicos que sirvan para deter- 
minar su edad. Arrancados alg-unos trozos hemos visto después, 
con auxilio de una lente, que está formada de numerosos res- 
tos de e juinodermos, á juzgar por la estructura espática de 
los frag"mentos, y una g-ran cantidad de pequeñas Orbiloli- 
ñas (?), cuya inspección detenida nos servirá para comparar 
esta caliza con las del Aptense de otros puntos de la provincia. 

Continuamos la excursión hasta la casa del Racó de Seva, 
situada entre el acantilado de esta parte de la montaña y 
una g-ran masa de estratos verticales, llevando la misma di- 
rección N. 35° E. que hemos determinado anteriormente. En- 
tre estas dos paredes paralelas se encuentran una pequeña faja 
de tierra culti\^ada, que al abrig-o de los vientos del NW. y N. 
permite el cultivo, á pesar de la altura á que se encuentra 
sobre el valle. 

Al reg'reso se pudieron determinar alg-unos fósiles de los re- 
cog"idos en esta excursión, confirmándonos en la creencia de 
que el terreno es Infracretáceo y casi todo él Aptense. En las 
inmediaciones de la Oriolana encontramos, aunque en mal 
estado, Ammonites incluidos en la masa marg'osa azulada, que 
recuerda las marg'as del barranco de la Mina en la falda de 
Moncabrer. La especie que mejor caracteriza el piso es el 
Acanthoceras Martini d'Orb., del cual recog-imos dos ejem- 
plares. 

Excursión al Collado de Terol y al Samitre.—k\ S. del Cabesó 
se eleva una montaña de mucho menor altura que el primero 
y cortada al NW., en cuyo punto se forman g-randes quebra- 
das y precipicios. Es conocida con el nombre de CaliesonsiUo y 
se continúa al SW. con una serie de alturas menores que se 
extienden al E. de Busot. Las capas se encuentran inclinadas 
al S. 70' E. con una pendiente de 70". La dirección es, por 
tanto, N. 20" E., que difiere poco de la general del Infracretá- 
ceo de la región. 

El camino desde Busot sube rápidamente hasta alcanzar la 
altura de 415 m.; se encuentra allí el Collado de Terol, entre 
él Cabesonsillo y una pequeña colina que se llama el Tosal 



DE HISTORIA NATURAL. 309 

de Terol. Desde el Collado se descubre al E. una profunda 
cañada, abierta entre las alturas citadas y el Tosal de los 
Baños, situado cerca del Sanatorio de Busot, el Tosal de Pé- 
rez y otras alturas menores, que la cierran al NE. y E. estan- 
do abierta al S. en la dirección de la Torre de Calrafig. Todo 
lo que abarca la mirada desde este punto es Infracretáceo, salvo 
pequeñas manchas al S. que parecen pertenecer al Nummulí- 
tico. Caminamos hacia la falda de Cabesonsillo, subiendo por 
una gran pendiente en donde existen unos antiguos trabajos 
mineros emprendidos para la extracción de ocres rojizos y 
amarillentos, circunstancia muy frecuente tratándose del Ap- 
tense. El terreno se encuentra formado por una caliza blanca 
muy compacta, con numerosos restos de equinodermos y otros 
fósiles tan fracturados que forman una masa uniforme, y una 
caliza fuerte agrisada que encierra ejemplares de Plicatula. 
Zonas más flojas por su naturaleza margosa han dejado libres 
otros fósiles, entre los que se pueden citar un Echinocomis casta- 
wetf Brong., especie que se cita en el Aptense y en los dos supe 
riores. Igualmente se encontró una Schlceiachia indetermina- 
ble. Subiendo por la ladera del Cabesonsillo llegamos hasta la 
mina Esperanza, situada á unos 450 m. Toda aquella parte del 
valle, conocida por el Samiíre, parece estar constituida por la 
misma clase de rocas; pero á distancia, yendo al NE., aflora el 
Neocomiense, de que es continuación la mancha que existe 
cerca del Sanatorio y Balneario de Busot. 



Publicaciones que ha recibido la f^eal Sociedad Española 
de fiistoria fJatural durante el mes de Mayo de 1908. 

(La liste sxúvante servirá comme acensé de réception.) 

Alemania 

Deutsche entomologische Gesellschaft, Berlín. 

Deutsche Entomologische Zeitschrift. Jarhg. 1908, Heft ir. 
Eutomologisuhe Litteraturblatter, Berlín. (R. Friedlander uud Sohn.) 

1908, n° 6. 
Entomologischer internationaler Verein, Stuttgart. 

Entomclogische Zeitschrift. xxii. Jahrg., nos g.g^ 1908. 
Entomologischer Verein in Berlin. 

Berliner Entomologische Zeitschrift. Bd. 52, 3. Helt, 1908. 
Naturse Novitates, Berlin. 1908, nos 9-10. 



310 boletín de la real sociedad española 

Zeitschrift für Wissenschaftliche Insektenbioloí^ie, Hnsum, Bd. iv (Erste 

Folge, Bd. XIII), Heft 4, 1908. 
Zoologischer Anzeiger, Leipzig. Bd. xxxiii, nos i-3, 1908. 

Austria-Hungría 
K. K. Zoologisch-Botanische Gesellschaft in Wien. 
Verhandlungen. lviii. Band, 2. und 3. Heft, 1908. 

Bélgica 
Société belge d'Astronomie, Bruxelles. 
Bulletin. 1908, n" 4. 

Egipto 
Société entoniologique d'Égypte. Le Caire. 
Bulletin. 1908, 1" fase. 

España 

Colegio de farmacéuticos de Baleares, Palma de Mallorca. 

Las Baleares. \^09,, n° 8Q. 
Gaceta farmacéutica española, Barcelona. 1908, n.os 127-129. 
Ingeniería, Madrid. N.os 112-114, 1908. 
Real Academia de Ciencias exactas, físicas y naturales de Madrid. 

Revista. T. vi, n,° 10, 1908. 
Real Sociedad Geográfica de Madrid. 

Revista de Geografía Colonial y Mercantil. T. v, n.os 3.5, 1908. 
Sociedad aragonesa de Ciencias naturales, Zaragoza. 

Boletín. T. VII, n.os 5_p,, 1908. 

Sociedad española de Física y Química, Madrid. 
Anales. T. vi, u.° 53, 1908. 

Estados Unidos y sus Colonias 

Department of the Interior. Weather Burean. Manila Central Observatcry. 

Bulletin for June, 1907. 
Johns Hopkius Hospital, Baltimore. 

Bulletin. Vol. xix, n" 206, 1908. 
Museum of Comparativo Zoólogy at Harvard CoUege, Cambridge. 

Bulletin. Vol. li, nos 11-12, 1908 
The American Naturalist, Boston. Vol. xlii, nos 495-496, 1908. 
University of Colorado, Boulder. 

Studies. Vol. V, n" 3, 1908. 

Francia 
Académie des Sciences de Paris. 

Comptes rendus. T. cxlvi, nos i7-21, 1908, 
Académie internationale de Géographie botanique. Le Mans. 

Bulletin. Nos 222-224, 1908. 
Annalos des Sciences naturelles. Zoologie. Paris. ix^ serie, t. vii, n° 1, 

1908. 
La Feuille des Jeunes Naturalistes, Paris. 1908, 11° 452. 
Le Naturaliste, Paris. 1908, nos 508-509. 



DE HISTORIA NATURAL. 311 

Société botaniqíie de France, Paris. 

Bulletin. T. 65' (4° serie, t. viii), n° 3, 1908, 
Société de Spéléologie, Paris. 

Spelunca. T. vil, n° 51, 1908. 
Société eutomologique de France, Paris. 

Anuales. Vol. lxxví, 4' trim,, 1907. 

Inglaterra y sus Colonias 
Australian Museum, Sydney. 

Records. Vol. vi, n° 6; vol. vil, u" J, 1908. 
Colombo Museum, Ceylon. 

Spolia Zeylanica. Vol. v, part xvili, 1908. 
The Cana-lian Entomologist, Guelph. Vol. xl, n° 5, 1908, 
The Entomologiet's Record and Journal of Variation, Loudon. Vol. xx, 

n°5, 1908. 
The Zoologist, London. N" 803, 1908. 

Italia 
Societá italiana di Scienze naturali iu Milano. 
Atti. Vol. Lxvi, fase. 4°, 1908. 

México 
Instituto geológico de México. 

Parergones. T. ii, n.os 1-3, 1907. 

Monaco 

Institut océanographique, Monaco. 
BuUeíÍ7i. ^os 115-117, 1908. 

Perú 
Sociedad geográfica de Lima. 

Boletín. 1907 (t. xxi), trimestre 2.° 
Collegio de S. Fiel. 

Broteria. Vol. vii, fase, iv, 1908. 
Société portugaise de Sciences naturelles, Lisboa. 

Bulletin. Vol. i, fase. 4, 1908. 

Rusia 
Kaukasische Museum, Tiflis. 

Mitteilungen. Band iii, Lief. 2-3, 1907. 
Societas entomológica rossica, S. Petersburgo. 

Reviie russe d'Eniomologie. T. vil, nos 1-3^ 1907-1908. 

El Salvador 
Museo Nacional de El Salvador, San Salvador. 
Aciales. T. 3.°, n." 20, 1907. 



312 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Alcat.de del Río (H.) — La Caverne d'Altamira á Santillane prés Santan- 
der (Espagne). Exploration dugisemeut d'Altamira. Monaco, 1908. 

Barras de Aragón (Francisco de las). — Nombres vulgares de las aves de 
la isla de Cuba. (Bol. R. Soc. esp. Hist. nat. Abril, 1908.) 

Calafat y León (J.) — Minerales termo-luminiscentes de España. (Bol. 
R. Soc. esp. Hist. nat. Abril, 1908.) 

GoGORZA (J.) — Datos biográficos del profesor D. Francisco de Paula Mar- 
tínez y Sáez (con un retrato). (Bol. R. Soc, esp. Hist. nat. Abril, 1908.) 

Hernández-Pacheco (E ) — Adornos de piedra de los antiguos habitantes 
de Lanzarote (con una lámina) (Bol. R. Soc. esp. Hist. nat. Abril, 1908 ) 

Jiménez de Cisneros (D.)— Excursiones por el S. y SW. de la provincia de 
Alicante. (Bol. R. Soc. esp. Hist. nat. Abril, 1908). 

Lázaro é Ibiza (B.) — Nota acerca del «Claviceps microcephala». (Bol. 
R. Soc. esp. Hist. nat. Abril, 1908.) 

Navas (L.)— El Rdo. D. Bernardo Zapater, presbítero. Notas necrológicas 
por (Bol. R. Soc. esp. Hist nat. Marzo, 1908.) 

Kawr^isky (F. F.)— Die Storarten der Kaukasisslander und ihrer angren 
zenden Meere. Tiflis, 1907. 

Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona. Nómina del personal aca- 
démico. Barcelona, 1907-1908. 



Sesión del 1." de Julio de 1908. 

PRESIDENCIA ACCIDENTAL DE D. PRIMITIVO ARTIGAS 

— El secretario leyó el acta de la sesión anterior, que fué 
aprobada. 

Admisiones. — Quedaron admitidos como socios numerarios 
los señores propuestos en la sesión celebrada el día 3 de 
Junio. 

Concursos. — Se leyó una carta del secretario de la Unión Ibe- 
ro-Americana, participando que esta Sociedad celebra duran- 
te el presente año varios concursos para premiar obras cientí- 
ficas ó literarias relativas á cuestiones hispano-americanas. 

Los concursos abiertos son cuatro, y cada uno de ellos co- 
rresponde á una sección distinta de la Unión Ibero-Ame- 
ricana. 

La Comisión permanente de Enseñanza propone la forma- 
ción de un «Compendio de g-eog-rafía económica de los países, 
ibero americanos». 

La Comisión de relaciones comerciales premiará una Me- 
moria sobre los medios de facilitar el desarrollo del tráfico ibe- 
ro-americano. 

La Comisión de política, leg-islación y jurisprudencia pre- 
miará una obra que se titule «Cartilla del emig-rante», en que 
se den las noticias^ consejos, advertencias y recomendaciones 
que más interesa conocer á los españoles que se trasladan á 
las Repúblicas americanas. 

Y la Comisión de Ciencias y Artes se propone premiar un tra- 
bajo acerca de los medios que, con la directa ayuda de la 
Unión Ibero-Americana y de la Asociación de Escritores y Ar- 
tistas, pueden poner en práctica los autores españoles é hispa- 
no-americanos para log-rar que tanto en América como en Es- 
paña se ensanchen los mercados de la producción científica, 
literaria y artística, garantizándose debidamente el fruto del 
trabajo intelectual. 

Cada una de estas Comisiones concederá un premio de 1.000 

T. Tiii.— Julio, 1908. 21 



814 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

pesetas á la memoria que elija en primer término. Al autor del 
trabajo premiado se le reg-alará además 200 ejemplares im- 
presos 'de su Memoria. 

Notas y comunicaciones. — El secretario leyó una carta de don 
Primitivo Artigas, á la que se acompaña, como reg-alo para la 
biblioteca de la Sociedad, un ejemplar de la obra titulada 
«Alcornocales é industria corchera», seg-unda edición, de que 
es autor el ilustre consocio que la remite. 

— El secretario presentó, en nombre de sus respectivos auto- 
res, los trabajos sig-uientes: 

«El cretáceo de Villafranqueza», por D. Daniel Jiménez de 
Cisneros. 

«La célebre caverna de Altamira», por D. Jesús Carballo; y 

«Nota ornitológ-ica», por D. Agustín Cabrera Díaz. 

— El Sr. D. Domingo Sánchez, que en representación del 
Laboratorio de investigaciones biológicas ha asistido á la 
inauguración del de biología marina de Baleares, leyó un tra- 
bajo referente á la instalación de este nuevo centro de estu- 
dios é investigaciones. 

Y no habiendo más asuntos de que tratar se levantó la 
sesión. 

Notas y comunicaciones. 

Nota ornitológica 

POR 

AGUSTÍN CABRERA Y DÍAZ 

En la colección de aves peculiares y de las viajeras por la 
isla de Tenerife que posee mi distinguido amigo D. Domingo 
Bello, existe un cierto número de especies aún no citadas de 
Canarias, cuyo arribo ha tenido lugar, con intermitencia, en 
distintas épocas de los años que han sucedido á la publica- 
ción en los Anales de nuestra Sociedad, en 1893, del catálogo 
de las aves de aquel archipiélago (1). Además de estas especies 



(1) Cabrera (Anatael), Catálogo de las aves del archipiélago canario. (Anal. Soc. esp. 
Fnst. nat., tomo xxii, Mem., págs. 151-220.) 



DE HISTORIA NATURAL. 315 

nuevas para la fauna de Tenerife, en dicha colección se en- 
cuentran otras de las que buscan refug-io en aquellos campos, 
citadas con anterioridad y que por la rareza de las mismas no 
he dudado en enumerarlas en esta corta nota. 

Sig"uiendo la metódica distribución que se hace en el catá- 
logo anteriormente mencionado, las que motivan la presente 
nota se pueden conceptuar comprendidas en la segunda y 
tercera división de las establecidas para las especies viajeras, 
es decir, en las llamadas aves raras, que hacen su aparición 
en determinados años, sin g-uardar un período fijo, y en las 
extraviadas por causas desconocidas, cuya presencia en el ar- 
chipiélago es muy poco frecuente. 

En su mayoría corresponden á especies viajeras ó localiza- 
das en las diferentes provincias españolas, que emigran de 
unas á otras en determinadas épocas del año, ó que bien lo 
hacen al continente africano, de donde es muy probable que, 
arrastradas por grandes temporales, hayan encontrado las Ca- 
narias á su paso, hospedándose obligadamente en las islas de 
este archipiélago. 

En su totalidad, las especies que á continuación enumero 
corresponden á los distintos órdenes de esta clase. 

Circus aeruginosus L. 

Viajera periódica, citada con anterioridad de localidad dis- 
tinta á la en que ha sido cazada últimamente. «Los Rodeos», 
Enero de 1903. 

Scops Aldrovandi Will. (Strix sco2)s L.) 

Especie no citada antes de ahora en aquellas islas y fre- 
cuente en algunas provincias españolas, donde recibe nom- 
bres distintos. Ha sido recogida por primera vez en la Laguna 
(Tenerife) en Marzo de 1903. 

Oxylophus glandarius L. 

Viajera frecuente, de paso accidental en los meses de vera- 
no. Cazada en «Las Mercedes» en Enero de 1907. 

Junx torquilla L. 

Especie mencionada por el Sr. Ernst Hartert en las Novitates 
Zoologicce, t. viii, Octubre de 1901; en Abril y Marzo del mismo 



316 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

año fueron cazados en «Las Lag-unas» dos ejemplares, macha 
y hembra respectivamente. 

Turdus pilaris L. 

De paso accidental, ha sido nuevamente confirmada su pre- 
sencia por un ejemplar recogido en «Las Lag-unas» en Enero 
de 1907. 

Penthetria ardens Bodd. 

No citada antes de ahora en las Canarias, y de la que en 
Ag-osto de 1899 fué cazado un macho en la Punta del Hidalg-o. 

Coccothraustes vulgaris Vieill. 

Especie de las zonas templadas de Europa, que abunda en 
España y pasa al N. de África, siendo viajera accidental en 
Marruecos y Arg-elia, desde donde, probablemente, ha emi- 
g-rado á las Canarias, habiéndose encontrado por primera vez 
un individuo suelto en Tacoronte (Tenerife). En Julio de 1906 
se ha encontrado formando pequeños bandos en el S. de la 
misma isla. 

Otis tetrax L. 

No ha sido mencionada hasta el presente; en Agosto de 1904 
en «Los Rodeos» fueron cazados dos ejemplares, macho y 
hembra respectivamente. La única especie que de este género 
se enumera como sedentaria de Lanzarote y Fuerteventura, y 
que no se encuentra en las otras islas, es la O. hoiibara Gmel, 
vulgarmente llamada Avutarda. 

Cursorius gallicus Gmel. 

Especie que habítalas llanuras del N. de África; localizada 
en Lanzarote y Fuerteventura. Ha sido citada como viajera ac- 
cidental por Tenerife, y en Agosto de 1898 fué de nuevo com- 
probada su presencia por un macho cazado en el «Médano». 

Fratercula árctica Vieill. 

Especie de las regiones boreales que frecuenta las costas 
españolas bañadas por el Mediterráneo, no mencionada de las 
Canarias con anterioridad. En Diciembre de 1898 fué cazado 
un macho en la Punta del Hidalgo (Tenerife). 



DE HISTORIA NATURAL. SH 



Algunos ortópteros nuevos de España, Marruecos y Canarias 

POR 

IGNACIO BOLÍVAR 

Oxythespis maroccana sp. nov. 

Colore stramineo. Caput transversum, compressum; scute- 
Uuin frontale valde transversum superne obtusissime suban- 
^ulato-rotundatum; albescens subtus utrinque fascia fusca ab 
oculos oriunda apposita, palpis albidis. Oculi compressi ex- 
trorsum ang-ustati, ápice tubérculo cónico subspiniformi ins- 
tructi. Antennse filiformes, pallidse, long-issimae, coxas posticas 
superantes, g-riseo pilosfe. Pronotum elong-atum supra coxas 
leviter expansum, marg-inibus anterioribus tenuiter et subin- 
distincte serrulatis, dorso carinato, carina ante apicem eva- 
nescente. Elytra hyalina apicem femorum posticorum vix su- 
perantia; campo marg-inali in tertia parte basali dilatato et 
intus linea fusca ornato. Alse elytra valde long-iores. Pedes 
gracili. Coxse anticfe inermes. Femora antica superne linea 
fusca g-racili, extus sulcata, Itevia. Femoribus intermediis et 
posticis superne carinatis. Articulo primo tarsorum postico- 
rum articulo secundo parum long'iore. Abdomen ápice....? cf . 

Long". corp. cf 35; pron. 9; elytr. 19; fem. post. 10 mili. 

Lat. transv. cap. 4,5 mili. 

Loe. Mog-ador, vii, 1905, M. Escalera. 

De menor tamaño que P. senegalensis Sauss., pero con los 
bordes del pronoto serrulados levemente antes de la dilata- 
ción coxal y los élitros hialinos con una faja neg*ra á lo larg-o 
de la vena radial en toda la long-itud del ensanchamiento del 
campo marginal. Fémures anteriores lisos exteriormente. 

Omocestus femoralis sp. nov. 

Statura mediana. Colore pallide testaceo, fusco vario. Caput 
magnum supra fuscum, plerunque vitta lata media, linea au- 
gusta postoculari nec non strig-a obliqua infra oculos posita 
pallidis. Vértex obtusus, transversus, foveolis rectang-ularibus 
marginibus acutis rectis. Costa frontalis impresso punctata, 
plana, infra ocellum fossulata, apicem versussensim ampliata 



318 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ad apistomatem fere duplo quam ínter antennas latiora. An- 
tennge c? ad coxas posticas 9 ad marg-inem posticum pronoti 
extensas, versus apicem depressiusculse. Pronotum antice 
obtusissime rotundato-truncatum, postice obtuse ang-ula- 
tum; carinis lateralibus in prozonam ang-ulato-inflexis extus 
nigro-velutino limbatis, in metazona retrorsura valde diver- 
gentibus flavis intus strig-a nigra apposita; sulco postico me- 
dio sito; lobis deflexis fusco variis medio pallidioribus. Ely- 
tra cf apicem abdominis 9 ad tertium femorum posticorura 
extensa, testaceo ochracea, área discoidali maculis fuscis et 
prope apicem stig-mate albido ornata, área scapulari raro stri- 
g-a albida, área mediastina <^ 9 long-e ultra médium mar- 
g-inis elytri extensa, área scapulari subparallela saepe fusco 
maculata, venis radialibus reg-ulariter dispositis postice diver- 
g-entibus, área discoidali venis transversis subperpendiculari- 
ter positis spatios subquadratos formantibus, venis ulnaribus 
a basi diverg-entibus, vena axillari cum vena dividente con- 
fluente. Pedes g-riseo pilosi. Femora postica lata, carinis supe- 
riore atque inferior! corapressis arcuatis; supra imperfecta 
tri vel quadri-fusco fasciata, fasciis in área externo media et 
interno media plus minusve extensis, área infero externa flava; 
g-eniculis cum basi tibiarum condylo excepto atris. Tibise 
posticse pallide rufae basi annulo pallido ápice breviter infus- 
catae, spinis ápice nig-ris. 

Long-. corp. cf 14; pron. 2,8; elytror. 8,5; fem. post. 9 mili. 
» 9 18; » 3,8; » 8,5; » 11 » 

Loe. Santiag-o de la Espada, 15-30 Julio, Martínez de la 
Escalera. 

Esta especie es del gTupo del St. petrmis Briss. y recuerda al 
St. Uhagoni Bol., aunque en mayor tamaño y con élitros más 
larg-os, y difiere de todos ellos por la forma de los fémures que 
son robustos y anchos en la base, lo que es debido, en parte, 
á que las quillas superior é inferior son comprimidas, dilata- 
das y arqueadas, sobre todo la inferior. La cabeza, muy gTuesa 
y voluminosa, contribuye también á disting-uirlos y, particu- 
larmente, difiere del 8t. petrmis Briss. por el surco posterior del 
pronoto, que resulta en el medio á consecuencia de ser muy 
obtusa por detrás la metazona, por los élitros más cortos, que 
apenas lleg-an en el cf al ápice del abdomen de modo que 



DE HISTORIA NATURAL. 319 

dejan libre las rodillas posteriores y que en la 9 no llegan á la 
parte estrecha del fémur, por el área mediastina que se pro- 
long-a mucho más lleg-ando casi hasta el ápice y por la colora- 
ción de las tibias posteriores. 

Omocestus Navasi sp. nov. 

Statura media vel major. Colore testaceo, fusco vario, pal- 
lide sig-nato. Caput grossum. Gense g-laucfe. Antennse filiformes, 
elong-atfe. Foveolfe verticis acute delineatse elong-atíie subincur- 
vae. Vitta pallida a fastig-io verticis ad marg-inem posticum pro- 
noti perducta. Pronotum sulco transverso postico fere pone mé- 
dium sito, carinis lateralibus ang'ulo obtuso in medio prozonse 
» inñexis, lineam atram secantibus, margine postico obtussis- 
sime angulato. Elytra in modum St. Antiga et Uhagonis cowñ- 
tructa, in cf abdomen vix breviora prope apicem sensim an- 
gustata unicoloria, fusco testacea, stigma nullo, vena tertia 
radiali perfecte explicata, área discoidal! transverso pluri ve- 
nulata. Elytra in 9 abbreviata, tertio basali femorum postico- 
rum vix superantia, fusca, vitta lata humerali flava ornata. 
Pedes robusti longe griseo-pilosi. Femora postica lata, robusta, 
superne plus minusve fusco biannulata, ante apicem annulo 
pallido, g-eniculis cum basi tibiarum fuscis. Tibise posticse san- 
guineae spinis nigris. Pectus pilis brevibus sparsis vestitum. 
Lamina subgenitalis cT valde incurva ápice pilosa compresso- 
carinata. Válvulas ovipositoris longiusculfe. 

Long. corp. cf 18; pron. 4; elytr. 8,5; fem. post. 12 mili. 
» 9 21; » 4,5; » 7; » 14 » 

Loe. Sierra de Guara (Huesca), 20 de Julio. 

Por su tamaño, poco ó nada menor que el del St. dinotatus 
Charp., se distingue esta especie de las del grupo del 0. Uha- 
goni Bol., y forma con ésta, el O. minutissimiis y el Antiagai Bol. 
un grupo de especies españolas caracterizadas por la estruc- 
tura y la brevedad de los élitros, siendo la nueva especie la de 
mayor tamaño de todas ellas. Bajo este respecto es al O. An- 
tigai al que más se aproxima, pero en esta especie la cabeza 
es notablemente menor y los fémures posteriores son más es- 
beltos que en el O. Navasi, distinguiéndose también por la 
forma de las valvas genitales, que en el Antigai son más pro- 
longadas. Debo, con este motivo, rectificar la posición del An- 



32ó: boletín de la real sociedad española 

iigai en el cuadro de mi «Catálog-o sinóptico», publicado en los 
Anales de Ciencias naturaes, de Oporto, pues debe fig-urar en la 
serie antes que el O. viridulus (L.), por ser en esta especie en 
la que más prolong-adas son dichas valvas, que constituyen, 
por su desarrollo, una excepción en el g"rupo. El O. Navasi es 
alg-o frecuente en las laderas altas de la sierra de Guara, pero 
difícil de cazar por su ag-ilidad. La dedico al P. L. Navas en 
correspondencia á análog-a atención. 

Stauroderus chloroticus sp. nov. 

Colore prasino. Antennse in (^ capite et pronoto unitis ses- 
quilong-iores, in 9 marg-inem posticum pronoti vix superantes. 
Foveolse verticis acute delineatge, elong-atfe. Costa frontalis cum 
vértice rotundato contig*ua punctata, tantum ante ocellum sul- 
cata. Pronotum sulco transverso vix ante médium sito, cari- 
nis lateralibus ad marg-inem anticum et ad sulcum typicum 
8Bque diverg-entibus, medio coarctatis et oblitteratis, pone 
sulcum subcurvatis valde distantibus flavo callosis; intus le- 
viter infuscato limbatis, marg-ine postica obtuse ang-ulata; 
lobis lateralibus raro in prozona ad carinas infuscatis. Elytra 
prasina vel paluda hic illic sub pellucida, in tertia parte api- 
cali macula stig-matica pallida sig-nata, área media maculis 
fuscis linea media formantibus, raro in 9 área ulnari atque 
strig"a scapulari flavis; in cf área mediastina fere usque mé- 
dium elytri extensa, ang-ustissima, lobo parvo a basi valde dis- 
tante, vena adventiva instructo; área scapulari in quarta parte 
apicali evanescente, ampliata, pone médium elytri mag"is dila- 
tata, venulistransversis flexuosisparum reg-ularibusinstructa; 
área interradiali antica illa dimidio ang-ustiore, venulis trans- 
versis parallelis, posterioribus inter se valde distantibus, área 
interradiali postica pone médium elytri súbito ampliata, área 
discoidali, área interulnari vix latiore, in 9 ai*eis scapulari, 
discoidali et interulnari vena irreg-ulari adventicia media ins- 
tructis, área discoidali maculi fuscis seriatis. Pedes antici cum 
pectore g-riseo pilosi, femora postica apicem elytrorum an- 
ting-entia, g-eniculis concoloribus. Tibiae posticae (^ pallide 
sang-uinese 9 virescentes. Abdomen flavum. 

Long-. corp. (^ 17; pron. 3,5; elytr. 14; fem. post. 10,5 mili. 

» 9 21; » 4,5; » 17; » 13,5 » 

Loe. Santiag-o de la Espada, Martínez de la Escalera! 



DE HISTORIA NATURAL. 321: 

Por SU coloración recuerda las especies del g-rupo del St. dor- 
satus, pero pertenece á los Stauroderus y es afin al bicolor y al 
Mgutíídus, al lado de los cuales debe colocarse por las propor- 
ciones del protórax, siquiera lametazona sea apenas más larg-a 
que la prozona. Pudiera colocarse en el g-rupo del apicalis, pero 
las quillas del pronoto son ang-ulosas en la prozona; las tibias 
posteriores del ¡^ son rojas y el seg-mento subgenital es 
obtuso. 

Stauroderus Ariasi sp. nov. 

Colore rufo testaceo, fusco varieg-ato. Antennse in cf capite et 
pronoto unitis sesqui long-iores, in 9 marg-inem posticum pro- 
noti vix superantes. Foveolse verticis in 9 iutus obtusatíe sub- 
obsoletiusculsB. Costa frontalis cum vértice rotundato contig-ua, 
lata, convexa, punctata, marg-inibus obtusatis, ante ocellum 
sulcata. Caput superne nig-ro lineatum, fastig^io transversum 
in 9 valde obtusum, transverso impressum. Pronotura sulco 
transverso haud vel vix 9 ^iit^ médium sito; carinis laterali- 
bus in prozona curvatis antice posticeque fequaliter diverg"en- 
tibus medio haud oblitteratis, pone sulcum rectis valde diver- 
g-entibus raro fasciam atram secantibus. Elytra apicem femo- 
rum parum superantia, obscurata, fusco adspersa, stig-ma g-ri- 
seo in tertia parte apicali sito plerumque oblitterato. Área 
mediastina cf ante médium evanescente lobo parvo a basi dis- 
tante vena adventiva subnulla, área scapulari reg"ulariter et 
valde ampliata, venulis transversis numerosis rectis reg-ulari- 
ter dispositis, apicibus infuscatis, aréis interradialibus usque 
médium aequaliter ampliatis, pone médium área post radiali 
latiore, venulis transversis parallelis reg'ulariter dispositis, in 
parte dilatata areíe interradialis antica areolis tribus mag"is 
sed parum elong-atis. Aréis discoidalietinterulnariad médium 
eiytri seque latis. Pedes antici pectoreque long-e et griseo 
pilosi. Femora postica extus fusciora superne indistincte fas- 
ciata, carinis fusco punctatis, g-eniculis concoloribus, intus et 
subtus flavescentia, basi intus strig'a fusca. Tibise posticse pal- 
lide sang-uinese. Abdomen superne sang-uineum subtus citri- 
num, seg-mentis tribus basalibus atrinque macula fusca. In 9 
seréis scapulari, discoidali et ulnari elytrorum irreg-ulariter 
venosis, venulis transversis plurimis connatis vena longitudi- 
nali flexuosa valde irreg-ulari formantibus. 



322 boletín de LA KEAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Long-. corp. cf 16; pron. 3; elytr. 14,5; fem. post. 10 mili. 
» 9 22; » 4,5; » 19; » 15 » 

Loe. Sierra de Gredos, Arias. 

Esta especie es de gran tamaño é ig-uala á los mayores ejem- 
plares del Mguttiilus, pero corresponde con el anterior á un 
g-rupo que podría colocarse entre el Unotatus Charp. y el a-pi- 
calisU. Sch.; la coloración es obscura, pero variada de unos 
ejemplares á otros; los fémures posteriores llevan por encima 
fajas obscuras transversas, poco manifiestas y que faltan 
en muchos ejemplares; es afin, por muchos caracteres, al 
Saulcyi Krauss, pero es mayor, con los élitros más larg-os, las 
áreas externas más fuertemente ensanchadas en el cf" y las ro- 
dillas posteriores no enneg-recidas. 

Ha sido hallada en la excursión á Gredos realizada última- 
mente por el Sr. Arias, colector del Museo, á quien me com- 
plazco en dedicarla. 

Thalpomena Sauss. 

Hasta hace poco tiempo solo era conocida una especie del 
g-énero Thalpomena Sauss., constituido para la (E dipoda Alge- 
riana Luc, pero hace alg-unos años el Dr. Krauss ha dado á 
conocer otra especie de Canarias, la Th. Picteti, de Tenerife (1). 
Ambas las conozco y con ellas existen en mi colección y en la 
de la Sociedad, procedentes de las expediciones por Marrue- 
cos y Canarias de los Sres. Martínez de la Escalera, H. -Pache- 
co, los hermanos Cabrera y Aranda, otras especies que no sólo 
aumentan el número de las de este g-énero, sino que permiten 
disting-uir g-enéricamente las especies africanas de las cana- 
rias, para las que propong-o el nombre de Fortunata y que es- 
tablecen el tránsito á los Sphingonoius Fieb,, como lueg-o diré. 

Las expediciones de nuestros consocios, tanto por lo que res- 
pecta á la fauna, como á la g-ea completan y amplían conside- 
rablemente nuestro conocimiento de ambas regiones y muy 
especialmente de las islas Canarias. El viaje del Dr. Krauss, 
en compañía de los Sres. Brunner von Wattenwyl, de Viena, 
y A. Pictet, de Ginebra; el del profesor O. Simony, de Viena, 
y el del Dr. A. Konig-, de Bonn, realizados en los años 1883 



(1) Sj'stematisches Verzeichnis der canarischen Dermapteren und Orthopteren 
mit Diagnosen der neuen Gattungen und Arten (Zoolog. Ameiger, n» 390, 1892). 



DE HISTORIA NATURAL. 323 

al 90, han tenido dig-na continuación en los de los citados na- 
turalistas españoles, y la Sociedad y su Comisión del Noroeste 
de África, deben estar satisfechas de que no se deba única- 
mente á los extranjeros el conocimiento de la Historia natural 
de aquellas provincias de España. 

Thalpomena algeriana Luc. var. coeruleipennis Finot. 

Esta especie, representada por la variedad indicada, ha sido 
hallada en Marruecos (Marraquesh) por el Sr. Escalera. Con- 
serva la forma g-eneral del tipo y se diferencia principalmente 
de él por la coloración azul de las alas y por la menor exten- 
sión de la banda parda de las mismas, de la que, en alg-unos 
ejemplares, apenas quedan vestigios. 

Fortunata gen. nov. 

A g-en. Thal'pomena prsecipue diífert; vértice antice haud 
producto dorso pronoti postice rectángulo parum producto, ca- 
rina media prozonse inter sulcos transversos interrupta sed in 
prozona explicata; elytris longioribus atque angustioribus 
vena intercalata fere recta; femoribus minus latis. 

Las tres especies (Thal'pomena Picteti Krauss, Pachecoi 
Bol. y suMavis Bol.), difieren de las africanas por tener el pro- 
noto rectangular y poco prolongado posteriormente, menos 
aplanado, por lo que no se separan claramente el dorso y los 
lóbulos laterales como en las africanas que parecen poseer, 
por esto, quillas laterales. Además, en las de Canarias la qui- 
lla media del pronoto está interrumpida entre los surcos de la 
prozona, y la vena intercalar de los élitros es recta y no fuer- 
temente encorvada en forma de ese como en las otras especies, 
por esto la prozona es cilindrica y la metazona más elevada 
y menos convexa, lo que se ve bien examinándola por delante. 
En consideración á estos caracteres propongo se forme otro gé- 
nero con las especies canarias y para denominarle creo opor- 
tuno el nombre que encabeza estas líneas. 

Poseo la Th. Picteti Krauss por envío del Sr. Brunner de 
Watenwyl, de Viena, y también por haberme proporcionado 
un ejemplar cf el Sr. D. Anataél Cabrera, infatigable explo- 
rador de aquellas islas, de quien todos cuantos nos dedicamos 
á estos estudios hemos recibido pruebas de la generosidad y 
desprendimiento que le caracterizan. 



dstí boletín de la real sociedad española 

Fortunata Pachecoi sp. nov. 

Colore g-riseo fusco vel ochraceo. Caimt nigro punctatum, 
verticis scutellum impressum medio haud carinatum; costa 
frontalis marg-inibus parallelis ad verticem haud coarctata Ín- 
ter antennas medio carinulata ante ocellum subang-ustata et 
cum fronte confusa. Antennse nigro annulatae. Pronotum valde 
rug-oso scabrum, margine antico supra capitem lobo ele- 
vato truncato, carina media in prozona antice compressius- 
cula, Ínter sulcos oblitterata, sulco secundo in medio interrup- 
to, sulco typico in dorso leviter impresso, ante sulcum tu- 
berculis duobus inter se parum distantibus, metazona valde 
rugosa medio carinulata, lobi deflexi extus prope angu- 
lum anticum sinuati, ang-ulo postico extus obtuso postice ro- 
tundato, marg-ine postico nig-ropunctato. Elytra ante médium 
fascia lata transversa pallida, pone médium imperfecte fusco 
fasciata. Vena intercalata venae medise appropincuata pa- 
rum explicata. Alie coerulescentes, pone médium fascia trans- 
versa fusca bi subinterrupta antice transversa postice cúrvala 
a marg-ine postico remota postice intus attennata. Femora 
postica carina superiori compressiuscula elevata subundu- 
lata ante apicem depressa, extus fusco varia ante apicem an- 
nulo fusco virescentis; intus fusca ante apicem pallide annu- 
lata. Tibige posticse subcoerulese. Tarsi pallidi. 

Long-. corp. cj" 15; pron. 3; elytr. 16; fem. post. 7,5 mili. 
» 9 22; » 4; » 22; » 10,8 » 

Loe. Lanzarote, Hernández-Pacheco, Cabrera; Mog-ador 
(Marruecos), Escalera, vii, 1905; Marruecos, Vaucher. 

El nombre que doy á esta especie servirá para recordar el 
viaje á estas islas de nuestro colega el intelig-ente g-eólog-o 
Sr. Hernández-Pacheco. Los ejemplares de Marruecos difie- 
ren muy poco de los de Lanzarote y no sé si las diferencias 
que presentan serán ó no constanies. La más importante con- 
siste en que el escudete del vértex, que en el tipo está como 
tumefacto en la parte anterior, presenta en estos ejemplares, 
bien simuladas, las quillas laterales, así como otra en el me - 
dio y, además, en alguno se ve en la parte más elevada de 
aquella región, un pequeño pliegue á cada lado, próximo á la 
órbita interna del ojo. 



DE HISTORIA NATURAL. 325 

Fortunata sublfevis sp. nov. 

Th. Pachecoi valde affinis sed statura graciliore atque mi- 
nus rug'osa; costa frontalis ab verticem distincte coarctata. 
Pronotum siilcis ómnibus fere continuis, marg-ine antico levi- 
ter supra capitem productum, tuberculis discoidalibus indis- 
tinctis; metazona sublíevis carinula media distincta; lobis late- 
ralibus extus prope ang'ulum anticum indistincte sinuatis. Ely- 
tra long-iora, vena intercalata recta, perfecte explicata, apicem 
versus sensim ad venan radialem appropincuata. Alse limpidíe 
subcserulescentes fascia fusca arcuata diffusa posíice evanes- 
cente. 

Long-. corp. cf 16; pron. 2,8; elytr. 17; fem. post. 7,5 mili. 
» $ 20; » 4; » 22; » 10,5 » 

Loe. Gran Canaria, Cabrera. 

Esta especie es muy afín á F. Picieii Krauss, pero en ésta 
la prozona lleva á cada lado un plieg-ue ó quilla que falta en 
la que describo y, además, las alas carecen en la Picteti de 
faja negra, que existe en ésta. Por su forma pudiera confun- 
dirse con un Sphingonotus. 

Acrotylus longipes Charp. var. rosea nov. 
AlfB. vitreíe basi rósese. 

Loe. Marruecos: Casablanca, Mog-ador, vii, 1905. 
En lo restante no difiere del tipo. 

Pamphagus deceptorius Bol. var. Segurensis nov. var. 

Corpore minus rug'oso, erosulo; antennis brevioribus basi 
latioribus articulis usque médium extus distincte compressis; 
tibiis posticis latere interno usque ad apicem nigro coeruleis, 
prosterni tubérculo laminato ápice truncato vel subemarg'ina- 
to; lamina subg-enitalis (^ apicem versus sensim ang-ustata 
marg-inibus superioribus haud sinuatis. 

Loe. Molinicos, Elche de la Sierra (Sierra de Seg-ura), No- 
viembre, Martínez de la Escalera. 

Varios ejemplares. Refiero á la misma variedad otros ejem- 
plares procedentes de Fiñana en la Sierra Nevada, recog-idos 
también por el Sr. Escalera á pesar de ser tan distinta la 
procedencia. 



boletín de la keal sociedad española 

Tmethis maroccanus sp. nov. 

Depressus, granosus, gríseo canescens. Caput valde grano- 
sum. Vértex declivis concaviusculus punctis impressis subfo- 
veolatis hic illic notatus. Costa frontalis ang-usta, subsulcata, 
marg-inibus callosis ad ocellum dilatata. Pronotum mag-num 
totum granosum, prozona obtuse carinata in ¡¿^ magis com- 
pressa et postice abrupte truncata, in 9 baud trimcata, meta- 
zona depressa prsecipue in 9 late triang-ularis atque postice 
mag-is quam in ¿^ rotundata, albido cincta, ante angulum pos- 
ticum infuscata; lobis lateralibus vermiculosisprope marg-inem 
posticum plicato g-ranosis, marg-ine inferiere pone médium ar- 
cuato et gríseo piloso. Elytra in (j^ apicem femorum postíco- 
rum parum long-íora in 9 haiid attingentia dílute ochracea 
fusco varía. Alae dimidio antico subhyalínse, venís basalíbus 
roséis, apicalibus fuscis, campo radiato intense roseo, fascia 
lata fusca in maculas 3 soluta oblíque posíta, retrorsum ang-us- 
tata a medio marg-ine antico usque lobum tertium externum 
extensa. Feínora postica, valde compressa, g-ranosa, marg-íni- 
bus gríseo pilosis, superne irreg-ulariter denticulata, intus Ise- 
vía, flava, pagina interna late coerulea. Tibise posticae ñavae, 
extus grisese coeruleo punctatse. 

Long. corp. cf 28; pron. 8,5; elytr. 24; fem. post, 13,5 mili. 

Long. corp. 9 44; pron. 12; elytr. 24; fem. post. 23; lat. fem. 
basi 9 mili. 

Loe. Marruecos: Marraquesh, iv, 1907, Martínez de la Es- 
calera. 

Var. Incristata. 

Prozona pronoti haud cristata, tantum obtusissime tectífor- 
me gíbbulosa. 
La misma procedencia. 

Pyrgomorpha Maruxlna sp. nov. 

Prasina. Caput superne transverso distíncteque rugoso-línea- 
tum, carina medía acutiuscula. Fastigium verticís antíce ob- 
longo rotundatuin in 9 lateríbus subsínuatís, temporíbus con- 
cavíusculís plerumque purpuréis, antíce longitudíne oculorum 
subbrevíus. Frons valde oblíqua minute granulosa sulco me- 
dio augusto percurrentí. Antennís dístincte deplanatís, purpu- 
réis vel gríseís fusco varíegatis. Pronotum antíce víx, postice 



DE HISTORIA NATURAL. 327 

mag-is rotundatum, dorso planiusculo ang-usto, in proz. gra- 
nuloso, in metaz. rug-uloso, carinis tribus acutis media per- 
ducta recta, lateralibus continuis, tantum a sulco typico dis- 
tincte pone médium sito dislocatis, ante médium introrsum 
curvatis. Lobis deflexis, subtus fascia in Q ang-usta in cf la- 
tiore et intus linea nigTa terminata albida ab oculos oriunda, 
marg-ine postico semicirculariter sinuato, inferiori subsinuato, 
ang-ulo postico truncato-rotundato, in 9 brevissime dentato. 
Elytra valde abbreviata basi femorum in (j^ vix, in 9 parura 
superantia, lanceolata precipue in 9 acuta, viridia vel purpu- 
reo tincta. Pedes concolori, fascia laterali albida pronotali 
usque basi femorum intermediarum nec non per lateren infe- 
riorem femorum posticorum usque apicem árese medise exter- 
nas ducta. Tibise posticse spina apicali externa nulla. Lamina 
supra analis cf trig-ona, elong^ata^ convexa, laevia, cercorum lon- 
g-itudinis. Lamina subg'enitalis cf a latere visa postice rotun- 
dato truncata. Valvulíe ovipositoris breves superiores rug-osse 
extus crenulatse. 

Long-. corp. cf L5; pron. 2,8; elytr. 2,5; fem. post, 8,5 milL 
» 9 26; » 5,5; » 7; » 13 » 

Loe. Mog-ador, Martínez de la Escalera. 

Pyrgomorplia Candidlna sp. nov. 

Griseo fusca, candido pruinosa, Diífert a Maruxinse statura 
minore atque g-raciliore. Capite superne pone oculos cf 9 atrin- 
que sulco obliquo, oculis mag-is rotundatis, fastig-io ante ocu- 
los minus producto; pronoto dorso ang-ustiore, carinis latera- 
libus mag-is sinuatis, ante sulcum typicum interruptis vel obli- 
teratis, prozona tantum in c^ lateraliter carinata sed carinis 
antrorsum oblique productis et in tuberculis solutis, lobis de- 
flexis g-ranulis albis raris instructis, inferné (^ 9 fascia lata 
alba callosa granosa, subtus sinuata ante ang-ulum posti- 
cum in dentem producta, ang-ulo rotundato, marg-ine postico 
subang-ulato exciso; elytris long-ioribus et acutioribus, femo- 
ribus posticis extus liaud albido fasciatis, valvulis ovipositoris 
compressis superioribus superne g-ranosis. 

Long-. corp. (^ 14; pron. 3; elytr. 2,8; fem. post. 7,5 mili. 
» 9 22; » 4,2; '» 5,5; » 11 » 

Zoc. Mog-ador, Martínez de la Escalera. 



a28 boletín de la real sociedad española 

Pyrgomorpha procera sp. nov. 

. A Candidince differt statura multo majore, colore ochraceo 
vel gríseo fusco, carina occipitali obtusiuscula, postice sub- 
oblitterata; carinis pronoti compressiusculis sed obtusis, mar- 
g-ine inferiere loborum valde sinuato: elytris acutioribus venis 
ómnibus precipue vena radiali elevato exsertis; abdomine su- 
perne compresso-subcristato; lamina subgenitalis cf minus 
rotundata, acutiore. 

Long-. corp. ¿^ 22; pron. 4,5; elytr. 6; fem. post. 11,5 mili. 
» 9 34; » 6,5; » 9,5; » 16 

Loe. Mazag-án, vi, 1907, Martínez de la Escalera. 

Pyrgomorplia acute geniculata sp. nov. 

Statura magna, colore badio. Aífinís P. jwocerce sed pronoto 
postice obtuse angulato, carinis metazonse retrorsum conver- 
g-entíbus, elytris usque médium femorum posticorum exten- 
sis, geniculis posticis superno utrínque acute productis 
differt 9. 

Long. corp. 9 29; pron. 7; elytr. 11,5; fem. post. 15,5. 

Loe. Marruecos: Casablanca, Martínez de la Escalera. 

Thisoicetrus Charpentieri Stál, 

Hace muchos años me ocupé en esta misma publicación en 
establecer las diferencias entre el Caloptemis plorans Charp. y 
el litloralis Rb., que Fischer consideraba como una misma es- 
pecie, y aquella separación se ha consolidado hasta el punto 
de que las dos especies figuran hoy en g-éneros distintos: 
Euprejwcnemis ¡Jlorans Charp. y Thisoicetrus Httoralis Rb., g-é- 
neros cuya característica creo debe establecerse atendiendo 
á la forma de los cercos del (f mejor que al número de espi- 
nas de las tibias posteriores. 

Voy á tratar ahora de distinguir otras dos especies que vie- 
nen confundiéndose en una sola, á mi parecer injustificada- 
mente, y son el Thisoicetrus Httoralis Rb. y el Charpentieri 
Stál. Brunner las ha reunido en su mag-istral Prodr. der Euro- 
peischen Orthojrteren, y la gran autoridad de este insig-ne autor 
y la falta quizá de ejemplares de una y otra no ha permitido 
á Finot y otros ortopterólogos que han estudiado este grupo, 
apreciar las diferencias que entre ellas existen. Por mi parte, 



DE HISTORIA NATURAL. 329 

lie pasado larg-o tiempo sin conocer el Charpentieri; pero, por 
fin, lo he recibido de varias procedencias y últimamente de 
una localidad española, que es la Sierra de Bacares, de donde 
me lo ha proporcionado el Sr. Escalera. Los primeros que re- 
cibí, con el nombre por cierto de T. UUoralis Rb., eran de Ar- 
g'elia'y tenían para mí el inapreciable valor de proceder de 
M. Finot y servir para demostrar que la especie citada en los 
Orthoptéres de la Faime de la Algérie no es esta sino el 
Charjpentieri Stal, y á ella en efecto se refieren, como los 
que poseo procedentes de Kebili y Fatuasa (Vibert), Alexan- 
dria (Ceconi), Egipto, Pirámide xii (H. Rolle) y Fayoum (Pie), 
Persia, Susa y Marraquesh, Escalera, al paso que al UUoralis 
corresponden únicamente los ejemplares de la región oriental 
de]España. 

Las diferencias son tan notables que no habrá quien no dis- 
tinga las dos especies de primera intención, y se necesita haber 
visto sólo una de ellas para pretender su reunión, y si es ver- 
dad que Stál las separa tan sólo por el número de espinas 
de las tibias posteriores, hay otros caracteres, además de éste, 
que distinguen ambas especies. 

This. UUoralis Rb. — Es de forma más esbelta y prolongada, 
la quilla frontal es más ancha, convexa transversalraente y 
lisa, con sus bordes paralelos desde el estema medio, perdién- 
dose antes de llegar al epístoma; el vértex entre los ojos es do- 
ble más ancho que el espacio que media entre los dos prime- 
ros surcos del pronoto; las quillas laterales de éste son rectas, 
los élitros pasan bastante de las rodillas posteriores y son cla- 
ros con fajas irregulares obscuras; los fémures son filiformes 
en su último tercio y las tibias tienen 15 ó 17 espinas en el 
lado externo y 12 ó 14 en el interno, rojizas en la base como 
las tibias; además, los fémures presentan en el área externo 
media tres manchas negras colocadas junto á la quilla supe- 
rior, de las que las dos primeras no se prolongan sobre la cara 
supero externa. 

This. Charpentieri Stál. — Es de forma más gruesa; la quilla 
frontal se estrecha sensiblemente por delante del estema y sus 
bordes son bien acusados hasta el epístoma; es plana trans- 
versalmente y punteada; el vértex entre los ojos es más fuer- 
temente escotado y apenas de doble anchura que el espacio 
que media entre los surcos 1." y 2.° del protórax; las quillas 

T. viii.-Julio, 1908. 22 



930 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

laterales del pronoto son más irreg-ulares, menos rectas; los 
élitros no pasan de las rodillas posteriores ó pasan ligera- 
mente y su coloración es más obscura ó están salpicados de 
pequeñas manchas; los fémures son cortos, poco esbeltos y en 
el área media externa no tienen manchas regularmente dis- 
puestas, aplicadas á la quilla superior, y llevan dos fajas trans- 
versas, más ó menos perceptibles, sobre las caras dorsales, una 
en el medio y otra situada un poco después; las tibias poste- 
riores, por fuera, llevan 12 ó 13 y por dentro 11 espinas; rara 
vez 13, con la base blanca. 

Como he dicho, el Th. littoralis, citado de Arg-elia por M. Fi- 
not, se refiere al Charpentieri Stál, y el littoralis Rb. verdadero 
solo lo he visto de España. 

Uromenus Agarenus Bol. 

Recog-ida en Ceuta por primera vez, ha sido después encon- 
trada en Tánger. De esta última localidad procede un cf traído 
por el Sr. Escalera. 

Uromenus rhomblfer sp. nov. 

Siccus brunneo testaceus. Caput parvum. Fastigium verticis 
valde compressum superno sulcatum, excavatum; fastigium 
frontis granuliforme. Frons utrinque costata. Pronotum antice 
rugosum, postice ruguloso-variolosum, sulco transverso primo 
curvato valde impresso, sulco secundo recto fere in medio vel 
bis pone médium pronoti impresso, metazona parum elevata 
medio tantum prope margñnem posticum breviter carinata, pos- 
tice obtusissime sinuata; lobis deflexis ang-ulo acuto insertis, 
excavatis, margine inferiore pallido, subrecto, ángulo postico 
rotundato. Elytra subpronoto máxima parte abscondita, nigra, 
pallide venosa, vena radiali callosa, margine late expanso, 
regulariter nigro areolato. Pleurse flavo oblique fasciatse. Pedes 
elongati. Femora postica margine externo pone médium, in- 
terno toto spinosa. Segmentara anale (f magnum transver- 
sum, postice utrinque supra cercos convexiusculum. Lamina 
supraanalis cognata, longe producta, multo longiora quam la- 
tiora, rhomboidali, excavata basi coarctata et marginibus in- 
crassatis, ante médium latissima, deinde apicem versusgrada- 
tim angustata, et ápice breviter excisa, a latere visa apicem 
^ ersus deorsum curvata. marginibus verticaliter deflexis Ion- 



DE HISTORIA NATURAL. 331 

g-itrorsum sulcatis. Cerci conici, extrorsum ducti, extus com- 
pressi et ápice recurvo, ung-uiciilo nigro terminati. Lamina 
subg-enitalis ápice valde siuuata, styli long-iusculi. cT Seg-men- 
tum 7 ventrale medio incrassato rugosum. Ovipositor pronoto 
plus triplo long-ior, subrectus, basi subtus bidentatus. 

Long-. corp. cf 28-35; pron. 7,5-9; tibiar, ant. 9-11; fem. post. 
18-20 mili. 

Long". corp. 9 35,40; pron. 7; tibiar, ant. 11; fem. post. 21; 
ovipos. 30 mili. 

Loe. Marruecos: Mazag-án, Escalera, vi, 1907.— Las dimen- 
siones menores corresponden á ejemplares que parecen formar 
una raza más pequeña. 

Especie del g'rupo del Ur. agarenns Bol. y muy semejante á 
él por la forma de la placa supranal; entre dicha especie y el 
mauretanicus Sauss. por su tamaño y restantes caracteres. Es 
interesante este g-rupo de especies de Marruecos por la disposi- 
ción de los cercos, que siendo cónicos en su conjunto aparecen 
como deformados, dirig-iéndose hacia afuera y comprimién- 
dose hasta hacerse casi foliáceos y encorvándose después rá- 
pida y violentamente en la terminación, que forma un g'ancho 
negro y aguzado. El oviscapto, que en el agarenus tiene en la 
base una gibosidad informe, en esta especie se prolonga en 
una especie de tenedor de dos dientes dirigidos hacia adelante. 

Ephlppigera tseniata Sauss. 

Esta especie, conocida solo de Marruecos, existe también en 
Algeciras, donde la ha recogido en abundancia el Sr. Escalera 
ím Junio de 1905, á su paso para África. Saussure no ha preci- 
sado la reg'ión de Marruecos donde existe, pero el Sr. Escalera 
la ha cogido en Mazagán y en Táng*er, en Junio, y en Asimul; 
en mi colección existe una larva que recog-ió el Sr. Lauffer 
en los alrededores del Fondac, por lo que puede asegurarse 
que es la especie más esparcida de todas las de Marruecos. 

La 9 tiene un pequeño tubérculo en el centro de la séptima 
placa abdominal, muy obtuso en algunos ejemplares; también 
hay diferencias entre ellos por la forma del tubérculo del vér- 
tex, que es obtuso y con una fosita por encima en unos ejem- 
plares y comprimido, bastante agudo y surcado en otros, pero 
estas diferencias, así como las del tamaño, se observan en 
ejemplares de las mismas procedencias. 



332 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Ephippigera andalusica Rb. var. levantina mihi. 

Statura minore. Elytra grosse reticulata sed areolis distinc- 
tis mediocribus, margine externo expanso, areolato, 

Long-. corp. cf 33; pron. 9,5; fem. post. 22 mili. 

» 9 31; » 10; » V ovipos. 29 mili. 

Loe. Cartag-ena, Sánchez Gómez; Vélez Rubio, Martínez de 
la Escalera. 

Ephippigera (Steropleurus) Martorelli Bol. var. angulata mihi. 

Yiridis flavo fuscoque picta. Pronoto medio vade ampliato 
carinis lateralibus compressis, crasis, acutis, retrorsum dis- 
tincte converg-entibus; sulcis valde impressis, sulco antico 
nig-ro; metazona grosse reticulata margiuibus flavo nigroque 
pictis, lobis deflexis distincte concaviusculis. Elytris parce 
areolatis máxima parte flavescentibus cf $. 

Long. corp. cf 27; pron. 8,5; fem. post. 19 mili. 

» 9 27; » 9; » 21 » ovipos. 20 mili. 

Loe. Molinicos, Martínez de la Escalera. 

Difiere del tipo por el tamaño algo menor, la viveza de la 
coloración, la forma del pronoto que es más ancho en el medio; 
anguloso, con las quillas salientes, los lados cóncavos y la 
metazona más estrecha hacia atrás. 

Pycnogaster Inermis Rb. 

La distinción de esta especie y del Sánchez Gomeii Bol. no se 
había establecido definitivamente, por lo que respecta á las 
99, por falta de ejemplares de aquella especie, que pudieran 
considerarse como iguales á los que sirvieron á Rambur, como 
pueden serlo los recogidos por el Sr. Martínez de la Escalera 
en Sierra Nevada y los que me ha enviado vivos á fines de 
Agosto D. Alfonso de la Cámara, de igual procedencia, y que 
han sido hallados por él mismo en una excursión verificada 
con el solo objeto de proporcionarme ésta y otras especies de 
aquella Sierra, no siendo esta la primera vez que emplea su 
actividad y buen deseo en beneficio de la Entomología. Las 
diferencias entre estas especies, por lo que afecta á las 99> 
pueden reducirse á las siguientes: 

P. inermis Rb. — Tamaño mayor, formas más robustas, ca- 



DE HISTORIA NATURAL. 333 

béza muy abultada; pronoto con los lóbulos laterales más rá- 
pidamente estrechados hacia atrás, abdomen por debajo con 
elevaciones cónicas de poca altura sobre tres de los segmentos, 
ó sea en el centro de las placas que los representan, esta ele- 
vación falta en el último segmento; placa infrag-enital con dos 
quillas oblicuas que parten de la base y divergen hacia atrás, 
perdiéndose en los lados de la placa, y dos gruesos tubérculos 
vesiculares junto al borde posterior á lo largo de este mismo 
borde; oviscapto más largo y agudo. 

Las dimensiones de los ejemplares 99 son: 

Long. corp. 41; pron. 12; fem. post. 19; ovipos. 36 mm. 

P. Sanche: Gomezi Bol.— Solo lleva tubérculo la penúltima 
placa del abdomen, y las quillas oblicuas de la placa infrage- 
nital son casi transversas, no nacen en el borde anterior de 
la placa y los tubérculos del borde posterior son deprimidos 
pequeños, formando como una especie de engrosamiento gene- 
ral de todo el borde. 

Los Pycnogaster de Andalucía corresponden á tres especies, 
de las cuales la más oriental es el P. Sánchez G-omezi Bol.; ocu- 
pa el centro el P. inermis Rb., que está acantonado en las al- 
turas de Sierra Nevada desde Fifiana á Bacares y, por fin, en 
la provincia de Cádiz se encuentra el P. Fmoti Bol. var. gadi- 
tanus Bol., que se extiende por Marruecos y Argelia hasta 
Oran. 

Odontura spinulicauda var. maroccana sp. nov. 

0. spinuHcauda Rb. valde afSnis sed pronoto cf distincte 
longiore; lobis lateralibus elongatis ad dorsum linea albida 
extus nigro marginata apposita, margine infero, recto, me- 
dio obtusang'ulo deinde obliquo; elytris longioribus valde ru- 
gosis, superne campo discoidali base macula nigra ornato, in 
9 elytra tota rugosa, planata, postice truncata, ang-ulis rotun- 
datis, diraidio pronoti longiora; pedibus longioribus. 

An mera varietas? 

Long. corp. (^ 15; pron. 3; elytr. 3,8; fem. ant. 8; post. 
18 mili. 

Long. corp. 9 19; pron. 4; elytr. 2; fem. ant. 8; post. 19; 
ovip. 6 mili. 

Loe. Marraquesh, 4, 1907. 



añi BOLETÍN DE LA EEAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Es más robusta que el tipo, los lóbulos laterales del pro- 
noto son más larg-os y los élitros mucho más rug-osos. 

Pterolepis minusculus sp. nov. 

Statura parva. Colore testaceo, fusco ornato. Frons fusco- 
marmorata. Pronotum dorso antice posticeque truncatum; vitta 
lata pallida long-itudinali fusco strig-osa; lobis deflexis fusco 
castaneis, marg-inibus inferioribus posterioribusque ang-uste 
pallide incrassatis. Elytra brevissima pronoto dimidio brevio- 
ra postice truncato subrotundata, grisea, venis incrassatis ni- 
gris. Pedes pallide testacei dilute fusco variegati. Feraora 4 
antica superno prope apicem annulo fusco-nigro ornata, iner- 
mia. Femora postica spinis raris. Tibise spinis basi macula 
fusco-nigra apposita. Abdomen dorso utrinque fascia fusca or- 
natum. Ovipositor fere rectus levissime incurvus. Lamina sub- 
genitalis lobis costatis approximatis et acuminatis 9- 

Long. corp, 9 17; pron. 3,5; elytr. 1,8; fem. post. 17; ovip. 
12 mili. 

Zoc. Marruecos: Mogador, vii, 1905, Escalera. 

El más pequeño de los Pterolepis, no mayor que el Antaxms 
Kraussi Bol. y parecido, por su aspecto y coloración á esta es- 
pecie, pero la de que se trata es un verdadero Pterolepis. Solo 
be visto un ejemplar 9- 



Especies nuevas de «Dorcadion» de España 

POB 

MANUEL M. DE LA ESCALERA 

D. auripenne esp. n. — Loe. Cuenca del Ayllón. 

Cuerpo y talla del D. Gfraellsi', costilla media protorácica 
sin surco, lisa, ancha y saliente, flanqueada por dos profundos 
y estrechos surcos cubiertos de pubescencia blanca y dos ca- 
llosidades igualmente lisas, anchas y salientes, enteras, desde 
la base al borde anterior; élitros sin espacios infrahumerales 
desnudos, totalmente cubiertos por una pubescencia rojo do- 
rada, apenas ensombrecida cerca de la base á lo largo de la 
sutura blanca como lo es la faja linear humeral y la margi- 
nal entera y otra corta hacia el medio del élitro que, naciendo 



DE HISTORIA NATURAL. 335 

en la base, se borra poco después; antenas y patas rojizas. Pró- 
ximo á B. cinereum en las formas albinas y á Graellsi en las 
formas melánicas. 

D. incallosum esp. n. — Loe. Cuenca del Riaza. 

Cuerpo y talla del D. Graellsi; costilla media protorácica 
ancha, lisa y saliente, sin asurcar, flanqueada por dos fajas 
pubescentes blanco ag-risadas, poco limitadas, pero dejando 
dos zonas adyacentes desnudas desde la base al borde ante- 
rior, neg-ro mate y profundamente punteadas con los puntos 
redondos y aislados ó apenas confluentes y otras dos fajas 
ag-risadas cubriendo los tubérculos laterales; á veces se nota 
tendencia en las zonas calvas á la aparición de callosidades, 
pero que jamás son brillantes ni salientes; élitros totalmente 
pubescentes con fajas blancas estrechas sutural y marg-inal, 
otra humeral alg-o más ancha y entera como las anteriores y 
otra basilar corta equidistante de las sutural y humeral; el res- 
to del élitro con la pubescencia gris, dorada ó pardo obscura 
uniformes; patas y antenas rojizas. Afín de la anterior y de 
pnmiosum. 

D. pulvipenne esp. n. — Loe. Cuenca del Duratón. 

Cuerpo y talla del D. Cfraellsi; costilla media protorácica, 
ancha, lisa y saliente, flanqueada por dos fajas pubescentes 
densas, blanco ag-risadas, y otras dos pulverulentas más obs- 
curas que dejan ver á trozos el fondo mate punteado, en el 
que á veces se presentan vestigios de callosidades; élitros to- 
talmente pubescentes con la sutura y marg-en pubescentes de 
blanco sucio, así como la faja humeral, más anchas todas que 
en Graellsi y una corta basilar fina equidistante de las sutural 
y humeral, y el resto del élitro unicolor, con la pubescencia 
g-ris terrosa por lo general, ó pardo olivácea y á veces, en este 
caso, con una faja suplementaria supra humeral pardo rojiza 
como la del Graellsi^ destacando del otro tono obscuro, siendo 
esto muy raro; patas y antenas rojizas. Afín de la especie an- 
terior, de pniinosum y de Martinezi. 

D. lacunosum esp. n. — Loe. Cuenca del Záncara. 

Cuerpo y talla del D. Bouvieri; costilla frontal moderadamen- 
te ancha, lisa, saliente y asurcada en el vértice, más fina y 



336 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

asurcada también después hasta el labro, pubescente á los 
lados de blanco ó g"ris plomo; costilla media protorácica an- 
cha, lisa y saliente, sin asurcar, flanqueada por dos fajas bien 
limitadas pubescentes blancas, dos adyacentes neg-ro atercio- 
peladas, cubriendo las callosidades que rara vez se nota exis- 
tan, y otras dos fajas blancas cubriendo los tubérculos latera- 
les; élitros totalmente pubescentes, aterciopelados, de un ne- 
gro intenso con faja sutural blanca, humeral muy ancha y 
entera del mismo tono y marginal estrecha, apareciendo fre- 
cuentemente la pubescencia neg-ra comprendida entre estas 
últimas fajas con algunas máculas también blancas y una ba- 
silar corta_, asimismo blanca, equidistante de las sutural y hu- 
meral; patas y antenas rojizas. Afín de D. Panteli y Fuentei. 

D. paradoxum esp, n. — Loe. Cuenca del Cega. 

Cuerpo y talla del D. Martined; costilla frontal ancha en el 
vértice y asurcada, más estrecha después y continua hasta el 
labro é ig'ualmente asurcada, flanqueada de pubescencia blan- 
ca; costilla protorácica ancha, lisa y saliente, sin surco, flan- 
queada por dos fajas pubescentes blancas en una muy lig-era 
depresión y dos fajas desnudas adyacentes fuertemente pun- 
teadas confluentes y sólo en algún caso con tendencia á formar 
pequeñas callosidades, reapareciendo la pubescencia sóbrelos 
tubérculos laterales, pero muy poco densa; élitros totalmente 
pubescentes, de un negro intenso ó pardo sucio, con fajas 
blancas moderadamente anchas sutural, humeral y marginal 
enteras y una corta basilar equidistante de las dos primeras; 
antenas y patas neg*ras. Sumamente parecido á Martinezi, del 
que se distingue por la distinta puntuación protorácica. 

D. umbripenne esp. n. — Loe. Cuenca del Termes. 

Cuerpo y talla del B. Perezi; costilla media protorácica lisa 
y fuertemente asurcada en toda su longitud, flanqueada de 
corta pubescencia bicolor, blanca y marrón, con dos espacios 
pelados adyacentes desde la base al borde anterior, rugosos y á 
veces con callosidades pequeñas; con alg-unas fajas irregula- 
res pubescentes blancas longitudinales, recordando las de his- 
panicum; con g-ranulación humeral y dos estrechos trozos cal- 
vos sobre la margen de los élitros, que es pubescente de blan- 
co como la sutura y el resto con pubescencia marrón y algu- 



DE HISTOKIA NATURAL. 337 

ñas fajas irregulares long-itudinales claras, recordando las del 
Mspanicimi, mas por lo g-eneral nulas y en alg-ún caso con una 
faja humeral blanca entera ó interrumpida; sin costillas ni 
aun vestig-ios de ellas; antenas y patas larg-as y robustas de un 
neg-ro intenso. Relaciónase con Perezi y Dejeani. 

D. nudipenne esp. n. — Loe. Cuenca del Riaza. 

Cuerpo notablemente estrecho y alargado, más que Ghilia- 
ni, al cual recuerda: costilla frontal lisa, ancha y asurcada; 
con la media protorácica ig-ualmente lisa, ancha y saliente, 
pero apenas asurcada, flanqueada por una línea muy fina pu- 
bescente, blanca y el resto g-ranujiento y calvo sin callosida- 
des; élitros con la sutura lisa y muy saliente, ancha, flanquea- 
da por dos estrechas fajas long"itudinales blancas y el resto 
calvo y rug-oso, menos enelmarg-en, finamente pubescente de 
blanco y en alg'ún caso con una faja estrecha humeral del 
mismo color; sin costillas ni aun vestig-ios; patas y antenas 
fuertes y rojas ó pardo rojizas. 

D. granulipenne esp. n. — Loe. Cuenca del Zapardiel. 

Cuerpo como la especie anterior; costilla frontal estrecha y 
asurcada; con la costilla media protorácica, lisa y estrecha y 
muy profundamente asurcada, flanqueada por dos fajas es- 
trechas pubescentes blancas y dos pequeñas zonas desig-uales 
de pubescencia más obscura que apenas invaden las fajas 
long-itudinales totalmente calvas, rug-osas y sin callosidades; 
élitros con la sutura estrecha, lisa y saliente, flanqueada por 
dos anchas bandas de un g-ris claro ó blanco sucio que se obs- 
curece al acercarse á los espacios calvos de la parte rebatida 
del élitro, reapareciendo la pubescencia blanca en el marg-en; 
sin costillas ni aun vestig-ios, pero con una muy notable con- 
g-lomeración de g-ránulos sumamente fuertes, lisos y brillan- 
tes sobre los húmeros que se aclara hacia la mitad de los éli- 
tros; carácter éste que la aisla por completo de sus similares 
GMliani, nudipenne, etc.; patas y antenas fuertes, rojas ó par- 
do rojizas. 



338 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

El Laboratorio biológico-marino de Baleares y su inauguración 

POR 

DOMINGO SÁNCHEZ 
(Láminas vi y vii) 

Aun cuando el Laboratorio biológ-ico-marino de Baleares, 
recientemente creado, no es el primero ni el único de su espe- 
cie existente en España, su inauguración ha despertado g-ran- 
dísimo entusiasmo, no solamente entre los hombres dedicados 
á exploraciones científicas del orden histórico-natural, sino 
entre todos los espíritus que aspiran al perfeccionamiento de 
la cultura nacional. Y es que la existencia de centros de in- 
vestigación científica de la índole del que se inauguró el día 3 
del corriente mes (1) en Palma de Mallorca reviste una impor- 
tancia é interés capitalísimo que no debía pasar ni ha pasado 
ciertamente inadvertido para cuantos aspiran al engrandeci- 
miento de nuestra patria. 

La creación de fundaciones destinadas á la realización de 
estudios experimentales, señaladamente de aquellos que se 
relacionan con las ciencias biológicas, es una necesidad que 
viene sintiéndose en nuestros centros de cultura desde hace 
mucho tiempo, pues una idea tan errónea como arraigada en- 
tre nosotros ha contribuido y contribuye aún poderosamente 
á dar á nuestros establecimientos de enseñanza científica un 
carácter particular, del que en gran manera depende el estado 
actual de nuestros procedimientos pedagógicos; idea de que el 
mejor, acaso el único, medio de adquirir el conocimiento cien- 
tífico consiste en aprender en las obras extranjeras los resul- 
tados de las investigaciones de los sabios que se dedicaron á 
cada grupo especial de trabajos experimentales. 

Consecuencia inmediata de esa creencia es la gran predi- 
lección que alcanzan entre nosotros aquellos escritos que por 
contener abundantes notas y numerosas citas de autores in- 
gleses, alemanes ó suecos, de nombres enrevesados y de difí- 
cil pronunciación, merecen el pomposo calificativo de obras do- 
cumentadas, y sus autores el de eruditos y sabios, aun cuan- 

(1) Esta nota debió aparecer en el Boletín del mes de Mayo. 



Bol. de la E. Soc, esp. de Hist. Nat. 



Tomo VIII.— LÁM. YI. 



VISTA DB FOÜTO-FI 





,Vj-^ 




a. Laboratorio; 6. El «Lacaze-Duthiers». 




Eü LñBORATOÍ^IO BIObOGICO M^í^INO DE BALiEAI^ES 



Bol. de la E. Soc. esp. de Hist. Nat, 



Tomo VIII.— LÁM. VII. 




VISTA DEü ñCUARlUM 




Eü «LACAZE-DUT|4IEf^S» 



DE HISTORIA NATURAL. 339 

do en ellas no fig^ure ni un solo dato adquirido por propia 
observación. 

Hechos por este motivo tributarios incondicionales de la 
ciencia exótica, nuestra principal aspiración se cifraba en con- 
tar con bibliotecas más ó menos nutridas de voluminosas 
obras escritas en los más diversos idiomas, en las cuales pudie- 
sen encontrarse los arg-umentos más apropiados para sostener 
cada uno su propio criterio, aunque éste no tuviese por base 
otra ciencia que la ciencia ajena. Y así han venido sucedién- 
dose unas generaciones científicas á otras, estableciendo es- 
cuelas para conferencias teóricas, bibliotecas compuestas de 
obras cuya adquisición no siempre obedeció al criterio cientí- 
fico, hasta que alg-unos espíritus avisados, comprendiendo que 
el único medio de crear ciencia positiva con carácter propio 
consiste en practicar la investig-ación experimental, han lo- 
g-rado, á veces tras largos sacrificios, establecer laboratorios 
donde, merced á paciente y asidua labor de maestros y discí- 
pulos, vayan comprobándose los hechos consignados por ios 
que de los diversos asuntos se ocuparon ó demostrando con la 
evidencia de la propia observación las deficiencias y aun erro- 
res en que aquéllos incurrieron, único camino seg"uro para 
Ueg-ar á la constitución de la ciencia patria. 

Mas la creación de cierta clase de laboratorios, particular- 
mente los destinados al estudio de las especies vivientes y de 
los fenómenos biológicos en g-eneral, exig-e cierto número de 
condiciones, relativas unas á su situación y emplazamiento, y 
las otras ásu org-anización, sin las cuales aquellos sólo pueden 
prestar una utilidad relativamente escasa, en comparación 
con la que en realidad deben proporcionar. 

Desde este doble punto de vista considerado, el nuevo Labo- 
ratorio biológ-ico-marino de Baleares se halla en circunstan- 
cias excepcionales para lleg-ar á ser, si no lo es ya desde su 
creación, uno de los que mayores servicios presten, no ya tan 
solo á la ciencia española, sino á la ciencia universal, puesto 
que en él han de realizar, sin duda alg"una, interesantes in- 
vestig-aciones sabios de todos los países. Y no se crea que esta 
última afirmación es puramente g-ratuita y desprovista de fun- 
damento, antes por el contrario, está basada en el conocimien- 
to de las condiciones que reúne por su situación geográfica y 
por los elementos y medios con que ya cuenta y que, natural- 



940 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

miente, han de ir aumentando de una manera prog-resiva y 
gradual. Los hechos han venido bien pronto á confirmar esta 
misma opinión ya sustentada por el sabio naturalista D. Odón 
de Buen, actual director de este Laboratorio, en unas confe- 
rencias dadas hace dos años en el Ateneo de Madrid, en que 
abog-aba por el establecimiento de un laboratorio biológ'ico es- 
pañol en Baleares, idea que expresó con la g-allardía y g-ala- 
nura de estilo que le caracterizan en el brillante párrafo que 
transcribimos para que conserve toda su personalidad. «Al La- 
»boratorio aquél— decía el ilustre naturalista — irán los sabios 
«extranjeros, que han de encontrarse allí como en su propia 
«casa, para que vean continuada la tradicional hospitalidad 
■uespañola, y yo os aseg-uro que ha de ser la demanda extraor- 
s)dinaria por la expectación que despierta la noticia de que va- 
))mos á crear en clima tan dulce, en país tan bello, en lug'ar 
))tan estratég'ico, un centro de esta índole» (1). 

Origen y creación 

Innecesario creo repetir aquí, porque de todos es conocida, 
la preferencia que para el establecimiento de estaciones bioló- 
gicas marítimas ha merecido nuestro hermoso archipiélag-o 
balear siempre que se ha tratado de semejante asunto; su si- 
tuación, casi en el centro de ese anchuroso espacio compren- 
dido entre las dos penínsulas italiana é ibérica, lejos de la tie- 
rra firme, hace que su clima, dulce y suave constantemente, 
ni experimente los cambios bruscos de temperatura que con 
frecuencia se dejan sentir en el Mediodía de Europa ni las exa- 
g-eradas temperaturas tórridas de las zonas septentrionales del 
continente africano; circunstancias todas que le prestan una 
importancia incomparable y sin posible competencia para el 
establecimiento de centros de investig-ación biológ-ica y ocea- 
nógrafica del interesante mar en que se encuentra situado. 
Ese hermoso archipiélag-o, con su clima benig-no y de tempe- 
ratura poco variable, sus numerosas islas cubiertas de exube- 
rante veg'etación, con sus ag"uas limpias y cristalinas, apenas 
enturbiadas, ni aun en las costas bajas por la más lig-era par- 



(1) Buen (Profesor Odón Ae).— Excursiones por Mallorca.— 1\. «Laboratorio biológi- 
co-marino de Baleares», pág. 8. 



DE HISTORIA NATURAL. 3H 

tícula de cieno, sus costas recortadas por numerosos senos, 
bahías y ensenadas, proteg-idas á veces por elevados promon- 
torios, que forman con frecuencia abrig-ados puertos, puede 
competir en hermosura y exuberancia de vida con los más 
variados territorios de toda la reg-ión mediterránea, motivos 
suficientes para justificar la necesidad que los hombres de 
ciencia venían sintiendo y á que alude el Dr. de Buen en el 
folleto antes citado, de establecer en Baleares uno de estos labo- 
ratorios. 

Convencido él también de esta necesidad, estimulado por el 
deseo de dotar á nuestra patria de un nuevo centro de explo- 
raciones biológ-icas análog-o á los que Italia y Francia tenían 
establecidos en Ñapóles, Banyuls y Roscoff respectivamente, 
tomó á su carg-o la empresa de conseg-uir la creación de un la- 
boratorio semejante en aquel archipiélag-o, y ya por lo acerta- 
do de sus g-estiones, ya porque tuviese la suerte de encontrar 
en las altas esferas del Poder, y especialmente en el Ministerio 
de Instrucción pública, deseo de secundar su justísima aspi- 
ración, ya por ambas causas á la vez, es lo cierto que no tardó 
en conseg-uir la disposición ministerial que creara en Palma 
de Mallorca el Laboratorio de que nos ocupamos y cuya direc- 
ción ha sido confiada, con plausible acuerdo, al dilig-ente na- 
turalista á cuya g-estión debe su existencia. 

Quien tan buena maña se había dado para conseg-uir la pri- 
mera materia, dig'ámoslo así, para su interesantísima obra, la 
disposición ministerial que autorizara la inclusión en el pre- 
supuesto de g-astos de la nación de una partida, siquiera exce- 
sivamente modesta, para este objeto, no había de poner menos 
empeño en log-rar que su creación tuviese vida real y próspera 
para cumplir los amplios fines que desde un principio se pro- 
pusiera. 

Empero la obra allí realizada es ciertamente superior á lo 
que hubiera podido imag-inarse. El Laboratorio biológúco-ma- 
rino de Baleares cuenta ya desde el momento de su inaug-ura- 
ción con local, medios y material apropiado, no sólo para sa- 
tisfacer los pedidos de ejemplares vivos ó conservados que le 
hag-an los establecimientos científicos (museos y laboratorios) 
sino también para que puedan instalarse simultáneamente 
con la debida independencia y comodidad, hasta seis ú ocho 
investig-adores que verifiquen allí sus estudios biológ-icos. 



342 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Y lo que más sorprende á quien visita aquel laboratorio es 
que todo ello se ha hecho sin que el Estado haya g-astado más 
que una cantidad insig-nificante (1). ¿Cómo ha podido reali- 
zarse este milagro? El Sr. de Buen, con su tenacidad de 
arag-onés, se propuso crear un buen laboratorio biológ-ico 
y lo ha creado, proveyéndolo no sólo de biblioteca y g-a- 
binetes de trabajo y acuarium y g-alería fotog-ráfica y mi- 
croscopios y cuanto es necesario, en fin, para los estu- 
dios de g-abinete, sino también de una bonita escuadrilla 
de buques apropiados para la pesca y demás trabajos de ex- 
ploración marina, así como del material indispensable para 
ejecutarlos. 

No debe olvidarse el apoyo prestado por el ilustrado pueblo 
balear, especialmente su capital, representado por la Diputa- 
ción provincial y el Ayuntamiento de Palma, los cuales, com- 
prendiendo la importancia que para su eng-randecimiento, 
tanto en el orden científico como en el económico é industrial, 
tiene la instalación de su nuevo Laboratorio, han prestado su 
concurso material y moral á la realización de tan interesante 
empresa. Y en lo que á la labor científica se refiere, el Sr. de 
Buen ha tenido y tiene un colaborador sabio y entusiasta, 
el Dr. D. José Fuset, catedrático del Instituto de aquella ciu- 
dad y ayudante del Laboratorio biológico, persona que por sus 
vastos conocimientos y g-rande entusiasmo por las ciencias 
biológ"icas, ha prestado valiosísimo concurso en los trabajos 
de org-anización é instalación y presta y prestará, como apre- 
ciamos nosotros en el escaso tiempo que pudimos dedicar 
allí á las tareas científicas, inmejorables y útilísimos servicios. 

Emplazamiento y distribución 

Hállase instalado el Laboratorio en una pintoresca ensena- 
da, la más abrig-ada de la g-ran bahía de Palma, próxima á la 
capital, de la que fué antiguamente el puerto, denominada 
Porto-Pí. Ocupa un edificio aislado rectangular, de dos pisos, 
que se levanta en la falda de una colina cubierta de verdura, 

(1) Para el Laboratorio sólo se han hecho dos presupuestos desde la creación y 
en cada uno de ellos se consignaron 10.000 pesetas para instalación; mas como el vi- 
gente, principiaba á regir cuando se inaugurábanla consignación del último estaba 
intacta en esta fecha. 



DE HISTOEIA NATURAL. 343 

rodeado de hermoso y bien cuidado jardín, que contribuye á 
aumentar la belleza natural de aquel sitio verdaderamente 
delicioso, y á pocos pasos de distancia de la orilla del mar, 
circunstancia altamente favorable para los fines á que se des- 
tina; g-racias á este emplazamiento puede surtirse con gran 
economía y facilidad del ag-ua del mar necesaria para el 
acuarium; y de las numerosas especies marinas que habitan 
las ag-uas tranquilas y reposadas del antig-uo puerto, á más de 
suministrar á las pequeñas naves de la flotilla del Laboratorio 
fondeadero seg-uro al abrig-o de los vientos y bajo la constante 
y continua inspección del personal encarg-ado de su cus- 
todia. 

Por su situación no lejos de la capital de las islas g-oza el La- 
boratorio de todas las ventajas de los grandes centros de po- 
blación, proporcionando á los visitantes é investig-adores que 
en él trabajan el continuo trato con los ilustrados habitantes 
de aquella hermosa ciudad, que cuenta con todos los recursos 
de las modernas urbes; pero hallándose al mismo tiempo se- 
parado de ella por una distancia poco mayor de dos kilóme- 
tros, recorrida por un tranvía que permite salvarla con como- 
didad y relativa rapidez, hállase alejado del bullicio de la po-^ 
blación, brindando á los investig-adores la tranquilidad y si- 
lencio necesarios para dedicarse á los más delicados trabajos. 

En el jardín que rodea al edificio principal, hanse construí- 
do, además de las habitaciones para alojar parte del personal 
subalterno á las órdenes del Laboratorio, el g-abinete fotográ- 
fico perfectamente montado, los depósitos altos para surtir de 
ag-ua los aciiariums y los aljibes dispuestos para recog-er ag-ua 
dulce en abundancia y de inmejorable calidad. 

Delante de la fachada del edificio principal que mira al 
puerto, y continuándose con el piso del jardín, hay una her- 
mosa terraza, desde la que se descubre un mag-nífico panora- 
ma en que forman notable contraste: de un lado, moderadas 
colinas y elevados cerros cubiertos de verdura y salpicados de 
innumerables casitas de campo y de recreo; enfrente, lastran- 
quilas ag-uas del antig-uo puerto en que se ven fondeadas ó 
naveg-ando multitud de pequeñas embarcaciones; más allá el 
pintoresco barrio denominado El Terreno, que se extiende 
desde la playa abrupta por la falda de elevado monte en cuya 
cima se alza el histórico castillo de Belber; más lejos aún la 



344 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ciudad, delante de la cual se dibujan vag-araente los cascos, 
arboladuras, velamen y chimeneas de los numerosos buques 
amarrados ó fondeados en el nuevo puerto, y, por último, el 
mar que se extiende á la derecha, perdiéndose en el horizonte ^ 
El espectáculo no puede ser más espléndido. 

Sobre el nivel de la terraza y del jardín elévase el cuerpo 
principal del Laboratorio, edificio rectang-ular de dos pisos, 
como ya hemos indicado, hallándose en la planta alta una 
gran sala destinada á colecciones de estudio, dos mesas de tra- 
bajo y cinco departamentos consag-rados á investig-aciones 
científicas; relacionadas con aquellas y en la planta baja el 
g-abinete de Química, otros dos departamentos para estudio, la 
biblioteca, una amplia sala, el laboratorio del director y el 
despacho para el mismo. Sobre el tejado se hallan instalados 
los depósitos de ag'ua dulce, desde los cuales se distribuye ésta 
fácil y cómodamente á todos los departamentos, y en los sóta- 
nos se g-uardan los utensilios más pesados y la mayor parte 
de los útiles usados para la pesca, sondajes y drag-ados. 

No he de detenerme en describir los distintos departamen- 
tos que constituyen el edificio principal del Laboratorio. Bás- 
teme decir que allí no se ha omitido nada de lo necesario para 
emprender cualquier clase de investig-aciones. Los g-abinetes 
de estudio, suficientemente amplios é independientes unos de 
otros, reciben durante el día buena luz, g-eneralmente del N. ó 
del O., y por la noche se alumbran, como el edificio todo, con 
luz eléctrica, contando además cada mesa con una lámpara de 
20 á 25 bujías, montada sobre un soporte articulado, lo que 
permite colocarla en la posición más conveniente para la prác* 
tica de los trabajos microg-ráficos. Las mesas de trabajo, for^ 
madas de tres piezas dispuestas en forma de |"|, están provis- 
tas de una caja de reactivos, un g-rifo de llave para ag-ua dul- 
ce, cristalizadores, frascos y demás utensilios necesarios para 
el manejo de las preparaciones, todo dispuesto de manera que 
el operador lo encuentra á su alcance sin necesidad de levan- 
tarse del sillón, que es g-iratorio y se halla colocado entre las 
dos porciones laterales y paralelas de la mesa correspondien- 
te. Hay también^ aunque no para todas las mesas, buenos mi- 
croscopios Reichert y Zeiss, microtomos Minot y Reichert, mi- 
croscopios de preparación, cámaras claras y mesitas de dibujo 
para las mismas. Pero, en realidad, no es necesario que el La- 



DE HISTORIA NATURAL. 345 

boratorio cuente con material de esta clase para todas las 
mesas de trabajo, puesto que en g-eneral cada investig-ador 
lleva consigo su microscopio particular, como el militar lleva 
la espada. 

La biblioteca no es todavía numerosa; pero cuenta ya con 
bastantes obras g-enerales, varias monog-rafías y algunas pu- 
blicaciones periódicas importantísimas y costosas, como los 
Trabajos del Laboratorio de investigaciones biológicas, del Doc- 
tor R. Cajal, los Anales de la Real Sociedad Española de Histo- 
ria natural, los A rchives de Zoologie experiméntale, Zoologischer 
Anzeiger, Zoologischer Jahresbericht, Fauna and Flora des Gol- 
fes von Nea'pel, Diccionarios de Historia natural, etc., etc.; obras 
fundamentales que sirven cuando menos para orientarse en 
la marcha de cualquier trabajo de investigación. 

El Museo en realidad no existe todavía, pero hay ya reuni- 
dos buen número de ejemplares perfectamente conservados 
por los procedimientos habituales y cada día aumenta consi- 
derablemente con las pescas y recolecciones que se efec- 
túan, á alguna de las cuales tuvimos la satisfacción de 
asistir, quedando altamente complacidos del éxito obte- 
nido y comprobado las excelentes dotes de pericia y ha- 
bilidad que para esta clase de trabajos reúne el personal á 
ellos dedicado. La experiencia adquirida durante nuestra 
larg-a práctica de exploraciones naturalistas por mar y tierra, 
en países que por muchos conceptos ofrecen semejanza con 
el archipiélag'o balear^ nos induce á aug-urar la más prós- 
pera vida para el Museo del nuevo Laboratorio y á convertir 
en seguridad la esperanza antes concebida de que este nuevo 
centro suministrará no sólo á los sabios que á él concurran, 
sino á los laboratorios dedicados á investigaciones biológicas 
de toda clase, el material necesario para poder estudiar la vida 
en la vida misma, y no la vida en la muerte, como se tenia 
que hacer cuando sólo se contaba para el estudio de las for- 
mas org*ánicas con los cadáveres de los individuos y aun en 
g-ran número de casos únicamente con alg-unos restos mejor ó 
peor conservados de los mismos. 

Para la práctica de las pescas, drag-ados y sondeos que rea- 
liza el Laboratorio, cuenta con abundante material de redes, 
sondas, dragas, coraleras, etc., perfectamente conservado y de 
tres embarcaciones de excelentes condiciones marineras y 

T. v:i:.— Julio, 1903 23 



346 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

cuyo porte y equipo están en armonía con el objeto particular 
á que especialmente se hallan dedicadas. 

Una de estas embarcaciones, la mayor, es un esbelto laúd, 
de nueve á diez toneladas de desplazamiento que lleva el nom- 
bre de Lacaze-DutJiiers, en memoria del eminente sabio fran- 
cés que fué fundador y director de los Laboratorios de Roscoff 
y de Banyuls, maestro del Sr. de Buen «é inspirador déla fun- 
iiación del de Baleares», seg-ún él mismo manifiesta cuando 
habla del orig-en de este Laboratorio. 

El Lacaze-DiUhiers, que á su aspecto esbelto y reg-ular porte 
reúne la condición de tener muy buena marcha, está períecta- 
mente equipado para las pescas y trabajos de profundidad. 

Otro barco, alg-o más pequeño que el I.acaze-DutMers, aun- 
que también de buena marcha y elegante aspecto, lleva el 
nombre de otro sabio naturalista, se llama Ignacio Bolívar, 
nombre del eminente entomólog-o español, director actual del 
Museo de Ciencias Naturales y tesorero de nuestra Sociedad, y 
á quien corresponde parte importantísima en la creación de 
!as estaciones ó laboratorios biológicos de España. 

El Bolívar, que ahora es un laúdde airoso y elegante porte, 
no tardará en transformarse, según manifestación del director 
del Laboratorio, en buque de vapor con máquina de 16 caba- 
llos, con motor de gasolina, instalándose en él los aparatos de 
sondeo y los elementos necesarios para el trazado de la carta 
bionómica de la región. 

La tercera embarcación del Laboratorio es un precioso bote 
de dos remos, sumamente ligero y de fácil g^obierno, con el 
que se realizan pescas en el interior de la bahía, especialmen- 
te en los días de calma, en los que pueden explorarse con fa- 
cilidad los bajos fondos y apoderarse de los animales sedenta- 
rios ó de los que se mueven lentamente, faena en que, como 
hemos comprobado por nosotros mismos, ayuda no poco la 
limpidez y transparencia de aquellas aguas, casi tan azules 
en la-proximidad de las costas como en alta mar. 

Cuenta además el Laboratorio con un pequeño bote plega- 
ble de lona, el cual constituye una excelente embarcación 
para el estudio de los lagos que existen con profusión relativa 
en las cavernas tan abundantes en las islas de este hermoso 
archipiélago. 

Pero de todos los departamentos del Laboratorio el que ma- 



DE HISTORIA NATURAL. 3-n 

jor interés despierta es el acuarium, esa especie de museo vi- 
viente donde los representantes de las especies se hallan al al- 
cance del observador, morando en análogas condiciones á las 
€n que se hallan en su estado natural. Veg-etales y animales 
se ostentan allí en su propio medio y por tanto puede estudiar- 
se en ellos, no ya solamente los rasg-os relacionados con la 
morfolog'ía especial, sino también todos los datos bionómicos, 
puesto que el ser objeto de estudio se manifiesta no sólo como 
un complejo org*ánico inerte, análogo á los conservados muer- 
tos en las colecciones de los Museos, sino también como indi- 
viduo vivo en sus relaciones con el medio ambiente. Allí 
el panorama de la vida marítima se presenta con toda su es- 
plendidez y hermosura, y por eso este departamento constitu- 
ye el principal atractivo para los visitantes. 

El acuarium, situado debajo de la terraza, tiene su piso á 
muy escasa altura sobre el nivel del mar, y está instalado en 
un amplio recinto rectangular, bien ventilado é iluminado 
por dos puertas y dos anchas ventanas abiertas en el muro 
que mira á la ensenada. Los otros tres muros están ocupados 
por los depósitos en que viven los animales, reproduciendo in- 
teresantes escenas de la vida submarina. Esos depósitos, en 
número de ocho, reciben luz cenital merced á sendas vidrie- 
ras colocadas en la terraza que, como hemos indicado, forma 
til techo de este departamento y pueden ser observados hasta 
lo más recóndito de su seno, gracias á unos grandes cristales 
que les cierran por el lado del salón, de tal modo que el visi- 
tante puede observar cómodamente los espléndidos panora- 
mas de vida real que cada uno representa. 

Prolijo en extremo resultaría enumerar la multitud de espe-í 
€ies de todos los grupos orgánicos que allí viven ya habituar 
das con la misma aparente libertad que si aquellos estrechos 
recintos fuesen apartados y apacibles escondrijos del fondo 
del mar, ocultos á las asechanzas de sus respectivos enemigos, 
y por otra parte semejante enumeración resultaría de escasa ó 
ninguna utilidad dada la continua variación de formas que 
allí habitan merced á las cotidianas pescas que proporcionan 
nuevo y abundante material. Básteme decir que desde el mo- 
mento de la inauguración, el Laboratorio cuenta con material 
vivo suficiente para principiar cualquier clase de investiga- 
€Íones y que puede fácilmente completarse el de cualquier 



318 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

grupo, si necesario fuese, ya para trabajar allí ó ya para en- 
viar á los establecimientos científicos que lo reclamen, gracias 
al material de pesca y exploración con que cuenta y á la peri- 
cia del personal que lo maneja. 



«Caloptenus itallcus» L., v. «Wattenwyliana» Pant. n'est pas 
synonyme de «Caloptenus ictericus» Serv. 

NOTE DU P. PANTEL 

La distinction de ees deux formes, aprés avoir été acceptée 
par les Orthoptéristes qui ont eu occasion de s'en occuper dans 
des travaux d'ensemble d'un remarquable mérite publiés 
depuis 1896 (1), vient d'étre rejetée par M. Karny, de Vienne, 
dans une intéressante étude que l'auteur á eu la courtoisie de 
m'adresser (2). 

Ce retour á l'opinion du Prodromiis de Brunner — dont la 
juste autorité d'ailleurs ne saurait étre engagée dans le détail 
qui nous occupe — , bien qu'il ne soit motivé par aucune con- 
sidération explícito et un peu méme pour cela, pourrait faire 
croire á la découverte d'un élément de discussion nouveau, ou 
tout ou moins laisser l'impression que la question était de- 
meurée assez indeciso pour qu'on puisse, arbitrairement et 
sans violenter aucun fait, se prononcer pour ou contre. II m'a 
paru bon d'y revenir briévement, dans ce Recueil méme ou a 
paru la description origínale du C. Wattenjnjlianus. 

ün véritable élément nouveau de discussion, le seul que 
Ton eút pu souhaiter de rencontrer, c'eút été le type de Ser- 
ville. Malheureusement il n'existe pas au Muséum de Paiis et 
parait étre irrémédiablement perdu. 11 faisait sansdoutepartie 
des coUections privées de Serville, qui ont été vendues et dont 
on perd la trace (3). Le Calliptanms (4) ictericus n'est plus re- 

(1) Bolívar, I.: Catálogo sinóptico de los Ortópteros de la Fauna ibérica [Animes 
de Sciencias Nahiraes de Porto, 1887-89] 

AzAM, J.: Catalogue synoptique et systématique des Orthoptéres de Krance [Mis- 
cellanea Entomológica, vol i.\]. 

(2) OrtJioptera, in Filchner, Expedition China-Tibet, Berlin, 1908. 

(3) Communicatioa obligeante de MM. P. Mabille et R. du Buisson. 

(4) On se rappelle que telle fut la premiére construction du nom générique pro- 
posé par Serville et plus tard rectifié par Burmeister. 



DE HISTORIA NATURAL. 349 

presenté que par la description de l'auteur, et tout doit se bor- 
ner á examiner si cette description peut bien s'appliquer au 
•<7. Watíenwylianus. Je la transcris ici intégraleraent. 

«Calliptame jaunátre. — Calliptamus ictericus. 

»(Long\ un pouce.) II estentiérement d'unjaunesale; pattes, 
»dessous du corps et abdomen, luisants. Prothorax avec trois 
»caréues assez prononcées; les cotes rabattus ayant quelques 
»atomes obscurs. Elytres de la long-ueur de l'abdomen, arron- 
»dies au bout, transparentes;, le bord interne larg-ement jau- 
»nátre et opaque, ayant á sa base une courte bande noirátre; 
»le reste de l'élytre parsemé de nombreuses taches irrég*ulié- 
»res, obscures, dont plusieurs forment des bandes transverses 
»par leur reunión. Ailes de la long-ueur des élytres, transpa- 
»rentes, entiérement incolores, nervures transversales tres 
»fines et obscures; cuisses postérieures ayant les carenes de la 
»face externe, ponctuées de noir; face interne de ees cuisses 
»offrant trois taches noires, presque carrees, Tintermédiaire 
»plus grande; épines des derniéres jambes jaunátres, noires 
»au bout. (Les tarses postérieurs et les antennes manquent.) 
j>>Femelle. 

»I1 m'a été donné comme venant de Cadix.» [Hist. nat. des 
Insectes, Orthoptéres. Paris, 1839, p. 689.] 

Mis á part, dans cette description, les caracteres tous géné- 
raux, qui peuvent s'appliquer á un Caloptenus quelconque, il 
«n reste deux auxquels nous devons nous arréter; les élytres 
sont de la long-ueur de l'abdomen, les ailes sont incolores. 

Est-il besoin de faire remarquer que la locution: «élytres de 
la long-ueur de Tabdomen», est manifestement employée pour 
■élytres aiteignant Je hout de Vaháomeiú Le francais n'est pas 
plus exig-eant en fait de precisión que le latin,or, lesmeilleurs 
auteurs font couramment usag-e des deux manieres de parler 
dans cette lang-ue, en leur donnant le méme seus: «elytra in 
^ apicem abdominis superantia, in 9 ^^^o breviora» (Brunner, 
Prodr. p. 129, diagnose du Gonvphocerus sibiricus L.) Serville, du 
reste, donue lui-méme le sens de sa locution en l'employant 
•dans des cas oíi il est impossible de ne pas la prendre pour sy- 
nonyme á" élytres atteígnant le bout de V abdomen, p ex., dans 
la description du Gompkocenis sibiricns cT, duquel il dit sim- 
plement: «élytres de la longueur de l'abdomen.» \0p. cit., 
p. 746]. 



350 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

II faut done reconnaítre que la description tránsente se rap- 
porte h un Caloptemis h org-anes du vol non raccourcis et h 
ailes incolores, rien ne faisant supposer d'ailleurs des formes 
g-énérales particuliérement trapues. Or, le Calopte7ms Watien- 
wylianus est précisément definí par ses élytres raccourcis et 
sont faciés lourd (1), sans modification de la couleur des ailes. 
L'identification des deux formes serait tout á fait inj ustifiée (2) . 

On peut se demander ce que devient des lors le C. iciericiis 
Serv. Cette question est indépeudante de celle que je tenai& 
avant tout á résoudre. J'ai admis en 1896 (3) que Tabsence de 
couleur aux ailes pouvait bien n'étre qu'accidentelle, dans 
l'exemplaire unique décrit par Serville, et des lors il n'y 
aurait aucun caractére, dans sa description, qui ne s'appliquat 
au C. italicus typique. 

Si Ton veut reconnaítre plus d'importance á ce caractére, on 
pourra rattacher le C. ictericus Serv. au C. siciilus Burm. Le 
texte de Serville fournit un fondement pour cette Identification, 
il n'en fournit pas pour celle que j'ai cru devoir combattre dans 
cette note. Mais il faut ajouter que le C. siculus est lui-méme 
réuni au C. italicus par M, Bolívar (4) et c'est bien la, sans 
doute, la conclusión amenée par l'étude de nombreux repre- 
sentantes g-éog-raphiques de cette variable espéce. 



(1) M. Bolívar insiste avec raison sur le caractére general, qui s'exprime souvent 
par une sorte de gonflement du pronotum et par l'incurvation de ses carenes latera- 
les /'Oí?. «7 , p. 87). 

(2) Jesuis heureux d'ajouter ici que M. Karny, k qui j'ai fait part de mes obser- 
vations, en a reconnu la justesse avec une parfaite bonne gr^ce. 

(3) «Ann. Soc. esp. de Hist. nat.», t. xxv, p. 113. 

(4) Qp. c¿í.,p. 86. 



DE HISTORIA NATURAL. 351 



Hongos observados en Cataluña durante el otoño de 1907 



POR 

TELESFORO DE ARANZADI 

Teleforáeeos 

Siereum hirsutum Willd.— Empalme (Massana). 

— gauropatum Fr. — Empalme (Massana). 
Craterellus sinuosus Fr. — San Cug-at del Valles. 

Clavariáeeos 

Clavaria coralloides L. — Montalegre (Badalona). — N. Y. peas 
de rata. 

— chinea B. — Montaleg-re (Badalona). — N. V. peus de 

rata. 

— pistiUaris L. — Montaleg-re (Badalona).— N. V. bossas, 

— Jigida Sch.— Empalme; bajo alcornoques en terreno 

silíceo. A veces con doble vértice ó emarg-inado, o 
ag-rietado el vástag-o de arriba abajo, excepto el vér- 
tice, que permanece unido; sabor amarg-o. 

Hidnáeeos 

Hydnum repandum L. — Empalme. — N. V. Llengua de bou, 

— nignim Fr. — San Cug-at. 

— cyathiforme Sch. — Empalme. 

— ferrugineum Fr. — San Cug-at. 

— zoiíatiim Batscli. — Empalme y San Cug-at. 

Poliporáceos 

DcBdalea liemiis B. — Empalme; en el suelo. 

Trámeles hispida Bag-1. — Empalme; sobre tocones de chopo y 
abarcando con los poros y el sombrero tallos frescos de 
g-ramínea, etc., como si éstos hubiesen crecido atravesando 
á aquél. 



352 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Polyporus acanthoides B.— Empalme.— N. V. g-amarús. 

— adustus Wild.— Empalme. 
Lenzites Hacida B.— Empalme. 

Boletus scaber B.— Empalme; en la chopera (chopos de Caroli- 
na). Película como chag-rín. — N. V. albareny. 

— Satanás Lenz. (?) — Empalme; poros podridos negruzcos. 

— N. V. mataparent. 

— purpureus Fr.— Empalme. — N. V. mataparent. 

— edulis B.— Empalme y Tiana.— N. V. sureny, siureny. 

— ^jac/¿y^M.? Fr.— Empalme. 

— cí?Zojí;íí5 Fr.— Empalme. 

— chrysenteron B.— Empalme. 

— -iJ^m^je/^i^Fr.— Empalme; película de color rojo cinabrio. 

— Boudieí'iQ.—San Cugat.— N. V. en Barcelona pinatell 

y es muy poco estimado. 

— — Badalona.— N. V. peraches. 

— — Tiana.— N. V. muUaric. 

— — Empalme. — N. V. alsinoy. 

Agaricáceos 

Caniharelhis cibarius Fr.— San Cugat y Empalme.— N. V. rus- 
sinyol. 

— cinereus Fr.— Empalme. 
Cop7'Í7ms digitalis Fr.— Empalme. 

Uygroplionis conicus Scop.— Empalme.— N. V. pixacunill. 

— chlorophanus Fr.— San Cugat.— N. V. pixacunill. 

— turundus Fr.— Montalegre (Badalona); láminas 

ocráceo-parduscas.— N. V. camota de perdiu. 

— ehurneiis B. — Empalme. 

— limacinus Scop.— Badalona.— N. N. mocosos. 
Lactarius volenms Fr.— Empalme. — N. V. lleterolas. 

— aiirantiaais Fl. Dan. — Empalme. 

— theiogalus B. — Empalme. 

— vellereiis Fr.— Empalme; hasta de 15 cm. 

— piperatus Scop.— Empalme y Badalona y San Cugat; 

láminas de un blanco agrisado céreo. — N. V. pe- 
brases, pebrasos, pebrase blanca. 

— pyTogalus B. — Empalme; blanco, pero un poco zona- 

do. — N. V. bolet de cabra. 



DE HISTORIA NATURAL. 353 

Zactarms wnbrinus Pers. — San Cug-at. 

— tormÍ7iosns Sch. — Empalme; alg-o pubescente, pero 

no en el borde. — N. V. pinatell bort. 

— laleripes Besm.—M.onta.legre (Badalona); lampiño. — 

N. V. bolet de cabra. 

— azonites B. — GranoUers; casi blanco. 

— deJiciosus L. — San Cug-at y Tiana. — N. V. robelló. 

— — Empalme. — N. V. pinatell; si la frac- 

tura, en vez de anaranjado vivo, tie- 
ne color vinoso, le llaman rovelló. 

— — Tiana (Badalona); sin zonas, color ana- 

ranjado, sin estrías, húmedo. — N. V. 
paradla. 

— — Montaleg-re (Badalona); ejemplares sin 

láminas. — N. V. rubeyola. 
Russula emética Sch. — Empalme. — N. V. lleterolas bordas. 

— — Badalona. — N. V. ternes dolses. 

— — Empalme. — N. V. pebrases vermelles. 

— — San Cug-at. — N. V. puag-ras. 

— — Empalme. — N. V. cualbras; no lo comen. 

— heterophylla'?Y.-^m^B\mQ. 

— cyanoxantha Sch. — Empalme; sombrero hasta de 

15 cm. 

— fceíens Pers. — Empalme. 

— Q:ue¡eln Fr.— San Cug-at.— N. V. puag-ra. 

— mira DC. — Empalme. — N. V. pebrases vermelles. 

— — San Cug-at.— N. V. puag-ra. 

— lepida Fr.— Empalme. 

— Tiolacea Quel.— Empalme; alg-o ag-rietado agrisado ha- 

cia el borde. 

— fuTcata Fr. — Empalme y San Cug-at; acre, cutícula con 

reg-iones verdes y otras rojizas. 

— sanguínea B. — San Cug-at. — N. V. puag-ra. 

— nigricans B. — Empalme y GranoUers. — N. V. ¿pebrasa? 

— livescens Batsch. — Empalme. 

— integra L.— Empalme; casi blanca y centro casineg-ro. 

— aurata With. — Empalme. 

— ochracea A. et Schw. — Empalme. 

— pu7ictata G. (?) — Empalme. 

— rosea Sch. — Empalme. 



354: boletín DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Russula xerampelina Scb. — Granollers, carne blanca. — N. V. 

cuaíbra verráella. 
Schizophyllum commime Fr.— Empalme. 
Marasmius oreades Bolt. — San Ciig-at. — N. V. carnes seos. 

— — Badalona y Empalme. 
Coprinarms gracilis Pers.— Empalme. 

Psilocybe sarcocephala Fr.— Badalona.— N. V. timotell; es de 

mala fama. 
Hypholomafasciculare'R\xái¡,.—'Q2Lá?ii\oxi^.—^.\. bolets d'alsina. 

— — Empalme. 
Stropharia melanosperma B — Empalme. 
PsalUota campestris L.— Badalona. -N. V. rovellol. 

— — \. praticola. — San Cug'at; Montalegre (Ba- 

dalona). — N. V. cama d'ase. 

— — V. silvicola. — Empalme. — N. V. rubayel-las 

— arveíisis Sch. — Empalme. 
Crepidoius moUis Sch. — San Cug-at. 

Heheloma longicaudus Pers. — Badalona. — N. V, fredolic; lo 

comen. 
//¿ocyí^y?¿'?*oí« Sow.— Empalme. 
Cortinariiis muUiformis Fr. — Empalme.— N. V. fredulic. 

— alliUus Secr. — Empalme. — N. V. fredulic. 

— glaucopiis Sch.— Empalme. 

— o.rvinaceus Fr. — Empalme; pie de 18x1 cm. 

— collinitus Pers. — Empalme. — N. V. pullarencas; lo 

comen. 

— firmus Fr.— Empalme; i)ie de 7x 1 cm. 
Naiicoria semiorMcuIaris B., v. vervacH — San Cugat.— N. V. 

cames secs. 
Pholiota áurea Pers.— Empalme; sobre un tocón de roble, un 
ejemplar con pie de 30 x 3 V2 cm. y sombrero de 1, 
otro con pie de 22x2 V2 y sombrero de 12. 

— dura Bolt. — Empalme. 

— aegerita Brig-, — Empalme; pie de 7 cm., sombrero de 3. 
Entoloma lividum B. — Empalme. 

Pluteus cervimcs Sch., v. patricius. — San Cug'at. 
Pleurotus salignus Pers. — Empalme. — N. V. orellanas; comes- 
tible muy estimado. 

— ulmarmsB. — San Cug-at. — N. V. boletd'om, moxernó. 
Ompkalia leucophyllaVY. — San Cugat.— N. V. cames secs. 



DE HISTORIA NATURAL. 355 

OollyMa radicata Relh.— Empalme.— N. V. camasec; comes- 
tible. 

— /ttsipes Fi\, V. (Bclemaiopus. — Empalme. — N. V. bolet 

de roura, 

— erythropus Pers. — Empalme.— N. V. bolet de roura. 
Lacearía laccata Scop., v. amethijstina. — Empalme. — N. Y. pim- 

pinella morada; no la comen. 
CUtocybe geotropa B. — Empalme. — N. V. candela de brucli, ore- 
llana de bruch. 

— inj^undihuíiformis Sch. — Empalme.— N. V. pullaren- 

cas; comestible. 
Tricholoma grammopodium B. — Empalme; un ejemplar cutícu- 
la morada. — N. V. puincons. 

— nudum Ball.— Empalme.— N. V. pimpinella mora- 

da; no lo comen. 

— saponaceum Fr. — Empalme; sombrero rojizo, lámi- 

nas espaciadas. 

— RussuJa Sch. — Empalme.— N. V. escarlet vermell. 

— eqiiestre L. — Montaleg-re (Badalona). — N. V. g-rog-et. 

— portentosum Fr. — Empalme; sombrero verdoso-ama- 

rillento en el borde, casi neg-ro en medio, color 
rayado; láminas espaciadas. 

— truncatum? ó stñatum Sch? — Empalme y San Cug-at; 

pie rojizo, blanco en la última porción superior; 
láminas manchadas de rojizo; cutícula seca. 

— tumidum Pers. — San Cug-at. 

Armillaria mellea Vahl.— Empalme; sombrero de 16 cm., pie 
de 20; sobre tocones de roble. 

— — V. olivácea. — Empalme. 

— rhagadiosa Fr. — Empalme; en tocones de chopo. — 

N. V. pollarenca. 
Lepiota procera Scop. — Empalme. — N. V. paloma; no la 

comen. 
Amanita vaginata Lam.— Granollers. — N. V. pimpinella. 

— — Badalona. — N. V. pentinellas. 

— — V. lívida — Empalme. — N. V. paloma; no la 

comen. 

— — V. cinérea. — Empalme. 

— — v.fulva. — Empalme. — N. V. pimpinella blan- 

ca; no la comen. 



356 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Amanita leiocephala DC — San Cug-at. — N. V. farinet; comes- 
tible. 

— scariosa Fr. — Empalme. 

— citrina Scli. — Empalme. 

— ccBsarea Scop.— Empalme y Tiana.— N. V. rey, reix. 

— ovoidea B.— San Cug-at. 

Faláeeos 

Phalhis imjmdiciis h. — Empalme; muy abundante en un cam- 
po de altramuces, antes maizal y con tocones de chopo, in- 
mediato á una chopera junto al río y muy visitado por díp- 
teros; los haj^ con pedicelo doble, partiendo de volva sencilla 
y volviéndose á unir bajo gleba también sencilla. 

Licoperdáceos 

Lycoperdon umbrinum Pers.— Empalme. 

— airopurpureu7ii Vitt. — Empalme. 

— ccelatum B. — Empalme, San Cug-at. 

Geaster hygrometricus Pers.— Empalme; terreno silíceo, abun- 
dantísimo. 

líidulariáeeos 

Crucibulum mugare Tul.— Empalme. 

Cyathíis vernicosus B., forma A ngliciis. —Empalme; sobre raíces 

de maíz seg-ado. 

Noia dene. En Mayo recibí, procedentes de unos viñedos de 
Centellas, varios ejemplares de MorcJiella esciilenta P. y cóni- 
ca P.— N. V. vírgula en Gerona, múrg-ara en el Empalme; en 
Enero me dicen que han recogido otro de 350 gramos de peso. 
En Noviembre me enviaron de Collsacabra tófunas = Tuber 
bruñíale Vitt.. cuyas esporas parecen de la forma melanospo- 
Tiim Vitt., pero las verrugas del peridio no tienen manchas 
rojizas y la gleba no tiene matiz morado; lo que en el Valles 
llaman vulgarmente fatxó parece ser un tuberáceo de color 
claro; no lo he visto aún. 



DE HISTORIA NATURAL. 357 



Algunos caracteres secundarios de los capones 

POR 

TELESFORO DE ARANZADI 

Leyendo hace pocos días un artículo del profesor Dr. Ro- 
berto MüUer sobre los caracteres sexuales secundarios y su 
importancia en la biología del desarrollo, hube de observar 
una vez más que, al enumerar los caracteres secundarios de los 
capones (atrofia de la cresta y barbillas, falta de canto), pres- 
cinden los autores de otro carácter, cu3-o conocimiento es de 
dominio vulg-ar en alg-unos países. Es más, el profesor Müller, 
al consigniar la falta de diferencia de los capones con relación 
á los g-allos en cuanto á los espolones, añade que también con- 
servan las cobijas caudales falciformes; pues bien, las perso- 
nas prácticamente entendidas, que quieren hacer valer los ca- 
pones en el mercado, en el restaurant ó al enviarlos de reg-alo, 
tienen cuidado de dejarles, después de muertos y despluma- 
dos, siquiera dos cobijas caudales, porque estas cobijas no son 
como en el g-allo en forma de hoz, sino más rectilíneas y alar- 
g-adas. Tal importancia se da en la práctica á este carácter, que 
ocurren casos de falsificación, ensartando cobijas de capón en 
el obispillo de un g-allo muerto y desplumado. 

El pollo imperfectamente capado se convierte en medio- 
capón, que, aparte de otros caracteres, se disting-ue porque 
canta, pero con voz ronca, estridente y con modulación muy 
incompleta. Cosa análog-a que con los caracteres morfológ'icos 
ocurre con los instintos en estos animales. 

No se observa muy evidente la diferencia, fácil de observar 
entre el buey y el toro, respecto del mayor desarrollo de las 
extremidades abdominales, consig-nada también por alg-unos 
autores con referencia á los eunucos; á los especialistas en 
zootecnia y antropometría pedag-óg-ica, incumbiría estudiar si 
la precocidad en el ejercicio de los órg-anos sexuales influye ó 
no en la detención del desarrollo de las extremidades abdomi- 
nales en particular, extremidades que en el hombre sabemos 
que influyen muy principalmente en la estatura. Esta pre- 
cocidad se encuentra cohibida por los machos adultos, sean 



358 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

gallos, sean toros, sean jefes de tribu, con la diferencia de que 
estos últimos hacen intervenir, como principal ag-ente inhibi- 
dor, la educación y después el larg-o período de iniciación. 



Cuarta lista de nombres catalanes de hongos 

POR 

TELESFORO DE ARANZADI 

Albareny = Boletus scaber. 

Alsinoy = Boletus Boudieri. 

Bírg-ula = Morchella esculenta y cónica. 

Bolet de roura = Collybia erythropus y fusipes v. oedematopus. 

— d'om = Pleurotus ulmarius. 

— d'alsina = Hypholoma fasciculare, 

— de cabra -= Lactarius lateripes y pyrog-alus. 
Bossas = Clavaria pistillaris. 

Candela de bruch = Clitocybe g-eotropa. 
Cama sec = Collybia radicata. 

— Omphalia leucophylla. 

— Naucoria semiorbicularis. 

— Marasmius Oreades. 

Cama d'ase = Psalliota campestris v. praticola. 
Cameta de perdiu = Hygrophorus turundus. 
Cualbra = Russula emética. 

— vermella ^= Russula xerampelina. 
Escarlet vermell = Tricholoma Russula. 
Farinet = Amanita leiocephala. 
Fredolic = Hebeloma long-icaudus. 
Fredulic ^= Cortinarius multiformis y allutus. 
Gamarús = Polyporus intybaceus y acanthoides. 
Grog"et = Tricholoma equestre. 
Lleng-ua de bou = Hydnum repandum. 
Lleterolas r= Lactarius volemus. 

— bordas = Russula emética. 
Mataparent = Boletus Satanás y purpureus. 
Mocoses = Hyg-rophorus limacinus. 
Moxernó = Pleurotus ulmarius. 
Mullaric = Boletus Boudieri. 



DE HISTORIA NATURAL. 359 

Múrg'ara = Morchella escalenta y couica. 
Orellanas = Pleurotus salig-nus. 
Orellana de bruch = Clitocybe geotropa. 
Paloma = Lepiota procera. 

— Amanita vag'iuata, v. lívida. 

Paradla = Lactarias deliciosus húmedo, anaranjado, sin zo- 
nas ni estrías (en Tiana). 
Pentinella = Amanita vag"inata. 

— morada = Tricholoma nudum. 

— — = Lacearía laccata, v. amethystina. 

— blanca = Amanita vag-inata, v. fulva. 
Pollarenca = Armillaria rhag-adiosa, 

— Clitocybe infundibuliformis, 

— Cortinarius collinitus. 
Pebrase, pebraso =^ Lactarius piperatus. 

— blanca = Lactarius piperatus. 
Pebrases vermelles = Russula rubra, emética. 
Pixacunill =:= Hyg-ropliorus conicus y chlorophanus. 
Pinatell — Lactarius deliciosus con fractura de color rojo ana- 
ranjado; en Barcelona, Boletus Boudieri. 

— bort = Lactarius torminosus. 
Peraches = Boletus Boudieri, en Badalona. 
Peus de rata = Clavaria coralloides y cinérea. 
Puincons = Tricholoma g-rammopodium. 

Puag-ra = Russula emética, Queletii, rubra, sang-uinea. 
Reix = Amanita csesarea. 

Rovellü = Lactarius deliciosus, en Barcelona, Tiana y San 
Cugat. 

— Lactarius deliciosus con fractura vinosa en Em- 
palme, Llagostera y Gerona. 

Rovellol = Psalliota campestris, en Badalona. 

Rubayel-las = Pesalliota campestris, v. sylvicola, en Empalme. 

Rubeyolas = Lactarius deliciosus (sin láminas), en Montalegre. 

Russínyol = Cantharellus cibarius. 

Siureny = Boletus edulis. 

Ternes dolses = Russula emética. 

Timotell = Psilocybe sarcocephala. 



boletín de la real sociedad española 



El Cretáceo de Villafranqueza 

POR 

DANIEL JIMÉNEZ DE CISNEROS 

En la nota publicada en el Boletín de nuestra Sociedad, co- 
rrespondiente al mes de Octubre de 1906, dedicamos unas lí- 
neas al Eoceno de los alrededores de Villafranqueza, y no ha- 
biendo encontrado fósiles en alg-unas colinas situadas al Norte 
y NNE. del pueblo, inferimos por la estructura pizarrosa de 
las calizas, muy semejante á las que se encuentran al E. y 
NE., que las colinas llamadas la Caligna, el Cerro del Madrile- 
ño y alg"unas otras situadas á continuación, podían ser referi- 
das al Nummulítico. La rapidez con que se hizo el examen de 
esta parte, así como la vecindad del Eoceno que le rodea desde 
el S. al NE. nos hizo suponer en un principio que el Nummu- 
lítico formara toda la mancha que limita el Mioceno de la cos- 
ta. Numerosas excursiones por los alrededores y la formación 
de esta parte del mapa de la provincia, nos han.puesto de ma- 
nifiesto la existencia de una mancha cretácea y sus relaciones 
con el terreno que constituye la colina sobre la cual se ha 
construido el fuerte de San Fernando, siendo esta nota un ex- 
tracto de las observaciones efectuadas en estos dos últimos 
cursos. 

Nos hemos ocupado muchas veces del error que produce en 
el ánimo del observador la presencia del Cuaternario de los al- 
rededores de Alicante. Los puntos más altos quedan escondi- 
dos por travertinos y cong-lomerados rojizos de poco espesor, y 
en los puntos en que la denudación ha dejado al descubierto 
las otras formaciones, se encuentran pequeños valles, uno de 
los cuales, el situado al W. de la carretera, ha sido objeto de 
una precedente nota (1). El que se encuentra al E. se halla 
formado en el límite del Cretáceo, ó más exacto entre este te- 
rreno y el Nummulítico, siendo la creta y las arcillas de uno y 
otro sistema las que han sufrido la erosión más intensa que 
constituye el hondo en donde se encuentra emplazado el pe- 

(1) El Gault del Hondo de Piqueres. Mayo, 1907. 



DE HISTORIA NATURAL. 361 

queño pueblo llamado de antig-uo el Palamó y Villafranqueza 
recientemente. Casi toda su fértil y reducida veg'a se asienta 
sobre aluviones y productos de desagreg-ación de las colinas 
que la rodean, habiendo encontrado nosotros abundancia de 
NuMMuHíes entre las tierras que dejan al descubierto los ba- 
rrancos y alg'unos, aunque raros, equinodermos cretáceos. 

La carretera que une Alicante con el pueblo de San Vicente 
pasa, próximamente, á la mitad de la distancia, por un punto 
llamado el Clot, en donde se encuentra el camino vecinal que 
conduce al Palamó. Desde las colinas inmediatas al Clot co- 
mienza una mancha cretácea, la cual se extiende hasta unos 
cuatro kilómetros al N. 40" E. próximamente. La primera coli- 
na está formada por calizas pizarrosas, de color claro y g-rue- 
sas bancadas de caliza lig-eramente amarilla, con numerosas 
líneas de fractura y sobre estas capas se extienden otras mar- 
gosas de muchos metros de potencia. La dirección es al N. 55" 
Este y su inclinación hasta de 82°, buzando al S. 35° E. 

Las primeras capas de calizas pizarrosas están formadas de 
materiales bastante fuertes, con aspecto de puding-a en alg'u- 
nos sitios. Las calizas se emplean como piedra de construc- 
ción, si bien no pueden sacarse g-raudes piezas por las nume- 
rosas grietas que poseen. Las calizas marg'osas con aspecto pi- 
zarroso han sufrido una mayor erosión y se extienden hasta 
quedar cubiertas por los aluviones que terraplenan esta caña- 
da. Su contacto con el Nummulítico no es visible por lo tanto, 
y este último terreno compone las colinas que se extienden 
al SSE. y E. hasta envolver por el NE. la formación cretácea 
que nos ocupa. 

Las canteras abiertas á la explotación así como las trinche- 
ras construidas para el paso de la nueva carretera de San Vi- 
cente á San Juan, nos han proporcionado alg-unos fósiles no 
sospechados en un principio. Al cortar una de estas colinas se 
encontró un Turrilites alg-o deformado y que, tras de muchas 
vacilaciones, he considerado como T. liibercíilatus Bosc, y al- 
g'unos trozos de grandes Inoceramus . La visita á las canteras 
nos permitió recog-er alg-unos fósiles más. Un g-ran trozo de 
T. tuberculatus, que debió medir unos 50 cm., un trozo de 
vuelta de una especie vecina al Acanlhoceras Mantelli Sow, 
numerosos fragmentos piritosos de especies no determinables 
y algunos equinodermos igualmente en mal estado. Parecía 

T. VIII.— Julio, 190S. 24 



362 



BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



no ofrecer duda la presencia del Cenomanense, si alg-unos fó- 
siles encontrados en la Caligua no nos hicieran creer se trata- 
ba del Albense. Nuevas excursiones nos proporcionaban otros 
fósiles; en los cerritos de Coca, situados á, continuación del 
Cerro del Madrileño, se encontró un pequeño Tnrrilites, pare- 
cido al T. Bergeri\ Brong-. En otra excursión en que se recono- 
ció detenidamente el W. del Cerro del Madrileño se hallaron 
un BeJemnites muy delg-ado y larg"o y una RhyncJionella. Un 
pequeño túnel, abierto para el paso de las agnias de riego, nos 
permitió reconocer detenidamente muchos metros de una ca- 
liza arenosa, g-ris amarillenta, bastante floja y de la que pudi- 
mos retirar una Schloenhachia (A. varicosus Sow.), un trozo de 
otro gran Ammonites de costillas finas alg-o arqueadas que pa- 
rece pertenecer al A. (Hoplites) falcatus Mantell, y numero- 
sos moldes del tamaño de una nuez, que creo sean de alg-una 
especie de Gastrochenidce. Ya en una nota anterior, al tratar de 
la excursión al Estret de Busot, he hablado de estos moldes 
que se encuentran en abundancia en todas las calizas y mar- 
g-as de esta mancha del Cretáceo. La naturaleza de estas cali- 
zas nos ha permitido extraer alg'unos completos, de los que da 
idea el adjunto dibujo. 





Molde de un Gastrochenida? 
del Cretáceo de Palamó (t. n.) 



Molde de un OastrocJienidrp^láeiX Cre- 
táceo del Estret de Busot (t. n.) 



Sería prolijo referir el número de excursiones efectuadas 
con los alumnos, particularmente en el curso último. La ins- 



DE HISTORIA NATURAL, 363 

pección de unos cerros nos hacía creer se trataba del Albense; 
días después encontrábamos alg-ún resto que parecía pertene- 
cer ai Cenomanense. Entre estas dos opiniones he fluctuado 
muchos meses sin encontrar solución definitiva, porque es in- 
dudable que las calizas del Palamó son idénticas á las del Es- 
tret de Busot, reconocidas como cenomanenses por D. Juan 
Vilanova, y aun las personas ajenas á estos conocimientos se 
convencen de ello viendo la naturaleza de las rocas y la iden- 
tidad de fósiles; pero el hallazg-o del Bemiasler 2>hryniis De- 
sor y del Tiirñliles Bergeri Brong-., hacían pensar en la pre- 
sencia del Albense. Se necesitaba el encuentro de otros fó- 
siles que decidieran la cuestión y no fué poca suerte dar con 
una Discoidea cyUndrica Ag-. de g-ran tamaño, aunque fuera 
de su sitio como piedra rodada, en las cercanías del Gar achico, 
es decir, próximo al límite de la mancha cretácea que nos 
ocupa. Esta termina al NE. del Palamó, á unos 3 kilómetros, 
con un depósito de creta blanca en el que se borra toda estra- 
tificación. Pasado este punto el Nummulítico rodea al Cretá- 
ceo desde el Racú de ¡as Rabosas hasta las lomas de Tángel. 

La primera colina, llamada del Cementerio, empieza á unos 
500 metros del Clot y está constituida por calizas tabulares, 
de color blanco y las calizas manchadas de limonita, que ya 
se han indicado más arriba. Abundan los núcleos piritosos 
más ó menos limonitizados; alg'unos de estos núcleos parecen 
depositados cuando las calizas estuvieran en estado fang-oso, 
atendiendo á que en ellos se nota que han descendido, de- 
jando un hueco que las infiltraciones han rellenado de caliza 
cristalina. Los moldes de Qastrochenidce se presentan con fre- 
cuencia rellenos de una caliza creíosa muy deleznable. Las 
canteras de esta colina han proporcionado varios ejemplares 
de Turrilites, entre ellos uno de g'ran tamaño que permite 
observar que en este g-énero como en los demás Ammonites, 
una vez que alcanzan g-ran desarrollo, las costillas, tubérculos 
y demás adornos de la concha tienden á desaparecer. Las 
vueltas llevan como unos 26 ó 28 tubérculos en cada fila, mien- 
tras que en la última solo existen unos 16 por vuelta, y estos 
muy rebajados y con tendencia á desaparecer. No fué este 
solo ejemplar de T. iul^erciilatus Bo&c. el que pudo encontrarse; 
otros más aparecieron al cortar la colina, muchos de ellos dis- 
persados por los obreros, á pesar de nuestras recomendaciones. 



364 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

De las canteras proceden alg-unos trozos que poseemos de un 
Ammonites, que parece ser el Acanihoceras Mantelli Sow. La 
zona de calizas margosas que se extienden sobre estas calizas 
encierra grandes Moceramus . 

Las dos colinas que se alzan á continuación de la loma del 
Cementerio son de reducidas proporciones. Cortadas al E. para 
el paso de la carretera han aparecido margas azuladas ó gri- 
ses con algunos Inoceramns y TiirriUtes ttiherculaius . Estapar- 
te, que presenta curvaturas, buza al S. 50" E. con una pen- 
diente de 55". Hay abundancia de moldes de Gastrochenidm. A 
continuación se presenta una pequeña colina larga y estrecha 
formada por un crestón de calizas bastante fuertes, que en 
unos puntos alcanza la vertical y en otros ha pasado de elía. 

Escasean allí los fósiles de tal modo que después de nume- 
rosas excursiones sólo hemos encontrado un Ammonites piri- 
toso imposible de clasificar, un largo y delgado BeJemnites y 
una pequeña Rhynchonella, que presenta unas 36 costillas, de 
las que 10 ó 12 corresponden á un ancho bocel. Paralelo á este 
cerro se encuentra otro al W., formando entre los dos una es- 
trecha cañada dedicada al cultivo (cañada del Madrileño) y en 
donde las capas se presentan con algunos fósiles de apariencia 
albense. Las calizas y margas arenosas nos han permitido ex- 
traer un trozo de ScJiIoenbachifi (Am. varícosus Sow.), trozos de 
A. ÍHopliiesj falcaíus Mantell, otros de BeJemnites, algunos 
muy adelgazados hacia el fragmocono y los moldes de Gastro- 
chenidce tantas veces citados. Más al W. se encuentra la loma 
de la Caligua cubierta de travertinos y formada por margas 
que encierran algunos equinodermos y entre ellos he creído 
reconocer el Hemiaster phrynus Desor. 

A continuación del Cerro del Madrileño se encuentran otras 
colinas de altura próximamente igual y formadas por calizas 
blancas con manchas de limonita procedente de los núcleos 
piritosos que encierran, casi todos ellos alterados. No cabe duda 
que es el mismo terreno que constituye la loma del Cemente- 
rio. Sus capas se inclinan 77" y buzan al S. 60° E. La parte N. 
de este cerro contiene también Turrilites, habiendo encon- 
trado cerca de la cumbre uno que parece referirse al T. Ber- 
geri Brong, mientras que en las laderas de esta misma parte 
se hallan calizas pizarrosas tan blancas y terrosas, que las 
de algunos sitios pudieran considerarse como creta. Presen- 



DE HISTORIA NATURAL, 



365 



tanse con frecuencia g-ruesos pedernales g-rises con manchas 
blancas y rojas, resquebrajados y con apariencia de fosilizar 
cuerpos orgánicos. En el mismo sitio se recog-en impresiones, 
al parecer, de TurriUtes tuberculatus Bosc. No lejos del cerro 
de Coca se han encontrado impresiones como de algas. 

Fórmase entre el cerro de Coca y otra loma situada al NE. 
una estrecha cañada en la que aparecen los cantos de los es- 
tratos que en este punto alcanzan una g-ran pendiente. En 
este sitio el Cretáceo se dirig-e al N. buzando al E. próxima- 
mente, con pendientes de 68°. Las calizas y raarg-as pizarrosas 
muy blancas están alg'o descompuestas y 
con escasísimos fósiles, y aun éstos tan alte- 
rados que no es fácil su determinación; solo 
un artejo de crinoide puede reconocerse con 
claridad. Termina esta mancha cretácea en 
una colina á la que llaman de ¡as tierras 
llancas, por la g-ran masa de creta que se 
halla en su cumbre, siendo de notar que se 
percibe claramente la estratificación en la Artejo de ua crinoide 

, . , , ,. , ,. , de las inmediaciones de 

parte baja de la colma ya medida que se \^ uma de la tierra uan- 
asciende por ella se va borrando hasta des- '^"'^ Cretáceo dei Paia- 

^ mó(3:l). 

aparecer completamente al Ueg-ar a la masa 
de creta, y siendo los mismos estratos pudiera creerse que la 
creta procedía de la alteración de la parte superior de ellos. 
Cubre la cumbre una capa de travertino rojizo que alcanzará 
un metro ó metro y medio de espesor, su consistencia le per- 
mite servir de techo á las numerosas excavaciones que se 
han hecho en busca de creta, formando las estrechas g-alerías 





Desde los Cerros de Coca (C. C.) y el Cerro de la Tierra (C. T. B.) á la loma num- 
mulitica del Qarachico. En el centro se representa la masa de creta bajo una capa de 
travertinos y conglomerados (T. T.) 

(Se han aumentado las alturas y reducido algo las distancias.) 



un verdadero laberinto. Inútiles han sido todas nuestras in- 
vestig*aciones en busca de fósiles que hasta el presente no he- 
mos encontrado, ni noticia siquiera. Si esta creta procede de 



366 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

una alteración de los estratos, los restos orgánicos encerrados 
entre ellos habrán sufrido la misma suerte. No hay tampoco 
pedernales entre la masa de creta. 

A corta distancia, al E., aparece el Nummulítico junto ala 
finca llamada el Garachico. Las capas de calizas, y sobre todo 
las de marg-as y arcillas, se presentan cuajadas de fósiles, prin- 
cipalmente Nummiilites de cuatro ó cinco especies, Orhitoides 
(Discocy dinas y Lepi docy dinas) , numerosos artejos de un cri- 
noide que caracteriza bien el Eoceno de Alicante: el Conocri- 
ñus pyriformis Goldf, trozos de Conodypeiis, Ediinolampas y 
algunos ejemplares de la Serpula spirulcea Lamk. Estos estra- 
tos buzan al S. 40° E. con pendiente de 41°. 

El Eoceno se extiende por el N. formando una serie de pe- 
queñas colinas con dirección al NNE. y pendientes que varían 
entre 40 y 50°. En el llamado Racó de las Rabosas (rincón de las 
lorras) es tal la abundancia de Nummulites y Orbitoides, que 
las calizas toman una estructura pizarrosa, dividiéndose en 
hojas delgadas. En la serreta de Tángel se encuentran además 
mu}^ bellos poliperos, Operculhias de gran tamaño y algunas 
conchas de Lamelibranquios. En una excursión efectuada en 
Noviembre último, visitamos el terreno comprendido entre 
Santa Faz y el Palamó y reconocimos que el Eoceno aparece 
cercado las lomas del Barón de Finestrat, porque estas se en- 
•cuentran formadas por elementos de acarreo, entre los que 
llaman la atención cantos de caliza marmórea de un color 
azulado claro con numerosos Nmninulites. Quizá constituya 
esto la base del Mioceno, como ya hemos tenido ocasión de 
apreciarlo en otros puntos de la provincia. El Mioceno forma las 
colinas y cerros inmediatos al mar (Sierra de San Julián, can - 
tera, castillo, etc.), asi como también la parte alta del Garbi- 
net, como ya se dio á conocer en otra nota (Marzo 1906). Su in- 
clinación hacia el Mediterráneo es generalmente de pocos 
grados; el Eoceno forma una ancha faja paralela á la anterior 
y el Cretáceo en este punto se extiende á continuación oculto 
á trechos por el Cuaternario (travertinos, conglomerados y 
loess). 

El examen de los fósiles citado y su scomparación con los 
de otras localidades, tanto de esta provincia como del extran- 
jero, nos llevan á pensar si esta mancha cretácea de Villafran- 
queza será como un término medio entre el Albense y el Ceno- 



DE HISTORIA NATURAL. 367 

manense, ó, mejor dicho, una zona intermedia con fósiles de 
ambos pisos. El hecho no seria único, porque en el extranjero 
se citan alg-unas localidades en las que han coexistido las es- 
pecies; la presencia da la Discoidea cylindrica Ag-. prueba me- 
jor que ning-ún otro fósil la existencia del Cenomanense, pero 
bueno será hacer constar que la comparación de los ejempla- 
res de Turf Hites clasificados como T. tuherculatus Bosc. del 
Estret y de Villafranqueza con los que he adquirido proceden- 
tes de localidades clásicas del extranjero (creta cenomanense 
de Rouen) hace ver notables diferencias. Acaso sean solo va- 
riedades, ó tal vez especies parecidas. 

Otro tanto resulta de la comparación de estos Tiirrilites con 
los del barranco de las Foyes, de Alfaz. Las impresiones de 
g-randes conchas de estos amraonítidos habían sido clasifica- 
das como pertenecientes al T. catenatus d'Orb., afirmación que 
no puede aceptarse dada la identidad de estos fósiles y los de 
Villafranqueza y Estret y hasta de la roca que los empasta. 
Otra comparación puede hacerse entre las capas de calizas pi- 
zarrosas de Villafranqueza y las que constituyen la ladera orien- 
tal de la Sierra deis Talls. Es esta una arista de pocos kilóme- 
tros, paralela á la Sierra deis Casiellars, en las cercanías de 
Ag-ost. Ambas forman como un anticlinal roto y entre ellas 
media una profunda cañada llamada de Muría ó del Pepió. Re- 
corridas tres veces, sólo nos hemos fijado en su parecido con 
otras formaciones, pues los fósiles escasean. En una excursión 
hecha en Febrero último encontramos un trozo de Ammoni- 
tes, que creo sea el A. (ScMoenhachia) varians Sow., especie 
cenomanense; fué hallado entre calizas pizarrosas idénticas á 
las de Villafranqueza. Acaso sean estas capas esa zona inter- 
media á la que Mr. Renevier propuso llamar Vraconieuse, ele- 
vándola á la categ'oría de un nuevo piso. 

La falta de datos positivos me impide tratar en esta nota 
del terreno que compone la colina del fuerte de San Fernan- 
do. Cubierto en parte de una formación de ag-ua dulce con nu- 
merosas conchas del g-én. Hélice, aparece al S. constituido por 
calizas pizarrosas de color blanco ó blanco amarillento, que 
g-uardan analogía con las capas cretáceas antes estudiadas. 
No faltan por la parte N. pequeños depósitos de creta amari- 
llenta y su continuación con los primeros cerros de Piqueres 
es manifiesta. En estos cerros las calizas coronan los depósitos 



368 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

albenses estudiados en otra nota y parecen representar la 
parte superior de este piso ó la intermedia entre él y el Ceno- 
manense. 



Publicaciones que ha recibido la í^eal Sociedad Española 
de fiistoria l^atural durante el mes de dunio de 1908. 

(La liste suivante servirá comme acensé de réception.) 

Alemania 
Eutomologische Litteraturblátter, Berlín. 1908, n° 6. 
Entcmologischer internationaler Vereiu, Stuttgart. 

Entomrlogische Zeitschrift. xxii. Jahrg., nos 10-13, 1908. 
Entomologischer Verein zu Stettin. 

Entomologisclie Zeitung. 69. Jahrg. Heft ii. 1908. 
Naturse Novitates, Berlín. 1908, n° 11. 
Zoologischer Anzeiger, Leipzig. Bd. xxxiii, nos 4-6, 1908. 

Austria-Hungría 
Académie des Sciences de Cracovíe. 

Bulletin international. 1908, nos 4.5, 
Wiener Entomologísche Zeitung, Wien. xxvii. Jahrg., vi. und vii. Heft, 
1908. 

Bélgica 
Société belge d'Astronomíe, Bruxelles. 

Bulletin. W année, n" 6, 1908. 
Société entomologique de Belgíque, Bruxelles. 

Anuales. T. 52% n" 5, 1908. 

Dinamarca 
Société botanique de Copenhague. 

Botanisk Tidsskrift. 28. Bínds, 3. Heft, 1908. 

España 
Colegio de farmacéuticos de Baleares, Palma de Mallorca. 

Las Baleares. N." 90, 1908. 
Facultad de Ciencias de Zaragoza. 

^naZes. Año II, n.° 5, 1908. 
Gaceta farmacéutica española, Barcelona. N.os 130-132, 1908. 
Ingeniería, Madrid. N.os 115-117, 1908. 
Institució catalana d' Historia natural, Barcelona. 

Butlleti. N.^3, 1908. 

(Continuará.) 



Sesión del 7 de Octubre de 1908. 

PRESIDENCIA ACCIDENTAL DE D. JOSÉ R. MOURELO 

El Secretario le^^ó el acta de la sesión anterior, que fué 
aprobada. 

Fallecimientos.— El Sr. Mourelo dio cuenta de la muerte del 
eminente g-eólog-o D. J. F. Nery Delg-ado, presidente del Servi- 
cio g-eoíóg-ico de Portug-al, bien conocido por su laboriosa y lar- 
g-a carrera, durante la cual ha publicado importantes trabajos 
científicos, y en este mismo año su magnífico Sijsléme sihmque 
de Portugal. Etiide de straiigraphie yaUontoJogique. 

Notas y comunicaciones.— El Secretario, en nombre de los res- 
pectivos autores, presentó los trabajos sig-uientes: 

«Datos sobre los macrosismos españoles», por el P. Manuel 
María S. Navarro, S. J. 

«Estudio anatómico y fisiológico de la piel del Gallipato 
{Pleurodeles Waltlü Mich.)», por D. José Gog-orza. 

«Más sobre el Crioceris macilenta Ws.», por el P. José María 
de la Fuente; y 

«Algunas observaciones sobre la nidificación del Neophron 
percnopterus L.», por D. Francisco Ysern y Fixe. 

— El Sr. Calderón leyó una carta de nuestro consocio D. Pablo 
Gramas, director del Museo municipal de Santa Cruz de Tene- 
rife, dando noticia de un terremoto observado el día 27 de Julio 
último en aquella isla. 

«La trepidación, dice el Sr. Gramas, se percibió k las doce 
de la noche, en forma de algunas sacudidas alg'o violentas du- 
rante tres segundos. A los diez minutos se repitieron, aunque 
con menos intensidad y duración. El fenómeno pasó desaper- 
cibido para la mayoría de la gente. 

»Es de notar que aquí los sismos son muy raros, no habién- 
dose sentido ninguno apreciable desde el de 1901, cuyas sacu- 
didas pusieron en alarma á toda la población.» 

Noticias bibliográficas. — El Sr. Calderón leyó la siguiente: 
G. Mengel, FeuiUes de Prades et Céret {Alhéres et Cerdngne). 

T. VIII. -Octubre, 1908. 25 



370 boletín de LA EEAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

(Bull. de la Carie géol. de France, t. xviii, Mai 1908, 7 pág-inas, 
1 mapa y 1 grabado.) 

En este trabajo del Sr. Meng^el, director del Observatorio ine- 
tereológ-ico de Perpig-naii, se describen dos regiones interesan- 
tes para los g-eólog-os españoles por referirse unas á territorios 
vecinos y otras pertenecientes al propio nacional. 

La primera parte se consagra á la región denominada «Les 
Albéres», constituida por la extremidad oriental de la cadena 
pirenaica, entre las planicies del Rosellóny las del Ampurdán. 
Es particularmente interesante la tectónica del macizo del 
cabo de Creus. 

La segunda parte versa sobre la Cerdaña, reglón franco- 
española encerrada entre el macizo g"ranitico de Andorra y la 
Sierra de Cadí. El autor estudia exclusivamente las formacio- 
nes primarias del país, que son las menos conocidas. Por vía 
de apéndice hace algunas consideraciones sobre otras regio- 
nes, entre las cuales figuran localidades de la provincia de 
Gerona. La índole abreviada del trabajo no se presta á extrac- 
tarlo, y por eso me limito á dar esta breve noticia de la re- 
ciente aparición de un escrito breve, pero substancioso, que 
versa en g-ran parte sobre nuestro territorio. 

Secciones.— La de Granada celebró sesión el 21 de Julio, bajo 
la presidencia de D. Pascual Nácher, aprobándose el acta 
anterior. 

— Fueron propuestos, como nuevos socios numerarios, D. Flo- 
rencio Porpeta y Llórente, catedrático de la Facultad de Medi- 
cina y D. Juan de Dios Simancas Señan, por D. Juan L. Diez 
Tortosa, y D. José García López Maestro, de la Escuela supe- 
rior de Loja, y D. Nicolás María Dalmau Montesinos, Ing-eniero 
agrónomo, por D. Francisco Espejo. 

— El Sr. Presidente dio cuenta del traslado al Instituto gene- 
ral y técnico de Albacete de nuestro consocio Sr. López Mateos, 
catedrático de Agricultura, y añadió que creía interpretar los 
deseos de los reunidos expresando el sentimiento que embar- 
gaba á la Sección al verse privada de uno de sus individuos 
que más entusiasmo había demostrado para la formación y el 
desarrollo de la agrupacióu. 

Ocupándose el mismo señor (el Presidente) de la «Asociación 
española para el prog-reso de las Ciencias», hizo un llama- 



DE HISTORIA NATURAL. 2ni 

miento á los socios para que se inscribieran en ella y solicitó 
hiciesen propag-anda á fin de que el número de los asociados 
en Granada fuese el mayor posible. 

— El Sr. Diez Tortosa (Juan L.) presentó unas hojas con ano- 
malías de la especie Saxífraga crassi folia L. 

La misma Sección se reunió el 30 de Septiembre, bajo la pre- 
sidencia de D. Pascual Nácher, aprobándose el acta de la an- 
terior después de su lectura. 

Quedaron admitidos los socios propuestos en la sesión de 
Julio pasado. 

Se dio cuenta de las publicaciones recibidas para la biblio- 
teca de la Sección y de ejemplares recibidos para el Museo. 
Acordóse dar las gracias á los donantes. 

— El R. P. S. Navarro Neumann leyó una nota titulada «Datos 
sobre los macrosismos españoles» y mostró algunas gráficas 
obtenidas en la Estación sismológica de Cartuja (Granada), 
que está á su cárg-o. 

— El Sr. Diez Tortosa manifestó que le habían entreg'ado 
unas hojas de remolacha, en las que había aparecido una 
nueva plaga, á fin de que por la Sociedad se hiciese la deter- 
minación de la especie que la produce y los medios para com- 
batirla. 



Suhsidio para o estudo da fauna carcinologica de Portugal. 
Epüchas de creagáo e reproducgáo 



LUIZ G0NZAGA DO NASCIMENTO 

Lagosta (Pali7mrus viügaris Latr.) — Entre a variedade de 
crustáceos que se encontra ñas aguas portuguezas, a lagosta 
é, sem duvida, o mais apreciado, nao só pelo seu sabor, como 
pelo valor commercial que de ordinario obtem nos mercados. 

Nao só em Portugal esta especie é tida em apreco; os estran- 
geiros sentera por ella particular predilecáo, conservando-a 
em viveiros para d'ella se utilisarem ñas epochas em que é 
defesa a sua pesca. Domiciliada ñas aguas portuguezas, onde 
é vulgar, e abundante, especialmente em Yianna do Castello, 



372 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Povoa de Varzim, Peniche e Cascaes, encontra-se tambem no 
Mediterráneo, sendo esses exemplares superiores em dimensáo 
aos colhidos ñas costas maritimas de Portug-al, onde raramen- 
te atting-em inais de 40 centimetros de comprimento. 

No Musen de Historia Natural de New-York existe urna la- 
g'osta que mede 45 poleg-adas de larg-o e pesa 36 libras. 

Esta especie é fecundissima, reproduzindo cada exemplar 
100:000 ovos, os quaes até á desincubacáo conserva adheren- 
tes ao ventre por urna especie de materia viscosa. A eclo- 
sao dos ovos é desde os principios de Julho até aos fins de 
Ag"Osto, g-anhando o alto mar para a fazerem. As larvas con- 
servam-se á tona d'ag-ua até atting-irem certo desenvolvimen- 
to, depois do qual procuram os fundos. 

A lag'osta é voraz e carnívora; alimenta-se de plantas mari- 
timas, peixes, mulluscos e vermes. 

Vive em fundos pedreg'osos a pouca distancia das costas, em 
tempes quentes, e, com os fríos, desee ás profundidades. 

Seg"undo a opiniáo de experimentados pescadores, o sabor 
d'este crustáceo varia consoante a sua alimentacáo. Assim 
temos que os capturados ñas profundidades, isto é, de 120 á 130 
bracas d'ag-ua sao mais saborosos do que os que se pescam em 
menor nivel d'ag-ua, devido a estes fazerem a sua alimentacáo 
apenas de plantas maritimas e mulluscos. 

Empreg-am-se na sua captura os apparelhos denominados 
covos, que os pescadores iscam com raía (Raja microcellata), de 
preferencia a outro eng-odo. Tambem accidentalmente é colhi- 
da nos anzoes destinados á pesca do alto e ñas redes Iranquei- 
ras, onde entra em perseg-uicáo de entras especies. 

Lavag-ante (Homarus vuJgaris Edw.)— E'vulg-ar, pouco abun- 
dante e menos saboroso que a lag-osta; encontra-se frequente- 
mente ñas reg-ioes meridional e occidental do continente de 
Portug-al nos mezes de Dezembro, Janeiro e Fevereiro, espe- 
cialmente na costa da Galé (Setubal), Cezimbrae Peniche, onde 
se pesca á profundidade de 7 á 8 bracas nos tempes fríos, em 
quanto que ñas epochas quentes accidentalmente é colhido 
de 100 á 120, nos anzoes destinados á pesca do alto. 

Vive em fundos pedreg-osos, revestidos de plantas maritimas, 
onde procura as anfractuosidades das rochas e ahi estaciona 
durante larg-o tempo. Nao é voraz; alimenta-se de alg-as, pe- 
queños peixes e mulluscos. 



DE HISTORIA NATUEAL. 373 

Sobre a epocha da sua reproduceáo, Baldaque, illustre 
membro da commissáo central de pescarías diz que: «comeca 
em Outubi o, e prolong"a-se até Janeiro alg"umas vezes. Reunem- 
se macho e femea, oppostos ventre com ventre, de maneira 
que os orificios externos dos orgáos genitaes do macho corres- 
pondan! próximamente aos da femea, dando se uma especie 
de copla incompleta, na qaal o ñuido fecundante passa para o 
seio maternal. 

Log"o que os ovos chegain a um estado de maturacáo com- 
pleta, as femeas applicam a face debaixo do ventre contra 
o peito, formando uma cavidade para a qual abrem os oviaduc- 
tos, e por estes sáem em jactos succesivos uns 20:000 ovos, 
que ficam reunidos e seguros por um liquido viscoso, segrega- 
do n'essa occassiáo. 

«Neste meio se produz a incubaeáo, que dura seis mezes, 
finda a qual nascem as larvas e sobem á superficie, procurando 
o largo para comecarem o seu desenvolvimento.» Opiniáo c jm 
a qual estamos plenamente de accordo. 

Os apparelhos que os pescadores empregam na sua pesca 
sao os covos, os quaes iscam com lulas {Loligo milgaris) de pre- 
ferencia a outro engodo. Tamben se captura ñas recles costei- 
ras. O seu comprimento é de 40 á 45 centímetros e ordinaria- 
mente obtem nos mercados o valor commercial de 500 á 1:000 
réis cada exemplar. 

Lagostim {Nephrops ^norwegicuslAn.) — Esta especie, da familia 
dos astacidíos, é rauito saborosa, mas rara, ñas aguas territo- 
riaes, encontrando-se accidentalmente nos mezes de Janeiro e 
Fevereiro, epocha em que, impellida pelos temporaes, entra 
no rio e costa da Galé (Setubal), onde se pesca á profundidade 
de 7 á 8 bracas. 

Vive em fundos pedregosos revestidos de plantas marítimas e 
alimenta- se de lodos ricos, mulluscos e frutificacoes do (Fiicus 
vesicuJosus). 

A sua reproduceáo tem logar nos mezes de Abril e Maio. 
Nao obstante estar em duvida, nao duvidamos ousar esta affir- 
mativa, por de visu proprio a termos encontrado em estado de 
reproduceáo n'esta epocha. 

Em consequencia de ser multo escassa, nao se Ihe prepara 
pesca especial, sendo colhida ñas redes de arrasto ou chincho- 
rros empregadas na captura de outras castas. 



374 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

O comprimento máximo do lag-ostim é de 20 centímetros e o 
seü preeo nos mercados portug'uezes varia entre 400 a 600 réis 
cada um. 

Sapateira f Cáncer pa^fums Lin .) — E'uma especie de caran- 
g-uejo de g-randes dimensoes, pesando cada exeniplar, no sen 
máximo desenvolvimento, 4 a 5 kilog-rammas e mede 40 cen- 
timetros de comprimento e 25 na máxima larg-ura. 

Pouco abundante ñas costas portuguezas, encontra-se, toda- 
via, mais frequentemente nos mezes de Junho a Setembro eni 
Cezimbra, Cascaes, Peniche e na costa da Galé (Setubal). 

Ñas epochas calmosas vive a 8 e 9 bracas de profundidade em 
fundos pedreg-osos, revestidos de plantas marítimas e com os 
fríos desee ás profundidades onde accidentalmente é colhida 
nos apparel/ios da pesca do alio a 100 e 120 bracas. 

A sua'reproduccao tem log-ar nos mezes de Marco e x\brll, e 
a eclosáo dos ovos dá-se em Ag'osto e Setembro, g-anhado o 
alto mar para a fazer. 

Os pequeños seres vivem sob as podras immerg-idos em arela e 
lodo, alimentando-se de pequeños peixes, vermes e muUuscos. 

Pesca-se ñas redes costeiras, onde vae em perseg-uicao de 
outras especies. 

A carne d'este crustáceo é multo saborosa e apreciada, espe- 
cialmente em Marco e Abril, epoclia da sua máxima nutrlcáo. 
O preco de cada exemplar reg'ula entre 500 a 1:000 réis. 

Carang-uejo commum (Carcinus maenas Leach.)— Esta espe- 
cie éconhecida de todos, sendo abundantlssima nos ríos e por- 
tos do continente, especialmente nos mezes de Abril e Maio, 
em que se encontra aos cardumes, vendo-se correr nos fluxos 
e refluxos das mares em procura das ag-uas sobre as quaes o 
sol dardeje os seus ralos. N'esta epocha é quando mais se 
aproxima das praias, procurando as podras sob as quaes se 
occulta. E'nomado e vive nos tempos quentes a 2 e 3 bracas de 
profundidade em fundos de lodo e arela, mas com os frios desee 
a maiores íunduras em procura das alg-as (Fucus vesiculosiis). 
Alimenta-se de vermes, pequeños peixes e mulluscos; é carní- 
voro e inimig-o encarnlcado da ostra (Ostrea edulis) a que faz 
constante caca. Eeproduz-se nos mezes de Setembro e Outubro 
e a eclosao dos ovos tem log-ar em Janeiro e Feverelro. Mede or- 
dinariamente 8 centímetros de comprimento por 6 de larg-ura. 

Nao serve para uso alimentar, porém, os pescadores apro- 



DE HISTORIA NATURAL. 375 

veitam as faméas, quaiido em estado de reproduccSo, para as 
utilisar, dizeudo serem saborosas. 

Nao se Ihes faz pesca especial sendo no entanto colhido em 
todas as redes, e que as damnifica bastante. 

Santola {Maja squinado Rondelet.) — E'vulg^ar e abundantis- 
sima nos rios e costas de Portugal, especialmente em Agosto 
e Setembro, mormente em Cezimbra, Cascaes, Peniche e costa 
da Galé (Setubal), onde vive a 7 e 8 bracas, em fundos pedre- 
gosos e de areia. O seu paradeiro ñas aguas portuguezas va- 
ria consoante as temperaturas, pois ao passo que ñas epochas 
calmosas se encontra a esta profundidade, ñas invernosas des- 
ce de 20 a 25. A sua alimentacáo é constituida por plantas 
marítimas, peixes e mulluscos. A santola é fecundissima e en- 
contra-se em estado de reproduccáo ñas lúas chelas, epocha 
em que a sua carne é mais saborosa. A eclosáo dos ovos dá-se 
nos ming'uantes. O comprimento de cada exemplar d'esta es- 
pecie regula entre 20 por 14 centímetros de largo. Os appere- 
Ihos empregados na sua pesca sao as redes de arrasto e os covos, 
iscados com detrictos de peixe. A pezar da sua carne ser apre- 
ciada obtem diminuto valor commercial em consequencia de 
ser multo abundante. 

Os povos antigos, especialmente os gregos, attribuiam a este 
crustáceo grande sagacidade, tendo-o representado ñas suas 
moedas. 

Pilado (Por¿¿mw5j»?ííe;' Lin.)— Na costa da Galé (Setubal) e 
ñas do Norte é abundantissimo e vulgar, nos mezes de outu- 
bro a dezembro, em que vive á profundidade de 10 a 20 bracas 
em fundos de areia revestidos de plantas marítimas, alimen- 
tando-se de pequeños peixes, mulluscos e alg'as. Só entra nos 
rios quando impellido por grandes vendavaes. A reproduccáo 
d'esta especie tem logar em Dezembro e Janeiro, aproximan- 
do-se dos bancos de areia para fazer a eclosáo dos ovos nos 
mezes de Marco e Abril. 

Na costa da Galé entra em grandes quantidades ñas arma- 
coes valencianas; porém, os pescadores do norte preparam-lhe 
pesca especial com redes de arrasto. Se bem que se nao utilise 
para alimentacáo, chega a obter um valor relativamente gran- 
de por ser um adubo escellente. 

Gafanhoto do mar {Sqiiilla maniis Lin.) — E'vulgar, mas 
pouco abundante, encontrando-se accidentalmente ñas aguas 



316 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

do Sado (Setubal), costas do Alg-arve e no Tejo. Nos mezes de 
Novembro a Janeiro e ñas mares de ag-uas vivas captura-se á 
profundidade de 10 a 20 bracas. Nos tempos quentes procura 
os grandes fundos, tendo nos, em estudos oceanog-raphicos, 
encontrado alg-uns exemplares. d'esta especie entre 10 a 90 
bracas de profundidade. Alimenta-se de pequeños muUuscos, 
lodos ricos e vermes. Reproduz-se nos mezes de Abril e Maio e 
faz a eclosáo dos ovos em Ag-osto e Setembro, procurando para 
isso o alto mar. O seu comprimento reg-ula por 20 a 25 centí- 
metros. Nao tem valor commercial, dizendo os pescadores que 
a sua carne é apreciavel e d'um sabor semilhante á do lag-os- 
tim (NephrojíS norwegicus). Colhe-se accidentalmente ñas re- 
des costeiras e de arrasto. 

O nome vulg-ar porque é conhecido, advem-lhe por caminhar 
á semilhanca dos g-afanhotos terrestres (Declicus verrucivornsj, 
isto é, aos saltos, e tambem por Ihe ser animilhavel pela serri- 
Iha de que tem armadas as patas dianteiras. 

Aranha do mar (Inac/ins scorpio Fabr. i. dorsettensis, 
Leach.)— A especie que descrevemos é vulgar e abundante du- 
rante todo o auno, na costa da Galé (Setubal) e Ceziinbra, onde 
vive á profundidade 10 a 20 bracas em fundos pedreg-osos e 
de arela, revestidos de plantas marítimas. Alimenta-se quasi 
exclusivamente de vermes, pólipos, infusorios e ascidios. A sua 
reproduccáo tem log-ar em Dezembro e a eclosáo dos ovos em 
principios de Marco, procurando para isso as alg-as (fucus vesi- 
culosos). E'accídentalmente colhída ñas redes costeiras. Nao 
tem valor alg-um, quer alimentar, quer commercial. 

Pernudo {Gfonoplax angulata Fabr.)— D'este crustáceo pouco 
vulg-ar encontram-se alguns exemplares na costa da Galé (Se- 
tubal) e Cezimbra, especialmente nos mezes de Outubro a Ja- 
neiro, onde vive á profundidade de 10 a 20 bracas em fundos 
pedregosos e de areia, descendo ñas outras epochas aos gran - 
des fundos. Alimenta-se de pequeños muUuscos, pólipos, in- 
fusorios e ascidios. A reproduccáo tem log-ar nos fins de Maio 
e a eclosáo dos ovos dá-se nos principios de Ag-osto, ganhando 
o alto mar para a fazer. E'colhido accidentalmente ñas redes 
costeiras. 

O nome vulg-ar de 2)ernudo, porque é conhecido, advem-lhe, 
como a ethymolog'ia da palavra, do g-rande comprimento das 
patas dianteiras. 



DE HISTORIA NATURAL. 377 

Casa alug-aila. Ermitáo (Eupagurus Bernhardus Linii.) — Este 
crustáceo, da familia pagimdae, é vulg-ar e abundante no rio 
e costa da Galé (Setubal) e Cezimbra, durante todo o auno; vive 
em fundos pedregosos, de areia, ñas conchas abandonadas pe- 
los mulluscos, variando as profundidades entre 10 a 50 bracas. 
E'voraz e alimentase de pequeños peixes, vermes e mulluscos. 

Encontra-se em estado de reproduccáo ñas mares de ag-uas 
vivas e com as lúas chelas; a eclosáo dos ovos tera log-ar nos 
ming-uantes, procurando as rochas para a faserein. Nao tem 
valor coiamercial nem alimentar. Entra accidentalmente ñas 
redes costeiras onde vae em perseg-uicáo de outras especies. 

Furta camizas (Pachygrajisiis marmoraíus Fabr.) — EVulg-ar 
e abundantissimo durante o anno ñas praias do continente do 
reino. Vive ñas fendas das muralhas e ñas rochas. Alimenta-se 
de plantas marítimas, pequeños peixes e mulluscos. A sua re- 
produccáo tem log-ar nos mezes de Marco e Abril e a eclosáo 
dos ovos nos principios de Ag'osto, sobre as alg-as. 

E'd'uma ag-ilidade extraordinaria, vendo-se, na baixa mar, 
virem receber os ralos solares, desapparecendo quasi repenti- 
namente. 

O nome vulgar porque é conhecido, parece advir-lhe de ter 
as patas dianteiras munidas d'umas piucas incisivas. Nao tem 
valor commercial ñera alimentar. 

Freirá [CaUapa granúlala Linn.) — E'vulg-ar mas pouco 
abundante e encontra-se mais frequentemente na Povoa de 
Varzim, costa da Galé (Setubal) e Cezimbra, nos mezes de 
Marco a Junho. Vive em fundos pedregosos e de areia. Ñas 
epochas quentes as profundidades onde reside variam entre 30 
a 60 bracas e com os frios procura maiores funduras. Alimen- 
ta-se de pequeños peixes, vermes e mulluscos, preferindo o 
caramujo (Lillorina lilorea). 

Reproduz-se em principios de Junho e a eclosáo dos ovos 
tem logar em fins de Agosto, procurando as rochas para 
a fazer. 

Este crustáceo é muito moroso nos seus movimentos e con- 
serva-se por largo tempo immovel no fundo do Océano. 

Entra accidentalmente ñas redes cosleiras, onde vae em per- 
seguicáo de outras especies. Nao tem valor commercial. 

Camaráo mouro (Crangoii vulgaris Fabr. )— Este crustáceo 
vive ñas aguas doces e ñas salgadas. Procura de preferencia 



378 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

as embocaduras dos rios onde frequentemente se encontra 
próximo ás salinas e ñas praias onde a ag-ua doce influencio- 
na. E'abnndante nos esteiros do Sado, vivendo á profundidade 
de 2 a 4 bracas. Alimenta-se de plantas aquaticas, detrictos de 
peixe e kklos ricos. Reprorhíz se no mez de Junho e a eclosáo 
dos ovos tem log-ar em fins de Agosto. Mede ordinariamente 4 
a 5 centímetros de comprímento. Colhe-se nos apparelhos de- 
nominados camaroeiros e entra accidentalmente nos destina- 
dos a captura de outras especies. 

Camaráo do rio (Palaemon serratus Penn.)— Vive ñas bacías, 
lítoraes dos rios, na costa da Galé (Setubal), Sínes e Fig-ueira 
da Foz, sendo abundantissimo nos mezes de Dezembro, Ja- 
neiro e Fevereiro em fundos revestidos de plantas marítimas 
á profundidade de 3 a 6 bracas. Reproduz-se em duas epocbas: 
a 1.^ em Dezembro, sendo a eclosáo dos ovos em Fevereiro; 
a 2." em Junho e a eclosáo dos ovos em Ag-osto, descendo o 
curso dos ríos e procurando os fundos revestidos de alg-as para 
faser a desova. Alimentase de fructificacoes do (Fiicus vesicu- 
losws) e detrictos de peixe. Nos tempos invernosos, quando as 
ag"uas pluvíaes entram em g-rande quantídade nos rios procu- 
ra o Océano onde perseg-ue a sardinha {Clu2)ea pilchardus) 
para Ihe utílisar a desova. Cada exemplar mede ordinariamen- 
te 5 a 6 centímetros de comprímento. Este crustáceo é muíto 
saboroso e apreciado. 

Os apparelhos empreg-ados na sua captura denominam-se 
camaroeiros e uns outros usados pelos pescadores do Tejo a que 
dáo o nome de muleta. A sua pesca faz-se ordinariamente ñas 
vasantes das mares. As redes de arrasto o\\ chinchorro destroem 
g-rande quantídade d'estes crustáceos. 

La célebre caverna de Altamira explorada por los franceses 

POR 

JESÚS CARBALLO 

Desde que en Francia se tuvo noticia de nuestra notable ca- 
verna, apenas transcurre un año sin que alg"ún espeleólog-o 
de allá repita su viaje á Santander con el exclusivo fin de es- 
tudiarla; tal es la importancia que tiene para la prehistoria 
especialmente. Como es lóg-ico suponer, tratándose de una 



DE HISTORIA NATURAL. 37» 

ciencia tan reciente, suscitáronse entre los sabios cuestiones 
sobre diferentes puntos, que lejos de disminuir parece que 
tienden á complicarse más. 

He podido ver en alg-unas publicaciones francesas lo que 
sostiene M. Martel contra M. Cartailliac y el abate Breuil sobre 
el orig"en de la caverna y sobre la edad de las tan famosas 
pinturas que ella encierra, y después de pasarme yo también 
bastantes días sobre la meseta de Altamira para formar un 
juicio lo más exacto posible, voy á dar cuenta á nuestra Real 
Sociedad de las opiniones de aquellos sabios (1) y de la mía 
propia sobre las cuestiones que sug-iere el estudio de tan nota- 
ble caverna. 

En una sesión A Martel, hablando de las simas y soplados 
tan abundantes en la meseta de Altamira, dice ser debidos á 
excavaciones (des afouillements) externas practicadas de arri- 
ba para abajo por las ag"uas sumidas, y no como quieren Car- 
tailhac y Breuil de abajo hacia arriba; y el mismo orig'en 
atribuye á la g-ran caverna con todos sus sumideros y g'ale- 
rías. En el interior hállase un pozo de 10 m., que Martel opi- 
na ser otro sumidero como los demás, por donde antes se es- 
currían las ag-uas, aunque ahora esté seco; pero que Cartailhac 
y Breuil suponen artificial. Las razones de Martel me parecen 
más atendibles que las de los otros dos sabios, sobre todo acer- 
ca del pozo, ni comprendo por qué le creen artificial. He visto 
muchos sumideros mayores y menores que él y no hallo dife- 
rencia alg'una de los demás. La caverna toda (300 m. por 10 de 
alto] no es más que un antig-uo sumidero abierto por las ag'uas 
mediante acciones mecánicas (corrosión) y químicas (descom- 
posición). Ese pozo era el coladero natural de las agnias abun- 
dantes que formaron la cascada más próxima dentro de la 
cueva; más tarde sufrieron un desvío, la cascada no continuó 
y el pozo se secó. En su fondo existen aún varios boquetes de 
desag'üe. 

Lo que creo que Martel no nos pueda aún demostrar es que 
la meseta de Altamira haya sido fondo de un lag'O en otra 
época g-eológ'ica, puesto que carece de pruebas formales, entre 
ellas las paleontológ-icas: yo al menos no he podido hallar un 
solo fósil que lo indique. 



(1) Extrait du c<Bull. Soc. Prehist. de Fraace»,'^séance du 22 février 1906. 



380 boletín DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Tratando del orig-en de las simas (1) existentes en los alre- 
dedores de la caverna, no me satisfacen las explicaciones de 
ning-uno de los citados g'eólog'os franceses, que las consideran 
como arriba expuse; por lo que voy á dar mi opinión con 
pruebas y hechos prácticos. Vense allí muchos soplados espar- 
cidos por toda la localidad, consistentes en unas pequeñas de- 
presiones en forma casi de embudo sin vértice: todas ellas al 
exterior están aisladas unas de otras. Si su orig-en fuese, como 
ellos suponen, debido á los ag-entes exteriores, tales depresio- 
nes no serían circulares, ni tendrían por eje el doble radio sino 
una línea más ó menos continuada que marcaría la confluen- 
cia de dos pequeñas vertientes y sería así como el cauce de 
momentáneo y pequeño torrente; además, esas aguas produci- 
rían las mismas corrosiones en toda la trayectoria (dadala ho- 
mog-eneidad del terreno) uniéndose unas á otras las depresio- 
nes; pero allí sucede lo contrario, ya que esos soplados son 
puntos independientes y aislados unos de otros. Su verdadero 
orig-en se debe buscar en la hidrología subterránea. Yo lo 
atribuyo á una corriente poco profunda, pero subterránea, que 
se forma por filtración de las ag-uas pluviales recogidas en la 
planicie superior; dicha corriente se cuela por el medio de dos 
estratos calizos del Cretáceo inferior que desde Altamira bu- 
zan al río Saja. En su curso subterráneo el ag-ua tropieza con 
una bolsada de tierra deleznable, la arrastra dejando un vacío 
que será en seg-uida ocupado por las tierras que pesan enci- 
ma, produciéndose en la superficie una depresión circular de 
poco fondo. Ulteriores lluvias depositan sus agnias en ese hun- 
dimiento, las cuales se filtran por el fondo, y repitiéndose esto 
sin cesar, convierten en más friable la tierra de abajo y más 
fácil de ser arrastrada. 

Quien lo haya estudiado sobre el terreno y conozca las teo- 
rías de Paramelle (2), podrá fácilmente indicar la dirección de 
esas corrientes hidrológ-icas del subsuelo altamirense. 

Hay más; trazando un mapa de aquella localidad sometido 
á escala y señalando con puntos rojos las depresiones, tiraría- 
mos una línea en dirección al Saja, pasando por una serie de 



(1) En realidad no son sima.s, sino unos hundimientos ó depresiones allí muy fre- 
cuentes; por falta de vocablo propio, le llamaré sima ó soplado. 

(2) «L'Artde decouvrir les sources>.>, par l'abbé Paramelle 



DE HISTORIA NATURAL. 38í 

tales puntos, y esta línea nos indicaría exactamente la comen- 
te subterránea: en cualquier punto de ella que se abriera un 
pozo saldría ag'ua. Añadiré que son varias estas corrientes, 
pero todas ellas en las mismas condiciones tectónicas; comien- 
í2an en la meseta superior y todas provienen de ag-uas pluvia- 
les en su principio. 

Muy cerca de la célebre caverna, hay otra que conduce un 
buen caudal de ag"ua; sobre ella vi que se hundía un cerco de 
huerta, con mucha pena del pobre labrador que no se atrevía 
á pisarlo; volví á la cueva y vi que efectivamente las ag-uas 
arrastraban mucha tierra de debajo, lleg'ándose á ver la luz 
solar que penetraba por el fondo de la nueva sima. Un poco 
distante de allí vieron unos labradores con asombro abrirse de 
repente un pozo casi circular de 4 m. de profundidad y 5 de 
diámetro; á las pocas horas pasé de excursión y me lo mostra- 
ron. No me sorprendió, pues en el fondo corría un manantial 
permanente en la dirección de uno de los ejes del cerco; él 
había arrastrado la tierra del fondo. Poco después hallé una 
sima llena de matorral en la que se veía precipitarse una cas- 
cada subterránea que, saliendo cerca de la boca, se sumía en el 
fondo; es inútil decir cuánta tierra arrastrase. Los estratos ca- 
lizos que componen el terreno buzan al río Saja (paralelo al 
tren cantábrico) y pertenecen al terreno Cretáceo inferior. 

Estas me parecen pruebas seg-uras, con las que la naturale- 
za muestra el procedimiento de sus fenómenos. 

Las pinturas y grabados. — No dudo un instante de su auten- 
ticidad, es decir, las creo indudablemente prehistóricas. A al- 
g'unos pareció imposible su conservación á través de tantos 
siglos y á pesar de la humedad; pero esto no constituye nin- 
g-una dificultad, porque yo lo demostré prácticamente. Con un 
pedazo de sexquióxido-férrico, hallado en la misma g-ruta, 
pinté una piedra caliza, y por varios años la conservé en un 
armario, preservada de la luz, y cuidando de mojarla con mu- 
cha frecuencia; en tales condiciones, la pintura se conservó 
siempre en el mismo tono hasta que la abandoné. Basta que 
no le dé la luz, para que se conserve indefinidamente. 

Además, todos los espeleólog"os que las estudiaron están con- 
formes en este punto. 

Mas lo difícil estriba en averig"uar la edad de dichas pintu- 
ras. Los Sres. Cartailhac y Breuil las creen paleolíticas, pero 



382 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

M. Martel se esfuerza en demostrar que son neolíticas. Real- 
mente, es difícil averig-uarlo, dada la poca base científica de 
la división de las edades prehistóricas, que á veces más bien 
parecen hechas con ideas li imori^ que seg-ún las leyes natu- 
rales. Con todo, para juzg"ar mejor en la contienda, me con- 
sideraré por un momento de la escuela iweMstórica francesa 
por ellos mismos fundada y sostenida. 

Por de contado, los arg-umentos de Martel contra los otros 
dos no convencen tampoco á Mortillet; pero éste se contenta 
con neg-ar sin aleg-ar pruebas ni razones. 

El arg-umento de Martel para darse cuenta de la falta del 
reno (Cervus iarandus), ó sea la carencia de fauna fría (mag-- 
daleniano), atribuyéndolo al Gnlf-siream, me parece muy ati- 
nada: pero para darla por seg-ura, necesitaríamos saber cuán- 
do se estableció esa corriente, y esto ni el mismo Lapparent 
nos lo puede decir, si bien la da por reciente y postpaleolítica. 
Por otra parte, lo que asientan Breuil y Cartailhac (para supo- 
nerlas del paleolítico) de la huellas del Ursus spelaus, es muy 
deficiente; no puedo comprender cómo dig-an eso de los hoyos 
aquellos de la subida: con razón dice Martel ser imposible su 
conservación en dicho lug-ar (1).. Este punto queda, pues, sin 
resolver, ya que ninguno de los citados aduce razones convin- 
centes. 

Sin embarg-o, á mí me parecen paleolíticas por las razones 
que voy á exponer. 

Este país es muy montañoso y por ende propio para el tro- 
g-lodita del paleolítico, que vivía exclusivamente de la caza, 
como le sucedía al de Altamira; para correr tras las bestias fe- 
roces de que se alimentaba, no podía tener morada fija ni 
cargar con tiendas de campaña ú otros estorbos semejantes; 
por otra parte, el clima excesivamente lluvioso, tempestuoso, 
y de continuo vendaval del Cantábrico le obligaba á g-uare- 
cerse en las cavernas, aquí numerosísimas. Si se añade á esto 
que los montes eran un bosque continuado, se comprenderá 
que constituían el mejor terreno para el desarrollo del troglo- 
dita. Todo lo contrario sucedía al hombre del neolítico, el cual 
no era errante como el otro, y aunque no tenía villas ni pue- 



(1) Unas muy características que no ofrecen la menor duda son las halladas por 
mí en la «Cueva del Zorro>>, macizo de Angustina (Santander). 



DE HISTORIA NATURAL. 383 

blos como los de hoy, sin embarg-o era ya más pacífico, no 
dado á correrías como el anterior; sabía ya domesticar anima- 
les y fabricar utensilios de una labor á veces esmeradísima y 
eleg-ante, lo cual supone ya tranquilidad y vida más social. 
'Este pueblo sin cavernas y sin casas bien construidas no re- 
sistiría á nuestro clima. No era, pues, sitio á propósito para él. 
Las llanuras y clima tranquilo de Castilla le favorecían más. 
¿No serán estas las razones por las que hasta ahora no hemos 
podido hallar en esta reg-ión la menor representación del neo- 
lítico, siendo tan abundante el paleolítico? En cambio, entran- 
do por las llanuras de Campoo falta éste y abunda el neolítico. 
Hay, pues, un plausible motivo para creer que los troglodi- 
tas altamirenses eran paleolíticos y no neolíticos. Nada dig"0 
de los instrumentos allí encontrados, por ser un punto del que 
tratan los citados exploradores. Ni es objeción á dicho supuesto 
la perfección de las pinturas; porque así como para la cría de 
animales, la fabricación de utensilios y cerámica, debemos su- 
poner cierto g-rado de civilización y medios para ello, no su- 
cede lo mismo para la demostración de la iniciativa artística 
y de la estética natural; para esto, el hombre del paleolítico 
no necesitó más utensilios que un poco de ocre hallado en la 
misma g-ruta, alg-ún ejercicio y su g'enio artístico, elementos 
más que suficientes para lleg-ar á la perfección que demostró 
en Altamira. Y este genio no falta nunca, aun entre los más 
ig-notos salvajes de nuestro tiempo. El g-randioso prog-reso de 
las ciencias modernas nos hizo ver cuan ridiculas eran las 
teorías anlig-uas que suponían al hombre primitivo sin inte- 
lig-encia y á la par del bruto, deduciéndose que Aristóteles y 
Pitág'oras, por ser de siglos anteriores, eran inferiores á nos- 
otros. El hombre tuvo siempre un alma g-rande y el mismo 
talento; lo que no tenía eran los medios de que hoy dispone- 
mos. El hombre más sabio abandonado en una isla deshabita- 
da, comerá el primer día con los dedos; pero algunos años 
después fabricará utensilios de piedra, madera ó metal: es el 
retrato de la especie humana. No hay fundamento para negar 
que el troglodita paleolítico tuviese talento y genio artístico 
suficiente para llegar á la perfección que revelan las pinturas 
altamirenses. 



384 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Datos sobre los macrosismos españoles 



MANUEL MARÍA S. NAVARRO, S. J. 

El hallarse actualmente á nuestro carg-o un observatorio sis- 
mológ'ico, situado en esta ciudad de Granada, aflig-ida, no po- 
cas veces, por el terrible azote de los terremotos, nos ofrece la 
ocasión de rogar á nuestros consocios á que, imitando á los 
naturalistas de otros países, y en especial á los suizos y norue- 
g*os, nos presten su valiosísimo concurso, con los datos que fá- 
cilmente pudieran recoger sobre las agitaciones, en general 
débilísimas, pero no por eso menos interesantes, de que con 
frecuencia es teatro el suelo de nuestra España, sobre todo en 
sus porciones Este y Sur. 

El observatorio sismológico de Cartuja cuenta hoy con un 
par de péndulos Stiattesi, de 208 kg. de masa, construidos en 
Florencia por su inventor; una componente vertical Vicentini, 
de 48 kg.; un péndulo astático Wiechert, de 200 kg., con amor- 
tig'uador de aire, construido por Spindler y Ho3'er, de Goting-a; 
un péndulo Omori, bastante modificado, de 106 kg., y otro, bi- 
filar, de 305, ambos con amortiguador de aceite de vaselina; 
y, por último, un Vicentini de 125 kg. 

De los talleres de Cartuja, servidos por religiosos legos de la 
Compañía de Jesús, han salido entrambos Vicentini y los pén- 
dulos horizontales del tipo Omori y del bifilar. 

Una caldera vieja y arrumbada, rellena de g-rava, sirve de 
masa al Vicentini para las componentes horizontales, cuya 
]3orción inscriptora se imitó, con algunas variantes exigidas 
por el aparato registrador que se poseía, de unas fotografías 
que el eminente catedrático paduano que lo inventara tuvo la 
amabilidad de enviarnos. Restos de tubería inútil forman la 
masa del Omori, y las nueve rodajas de fundición que sirvie- 
ron de masa al antiguo Vicentini con pantógrafo, cuyo fun- 
cionamiento fué siempre menos que mediano, forman hoy ia 
del bifilar, suspendido de una pieza de arado de hierro, gra- 
cias á un muelle de cama, convenientemente estirado. 

Esto, y el ser los cilindros registradores de construcción 



DE HISTORIA NATURAL. 385 

también económica (los motores de relojería son despertadores 
ordinarios y los tambores, de hojalata, y, á pesar de eso, 
trabajan mucho mejor que uno que sentimos haber adquirido 
en una casa extranjera de g-ran reputación), nos ha permitido 
montar, con muy escasos dispendios, este número ya crecido 
de instrumentos. 

A excepción del Vicentini para las componentes horizonta- 
les, cuyo cilindro registrador, en servicio desde fines de 1902, 
se halla en reparación, todos estos instrumentos han hecho 
sus pruebas y los datos deducidos de la lectura de sus g-ráfi- 
cos se han venido publicando reg"ularmente hasta el dia. 

Los instrumentos capaces de dar medidas absolutas, en lo 
que hoy cabe, son el ^Viechert, el bifilar y el Omori modifica- 
do, destinado este último, más especialmente al estudio de los 
terremotos muy lejanos, para lo que le favorece la marcha de su 
cilindro registrador, de solos 33 cm. por hora y su período de 
14seg-undos. Además, como su aumento es bastante moderado, 
de 30 á 35 veces, su fuerza de restitución es unos dos milig-ra- 
mos, esto es, más que suficiente, alo que, en unión del cuidado 
con que se equilibran, tanto su palanca multiplicadora, como 
su finísima aguja inscriptora de vidrio hilado, creemos poder 
atribuir el haber obtenido con este péndulo g-ráficas de 122 te- 
rremotos en los ocho primeros meses del presente año, y eso 
que un centenar de ellos tienen su epicentro á más de un mi- 
llar de kilómetros de Cartuja y alg-unos á más de diez mil. 

El Wiechert, menos propio para los débiles terremotos leja- 
nos, reg-istra muy bien los más insig-nificantes de cercano epi- 
centro, para lo que le favorece, no poco, su considerable 
aumento. Finalmente, el bifilar, montado el 5 de Junio del 
corriente por la tarde, y que ya antes de las doce horas nos 
daba las g-ráficas de dos pequeños movimientos, sentidos, res- 
pectivamente, en Molina (Murcia) y Arenas del Rey (Granada), 
á unos 230 kilómetros, ha continuado dando buena prueba 
de si, especialmente en terremotos cercanos ó no muy lejanos, 
como dos del 4 y 9 del pasado Ag-osto y el 4 del actual, de los 
que el primero causó alg-unas víctimas en Constantine (Arg-e- 
lia), á unos 950 km. de Cartuja. 

Cuando escribimos esta nota llevamos registrados, en lo que 
va transcurrido del presente año de 1908, unos 25 terremotos 
españoles, incluyendo entre ellos los dos sufridos en Melilla á 

T. v:i:.-Octubre, 1908 26 



386 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

14 del pasado Julio, cuyas gráficas, por cierto, son muy no- 
talíles. 

Si bien es cierto que g-ran parte de estas sacudidas son tan 
débiles que, ó forzosamente han de pasar desapercibidas á 
nuestros sentidos, ó apenas son perceptibles, no pocas se sien- 
ten, y de ellas alguna vez da noticias la prensa, pero, en ge- 
neral, ó aparecen en diarios locales, ó ni siquiera en éstos, y 
rara vez llegan á esta Estación, donde nos prestarían excelen- 
tes servicios, completando nuestras observaciones. 

En los casos más favorables el instrumento puede indicar- 
nos la distancia que media entre él y la ruptura del equilibrio 
que, al producir el terremoto, hace caminar esas ondas de 
compresión y dilatación capaces de obligar á la masa del ins- 
trumento á agitarse y dejar así escrita la gráfica. Si se halla 
provisto de un amortiguador, nos indica el ritmo del movi- 
miento, su efecto dinámico sobre el suelo de la estación recep- 
tora, la profundidad probable del hipocentro y aun quizá pueda 
permitirme el que entreveamos la máxima aceleración corres- 
pondiente al punto epicentral teórico. Da también, aunque de 
manera un poco vaga, á semejanza del sonido, con cuyas on- 
das guardan las sísmicas no pocas analog-ías, el acimut apro- 
ximado del epicentro. Finalmente, al indicarnos la hora en 
que tuvo lugar la sacudida, en función de la inicial del movi- 
miento observado en la Estación y la distancia del foco, y al 
darnos la velocidad media de las distintas ondas, cuya suce- 
sión claramente se lee en el sismograma, relacionadas con la 
hora inicial, nos permite entrever alg-o de los secretos que en- 
cierran las entrañas de esa tierra que pisamos y cuya super- 
ficie apenas arañan nuestros más profundos pozos de mina. 

Pero estos últimos datos se hallan fundados en la observa - 
ci''n directa, exigiendo aún su auxilio y comprobación. Muchos 
son incomparablemente más fáciles de estudiar en las gráfi- 
cas de esas violentas convulsiones que al sembrar la muerte 
y la desolación por regiones extensas hacen se estremezca 
toda la corteza terráquea, que en los pequeños movimientos, 
débiles sacudidas perceptibles solo en reducidas áreas y úni- 
mente registrables por los más sensibles instrumentos. 

Y la razón es obvia. La fuerza desarrollada por un sismo, ó 
sea la aceleración de la gravedad que produce, se halla, á la 
par, en razón inversa de los cuadrados de las distancias y del 



DE HISTORIA NATURAL. 387 

período propio del movimiento. Este último está directamente 
relacionado con la profundidad del hipocentro. 

Así, un terremoto de foco profundo, capaz de hacerse sentir 
á larg-as distancias, producirá, á ig-ual máxima aceleración del 
suelo del Observatorio, g-ráficas mucho más amplias que otro, 
superficial, ó poco menos, y con área de perceptibilidad muy 
restring-ida, por cercano que este último se encuentre. 

Notable ejemplo de lo que acabamos de indicar lo dan las 
g-ráficas del Omori correspondientes á la reciente catástrofe de 
Chilapa (26 Marzo 1908) y del más débil de los dos sentidos re- 
cientemente en Melilla. 

El instrumento ha funcionado en ambos casos en idénticas 
condiciones. La máxima aceleración para el suelo de Cartuja 
en la sacudida cuyo epicentro apenas dista cuarenta leg'uas 
(170 km.), es de 24 milíg-alas, casi diez veces superior á la del 
violento terremoto que conmovió tantos centenares de kiló- 
metros cuadrados á casi 2.000 leg-uas (9.300 km., seg-ún nues- 
tros sismog-ramas), y, sin embarg-o, en éstos apenas mide me- 
dio milímetro la máxima amplitud aparente del primero en 
vez de los veintidós del seg-undo, ó sea, en medidas absolutas, 
6 [J. en vez de 500 [k. 

En el seg-undo temblor de Melilla, el período, en su porción 
principal, es de un seg-undo; éste mide veinte en la del sismo 
mejicano. El hipocentro del primero está á menos de 2 km. de 
profundidad, en vez de los 33 á 36 que dista, aproximadamente, 
el seg-undo de la superficie de la tierra. 

La mayoría de los terremotos españoles que llevamos reg-is- 
trados, tienen ese ritmo tan rápido, el que rara vez pasa de 
cuatro seg'undos, y alg-unas, sobre todo en pequeñas sacudidas 
g-ranadinas, es inferior á medio seg-undo. 

Esto, unido á que, por fortuna, suelen ser muy débiles en la 
misma región epicentral, hace que los mismos macrosismos, 
ó sea los directamente perceptibles por el hombre, pasen des- 
apercibidos fuera de un área de alg-unos kilómetros cuadrados. 
De aquí el que no podamos identificar los más, perdiéndose 
g-ran número de datos de no escaso interés científico. 

Los datos más interesantes se refieren al lug-ar ó lug-ares en 
que se ha sentido el movimiento; día, hora y minuto, á ser posi- 
ble, en que se sintió la ó las sacudidas; efectos producidos por 
éstas, con el mayor número de detalles posible; ruidos anor- 



S88 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

males y si éstos precedieron, acompañaron ó sig-uieron al tem- 
blor y todos los demás fenómenos observados que parezcan 
hallarse más ó menos relacionados con el sismo. 



Más sobre «Crioceris macilenta» Ws. 

POR 

JOSÉ MARÍA DE LA FUENTE 

Después de los trabajos de los señores Dr. Lucas v. Heyden 
fWien. Bntom. Zeit., 1906, pág-. 123); Dr. Alfredo Chobautf^M/^. 
Soc. Ent, Fr., 1907, pág*. 177) y D. Mauricio Pie {L'Echange 
1907, pág-. 180) sobre Crioceris macilenta Ws., dos nuevas va- 
riedades halladas por el H." Juan Jordá, en Capdepera (Ma- 
llorca), una V. Jordai, ya descrita por nosotros (Bol. R. Soc. esp. 
DE HisT. NAT., 1908, pág-. 121), y otra, v. himacnlata, que se 
menciona en el presente artículo, han venido á sumarse á la 
ya no despreciable lista de aquéllas, haciendo necesaria una 
nueva revisión de la especie, máxime cuando de ella nada hay 
escrito recientemente, fuera de nuestro citado lig'ero apunte, 
en nuestra hermosa leng-ua castellana. 

Nosotros creemos, con autores muy respetables, que C. maci- 
lenta es una especie distinta, no simple variedad, de C. aspara- 
gi L. El Dr. von Heyden {loe. cit.) la disting'ue diciendo que «es 
más pequeña, más estrecha y más aplastada, con la maza de 
los muslos posteriores la mitad más corta». El Sr. Pie (op. cit.) 
añade que «el color obscuro del fondo en macilenta tira á ver- 
dusco, mientras en asparagi es más bien azulado, y el borde 
externo es de ordinario más pálido, teniendo además el protó- 
rax anchamente obscuro sobre el disco». La coloración de las 
patas y antenas varía en macilenta, siendo más ó menos claras, 
más ó menos manchadas de obscuro; pero esto lo dejamos á 
un lado, pues solo el dibujo de los élitros va á ocuparnos por 
ahora, no pin advertir, como de paso, que la faja sutural obs- 
cura se encuentra siempre completa en todas las variedades 
conocidas, y que, por lo mismo, no la mencionaremos aquí 
sino muy rara vez, sobrentendiéndose que existe siempre. 
1. Élitros con una banda long-itudinal estrecha amarilla, 
sobre el disco, que puede alcanzar ó no la extremi- 
dad, estar unida ó no al borde lateral claro 2 



DE HISTORIA NATURAL. 389 

2. Banda discal amarilla separada por completo del 

borde lateral claro y de la extremidad 

{camioestrísí Rossi) macilenta Weise. 

2. 2. Banda discal amarilla unida por uno ó más puntos al 

borde lateral claro, ó por lo menos extendida hasta 

la extremidad (ibérica Heyden) v. linéala Pie. 

1. 1. Élitros sin banda longitudinal estrecha amarilla so- 
bre el disco, sino presentando en este lug-ar, ora 
manchas amarillas, ora manchas obscuras, por efec- 
to de la dilatación ó reducción de la banda amarilla 
de la forma típica 3 

3. Élitros de un amarillo pálido, con la sutura y de una 

á cuatro manchas laterales obscuras 8 

3. 3. Élitros anchamente obscuros, con manchas claras so- 

bre el disco 4 

4. Dos manchas claras sobre cada élitro. 6 

4. 4. Tres manchas claras sobre cada élitro 5 

5. Una por lo menos de las manchas unida al borde late- 

ral claro V. his'panica Ws. 

5. 5. Todas las manchas separadas del borde lateral claro.. 

V. Weise Heyd. 

6. Mancha posterior de cada élitro aislada de la extremi- 

dad, pequeña y casi redonda ó transversal 7 

6. 6. Mancha posterior de cada élitro alargada (lo mismo 

que la anterior) y extendida hasta la extremidad.. . 

V. mediodisj uncía Pie. 

7. Las dos manchas unidas lateralmente al borde claro. 

[Kahjliana Chob.) v. hipponensis Pie. 

7. 7. Las dos manchas separadas por completo del borde 

claro (algerica Chob.) v. cársica Pie. 

8. Élitros con las manchas obscuras de los costados ais- 

ladas, sin faja transversal 10 

8. 8. Élitros, además de las manchas obscuras, con una faja 

transversal antes de la extremidad 9 

9. Una sola mancha obscura, aislada, sobre cada élitro.. 

V. dimaculala n. v. 

9. 9. Dos manchas obscuras, aisladas, sobre cada élitro 

V. quadrimaculala Chob. 

10. Élitros con una sola mancha obscura (la humeral, en la 

docena de ejemplares de mi colección), v. Jordai m. 



390 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

10. 10. Élitros con varias manchas obscuras, externas, en 

cada uno 11 

11. Dos manchas obscuras en cada élitro , 

(Simo7ii Chob. nec Weise) v. Tournieri Pie. 

11. 11. Con más de dos manchas obscuras en cada élitro. 12 

12. Tres manchas obscuras laterales 

(sexsignata Heyd.) v, Jacqueti Pie. 

12. 12. Cuatro manchas obscuras v. Simoni Weise. 



Algunas observaciones 
sobre la nidificación del «Neophron percnopteriis» Lin. 

POR 

FRANCISCO YSERN Y FIXE 

El percnóptero {Neophron percno'pterus L.) escasea bastante 
en España y mucho más en Andalucía, en donde cuesta más 
trabajo verlo que á cualquier otro Vultúrido. 

«En España, dice Brehm, se le ve en todas partes, pero no 
abunda», y luego añade: «En España son tan poco nume- 
rosos, que no es dado observar sus colonias.» 

Buífon, refiriéndose también á nuestro percnóptero, dice: 
«Es uno de los buitres más comunes en Arabia, Eg-iptoy Grecia. 
Encuéntrase, además, en Norueg-a, España, Cerdeña y Malta, 
así como en las islas Canarias y en la India, etc.» Es decir, que 
si España no es su país natal se adapta á el. 

Verlo en la campiña es una rara excepción, y sólo ocurre 
cuando va de paso ó cuando alg-ún cadáver en descomposición 
le brinda con un festín. Las más ag'restes sierras son, por el 
contrario, su morada favorita; necesita como sus cong-éneres 
un lug-ar apartado y tranquilo, donde pueda descansar cómo- 
damente; una vez en él se acantona, recorriendo todos los días 
un espacio más ó menos dilatado para apoderarse de su ración 
cotidiana. 

El observarlo en las altas reg"iones del espacio es un espec- 
táculo verdaderamente grandioso: remontado á una altura con- 
siderable, donde sólo un ojo muy perspicaz lo divisaría, se ven 
unas remeras completamente neg-ras, que se destacan sobre 
un cuerpo blancuzco; el observador, á primera vista, cree que 



DE HISTORIA NATURAL. 3Jl 

tiene ante sí una cig-üeña, pero la falta de timón, su cola 
cuneiforme y su corto cuello le indica bien pronto que es un 
vultúrido. 

Con las alas extendidas y con la majestad peculiar en él, 
desciende poco á poco, formando una gran espiral; de pronto 
se detiene, y como si divisara alg-una víctima, estrecha sus 
alas y se deja caer como un centenar de brazas, quedando un 
momento fijo, para continuar otra vez las mismas evoluciones; 
de este modo va descendiendo hasta llegar á unos ciento ó 
doscientos metros del suelo, desde cuya altura, si sus observa- 
ciones no han sido favorables, se vuelve á remontar, ó traspo- 
niendo por un picacho, se pierde de vista, para seg-uir su cace- 
ría en terrenos más favorables. 

Donde más comúnmente lo he visto ha sido en las sierras 
de Ronda y Ubrique. 

Nunca he podido observar en él la sociabilidad de que tanto 
habla Brehm; fuera del período del celo, siempre se les ve 
errantes, vag-ando de un lado para otro, y si bien es cierto 
que alg-unas veces forman agrupaciones más ó menos nume- 
rosas, éstas coinciden con la época del paso. Debo añadir que 
nunca he visto más de 10 ó 12 reunidos. 

Pero mi objeto no es dar á conocer sus caracteres y costum- 
bres, cosa muy difícil, dado mis escasas observaciones y el g-é- 
nero de vida de estos animales, sino únicamente describir dos 
hermosos huevos de esta especie, recogidos recientemente en 
las sierras de Jerez de la Frontera, y que han venido á enri- 
quecer mi colección, no sólo por su rareza, sino por lo difícil 
de su adquisición, pues el percnóptero nidifica comúnmente 
en los sitios más ag-restes é inaccesibles. 

A mediados de Julio del año 1907, y recorriendo la dehesa 
de «Abanto», en el término de Jerez de la Frontera (Cádiz), 
pude ver y observar el nido del percnóptero. 

Una mañana, saliendo, como de costumbre, acompañado del 
g'uarda de la finca, y cruzando un larg'o y extenso valle que 
desemboca en la «Lag^una de las canastas», atravesamos al 
lado opuesto, y al poco tiempo vi á mi lado un promontorio o 
roca que mediría aproximadamente unos 60 á 7ü metros de al- 
tura; en esto, el guarda me dijo que al otro lado de dicha roca 
criaban, hacía tres ó cuatro años, una pareja de cerreteros. 

Pregunté qué eran cerreteros, y me contestó que unas águi- 



392 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

las blancas, que raras veces criaban por aquellos terrenos, de 
cuya explicación no pude sacar nada en claro; sólo deduje que 
se trataba de alg-ún ave de rapiña; y como le indicara que que" 
ría verlo, marchamos sin detenernos al sitio donde se encon- 
traban. 

Era éste un corte de la roca, casi vertical, en donde sólo las 
crestas salientes y alg-unas raíces de las jaras, que crecían en- 
tre los intersticios de sus g-rietas, permitían ag-arrarse para 
lleg-ar adonde estaba el nido. 

Dejamos los caballos, y comenzamos la ascensión; la subida, 
relativamente cómoda al principio, se iba haciendo cada vez 
más difícil por lo quebrado del terreno; así subimos 30 ó 40 
metros, al cabo de los cuales el cansancio y el calor nos obli- 
g-aron á descansar para tomar nuevas fuerzas, pues aún nos 
faltaba la parte más trabajosa de nuestra ascensión. 

Gateando, más bien que andando, seg-uimos subiendo fatig-o- 
sámente; en alg-unos sitios era forzoso asirse á cualquier mata 
de monte, puesto que las pendientes resbaladizas nos impe- 
dían dar un paso más, y después de garandes trabajos y algu- 
nos arañazos, Ueg-amosá un pequeño saliente de la roca, en el 
cual nos pusimos de pie, pero aún faltaba como un metro pa- 
ra alcanzar el hueco donde estaba el nido, y este fué el momen- 
to más difícil....; el g'uarda me asió por la cintura, y entonces 
pude alcanzar con las manos el borde del nido; si hubiese que- 
rido, de un solo salto hubiera entrado en él, pero el olor pútri- 
do que despedía y la posición, que no era muy á propósito para 
hacer equilibrios en aquellas alturas, me hicieron desistir de 
ello. 

El todo estaba en una especie de cueva, como de un metro y 
medio de ancho por uno de alto. 

Pero el nido, propiamente dicho, se componía de troncos ó 
pedazos de ramas, más ó menos g-ruesos, formando una masa 
compacta de excrementos, huesos y despojos de animales; en 
la parte superior se veían algunos pedazos de trapos (Heug-lin, 
que pudo examinar alg-unos en las pirámides de Eg-ipto, 
dice que los construyen con las ramas secas y tallos de durah, 
y Harmann también aseg-ura que el percnóptero hace el nido 
con hierbas y trapos); además citaré, como dato curioso, que 
entre los trapos y despojos que formaban la parte superior 
había hasta un sombrero viejo. 



DE HISTORIA NATURAL. S93 

Aquel nido parecía haberse abandonado recientemente, y 
por todos sus caracteres y el olor almizclado que aún despedía 
me íig'uré pertenecería á alg-ún buitre; por conservar alg-iin 
resto cog-í un pedazo de rama de las que componían el nido, 
pero el olor que despedía era tan insoportable que á los cuatro 
ó cinco días resolví tirarla. 

Entonces le recomendé al g-uarda que el año próximo no de- 
jara de visitar dicho nido, para ver si podía conseg'uir alg-uno 
de los huevos. 

Descendimos por el mismo camino, dando por bien emplea- 
dos todos nuestros trabajos, pues no dejaba de ser interesante 
el hallazg'o de este nido, por ser muy raros en Andalucía y ha- 
llarse todos en sitios poco menos que inaccesibles. 

El encargo ha dado, en efecto, el resultado apetecido, y 
recientemente me han enviado dos huevos, que me dicen ha- 
ber cog-ido en aquel nido; pertenecen al percnóptero ó buitre 
percnóptero y tienen los sig-uientes caracteres: 

Forma ovoidea, cascara reg-ularmente porosa, de un fondo 
blanco-sucio, sobre el que se extienden manchas de un color 
sang-uinolento-rojizo, más ó menos obscuras, formando corona 
en uno y agrupándose en el otro, alrededor de su parte más 
gruesa, resultando en conjunto uno de los más hermosos de 
nuestras rapaces. Miden 0,062 por 0,050. 

Es posible que esta especie lleg-e á veces á poner hasta cua- 
tro huevos, como dice Buifon que aseguran los hotentotes. 

Conservo dichos ejemplares en mi colección, y siempre que 
los veo recuerdo con entusiasmo tan trabajosa ascensión. 

No sé si el percnóptero cría en colonia, como dice Bolle; 
pero yo, en el caso que he observado, me declaro partidario de 
Krüper, y creo como él, más probable, que crían aislados. 



394 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Algunos liguenes sudamericanos 



R. P. LONGINOS NAVAS 

He de excusarme de que me atreva á presentar á la benig-- 
nidad ó benevolencia de mis coleg'as, un trabajo tan insigni- 
ficante sobre liqúenes del Sur de América. 

Hace alg'unos años he venido recibiendo muestras de liqúe- 
nes de diferentes reg-iones sudamericanas, principalmente de 
D. José de Arechavaleta y R. P. José Aug-er, S. J., de Montevi- 
deo; de D. Carlos Porter, de Valparaíso; del H. Apolinar María, 
de Bog-otá; del R. P. Luis Mille, S. J., de Pifo (Ecuador); del 
R. P. Luis Sodiro, S. J., de Quito, y del R. P. Alfonso Corbet, S. J., 
de Titicaca. Finalmente, el R. D. José Guitart, Pbro., de Man- 
resa, separó para mí unas diminutas muestras que vinieron, 
casualmente, en las cortezas de la quina de Cuzco (Perú) en un 
envío hecho á un farmacéutico de Manresa. Mi intento era es- 
tudiarlos detenida y metódicamente todos, ag-uardando en el 
ínterin á que la colección se enriqueciese; mas como por mis 
ocupaciones veía que el tiempo transcurría sin log-rar cumplir 
mis propósitos, no he querido, por más tiempo, privar á mis 
consocios de esto poco que puedo ofrecerles, ni defraudar á mis 
benévolos corresponsales de tener anticipada una pequeña 
parte del fruto de mis trabajos. 

Por esto me he decidido, al ñn, á presentar la lista de los 
que tenía determinados, sin ag"uardar á su completo estudio. 
Ella podrá ser acaso de inter«'\s por las nuevas localidades que 
se citan no muy estudiadas, á excepción de Montevideo, cuyos 
liqúenes, recog-idos por elDr. Arechavaleta, Director del Museo 
Nacional, fueron, hace años, determinados por el eminente 
liquenólog-o Müller. 

Al citar los nombres técnicos emplearé los que me parecen 
más válidos, sin entrar en discusión impropia de esta sencilla 
lista, y consignaré, en testimonio de g-ratitud y como dato de 
interés histórico, el de los que recogieron las muestras ó me 
favorecieron con sus envíos. 



DE HISTORIA NATURAL. 



Familia Estictáceos. 



1. Hticta endochrysa Del.— Valparaíso (Porter), Pifo (P. Mille). 

2. — — var. angiist'Uoba Mont. — Valparaíso 

(Porter). 

3. — orygmcea kch. — Valparaíso (Porter). 

4. — crocata L. — Valparaíso (Porter). 

5. — flabellata Mont. — Valparaíso (Porter). 

6. — tomentosa Sw.— Pifo (P. Mille). 

7. — hirsuta Moni. — Valparaíso (Porter). 

8. — Richardi Mont. — Valparaíso (Porter). 

9. — FreycinetiDiil. — Valparaíso (Porter). 

10. — fulvo-cinerea Mont. — Valparaíso (Porter). 

11. — filidna Ach. — Valparaíso (Porter). 

12. — aml) amilana ^Q\\— VMo \^.\Y\\\€]. 

13. Loharia damcecornis Sw.— Pifo (P. Mille). 

14. Ricasola crenulata Hook. — Pifo (P. Mille). 

Familia Peltigeráceos. 

15. Peltigera canina L. var. ulorrhiza Flk. — Bog-otá (H. Apo- 

linar). 

16. — -~ var. príBtextata Flk.— Titicaca (P. Cor- 

bet, S. J.) 

17. — yolydactyla Neck. — Valparaíso (Porter). 

18. — — var. hymenina Nyl. — Bog-otá 

(H. Apolinar). 

19. Nephroma antarcticum Jacq.— Valparaíso (Porter). 

Familia Parmeliáceos. 

20. Parmelia perlaia L. — Bog-otá (H. Apolinar). 

21. — po'odoscidea Tayl. — Bog-otá (H. Apolinar). 

22. — duMa Wulf. — La Paz (P. Ronchón) , Titicaca 

(H. Corbet). 

23. — Kamstkadalis Esch.— Montevideo (Arechavaleta), 

Bog-otá (H. Apolinar) 

24. — — var. americana Nyl. — Caja- 

marca, Perú (DelitTouglet) 



396 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

25. Parmelia cetrata Ach. — Bog-otá (H. Apolinar). 

26. — 'perfórala Jacq.— Buenos Aires (H. Troncoso), 

Montevideo (Arechavaleta), La 
Paz (P. Ronchón). 

27. — — var. ciliala Nyl. — Montevideo 

(Arechavaleta). 

28. — microsticta MüU. — Montevideo (Arechavaleta, 

P. Aug'er), Bnenos Aires (P. Troncoso). 

29. — Balansce 'hiViW. k.Yg. — Montevideo (Arechavaleta), 

Buenos Aires (P. Troncoso). 

30. — — var. sorediata Müll. — Monte- 

video (P. Aug'er). 

31. — caperaia L. var. ramealis Nyl. — Montevideo 

(P. Aug-er), Bog'otá (H. Apolinar). 

32. — spIendidnJal^yl. — Montevideo (Arechavaleta). . 

33. — conspersa Ehrh. var. hypoclista Nyl. — La Paz 

(P. Ronchón). 

34. 'Parmelia molliuscula Ach, — La Paz (P. Ronchón), Titicaca 

(P. Corbet). 

35. Menegazzia cmcimiata Ach. — La Paz (P. Ronchón). 

36. — physodes Ach. var. mtiata Ach.— Valparaíso 

(Porte r). 

37. — — \?íV.e7iteromorphakQ,\i. — Valpa- 

raíso (Porter). 

38. — — \ar. /¿//poirypodes'^yl. — Valpa- 

raíso (Porter), Cuzco 
(Guitart). 

Familia Fisciáceos, 

39. Physcia stellaris L. var, rosulata Ach. — Montevideo (P. 

Aug'er). 

40. Anaptychia speciosa Wulf.— Montevideo (Arechavaleta), 

Cuzco (Rdo. Guitart). 

41. — leucomelas L. var. ¡ati folia Mont. — Pifo 

(P, Mille). 

42. — — var. anyustifolia Mont.— Bo- 

g-otá (H. Apolinar), Pifo (P. 
Mille), Cuzco (Rdo. Guitart) 

43. Theloschisles flavicans Sw.— Bog-otá (H. Apolinar). 



DE HISTORIA NATURAL. ^7 

44. TheloscMstes chrysojMhalmus L. — Valparaíso (Porter), Ti- 

ticaca (P. Corbet). 

45. — — var. cinérea Müll. — Mon- 

tevideo (Arechavaleta, 
P. Auger), Buenos Aires 
(P. Troncoso). 

46. — — var.¿?eí¿Mí;?«^íiHoffm.— Bo- 

g-otá (H. Apolinar). 

47. — cyiíríbaliterYA^Qh. — Monte video (Arechavaleta) 

Familia Ramalináceos. 

48. RamaUna calicaris L. — Pifo (P. Mille). 

49. — lanceolata Nyl.— Montevideo (Arechavaleta, P. 

Auger). 

50. — yemensis Ach.— Valparaíso (Porter), Pifo (P. 

Mille), Montevideo (Arechavale- 
ta), Buenos Aires (P. Troncosol. 

51. — — var. máxima Müll. — Montevideo 

(Arechavaleta). 

52. — polymorjiha Ach. var. strepsilis Ach. — La Paz 

(P. Rouchon). 

53. Evernia furfuracea L.— Bog-otá (H. Apolinar). 

Familia Cetrariáceos. 

54. Cetraria islándica L. var. crispa Ach.— Bogotá (H. Apo- 

linar). 

55. — tenuissima L. i=^ aculeaía ?iUct.)—Viío (P. Mille), 

Bogotá (H. Apolinar). 

Familia Usneáceos. 

56. Üsnea florida L.— Bogotá (H. Apolinar . 

57. — — var. comosa Ach.— Bogotá (H. Apolinar!, 

Pifo (P. Millel, Cuzco (Rdo. Guitart). 

58. — — var. strigosa Ach.— Pifo (P. Mille). 

59. — ceraiina Ach. — Bogotá (H. Apolinar). 

60. — — var. scairosa Ach.— Bogotá (H, Apo- 

linar). 



398 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

61. Usnea densirostris Tayl. — Montevideo (Arechavaleta, P. 

Aug-er), Buenos Aires (P. Troncoso). 

62. — lams Esch.— Bogotá (H. Apolinar), Pifo (P. Mille). 

Familia Lecanoráceos. 

63. Caloplaca phlogina Ach. — Pifo (P. Mille). 

64. Lecanora sud fusca L. — Pifo (P. Mille). 

65. — — var. chlarona Ach. — Pifo (P. Mille). 

66. — — var. altophana Ach. — Pifo (P. Mille). 

67. — fusca MüU. — Montevideo (Arechavaleta). 

68. — parella L.— Pifo (P. Mille). 

69. — albella Pers.— Pifo (P. Mille). 

70. PerUisaria coccodes Ach.— Valparaíso (Porter). 

71. — leioplaca Ach,— Montevideo (Arechavaleta). 

Familia Lecideáceos. 

72. Biaiora riissiila Ach. — Montevideo (Arechavaleta). 

73. BiielUa i)arasema Ach. var. ruguJosa Ach. — Montevideo 

(Arechavaleta). 

Familia Umbilicariáceos. 

74. ÜmMlicaria dichroa Nyl. — La Paz (P. Ronchón), Titicaca 

(P. Corbet). 

75. Gyroyhora haplocarpa Nyl.— La Paz (P. Ronchón). 

Familia Esferoforáceos. 

76. Spharophorus compressus Ach. — Valparaíso (Porter). 

Familia Cladoniáceos. 

77. ClatJirina aggregata Sw. — Valparaíso (Porter). 

78. — — var. straminea Müller.— Valparaí- 

so (Porter), Bog'otá (H. Apolinar). 

79. Cladñía pgcnodada Ganáich. var. f aví da Wainio. — Valpa- 

raíso (Porter). 



DE HISTORIA NATURAL. 399 

80. Cladmap^ctiodada Gñudicli. var. exalbescens ^Yain.—Y-dl- 

paraíso (Porter), Bog'otá 
(H. Apolinar). 

81. — silvática L. var. sihestris (Ed. — Valparaíso (Por- 

ter), Bog-otá (H. Apolinar). 

82. Cladonia fíircaia Huds. var. pinnata Flk. — Bog*otá (H Apo- 

linar), Montevideo (Arechavaleta). 

83. Cenomyce coccifera L. var. ijhyllocoma Flk.— Valparaíso 

(Porter). 

84. — gorgonina Bor. var. tiirgidiov Nyl. — Valparaíso 

(Porter). 

85. — cahjcantha Del.— Pifo (P. Mille). 

86. — — var. folioJosa Wain.— Pifo (P. 

Mille). 

87. — fimhriata L. var. simpJex Weis . — Pichincha 

(P. Mille), Pifo (Id.), Titicaca 
(P. Corbet). 

88. — — var. sululata L.— Pifo (P. Mille). 

89. — — var. cornuíoradiaia Coem. — Pifo 

(P. Mille), La Paz (P. Ronchón). 

90. — pi/xidata L. var. cMorophcea Flk. — La Paz 

(P. Ronchón). 

91. S ¿ereocaulon ramídosiim Ach.—Yalparaíso (Porter). 

92. — iomeníosum Fr. f. al2Jesiris Nyl. — Pifo (P. Mille) 

93. — paschale L. var. magellanica Th. Fr.— Pifo 

(P. Mille). 

Familia Endocarpáceos. 

94. Endocarpon imsillnm Hedw. — La Paz (P. Ronchón). 

Familia Colemáceos. 

95. Leptoginm phyUocarpum Pers.— Pifo (Ecuador). 



400 boletín de la real sociedad española 



Publicaciones que ha recibido la í^eal Sociedad Española 
de 14istoria JSlatural durante el mes de dunio de 1908 
(continuación). 

(La liste salivante servirá comme acensé de réception.) 

Estados Unidos y sus Colonias 

Departamento de lo Interior. Oficina de Agricultura. Manila. 

Revista agrícola de Filipinas. T. i^ n° 2, 1908. 
Department of the Interior. Weather Bureau. Manila Central Observatory. 

BuUetin ioY Ju\y, 1907. 
Johns Hopkius Hospital, Baltimore. 

BuUetin. :^° 207, \908. 
The American Naturalist, Boston. N" 497, 1908. 

Francia 

Académie des Sciences de Paria. 

Comptes rendus. T. cxlvi, nos 22-26, 1908. 
La Feuille des Jeunes Naturalistes, Paris. N" 453, 1908. 
Le Naturaliste, Paris. 2« serie, nc-s 510-511, 1908. 
Scciété botanique de France, Paris. 

BuUetin. T. 65' (4'' serie, t. viii), n° 4, 1908. 

Inglaterra y sus Colonias 

Entomological Society of Ontario. 

Annual Report. 
South African Museum, Capetown. 

Annals. Vol. vi, part i, 19G8. 
The Cana-lian Entomologist, Guelph. Vol. xl, n° 6, 1908. 
The Entomologist's Record and Journal of Variation, London. Vol. xx, 

n° 6, 1908. 
Zoological Society of London. 

Proceedings. 1907, pages 747-1.121. 

Italia 
Laboratorio di Zoología genérale e agraria della R. Scuola superiore 
d'Agricoltura in Portici. 
Bollettino. Vol. ii, 1908. 
Rivista coleotterolog'ca italiana, Camerino. Anno vi, n° 6, 1908. 

Rusia 
Kaukasische Museum, Tiflis. 

Mitteilungen. Band iii, Lief. 4, 1908. 

Suiza 
Société Vaudoise des Sciences naturelles, Lausanne. 
BuUetin. 5' serie, vol. xLlv, n° 162, 1908. 



DE HISTORIA NATURAL. 401 

Arévalo (O.) — Andrés Laguna. Zaragoza, 1907. 

Artigas (P.)— Alcornocales é industria corchera, 2.' edic. (texto y atlas). 
Madrid, 1907. 

AscARZA (V.) — Los Espectroheliógrafos. Madrid, 1908. 

Barras de Aragón (F. de las). — Apuntes sobre el suprimido Jardín Bo- 
tánico de la Universidad de Oviedo. Oviedo, 1908. 

— Hoja craniométrica y cefalométrica aprobada por el Congreso de An- 

tropología y Arqueología prehistórica en su reunión de Monaco de 
1906. Oviedo, 1908. 

Bescansa Casares (F.) — Conjugadas para la Flora de Galicia. (Bol. R. Soc. 
esp. Hist. uat. Mayo, 1908.) 

Cabrera (A.) — Las musarañas españolas del género «Crocidura». (Bol. 
R. Soc. esp. Hist. nat. Mayo, 1908.) 

Gómez Ocaña (J.) — Contribución al estudio de las funciones de los lóbu- 
los ópticos de los peces. (Bol. R. Soc. esp. Hist. nat. Mayo, 1908.) 

Jiménez de Cisneros (D.)— Excursiones á las Sierras de la Mola y de Be- 
ties en el término de Novelda. (Bol. R. Soc. esp. Hist. nat Mayo, 1908.) 

— Excursiones por los alrededores de San Vicente de Raspeig. (Bol. 

R. Soc. esp. Hist. nat. Mayo, 1908.) 

Lázaro é Ibiza (B.) — Nuevos tuberáceos de España. (Revista R. Acad. 
Ciencias. Madrid, 1908.) 

Martín Gil (R.) — Las ratas son un pehgro para la salud pública. Mála- 
ga, 1908. 

Navarro (M. M." S.)— La segunda conferencia de la comisión permanente 
y primera asamblea general de la Asociación internacional de Sismo- 
logía. (Razón y Fé, n.° 77.) 

— Les pendules Stiattesi á l'Observatoire de Cartuja (Granada). Mode- 

na, 1908. 

— Os terremotos observados sem o auxilio de instrumentos. (Broteria, 

vol. VI. S. Fiel, 1907.) 

Reitter (Edm.)— Ein Lebensbild des Prof. Dr. Lucas von Heyden. 
(Entom. Blatter., 4. Jahrg., n° 5. Schwabach, 1908.) 

Rodríguez Dulanto (A. M.)— El primer problema de la Agricultura na- 
cional. Lima, 1907. 



JVIescs de üulio-Scptiembrc de 1908 

Alemania 

Deutsche entomologische Gesellschaft, Berlín. 

Deutsche Entomologische Zeitschrift. 1908, Hefte iv und v. 
Entomologische Litteraturblatter, Berlín. 1908, nos 7-8. 
Entomologischer internationaler Verein, Stuttgart. 

Entomclogische Zeitschrift. 1908, nos 14-26, 

T. vnr.-Octubre, 1908, 27 



402 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Entomologischer Verein in Berlin, 

Berliner Entomologische Zeitschrift. 53. Band, 1. Heít, 1908. 
Naturee Novitates, Berliu. 1908, uos 11-17. 
Physikalisch-medicinischen Gesellschaft zu Würzburg. 

Sifzungsberichte. 1907, n^s 5-7. 

Verhandlungen Baud xxxix, nos 5_7; Baud xr,, u" 1, 1908. 
Zeitschrift für Wisseuschaftliche Insektenbiologie, Hnsum, Bd, iv, Hefte 

5-7, 1908. 
Zoologischer Museum in Berlin. 

Müteilungen. iv. Band, 1. Heft, 1908. 
Zoologischer Anzeiger, Leipzig. Bd. xxxiii, ups7-14, 1908. 

AUsTRTA-HüNGRÍA 

K. K. Naturhistorisches Hofrauseum, Wien. 

Annalen. Bd. xsii, n° 1, 1907. 
K. K. Zoologisch-Botanische Gesellschaft in Wien. 

Verhandlungen. lviii. Band, 4. nnd 5. Heft, 1908. 
Museum Nationale Hangaricum, Budapest. 

Anuales historico-naturales. Vol. vi, pars prima, 1908. 
yocietas entomológica Bohemise, Praga. 

Acta. Rocnik v, Cislo 2, 1908. 
Wiener Entomologische Zeitung, Wien. xxvii. Jahrg., vin. Heft, 1908., 

Bélgica 
Observatoire royal de Belgique, Bruxelles. 

Anuales. Nouvelle serie, t. ni, fase, m, 1907. 

Annuaire astronomique pour 1908. 
Société belga d'Astronomie, Bruxelles. 

BuUetin. 12." anuée, nos (5_8, 1908. 
Société belge de Géologie, de Paléoiitologie et d'Hydrologie, Bruxelles. 

Btdletin. Procés-verbaux de l'année i907. 

Mémoires. T. xxi, fase, ii-iv. Tables des matiéres des tomes i-xx. 1908. 
Société entomologique de Belgique, Bruxelles. 

Anuales. T. 52% nos 6-8, 1908. 
Société royale zoologique et malacologique de Belgique, Bruxelles. 

Aúnales. T. xli-xliI, 1906-1907. 

Costa Rica 
Sociedad nacional de Agricultura, San José de Costa Rica. 
Boletín. Año ii, n° 12, 1908. 

Chile. 
Museo nacional de Valparaíso. 

Revista chilena de Historia natural. 1907. 
Société scientiflque du Chili, Santiago. 

Actes. T. XVII, entregas 1.^ á 5.^ 1907. 

España 
Colegio de farmacéuticos de Baleares, Palma de Mallorca. 
Las Baleares. N.os 91-93, 1908. 



DE HISTORIA NATURAL. - 40:í 

Gaceta farmacéutica española, Barcelona. N.os 133-139, 1908. 
Ingeniería, Madrid. N.os 118-126, 1908. 
Instltució catalana d' Historia natural, Barcelona. 

Butlleti. 2.^ época, año 5.°, n.os 4-6, 1908. 
Laboratorio de investigaciones biológicas de la Universidad de Madrid. 

Trabajos. T. vi, i'asc. 3.", 1907. 

Laboratorio municipal de Higiene de Madrid, 

Boletín. "Y. vii, n.os 11-12; t. viii, n.° 1, 1908. 
Real Academia de Ciencias exactas, físicas y naturales de Madrid. 

Revista. T. vi, n os 11-12, 1908. 
Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona. 

Memorias. Vol. ti, n.os 27-33; vol. vii, n.os 1-2, 1908. 
Real Sociedad Geográfica de Madrid. 

Revista de Geografía Colonial y Mercantil. T. v, n.os 6-8, 1908. 
Sociedad aragonesa de Ciencias naturales, Zaragoza. 

Boletin.T. vii, n." 7, 1908. 
Sociedad española de Física y Química, Madrid. 

Anales. N.os 54-55, 1908. 

Estados Unidos y sus Colonias 

Academy of Natural Sciences of Philadelphia. 

Froceedings. Vol. i.ix, partes ii-iu. 1907-1908. 
Academy of Science of Saint-Louis. 

Transadions. Vol. 11, 1863-1808; vol. lii, 1873 1878. 
American Museum of Natural History, New York. 

Bulletin. Vol. xis, 1903; vol. xxui, 1907. 
Brooklyn Institute of Arts and Sciences. 

Museum. Science Bulletin. Vol. i, n° 11, 1907. 
Davenport Academy of Sciences. 

Froceedings. Vol. x, 1907; vol. xii, pags. 1-94, 1907. 
Departamento de lo Interior. Oficina de Agricultura. Manila. 

Revista agrícola de Filipinas. T. i, nos 3-4, 1908. 
Department of the Interior. Weather Burean. Manila Central Observatory, 

Anmml Report for 1906. 

Bulletin for August, September and October 1907. 
Field Columbian Museum, Chicago. 

Fublications. Nos 121-126, 1907. 
Forestry of the Philippine Islands, Manila. 

Anniial Re2}ort íor ii)0G-l901 . 
Johns Hopkins Hospital, Baltimore. 

Bulletin. Vol. xix, nos 208-210, 1908. 
Johns Hopkins University Circular. 1907, nos 7.9; 1908, 11° 1. 
Missouri Botanical Garden, St.-Louis. 

Annual Report. 1908. 
Museum of Comparative Zoology at Harvard CoUege, Cambridge. 

Bulletin. Vol. xlix, n" 7, 1908;vol. li, n° 7, 1907; vol. ui, nos 1-4, 1908. 



404 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Smithsouian Institution, U. S. National Museum, Washington. 

Annual Report for 1906. 
The American Naturahst, Boston. Vol. xlii, nos 498-500, 1908. 
United States Geological Survey, Washington. 

Bulletin. Nos 30á, 311, 313, 317, 318, 320, 323, 324. 1907. 

Professional Paper. N° 53. 1906. 

Water-Supply and Irrigatio7i Paper. Nos 195, 197-199, 201-206, 208. 
1907. 

University of California. 

Publications in Zoology, vol. 3, n" 14; vol. 4, nos 1-2, 1907. 
University of Colorado, Boulder. 

Studies. Vol. V, n° 4, 1908. 
Wilson Ornithological Cluh, Oberlin, Ohio. 

The Wilson Bulletin. Vol. xx, nos i_2, 1908. 
Wisconsin Ac,ademy of Sciences, Arts and Letres, Madison. 

Transactions. Vol. xv. part i, 1904. 
Wisconsin Geological and Natural History Survey, Madison. 

Bulletin. Nos xvi-xviii, 1907. 

Francia 
Académie des Sciences de París. 

Comptes rendus. T. cxlvi, n" 26; t. cxi.vii, nos 1-13. Tables du tome cxlv. 
Académie internationale de Géographie botanique, Le Mans. 

Bulletin. Nos 225-228, 1908. 
Annales des Sciences naturelles. Paris. ix* serie, t, v)i, nos 2-3, 1908. 
La Feuille des Jeunes Naturalistes, Paris. Nos 454-456, 1908. 
Le Naturaliste, Paris. Nos 512-517, 19O8. 
Muséum d'Histoire Naturelle de Paris. 

Bulletin. 1907, nos 2-6. 
Revue des Pyrénées, Toulouse. 1907, 2''-4^ trimestres. 
Société botanique de France, Paris. 

Bulletin. T. 55% nos 5-6, 1908. 

Mémoires. T. 55% n° 86. 
Société des Sciences naturelles de l'Ouest de la France, Nantes. 

Bulletin. 1907, nos 1-2. 
Société de Spéléologie, Paris. 

Spelunca. T. vii, n° 52, 1908. 
Société géologique de France, Paris. 

Bulletin. 4^ serie, t. 4% fase. 7, 1907; t. 6% fase. 2-8, 1906-1907; t. 1% 
fase. 1-6, 1907. 
Société linuéenne de Normandie, Caen. 

Bulletin. í," serie, 10*^ volume, 1906. 

Mémoires. Vol. xxii, 1904-1907. 
Société nationale des Sciences naturelles et mathématiques de Cherbourg. 

Mémoires. T. xxxv, 1905-1906. 
Université de Toulouse. , 

Annuaire pour les années 1906-1907 et 1907-1908. 

Rapport annuel. 1907. 



DE HISTORIA NATURAL. Í05 



Holanda 



Société hollandaise des Sciences, Haarlem. 

Archives néerlandaises des Sciences exactes et naturelles. Serie ii, t. viii, 
S" et 4'^ livraisons, 1903; t. xiii, 3''- 5'' livraisons, 1908. 

Inglaterra y sus Colonias 

Australian Museum, Sydney. 

Records. Vol. iv, nos i_8, 1901. 
Colombo Musenm, Ceylán. 

Spolia Zeylanica. Vol. v, part xix, 1908. 
Linnean Society of New South Wales. 

Froceedings. Vol. xxxiir, part i, 1908. 
Natural History Society of Glasgow. 

Transnctions. Vol. vili, part i, 1905-1096. 
Royal Microscopical Society, London. 

Journal. 1908, parts 3-4. 
South Afriean Museum, Capetown. 

Annals. Vol. iv, part viii; vol. vil, part i, 1908. 
The Canadian Entomologist, Guelph. Vol. xl, nos 7-9, 1908. 
The Entomologist's Record and Journal of Variation, London. Vol. xx, 

nos 7-9, 1908. 
The Zoologist, London. Nos 805-807, 1908. 
Uuiversity of Toronto. 

Studies. Geological series, n" 6, 1908. 
Zological Society of London. 

Froceedings. 1908, partes i y 11. 

Transactions. Vol. xvlii, part 2, 1908. 

Italia 
Bollettino del Naturalista, innos xxi-xxiv. 
La Nuova Notarisia, Modena. Serie xix, 1908. 
Ri vista coleotterologica italiana. Camerino. Anno vi, nos 0-7, 1908. 
Rivista italiana di Scienze naturali. Años 1900-1905. 
Societá italiana di Scienze naturali in Milano. 

Atti. Vol. Lxvii, fase. l''-2°, 1908. 
Societá toscana di Scienze naturali. Pisa. 

Aiti. Processi verbali, vol. xvii, nos 3.4, 1908. 

Japón 
Tokyo Zoological Society. 

Annotationes zoologicae japonenses. Vol. vi, part iv, 1908. 

México 

Instituto geológico de México. 

Farergones. T. 11, n.os 4-6, 1908. 
Sociedad científica c Antonio Álzate», México. 

Memorias y Revista. T. 25, n.os 2-3; t. 26, n.os i_5, 1907. 



,4oe boletín de la real sociedad española 

Monaco 
Instituí océanographiquej Monaco. 
Bulletin. l'^os 118-121, 1908. 

Portugal 
CoUegio de S. Fiel. 

Broteria. Serie zoológica. Vol. vii, fase, v, serie de vulgariza9áo sciea- 
tífica, 1?08. 

EErÓBLicA Argentina 
Museo nacional de Buenos-Aires. 
Anales. Serie iii, t. ix, 1908. 

Rusia 
Société impériale des naturalistes de Moscou, 
Bulletin. 1907, nos 1-3. 

Salvador 
Museo Nacional de El Salvador, San Salvador. 
Anales. T. 3.°, n." 21, 1908. 

Sdecia 
Entomologislía Fóreningen i Stockhohn. 
Entomologisk Tidskrift. Arg. 5, Hiift 10. 

Suiza 
Naturforschende Gesellschaft in Basel. 

Verhandlungen. Band xix, Heft 3, 19; 8. 
Socióté zoologique suisse et Muséum d'Histoire naturelle de Genéve. 
Revuii suisse de Zoologie. T. IG, fase, 2, 1908. 



Aranzadi (Tele&foro de). — Algunos caracteres secundarios de los capones. 
(Bol. lí. Soc. esp. Hist. nat. Julio, 1908.) 

— Cuarta lista de nombres catalanes de hongos. (Bol. R. Soc. esp, Hist. 

nat. Julio, 1908.) 

— Hongos observados en Cataluña durante el otoño de 1907. (Bol. R. Soc. 

esp. Hist. nat, Julio, 1908.) 

Baráibar (Federico). — Nombres vulgares de animales y de plantas usados 
en Álava y no incluidos en el «Diccionario de la Real Academia Es- 
pañola» (13." edic.) (Bol. R. Soc. esp. Hist. nat. Junio, 1908.) 

Bolívar (Ignacio).— Algunos ortópteros nuevos de España, Marruecos y 
Canarias. (Bol. R. Soc. esp. Hist. nat. Julio, 190,8.) 

— Mántidos de la Guinea española. (Mem. R. Soc. esp. Hist. nat., t. i, 

n° 26, 1908,) 

— Über die Gattung «Amorphoscelis» Stal, (Orth.) (Deutsche Ent. 

Zeitschr., 1908.) 
Cabrera Díaz (Agustín).— Nota ornitológica. (Bol. R. Soc. esp. Hist. nat. 
Julio, 1908,) 



DE HISTORIA NATURAL, 407 

Cabrera (Ángel).— Lista de los mamíferos de las posesiones españolas 

del Golfo de Guinea. (Mera. R. Soc. esp. Hist. nat. t. i, n.° 25, 

1908.) 
DoELi.o-JuRAüo. — Essai d'une división biologique des Vertebres. (Anales 

Soc. Cient. argent., t. lxv, 1908.) 
Ddrand (Th.) ET PiTriER (H.) - Primitiae Florae costaricensis. 2^ et 3" fase. 

Bruxelles, 1893-1 89f3) 
DusMKT Y Alonso (José M.^)-Los <Apidos» de España. (Mem. R. Soc. 

esp. Hist. nat., t. v, n" 4, 1908.) 
Fernández Navarro (L)— Los pozos artesianos en Madrid. Madrid, 1908. 

— Noticias mineralógicas. (,Bol. R. Soc. esp. Hist. nat. Junio, 1908.) 

— Nuevos yacimientos de objetos prehistóricos. (Bol. R. Soc. esp. Hist. 

nat. Junio, 1908.) 

Hauser (O.) -Fouilles scien tinques dans la vallée de la Vézére. 1908. 

Hermán (Otto). — Répouse á la critique de M. le Dr. Quinet. (Aun. Soc. 
roy. Zool. et Malac. de Belgique, t. xlui, 1908.) 

Instituto Central Meteorológico.— Eesnmen de las observaciones meteoro- 
lógicas efectuadas en la Península y algunas de sus islas adyacentes 
durante el año de I9C'6. Madrid, 1908. 

Jiménez de Cisxeros (Daniel) —Excursiones por los alrededores de Busot 
(Alicante). (Bol. R. Soc. esp. Hiet. nat. Junio, 1908.) 

— La Sierra de la Puerta en el término de Carayaca. (Bol. R. Soc. esp. 

Hist. nat. Junio, 1908) 
Jiménez Munufra (Francisco de P.) — Una excursión del Dr. Chodat por 

Cartagena, (Bol. R. Soc. esp. Hist. nat. Junio, 1908.) 
Lázaro é Ibiza (Blas).— Nota sobre la duración de algunas hojas. (Bol. 

R. Soc. esp. Hist. nat. Junio, 1908.) 
Martínez de la Escalera (Manuel). — Obseruaciones sobre la ninfosis de 

tPoecilonota Solieri> Cast. (Bol. R. Soc. esp. Hist. nat. Junio, 1908.) 
Merino (R. P. B.) — Una nueva clris» de Galicia. (Bol. Soc. arag. Cieñe. 

nat. Julio, 1908.) 
MoRDWíLKo (A.) -Origine des hótea intermédiaires chez les parasites des 

animaux. (Ana. Musée Zool. de l'Acad. Imp. des Sciences de St. Pé- 

tersbourg, t. xiii, 1908.) 
Nery Delga'jo (J. F.) — Systéme silurique du Portugal, Etude de Strati- 

phie paléontologique. Lisboa, 1908. 
PiTTiER (H.)— Primitiae Florae costaricensis. T. ii, t. iii, fase. i. San José, 

1898-1900. 
PiTTiER (H.) Y BioLLEY (P.) — luvcrtebrados de Costa Rica. IL Hemípte- 

ros heterópteros. San José, 1895. IIL Lepidópteros heteróceros. San 

José, 1897. 
PoRTER (Carlos E.)— El Museo de Historia natural de Valparaíso durante 

el año 1900. Valparaíso, 1901. 



408 boletín de LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Reese (Albert M.) — The breeding habits of the Florida Alligator. (Smiths. 

Miscell. Oollect. 1908.) 
Sánchez (Domingo). — El Laboratorio biológico-marino de Baleares y su 

inauguración. (Bol. R. Soc. esp. Hist. nat. Julio, 1908.) 
SoHMiDT (Adolf).— Zurammestellung der bis 1906 beschriebenen Apho- 

diinen. 1908. 
Seitz (Dr. Adalbert).— Les Macrolépidoptéres du Globe. Livrais. 15 et 16. 

Stuttgart, 1908. 
Silva Tovakes (Prof. Joacbinus da). — Oontributio prima ad cognitionem 

Cecidologiae Regionis Zambeziae. S. Fiel, 1908. 
Stejneger (Leonhard).— a new Calamariue Snake from the Philippine 

Islands. (Smiths, Miscell. Collect., (907.) 
ZuLUETA (Antonio de)— Note préliminaire sur la famille des Lamippidae. 

(Arch. de Zool. exper. y génér., 1908.) 



Sesión del 4 de Noviembre de 1908. 

PllESIDENCTA DE DON JOSÉ GÓMEZ OCAÑA 

El Secretario leyó el acta de la sesión anterior, que fué 
aprobada. 

El Congreso de Zaragoza. — El señor Presidente dedicó alg-unas 
palabras al Cong-reso general Científico celebrado en Zarag-oza 
por la Asociación Española para el progreso de las Ciencias. 
Dijo que esta Asamblea ha sido la más importante de todas las 
reunidas en la capital de Aragón, con motivo del Centenario 
de los Sitios. Añadió que á ella han concurrido más de 600 con- 
g-resistas, y que entre las siete secciones en que estuvo dividi- 
do el Cong-reso se presentaron cerca de 200 notas, memorias ó 
comunicaciones. Añadió que la sesión de clausura fué presidi- 
da por S. M. el Rey, asistiendo al acto la Reina doña Vic- 
toria. En esta sesión hablaron el general de Ing'enieros se- 
ñor Marvá, D.José Echegaray, D. Santiago Ramón y Cajal, el 
coronel de Artillería D. Enrique Losada y el director del Ob- 
servatorio del Ebro, R. P. Cirera, exponiendo ante SS. MM. los 
resúmenes de los trabajos realizados por las secciones. 

La Sociedad escuchó con marcadas señales de complacencia 
el relato del señor Presidente, cong-ratulándose del éxito feliz 
que ha tenido el primer Congreso de la Asociación Española 
para el prog"reso de las Ciencias, en cuya constitución hemos 
tomado tanta parte. 

Notas y comunicaciones.— El Sr. Calderón, en nombre de don 
Eduardo Hernández Pacheco, leyó una «Nota descriptiva del 
yacimiento de mineral radiactivo en el granito de Albalá (Cá- 
ceres)». 

— El mismo señor leyó un trabajo propio acerca de la evolu- 
ción de los minerales de sílice. 

— El Sr. Bolívar presentó un estudio del Sr. Martínez de la 
Escalera titulado «Observaciones sobre el g-énero OnyclioliiíS 
Woll.» y una descripción de un nuevo g-énero de Acrídido del 
Senegal hallado por el Sr. Escalera. 

— El Sr. Russel dio lectura á una lista de hong-os comestibles 

T. VIII.— Noviembre, 1908. 28 



410 boletín de la real sociedad española 

y venenosos recog-idos en los alrededores de Madrid, 3' comuni- 
có alg'unas observaciones hechas sobre si mismo para deter- 
minar el g-rado de inocuidad de alg-unas especies que pasan 
por inofensivas, advirtiendo que entre ellas las hay que no 
producen trastornos en el org-anismo después de la cocción, 
pero qu3 causan perturbaciones si son preparadas mediante 
sólo una condimentación que pudiera llamarse directa, sin 
previa separación por el ag'ua de sus principios tóxicos. 

— El señor Presidente expresó al Sr. Russel el g'usto con- 
que había sido escuchado por la Sociedad, animándole á que 
continúe sus observaciones sobre los hongos que suelen em- 
plearse para la alimentación. 

— El Sr. Sánchez y Sánchez rueg-a á la Sociedad se adquie- 
ran por la Junta directiva, para la biblioteca, alg-unas obras 
sobre Hirudineos, con objeto de proceder al estudio y determi- 
nación de las especies que viven en España, sobre las cuales 
se están haciendo trabajos microg-ráticos en el Laboratorio de 
investig-aciones biológicas que dirige el Sr. Cajal; acordándose 
que la Sociedad tenga en cuenta los deseos del Sr. Sánchez 
como los de todos los socios que necesiten alg-úii auxilio para 
los estudios que realiceo, según costumbre establecida. 

El Sr. Bolívar, á propósito del ruego dirigido por el Sr. Sán- 
chez, manifestó que la Junta de ampliación de estudios viene 
dedicando anualmente algunas cantidades á la compra de 
obras científicas de difícil adquisición por su elevado precio, y 
que estos libros pueden ser consultados por todas las personas 
que lo deseen, para lo cual la Junta de referencia los tiene en 
depósito en la biblioteca del Laboratorio de Entomología del 
Museo de Ciencias Naturales. Añadió el Sr. Bolívar que entre 
las obras así adquiridas figuran las siguientes: 

«Fauna und Flora des Golfes von Neapel». 

«Mittheilungen aus der Zoologischen Station zu Neapel». 

«Transactions of the Entomological Society of London». 

«Archives de Zoologie experiméntale et genérale». 

«Bulletin de la Société Francaise de Minéralogie». 

Noticias bibliográficas. — El Sr. Calderón mencionó la reciente 
aparición del siguiente artículo: 

C. Gagel, Der Pie de Teyde aiif Tenerife, Himmel und Erde, 
XX, 1908, páginas 320 328. 



DE HISTORIA NATURAL. • 411 

— El Sr. Bolívar presentó la obra titulada Tratado de las en- 
fermedades de las lüantas y principalmente de las que atacan 
los árboles forestales, escrita por el Dr. Roberto Hartig", y tra- 
ducida y copiosamente anotada por D. Joaquín María de 
Castellarnau. Al anunciar la aparición de este libro, indicó el 
Sr. Bolívar la conveniencia de que sobre él se hiciese una con- 
cienzuda reseña con destino á nuestro Boletín, y la Sociedad, 
aceptando estas indicaciones, acordó confiar este cometido al 
Sr. Lázaro é Ibiza. 



Notas y comunicaciones 



Nota sobre la evolución de los minerales de silice 



POK 

SALVADOR CALDERÓN 



En una Memoria que liemos presentado al reciente Cong-re- 
so de la Asociación española para el prog'reso de las Ciencias, 
nos ocupamos de la alteración y transportes moleculares del 
cuarzo. En ella hemos prescindido, para no englobar cuestio- 
i^es diferentes, de un aspecto de la historia del citado mineral 
que, aunque no ha sido tratado hasta ahora por ning-ún natu- 
ralista ni químico, al menos que sepamos, nos parece reviste 
alta trascendencia: la evolución de la substancia silícea, ó sea 
la serie de transformaciones que experimenta desde un estado 
inicial amorfo al de completa individualización. 

Nos referimos al proceso normal de la evolución expresada 
y no á los desiliciñcación directa ó indirecta, en la que intervie- 
nen substancias extrañas, determinando reacciones químicas. 
Se trata aquí del cambio de la substancia por su propia ener- 
g-ía molecular hacia el estado cristalizado definitivo, pasando 
por otros intermedios, que pueden, seg'ún las circunstancias, 
aparecer como permanentes (estados opalino y criptocristalino) 
ó ser fases transitorias de la evolución. 

Desde luego se comprende que consideramos como un tér- 
mino de la serie al ópalo, el cual mineralóg-icamente constituye 



412 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

una especie independiente por su estado amorfo, y no, como 
suele decirse, por formar el ag-ua parte de su composición. 
Basta tener en cuenta la muy variable cantidad en que ésta 
existe en los ópalos (desde 3 á 13, y en un caso hasta 35 por 
100), para inferir que no es un factor esencial de su constitu- 
ción, sino un resto conservado al consolidarse paulatinamente 
la sílice gelatinosa producida por la alteración de los silicatos 
alcalinos. Existe toda una serie de tránsitos entre la sílice g'e- 
latinosa saturada de ag-ua y una sílice anhidra, igualmente 
coloide, que formaría, por ejemplo, la base de la materia pe- 
trosilícea de ciertos pórfidos (1). Recordaremos que la florita es 
un ópalo casi completamente desprovisto de ag-ua y que la alu- 
mocalcita de Kersten, materia no endurecida todavía ni del 
todo formada, que aparece en salpicaduras, pequeñas masas y 
detritus en Eibenstock y Rézbánya, consiste en un tránsito de 
la sílice g'elatinosa saturada de líquido al ópalo típico. 

El punto de partida de la evolución á que nos referimos es 
la sílice en estado coloide, procedente de la alteración de las 
rocas ó de procesos g'eneradores en que intervienen los orga- 
nismos. 

La descomposición de los silicatos alcalinos por el ácido car- 
bónico es la fuente más g'eneral de sílice amorfa. Opérase esta 
reacción tanto á la suj^erficie en las condiciones ordinarias y 
de un modo lento, como en las profundidades de la corteza te- 
rrestre, donde estará favorecida por elevada temperatura y alta 
presión. Durante bastante tiempo era creencia g'eneral entre 
los g-eólogos que todo el ópalo procedía del interior del g'lobo 
y había sido traído á la superficie por las fuentes calientes y, 
sobre todo, los g-eiseres. En efecto, los de las Azores, Islandia, 
Nueva Zelandia y las Montañas Rocosas orig-inan formaciones 
de sílice hidratada, que llamaron la atención desde que fueron 
conocidas. El ag-ua del Gran Geiser, entre otras del Norte Amé- 
rica, es muy rica en ácido silícico, el cual se va acumulando 
en el trayecto de aquella, edificando costras estalactitas y con- 
creciones de diversos colores, por evaporación del líquido que 
le arrastra y, sobre todo, por la saturación prog-resiva del álcali 
que le servía de disolvente. 

Pero hoy sabemos que no todas la sílice coloide tiene este 

(1) Fcuqué et Michel Lévy, Minéralogie micrographique, pág. 186. 



DE HISTORIA NATURAL. 413 

oi'ig-en. La misma liialita es obra superficial del vapor de ag-ua 
ácido sobre las materias constitutivas de las rocas volcánicas. 

En cuanto al proceso org-ánico como g-enerador de substan- 
cia silícea coloide, bien sabido es el papel que ejercen los es- 
pong-iarios, rizópodos y diatomeas, creando este cuerpo á- 
expensas, sobre todo, de la arcilla coloide que arrastran las 
ag'uas dulces y saladas para la fabricación de sus esqueletos. 
Muchas calizas están impregnadas de materia opalina de ori- 
g-en org-ánico, de la cual derivan otras formaciones cuarzosas. 
St. Meunier (1) ha podido producir artificialmente la g-rossou- 
vreita, que es un ópalo farináceo, por la descalcificación de las 
calizas siliciosas. El mismo g*eólog-o había descrito preceden- 
temente el modo cómo en la creta blanca de Meudon y de otras 
localidades se opera una circulación de sílice en estado de di- 
solución acuosa, que va concentrándose lentamente, pasando 
lueg-o, sin duda, por acciones moleculares, del estado g-elatino- 
so al sólido de ópalo. 

Veamos ahora si este ópalo puede cambiarse en cuarcitina, 
ó sea cuarzo criptocristalisno, entendiendo por tal las varieda- 
des que tienen una microestructura fibrosa y que suelen 
englobarse bajo el nombre de calcedonias (2). Estas, en reali- 
dad, no son nunca puras, sino mezclas de calcedonia predomi- 
nante y ópalo hidratado, por lo cual la calcinación les hace 
perder de 2 á 3 por 100 de ag-ua. Los mismos elementos, hacién- 
dose más compactos y con una orientación muy confusa, dan 
lug-ar al silex. 

El orig-en de los silex interpuestos en ciertas rocas calizas se- 
dimentarias (pedernales de la creta, ftanitas de la caliza carbó- 
nica, etc.), no puede explicarse más que por transformación de 
partes esqueléticas animales ó veg-etales, lo cual se comprueba 



(1) Origine de l'opale farineuse sédimentaire, B S. Géol de Fraace, 4'"'= serie, t. ii, 
l'J02, pág. 250. 

(2) Conviene recordar que Michel Lévy y Munier Chaimas fCompt. rend. de l'Aca- 
démie de Sciences, C4 mars, 1890), estudiando las variedades fibrosa? de la sílice, llega- 
ron á la conclusión de qu3 deben reconocerse tres variedades, distintas únicamente 
por la dirección del alargamiento de la fibra, que llamaron calcedonia, cuarcitina y 
lutecina. Pero en un trabajo posterior de Wallerant, que mencionaremos después, 
se prueba haber reconocido en estos cuarzos múltiples direcciones de alargamiento, 
en vista de lo cual propone, y Groth lo ha aceptado, designar con el nombre de cuar- 
citina toda la sílice cristalizada biá.xica, la cual, según él, pertenece al sistema triclí- 
nico, como la tridimita. 



414 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

también por la observación microscópica. Por disolución sub- 
terránea de la sílice hidratada de dichos restos y su transporte 
alrededor de ciertos centros de atracción, se produce la preci- 
pitación y la deshidratación parcial de aquella que da naci- 
miento á dichos silex; proceso descrito modernamente con todo 
detalle por H, Haussen (1). Es sabido que el pedernal contiene 
á menudo en su masa caparazones de diatomeas y otros restos 
esqueléticos. Del mismo modo el ópalo xiloide se transforma 
en calcedonia xiloide muchas veces, sin que en esta obra haya 
intervenido la presión, seg*ún ha demostrado Spezia experi- 
mentalmente (2). 

La tercera fase es, como queda dicho, el paso del estado 
cripto al macrocristalino, de la cual no faltan tampoco compro- 
baciones, aun en las condiciones ordinarias. Debe notarse que 
existen etapas intermedias entre dichos estados. Así el cuarzo 
común, que forma el relleno de numerosos filones, está real- 
mente cristalizado, pero de una manera tan imperfecta, que 
establece el tránsito entre el cuarzo propiamente dicho, y el 
estado de confusa individualización. Ciertas amatistas parecen 
por su estructura corresponder á una categ"oría inferior dentro 
de las cristalizadas, á juzg'ar por su composición fibrosa, ofre- 
ciendo solo caras las puntas libres de las fibras, y eso reducidas 
á las P y ooP. 

En pequeña escala se ve el tránsito del seg'undo al tercer es- 
tado de la materia cuarzosa en los silex, en ciertas formaciones 
de ópalo y en las peg-as de rocas cristalinas del modo que 
vamos á indicar sumariamente. 

Los silex y los instrumentos prehistóricos con ellos fabrica- 
dos, cuando han estado enterrados larg-o tiempo, suelen cubrir- 
se á trechos de puntos brillantes, como nacarados, que son 
cristalizaciones producidas en las superficies de fractura. Les 
acompañan á menudo dendritas, g-eneralmente de mang-aneso. 

Las formaciones de ópalo g-eiserianas, de que antes hemos 
hablado, ofrecen en ocasiones pequeños cristales de cuarzo, 
como ocurre en la sílice incrustante de Furnas, en las Azores. 

En cuanto á las peg-as es un hecho frecuente encontrar en 
sus secciones, vistas al microscopio, g-eneraciones de cuarzo 



(1) Zeitschr. d. dentsch. geol. Qesellschaft, t. xxviir, 1903. 

(2) Contribnzione di geologie chimica. Atti R. Acc. Se. de Torino, t. xxxvii, 1902. 



DE HISTORIA NATURAL. 415. 

cristalizado en el seno de la sílice concrecionada con toda serie 
de estados moleculares sucesivos, como hemos indicado en un 
precedente trabajo (1). 

En mayor escala las geodas cuarzosas suelen ofrecer de un 
modo ostensible el tránsito del estado cripto al fanerocristalino, 
cual ocurre en las de ágata revestidas de amatista de tantas 
regiones. Los amigdaloides de los melafidos se encuentran en 
este caso, y consisten en una mezcla de calcedonia, jaspe, 
amatista y cuarzo hialino, que cuando se disponen en zonas 
distintas por sus coloraciones diversas y dibujos caprichosos, 
ostentan el más bello aspecto, como acontece en los ónices. 

Wallerant (2) estudiando, aunque con otro objeto, las 
g-eodas que se encuentran en las arenas eocénicas de Guise, 
en los alrededores de París, en una magnífica Memoria, ha 
consignado algunos datos que tiene interesante aplicación á 
nuestro objeto. Cuando estas geodas han estado expuestas du- 
rante mucho tiempo á la acción atmosférica, la sílice hidratada 
que se encuentra siempre con la arena del yacimiento, trans- 
portada por las ag'uas meteóricas, ha dado origen á la cuarci- 
tina y al cuarzo de las geodas. La parte externa de la pared de 
éstas se halla formada de cristales recubiertos en el interior por 
cuarcitina con superficie mamelonada. Encuéntrase cada fibra 
de esta última, según el autor, orientada ópticamente como la 
molécula del cristal, sobre el cual se fija. En realidad la cuar- 
citina está integrada por varios sistemas de fibras, pero todos 
se hallan en relación con los elementos del cristal correspon- 
diente de cuarzo, uno de cuyos [sistemas sirve de punto de 
partida para la cristalización de este mineral, como ya lo ha- 
bían notado Michel Lévy y Munier Chaimas. 

También cerca de París existe una variedad de calcedonia, 
llamada lutecina, en orbículas aplastadas, alrededor de las 
cuales se desarrolla una corona de cristales y constituye una 
manera de ser particular de la sílice biáxica, que es, -en suma, 
el elemento primitivo del cuarzo (3). 



(1) Calderón, Sobre los fenómenos de las pegas.— Is. Congr. geól. iutern. au Méxi- 
co, 1906. 

(2) Mémoire sur la quartiitine et sur l'origine de la polarisaíton rotatoire dii quarlz, 
Bull. Soc. francaise de Mineral., t. xx, 1897. 

(3) Lapparent, Cours de Minéralogie, S""^ édit., 18)9, pág. 101. 



416 boletín de la. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Descomponiendo artificialmente silicatos y usando como di- 
solvente del ácido silícico el silicato sódico en un aparato 
convenientemente dispuesto, ha probado el profesor Spezia (1), 
antes citado, que según regalones de diversa temperatura y 
densidad se orig-inan á expensas de la materia silícea cristali- 
zaciones, ora de un modo rápido, ora lentamente; en las pro- 
ducidas del primer modo predomina un solo romboedro, y en 
las del segundo los dos, con mayor longitud de las caras pris- 
máticas. También se sabe que en las condiciones naturales los 
individuos cuarzosos son más ó menos perfectos, según el gra- 
do en que los han favorecido las condiciones para su cristali- 
zación. Sirvan de ejemplo los cristales en forma de tolvas de 
París, mencionados por Munier Chaimas, estudiando el origen 
de la sílice cristalizada en las capas sedimentarias, cuyas tol- 
vas parecen haberse iniciado por una laminilla exagonal mi- 
croscópica, sobre la cual se hubiera depositado una primera 
envoltura hueca, y formándose luego otra y otras semejantes 
sucesivas en cada período de cristalización. 

De todas las precedentes [consideraciones parece deducirse 
que las diferentes especies y variedades de ópalo y cuarzo son 
los términos de una serie evolutiva que empieza en el estado 
coloide y ñúido, sigue por el amorfo sólido (ópalo), pasa al 
criptocristalino (cuarcitina) y acaba en el fanerocristalino 
(cuarzo cristalizado), último término de la individualización. 

A estas fases corresponde el distinto grado de alterabilidad, 
máximo en el ópalo y mínimo en el cuarzo cristalizado, del 
modo que hemos descrito en nuestra precedente Memoria cita- 
da al principio de esta nota, y que no vamos á repetir ahora. 
También es de distinta energía la acción que sobre cada va- 
riedad ejercen la lejía de potasa y el ácido ñuorhídrico; asi 
entre los ópalos los hay más ó menos solubles, y las calcedonias 
y las ágatas están compuestas de ácidos silícicos fácil y difícil- 
mente atacables, según lo demostraron hace tiempo H. Rose y 
Rammelsberg, lo que parece indicar estados diversamente 
avanzados de individualización. 

El proceso aquí investigado es, en suma, un caso de desvi- 
trificación, esto es, el paso del estado amorfo al cristalino por 



(1) Contribímone sperimeniali alia cristallogenesi del quario, Atti R. Acc. di Scienze 
di Torino, t. xli, 1905. 



DE HISTORIA NATURAL. 41" 

la iniciación de granulaciones y ag-ujas que á veces se trans- 
forman en cristalitos en la masa vitrea, los cuales pueden ir 
creciendo hasta transformarse en verdaderos cristales, ó au- 
mentando en número, acabar por invadir la masa de que pro- 
ceden. La sílice, los silicatos y el azufre proporcionan los 
principales ejemplos de cristalitos en un estado intermedio 
entre el de los cuerpos coloides y los cristaloides. 

La evolución de los minerales de sílice no es seguramente 
un hecho aislado, y pudiéramos citar muchos datos en com- 
probación de ello, si no temiéramos salimos del asunto que 
motiva la presente nota y darla una desmedida extensión; lo 
que sucede es que en ellos, por su g-ran abundancia y difusión 
y por la lentitud con que realizan sus transformaciones, se 
manifiesta, al parecer, mejor que en ningún otro ese proceso 
general por cuya virtud las moléculas de la substancia mine- 
ral propenden á tomar su disposición de mayor estabilidad, 
habiendo recorrido antes las que están cristalizadas, las fases 
imperfectamente cristalina y amorfa, siquiera la g*eneralidad 
las hayan atravesado con tal rapidez que no sea posible reco- 
nocer dichas fases. 

Todo lo aquí expuesto no es más que un caso particular de 
la ley que hemos formulado en un trabajo anterior «Sobre la 
tendencia al equilibrio molecular en el mundo mineral (1)». 
En semejante orden de consideraciones puede fundarse á nues- 
tro juicio la verdadera doctrina de la evolución de los mine- 
rales (2). 

(1) Calderón, Revista de la Real Academia de Ciencias Exactas^ Físicas y Naturales 
de Madrid, tomo iv, número 2, 1&06. 

(2) Aunque Sterry Hunt y Tschermak han empleado ya la expresión de evolución 
mineral aludiendo á las transformaciones de las substancias inorg-ánicas, el primero 
se refiere especialmente á los cambios de las especies en relación con las edades del 
planeta, como consecuencia de su resistencia mecánica á la alteración, y el segundo 
á los pseudomorflsmos, desdoblamientos, nacimiento de unas especies y muerte de 
otras, consideraciones todas realmente geológicas. La verdadera evolución de los mi- 
nerales no sabemos se haya formulado por nadie antes que por nosotros. 

Para que se vea cuan diverso de nuestro punto de vista es el de Tschermak, á pesar 
de haber usado con profusión de la expresión indicada, reproducimos el siguiente 
párrafo de su clásica Mineralogía: 

f'La historia del origen de cada mineral pertenece verdaderamente al dominio de 
la evolución del reino mineral; pero en la formación de cada mineral en particular no 
se puede ordinariamente reconocer ningún progreso de lo simple á lo compuesto y á 
lo múltiple. Cada mineral no tiene en tal sentido ninguna evolución, sino que este 
término se adopta especialmente para designar los procesos indirectos de formación. >> 
(Tschermak, Tratt. di Mineralog., traduc. Parte gener.; Firenze, 18Í3, pág. 277). 



418 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Acridarachnea gen. nov. 
Nuevo género próximo al «Acrida» (L.) Stál. 

POR 
IGNACIO BOLÍVAR 

Gen. Acrida 'primo intuito simillino sed capite ante oculos 
sensim consti-icto, fastig-ío aug-usto marg-inibus leviter expan- 
sis, antennis long-issirais ápice coxaruní intermediarum attin- 
g-entibus, ante médium ang'uste corapressis, dilatatis, denique 
cylindricis, articulo 8° long-issirao; elytra ang-usta, aréis me- 
diastina et scapulari haud ampliatis sed hyalinis venulis trans- 
versis regulariter dispositis reticulatis, área discoidali vena 
intercalata undulata, incrassata; alis ang-ustis, ramo veníB ra- 
dialis primfe haud incrassato, recto, aream ang-ustam inclu- 
denti, in tertia parte apicali emisso; pedibus quatuor anterio- 
ribus g-racilibus, elongatis, femoribus pronoto duplo long-iori- 
bus, tibiis anticis subtus utrinque spinis 8 armatis inter se 
valde distantibus, femoribus posticis ápice superne breviter 
bispinosis, ung-uibus apicalibus subtus fortitersinuatis, arolio 
compresso elong-ato; lobis mesosternalibus cT sutura long-a con- 
tig'uis tantum basi distantibus, postice truncatis ang-ulo in- 
terno acuto, spatio interlobulari trig-ono brevissimo; lamina 
supraanalis trig'ona compressa superne sulcata, cercis conicis 
obtusis compressiusculis, lamina subg*enitalis breviter acu- 
minata. 

Es una forma notable por la disposición de la cabeza y la 
long-itud de las antenas y de las patas, pero el carácter que 
distingue mejor este nuevo g-énero es la forma de las piezas 
esternales, los lóbulos mesosternales son rectang-ulares y angu- 
losos en el extremo del borde interno al unirse con el posterior 
que es recto, estos lóbulos están soldados interiormente, resul- 
tando una sutura larga, y del espacio interlobular solo queda 
una pequeña pieza triangular que separa los lóbulos en 
la base. 

La cabeza es vez y media tan larga como el pronoto y es no- 



DE HISTORIA NATURAL. 419 

table porque se estrecha antes de los ojos volviendo á ensan - 
char al nivel de éstos, que son oblong-os salientes, y mucho más 
larg'os que el fastig-io del vértex, las antenas son largas, depri- 
midas en poco más del tercio de la base y cilindricas y filifor- 
mes en el resto, el artejo octavo es muy larg-o. El protórax di- 
fiere poco del de un Acrída; sin embarg-o, los lóbulos laterales 
no tienen prolongado y agudo el ángulo postero-inferior. Los 
élitros y las alas apenas pasan de las rodillas posteriores y son 
estrechas y acuminadas, y los áreas anteriores, aun cuando no 
están ensanchados son, sin embargo, transparentes, y están 
recorridas por nerviaciones dispuestas con regularidad; el área 
discoidal lleva una vena intercalar flexuosa y callosa en algu- 
nos puntos. Las patas son larg^as y muy delgadas, las inter- 
medias tienen más de dos veces la longitud del pronoto y las 
anteriores cerca de dos veces ó más de vez y media; las poste- 
riores, en cambio, son semejantes á las del género Acrida, 
pero las espinas en que terminan los fémures posteriores son 
muy pequeñas; los tarsos de estas patas tienen un primer ar- 
.tejo muy largo y el último pequeño y con uñas fuertemente 
sinuadas por debajo, con arolio comprimido, pero poco más 
corto que las uñas. 

Acridarachnea ophthalmica sp. nov. 

títraminea, fusco varieg^ata. Caput fusco fasciatum. Oculi elon- 
gati prominuli. Fastigium brevissimum haud dilatatum. Pro- 
notum angustum compressum, dorso infuscatum in metazona 
ruguloso punctatum. carinis callosis albidis in prozona paral- 
lelis intus nigro marginatis, in metazona divergentibus leviter 
curvatis et prope marginem posticum acute angulatim sub- 
converg'entibus; lobis lateralibus carinis duabus longitudina- 
libus a sulco typico dislocatis, margine inferiore recto incras- 
sato, postice obtuse sinuato, ángulo postico haud producto 
subrotundato, Elytra ang'ustaapicem femoruin posticorum vix 
excedentia apicem versus sensim angustata et ápice immo ob- 
tusata, campo antico pallido, postico fusco castaneo, área dis- 
coidalis vena intercalata undulata albida callosa postice nigro 
litturata. Alce augusto? elytra parum breviores hyalinfe dilu- 
tissirae rósese, venis transversis ómnibus fuscis, vena radialis 
longe pone médium divisa. Pectus punctatum haud carinatum, 
lateribus thoracis carinulis obliquis. Pedes antici longissimi, 



420 boletín de la eeal sociedad española 

postici normales. Lamina supraanalis subcompressa, superne 
late sulcata ante médium sulco transverso instructa, cf . 

Loro-, corp. (^ 52 mili. 

— capitis 12 — 

— antenn 22 — 

— pronotum 7 — 

— elytrorum , 40 — 

— fem. ant 12 — 

— — intern 15 — 

— post 30 — 

Habitat. Dakar (Seneg-al), 6, 1901, Martínez de la Escalera. 



Nota descriptiva del yacimiento de mineral radiactivo 
en el granito de Albalá (Cáceres) 

POR 

EDUARDO H. -PACHECO 

En vista de la importancia creciente que se atribuye á los 
yacimientos de minerales radiactivos, hemos creído de alg'ún 
interés indicar ciertos caracteres descriptivos del filón de fos- 
forita que existe en el manchón g-ranítico de Montánchez, dos 
kilómetros á Poniente de Albalá, en|el cerro que llaman de Las 
Perdices, filón que aunque desprovisto de importancia indus- 
trial, como yacimiento de fosfato calcico, la tiene mineraló- 
g'ica por la existencia en él de abundantes laminitas de fosfato 
de urano, ó sea de calcoliía. 

El criadero del cerro de Las Perdices no ha sido objeto de 
descripción y estudio especial, que sepamos, quizá como 
queda dicho, por su escasa importancia minera, si bien los 
g-eólog-os Sres. Mallada y Eg-ozcue citaron la presencia en él del 
fosfato de urano en su «Descripción g-eológ"ico-minera de la 
provincia de Cáceres». Sólo ha merecido alg'unas labores pa- 
sajeras de exploración, cuando el laboreo de los yacimientos 
fosfatados cacereños estaba en su apog-eo. Hará doce años, en 
1896, con ocasión de un estudio que realicé sobre el macizo 
granítico de Montánchez, visité el yacimiento en cuestión y 
recog-í abundantes muestras de calcolita, de la cual alg'unos 
ejemplares fig-uran en la colecciones mineralógicas del Museo 



DE HISTORIA NATURAL. 421 

de Ciencias naturales. Este último verano volví á visitar el ya- 
cimiento, y resultado de dicha visita es la presente nota. 

El manchón granítico de Montánchez ofrece, en términos g-e- 
nerales, tres variedades principales de g-ranito, que contando 
desde Alcuéscar á Torre de Santa María, pasando por Montá- 
chez, ó sea en la dirección de SSW. á NNE., son: g-ranito mar- 
cadamente porfírico, por cuanto las ortosas destacadas alcan- 
zan tamaños, por lo general de dos á seis centímetros de 
longitud; ocupa este granito la mitad occidental y del SW. del 
manchón, que es poco accidentada, extendiéndose por cerca 
de iVlbalá y armando en él el filón de que se trata. 

Hacia el NNE., ya en la abrupta y áspera sierra de Montán- 
chez, pasa ei granito porfírico á las variedades común ,y peg- 
matítica, siendo el de la vertiente Norte de la sierra marcada- 
mente gneísico, que hacia la Torre de Santa María es ya un 
verdadero gneis, lo cual confirma en esta región las teorías 
de Geikie respecto al origen de ciertos gmeises. 

Las intrusiones de pegmatita y grauulitas son abundantes 
entre las variedades anteriores, especialmente hacia las zonas 
de contacto, enviando apófisis y venillas á los terrenos paleo- 
zoicos que rodean el manchón granítico. Aunque más escasos 
existen también diques de pórfido cuarcífero. 

Filones de fosforita se encuentran en las diversas varieda- 
des del granito por los términos de Albalá, Alcuéscar, Mon- 
tánchez y Casas de Don Antonio, sumando el total cerca de 
una veintena repartida por todo el macizo, si bien se observa 
que son en mayor número los existentes en el granito porfí- 
rico; el filón del cerro de Las Perdices, cerca de Albalá, es uno 
de ellos, y puede servir de tipo respecto á la constitución de 
tales filones fosfatados, no presentando más particularidad 
respecto á los demás que la existencia de las laminitas de mi- 
neral de Urano. 

Dichos filones cruzan el g'ranito en todas direcciones y aun 
uno mismo sufre en ellas cambios repentinos, como sucede en 
el ya mencionado, el cual, si bien afecta una dirección domi- 
nante de NE. á SW., corre en parte de su trayecto de E. á W. 

En consonancia con los caracteres g-euerales de los yaci- 
mientos de fosforita cacereños, consiste el de Albalá en un 
filón del tipo de los estratificados, de cuarzo lechoso, recorrido 
por vetas irregulares de fosforita, que unas veces se aislan en 



422 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

el seno del cuarzo y otras se intercalan tan íntimamente con 
él que la separación mecánica de ambos minerales es en la 
práctica casi imposible, estando en rig-or constituidos los 
ejemplares por la mezcla íntima de ambas substancias. 

La fosforita es de color blanco, dura y compacta, y á veces 
de textura alg-ún tanto palmeada. El apatito es escaso y sus 
cristales poco manifiestos, consistiendo más bien en g-ranos 
cristalinos. 

El cuarzo presenta en los contactos con el g-ranito, oqueda- 
des rellenas de óxido de hierro, Alg'unas drusas cuarzosas son 
muy bellas por las coloraciones que presentan, rojizas, amari- 
llentas ó negruzcas (cuarzo ahumado). 

El hierro y el mang-aneso tifien abundantemente los ma- 
teriales del filón, formando el último manchas y dendritas so- 
bre el cuarzo y la fosforita, y constituyendo el primero relle- 
nos de las cavidades situadas en los contactos de la roca filo- 
niana con el g-ranito en que arma. 

Tienen alg-ún interés las modificaciones que el g-ranito ha 
experimentado, y las alteraciones y descomposiciones ostensi- 
bles en las salvandas é inmediaciones del filón. 

Prescindo de la descripción macro y microscópica de los 
g-ranitos normales inmediatos. Estos, que son del tipo común 
y porfírico, no presentan ning-una circunstancia particular 
si no es la riqueza de los cuarzos y feldespatos en ag-ujas de 
apatito; hecho que conviene tener en cuenta para la explica- 
ción de la g-énesis de los filones fosfatados del g-ranito, mediante 
simples transportes moleculares por las ag'uas circulantes en 
la corteza terrestre. 

El g-ranito en las cercanías del filón experimenta, como 
hemos dicho, notables alteraciones que dan por resultado con- 
vertirse en una roca sumamente incoherente y deleznable, 
merced á la alteración principalmente del feldespato. A ella 
son debidos el tono verdoso y la consistencia terrosa que este 
mineral adquiere, transformándose á veces en productos cío- 
ríticos, los cuales se presentan impreg-nados de manchitas ne- 
gras y rojizas de óxidos de mang-aneso y hierro. De las dos mi- 
cas que componen el g-ranito normal alejado del filón, ha des- 
aparecido la biotita, quedando sólo la moscovita en escamitas 
plateadas, tan brillantes que á primera vista semejan lamini- 
tas metálicas. 



DE HISTORIA NATURAL. 423 

El cuarzo aparece al microscopio cruzado en todos sentidos 
])or numerosas grietas y materialmente lleno de burbujas lí- 
quidas con otra g-aseosa en su interior, acompañadas de algu- 
nas agujas ó bastoncillos de apatito. La moscovita con sus es- 
trías habituales y sus vivas coloraciones formando ag*uas, 
ofrece entre los nicoles algunas inclusiones de pequeños gla- 
nos alargados de zircún. mostrándose casi siempre dos juntos 
sin estar maclados; su color es amarillo, ofrecen fuerte re- 
lieve y están rodeados de una ancha aureola amarillenta. El 
feldespato es muy difícil de observar por el estado de altera- 
ción en que se halla. Sin embargo, reconócese que está muy 
lleno de inclusiones, abundando extraordinariamente las de 
apatito en baquetillas que presentan la particularidad de en- 
contrarse rotas en su mayoría, y junto con estas otras de cuar- 
zo, biotita, moscovita y numerosos granos opacos, que hemos 
supuesto son óxidos de manganeso y de hierro. 

Es de notar en los ejemplares de este granito inmediato al 
filón que tratados por el molibdato amónico dan el precipita- 
do amarillo del ácido fosfórico, reacción debida quizá, más que 
á los apatitos que como inclusiones contiene la roca, á las im- 
pregnaciones de fosforita, procedente al parecer, de pequeñas 
vetillas que entre el granito se pierden. 

Respecto á la calcolita, se presenta aquí constituyendo 
bellas laminitas cuadradas, con intenso color verde y de uno 
á cuatro milímetros de lado. Su poder radiactivo es muy mar- 
cado; basta que permanezca poco tiempo sobre la placa foto- 
gráfica envuelta en papel negro para que la impresione, apa- 
reciendo una extensa mancha al revelar la placa. 

Abunda el mineral radiactivo, más que en otras regiones 
del filón, entre el granito descompuesto de las salvandas en 
los contactos del cuarzo y fosforita filoniana con la roca ma- 
dre y entre los productos ferruginosos que rellenan las cavi- 
dades del cuarzo; pero sobre todo, como queda dicho, entre los 
materiales descompuestos del granito en contacto con el filón, 
lo cual parece indicar que la calcolita es de formación poste- 
rior al g-ranito y también al cuarzo y fosforita del filón. 

Como esta nota no tiene otras pretensiones ni objeto que 
suministrar alg-unos datos puramente descriptivos del yaci- 
miento, no entro en más detalles respecto al origen y modo de 
formación de la calcolita y de la fosforita de estos filones; 



424 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

cuestión que, por lo que respecta al seg'undo mineral, ha sido 
desarrollada como tema que abarca el conjunto de filones de 
la provincia de Cáceres por los citados ing-enieros señores 
Hallada y Eg-ozcue y tratada además en el trabajo del profe- 
sor Sr. Calderón, publicado en los Anales de nuestra Sociedad 
y titulado Los fosfatos de cal naturales. 



Observaciones sobre el género «Onycholips» Woll. 

POR 

MANUEL M. DE LA ESCALERA 

Este g"énero era conocido solamente de Fuerteventura y Gran 
Canaria, por el 0. Mfurcalus Woll., y he tenido la suerte de en- 
contrarle también en la costa africana, en Cabo Juby y Mog-a- 
dor, lo que con multitud de datos proporcionados por otras 
familias indica claramente la existencia de una fauna propia, 
Atlaniida, bien distinta de la Mediterránea y de la Seneg-a- 
liana; esta fauna parece limitada en la costa marroquí por 
el N., precisamente hacia Mazag-án y Casablanca, y está muy 
caracterizada por las especies de ArtliTodeis que comienzan en 
Mazag-án y se corren hasta Cabo Juby (último lugar al S. que 
he visitado), y que tan numerosas son en las Canarias y que 
no existen en el Seneg-al. 

Es el g"én. O^ycAo/f/j^ una forma sobremanera interesante, de 
la cual Wollaston decía «this Cañarían monster» con razón 
fundada, pues que su extraordinaria adaptación al medio le 
da un aspecto que no tiene similar entre los Curculiónidos. 

He tenido ocasión de observar cómo se comporta en las du- 
nas en que vive, sirviéndole sus patas conformadas de un 
modo bien extraño, como puede verse en las adjuntas fig-uras, 
de verdaderas garraspara afianzarse entre los g-ranos de arena 
y hacer resistencia al viento en el momento oportuno, mientras 
que su esferoidicidad y falta de pesantez le hace ser jug'uete 
del mismo, llevado de un lado á otro con los más lig-eros de- 
tritus veg-etales y partículas de conchas en la marcha de las 
dunas voladoras hasta que encuentra sitio acondicionado, en 
ese continuo traquetreo,para ejercitar sus facultades cavadoras, 
al resguardo de alguna mata invadida por la duna antes de ser 



DE HISTORIA Natural. 425 

cubierta ó al socaire del más pequeño cuerpo alg-o pesado; mas 
si el lug"ar adonde ha sido volteado no le conviene, no hace uso 
de las patas y espera nueva racha de viento (en Mog-ador casi 
constante) para dejarse transportar á otro emplazamiento, al 
par que su larg'a y densa pubescencia le sirve de acolchado 
para librarse de los choques con otros CLierpos más pesados en 
esa vida de azar. 

Sin su adaptación maravillosa no podría subsistir: un ani- 
mal cieg-o, sin alas, y cuyas patas no le sirven para la progre- 
sión, cuando el viento desmorona rapidísimamente la duna en 
que vive entre toneladas de arena que le resg'uardaran en su 
Jiahitat hipogeo, necesita la extraordinaria lig-ereza de su 
cuerpo comparativamente á su volumen para ser transportado 
con los materiales más usados de la duna; y al tiempo órg-anos 
poderosos de resistencia para, entre dos ráfag'as de viento, su- 
jetarse en medio tan poco consistente cuando lia sido arrastra- 
do á lug-ar propicio, ya tras la defensa de un cuerpo fijo, ya 
al punto medio ó neutro de la duna semicircular donde el 
viento no lleg-a por impetuoso que sea. 

Esto, cuando el viento le deja indefenso fuera de su ele- 
mento, puesto que en él, dentro de la duna, envuelto en las 
arenas paradas ó en movimiento sus tarsos intermedios y pos- 
teriores son verdaderas nadaderas y las cazuelas cóncavo-alar- 
g-adas en que se han convertido las tibias anteriores despla- 
zan un volumen de arena considerable relativamente á la talla 
del insecto; así, iniciada una corriente de arena en la duna, la 
torrentera que se forma en lo alto á medida que la arista se 
adelg-aza y desmorona, ó la que se inicia en la parte inferior por 
cualquier accidente, pueden dejar en descubierto al insecto; 
mas éste maniobra hábilmente dirig"iéndose en esa corriente só- 
lida al borde que no se ha puesto en movimiento para allí po- 
der profundizar y salvarse; para este caso su org-anización es 
perfecta. Arenícola, por excelencia, es un nadador y no un ca- 
vador. 



T. VIH— Noviembre, 1908. 29 



426 



boletín de la real sociedad española 





Fig. 1. 



Fig. 2.' 





Fig. 3.» 



Fig. 4 "■ 



Fig. 1.' Antena. 

Fig. 2.* Tibia y tarso de la pata anterior. 

Fig. 3.^ Pata intermedia; a, por encima; í, extremidad de la tibia por debajo, 
Fig. 4.' Pata posterior; a, extremo de la tibia por encima; 5, toda la pata vista por 
debajo. 



Sesión extraordinaria del 2 de Diciembre de 1908 

PRESIDENCIA DE D. JOSÉ GÓMEZ OCA ÑA 

Abierta la sesión, el Sr. Presidente manifestó que el acto 
tenía por objeto presentar á la Sociedad un acuerdo de la 
Junta directiva, por el que se propone sean nombrados socios 
protectores los Excmos. Sres. Duque de Alba, Duque de Luna, 
Marqués de Santa Cruz y Marqués de Urquijo, los tres prime- 
ros Vicepresidentes y el último Tesorero de la Comisión per- 
manente para la exploración y estudio del Noroeste de África, 
en atención á los servicios que en sus respectivos carg-os nos 
han prestado. 

La Sociedad acordó, por unanimidad, el nombramiento pro- 
puesto por su Junta directiva. 



Sesión del 2 de Diciembre de 1908. 

presidencia de D. JOSÉ GÓMEZ OCAÑA 

El Secretario leyó el acta de la sesión anterior, que fué 
aprobada. 

Presentaciones.— Fueron propuestos para socios numerarios 
los señores D. Alfonso Medina Martínez, licenciado en Medi- 
cina, de Madrid, presentado por el Sr. Gómez Ocaña; D. Luis 
Martínez, alcalde-presidente del Ayuntamiento de Santander; 
D. Claudio López, marqués de Comillas; D. Germán de la Mora, 
D. Gabriel Pombo Ibarra, D. Félix de la Garma, diputado pro- 
vincial; D. Juan Herrera Oria, médico del Sanatorio Madrazo; 
D. Vicente Quintana Trueba, cirujano del mismo Sanatorio; 
D. Enrique Diego Madrazo, director de dicho establecimiento; 
D. Julián Fresneda de la Calzada, profesor de ing-lés de la Es- 
cuela superior de Industrias da Santander; D. Jesús Grinda, 
ingeniero Jefe de las obras del puerto de Santander, y D. Lo- 
renzo Torras, de Barcelona, propuestos por el Sr. Bolívar, en 



428 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

nombre de D. José Rioja, los primeros, y en el de D. Manuel 
Llenas, el último, y D. Luis Mariano Vidal, inspector del cuerpo 
de Ingenieros de Minas, presentado por el Sr. García Mercet. 

Donativos. — El Secretario leyó una carta que dirig-e á D. Ig- 
nacio Bolívar, nuestro ilustre consocio D. Joaquín María de 
Castellarnau, remitiendo un cheque de 200 pesetas, como do- 
nativo para los fondos de la Sociedad. 

El Sr. Presidente elogió el generoso rasgo del Sr. Caste- 
llarnau que, ya que como miembro honorario de la Sociedad, 
está exento de toda cuota, desea contribuir á los gastos de 
nuestras publicaciones con un desembolso de no escasa consi- 
deración. 

La Sociedad se enteró con profunda complacencia de la car- 
ta del Sr. Castellarnau y acordó conste en acta el agradeci- 
miento de todos para con el generoso donante. 

Cuentas. — El Sr. Tesorero leyó el siguiente 

Estado económico de la Real Sociedad española de Historia natural 
en 1." de Diciembre de 1908. 

La Sociedad ha invertido en el presente año la suma de 
11.934,47 pesetas y tiene un sobrante de 504,22. 

Procede lo gastado: 

1." De la subvención anual concedida á la Sociedad por el 
Ministerio de Instrucción pública y Bellas Artes, que se eleva 
á la suma de 5.000 pesetas, invertidas en su totalidad según 
se acredita por el siguiente estado y cuya cuenta, formalizada 
por el Habilitado de estos fondos, consta este año de las si- 
guientes partidas: 

PESETAS 

Abonado por impresión de las Memorias, incluso de las del 
tomo 1, todavía en publicación, por haberse agotado la sub- 
vención del Ministerio de Estado destinada á dicha publi- 
cación 2.675,31 

Importan los gastos de la Biblioteca 2.213,G9 

Id. los de habilitación é impuestos del Estado 111 

Suma iffwal á la concedida 5.000,00 



2.° De los recursos ordinarios de la Sociedad, que con el 
saldo sobrante del año anterior han ascendido á 7.438,69 pese- 



DE HISTORIA NATURAL. 429 

tas, cuya cuenta de ing-resos 'y g-astos, que arroja un saldo á 
favor de la Sociedad de 504,22 pesetas, es la sig-uiente: 

Estado de los ingresos y gastos ordinarios de la Real Sociedad espa- 
ñola de Historia natural desde 1.° de Diciembre de 1907 á 30 de 
Noviembre de 1908. 

INGRESOS. 

PESETAS. 



Saldo á favor de la Sociedad en 1.° de Diciembre de 1907 672,69 

Importe de las cuotas corrientes de un socio protector (180); un correspon- 
diente extranjero (10); trescientos cuarenta y siete numerarios, de 

ellos doce extranjeros (5 223) y seis agregados (48) 5.461 

Id. de sesenta cuotas atrasadas de socios numerarios, de ellas vein- 
tiuna de extranjeros 931, [^0 

Id. de la cuota adelantada del Sr. Pazos Caballero para 1909 16,50 

Id. de la venta de publicaciones á varios socios 152 

Id. del donativo hecho por el socio honorario D. José María de Caste- 

llarnau y de Lleopart 200 

Id. del donativo del Sr. Gelabert para excursiones 5 



Total 7 .438,69 



GASTOS. 

Abonado por impresión del Boletín tomo vii (números 6-10) y vin (núme- 
ros 1-5) y tiradas aparte de los mismos y otras impresiones — 2.111,24 

Id. por papel para la impresión del mismo 1.291,68 

Id. por láminas y grabados 843,20 

Id. por haberes de los dependientes 765 

Id. por gastos de correo y envío de publicaciones 729,85 

Id. por gastos menores y presupuestos de las Secciones 690,50 

Id. por su cuota á la Asociación española para el progreso de las 

Ciencias 500 



Total 6.934,47 



RESUMEN. 

Importa lo recaudado por recursos ordinarios de la Sociedad.. 7.438,69 
Id. lo gastado 6.931,47 



Saldo á favor de la Sociedad en l.°de Diciembre de 1908 504,22 



La Sociedad tiene, además, un saldo á su favor, por atrasos, 
de 2.989,41 pesetas, seg'ún resulta de los estados y comproban- 
tes que se acompañan. —Madrid, 1." de Diciembre de 1908,^^/ 
Tesorero, Ignacio Bolívar. 



430 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAKOLA 

— Se acordó que una Comisión, compuesta por los señores 
Pérez Zúñig-a, Calafat y Cendrero, quedase encarg-ada del exa- 
men de las anteriores cuentas, emitiendo el informe á que hu- 
biere lugar. 

Elección de cargos. — Antes de procederse á la parte científica 
de la' sesión, el Presidente manifestó que con arregdo á lo es- 
tablecido en los artículos 8.° y 9.° de nuestro Reg-lamento, pro- 
cedía designar los señores que han de asumir la dirección de 
la Sociedad durante el año venidero, y verificada la votación 
oportuna resultó elegida la siguiente 

JUNTA directiva PARA EL AÑO 1909 

Presidente: D. José Gómez Ocaña. 
Vicepresidente: D. Joaquín González Hidalgo. 
Tesorero: D. Ignacio Bolívar. 
¡Secretario: D. Ricardo García Mercet. 
Vicetesorero: D. Cayetano Escribano. 
Vicesecretario: D. Domingo Sánchez y Sánchez. 
Biiliotecario: D. Emilio Fernández Galiano. 

comisión de publicación 

D. Blas Lázaro é Ibiza. 

D. Lucas Fernández Navarro. 

D. Ángel Cabrera Latorre. 

comisión de catálogos 

D. Blas Lázaro é Ibiza, D. Federico Gredillay Gauna, D. José 
María Dusmet y Alonso, D. Juan Manuel Díaz del Villar, D. En- 
rique Pérez Zúñiga, D. Ángel Cabrera Latorre y D. José Go- 
gorza y González. 

Comunicaciones. — El Secretario, en nombre de sus respectivos 
autores, presentó los trabajos siguientes: 

«Noticia sobre un nuevo parásito de los robles», por D. Blas 
Lázaro é Ibiza. 



DE HISTORIA NATURAL. 431 

«La Celestina del Vuelo del Ag-uila en el término de San 
Vicente de Raspeig'», por D. Daniel Jiménez de Cisneros. 

«Nuevas observaciones sobre los Quirópteros de España», 
por D. Ang-el Cabrera Latorre. 

«Nota sobre dos momias procedentes de Quillag'ua (Chile)», 
por D. Francisco de las Barras. 

«Etude sur les Arachuides recueilles au Maroc, parM. Mar- 
tínez de la Escalera», por M, Eug-enio Simón, presidente hono- 
rario de la Sociedad Entomológ-ica de Francia, 

«Nota sobre batracios y reptiles de Mog-ador», por D. Antonio 
de Zulueta, y 

«Estudio sobre los minerales de wolframio de España», por 
D. Conrado Granell. 

— El Sr. Calderón leyó una nota del Sr. Gramas, de La Oro - 
tava, participando que el día 17 del pasado mes de Noviembre, 
á las once y media de la noche, se sintió en aquella localidad 
una trepidación sísmica, que fué seg'uida de otras dos al si- 
g'uiente día. La primera tuvo bastante duración; laseg-unda, á 
las dos de la madrug-ada del día 18, vino precedida de un 
fuerte ruido subterráneo que se había notado en la anterior, 
y duró unos cinco segundos, y la tercera, á las seis de la 
mañana del mismo día, fué casi imperceptible. 

Se recordará que en la sesión del 7 de Octubre último, se dio 
cuenta, con referencia al mismo señor consocio, de otro terre- 
moto en la misma isla de Tenerife. La repetición de estos fe- 
nómenos en la actualidad, contra lo que normalmente acon- 
tece en el país, tiene grandemente alarmado al vecindario, que 
teme sean estos los anuncios de una catástrofe. 

— El Sr. Azpeitia presentó mag-níficas fotog-rafías de varias 
Diatomeas ( AmpMpleura pelludda, Sitrirella gemma y Pleiiro- 
sigma angidatum), obtenidas por nuestro consocio el ing-eniero 
de minas y micróg-rafo reputadísimo D. Domingo de Orueta. 
Se trata de diatomeas que por su menudísima estructura figu- 
ran como últimos números en la escala de los testos para me- 
dir el poder resolutivo de los objetivos. En esta materia ha lle- 
gado el Sr. Orueta donde nadie llegó, ni en el extranjero, ni 
en nuestro país. Las fotografías admiradas por los señores so- 
cios, son un verdadero alarde de finura en la resolución; en la 
última prueba de la AmpJii^üeura 2)eUiicida (ampliación, 4.000 
diámetros, luz absolutamente monocromática) aparecen las 



4'd2 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

perlas que la cubren, simulando abalorios en líneas perfecta- 
mente rectas, pudiéndose contar ¡5 perlas en 1 [x! y 35 filas 
transversales (estrías) en 10 [a. 

—El Sr. D. Emilio Kibera, refiriéndose á la noticia que se 
dio en la sesión del mes de Noviembre sobre el Cong-reso cele- 
brado en Zarag-oza por la Asociación Española para el progre- 
so de las Ciencias, pidió se hiciese constar en acta la parte 
principalísima que la Junta directiva de la Sociedad española 
DE Historia natural ha tomado en la organización de esa 
magna asamblea científica, dedicando con este motivo frases 
de grande elog-io á todos los señores que la componen en el 
año actual y singularmente á nuestro dig-nísimo presidente 
D. Luis Simarro. 

—El Secretario, en nombre de nuestro consocio P. Filiberto 
Díaz Tosáos, presentó un hermoso ejemplar de Polyponis, reco- 
g-ido en unos patatares del término de Alcobendas. 

— El Sr. Lázaro é Ibiza leyó la siguiente nota: 

Por no haberme sido posible concurrir á la sesión anterior 
en la que fué presentada la excelente traducción que del Tra- 
tado de las enfermedades de las plantas, de Roberto Hartig-, ha 
llevado á cabo nuestro disting-uido consocio y particular amigo 
D. Joaquín María Castellarnau y de Lleopart, perdí la ocasión 
de hacer alg-unas manifestaciones referentes al valor de esta 
obra, tan merecedora de encomio; mas no por llegar con algún 
retraso carecerán éstas de oportunidad y dejarán de significar 
un tributo de justicia debido al nombre insigne del autor y á 
la merecidísima reputación científica del traductor. 

Grande es el interés que esta obra encierra por tratarse en 
ella de una de las cuestiones que afectan á la vida de los ve- 
g'etales, por la claridad y sencillez de su plan, por la seguridad 
y selección de los datos en ella contenidos y por constituir un 
trabajo depurado de defectos, elaborado con tal solidez que ha 
merecido ocupar uno de los primeros lugares entre tantas 
obras meritorias con que han enriquecido la literatura cientí- 
fica los naturalistas alemanes. ' 

Muy acertado ha sido el propósito de verter á nuestro idioma 
un libro que no tiene actualmente equivalente ni análogo en 
la literatura científica nacional, tanto más cuanto que en la 
mente del traductor no ha germinado este propósito inspirado 
por ideas de lucro, que hubieran sido muy respetables y le- 



DE HISTORIA NATURAL. 433 

gítimas, sino por el deseo de satisfacer un interés puramente 
científico y g'uiado por miras elevadas. 

Avalora esta traducción la fidelidad y exactitud de la ver- 
sión, cualidades que no se consiguen en un trabajo de esta 
naturaleza sino cuando el traductor tiene la alta talla cientí- 
fica y el dominio del asunto que todos reconocemos en el señor 
Castellarnau, condiciones ya bien demostradas por anteriores 
publicaciones, que evidencian lo merecido y sólido de su repu- 
tación científica. La redacción es tan cuidadosa y meditada, 
que el sentido resulta siempre claro y preciso; se han salvado 
todas las dificultades y pelig'ros que surg-en con frecuencia 
cuando se traduce de una leng-ua que por su g-enio y estructura 
es tan diferente de la nuestra. 

El Sr. Castellarnau no se ha limitado por su parte á demos- 
trarnos que es un traductor fiel y esmeradísimo, sino que ha 
enriquecido la obra con profusión de notas interesantes, de ca- 
rácterbibliog-ráfico muchas de ellas, de observaciónpropia otras 
y alg"unas dedicadas á relacionar los hechos que cita con los 
concernientes á nuestra flora. Ha puesto, en fin, al servicio de 
esta labor toda su ilustración científica y todas sus dotes de 
escritor. 

Todo esto era necesario para vencer las dificultades del tec- 
nicismo que en no pocos casos ha tenido que usar por primera 
vez en español, dificultades que son siempre g'randes en una 
obra en la que tanto intervienen las criptóg-amas inferiores 
para cuya característica ha de hacerse uso de tantas voces 
nuevas compuestas de radicales g-rieg'os y cuya naturalización 
en nuestra leng-ua no es empresa fácil y corriente. Grandes 
han debido ser las dudas que en este punto haya debido solu- 
cionar el Sr. Castellarnau, respecto de la forma española de al- 
g"unas voces técnicas, que en g'eneral han sido resueltas con 
el acierto que era de esperar. Y dig-o en g-eneral, porque con 
todos los respetos y con la cordialidad de sentimientos que me 
animan, tanto respecto de la personalidad del traductor como 
de la obra que tan sinceramente alabo, no me atrevería á sus 
cribir todas las voces técnicas usadas sin hacer dos salveda- 
des por lo menos, la de la voz asea ó teca, ya usada en caste- 
llano, que veo reemplazada por la de g'énero g-ramatical mas- 
culino (asco), sin ventaja y acaso con inconvenientes, y la de 
la voz espora, usada por nuestros clásicos desde ha un sig-lo, y 



434 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

que en esta obra, sig-uiendo una costumbre bastante g-enera- 
lizada en la actualidad, ha sido sustituida también por la de 
g-énero masculino ó esporo. No entraré en detalles críticos 
acerca de esta cuestión, que deben constituir una nota aparte, 
pero sí declararé que me hubiese sido más grato que la auto- 
ridad del Sr. Castellarnau no se inclinase del lado de los que 
no han respetado en este punto los usos ya establecidos por 
nuestros g-randes naturalistas, varios de los cuales eran al, 
mismo tiempo autoridades no despreciables en el manejo del 
idioma, sino del lado de los que pensamos que se debe seg"uir 
diciendo espora como se decía antes de que los bacteriólog'os 
hubiesen comenzado á decir esporo, desconociendo que esta 
voz estaba ya creada. 

Comprende la obra que examinamos cinco partes ó capítu- 
los, de los que el más interesante y que forma casi todo el 
cuerpo de la obra es el primero, que se refiere á las enferme- 
dades producidas por parásitos vegetales. En él se expone, 
aparte de las faneróg'amas parásitas, la serie de los hong-os 
que utilizan este g-énero de vida, mencionándolos especie por 
especie con arreg-lo al orden de la clasificación. Hay en esta 
parte g-ran copia de datos que han de contribuir poderosa- 
mente al conocimiento de la parte criptog'ámica de nuestra 
ñora, en la que tanto queda aún por conocer. 

Los capítulos restantes tratan de los daños causados por la 
acción de substancias nocivas, de las enfermedades ocasiona- 
das por las inñuencias del suelo, de las producidas por las in- 
fluencias atmosféricas y por último de las heridas. 

Aunque la obra se refiere preferentemente á las enferme- 
dades de las plantas leñosas y sobre todo de las arbóreas, con- 
tiene multitud de datos pertinentes respecto de las que afectan 
á las plantas herbáceas. También encierra una lista de obras 
referentes á hong-os y á las enfermedades eng-endradas por el 
parasitismo de éstos. 

Por el contenido de esta breve reseña puede deducirse el 
juicio que merece la obra, que por sí misma y por las excelen- 
tes condiciones de la traducción debe ser recomendada á 
cuantos se interesan por este g-énero de estudios. Por ella de- 
bemos g-ratitud al Sr. Castellarnau, que una vez más ha hon- 
rado la ciencia patria, dotando á la literatura botánica espa- 
ñola de una obra dig-na de ser alabada. 



DE HISTORIA NATURAL. 435 

Notas bibliográficas. ~E1 Sr. Calderón leyó las sig-uientes: 

Maier (Dr. Willielm): Die Kontakzone des Mt. TiMdaio iei 
Barcelona (Bericht. d. naturforsch. Gesellsch. zu. Freiburg* i. 
B., XVIL, 1908; 66 pág-s., 1 mapa, 1 láin. microfot. y 6 g-ra- 
bados intercal.) 

Este interesante trabajo, que acaba de aparecer, está consa- 
g-rado especialmente al estudio de los fenómenos de una de las 
cuatro zonas de contacto de la cordillera catalana,, examinados 
por el autor. Después de una breve descripción topog-ráfica, hi- 
drológ-ica y de la g-eolog-ía g-eneral del Monte Tibidabo, pasa 
á exponer la descripción petrog-ráfica de sus rocas. 

En una extensión próximamente de 18 km. y 2 de espesor en 
que se extiende la zona de contacto, asoma el g-ranito por el 
pie meridional de la sierra costera formando el núcleo de los 
anticlinales. Esto explica que existan dos zonas principales de 
contacto, por el metamorfismo experimentado á cada lado de 
dichos anticlinales. 

Las rocas de contacto son pizarras arcillosas normales, uo- 
dulosas fhiotentonschiefer), y micáceo nodulosas, micacitas 
nodulosas, corueanas (hornfelsej, pizarras quiastolíticas, cor- 
neanas de silicato calcico y otras rocas subordinadas, todas 
las cuales describe minuciosamente el autor, terminando por 
el estudio químico de las áreas de contacto, al que acom- 
pañan cuatro análisis. 

Sig'ue á este estudio el de las rocas eruptivas, empezando por 
las profundas, la g-ranitita y la sienita, y después las filonia- 
nas, pórfidos g-ranítico y sienítico, aplita, peg-matita y diabasa. 

Termina el autor con una breve descripción de las zonas de 
contacto del Montseny y de cerca de Martorell. 

Trabajo tan considerable, detallado é interesante, no se 
presta á ser extractado por su carácter descriptivo; sólo dire- 
mos de él que da á conocer una g-ran variedad de rocas y mi- 
nerales de cuya existencia en nuestro suelo sólo poseíamos, 
cuando más, vag-as noticias, y que reviste una g-ran importan- 
cia desde el punto de vista de la Geología española y g-eneral. 

Henri Douvillé: Sur le Terliaire des environs de Toléde 
(Compte rendu somm. de la Soc. géol. de France. Seance du 2 
Novembre 1908). 

En la última sesión de la Sociedad geológ-ica de Francia, lia 



436 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

vuelto á ocuparse el Sr. Douvillé del descubrimiento de fósiles 
marinos liecho por D. Ventura Reyes Prosper en los alrededo- 
res de Toledo, de que he dado noticia en la sesión de Febrero 
último (pág-. 100). Aunque insuficientes aquellos fósiles para 
fijar la edad del terreno, por analog"ia con los de Cuenca y otras 
localidades, el autor le había supuesto aquitaniense. El señor 
Depéret, en cambio, fundado en la edad délos mamíferos fósi- 
les de los alrededores de Madrid y en otras consideraciones, 
supone más bien que debían referirse aquéllos al estampiense. 

De todos modos los modernos descubrimientos prueban que 
las cuencas de la Meseta son más complejas de lo que hasta 
ahora se había pensado. 

Un nuevo envío de fósiles, recog-idos en el mismo yacimiento 
por el citado Sr. Reyes, ha permitido reconocer al autor una 
impresión de Fiisus, el dulbiformis, de donde se infiere que la 
formación es más antigua de lo que se había supuesto y re- 
monta al eocénico, contemporánea de las capas con Paleothe- 
riiim de Salamanca. Según esto, la formación yesosa de Cas- 
tilla vendría á colocarse cerca del nivel de los yesos parisien- 
ses. La presencia en los alrededores de Toledo de los géneros 
^rc«, A'«^«c« y i^zí52í.9 muestra que se trata por modo induda- 
ble de depósitos francamente marinos. 

Harlé (E.): Faime quaternaire de la province de Santander 
(Bull. de la Soc. géol. de France, 4*^ ser., t. viii, págs. 300-303, 
1908.) 

Un millar de osamentas, recogidas por D. Lorenzo Sierra en 
21 grutas de la provincia de Santander y sometidas á la com- 
petencia del autor, le han permitido dar una nota preliminar, 
sumamente interesante, sobre la fauna espeleológica de 
aquella región. 

He aquí, en resumen, la lista de especies de mamíferos con 
la indicación entre paréntesis de las grutas en que se han ha- 
llado: Hombre, raros restos (Mar, MosoUa), Ursm spelmis {Yíov- 
nos, Salitre), U. árelos (Ojebar), Canis lupus (Hornos), Hijcena 
(Valle), Felis leo (Mirón), F. 2)ardus (Hornos), F. catus (Valle), 
Rhinoceros (Camargo), Fquiis cadallus {de muchas grutas). Sus 
scropka (id.), Bos ó Bíson (id.), Cervus elap/ms{es el animal do- 
minante en todas las cavernas del país), C. capreolus (Valle, 
Mar), C. iarandus (es muy raro el reno, habiendo sólo apare- 



DE HISTORIA NATURAL. 437 

cido cuatro piezas en diferentes g-rutas), C. ihex (Valle, Sali- 
tre, etc.), Riqñcapra europ¿ea (Salitre), Lepus cuniculus (Valle). 

En esta lista merece notarse especialmente la existencia, 
aunque con g-ran escasez, del reno, no conocido hasta ahora 
tan lejos en España. Las grutas del SW. de Francia, que ofre- 
cen iguales especies á las ahora enumeradas, poseen, en cam- 
bio, abundantes restos de reno. 

Resulta de aquí y del examen de la fauna de la caverna de 
Aitzbitarte, junto á San Sebastián, de que dimos cuenta en 
otra precedente nota, que la fauna cuaternaria fría, tan abun- 
dante en el SW. de Francia, se extiende bastante por España, 
aunque en forma atenuada, por lo que el reno es raro, pero 
no la g-amuza, á causa de la proximidad de las altas monta- 
ñas, que alcanzan hasta 2.642 m. de altitud. 

No se han encontrado en nuestro país restos de animales 
propios de las estepas, pero es posible aparezcan cuando se 
realicen exploraciones en otras partes, más allá del pie de los 
Pirineos cantábricos. 

J. Carals: Note sur ¡es gres cupriféres d Uranium ct Vanadium 
de Montamiy (Ao-ag 071 ) {Com]}t. rend. Soc. g-éol. de France, 
Seance du 16 Novembre 1908.) 

Un yacimiento metalífero interesante ha sido descubierto 
hace pocos años en los alrededores de Montanuy (Huesca), en 
los confines de Cataluña. Consista en una serie de venas de 
una materia neg-ruzca, que ha dado en el análisis 35 por 100 
de cobre, acompañado de 2,5 por 100 de urano y 3.1 de vana- 
dio. Los dos primeros cuerpos se encuentran en estado de 
óxidos, melaconita y pechblenda. Se trata sólo de unos ñlon- 
cillos-capas que no pasan de 3 á 4 cm, pero interesantes por 
sus asociaciones. El autor los atribuye al Pérmico, pues están 
intercalados en una formacióu de arenisca comprendida entre 
las pizarras hulleras y las pudingas cuarzosas del Triásico, y 
corresponden á las areniscas cupríferas y vanadíferas del 
Perra, en el Ural. 

— El Sr. Fernández Navarro presentó la noticia que sigue: 
Doctor D. Jaime Almera: Descripción de los terrenos pHocéni 
eos de la cuenca del hajo Llodregat y llano de Barcelona. 

Bien conocidos son los notables y constantes estudios del 



438 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Sr. Almei-a acerca de la g-eología de Cataluña, Si tuviéramos 
en cada reg-ión de la península un geólog-o de la competencia 
y el entusiasmo que posee el sabio canónigo de Barcelona, 
nuestros conocimientos acerca del suelo patrio serían tan com- 
pletos como en las naciones más adelantadas. 

El libro está dividido en tres partes. En la primera hace la 
descripción g-eológica detallada de las citadas cuencas, dando 
también idea, en forma de apéndice, de todos los datos cono- 
cidos acerca del pliocénico de Gerona. La segunda y tercera 
parte están destinadas respectivamente á la paleozoología y 
paleontología de los terrenos descritos, no limitándose á la 
enumeración escueta de los fósiles, sino haciendo numerosas 
é interesantes consideraciones batimétricas, climatológicas y 
filogénicas que le sugiere el estudio de plantas y animales 
desaparecidos. 

Avaloran el libro numerosas láminas representando los or- 
ganismos descritos, por lo cual, así como por la minuciosidad 
y detalle del estudio, merece ser conocido de todos los que se 
interesan por la geolog-ía de España, y será necesariamente 
consultado por los que en adelante se ocupen del terciario ma- 
rino español. 

Fréd. Wallerant: CristaUograpMe. Deformations des corps 
cristallisés. Gfroupemeyíts. PolymorpMsme. IsomorpMsme. Pa- 
rís, 1909. 

El sabio profesor de Mineralogía, de la Sorbona, acaba de 
publicar un libro de la mayor importancia. De la índole de 
esta obra dan idea, mejor que nada, las siguientes líneas del 
prefacio: 

«Desde Mallard, el estado de la ciencia que nos interesa se 
»ha modificado profundamente, y me pareció llegado el mo- 
»mento de hacer una exposición de conjunto de nuestros co- 
»nocimientos sobre toda una serie de propiedades de que no 
»se habla sino incidentalmente en las obras de mineralogía ó 
»de cristalog-rafía. He sido así conducido á coordenar los re - 
»sultados de las investigaciones que he publicado desde hace 
»diez años. Estos resultados, aunque refiriéndose á sujetos 
»muy variados, concuerdan de la manera más completa y pue- 
»den por consecuencia servir de base á un cuerpo de doctrina 
»de la mayor sencillez. Bien entendido, que las concepciones 



DE HISTORIA NATURAL. 439 

>^te6nca3 que sirven de base á la coordinación, no tienen sino 
»un valor momentáneo; es de prever que nuevos descubri- 
»mientos las convertirán en defectuosas, como ha ocurrido 
»con las concepciones de nuestros antecesores. Pero nosotros 
) no tenemos que preocuparnos más que de los hechos actual- 
»mente conocidos, pero quedando siempre prontos á modificar 
»nuestras ideas, ciiando nuevos resultados nos muestren la 
«necesidad de hacerlo.» 

Como se comprende por las anteriores líneas, y por el titulo 
con que encabezamos esta nota bibliog-ráfica, no se trata de 
un tratado ni mamiaJ más ó menos extenso, en que los no 
iniciados puedan ponerse al tanto de la ciencia cristalog-ráfica. 
Es un libro para cristahJg'rafos de profesión ó aficionados, pero 
siempre para cristalóg'rafos. 

A estos les presta un servicio inmenso, porque resume en una 
sola obra multitud de estudios modernos sobre la ciencia de 
los cristales, ahorrándola consulta de publicaciones heterogé- 
neas, raras muchas de ellas, escritas en todos los idiomas 
cultos. 

Estos trabajos, hechos casi siempre sobre la base de la ex- 
perimentación, han modificado completamente nuestras clási- 
cas ideas sobre la constitución íntima de la materia cristalina, 
nos ha llevado á descubrimientos tan sorprendentes como el 
de los cristales líquidos de Lehman, y han hecho intervenir 
en el estudio de las propiedades de los cuerpos cristalizados 
una distinción muy fundamental, que aunque contenida en 
g-ermen en los trabajos de los primeros modificadores de la 
teoría de Haüy, había pasado hasta hoy casi inadvertida: la 
de que las propiedades dependientes de la molécula cristalina 
varían de una manera continua, mientras las que se basan en 
la disposición reticular lo hacen por incrementos mensurables. 

Es imposible por la extensión é importancia de esta obra 
hacer de ella un resumen, por breve que fuera, en el espacio 
reservado á esta clase de notas. Nos limitamos pues, á dar 
cuenta de su aparición y á recomendarla como fiel reflejo del 
actual estado de la Cristalog-rafía, ciencia que se halla hoy en 
un interesante momento de transición. 

Secciones. — La de Zaragoza celebró sesión el 25 de Noviem- 
bre, bajo la presidencia de D. Pedro Moyano. 



440 BOLETÍN DE LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

— El Sr. Arévalo da cuenta de la manera como se dan las 
clases prácticas de Historia natural en la Facultad de Ciencias 
de la Universidad de Zarag-oza. 

Se procede á la elección de la sig-uiente Junta para 1909: 

Presidente, D. Pedro Moyano. 

Vicepresidente, D. José Antonio Dosset. 

Tesorero, D. Pedro Ferrando. 

Secretario, D. Celso Arévalo. 

— La Sección de Granada celebró sesión el 28 de Noviembre, 
bajo la presidencia de D. Pascual Nácher, aprobándose el acta 
de la anterior. 

Se dio cuenta de las publicaciones recibidas y délos objetos 
donados para el Museo por los Sres. Alvarez Jiménez, Gonzalo 
y Simancas (F.) 

— El R. P. Navarro Neumann leyó la sig-uiente nota sobre 
«Las borateras de Cbilcaya», presentando muestras de las 
mismas: 

Las dorateras de C/íiIca?/a.— Entre los 18"50' y 18"57' S. y los 
69°59' y 63°10' W. de Greenwich, á unos 4.200 m. sobre el nivel 
del mar y rodeada por una serie de elevados picos, entre los 
los cuales se cuentan el volcán de Huallatiri y los siempre ne- 
vados de Puquitinca, Lliscaya y Chuquiananta, se halla una 
lag'una, casi desecada, y conocida con los nombres de Susuri 
ó de Achamaya, aunque más especialmente con el deChilcaya. 

Cubriendo el fondo de ésta, y bajo una capa de lég-amo seco 
de unos 60 cm. de gn-ueso, yace otra de caliche, como le apelli- 
dan los naturales, de 30 cm., por término medio, la que se ex- 
tiende por una superficie de 1.730 acres (700 hectáreas), y 
como, seg'ún el reputado especialista en boratos Mr. E. L. Fle- 
ming*, quien la visitó detenidamente en 1898, cada acre con- 
tiene unas 1.500 toneladas, la cantidad total existente en este 
inmenso depósito, el mayor del mundo, asciende á la ya res- 
petable suma de dos millones quinientas mil toneladas. 

El caliclie presenta un aspecto sedoso, su color es blanco pu- 
ro, contiene muy pocas impurezas y, seg-ún análisis del doctor 
Clarke, de Glasg-ow, entran en su composición 32,50 por 100 de 
sesquiborato de cal, 22,74 de biborato de sosa, 1,85 de mono- 
borato de magnesia, 4,64 de cloruro de sodio, 1,12 de sulfato 
de cal con 35,20 de ag-ua y vestigios de alúmina y hierro. 



DE HISTORIA NATURAL. 411 

Según el referido Mr. Fleming-, este borato es muy superior 
á la boracita del Asia menor y á la colemanita de California, 
por contener sosa, que de otro modo habría que ag'reg-arle 
para transformarlo en bórax. 

Dado el buen precio que alcanzan el ácido bórico, cuyas 
aplicaciones van en aumento así como las de sus sales, y el no 
resultar excesivos los gastos de extracción y de transporte, 
este yacimiento, propiedad, casi en su totalidad, del rico ha- 
cendado boliviano Sr. D. Manuel Murillo Dorado, representa 
un valor mercantil inmenso, y parece superar en importancia 
á ios antiquísimos de la cuenca del Sing--a Shab, en el Indos - 
tan y á los suffioni, de Toscana. 

— El Sr. Aranda Millán dijo que el Museo de Historia natu- 
ral de la Facultad de Ciencias de Granada había adquirido re- 
cientemente un ejemplar de diente izquierdo de la mandíbula 
superior del macho del Monodon monoceros L. 

Tiene el diente una longitud de 2,03 m., el diámetro má- 
ximo es de 57 mm. y pesa 4.135 gn-amos. Está en perfecto 
estado de conservación, no presentando nada astillado, lo que 
sucede frecuentemente en estos ejemplares, por el uso que de 
él hace el animal. 

— El Sr. Valdelomar Gijón se ocupó de los trabajos que ha 
llevado á cabo sobre la pureza de las aguas que abastecen á 
Granada, dando á conocer los resultados obtenidos en sus in- 
vestigaciones. 

—El Sr. Diez Tortosa (Juan L.) dio cuenta del Congreso cientí- 
fico que, organizado por la Asociación Española para el pro- 
greso de las Ciencias, ha tenido lugar en Zaragoza en el pasa- 
do mes de Octubre, y al que ha asistido en representación de 
la Sección. Refirió, principalmente, las tareas de la sección de 
«Ciencias naturales.» 



T. VIII.— Diciembre, 1908. 30 



442 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Notas y comunicaciones. 



Un nuevo modelo de microscopio para la enseñanza 

POR 

ANTONIO ELEIZEGUI 

Una de las mayores dificultades que se ofrecen á los que de- 
bemos enseñar varias preparaciones microscópicas á los alum- 
nos de una clase, se halla en la necesidad de disponer de tantos 
microscopios como preparaciones, si no ha de verse obliga- 
do cada observador á cambiarlas en una misma platina, lo 
cual supone una g-ran pérdida de tiempo, dada la falta de 
práctica que es natural en los discípulos y que aumenta el 
pelig-ro de alg-ún desperfecto en el objetivo. 

Pero no sólo en este caso; aun en el supuesto de poder uti- 
lizar tantos microscopios como preparaciones hayan de obser- 
varse, nadie puede evitar que cada uno de los que va á mirar 
al través de sus lentes, teng'a que enfocarlo y cambiar de lu- 
g-ar para cada una de aquéllas, con lo cual, lasprob:ibilidades 
de deterioro de los objetivos son g-randes y la pérdida de tiem- 
po, factor importante en cátedras numerosas, subsiste. 

De vencer estas dificultades me proporcionó ocasión mi buen 
amigo el Sr. D. Carlos de la Cuesta, de Valladolid, ofreciéndo- 
se á transmitir á la importante casa Reichert, de Viena, 
cuantas instrucciones yo le difse á fin de hacer un modelo 
nuevo, que se ajustase al tipo ideado por mí. 

Con la intelig-encia y escrupulosidad con que la casa citada 
cumple todos sus encargos, ha construido el modelo, cuyo dibu - 
jo acompaña á esta nota y del cual voy á hacer la descripción, 
no tanto porque sea necesaria después de haber visto su g-ra- 
bado, como para llamar la atención acerca de sus ventajas. 

El aparato está dispuesto sobre dos planchas cuadrang-ula- 
res de caoba, articuladas mediante charnelas. La superior tiene 
en dos lados opuestos, dos tornillos, L L, que sirven para fi- 
jarla en el punto que se desee de los arcos F F, dispuestos ver- 



DE HISTORIA NATURAL. 



'143 




444 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ticalmente sobre la plancha inferior. Esta disposición, que per- 
mite inclinar el microscopio, hace más cómoda la observación. 

Con el tornillo A' se sujeta al soporte el pie del microscopio. 

Lateral, é independientemente del pie, se halla la platina,, 
que es una pieza metálica circular que gura alrededor de su 
eje y lleva cerca del borde doce taladros circulares, sobre 
cada uno de los cuales hay una pieza rectangular, taladrada 
también, con dos pinzas para sujetar la preparación, y que 
se puede aproximar ó separar de la platina mediante los for- 
nillos A, situados debajo de la misma. 

Esta platina tiene dos movimientos alrededor de su eje. Uno 
rápido, que se da á mano y otro lento, que se obtiene con el 
tornillo N. Puede, además, aproximarse ó separarse del mi- 
croscopio utilizando el tornillo M. Merced á estos dos desplaza- 
mientos, en direcciones perpendiculares, ofrece todas las ven- 
tajas de los modelos con platina movible, con la cual pueden 
observarse todos los puntos de una preparación sin la brusque- 
dad de movimiento que da nuestra mano á las preparaciones 
cuando queremos mudarlas de lug-ar durante la observación. 

Su manejo es por demás sencillo. Colocadas en sus lug-ares 
correspondientes las preparaciones que van á enseñarse, se 
hace el enfoque de una cualquiera de ellas por medio de los 
tornillos i/" y Záel microscopio. Muévese lueg-o la platina hasta 
que la preparación inmediata coincida con el eje del tubo del 
microscopio. Ahora se hace el enfoque de ésta valiéndose del 
tornillo^, correspondiente. Una vez repetido esto con todas 
ellas, es claro que la imag-en de las mismas ha de formarse en el 
mismo plano matemático, y por lo tanto cada observador no 
tendrá necesidad de hacer más que un enfoque con la primera 
que mire, para acomodarle á su distancia de visión distinta, 
pues todas las demás distan igual de la lente frontal del obje- 
tivo y darán su imagen á la distancia que precisa para ver con 
detalle. 

Adaptando al pie del microscopio, después de haberle sepa- 
rado de la platina grande, la platina corriente T puede uti- 
lizarse como un modelo ordinario, con movimiento de incli- 
nación. 



DE HISTORIA NATURAL. 415 



Noticia sobre un nuevo parásito de los robles 

POR 

BLAS LÁZARO É IBIZA 

En el verano de 1907 recog"í en las cercanías de Salinas de 
Aviles, alg-unas sumidades de ramas jóvenes de roble, las 
cuales aparecían invadidas por un liong-o, de aspecto de 
Oidium, que no presentaban indicio alg-uno de fructificación. 
Como su aparición, nunca observada por mí en una localidad 
que me es tan conocida, era realmente rara y nunca hallé 
órg-anos característicos en que fundar una determinación es- 
pecífica, la observación quedó incompleta y los ejemplares 
pendientes de estudio. 

Pero al lleg-ar el verano del año corriente observé que la 
piag-a había adquirido g-ran desarrollo y que afectaba de un 
modo g-eneral á todos los brotes ó renuevos de los robles, mien- 
tras permanecían indemnes las plantas arbóreas de la misma 
especie. La invasión se manifestaba al exterior por la abun- 
dancia de ramillas micélicas blancas que recubrían las hojas de 
una eflorescencia blanquecina muy abundante. Los ejemplares 
recog-idos en el último verano acusan muy manifiesta la enfer- 
medad, y en ella se observa que las últimas hojas son las más 
invadidas y no han lleg-ado á adquirir su desarrollo normal. 

El micelio visible al exterior presentaba un parecido nota- 
ble con el que se observa en el F)ysip/ie macularis y otros que 
no son raros en Asturias, pero no se presentaba sobre las hojas, 
constituyendo manchas aisladas, sino formando una eflores- 
cencia continua sobre toda la hoja. La carencia de órg-anos re- 
productores continuaba como en el año anterior. Por estas ob- 
servaciones, y sobre todo por el modo de veg^etar, supuse que 
se trataba de un hong-o erisifáceo, sin poder avanzar más en 
su estudio por carecer de medios en la localidad, por lo que 
rae limité á recog-er buenos ejemplares y á obtener alg-unas 
preparaciones microg-ráficas, con ánimo de ultimar su estu- 
dio á mi vuelta á Madrid. 

Por eso cuando un antig-uo discípulo, que ejerce la farmacia 
en Rentería, me remitió en consulta durante el mes de Ag-os- 



446- boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

to Último alg'unos ejemplares de robles recog-idos por él en la 
mencionada localidad, y manifiestamente invadidos por una 
criptüg-ama, que era idéntica á la que yo tenía en observación, 
solo pude comunicarle mi opinión de que se trataba de un 
erisifáceo nuevo para nuestra flora, pero cuya determinación 
específica no tenía por entonces medios de llevar á su debido 
término. 

Revisando aquí libros y revistas, he podido hallar que dicha 
especie es, en efecto, nueva para la flora europea y que ha 
sido observada este año en diversas localidades de Francia y 
de otros países de la Europa central. La carencia de órg-anos 
reproductores es g"eneral en todas las localidades europeas 
en que ha sido observada, pero parece que esta plag-a, en 
forma idéntica á la aquí observada, es frecuente en los bosques 
de la América del Norte, donde es conocida desde hace bas- 
tantes años, y donde viene refiriéndose á la Microsph(sra 
^M Wallr. 

La especie así llamada es considerada idéntica á la Micros- 
phcera ¡jeniciUata Lev. (Enjsiphe penicUIata Fr. ; Enjsipke 
Ahii DCj, nombres con los cuales la forma típica ha sido 
citada ya desde hace más de sesenta años en diversos países 
de Europa, aunque hasta hoy no se haya observado en Es- 
paña sobre las hojas de diversos Ahms y de Viburmim Ojmliis, 
Admitiendo que la nueva plag-a sea una forma conídica de la 
Microspliara peniciUata Lev., siempre será nueva esta forma 
conídica en la flora europea, donde no eran conocidos los co- 
nidios de esta especie, y más nueva, para España donde no se 
ha hallado aún la forma típica. Es curioso que los conidios no 
invaden los Alnus y Vihíirmun que se hallan incluidos dentro 
de los robledales y permanecen indemnes. Parece, pues, 
que la forma típica y productora de las peritecas es pro- 
pia de los A Invs y Vihirnum y la conídica de los Querms, en 
los que ha sido hallada también en alg-unas especies del 
Japón antes de ahora. 

Trátase pues, de una forma exótica que, como e\ mi Idiu hace 
alg'unos años, ha lleg-ado á Europa y encontrado en ellag-randes 
formaciones de especies atacables, ha experimentado una rá- 
pida difusión, favorecida sin duda por las abundantes lluvias 
de la pasada primavera. 

No se puede decir que su aparición constituya un pelig-ro 



DE HISTORIA NATURAL. 44^7 

inmediato para la riqueza forestal de Europa, puesto que pa- 
rece respetar los árboles ya criados, pero si ataca á las plantas 
jóvenes y si continuase con el vig-or con que este año ha apa- 
recido, no cabe duda de que especies arbóreas tan importantes 
como los robles se resentirían dentro de alg'unos años por la 
lucha que habrían de sostener en sus primeras edades con 
este nuevo enemig-o. 

Claro es que pueden emplearse para combatir esta plag'a los 
mismos recursos utilizados para defender las vides del O'idimu, 
es decir, el azufre y los polisulfuros alcalinos, pero lo que pue- 
de hacerse fácilmente por planta tan valiosa como la vid, sería 
difícil de aplicar contra una plag-a tan difusible, y que tratán- 
dose de plantas cuya producción es tan lenta no se podría re- 
comendar desde el punto de vista económico. 

Cabe, sin embarg-o, la esperanza de que la fuerza expansiva 
de esta especie (debida á encontrarse en un terreno virg-en 
para ella) se amortig-üe á los pocos años de su aparición, como 
ha sucedido con otras especies importadas por actuar pronto 
subre ellas otras que ameng'üjn su potencia y aun la domi- 
nen una vez aclimatadas y sometidas á las leyes de la lucha 
con la vida entre esta especie y las indíg-enas. 



Nuevas observaciones sobre los quirópteros de España 



ÁNGEL CABRERA 

En la época en que publiqué mi «Ensayo monog-ráfico sobre 
los quirópteros de España» (1), no me fué posible conseg-uir 
que se me autorizase para extraer los cráneos de los ejempla- 
res del Museo de Ciencias que formaban la parte principal de 
mi material de estudio. De aquí se siguieron, como no podía 
menos de suceder, alg'unos errores de apreciación que hoy me 
creo obligado á corregir. 

En primer lugar, el Rhinolophns que yo consideraba como 
Rh. fermmeqiúmim típico (p. 25G/, no es sino una fase rojiza, 
o acaso una edad, de mi Rh. farrnm-eqiánum olscurus., que es 

(1) Memorias de la Soc. esp. de Hist. nat , ii, 190í, páginas 249 287. 



448 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

la Única raza de esta especie que existe en la Península, siendo 
común á toda ella en vez de ser peculiar de Valencia, como yo 
entonces suponía. 

La especie que en mi trabajo aparece bajo el nombre de 
«Rh. euryale Blasius», ha sido al poco tiempo estudiada por los 
profesores Matschie y Andersen, que la han considerado como 
una forma nueva, dándole el nombre de R.h. Cabrerm (1). 

Mi Rh. pJiasma no es más que un sinónimo de la forma que 
describo antes como Rh. Mpposideros, según me lo ha demos- 
trado la comparación de los cráneos, con material más abun- 
dante. Las diferencias señaladas en la hoja y las orejas deben 
ser producidas por causas externas, acaso por el alcohol mismo 
en que los ejemplares están conservados. 

La particularidad por mí notada en nuestro Rh. Mpposideros , 
de tener el antebrazo bastante más corto que los ejemplares 
del centro de Europa, ha sido posteriormente observada por 
Knud Andersen (2) en todas las regiones mediterráneas, hasta 
el Senaar, llevándole á considerar estos hÍ2)posiderós pequeños 
como una subespecie particular de dichas regiones, á la que 
corresponde el nombre minimiis Heuglin. 

El no haber podido examinar el cráneo me hizo incluir en 
el género VesperiiUo un murciélago (F. ochromixtus) que pa- 
recía próximo al V. murinus y que presentaba, como todos los 
Vespertilio y Epiesicus, 1-1 premolares superiores. Después he 
tenido en mi colección algunos ejemplares de la misma forma, 
y habiendo enviado uno al Museo Británico, el profesor Gerrit 
S. Miller, al extraer el cráneo, ha descubierto la existencia de 
otro premolar, aunque muy pequeño y enteramente oculto por 
la encía. Ocho ejemplares más he examinado yo al conocer 
este hallazgo, y en todos existe este diminuto premolar, de 
modo que el quiróptero en cuestión es realmente un Pipis- 
Irelhis, no un VesperiiUo. Más aún: una vez reconocida su ver- 
dadera posición genérica, resulta tan semejante al PipistreUus 



(1) Sitzungs-BeHchten der Gesellsch. naturfors Freunde^ 1904, pág. 78. En esta des- 
cripción original aparece dicho quiróptero bajo el notnbre de Euryalus CabrerfP, en 
atención á que Matschie ha separado como un subgénero, bajo el nombre de Enryalus, 
todas las formas del grupo euryale. Aparte de que tal separación es muy discutible, 
me parece inadmisible el término Ev.ryahis, existiendo desde hace muchos años un 
género Euryale Lamarck. 

(2) Proceed. Zool. Soc. of Lotidon, 1905, ii, pág. 140. 



DE HISTORIA NATURAL. ^449 

Sami de Italia, que no puede separarse de él como especie, 
sino solo como una forma local que se disting-ue precisamente 
por la pequenez del^;^', y á la que deberá llamarse P. Savii 
ochromixtus. 

El g'énero que, á imitación de otros autores, llamaba yo 
Ves2JerliIío, ha sido divido en dos: Vespertilio, con las especies 
micrimis y supermis solamente, y Epiesicus, que comprende 
todas las demás. Entre éstas hay una del Sur de España que 
yo consideraba idéntica al E. isalellinus Temía., pero después 
he podido compararla con verdaderos isaheUiniis de Trípoli y 
de Esmirna, y resulta bastante diferente. Sin embargo, no 
puede considerársela tampoco especie nueva, pues del examen 
del cráneo resulta que mi isaheUiniis de Andalucía no es otra 
cosa que el E. Boscai mny adulto. El área de dispersión de este 
último debe extenderse, por consiguiente, hasta la cuenca del 
Guadalquivir. Debo añadir, que después de observada una nu- 
merosa serie de individuos de todas edades, mi E. seroiinus 
insularis resulta idéntico al verdadero seroiiniis. 

En resumen, las especies de quirópteros hasta ahora encon- 
tradas en España, son las siguientes: 

Ehinolophus Mpposideros minimiis Heugl.; Rh. carpetaniis 
Cabrera; Rh. Calrerm And. y Matsch.; Rh. fcmim-equinum 
ohscurus Cabrera. 

BarhasteUus barhasteUus Schreb. 

Plecotus aurilus Linn. 

Epiesicus seroiinus Schreb.; E. Boscai Cabrera. 

PipísireUus pípisireUiis Schreb.; P. p. medí ¿erra neus C^hYera; 
P. Nalhusii Keys. y Blas.; P. Savii ochromixtns Cabrera; 
P. Kiihli Xatt. 

Myoiis Capaccinii Bonap.; M. Escalera' Cabrera; M. Bechs- 
teini favonicus Thos ; M. myoiis Schreber; M. myslacinus Leisl. 

Miniopicrns Schreibersi Natt. 

Nyctinomus Gesloni Savi. 



450 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Nota sobre Batracios y Reptiles de Mogador, con descripción 
de la forma joven de «Saurodactylus mauritanicus» (Dum et Bibr.) 

POR 

ANTONIO DE ZULUETA 

Aunque la fauna erpetológ-ica de Berbería ha sido recien- 
temente estudiada por Bouleng-er y Doumerg-ue (1), las hermo- 
sas colecciones de Batracios y Reptiles de los alrededores 
de Mog-ador que el Sr. Martínez de la Escalera reunió du- 
rante los años 1905 y 1906 por encarg'o de la Comisión perma- 
nente para el estudio del NO. de Afi-ica. permiten aducir algu- 
nos datos nuevos para el conocimiento de aquella fauna y com- 
probar muchos de los que ya se conocían. 

El presente trabajo es la lista de las especies que forman 
dichas colecciones, con expresión de las fechas de captura y 
alg-unas indicaciones sobre los ejemplares. Casi todas las espe- 
cies han sido ya citadas de Mog-ador por Boulenger (1891) y 
Doumerg-ue (1901), pero la presencia en Marruecos de Chalci- 
des viridaniis (Gravenhorst) ofrece particular interés, como 
indicaré en su lugar. 

También lo ofrece Saurodacl¡/¡us mauritanicus (Duméril et 
Bibron), especie única en el género y peculiar á Marruecos, de 
la que solo se conocía la forma adulta, y aun ésta relativamente 
rara en los museos. El Sr. Escalera ha traído numerosos ejem- 
plares adultos y algunos jóvenes que se diferencian mucho 
por la coloración que luego describo. 



(1) 1891.— Boulenger (G. A.\ Catalogue of the Reptiles and BatracJiians of Barlary 
(.Mo)'occo,Algeria, Tunisia) basedchiejly upoiilhe notes and collections made in 18S0-188-Í 
by M. Fernand Lataste. [Tr. Zool. Soc. Londoi, vol. sin , p. 93-161, pl xm-xviii). 

1901.— Doumergue (F.) Essai sur la f aune erpétologique de l'Oranie avec des tableaux 
analytiques et des notions pour la de'termination de tous les Reptiles et Batraciens du 
Maroc, de l'Algérie et de la Tunisie (Bull. Soc. Qéogr. Archeol. Oran, t. xix xxi. Y tam- 
bién, tirada aparte: Oran, L. Fouque, 1 vol., 8.°, 404 p., xxvii pl.) 

1905. — Boulenger (G. A ), An account of the Reptiles and BatracJiians collected by 
Mr. F. W. Riggenbachin the Atlas of Morocco.{Nuv. Zool. London, vol. xii, p. ~3-~7, 
pl MI) 



D15 HISTORIA NATURAL. 451 



Batracios. 

1. Bufo mauritanicus Schleg-el, 

Bufo mauritanicus Schleg-el, 1841; Bouleng"er, 1S91; Düu- 
merg'ue, 1901. 
Ocho adultos, cazados del 13 al 17 de Julio de 1905. 
Dos adultos, eu Diciembre de 1906. 
Seis jóvenes, del 6 al 13 de Julio de 1905. 
Dos jóvenes, en Diciembre de 1906. 
Uno muy joven, en 1." de Septiembre de 1905. 

2. Bufo viridis Laurenti. 

Bufo viridis Laurenti, 1768, Bouleng-er, 1891; Doumer- 
g-ue, 1901. 
Entre los varios individuos, fig-uran: 
Un adulto, cazado en 6 de Julio de 1905. 
Un joven, en 6 de Julio de 1905. 
Dos muy jóvenes, en 16 de Diciembre de 1905. 

3. Rana esculenta Linné. 

Rana escuJenia Linné, 1758; Bouleng-er, 1891; Doumer- 
gue, 1901. 
Numerosos ejemplares cf y 9 adultos é individuos jóvenes, 
cazados en 7 de Julio de 1905. Todos pertenecen á la var. ridi- 
l)unda Pallas (1771), que es la conocida de Marruecos. 

Reptiles. 

1. Clemmys leprosa Schweig-g*er. 

Clemmys U'prosa Schweig-g-er, 1812; Bouleng-er, 1891. 

Emys leprosa Doumerg-ue, 1901. 

Un ejemplar de 10 cm. de longitud, cazado el 19 de Julio 
de 1905. 

2 Testudo ibera Pallas. 

Testudo ibera Pallas, 1831; Boulenger, 1891; Doumer- 
g-ue, 1901. 
Un ejemplar joven, cazado en 19 de Julio de 1905. 



452 boletín de LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

3. Tarentola mauritanica (Linné). 
Lacerta Mauritanica Liuné, 1758. 

Tarentola mauri'.anica Bouleng-er, 1891; Doumerg-ue, 1901, 
Muchos individuos de esta especie entre los que fig-uran: 
Un adulto, cazado en 6 de Julio de 1905. 
Seis adultos, en 10 de Julio de 1905. 
Un adulto, en 8 de Septiembre de 1905. 
Seis jóvenes, en 14 de Septiembre de 1905. 

4. Saiirodactylus mauritanicus (Duméril et Bibron). 
Gymnodactylíis Mauritanicus Duméril et Bibron, 1836. 
Saitrodactijliis maiiritanicus Bouleng-er, 1891; Doumer- 

g-ue, 1901. 

De esta especie, rara en los museos, se han traído más de 
cincuenta adultos, cuyo color es el típico descrito por Bou- 
leng-er (1891), que fueron cazados del 6 al 26 de Julio, en 
8 de Septiembre, en Noviembre y en 22 de Diciembre de 1905 
3^ en Diciembre de 1906. 

También figuran seis individuos jóvenes, cuya long-itud total 
varía de 3 á 4 cm., dos cazados en Noviembre de 1905 y cuatro 
en Diciembre de 1906. El color difiere ostensiblemente del de 
los adultos. Los jóvenes tienen la cabeza, el tronco y las 
patas, por encima neg-ro-cenicientos, con puntos blancos muy 
pequeños, esparcidos irregularmente, y por debajo de color 
g-ris anaranjado. La cola es por encima, de este color, con 
manchas anaranjadas, g-randes y redondas, y por debajo uni- 
formemente de color de naranja. 

El color g-ris anaranjado que se observa en partes del cuerpo 
de estos animales es debido á que cada escama es de color de 
naranja en su porción proximal, y g-ris en la distal. 

Existe alg-ún individuo cuyos colores y tamaño son inter- 
medios entre los de los adultos y los de los jóvenes. 

Los colores descritos han sido observados en individuos que 
se conservan en alcohol, pero me dice el Sr. Escalera que son 
casi ig-uales á los que tienen cuando vivos, aunque lig-era- 
mente más apag-ados. 

5. Agama Bibroni A. Duméril. 

Agama Bihronii A. Duméril, 1851; Bouleng-er, 1891; Dou- 
merg-ue, 1901. 



DE HISTORIA NATURAL. 453 

15 cfcf j cazados entre 7 y 23 de Julio de 1905. 

16 99, en 10, 12 y 23 de Julio y 18 de Noviembre de 190.5, y 
en Diciembre de 1906. 

Varios individuos jóvenes, cazados en 6 de Diciembre de 1905 
y en Diciembre de 1906. 
Tres muy jóvenes, en 9 de Septiembre de 1905. 

6. Acanthodactylus vulgaris Duméril et Bibron. 
AcanthodactyJus viihjaris y Acanthodactylus lineo- macidatus 

Duméril et Bibron, 1839. 
Acanthodactylus vulgaris Bouleng-er, 1891; Doumerg-ue, 1901. 

Numerosos ejemplares que pertenecen á la forma lineo-ma- 
culatus Duméril y Bibron, considerada hoy como variedad del 
A. vulgaris Duméril y Bibron. 

7. Ctialcides ocellatus (Forskal). 
Lacerta ocellata Forskal, 1775. 
Chalcides ocellatus Boulenger, 1891. 
Gongylus ocellatus Doumerg-ue, 1901. 

Cinco ejemplares, cazados en 10 y 12 de .Julio de 1905. 
Pertenecen á la var. 2}olyle2)is Bouleng-er, 1891. 

8. Chalcides viridanus (Gravenhorst). 
Gongylus viridanus Gravenhorst, 1851. 

Esta especie, que es común en Canarias, no aparece citada 
en África ni por Bouleng-er (1891, 1905), ni por Doumer- 
g-ue (1901). 

Como no se ha recog-ido más que un solo ejemplar, cabe su- 
poner, seg-ún me sug-iere el Sr. Bouleng-er en carta particular^, 
que haya sido llevado á Mog-ador por algún barco. 

9. {Ihalcides mionecton (Boettg-er). 
Se2)S mionecton Boettg-er, 1874. 
Chalcides mionecton Bouleng-er, 1891. 
¡Seps mionecton Doumerg-ue, 1901. 

Más de cien ejemplares, cazados en 1905. 
Dos ejemplares, en Diciembre de 1906. 

10. Eumeces algeriensis Peters. 

Eumeces yavimentatus var. algeriensis Peters, 1864. 



4G4 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Eumeces algeriensis Bouleng-er, 1891; Doumerg-ue, 1901. 

Varios individuos adultos ó casi adultos, cazados entre 6 y 
20 de Julio de 1905. 

11. Trogonophis Wiegmanni Kaup. 

Trogono2)his Wiegmanni Kaup, 1830; Bouleng-er, 1891; Dou- 
merg-ue, 1901. 

Entre los treinta cuatro individuos cazados de esta especie 
hay varios adultos ó casi adultos que lo fueron entre 6 y 16 de 
Julio de 1905 y uno adulto que lo fué en 6 de Diciembre. 

La coloración es semejante en todos los ejemplares: cada ani- 
llo presenta sobre fondo amarillento varias manchas, pardas en 
los adultos, casi neg-ras en los demás, cada una de las cuales 
ocupa dos ó tres de los rectáng-ulos en que el anillo se divide 
en esta especie. Estas manchas no forman columnas en sen- 
tido long'itudinal. 

12. Chamseleon vulgaris Daudin. 

ChamaJeo milgaris Daudin, 1803; Doumerg-ue, 1901. 
Chammleon mdgaris Bouleng-er, 1891. 

Veinte individuos, cazados en Julio de 1905. 

Dos jóvenes, en 28 de Ag-osto de 1905. 

13. Tropidonotus viperinus (Latreille). 
Coluher viperinus I.atreille, 1802. 

Tropidonohis vÍ2)eTÍmis Bouleng-er, 1891; Doumerg-ue, 1901. 

Un adulto y un joven, cazados en 19 de Julio de 1905. 

El adulto presenta 21 series de escamas alrededor del cuer- 
po, 132 g-astrosteg-as, 60 pares de urosteg-as. El joven, 21, 161 
y 58, respectivamente. Ambos tienen 1 preocular, 2 postocula- 
res, 7 supralabiales y la anal doble. 

El número de g-astrostegas del ejemplar joven excede en uno 
al máximum señalado por Boulenger (1) en los ejemplares del 
Museo Británico. 

14. Zamenis hippocrepis (Linné). 
Coluher hip'pocreiñs Linné, 1758. 



(1) 1893.— Boulenger (G. A .), Catalogóte of'the Snakes in tJie British Museum (Xatnral 
Historyj. Vol. i. (London, 1 vol. S.°, sin + 148 p., xxviii pl.) 



DE HISTORIA NATURAL. 4?5 

Zamenis Mppocrepis Bouleng-er, 1891; Doumerg-ue, 1901. 

Un adulto, cazado en 10 de Julio de 1905. 

üu adulto, en 15 de Octubre de 1905. 

Cuatro jóvenes, en 7 y 21 de Julio de 1905. 

Un ejemplar, en Diciembre de 1906. 

El número de series de escamas alrededor del cuerpo varía 
entre 26 y 29, el de placas gastrostegas entre 219 y 235, el de 
urosteg-as llega á 104. En todos los ejemplares, menos en uno, 
la anal es doble. 

15. Macroprotodon cucuUatus (I. Geoífroy Saint-Hilairej. 
Colnher cucullatus I. Ge. ffroy Saint-Hilaire, 1827. 
Macroprotodon cucuUatus ^onXQWgQv, 1891; Doumergue, 1901. 

45 ejemplares, cazados en Julio de 1905. 
Un ejemplar, en Octubre de 1905. 
11 ejemplares, en Febrero de 1906. 

16. Psammopliis schokari (Forskal). 
Coluber schokari For.skál, 1775. 
Psammophis schokari Doumergue, 1901. 

Tres individuos, cazados entre 7 y 9 de Septiembre de 1905. 

Un individuo, en 6 de Diciembre de 1905. 

Dos individuos jóvenes, en 6 de Diciembre de 1905. 

Tres individuos jóvenes, en 6 de Diciembre de 1906. 

Todos tienen 17 series de escamas alrededor de la parte me- 
dia del cuerpo, el número de gastrostegas varía entre 178 y 189, 
el de urosteg-as entre 115 y 123 pares, estando alguna vez sol- 
dadas las dos de un par. 

17. Coelopeltis monspessiilana (Harmann). 
Cohiber monspessulamis Harmann, 1804. 
Coelopeltis lacertina Boulenger, 1891. 
Coelopeltis monspessulanus Doumergue, 1901. 

?6 adultos, cazados á partir de Junio de 1905. 
Un joven, en 7 de Noviembre de 1905. 
Dos jóvenes, en Diciembre c!e 1906. 

18. Vípera lebetlna Linné. 
Cohiher Lebetinus Linné, 1758. 

Vípera leletina Boulenger, 1891; Doumergue, 1901. 



456 



boletín de la real sociedad española 



Tres ejemplares, entre ellos uno joven, cazado en 13 de Julio 
de 1905 que presenta 18 placas alrededor del ojo derecho y 
20 alrededor del izquierdo, número mayor del usual. 



Tal es la lista de las especies de Batracios y Reptiles que de 
los alrededores de la población de Mog-ador posee la Comisión 
permanente para el estudio del NO. de África. Otras coleccio- 
nes erpetológ'icas de diversos puntos de Marruecos, han sido 
formadas para dicha Comisión, de las que acaso me ocupe más 
adelante. 



La Celestina del Vuelo del Águila 
en el término de San Vicente de Raspelg (Alicante) 



DANIEL JIMÉNEZ DE CISNEROS 

Al N. de San Vicente de Raspeig' y á distancia de unos 7 ki- 
lómetros empieza una serie de alturas que se dirig-en de SE. á 
NW. terminando al NW. del pico de la EscuMUeta; el punto 
situado al SE. se le conoce por el Vuelo del Águila, presentan - 




La Escubilleta, E; el Vuelo del .águila, V; y la Peña de Jijona, P, en último término, 
desde el Yacimiento de Celestina del Cerro de González. 



do su ladera del SW. cortada de tal modo, que pueden apre- 
ciarse los estratos desde larg-a distancia. Continúa el corte 
hacia el NV\^, hasta más allá de la Escubilleta, alternando 
los estratos margosos con las calizas y areniscas fuertes, que 



DE HISTORIA NATURAL. 457 

forman grandes escalones, y por la disposición de estas cres- 
tas aparecen como un anticlinal roto, siendo su isoclinal 
opuesto la cumbre Tosal Redó. Las capas de este último punto 
buzan al S. 80 W. con una pendiente de unos 20" próxima- 
mente, y las del Vuelo del Ag-uila se inclinan á la parte con- 
traria, formando la rotura del anticlinal una estrecha cañada 
por cuyo fondo corren las aguas del barranco de ¡as Codollas. 

La cumbre y faldas de Tosal Redó se han descrito brevemen- 
te en otra nota (Mayo 1908) calificándolas como parte del In- 
fracretáceo, probablemente Albense, y la parte más elevada de 
la Escubilleta parece de la misma formación y tal vez del me- 
socretácico ó cenomanense; es, por tanto, en el fondo del anti- 
clinal donde aparecen las capas aptenses, areniscas grises, 
alg-o micáceas, marg-as cenicientas y calizas muy escasas en 
restos orgánicos. Después de un detenido reconocimiento en- 
contramos algunos equinodermos de difícil determinación por 
su mal estado de conservación y un trozo de una gran Janira, 
probablemente la/. J/orrm Pictet et Renevier, pudiendo de- 
terminarse por su comparación con otros ejemplares de la 
misma especie encontrados en localidades marcadamente ap- 
tenses (1). 

En algunos puntos del fondo de esta cañada asoman restos 
del Triásico superior arrastrados sin duda por las aguas, por- 
que no lejos de este sitio, al SW., es decir, al otro lado del To- 
sal Redó, aparecen las margas rojas con abundancia de jacin- 
tos de Compostela, y al NE., en las inmediaciones del cerro de 
Monnegre, vuelven á presentarse las areniscas y margas rojas 
del Keuper, bajo capas de calizas obscuras y tabulares que 
pudieran representar el piso de Raibl; siendo de notar que en 
una faja de algunos kilómetros de anchura, aparece el Triá- 
sico, bajo el Aptense, el Albense ó bajo las calizas cenomanen- 
ses, como si en estos lugares no se hubiera depositado el Neo- 
comiense ó hubieran desaparecido sus sedimentos, siendo en 
mi concepto más probable la primera de estas hipótesis. 

El Aptense de las inmediaciones del Vuelo del Águila y más 



(1) De la nueva carretera de Jávea á Denia con abundancia de orbitolinas. Del 
Collado de la Madraba al NE. del Cid con la Terehratula Sella Sow. y otras especies 
aptenses. T)q\cqyvo dz Cantallobos &\ NE. de Jijona con Orbitolina lenticulata Lamk. 
etcétera. 

T. v:i:.— Diciembre, 1908 31 



458 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

particularmente en las laderas del Cabezo de González, peque- 
ñas colinas del fondo del anticlinal, se hace notar por la gran 
cantidad de Celestina que contiene; lo que recuerda los depó- 
sitos del Raío de Seva, al NW. del Cabesó y los de la ladera 
NE. de Sierra Mediana ^1); pero el sulfato estróncico del punto 
que nos ocupa está penetrado por ocre rojo, circunstancia que 
no hemos apreciado hasta el presente en los otros yacimientos 
del mismo mineral en esta provincia. Se extiende en capas de 
alg'unos centímetros de espesor entre marg-as de color de lila 
que desde lejos parecen manchas del Keuper y bajo las cali- 
zas arenosas ya citadas. Aunque el tono de color es el rojizo no 
faltan bellos cristales de azul pálido y pequeñas masas de color 
claro. 

El peso considerable de estas piedras y su color rojo han 
sido causa de que se hayan hecho regñstros mineros en dife- 
rentes ocasiones, y en una de ellas, de reciente fecha, se han 
encontrado pequeñas porciones de azufre, acompañado de 
yeso laminar y fibroso y celestina, es decir, la asociación de 
estos tres minerales, tan frecuente en la naturaleza. De las úl- 
timas excavaciones se han obtenido también núcleos piritosos. 

La cantidad de sulfato estróncico es considerable, encon- 
trándose piedras dispersas por los campos y tierras de cultivo 
extraídas de los hoyos hechos para la plantación de vides y al- 
garrobos. No lejos y hacia el W., se encuentran los criaderosde 
ocre en la falda de unas colinas situadas al E. de Tosal Redó. 
La alteración de dolomitas ferríferas, parece ser el orig-en del 
ocre amarillo; casi todo él enviado á Inglaterra; junto á los 
ocres existen g-ruesas bancadas de caliza espática de la que 
se pueden extraer cristales tan limpios que permiten apreciar la 
doble refracción. Estas capas parecen continuación de las que 
forman la ladera NW. de Cabesó, situada á unos 12 km. al 
NE. de este punto y en donde se han encontrado los mismos mi- 
nerales. 



(1) Pe Sierra Mediana proceden muy bellos ejemplares de Placenticeras Nicasus 
d'Orb. V del Raío de Seva algunos trozos del Acanthoceras Mariini d'Orb. 



DE HISTORIA NATURAL. 459 



Publicaciones que ha recibido la !ReaI Sociedad Española 
de J^istoria í^atural durante los meses de Octubre y fJo- 
uiembre de 1908. 

(La liste suivante servirá comme acensé de réception.) 

Alemania 
Deutsche entomologische Gesellscliaft, Berlín. 

Dexdsihe Entomologische Zeitschri/t. Jahrg. 1908, Hefte v. 
Entomologisclier Internationaler Verein, Stuttgart. 

Entomclogisclie Zeitschrift. xxii. Jahrg., nos 27-35, 1908. 

Entomologische Litíeratnrblatter, Berlín. (R. FriedUinder nnd Sohu). 1908, 
nos 10-11. 

Entomologisclier Verein zu Stettin. 

Entomologische Zeitung. 70. Jahrg. Heft 1. 1908. 
Naturpe Novitates, Berlín. 1908, nos 19-22. 
Zeitschrift für Wissenschaftliche Insektenbiologie, Hnsum, Bd, iv, Hefte 

8-9, 1908. 
Zoologischer Auzeiger, Leipzig. Bd. xxxni, nos 15-20, 1908. 

Au.STRIA-HuNGKfA 

Académie des Sciences de Cracovie. 

Bnlletin international. 1908, nos 6-8. 
K. K. Zoologísch-Botanísche Gesellschaft in Wíen. 

Verhandlungen, lviii. Band, 6. und 7. Heft, 1908. 

BÉLGICA 

Société belge d'Astrouomie, Bruxellee. 

Bulletin. 13^ année, nos 9_io, 1908. 
Société entoraologiqne de Belgique, Bruxelles. 

Alíñales. T. 52^ fase, ix-x, 1908. 

BliASIL 

Muzen Rocha, Ceará. 

Boletim. Vol. i, n° 1, 1908, 
Sociedade scientifica de Sao Paulo. 

Revista Vol. n, nos 9_i2, 1907; vol. ni, nos i_8, 1908. 

Costa Rica 
Sociedad nacional de Agricultura, San José de Costa Rica. 
Boletín. Año ii, nos 13-15, 1908, 

Chile. 
Museo nacional de Valparaíso. 

Revista chilena de Historia natural. Ano xii, n."s 1-2, 1908. 

Egipto 
Société entomologique d'Égypte. Le Caire. 
5w¿íe<í/?. 1908, 2'' fascicule. 



460 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

España 

Colegio de farmacéuticos de Baleares, Palma de Mallorca. 

Las Baleares. N.° 94, 1908. 
Facultad de Ciencias de Zaragoza. 

Anales. Año ii, n.° 6, 1908. 
Farmacia y Medicina, Barcelona. Año iil, n.° 24, 1908. 
Gaceta farmacéutica española, Barcelona. Año xl, n.os 140-143, 1908. 
Ingeniería, Madrid. N.os 127, 130-132, 1908. 
Institució catalana d' Historia natural, Barcelona. 

Butlleti. 1908, n.= 27. 
Real Academia de Ciencias exactas, físicas y naturales de Madrid. 

Boletín. T. l, 3." trim., 1908. 

Revista. T. vli, n.os i-3, 1908. 
Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona. 

Memorias. Vol. vii, n.os 3-6, 1908. 
Real Sociedad Geográfica de Madrid. 

Revista de Geografía Colonial y Mercantil. T. v, n.*" 9, 1908. 

Estados Unidos y sus Colonias 

Departamento de lo Interior. Oficina de Agricultura. Manila. 

Revista agrícola de Filipinas. T. i, nos 5_6, 1908. 
Department oí the Interior. Weather Bureau. Manila Central Observatory. 

BuUetin for November-December, 1907. 
Johns Hopkins Hospital, Baltimore. 

BuUetin. Vol. xix, nos 211-212, 1908. 
Museum of Comparative Zóology at Harvard College, Cambridge. 

BuUetin. Vol. ui, n° 5, 1908. 
Smithsonian Institution, U. S. National Museum, Washington. 

National Herharium. índice del vol. x. Vol. xli, part. 4, 1908. 
The American Naturalist, Boston. Vol. xlii, nos 501-503, 1908. 
Wilson Ornithological Club, Oberlin, Ohio. 

The Wilson BuUetin. Vol. xx, n° 3, 1908. 

Francia 

Académie des Sciences de Paris. 

Comptes rendus. Tables du tome cxlvi. T. cxlvii, nos 14-21, 1908. 
Académie Internationale de Géographie botanique. Le Mans. 

BuUetin. N° 229, 1908. 
Annales des Sciences naturelles. Paris. T. vil, nos 4.6, 1908. 
La Feuille des Jeunes Naturalistes, Paris. N° 457, 1908. 
Le Naturaliste, Paris. Nos 518-521, ]908, 

Inglaterra y sus Colonias 

Australian Museum, Sydney. 

Records. Vol. vii, n° 2, 1908. 
Entomological Society of Ontario. 

Annual Report. 1903. 



DE HISTORIA NATURAL. 461 

Linnean Society of New South Wales, Sydney. 

Froceedings. Vol. xsxm, n" 130, 1908. 
Koyal Microscopical Society, London. 

Journal. 1908, part 5, 1908. 

The Canadian Entomologist, Guelph. Vol. xl, nos IQ-H, 1908. 

The Entomologist's Kecord and Journal of Variation, London. Vol. xx, 
nos 10-11, 1908. 

The Zoologist, London. Nos 808-809, 1908. 

Zoological Museum of Tring. 

Novitates zoologicae. Vol. xv, n° 2, 1908. 
Zological Society of London. 

Froceedings. 1 908, part ni. 

Transactions. Vol. xvlii, part 3, 1908. 

Italia 
La Nuova Notarisia, Modena. Serie xix, Ottobre 1908. 
Reale Accademia dei Lincei, Roma. 

Atti. Kendiconto de la adunanza del 7 Giugno 1908. 

Portugal 
Collegio de S. Fiel. 

Broteria. Vol. vii, fase, vi, 1908. 
Portugalia, Porto. T. ii, fase, 1-4, 1908. 
Sociedade Broteriana, Coimbra. 
Boletim. Vol. xxiii, 1907. 

Rusia 
Kaukasische Museum, Tiflis. 

Mitteilungen. T. iv, nos i-2, 1908. 
Musée zoologique de TAcadémie impériale des Sciences de St. Pétersbourg. 
Annuaireyr. xiii, nos i_2, 1908. 

SUECIA 

Geological Institution of the University of Upsala. 
Bulletin. Vol. viii, nos 15-16, 1906-1907. 

Suiza 
Schweizerische Entomologische Gesellschaft, Schaffhausen. 
Mitteilungen. Vol. xi, Heft 8, 1908. 



Aranda Millán (F.)— Contribución al conocimiento de los Equinodermos 

de España y en especial de los Holoturioideos. (Mem. R. Soe. esp. 

Hist. nat., t. V, 1908.) 
Blomberg (Hugo). — Inbjudning till Juris utriusque Doktors promotionen 

i Upsala Domkyrka den 24 Maj l?i07. Uppsala, 1907. 
CoNSTANTiN ET Bois. — «Folotsy.» et « Voharanga», deux Aselépiadéesnou- 

velles de Madagascar. París, 1908. 



462 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Ekman (J. a.)— lubjudniug till Teologie Doktors promotionen i TJppsala 

Domkyrka dea 24 Maj 1907. Uppsala, 1907. 
FüENTK (José M.* de la). — Más sobre cCrioceris macilenta» Ws. (Bol. 

E. Soc. esp. Hist. nat. Oct. If 08.) 
GoNZAGA DO Nascimento (Luís). — Subsidio para o estudo da fauna carci- 

nologica de Portugal. Epochas da crea(,^ao e reprcdiic^ao. (Bol. R. Soc. 

esp. Hist. nat., Oct. 1908.) 
Hartig (Dr. Roberto). — Tratado' de las enfermedades de las plantas. 

(Trad. de D. Joaquín María de Castellarnau.) Madrid, 1908. 
HuLTH (J. M.) — Bibliographia línneana, Partie i.livraison i. TJppsaia, 1907. 
Krug (Edmundo). — A Eibeira de Iguape. Sao Paulo, 1908. 
LiNNÉ (Cari ven)'. — Bref och Skrifvelser af och till Forsta ofdelningen. 

Del. I, och II. Stockholm, 1907-1908. 
Navarro (Manuel M.® S.) — Datos sobre los macrosismos españoles. (Bol. 

K. Soc. esp. Hist. nat. Oct. 1908.) 
Nayas (Louginos). — Algunos liqúenes sudamericanos. (Bol. R. Soc. esp. 

Hist. nat. Oct. 1908.) 
Petrén (Karl). — Inbjudning till Medicine Doktors promotionen i Uppsala. 

Domkyrka den 24 Maj 1907. Uppsala, 1907. 
Rector de la Universidad de Uppsala.— Inbjudning till Uppsala Uni- 

versit ets Linnéfett den 23 och 24 Maj 1907. Uppsala, 1907. 
ScHüLTHEss Recuberg (Dr. A. V.) — Nene Eumeniden aus Japan. (Mitt. 

Schweiz. entom Gesselsch. Bi. xi, Heft 7.) 
Société d'Océanographie du Gol/e de Gascogne. Rapports presentes á l'As- 

semblée genérale de Fevrier 1908. Bordeaux, 1908. 
Swederds (M. B.) — Linné och Vaxtodlingen. Uppsala, 1907. 
ToNl (G. B. de).— Le lettere del medico Francesco Petroliui £jd Ulisse Al- 

drovandi e Filippo Teodorio. Padova, 1908. 

— Mateo Lauzi. (Malpighia, vol. xxi, 1907.) 

— Notizie intorno ad una polémica tra Botanici nel 1817 (Madonna Ve- 

rona, annata ii, fase. 2, 1908.) 

— Per la riforma delle R. R. Stazioni agrarie (Le stazioni speriment. agra- 

rie ital., vol. xli, fase, ix-x, 1908.) 
TtiLLBERG (Tycho). —Inbjudning till Filosofie Doktors promotionen i Up- 
psala Domkyrka den 24 Maj 1907. Uppsala, 1907. 

— Linnéportrütt. Stochkolm, mcmvii. 

— Zoologiska Studiex'. Uppsala, 1907. 

YsERN Y Fixe (Francisco).— Algunas observaciones sobre la nidificación 
del cNeophron percnopterus» Lin. (Bol. R. Soc. esp. Hist. nat. Octu- 
bre 1908.) 



índice alfabético 

DE LOS GÉNEROS Y ESPECIES MENCIONADOS Ó DESCRITOS 

EN EL TOMO YIII DEL BOLETÍN 

DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL (D 



Abejero y 291. 
Abejorro, 282. 
Abia, 286. 
Abibollo, 286. 
Abillurri, 287. 
Abreojos, 287. 
Abrepuilos, 287. 
Acacia paradoxa, 275. 

- salicina, 275. 

- spectabilis, 275. 
Acanthüceras Mantelli, 361. 

- Martini, 308. 
Acanthodactylus vulgaris, 453. 
Acanthus moílis, 272, 288, 293. 
Accipiter nisus, 280, 283. 
Acebillo, 287. 

Acedera, 287. 

Acelga, 289. 

Acer campestre, 289. 

Achillea millefolium, 295. 

Achitabla, 287. 

Achune, 2 87. 

** Acridarachnea, 418. 

- ** ophtalmica, 418. 
Acridium, 285. 
Actinota, 190. 
Adonis a^stivalis, 288. 
Adularla, 191. 



Aegilops ovata, 266. 

Agachadiza, 283, 284, 286. 

AgamaBibroni, 452. 

Ágata, 416. 

Agave americana, 274. 

Agracejo, 287. 

Agrasón, 287. 

Agraz, 287. 

Agriotes mancas, 163. 

Agrostemma Githago, 295. 

Agrotis segetum, 163. 

- ypsilon, 163. 
Agrypnus notodonta, 214. 
Agua benditera, 287. 
Aguaita caimán, 216. 
Aguavientos, 295, 
Águila blanca, 280, 392. 
Aguileña, 291. 
Agidlonia, 287. 
Aguilucho, 283. 
Aguín, 287. 
Aguja de pastor, 287. 
Ajdii, 287. 
Aj i cuervo, 287. 
Ajipuerro, 287. 
Ajopio, 287. 
Ajo silvestre, 287. 
Ajotrino, 287. 



(1) Un asterisco * indica que el género ó especie á que precede está descrito en 
este tomo y dos asteriscos ** que se describe por primera vez. Sólo figuran en el Ín- 
dice las variedades nuevas. Los nombres vulgares van de cursiva. 



464 



boletín de la real sociedad española 



Ajuga Iva, 268. 
Aladierna, 289, 290, 292. 
Alama^ 287. 
Álamo blanco, 289. 
Alauda arbórea, 280. 

- arvensis, 280, 283. 
Albaretiy, 358. 
Alcalamines, 287. 
Alear aban, 216. 
Alcaracache, 287. 
Alcatraz, 216. 
Alcaudón, 282. 
Alcedo alcyon, 217. 

- ispida, 284. 
Aleziia, 287. 
Alfileres, 287. 
Alforfón, 290. 
Alimoche, 280, 285. 
Aliso, 288, 294, 295, 298, 
Allium vineale, 287. 
Almeja de rio, 281. 
Almorta, 288. 

Alnus glutinosa, 288, 294, 295. 

- incana, 298. 
Aloe maculata, 274. 

- vulgaris, 274. 
Alona, 280. 
Alondra, 280, 283. 
Alopecurus, 220. 
Aloya, 280. 
Alquequcnje, 297. 
Alsine lanceolata, 295. 
Alsinoy, 358. 
Altoverde, 288. 
Alubia, 290. 

Ahitnb rano che, 280. 

Amaluquio, 288. 

Amanita caesarea, 356, 359. 

- citrina, 356. 

- leiocephala, 355, 358. 

- ovoidea, 356. 

- scariosa, 356. 

- vaginata, 355. 

- - var. cinérea, 355. 

var. livida, 355. 

var, fulva, 355. 

Amapola, 286, 296. 
Amargón, 290, 291, 294. 
Amatista, 414. 
Amianto, 188. 



Ammodytes sp., 104. 
Ammonites, 68, 72, 74, 245. 

- varicosus, 364. 
Amoríos, 288. 

Amphipleura pellucida, 431, 
Anacyclus clavatus, 269. 

- Valentinus, 269. 
Ananchytes ovata, 247. 
Anaptichia leucomelas, 390. 

- speciosa, 396. 
Anas acuta, 217. 

- boschas, 282. 

- carolinensis, 217. 

- clypeata, 216. 

- discors, 217. 

- mariloides, 217. 

- rubida, 217. 

- rufitorquis, 217. 

- spinosa, 217. 
Anchiterium aurelianense, 100. 
Ancyrophorus, 214. 
Andalucita, 174. 

Angélico, 288. 

Anguis fragilis, 281, 286. 

Anortita, 190. 

Anser americana, 217. 

- hyperborea, 217. 

- sponsa, 217. 
Antaxius Kraussi, 334. 
Anthidium, 99. 

Anthoxanthum odoratum, 220. 
Anthus arboreus, 285. 

- pratensis, 285. 
Antimonio, loi. 
Anube, 288. 
Apagador, 291, 297. 
Aparecido de San Diego, 2 1 6. 
Apatito, loi, 189. 
Apegaderas, 288. 
Aperauchi grande, 288. 

- pequeño, 288. 
Aphis papaveris, 163. 
Aquilegia vulgaris, 291. 
Aragonito, 185. 
Aramus guaranma, 217. 
Aran, 288. 
Arandela, 280. 
Arándono, 286. 
Arangorri, 280. 
Aranha do mar, 376. 



DE HISTORIA NATURAL. 



465 



Araucaria excelsa, 273. 

- imbricata, 273. 

A7-bol de las cuatro caras, 28S. 
Arbutus unedo, 289. 

- Uva ursi, 292. 
Arca, 436. 

- barbata, 100. 
Arce, 289. 

Arcilla, 68, 81, 120, 186, 190. 
Árdea candidissima, 217. 

- ccerulea, 217. 

- exilis, 217. 

- lentiginosa, 216. 

- leucogaster, 217. 

- virescens, 216. 
Arena, 76, 81, 88, 90. - 
Arenaria calidris, 218. 
Arenisca, 89. 

Arion rufus, 286. 
Arisarum vulgare, 266. 
Aristolochia Baetica, 267. 
Armillaria mellea, 355. 

- rhagadiosa, 355, 359. 
Arrendajo, 283. 
Arrhenatherum avenaceum bulbo- 

sum, 295, 296, 297. 
Arriero, 216. 

- de cosía, 216. 
Arsénico, 10 1. 
Artemisa, 297. 
Artemisia vulgaris, 297. 
Arthrophicus, 75, 77, 78, 79, 80, 

81, 90. 

- * Harlani, 79, 80, 84. 
Arveja, 290. 

- silvestre, 292. 
Arvejote, s88. 
Asarta Zapateri, 133. 
Ascalaphus baeticus, 133. 

- longicornis, 133. 
Asparagus horridus, 266. 
Asphodelus albus, 288. 

- fistulosus, 266. 
Aspiclero, 288. 
Aspidocoris, 165. 
Aspil, 288. 
Asqui, 288. 
Astabatán, 288. 
Asteriscus maritimus, 269. 
Astragalus sesameus, 26S. 



Asturcar, 288. 
Átemeles, 214. 
Athene passerina, 131. 
Atizaca?idiles, 288. 
Atriplex Halmius, 255. 
Aura tinosa, 2 1 6. 

_Auricalcita, 98, 105, 106, ;i7, 119, 
Avellano moral, 288. 
Avica, 280. 
Avión, 283. 

Azafráti silvestre, 2S8. 
Azcarrio, 289. 
Azotacristos, 289. 
Azufre, 10 1. 
Azulejo, 216, 290. 
- real, 216. 
Babosa, 284, 286. 
Baculites, 69. 
Barbandola, 289. 
Barbastellus barbastellus, 449. 
Barbatijo, 289. 
Barbatilla, 289. 
Bardona, 288, 296, 298. 
Baritina, 107, 188. 
Barregarri, 289. 
Basacapon, 280. 
Batista, 216. 
Becasina, 216. 
Be leda, 289. 

Belemnites, 69, 246, 303. 
Beleño ?iegro, 291, 297. 
Bellis perennis, 291, 298. 
Bellorita, 291, 298. 
Belone acus, 104. 
Berberís vulgaris, 287. 
Bereguetee, 216. 
Bergari, 282. 
Bermejuela, 286. 
Berraña, 289. 
Berrera, 289. 
Beta vulgaris cicla, 289. 

- - var. rapacea, 158. 
Biatora russula, 398. 
Bien-te-veo, 216. 
Bichileta, 289. 
Bilobites, 75, 77, 78, 80, 81. 
Bijirita aplomada, 21o. 

- azjil, 216. 

- coronada, 216. 

- de costa, 216. 



466 



boletín de la real sociedad espakola 



Bijirita de frente negra, 216. 

- de garganta amarilla, 2 1 6. 

- de maiiigiia, 2 1 6. 

- mitrada, 'ziii. 

- trepadora, 216. 
Birgula, 358. 
Bizcóla, 289. 
Blanca, 289. 
Bla7ico, 289. 
Blanquilla, 289. 
Blatta orientalis, 282. 
Blenda, 98, 107. 
Blennius tentacularis, 104. 
Bobito, 216. 

Bolet d' Ahina, 358. 

- de Cabra, 358. 

- d'om, 358. 

- de roura^ 358. 
Boletus Boudieri, 352, 358. 

- calopus, 352. 

- pachypus, 352. 

- chrysenteroD, 352. 

- edulis, 352. 

- purpureus, 352. 

- scaber, 352, 358. 

- Satanás, 352, 358. 

- versipellis, 352. 
Bolsa de pastor, 298. 
Borrubiote, 289. 
Borlo, 289. 
Bossas, 358. 
Botellera, 289. 
Botrytis Bassiana, 166. 

- tenella, 166. 
Boyero ó ca?nao, 216. 
Brachypodium ramosum, 266. 
Branca ursina, 288, 293. 
Brassica nigra, 287, 290, 293, 294, 

296. 

- olerácea bullata, 289. 
Brecolera, 289. 
Breña, 289. 

B revera, 2 89. 
Brezo, 291, 292, 293. 
Brigaza, 289. 
Brocal, 289. 

Bromus Matritensis, 266. 
Brusco, 287, 292, 295. 
Bryonia dioica, 287, 295, 297. 
Buharro, 280, 285. 



Bubo maximus, 131, 281, 2S5. 
Buellia parasema, 398. 
Buey, 357. 
Bufo mauritanicus, 451. 

- viridis, 451, 

- vulgaris, 213, 282, 285, 286. 
Buho, 285. 

Buitre, 390, 

Bunium Bulbo castanum, 294. 
Bupleurum rotundiíolium, 294, 
Buteo borealis, 217. 

- latissimus, 217. . 
Caballo, 175. 
Cabezones, 289. 
Cabra, 280. 
Cabrero, 216. 
Cabrilla, 281. 
Cacaldarro, 281, 
Cakile marítima, 267. 
Calabazas, 289. 
Calabaz,on, 289. 
Calamagrostis, 220. 

- littorea, 218. 
Calamina, 105, 106, T85. 
Calappa granulata, 377. 
Calcedonia, 413. 
Calceta, 290. 

Calcita, 186. 
Calcolita, 277, 420. 
Calcopirita, 107. 
Caléndula arvensis, 269. 
Caliza,68, 69, 71, 72, 74, 76, 106, 186. 
Calocylindrus Thwaitesii, '238. 
Caloplaca phlogina, 398. 
Caloptenus, 285. 

- ictericus, 348. 

- italicus, 348. 

- littoralis, 328. 

- plorans, 328. 

- siculus, 350. 

- Wattenwylianus. 348. 
Calycotome spinosa, 267. 

- villosa, 267. 
Calystegia sepium, 293. 
Cama d' ase, 358. 
Camao, 216. 

- ó boyero, 216. 
Camariío do rio, 378. 

- fnouro, 377. 
Cantar o'n, 285. 



DE HISTORIA NATURAL. 



467 



Cama sec, 358. 
Cámbaro, 281. 
Camedio, 296. 
Gameta de per din, 358. 
Campanilla^ 290. 
Canario de manglar, 316. 
Cáncer pagurus, 374. 
Candela, 281, 

- de brucli, 358. 
Cangrejo de pieza, 281. 
Canis lupus, 436. 

- vulpes, 104, 212, 2S3. 
Cannabis sativa, 294. 
Cantharellüs, 297. 

- cibarius, 289, 296, 352. 

- cinereus, 352. 
Canto rodado, 76. 
Cañamero, 281. 
Cáñamo, 294. 
Cao, 216. 
Caolin, 186. 
Capón, 357. 
Caparrón, 290. 
Capra hircus, 284. 
Capsela bursa-pastoris, 298. 
Capsicum frutescens, 295. 
Cárabo, 2 1 6. 

Caracol, 281. 

- de maclio, 281. 

- france's, 28 1 . 
Caracola, 281. 
Caracolero, 216. 
Caracolillo, 281. 
Caraira, 216. 
Caranguejo commum, 374. 
Caraquilla, 281. 

- í/é macho, 281. 
Ca-ratotrechus larvarum, 165. 
Carballo, 297. 
Carbo7iero, 281. 
Carcharodon, 205. 
Carcinus moenas, 281, 374. 
Carcoma, 283. 
Cardador^ 286. 

Cardenal acarminado, 216. 

- ífi? a/ííj negras, 216. 
Cardeficha, 287, 298. 
Cardimuelle, 290. 
Cardinche, 290. 
Cardium, 100, 204. 



Cardo, 289. 

- ajonjero, 292. 

- corredor, 290, 296. 

- lechuzo, 290. 

Carduus pycnocephahis, 269. 
Carlina acaulis, 292. 
Carlincho, 290. 
Carpintero charro so, 216. 

- escapulario, 216. 
-jabado, 216. 

- rodn, 216. 

- verde, 216. 
Carraleja, 2S6. 
Carramarro, 281. 
Carrascolla, 281. 
Carraspina, 290. 
Carrasquilla, 290. 
Caj-a alugada, 377. 
Cascalleja, 290. 
Cassida, 103, 15S. 

- equestris, 159, 165. 

- fastuosa, 160, 161. 

- filaginis, 165. 

- nebulosa, 158, 159. 

- nobilis, 103. 

- oblonga, 159, 160. 

- viridis, 165. 

- vittata, 99, 159, 160, 178. 
Cassidaemya, 165. 
Casiterita, 188. 

Castaña de tierra, 294. 
Castañeta, 281. 
Castellana, 290. 
Catabejas, 281. 
Catachin, 28 1. 
Cathartes aura, 21b. 

- percnopterus, 13 1 . 
Cavia porcellus, 282. 
Celes variabilis, loi. 
Cenomyce calycantha, 399. 

- coccifera, 399. 

- fimbriata, 399. 

- gorgonina, 399. 

- pyxidata, 399. 
Centaura, 2S9. 

- jnenor, 288, 292, 294, 297, 
Centaurea collina, 290. 

- corymbosa, 289. 
- cyanus, 290. 

Cephalotaxus, 273. 



463 



boletín de la real sociedad española 



Cepola rubescens, 104. 
Cerasus Juliana, 289. 
Ceratitis capitata, 165. 
Cerdo, 282, 283. 
Cerezo, 289. 
Cerithium, 100, 
Cernícalo, 216. 
Cerraculos, 290. 
Cerraja, 290, 292. 
Cerrajerillo, 281, 282. 
Cerrajero, 281. 
Cerreteros, 391. 
Certhia familiaris. 281. 
Cerusita, 188. 
Cervus capreolus, 436. 

- elaphus, 176, 436. 

- spelaeus, 176. 

- tarandus, 382, 436. 
Cetraria islándica, 397. 

- tenuisima, 397. 
Chalcides mionecton, 453. 

- ocellatus, 453. 

- viridanus, 450. 
Chalcis párvula, 165. 
Chamaeleon Oweni, 454. 

- valga ris, 213. 
Chamaerops humilis, 266. 
Chambergo, 216. 
Chamberguito, 21b. 
Charadrius marmoratus, 216. 

- vociferus, 216. 

- Wilsonius, 216. 
Charra, 282. 
Charri, 282. 
Charta, 282. 
Chata, 282. 

Chelidon urbica, a8o, 283. 

Chepecha, 2 82. 

Chichinguaco, 216. 

Chile, 295. 

Chill¿7ia, 216. 

Chimbo, 282. 

Chimingorri, 290. 

Chitiche de la remolacha, 159. 

Chinchilita, 216 

Chittclmin, 283. 

Chindicrri, 283. 

Chinita, 282. 

Chiribita, 291. 

Chiribita, 283. 



Chiroliiida, 283. 

Chirriador, 216. 

Chirriiichin, 291. 

Chirritabla, 290. 

Chivo, 284. 

Choloma, 283. 

Cliondrites acutangulus, 86. 

- flexuosus, 85. 

- informis, 86. 
Chondrostoma nasus, 284. 
Chonta, 283. 

Chorizagrotis agrestis, 163. 
Chorleides carolinensis, 217. 

- virginianus, 216. 

- vociferus, 217. 
CJiozábaJ, 283. 
Chrysanthemum leucanthemum, 

294, 296. 
Chrysomitris spinus, 286. 
Chrysoprys, 205. 
Cimchufraca, 291. 
Churro, 283. 
Ciapes, 290, 
Cicuta, 294, 296. 

- virosa, 294, 296. 
Cidra cayote, 290. 
Cigüeña, 391. 

Ciervo volante, 281, 286. 

Cinabrio, 190. 

Cinco en rama, 295, 296. 

Cir acallóte, 290. 

Ciran, 281. 

Circus geruginosus, 315. 

- cyaneus, 217. 
Cirri, 281. 
Cirrisquila, 282. 
Cistus ladaniferus, 283. 
Cite, 282. 

Citrus limonum, 233. 
Cladina pygnodada, 398. 

- silvática, 399. 
Cladonia íurcata, 399. 
Clathrina aggregata, 398. 
Clavaria cinérea coralloides , 351, 

35"' 359- 

- flava, 297. 

- lígula, 351. 

- pistillaris, 351, 358. 
Clavel de San Juan, 290. 
Clavelina, 290. 



DE HISTORIA NATURAL. 



469 



Claviceps microcephala, 94, 95, 218. 

- purpurea, 95, 218. 
Clavos de Dios, 290. 
Cleonus punctiventris, 162, 166. 
Clematis vitalba, 287, 289, 291, 292, 

297, 298. 
Clemmys leprosa, 451. 
Clitocybe geotropa, 355, 358. 

- infundibuliformis. 355. 
Cütophilus Prunulus, 295, 297. 
Clorita, 191. 

* Clorofilita, 276. 
Closterium cornu, 237. 

- didymotocum, 236. 

- moniliferum, 237. 

- striolatum, 237. 

- subulatum, 237. 
Clupea pilchardus, 378. 
Clythra appendicina, 214. 
Cobalto, 101. 

Cobaya, 282. 
Cobre, 10 1. 
Coco prieto, 2 16. 
Cocoborus cseruleus, 216. 

- ludovicianus, 216. 
Coccothraustes vulgaris, 316. 
Coccyzus erythrophthalmus, 216. 

Cocho, 282. 

Cachorro, 282. 

Codorniz, 216, 285. 

Coeloceras subarmatus, 71. 

Coelopeltis monspesulana, 455. 

Coereba cyanea, 216. 

Cohetes, 290. 

Cola de caballo, 290, 296. 

- de raposo, 290. 

- de ratón, 290. 
Colaphus ater, 214. 
Colaspis, 163. 

- brunnea, 163. 
Colibrí, 216. 

Colchicum autumnale, 288, 291. 
Colirrojo, 282, 285. 
Colirrubio, 2 16. 

Colleja, 289, 290, 296, 297, 298. 
Collybia erythropus, 355, 358. 

- fusipes, 355. 

- radicata, 355,-358. 
Colmenilla, 290. 
Columba caniceps, 216. 



Columba carolinensis, 217. 

- inornata, 218. 

- livia, 283. 

- montana, 216. 

- passerina, 217. 

- Zenaida, 217. 
Comadreja, 284, 286. 
Co7iejo, 113, 115. 

- de Indias, 282. 
Conger vulgaris, loj. 
Conium maculatum, 296. 
Conoclypeus, 247, 301, 366. 
Conocrinus pyriformis, 366,; 
Conurus guyanensis, 217. 
Convallaria, 272. 
Convolvulus althaeoides, 268. 

- arvensis, 298, 293. 
Copos de nieve, 290. 
Coprinarius gracilis, 354. 
Coprinus digitalis, 352. 
Coreo, 282. 

Cor con, 282. 

Cordiceps purpurea, 219. 
Cordierita, 191. 
Corquete, 282. 
Cornejo encarnado, 288. 

- hembra, 289, 296, 298. 
Cornijuelo, 290. 
Cornillo, 290. 

Cornus sanguínea, 288, 289, 296, 

298. 
Correcam ¡nos, 285. 
Corregüela, 293, 298. 
Corlamdices, 282. 
Cortinarius allutus, 354. 

- aroniaceus, 354. 

- collinitus, 354,-359- 

- firmus, 354. 

- glaucopus, 354. 

- multiformis, 354, 358. 
Corita, 216. 

Corvus jamaicensis, 216. 
Coscojo, 290. 
Coscorrones, 290. 
Cosmarium biretum, 238. 

- botrytis, 237. 

- cucumis, 237. 

- ochthodes, 238. 
Cosmoceras, 69. 
Cotorra, 216. 



470 



boletín de la real sociedad española 



Coiunto, 2 1 6. 

Coturnix communis, 285. 

Cotyle riparia, 285. 

Crangon vulgaris, 377. 

Crataegus oxyacantha, 287, 289, 290, 

291, 292. 
Craterellus sinuosus, 351. 
Crenilabrus massa, 104. 

- melojjs, 104. 

- pavo, 104. 
Crepidotus mojlis, 354. 
Cresta de gallo, 293. 
Criadilla de tierra^ 128. 
Crioceris asparagi, 388. 

- ibérica v. lineata, 3S9. 

- Kabyliana, 389. 

- macilenta, 94, 121, 369, 388. 

- - V. ** bimaculata, 389. 

- - ibérica, 121. 

- - ** Jordai, 121. 
Simoni, 121. 

- sexsignata, 390. 

- Simoni V. Tournieri, 390. 
Crispilla^ 290. 
Crocidura, 226. 

- ** cántabra, 238. 

- baleárica, 239. 

- leucodon, 237. 

- russula, 239. 
Crocodilus, 203. 
Cromo, 10 1. 
Cromita, 145. 
Crotophaga aeni, 217. 
Crucibulum vulgare, 356. 
Cruziana, 75, 77, 78, 79, 80, 81, 82, 

83, 85, 88, 89, 90. 

- * furcifera, 83. 

- * Goldfussi, 79, 83. 
Cuadrad.o, 290. 
Ciíalbra, 358. 

Cuarcita, 76, 77, 78, 80, 81, 82, 85, 87 

Cuarci.tina, 413. 

Cuarzo, 191. 

Cuca, 282. 

Czicaracha, 282. 

Cuchareta, 216. 

Cticlillo, 284. 

Cuculus canorus, 284. 

Cucúrbita máxima, 290. 

Cuero de montaña, 188. 



Cuerva chiquita, 2 1 6. 

Culebrera, 290. 

Culiblanco, 282. 

Culicivora coerulea, 216. 

Cniícún, 282. 

Curruca, 282. 

Curruca gárrula, 282. 

Cursorius gallicus, 316. 

Cyathus vernicosus, 356. 

Cycas, 273. 

Cyclostoma Bourguignati, 281. 

- elegans, 271. 

- lutetianum, 281. 
Cylindrocystis crassa, 237. 
Cynodon dactylon, 28S, 289. 
Cyprinus auratus, 249. 
Cypselus apus, 2S1, 283. 
Cytherea incrassata, 100. 
Dacus oleae, 165. 
Dactylopius trifolii, 163. 
Daidalea biennis, 351. 
Damourita, 174. 

Daphne Gnidium, 267. 
Decticus verrucivorus, 376. 
Degollado, 216. 

Dentex macrophthalmus, 104. 
Dermoceras, 67, 69. 
Despacliapastores, 291. 
Detienebuey, 297. 
Diabrotica 12-punctata, 163. 
Diplocynodon, 203. 
Dipsacus pilosus, 287, 29S. 
Discocyclinas, 365. 
Discoidea cónica, 304. 

- cylindrica, 305, 363. 

- subuculus, 304. 
Disonnycha xanthomela^na, 163. 
Distena, 191. 

Doliconyx oryziborus, 216. 
Dolomita, 185, 190. 
Dorcadion, 24. 

- ** aui'ipenne, 334. 

- Bouvieri, 335. 

- cinereum, 335. 

- Fuentei, 336. 

- Ghiliani, 337. 

- Graellsi, 334. 

- ** granulipenne, 337. 

- hispanicum, 336. 

- ** incallosum, 335. 



DE HISTORIA NATURAL. 



471 



Dorcadion ** lacunosum, 335. 

- Martin ezi, 336. 

- ** nudipenne, 337. 

- Panteli, 336. 

- ** paradoxum, 336. 

- ** pulvipenne, 335. 

- ** umbripenne, 336. 
Dormidera, 291. 
Dracocephalum canariense, 97. 
Dracunculus vulgaris, 290. 
Dragontea, 290. 

Drasterius elegans, 163. 
Dreissensia Arnouldi, 281. 

- fluviatilis, 281. 
Dunita, 145. 

Ecliinoconus castanea, 309. 
Echinolampas, 247, 36b. 
Echinospatangus, 304. 
Echium vulgare, 66. 
Emberiza passerina, 216. 
Empoasca flavescens, 163. 

- mali, 163. 
Empusa muscaí, 166. 
Endocarpon pusillum, 399. 
Endrino, 288. 

Enebro, 292, 293. 
Entoloma lividum, 354- 
Entomopthora calliphorae, 166. 

- grilli, 166. 

- radicans, 166. 

- saccliarina, 166. 
Ephialtes zorca, 131. 
Ephippigera andalusica var. ** le- 
vantina, 332. 

- Martorelli var. ** angulata, 332. 

- taeniata, 331. 
Ephippigerida Zapateri, 133. 
Epiaster, 304. 

Epica^rus imbricatus, 163. 
Epícauta cinérea, 163. 

- lemniscata, 163. 

- maculata, 163. 

- marginata, 163. 

- pensylvanica, 163. 

- vittata, 163. 
Eptesicus, 449. 

- Boscai, 449. 

- isabellinus, 449. 

- serótinos; 449. 
Equisetum arvense, 290. 



Equisetum hiemale, 290, 296. 
Equus caballus, 436, 
Erebia Zapateri, 133. 
Erica arbórea, 291, 293. 

- cinérea, 201, 292, 293. 
Eritrita, 185. 

Erizo fósil, 284, 285. 

ErmUao, 377. 

Ervum monanthos, 290. 

Eryngium campestre, 268, 290, 296. 

Eryobotria Japónica, 275. 

Erysiphe macularis, 445. 

Erythraea centaurium, 288, 292, 294, 

297. 
Escaraninjo, 287, 290, 298, 295. 
Escarlet Vermell, 358. 
Escobilla, 290. 
Escuerzo, 2.82, 285, 286. 
Espimendarri, 291. 
Espino albar, 289, 29 1 . 
Espino hizcoteño, 291. 

- majuelo^ 290. 
Espliego, 70. 
Estalactitas, 189. 
Estaño, 101. 
Estepa, 293. 
Estilar r a, 291. 
Estoque, 292. 
Estornino, 286. 
Estrella^ 291. 
Euastrum didelta, 237. 

- elegans, 237. 

- verrucosum, 237. 
Eucaliptus, 97. 
Eulophus dimidiatus, 165. 

- pectinicornis, 165. 
Eumeces algeriensis, 453. 
Eupagurus Bemhardus, 377. 
Euphorbia Peplus, 297. 
Euprepocnemis plorans, 328. 
Evax pygmaia, 269. 
Evernia furfuracea, 397. 
Evonimus, 66. 
Exacosum viscosum, 97. ' 
Fagonia crética, 265, 267. 
Fagus sylvatica, 290. 
Falco apivorus, 131. 

- Bonellii, 131. 

- brachydactylus, 131. 

- communis, 217. 



472 



boletín de la real sociedad española 



Falco columbarius, 217. 

- cyaneus, 131. 

- gilvus, 131. 

- milvus, 131. 

- nisus, 131. 

- peregrinus, 131. 

- rufus, 131. 

- spai-verius, 216. 

- subbuteo, 131. 

- tinunculus, 131. 
Farolillos de San Antonio, 29 1 . 
Farinet, 358. 

Feldespato, 190. 
Félix catus, 436. 

- Ico, 436. 

- pardus, 436. 

- spelaeus, 176. 
Festuca, 220. 
Ficus Carica, 289. 
Filago micropodiodes, 269. 
Fceniculum vulgare, 293. 
Fosforita, 10 1, 189. 
Foralites, 75, 78, 82, 88, 89. 
Fórmica, 283. 

** Fortunata, 323. 

- ** Pachecoi, 324. 

- ** subtevis, 325. 
Flor de ángel, 291. 

- de la abeja, 291. 

- del amor, 291. 

- de macho, 291. 
Fluorita, 107, 191. 
Fosforita, 421. 

Fragaria vesca, 288, 292, 294, 295. 
Frailecillo, 216. 

- cabezón, 216. 

- jaspeado, 216. 
Frailes, 291. 

Frankenia pulverulenta, 266. 

Fratercula árctica, 316. 

Fredolic, 358. 

Freirá, 377. 

Fresa silvestre, 288, 292, 294, 295. 

Fringilla carduelis, 283, 

- coelebs, 283, 284. 

- citrinella, 282. 

- montifringilla, 281, 283 

- savanna, 217. 
Fritillaria meleagris, 290. 
Froena, 75, 78, 81, 82, 90. 



Froena Ronalti, 83. 

Fucus vesiculosus, 373. 

Fíirta carnizas, 377. 

Fusus, 436. 

Gafanhoto do fnar, 375. 

Galactites tomentosa, 269. 

Galamperna, 291. 

Galena, 107. 

Galio, 294. 

Galium Aparine, 294. 

Gallareta azul, 216. 

Gallinago scolopacinus, 283, 284, 

286. 
Gallinicas, 292. 
GalliniLcla ciiiqnita, 216. 

- de frenie blanca, 216. 

- gorgi-negra, 2 1 7. 

- parda, 217. 
Gallínula galeata, 216. 
Gallipato, 369. 
Gallito, 217. 

Gallium saccharatum, 269, 
Gallo, 292, 357. 

- de motile, 283. 
Gamarús, 358. 
Gatnon, 288. 
Garapincho, 292. 
García, 283. 
Garcita, 217. 
Gardacho, 283. 
Gardincha, 292. 
Gardoma, 383. 
Gardubera, 292. 
Garrulus glandarius, 283. 
Garza, 217. 

- aziil, 217. 

- blanca, 217. 

- pechiblanca, 2 1 7. 
Gato, 1 13, 1 15. 
Gatuña, 287, 289, 297. 
Gaudón, 283. 
Gaulla, 292. 
Gavilán, 280, 283. 

- colirrojo, 217. 

- sabanero, 217. 
Gavión, 283. 
Gaviota chiquita, 217. 

- de pico grueso, 217. 

- de pico negro, 217. 

- monja, 217. 



DE HISTORIA NATURAL. 



413 



Gaviota negra, 217. 

Gayo, 283. 

Gayuba, 272. 

Geaster hygrometricus, 356. 

Geticiaita amarilla, 298. 

Genista umbellata, 267. 

Gentiana lútea, 298. 

Geranium Robertianum, 294. 

Gigantolita, 189. 

Ginastra, 292. 

Gladiolus communis, 292, 

Glauberita, 10 1. 

Glaucoma, 186. 

Gleditschia triacanthos, 94, 154. 

Gneis, 174, 190. 

Gobio, 286. 

Gobius capito, 286. 

- jozo, 104. 

- niger, 286. 
Godón, 286, 283. 
Golofidrina, 280, 283. 
Golondrifia bifurcada, 217. 

- coronada, 217. 

- de ribera, 285. 

- grande, 217. 

- verdosa, 217. 
Golorito, 283. 

Gomphocerus sibiricus, 349. 
Gonoplax angulata, 376. 
Gordia marina, 85. 
Gorginegra, 217. 

Gorrión de monte, 283. 
Goia de sangre, 292. 
Graellsia Isabellae, 132. 
Grama, 289. 

- común, 288. 
Graminero, 217. 
Granado, 295. 
Granito, 422. 
Greenockita, 98, 99. 
Gribasa, 292. 
Grillo hembra, 284. 

- real, 281', 282. 
Grillotalpa vulgaris, 281, 282. 
Grillus campestris, 284. 
Grojo pittchorrero, 292. 

- romero, 292. 
Gropet, 358. 
Grosella, 298. 

Grosellero silvestre, 287, 290. 

T. VIII —diciembre, 1908. 



Grossouvreita, 413. 

Guabairo grande, 212. 

Guanaba, 217. 

Guana?ia, 217. 

Guaraiba chica, 217. 

Guareao, 217. 

Guarrilla, 283. 

Guibelurdín, 292. 

Guillomo, 296. 

Guillorri, 292. 

Guindan, 292. 

Gui7iarria, 292. 

Guirguirio, 292. 

Guiri, 292. 

Guirigarza, 292. 

Gtisatiero, 217. 

Gusano de seda, 166. 

Gustincho, 292. 

Gynandriris Sisyrinchium, 266 

Gypaétus barbatus, 131. 

Gysophora haplocarpa, 398. 

Hadena atriplicis, 163. 

Haematopus palliatus, 217. 

Halcón, 217. 

- í/^ monte, 217. 
Halconcito, 217. 
Haltica olerácea, 163. 
Halygenia, 81, 
Hamites, 304. 
Hammatoceras, 70. 
Haploceras Grasi, 69. 
Harpoceras, 68, 70, 71. 

- Aalensis, 70. 

- (Leioceras) elegans, 69. 

- Thouarsensis, 68. 

- (Grammoceras) af. Thouarsen- 

sis, 69. 
Hebeloma longicaudus, 354, 358. 
Hederá Helix, 298. 
Hederodera Schachtii, 163. 
Helianthemum canariense, 97. 
Helianthus tuberosus, 297. 
Heliotaurus * sangiiinicollis, 318. 
Helix, 281, 303, 367. 

- punctata, 281. 

- Zapateri, 133. 

H elleborusfcetidus, 295, 296. 
Helminthia echioides, 289. 
Hclvella mitra, 290. 
Hemerocallis, 272. 

32 



474 



boletín de la real sociedad española 



Hemiaster, 241, 305. 

- phrynus, 363. 
Herpestes tentaculatum, 213. 
Herrerillo, 281, 284. 
Hetaerius Marseuli, 214. 
Hidrozincita, 184, 185. 
Hierro, loi, 422. 

Hierba callera, 293. 

- cana, 294, 295. 

- de bálsamo, 293. 

- de la estrella, 293. 

- de lumbre, 293. 

- de pordioseros, 287, 289, 291, 292, 

297, 298. 

- de radera, 293. 

- de San Roberto, 294. 

- lobera, 293. 

- llavera, 296. 

- madrona, 293. 

- sarita, 293. 
Higuera breval, 289. 
Hilanderas, 293. 
Himantalia, 81. 
Himantopus nigricollis, 218. 
Hinieblo, 293. 

Hinojo, 293. 

Hiriindo americana, 217. 

- bicolor, 217. 

- coronata, 217. 

- purpurea, 217. 

- rustica, 280. 
Histiophorus belone, 213. 
Hoja de limón, 293. 

- de vinagre, 293. 
Hojas de macho, 293. 
Holcadiscus, 67. 
Holcus mollis, 220. 
Hololampra, 91. 

- ** Abdelazizi, 91, 92. 

- algerica, 92. 

- baetica, 92. 

- ** Haffidi, 92. 
Homarus vulgaris, 372. 
Homatotylus, 165. 
Hoplites, 362. 

- criptoceras, 69. 
Hormiga, 283. 
Hornblenda, 189. 
Hoya, 290. 
Hulla, loi. 



Huyuyo, 217. 
Hyaena spelaea, 175. 
Hyalinia cellaria, 133. 
Hydnum cyathiforme, 351. 

- ferrugineum, 351. 

- nigrum, 351 . 

- repandum, 351, 358. 

- zonatum, 351. 
Hydrobia, 100. 

- Dubuisoni, 100. 
Hydi-ometra najus, 286. 
Hygropliorus chlorophanus, 352. 

- conicus, 352. 

- eburneus, 352. 

- limacinus, 352, 358. 

- turundus, 352, 358. 
Hyla arbórea, 285. 
Hylemia coarctata, 163. 
Hyosciamus niger, 291, 297. 
Hypholoma fasciculare, 354, 358. 
Hyppocampus brevirrostris, 104. 
Ibis falcinellus, 216. 
Ichthyosaurus, 194, 198. 
Icterus assimilis 216. 

- humeralis, 217. 
Iguirique, 293. 
Ilarra, 293. 
Inachus scorpio, 376. 
Inganera, 283. 
Inoceramus, 304, 361. 
Inocybe fibrosa, 354. 
Ira, 293. 

Irasco, 284. 
Iridio, 150. 
Iridosmio, 149. 
Isaria densa, 166. 

- destructor, 166. 
Isia isabella, 163. 
Jacinto de pe?iacho, 287. 
Janira Morrisi, 457. 
Jara, 97. 

Jaro, 293. 
Jaspe negro, 197. 
Jebe'n, 293. 
Jilguero, 283. 
Jinebro, 293. 
Jirafa, 103. 
Jojorita, 217. 
Judio, 217. 
Julus, 286. 



DE HISTORIA NATURAL. 



415 



Julis vulgaris, 104. 
Jrmco, 293. 
Juncus acutus, 293. 
Juniperus communis, 292, 293. 

- sabina, 292. 

Junx torquiJla, 282, 315. 
Kentrosporium microcephalum, 

219. 
Kleinia ficoides, 275. 
Labanco, 217. 
Labidostomis, 214. 
Lacearía laccata, 355.- 
Lacerta agilis, 285. 

- muralis, 284, 285. 

- viridis, 283, 
Lachnosterna arcuata, 163. 

- rugosa, 163. 
Lactarius aurantiacus, 352. 

- aconites, 353. 

- deliciosas, 353. 

- lateripes, 353, 358. 

- piperatus, 352, 359. 

- pyrogalus, 352. 

- theiogalus, 352. 

- torminosus, 353. 

- umbrinus, 353. 

- vellereus, 352. 

- volemus, 352, 358. 
Lagartija, 284, 285. 
Lagarto, 283. 
Lagosta, 371. 
Lagostin 373. 
Lagurus ovatus, 266. 
Laniarckia áurea, 266. 
Laminaria, 81. 

Lampyris noctiluca, 280, 281, 285. 

Lampazo, 293. 

Latigarica, 294. 

Lanius collurio, 283, 286. 

- rufus, 282. 
Lapa, 294. 
Laparda, 294. 
Lapi cocho, 294. 

Lappa major, 288, 296, 298. 
Lasiagrostis, 220. 
Lathrea clandestina, 293. 
Lathyrus latifolius, 292. 

- sativus, 288. 
Lavagante^ 372. 
Lavandera, 282. 



Lecanora albella, 398. 

- fusca, 398. 

- parella, 398. 

- subfusca, 398. 
Lechecino, 290. 
Lechetrezna, 297. 
Lechiriega, 294. 
Lechecino, 294. 
Lechiiza, 217. 
Lema asparagi, 121. 
Lemna, 205. 
Lémur lori, 139. 

- tardigradus, 138, 139. 
Lengua de perro, 294. 
Le?itina, 294. 
Lenzites flacida, 352. 
Leña floja, 294. 
Lepidoclinas, 366. 

Lepiota procera, 291, 297, 355. 
Leptocerus Braueri, 192. 

- cinéreas, 192. 

- cuneorum, 192. 

- insequalis, 192. 

- ** Zapateri, 192. 
Leptogium phyllocarpam, 399. 
Leuckartia acrsea, 163. 
Ligaterna, 284. 

Lignimus chloris, 281, 286. 
Lignito, 10 1. 
Lilium, 272. 

- candidum, 66. 
Lima, 205, 300. 
Limaco, 284. 

Li matera, 294. 
Limax rufas, 284. 
Limnobates stagnorum, 286. 
Linaria supina, 94, 151, 153. 

- spuria, 153. 
Lissa chiragra, 21 
Lithospermum fruticosum, 268. 

- officinale, 297. 
Litta ocellatella, 163. 
Littorina littorea, 377. 
Lobaria damaecornis, 395. 
Lobulada marítima, 267. 
Loess, 73. 

Lóina, 284. 
Loligo vulgaris, 373. 
Lombriz, 8g. 
Lomechusa, 214. 



476 



BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Lonicera periclymenum, 294, 298. 

- Xylcsteum, 296. 

Lori, 128, 135, 136, 137, 138, 139. 
Loris, 137, 138. 

- gracilis, 138, 139. 

- - zeylanicus, 139. 

- lori, 139. 

- - lydelckerianus, 139. 
Loxostege sticticalis, 163. 
Lucanus cervus, 281, 286. 
Líiciérnaga, 280, 281, 285. 
Lución, 281, 286. 
Líígano, 286. 
Lugarda, 294. 

Lycoperdon atropurpureum, 356. 

- caílatum, 356. 

- umbrinum, 356. 
Lygus pratensis, 163. 
Ligyrus gibbosus, 163. 
Lytoceras, 72. 

- quadrisulcatus, 66. 
Llantén, 294. 
Llengua de bou, 358. 
Mac ocha, 294. 

Macroprotodon cucuUatus, 455. 
Madroño, 289. 
Madreselva, 294, 29o, 298. 
Maguillo, 292, 296. 

Maíz forrajero, 288. 

Maja squinado, 375. 

Majanthemum, 272. 

Majíielo, 287, 292. 

Malaquita, 10 1, 191. 

Maluquio, 294. 

Malus communis sylvestris, 292, 

296. 
Malvis, 282. 
Mamestra picta, 163. 
Manforita, 294. 
Manganeso, 10 1, 421. 
Manilas de Dios, 294. 
Marasmius, 295. 

- oreades, 354, 358. 
Aíarbella, 217. 
Marchantía, 64, 107, 108, 109. 

- paleacea, 107, 108, iio, iii, 

112. 

- polymorpha, 107, 108, 109, 110, 

III, 112. 
Marga, 68, 69, 71, 187, 188. 



Margarita, 296. 

- mayor, 294. 
Margaritón, 294. 
Maricóncola, 294. 
Mariposa, 217. 

- galana, 217. 
Mariselva, 294. 
Mármol, 107, 187. 
Maro, 293. 
Marón, 284. 
J\íirrubia, 294. 
Marrubio camt'm, 288. 
Marrubium vulgare, 268, 288. 
Martín pescador, 217, 284. 
Ma' tínico de agua, 284. 
J\íascuta, 294. 

Mastodon, 100. 
Mas transo, 298. 
Mastuerzo silvestre, 293. 
Matabuey, 294. 
Alatacandil, 290. 

- blanco, 295. 
Matacristos, 284. 
Matagallos, 295. 
Mataparent, 358. 
Alayito, 217. 
Mazarillo, 295. 
Mediocapón, 357. 
Mejillón, 284. 
Melanoplus bivittatus, 163. 

- differentialis, 163. 

- femur-rubrum, 163. 

- spretus, 163. 
Melanotus cribulosus, 163. 
Melisa officinalis, 293. 
Meloe autumnalis, 286. 

- maialis, 286. 
Melolontha vulgaris, 163, 282. 
Menegazzia cincinnata, 396. 

- physodes, 396. 
]\íefiseja, 284. 
Menta, 289. 
Mentha viridis, 289. 

- rotundifolia, 298. 
Mercurio, loi. 

- córneo, 190. 
Mergeo, 917. 

Mergos cucullatus, 217. 
Mesembryanthemum nodiflorum, 
266. 



DE HISTORIA NATURAL. 



4T7 



Mespilus amelanchier, 296. 

- germánica, 295. 
Metra, 295. 
Metroxyderos, 275. 
Mica. 75, 188. 

- blanca, 174. 
Micharro, 284. 

Micraster cor-anguinum, 284, 285. 
Micrasterias Iruncata, 237. 
Microchina, 190. 
Microlonchus salmanticus, 290. 
Microsphaera Alni, 446. 

- penicillata, 446. 
Mijo del sol, 297. 
Milano, 281. 
Milenrama, 295. 
Milifoli, 295. 
Milvus regalis, 281. 
Mimbrera, 298. 
Mi?igorra, 284. 
Mingrano, 295. 
Miniopterus Schreibersi, 449. 
Mira, 295. 

Miracielos, 295. 

Mispero, 295. 

Mniotilta varia, 216. 

Mocases, 358. 

Aíojojóti, 284. 

Molinia coerulea, 220. 

Moloch hórridas, 213. 

Monegrillo, 128. 

Monjas, 295. 

Mofijita afnericana, 217. 

Monocrepidius vespertinus, 163. 

Monotis, 246. 

Monoxia consputa, 163. 

- puncticoUis, 163. 
Morchella esculenta, 290, 356, 358. 
More7ia, 295. 

Morphnus Gundlachii, 216. 

Morueco, 284. 

Mosca del Naranjo, 165. 

- del olivo, 165. 
Moscareta parda, 217. 
Moscovita, 189, 422, 423. 
Mostaza negra, 287, 290, 293, 294, 

296. ■ 
Motacilla alba, 282, 285. 

- flava, 285. 

- tithys, 285. 



Motolita coronada, 217. 
jSfoxcrnó, 358. 
Muérdago. 288, 295. 
Mugil cephalus, 282. 

- chelo, 282, 
Mújol, 282. 
Multar ic, 358. 
IMundillo, 288. 
Murciélago, 283. 
Margara, 359. 
Muscari comosum, 287. 

- racemosum, 290. 
Muscícapa fusca, 219. 

- ruticilla, 216. 

- virens, 216. 
Alusgaño, 284. 

Mustela vulgaris, 284, 286. 
Myogalea pyrenaica, 213. 
Myophoria, 243. 

- curvirostris, 246. 

- laevigata, 246. 
Myotis Bechstelni, 449. 

- Capacclnii, 449. 

- Escalerae, 449. 

- myotis, 449. 

- mystacinus, 449. 
Mytilus edulis, 284. 
* Nacrita, 276. 
Narciso amarillo, 291. 
Narcissus pseudo-narcissus. 29 r. 
Natica, 100, 436. 

Naucoria semiorbicularis, 354, 358 

Necrodes littoralis, 214. 

Negrilla, 295. 

Negrillón, 295. 

Negrito, 217. 

Nemoptera bipennis, 133. 

Nenúfar, 289, 298. 

Neomys anomalus, 240. 

- fodiens minor, 240. 
Neophron percnopterus, 280, 285, 

369^ 390- 
Nephroma antarcticum, 395. 
Nephrops norvegicus. 373. 
Nesoceleus Fernandinse, 216. 
Nev-ero, 284. 
Noctua c-nigrum, 163. 

- nudipes, 216. 

- Siju, 2 18. 
Níquel, loi. 



478 



boletín de la real sociedad española 



Níspero, 295. 

Nucula, 246. 

Ntiesa blanca, 287, 295, 297. 

Nummulites complanata, 300. 

Nuphar luteum, 289, 298. 

Nycticebus, 135, 136, 137, 138. 

- bancanus, 136. 

- borneanus, 136. 

- cougang, 138. 

- philippinus, 137. 

- tardigradus, 138. 
Nycticorax vulgaris, 217. 
Nyctinomus Cestoni, 449. 
Ocalla, 295. 

Odontura spinulicauda, var. **ma- 

roccana, 333. 
QLdipoda, 285. 
Oidium, 445. 
Okapi, loi, 102, 103. 
Okapia, 102. 

- Johustoni, 102. 
Olcostephanus, 69. 
Olcostephanus hispanicus, 69. 

- aff. Alcoyensis, 69. 
Oligisto, 189. 
Olivino, 145. 
Ombligo de Venus, 293. 
Omocestus Antigai, 319. 

- ** femoralis, 317. 

- minutissimus, 319. 

- ** Navasi, 319. 

- Uhagoni, 319. 

- viridulus, 320. 
Omphalia leucophylla, 354, 358. 
Ononis ornithopoides, 268. 

- spinosa, 287, 289, 297. 
Onycholips bifurcatus, 424. 
Oolitas, 189. 

Ópalo, 416. 
Operculinas, 366. 
Ophonus Kabilianus, 214. 
Ophrys apifera, 291. 

- fusca, 295. 

- tenthredinifera, 266. 
Orbitolina discoidea, 303. 
Orbitolinas, 308. 
Orchis maculata, 291. 

- odoratissima, 295. 
O rejilla, 295. 
Orellana de bruch, 359. 



O rellanas, 359. 

Org7iisal, 295. 

Ornavario, 295. 

Ornithogalum pyraenaicum, 295. 

Oro, 71, loi, 145. 

Orpheus polyglotus, 218. 

Orthorynchus colubris, 2t6. 

- Helene, 218. 

- Ricordi, 218. 
Ortiga, 287. 
Ortosa, 190. 

Ortyx virginiana, 216. 
Osmio, 150. 
Ostraea, 204, 300. 

- digitalina, 196. 

- edulis, 374 374. 
Ostrero americano, 2 [7. 
Otaca, 295. 

Otis tetrax, 316. 

Ottrelita, 191. 

Otus brachyotus, 216. 

- communis, 131. 

- Siguapa, 218. 
Ovis aries, 284. 
Oxyrhina, 201. 

- hastalis, 2or. 
Oxylophus glandarius, 315. 
Oxythespis ** maroccana, 317. 
Pachydisius, 67. 
Pachygrapsus marmoratus, 377. 
Pachyura etrusca, 240. 
Pagrus sp., 104. 

Pajarera, 295. 

Pajarita de las nieves, 282, 285. 

Pájaro bobo, 217. 

Paladio, 71, 149, 150. 

Palaemon serratus, 285, 378. 

- squilla, 285. 
Palaeochorda, 75, 86. 

- * marina, 85. 

- minor, 85. 

- * tenuis, 85. 
Palaiophicus, 75. 

- * virgatus, 85. 
Paleotherium, 436. 
Palillo, 295. 
Palinurus vulgaris, 371. 
Palmas, 295. 
Palomo, 359. 
Palomera, 295. 



DE HISTORIA NATURAL. 



479 



Paludina, loo. 

Pamphagus deceptorius, ** var. 

Segurensis, 325. 
Pan de etico, 295. 
Patt de pájaro, 295. 
Paniquesilla, 284. 
Pantierno, 295, 
Pan y miel, 295. 
Papaver rhoeas, 286, 296. 
Papicolorado, 284. 
Papirrojo, 284. 
Paradla, 359. 
Pardilla, 295. 
Parmelia Balansa, 396. 

- caperata, 396. 

- cetrata, 396. 

- conspersa, 396. 

- dubia, 395. 

- Kamstkadalis, 395. 

- microsticta, 396. 

- molliuscula, 396. 

- períorata, 396. 

- perlata, 395. 

- proboscidea, 395. 

- splendidula, 396. 
Paronychia argéntea, 266. 
Parra jacana, 217. 
Parrilla, 295. 

Parus cceruleus, 284. 

- maior, 281, 284. 
Passerina civis, 217. 

- collaris, 218. 

- cyanea, 216. 

- hirsuta, 267. 

- olivácea, 218. 
Pataca, 297. 

Pata de gallina, 295. 

- de perdiz, 296. 

- de vaca, 296. 
Pato de espittas, 217. 

- de la J^lorida, 217. 

- morisco, 217. 

- negro, 217. 

- real, 282. 

- rojo, 217. 

- serrano, 217. 
Pebrase, 359. 
Pebrases vermelles, 359. 
Pectén, 73, 196, 204, 300. 

- adumus, 196. 



Pecu, 284. 
Pedernal, 188. 
Pedorrera, 2\'j. 
Pegarreborda, 282. 
Pegomya hyoscyami, 163. 
Pegotes, 296. 
Peine de pastor, 287. 
Pelecanus íuscus^ 216. 
Peltigera canina, 395. 

- polydactyla, 395. 
Peltoceras, 247. 
Pemphigus betae, 163 . 
Penthetria ardens, 316. 
Penlinella, 359, 

P eradles, 359. 

Perca maritia, 281. 

Per caza, 284. 

Percha, 284. 

Perejil de macho, 296. 

Per ej ilion, 296. 

Peridoma margaritosa, 163. 

Periquito, 217. 

Perisphinctes, 72, 198. 

Perlón, 480. 

Per?tudo, 376. 

Peronospora betae, 164. 

Perrechico, 296. 

Perro, 113, 115. 

Pertusaria coccodes, 398. 

- leioplaca, 398. 
Pescuezilargo, 217. 
Petibobo, 217. 
Petirrojo, 284. 

Peucedanum officinale, 288, 293. 
Peus de rata, 359. 
Phalacrocorax floridanus, 216. 

- resplendens, 216. 
Phallus impudicus, 356. 
Phaseolus vulgaris, 290. 
Philadelphus coronarius, 233, 
Phleum pratense, 220. 
Phlomis purpurea, 295, 
Phoenix Canariensis, 274. 

- dactilífera, 274. 
Pholiota aegerita, 354. 

- áurea, 354. 

- dura, 354. 

- mutabilis, 297. 
Phormium tenax, 274. 
Phragmites communis, 220. 



480 



BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPATs'OLA 



Phrena sp., 83. 
Phylloceras, 67, 72. 

- (Rhacophyllites) Loryi, 72, 

- Rouyanus, 69, 

- semisulcatus, 69. 

- Tethys, 69. 
Phyllotreta nemorum, 163. 

- pusilla, 163. 
Phyllopneuste rufa, 282. 

- trochilus, 282. 
Physalis Alkekengi, 297. 
Physcia stellaris, 396. 
Picamaderos^ 284. 
Picapotros^ 284. 
Picaiocino, 285. 
Picatroncos, 284. 
Pichilindra, 296. 
Pichilines, 296. 

Pico, 285. 

Picus aura tus, 216; 

- minor, 285. 

- maior, 284. 

- percussus, 216. 

- superciliaris, 216. 

- varius, 216. 

Piedra de San Esteban,,2?>z,. 

Piedra de Santa Catalina, 285. 

Pilado, 375. 

Pi?iatell, 359. 

Pinita, 190. 

Pino, 287. 

Pinus Halepensis, 266. 

- Pinaster, 272, 

- pumilio, 287. 
Pifizolética, 282. 
Pinzón, 281, 283, 284. ■ 
Pipi, 287. 
Pipirripi, 296. 
Pipirrita, 296. 
Pipistrellus, 448. 

- pipistrellus, 449. 

mediterraneus, 449. 

- Kuhli, 449. 

- Nathusii, 449. 

- Savii ochromixtus, 449. 
* Pirita en serpentina, 276. 
Pitirre, 217. 

- Gnatibere, 217. 
Pitpit, 285. 
Pixacunill, 359. 



Pizarra, 76, 77, 82, 85, 87, 106, 

189. 
Pizarras, 185. 
Pizpita, 217. 
Planorbis, 281. 

- umbilicatus, 28r. 
Plantago coronopus, 268. 

- lagopus, 268, 294. 
Plata, loi, 
Platalea ajaja, 218. 
Platera, 296. 
Platino, 71, 98, 144, 145. 
Platiniridio, 149. 
Plecotus auritus, 449. 
Plesiocetus, 202. 
Plesiosaurus, 198. 
Pleurodeles Waltii, 369. 
Pleurosigma angulatum, 431. 
Pleurotus salignus, 354, 359. 

- ulmarius, 354, 358. 
Plicatula, 309. 
Plomo, loi. 

Plotus Anhinga, 217. 
Pluteus cervinus, 354. 
Plusia gamma, 163. 
Pluvial grande, 2 1 7. 
Poa, 220. 
Podiceps carolinensis, 217. 

- dominicensis, 217. 
Podocarpus, 273. 
Popcilonota Solieri, 269. 
Poecilus aeneus, 211. 
Pollarenca, 359. 

Pollo, 357. 

Polyborus vulgaris, 216. 

Polygala, 264. 

- monspeliaca, 267. 
Polygonatum, 272. 
Polygonum, 290. 

- fagopyrum, 290. 
Polyporus acanthoides, 352. 

- adustus, 352. 

- intybaceus, 358. 

- Pes caprae, 297. 
Pomar, 296. 
Ponza, 285. 
Populus alba, 289. 
Porrinas, 296. 
Portunus púber, 375. 
PospoUna, 285. 



DE HISTORIA NATURAL, 



81 



Potámides, loo. 

- Gaudry, loo. 

- Lamarcki, loo. 

- Munieri, loo. 
Potentilla reptans, 295, 29o. 
Preisia commentata, 1 1 1. 
Primavera, 284, 289, 290, 294, 296. 
Prímula veris, 289, 290, 294, 296, 
Prunus spinosa, 288. 

Psalliota arvensis, 354. 

- campestris, 354, 358, 359. 
Psamma arenaria, 220. 
Psammophis schokari, 455. 
Psilocybe sarcocephala, 354, 359. 
Psittacus leucocephala, 216. 
Psoralea bituminosa, 268 
Psylliodes chrysocephala, 163. 

** Pterolepis minusculus, 334. 
Piiagra, 359. 
Puincons, 359. 
Púnica granatun, 395 
Pycnogaster Finoti, 333. 

- inermis, 332. 

- Sánchez-Gomezi, 332. 
Pyrgomorpha ** acute geniculata, 

328. 

- ** Candidina, 327. 

- ** Maruxina, 326. 

- ** procera, 328. 
Pyrhula nigra, ruy. 
Quercus sessiliflora, 293, 297. 
Quiquirriqui, 296. 
Quitameriefidas, 288, 291. 
Quitaveneno, 296. 
Quiscalus Gundlachi, 216. 

- versicolor, 218. 
Quisquilla, 285. 
Rabiblanca, 285. 
Rabicandil, 285. 
Rábida, 2 1 7. 
Rabilarga, 285. 
Rabirroja, 285. 
Rabo de raposo, 296. 
Raia, 372. 

- clavata, 104. 
Rana esculenta, 451. 
Ratmnciilo, 288. 
Rhinolophus euryale, 448. 

- ferrum-equinum, 447. 

- - obscurus, 447. 



I Rhinolophus hipposideros, 448. 

- phasma, 448. 

** Rhizomorpha, 75. 

- ** Calderoni, 75, 79, 86, 87. 

- ** Macphersoni, 75, 86, 87. 
Rhodocistus Berthelotianus, 97. 
Rhynchonella, 69, 72, 247, 362. 
Ribes alpinum, 287, 290. 

- rubrum, 298. 
Ricasola crenulata, 395. 
Ripidolita, 188. 
Roble, 293. 

Rodio, 150. 
Ro?naza, 293. 

- silvestre, 287, 289, 290, 291^ 

293. 295. 
Rosa canina, 287, 290, 295, 298. 
Rosthramus sociabilis, 216. 
Rovello, 359. 
Rovellol, 359. 
Rubay ellas, 359. 
Rubecola familiaris, 284. 
Rubeyolas, 359. 
Ruin, 285. 
Rumex acetosa, 287. 

- nemorosus sanguineus, 287, 

288, 290, 291, 295. 

- sanguineus, 293. 

- triesi, 293. 

Ruscus aculeatus, 287, 292, 295. 
Russinyol, 359. 
Russula aurata, 353. 

- cyanoxantha, 353. 

- emética, 353, 358. 

- foetens, 353. 

- furcata, 353. 

- heterophylla, 353. 

- integra, 353. 

- lepida, 353. 

- livescens, 353. 

- nigricans, 353. 

- ochracea, 353. 

- punctata, 353. 

- Queletii, 353. 

- rosea, 353. 

- rubra, 353, 359. 

- sanguínea, 353. 

- violácea, 353. 

- virescens, 292. 

- xerampelína, 354, 358. 



48^ 



boletín de la real sociedad española 



Ruta chalepensis, 267. 

Rutenio, 150. 

Ruticilla phcenicura, 282, 285. 

Sabanero, 217. 

Sabina, 292. 

Sagarmín, 296. 

Sahalisa, 191. 

Salderita, 285. 

Sal gema, loi. 

Salix viminalis, 298. 

Saltamo7iíes, 285. 

Saltaojos, 288. 

Saltapiezas, 285. 

Sambucus Ebulus, 298. 

Samotherium, 103. 

Sandaleja, 285. 

Satiguandilla, 285. 

Sangtieña, 296. 

Sanguinaria, 296. 

Sanjuanera, 217. 

Santola, 375. 

Sapateira, 374. 

Sapo de luz, 285. 

- zabal, £85. 
Saprinus cruciatus, 214. 
Saratnahullón chico, 217. 

- grande, 217. 
Sargus vulgaris, 104. 
Sarothammus scoparius, 287. 
Satandera, 286. 

Satyrus Prieuri, 133. 

ibérica, 133. 

Uhagoni, 133. 

Saurodactylus mauritanicus, 450. 
Saurothera Merlinii, 216. 
Saxífraga, 296. 
Saxífraga crassifolia, 371. 

- Geum, 296. 

Scandix Pectén Veneris, 287. 
Schlsebachia, 309. 
Schinus molle, 97. 
Schizophyllum commune, 354. 
Scilla autuinnalis, 272. 
Sciurus aurocapillus, 217. 
Scolithus, 75, 76, 77, 78, 82, 88, 89. 

- Dufrenoyi, 87, 89, 90. 
Scolopax Wilsonii, 216. 
Scolytus destructor, 283. 

- pygmaeus, 283. 
Scopaena notulata, 104. 



Scops Aldrovandi, 315. 
Scutellista, 165. 
Scyllium canicula, 104. 

- catulus, 104. 
Sebastes dactyloptera, 194. 
Sében, 296. 

Sedum acre, 295, 298. 
Seiurussulfurascens, 217. 
Semiopalo, 188. 
Sempervivum tectorum, 275. 
Senderuela, 297. 
Senebiera coronopus, 293. 
Senecio linifolius, 269. 

- vulgaris, 294, 295. 
Serbal, 296, 298. 
Serpentina, 188. 
Serpula spirulaea, 366. 
Serranus cabrilla, 104, 281. 

- scriba, 104. 
Servato, 288, 293. 
Seta con anillo, 297. 

- de borto, 297. 

- de breso, 297. 

- de calceta, 297. 

- de cardo, 297. 

- de chopo, 297. 

- de pico, 297. 
Setophaga mitrata, 216. 
Seviya, 218. 

Sherardia arvensis, 269. 
Siderita, 107. 
Sideritis leucantha, 268. 
Sietesangrías, 297. 
Sígíiapa, 217. 

Silene colorata, 266. 

- inflata, 289, 290, 296, 297, 2c 
Silex, 120, 413. 

Silonia, 297. 

Silpha bituberosa, 163. 

- opaca, 162. 
Sinsonte, 218. 
Siphonostoma typhle, 104. 
Sipi, 218. 

Sirón, 286, 

Sium latiíolium, 289. 

Sítireny, 359. 

Smithsonita, 105, 106, 107, 185. 

Solibio, 218. 

Sombrerillo, 293. 

Sonchus arvensis, 292. 



DE HISTORIA NATURAL. 



483 



Sonchus asper, 290. 

- laevis, 290. 

Sorbus domestica, 296, 298. 
Sorda, 286. 
Sorex vulgaris, 284. 
Sortijilla, 286. 
Spergularia rubra, 267. 
Sphagnum, 235. 
Spharodus, 195. 

Sphaerophorus compressus, 398. 
Spirotaenia condensata, 237. 
Spondylus, ig6, 205. 
Squilla mantis, 375. 
Staurastrum punctulatum, 238. 
Stauroderus ** Ariasi, 321. 

- bicolor, 321. 

- biguttulus, 321. 

- ** chloroticus, 320. 
Staurospermum viride, 238. 
Stereocaulon paschale, 399. 

- ramulosum, 399. 

- tomentosum, 399. 
Stereum gauropatum, 350. 

- hirsutum, 351. 
Sterna anglica, 217. 

- minuta, 217. 

- nigra, 217. 

Sticta ambavillaria, 395. 

- crocata, 395. 

- endochrysa, 395. 

- filicina, 395. 

- flabellata, 395. 

- Freycineti, 395. 

- íulvo-cinerea, 395. 

- hirsuta, 395. 

- orygmaea, 395. 

- Richardi, 395. 

- tomentosa, 395. 
Stropharia melanosperma, 354. 
Strepsilas interpres, 218. 
Strix flammea, 131. 
Sturnella ludoviciana, 217. 
Sturnus vulgaris, 286. 
Suaeda fruticosa, 265, 267. 
Succinea arenaria, 133. 

Sula fusca, 217. 
Surirella gemma, 431. 
Sus domesticus, 282, 283. 
Susa, 297. 
Sylvia estiva, 216, 



Sylvia americana, 216. 

- Bachmanii, 217. 

- blenda, 216. 

- coerulescens, 216. 

- corónala, 216. 

- discolor, 217. 

- marítima, 216. 

- pensilis, 216. 

- petechia, 216. 

- striata, 217. 

- trichas, 216. 

- vermivora, 217. 
Syrnium aluco, 131. 
Systena blanda, 163. 

- frontalis, 163. 

- hudsonias, 163. 

- teniata, 163. 
Tachydenna, 88. 
Talco, 189. 

Tamarix canariensis, 97. 
Tanagra aestiva, 216. 

- Pretrei, 216. 

- rubra, 216. 
Tanymecus confertus, 163. 
Tarajal, 97. 

Tarantola mauritanica, 452. 
Taraxacum dens-leonis, 290, 291, 

294. 
Tarín, 286. 
Taxus, 273. 
Té, 297. 
Tejedor, 286. 
Tenca, 286. 
Tentahuey, 297. 
Terebratula, 69, 246. 
Terses dolses, 359. 
Testudo ibera, 451. 
Tetmemorus Brebissonii, 237. 

- granulatus, 237. 
Tetranychus bimaculatus, 163. 
Tetrodon meleagris, 66. 
Teucrium Chamaedrys, 296. 

- Manum, 293. 

- Polium, 268. 

- Pseudochamsepitys, 268. 
Thalpomena, 322. 

- algeriana, 323. 
Theloschistes chrysophthalmus, 

397- 

- flavicans, 397. 



481 



boletín de la real sociedad española 



Thisoicetrus Charpentieri, 328. 
Thymus vulgaris, 268, 290. 

- hyemalis, 268. 
Tigillites, 88. 
Timotell, 359. 
Tinca vulgaris, 286. 
Tirabeques de ¡a esperanza, 297. 
Tiratiros, 297. 

TWmalo, 297. 

Tmethis ** maroccanus, 32o. 

- V. incristata, 326. 
loe orno, 297. 
Tocororo, 218. 

Todus portoricensis, 212. 
Tojo, 292, 295. 
Tomarajas, 297. 
Tomate encarnado, 297. 
Tomegiíín común, 218. 

- del pinar, 218. 
Tomillo salsero, 290. 
Topinafubnro, 297. 
Torcaza, 218. 
Torcecuello, 282. 
Tordo, 282. 

- campanario, 286. 
Torilis nodosa, 268. 
Tornagallos, 297. 
Toro, 357. 
Toronjil, 293. 
Tortero, 297. 
Totanus flavipes, 218. 

- longicaudis, 218. 

- macularius, 218. 

- minor, 218. 

- pectoralis, 218. 

- Schinzi. 218. 

- solitarius, 218. 

- speculiferus, 218. 

- vociferus, 218. 
Toti, 218. 
Trabahedar, 297. 
Trababedarri de las matas, 297. 

- de las piezas, 298. 
Trabas, 298. 
Trámeles hispida, 351. 
Travertino, 69. 
Tremolita, 188, 227. 
Trepatronco, 281. 
Tricholoma albellum, 296. 

- equestre, 355, 358- 



Tricholoma gambosum, 296. 

- Georgii, 286, 297. 

- grammopodium, 355.359. 

- nudum, 355. 

- porten tosum, 355. 

- Russula, 355.358. 

- saponaceum, 355. 

- Schumacheri, 297. 

- truncatum, 355. 

- tumidum, 355. 
Trichomalus spiracularis, 165. 
Tnlblium stcllatum, 268. 
Trigla lineata, 280. 

- lyra, 104. 
Trigo basto, 294. 
Triguero, 286. 
Triquitraco, 298. 
Trionyx, 204. 

- vittatus, 204. 
Triticum durum, 294. 

- repens, 220. 
Trogon tenarus, .2 18. 
Trogonophis Wiegmanui, 454. 
Tropidonotus viperinus, 454- 
Trufa, 128. 

Trupial, 218. 
Tuber l^rumale, 356. 
Tulipán silvestre, 290. 
Turdus carolinensis, 218. 

- pilaris, 316. 

- viscivorus, 282. 
Turma, 128. 
Turmalina, 191. 
Turrilites, 361. 

- Bergeri, 363. 

- catenatus, 367. 

- costatus, 305. 

- tuberculatus, 305. 
Tusílago, 296, 298. 
Tussilago fárfara, 296. 

- petasites, 298. 
Tychea brevicornis, 163. 
Tyrannus magnirostris, 217, 

- matutinus, 217. 

Ulex europaeus, 292, 295. 
Umbilicaria dichroa, 398, 
Umbilicus pendulinus, 293. 
Unciana, 298. 
Unió, 100. 
Urano, 101. 



DE HISTORIA NATURAL. 



485 



Urce, 291. 

Uromenus Agarenus, 330. 

- mauretanicus, 331. 

- rhombifer, 330. 
Urospermum picroides, 269. 
Ursus spelaeus, 175, 382, 436. 
Urtica divisa, 287. 

- urens, 287. 
Usnea ceratina, 397. 

- densirostris, 398. 

- florida, 397. 

- Isevis, 398. 
Uva de Fraii, 298. 
Uva de gato, 295, 298. 
Uva de pájaro, 298. 
Vaca, 286. 

Vaccinium Myrtillus, 286. 
Vaillantia hispida, 269. 

- muralis, 268. 
Vanellus squatarolus, 217. 

Vedegambre, 295. 

Vencejo, 281. 
Venus, 100. 

Verdel, 286. 

Verderón, 281, 286. 

Verdezjiela, 298. 

Verniazo, 298. 

Vesperugo scolopacinus, 283. 
Vespertilio, 447. 

- murinus, 447. 

- ochromixtus, 448. 
Vesubiana, 189. 

Víbora, 70. 
Viburno, 289, 290. 
Viburnum lantana, 289, 290. 

- opulus, 288, 446. 
Vinotera, 286. 

Viola arborescens, 267. 

Violeta, 97. 

Vípera lebetina, 455. 

- nasicornis, 213. 

Víreo de garganta amarilla, 
218. 

- solitario, 218. 
Vireo flavifrons, 218. 

- Gundlachii, 217. 

- solitarius, 218. 
Vireosylvia olivácea, 216- 



Virídaza, 298. 

Viroleta, 298. 

Viscum álbum, 288, 295. 

Vultur fulvus, 131. 

Wolfran, loi. 

Xanthorus Baltimore, 218. 

Xanthornus dominicensis, 218. 

Yebo, 298. 

Yedra, 298. 

Yera, 298. 

Yeso, 71, 72. 

Yezgo, 298. 

Yuca gloriosa, 274. 

Zaniaco, 286. 

Zamenis hippocrepis, 454. 

Zancudo, 218. 

Zapalota, 298. 

Zaparda, 286. 

Zapatas, 298. 

Zapatero, 286. 

Zapatillas de la Virgen, 298. 

Zarapico blanquecino, 2 1 8. 

- de rabadilla blanca, 218 

- - negra, 218. 

- escapulario, 218. 

- gritan, 218. 

- jnosqueado, 218. 

- peti-amarillo, 218. 

- real, 218. 

- sabanero, 218. 

- solitario, 218. 
Zarapiquito, 218. 
Zar apon, 298. 
Zarbo, 286, 
Zarrapo, 286. 
Zarza lobera, 298. 
Zea Mays, 288. 
Zinc, loi. 
Zobatán, 298. 
Zorra, 283. 
Zorzal gato, 218. 
Zuma, 298. 
Zunzún, 218. 
Zunzuncito, 218. 
Zurbal, 298. 
Zurita, 283. 
Zurrandor, 298. 
Zurrón de pastor, 298. 



íiitoe (le lo cfliiteiiilfl en el tomo VIH del Boletín 



Junta directiva y Comisiones para 1908 3 

Socios fundadores de la Real Sociedad española de Historia natural . . 6 

Presidentes que ha tenido esta Sociedad desde su fundación, 5 

Lista de socios 7 

índice geográfico de los socios 37 

Relaciones del estado de la Sociedad y de su Biblioteca 46 

Estado de la Biblioteca 50 

Lista de las sociedades con las que cambia, y de las publicaciones pe- 
riódicas que recibe, la Real Sociedad española de Historia natural. 62 

Sesión del 8 de Enero de 1908 61 

Congreso de Zaragoza 62 

Jiménez de Cisneros (D.)— Excursiones por el O. de Carayaca 67 

Hernández-Pacheco (E.) — Consideraciones respecto á la organiza- 
ción, género de vida y manera de fosilizarse algunos organismos 
dudosos de la época silúrica y estudio de las especies de algas y 
huellas de gusanos arenícolas del silúrico inferior de Alcuéscar 

(Cáceres). (Láminas i, ii, m y iv) 75 

Bolívar (I.) — Dos nuevas especies de «Hololampra» de Marruecos.. 91 

Sesión del 5 de Febrero de 1908 93 

Congreso de Zaragoza: Constitución de la Asociación española para 

EL progreso de LAS ClENCIAS 93 

Hernández-Pacheco (E.)— Mapa geológico de la isla de Lanzarote é 
isletas Canarias. — Carta dirigida en Marzo de 1877 por S. Berthelot 
á D. Salvador Calderón 95 

Calderón (S.)— Sobre la greenockita de Picos de Europa.— Un caso 
de avance en el mar 98 

Calderón (S.)— Noticias bibliográficas: 'Áquitaniense de los alrede- 
dores de Toledo, por H. Douville.— Sobre as mina 3 das provincias 
de Santander, Bilbao e Guipúzcoa, por Roldan y Pego.— Die nutz- 
baren Mineralien Spaniens und Portugal, por Ahlburg 100 

Sección de Zaragoza (sesión del 31 de Enero) 101 

Navas (L.)— Un ejemplar de malaquita sedosa, fibroeo-radiante. — 
Un sócido (Neuróptero) nuevo 101 



488 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Arévalo (C.) — Nota sobre una nueva monografía del Okapi 101 

Sección de Granada (sesión del 28 de Enero) 103 

Nácher (P.) — Sobre una plaga de la remolacha 103 

DíEZ ToRTOSA (M.) — Lista de peces recogidos en Almuñécar (Gra- 
nada) 104 

Calafat León (J.)— Un nuevo yacimiento de auricalcita en Ondá- 

rroa (Vizcaya) 105 

Casares Gil (A.) — «Marchantía polymorpha> L. y «Marchantia pa- 

leacea» Bert 107 

Calleja y Borja-Tarrius (C.) — Contribución á la histogénesis del 

cerebelo en el hombre 113 

Fernández Navarro (L.) — Datos cristalográficos de la Auricalcita . , 117 
Fernández Navarro (L.)— Sobre un elemento paleolítico de Fuenla- 

brada (Madrid) 119 

Fuente (J. M.* de la). — Nueva variedad del «Crioceris macilenta».. 121 

Publicaciones recibidas - 122 

Sesión del 4 de Marzo de 190S 125 

Congreso de Zaragoza 1 26 

LÁZARO É Ibiza (B.) — Nota sobre algunas plantas criptógamas es- 
pañolas poco conocidas, tales como las vulgarmente llamadas 

trufas, turmas, criadillas de tierra y monegrillos 128 

Sección de Zaragoza (sesión del 26 de Febrero) 128 

Sección de Granada (sesión del 18 de Febrero) 129 

Fernández Martínez. — Nota relativa á la formación de un Museo 

regional 130 

Navas (R. P. L.) — El Rdo. D. Bernardo Zapater, Presbítero. Notas 

necrológicas 131 

Cabrera (A.) — Sobre los loris, y en especial sobre la forma filipina. 135 

Carballo (J.) — La Espeleología en España 140 

Díaz (F.) — Algunas noticias sobre el platino y los metales platínicos. 144 

Esteva (J.) — Otra «Linaria supina» monstruosa 151 

Esteva (J.) — Polimorfismo foliar de la «Gleditschia triacanthos».. . . 154 

García Mercet (R.) — Las plagas de la remolacha 168 

Publicaciones recibidas 171 

Sesión del 1° Abril de 1908 173 

Calderón (S.)— Not. bibl.: Observations géologiques sur quelques 
sources thermales (Cestona, Bagnoles, Chaudes-Aigues, Mont- 

Doré, etc), por L. de Launay 174 

Heintz. — Faune quaternaire de Saint Sebastien (Espagne), por 

EdouardHarlé.... 174 

Sección de Zaragoza (sesión del 26 de Marzo) 177 

Sección de Granada (sesión del 24