(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Boletín de la Sociedad Española de Historia Natural"

BOXjETIüT 



DE LA REAL SOCIEDAD ESPAN'OLA 



DE HISTORIA NATURAL 



TOMO XVHI.— 1918 



MADRID 

(MUSEO NACIONAL DE CIENCIAS NATURALES) 

I3:iFÓ3DE,03VlO.— TELÉF. 3-4-4:3. 

-I 9-t S 



lADRlD.— IMPR. DE FOSTANET, LIBERTAD, 29.— TELÉF." 991. 



JUNTA DIRECTIVA 

DR I. A 

REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL 

PARA 1918 



Presidente D. Gustavo Pittaluga. 

Vicepresidente D. Antonio Martínez y Fernández Castillo. 

Tesorero D. Ignacio Bolívar y Urrutia. 

Secretario D. Ricardo García Mercet. 

Vicetesorero D. Cayetano Escribano y Peix. 

I 'icesecretario D. Cándido Bolívar y Pieltain. 

Bibliotecario D. Ángel Cabrera Latorre. 



Comisión de publicación. 

Don Florentino Azpeitia.— D. Romualdo González Fragoso.— D. Antonio Casares 
Gil.— D. Lucas Fernández Navarro.— D. Luis Lozano Rey.— D. Domingo Sánchez y 
Sánchez. 

Comisión de Catálogos. 

Don Blas Lázaro e Ibiza.— D. Federico Qredilla y Gauna.— D. José María Dusmet 
y Alonso.— D. Enrique Pérez Zúñiga.— D. Ángel Cabrera Latorre. 



SECCIÓN DE BARCELONA 

Presidente D. José Fuset Tubiá. 

Vicepresidente D. Maximino San Miguel de la Cámara. 

Tesorero D. Francisco Pardillo y Vaquer. 

Secretario D. Emilio Fernández Galiano. 



SECCIÓN DE SEVIL.I.A 

Presidente D. Feliciano Candau. 

I Icepresidente .■ D. Antonio González Nicolás. 

Tesorero D. Francisco de las Barras. 

Secretario D. Mariano Simó. 

Vicesecretario D. Jacinto Owin. 



SECCIÓN DE ZARAGOZA 

Presidente D. José López de Zuazo. 

I 'icepresidente D. Patricio Borobio. 

Tesorero D. Pedro Ferrando y Más. 

Secretario D. Pedro Moyano. 



n I i) 



JUNTA DIRECTIVA 



SECCIÓN DE CRANADA 



Presidente D. Carlos Rodríguez y López Neyra. 

Tesorero D. Francisco Simancas Señan. 

Secretario D. Fidel Fernández Martínez. 



Comisión para el fomento del Museo regional. 

Don Enrique Requena.— D. Francisco Soriano.— D. Manuel Diez Tortosa. 

SECCIÓN DE SANXANDER 

Presidente D. Vicente Aguinaco. 

Tesorero D. Luis Alaejos y Sanz. 

Secretario. D. Ricardo Ruiz de Pellón. 

Comisión del Museo. 

Don José Gómez Vega.— D. Federico Vial.— D. Orestes Cendrero.— D.José Rioja 
Martín.— D. José Olabe. 

SECCIÓN DE SANTIAGO 

Presidente D. Eugenio Labarta. 

Tesorero D. César Sobrado Maestro. 

Secretario D. Antonio García Várela. 

SECCIÓN DE VALENCIA 

Presidente D. Ramón Trullenque. 

Vicepresidente D. Francisco Moróte Greus. 

Tesorero D. José Hueso. 

Secretario D. Luis Pardo y García. 



Socios fundadores de la Real Sociedad Española de Historia Natural. 



D. José Arguniosa. t 

D. Ignacio Bolívar y Urnitia. 

Excma. Sra. Doña Cristina Brunetti de 
Lasala, Duquesa de Mandas, t 

D. Francisco Cala, t 

Excma. Sra. Doña Amalia de Heredia, 
Marquesa Viuda de Casa Loring. t 

Excmo. Sr. D. Miguel Colmeiro. t 

D. Antonio Cipriano Costa, t 

Excmo. Sr. D. Cesáreo Fernández Lo- 
sada. 

D. Saturnino Fernández de Salas, t 

D. Manuel María José de Galdo. t 

D. Joaquín González Hidalgo. 

D. Pedro González de Velasco. v 



D. Ángel Guirao y Navarro, t 

D. Joaquín Hysern. t 

D. Marcos Jiménez de la Espada, t 

D. Rafael Martínez Molina, t 

D. Francisco de Paula Martínez 

Sáez. t 
D. Manuel Mir y Navarro, t 
D. Patricio María Paz y Membiela. f 
Excma. Sra. Condesa de Oñate. t 
D. Sandalio Pereda y Martínez, t 
D. Laureano Pérez Arcas, t 
D. José María Solano y Eulate. t 
D. Serafín de Uhagón. f 
D. Juan Vilanova y Piera. f 
D. Bernardo Zapater y Marconell. t 



Presidentes que ha tenido esta Sociedad desde su fundación 
en 8 de Febrero de 1871. 



1871-72. Excmo. Sr. D. Miguel Colmei- 
ro. t 

1873. D. Laureano Pérez Arcas, t 

1874. limo. Sr. D. Ramón Llórente y Lá- 

zaro, t 

1875. limo. Sr. D. Manuel Abeleira. t 

1876. Excmo. Sr. Marqués de la Rivera, v 

1877. limo. Sr. D. Sandalio Pereda y 

Martínez, t 

1878. D. Juan Vilanova y Piera. t 

1879. Excmo. Sr. D. Federico de Bote- 

lla y de Hornos, t 

1880. D. José Macpherson. t 

1881. D. Ángel Guirao y Navarro, t 

1882. Excmo. Sr. D. Máximo Laguna, v 

1883. Excmo. Sr. D. Manuel Fernández 

de Castro, f 

1884. D. Pedro Sáinz Gutiérrez, v 

1885. D. Serafín de Uhagón. f 

1886. D. Antonio Machado y Núñez. v 

1887. limo. Sr. D. Carlos Castel y Cle- 

mente, t 

1888. Excmo. Sr. D. Manuel M. J. de 

Galdo. t 

1889. D. Ignacio F. de Henestrosa, Con- 

de de Moriana. t 

1890. D. Francisco- de P. Martínez y 

Sáez. t 

1891. D. Carlos de Mazarredo. t 

1892. D. Laureano Pérez Arcas, r 



1893. Excmo. Sr. D. Máximo Laguna, t 

1894. Excmo. Sr. D. Daniel de Cortá- 

zar. 

1895. D. Marcos Jiménez de la Espada, t 

1896. D. José Solano y Eulate, Marqués 

del Socorro, t 

1897. D. Santiago Ramón y Cajal. 

1898. D. Manuel Antón y Ferrándiz. 

1899. D. Primitivo Artigas, t 

1900. D. Gabriel Puig y Larraz. f 

1901. D. Blas Lázaro e Ibiza. 

1902. D. Federico Olóriz y Aguilera, t 

1903. Excmo. Sr. D. Zoilo Espejo, t 

1904. D. José Rodríguez Mourelo. 

1905. D. Salvador Calderón Arana, f 

1906. D. Florentino Azpeitia. 

1907. D.José Casares Gil. 

1908. D. Luis Simarro y Lacabra. 

1909. D. José Gómez Ocaña. 

1910. D. Joaquín González Hidalgo. 

1911. limo. Sr. D. Emilio Ribera y Gó- 

mez. 

1912. Excmo. Sr. D. Ricardo Codorníu. 

1913. limo. Sr. D. Juan M. Díaz del Vi- 

llar. 

1914. limo. Sr. D. José Madrid Moreno. 

1915. limo. Sr. D. Fernando García Are- 

nal. 

1916. D. José María Dusmet y Alonso. 

1917. D. Eduardo Hernández-Pacheco. 



X.ISTJL DB SOCIOS 

DE LA 

REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL 

EN 9 DE ENERO DE 1918 



Socios protectores. 

EN ESPAÑA 



S. M. el Rey D. Alfonso XIII. 
■Excmo. Sr. D. Manuel Allendesalazar. 
Excmo. Sr. Duque de Medinaceli. 
Excmo. Sr. Duque de Alba. 
Excmo. Sr. Duque de Luna. 
Excmo. Sr. Marqués de Santa Cruz. 
Excmo. Sr. D. Juan Navarrorreverter. 



EN EL EXTRANJERO 



S. A. S. el Príncipe Alberto de Monaco. 
Sr. Marqués de Mauroy. (Francia.) 



Socios honorarios. 

Castellarnau (D.Joaquín María de), Inspector general del Cuerpo de Ingenieros de 

Montes.— Segovia. 
Engler (Dr. Adolf), Geheimer Regierungsrath, Professor der Botanik, Director des 

Kgl.-botanischen Gartens und Museums.— Motzstrasse, 89, Berlín, W. 
Geikie (Sir Archibald), Director of Geological Survey of England and Wales.— 

28, Fermyn Street, S. W., Londres. 
Hollaud (William J.), Director del Museo Carnegie en Pittsburgh (Estados Unidos). 
Lázaro e Ibiza (D. Blas), de la Real Academia de Ciencias, Doctor en Farmacia y 

en Ciencias, Catedrático de la Facultad de Farmacia.— Palafox, 19, Hotel, 

Madrid.— (Botánica.) 
Perrier (Edmond), Director del Museo de Historia Natural, Miembro del Instituto.— 

París. 
Poulton (EdwardB.), Profesor de Zoología en la Universidad. —Oxford (Inglaterra). 
Ramón y Cajal (Excmo. Sr. D. Santiago), de las Reales Academias de Medicina y 

Ciencias, Catedrático en la Facultad de Medicina, Consejero de Instrucción 

pública.-Calle de Alfonso XII, 72, Madrid. 
Simón (Eugéne).— Villa Saíd, 16 (70, rué Pergolése), Paris.—(Arrícnicfos ) 
Tschermak (Prof. Dr. Gustav).— Universitat, Viena. 



LISTA DE SOCIOS 



Socios Correspondientes extranjeros (D. 

MM. Acloque (Alexaiidre). — 69, Avenue de Segur, Vari?,.— (Historia natural ge- 
neral.) 

Arnold (Dr. J.J.— Munich. 

Balsamo (Francesco).— Via Salvator Rosa, 290, Ñapóles.— CZ?otó«/cí7 y princi- 
palmente algas.) 

Bedel (Louis), de la Sociedad entomológica de Francia.— 20, rué de TOdéon, 
Paris, G^.— {Coleópteros paleárticos ) 

Blanchard (Dr. Raphaél), Profesor en la Facultad de Medicina, de la Acade- 
mia de Medicina, Director de los Archives de Parasitologie.— 226, Boulevard 
Saint-Germain, París, 7<^.— (Entomología general, Hirudineos.) 

Bois (D.), Assistant au Muséuni.— 15, rué Faidherbe a Saint-Mandé (Seine), 
¥r anexa.— (Botánica.) 

Boulenger (G. A.), del Museo británico. — Courtfield Road, 8.— South Kensing- 
ton, S. W .—Londres.— (Erpetologia e Ictiologia). 

Brancsik (Dr. Cari).— Trencsen {Hungría).— (Entomología.) 

Bréthes (D.Juan), Conservador en el Museo Nacional, calle de Mar Chiqui- 
ta, 236, Villa General Urquiza, Buenos Aires.— (Entomología.) 

Brizi (Ugo).— Museo Agrario, Via Santa Susana, Roma.— (Botánica y princi- 
palmente flora de Italia.) 

Bucking (Dr. H.), Profesor en la Universidad.— Estrasburgo (Alemania). 

Burr (Malcolm), Doctor en Ciencias por la Universidad de Oxford, Ingeniero 
jefe de «Kent Coal Concessions Ltd.»— United University Club, Pall Malí 
Enst S. W., Londres {\ng\aterra).—( Dermápteros y Ortópteros.) 

Camerano (Lorenzo), Profesor de Anatomía comparada y Director del Mu- 
seo zoológico de la Universidad.— Palazzo Carignano, Turín {iiaWa).— (Ana- 
tomía comparada, Gordldos.) 

Cannaviello (Prof. Eurico). —Villa Bruno, Portici (Ñapóles). 

Cari (Dr. J.), Ayudante del Museo de Historia Natural.— Ginebra {Suiza).— (En- 
tomología, Mlrlápodos.) 

Chevreux (Edouard).— Route du Cap, Bóne(Constantina).— Argelia.— (Cn/stó- 
ceos anfípodüs.) 

Choffat (Dr. Paul), de la Academia de Lisboa y de la Comisión del Servicio 
Geológico de Portugal.— Rúa do Arco a Jesús, 113, Lisboa. 

Coggeshall (Arthur), Jefe del Laboratorio de Paleontología del Museo Car- 
negie.— Pittsburgh (Estados Unidos). 

Corbiére (Louis), Profesor de Botánica en la Universidad. — Cherburgo 
(Francia). 

De Toni (Pr. Dr. Joannes Baptista), Director del Jardín Botánico de la Uni- 
versidad de Müdena (Italia). 

Dervieux (Prof. D. Ermanno).— Via Cario Alberto, 29.— Turín (Italia). -C/^aro- 
miniferos.) 

Distant (W. L.). — Steine Haus, Selhurst Road, South Norwood, Surrey (Ingla- 
terra).— (■/yemZ/^/é'/os.v) 

Dollíus (Adrien), Director de La Feuille des Jeunes natnralístes.—Rwe Pierre 
Charron, 35, Paris. 



(1) Con el objeto de fomentar las relaciones científicas entre los socios, se indica 
entre paréntesis y con letra bastardilla, después de las señas de su domicilio, si el 
socio cultiva en la actualidad más especialmente algún ramo de la Historia Natural. 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORLV NATURAL 9 

MM. Fauvel (C. Alberto), Abogado.— Rué Choroii, 3, Caen {¥r&\\c\ci).-(Coleópteros 
U especialmente Estafilínidos.) 

Gebien (H.)..-Stockardtstrasse, 21, Hamhm^-Wamm.— (Coleópteros.) 

Gestro (Raffaello), Doctor, Director del Museo Cívico de. Historia natural. - 
Viileta Dinegro, Genova {[Í3\\a).— (Coleópteros.) 

Griffini (Dr. Achille), Profesor en el Liceo «Berchet».— Milán (Italia).— ("ZT^to- 
mologia.) 

Grouvelle (A.).— Director de la Manufactura nacional de Tabacos de Issy, rué 
Ernest-Renan, Issy-les-Moulineaux (Seine) (¥ra\\c\cí).—( Clavlcornios exó- 
ticos.) 

Harlé (E.), Ingeniero.— 36, rué Emile Fourcaud, Burdeos {Fraríc\&). — (Paleon- 
tología.) 

Heckel (Edouard), Profesor en la Facultad de Ciencias.— 31, Cours Lieutaud, 
Marsella (¥ranc\a).— (Botánica.) 

Horváth (Qéza), Doctor en Medicina, Director del Museo Nacional de Hun- 
gría.— Museumring, 12, Budapest (Austria-Hungría).— r/Zem/p/eros.; 

Janet (Charles), Ingeniero, Doctor en Ciencias. -71, rué Paris Voisinlieu prés 
Beauvais, Oise (Francia).— ('Geo/o^/a y Paleontología, Hormigas, Avispas ti 
Abejas.) 

Jeannel (Dr. Rene).— 7, rué Ozenne, Toulouse (Hte. Qaronne) (Francia).— (/«- 
sectos cavernícolas.) 

Keil (D. Napoleón M.), Profesor en la Escuela de Comercio, Socio del Club 
de Historia Natural de Praga y de las Sociedades Entomológicas de Berlín, 
Stettin y Dresde.— Ferdinandstrasse, 38, Praga (Bohemia). 

Klapalek (Prof. Francisco).— Karolinenthal, 263, Praga.— (Tricópteros y Neu- 
rópteros.) 

Lagerheim (Prof. Gustav), Profesor en la Universidad de Estocolmo.— Cfiotó- 
nica sudamericana.) 

Leclerc du Sablón (M.), Profesor en la Universidad de Toulouse (Francia). 

Lesne (Pierre), Asistente de Entomología del Museo de Historia Natural.— 
10, avenue Jeanne, Asniéres (Seine) (¥ r anexa). ~~( Entomología , Coleópteros.) 

Lewis (Jorge).— 87, Frant Road, Tumbridge Wells (\x\g\ai&rra).— (Coleópteros 
del Japón e Histéridos.) 

Martin (Rene), Abogado.— Le Blanch (Indre) Francia.— (Neurópteros de Eu- 
ropa y Odonatos.) 

Meunier (Stanislas), Profesor de Geología del Museo de Historia Natural.— 
3, quai Voltaire, Paris.— (Litologia.) 

Montandon (Arnald L.).— Filaréte, Strada Viilor, Bukarest (Rumania). -r//!?- 
mípteros, principalmente heterópteros.) 

Olivier (Henry).— Baroches-au-Houlme (Orne), Francia. 

Piccioli (Comm. Francesco), Director del Instituto Forestal. — Vallombrosa 
(Italia).— Cfiotó«íca.^ 

Piccioli (Dott. Lodovico), Prof. ord. di Selvicoltura, Apicoltura e Tecnología 
nel R.° Istituto superiore Forestal.— Florencia (\\.a\\a).—( Botánica.) 

Porter (Dr. Carlos E.), Director del Museo y Laboratorio de Zoología aplica- 
da y Catedrático de Zoología general. Entomología y Microscopía del Insti- 
tuto Nacional Agronómico; Director y fundador de la Revista Chilena de 
Historia Natural y de los Anales de Zoología Aplicada; Director de la obra 
Fauna de Chile, Oficial de Instrucción pública, «Chevalier» del Mérito Agrí- 
cola, etc.— Dirección postal: Casilla, 2974, Santiago {ChWe.).— (Histología 
normal, Crustáceos decápodos, Longícornios , Hemípteros heterópteros, 
Cóccidos, Agromysidae y Bibliografía zoológica de la América latina). 

Reitter (Edmond).— Paskau ( Austria).— (Coleópteros.) 



10 LISTA DE SOCIOS 

MM. Richard (Jules), Doctor en Ciencias, Director del Museo Oceanógrafico.— 
lAonáco.— (Crustáceos inferiores.) 

Salomón (Dr. W.).— Instituto Mineralógico de la Universidad.— Heidelberg 
(Alemania). , 

Schouteden (H.).— 12, Chaussée d'Ixelles, Bruselas.— (Heniipteros.) 

Schulthess Rechberg (Antón v.), Doctor en Medicina. — Thalakerstrasse, 
Zuricli (Suiza).- (Entomoloffia, Ortópteros e Himenópteros.) 

Torre (D. Carlos de la), Catedrático en la Universidad de la Habana (Cuba). 

Turnez (W. Henry), de la Comisión Geológica.— Washington (Estados \Jm- 
áos).— (Geología.) 

Verneau (Dr. Rene), Profesor en el Museo de Historia Natural.— 48, rué Du- 
couédic, Paris W (Francia). 

Washington (Dr. Henry St.).— Locust, Mammouth Co., N. J. (Estados Unidos). 

Weise (J.).-Griebenowstrasse, 16, Berlín, u. 37.— (Coleópteros, esp. Curculió- 
nidos y Crisomélidos.) 



Socios numerarios (i). 

1918. Academia de Infantería.— Toledo. 

1915. Achúcarro (D. Nicolás), Doctor en Medicina, Profesor auxiliar en la Univer- 
sidad Central.— Lista, 11, M.aár\á.—(Histologia.) 

1903. Aguilar y Carmena (D. Fernando), Farmacéutico, Director de la Estación de 
Biología vegetal.— Illescas {loXeáo).— (Biología vegetal.) 

1912. Aguilar-amat (D. Juan Bautista), Ingeniero industrial.— Barcelona. 

1912. Agulnaco (D. Vicente), Médico oculista.— Santander. 

1902. Alabern (D. Enrique), Doctor en Medicina.— Borne-Pelaires, 104, Palma de 
^aWorca.— (Citología general e Histología.) 

1897. Alaejos y Sanz (D. Luis), Doctor en Ciencias, Conservador de la Estación de 
Biología marina.— Santander. 

1907. Alcalde del Río (D. Hermilio), Profesor en la Escuela de Artes e Industrias 

de Torrelavega (Santander). 

1914. Aleonada González (D. Ángel), Licenciado en Ciencias Naturales.— Alonso 

Fernández de Madrid, 2, Palencia. 
1917. Aldama Herrero (D. Ricardo), Alumno de Ciencias.— Barcelona. 

1915. Almela Meliá (D.Juan), Auxiliar del Instituto de Reformas Sociales.— Madrid. 
1901. Almera (D.Jaime), Canónigo de la Catedral.- Sagristans, 1, 3.°, Barcelona.— 

(Geología y Paleontología.) 

1914. Alvarado Fernández (D. Salustio), Licenciado en Ciencias Naturales.— Resi- 

dencia de Estudiantes.— Madrid. 

1915. Alvarez de Toledo (D. Ramón), Profesor auxiliar de la Facultad de Medi- 

cina.— Granada. 
1914. Alvira (D. Mariano), Doctor en Medicina.— Zaragoza. 

1908. Andreu y Rubio (D. José), Profesor de Historia Natural en el Seminario de 

Oriliuela (Alicante). 

1875 Antón y Ferrándiz (D. Manuel), Catedrático de la Facultad de Ciencias, Di- 
rector del Museo de Antropología.-01ózaga,5y7, Madrid,— Mwíropo/o^^í'oJ 

1894. Aragón y Escacena (D. Federico), Doctor en Ciencias Naturales, Catedrá- 
tico en el Instituto —León. 



(1) El nombre de los socios numerarios va precedido de la cifra que indica el año 
de su admisión en la Sociedad, y el de los socios fundadores y vitalicios, de las abre- 
viaturas S. F. y S. V., respectivamente. 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORL\ NATURAL 11 

1917. Aragón y Escacena (D. Francisco), Ayudante del Instituto.— León. 
1898. Araraburu y Altuna (D. Pedro), Doctor en Medicina, Director de la Escuela 
de Veterinaria.— Coso, 5, Zaragoza. 

1905. Aranda y Millán (D. Francisco), Catedrático de Zoología en la Universidad. 

Paseo de Sagasta, 22, Zaragoza. 
i885. Aranzadi y Unamuno (D. Teiesforo), Doctor en Farmacia y en Ciencias Na- 
turales, Catedrático de la Facultad de Farmacia de la Universidad.— Cor- 
tes, 635, 3.°, 2.", Barcelona. - (Antropología y Botánica.) 

1910. Ardlz Acha (D. Manuel). — Paseo de Pamplona, 7, Zaragoza. 

1909. Ardois (D. Juan).— Princesa, 43, ÍAaáñá. -(Coleópteros del Globo.) 

1903. Areses (D. Rafael), Ingeniero Jefe del Distrito Forestal de Pontevedra.— Tuy 

(Pontevedra). 

1902. Arévalo Carretero (D. Celso), Doctor en Ciencias Naturales, Catedráti- 
co y Vicedirector del Instituto, Director del Laboratorio de Hidrobiología 
del mismo.— Gran Vía del Marqués del Turia, 69, 2.°, Valencia.— ( Hidrobio- 
logía. J 

1915. Arias de Olavarrieta (D. José), Licenciado en Ciencias naturales.— Luna, 25, 
Madrid. 

1904. Arias Encobet(D. José), Catedrático en la Universidad.— Qomis, 37, princi- 

pal, Barcelona.— (Dípteros.) 

1906. Aser y C* (A.).-13, Unter den Linden, Berlín, W. 

1872. Ateneo científico y literario (Biblioteca del).— Prado, 21, Madrid. 

1917. Ateneo Conquense.— Mariano Catalina, 30, Cuenca. 

1917. Ateneo de Sevilla. 

1915. Ateneo Montañés.— Santander. 

1912. Atilló y Costilla (D. Manuel), Profesor de la Escuela de Ingenieros de Mon- 

tes.— Ferraz, 44, Madrid. 

1897. Azpeitia y Moros (D. Florentino), Profesor en la Escuela de Minas.— Fer- 
nando VI, 10, Madrid.— (Malacología y Diatomas.) 

1917. Báez Velasco (D. Eligio).-Puerta del Sol, 6, Madrid. 

1902. Bago y Rubio (D. Miguel), Comandante de Ingenieros. — Traiano, 15 y 17, 
Sevilla. 

1904. Bahía y Urrutia (E.xcmo. Sr. D. Luis), Abogado, Senador del Reino.— Alma- 
gro, 29, Madrid.-( Agricultura.) 

1913. Balasch (R. P. Jaime), Profesor de Historia Natural.— Colegio de San José, 

Valencia. 
1906. Balguerias y Quesada (D. Eduardo), Conservador del Jardín Botánico.— 
Príncipe, 27, Madrid. 

1914. Barbera Martí (D. Faustino), Doctor en Medicina, Director de la Revista 

valenciana de Ciencias Médicas.— Valencia. 

1913. Barnet (D. Ricardo), Profesor de la Escuela Alemana.— Barcelona. 

1891. Barras de Aragón ( D. Francisco de las), Catedrático de Mineralogía 
y Botánica de la Universidad. — Reinoso, 8, Sevilla. — (Entomología ij 
Botánica.) 

1901. Barreiro Martínez (R. P. Agustín).— Agustino, Doctor én Ciencias Natura- 
les.— Madrid.— ('yVíf/ (//esporos. > 

1895. Bartolomé del Cerro (D. Abelardo), Catedrático, por oposición, de la Uni- 
versidad.— Salamanca. 

1911. Beathy (Beatrice M.).— Minas del Astillero (Santander). 

1916. Beato y Pérez (D. José), Alumno de Ciencias.— Ledesma (Salamanca^. 
1916. Becerra y Herráiz (D. Antonio), Licenciado en Ciencias Naturales.— Cádiz. 

1912. Bellido y Golferichs (D. Jesús María), Catedrático de la Facultad de Medi- 

cina.— Zaragoza. 



12 LISTA DE SOCIOS 

1906. Beltrán Bigorra (D. Francisco), Catedrático de la Universidad y Director 
del Jardín Botánico.— Pizarro, 10, 'Va\encia.— (Botánica ) 

1905. Benedlto (D. José María), Jefe del Laboratorio de Taxidermia del Museo Na- 
cional de Ciencias Naturales.— Claudio Coello, 118, Madrid. 

1912. Benedito (D. Luis), Colector taxidermista del Museo Nacional.— Claudio 
Coello, 118, Madrid. 

1912. Benlsa (R. P. Fr. Melchor de). Director del Observatorio.— Totana (Murcia). 
1915. Benjumea Calderón (D. Antonio), Ingeniero de Minas.— Sevilla. 

1913. Bernaldo de Qulrós (D. Constancio), del Instituto de Reformas Sociales.— 

Lagasca, 97, Madrid. 

1910. Berraondo (D. Maiuiel), Catedrático en el Instituto.— Albacete. 

1912. Bertrán Olivella (D. Andrés), Alumno de Ciencias Naturales.— Barcelona. 
1903. Bescansa Casares (D. Fermín), Catedrático de Historia Natural en el Insti- 
tuto.— La Coruña.- (Botánica.) 
1898. Blas y Manada (D. Macario), Doctor en Farmacia.— Pez, 1, Madrid. 
1901. Bofill (D. José María), Doctor en Medicina.— Aragón, 281, Barcelona. 

1912. Bolívar y Pieltain (D. Cándido), Conservador interino del Museo Nacional 

de Ciencias Naturales.— Paseo del General Martínez Campos, 33, Madrid.— 
(Carábidos y Ortópteros.) 

1913. Bolívar y Pieltain (D. Ignacio), Doctor en Medicina, Ayudante del Insti- 

tuto de Radiactividad. -Don Ramón de la Cruz, 12, Madrid. 
S. F. Bolívar y Urrutia (D. Ignacio), Catedrático en la Facultad de Ciencias, Di- 
rector del Museo Nacional de Ciencias Naturales.— Paseo del General Mar- 
tínez Campos, 33, Niaáñá.— (Ortópteros, Hemípteros y Crustáceos.) 

1915. Bolos y Vayreda (D. Antón), Farmacéutico.— San Rafael, 28, Olot (Gerona). 

(Botánica.) 

1909. Bordas Celma (R. P. Manuel).-Escuelas Pías de Mataró (Barcelona). 

1898. Borobio (D. Patricio), Catedrático en la Facultad de Medicina.— Coso, 47, 
Zaragoza. -(Pediatría.) 

1872. Boscá y Casanoves (D. Eduardo), Licenciado en Medicina, Catedrático jubi- 
lado de la Facultad de Ciencias en la Universidad. -Avenida del Puerto, 42, 
V a\e.nc\a.— (Reptiles de Europa.) 

1900. Boscá y Seytre (D. Antimo), Doctor en Ciencias, Catedrático en el Institu- 

to.— Castellón.— C/Wí>2é'ro/o.í?'/í7.> 

1916. Breuil (M. Henry), Profesor en el Instituto de Paleontología humana.— París. 

1912. Brolemann (H. W.).— Pau (Bajos Pirineos, ¥ranz\a).- ( Entofnología general 

especialmente Miriápodos.) 

1901. Brugaés y Escuder (D. Casimiro), Doctor en Farmacia y en Ciencias. - 

Bruch, 66, Barcelona.— (^///s/o/Ojg-/« vegetal.) 
1883. Buen y del Cos (D. Odón de), Ex Senador, Catedrático de Mineralogía y Bo- 
tánica en la Universidad Central, Director del Instituto Español de Ocea- 
nografía.— Lagasca, 116, M.aár\á.—( Biología marina.) 

1915. Buen y Lozano (D. Fernando de), Licenciado en Ciencias y Alumno de Far- 

macia.— Lagasca, 116, Madrid. 

1911. Buen y Lozano (D. Rafael de), Catedrático de la Sección de Ciencias en la 

Facultad de Medicina.— Cádiz. 

1916. Buen y Lozano ( D. Sadi de). Licenciado en Medicina. — Lagasca , 1!6, 

Madrid. 

1915. Busquets Mollera (D. Narciso), Licenciado en Ciencias Naturales.— Bar- 
celona. 

1901. Caballero (D. Arturo), Catedrático de la Universidad. -Bertrán, 104, San 
Gervasio (Barcelona). 

1913. Caballero Fernández (D. Justo), Alumno de Ciencias.— Barcelona. 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL 13 

1908. Cabeza de León (D. Salvador), Catedrático de la Facultad de Dereclio en la 
Universidad.- Santiago. 

1912. Cabré y Aguilió (D. Juan).— Ventura Rodríguez, 2, M.adTÍd.-~(Espeleología.) 
1902. Cabrera y Díaz (D. Agustín), Doctor en Ciencias, Catedrático en el Institu- 
to.— Laguna de Tenerife (Canarias). 

1891. Cabrera y Díaz (D. Anatael), Médico cirujano.— Laguna de Tenerife (Cana- 
rias).— f/Y/Vne/íd/y/ÉTOs, Véspidos, Eiiménidos y Masáridos del Globo.) 

1S9G. Cabrera y Latorre (D. Ángel), Agregado al Museo Nacional de Ciencias Na- 
turales; Caballero de la Orden civil de Alfonso XIL— Claudio Coello, 115, 
Madrid.— CyVtom/'/íTos y Dibujo científico.) 

1917. Cabrero Martínez (D. Federico).— Sevilla. 
1906. Calaíat León (D. Juan).— Fuencarral, 42, Madrid. 

1901. Calleja y Borja-Tarrius (D. Carlos), Catedrático en la Facultad de Medici- 
na. —Cortes, 248, pral., Barcelona.- (Histología.) 

1910. Cambronero y González (D. Saturnino), Farmacéutico militar.— Veneras, 

1 y 3; l."dcha., Madrid. 
1889. -Camps (Sr. Marqués de). Diputado a Cortes.— Canuda, 16, pral., Barcelona. 
1916. Cañáis Carreño ÍD. Juan), Alumno de Ciencias Naturales.— Barcelona. 
1914. Candan y Pízarro (D. Feliciano), Rector y Catedrático de la Facultad de 

Filosofía y Letras de la Universidad.— Sevilla. 

1913. Carandell y Pericay (D. Juan), Doctor en Ciencias naturales. Catedrático 

en el Instituto.- Cabra.— (Geo/o^rá.^ 

1905. Carballo (D. Jesús María).— Antonio Acuña, 3, ís\aáñá.— (Espeleología.) 

1913. Carreras Montoya (D. Ricardo), Alumno de Ciencias Naturales.— Caballero 

de Gracia, 10 y 12, pral. izqda., Madrid. 

1914. Carreras Reura (D. Francisco), Licenciado en Ciencias Naturales.— Carran- 

za, 16, entresuelo, Madrid. 

1918. Carrión y Carrión (D. Pascual), Ingeniero Agrónomo.— San Fernando, 29, 

Sevilla. 

1877. Carvalho Monteiro (Excmo. Sr. D. Antonio Augusto de). Doctor en Dere- 
cho y en Ciencias Naturales por la Universidad de Coimbra, y Miembro de 
la Sociedad de Aclimatación de Río Janeiro.— Rúa do Alecrim, 70, Lisboa 
(Port\i§,a\).— (Lepidópteros.) 

1901. Casamada Mauri (D. Ramón).— Pelayo, 17, 2.°, Barcelona. 

1914. Casan (Rvdo. P. Ignacio), Profesor de las Escuelas Pías de Utiel.— Valencia. 

1901. Casares Gil (limo. Sr. D. Antonio), Médico Mayor de Sanidad Militar, Conseje- 
ro de Sanidad.— Plaza de Santa Catalina, 2, JAaár{á.—( Hepáticas y Musgos.) 

1901 . Casares Gil (Excmo. Sr. D. José), Catedrático en la Facultad de Farmacia, Se- 
nador del Reino.— P.^ de Sta. Catalina, 2, Madrid.— (Análisis guímico mineral. ) 

1906. Cascón y Martínez (D. José), Ingeniero Agrónomo.- Lagasca, 119, Madrid. 
1901. Casino de Zaragoza. 

1911. Castaños Fernández (D. Emiliano), Catedrático del Instituto.— Huesca. 

1912. Castro y Barea (D. Pedro), Doctor en Ciencias Naturales, Auxiliar en la Uni- 

versidad.— Sevilla. 
1905. Castro y Pascual (D. Francisco), Catedrático de la Facultad de Farmacia, 

Secretario general de la Universidad Central.— Valverde, 9, Madrid. 
1901. Cátedra de Mineralogía y Botánica de la Universidad de Barcelona. 
1901. Cátedra de Mineralogía y Botánica de la Universidad de Santiago. 

1907. Cátedra de Mineralogía y Botánica de la Universidad Central.— Madrid. 
1916. Cátedra de Mineralogía y Zoología de la Facultad de Farmacia de la Llniver- 

sidad de Santiago. 
1914. Cavero Martínez (D. Isidoro), Licenciado en Ciencias Naturales.— Sagasf a, 
3, Madrid. 



14 LISTA DE SOCIOS 

1884. Cazurro y Ruiz (D. Manuel), Doctor en Derecho y en Ciencias Naturales, Ca- 
tedrático en el Instituto.— Paseo de Gracia, 78, Barcelona.— (Prehistoria // 
Micrografi'a.) 

1905. Cendrero (D. Orestes), Doctor en Ciencias Naturales, Catedrático en el Ins- 
tituto.— Santander. 

1916. Cerralbo (Excmo. Sr. Marqués de).— Ventura Rodríguez, 2, Madrid. 

1891. Chaves y Pérez del Pulgar (D. Federico), Doctor en Ciencias Físico-quími- 

cas, Director del Museo regional. ~ Córdoba. — (Mineraloffía y Cristalo- 
grafía.) 
1913. Cillero y Ángulo (D.José), Ayudante del Instituto.— Reus. 

1913. Cillero y Ángulo (D. Marcelino\ Catedrático en el Instituto.— Reus. 

1916. Codina (D. Ascencio).— Sors, 35, Gracia, Barcelona.— C/r?st?c/os de Cataluña.) 
1873. Codorníu (Excmo. Sr. D. Ricardo), Inspector general jubilado de primera 

clase del Cuerpo de Ingenieros de Montes, Gran cruz de Isabel la Católica 
y del Mérito Agrícola.— Murcia. 

1914. Cogolludo y Bejarano (D. José María), Licenciado en Ciencias y Farmacia. 

Martín de los Heros, 20, }A.aár\á..^( Botánica.) 

1907. Colomo y Amarillas (D. Victoriano), Profesor en la Escuela de Veterinaria. 

Olivar, 1, Madrid. 

1913. Conde de la Vega del Sella.— Nueva (Asturias). 

1914. Conde y Lledó (D. Enrique), Ingeniero de Minas.— Claudio Coello, 1, Madrid. 

1917. ContrerasOcón (D.Cristóbal), Profesor auxiliar de la Universidad. —Granada. 

1892. Corrales Hernández (D. Ángel), Catedrático en el Instituto.— Ciudad Real. 

1872. Cortázar (Excmo. Sr. D. Daniel de). Senador del Reino, Inspector general ju- 
bilado del Cuerpo de Ingenieros de Minas, de las Reales Academias de la 
Lengua y de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, Consejero de Instruc- 

• ción pública.— Velázquez, 16, hotel, Madrid. 

1901. CoscoUano y BuriUq (D. José), Catedrático en el Instituto.— Baeza. 

1915. Crespi y Jaume (D. Luis), Catedrático en el \nst\t\xto.—Lngo.—( Agricultura.) 

1902. Cru y Marqués (D. Enrique), Naturalista disecador.— San Vicente, 245, Valen- 

cia.— rOo/o^/fl y Ornitología.) 

1903. Cruz (D. Emiliano de la). Ingeniero jefe de las Minas de Ribas (Gerona), de 

las Sociedades geológicas de Londres, Francia, Bélgica e Italia, etc.. Inge- 
niero graduado de los Institutos de Minas de Londres y de Newcastle.— 
Minas de Ribas, Gerona. 
1902. Cruz Nathan (D. Ángel B. de la). Profesor auxiliar en el Instituto.— Liber- 
tad, 117, Cabañal (Valencia).— ('Zoo/o^vo.; 

1915. Cuesta Urcelay (D. Juan), Licenciado en Ciencias Naturales.— iyVartín de los 

Heros, 57, Madrid.— ('fíotó«/ca.; 

1912. Cusí y Ventades (D. Ernesto), Doctor en Ciencias, Conservador interino 

del Museo Nacional de Ciencias Naturales.- Ferraz, 94, Madrid. 
1910. Dantín y Cereceda (D. Juan), Catedrático en el Instituto.— Guadalajara. 
1910. Darder Pericas (D. Bartolomé), Licenciado en Ciencias.— Vallori, 18, Palma 

de lAaWorca.— (Estratigrafía.) 
1910. Darder y Cánaves (D. Emilio).— Temple, 9, Palma de Mallorca. 

1908. Decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Salamanca. 

1916. Decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Valencia. 

1913. Decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad.- Obispo, 9, Valladolid. 

1909. Delgado Lauger (D. Jorge).— Paseo de Colón, 3, Barcelona. 

1917. Deselaers (Dr. Hubert), Doctor en Medicina.— Moya, 4, Barcelona.— f/l/z/ro- 

pologia.) 
1902. Deulofeu (D. José), Catedrático de Química inorgánica en la Facultad de 
Farmacia.— Santiago. 



DE LA RKAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL 15 

1890. Díaz del Villar (limo. Sr. D. Juan Manuel), Doctor en Medicina, Catedrático 
en la Escuela de Veterinaria, Consejero de Sanidad.— Atocha, 127, duplica- 
do, Madrid.— (Episoarios y Entomozoarios.) 

1899. Díaz Tosaos (R. P. Filiberto), Doctor en Ciencias, Conservador por oposición 
en el Museo Nacional de Ciencias Naturales.— Fuencarral, 155, Madrid. 

1901. Diez Tortosa(D. Juan Luis), Catedrático en la Facultad de Farmacia.— Reyes 

Católicos, 47, Granada.— f'ZJo/í/Ví/cf?.^ 
1907. Diez Tortosa (D. Manuel), Licenciado en Ciencias Naturales.— Granada. 

1911. Dodero (D. Agostino), fu Gno.— Vía Qropallo, 6-3; Casella póstale, 1160, Gé- 

S V 

■ ■ x^Q)\&{\\.?lX\q).— (Coleópteros de Europa.) 

1915. Dominguez (D. Baldomero), Catedrático de Historia Natural en el Instituto.— 

Almería. 
1917. Domínguez y Montero (D. Pedro), Alumno de Ciencias Naturales.— Línea 

del Tajuña.— Albalate de Zorita. 
1917. Doreste y Betancor (D. Federico).— Ballesta, 5, 2.°, Madrid. 

1913. Dubois (D. Carlos).— Ferraz, 52, bajo, Madrid. 
1903. Dulau (M.).— Soho Square, 37, Londres. 

1890. Dusmet y Alonso (D. José M.), Doctor en Ciencias Naturales, Naturalista 
agregado al Museo Nacional.— Plaza de Santa Cruz, 1 ,h\adx\d.—( Himenóp- 
teros.) 

1909. Eguren y Bengoa (D. Enrique), Catedrático de la Universidad.— Oviedo. 

1898. Eleizegui (D. Antonio), Catedrático en la Facultad de Farmacia.— Plaza de 
la Universidad, 5, 3.°, Santiago. 

1888. Elizalde y Eslava (D. Joaquín), Catedrático de Historia Natural en el Institu- 
to.— Logroño. 

1912. Escalas Real (D. Jaime), Doctor en Medicina.— Salellas, 2, Palma de Ma- 

llorca. 

1902. Escribano (D. Cayetano), Conservador del Museo Nacional de Ciencias Natu 

rales, Profesor auxiliar de la Facultad de Ciencias.— Colmenares, 6, 2.° iz- 
quierda, Madrid. 

1872. Escuela de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos (Biblioteca de la).— 
Alfonso XII, Madrid. 

1872. Escuela de Ingenieros de Montes (Biblioteca de la). -Madrid. 

1894. Escuela de Veterinaria de Madrid. 

1905. Escuela Normal de Maestros de Granada. 

1917. Escuela Normal de Maestras de Guipúzcoa.— San Sebastián. 

1917. Escuela Normal de Maestros de Sevilla. 

1917. Escuela Normal de Maestras de Vizcaya.— Bilbao. 

1915. Escuela Superior de Comercio de Málaga. 

1907. Espejo y Casabona (D. Francisco), Regente de la Escuela Normal de Maes- 
tros.— Granada. 

1905. Estación de Biología marina.— Puerto Chico, Santander. 

1917. Estébanez (D. Rosendo), Doctor en Farmacia.— Plaza de Bilbao, 7, Madrid.— 

(Botánica.) 
1932. Esteva (D. José), Presbítero.— Clavería, ó.— Q&rona.— ( Botánica general y 

Criptogamia.) 

1914. Ezquieta y Ares (D. Joaquín), Alumno de Ciencias Naturales.— Barcelona. 
1878. Facultad de Ciencias de la Universidad (Biblioteca de la).— Valencia. 

1906. Facultad de Ciencias de la Universidad de Granada. 
1917. Facultad de Ciencias de la Universidad de Murcia. 

1903. Facultad de Farmacia de la Universidad de Granada. 

1914. Fallot (M. Paul).— Laboratoire de Géologie, place Notre Dame, Grenoble 
(Francia). 



16 



LISTA DE SOCIOS 



1909. Faura y Sans (D. Mariano), Presbítero, Profesor Auxiliar, por oposición, 

en la Facultad de Ciencias. -Valencia, 234, principal, ¡.".—Barcelona. 

1914. Feced Cañeque (D. J. Gonzalo), Licenciado en Ciencias Naturales.— Humilla- 
dero, 2, Madrid. 

1914. Fenech (D. Rafael), Ingeniero.-Qranada. —rCr/sto/o^ra/i'a química.) 

1910. Feraández (D. Ambrosio). — Agustino. — Colegio de Uclés, por Tarancón 

(Cnencñ\.-(Lepldópteros.) 

1911. Fernández Alonso (D.^ luana). Profesora en la Escuela Normal de Maestras 

de La Coruña. 

1904. Fernández Galiano (D. Emilio), Catedrático en la Universidad.— Barcelona. 

1914. Fernández Hernández (D. Alfredo), Profesor de Historia Natural en el Co- 
legio Cervantes.— Hernán Cortés, 19, Valencia. 

1908. Fernández Martí (D. José), Doctor en Medicina y Licenciado en Ciencias 
Naturales, Jardinero Mayor del Botánico.- Valencia. 

1907. Fernández Martínez (D. Fidel), Médico.— Granada. 

1916. Fernández Montesinos (D. Gregorio), Médico.— Granada. 

1890. Fernández Navarro (D. Lucas), Catedrático de Cristalografía en la Facul- 
tad de Ciencias.— Velázquez, 64, Madrid. 

1913. Fernández-Nonidez (D. José), Decano y Catedrático de Zoología en la Uni- 

versidad.— Murcia. 

1917. Fernández Riofrío (D. Benito), Licenciado en Ciencias Naturales.— Bar- 

celona. 

1900. Ferrando y Más (D. Pedro), Catedrático de Mineralogía y Botánica en la 

Universidad.— Paseo de Sagasta, 9, Zaragoza. 

1912. Ferré Gomis (D. Roberto).— Barcelona. 

1885. Ferrer (D. Carlos), Doctor en Medicina y Bachiller en Ciencias.— Ronda de 
la Universidad, 16, 1.°, Barcelona. 

1914. Ferrer (R. P. Francisco), Profesor y Secretario del Colegio de la Concep- 

ción de Onteniente (Valencia). 
1907. Ferrer Hernández (D. Francisco), Profesor Auxiliar, por oposición, en la 
Universidad.— Sierpe, 3, M.3iár\ú..-~(Esponjas.) 

1915. Ferrer y Galdiano (D. Manuel), Licenciado en Ciencias Naturales.— Paseo 

de Recoletos, 37, Madrid.— (^Cn/stóceos.^ 
1879. Flórez y González (D. Roberto).-Cangas de Tineo (Asturias).-r£'«/omo- 

logia.) 

1901. Folch y Andreu (D.Rafael), Catedrático de la Facultad de Farmacia.-Madrid. 
1912. Fónt Quer (Dr. Píoi, Licenciado en Ciencias y Farmacéutico militar.— Sicilia, 

26 bis, Barcelona.— r^otó/j/or/.j 

1914. Fraga Torrejón (D. Eduardo de). Maestro superior.-Olid, 4, Madrid. 

1910. Franganillo Balboa (P. Pelegrín), S. J., Profesor y Director del Laboratorio 
biológico y micrográfico en el Colegio de la Inmaculada.— Apartado 32, 
G\\óx\.—{Aracnología y en especial Araneologia.) 

1917. Frankowski (D. Eugeniusz), Ayudante del Instituto Antropológico de la 
Universidad de Cracovia.— Carretas, 12, Niaáñá..— ( Antropología ij etno- 
grafía.) 

1914. Fructuoso Tristancho (D. Gonzalo), Auxiliar en el Instituto.— Albacete. 
1888. Fuente (D. José María de la), Presbítero. -Pozuelo de Calatrava (Ciudad 

Rea\).— (Entomología. Coleópteros de Europa. Admite cambios de estos in- 
sectos.) 

1915. Fuentes Pascual (I). Joaquín), Doctor en Ciencias Químicas y Director del 

Laboratorio Agrícola de Navarra -Pamplona. 
1890. Fuset y Tubiá (D. José), Catedrático en la Universidad.— Valencia, 195, Bar- 
celona.- ((insanos !j Dihnio cie/itífico.) 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL 17 

1914. Gabinete de Historia Natural de la Universidad de Sevilla. 

1904. Galán (D. Alfonso), Licenciado en Ciencias Naturales, Conservador del La- 
boratorio biológico marino de Baleares.— Palma de Mallorca. 

1910. Gamuiidi Ballester (D. Juan), Farmacéutico militar.— Palma de Mallorca 
(Baleares). 

1916. Gandolfi Hornyold (Dr. Alfonso), Privat-Docent de la Universidad, 6, Ave- 

nue de Florissant, Ginebra. 

1914. Garbayo Ayala (D. Saturnino), Alumno de Ciencias Naturales.— Barcelona. 
1872. García y Arenal (limo. Sr. D. Fernando), Ingeniero Jefe de Caminos, Cana- 
les y Puertos.— Lista, 4, Madrid. 

1913. García Banús (D. Mario), Doctor en Ciencias Naturales.— Olózaga, 6, Ma- 
drid.— (Hisfo/ogía.) 

1913. García Bayón-Campomanes (D. Pedro), Licenciado en Ciencias Naturales.— 
Don Benito (Badajoz). 

1915. García del Cid (D. Francisco), Alumno de Ciencias Naturales.— Barcelona. 
1906. García González (D. Joaquín).— Preciados, 46, 3.°, Madrid. 

1913. García ízcara (D. Dalmacio), Director de la Escuela de Veterinaria.— Plaza 

de la Cebada, 9, Madrid. 
1877. García Mercet (D. Ricardo), Secretario de la Asociación española para el 
progreso de las Ciencias. Naturalista agregado al Museo Nacional de Cien- 
cias Naturales, Subinspector de Sanidad militar,— Glorieta de Quevedo, 10, 
Madrid.^(Himenópteros de Europa.) 

1899. García Várela (D. Antonio), Catedrático de Mineralogía y Botánica en la 

Universidad de Santiago {Ga\\c\a).^( Hemipteros.) 

1910. García Velázquez (D. Pedro), Ingeniero de Minas.— Res, 6, Sevilla. 

1909. Garma (D. Félix de la), ex Diputado provincial. Licenciado en Derecho.— La 
Paraya-Guriezo (Santander).— fP/sc/cü/torí/.j 

1900. Gelabert Rincón (Rvdo. D. José).— Llagostera, Gerona.— (Mineralogía y Geo- 

logía.) 

1917. Gil de Ceballos (D. Julio), Alumno de Ciencias Naturales.— Mérida (Badajoz) . 

1914. Gil Lletget (D. Augusto), Licenciado en Ciencias Naturales. —Serrano, 19, 

Madrid.— M^es-^ 

1912. Gil Montaner (D. Federico), Ayudante del Instituto.— Campoamor, 24 y 26, 
Castellón. 

1917. Gila (D. Frutos), Licenciado en Ciencias químicas.- Gobernador, 31, Madrid. 

1896. Giménez de Aguilar y Cano (D. Juan), Catedrático de Historia Natural en el 
Instituto. Casa ^\ar\ca.—Cuer\ca.—( Lepidópteros.) 

1912. Goizueta y Díaz (D. Jesús), Catedrático y Decano de la Facultad de Farma- 
cia.— Barcelona. 

1912. Gómez de Llarena y Pou (D. Joaquín), Doctor en Ciencias Naturales, Museo 
Nacional de Ciencias Naturales, Madrid.— ('Geo/o^v'a y Geografía.) 

1914. Gómez Fernández (D. Luis).— Travesía del Conde Duque, 8, Madrid. 

1911. Gómez Llueca (D. Federico), Farmacéutico, Catedrático en el Instituto.— 

Teruel.— ('Geo/o^í'fl.^ 

1917. Gómez-Menor y Ortega (D. Juan), Alumno de Ciencias Naturales.— Pez, 24, 
Madrid. 

1914. Gómez Miguel (Rvdo. P. Ensebio), Profesor de las Escuelas Pías.— Sevilla. 

1894. Gómez Ocaña (Excmo. Sr. D. José), Senador vitalicio, de las Reales Acade- 
mias de Medicina y Ciencias, Catedrático de Fisiología en la Facultad de 
Medicina.— San Agustín, 7, segundo, Madrid. 

1916. Gómez Rodríguez (D. Mariano de la Paz).— Plaza de Alfonso XII, 8, Linares 

(Jaén). 
9. Gómez Vega (D. }Qsé).—?>aniands^r.—( Antropología.) 

Tomo xvui.— Enero, 1918. 2 



18 LISTA DE SOCIOS 

1910. González (D. Saturio), P. B. ^Convento de Santo Domingo de Silos (Bur- 
gos).— (Mamíferos.) 

1881. González Fragoso (D. Romualdo).— Eloy Gonzalo, 14, principal, Madrid.— 

(Micoloffí'a.) 
S. F. González Hidalgo (D. Joaquín), de la Real Academia de Ciencias, Catedrá- 
tico de Zoografía de animales inferiores y moluscos, Jefe de la Sección de 
Malacología del Museo Nacional.— Carmen, 4, Madrid. 

1916. González Nicolás (D. Antonio), Ingeniero de Minas.— Sevilla. 

1915. González Regueral (D. José Ramón), Licenciado en Ciencias Naturales.— 

Inerarity, 13 y 15, Gijón. 
1902. González Sánchez (D. Francisco).— Granada. 

1917. González Sevilla (D. Ramón). Granada. 

1914. Goñi Nagore (D. Ramón), Licenciado en Ciencias Naturales.— Mayor, 79, 

Pamplona. 

1918. Granja agrícola de la Fundación Rodríguez Fabres. ^Salamanca. 

1882. Gradilla y Gauna (D. Apolinar Federico), Catedrático de la Facultad de 

Ciencias, Director y Jefe de la Sección de cultivos del Jardín Botánico.— 
Estrella, 7, principal, N\.adrid.— (Geología t/ Botánica.) 
1898. Gregorio Rocasolano (D. Antonio), Catedrático de la Facultad de Ciencias. 
Zaragoza. 

1916. Guerrero Rodríguez (D. Gregorio F.), Licenciado en Ciencias Naturales.— 

Lope de Vega, 39 y 41, principal, Madrid. 
1907. Heintz (D. Luis), Licenciado en Ciencias, Director del Colegio de Nuestra 

Señora del Pilar.— Goya, 13, Madrid. 
1893. Hernández-Pacheco y Esteban (D. Eduardo), Catedrático de la Facultad 

de Ciencias, Jefe de las Secciones de Geología y Mineralogía del Museo 

Nacional de Ciencias Naturales.— Eloy Gonzalo, 13, Madrid.— CGeo/o^/'a í/ 

Paleontología.) 
1888. Hoyos (D. Luis), Doctor en Ciencias Naturales y en Derecho, Catedrático de 

la Escuela Superior del Magisterio.— Genova, 19, M.adrid.— (Antropología.) 

1901. Hueso (D. José), Doctor en Ciencias, Profesor numerario de la Escuela Nor- 

mal.— Llano del Remedio, 8, Valencia. 

1915. Huguet del Villar (D. Emilio), Director Fundador del Archivo Geográfico de 

la Península Ibérica.— Lista, 62, Madrid. 

1907. Huguet y Padró (D. Mariano), Doctor en Medicina.— Barcelona.— r^acter/o- 

logía.) 

1895. Huidobro y Hernández (D. José), Doctor en Ciencias, Conservador por opo- 
sición en el Museo Nacional de Ciencias Naturales. -Ruiz, 12, segundo, 
Madrid. 

1895. Ibarlucea (D. Casto), Catedrático de Agricultura en el Instituto. -More- 
ras, 6, segundo, Cáceres. 

1914. Ibarra y Méndez (D. Rafael), Licenciado en Ciencias Naturales.— Ferraz, 7, 
Madrid. 

1916. Iglesias Iglesias (D. Luis), Doctor en Ciencias Naturales.— Santiago.— ^Co- 

leóp teros.) 

1902. Imprenta de Fortanet.- Libertad, 29, Madrid. 

1908. Instituto general y técnico de Alicante. 
1906. Instituto general y técnico de Baeza. 

1903. Instituto general y técnico de Barcelona. 
1901. Instituto general y técnico de Burgos. 
1916. Instituto general y técnico de Castellón. 
1906. Instituto general y técnico de Ciudad Real. 

1909. Instituto general y técnico de Cuenca. 



DK LA RKAL ESPAÑOLA DE HLSTORIA NATURAL 19 

1916. Instituto general y técnico de Figueras (Gerona). 

1907. Instituto general y técnico de Granada. 
1901. Instituto general y técnico de Quadalajara. 

1903. Instituto general y técnico de Huelva. 

1908. Instituto general y técnico de Huesca. 

1908. Instituto general y técnico de La Coruna. 

1917. Instituto general y técnico de Lugo. 
1917. Instituto general y técnico de Mahón. 
1915. Instituto general y técnico de Málaga. 

1904. Instituto general y técnico de Orense. 
1904. Instituto general y técnico de Falencia. 

1901. Instituto general y técnico de Palma de Mallorca. 
1904. Instituto general y técnico de Pontevedra. 

1909. Instituto general y técnico de Reus (Tarragona). 

1915. Instituto general y técnico de Salamanca. 

1872. Instituto general y técnico de San Isidro (Biblioteca del).— Madrid. 

1903. Instituto general y técnico de San Sebastián (Guipúzcoa). 

1913. Instituto general y técnico de Santander. 

1901. Instituto general y técnico de Santiago, 

1916. Instituto general y técnico de Sevilla. 
1880. Instituto general y técnico de Valencia. 
1901. Instituto general y técnico de Vitoria. 
1901. Instituto general y técnico de Zaragoza. 

1909. Instituto Oswaldo Cruz.— Chez Mr. A. Schlachter, 46, rué Madame, Paris. 
1872. Jardín Botánico (Biblioteca del!.— Madrid. 

1906. Jerónimo Barí oso (D. Manuel), Doctor en Ciencias Naturales, Auxiliar en la 

misma Facultad, Catedrático del Instituto.— Salamanca.— (^5/70íoos.> 
1884. Jiménez de Cisneros (D. Daniel), Catedrático de Historia Natural en el Insti- 
tuto.— Medina, 38, Alicante, 
1901. Jimeno Egurbide (D. Florentino), Doctor en Farmacia.- Plaza Real, 1, Bar- 
celona. 

1917. Jorro Azcurre (D Ángel), Alumno de Ciencias Naturales.— Barcelona. 
1917. Junta de Obras del Puerto.— Almería. 

1909. Labarta (D. Eugenio), Ingeniero de Minas.— Santiago. 

1907. Laboratorio biológico marino de Baleares.— Palma de Mallorca. 

1906. Laboratorio de radiactividad de la Facultad de Ciencias, Madrid. 

1913. Laguna y Gómez (D. Luis), Licenciado en Ciencias naturales. —Estación, 8, 
Miguelturra (Ciudad Real). 

1884. Lauffer (Excmo. Sr. D.Jorge), Agregado al Museo Nacional de Ciencias na- 
turales, Gran Cruz del Mérito Agrícola, Caballero del mismo y de la Orden 
civil de Alfonso XII.— Juan de Mena, 5, M.adñd.— (Coleópteros i¡ Lepidópte- 
ros de España.) 

1888. Laza (D. Enrique), Presidente de la Sociedad Malagueña de Ciencias.— Mo- 

lina Lario, 4 y 6, Niá\a^a.—( Análisis químico.) 

1917. Leroy (Dr. Edouard), Doctor en Ciencias por la Universidad de Bruselas.— 
Fábrica Solvay. Torrelavega (Santa\\áer).—( Fanerógamas y Geografía bo- 
tánica.) 

1909. López (Excmo. Sr. D. Claudio), Marqués de Comillas.— Madrid. 

1889. López de Zuazo (D. José), Doctor en Ciencias Naturales, Catedrático en el 

Instituto.— Zaragoza. 

1907. López Mateos (D. Rafael), Catedrático de Agricultura en el Instituto.-Granada. 
1901. López Mendigutia (D. Fernando), Doctor en Ciencias Naturales, Profesor au- 
xiliar, por oposición, en la Facultad de Ciencias.- Barcelona. 



20 LISTA DE SOCIOS 

1909. Loro y Gómez del Pulgar fD. Manuel V.), Catedrático en el Instituto.— 
Soria. 

1909. Loustau y Gómez de Membrillera (D. José), Catedrático de Mineralogía y 

Botánica en la Universidad.— Murcia. 
1905. Lozano Rey (D. Luis), Catedrático de Zoografía de Vertebrados de la Uni- 
versidad Central, Jefe de la Sección de Osteozoología del Museo Nacional 
de Ciencias Naturales.— Lagasca, 119, Madrid. 

1901. Llenas y Fernández (D. Manuel).— Avenida de la República Argentina, 5, 

principal, Barcelona.— (Botánica.) 

1902. Llordy Gamboa (D. Ramón), Doctoren Cienciasy Medicina.— Jorge Juan, 59, 

Madrid.- (Química geológica.) 
1914. Llórente Lacave (D. Carlos).— Sevilla. 

1916. Llórente Lacave (D. Juan Pedro).— Sevilla. 

1908. Llovet Vergara (D. Alejandro).— Escuderos, 4, Segovia. 

1897. Maciñelra y Pardo (D. Federico G.), Cronista oficial de Ortigueira (La Co- 
r\xi\a)-~( Prehistoria.) 

1907. Macho Tomé (D. Aquilino), Doctor en Farmacia.— Saldaña (Falencia). 

1887. Madrid Moreno (limo. Sr. D. José), Sub-Jefe del Laboratorio municipal. Ca- 
tedrático de Técnica micrográfica e Histología vegetal y animal en la Fa- 
cultad de Ciencias, Jefe de la Sección de Microbiología del Jardín Botáni- 
co, Consejero de Sanidad y de Instrucción pública.— Serrano, 40, Madrid.— 
(Micrografia.) 

1917. Maluquer y Nicolau (D. Joaquín), Ingeniero Industrial, Bai'celona. 

1903. Maluquer y Nicolau (D. José).— Rosellón, 323, Barcelona. 

1913. Marcet (D. Jaime), Profesor auxiliar de la Universidad. — Lauria, 49, Bar- 
celona. 

1913. Marín Sáenz de Viguera (D. Antonio), Licenciado en Ciencias naturales.— 

Madrid. 

1873. Marín y Sancho (D. Francisco), Licenciado en Farmacia.— Silva, 49, 2.° de- 

recha, Madrid. 

1914. Martí Más (D. Ramón), Alumno de la Facultad de Medicina.— Pi y Margall, 

52, Valencia. 

1915. Martín Lázaro (D. José), Farmacéutico. — Hospital Militar.— Valladolid. 

1910. Martín Lecumberri (D. Nicomedes E.), Auxiliar en la Universidad.— Diago- 

nal, 323, Barcelona.— (Diatomáceas. Microfotografia.) 

1918. Martin y Cardoso (D. Gabriel), Licenciado en Ciencias Naturales.— Marqués 

de Urquijo, 3, Madrid. 
1889. Martínez de la Escalera (D. Manuel».— Zurbano, 9, lAaár\á.— (Coleópteros 
de Europa y Marruecos.) 

1892. Martínez Fernández-Castillo (D. Antonio), Doctor en Ciencias Naturales, 

Catedrático en el Instituto de San Isidro.— Ferraz, 84, ^\aár\á.—( Ento- 
mología e Histología.) 

1918. Martínez González (D. Serapio), Alumno de Ciencias Naturales.— Pizarro, 
15, 3.°, Madrid. 

1903. Martínez Girón (D. Paulino), Abogado y Vicecónsul de Chile.— Corral del 
Rey, 9, Sevilla. 

1893. Martínez Núñez (R. P. Zacarías), Agustino, Doctor en Ciencias Naturales. 

El Escorial (Madrid). 

1874. Martínez y Ángel (D. Antonio), Doctor en Medicina. — Hortaleza , 89, 

Madrid. 
1901. Martínez y Martínez (D. Cesáreo), Catedrático en el Instituto.— Convento, 

2, Qijón. 
1913. Marvier (D. Evan), Ingeniero Inspector del servicio telegráfico de la Compa- 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL 21 

ñia de los ferrocarriles Andaluces.— Sánchez Pastor, 8-10, M-d\sg,'d.-( Ento- 
mología.) 

1914. Mas de Xaxars y Palet (D. José M.'''), Ingeniero químico.— Méndez Núñez, 
6, 3.°, 2.''.— Barcelona.— rCí2ra6/í/os.; 

1898. Más y Guindal (D. Joaquín), Oficial 1.° de Sanidad militar.— Ruiz, 13, Madrid. 

1912. Maynar Dupla (D. Jesús), Doctor en Ciencias Naturales.— Manifestación, 93, 

Zaragoza. 

1913. Mayordomo (D. Valentín), Profesor de Historia Natural en el Colegio de 

Nuestra Señora de la Antigua.— Orduña (Vizcaya). 
1905. Mazarredo (D. Rafael), Ingeniero Jefe de Caminos.— Alcalá, 31, Madrid. 
1909. Medina Martínez (D. Alfonso), Médico.— Serrano, 36, Madrid. 

1888. Medina Ramos (D. Manuel), Doctor en Medicina, Catedrático de Anatomía 

en la Escuela de Medicina.— San Vicente, 8, SeviUa.—(/ilmenópteros.) 

1913. Meisser{Dr. D. Benedicto).— Barcelona. 

1909. Melcon (R. P. Agustín).— 10, Jang-tszée-poo-Road. Shanghai. China (Via Si- 

heria).— (Lepidópteros.) 
1892. Mendoza (D. Antonio), Jefe del Laboratorio provincial en el Hospital de San 
Juan de Dios.— Ronda de Atocha, 1, Madrid. 

1910. Mir y Llambias (D. Antonio), Catedrático de Agricultura en el Instituto.— 

Mahón. 
1917. Miranda Rivera (D. Alvaro), Licenciado en Ciencias Naturales.— Serrano, 

76, Madrid. 
1908. Montero y Rodríguez-Almarza (D. José), Licenciado en Ciencias Naturales. 

Madrid. 

1911. Monteverde (D. Félix), Ingeniero de Montes.— El Escorial (Madrid). 

1914, Morales Antequera (D. Carlos), Ingeniero agrónomo, Director de la granja 

de Alfonso XIII.- Sevilla. 
1917. Morales Fontán(D. Carlos).— Argote de Molina, 16, Sevilla. 
1903. Moran Bayo (D.Juan), Catedrático de Agricultura en el Instituto. -Córdoba 

(durante el verano en Medina de las Torres, Badajoz). 

1908. Morcillo (D. Ramón), Presbítero, Profesor del Sacro-Monte.— Granada. 

1909. Moreno Sevilla (D. Fernando).- Granada. 

1909. Moreno y Rodríguez (D. Agustín).— Catedrático del Instituto.— Orense. 

1900. Moroder y Sala (D. Federico).- Baja, 26, Valencia.— (Entomología, Coleóp- 
teros y Hemípteros.) 

1914. Moróte y Greus (D. Francisco), Doctor en Ciencias, Catedrático de Agricul- 
tura y Director del Instituto. -Pi y Margall, 52, Valencia. 

1914. Motos Fages (D. Mariano), Alumno de Ciencias Naturales.— Barcelona. 

1898. Moyano y Moyano (limo. Sr. D. Pedro), Catedrático y Secretario de la Es- 
cuela de Veterinaria, Comendador de número de la Orden civil del Mérito 
Agrícola, Caballero de la Orden civil de Alfonso XII y Caballero de 2.^ clase 
de la Orden del Mérito Militar.— S. Nacional, 18 duplicado, Zaragoza.— C£"/- 
nologia zootécnica.) 

1914. Múgica Mondragón (D. Hilario), Alumno de Ciencias Naturales.— Hurtado 
de Amézaga, 30, Bilbao. 

1902. Muñoz-Cobo (D. Luis), Doctor en Ciencias.— Catedrático en el Instituto.— 
h\k\aga.—(Malacologla- y Mineralogía.) 

1917. Muñoz y Muñoz (D. Juan), Farmacéutico Militar.— Sevilla. 

1872. Museo Nacional de Ciencias Naturales (Biblioteca del).— Hipódromo, Madrid. 

1894. Museo Pedagógico (Biblioteca del).— Daoiz, 3, Madrid. 

1889. Nacher y Vilar (D. Pascual), Catedrático en la Facultad de Ciencias.— 

Granada. 
1905. Nascimento (D. Luis Gonzaga do).— Setubal (Portugal). 



22 LISTA DE SOCIOS 

1905. Navarrete (D. Adolfo).— Zurbano, 8, Madrid. 

1903. Navarro (D. Leandro), Profesor de Patología vegetal en el Instituto Agríco- 
la de Alfonso XII.— Madrid. 

1917. Navarro Martin (D. Francisco), Licenciado en Ciencias Naturales.— Resi- 
dencia de estudiantes, Madrid. 

1908. Navarro y Neumann (R. P. Manuel M." S.\ S. J.— Director de la Estación 
sismológica de la Cartuja.— Apartado núni. 32, Granada.— (Sismología ij es- 
pecialmente terremotos españoles.) 

1916. Navaz y Sanz (D. José María), Alumno de Ciencias Naturales.— Hortaleza, 30, 

Madrid. 

1908. Nieto Valls (D. Gustavo), Catedrático en el Instituto.— Las Palmas (Ca- 

narias). 

1915. Novel Peña (D. José), Licenciado en Farmacia.— Avenida de Cervantes, ho- 
tel. Granada. 

1902. Novella (D. Joaquín), Catedrático en el Instituto de Gerona. 

1898. Novoa y Álvarez (D. Francisco), Vicecónsul de Portugal en Goyán, Socio 
correspondiente de la Arqueológica de Pontevedra y de la Española de Hi- 
giene, Comendador de las Ordenes de Cristo y de la Concepción de Villavi- 
ciosa de Portugal, Médico municipal de Tomiño, Socio de número de la Cruz 
Roja Española y condecorado con la medalla de plata de la misma Sociedad 
y con la de plata de Puentesampayo.— (Por Tuy), Goyán. 

1917. Obermaier (Dr. Hugo), Profesor agregado al Museo Nacional de Ciencias 

Naturales, Madrid. 

1872. Oberthür (D. Carlos), de la Sociedad Entomológica de Francia.— Faubourg 
de París, 36, Rennes (Ille-et-Vilaine), Francia.— (Lepidópteros.) 

1872. Oberthür (D. Renato), de la Sociedad Entomológica de Francia.— Faubourg 
de París, 36, Rennes (Ille-et-Vilaine), Francia.— (Coleópteros.) 

1872. Observatorio Astronómico (Biblioteca del).— Madrid. 

1917. Observatorio del Ebro.— Tortosa. 

1911. Olabe Alonso (D.José).— Santander. 

1911. Olea y Córdova (D. Gregorio).— Subinspector Farmacéutico de Sanidad Mi- 
litar.— Valverde, 8, pral., Madrid. 

1909. Olivar (D. Manuel), Doctor en Medicina, Profesor auxiliar en la Escuela de 

Veterinaria.— Zaragoza. 
1887. Onís (D. Mauricio Carlos de). Licenciado en Ciencias.— Santa Engracia, 23, 

principal, Madrid. 
1890. Ortega y Mayor (D. Enrique)— Calle de Carretas, 14, Laboratorio químico, 

Madrid. 
1897. Orueta (D. Domingo de), Ingein'ero de Minas.— Claudio Coello, 23, Madrid. 

(Geología.) 
1915. Owin y Cortés (D. Jacinto), Profesor de la Facultad de Medicina.— Sevilla. 
1905. Padró (D. José), Tecnógrafo de la Facultad de Ciencias. — Huertas, 70, 

Madrid. 
1894. Palacios (D. Pedro), de la Real Academia de Ciencias, Inspector general 

jubilado del Cuerpo de Ingenieros de Minas.— Montesquinza, 9, Madrid. 
1911. Pan Fernández (D. Ismael del). Catedrático en el Instituto. —Cáceres.— CGí'O- 

logia.) 
1881. Pantel (R. P. José), S. J.-Maison d'études, Gemert (Holanda).— M^^/ow/V? de 

insectos, Ortópteros.) 
5 . Pardillo Vaquer (D. Francisco), Catedrático de Cristalografía en la Univer- 
sidad.— Aribau, 152, Barcelona. 
1913. Pardo García (D. Luis), Alumno de Ciencias Naturales. -San Vicente, 205, 

Valencia. 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL 23 

1882. Paúl y Arozarena (D. Manuel José de).— San Vicente, 10, SeviUa.— fPafolo- 
gía reffctal.) 

1903. Pazos Caballero (D. J. H.), Médico-cirujano; Miembro de varias sociedades 
científicas y Corresponsal de la Academia de Ciencias de la Habana.— Mar- 
tí, 46, San Antonio de los Baños {CuhH).~(D!/jteros parásitos.) 

1898. Pella y Porgas (D. Pedro), Ingeniero industrial, químico y mecánico; Socio 
de mérito de las Económicas Aragonesa y Qerundense de Amigos del País 
y del Ateneo de Teruel; Ingeniero Jefe de la explotación del Ferrocarril de 
Cariñena a Zaragoza. —Zaragoza. —(Geología.) 

1907. Pereyra Galbiatti (D. José), Perito agrónomo por la Escuela de Montpellier. 
Arrecife (Lanzarote, Islas Canarias).— (Agronomía y Geología Agrícola de 
Canarias.) 

1913. Pérez (R. P. Valentín), Escolapio.— Getafe (Madrid). 

1918. Pérez Casanova (D. Gonzalo), Alumno de Ciencias Naturales.- Residencia 
de estudiantes, Madrid. 

1915. Pérez de Barradas y Alvarez de Eulate (D. José).— Madrid. 

1915. Pérez de Pedro (D. Félix), Licenciado en Ciencias Naturales.— Jardines, 15, 

Madrid. 
1881. Pérez Lara (D. José María).— Jerez de la Frontera (Cádiz).— (Botánica.) 
1873. Pérez Ortego (D. Enrique), Doctor en Ciencias, Profesor auxiliar en el Ins- 
tituto del Cardenal Cisneros.— C. de San Bernardino, 7, Madrid. 

1916. Pérez Gutiérrez (D. Miguel), Licenciado en Ciencias Naturales.— Taberni- 

llas, 13, Madrid. 

1894. Pérez Zuñiga (D. Enrique), Profesor auxiliar en la Facultad de Medicina.— 

Paseo de Trajineros, 32, Madrid. 
1907. Peris Puentes (D. Ernesto).— Burriana (Castellón). 
1909. Peso y Blanco (D.José), Doctor en Medicina.— Gran Vía, 13, Granada. 

1902. Pi y Suñer (D. Augusto), Catedrático en la Facultad de Medicina.— Bar- 

celona. 
1901. Pie (D. Mauricio), de la Sociedad entomológica de Francia.— Digoin (Saóne- 
et-Loire), Francia. — f£'«^ general de Argelia. Col. e Himenopt. paleart. 
Melíridos, Punidos, Antícidos, Pedílidos, Briiquidos y «NanoptiyeSA de todo 
el mundo.) 

1915. Pifia de Rubíes (D. Santiago).— Madera, 9, M.aár\á.— (Química mineral.) 

1903. Pittaluga (D. Gustavo), Catedrático de Parasitología de la Facultad de Me- 

dicina en la Universidad Central.— Blanca de Navarra, 4, Níaáriá.—( Investi- 
gaciones micrográficas aplicadas a la clínica.) 

1916. Pía (D. Joaquín), Editor.— Gerona. 

1917. Planchuelo y Portales (D. Gregorio), Licenciado en Ciencias y Farmacia.— 

Fernando VI, 23, 2.°, Madrid. 

1915. Planas Garau (D. Antonio), Licenciado en Ciencias Naturales.— Fuenca- 

rral, 80, Madrid. 
1905. Pons (D. Enrique , Catedrático en el Instituto.— Pamplona. 
1887. Prado y Sáinz (D. Salvador), Doctor en Ciencias Naturales; Catedrático y 

Director del Instituto.— Guadalajara. 
1917. Prieto de Castro (D. Blas), Licenciado en Ciencias Naturales.— Cruz, 37 y 39, 

Madrid. 

1916. Pro y Alonso (D. Andrés), Licenciado en Ciencias Químicas.— Arrabal, Sa- 

lamanca. 
1912. Pujol (D. Manuel).— Vellisca {Cuenca).—(Lepídópteros.) 
1912. Quelle (Dr. Otto).-Konigstrasse, 3, Bonn (,Alemaiúa).--(Geología y Geografía.) 

1895. Ramón y Cajal (D. Pedro), Catedrático en la Facultad de Medicina.— Si- 

tios, 6, Zaragoza.— (Histología.) 



24 LISTA DE SOCIOS 

1917. Ramos Escudero (D. Abel), Licenciado en Ciencias Naturales.— San Mar- 
cos, 22, Madrid. 

1872. Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (Biblioteca de la).— 
Valverde, 26, Madrid. 

1901. Real Biblioteca de Berlín (Konigliche Bibliothek).— Behrenstrasse, 40, Ber- 

lín W. 64. 
1917. Reichenow (Dr. Eduard).— Avenida de la Plaza de Toros, 2, Madrid. 

1914. Rey Gelabert (D. Luis del). Ingeniero Agrónomo del Servicio catastral.— 

Sevilla. 

1915. Rey Montero (D. José Cipriano), Catedrático de Agricultura del Instituto.— 

Málaga. 

1907. Reyes Calvo (D. Manuel), Farmacéutico, Licenciado en Ciencias. -Plaza de 

Herradores, 2, Madrid. 

1883. Reyes y Prósper (D. Eduardo), Catedrático de Fitografía en la Facultad de 

Ciencias; Jefe de la Sección de herbarios en el Jardín Botánico.— San Ber- 
nardo, 56, M.aárid.— (Anatomía microscópica vegetal, Criptógamas y Or- 
quídeas de España.) 
1872. Ribera (limo. Sr. D. Emilio), Doctor en Ciencias Naturales; Catedrático en la 
Escuela Superior del Magisterio.— Orellana, 1, Madrid. 

1915. Rleta Sister (D. Joaquín), Alumno de Ciencias.— Plaza de la Constitución, 4, 

Valencia. 

1917. Río-Hortega (D. Pío del). Doctor en Medicina.— Prado, 10, Madrid. 

1914. Rioja Lo-Bianco (D. Enrique), Doctor en Ciencias Naturales.— Blasco de 
Qaray, 17, Madrid.— rOusonos anélidos.) 

1886. Rioja y Martín (D. José), Doctor en Ciencias Naturales, Director de la Esta- 
ción de biología marina.— Castelar, Puerto chico (Sanianáer).— (Anatomía 
de animales inferiores.) 

1909. Ríos y Rial (D. Cándido), Director y Catedrático de Historia Natural en el 
Instituto General y Técnico.— Santiago.— CMnera/o^-m.^ 

1902. Riva (D. Maximino de la), Profesor auxiliar en la Facultad de Farmacia.— 

Santiago. 

1896. Rivas Mateos (D. Marcelo), Catedrático en la Facultad de Farmacia de la 
Universidad; Diputado a Cortes.— Sagasta, 19, lAaáúá.— (Botánica.) 

1917. Robert Soler (D. José), Profesor auxiliar de la Escuela de Ingenieros Indus- 
triales.— Barcelona. 

1916. Rodrigo (Rvdo. P. Sabino), Agustino.— Madrid. 

1908. Rodrigo Lavín (D. Cipriano), Doctor en Ciencias y Medicina, Auxiliar por 

oposición en la Facultad de Ciencias.— Hartzenbusch, 15 y 17, Madrid. 

1884. Rodríguez Aguado (D. Enrique), Doctor en Ciencias y Medicina, Profesor 

Auxiliar de la Facultad de Ciencias.— Reyes, 13, Madrid. 

1906. Rodríguez y López Neyra (D. Carlos).— Catedrático de Farmacia.— Granada. 

1912. Rodríguez y López Neyra (D. Emilio), Doctor en Ciencias Naturales, Cate- 
drático en el Instituto.— Palma de Mallorca. 

1903. Rodríguez y López Neyra (D. Manuel), Catedrático de la Facultad de Far- 

macia.— Churruca, 17, hl\.aáx\á.—( Liqúenes de España.) 
1880. Rodríguez Mourelo (D. José), Académico de la Real de Ciencias Exactas, 
Físicas y Naturales, Profesor de Química industrial orgánica en la Escuela 
Superior de Artes e Industrias.— Piamonte, 14, h\.aár\á,— (Mineralogía y 
Química.) 

1914. Rodríguez Olleros (D. Jorge), Licenciado en Ciencias Naturales. — Santa 

Clara, 6, Zamora. 

1915. Rodríguez Sardina (D. Juan). —Isabel la Católica, 19, Madrid. 

1909. Rodríguez y Rosillo (D. Abilio), Catedrático del Instituto.— Figueras. 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL 25 

1916. Roig Blnlmells (D. Jerónimo), Alumno de Ciencias.— Barcelona. 

1916. Romani(D. Amador).— Barcelona. 

1914. Romeo (D. Fermín), Doctor en Ciencias Químicas.— Zaragoza. 

1914. Roselló (D. Eduardo), Comandante retirado de Infantería. -San Bartolomé, 

5, Valencia.— (Alalacoíogia.) 
1907. Roussel y Ory (D. León), Ingeniero Agrónomo; Catedrático de Agricultura 

del Estado en Francia; Director del servicio agronómico de la Sociedad 

general de Industria y Comercio.— Prado, 7, Madrid. 

1914. Royo Gómez (D. José), Licenciado en Ciencias Naturales.— San Vicente, 45, 

Madrid.— En verano: Colón, 60, Castellón.— rGÉ'o/oá'''o.>' 

1915. Rubio Vicente (D. Ramón).— Madrid. 

1914. Rueda Ibáñez (D. Félix de la). Profesor en la Escuela Normal de Maestros. 

Barcelona. 

1913. Ruiz (D. Fernando), Librero.— Plaza de Santa Ana, 13, Madrid. 

1915. Ruiz de Pellón (D. Ricardo), Profesor odontólogo.-Santander.— ('///sZ'otoá'/o.J 
1918. Ruiz Romero (D. Mariano), Alumno de Ciencias Naturales.- General Felipe 

Martínez, 12, Jaén. 

1890. Sáenz y López (D. Juaní, Licenciado en Ciencias, Director del Colegio de 

Santa Ana.— Mérida (Badajoz). 

1916. Sagarra (D. Ignacio de).— Diagonal, 482, Barcelona— (Lepidópteros.) 

1914. Salaya y León (D. Ricardo), Licenciado en Ciencias Naturales.— Alcalá, 93 

moderno, Madrid. 

1915. Sales Crespo (D. Vicente).— Torno de San Gregorio, Farmacia «La Central»,. 

Valencia. 

1913. Salguero (D. Luis).— Heras (Santander). 

1906. San Miguel de la Cámara (D. Maximino), Catedrático de Geología en la Uni- 
versidad; Miembro de la Real Academia de Ciencias y Artes. -Diputa- 
ción, 162, Barcelona.— (Petrografía de España.) 

1901. Sánchez Bruil (D. Mariano), Catedrático en el Instituto general y técnico.— 

Alfonso I, 28, Zaragoza. 

1914. Sánchez-Mantero Fisat (D. Remigio). — Alcantarillas, 6, Daimiel (Ciudad 

Real). 

1891. Sánchez Navarro y Neumann (D. Emilio), Doctoren Ciencias Naturales, 

Profesor auxiliar en el Instituto.- Santa Inés, 2, Cáá\z.-( Entomología.) 

1914. Sánchez Robles (Rvdo. P. Manuel), Cartuja: Apartado 32, Granada. 

1885. Sánchez y Sánchez (D. Domingo), Doctor en Ciencias naturales y en Medi- 
cina; Conservador, por oposición, en el Museo de Antropología; Profe- 
sor en la Escuela de Artes e Industrias.- Atocha, 96, lAaáriá.-( Anatomía 
comparada.) 

1913. Sánchez y Sánchez (D. Manuel), Doctor en Ciencias Naturales.— León, 23, 
segundo, Madrid.— ('///s/o/o^-Za animal.) 

1898. Santos y Abreu (D. Elias), Licenciado en Medicina y Cirugía y Director del 
Museo de Historia natural y Etnográfico.— Santa Cruz de La Palma (Ca- 
narias). —(Entomología 11 Botánica.) 

1911. Santos Ruano (D. Leoncio), Médico. — Santander. 

1902. Schramm (D. Jorge).— Ville Soillete, Casablanca (Marrruecos). - (Coleóp- 

teros, Cerambícidos.) 

1912. Sección de Ciencias de la Facultad de Medicina de Cádiz (Universidad de 

Sevilla). 
1898. Segovia y Corrales (D. Alberto), Catedrático de Zoología general en la Fa- 
cultad de Ciencias.- Leganitos, 47, Madrid. 

1917. Selgas y Marín (D. Ezequiel), Alumno de Ciencias Naturales.— Jorge Juan, 6, 

Madrid. 



26 LISTA DE SOCIOS 

1902. Seminario Conciliar de Orihuela. 

1872. Senado (Biblioteca del).— Madrid. 

1915. Seres (D. Manuel), Catedrático de Anatomía de la Facultad de Medicina. 

Sevilla. 
1915. Seró Navas (D. Prudencio), Médico.— Barcelona. 

1913. Serra Robert (D. Francisco), Alumno de Ciencias.— Barcelona. 

1907. Serradell (D. Baltasar). —San Pablo, 71 y 73, Barcelona. — rCo/7a«/7/o/o^/'fl. 

Paleontología y Mineralogía.) 
1915. Serrano y López Hermoso (D. Ricardo), Doctor en Farmacia. —Pez, 32, 

Madrid. 
1909. Sierra (R. P.Lorenzo).— García Paredes, 41, Madrid —(Espeleología.) 

1915. Silva (D. F Emygdio da\ Director de la Biblioteca de la Facultad de Derecho, 

de la Universidad.— Lisboa. 
1899. Silva Tavares (Excmo. Sr. D. Joaquín de), de la Real Academia de Ciencias 
de Lisboa; de la Sociedad entomológica de Francia; Socio correspondiente 
de la Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona, y fundador de la So- 
ciedade Portuguesa de Sciencias Naturaes.— Apartado 21, Pontevedra.— 
(Zoocecidias.) 

1908. Sim ancas Señan (D. Francisco).— Paseo de la Bomba, 7-8 (Hotel), Granada 

1889. Simarro (D. Luis), Doctor en Medicina, Catedrático de Psicología experi- 

mental en la Facultad de Ciencias.- General Oráa, 5, M.aárid.-~(Hístología.) 

1914. Simó y Delgado de Mendoza (D. Mariano), Ingeniero de Minas.— Sevilla. 

1890. Siret (D. Luis), Ingeniero.— Cuevas de Vera (Almería).- ('Geo/og'/'G y Antro- 

pología.) 

1912. Sirvent (D. Ángel), Auxiliar en la Facultad de Medicina.— Barcelona. 

1901. Sobrado Maestro (D. César), Catedrático en la Facultad de Farmacia.— San- 
tiago.— c5o/«7n'co.^ 

1909. Sobrino y Buhigas (D. Ramón), Doctor en Ciencias Naturales, Catedrático 

en el Instituto.— Pontevedra.— CGeo/o^/'fl y Prehistoria.) 

1916. Sociedad Bilbaína.-Bilbao. 

1901. Soler y Batlle (D. Enrique), Farmacéutico Militar.— Mayor, 51, Sarria (Bar- 
celona). -(Botánica.) 

1910. Soler y Luesma (D. Amadeo), Doctor en Medicina y Cirugía.— Palacios Ma- 

laver, 8, Sevilla. 

1912. Soler Pujol (D. Luis), Naturalista preparador.— Calle de Raurich, 13 y 15, 

Barcelona. 

1911. Soler Segura (D. Federico), Coronel de Infantería retirado.— Luzón, 1, Ma- 

drid. 

1913. Soriano Lapresa (D. Francisco).- Granada. 

1915. Soriano y Pérez (D. Clemente), Alumno de la Facultad de Ciencias. —Za- 

ragoza. 
1908. Suárez de Figueroa y-Cazeaux (D. José), Doctor en Medicina.— Barcelona. 

Valencia, 209, principal. 
1905. Surmely (D. Eduardo), Profesor de idiomas.— Concepción Jerónima, 15 y 17, 

Madrid. 
1913. Susaeta y Ochoa de Echagüen (D. José M."), Doctor en Ciencias Naturales, 

Catedrático del Instituto.— Cartagena. 
1903. Taboada Tundidor (D. José), Doctor en Ciencias Naturales, Licenciado en 

Derecho, Catedrático en el Instituto.— Granada. 
1899. Tarazona y Blancli (D. Ignacio), Catedrático en la Facultad de Ciencias. 

Principe Alfonso, 11, Valencia. 
1899. Tarín y Juaneda (D. Rafael), Doctor en Ciencias Naturales, Profesor auxi- 
liar de la Universidad.— Torno de San Cristóbal, 9, Valencia. 



DE LA IIKAL ESPAÑOLA ÜE HISTORIA NATURAL 27 

1908. Tello (D. Francisco), Médico.— Aguirre, 1, Madrid. 

1910. Tenorio (D. Bernardo).— Venerables, 5, Sevilla.— ('Gé?o/oj?-/a.j 

1907. Tomás Corrales (R. P. A.), Rector de las Escuelas Pías y Catedrático de 

Historia Natural.— Granada. 
1900. Torremocha Téliez (D. Lorenzo), Catedrático en la Facultad de Medicina. 

Valladolid. 
1912. Torres Minguez (D. Alejandro), Farmacéutico.— Barcelona. 
1914. Trullenque Esteve (D. Ramón), Farmacéutico de Carlet (Valencia).- ('Geo- 

logia.) 

1914. Tuñón y Mallada (Rvdo. P. José M."), Dominico.— Santa María de Nieva 

(_Ss&g,ov\a).— (Mineralogía.) 
1917. Turmo Benjumea (D. Julio), Ingeniero de Minas.— Sevilla. 

1902. Turró (D. Ramón), Director del Laboratorio Microbiológico.— Notariado, 

10, Barcelona. —(Bacteriología.) 
1917. Universidad de Salamanca (Biblioteca de la). 

1903. Universidad de Santo Tomás.— Manila. 

1911. Universidad de Viena (Biblioteca de la). 

1915. Uria Riu (D.Juan), Licenciado en Derecho. -Campoamor, 0\\eáo.— (Antro- 

pología y Prehistoria.) 

1904. Uruñuela (D. Julio), Doctor en Ciencias Naturales, Conservador en el Jardín 

Botánico.— Madrid. 

1900. Vales Failde (limo. Sr. D. Javier), Auditor del Tribunal de la Rota. -Prince- 
sa, 77, Madrid. 

1917. "Vázquez Sanz (D. Juan), Alumno de Ciencias Naturales.-Barcelona. 

1914. "Velaz de Medrano (D. Luis), Profesor en la Escuela de Ingenieros de Mon- 
tes.— Gaztambide, 5, Madrid. 

1906. Verdaguer Comes (D. Pablo).— Mar, 94, Valencia.— CGeo/o^/a.; 

1909. Vial (D. Federico).- Santander. 

1912. Vicioso Martínez (D. Carlos), Ayudante de Montes.— Hortaleza, 84, Madrid. 

(Botánica.) 

1914. Vidal (R. P. Juan Crisóstomo), Profesor de Historia Natural en las Escuelas 

Pías.— Valencia. 

1909. Vidal y Carreras (D. Luis Mariano), Inspector general de! Cuerpo de Inge- 
nieros de Minas; Presidente de la Comisión del Grisú; Miembro de la Real 
Academia de Ciencias y Artes de Barcelona; Socio correspondiente de la 
Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Madrid.— Bar- 
celona. 

1899. Vidal y Compaire (D. Pío), Doctor en Ciencias Naturales, Conservador, por 
oposición, en el Museo.— Justiniano, 7, Madrid. 

1915. Vidai y López (D. Manuel).— Huércal-Overa {Púm&x\?i).—(Cicindélidos del 

Globo.) 

1917. Vila Caro (D. Eugenio), Médico.— Barcelona. 

1893. VHa Nadal (D. Antonio), Catedrático en la Universidad de Barcelona. 

1896. Viñals y Torrero (D. Francisco), Doctor en Medicina.— Plaza de los Minis- 
terios, 9, Madrid. 

1913. Vives y Fieras (Srta. Catalina), Licenciada en Ciencias Naturales.— Carrera- 

de San Jerónimo, 31, Madrid. 

1916. Wernert Ulrich (D. Pablo).— Alcalá, 143, Madrid.— ('£'/«o/o^/'í7 y prehistoria.) 
1907. Wynn Ellis (D. Federico).— Barcelona.— rfíotoVz/ca.^ 

1915. Zabala (Rvdo. P. Julián), Profesor de Historia Natural del Colegio de San 
Bartolomé de Bogotá (Colombia). 

1907. Zabala y Lara (D. Miguel), Químico de la Azucarera Santa Juliana y Farma- 
céutico.— Granada. 



28 LISTA DE SOCIOS 

1907. Zambrano y García de Caravantes (D. José), Farmacéutico.— Granada. 
1912. Zamora (D. Ricardo), Farmacéutico.— Siles (Jaén). 

1915. Zamorano Ruiz (D. Manuel), Licenciado en Ciencias Naturales.- Rambla, 15, 

Murcia. 
1915. Zapata y Castañeda (D. Francisco), Médico de la Marina civil.— Sevilla. 
1915. Zarco García (D. Ángel), Colector del Museo.— Raymundo Lulio, 10, Madrid. 

(Coleópteros.) 

1912. Zariquiey (D. Ricardo), Doctor en Medicina.— Mallorca, 237, Barcelona.— CCo- 

leópteros.) 
1905. Zulueta (D. Antonio de). Doctor en Ciencias Naturales, Encargado de Cursos 
prácticos de Biología del Museo.— Claudio Coello, 64, Madrid. 

Socios agregados. 

1914. Alcayde Vilar (D. Manuel).— Serrano, 5, Madrid. 

1915. Aldaz (D.Julián).— Zumaya (Guipúzcoa). 

1904. Aterido (D. Luis), Jardinero Mayor del Botánico.— Madrid. 

1914. Belbeze Pérez (D. Luis), Licenciado en Ciencias Naturales.— Ponzano, 4, lAa- 

áúá.~(Coleópteros.) 

1917. Benlloch (D. Carlos), Alumno del Bachillerato.— Valencia. 

1914. Betanzos (D. Domingo).— Santander. 

1910. Casares (D. Demetrio).— Granada. 

1908. Diez Tortosa (D. Ángel), Profesor auxiliar en el Instituto.— Mariana Pine- 

da, 5, 3.", Granada. 

1909. Escobio Franco (D. Jesús).— Gaboya, 6, 4.°, Sav.i&wáer.— (Antropología.) 
1899. Escribano y Ramón de Moneada (D. Francisco), Licenciado en Medicina. 

Hidalgo, Torrevieja (Alicante). 
1914. Fernández Aguilar (D. Rafael), Alumno de Ciencias Naturales.— Lagasca, 64, 

Madrid. 
1914. Ferrer (D. José), Alumno de Ciencias Naturales.— Zaragoza. 
1898. Izquierdo Gómez (D. Juan Antonio), Catedrático de Ampliación de Física 
en la Universidad.- Paz, 17, Valencia. 

1914. Lana (D. Francisco), Alumno de Ciencias Naturales.— Zaragoza. 

1913. Martínez de la Escalera (D. Fernando).— Zurbano, 9, Madrid. 

1897. Martínez Gámez (D. Vicente), Catedrático en el Instituto.— Jerez.— fO/ví/to- 
logia de España.) 

1915. Oppelt y Sanz (D. Amador), Profesor de la Escuela de Comercio de Málaga. 

1910. Requena Espinar (D. Enrique). — Granada. 

1915. Rodríguez Rodríguez (D. José), Alumno de Medicina.— Granada. 

1909. Savirón y Caravantes (limo. Sr. D. Paulino); Decano y Catedrático de la 
Facultad de Ciencias; Comendador de número de la Orden civil de Alfon- 
so XII.— Zaragoza. 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL 29 



Socios fallecidos. 



NUMERARIOS 

1916. Castell (D. Francisco). 

1878. Comerma (D. Andrés Avelino). 
1897. Merino (D. Baltasar). 

1909. Pedraja (D. Eduardo de la). 

1874. Puig y Larraz (D. Gabriel). 

1899. Sanchiz Pertegas (D. José). 

1879. Sanz de Diego (D. Maximino). 



RESUMEN 

Socios protectores 9 

— honorarios 10 

— correspondientes 5S 

— vitalicios 2 

— numerarios 542 

— agregados 20 

Total 639 



Madrid, 9 de Enero de 1918. 
El Secretorio, 

Ricardo García Mercet. 



ÍNDICE GEOGRÁFICO DE LOS SOCIOS '*' 



ESi^^n^^^ 



Albacete. 

Berraondo. 
Fructuoso. 

Albalate de Zorita. 
Domínguez (P.)- 

Alicante. 

Instituto. 

Jiménez de Cisneros. 

Almería, 

Domínguez (B.). 

Junta de Obras del Puerto. 

Arrecife. 
Pereyra Qalviatti. 



Baeza. 



Coscollano. 
Instituto. 



Barcelona' 



Aguilar-amat. 

Aldama. 

Almera. 

Aranzadi. 

Arias. 

Barnert. 

Bertrán. 

Bofiil. 

Brugués. 

Busquets. 

Caballero (A.). 

Caballero (J.). 

Calleja. 

Camps. 

Cañáis. 



Casamada. 

Cátedra de la Universidad. 

Cazurro. 

Codina. 

Delgado Lauger. 

Deselaers. 

Ezquieta. 

Faura. 

Fernández Qaliano. 

Fernández Riofrío. 

Ferré Gomis. 

Ferrer (C). 

Font Quer. 

Fuset. 

Garbayo. 

García del Cid. 

Goizueta. 

Huguet y Padró. 

Instituto. 

Jimeno Egurbide. 

Jorro. 

López Mendigutía. 

Llenas. 

Maluquer (Joaquín). 

Maluquer (José). 

Marcet (J.). 

Martín Lecumberri. 

Mas de Xaxars. 

Meisser. 

Motos. 

Pardillo. 

Pi y Suñer. 

Robert. 

Roig. 

Romani. 

Rueda. 

Sagarra. 

San Miguel. 



(*) No figuran los residentes en Madrid. Las iniciales H, C o A, precediendo a un 
apellido, indican que se trata, respectivamente, de un socio honorario, correspon- 
diente o agregado. 



Olí LA lUÍAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL 



31 



Seríj Navas. 

Serra Robert. 

Serradell. 

Sirvent. 

Soler (E.). 

Soler Pujol. 

Suárez de Figueroa. 

Torres Mínguez. 

Turró. 

Vázquez. 

Vidal. 

Vila Caro. 

Vila Nadal 

Wynn Ellis. 

Zariquiey. 

Bilbao. 
Escuela Normal de Maestras. 
Mugica. 
Sociedad Bilbaína. 

Burgos. 
Instituto. 

Burriana (Castellón). 
Peris Fuentes. 

Cabra. 
Carandell 

Cdceres. 
Ibarlucea. 
Pan. 

Cádis. 
Becerra (A.). 
Buen (R.). 
Sánchez Navarro. 
Sección de Ciencias. 

Cangas de Tineo (Asturias). 
Flórez. 

Cartagena . 
Susaeta. 

Castellón. 
Boscá (A.). 
Gil Montaner. 
Instituto. 
Royo Gómez. 

Ciudad Real. 
Corrales Hernández. 
Instituto. 

Córdoba. 
Chaves. 
Moran. 



Cuenca. 
Ateneo Conquense. 
Giménez de Aguilar y Cano. 
Instituto. 

Cuevas de Vera (Almería). 
Siret. 

Dainiiel (Ciudad Real). 
Sánchez Mantero. 

Don Benito (Badajos). 
García Bayón. 

El Escorial. 
Martínez. 
Monteverde. 

Flgueras. 
Instituto. 
Rodríguez Rosillo. 

Gerona. 
Esteva. 
Novella. 
Pía. 

Getafe (Madrid). 
Pérez (V.). 

Gijón (Oviedo). 
Franganillo. 
González Regueral. 
Martínez y Martínez. 

Goyán (Pontevedra). 
Novoa. 

Granada. 

Álvarez de Toledo. 
(A) Casares (D.). 

Contreras. ' 

(A) DíezTortosa(A.). 

Diez Tortosa (J.). 

Diez Tortosa (M.). 

Escuela Normal de Maestros. 

Espejo. 

Facultad de Ciencias. 

Facultad de Farmacia. 

Fenech. 

Fernández Martínez. 

Fernández Montesinos. 

González Sánchez. 

González Sevilla. 

Instituto. 

López Mateos. 

Morcillo. 



32 



ÍNDICE GEOGRÁFICO DE LOS SOCIOS 



Moreno Sevilla. 

Nacher. 

Navarro Neumanii. 

Novel Peña. 

Peso y Blanco. 
(A) Requena. 

Rodríguez L. Neyra (C). 
(A) Rodríguez Rodríguez. 

Sánchez Robles. 

Simancas Señan. 

Soriano. 

Taboada. 

Tomás Corrales. 

Zabala. 

Zanibrano. 

Giiadalajaro.' 

Dantin. 

Instituto. 

Prado. 

Heras (Santander). 

Salguero. 

Hiielva. 

Instituto. 

Huércal-Overa (Almería). 

Vidal y López. 

Huesca. 

Castaños. 
Instituto. 

¡llescas (Toledo). 
Aguilar y Carmena. 
Jaén. 
Ruiz Romero. 

Jerez (Cádis). 

(A) Martínez Qámez. 
Pérez Lara. 

La Corana. 
Bescansa. 
Fernández Alonso. 
Instituto. 

Laguna de Tenerife (Canarias). 

Cabrera (Agustín). 
Cabrera (Anatael). 

Las Palmas (Canarias). 
Nieto. 

Ledesma (Salamanca). 
Beato. 



León. 

Aragón (D. Federico). 
Aragón (D. Francisco). 

Linares (Jaén) 
Gómez Rodríguez. 

Logroño. 
Elizalde. 

Llagas fera (Gerona). 

Gelabert. 



Lugo. 



Crespi. 
Instituto. 



Mahón (Baleares). 

Instituto. 

Mir. 

Málaga. 

Escuela Superior de Comercio. 
Instituto. 
Laza. 
Marvier. 
Muñoz Cobo. 
(A) Oppelt. 

Rey Montero. 

Matará (Barcelona). 

Bordas. 

Mérida (Badajos). 

Gil de Ceballos. 
Sáenz y López. 

Miguelturra (Ciudad Real). 

Laguna. 

Murcia. 
Codorníu- 

Facultad de Ciencias. 
Fernández-Nonidez. 
Loustau. 
Zamorano. 

Nueva (Asturias). 
Vega del Sella (C. de la). 

Olot (Gerona). 
Bolos. 

Orduña (Vizcaya). 
Mayordomo. 

Orense. 
Instituto. 
Moreno Rodríguez. 



DE LA REAL ESPAÑOLA DU HISTORIA NATURAL 



33 



Orihuelo (Alicante). 

Andreu. 
Seminario. 

Ortigueira (Corana). 

Maciñeira. 

Oviedo. 
Eguren. 
Uria Riu. 

Falencia. 
Aleonada. 
Instituto. 

Palma de Mallorca (Baleares). 

Alabern. 

Darder (B.). 

Darder(E.). 

Escalas Real. 

Galán (A.). 

Gamundi Ballester. 

Instituto. 

Laboratorio biológico marino. 

Rodríguez L. Neyra (E.). 

Pamplona. 
Fuentes. 
Qoñi. 
Pons. 

Pontevedra. 
Instituto. 
Silva Tavares. 
Sobrino. 

Pozuelo de Calatrava. 

Fuente. 

Reus (Tarragona). 

Cillero (J ). 
Cillero (M.). 
Instituto. 

Ribas (Gerona). 
Cruz (E.). 

Salamanca. 

Bartolomé del Cerro. 

Decano de la Facultad de Ciencias. 

Granja agrícola. 

Instituto. 

Jerónimo Barroso. 

Pro. 

Universidad. 

Saldaña (Falencia). 
Macho Tomé. 

Tomo xvni.— Enero, 1918. 



San Sebastián. 

Escuela Normal de Maestras. 
Instituto. 

Santa Cruz de la Palma (Canarias). 
Santos y Abreu. 
Sta. María de Nieva (Segovia). 
Tuñón. 

Santander. 

Aguinaco. 

Alaejos. 
I Ateneo Montañés. 

Beathy. 
(A) Betanzos. 

Cendrero. 
(A) Escobio. 

Estación de Biología marina. 

Garma. 

Gómez Vega. 

Instituto. 

Olave. 

Rioja(J.). 

Ruiz de Pellón. 

Santos Ruano. 

Vial. 

Santiago (Corana). 

Cabeza de León. 

Cátedra de la Universidad. 

Deulofeu. 

Eleizegui. 

Facultad de Farmacia. 

García Várela. 

Iglesias. 

Instituto. 

Labarta. 

Ríos. 

Riva, 

Sobrado. 

Santo Domingo de Silos (Burgos). 
González (S.). 

Segovia. 

Castellarnau. 
Llovet. 

Sevilla. 
Ateneo. 



Barras. 
Benjumea. 
Cabrero. 
Candau. 



34 



índice geográfico de los socios 



Carriol!. 

Castro. 

Escuela Normal de Maestros. 

Gabinete de Historia Natural. 

García Velázquez. 

Gómez Miguel. 

González Nicolás. 

Instituto. 

Llórente (C). 

Llórente (J. P.). 

Martínez Girón. 

Medina. 

Morales Antequera. 

Morales Fontán. 

Muñoz. 

Owin. 

Paúl. 

Rey Gelabert. 

Seres. 

Simó. 

Soler Luesma. 

Tenorio. 

Turmo Benjumea. 

Zapata. 

Siles (Jaén). 
Zamora (R.). 

Soria. 
Loro. 

Teruel. 
Gómez Llueca. 

Toledo. 
Academia de Infantería. 

Torrelavega. 
Alcalde del Río. 
Leroy. 

Torrevieja (Alicante). 
(A) Escribano. 

Tortosa. 

Observatorio del Ebro. 

Totana (Murcia). 
Benisa. 

Tutj (Pontevedra). 
Areses. 

Uclés {Cuenca). 
Fernández. 

Valencia. 
Arévalo. 
Balasch. 



Barbera. 

Beltrán. 
(A) Benlloch. 

Boscá(E.). 

Casan. 

Cru. 

Cruz Nathan. 

Decano de la Facultad de Ciencias. 

Facultad de Ciencias. 

Fernández Hernández. 

Fernández Martí. 

Ferrer (F.). 

Hueso. 

Instituto. 
(A) Izquierdo. 

Martí. 

Moroder. 

Moróte. 

Pardo. 

Rieta. 

Roselló. 

Sales Crespo. 

Tarazona. 

Tarín. 

Trullenque. 

Verdaguer Comes. 

Vidal. 

Valla dolid. 

Decano de la Facultad de Ciencias. 

Martín Lázaro. 

Torremocha. 



Vellisca (Cuenca). 



Pujol. 



Vitoria. 



Instituto. 



Zaragoza. 

Alvira. 

Aramburu (P.). 

Aranda. 

Ardiz. 

Bellido. 

Borobio. 

Casino. 

Ferrando. 
(A) Ferrer (F.). 

Gregorio Rocasolano. 

Instituto. 
(A) Lana. 

López de Zuazo. 



DE LA RRAL ESPAÑOLA DE HLSTORIA NATURAL 



Maynar. 

Moyano. 

Olivar. 

Pella. 

Ramón y Cajal (P.). 

Romeo. 

Sánchez Bruil. 



(A) Savirón. 
Soriano. 

Zamora. 

Rodríguez Olleros. 

Zumaya (Giiipiiscoa). 

(A) Aldaz. 



E:x:Ti^^nsrj"Eí^o 



Alemania. 

(C) Arnold.-J/w/?/c/z. 

Asher.— Berlín. 
(C) Bucking.—Estrasburg-o. 
(H) Engler.-fíer///z. 
(C) Gehien.—Hamburgo. 

Quelle.— Bonn. 

Real Biblioteca.— Ser///?. 
(C) Sa\omon.~Heidelberg. 
(C) Weise Q.).-Berlin. 

Argelia. 

(C) Chevreux.— 5óne. 

Austria-Hungría. 

(C) Brancslk. — Trencsen. 

(C) WorvÁih.— Budapest. 

(C) Kh&ú.-Praga. 

(C) Klapalek.-Pra^a. 

(C) Re.\ti&r.—Paskau. 

(H) Tschermak.— F/e«íz. 

Universidad (Biblioteca).— Viena. 

Bélgica. 

(C) Schouteden. —Z?n¿5e/as. 

Brasil. 

Instituto Oswaldo Cruz. 

Chile. 

(C) Porter.— So«í/o^o. 

China. 

h\e.\CQn.— Shanghai. 

Colombia. 

Zabala.— 5o^otó. 

Cuba. 

Pazos.— 5a/z Antonio. 
(C) Torre.-Habana. * 



Estados Unidos. 

(C) CoggeshaU.- Pittsburgh. 

(H) HoWand.—Piítsburgh. 

(C) Turnez.— Washington. 

(C) Washington.— ¿oc«5f, Mammouth 

Francia. 

(C) Acloque.— Por/s. 
(C) Bedel. -iDar/s. 
(C) Blanchard.— A*í7/-/5. 
(C) Bois.-Saint-Mandé. 

BreuW.—Paris. 

Bro\emann.—Pau. 
(C) Corhiére. —Cherburgo. 
(C) Dollfus.-Pans. 

FaUot. —Grenoble. 
(C) Fauvel.- Cae«. 
(C) Grouvelle (A.).-/ssy. 
(C) Uarlé.— Burdeos. 
(C) Heckel-Marseíla. 
(C) Janet. — I/oís/«//eM. 
(C) Jeannel. — roH/o«5e. 
(C) Leclerc— Tow/owse. 
(C) Lesne.—Asniéres. 
(C) Marqués de Mauroy. 
(C) Martin (R.).-Le Blanc. 
(C) Meunier.— /'ans. 

Oberthür (C\\.).—Rennes. 

Oberthür (R.).—Rennes. 
(C) OUvier. —Baroches au tioulme. 
(H) Perrier (FA.).~Paris. 

P\c.—Digoin. 
(H) Simón.— Pí7n5. 
(C) Verneau. —Por/s. 

Filipinas. 

Universidad.— ¿Wí7/2/7í7. 

Holanda. 
PanieX.—Kasteel Gemert. 



36 



ÍNDICE GEOGRÁFICO DE LOS SUCIOS 



Inglaterra. 

(C) Boulenger.— ¿OHí/res. 

(C) Bmr.—Dooer. 

(C) Distant— South Norwood. 

Du\au.— Londres. 
(H) Geikíe— Londres. 
(C) Lewis {G.).—TiJmbridge Wells. 
(H) Poulton.-O-r/b/ü'. 

Italia. 

(C) Balsamo.— Ñapóles. 

(C) Bñzl— Roma. 

(C) Camerano. —TY/n/z. 

(C) Cannaviello.— Por//c/. 

(C) De Toni.—Módena. 

(C) Dervieux.— 7M/-//Z. 

(A) Dodero.- Génooa. 

(C) Gestro.— Ge/20t><7. 

(C) Qriffini.— Mtó/2. 

(C) PiccioH (Fr.).— Vallombrosa.- 

(C) PiccioH (L.).— Florencia. 

Marruecos. 
Schramm.- Casablanca. 



Monaco. 

(C) Richard.— Afó/?flco. 

Portugal. 

Carvalho.— ¿ís^oa. 
(C) Choffat.-Z,/s6oo. 

Nascimento.— 5e/«6«/. 
Suva.— Lisboa. 

Ilepú.blica Argentina. 

(C) Bréthes.— Buenos Aires. 

Rumania. 

(C) M.ontandon. —Bucarest. 

Suecia. 

(C) Lagerheim.—Estocolmo. 

Suiza. 

(C) Car\.-Ginebra. 

Gandolfi HornyoXá.- Ginebra. 
(C) Schultliess Rechberg.— Zwr/c/7. 



RELACIONES 
del esfado de la Sociedad y de su Bibliofeca 

LEÍDAS EN' LA SESIÓN DE DICIEMBRE DE 1917 

POR EL SECRETARIO 

D. RICARDO GARCÍA MERCET 

Y EL BIBLIOTECARIO 

D. ÁNGEL CABRERA LATORRE 



Memoria de Secretaría. 

Señores: 

El año 1917 no ha ofrecido para nosotros nada digno de especial 
mención, ni de que sea particularmente comentado. La guerra a que 
asistimos como espectadores — como espectadores, ya llenos de 
asombro y admiración, ya un poco sobrecogidos, a veces justamen- 
te indignados— no ejerce hasta ahora ninguna influencia perjudicial 
sobre la producción científica española. Somos, sin duda, en esto, 
una excepción, de la cual debemos hallarnos satisfechos, pues en 
las restantes naciones de Europa, aun en las que no forman parte 
ni del uno ni del otro grupo de beligerantes, las sociedades cientí- 
ficas han visto desmerecer considerablemente el interés y la impor- 
tancia de sus publicaciones a medida que los rigores de la lucha 
armada se han ido dejando sentir sobre los pueblos con mayor in- 
tensidad. 

Entre nosotros, los españoles, no es la Sociedad de Historia 
Natural la única que ha llevado en 1917 vida tan próspera como la 
que llevaba en los años anteriores al 1914: son todas las corporacio- 
nes científicas de nuestro país; son todos los centros de investiga- 
ción; son todas las manifestaciones de la actividad de nuestros 
hombres de estudio los que han revelado en el año que acaba de ter- 
minar una pujanza cuando no igual, mayor que la que revistieran en 
los años precedentes. 

Cierto que la repercusión de los trastornos que sufren los pue- 
blos que están en armas llega a nuestro país y produce algún des- 
asosiego en los espíritus y un malestar que van exteriorizando las 



38 RELACIONLS DEL ESTADO DE LA SOCIEDAD 

multitudes; pero no son tan extensos, ni tan profundos, ni tan graves 
que alteren fundamentalmente nuestra vida y obliguen a cada ciu- 
dadano a desentenderse de lo que constituye, por decirlo así, el 
objetivo espiritual de su existencia. 

Así nuestros mineralogistas, nuestros botánicos, nuestros zoólo- 
gos, nuestros espeleólogos, etc., han continuado, en 1917, con fru- 
to y provecho las investigaciones y trabajos a que venían entre- 
gándose, dando buena prueba de la eficacia de su labor las comuni- 
caciones que mensualmente han dirigido a nuestra Sociedad, las 
cuales, encerradas en los diez Boletines que publicamos, de Enero 
a Diciembre, hacen de éstos en 1917 un volumen de 598 páginas 
de impresión, con 18 láminas independientes del texto y un consi- 
derable número de dibujos intercalados en el mismo. Entre los con- 
socios que han contribuido con notas originales al sostenimiento 
de nuestro Boletín figuran los Sres. Alvarado Fernández, Barras, 
Boscá, Bolívar y Pieltain, Barroso, Cabrera, Calafat, Carandell, 
Carballo, Dantín, Dusmet, Eguren, Estébanez, Escalera, Faura 
Sans, Ferrer, Fernández Navarro, Fragoso, Folch, Giménez de 
Aguilar, Gómez de Llarena, Jiménez de Cisneros, H. del Villar, Her- 
nández Pacheco, La Fuente, Maluquer, Madrid Moreno, Navarro 
Neumann, Obermaier, del Pozo, Pardillo, Pina de Rubíes, Reiche- 
now, Rioja, Royo Gómez, Rio Ortega, Sánchez y Sánchez, Sobri- 
no Buhigas y Wernert. Con noticias bibliográficas han enriquecido 
nuestras publicaciones los señores Caballero, Bolívar, Dantín Ce- 
receda, Alvarado, Dusmet, Fernández Galiano, Fernández Navarro, 
Fragoso, Cuesta, Ferrer Hernández, Ferrando, Pardillo, Rioja, 
San Miguel, Vicioso y Zulueta. Finalmente, comunicaciones verba- 
les contenidas en las actas de las sesiones fueron expuestas por los 
señores Breuil, Bernaldo de Quirós, Dorestes Betancort, Hoyos 
Sáinz, Carandell, Calafat, Fernández Navarro, Hernández Pache- 
co, Fragoso, Obermaier, Iglesias, Royo y Wernert. 

Hecho sucintamente el resumen de la labor realizada por nuestra 
Sociedad en el año 1917, y dando buen ejemplo de acatamiento a 
las indicaciones que en nuestra junta del mes de Diciembre se diri- 
gieron a los señores socios recomendándoles sean parcos en pala- 
bras y se ciñan lo más posible a los asuntos que deseen tratar en 
las comunicaciones que redacten para ser publicadas en nuestro Bo- 
letín (pues el papel que gastamos ha subido de precio considera- 
blemente y cada día que pasa va adquiriéndolo más elevado), ter- 
minaré esta nota de Secretaría haciendo la mención obligada — pero 



Y DK SU BIBLIOTECA 39 

no por obli<2;ada menos cordial ni menos expresiva —de los conso- 
cios que han fallecido en el año 1917. Son éstos los Sres. D. An- 
drés A. Comerna, D. Francisco Castell, el P. Baltasar Merino, don 
Eduardo de la Pedraja, D. Gabriel Puig y Larraz, D. José Sanchiz 
Pertegas y D. Maximino Sanz de Diego. 

Como veis, los que han dejado de figurar entre nosotros, por de- 
función, son pocos en número, pero aun siéndolo, su muerte repre- 
senta una pérdida bien considerable para la ciencia española. En 
efecto, entre los fallecidos se encuentran los Sres. Comerna y 
Puig, ingenieros de gran competencia y notoriedad, y el R. P. Bal- 
tasar Merino, botánico de mucho mérito y de extraordinaria labo- 
riosidad que deja escrita una obra (la Flora de Galicia), ya ala- 
bada y ensalzada como se merece en las páginas de nuestro Bole- 
tín por plumas más competentes y autorizadas que la mía. 

Dedicado el recuerdo que es costumbre consignar en estas notas 
a los consocios de quienes la muerte nos separó, pongo fin a mis 
palabras con un deseo que afluye a mi pluma como expresión de mis 
más hondos sentimientos: el de que al escribir la Memoria de Se- 
cretaría del año 1918 pueda empezarla, en Enero de 1919, con las 
siguientes palabras: 

«Dichosamente han cesado de tronar los cañones en las tierras 
y mares de Europa y asistimos a los comienzos de una nueva era 
de paz. Las publicaciones científicas del extranjero vuelven a ofre- 
cer el interés que hace años revestían, y presentan a la considera- 
ción de los hombres estudiosos trabajos atrayentes y dignos de 
meditación...» 

Cuando podamos escribir un párrafo así concebido dejará de pe- 
sar sobre los espíritus la preocupación que actuaimente no puede 
menos de embargarles y que, aun no ejerciendo todavía influencia 
apreciable sobre la producción científica española, constituiré un 
motivo de sobresalto y de inquietud para todos y da origen a un 
cierto malestar que tal vez llegaría a comprometerla de prolongar- 
se el estado de cosas sobrevenido como consecuencia de la güera 
mundial estallada el año 1914. 

El Secretario, 

Ricardo García Mercet. 



40 RELACIONES DEL ESTADO DE LA SOCIEDAD 



Estado de la Biblioteca. 

Desde que comenzó la gran guerra, que empezó en europea y ha 
venido a degenerar en universal, ha sido en el año que acaba de 
transcurrir cuando más se han dejado sentir en nuestra Biblioteca 
los efectos de la inmensa contienda. El número de publicaciones 
recibidas ha sido, en efecto, menor que nunca, ya por la absoluta 
incomunicación con ciertos países, ya por haberse suspendido en 
otros, con carácter temporal, algunas revistas debidas al esfuerzo 
personal de editores o de hombres de ciencia. Igualmente, por la 
escasez de producción, hemos recibido muy pocas obras en concep- 
to de donativo. No solamente los tiempos son poco propicios para 
la labor científica, sino que además la carestía cada vez mayor del 
papel obliga a autores y editores a una involuntaria quietud. Así, 
entre libros y folletos, apenas se han enviado a la Biblioteca medio 
centenar de obras, y de ellas, la mayoría de autores españoles. Por 
compra, en cambio, se ha hecho una valiosa adquisición: la del re- 
manente de la biblioteca del que fué nuestro consocio, el doctor don 
Francisco de P. Martínez y Sáez, entre cuyos libros hay algunos de 
tanto valor como los antiguos Anales de Historia Natural y la 
Geografía del Ecuador, de Villavicencio, a la que acompaña un 
mapa, que es el mismo usado por aquel naturalista en el viaje al Pa- 
cífico, de perdurable memoria. 

También se ha atendido durante este año a la encuademación de 
libros, empastándose cien volúmenes, y se ha proseguido la catalo- 
gación por fichas de todo lo recibido. 

En cuanto al movimiento de lectores, se han pedido en el año 
doscientas sesenta y ocho obras, sin contar las consultas del mo- 
mento, bibliográficas o de referencia, ni la lectura de las obras y 
publicaciones que se dejan sobre la mesa durante el mes siguiente a 
su recepción, y a la que, sin necesidad de pedirlas, tienen derecho 
todos los miembros de la Sociedad. 

El Bibliotecario, 

Ángel Cabrera. 



LISTA DE LAS SOCIEDADES 

coT} las que cambia, y de las publicaciones periódicas 

que recibe, la I^eal Sociedad española 

de f4istoria natural. 



Alemania 



Deutsche Entotnologische National Bibliothek, Berlín. 
Deutsches Entomologisches Museum, Berlin-Dahlem. 

Entomologische Mitteiliingen . 
Deutsche Entomologische Gesellschaft, Berlín. 

Deutsche Entomologische Zeitschrift. 
Entomologischer Internationaler Verein, Stuttgart. 

Entomologische Zeitschrift. 
Entomologische Litteraturblatter, Berlín. 
Entomologischer Verein Iris, Dresden. 

Iris. 
Entomologischer Verein, Berlín. 

Berliner Entomologische Zeitschrift. 
Entomologischer Verein zu Stettin. 

Entomologische Zeitiing. 
Geologisches Centralblatt, Leipzig. 
Internationalen Entomologen- Verein, Stuttgart. 

Entomologische Rundschau. 

Insektenbórse. 

Societas Entomológica. 
Naturee Novitates, Berlín. 
Naturforschenden Gesellschaft, Rostock. 

Sitzungsberichte und Abhandlungen. 
Naturhistorische Gesellschaft zu Nürnberg. 

Abhandlungen. 

Jahresbericht. 

Mitteilungen. 
Naturwissenschaftllchen Verein, Bremen. 

Abhandlungen. 
Physikalisch-medizinischen Gesellschaft zu Würzburg. 

Sitzungsberichte. 

Verhandlungen. 
Verein für naturwlssenschaftliche Unterhaltung zu Hamburg. 

Verhandlungen. 



42 PUBLICACIONES QUE RECIBE 

Zoologischer Anzeiger, Leipzig. 
Zoologisches Museum, Berlin. 
Mitteiliinscen. 



Rustría- Hungría 

Académie des Sciences de Cracovie. ^ 

Bulletin international. 
K. K. Naturhistorisches Hof museum, Wien. 

Annalen. 
K. K. Zoologisch-Botanische Qesellschaft in Wien. 

Verfiandlangen. 
Katalog Literatury naukowej Polsldej, Budapest. 
Museum Nationale Hungaricum, Budapest. 

Anuales historico-natiirales . 
Societas entomológica Bohemias, Praga. 

Acta. 
Ungarischer Centralbureau für ornithologische Beobachtungen, Bu- 
dapest. 

Aqiiila. 
Wiener Entomologische Zeitung, Wien. 



Bélgica 

Observatoire royal de Belgique, Bruxelles. 

Anima iré. 
Société belge d'Astronomie, Bruxelles. 

Annales. 

Annnaíre. 

Bulletin. 
Société belge de Géologie, de Paléontologie, et d'Hydrologie, Bru- 
xelles. 

Bulletin. 

Mémoires. 
Société royale zoologique et malacologique de Belgique, Bruxelles. 

Annales. 

Brasil 

Jardim Botánico, Río de Janeiro. 

Archivos. 
Museu Goeldi de Historia natural e Ethnographia, Para. 

Boletín. 
Museu Paulista, Sao Paulo. 

Revista. 
Sociedade scientifica de Sao Paulo. 

Revista. 



LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL 43 



6osta Rica 

Instituto físico-geográfico nacional de Costa Rica, San José. 

Anales. 
Sociedad nacional de Agricultura, San José. 

Boletín. 

ehile 

Anales de Zoología aplicada, Santiago. 

Boletín de bosques, pesca i caza, Santiago. 

Instituto Central Meteorológico y Geofísico de Chile, Santiago. 

Publicaciones. 
Museo Nacional de Chile, Santiago. 

Boletín. 
Revista chilena de Historia natural, Santiago. 
Société scientifique du Chili, Santiago. 

Actes. 

Dinamarca 

Société botanique de Copenhague. 
Botanisk Tidsskrift. 
Dansk Botanisk Arkiv. 



Ecuador 



Biblioteca Municipal, Guayaquil. 
Boletín. 



Egipto 

Société entomologique d'Égypte, Le Caire. 
Biilletin. 
Memorias. 

España 

Asociación española para el Progreso de las Ciencias, Madrid. 
Clínica y Laboratorio, Zaragoza. 
Club Montanyenc, Barcelona. 

Biitlleti. 
Facultad de Ciencias de Zaragoza. 

Anales. 
Farmacia y Medicina, Barcelona. 

Anales. 



44 PUBLICACIONES QUE RECIBE 

Ibérica, Tortosa. 

Ingeniería, Madrid. 

Institució catalana d'Historia natural, Barcelona. 

Bittlleti. 
Institución libre de enseñanza, Madrid. 

Boletín. 
Institut d'Estudis Catalans, Barcelona. 

Anuari. 

Arxius. 
Instituto central Meteorológico, Madrid. 
Instituto de Radiactividad, Madrid. 

Boletín. 
Instituto geológico de España, Madrid. 

Boletín. 

Memorias. 
Junta de Ciencies Naturals, Barcelona. 

Anuari. 

Musei Barcinonensis Scientiarnm Naturalium Opera. 

Junta para ampliación de estudios e investigaciones científicas, Madrid. 

Trabajos del Museo Nacional de Ciencias Naturales. 

Comisión de investigaciones paleontológicas y prehistóricas. 

Memorias anuales. 
Laboratorio de investigaciones biológicas, Madrid. 

Trabajos. 
Laboratorio municipal de Higiene de Madrid. 

Boletín. 
Ministerio de Fomento, Madrid. 

Boletín Oficial de Minas y Metalurgia. 
Ministerio de Marina, Madrid. 

Boletín de Pescas. 
Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid. 
Observatorio de Física cósmica del Ebro, Roquetas. 

Boletín mensual. 
Observatorio meteorológico de Cartuja (Granada). 

Boletín mensual. 

Boletín anual. 
Peñalara, Madrid. 
Real Academia de Ciencias exactas, físicas y naturales, Madrid. 

Boletín. 

Memorias. 

Revista. 
Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona. 

Boletín. 

Memorias. 
Real Sociedad Geográfica de Madrid. 

Boletín. 

Revista de Ceografía Colonial y Mercantil. 



LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL 45 

Revista de higiene y tuberculosis, Valencia. 
Sociedad aragonesa de Ciencias naturales, Zaragoza. 

Boletín. 
Sociedad española de Física y Química, Madrid. 

Anales. 
Sociedad malagueña de Ciencias, Málaga. 

Boletín. 
Universidad de Zaragoza. 

Anales. 



Estados Cnidos y sus eolonias 

Academy of Natural Sciences of Philadelphia. 

Proceedings. 
Academy of Science of Saint-Louis. 

Transactions. 
American Association for the Advancement of Sciences, Cincinnati. 

Proceedings. 
American Museum of Natural History, New York. 

Annnal Report. 

Bnlletin. 

Monographs. 
Brooklyn Institute of Arts and Sciences. 

Cold Spring Harbor Monographs. 

Museum. Science Bnlletin. 
Carnegie Museum, Pittsburgh. 

Annals. 

Annnal Report. 

Memoirs. 

Prize Essav Contest. 

Celebration ofthe Fonnders Day. 
Chicago Academy of Sciences. 

Annual Report. 

Bnlletin. 

Geological and Natural History Survey. 

Natural History Survey. 

S pedal Pnblication. 
Davenport Academy of Sciences. 

Proceedings. 
Departamento del Interior. Oficina de Agricultura. Manila. 

Boletín del Agricultor. 

Revista agrícola de Filipinas. 
Department of the Interior. Weather Burean. Manila Central Obser- 
vatory. 

Bnlletin. 

Annnal Report. 
Essex Institute, Salem. 

Bnlletin. 



46 niBLICACIONES QUE RECIBE 

Field Museum of Natural History, Chicago. 

Public ations. 

Report. 
lowa Academy of Sciences, Des Moines. 

Proceedings. 
John Hopkins Univarsity Circular. 
Missouri Botanical Carden, St.-Louis. 

Annals. 

Anniial Report. 
Museum of Comparative Zoologyat Harvard College, Cambridge. 

Anniial Report. 

Biilletin. 
New- York Zoological Society. 

Zoológica. 
Oberlin College, 

Laboratory Biilletin. 
Ohio Biological Survey, Columbus. 

Biilleiin. 
Ohio State University Scientific Society, Columbus. 

The Ohio Journal of Science. 
Public Museum of the City of Milwaukee. 

Annnal Report. 

Bulletin. 
Smithsonian Institution, U. S. National Museum, Washington. 

Annual report. 

Bulletin. 

Contributions from the U. S. National Herbar lum. 

Miscellaneous Collection. 

Proceedings of the U. S. National Museum. 

The American Naturalist, New-York. 
The Philippine Journal of Science, Manila. 
Tufts College, Massachussets. 

Studies. 
United States Department of Agriculture, Washington. 

Bulletin. 
United States Qeological Survey, Washington. 

Bulletin. 

Mineral Ressources of the United States. 

Professional Paper. 

Water-Supply and Irrigation Paper. 

University of California, Berkeley. 

Publications. 
University of Colorado, Boulder. 

Studies. 
University of Illinois, Urbana. 

Illinois biological Monographs. 
University of the State of New York. New York State Museum. 

Annual Report. 

Bulletin. 



LA IIKAL SOCIKDAD ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL 47 

Wilson Ornithological Club, Oberlin, Ohio. 

The Wilson Biilletin. 
Wisconsin Academy of Sciences, Arts and Letres, Madison. 

Transactions. 
Wisconsin Qeological and Natural History Survey, Madison. 

Bidlelin. 



Francia 

Academia des Sciences de Paris. 

Comptes-rendiis: 
Académie internationale de Qéographie botanique. Le Mans. 

Ballet in. 
Bulletin scientifique de la France et de la Belgique, Paris. 
Bulletin trimestriel de TEnseignement professionnel et technique des 

Peches maritimes, Paris. 
Facultades Sciences de Marseille. 

Anuales. 

Instituí de Zoologie de l'Université de Montpeliier. 

Travaux. 
Laboratoired'Histologie de la Faculté de Médecine de Montpeliier. 

Travaax. 
La Feuille des Jeunes Naturalistes, Paris 
L'Echange, Moulins. 
Le Naturaliste, Paris. 
Muséuin d'Histoire Naturelle de Paris. 

Bulletin. 
Revuedes Pyrénées, Toulouse. 1914. 

Bulletin. 
Revue genérale des Sciences purés et appliquées, Paris. 
Société botanique de France, Paris. 

Bulletin. 

Mémoircs- 
Société botanique de Lyon. 
Societé de Qéographie du Maroc, Casablanca. 

Bulletin. 
Société des Amis des Sciences naturelles de Rouen. 

Bulletin. 
Société des Sciences naturelles de l'Ouest de la France, Nantes. 

Bulletin. 
Société de Spéléologie, Paris, 

Spelunca. 

Société d'Histoire Naturelle de l'Afrique du Nord, Alger. 

Bulletin. 
Société d"Océanographie du Qolfe de Gascogne. Bordeaux. 

Rapports. 



48 PUBLICACIONES QUE RECIBE 

Société entomologique de France, Paris. 

Anuales. 

Biilletin. 
Société francaise de Minéralogie. 

Biilletin. 
Société géologique de France, Paris. 

Biilletin. 
Société linnéenne de Bordeaux. 

Actes. 
Société linnéenne de Lyon. 

Annales. 
Société linnéenne de Normandie, Caen. 
, Bulletin. 

Mémoires. 
Société linnéenne du Nord de la France, Amiens. 

Bulletin. 

Mémoires. 
Société nationale des Sciences naturelles et matiiématiques de Cher- 
bourg. 

Mémoires. 
Société zoologique de France, Paris. 

Bulletin. 
Station Entomologique de la Faculté des Sciences, Rennes. 

Insecta. 
Université de Toulouse. 

Annuaire. 

Bulletin. 

Holanda 

Fondation de P. Teyler van der Hulst, Haarlem. 

Archives du Musée Teyler- 
Rijks Herbarium, Leiden. 

Mededeelingen. 
Société hollandaise des Sciences, Haarlem. 

Archives néerlandaises des Sciences exactes et naturelles. 



Inglaterra y sus Colonias 

Australian Museum, Sydney. 
Legislative Assembly. 
Records. 

Colombo Museum, Ceylan. 
S polla Zer Iónica. 

Department of Agriculture of Nova Scotia, Truro. 

Bulletin. 
Entomological Society of London. 

Transactions. 



LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL 40 

Entomological Society of Nova Scotia, Truro. 

Proceedings. 
Entomological Society of Ontario. 

Anniial Rcport. 
Linnean Society of New South Wales, Sydney. 

Proceedings. 
Natural History Society of Glasgow. 

The Glasgow Natiiralist. 

Transactions. 
Queensland Museum, Brisbane. 

Annals. 
Royal microscopical Society, London. 

Journal. 
Royal Physical Society, Edinburgh. 

Proceedings. 
Royal Zoological Society of New South Wales, Sydney. 

The Australian Zoologist. 
Sarawak Museum. 

Journal. 
South African Museum, Capetown. 

Annals. 
The Canadian Entomologist, London. 
The Entomologist's Record and Jour. of Variaton, London. 
The Zoológica! Record, London. 
The Zoologist, London. 
University of Toronto. 

Stndies. 
Zoological Museum of Tring. 

Novitates Zoológicos. 
Zoological Society of London. 

Proceedings. 

Transactions. 



Italia 

Accademia Gioenia di Scienze Naturali, Catania. 
Atti. 

Laboratorio di Zoología genérale ed agraria della R. Scuola superiore 
d'Agricoltura in Portici. 

Boíl et tino. 
La Nuova Notarisia, Modena. 
Musei di Zoología ed Anatomía comparata della R. Universitá di Torino. 

Bollettino- 
Museo Cívico di Storía naturale di Genova. 

Annali. 
Reale Stazione di Entomología agraria in Firenze. 

Redia. 

Tomo xviii.— Enero, 1918. 4 



50 PUBLICACIONES QUE RlíCIBE 

Rivista coleotterologica italiana, Camerino. 
Rivista italiana di Ornitología, Bologna. 
Rivista técnica e coloniale di Scienze applicñte, Napoli. 
Societá di Naturalisti in Napoli. 

Bollettino. 
Societá di Scienze naturali ed economiche di Palermo. 

Giornale di Scienze naturali ed economiche. 
Societá entomológica italiana, Firenze. 

Biíllettino. 
Societá italiana di Scienze naturali in Milano. 

Memorie. 
Societá siciliana di Scienze Naturali, Palermo. 

// Naturalista Siciliano. 
Societá toscana di Scienze naturali, Pisa. 

Atti. 
Societá zoológica italiana, Roma. 

Bollettino. 

Japón 

Tokyo Zoological Society. 

Annotationes zoologicae Japonenses 

Méjico 

Dirección de Estudios biológicos, México. 

Boletín. 
Instituto geológico de México. 

Boletín. 

Parergones. 
Instituto Médico Nacional, México. 

Anales. 
Museo Nacional de Historia Natural, México. 

La Naturaleza. 
Sociedad científica «Antonio Álzate», México. 

Memorias y Revista. 
Sociedad mexicana de Geografía y Estadística, México. 

Boletín. 

Monaco 

Institut Océanographique, Monaco. 
Bulletin. 
Resultáis des campagnes scientifiques du Prince Albert Jer de 

Monaco. 

Noruega 

Universitas Regia Fredericiana, Christiania. 



LA lUíAL SOCIKDAÜ líSPANOLA DK HISTORIA NATURAL 51 



Perú 

Sociedad geográfica de Lima. 
Boletín. 

Portugal 

Academia das Sciencias, Lisboa. 

Boletim Bibliographico. 

Boletim da segunda clase. 

Jornal de Sciencias. 

Memorias. 
Annaes de Sciencias Naturaes, Foz de Douro. 

Memorias. 
Broteria, Braga. 

Serie botánica. 

Serie de \nilgarizagao scieniifica. 

Serie zoológica. 
Commicao dos traballios geológicos de Portugal, Lisboa. 

Communicagoes. 

Memorias. 
Instituí de Bactériologie Cámara Pestaña, Lisboa. 

Archives. 
Sociedade Broteriana, Coimbra. 

Boletim. 
Société portugaise des Sciences naturelles, Lisboa. 

Ballet in. 

República Argentina 

Academia nacional de Ciencias, Córdoba. 

Biilletin. 
Ministerio de Agricultura (Sección de Geología, Mineralogía y Mine- 
ría), Buenos Aires. 
Museo de La Plata. 

Anales. 

Revista. 
Museo nacional de Buenos Aires. 

Anales. 
Sociedad científica argentina, Buenos Aires. 

Anales. 
Sociedad Pliysis. Buenos Aires. 

Boletín. 



Rusia 



Jardín botánico de Tiflis. 
Kaukasisches Museum. Tiflis. 
Mitteilungen. 



52 PUBLICACIONES QUE RECIBE 

Musée botanique de TAcadémie impériale des Sciences, de Petro- 
grado. 

Travaux. 
Musée zoologique de TAcadémie impériale des Sciences, de Retro- 
grado. 

Anmiaire. 
Societas entomológica rossica, Retrogrado. 

Reviie riisse d'Entomologie. 

Trudy (Horce). 
Société impériale des naturalistes de Moscou. 

Biilletin. 

Noiiveaux Mémoires. 
Société ouralienne d'Amateurs des Sciences naturelles, Ekaterinoslaw. 

Bnlletin. 

San Salvador 

Museo Nacional de El Salvador, San Salvador. 
Anales. 

Suecia 

Entomologiska Foreningen i Stockholm. 

Entomologisk Tidskrift. 
Geological Institution of the University of Upsala. 

Bnlletin. 
Université Royale d' Upsala. 

Suiza 

Naturforschende Qesellschaft in Basel. 

Verliandlnngen. 
Schweizerische Entomologische Qesellschaft, Schaffausen. 

Mitteilnngen. 
Société Vaudoise des Sciences naturelles, Lausanne. 

Bnlletin. 
Société zoologique suisse et Muséum d'Histoire naturelle de Genéve. 

Reviie suisse de Zoologie. 



Cruguay 

Museo nacional de Montevideo. 
Anales. 



Venezuela 



Museos Nacionales, Caracas. 
Gaceta. 



Madrid, 31 de Diciembre de 1917. 



Ángel Cabrera, 

Bibliotecario. 



BOLEvTIN 

DE LA 

REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL 



Sesión del ^ de Enero de J9I8» 

PRESIDENCIA DEL SR. D. GUSTAVO PITTALUGA 

El Secretario leyó el acta de la sesión anterior, que fué aprobada. 

Admisiones y presentaciones.— Fueron admitidos como socios nu- 
merarios los señores y establecimientos presentados en la sesión de 
Diciembre. 

Toma de posesión. — Al ocupar la mesa el Sr. Pittaluga dirige un 
expresivo saludo a la Sociedad y agradece a todos su elección para 
la presidencia de la misma en el año corriente. Hace notar que para 
él esta elevación ha constituido un honor inesperado y que estima 
como uno de los más grandes que en su vida pueda recibir. Dice 
que, aunque alejado un poco, por el ejercicio déla profesión médica, 
de la labor a que se entregan los hombres que cultivan la ciencia 
por la ciencia misma y sin finalidad utilitaria de ninguna clase, se 
siente atraído por esta clase de trabajos, a los que concede el altí- 
simo interés que revisten, como base de todo perfeccionamiento y 
progreso científico. Añade que siempre tuvo predilección por el es- 
tudio de las ciencias naturales y que sus enseñanzas en la cátedra 
procura orientarlas en esa dirección, a fin de que se despierte en 
sus discípulos el interés por esa clase de conocimientos. Finalmente, 
ensalza con gran entusiasmo la obra que viene realizando la Socie- 
dad Española de Historia Natural y ofrece seguir contribu- 
yendo a ella en la medida que lo permitan su inteligencia y sus fuer- 
zas materiales. 

Al terminar su discurso el Sr. Pittaluga, de cuyas palabras sólo 
damos aquí un compendio, en el que hasta pudiera echarse de menos 
la fidelidad, demostraron todos los concurrentes a la Junta, con un 



54 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

aplauso, la satisfacción con que acogían las manifestaciones del se- 
ñor Presidente. 

Asuntos varios — El Sr. Fernández Navarro, haciendo resaltar el 
interés que ofrecen las publicaciones de la Société Géologique de 
France, ruega a la Junta directiva que, bien por cambio o por com- 
pra directa, se completen los Anales y Memorias de dicha Sociedad, 
de la que faltan bastantes tomos en nuestra biblioteca. 

Un ruego análogo dirige con relación a los Archives des Scien- 
ces physiques et Natiirelles de Genéoe, que revisten asimismo 
un interés excepcional para todos los naturalistas, por ser publica- 
ción en que aparecen trabajos de todas las ramas de las ciencias físi- 
cas y naturales. 

Interesa también al Sr. Fernández Navarro se solicite de la Di- 
rección del Instituto Geográfico un ejemplar del Anuario estadis- 
tico de España, correspondiente a 1916. 

Por último, indica la conveniencia de que la Junta directiva estu- 
die y proponga un plan de estudios y exploraciones en Marruecos 
para llevarlos a cabo en el año actual, solicitando el apoyo y con- 
curso del Ministerio de Estado, si fuere preciso. 

— El Secretario lee una carta dirigida al Sr. Bolívar, por el reve- 
rendo P. Longinos Navas, en la que, con referencia a un acuerdo 
tomado el día 5 de Diciembre por la Sociedad Aragonesa de Cien- 
cias Naturales, se dice lo siguiente: 

«Esta Sociedad, en sesión celebrada hoy con numerosa asistencia 
(Sres. Aramburu, Pueyo, Puig, Carderera, López de Zuazo, Gi- 
meno. Ferrando, Bellido, Navas, Vargas), se ha enterado, por re- 
lación del Sr. Ferrando, del incidente ocurrido a la Estación de bio- 
logía marítima de Santander y de las iniciativas y gestiones reali- 
zadas por la Real Sociedad Española de Historia Natural 
para obtener que sea incorporada de nuevo y definitivamente al 
Museo Nacional de Ciencias Naturales. 

Por tratarse de un asunto científico la Sociedad se ha creído con 
derecho y deber de interesarse por él. 

Se ha acordado en principio que a cada Estación debe concederse 
el incorporarse a la entidad que más le convenga. En su virtud, en 
el caso presente, la Sociedad Aragonesa de Ciencias Naturales, por 
voto unánime de los que asistieron a la sesión, desea que la Estación 
biológica marina de Santander siga incorporada al Museo Nacio- 
nal DE Ciencias Naturales, y para ello se adhiere a las gestio- 



DE HISTORIA NATURAL 55 

nes que ha realizado o realizare la Real Sociedad Española de 
Ciencias Naturales.» 

Aprobación de cuentas —El Sr. Gómez de Llarena, en su nombre 
y en el de los Sres. Barreiro y Sánchez, lee el documento siguiente: 

«Comisionados los abajo firmantes para la comprobación de las 
cuentas de nuestra Sociedad, según costumbre reglamentaria, pro- 
cedieron al estudio detallado de las mismas, pudiendo comunicar a 
sus consocios el hallarse conformes y satisfechos del resultado de 
su labor. 

El importe de los ingresos ordinarios por cuotas ha sido de 9.910,07 
pesetas, que, unidas a la subvención de 5.000 pesetas anuales con- 
cedidas como otros anos por el Ministerio de Instrucción Pública y 
Bellas Artes, suman un total de 14.910,07. 

Los gastos, cada vez mayores, a causa de las circunstancias ac- 
tuales, han llegado a 12.587,83 pesetas. 

Queda, no obstante, a favor de la Sociedad un saldo efectivo de 
2.322,24 pesetas y créditos por valor de 1.913,50, que en gran par- 
te se saldarán en el presente año. 

Una vez más consignamos que este resultado, constantemente 
beneficioso para la Sociedad, es debido, en su mayor parte, a la 
eficaz actividad de los señores Tesorero y Vicetesorero, a los que 
hacemos público nuestro agradecimiento y el de todos nuestros con- 
socios, y pedimos para ellos un voto de gracias. 

Madrid, 8 de Enero de 1918, — Eduardo Surmely,— Agustín 
Jesús Barreiro.— Joaquín Gómez de Llarena.» 

Comunicaciones. —El Sr. Fernández Navarro da cuenta de una nota 
publicada por él en los Comptes rendas de V Académie de Sciences 
de París sobre la no existencia del cretácico en la isla de Hierro. 

—El Sr. González Fragoso entrega una comunicación titulada 
Pugillus sucundus mycetorum Persiae. 

— El Sr. Gil Lletget presenta una nota sobre una subespecie de 
la polla de agua de Filipinas (Gallindus chlorous). 

—El Sr. Bolívar y Fieltain, en nombre de D. Manuel Vidal y Ló- 
pez, propone para la publicación una nota sobre Cicindélidos. 

Secciones. — La de Valencia celebró sesión el 27 de Diciembre en 
el Laboratorio de Hidrobiología Española del Instituto General y 
Técnico. 



56 BOLETIII DE LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

El Sr. Moróte anuncia la próxima publicación del segundo tomo 
de los «Anales del Instituto General y Técnico», en el que figuran 
como «Trabajos del Laboratorio de Hidrobiología Española» los dos 
siguientes: núm. 6: Algunas observaciones sobre la alimenta- 
ción de la Anguila en Valencia, Santander, Lisboa y Aveiro, 
del profesor Gandolfi Hornyold, y núm. 8: Algunos rotíferos 
planktónicos de la Albufera de Valencia, del profesor Arévalo 
Carretero. 

El Sr. Trullenque da cuenta de la inmediata apertura, en Valencia, 
de una Casa que se dedicará a facilitar objetos y material científico, 
y que si en la época de su nacimiento su vida será modesta, más ade- 
lante podrá adquirir desarrollo, contribuyendo eficazmente de este 
modo al fomento y divulgación de las ciencias naturales en Valencia. 

Finalmente se procedió a la elección de Junta directiva para el 
próxi«io año de 1918, siendo nombrados por unanimidad los señores 
siguientes: 

Presidente D. Ramón Trullenque. 

Vicepresidente D. Francisco Moróte Graus. 

Tesorero D. José Hueso. 

Secretario D. Luis Pardo García. 

— La de Barcelona celebró sesión el 29 de Diciembre, bajo la pre- 
sidencia de D. Telesforo de Aranzadi. 

El Sr, San Miguel presenta, como nuevos socios de número, a los 
Sres. D. Antonio Portusach Roca, perito agrícola; D. Domingo Pa- 
let y Barba, diputado provincial, y D. Juan Bosch Domingo. 

El señor Tesorero lee las cuentas del año, que son aprobadas. Se 
acuerda, a propuesta del señor Presidente, hacer constar en acta el 
agradecimiento de la Sección a dicho señor Tesorero por su buena 
gestión administrativa. 

El Sr. Suárez de Figueroa presenta una comunicación titulada: 
«Modificaciones de la secreción láctea determinadas por la electri- 
cidad». 

El Sr. Aranzadi presentatambiénotro trabajo titulado: «El índice 
de altura del triángulo facial». 

El Sr. Caballero entrega asimismo una nota cuyo título es: «Adi- 
ción a los Micromicetos de Cataluña, de Gz. Fragoso». 

Se procede a la elección de nueva Junta directiva para el año de 
1918, resultando proclamados por unanimidad los señores siguientes: 



DE HISTORIA NATURAL 57 

Presidente ... D. José Fuset Tubiá. 

Vicepresidente. . D. Maximino San Miguel de la Cámara. 

Tesorero . . - . D. Francisco Pardillo Vaquer. 

Secretario D. Emilio Fernández Galiano. 

—La de Sevilla celebró sesión el 2 de Enero de 1918 en el Mu- 
seo de Historia Natural de la Universidad. Fué presentado para so- 
cio numerario D. Vicente Puyal y Gil, ingeniero agrónomo. 

Abierta la sesión por el Sr. Morales Antequera, y leída y apro- 
bada el acta de la anterior, se procedió a dar posesión a la nueva 
Junta, ocupando la presidencia D. Feliciano Candau. En nombre de 
las respectivas Juntas usaron de la palabra los dos Presidentes, sa- 
liente y entrante, con motivo del acto que se realizaba. 

A propuesta de D. Manuel Medina se concedió un unánime voto 
de gracias a la Junta saliente. 

El Sr. Tenorio dio cuenta de haber encontrado en el término de 
Castilblanco lavas traquíticas, sobre un conglomerado triásico, 
cerca del río Nías. También encontró rocas semejantes en el de 
Constantina. 

El Sr. Barras dio cuenta de la comunicación que, con fecha 21 del 
pasado Diciembre, le hizo en carta el médico de esta ciudad don 
Antonio Ariza, referente al encuentro en las patas de varios estor- 
ninos, cazados no lejos de Sevilla, de anillos de aluminio numerados 
y llevando todos la inscripción siguiente: «Lotos Prag Austria»; y 
presentó dos de estos anillos, que le había remitido dicho Sr. Ariza, 
que llevan los números 15.206 y 17.851. Añadió que, dado el inte- 
rés que tienen estas observaciones sobre la emigración de las 
aves, convenía, además de dejarlas consignadas, hacerlas llegar a 
su punto de origen para conocimiento del investigador que las está 
realizando. 

Nota bibliográfica. 

De D. Juan Dantín (Sección de Madrid): 

Fernández Navarro (L.): Le Pie du Teyde et le cirque de las 
Cañadas a Ténériffe. (Compt. rend. de l'Acad. des Scienc, 
tomo 165, págs. 471-473), \^\1 .—Sur la structure et la compo- 
sition pétrographique du Pie du Teyde (Compt. rend. de l'Acad. 
des Scienc, tomo 165, págs. 561-563), 1917. 

Nuestro laborioso consocio ha emprendido una muy interesante 



58 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

monografía acerca del volcán del Teide, sobre el cual hay ya nu- 
merosos trabajos, mas todos incompletos y aun contradictorios. 

El Pico del Teide está, al presente, en una fase poco activa de 
fumarolas permanentes, tanto más numerosas y patentes cuanto más 
cercanas a la cumbre. 

Compleja es su composición petrográfica. Traquitas —de grandes 
cristales sanidínicos— traquitas fonolíticas (en numerosos bancos), 
productos de proyección intercalados entre ambas son las rocas más 
dominantes. Corrientes de labradorita y de basalto irrumpen en la 
uniformidad, recubriendo los mantos traquíticos productos de erup- 
ciones modernas de cada vez más básicos. 

La caldeira o circo de Tenerife en que se yergue el Pico del Tei- 
de aparece como un gigantesco cráter explosivo. 

Por lo que toca a la edad —relativa al menos— el profesor Fer- 
nández Navarro va datando muy racionalmente estos materiales 
tan diversos. El gran volcán que hoy forma la caldeira se ha edi- 
ficado sobre restos de erupciones submarinas (Teño, Anaga), en 
días, tal vez, del terciario medio. Muchos fenómenos se han ido des- 
pués sucediendo, hasta detenerse en las muy modernas lavas ne- 
gras andesíticas que forman el manto exterior del Teide y en la úl- 
tima erupción del Chaborra contemporánea de la Revolución fran- 
cesa (1798). 



Notas y comunicaciones. 



Una nueva forma de Anfibio urodelo (Molge Bolivari) 



por 

E. Boscá y Casanoves. 
(Lámina i.) 



Por segunda vez (1), he de justificar la preterición en que he te- 
nido, durante más de seis lustros, algunos materiales con que me 
favorecieron buenos amigos, al enterarse de mis aficiones herpeto- 
lógicas, acordándose precisamente durante su permanencia en loca- 



(1) Véase Boscá: Adiciones herpetológicas a la fauna de Cataluña. 
(Bol. de la R. Soc. Esp. de Hist. Nat., Abril, 191(3.) 



Bol. de la R. Soc. Esp. de Hist. Nat. Tomo XVIIl. Lám. I. 





Molge Bolivari Boscá. 



DE HISTORIA NATÜRAI- 59 

lidades entonces fuera de mi alcance; mas al retorno de mi estudio, 
que no debí abandonar, me encuentro con otra forma nueva (2), si 
bien representada por un solo individuo, y, por consiguiente, pri- 
vándonos, por de pronto, de todos aquellos caracteres internos cuyo 
conocimiento exige desfigurar el ejemplar, así como el grado de 
parentesco para con sus congéneres, como las partes cartilaginosas 
de la cabeza, por ejemplo. 

En cuanto a su estado de conservación aparece acartonado y rí- 
gido en sus extremidades, sin duda por la fuerza del alcohol en que 
se le puso en los primeros momentos, pero ello proporciona, en cam- 
bio, el haber conservado bien su coloración, circunstancia que en 
los animales de este grupo suele tener valor característico. 

Esta adquisición coloca a la Península Ibérica, con respecto a los 
Urodelos indígenas, al nivel de la fauna italiana y después de la 
fauna de Francia, sin duda de las mejor estudiadas, tomando los 
datos de la estadística de Schreiber en su Herpetologia europea, 
edición de 1912, y prescindiendo aquí de la existencia, en el indica- 
do grupo, de algunas variedades. 

Provisionalmente puede considerarse como el urodelo de los de 
menos talla entre los conocidos, a menos que a la postre resultara 
ser un individuo joven. 

Su cabeza es oval, con el hocico redondeado, apenas saliente 
sobre el mentón, algo deprimido hacia adelante, presentando el 
mayor diámetro transverso en la comisura de la boca; sobre el vér- 
tice, mirado con la lente, se dibuja como una placa rostral de los 
reptiles, pentagonal, y cuyo ángulo superior se interpone contra los 
orificios nasales, que son redondos y abiertos hacia adelante, algo 
hacia afuera, rodeados por el relieve del esfínter, obturados a vo- 
luntad. Canto rostral marcado, con el área cefálica relativamente 
extensa y algo convexa, formando relieve a sus lados las respecti- 
vas órbitas, cuyo ojo es francamente lateral; un pliegue o rugosidad 
cutánea, se extiende del ángulo posterior orbitario a lo largo del 
cuello; boca desprovista de festón carnoso sobre la mandíbula supe- 
rior; lengua más bien grande, 'alargada, con sus bordes sinuosos, 
libre por los lados y por detrás (1); con algunas papilas hacia los 

(1) Véase Bosgá: Un género nuevo para la fauna herpetológica de 
España y especie nueva o poco conocida, 1. c. Junio, 1916. 

(2) A causa de las manipulaciones para su estudio y dibujo, la len- 
gua ha quedado separada de la brida carnosa que la unía a la parte de 
la sínfisis, rasgándose los tejidos y quedando libre por accidente. 



60 BOLETÍN DE La REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

bordes y en el fondo intermaxilar inferior; dientes del paladar en 
dos filas convergentes hacia adelante y un tanto separadas por de- 
trás en forma de V, muy aguda; choanas grandes, abiertas hacia 
detrás y algo afuera, con el borde de su orificio acentuado y segui- 
do de una depresión, coincidiendo en una misma línea recta trans- 
versal, el vértice de las filas dentarias del paladar, con el borde 
anterior de las choanas. 

Cuello largo y grueso; cuerpo alargado, cilindráceo, poco abulta- 
do; la abertura de la cloaca longitudinal y disimulada; cola algo más 
corta que el resto del animal, en forma de hoja de espada, más 
ancha en su base, se estrecha uniformemente terminando en punta 
redonda, y en su borde inferior, apenas escotado, después de la 
cloaca, lleva un estrecho festón membranáceo, extendido a las tres 
cuartas partes de la longitud posterior. Miembros delgados; el ante- 
rior terminado por cuatro dedos romos en su extremo y libres entre 
sí, el primero y el último casi iguales en longitud, siguiendo el 
segundo en mayor proporción, y el tercero es el más largo; sobre 
la parte externa del carpo se presenta un tubérculo pequeño, re- 
dondo; miembro posterior algo más corto que el de delante, con un 
reborde cutáneo saliente sobre la parte externa de la pierna, termi- 
nando con cinco dedos como aplastados y romos, los dos extremos 
son rudimentarios, el centro el más largo y los colaterales casi 
iguales entre sí, formando el conjunto una palma, aunque reducida, 
por hallarse reunidos por su base, mediante la piel. 

El tegumento aparece como enarenado por granos pequeños, re- 
dondos y duros, que dan al tacto sensación de aspereza, presentán- 
dose repartidos de modo uniforme indistintamente por todas las re- 
giones externas del animal, y con respecto al plano inferior tienden 
a formar filas transversas. 

La coloración de su parte superior se manifiesta de un rojo ama- 
rillento uniforme con dos manchas ocelares de borde negro y centro 
amarillo sobre los costados del pecho, las primeras de cada lado 
aparecen simétricas en su colocación, mientras que la segunda 
mancha del lado derecho se halla corrida hacia el vientre; en la 
parte inferior, el rojo amarillento también uniforme, incluso para la 
zona caudal, es más claro, destacándose a simple vista unos pun- 
tos negros esparcidos particularmente a lo largo de los flancos. 

Atendiendo al borde cutáneo existente sobre la parte externa de 
la pierna, se parece este Molge Merrens, al M. Rusconii Gene, 
mientras que por el elemento córneo de la piel recuerda al M. as- 



DE HISTORIA NATURAL Cl 

pera Duges, y podría colocarse en la clave correspondiente entre 
ambas especies, por cierto las dos pertenecientes al grupo en 
que los individuos masculinos carecen de apéndices cutáneos du- 
rante la época del celo; pero sería aventurado el afirmarlo mientras 
no se sepa si el ejemplar en estudio provisional es o no adulto y cuál 
sea su sexo. 

Dimensiones.— D&\ hocico al extremo de la cola = 58 mtn.; del 
hocico al ángulo de la comisura de la boca = 5 mm.; ancho de la 
cabeza en este mismo punto = 5 mm.; ancho del cuello en su parte 
media = 4 mm.; del hombros la ingle = 16 mm.; de la ingle a la 
parte posterior de la cloaca = 5 mm.'; longitud de la cola = 29 mm. 

Procede este animal del valle de Tena, en la vertiente meridio- 
nal de los Pirineos aragoneses a 1 .600 ó más metros de altura sobre 
el nivel del mar, donde se halla el sanatorio de Panticosa (Huesca), 
habiéndose encontrado al propio tiempo que las especies también 
de altura Molge áspera y Rana ibérica, durante el verano 
de 1876, por nuestro consocio Dr. Ignacio Bolívar Urrutia, que 
reúne, entre otros títulos, el de reorganizador indiscutible del Mu- 
seo Nacional de Ciencias Naturales, y a quien tengo el honor de 
dedicarlo, correspondiendo en parte a las dedicatorias recibidas 
mediante sus obras entomológicas. 



Sobre la no existencia del cretácico en la isla de Hierro 

(Canarias) d' 

por 
L. Fernández Navarro. 

Los Sres. J. Cottreau y P. Lemoine describieron hace algún tiempo 
un erizo cenomanense Discoidea pulvinata Desor. var. maj'or que, 
procedente de la isla de Hierro, les había sido comunicado por el 
sabio botánico M. J. Pittard, autor de una flora del Archipié- 
lago (2). 

(1) Esta nota, con ligeras variaciones, ha aparecido en los C. R. de 
la Academia de Ciencias de París, correspondientes a 3 de Diciembre 
de 1917 (t. 165, núm. 23). Como se trata de un asunto de especial inte- 
rés, por referirse a una comarca española, y como ha sido ya tratado 
en esta Sociedad, nos ha parecido útil su reproducción en el Boletín.— 
L. F. N. 

(2) J. Cottreau et P. Lemoine: Sur la présence dii Crétacé aux iles 
Cañarles. («Bull. Soc. géol. de Fr.», serie 4', t. x, 1910, p. 267.) 



62 boletín de la REAL SUCIEDAD ESPAÑOLA 

Cuando se publicó este estudio (1) hice yo notar la extrañeza que 
me causaba semejante descubrimiento, realizado en una región en 
que geólogos como J. González, Walter y Knebel no habían encon- 
trado más que materiales eruptivos, y que yo mismo había recorrido 
con atención sin poder señalar nada de naturaleza sedimentaria, a 
excepción de algunas costras travertínicas no fosilíferas, muy redu- 
cidas, que las gentes del país llaman «caliches», y que no son utili- 
zables ni siquiera para la fabricación de cales. 

Aunque las informaciones que yo recibí más tarde de la isla y una 
visita rápida que hice en 1911 a la localidad señalada por Pittard 
confirmaron mi punto de vista, no he querido rectificar la noticia 
sin que un estudio detallado me permitiera hacerlo con toda segu- 
ridad. 

En efecto, en Julio pasado he vuelto a Hierro y he recorrido con 
detalle y en toda su extensión el barranco de la Caleta, donde dice 
Pittard haber encontrado el erizo descrito. Recorrí asimismo todos 
los alrededores por si hubiera podido realizarse alguna confusión de 
nombres. He vuelto a reconocer la isla en casi toda su extensión y 
me he informado de los naturales del país acerca de la existencia 
de materiales sedimentarios, en particular calizas, que seguramente 
no hubieran pasado desapercibidas, a causa del valor que representa 
la cal en el país. 

Mis investigaciones me permiten afirmar hoy día, sin duda algu- 
na, que el cretácico no existe en la isla de Hierro, y más particu- 
larmente en el barranco de la Caleta y en los alrededores de Val- 
verde. No existen otros materiales no volcánicos que las manchas 
travertínicas insignificantes que ya hemos mencionado, completa- 
mente desprovistas de fósiles y seguramente muy modernas. 

La atribución errónea —si no es debida a un cambio de ejempla- 
res o de etiquetas— puede ser atribuida a dos causas: o que se 
haya recolectado un resto de lastre de buque, o que se hayan toma- 
do como procedentes de Hierro fragmentos de calizas de Fuerte- 
ventura, que son frecuentemente importadas para la fabricación de 
cales. 

La primera hipótesis es la más probable, tanto más que La Esta- 
ca es el único puerto de la isla y en sus alrededores se encuentran 
abundantes lastres de barcos, entre los que pueden hacerse los más 
extraños hallazgos. La segunda hipótesis está apoyada por la exis- 

(1) Bol. di- la R. Soc. Esp. de Hlst. Nat., t. xi, 1S)11, págs. 131 y 275. 



DE HISTORIA NATLKAL G3 

tencia de dos antiguos hornos de cal, uno al final del barranco de la 
Caleta y otro en el barranco inmediato de Montaña Blanca; en sus 
inmediaciones se pueden todavía recoger trozos de la caliza em- 
pleada en la fabricación. Pero debe advertirse que no sabemos que 
en Fuerteventura haya sido señalado el cretácico, y que las calizas 
de aquella isla que conocemos son todas travertínicas modernas. 

Mrs. Cottreau y Lemoine hacen observar en su nota que el erizo 
estudiado ofrecía algunos de sus caracteres borrados por pulimento, 
lo que indica que estaba algo rodado. Es un dato más para creer 
que se trata de un ejemplar extraño a la localidad en que ha sido 
encontrado. 

En todo caso, cualquiera que haya sido la causa de la confusión, 
es importante rectificar este error, pues que se han basado (y se 
seguiría tal vez haciendo lo mismo en adelante) en la supuesta exis- 
tencia del cretácico de la isla de Hierro, conclusiones trascendenta- 
les que necesitan pruebas positivas y sobre las que no quepa la 
menor duda de confusión o de error. 



Algunas leyendas y creencias populares españolas 
relacionadas con serpientes y lagartos 

por 
H. Breuil 

Durante los numerosos viajes que desde hace diez y seis años 
vengo haciendo en muchas provincias de España, he tenido alguna 
vez la ocasión de observar, fuera de mis estudios propios, algunos 
hechos dignos de ser consignados. 

Uno de ellos se relaciona con el folk-lore antiguo del país, y cua- 
tro veces distintas, en provincias muy apartadas una de otra, he 
oído referir el mismo cuento, de modo tan uniforme, que hasta pue- 
do decir que si la misma persona me lo hubiera contado tres veces 
distintas, las frases no se hubieran parecido más. 

La primera vez que he tenido conocimiento de la leyenda que voy 
a referir, me encontraba con D. Federico de Motos, en la provincia 
de Almería, al pie de la vertiente meridional de la Sierra de María; 
estudiando las pinturas paleolíticas del estilo de Levante de la Cue- 
va Chiquita, cerca del Cortijo de los Trenta, y no lejos del pue- 



64 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ble de Chirivel, pregunté el motivo de tal nombre. Efectivamente, 
la cueva, sin ser grande, tenía mayor tamaño que las otras vecinas, 
de modo que no podía ser eso un motivo para llamarla Chiquita. 
Entonces me dijeron los pastores con quienes hablaba yo que el 
nombre verdadero era Cueva de la Chiquita, y como yo pregun- 
tara en seguida de qué chiquita se trataba y si acaso la cueva había 
servido de vivienda a alguna muchacha desgraciada, me contaron 
lo siguiente: 

«No se trata de personas, sino de una culebra chiquita. Los anti- 
guos del país dicen que en otro tiempo, hace muchos años, vivía 
por aquí un pastorcillo con un rebaño de cabras, y por la noche se 
albergaba en la cueva y allí dormía. Y un día vio una culebra chi- 
quita y le dio migas de pan a comer y leche de sus cabras a beber. 
Y todos los dias que venía el pastorcillo volvía la chiquita y el 
pastor la obsequiaba del mismo modo. Pero, corriendo los años, 
creció el muchacho y se hizo hombre, y entonces tuvo que dejar el 
rebaño para ir a servir al rey. Muchos años después volvió a su 
tierra, y otra vez se fué detrás del ganado por la sierra. Un día 
pasó por la cueva, y dijo a su compañero: «Vea, cuando era chico, 
dormía aquí muchas veces, y todos los días me salía una culebra 
chiquita, a la que obsequiaba con pan y leche». Y se quedó otra 
vez aquí para dormir el pastor; mientras dormía, salió otra vez la 
culebra, pero, con los años había crecido mucho, y se había hecho 
una serpiente muy grande, y se acercó al pastor, y durante su 
sueño le envolvió entre sus vueltas, le puso la cabeza encima de la 
suya, y le ahogó.» 

Esto lo consigné en mis notas el día 24 de Marzo de 1914. El 20 
de Junio de 1916, estando yo en la provincia de Cáceres, en el tér- 
mino de Cañameros, vertiente meridional de la Sierra de Guadalu- 
pe, copiando las pinturas neolíticas de la cueva conocida como de 
Alvarez, pregunté a un pastor que vino a visitarme durante mi tra- 
bajo, cómo se llamaba la cueva, y me dijo que además la nombraban 
Chiquita o, mejor dicho, de la Chiquita, y, sin que yo le indicara 
nada de lo que conocía de la leyenda de Chirivel, me la contó en 
términos iguales. 

La tercera vez que tuve ocasión de oiría, fué el día 6 de Sep- 
tiembre de 1916, en la provincia de Madrid, en Torrelaguna, en la 
familia del Sr. D. Antonio San Gil. Únicamente nótase que esta 
vez no se trataba, como lugar del supuesto suceso, de una cueva, 
sino de una peña o, mejor dicho, laja, situada a la orilla derecha 



DE HISTORIA NATURAL 65 

del arroyo vecino a la población, a la salida de la garganta del ba- 
rranco No te pares. 

También he conocido la misma leyenda como historia contada por 
unos abuelos, hace muchos años, en el pueblo de Ayllón (Sego- 
via)(l). 

El caso de una leyenda encontrada aisladamente en sitios tan dis- 
tantes como las provincias de Almería, Cáceres, Segovia y Madrid, 
es tan extraño que no se puede explicar sino como procediendo de 
una fuente muy lejana y haciendo parte del verdadero folk-lore de 
España. También es notable que, dos veces, esté relacionado con 
cuevas adornadas de pinturas rupestres. Por otra parte, hay una re- 
lación muy curiosa entre la leyenda y las estatuas mitriacas figuran- 
do un hombre envuelto completamente con una serpiente grande 
apoyando su cabeza en la suya. 

Esta relación pareció muy digna de ser consignada al Sr. Fierre 
Paris, Director del Instituto Francés, lo que me llevó a creer acaso 
posible que estas cuevas hayan servido, en el tiempo del desarro- 
llo del culto mitríaco en la Península, como sitio consagrado a éste, 
y señalado por alguna figura de las que acabamos de mencionar. 

En tal caso, es muy probable que anteriormente a la época roma- 
na, existiese ya un cierto culto popular con motivo de las figuras 
misteriosas e inexplicables pintadas en estas cuevas. 

Volviendo a otros detalles que me dio el pastor de Cañameros, 
ya sin relación directa con el mismo asunto, diré que éste me contó 
también una leyenda que se conserva, a propósito de un molino 
arruinado, muy antiguo seguramente, que se ve a unos pocos me- 
tros aguas arriba de la cueva. «Cuando habia gente en el molino, y 
que para el servicio del mismo se tenía atrás una presa enchar- 
cando el arroyo, sucedió que en esta presa se escondió un animal 
tremendo, como una serpiente, y que todas las personas que se aso- 
maban a la orilla del estanque artificial, perecían. Entonces la gente 
de la comarca decidió matar al monstruo, para lo que destrozaron el 
molino, rompieron las murallas que cortaban el curso del agua, y el 
animal, espantado, acaso herido, tomó la fuga río abajo con tanta 
fuerza, que desde entonces se nota el rastro de su paso.» 

A esta reseña, creo conveniente comparar otra, a pesar de que 



(1) En esta ultima reseña hay esta variación: que se atribuye la aco- 
metida de la serpiente al caso que el pastor no le daba comida como en 
otro tiempo. 

Tomo xviii.— Enero, 1918. 5 



66 boletín de la. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ya es ajena a España; mi amigo Rene Vallois, del Instituto Fran- 
cés, la recogió en la isla de Rhodes de boca de unos aldeanos con 
quienes hablaba de una cueva del interior de la isla. Le dijeron que 
un día unas mujeres vieron una serpiente muy grande, que salía 
de la cueva; fueron a avisar gente de tropa, y cuando vinieron, 
ya no había ninguna serpiente; pero sí señales de su rastro por 
las arenas y cantos removidos, que indicaban se había arrojado 
al mar. 

En este caso, se puede, sin demasiada temeridad, suponer que la 
serpiente no ha sido otra cosa que una corriente de agua que salió 
durante pocas horas de la cueva y que arrastró grava y piedras y 
llegó hasta el mar. 

La creencia de que en los charcos hondos viven serpientes o 
monstruos, existe en Australia, y probabablemente en muchos otros 
pueblos. 

En la provincia de Cádiz, en la garganta del Acizcar, cerca de 
Facinas, se encuentra un charco de agua muy hondo, debido a las 
capas de arenisca que forman un barraje natural al curso del arroyo. 
Mi amigo el coronel inglés Willougby Verner, que ha recorrido la 
comarca durante muchos años, me dijo que, cuando era joven, se 
había bañado en esta balsa, y que los vecinos hicieron todo lo posi- 
ble para disuadirle, diciéndole que toda persona que se metía en 
este charco moría en seguida. 

En la misma región, pero más al Norte, cerca de la cueva de la 
Pileta, prohibí yo una vez a mi arriero que matase una magnífica cu- 
lebra que se veía entre unas peñas vecinas a nuestra vereda, y, a 
pesar de desistir de su propósito, mi orden no fué de su agrado, 
y me dijo que estos animales son muy malos y muy dañinos, por- 
que vienen a mamar de las mujeres preñadas, y son causa de que 
la criatura muera antes de nacer. 

Como refería esta creencia vulgar a mi amigo el coronel Verner, 
me dijo lo que se cree en esta parte de Andalucía, relacionado con 
el lagarto. Las mujeres de esta comarca tienen muchísimo miedo de 
tal reptil, y no se atreven a satisfacer sus necesidades entre la ma- 
leza donde pueden encontrarse lagartos, porque están convencidas 
de que tienen la costumbre de internárselas en el cuerpo, aprove- 
chando esta ocasión. 

Y como mi amigo les manifestase curiosidad por saber por qué 
procedimiento curaban las personas que tenían un lagarto en el 
cuerpo, le contestaron que las curaban calentando un canto de gran 



DE HISTORIA NATURAL 67 

tamaño, y aplicándoselo al vientre. Entonces, el lagarto, notando el 
calor, y convencido de que picaba el sol, salía fuera. 

Hay también la creencia en Sierra Morena y por otras partes 
de Andalucía, de existir una serpiente muy temible, la víbora 
volante. 

Tales son las notas sobre la creencia y leyendas populares, rela- 
cionadas con reptiles, que tuve la ocasión de apuntar en mis corre- 
rías. Probablemente sería fácil a los españoles cosechar muchos más 
documentos de la misma índole. 



El índice de altura del triángulo facial 

por 
Telesforo de Aranzadi. 

En mi última publicación, titulada «El triángulo facial de los crá- 
neos vascos», Memoria S."* del tomo x de Memorias de ¿a Real 
Sociedad Española de Historia Natural, presenté un nuevo ín- 
dice craneométrico, que llamaba índice de altura del triángulo 
facial. Este índice lo proponía con la dimensión antero-posterior 
de la cara (prostio-basio), como denominador, y la perpendicular, 
bajada a ella desde el nasio, como numerador (véase pág. 392 (34) 
de la Memoria). Decía que me había movido a buscar una altura del 
triángulo en sentido más estricto que la dimensión NP (nasio-pros- 
tio), directamente medida, el hecho de que el orangután quedaba 
en situación intermedia, con respecto a diversas razas humanas, si 
el numerador del índice era esta última dimensión NP. En efecto, 
el índice facial vértico-longitudinal , así calculado, resultaba para 
el cráneo femenino del orangután de 66,7, quedando muy por bajo 
de él los humanos masculinos de Nueva Guinea, con índice de 60,1 , 
y poco menos distantes que éstos los femeninos, así como los austra- 
lianos, bosquimanes, hotentotes, varias otras razas negras e indos- 
tánicas y un cráneo prehistórico francés. En cambio, considerando 
como altura la perpendicular a la base (PB) del triángulo, aquel 
cráneo femenino de orangután quedaba en 43,6, muy por bajo de 
los humanos masculinos de Nueva Guinea, con 58,4. La diferencia 
de índice es en aquél de 23,1 y en éstos sólo de 1,7. En el cráneo 
neandertalense de La Chapelle aux Saints es de 8,6 y en los papuas 
masculinos de 6,6. 



BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

La identidad del índice de altura con la fórmula 
seno B x seno P 



senoN 

permite calcular aquél sin construir el triángulo, si hemos hallado 
por trigonometría los ángulos; pero puede convenir en algunos ca- 
sos calcular el índice sin haber calculado los ángulos. Para tal caso 
podemos utilizar la fórmula trigonométrica del área 

S- = -^— =p{p — a){p — b){p — c), 

en que la h es la altura sobre el lado <7 y /? es el semiperímetro. 
' De esta fórmula se puede deducir el valor de // en función de p, 
a, by c. 

Si en vez de a, b y c ponemos los lados del triángulo facial 
PB, PN y NB, y llamamos P al perímetro, podemos transformar la 
fórmula de manera que nos dé: 



h _ > P(P — 2.PB)(P — 2.PN)(P — 2.NB) 
"PB"~ 2.PB^ 

que resuelve el problema con facilidad mediante logaritmos. Ello 
me ha llevado a descubrir un error de cálculo en mi Memoria por 
lo que se refiere a los cráneos masculinos de Mogador, segundo 
tipo: su índice de altura no es 70,9, sino 67,1; este último valor es 
causado por un error en el cálculo de los ángulos; el ángulo N 
no es 65" 18', sino 67° 18', y el ángulo B no es 42° 36', sino 40" 36'. 
Quedan, por tanto, estos cráneos mucho más lejanos de los vascos 
de como aparecen en las figuras 6.^ y 7.^, viniendo a coincidir con 
los de San Juan de Luz. 

Indicaba en la Memoria (pág. 393) (35) que desde 66,0 para arri- 
ba todos los promedios se refieren a razas boreales, y que las razas 
australes quedan todas en los índices de 64,0 para abajo. Además 
de hacer la salvedad de que con estas últimas quedan los ainos, los 
cuales geográficamente no son australes, como tampoco lo son los 
dos cráneos prehistóricos de Francia citados, es de advertir que los 
dravidas y singaleses, weddas y birmanes habitan algunos grados 
al Norte del Ecuador. También conviene hacer la salvedad de que 
muy probablemente no corresponderían a este tipo austral de trián- 
gulo facial las razas americanas y polinesias. 

La gran amplitud de variación de este índice, que en los cráneos 



DE HISTORIA NATURAL 69 

vascos alcanza de 59,6 a 88,8, es decir, 24,9 de amplitud masculina 
y 22,1 de la femenina, parecería invalidarlo para la caracterización 
de las razas, si no nos acordásemos de que también el índice nasal 
y la estatura, como también el ángulo facial, son muy variables, y, 
sin embargo, nadie los desecha como caracteres antropológicos. 

La razón de estas variabilidades está en que son caracteres que 
se desarrollan después del nacimiento e influyen en ellos todos los 
agentes externos que modifican, retardan o detienen el crecimiento. 

Aunque los índices no necesitan, en realidad, de calificativos, la 
tendencia general a buscar la abreviación de las frases descriptivas, 
mediante palabras técnicas, me impulsa a buscar adjetivos que 
distingan a los índices altos y bajos. Para ello recordaré que en la 
Memoria indicada ponía en relación el lado PB del triángulo con el 
desarrollo maxilo-faríngeo, y hacía notar la diferencia sexual del 
triángulo por predominio del tipo respiratorio en el varón y del di- 
gestivo en la mujer; esto último se hace notar en el triángulo por 
tener la mujer menos diferencia por defecto en el lado maxilo-farín- 
geo y más por exceso en el ángulo intrafacial, opuesto a ese lado, 
por quedar el punto N, arranque de la nariz, más retirado. En otras 
palabras, así como el lado PB es el lado maxilo-faríngeo o mandu- 
catorio, el lado PN es el lado nasal o respiratorio. Luego los índices 
altos indican predominio nasal y los índices bajos predominio ma- 
xilo-faríngeo. Por eso he ideado, ya que los términos de hipsipro- 
sopos y cameprosopos se usaron en otro sentido, los calificativos 
de rinoprosopos y gnatoprosopos; el primero responde a lo que, 
usando de una hipérbole del lenguaje familiar, se suele decir «caras 
todo nariz»; el segundo vendría a querer decir, con una hipérbole 
complementaria, «caras todo mandíbulas»; aquél para los índices de 
altura de cifra grande, éste para los índices de altura de cifra pequeña. 

Por lo que ya se ha indicado más arriba, parece conveniente ele- 
gir como límite entre los dos grupos el valor 65, y no adoptamos el 
sistema de separar un grupo intermedio, porque creemos preferible 
el método dicotómico para las correlaciones y combinaciones con los 
otros elementos directos o derivados en el triángulo facial. Las com- 
binaciones se evidencian en la siguiente figura (1): 



(1) Necesidades de ajuste y la conveniencia de no reducir la figura 
hacen que ésta no aparezca en la posición más adecuada a la que es más 
frecuente en el perfil fisonómico: bastaría hacerla girar hasta la hori- 
zontalidad del título explicativo. 



70 



boletín de la real sociedad española 



En esta figura se ha hecho a todos los triángulos comparables 
por su forma, independiente del tamaño, haciendo BN, o sea el lado 
cerebral, el primeramente desarrojlado, igual a 100 y común para 
todos los triángulos; los otros dos lados no se han dibujado, redu- 
ciendo su señalamiento al punto P, o vértice alveolar, de algunos 
tipos; además, se han trazado los siguientes lugares geométricos: 







^ 



'<UcO 



:<^ 



S 



ZO 









0-^" 







De la longitud PB, como tanto por ciento de BN, es decir, del 
índice gnático, en 75, 80,-90, 100 y 1 10, que incluyen a los cráneos 
humanos. El índice = 100 nos sirve para separar los dos grupos de 
prognatos y ortognatos. 

De la longitud, que se suele llamar altura nasio-alveolar, NP, 
como tanto por ciento de BN, en 45, 50, 60, 70, 80 y 90, que inclu- 
yen los cráneos humanos. 

Del índice de altura o relación centesimal de la altura de N 
sobre la base PB, medida aquélla en la perpendicular. Además de 



DK HISTORIA NATURAL _ 71 

la divisoria en 65 y 64 se han trazado las trayectorias de los índi- 
ces de 50 y 90 para abarcar todos los cráneos humanos observados 
dentro de estos límites (1). 

Del ángulo facial en P, en los valores de 60°, 70°, 80° y el rec- 
to, como límites extremos el primero y el último. 

El resultado parece ser que el índice gnático de 100, el índice de 
altura de 65 y el ángulo facial de 70° se encuentran casi en el mis- 
mo punto central de distribución de las razas observadas, al cual 
se aproxima mucho el promedio de los cráneos de la Cité de París. 

Por el cruce de las trayectorias de los índices gnáticos de 100 y 
de los índices de altura de 64-65, resultan en la figura cuatro sec- 
tores; añadiendo el cruce de las de los ángulos faciales de 70° y de 
las dimensiones NP, como tanto por ciento de NB, de 70 por 100 
resultan ocho sectores. Uno de ellos, el de los prognatos riño- 
prosopos, no presenta ningún promedio de raza, aunque se le apro- 
xima el de los saboyanos, coincidente con el índice gnático de 100. 
En el sector prognato gnatoprosopo, con nasio-alveolar mayor de 
70 por 100, se incluyen el cráneo neandertalense de La Chapelle 
aux Saints, el promedio de los papuas masculinos y además, fuera 
del polígono humano, el orangután. En el sector prognato gnato- 
prosopo, con ángulo facial menor de 70° y nasio-alveolar menor de 
70 por 100, se incluyen los promedios de los australianos y hoten- 
totes masculinos, además del cráneo prehistórico de Combe Capelle 
(Francia) junto a aquéllos. En el sector prognato gnatoprosopo, 
con nasio-alveolar menor de 70 por 100, pero con ángulo facial ma- 
yor de 70°, se incluyen los promedios de los masculinos de Nueva 
Guinea y de los chagas; además, los de Camarones, hotentotes 
femeninos y ainos femeninos, que no se han señalado por falta de 
sitio en la mayor proximidad al punto central. En el sector ortog- 
nato gnatoprosopo se incluyen los promedios de weddas, singa- 
leses y bosquimanes femeninos; además los dravidas, entre los dos 
primeros grupos de la isla de Ceilán, los birmanes, más aproxima- 
dos al punto central, los bosquimanes masculinos a la izquierda de 
los femeninos, los ainos masculinos a la derecha de los femeninos 
respectivos, los femeninos de Nueva Guinea a la derecha de los 



(1) El lugar geométrico del índice de altura es un arco de circunfe- 
rencia que pasa por B, tiene el centro en la perpendicular en B a NB y 
su diámetro es igual al denominador de una fracción^ cuyo numerador 
es NB y cuyo valor es el índice de altura. 



72 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

bosquimanes femenitios, los pamues casi en el punto central. En el 
sector ortognato rinoprosopo, con ángulo facial mayor de 70° y 
nasio-alveolar menor de 70 por 100, se incluyen los grisones y ára- 
bes masculinos, además de los merovingios, que están muy cerca de 
los de París; más lejos se señalarían los femeninos del primer tipo 
de Mogador, y más hacia el punto central los masculinos correspon- 
dientes, los chinos y los batak, no tan cerca los de San Juan de Luz 
y los masculinos del segundo tipo de Mogador, bastante más lejos 
los femeninos de este mismo tipo, los suizos femeninos por bajo de 
los grisones, los esquimales femeninos por bajo de los árabes. En 
el sector ortognato rinoprosopo, con ángulo facial mayor de 70° 
y línea nasio-alveolar mayor de 70 por 100 de la nasio-basilar, se 
incluyen los vascos de uno y otro sexo y los escoceses, así como 
los suizos Valais masculinos más abajo de los femeninos, y los 
guanches más cerca de los grisones; los auvergnats estarían por 
bajo de los escoceses, muy cerca los galobretones y bajobretones. 
En el sector ortognato rinoprosopo con nasio-alveolar mayor de 
70 por 100, pero ángulo facial menor de 70°, se incluyen torgutes, 
telenguetes y esquimales masculinos, aquéllos a la derecha de los 
saboyanos. 

En el cruce de los lugares geométricos del ángulo facial de 70° 
y el índice gnático de 100 (triángulos isósceles) se halla el vértice P 
del triángulo facial, cuyo ángulo intrafacial en N es de 70°; el pro- 
medio mayor humano es de 74° 50' (La Chapelle aux Saints), y el 
promedio menor entre los señalados es de 62° 54' (vascos masculi- 
nos); de modo que la variación es menor en los prognatos que en 
los ortognatos, según hice ya notar en la segunda conclusión de mi 
Memoria, ya citada. Resultando en los ortognatos más caracterís- 
tico para cada tipo el ángulo intrafacial que el facial, como ya lo 
dije entonces, habría que señalar en estos sectores las divisorias 
por aquel ángulo; pero, por no complicar en exceso la figura, no he 
marcado más que el principio de la línea nasio-alveolar para los 
ángulos 75°, 70° y 60°, y fácilmente se ve que la de 70° pasa a la 
izquierda del vértice de los weddas y a la derecha, pero más cerca, 
de los singaleses, en el sector ortognato gnatoprosopo. 

Los promedios de los diversos tipos no se apartan del punto central 
más que unos ocho o nueve milímetros (supuesto NB = 100 mm.) 
los que más; salvo el cráneo neandertalense, que se aparta 1 1 (mucho 
menos, sin embargo, que los 46 del cráneo de orangután hembra) y 
el femenino del segundo tipo de Mogador, que se aparta en sentido 



DE HISTORIA NATURAL 73 

contrario, también 1 1 ; es de advertir qvie este tipo es seleccionado 
por el Dr. Verneau de una colección bastante escasa y no puede 
considerarse como definitivamente establecido en toda su intensi- 
dad. Délos demás, son los más típicos o distantes: los papuas, como 
prognatos gnatoprosopos, con NP mayor de 70 por 100 de NB, án- 
gulo facial menor de 65° e intrafacial grande. 

Los australianos (y el Homo aurignacensis de Combe Capelle), 
como prognatos gnatoprosopos, con NP menor de 70 por 100 de 
NB y ángulo facial mayor de 65°. 

Los de Nueva Guinea, como prognatos gnatoprosopos, con NP 
menor de 70 por 100 de NB y ángulo facial mayor de 70°. 

Los weddas, como ortognatos gnatoprosopos, con ángulo facial 
mayor de 70. 

Los grisones, como ortognato rinoprosopos, con NP menor de 
70 por 100 de NB y ángulo intrafacial menor de 70°, así como fa- 
cial mayor. 

Los vascos, como ortognatos rinoprosopos, con NP mayor de 70 
por 100 de NB y ángulo intrafacial menor de 65°, así como facial 
mayor de 70°. 

Los torgutes (mogoles), como ortognatos rinoprosopos, con NP 
mayor de 70 por 100 de NB y ángulo facial menor de 70°, así como 
intrafacial mayor de 65°. 

En cambio, los cráneos de la Cité de París representan un tér- 
mino medio entre todos los tipos, por lo que se refiere al triángulo 
facial. 

Como la dimensión, que hemos hecho igual a 100 mm., oscila en 
los promedios desde 92 (saboyanos) y 93 (bosquimanes femeninos) 
a 108 (esquimales masculinos) y 112 (Homo neandertalensis), aque- 
lla diferencia típica de forma puede ser algo mayor en número ab- 
soluto de milímetros, tenida cuenta de la diferencia de tamaño. 

Pequeña podrá parecer a quien contempla los puntos en la figura 
sin ser capaz de relacionarlos con la realidad, exenta de exagera- 
ciones caricaturescas; pero el artista, que tiene un compás en los 
ojos, y el naturalista, que sabe la moderación del promedio dentro 
de la variación fluctuante de cada tipo, dejan a cargo, de la cari- 
catura por un lado y de la selección didáctica por otro, el acentuar 
los contrastes sorprendidos por el primero y aquilatados por el 
segundo. 



74 boletín de la keal sociedad española 



NOTAS SOBRE CICINDÉLIDOS (Col.) (1) 

11, — Nueva forma de Cicindela campestris L. y localidad 
española de la C. campestris maroccana sodata Esc. 

. por 
Manuel Vidal y López. 

Hace algunos meses me honró mi estimado amigo el ilustre neu- 
ropterólogo Rvdo. P. Longinos Navas, S. J., de Zaragoza, con el 
envío de algunas Cicindela campestris L. de dicha provincia, de la 
de Lérida y República de Andorra. Entre ellas me llamó la atención 
un ejemplar de raza maroccana Fabr. con etiqueta, Zarago- 
za 9-III-14, que presentaba unidas las máculas medias, externa y 
discal, así como las dos apicales. 

Pensé describirla como nueva; pero creyendo que pudiese ser la 
a. connato-conjunta Ferrer, y temeroso de aumentar la ya harto 
intrincada sinonimia de esta multiforme especie, me abstuve de 
hacerlo. 

El conocimiento de la a. sodata Esc. (2), volvió a despertar mi 
interés en concretar la clasificación de mi ejemplar. 

De los datos adquiridos acerca de la forma de Ferrer (3), parece 
que se trata de una reunión de las formas connata Heer y conjun- 
ta D'Torre —aunque a la primera le señala la característica «trazo 
de unión fino», sin aludir a la forma sinuosa que le corresponde — , 
y en vista de la forma de Escalera, gracias a la amabilidad del se- 
ñor Bolívar (D. Cándido), que me remitió un croquis del élitro de- 
recho de la 9 tipo, que existe en el Museo Nacional de Ciencias 
Naturales, parece ser nueva mi aberración, en la que se reúnen 
a. sodata Esc. y a. con/unta D'Torre. 

Pudiera llamarse Navasi, en honor a mi sabio corresponsal. 

Me permitiré recordar las características de a. sodata Esc, 

(1) Véase el número de Diciembre de 1916 de este Boletín. 

(2) Manuel Martínez de la Escalera: Los Coleópteros de Ma- 
rruecos. (Trabajos del Museo Nacional de Ciencias Naturales. Serie 
Zoológica, núm. 11. Madrid, 1914.) 

(3) Assaig mono ¡aira fie h sobre les Cicindeles Catalanes. (Butlleti 
de la Institució Catalana d' Historia Natural. Any 8, 2.'' época.) 



DE HISTORIA NATURAL 75 

V. connata Heer, a. confluens Brehm y connato-conjiinta Fe- 

rrer, en la parte que puede convenir a la clasificación de mi forma. 

Mácula media externa unida con la mácula discal por una 

línea 1 

Mácula media externa unida con la mácula discal por una 
banda ancha a. confluens Brehm. 

1 . a) Línea de unión delgada y sinuosa 2 

b) Línea de unión delgada y recta oblicua a la sutura 3 

2. a) Máculas apicales distintas v. connata Heer, 

b) Máculas apicales unidas. ... a. connato-conjunta Ferrer. 

3. a) Máculas apicales distintas a. sodata Escalera. 

b) Máculas apicales unidas a. Navasi nov. ab. 



Para precisar las características de a. sodata Esc. , me he 
valido, aparte del croquis citado, de una 9, de igual procedencia que 
la típica de Navasi, que presenta aquel dibujo en uno de.sus éli- 
tros, ambas en mi colección. 

Queda, pues, extendida el área de dispersión de la forma de Es- 
calera hasta una localidad tan distante, como Zaragoza, de la primi- 
tiva y única de Mogador (Marruecos), aumentándose con ella el 
número de nuestras formas peninsulares. 

Aun tengo en mi colección otra maroccana Fabr. con etiqueta 
de «Escorial (Espagne). L. Bleuse, 29,30/7, 1879», que presenta 
en el élitro derecho una forma francamente de paso hacia sodata, 
aunque la unión entre máculas no es completa, por lo que cabe su- 
poner la existencia de ésta en la región castellana. 



La Gallínula chloropus de Filipinas 

por 
Augusto Gil Lletget. 

Estudiando las aves de Filipinas que hay en el Museo Nacional 
de Ciencias Naturales he visto en dos ejemplares adultos de 
G. chloropus, uno de ellos procedente del Museo de Manila y la 
otra procedente del pueblo de Los Baños, en la provincia de Laguna, 
recolectada por D. Domingo Sánchez, diferencias que hacen del 



76 



BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Ticlin una variedad distinta de la polla de agua, por lo que 
me he decidido a describirla como una raza de la G. chloropus. 
De estas diferencias, la fundamental consiste en la magnitud del 
escudo frontal, que es más grande y se prolonga más hacia atrás 
que en el de la raza de España. 
Esta diferencia la notó D. Luis Lozano al clasificar por primera 




Fi2f. L"— G. chloropus losanoi. 




Fig. 2.^—G. chloropus chloropus. 



vez el ejemplar procedente del Museo de Manila, escribiendo dicha 
observación en la peana. 

Al comprobar yo esta observación vi, asimismo, que los ejempla- 
res de Filipinas difieren de los de aquí en la intensidad del color y en 
tener algo más grande la longitud de la comisura del pico y el ala. 

Las diferencias que presentan las dos razas son las siguientes: el 



DE HISTORIA NATURAL 77 

pecho ofrece en el adulto de Filipinas reflejos vinosos, siendo más 
obscuro que el de España y faltando las manchas blancas en los 
ejemplares viejos, mientras en los típicos el pecho y abdomen son 
pizarra y están ampliamente moteados de blanco, persistiendo este 
carácter ligeramente atenuado aun en los ejemplares viejos. 

Las escápulas coberteras superiores del ala, dorso y uropigium 
son bastante más claras en la forma española, siendo más obscuro 
el cuello y la cabeza en los ejemplares filipinos, en los que algunas 
veces parecen casi negros. 

Las características de la subespecie en cuestión, aplicándole la 
escala de Ridgway, Color Standards 1912, son, en la subespecie 
filipina: parte superior del pecho, gris purpúreo obscuro; cabeza, 
negro violeta opaco; dorso, escapulares y uropigium, entre pardo 
claro y oliváceo obscuro. 

Hartert, en su revisión de las formas de Gallínula chloropus (1), 
dice, al hablar de la G, chloropus orientalis de Java, Sumatra y la 
Península de Malaca, y rara en Célebes, que los ejemplares de Fi- 
lipinas tienen muchas veces las alas más largas que en G. ch. orien- 
talis y más pardas, pero no dice nada del escudo frontal, que, 
como dije antes, me parece el carácter más importante y parece 
indicar un tránsito entre la G. ch. orientalis y G. ch. sandvicensis 
Streets. 

Esta nueva forma la dedicó al jefe de la Sección de Vertebrados 
de este Museo, D. Luis Lozano y Rey, con el nombre de Gallínula 
chloropus lozanoi. 

La medida del culmen con el escudo es de 45 mm. Ala, 173 mm. 

La descripción está hecha sobre un ejemplar adulto procedente 
del Museo de Ultramar, a donde la enviaron del Museo de Manila. 
También he examinado cuatro ejemplares más, tres de ellos jóvenes. 



(1) Novitates Zoologícae, vol. xvi, pág. 267, 1917. 



BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



«Pugillus secundus mycetorum Persiae» 

(LECTI a FERD. MARTÍNEZ DE LA ESCALERA) 

auctore 

Romualdo González Fragoso. 

En nuevos paquetes de plantas donados por D. Manuel Martínez 
de la Escalera al Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, y 
procedentes de las recolecciones hechas en Persia por su hermano 
D. Fernando —con raro cuidado y verdadero acierto—, he podido 
encontrar algunas especies con micromicetos, bastante interesan- 
tes, que añadir a las que di a conocer en el Boletín de esta Real 
Sociedad, el año anterior, bajo el título de «Pugillus mycetorum 
Persiae» (1). 

Como para el trabajo anterior, las fanerógamas sobre las que se 
hallan los hongos han sido estudiadas y determinadas por el sabio 
botánico D. Carlos Pau, a quien doy las más sinceras gracias. La 
enumeración de dichas fanerógamas, así como las descripciones de 
las especies nuevas, se publicarán bien pronto en los «Trabajos del 
Museo Nacional de Ciencias Naturales», Serie Botánica. 

He aquí los hongos que hemos podido encontrar: 

U rédales. 

1. Puccinia Centaureae (DC.) lAart.—Sacc, Sylloge fung.,xvu, 
p. 286.— Sydow, A4on. i/red., i, p. 39. 

In foliis caulibusque Centaureae solsticialis, st. ured. et teleut., 
prope Amaráh (Mesopotámia), ubi leg. Ferd. Martínez de la Esca- 
lera, III, 1899. 

Pireniaies. 

2. Melanomma Ebeni Qz. Frag., sp. n. 

Peritheciis numerosis, sparsis, vel laxe gregariis, adnatis, vel 
base subinmersis, globosis vel subglobosis, atris, indistincte paren- 
chymatiche, vel subcarbonaceis, 170-250 ;j. diam., 160-180 a alt., 



(1) Bol. de la R. Soc. Esp. de Hist. Nat., t. xvi, 1916, p. 167-174. 



Ulí HISTORIA NATl'RAL 79 

ostiolo cylindraceo, crassiusculo, 50-70 [x long., 45-65 ¡x crass., 
ápice non vel vix incrassato, obtuso-rotundato, poro minuto, pertu- 
só; ascis cylindraceis, vel cylindraceo-clavatis, 90-110 x 14-18 }a, 
in pedicello brevi subattenuatis, paraphysibus obsoletis; sporidiis 
monostichis, prope apicem subdistichis, olivaceo-fuligineis, oblon- 
gis, rectis, 16-22 x 7-9 ix, 3-septatis, ad omnes septum constric- 
tis, eg\ittu\düs.—\n spm\semortu\s Ebeni stellatae Boiss., prope 
Kouh-Cherri, ubi leg. Ferd. Martínez de la Escalera, vii, 1899.— 
An potius Coniothyriiim Ebeni Gz. Frag., et Hendersonia Ebe- 
ni Gz. Frag., metag. connex.— A Melanomma longicolle Sacc. 
próxima, a Melanomma Biibakii Rehm diversissima. 

El Melanomma longicolle Sacc, descrito en ramas podridas de 
Citrus Limonium, es algo semejante, pero suficientemente diversa 
en sus caracteres morfológicos, aparte del carácter biológico. 

Encontrada en unión del Coniothyrium Ebeni y del Henderso- 
nia Ebeni, que describimos en nuestro anterior trabajo, también 
sobre Ebenus stellata Boiss., del Alto Karum. En aquellos ejem- 
plares no aparecía Melanomma Ebeni, en los de Kouh-Cherri 
abunda este Pirenial, siendo muy escasos los picnidios de los es- 
feropsidales dichos. 

3. Pleospora chlamydospora Sacc— Sacc, Syll. fung., ii, pági- 
na 249.— Gz. Frag., in «Pug. myc Persiae», loe cit., p. 169 

In rachis caulibusque languidis vel siccis Astragali erinifolii Pau, 
prope Kouh-Sefid, leg. F. Martínez de la Escalera, vi, 1899. — Socia 
adest Phyllachorae Tragacanthae (Lev.) Sacc. 

Ya cité esta especie en el trabajo anterior, pero asociada en unos 
ejemplares con Pyrenophora dubia Bubák, y en otros con Pyre- 
nophora pachyasca Sydow. 

4. Pleospora Clematidis Fuck.— Sacc, Syll. fiing., ii, p. 255. 
f. Silenes nov. 

Peritheciis sparsis, epidermide tectis, ostiolo papillulato; ascis 
usque 120 x 12-21 ^; sporidiis monostichis vel subdistichis, 
hyalinis 1 -3-septatis, vel flavido-melleis, 5-septatis, 1-septatis in 
longitudinem, oblongis, rectis curvulisve, ad omnes septum con- 
strictis, lóculo tertio leniter inflato, 18-24x8-14 fA.—In foliis siccis 
Silenes Boryii Boiss., Var. Sefidiana Pau, prope Kouh-Sefid, leg. 
Ferd. Martínez de la Escalera, vi, 1899. —Socia Cytospora Sile- 
nes sp. n. 



80 boletín Dlí LA REAL SUCIEDAD ESPAÑOLA 

La afinidad de esta forma con la especie no es muy grande, ale- 
jándose bastante de ella por ser folícola y por sus ascosporas jóve- 
nes, pero la uno a ella por la semejanza de dimensiones de aseas y 
ascosporas, así como por aparecer en las maduras la celdilla tercera 
algo inflada. 

5. Pleospora Escalerae Gz. Frag., sp. n. ad interim. 
Peritheciis gregariis, globosis vel globoso-depressis, epidermide 

evanescente, superficialibus, atro-brunneis nitentibus, usque 300 ¡jl 
diam., vix papillatis, contextu indistincto; ascis late clavatis, usque 
100x36[ji., plerumque curvulis, brevi stipitatis, parietis crassiuscu- 
lis, paraphysatis; sporidiis distichis, obscure brunneis, oblongis, us- 
que 36x18 ¡x, 3-septatis, constrictis, loculis mediis, vel duobus 
mediis, septo longitudinali diviso. — In caulibus emortuis Silenes pe- 
duncularis Boiss., leg. claro naturalista Ferd. Martínez de la Esca- 
lera, cui dicata species, prope Kouh-Sefid, vi, 1899. — A Pleospora 
Silenes Earle diversa; a Pleospora soraría Bubák próxima. 

Los caracteres de la Pleospora Silenes Earle, de América, di- 
fieren bastante. La Pleospora soraria Bubák sobre Dianthus 
orientalis de Mesopotamia es bastante semejante, difiriendo por 
sus peritecas esparcidas, aseas de paredes no gruesas y ascosporas 
no contraídas. 

6. Pleospora Escaleriana Gz. Frag,, sp. n. 

Peritheciis numerosis, crebe sparsis, atris, subglobosis vel oblon- 
gis, usque 270 [x in diam., non vel vix papillatis, ostiolo pertuso, pri- 
mum velatis, demum superficialibus, contextu atro-fuligineo, indi- 
stincte parenchymatico; ascis paucis, oblongis, in pedicello brevi 
attenuatis, 105-140 x 60-70 [jl, octosporis, paraphysibus filiformibus; 
sporidiis irregulariter distichis, brunneis, oblongis, horizontaliter 
5-8-septatis, a septum médium constrictis, coeteris leniter constric- 
tis, 50-60 X 21-24 [A. — In rachidis siccis Astragali florulenti Boiss. 
et Hauck, prope Kouh-Cherri ubi leg. vii, 1899, Ferd. Martínez de 
la Escalera et in mem. dicata species. — Cum Pleospora chlamy- 
dospora Sacc, P. riidis Berl. et P. mesopotamica Bubák, non 
comparandum. 

Es una linda especie bastante diversa de las más próximas. 

7. Pleospora Kouh-Cherrica Gz. Frag., sp. n. 

Peritheciis numerosis, gregariis, erumpentibus, atris, globoso-de- 



DE HISTORIA NATURAL 81 

pressis vel oblongis, usque 250 ¡jl in diam., contextu atrofuligi- 
neo, pseudoparenchymatico; ascis oblongis, breviter pedicellatis, 
90-120x24-38 ¡j-, paraphysibus numerosis, filiformibus ramosis; 
sporidiis irregülariter distichis vel conglobatis, fuligineis, oblongo 
ovoideijí, 30-40x17-21 a, 3-7-septatis, loculis mediis longitudina- 
liter 1-2-septatis, ad septo medio constrictis, coeteris subconstric- 
tis. — In caulibus emortuis Dianthi fimbriati M. B., subsp. laevis- 
simeFau, prope Kouh-Cherri leg. Ferd. Martínez de la Escalera, vii, 
1899. — A Pleospora dessiliens P. Magnus, in caulibus Dianthi 
fimbriati, Persiae occid., lecti Bormmüller diversissima; a Pleos- 
pora soraria Bubák, in caulibus Dianthi orientalis (Kurdistaniae 
occid., lecti) non comparandum. 

El Pleospora dessiliens P. Magnus, tiene ascosporas de 22 x 
1 1 ¡J., con 3-5 tabiques; el P. soraria Bubák, de 30-38 x 17-19 u, de 
tres tabiques horizontales. A esta última se asemeja algo nuestro 
Pleospora Escalerae. 

8. Pleospora Kouh-Sefidica Gz. Frag., sp. n. 

Peritheciis sparsis, tectis, dein erumpentibus, atris, globoso-oblon- 
gis, plerumque 200-225 ¡j. in diam., ostiolo pertuso, parietis- cras- 
siüsculis, contextu pseudoparenchymatico; ascis paucis, ellipsoideo- 
oblongis, brevissime pedicellatis, usque 120x50 jx, octosporis, tú- 
nica tenue, paraphysibus hyalinis obvolutis; sporidiis subtristichis 
vel conglobatis, brunneis, ellipsoideis, utrinque rotundatis, usque 
42x21 [j-, plerumque 7-septatis, 3-septatis in longitudinem, ad 
omnes septum vix constrictis.— In rachidis caulibusque Astragali 
rhodosemi Boiss. et Hauck, prope Kouh Sefid, leg. Ferd. Martí- 
nez de la Escalera, vi, 1899.— A Pleospora kurdistanica Bubák, 
próxima sed diversa; a Pleospora Kouh-cherrica differt ascis am- 
plioribus, etc. 

9. Pleospora kurdistanica Bubák.— Bub., in Fungí Mesopota- 
miae. (Ann. K. K. Naturh. Hofmuseum, Wien, 1914, p. 201.)— Qz. 
Frag., in Pag. myc. Persiae, loe. cit., p. 170. 

Ascis 90-1 10 x; 28-35 ¡j.; sporidiis aggregatis, 7-septatis, longitu- 
dinaliter ter complete divisis, 36-45 x 18-22 ij..— In caulibus emor- 
tuis ^/'gc/íí/í//^ inflatae Bth., prope Kouh-Sefid, leg. Ferd. Martí- 
nez de la Escalera, vi, 1899. 

Esta especie la cité en el trabajo anterior, sobre Stachys ace- 
rosa Boiss., también de Kouh-Sefid, difiriendo muy ligeramente en 

Tomo xviii.— Enero, 1918. 6 



82 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

las dimensiones de aseas y ascosporas, así como en el tipo descrito 
por Bubák, sobre Salvia caespitosa, de Kurdistania, 

Ascis 90-120x24-30 ¡j-, sporidiis conglobatis, ut in typo. — In 
caulibus siccis Phlomidis anisodonthae Boiss., prope Kouh-Sefid, 
leg. Ferd. Martínez de la Escalera, vi, 1899. 

Apenas diversa del tipo. 

Ascis paucis evolutis, facile evanescentis ; sporidiis 42-48 X 
18-22 [JL, 7-8-septatis, in longitudinem 3 septatis. — In rachidis siccis 
Onobrychidis cornutae Desv., prope Kouh-Sefid, leg. Ferd. Mar- 
tínez de la Escalera, vi, 1899. 

De dimensiones de aseas no comprobadas y ascosporas algo di- 
versas, acaso constituya una forma diversa. 

10. Teichospora Borminuileri P. Magnus, in Verhandl. Zool.- 
bot. Gesellsch., Wien, 1899, p. 99, t. iii, f. 12-19.-Sacc., Syll. 
fung , XVI, p. 551. 

In caulibus siccis Stachys acerosae Boiss., prope Kouh-Sefid, 
leg. Ferd. Martínez de la Escalera, vi, 1899. 

Descrita por el profesor P. Magnus sobre la misma planta, de 
Persia occidental; los ejemplares estudiadospor mí en nada difieren 
de su descripción. 

11. Pyrenophora depressa Peck.— Sacc. Syll. fung., ix, p. 895. 
Ellis et Everh., North Amer. Pyren., p. 347.— Gz. Frag., in Pug. 
myc. Persiae (loe. cit., p, 171). 

f. Thesíi nov. 

Peritheeiis globosis vel globoso-depressis, primum tectis, dein 
erumpentibus, 180-350 ]x in diam,, basi hyphis fuligineis cinctis, 
prope apieem setis rigidis, reetis vel flexuosis, crassiusculis prae- 
ditis; ascis clavatis, 95-125 X 30-40 p., brevi pedicellatis, spori- 
diis distichis, vel conglobatis, primum olivaceis, dein fuligineis, 
oblongis, vel ovalis, 28-36x11-18 ¡x, plerumque 3-septatis, ra- 
riis5-septatis, uno vel duobus in longitudinem, ad septum médium 
constrictis. — In caulibus siccis Thesii impressi Stend., prope 
Kouh-Sefid, leg. Ferd. Martínez de la Escalera, vi, 1899.— Pró- 
xima f. Stachydís Gz. Frag. 

Acaso esta forma, unida a la descrita sobre Stachys, deban ser 
separadas del tipo como especie diversa. 



D!í HISTORIA NATURAL 83 

12 Pleosphaeria Escalerae Gz. Frag.— Qz. Frag., in Pug. myc. 
Persiae (loe. cit., p. 170, 1916). 

f. linearifoliae nov. 

A typo differt pycnidiis minoribus 130-200 \x, ascis minoribus 
usque 90x25 [x, sporidiis primum 3-septatis, dein loculis mediis 
longitudinaliter 1-septatis, dim. 28-33 >c 12-17 ¡J..—In caulibus sic- 
cis Bupleuri linearifoliiDC, prope Kouh-Sefid, leg. Ferd. Mar- 
tínez de la Escalera, vi, 1899. 

El tipo lo describí sobre Bapleuram Baldensis, de cerca del río 
Karum, recolectada en el mismo mes y año. Apenas varía más que 
algo en las dimensiones, todas mayores en el tipo. 

13. Phyllachora Tragacanthae (Lev.) Sacc— Do/^/z/í/efl: Traga- 
canthae Lev.— Sacc, Syll. fiing., ii, p. 614. 

Loculis numerosis, minimis, intus albidis, contextu distincte pa- 
renchymatico; ascis sporidiisque non visi. — In foüis rachidisque 
siccis Astragali erinifolii Pau, prope Kouh-Sefid, leg. Ferd. Mar- 
tínez de la Escalera, vi, 1899. 

Especie cuya inclusión en el género Phyllachora es dudosa, en- 
tre otras causas por su estructura parenquimática. Como Léveillé, en 
los ejemplares recolectados en Persia, por Aucher, de Astragalus 
Tragacanthus, no encontré aseas ni ascosporas. Es posible se trate 
de una especie cuya fructificación se verifique en las hojas y raquis 
caídos durante la primavera inmediata. 

Esferopsidales. 

14. Cytospora Suenes Qz, Frag., sp. n. 

Maculis griseis, indeterminatis, pycnidiis numerosis atro-fuscis, in 
mesophyllo inmersis, epidermide semper tectis, globosis vel oblon- 
gis, magnis usque 275 ¡x, in diam., contextu membranáceo, plerum- 
que 1-locularis, rariis 2-3-locularis, subastomis, sporulis hyalinis, 
numerosissimis, bacillaribus, 3-5 X 0,7-1 a, rectis, saepe concatena- 
tis, sporophoris hyalinis, rectis, densissime congestis, longiusculis 
usque 15 X 1 \j., stilosporis longioribus intermixtis.— In foliis emor- 
tuis Silene Boryi Boiss., var. Sefldiana Pau, prope Kouh-Sefid, 
leg. Ferd. Martínez de la Escalera, vi, 1899.— Socia adest Pleos- 
porae Clematidis f. Suenes nov. 



84 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

15. Ceuthospora Astragalina Gz. Frag., sp. n. 

Stromatibüs sparsis, irregularibus, oblongis, depressis, atris, 
subcoriaceis, semierumpentibus, intus uni- vel pluri-locularis, 
loculis inaequalibus, sporuüs copiosis, bacillaribus, hyalinis, minu- 
tis, 2-3x0,5-0,7 a, in cirrhus albidus exsilientes.— In caulibus, 
rachidisque siccis Astr<igali efinifolii Pau, prope Kouh-Sefid, 
leg. Ferd. Martínez de la Escalera, vi, 1899.— Socia adest Pilosty- 
les Haiissneckii Boiss. (Loranthacae). 

Es una curiosa especie que he encontrado en ejemplares abun- 
dantemente parasitados por la interesante y linda Lorantacea arri- 
ba citada. Es posible guarde relación con el Phyllachora Traga- 
canthce. 

16. Coniothyrium Ebeni Gz. Frag. in Pug. myc. Persiae 
(loe. cit., p. 173). 

In spinis Ebeni stellatae Boiss., prope Kouh-Cherri, leg. 
Ferd. Martínez de la Escalera, vii, 1899.— Socia Melanomma 
Ebeni, sp. n., et Hendersonia Ebeni Gz. Frag. 

Especie que describí sobre la misma planta del Alto Karum. 

17. Sphaeropsis Alsines Gz. Frag., sp. n. 

Pycnidiis numerosis, sparsis, vel gregariis, primum tectis, dein 
erumpentibus, irregulariter globosis, usque 175 pi. in diam., contextu 
pseudoparenchymatico, ostiolo pertuso; sporuüs copiosis, oblongis 
vel ellipsoideis, primum hyalinis minutis, 10-12 x 4,5 a, dein magnis, 
15-21x6-9 ]x subhyalinis vel flavidulis, rariis plásmate obsolete 
bipartitis, non septatis, sporophoris indistinctis.— In foliis siccis 
Alsines j'uniperini Fernl., prope Kouh-Sefid, leg. Ferd. Martínez 
de la Escalera, vi, 1899, 

Es una bonita especie que acaso, en perfecta madurez, perte- 
nezca al género Diplodia. 

18. Microdiplodia Alsines Gz. Frag., sp. n. 

Pycnidiis rariis, sparsis, subtectis, globosis, epapillatis 100-175 ¡j. 
in diam., contextu atrofuligineo, pseudo-parenchymatico, ostiolo 
regulariter pertuso; sporulis copiosis, amaene fuligineis, oblongis 
vel subellipsoideis, prope médium 1-septatis, 7-11 x5-6 a, sporo- 
phoris non observatis. -In foliis emortuis Alsines Escalerae Pau, 
prope Kouh-Sefid, leg. Ferd. Martínez de la Escalera, vi, 1899. 



DK HISTORIA NATURAL 8o 

Aun suponiendo que la especie anteriormente descrita pertenezca 
al género Diplodia, ésta se halla muy lejana. 

19. Hendersonia Ebeni Gz. Frag. in Piig. myc. Persiae 
(loe. cit., p. 174). 

In spinis Ebeni sfelíatae Bolss., prope Kouh-Cherri, leg. Ferd. 
Martínez de la Escalera, vi, \899. —Soda Melanomma Ebenísp. n., 
et Coniothyrium Ebeni Gz. Frag. 

H líales. 

20. Epicoccum Panici Qz. Frag., sp. n. 

Sporodochiis magnis, usque 350 ix, atris, in plagulas elongatis, 
usque 3 mm. long. maculis flavescentis insidentibus, stromate 
depresso, aterrimo, conidiophoris claviformibus, 15-52x5-10 p., 
continuis, flavido-olivaceis, conidiis sphaeroideis, minutissime reti- 
culatis, flavido-olivaceis, 7-12 ¡j. in diam.— In foliis emortuis Panici 
repentis L., prope Ahvas, leg. Ferd. Martínez de la Escalera, 
X, 1889. 

21. Cladosporium herbarum (P.) Rabth.— Sacc, Syll. fung, iv, 
pág. 350. 

F. hormodendroides Ferr.— Ferr. in Hyph. Fl. ital. cript, pá- 
gina 332. 

Intus cecidiae in rachidis Alhagi Maurorum DC, prope Mal-i- 
Amir, leg. Ferd. Martínez de la Escalera, ix, 1899. 



Publicaciorjes que ha recibido la í^eal Sociedad Española 
de fiistoria Natural durante el mes de Diciembre de 1917. 

(La liste siiivante servirá d'accusé de réception.) 
Egipto 

Sociéte entomologique d'Égypte, Le Caire. 
Bulletin. 1917. fase. 1-2. 

España 
ibérica, Tortosa. Año iv, n.os 205-208. 
Ingeniería, Madrid. Año xiii, n.os 456-458. 



86 boletín Dlí LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Institución libre de enseñanza, Madrid. 

Boletín. Afío xli, n.os 692-693. 
Ministerio de Fomento, Madrid. 

Boletín oficial de Minas y Metalurgia. Afío i, n.° 6. 
Ministerio de Marina, Madrid. 

Boletín de Pescas. Año ii, x\.'>'> 14-15. 
Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid. 

Trabajos. Serie Zoológica, n.° 32. 
Peñalara, Madrid. Año iv, n.° 48. 
Real Sociedad Geográfica de Madrid. 

Boletín. Tomo lix, 4.° trimestre. 

Revista de Geografía Colonial y Mercantil. Tomo xiv, n.os 10-11. 
Revista de higiene y tuberculosis, Valencia. Año x, n.° 114. 
Sociedad aragonesa de Ciencias naturales, Zaragoza. 

Boletín. Tomo xvi, n.o» 9-10. 

Estados Unidos y sus Colonias 

Departamento del Interior. Oficina de Agricultura. Manila. 
Annual Report for 1916. 

Francia 

Académie des Sciences de Paris. 

Comptes-rendus. Tome 165, n»» 22-27. 
Revue genérale des Sciences purés et appliquées, Paris. 28'^ année, 

nos 22-23. 
Société d'Histoire Naturelle de l'Afrique du Nord, Alger. 

Bulletin. Tome viii, Vt" 8. 
Société entomologique de France, Paris. 

Bulletin. 1917, nos 15-I6. 
Société linnéenne de Bordeaux. 

Actes. Tome lxix (1915-16). 

Inglaterra y sus Colonias 

Sarawak Museum. 

Journal. Vol. 11, n** 7. 
South African Museum, Capetown. 

Annals. Vol. ix, part 6; vol. xi, part 6; vol. xiv, part 3; vol. xvi, 
part 1; vol. xvn, parts 2 3. 
The Canadian Entomologist, London. Vol. xlix, n° 11. 

Italia 

La Nuova Notarisia, Modena. Gennaio, 1916. 

MÉJICO 

Sociedad científica «Antonio Álzate», México. 

Memorias y Revista. Tomo xxxvi, 1."" y 2.^ partes. 

(Continuará.) 



Sesión del 6 de Febrero de J918» 

PRESIDENCIA DEL SR. D. ANTONIO MARTÍNEZ 

El Secretario leyó el acta de la sesión anterior, que fué aprobada. 

Admisiones y presentaciones.— Fueron admitidos los señores pre- 
sentados en la sesión anterior, y propuestos para nuevos socios nu- 
merarios D. Marcial Escribano, licenciado en Ciencias Naturales; 
D. Luis Pérez Muñoz, D. Victoriano Suárez y el Instituto General 
y Técnico de Soria, por los Sres. Bartolomé del Cerro, Martín Lá- 
zaro, Bolívar (L) y Loro, respectivamente. 

Notas y comunicaciones,— El Secretario lee una comunicación que 
nos dirige la Societá di Science Naturali ed Economiche di Palermo, 
en que nos participa el fallecimiento de su Presidente, el ilustre geó- 
logo Profesor Giovanni di Stefano, acordándose constase en acta el 
sentimiento de la Sociedad por tan sensible pérdida. 

El mismo Secretario leyó una nota acerca de un género poco co- 
nocido de microhimenópteros parásito de huevos de ortópteros. 

—El Sr. Hernández-Pacheco presentó una comunicación escrita 
por D. Jorge Bonsor, relativa al terremoto sentido el año 1504 en 
Carmona y en Los Alcores. 

El mismo Sr. Hernández-Pacheco leyó una nota complementaria 
de la comunicación anterior. 

El Sr. Hernández-Pacheco, a propósito de la Nota leída por el 
Sr. Pardillo en la Sección de Barcelona, titulada Algunas con- 
sideraciones más respecto al yeso del Cerro de los Angeles 
(Madrid), manifiesta lo siguiente: 

Los autores de la Nota original en que se describen los curiosos 
ejemplares de yeso de las canteras inmediatas al Cerro de los Án- 
geles, titulada Mineralogía, Geología y Prehistoria del Cerro 
de los Ángeles, publicada en el Boletín de nuestra Sociedad co- 
rrespondiente al mes de Diciembre de 1916, no piensan insistir más 
en un asunto que consideran expuesto con suficiente claridad en la 
Nota mencionada y en la posterior del Boletín de Diciembre de 
1917, remitiendo a dichas publicaciones a los especialistas para que 
juzguen de los ejemplares descritos y representados, y si la inter- 



88 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

pretación que expone el Sr. Pardillo en sus notas es consecuencia 
de falta de claridad en los escritos de los Sres. Hernández-Pacheco 
y Royo o de comprensión por parte del Sr. Pardillo. 

Respecto a los ejemplos, algunos muy conocidos y tomados de 
publicaciones clásicas, que expone en su Nota última el Sr. Pardillo, 
de formación de cristales de calcita a expensas del sulfato calcico, 
entienden que no prueban ni desaprueban por sí solos el aserto que 
sostiene el Sr. Pardillo de que los yesos de Getafe son sencillas 
pseudomorfosis de calcita en yeso. 

Cuando el Sr. Pardillo nos solicitó el envío de los ejemplares en 
cuestión creímos que iba a acometer el estudio de las leyes que 
presiden a la agrupación aparentemente irregular de las láminas de 
yeso que constituyen los complejos cristalinos, lo cual hubiera sido 
entrar en lo que juzgamos el fondo del problema que planteamos 
en nuestra nota primitiva. 

Continuar una discusión sin aducir más datos que los consignados 
en el trabajo primitivo, creemos que no conduce a fin científico al- 
guno pertinente a la resolución del problema, el cual seguimos cre- 
yendo queda sin resolver en su esencia. 

—El Sr. Bolívar (D. Ignacio) comunica la siguiente rectificación 
sinonímica: 

En mis Observaciones sobre los Truxalinos, publicadas en 
el tomo de 1909 del Boletín de esta Sociedad, propuse para el 
Hyalopteryx australis Walkerel nuevo nombre genérico de Frog- 
gattia, dedicado en honor del distinguido naturalista australiano 
Mr. Froggatt. Pero el mismo nombre genérico había sido ya em- 
pleado por Ashmead, cinco años antes, para un género de himenóp- 
teros calcídidos (Mem. Carnegie Museum, vol. i, págs. 238-241, 
1904), lo que yo ignoraba. 

Por esta razón me veo en la necesidad de cambiar el nombre que 
di en 1909 proponiendo para sustituirle el de Froqgattella. 
Así, la especie a que se refiere habrá de ser denominada Froggat- 
tella australis (Walker). 

Posteriormente he vuelto a hablar de este género en los Traba- 
jos del Museo Nacional de Ciencias Naturales (Ser. Zoológi- 
ca, niim. 20, 1914), al rectificar la distinción y caracterización de los 
Truxalinos del antiguo mundo. 

Secciones.— La de Barcelona celebró sesión el 26 de Enero, 
bajo la presidencia de D. José Fuset. 



DIÍ HISTORIA NATURAL 89 

El señor Presidente da cuenta del fallecimiento del socio Sr. Suá- 
rez de Figueroa,. pronunciando breves palabras en elogio del fina- 
do; propone, y así se acuerda, que conste en acta el sentimiento de 
la Sección por baja tan sensible. 

Son admitidos los socios presentados en la anterior reunión, y pro- 
puestos como nuevos numerarios los señores D. José R. Bataller 
Calatayud y D. José Suriol Torra, alumnos de la Facultad de Cien- 
cias; D. Otto Gutzwiller y D. Jaime Pujiula, presentados, respec- 
tivamente, por los Sres. Pardillo, Vila Coro, San Miguel y Bus- 
quets. 

El Sr. Aranzadi lee una nota titulada: «Una pregunta acerca del 
retajo y la bota de potro»; el Sr. San Miguel, otra que versa sobre 
el estudio petrográfico de tres hachas neolíticas pulimentadas de 
Villahermosa (Ciudad Real), y el Sr. Fernández Galiano, otra titu- 
lada: «Sobre el pretendido hallazgo del aparato reticular de Golgi en 
las células del tubérculo de Solanum tuberosumy> . 

—La de Zaragoza celebró sesión el día 31 de Enero, bajo la 
presidencia del Dr. D. Jesús María Bellido. 

Después de leída y aprobada el acta de la anterior, el señor Pre- 
sidente manifestó que, como primer acto de la presente, procedía 
que tomasen posesión de sus cargos los señores que componen la 
nueva Junta directiva para el año 1918, ya que, por ausencia de 
algunos socios, no pudo verificarse en el mes anterior. El Dr. Be- 
llido, al dejar la presidencia, mostróse agradecido a todos los socios 
por las atenciones recibidas, y acto seguido D. José López de Zua- 
zo ocupó la silla presidencial e hizo presente su más profunda gra- 
titud por el cargo que se le había otorgado, y también lo hicieron 
los demás señores de la Junta, ofreciéndose todos a realizar los tra- 
bajos posibles favorables a esta Corporación. 
Seguidamente el Sr. Ferrando (D. Pedro) presentó una nota so- 
re «Ventajas del goniómetro teodolítico». 

—La de Sevilla celebró sesión el 1 .° de Febrero, en el Museo de 
Historia Natural de la Universidad, bajo la presidencia de D. Feli- 
ciano Candau. 

Don Antonio González Nicolás usó de la palabra acerca de los ya- 
cimientos de minerales de cinc de la provincia de Santander. 

Don Carlos Morales Antequera dio interesantes noticias acerca de 
la Granja agrícola de Sevilla. 



90 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD EtePANOLA 

Don Pedro Castro Barea presentó la preparación micrográfica, re- 
cientemente hecha por uno de los alumnos, de una anfibolita reco- 
gida, con otras rocas, por el Sr. Barras, en su excursión de Sep- 
tiembre pasado, entre Constantina y Lora del Río. 

El Sr. Barras presentó algunos ejemplares de rocas y minerales 
recogidos, durante su última excursión, a fines del año anterior, en 
Mérida y otros puntos. 

Notas bibliográficas. 

Del Sr. Fernández Navarro (Sección de Madrid): 

Estudios relativos a la Geología de Marruecos (del Bo- 
letín del Instituto Geológico de España). Madrid, 1917. Un vo- 
lumen de 360 páginas, con abundante ilustración de cortes, mapas, 
fotograbados, láminas en color, etc. 

Una comisión del Instituto Geológico, formada por los ingenieros 
Sres. D. E. Dupuy de Lome, D. J. Miláns del Bosch, D. P. Fer- 
nández Iruegas y D. A. del Valle, bajo la dirección de D. Agustín 
Marín, ha emprendido el estudio de la Geología de nuestro protec- 
torado nord-marroquí. El primer resultado de sus trabajos ha sido la 
publicación del volumen a que se refiere esta nota. 

Comienza el trabajo por una «Introducción», breve resumen de 
los estudios siguientes, redactada por el Sr. Marín. Los estudios 
propiamente dichos son pequeñas monografías de las zonas de Ceu- 
ta, de Tetuán, Atlántica y de Melilla: las tres primeras por los se- 
ñores Dupuy de Lome y Miláns del Bosch, y la cuarta por los seño- 
res Valle y Fernández Iruegas, más un estudio de las rocas hipogé- 
nicas, debido al Sr. Marín. La forma de las monografías es la ya 
clásica en los trabajos del Instituto y antigua Comisión del Mapa. 
En el estudio petrográfico parece el Sr. Marín haber seguido las 
inspiraciones del Sr. Orueta, a quien repetidas veces reconoce como 
maestro y a cuyo reputado estudio sobre la Serranía de Ronda alu- 
de con frecuencia. 

Publicación esta tan importante por su objeto, como por la justa 
reputación de sus autores, merece que la señalemos con alguna aten- 
.ción en el Boletín de nuestra Sociedad. 

I. Zona de CeM/a.— Comprende una ligera descripción geográ- 
fica de la península de la Almina, campo exterior de Ceuta, hasta 
las canteras de Benzü, y una estrecha faja costera, hasta cerca de 
la desembocadura del río Negro, seguida del estudio geológico de 



DE HISTORIA NATURAL 91 

la misma comarca. A los autores no les ha sido posible, por el esta- 
do del país, llegar al Musa y a Xixa, cosa que nosotros pudimos 
conseguir en la excursión reseñada en nuestro libro Yebala y el 
bajo Lucas. 

Los terrenos encontrados son los hipogénicos (dique serpentinoso 
de Ceuta), el estrato-cristalino, cámbrico (señalado por mí como si- 
lúrico), devónico, pérmico, triásico, eoceno, plioceno y cuaternario. 
También se mencionan con alguna detención los conocidos yaci- 
mientos antimoníferos de Beni Mzala. 

Lo más interesante en nuestra opinión es el señalamiento de un 
asomo de areniscas y calizas arcillosas hacia Dar Riíién, calificado 
por analogía como eoceno. Dada la estructura uniclinal de la cordi- 
llera y la disposición de los terrenos en la misma, la aparición del 
eoceno en este punto es tan curiosa como difícil de explicar. 

II. Zona de Tetuán.- En este capítulo se comprende la des- 
cripción geográfica y geológica de la faja litoral desde río Negro a 
Tetuán, alrededores de esta ciudad marroquí y valle del Martín, con 
indicaciones acerca de la sierra del Haus y de las primeras estriba- 
ciones de los Beni-Hosmar. Como novedades interesantes de esta 
parte del trabajo debemos señalar el asomo arcaico (estrato-crista- 
lino) y pérmico de Dar Squirix y las manchitas miocenas de Samsa 
y Lauzien. 

III. Zona Atlántica.— La región descrita en esta parte del tra- 
bajo es próximamente la recorrida por nosotros en 1913, excepto el 
triángulo comprendido entre el camino alto de Larache a Alcázar, 
el paralelo 35° y la costa, que pudimos explorar, aunque a la ligera. 
También hicimos una excursión al yebel Sarsar, en zona francesa, a 
cuyo punto parece que no han logrado llegar los Sres. Dupuy de 
Lome y Miláns del Bosch. En cambio han tenido la suerte de visi- 
tar la interesante Emsora, cuyos monumentos megalíticos no nos 
permitió conocer el estado de revuelta en que el país se encontraba 
al finalizar nuestra expedición. 

Una estancia, sin duda, más detenida que nuestro rápido viaje, ha 
permitido a los autores descubrir unos pequeños manchones ofítico- 
triásicos en localidades que no tuvimos ocasión de visitar, así como 
limitar con cierta precisión los terrenos. Una observación nos per- 
mitiremos hacer, sin embargo, en este punto, y es la falta en la carta 
y en la descripción de la mancha eocena de Arcila. Precisamente la 
razón del pequeño avance de la línea de costa en este punto es la 
existencia de dicho manchón, señalado por nosotros en Yebala y el 



92 BOLETÍN DK LA REAL SOCIKDAD ESPAÑOLA 

bajo Lucas y en nuestras «Observaciones geológicas en la Penín- 
sula Yebálica» (Memorias de la Real Sociedad Española de His- 
toria Natural, tomo viii, 1914). En ambos trabajos figura una foto- 
grafía tomada en la costa, al Sur y casi en las mismas murallas de la 
ciudad, en que pueden verse las areniscas de grano grueso con grandes 
nodulos de caliza azulada arcillosa, que forman para los Sres. Dupuy 
de Lome y Miláns del Bosch el tercer tramo del numulítico de la 
región. (Véase pág. 127 del trabajo que reseñamos.) 

El estudio de esta zona termina en unas «notas hidrológicas» en 
que se hacen indicaciones acerca de la región en general, y muy 
especialmente acerca del abastecimiento de aguas de Larache, Al- 
cazarquivir, Arcila y Tánger. Para Larache se señala, como ya hi- 
cimos, la cuenca de Qadira. 

IV. Zona de Melilla.— Esta parte del trabajo tiene un carácter 
de estudio más detenido que los anteriores, como producto que es 
de una observación proseguida de más largo tiempo. Lleva una nota 
bibliográfica preliminar, detalle que falta en los demás bosquejos. 
Los cortes y la carta que acompañan al trabajo son más detallados 
y precisos. También las fotografías y figuras son, en general, más 
instructivas. No tiene ya, en suma, el carácter de bosquejo preli- 
minar con que se presentan los anteriores, sino el de una verdadera 
monografía. 

Los terrenos reconocidos en la zona son, según los autores, el 
estrato cristalino, silúrico, mesozoicos (triásico, liásico, jurásico y 
cretácico), terciarios (eoceno, mioceno y plioceno) y modernos (dilu- 
Yium y dunas actuales), además de las rocas hipogénicas, con gran 
desarrollo en la comarca. De estos terrenos constituyen cita comple- 
tamente nueva la presencia del cretácico y del eoceno, así como la 
de algunos pequeños asomos de ofitas y serpentina. Están señalados 
también numerosos manchones hasta ahora desconocidos de diversos 
terrenos, y limitados con gran detalle los varios asomos eruptivos. 
En cuanto al terreno arcaico de la península de Tres Forcas, 
punto litigioso de la geología de Guelaya, no acaban de convencer- 
nos los datos de los Sres. Valle y Fernández ¡ruegas. Sin que ne- 
guemos su existencia, sospechamos que no tiene toda la extensión 
que los distinguidos ingenieros le asignan, y seguimos creyendo pa- 
leozoicas antiguas a las pizarras satinadas claras y cuarcitas alter- 
nantes que constituyen la mayor parte del manchón. Debemos reco- 
nocer, sin embargo, que es un asunto muy difícil de resolver con 
los datos que hasta ahora hemos aportado unos y otros. Los auto- 



ÜK HISTORIA NATURAL 93 

res tendrán, sin duda, ocasión de estudiar sobre el terreno y con 
minuciosidad el asunto y llegarán a su resolución definitiva. 

El estudio termina con una nota sobre hidrología superficial y 
subterránea de la comarca, y lleva como apéndice un estudio acer- 
ca de los criaderos de minerales de Quelaya, cuyo origen metamór- 
fico o metasomático no se halla todavía claramente dilucidado. 

V. Estudio petrográfico de las rocas hipogénicas de Ma- 
rruecos.— F ara. este estudio, cuyo título no encontramos del todo 
exacto, divide el autor la región reconocida en las siguientes zonas: 
Gurugü, Tidinit y alrededores, montes de Beni-bu-Ifrur, Tres For- 
cas, Ceuta y zona atlántica. Al ocuparse de cada una describe los 
tipos de rocas que encuentra más interesantes, concluyendo por ha- 
blar de la edad de las mismas, del proceso eruptivo y, si hay lugar, 
del metamorfismo por ellas producido. 

En el resumen con que termina el trabajo divide las rocas hipo- 
génicas estudiadas en tres grupos, que llama peridótico o antiguo 
(peridotitas y serpentinas resultantes de su alteración), ofítico o se- 
cundario y terciario. En este último, con mucho el más importante, 
estudia dioritas, andesitas y basaltos, con sus afines. No podemos 
seguir al autor en las consideraciones que el estudio de cada grupo 
le sugiere, porque se alargaría demasiado nuestra nota y porque se 
trata de interpretaciones de fenómenos que necesariamente han de 
tener mucho de personal. 

No concluiré esta noticia sin felicitarme de que el Instituto Geo- 
lógico, con sus poderosos medios, haya tomado por su cuenta la ta- 
rea de dar a conocer geológicamente la zona de nuestro protecto- 
rado marroquí. A esta labor tuve en algún tiempo la aspiración de 
dedicar mi modesta actividad, pero me han faltado, para conti- 
nuarla, los medios materiales. No desconfío, sin embargo, de poder 
aportar de cuando en cuando alguna colaboración a este patriótico 
objeto, y, entre tanto, no puedo menos de ver con satisfacción que 
por esta vez no tendrán que venir a descubrirnos los extranjeros. 

El entusiasmo y el justo prestigio de la Comisión nombrada por 
el Instituto nos dan la seguridad de que la carta geológica de nues- 
tro Protectorado, en la parte accesible a la investigación, será 
pronto un hecho. De ello me felicito y por ello felicito muy cordial- 
mente a la Comisión que ha emprendido tan interesante trabajo. 

—Del Sr. Dantín Cereceda (Sección de Madrid): 
ScHWALBACH Lucci (L. J. de L.): Estudos geográficos .— Al- 



94 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

teragoes litarais. A ria de Aveiro. (Un foll. de 70 páginas, con 
lina carta. Lisboa, 1918.) 

El trabajo se divide en dos partes: Alteraciones litorales —en 
que el autor no excusa generalidades, ya conocidas, sobre la peni- 
llanura y el arrasamiento marino; los movimientos positivos y nega- 
tivos y la descripción de varios tipos de costas — y la ría de Aveiro. 

La descripción de la ría de Aveiro tiene interés positivo. Añade 
muchos datos locales, pero pocos a la génesis y a la nomenclatura 
morfológica en la descripción que, de esta ría, hicimos nosotros ha- 
ce seis años. Se sabe que el dinamismo de la ría de Aveiro recuer- 
da el de los ha ff del Báltico alemán. La corriente marina que, de 
N. a S., barre la costa de Portugal, parece, con los acarreos del 
Vouga la causa más eficaz en el cegamiento del estuario de Aveiro. 
Sus condiciones biológicas son la resultante de la salinidad y de las 
mudanzas de los fangos inconsistentes: cita el autor una lista de 
peces, moluscos y crustáceos que habitan sus aguas. Muy intere- 
sante el capítulo referente a la población y a las industrias de la co- 
marca. 



Notas y comunicaciones. 



Adición a ios Micromicetos de Cataluña, de Gz. Fragoso 

por 
A. Caballero. 

Del abundante material micológico que, procedente de diversas 
partes de Cataluña, se halla acumulado para su estudio en el Labo- 
ratorio de Criptogamia de la Junta Municipal de Ciencias Naturales 
de Barcelona, hemos entresacado la lista de Uredales que expone- 
mos a continuación: 

1. Uromyces Anthyllidis (Grev.) Schroeter. 

En Anthi/llis tefraphylla. CasteMeieh (Barcelona), 25, v, 17. 
Leg. Qros. 

2. Uromyces Terebinthi (DC) Winter. 

En Pistacia vera. Montserrat (Barcelona), 16, vii, 17. Leg. Font 
Quer. 

3. Uromyces appendiculatus (P.) Link. 

En Phaseolus viilgaris. Prat del Llobregat (Barcelona), 20, ix, 
17. Det. Font Quer. Leg. Gros. 



Dlí HISTORIA NATURAL 95 

4. Uromyces Fabae (P.) Schroeter. 

En Faba vulgaris. Nuestra Señora de Brugués. Qavá (Barce- 
lona), V, 17. Leg. Fernández Riofrío y Caballero. 

5. Uromyces striatus Schroeter. 

En Medicago pentacycla. Nuestra Señora de Brugués. Qavá 
(Barcelona), v, 17. Leg. Fernández Riofrío y Caballero. 

6. Uromyces reticulatus (Tluin) Bubák. 

En Alliiim victoriale. Las Agudas (Montseny, Barcelona), 14, 
VIII, 17. Leg. Font Quer. 

7. Uromyces excavatus (DC.) Leo. 

En Euphorbia verrucosa. Hospitalet (Barcelona), 12, v, 17. 
Leg. Qros, 

8. Uromyces monspessulanus Tranzschel. 

En Euphorbia serrata. Castillo del Aramprunya (Qavá-Barce- 
lona), V, 17. Leg. Fernández Riofrío y Caballero. 

9. Uromyces Phyteumatum (DC) Ung. 

En Phyteuma spicatum. Santa Fe del Montseny (Barcelona), 14, 
VIII, 17. 

10. Puccinia Allii (DC) Rudolphi. 

En Alliiirn roseiim. Santa Cristina (Barcelona), iv, 17. 

11. Puccinia Barbeyi (Roum.)Magnus. 

En Asphodetus fistulosus. Playa de Ampurias (Gerona), v, 17. 

12. Puccinia Cynodontis Desm. 

En Cynodon Dactylon. Estación del ferrocarril de Gualva (Ge- 
rona), 15, VIH, 17. 

13. Puccinia Symphyti-Bromorum Fr. MüUer. 

En Bromas tectoriim. Nuestra Señora de Brugués (Gavá-Barce- 
lona), V, 17. Leg. Fernández Riofrío y Caballero. 

14. Puccinia Polygoni-alpini Cruch. 

En Polygonum alpinum. Montseny (Barcelona), 13, viii, 17. 

15. Puccinia Violae (Shum.) DC. 

En Viola sylvatica. Santa Fe del Montseny, 13, viii 17. 

16. Puccinia malvacearum Mont. 

En Malva sylvestris. Santa Cristina (Barcelona), iv, 17. 



96 boletín de la real sociedad española 

17. Puccinia Bupleuri Rud. 

En Bupleumm fruticescens. Montserrat (Barcelona). Leg. Font 
Quer, 16, vil, 17. 

En Biipleurum tenuissimum. Farola del Llobregat (Barcelona). 
Leg. Qros, 7, ix, 17. 

18. Puccinia Betonicae (A. y S.) DC 

En Betónica offícinalis. Empalme (Gerona); leg. Gros, 26, v, 17. 

19. Puccinia punctata Link. 

En Galium cruciatum. Santa Fe del Montseny (Barcelona, 13, 
VIII, 17. 

20. Puccinia hispánica Bubák. 

En Thrincia hirta. Tibidabo (Barcelona), v, 17. 

21. Puccinia canariensis Syd. 

En Thrincia tuberosa. Santa Cristina (Barcelona), iv, 17. 

22. Puccinia Chrysanthemi Roze. 

En Pyrethrum sinense. Jardines de Sarria (Barcelona), iv, 17. 

23. Melampsora Helioscopiae Winter. 

En Eiipliorbia Helioscopia. Nuestra Señora de Brugués (Gavá, 
Barcelona), v, 17. Leg. Fernández Riofrío y Caballero. 

24. Zaghouania Phillyreae (DC) Pat. 

En Phillyrea angusti folia. Empalme (Gerona), xi, 17. Leg. Fer- 
nández Riofrío. 



La Puccinia Barbeyi, la P. Bupleuri, la P. Polygoni-alpini, 
la P. Betonicae, la Zaghouania Pliillyreae, el Uromyces reticu- 
latus y el U. Phyteumatum son nuevos para nuestra flora, y, ade- 
más de estas especies, se adicionan a la flora catalana el Uromyces 
Terebinthi, el U. appendiculatus, el U. excavatus, la Puccinia 
Cynodontis, la P. Sympliyti-bromorum, la P. punctata, la P. ca- 
nariensis y la P. Clirysanthemi. 

Todas estas especies han sido revisadas por nuestro sabio maes- 
tro en esta materia Sr. Gz. Fragoso, y algunas de ellas, como la 
P. canariensis Syd., han sido determinadas por él. No tenemos que 
añadir que le quedamos muy agradecidos. 



DE HISTORIA NATURAL 97 



Ventajas del goniómetro teodolítico 

por 
Pedro Ferrando Mas. 

Sabido es que precisando la dirección de una recta determinamos 
también la del plano que le es perpendicular, y por ello, determi- 
nando la posición del polo de una cara, queda determinada la orien- 
tación de ésta. Ahora bien, para fijar la posición de un polo y, por 
tanto, la del radio o recta que lo determina, basta conocer dos án- 
gulos: 1.°, el azimutal o longitud geográfica, llamado generalmen- 
te -f , que es el formado por el plano meridiano que contiene la recta 
con el meridiano inicial; y 2.°, la distancia polar, denominada p, 
que es el ángulo que forma dicha recta con el radio polar. 

Con el fin de medir dichos ángulos y precisar así la posición de 
las caras de los cristales, propuso Fedorow (1) la construcción del 
goniómetro teodolítico. Consta éste, por tanto, fundamentalmente 
de dos limbos graduados, cuyos ejes de rotación se intersectan per- 
pendicularmente: uno horizontal A (fig. I.**) para medir el ángulo 'o 
y otro vertical B para medir el ángulo o. El eje de rotación del lim- 
bo A soporta el aparato de centrado de Fuess (a), sobre el que se 
coloca el cristal c; y dicho soporte puede girar y elevarse más o 
menos (independientemente del limbo), moviéndole por su extremo 
inferior d. De este modo se llega a colocar el cristal en la intersec- 
ción de los ejes de rotación de ambos limbos. El limbo vertical B 
tiene una abertura circular {b) en su centro para observar la posición 
del cristal. El citado limbo vertical B lleva fijos a él dos anteojos: 
el colimador D, cuya hendidura, colocada en un diafragma interior, 
se ilumina también interiormente por medio de una pequeiía bombi- 
lla eléctrica, y el anteojo ocular E, acodado con un prisma de refle- 
xión total, para poder observar la imagen reflejada más cómoda- 
mente por detrás del limbo. Además este anteojo ocular se utiliza 



(1) Anteriormente Miller, como iniciador de la proyección esférica, 
había ya previsto las ventajas de aplicar el principio del teodolito a la 
medición de los ángulos diedros de los cristales de numerosas facetas, 
y el Sr. Pardillo dice en su libro de Cristalografía que lo aplicó al estu- 
dio de un cristalito de platino. 

Tomo xviii.— Febrero, 1918. 7 



98 boletín uk la real sociedad española 

al propio tiempo como microscopio para mirar las caras del cristal, 
interponiendo la lente movible h. Dichos dos anteojos tienen sus 
ejes ópticos formando un ángulo constante, cuyo plano es paralelo 
al limbo vertical y normal, por tanto, al eje de rotación del mismo. 




El trípode que soporta el goniómetro se apoya en una plataforma 
giratoria P, que facilita el movimiento de todo el aparato. 

Para medir los ángulos diedros del cristal y hacer al propio tiempo 
el dibujo del mismo, fijando la posición de los polos de sus caras, se 
empieza por colocar una de éstas, común a dos o más zonas, algo 
más alta que el eje de rotación del limbo B y en posición paralela al 
limbo horizontal A. Esto lo comprobaremos observando en ella cons- 



DE HISTORIA NATURAL 99 

tantemente por reflexión, haciéndola girar en su plano, la imagen 
de la hendidura del colimador, poniendo vertical la bisectriz del án- 
gulo que forman los ejes ópticos de los dos anteojos. 

El plano de dicha cara es el utilizado para la representación o di- 
bujo del cristal, tanto en proyección estereográfica como en gnomó- 
nica, siendo el polo de la misma el centro del círculo fundamental 
de la proyección estereográfica o del de distancia de la gnomónica. 
La magnitud del radio, igual en ambas, es arbitraria. Logrado esto, 
hay que conseguir, moviendo el limbo horizontal con el cristal, que 
con un determinado giro del limbo vertical veamos por reflexión en 
otra cara la misma imagen del colimador y en igual posición con 
respecto al retículo del ocular que hemos visto en la primera. Evi- 
dentemente sucederá así cuando la referida bisectriz del ángulo for- 
mado por los dos anteojos sea perpendicular a la segunda cara, y, 
por tanto, entonces el plano de dicha cara y la arista del diedro que 
forma con la primera, serán normales al limbo vertical. El giro que 
habrá dado éste para observar la reflexión en la segunda cara nos 
dará la medida d.el ángulo suplementario del referido diedro, y co- 
nocido dicho ángulo, podremos fijar en el dibujo la posición del polo 
de dicha cara (1). La recta que una los polos de las citadas dos caras 
será la representación del plano de zona de las mismas que, por ser 
perpendicular al plano del dibujo, estará representado por un diá- 
metro del círculo de representación o del de distancia. Este diáme- 
tro contendrá los polos de todas las caras de dicha zona, cuyos án- 
gulos p nos los darán los sucesivos giros que habremos de efectuar 
con el limbo vertical, para observar por reflexión la imagen del co- 
limador en las distintas caras de la zona. Además dicho plano de 
zona será el meridiano inicial para medir los ángulos azimutales ¡p 
que formen con él los planos de las demás zonas que tienen como 
cara común la colocada en posición horizontal. 

Para proceder a la medida de los ángulos diedros de dichas zonas 
basta hacer girar sucesivamente el limbo horizontal los ángulos ne- 
cesarios cp, para colocar paralelamente al limbo vertical el plano de 
zona correspondiente, y esto lo comprobaremos realizando la medi- 
da de los distintos diedros de la zona, como hemos ya descrito. 



(1) Para la determinación gráfica o trigonométrica de la posición del 
polo puede verse la figura 80 del libro de Cristalografía geométrica, 
del Dr. Fernández Navarro. 



100 BOLlíTIN Dlí LA REAL SüCHíDAD KSPaNOLA 

De lo expuesto se desprenden las principales ventajas que ofrece 
el goniómetro teodolítico, sobre los de un solo limbo. 

En primer término, sin tener que tocar el cristal, con sólo hacer 
girar el limbo horizontal que lo soporta, vamos colocando sucesiva- 
mente en posición de medida los ángulos diedros de las distintas 
zonas, lo cual facilita muchísimo las mediciones, sobre todo en los 
cristales pequeños y de numerosas caras. Además, al propio tiempo 
que se van midiendo los ángulos agrupados por zonas, se fijan en 
el dibujo los planos de éstas por los ángulos que forman entre sí y 
la posición de los polos de sus caras, resultando así la representa- 
ción o dibujo del cristal como consecuencia inmediata de la medida 
del mismo. Estas ventajas son mayores cuando se trata de maclas. 
Y no resulta solamente la representación gráfica de las caras por 
medio de sus polos, sino también la representación analítica o al- 
gébrica, es decir, las características o índices que constituyen el 
símbolo de las mismas (zonas y caras), cuya determinación persi- 
gue el cálculo cristalográfico. Esto último, llamado modernamente 
cálculo tetragonométrico o tetragonometría, se funda en la relación 
armónica que existe entre los senos de los ángulos que forma entre 
sí los planos de zona de un cristal. 

Combinando trigonométricamente las medidas goniométricas de 
dos haces de planos de zonas, ajustando previamente en el gonió- 
metro las dos caras correspondientes a dichos haces, obtendremos 
cuatro ángulos independientes (dos de cada haz), en función de los 
cuales pueden hallarse los índices de todas las caras. Constituye 
esto, por tanto, una gran simplificación del cálculo cristalográfico 
descrita con mayor amplitud en los Arxiiis de Vlnstitiit de Cien- 
cíes (núm. 6), por mi distinguido amigo Dr. Pardillo, al cual mani- 
fiesto públicamente mi agradecimiento por haberme facilitado a mí 
y a mis discípulos el manejo del goniómetro teodolítico. 



DU HISTORIA NATURAL 101 



La constitución estratigráfica del Moncayo 

por 
Pedro Palacios. 

En la sesión ordinaria de la Real Sociedad Española de His- 
toria Natural, habida en 5 de Diciembre último, el Sr. Gómez 
de Llarena dio lectura a una Nota que, bajo el título de «La estrati- 
grafía del Moncayo», fué publicada en el número correspondiente 
del Boletín de dicha Sociedad. En esta Nota, previo un resumen 
del contenido de otra Nota mía, inserta en el tomo xxxviii del Bo- 
letín del Instituto Geológico, en la cual consigné las razones que 
me inducían a atribuir edad carbonífera a la serie de estratos que 
constituyen la parte alta de aquella cordillera, emite el Sr. Gómez 
de Llarena su opinión, frente a la que yo expongo, de que esa serie 
de estratos corresponde al miembro inferior del Trías, o sea al de 
la arenisca abigarrada. El dato principal, y aun pudiera decirse el 
único, en que funda esta afirmación, es el haber hallado en una las- 
tra de pizarra, entre la fuente de San Gaudioso y el santuario de 
Moncayo, una impresión que refiere a una pisada de Chirotherium, 
además de otras varias muy borrosas observadas no lejos de la 
primera. 

La noticia de tal hallazgo me hizo recordar que hace ya algunos 
años encontré, cerca también de la fuente de San Gaudioso y sobre 
una lastra de cuarcita, relieves de Cruzianas, bien conservados y 
con caracteres tan bien apreciables, que pudieron ser referidos sin 
duda alguna a la especie Frcena Roualti del siluriano inferior, se- 
gún hice constar en mi Reseña geológica de la región meridio- 
nal de la provincia de Zaragoza. Indicaré, además, que cerca 
del mismo paraje debe de estar el contacto de las masas silurianas 
que afloran en aquella vertiente bajo el nivel de la Peña del Cu- 
charón con las de edad posterior, que se les sobreponen en estra- 
tificación discordante y forman la cumbre de la montaña; no siendo 
extraño, dadas las circunstancias locales, que puedan encontrarse 
allí, juntos o poco distantes, vestigios fósiles de una y otra edad. 

No entraré en consideraciones acerca de la clasificación genéri- 
ca que atribuye el Sr. Gómez de Llarena a la impresión por él obser- 
vada, y que sirve de base a su argumentación. 



102 boletín de la. real sociedad española 

Pero, aparte de esto, no puedo menos de llamar la atención sobre 
las diferencias que se observan, por lo que respecta a su naturaleza 
y caracteres petrográficos, entre la serie de estratos que forma las 
cumbres del Moncayo, los cuales han venido atribuyéndose al tramo 
de la arenisca abigarrada, y la de los que constituyen este tramo 
en otras localidades del centro de España; diferencias que hacen 
violento el admitir el sincronismo geológico entre unos y otros. De 
referir al miembro inferior del Trías las cumbres mencionadas, es 
muy difícil explicar por qué la misma acción sedimentaria que ori- 
ginó el depósito de las hiladas de la arenisca roja en las vecinas co- 
marcas de- las provincias de Soria y Zaragoza, acumuló otras tan 
distintas en el sitio donde hoy levanta sus relieves dicha cordillera. 

Menciona el Sr. Gómez de Llarena, al final de su Nota, el trabajo 
publicado años atrás por el geólogo alemán Wurm, que hizo un es- 
tudio del Trías en la región central y meridional de Aragón; y añade 
que en el mapa que acompaña a este trabajo figura el Moncayo 
comprendido en una de las zonas señaladas como de Trías inferior. 
Conviene advertir que el referido mapa, según en el mismo se indi- 
ca, es reproducción en mitad de escala de una parte déla hojanüm.21 
del de la Comisión del Mapa geológico de España. En esta hoja no se 
especifica el horizonte del Trías a que corresponde la mancha en 
que se comprende al Moncayo; y es natural suponer que al con- 
siderarlo en su mapa el geólogo alemán incluido en el miembro infe- 
rior de esa formación, debió de atenerse a lo que constaba en las 
publicaciones de la expresada Comisión, puesto que en la serie de 
datos locales que en su trabajo expone, no se echa de ver que ex- 
tendiera sus investigaciones a las alturas de la cordillera. 

Hace algunos años el Dr. D. Pedro Ferrando, catedrático de la 
Facultad de Ciencias de Zaragoza, visitó la vertiente aragonesa 
del Moncayo, y del resultado de sus observaciones dio cuenta en 
uno de los volúmenes publicados con ocasión del Congreso celebrado 
en Madrid el año 1913 por la Asociación española para el pro- 
greso de las Ciencias. El Sr. Ferrando, después de mencionar las 
distintas rocas que intervienen en la constitución de la cordillera, 
se inclina a considerar las que forman la cumbre, no como triásicas, 
sino como silurianas, teniendo en cuenta, a falta de datos paleonto- 
lógicos, la concordancia estratigráfica en que él las supone con las 
de esta última edad, que asoman en la parte inferior de aquella 
vertiente. 

No creo pertinente insistir aquí en las razones que me indujeron 



DE HISTORIA NATUHAl. 103 

a rectificar lo admitido antes de ahora acerca de la edad geológica 
de la serie de estratos que forma la cumbre del Moncayo. Única- 
mente haré constar, salvando el respeto debido a las opiniones de 
los Sres. Gómez de Llarena y Ferrando, que abrigo la convicción 
de que dicha serie es de formación paleozoica, si bien distinta de la 
siluriana, y espero que nuevas investigaciones lleguen en su día a 
confirmar mi creencia de que corresponde al período carbonífero. 



El género Centrodora Foerster (HimenópterosCalcídidos). 

por 
Hicardo García Mercet. 

La circunstancia de haberse encontrado en nuestro país una es- 
pecie de este género, nos permite caracterizarlo con exactitud, 
señalando su sinonimia y las diferencias que le separan del género 
Aphelinus Dalman. 

Gen. Centrodora Foerster. 

Centrodora Foerster, Kleine Monographien, pág. 66 (1878). 

— Howard, Rev. Apheii. Ñor. Amer., pág. 19 (1895). 

— Ashmead, Mem. Carn. Mus., vol. I, núm. 4.°, pág. 346 

(1904). 

— Schmiedeknecht, Gen. Ins., 92 fase, pág. 453 (1909). 
Paraphelinus Perkins, Honolulú Exp. Stat. Haw. Div. Ent. Bull. pági- 
na 264 (1906). 

— Girault, Journ. N. Y. Ent. Soc, pág. 181 (1911). 

Centrodora Mercet, Trab. Mus. Cien. Nat., núm. 10, pág. 109 (1912). 
Parap/ie/inus Mercet, Trab. Mus. Cien. Nat., núm. 10, pág. !07(19l2) 
Áphelimis Girault, Mem. Queensland Mus., vol. II, pág. 180(913). 

Caracteres. — Hembra: Cuerpo estrecho y alargado. Antenas 
de seis artejos: escapo, pedicelo, funículo de tres artejos y maza 
entera, sin divisiones transversales. Pedicelo notablemente largo. 
Ojos lampiños. Estemas posteriores contiguos a la órbita interna 
del ojo compuesto correspondiente. Tórax casi dos veces más largo 
que ancho. Escudo del mesonoto algo más largo que ancho. Alas 
anteriores estrechas y largas; nervio submarginal tan largo como el 
marginal. Alas posteriores con una doble fila de pestañas, dispues- 
tas con regularidad y paralelamente al borde anterior y dejando 
entre sí un espacio o franja regular y perfectamente dibujado. Patas 



104 boletín de lal real sociedad española 

normales. Abdomen tan ancho como el tórax, alargado. Oviscapto 
algún tanto saliente. 

Macho: Para mí desconocido y que, por lo mismo, me abstengo 
de caracterizar. 

Observaciones.— El gen. Centrodora se diferencia perfecta- 
mente de Apheliniis; pero es igual a Paraplielinus, a pesar de que 
se haya considerado como distinto por los naturalistas Perkins y 
A. Girauít. Yo mismo, en mi trabajo monográfico de los Afeliniíio.s 
publicado por la Junta para Ampliación de Estudios el año 1912, con- 
sideré como diferentes ambos géneros (Centrodora y Parapheli- 
nus), aceptando el criterio que sobre el particular sustentaban los 
dos autores citados. En efecto: según Girault, Parapheliniis se 
distinguiría de Centrodora por presentar un artejo menos en las 
antenas, los ojos lampiños y las alas en parte ahumadas. Si Centro- 
dora, en efecto, ofreciera las antenas con un artejo menos que Pa- 
raphelinus, habría motivo fundado para mantener la separación 
entre uno y otro. Pero la observación de Girault es errónea: Cen- 
dora presenta en las antenas el mismo número de artejos que Pa- 
rapheliniís; ofrece las alas largas y estrechas, ahumadas en parte 
también, y con los nervios marginal y submarginal de igual longi- 
tud, como Paraphelinus. No puede, por lo tanto, caber duda de 
que uno y otro son iguales. Ahora bien; así como Centrodora y 
Paraphelinus son idénticos, no puede decirse lo mismo de Cen- 
trodora y Aphelinus, y yerra seguramente quien pretenda equi- 
pararlos. En este error ha incurrido A. Girault, que en Menioirs 
of the Queensland Museum (1913) considera el gen. Parapheli- 
nus como sinónimo de Aphelinus, lo que equivale a decir (puesto 
que Paraphelinus y Centrodora son iguales), que Paraphelinus 
debe pasar a sinonimia de Centrodora. Sin embargo, Centrodora 
(Paraphelinus) y Aphelinus se distinguen y separan fácilmente 
entre sí por los caracteres siguientes: 

Gen. Aphelinus: Cuerpo ancho y rechoncho. Tórax más ancho 
que largo. Escudo del mesonoto más ancho que largo. Alas anterio- 
res anchas. Nervio submarginal, generalmente, mucho más corto 
que el marginal. Alas inferiores desprovistas de fila regular de pes- 
tañas paralelas al borde anterior. Especies parásitas de Cóccidos y 
Afídidos. 

Gen. Centrodora: Cuerpo estrecho y alargado; aspecto muy 
diferente de Aphelinus. Tórax unas dos veces más largo que an- 
cho. Escudo del mesonoto más largo que ancho o tan largo como 



DE HISTORIA NATURAL 105 

ancho. Alas anteriores estrechas. Nervio submarginal tan largo 
como el marginal. Alas inferiores con una doble fila de pestañas 
dispuestas regular y paralelamente al borde anterior. Las especies 
cuya biología conozco, son parásitas de huevos de Ortópteros. 

Distribución geográfica.— El gen. Centrodora comprende 
una especie de los Estados Unidos, otra de Trinidad, otra de las 
islas Hawai, alguna de Australia y dos europeas. Por primera vez 
se le señala ahora como habitante de España. 

He aquí la enumeración de esas especies por el orden en que fue- 
ron descritas (1): 

Centrodora locustarum Giraud. 

Agonioneuriis locustarum Giraud, Verh., K. K. Zool. bot. Ges. Wien, 

volumen XIII pág. 1278 (1864). 
Apheliniis locustarum Dalla Torre, Cat. Hym. vol., V, pág. 221 (189S). 

— — Mercet, Trab. Mus. Cien. Nat., núm. 10, pági- 

na 101 (1912). 

Patria: Austria inferior. 

Observaciones.— Es posible que la forma-tipo del gen. Cen- 
trodora (C. amoena) tenga que pasar a ser sinonimia de esta es- 
pecie. La duda sólo podría resolverse a la vista de los tipos de cada 
una o examinando ejemplares recogidos en las localidades donde 
fueron hallados los que sirvieron para las descripciones de Giraud 
y Foerster. La descripción de la especie típica es tan breve, que 
podría aplicarse a varias del mismo género. C. locustarum es pa- 
rásita de Xiphidium fuscum. 

Centrodora amoena Foerster. 

Ceutrodora amoena Foerster. Kleine Mon., pág. 66 (1878) 

— Schmiedeknecht, Gen. Ins,, 92 fase,, pág. 453 (1909). 

— Mercet, Trab. Mus. Cien. Nat., núm. 10, pág. 113(1912). 

Patria: Alemania. 



(1) De Australia debe haber alguna más que la C. australiensis; 
pero como están descritas bajo el nombre de Aphelinus, y las descrip- 
ciones son muy breves e incompletas no es posible calcular cuáles co- 
rresponden verdaderamente al gen. Centrodora- 



106 boletín de la real sociedad española 

Centpodora Xiphidii Perkins. 

Paraphelinus Xiphidii V&ñúns, Hon. Exp. Stat. Haw. Div. Ent. BulI, 
página 264(1906). 

Parapfielíniís Xiphidii Mercet, Trab. Mus. Cien. Nat., núm. 10, pági- 
na 110(1912). 

Patria: Islas Hawai. 

Centpodora speciosissima Girault. 

Paraphelinus speciosissimiis Girault, Journ. N. Y. Ent. Soc, pági- 
na 182(1911). 

Paraphelinus speciosissimus Mercet, Trab. Mus. Cien. Nat., núme- 
ro 10, pág. 108(1912). 

Patria: Estados Unidos. 

Centrodora australiensis Girault. 

Paraphelinus australiensis Girault, Arch. Naturges, pág. 74 (1913). 
Paraphelinus australiensis Girault, Mem. Queens. Mus., vol. II, pá- 
gina 180(1913). 

Patria: Queensland (Australia). 

Centrodora Tomaspidis Howard. 

Paraphelinus Tomaspidis, Howard, Proc. Ent. Soc. Wáshing., pági- 
na 82 (1914). 

Patria: Isla de la Trinidad. 

Centpodora sp.? 

Caracteres. — Hembra: Frente y parte anterior de la cabeza 
de color anaranjado; occipucio pardo obscuro; estemas de color de 
rubí; ojos parduscos; pronoto casi negro; mesonoto, parápsides, es- 
cudete y nietatórax de color amarillo de limón; mesopleuras negras; 
axilas amarillas, ribeteadas de negro; abdomen casi negro. Antenas 
ligeramente negruzcas, con la maza amarillenta. Alas anteriores 
hialinas en la base, ahumadas completamente en el trozo de limbo 



Dlí HISTORIA NATURAL 



107 



que corresponde al nervio marginal, ligeramente ensombrecidas ha- 
cia el ápice; nervios negruzcos. Patas del primer par amarillo-blan- 
quecinas, con los tarsos negruzcos; patas intermedias con las cade- 
ras negras, los fémures negruzcos y las tibias y tarsos blanqueci- 
nos; patas posteriores con las caderas y los fémures negros y las 



-Cd 




Fig. 1.''— Antena de Centrodora sp.? 



tibias y los tarsos amarillento-blanquecinos, excepto el último arte- 
jo, que es negruzco. 
Aspecto general del cuerpo del insecto: estrecho y alargado. 
Cabeza tan ancha como el tórax; frente ancha, casi lisa, con algu- 
nas pestañitas negras; ojos lampiños; estemas dispuestos en trián- 
gulo abierto, cada uno de los posteriores próximo a la órbita interna 
del ojo compuesto correspondiente. Antenas como indica la figu- 
ra 1.^ Tórax mucho más largo que ancho. 

Pronoto corto, con una pestañita negra a cada lado; mesonoto tan 
largo como ancho, con una fila de seis pestañas negras sobre el bor- 
de anterior, y en el disco con 
tres filas de pestañitas finas 
e incoloras, la primera fila 
compuesta de cuatro pesta- 
ñas y la segunda y tercera 
formadas por dos pestañas 
solamente; parápsides con 
dos pestañitas negras; axilas 
con una pestaña, negra tam- 
bién; escudete más ancho que 
largo, con cuatro pestañas ne- 
gras dispuestas en dos filas; 
metatórax liso y lampiño. 
Alas anteriores largas y es- 
trechas, con pestañas marginales cortas y pestañas discales cubrien- 
do el limbo, excepto en la línea calva que arranca del nervio estig- 
mático y en el espacio claro correspondiente a la región que recorre 
el nervio submarginal. Éste con cinco pestañas en el dorso, el mar- 




Fig. 2."— Ala posterior de Centrodora sp.? 



108 boletín de la real suciedad española 

ginal con seis; la célula costal lleva una pestaña en el tercio basilar 
y otra próxima al ápice. Entre el nervio marginal y la línea calva 
hay siete filas longitudinales de pestañas gruesas. Nervio estigmá- 
tico corto, grueso e irregular. Nervio posmarginal nulo. 

Alas posteriores estrechas, triangulares, con una fila de pestañi- 
tas en el borde superior contiguas a las pestañas marginales; para- 
lela a esa fila de pestañitas y por debajo de ella se encuentra otra 
fila, también dispuesta con regularidad. Entre una y otra fila queda 
un espacio o franja, de bordes paralelos, que recorre la mitad apical 
del ala. Las pestañas que salpican el resto del limbo no se agrupan 
especialmente. Las pestañas marginales del borde posterior son un 
poco menores que la anchura máxima del ala. 

Patas normales. Espolón de las tibias intermedias casi tan largo 
como el metatarso; éste algo más corto que los dos artejos siguien- 
tes reunidos; fémures posteriores ligeramente ensanchados; tibias 
posteriores con un espolón muy pequeño; metatarsos posteriores un 
poco más largos que el segundo artejo. 

Abdomen tan largo como la cabeza y el tórax reunidos, casi liso, 
con una pestañita a los lados de cada segmento. Oviscapto algún 
tanto saliente. 

Longitud del cuerpo 0,996 mm. 

— del oviscapto 0,182 — 

— del escapo de las antenas 0,110 — 

— del pedicelo 0,053 — 

— del 1 .° y 2.° artejos del funículo 

reunidos 0,042 mm. 

— del tercer artejo del funículo. . 0i053 — 

— de la maza 0,112 — 

— de las alas anteriores 0,830 — 

Anchura máxima de las mismas 0,182 — 

Longitud de las alas posteriores 0,630 — 

Anchura máxima de las mismas 0,084 — 

Longitud de las pestañas más largas del 

borde posterior 0,056 — 

Patria: San Rafael, en la provincia de Segovia. 

Observaciones. — Esta especie debe ser próxima a C. íocusta- 
riim Girault, a C. amoena Foerster y a C. speciosissima Qiraud. 
De esta última, descrita con algún más detalle y precisión que las 



DE HISTORIA NATURAL 



109 



anteriores se distingue por un conjunto de caracteres que expondré 
comparativamente: 



C. speciosissima. 

Cabeza de color amarillo. 

Tórax amarillo, con las tégulas, 
las axilas y el escudete negros. 

Patas amarillas, con las caderas 
y fémures posteriores negros. 



Nervios alares amarillentos. 

Tercer artejo del funículo un 
tercio más largo que el pedicelo. 

Escapo alargado, un poco más 
largo que el tercer artejo del fu- 
nículo y la maza reunidos. 



C. sp.? 

Cabeza de color rojizo anaran- 
jado. 

Tórax amarillo, con el pronoto, 
las tégulas y mesopleuras negros. 

Patas amarillas, con las caderas 
intermedias y posteriores negras, 
los fémures intermedios negruz- 
cos y los posteriores negros. 

Nervios alares negros. 

Tercer artejo del funículo de 
igual longitud que el pedicelo. 

Escapo de igual longitud que la 
maza. 



C. sp.? pudiera ser C. locustanim Qiraud y aun C. amoena 
Foerster, pero la insuficiencia de las descripciones de estas espe- 
cies y su falta de precisión impiden que se les pueda asimilar con 
exactitud cualquier forma que se encuentre. El ejemplar único que 
sirve para describirla fué recogido por el Sr. Bolívar y Pieltain 
sobre plantas gramíneas de escaso porte, en las praderas de San 
Rafael, en la vertiente norte de la cordillera del Guadarrama. 

Se desconoce el parasitismo de C. sp.?, pero como Centrodora 
Xiphidii es parásita de los huevos del ortóptero Xiphidium uari- 
penne, y C locustarum lo es de X. fiiscum, bueno será quede 
consignado que cerca de San Rafael el mismo Sr. Bolívar y Pieltain 
ha señalado la presencia de este último: el Xiphidium fiisciim F. 



lio BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Sobre el pretendido hallazgo del aparato reticular de Golgi 
en las células del tubérculo de Solanuní tiiberosum 

por 
E. Fernández Galiano. 

En el número del Boletín de la Sociedad Española de Biolo- 
gía, correspondiente a la sesión del 16 de Junio de 1916, aparece 
inserta una comunicación del P. José A. de Laburu, en la que dice 
el autor haber descubierto el aparato reticular de Golgi en las cé- 
lulas del tubérculo de patata. El procedimiento técnico empleado ha 
sido el conocido de Cajal, que consiste en fijar el material de estu- 
dio en urano-formol, tratarlo después por la solución acuosa de ni- 
trato de plata y ulterior reducción en el formol-hidroquinona. En 
cada uno de estos líquidos ha dejado el P. Laburu los pedazos de 
tubérculo de patata, de un centímetro de largo por otro de ancho, 
durante veinticuatro horas. 

El resultado obtenido lo consigna el autor en breves páginas, do- 
cumentadas con once hermosas microfotografías; en éstas puede 
verse con toda claridad multitud de formaciones dibujadas por la 
plata reducida, con gran variedad de figuras y tamaños que el autor 
reputa como correspondientes a otras tantas formas y tallas del 
aparato reticular de Golgi. 

Deseosos nosotros de comprobar personalmente tan interesante 
hallazgo, emprendimos trabajos a ello encaminados, sirviéndonos 
de pequeños trozos de tubérculo de patata, de los cuales fueron 
unos sometidos exactamente al mismo tratamiento que el P. Laburu 
ha empleado, habiendo variado para otros el tiempo de permanen- 
cia, tanto en el baño argéntico como en el reductor. Los resultados 
técnicos obtenidos concuerdan con los conseguidos por el mencio- 
nado autor, pero nosotros diferimos de él en la interpretación de las 
preparaciones. 

Estimamos nosotros, en efecto, que las formaciones negras dibu- 
jadas por la plata reducida en el seno del tejido no representan el 
aparato reticular de Golgi, sino que consisten en precipitaciones 
argénticas accidentales sobre diversos parajes de las células, opi- 
nión que nos proponemos razonar en las líneas que siguen. 

Al afirmar el P. Laburu que las aludidas formaciones negras re- 



DE HISTORIA NATURAL 111 

presentan retículos de Golgi, lo hace sin presentar pruebas de su 
aserto. Estas pruebas son, sin embargo, necesarias; pues es cosa 
sabida que en las preparaciones tratadas por los métodos de la 
plata, al lado de formaciones preexistentes, correctamente impreg- 
nadas, prodúcense con frecuencia precipitaciones accidentales que 
pueden enmascarar el dato anatómico buscado y confundir al inves- 
tigador. 

Por los estudios de numerosos histólogos se sabe que el aparato 
de Golgi puede experimentar grandes transformaciones dentro de 
la misma célula a compás de los cambios evolutivos de ésta. En 
cambio, las células pertenecientes al mismo tejido, o a la misma 
modalidad de tejido cuando éste presenta diversas variedades, o, 
en fin, las de idéntica significación fisiológica cuando el tejido se 
compone de varias categorías de células, exhiben aparatos de Golgi 
sustancialmente iguales, siempre que examinemos tales células en 
análogas condiciones funcionales y embriológicas. 

Constituyen excepción a esta ley muchas células nerviosas que 
poseyendo idénticas dimensiones y desempeñando análogo papel 
funcional muestran gran variedad de formas y tamaños de retículos 
de Golgi. Todas estas diversas formas y tamaños están, sin embar- 
go, ligadas entre sí por transiciones que relacionan estrechamente 
aparatos reticulares que, en apariencia, difieren mucho; es suficien- 
te, para convencerse de ello, examinar la figura 35 y siguientes de 
un trabajo en que Cajal estudia tal singularidad de los retículos 
neuronales (1). 

Del propio trabajo copiamos el siguiente párrafo, que sintetiza el 
pensamiento de Cajal acerca de la significación de las mentadas va- 
riaciones: «De todas las mutaciones, la más general, aquélla de que 
parecen depender las demás, afecta a la cantidad de la materia ar- 
gentófila. Células hay que parecen haberla consumido casi del todo, 
en tanto que otras la mantienen incólume, y aun con exceso, sobre 
la dotación normal. Tales variaciones cuantitativas motivan, en 
buena parte, las estructurales; pues de ordinario, cuando el caudal 
argentófilo es rico, los trabéculos y granos se juntan, produciendo 
red tupida; al revés, cuando la dotación mengua, los grumos se 



(1) Algunas variaciones fisiológicas y patológicas del aparato reti- 
cular de Golgi. (Trab. del Lab. de Invest. biológ. de la Univ. de Madrid, 
tomo XII, 1914.) 



112 



boletín de la real sociedad EJíPANOLA 



adelgazan y aislan, rompiéndose los trabéculos finos de unión y des- 
apareciendo, por tanto, la disposición reticular.» 

No es éste el caso que el P. Laburu presenta en el tubérculo de 
patata. Muchos de los retículos que dibuja pertenecientes a diversas 
células difieren tanto entre sí por su forma y tamaño, que difícil- 
mente se podría formar con ellos una serie en que se pasara de un 
término a otro distante por gradaciones suaves, dependientes de la 
riqueza en materia argentófíla; basta comparar entre sí las citadas 
figuras de Cajal y comparar, también entre sí, las microfotografías 
del P. Laburu para comprobar la exactitud de lo que decimos. 

En la conclusión octava del mencionado trabajo de Cajal se afirma 
la existencia de una relación proporcional entre la actividad funcio- 
nal de la célula y la extensión y masa de la materia integrante del 
aparato reticular. Como se ve, se compagina mal este aserto con la 
presencia de un aparato reticular tan desarrollado y tan rico en for- 
mas como el que el P. Laburu fotografía en células cuya actividad 
fisiológica está reducida al mínimum, según acontece en las del tu- 
bérculo de patata antes del período de la germinación. 

Tampoco son estas grandes variaciones en las células del tubércu- 
lo de patata identificables con las que el retículo de Golgi experi- 
menta en las células glandulares al compás de los progresos del 
proceso secretor, puesto que aquellas células no están sometidas a 
tales mutaciones. Por análoga razón no son tampoco tales mudanzas 
comparables a las que el aparato de Qolgi sufre en ciertas células 
decadentes (del cartílago en vías de osificación, etc.) 

Al final del artículo que comentamos confiesa su autor no haber 
estudiado bien la polarización del aparato reticular ni las relacio- 





Fig. 1. 



N. Núcleo. 



Fig. 



nes de éste con el núcleo. Por lo que nosotros hemos podido obser- 
var, el supuesto aparato no está sujeto a ninguna condición de em- 
plazamiento dentro de la célula del tubérculo de patata; el mayor 
desorden reina en su orientación con respecto a la superficie de 
este órgano. Además, en muchos casos se encuentra a gran distan- 



DK HISTORIA NATURAL 



113 



cia del núcleo (figs. 1/', 2/' y 3/'") (1), cosa que hemos podido com- 
probar tiiiendo con hematoxilina los cortes ya tratados por el méto- 
do de la plata reducida. Esto se halla en plena contradicción con 
los datos que conocemos, sacados de la citología animal, que ense- 





Fig. 3." 



N. Núcleo. 



Fig. 4.^ 



ñan que el aparato de Golgi está colocado a un lado del núcleo, en 
los dos extremos del mismo diámetro nuclear, alrededor del núcleo.^ 
pero siempre muy cerca de este órgano celular y, a menudo, en 
contacto con él. 

Las precipitaciones argénticas son, frecuentemente, varias den- 
tro de una misma célula del tubérculo de patata y en distintos pla- 
nos de ella, unas veces cerca y otras lejos del núcleo, como de- 
muestran las figuras 4.'', 5.''' y 6.": en estos casos ¿a cuál de ellas 




N--V- 




Fig. 5.''' 



N. Núcleo. 



Fig. 6." 



elevaríamos a la categoría de aparato de Golgi, siendo así que to- 
das son iguales ante la técnica? 

Singularmente instructiva es la fig. 7.^. En ella se ve una preci- 
pitación de plata formando un a modo de cordón varicoso e irregu- 



(1) En las figuras, las precipitaciones argénticas están reproduci- 
das con la mayor fidelidad posible. Las restantes líneas de los dibujos 
son esquemáticas. 



Tomo xviii.— Febrero, 1918, 



114 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

lar que circunda un voluminoso grano de almidón, que aparece som- 
breado en el- dibujo. Se ve bien aquí que tal formación no es, a pe- 
sar de su aspecto, un aparato de Golgi, puesto que ciñe un grano 
de una sustancia que no pasa de la modesta categoría de material 
de reserva. Este hallazgo no nos ha sorprendido, pues en un traba- 
jo nuestro, publicado en 1916 (1) hicimos notar el aspecto de cor- 
dón varicoso que toman las precipitaciones argénticas al deposi- 
tarse sobre ciertos granulos yacentes en el protoplasma de los fla- 
gelados del género Chilomonas. 

Hemos sometido algunos trozos de tubérculo de patata a una ac- 
ción muy prolongada del líquido reductor (hidroquinoma-formol-sul- 
fito sódico), con lo que hemos conseguido una precipitación casi uni- 





Fig. 7."— A: Grano de almidón. Fig. S.'' 

forme de granulos argénticos sobre la membrana celulósica. Sobre 
muchas de estas membranas se destacan vigorosamente formacio- 
nes que, como las dibujadas en la fig. 8.^, representan el borde de 
desgarrones que, por azares del corte, pueden observarse con mu- 
cha frecuencia, sobre el cual se ha depositado la plata. La granula- 
ción argéntica depositada sobre la membrana sirve eficazmente 
para fijar la situación de las mentadas precipitaciones, y para hacer 
ver que se trata de soluciones de continuidad de la membrana, 
puesto que el espacio que limitan aparece completamente limpio de 
granulos de plata. Esta clase de preparados nos hace ver también 
que la inmensa mayoría de los precipitados argénticos residen so- 
bre la membrana celulósica. 

En la fig. 9.'' copiamos de una preparación ejecutada por uno de 
nuestros discípulos cuatro células de un corte de embrión de Koel- 



(1) La acción del nitrato de plata reducido (fijación al urano-for- 
mol) sobre algunos protozoos (Trab. de la Soc. de Biol. de Barcelo- 
na, 191(3), 



Bol. de la R. Soc. Esp. de Hist. Nat. Tomo XVIII. -Lám. II. 







^-, ir 



•-•s. •? • >■. 



1 •■ ■■)( '-^ 













f> 










Fot. P. Castko Bakea. 
Movimiento vertical producido por el terremoto de 1501, en los bastiones del Alcázar de Carmena. 



Bol. de la R. Soc. Esp. de Hist. Nat. Tomo XVIII. -Lám. II!. 




Fot. P. BOSCH GlMPKRA. 

FiG. 1." — La grieta mayor en la vertiente del Alcázar. 




I'^Ot. F'. BOSCH ÜIMPIÍKA. 

Fi(¡. 2."— Vista de la vertiente del Alcázar en direccicjn al Convento 



1)1': HISTOIilA NATURAL 



115 



reuteria que ha sido sometido al tratamiento de la plata reducida 
con fijación al urano-formol. En ellas pueden verse precipitaciones 
argénticas, las formas de las cuales son semejantes a las fotogra- 
fiadas por el P. Laburu en el tubérculo de patata. Dada la identi- 
dad de origen y de aspecto de tales formaciones argénticas, si ad- 




Fig. 9." 

mitimos que las de la patata representan retículos de Golgi, nos 
veremos obligados a admitir que los de la Koelreuteria también lo 
son; nada, sin embargo, más distante de la realidad, pues puede 
apreciarse claramente en los dibujos de la fig. 9.'' que en tres de 
las células se depositan las susodichas formaciones argénticas fue- 
ra del protoplasma (que se muestra retraído por la acción de los re- 
activos), y en la restante, como puede verse observando la prepa- 
ración, la precipitación se ha efectuado sobre la cara interna de la 
membrana celulósica. En esta célula no aparece dibujado el núcleo 
porque cae precisamente debajo del precipitado. 

Laboratorio de Histoloffia de la Facultad de Ciencias de Barcelona. 



El terremoto de 1504 en Carmona y en Los Alcores 

por 
Jorge Bonsor. 

(Láminas ii y iii). 

El célebre cura de Los Palacios, el bachiller Andrés Bernáldez, 
que fué confesor de Isabel la Católica y protector de Colón, es el 
que con más detalles dejó descrito este espantoso terremoto; en su 
Historia de los Reyes Católicos dice (1): 



(1) Andrés Bernáldez: Historia de los Reyes Católicos, dos tomos, 
Sevilla, 1870, publicada por la Sociedad de Bibliófilos Andaluces, 
tomo II, págs. 263-266. 



116 boletín de la real sociedad española 

«En cinco dias de Abril del año de 1504, Viernes Santo, entre 
las nueve a las diez del dia, tembló la tierra en España muy espan- 
tosamente, e fue el mayor terremoto en esta Andalucía, e fue tan 
grande espanto que las gentes se calan en el suelo de temor, e es- 
taban como fuera de sentido, e fue de esta manera. Fue oido un 
muy grande ruido que iba por el aire, e junto con él, todos los edi- 
ficios, fortalezas, iglesias e casas se estremecieron y dieron tres o 
cuatro baivenes al un cabo y a otro, uno acostándose hacia el me- 
dio dia, y otro, enderezándose y esto pareció en las iglesias, por- 
que estaban a la lengua hacia lebante.... 

»En la villa de Carmona se sintió este terremoto mas que en toda 
España, ca fue tan terrible y espantoso, que parecía que todos los 
edificios andaban en goznes, y la tierra no tenia asiento, y cayeron 
tantos edificios de las fortalezas, de las Iglesias e de las casas, que 
de aqui a cinco años no se restaurarán, ni harán, y cosas quedarán 
en testimonio de ello, mientras la villa durare. Cayó la Iglesia de 
Santa Maria de Gracia, que es el Monasterio de los frayles de San 
Isidro, fuera de la villa, e mató dos frayles. En la villa de Carmo- 
na, como por cada parte cayeron casas, murieron algunos, e duró 
alli un gran rato el terremoto, de manera que andavan los hombres 
e las mugeres por la villa abrazándose unos con otros, enjozados, 
sin sentidos, perdida la color, como gente de otra vida, que con el 
espanto pensaban que era la fin del mundo; e cesado el terremoto, 
buscaron y enterraron los muertos, e curaron los heridos, e quedó 
de daño hecho en la villa de valor de mas de veinte cuentos de ma- 
ravedís. E en algunos lugares de cerca de Guadalquivir, desde Al- 
calá del Rio arriba, fue de la manera de Carmona, ansi como en 
Cantillana, Tozina y Palma, fue en toda Castilla, y en Medina del 
Campo, por donde estaba el Rey y la Reina, también fue grande 
espanto.... 

«Siguióse después de este gran terremoto y espantoso movi- 
miento de la tierra, muchas fortunas y menguas que sintió España, 
muchos trabajos y hambres y pestilencias y muertes; y la primera 
fortuna que sintió España fue la muerte de la Reyna Doña Isabel, 
que murió aquel propio año, adelante, en el mes de Noviembre.» 

Otro testigo ocular, un fraile del convento de San Isidro de Car- 
mona, nos dejó sobre la catástrofe la nota siguiente, en un manus- 
crito sobre la Invención de Nuestra Señora de Gracia: «Estan- 
do cantando la Pasión el Viernes Santo, en el Convento, se cayo 
la capilla mayor y mató a dos de los pasionistas y no murieron mas 



DE HlSTÜllIA NATUliAL 117 

porque el regidor Antonio de Baeza Barba, que estaba junto a San 
Mateo con sus criados y pastores tratando de pelar las ovejas, ha- 
biendo oido el golpe, y oyendo que los frailes tocaban las campa- 
nas pidiendo auxilio, acudió con su gente, con azadones y herra- 
mientas y sacaron el tercer pasionista de entre los escombros (1).» 

En Sevilla, según un auto del Cabildo en el Archivo de la Cate- 
dral: «El terremoto estremeció con horrible y cruel estruendo to- 
das las iglesias, monasterios, edificios y otras casas públicas y pri- 
vadas: de manera que todos se veian como pendientes y que ame- 
nazaban caer... 

»E1 rio Guadalquivir, elevando sus aguas por tres o quatro veces 
con sus naves, sus lanchas, y toda la esquadra, horrorizó de tal ma- 
nera a las gentes que todos a un tiempo creian haber llegado el dia 
del Juicio. Nadaban los peces sobre las aguas; porque el rio sobre- 
manera alterado, desde lo hondo subian varias olas... 

»Ademas de esto, los que se hallaban en los campos aseguraron 
haber observado muchos otros prodigios, principalmente que llo- 
vían granizos, que se obscureció el sol, que la tierra se estremecía 
con grandes movimientos y que creyeron que toda la ciudad de Se- 
villa se habia derrocado desde sus cimientos: que habiéndose abier- 
to nuevos pozos por todo el campo, arrojaban abundantemente agua 
por grandes bocas, y que al instante se cerraron y secaron: que las 
peñas y los montes abiertos por medio exhalaban vientos mezcla- 
dos de cenizas, y que el terreno se hundió con sus arboles, y fue 
cubierto por las aguas. En los pueblos de Carmona, Cantillana, Vi- 
llanueva. Lora y en otros las iglesias, las casas, las murallas y 
otros edificios se cayeron, oprimiendo con sus ruinas a muchos 
hombres y mugeres, de los quales unos murieron y otros quedaron 
heridos: de manera que, abandonando todos sus casas, su dinero y 
sus muebles huian desordenadamente a los campos. Hay también 
algunos, que afirman que vieron fuentes cuyas aguas eran de color 
de sangre, principalmente en los pueblos del Almadén, Cazalla y 
otros que fueron casi enteramente destruidos.» 

«Después de esto, el día 21 del mes de Junio, que era también 
Viernes, como a las once de la noche volvió a temblar la tierra sa- 
cudiéndose tres o quatro veces hacia arriba...» 

«Hay muchos que afirman haber sentido temblar la tierra en el 



(1) Manuel Fernández López: Historia de la Ciudad de Carmona, 
Sevilla, 18S6, pág. 339. 



118 



boletín de la real sociedad española 



tiempo intermedio, y aun después; pero lo que todos vimos y senti- 
mos es lo que llevamos contado» (1). 

Se sintieron los efectos del terremoto por toda la Península y por 
el Norte de África, pero en ninguna parte hizo tantos daños como 
en Carmona, donde cayeron o se grietaron la mayor parte de los 
edificios públicos y numerosas casas particulares. Se hundieron mu- 
chas bóvedas de los templos: la iglesia de los Jerónimos, la pa- 
rroquia de Santiago, donde se puso después una hermosa techumbre 
de ladrillo por tabla, con azulejos de reflejo metálico. La antigua 
iglesia del Salvador, que ocupaba todo el lado Sur de la plaza prin- 
cipal de Carmona, encontrándose después de la catástrofe en estado 




Fig. 1. 



-Alcázar de Carmona.— Plano de la Plaza de Armas con la grieta abierta 
en el suelo y la parte desprendida de las murallas. 



ruinoso, hubo que cerrarla definitivamente y más tarde fué demolida. 

Todos los otros templos sufrieron más o menos desperfectos y 
hubo que restaurarlos: no quedó en Carmona un solo techo anterior 
al principio del siglo xvi. 

En Sevilla, según Ortiz de Zúñiga, se hundieron las techumbres 
de las iglesias de San Francisco y de San Pablo; también se grietó 
en muchas partes la nueva catedral, que estaba entonces constru- 
yéndose (2). 

Coincide con la fecha del terremoto la desaparición en Carmona de 



(1) En la disertación de D. Diego Alejandro de Gálvez: adiciones a 
las notas de ios Anales de Ortiz de Zúñiga. Madrid, 1796; tomo i, pá- 
ginas 420-438; tomo iii, pág. 192. 

(2) Ortiz de Zúñiga: Anales de Sevilla, tomo iii, pág. 193. 



DK HISTORIA NATURAL 



119 



un acueducto romano que atravesaba sobre elevados arcos la parte 
baja del arrabal de San Pedro, llevando las aguas de los altos del 
Campo Real al interior de la población. 

Al principio del siglo xvi, conservaba todavía Carmona en rela- 
tiva conservación todas sus fortalezas: sus dos alcázares, sus mura- 
llas y puertas. Después del desastre de 1504, de las cinco puertas 
de la población no quedó en pie más que la de Sevilla, no perdiendo 




Fig. 2.*— Alcázar de Carmona.— Vista exterior indicando el desprendimiento cau- 
sado en la muralla del Sur por el terremoto de 1504. 

ésta más que uno de sus tres arcos romanos: el segundo desde el 
interior. 

Las puertas de La Sedia, de Morón y de Marchena, también de 
antigua construcción romana, cayeron y no se levantaron más. 

Del recinto de murallas, grandes trozos fueron rodando a la Vega, 
sobre todo en las murallas del Sur y la altura llamada El Picacho. 
En el Alcázar principal, el palacio de D. Pedro (1), hubo grandes 
desperfectos, cayéndose algunas torres y partiéndose otras. A la 



(1) También llamado Alcázar de arriba o de la puerta de Marchena, 
para distinguirle de los otros dos, de las puertas de Sevilla y de 
Córdoba. 



120 BOLEIIN DE La. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

derecha de la Plaza de Armas, por la parte que mira al Sur, se ob- 
serva un hundimiento del terreno con 50 metros de muralla, dejando 
en el suelo una profunda grieta de un metro de ancho. De la mura- 
lla no queda hoy en pie más que dos grandes trozos de tapia (véase 
A y B del plano, fig. 1.^); el resto, con la torre del ángulo, rodaron 
desde lo alto a la Vega. 

Se ha podido medir con alguna precisión el movimiento vertical 
del terreno por el corte (C), donde la tapia (B) se desprendió de la 
parte de la muralla que quedó firme. El terreno bajó en este sitio 
la altura de dos tapiales; midiendo estos 90 cm. nos da una depre- 
sión de 1,80 m. (fig. 2.^ y lám. ii). También se observa en este si- 
tio un movimiento de E. a W. de 1,40 metros. 

La orientación de la falla en lo alto del Alcázar es de E. a W.; 
pero, desde este punto hasta el convento de San Jerónimo, situado 
a menos de un kilómetro de distancia, sigue una dirección SE.-NW, 
Bajando por la vertiente del cerro, a unos cien metros de la forta- 
leza, se presenta la grieta mayor (véase lám. iii). 

Esta se abre en una roca caliza dura; mide en la parte superior 
6,60 m. y en el fondo 3,50 m. de ancho; la profundidad actual es 
de 8 m. Otra falla paralela, al lado Sur, tiene una abertura de 85 
centímetros. Más lejos, y próximo al convento, no se puede medir 
más que la parte superior de las grietas, por encontrarse éstas hoy 
llenas de tierra; tienen de ancho de 2 a 5 m. Las paredes casi ver- 
ticales que presentan parecen indicar mucha profundidad. 

Cuenta Arellano (Antigüedades y excelencias de la villa de 
Carmona. Sevilla, 1628) que los Reyes Católicos sintieron sobre- 
manera los destrozos causados en Carmona por el terremoto, espe- 
cialmente los experimentados por el Alcázar, el cual era del patri- 
monio real. Pensaron enviar alarifes para su reparo; pero, como la 
obra fuera de grande costo y la corona tuviera otras cosas a que 
atender, quedaron las obras en proyecto (1). 

Bien dijo el cura de Los Palacios que ni en cien años se podrían 
levantar tantas minas y que cosas quedarían^ como la falla del 
Alcázar, en testimonio de este cataclismo, mientras la villa 
durare. 

En toda la extensión de la cordillera de cerros, llamados los Al- 



(1) Man. Fernández López: Historia de la ciudad de Carmona, "péL- 
gina289. 



DE HISTOKIA NATUHAL 



121 



cores, entre Carmona y Alcalá de Guadaira, se notan en la caliza 
numerosas grietas que ocasionaron el desprendimiento de grandes 
peñas. Éstas fueron cayendo a la llanura, desde las alturas, mien- 
tras otras rocas inmensas, quedándose suspendidas en las vertien- 
tes de los cerros, forman hoy con la vegetación silvestre el cuadro 
más pintoresco de esta comarca. 

Coinciden estos desprendimientos del terreno con antiguos movi- 
mientos sísmicos que se sucedieron en los Alcores desde los tiem- 
pos más remotos. 

La Peña de los Sacrificios, del Acebuchal (fig. 3.^), es pre- 
cisamente una de estas rocas que en tiempos prehistóricos, deslizán- 




Fig. 3.''— El Acebuchal. — :<La Peña de los Sacrificios.» 



dose por la vertiente del cerro, se detuvo formando mesa con ligera 
inclinación hacia la Vega. 

Sobre esta gran mesa de piedra se sacrificaron animales, con 
ciertas ceremonias, para la alimentación de la colonia agrícola du- 
rante la primera y segunda edad del hierro, o sea desde los indíge- 
nas ibéricos del tiempo de las primeras invasiones celtas, hasta el 
final de la dominación cartaginesa. En un recinto de construcción 
ciclópea adaptado a la parte baja de la roca se recogían la sangre 
y los despojos de este interesante matadero primitivo. 

La importante estación arqueológica del Acebuchal está situada 
a tres kilómetros al W. de Carmona. En la parte alta exploré en 
1896 una necrópolis de túmulos de la primera edad del hierro, y en 
su proximidad encontré una estación eneolítica, donde tuve la des- 
agradable sorpresa de notar que una grieta, producida por un te- 
rremoto, pasaba por medio de ésta, causando la destrucción de al- 
gunas sepulturas y silos. A 300 metros al SW. de este sitio apa- 
rece la grieta en la superficie donde se extiende más de 200 me- 



122 BOLlíTIN DE LA RRAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

tros en dirección NW.-SE., en un suelo de roca viva, limpia de tie- 
rra. La abertura de la grieta varía de 50 centímetros a un metro 
cincuenta centímetros. Durante los primeros días de mi exploración 
del Acebuchal, un pastor tuvo la desgracia de que se le cayeran 
tres ovejas en esta grieta, con trabajo pudieron salvarse dos, la 
tercera se perdió, aunque durante mucho tiempo se la oyó berrear 
a gran profundidad, donde fué imposible llegar (1). 

En la necrópolis de Carmona también se observaron algunos daños 
causados por terremotos de fecha posterior a la ocupación romana. 
Muchas de las cámaras funerarias talladas en la roca tenían el techo 
y el suelo agrietados. El desplome del techo en otras tumbas des- 
truyó el mobiliario funerario. La grieta más notable es la que se 
observa en la bóveda de la gran tumba de la Cantera; atraviesa la 
cámara de un extremo a otro, y también el corredor de entrada, 
perdiéndose después en el macizo debajo de un olivar próximo, 
siguiendo la orientación NW.-SE. 

Al final de la Alameda, en lo alto de la cuesta del Chorrillo, se 
descubrió el cementerio cristiano, romano y visigodo de Carmona. 
Las numerosas sepulturas aparecen cortadas en la roca a poca pro- 
fundidad y cubiertas con lajas de piedra. 

La orientación de E. a W. es constante; la cabecera al NE. Debido 
a un terremoto parte del terreno se ha separado del macizo del 
cerro; sobre estas peñas desprendidas se ven algunas sepulturas in- 
dicando claramente que el terremoto fué posterior a los visigodos. 
También profundas cuevas abiertas en la falda de los Alcores se 
desplomaron produciendo en el suelo grandes hondonadas. 

En los últimos treinta años de mi residencia en Carmona no re- 
cuerdo más que de dos terremotos. Pasaron los habitantes, en estas 
ocasiones, mucho susto, pero los daños a los edificios fueron insig- 
nificantes. 



El 1." de Noviembre de 1755, a las nueve de la mañana, fecha 
del célebre terremoto de Lisboa, se notaron sus efectos por toda la 
Península.; respecto a Carmona, consulté sobre el particular las actas 



(1) Véase el piano de la estación prerromana de El Acebuchal 
(G. Bonsor: Les culonies agricoles pré-romaines de la Vallée dii Betis. 
Revue Archéologiqíie, tomo xxxv, 1899) donde indiqué dos de estas fa- 
llas paralelas {Fentes dii me). 



ülí HISTORIA NATURAL 123 

de Cabildo en el Archivo municipal. De la sesión que se celebró la 
misma tarde de la catástrofe saqué la nota siguiente: «El Señor co- 
rregidor hizo presente a la ciudad el formidable, espantoso y dura- 
ble terremoto o temblor de tierra en la mañana de este día experi- 
mentado; por el que han padecido especialmente los templos la ma- 
yor ruina, de forma que han quedado para no poderse celebrar en 
ellos los divinos oficios, como sucede en el de Santa María, parro- 
quial mayor, y en otros muchos edificios que ha sido preciso conde- 
nar por el reconocimiento que de ellos, los alarifes, han hecho; 
en lo que se conoce estar la Justicia Divina sumamente indig- 
nada...» (1). El corregidor mandó organizar una procesión general 
de rogativas al célebre santuario de la Patrona, la Santísima Virgen 
de Gracia. 

Castillo de Mairena del Alcor (Sevilla), 5 de Diciembre de 1917. 



Nota adicional a la del Sr. Bonsor respecto al terremoto 
de 1504 en Carmena y en Los Alcores 

por 
Eduardo Hernández-Pacheco. 

Durante la celebración del Congreso que la Asociación española 
para el progreso de las Ciencias celebró en Sevilla en Mayo de 1917 
se efectuó una excursión a Carmona, con el objeto de visitar la im- 
portante necrópolis ibérica, puesta al descubierto en su mayor parte 
y descrita por el distinguido arqueólogo D. Jorge Bonsor, quien 
sirvió de amable guía a los expedicionarios. 

En uno de los más interesantes enterramientos se percibe una gran 
grieta que atraviesa la colina donde está la necrópolis, grieta cuyo 
aspecto me hizo suponer habría sido producida por algún terremoto 
de época histórica. 

(1) Estaba en la creencia popular de esta época considerar a los 
terremotos como un castigo de Dios. En la carta de los Reyes Católi- 
cos a la ciudad de Sevilla, en 1504, se recomienda implorar la misericor- 
dia de N. S., que en tal manera demuestra su ira contra los pecadores, 
etcétera... 

Se manda extirpar y enmendar los pecados públicos, predicar a las 
rameras y a las mujeres de la casa pública, inquirir, apartar y castigar 
a los amancebados, sin respeto de personas... Ortiz de Zcniga: Anales 
de Sevilla, tomo iii, pág. 194. 



124 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Visitando.después las ruinas del castillo de Carmona, aprecié tam- 
bién, de rnanera indudable, una falla que corta los bastiones con 
desplazamiento vertical de cerca de dos metros. 

Tan claro fenómeno geológico me movió a solicitar de la compe- 
tencia de arqueólogo tan distinguido como el Sr. Bonsor, que, en 
bien de la ciencia española, reuniese los datos históricos que encon- 
trase respecto al temblor de tierra que produjo las grietas y fallas 
de la ciudad de Carmona y de Los Alcores. 

El Sr. Bonsor, atendiendo a mis deseos, me envió el precedente 
trabajo, que he tenido el honor de presentar en su nombre a la So- 
ciedad, y aquí hubiera terminado mi cometido si a su vez el autor 
no me hubiera manifestado el deseo que su Memoria fuese acompa- 
ñada de una nota mía relativa a la parte puramente geológica del fe- 
nómeno sísmico que se describe, lo cual hago atento a tan amable in- 
vitación. 

Tienen especial importancia las manifestaciones tectónicas men- 
cionadas por el hecho de constituir un ejemplo claro de fallas pro- 
ducidas por movimientos sísmicos de fecha perfectamente datadas, 
análogas a las producidas en Guevejar (Granada) cuando los te- 
rremotos de 1885, que son casi las únicas conocidas en España con 
la precisión de fechas qué éstas, por lo cual la falla del castillo de 
Carmona tiene un valor didáctico excepcional. 

Tienen, además, interés estos fenómenos de diastrofismo por la 
relación íntima que en mi modo de ver tienen con el colosal acci- 
dente tectónico, que, descrito magistralmente por Macpherson, da 
a la Sierra Morena su característica forma de ingente escalón entre 
la meseta herciniana y el valle del Guadalquivir, ejemplo patente de 
valle disimétrico con el cauce del río, junto a la misma base de la 
sierra. 

Constituye la Nota del Sr. Bonsor documento valioso para la his- 
toria sismológica de la Península, por cuanto, no sólo los datos re- 
unidos se refieren a fijar la fecha, sino que permiten deducir cuál 
fué la dirección de transmisión de la onda sísmica, según el relato del 
bachiller Bernáldez, cuando dice que «dieron tres o cuatro baivenes 
al un cabo y a otro, uno acostándose hacia mediodia y otro endere- 
zándose..., que parecían que todos los edificios andaban en goznes». 

La extensión geográfica del movimiento sísmico y aun la de la 
zona epicentral también puede deducirse de los relatos de las cró- 
nicas de la época, que el Sr. Bonsor publica. Se aprecia que esta 
zona abarca la parte de la provincia de Sevilla, que comprende Se- 



DE HISTORIA NATUHAL 125 

villa, Alcalá, Los Alcores, Carmona, Tocina, Lora del Río, y que se 
extiende hacia la parte de la sierra por Almadén de la Plata y Ca- 
zalla, es decir, en un óvalo, del que son los dos ejes la gran falla 
del Guadalquivir y el otro accidente tectónico que está orientado 
según el valle del Biar. 

Las sacudidas sísmicas se trasmitieron muy lejos en la Península; 
pues en uno de los relatos de la época se dice que el terremoto fué 
percibido con cierta intensidad en Medina del Campo, donde, a la 
sazón, estaba la Corte. 

El terremoto de 1504 parece, por lo tanto, que guarda estrecha 
relación con los dos accidentes tectónicos que el geólogo gaditano 
Macpherson reconoció y describe en su célebre Memoria geológi- 
ca del Norte de la provincia de Sevilla. 

Por otra parte, las grietas de Carmona y Los Alcores son indicio 
que la falla del Guadalquivir, que recientes trabajos del malogra- 
do geólogo Mr. Groth ponen en duda, no está aún consolidada por 
completo, por cuanto los terremotos de Andalucía guardan estre- 
cha relación con el borde de la Sierra Morena, según se aprecia en 
el mapa que el sismólogo Mr. Montesus de Ballore representa en 
el tomo XXIII de los Anales de nuestra Sociedad, en el cual se ve la 
región sísmica de Andalucía «limitada al Norte por una línea que va 
deHuelva hasta Linares, pasando por Córdoba y se termina en la 
Sierra de Lúcar». El distinguido geólogo portugués Sr. Pereira da 
Souza, que tan detenidamente ha estudiado los terremotos de Por- 
tugal, especialmente el de Lisboa de 1755, tiene la opinión que en la 
transmisión de las ondas sísmicas y en los efectos de los terremotos 
del occidente de la Península influye también la existencia de la 
gran falla del Guadalquivir. 

Este gigantesco accidente tectónico, que tanto contribuye a que 
la Península ofrezca su especial constitución geográfica y geológica, 
no puede ponerse en duda, presentándose la Sierra Morena en su 
borde bético constituyendo en unas partes claramente una falla, 
como he reconocido en la Sierra de Córdoba, si bien en otras par- 
tes queda tan sólo como un gran pliegue monoclinal, sin ruptura; 
aunque en todo hay un desplazamiento en la vertical manifiesto 
entre las capas paleozoicas que en la parte de la Sierra están al des- 
cubierto y en la campiña, o sea en el valle bético, bajo el gran es- 
pesor de los terrenos terciarios. La opinión de Groth, según la cual 
la falla del Guadalquivir no tiene la significación que le asignó 
Macpherson, no parece estar fundada en la realidad de los hechos. 



126 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Con posterioridad al depósito y consolidación de las capas mioce- 
nas han ocurrido en la base de la Sierra Morena movimientos tec- 
tónicos relativamente intensos, pues he podido apreciar que al pie 
de la Sierra de Córdoba las calizas marinas helvecienses están incli- 
nadas hacia la llanura, o sea hacia el río. El profesor Calderón, en su 
Memoria Movimientos pliocénicos y postpliocénicos en el valle 
del Guadalquivir, publicado en el tomo xxii de los Anales de nues- 
tra Sociedad, señala abundantes movimientos en terrenos recien- 
tes en relación con la gran fractura de la Sierra Morena. 

Los terremotos frecuentes y de poca intensidad que actualmente se 
perciben en el borde de la Sierra, y los de gran intensidad con pro- 
ducción de fenómenos geológicos, como los que existen en Carmona 
y en Los Alcores, son nuevos datos que concuerdan con la existen- 
cia de esta gran fractura terrestre. 



Algunas consideraciones más sobre el yeso del Cerro 
de los Ángeles (Madrid) 

por 
F. Pardillo. 

Sin la aclaración que los Sres. Hernández-Pacheco y Royo hacen 
en el segundo escrito (1) acerca del mineral citado, hubiera creído 
siempre que en su primero atribuyen al yeso la forma resultante de 
los conjuntos por ellos descubiertos Se inicia tal creencia con el tí- 
tulo de la Nota: «Nueva forma cristalográfica en el yeso», y consig- 
nar después: «No se ha descrito hasta ahora esta forma tan particu- 
lar del yeso»; y se afirma, al leer que el cristal monoclínico está 
constituido por las caras del prisma vertical /72 ¡110¡, la basCyO ¡001 J 
y las facetas de la hemipirámide positiva d )\\\\. Porque decir que 
el prisma tiene por símbolo ¡1 10¡, y no ¡120| o )320;, etc., y que la 
hemipirámide es )1 1 1(, y no otra, supone siempre haber tomado unas 
constantes cristalográficas, y con ellas, y los ángulos de las formas, 
haber obtenido los símbolos, ya directamente por el cálculo, ya in- 
directamente en las tablas de las descripciones del género mineral. 

La indeterminación de la forma total se manifestaría claramente si 
los autores hubieran prescindido de los símbolos, dejando las deno- 

(1) Este Boletín, Diciembre, 1917. 



DE HISTORIA NATURAL 127 

minaciones verbales de las formas simples, o los hubiesen ex- 
presado con letras. Entonces no se diría otra cosa que el cristal mo- 
noclínico se le consideraba orientado en aquella posición en que las 
caras m eran de prisma vertical )h k 0(, etc. Si en el ánimo del lec- 
tor algo hubiese quedado sin ocupar por las anteriores circunstan- 
cias, otra surge, a saber: los símbolos de las formas son los frecuen- 
tes en los cristales de yeso. 

Vean, pues, mis distinguidos compañeros y consocios cómo creí 
pertinente insertar el cotejo de orientaciones o ángulos fundamen- 
tales del yeso, para hacer ver que en ninguna encajaba la forma por 
ellos descrita. 

La rectificación en nada ha hecho variar la esencia del problema. 
Continúa el caso de una asociación irregular de individuos, cuya 
forma resultante es siempre la misma: un cristal monoclínico, es de- 
cir, sigue la imposibilidad de sentido común, tan clara y exactamen- 
te definida por Balmes con el ejemplo del episodio de Dido (1). 

Nuevos argumentos puedo aducir en apoyo de la pseudomorfosis 
advertida por Quiroga y aceptada por Calderón (2), los cuales con 
los ya expuestos en mi Nota anterior constituyen, a mi ver, un en- 
cadenamiento lógico de deducciones. 

La asociación irregular de individuos de yeso adopta siempre la 
misma forma; luego: 

a) La forma es prestada, independiente de la asociación. 

Los ángulos de la forma resultante corresponden a los de un rom- 
boedro negativo / )0221 J de calcita. La correspondencia se cumple 
con cierto error explicable por la imperfección de los cristales, cir- 
cunstancia que han sabido tener en cuenta los Sres. Hernández-Pa- 
checo y Royo para no atribuir al conjunto simetría triclínica. Con el 
romboedro se halla combinado un prisma exagonal representado, con 
variable perfección, por dos o tres facetas. No son el número de 
éstas ni su colocación en el cristal inconvenientes para admitir su 
existencia, porque sabido es que semejantes faltas de desarrollo son 
frecuentísimas en los cristales naturales (3); además, la forma ha 



(1) El Criterio, cap. iv. «Cuestiones de posibilidad», párrafo x y 
nota (4). ■ 

(2) Los Minerales de España, tomo ii, pájí. 226. 

(3) En las descripciones minuciosas de los cristales se hace constar 
el número de facetas que ha desarrollado cada forma simple. (Véase 
Pardillo y Gil: Piromorfita de Horcajo, tomo x, núm. 6 de las Memo- 
rias de esta Real Sociedad). Las llamadas leyes de simetría y del para- 



128 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAKOLA 

perdido detalles con la sustitución de su materia. La presencia del 
prisma exagonal tiene su comprobación en la medida angular. El 
ángulo de )1120¡ con )0221; es de 140° ;35' en la calcita, y el me- 
dido por los Sres. Hernández-Pacheco y Royo, formado por las 
caras d y m áe sus conjuntos cristalinos, es de 144°, y e] de d y p, 
que ha de ser igual, de 130°, siendo el valor medio 137°; es decir, 
queda el prisma determinado con 3 ^¡.° de error. 

Uno de los ejemplares de yeso examinados consiste en una agru- 
pación de cristales de conjunto, y entre ellos hay dos con todas las 
apariencias de la macla, según JOOOl (, tan frecuente en la calcita. 

Toda la investigación morfológica conduce a decir: 

b) La forma prestada de los con/untos cristalinos corres- 
ponde a la calcita y está constituida por f \0221[ y b \ll20\. 

Veamos si las condiciones minerogenéticas están en pugna con 
esta conclusión. 

Damour (1) convierte el yeso en espato calizo por la acción de 
carbonatos alcalinos. 

Vater, en su extenso trabajo sobre la influencia de ciertas diso- 
luciones en la cristalización del carbonato calcico, llega a demostrar, 
con 130 experimentos (2), que este cuerpo cristaliza en disoluciones 
carbónicas en presencia del sulfato calcico, del potásico o del sódi- 
co, en la forma de calcita, y no de aragonito, como dijo Credner; 
que las formas cristalinas consisten en un romboedro positivo si la 
proporción de sulfato es baja, y en otro negativo si es alta, y que de 
la acción de los carbonatos alcalinos sobre el yeso resulta siempre 
espato calizo, con exclusión del aragonito, es decir, en contra de lo 
sustentado por Bequerel. 

Los experimentos de Vater tienen su comprobación en la Natura- 
leza. Pohlmann (3) halla en Caracoles (Chile), calcita cristalizada 
en el romboedro negativo )0lT2j con crecimiento regular de finas 
láminas de yeso, las cuales dan al romboedro aparente exfoliación 
según sus caras; lo que prueba que ambos minerales se han origi- 



lelismo de las caras nunca han tenido significación práctica. En espe- 
cial la segunda ha perdido además su valor teórico con los experimen- 
tos de Bragg, padre e hijo (X Rays and Crystal Structure. Lon- 
dres, 1916), por los cuales resulta que los planos paralelos de la mate- 
ria cristalina no son siempre idénticos en distancias y contenido atómico. 

(1) Bull. Soc. minéralog. de France, 3, 153, 1880. 

(2) Zeitschr. fñr Krijst. ii Min., t. xxx, pág. 507, y t. xxxi, pág. 570. 

(3) Min. Mitth. Verhandt. d. d. wiss., Ver. zu Santiago, 2, 235, 1892. 



Dlí HISTORIA NATURAL 129 

nado al mismo tiempo y que la calcita de aquel yacimiento proviene 
de agua sulfatadas. Doss (1) descubrió en las fuentes selenitosas 
de Pullandorf y otras localidades del circo de Riga calcita con pro- 
porciones hasta de 4 por 100 de sulfato reveladoras de una verda- 
dera mezcla molecular. 

Munier-Chalmas (2) dice con referencia a los yesos de la cuenca 
de París: «C. Presvot, Brongniart y Ch. d'Orbigny, han indicado 
en varias localidades pseudomorfosis de yeso transformado en 
caliza, y en la pretendida calcedonia». «Estudiando estas pseudo- 
morfosis se ve que están constituidas por una asociación de cuarzo 
cristalizado, de calcita en romboedro inverso, de fluorina...» «... las 
aguas de infiltración cargadas de ácido carbónico y de carbonatos 
alcalinos disuelven al carbonato calcico, la sílice y cantidades infini- 
tesimales de fluoruro calcico; cuando estas aguas, que circulan por 
el interior de capas, siguiendo las líneas de afloramiento de los va- 
lles, llegan sobre el yeso y están más o menos saturadas, las sales 
que contienen se precipitan constituyendo epigénesis sobre el 
yeso». 

Lacroix (3) halla en los yesos de París calcita en romboedro ne- 
gativo )022 1 (, el mismo del Cerro de los Ángeles, y descubre, como 
Munier-Chalmes, que la transformación de sulfato en carbonato es 
en aquellos yacimientos fenómeno actual. 

Autorizadamente podemos, pues, escribir: 

c) En los depósitos terciarios la paragenesis y sucesión 
yeso-calcita, ésta en romboedro negativo, es perfectamente 
admisible y tiene su precedente y comprobante experimental. 

No habiendo en el sarmatiense castellano imposibilidad de nin- 
guna clase para que en él se verifique el fácil proceso paragenético 
de otras formaciones terciarias, hay que admitir: 

d) Los romboedros negativos de calcita del Cerro de los 
Angeles pudieron formarse a expensas del sulfato calcico. 

Aceptado esto, la sustitución de la calcita por el yeso es fenó- 
meno igualmente natural, admisible y comprobado por la experi- 
mentación (4). Claramente vemos que: 



(1) N.Jarhb. f. Mín. Geol. u. s. iv., 1, 105, 1897. 

(2) Compt. rend., 1890, 110-663. 

(3) Nouü. Archiv. du Museum, París, 9, 201-296, 1897. 

(4) Véase para abreviar el artículo «Calcita», de Leitmeier en el 
Handbuch der Mineralchemie de Doelter, tomo i, 1., p. 336. 



130 boletín de la real sociedad española 

e) Los romboedros de calcita del Cerro de los Ángeles han 
podido ser el molde o base de la pseudomorfosis del yeso. 

No cabe argüir que los cristales no se han encontrado, pues la 
falta del hallazgo no implica su imposibilidad. Se formaron y sufrie- 
ron una evolución y, como todo término diferenciado, dejaron de 
existir. 

Sobre una conclusión incontrovertible, a) se ha llegado a la posi- 
bilidad geológica. Si esta in sita no apareciese clara, explórese y 
estudíese, que todo abona su realidad. 

¿Serán parte las precedentes consideraciones para convencer a 
los Sres. Hernández-Pacheco y Royo? Conseguir que investigado- 
res tan ilustres compartan mis convicciones lo tendré siempre en 
gran estima en mi modesta labor profesional. 



Publicaciones que ha recibido la í^eal Sociedad Española 
de fíistoria iMatural durante los meses de Diciembre (con- 
tinuación) de 1917 y Enero de 1918. 

(La liste simante servirá d'accusé de réception.) 

Portugal 

Academia das Sciencias, Lisboa. 

Actas das Assambleias gerais. Vol. iii. 

Boletim bibliográfico. Vol. i-ii. 

Boletim da segunda clase. Vol. ix, n" 3; vol. x, nos 1-3. 
Broteria, Braga. Vol. xv, fase. 3; vol. xvi, fase. 1. 
Société portugaise des Scienees naturelles, Lisboa. 

Mémoires, ii-iii 

República Argentina 

Academia nacional de Ciencias, Córdoba. 
Boletín. Tomo xxii. 

Suiza 

Société zoologique suisse et Muséum d'Histoire naturelle de Genéve. 
Revue suisse de Zoologie. Vol. xxv, n»" 10-11. 



Aranzadi (T. de).— De Antropología de España (Estudio, 1915.) 
Barandiarán (J. M.).— Discurso leído en la solemne apertura del cur- 
so académico de 1917-18 en el Seminario Conciliar de Vitoria. (Vi- 
toria, 1917.) 



DE HISTORIA NATURAL 131 

Cabrera (A.).— Mamíferos del viaje al Pacífico. (Trab. Mus. Nac. 

Cieno. Nat., 1917.) 
Faura (M.).— La microfotografía en colores aplicada a la petrografía. 

(Barcelona, 1917.) 
— Montjuich; Notas geológicas. (Barcelona, 1917.) 
Maluquer (J.).— De re herpetologica. (Butll. Inst. Catal. d'Hist. 

Nat., 1917.) 
F. Navarro (L.).— Le pie du Teyde et le cirque de las Cañadas á Té- 

nériffe. (C.-R. Acad. Scienc. Paris, 1917.) 
Pottier (J.).— Sur la dissyinétrie de structure de la feuille du Mniíim 

spinosiim. (Berne, 1917.) 

|VIes de Enero. 
España 

Asociación española para el Progreso de las Ciencias, Madrid. 

Congreso de Sevilla. Tomo ii. 
Ibérica, Tortosa. Año v, n.os 209-213. 
Ingeniería, Madrid. Año xiv, n.^s 459-461. 
Institut d'Estudis Catalans, Barcelona. 

Arxiiis del Instituí de Ciencies. Any iv, n.'^'s 7-9. 

Flora de Catalunya. Vol. ii, fase. ii. 
Ministerio de Fomento, Madrid. 

Boletín Oficial de Minas y Metalurgia. Año i, n.° 7, 
Observatorio de Física cósmica del Ebro, Roquetas. 

Boletín mensual, 1917, n.fs 3-5. 
Peñalara, Madrid. Año v, n.° 49. 
Real Academia de Ciencias exactas, físicas y naturales, Madrid. 

Revista. Tomo xv, n.° 8. 
Revista de higiene y tuberculosis, Valencia. Año x, n." 115. 
Sociedad Entomológica de España, Zaragoza. 

Boletín. Tomo i, n.fs i-2. 
Sociedad española de Física y Química, Madrid. 

Anales. Año xv, n.os 147-148. 

Estados Unidos y sus Colonias 

Academy of Natural Sciences of Philadelphia. 

Proceedings. Vol. lxix, Part 1. 
American Museum of Natural History, New York. 

Bullelin. Vol. xxxvi (1917). 
Field Museum of Natural History, Chicago. 

Publicalions. N° 191 (Zoological Series, Vol. x, n° 15). 

Reporl. Vol. V, n° 2. 
Missouri Botanical Garden, St.-Louis. 

Annals. Vol. iv, n° 2. 
Smithsonian Institution, U. S. National Museum, Washington. 

Bullelin. N.os 71, 98, 102 (Part 3). 



132 boletín de la real sociedad española 

Francia 

Académie des Sciences de Paris. 

Comptes-rendus. Tome 166, n"' 1-4. 

Académie internationale de Qéographie botanique, Le Mans. 
Biilletin. Année 1918. Janvier-Mars. 

Revue genérale des Sciences purés et appliquées, Paris. 28*^ année, nú- 
mero 24. 

Société d'Histoire Naturelle de l'Afrique du Nord, Alger. 
Biilletin. Tome viii, n° 9. 

Société entomologique de France, Paris. 
Biilletin, 1917, n"^ 17-18. 

Société linnéenne de Bordeaux. 
Procés-Verbaiix, 1917-18. 

Inglaterra y sus Colonias 

South African Museum, Capetown. 

Annals. Vol. xii, Part 5. 
The Canadian Entomologist, London. Vol. xlix, n° i2. 

Italia 

Societá italiana di Scienze naturali in Milano. 

Memorie. Vol. viii, fase. 3. 
Societá toscana di Scienze naturali. Pisa. 

Atti. Vol. XXXI. 

Processi Verbalí, xxvi. 

Portugal 
Broteria, Braga. Vol. xvj, fase. 1. 

Suiza 
Société zoologique suisse et Muséum d'Histoire naturelle de Genéve. 
Reviie suisse de Zoologie. Vol. xxv, n°' 12-17. 



Qredilla (A. F.). — L' assimilation est-elle une fonction purement chi- 
mique? (Scientia, 1917.) 

— ET Aterido (L.).— Catalogus seminum in Horto Botánico Matriten- 

se Anno 1917 collectorum. (Madrid, 1918.) 
Navarro Neumann (M. M. S.).— Algunos datos sobre los temblores 
de tierra sentidos en España durante el sexenio de 1909 a 1914. 
(Asoc. Esp. Progr. Cieñe, 1915.) 

— El Observatorio Astronómico de Cartuja, Granada. (Asoc. Esp. 

Progr. Cieñe, 1915.) 

— Ensayo de algunas fórmulas aplicables a los macrosismos. (Asoc, 

Esp. Progr. Cieñe, 1915.) 



Sesión del 6 de Marzo de J9I8. 

PRESIDENCIA DEL SEÑOR DON GUSTAVO PITTALUGA 

El Secretario leyó el acta de la sesión anterior, que fué aprobada. 

Admisiones y presentaciones. — Fueron admitidos como socios nu- 
merarios los propuestos en el mes de Febrero, y presentados los 
Sres. D. Félix Ardanaz, General Jefe de Estado Mayor de la 6.''* Re- 
gión (Burgos), D. Ángel Riesgo Ordóñez, Ayudante de Montes, y 
D. Eduardo Díaz, propuestos por D. Ignacio Bolívar, D. Manuel 
Aulló y D. Eduardo Hernández-Pacheco, respectivamente. 

Notas y comunicaciones.— El Sr. Royo Gómez manifiesta que a 
mediados del mes de Febrero último ha realizado una excursión por 
las provincias de Guadalajara y Cuenca, para continuar el estudio 
de que ya dio cuenta a la Sociedad en la sesión de Noviembre, en 
una Nota que se publicó en el Boletín. En esta nueva excursión, 
en la que le ha acompaíiado nuestro consocio Sr. Pérez de Pedro, 
ha recorrido toda la región de dichas provincias, comprendida entre 
Sayatón (Guadalajara), Huete, Saelices y Barajas de Meló (Cuen- 
ca), confirmando que todos los manchones señalados como cretáci- 
cos, y que se encuentran dentro de esa región, no son más que de 
mioceno plegado, como ya indicó en su citada Nota. Aparte de los 
fósiles que ya señaló entonces, y que ha encontrado nuevamente, 
señala la existencia de lamelibranquios del grupo de las Perna, en 
la sierra comprendida entre Rozalén del Monte y Saelices (Cuenca). 
Presentó fotografías obtenidas por él de los diversos pliegues de 
las calizas miocenas. 

—El mismo Sr. Royo hace observar la importancia del descubri- 
miento en Mgrella (Castellón) por el Sr. Beltrán, de la sección de 
Valencia, de dientes y otros restos de un reptil que refiere a Iguano- 
don, y que podrían servir, quizá, para clasificar otros restos proce- 
dentes de la misma localidad y existentes en la Colección general 
del Museo Nacional de Ciencias Naturales, recogidos por el Sr. Vi- 
lanova primero y más tarde por el autor de esta comunicación. 

—El Sr. Wernert, en nombre del Sr. Obermaier, presenta un tra- 
bajo sobre paletnografía comparada. 

Tomo xviii.— Marzo, 1918. 9 



134 boletín de la. REAL SOCIEDAD líSPANOLA 

— El Secretario, en nombre de D. José Madrid Moreno, presenta 
un estudio de técnica vegetal. 

El mismo lee una comunicación suscrita por el Secretario de la 
sección de Granada, en la que se dirige un afectuoso saludo al señor 
Pittaluga y se le felicita calurosamente por su elevación a la presi- 
dencia de la Sociedad. 

Secciones.— La de Valencia celebró sesión el 31 de Enero en el 
Laboratorio de Hidrobiología Española del Instituto General y Téc- 
nico, en la que tomó posesión la nueva Junta directiva para el pre- 
sente año, cambiándose frases de salutación y afecto entre los Pre- 
sidentes saliente y entrante. 

— El profesor Beltrán da cuenta de que en una excursión reali- 
zada con sus alumnos a Morella, con el objeto de ver las pinturas 
rupestres recientemente encontradas y estudiar la Geología de la 
comarca, halló los siguientes fósiles, que por creer de interés cita: 

Molares en fragmentos de diferentes tamaños de Igiianodoii y 
trozos de huesos seguramente del mismo animal. 

Dientes de un Crocodilus y unas piezas que, en opinión del pro- 
fesor Jiménez de Cisneros, son dermato-esqueléticas de una especie 
de aquél género y sección Diplocynodon. 

Profusión de vértebras anficélicas, y otra clase de vértebras 
mayores pertenecientes a una especie animal diferente. 

Se encontró esto en unas margas verdosas, que parecen ocupar 
la base del cretácico inferior, y en las que por encontrarse algún 
molusco gastrópodo, al parecer de agua dulce, opinamos deben co- 
rresponder a una formación waldense. 

— El mismo señ(jr da cuenta del hallazgo de un hacha neolítica en 
Gato-va (Castellón). 

También dice haber tenido ocasión de comprobar que en Astana 
(Castellón) existe una mancha básica con fósiles típicos, mancha que 
el Mapa geológico daba como triásica. 

—El Sr. Arévalo mostró a los reunidos el ejemplar, ya disecado, 
de Aix galericnlata L. (pato mandarín), de cuya captura ya se dio 
cuenta a la Sociedad; el ejemplar en cuestión lo mató el farmacéu- 
tico de Catarroja, D. Ricardo Gómez Lechón, quien lo donó a nues- 
tro ex presidente D. Ángel B. de la Cruz Nathan, quien a su vez lo 
cedió a nuestro Laboratorio de Hidrobiología Española. 



UE HISTORIA NATURAL 135 

—La luisiiia Sección se reunió el 28 de Febrero en el Laboratorio 
de Hidrobiología del Instituto General y Técnico, bajo la presidencia 
del Sr. Trullenque y con asistencia de los Sres. Arévalo, Casan, 
Hueso, Moróte, Sales y Pardo. 

— El R. P. Casan Sch. P. muestra unos nuevos cladóceros reco- 
gidos en Gandía, que trae para el Sr. Arévalo, que resultan perte- 
necen a la especie Simoceplialas serrulatus (Koch). El Sr. Aré- 
valo agradece esta atención, que le permite señalar para España una 
nueva especie de estos entomostráceos, y a continuación muestra 
un espléndido ejemplar de una palmípeda, aun no señalada en la Al- 
bufera, que ha sido regalada para las colecciones del Laboratorio de 
Hidrobiología por la Sociedad valenciana de cazadores «La Cinegé- 
tica». El ejemplar en cuestión es un macho de Erismatiira leuco- 
cephala (Scop.), y fué cazado en la Albufera por D. Enrique Giner, 
el 5 de Febrero de 1916, y constituye un dato de grandísimo inte- 
rés, por tratarse de un ave muy oriental, que sólo en rarísimas oca- 
siones puede cazarse en España. 

— El Sr. Presidente trae ejemplares vivos de náyades para los 
acuarios del Laboratorio de Hidrobiología Española, en las que sería 
interesante poder observar la época en que aparece la forma larvaria 
y la especie de pez en que es parasitaria. 

— La de Granada celebró sesión el día 4 de Febrero bajo la pre- 
sidencia del Sr. Rodríguez López-Neyra. 

— El Sr. Rodríguez López-Neyra lee un trabajo titulado Notas 
helmintológicas, segunda serie, recopilando los trabajos realizados 
durante el año anterior y condensando los resultados de múltiples 
autopsias de aparato digestivo, en las que ha recogido numerosos 
parásitos, cuyo estudio constituye el motivo de esta Nota. Destaca 
en ella la descripción del Cyrnea Seiiratii Rodríguez, descubierta 
por el autor y dada a conocer en la Academia de Ciencias de París. 

— Los Sres. López Mateo y Fernández Martínez felicitaron al 
autor por su interesante hallazgo, y el segundo encareció la impor- 
tancia de estos estudios, que, aparte de su valor naturalista, tienen 
una aplicación a la Patología humana, ya que al hombre van a parar, 
muchas veces, esos seres, que viven en los animales. Esbozó los 
trabajos que con el Sr. López-Neyra viene siguiendo para estudiar 
la fauna intestinal humana de la comarca andaluza, y habló de los 
interesantes trabajos que en este sentido viene haciendo Da Matta 
en el Brasil. 



136 boletín de la rkal suciedad española 

—Se puso a votación la renovación de Junta para el año 1918, y 
resultaron elegidos, por unanimidad, los señores siguientes: 

Presidentjs D. Rafael Fenech. 

Vicepresidente. D. Rafael López Mateo. 

Tesorero D. Juan Luis Diez Tortosa. 

Secretario D. Fidel Fernández Martínez (reelegido). 

— El Sr. Novel Peña propuso un voto de gracias para la Junta sa- 
liente, siendo acordado por unanimidad. 

— El Sr. Fernández Martínez rindió gracias en nombre de sus 
compañeros salientes, y las dio, además, muy expresivas por su re- 
elección, proponiendo que fuera dirigido un cordial saludo al doctor 
Pittaluga, nombrado Presidente de la Sociedad. 

— A continuación fué elegida la Junta de renovación y fomento 
del Museo regional, resultando elegidos los Sres. Simancas, Novel 
Peña y Diez Tortosa (Manuel). 

— La de Sevilla celebró sesión el 1." de Marzo, en la Universi- 
dad, bajo la presidencia de D. Feliciano Candan. Se leyó y aprobó 
el acta de la sesión anterior. 

— El Sr. Allots usó de la palabra para dar cuenta de sus recientes 
excursiones por los alrededores de Granada, y presentó ejemplares 
de micacita granatífera del Sacro Monte, moscovita y magnetita del 
Cerro del Sol, oro del Darro, cuarzos cristalizados del cauce del 
Genil y otros ejemplares. 

— Con motivo de la excursión de referencia hicieron uso de la pa- 
labra los Sres. Paul, González Nicolás y Carrión. 

— El Sr. Barras dio lectura a dos Notas sobre documentos del Ar- 
chivo de Indias, que llevan por títulos: Noticias de los trabajos 
realizados en el Perú en el siglo X VIII por los botánicos Ta- 
falla y Pulgar y Noticias sobre varios envíos de objetos natu- 
rales, hechos de América en el siglo XVIII. 

^La de Barcelona celebró sesión el 23 de Febrero, bajo la pre- 
sidencia de D. José Fuset. 

—Son admitidos los socios presentados en la sesión anterior, y 
propuesto por los Sres. San Miguel y Mercet como nuevo nume- 
rario D. José M." Soler Carreras, Ingeniero Industrial. 

— El Sr. Codina regala a la Biblioteca de la sección un trabajo 
suyo titulado Cicindeles de Catalunya. 



Dlí HISTORIA NATURAL 137 

Notas bibliográficas. 

Del Sr. Alvarado (sección de Madrid): 

ZuLUETA ^Antonio de): PrornitosLs y sindiéresis, dos mo- 
dos de división nuclear coexistentes en amebas del grupo 
<-''lima.x>K (Trabajos del Museo Nacional de Ciencias Naturales de 
Madrid. Serie Zoológica, núm. 33, 1917; 54 páginas, 2 láminas en 
color y 1(3 figuras en el texto.) 

El autor ha estudiado la división nuclear en una ameba, Wasie- 
leioskia gruber i (Schard'mger), del grupo «limax», observando que 
este protozoo tiene dos modos completamente diferentes de divi- 
sión nuclear. Uno de ellos es la conocida promitosis; el otro con- 
siste en una división amitósica particular del núcleo que produce 
dos núcleos hijos, en cada uno de los cuales está ya iniciada una 
nueva división que una vez terminada da origen a cuatro núcleos 
nietos. El autor propone denominar sindiéresis a este fenómeno, 
designando a su vez con el nombre de protodiéresis a la división 
que produce los núcleos hijos, y con el de metadiéresis a la pro- 
ductora de los núcleos nietos. 

El autor (con un detalle y minuciosidad que pudiera parecer ex- 
cesivo a quien ignore cuan grande es la disparidad de criterio 
existente entre los numerosos autores que han estudiado la divi- 
sión en las amebas «limax») discute y compara sus resultados con 
los obtenidos por los demás investigadores, sacando en consecuen- 
cia que algunos de ellos sólo han visto la promitosis, mientras otros 
han observado a la vez figuras de promitosis y sindiéresis. Entre 
estos últimos hay diez que serian en una fase única estados de am- 
bos fenómenos, al paso que sólo tres autores reconocen dos modos 
diferentes de división nuclear en las amebas de ese grupo, pero sus 
descripciones difieren mucho de las del autor, ya por no haber em- 
pleado una técnica adecuada, ya y principalmente por no haber 
observado todas las fases de la sindiéresis. Apuntaremos aquí que 
los particulares núcleos iniciales de ella, que el autor llama de 
pantosoma, así como las fases finales de la proto- y metadiéresis 
no habían sido vistas aún por nadie. 

Es conveniente hacer notar que todos los individuos estudiados 
procedían de un único quiste inicial, de modo que no puede caber 
duda alguna de que todos los estados representados en los primo- 
rosos dibujos que ilustran el trabajo (ejecutado por el autor en cola- 
boración con doña Luisa de la Vega) se refieren a la misma especie. 



138 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Este trabajo tiene no solamente la importancia de estudiar con 
la detención apuntada la división nuclear de una ameba (pocos son 
los protozoos de ese grupo en que esta importante cuestión se co- 
noce), sino que resuelve algunas cuestiones de capital importancia 
en la división de las del grupo «limax» (con las cuales el autor pro- 
pone hacer la familia V ahlkampfidae) y además deja claramente 
planteados otros problemas importantes. 

— De D. Enrique de Eguren (Sección de Madrid): 

L. DE Hoyos y T. de Aranzadi: Etnografía: Sus bases, sus 
métodos y aplicaciones a España. Manuales Corona. Madrid, 
año 1917. 

Si no muy abundante y no menos ordenada aparece la bibliografía 
española que atañe al título de la obra publicada hace ya algunos 
meses, puede decirse que es ésta precisamente el elemento primor- 
dial en la materia a que se refiere, encauzado dentro del terreno 
científico, como en su encabezado enuncian los competentes autores 
del interesantísimo Manual. 

• Y si es por mis aficiones que einprendo la tarea de enaltecer el 
valor del trabajo, confíen sus autores en mi admiración hacia su la- 
bor más que en la suficiencia que mi persona supone en la competen- 
cia del asunto, del que son maestros consumados, y de quienes he 
aprendido y sigo anotando cada día provechosas enseñanzas. 

Advertido el lector de este criterio, sucinta ha de ser mi exposi- 
ción en la labor bibliográfica del nuevo Manual, colección de ejem- 
plares conferencias sobre vasta materia desarrolladas por ambos 
ilustrados profesores en el Ateneo de Madrid, y que, tanto en con- 
cepto de aquélla, así como en honor de éstos, sería merecedora de 
un más extenso y acertado comentario bibliográfico que el presente. 

Ha sido motivo de tan valiosas Conferencias el decidido entusias- 
mo que los autores sustentan hacia el característico y esencial pro- 
blema etnográfico que abarca el territorio español, cuyo interés y 
labor prima para acometer la compleja empresa compendiados apa- 
recen en el Manual de su publicación. 

Aun a trueque de alterar en mi labor el orden de exposición de 
la materia en él desarrollada, doy comienzo a aquélla por enunciar 
el estudio que supone el trabajo que suscribe D. L. de Hoyos en la 
segunda parte del Manual. 

Delimitando en primer término el campo natural de la Etnografía, 
trata de emprender la resolución del problema etnográfico en terri- 



DE HISTORIA NATUIIAL 139 

torio español, cuya «necesidad y iirí^encia» hace resaltar con la com- 
paración que tal cuestión ha supuesto en el desarrollo asombroso 
que estos estudios han adquirido en el extranjero ante la labor casi 
negativa que de ellos se ha hecho en España, y no sin dejar de se- 
ñalar lamentables equívocos en que la crasa ignorancia de elementos 
tachados de «directores» han cometido, confundiendo lastimosamen- 
te estudios Etnológicos con Enológicos. 

Y, como dice: «Ante la desconceptuación científica en que desde 
€ste punto ncs hallamos es vergonzosa, pero merecida», nada mejor 
que el estusiasmo que trata de despertar hacia esta índole de estu- 
dios, poniendo en parangón la labor realizada en Alemania, Austria- 
Hungría, Inglaterra, Estados Unidos y Francia, que en su criterio 
ordena en relación de la intensificación del trabajo, para después de 
enunciar Holanda y Bélgica, señalar la reciente, pero no por eso 
menos característica y propia, de Italia y Portugal, sin olvidar algu- 
nos países sud-americanos. 

La importancia que el asunto encierra se deduce, no sólo de sí 
mismo, sino que es suficiente pasar la vista sobre la copiosa expo- 
sición que el autor hace de la fecundísima tarea ya realizada en los 
países citados para llegar al convencimiento del atraso y situación 
consiguiente que análoga tarea supone en España. 

En relación con el interés capital del asunto, reconoce y señala 
con acierto la urgencia que la investigación requiere ante la pérdida 
de materiales esenciales en la primordial labor de recolección, y 
consecuencia aquélla del cambio de vida tan intenso, y muy en par- 
ticular al que a determinadas regiones de España se refiere, puesto 
que tiende a desaparecer en las que pueden reconocerse como co- 
marcas naturales lo típico y propio de ellas, debido a la fusión y 
renovación constante de los elementos innatos a las mismas. 

Difícilmente se podría acometer la empresa si guardando ésta un 
recinto propio de investigación no participase de una norma de eje- 
cución en su desarrollo para llegar al apetecido resultado con éxito 
indiscutible, y desde este punto de vista nada más interesante que 
la labor compendiada que el Sr. Hoyos realiza del área propia que 
abarca el estudio etnográfico, del método y procedimientos para 
llevarlo a cabo, de los elementos naturales que constituyen aquél, 
en el criterio geográfico, en su valor cronológico, en el conjunto 
psico-social, reflejo inmediato en la caracterización etnográfica. 

No deja de señalar el autor que la labor que se trata de ernpren- 
der no es sólo obra de una, dos o pocas más personas que, llenas de 



140 • boletín de la real sociedad española 

entusiasmo y no menos conocimiento científico, han de contribuir a 
su desenvolvimiento, procurando con su ánimo y peritaje dar cima 
a la magna empresa: es tarea de muchos, al mismo tiempo que de 
larga duración, y sin olvidar que una cosa muy distinta es la inter- 
pretación de los hechos por el natural del país, a cuyo manantial 
precisa recurrir y cuya materia nunca debe ser desperdiciada, y la 
estimación de los mismos por parte del investigador científico que 
a ellos ha de amoldar las conclusiones de su metodización. 

A este respecto reclama una colaboración espontánea y numerosa 
que con empeño y constancia pueda ir acumulando datos bajo la 
norma de Cuestionarios, de los que incluye, como excepción mere- 
cida, el publicado como base para la Información promovida por 
la Sección de Ciencias Morales y Políticas del Ateneo de Ma- 
drid, y que se refiere a tres rasgos característicos de la vida: el 
nacimiento, el matrimonio y la muerte; recuerda otros ajenos y 
propios y los que deben ser substituidos por el que «puede y debe 
ser redactado por un especialista .en Etnografía o Folklore». 

Semejante recopilación y la simultánea recolección de materiales 
que con aquélla ha de llevarse a cabo, entraiía la formación de un 
núcleo director y un centro de conservación, y estimando ambas 
cuestiones en toda su importancia y urgencia, resume en siete cláu- 
sulas el programa de trabajo que requiere la Etnografía española. 

Dedicado por D. L. de Hoyos su documentado escrito a la memo- 
ria de Joaquín Costa, falta por enunciar el valioso trabajo del doc- 
tor Aranzadi, como complemento inmediato de labor propia, al ciclo 
de Conferencias desarrolladas y coleccionadas con tanto acierto. 

Bien conocida es y cimentada tiene su reputación científica, espe- 
cializada en la materia que desarrolla en sus seis Conferencias, fiel 
reflejo de una constante investigación y trabajo continuado para en 
reducido espacio dar una ligera idea de la materia que en amenísima 
exposición tan admirablemente desenvuelve, ya que su autoridad 
en esta clase de estudios no necesita de otro comentario que el re- 
cuerdo del alto puesto que le corresponde entre los autores que 
han consagrado sus desvelos al desarrollo y progreso de los estudios 
etnológicos, antropológicos y etnográficos. 

Con arreglo al desarrollo cifrado en el subtítulo del Manual, co- 
mienza por definir la finalidad de la Etnografía como ciencia que 
«estudia la cultura de los pueblos», y más que en la cualidad mental 
de éstos, desde el punto de vista de su producción materializada en 
manifestaciones culturales; expone con singular agudeza y precisión 



DE HISTORIA NATURAL 141 

clara lo que en general constituye materia árida y pesada en todo 
tratado: la característica del asunto, el cuerpo que abarca, el atra- 
yente estudio que la Etnografía supone, ya en su relación con la 
Historia, en particular con la Geografía, con la Lingüística, y no 
sin hacer resaltar que es el idioma una sola de las manifestaciones 
de cultura, pues «cada pueblo se manifiesta también de otro modo 
que por el idioma, y en muchos casos sin acudir a idioma ninguno; 
muchas cosas culturales se hacen sin hablar y hasta sin pensar con 
palabras, aunque pensando mucho y hondo, como lo saben muy bien 
los grandes artistas, los grandes santos y los grandes inventores y 
emprendedores; la interpretación verbal, más o menos imperfecta, 
la elaboran después, si es caso... la mano hace al hombre antes que 
la lengua, y no es el único instrumento del espíritu el lenguaje...» 
Reclama como auxiliar de la ciencia en estudio a la Sociología 
para la que aquélla sirve de base, y ambas unidas a la Psicología, 
pero sometidas todas estas ramas científicas al tamiz «de la disci- 
plina naturalista de la Etnología», ya en su relación con la Etnogra- 
fía, en sentido del todo a la parte, por más que dentro de la consti- 
tución de un pueblo quepan comparaciones etnológicas. 

Lástima grande es que abandonando el lógico trazado en la ex- 
posición de la norma y método científico etnográfico, por apremio 
de tiempo en el enunciado de su doctrina y obligado por las cir- 
cunstancias, tenga que ceñirse en sus cinco conferencias restantes 
al estudio de los problemas ya etnográficos, bien etnológicos espa- 
ñoles que constituyen los temas propios de aquéllas; ante la situa- 
ción creada y después de señalar las características que el objeto y 
dato etnográfico encierran, acude como medio más claro de salvar 
la caracterización de aquéllos a la exposición de ejemplos de pro- 
pia investigación, y a través de los que se reconoce su propósito 
de metodizar y vulgarizar aquellas propiedades. 

Al efecto, constituye uno de sus temas el carro chillón, cuyo 
origen lo relega a momento de edad anterior a la del bronce, y, de- 
limitando la vasta área etnográfica en la que se reconoce su pre- 
sencia, la extiende en la actualidad desde Portugal (Escocia e 
Irlanda del siglo xviii) a la Mandchuria, por la zona de latitud media 
y propia del hemisferio boreal; señala su presencia como infiltra- 
ción india, o intermedia malaya, en Filipinas y la India, así como por 
importación española explica su existencia en América, por más que 
esta última forma podría suponer análogo origen para dichas islas. 

En su labor pedagógica hacia el señalamiento de los caracteres 



142 BULKTIN UI<: LA REAL SOCIIÍDAD KSPANÜLA 

etnográficos recuerda que la zona expresada, si no cabe admitirla 
como universal, la señala como ejemplo de una verdadera unidad 
geográfica, cuyo centro irradiador, sin considerarlo indiscutible y 
libre de todo prejuicio de teoría, podría suponerse en la época neo- 
lítica bien en el Cáucaso, el Asia menor o la Mesopotamia. 

El carácter de construcción lo supone bien precisado en el mile- 
nario euzkera, y el típico chirrido lo advierte poetizado en una can- 
ción gallega y otra burgalesa. 

Es complemento de su tema la diversidad en las formas de rue- 
das, de cuyo carácter se vale para mostrar un ejemplo de paralelis- 
mo etnográfico, y cuya mayor riqueza en variedad de formas de- 
muestra que es propio del área geográfica del norte de España, la 
que, sin atreverse a considerarla como zona de invención del carro 
chillón, no deja de advertir que sin conocerla difícilmente se pue- 
de ocupar un autor del origen e historial del mismo. 

Recordando el carácter folklórico, etnográfico y etnológico que 
en sí encierra el carro chillón, y precisando la significación de 
estos criterios, se ocupa más tarde, después de rechazar las teo- 
rías sacro-rituales acerca del origen del carro para referirlo a una 
procedencia económico-agrícola, de otro problema que con el ante- 
rior se relaciona y que participa de aquellos tres conceptos: el yugo. 

Nada más interesante que seguir la copiosa relación de datos 
que sobre sus formas expone, en relación con el modo de uncir los 
animales de una u otra especie, clasificando aquéllos, para más fácil 
referencia, en grupos de mera denominación descriptiva: en yugos 
de collares, yugos de costillas, yugo de cuadro o de bastidor 
y yugo para los cuernos, que, aunque aplicados para el mismo uso 
desde tiempo inmemorial, se reconoce en las formas de cada grupo 
particularidades típicas de los países que señala y que se hallan 
comprendidos en zona análoga a la del carro chillón extendida, por 
el Norte a Suecia y a Marruecos y Abisinia por el Sur; constituye 
cada grupo un área geográfica más o menos extensa, por el autor 
definidas, haciendo resaltar el interés europeo occidental del yugo 
para los cuernos, a diferencia de los restantes que, como el carro 
chillón, representan un interés europeo-asiático. 

Con los dos referidos elementos de estudio obtiene motivo su- 
ficiente para dar idea exacta de lo que representan las fronteras 
etnográficas en atención a las políticas y aun a las lingüísticas, re- 
conociendo para las primeras no verdaderos límites, sino zonas mix- 
tas, y sin olvidar las llamadas de atenuación. 



DR HISTORIA NATURAL 143 

A este propósito recuerda como ejemplo de hecho etnográfico 
el toreo, el que extendido en la Península Ibérica deja sentir su in- 
fluencia con carácter atenuado en el mediodía de Francia, y sobre 
cuyo origen en infimdada creencia atribuido a los árabes no cree 
imposible referir su influencia, dada su reducida área, a una primi- 
tiva infiltración de colonos portugueses. 

En análogo sentido reconoce los rasgos rítmicos y coreográficos 
del fandango, que lo considera extendido hasta Auvernia, hacien- 
do una verdadera labor crítica de los bailes a él asiinilados y la ca- 
racterización de los mismos en personajes, movimientos y compás 
que en ellos dominan. 

Accidentalmente se ocupa del «aurresku», al que desea ver redi- 
mido de su prostitución lamentable, al mismo tiempo que aclara jui- 
cios equívocos sobre la «espatadantza» o danza de las espadas. 

Siguiendo al ilustrado catedrático en el desarrollo de sus Confe- 
rencias, dedica la quinta no ya a problemas etnográficos españoles, 
de los que dice muy bien no cabe reducirlos a un estudio propia- 
mente peninsular, sino que es preciso extenderlos fuera de aquél, 
puesto que suponen análoga condición para otros países, como los 
ejemplos descritos han podido demostrarlo. 

Se refiere a las etnografías criollas, cuya presencia se reco- 
noce hoy en la Península del mismo modo que la etnografía espa- 
ñola ejerció su influencia en el indio americano. 

Con aguda erudición recuerda a este objeto un buen número de 
datos de la misma significación etnológica y que a adivinanzas se 
refiere, a las que se da una filiación española, pero que también cabe 
referirla a otras naciones europeas; en justa reciprocidad en las 
prestaciones de cultura, combatiendo la idea de atribuir a las ci- 
vilizaciones indígenas hechos y datos propios de infiltración en 
ellas como el señalado, establece en cambio, la procedencia ameri- 
cana de la piedra de chocolatero, la que, a través de la etnogra- 
fía criolla se esparce en Europa por intermedio de España; se ex- 
tiende en consideraciones interesantísimas acerca del metate ame- 
ricano, en su construcción, uso y forma de efectuarlo, demostrando 
su arraigo en territorio español y su aplicación, aunque escasa, en 
la actualidad. 

Desde este punto de vista de la relación entre la forma del ob- 
jeto etnográfico y el modo de usarlo o postura, trata de la bola 
del juego de bolos, curiosísimo y valioso compendio de datos que 
el autor va exponiendo correlativamente a su adquisición, y en la 



144 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

que francamente se advierte el celo investigador e intriga constan- 
te en que mantiene al culto profesor toda esta clase de problemas, 
y del que últimamente enunciado surgen toda una complicada serie 
de combinaciones que al juego de bolos se refieren, y las que dan 
origen al estudio de la distribución geográfica de todos los elemen- 
tos que en el juego intervienen, para tratar de reconocer su diver- 
sidad de origen. 

Resumiendo el estudio desarrollado en las conferencias prece- 
dentes, se dedica en su última a emitir las posibles deducciones que 
de las cuestiones expuestas se desprenden; y fijándose con espe- 
cialidad en el uso que la madera supone en la cultura de la Europa 
occidental, estima su caracterización con valor no más pequeño que 
el representado por las propias de la piedra y el metal en el área 
referida, y cuyo origen, salvando el patrimonio celta, habría que 
referirlo a población anterior, ya ligur, bien ibera o vascona, ele- 
mentos como sus antecesores dotados de una civilización más o me- 
nos esparcida. 

Recapitula con los ejemplos expuestos la caracterización etno- 
gráfica, subraya la necesidad imperiosa de su autenticidad, exten- 
diendo su sabio consejo a la labor de adquisición y observación, ya 
directa o intermedia; recomienda la imprescindible recolección de 
los objetos y organización de datos, siempre en la idea de una posi- 
ble pérdida más o menos lejana y difícil de recuperar, ya con crite- 
rio de facilitar el estudio; opta por la creación de Museos regiona- 
les, y señala, como prueba de sus juicios, cómo con un poco de entu- 
siasmo y no menos buena voluntad ha sido motivo de un desarrollo 
portentoso la Sección Etnográfica del Museo de la capital guipuz- 
coana en muy poco tiempo. 

A no dudarlo que tal incremento adquirido, y cuyo desarrollo ha 
sido motivo de reciente felicitación por parte de la Real Sociedad 
Española de Historia Natural a su Patronato, no sólo se debe a la 
fecunda labor de sus paisanos, sino que en gran parte la patriótica 
obra es reflejo fiel de la competente dirección del doctor Aranzadi. 

Si, como es de esperar, una labor anátoga y general se realiza 
siguiendo las huellas de los párrafos por él suscritos en el Álbum 
del Museo de San Sebastián, pronto ha de conocerse en el aumento 
del número de colaboradores con que da fin a su escrito, como re- 
sultado positivo del interés que a los estudios etnográficos han des 
pertado las Conferencias compendiadas en el Manual que suscriben 
D. L. de Hoyos y D. T. de Aranzadi. 



DK HISTí)RIA NATURAL 145 



Notas y comunicaciones. 



Notas helmintológicas 

(2.'' serie) 

por 
Carlos Rodríguez López-Neyra. 

Continuación de las primeras noticias referentes a los gusanos 
parásitos de los animales vivientes en la región granadina, que pu- 
blicamos en los Boletines de esta Sociedad en Noviembre del 
año 1916, son las presentes notas, congratulándonos haber hallado 
ilustres compañeros que nos han proporcionado medios de informa- 
ción bibliográfica, algunos, como el Sr. Bolívar, facilitándonos re- 
vistas hasta de su biblioteca particular; otros, como los señores 
que citaremos en las páginas siguientes, que nos han proporciona- 
do especies para su estudio y varios alumnos y ex alumnos que nos 
han ayudado bastante en tarea tan pesada como la emprendida. Sir- 
van las presentes líneas para testimoniar todo nuestro profundo 
agradecimiento. 

Bos taurus L. 

Moniesia alba Perroncito, 1878.— Intestino delgado; una vez en 50 
observaciones (2 por 100). 

Ovis aries L. 

Moniezia alba Perroncito, 1878.— Intestino delgado; en un 5 por 100. 

Moniezia trigonophora Stiles et Hassal, 1893.— Intestino delgado 
en un 4 por 100. 

Coenuriis cerebralls Rudolphi (=Larva de la Taenia coenurus 
Küchenm, 1853).— Muy poco frecuente; en la masa encefálica. El 
Dr. Simancas Señan nos ha traído para su clasificación un ejem- 
plar de las larvas del Oestriis ovis L., 1761, que, como sabe- 
mos, produce una falsa tornada del carnero; esta enfermedad 
parasitaria, parece no ser frecuente en la localidad, presentán- 
dose pocas veces en el matadero, de donde se han obtenido 
ambas observaciones. 



146 BOL'-.TIN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Félix domestica Briss.— 3 autopsias. 

Dipylidiiim Trichesei Diamare, 1892. — Porción inedia del intestino 
delgado hasta el primer tercio del intestino grueso; muy abun- 
dante en un caso, en el cual los excrementos aparecían de un 
color rojizo sanguinolento, producido por el acumulo de un gran 
número de los últimos proglotis de estos parásitos, que aparecen 
teñidos con la mencionada coloración. A más de esta particula- 
ridad, que no es rara en las especies de este género, presenta 
caracteres muy diferenciales de los restantes Dipi/lidium, como 
son su pequeño tamaño (25 mm. en nuestros ejemplares hasta 
45 mm.) y la existencia de 80 ganchos distribuidos en cuatro 
coronas. Los ganchos de las tres primeras, tienen la forma de 
uña de gato y sólo los de la última tienden a la forma general 
en este género que es la de una espina de rosal. Los ganchos 
de las primeras coronas son de 36 a 50 ¡x de longitud. Poros 
genitales dobles, situados en el primer tercio de los anillos aun 
no completamente maduros y en el primer cuarto en los carga- 
dos de huevos. Cápsulas parenquimatosas que encierran cada 
una un solo huevo. 

Dipylidium Chyzeri v. Ratz, 1897.— Intestino delgado; dos veces. 
Los caracteres más esenciales son: poseer 12 a 13 coronas de 
ganchos en forma de espina de rosal, y que van decreciendo de 
tamaño desde los anteriores que miden 14 [jl de altura: Huevos 
dispuestos uno en cada cápsula parenquimatosa. La longitud de 
los ejemplares que poseemos varía de 120 a 270 mm, 

Epimys rattus frugiVorus Rafinesqiie. — 15 autopsias. 

Mymenolepis diminuta Rudolphi, 1819.— Intestino delgado; dos 

veces (13 por 100). 
Synphacia obvelata Rudolphi, 1802 {=Fiisaria obvelata Zeder, 

1803; Ascaris obuelata Rwá., 1802; Oxyiiris obvelata Brem- 

ser, 1819; Oxyiiris stroma Linstow, 1884).— Intestino ciego; 

tres veces (20 por 100). 

Epimys norVegicus Erxleben (var. albina). — 6 autopsias. 

Cysticerciis fasciolaris Rudolphi (= Larva de la Taenia crassi- 
collisRuá.., 1810).— Enquistada en el hígado; dos veces en seis 
ejemplares disecados, procedentes de Algeciras (Abril, 1917). 



Dlí HISTOIÍIA NATURAL 147 

Mus musculus breVirostris Waterhouse.— 3 autopsias. 

Cysticerciis fasciolaris Rud (=Larva de la Taenia crassicollis 
Rud, 1810). — Enquistada en el hígado en un caso. 

Pitymys ibericus regutus Miller. — 15 autopsias. 

Syphacia obvelata Rudolphi, 1802. — A las muchas especies que 
parásita este oxyurido, podemos añadir esta raza típica grana- 
dina del Pitymys ibericus, cazada en los alrededores de Gabia 
la Grande (Granada) en el mes de Noviembre de 1917; solo 
hemos hallado en todos los ejemplares disecados la especie que 
mencionamos, parasitando el intestino ciego en 4 casos, es de- 
cir, aproximadamente, un 26 por 100 de frecuencia. 

Columba livia domestica Gmelin.— 20 autopsias. 

Davainea crassula Rudolphi, 1819 (= Taenia columbae Zeder, 
ISOO). — Intestino delgado; una vez (5 por 100). Como Fuhrmann 
ha demostrado (Neiien Davaineiden. Centralbl. f. Bakt., etc. 
Abt. I. Orig., tomo x, lám. ix, págs. 94 y 124, 1909), esta 
especie no tiene los poros genitales unilaterales, sino irregular- 
mente alternando (i. d. i. i. i. i. i. d. i. d, i. d. i. i. i. i. i.). Los restantes 
caracteres de nuestros ejemplares son: longitud total = 250 a 
400 mm.; latitud máxima = 4 mm. Escolex de 230 'j. de diáme- 
tro; ventosas de 90 ;j.; róstelo con cerca de 70 ganchos en do- 
ble corona y cada uno de 20 u de longitud. Bolsa del cirro pi- 
riforme, de 100 \i. de longitud. Cada anillo contiene 30 a 40 
testículos. Cápsulas parenquimatosas muy visibles, formadas 
por dos partes, una periférica esponjosa, poco coloreada y otra 
central coloreada en pardo obscuro, de 90 ;ji de diámetro, en 
donde se sitúan 3-4 huevos. 

Heterakis columbae Gmelin, \1%Q {= Ascaris maculosa Rud., 
1802).— Dos veces (10 por 100), habitando de preferencia el in- 
testino delgado; en un caso, el número de parásitos era tan ex- 
traordinario, que llegaba casi a obturar dicha región intestinal. 

Turtur auritus Bp. — 3 autopsias. 

Bertiella Delafondi Railliet, 1892 (= Taenia sphaenocephala 
Megnin, 1891; Taenia Delafondi Ra\\\\Q.i, 1892).— De lasares 



148 BOLETÍN DE LA REAL SOCIlíÜAI) ESPAÑOLA 

observaciones efectuadas, dos corresponden a tórtolas cazadas 
en los alrededores de Granada, hallando en una de ellas sólo 
un ejemplar de la especie en cuestión y otro de los casos pro- 
cede de una tórtola disecada en Baeza (Jaén) por el Sr. Cos- 
collano, profesor de Historia Natural de aquel Instituto. 
El cestode que nos ocupa fué descrito muy confusamente por 
Megnin (Un nouveaii taenia dii pigeon, ou plutót une espéce 
douteuse de Rudolphi rehabilite. C. R. Soc. Biol. 1891, pági- 
nas 751-753), creyendo haber vuelto a encontrar la Taenia sphce- 
nocephala Rudolphi, confundida por Linstow en su compendio de 
helmintología y por Krabbe en su trabajo anotado en otras ocasio- 
nes, con la Davainea crassula Rud., 1819. Railliet (Sur un tae- 
nia du pigeon domestique représentant une espéce nouvelle. 
C. R. Soc. Biol., 1892, págs. 49-51) demuestra que la tenia de Me- 
gnin no puede confundirse con la especie descrita por Rudolphi 
como parásita de la paloma casera, creando una nueva especie que 
denomina Taenia Deiafondi Railliet. Posteriormente Fuhrmann 
(Bemerkungen über einige Vogelcestoden. Centrab. f. Bakt., 
etcétera. Abt. I., tomo xxix, 1901, págs. 757-763), estudiándolos 
ejemplares originales de Rudolphi y Railliet, demuestra que la 
Taenia Deiafondi Railliet es una genuina Bertia, por tener iner- 
me el escolex, poros genitales alternando irregularmente y huevos 
sin aparato piriforme y que nada tiene que ver con la Taenia 
sphcenocephala Rudolphi, la cual es una típica Drepanidotaenia 
(= Tíymenolepis), que posee 10 ganchos en el róstelo y en los 
anillos tres testículos. Ahora bien, el nombre Bertia propuesto 
por Blanchard en 1891 es homónimo áoX Bertia Ancey, 1888, co- 
rrespondiente a un género de moluscos, por lo que Stiles y Hassal, 
en 1902, lo sustituyen por el de Bertiella. 

Gallus galliiiaceus Pallas. — 100 autopsias. 

Davainea cesticillus Molin, 1858 (= Taenia infundibuliformis 
Dujardin, 1845).— Intestino delgado; en un 17 por 100 de los 
casos. Los ejemplares completos que tenemos sólo alcanzan 
una longitud de 25 a 70 mm. por una latitud máxima de 
1,4 mm. 
La Davainea mutabilis Rütner, 1901, está muy mal descrita y 
parece ser, en opinión de Fuhrmann y Ransom, idéntica con la Da- 
vainea certicillus Molin. Esta misma manera de pensar anota 



DK HISTORIA NATURAL 149 

Skrjabin en su trabajo «Zivei neuen Cestoden der Hausvógeh 
(Zeitchrift f. Infektionkr., tomo xv, 1914, págs. 249-260). 
Davainea tetragona Molin, 1858 (= Davainea Bothrioplitis 
Piaña, 1881. Dav. parechínobothridalAaga\\\^es? , 1898. Dav. 
longícollis lAoWn?, 1858).— Intestino delgado, desprovisto de 
quistes; en un 3 por 100 de autopsias. A más de las diferencias 
mencionadas en la nota anterior (Bol. de la R. Soc. Esp. de 
HiST. Nat,, tomo XVI, 1916, pág. 61), para diferenciar esta 
espacie de la Dav. echinobothrida Megnin, 1880, debemos 
anotar que en esta última especie los poros genitales se sitúan 
alternando irregularmente en los bordes laterales de los pro- 
glotis, mientras que eri la Dav. tetragona Molin son unilate- 
rales. 
Hymenolepis cantaniana Polonio, 1860 {=Taenia cantaniana 
Polonio, 1860. Davainea oligophora Magalhaes, 1898). In- 
testino delgado; en un 4 por 100 de casos. Esta especie, en- 
contrada por Polonio en el pavo común de Padua, fué incluida 
por Blanchard (Notíces helminthologiques, deuxiéme serie. 
Mem. Soc. Zool. de France, 1891, tomo iv, págs'. 439-440) 
con duda en el género Davainea, encontrándose también como 
parásito intestinal del faisán, pavo real y pollo. 
La especie en cuestión es de seguro una de las más discutidas. 
En 1898 Magalhaes (/Votes d'/ielminthologie brésilienne; s\x\hme 
note. Arch. Parasit. París, tomo i, núm. 3, págs. 445-449) describe 
con el nombre de Davainea oligophora un teniadeo encontrado 
en los pollos del Brasil. En 1899 Railliet y Lucet (Sur l'identité du 
Dav. oligophora Magal et du Taenia cantaniana Pol., Arch. 
Parasit. París, tomo ii, núm. 1, págs. 144-146), demuestra la abso- 
luta identidad entre las especies descritas por Magalhaes y Polo- 
nio, y, por último, Ransom (The Taenioid cestodes of North Ame- 
rican birds. Smith. Inst. U. S. Nat. Museum. Bull. 69, 1909, pá- 
ginas 36-41) hace un detenido estudio de esta especie, demostrando 
que es un genuino Hymenolepis. Tanto por tratarse de una espe- 
cie tan controvertida, cuanto por diferir algo los ejemplares estu- 
diados por nosotros, de los descritos por este autor, creemos de 
verdadero interés extractar la descripción dada por Ransom, ha- 
ciendo un estudio comparativo de los datos obtenidos por los dis- 
tintos observadores que de ella se han.ocupado, como puede verse 
en el cuadro siguiente: 

Tomo xviii.-Marzo, 1918. 10 



150 



boletín de la real sociedad española 



I 




■S¿iS 




1 '^ »r o 









E ¿ s . • 


-■S':? 


.1 SPI 

OJ ir ra XJ OT 3 
0) "O 3 O CT 






O 

"o 
o 
Z 








¿ 


iq|8s 8 


;— ¡ •+- C en o 


ra ra 


ra 
ro 






DJ c^i Mo 




1 w 

<D 

■ "ra 
i -a 


O ro 






E 
o 

c 
co 
K 


(M ^ — .■- O 


<1> 4- e . 

•a § So 

£i^d li 
S"2e 


Cí 

ral 


ro 

-»-• 3 ro 

a3 <^ E 

3 o O" 


O LO 

COOl 




ro ^ o o o 
^ «oío co 


■o E II S 
¿ ^■gco 

C/) LO ¿ O) 


=1 V^Vi 

W o ra 


ra ra 

lO (M 

TT OÍ 


ra 




-( 






fO en 








•^^ 






^ o ■ 








\n 






5*0 S 






i 1 

1 ^ 


E ^r . « 

« '^ ra _; rt 




u 

c 


5 SiS.E 


rL rL 




lO 

i^ 

IB 

lO 


ra¿ 


3 w'E 2" 

3 ii >.S 

: £t:_ 
) q3.2í <" 


LO PO 

ra ra 

lO LO 
'* OÍ 


C3- 

co 




•^ ca 






'tí-o = 










_E 








."^3 0; 
















ro 7-j 














3^ C¿ 






01 

o 


E ¿ 

Eo 

-Iro 1 1 1 


^ 


a 
00 £ 


; c« 3 

i cíT'ra 2" 
o; . 3 




ro 


>. 


05 


— <!• 


LO ro 






ro _ 1 


ra -t- 










^ ce 


s 




ra ra 

lO CN 


ro 

O) 


K 
















T3 






fO c« 








^ 


0) 1 1 




3^1 

O ro 3 
^•~ ra g" 








ra ■ 


•O O c 








6 1 

1 1 
P 5 


- 1 1 i CQii 

C3 C 


2Í n R'S 


— 
. ;- 


1 1 


1 


cu o 


1« era 


Q. bj3 ra 


• ^ 


•— ^ Q. 

a3.2í ^ 






Q 


ra '3 (/3 
T bX)ra 


croo 


_C 








c/: 


^■^ — — • 


































6 :i2 
































3 . 
































l_ . 0) 
































IJ .-o 






00 


























oj ro o 






o 














_o 
















Q 














15 










<u o ra 














_2 


•o 


c« 






■q o M 






< 
> 




■c: 


O 

V- 

% 

E 

■C3 


o 
•o 


0) 

"ai 

•o 


C 
> 

3 a 
j= ce 

si 






3 S 
(j o en 

ra ra¿ 

0) D aj 

•a -a -a 


ce 




C/3 


73 É "^ :/3 T3 


_C/3 






o Ot3 




CQ 

O 


=< — X 1^ n 
•t^ = ^ O ■ - 


' "o 
bJ3 


> 

o t/- 

= c 


o 
> 


E E M 


C/3 

O 




C -^ o C C 


O 




0) 


'ra -ra ¡^ 


O 




O ra 1/) a; o 


1- 


'E c 


3 


. _ .^ o 




J JÜJ> J 


0- 


<CL 


E 


QQJ 





DE HISTOUIA NATURAL 151 

Magalhaes, en la descripción de su Davainea oligophora, con- 
signa que tiene numerosos ganchitos muy delgados en el róstelo, 
pero que usualmente faltan; asimismo dice que las ventosas están 
armadas por 3 ó 4 filas de ganchos muy inestables. En ninguna de 
las observaciones de Polonio, Blanchard, Railliet y Lucet, Ransom y 
nuestras, se han podido ver estos ganchos, y tanto Ransom como 
nosotros hemos fijado preferentemente la atención sobre este punto 
examinando minuciosamente ejemplares muy jóvenes, no maduros 
aún y en los nuestros obtenidos vivos del intestino de pollos recién 
sacrificados. 

Exceptuando esta diferencia, los demás caracteres anotados por 
Magalhaes concuerdan perfectamente con los de Ransom y los 
nuestros, menos que Magalhaes toma como vesícula seminal muy 
aparente en los proglotis 15 a 25, lo que en realidad es un recep- 
táculo seminal. 

Acuaria (Dispharynx) spiralis Molin, 1858 (Spiroptera, Dis- 
pharagus spiralis Molin). Hallado una vez (de 80 observa- 
ciones efectuadas) en la mucosa y glándulas del ventrículo 
subcenturiano, cuya superficie interna aparece llena de vello- 
sidades y cada una de ellas la forma una Acuaria macho o 
hembra. También hemos encontrado abundantes individuos jó- 
venes enquistados en el tejido conjuntivo que rodea el esó- 
fago y estómago. 
El tamaño de nuestros ejemplares es de 6 mm. en los machos y 7 
a 8,5 mm. en las hembras; pero todos los demás caracteres anatómicos 
corresponden con las genuinas Acuaria spiralis Molin; así somos 
de* la opinión de Railliet y Lucet (Sur les affinités des Dispha- 
ranges (Acuaria Bremser), Nematodes parasites des oiseaux. 
C. R. Soc. Biol. 1912, tomo Lxxiii,pág. 623), admitiendo como suma- 
mente probable que es a esta especie y no a la Acuaria nasuta 
Rud., 1819, a la que deben referirse los parásitos encontrados en el 
ventrículo subcenturiano del pollo por Diessing en Austria; Molin, 
Casali, Colucci, Piaña, en Italia; Legros, Neumann, en Francia; 
Johnston, en Australia; así como los de la paloma de Túnez por 
Bridé y la Pintada de Italia por Stossich. 

Thichosoma retusum Railliet, 1893 (= Trichosoma longicolle 
Rud.).— Intestino ciego, con una frecuencia de un 5 por 100. 



152 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Meleagris gallopaVo L. — 10 autopsias. 

Heterakis papulosa Bloch, 1885 (= H. vesicularis Frolich, 1791), 
Intestino ciego; en cuatro casos. 

Caccabis rufa L.— 50 autopsias. 

Cyrnea Seuratii Rodríguez, 1918.— En galerías situadas debajo de 
la túnica córnea de la molleja. Muy abundante, dando un pro- 
medio del 38 por 100 (19 casos en 50 diseciones). Enero a Abril 
de 1917. 

Esta nueva especie, que hemos descrito (Sur un nouveau Cyr- 
nea de la Perdix, C. R. Ac. Se. Paris, 1918, tomo clxvi, núm. 2, 
págs. 79-82, figs. 1 .^ y 2.**), presenta grandes afinidades con la Cyr- 
nea eury cerca Seurat, 1914, pero se diferencia fácilmente de ella 
por sus mayores dimensiones, por la menor longitud del esófago, 
comparada con la total del cuerpo, así como por la conformación 
de la bolsa caudal y proporción entre la longitud de las dos espí- 
enlas en los machos y por el tamaño y conformación del vestíbulo y 
los huevos en las hembras. 

Como la Cyrnea eurycerca Seurat, se distinguen ambas especies 
fácilmente de la Cyrnea (Spíroptera) semilunaris Molin(^ C lan- 
ceolata Molin), además de otros caracteres, por la conformación de 
la bolsa caudal de los machos, en donde aparecen también papilas 
pedunculadas, pero de ellas la más largamente' pedunculada es en 
esta última especie la cuarta, mientras que en nuestra especie y 
en la C. eurycerca es la quinta. 

En el adjunto cuadro pueden apreciarse mejor los caracteres dife- 
renciales de ambas especies, y a su vez sirve para caracterizar su- 
ficientemente la especie que nos ocupa: 



DE HISTORIA NATURAL 



153 









¿ s 




¿ 








c- 


o ^ CN ' in {^ — CD 

-o '* ^ Oí ^ ro "^,- 


Lfí 1 ! 


1 1 lo^o 












OJ A (X) 












Tf ■ ^ •^ 










^ OJ 




(T' 










'" 




Tf 








¿ . 4 




¿ 






N 

0) 

3 


o 


oino o _ oo 
o f^ <* ' o ,9 f- ^ 


u^ 1 1 1 


1 1 l^'^o 






bc 




^x^ 








^ ro ro 1^ ^ CM ■ 








u 




f^ <M 




LO 






•a 
o 
Di 




'" 




Tf 


















•Í2 




rí- .' 


. ¿ 












, r*_ :í- ' r?- " 










g 


b 


d O 1 O 1 f.rO 'n=í 
^ (T) 1 OJ ' 00 CJ5 ^^ 
^ ro ro «O ro ^. 


^Í%% 


•^'oo 1 1 1 






^ 




OJ incn ' ' ' 










LO ro 








1 


T— 












] 




■ -i 












~^ -í -T • -í ^^ 


s ^ — 


s s 








'b 


.000 
320; 

275- 

55 ¡j. 
280 ¡ 
.000 


^^'s| 


OJIO OD ' 1 ' 










o r^ ^ . 


'T OJ 










00 OÍ 


'^ 
















. ¿ 










¿ ¿ 




^■30 ¿ 






« 


o 


1 1 in 1 o i 1 ! 


1 1 1 1 


1 ' l|yS 






3 




' ro ' OJ ' 
ro t^ 








V) 








T-^ Ol 






1 


























<U 














O 




rL • • ■ -i 


- ¿ 








g> 


b 


S, i -^' ^ — 


. ¿ ^o 


^ ''-- "^ 1 1 1 






3 
«1 


O O 1 O 1 ."Zm o 


'^psg 












^Z: 


Ol Ol 










t-~ a 














I 1 í 1 Z 1 '. 7 




























0) 










N 






























CC 








•o 








































O 








ra 










(U 






























•ro 








■— 










ro 






























o 








>) 








































u 








o 










(U 






























T3 

o: 

T3 








Q. 










0) 

•o 






























•^ 








3 










ro 






























c 








U 










•^ 






























<u 
















































u 








"oj 










o 












































































t^ 








-3 










Q. 




















< 










0) 

■ <s 

ol 








"ra 






























Z 

o; 
> 


o 

w 






> 






= 


o 

•o 

'5) 






ce 


C! 

•a 


_ro 
•a 

T3 

3 




•d 
















u 








de la 
exc 
i a la 


r; loi 
longi 
a Ion 






derech 
izquier 
la longi 




ngitu 
titud. 
íbulo 


















»- o 


_ - 








°^"« 














ngitud total, 
titud máxima 
pesor al nive 
stancia del p( 
stancia del ai 
ividad bucal, 
ófago muscu 
ófago entero 
lación entre 


c 




as. . , 
n entre 


ro 




cu 

■-^^ > 

; "O 














esota 
argan 

spícul 

elació 


3 


isa. . 

ngitu 
evos 
la 












o C3 t« — — J^ 'S> VI 0) 


^ 'o O 3 O 










J J DJ Q Q o W W D¿ 


O üJ Cüí 


m jru 





191 boletín de la real sociedad española 



Vanellus Vanellus L.— 3 autopsias. 

Anomotaenia variabilis Rudolphi, 1802 (= Taenia variabilis 
Rud., 1802).— Intestino delgado; una vez. 

Gallinago scolopacinus Bonap.— 3 autopsias. 

Choanotaenia stillifera Krabbe, 1869 (= Taenia, Hymenolepis 
stíllifera Krabbe, 1869).— Intestino delgado; una vez. Esta es- 
pecie, descubierta por Krabbe y descrita muy sucintamente 
en su valioso trabajo sobre los cestodes de las aves, fué estu- 
diada ligeramente de nuevo por Clerc en 1911, y últimamente 
Braczynska ha dado a conocer una acabada descripción en su re- 
ciente publicación Étiides anatomiques et histologiques sur 
quelqiies noiwelles espéces de cestodes d'oiseaux (Bull. 
Soc. Se. Nat. de Neuchátel, tomo xl, 1914, pág. 206). Este 
autor hace notar la discrepancia en la longitud de los ganchos, 
entre los ejemplares estudiados por Krabbe, que son de 45 a 
55 [j. long., y los que él ha observado, que teniendo la misma 
forma de los representados por Krabbe (págs. 67-68, plana 8), 
alcanzan una longitud de 65 jx. 
Los individuos de esta especie que hemos obtenido y han sido 
objeto de estudio, no han llegado a tener proglotis cargados de 
huevos, pero presentan todos los caracteres anotados en la descrip- 
ción dada por Braczynska, menos el tamaño de los ganchos, que es 
el mismo que les asigna Krabbe. Sus caracteres son los siguientes: 
longitud total 3 a 4 mm. (según Braczynska oscila entre 5 y 6 milí- 
metros); latitud máxima, 0,4 mm. Escolex globoso de 250 \j. de diá- 
metro, con cuatro ventosas voluminosas elípticas, cuyo diámetro 
, mayor es' de 140 \t. y un róstelo de 70 [x de diámetro, armado por 
una corona sencilla de 10 ganchos idénticos a los representados por 
Krabbe y Braczynska, de 50 \x de longitud. Poros genitales alter- 
nando irregularmente. 
Choanoíenia embryo Krabbe, 1869 {=Taenia embr y o Krahhe, 

1869).— Intestino delgado; 5 ejemplares en un caso. 
Aploparakis filum Goeze, \782 (=Taenia filiim Goeze, 1782: 
Monorcliis fiiliim Clerc, 1902).— Intestino delgado; 4 ejempla- 
res en una vez. 
Aploparakis crassirostris Krabbe, 1869 {= Taenia variabilis 



DE HISTORIA NATURAL 155 

• Rud. ex parte, 1802; Taenia crassirostris Krabbe; Monar- 
chis crassirostris Krabbe, Clerc, 1902).— Intestino delgado; 
5 ejemplares en una disección. 

Helodromas ochropus L.— 2 autopsias. 

Anomotaeni-a globulus Wedl, 1856 {= Taenia globulus Wedl, 
1856; Choanotaenia globulus Wedl, Clerc, 1903).— Intestino 
delgado; una vez. 

Rana esculenta L.— 33 autopsias. 

Porrocoecum numidicum Seurat, 1917.— Este ascárido, reciente- 
mente descrito por Seurat como parásito duodenal de la Rana 
ridibundaFa\\,áe Argel y Aumale (Argelia) (Sur une Ascáride 
de la Grenouille, C. R. Soc. Biol. París, 1917, tomo lxxx, pá- 
ginas 94-97), lo poseíamos en nuestras colecciones parasitológi- 
cas desde primeros de 1915, entre las muchas especies a clasificar 
que por falta de bibliografía esperan el momento oportuno. Sólo 
lo hemos hallado dos veces (6 por 100), habitando el duodeno; en 
la primera vez encontramos cinco hembras y un macho, y en la 
segunda dos hembras y dos machos. 

Brama rayí Bloch.— 10 autopsias. 

Gymnorhynchus reptans Rud., \S\Q{=Scolex gigasCxxv., 1817; 
Floriceps saccatus Cuv., 1817; Anthocephalus elongatus 
Rud., 1819). — Larva de un 7'e/rar/!í//zc//«5 (según Vaullegeard 
del Tetrarhynchus gigas Vaulleg., 1899). En los músculos; 
muy abundantes en siete observaciones de 10 ejemplares proce- 
dentes de Almuñécar (Granada). Es creencia vulgar que las 
japutas o papardos que poseen en sus músculos este parásito 
tienen sus carnes más finas, siendo preferidas por los aficiona- 
dos a este pescado. 

Astacus torrentium Schz. 

Distomum isostomum Rud., 1819.— Los ejemplares de esta especie 
proceden de Madrid (Octubre de 1912), y han sido recolectados 
en el celoma de varios cangrejos de río disecados por el doctor 
Nonídez, quien tuvo la amabilidad de donárnoslos para su cla- 
sificación. 



156 boletín de la. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Estudio petrográfico de tres hachas neolíticas pulimen- 
tadas, de la colección de D. Luis Mariano Vidal, proce- 
dentes de Villahermosa (Ciudad -Real) 

por 

M. San Miguel de la ('amara 

con la colaboración de J. Marcet Riba. 

(Lámina iv.) 

Hace algún tiempo que deseaba hacer el estudio micrográfico de 
algunas hachas pulimentadas, de color negro o verde obscuro, cuya 
naturaleza a primera vista suponía no era de jadeita, ni de cloro- 
melanita; pero tampoco podía, sin más examen, definir la especie 
petrográfica que las forma. 

Comuniqué a mi querido e ilustre amigo D. Luis Mariano Vidal 
mis deseos, y poco después tuvo la amabilidad de suministrarme 
tres esquirlas, pequeñísimas, es verdad, pero que me podían servir 
para clasificar la especie petrográfica de dichas hachas. Dos de las 
esquirlas eran de unos 2 mm'-*; la otra, de 1 cm^ a pesar de la 
pequenez del material, gracias a la habilidad y paciencia de mi dis- 
tinguido discípulo D. Jaime Marcet, auxiliar interino de la cátedra 
de Geología de la Universidad de Barcelona, pude disponer de tres 
preparaciones, suficientemente delgadas, sin perder nada del ya 
escasísimo material. 

El éxito de este primer intento me animó a proseguir la labor, y 
el Sr. Vidal, siempre dispuesto a ayudarme y favorecerme en mis 
investigaciones, me ofreció muestras de varias hachas que, sucesi- 
vamente, iré estudiando. 

En las obras de Prehistoria de España que he podido consultar, 
no he encontrado mención alguna de hachas formadas de anfibo- 
lita; y en las dos. notas que sobre la naturaleza de las hachas pu- 
limentadas de España se han publicado, tampoco se cita esta roca 
entre los materiales empleados para la confección de dichos instru- 
mentos neolíticos. La primera nota se debe al Dr. F. Quiroga: «So- 
bre el jade y las hachas que llevan este nombre en España» (Ana- 
les Soc. Esp. Hist. Nat., tomo x); en ella no menciona ninguna con 
caracteres análogos a las que me ocupan, ni cita el autor la anfi- 
bolita entre los materiales que el hombre neolítico empleó en España 
para confeccionar sus hachas pulimentadas. La segunda se publicó 



Bol. de la R. Soc. Esp. de Hist. Nat. 



Tomo XVIII. -Lám. IV. 





Fiff. 1." 



Fig.! 





Fi«. 4. 




Fig. 5." 



Fig. 6.' 



CIEDAD ) 




•ilgunas hacBaF-ptttírríeñtadas, de color negro o verdeoBscurb, cuya 
.idturaleza a primera vista suponía no era de jadeita, ni de cloro- 
í'ielanita; pero tampoco podía, sm más examen, definir la especie 
petrográfjfitrtjlie las~fmujTa . 

Co^í«íiniqué a mi queridoX^iiustre amigo D/Luis Mariano Vidal 

miy deseos, y poco después ruvo la amalj^dad de suministrarme 

tyes esquirlas, pequeñísimas, ^sVerdad, aero que me podían servir 

aratclasificar la especie ipetrográfica de«ic¿ias hachas. Dos de Isn 

esquirlas eran ^e unos 2 mni*; la otrat de 1 cm'; a pesaKde la 

equeñez del material, gracias a \k habUmad y paciencia de mi dis- 

nguido discípulo D. Jaime Maraet, auxilVar interino de la cátedra 

de^GeoIogía de la universidad de-.Barcelona, pude disponer dg tres 

preparaciones, sufieieiitemeníé delgadas, sirK^Derder nada del ya 

escasístn;o material. 

El éxito üe-^stE-fffímer intento me animó a proseguir la labor, y 
el Sr. Vidal, siempre dispuesto a ayudarme y favorecerme en mis 
invesrigaciones, me ofreció muestras de varias hachas que, sucesi- 
'. ''mente, iré f^studiar. 1o. 

i a de España que he podido cqnsultar, 
ú;. alguna de hachas formadas de anfibo- 
i- ■ .. - que sobre la naturaleza de las hachas pu- 

limentad,' t', han publicado, tampoco se cita esta roca 

entre los ni.iuuiults empleados para la confección de dichos instru- 



mentos neolíticos La primt • ■ 
bre el jade y ui l:f chv; qiif 
les Soc. Esp. 

caracteres análo^o.-j a, iüo t,:K 
bolita entre los materiíiíes qi e t 
para confeccionar sus iiarh 



; 1:01 



■^e al Dr. F. Quiroga: «So- 

>mhre en España» (Ana- 

n enciona ninguna con 

j (•! autor la anfi- 

' 'opleó en Españf< 

^tmda se publicó 



Bol. de la R. Soc. Esp. de Hist. Nat. 



Tomo XVIII. -Lám. IV. 





Fig. I. 



Fig. 2." 





Fig. 3. 



Fig. 4.' 








Fig. 5.' 



Fig. 6.' 



DE HISTORIA NATURAL 



157 



en el tomo xvi del Bol. Com. Mapa Geol. de España, y se titula 
«Las hachas de piedra pulimentadas en España», por don Lucas Ma- 
Uada; el autor reproduce el trabajo anterior de Quiroga y añade 
algunos datos y observaciones personales, pero tampoco dice haber 
visto hachas de anfibolita. 

Nuestro estudio tendrá, por lo menos, la importancia de dar a 
conocer el uso en España de mayor variedad de materiales para la 
obtención de hachas pulimentadas que los conocidos hasta ahora. Y 
si en nuestra investigación bibliográfica hubiéramos olvidado algún 
trabajo que ya indique la existencia de estas clases de hachas en 
España, tampoco habríamos perdido del todo el tiempo. 

Las tres hachas pueden clasificarse como anfibolitas plagioclási- 
cas, pero en su estructura y composición difieren notablemente. 

I 

Hacha de roca verde obscura, compacta, de grano mediano; la 
fractura fresca es verdosa y deja distinguir agujas y laminillas ver- 
des, brillantes, de anfibol; la parte pulimentada permite reconocer 
mejor la composición y estructura de la roca; en ella se perciben a 
simple vista láminas o granos ne- 
gros de anfibol y otros gris claro 
verdosos o rojizos de feldespato. 
Tiene las siguientes dimensiones: 
106 X 82 X 50 mm.; pesa 804 gr.; 
su peso específico es 3. De su 
forma da idea precisa la fig. 1.^ 

Al microscopio ofrece estructu- 
ra granoblástica, compuesta de 
anfibol y feldespato con algo más 
del primero que del segundo, de 
cuarzo escaso y de magnetita re- 
lativamente abundante (lám. iv, 
figuras 1 y 2). 

El anfibol se presenta en lámi- 
nas cuadrangulares o irregulares; 
unas secciones muestran cruceros 

prisrnáticos paralelos entre sí; otras son francamente fibrosas y casi 
todas ellas con bordes deshilachados. En la preparación, extraordi- 
nariamente pequeña (menos de 2 mm'-), no hay secciones según 
(001), pero hay dos que forman con este pinacoide ángulo pequeño 




Fig. I.*"— ''2 de su tamaño. 
Cl. deD. L.M.Vidal. 



158 BOLKTIN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

y permiten medir con gran aproximación el valor del crucero pris- 
mático (los ángulos medidos son de 123° y de 57°). Es de color 
verde, a veces algo rojizo, teñida por óxido de hierro; su pleo- 
croísmo es fuerte, ng verde obscuro, Um verde ligeramente azulado 
y np verde claro amarillento; algunas fibras son más claras, ng ver- 
de claro y Up incoloro, y en ellas aparece muy patente un crucero 
normal al eje mayor de la fibra. Las láminas tienen ángulos de ex- 
tinción según el crucero prismático, de 12° a 24°; las fibras ofrecen 
extinción paralela a la fibra o de ángulo de 8° a 13°; puede obser- 
varse que el ángulo de extinción aumenta con la coloración del 
mineral; en las incoloras no llega a 15° y en las de color verde in- 
tenso alcanza a 24°; todas ellas son positivas según el alargamien- 
to. Los datos apuntados nos permiten clasificar el anfibol que forma 
placas y fibras muy coloreadas como horblenda común; las fibras 
de coloración muy débil como actinota y las incoloras con extin- 
ciones paralelas o de pequeñísimo ángulo, como antofilita o gedrita. 

El feldespato es muy xenoblástico: en la preparación no hay sec- 
ciones convenientemente orientadas para poder determinar su es- 
pecie; unas se extinguen de una sola vez, otras presentan bandas 
polisintéticas regulares y no muy estrechas y otras se componen de 
dos elementos, semejando, por su manera de presentarse entre N +, 
a las maclas de Carlsbad; es incoloro muy limpio y de igual refrin- 
gencia que el bálsamo del Canadá, y birrefringencia muy débil, 
de 0,005 a 0,036. A primera vista y en muchas secciones se con- 
funde fácilmente con el cuarzo, que también existe, aunque más es- 
caso, en la roca. Aunque con cierta reserva nos permitimos clasifi- 
car como anortita y ortosa estos feldespatos. 

La magnetita es abundante, próximamente un 20 por 100 de la roca; 
se presenta en placas grandes irregulares y en granos pequeños. 

II 

Hacha de roca gris verdosa, compacta, de grano finísimo: la frac- 
tura reciente es casi negra y no permite distinguir elemento al- 
guno; sólo se reconoce, con el auxilio de la lente, una parte negra 
y otra gris clara; la parte pulimentada es mucho más clara y en 
ella se destacan mejor los dos elementos, blancos y negros. Tiene 
136 mm. de largo, 65 de ancho y 30 de espesor; pesa 413 gr. y su 
peso específico es 2,99 (fig. 2). 

En preparación microscópica presenta estructura grano-nemato- 
blástica y cribosa, compuesta de fibras finísimas de anfibol agrupa- 



DE HISTORIA NATURAL 



159 



das en asociaciones radiales, longitudinales, a modo de manojos de 
finísimas fibras, en penachos y en formas irregulares; de placas 
verdes con multitud de pequeños granos incoloros incrustados que 
determinan la estructura cribosa. Ambas formas, juntamente con 
masas y granos irregulares de magnetita, placas y granos de fel- 
despato y granos de cuarzo, forman la 
compleja estructura de esta roca (lám. iv, 
figuras 3 y 4). El anfibol se ofrece en 
placas y en fibras; las placas son, unas 
de color verde, muy pleocroicas, con ex- 
tinción y birrefringencia propias de la 
horblenda común; otras de color verde 
muy pálido, menos pleocroicas con ex- 
tinción ondulada, y que atribuímos a la 
variedad de actinota llamada nefrita; 
su birrefringencia es menor que la de 
las placas de horblenda. Las fibras son 
de color verde claro, poco pleocroicas 
(ng verde claro, Up incoloro); su extin- 
ción varía de 8° a 12°, birrefringencia 
menor que las placas de horblenda y de 
nefrita, positiva según el alargamiento; 
caracteres que nos llevan a clasificarlas 
como actinota. Además de las asocia- 
ciones q-ue hemos dicho que adoptan es- 
tas fibras, se las ve también aisladas en- 
tre los demás elementos; a veces parten de una placa de horblenda 
algunas fibras; a pesar de su extremada delgadez, se componen de 
dos o tres individuos, de tal manera dispuestos, que su extinción 
es simétrica con relación al plano de macla o de asociación 
(+ 12° — 12°), en otras los cristales parecen asociados según un 
plano normal a la fibra, y una parte de ella aparece iluminada, 
mientras la otra parte está extinguida, siendo el ángulo de extinción 
diferente para las dos partes. 

Las porciones o placas cribosas se componen de una substancia 
verdosa, poco o nadapleocroica, que no tiene acción sensible sobre 
la luz polarizada (ni aun con la lámina de yeso puede demostrarse 
una débil birrefringencia) y que no podemos referir con seguridad 
a ninguna especie mineral conocida; pudiera ser un producto ser- 
pentinoso o cloritoso, resultado de la alteración de algún anfibol o 




Fig. 2.^— ■/2 de su tamaño. 
Cl. de D. L. M. Vidal. 



160 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

piroxeno, pero serían necesarios ensayos microquímicos para clasi- 
ficar con seguridad la substancia que nos ocupa. Los granos incrus- 
tados son de feldespato indeterminable y de cuarzo. 

El feldespato se presenta sin formas propias y, en general, sin 
maclas, lo cual hace difícil clasificarle y aun distinguirle del cuarzo 
que le acompaña en la roca; excepcionalmente se observan elemen- 
tos idioblásticos con bandas polisintéticas, pero por su pequenez y 
por la falta de secciones convenientemente orientadas es imposible 
determinar con seguridad la especie de plagioclasa a que corres- 
ponde; es siempre incoloro y muy límpido, de refringencia próxima- 
mente igual a la del bálsamo del Canadá y de birrefringencia inter- 
media entre la del cuarzo y la de la nefelina; entra en proporción 
muy inferior a la de los elementos negros, próximamente un 20 por 
100 de la roca. 

La magnetita, relativamente abundante, adopta, en general, clara 
ordenación paralela. 

III 

Hacha de roca negra, compacta, de grano finísimo; la fractura 
fresca es gris muy obscura y no deja percibir elemento alguno; la 
parte pulimentada es negra, semi-mate y per- 
fectamente homogénea. Sus dimensiones son 
66x46x26 mm., pesa 120 gr. y su peso 
relativo es de 2,9 (fig. S.""). 

Examinada con el microscopio ofrece es- 
tructura grano-nematoblástica de elementos 
finísimos, constituida esencialmente por an- 
fibol, plagioclasa, cuarzo y magnetita (lámi- 
na IV, figs. 5 y 6). 

El anfibol se presenta en delgadísimas 

Fig. 3."— V2 de su tamaño. . j- • . • 1 j 

ci. de D. L. M. Vidal. agujas, ordmanamente aisladas y sin orien- 
tación determinada, formando una apretada 
trama reticular, en placas fibrosas y en placas continuas. Las fibras 
son incoloras o algo verdosas, poco o nada pleocroicas; su extin- 
ción varía de 8" a 22°; la birrefringencia es variable, bastante ele- 
vada en las de extinción superior a 15° y menor en las de extinción 
inferior a 12°; todas son positivas según el alargamiento. Creemos 
que estas fibras y agujas pueden referirse a dos especies: a la acti- 
nota las más coloreadas y de mayor ángulo de extinción, y a la an- 
tofilita las incoloras y de extinción paralela o de pequeño ángulo. 




DE HISTORIA NATURAL 161 

Las placas ofrecen caracteres de horblenda unas y nefrita otras. 

El feldespato, asociado al cuarzo, forma la base fundamental de 
la roca y presenta los mismos caracteres que en la roca anterior. 

La magnetita no adopta aquí ordenación paralela tan manifiesta, 
pero se ve cierta tendencia a ella, y desde luego es el único elemen- 
to con estructura paralela. 



En España son abundantes las anfibolitas plagioclásicas en Sierra 
Nevada, Guadarrama y el Pirineo, principalmente. De las descrip- 
ciones y rocas que conocemos de estas regiones, sólo algunas de 
la Sierra Nevada, descritas en el tomo publicado por la Comisión 
del Mapa Geológico de España (1890-93), titulado «Estudios relati- 
vos al terremoto de Andalucía ocurrido el 25 de Diciembre de 1884», 
son semejantes a las estudiadas en esta Nota. En el «Estudio geo- 
lógico del Sur de Andalucía desde la Sierra Tejeda a la Nevada», 
por Ch. Barrois y A. Offret, págs. 159 y 160, se describen pizarras 
actinolíticas (anfibolitas) con anfibol en agujas y en penachos, y un 
producto verdoso de descomposición; el feldespato es ortosa, labra- 
dor o anortita poco maclada; hay, además, cuarzo. En el «Estudio 
geológico de la Serranía de Ronda», por Michel Levy y Bergeron, 
página 188, se describen otros tipos ricos en magnetita e ilmenita, 
compuestos de anfibol y labrador y de anfibol y anortita. 

En cambio las anfibolitas que describe D. Domingo de Orueta en 
su «Estudio geológico y petrográfico de la Serranía de Ronda» (Me- 
morias del Instituto Geológico de España) no se parecen en 
nada a las aquí estudiadas, como puede comprobarse con las hermo- 
sas microfotografías que acompañan a sus descripciones. 

(Laboratorio de Geología de la Facultad de Ciencias de Barcelona.) 
Explicación de la lámina. 

Fig. I.**— Luz natural. Aumento, 60 diámetros: 1, horblenda; 2, plagio- 
clasa; 3, magnetita. (Cl. J. Marcet.) 

Fig. 2.^— Luz polarizada, nicoles -j-- Aumento, 60 diámetros. Cl. J. Mar- 
cet.) 

Fig. 3.^— Luz natural. Aumento, 60 diámetros: 1, nefrita; 2, horblenda; 
3, producto verdoso isótropo con incrustaciones de cuarzo 
y feldespato (estructura cribosa); 4, feldespato; 5, granos 
de cuarzo; 6, magnetita. (Cl. J. Marcet.) 

Fig. 4.^— Luz polarizada, nicoles -|- • Aumento, 60 diámetros. (Cliché 
J. Marcet.) 

Fig. 5.^*— Luz natural. Aumento, 60 diámetros. (Cl. J. Marcet.) Estruc- 
tura grano-nematoblástica de elementos muy menudos. 

Fig. 6.^— Luz polarizada, nicoles -|- . Aumento, 60 diámetros (Cliché 
J. Marcet.) 



162 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Trampas cuaternarias para espíritus malignos 

por 
Hugo Obermaier. 

Entre los productos de la civilización del Archipiélago de la 
India Oriental (Célebes e islas vecinas, Malaca) se destaca un 
grupo de objetos singulares que tienen el nombre de salasa, an-^ 
chak, klangkang, etc., los cuales han sido descritos por varios auto- 
res, habiéndose dedicado a su estudio, en primer lugar, A. B. Meyer 

y O. RlCHTER (1). 

Trátase de unos armazones bastante pequefios, de la forma gene- 
ral de una «jaula», confeccionados con varillas o astillas. El andamio 
primitivo de esta «arquilla» suele estar entretejido con líber, hilos o 
materiales semejantes, y además ostenta, por lo regular, colgadu- 
ras de haces de hojas deshilachadas o de largas hierbas, a modo de 
espesas franjas (fig. 1.*'^). En las costas existe una variedad de esta 
jaula que semeja una canoa, encontrándose también armazones de 
aspecto combinado entre barco y jaula. 

El objeto de estas jaulas es de índole religiosa, siendo usadas 
como trampas de cacodemones («god-cage»), esto es, para la cap- 
tura de espíritus malignos. Son aparatos con los que se efectúa la 
magia de protección, aprisionando a los espíritus en ellos para 
impedir que sigan haciendo daño, y en donde a menudo se colocan 
agradables y tentadores señuelos para que los espíritus caigan con 
más facilidad en la trampa. 

Son de mucha importancia, además, las colgaduras áo. flecos y ma- 
nojos, pues no sólo ejercen éstas gran atracción sobre los espíri- 
tus, sino que es creencia que fácilmente se enredan en ellas, cuan- 
do, seducidos por conjuros y señuelos, se aproximan a las trampas, 
y una vez enredados ya no pueden escaparse. Estas jaulas son 
luego expuestas con el «espíritu capturado» o depositadas en deter- 
minados lugares de culto (en el templo de los espíritus, etc.), en 

(1) A. B. Meyer und O. Richter: Ethnographische Miszeüen, ii, 
(Nr. 1. Qeisterfallen im Ostindischen Archipele). «Abhandlungen und 
Berichte des Konigl. Zoologischen und Anthropologisch-Ethnographi- 
schen Museums zu Dresden.» Bd., x, 1902-1903. [Abhdlg. 6]. Dres- 
den, 1903. 




Fig. \.^— Trampas malaicas de espiritas. 
A, de Eandangan (Célebes septentrional).— B, de Célebes meridional.— C, de 
las Islas Nanusa.— D, de Malaca.— E, de Célebes meridional.— F, tipo canoa, de 
Célebes meridional.— Según A. B. Meyer y O. Richter. 



164 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPATs^OLA 

donde permanece aprisionado el cacodemón. En la costa se procede 
a la exposición de la jaula-canoa dentro del mar, por lo cual los in- 
dígenas creen deshacerse para siempre de su contenido. 

Esta es la idea más generalizada, y por ello es probablemente 
también la más antigua de las conocidas sobre la «captura de espí- 
ritus dañinos». En los restantes casos se «emplean estas jaul,as prin- 
cipalmente para la magia de enfermedades, en el sentido de que 
se supone al enfermo poseído de un «espíritu de enfermedad», pues 
acercan al enfermo la jaula con su contenido de señuelo y se exor- 
ciza al espíritu por conjuros e incluso por la fuerza (con tiros, etc.) 
y se le «captura» entonces. En otros lugares, habiendo perdido el 
enfermo la «fuerza vital», interpretada como «alma pequeña», sirve 
la misma jaula para capturar esta almita que a su vez, puede ser 
reintegrada al cuerpo por hechizo. 

Idea aun más reciente parece ser aquella que ve en las arquillas 
arriba descritas, no trampas de cacodemones, sino habitaciones de 
espíritus (casetas de espíritus). En ellas se alimenta a las almas de 
los antepasados con comida y bebida; por lo cual éstas se encargan 
de la protección de los habitantes, alejando a los espíritus dañinos. 
Para este efecto, se las lleva a menudo al sembrado y a la selva 
para servirse también allí de su buena influencia. 

Estas trampas de espíritus son, como veremos, la expresión de 
conceptos y usos antiquísimos, que aun en el día de hoy están 
dispersos, por lo menos, por toda la zona malaica. 

Suponiendo que estuviesen dibujadas las mencionadas tram- 
pas de espíritus, de perfil o vistas desde arriba, sin perspectiva y 
sólo en sus contornos característicos, resultarían formaciones que 
se parecerían de un modo sorprendente a los pretendidos tectifor- 
mes cuaternarios. 

En efecto, limitados al arte parietal cántabro^aquitánico (1), 



(1) Pertenecen además a este grupo del arte las capas de dibujos 
más antiguas de la Cueva de la Pileta (Málaga). 

Véanse las obras: 

E. Cartailhac et H. Breuil: La Cáveme d'Altamira. IMónaco, 1906. 

L. Capitán, H. Breuil et D. Pevrony: La Cáveme de Font-de-Gamne. 
Monaco, 1910. 

H. Alcalde del Rio, H. Breuil et L. Sierra: Les Covernes de la Re- 
gión Cantabriqíie (Espagne). Monaco, 1911. 

H. Breuil, H. Obermaier et Alcalde del Rio: La Pasiega. Monaco, 
1913. 

H. Breuil, H. Obermaier et W. Verner: La Pileta. Monaco, 1915. 



DE HISTORIA NATURAL 165 

muestran a menudo estos tectiformes una forma general de «cho- 
zas» y construcciones semejantes, lo que hizo suponer a sus des- 
cubridores que se tratase de reproducciones de chozas o tiendas. A 
medida que aumentaban los descubrimientos, aumentaban también 
los materiales y resultó que numerosas variantes de este tipo no 
podían relacionarse en modo alguno con viviendas humanas. Esto 
fué motivo para que algunos autores interpretasen los tectiformes 
como trampas de animales, teoría hasta cierto grado plausible, 
puesto que si se reprodujesen los diversos tipos de trampas de los 
pueblos salvajes y hasta de los campesinos actuales, se obtendrían 
figuras semejantes a las de aquéllos (1). 

Sin embargo, hay que observar a esto, que el arte todo de la ci- 
tada región tiene un carácter religioso muy marcado. 

Las pinturas no fueron hechas con fines meramente «decorati- 
vos», puesto que en gran número de ocasiones se hallan colocadas 
en lugares apenas accesibles, en los nichos más recónditos y rodea- 
das de la más absoluta obscuridad. Puede afirmarse con seguridad 
que los grabados son muchas veces del todo «invisibles» y fueron 
confeccionados sólo para la vista del autor y de la Divinidad. 

Estos trogloditas fueron arrastrados hacia la prolongada noche de 
las cavernas por un encanto místico, que les llevó a practicar en ta- 
les lugares la magia de la caza Ésta se usa, aun hoy, por ejem- 
plo, en Anam, en donde es costumbre grabar en la arena el dibujo 
del animal a cuya caza se quiere proceder; de esta manera se efec- 
túa el conjuro y la matanza simbólica. Coincide con esto el que en 
Viaux, en la cueva del Castillo, en la de la Pasiega y otras, se 
vean colocadas sobre algunas representaciones de animales, flechas 
o azagayas, pintadas como indiscutibles testimonios de los conjuros 
efectuados sobre ellos (2). 

Por consiguiente, no es comprensible que en esos misteriosos 
lugares de culto se encuentren al lado de las figuras de magia 
animal, otras de «retratos», al parecer banales y faltos de importan- 
cia, como serían los de chozas y trampas de animales. Deben de 
tener estas «figuras tectiformes» una idea más profunda, religiosa, 

(1) Esta idea nos fué sugerida estudiando el artículo de R. Avelot 
et H Gritty: La chasse et la peche dans les foréts de l'Ogoué (Congo 
fron<;ais).—L' Anthropologie, tomo xxiv. Paris, 1913 (págs. 663-678). 
Véanse especialmente las figuras 5, 6, 7,8, 10, 11, 12 y 13. 

(2) Véase H. Obermaier: El Hombre Fósil. Madrid, 1916 (ca- 
pítulo vil). 

Tomo xviii.— Marzo, 1918. 11 



166 boletín de la REAL SOCIKDAD ESPAÑOLA 

que esté en correspondencia con todo el ambiente misterioso en el 
cual se hallan enclavadas. 

La fantasía de estos hombres primitivos estaría, sin duda, como 
poseída del temor a poderes hostiles invisibles, así como lo es la de 
los actuales pueblos salvajes. La dura lucha por la existencia, las 
desgracias, la mala suerte se figuraban ellos que era, con seguridad, 
la obra de espíritus hostiles; la neutralización de éstos era, pues, 
por lo menos, tan importante como el asegurarse un buen éxito de 
caza de animales. ¿Qué más natural, entonces, que el interpretar 
los numerosísimos tectiformes como trampas de espiritas, figura- 
das en las cavernas, aproximadamente, en tamaño natural? 

No puede ser pura casualidad la coincidencia tan extraña de es- 
tas representaciones cuaternarias con las trampas de cacodemones 
de la actualidad etnológica. 

A pesar de su gran variedad forman aquellos tectiformes, evi- 
dentemente, un grupo único y uniforme, resaltando siempre la for- 
ma fundamental de las jaulas o formaciones estrechamente empa- 
rentadas con ellas, que fueron tiendas, chozas, arquillas, cesti- 
tas o semejantes entretejidos cerrados, que no pudiendo ser com- 
prendidos sin exclusión como viviendas humanas, caben, en cambio, 
sin esfuerzo, en los grupos de las trampas de espíritus y jaulas, 
que, en efecto, pueden tener una forma muy variable y cuyo ele- 
mento esencial lo compone un armazón cerrado que sirve de 
prisión (1) (fig. 2.'*). 

Siendo ya de por sí muy plausible esta hipótesis, porque toma en 
cuenta lógica y naturalmente, toda la mentalidad del hombre cua- 
ternario, queda aún más reforzada por notables detalles que se 
observan en estos tectiformes. Pues estos signos muestran a menudo 
un relleno sorprendente de entretejido que recuerda enteramente 
las paredes tejidas de las trampas actuales de espíritus, las cuales con 



(1) Existen al iado de estos tectiformes, tomándolo en el verdadero 
sentido de la palabra, otros signos simbólicos que, en algunos casos, 
podrían ser efectivamente, «tectiformes» de representación sencilla, 
pero que casi siempre pueden simbolizar cosas o ideas de otra índole, y 
sobre cuya significación no estamos enterados en lo más mínimo. 

En esta breve comunicación hacemos abstracción completa de seme- 
jantes figuras de edad postcuaternaria y de paralelos etnográficos del 
arte rupestre exótico. Pues parecen representarnos otros círculos de 
mentalidad, aumentando con ello, desde luego, las posibilidades de su 
interpretación. 



DE HISTORIA NATURAL 



167 



frecuencia son bastante artísticas y con «entradas» abiertas para 
aquéllos. 

Pero aun es más interesante que conozcamos del cuaternario va- 
rios «tectiformes» que muestran lazos y flecos, que cuelgan libres de 
los contornos. Estos lazos y flecos tienen suma importancia en las 
trampas de espíritus modernas de muchas regiones, porque en ellos 
es dónde se enredan los cacodemones cuando se acercan a la trampa, 
bien provista de señuelos. 

Reproducimos como muestras varios tectiformes de las conocidas 
cavernas de La Pileta y Altamira, tectiformes dibujados a la lige- 




^ t^^^^^^ 






Fig. 2.^— Trampas cuaternarias para espíritus malignos («tectiformes» en forma de 
jaulas, en general con tejido de relleno). 

a, b: Cueva de Font-de-Gaume (Dordoña).— c, d, e: Cueva de la Pasiega (Santan- 
der).—/:- Cueva de Altamira (Santander).— Según H. Breiil. 



ra, pero en los que, sin embargo, están figuradas los flecos con con- 
ciencia, seguramente por considerarles importantes y esenciales. A 
estas piezas, probablemente figuradas desde arriba, hay que añadir 
otras, vistas de perfil, que existen en la cueva del Buxii (cerca 
de Cangas de Onís, Asturias), descubierta por el Conde de la 
Vega del Sella (fig. S.'"*). 

Tienen la forma evidente de «arquillas» tejidas, de las cuales se 
ven, colgando hacia abajo, tejidos libres, una parte deshilachados y 
en forma de red otra, de modo que aquí se impone involuntariamente 
la convicción de que estamos en presencia de trampas de espíritus 
del estilo de las modernas malaicas. Puede suponerse, pues, que en 
la época cuaternaria depositarían trampas o jaulas originales en las 
cuevas sagradas, considerándose como necesario el figurarlas a 
la vez en las paredes con los correspondientes actos de magia, 



168 



boletín de la. real sociedad española 







Fig. 3.^— Trampas cuaternarias para espíritus malignos («tectiformes» con flecos 
exteriores para la captura). 

a-f: Cueva de la Pileta (Málaga). —¿•, A, cV Cueva de Altamira (Santander); 
\a i: Según H. Breuil.]— *-h; Cueva del Buxu (Asturias). 



Bol. de la R. Soc. Esp. de Hist. Nat. 



Tomo XVIII.— Lám. V. 





W-A 




yu'.0<V 



^ ^^^3^ / '?St 




■'' rM^y 



\ y 



V 





4a 






•"N 







DE HISTORIA NATURAL 169 

por lo que quedaría preso en la noche y soledad para siempre 
el cacodemón, quedando neutralizada de este modo su acción ma- 
léfica. 

Esta interpretación de los «tectiformes», como de trampas y jau- 
las de espíritus, hace también comprensible el por qué faltan los di- 
bujos auténticos de tectiformes indudables en el arte mobiliar, en 
que tanto abundan las figuras (grabados sobre hueso y cuerno). Es 
que seguramente no había motivo alguno psicológico para represen- 
tarlos sobre objetos que evidentemente no serían relacionados con 
esta clase de «magia de espíritus». 

Es todavía un hecho notable el que falten casi del todo, tectifor- 
mes de forma cántabro-equitánica, en el Levante de España, en el 
arte rupestre naturalista cuaternario: estamos aquí en presencia de 
una provincia paletnológica con ideas y manifestaciones de culto 
esencialmente diferentes. 

De todos modos, es el presente estudio una nueva prueba de la 
importancia del estudio de la Etnología moderna para la comprensión 
de los tiempos primitivos. La Ciencia arqueológico-prehistórica no 
produce, efectivamente, más que los restos «esqueléticos» de civi- 
lizaciones desaparecidas y solamente la Etnología comparada les da 
vida y alma. Esperamos que sea este hecho un nuevo aliciente para 
el florecimiento de estos estudios en España, en donde han sido tan 
felizmente iniciados por mis amigos Paul Wernert y Eugeniusz 
Frankowski. 



Técnica de las comunicaciones plasmáticas 
en las células vegetales 

por 

J. Madrid Moreno. 

(Lámina v.) 

Con el nombre de plasmodesmos designó Strasburger (1901) a 
las comunicaciones plasmáticas que se establecen entre las células 
a través de su membrana para el transporte de las substancias. El 
enunciado de estos hechos dio lugar a numerosas investigaciones 
hasta el punto de que Gardiner haya llegado a la conclusión de que 
existan «en todas las células de todos los tejidos vegetales». 

Tratando de averiguar el origen o formación de los mismos, emi- 



170 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

tió Kienitz-Gerloff la idea de que al verificarse la división celular, 
los hilos conectivos que unen los nuevos núcleos y que se disponen 
en forma de duelas de tonel, persisten, dando lugar a los plasmo- 
desmos, adquiriendo forma la nueva membrana al unirse las granu- 
laciones existentes en la parte central de cada uno de los filamen- 
tos. Gardiner no cree que dichos plasmodesmos tengan más rela- 
ción con el huso nuclear formado durante la división de la célula, 
que por el aspecto de tonel que aquellos filamentos adoptan, opi- 
nando sean éstos aprisionados durante la formación de la mem- 
brana. En cambio, Strasburger indica que los plasmodesmos nada 
tienen de común con el huso nuclear y que su aparición data desde 
el momento en que comienza a verificarse el espesamiento secunda- 
rio de la membrana. Tanto la formación como la multiplicación de 
aquéllos se verifica mediante prolongaciones protoplásmicas, con- 
siderándolos Strasburger y Gardiner como derivaciones de la capa 
membranosa periférica, las cuales, a su vez, se cubrirían de una 
vaina o capa mucilaginosa. Así es que el grosor de dichos filamen- 
tos es muy variable, llegando, a veces, a adquirir grandes dimen- 
siones en los tubos cribosos, los cuales no vienen a ser más que un 
caso particular de uniones citoplásmicas entre plasmodesmos volu- 
minosos. 

Según Meyer, en los Hongos la unión plasmática es debida a an- 
gostamientos del citoplasma al verificarse la división de las células, 
ocurriendo otro tanto en las Angiospermas, no debiéndose conside- 
rar aquellas prolongaciones como órganos aloplásticos, sino como 
filamentos o prolongaciones del citoplasma. Como resultado de los 
hechos observados, se deduce que las comunicaciones plasmáticas 
pueden establecerse a través de las paredes celulares que han adqui- 
rido su desarrollo definitivo en las Angiospermas, siendo probable 
que dichas comunicaciones se verifiquen por el avance de pseudó- 
podos muy delgados que se unan al citoplasma de las células veci- 
nas o a otros pseudópodos que de ellas partan, proceso el cual to- 
davía no ha sido observado. También se forman abundantemente 
las uniones plasmáticas en las membranas de cierre de los poros de 
las paredes celulares, y cuando en éstas no existen directamente se 
verifica a través de las paredes, llegando, en este caso, a reducirse 
al número indispensable para que las células mantengan entre sí 
sus relaciones necesarias. Estos dos medios de comunicación que 
acaban de indicarse pueden encontrarse en la misma célula, como 
en las periféricas del endospermo del Chamaerops excelsa, donde 



DE HISTORIA NATURAL 171 

se hallan reuniones plasmáticas repartidas por toda la pared celular, 
estando limitadas aquellas agrupaciones tan sólo a las paredes de 
cierre de los poros de las células en la región central. También 
Gardiner ha descrito estas reuniones en una misma célula, en el en- 
dospermo de muchas palmas, siendo de parecer Meyer que, en to- 
dos estos casos, las reuniones plasmáticas son enteramente iguales. 

Su repartición en los vegetales constituye un hecho general, pues 
no sólo se encuentran en las células cuya membrana está consti- 
tuida por la celulosa, sino también en las completamente impregna- 
das por la suberina o la lignina. Las micropuntuaciones de las célu- 
las aisladas están también atravesadas por plasmodesmos, resul- 
tando que a través de la puntuación pasa un haz de filamentos, a 
los cuales se les designa con el nombre de plasmodesmos agre- 
gados. Puede ocurrir también que en la membrana haya sitios 
donde no existan puntuaciones y, en ese caso, estarán atravesadas 
por filamentos citoplásmicos situados a cierta distancia unos de 
oíros, constituyendo los llamados solitarios o aislados. 

Una vez que por los investigadores fué reconocida la existencia 
de los plasmodesmos, se formaron dos corrientes de opinión acerca 
de la misión que desempeñan en la planta. Según unos, dichos fila- 
mentos sirven para transmitir, de unas células a otras, las sensacio- 
nes recibidas por ciertos órganos, como lo hace el sistema nervioso 
periférico y también el gran simpático, a órganos especiales. En la 
cofia de la raíz halló Hill filamentos citoplásmicos que ponen el inte- 
rior del órgano en relación con el exterior para efectuar las fun- 
ciones de absorción y de progresión a través del suelo. Para otros 
histólogos constituyen verdaderas vías de comunicación, por me- 
dio de las cuales son transportados de un sitio a otro de la planta 
los materiales nutritivos y, a veces, hasta ciertos fermentos, según 
han demostrado las observaciones de Gardiner, Kohl, Strasburger, 
Hill, etc., en la germinación de las semillas de Tamas commiinis y 
.en el Pinas, en cuyas placas cribosas existen verdaderos poros atra- 
vesados de parte a parte por un filamento plásmico continuo. Las 
investigaciones de Hill ponen de .manifiesto que dichos filamentos 
son plasmodesmos, los cuales persisten durante el período activo 
del tubo criboso. Terminada la función de éste, tanto la callosa 
como los plasmodesmos son reabsorbidos, heridos por una degene- 
ración mucilaginosa, convirtiéndose cada placa en una verdadera 
criba cuyas mallas están completamente perforadas. El hallarse 
también interpuestas entré las paredes celulares servirán para 



172 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

conducir alimentos en disolución, los cuales se moverán en la di- 
rección de dichas paredes. 

Como consecuencia de estas investigaciones tendrá que variar la 
idea que se tiene del ser vivo, y el concepto de la individualidad 
celular como organismo elemental habrá que reemplazarlo por el 
de protoplasma, que es el constituyente de aquél, formando un todo 
único, en el cual la membrana vendría a ocupar un valor secundario, 
desapareciendo, por tanto, la diferencia fundamental entre los se- 
res unicelulares y los pluricelulares. Así, pues, sea que los plasmo- 
desmos continúen a través de la membrana, o comuniquen por con- 
tacto, llenan en el vegetal funciones importantes, como es la de 
transmitir múltiples sensaciones, gravedad, luz, calor y contacto, 
desde las células periféricas hasta las más profundas, tomando un 
papel activo en el transporte de substancias nutritivas y en el de 
ciertos fermentos. 

Con objeto de hacer visibles dichas comunicaciones se han 
ideado varios procedimientos técnicos, de los cuales vamos a rese- 
ñar los más importantes. 

Gardiner ejecuta los cortes en objetos frescos, colocándolos de 
uno a diez segundos, en una mezcla a partes iguales de agua y 
ácido sulfúrico, lavando después para quitar el ácido. Colorea en 
una disolución de azul de anilina (1 gr. en 100 c. c. de solución satu- 
rada de ácido pícrico en alcohol de 50°), lavando nuevamente; mon- 
tando en glicerina o deshidratando y aclarando con aceite de clavo 
para su paso al bálsamo. El mismo autor sustituye el picro-azul de 
anilina por una solución de azul de anilina en alcohol acidulado con 
algunas gotas de acético. 

Meyer, para hacer visibles dichas comunicaciones, emplea los si- 
guientes reactivos: a) iodo, una parte; ioduro de potasio, una parte; 
agua 200; bj ácido sulfúrico, una parte; agua, tres, y iodo a satu- 
ración; c) pioctanino azul, un gramo; agua, 200. Los cortes se 
colocan en una gota de solución a dejándolos algunos minutos, 
haciendo después pasar una gota de solución b y después otra de 
solución c montando en glicerina. Las membranas toman un color 
azul claro y las comunicaciones plasmáticas, azul obscuro. En la 
traducción hecha por Castellarnau del libro de Meyer, al estudiar 
las comunicaciones plasmáticas en las semillas del Strychnos Niix- 
vomica, Phcenix dactylifera y en el parénquima del Vi'scum, em- 
plea los siguientes reactivos: a) 0,5 de ioduro de potasio + 0,5 
gramos de iodo y 100 c. c. de agua; b) un gramo de violeta de me- 



ÜK HISTORIA NATURAL 173 

tilo -f 30 c. c. de agua; c) 10 c. c. de ácido sulfúrico + 30 c. c. de 
agua y algunos cristales triturados de iodo: d) 15 c. c. de ácido 
sulfúrico + 30 c. c. de agua y algunos cristales de iodo y cuya ma- 
nera de operar se describe en la referida obra. 

Strasburger modificó el método de Meyer del siguiente modo: 
obtenidos los cortes se colocan de cinco a siete minutos en disolu- 
ción de ácido ósmico a 1 por 100 y lavados de cinco a diez minu- 
tos en agua. Se trasladan en seguida a una disolución de ioduro de 
potasio iodado (0,2 por 100 de iodo y 1 ,64 por 100 de ioduro de po- 
tasio) de veinte a treinta minutos, llevándolos después durante 
veinticuatro horas al ácido sulfúrico a 25 por 100 y a continuación 
en el mismo ácido saturado de iodo, coloreando en la solución de 
pioctanino de Meyer. Unos cinco minutos son suficientes para que 
la preparación esté suficientemente coloreada, montando después en 
glicerina. 

Chamberlain indica el siguiente procedimiento, con el cual se lle- 
gan a obtener preparaciones permanentes. La fijación se hace en el 
ácido ósmico a 1 por 100 o en alcohol absoluto de cinco a diez mi- 
nutos, colocando los cortes obtenidos, durante veinticuatro horas 
en hematoxilina de Delafield, lavando en alcohol ácido (5 gotas de 
ácido clorhídrico en 50 c. c. de alcohol a 70 por 100) pasando luego 
al alcohol amoniacal (5 gotas de amoníaco en 50 c. c. de alcohol de 
70 por 100), deshidratando en absoluto, aclarando en xilol y mon- 
tando en bálsamo. 

He ensayado dichos procedimientos, y aun cuando mediante ellos 
se han podido observar claramente las comunicaciones plasmáticas, 
pasado cierto tiempo las preparaciones no llegaban a conservarse 
bien y al cabo de varios meses al examinarlas se notaban precipita- 
dos y falta de vigor en las coloraciones que borraban o enmascara- 
ban los finos detalles de estructura. Conociendo los resultados obte- 
nidos con el empleo de las sales de plata y especialmente el método 
tano-argéntico de Achúcarro, lo apliqué al estudio de las semillas, 
obteniendo resultados que si no dan detalles nuevos, por lo menos, 
acusan la seguridad del procedimiento empleado. Dicho proceder, con 
las variantes introducidas en el mismo por Del Río Hortega, es el 
que me ha servido de guía para la confección de las preparaciones. 

Las semillas frescas, o ya desecadas o antiguas, se colocan en 
solución comercial de formol al 5 por 100, notándose al cabo de va- 
rios días un cierto reblandecimiento o hinchazón, en unas más que 
en otras. Como los ejemplares utilizados en mis observaciones ofre- 



174 BOLETÍN Dü LA RIÍAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

cían gran dureza, era inútil toda tentativa de encastramiento en pa- 
rafina o celoidina para practicar cortes finos, habiendo podido 
practicarlos con sólo sujetar parte del albumen de la semilla, previa 
orientación, en la pinza del microtono, llegando a obtener secciones 
de delgado espesor, seleccionando después las más finas y trans- 
parentes, poniéndolas en un cristalizador con abundante agua des- 
tilada, o guardándolas nuevamente en la solución ya dicha de for- 
mol, si hubiera necesidad de suspender para otra ocasión la confec- 
ción definitiva de las preparaciones. 

Lavados los cortes en agua destilada pasan a una solución acuosa 
de tanino al 3 por 100, calentando en un mechero de gas o micro 
bec, con muy poca llama, unos quince minutos, hasta la emisión de 
vapores. Los cortes, tras un ligero lavado en agua destilada con dos 
o tres gotas de amoníaco, pasan uno a uno por tres pocilios histoló- 
gicos, que contienen unos 10 c. c. de agua destilada con x gotas de 
la solución de plata amoniacal, preparada también según las indica- 
ciones de Del Río Hortega, adquiriendo dichas secciones una colo- 
ración de café, cuya intensidad de tono variará, según sea mayor o 
menor la permanencia de los mismos en la solución de plata, no 
siendo conveniente que el tono sea muy intenso. Adquirido el color 
suficiente, detalle que se aprecia con la práctica, las secciones pasan 
al agua destilada, donde deben sufrir un prolongado lavado, cam- 
biando a menudo el líquido. La fijación se hace por medio del formol 
al 20 por 100, durante unos diez minutos, y pasado este tiempo se 
vuelven de nuevo a lavar en agua destilada, pasándolas por alcohol 
de 95°, absoluto y creosota, para montar en bálsamo de Canadá. En 
vez de emplear la solución acuosa de tanino al 3 por 100, lavando 
en agua amoniacal, puede sustituirse por la alcohólica al 1 por 100, 
trasladando los cortes directamente a la solución argéntica, sin ne- 
cesidad de pasar por el agua. La mayoría de las preparaciones he- 
chas han sido ejecutadas siguiendo este proceder. Sin embargo, 
otras, después de haber pasado por los tres pocilios con la solución 
de plata y lavados los cortes con agua destilada, han permanecido 
durante un cuarto de hora en solución de cloruro de oro al 1 por 500 
al débil calor de un micro bec, trasladando a continuación los cor- 
tes para su fijación en hiposiilfito de sosa al 5 por 100, lavando 
en agua destilada, pasando por los alcoholes y creosota y montando 
en bálsamo. Estas preparaciones adquieren un tono violeta más o me- 
nos intenso, según su mayor o menor permanencia en el cloruro de 
oro. Es conveniente hacer uso de estos dos procederes, pues con la 



DE HISTORIA NATURAL 175 

ayuda de ambos se completan algunos detalles estructurales, unos 
más claros y manifiestos con el concurso del cloruro de oro, y otros 
sin necesidad de emplear la aurificación. 

Las semillas de Strycnos Nux-vomica han servido de ejemplo clá- 
sico para el estudio de las comunicaciones protoplásmicas. Pero 
para la confección de las preparaciones he tenido que introducir 
algunas variaciones en la técnica, una vez que no obtenía buenos 
resultados empleando directamente los procedimientos anterior- 
mente mencionados. Verificados los cortes, han permanecido vein- 
ticuatro horas en ácido sulfúrico al 25 por 100, lavando repetida- 
mente en agua destilada hasta la desaparición del ácido. La ligera 
hinchazón que se produce en el albumen facilita la impregnación, 
una vez que haciendo obrar a continuación los reactivos de la plata 
se obtienen preparaciones bien demostrativas. Las mejores son 
aquellas donde no interviene la aurificación. 

En la unión de unas células a otras, la lámina media se impregna 
'enérgicamente, así como el espacio triangular que entre sí dejan. 
Las comunicaciones determinadas por filamentos delicados son muy 
abundantes, atravesando las paredes de la célula y continuando con 
las vecinas. 

En la corteza joven del nogal (Juglans regia) se obtienen tam- 
bién, practicando cortes longitudinales, preparaciones muy caracte- 
rísticas. Son mucho mejores para este objeto los tejidos jóvenes, 
pues en los ya avanzados en su desarrollo, o viejos, las preparacio- 
nes acusarán la presencia de finos canalículos, pero no los delicados 
filamentos que constituyen los plasmodesmos. 

El engrosamiento de las paredes, manifestado por numerosas ca- 
pas concéntricas, se pone de manifiesto también por medio de la 
impregnación tano-argéntica. 

Los plasmodesmos observados en las semillas frescas y blandas 
aun, de la Gleditschia ferox, son muy interesantes, notándose per- 
fectamente su paso de unas células a otras, siendo los filamentos re- 
lativamente gruesos y constituidos por finas granulaciones, que par- 
ten del protoplasma y se continúan con las células vecinas. Estas 
semillas son fáciles de recoger en nuestros paseos y jardines y de- 
ben recolectarse en otoño, conservándolas en formol. A los pocos 
días es necesario cambiar de líquido, pues es tal la abundancia de 
goma, que constituye una verdadera inclusión, donde quedan apri- 
sionadas las semillas, siendo conveniente queden libres de aquella 
substancia para que las secciones puedan practicarse en el tegu- 



176 BOLKTIN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

mentó, que es de donde he obtenido las preparaciones empleando 
la aurificación. 

En el grupo de las Palmas hallamos ejemplos muy curiosos. El 
albumen de la Kentia Balmoreana presenta sus comunicaciones 
protoplásmicas atravesando las fuertes paredes celulares en forma 
de delicados filamentos, existiendo otros más gruesos, que se unen 
como tirantes, de unos núcleos a otros, atravesando la lámina media, 
que también se impregna de negro. Existe, además, otra disposi- 
ción que afectan las comunicaciones, y que consiste en el adelga- 
zamiento, en uno o varios puntos, de la cubierta celular, las cuales 
están en correspondencia con las de las células vecinas, establecién- 
dose entre las mismas pequeños filamentos arqueados, cuyo conjun- 
to presenta el aspecto de una esfera achatada por los polos. Dicha 
disposición se percibe claramente empleando los objetivos de inmer- 
sión. La plata reducida se dibuja en ellos con intensidad. 

La disposición que afectan las células del albumen de Chamce- 
rops excelsa es también semejante a la anteriormente descrita, ob- 
servándose filamentos que atraviesan las paredes y adelgazamientos 
de la membrana en varios puntos correspondientes a los producidos 
en las células cercanas, estableciéndose su relación o contacto por 
cortos filamentos arqueados. En las preparaciones de esta especie 
se ha hecho uso, además, de la aurificación. En el albumen de dátil 
(Phoenix dactylifera) ]a disposición de los plasmodesmos no se 
aparta del tipo que hemos descrito en las palmeras. 

Bibliografía. 

1. Gardiner: «On the continuity of the protoplasm through the walls 

of vegetable cells.»—Arb. bot. Inst. in Wurzburg., 
vol. III, 1884. 
— «Quaterly Journal Micr. Se», 1882, 1883. — Proceed 

Roya! Soc, 1883. 

2. Meyer: «Ber. der. deut. Bot. Gesell.», 1896. 

3. — «Prácticas de Botánica». Trad. de Castellarnau. —Junta 

para ampliación de estudios e investigaciones científi- 
cas. Madrid, 1913. 

4. Strasburger: «Über Plasmaverbindungen pflanzlicher Zallen.» 

Jahrb. f. wiss. Bot., 1901. 

5. Chamberlain: «Methods in Plant. Histology.» — Third edit. Chi- 

cago, 1915. 

6. Dop ET Gantie: «Manuel de Technique botanique.»— París, 1909. 

7. Gaucher: Étude genérale de la membrane cellulaire chez les ve- 

getaux.» París, 1904. 



DE HISTORIA NATURAL 177 

Del Río-Hortega: «Nuevas reglas para la coloración constante 
de las formaciones, conectivas, por el método de Achúcarro». 
(Trab. del Lab. de Invest. biol. de la Universidad de Madrid, 
tomo XIV, fase. 3 y 4. Madrid, 1916.) 



Explicación de la lámina. 

Figura 1.''— Semilla de Strychnos Niix-vomica. 

— 2.^— Corte transversal en una corteza joven del Nogal (Juglans 

regia). 

— 3.^— Corte transversal del tegumento de la semilla de Gledits- 

chia ferox. 

— 4.^— Corte tangencial del albumen de Kentia Balmoreana.—Aa, 

detalle de una célula. 

— 5.^— ídem id. del albumen de Chamoerops excelsa. 

— 6.^— ídem transversal del albumen de Phcenix dactylifera. 



Cabezas humanas reducidas del Perú 

por 
Enrique de Sguren. 

Nada nuevo para la ciencia suponen las consideraciones que acer- 
ca del epígrafe sentado voy a exponer, si no es desde el punto de 
vista de la confirmación de hechos hace tiempo ya observados, ano- 
tados y resueltos. 

Pero si en las enseñanzas de aquélla no sólo abarca su carácter 
científico la exposición de estudios nuevos y la resolución de pro- 
blemas que participan del carácter de prioridad en su exposición, 
sino que aquel sello revelan numerosos ejemplos confirmatorios del 
hecho positivo y razonado, a la par que esta exposición supone una 
vulgarización amena del mismo, séame permitido con este criterio 
último el dar a conocer con ciertos detalles, principalmente por lo 
que a España se refiere, dos nuevas pruebas del epígrafe enunciado, 
y sobre cuyos objetos se sigue todavía indicando con inseguridad, 
más que por ignorancia manifiesta en el ambiente social, los proce- 
dimientos seguidos para la confección de las vulgarmente llamadas 
«cabecitas reducidas» y la significación de las mismas, al mismo 
tiempo que dar idea de la situación, costumbres y psicología de 



178 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

razas todavía no muy bien conocidas y a las que cabe el apelativo 
de salvajes. 

Y digo que me refiero a España, teniendo en cuenta varias razo- 
nes. Una de ellas se refiere a que, conocida por mí la existencia de 
otros ejemplares conservados por distintas personas, y los que no 
he podido proporcionarme para el presente trabajo, he oído sobre 
ellos consideraciones muy lejanas a dar idea de la verdadera con- 
fección y alcance que éstos suponen en las costumbres propias de 
aquellas civilizaciones sudamericanas. 

No deja, en segundo lugar, de constituir motivo de atención, dig- 
no para el caso, la corriente emigratoria española que antiguamente, 
mayor que en la actualidad, dispersó a numerosos españoles por las 
localidades centrales del continente sudamericano, y de cuyas co- 
rrerías exploradoras y más o menos financieras ante los codiciados 
productos indígenas obtuvieron no sólo una primera noticia de la 
existencia de las «cabecitas reducidas» momificadas, sino que de su 
adquisición se. valieron para la repartición en España de aquéllas, 
como recuerdo a sus allegados de la Península, de objeto extraño, 
característico y propio de aquellas latitudes por los primeros visi- 
tadas. 

Razón atendible para tratar con algún detenimiento el caso de 
referencia es la de honrar la memoria de aquellos españoles casi 
desconocidos, de quienes puede decirse obtuvieron los profesores 
extranjeros motivos de consulta en sus noticias y cartas referentes 
a las tribus conocidas por aquéllos en un estado virgen de salvajis- 
mo: viajeros, exploradores y misioneros que, expuestos a un sinnú- 
mero de penalidades, privaciones y peligros, merced a cuya intre- 
pidez y entusiasmo se ha logrado conocer un repleto álbum de cua- 
dros descriptivos de la etnografía de regiones tan interesantes. 

Por último, íntimamente relacionado con el problema de las «ca- 
becitas reducidas», nació el de su autenticidad y falsificación; a este 
propósito, los dos ejemplares que constituyen el motivo de este tra- 
bajo son precisamente representantes de ambos conceptos, coinci- 
diendo en un todo por sus caracteres con aquellos que reclaman los 
autores para la distinción de ejemplares de tan distinta y equívoca 
procedencia. 

Característica es esta esencial desde el momento que estos ejem- 
plares constituyen motivo de explotación, y respecto a la falsifica- 
ción realizada por individuos poco escrupulosos que con ellos comer- 
cian en el Perú, Ecuador, Brasil y Chile, y cuya confección no es 



DE HISTORIA NATURAL 179 

ningún secreto (1). Baste decir a este respecto que por análogos 
procedimientos se han llegado a confeccionar en Europa (2). 

Sin embargo, las diferencias son tan esenciales, el resultado tan 
distinto entre los ejemplares auténticos y falsificados de procedencia 
americana, que no deja lugar a duda alguna el mero examen de unos 

otros al primer golpe de vista. 

^ara contribuir a deshacer el error, nada mejor que los ejempla- 
1 -uya descripción es motivo de este escrito. 



El Dr. Rivet, médico de la Misión geodésica francesa del Ecua- 
dor es quien ha contribuido a esclarecer de modo manifiesto el pro- 
blema de las «cabecitas reducidas», y, valiéndose del testimonio de 
autores y escritos referentes a ellas, publicó en L'Anthropologíe (3) 
una valiosa e interesante Monografía de aquellos objetos, y cuya 
Memoria sirve de base para dar, en primer término, una idea de la 
forma en que se lleva a cabo la momificación, de la causa que induce 
a su elaboración, y, por último, de aquellas manifestaciones a que 
su confección da origen en aquella sociedad salvaje. 

Atribuida por algunos autores en un principio la producción de 
estas cabecitas a los indios Incas, se ha visto, por buen número de 
pruebas, corresponde aquélla a los indios Jíbaros, en sus distintas 
tribus: Zamoras, Aguarunas, Macas, Antipas, Muratos, Achuales, 
Gualaquizas, Tambos, Pastazas. 

Estas momias de cabezas humanas, y no de éstas exclusivas (4), 
se conocen con nombres diversos con arreglo a la fonética de la len- 



(1) El comercio de cabezas momificadas y reducidas se realizaba en 
un momento dado, de modo tan alarmante, que el gobierno del Ecuador 
prohibió la venta de estos horrorosos trofeos, temiendo que el deseo de 
una fácil ganancia incitase a los salvajes a guerras continuas para pro- 
curarse cabezas humanas, o bien a asesinatos entre los mismos blancos. 
(De la Monografía del Dr. Rivet.) 

(2) En el laboratorio del Instituto de Anatomía patológica del Hos- 
pital general de Viena, el Dr. Wilhelm Hein, logró obtener cuatro ca- 
bezas reducidas momificadas con toda perfección, por procedimiento 
análogo al de los indios. (De la Monografía del Dr. Rivet.) 

(3) Véase L'Anthropologíe, tomos xviii y xix, 1907-908. 

(4) El Profesor Rivet da cuenta en su Monografía de una momia de 
perezoso, y, con testimonio de Barriero, hace extensiva esta produc- 
ción con otros animales. 



180 BÜLKTIN DE LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

gua del viajero que las da a conocer. Indica el Dr. Rivet los apela- 
tivos de Shanza, Shanja, Zhanzha, Chancha, Zansza, Zanza, 
decidiéndose como más aceptable por su similitud con la verdadera 
ortografía fonética por el de tsantsa. 

Siguiendo al sabio profesor, he aquí traducida la descripción de 
la preparación de la momia: «Por un corte dado, tanto más bajo me- 
jor, y posteriormente al nivel de las espaldas y casi sobre el peclio 
por delante, separa el salvaje la cabeza del tronco; inmediatamente, 
y por una incisión posterior y media que se extiende del occipucio 
a la base del cuello generalmente, y por excepción mediante doble 
incisión lateral que llega a la región mastoidea, desprende aquél 
poco a poco el cuero cabelludo y la piel de la cara de los huesos 
subyacentes, extrayendo con bastante facilidad todo el esqueleto 
craneano y facial. 

»Esta piel, a continuación, se coloca en agua hirviendo para asep- 
tizar los tejidos y cabellos. Al agua, y, sin duda, con objeto de au- 
mentar su poder desinfectante con la ebullición, añade el indio algu- 
nas hierbas selvícolas. Terminada esta operación se dispone la piel 
sobre un molde de piedra de forma redonda y muy caliente, el que 
se reemplaza en seguida por otro más pequeño, y así sucesivamente 
por otros, siendo el último empleado del tamaño de una naranja, 
mientras que con ayuda de otra piedra tan caliente como aquéllas 
repasa el indio exteriormente la piel como con un hierro; ambos la- 
bios son atravesados en tres puntos, y por orificios que se corres- 
ponden del uno al otro se ligan con cuidado y mediante hilos, de tal 
modo de impedir quede la boca abierta bajo la influencia del dese- 
camiento; parece ser que en algunas tsantsas se ha tomado con los 
párpados la misma precaución. Poco a poco, y bajo la acción del 
calor, la piel se contrae, endurece y toma una coloración negruzca 
muy característica. La incisión posterior es cuidadosamente cerrada 
una vez que se ha quitado la piedra interior y se ha atravesado e 
vértex por un orificio destinado a dar paso a un cordón suspensor. 

»En la duración de este preparado no se emplea más de un día. 
Parte de los cabellos, que, con motivo de haberse reducido la super- 
ficie del cuero cabelludo, se presenta muy espesa, es arrancada y 
sirve para confeccionar ciertas tiras o colgantes adornados, que se 
cuelgan independientemente; se peina el resto y guarnece de algu- 
nos adornos. Para dar más consistencia a la tsantsa, se llena de 
tiempo en tiempo con arena muy caliente y se expone al calor de 
fuego del hogar. 



DE HISTORIA NATURAL 181 

»Nunca —añade— sale un guerrero de expedición, según los mi- 
sioneros, sin llevar en su sliigra (1) la piedra precisa para la con- 
fección de momias; se trata probablemente de la piedra empleada 
en último lugar y de cuyo tamaiio depende la reducción definitiva 
de la momia, el jíbaro se contenta con una sola piedra, en lugar del 
juego completo que utiliza según costumbre.» 

De los datos que el Dr. Rivet aporta acerca de otros puntos, in- 
teresan por el momento sus referencias al sexo y edad de los indi- 
viduos momificados; generalmente son hombres, y respecto a la 
edad, aunque imposible a determinar, puede decirse que las tsan- 
tsas proceden de individuos adultos, sin que se observen canas en 
el pelo, excepto en rarísimos ejemplares, lo que no tiene nada de 
extraño si se tiene en cuenta la indicación que el autor hace de los 
indios del Ecuador sobre la extraña presencia de aquéllas en 
éstos (2). 

Y ¿qué significación es la de estas momias? 

Sin duda alguna se puede afirmar que se trata de trofeos, denun- 
ciadores de la valentía del indio, y para el que suponen un emblema 
de sus proezas. 

En el medio ambiente en que estas tribus viven, desde el punto 
de vista moral y dentro de las creencias que sustentan, la venganza 
de toda ofensa inferida supone, ante el instinto propio vengativo del 
indio, muy lejos de la idea de perdón, una reparación inmediata con 
la muerte del ofensor, y como testimonio de la ansiada hazaña logra- 
da es el laurel recogido en forma de la cabeza de la víctima y des- 
tinada a ser conservada en la momia tsantsa. 

Además, si se tiene en cuenta que es sentimiento propio, innato 
en el indio jíbaro, la independencia, a la que se suma un egoísmo 
particular, cifrado, no ya en el deseo del mal ajeno, sino solamente 
en indiferencia para el prójimo, fácilmente se comprende que esta 
apática noción de sociabilidad moral sea hervidero continuo de di- 
sensiones y acarree ofensas que, en su sentir, no pueden quedar sin 
castigo. 

Entre otras muchas causas, no deja de ser ésta motivo de lucha 
entre tribus próximas, y en el botín recogido por el vencedor no 



(1) Shigrn, palabra quichua empleada para designar la bolsa o zu- 
rrón, tejida con fibras vegetales y dispuesta en bandolera. 

(2) A este propósito recuerda el refrán, muy corriente en aquel país, 
«Indio caniento, pasa de ciento». 

Tomo xvüi.— Marzo, 1918. 12 



182 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

faltan los individuos victoriosos de añadir la prueba demostrativa 
de sus éxitos personales con la cabeza del enemigo vencido. 

Es la gloria del indio jíbaro motivo de interesante fiesta, y cuya 
celebración constituye curioso relato en el detenido estudio que el 
profesor Rivet hace de la sociedad jíbara. 

Dice así: «Todas las fiestas descritas (1) tienen escasa importan- 
cia comparadas con la fiesta de las tsantsas o tsantsa-tucui. 
Desde el momento que un guerrero ha matado uno de sus enemigos, 
sabe que debe prepararse a celebrarlo; si se abstuviera le colmarían 
mil desgracias: sus sembrados no producirían, no prosperarían sus 
animales, su familia y él morirían, el alma del muerto, irritada, no 
le dejaría reposo alguno hasta el cumplimiento de las ceremonias 
tradicionales. 

«Inmediatamente, a la vuelta de la expedición guerrera, el jíbaro 
celebra primero con sus amigos y vecinos la fiesta llamada de en- 
trada, y en la que el anciano destinado a estas ceremonias le da a 
beber una decocción de tabaco. Es esta ceremonia, naturalmente, 
motivo de un deleite en la bebida continuada, que dura varios días. 
Desde este momento el poseedor de la tsantsa se somete a un ri- 
guroso ayuno, es decir, que se abstiene de caza matadS con flecha, 
de ciertas aves y determinados animales; solamente le es permitido 
comer pescado, yuca (2), banana sin condimentar y algunos pajari- 
tos matados con cerbatana. 

»Pinta su cuerpo con rayas negras, y en la cara una del mismo co- 
lor que se extiende de una a otra oreja, pasando sobre el labio su- 
perior. Viaja sin lanza, penoso sacrificio en particular para un sal- 
vaje, expuesto de continuo a ser atacado. Por último, se priva de 
toda relación sexual. 

»Esta mortificación especial, que no es exclusiva de la fiesta de 
las tsanísas, es considerada por el salvaje como el medio más se- 
guro de conseguir lo que desea; y así sucede que el padre que 
quiere sea su hijo fuerte y sano, ayuna hasta verlo robusto y bien 
desarrollado; del mismo modo que ayuna el salvaje que desea que 
su perro sea buen cazador. 

»Esta penosa abstinencia es observada con toda fidelidad por los 
jíbaros, y dura desde meses hasta dos años, o sea todo el tiempo 



(1) Son motivo de ceremonias las llamadas fiestas del matrimonio, de 
las mujeres y del tabaco. 

(2) Yuca (Manihot aipi). 



DE HISTORIA NATURAL 183 

necesario para la preparación de la fiesta; algunos afamados guerri- 
lleros llegarían a emplear siete y diez años. 

«Consisten estos preparativos en sembrar dos o varios campos de 
yuca y bananas; la roturación, preparación del terreno y siembra, 
son labores que necesitan a su realización un año; hace falta aten- 
der después a la recolección; se hace una enorme cantidad de chi-' 
cha (1) (hasta 300 cacharros); se organizan grandes cacerías y pes- 
cas para procurar víveres en abundancia con que obsequiar a los 
numerosos invitados. 

»La caza se conserva envuelta en ciertas hojas que impiden su pu- 
trefacción, y el pescado se ahuma. Es tal el consumo en esta fiesta 
que a menudo varios jíbaros se arreglan de modo de celebrarla en 
común. 

»Para el día de la ceremonia, los parientes y allegados, avisados 
de antemano, llegan de todas partes, a veces de lugares distantes 
diez días de jornada. Todos llevan sus arreos y adornos de gala. 

»En Gualaquiza el ritual es el siguiente: El anciano que preside la 
ceremonia se sienta en medio de la habitación (2) y el jíbaro entra 
armado con su lanza, llevando en la mano izquierda la tsantsa. 
Levántase el anciano, coge la cabeza y la sumerge en una decocción 
de tabaco, en una escudilla con chicha y, por fin, en agua limpia, 
sucesivamente; después invita a sentarse al héroe del día y vierte 
en su boca estos diversos líquidos. Esta ceremonia tiene por objeto 
«dar fin al ayuno», y gracias a ella el indio se halla en adelante libre 
de toda obligación. Se levanta, coge su trofeo y lo cuelga del poste 
principal de la habitación, adornada de flores, pájaros disecados y 
otra porción de chucherías. 

»Entonces el anciano dirige la palabra a los reunidos, y en animada 
improvisación hace el panegírico del vencedor, a quien califica de 
«jíbaro valiente, capaz para vengar una injuria»; colma de imprope- 
rios la tribu a la que pertenecía la víctima, insultando y ridiculi- 
zando a ésta. «¿Por qué —le pregunta— no has sabido vigilar? 



(1) Chicha, bebida fermentada y elaborada con yuca o bananas, in- 
dispensable al salvaje, y mediante la que soporta privación de otro ali- 
mento durante algunos días. 

(2) Consiste la casa en verdadera choza de forma elíptica, construi- 
da de maderas y cañas, cubierta y, por lo general, compuesta de un solo 
compartimiento, con una puerta en cada extremo; viven en ella hasta 
■quince personas contadas entre los parientes cercanos. 



184 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

¿Por qué te has dejado sorprender? ¿Por qué no te has untado los 
ojos con pimienta para tener la vista perspicaz?» 

«Terminada esta arenga, los hombres, cogidos de las manos, for- 
man cadena dentro de la habitación y bailan saltando y corriendo. 
En Macas, las mujeres forman también cadena análoga y concéntrica 
a la de los hombres, y sólo es admitida en la de éstos la esposa del 
héroe de la fiesta. Cada vez que éste baila, el anciano descuelga la 
tsantsa del poste y se la cuelga del cuello. A veces el baile tiene 
lugar dentro y fuera de la habitación, entrando la cadena por una 
puerta y saliendo por otra, al mismo tiempo que cantan y gritan, y 
haciendo cada individuo una especie de reverencia cuando pasa por 
delante del trofeo. 

»A continuación el anciano reparte las bananas y manjares a los 
comensales. 

»Las piningas{\) de chicha circulan. El baile y la deleitante be- 
bida continúan en medio de un ruido infernal durante seis días. El 
jíbaro posee para ello un estómago privilegiado, y si por efecto de 
la bebida experimenta algún malestar, se aleja un momento, provoca 
el vómito y, después de bañarse, vuelve con más entusiasmo a la 
habitación para comenzar de nuevo a beber, gritar y bailar. 

»Todo el tiempo que la fiesta dura, los invitados viven por cuenta 
de la casa; todos los días, de tres a cuatro de la madrugada, cada 
familia recibe una vasija llena de chicha cocida y un plato de pes- 
cado. 

»A media noche del sexto día se matan diez cerdos muy gordos (a 
veces más); se hace excelente caldo, del que cada invitado toma su 
parte al amanecer, y recibe de manos del anciano un gran trozo de 
carne cruda, último regalo con el cual es obsequiado y que es la se- 
ñal de despedida. Efectivamente, todo el mundo marcha aquella 
mañana.» 

Aunque la fiesta descrita varía en detalle de unas tribus a otras, 
en esencia en todas eltas se manifiesta con ritual tan particular. 

El sentido exacto de la fiesta de las tsantsas, dice el Dr. Rivet, 
es difícil de comprender. Sin embargo, parece ser que tiene la sig- 
nificación de una ceremonia expiatoria, en forma de reparación, por 
lo que al muerto se refiere. En efecto, la tsantsa se convierte inme- 
diatamente en verdadero fetiche que asegura a su poseedor, a sus 



(1) Vasijas de barro, en forma de escudilla o crisol, con un reducido 
pie más o menos redondeado. 



DR HISTORIA NATURAL 185 

parientes y allegados la abundancia de bienes, la fertilidad de los 
campos, la prosperidad de la familia y de la tribu, la victoria sobre 
sus enemigos y la inmortalidad. 

Según Barriero, indica el mismo autor, sirve también de oráculo, 
<]ue es consultado por el indio en casos diversos. 

La significación de estos trofeos es bastante complicada y no fal- 
tan tribus en las que, para ser admitido en la casta de los guerreros, 
se precisa poseer una tsantsa. 

En algunos casos, una vez celebrada la fiesta de las tsantsas, 
los jíbaros cuelgan sus trofeos en postes, a lo largo de los caminos, 
para que la acción del tiempo los destruya después de haberles cor- 
tado el pelo, o bien los conservan en vasijas para adornarse con 
aquéllos en ciertas fiestas memorables, aniversarios de sus victorias; 
a veces, al cabo de varios años, las echan al río. En general, no se 
desprenden de ellas con facilidad. 

Los mechones de pelo procedentes de las momias de que antes he 
hablado, y dispuestos en tiras adornadas^ parecen desempeñar un 
papel análogo al de aquéllas. Sirven de adorno en las grandes fies- 
tas y expediciones guerreras. Nunca consiente el jíbaro el prestar 
este objeto, al que considera prueba evidente de sus hazañas, y a 
su muerte sus parientes cercan con ellas su cadáver. 

En el caso en que el difunto no posea alguna tsantsa que dejar a 
sus hijos, la tira adornada se conserva como recuerdo de su valor. 

Las referencias expuestas son resultado de la consulta a la erudi- 
tísima Monografía acerca de los indios jíbaros, del Dr. Rivet, estu- 
dio que abarca por completo el de la sociedad jíbara en interesantí- 
simo y copioso trabajo, complemento del que a las momias tsantsas 
se refiere, pero cuya extensión cae fuera del presente, limitado a la 
descripción de los ejemplares que anoto a continuación. 



Conserva el primero que señalo mi distinguido amigo el señor 
Marqués de San Feliz, y gracias a su amabilidad dispongo de tan 
magnífico e interesante ejemplar, de cuya procedencia no cabe duda 
alguna. 

- Su aristócrata conservador lo guarda en su poder desde el año 
de 1900, y fué su señor padre quien lo recibiera de manos de don 
Jesús Rodríguez, ya fallecido, y asturiano de origen, quien hubo de 
permanecer durante varios años en la región señalada a las tsantsas. 



186 BOLETÍN DK LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Constituyó éste en íquitos (Perú), y lindante con el Ecuador, su 
centro de correrías por el país, y sometido a toda clase de penali- 
dades y privaciones, convivió con los indios dedicado a la adquisi- 
ción de caucho, consiguiendo, de contrabando, el ejemplar en cues- 
tión, que uno de aquéllos conservara. 

Conocida la forma en que la tsantsa fué adquirida, y fallecido 
aquél, solo es posible referir su procedencia de modo inseguro (1). 

Antes de hacer la descripción del mismo, he aquí algunas de sus 
dimensiones: 

Diámetro antero-posterior máximo 88 

ídem transverso máximo 62 

Latitud bicigomática 55 (2). 

Por sus dimensiones, se trata de un ejemplar de talla media, y 
aunque en las fotografías de frente (fig. 1 .") y perfil (fig. 2.'') ha sido 
necesario sostener el pelo mediante horquillas para el mejor resul- 
tado de la representación facial de aquellas posiciones, bien clara- 
mente se deduce de la observacion.de la fotografía de la tsantsa 
en conjunto (fig. ^.^) la abundantísima cabellera de pelo grueso, 
fuerte, negro azabache y ondulado, que se cierne sobre la frente, 
cubriéndola hasta llegar a las cejas. Su longitud máxima es de 50 
centímetros. 



(1) Por noticias de un hermano, recientemente obtenidas, se ha lo- 
grado saber que D. Jesús Rodríguez mantenía sus relaciones comer- 
ciales con la tribu Chipiba y otras tribus, cuyo jefe se llamaba Kiiraka, 
y pertenecientes a la parte alta del Amazonas. 

Advierte el interlocutor que todas estas tribus eran antropófagas (?)^ 
y de las curiosas costumbres que en su narración indica, una es la de que 
tales tribus tienen la singular de enterrar a sus padres, hijos o mujeres 
bajo techo en la misma morada que habitan, y si muere el jefe, la mujer 
que de las suyas goza de mayor influencia, pues son polígamos, coloca 
su lecho sobre la sepultura del muerto. 

El jefe es tal, por el título que le dan su fuerza, valor o destreza. 

(2) Para su comparación indico las medianas que presenta el Dr. Ri- 
vet, obtenidas de dos tsantsas, máxima y mínima por sus dimensiones, 
respectivamente. 

Diámetro antero-posterior máximo, 84,3; diámetro transverso máxi- 
mo, 55,1; latitud bicigomática, 49,9. 

La gran abundancia de pelo no ha permitido apreciar con exactitud 
las curvas horizontal y transversa. 



D15 HISTORIA. NATURAL 



187 



Están éstas muy pobladas y son del mismo color del pelo; las pes- 
tañas, perfectamente visibles, son de un tinte algo más claro. 

El pelo del bigote y barba es corto, rígido y duro, abundante, así 




Fig. 1.''— Tamaño: '/a del natural, próximamente. 



como las bibrisas de la nariz, que emergen al exterior de las aber- 
turas nasales. 

La piel es fuerte y resistente, con poros bien manifiestos; es de 
un color negruzco bronceado obscuro. Próxima a la ceja derecha se 



188 boletín de la real sociedad española 

observa una pequeña depresión y otra análoga en el labio (1), que 
en nada perjudican al magnífico ejemplar. 




Fi^. 2."— Tamaño: ''2 del natural, pióximanieiite. 

Participa la piel de un brillo característico, como encerado, muy 
propio de tales momias. 

(1) Su causa productora, según referencia del importador a su actual 
poseedor, es la acción de ciertos insectos, para los que supone gran 
atracción estas momias, los que obran en forma análoga a las polillas, 
y precisa en todo momento librar la momia. 



DE HISTORIA NATURAL 



189 



La variación anatómica sufrida por la reducción, con respecto al 
cráneo y cara, es grande. Un saliente frontal medio es lo único que 
se percibe ante el resto de esta última, y que escapa bajo forma de 
dos pronunciados senos que cubre el pelo. 




Fig. 3."— Tsantsa, propiedad del Marqués de San Feliz, en Oviedo. 



La reducción del cráneo con respecto a la cara es mayor y, en 
consecuencia, la desarmonía del conjunto es muy apreciable. 

Los párpados, cerrados e incluidos, hacen más saliente la escota- 



190 BULETIN DE LA R15AL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

dura nasofrontal, muy pronunciada y debida al cambio de posición 
que sufre la nariz en marcado giro en un plano vertical y sobre la 
raíz de la misma, apareciendo su extremidad levantada a la par que 
ensanchada, dando origen a anchurosas ventanas nasales, casi ver- 
ticales y tapizadas de largas bibrisas. 

La región nasobucal presta al conjunto un prognatismo marcadí- 
simo y muy en particular los labios que sobresalen de aquélla y del 
mentón, por lo que la barbilla aparece retirada posteriormente. Son 
labios grandes y muy salientes, de un color amarillento obscuro y 
brillante. 

Resultado del avance facial experimentado con la reducción, 
quedan las orejas muy reducidas también, como retrasadas; del pul- 
pejo atravesado penden adornos que expondré más adelante; el pa- 
bellón en su periferia aparece doblado de fuera hacia dentro; su co- 
loración es algo más clara que el resto. 

Por último, y en virtud de la proyección anterior de la cara, se 
observa como reducido inferiormente el cuello, de dos centímetros 
y medio de longitud. El corte del mismo en su periferia está unido 
por un hilo trenzado y por tosca puntada a una varita de bambú, la 
que en forma más o menos imperfecta adquiere en total la de un 
óvalo, y cuyo papel es mantener definitivamente en esta posición 
la sección del cuello. 

La incisión primera para su confección es posterior y aparece 
perfectamente suturada. 

El vértex se halla atravesado por un cordón, trenzadas las ma- 
nifiestas fibras vegetales. 

Es de advertir que, colocado el ejemplar de perfil y a la luz, se 
manifiesta ésta entre los párpados de un ojo observada, por entre 
los párpados del otro, por detrás de la región nasal. 

Por último, los labios presentan cada uno y correspondiéndose 
tres orificios, uno central y dos laterales, advirtiéndose en dos de 
ellos un pequeño fragmento del palito con que fueron unidos para 
que se mantuviesen cerrados en el momento de la momificación. 

El conjunto de caracteres descritos conviene con aquellos que 
los autores señalan para las tsan/sas verdaderas, no presentando' 
ni los hilos ligadores y suspensores de los labios que aquéllos atri- 
buyen a algunos ejemplares, ni los que penden del tabique nasal, 
que no aparece perforado; los párpados también están libres de ma- 
nifestaciones de sutura, pero tales referencias en nada invalidan 
ni privan al ejemplar de su proclamada autenticidad. 



DE HISTORIA NATURAL 191 

Adornos: Por lo que a su ornamentación se refiere, prestan al 
ejemplar los objetos a este fin empleados una vistosidad grande y 
constituyen una característica esencial. 

El cuello está adornado por un doble collar, cuyo hilo atraviesa 
a una serie de piezas a modo de cuentas de rosario, de forma re- 
dondeada más o menos irregular, el que se cruza y resuelve en do- 
ble collar, quedando la parte posterior libre del adorno. 

Atribuye el Dr. Rivet aquellas cuentas de adornos análogos a 
semillas de Fasioláceas (leguminosas) y de Ormosia (?) (1), y son 
en número de 17 en la fila superior y 18 en la inferior. 

Del pulpejo de cada oreja pende una tira o colgante de los que 
antes hice referencia, formado por un hilo inicial que está rodeado 
de algodón para dar cuerpo al colgante, y sobre el que se hallan 
cosidos en series longitudinales más de 150 élitros en cada uno, de 
Euchroma gigantea, mediante una gran puntada que abarca casi 
toda la parte superior y dorsal del élitro. 

El conjunto de estas abarquilladas y verdosas piezas es empiza- 
rrado, y en tal número sólo sirven a cubrir una parte del colgante, 
que tiene una longi^tud de 55 a 60 centímetros. 

El extremo de éste se halla constituido por vistoso pincel for- 
mado por un mechón de pelo de unos quince centímetros, presen- 
tando en su arranque un ramillete de plumas de ave, de color ama- 
rillo y rojo. 

Del mismo pulpejo cuelga también un hilo, en el que están 
insertos fragmentos triangulares de conchas de gasterópodos, que 
al chocar unos con otros producen un sonido de agradable timbre. 
Presenta tres de estas piezas el hilo de la oreja derecha, y cinco 
el de la izquierda. 

Del centro del cuello e impidiendo el reconocer la oquedad del 
mismo, si no son a viva fuerza separados, penden otros cinco col- 
gantes, dos más largos, y todos menos gruesos que los antes des- 
critos; están formados del mismo modo y se diferencian no sólo por 
su longitud de los primeramente enunciados, sino que también por 
estar revestidos por élitros de Mallaspis antennatus, de bri- 
llante y rugosa coloración verde, los que, menos consistentes que 
los procedentes del Euchroma, se conservan en peor estado, care- 
ciendo, por pérdida, algunas tiras de los pinceles enumerados; el 
número de élitros que presenta cada colgante sobrepasa de 120. 

(1) La referencia del Dr. Rivet es dirio^a. 



192 



boletín de la real sociedad española 



De la parte anterior del bambú que rodea al cuello parten dos 
hilos: uno que sostiene una sola pieza triangular de concha, y el 
otro, cinco, de las que lajíltinia está inserta entre cuatro élitros de 
Eiichroma, y uno final. 

Por último, en el cordón que partiendo del vértex sirve para sus- 
pender la tsantsa, existe otro pincel de plumas y pelos algo más 




Fig. 4.''— Tamaño: Va del natural, próximamente. 



pequeño que los antes indicados, siendo de advertir que, en gene- 
ral, los hilos y sobre todo aquellos que atan fuertemente los pince- 
les de referencia, están como encerados para darles mayor consis- 
tencia. 

No terminaré sin hacer constar que los adornos reseñados no 
son exclusivos de las tsantsas. Estos objetos forman parte de las 
galas del indio jíbaro, bajo forma de pendientes, collares, etc.; no 
es extraño, por tanto, se sirvan de análogas manifestaciones de or- 



Dlí HISTORIA NATURAL 



193 



nato para dar realce a sus trofeos, por ellos tan codiciados y ve- 
nerados. 

Descrito el ejemplar interesantísimo y auténtico, voy a dar 
cuenta del otro que considero falsificado. Por la mera observación 
de su fotografía se puede deducir claramente el origen completa- 




Fig. 5.' 



-(Conservada en el Gabinete de Historia Natural, de la Universidad 
de Oviedo.) 



mente distinto del primero, por más que el procedimiento seguido 
en su confección haya sido el mismo. 

Se conserva este ejemplar en el Gabinete de Historia Natural 
de la Universidad de Oviedo, como donativo de D. José Moldes, 
asturiano que ha residido bastante tiempo en Chile, y a cuya muni- 
ficencia se deben éste y otros donativos que encierra dicho Gabi- 
nete, y de los cuales he de ocuparme en otra ocasión. 

Aparece^ clasificado, según referencia señalada por el dador-, 
como «momia reducida de indio chango» (figuras 4.^ y 5.^). 



194 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Su examen hace sospechar se trata de un caso análogo al citado 
por Ambrosetti (1), es decir, que la momia no se ha obtenido de una 
cabeza de indio auténtico, sino que ha sido una cabeza de algún 
mestizo asesinado la que ha servido a este objeto. ' 

A excepción de algunos caracteres que dependen del procedi- 
miento seguido a la reducción, los otros puede decirse son negati- 
vos con referencia a las tsantas verdaderas. 

Presenta dos incisiones laterales en el cuello, que llegan a la re- 
gión post-auricular. Algunas diferencias en su preparación influ- 
yen para no proporcionar a la momia la consistencia y dureza que 
se advierte en las tsantsas, y de ahí su fragilidad; a este respecto 
presenta una grieta que, partiendo del nasio, cruza la mitad derecha 
de la cara y llega a la región supuesta del gonio y producida por 
algún choque contra un cuerpo duro. 

El peso es también menor que el que corresponde a las tsantsas. 

Da idea exacta de una armonía cráneo-facial, puesto que guar- 
dan ambas regiones proporciones perfectas. No existen las marca- 
dísimas depresiones frontales antes admitidas, y los rasgos fisionó- 
micos se conservan mucho mejor que en los ejemplares auténticos. 

Por la curiosidad de la reducción indicaré algunas de sus medi- 
das: diámetro antero-posterior mínimo, 85; diámetro transverso 
máximo, 65; latitud bicigomática, 60. 

El pelo es corto, delgado, no muy duro y cae sobre la frente en 
desigual flequillo; es de color castaño claro; aparece cortado des- 
igualmente. 

Las cejas, bastante pobladas, y de color rubio; las pestañas, de 
tinte castaño obscuro, e incluidas, pues la distancia palpebral ha que- 
dado muy pequeña con la reducción para lo que supone la latitud 
interorbitaria. 

No presenta barba ni bigote, por más que en éste se reconozcan 
algunos pelos algo más largos que un ligero vello que cubre la 
frente, las mejillas y la barba en algunos puntos donde aparece bien 
conservada la piel. 

Ésta es de un tinte oliváceo obscuro, y en algunos puntos, como 
es el mentón, se hace aquél un tanto amarillento, debido a pequeña 
alteración de la misma. 



(1) Si tal parece por su origen, se acerca mucho por otros caracte- 
res el ejemplar falsificado que describe el Dr. Rivet. 



DE HISTORIA NATURAL 195 

Las orejas aparecen reducidas también, sin que el pulpejo haya 
sido agujereado; su coloración es más o menos amarillenta. 

No existe la escotadura nasal, y las ventanas de la nariz son muy 
estrechas; los labios, manifiestos y no bien limitados. 

En conjunto, la proyección facial anterior es pequeña. 

El cuello, que tiene medio centímetro de largo, en su sección es 
completamente circular y aparece ésta obturada por una masa de 
cera de color negro. 

Los otros caracteres que se podrían indicar, carecerían en abso- 
luto de la propiedad de aquellos de las tsantsas, pues no aparecen 
los labios perforados ni tampoco el vértex; las fotografías de am- 
bos ejemplares y su comparación suplen esta descripción, que care- 
cería de interés, pudiéndose resumir tal comparación, manifestando 
que la impresión de animalidad que la observación de la tsantsa 
despierta, es traducida para el ejemplar falsificado en una impre- 
sión que se limita a reconocer una cabeza en miniatura, momificada. 



Publicaciones que ha recibido la F^eal Sociedad Española 

de fiistoria ^latural durante el nnes de Febrero de 1918. 

(La liste suivaníe servirá d'acciisc de réception.) 

Ecuador 
Biblioteca Municipal, Guayaquil, 
^o/e/z'/z. 1917, n. os 66-68. 

España 
Ibérica, Tortosa. Año v, n. os 214-217. 
Ingeniería, Madrid. Año xiv, n.os 462-464. 
Institució catalana d'Historia natural, Barcelona. 

Butlleti. 1918, Qener. 
Ministerio de Fomento, Madrid. 

Boletin oficial de Minas p Metalurgia. Año ii, n.° 8. 
Peñalara, Madrid. Año v, n.° 50. 
Physis, Barcelona. 1918, n.os 1-2. 

Revista de higiene y tuberculosis, Valencia. Año xi, n.° 116. 
Sociedad española de Física y Química, Madrid. 

Anales. Año xvi, n.» 149. 

Estados Unidos y sus Colonias 
Smithsonian Institution, U. S. National Museum, Washington. 
Bulletin. 102, Part i. 



196 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Francia 
Académie des Sciences de París. 

Comptes-rendiis. Tome 166, n^s 6-7. 
Revue genérale des Sciences purés et appliquées, Paris. 29" année, nu 

mero 2. 
Société d'Histoire Naturelle de FAfrique du Nord, Alger. 

Biilletin. Tome ix, n° 1. 
Société entomologique de France, Paris. 

Ballet in, 1917, n"' 19-20. 
Société iinnéenne de Bordeaux. 

Acles. Tome Lxx, lerfascic. 

Inglaterra y sus Colonias 
South African Museum, Capetown. 

Atináis. Vol. ix, Part vii. 
Tlie Canadian Entomologist, London. Vol. l, n° 1. 
Zoológica! Museum of Tring. 

Novitates Zoologicae. Vol. xxiv, n" 3. 

Italia 
Societá italiana di Scienze naturali in Milano. 
Atti. Vol. LVi, fase. 3-4. 



Blanchard (R.)- — Corpus inscriptionum ad medicinam biologiamque 

spectantium. Tome i (Paris, 1915). 
CoDiNA (A.).— Cicindeles de Catalunya. (Treb. Instit. Catal. Hist. 

Nat., 1916.) 



Sesión del 3 de Abril de Í918 

PRESIDENCIA DEL SEÑOR DON ANTONIO MARTÍNEZ 

El Secretario lej^ó el acta de la sesión anterior, que fué aprobada. 

Admisiones y presentaciones.— Fueron admitidos como socios nu- 
merarios los señores y establecimientos presentados en la sesión de 
Marzo. 

Notas y comunicaciones. — El Secretario dio cuenta de una comu- 
nicación que nos dirige la Junta de Ciencias Naturales del Ayunta- 
miento de Barcelona, participando que ha quedado constituida la Di- 
rectiva de la misma en la forma siguiente: 

Presidente limo. Sr. D. Casimiro Giralt. 

Vicepresidente D. Manuel Cazurro. 

Tesorero Contador D. Antonio Montaner. 

Bibliotecario D. José M.^ Bofill y Pichot. 

Secretario de la Junta actual. D. José Maluquer. 

También participó que la Junta directiva de la Sociedad Mala- 
gueña de Ciencias había quedado constituida en la siguiente forma: 

Presidente D. José Cabello Roig. 

Vicepresidente D. Juan Heredia Gómez. 

Secretario general D. Cesáreo Sanz Egaña. 

Secretario de sesiones D. Juan Antonio López. 

Tesorero D. José Alarcón Bonel. 

Conservador del Museo D. Evan Marvier. 

Bibliotecario D. Juan Muñoz Muro. 

Vocales D. Leopoldo Werner. 

D. Gerónimo Forteza. 

—El Sr. E. Reichenow presenta un trabajo efectuado en uno de 
los laboratorios del Museo Nacional de Ciencias Naturales, y que 
versa sobre digestión intracelular en un acaro. 

— El Sr. Gila da cuenta de nuevos yacimientos de grafito obser- 
vados en España. 

Tomo xviii. -Abril, 1918. 13 



198 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

— El Sr. González Fragoso envía la siguiente nota: 

«En la «Crónica científica» del número primero del corriente año 
del Boletín de la Sociedad Aragonesa de Ciencias Naturales, 
al dar cuenta de la descripción de la Phyllachora Fragosoana 
Maire {=Ph. Bromi Var. Andropogonis Sacc), se dice que a di- 
cha especie debería conservársele el nombre de Andropogonis Sacc. 
Así debería ser, en efecto, pero como ya existe un Pyllachora An- 
dropogonis Karst en et Hariot (1890), este nombre no ha podido 
ser conservado por el sabio profesor Maire.» 

—El Secretario, en nombre de D. Daniel Jiménez de Cisneros, 
presenta un trabajo sobre especies nuevas o poco frecuentes en la 
fauna del Secundario de España. 

El mismo señor lee una nota del Sr. Dantín Cereceda, relativa 
a la existencia de tierras negras en la submeseta meridional de la 
Península ibérica. 

Secciones. — La de Valencia celebró sesión el 21 de Marzo, en 
el Laboratorio de Hidrobiología Española, bajo la presidencia de 
D. Francisco Moróte. 

— El Sr. Pardo da cuenta de la siguiente nota: 

«Entre los ejemplares recientemente adquiridos para ir comple- 
mentando las colecciones regionales del Gabinete de Historia Natu- 
ral del Instituto de Valencia, tuve la fortuna de reconocer un curio- 
sísimo Berícido, el Hoplostethus mediterráneas Cuv. et Val. Se 
trata, en efecto, de una especie interesante, según he podido dedu- 
cir de los datos de las obras de Jordán, Günther, Moreau y Griffini; 
pues es única en su género, vive a gran profundidad y es propia y 
poco frecuente en el Mediterráneo, el Océano Atlántico, la parte 
próxima a este mar y en los mares que bañan las costas del Japón. 
Su rareza, y esta especialísima distribución geográfica, dan verda- 
dero interés a este hallazgo. 

El ejemplar en cuestión mide justamente 0,1 m., fué adquirido 
el 3 de Marzo en el mercadp de pescado, pero, en razón de su esca- 
sez, no es conocido de los pescadores, ni tiene, por tanto, nombre 
vulgar ni valor económico». 

—La de Sevilla celebró sesión el 1." de Abril, en el Museo de 
Historia Natural de la Universidad, bajo la presidencia del señor 
Candan. 

—Fué presentado para socio numerario el profesor de la Policlí- 



DE HISTORIA NATURAL 199 

nica de la Facultad de Medicina, Dr. D. Manuel Brioude de Pardo, 
por los Sres. Paúl, Candau y Barras. 

— El Sr. Paúl, haciéndose eco de algunas afirmaciones conteni- 
das en el interesante trabajo del Abate Breuil, inserto en la pági- 
na 63 del tomo del año corriente de nuestro Boletín, titulado «Al- 
gunas leyendas y creencias populares españolas relacionadas con 
serpientes y lagartos», dijo que en la provincia de Cádiz existe la 
preocupación de la víbora voladora, cuyo nombre dan al coleóptero 
Cerambyx fieros Scop., del cual suponen que produce una picadura 
mortal, siendo, como es, inofensivo. 

—A propuesta del Sr. Barras se hizo constar en acta, por unani- 
midad, la satisfacción con que la Sección de Sevilla había asistido 
a las tres conferencias con proyecciones que el Abate Breuil dio en 
la Universidad en las noches del 20 y 21 del pasado Marzo, sobre 
los temas: «El arte prehistórico en la edad del reno en las cavernas 
de España y Francia», y «Las pinturas prehistóricas al aire libre en 
las Sierras de Levante y del Sur de España» y la que, extractando 
las dos anteriores, dio el 30 del mismo mes en el Ateneo. 

^Por último, antes de levantar la sesión, el Sr. Barras y D. Pedro 
Castro mostraron a los señores socios las últimas preparaciones 
microscópicas de rocas hechas en el laboratorio de la Universidad 
por los alumnos de Cristalografía, y una importante serie de mode- 
los destinados a las enseñanzas de Botánica y Zoología, adquiridos 
recientemente y que habían llegado el mismo día. 

—La de Barcelona celebró sesión el 23 de Marzo, bajo la pre- 
sidencia de D. José Fuset. 

—Se admite al socio propuesto en la sesión anterior. 

—El Sr. San Miguel presenta como socio de número a D. Fede- 
rico Haas, y el Sr. Fuset, a D. Andrés Crespí Salón, alumno de la 
Facultad de Ciencias. 

—El Sr. San Miguel dona, para la Biblioteca de la Sección, un 
opúsculo suyo titulado: «Instrucciones a los recolectores de rocas y 
a los aficionados a Geología y Petrografía». 

—El P. Pujiula presenta una nota titulada: ¿Granos de fécula po- 
limorfos o corroídos?, y el Sr. San Miguel, otra sobre una forma- 
ción de turba descubierta en Gumiel de Izan (Burgos). 

— La de Zaragoza celebró sesión el día 27 de Marzo, bajo la 
presidencia del Dr. D. José López de Zuazo. 



200 boletín de la real sociedad española 

—El Sr. Presidente manifestó que habiendo sido otorgado el 
Premio Gari por la Academia de Medicina de esta Capital al 
Dr. Bellido, y también en concurso público del Ministerio de la 
Guerra le ha sido elegida al Sr. Moyano una obra de Zootecnia e 
Hipologia para texto definitivo de la Academia de Artillería, pro- 
ponía se hiciese constar en acta la satisfacción de todos los So- 
cios por la distinción de que han sido objeto tan distinguidos com- 
pañeros; acuérdase así, por unanimidad. 

— Fué admitido D, Miguel de Miranda Mateo, alumno de Cien- 
cias Naturales, presentado por D. Pedro Ferrando. 

El referido Sr. Ferrando remitió la siguiente nota sobre Estra- 
tigrafía del Moncayo: 

«Aludido por mi distinguido amigo D. Pedro Palacios en su últi- 
mo artículo publicado en este Boletín sobre la constitución estra- 
tigráfica del Moncayo, me parece oportuno rectificar algo de lo que 
consigné en el trabajo a que él se refiere, aportando sobre tan inte- 
resante tema las consideraciones siguientes: 

Al visitar por primera vez la cumbre del Moncayo parecióme que 
las areniscas, o más bien (por su coherencia) cuarcitas micáceas pi- 
zarrosas de dicha formación, tenían, por su facies metamórfica, un 
aspecto enteramente distinto de las verdaderas areniscas ferrugi- 
nosas del triásico. 

No habiendo podido observar, tal vez por mirar de frente la es- 
tratificación, discordancia manifiesta sobre la formación siluriana 
que le sirve de base, la referí al mismo período. 

Mas reflexionando después sobre el carácter metamórfico de las 
referidas cuarcitas y la estructura también pizarrosa de una roca, 
al parecer porfirita (pues está muy alterada), hallada en la parte más 
alta del barranco de Morca, parecióme más probable que fuesen del 
carbonífero, atribuyendo a los plegamientos hercínicos su estructu- 
ra. Me complazco, por tanto, en coincidir con la autorizada opinión 
de D. Pedro Palacios. 

Respecto a las consideraciones sobre las huellas del supuesto 
Chirotheriiim, a que se refiere mi amigo el Sr. Gómez de Llarena, 
creo que no son suficientes para convencernos de que sean triási- 
cas dichas formaciones, porque además de reconocer él mismo que 
la huella por él hallada difiere bastante de las citadas anteriormen- 
te, siendo difícil determinarlas por falta de datos, tampoco 
puede asegurarse que no hubiesen vivido especies de dicho género 
en alguna de las edades paleozoicas». 



DE HISTORIA NATURAL 201 



Notas bibliográficas. 

Del Sr. Cendrero (O.) (sección de Santander): 

Obermaier (Hugo): Yacimiento prehistórico de Las Carolinas' 
(Madrid) .—Coxxúsxón de Investigaciones Paleontológicas y Prehis- 
tóricas, Memoria nüm. 16, 1917; 35 páginas y 17 figuras en el texto. 

Comprende dos partes, una descriptiva y otra comparativa. 

El autor de El liombre fósil nos describe, con la minuciosidad y 
competencia en él habituales, este yacimiento situado en las proxi- 
midades de Madrid (término de Villaverde). 

Los sílex tallados encontrados en la base (a unos 2,50 metros 
próximamente), pertenecen, en su gran mayoría, al nivel miisterien- 
se, y otros, hallados algo más arriba (a unos 2 metros), a la termi- 
nación del miisteriense y comienzo del auriñaciense (industria 
del Abri-Aüdi), 

Por último, merece especial mención la cerámica encontrada en 
la tierra vegetal que recubría el yacimiento: esta cerámica corres- 
ponde al tipo de Ciempozíielos, que a su vez pertenece al período 
eneolítico. Según el mismo autor, lo más notable de esta cerámica 
de Las Carolinas es un trozo de vaso que presenta, «además de la 
típica decoración de Ciempozuelos, dibujos de soles y anima- 
les (los últimos muy estilizados), lo cual nos proporciona un nuevo 
elemento muy importante para determinar la fecha exacta de una 
parte del arte rupestre españoh . 

La parte comparativa habría que transcribirla toda para poder 
apreciar su valía: baste decir que el autor sigue las representacio- 
nes soliformes y de ciervos, desde las figuras bien definidas del 
paleolítico a las estilizadas, y vistas aisladamente, casi indescifra- 
bles figuras análogas de la Edad del Cobre. 

Por último, termina el notable trabajo con una lista de las princi- 
pales provincias eneolíticas de Europa. 

Hernández-Pacheco (Eduardo): Los grabados de la Cueva 
de Penches (Oña, Burgos). 

Esta es la última muestra de la laboriosidad del jefe de trabajos 
de la Comisión de Investigaciones Paleontológicas y Prehistóricas. 
Se trata de un trabajo de 34 páginas, 5 láminas y 17 figuras interca- 



202 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ladas en el texto, y no creo necesario decir que, tratándose de una 
publicación de la Junta para ampliación de estudios, es un modelo 
de presentación y de buen gusto. 

El autor, después de unos antecedentes encaminados a dar la 
noticia de los descubridores, etc., de la caverna, del itinerario 
que debe seguirse para ir a ella y de la situación geográfica de 
la misma, pasa a describir ésta con toda minuciosidad, y entra de 
lleno en el estudio de los grabados y del de las huellas del oso 
de las cavernas y de otros animales que en la misma vivieron. 
No doy detalles sobre el asunto de estos diversos epígrafes, porque 
el modo de tratarlos es ya conocido por los que se dedican a esta 
clase de trabajos. El que sí merece especial mención, por las razo- 
nadas consideraciones que contiene, es el relativo a la edad de las 
figuras, pero antes es menester hacer constar que la cueva carece 
de yacimiento arqueológico, por lo cual han tenido que ser mayores 
las dificultades del autor para la determinación de dicha edad, a 
causa de no poder contrastar sus observaciones sobre las figuras 
con el estudio de los utensilios. Un observador ligero, o menos ave- 
zado a estos estudios, hubiese atribuido al auriñaciense parte de las 
figuras que representa la lámina iv, pues tanto por su técnica, como 
por la tosquedad de su grabado, etc., son muy parecidas a otras 
conocidas de dicha época; pero el profesor Hernández-Pacheco, pro- 
cediendo como verdadero naturalista, es decir, con gran espíritu 
observador y analítico, compara entre sí todas las figuras y deduce, 
muy atinadamente, a juicio mío, que estamos en presencia de los 
primeros balbuceos del Arte del magdaleniense inferior. 

Por último, son muy interesantes las afirmaciones, con que el 
autor termina su trabajo, relativas a la significación mágica que 
tienen, tanto estas figuras, como las restantes representaciones 
zoomorfas de las demás cavernas del Norte de España. 

—De D. José M.^ Dusmet y Alonso (sección de Madrid): 
Bolívar y Pieltain (Cándido): Estudio monográfico de la 
sección «Traulicey> («Rev. R. Acad. Cien. Ex. Fís. y Nat.», t. xv, 
Abril, 1917). A pesar de su fecha, no hace mucho que se ha publi- 
cado este trabajo. 

El autor sigue utilizando los ricos materiales existentes en la co- 
lección de ortópteros de su padre. Estudia 16 especies de Traulia 
y una de Celebesia, género que crea. De ellas son nuevas seis, y 
dos subespecies, de Tonkín, Filipinas, Célebes, etc. Las descrip- 



DE HISTORIA NATURAL 203 

ciones están hechas con la exactitud y precisión heredadas por Bo- 
lívar y Pieltain. 

CoDiNA (Ascensi): Cicindeles de Catalunya («Treballs de la 
Inst. Catal. d'Hist. Natural». Barcelona, 1916). Aparecido recien- 
temente. Trabajo minucioso en que, después de la bibliografía y 
descripción del género, se ocupa de las 1 1 especies o variedades 
halladas en Cataluña, con cuadros para determinar unas 64 aberra- 
ciones o formas. Lleva cinco dibujos y una lámina en color, con 26 
figuras. Seguramente será útil para los recolectores de este varia- 
ble género en otras provincias de España. 

CoDiNA (Ascensi): Heteróceros de Cataluña, 2.^ serie («Boletín 
de la Soc. Arag. de C. Nat.», t. xvii, núms. 1, 2 y 3). Después 
de referirse el autor a algunos trabajos publicados por otros, pos- 
teriormente a su 1." serie («Bol. de la Soc. Arag.», 1914), indica las 
localidades en que ha hallado casi todas las mariposas que cita, así 
como los nombres de algunos colectores que le han proporcionado 
las restantes. La lista que sigue, enriquecida con abundantes noti- 
cias y datos biológicos, según costumbre de este concienzudo ento- 
mólogo, comprende 192 especies o formas, de ellas, 90 nuevas para 
Cataluña, entre las que hay 42 también nuevas para toda la Pen- 
ínsula. Es, por tanto, un refuerzo muy valioso que prueba la asidui- 
dad de tan benemérito lepidopterólogo. 

CoDiNA (Ascensi): Heterocers nous per a la fauna de Cata- 
lunya {<^Bni\\. Inst. Cat. Hist. Nat.» Marzo, 1918). Lista, con lo- 
calidades, de 90 especies encontradas por él, nuevas para Cataluña, 
de las cuales 41 (que marca) eran también nuevas para la Península. 

Sociedad Entomológica de España. Con este nombre se ha 
constituido en Zaragoza, con fecha 9 de Enero, una Sociedad para 
el estudio de los insectos en sus aspectos teórico y práctico, admi- 
tiendo también trabajos sobre otros animales inferiores, excepto los 
moluscos. Publica un boletín mensual, y ha nombrado presidente a 
D. Hermenegildo Corría y secretario al R. P. Longinos Navas, y 
ya cuenta con más de 70 socios. 

Para los que ya llevamos muchos años con afición a las Ciencias 
Naturales es agradable observar el desarrollo que vienen adqui- 
riendo tales estudios. Durante casi un cuarto de siglo la Sociedad 



204 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Española de Historia Natural puede decirse que reunió en sí sola 
todo lo que en España se publicaba sobre Historia Natural, salvo 
algunos pocos estudios de las Academias de Madrid y Barcelona. 
Después fueron apareciendo, sucesivamente, la Catalana, la Arago- 
nesa; empezaron los importantes y extensos trabajos del Museo de 
Madrid, la Asociación del Progreso de las Ciencias (que siempre 
tiene uno o más tomos en cada Congreso dedicados a nuestra sec- 
ción) y, recientemente, las publicaciones del Museo de Barcelona. 
Y, sin embargo, no solamente no disminuyen las anteriores, espe- 
cialmente las de la Española, cada vez de más importancia, sino que 
aun el impulso científico puede crear otros organismos. 

La Sociedad Entomológica de España, hermana menor de todas 
las demás, empieza con un Boletín, hoy modesto, pero que es de 
suponer que contribuirá también a los adelantos de la ciencia es- 
pañola. 

Fuente (José M.'* de la): Catálogo sistemático-geográfico de 
los Coleópteros observados en la Península ibérica, Pirineos 
y Baleares. («Bol. Soc. Entomológica de España» t. i, núms. 1 y 
siguientes). No es ocasión de juzgar este extenso Catálogo, que 
sólo está en su principio. Pero sí puedo afirmar una vez más que 
creo de gran utilidad todo lo que sea recopilación metódica de un 
grupo de insectos. Podrá tener defectos la obra del Sr. La Fuente, 
fácil será hallárselos, puesto que la crítica es fácil, pero con tales 
defectos, su utilidad será enorme y seguramente todo coleopterólqgo 
español lo consultará en lo sucesivo. Tales labores son ingratas, los 
naturalistas notan más bien sus errores, pero ellas aumentan el núme- 
ro de aficionados, por las facilidades que dan para el estudio. La ex- 
periencia muestra que, en cuanto hay un trabajo sintético sobre un 
grupo, se cazan más insectos de él. 

Navas (P. Longinos): Tricópteros nuevos de España: 5." se- 
rte. («Broteria: Serie zoológica, v. xvi, fase, i; Braga, 1918). Des- 
cribe: de la familia Riacofílidos, P. Laufferi sp. n., semejante a 
fraudulenta Mac Lachl., de La Ceana (Lauffer!); /?. viduata sp. n., 
de Roní (Lérida) afine a tristis Pict. y producía Mac Lachl., 
R. chesa sp. nov., de Hecho (Huesca), semejante y menor que 
aquitanica Mac Lachl. De la familia Limnofílidos, Grammotau- 
lius basilicus Nav. 9 nueva, sobre ejemplares del Museo de Ma- 
drid; Halesus productus sp. nov., de San Ildefonso (Segovia), 



DE HISTORIA NATURAL 205 

(Mz. Escalera!); //. laureatiis sp. nov., del Escorial (Lauffer!). De 
la familia Hidropsíquidos, H. pulla sp. nov., de San Ildefonso (Co- 
lección Seebold, Museo de Madrid), y crea el nuevo gen. Ulmeria, 
dedicado al Dr. Jorge Ulmer, dándole por tipo Hydropsyche le- 
pidaPlct. De la familia Policentrópidos, Neurocentropus (n. gen.), 
verniis sp. nov., de Sobradiel (Zaragoza); Lithax anceps sp. nov., 
de Espot (Lérida); Brachy cent rus seruatus sp. nov., de San Fiel 
(Portugal) (Tavares!); Micrasema vestitum sp. nov., de Benasque 
(Huesca), y Seriscostoma médium Nav. var. parallela nov. de 
Cañizares (Selgas! Museo de Madrid). 

Navas (P. Longinos): Excursiones entomológicas por el N. de 
la provincia de Lérida. («Butll. Inst. Cat. H. Nat.^>, Febrer, 1918). 
Tras una ligera reseña de viaje, enumera 108 especies o varieda- 
des de Neurópteros y órdenes afines (Paraneurópteros, Tricópte- 
ros, etc.). Entre ellas describe nuevas: Baetis nexus, de Sant 
Joan de l'Erm; Chrysopa vulgaris Schn. var. gemella nov., pa- 
recida a rubrícala Nav., de Lérida, Navarra y Huesca; Aleurop- 
teryx aequalis n. sp., afine a Lcewi Nav., de Lérida, Navarra y 
Huesca; Stenophylax nigricornis Pict. var. mista nov., semejan- 
te a testacea Zett., de Sant Joan de l'Erm; Drusus bicolor n. sp., 
afine a chrysotus Ramb., de Montenartró, y Pseudagapetus pla- 
cidus n, sp., semejante a insous Mac Lachl., de Sant Joan de l'Erm. 
Con algunas otras que nombra y no describe, o que ya ha descrito el 
mismo autor en anteriores publicaciones, resultan 14 especies o va- 
riedades nuevas, o sea, el 12 por 100 de las cazadas en dichas excur- 
siones. Nueva prueba de lo que falta por descubrir en nuestros in- 
sectos. 

— Del Sr. Fernández Navarro (sección de Madrid). 

Termier (Pierre): Contribution a la connaissance de la tec- 
tonique des Asturies: anomalies au contad du Houiller et du 
Déüonien d'Aranao. «C. R. de l'Acad. des Se», t. 166, núm. 11, 
página 433. (Con una carta geológica esquemática y tres pequeños 
cortes.) 

El sabio geólogo francés ha comprobado que el contacto del de- 
vónico (eifeliense) y el hullero (westfaliense superior) en Arnao es 
siempre anormal, y que una zona de rocas milonitizadas se inter- 
cala constantemente entre ellos; los bancos próximos al contacto 
toman frecuentemente la disposición lenticular que caracteriza a los 



206 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

estratos estirados. El espesor de la zona milonítica puede llegar a 
50 metros. El milonito se ha constituido, sobre todo, a expensas del 
devónico, que está mucho más perturbado que el hullero. 

El autor va estudiando minuciosamente el contacto de ambos te- 
rrenos en todos los puntos en que sus condiciones son fácilmente 
observables. 

La pequeña carta que acompaña al trabajo permite seguirle con 
facilidad en esta labor. 

Los cortes hacen patente la disposición general y las relaciones 
de las diversas capas entre sí. 

De las investigaciones del profesor Termier y de lo que se sabe 
por los trabajos de explotación de esta hulla, resulta que la miloni- 
tización del devónico al contacto del carbónico de Arnao es un fe- 
nómeno general. Este hecho tiene gran importancia, porque aclara 
mucho todo un capítulo de la historia tectónica de Asturias. Debe- 
mos agradecer al eminente académico esta contribución importante 
con que enriquece la historia geológica del Norte de nuestra Pen- 
ínsula. 



Notas y comunicaciones. 



Notas sobre briozoos 

por 
Manuel Gerónimo Barroso. 

Habiendo logrado reunir nuevos materiales de briozoos, es mi 
propósito el ir dando a conocer las especies de nuestras costas, 
mientras preparo un trabajo de conjunto acerca de todas ellas. Has- 
ta ahora, en mis publicaciones anteriores, he dado cuenta ya de 
105 especies, cuyos representantes, en su mayoría, se conservan en 
la Estación de biología marina de Santander, y otras, en mi colec- 
ción particular. 



DE HISTORIA NATURAL 



207 



Gen. Alderina Norman, 1903. 
Alderina imbellis (Hincks, 1860). 

Membranipora imbellis Hincks.— New Poolyzoa from 

Ireland (Quar, Jour. Micr. 
Soc, vol. VIII, p. 275, lám. xxx, 
fig. 1). 

— — Jelly. — Synonymic cat. of rec. 

mar. Bryozoa, 1889, p. 151. 

— — Calvet.— Expt. sct. du «Tra- 

vailleur» et du «Talismán», 
Bryooz., 1906, p. 389. 

Una pequeña colonia sobre un fragmento de concha de molusco. 
La Marona, Santander. 

Las zoecias son referibles a los dibujos de Hincks, 1 y 2, lám. xx 
(Hist. of brit. mar. Polyzoa, 1880), y las márgenes de las mismas 
marcadamente granulosas, semejantes en aspecto a la Biflustra 
aquiianica jnWien, 1903. 

Norman eligió esta especie como tipo de su género Alderina, 
utilizando los caracteres siguientes para la diagnosis: pared frontal 
por completo membranosa, contorno de ordinario granuloso, sin es- 
pinas laterales. Sinavicularias, 
pero con poros nodulosos, fre- 
cuentemente desarrollados a 
los lados de la zoecia. Ovicela 
generalmente con una costilla o 
con un área deprimida por de- 
lante. Poros-cámaras (de los 
autores ingleses), dietellas 
(de los franceses) en la especie 
tipo (fig. 1."), en número de 
dos pares laterales y uno dis- 
tal; bien dibujados por Levin- 
sen (Zoología Dánica. Mosdyr, 
1894, lámina iv, fig. 27). 

Actualmente las antiguas especies de Membranipora se clasifi- 
can en géneros y aun en familias diferentes. Canu y Bassier, 1917, 
han propuesto un grupo Membraniporae, divididido en cuatro sec- 
ciones: I, sin ovicela; II, ovicela endozoecial; III, ovicela hipers- 




Fig. l.'^— Alderina imbellis (Hincks). 
Poros-cámaras, según Levinsen. 



208 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

tomial cerrada por la valva opercular; IV, ovicela hiperstomial no 
cerrada por la valva opercular. 

Las especies españolas de Membranipora citadas por mí en tra- 
bajos anteriores quedarían agrupadas, y con la situación genérica 
que se expresa a continuación: 



Sección I 

Gen. Membraniporina Levinsen, 1909. 
Membraniporina ? membranácea (Linné, 1766-1768). 

1912. Membranipora membranácea G. Barroso. — Brioz. Est. 
Biol. mar. Santander (Trab. Mus. de C. Nat., núm. 5, 
página 18). 

Esta especie la pongo con interrogante dentro del género y de un 
modo provisional, porque Membraniporina no es un género defi- 
nido, sino más bien un grupo artificial propuesto por Levinsen. 

Canu ha propuesto un género Nichtina, pero yo no he podido 
aun proporcionarme la obra en que está publicado. 

Gen. Conopeum Norman, 1903. 

Natural History of East Finmark (Ann. Mag. Nat. Hist. (7); 
vol. 11, p. 586). 

Conopeum Lacroixi Ant. 

1912. Membranipora reticuliim G. Barroso.— (Trabajo indicado, 
página 19.) 



Sección IV 

Gen. Callopora Gray, 1848. 
Callopora lineata (Linné, 1766-1768). 

1912. Membranipora lineata G. Barroso.— (Trabajo indicado, 
página 20.) 



Ülí HISTORIA NATl'RAL 209 

Callopora Dumerilii (Audouin, 1826). 

1912. Membranipora Dumerilii Q. Barroso. — (Trabajo indicado, 
página 18.) 

Callopora tenuirrostris (Hincks, 18S0). 

1917. Callopora tenuirrostris G. Barroso.— Notas sobre brio- 
zoos. (Bol. R. Soc. Esp. de Hist. Nat., Octubre, p. 495.) 

Gen. Amphiblestrum Gray, 1848. 
Amphiblestrum Flemingii (Busk, 1853). 

1912. Membranipora Flemingii G. Barroso.— (Trabajo indicado, 
página 20.) 

Gen. Alderina Norman, 1903. 
Alderina imbellis (Hincks, 1860). 

Fam. Opesiulidae Jullien, 1888. 
Subfamilia Mlcroporinae Hincks, 1880. 

Gen. Rosseliana Jullien, 1888. 
Rosseliana Rosseli (Audouin, 1826). 

1915. Membranipora Rosseli G. Barroso.— (Bol. R. Soc, Esp. de 
Hist. Nat., Octubre, p. 414.) 



Palmicellaria tenuis Calvet, 1906. 

Palmicellaria tenuis Calvet. — Exp. sct. du «Travailleur» 
et du «Talismán» Bryooz., p. 431, lám. xxviii, figs. 7 y 8. 

Fragmento de la parte inferior de una colonia. Santander. 

La colonia se ramifica dicotómicamente, pero con los entrenudos 
muy cortos, comprendiendo de ordinario tan sólo dos zoecias bise- 
riadas cada una. Calvet ha dejado incompletamente definida esta 
especie, y yo he tropezado también con los inconvenientes que des- 



210 



boletín de la REA.L SOCIEDAD ESPAÑOLA 



pues de seco el ejemplar presentaba unos reflejos tan particula- 
res, que fué necesario calcinar para su observación, perdien- 
do con esto, datos 
sobre el opérenlo y 
avicularias; pero en 
cambio en el ejem- 
plar original, lasovi- 
celas se daban como 
desconocidas y el 
nuestro las presenta 
(fig. 2.^) poco sa- 
lientes, casi inmer- 
gidas, lisas y abrién- 
dose muy profunda- 
mente en el peris- 
toma? 

Como falta el 
opérenlo no he po- 
dido determinar las 
relaciones de éste 
con la ovicela. 
El lado dorsal de 
la colonia se corresponde muy bien con la figura de Calvet; única- 
mente los poros son más abundantes. 




Fig. 2.^— A, Palmlcelloria tennis Calvet; B, Procesos 
espinosos del peristoma, con avicularias. 



Noticias de los trabajos realizados en el Perú 

en el siglo XVIII por los botánicos Tafalla y Pulgar, 

recogidas en el Archivo de Indias de Sevilla 



por 



Francisco de las Barras de Aragón. 



Muchos son los documentos que en el Archivo de Indias se en- 
cuentran pertenecientes a la labor de nuestros naturalistas en el Perú 
en la brillante época de las Comisiones botánicas del siglo xviii. Fre- 
cuentísimas son las notas de envíos de ejemplares. Tomando algu- 
nas al azar para citarlas como ejemplos, nos referimos a la comuni- 
cación del Presidente de la Contratación de Cádiz, fechada en dicha 
ciudad en 22 de Julio de 1788, y dirigida al Ministro D. Antonio 



DE HISTORIA NATURAL 211 

Valdés, en que se da cuenta de que los oficiales reales de Lima re- 
mitieron por la Fragata Concordia tres cajoncitos, «uno con se- 
tenta rendiciones de plata y quatro de oro, y los dos restantes con 
semillas destinadas al Jardin Botánico». El Ministro contestó en 6 de 
Agosto del mismo año ordenando se le enviaran. (Estante 145, 
cajón 7, legajo 23.) 

Fechando en Lima en 15 de Diciembre de 1788, el Virrey del Perú, 
Croix, dio cuenta al Ministro del envió de un cajoncito de semillas 
que le había entregado, para su remisión, el botánico Tafalla. «Dicho 
cajoncito, con la carta del Virrey, pasó a S. M. en 26 de Abril del 89, 
según la resolución de S. E., que corre bajo la orden de 29 de Abril 
de 89 al expresado Virrey expresándole el enterado del decreto que 
expidió para suspender la remensura general de tierras por los in- 
convenientes que halló de parte de los intendentes y sus subdelega- 
dos». No hemos encontrado los documentos, cuya carpeta, de donde 
tomamos la noticia, añade que pasaron a otros expedientes de Lima 
de 1789. 

En una nota de envío, sin fecha ni indicación de procedencia, pero 
que parece referirse a objetos de varias partes, dice: «Asimismo 
vienen dos cajones de hojalata que contienen 585 dibujos de plantas 
iluminadas que han remitido los botánicos del Perú». 

Además de los casos precedentes hemos encontrado, cuando in- 
vestigábamos en el Archivo de Indias noticias referentes a Filipinas, 
varios documentos de los botánicos Tafalla y Pulgar, que creemos 
merecen se dé cuenta de ellos, entre otras razones porque ponen de 
manifiesto su cooperación con los naturalistas de la expedición de 
Melaspina. Todos estos documentos proceden del estante 145, ca- 
jón 7, legajos 23 y 24. 

El Virrey del Perú, D. Francisco Gil y Lemos, con fecha 14 de 
Abril de 1790, en Lima, comunicó el envío por la fragata Princesa 
(que por cierto era propiedad de la Real Compañía de Filipinas) de 
diferentes plantas vivas, que al efecto habían preparado los botáni- 
cos Tafalla y Pulgar. La relación firmada por estos dice: «Lista de 
las plantas vivas que remitimos al Excmo. Sr. D. Antonio Porlier en 
el navio nombrado Princesa para el Rl. Jardin Botánico de Ma- 
drid.— Cinco barriles.— N." 1 . Plumieria, vulgo Sache 2; Casias 1 . 
N.° 2. Mimosa Inga, vulgo Pacae 2; Ficus radicans, vulgo Higue- 
ron 1.— N.°3. Mimosa Inga, vulgo Pacae 6; Achiias Cuamosa, 
vulgo Luciemo 1; Psydium, vulgo Palillo 1; Ficus radicans, vul- 
go Higueron 1; Semillas de la Coffea, vulgo café, sembradas.— 



212 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

N.° 4. Celiisia 1; Hibiscus, vulgo flores Chinenses 4; Singenesia, 
vulgo Estrella Mexicana 1; Peitaria, vulgo árbol del Ajo 1. — 
N." 5. Malpighia granatifolia, vulgo Cerezas, semillas de Lúcu- 
ma, sembradas. — Lima y Abril 10, de 1790.— Juan Tafalla.— Fran- 
cisco Pulgar.» 

De otro envío del Perú se acusó recibo en Madrid en 30 de Di- 
ciembre de 1790. La comunicación del Virrey del Perú, D. Francisco 
Gil de Lemos, está fechada en Lima en 20 de Mayo de 1790. Tiene 
una orden marginal puesta en Madrid, en que se dispone que parte 
de esas semillas se remitan al Jardín Botánico establecido en Tene- 
rife y el resto vayan a disposición del Rey. 

La carta de los botánicos al Ministro D. Antonio Porlier, dice: 
«Exmo. Sor.: Participamos a V. E. como en el Navio Princesa, 
que salió de este puerto el dia 17 de Abril, tenemos remitidas cinco 
macetas de plantas vivas para el Rl. Jardin Botánico de esa Corte, 
cuyas listas entregué en esta Rl. Secretaría para que se las dirigie- 
sen a V. E. para su inteligencia, y esperamos lleguen con felicidad 
por haberse hecho cargo de su cuidado D. Teodoro de.Croix; y por 
ahora remitimos a V. E. un paquete de semillas para dicho Jardin, 
cuyas listas tengo entregadas en dicha Secretaría, a mas de la que 
incluimos dentro de esta; las dichas semillas son las únicas que se 
han podido acopiar, pues hallándome convaleciente después de cua- 
tro meses de una peligrosa enfermedad, y encargando los médicos 
que escuse la inmoderada agitación, causa que fue de la dolencia pa- 
sada, no me ha sido posible recolectar mayor contidad.» 

«La escasez de nuestros sueldos no nos permite excursiones fo- 
ráneas sin incurrir en empeños y semejantes trabajos acaecidos. Esta 
desproporción y el anhelo que nos asiste por salir a los Andes, donde 
puede lucir nuestro trabajo y comisión, nos ha obligado a represen- 
tar varias veces a V. E. esta urgencia, sobre lo cual V. E. deter- 
minará lo que tuviere por más conveniente y certificarse de todo 
por los Srs. D. Hipólito Ruiz y D. José Pavón, prácticos en estos 
expedientes en estas expediciones.— Ntro. Sr. prospere la impor- 
tante vida de V. E. m, a.— Lima y Mayo, 15 de \7Q0.— Juan Tafa- 
lla . — Fran cisco Pulgar. » 

«Lista de las semillas remitidas al Excmo. Sr. D. Antonio Por- 
lier, para el Rl. Jardin Botánico de Madrid en 15 de Mayo de 1790. 
— N." 1. Ricinus major, vulgo Higuerilla.— N." 2. Annona muri- 
cata, vulgo Huanabana.— 3." Annona sculenta, vulgo Chirimoya. 
— 4.° Tropeoluní volubile, vulgo Pajaritos.— 5.° Eupatoriuní 



Dlí HISTORIA NATURAL 213 

scandens, vulgo Hiedra —6." Celisia, vulgo frutos para la ciá- 
tica.— 7." Diiamellia Manglillo, vulgo Menglillo.— 8." Convolvii- 
lus piinicens, vulgo enredadera.— 9/' Mimosa pern'ambucana.— 
10. Palma, vulgo Cocos de Chile. — 11. Clutia, vulgo Piñones de 
montaña. — 12. Eupaíorium, vulgo Chilca. — 13. Gemís novum, 
vulgo Pájaro bobo. — Juan Taf alia.— Francisco Pulgar. 

Este cajón fué remitido por el virrey D. Francisco Gil de Lemos 
con oficio que fechó en Lima el 20 de Mayo de 1790, y en Diciem- 
bre del mismo año llegó a Madrid, según recibo de 30 de dicho mes. 

La cooperación de los botánicos de referencia a la expedición 
científica de Malaspina no dejó de tener importancia, como se de- 
muestra con varios documentos que tratan de las excursiones reali- 
zadas con los naturalistas que acompañaban al insigne marino, y en 
las cuales ellos, por su parte, recogieron ejemplares, que remitieron 
a Madrid. Con fecha 15 de Junio de 1790 decían, dirigiéndose al mi- 
nistro D. Antonio Porlier: «Excmo. Sr.: Participamos a V. E. como 
por orden del Excmo. Sr. Virrey de estos Reynos y a petición del 
Sr. D, Alexandro Malaspina, comandante de las dos corbetas 
de S. M., salimos, hoy dia de la fecha, de esta capital en compañía 
de los botánicos de dichas corbetas a hacer una excursión por las 
quebradas y cordilleras próximas coií el fin de acopiar algunas pro- 
ducciones naturales pertenecientes a su comisión, de cuya expedi- 
ción damos parte a V. E. para su inteligencia.» 

«En el navio nombrado «la Mexicana», próximo a hacerse a la 
vela, de este puerto al de Cádiz, remitimos a V. E. dos cajones de 
las raices de una planta llamada Okas en la lengua vulgar, con el 
fin de que procree en el Rl. Jardin Botánico de esa Corte, como 
planta tan importante.» 

«Asimismo mandamos a V. E. en este correo, por dirección del 
Excmo. Sr. Virrey, un cajoncito con diez y seis especies de semi- 
llas para el expresado Jardin Botánico, cuyas listas incluimos a 
V. E. para su inteligencia.» 

«Nuestro Sr. guarde la importante vida de V. E. m. a. Lima y 
Junio 15 de 1790.— /wo/z Taf alia.— Francisco Pulgar. 

«Lista de las semillas remitidas al Excmo. Sr. D. Antonio Por- 
lier para el Rl. Jardin Botánico de Madrid en 15 de Junio de 1790. 
— N.° 1. Ricinus maj'or, vulgo Higuerilla.— N.° 2. Annona muri- 
cata, vulgo Guanábana. — 3.° Annona sculenta, vulgo Chirimoya. 
4.'' Eupatorium scandens, vulgo Hiedra.— 5.° Eupatorium, vulgo 
Chilco,— 6.° Clutia, vulgo Piñones de la montaña.— 7.° Tro- 

ToMO xviii. -Abril, 1918. 14 



214 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

peolum ü ol ubi I e, vvXgo Pajaritos. — 8.° Convoluiilus punnicens, 
vulgo enredadera.— 9.° Genus novum,vu\go Pájaro bobo. — 10.^4/2- 
nona reticulata, vulgo Anona. — 11. Mimosa pernambiicana. — 
12. Palma, vulgo Cocos de Chile.— 13. Celisia, vulgo Frutos para 
la ciática. — 14. Capsicum, vulgo Aji arnancho. — 15. Psidium, vul- 
go Palillos.— 16. Genus novum, vulgo Avellanas de ChWo,.— Juan 
Taf alia. —Francisco Pulgar. (E. 145; C. 7; L. 24.) 

El mismo Virrey, D. Francisco Gil, fechando en Lima a 3 de Sep- 
tiembre de 1790, remitió al ministro D. Antonio Porlier un cajon- 
cito de semillas que le habían entregado los botánicos D. Juan Ta- 
falla y D. Francisco del Pulgar, con destino al Jardín Botánico de 
Madrid. Según decreto marginal de 22 de Marzo de 1791, debían 
pasar a manos de D. Carlos Ruta, para que las presentara al Rey. 
En la misma fecha se acusó recibo al Virrey del Perú. 

La comunicación de los botánicos al ministro dando cuenta del 
envío dice: «Excmo. Sr.: Participamos a V. E. cómo el día seis del 
presente llegamos a esta capital, de regreso de la excursión que de 
orden del Excmo. Sr. Virrey de. estos Reynos emprendimos en 
compañía de los naturalistas de las corbetas de S. M., que llegaron 
a este puerto del Callao, bajo el mando del Sr. D. Alejandro Ma- 
laspina, habiendo recorrido las quebradas inmediatas a la capital y 
hasta las montañas de Huanuco, en las que se acopiaron varias 
plantas, semillas, aves y minerales, aunque en corta cantidad, por 
haber sido el tiempo tan limitado.» 

«Por dirección del Excmo. Sr. Virrey de estos Reynos, remiti- 
mos a V. E. un paquete con veintitrés especies de semillas, cuyas 
listas tenemos entregadas a dicho Excmo. Sr. a más de la que in- 
cluimos a V. E. para su inteligencia». 

«Nuestro Señor prospere la importante vida de V. E. dilatados 
años. Lima y Agosto 30 de 1790.— /«a/z Taf alia. — Francisco 
Pulgar. » 

«Lista de las semillas que contiene el paquete remitido al Exce- 
lentísimo Sr. D. Antonio Porlier en 30 de Agosto de 1790». — N.° 1. 
Bignonia simplicifolia.—2. Bignonia ccsrulea, vulgo Hiara- 
visco. — 3. Bignonia, vulgo Carnagero. — 4. Cineraria? acaulis, 
vulgo Calhua-calhua.— 5. Senecio odoratus.—Q. Capsicum, Yu\go 
Rocoto. — 7. Bitneria aculeata, vulgo uñas de gato.— 8. Genus 
noüum., vulgo Cautu.— 9. Mimosa vilco, vulgo Vilco.— 10. Cos- 
tus ? — \\. Ignota.— \2.— Ignota ? Ant. Genus novum ex Oc- 
tandriis?—\d>. Eupatorium.—\A. Ignota.— \5. Cactus multian- 



DE HISTORIA NATURAL 215 

gularis, vulgo Pitafaya.— 16. Ranvolfia odorata.— \l . Ignota, 
ex Dioecis, vulgo Lloqui.— 18. Costas?— \Q. Ignota.— 2^. Da- 
xanta.—2\. Duamellia, vulgo Manglillo.— 22. Mimosa, vulgo 
Huarango.— 23. Citrus, vulgo limón úW\.—Juan Taf alia.— Fran- 
cisco Pulgar. >^ 

Los envíos se hacían sin interrupción, tal fué el de 20 de No- 
viembre del mismo año 1790, en cuya fecha firmada solamente por 
Tafalla se puso la siguiente comunicación al ministro: «Excelen- 
tisimo Sr.:Tor dirección del Excmo. Sr. Virrey de estos Reynos, 
remitimos a V. E. un paquete con veintidós especies de semillas y 
cinco dibujos pertenecientes a la flora peruana, cuyas listas tene- 
mos entregadas a dicho Excmo. Sr. por triplicado, a más de la que 
incluimos a V. E. para su inteligencia.» 

«Hacemos presente a V. E. como estamos esperando nos conceda 
la gracia de aumentarnos el sueldo según y como lo tuviere por 
conveniente, para emprender nuestras excursiones por las monta- 
ñas, con el fin de acopiar varias producciones naturales pertene- 
cientes a la Historia Natural, con especialidad plantas vivas y se- 
millas dignas de atención para aumentar el número de ellas en ese 
Real Jardin Botánico, que es el fin a que se dirigen las intenciones 
del Soberano, pues lo limitado de nuestros sueldos no nos da lugar 
a hacer excursiones tan dilatadas sin que experimentemos algúii 
empeño, de todo lo cual podra V. E. si lo tuviere por conveniente 
informarse de los Sres. D. Hipólito Ruiz y D. José Pavón, quienes 
están impuestos en los gastos que se originan en dichas expedi- 
ciones.» ^ 

«Dios guarde a V. E. muchos años. Lima Noviembre 20 de 1790. 
—Juan Tafalla.y> (Estante 145, cajón 7, legajo 24.) 

En 16 de Diciembre de 1790 fechó el Virrey la comunicación al 
Ministro remitiendo la de los botánicos y la lista del envío; ésta dice 
así: «Lista de las semillas remitidas al Exmo. Sr. D. Antonio Por- 
lier para el Rl. Jardin Botánico de Madrid en 20 de Noviembre de 
1790. — N.° 1. Bignonia, vulgo carruagero.— 2. Bignonia coeru- 
lea. — 3. Capsicum , vulgo Rocoto. — 4. Senecio odorus. — 5. Igno- 
to.— Q. Bignonia simplicifolia.—l . Ignota ex Dioecia, vulgo 
Lloqui.— 8. Vulgo Calluha-calluha.— 9. Costas. — \Q. Duamellia, 
vulgo Manglillo. — 11. Costas. — 12. Mimosa, vulgo Huarango.— 
13. Portulaca, vulgo Lengua de vaca. — 14. Cucúrbita, vulgo Po- 
tito.— 15. Ricinus maj'or. — 16. Solanum pepino, vulgo pepino. — 
17. Cucúrbita, vulgo Maere.— 18. Citrus, vulgo Cidron. --19. Cu- 



216 BOLETÍN DK LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

curbita, vulgo Mate.— 20. Cifras, vulgo Limón sutil. — 2\. Sida 
paniculata.—22. Tropeolum peregrinum, vulgo Pajaritos.— Di- 
bujos: 1. Cassia. — 2. Estrella Mexicana.—^. Mimosa.— A. Gon- 
zalezia dependens. — 5. Gemís novum, \\x\go Cantu.—Juan Tafa- 
lla.— Francisco Pulgar. y> (Estante 145, cajón 7, legajo 24.) 

De otro envío dieron cuenta al Ministro en comunicación de 20 de 
Junio de 1791 diciendo: «Exmo. Sr.: Parcipamos a V. E. como hoy,, 
dia de la fecha, salimos de esta Capital para las montañas de Hua- 
nuco, con el fin de acopiar varios productos naturales y sacar algu- 
nos dibujos de varias plantas que se nos piden de esa Corte perte- 
necientes a la Flora Peruana.» 

«En el navio del comercio nombrado La Concordia remitimos- 
a V. E. tres cajones de raices, frutos y semillas, para el Real Jar- 
din Botánico de esa Corte, cuya lista remitimos a V. E. para su in- 
teligencia.» 

«Por el correo del veinte de Mayo próximo pasado tenemos remi- 
tidos a V. E. por dirección del Exmo, Sr. Virrey de estos Reynos,. 
un cajón de semillas con diez y siete especies de semillas y diez y 
ocho dibujos pertenecientes a la Flora Peruana, cuyas listas tenemos- 
entregadas a dicho Exmo. Sor., a más de la inclusa en el mismo pa- 
quete. Nuestro Señor prospere la importante vida de V. E. m. a.— 
Lima y Junio 20 de \79\.— Juan Tafalla. — Francisco Pulgar.-» 

«Lista de las semillas, frutos y raices que contienen los tres cajo- 
nes remitidos en el buque del comercio, nombrado La Concordia, 
al Exmo. Sr. D. Antonio Porlier para el Real Jardin Botánico de 
Madrid en el aiio 1791.» 

«Cajón n,° 1 . — Raices de Okas, Olimos, Flores de San Juan o Be- 
gonia tuberosa, una enredadera o Convolvulus, dos Piñones de 
Montaña, Nueces del Rey no y frutos del Limoncillo o Cosrnia bal- 
sa mi f era. •!> 

«Cajón n.° 2.— Semillas de las dos especies de Higuerilla o Rici- 
nus maj'or et minor.» 

«Cajón n." 3.— Troncos de las tres especies de Suches o Plumie- 
ria para plantar.— y««« Tafalla.— Francisco Pulgar.» 

Este importante envío llegó a Cádiz y se dio cuenta al Ministro- 
por el Presidente de la Contratación; ordenándose en 1 1 de Noviem- 
bre de 1791 que remitiera todos los cajones a Madrid. (Estante 145,. 
cajón 7, legajo 24.) 



DE HISTORIA NATURAL 217 



Modificaciones de la secreción láctea determinadas por 
la electricidad 

por 
J. Suárez de Figueroa. 

Después de presentar nuestra anterior nota sobre las modifica- 
ciones de la secreción del sudor determinadas por la electricidad, 
quisimos comprobar si se obtendrían los mismos resultados en la se- 
creción láctea, empleando los mismos medios que en el estudio de 
aquella secreción, es decir, de la electricidad galvánica, farádica y 
estática. Las pruebas realizadas fueron las siguientes: 

Electricidad galvánica; galvanización de la glándula: se realiza 
colocando uno de los polos sobre la glándula, el otro perdido a la 
espalda; intensidad, de 5 a 10.000 amperios; duración máxima, me- 
dia hora; en la piel que cubre la glándula y en la que aplicamos el 
polo se presentan las tres fases de rubor, calor y sudor, sucesiva- 
mente, pues primero se inyecta más o menos la parte en la que se 
actúa, después se da la sensación de calor y, por último, se presen- 
tan tenues, pequeñísimas, gotas de sudor. 

Resultado de la electrización en la forma dicha es un pequeño 
aumento en la secreción láctea, pudiendo extraerse más cantidad de 
leche que la que se obtendría en las mismas circunstancias, pero 
sin emplear la electricidad. 

Electricidad galvánica; galvanización del pezón: Con una 
corriente aun menos intensa que en el caso anterior, y en menos 
tiempo, se produce aumento de la secreción, pues aquí al 
poco tiempo de actuar se ven fluir pequeñas gotitas de leche 
por los conductos galactóforos; aquí la secreción estaría estimulada 
por excitación de los nervios sensitivos en sus terminaciones en el 
epitelio cutáneo, donde dice Cajal que los hacecillos nerviosos se 
dividen y subdividen varias veces por debajo del dermis papilar, 
engendrando un plexo más o menos horizontal de anchas mallas, se- 
parándose de los haces de este plexo algunas fibras que ingresan 
en el dermis papilar en el cual se dicotomizan varias veces; la ex- 
tremada sensibilidad de esta parte de la glándula, no solamente 



218 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ante la electricidad, sino ante cualquier otro excitante, nos hace 
pensar que seguramente existen también en el pezón los llamados 
por Cajal meniscos o discos táctiles, corpúsculos orvideos (células 
de Merkel), debajo de los cuales existe un disco cóncavo convexo- 
continuado con una fibrilla nerviosa amedulada y que han sido evi- 
denciadas por Ranvier en el hocico del cerdo y en los pelos sensi- 
bles de los animales, habiéndose encontrado terminaciones seme- 
jantes, aunque desprovistas de células de Merkel, en el pulpejo de 
los dedos del hombre y glándulas sudoríparas; el encontrarse estos 
elementos en sitios de gran sensibilidad es por lo que creemos 
existan en esta parte de la glándula y faciliten impresionándose la 
secreción láctea. 

La electricidad galvánica determina una vasodilatación que favo- 
rece la secreción, lo que concuerda con las experiencias de Laffont, 
que vio que, exci4:ando el nervio mamario en la perra, entraba en 
erección el pezón, se dilataban los vasos y se segregaba leche; se 
da también una excitación funcional de la glándula, por la actua- 
ción de la electricidad sobre las fibrillas terminales que, como tiene 
demostrado Cajal acaban libremente sobre las células secretoras 
sin penetrar en el protoplasma, hecho confirmado por Fusari y Pa- 
nasci, Retzius, Muller y Cl. Sala. 

La electricidad farádica aumenta también el líquido segregado, 
pero los resultados son muy irregulares, no son tan seguros como 
con la galvánica. 

Siempre la electrización farádica tiende a aumentar la secreción, 
pero los resultados son inconstantes y variables. 

Así como empleando la electricidad Frankliniana en la secreción 
del sudor vimos que ésta disminuía y que aumentaba, en cambio, 
la cantidad de orina, esta electricidad no modifica en nada la se- 
creción láctea, lo que sin duda es debido a que la glándula requiere 
que se actúe directamente sobre ella, como se hace con la gal- 
vánica y farádica y no se consigue electrizando al sujeto de expe- 
rimentación; los chispazos, efluvios hechos sobre la glándula si tie- 
nen acción sobre la secreción, de ello nos ocuparemos en otra nota. 

Haciendo el resumen de todo lo dicho pueden darse las siguien- 
tes conclusiones: 

1.° La electricidad galvánica aumenta la secreción láctea. 

2.° La electricidad farádica aumenta la secreción láctea. 

3.° La electricidad estática no aumenta ni disminuye esta se- 
creción. 



DE HISTORIA NATURAL 219 

4." El aumento se debe principalmente a la cantidad de agua, 
por lo que es más pobre en principios, pero haciendo repetidas ac- 
tuaciones eléctricas van progresivamente aumentando estos prin- 
cipios. 



Acerca de la existencia de tierras negras 
en la submeseta meridional de la Península ibérica 

por 
J. Dantin Cereceda. 

Después del trabajo, harto conocido, de Ramann (1) y del publi- 
cado por el profesor Hernández Pacheco (2), apenas si se han alle- 
gado estudios o noticias acerca del carácter y proceso evolutivo en 
que al presente paran los suelos laborables de España. Un resumen 
muy sucinto acerca de su índole, génesis y distribución geográfica 
—con datos nuevos en una gran parte— ha sido publicado por nos- 
otros (3). 

En la región del Mediterráneo occidental, hasta la fecha, no se 
conocían otras tierras negras que las de Andalucía —tienen a Mar- 
chena por su centro— descritas en los trabajos de Ramann y H. Pa- 
checo antes citados y las del Norte de Marruecos, dadas a conocer 
por Thompson, descritas más tarde por Gentil (4) y por nosotros (5) 
en las zonas francesa y española, respectivamente. 

Con esta nota intentamos contribuir al conocimiento de las tie- 
rras negras de la Península ibérica. 

(1) Raman (E.): Das Vorkommen klimatischer Bodenzonen in Spa- 
nien. (Zeit. der Gesellsch. für Erdkunde zu Berlín, págs. 165-168, con 
una Schematisceen liarte der Bodenarten, lám. 14, 1902.) (Hay una nota 
bibliográfica de este trabajo, publicada por Calderón (S.) en el Bol. de 
LA Soc. Esp. DE HisT. Nat., toitio III, pág. 127, año 1903). 

(2) Hernández Pacheco (E.): Las tierras negras del extremo S. de 
España, etc. (Trab. del Mus. de Cieñe. Nat., serie geológ., núm. 13, 
páginas 1-27. Madrid, 1915.) 

(3) Dantín Cereceda (J.): Cultivo de las tierras de secano en las co- 
marcas áridas de España, 150 páginas, con 20 figuras 1916. 

(4) Gentil (L.): ¿'origine des ierres fértiles du Maroc occident. (Bull. 
Soc. Géolog. de Fr., ser. 4.^^, vol. viii, págs. 31-34, 1908.) 

Gentil (L.): Le Maroc physique, págs. 314-319. París, 1912. 

(5) Dantín (J.): Las tierras negras de Marruecos. (Trab. del Mus. 
Nac. de Cieñe. Nat., serie geológ., núni. 13, págs. 27-37 Madrid, 1915.) 



220 



boletín de la real sociedad española 



Hace ya tiempo que vienen solicitando nuestra atención ciertos 
manchones — poco extensos en general — de tierras negras exis- 
tentes en el ángulo NE. de la submeseta meridional. Se hallan 
situadas siempre en el dominio del neógeno continental y en el ám- 
bito de la gran estepa castellana. Particularmente se hacen más fre- 




Fig. 1."— Distribución de las tierras en parte de La Sagra (escala de 1 : 40.CC0). 

I. Tierras negras degeneradas.— II. Tierras mediterráneas. 

(Datos topográficos del Mapa de España, hoja núm. 630. Yepes.) 



cuentes en el territorio estepario de las cuencas del Henares y Ja- 
rama, más señaladamente en la del último. 

Sobre la distribución geográfica de estas tierras anunciamos otio 
trabajo. En esta ocasión habremos de referirnos únicamente a un 
pequeño manclrón hallado y estudiado en La Sagra (Toledo). 

Dos puntos sometemos a nuestra consideración: 



DE HISTORIA NATURAL 221 

A) Cómo son y en donde se hallan las tierras negras de que se 
trata. 

B) Cuál puede ser su probable origen. 

A) En el extremo SE. de La Sagra (Toledo), en los kilóme- 
tros 50 a 53 de la línea de Madrid a Ciudad Real, cercanos a 
la estación de Villaseca-Mocejón, hay un patente manchón de tie- 
rras negras (fig. 1 .") que queda aproximadamente comprendido en- 
tre los 39° 59' y 39" 57' de latitud N. y los 0° T y 0° 10' de longi- 
tud W. de Madrid. 

Son, sin duda, alguna, tierras negras típicas, pero, en la actuali- 
dad, en vías de degeneración: su superficie está alterada y carece 
del color tan intensamente negro que nosotros vimos en los at-tua- 
res marroquíes. La degeneración y menoscabo subsiguiente del 
color superficial —quedado únicamente en negruzco— tiene lugar 
no más que en las capas superiores: a medida que se excava 
y profundiza se observa que se tornan más negras cuanto más hon- 
das, hasta llegar a tonos fuertemente negros. En el pozo sin reves- 
tir, señalado en la figura 2.^, de la finca del Sr. Christias, se observa 
muy bien el tránsito gradual desde la superficie negruzca —por de- 
generación y empobrecimiento en materia orgánica— hasta los to- 
nos patentemente negro mate, sin degeneración alguna, de las ca- 
pas más profundas (fig. 2.''). 

Las tierras negras del manchoncillo sagrefío en cuestión son pro- 
fundas: por término medio de dos a tres metros de espesor, siendo 
más frecuente este último. Están descansando sobre las margas 
azules (cenizales) y rojizas del sarmatiense continental castellano. 

Del mismo modo que las tierras negras andaluzas, las sagreñas 
son suelos esteparios, fuertemente impregnados de sales (nitro o sa- 
litre y epsomita principalmente). Tanto más negras y profundas, 
tanto más cargadas de sales. Creemos que esta concentración sa- 
lina se debe al triple y simultáneo juego de: 

a) Por encontrarse estas tierras en lugar llano —de penoso y 
lento desagüe — y en cotas más bajas que las de alrededor (Cerro 
de Villaluenga, Cerro de los Moritos, Cerro de Aceca, etc.), las 
aguas acarrean y acumulan en ellas las sales disueltas en más altos 
niveles. 

b) Las margas salíferas infrayacentes ceden a las tierras ne- 
gras por disolución y capilaridad las sales de que se hallan carga- 
das; y 

c) El crecimiento en riqueza salina en el espesor de las tierras 



222 



boletín de la real sociedad española 



A 




negras se agrava con el régimen actual de aridez y de sequía por 
cuanto impide el lavado que estos suelos han menester para quedar 
desembarazados de su exceso de sales. 
La capa (fig. 2.") se debe a la capilaridad que ha conducido des- 
de el fondo hasta ese nivel —deteniéndose 
en él por evaporación del disolvente — las 
sales disueltas. Si éstas llegan a aflorar en la 
propia superficie constituyen entonces los sue- 
los llamados en el país estrágales o asirá- 
gales. 

B) La modificación superficial de estos 
suelos y la presencia, todo en su torno, de una 
aureola pardo rojiza de arcillas ferruginosas 
— tierras ya propiamente mediterráneas (figu- 
ra I.**) — indican la fase en que se encuentran 
de su evolución. Son tierras negras en el pe- 
ríodo de su degeneración —bien que no muy 
avanzada — y de tránsito a las tierras rojas 
mediterráneas. Fueron en un principio origi- 
nadas por podredumbre de una vegetación 
muy herbosa que las fué ampliamente enrique- 
ciendo en materia orgánica durante tiempos, 
lluviosos. Ahora la materia orgánica se viene 
activamente quemando en un régimen clima- 
tológico, como el actual, de sequía creciente 
(llueven 360 mm. en La Sagra). La combustión 
es mayor y más rápida en la superficie que en 
las capas más profundas. 

Como en los tchernoziom rusos, la pradera 
primitiva ha degenerado, de par con el cambio climatológico, en la 
estepa salina, árida y seca. La estrecha adaptación — en la relación 
de causa a efecto— de los trigos — duros, recios, densos— a estas 
condiciones explica el éxito de su cultivo. No olvidemos tampoco 
la estepa de gramíneas (esparto, Stipa). 



D 



Fig. 2.^ -Corte del 
pozo sin revestir en la 
finca del Sr. Christias. 
A, Porción superior de 
la tierra negra, dege- 
nerada en la superficie 
(2 metros).— B, Capa de 
sulfates terciarios.— 
C, Porción inferior de 
la tierra negra (1 me- 
tro).— D, Margas azu- 
les sarmatienses. 
Escala de 1 : 50. 



DE HISTORIA. NATURAL 223 



Especies nuevas o poco frecuentes en la fauna 
del Secundario de España 

por 
D. J. de Cisneros. 

Recientes investigaciones en el cerro del Aljibe, al S. de la Al- 
coraya, citado ya en otras ocasiones como lugar notabilísimo por la 
cantidad y calidad de los fósiles que encierra, han dado por resul- 
tado el encuentro de un individuo de la especie Pygope janitor 
Pict,, juntamente con otras especies que a continuación diremos. 
Al Sr. Albricias, mi antiguo discípulo y entusiasta aficionado, es a 
quien se debe este hallazgo. 

La especie que nos ocupa ha sido ya citada en España desde hace 
varios años, encontrada por Mr. Kilian en Fuente de los Frailes 
(Cabra), única localidad citada en el Catálogo general de las es- 
pecies fósiles encontradas en España, publicado en 1892(1), por 
el insigne Mallada, y claro está que, no indicándose otra localidad, 
no había hasta aquella fecha más datos acerca de esta especie, cir- 
cunstancia extraña, porque en aquellos años D. Juan Vilanova había 
visitado las cercanías de la Sierra de Crevillente, en donde abunda 
esta especie, juntamente con otras del género Pygope. Lo que me 
inclina a creer que la especie que nos ocupa ha debido confundirse 
con la Terebratula o Pygope diphya F. Col., o quizá con la Tere- 
bratiila o Pygope dilátala Cat., con las que tiene parecido. 

Muchos años hace que yo he encontrado esta especie en el Titó- 
nico de las provincias de Murcia y Alicante y aun en el Infracre- 
táceo de Murcia (Cañada Lengua, al SE. de Caravaca), mez- 
clada con especies que no dan lugar a duda: Phylloceras Tethys 
d'Orb., Ph. semistriatus d'Orb., Holcostephaniis Astieri d'Orb., 
H. Hispanicus Mallada, H. intermedias d'Orb., //. Alcoyensis 
Nickles, Piilchellia Lorioli Nikles, Haploceras Grasi d'Orb., 
Desmoceras difflcile d'Orb., Davalía dilátala Blain, D. lata 
Blain, Belemnites pistilliformis Blain, etc., etc., es decir, la fauna 
característica del Neocomiense hasta su tramo superior o Barre- 
miense inclusive, dándose el caso curioso de encontrar individuos 



(1) Página 99, núm. 1.139 del Catálogo. Q. m. indicación que corres- 
ponde al Titónico superior o zona del P. diphya Col. 



224 



boletín Dlí LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



de la especie Pygope janitor (fig. I."") no lejos de ammonites, 
tan raros como la especie Kossniatella Agassiziana Pict., que 
permiten suponer que esta especie ha aparecido antes del Gaiilt 
o que el Pygope janitor se extiende más arriba del Barremiense. 
En el caso presente el encuentro de un individuo de la especie 
dicha en el Barremiense de la loma del Aljibe es lo primero que 
se cita en España. El individuo, mal conservado por faltar el gan- 
cho o porción superior de la concha, conserva intacto el cordoncillo 





Fig. 



-Pygope jan¡lcrY'\cte:t. Loma del Aljibe 
(Alcoraya). 



Fig. '2.'^ — Belemnites 
pistillifonnis Blain . 
Loma del Aljibe (Al- 
coraya). 



de la valva mayor, y aunque el orificio que 'atraviesa las dos val- 
vas está obstruido por la ganga, no.deja de reconocerse la especie. 
Las valvas presentan cerca del borde paleal unos resaltos que in- 
dican que su crecimiento no fué uniforme, hecho muy frecuente en 
estos Braquiópodos. 

En la misma roca, una caliza margosa obscura, bastante fuerte, 
iba incluido un Belemnites pisíilliformís^\a\r\, que representamos 
en la figura 2. 

Esta especie ha sido encontrada por Mr. Kilian en el Barremiense 
de Vergons (Bajos Alpes). MM. Uhlig y Haug lo citan en el Neo- 
comiense inferior y medio, y M. Vélain en el Neocomiense medio 
de los Bajos Alpes (1). 



(1) Datos tomados de los Estudios rotativos at terremoto de Anda- 
lucía, pág. (332. Versión castellana publicada en el Botetin de la Comi- 
sión del Mapa Geológico de España, 1890-93. 



DV: HISTÜlUA NATURAL 225 

M. E. Favre cita esta especie en el Neocomiense inferior del 
Mediodía de Francia y en igual piso en Crimea. 

La presente nota tiene por objeto: primero, hacer presente que 
la especie es muy abundante en el Titónico español, pues aunque 
Mr. Kilian la califica de especie rara en Cabra, no poseyendo más 
que dos individuos y otros dos en la colección de Verneuil, yo po- 
seo más de 30 y pasarán de 200 los que han pasado por mi mano; 
segundo, que la especie alcanza una extensión vertical o duración 
quizá mayor que en otros países, extendiéndose desde el Titónico 
hasta las capas superiores del Neocomiense, por lo menos. 



Otras especies no citadas en la fauna fósil de España. 

Ammonites (Oppelia) trachynotus Opp. — Esta especie no ha 
sido citada aún en España, y aunque no muy frecuente, la hemos 
encontrado en la Sierra de Crevillente en las calizas blancas inme- 
diatas a las capas rojas que encierran la" rica fauna del Ammonites 
acanthicus. Se considera esta especie como característica de la 
zona del Amm. tenuilobatus; Zittel la refiere a todo el Kimme- 
ridgiense. 

El ejemplar representado por M. E. Favre (1), idéntico al que he 
encontrado, aunque el que poseo es mucho mayor, presenta gruesos 
tubérculos en la región sifonal y otros, por pares alargados en la 
terminación de las costillas, reuniéndose en ellos tres o cuatro cos- 
tillas y dejando espacios entre los tubérculos laterales, adonde van 
a parar una o dos costillas que terminan en pequeños abultamientos. 
El nombre de trachynotus propuesto por Oppel está perfectamente 
aplicado. M. Favre cita un ejemplar de 93 cm. Yo lo he encontrado 
de 120. 

Amm. (Oppelia) pseudo-flexuosus E, Favre.— Esta especie 
tampoco ha sido citada en nuestra patria. La he encontrado en el 
mismo yacimiento que la anterior. De menor tamaño, carece de los 
gruesos tubérculos en la región sifonal, reemplazados por un cordón 
de pequeños granos que dan a los ejemplares pequeños una gran 
belleza. Las costillas terminan en pequeños tubérculos o se reúnen 
dos de aquéllas para formar un solo grano alargado en el sentido 



(1) La zone a Ammonites acanthicus dans les Alpes de la Suisse et 
de laSavoie, pl. 3.^, n.° 2. 




226 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

radial. La especie puede alcanzar varios centímetros, habiéndola 
encontrado de 7 cm. El ombligo, deSmm., presenta sus paredes 
perpendiculares al plano de la concha, formando, por tanto, una 
arista viva. Tres ejemplares. Sierra de Crevillente (1). 

Anim. (Peltoceras) transversarius Quenst. — Citada como del 
Oxfordiense inferior, la hemos encontrado en las mismas capas rojas 
que encierran el Perisphinctes plicatilis Sow., con sinnúmero de 
otros Ammonites de los géneros Simoceras, Aspidoceras, etc. 
Sierra de Crevillente. 

Amm. (Peltoceras) Toucasianus d'Orb.— En la misma zona de 
calizas rojas. Esta especie se considera como una variedad de la 
anterior por algunos autores. Las costillas 
son más finas, más echadas hacia atrás y na- 
ciendo de un pequeño tubérculo en el borde 
umbilical. Muy raros. Mai-Valera (Murcia). 
Amm. (Aspidoceras) Caletanus Opp.— 
El Sr. Mallada cita esta especie, considerán- 
dola como sinónima del Amm. longispinus 
d'Orb., tan sólo en Torrevelilla. Se encuen- 
Fig. z.^-Aptiichus icBDis tra también en la Sierra de Crevillente en 

V, Meyer. Titónico de 

Crevillente. las calizas blancas del Kimmeridgiense(?). 

Termino esta nota citando un Aptychiis 
que, aunque en mal estado por haber sufrido una intensa exfolia- 
ción, puede reconocerse como el Ap. Icevisv. Meyer (fig. S.*"), es- 
pecie no citada hasta el presente en nuestra patria. Corresponde 
a la zona de Pygope dilatata Cat., del Titónico de la parte orien- 
tal de la Sierra de Crevillente. 

En notas sucesivas daremos más datos para aumentar la lista de 
las especies fósiles de España. 



(1) E. Favre: loe. cit., pl. S.'', fig. 1 



Bol. de la R. Soc. Esp. de Hist. Nat. Tomo XVIII. -Lám. VI. 




Fio. 1.'— Afloramiento de turba próximo al río del Cristo (Burgos). 




FiG. 2."— Topografía de la ribera derecha de! valle del Cristo. 



DE HISTORIA NATURAL 227 



Nota geológica acerca de una extensa formación de 
Turba descubierta recientemente en Gumiel de Izan 

(Burgos) 

por 

M. San Miguel de la Cámara. 

(Lámina vi.) 

En el pasado mes de Julio tuve precisión de ir a este pueblo y 
pasar en él algunos días; como mi viaje no tenía relación alguna 
con estudios geológicos, ni esperaba se me presentara ocasión de 
hacer investigaciones geológicas, iba desprovisto del material ne- 
cesario. Nada más llegar al pueblo me enteré de la existencia de 
un yacimiento de turba recientemente descubierto y denunciado, y 
tuve ocasión de examinar algunas muestras: esto despertó en mí 
deseos de conocer y estudiar la formación, y a ello dediqué un día. 
El poco tiempo disponible y la falta de aparatos y mapas, me impi- 
dieron poder llevar mis investigaciones hasta donde hubiera de- 
seado, y por ello, necesariamente, esta nota ha de limitarse a anotar 
observaciones y sentar algún problema que posteriormente trataré 
de resolver o resolverán los geólogos que viven más próximos a 
esta localidad. 

La turba aflora en un arroyito de escasísimo caudal, que vierte 
sus aguas en otro maj^or conocido en el país con el nombre de Río 
del Cristo; el valle principal también se conoce con el mismo nom- 
bre, por tener su nacimiento muy cerca de la ermita del Cristo de 
Reveche. Es un valle ancho, de fondo plano, limitado por dos 
líneas de cerros que forman reunidos en su parte alta dos lomas 
alargadas, planas o ligeramente abombadas, de pendiente suave y 
de poca altura; seguramente no pasan de 20 m. sobre la vaguada 
del Río de Cristo; ambas aparecen recortadas por multitud de an- 
churones y vallejos, normales al eje medio del valle principal, siem- 
pre de pendiente mayor y como él anchos y de fondo plano (lá- 
mina VI, figura 2.^); tanto aquéllos como éste son utilizados para 
el cultivo: de secano los vallejos, principalmente cereales y vi- 
ñedo, y de regadío el valle, por lo menos en su parte inferior, que 
constituye una fértil vega llamada de Nandearroyo. 

Aflora la turba en el anchurón lateral más importante, que es el 



228 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Único recorrido por un arroyo permanente; el barranco abierto por 
dicho arroyo en la tierra de labor, alcanza ya unos dos metros de 
profundidad en algunos sitios y en ellos aparece la turba formando 
las paredes de su lecho menor, cuya anchura es de un metro pró- 
ximamente; el lecho mayor, cuando se conserva, alcanza hasta 
cuatro metros (lám. vi, fig. 1.^). 

Este afloramiento natural me hacía suponer que en todo el valle 
y en sus ramificaciones debía existir turba, que naturalmente se 
iría encontrando a mayor profundidad, cuanto más nos alejáramos 
del origen de los valles; así es, en efecto: a un kilómetro próxima- 
mente, y en una tierra de labor del valle principal, se excavó un 
ancho pozo, y a poco más de dos metros apareció la capa de turba; 
otro pozo abierto en la parte más alta del valle, cerca ya del pie 
de los cerros de la ribera izquierda, también suministró turba, 
pero de poco espesor y mala calidad; en cambio, en él se encontró, 
cosa que me llamó la atención, un tronco de enebro y varios trozos 
y ramas del mismo árbol. Actualmente no hay enebros en aquella 
región, y no he encontrado indicación alguna de que hayan existido, 
ni los naturales del país recuerdan haber oído que en el término 
municipal haya habido bosques de enebros; sin embargo, hay un 
término que se denomina «El Enebral», y esto parece indicar la 
existencia en él de estos árboles. 

Arma la turba entre dos capas de marga gris, que encierran mu- 
chos moluscos y restos vegetales, en mayor o menor proporción, 
según su proximidad a la turba. El contacto no es igual en todos 
los sitios; así en el afloramiento natural, vemos debajo de la capa 
laborable una arcilla que va endureciéndose y haciéndose margosa, 
y en seguida viene la turba, ofreciéndose el contacto clarísimo (lá- 
mina VI, fig. 1."); en el pozo del valle principal hay además de 
esas dos capas una de marga gris o toba caliza muy arcillosa que,, 
poco a poco va ennegreciendo y cargándose de restos vegetales,, 
troncos, hojas y fibras de musgos. 

La turba es musgosa en la parte superficial y compacta en la 
media y profunda; bastante dura cuando seca y a veces con brillo- 
vitreo y fractura astillosa o concoidea, por lo que creyeron en un 
principio que era lignito; la musgosa y la menos compacta y la te- 
rrosa llevan gran cantidad de conchas. Aunque no se conoce el es- 
pesor de la formación en los distintos puntos del valle, por los datos 
obtenidos puedo asegurar que no excede de dos metros, siendo por 
término medio de uno. 



UE HISTORIA NATURAL 229 

Constituye un buen combustible, pues según datos suministrados 
por el Sr. Ferrán, de la Escuela de Ingenieros industriales de Bar- 
celona, que amablemente se me ofreció para hacer las determina- 
ciones que necesitara, es un carbón de 4.120 calorías, que deja el 
10 por 100 de cenizas. De los ensayos preliminares efectuados en 
el laboratorio de Química orgánica por el profesor García Banús, 
resulta: que 100 gr. de turba dan 40 de carbón; 35 de agua y alqui- 
trán y 25 de productos volátiles, entre los cuales se encuentra el 
amoníaco. Los líquidos procedentes de la destilación contienen un 
88 por 100 de agua amoniacal y un 12 por 100 de alquitrán casi sóli- 
do; las aguas amoniacales encierran el 2 por 100 de amoníaco. 

Como el yacimiento está próximo a la estación del ferrocarril de 
Aranda de Duero (14 kilómetros de carretera) se ha tratado de ex- 
plotar; actualmente trabajan sólo diez obreros y desconozco la in- 
tención y los usos a que destinan el material los dueños de las per- 
tenencias. 

En todos los valles y vegas del término municipal se encuentra, en 
cantidad mayor o menor, la turba; hasta ahora la he encontrado en 
seis puntos bastante distantes unos de otros, y ya puedo asegurar 
que la formación se extiende muchísimo en la cuenca del Duero y 
probablemente en la del Esgueva. 

Gracias a la abundancia de moluscos que encierran la turba he 
podido determinar su edad posterior a las formaciones diluviales; 
los valles en que se formaron los turbales fueron excavados por los 
ríos cuaternarios, y cuando cesaron las grandes lluvias, que deter- 
minaron activísimo derrubio en toda la región, como demuestran la 
infinidad de valles, vallejos y barrancos y el avanzado estado de 
evolución de las vertientes, en un clima relativamente frío e indu- 
dablemente más húmedo que el actual, se extendió por todos ellos 
el régimen turbal. 

El ilustre malacólogo Sr. Bofill y Poch, a quien entregué los mo- 
luscos recogidos en la turba, ha reconocido las siguientes especies. 

Succinea debilis Mor. 
Conulus fulvus M.ü\\. 
Helix Ataxiaca Fagot. 

» neglecta D. 
Zúa subcylindrica L. 
Limnaea paliistris Müll. 

» truncatula L. 
Pisidium cinereum k\á. 

Tomo xviii.— Abril, 1918. 15 



230 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Todas ellas viven actualmente en lugares húmedos y pantanosos^ 
por lo que considero esta turba como correspondiente a la forma- 
ción aluvial. Esta, cubierta por tierras de labor, ocupa una gran su- 
perficie de la cuenca del Duero, y, sin embargo, no figura en el 
mapa geológico más que en los bordes de dicho río. Si se hiciera un 
nuevo mapa y se figurara con toda su extensión, cambiaría por 
completo de aspecto la repartición de los terrenos; en el único 
que existe, una mancha uniforme, correspondiente al mioceno lacus- 
tre, ocupa toda la cuenca del Duero y el término municipal de Gu- 
miel de Izan. 

Los cerros, altozanos y lomas que limitan la formación aluvial, 
siempre redondeados, de pendientes suaves y poco elevadas, están 
constituidos por bancos de arcilla roja que se emplea para hacer 
tejas, ladrillos y cerámica basta; de arcilla más impura, con la que 
se obtienen adobes para la construcción de las casas del pueblo; de 
arenas o areniscas poco coherentes, a veces de grano finísimo y 
blancas casi siempre; de arenisca gruesa con cantos redondeados 
de cuarzo y capas lenticulares de conglomerados, todo ello frecuen- 
temente con estratificación cruzada. En algunos puntos, y particu- 
larmente cuando se abren pozos para alumbramiento de agua po- 
table, se ven, a unos cuatro metros de profundidad, arcillas muy 
endurecidas de color rosado o abigarradas; encima se encuentran 
arenas, y la capa superficial es un aluvión suelto de cantos cuarzo- 
sos del tamaño de nueces o avellanas y muy bien redondeados; esta 
estructura se presenta muy clara cerca del pueblo, en el Quijar; 
sobre estos cantos descansan capas de arenas blancas, y encima de 
ellas hay un grueso banco de arcilla que forma los cerros testigos 
del Castillo y del Alto Santiago en el pueblo mismo, y cuya base 
está a unos dos metros sobre el Quijar. 

Las lomas que bordean el valle del Cristo se componen de are- 
niscas poco coherentes, algo micáceas, en la toase; generalmente de 
poco espesor e interestratificadas con margas tobáceas; encima 
aparece una capa de arcilla, que se aprovecha en las laderas para el 
cultivo de cereales y de vid; más arriba la arcilla se hace margosa 
y más dura; después hace saliente un gran banco de arenisca grue- 
sa con cantos y bancos lenticulares de conglomerados, formados 
por cantos de caliza y cuarzo y cemento de arenisca arcillosa o de 
molasa basta; termina la serie en una capa de arcilla que al princi- 
pio lleva diseminadas en su masa algunos cantos rodados, que poco 
a poco van desapareciendo, hasta quedar una arcilla ferruginosa en 



DE HISTORIA NATURAL 



231 



la parte superior, análoga a la del cerro del Castillo y segura- 
mente correspondiente al mismo nivel (fig. 1.^). 

En ninguna de estas lomas, ni en lo alto de los cerros testigos, se 
ve caliza, pero existe en la región la caliza de los páramos más al 
Este, hacia Villalvilla y Villanueva. 

Los caracteres del terreno, los materiales que lo componen y su 
disposición, difieren mucho de los del mioceno de la Meseta y del 




Fig. 1."— Corte geológico de las lomas de la ribera izquierda del valle del Cristo. 

1, arcillas; 2, arcillas arenosas; 3, arcillas con cantos; 4, areniscas gruesas con 

lentejones de conglomerados; 5, arcillas; 6, arenas finas; 7, margas; 8, tierra 

laborable; 9, margas tebáceas; 10, turba. 



mismo terreno en la provincia de Burgos. En primer lugar, faltan 
en absoluto las formaciones yesíferas, y no existe la caliza de los 
páramos que abunda cerca, y en los límites de esta provincia con la 
de Soria y en otros muchos puntos de la cuenca del Duero. La su- 
cesión estratigráfica tampoco corresponde a la señalada por todos 
los autores en el mioceno de las dos Castillas, pues en la zona es- 
tudiada en esta nota alternan conglomeradas arenas y arcillas que 
se repiten varias veces; los extensos guijares de las cercanías del 
pueblo y los altozanos que limitan los vallejos actuales descansan 
siempre sobre arcillas rojizas que parecen formar el nivel inferior, 
pero los niveles estratigráficos no se corresponden, ni se reparten 
uniformemente en los diversos puntos estudiados, sino que en unos 
alcanzan mayor altura que en otros los dos elementos esenciales de 
la formación (margas-arcillas y areniscas-conglomerados). 

Si consideráramos como miocénica esta formación, correspondería 



232 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

al tramo medio del mioceno de Soria (1), que consta de maciños, 
molasos, gonfolitas, arcillas y margas de color rojizo, asociándose 
todos o parte de estos materiales de modo diverso. No hay, sin em- 
bargo, verdadera analogía entre ambos terrenos, y en ningún punto 
del término de Gumiel encontramos las extensas mesas de Langa, 
San Esteban, etc., que se ven desde el ferrocarril de Ariza a Va- 
lladolid. 

La composición general del mioceno de Burgos, según Aránza- 
zu (2), es de «caliza, con extraordinaria abundancia de fósiles de 
agua dulce en la parte superior; siguen inmediatamente debajo las 
arcillas, las margas y yesos, y todo el sistema descansa en maciños y 
gonfolitas, siendo también la turba un elemento terciario». El autor 
de este trabajo no conoció bien la relación estatigráfica de las for- 
maciones de turba con el mioceno; yo he encontrado turba en San- 
to Domingo de Silos, en Huerta del Rey y en Gumiel de Izau, y 
siempre es aluvial. 

Según Sánchez Lozano (3), el mioceno, que no le cita en la re- 
gión de Aranda de Duero, está compuesto por calizas más o menos 
fosilíferas y margas, que en algunas regiones forman grandes pára- 
mos; evidentemente no refiere el autor al m.ioceno los terrenos por 
mí estudiados, 

Hernández Pacheco (4) considera el mioceno lacustre de la me- 
seta central constituido por tres tramos: el inferior con arcillas y 
arenas; el medio con margas, y el superior con calizas; sólo podría- 
mos atribuir el de Gumiel al tramo inferior, pero estando al nivel 
del medio y superior de Burgos y Soria no encuentro razones fun- 
damentales para decidirme. 

De todo ello, y de lo que a continuación expongo, creo poder 
sospechar que estos terrenos no son miocenos, sino cuaternarios. 
La falta de buenos mapas topográficos y de geológicos detallados 

(1) «Descripción física, geológica y agrológica de la provincia de 
Soria\porD. Pedro Palacios, Mem. del Instituto Geológico de Es- 
paña, 1890. 

(2) «Apuntes para una descripción físico-geológica de las provincias 
de Burgos, Logroño, Soria y Guadalajara». Boletín de la Comisión 
del mapa geológico de España, tomo iv, pág. 39. 

(3) «Breve noticia acerca de la Geología de la provincia de Bur- 
gos». Boletín de la Comisión del mapa geológico de España, tomo xi. 

(4) «Geología y Paleontología del mioceno de Palencia». Comisión 
de investigaciones paleontológicas y geológicas. Mem. nüm. 5 (con la 
colaboración de J. Dantín Cereceda). 



DE HISTORIA NATURAL 233 

impide por ahora establecer relaciones estratigráficas, y la ausencia 
de fósiles hace difícil la determinación exacta de terreno o piso, por 
lo que en esta nota no afirmo nada con carácter definitivo; me limito 
a plantear un problema interesante, cuya solución hará, con toda 
seguridad, modificar profundamente el mapa geológico en esta parte 
de la provincia. 

Estos terrenos tienen indudable analogía con los considerados 
como cuaternarios por los geólogos que han estudiado la geología 
de la provincia de Burgos y con los de la misma edad de la provin- 
cia de Soria. 

Larrazet (1) describe el cuaternario del río Arlanzón, que se com- 
pone de depósitos rojos o amarillentos, en capas alternativamente 
compuestas de cantos rodados, arenas de elementos más o m.enos 
finos y arcillas... 

Sánchez Lozano dice que el cuaternario tiene poco desarrollo en 
la provincia, «una masa diluvial de poca extensión, formada de can- 
tos rodados, se halla entre los pueblos de Mecerreyes, Covarrubias, 
Retuerta y Puentedura, y otra junto al Pisuerga, cerca de Alar del 
Rey. Las corrientes de agua actuales dejan también los correspon- 
dientes depósitos, de los cuales el más importante es el del Duero 
que, al llegar a Aranda, ensancha su límite en un espacio compren- 
dido entre La Aguilera, Sotillo, Roa, Hoyales y Castrillo». No da 
más detalles el autor sobre esta mancha cuaternaria, a la que quizá 
podría unirse la estudiada en esta nota. 

Lo más interesante, para el objeto que persigo, el demostrar la 
probable edad cuaternaria de las largas lomas, cerros y serrijones 
poco elevados de Gumiel, es el estudio que del cuaternario de la 
provincia de Soria hace D. Pedro Palacios en la Memoria antes ci- 
tada. El diluvial de Soria, dice, suele constituir lomas y cerrillos 
alineados en la divisoria de los cursos de agua, o extensas terreras 
limitadas por altos y rápidos taludes. Se compone de conglomerados 
de grandes elementos y espesores de más de 20 m.; en algunos pun- 
tos se ven dos zonas distintas: la inferior, potente masa de arcillas 
de color rojo; la superior, de arena, gravas con cantos rodados y le- 
chos de guijas de cuarzo, que a veces tienen el aspecto y la consis- 
tencia de los miocénicos. Hay en el valle del Ucero arenas con can- 
tos rodados (como en Gumiel), y los cantos de las arenas son me- 



(1 ) Recherches géologiques sur la región oriéntale de la prooince de 
Burgos. Liile, 1896. 



234 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ñores que los del conglomerado. En Alcubilla hay conglomerados 
análogos a los del mioceno. Estos bancos se ven descompuestos en 
la superficie (Calatañazor). 

Las analogías entre los caracteres del diluvial de Soria y los del 
terreno por mí estudiado me parecen bien manifiestas; estudios más 
detallados, que me propongo hacer, me permitirán resolver definiti- 
vamente el problema planteado a consecuencia de una rápida ex- 
cursión. 

Antes de terminar me creo obligado a expresar mi profundo agra- 
decimiento al ilustrado farmacéutico D. Macrino Arribas y al inte- 
ligente alumno de la Escuela de Comercio D. Julián Arribas, quie- 
nes me acompañaron y ayudaron eficazmente en mis exploraciones. 



Géneros nuevos de Encirtinos de España. 

por 
Ricardo García Mercet. 

Gen. Khinoencvrtus nov. 

Caracteres.— Hembra: Cabeza subtriangular, vista de frente, 
con puntuación muy fina y puntos muy gruesos y bastante profun- 
dos, como de Bothríothorax, esparcidos irregularmente sobre la 
puntuación fina fundamental. Frente más bien ancha. Ojos pestaño- 
sos, ovales; estemas en triángulo obtusángulo; mandíbulas biden- 
tadas en el ápice; el diente externo cortísimo; el central muy 
grande y agudo; el interno completamente obliterado; mejillas casi 
tan largas como el diámetro longitudinal de los ojos. Cara levanta- 
da por encima del clipeo, formando como una pequeña protuberan- 
cia chata, de sección circular rebordeada. Antenas separadas entre 
sí, en la base, por el escudo y levantamiento facial, formadas de 
escapo, pedicelo, funículo de seis artejos, y maza grande, ancha y 
triarticulada. Pronoto muy corto; mesonoto y escudete muy con- 
vexos. Axilas muy cortas y separadas entre sí por una distancia 
mayor que la longitud del borde anterior de cada axila. Alas ante- 
riores grandes, ligeramente ahumadas en toda su extensión; el 
nervio submarginal se divide en postmarginal y estigmático antes 
de llegar al borde superior del ala; nervio marginal nulo; el estig- 
mático un poco más largo que el postmarginal. Patas largas, nor- 
males. Abdomen corto, triangular. 



DE HISTORIA NATURAL 235 

Macho: Difiere de la 9 por los caracteres siguientes: antenas 
filiformes; artejos del funículo profusamente pestañosos; maza en- 
tera, de la misma anchura que los artejos del funículo. Frente muy 
ancha. Alas completamente hialinas. Abdomen truncado en el ápice. 
Patas menos gruesas. 

Observaciones. - Este género pertenece, indudablemente, al 
grupo que podría formarse con Bothriothorax y otros afines, pero 
se diferencia fácilmente de ellos por el pronunciamiento facial, la 
nerviación de las alas anteriores, la pequenez de las axilas, la dis- 
tancia que separa sus ápices, etc. La disposición que adoptan los 
nervios de las alas anteriores es algo parecida a la que ofrece el 
gen. Aethognatus Silvestri, pero se diferencia de éste por la pro- 
tuberancia de la parte inferior de la cara, la forma de las mandíbu- 
las y las antenas del macho. Aethognatus, en efecto, presenta sólo 
cuatro artejos en el funículo de la antena masculina, y ésta es en 
su conjunto muy parecida a la de la 9- El d de Rhinoencyrtus la 
ofrece filiforme; su funículo está compuesto de seis artejos y es 
abundantemente pestañosa en toda su extensión. Es también muy 
característico de Rhinoencyrtus la gran distancia que separa entre 
ííí los ápices de las axilas. 

Rhinoencvrtus Maienoíti nov. sp. 

Caracteres. — Hembra: Cabeza de color azul muy obscuro, 
■con el fondo de los puntos gruesos verdoso metálico; pronoto y me- 
sonoto azul obscurísimos, apenas brillantes; escudete negruzco, 
aterciopelado, mate; metatórax negro azulado; abdomen azul, con 
reflejos dorados, sobre todo en la base. Ojos pardos; estemas de 
color de granate; antenas pardas; mandíbulas rojizas. Patas del pri- 
mero y tercer par negruzco azuladas, con los tarsos pardo claros; 
patas intermedias azuladas con el tercio apical de las tibias y todos 
los tarsos amarillentos parduscos. 

Frente y cara con alguna pubescencia blanquecina. Ojos gran- 
des; los estemas posteriores mucho más distantes entre sí que del 
estema anterior; frente, entre los estemas, casi tan ancha como la 
longitud del escapo. Antenas insertas muy próximas al borde de la 
boca; escapo cilindroideo, largo; pedicelo piriforme, un poco más 
largo que el primer artejo del funículo: este primer artejo cilindri- 
co, casi tres veces más largo que ancho; el segundo artejo más 
corto que el primero; tercer artejo más corto que el segundo y tam- 



236 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

bien más corto que el cuarto; el quinto y el sexto artejos más lar- 
gos y más anchos que el cuarto; la maza más ancha que el funículo, 
tan larga como los cuatro primeros artejos de éste reunidos, muy 
oblicuamente truncada en el último artejo. 
Mesonoto mucho más ancho que largo, punteado-estriado en el 
sentido de su longitud; axilas y escu- 
dete con finas estrías longitudinales; es- 
cudete aterciopelado, triangular, redon- 
deado en el ápice, muy convexo, semi- 
globoso; ángulos posticolaterales del 
metatórax con escasa pubescencia blan- 
quecina. 

Alas anteriores grandes y anchas, 
ahumadas por igual en la mayor parte 
de su extensión, con un espacio claro 





Fig.l.^— Antena áeRhynoencyrtus Fig. 2.^ — Nerviacióii característica del ala 
Malenottii '^. anterior de Rhynoencyrtus Malenottii (muy 

aumentada). 



en la base y con pestañas marginales tan cortísimas que sólo en 
preparación micrográfica pueden distinguirse; los nervios de color 
pardo; las pestañas discales extendidas por toda la superficie, ex- 
cepto en la línea calva que arranca del origen del nervio estigmá- 
tico. Alas posteriores hialinas. 

Patas normales; fémures posteriores ligeramente ensanchados. 
Espolón de las tibias intermedias largo y grueso; tarsos interme- 
dios engrosados; tarsos posteriores, filiformes. 

Abdomen, en la base, tan ancho como el tórax, triangular, corto, 
deprimido en la cara dorsal y fuertemente convexo y recorrido por 
una quilla, de la base al ápice, en la cara ventral. El iiltimo seg- 
mento fuertemente retraído de los lados hasta el borde posterior 
del primer anillo. Oviscapto poco saliente. 



DE HISTORIA NATURAL 237 

Longitud del cuerpo 1 ,300 mm. 

— del escapo 0,267 — 

— del pedicelo 0,068 — 

— del funículo 0,303 — 

— de la maza 0,231 — 

— de las alas anteriores 1,095 — 

Anchura máxima de las mismas 0,547 — 

Macho: Antenas insertas a bastante distancia de la boca, al ni- 
vel del borde inferior de los ojos; más largas que el cuerpo y tan 
gruesas en la base como en el ápice; pedicelo tan largo como an- 
cho en su extremidad; primer artejo del funículo algo más corto 
que el escapo; los artejos del funículo casi de igual longitud unos 
que otros y abundantemente pestañosos; la maza más larga que el 
artejo precedente, pero más corta que el 5.° y 6.° reunidos. Frente 
mucho más ancha que en la 9- La cara más azul. 

Alas anteriores y posteriores hialinas. 

Abdomen tan corto como en la 9) truncado en el ápice. 

Longitud del cuerpo 1 ,100 mm. 

Distribución geográfica: Provincia de Madrid. Laguna de 
Peñalara (Bolívar y Pieltain); Vaciamadrid! 

Observaciones.— Especie de parasitismo desconocido y de la 
que sólo poseemos un ejemplar cf cogido sobre gramíneas de esca- 
so porte, el 4 de Septiembre de 1917, en lo alto de la Sierra de 
Guadarrama, y una 9 capturada sobre hojas de Populas alba, en 
Vaciamadrid, en 14 de Septiembre del mismo año. Está dedicada al 
entomólogo italiano Dr. Ettore Malenotti, de la Estación de Ento- 
mología agraria de Florencia, al que se debe el conocimiento de al- 
gunos microhimenópíicos muy interesantes. 



Gen. Pholidoceras nov. 

Caracteres.— yWí7c/?o,- Frente muy ancha; ojos bastante con- 
vexos; mejillas tan largas como el diámetro longitudinal de los ojos; 
mandíbulas cortas, ligeramente bidentadas en el ápice; palpos ma- 
xilares de dos artejos, el basilar muy, corto; palpos labiales de un 
artejo. Antenas insertas al nivel del borde inferior de los ojos, for- 
madas de escapo, pedicelo, funículo de seis artejos y maza entera, 
estrechada e irregularmente oval en el ápice. Artejos del funículo 



238 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

por lo menos tres veces más largos que anchos, provistos de pes- 
tañas en verticilo; el sexto lleva además en la cara interna una fila 
longitudinal de escamitas, en número de 10, dispuestas perpendicu- 
larmente a la superficie del artejo. 

Tórax como tres veces más largo que ancho. Pronoto grande, 
prolongado hasta la base de las tégulas, tan largo como el escudo 
del mesonoto. Este triangular, corto; más corto que ancho en la base. 
Axilas pequeñas, triangulares, contiguas en el ápice. Escudete más 
bien corto, ampliamente redondeado en el borde posterior. Alas ru- 
dimentarias, que no llegan al borde posterior del metatórax. Patas 
normales. Espolón de las tibias intermedias grueso y tan largo como 
el metatarso. Metatarsos posteriores más largos que los inter- 
medios. 

Abdomen algo más ancho que el tórax. Los cuatro primeros seg- 
mentos transversos, normales, ocupan los dos tercios basilares de 
la región; el último anillo retraído lateralmente hasta el borde pos- 
terior del cuarto. 

Observaciones: Este género debe considerarse próximo, rela- 
tivamente, a Leptomastix, Beocharis, Ericydmis, etc. Se me ha 
ocurrido que pudiera ser el cf de Anusia Foerster, ya que otros 
géneros de antenas ensanchadas en la 9? como Cerapterocerus, 
Eusemion, tienen machos con verticilos pestañosos en los artejos 
del funículo. Como hasta ahora no he visto descrito ningún cf de 
Anusia, me es imposible establecer las diferencias masculinas en- 
tre el género de Foerster y el mío. Los caracteres de éste, por otro 
lado, no parece que concuerdan en nada con los atribuidos a la 9 de 
Anusia. Esta presenta el tórax más ancho que largo, el pronoto 
corto, la frente más larga que ancha, mientras que Phoíidoceras 
ofrece el pronoto grande, el mesonoto triangular y el tórax, en su 
conjunto, mucho más largo que ancho. Esta reunión de caracteres 
torácicos diferenciales me parece lo suficientemente importante para 
que no pueda asimilar al género Anusia el macho que me sirve 
para establecer el género Pholidoceras. 

Haré observar que aun cuando no encuentro descrito en ninguna 
parte el cf de Anusia figura este sexo en los cuadros dicotómicos 
de los géneros de Ectrominos publicados por Ashmead y Schmie- 
deknecht en Memoirs of the Carnegie Museuní y en el Genera 
Insectorum de Wytsmann. Uno y otro autor atribuyen al cf de 
Anusia la misma conformación antenal que a la 9> y es seguro que 
ambos se equivocan, pues ningún Encirtino cuya 9 ofrezca en las 



DE HISTORIA NATURAL 239 

antenas algo de verdaderamente extraordinario reproduce esta 
disposición en el sexo masculino. Por consiguiente, no se puede ad- 
mitir que el cf ^ie Aniisia ofrezca los caracteres con que aparece 
incluido en los cuadros de Ashmead y Schmiedeknecht. 

No creo, asimismo, que este género sea asimilable al Philopo- 
nectroma Bréthes (de la República Argentina) que presenta una 
fila de escamitas en la cara interna del sexto artejo del funículo y 
otra más corta en la base de la maza. El género de Bréthes está 
estudiado de un modo tan superficial que su característica podría 
aplicarse al cf de varios géneros de Encirtinos. Por fortuna Bréthes 
intercala un dibujo en su descripción y de este grabado puede de- 
ducirse un conjunto de caracteres diferenciales de bastante impor- 
tancia entre Philoponectroma y Pholidoceras. He aquí, compa- 
rativamente expresadas, las diferencias más notables que encuentro 
entre uno y otro género: 

Philoponectroma. Pholidoceras. 

Antenas unifornieiiiente pelosas. Antenas con verticilos pesta- 

ñosos. 

Sexto artejo del funículo y base Sexto artejodel funículo con una 

de la maza con una fila de esca- fila de escamitas. .v'aza con pes- 
mitas. tafias solamente. 

Pronoto muy corto. Escudo del Pronoto muy grande, tan largo 

mesonoto más largo que ancho. como el escudo del mesonoto. 

Éste más corto que ancho. 

Escudete triangular. Escudete semicircular. 

Metatarsos intermedios largos. Metatarsos intermedios cortos. 

Alas grandes. Alas rudimentarias. 

Este líltimo carácter no es en realidad genérico, pero contribuye 
a establecer más las diferencias que separan los dos géneros com- 
parados. 



Pholidoceras brachyptera nov. sp. 

Caracteres.— yV/í7c/?o." Cuerpo uniformemente de color pardo 
claro, con el abdomen ligeramente más obscuro; a veces el pro- 
npto, el mesonoto, las axilas y el escudete se obscurecen también, 
y sólo la cabeza conserva el color pardo claro o pardo rojizo. An- 
tenas pardo negruzcas, con el escapo más claro. Patas de color 
amarillento blanquecino sucio con los tarsos negruzcos. 



240 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Cabeza tan ancha como el tórax, casi lisa, con algunas pestañi- 
tas muy cortas sobre la frente; mejillas incurvadas hacia la boca; 
estemas en triángulo equilátero, los posteriores tan separados en- 
tre sí como de las órbitas internas de los ojos compuestos. Escapo 

de las antenas ligeramente compri- 
mido y ensanchado; pedicelo un 
poco más largo que ancho en el 
ápice; primer artejo del funículo 
más largo que el pedicelo y tan an- 
cho en la base como en el ápice; se- 
gundo artejo más estrecho en la 
base que en el ápice, un poco más 
largo que el 1.°; los artejos 3.°, 
4.° y 5." de casi 
igual longitud; el 6.° ^rj 

algo más largo que 
el precedente y con 
las escamitas carac- 
terísticas en la cara Fig. 4.''-Esca- 

. , . mita del 6." ar- 

interna; maza casi tejo dei funícu- 
^. ,a A . A r.^ ,-. tan larga como el \o áe Phoiicio- 

Fig. 3.^ — Antena de Pholidoceras '^ ceras brachyp- 

brachyptera ^ (muy aumentada). 5." y 6.° artejos re- tera. 

unidos. 

Pronoto y mesonoto casi lisos, con la superficie como escamosa 
y con pestañitas negras irregularmente esparcidas, más largas 
cuanto más próximas al borde posterior; escudete con algunas pes- 
tañitas en el disco y dos más largas sobre el borde posterior. Me- 
tatórax muy corto. Alas cortísimas, verdaderamente rudimentarias. 

Patas normales; tarsos intermedios apenas más gruesos que los 
anteriores; espolón de las tibias intermedias casi tan largo como el 
metatarso; tibias posteriores con un espolón apical; metatarsos pos- 
teriores tan largos como el 3.° y 4.° artejo reunidos. Abdomen liso,, 
tan ancho como el tórax y tan largo como la cabeza y el tórax to- 
mados en conjunto; los segmentos llevan a cada lado una pestañita 
negra. 

Longitud del cuerpo. 1 ,080 mm. 

— del escapo 0,131 — 

— del pedicelo 0,042 — 

— del funículo 0,466 — 

— de la maza 0,142 -- 




DE HISTORIA NATURAL 241 

Distribución geográfica: Puerto de los Cotos, en la Cordi- 
llera del Guadarrama, en el mismo límite de las provincias de Sego- 
via y Madrid. 

Observaciones. — La especie ha sido encontrada sobre gramí- 
neas de escaso porte, en los meses de Julio y Agosto de 1917, jun- 
tamente con Diversícornia pinícola cf , Ericydnus longicornis 
9 (forma braquíptera), Dinocarsis herniptera 9 (forma de alas ru- 
dimentarias). Su cazador es el Sr. Bolívar y Pieltain. 



Granos de fécula polimorfos o corroídos 

por el 

R. P. Jaime Pujiula, S. J. 



A propósito de cierto estudio en las células de Vallisneria spi- 
ralis, me sorprendió la presencia de granos de fécula, cuyo aspec- 
to (fig. 1 .^) discrepaba no poco del de los granos ordinarios (fig. 2.^). 
Los granos en cuestión eran más o menos fusiformes, con una su- 




Fig. 1."— Célula parenquimatosa de Vallisneria spiralis; g, granos de fécula 
corroídos?, x ca. 300. 



perficie que recordaba la de un tornillo. Recientemente he obser- 
vado también formas parecidas en el tubérculo de la patata; bien 
que aquí el aspecto de su superficie se asemejaba más a la de los 
tubérculos de Stachys escalenta (crosne del Japón). 

La interpretación de estos granos divergentes se ha de buscar, a 
mi juicio, más que en el dominio de la morfología en el de la fisiología, 
pues entiendo que se trata sencillamente de granos atacados por 
la diastasa y en vía de digestión. Esta interpretación se funda, res- 
pecto de Vallisneria spiralis, casi exclusivamente en la razón fi- 
siológica general de que los granos de fécula o almidón represen- 
tan condensaciones sólidas de substancia de reserva hidrocarbonada. 



242 



BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Ahora bien, para aprovecharse de ella la planta, precisa la disolu- 
ción previa de los granos; disolución que efectúa la diastasa. Así y 
sólo así es como puede la substancia hidrocarbonada abandonar una 
célula para entrar en otra. Los surcos anillados serían, pues, en 
nuestros granos efecto de la corrosión diastásica. 

Cuanto a los granos del tubérculo de la patata, la explicación es 




Fig. 2."— Célula feculífera de Vallisneria spiralis; g, granos de fécula ordinarios; 
n, núcleo, x 370. 



la misma; pero se puede añadir, en confirmación, que los obser- 
vamos en un tubérculo cuyos ojos comenzaban a desarrollar sus 
yemas. 

La circunstancia de hallarse relativamente pocos de estos granos 
no implica especial dificultad, puesto caso que la diastasa puede por 
circunstancias, hasta topográficas, ser activa en una célula y nO' 
serlo en otra, fuera de que no hice especial estudio para averiguar 
su frecuencia, contentándome con referir simplemente lo que ob- 
servé en un corte. 

Por lo demás, no intento sino indicar la explicación que de mo- 
mento se me ofrece, dejando el decir la última palabra al que de 
propósito estudie este punto, para lo cual puede esta misma indica- 
ción estimular a alguno. 



DE HISTORIA NATUlíAL 243 



Publicaciones que ha recibido la Heal Sociedad Española 
de í^istoria iMatural durante el mes de Marzo de 1918. 

(La liste siiivante servirá d'accnsé de réception.) 



España 
España forestal, Madrid. Año iv, n."* 33-34. 
Ibérica, Tortosa. Año v, n."? 218-221 . 
Ingeniería, Madrid. Año xiv, n.'^'' 435-466. 
liistituci(3n libre de enseñanza, Madrid. 

Boletín. Año xlii, n.*^* 694-695. 
Junta de Ciencies Naturals, Barcelona. 

Miiseí Barcinonensis Scientiarum Natiiraliiim Opera. Series 
Geológica, i. 
Ministerio de Fomento, Madrid. 

Boletín Oficial de Minas y Metalurgia. Año ii, n.° 9. 
Observatorio de Física cósmica del Ebro, Roquetas. 

Boletín mensual. Vol. viii, n.os 6-8. 
Peñalara, Madrid. Año v, n.° 51. 
Píiysis, Barcelona. 1918, n> 3. 
Real Academia de Ciencias exactas, físicas y naturales, Madrid. 

Memorias. Tomo xxvii. 

Revista. Tomo xv, n.° 9. 
Sociedad aragonesa de Ciencias naturales, Zaragoza. 

Boletín. Tomo xvii, n.o^ ]-2. 
Sociedad española de Física y Química, Madrid. 

Anales. Año xvi, n.° 150. 

Estados Unidos y sus Colonias 

Ohio State University Scientific Society, Columbas. 
The Ohio Journal of Science. Vol. xviii, n"' 1-3. 

Francia 

Académie des Sciences de Paris. 

Comptes-rendus. Tome 166, n° 11. 
Revue genérale des Sciences purés et appliquées, Paris. 29* année, 

n'is 3-4. 
Société entomologique de France, Paris. 

Bulletin. 1918, nos 1-2. 

Inglaterra y sus Colonias 

Zoological Society of London. 

Proceedings. 1917, Parts iii-iv. 



244 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Méjico 
Dirección de Estudios biológicos, México. 
Boletín. Tomo ii, n" 2. 

Portugal 
Broteria, Braga. 

Serie de viilgariza^ao scientifica. Vol. xvi, fase. 2. 

SUECIA 

Entomologislía Foreningen i Stoclíholm. 

Entomologisk Tidskrift. Arg. 38, Haft. 1-4. 



Bolívar y Pieltain (C.).— Estudio monográfico de la sección «Trau- 
liae». (Rev. R, Acad. Cieñe; Madrid, 1917.) 



Sesión extraordinaria del 1." de Mayo de 19 í 8. 

PRESIDENCIA DEL SEÑOR DON GUSTAVO PITTALUGA 

Ei Presidente manifiesta que se ha convocado a sesión extraor- 
dinaria para tratar de si convendría introducir algunas pequeñas 
modificaciones en el Reglamento de la Sociedad, ya que ha de pro- 
cederse a la reimpresión del mismo, por haberse agotado los ejem- 
plares de la última edición de este folleto. 

— Leídas por el Secretario las modificaciones propuestas, fueron 
aprobadas por unanimidad, excepto la relativa a la rebaja de la 
cuota de socio vitalicio, que fué objeto de alguna discusión, 'en la 
que intervinieron los Sres. Bolívar (D. Ignacio), Olea, Dusmet, 
Hernández Pacheco y Fernández Navarro, acordándose en defini- 
tiva que para ser considerado como socio vitalicio se estipule la 
cuota de 200 pesetas, pagaderas "de una vfez o en dos plazos, te- 
niendo derecho el que las abone a las publicaciones corrientes y a 
cinco tomos de publicaciones atrasadas, siempre que hubiere ejem- 
plares disponibles de los volúmenes que desee el socio vitalicio. 



Sesión deí U" de Mayo de J9I8. 

presidencia del SEÑOR DON GUSTAVO PITTALUGA 

El Secretario leyó el acta de la sesión anterior, que fué aprobada. 

Admisiones y presentaciones. — Fueron admitidos los señores pre- 
sentados en la sesión anterior, y propuestos: para socio Correspon- 
diente extranjero, el profesor Oldfield Thomas, del British Museum, 
por los Sres. Cabrera, Bolívar Pieltain y Gil Lletget, y para socios 
numerarios, los Sres. D. Mariano Potó y D. Antonio García Fres- 
ca, por los Sres. Cabrera y Pérez de Barradas, respectivamente. 

Necrología. — El Presidente participa el fallecimiento de nuestro 
consocio D. Nicolás Achúcarro, histólogo de grandes méritos, del 
que relata los principales rasgos de su vida. Pide conste en acta el 

Tomo xviii.-Mayo, 1918. 16 



246 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

sentimiento con que se ha enterado la Sociedad de la muerte de 
tan distinguido miembro numerario. Así se acuerda. 

—El Sr. Bolívar (D. Ignacio) propone se publique en el Boletín 
una breve biografía del finado, indicando a la vez que podría en- 
cargarse de escribirla el Sr. Pittaluga. 

— El Presidente agradece la designación de que ha sido objeto, 
considerándose muy honrado con el cometido que le confiere la 
Sociedad. 

— El Sr.'Royo da cuenta de una excursión realizada por la Alca- 
rria, recientemente, exhibiendo fotografías de la región recorrida. 

— El Sr. Fernández Navarro presenta una nota de los Sres. Dar- 
der y Carandell sobre orogenia, felicitándose de que los jóvenes na- 
turalistas, no solamente ejerciten sus facultades en el terreno de la 
investigación, sino que se remonten al campo de la Filosofía y tra- 
ten de explicar los fenómenos de la Naturaleza. 

— El Sr. Arias de Olavarrieta lee una nota relativa al carbonífero 
del norte de Cantillana. 

— El Sr. Bolívar y Pieltain presenta dos notas: una sobre Brio- 
zoos, de D. Manuel G. Barroso, y otra del Sr. Eguren, sobre Ele- 
mentos étnicos eneolíticos de Asturias. 

— El Sr. Cabrera Latorre, refiriéndose a un lote de mamíferos 
disecados, adquirido recientemente en Londres por el Museo Na- 
cional de Ciencias Naturales, señala algunas curiosas variedades de 
antílopes africanos y un ciervo raro de América, que encierra el lote 
de referencia. 

— Con este motivo, el Sr. Pittaluga habla también de los antílo- 
p2S de África, señalándolos como portadores del protozoario pro- 
ductor de la enfermedad del sueño, 

— El Sr. González Fragoso comunica la siguiente nota: 

En recientes excursiones a Ribas de Jarama (Madrid) el señor 
D. Carlos Vicioso ha encontrado, entre otros uredales, los si- 
guientes: 

Aecidiiim Ranunculaceariim DC, en Ranunciüus Assoi (ma- 
trix nova), cuyas relaciones no pueden por ahora asegurarse. 

Puccinía Phlomidis Thüm., en Phlomis Herbaventi (matrix 
nova), en facies ecídica. 

Puccinia Agropyri Eli. et Ev., facies ecídica en Tlialictrum 
minas. 

Uromyces Ferulae Juel, facies ecídica en Férula Assoi Pau 
(= F. glauca Asso). Este Aecidium es diverso del Ae. Ferulae 



DE HISTORIA NATURA!, 247 

Roussel, que, según el profesor Maire, formaría sus teleurosporas 
probablemente en graminales (1). 

También el Sr. Vicioso me ha comunicado un ejemplar que creo 
del Uredo Alismatis Thüm., sohr& Al isma ranuncnloides {maiúy. 
nova), procedente de Cercedilla (Madrid).,, especie curiosa, que no 
sé haya sido citada anteriormente en Europa. 

El Sr. Font Quer, nuestro consocio, me ha enviado también al- 
gunas especies dignas de mención. Helas aquí: 

Melampsora piilcherrima (Bub.) Maire, en facies picnídica y 
ceomática sobre Merciirialis anima de Caldetas (Barcelona), es- 
pecie ya antes citada en Cataluña. 

jEcidium Ficarice Thüm., en F icaria ranunculoides, del Valle 
de Avencó, en Montseny. Es imposible asegurar si este ecidio per- 
tenece al Uromyces Dactylidis Otth, o al U. Rumicis (Schum.) 
Winter, ambos existentes en Cataluña. 

yEcidium Valerianellce Biv.-Bernh., sobre Valerianella mi- 
crocarpa Lois. (matrix nova), procedente del Barranco de La Gra- 
nada (Ibiza), especie ya citada en Baleares, por Maire, sobre Va- 
lerianella trúncala Betcke; 

Uromyces Scillarum (Grev.) Winter, en Urginea Scilla, de 
Formentera. Esta especie ha sido encontrada ya en Baleares por 
Maire y por nuestro consocio D. A. Planas sobre Miiscari co- 
mosum. 

Uromyces tuberculatus Fuckel, en hojas de Euphorbia exi- 
gua, del Cabo de Berbería (Formentera), especie no citada ante- 
riormente en las Baleares. 

Uromyces monspessulanus Tranzschel, en Euphorbia serra- 
ta, de Ibiza, que también se cita por primera vez en las Baleares. 

Puccinia depauperans Sydow, facies ecídica en peciolos, tallos, 
y hojas de Viola WiUkommiRínm. et Sch. (matrix nova), del Va- 
lle de Avencó, Montseny, recolectada por Gros. Esta especie es en 
extremo afine a la P. Violes (Schum.) DC, y no se ha citado ante- 
riormente en España. 

También el profesor Caballero ha recolectado varias especies, de 
las que se ocupará .en un trabajo referente a la flora micológica de 
Cataluña. 



(1) Véase Maire (R.): en Actas de la Soc. d'Hist. Nat. du Nord 
de l'Afrique, tomo ix, pág. 30 (1918). 



248 boletín de LA RUAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Secciones.— La de Valencia celebró sesión el 25 de Abril en el' 
Laboratorio de Hidrobiología Española del Instituto General y 
Técnico, bajo la presidencia del Sr. Trullenque. 

— El Sr. Arévaio presentó un dibujo de un flagelado crisomonádi- 
do del género Dinobryon Ehbrg., cuyas colonias ha recogido abun- 
dantemente en el plankton de los meses de Enero y Febrero en la 
Albufera. 

— El Sr. Trullenque presenta una nota que se incluye para su pu- 
blicación en el Boletín, acompañada de fotografías, acerca de una 
especie nueva, la Linaria Trullenqiiei, estudiada por el Sr. Pau. 

—La de Barcelona celebró sesión el 27 de Abril, bajo la presi- 
dencia de D. José Fuset. 

Son admitidos los socios propuestos en la reunión anterior. 

— El Sr. Fernández Galiano propone como nuevo socio numera- 
rio a D. Francisco de S. Aguiló Forteza, alumno de Ciencias Na- 
turales. ' 

— El Sr. San Miguel dona a la Biblioteca de la Sección un tra- 
bajo suyo, titulado «Excursiones geológicas por los alrededores de 
Barcelona». 

—El Sr. Faura dice que la Pontificia Accademia Romana del 
Nuovi Lincei (Roma, Palazzo della Cancillería) solicita, por su con - 
ducto, cambio del Boletín y las Memorias de nuestra Sociedad, 
por las Atti et Memorie suyas. 

— El Sr. Fernández Galiano lee un trabajo que versa sobre la 
disposición del tejido conjuntivo en el ventrículo del corazón de 
Helix. 

— El Sr. Marcet describe un procedimiento gráfico para repre- 
sentar la composición mineralógica de las rocas. 

—La de Sevilla celebró sesión el i." de Mayo en el Museo de 
Historia Natural de la Universidad, bajo la presidencia de D. Fe- 
liciano Candan. 

Se dio cuenta del donativo hecho a la Sociedad por el distingui- 
do profesor de la Facultad de Letras de Sevilla D. Joaquín Haza- 
ñas del folleto que ha editado y prologado con el título Apuntes 
de dos conferencias dadas por el abate H. Brenil en la Uni- 
versidad de Seoilla, 20-21 de Marzo de 1918 (Sevilla, Imprenta 
Sobrinos Izquierdo, Francos, 43 a 47). Se acordó que constara en 
acta el agradecimiento. 



DE HISTORIA NATURAL 249 

—El Sr. Barras usó de la palabra para dar noticia de que el día 
20 de Abril próximo pasado, a las nueve de la mañana, sintió des- 
de su casa, calle Calería, núm. 7, un temblor de tierra, acompa- 
ñado de ruido, que ocasionó la caída de un tabique y produjo grie- 
tas en varias paredes. Aunque sólo, aproximadamente, puede calcu- 
lar, dada la dirección de la caída de dicho tabique y otros indicios, 
íjue la transmisión de la onda sísmica fué de NO. a SE. El tem- 
blor de tierra fué percibido por muchas personas y se produjo alar- 
ma, saliendo algunos huyendo a la calle. 

— El Sr. Tenorio dijo que no hacía mucho tiempo, próximamente 
un mes antes de la citada por el Sr. Barras, de la que también te- 
nía noticia, se había sentido otra oscilación bastante perceptible a 
las seis de la tarde (diez y ocho, hora anterior al reciente decreto), 
del 21 de Marzo, cuya oscilación sintieron varias personas en ba- 
rrios de Sevilla tan distantes entre sí como el de Santa Cruz y San 
Lorenzo, También tenía noticia de otro sismo percibido en la ma- 
drugada del 26 de Abril próximo pasado. 

Con este motivo, y confirmando estas observaciones y haciendo 
referencias a los temblores de tierra de Granada ocurridos en estos 
días, usaron también de la palabra los Sres. González Nicolás, Ben- 
jumea. Simó y Morales Antequera. 

— El Sr. Brioude presentó y donó al Museo universitario un crá- 
neo procedente de una antigua necrópolis que existe en una altura 
inmediata al pueblo de Hornachuelos (Córdoba). Se halla sobre te- 
rreno granítico, encontrándose las tumbas excavadas en esta roca 
y cubiertas con lajas de pizarra. 

Con este motivo hicieron uso de la palabra los Sres. Candau y 
Barras, mostí-ando este último la hoja antropológica de dicho crá- 
neo, cuyos datos pasarán a formar parte de un trabajo que tiene en 
preparación. 

El mismo Sr. Brioude presentó también una interesante fotografía 
de las masas de granito existentes junto al caserío de la Nava, en- 
tre Andújar y Bailen. 

— D. Pedro Castro Barea presentó un trabajo titulado: Mine- 
rales de Andalucía. Especies y localidades no citadas exis- 
tentes en el Museo de Historia Natural de la Universidad de 
Sevilla. 



250 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Notas bibliográficas. 

Del Sr. Royo Gómez (Sección de Madrid): 

Carandell (J.) y Gómez de Llarena (J.): El glaciarismo 
cuaternario en los Montes Ibéricos. Trabajos del Museo Nac. de 
Cieñe. Nat. de Madrid, Serie Geológica, núm. 22, 1918. 

En este trabajo señalan como principales centros glaciares de los 
Montes Ibéricos, los macizos de la Demanda, Neiia, Urbión, Cebo- 
llera y Moncayo, habiendo estudiado ellos solamente los de la De- 
manda, Urbión y Moncayo. 

Describen la geología y geografía de los tres macizos citados, y 
consideran como Montes Ibéricos la zona montañosa comprendida 
entre las Sierras de la Demanda y la del Moncayo, pasando luego 
al estudio detallado de todos los glaciares, los cifcles son: el de la 
Laguna de Urbión, que es el mejor conservado; los de las Lagunas 
Larga, Helada y Negra, y los del Hornillo, de los Terreros y del 
nacimiento del Duero, todos en el macizo de Urbión y habiendo 
dejado huellas de varios retrocesos; los de las Hoyas de Negutia, la 
Resilla, Escolracia y otra Laguna Negra en el de la Demanda y, 
por último, los del Moncayo, que tan sólo son tres. De todos ellos 
los que han alcanzado mayor desarrollo son los de Urbión, debido a 
que éste se halla rodeado de cortinas montañosas que le separan de 
las llanuras y retienen las nieblas. 

Finalmente, calculan el límite de las nieves perpetuas cuaterna- 
rias en la glaciación máxima, obteniendo para la Sierra de Urbión 
1.800 m., para la de la Demanda 1.950 m., y para el del Monca- 
yo 1.933 m. 

Consta el trabajo de 62 páginas, de 17 láminas, entre las que 
hay dos panoramas, uno del circo glaciar de. Urbión, y otro del de 
las Lagunas Larga, Helada y Negra, de un bloque del macizo de 
Urbión, y un esquema orográfico de la Demanda, Neila y Urbión, 
con sus centros glaciares, siendo de lamentar que a causa de las 
actuales circunstancias los fotograbados no sean tan buenos como 
era de desear, a pesar de ser inmejorables la mayoría de las foto- 
grafías para ellos empleadas. 

—Del Sr. Sánchez (M.) (sección de Madrid): 
Alvarado (Salustio): ^Plastosomas y leucoplastos en algu- 
nas fanerógamas. Trabajos del Museo Nacional de Ciencias Natu- 



DE HISTORIA NATURAL 251 

rales. Serie Botánica, nüm. 13, 1918 (con una lámina y 14 figuras 
en el texto). 

Después de hacer un breve resumen histórico sobre la cuestión 
y de discutir diversas opiniones sobre los métodos mitocondriales 
pasa el autor a reseñar los hechos por él observados. Primeramen- 
te estudia la evolución del condrioma en las células del periblema de 
la radícula del garbanzo, en donde se obtienen brillantes resultados 
con el método de Achúcarro-Río Hortega, introducido en la técnica 
histológica vegetal por Madrid Moreno. Observa el autor que el 
condrioma es abundantísimo en las células meristemáticas termina- 
les, en donde está integrado por pequeños condriocontes cortos, 
baciliformes que se reúnen en grupos perinucleares unos, y situa- 
dos en el protoplasma exterior otros, existiendo también uniendo 
a entrambas clases, condriocontes irregularmente alineados. A me- 
dida que las células se alejan del ápice de la raíz se modifica el 
condrioma, observándose que en las próximas al pleroma desapare- 
cen los cortos condriocontes primitivos, siendo sustituidos por fila- 
mentos bastante largos, formados por la alineación de varios de 
aquellos plastosomas. Siguiendo la diferenciación de las células me- 
ristemáticas en parenquimatosas puede asistirse a la fragmentación 
de estos cordones mitocondriales en mitocondrias granulosas que 
no son sino los primitivos plastosomas ahora libertados. 

En cualquiera de estos estadios se notan ciertos granulos un poco 
más voluminosos que las mitocondrias y de distinta composición 
química, puesto que pueden teñirse solos, los cuales son los leuco- 
plastos de Schimper, que se constituyen por modificaciórt química 
de un solo plastosoma, como lo demuestra claramente la observa- 
ción de las células de la última fase, en la cual es fácil de observar 
el fenómeno. 

Deduce también el autor de sus observaciones, que el número 
de leucoplastos de las células no aumenta por división de otros 
leucoplastos, sino por transformación química de otras mitocon- 
drias, puesto que los leucoplastos, al revés que las mitocondrias, 
no son susceptibles de división; y que, por lo tanto, la teoría de 
Schimper sobre el origen de los plastos debe modificarse ligera- 
mente, pues sus leucoplastos no proceden de otros preexistentes, 
sino de plastosomas que dicho sabio no pudo ver.' 

Según el autor, los 'granos de almidón parecen nacer por modi- 
ficación química de todo el leucoplasto o el plastosoma originario 
y no por secreción de la substancia amilácea en una vesícula pre- 



S52 BOLKTIN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

formada como dicen los autores. El crecimiento de los granulos- 
debe verificarse tanto por aposición como por intususcepción. Ter- 
mina el autor su trabajo extendiéndose sobre las relaciones entre 
los plastosomas y leucoplastos y el núcleo, deduciendo que éste 
juega por su influencia trófica un gran papel, tanto en la diferen- 
ciación de los leucoplastos como en la formacón del almidón: en 
las células viejas, estos fenómenos sólo tienen lugar en las proxi- 
midades del núcleo; en las jóvenes, en cualquier lugar de la célula. 



Nicolás Tíchúcarpo 

No hace muchos días —el 23 del pasado mes de Abril— hemos 
perdido a nuestro consocio D. Nicolás Achúcarro, uno de los espí- 
ritus más finos, más delicados, más penetrantes que hayan surgido 
en la ciencia española durante estos primeros años del siglo xx. Ha 
muerto joven, a los treinta y ocho años, cerca de su villa natal, Bil- 
bao, en la aldea de Neguri, tras larga y dolorosa enfermedad, que 
comenzó de modo insidioso y vago hace años, preocupando honda- 
mente a sus amigos; y que pronto cubrió de un velo de amargura la 
dulce y perenne sonrisa y la luminosa claridad de los ojos de 
Achúcarro. 

Pocas veces deja un hombre, al morir joven todavía, una estela 
de pesadumbres, de recuerdos, de añoranzas y de honda y sentida 
devoción, prescindiendo de las altas y públicas pruebas de su ta- 
lento y de su labor científica, tal como la deja entre la juventud es- 
tudiosa y entre sus compañeros y amigos Nicolás Achúcarro. 

Han escrito de él, con gran emoción, en estos días, el maestro 
suyo y de todos, D. Santiago Ramón y Cajal (al conmemorarle en 
la Sociedad Española de Biología); D. José Ortega y Gasset; el 
Dr. Gregorio Marañón; el Dr. Rodríguez Lafora, y otros. La Real 
Sociedad Española de Historia Natural ha de rendir igualmente su 
homenaje fervoroso a la memoria de Achúcarro: primero, por la lo- 
zanía y el esplendor de los frutos que con un trabajo de quince años 
Achúcarro ha entregado a la producción española y a la ciencia uni- 
versal; luego porque esta labor intensa se ha desenvuelto toda en 
los campos afines a las Ciencias Naturales, particularmente en los 
de la Biología y de la Histología normal y patológica del sistema 
nervioso; y, por fin, porque al lado mismo del aula en que la So- 
ciedad Española de Historia Natural se reúne en sus sesiones men- 




NICOLÁS ACHÚCARRO 



DK HISTORIA NATURAL 253 

suales, pared en medio, trabajó Achúcarro hace algún tiempo, du- 
rante más de un ano, cuando la «Junta para ampliación de estudios» 
le confió la dirección de un Laboratorio para la preparación de los 
discípulos destinados a perfeccionar sus estudios en el extranjero. 
Aquel hombre dotado con tanta riqueza de las más exquisitas dotes 
de la sugestión, y de la más poderosa entre todas, cual es la facul- 
tad de conservar cierta nativa ingenuidad casi infantil; aquel espí- 
ritu amplio y sutil al propio tiempo, esquivo de todos los artificios 
de la forma, y, sin embargo, jamás abandonado por un gesto de es- 
pontánea elegancia, pasó muchas veces, día tras día, por estas sa- 
las del Museo, y aquí dejó caer poco a poco en la inteligencia de 
sus escogidos alumnos el regalo de sus enseñanzas y principalmente 
de su ejemplaridad. 



Nicolás Achúcarro estudió la carrera de Medicina en la Facultad 
de Madrid; primero, con Simarro y Madinaveitia; luego, con Cajal, 
de quien recibió el impulso definitivo para orientarse en las inves- 
tigaciones anatomopatológicas y micrográficas en general. Su -pe- 
ricia técnica era ya considerable, cuando (1901-1902) resolvió irse 
a París, donde permaneció cerca de un año al lado del eminente 
neurólogo Fierre Marie. Al año, en parte por indicación del 
neurólogo alemán Lewandowsky, con quien trabó entonces gran 
amistad, marchó a Munich, y empezó a trabajar, bajo la inspiración 
de Kraepelin, en el Laboratorio de Alzheimer. Es de aquel tiempo 
uno de sus trabajos más interesantes, sobre la histopatología del 
sistema nervioso de los animales atacados de rabia. Fué luego a 
Florencia, y en la escuela de Psiquiatría, dirigida por Tanzi y Lu- 
garo, tuvo ocasión de conocer la mayor parte de los jóvenes neuró- 
logos e histopatólogos italianos, entre ellos Donággio, Cerletti, 
Perusini (muerto este último en guerra, hace dos años, en una ac- 
ción sobre el Isonzo), con los cuales conservó siempre excelentes 
relaciones de amistad. Regresó nuevamente a Munich, y al cabo de 
un nuevo período de intensa labor al lado de Alzheimer, de quien 
logró extraordinaria estimación, fué propuesto y escogido entre 
muchos neuropatólogos para cubrir el puesto de jefe del Laborato- 
rio anatomopatológico del Manicomio federal de Washington, en 
los Estados Unidos de Norte América. Su producción científica de 
aquel tiempo, publicada en gran parte en inglés, en parte en ale- 
mán, y acornpañada por buen número de trabajos de colaboradores 



254 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA • 

y discípulos suyos, ha contribuido al esclarecimiento de importan- 
tes cuestiones científicas, sobre todo en el campo histopatológico, 
que atañen al alcoholismo y a sus efectos sobre el sistema ner- 
vioso central, al reblandecimiento cerebral, a la corea, a la pa- 
rálisis general y a la tabes, a la demencia precoz y a la demen- 
cia senil. 

Sustituido por R. Lafora, y por invitación suya, en el cargo que 
desempeñaba en el Manicomio de Washington, regresó a España 
requerido por afectos familiares y por insistencias, harto justifica- 
das, de la Junta de ampliación de estudios y de los ambientes cien- 
tíficos de Madrid; fué nombrado, por oposición. Médico de número 
del Hospital provincial, y luego encargado de la organización de un 
Laboratorio de Histología y de Anatomía patológica, que más tarde 
(hace tres años) se fundió con el Laboratorio de investigaciones bioló- 
gicas, dirigido por D. Santiago Ramón y Cajal. La labor de Achú- 
carro fué en este ambiente y durante los siete años en que sobrevi- 
vió (a partir del 1911) extraordinariamente fructífera. Recordare- 
mos tan sólo: en primer lugar, los métodos técnicos que se deben 
a su perspicacia y a su insistente trabajo, sobre todo el procedi- 
miento del tanino y del óxido de plata reducido, conocido con el 
nombre de «método de Achúcarro» para la impregnación del tejido 
conectivo en sus más finos haces y delicadas fibrillas, método no 
superado hasta ahora por ningún otro; en segundo lugar, sus estu- 
dios, que bien pueden calificarse de geniales, sobre la estructura y 
la función de la neuroglia, a la cual atribuía en estos últimos tiem- 
pos, con fundamentos fehacientes, un interesante papel, a modo de 
órgano de secreción interna, en la génesis o en el equilibrio fisio- 
lógico de los actos emotivos; hipótesis que abre el camino a nuevas 
e importantísimas investigaciones. 



«El maestro — dice Cajal— valía tanto como el hombre y el sa- 
bio. No lo creía él, que alegaba, movido por la modestia, su falta 
de condiciones oratorias.» Y más adelante: «Como todo docente de 
vocación, Achúcarro convivía familiarmente con sus educandos, vi- 
gilaba de cerca sus ensayos, les alentaba en sus decepciones técni- 
cas, les sugería ideas directrices y, en fin, les orientaba incansable- 
mente en la bibliografía, que conocía a fondo y de primera mano.» 

Estas palabras del profesor ilustre que ha visto, apesadumbrado, 



DE HISTORIA NATURAL 255 

desaparecer prematuramente uno de sus hijos espirituales, de los 
más estrechamente unidos a su obra científica, son de las que con 
mayor fidelidad dejan entrever la huella profunda que la actividad 
de Achúcarro ha trazado en el espíritu de la juventud estudiosa. 

Su pérdida es de aquellas que las colectividades humanas cono- 
cedoras de sus valores morales han de lamentar con mayor descon- 
suelo. Cabe recordar — sin que esto aminore la pena — aquel verso 
griego: 

ov oí -9'YjoI cpiXouatv a-KOií-vvjaxsí vfjoc, 

que Leopardi tradujo con tanta y tan desconsolada gentileza: 
Miior giovane colui che al Cielo é caro. 

Gustavo Pittaluga. 



Mayo de 1918. 



Notas y comunicaciones. 



Nuevos datos para la geología de la submesata 
del Tajo 

por 
J. Royo Grómez. 

Examinando en el Mapa geológico de España las regiones de la 
Alcarria y de la Mancha, se nota que el mioceno que las forma se 
halla interrumpido, no sólo por los manchones de la sierra de Alto- 
mira y sus estribaciones, tenidos hasta hace poco tiempo como cre- 
tácicos y que en notaí> anteriores (1) hice ver que son también mioT 
ceños, sino además por un manchoncito de jurásico señalado entre 
Viana de Mondéjar y La Puerta, en la provincia de Guadalajara. 

En una excursión reciente, realizada por esa región y a la cual 
me ha acompañado nuestro consocio D. Félix Pérez de Pedro, he 



(1) Royo (J): «Dalos para la geología de la submeseta del Tajo». 
Bol. de la R. Soc. Esp. de Hist. Nat., tomo xvii, 1917, págs. 519-527, y 
véase además el acta del mes de Marzo del presente año del mismo 
Boletín. 



256 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

podido comprobar que tampoco existe ese jurásico, puesto que lo 
que allí se encuentra es mioceno plegado, aunque con distintos bu- 
zamientos a los que he dado a conocer en las anteriores notas so- 
bre el resto del citado terreno en esta submeseta. 

El Sr. Castel (2), en su Memoria geológica sobre la provincia de 
Guadalajara, al tratar del terciario y describiendo los cerros llama- 
dos «Tetas de Viana», de la citada localidad, dice que el pueblo se 
asienta sobre unas capas de caliza, que aunque no encontró fósiles 
en ellas que se lo demostrasen, las supone jurásicas, por lo que en 
el mapa geológico que acompaña a su trabajo señala el manchón 
como de esa edad, siendo luego publicado también como tal en el 
mapa geológico de España hecho bajo los auspicios de la Comisión 
para ello encargada. 

En esta excursión he podido ver que la región comprendida en- 
tre Cifuentes, Mantiel y La Solana, al E. de Viana de Mondéjar, 
es una zona de hundimiento en la que las calizas superiores han 
descendido unos 200 metros, pudiéndose ver aún cómo desde los 
Altos de las Muelas al S. de Viana y de los del Modorrón al SE. de 
Cereceda las calizas miocenas que allí se encuentran relativamen- 
te horizontales, descienden nuevamente hacia el N. para luego for- 
mar, por medio de diversos pliegues, la serie de lomas que surca- 
das por el río Tajo con sus enormes meandros encajados consti- 
tuyen esa comarca, y en la que tan sólo destacan «Las Tetas de 
Viana», las cuales se divisan por el S. aun desde la Sierra del So- 
corro en Sacedón. 

Las calizas que señala en Viana el Sr. Castel como jurásicas no 
son más que la continuación de las capas que bajan desde los Altos 
de las Muelas, y las areniscas y conglomerados que se encuentran 
encima son las capas que suelen alternar con las calizas y que tam- 
bién las encontramos en los citados Altos, si bien la erosión las ha 
hecho desaparecer en gran parte. 

En cuanto a los fósiles, no es raro que no los encontrara allí, pues- 
to que debido a las presiones tan enormes que sufrirían dichas cali- 
zas cuando se efectuaron los movimientos que perturbaron esta re- 
gión, se han hecho más compactas, desapareciendo aquéllos; sin 
embargo, en su continuación en los Altos hemos encontrado los 
moluscos fósiles tan típicos de las calizas miocenas de los páramos, 



(2) Castel (C): «Provincia de Guadalajara. Descripción geológica.) 
Bol. de la Com. del Mapa Geol. de España, tomo viii, 1881, pág. 147. 



DE HISTORIA NATURAL 25r 

y en muy buen estado de conservación en cuanto a su concha y 
hasta coloración (Plaiiorbis, Nerita, Melanopsis, etc.). 

En La Puerta la erosión ha dejado al descubierto por debajo de 

las calizas, continuación de las de Viana, las margas yesíferas 

grises, apareciendo con infinidad de pliegues, debido a que éstas 

son más endebles y en vez de seguir paralelas a aquéllas se han 

■ comprimido y plegado más fuertemente. 

En cuanto a las llamadas «Tetas de Viana», son dos cerros casi 
iguales, en forma de troncos de cono, con las cumbres casi planas 
y coronadas por un alto tajo o «ceño», como llaman en el país, sien- 
do su altura próxima a 1.100 m. sobre el nivel del mar, casj igual 
a la de los páramos más próximos, y de unos 250 m. sobre el valle 
del río Solana. 

Están formadas tan sólo por las capas del tramo superior del 
mioceno continental, o sea, en la base por las calizas de Viana, luego 
areniscas que van pasando insensiblemente a conglomerados con 
un espesor de unos 70 m. y, por fin, las calizas, de unos 60 m., 
parte de las cuales forman la planicie de la cumbre, la cual es acce- 
sible solamente por un punto (no muy fácil de escalar), de lo que 
se aprovechan las gentes para dejar ganado lanar en la parte alta 
sin temor a que se escape, pues tanto para subir como para bajar 
las reses lo tienen que hacer por medio de cuerdas. 

Por lo que respecta a su tamaiio, baste decir que la planicie de 
la cumbre tiene forma ovalada, en la que el diámetro mayor en la 
del S. es de unos 250 m. (N. a S.) y el menor de 100 m. (E. a W.). 
La del N. es más estrecha, pero más larga y en las mismas direc- 
ciones que la anterior. Sus, capas no son horizontales, sino que for- 
man un suave sinclinal cuyo eje va de E. a W. y situado en el co- 
llado que las separa entre sí. No entro en más detalles respecto a 
la tectónica y demás, por reservarlo para el trabajo que sobre toda 
esa región tengo en preparación. 

Por último, debo hacer notar que desde los Altos de las Muelas 
en Viana y desde otros puntos de las provincias de Guadalajara y 
Cuenca, he podido contemplar parte de las sierras señaladas en el 
Mapa como cretácicas de Canredondo, Arbeteta a Alcantud, Prie- 
go y sus continuaciones al S. en manchoncitos aislados, habiendo 
encontrado gran parecido en su aspecto con las regiones por mí 
estudiadas de mioceno muy plegado (Sierra de Altomira, etc.) y 
dando, además, la coincidencia de no haber encontrado fósiles en 
ellas los Sres. Cortázar y Castel, que de ello se han ocupado, cuan- 



258 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

do aquéllos son tan abundantes en los restantes manchones cretáci- 
cos del N. de Guadalajara y en los de la serranía de Cuenca, hace 
que no tenga por muy segura (por lo menos, para gran parte de 
ellos) la edad a dichos manchones asignada, esperando que poste- 
riores estudios nos la determinarán exactamente. 



Digestión intracelular en un acaro 

por 
Eduard Reichenow. 

(Lámina vii ) 

Gracias a la hospitalidad que he encontrado en el Museo Nacio- 
nal de Ciencias Naturales, he podido proseguir durante mi actual 
estancia en Madrid, mis investigaciones sobre hemogregarinas. Con 
este motivo se evidenció la necesidad de conocer más detenida- 
mente la anatomía del acaro Liponyssus saiirariim, animal trans- 
misor de los parásitos de la sangre de Lacerta muralis, según 
señalé en un trabajo anterior (Reichenow, 1913). Las nuevas 
observaciones sobre el desarrollo de las hemogregarinas, así como 
las referentes a la anatomía e histología del mencionado acaro, 
serán publicadas detalladamente en otro lugar. En la presente nota 
daré sólo una corta descripción del muy notable proceso de diges- 
tión del acaro, que, por efectuarse intracelularmente, es de interés 
especial para la fisiología comparada de la digestión. 



Desde hace mucho tiempo se sabe que en los metazoos inferiores 
se presenta una forma de digestión en la cual las partículas de ali- 
mento son incorporadas a las células del epitelio intestinal mediante 
procesos ameboideos, para ser digeridas en el interior de ellas. Ya 
en el año 1857 describió Lieberkühn este modo de digestión en 
Spongilla; en los celentéreos lo observó primero Claus (1874) en 
sifonoforos y Jeffery Parker (1880) en H'ydra fusca. Fueron fun- 
damentales para esta cuestión los trabajos de Metschnikoff (1878, 
1879, 1880, 1882), quien se dio cuenta déla gran importancia que se 
debe atribuir a la existencia en los metozoos más inferiores de un 
proceso de digestión que es general en los protozoos. Por sus inves- 



Bol. de la R. Soc. Esp. de Hist. Nat. 



Tomo XVIII. -Lám. VII. 



--r"^ "?"'^:>. 
















<^i>l 



•^^r 



Ed. Reichenow, del. 



DE HISTORIA NATUKAL 259 

tigaciones se comprobó que este proceso es general tanto en los es- 
ponjiarios como en los celentéreos, y además lo observó por vez 
primera en algunos turbelarios. Pero más sorprendente que en los 
animales mencionados — metazoos de organización ínfima— es la 
presencia de la digestión intraceUiIar en los gastrópodos, observa- 
da por Enriques (1902), el cual, por el contrario, no la ha podido 
comprobar en los cefalópodos y lamelibranquios (Ostrea edulis) por 
él estudiados. 

Por lo que conozco actualmente de la bibliografía, veo que no ha 
sido descrita hasta la fecha la digestión intracelular de partículas 
figuradas de alimento en otras clases de animales; en particular no 
se conoce nada sobre este fenómeno en los artrópodos. 



El acaro Liponyssus saw/arz/m Oudemans (1901) pertenece a 
la familia de los gamásidos. La larva con seis patas se metamorfo- 
sea sin tomar alimento en ninfa con ocho patas, la cual chupa san- 
gre de lagartija, llenándose de una sola vez. Terminada la diges- 
tión, resulta, por metamorfosis de la ninfa, el animal adulto, hembra 
o macho. La hembra fecundada se nutre también de sangre de la- 
gartija, y después de cada succión de sangre pone una parte de sus 
huevos. Ordinariamente ha puesto todos los huevos después del 
tercer período de digestión, y entonces va muriendo lentamente. 
El macho no chupa sangre y parece tener suficiente para el resto 
de su vida con el alimento tomado cuando ninfa. 

Para comprender el proceso de la digestión tenemos que hacer 
algunas indicaciones sobre el aparato digestivo. En la figura 1 .^ 
del texto he dibujado los órganos de digestión y de excreción de un 
acaro hembra joven y todavía ayuno, según la reconstrucción he- 
cha mediante una serie de cortes. La sangre, chupada por la farin- 
ge musculosa (f), pasando por el esófago (e), va al intestino me- 
dio (im), que en toda su extensión es digestivo. 

El intestino medio de los arácnidos se caracteriza, como es sabi- 
do, por su tendencia a formar ciegos, que aparecen con gran varia- 
bilidad en los diversos representantes del grupo. Están extraordina- 
riamente desarrollados en las arañas, en las que constituyen un 
verdadero sistema de tubos múltiplemente ramificados. Fué prin- 
cipalmente esta última disposición la que condujo a designar estos 
ciegos erróneamente como hígado, hasta que Bertkau (1884, 1885) 



260 



boletín de la rf.al sociedad española 



pudo comprobar que no se trata de tubos glandulares, sino de por- 
ciones del intestino digestivo. En los ácaros, los ciegos del intestino 
medio muestran el grado mínimo de desarrollo, pero también en ellos 
se observan grandes variaciones en su número y disposición, aun 




Fig. L"— Aparatos digestivo y excretor de una hembra joven antes de ingerir 

alimento, x 140. 

1, quelíceros; 2, pedipalpos; 3-6, patas; c, cerebro. (La explicación de las restantes 

letras se halla en el texto.) 



entre los de formas próximas. En la especie presente .'vemos, coma 
muestra la figura, a cada lado del intestino medio una evaginación 
que, a su vez, se divide en una rama anterior y otra posterior; 
además, anteriormente se prolonga formando un ciego corto que 



DE HISTORIA NATURAL 



261 



se extiende dorsalmente por delante de la desembocadura del esó- 
fago; y posteriormente se prolonga también, formando otro ciego 
corto y dorsal, que se extiende por detrás del arranque del intes- 
tino final. 

El intestino final (if) tiene exclusivamente el papel de conducir 
los excrementos a un gran recipiente esférico, la vesícula rectal (vr), 
desde donde pueden ser evacuados directa- 
mente por el ano (a). La vesícula rectal repre- 
senta una cloaca, puesto. que desembocan en 
ella también los órganos de excreción, los tu- 
bos de Malpighi (tm). 

Éstos son un par de tubos sencillos, cuyos 
extremos anteriores están situados en los ar- 
tejos básales del primer par de patas. Pri- 
mero se extienden hacia atrás por debajo del 
intestino y forman, cada uno, tres cortas sinuo- 
sidades que penetran algo en las bases del 
segundo, tercero y cuarto par de patas; luego 
ascienden hacia el lado dorsal y prosiguen 
hasta más allá de la vesícula rectal; detrás de 
ésta tuercen hacia abajo; luego marchan ha- 
cia delante, y, finalmente, vierten en la ve- 
sícula en su cara inferior, a los lados de la des- 
embocadura del intestino final. 

El epitelio del intestino medio, que no está 
funcionando (fig. 2.^ del texto), da la impre- 
sión a primera vista de estar compuesto por 
varios estratos. Esta impresión es debida a 
que algunas células del epitelio, que sobre- 
pasan mucho en tamaño a las otras, tienen Rg. g.'^- Corte de una 

.•11 ■ . . r . , , parte del epitelio intes- 

hinchada su porción mas próxima al lumen tinai de un acaro antes 
intestinal y, poniéndose en contacto, estas e ingejir^a^imento. 
partes hinchadas cubren completamente a las 
células más pequeiías. También éstas últimas son de tamaño muy 
variable y no alcanzan todas, por lo tanto, la misma altura en el 
epitelio. Después de la descripción del proceso digestivo podre- 
mos tratar de las relaciones de estas diferentes formas de células. 
Cuando después de tomar alimento el acaro el intestino medio 
queda repleto de sangre, se modifica completamente el aspecto del 
epitelio. Las grandes células que sobrepasan a sus vecinas, intro- 

ToMO xvMi.— Mayo, 1918. - 17 




■262 boletín de LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ducen entonces profundamente su porción libre en la masa del ali- 
mento, y resaltan tanto del conjunto del epitelio que ordinariamente 
suelen quedar unidas a él tan sólo por un pedúnculo delgado. En su 
superficie aparecen grandes pseudópodos, cuya estructura reticular 
muy fina los distingue claramente del protoplasma interior de retí- 
cula muy tosca. Por lo tanto, podemos diferenciar, como en una 
ameba, una capa ectoplasmática y un endoplasma (lám. vii, figs. 4 
y 7). Los pseudópodos cogen y envuelven los glóbulos de la san- 
gre, y de este modo los dirigen al interior de la célula. 

Los eritrocitos de las lagartijas son muy favorables para la ob- 
servación del proceso de digestión intracelular, puesto que, a cau- 
sa de su color amarillo y de tener núcleo, permanecen durante 
mucho tiempo perceptibles en el interior de las células. Pocas ho- 
ras después de la ingestión del alimento, pueden encontrarse ya las 
grandes células intestinales repletas de eritrocitos (lám. vii, figu- 
ra 5). Inmediatamente después de la incorporación de la presa em-- 
pieza su digestión. Se pueden hallar numerosos glóbulos de la san- 
gre reunidos en una gran vacuola digestiva, pero por regla general 
quedan separados los glóbulos, de modo que, cuando se han liqui- 
dado, resulta una vacuola de alimento en lugar de cada uno de ellos. 
Del mismo modo que, al empezar la digestión, la forma caracterís- 
tica del eritrocito se cambia en forma esférica, así también los ele- 
mentos cromáticos de su núcleo confluyen formando una esfera, al 
principio provista todavía de vacuolas, y luego sin estructura (lá- 
mina VII, fig. 6). Esta esfera cromática disminuye paulatinamente 
hasta quedar por completo disuelta. El contenido de las vacuolas 
pierde, por fin, su color amarillo, y el producto final de la digestión 
se presenta como un líquido homogéneo, que luego sale de la célula. 

Estando infectados muy a menudo los eritrocitos de las lagarti- 
jas por hemogregarinas, resulta que también estos parásitos perte- 
necen a los elementos figurados del alimento tomado por el acaro, 
y, por lo tanto, exigen una breve indicación. En el intestino del 
acaro, las hemogregarinas quedan unas incluidas en los eritrocitos, 
otras se salen de éstos y se mueven libres en el plasma sanguíneo. 
Pueden ser incorporadas por los fagocitos del mismo modo que los 
glóbulos, pero pueden también penetrar por movimiento propio 
en el interior de las células del epitelio, y esta penetración activa 
explica su presencia en células que, por lo demás, no dejan reco- 
nocer ningún indicio de función fagocítica (lám. vii, fig. 3). Dejan- 
do aparte los gametocitos maduros, todos los demás parásitos lie- 



DE HISTORIA NATURAL 263 

gados al interior de los. fagocitos son digeridos sin dificultad. Tam- 
bién tienen la misma suerte una parte de los gametocitos: los que 
quedan salvos, se acumulan en vacuolas particulares de las células 
(fig. S.'^/del texto), donde pueden encontrarse en grandes canti- 
dades. 

La proporción de los gametocitos que perecen, aun siendo de la 
misma procedencia, es muy diferente en los diversos ácaros; en 
numerosas hembras y en todas las ninfas no subsiste ni un solo pa- 
rásito. No puedo indicar las causas de esta diferencia. Puede de- 
cirse, como en otros casos semejantes conocidos, que los diferen- 
tes ácaros poseen un distinto grado de inmunidad hacia los pará- 
sitos, sin que por ello quede explicado nada. Los gametocitos que 
se han salvado del aniquilamiento regresan al lumen intestinal hacia 
el final de la digestión, y allí, con la conjugación de individuos ma- 
chos y hembras, se reanuda el proceso de su desarrollo (véase Rei- 
CHENOW, 1913). 

Volvamos a los procesos de digestión que se observan en la cé- 
lula epitelial. Como restos no digeribles de alimento quedan en 
ella granitos de pigmento pardos y muy refringentes que, después 
de cada acto de digestión de la célula, se acumulan en mayor canti- 
dad y se transforman en numerosas masas esféricas (lám. vii, figu- 
ras 7 y 8, y fig. 4.^ del texto). Estas partículas de pigmento se 
originan exclusivamente en las células que han digerido glóbulos 
de la sangre de lagartijas. Antes de la primera succión de sangre 
no está, pues, pigmentado el intestino del acaro. 

Una vez repleta la célula del epitelio con esferas de pigmento 
queda incapaz de actividad digestiva ulterior y perece. Esta célula 
sale del conjunto epitelial (véase la fig. 4.^ del texto), y cae en el 
lumen intestinal, donde adquiere forma esférica. Su núcleo dege- 
nera y desaparece, lo mismo que la estructura del protoplasma, que- 
dando finalmente sólo una gran esfera repleta de gotas de pigmen- 
to (lám. vil, fig. 9). Estas células de pigmento se encuentran en el 
lumen del intestino aumentando con el progreso de la digestión; de 
modo que hacia el final de cada período digestivo el intestino que- 
da repleto con gran cantidad de ellas. Poco a poco van pasando 
por el intestino final a la vesícula rectal, donde se disgregan, si no 
lo han hecho ya en el camino. 

Mientras dura la digestión observamos en el lumen intestinal, no 
sólo las células del epitelio gastadas que van pereciendo, sino tam- 
bién otras que contienen todavía eritrocitos bien perceptibles, en 



264 boletín de La REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

las que, por consiguiente, está aun en plena actividad la diges- 
tión intracelular. De esto se deduce que también algunas células 
todavía aptas para la función se separan del conjunto epitelial, para 
ejercer su actividad en medio del quimo. Estas células, naturalmente, 
tienen que devolver al lumen intestinal el alimento digerido; y es 
evidente que también por parte de los fagocitos que se encuentran 
en el conjunto del epitelio se efectúa la devolución del alimento 
principalmente hacia el intestino y sólo en medida muy escasa —si 
en realidad tiene lugar — a través del delgado pedúnculo hacia el 
celoma. Por lo menos no se observan nunca en los pedúnculos va- 
cuolas de alimento de tamaño grande. 

El cuadro normal de la digestión muestra que los glóbulos de la 
sangre de las lagartijas, que no han sido todavía incorporados por 
los fagocitos, permanecen inalterados en el intestino hasta que les 
llegue el turno, lo que puede tardar a veces más de una semana. 
De esto podemos deducir que en el acaro de que nos ocupamos- 
no son segregados fermentos digestivos, siendo, por tanto, la di- 
gestión exclusivamente intracelular. 

Parece contradecir esta observación el que, en algunos casos, po- 
cas horas después de la succión del alimento, podemos observar en 
el intestino del acaro la liquidación de los elementos figurados de 
la sangre. Como no es probable que en la misma especie la mayor 
parte de los individuos no posea ninguna huella de digestión extra- 
celular, mientras se presenta ésta de un modo muy activo en algu- 
nos, tenemos que buscar para este hecho otra explicación: según 
mi opinión es ésta una infección bacterial del intestino del acaro. 

Por regla general no existen bacterias en el intestino del acaro; 
con lo cual no se afirma la absoluta esterilidad de este órgano^ 
sino únicamente el hecho de que no aparecen bacterias mediante 
la investigación microscópica. En los raros casos en que se las en- 
cuentra se observa que son incorporadas por las células del epi- 
telio del mismo modo que los otros elementos figurados, y que son 
digeridas (lám. vii, fig. 6). Ordinariamente logra el ácaío domi- 
nar de este modo la infección, pero a veces las bacterias aumentan 
de tal manera que el animal perece. 

De lo antedicho resulta que el contenido líquido del intestino que 
va a ser absorbido consiste en una mezcla de substancias ya des- 
compuestas y de alimento no digerido, el cual es el plasma de la 
sangre de la lagartija. Todas las células del epitelio toman parte 
en la absorción; pero las mayores más activamente que las menores, 



DE HISTORIA NATURAL 265 

como puede deducirse del número y tamaño de las vacuolas que en 
ellas se presentan (lám. vii, figs. 1 y 3)- Como una parte del líquido 
absorbido —el plasma sanguíneo— ha de ser digerido intracelular- 
mente antes de pasar al celoma como quilo, no existe ninguna dife- 
rencia fundamental entre las células que sirven a la absorción y los 
fagocitos. Observamos también que estas células son aptas para 
incorporar elementos figurados pequeños, como bacterias; por lo 
tanto, no es sorprendente el hecho de que estas células puedan 
transformarse en fagocitos, para reparar de este modo el gasto 
constante de esta forma de célula. 

No parece tener lugar una multiplicación de los elementos del in- 
testino, como tampoco de las células de ningún otro tejido, durante 
toda la vida del acaro, una vez concluido el desarrollo embriona- 
rio. Nunca he podido observar divisiones de núcleos: el reemplazo 
de los fagocitos que, cargados de materias de excreción, se han des- 
prendido del conjunto del epitelio, se efectúa exclusivamente ocu- 
pando su lugar las mayores de las células que se habían dedicado 
hasta entonces únicamente en hacer utilizable el alimento líquido. 
Entre estas células mayores que van a transformarse en fagocitos y 
las más pequeñas del intestino se encuentran todas las transicio- 
nes (lám. vil, figs. 1 y 3). Las más grandes tienen ya la misma for- 
ma de clava que los fagocitos, y, como éstos, sobresalen mucho de 
las células vecinas: la falta de pigmento en su interior prueba que 
no se han ocupado todavía en la digestión de los glóbulos de la san- 
gre. Éstas son las formas que se convierten en fagocitos jóvenes 
mediante el desarrollo de grandes pseudópodos. 

No he podido observar células especiales de secreción en el in- 
testino del acaro, lo que no es sorprendente, puesto que falta com- 
pletamente la digestión extracelular. Así resulta el notable hecho 
que todas las células intestinales son del mismo tipo y que la gran 
variedad de formas que presentan los elementos del intestino es 
sólo debida a diferentes estados de función y grados de madurez de 
las células. 

La duración del proceso de digestión siguiente a una succión de 
alimento es variable según se trate de una ninfa, o de una hembra 
después del primer acto de succión, o de una hembra después del 
segundo. Como se desprende del modo de efectuarse la digestión, 
resulta que la velocidad del proceso depende directamente de la 
proporción matemática entre la superficie y el volumen del alimen- 
to tomado, y como, dada una cantidad mayor de alimento, esta pro- 



266 



boletín de la real sociedad española 



porción se modifica en contra de la superficie, necesita, por consi- 
guiente, la hembra, que en su primer acto de succión chupa más 
sangre que la ninfa y en el segundo todavía más que en el primero, 
un lapso de tiempo cada vez más largo para la digestión. 

Naturalmente, como toda actividad celular, la velocidad de la 

digestión depende 
también de la tempe- 
ratura. A temperatu- 
ra que oscile entre 
20'' y 30" centígra- 
dos, digiere la ninfa 
en el transcurso de 
uno o dos días; el aca- 
ro hembra , después 
del primer acto de 
succión , en tres o 
cuatro días, mientras 
después del segundo 
acto de succión tarda 
en terminar la diges- 
tión próximamente 
ocho días. A tempe- 
raturas inferiores a 
20° el proceso es mu- 
cho más lento y a me- 
nos de 10° se detiene 
casi por completo. 

Como lo caracte- 
rístico de este pro- 
ceso de digestión con- 
siste en una sucesión 

Fig. S.-'-Corte de una parte del epitelio intestinal de de actos de fagocito- 
un acaro durante la digestión. >; 800. (La explicación ■ , -«i ^ i 

de las letras se halla en el texto.) SIS de Celulas del epi- 

telio y en el reempla- 
zo de los fagocitos gastados por otros nuevos, pueden encontrarse 
a la vez, mientras dura la digestión, todos los estados de las células 
unos junto a otros. 

Por esta causa, el cuadro histológico del epitelio intestinal se nos 
presenta con una variedad desconcertante de formas, según repro- 
duce la figura 3." del texto. En la base vemos las células todavía 




DE HISTORIA NATURAL 



267 







en estado joven Yr/^, las cuales toman sólo parte escasa en la ab- 
sorción y en la digestión del alimento líquido; en b se encuentra 
una célula absorbente que va rellenando un hueco y desarrollándose 
en célula en forma de clava. Células que ya tienen la forma de cla- 
va característica de los fagocitos, pero que aun no han tomado más 
que materias líquidas, 
están indicadas con 
la letra c. Avanzando 
más hacia el interior 
del intestino que el 
resto del epitelio, ob- 
servamos los extremos 
dotados de pseudópo- 
dos de las células que 
de momento están en 
actividad fagocítica 
(d); al lado hay otras 
células (e) que ya es- 
tán más o menos llenas 
de glóbulos de sangre 
de lagartija y mues- 
tran, además, una ri- 
queza varia de pigmen- 
to, prueba de una acti- 
vidad digestiva prece- 
dente. Ya repleta del 
todo de granos de pig- 
mento, pero todavía 
ocupada en la diges- '^*'" '' 

tión de algunos eritro- Fig. 4." -Corte de una parte de la pared del intestino 
r'ún^ cfi nrticcTifa lo de un acaro hembra, mostrando la situación de los 
1-1LUC5, 5>c pic^eiiLd Id ovocitos entre las células epiteliales. Los ovocitos 

Célula /, mientras otra '^" '"" '*°' '^'""'ia'"St'¿loa ^^'^^ '"^'"''°'' ^^ 
contigua está ya ma- 
dura para la expulsión. La célula más inferior designada por e y 
también la célula /contienen hemogregarinas. 

No es muy considerable la actividad de absorción atribuida en 
este acaro al epitelio intestinal; pues los ovocitos, a causa de condi- 
ciones anatómicas muy particulares que. no puedo describir aquí 
con detalle, toman directamente parte en la absorción. Los ovarios 
se encuentran situados en la misma pared del intestino y los ovo- 







© 



A-''f% 



^■Jj 



268 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

citos apartan las células y sobresalen mucho —en particular cuan- 
do están ya crecidos— en el lumen intestinal. Es un aspecto muy 
notable el ver los ovocitos formando con las células del intestino un 
conjunto epitelial continuo (fig. 4.'' del texto). La absorción directa 
del alimento por los ovocitos —ya manifiesta por la disposición 
histológica— puede comprobarse indudablemente por la existen- 
cia de vacuolas muy grandes de alimento, cuyo lugar de formación 
se halla en el lado adyacente al lumen intestinal (véase la figura). 
Como el alimento del acaro se invierte principalmente en el desarro- 
llo de los huevos, relativamente muy grandes — 0,35 mm. de longi- 
tud y 0,25 mm. de anchura—, resulta que la absorción en su mayor 
parte se efectúa por éstos. 

Las condiciones anatómicas aquí indicadas muestran una vuelta 
hacia estados muy primitivos, relacionada con el parasitismo de 
este acaro. Surge, por lo tanto, la cuestión de si tenemos que con- 
siderar también el modo intracelular de la digestión como un fenó- 
meno regresivo análogo, o si está justificada la suposición de que 
este proceso 'de digestión tiene una distribución más amplia entre 
los ácaros o, en general, entre los arácnidos. 

Por de pronto, es importante demostrar que mis hallazgos en Li- 
ponyssus coinciden completamente con las descripciones histo- 
lógicas del epitelio intestinal de otros arácnidos, dadas por varios 
investigadores. Del epitelio del intestino medio de los falángidos 
hace constariya Plateau (1876) —cuyas observaciones han sido 
confirmadas por Rossler (1882)— que se compone de una sola es- 
pecie de células cuyos representantes tienen, unos aspecto cilin- 
drico, otros el de clava, encontrándose entre ambas formas todas 
las transiciones. Idéntica descripción da Henkinq (1882) en el aca- 
ro Trombidium fuliginosum. Bertkau (1884, 1885) y Schimke- 
wiTSCH (1884) observan estos dos tipos celulares en araneidos, 
pero los consideran como dos especies diferentes de células; Bert- 
kau ve en las células en forma de clava células de secreción, que 
segregan los fermentos digestivos, y asigna, en cambio, a las célu- 
las menores «elípticas» la función de depósito de alimento. En la 
descripción de Bertkau es de interés particular, a causa de su 
coincidencia con mis hallazgos, la indicación de que las células cla- 
viformes se juntan por encima de las otras, limitando de este modo 
sólo ellas el lumen intestinal. Birula (1891) ha comprobado en las 
solpugas (Galeodidae) que, no obstante la variedad de sus formas, 
son de la misma especie todas las células del intestino medio; y el 



UE HISTORIA NATURAL 269 

mismo resultado obtuvieron Bernard (1893) en los escorpiones y 
pseudoscorpiones, y Nordenskióld (1908) en Ixodes. Estas com- 
probaciones de la composición uniforme del epitelio intestinal son 
de particular importancia, porque podíamos esperar la existencia 
de células especiales de secreción en caso de efectuarse la diges- 
tión en el lumen intestinal. Nordenskióld encuentra que las gran- 
des células claviformes del intestino de Ixodes muestran prolonga- 
ciones ameboideas, y observa que estos pseudópodos pueden abra- 
zar las partículas que existen en la sangre chupada —por ejemplo 
los cristales que a veces aparecen — , pero no ha observado fagoci- 
tosis, suponiendo más bien que las partículas de aumento abrazadas 
son disueltas por la segregación de fermento. 

De mucha mayor importancia que la conformidad hasta ahora 
tratada en la estructura histológica del epitelio intestinal, es el he- 
cho de que en los más diversos representantes de los arácnidos ha 
sido observada también la expulsión de células del epitelio repletas 
de pigmento o cristales o la separación de porciones de semejantes 
células. El desprendimiento de células del epitelio enteras en gran- 
des cantidades en el curso de la digestión lo señalan Platau, Róss- 
LER y Bernard en los falángidos; el último, además, en escorpio- 
nes y solpugas; Batelli (1891) y Berlese (1897), como también 
MiCHAEL (según indicaciones de Bernard) en ácaros. Según Bert- 
KAU, se separa en los araneidos únicamente el extremo libre de las 
células provisto de pigmento; Bernard señala el mismo fenómeno 
en los pseudoscorpiones, y Henking en el acaro Trombidium. 
Bernard encuentra además, en todos los representantes de los 
arácnidos por él estudiados, la expulsión de corpúsculos cristalinos 
sin pérdida de materia celular. No tengo razón alguna para supo- 
ner que un proceso análogo pueda tener lugar con los granitos de 
pigmento de Liponyssus. 

Batelli ve en los pigmentos de las células epiteliales fermentos 
digestivos, y por ello admite que el desprendimiento de las célu- 
las y su distribución en el quimo tiene la significación de llevar los 
fermentos a todos los lugares donde son necesarios. Ya Henking, 
pero principalmente Bernard, consideraron los granitos que se 
van acumulando en las células del intestino como excreciones ori- 
ginadas en la digestión del alimento. Tal opinión supone en el fon- 
do la existencia de procesos de digestión en el interior de las célu- 
las epiteliales, y Bernard, en efecto, ha sacado esta deducción: en 
todos los arácnidos por él investigados describe el proceso de di- 



270 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

gestión, admitiendo que el alimento no digerido es reabsorbido en 
estado líquido por las células epiteliales y que se acumula en su 
interior en vacuolas digestivas, donde es paulatinamente digerido, 
hasta que quedan sólo restos no digeribles en forma de granitos 
cristaloides. Compara las vacuolas digestivas de las células epite- 
liales con las de las amebas, de las que pueden distinguirse, s'egún 
asegura Bernard. 

Como vemos, ya Bernard indica la existencia de digestión in- 
tracelular en los arácnidos. El que esta indicación haya evidente- 
mente merecido sólo escasa atención (1) se debe sin duda a que 
se echa de menos aquí la fagocitosis de partículas figuradas de ali- 
mento, fenómeno que está ligado al proceso de la digestión in- 
tracelular, fundada sobre las observaciones hechas en esponjas, 
celentéreos y platodes. Naturalmente, esta conexión no es necesa- 
ria, puesto que el estado de agregación del alimento incorporado es 
indiferente para el concepto de la digestión intracelular; pero la fal- 
ta o, por decir mejor, la no observación de la fagocitosis, quita a la 
afirmación de Bernard el único apoyo que la haría convincente. 
Pues no es posible por una investigación meramente histológica lle- 
gar al convencimiento de que el contenido de las vacuolas de las 
células del epitelio intestinal representa una parte del quimo que 
rellena el intestino y de que ambos se componen de substancias to- 
davía no absorbibles. 

Únicamente el descubrimiento de la incorporación de partículas 
figuradas por las células del epitelio en Liponyssus, unido al conoci- 
miento de la completa coincidencia de tan particulares condiciones 
histológicas en el intestino medio de los diversos representantes de 
los arácnidos, da prueba de la exactitud de la opinión de Bernard 
y a la vez nos autoriza a afirmar que la digestión intracelular es 
una función generalizada en los arácnidos. 

El hecho de que ninguno de los numerosos investigadores haya 
señalado hasta la fecha fenómenos de fagocitosis en el intestino de 
los arácnidos se explica probablemente, porque el alimento se halla 
de ordinario en el intestino en forma de una masa ya líquida, más 



(1) El estudio de Bernard no está mencionado en los trabajos de 
conjunto sobre digestión intracelular que he tenido a mi disposión, por 
ejemplo: Richet, Dictionnaire de Physiologie, tomo iv, 1900, artículo 
Digestión; y Handworterbiich d. Natunvissensch., tomo x, 1915, artícu- 
lo Verdauuriff. 



DE HISTORIA NATURAL 271 

O menos homogénea, y porque las partículas figuradas, cuando 
existen, no tienen aspecto suficientemente característico y sufren 
una modificación demasiado rápida en la célula epitelial para poder 
ser reconocidas en ella como cuerpos extraños. Cuando el alimento 
no consiste en jugos perfectamente líquidos —como es el caso en 
algunos ácaros— queda por explicar el modo como se verifica la 
liquefacción de las materias alimenticias, y con ello se suscita a la 
vez la importante cuestión de si en los araneidos, al lado de la di- 
gestión intracelular, está ya desarrollada la digestión extracelular. 

Bertkau ha comprobado en los araneidos que el alimento se li- 
quida por la acción de las secreciones de las glándulas salivales, 
fuera del cuerpo, ya antes de ser chupado. Queda indeciso en 
qué medida este hallazgo es aplicable a los otros arácnidos, 
puesto que frecuentemente no han podido ser halladas glándulas 
salivales. El hecho probado por Bertkau es muy interesante para 
la filogenia del proceso digestivo, puesto que es este el primer 
paso que nos indica el camino por el que se desarrolla paulatina- 
mente la digestión extracelular. La importancia de este primer paso 
consiste evidentemente en que facilita, gracias a la liquefacción del 
alimento, la incorporación de éste a las células epiteliales; pero, 
además, la disgregación de los materiales, forzosamente con aqué- 
lla relacionada, quita a las células una parte del trabajo. 

Según las observaciones de Chapeaux (1893), son muy análo- 
gos los fenómenos en los celentéreos. Este autor observa que en 
las actinias el comienzo de la digestión es debido a las secreciones 
de los filamentos mesentéricos, confirmando de este modo la an- 
tigua opinión de los hermanos Hertvv'ig (1879) sobre la significa- 
ción de estos filamentos; en cambio, en los sifonóforos, la diges- 
tión parece ser exclusivamente intracelular. 

No es difícil comprender que con la perfección del sistema glan- 
dular intestinal van siendo trasladados cada vez más el proceso de 
la digestión desde el interior de la télula al lumen intestinal, de 
modo que son posibles todas las transiciones entre la simple fago- 
citosis y el complicado proceso de digestión de los más desarrolla- 
dos animales, ya que ni aun en los mamíferos falta del todo la di- 
gestión intracelular; pues es sabido que se admite que el desdobla- 
miento de los ácidos nucleínicos tiene lugar en el interior del 
epitelio. Probablemente en todo el reino animal la digestión intra- 
celular coexiste con la extracelular, siendo muy variable la propor- 
ción entre ambas, según el grado de organización de los anima- 



272 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

les. Sin embargo, hasta la fecha no se ha prestado apenas atención 
a esta coexistencia, debido a que —bajo la influencia de ideas fisio- 
lógicas, sacadas de la investigación de los seres más elevados — se 
ha considerado la digestión extracelular como el tipo de la di- 
gestión. 



Como en mis anteriores trabajos publicados en español la traduc- 
ción fué efectuada por Herrn Paul Wernert y la revisión de ésta 
por el Sr. D. Antonio de Zulueta, por lo que expreso aquí a am- 
bos señores mi cordial agradecimiento. 



Trabajos citados. 

(No he podido consultar las obras señaladas con asterisco.) 

Batelli, a. (1891): Note anatomo-fisiologiche sugli Ixodini. Bul!. Soc. 
Entom. Ital., vol. 23, pág. 218. 

* Berlese (1897): La digestione negli Acari. Riv. Patologia vegetale, 

vol. 5. 
Bernard, H. (1893): Notes on some of the digestive processes in Arach- 

nids. Journ. of the R. Micr. Soc, 2, pág. 427. 
Bertkau, Ph. (1884): Über den Baii und die Funktion der sogenannten 

Leber bei den Spinnen. Arch. mikr. Anat., vol. 23. 

— (1885): Über den Verdaaungsapparat der Spinnen. Arch. mikr. 

Anat., vol. 24. 

* Birula (1891): Der Mitteldarm der Galeodiden. Biol. Centralbl., vol. 11, 

pág. 295. 
Chapeaux, M. (1893): Recherches sur la digestión des Coelentérés. Arch. 

Zool. Expér. et Gen., ser. 3, vol. 1, pág. 139. 
''■■ Clal's (1874): Schriften zoolog. Inhalts, 1, pág. 31. 
Enriques, P. (1902): Le foie des Mollnsques et ses fonctions. Arch. ¡tal. 

de Biologie, vol. 37. 

— (1902): II fegado dei MoHuschi e le sue fiinsioni. Mitteil. a. d. Zool. 

Station zu Neapel, vol. 15, pág. 281. 
Henking, H. (1882): Beitrage zur Anatomie, Entwicklungsgeschichte und 

Biologie von Tronibidium fuliginosum. Zeitschr. f. wiss. Zool., 

vol. 37. 
Hertwig, o. y R. (1879): Die Actinien, Jena. 
METscHNiKor-F, E. (1878): Verdauungsorgane einiger Süssmasserturbel- 

larien. Zool. Anz., vol. 1, pág. 387. 

— (1879): Spongiologische Studien. Zeitschr. f. wiss. Zool., vol. 32, 

pág. 349. 

— (1880): Über die intrazellulare Verdauung Ijei Coelenteraten. Zool. 

Anz., vol. 3, pág. 261. 

— (1882): Zur Lehre über die intrazellulare Verdauung niederer Tiere. 

Zool. Anz., vol. 5, pág. 310. 



DE HISTORIA NATURAL 273 

NoRDENSKioLD, E. (1908): Zar Anatomie und Histologie oon Ixodes re- 

duüius. Zool. jahrb., Abt. f. Anat., vol. 25, pág. 637. 
OuDEMANS, A. C. (1901): Notes on Acari. Third series. Tijdschr. d. Ne- 

derlandsche Dierk. Vereen, ser. 2, vol. 7. 
'■■■ Parker, J. (ISSO): On the histologij of Mydra fusca. Quart. Journ. 

Micr. Sci., pág. 223. 
'• Plaieau, F. (1876): Notes sur les phénoménes de la digestión et sur la 

structure de l'appareil digestio chez les Phalangides. Buli. Ac. 

r. se. Belgique (2), vol. 42. 
Reichenow, E. (1913): Karyolysus lacertae, ein wirtwechselndes Cocci- 

dium der Eidechse Lacerta muralis und der Milbe Liponyssus sau- 

rarum. Arbeiten a. d. K. Qesundheitsamte, vol. 45, pág. 317. 
RossLER, R. (1882): Beitráge zur Anatomie der Phalangiden. Zeitschr. 

f. wiss. Zoo!., vol. 36, pág. 671. 
ScHiMKEwiTSCH, W. (1884): Etude sur V anatomie de l'épeire. Ann. Sci, 

nat. Zool., vol. 17, pág. 1. 



Explicación de la lámina VII. 

Todas las figuras corresponden a preparaciones fijadas por la diso- 
lución de ScHAUDiNN y teñidas por la hematoxilina de Delafield. Han sido 
obtenidas con el obj. apocr. Zeiss 2 mm. y el ocul. comp. 8 y la cámara 
clara de Abbé, dibujando a la altura de la platina; el aumento es, pues, 
de 1.000 diám., próximamente. 

Figuras 1-3. — Células del epitelio intestinal de Liponyssus saurarum, 
jóvenes y todavía no aptas para la fagocitosis, mostrando todas 
las transiciones desde las formas más pequeñas (fig. 3, a la izquier- 
da) hasta la forma completamente desarrollada de clava (fig. 3, 
centro). Esta última célula contiene una pareja de gametocitos de 
la hemogregarina Karyolysus lacertae que ha penetrado en ella. 

Figura 4. — Célula joven que, mediante la formación de pseudópodos, 
se ha transformado en fagocito. 

Figura 5.— Célula del epitelio repleta de eritrocitos de lagartija. 

Figura 6.— Célula de epitelio con eritrocitos de lagartija en diferentes 
grados de digestión y con bacterias fagocitadas, la mayor parte de 
las cuales están reunidas en una gran vacuola. 

Figura 7. -Célula del epitelio que, como restos de una digestión pre- 
cedente, contiene granos de pigmento y que ha formado nueva- 
mente pseudópodos para una nueva fagocitosis. 

Figura 8. —Célula repleta de granos de pigmento e incapaz de más ac- 
tividad digestiva. 

Figura 9.— Célula repleta de granos de pigmento que se ha desprendido 
del conjunto epitelial y que ha tomado forma esférica en el lumen 
intestinal. 



274 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Dos nuevos antílopes de la subfamilia Tragelaphince 

por 
Ángel Cabrera. 

De algunos años a esta parte se han descrito una porción de an- 
tílopes del género Tragelaphiis, más o menos parecidos al «guib» 
de Buffon (T. scriptus) y diferentes entre sí por ciertos caracte- 
res externos. Algunos de estos antílopes son marcadamente más 
grandes que otros; en unos el cuello está enteramente cubierto de 
pelo, mientras en otros presenta un ancho espacio pelado, que pa- 
rece la huella de un collar; unas formas tienen en la cara, entre los 
ojos, dos manchas blancas alargadas y convergentes, formando 
una V, manchas que en otras faltan por completo, y, finalmente, 
las rayas y manchas blancas del cuerpo pueden existir constante- 
mente o pueden borrarse en el animal adulto. Lydekker y Blai- 
ne, en el Catalogue of the Ungulate Mammals in the British 
Museum, admiten nada menos que veintiocho formas distintas, aun- 
que considerándolas todas como simples razas locales de T. scrip- 
tus; pero no puede afirmarse si las veintiocho son realmente ver- 
daderas mientras no se comparen series más numerosas de ejem- 
plares. Probablemente, algunas de las formas descritas serán una 
misma cosa, y en cambio, puede asegurarse que todavía quedan 
por describir algunas otras, pues son muchas las localidades donde 
la especie existe y de donde no han venido aún ejemplares a los 
museos. Según parece, cada mancha de selva de la región etiópica 
tiene una forma propia, y aun puede tener varias, pues de la com- 
paración atenta de las descripciones parece deducirse que dentro 
de una gran extensión de bosque, una montaña o un gran río pue- 
den separar dos razas, y que las razas de altura son diferentes, en 
la misma región, de las de sitios llanos. 

Entre unos cuantos mamíferos exóticos que el Museo Nacional 
de Ciencias Naturales acaba de adquirir de la Casa Rowland 
Ward, de Londres, hay un Tragelaphus del grupo scriptus, pro- 
cedente de la Provincia Central del Uganda, al que no conviene 
ninguna de las numerosas descripciones publicadas hasta ahora, 
siendo sus caracteres tan distintos de los de aquellas formas que 



DE HISTORIA NATURAL 275 

habitan regiones inmediatas, que creo preciso describirlo como re- 
presentante de una raza inédita. 

Tragelaphus scriptus heterochrous subsp. nov. 

Una raza de gran tamaño, casi como las más grandes de esta es- 
pecie, con un espacio pelado alrededor del cuello, sin manchas blan- 
cas en V entre los ojos y con las fajas verticales de los flancos bo- 
rradas en el adulto; color del cuello y del cuerpo obscuro, en mar- 
cado contraste con el de la cabeza. 

Caracteres. -- Cabeza de color leonado ocráceo vivo, casi naran- 
ja ocráceo en las mejillas y rojizo-naranja obscuro en la frente. La 
nariz por encima, hasta la altura de los ojos, negra. Manchas blan- 
cas de los labios, mandíbula y garganta, como de ordinario. Dos 
pintas blancas en cada mejilla, debajo del ojo. El tronco y el cuello, 
de un color pardo Bruselas, que contrasta con el matiz ocráceo de 
la cabeza, y que en la parte posterior, hacia los muslos, pasa gra- 
dualmente a leonado. La superficie abdominal, lavada de gris, pero 
no más clara que los flancos, ni sensiblemente más obscura. A lo lar- 
go del lomo, próximamente desde la mitad del cuerpo, hay una cresta 
de pelos blancos; a cada lado del cuerpo hay indicios, apenas per- 
ceptibles, de dos o tres bandas blancas, y a lo largo de la parte 
baja del flanco se extiende una serie de manchas blancas, muy bien 
marcadas, lo mismo que unas cuantas motas esparcidas irregular- 
mente por los muslos. El cuello, en su cara inferior, por debajo de 
la zona desnuda, presenta una banda transversal blanca bastante 
extensa. Los miembros torácicos, desde el codo hasta el carpo, 
son por fuera de un negro lustroso, y por dentro blancos junto al 
carpo, y negros sobre la región carpiana. Desde ésta, por delante 
del metacarpo, desciende una tira negra hasta la cuartilla, que es 
enteramente de este color, salvo dos manchas blancas que ocupan, 
como de ordinario, la cara anterior de los dedos. La caña es en los 
lados y por detrás de color rojizo canela, con una gran mancha 
blanca posterior debajo del carpo. Los muslos, leonados por fue- 
ra, son en su cara interna blancos, pero la parte baja de la pierna, 
hasta encima del corvejón, es negra en todo su contorno. ^Las ca- 
ñas posteriores son de un. rojizo canela muy vivo, con una tira 
.blanca por delante, desde la articulación hasta cerca de las cuarti- 
llas, y éstas son negras con dos manchas digitales blancas, lo mis- 
mo que las anteriores. Cola por encima, del color del dorso, con al- 
gunos pelos negros hacia la punta; por debajo, blanca. 



276 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Dimensiones.— Cabeza y cuerpo, 126 cm.; altura en la cruz, 75; 
pie posterior, con las pezuñas, 37; cola, sin los pelos, 19; longitud 
de los cuernos, en su curva anterior, 33; separación entre las pun- 
tas de los mismos, 19,5. 

rZ/jo.— Macho adulto, de lafalda occidental del monte Elgón, 
Uganda. Museo Nacional de Ciencias Naturales, nüm. 18. iv. 22. 16. 

Las formas geográficamente más próximas a ésta son T. scriptus 
locorince Mtsch., de la parte meridional de Toposa, hasta el mon- 
te Debasien, y T. s. dama Neum., de Kavirondo y la meseta del 
Uasingishu, al otro lado del monte Elgón. Ambas tienen también 
el collar pelado, pero locorince tiene un color general más claro y 
más vivo, rojo ocre, y la cresta dorsal negra, con sólo algunos pe- 
los blancos; y en cuanto a dama, raza originalmente descrita so- 
bre una piel sin cabeza, según Hollister, que ha examinado un 
ejemplar completo, es de las razas que presentan entre los ojos dos 
rayas blancas convergentes. De las otras formas que habitan regio- 
nes vecinas, T. s. diance Mtsch., de las inmediaciones del Albert 
Nyanza, tiene una coloración general ocrácea anaranjada; hay- 
wood.i Thos., del alto Quaso-Nyiro, tiene las manchas interocula- 
res en V y carece de zona pelada en el cuello; eldomce, del bosque 
de Mau, al sudeste de la meseta del Uasingishu, es de color bistre, 
sin tonos rojizos en la cabeza, y tj'aderi Alien, de la provincia de 
Naivasha, es un animal más corpulento y de un color más claro, 
sobre todo en el cuello, que no contrasta tan bruscamente con la 
cabeza, en la cual son también más apagados los matices. En los 
ejemplares de T. s. tjaderi que yo he visto, los cuernos son cons- 
tantemente más pequeños que en el tipo de heterochrous. En éste 
la longitud del cuerno es próximamente como el doble de la distan- 
cia entre su base y la punta del hocico, mientras en tjaderi ú largo 
de los cuernos apenas pasa de una vez y tercio dicha distancia. 

En el mismo envío que el bonito antílope que acabo de dar a co- 
nocer, ha recibido nuestro Museo un situtunga macho, que parece 
representar también una forma nueva, y como tal se describe a con- 
tinuación. 

Limnotragus spekei inornatus subsp. nov. 

Parecido a L. s. spekei, pero más pálido y sin el menor indicio- 
de manchas blancas en la parte inferior del cuello. 

Caracteres. — Color general oliváceo leonado («tawny olive» de 
Ridgeway)-, bastante pálido y ligeramente lavado de gris, pasando 



DE HISTORIA NATURAL 277 

a ante en el cuello y en una estrecha línea dorsal, y a sepia calien- 
te en la cara y las patas. Dos manchas alargadas entre los ojos, 
formando ángulo, otra debajo de cada ojo, los labios, la barbilla, la 
región carpiana por detrás y la parte anterior de los muslos, blan- 
cos. No hay ninguna mancha blanca, ni siquiera esbozada, en la 
garganta, en la parte inferior del cuello ni en el cuerpo. Cola con 
la punta negra, y la superficie inferior blanca. 

Dimensiones. — Cabeza y cuerpo, 175 cm.; alzada en la cruz, 
93,5; cola, sin los pelos, 40; pie posterior, con las pezuñas, 52. 
Cuernos: longitud en línea recta, 62,5; siguiendo la curvatura ante- 
rior, 72; separación entre las puntas, 36. 

r/oo.— Macho adulto, del lago Young, Rhodesia Nordeste; caza- 
do por Mr. Alfred Sharp. Museo Nacional de Ciencias Naturales, 
número 18. vi. 22. 14. 

Lydekker y Blaine, en el catálogo del Museo Británico, no ad- 
miten más que una especie de Limnotragus, con cuatro razas: 
dos occidentales, gratas y albonotatus, y dos orientales, spekei 
y selousi. De estas últimas, spekei, que es del Uganda, tiene una 
alzada de 90 cm., y el pelaje pardo grisáceo en los machos y pardo 
rojizo en las hembras, a veces con algunos indicios de manchas más 
pálidas en el cuarto trasero; selousi, de las cuencas del Zambezé 
y del Chobi, es más corpulento, de un metro o poco más de alzada, 
y el color es pardo grisáceo en ambos sexos. La raza de la Rhode- 
sia nordoriental, que geográficamente se encuentra entre estas dos, 
tiene también una alzada intermedia, pero se diferencia por igual 
de ambas por su pálido pelaje y por la ausencia completa de marcas 
blancas en la garganta y superficie inferior del cuello. 



Especies nuevas o poco conocidas de la fauna fósil 
de España / 

por 

Daniel Jiménez de Cisneros. 

(Continuación .) 

Aturia zic-zac Sow (?). En una excursión que hice en años pa- 
sados a Callosa de Ensarriá encontré en Farines, localidad situada 
al S. del río Guadalest, un pequeño y bien conservado Nautilus 
y otros dos cefalópodos en mal estado de conservación y pertene- 
cientes a una misma especie. Estudiados detenidamente, resulta 

Tomo xviii.— Mayo, 1918. 18 



278 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

que se trata del género Atiiria, que no se cita en el catálogo del 
Sr. Mallada, ni M. Nicklés encontró en este lugar, aunque fué visi- 
tado y detenidamente estudiado por el geólogo francés. 

Como los dos ejemplares se encuentran en mal estado, pensé, aí 
recogerlos, que se trataba de la Hercoglossa dánica, pues el 
Garumniense se encuentra inmediato a Farines. Al reconocerlos 
detenidamente encuentro que se trata de una concha completamen- 
te involuta, sin ombligo, de forma discoide, de región externa re- 
dondeada, con los tabiques muy arqueados, con lóbulo lateral muy 
agudo y profundo en los costados, más próximo a la región externa 
y como a unos "-/-i del radio. Tiene 24 mm. de diámetro y unos 14 
milímetros de grueso cerca del eje, en donde alcanza su mayor an- 
chura. Por las figuras a que puede referirse, creo que se trata de 
esta especie. 

Como estas dos conchas se encuentran en estado piritoso, no he 
podido levantar los tabiques para ver la estructura del sifón. En- 
contrados hasta el presente sólo estos dos ejemplares en Fa- 
rines (1). 

Olcostephanus trimerus Opp. — Esta especie se ha incluido por 
varios autores como del género Perisphinctes (Mallada, E. Fa- 
vre); pero, siguiendo a Zittel, la incluímos en el gen. Olcostepha- 
nus (Holcostephamis de otros autores), dada su forma, ornamen- 
tación, etc. 

M. Kilian encontró esta especie en el Malm de Cabra, y se ha 
considerado como especie rara en España. La hemos encontrado en 
el collado de Las Ortigas, al E. de la' Sierra de Crevillente. 

Perisphinctes Basilicce E. Favre (La zone a Ammonites acan- 
thicus dans les Alpes de la Suisse et la Sauoie, pág. 43 pl. iii, 
figs. 9 y 10).— Esta especie, descrita por M. Favre en la obra cita- 
da, no es conocida en España, no obstante no ser rara. El ejemplar 



(1) Aunque no cito en esta nota especie alguna de la Sierra Alme- 
dia, situada al NW. de Callosa, he de manifestar en este lugar que, no 
obstante el parecer de M. Nicklés, que la considera como nummulítica, 
poseo de allí dos Echinocorys semigtobiis Lam. de mediano tamaño y 
de la forma y tamaño de los encontrados en otros puntos del cretáceo 
superior de la región. Ignoro los motivos que M. Nicklés tiene para juz- 
garla nummulítica, y es posible que haya encontrado fósiles que la ca- 
ractericen, pudiendo suceder con la Sierra Almedia como con la de La 
Cortina, considerada por el geólogo francés como mioceno, porque así 
es efectivamente en su ladera N., mientras que el S. es cretáceo medio,, 
habiendo encontrado yo un trozo de Stoliczcaia dispar. 



DE HISTORIA NATURAL 279 

aquí fotografiado (fig. 1.'') procede del barranco de Los Nebros 
(enebros), cerca de Archivel (Caravaca), y corresponde a la des- 
cripción, dibujo y dimensiones del descrito por M. Favre. 

Las dimensiones para un individuo de 95 mm. de diámetro son: 
30 mm. de grueso y 38 mm. de diámetro o abertura del ombligo, y 
sus relaciones con el diámetro de la concha, tomado como uni- 
dad, es: 

Ombligo 0,39 

Espesor 0,31 

Para los ejemplares que describe M. Favre, estos números 

oscilan: 

Ombligo de 0,36 a 0,40 

Espesor de 0,28 a 0,31 

que corresponden a las proporciones del ejemplar que poseemos. La 
descripción de la especie coincide en un todo, y es como sigue: 
Concha discoidal, 
comprimida, vueltas 
de la espira cubrién- 
dose como unos -¡.^ de 

la anchura, cayendo .^-i^^^^^™^^^^—^.^-. 

rápidamente hacia el 

ombligo, en el borde ^^BBK^K^-i3 
del cual adquiere el 
mayor espesor. Aber- 
tura ancha en la base, 

estrechándose hacia l^^m^K3W9II^^HHHi' -^ '^'"' ' r 
la región sifonal, muy 

escotada por las vuel- .■-™«-.— ^^^^^^^— ».«^ . 

tas de la espira. Om- ^HRH^^^^Hra ^ ^' ' ü 

bligo profundo de di- 
mensiones un poco 
variables. Tampoco 
hemos podido apre- 

F'ig.l.^—PerisphinctesBasilicB E. Favre. Malm del 
ciar los tabiques en Barranco de los Nebros, Archivel (Caravaca). 

este ejemplar. 

Costillas que adornan la superficie, de 40 a 50 por vuelta (próxi- 
mamente este último número en el ejemplar nuestro), un tanto in- 
clinadas hacia adelante, bien marcadas alrededor del ombligo hasta 
los Va de los costados. La región externa (sifonal) está provista de 
costillas finas, numerosas, iguales, un poco inclinadas hacia ade- 




280 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

lante, siendo las unas prolongación directa de las costillas umbili- 
cales, mientras que las otras se separan por bifurcación o trifurca- 
ción, situándose entre aquéllas. La concha presenta estrangulacio- 
nes (1) en número de dos o tres por vuelta. Una de ellas se percibe 
con mucha claridad en la adjunta fotografía. 

M. Favre hace notar que la ornamentación de la concha varía 
poco con la edad, observándose tan sólo que las costillas se dividen 
en haces más numerosos a medida que el animal crece. Así en un 
individuo de 60 mm. las costillas son generalmente bifurcadas yal- 
gunas tan sólo trifurcadas. Cuando los individuos son de mayor talla 
dominan las trifurcadas habiendo algunas que se dividen en cuatro, 
y' en este período se encuentra la última parte de la vuelta del 
ejemplar que se acompaña. 

La formación del Barranco de los Nebros corresponde al Oolítico 
superior, zona de la Oppelia tenuilobata, y de allí proceden otros 
ammonites de difícil determinación. Estratos de calizas rojo-mora- 
das, muy fuertes, semicristalinas, y, por tanto, muy difíciles de pre- 
parar los fósiles, habiendo empleado más de tres horas en dejar en 
condiciones de visibilidad el ejemplar aquí representado. 

N. B.— Existe además esta especie en el Malm de Fuente-Álamo, 
que allí cité (Trab. del M. de Cieno. Nat., 2, pág. 13). 

También he citado esta especie en una nota publicada en nuestra 
Sociedad (Abril, 1911, Las Losillas y el Collado de la Plata), 
encontrándose también en caliza rojiza, juntamente con Phylloce- 
ras ptychoicum Quenst. , Perisphinctes stephanoides Opp., 
Rhacophyllites Loryi Mun., etc., etc.' 

Aspidoceras contemporaneus E. Favre (?). Esta especie se 
considera como sinónima del A. inflatiis Ziet (non Sow.), y yo cité 
en el trabajo sobre Fuente Álamo (loe. cit.), correspondiendo a la 
descripción que de ella hace M. Favre, aunque la figura aparece 
con el ombligo más ancho que en el ejemplar que poseo. Por esto 
la considero dudosa. 

' Aspidoceras cyclotas Opp. -Esta especie ha sido incluida por 
el Sr. Mallada en su Catálogo con el núm. 1.378, encontrándose en 
Cabra (Córdoba) y entre Estellent y Andraitx. Como especie poco 
frecuente la incluyo, habiéndola en Mai-Valera(Caravaca), un ejem- 
plar, y en Fuente Álamo tres pequeños ejemplares.- 

(1) Paradas de crecimiento suele decírseles, en rigor, la reabsor- 
ción del peristonia. 



DE HISTORIA NATURAL 281 



Sobre el carbonífero de Cantillana (Sevilla) 

por 
José Arias de Olavarrieta. 

En unas excursiones realizadas el verano pasado por el norte de 
Cantillana (Sevilla) y desembocadura del Biar, tuvimos ocasión de 
estudiar la zona que el mapa geológico de la Comisión señala como 
triásica y que, dirigiéndose próximamente de norte a sur, termina 
en las cercanías del referido pueblo. 

Camino de la «Huerta Alta» y al borde del río se distinguían cla- 
ramente unos conglomerados coherentes de cantos desiguales, al- 
gunos bastante gruesos, de cuarcitas y pizarras, cementados por 
arena ferruginosa y alternando con ellos gruesas capas de areniscas 
de grano muy fino y, como todo el conjunto, de color rojizo. Por en- 
cima de los conglomerados, no lejos de la «Casa de Minguito», ya- 
cen inmediatamente superpuestas unas calizas compactas de color 
negruzco. 

Llama la atención la relativa horizontalidad de la formación, dis- 
tinguiéndose tan sólo ligeras ondulaciones, excepto el borde que 
toca al «Serrajón», en el que las capas aparecen fuertemente levan- 
tadas. 

Un afloramiento de pizarras micáceas , con gran abundancia de 
heléchos fósiles, asoma bajo el conjunto litológico anteriormente 
descrito, lo que nos hace dudar sobre la naturaleza triásica de los 
conglomerados. 

A nosotros nos interesa señalar que, por las especies recogidas y 
clasificadas, el carbonífero de Cantillana corresponde al Westfalien- 
se. Nos proponemos en excursiones próximas hacer un estudio de- 
tenido sobre la región objeto de estas líneas. 
Las especies encontradas hasta ahora son: 

Annularia sphenophylloides Zenker. 

Asterophyllites equisetiformis Schlotheim. 

Sphenophyllum emarginatum Brongniart. 

Pecopteris densifolia Goeppert. 

Pecopteris crenulata Brongniart. 

Mariopteris miiricata Schlotheim. 

Neuropteris sp. 



282 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Apuntes sobre el origen de las montañas 

por 
Juan Garanden y Bartolomé Darder. 

Estudiando las últimas direcciones del pensamiento de los geó- 
logos, en lo que respecta a las interesantes cuestiones que plantea 
la discusión de las doctrinas orogénicas, hemos tratado de relacio- 
nar las actuales tendencias y buscar una explicación al modo de 
formarse las montañas, no intentando representarnos tanto el cómo 
del proceso orogénico cuanto el por qué de éste. 

No se nos oculta lo aventurado de la tarea, navegando en un mar 
de hipótesis, la mayoría ya conocidas y algunas de ellas originales. 

De entre todas hay que escoger las que más se acerquen a la 
verdad, y ahí está lo peligroso de la empresa. Por esto mismo, y 
por conocer el alcance de nuestras propias fuerzas, estamos con- 
vencidos de la existencia de ideas erróneas, según nuestro modo de 
pensar; mas por si entre ellas hubiera alguna real, no hemos vaci- 
lado en su publicación, convencidos, no de haber llegado a encon- 
trar la verdad, pero sí de haber dado un paso de hormiga hacia ella. 

Cuando Descartes y Saussure, en el siglo xviii, atribuyeron la 
formación de las montañas a compresiones laterales de los sedimen- 
tos, crearon la base de la actual teoría orogénica, que tardó unos 
cincuenta años en desarrollarse, ya que durante esta época estuvo 
obscurecida por las concepciones dogmáticas de Hutton y Buch, que 
atribuían los levantamientos a fuerzas exclusivamente volcánicas. 

Resucitada por Lyell, Fouqué, Prévost (1), Beaumont (2), etc., 
la idea de Saussure se desarrolló, se convirtió en doctrina y la teo- 
ría volcánica quedó relegada al olvido. 

A la aceptación de las ideas de Saussure en la posteridad con- 
tribuyó en sumo grado la concepción del geosinclinal, debida a 
Hall (3), en 1859, el cual atribuía el hundimiento progresivo de los 
fondos oceánicos al peso mismo de los sedimentos. 



(1) CoNSTANT Pprévost: «Sur la théorie des soulévements. Observa- 
tions.» Bull. Soc. Géol. de France; 1." serie, t. x, pág. 430. 

(2) Elie de Beaumont: «Notice sur les systhémes de montagnes», 
3 vol., 1.143 págs. París, 1852. 

(3) James Hall: «Natural History of New York». Paleontoíogy, vo- 
lumen III, pág. 70. Albany, 1859. 



DE HISTORIA NATURAL 283 

Dana (1), en 1873, emitió la hipótesis de que el hundimiento sería 
■debido no al peso de los sedimentos, sino más bien a la compresión 
lateral entre los horsts; y muy modernamente Stille (2) supone que 
los geosinclinales son producidos por dos fallas paralelas que pro- 
vocan el hundimiento de la zona comprendida entre los dos horsts 
y la consiguiente acumulación de sedimentos en ella a causa de su 
más bajo nivel. 

Réstanos indicar que Chamberlin (3), en 1913, supone que los 
geosinclinales no existen: que lo que sucede es que la acumulación 
de sedimentos procedentes de los escudos implica la consiguiente 
-elevación del nivel de las aguas y la transgresión de éstas sobre 
las partes bajas de aquéllos; estas partes bajas a su vez se inclina- 
rían hacia el centro de la Tierra a consecuencia del peso de los se- 
dimentos acumulados, con arreglo a la teoría de la isostasia. 

Nos hallamos, pues, ante cuatro teorías distintas: a) compresión 
lateral; b) hundimiento de los sedimentos por su mismo peso; c) fo- 
sas tectónicas directoras de geosinclinales, y d) alabeamiento de los 
bordes de los escudos. 

En todas ellas se presentan numerosas pruebas de sus asertos; 
mas un detenido examen demuestra que están muy lejos de ser con- 
tradictorias y mucho menos de excluirse mutuamente, pues son 
tantos los fenómenos que se suceden en la corteza terrestre y tal 
su complicación, que muy bien puede admitirse que en un geosincli- 
nal obren a la vez el peso de los sedimentos y la compresión late- 
ral, lo mismo que pueda producirse a causa de esta misma compre- 
sión y peso de los sedimentos la ruptura longitudinal de los bordes 
de los escudos, como indica Stille. 

Parece, pues, que cada uno de los autores indicados ha descu- 
bierto una parte del fenómeno; pero éste en sí, repetimos, es pro- 
bablemente el resultado de todo cuanto hasta hoy se opina, más 
otros factores aun no tenidos en cuenta. 



(1) James D. Dana: «On some Results of the Earth's Contraction 
irom cooling, including a Discussion of the Origin of Mountains and 
the Nature of the Earth's interior.» Amer. Journ. of Scienc. ^.^ serie, 
tomo IV. 

(2) Geologisches Centralblatt, 1913. 

(3) Chamberlin: «Diastrophism and the formative processes. Journ. 
Geol., 1913. 



284 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Casi unánimes los geólogos en admitir la existencia de una litos- 
fera, de una pirosfera y de una barisfera en la constitución de nues- 
tro globo, difieren sus opiniones al analizar la estructura de la li- 
tosfera y pirosfera. Así, unos son partidarios de una hipótesis que 
considera la Tierra como un cuerpo visco-sólido, plástico y, por 
ende, moldeable. Otros la consideran rígido-elástica, siendo la 
pirosfera la parte elástica y la litosfera-la parte rígida. En favor de 
esta última teoría ha aportado poderosos argumentos Chamberlin, 
el cual, en su trabajo antes citado, hace notar que si la Tierra fuese 
plástica, o sea visco-sólida, existiría un equilibrio isostásico per- 
fecto entre los segmentos continentales y los oceánicos, y la conti- 
nua carga de los bordes de los escudos sería la causa del continuo 
hundimiento de éstos; pero al mismo tiempo el centro de los escu- 
dos, por la correlativa descarga, iría elevándose, y de esta suerte 
jamás podría producirse la peniplanación de ellos, como sucede. 

Para Chamberlin, el peso de los sedimentos acumulados en los 
bordes va elevando la tensión elástica hasta un cierto límite máxi- 
mo, que al ser rebasado da lugar a la deformación. 

No vemos que tal hipótesis esté en contradicción con la teoría 
de la contracción, sino que, por el contrario, se sumarían los efec- 
tos de las presiones tangenciales con los de las tensiones elásticas. 

Con los trabajos de Chamberlin, la teoría de la isostasia, al me- 
nos tal como la concibió Dutton (1), ha sufrido un golpe, pues fun- 
dándose implícitamente en la teoría visco-sólida, al ser demostrada 
por la realidad de las penillanuras el error de que la Tierra sea un 
cuerpo visco-sólido, plástico, no puede sostenerse la hipótesis de la 
isostasia, a no ser con grandes modificaciones. 

Lo que sí parece deber admitirse es el hundimiento perfecto de 
la carga que produce la acumulación de los sedimentos y la eleva- 
ción causada por la descarga automática de otras regiones de los 
escudos continentales. Pero todo entre ciertos límites. 

Bailey-Willis (2) relaciona con fortuna la isostasia y la contrac- 
ción tangencial, suponiendo que ésta produce las fuerzas y que 
aquélla determina la dirección de los pliegues. 



(1) Edm. Dutton: «On some of the greater problems of Physical 
Geography. Bull. of the Philos. Soc. of Washington, t. xi, pág. 51,1892. 

(2) Bailey Willis: «The Mechanics of Appalaclüan Structure» 15 th. 
Ann. Rep. of the U. S. Geol. Siirvey, ii, pág. 211, 1883. 



DE HISTORIA NATURAL 285 

Fijada ya nuestra opinión respecto de tan fundamentales concep- 
tos, podemos proceder a exponer de una manera cronológica el re- 
sumen de nuestras ideas sobre la formación de las montañas. 

No prejuzgaremos ahora aquí otra cuestión básica, que ha cons- 
tituido siempre y constituye la preocupación de los físicos: el ori- 
gen de los astros, para llegar a concebir la iniciación de la fase 
planetaria de nuestra Tierra. Nos ocuparía muchas páginas el co- 
mentar la extensísima bibliografía que abarca tan magno problema, 
que hoy día va hallando soluciones racionales con el poderoso auxi- 
lio de la radioactividad como propiedad general de la materia. En 
F. W. Clarke, The Data of Geochemistry, del Servicio Geológi- 
co de los Estados Unidos, 1911, se da abundante bibliografía acer- 
ca de tan interesante punto; encarecemos, además, la lectura de la 
conferencia dada por J. M. Becquerel en la Sorbona, año 1911, con 
el epígrafe <'-La evolución de la materia y de los mundos» (véase 
Revue Scientifíque, París, 1911). 

Sea cual fuere el detalle íntimo de la evolución de las radiaciones 
que, dispersas por el espacio, primero, hayan quizá interferido 
entre sí, o hayan sido captadas por aglomeracioneserran- 
tes de meteoritos, atraídas por la gravitación relativamente in- 
tensa de éstos, si partimos de la hipótesis de que el origen de los as- 
tros se debe a concentraciones sucesivas de la materia única, acaso 
el hidrógeno en diversos estados poliméricos, se llega a un momento 
en que la Tierra se hallaba en un estado parecido al actual del Sol, 
es decir, un núcleo a temperatura elevadísima, rodeado de una at- 
mósfera constituida en gran parte por el hidrógeno. La evolución 
periódica de éste, dando lugar a la filogenia de los elementos quí- 
micos y sus combinaciones, originaría la consiguiente liberación de 
grandes cantidades de calor; es lógico suponer que, dada la tempe- 
ratura que entonces poseía la Tierra, el agua estaría disociada en 
sus componentes, y que en este estado de equilibrio se mantendría 
hasta que, empezando a descender la temperatura, se alterara el 
equilibrio químico y ella misma se mantuviese en el estado de vapor. 

Sincrónicamente aparecerían a modo de escorias diversos núcleos 
de solidificación, flotando en la masa ígnea, con desplazamientos 
lentos, quizá parecidos a los que se observan en las manchas so- 
lares (fig. I.**). 

Es evidente que estos primitivos núcleos irían extendiéndose y 
espesándose a medida que la temperatura fuese descendiendo, y 
creciendo regularmente en espesor y tamaño tomarían una forma 



286 BOLEIIN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

lenticular, teniendo el máximum de este espesor en el centro, y 
adelgazándose paulatinamente hacia los bordes. 

Flotando a modo de escorias, los núcleos de solidificación primiti- 
vos necesariamente debieron soldarse entre sí: su soldadura cons- 
tituiría un escudo primitivo, en el cual habría elevaciones corres- 
pondientes a los centros de los diversos núcleos, y depresiones en 
los puntos de unión de éstos. 

Los escudos continuarían creciendo, mas al propio tiempo en las 
partes de la pirosfera comprendidas entre varios escudos aparece- 
ría una delgada película de solidificación. 

En esta fase empezaría a existir una litosfera, mala conductora 
del calor, que aislaría la pirosfera de la atmósfera y que permitiría 
al agua mantenerse líquida sobre las partes bajas de los escudos, al 
par que la precipitada en las delgadas películas interescutelares 
sería inmediatamente vaporizada, volviendo a caer en forma de 
lluvias torrenciales sobre los escudos. 

La consecuencia de este fenómeno sería acelerar el enfriamiento 
de nuestro globo, hasta poder mantenerse líquida el agua, merced 
a cuyo estado se iniciaría una denudación activísima y el consi- 
guiente transporte de los materiales desde los escudos a las partes 
interescutelares. 

Además de la atmósfera primitiva es posible que se verificasen 
precipitaciones sólidas, que extendidas uniformemente por los es- 
cudos y partes interescutelares serían pronto acumuladas en éstos 
por los arrastres ácueos. 

Es, pues, evidente, que poco a poco las partes interescutelares 
irían aumentando de peso, mientras que los escudos irían alige- 
rando su carga. 

El peso de los materiales acumulados en el fondo del océano que 
se fué formando encima de las partes más delgadas de la envoltura 
elástica y la pérdida de volumen de la tierra ocasionaría la apro- 
ximación de dichos escudos, desarrollándose fuerzas tangenciales 
y estableciéndose así falsas soldaduras, en las cuales el espesor 
sería naturalmente mínimo. 

De ahí que si las cuencas oceánicas primitivas tendían a exten- 
derse por encima de los escudos primitivos, el ahondan iento paula- 
tino de las mismas contrarrestaba esta tendencia transgresiva. 

Todos los productos de acumulación son de carácter rígido, in- 
elástico. 

Teniendo en cuenta la acción de la gravedad, la consecuencia, 



DE HISTORIA NATURAL 287 

según la Isostasia^ sería el inundamiento progresivo de los puntos 
de unión de los escudos a medida que se acumulasen los materiales, 
y la elevación de los centros de aquéllos, a causa de la disminución 
de peso, hasta límites compatibles con la elasticidad de la zona 
elástica que los soportara. 

En las zonas de unión de los escudos se inicia entonces la forma- 
ción de un geosinclinal primitivo, ocasionado por las fuerzas tan- 
genciales y por el peso de los sedimentos, con la pérdida de volu- 
men de la tierra (figs. 2.^ y 3.^). 

En esta fase la tierra aparecería como una verdadera red de 
geosinclinales que franjearían a los escudos, de mediocre relieve. 

Tales geosinclinales participarían de un doble carácter rígido- 
elástico, puesto que los productos de acumulación carecerían de la 
homogeneidad de que goza la zona elástica extendida entre los bor- 
des de los escudos primitivos. Esto, no obstante, las mismas fuerzas 
tangenciales darían por resultado el que si por una parte surgían 
anticlinales o sistemas de cordilleras que surcasen la superficie del 
globo, por otra las regiones profundas, más próximas a la zona elás- 
tica (zona de fiowage), participarían de las condiciones físicas y 
químicas que caracterizan el metamorfismo profundó (anamorfismo). 

Como resultado del levantamiento de cadenas montañosas en el 
eje de los geosinclinales (figs. A.^ y 5.^) se restablecería el equilibrio 
elástico, por la descompresión, y se iniciaría un proceso de erosión 
que denudaría el relieve enorme de las cordilleras primitivas. 

A la fase de orogénesis sucede, pues, otra de equilibrio diastró- 
■fico, durante la cual la tierra ha disminuido de volumen. 

El levantamiento de estas cordilleras en el emplazamiento de los 
antiguos mares lleva como coqsecuencia la transgresión de éstos 
sobre los escudos. 

Mas muy pronto la denudación de las cordilleras da lugar a la 
acumulación de materiales a lo largo de ellas, formando bandas 
que, por el aumento de peso, tenderán a hundirse paulatinamente. 

En el caso de que las primitivas cordilleras fuesen disimétricas 
en algunos de sus segmentos o alineaciones, la denudación se veri- 
ficaría con preferencia en la vertiente más abrupta; de modo que en 
tal caso pudiera originarse un solo geosinclinal secundario en vez 
de dos, uno a lo largo de cada vertiente. • 

El resto de los primitivos escudos, festoneados así por cordille- 
ras primarias y secundarias, quedaría formando horsts estables, 
sometidos solamente a movimientos epirogénicos, causados por los 



288 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

mismos geosinclinales con su presión liacia el centro de la Tierra, 
que arrastrarían, por tracción, a aquéllos. 

Tales horsts, a la larga, según se ha dicho, irán cubriéndose de 
sedimentos a medida que los océanos vayan siendo desalojados de 
ellos, y serán a su vez asiento de geosinclinales futuros, cuando 
por el paso de aquéllos sus regiones profundas se diluyan en la pi- 
rosfera y adquieran en conjunto más elasticidad. 

Los mares, pues, son desplazados: de diastróficos pasan a ser epi- 
continentales, y viceversa. Los mares diastróficos representan el 
drenaje de los escudos primitivos. 



Llegados después de períodos de que no queda señal alguna so- 
bre la Tierra, se habrían formado por el mecanismo que nosotros 
hemos indicado los plegamientos huronianos, rodeando a escudos 
más o menos primitivos. Los datos de la geología actual no permi- 
ten sino pensar que, en las regiones hoy conocidas, especialmente 
en Europa, la denudación y el arrastre de los materiales se habría 
efectuado hacia el exterior, siguiéndose de aquí la formación de 
geosinclinales en el Vorland de los escudos o del escudo prehuro- 
niano, al par que empezaría la peniplanación de las montañas huro- 
nianas. El océano primitivo sería rechazado asimismo hacia el exte- 
rior. Del geosinclinal perihuroniano se levantarían las montañas 
caledonianas; éstas, a su vez, por la resistencia mayor que ofre- 
ciera un escudo prehuroniano que el inmediato (cubierto por mayor 
cantidad de aguas oceánicas, sometido a mayor peso y más flexible 
por consecuencia de una y otra circunstancia), se arrumbarían en 
dirección centrífuga, y, por consiguiente, los arrastres serían más 
intensos hacia el exterior que hacia el interior. Lentamente se iría 
formando un geosinclinal que bordearía al escudo hurocaledoniano, 
ya homogéneo, por peniplanación de sus montañas y «por soldadura 
de sus partes profundas, del que posteriormente surgirían las cor- 
dilleras hercinianas, que se añadirían de esta manera al escudo, 
cada vez más complejo y engrosado. 

Considerando el fenómeno entre tres escudos distintos, es evi- 
dente que si el escudo intermedio es menor que los otros dos, los 
geosinclinales irán —cada vez más— ganando parte del escudo in- 
termedio, corroyéndole, hasta acabar por hacerle desaparecer, 
uniéndose los dos geosinclinales en uno solo. 

Los centros de los escudos serían penillanuras, y, por el contra- 



DE HISTORIA NATURAL 289 

rio, serían tanto más montañosos cuanto más a los bordes de éstos 
nos refiramos. 

La consecuencia de esto será que, por isostasia, en lo que per- 
mita la elasticidad de las zonas profundas intermedias a la litosfera 
y la pirosfera, los bordes — tomando un gran segmento de arco te- 
rrestre— estarán más hundidos, y la Tierra primitivamente esférica 
tenderá a una forma poliédrica de tantas caras curvas como gran- 
des escudos existan. 

Análogamente habría ocurrido con los levantamientos alpinos: 
producto éstos de la imperfecta unión de geosinclinales que bordea- 
ban a los grandes escudos huronianos, conservaba el geosinclinal 
alpino en muchas porciones de su eje restos del escudo hérciniano 
invadido por él. Algunas porciones de éstos, tal como indica la 
figura 6.^, al ser levantados junto con las capas del geosinclinal, 
formarían los terrenos primarios que suelen servir de eje a las cor- 
dilleras alpinas (salvo, claro está, los casos de metamorfismo con- 
temporáneo del levantamiento a que nos referimos). Parece confir- 
mar nuestro modo de ver la concordancia existente entre los estra- 
tos de los terrenos primarios y de los secundarios del geosinclinal 
alpino, pues de ser estos ejes los restos de una cadena herciniana 
debería existir una notable discordancia entre los estratos elevados 
en dos épocas tan distintas. Por el contrario, si suponemos la pro- 
gresiva invasión del mar sobre restos de escudos primitivos que se- 
paraban los grandes escudos huro-caledo-hercinianos, nos podíamos 
explicar muy bien los conglomerados y areniscas permo-triásicas 
que indican el régimen continental o de mínima profundidad; y ade- 
más se aclararía la significación de la concordancia de dichos estra- 
tos, puesto que sobre estratos no plegados, sensiblemente horizon- 
tales, de estos escudos, se habrían depositado los estratos, también 
horizontales, del geosinclinal alpino, y al ser plegados por el dias- 
trofismo miocénico conservarían su paralelismo. 



Tal es la exposición sucinta de nuestras ideas. Las exponemos 
solamente como preliminar, pues pensamos aducir en otro trabajo 
más extenso las pruebas que nos suministren los estudios experi- 
mentales que queremos intentar, y señalar ejemplos en las distintas 
regiones de la tierra; y modificando, como es natural, los conceptos 
acerca de cosas que actualmente nos parecen verosímiles, pero que 
posteriormente podremos juzgar como erróneas. 



290 



boletín de la real sociedad española 



o 


> 'C 

ü 0) 


6c 








- "5 


O 


'^ F 


0) 




bD 


3 CO 






ni 


•a 0) 


o 
O 


0) n 


A 


u:2 

■ca o 


'N 


o 


ce -— . 


01 
¡0 




cí 


c « 


h 


(U " 



RESUMEN GENERAL 

ESTADIOS PERIÓDICOS DE EVOLUCIÓN TERRESTRE 

1 

Pérdida de volumen. 

Acortamiento de la zona elástica, compresión de ésta. 
Condensación de materias. 



Diastro fismo. 

Acumulación de energía, absorción de calor, enfriamiento de 
la superficie del globo. 



Glaciarismo.^ 



Erosión. 

Equilibrio diastrófico (Penillanura). 
Soldadura falsa de los escudos. 

Pérdida general de calor. Degradación de materia, liberación 
de energía. 



Radioactividad.— Volcanismo.? 



Pérdida de volumen. 

Acortamiento de la zona elástica, compresión de ésta. 
Condensación de materia. 



D i a s t r o f i s m o . 

Acumulación de energía, absorción de calor, enfriamiento de 
la superficie del globo. 



Glaciarismo? 



Carandell (J.) y Dardek (B.).— Apuntes sobre el origen de las montañas. 



núcleos de solidificación, primilivo 



escudo 



pnmi 



livo 



nro 



sfera 



Fig. 1.''— La Tierra al formarse la litosfera. Soldadura deles núcleos de solidificación para consti- 
tuir los escudos primitivos. Este proceso de formación de los núcleos rígidos en el seno de la en- 
voltura elástica fundamental se habría detenido al precipitarse de la atmósfera primitiva los cuer- 
pos químicos. 



Océano 




Fig. 2.^— Interrumpido el proceso de solidificación por la presencia de los primeros precipitados 
químicos, éstos se estratifican por orden de sus densidades. Las zonas elásticas que quedan entre 
los escudos primitivos emiten, a su vez, gases y líquidos pesados, gérmenes del océano primitivo. 
Los materiales pesados sufren un desplazamiento, atraídos hacia las cuencas oceánicas, en las 
que se ponen en contacto con el fondo elástico, comprimiéndole. Liberación de agua y aparición 
de los océanos propiamente dichos. Régimen erosivo normal en los materiales que quedaron en 

los escudos. 




Fig. 3.*— Vencida la elasticidad de la zona elástica rígida por la compresión délos fondos oceá- 
nicos y por la disminución del radio terrestre, se fragua un geosinclinal entre determinados escu- 
dos (los de menor superficie o los de mínima rigidez). Estos se arquean algo. Transgresión entre 
los escudos A y B. Regresión en el escudo C, y en los demás escudos tanto menor cuanto más ale- 
jados del teatro diastróf ico. Régimen de penillanura en todos éstos Acentuación déla forma po- 
liédrica en el globo terrestre 



Carandell (J.) y Darder (B.).— Apuntes sobre el origen de las montañas. 



Océano 




Fig. 4.^— Al levantarse el geoanticlinal se rectifican los escudos, acortándose la zona elástica por 
soldadura de los dos sinclinales. El núcleo del anticlinal se condensa, se vuelve rígido, inelástico. 
Fenómenos de anamorfismo en los antiguos materiales pesados y en los sedimentos inmediatos. 
La parte interna a la zona elástica que ha creado el proceso orogénico se transforma en elementos 

radioactivos (?). 




Fig. 5.* Soldadura falsa de los escudos A y B. Anulación parcial de la posibilidad de nuevo dias- 
trofismo entre A y B, exceptuado el caso de una rotura (Stille). El mar, rechazado, engrosa a los 
otros océanos. Movimientos epirogénicos positivos en el escudo doble A-B. Transgresión en los 
otros escudos, en los cuales el océano se hace epi-continental (shelf-sea). Erosión en C que tiende 
a hundir el segmento elástico e entre A-B y C. De sobrevenir nuevo diastrof ismo surgirá un geoan- 

ticlinal entre A-B y C. 




íííli^^5^/^ 




Fig. Q.^-a, parte de un escudo ya peniplanado. 
h, escudo posterior semi-peniplanado. 

c, cadena montañosa que tiende a la penillanura. 

d, escudo primitivo que va siendo invadido por los geosinclinales. 
s, geosinclinales. 



DE HISTORIA NATURAL 291 



Publicaciones que ha recibido la f^eal Sociedad Española 
de Historia jMatural durante el mes de Abril de 1918. 

España 
España forestal, Madrid. Año iv, n.° 35. 
Ibérica, Tortosa. Año v, n.f-s 222-225. 
Ingeniería, Madrid. Año xiv, n.os 467-469. 
Institución libre de enseñanza, Madrid. 

Boletín. Año xlii, n.o 696. 
Instituí d'Estudis Catalans, Barcelona. 

Arxius. Any v, n.° 1. 
Junta de Ciencies Naturals, Barcelona. 

Aniiari. ii, 1917, vols. i ii. 
Ministerio de Fomento, Madrid. 

Boletín Oficial de Minas y Metalurgia. Año ii, n.° 10. 
Peñalara, Madrid. Año v, n.° 52. 
Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona. 

Memorias. Vol. xiii, n.'"23 27. 
Revista de higiene y tuberculosis, Valencia. Año xi, n." 118. 
Sociedad aragonesa de Ciencias naturales, Zaragoza. 

Boletín. Tomo xvii, n.° 3. 
Sociedad española de Física y Química, Madrid. 

Anales. Año xvi, n.° 151. 

Estados Unidos y sus Colonias 

Indiana Academy of Sciences. 

Proceedings, 1915. 
Wilson Ornithological Club, Oberiin, Ohio. 

The Wilson Biilletin. Vol. xxix, n° 4. 

Francia 

Revue genérale des Sciences purés et appliquées, Paris. 29« année, nu- 
mero 5. 

Société d'Histoire Naturelle de TAfrique du Nord, Alger. 
Bnlletin. Tome ix, n^s 2-3. 

Socióté entomologique de France, Paris. 

Annales. Vol. lxxxvi, ¿' et 3" trimestres. . 
Bulletin, 1918, n.''^3-4. 

Société frangaise de Mincralogie. 
Bnlletin. Tome xl, n^s 7-8. 

Japón 

Tokyo Zoological Society. 

Annotationes zoologicae Japonenses. Vol. ix, Parts 1-2. 



292 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Paraguay 
Anales Científicos Paraguayos, Puerto Bertoni. Serie ii, n.° 2. 

Portugal 
Broteria, Braga. 

Serie botánica. Vol. xvi, Fase. i. 

Suiza 
Université de Lausanne. 

Bulletin des laboratoires de Géologie. N"' 21-22. 



¿Debe España conservar nuestras posesiones de Guinea? {Colección 
de cartas y artículos publicados en la revista La Voz de Fernando 
Pdo.— Barcelona, 1916.) 

GuÉBHARD (A.).— Notes provéngales, n.'"2-3. 



Sesión del 5 de Junio de 1918. 

PRESIDENCIA DEL SEÑOR DON GUSTAVO PITTALUOA 

El Secretario leyó el acta de la sesión anterior, que fué aprobada. 



Admisiones y presentaciones. — Fueron admitidos los señores cuya 
presentación se liizo en el mes de Mayo y propuestos para socios 
numerarios el Sr. D. Gonzalo Ceballos, Ingeniero de Montes, y 
D. Lilis Buñuel, alumno de Ingenieros Agrónomos, presentados, 
por el Sr. Bolívar y Pieltain. 

Notas y comunicaciones. — El Sr. Pittaluga da cuenta de los tra- 
bajos que, en unión del Sr. De Buen (D. Sadi), viene realizando 
para llegar al conocimiento de las especies del género Phleboto- 
mus (insectos dípteros) que viven en nuestro país, donde sólo apa- 
recía hasta hace poco señalada la presencia del Ph. pqpatasii. Con 
este motivo se extiende en algunas consideraciones relativas al pa- 
pel que estos pequeñísimos insectos representan en la transmisión 
de algunas enfermedades, entre ellas la conocida entre los médicos 
con el nombre de fiebre de los tres días. Estimula a los entomólo- 
gos a que emprendan el estudio de los dípteros hematófagos, seña- 
lando la importancia y trascendencia que habían de revestir estas 
investigaciones. Por último invita al Sr. De Buen (D. Sadi) para 
que presente a los señores que asisten a la sesión preparaciones 
micrográficas de las cuatro especies de Phlebotomiis encontradas 
hasta ahora en España. 

Sobre el nombre vulgar que reciben estos insectos en algunas loca- 
lidades españolas, donde les llaman «beatas» o «beatillas», hacen uso 
de la palabra el Sr. Pittaluga y los Sres. Viñals, Dusmet y Lozano. 

—El Sr. Zulueta, en nombre de la Srta. D.'' Juana Fernández 
Alonso, profesora de la Escuela Normal de Maestras de Coruña, 
presenta las siguientes indicaciones de nombres vulgares: 

Las jibias (Sepia offlcinalis) reciben de los pescadores el nom- 
bre de Chopos, en Muros, y Chocos, en Vigo. Los Cardiiim co- 
mestibles tienen diversos nombres vulgares, según la localidad: en 
Coruña les llaman Berberechos, Croques en Vigo y Carneiros 
en Puentedeume. Estos moluscos abundan mucho en las costas de 
Galicia. Los pescadores de Muros llaman luras al calamar, sobre 

Tomo xviii.— Junio, 1918. 19 



294 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

todo cuando es pequeño. El género Scyllium, que sirve de alimento 
a la gente menesterosa, es llamado melgacho en Coruña, y pata- 
rruxos y rouras en Vigo. El Pagellus centrodontus, es conocido 
vulgarmente en Coruña, con el nombre de Olio mol. A una espe- 
cie del género Trigla, muy abundante en Coruña, se la designa 
con el nombre vulgar de Escacho. Por último, a los delfines les 
WamanyVigornias en Vigo, y Arroaxes en otras muchas localida- 
des gallegas, 

— El Sr. De Buen (D. Fernando) lee una nota relativa a la Me- 
moria del Sr. Sobrino Buhigas acerca de la purga de mar o hema- 
totalasia. 

— El Secretario, en nombre de D. Daniel Jiménez de Cisneros, 
presenta una nota acerca de especies nuevas o poco conocidas de 
braquiópodos liásicos del SE. de España. 

— El Sr. Sobrino comunica que su sospecha de que el Gonyaulax 
polyedra pudiera servir de alimento a la sardina (1) ha tenido com- 
pleta confirmación, según acaba de comprobar, no sólo por el au- 
mento de sardina en el mes de Mayo, durante el cual se presentó 
la hematotalasia, sino por otro dato decisivo y que juzga de gran 
importancia, cual es el que el tubo digestivo de las sardinas que ha 
disecado lo tenían materialmente repleto de Gonyaulax y en pe- 
queña proporción de otras especies, que le acompañan. Un cálculo 
sencillo y bastante aproximado eleva a más de 16 millones el núme- 
ro de Gonyaulax contenidos en el intestino y estómago de una 
sardina cf , de 17 cm. de longitud y 40 gr. de peso, con una capa- 
cidad digestiva de 1.680 mm^ 

—El Sr. Lozano da cuenta del ingreso en las colecciones del Mu- 
seo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, de un Ibis ere- 
mita (L.), interesante ave remtida por D. Guillermo Jiménez Athy, 
administrador de Correos en Monte Arrui (Melilla). 

El ejemplar ha llegado, por desgracia, en mal estado de conser- 
vación; pero de él se hará la preparación del esqueleto. 

La especie es propia de África del Norte hasta Abisinia y del 
Asia Menor, y hasta se afirma que existió en Europa hasta el si- 
glo XVI en ciertas regiones del centro y del SE. En algunas locali- 
dades de Marruecos, como Mazagán, Mogador y Tánger, ha sido 
citada por Meade-Waldo, Hartert y Favier. La presencia del ave en 



(1) Véase R. Sobrino: La purga de mar o Hematotalasia. Mem. 
Soc Esp. Hist. Nat. tomo x, Mem. 9.% 1918. 



DE HISTORIA NATURAL 295 

la región de Melilla viene a suministrar un dato más que añadir a los 
que se tienen hasta ahora y que establecen los h'mites septentriona- 
les que actualmente alcanza la especie en su distribución geográfica. 
Estas aves pueden muy bien haber dejado de frecuentar las localida- 
des europeas, donde el laboreo de los campos y el tránsito humano es 
más intenso, persistiendo sólo en su área geográfica actual, donde en- 
cuentran las regiones desiertas que ellas prefieren para su existencia. 

Secciones.— La de Barcelona celebró sesión el 25 de Mayo, bajo 
la presidencia de D. José Fuset. 

— Se admite al socio propuesto en la anterior reunión. 

—Los Sres. San Miguel y Marcet presentan como nuevo socio de 
número a D. Timoteo Botey Mateu, Licenciado en Ciencias. 

— El P. Pujiula lee un trabajo en el que dice haber encontrado un 
caso de carioquinesis tripolar en el óvulo de Iris. 

—El Sr. Marcet lee otro en el que sintetiza los resultados obte- 
nidos con su procedimiento gráfico para representar la composición 
mineralógica de las rocas. 

— El Sr. Bataller anuncia haber hecho un estudio sintético de las 
bauxitas de la región catalana. 

— La de Sevilla se reunió el 1." de Junio, en. el Museo de Histo- 
ria Natural de la Universidad, bajo la presidencia de D. Antonio 
González Nicolás, el cual donó dos ejemplares de azufre nativo de 
Conil, en marga, y uno de yeso fibroso de la misma procedencia. 

También donó un frasco de petróleo procedente de la mina lla- 
mada Pensilvania, que posee el Sr. Rodríguez Caso, en Villamar- 
tín, y varios trozos de las arcillas que cubren la formación pe- 
trolífera. Acerca de esto, además del Sr. González Nicolás, usaron 
de la palabra los Sres. Paúl y Albors. 

— El Sr. Barras dio noticias acerca de los trabajos realizados en 
Sevilla en el siglo .xviii por el notable botánico D. Pedro Abat. 

—La de Zaragoza celebró sesión el día 29 de Mayo, bajo la pre- 
sidencia- del Dr. López de Zuazo. 

El señor Presidente manifestó que, habiendo fallecido una hija 
del Vicepresidente, Dr. Borobio, proponía se hiciese constar en 
acta el sentimiento que a todos había causado la desgracia que 
afligía a tan querido consocio, acordándose así por unanimidad. 

— El Sr. Ferrando presentó varios ejemplares de un mineral pro- 
•cedente de Ortells (Provincia de Castellón), que le habían sido en- 



296 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

viados para analizarlos, suponiendo que pudiesen ser útiles para 
obtener hierro o aluminio. Efectuado el análisis por nuestros con- 
socios D. Paulino Savirón y D. Fermín Romeo, resultó que están 
constituidos por 

34,15 por 100 de Si O2 
55 » » » Fe2 O3 

5,80 > » » A\, O, 

4,10 » » >' Ca O 
e indicios de Mg O 

Contienen abundantes inclusiones de cuarzo, y sus caracteres 
físicos parecen ser de estaurolita cristalina o de un silicato de hie- 
rro, aluminio y calcio análogo a dicha especie. 

Sería interesante conocer las circunstancias del yacimiento de 
este mineral, si bien el aspecto de los ejemplares hace sospechar 
que la localidad en donde se les ha encontrado no sea el primitivo, 
sino más bien uno secundario o de acarreo. 

Notas bibliográficas. 

Del Sr. Fernández Navarro (Sección de Madrid): 
Hernández-Pacheco (E.): Le cambrien de la Sierra de Cór- 
doba (Espagne). C. R. Acad. Se, t. 166, n. 15 (Abril de 1918). 
El autor llega a las conclusiones siguientes, que resumimos: 

1 . Una gran parte de los terrenos considerados hasta ahora 
como cámbricos pertenecen al carbonífero. Éste se extiende sobre 
las vertientes y la base de la Sierra de Córdoba y se prolonga pro- 
bablemente por debajo de las calizas, margas y arcillas de la llanu- 
ra del Guadalquivir. 

2. La formación de pizarras calcíferas y arcillosas de color vio- 
lado o verdoso y de calizas marmóreas es cámbrica (Qeorgiense su- 
perior o Acadiense inferior), como demuestra su fauna de Arc/iceo- 
cyatidce. 

3. La disposición estratigráfica de los materiales cámbricos y 
carboníferos indica que la falla o gran fractura hética, señalada por 
Macpherson, existe visiblemente en Córdoba. 

4. El borde de Sierra Morena estaba ya fracturado — como supo- 
ne Macpherson— al final del paleozoico. Estas líneas de fractura y 
las producidas por el movimiento tectónico han servido de vía a mate- 
riales eruptivos y han permitido la formación de filones metalíferos.. 



DK HISTORIA NATURAL 297 

Hernández Pacheco (E.): Les Archceocyatidce de la Sie- 
rra de Córdoba (Espagne). C. R. Acad. Se, t. 166, n. 17 (Abril 
de 1918). 

El autor ha descubierto un interesante yacimiento de arqueociáti- 
dos, rico en ejemplares y en especies. De éstas hay dos nuevas 
para la ciencia; el Archceocyathiis Navarroi Hern.-Pach, y el 
Dictyocyathus Sampelayaniis Hern.-Pach, descritas en la nota. 
En la misma se discuten rápidamente las opiniones relativas a la 
significación biológica de estos organismos, inclinándose el autor a 
■considerarlos como un grupo especial próximo a las esponjas. 

Termier (P.): Contributions á la connaíssance de la tectoni- 
que des As tu ríes: la signification des milonites d'Arnao. 
C. R. Acad. des Se, t. 166, n. 13 (Abril de 1918) (1). 

El autor compara el pliegue de Arnao con el de Ferroñés, lle- 
gando a la conclusión de que en el N. de Asturias, después del 
depósito de los últimos sedimentos wesfalienses y antes del plega- 
miento general estefaniense, se han realizado arrastres (charría- 
ges) que desplazaron acá y allá las capas primarias y las han 
separado más o menos de su primitivo substrátum. 

El pliegue de Arnao, el más joven de los estratos carboníferos 
de Asturias y que no se asemeja a ninguno otro, no está en contac- 
to hoy con el terreno sobre que se depositó. El milonito existía 
antes del estiramiento del pliegue, sin duda con un espesor consi- 
derable mayor que el que hoy se observa , por cuya razón no ha 
desaparecido enteramente como otros estratos. 

Estos viejos fenómenos de plegamientos y deslizamientos con- 
temporáneos del estefaniense inferior, episodios independientes y 
anteriores al plegamiento de conjunto de todo el primario asturia- 
no, demuestran la complejidad de la cadena herciniana. La aparente 
sencillez de ésta era debida a insuficiencia de documentación. 

Termier (P.): Contributions a la connaíssance de la tectoni- 
que de?, Asturies: las Peñas de Careses; la zone anticlinale 
Careses-Fresnedo. C. R. Acad. des Se, t. 166, n. 18 (Mayo 
de 1918). 

Las rocas blancas de Careses surgen bruscamente del seno de 



(1) Véase en el acta de la sesión anterior nuestra nota biblio- 
$:ráfica. 



298 BOLETÍN DH LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

las arcillas varioladas del Trías, que las rodean totalmente. Cada 
una representa un anticlinal que sube de las profundidades del Trías, 
rasgándole como una «hernia». La roca blanca que las constituye 
pertenece al substrátum de las capas triásicas, probablemente al 
piso dinantiense del carbonífero. 

Estas peñas corresponden a una zona, anticlinal en conjunto, for- 
mada de pliegues bruscos y agudos, que vienen a constituir una 
cadena de «hernias» de 3 km. de longitud real. Dicha sierrecita es 
la prolongación exacta déla Sierra de la Paranza, borde occidental 
dinantiense de la cuenca hullera de Asturias. 

Otras observaciones permiten afirmar al autor que debajo del 
manto mesozoico que cubre el paleozoico asturiano, en un recorrido 
de 16 a 17 km., existe una zona anticlinal múltiple formada de plie- 
gues agudos y apretados, capaz de hacer surgir a través del Trías 
los terrenos primarios subyacentes. 

Termier (P.): Contribiitions á la connaissance de la tectoni- 
qiie des Asturies: plis liercyniens et plis pyrénéens, cliarria- 
ges antéstéphanens et charriages postnummiilitiques. C. R. 
Acad. Se, t. 166, n. 20 (Mayo de 1918). 

De sus observaciones personales y de la interpretación de obser- 
vaciones hechas por otros geólogos, deduce el autor la siguiente 
sucesión de fenómenos orogénicos, desde el hullero, en Asturias y 
en las provincias limítrofes de Santander, Palencia y León. 

a) Arrastres antestefanienses (o tal vez del estefaniense 
inferior), provocados por violentos esfuerzos en la región marítima 
situada al N. de Asturias, en relación sin duda con los grandes 
arrastres antestefanienses del macizo central francés. Testimonio 
único conocido, los milonitos de Arnao. 

b) Plegamientos hercinianos de época estefaniense, que afec- 
tan a toda la región y forman pliegues apretados, que pasan de la 
dirección NE. (costa) a WNW. (región alta). 

c) Arrastres postnumulíticos áe edad algo imprecisa, pero 
siempre posteriores al numulítico de San Vicente de la Barquera. 
Resultan de un violento empuje de N. a S. haciendo cabalgar sobre 
la actual región de la costa segmentos de la región marítima y de- 
terminando el avance general de todo el país cantábrico sobre la 
región tabular de Castilla. 

d) Píegamiento pirineano, posteriores a estos arrastres. 
Pliegues de dirección E. o E.-SE., desigualmente intensos, reduci- 



DE HISTORIA NATURAL 299 

dos a veces a ondulaciones amplias, bastante agudos otras, para 
hacer desaparecer los pliegues hercinianos. Como siempre, se ob- 
servan pliegues «postumos», es decir, movimientos de poca ampli- 
tud que recuerdan después de largos siglos los movimientos inten- 
sos anteriores. 

—Del Sr. Royo Gómez (J.) (Sección de Madrid): 

Jiménez de Cisneros (D.): Geología y Paleontología de Ali- 
ca///e. Trabajos del Mus. Nac. de Cieñe. Nat., Serie Geol. n. 21, 
Madrid, 1917. (140 págs., 5 figs. en el texto, 9 láms. de fósiles, 
2 láms. panorámicas y un mapa geológico, en 1 : 100.000.) 

Como su título indica, trata de la Estratigrafía y Paleontología 
del partido judicial de Alicante, siendo el primero de los varios 
que se propone publicar hasta completar el estudio de toda la pro- 
vincia. Es un trabajo muy concienzudo, resultado de unos trece 
años de estudio continuo sobre el asunto, bastando para compren- 
der la importancia que tiene, la simple ojeada sobre sus largas listas 
de fósiles y la comparación del mapa geológico que le acompaña 
con los publicados anteriormente por otros autores. 

Empieza por una ligera descripción geográfica y por la distribu- 
ción de los manchones geológicos, para pasar luego al estudio de- 
tallado de ellos por orden de antigüedad. 

Los terrenos que señala son: El Triásico (Muschelkalk y Keuper) 
que, a pesar de ser pobre en fósiles en España, él los ha encontrado 
allí en gran abundancia, sobre todo los de pequeñas formas. Cala- 
mites, y hasta vertebrados, que supone sean reptiles. El Jurásico, 
que tan sólo se encuentra en la Sierra de Foncalent y pertenece al 
Titónico, El Cretácico, con sus tres divisiones de Eocretácico (Va- 
langiniense, Hauteriviense, Barremiense y Aptense), Mesocretácico 
(Albense o Gault, Cenomanense y Turonense dudoso), y Neocre- 
tácico (Senonense y Maeschtritiense), siendo de todos ellos el más 
importante por la variedad de fósiles el Eocretácico, pues sólo de 
él se citan unas 179 especies diferentes, de las cuales quizá más 
de 30 sean nuevas. El Eoceno, del que cita unas 40 especies, sien- 
do muy nofable la Lorenzínía af . apenníníca Da Gabielli (medusa) 
del Luteciense. El Neógeno (Helveciense, quizá Tortoniense tam- 
bién y Plioceno), del que señala bastantes fósiles; y, finalmente, el 
Cuaternario, con sus depósitos marinos y de agua dulce, y la playa 
levantada de la Albufereta. 



300 boletín de la KtCAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Notas y comunicaciones. 



Sobre los Odocoileus de Colombia 

por 

Ángel Cabrera. 
(Lámina viii.) 

Hace bastantes años, en la primera mitad del siglo pasado, el via- 
jero y naturalista francés M. Roidin llevó al Museo de Historia Na- 
tural de París, un cráneo de un ciervo obtenido en Bogotá, con sus 
cuernas, de las. cuales publicó más tarde Pudieran, en su Mono- 
graphie des espéces da genre Cerf (1), una excelente figura, 
acompañada de las siguientes interesantes noticias: «Nous possé- 
dons dans le cabinet d'Anatomie du Musée de Paris, un cráne sur- 
monté de son bois... II est originaire des hauts plateaux de Bogotá, 
dans la Nouvelle-Grenade, et a été donné á notre collection natio- 
nale par M. le docteur Roulin, zoologiste bien connu par sa belle 
découverte du Tapir pinchaque.Ce bois ressemble beaucoup par 
sa forme á celui du Cerf de Virginie, mais il est moinsgrand et ne 
porte qu'un andouiller en arriére et en dehors, á la moitié du bois: 
le maitre andouiller est en dedans. Le cráne, dépourvu de cani- 
nes, nous a paru plus effilé que dans le Cerf de Virginie. Le bois 
de ees individus de Colo'mbie varié beaucoup, d'aprés ce que nous 
a appris M. Roulin, de l'obligeance duquel nous avons grandement 
á nous louer dans cette circonstance. Un dessin de cette espéce que 
ce savant zoologiste a bien voulu nous montrer, nous a presenté 
des perches trés-semblables á celles de la figure donné par mon- 
sieur Wagner (2). Pour la couleur, ce serait celle du Cerf d' Antis: 
examen fait de tous les individus de notre collection qu'il a exa- 
mines, c'est encoré ce dernier type qui ressemblerait le plus, sui- 
vant M. Roulin, á ce Cerf de Colombie. Ajoutons que les taches de 



(1) Arch. du Mus. d'Hist. Not., vi, 1852, pág. 335, iám. xxiii, fig. 1. 

(2) Refiérese Pudieran a la figura del Cervus niexiconus, publicada 
en la lámina ccli A de los suplementos a los Sáugethiere de Schreber. 



DK HISTORIA NATURAL 



301 



la tete, qui s'y trouvent aussi bien formées que dans le Cerf de 
Virginie, séparent ce type du Cerf dii Mexique. 

»C'est, par conséquent, un nouveau sujet de recherches poiir les 
voyageurs que ce type Colombien. D'aprés ce que nous a appris, 
en outre, M. Roulin, la chute des bois et le rut n'arriveraient pas 
chez lui á- des époques fixes, et le pelage n'oífrirait pas de gran- 
des différences de teintes dans les diverses saisons.» 

La figura, que he creído conveniente reproducir (fig. I.**), repre- 
senta claramente las cuernas de un ciervo del género Odocoileus, 
vistas de distinto modo: la derecha de frente, la izquierda por el 
lado interno. El tallo está fuertemente encorvado hacia delante y 
hacia dentro, y aparte de la gar- 
ceta, que es completamente inter- 
na, no hay más que un candil, pos- 
terior y situado un poco más arri- 
ba del punto donde el tallo cambia 
de dirección. Parece que Puche- 
ran sospechaba que se podía tra- 
tar de un ciervo nuevo, no obstan- 
te lo cual se abstuvo de darle 
nombre, limitándose a decir más 
adelante en el mismo trabajo,: «II 
y aura á examiner de nouveau 
l'espéce découverte sur les hauts 
plateaux de Bogotá, pour savoir 
si elle appartient au Ceruus me- 
xicaniis ou bien si elle doit for- 
mer un type nouveau.» Sin llegar 

a hacer este nuevo estudio que el zoólogo francés creía necesa- 
rio, y sin otra base que el cráneo y cuernas en cuestión, veintisiete 
años más tarde estableció Fitzinger una nueva especie, llamándola 
Cervus columbi'cus (\), nombre que realmente no puede ser más 
adecuado, puesto que era el primer ciervo de cuernos ramosos del 
que se sabe de un modo cierto que procedía de Colombia. 

Mucho tiempo antes Wiegmann (2) describió su Cervus gymno- 
tis, colocado hoy también en el género Odocoileus, y le asignó 
Colombia por patria, pero sin fundamento ninguno, puesto que él 




Fig. 1/— Cuernas del tipo de Odocoi- 
leus gymnotis columbicus. (Según Pu- 
cheran, Arch. Mus. d'Hist. Nat., vi," 
iám. xxni, fig. 1.) 



(1) Sitzungsb. K. Akad. Wiss. Wien, lxxix, 1879, pág. 66. 

(2) Isis, 1833, pág. 963. 



302 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

mismo hizo constar que el tipo había sido llevado a Alemania de la 
región del Orinoco, vía Santo Tomás. Otro ejemplar de la misma 
especie, descrito y figurado por Pucheran, procedía de Cumaná, 
de modo que puede admitirse como localidad típica de gymnotis el 
valle del Orinoco, y en modo alguno Colombia, como los autores 
en general venían repitiendo. 

En 1846 Qervais y Gay (1) fundaron una nueva especie, Cervus 
goudotii, sobre una sola cuerna, llevado a París por M. Goudot, 
quien lo adquirió en «les regions élevées de la Nouvelle-Grena- 
de». Era una cuerna pequeña y con un solo candil basilar y dirigido 
hacia atrás. Como dice muy bien Osgood (2), el haberse recibido 
esta cuerna de Colombia sin datos más concretos no quiere decir 
que el animal a quien perteneció fuese indígena del país, y por 
otra parte, la forma y tamaño parecen indicar un ciervo joven, o 
acaso con cornamenta anormal, de modo que C. goudotii ha de ser 
relegado al número de las especies indeterminables. 

Osgood supone que también el cráneo tipo de coliimbicus pudo 
ser obtenido en Bogotá y proceder, sin embargo, de las regiones 
llanas más orientales, pero esta opinión no puede admitirse cuando 
se han leído los párrafos de Pucheran antes copiados. El doctor 
Roulin no sólo había llevado a París el cráneo y las cuernas, sino 
que conocía la especie a que pertenecían, la había visto, había he- 
cho dibujos de ella y recordaba su coloración en las distintas esta- 
ciones. Ciertamente, no veo el menor motivo para sospechar que 
un naturalista tan bien documentado acerca de este ciervo se equi- 
vocase en cuanto al sitio donde vive, ni para dudar de que haya 
Odocoileus en los Andes de Colombia, ya que positivamente sa- 
bemos que este género está representado en los Andes ecuatoria- 
nos y peruanos. 

Una de las mayores autoridades que en Europa hemos tenido so- 
bre mamíferos ungulados, Lydekker, consideró al O. coliimbicus 
como sinónimo de O. gymnotis (3), pero lo hizo así creyendo, como 
la mayor parte de los autores, que este último era de Colombia. 
Mas recientemente (4), el mismo autor modificó su opinión, consi- 

(1) Annales des Sciences Naturelles, Ser. 3, v, 1846, pág. 94. 

(2) Field Mus. of Nat. Hist., Zoo!. Series, x, niím. 11, 1914, pági- 
na 138. 

(3) Deer of all Lonas, 1898, pág. 265. 

(4) Catalogue of the Ungulate Mommals in the British Museum, iv. 
1915, pág. 172. 



DE HISTORIA NATURAL 



303 



derando estos dos ciervos como diferentes y designando provisio- 
nalmente como coliimbiciis una hembra de La María (Colombia 
occidental) que hay en el Museo británico; pero parece inclinado a 
aceptar la opinión de Osgood acerca de la localidad típica. 

Teniendo en cuenta todos estos antecedentes, que parecen ten- 
der a representarnos el ciervo de Roulin, o Ceruus colombicus de 
Fitzinger, como una forma dudosa, se comprenderá cuál ha sido 
mi satisfacción al recibir nuestro Museo Nacional de Ciencias Natu- 





Fig. 2." -Cabeza de Odocuileus !>ymnotis cohimblciis, de perfil y de frente. 
(Según el ejemplar del Museo Nacional de Ciencias Naturales.) 



rales un ejemplar enviado por la casa Rowland Ward, de Londres, 
que permite conocer sus verdaderos caracteres. Este ejemplar es un 
macho adulto procedente de Colombia. Por desgracia, no tenemos 
datos más concretos sobre la localidad, pero su pelaje largo y com- 
pacto y su coloración, en la que predominan los matices grises, in- 
dican que se trata de un animal de montaiía. Las cuernas (fig. 2.^), 
aunque menos desarrolladas, tienen la misma forma que las del crá- 
neo tipo de columbicüs, y el color del pelo recuerda mucho el del 
Hippocamelus antisiensis, es decir, que entre ambos ciervos, 
viéndolos juntos, se nota en seguida aquella analogía en que insistió 
Pucheran y que, desde luego, revela cierta semejanza en el «habi- 
tat». Todas estas particularidades obligan a creer que se trata del 



304 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

mismo ciervo encontrado por Roulin en los Andes colombianos. 
Creo, pues, interesante describir en detalle este ejemplar. 

Su pelaje es, como digo, muy compacto y bastante largo, mi- 
diendo los pelos del lomo unos 35 mm. En la frente es también muy 
largo y está corno encrespado. Falta en absoluto la glándula meta- 
tarsiana, pero existe la del tarso, oculta bajo un espeso cepillo de 
pelos largos y tiesos. Las orejas están revestidas exteriormente de 
pelo muy corto; el de su interior, en cambio, es largo y espeso. 
El color de la región dorsal es pardo-ante (el «buffy brown» de 
Ridgway), pasando a paño claro («light drab») en los hombros y 
muslos, y a gris paño sucio en el cuello y lados de la cabeza. Mi- 
rados aisladamente, los pelos del lomo son de un gris purpúreo a 
partir de la raíz, con una ancha banda de color pardo rapé, otra 
zona mucho más estrecha crema, y la puntita sepia; los de los flan- 
cos, de color paño claro con un anillo subterminal blancuzco. La 
parte central de la cara es parda de hueso, color que se desvanece 
poco a poco hacia los lados y que en la frente se halla espolvorea- 
da con ante-crema por ser de este color las puntas de los pelos en- 
crespados. Una tira obscura se continúa desde aquí, entre las ore- 
jas y a lo largo de la parte superior del cuello, desvaneciéndose al 
llegar a la cruz. Cada ojo está rodeado por delante y por debajo 
por un cerco obscuro, mientras encima de ellos hay un espacio de 
color ante. El hocico por encima y en los lados está ocupado por 
una mancha parda de hueso, unida en el centro al color de la cara, 
pero en los lados aislada por un espacio blancuzco. Una estrecha 
línea blanca separa también dicha mancha del borde superior del 
rinario, y a cada lado de éste, en el labio, hay también un espacio 
blanco. El labio inferior es en el centro blanco, pero detrás hay una 
banda parda de hueso que en medio avanza un poco en punta y que, 
unida con la mancha del hocico, forma como un bozal. La mandíbu- 
la, por debajo, es blancuzca. Las orejas, de un pardo clavo por 
fuera y blancas interiormente. La región axilar es de un tono ante 
caliente. El bajo vientre está vestido de largos pelos blancos, 
y son también blancuzcas las partes interiores del antebrazo y de 
los muslos. En las extremidades, el color general paño claro está 
ligeramente lavado de ante, y en el borde posterior de la pierna, 
sobre el corvejón, pasa a crema. Debajo de la articulación carpiana, 
por delante, hay una mancha parda de hueso, mal definida, y en 
las cuatro extremidades hay otra mancha del mismo color en la par- 
te anterior de los dedos, sobre las pezuñas, prolongándose un poco 



DK HISTORIA NATURAL 305 

hacia arriba. El cepillo do la glándula tarsiana está compuesto de 
pelos de un pardo hueso muy obscuro, con la punta crema, que es el 
color que aparece al exterior. Cola del color del cuerpo por enci- 
ma, pasando a pardo clavo hacia la punta; por debajo, con largos 
pelos blancuzcos y crema. 

Dimensiones. —Longitud desde el hocico a la raíz de la cola, 
138 cm.; cola, sin los pelos, 12,5; oreja, 14,5; pie posterior, con 
las pezuñas, 37,5; alzada en la cruz, 76. Cuernas: longitud, siguien- 
do la curvatura por fuera, 29; separación en las puntas, 21,5; sepa- 
ración máxima, 28. 

Por esta descripción puede verse que el ciervo de las montañas 
de Colombia difiere de las formas gymnotis, del Orinoco, y 
peruüianus, de los Andes del Perú y del Ecuador. En gymnotis, 
el pelaje es más corto, las orejas están parcialmente desnudas, 
y en su coloración predominan los matices ocre y arcilloso, en 
vez del gris y el pardo. En penwianus, la coloración general se 
acerca más a la de columbicus, pero las cuernas tienen más 
candiles y el cepillo que oculta la glándula del corvejón es de 
un color rojo de herrumbre, como quemado, en vez de ser crema y 
pardo obscuro. El que no puedo diferenciar tan claramente es el 
Odocoileiis íasiotis de la Sierra de Mérida, en Venezuela. Juz- 
gando por la descripción original de Osgood (1), si no es el mismo 
columbicus debe parecérsele mucho. Las únicas diferencias que en- 
cuentro, bien poco notables por cierto, consisten en que en el tipo 
de íasiotis la línea obscura de encima del cuello se extiende hasta 
el medio del dor§o; la mancha obscura de los dedos anteriores se 
prolonga en una línea bien definida hasta la mitad del húmero, y 
el borde posterior del antebrazo ofrece un matiz blanco-ante, fran- 
jeado de canela pálido. Después de todo, nada de extraño tendría 
que columbicus llegase por los Andes de Colombia hasta las mon- 
tañas del noroeste de Venezuela; pero esto no se puede afirmar sin 
una comparación previa de ejemplares de ambas localidades. 

Lydekker, en el Catalogue of tlie Ungulate Mammals, con- 
sidera todos estos* ciervos sudamericanos como razas locales de 
Odocoileus virginianus; pero en realidad se distinguen muy bien 
de este venado norteamericano por su menor tamaño, su corna- 
menta más pobre y la constante falta de glándula metatarsiana. 
Como precisamente se asemejan ellos entre sí en estos caracteres, 

(1) Loe. cit., 1914, pág. 136. 



306 boletín DK LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

parece lo más conveniente considerarlos como formas de una mis- 
ma especie, pero de una especie diferente de virginianus y a la 
que corresponde el nombre gytnnotis, como más antiguo; de modo 
que la raza de los Andes colombianos habrá de llamarse Odocoileus 
gymnotis coliimbiciis. Al mismo grupo pertenece la forma insular 
margaritae, que tiene el aspecto y coloración de O. gymnotis 
gymnotis, pero con menos alzada y algunas diferencias en el crá- 
neo. Si el tipo de Cervus savannarum Cabanis carece también de 
glándula metatarsiana, como afirma Brooke (1), probablemente ha- 
bría que incluir esta forma en el grupo en cuestión, y entonces nos 
encontraríamos con el hecho verdaderamente interesante de haber 
en las Guayanas dos Odocoileus diferentes, puesto que en varios 
Museos hay ejemplares de dicha procedencia que presentan esa 
glándula; pero esta cuestión nos apartaría dem.asiado del asunto de 
la presente nota, y es para tratada por quien disponga del material 
necesario. 

Otra forma local de O. gymnotis me parece la cierva del oeste 
de Colombia considerada provisionalmente por Lydekker como 
coíumbicus. Cuando yo visité el Museo Británico, estaba muy le- 
jos de sospechar que tuviera que ocuparme algún día de este ejem- 
plar, de modo que no puedo dar una descripción completa. Puedo 
asegurar, sin embargo, que su pelaje es más corto y mucho más ro- 
jizo que el de coíumbicus, pareciéndome muy exacta la breve des- 
cripción de Lydekker: «Short rufous brown coat». Esta diferencia 
corresponde muy bien a la de la localidad. La María, en el valle del 
Dagua, de donde procede dicho ejemplar, pertenece a lo que Chap- 
man (2) llama «zona tropical del Pacífico», mientras la región en 
que vive la forma coíumbicus entra en la «zona templada». No era 
posible que una especie tan plástica estuviese representada por una 
misma forma en dos zonas tan diferentes en altura, clima y vegeta- 
ción. La citada cierva (número 9. 7. 17. 39 del Museo Británico) 
puede ser, por consiguiente, el tipo de una nueva forma, para la 
que propongo el nombre de Odocoileus gymnotis tropicalis. 



(1) Proc. Zool. Soc. London, pág. 606. Sir Víctor Brooke dice en 
realidad «tarsal gland»; pero indudablemente quiso referirse a la glán- 
dula metatarsiana, puesto que añade que esta glándula «is marked by 
a very conspicucus white tuft, well shown in Mr. Keuleman's drawing 
(P. Z. S., 1872, pl. Lix)», y en la lámina a que se refiere, la glándula así 
señalada es la del metatarso, no la del tarso. 

(2) BulL Amer. Mus. of Nat. Hist., xxxvi, 1917. 



Bol. de la R. Soc. Esp. de Hist. Nat. Tomo XVHI.-LAm. IX. 





\. 





Lekyíhopora santanderiensis Barr. 



DE HISTORIA NATURAL 307 

La siguiente clave provisional permitirá distinguir las subespe- 
cies que creo pueden admitirse por ahora para Odocoileus gym- 
notis: 

a. Pelaje corto, sin matices grises. 
b. Color general ocráceo leonado, 
c. Tamaño mayor: longitud total 
del cráneo, unos 26 cm. (Lla- 
nos del N. de Venezuela, 

Orinoco) O. gymnotis gymnotis. 

c . Tamaño menor: longitud total 
del cráneo, unos 22 cm. (Isla 
de Santa Margarita, al N. de 

Venezuela) O. gymnotis margaritoe. 

b'. Color general pardo rojizo (Co- 
lombia occidental, en la zona 

tropical) O. gymnotis tropicalis. 

o'. Pelaje más largo y espeso, gris par- 
dusco. 
d. Pelos de la glándula tarsiana no 
rojos. 
e. Una línea obscura por delante 
de los miembros anteriores, 
desde el brazuelo a la cuar- 
tilla (Sierra de Mérida) O. gymnotis lasiotis. 

e'. Sólo una mancha obscura bajo 
el carpo y otra sobre los 

dedos (Andes de Colombia). O. gymnotis columbicus. 
d.' Pelos de la glándula tarsiana for- 
mando una mancha roja de he- 
rrumbre (Andes del Perú y 
Ecuador) O. gymnotis peruvianas. 



Notas sobre Briozoos 

por 

Manuel Gerónimo Barroso. 

(Lámina ix.) 

Gen. bekvthopora Mac Gillivray, 1882. 
Lekytbopora Santanderiensis nov. sp. 

Varias colonias de distintas procedencias (Santander) sobre ta- 
llos de hidrarios, con Sertularella y sobre Amphihellia. 

Colonias pequeñas, de unos tres milímetros, en forma de maza, 
con las zoecias confundidas p,or su base y dispuestas radialmente. 
Otras, más jóvenes, apenas abultadas en la parte superior. 



308 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Zoecias ligeramente oblongas, con escasos poros frontales, cua- 
tro de ordinario; orificio subcircular, con un anter mayor que el 
poster, el cual determina un ancho seno. Sobre el orificio existe un 
perístoma muy desarrollado, casi tan largo como la zoecia y algo 
encorvado, terminándose frontalmente por un proceso tubuloso que 
lleva en el extremo una avicularia con mandíbula triangular dirigida 
hacia afuera, y a cada lado de este tubo, escotaduras y tres espinas 
que completan el borde del perístoma. 

Sobre todo, en la parte inferior de la colonia, hay heterozoecias es- 
parcidas, determinando salientes hemiesféricos, con cámaras avicu- 
larianas de dimensiones variables, pero siempre bastante grandes y 
profundas, que alojan avicularias con mandíbula espatulada y vér- 
tice redondeado. 

Ovicelas dorsales, en forma de nido, con poros alargados radial- 
mente en la parte superior, y orificio, abriéndose en la base del 
perístoma, por encima del opérenlo. 

Fam. Hippothoidae Levinsen, 1909. 

Gen, Haplopoma Levinsen, 1909. 
(Morph. and Syst. Stud. Chel. Bryozoa, pág. 280.) 

Zoecias con poros separados. El opérenlo es sencillo. Hay un 
ascoporo para el orificio de la compensatriz (1). La ovicela queda 
cubierta por kenozoecias con poros separados. Sin avicularias. 

DEFINICIÓN DE CANU 

Frontal de las zoecias guarnecida de poros separados y perfo- 
rada por un ascoporo medio, abriéndose en la compensatriz. El 
opérenlo es sencillo. La ovicela queda cerrada por el opérenlo. La 
ancestrula no tiene ascoporo, pero la abertura lleva una rimula que 
abre la compensatriz. 

Haplopoma bimucronata (Molí. 1803), 

Microporella impressa, var. bimucronata G. Barroso, Brioz. 
Est. Biol. mar. Santander (Trab. Mus. C. Nat., núm. 5, pág. 24, 
fig, 36, 1912). 



(1) Aparato hidrostático. 



DE HISTORIA NATURAL 309 



Haplopoma impressa (Audouin, 1826). 

Microporella impressa G. Barroso. Trabajo indicado, pág. 23, 
figs. 3 y 3 íz. 

Microporella sp? G. Barroso. Trabajo indicado, pág. 27, figu- 
ras 4, 4 fl y 4 ¿?. 

Explicación de la lámina IX 

\.—T.ekYthopora Santanderiensis, x 60. 
2.— Zoecias con oviceia y cámara aviculariana. 

3. — Pen'stoma y oviceia. 

4. -Avicularia, con mandíbula espatulada. 
5.— Opérenlo. 



Noticias sobre varios envíos de objetos naturales hechos 

de América en el siglo XVIII, recogidas en el- Archivo de 

Indias de Sevilla 

por 
Francisco de las Barras de Aragón. 

1 .^ Envió hecho por D. Felipe Sesma.— En 18 de Febrero de 
1788 se dictó, para que se transmitieran las órdenes oportunas, la 
disposición siguiente (estante 145, cajón 7, legajo 24): «Con mo- 
tivo de haber hecho presente a S. M. y al Príncipe, N.° Sr., lo que 
contiene esta relación de D. Felipe Sesma, manifestó Su Alteza su 
deseo de que se remitiesen algunos gusanos en esqueleto para po- 
ner en Gabinete de Historial Natural, por lo que se hará este en- 
cargo al Presidente de Guatemala, y también para que envié la se- 
milla del árbol Carao y también algunas plantas vivas de él.» 

«Del propio modo se comunicará orden al Virrey del Perú para 
que remita algunas plantas viyas y la semilla del árbol que llaman 
en Lima Pecaes, como también algunas vainas maduras, y en za- 
zon de un árbol único que produce unas judias o porotos, encerra- 
dos en una vaina de más de tercia o media vara de largo, el cual 
he visto en Lima en una chácara que llamaban de Lastra, la cual 
está en el camino de los Amancaes, a mano izquierda y no muy dis- 
tante de la Alameda.— Pondranse luego las ordenes. — 18 de Febre- 
ro de 1788». No hay firma, pero debe ser del Ministro. 

Tomo xviii.— Junio, 1918. 20 



31Ü boletín de la real sociedad española 

La orden para el Virrey de Lima lleva fecha de 23 de Febrero 
de 1788. En 22 del mismo mes y año se transmitió esta misma or- 
den al Presidente de Guatemala. 

La comunicación que había mandado el capitán de Dragones de 
Guatemala D. Felipe de Sesma, acompañada de un saquito de añil 
y otros objetos de que se dio cuenta al Rey, dice (E. 145, C. 7, 
L. 24): «El saquito es de la simiente del Fiquilice del Reyno de 
Guatemala y provincia de San Salvador, que es con su ramazón, 
que llaman Yerba, con la que se hace el más rico añil del mundo. 
Forma un matucho o arbusto de como vara y media de alto en el 
primer año, que se llaman tinta nueva, y cortando este retoño para 
el año siguiente la gran cosecha, creciendo la ramazón hasta tres 
varas más o menos, según la mayor fertilidad del terreno, aguas y 
templanza del clima; el color verde-gay es muy agradable a la vis- 
ta, con unas hojitas un poco más anchas y largas que la de la ruda, 
pero en la figura y color se la asemeja. Este fruto en aquel Reino 
pide mucha consideración». 

«Simiente del árbol Carao, que produce con grande abundancia 
esos chorizos que son una especie de cañafistolas bastardas. Los 
muchachos chupan el jugo o miel que tienen y es un poco purgan- 
te. Los cogollos y hojas de este árbol, machacados y frotándose 
con aquella masa que se forma de las hojas y cogollos, bien moli- 
dos a la piedra como de hacer chocolate, es excelente remedio 
para todo hervor de sangre que escupe sobre el cutis, secándolas a 
las dos o tres reflotadas en veinticuatro horas; y el árbol es silves- 
tre y muy hermoso; lo hay con abundancia en la costa del Sur de la 
provincia de San Miguel, en el Reyno de Guatemala, donde yo coji 
la muestra que acompaña y experimenté el remedio en mí mismo, 
que la fuerza de aquellos temperamentos me irritó extraordinaria- 
mente la sangre en todo el cuerpo.» 

«El calabazo es de una manteca que se hace en la provincia de 
Nicaragua de unos gusanos que se llaman Ages; sirve para preser- 
var y dar lustre a toda especie de madera, y es de un grande uso y 
hermosura para los ebanistas. El gusano que la produce es digní- 
simo de admirar, pues cuando llega a su perfección forma la figura 
de una tortuga del grueso de una haba de un encarnado hermoso. 
Se sustenta y crece insensiblemente sin movimiento en la ramazón 
de los arboles lechosos, pegados al palo, sin percibirse lo que co- 
men o chupan, ni desmerecen el árbol en su frondosidad. Al Gober- 
nador de Nicaragua, D. Juan de Oysa, le dispuse un calabazo de 



DE HISTORIA NATUUAL 311 

la simiente de esos gusanos, que, con explicación más extensa para 
su cría, que sería excelente en Aranjuez, envió para S. M., creo 
que por medio del Presidente de Guatemala, en el año de 1786. 
—Felipe de Sesma.» (E. 145, C. 7, L.26). El Presidente de Gua- 
temala, D. José Estacheria, contestó al Ministro en 26 de Junio 
de 1788 que había dado las órdenes oportunas para que se recogie- 
ran los dichos gusanos Ages y plantas vivas de Carao y que co- 
municaría el resultado. Dirigida esta comunicación a D. Antonio 
Porlier (Ministro). 

2° D. Esteban José Martínez. (Estante 145, cajón 7, le- 
gajo 24.) — En 23 de Diciembre de 1788, el Virrey de Méjico, Fló- 
rez, remitió, con los correspondientes ejemplares, la comunicación 
siguiente, dirigida al Ministro Valdés: «Excmo. Sr.: Al tratar con 
los rusos establecidos en Onolasca y demás parages de aquella al- 
tura, adquirió el Alférez graduado de Navio D. Esteban José Mar- 
tínez, comandante de la expedición, dos dientes o colmillos, que 
remito a V. E. en un cajón, y pueden ser de los caballos marinos 
que describe el ingles Cook en su historia de descubrimiento, y 
abundan en el Ártico. 

»Ofrecio aquel oficial dirigirme otras cosas particulares y nota- 
bles que condujo de aquellas distancias, y cuando me lleguen las 
pasaré a V. E., como lo ejecuto ahora con los colmillos indicados. 
Dios guarde a V. E. muchos años. — México, 23 de Diciembre 
de 1788.— Excmo. Sr.: Manuel Antonio Florez. — Excelentísimo 
Sr.: B.° Fr. D. Antonio Valdes.»— En nota marginal dice: «Se 
quedó el Rey con ellos». 

3.° D. Francisco Gil y Lentos, Virrey del Períi. — Remitió, 
con carta fechada en Cartagena de Indias en 19 de Noviembre 
de 1789 un cajón de fósiles que, según él, eran huesos de gigan- 
tes, lo cual sostenía en una memoria extrafalaria, pero que demos- 
traba su buena voluntad. El cajón llegó a Madrid, y después de dar 
cuenta al Rey del envío, se dispuso que pasara al Real Gabinete de 
Historia Natural, oficiándose al efecto en 23 de Marzo del mismo 
año al Conde de Floridablanca. 

Merecen transcribirse por su exactitud los párrafos en que Gil y 
Lemos describe el yacimiento que él visitó y dónde recogió los 
ejemplares. Dice: «A tres cuartos de legua al nordeste del Nuevo 
Reyno de Granada, situado a 4", 45' de latitud boreal y en 303°,3' 
de longitud del meridiano de Tenerife, sobre un plano que supera 
al nivel del mar 2.874 varas; distante de las costas del Norte 135 



312 - BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

leguas, de las del Sur 88 y de la punta del cabo de Santa Elena 
135 leguas, se halla un campo con el nombre de los Gigantes, por 
una tradición inmemorial, y a esta denominación habrá tal vez ori- 
gen a los despojos que en él se hallen.» 

«Este es un llano como de una legua que recibe las vertientes de 
los cerros inmediatos, y descarnado con ellas presenta en su super- 
ficie varios despojos de vivientes cuya magnitud admira, como se 
verá por los qi¿e acompaño, recogidos de paso y sin hacer excava- 
ción ni diligencia particular; pues habiendo pasado casualmente por 
este parage cuando me regresaba de ver el maravilloso salto de 
Tequendama, oí por la primera vez el asunto y traté de recojer los 
que se presentaron y pudieron conducirse.» 

3.° D. Baltasar Jaime Martínez Compañón. (Archivo de 
Indias, estante 145, cajón?, legajo 24.)— En 1.° de Febrero de 1791 
comunicó el Presidente de la Contratación de Cádiz, González 
Guiral, al Ministro D. Antonio Porlier, a la vez que con la misma 
fecha lo hacía el Administrador de la Aduana al Ministro D. Pedro 
de Lerena, que por el paquebot «Nuestra Señora de los Dolores», 
procedente de Cartagena de Indias, que mandaba el Maestre don 
Julián Rodríguez de Torices, acababan de llegar a Cádiz 6 cajones 
de huacos de barros de la gentilidad, que mandaba el Arzobispo de 
Santa Fe D. Baltasar Jayme Martínez Compañón, para S. M. Pro- 
cedían del obispado de Trujillo, donde los recogió siendo Obispo. 
En 4 de Marzo de 1791, Victorio López, vecino de Yévenes, 
firmaba en Cádiz un papel comprometiéndose llevarlos a Madrid. 
Acompaña el expediente la lista detallada de los huacos, de los 
que el primer cajón contenía 46, el segundo 26, el tercero 20, el 
cuarto 45, el quinto 25 y el sexto 23. 

Es muy interesante el extracto en que se da cuenta del envío y 
que va fechado en 13 de Diciembre de 1791. Dice: «El Arzobispo 
de Santa Fe, antes Obispo de Truxillo: Ha remitido seis cajones de 
piezas de barro trabajadas por los indios, del tiempo de la gentilidad 
de aquel Obispado y acompaña el índice de todo, que es adjunto.» 
«Propone se entreguen, a S. M. y al Príncipe de Asturias para 
que se aficione a las cosas de aquellos dominios en los ramos de 
Historia Natural.» 

«Dice tiene otro cajón prevenido de piezas de oro, plata, tumba- 
ga, madre de perla o concha de nácar, hueso, piedra, madera, pita 
y algodón, hechas por los indios de los mismos tiempos y obispado 
y extraídas de sus huacas y sepulcros. Pero correspondiendo todas 



DE HISTORIA NATURAL 313 

las piezas a uno de los nueve tomos de la Historia Natural de aquel 
obispado por estampas, estados y planas en 4.°, de papel de marca 
mayor que tiene ya encuadernados el mismo arzobispo, le ha pare- 
cido conveniente diferir la remisión de dicho cajón hasta que pueda 
hacer la de dicho tomo para que cotejadas dichas piezas se vea 
la conformidad y perfecta semejanza entre unas y otras, y por ellas 
pueda conjeturarse y comprenderse ser igual la correspondencia de 
las estampas de los 8 restantes y sus originales, por haberse for- 
mado con ellas a la vista.» 

«Esta obra, afirma el Obispo, Arzobispo, ha sido revisada por In- 
tendente de Truxillo, sus Cabildos y otros y por el Virrey del Perú, 
Gil y Lemos, que al paso a su capital se detuvo siete dias en Tru- 
xillo y todos la han colmado de elogios, manifestándole al Autor los 
más vivos deseos de que cuanto antes se acaben de extender las ra- 
zones que faltan para la inteligencia y explicación de algunas de 
las estampas.» 

«El Arzobispo, aunque no se halla tan satisfecho de que la obra 
merezca los elogios tan excesivos que de ella se han hecho, con- 
fiesa que tendrán novedad y a lo menos servirá de estímulo para 
que otros se aficionen y adelanten más la Historia Natural de aquel 
pais. Concluye con que por sus ocupaciones tal vez no podrá darla 
la última mano tan breve como quisiera.» 

«Nota.— Este celoso Prelado, ya anteriormente acreditó su celo 
y buen gusto remitiendo 24 (cajones de ejemplares) de Historia Na- 
tural que recogió en su visita a su diócesis de Truxillo, los cuales 
quiso ver y reconoció por sí S. M., y merece se le alabe su útil afi- 
ción y cuidado en recoger estas preciosidades.» 

«Por lo que toca a lo que insinúa de su obra de nueve tomos de 
estampas, parece que para que no sólo no se pierda su trabajo, sino 
para que se remita con brevedad como él lo desea, podía prevenír- 
sele que, pues tiene alli en Santa Fe al Director de la Expedición 
Botánica de aquel Reyno, Mutis, comunicase con él sus trabajos y 
de acuerdo de ambos se les diera la última perfección.» 

A continuación dice el documento: «Enterado el Rey. Y que se 
pasen las piezas de barros antiguos al Gabinete de Historia Natu- 
ral, si S. M. antes no las, manda subir para reconocerlos. Contés- 
tese el recibo al Arzobispo y que queda satisfecho de su celo y 
aplicación y espérala obra que promete, precediendo el reconoci- 
miento y arreglo de ella con Mutis, si le fuere posible, y de todos 
modos, procure la breve remisión de ella a España.» 

* 



314 boletín de la. rkal sociedad española 

En un trozo de papel pegado a la portada del expediente dice: 
«No consta evacuada la resolución que se tomó sobre el envió de 
estos cajones, ni se sabe tampoco si los huacos se pasaron al Gabi- 
nete de Historia Natural, o se quedó el Rey con ellos, ni se con- 
testó o no al Arzobispo, dándole gracias por su celo como se 
mandó.» 

Acompaña el oficio original del Arzobispo dando cuenta de sus 
trabajos y la relación de los barros remitidos, fechadas ambas en 
Cartagena de Indias; la relación en 25 de Noviembre y el oficio en 
13 de Diciembre de 1790. 



MINERALES DE ANDALUCÍA 

Especies y localidades no citadas, existentes en el Museo 
de Historia Natural de la Universidad de Sevilla 

por 
Pedro Castro Barea. 

Entre las colecciones regionales que formó en la Universidad de 
Sevilla el eminente geólogo D. Salvador Calderón, figuraba como 
una de las mejores la de minerales. Con posterioridad a la marcha 
a Madrid del sabio maestro, acaso fué ésta la que más vicisitudes 
y alternativas padeció, y si bien se han conservado la mayor par- 
te de los ejemplares, se había alterado profundamente el orden de 
clasificación de Groth, a que se ajustaba la colección. 

Al encargarse de la Cátedra el Sr. Barras se propuso el arreglo 
de estas colecciones, pero se dedicó en primer término al de la ge- 
neral de minerales, con objeto.de tener tiempo de aumentar el nú- 
mero de especies y ejemplares de Andalucía cuanto pudiera. Apar- 
te de los que en excursiones distintas recogió por sí mismo y de los 
aportados también por nosotros en el tiempo que llevamos en Sevi- 
lla, debemos hacer constar qué la mayor parte de las adquisiciones 
se deben a donativos, algunos de verdadera importancia, hechos 
por los señores socios de la sección de Sevilla de nuestra Sociedad, 
y también por los alumnos de la Facultad de Ciencias. 

Encargado por el Sr. Barras del arreglo y ordenación según la 
clasificación de Groth de la colección regional de minerales, hemos 
dado cima al trabajo a fines de Abril pasado, incorporándole cuanto 



DE HISTORIA NATURAL ' 315 

■se había adquirido (lo que motivó el tener que construir una nueva 
vitrina), y formado también la colección correspondiente de repe- 
lidos. 

Como entre lo incorporado figuran algunas especies que no esta- 
ban citadas de Andalucía y numerosas localidades nuevas, hemos 
creído de interés publicarlas juntas en esta nota, indicando el nom- 
bre de sus colectores cuando es conocido. 

Grafito (1). 

Impuro: Provincia de Huel va. (Conde Diez). — Con feldespato: 
Sierra Morena (Tenorio!). Hasta el presente sólo había sido citado 
de Sierra Morena, por Bowles. 

azufre. 

El Carpió, Huelva (Conde!). 

Bismuto. 

Sobre cobaltita: Cueva de la Mora, Almonaster, Huelva (Conde!). 

■Cobre. 

Cala, Huelva (Simó!). 

Mercurio. 

Gotas sobre una caliza: Conil, Cádiz (Tenorio!). Solamente cita- 
do hasta ahora en la región, y eso vagamente, de Zujar (Granada), 
por Calderón. 

Oro. 

Sobre cuarzo: mina «Sultana», Cala, Huelva (Conde!). 

3Í3mutita (2). 

Sobre pirita: mina «Sultana», Cala, Huelva (Conde!) 

JPifita. 

Cazalla de la Sierra, Sevilla (Casares!).— Cala, Huelva; mina 
'<Sultana» (Simó!, Conde!).— Sobre porcelanita: mina «Esperan- 



(1) En la imposibilidad de comprobar las especies mineralógicas, a 
que se refiere esta nota, salvamos toda responsabilidad en lo que res- 
pecta a su identificación, habiendo respetado las denominaciones de sus 
marbetes, en la generalidad de los casos debidas a sus donantes. 

(2) Esta especie no está citada en ninguna localidad española; sola- 
mente está representada por un ejemplar en el Museo Nacional de Cien- 
cias Naturales, de procedencia dudosa, que se supone sea de Qistain 
-(Huesca). 



316 boletín de la. rral sociedad española 

za», Almonaster, Huelva (Tenorio!). — Almonaster, Huelva (Con- 
de!).- Aracena, Huelva; mina «San Platón» (Conde!).— Riñon de 
pirita: Serranía de Ronda. — Pirita con calcopirita: mina «Segunda 
Preciosa», Peñaflor, Sevilla. — «Mina del Diablo», Sevilla.— Pirita 
con digisto en capas alternas: mina «Juan Teniente», El Pedroso^ 
Sevilla (Benjumea!). 

Marcasita. 
En agrupación lamelar: Aznalcollar, Sevilla (Tenorio!), 

Galena. 

Santa Olalla, Huelva. — Mina «Norma», Ríotinto, Huelva. 

Calcopirita. 

Inmediaciones de Málaga. — Con calcosina y panabasa, sobre por- 
celanita: Ríotinto, Huelva (Conde!).— Mina «Juan Teniente», El 
Pedroso, Sevilla (Benjumea!). — Mina «Sultana», Cala, Huelva. 
(Conde!). 

Sulfo-arsenio-antimoniuro de plomo. 
Calañas, Huelva (Conde!). 

Estefauita. 

Real de la Jara, Sevilla. 

Cuarzo. 

Con pirolusita: mina de manganeso «La Vieja», Almonaster^ 
Huelva (Conde!). — Con caras curvas: Almonaster, Huelva (Con- 
de!).— Amatista: Campo bajo, Córdoba . — Falso topacio: Cerro 
de los Güijes, Sevilla. — Puebla de los Infantes, Sevilla (Rey Gela- 
bert!). — Drusa sobre un núcleo de calcopirita: Cerro Muriano, Cór- 
doba (César Alba!).— Sílex: Lebrija, Sevilla (Tenorio!, Barras!). 

Óxidos de uranio. 

Monasterio, Badajoz. 
Manganeso acerado (peróxido). 

Almonaster, Huelva (Conde!), 
digisto. 

Minas de Cala, Huelva (Simó!, Barras!). — Mina «María del Am- 
paro»: Cala, Huelva (Conde!). — Entre las margas del Trías: Peñue- 



DE HISTORIA NATURAL 317 

las de utrera, Sevilla.— Los Corrales, Sevilla (Tenorio!).— Almo- 
naster, Huelva (Conde!).— Hematites concrecionada: Cabeza del 
Carpió.— Hematites ocrácea: Dona Mencía, Córdoba. — Hematites 
^n polvo, del Triásico: Los Corrales, Sevilla (Tenorio!). 

Ópalo. 

Conglomerado de nodulos: Término de Morón, Sevilla (Cala!).— 
Trípoli: Cortijo de la Tablilla, Arcos de la Frontera, Cádiz (Teno- 
rio!).— Sanlúcar de Barrameda (González Nicolás!). 

Ximonita. 

Concrecionada y ocrácea: Mina «La Esperanza», Almonaster, 
Huelva (Conde!). — Limonita ocrácea con impresiones vegetales: 
Sierra del Caballo, El Pedroso, Sevilla.— ídem, ídem: Navas de la 
Concepción, Sevilla.— ídem, ídem: mina «El Teular», entre Santa 
Olalla y Cala, Huelva.— Limonita de las areniscas eocenas: Qau- 
<:in, Málaga (Tenorio!). 

Hierro manganesífero. 

Alcalá de los Gazules, Cádiz. 
Calcita.' 

Cerro del Hierro, Sevilla.— Calcita acicular: Mairena, Sevilla.— 
Jdem, ídem: Dehesa del Alcornocalejo, Cantillana, Sevilla.— Calcita 
estalactítica: Gruta de las Maravillas, Aracena, Huelva (Barras!).— 
Calcita incrustante: Morón, Sevilja (Cala!).— Calcita entre capas de 
margas y azufre: mina «Cáucaso», Conil, Cádiz (Tenorio!). — Cal- 
cita con pirita de hierro y cobre: El Pedroso, Sevilla.— Calcita oolí- 
■tica siliciosa: Sierra de Estepa.— Caliza con orbiculinas, del Mioce- 
no: Peñaflor, Sevilla (Barras!).— Alabastro calizo: Sierra de Mon- 
tellano, — Calcita litográfica con dendritas: Ronda, Villamartín, 
-Málaga.— Calcita marmórea: Sierra Bermeja, Igualejo, Málaga. — 
Mármol brechoso: Estepa, Sevilla. 

-Dialogita. 

Con silicato de dos colores: Mina «Pancho», Calañas, Huelva 
{Conde!). 

Aragonito. 

Macael, Almería.- Aracena, Huelva (Barras!). 
Azurita y Malaquita. 

Malaquita con cobre rojo: Dehesa de Almenara, Peñaflor, Sevi- 
lla (Barras!).— Cala, Huelva (Simó!).— Mina «Ori», Pozoblanco, 



318 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Córdoba (Conde Diez!).— Azurita y Malaquita: Encinasola, Huelva 
(Conde!). — Azurita en arenisca: Nava de San Juan, Jaén (Conde!).. 

Baritina. 

Zufre, Huelva. (Conde!). 

Yeso. 

Lenticular: Salteras (Barras!).— Yeso con cuarzos hematoideos: 
Morón, Sevilla (Cala).— Alabastro yesoso: Sierra de Qibalbín, Le-^ 
brija, Sevilla (Tenorio!).- Yeso: Casariche (Rey Gelabert!). 

Franklinita (1). 

Mina «Juana Alonso» (Conde Diez!). 
Vauadinita. 

Azuaga, Badajoz (Garcerá!). 
Turmaliiia. 

Sobre micacita: Almadén de la Plata (Tenorio!). 
Granatita. 

Cala, Huelva (Conde Diez!). 
Crisocola. 

En arenisca: Nava de San Juan, Jaén (Conde Diez!). 
Serpentina. 

Con esteatita: Igualeja, Málaga (Conde Diez!).— Con carbonata 
de manganeso: Risco Bermejo Castillo de las Guardas, Sevilla (Te^ 
norio!). ' 

Asbesto de serpentina. 

Provincia de Almeria (Simó!). 
Caolin. 

Jerez de la Frontera, Cádiz (Tenorio!); procedente de Ofita. 
Rodonita. 

Mina «Pancho», Calañas, Huelva (Conde Diez!). 
Horblenda. 

Cala, Huelva (Simó!), 

(1) Hasta ahora no citado en la región. 



Dlí HISTORIA NATURAL 319 

Amianto anfibólico. 

Cala, Huelva (Conde!). 
Ortosa alterada. 

Cala, Huelva (Conde!). 
Porcelanita. 

Sobre calcopirita: Ríotinto (Conde!). — Sobre pirita: mina «Espe- 
ranza», Almonaster, Huelva (Tenorio!). 

Iiignito. 

Alcalá de los Qazules, Cádiz (Tenorio!).— Lignito con sales de 
cobre: Navas de San Juan, Jaén (Conde!). 



Especies nuevas o poco conocidas de Braquiópodos 
Ilásicos del SE. de España. 

por 
Daniel Jiménez de Cisneros. 

III 

El hallazgo del sistema liásico en la provincia de Alicante fué 
seguido del encuentro de numerosas especies, en su mayoría no 
citadas en España, y esto motivó mi viaje al extranjero en el verano 
de 1913. Muchas especies fueron determinadas a la vista de los 
ejemplares existentes en los Museos de Pisa, Florencia, Padua, 
Lausana, Ginebra y Grenoble, quedando otros por reconocer. 
Busqué otros yacimientos durante los veranos de 1914 y 1916, y 
reuní tan grande cantidad de ejemplares y de sitios tan variados y 
distantes, que llevo varios meses de trabajo sin lograr la determina- 
ción de todas, creyendo que algunas son nuevas para la Ciencia. 
Seguramente que las consultas hechas a los Centros científicos 
citados hubieran bastado para la clasificación de casi todas; pero las 
dificultades producidas por la funesta guerra europea han impedido 
toda comunicación con unos países y dificultado mucho la relación 
con los demás. 

Reducido a las consultas en los libros existentes en el Museo 
Nacional de Ciencias Naturales y en el Instituto Geológico, he for- 
mado una pequeña pero excelente bibliografía que me ha servido 



320 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

para clasificar algunos fósiles (1), limitándome en esta breve nota a 
algunos Braquiópodos raros o poco conocidos en nuestra Patria. 

La primera mancha liásica encontrada fué en el cerro de la Cruz 
de la Romana (Novelda), siguió la del W. del Algayat (Monóvar) y 
sucesivamente la de las sierras de Michavila y Ofra, Orts, Moleta 
de Togores, sierra de la Espada, de Quivas, del Algarrobo, Cantón 
de Abanilla, Hondón de los Frailes, falda N. del Runal y de San 
Cayetano, etc., etc. Como puede juzgarse, los yacimientos abundan 
y forman una extensa mancha casi continua. El yacimiento de la 
Mola de Novelda, aunque se encuentra a alguna distancia, pertenece 
a la misma edad. Todo es Lías medio. 

Los sedimentos cambian de unos sitios a otros, y con ellos varía 
un tanto la fauna, aunque las especies típicas se conserven (Spirife- 
rina rostrata, Zeilleria Partschi, Pygope vel. Glossotliyris 
Aspasia, etc.) En la Romana los depósitos son calizas rojizas, semi- 
cristalinas, muy fuertes, de las que se extraen los fósile's con suma 
dificultad; rojizas son también las calizas del Algayat y las del 
Calderón de la Zorra (punto situado al NE. de la Algueña, 
junto a los cerros del Algarejo), pero se pueden obtener los fósiles 
con mucha más facilidad, dando ejemplares bellísimos. Las calizas 
rojas compactas, marmóreas, de la sierra de la Espada son las de más 
fácil labra y de las que pueden obtenerse ejemplares más completos. 

La caliza blanca ceroide, como se la llama con mucha propiedad 
en Italia, encierra una fauna, a mi juicio, más moderna que las cali- 



(1) Bibliografía.— GioRGio Dal Piaz: Niiovo giac. foss. del Lias 
infer. dei Sette Commiine (Vicentino). Paléont. suis. xxxv. 

— Sulla fauna liasica delle Tranze de Sospirolo, 1906. Paleont. 
suis. xxxiii. (Bellísima nota que me ha sido de extraordinaria utilidad.) 

Alberto Fucini: Fauna di calcare bianca ceroide di Monte Pisano. 
(Atti delta Soc. tose. De tanta utilidad como la nota de Dal Piaz.) 

— Alcuni fossili del Lias inferiore delli Alpi Apnane e del Appenni- 
no di Snnigiana. (Atti soc. tose, vol. xii.) 

Qeyer: Ueber die liaste lien Brachwpoden des Hierlatz bei 
Hallstait. 

Neki: Monografía dei fossili del calcare blanco ceroide del Monte 
S. Giuliano. (Atti Soc. íosc, vol., viii.) 

Parona: Contribnto alto stndio delta fauna liasica delV Appennino 
céntrale. (Mem. d. R. Accademia di Lincei, vol. xv, pág. 96.) 

Di Stefano: // Lias medio del Monte S. Giuliano presso Trapani. 

No me ha sido posible encontrar los trabajos clásicos de Meneghini y 
de Qemmellaro, ni esperanzas de su envío mientras duren las presentes 
circunstancias. 



DE HISTORIA NATURAL 321 

zas rojizas que representan bien la fauna de Suspirólo. Por su posi- 
ción en la anticlinal de Michavila y la sierra de Orts, así como en 
la sierra de Cofé y en el Rabillo de Quivas, creo que forman la 
zona superior, presentando algunas formas de tránsito, a las espe- 
cies del Dogger. Tiene el inconveniente de astillarse con facilidad, 
perdiéndose o inutilizándose los ejemplares más elegantes; sobre 
todo, cuando estos horizontes toman estructura semicristalina, la 
labor resulta desesperante. 

Habituado a los yacimientos del Liásico superior de la parte NW. 
de la provincia de Murcia, y a los depósitos de Lías medio e infe- 
rior de Asturias, el encuentro de una caliza roja tan rica por lo 
menos como la de Sospirolo y de una caliza blanca ceroide tan 
abundante como sus análogas de Italia y Austria, produce la impre- 
sión de un mundo fósil completamente nuevo para nosotros, y gra- 
cias a los bellos trabajos citados, particularmente a los de Fucini y 
Dal Piaz, pueden, sin duda alguna, clasificarse. Los fósiles repre- 
sentados en estas dos bellas monografías parecen fotografías de 
los que hemos encontrado en los depósitos del E. de Murcia y 
W. de Alicante. 

Algunos Braquiópodos de estos depósitos. 

Rabillo de Quivas 

Rhynchonella tetraedra Sow. — Se cita esta especie, muy abun- 
dante en España hasta el Dogger inclusive, porque en la caliza 
blanca ceroide del Rabillo de Quivas (1) presenta tránsitos a la 
R. decorata del Dogger. Las tres o cuatro costillas más salientes 
del bocel, están dos o tres veces geniculadas y un tanto nudosas.. 
(Dal Piaz: loe. cit.). 

Spiriferina Di Stefanoi Dal Piaz. — Extraña forma no citada en 
España, que presenta la valva mayor muy prolongada y estriada 
desde el vértice (Véase Dal Piaz, la Tranze di Sospirolo), caliza 
blanca ceroide del Rabillo de Quivas. 

Terebratula globulina Davidson. — Bella especie del tamaño y 
forma de una avellana. Es quizá la forma más abundante del Rabi- 
llo de Quivas; pero es raro obtener ejemplares completos por el es- 
tado semicristalino de la caliza. 



(1) Porción más oriental de Quivas, separada del resto de la sierra 
por la carretera de Pinoso a Fortuna. 



322 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Calizas semicristalinas de la Espada 

Waldheimia mutabilis Opp.— Forma casi triangular, abultada, 
de mediano tamaño y bien conservada. 

Waldheimia Meneghinii Par. -Muy pequeña. Creo que debe 
formar un tránsito al gen. Glossothyris Douvillé. 

Rhynchonella Canevae Dal Piaz. — Especie pequeña y escasa, 
bien conservada. 

Rhynchonella diptycha Bosc (?). La considero dudosa, no obs- 
tante su parecido con la especie citada. 

Terebratula aff. Bittneri Geyer. (Lias. Brach. Hierlatz 
Taf. 1-36). Esta es la forma más parecida, aunque la española es 
bastante más grande que la descrita por Geyer. 

De la caliza blanca ceroide de la «Moleta de Togores» 
Terebratuía punctata Sow.— Es la especie bien conocida y clá- 
sica. 

Rhynchonella De Lottoi Dal Piaz.- Tamaño mediano, muy com- 
pleta. Escasa. 

Waldheimia mutabilis Opp.— Ya citada en Quivas, y lo mismo 
puede decirse de diez o doce especies más, que se citarán en el 
próximo trabajo. 

De LA CALIZA marmórea roja del Calderón de la Zorra 
Rhynchonella curviceps Quenstedt.— Forma bellísima abultada, 
con numerosas y finas costillas; tamaño de nuez pequeña. Rara. 

Rhynchonella Dal Piazi sp. nov.?-Diminuto y elegante Bra- 
quiópodo, que si es especie nueva dedico al Sg. Giorgio Dal Piaz 
de Padua. La descripción y figura de esta especie se dará a cono- 
cer en la próxima sesión de nuestra Sociedad. 

De la caliza roja del Algayat (caliza de Sospirolo). 

Rhynchonella De Lottoi Dal Piaz.— Var. rostrata. 
R. Gümbeli Opp. — Hay variedad, según el número de costillas. 
R. Fabianni Dal Piaz.— Formas muy completas; abundante. 
R. Fraasi Opp.— Var. paucicostata Dal Piaz; abundante. 

De la caliza blanca ceroide de San Cayetano 
Rhynchonella Caroli Gemm.— Rara. 



DE HISTORIA NATUliAL . 323 



Elementos étnicos eneolíticos de Asturias 

por 
Enrique de Eguren. 

Publiqué en el Boletín de la R. Soc. Española d.e Historia 
Natural, en el mes de Octubre del pasado año (1), una Nota que 
a la época eneolítica en Asturias se refiere, y de la cual la presente, 
más que un apéndice interesante desde el punto de vista de la acumu- 
lación de datos, encierra un carácter esencial ante los elementos de 
juicio a que he de referirme, puesto que son materiales que confir- 
man extremos craniométricos allí advertidos, y cuya exposición 
cabe recordarla haciendo un resumido avance a la enunciación de 
los datos actuales. 

La circunstancia de haber llegado a mis manos dos cráneos pro- 
cedentes de la mina <;E1 Milagro» de Onís uno de ellos, y de las 
cuevas del Aramo el otro, me obligó, al mismo tiempo que obtenía 
sus medidas y las comparaba con otras obtenidas por mi distinguido 
compañero Sr. Barras de Aragón en un tercer ejemplar de la misma 
procedencia que el primero, a indagar la característica de las loca- 
lidades en que aparecieron, recopilando en mi escrito noticias antes 
señaladas, y deduciendo conclusiones, las que, si siempre dispues- 
tas a rectificación, al parecer caracterizaban la naturaleza y situa- 
ción cronológica de ambos yacimientos prehistóricos. 

Y, si sobre tal supuesto, no he hallado referencia alguna que me 
induzca a sospechar uria modificación en aquellas mis apreciaciones, 
he conseguido posteriormente nuevos datos que corroboran la dua- 
lidad étnica por entonces admitida, y la que ratifican en absoluto 
los ejemplares cuya descripción es motivo de la Nota que me ocupa. 

Revelaron los cráneos señalados, una característica dolicocefalia 
el medido por Barras de Aragón, y en cambio claramente braquicé- 
falos son los que yo hube de describir. 

Ambas formas aparecen localizadas en Onís, pero no podía de- 
cirse otro tanto del yacimiento del Aramo, puesto que de las noti- 
cias que de Olóriz hube de obtener e hice constar, dejaba éste de 
señalar en sus Notas no completadas sobre cuatro cráneos a él en- 

(1) Tomo XVII, pág. 462. Madrid, 1917. 



324 boletín Dlí LA KEAL SOCIEDAD ESPA ÑOLA 

viados, a qué tipo podían referirse, no obstante el indicar que «se 
descubre en seguida el parentesco étnico de las cuatro calaveras, 
pues a pesar de sus ligeras variantes parecen corresponder todas a 
uno solo de los dos tipos craneológicos actuales, que... dominan en 
Asturias...», reputándolos poco después, como de dolicocefalia me- 
dia o mas bien mesocefalia. 

Ante referencia tan confusa ¿era de sospechar fuese aquel tipo 
en sentido de su pureza, el braquicéfalo que tal era el a mí denun- 
ciado por el único cráneo que de la estación yo disponía? ¿Había de 
ser en cambio por él advertida bajo el mismo criterio la dolicoce- 
falia? En este segundo caso, el yacimiento del Aramo, denunciaba 
la coexistencia de ambas modalidades observada en «El Milagro» 
de Onís. 

Y era de suponer que así fuese, que los dos elementos étnicos re- 
velaran su presencia en ambas estaciones que pertenecen a una re- 
ducida región. 

Su confirmación me permiten apreciarla, dos nuevos ejemplares 
de que dispongo, y a cuya descripción me limito a continuación. 



Propiedad éstos como aquéllos del ilustrado consocio y distingui- 
do amigo el Sr. Conde de la Vega del Sella, quien no ha cejado en 
su empeño de obtener con posterioridad a mi Nota antes referida, 
nuevos datos que sumar a los antes adquiridos, es debido a su ama- 
bilidad que los tenga a mi disposición. 

Indicio es éste que señala un decidido deseo de recopilar los des- 
perdigados materiales que de aquellos yacimientos hubieron de 
obtenerse, y cuya empresa si difícil y pesada aparece, creo poder 
darle cima mediante el concurso eficaz de entusiastas asturianos. 

Son, pues, ambos cráneos procedentes de la Cueva del Moro 
en el Aramo, y a los cuales he de designar con los números 2 y 3, 
para distinguirlos del descrito en mi anterior Nota, para el que re- 
servo la primacía en la numeración, y de tal modo que, una vez de 
haberme procurado nuevos datos, reunir en registro completo la 
craniometría que a ambos yacimientos eneolíticos corresponde. 

Lástima es, y grande, que ambos cráneos no permitan obtener 
nada más que un reducido número de medidas y ellas sólo referi- 
bles a la disposición de los huesos craneales, pues es la región úni- 
ca que se conserva y aun el núm. 3 carece del temporal derecho. 



Dlí HISTORIA NATURAL 325 

Sus medidas apreciables expongo a continuación: 



NUIERO DEL CRÁNEO 



Antero-posterior máximo 182 184 

Ídem iníaco 183 178 

Transverso máximo 155 139 

j^. . , (ídem biauricular 132 » 

Diámetros i ídem biastérico 119 105 

/ Vertical basio-bregmático 133 » 

I Frontal máximo 123 122 

\ ídem mínimo 102 96 

, Horizontal 559 » 

\ Transversa 334 » 

Curvas Sagital frontal 133 1 18 

/ ídem parietal 271 252 

ídem occipital...... 392 374 

. . ■ •+ 1 ( Longitud 40 » 

Agujero occipUal. . . . ) ^^^^^^ 33 

Transverso longitudinal 85,16 75,54 

\ Vértico longitudina 1 73,62 » 

índices cefálicos . . . . \ ídem transversal 85,87 » 

/ Fronto-transverso máximo 82,92 78,68 

\ Del agujero occipital 82,5 » 



Cráneo núm. P. — Tales medidas nos revelan al señalado con 
este número como un cráneo braquicéfalo marcado, y aunque den- 
tro de una constitución normal, se advierte el desarrollo de la re- 
gión parieto-occipital, en particular, la posterior de aquélla; hubo 
de pertenecer a un varón de facciones frontales pronunciadas con 
especialidad aquellas que por asiento tuvieron los arcos supercilia- 
res, los que dan idea de un bastante señalado hundimiento délos 
ojos; en correspondencia la región occipital se halla fuertemente 
guarnecida de marcados surcos para la inserción muscular. 

Tales signos de masculinidad que el conjunto revela al mismo 
tiempo que señalan una marcada robustez para el individuo a que 
perteneció, estárk en relación con la naturaleza consistente de las 
paredes craneales, perfectamente conservadas aunque no sean es- 
pesas, y teñidas de un color verde sucio, o parduzco que le prestan 
las incrustadas sales de cobre. 

La edad aproximada del individuo al que hubo de pertenecer 
puede calcularse de cuarenta a cuarenta y cinco años. 

Cráneo núm. 3. — Dolicocéfalo típico, masculino como el anterior 
aunque no de tan rudos caracteres, y normal dentro de su tipo. Bas- 
tante más deteriorado que aquél, de color aceitunado obscuro su- 



326 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

cío, merced a la incrustación de sales de cobre, y representa haber 
pertenecido a un individuo adulto mayor de cincuenta años. 



Lo que precede es confirmación plena de aquellas mis suposicio- 
nes, y en consecuencia del mismo modo que los dos elementos ét- 
nicos, dolicocéfalo y braquicéfalo testimonian su presencia en Onís, 
en dualidad semejante la testifican en la cueva del Aramo. 

Dejando para más tarde el cotejar las variantes craniométricas 
que presentan cada uno de los cráneos pertenecientes a la cada vez 
mayor serie, y la que espero todavía poder aumentar, los hasta 
ahora registrados y descritos permiten enunciar algunas considera- 
ciones sobre los mismos. 

Reconocidas la braquicefália y dolicocefalia en ambos yacimien- 
tos, no aparece bien definida la homogeneidad de los cráneos perte- 
necientes a una y otra, dentro de cada uno de aquéllos. 

Es así que el cráneo núm. 2 procedente del Aramo, guarda por 
su índice cefálico gran concordancia con el braquicéfalo de Onís; no 
así por su altura la que se asemeja más a la del núm. 1 del Aramo, 
braquicéfalo también, pero atenuado; y, si éste y aquél coinciden, 
en su relación de altura y de latitud, es el primero que difiere de 
ambos notablemente. 

Más similitud denotan entre sí por el índice froi^tal los braquicé- 
falos 1 y 2 del Aramo, que ambos hacia su congénere de Onís; en 
cambio por el propio del agujero occipital entre éste y el núm. 2 se 
aprecia una menor variación con respecto al orificio más elíptico 
del núm. 1. 

Resalta por sus latitudes posteriores el núm. 2 con relación al 1 
y al braquicéfalo de Onís, que más se asemejan entre sí, y cuj^a 
apreciación aparece a la simple observación como antes hice notar. 

De menor interés por la forma de su obtención, pero de coinci- 
dencia manifiesta, es entre las distancias sagitales la identidad 
nasio-bregmática para los tres cráneos, y en justa relación con el 
carácter antes enunciado es el núm. 2 del Aramo, el que sobrepasa 
bastante en la extensión del bregma al borde del agujero occipital. 

Poco puede añadirse por el momento, respecto a las variantes 
que de la dolicocefalia se advierten en el cráneo de Onís de este 
tipo, descrito por Barras de Aragón, y el que señalo con el núm. 3 
del Aramo. 

Es el primero más propiamente dolicocéfalo; y ante lo incompleto 



DE HISTORIA NATURAL 327 

que este último se manifiesta, son escasos los términos de compa- 
ración. 

De esta idea, y de la antes expuesta respecto a un cotejo gene- 
ral de la craniometría seriada, y del que lo apuntado no es mas que 
un pequeño avance para la anotación descriptiva, se deduce el ob- 
jeto limitado de la presente Nota. 



Sobre la coloración roja del agua en las Rías bajas 
y la biología de la sardina. 

(Notas a una Memoria del Sr. Sobrino) 

por 
Fernando de Buen. 

En las Memorias de esta Sociedad que llegaron a nuestras ma- 
nos ayer hay un trabajo del Sr. Sobrino Bühigas, acerca de la colo- 
ración roja observada en las Rías de Galicia y sobre la biología de 
la sardina, en el que aparecen muchas inexactitudes científicas que 
son disculpables por los pocos njedios que usó en su investigación y 
el desconocimiento de la inmensa bibliografía aparecida para estu- 
diar la biología de tan importante pez como lo es la sardina; lo que 
no es disculpable, es que, olvidándose de la acostumbrada cortesía 
científica, pretenda enmendar las afirmaciones de D. Odón de Buen, 
mi padre; el cual puede hacerlas en vista de numerosos datos quí- 
micos que proporcionan los análisis efectuados por personas espe- 
cialmente dedicadas a este ramo de la ciencia, por innumerables 
capturas de plankton, no sólo en la superficie de las aguas, sino 
en determinadas profundidades, acompañadas de pescas críticas. 

El Sr. Sobrino, con los escasos medios de que disponía, afirma 
que el Director del Instituto Español de Oceanografía había equivo- 
cado su observación sobre la coloración roja y olvidaba que su tra- 
bajo, el del Sr. Sobrino, responde sólo, según nos dice (pág. 5), a 
capturas planktónjcas efectuadas durante el mes de Agosto del pa- 
sado año. Y que, por tanto, no puede saber lo ocurrido el año ante- 
rior. Véase para ello lo que nos dice D. Odón de Buen en uno de 
sus últimos trabajos (1). 



(1) Real Sociedad Geográfica, sesión de 22 de Octubre de 1917, 
Boletín de Octubre de 1917. 



328 BÜLKTIN Dlí LA REAL SUCIEDAD ESPAÑOLA 

«La coloración roja se presentó este año por primera vez el día 6 
de Agosto y fué poco abundante. Comprueba este hecho la afirma- 
ción mía de que procede del Sur, y los enjambres de seres planktó- 
nicos que la forman deben su incremento a temperaturas bastante 
elevadas. Por cierto que este año (1917) no eran los seres dominan- 
tes los radiolarios, o fueron defectuosas las observaciones del año 
anterior. Un estudio detenido, fácil ahora que disponemos de abun- 
dante material y datos numerosos, resolverá este interesante pro- 
blema.» 

En efecto, yo he podido ver, y hemos preparado, abundantes ra- 
diolarios, acompañados de escasas peridíneas del plankton recogido 
durante el verano de 1916, cuando se presentaba la coloración roja. 
Al año siguiente, o sea en el verano de 1917, los radiolarios des- 
aparecieron casi por completo. El abundante material de que dispo- 
ne el Instituto asegurará siempre nuestras afirmaciones con datos 
perfectamente comprobables. 

Entérese el Sr. Sobrino de las cuestiones que estudia antes de 
rotundamente negar las observaciones basadas en sinnúmero de da- 
tos y no caerá como en la presente ocasión en tan sensibles errores. 



En vista de los trabajos químico-analíticos del profesor Ipiens, en 
parte publicados, puede afirmarse la presencia del gas sulfhídrico 
en las aguas de las Rías bajas. 

El Sr. Sobrino (pág. 51) dice refiriéndose a este ácido: «Que par- 
te de él es arrastrado al mar por la renovación constante de las aguas 
del interior de aquéllas, y que el que pudiera quedar podría dejar 
azufre en libertad al combinarse con el oxígeno, o engendrar ácido 
sulfúrico, que, al tiempo que se forma, puede combinarse con el car- 
bonato calcico, dando origen al yeso que en pequeñas porciones lo 
contienen todas las aguas del mar.» 

Olvida el Sr. Sobrino que se encuentra en presencia de un medio 
bien diferente al que se colocan los cuerpos químicos en la reacción 
efectuada en un tubo de ensayo; SH¿, para pasarla SO^H., es nece^ 
sario que enérgicas oxidaciones influyan sobre él, como, por ejem- 
plo, mediante la presencia de soluciones de permanganato potásico; 
en el aire puede efectuarse esta transformación química, buscando 
el concurso de sustancias porosas. Y, por otra parte, ¿dónde está 
el azufre que pretende el Sr. Sobrino se desprende por oxidación 
del gas sulfhídrico? En verdad es una hipótesis que podría ser acá- 



DK HISTORIA NATURAL 329 

tada si no estuvieran las observaciones adquiridas en el medio ma- 
rino, en contra de sus teorías puramente imaginativas. 

A pesar de las afirmaciones del Sr. Sobrino el sulfhídrico que se 
encuentra abundante en el fondo de las rías ha destruido crustáceos 
y moluscos, alejando las especias emigrantes de aquellas zonas. 

Haremos ligeras indicaciones sobre la biología de la sardina, harto 
conocidas por innumerables trabajos, desconocidos, según parece, 
por el Sr. Sobrino, que considera como buenas las explicaciones 
completamente erróneas que los pescadores le han dado. 

La fecundación de los huevecillos en la sardina se efectúa en la 
superficie de las aguas; machos y hembras dejan en libertad los gér- 
menes sexuales que forman parte, por su manera de comportarse con 
el medio, del plankton. Los huevos fecundados dan origen a las jó- 
venes larvas que continúan hasta en el estado adulto su vida casi ex- 
clusivamente pelágica. Son éstos, los hueveciilos, transparentes y 
dotados de una capa grasienta que facilita la suspensión en el agua. 

La emigración, según las modernas investigaciones, en vista de 
numerosas observaciones, parece ser vertical; la sardina habita las 
zonas templadas: el Canal de la Mancha señala su límite, no pasan- 
do jamás al Mar del Norte. 

La Clupea pilchardus Walb., durante las épocas de temperatu- 
ra baja, lleva una vida sedentaria: según algunos, enfangada a la 
distancia de algunas millas de la costa: nunca en lugares próximos 
a ella la capturan los artes que arrastran por los fondos. 

He aquí algunos errores manifiestos, entre otros, que el Sr. So- 
brino transcribe en su trabajo, considerándolos como buenos. 

Pág. 41. «Veamos ahora lo que sobre otro punto interesantísi- 
mo de la vida, y propagación y conservación de la sardina hemos 
recogido de muchos pescadores de la Ría sobre el desove». 

«Parece se verifica de Enero a Abril y cree que, como el de las 
Ricardas, Bogas y otros peces, se realiza en los Sebales de la 
Ría y los bajos fondos arenosos no distantes de la costa»...: «en el 
fango de las mayores profundidades ya no se cría, no hay vege- 
tación». 

Pág. 42. Refiriéndose a los huevos flotantes, dice: ...«del ta- 
maño de cabezas de alfiler pequeño y color entre anaranjado y de 
sangre, según se observa con frecuencia en las redes, en la ropa 
de los pescadores durante las faenas del tiempo propias, y cogien- 



330 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

do en un caldero u objeto análogo agua de la que presente aquel 
color. Y que también hallan masas de pequeña cría, de 2 a 3 centí- 
metros, dentro y fuera de la Ría, hasta la distancia más lejana que 
los pescadores recorren fuera y frente de las Ons como a unas 35 

millas»... 

Según hemos podido comprobar, consideran los pescadores como 
larvas de sardinas, jóvenes de otras especies, y un sinnúmero de 
seres flotantes que destacan sobre las aguas por un tamaño relati- 
vamente grande. Además, nunca se han cogido en las costas oceá- 
nicas sardinas menores de 6 cm., y raras veces de 6 a 9: la talla 
menor suele ser de 10 cm. 

Desconociéndose la región del océano Atlántico en que desova 
la sardina, rara vez se han encontrado huevos ni larvas, mas nunca 
en grandes masas. 

Pág. 38, ...«no infrecuente verla (se refiere a la sardina el se- 
ñor Sobrino) en grandes cantidades y extensiones, clavada de ca- 
beza en el lodo como uno o dos tercios de su longitud, moviendo 
lentamente la cola y muy apiñada como campos de plata agitados 
por leves ondas». 

En verdad, sería un caso interesante el de que una especie como 
la sardina adoptara una posición que la imposibilitaría respirar, 
pues no hay que olvidar que las aberturas branquiales están colo- 
cadas antes del primer tercio. 

La pesca de la ardora en las costas gallegas se lleva a cabo con 
una red que posee en su borde sumergido colocadas unas argollas 
por las que corre un cordel permitiendo un rápido cierre. Rodeada 
la banda, tiran de las cuerdas y abarcan con la red a las sardinas, 
que no pueden escapar por el fondo ni por la superficie. 

He aquí lo que nos dice el Sr. Sobrino (pág. 17): «para lo que 
ellos llaman pescar a la ardora, procedimiento que consiste en 
hacer que dicho clupleído embale o quede enmallado en la red, ha- 
cia la que se le dirige produciendo ruidos desde a bordo». 



La Noctiluca, que el Sr. Sobrino no encuentra en las rías duran- 
te la época en que se presenta la coloración roja, se cogió en tal 
abundancia con la manga Richard, que en los frascos reunidos ac- 
tualmente en el local del histituto Español de Oceanografía se ob- 
serva un considerable sedimento. 



' DE HISTORIA NATURAL 331 

Dice el Sr. Sobrino (pág. 50): «Entre la alimentación y presencia 
de la sardina en estos mares y la hematotalasia parece ser que existe 
una íntima relación y que aquélla se halla subordinada a ésta». 

No hay tal: las observaciones numerosas llevadas a cabo por el 
Instituto Español de Oceanografía muestran claramente que hay 
una coincidencia; la sardina es de zonas cálidas, y la peridínea y 
radiolario, de igual medio de vida, aparecen a la par cuando las 
condiciones les son favorables. No hay, como pretende el Sr. Sobri- 
no, una subordinación, sino una coincidencia vital. 



Daremos por terminada esta nota señalando otras gratuitas afir- 
maciones que nos hace el autor de la Memoria. 

Pág. 40. «Pero ya en la Ría se alimenta casi exclusivamente 
del fango o de los elementos nutritivos que éste contiene, pues to- 
das las sardinas sometidas a esta observación, tanto las que entran 
como las domiciliadas, muestran en el estómago esa única materia». 

Por vez primera nos enteramos, no sin extrañeza, de que un pez 
emigrante, eminentemente adaptado a la vida pelágica y alimenta- 
do de los seres que le acompañan en suspensión sobre las aguas, 
coma fango. El mismo Sr. Sobrino nos dice (pág. 47) que Pouchet 
y Guerne, estudiando el contenido intestinal de sardinas proceden- 
tes de La Coruña se encontraron dos especies de Peridínidos, 
Además yo le añadiré un sinnúmero de seres planktónicos de que 
se alimenta en la zona Atlántica, según diferentes autores. Entre 
los copépodos, Pleuromma armata Boeck, Calañas finmarchi- 
cus Gunner, Euterpe gracilis Claus y Ektinosoma atlanti- 
cum G. J. Brady; huevos y larvas de pequeños crustáceos, partes 
de Radiolarios, embriones de Gasterópodos, Ceratium en gran nú- 
mero. Podón minutus G. O. Sars, sin contar las dos especies 
mencionadas por el Sr. Sobrino, Peridinum divergens Ehr. y 
Per. polyedricum Pouchet. 

Resumiremos el trabajo del Sr. Sobrino publicado con un grande 
lujo en fotografías-y láminas en color, sintiendo que trascienda al 
extranjero y puedan afirmar una vez más que los trabajos publica- 
dos en España sobre la sardina no tienen base científica alguna. 
Por otra parte, en sus investigaciones sobre la coloración roja, la 
falta de observaciones en abundancia le ha llevado a negar un de- 
talle, no disponiendo de material suficiente para desecharlo. 



332 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Publicaciones que ha recibido la f^eal Sociedad Española 
de f4istoria iMatural durante el mes de Mayo de 1918. 
España 
Asociación española para el Progreso de las Ciencias, Madrid. 

Congreso de Sevilla. Tomo ii. 
Ibérica, Tortosa. Año v, n.os 226-230. 
Ingeniería, Madrid. Año xiv, n.os 271-272. 
Junta para ampliación de estudios e investigaciones científicas. 

Trabajos del Museo Nacional de Ciencias Naturales. Serie 
Zoológica, n.° 33. 

Ministerio de Fomento, Madrid. 

Boletín Oficial de Minas y Metalurgia. Año ii, n.° 11. 
Peñalara, Madrid. Año v, n.° 53. 
Real Sociedad Geográfica de Madrid. 

Anuario de 1918. 

Boletín. Tomo lx, primer trimestre. 

Revista de Geografía Colonial y Mercantil. Tomo xiv, n.° 12; 
tomo XV, n."s 1-3. 

Revista de higiene y tuberculosis, Valencia. Año xi, n.° 119. 

Sociedad aragonesa de Ciencias naturales, Zaragoza. 

Boletín. Tomo xvii, n.° 4. 

Estados Unidos y sus Colonias 
Ohio State University Scientific Society, Columbus. 
Bullelin. Vol. xxii, nMl. 
The Ohio Journal of Science. Vol. xviii, n° 4. 
Smithsonian Institution, U. S. National Museum, Washington. 

Contributions from the U- S. National Herbar iuni. Vol. xviii, 
Contents. 
Wilson Ornithological Club, Oberlin, Ohio. 
The Wilson Bulletin. Vol. xxx, n" 1. 

Francia 
Académie des Sciences de Paris. 

Compte-s-rendus. Tome 166, n"' 13-19. 
Revue genérale des Sciences purés et appliquées, Paris. 29'' année, 

nos 7-8. 
Société d'Histoire Naturelle de l'Afrique du Nord, Alger. 

Bulletin. Tome ix, n° 4. 
Société entomologique de France, Paris. 
5«//e/m, 1918, n."^ 5-6. 

Inglatkrra y sus Colonias 
South African Museum, Capetown. 
Report for 1917 . 

(Continuará.) 



Sesión del 3 de Julio de I9J8. 

PRESIDENCIA DEL SEÑOR DON GUSTAVO PITTALUGA 

El Secretario leyó el acta de la sesión anterior, que fué aprobada. 

Admisiones y presentaciones. — Fueron admitidos los señores pre- 
sentados en el mes de Junio, y propuesto para nuevo socio nume- 
rario D. Prudencio de Dios Otero, farmacéutico, presentado por 
D. Luis Crespí. 

Notas y comunicaciones.— El Secretario, en nombre del Sr. Dar- 
der, presenta un trabajo relativo a formación de cordilleras por co- 
rrimiento. 

— El Sr. Hernández-Pacheco enseña una fotografía de un grupo 
de quintos del actual reemplazo, de las Hurdes, en la provincia de 
Cáceres, con objeto de que se aprecie el escaso desarrollo físico 
que alcanzan los naturales de aquella región, lo que puede fácil- 
mente hacerse en la fotografía, comparando el grupo de quintos con 
la estatura de las personas que les acompañan. 

— El Sr. Fernández Navarro dice que en la Gaceta de 29 de Ju- 
nio de 1918 aparece un Real decreto del Ministerio de Hacienda 
estableciendo un «Consejo de Administración de las minas de Alma- 
dén» para el régimen y explotación de las mismas. Este Consejo 
tendrá residencia en Madrid. Su personal no está nombrado. 

Estima que de dicho Consejo debe formar parte, por lo menos, 
un naturalista, no dejándole sólo compuesto de ingenieros y funcio- 
narios de Hacienda. La Sociedad podría dirigirse al Ministro de 
Hacienda o al Presidente del Consejo expresándole este deseo. 

Con este motivo se suscita una pequeña discusión, en la que in- 
tervienen los Sres. Conde, Hernández-Pacheco y el autor de la pro- 
posición, acordándose, en definitiva, que la Junta directiva de la 
Sociedad examine detenidamente el asunto y adopte la línea de 
conducta que considere más adecuada. 

— El Sr. Wernert, refiriéndose a los instrumentos neolíticos de 
Corral de Caracuel, descritos y publicados en esta Sociedad 
(1915) por D. Antonio Blázquez, y luego muy felizmente comentados 
en sentido etnológico porD. Ángel Cabrera, recuerda la existen- 
cia de objetos iguales originarios de Portugal y de Francia y seña- 

ToMO xviii. -Julio, 1Ü18. 21 



334 boletín de la RlíAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

lados por E. Cartailhac en sus Edades prehistóricas de España 
y Portugal. Los bastones de piedra en forma de huso, de que se 
trata en esta comunicación, tienen un notable paralelo en otros 
semejantes; pues los habitantes del N. del Sahara colocan, según 
Gautier, objetos de piedra, iguales en forma y tamaño, encima de 
las sepulturas junto con hachas neolíticas, atribuyéndoles los* indí- 
genas valor religioso. 

Continuando en el uso de la palabra, da cuenta de sus trabajos 
particulares, que versan sobre paletnoíogia comparada, llevando 
ya algunos capítulos muy adelantados, habiéndole dado el estudio 
de la etnología moderna resultados positivos para la explicación de 
varios problemas de la etnología prehistórica. 

I. La cuestión de las sepulturas paleolíticas en lechos de ocre 
queda explicada por semejantes y afines ritos de los primitivos 
actuales, adquiriendo verdadero carácter de tabuización de los 
cadáveres y tumbas. 

II. Sobre los adornos áe los gentiles de época paleolítica ha 
reunido material comparativo antiguo y etnológico actual, lleván- 
dole a seguir la historia y significación de dichos adornos, que in- 
dudablemente han de interpretarse como de origen e índole mágica. 

III. Prosigue en reunir materiales etnográficos que le permitirán 
completar sus observaciones acerca del culto a los antepasados 
del Paleolítico superior y Epipaleolítico. 

El Sr. Wernert cree que es para él una obligación moral el dar 
cuenta a la Sociedad de sus estudios personales, por haberlos rea- 
lizado, en parte, durante su estancia en Madrid. 
— El Sr. Barroso envía la siguiente comunicación: 
En mis notas sobre Briozoos, correspondientes al Boletín de 
Abril de 1918, pág. 208, ponía de un modo provisional Membrani- 
pora membranácea, como del género Membraniporina, con in- 
terrogante. Realmente la citada especie debe quedar como en mi 
publicación de 1912, correspondiente al género Membranipora, 
por estar desprovista de gimnocysto, tener una larva cyphonauta 
y un órgano intertentacular para la expulsión de las larvas. Sin ovi- 
celas ni avicularias. 

Secciones. — La de Valencia celebró sesión el 29 de Mayo en el 
Laboratorio de Hidrobiología española del Instituto. 

El R. P. Casan muestra ejemplares que ha recogido en aguas de 
los marjales de Gandía, entre los cuales reconoció el Sr. Arévalo 



DE HISTORIA NATURAL 335 

algunos de interés, como un cladócero dáfnido del género Scaplio- 
leberis aun no citado de España. Se acuerda hacer una excursión a 
los nacimientos y marjales de Gandía. 

— La misma Sección se reunió el 27 de Junio en el Laboratorio de 
Hidrobiología española del Instituto. 

El Director del Instituto, Sr. Moróte, da cuenta de haberse pu- 
blicado otro trabajo en los «Anales del Instituto General y Técnico», 
debido al Dr. F. Haas sobre Las náyades de la Albufera de Va- 
lencia, en que se reducen a dos, fundándose en consideracionec bio- 
lógicas, las 18 especies que se habían señalado. 

El Sr. Arévalo comunica el fallecimiento de nuestro consocio don 
Ramón Martí, de cuya juventud y laboriosidad podía mucho espe- 
rarse, proponiendo constara en acta el sentimiento de la Sección. 
También da cuenta de la excursión que verificó, en compañía de los 
Sres. Casan y Pardo, a Gandía, en cuyos arrozales encontraron, 
en gran cantidad, una especie de Branchipus. 

El Sr. Boscá (D. Antimo) leyó a continuación unas notas sobre 
los yacimientos y minerales o rocas estudiados durante sus excur- 
siones del presente curso en la provincia de Castellón, ofreciendo 
una colección de los ejemplares duplicados. 

Respecto a minerales de mercurio, se ocupó de las pequeñas bol- 
sadas de bermellón que se encuentran esparcidas entre las rocas 
triásicas (tramo calizo) de la Sierra de Espadan (Chorar, Bedú, 
Torralba, etc.). 

Más especialmente se extendió en los pormenores de las notables 
bolsadas calaminíferas del Infracretáceo (Urgo-Aptense y Cenoma- 
nense) de los alrededores de Peña Golosa, en Villahermosa, Cas- 
tillo de Villamalefa, Cedraman, San Vicente de Lucena del Cid, 
Vistabella, etc., las que llevan también blenda, galena, limonita y 
arsénico, rejalgar u oropimente, yacimientos de idénticas condicio- 
nes a los ya. descritos en su Memoria mineralógica minera de la 
provincia de Teruel, en Linares y Valdelinares. 

De los carbones de la región, igualmente situados entre las for- 
maciones mesozoicas del Maestrazgo (y que precisamente el ilustre 
Sr. Landerer denominó terreno Tenencico en recuerdo de su Tenen- 
sa), nos dijo nuestro compañero que en la actualidad se están seña- 
lando con febril entusiasmo nuevos e importantes yacimientos en 
Castel de Cabres, Herbés, Zorita, El Boixar, Pobla de Benifazar, 
Ballastar y Corachar, con extensos bancos de lignito y de alto po- 



336 boletín de LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

der calorífico (hasta de 7.000 calorías, según análisis presentados), 
y con la circunstancia de dar cok (del que vimos un fragmento con 
caracteres nueves). Así se explica la fama e importancia que ad- 
quieren de día en día estos nuevos yacimientos, pensándose incluso 
en un ferrocarril del Maestrazgo, 

Por último, también se ocupó nuestro consocio de las famosas 
margas bituminosas disodilas con sus interesantísimos fósiles, tanto 
vegetales como animales, del yacimiento tan conocido de Rivesal- 
bes y Sanchilds, con nuevas muestras de Fanzara, y que actualmen- 
te se están ya explotando para la extracción de las parafinas, lubri- 
ficantes minerales y bencinas. 

Como el Sr. Boscá dedica estos datos para publicarlos en una Me- 
moria particular, en su día se podrán tener noticias más completas 
de tan interesantes asuntos mineralógico-mineros de la región valen- 
ciana. 

Los lignitos de Cuevas de Vinromá son terciarios lacustres, se- 
gún los fósiles que contienen Planorbis, Linnea, etc. 

—La de Sevilla celebró sesión el l.°de Julio, en el Museo de 
Historia Natural de la Universidad, bajo la presidencia de D. Ma- 
nuel de Paúl y Arozarena. 

Hicieron uso de la palabra los Sres. González Nicolás, Tenorio, 
Benjumea y Simó, dando cuenta de diferentes excursiones geológi- 
cas que han realizado recientemente por la provincia de Sevilla. 

—El Sr. Barras presentó un interesante ejemplar de caliza con 
numulites y restos de crinoideos, procedente de la Puebla délos In- 
fantes y finca de D. José Becerril, que le había sido donado por don 
Blas Infante. Sobre esto habló el Sr. Paúl. 

El mismo Sr. Barras dio cuenta del estado de sus trabajos acerca 
de la historia de los estudios de Historia Natural en Sevilla, y citó 
al Botánico D. Antonio Ramos, que fué el encargado en el si- 
glo XVIII por la Sociedad de Medicina y demás Ciencias de Sevilla 
de formar un Jardín Botánico, que es el mismo que hoy tiene la Uni- 
versidad, años antes de que llegara a Sevilla D. Pedro Abat. 

En comprobación de la importancia científica que tuvo dicha So- 
ciedad, se refirió al hecho de sostener "relaciones con otras y con 
numerosos hombres de ciencia extranjeros. Como ejemplo, leyó el 
siguiente trozo del acta de la Junta de 8 de Febrero de 1788, que 
dice: «Leyó el Infrascrito (D. Valentín González y Centeno, Socio 
Secretario 1 .°), una carta dirigida a la Sociedad desde Stokolmo, 



DE HISTORIA NATURAL 337 

por Adolfo Moder, Secretario de la Academia Médica de aquella 
capital, y oído su contexto por laSociEDAD, en latín, y su traducción 
en castellano, halló ser una súplica a la Sociedad dirigida por este 
sabio Secretario, gran naturalista, a fin de entablar correspondencia 
para mutuarse los insectos o testáceos que aquél necesitaba para la 
gran colección de esto que tenía hecha, según el catálogo de Fabri- 
cio, por el Sistema de la Naturaleza de Carlos Linneo; prometiendo 
remitir lo que de acá se le pidiese; traía adjuntas las listas o catálo- 
gos de las especies que poseía, anotadas las que le faltaban y desea- 
ba de por acá. Su fecha era de 12 de Septiembre del año pasado 
de 1780; lo que entendido y visto lo poco que poseía nuestro prin- 
cipiado Museo, se discurrió modo para satisfacer de algún modo a 
este sabio, quedando la determinación para su respuesta en otra 
Junta y se terminó el acto». 

Añadió el Sr. Barras que no había podido aún comprobar si se 
llegaron a verificar envíos de ejemplares. 

Notas bibliográficas. 

Del Sr. Dusmet y Alonso (Sección de Madrid): 

Santos Abreu (EUas).— Ensayo de una monografía de los 
Tendipédidos de las Islas Canarias (Mem. R. Acad. Ciencias y 
Artes de Barcelona, vol. xiv, núm. 2). 

Ha obtenido este trabajo el premio Agell, concedido por la Real 
Academia en 1916. Es obra muy minuciosa y detallada, con 170 
páginas y una lámina, dando extensas descripciones de 96 especies 
y muchas variedades de la indicada familia de pequeños Dípteros. 
De ellas son nuevas para la ciencia: Scopelodromus Canariensis, 
Tendipes noctivagas, Tendipes dorsalis Meigen var. discolor 
y var. párvulas, Camptocladias punctaticollis , C. palmensis, 
C. falviscutellatus, Ortliocladius f Hipes, O. articularis, O. pul- 
chralis, O. umbraticus, O. vicinus, O. lineolatus, O. griseicol- 
lis, Paratrichodadius lufeoligaster, P. pulchrigaster, P. nigro- 
vittatas, P. ornaticollis, P. sororians, P. pseudoictericus, 
P. millenarius con sus var. furtivas, pallidicollis, exilis, flavi- 
ventris y litorosus, P. multicolor, P. formosus, Tanytarsus 
hiemalis, T. albisutus, T. trilineatus, T. praeornatus, Metrioc- 
nemus CanariensiSy M. decor, M. hirsutulus, M. Palmensis, 
M. sociatus, M. larulenlus , Ablabesmyia sutaralis, A. pseador- 
nata, A. viriduliventris, A. melanops M.e\gen var. rubicundula. 



338 boletín di<: la. real sociedad española 

Helea nemestrina con sus var. albidipes, flavihalterata, flavi- 
cans, fulviventris y distincta, H. nitens, H. vicina, H. murina 
Winn. var. ahdominaUs, H. postrema, Forcipoinyia pnlcherrima, 
F. bipunctata, L. var. pallidipes y var. obscura, F. littoralis, F. 
praecincía, F. flavicincta, F. fulvescens, F. Palmensis, C. va- 
ricornis, C. versicolor Winn. var. albidipes var. flavimanus, 
var. luteipalpis, var. flaviventris, var. fenestralis, var. Cana- 
riensis, var. ornatigaster y var. brunneus, C. varias Winn. var. 
obsciiripes, C. analis, C. sericatiis Winn. var. albohalteratus y 
var. luteosciitellatiis, C. sciitellatus Meig. var. tigalatensis, 
C. abdominalis, C. fraterculus, C. erytlirogaster, C. piilchri- 
pes, C. intermedias, C. eximias, C. hiemalis con sus var. inma- 
culatas y albidigaster , Ceratolophas singalaris, C. rafigastris 
y su var. obscaras, y, por último, Palpomyia flavipes Meigen 
var. flavitibialis y var. lateiventris. Resultan, por tanto, 55 espe- 
cies y 33 variedades nuevas, número extraordinario con relación 
al total y que indica lo poco conocida que está aquella fauna. Y se 
lamenta, con sobrada razón, el autor de que casi todo lo que de allí 
se ha descrito de otros grupos de insectos lo ha sido por extranje- 
ros, figurando entre ello especies que él con anterioridad había 
visto, según tiene anotado en unos inéditos Apuntes para el esta- 
dio de los Dípteros de las Islas Canarias. 

Es de desear que siga publicando otros trabajos tan interesantes 
como el citac}c. 

DoDERO (Agostino). -Coléoptéres endogés de la Catalogue 
(Butll. Inst. Cat. Hist. Nat., Mayo 1918.) 

Interesante enumeración de coleópteros subterráneos, cogidos la 
mayor parte por el joven Dr. Zariquiey, que con tanto éxito estudia 
la fauna catalana. Se citan 17 especies, entre ellas Cylindropsis 
Zariquiey i n. sp., de Bonanova y San Feliú, Mayetia amplipen- 
nis, n. sp. de Bonanova; Faronus Guimj'uanin. sp., de Santa 
Coloma de Gramanet y Figueras; Trogasteropsis anoplit /mi- 
mas n. gen. y sp. de Arenys y La Garriga; Cephenniam cata- 
lonicum n. sp. de Alella y Moneada, y un Leptotyphlus sp.? 

Se refiere el trabajo a los insectos que viven en la tierra, pero no 
precisamente en las cuevas* o cavernas. Las da el nombre de endo- ■ 
gés, que podemos traducir endogeos, aunque realmente se les pue- 
de muy bien llamar subterráneos, lo mismo que a los que habitan 
las cavernas. 



DE HISTORIA NATURAL 339 

Fuente (José María de la). — Descripción de Coleópteros nue- 
vos españoles (Bol. Soc. Entomológica de España, tomo i, niím. 3). 

Son Rhizobius bipartitas, de Segorbe (Moroder!); Cryptoce- 
phaliis majoricensis, de Mallorca (Tous! y Jordá!); Bidessus 
minutissimus ab. qiidrinotatus y ab. nigropterus, de Pollensa 
(Mallorca), y Coptocephala fíoralis ab. humeralis, de Pollensa 
(Jordá!). 

Meunier (Estanislao): Contribución al estudio de la fosiliza- 
ción calcárea (Memorias de la R. Acad. de Ciencias y Artes de 
Barcelona, vol. xiii, núm. 29, Abril de 1918). 

El profesor Meunier, del Museum de París, discurre en este tra- 
bajo acerca de un tema interesantísimo, y en extremo desconocido: 
cual es el de la fosilización. 

Cuando todo parece dicho en una disciplina natural, un sagaz es- 
píritu llama la atención acerca de problemas casi insospechados, y 
nos hace ver que una palabra que corre como lugar común no sir- 
ve a veces sino para soslayar una dificultad o hacernos creer que 
conocemos una verdad . Diciendo fósil y diciendo fosilización, 
parecía que decíamos algo definitivo, algo positivamente concreto. 
Y el profesor Meunier con este trabajo viene a inquietar nuestro es- 
píritu y hacernos entrever un mundo de interesantes procesos a 
descubrir. 

Bien hayan estos despertadores de espíritus, que poniendo ante 
nosotros cada día la perspectiva de caminos insospechados, nos 
muestran la pequenez de nuestras conquistas y nos mueven a multi- 
plicar las actividades del espíritu. 

El trabajo que reseñamos, escrito para las Memorias de la Aca- 
demia Barcelonesa, ha sido por ésta publicado en francés, pero 
acompañada de una traducción debida al Sr. Bofill y Poch, 

Comprende una breve reseña histórica y tres capítulos en que se 
ocupa sucesivamente: 1 .°, de lo que llama los caracteres antimine- 
ralógicos de los tejidos vivientes; 2.°, de los caracteres generales 
de los fósiles calcáreos; 3.°, del mecanismo de la fosilización en los 
mismos. En las conclusiones con que termina el trabajo puede vis- 
lumbrarse un concepto nuevo y muy complejo del fenómeno de la 
fosilización. 

En conjunto, este breve estudio nos parece un esbozo de una 
obra extensa y de un alto valor filosófico-natural, que desearíamos 
ver un día concluida por el sabio profesor del Museum. 



340 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Notas y comunicaciones. 

Dos Passeres nuevos de la colección de la expedición 

al Pacífico 

por 

Augusto Gil Lletget. 

Estudiando las aves recolectadas durante la expedición al Pací- 
fico (años 1862-1865) he encontrado dos Passeres nuevos: uno de 
ellos es una especie nueva, el otro es una variedad o raza local. El 
primero es un Ictérido y el segundo un Formicárido. 

A continuación doy las respectivas descripciones: 

Icterus xantholemus sp. nov. 

Garganta cadmio claro, cadmio fuerte en la parte superior de la 
cabeza y amarillo cera en el resto de las partes inferiores, así como 
en el borde del carpo, las coberteras superiores e inferiores y la 
banda del uropigio, si bien sus plumas presentan ya motas negras 
en la punta. Toda la nuca, lorum, cuello, dorso, remiges, escapu- 
lares, flancos, rectrices, cobertoras inferiores de la cola (si bien 
éstas están bordeadas de blanco), rectrices y lado externo de los 
muslos, negro; del mismo color es el pico, y los tarsos son negruz- 
cos. Todas las plumas son blancas en la base, siendo esto más apre- 
ciable en la parte inferior del cuello y región interescapular, donde 
aparece un verdadero manchón blanco oculto, como pasa en otras 
especies del género. 

Medidas: 

Ala 104 mm. 

Cola 70 - 

Tarso 25 a 26 - 

Dedo medio y uña 30 a 31 — 

Culmen (1) 20 a 22 — 

Qonis '. 18 a 19 — 

Rama de la mandíbula 3a 4 — 

Profundidad del pico a la altura de las 

narices 8a 9 — 

Anchura al mismo nivel 6 a 7 — 

Ecuador: Colector, Sr. D. Manuel Villavicencio. 



(1) No se puede determinar bien por tener la punta rota. 



DE HISTORIA NATL'RaL 341 

Cercomacra tyranina atrogularis subsp. nov. 

N. vulgar: Seco pisco. 

Las medidas y coloración de las partes superiores son casi como 
en C. tyranina tyranina, pero se diferencia de ésta por su matiz 
general más obscuro y en que tiene casi negra la parte de la gar- 
ganta y del alto pecho. 

Ala 60 a 64 mm. 

Cola 59 a 60 — 

Culmen 17 — 

Tarso 20 a 23 — 

Tenemos dos ejemplares procedentes del Río Ñapo; más que a 
las formas geográficamente vecinas, se asemejan a C. tyranina 
crepera de Méjico y América Central. 

Chapman, en Distribution of bird Ufe in Colombia, dice (pá- 
gina 380) que los ejemplares de Colombia y Ecuador occidental son 
más obscuros que la verdadera tyranina tyranina, lo que ya indica 
que en estas localidades se va la especie aproximando a la forma 
oriental marcadamente más obscura de que tratamos. 



Nota sobre la formación de cordilleras por corrimientos 

por 
Bartolomé Darder Pericas. 

La presente nota tiene únicamente por objeto exponer algunas 
ideas sobre la posibilidad de formación de corrimientos por un me- 
canismo completamente diferente del que hoy se admite en el campo 
de la ciencia geológica, es decir, sin previa formación de pliegue 
alguno; tales ideas, sugeridas por el estudio de la tectónica de la 
isla de Mallorca, necesitan una comprobación que estamos inten- 
tando verificar el actual verano, mediante una ordenada serie de 
experimentos sobre tan interesante cuestión. 

Mientras tanto, a modo de avance, vamos a exponer sucinta- 
mente nuestra hipótesis, a hacer su aplicación a Mallorca y luego 
dar una idea de los experimentos que estamos realizando. 

* * 

Hasta hoy, el levantamiento de cadenas de montañas se ha atri- 
buido (salvo las abandonadas hipótesis ígneas de Hutton y Buch) a la 
presión tangencial obrando sobre los geosinclinales y determinando 



342 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

SU plegamiento; los pliegues que se elevan sobre el nivel general del 
terreno constituyen las montañas. Los modernos trabajos de Heim y 
Bertrand demuestran que algunos de estos pliegues, por estiramiento 
y consiguiente ruptura de uno de los flancos, podrá deslizarse sobre 
otro, formando el llamado corrimiento. Según tal concepción, este 
fenómeno es accidental y jamás causal, es decir, que no puede ex- 
clusivamente constituirse una cordillera mediante corrimientos, sino 
que éstos son un accidente de los pliegues que la forman. 

Sin negar que, efectivamente, son muchas las cadenas montañosas 
de esta manera formadas, creemos que pueden existir y que existen 
en Mallorca cordilleras formadas por un mecanismo distinto en el 
cual no interviene sino muy indirectamente la formación de plie- 
gues. Tal hipótesis ha sido sugerida por las observaciones sobre la 
tectónica de Mallorca, al considerar la estructura de la Sierra Norte, 
la cual está constituida por una serie de cinco, seis o siete mantos 
superpuestos en escama, constando los inferiores de .Triásico, Ju- 
rásico y Mioceno, y los superiores o externos de Jurásico, Cretácico, 
Nummulítico y Mioceno, buzando constantemente al SE., es decir, 
normalmente al eje de la cordillera, siendo excepcional el observar 
pliegues. Por otra parte, el estudio del Triásico hace sospechar que 
la sedimentación se haya Verificado mucho más al S. del lugar que 
actualmente ocupa. 

El Mioceno del centro de la isla presenta facies muy semejantes 
al de Cataluña, Suiza y Viena; el de la cordillera Norte ofrece una 
facies análoga al Mioceno de Argel. 

Finalmente, en el centro de la isla y en la sierra de Levante, 
existen algunos montes jurásicos que, constituidos por una caliza 
enormemente milonitizada, montan sobre los mantos cretácico y ju- 
rásico corridos. Estos montes son, a nuestro modo de ver, debidos 
a un contra-corrimiento cuyo empuje procedente del NE. es normal 
al de los mantos corridos cuyas raíces están al SE. de Mallorca. 

En un trabajo publicado en 1915 (1) explicamos tal disposición 
del siguiente modo (textual): «Mallorca está constituida por una 
serie estratigráfica de Triásico, Jurásico y Neocomiense, con una 
transgresión eocena, oligocena y miocena (hasta el Helveciense), 
conjunto que, empujado por presiones de los levantamientos de las 
cadenas alpinas, fué corrido hacia el NW., hasta que, chocando 

(1) B. Darder: Estratigrafía de la sierra de Levante de Mallorca. 
(Trab. del Mus. Nac. de Cien. Nat., Serie geológica, núm. 10, Ma- 
drid, 1915.) 



DE HISTORIA NATURAL 343 

con un macizo resistente herciniano, probablemente el catalán-me- 
norquín, hoy señalado por la fosa existente entre Mallorca y Bar- 
celona, montaría en escamas, quedando las últimas capas jurásicas, 
neocomienses y nummulíticas, constituyendo el llano central y el 
substrátum de la sierra de Levante, pues el Mioceno corrido ha des- 
aparecido en gran parte por erosión, constituyendo cerros testigos, 
el Puig de Randa, en el centro, y el Puig de San Nicolau, en la región 
de Felanitx; en la región de Arta ha desaparecido también el Nummu- 
lítico, excepto algún manchón testigo en San Lorenzo. 

Parte de la serie estratigráfica al chocar con Menorca se doblaría 
en ángulo, corriéndose a su vez sobre el Neocomiense del llano cen- 
tral y de la región de Levante, constituyendo un contra-corrimiento.» 

Tal explicación implica ya por sí un concepto de corrimiento su- 
mamente distinto del que Bertrand aplica a los Alpes, ya que por los 
corrimientos como accidentes de uno o varios pliegues no puede 
explicarse esta superposición de mantos, sin dejar señales del flanco 
laminado; como tampoco explica la falta de pliegues ni la constancia 
del buzamiento, la forma de los contracorrimientos con su enorme 
milonitización, etc.; la hipótesis que vamos a exponer no es, pues, 
en realidad mas que una aclaración y generalización del fenómeno 
entrevisto por nosotros en 1915 y sospechado en el Riff por D. Lucas 
Fernández Navarro, según nos comunicó verbalmente ni exponerle 
nuestro modo de pensar sobre este punto. 



En todo geosinclinal los autores reconocen dos zonas: una profun- 
da, anamórfica, conocida bajo el nombre de zona de fiowage, en la 
cual, por acciones combinadas de presión, temperatura y agua, pue- 
den verificarse grandes fenómenos de metamorfismo, hasta llegar a 
la transformación de materiales sedimentarios en gneis y granito. 
Sobre ésta reconocen la zona de sedimentos poco alterados; mas 
según nuestro modo de ver, esta última debe dividirse en dos: una 
inferior que, sin llegar a estar metamorfizada químicamente, ofrece 
propiedades físicas especiales a causa de la presión y temperatura, 
cuyo resultado es poseer un cierto grado de plasticidad, a conse- 
cuencia de la cual reacciona a las presiones tangenciales plegándose, 
aunque se trate de materiales rígidos en las condiciones normales, 
como calizas, dolomías, etc. Esta zona podría conocerse bajo e! 
nombre de zona plegable. 
. La otra superior constituye para nosotros una tercera región del 



344 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

geosinclinal, la zona superficial, que no sufriendo apenas acciones 
de presión y temperatura conservaría sus materiales en las condi- 
ciones físicas ordinarias; de consiguiente, sería de naturaleza plás- 
tica si se hallase formada por margas, arcillas, yesos, etc., y rígida, 
si fueran calizas o dolomías las rocas que la constituyeran; tal zona 
cuando presenta carácter rígido responderá a las presiones tangen- 
ciales, rompiéndose antes que dejarse plegar, y las rupturas serán 
paralelas a los bordes del geosinclinal (fig. 1.^). 

Ahora bien, partiendo de una geosinclinal situada entre dos es- 
cudos, la presión tangencial, consecuencia de la reducción del volu- 
men de la tierra, determinará la compresión de las zonas plegable y 
superficial del geosinclinal, a consecuencia de la cual se formarán 
grandes pliegues que, dirigidos centrífugamente por la reacción de 
la zona elástica comprimida al máximum de tensión, aparecerán a 
la superficie, formando cordilleras, cuyo carácter será ser en con- 
junto uno o varios grandes anticlinales, con numerosos pliegues 
accesorios, algunos de ellos transformados en corrimientos; las 
cordilleras formadas de este modo jamás ofrecerán un buzamiento 
constante. Como tipo podríamos considerar a los Alpes (fig. 2.''). 

Mas el fenómeno antedicho llevará una consecuencia inmediata, y 
ésta será la compresión tangencial de la zona superficial del geosin- 
clinal comprendida entre la nueva cordillera levantada y el borde del 
escudo; tal compresión determinará la formación de pliegues de me- 
nor importancia, si las capas superficiales son arcillosas (plásticas); 
pero si son de naturaleza caliza (rígida), entonces vendrá su ruptura 
paralelamente a la nueva cordillera y vencida la resistencia los frag- 
mentos serán empujados hacia el borde de los escudos (fig. 3.^). 

Al llegar al borde del escudo y hallar una resistencia, los mantos 
rígidos, en parte por inercia, en parte por perdurar el empuje, mon- 
tarán en escamas, elevando a lo largo del borde del escudo una 
cordillera, cuyo carácter será el estar formada de mantos super- 
puestos directamente y buzando todos hacia el eje de la cordillera 
originaria de la presión (fig. 4.''). El hundimiento del escudo de resis- 
tencia podrá acabar de dar carácter de cordillera, determinando una 
rápida pendiente normal al buzamiento de los mantos (fig. S.""). Otra 
consecuencia de la rigidez será la presencia de gran número de fallas. 



Sin perjuicio de dejar para el trabajo definitivo la explicación de- 
tallada del origen y la formación de Mallorca, en concordancia con 



DK HISTORIA NATUHAL 345 

la teoría tan brevemente expuesta, podemos adelantar la aplicación 
de ésta, a la región mediterránea que Mallorca ocupa. 

En la zona del geosinclinal secundario, que separaba el escudo 
nordatlántico del africano-brasileño, existirían las tres zonas que 
hemos considerado en todo geosinclinal profundo; la presión ejerci- 
da al acercarse los dos escudos determinaría el levantamiento del 
Atlas; más al norte de éste y al sur del macizo herciniano catalán- 
menorquín (1), existiría una parte del geosinclinal que, en su región 
norte, estaría formada por sedimentos hasta Miocenos, con facies 
vienesa; más al sur el Mioceno, tomando una facies marcadamente 
africana, sería directamente transgresivo sobre el Jurásico, y éste, 
a su vez, sobre el Trías; más al sur aún, sobre el Jurásico, habría 
transgresiones eocretácicas con regresiones supracretácicas (ligni- 
tos garumnenses) y nuevas transgresiones nunmulíticas, tanto más 
acentuadas cuanto más próximas al escudo africano. Según demues- 
tra el desarrollo de los distintos mantos corridos, toda esta zona 
debía ocupar hasta unos 250 kilómetros al sur del lugar que ocupa 
Mallorca actualmente. 

Toda esta zona del geosinclinal mediterráneo, por el mecanismo 
referido, sería comprimida tangencialmente a causa del levanta- 
miento del Atlas, hasta que rota paralelamente al borde del macizo 
de resistencia, sería empujada hacia éste, montaría en escamas, 
siendo los mantos inferiores los más próximos al macizo de resis- 
tencia, y estando, por lo tanto, constituidos por Trías, Jurásico y 
Mioceno; luego, tanto más hacia el llano, los mantos serían trozos 
de geosinclinal sedimentado más al sur, constituyendo los últimos 
mantos, las capas más próximas al África, sobre las cuales se 
habría deslizado el contra-corrimiento. Las relaciones del Mioceno 
del llano central de facies vienesa y el de la cordillera norte o de 
algunos cerros testigos del llano de facies africana, no están aún 
claras; desde luego son sincrónicas, al menos en parte (Burdiga- 
lense); y en algunos puntos el Mioceno con facies africana monta 
sobre el Oligoceno y Cretácico, y éste, a su vez, sobre el de facies 
vienesa; lo cual hace sospechar que el Mioceno del llano represente 
los sedimentos más modernos del norte del geosinclinal, sobre los 

(1) Este macizo, ya indicado por Macpherson, según las ideas ex- 
puestas por Juan Carandell y nosotros (Apuntes sobre el origen de las 
montañas- Bol. de la R. Soc. Esp. de Hist'. Nat., Mayo, 1918), podría 
ser resto de un escudo intermedio invadido por ambos lados por geo- 
sinciinales alpinos perihercinianos 



346 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

cuales se habría deslizado el resto, sedimentado más al sur. Sin 
embargo, esto necesita mayor estudio. 

El hundimiento de parte del macizo catalán-menorquín habría 
destacado el relieve de la cordillera norte, siendo la causa de la 
enorme pendiente hacia el mar y de las fallas que la caracteriza. 

:•: 
*■* 

Para tratar de comprobar en lo posible nuestro modo de pensar, 
o bien refutarlo, efectuamos una serie de experimentos, que con- 
sisten en comprimir capas constituidas, unas por substancias rígi- 
das, otras plásticas y, sobre todo, diversas combinaciones de subs- 
tancias rígidas y plásticas, imitando de la manera más perfecta 
posible las condiciones de los geosinclinales. 

Empezados hace escasos días, hemos podido comprobar que la 
compresión de capas de escayola (rígida) sobre capitas de arcilla 
separadas por algo de arena (plásticas), da por resultado el plegar- 
se la arcilla y el romperse el yeso, montando bastante irregular- 
mente unos trozos sobre otros. La presión tiene que ejercerse muy 
lentamente, por lo cual tales experimentos exigen mucho tiempo; y 
como nosotros pensamos experimentar todas las condiciones posi- 
bles, de aquí que tengamos que esperar bastante tiempo a poder 
publicar el trabajo definitivo sobre tal interesante cuestión; por 
hoy podemos afirmar que nuestro modo de ver es el único que nos 
explica la estructura de Mallorca, y que uno de los experimentos 
parece indicar que la hipótesis aquí señalada no es una de tantas 
utopías; aunque reconociendo que sólo nuevos experimentos po- 
drían sentarla como definitiva en el campo de la ciencia geológica. 

Explicación de las figuras. 

FiG. L^— Geosinclinal antes de que la presión tangencial de los escudos A y A' haya 
vencido la resistencia de las zonas de fiowage o anamórfica C, la zona plegable 
D y la rígida E y antes de que la tensión de la capa elástica B, haya llegado al 
limite. O representa el océano cuyo fondo es el geosinclinal. 

Fio. 2."— Llegada la compresión tangencial producida ijor la disminución de la dis- 
tancia entre los escudos A y A' a vencer la resistencia de las capas del geosincli- 
nal C, D y E, y llegada al límite la tensión elástica de la masa B, ésta reacciona de- 
terminando un empuje centrífugo que eleva una cordillera que queda constituida 
por la parte plegable del geosinclinal con algunos mantos superficiales. 

Fia. 3.°— Comprimidas las capas rígidas E entre el escudo A y la nueva cordillera, 
llef^an al límite de compresibilidad, y entonces serán rotas, y libre la zona F de la 
resistencia, empujará a los fragmentos de las capas E hacia el escudo A. 

Fio. 4.'''— Hallando los fragmentos de las capas rígidas E la resistencia del escudo A, 
montan unas sobre otras de un modo análogo a los vagones de un ferrocarril en un 
choque de trenes y determinan la formación de una nueva cordillera de estructura 
completamente distinta a la que ha originado la presión; de este modo los frag- 
mentos o mantos inferiores representan las capas sedimentadas próximas ai escu- 
do A y los mantos más externos representarán las capas más alejadas del escudo. 

Fia. 5."— El hundimiento del escudo A acentuará el relieve de la cordillera E, la cual 
podrá quedar aislada de la cordillera originaria por el mar O, a causa de buscar 
éste las depresiones, al propio tiempo que sobre lo que fué el escudo A podrá ha- 
ber una transgresión marina O'; de este modo se habrá levantado una cordillera 
sin intervención directa de pliegue alguno. 



Dlí lllSTdKiA NATURAL 



347 



Fig. 1.» 




Fig. 2: 




Fig. 3/ 




Fig. 4/' 




t ♦ -t ♦ -B ♦ «."♦ 



Fig. 5.' 







* .B 



348 BOLETÍN DE LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Réplica a la nota y observaciones de D. F. de^Buen 
a la Memoria «La purga del mar o Hematotalasia» 

por 
Ramón Sobrino Buhigas. 

Con el título de Sobre la coloración roja del agua en las 
Rías bajas y la biología de la sardina (Notas a una Memoria 
del Sr. Sobrino), aparece una nota en el Boletín de esta Socie- 
dad, correspondiente al mes de Junio del presente año, a la que va- 
mos a contestar. 

Nunca entró en los propósitos del que tan modesta Memoria ha 
escrito el faltar a la cortesía y consideraciones que siempre le ha 
merecido D. Odón de Buen; pero, ya que el caso llega de tener que 
defenderme aquí de tan injusta acusación, debo recordar, con profun- 
do desagrado, que tal vez no se hubiera producido disconformidad 
en nuestras sinceras opiniones, si dicho señor, recordando la invita- 
ción que espontáneamente nos había hecho de acompañarle en algu- 
na de sus excursiones por estas Rías, la hubiese llevado a efecto; 
porque, aunque se nos tache de inmodestos, abrigamos el conven- 
cimiento de que hubiese modificado su parecer en la materia con- 
creta que pretendemos dilucidar. 

Respecto al desconocimiento que, desviando la cuestión, nos atri- 
buye de la bibliografía de la sardina, debemos replicarle que, cono- 
ciéndola, no la hemos considerado necesaria para obtener nuestras 
conclusiones, nacidas de la observación personal repetida y compro- 
bada, como demostramos en nuestra Memoria. En cambio, hemos 
utilizado todos los datos bibliográficos que a nuestro juicio eran 
convenientes y suficientes para el estudio de la purga del mar. 

Y nos parece que éstos fueron poco conocidos por D. Odón de 
Buen, porque, de otro modo, no se explica que hubiera emitido su 
opinión errónea sobre la verdadera causa de fenómeno tan intere- 
sante. 

* 

Dice el Sr. de Buen (D. F.) que dispuse de escaso material y 
que no tuve en cuenta que mi trabajo lo había hecho tomando única- 
mente como base las capturas planktónicas efectuadas en Agosto 



DE HISTORIA NATURAL 349 

de 1917, y, por lo tanto, que no puedo saber lo ocurrido el año an- 
terior, copiando para ello unos párrafos de una comunicación publi- 
cada en el Boletín de la Real Sociedad Geográfica, v en los que 
D. Odón de Buen dice: «... Por cierto que este año (1917) no eran 
los seres dominantes los radiolarios, o fueron defectuosas las obser- 
vaciones del año anterior. Un estudio detenido, fácil ahora que dis- 
ponemos de abundante material y datos numerosos, resolverá este 
interesante problema.» 

Bien se ve que D. Odón de Buen sospecha si las observaciones 
de 1916 habrían sido defectuosas, porque quizá haya pensado lo 
que pensaría todo el mundo, lo que pensé yo. 

Si la purga del mar y la fosforescencia a ella aneja, fenómeno 
periódico e inconfundible, es producida en 1917 por Gonyaulax po- 
lyedra, la misma especie lo habrá producido y producirá los demás 
años, por aquel canon de la inducción: causas iguales, y en las 
mismas circunstancias, producen idénticos efectos. 

Vea el Sr. de Buen (D. F.) por qué deduje que D. Odón de Buen 
se había equivocado, a pesar de no haber leído su comunicación de 
22 de Octubre de 1917, publicada en el núm. 10 del Boletín de 
dicha Sociedad, el cual se repartió en el mes de Enero del presente 
año, tres meses después de haber enviado mi trabajo a Madrid, lo 
que tuvo efecto el 6 de Octubre pasado. 

No dudo que el Instituto Español de Oceanografía posea material 
de las pescas planktónicas realizadas durante el período de la Hema- 
totalasia; yo también lo poseo, y él es el que me ha servido para 
poder afirmar terminantemente y de una manera incontrovertible 
que la verdadera causa de lo que he bautizado con el nombre de 
HematotalasiU, o sea la purga del mar y la fosforescencia que 
presentan las aguas coloreadas, son producidas por el Gonyaulax 
polyedra Stein. 

Digo en mi Memoria, al hablar accidentalmente y de pasada (pá- 
gina 17) de la pesca a la ardora: «... procedimiento que consiste en 
hacer que dicho cupleido embale (1) o quede enmallado en la red, 
hacia la que se le hace dirigir produciendo ruidos desde a bordo, 
después que su presencia en las aguas es delatada por una repentina 



(1) En mi Memoria así digo y está mal dicho. Debe ser «... que 
dicho cupleido, efectuado el embalo, o a consecuencia del mismo quede 
enmallado en la red..., etc.». 

Sirvan estas líneas como rectificación de mi equívoco. • 

Tomo xviii. -Julio, 1918. 22 



350 boletín de LA REA I, SOCIEDAD ESPAÑOLA 

fosforescencia producida en las capas superficiales al nadar confusa- 
mente». Esto último de la fosforescencia provocada o ardentía es 
precisamente lo que da nombre al procedimiento de pesca a la ar- 
dora, y ello, que es, como se ve, lo esencial en este sistema de 
pesca, lo deja sin transcribir el. Sr. de Buen, el cual, queriendo co- 
rregirme, dice: «La pesca a la ardora en las costas gallegas se 
lleva a cabo con una red que posee en su borde sumergido colocadas 
unas argollas, por las que corre un cordel, permitiendo un rápido 
cierre. Rodeada la banda, tiran de las cuerdas y abarcan con la red 
la sardina, que no pueden escapar ni por el fondo ni por la super- 
ficie.» 

Sepa el Sr. de Buen, respecto a este punto, desde este momento: 
que la denominación de pesca a la ardora o Escurada, pro- 
viene, como en parte indiqué, de que se lleva a cabo cuando la sar- 
dina, por efecto de los ruidos que a ella llegan de las embarcacio- 
nes, al moverse repentinamente en la superficie, o por sus movi- 
mientos naturales, se denuncia, porque provoca la fosforescencia o 
ardentía do mar, perceptible durante las Escuradas de Abril a 
Octubre, serie de noches en que no luce la luna ni rielan, por tan- 
to, las aguas, y las cuales corresponden a las fases de menguante, 
novilunio y creciente; y una vez que por aquella causa se delata 
desde a bordo la presencia y situación de la sardina, se puede 
proceder a un primer embalo, con objeto de dirigirla en un sen- 
tido determinado, cortándole la marcha con la red; hecho esto, se 
pasa a rodearla rápidamente, y ya cercada la sardina con el apare- 
jo, se procede a un segundo embalo, para que enmalle en unos ca- 
sos; en otros, para que se meta en el copo, y aun para que no se 
escape por el imperfecto cierre de los lados extremos de aquélla, y 
empleando para esta operación indispensable del embalo iodos los 
medios capaces de remover y agitar las aguas rápidamente, produ- 
ciendo fuerte fosforescencia, como son las poutadas, pitainbous, 
pandullos y dethás pedras de fusquear, remos, mandiles y ex- 
plosiones provocadas por el carburo de calcio o la dinamita. 

No olvide tampoco mi censor, que mal puede dar el nombre de 
pesca a la ardora, la red que en la actualidad se emplea con me- 
jor éxito, por capturar más sardina, que es la conocidísima traíña 
o cerco de jareta (lo cual no implica que no puedan emplearse otros 
aparejos o artes desprovistas de jareta o cierre inferior, si bien es 
cierto que no con tan buenos resultados), toda vez que dicho apa- 
rejo también lo emplean para pescar las noches en que no hay ar- 



DE HISTORIA NATURAL 351 

denfio, cuando el pescador nota su presencia y situación por el 
lugar de donde parte o se produce el burbiilleo, ruido que produce 
el banco de sardinas y que llega a oído de los pescadores cual rom- 
per de infinidad de burbujas en la superficie del agua, y también 
porque se emplea igualmente durante todo el año, para la pesca 
denominada al caldeo o galdeo, que se efectúa de día y utilizando 
el cebo llamado raba. 

Así, pues, y en consecuencia: que lo de la ardentía y embalo 
son, como indicamos, condiciones sine qua non para poder pescar 
a la ardora, no siéndolo la red con que se captura la sardina, como 
no lo es, por ejemplo, para pintar al óleo el pincel, y sí, en cambio, 
el que la pintura esté elaborada con aceite. 

Pasando a otras de las observaciones que se me han hecho, diré que 
no niego, sino que, por el contrario, estoy conforme en lo que res- 
pecta a la presencia del ácido sulfhídrico con los trabajos del profe- 
sor Ipiens (véase pág. 51); pero con lo que no puedo conformarme 
es con la comparación que el Sr. de Buen (D. O.) hace entre estas 
Rías y el Mar Negro, previendo para ellas la esterilidad, a causa de 
la presencia de dicho gas. De ahí que haya dicho yo: que si bien es 
cierto que el ácido sulfhídrico existe en las aguas de las Rías, no por 
ello dejo de pensar «que parte de él es arrastrado al mar por la 
renovación constante de las aguas del interior de aquéllas, y que el 
que pudiera quedar, podría dejar azufre en libertad al combinarse 
con el oxígeno, o engendrar ácido sulfúrico, que al mismo tiempo 
que se forma, puede combinarse con el carbonato calcico, dando 
origen al yeso, que en pequeñas proporciones lo contienen todas las 
aguas del mar.» 

A las objeciones que sobre estos párrafos hace el Sr. de Buen, 
he de contestar únicamente, traduciendo y transcribiendo otros de 
Mr. Emile Haug, tomados de su soberbia obra Traite de Géologie 
(tomo I, cap. IX, pág. 122), que dicen: «Mas volvam.os al ácido sulf- 
hídrico y veamos cómo se origina en los diversos medios en que se 
presenta elaborado. 

»En los lagos de agua dulce no tarda en elevarse a las capas 
superficiales, en donde el agua es rica en oxígeno. Se oxida y deja 
en libertad el azufre que se deposita. Es así el por qué nosotros nos 
explicamos ciertas formaciones lacustres o lagunares del Terciario 
de España y Sicilia, encerrando con frecuencia, al lado dg capas de 
yeso, depósitos de azufre nativo, más o menos ricos. 

»La oxidación del ácido sulfhídrico es también debida, en ciertos 



352 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

casos, como en las aguas sulfurosas, a la acción de bacterias espe- 
ciales, a las que se les ha dado el nombre de sulfobacterias. 

»Algunas de ellas fijan granos de azufre en su organismo. 

»Según Egounow, la oxidación del ácido sulfhídrico por las sul- 
fobacterias se produciría en el Mar Negro. 

»MuRRAY admite, por el contrario, que el hidrógeno sulfurado, 
encontrándose en las capas donde el agua es de nuevo bastante rica 
en oxígeno, se oxida y da origen al ácido sulfúrico, que ataca al 
carbonato calcico de origen orgánico y regenera así el sulfato de 
calcio. 

»Así se comprenderá el por qué el agua del mar contiene una 
proporción tan débil de carbonato calcico en comparación con las 
cantidades considerables que de esta sal contienen las aguas dulces 
al estado de bicarbonato.» 

Por tanto, según Haug, SH2 + O = H2 o + S (formaciones de 
Conil, Hellin y Sicilia). 

Y, según MuRRAY, 

SH,+20,,=-SO,H2.SO,Ho + C03Ca = SO,Ca + C02+H,0. 

Vea ahora el Sr. de Buen las fuentes en que me inspiré para 
emitir las que él califica de teorías puramente imaginativas, que, 
como puede notar, no han sido emitidas por mí, sino que lo fueron 
por Haug, uno de los geólogos contemporáneos de más prestigio y 
fama mundial, y por Sir John Murray, otra de las primeras figuras 
de la Oceanografía, coautor, entre otras varias obras, de la titulada 
The Depths of the Ocean, en cuyas páginas 181, 182, 183 y 257, 
trata esta cuestión con más amplitud y de modo concluyente. 

Como término de las objeciones sobre este punto, dice el señor 
de Buen «que el gas sulfhídrico ha destruido crustáceos y moluscos 
y que alejó las especies emigrantes de aquella zona»; y para com- 
probar su tesis debió citar las especies a que se refiere. 

Pasa después el autor de las objeciones a mi Memoria a hacer 
ligeras indicaciones sobre la biología de la sardina, desconocidas 
para quien, según él, considera como buenas las explicaciones erró- 
neas que los pescadores le han dado; y lo gracioso del caso es que 
en ellas nos dice: «la emigración, según las modernas investigacio- 
nes, en vista de numerosas observaciones, parece ser vertical»; y yo 
digo (pág. 48): «... para realizar las emigraciones verticales que 
según los modernos trabajos verifican las sardinas y otros peces 
nektónicos.» 



DE HISTORIA NATURAL 353 

En el párrafo siguiente dice el Sr. de Buen: «La Clupea pilchar- 
dus Walb., durante las épocas de temperatura baja, lleva una vida 
sedentaria, según algunos enfangada a la distancia de algunas millas 
de la costa»; y yo copio de los datos que los marineros dieron al 
Sr. Sampedro lo siguiente: «La sardina suele reposar durante el 
día, yéndose al fango del fondo y centro del canal de la Ría, en donde 
queda acamada». Como se ve, tampoco nada nuevo nos dice sobre 
€ste punto el Sr. de Buen; pero, en cambio, al seguir copiando y 
transcribiendo de la misma obra: «que no es infrecuente verla cía 
vada de cabeza en el fango, como uno o dos tercios de su longitud», 
surge de nuevo la censura, para objetar que «en verdad sería un 
caso interesante el que una especie como la sardina adoptara una 
posición que la imposibilitaría respirar, pues no hay que olvidar que 
las aberturas branquiales están colocadas antes del primer tercio». 
Este hecho, que, además de poder observarse ha sido confirmado en 
parte por Mr. Gourret, y que sería una modalidad del acto de 
introducirse en el fango (hecho con el cual está conforme mi cen- 
sor), no debe extrañarle, porque la sardina, al introducirse vertical- 
mente en el fango con el fin de alimentarse de los elementos nutri- 
trivos que éste contiene, o substancia^ que entre él existen, no por 
ello dejaría de respirar, aun no verificando esta función de un modo 
perfecto, puesto que lo mismo puede abrir y cerrar la boca que el 
aparato opercular de las branquias, en un medio de tan poca cohe- 
sión como el fango. ¿No conocemos, además, numerosos seres que 
permanecen voluntariamente, y a veces durante mucho tiempo, en 
un medio de vida distinto de aquel para el cual está dispuesto el 
funcionamiento del aparato respiratorio? Son tan vulgares y corrien- 
tes los ejemplos, que por ello no los he de citar. 

Conviene llamar la atención de que no son las mismas personas 
las que anotan el dato de que Pouchet y de Guerne encontraron 
repleto el intestino de las sardinas, procedentes de La Coruña, de 
Peridiniíim divergens y P. polyedricum , de las que dicen: 
«Pero ya en la Ría se alimenta casi exclusivamente del fango o de 
los elementos nutritivos que éste contiene». No hay que involucrar 
la cuestión, pues aun cuando por errata los párrafos carecen de las 
comillas que indican la copia literal, fácilmente se deduce que era 
una transcripción por las llamadas o notas que el autor de la Memo- 
ria hace para aclarar algunos párrafos que versan sobre el alimento 
de la sardina, según lo que dicen los pescadores, y con cuyas ver- 
siones recopiladas se escribieron las páginas de que nos ocupamos 



354 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

en la obra del Sr. Sampedro (compuesta hace más de catorce años), 
el cual se impuso esta meriíísima y por todos conceptos loable labor. 

Ni dicho señor, ni yo, hemos hecho aquella gratuita afirmación 
de que se alimente de fango; pues por lo que a mí respecta, no he 
hecho otra cosa que copiar las observaciones que de los pescadores 
recogió el Sr. Sampedro, por si «acaso los ictiólogos encuentran 
algunos datos de interés, ya sean éstos nuevos, ya sirvan para com- 
probación de los ya conocidos por ellos y se robustezcan con los 
simples hechos de que los pescadores dan cuenta, y las observacio- 
nes de éstos se comprueben en todo o en parte», y por eso dice el 
Sr. Sampedro: «Según ellos...» «Creen muchos pescadores...» 
«También notaron los pescadores...» «Dicen los pescadores...» «Se 
alimenta también la sardina, añaden algunos...» «También infor- 
man...» «Dicen que era frecuente...», etc., etc. 

Sirva también cuanto escrito queda como réplica, cuando al 
copiar yo de la citada página las versiones que los marineros dan 
sobre el desove dice el Sr. de Buen: «He aquí algunos errores 
manifiestos, entre otros, que el Sr. Sobríno transcribe en su tra- 
bajo, considerándolos como buenos.» ¿De qué deduce o en qué se 
apoya para hacer tal afirmación, cuando precisamente refuto -x> 
hago ver que no son ciertos aquéllos, que no están conformes con 
mis investigaciones y observaciones personales sobre la purga? 
Quede a juicio de las personas de recto criterio, la calificación que 
merece en este punto la argumentación con que se ataca un trabajo 
rehuyendo al mismo tiempo el ataque sereno e imparcial a los puntos 
capitales que contiene. 

Respecto a la Noctiluca, seguiré afirmando que no es la especie 
que produce la fosforescencia cuando las aguas purgan, porque 
entonces es debida a los Gonyaulax de un modo especial , y en 
primer lugar y secundariamente a otras especies biofotogénicas que 
acompañan a aquélla en pequeña proporción. Esto no obsta para 
que Noctiluca, que como yo digo en mi Memoria, es causa de la 
fosforescencia, o ardentía do mar durante otras épocas del año, 
deje de producirla y contribuya si existe a aumentar la que los 
Gonyaulax producen. 

El plankton por mí analizado en 1917 no poseía una sola Noctiluca, 
hecho que puede comprobarse, toda vez que conservo las muestras 
del que he recogido durante la purga, que tuvo lugar en Agosto. 
Y este año, en el cual la Hematotalasia se presentó en una época 
excepcional (mediados de Abril), no he hallado Noctiluca, estando 



DE HISrORIA NATURAL 355 

las aguas invadidas por Gonyaulax, hasta el 14 de Junio, en que 
apareció devorándolos, después de lo cual volvimos a encontrarla 
repetidas veces en gran cantidad, y en el día 8 de Julio, que abun- 
daba extraordinariamente en la Ría, ya no contenía aquéllos en su 
interior, ni se percibían las grandes vacuolas que los englobaban; 
únicamente se destacaba un corpúsculo más obscuro que el resto 
del cuerpo celular: el núcleo, y en alguna que otra, muy pocas dia- 
tomeas. 

Pero antes de su aparición y durante la Hematotalasia las aguas 
poseían la fuerte fosforescencia producida por los Gonyaulax, 
como hemos comprobado. 

Dejo sin contestar la objeción en que se niega la conclusión por 
mí emitida de que «entre la alimentación y presencia de la sardina 
en estos mares y la Hematotalasia parece ser que existe una ín- 
tima relación; que aquélla se halla subordinada a ésta», «porque la 
especie que la produce forma parte principal del alimento de la sar- 
dina en ciertas épocas del año» (,págs. 50 y 52); dicha contesta- 
ción podrá el lector encontrarla en un trabajo que versará sobre 
La alimentación de la sardina y la Hematotalasia, concretán- 
dome por hoy a preguntar, para la mejor contestación de aquélla: 
¿cómo es que después de decir D. Odón de Buen en los trabajos y 
notas, de los que parece hacerse solidario su señor hijo: «esa colo- 
ración roja que durante el verano invade las Rías es una de las 
causas principales de la putrefacción de los fondos»; «que esa pu- 
trefacción irá avanzando haciendo estériles las aguas para muchas 
especies que sólo visitan las zonas limpias, bien agitadas, con sufi- 
ciente oxígeno, sin gases nocivos», y que «esas Rías gallegas ca- 
minan en su proceso de esterilidad hacia la triste situación en que 
se encuentra, por ejemplo, el Mar Negro»?; ¿cómo después de haber 
dicho lo que antecede D. Odón de Buen, puede decir su hijo 
D. Fernando: «Las observaciones numerosas llevadas a cabo por el 
Instituto Español de Oceanografía muestran claramente que hay una 
coincidencia vital y no una subordinación, como pretende el Sr. So- 
brino»? Esto es sencillamente una enorme e inconcebible contradic- 
ción, no menos notable que aquella otra en que incurre el Director 
de dicho Instituto al hablarnos de la procedencia e incremento de 
los seres plankíónicos de la purga, y de la cual he de ocuparme al 
mismo tiempo. 

Ya ve el Sr. de Buen la facilidad y las poderosas razones que 
empleo para echar por tierra las objeciones con que trató de derri- 



356 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

bar algunos puntos de mi trabajo; pero nunca las conclusiones prin- 
cipales del mismo, que siguen quedando en pie y tal cual las he for- 
mulado. Y así tenía que suceder, porque fueron y son hijas de la 
observación natural, serena y desligada de todo egoísmo, y la 
Naturaleza no suele engañar a los que la estudian y, estudiándola, 
la aman. 

Respecto a la alarma y sentimiento que a D. F. de Buen le produ- 
ce el temor de que en el extranjero se juzgue que en España se labo- 
ra sobre parte de la materia que nos ocupa, sin base científica alguna, 
cumple a nuestro deber y nos da propicia ocasión para que llamemos 
su atención con objeto de que procure remediarlo, excitando el inte- 
rés del Director del Instituto Español de Oceanografía e Inspector 
de Estudios Científicos y Estadísticos de Pesca, a fin de que se 
atiendan estos servicios, de verdadero interés nacional, con los me- 
dios de que dicho Instituto viene disponiendo. 

Nosotros seguiremos haciendo modestas investigaciones con los 
recursos propios, y sin otra finalidad que la satisfacción de contri- 
buir en la medida de nuestras fuerzas a lo que estimamos de inte- 
rés patrio, y muy especialmente de nuestra querida región gallega. 



Publicaciones que ha recibido la I^eal Sociedad Española 
de fiistoria JSlatüral durante el mes de IVIayo (continua- 
ción) y Junio de 1918. 

(La liste siiivante servirá d' acensé de réception.) 

Méjico 
Sociedad científica «Antonio Álzate», México. 
Memorias y Revista. Tomo xxxiv, n.os 11-12. 
Portugal 
Broteria, Brag-a. 

Serie de vulgarizaQao scientifica. 1918, fase. iii. 

SuiZA 

Société Vaudoise des Sciences naturelles, Lausanne. 
Bulletin. Vol. li, n" 193. 



Bois (D.).— Cecidie du gland de Chéne. (Bul!. Soc Pathol. Vegé- 
tale, 1916.) 

— Excursión botanico-horticole au Lac Majeur. (Bull. Soc. Nation. 

d'Acciimat., 1913.) 

— Qermes de Soja et germes de Haricot Mungo. (Bull. Scienc 

Pliarmacolog., 1915.) 



DE HISTORIA NATURAL 357 

Bois (D.).— La lutte contre les ennemis des Plantes. (Journ. Soc. 
Nation. d'Horticult., 1916.) 

— Le Pirocydonia Winkieri, Daniel. (Revue Horticole, 1914.) 

— Un Begonia nouveau de Madagascar. (Not. System., 1915.) 

— Un nouveau begonia de Madagascar á feuillage décoratif. (Revue 

Horticole, 1915.) 

— Un iris nouveau du Maroc. (Revue Horticole, 1915.) 
Co.xsTANTiN y Bois.— Les varietés de Vanille. (C.-R. Acad. Scien- 
ces, 1916.) 

Hazañas (J.).— Apuntes de dos conferencias dadas por el abate 
H. Breuil en la Universidad de Sevilla. Sevilla, 1918. 

Pjccioli (L.).— Sacrse Romanae arbores silvaeque. (Ann. R. Inst. Sup. 
Forest. Nazion., 1918.) 

PiTTALUGA (Q.) y Buen (S. de).— Nota sobre los dípteros del género 
Phlebotomiis en España. (Bol. Inst. Nao. de Higiene de Alfon- 
so XIII, 1917.) 

Potó (M.)---La noción de medio ambiente en biología dinámica. (Bol. 
Soc. Oceanogr. de Guipúzcoa, 1918.) 

Mes de Junio 

España 
Asociación española para el Progreso de las Ciencias, Madrid. 

Congreso de Vallado/id. Tomo v. 
España forestal, Madrid. Año iv, n.° 36. 
Ibérica, Tortosa. Año v, n.os 231-233. 
Ingeniería, Madrid. Año xiv, n.os 473-475. 
Instituto de Radiactividad, Madrid. 

Boletín. 1918, primer trimestre. 
Ministerio de Fomento, Madrid. 

Boletín Oficial de Minas }' Metalurgia. Año ii, n.*^ 12. 
Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid. 

Trabajos. Serie Botánica, n." 13; Serie Zoológica, n.° 35. 
Observatorio de Física cósmica del Ebro, Roquetas. 

Boletín mensual. Vol. viii, n.os 6-8. 
Peñalara, Madrid. Año v, n.° 54. 
Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona. 

Memorias. Vol. xiii, n.°^ 28-32; vol. xiv, n.°2. 
Revista de higiene y tuberculosis. Valencia. Año xi, n.° 120. 
Sociedad Entomológica de España, Zaragoza. Tomo i, n.°' 3-6, 
Sociedad española de Física y Química, Madrid. 

Anales. Año xvi, n.os 152-153. 

Estados Unidos y sus Colonias 
Ohio State University Scientific Society, Columbus. 
The Oliio Journal of Science. Vol. xviii, n°^ 5-6. 



358 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Smithsonian Institution, U. S. National Museum,- Washington. 
Biilletin. N° 100 (vol. i, part 2). 

Francia 
Académie des Sciences de París. 

Comptes-rendiis. Tome 166, n"' 21-23. 
Revue genérale des Sciences purés et appliquées, Paris. 29'' année, 

n" 10. 
Société linnéenne de Bordeaux. 
Actes. Tome lxx, 2"' fascic. 

Inglaterra y sus Colonias 
The Canadian Entomologist, London. Vol. l, n"' 4-5. 
Zoological Museum of Tring. 

Novitates Zoologicae. Vol. xxiv, n"s 2 y 4; vol. xxv, n° 1 . 

Méjico 
Dirección de Estudios biológicos, México. 
Catálogo de la Seéción de Biología. 

Portugal 
Broteria, Braga. 

Serie zoológica. Vol. xvi, fascic. ii. 

Suiza 
Société zoologique suisse et Museum d'Histoire naturelle de Qenéve. 
Revue suisse de Zoologie. Vol. xxvi, n"' 1-3. 



Fernández Galiano (E.)- — El tejido conjuntivo del corazón de 

«Helix». (Treb. Soc. Biol., 1916.) 
González Fragoso (R.),— Contribución al conocimiento de los deute- 

romicetos de España. (Rev. Real Acad. Cieñe, Madrid, 1917.) 
Vidal y López (Manuel).— Junto al río Almanzora. (Bol. Soc. Arag. 

Cien. Nat., 1917.) 

— Sobre la existencia del Carabus (Dichocarabus) rugosas F. en 

Cataluña. (Bol. Soc. Entomol. de Esp., 1918.) 

— Un caso teratológico de Carabus (Macrothorax) morbillosus F. 

(Bol. Soc. Entomol. de Esp., 1918.) 
WiNDHAUSEN (A.). —Líneas generales de la estratigrafía del neocomia- 
no en la Cordillera Argentina. (Bol. Acad. Ñac. de Cieñe, de Córdo- 
ba, 1918.) 

— The problem of the Cretaceous-Tertiary Boundary ¡n South America. 

(Americ. Journ. of Science, 1918.) 



Sesión del 2 de Octubre de 1918. 

PRESIDENCIA DEL SR. D. A. MARTÍNEZ Y FERNÁNDEZ -CASTILLO 

El Secretario leyó el acta de la sesión anterior, que fué aprobada. 

Admisiones y presentaciones. — Fueron admitidos los señores pro- 
puestos en el mes de Julio. 

Notas y comunicaciones. — El Sr. González Fragoso envía una 
nota titulada «Notas para la microflórula matritense». 

—El Sr. Qila (F. A.) notifica la instalación de la colección de 
Meteoritos del Museo Nacional de Ciencias Naturales, en la sala 
de exposición general de minerales, y promete enviar una lista de 
los ejemplares existentes. 

Después indica las nuevas localidades españolas de los minerales 
siguientes: Grafito (comunicado ya en sesión el 3 de Abril de 1918), 
del término de las alquerías «El Pito» y «Sierra», cerca del Bal- 
neario de Retortillo (Salamanca), enviado por el profesor J. Barroso; 
Pirrotina, de las minas en explotación del Dr. Goetz-Pbilippi, de 
Guadalcanal (Sevilla); Wolfran, de Barrueco-Pardo (Salamanca), 
recogido por el Sr. R. de las Heras; Blenda picea, de entre Llansá 
y Puerto de la Selva (Gerona), y Oligisto irisado con magnetita, 
recogidos ambos por el Sr. Carandell. Ejemplares todos- clasificados 
e intercalados en las colecciones del Museo. 

— El Sr. Al varado comunica una nota sobre el condrioma y el 
sistema vacuolar en las células vegetales. 

Secciones.— La de Valencia celebró sesión, en el Laboratorio de 
Hidrobiología española del Instituto General y Técnico, el 26 de 
Setiembre. 

El Sr. Arévalo comunica la siguiente nota: «Entre los ejemplares 
recientemente ingresados por donación en las colecciones que están 
a mi cargo, merece especial mención un pájaro cazado en el inme- 
diato pueblo de Silla por D. José Plasencia. Se trata, en efecto, de 
una especie aun no citada de España y que es propia de la Europa 
septentrional, Loxia bifasciata Brehm. El ejemplar en cuestión es 
una hembra joven, y ofrece, por otra parte, la anomalía de tener la 



360 BOLlíTIN DE LA REAL SOCIEDAD ISPAÑüLA 

mandíbula inferior muy prolongada y bífida. Como se ve, por tra- 
tarse de un ejemplar teratológico y, además, de una especie propia 
de tan apartadas y distintas regiones como son la Rusia septentrio- 
nal, Siberia y Canadá, y jamás señalada de España, el hallazgo tie- 
ne verdadero interés, que aumenta, además, por tratarse de un ani- 
mal joven y por tanto, al parecer, nacido en España. También es 
curioso que siendo este pájaro propio de los bosques de pinos, de 
cuyas semillas se alimenta, haya sido cazado en plena huerta valen- 
ciana, en un campo de alubias. Con respecto a la fecha de captura, 
que tuvo lugar el 8 de Septiembre del presente año, conviene tener 
en cuenta que en la colección de Brehm se conserva un ejemplar de 
hembra joven de esta especie cazado en la selva de Turingia en 
Agosto de 1826.» 

—La de Sevilla celebró sesión el 1 .° de Octubre, en el Museo 
de Historia Natural de la Universidad, bajo la presidencia de D. Ma- 
nuel de Paúl. 

— El Sr. Tenorio presentó interesantes ejemplares de fósiles car- 
boníferos en las pizarras de Cantillana, de muy cerca del pueblo. 
También cuarzos con turmalinas de Lora del Río. 

—El Sr. Paúl dio cuenta de sus excursiones realizadas durante 
este verano por las Provincias Vascongadas. 

— El Sr. Albors hizo el relato de una excursión a Benasán, en la 
provincia de Castellón. 

—El Sr. Barras presentó una interesante serie de ejemplares de 
pirita y galena procedentes de La Carolina, donados al Museo de 
la Universidad por el distinguido ingeniero de Minas D. Francisco 
de Borja Palomo. 

También presentó el Sr. Barras un ejemplar de Mustela ibérica 
Barret-Hamilton disecado, que ha sido donado al mismo Museo por 
D. Miguel Bago Quintanilla, y que procede de la finca «Tamoso», 
de su propiedad, situada entre los términos de Lora del Río y 
Alcolea. 

Por último, el mismo Sr. Barras dio cuenta de sus excursiones 
verificadas durante los pasados meses de Agosto y Setiembre 
a los pueblos de San Juan de Aznalfarache, Alcalá de Quadaira, 
Mairena y El Viso, y presentó los ejemplares de fósiles y plantas 
recogidos en ellas. 



1)K HISTORIA NATURAL 361 

Notas bibliográficas. 

Del Sr. Fernández Navarro (sección de Madrid): 

Gentil (Louis): Sur l'existence de grandes nappes de recoii- 
vrement dans la province de Cadix (Espagne méridionale). 
C. R. Acad. des Se, t. 166, n° 24 (17 juin, 1918), p. 1.003-1.005. 

Un reciente viaje ha permitido a M. Gentil reconocer la existen- 
cia, en la provincia de Cádiz, de tres grandes capas de recubri- 
miento. 

Una primera, mimulítica, que se prosigue desde La Línea hasta 
cerca de Cádiz, donde desaparece bajo el plioceno. Esta capa ha 
caminado en el S. de la provincia de W. a E., y después, más al N., 
se ha desviado hacia el NW,; sus repliegues dibujan las grandes 
líneas orográficas de la comarca. 

La segunda capa es, jurásica, frecuentemente con cretácico infe- 
rior, y a ella pertenecen las Sierras de Gibalbín y de Pajarete, y, 
probablemente, también las calizas secundarias de la Sierra del 
Pinar. 

El trías lagunar forma una tercera capa que frecuentemente 
recubre al flysch o se muestra a través de ventanas tectónicas, pero 
siempre desprovista de raíces. Esta capa es más extensa que las 
anteriores y las cubre en parte. 

Gentil (Louis): Sur V extensión, en Andalousie, des nappes 
de recouvrement de la proüince de Cadix (Espagne méridio- 
nale). C. R. Acad. des Se, t. 167, n" 2 (8 juillet, 1918), p. 83-85. 

En esta nota afirma el autor que el régimen de capas por él reco- 
nocido en la provincia de Cádiz se extiende a todo el ante-país de 
la cordillera Penibética (1). A pesar de las digitaciones que estudios 
de detalle puedan mostrar en ciertos puntos, una gran unidad pre- 
side a la arquitectura del antiguo estrecho Bético, pudiéndose seña- 
lar a todo lo largo de él las tres capas de recubrimiento numulítica, 
jurásica y triásica, que el autor ha reconocido en sus excursiones por 
la provincia de Cádiz. 



(1) El autor la llama «Béticq» con un cambio de valores muy fre- 
cuente, no sólo entre los extranjeros, sino entre españoles mismos. La 
cordillera Bética corresponde al escalón meridional de la meseta, más 
conocido con los nombres de Sierra Morena o cordillera «Mariánica». 



3G2 BOLETÍN DE LA RKAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Gentil (Loitis): Sur V origine des nappes de recouvrement de 
VAndalousie. C. R. Acad. des Se, t. 167, n° 6 (5 aoút, 1918), 
p. 238-240. 

Siguiendo sus investigaciones acerca de la tectónica de la región 
andaluza, empieza el autor por suponer que el cristalofílico de la 
porción culminante de Sierra Nevada está en recubrimiento sobre 
el trías de Guadix y Granada. 

Supone que los contrafuertes meridionales de la cordillera Peni- 
béticá (el autor la llama Bética), el macizo paleozoico de Málaga y 
la vertiente SE. de la Serranía de Ronda, constituyen la zona de 
raíces de las capas de recubrimiento que se extienden sobre la ver- 
tiente septentrional de la Penibética y sobre el emplazamiento del 
antiguo estrecho Nord-Bético. 

Gentíl (Louis): Sur les dépóts néogénes da détroit Nord- 
Bétique (Espagne méridionale). R. C. Acad. des Se, t. 167, n° 8 
(19 aoút, 1918), p. 299-301. 

Según el autor, los depósitos del estrecho Nord-Bético compren- 
den toda la serie miocena, siendo marinos en el mioceno inferior y 
medio, y lagunares primero, y lacustres después, en el mioceno 
superior. 

Así el estrecho ha funcionado como tal, desde el principio del 
mioceno, durante todo el transcurso del primero y segundo piso me- 
diterráneo; estaba cerrado durante el mioceno superior, como lo in- 
dican los depósitos lagunares y lacustres de la región de Granada. 

El origen esencialmente detrítico de los depósitos tortonienses 
que se extienden al pie de Sierra Nevada (Blockfonnation de von 
Drasche), indica que ya en esta época se preparaba con importan- 
tes movimientos orogénicos la oclusión definitiva del estrecho. 

Gentil (Louis): Sur I' age des nappes de recouvrement de 
V Andalousie et sur leur raccordement avec les nappes préri- 
faines (Maroc septentrional). C. R. Acad. des Sc.,'t. 167, n° 10 
(2 septembre, 1918), p. 373-375. 

1. Las areniscas burdigalenses y las margas helvecienses del 
estrecho Nord-Bético son más antiguas que las capas de recubri- 
miento. Los depósitos detríticos tortonienses serán, en gran parte 
al menos, posteriores al movimiento de dichas capas. Por último, los 
depósitos lagunares salobres y lacustres del mioceno superior son 
claramente posteriores al movimiento orogénico referido. La edad 



Dli HISTORIA NATURAL 363 

de las capas de recubrimiento de Andalucía puede, por lo tanto, ser 
fijada con gran precisión entre el Helveciense y el Tortoniense. 

2. El régimen de capas del Mediodía de España se extiende al 
otro lado del Estrecho de Gibraltar, sobre el continente africano. La 
capa eocena de la provincia de Cádiz se encuentra frente a Tarifa, 
recubre al Sur de Tánger domos cretácicos, se prosigue por las in- 
mediaciones de Arbaua y Yebel Sarsar y se liga probablemente por 
El Guelá de Slés a' la gran capa eocena de la región de Taza. 

Los testigos de la capa jurásica recubren en las crestas de Anyera 
al Flysch eoceno. Es verosímil que el liásico del Musa repose sobre 
dicho Flysch, como lo hace el Peñón de Gibraltar. 

En cuanto a la capa triásica, ha dejado en Marruecos septentrio- 
nal testigos diseminados, que se ligan al gran desarrollo de esta 
capa independiente en el Garb. 



Notas y comunicaciones. 



Notas para ¡a microflórula matritense 

por 
Romualdo González Fragoso. 

Himeníales. 

Coniophora membranácea DC, in Fl. franc, vi, p. 34.— Sacc, 
Syll. fung., VI, p. 649.— Sacc. et Dalla Costa, Hym. de la Fl. it., 
pp. 1.192 et Xñ^^.—Níerulíus lacrimans Var. piilvenilentus Fr. 

En muros húmedos, en la Estación Alpina de Biología del Gua- 
darrama, leg. C. Bolívar, IX-1916. ^ 

El Meriilias piilvemlentiis Fr. y el M. lacrimans (Wull.) 
Schum., este último citado en Portugal y España, son especies muy 
próximas. 

Gasíerales. 

Bovista plúmbea Pers., in Syn. Fung., i, p. 137.— Sacc, Syll. 
fung., VII, p. 96.— Petri, Gasíerales de la Fl. (tal., p. 62. 

En tierra.— Cercedilla (Madrid) y San Rafael (Segovia), leg. 
C. Bolívar, IV-1918. 

Especie común en casi toda la Península. 



364 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Ustilagales. 

Ustilago Avenae (Pers.) Jensen, in Le charbon des cér., p. 4.— 
Uredo segetum y Avenae Persoon, in Disp. meth. Fiing., p. 57. 
Sacc., Syll. fung., ix, p. 283.-Schell., Die Brandpilze, etc., p. 6. 

En ovarios de Avena sativa. — Ton&\oáox\es (Madrid), leg. 
C. Bolívar, VI-1916. 

Ustilago Cynodontis P. Hennings, in Fungí afr., i (Hedwigia, 
1896), p. 369.— Sacc, 5?///. fung.,ií.\y, p. 416. -Schell., Die 
Brandpilze, etc., p. 13. 

En espigas de Cynodon Dacii/lon.— Pozuelo y Torrelodones, 
leg. C. Bolívar, V et VI-1916.— El Escorial, leg. Cogolludo y 
Cuesta, V-1916. 

Ustilago Hordei (Pers.) Kell. et Sw., in Ann. Rep . Kansas 
Agr. Exp. St., 2, p. 2<d%.— Uredo segetum a Hordei Pers. in 
Disp. meth. Fung., p. 57. 

En espigas de Hordeum vuigaris. —^\adr\d, leg. C. Bolívar, 
V-1916. 

Ustilago perennans Rostrup, in Overs., Kong. Dansk. Vid. 
Setsk. Forh. 1890, p. 15.— Sacc, Sijll. fung., ix, p. 283.— Schell., 
Die Brandpilze, etc., p. 8. 

En ovarios de Arrhenatherum elatius.—E\ Escorial, leg. j. Co- 
golludo y J. Cuesta, V-1916. 

La he citado en los alrededores de El Paular y de Barcelona. 

Pireniales. 

Diaporthe eres Nitschke, in Pyren. germ., p. 245.— Sacc, Syll. 
fung.. I, p. 631.— Trav., Pyrenom. de la Fl. it., p. 248. 

En ramillas secas de Ulmus campestris, en facies picnídica 
(Phomopsis oblonga Desm.) Trav. =■ Phoma eres Sacc. — Alre- 
dedores de Madrid, VI-1917! 

No citada anteriormente en la Península. 

Diaporthe foeniculacea Niessl, in Thümen, Contr. ad Fl. myc. 
lus., II, núm. 285.— Sacc, Syll. fung., i, p. 648. 



DE HISTORIA NATURAL 365 

En tallos secos de Foeniculum üulgarís. — E\ Pardo, Madrid, 
leg. Belbéze, V-1915. 

Esta especie, que fué descrita en la Flora portuguesa (1), no es- 
taba citada en la española. 

Diaporthe occidentalis Sacc. et Speg., in Saco., Fungí ven. Ser., 
IX, in Mich., I, p. 384.— Sacc , Syll. fung., i, p. 665.— Trav. 
Pyren. de la Fl. it., p. 259. 

En ramas de Gleditschia triacanthus.— Alrededores de Madrid, 
VI-918 (2). 

Gnomonia pusilla Sacc. et Flag., in Sacc, Syll. fiing,, xvii, 
p. 664. 

Ascis 24-30x6-8 ¡jl, aparaphysatis, sporidiis distichis, fusoideis, 
rectis, curvulisve, 7-8 X 2 a, 1-septatis, obsoletis guttulatis. — In 
caulibus ramulisque siccis Poterii sp. prope Pontón de la Oliva 
(Madrid), leg. C. Vicioso, V-VI-916. 

Los ejemplares estudiados por mí difieren ligeramente del tipo 
descrito en Poterium Sanguisorba de Francia, si bien por las di- 
mensiones algo mayores se aproxima más a la Gnomonia tithy- 
malina Sacc. et Br. 

Es nueva para la flora ibérica. 

Didymella superflua (Auersw.) Sacc, in Mich., ii, p. 316. — Sacc, 
Syll. fung.. I, p. 556.— Trav., Pyr. de la Fl. it., p. 511. 

En tallos secos de Solanum Dulcamara, Cercedilla, VIII-1916, 
leg. C. Bolívar.— En tallos secos de Velezia rígida. Dehesa de la 
Villa, Madrid, V-1917, leg. C. Vicioso.— En tallos secos de The- 
sium divaricatum, Berzosa (Madrid), VI-1918, leg. C. Vicioso. — 
En tallos secos de Umbelífera, camino de la Estación Alpina del 
Guadarrama, leg. C. Bolívar y J. Cuesta, 1-1916. 

En Solanum Dulcamara las aseas tienen 70-84 x 17-20 ia, las 
ascosporas 14-16 x 5-5,5 a. —En Velezia rígida (matrix nova)j 
50-65 X 12-16 p-, y 14-18 x 5-6 ¡^, respectivamente, siendo las 



(1) Véase ThIjmen, loe. cit.— Niessl, Contr. ad Fl. myc. Ins., iv, 
Coimbra, 18S3. et Trav. e Sp., La Fl. myc. del Por t. (Bol. da Soc. 
Brot., XXV, p. 83.) 

(2) Véase González Fragoso: Cuntr. al con. de los Deut. de 
Esp. (Rev. de la Real Acad. de Ciencias, 1917,) 

Tomo xviii.— Octubre, 1918. 23 



366 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

dimensiones normales de 55-75 x 10-14 y 14-18 x 5-6 ¡j. en The- 
sium divaricatum, también substrato nuevo, y en tallo de Umbelí- 
fera. En todas las especies se encuentra en unión de otros sapro- 
fitos. 

Es especie que parece ser algo común en España, donde ya la 
he citado anteriormente, siendo bastante variable. 

Sphaerella aliena Pass., in Erb. critt. it. Ser. 2, núm. 1278. — 
Sacc, Syll. fung., ix, p. 621.— Trav., Pyr. de la Fl it., p. 565. 

f. Hieraciiwov. 

Ascis ovato-clavatis, sessilibus, curvulis, 30-36 x 12-16 p^; spo- 
ridiis distichis oblongo-fusoideis, hyalinis, 12-14 X 3,5 jx, 2 guttu- 
íatis vel obsoletissime l-septatis.-In scapis siccis Hieracü carpe- 
tani prope Canencia (Madrid), leg. C. Vicioso, VII-1916.— Socia 
Pleospora vulgaris Niessl, b) disticha Sacc. A typo differt ascis 
amplioribus'. 

Nueva para la Flora ibérica esta especie que ha sido descrita 
sobre Centaurea, en Italia. 

Sphaerella Dactylidis Pass., in Diagn. Funghi niiovi, i, p. 7. — 
Sacc, Syll. fung., ix, p. 655.— Trav., Pyr. de la Fl.it., p. 635. 

f. matritensis nov. 

Peritheciis sparsis vel gregariis, erumpentibus, globulosis, ostio- 
Jo conoideo praeditis; ascis ovato-oblongis, rectis curvulisve, apara- 
physatis, breviter pedicellatis, 45-54 x; 18-22 ¡ji; sporidiis irregu- 
lariter distichis, clevatis, utrinque rotundaiis, medio septatis, vix 
constrictis vel non, 4 guttulatis, loculis inaequalibus, altero cras- 
siore, 18-21 x: 4,5 u.— In culmis foliisque siccis vel putridis Doc///- 
lidis glomeratae prope Madrid, leg. J. Cuesta, 7-1-1916. — Socia 
Phyllosticta Dactylidis Gz. Frag. (1). 

Difiere del tipo por sus aseas, algo más alargadas, y sobre todo 
por las dimensiones de las ascosporas, que en los ejemplares típicos 
son de 18-19x7-8 ¡j., aproximándose más que éstos a la Sphaerella 
Tassiana De Not. 

Sphaerella eryngina Gz. Frag. sp. nov. 
Peritheciis numerosis, amphigenis, primum tectis, demum erum- 

(I) Véase González Fragoso: Contr. al con. de los Deut. de 
Esp. (Rev. de la Real Ac. de Ciencias, Madrid, 1917.) Extr., p. 3. 



DE HISTORIA NATURAL 367 

pentibus, in maculas grisáceas, inter ñervos dense gregariis, nigris, 
globosis, ostiolo papillato, contextu pseudo-parenchymatico, ostiolo 
regulariter pertuso; aséis oblongo-clavatis, plerumque 60 x 17 ix, 
parietis crassiusculis, ápice incrassatis, aparaphysatis; sporidiis dis 
tichis vel subdistichis, hyalinis, oblongo-ovoideis, utrinque rotun- 
datis, usque 21 x7 [j., 1-septatis, loculis inaequalibus, infero angus- 
tiore, saepe 2-guttulatis.— In íoliis emortuis Eryngii campestris, 
prope Rivas de Jarama (Madrid), leg. C. Vicioso, 7-IV-1918. — A 
Sphaerella Eryngii (Fr.) Cke., et Sph. eryngicola Speg. diversa. 
La Sph. Eryngii (Fr.) Cke. es muy diversa; sin embargo, el 
Asteroma reticulatmn (DC.) Ciiev. var. Eryngii Desm., que se 
cree sea su facies picnídica, lo he visto de la misma localidad y sobre 
igual planta, pero debe tenerse en cuenta se trata de picnidios 
siempre estériles y que por ello pueden acaso diferenciarse en sus 
espórulas. La Sph. eryngiicola Speg., de Chile es también, en 
todo, diversa. 

Sphaerella graminis Sacc, in Fungi tripol. a R. Pampanini, 
anno 1913 lecti. Extr. del BulL de la Soc. bot. it., 1913, p. 3 (152). 

En hojas secas y medio podridas de Macrochloa arenaria.— 
San Rafael (Segovia) y cerca de Cercedilla, leg. C. Bolívar, 
VII-1916. 

Las aseas son escasas, sin parafisos, rectas o curvas, muy corta- 
mente pediceladas, de 22-25x 12-14 [j^, con las ascosporas trísticas, 
<:asi fusoideas, atenuadas por ambos extremos, de 12-14 x 4-5 [jl, y 
tabicadas próximamente a la mitad. El Asteroma graminis West., 
que el profesor Saccardo considera como su facies picnídica, le 
acompaña, así como otros hongos, en mis ejemplares. 

Es nueva para la Flora europea. 

Sphaerella Najas Sacc, in Naouo Giorn. bot. ital., vii, p. 304 
(1875). -Sacc, Syll. fiing., i, p. 529.— Trav., Pyr. de la El. it., 
p. 630. 

Ascis 45-54 X 14-18 [jl; sporidiis distichis vel subtristichis, 
16-18x5,5-6 ¡j., 4-guttulatis vel non, lóculo altero crassiore. — 
In culmis siccis Jiinci sp., prope Madrid, leg. C, Bolívar et 
J. Cuesta, 111-1916. 

Tanto las ascas'como las ascosporas son algo mayores que el tipo, 
-descrito en glumas secas de Juncus lar.iprocarpiis. 

Es nueva para la Flora ibérica. 



368 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Sphaerella pachyasca Rostrup, in Fungí GroenL, p. 552.— Sacc.^ 
Syll. fung., IX, p. 613.— Trav., Pyr. de la FL it., p. 578. 

Var. ribicola Qz. Frag. nov. 

Peritheciis gregariis vel sparsis, epidermide innatis, ex hyphis 
radiantibus, ramosis, fuscescentibus, globoso aplanatis, minutis, 
iisque 175 \x diam., atro-brunneis, membranaceis, poro regulariter 
pertuso; ascis ovoideo -oblongatis, inaequilateralis, aparaphysatis, 
plerumque 50x15 [jl, rariis majoribus, usque 60 x 18 ^, ápice 
incrassatis; sporidiis distichis, subhyalinis, conoideo -ovoideis, 
15-17x2,5-5,5 ¡Jt., loculis 2-guttulatis. — In ramulis emortuis Ribis 
Grossiilariae a silvesfreDC. = R. Uva-crispi, propeSan Rafael 
(Segovia), leg. C. Bolívar 9-VI-1918.— A Var. alp/naFerr. próxima. 

La especie tampoco era conocida en la Flora ibérica. 

Sphaerella ThesüSchrot., 'mHed¿vigía,xxix, 1890, p. 59.— Sacc, 
Syll. fung., IX, p. 618.— Trav., Pyr. de la FL it., p. 571. 

En tallos secos de Thesium díuarícatum, Berzosa (Madrid), 
VI-1918, leg. C. Vicioso. En unión de otros hongos que se citan en 
este mismo trabajo. 

Las aseas son, en los ejemplares estudiados por mí, hasta de 50 x 
12 [JL, dimensiones casi totalmente típicas. 

Sobre peciolos secos de esta misma planta ha descrito Ferraris 
la var. pedemontana, de aseas y ascosporas mayores. 

Didymosphaeria conoidea Niessl, in Neue Kernf., p. 202.— Sacc. ,^ 
Fl. it. t., 208.— Sacc, Syll. fung., i, p. 702. 

En ramas secas de Origanum ü/re/75, Cercedilla, 19-VII-1916! 

Aseas de 60-70 x 5-7 [x acompañadas de parafisos simples; ascos- 
poras monásticas, aovadas de 6-9x4,5-5 [x, de color oliváceo 
pálido. 

La Didymosphaeria brunneola Niessl, que puede encontrarse 
sobre la misma planta es muy diversa. 

Es nueva para la flora ibérica. 

Leptosphaeria matritensis Gz. Frag. sp. nov. 

Peritheciis numerosis, innato erumpentibus, globosis, globoso- 
depressis vel subconoideis, atris,, usque 300 \}. diam., contextu 
pseudoparenchymatico, membranáceo, ostiolo regulariter pertuso; 
ascis elongato-clavatis, rectis curvulisve, 100-140x21-30 a, brevi 
stipitatis, paraphysibus obsoletis; sporidiis distichis, oblongo fusoi- 



DE HISTORIA NATURAL 369 

"deis, utrinque attenuato-obtusis, plerumque curvulis, 30-42 x 
•9-12 p., 3-septatis, ad septa constrictis, primum hyalinis, loculis 
^uttulatis, demum dilute-fuscescentis, denique amoene castaneis.— 
ín culmis, foliis, vaginisque siccis Stipae pennatae prope Madrid, 
circa Puente de San Fernando, coll. J. Cogolludo et A. Planas, 
l-VI-1916.— A Leptosphaeria vagans Karsten, próxima sed diver- 
sa. A L. Stipae Trabut = L. Pampaniana Sacc, diversissima. 
Es una bonita especie, fácil de diagnosticar. 

Leptosphaeria microscópica Karsten, Fung. in Spetsb. et Beer. 
EíL, p. 102.— Sacc, Syll. fung., ii, p. 59. 

Ascis 60-70x15-16 ^, sporidiis distichis vel subtristichis, pri- 
mum hyalinis, dein flavidis, 3-septatis, loculis l-guttulatis, subrectis, 
14-18x3,5-4,5 p..— In foliis culmisque siccis Poa nemoralis, pro- 
pe Cercedilla legit., VII-1916! 

Aseas y ascosporas algo más pequeñas que en la descripción del 
autor. 

Es nueva para la Flora ibérica. 

Cucurbitaria elongata (Fr.) Qrev., in Scott. Crypt. FL, iv, tab. 
1915 —Sacc, Syll. fung., ii, p. 309. 

En ramas muertas de Robinia Pseudoacacia alrededores de 
Madrid, leg. VM916! 

Casi siempre en facies picnídica. 

No citada anteriormente en la Península. 

Cucurbitaria Gleditschiae Ces. et De Not., Schema 214.— Sacc, 
Myc. Ven. Spec, c 122, cum. f.— Sacc, FL ital. t., 256.— Sacc, 
Syll. fung., II, p. 310. 

En ramas secas de Gleditschia triacaníhus, alrededores de 
Madrid, V-1915! 

Citada en facies picnídica (1). 

Pleospora Clematidis Fuckel, Symb. myc, p. 132.— Sacc, Syll. 
fung., II, p. 255, XVI, p. 1.138, xvli, pp. 749 et 752. 

f. ViburniVoMg., Vorstud. Pilz. Luxemb., Nachtr. III, 1903, 
p. 195.— Sacc, Syll. fung., xvii, p. 352. 



(1) Véase Qz. Fragoso: Contr. al conoc. de los Deut. de Esp. 
Rev. de la Real Acad. de Ciencias, 1917.) Extr., p. 17. 



370 BOLKTIN Dlí LA REAL SUCIEDAD ESPAÑOLA 

En ramillas de Viburnuní Opulus, Cercedilla, leg. C. Bolívar^ 
IX-1917. 

Es nueva para la Flora ibérica. La encontré asociada con el Phoma 
Opuli Thüm. 

Pleospora Dianthi De Not., Sfer. ital., p. 74, f. 80.- Sacc, 
Syll. fung., II, p. 250. 

En hojas de Dianthus lusitanicus, Robledo de Chávela, coll. 
C. Vicioso et A. Planas, X-1916. 

La he citado sobre el mismo Dianthus en los alrededores de la 
Estación Alpina; en los ejemplares de Robledo, en unión del Phoma 
herbarum West., f. Dianthi Gz. Frag. 

P!eospora herbarum (Pers.)Rabh., in Herb. niyc, ed. ii, p. 547.— 
Persoon, Syn. fung., p. 19 {snh Sphaeria). Sacc, Syll. fung.^ 
II, p. 247, etc. 

Ascis 100-122x20-21 ¡x, sporidiis usque3oX 14 p., 5-7-septatis. 
In caulibus ramulisque siccis Jasmini officinalis , Cercedilla, 
VIl-1916, leg. C. Bolívar. 

Peritheciis tectis, demum erumpentibus, usque 250 ¡j. diam., ascis 
120-140 X 16-21 ^, sporidiis monostichis vel distichis, 5-6-septato- 
muriformibus, 21-28 x 10-12 ¡jl.— In ramulis tenuioribus Robiniae 
Pseudoacaciae, Cercedilla, leg. C. Bolívar, VIII-1916. 

f. inicrospora Sacc, loe. cit. 

En tallos secos de Thesium dioaricatum, Berzosa (Madrid),^ 
leg. C. Vicioso, VI-1918. 

Asociada con otras especies que se citan en este trabajo. 

Pleospora oligomera Sacc. et Speg., in Mich., i, p. 408.— Sacc, 
FL ital. t., 331.— Sacc, Syll. fung., i^, p. 241, etc. 

En tallos y ramas secas de Solanum Dulcamara, Cercedilla, 
leg. VII-1916! 

Asociada con el Phoma dulcamarina Sacc. — La especie la he 
citado en la provincia de Sevilla sobre Phlomis (f. Phlomidis 
Gz. Frag.). 

Pleospora vulgaris Niessl, in Not2., p. 27.— Sacc, Syll. fung., 
II, p. 243. 

b) disticha Sacc, loe. cit., 244. 

En tallos secos de Thesium divaricatum, Berzosa (Madrid)^ 
leg. C. Vicioso, VI-1918. 



DE HIS'ÍMUIA NATURAL 371 

. En tallos secos de Dipsacas silvestris. La Poveda, leg. C. Vi- 
cioso, 11-1918. 
En tallos secos de Lonicera hispánica, Cercedilla, leg. VII-1916! 

Pyrenophora chrysospora (Niessl).— Sacc, Syll. fung., ii, p. 285. 
Niessl, in Medwigia, 1880, p. 173 (sub Pleospora). 

En tallos casi secos de Verónica fruticulosa, Siete Picos, Cer- 
cedilla, leg. C. Vicioso, VII-1914. 

La he citado en el Guadarrama sobre Digitalis. 

Lasioboírys Lonicerae Kunze, in Myc, Heft., ii, 88. - Sacc, Syll. 
fung., I, p. 30. 

En hojas de Lonicera hispánica (matrix nova), Cercedilla, leg. 
ViI-1916! 

Es nueva para la Flora ibérica. 

Erysiphe Duriaeui Lev., in Disp. meth. Erysiph., p. 57.— Sacc, 
Syll. fung.. I, p. 17, etc. ^ E. táurica Lev., sec Salmón. 

En hojas viejas de Phlomis Herbae-venti, Casa de Campo, Ma- 
drid, leg. J. Cuesta, VII-1917. 

La he citado sobre la misma en Lozoya. 

Erysiphe graminis DC, Fl. franc, vi, p. 106.— Sacc. -5////. 
fung.,\, p. 19. 

En hojas de Serrafalcus mollis, Madrid, leg. J. Cogolludo et 
J. Cuesta, V-1916. 

En hojas de Macrochloa tenacissima. La Poveda, leg. J. Cues- 
ta et C. Vicioso, IX-1918. 

En ambas con facies conídica. 

Erysiphe Polygoni DC, in Fl. franc, 2, p. 273. = E. communis 
(Walh.) Fries, in Summ. Veg. Scand., p. 406.— Sacc, Syll. fung., 
I, p. 18. 

En hojas y tallos de Convolvulus arvensis y Trifoliuní pra- 
tense, Cercedilla, leg. C. Bolívar, IX-1917. 

Microsphaera penicillata (Walh.) Lev., in Ann. Se. nat., 1851, 
t. XV, p. 155, cum f. — Sacc, Syll. fung.yi, p. 13. 

Ascis4, octosporis, appendicibus8-12, vel rariis usque 14.— In fo- 
liis vivis Lonicerae etruscae, leg. J. Cuesta, in Madrid, VIII-1916. 



372 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

La M. Dubyl Lev., también citada en Lonicera, difiere bastante. 
Es especie nueva para la Flora ibérica. 

Phyllacho'ra Junci (Fr.) Fuck., in Symb. myc, p. 216.— Sacc, 
Syll. fung., II, p. 605. 

En tallos medio secos á^. J uncus sp.— Balsaín, Guadarrama, leg. 
C. Bolívar, VIII-1916. 

Algo común en Europa, nueva para la Flora ibérica. 

Discale?. 

Lachnella rufo-olivacea (Alb. et Schw.) Sacc, Syll. fung., viii, 
p. 398. 

Sobre restos vegetales entre musgos, San Rafael (Segovia), 
leg. Dr. A. Casares, VI-1917. 

Nueva para la flora ibérica. 

Lachnea scutellata Linn., Succ, p. 458.— Sacc, Syll. fung., 
VIII, p. 173. 

En madera podrida de Pinas silvestris, Balsaín, Guadarrama, 
leg. C. Bolívar, VIII-1916. 

Citada anteriormente en Aragón, Andalucía y también en la Flora 
lusitánica por Brotero (sub Peziza). 

Rhytísma salicinum (Pers.)Fr. in Summ. Myc, ii, p. 568.— 
Sacc, Syll. fung., viii, p. 753. 

En hojas de Salix cinérea , La Granja (Segovia) y Cerce'dilla 
(Madrid), leg. C. Bolívar, VII-VIII-1916. 

En facies espermogónica (Melasmia salicina Lev.). 

Está citada en España, en las regiones septentrional y occiden- 
tal, por Lázaro, y en Portugal, por Berkeley y P. A. Saccardo. 

Gimnoascales. 

Taphrina áurea (Pers.) Fries, in Obs., i, p. 217.— Sacc, Syll. 
fung., VIII, p. 812. 

En hojas de Populas nigra, Madrid, leg. C. Bolívar, VI-1917, 
y San Rafael (Segovia), leg., VII-1916! 



DK HISTORIA NATURAL 373 



Esperopsidales. 

Phyllosíicta Casaresii Gz. Frag., in Bol. de la R. Soc. Esp. de 
Hist. nat., 1916, p. 369, cum. f. et in Deut. de Esp. (Rev. de 
la R. Acad. de Ciencias, 1917. Extr., p. 2). 

En hojas y tallos de Bryum sp., Madrid, leg. Dr. A. Casares, 
VI-1918. 

Es matrix nueva el Bryum, habiéndose descrito en Pleiiridium 
y Gymnostomum, y posteriormente en Bartula (f. Barbulae 
Gz. Frag.). 

Phyllosticta hedericola DR. et Mont., in SylL, p. 279.— Sacc, 
Syll. fung., III, p. 21. 
En hojas de Hederá Helix, Madrid, leg. ¡P. Carballo, IV-1918. 
La he citado en Sevilla. 

Phoma herbarum West., in Ext. 965.— Sacc, Syll. fung., iii, 
p. 133, etc. 

f. Dianthinov. 

Sporulis subfusoideis, 9-10x2,5-3 a, saepe nebulosis 2-guttula- 
tis. — In caulibus siccis Dianthi lusitanici, leg. C. Vicioso et 
A. Planas, prope Robledo de Chávela (Madrid), 22-X-1916.— Socia 
adest Pleospora Dianthi De Not. 

Phoma Visci Sacc, in Mich., i, p. 125 et Syll. fung., iii, p. 113 
En hojas y tallos secos de Viscum laxum (matrix nova), San 

Rafael (Segovia), leg. C. Bolívar, V-1918. 

En las hojas, asociada con el Gloeosporium harposporum Bres. 

et Sacc. 

Asteroma reticulatum (DC.) Chev., Fl. Par., i, p. 447.-Sacc, 
Syll. fung., III, p. 214. 

Var. EryngiiD&sm.—SaiC.Q.., loe cit. 

En hojas y peciolos át Eryngium campestre, Rivas de Jarama, 
leg. C. Vicioso, 11-1918. 

Citada por mí en Eryngium glaciale de Sierra Nevada. 

Vermicularia Dematium (Pers.) Fries, in Summ.. V. S. p. 420.— 
Sacc, Syll. fung., iii, p. 225. 



3M BOLElIN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

En hojas secas de Armería plantaginea, Cercedilla, leg. J. Co- 
golludo, VI- 191 8. 

Creo es especie nueva para la Flora española; en la lusitánica 
se citó por P. A. Saccardo. 

Coniothyrium olivaceum Bon., in Fuckel. Symb'., p. 377.— Sacc, 
Syll. Fiing., III, p. 305, etc. 

f. Visci nov. . • 

Pycnidiis globosis vel irregularibus, numerosis, gregariis, majus- 
culis usque 72 mm., sporulis copiosis, olivaceis, ellipsoideis vel 
oblongis, 5-8 x 2,5-5 [x, quandoque 1-giittulatis.— In ramulis siccis 
Visci laxi prope San Rafael (Segovia), leg. C. Bolívar, VI-1918. 

La especie la he citado ya diversas veces en España. 

Chaetomella atra Fuck., in Symb. Mi/c, p. 402. — Sacc, Sl/Ií. 
fung., III, p. 321. 

En hojas secas de Brachypodiiim pinnatum, Var. phcenicoi- 
des, Rivas de Jarama, VI-1918, leg. C. Vicioso. 

Rhabdospora chiorospora Gz. Frag , in Mícr. varios de España 
y Cerdaña, 1916, p. 59. 

En tallos muertos de Aquilegia vuígaris, Var. hispánica, Cer- 
cedilla, VI-1918, leg. Cogolludo. 

En estos ejemplares, acaso menos maduros que los que sirvie- 
ron para la descripción de la especie, y que fueron recolectados 
por D. C. Boh'var en la misma localidad, se observan además de 
las espórulas típicamente 2-4-tabicadas, 4-loculares en su mayoría, 
otras más jóvenes continuas y plurigutuladas. Esto es bastante 
común en las especies de éste género, y en casi todos los que tie- 
nen esporas pluriloculares. 

Septoria Lepidü Desm., in Ann. Se. nat., 1842, xvii, p. 110.— 
Sacc, Syll.,fung., iii, p. 519. 

En hojas de Lepidiiim Draba, Villaverde (Madrid), V-1918, 
leg. J. Cogolludo. 

En hojas de Lepidium heterophyllum, San Rafael (Segovia), 
V-1918, leg. C. Bolívar. 



Dlí HISTORIA NATUKAL 375 



lUelanconiales. 

Gloeosporium liarposporum Bres. et Sacc, in Berl. et Bres. 
Fungí Trid., p. 79.— Sacc, Syll. fiing., x, p. 454. 

Conidiis usque 20 x 5 ¡x, pluriguttulatis. — In foliis siccis Visci 
laxi, prope San Rafael, V-1918, leg. C. Bolívar. 

Es nueva para la Flora ibérica, y la encontré en unión del Phoma 
Visci Sacc. 

Melanconium PandaniLév., in Ann. Se. nat. Bot., 1845, p. 66. 
Sacc, Syll. fung., iii, p. 759. 

Conidiis pallide olivaceis, 8-9 x 4-5 u, 2-guttulatis vel non, co- 
nidiophoris filiformibus ramosis, longis usque 50 x 1. — In foliis 
lafiguidis Pa/zí/(7/2/ Weschi, Parque, Madrid, leg. Aterido, IV-1918, 
profesor Caballero comm. 

Cylindrosporium Casarasü Gz. Frag. sp. nov. 

Acervulis epidermide velatis, clausis, demum erumpentibus, late 
apertis, pallide fulvis, circularibus vel oblongis, usque 175 \x\ coni- 
diis copiosis, hyalinis, cylindraceis, rectis vel leniter curvulis, 15- 
18 X 1,5-1,6 ij., 1-septatis, utrinque obtusis; conidiophoris pulchre 
fusoideis, 5-6 x 2,5-3 ¡jl, utrinque attenuatis, hyalinulis. — In cap- 
sulis Grimmíae pulvinatae, prope Hoyo del Manzanares (Madrid), 
leg. Cogolludo, V-1918, Dr. A. Casares, det. et comm. 

Es una bonita especie muy bien caracterizada, y cumplo un grato 
deber al dedicarla a mi colega el Sr. Casares. 

Cylindrosporíum malisoricum Bubák, in Bull. Herb. Boiss., 2.^ 
ser., 1906, vi, p. 485.-Sacc, Syll. fung., xxii, p. 1232. 

Acervulis primuní rubrescentis, demum flavo brunneolis, conidiis 
usque 60 X 1 ,5 X 2 ¡j-, plerumque 1-3-septatis, rariis 5-septatis. — 
In foliis viviis vel languidis Opoponacis Chironii, prope Rivas de 
Jarama (Madrid), leg. C. Vicioso, 9-VI-1918. 

La especie, nueva para la Flora ibérica, está descrita de Monte- 
negro, sobre la misma especie, con conidios 1-3-tabicados. 

Coryneum Corni-asperifoliae Gz. Frag., in Fungí novi vel minas 
cogniti Hortl bot aniel Matritense, 1917, p. 86. 



376 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

En ramas muertas de Cornus pubescens, Jardín Botánico de Ma- 
drid, leg. profesor A. Caballero, IX-1916. 

Descrita, como su nombre indica, en Cornus asperifolia, la he 
encontrado posteriormente al estudiar algunos ejemplares de este 
nuevo substrato que señalo. 

Hifales. 

Acrostalagmus cinnabarinus Corda, in /c. Fung., ii, 1838, 15, 
f. 66.-Sacc., Syll. fung., iv, p. 163.— Ferr., Hyph. delaFl. it., 
p. 733. — Lindau, Hyph., p. 339. 

En hojas de Pandanus Wetchi (matrix nova). Parque, Madrid, 
leg. Aterido, IV-1918, det. et comm. profesor Caballero! 

Esta especie, nueva para la Flora española, está citada en la lusi- 
tánica por Winter, Torrend y H. y P. Sydow. 

Parece ser facies conidiana del Trematosphaeria erythrella 
(W.) Fuckel, y según De Bary y Loew, no tiene relación alguna 
con el Trichothecium roseum. 

Trichothecium roseum Link. in Obs. Myc, 1809, i, p. 16, f. 27. 
Sacc, Syll. fung., iv, p. 178.— Lindau, Hyph., p. 365.— Ferr., 
Hyph. de la Fl. it., p. 747. 

Sobre Terfezía, medio podrida, Galapagar (Madrid), det. pro- 
fesor O. Mattirolo et comm., IV-1918. 

La he citado en Sevilla sobre frutos podridos. 

De las 56 especies que se incluyen en esta nota, tres son nuevas 
para la Flora mundial, así como una variedad y cuatro formas. 
Una buena parte son nuevas para la Flora ibérica ó la española. 



Bol. de la R. Soc. Esp. de Hist. Nat. 



Tomo XVIII. -Lám. X. 



Va •• ' 



J i 




Phlebotomus papatasii macho. 

(Microfotografía original.) 



Bol. de la R. Soc. Esp. de Hist. Nat. 



Tomo XVIII. -Lám. XI. 




Phlebotomiis hembra. 



DE HISTORIA NATURAL 377 



Especies españolas del género Phlebotomus (Ins. Dipt.) 

por 

G. Pittaluga y S. de Buen. 

(Láminas x y xi.) 

El año pasado publicamos (1) una nota, redactada más bien des- 
de el punto de vista médico y fijándonos, por lo tanto, más en el 
interés que presentan estos insectos como transmisores de algunas 
enfermedades, en la cual dábamos cuenta del hallazgo en nuestro 
país de tres de las cinco especies de Phlebotomus encontradas 
hasta ahora en Europa. 

Habiendo continuado nuestras investigaciones podemos añadir 
hoy nuevos datos acerca de las localidades que corresponden a las 
distintas especies que entonces encontramos, y además aumentar 
con otra el número de las pertenecientes a la fauna española. 

Esta última especie, Ph. Sergenti, no ha sido citada hasta ahora 
mas que en África. 

Las especies encontradas por nosotros son las siguientes: 

Ph. papatasii (citada antes por Lauffer en el Escorial): Mála- 
ga, Palma de Mallorca, Granada, Navalmoral de la Mata (Cá- 
ceres) (2). 

Ph. Legeri: Málaga, Palma de Mallorca, Granada. 

Ph. minutas: Málaga, Palma de Mallorca, Granada, Navalmoral 
de la Mata. 

Ph. Sergenti: Granada, NaA^almoral de la Mata. 



La descripción y el conocimiento detallado de estas especies, es- 
tudiadas aquí con un fin puramente naturalístico, aunque con los 



(1) PiTÍALUGA y S. DE Buen: Nota sobre los dípteros del género 
Phlebotomus en España. (Bol. de! Inst. Nao. de Higiene de Alfon- 
so XIII. Junio, 1917.) 

(2) Últimamente, después de presentada esta nota a la Sociedad, 
hemos encontrado ejemplares de Ph. papatasii en Madrid (barrio de 
Salamanca). Son, al parecer, conocidos de antiguo (Vixals) con el 
nombre de «beatillas». 



378 BOLETÍN DK LA REAL SÜCIIÍDAD ESPAÑOLA 

pocos medios que tenemos para estos estudios, y más bien con la 
finalidad de estimular a los entomólogos, para que dirijan su aten- 
ción hacia estos dípteros hematófagos, son importantes por la rela- 
ción que existe entre su existencia y la difusión epidémica de cier- 
tos virus. 

Desde la Memoria clásica de Doerr, Franz y Taussig sobre la 
transmisión de la fiebre de tres días o fiebre de Pappataci, este 
proceso morboso, endémico en las costas orientales del Mediterrá- 
neo y en otras regiones subtropicales, se considera por todos los 
estudiosos como directamente ligado con la distribución geográfica 
de estos dípteros, principalmente del Ph. papatasii. 

A propósito de la epidemia gripal que ha invadido a España y a 
Europa entera desde la primavera pasada, han apuntado muchos 
observadores la hipótesis de que se tratara de la «fiebre de pappa- 
taci». Autores italianos en particular y portugueses (Pires de Lima, 
Franca) han sostenido esta hipótesis, que no creemos fundada. 

Carecemos de un conocimjento exacto del virus de la «fiebre de 
tres días», sobre todo desde el punto de vista de su morfología. 

Se trata, al parecer, de un virus filtrable, cuya acción patógena 
está averiguada por su posible transmisión directa de sangre a san- 
gre, comprobada experimentalmente. 

Sabemos también que el virus necesita un número determinado 
de días (aproximadamente ocho) de incubación o de desarrollo den- 
tro del organismo del insecto para hallarse en condiciones de ser 
inoculado a la especie humana. 

Esto hace pensar, unido a otras razones, que se trata de un 
virus de naturaleza protozoárica obligado a un ciclo evolutivo en el 
organismo de los Phlebotomus. • 

Los hermanos Sergent, Lemaire y Senevet, fundándose en la dis- 
tribución geográfica de los Plilebotomus en África y en su coinci- 
dencia con la del botón de Oriente, en el hecho de que las partes 
descubiertas del cuerpo son las regiones en que con más frecuencia 
asientan estas lesiones (lo que hace pensar en que sea un insecto 
alado el que las produce), y habiendo descartado por otros motivos 
los otros insectos hematófagos comunes en las zonas en que han tra- 
bajado, llegan a la conclusión de que es muy probable que una o 
varias especies de Phlebotomus transmitan el botón de Oriente. 

No parece probable que esta lesión sea la manifestación de una 
infección general, o, por lo menos, que haya en la sangre circulan- 
te un número suficiente de parásitos para que infecten a los mos- 



Dlí HISTORIA NATURAL 379 

quitos transmisores; por otra parte, estos últimos nunca pican en 
las lesiones mismas, y sería extraño que sólo se infectasen picando 
alrededor de la úlcera. Por último, es muy raro que un botón dure 
más de un año y, por tanto, que el enfermo conserve el virus de un 
verano al otro. Todo esto hace pensar en la necesidad de que exis- 
ta un animal reservorio del virus. 

Los autores ya citados, orientando en este sentido sus investiga- 
ciones, observaron que los animales a. que más pican los Phleboto- 
iniís son los reptiles, y entre ellos un pequeño saurio, q\ Plutydac- 
tilus mauritanicus, \u\garmQ:x\ie.\\diVL\Siáo geco. ■■■' '." 

El cultivo de la sangre y del jugo hepático de gecos da llagar en 
numerosos casos al crecimiento de formas Leptomonas, con carac- 
teres morfológicos idénticos a los que se desarroll-an en los cultivos 
en agar-sangre, según el procedimiento de Novy-Mac-ÍNJeal-Nicolle, 
por la siembra de material procedente de la leishmariíosis cutánea 
(botón de Oriente). 

De este conjunto de hechos deducen la posibilidad de que estos 
animales, los gecos, sean precisamente k)Sfes€-rvofios del virus 
leishmaniósico. i u,,-. 

De todos es conocida la existencia en España, sospechada, desde 
hace tiempo por Pittaluga (1) y demostrada por los crotores Cama- 
cho y F. Fernández, del botón de Oriente. 

El Pl. maiiritanicus, llamado en Cataluña y Baleares dragó, 
existe en casi toda la Península. 

El Dr. Lozano nos ha dado a conocer las siguientes localidades: 
Ibiza, Valencia, Badajoz, Mallorca, Mar Menor, Sevilla, Granada, 
Menorca, Toledo, Madrid y Falencia. Nosotros lo hemos visto en 
Málaga en gran abundancia. 

Como se ve, existe en todas las localidades españolas en que se 
encuentran los Phlebotomus. 

Townsend ha publicado una serie de trabajos en los que emite la 
teoría de que el Phlebotomus transmite la verruga peruviana. 
Consigue inocular a un perro por su picadura, y cita el caso de una 



(1) Pittaluga: Elementos de Parasitología y nociones de Pato- 
logía tropical; imprenta y librería Vidal, Madrid, primera edición, 
1914, pág. 143.— Exactamente dice: «Esta lesión merece ser cono- 
cida y estudiada por los médicos españoles, que seguramente tienen 
ocasión de observarla a bordo de los buques de emigrantes y entre las 
poblaciones de la costa de Levante y del Sur, que se hallan en relacio- 
nes constantes con Argelia y Marruecos.» 



380 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

persona que, habiendo pasado la noche en una región contaminada, 
fué picada gran número de veces y sufrió luego la afección de que 
tratamos. 
La especie en que trabajó fué el Ph. vernicarum, que no existe 

en Europa. Últimamente 

ha visto que este díptero 

pica, además de al hom- 

Fig. i.a V Vx7' -r -'- 'r"I3^^ bre, a algunos reptiles. 



Fig. 2.' 



Fig. 3. 




El género Phleboto- 
mus es al parecer el úni- 
co de la familia de los 
Psychodidae que ataca 
al hombre. Su tamaño (lon- 
gitud total) oscila siempre 
alrededor de los 2 mm., 
con ligeras variaciones, 
según la especie. 

Su cuerpo está cubierto 

de pelos, sin escamas; los 

palpos maxilares constan 

Fig. 4." { ^^' I -í — uJ^L-J'P de cuatro artejos y son 

más largos que la trompa. 
Las nerviaciones de las 
alas están dispuestas del 
siguiente modo: 1.^, la 
longitudinal, simple; 2.^, 
dos veces bifurcada; S.'', 
simple; 4.'^, bifurcada; 

5.^ y G.'', simples; nerviaciones transversales muy próximas a la 

base del ala. 

Phl. papatasü Scopoli(l). 
Especie muy extendida, encontrada en Europa, Asia y África. 



Tamaño comparado del cuerpo con el aparato 
copulador, en los ¡^ ¡^ de Phlebotomus. 

Fig. l.^-Phl. Sergenti. 
Fig. 2.^— Phl. minutas. 
Fig. Z.^-Phl. Legeri. 
Fig. \.^—Phl. papatasü. 



(1) Descripción tomada de Summers: A Synop¿is of íhe Gemís Phle- 
botomus. (The Jouni. of the London School of tropical medicine, ii, 
págs. 104-116. April, 1913.) 




DE HISTORIA NATURAL 381 

De gran tamaño, de una longitud aproximada de 2,5 mm., cubienta 
de pelos amarillentos que arrancan del cuerpo en pequeños pena- 
chos. El tórax presenta 
una estría media rojiza y 
una mancha roja a cada 
lado. El ala del macho, 
menos ancha que la de 
la hembra. La rama ante- 
rior de la segunda ner- 
viación longitudinal es 
más larga que la distan- 
cia entre las horquillas y 
un poco más corta que la 

j. . . , , Fig. 5.^— Aparato genital del macho 

distancia entre la rama de pm. papatasn. 

posterior y la vena cru- 
cial. La última pata tiene aproximadamente 4 mm. En el aparato 
genital del macho (figs. 4.'' y S.""), el segmento terminal del gancho 
superior posee cinco largas espinas, tres en la punta y dos hacia el 
medio del segmento. 

Los ejemplares estudiados por nosotros procedentes de las varias 
localidades españolas, así como las de la Guinea española (Muni), 
no difieren en sus caracteres de los descritos. 

Phl. Legeri Mansión (1). 

Descripción (según Mansión). 

Longitud del tórax, 0,65 mm.; del abdomen, 1,4 mm.; del probos- 
cis, 0,44 mm.; anchura del abdomen, 0,36 mm. 

Fórmula del palpo, 1-4-3-2-5. 

Dimensiones del ala: longitud, 2,13 mm.; anchura, 0,73 mm. 

Pata posterior, 4,58 mm. (Estas medidas han sido tomadas en 90 

Haces de pelos bien diferenciados y erguidos nacen en el borde 
posterior de cada segmento abdominal; en la mitad dorsal del seg- 
mento los pelos son más cortos e inclinados hacia el tórax. 

9 con el abdomen cilindrico truncado en el extremo. 

El tercer segmento de la antena, aproximadamente tan largo como 
los segmentos 4, 5 y 6 reunidos, y como en el Ph. papatasii, el 
tercer segmento tiene una longitud igual a la de los cinco termina- 

(1) Les Phlébotomes européens. (Bull. de la Soc. de Pathol. Exotique. 
8 juillet, 1914.) 

Tomo xvni. -Octubre, 1918. 24 




382 boletín de LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

les reunidos. En el macho los segmentos 3-7 llevan dos espinas ge- 
niculadas; los 8-15, una sola. La antena del macho es más larga que 
la de la hembra, a pesar de que ésta, en su conjunto, es más grande 
que el macho. 

El palpo es un poco más largo en la hembra, y a menudo la fór- 
mula está un poco modificada en el macho (1-4-2-3-5); aunque siem- 
pre los segmentos 2, 3 y 4 son desiguales, el 4 es sensiblemente el 
más corto. El quinto segmento es más pequeño que los tres prece- 
dentes reunidos y más grande que los dos precedentes sumados. 
La armadura genital (figs. 3.** y 6.'') es tan ancha como el abdo- 
men. La pinza genital superior del 
macho tiene cinco espinas móviles: 
dos terminales, dos dorso-internas 
situadas en el cuarto distal del seg- 
mento y una ventro-interna situada 
en la mitad de la longitud del mis- 
mo, muy alejada de las dos prece- 
dentes; esta disposición es cons- 

F¡g.6.--Aparato genital del macho ^ante. Las espinas son tan largas 
de Phi. Legeri. como el Segmento. 

El conducto eyaculador tiene una 
disposición variable, sobresale a veces del pene una longitud igual 
a la de éste, o bien queda invisible en su interior. 

Las patas son más largas que las del Ph. papatasii. 

Longitud media de la pata posterior del macho, 4,35 mm. 

La rama anterior de la segunda nerviación longitudinal del ala es 
siempre más larga que el pedúnculo de la horquilla proximal. 

Algunos de nuestros ejemplares se apartan un poco por la longi-' 
tud del segmento distal de la gonapófisis superior, que es mayor 
que la de los ejemplares figurados y descritos por Mansión; además, 
la espina superior está situada un poco más arriba de la parte 
media (véase fig. 6.^). 

Pero se asemejan mucho más a esta especie que al Ph. pernicio- 
sas de Newstead, en el cual, según este autor, la armadura genital 
es apenas más grande que la mitad de la anchura del abdomen. La 
pinza genital del macho tiene cinco espinas: dos terminales, una 
externa y dos internas, situadas un poco adelante de la externa. 
Estas tres últimas están en el cuarto distal del segmento. Las espi- 
nas son más cortas que el segmento. 




DE HISTORIA NATURAL 383 

Phl. tninutus Rondani (1). 

Descripción (tomada en parte de Summers, loe. ciú.).—N[ás bien 
corto: 1 Vj mm. aproximadamente. La 9 mide a menudo 2 mm. Co- 
lor ocre, pelos del abdomen caídos. Los 
segundos segmentos de los palpos tienen 
la mitad de la longitud del tercero. Ala 
estrecha bruscamente lanceolada, divi- 
dida en mitades similares por la tercera 
vena longitudinal. 

La rama superior de la segunda vena 
longitudinal es más corta que la distancia 

entre las dos horquillas, distancia que es pig. 7.^- Aparato genital del 
casi igual a la que hay entre las dos hor- macho de pm. mimitus. 
quillas y la vena crucial media. El seg- 
mento terminal del gancho superior del aparato genital macho 
(figuras 2.^ y 7.^) está armado de cuatro espinas; dos apicales, dos 
sub-apicales. 

Phl. Sergeníi Parrot (2). 

Ya el año 1916 encontramos en Granada un ejemplar de esta 
especie, que, después de un detenido cotejo con los numerosos 
ejemplares que poseíamos de las demás especies, interpretamos 
como nueva. Sin embargo, no publicamos este hallazgo ni mucho 
menos nuestra suposición de que se tratara de una nueva especie, 
en espera de encontrar nuevos ejemplares y por carecer de una bi- 
bliografía completa. Al revisar las publicaciones últimas, nos hemos 
encontrado conque ha sido descrita el año pasado por Parrot. Nues- 
tros ejemplares coinciden exactamente con los descritos por este 
autor, recogidos en Mac-Mahón (Constantina, Argelia), a 930 me- 
tros sobre el nivel del mar. 

A continuación traducimos los caracteres descritos por Parrot: 

«cf Tamaño: 2,3 mm. a 2,5 mm.; ala, longitud, 2,3 mm.; an- 
chura, 0,5 mm. 

Color en fresco: Cabeza, tórax y abdomen, leonado pálido; ala, 
gris-claro; borde del ala, gris-humo; patas, gris de plata pálido, casi 
blanco. Pelos de la cabeza (frente, vértice y nuca), del tórax y de 



(1) Soc. Entomologique de I'rance, 1843. 

(2) Sur un nouveau Phlébotome algérien: Phlébotomus Sergenti 
sp. nov. {Ball. de la Soc. de Pathol. Exotique. 11 juillet, 1917.) 



384 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

la cara dorsal del abdomen, leonados, pelos del clypeus, de los pal- 
pos, de las partes laterales e inferior del abdomen y de los apéndi- 
ces genitales, parduzcos. Los pelos, erectos y dispuestos en pince- 
les, distintos en la cara dorsal del abdomen, caídos en las partes 
laterales y la cara ventral. 

Cabeza. — Ojos, separados y negros. Proboseis, largo, Clypeo, 
sensiblemente igual, en longitud, a la mitad del proboseis. Antenas, 
con el tercer segmento largo, fuerte, igual a la suma de los seg- 
mentos 4 y 5; llegan casi a la punta del proboseis; espinas geni- 
culadas en los artejos 3 a 15, inclusive, cortos. Palpos: fórmula, 
1 (4,1), 3,5; segmento 3 más largo, en un quinto aproximadamente, 
que los 2 y 4; artejo 4, igual al 2 ó un poco más corto. 

Ala. — Borde posterior, un poco más arqueado que el anterior. 
La primera nerviación longitudinal recubre la rama anterior de la 
segunda sobre un tercio de su longitud. Rama anterior de la se- 
gunda nerviación longitudinal, más larga que la distancia éntrelas 
dos horquillas de la misma nerviación y aproximadamente igual a la 
distancia que separa la nerviación transversa de la horquilla pro- 
ximal. 

Paía posterior.— Longitud: 4mm., 2 (coxa y trocánter com- 
prendidos). Tibia un tercio más larga que el fémur; tarsos de 
mayor longitud que la tibia, un sexto aproximadamente; uñas, 
simples. 

Aparato genital externo (figs. 1.^ y 8.''). Segmento basal del 
gancho superior, corto y obtuso (como un quinto del abdomen pro- 
piamente dicho). Lleva, en su cara interna y en la unión de su tercio 
anterior con el medio, un penacho de pelos curvos y gris obscuros. 

Estos pelos, en número de unos doce, pa- 
rece que se insertan sobre una apófisis 
particular, de extremidad distal redon- 
deada. Segmento distal del gancho su- 
perior, corto, globuloso, casi piriforme. 
La longitud es igual, poco más o menos, 
a la mitad del segmento basal. Lleva una 
'niacho dTphLS^rgenti. ^ larga seda rectilínea, inserta hacia la 
mitad de su borde anterior, y tres espi- 
nas curvas: una externa submediana, una interna subapical 
y una apical. Gancho inferior, inerme, provisto solamente de 
largos pelos delgados, y más largo de un cuarto que el segmento 
basal del gancho superior. Apéndice intermediario, igual en Ion- 




DE HISTORIA NATURAL 385 

gitud a este segmento basal. Valvas del órgano de intromisión 
cónico y corto. 

9 aun desconocida.» 

(Todas las figuras han sido hechas con cámara clara, directamen- 
te del natural. Cada grupo a la misma escala.) 



El condrioma y ©i sistema vacuolar en las células 
vegetales 

por 
Salustio Alvarado. 

I.— Los interesantes y trascendentales problemas de la significa- 
ción y papel del aparato mitocondrial en la célula, así como la cues- 
tión del origen de los plastos vegetales, han sido objeto, a partir 
del importante trabajo de Pensa de 1910 (1), de innumerables inves- 
tigaciones por parte de muchos autores. Son numerosas las hipó- 
tesis y teorías que en poco tiempo se han ideado acerca de esos 
problemas; pero por lo extraña y opuesta al sentir general de do- 
cenas de investigadores, así como por lo que tendría de demoledora 
si fuese exacta, merece atención la emitida recientemente (2) por 
P.-A. Dangeard, como conclusión de investigaciones anteriores. 
Este sabio sostiene, contra la mayoría de los investigadores, que los 
plastos vegetales (cloroplastos, cromoplastos , amiloplastos^ 
íeucoplastos) son órganos protoplásmicos completamente indepen- 
dientes del condrioma, y opina que hay que separar ambas forma- 
ciones, proponiendo para aquélla el nombre de plastidoma. La idea 
en sí no es nueva, ya queRuDOLPH (3) en 1912 postuló eso mismo, 
y Sapehin (4) y Scherrer (5) creyeron verla confirmada en los 
musgos y hepáticas; la novedad estriba en que Dangeard conside- 

(1) Pensa (A.): Alcune formazioni endocelliilare del vegetali. 
Anat. Anz., Bd. xxxvii, 1910. 

(2) Dangeard (P.-A.): Sur la natiire du chondriome et son role 
dans la cellule. Comp. Rend. Ac. d. Se. París, tomo 166, 1918 (avril 22). 

(3) Rudolph: Chondriosomen und Chromatophoren. Ber. d. 
Deutsch. Bot. Geseli., Bd. xxix, 1912. 

(4) Sapehin: Untersiichungen über die individiialiiat der Pías- 
Me. Ber. d. Deutsch. Bot. Qesell., Bd. xxxi, 1913. 

(5) Scherrer (A.): Die Chromatophoren und Chondriosomen van 
Anthoceros. Ber. d. Deutsch. Bot. Qesell., Bd. xxxii, 1913. 



386 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ra el condrioma, no como una estructura protoplásmica (como para 
él lo es su plastidoma), sino como «l'ensemble du systéme vacuolaire 
sous ses aspects variés et succesifs». Algunos de esos aspectos 
(los incipientes) son para Dangeard los que reciben el nombre de 
mitocondrias^ condrioconfes y condriomitos; los estados ulte- 
riores en su sentir no fueron considerados debidamente por los auto- 
res anteriores. Cree ver una prueba de la unidad que forman esas 
mitocondrias, condriocontes y condriomitos con las vacuolas ordina- 
rias, en el hecho de que los plastosomas y el contenido de las vacuolas 
tienen la misma composición química, a saber: metacrornatina al es- 
tado de solución coloidal que se precipitaría por ciertos colorantes 
vitales (azul cresyl, por ejemplo) y por los métodos mitocondriales a 
base de ácido ósmico, bicromato potásico, picroformol, etc. 

GuiLLiERMOND, que empleaba los mismos métodos de observación 
que Dangeard, combatió, desde que se esbozó, esta singular teoría 
en numerosas notas (1), que demostraron cuan equivocado se halla- 
ba Dangeard. Pero como en esta cuestión aun no ha sido pronuncia- 
da la última palabra y nosotros podemos oponer a la concepción del 
sabio de París numerosos datos, nos decidimos a redactar la presen- 
te nota. Aprovecharemos también la ocasión para aclarar, explicán- 
dolos, algunos hechos expuestos en nuestro reciente trabajo sobre 
«Plastosomas y leucoplastos en algunas fanerógamas» (2). 

II.— Todas nuestras observaciones han sido hechas siguiendo las 
normas dadas por Río-Hortega (3) en la «primera variante» del 

(1) QuiLLiERMOND (A.): Siir la nature et le role des mitochon- 
dries des cellules vegetales. Reponse á quelques objections. Mémoi- 
res de la Soc. de Biol., tomo lxxx, 1917. 

— Sur la signification du chondriome. Rev. Gen. de Bot., tomo 
XXX, 1918., 

— Sur le chondriome des champígnons. A propos des recherches 
recentes de M. Dangeard. Comp. Rend. de la Soc. de Biol., tomo 
Lxxxi, 1918. 

— Mitochondries et systéme vacuolaire. Comp. Rend. Ac. d. Se. 
París, tomo 166, 1918 (mal 27). 

— Sur la metachromatine et les composés phénoliques de la cel- 
hile végétale. Comp. Rend. Ac. d. Se. París, tomo 166, 1918 (juin 17). 

(2) Alv ARADO (S.): Plastosomas y leucoplastos en algunas fane- 
rógamas. Trab. del Mus. Nac. de Cieñe. Nat., Ser. Bot., núm. 13, 1918 
(15 Marzo). 

(3) Río-HoRTEGA (P.): Nuevas reglas para la coloración cons- 
tante de las formaciones conectivas por el método de Achúcarro. 
Trab. del Lab. de Inv. Biol. de la Univ. de Madrid, tomo xiv, 1917. 



DE HISTORIA NATURAL 387 

método tano-argéntico de Achúcarro, que Madrid Moreno (1) 
aplicó por primera vez a la histología vegetal. Lo ejecutamos nos- 
otros de la manera siguiente: 

1. Fijación de las piezas vegetales en formol al 10 ó 12 por 100 
durante más de diez días. , 

2. Inclusión en celoidina y cortes muy finos. 

3. Inmersión de ellos en un pocilio con una solución acuosa de 
tanino al 3 por 100, que se calentará a 50° durante unos cuantos 
minutos. 

4. Lavado, antes de que se enfríen, en agua destilada con unas 
gotas de amoníaco. 

5. Inmersión en plata amoniacal de Bielschowsky (10 cm^ de agua 
+ 1 cm^ de la solución argéntica (2), hasta que los cortes hayan 
adquirido un color amarillo tostado. 

6. Lavado abundante en agua destilada. 

7. Virado en oro (disolución acuosa de cloruro de oro amarillo 
al 1 X 500 en estufa a 30*^ durante diez o veinte minutos.) 

8. Aclaramiento y fijación, en solución acuosa concentrada de 
hiposulfito sódico, durante un minuto. 

9. Lavado en agua, alcoholes, esencia de clavo para quitar la 
celoidina (o creosota o carbol-xilol, si se la quiere conservar), y 
montaje en bálsamo. 

Mediante esta técnica (introducida por nosotros en el estudio de 
estas cuestiones), que supera en elegancia, electividad, finura y cla- 
ridad a cuantas al estudio del condrioma se aplican hoy día, se ob- 
serva lo siguiente: 

El protoplasma, en las más perfectas impregnaciones de mitocon- 
drias no se tiñe (fig. 3.^). En ocasiones adquiere un agradable tinte 
violeta pálido que no sólo no perjudica, sino que es favorable a las 
observaciones de localización de los plastosomas y de las vacuolas. 



(1) Madrid Moreno (J.): Las impregnaciones de plata en histo- 
logía vegetal. Bol. de la R. Soc. Esp. de Hist. Nat., tomo xiii, 1913. 

(2) Preparamos la disolución de plata de Bielschowsky, como lo 
aconseja Río-Hortega, a saber: a 30 cm^ de disolución acuosa de ni- 
trato de plata, cristalizado al 10 por 100, se añaden xl gotas de disolu- 
ción acuosa de sosa cáustica al 40 por 100, y el precipitado obtenido, 
después de lavado varias veces en agua destilada, se disuelve en amo- 
níaco, añadido gota a gota, de modo que no haya exceso. Complétese, 
añadiendo agua destilada, un volumen de 150 cm^, y consérvese en un 
frasco antifotogénico amarillo. 



388 



boletín de l^ real sociedad española 



/- 












.N 
M 



Hay veces que el tono que llega a alcanzar es bastante subido para 
que la arquitectura del protoplasma se pueda observar con gran 
ventaja sobre los otros métodos, pero entonces es muy difícil y aun 
imposible observar con detalle el condrioma. 

El núcleo aparece claramente distinto del resto de la célula, por 
no colorearse absolutamente nada cuando la reacción es favorable 
al condrioma. Dentro del núcleo contrasta por su gran argentofilia 
el o los voluminosos nucléolos que en las impregnaciones más deli- 
cadas, en aquellas en las cuales sólo el condrioma se revela, dejan 

destacar en su interior 

^,... - -r"'\ ' unas granulaciones muy 

/>,>■'/'•■*{.„./ ' V argentóíilas, que resaltan 

en negro intenso sobre el 

fondo violado oscuro del 

resto de la formación. 

La membrana celular no 

•*>*i-'s.;*?'*''V*- .*;. M reduce la plata cuando la 

impregnación de las mito- 
condrias es buena, por lo 
cual se destaca en blanco 
entre los protoplasmas de 
las células contiguas. 

Por superposición ideal 
de células de preparacio- 
nes en que sólo el condrio- 
ma se ha impregnado (pa- 
recidas a la de la fig, 3.'''), 
con aquellas en que el pro- 
toplasma se mostraba con 
toda claridad y enmasca- 
raba el condrioma, se obtienen imágenes absolutamente idénticas a 
las dadas por preparaciones felices en que una ligera tinta violada 
hace destacar el protoplasma sin nublar lo más mínimo los negros 
plastosomas (fig. 2."). Se pueden, pues, referir todas las descripcio- 
nes a este caso sintético. 

En preparaciones de ese género se puede seguir fácilmente la evo- 
lución del condrioma y del sistema vacuolar. En efecto, en el punto 
vegetativo terminal de la raicilla de un garbanzo, a poco de empe" 
zada la germinación, se ven las células meristémicas de pequeño 
tamaño, espeso protoplasma y voluminoso núcleo, ocupadas por un 



V *•»"" 



e «^^•fl 4 







Fig. 1.*— Dos células del meristemo terminal de 
la radícula de Cicer arietinum a poca distancia 
del vértice vegetativo. (Método de Achúcarro- 
Río Horteqa; 1.^ variante.) — M, membrana; 
N, núcleo; /z, nucléolo; T, trabéculas protoplás- 
micas; V, vacuolas. 



DE HISTORIA NATURAL 



389 



Gondrioma homogéneamente distribuido por todo el protoplasma 
bajo la forma de diminutos condriocontes bacilares, todos ellos sen- 
siblemente iguales y coloreados en negro. El sistema vacuolar se 
manifiesta por vacíos redondeados u ovalados de pequeño tamaño, 
excavados en la masa del protoplasma. En éste, en las trabéculas 
que limitan y separan las vacuolas, es donde toman asiento los cor- 
tos condriocontes bacilares (algunos en división), que constituyen 
el condrioma de la cé- 
lula. Aquí, pues, es 
necesario considerar 
los plastosomas y el 
sistema vacuolar como 
cosas totalmente dife- 
rentes e inconfundibles. 
La figura 1 ." represen- 
ta dos células en las 
cuales las vacuolas han 
adquirido ya un regu- 
lar tamaño, a causa de 
estar empezando su 
transformación en célu- 
las de parenquima. 

En las células del pe- 
riblema (en las cuales 
hemos estudiado en el 
citado trabajo la evo- 
lución del condrioma), 
las vacuolas se han he- 
cho aún mayores y me- 
nos numerosas, sin 
duda por estar forma- 
das por la confluencia 
de varias de las ante- 
riores. El protoplasma, como indica la figura 2.^, aparece acumulado 
principalmente alrededor del núcleo y en la porción periférica. Trac- 
tus protoplásmicos unen ambas porciones entre sí y aislan las va- 
cuolas unas de otras. En todas esas masas protoplásmicas es en 
donde el condrioma se localiza, pero, como consecuencia de la cada 
vez mayor delgadez de las trabéculas y de la creciente abundancia 
de protoplasma en la periferia y en derredor del núcleo, la gran ma- 




^^"4^- 






--í^' 



'¿.^— . -»-«r5»5.7»;|í 



Fig. 2.^— Dos células del periblema de la raicilla de 
Cicer empezando su diferenciación en células pa- 
renquimatosas. (1.'' variante del método tano-argén- 
tico. Las mismas letras que la figura 1 .'', y a, acúmu- 
los periféricos de mitocondrias; b, acúmulos peri- 
nucleares.) 



390 



boletín de la real sociedad española 



yoría de los plastosomas ocupan esas regiones, y de aquí nacen aque- 
llos acúmulos periféricos (a) y perinucleares (b) que describimos en 
nuestro citado trabajo, y de que damos una imagen en las figuras 
2.^ y S.'*. También es, suponemos, obra mecánica de esto la asocia- 
ción de los cortos condriocontes en largos condriomitos, que luego 
se tranformarán uniéndose, en condriocontes filamentosos de cate- 
goría superior. No es inverosímil, en efecto, que los plastosomas, 
alineados por necesidades mecánicas al adelgazarse las trabéculas 
por causa del ensanchamiento de las vacuolas, se pongan en con- 
tacto formando cadenas (con- 
driomitos), y que luego se unan 
en un largo filamento mitocon- 
drial. Eso es lo que nos hace 
pensar la longitud, a veces 
enorme, de los condriomitos y 
filamentos mitocondriales de 
algunas de las largas células 
de los «cordones iniciales»; ca- 
denas y filamentos que siem- 
pre se presentan como compri- 
midos entre dos largas vacuo- 
las y rodeados de la pequeña 
capa de protoplasma del trac- 
tus. Demostración, si bien in- 
versa, de esta acción mecáni- 
ca, la tenemos en la descom- 
posición de esos filamentos en 
sus plastosomas integrantes. 
Decíamos en nuestro anterior 
trabajo que, al transformarse 
las células meristémicas en pa- 
renquimatosas, tiene lugar la fragmentación de los filamentos ante- 
riormente formados, en mitocondrias granulosas que no eran mas que 
los condriocontes primitivos ahora libertados. Eso es debido, en 
nuestra opinión, a la falta de la acción mecánica que antes provocó 
la soldadura, al ser suprimidas las trabéculas por formación de la 
gran vacuola central, que relega el protoplasma y el núcleo a la pe- 
riferia de la célula. Sirva esto de explicación a nuestra suposición 
de la individualidad de los plastosomas durante estos fenómenos. 
Las células de la corteza de la raicilla, algo más desarrolladas que 




Fig. 3.*— Célula cortical de la raicilla del 
garbanzo más avanzada en la diferencia- 
ción que la anterior, y en la cual el con- 
drioma se ha impregnado independiente- 
mente del resto del protoplasma. (Letras 
de la figura anterior.) 



DE HISTORIA NATURAL 



391 



la representada en la figura 3.% nos permiten asistir a otra catego- 
ría de fenómenos. Algunos de los plastosomas habitantes de la por- 
ción protoplásmica perinuclear, j^a directamente o bien después de 
haber formado parte de un filamento mitocondrial y haber quedado 
libres nuevamente, toman la forma esférica y experimentan un 
aumento de volumen, a la vez 
que un cambio químico más o 
menos grande, convirtiéndose 
en leucoplastos. Esto es, en 
efecto, lo que se observa en la 
figura 4/, que representa una 
célula, en la cual la mayoría de 
los filamentos mitocondriales 
(f) se han descompuesto en sus 
plastosomas integrantes (m), 
después de haber quedado en 
forma de condriomitos (c). En 
esos leucoplastos (L), es pre- 
cisamente donde más^adelante 
se forman los granos de al- 
midón. 

Paralelamente a lo que su- 
cede en la raicilla, tiene lugar 
en el tallito la misma serie de 
fenómenos. Las jóvenes célu- 
las meristémicas terminales, 
con sus condriocontes y sus 
vacuolas perfectamente distin- 
tos, se transforman, al diferen- 
ciarse, en células en las cuales 
el protoplasma ocupa princi- 
palmente las regiones perinu- 
clear y periférica que, unidas 
por finas trabéculas, separan 
y limitan voluminosas vacuolas 

(fig. 5.^). Al igual que en la radícula, aquí, en las trabéculas, se 
forman filamentos mitocondriales por alineación y^fusión de los pri- 
mitivos condriocontes. Pero así como en la ráicilla'la mayoría de los 
plastosomas perinucleares crecían algo y se convertían en leucoplas- 
tos, más o menos diminutos (que luego formaban almidón), en esas 




w\ 



Fig. 4."— Célula más desarrollada que la 
de la figura 3.", exhibiendo sus filamentos 
mitocondriales (f), algunos descompues- 
tos en condriomitos (c) o en mitocondrias 
granulosas (m).\Los plastosomas perinu- 
cleares se están transformando en leuco- 
plastos (L)^que luego formarán granos 
de almidón. 



392 



boletín de la real sociedad española 



células los plastosomas perinucleares, ya en forma de mitocondrias, 
ya en forma de condriocontes, crecen mucho y pasan a cloro- 
plastos (c) (1). 

Para terminar la serie de hechos que ayudan a derribar la ten- 




Fig. 5.^— Células próximas al vértice vegetativo del tallito de Cicer arietinum. 
C, cloroplastos; las demás letras como en las figuras anteriores. 



denciosa teoría de Danqeard, citaremos el siguiente, de que es 
testigo la figura 6.'' tomada de nuestro anterior trabajo. Representa 
ésta dos células del hipocotileo y radícula de un embrión de Phaseo- 
lus üulgaris, en las que se pueden observar la independencia abso- 
luta del condrioma y del sistema vacuolar. Este aparece formado por 
numerosas vacuolas muy regulares, separadas y delimitadas por 
trabéculas protoplásmicas, cuyo conjunto simula una red, en la cual 
se hallan empastados los elementos de la otra formación, que afectan 
la forma de granulos mitocondriales. Algunos de ellos, sin haberse 



(1) La evolución del condrioma en el meristemo del tallito, así como 
la formación de los cloroplastos a expensas de los plastosomas será 
objeto de ulteriores observaciones. Hoy podemos adelantar únicamente 
ese hecho, que confirma los resultados de Lewitsky, Guilliermond, 
Forembacher, etc. 



DE HISTORIA NATURAL 393 

convertido en leucoplastos, han formado diminutos granos de almi- 
dón, que luego crecerán bastante. 

III. — Resulta de nuestras observaciones, que el condrioma y el sis- 
tema vacuolar son dos formaciones absolutamente diferentes e incon- 
fundibles en toda ocasión y fase de desarrollo en que se observen, y 
que los plastosomas son el origen de los plastos vegetales. El sis- 
tema mitocondrial puede teñirse, en efecto, intensamente en negro 
por medio del método tano-argéntico, como ya habíamos demostra- 
do en otra ocasión; igual sucede con los plastos, sus derivados. Él 



r:'\ ''^•". .^e. -é-r-. -' - ■: 'd- \ 



^^a^. 



®,„- í^- 



Fig. 6.^— Células interiores del hipocotileo de un embrión de P/iaseolus viilgaris 

con su condrioma en forma de mitocondrias y los granos de almidón formaüos 

directamente por éstas. (Método de Achúcarro sin oro.) 



sistema vacuolar. por el contrario, jamás se revela directamente 
por ese método, a no ser que, por no aparecer teñido, se destaque 
en blanco sobre el protoplasma. 

Como estos resultados están dados por una técnica totalmente 
diferente de las empleadas por Dangeard y Guilliermond, no es 
necesario hacer resaltar el valor de la coincidencia (en lo tocante a 
ese punto) de nuestras observaciones con las del segundo de esos 
sabios. 

Réstanos ahora, para dar fin a esta nota, analizaren esencia el 
condrioma y el plastidoma de Dangeard. 

La formación celular que este sabio botánico llama condrioma no 
corresponde, como veremos, al condrioma de los autores que le han 
precedido. Si acaso, sólo las fases primeras del desarrollo del sis- 



394 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

tema vacuolar, que dicho autor dibuja, pueden considerarse como 
formando parte del condrioma de los autores (que es lo que él dice). 
Pero ni aun eso podemos admitir, ya que según Danqeard, mito- 
condrias, condriocontes y condriomitos «se transforment quelque- 
foís presque instantanément les uns dans les autres...'» Esta 
variación rápida, a veces acaecida en quince o veinte segundos, está 
reñida con la fijeza de forma de los plastosomas, sobre todo en cier- 
tos lugares de la planta, como por ejemplo (f ig. 1 .^) en las células me- 
ristémicas terminales, en que son bacilares. Ignoramos qué puedan 
ser formaciones tan curiosas como esas que describe Danqeard, 
pero desde luego podemos afirmar que nada de lo que designa bajo 
el nombre de condrioma (sistema vacuolar), corresponde a lo que con 
el nombre de condrioma se conoce en citología. Los plastosomas, en 
efecto, son órganos protoplásmicos, es decir, formaciones mor- 
fológicas definidas, formadas filogenéticamente. En las vacuolas 
hay que distinguir dos partes, la membrana o tonoplasto, que es un 
órgano aloplástico, y el contenido (según Dangeard metacro- 
matina), que entra en la categoría de formaciones ergásticas, 
aun cuando consideremos con el autor que se transmite durante la 
división celular de una célula a otra. 

Analicemos ahora el plastidoma de Danqeard. Ese nombre ha 
sido creado por su autor para designar el conjunto de los plastos 
vegetales, que, por otra parte, no considera de distinta manera que 
los demás autores. Ahora bien, ha quedado demostrado que los 
plastos proceden de plastosomas, pero de plastosomas con caracte- 
res fijos y constantes, coincidentes precisamente con los atribuidos 
por el autor a su plastidoma. Por tanto, ¿qué es el plastidoma de 
Danqeard, sino el condrioma de los demás autores en el sentido 
más extenso, es decir, el condrioma propiamente dicho, más los 
plastos que de él se derivan? 

El nombre de plastidoma (aunque muy significativo y acertado) 
debe pues, ser abandonado, por no corresponder a nada nuevo, o bien 
puede ser relegado a designar, caso de ser cierta la hipótesis de 
Rudolph, al conjunto de los plastos y los elementos pseudomito- 
condriales que los originarían. 

(Advertimos que en las figuras 2." y 5.", el tono délas trabéculas 
protoplásmicas ha resultado un poco exagerado.) 

(Laborcitorio de Histología del Museo Nacional de Ciencias Naturales). 



DK HISTORIA NATURAL 395 



Publicaciones que l^a recibido la F^eal Sociedad Española 
de flistoria f4atural durante los meses de üulio a Sep- 
tiembre de 1918. 

(La liste suivante servirá d'accusé de récepiion.) 

Brasil 

Museu Nacional, Río de Janeiro. 

Archivos. Vols. xvi-xx. 
España 
Asociación española para el Progreso de las Ciencias, iViadrid. 

Congreso de Sevilla. Tomo vi. 

Lista de socios. 
España forestal, Madrid. Año iv, n."' 37-38. 
Ibérica, Tortosa. Año v, n.»» 235-245. 
Ingeniería, Madrid. Año xiv, n.»» 476-483. 
Institució catalana d'Historia natural, Barcelona. 

Butlleti. 1918, n.os 2-5. 

Treballs. 1917. 
Institución libre de enseñanza, Madrid. 

Boletín. Año xlii, n.os 699-701. 
Junta para ampliación de estudios e investigaciones científicas. 

Trabajos del Museo Nacional de Ciencias Naturales. Serie 
Zoológica, n.° 36; Serie Botánica, n.° 14. 

Memorias anuales. 1916 y 1917. 
Ministerio de Fomento, Madrid. 

Boletín oficial de Minas y Metalurgia. Año ii, n."' 13 y 15. 
Observatorio de Física cósmica del Ebro, Roquetas. 

Boletín mensual. Vol. viii, n° 12; vol. ix, n.o« 1-2. 
Real Academia de Ciencias exactas, físicas y naturales, Madrid. 

Revista. Tomo xv, n."' 10-12; tomo xvi, n."' 1-5. 
Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona. 

Boletín. Vo\. iv. n.° 2. 

Memorias. Vol. xiv, n." 3-7. 
Revista de higiene y tuberculosis, Valencia. Año x, n.°' 121-122. 
Sociedad aragonesa de Ciencias naturales, Zaragoza. 

Boletín. Tomo xvii, n.»' 6-7. 
Sociedad española de Física y Química, Madrid. 

Anales. Año xvi, n.° 155. 
Societat de Biología, Barcelona. 

Treballs. Any v (1917). 
Universidad de Zaragoza. 

Anales. Vol. ii. 
Estados Unidos y sus Colonias 
Missouri Botanical Carden, St.-Louis. 

Annals. Vol. v, n°' 12. 



396 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Smithsonían Ins/itution, U. S. Eational Museum, Washington. 

Annual Report. 1916. 

Bülletin. N° 141. 

Contribiitions from the U. S. National Herbar iiim. Vol. xx, 
part 3. 
Wilson Ornithological Club, Oberlin, Ohio. 

The Wilson Bülletin. Vol. xxx, n° 2. 

Francia 
Académie des Sciences de Paris. 

Comptes-rendus. Tome 166, no» 24-25; tome 167, n»» 1-11. 
Académie internationale de Géographie botanique, Le Mans. 

Bülletin. 27* année, n°^ 343-345. 
Revue genérale des Sciences purés et appliquées, Paris. 29' année, nú- 
meros 11-16, 
Societé de Qeographie du Maroc, Casablanca. 

Bülletin. 3" année, n° 5. 
Société d'Histoire Naturelle de TAfrique du Nord, Alger. 

Bülletin. Tome ix, n° 7. 
Société entomologique de France, Paris. 

Annales. Vol. lxxxvi, 4' trimestres. 

5////e//rt. 1918, n."^ 7-14. 
Société frangaise de Minéralogie. 

Bülletin. Tome xli, nos 1.3. 
Société linnéenne de Bordeaux. 

Procés-Verbaux. Tome lxx, 2*^ livr. 

Inglaterra y sus Colonias 
Royal microscopical Society, London. 

Joürnal. 1918, parts 1-2. 
The Canadian Entomologist, London. Vol. l, n"' 6-7. 
University of Toronto. 

Studies. 1918, n"' 14-16. 
Zoological Society of London. 

Proceedings. 1918, parts i-ii. 

Italia 
Reale Stazione di Entomologia agraria in Firenze. 
Redia. Vol. xiii, fase. 1-2. 

Monaco 
Instituí Océanographique, Monaco. * 

Bülletin. N"^ 340-343. 

Portugal 
Academia das Sciencias, Lisboa. 

Boletim da segunda clase. Vol. xi, fase. 1. 

Jornal de Sciencias. 3"* serie, tomo i, n° 2. 
Broteria, Braga. 

Serie de vnlgarizagao scientifica. Vol. xvi, fase. 4-5. 
Institut de Bactériologie Cámara Pestaña, Lisboa. 

Archives. Tomo v, fase. i. (Continuará.) 



Sesión del 6 de Noviembre de 19 J8. 

PRESIDENCIA DEL DR. D. GUSTAVO PITTALUGA 

El Secretario leyó el acta de la sesión anterior, que fué aprobada. 

Presentaciones.— Se propone para socio numerario a D. Mario 
A. Fontana, Ingeniero mecánico del Uruguay, presentado por el 
Sr. Bolívar Pieltain. 

Notas y comunicaciones. — El Secretario presenta, en nombre del 
Sr. Sobrino Buhigas, numerosas fotografías de signos grabados en 
rocas de la provincia de Pontevedra, sobre los que dicho señor pre- 
para una monografía. 

—El Sr. Hernández-Pacheco, en nombre del Sr. Eguren, lee 
una nota bibliográfica. 

—El Sr. Ferrer y Qaldiano (D. M.) comunica una nota sobre al- 
gunos Crustáceos de las Chafarinas y Marruecos. 

—El Sr. Gómez (D. L.) lee un trabajo sobre el laberinto membra- 
noso de los peces. 

—El Sr. Cuesta (D. J.) presenta una nota relativa a sus investi- 
gaciones sobre los pelos de la Lactuca saligna. 

—El Sr. Conde Diez da cuenta de un capítulo de la Memoria 
que, con el título de «Estudio geológico industrial de la cuenca car- 
bonífera de Burgos», publica en el número de Septiembre el Boletín 
Oficial de Minas y Metalurgia. El capítulo a que se refiere el se- 
ñor Conde se transcribe a continuación por lo que pudiera interesar 
a aquellos de nuestros consocios que se ocupan en el estudio del 
glaciarismo. Dice así el capítulo de referencia: 

«Las Conchas de Pineda. — En nuestras expediciones por los 
alrededores de Pineda de la Sierra, con el objeto de conocer los lí- 
mites del depósito hullero, recorrimos los barrancos transversales a 
la cuenca del Arlanzón, principalmente los de su margen izquierda, 
como el barranco de Riajales, que baja desde lo alto de la vertiente 
septentrional de la faja siluriana de Cabanas hasta el mismo pueblo 
de Pineda, y el barranco de Cerracín, situado dos kilómetros más 
arriba y que hace el mismo recorrido que el anterior por dicha lade- 
ra, pero en sentido un poco divergente. Ya hemos dicho que en la 

Tomo xviii.— Noviembre, 1918. 25 



398 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

margen izquierda de este barranco es donde termina la formación 
carbonífera de Pineda; y al recorrer su margen derecha, observa- 
mos que sobre un cerrete formado por filadlos silurianos había di- 
seminados numerosos trozos de la pudinga hullera y cantos suel- 
tos de la misma esparcidos por todo el cerro y hasta trozos de las 
hiladas de arenisca que se encuentran intercaladas en este banco. 
El aspecto de estos depósitos y su situación en la desembocadura 
del barranco de Cerracín, que, como el de Riajales, arranca de las 
llamadas Conchas de Pineda (1.900 metros sobre el nivel del mar), 
nos hicieron sospechar la probable existencia de fenómenos gla- 
ciales en esta vertiente de la faja siluriana de Cabanas. Y en efec- 
to, examinando más atentamente la configuración de estas conchas 
gemelas, se aprecian en su cóncava superficie estrias radiales que 
vienen a converger en la parte inferior de las mismas, presentando 
todo el aspecto de cubetas glaciales, y, por tanto, nada tendría de 
extraño que los restos de pudinga observados sobre el cerro siluria- 
no del barranco de Cerracín fuesen verdaderos depósitos morrénicos 
y que estos dos barrancos que bajan de las Conchas de Pineda sean 
los antiguos cauces de heleros cuaternarios. 

Como el tiempo apremiaba, no nos fué posible hacer un recono- 
cimiento detenido de estos barrancos ni efectuar una ascensión 
hasta las Conchas, que hubiera sido seguramente muy interesante; 
pero creemos conveniente hacer constar nuestras observaciones, por 
si pudieran ser útiles a algunas personas especializadas en estos 
estudios, tales como los Sres. D. Hugo Obermaier y D. Emilio 
H. del Villar, que tan interesantes trabajos de investigación origi- 
nal han hecho ya y continúan haciendo en la glaciología española.» 

—El Sr. Pérrez de Barradas da cuenta de un trabajo suyo sobre 
los animales domésticos. 

—El Sr. Bolívar (D. C), en nombre de los respectivos autores, 
presenta dos notas: una, del Sr. Escalera (D. M.), acerca de una 
nueva especie española de Brachycerus, y otra, del Sr. Gerónimo 
Barroso, sobre Briozoos españoles. 

Secciones.— La de Zaragoza celebró sesión el 30 de Octubre, 
bajo la presidencia del Dr. López de Zuazo, y en ella se dio cuenta 
de un Oficio de la Sociedad Aragonesa protectora de animales 
y plantas, en el que se consignan los fines de la referida institución 
y sus ofrecimientos, acordando sea devuelto el atento saludo y se 
la ofrezcan recíprocamente los buenos oficios de la Sección. 



DE HISTORIA NATURAL 399 

Concurrió a la sesión el Rdo. P. L. Navas, que hizo saber que 
su presencia tenía por objeto ofrecer a la Sección la Revista de la 
Academia de Ciencias de Zaragoza, presentando el primer nú- 
mero, y rogó el cambio con el Boletín de la Real Sociedad Es- 
pañola DE Historia Natural, para lo cual se acordó fuese en- 
viado dicho número a la Junta de Madrid. 

Acto seguido, los Sres. Ferrando y López de Zuazo, leyeron una 
nota sobre su excursión a la sierra de Algairén. 

—La de Valencia celebró sesión el 31 de Octubre en el Labo- 
ratorio de Hidrobiología del Instituto General y Técnico, bajo la 
presidencia del Sr. Moróte. 

La presidencia presenta un ejemplar de una roca eruptiva proce- 
dente del término de Picasent y vertientes orientales de la sierra 
Alédua, que llaman en la comarca Ascopalls. Dicha roca se encuen- 
tra formando un yacimiento en la vertiente de la montaña, don- 
de había y hay terrenos de cultivo, explotándose como cantera para 
extraer piedra, empleada hoy como grava de carreteras Exami- 
nado el ejemplar se acordó verificar su estudio micrográfico para 
poder clasificarlo acertadamente. 

El Sr. Boscá (D. A.) prometió enviar a la Sociedad una noticia 
referente a los microorganismos encontrados mediante investiga- 
ción microscópica de líquidos procedentes de' enfermos de la ac- 
tual epidemia. 

—La de Sevilla celebró sesión el 2 de Noviembre en el Museo 
de Historia Natural de la Universidad. 

Leída y aprobada el acta de la sesión anterior, dijo el Presidente 
que, como en años anteriores, se iba a proceder a la elección de 
Junta directiva de la Sección para el año de 1919. 

Suspendida la sesión diez minutos para verificar el oportuno cam- 
bio de impresiones, y verificada la votación, resultaron elegidos los 
señores siguientes: 

Presidente D. Antonio González Nicolás. 

Vicepresidente » Antonio Benjumea Calderón. 

Tesorero » Francisco de las Barras de Aragón. 

Secretario » Mariano Simó y Delgado de Mendoza, 

Vicesecretario » Jacinto Owin y Corte. 

El Sr. González Nicolás usó de la palabra para dar gracias, en 
nombre de la nueva Junta, por su elección. 



400 boletín de la real sociedad española 

El Sr. Paúl presentó y donó al Museo Universitario un ejemplar 
de crocidolita (ojo de tigre), del Cabo de Buena Esperanza. 

El Sr. Tenorio dio cuenta de su última excursión a Sierra Mo- 
rena, 

El Sr. Barras presentó un trabajo titulado «El botánico D. Anto- 
nio Ramos, fundador del jardín de la Real Sociedad Médica de Se- 
villa, en el siglo xviii». 



Notas y comunicaciones. 



Minerales de la Sierra de Algairén 

por 

Pedro Ferrando y José L. de Zuazo. 

Con el fin de obtener ejemplares de minerales y rocas de dicha 
Sierra que completasen las colecciones regionales de la Facultad e 
Instituto hicimos la excursión, de cuyo resultado damos cuenta en 
esta breve Nota. 

La referida Sierra se halla situada en la región SW. de la pro- 
vincia de Zaragoza, siendo la continuación meridional del Moncayo, 
y está formada, como la base de éste, por pizarras y cuarcitas silu- 
rianas principalmente. Es zona muy interesante por la profusión de 
afloramientos metalíferos y roncas eruptivas. 

Después de recorrer en el ferrocarril que conduce a Cariñena 
las formaciones cuaternarias, terciarias y secundarias (en Muel) 
cruzadas por el río Huerva, llegamos al pueblo de Aguaron, situado 
ya en las estribaciones de la Sierra, recubiertas en su base por la 
formación diluvial que constituye el campo de Cariñena. 

A distancia de 3 kilómetros próximamente de dicho pueblo, en el 
borde derecho del barranco de las Tembleras, visitanaos una mina 
ya abandonada de Antimonita y ocre de antimonio, cuyos minera- 
les se hallan impregnando las cuarcitas que alternan en estratifica- 
ción concordante con pizarras arcillosas muy plegadas. 

Ascendiendo hasta llegar al puerto que separa las vertientes de 
los ríos Huerva y Grio, cogimos ejemplares de cuarzo muy bien 
cristalizado (birromboédrico) y hematites roja. 

Llegamos después a Codos, pueblo situado en lo más alto del 



DE HISTORIA NATURAL 401 

valle del río Grio y en la terminación de la carretera, y atravesado 
por ella, se encuentra un gran afloramiento eruptivo de una roca 
granudo-cristalina de coloración verdosa, muy dura, al parecer pla- 
gioclásica-piroxénica, que se ha explotado como piedra de cons- 
trucción. 

Además hallamos también al ESE. de dicho yacimiento otro de 
roca granítica muy descompuesta, que nos proponemos estudiar por 
ser nueva para esta provincia. 

Del término de Codos podemos citar también baritina y hemati- 
tes roja (de igual aspecto que la de la mina de Tierga) procedentes 
del monte. 

En el trayecto de Codos a Toved, en el monte que forma la ver- 
tiente derecha del Grio, visitamos una mina en explotación de mi- 
nerales de cobre, y cogimos ejemplares de calcopirita, calcantita y 
baritina, formando esta última un dique o crestón de gran potencia 
que parece un estrato de cuarcita levantado casi verticalmente. 

Frente al pueblo de Toved observamos las margas irisadas triá- 
sicas, que afloran en un corto trayecto de la ribera derecha del ci- 
tado río. 

Continuando nuestra. excursión llegamos a Santa Cruz de Toved 
o de Grio, y recorrimos la margen derecha del río mencionado, en 
la que se habían hecho, en diversas ocasiones, labores de investi- 
gación por aflorar minerales de cobre, y en un socavón, así como en 
unas calicatas llevadas a cabo a diferentes alturas de la montaña 
había acumulados restos de esas labores, recogiendo ejemplares de 
calcopirita, algunos extraídos del mismo filón, malaquita y azurita, 
y en un pequeño valle hallamos grandes trozos de baritina, de los 
que separamos algunos pedazos para poseer ejemplares de esta loca- 
lidad. 

Por último, visitamos Alpartir, en cuyo término existe una mina 
de cobre gris argentífero, cuya explotación debió adquirir alguna 
importancia años atrás, pero suspendidos los trabajos por pérdida 
del filón, según nos dijo el encargado de la mina, no nos fué posible 
verla por estar inundadas las galerías y sólo merced a la amabilidad 
del referido encargado pudimos obtener buenos ejemplares de cobre 
gris argentífero, con siderita y otros de bornita que recogimos en 
pequeñas escombreras que había por los alrededores. 

Aquí dimos por terminada la excursión por ser el límite de la for- 
mación siluriana en el valle del río Grio. 



402 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



NOTAS HERPETOLOQICAS 

I. Sobre el Coluber longissimus Laurenti — II. Presencia de 

la Lacerta viridis Daudin, en Cataluña.— III. ¿La Testudo 

graeca Linné, en Formentera? 

por 
Joaquín Maluquer. 

I. Sobre el Coluber longissimus Laur. 

Al publicar en Abril de 1916 la Nota herpetológica que figura en 
el Butlleti de la Inst. Cat. de Historia Natural de dicho mes, 
señalé la presencia en Cataluña del Coluber longissimus, basán- 
dome en una cita hecha por Plantada en el Butlleti de dicha Insti- 
tució, números 22 y 23 de 1903, y en un ejemplar existente en el 
Museo de la Institució. Al recibir mi Nota el Dr. Boscá me indicó 
que esta especie no había sido citada de España, y que él, por su 
parte, no había tenido hasta entonces ocasión de ver y examinar 
ningún ejemplar, por lo que gustoso le remití el del Museo de la 
Institució para su estudio. 

Posteriormente he podido comprobar que no era completamente 
exacta la localidad, aunque muy próxima, del ejemplar de la Institu- 
ció; pues no provenía de Santa Coloma, sino que era el mismo ejem- 
plar que Plantada citó en 1903 como procedente del Valles. 

Desde 1916 he procurado, en excursiones hechas por amigos o 
por mí mismo, recoger el mayor número posible de culebras de la 
comarca del Valles y del Montseny, por si aparecía otro ejemplar 
de tan raro ofidio en España. Por fin, en Agosto pasado mi compa- 
ñero del Museo de Catalunya, Sr. Novellas, recogió un ejemplar 
de Coluber longissimus, que mi hermano Salvador tiene vivo en 
un terrario. 

El ejemplar que nos ocupa fué cazado en un camino de los alre- 
dedores de Viladrau (Montseny), mientras estaba tomando el sol, 
el 15 de Agosto de 1918, o sea unos quince años después de haber 
sido cogido el primer ejemplar. Al poco tiempo de cogido devol- 
vió dos ratoncillos, cuya digestión seguramente procuraba ace- 
lerar con el calor solar cuando fué cazado, siendo probablemente 
también ésta la causa de haberse podido coger, pues sus movimien- 



DE HISTORIA NATURAL 403 

tos fueron poco ágiles, cosa rara en esta especie. No cesó de inten- 
tar escaparse, no lográndolo a pesar de morder repetidamente la 
mano del amigo Novellas. 

Publicada ya la descripción del ejemplar que podríamos llamar 
número 1 en mi Nota Les Serps de Catalunya (1), creo que es 
suficientemente interesante la presencia de otro ejemplar para dar 
a continuación su característica. 

Coiuber longissimus Laur. (Elaphis Aesculapii D.). 

Localidad: Viladrau (Montseny, Cataluña). 

Fecha: 15 de Agosto de 1918. 

Descripción: 1 preocular, 2 postoculares, 2 + 2 temporales, 9 
supralabiales; en contacto con la parte inferior del ojo los suprala- 
biales 5 y 6. 

4 infralabiales en contacto con el escudete inframaxilar anterior, 
23 hileras de escamas, 221 escudetes ventrales, 68 escudetes sub- 
caudales, escudete anal entero. 

Longitud total 620 mm. 

Cola 102 — 

Lo mismo que el ejemplar núm. 1, pertenece a la forma descrita 
por Bechstein con el nombre de leprosas. 

Con lo que queda indicado, está ya plenamente confirmada la pre- 
sencia del Coiuber longissimus Laur., en Cataluña. 

II. Presencia de la Lacerta viridis Daud., en Cataluña. 

A) En una excursión hecha por el Dr. Haas a los alrededores 
de Alós de Isil (Norte de Lérida), en Agosto pasado, pudo recoger 
un hermoso lagarto, que le llamó eií seguida la atención por su gran 
parecido a la Lacerta agilis del centro de Europa. Estudié el ejem- 
plar y me pareció que se trataba de una forma de Lacerta viridis; 
pero como no había tenido hasta entonces ocasión de examinar nin- 
gún ejemplar, pedí al profesor Sr. Lozano, del Museo de Madrid, 
me remitiera un ejemplar de esta especie y otro de Lacerta agilis, 
lo que hizo a los pocos días, con la amabilidad que le caracteriza. 
Estudiados estos ejemplares, y ofreciéndoseme alguna duda sobre 

(1) Publicaciones de la Junta de Ciencias Naturales de Barcelona. 
Serie Zoológica. Núm. VII. 



401 boletín de la real sociedad española 

detalles de los escudetes cefálicos, remití el ejemplar de Alós de 
Isil al Dr. Boscá, quien me escribió que se trataba de una hermosa 
variedad de Lacerta viridis, de la que habla ya Lataste como rara 
en la Gironda. 

Siguiendo mi costumbre de describir los primeros ejemplares de 
las novedades herpetológicas de Cataluña, y como es éste el primer 
ejemplar de Lacerta viridis de nuestra región, lo describo a conti- 
nuación, y con mayor motivo por ser este ejemplar propiedad del 
Museo Senckembergiano de Franckfort y, por consiguiente, no po- 
derlo tener a mano para su comparación con otros ejemplares. 

Lacerta viridis Daud. 

Localidad: Alós de Isil (Norte de la provincia de Lérida). 

Fecha: 7 de Agosto de 1918. 

Descripción: Rostral no está en contacto con las fosas nasales. 
3 postnasales, 2 frénales, 4 supralabiales anteriores al subocular, 
occipital más pequeño que el interparietal. Escamas temporales 
lisas, 2 grandes temporales en contacto con el parietal. Falta escudo 
timpánico. 

Pliegue guiar muy débilmente marcado. Collar dentado de 9 escu- 
detes. Escamas dorsales exagonales y fuertemente aquilladas, es- 
camas laterales mayores y más lisas. En el centro del cuerpo hay 
47- escamas dorsales y laterales. 

Escudetes ventrales en seis hileras, siendo los mayores los de la 
segunda hilera; 31 escudetes ventrales en la segunda hilera. Poros 
femorales en número de 15. 

Escamas supracaudales fuertemente aquilladas, terminándose pos- 
teriormente en punta. 

Dimensiones: 

Longitud total 210 mm. 

Cabeza 16 — 

Anchura de cabeza 10 — 

Del hocico a las patas anteriores 22 — 

Del hocico al ano 72 — 

Patas anteriores 23 — 

Patas posteriores 36 — 

Cola 142 — 

Coloración: Zona vertebral más obscura que las laterales. Dorso 
con manchas negras, dispuestas longitudinalmente. Dos líneas dor- 
sales claro-amarillentas desde el ángulo externo-posterior de los 



DE HISTORIA NATURAL 405- 

escudetes parietales hasta la primera mitad de la cola próximamente; 
otra en cada flanco paralela a las anteriores. Cabeza uniforme su- 
periormente, tono verde con manchas amarillentas en sus lados y 
amarillenta inferiormente, lo mismo que el vientre. 

El tono general de coloración del dorso es verde obscuro y 
marrón. 

Es este primer ejemplar que hemos tenido ocasión de ver y es- 
tudiar muy parecido a la Lacerta agilis en su aspecto, según el 
Dr. Haas, y así lo he podido comprobar por algunos buenos dibujos 
que he tenido ocasión de ver. Con motivo de este parecido recor- 
damos que hay formas de Lacerta viridis tan próximas a la Lacerta 
agilis, sobre todo en el Sur de Rusia (Mar Negro), que es verda- 
deramente imposible separar estas dos especies que allí se con- 
funden en una forma. 

B) A mediados de Septiembre pasado el Sr. Novellas trajo de 
Viladrau (Montseny) dos hermosas Lacerta viridis, una de ellas 
cogida el 30 de Agosto y la otra el 12 de Septiembre. Posterior- 
mente el mismo señor ha traído de la misma localidad otros tres 
ejemplares de Lacerta viridis; estos cinco ejemplares los tiene en 
un hermoso terrario, al que se han acostumbrado bien, mi hermano 
Salvador. 

Finalmente, el P. Pérez Acosta, S. J., me remitió un ejemplar 
disecado procedente de la misma localidad Viladrau. 

Queda confirmada la presencia en Cataluña de este hermoso la- 
garto, en localidades tan distantes entre sí como Alós de Isil y 
Viladrau. 

La especie que nos ocupa estaba citada de Camprodón, en 1879, 
por F. Galí y J. Morer en Apuntes para el estadio de la flora y 
fauna de la comarca de Camprodón, pero como no se conserva 
el ejemplar, no tengo en consideración esta localidad, aunque por su 
situación es muy probable se encuentre allí Lacerta viridis. 

III. ¿La Testudo graeca Linné, en Formentera? 

Durante la excursión que con el Dr. Font Quer hicimos a Ibiza y 
Formentera, desde el 24 de Marzo hasta el 2 de Abril del corriente 
año, tuve ocasión de oir de los naturales de Ibiza que la tortuga 
terrestre existió hace tiempo en aquella isla, pero que hoy no se 
encuentra ya en ella ningún ejemplar libre. Igual observación hizo 
ya el Dr. Boscá en Septiembre de 1882 {Anales de esta Sociedad, 



406 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

tomo XII, 1883) cuando su excursión de exploración herpetológica de 
Ibiza. 

En cambio, durante los tres días (28, 29 y 30 de Marzo) que pasé 
en Tormentera, me fué asegurado por cuantos consulté sobre este 
particular, y no fueron pocos que hay allí tortugas terrestres libres, 
que en aquella época no se encontraban, pero que más adelante con 
el buen tiempo salían. Me fué especialmente indicado un lugar: las 
Tanques den Teuet, donde casi siempre había tortugas, y allí nos 
dirigimos. Los habitantes de aquellas Tanques me aseguraron que 
aun no hacía ocho días habían matado una porque se les comía las 
plantas de su huerta. Buscamos por allí y nada encontramos, teniendo 
que regresar sin ningún ejemplar. 

En Mayo y Junio estuvo otra vez en Formentera el recolector 
Sr. Gros, quien ya nos había acompañado en la excursión de Marzo. 
A sus preguntas, también numerosas, todos contestaban que, en 
efecto, había tortugas en la isla; pero en su corta estancia no pudo 
ver ninguna, por lo que encargó a Francisco Mayans, de San Fran- 
cisco Javier, capital de Formentera, que cogiera seis ejemplares y 
nos los remitiera. Cuál no sería mi desagradable sorpresa al recibir 
una carta del Mayans, fechada en 30 de Junio, en la que, entre otras 
cosas, dice: «Del encargo de media docena de tortugas que usted 
me hizo debo decirle que he tenido dos de ellas encerradas en un 
cajón más de doce días, no siéndome posible hallar ninguna más 
para hacer el completo de las seis pedidas, y al ver que no había 
modo de cumplir su encargo, he soltado las dos que tenía y lo dejo 
por imposible». 

Lo expuesto me confirma la existencia de la tortuga terrestre, 
probablemente la Testado graeca L., en Formentera, y confío en 
que en otra excursión seré más afortunado en encontrar colabora- 
dores que no tomarán los encargos tan al pie de la letra como 
Mayans, que soltó las dos tortugas porque no pudo cazar las seis 
que le encargué. 



DE HISTORIA NATURAL 407 



Notas sobre briozoos 

por 
Manuel Gerónimo Barroso. 

Gen. Osthimosia Jullien, 1888. 

Osthimosia eatonensis (Busk, 1881). 

Cellepora eatonensis Busk.— Descriptive catalogue of the spec. 
of Cellepora colected by the Challenger Exp. (Journ. 
Linn. Soc. Zool., vol. xv, p. 351.) 

— pumicosa var. eatonensis Jelly. — Syn. Cat. Bryoz., 

p. 57 (1889). 

— eatonensis Calvet. — Exp. scient. du «Travailleur» et 

du «Talismán», Bryoz., 1906, p. 444. 

Una colonia sobre tallo de un Hidrario, con Sertularelía, pro- 
cedencia el Bálamo (Santander), a 75 brazas. Otra del Jardín (San- 
tander). 

Osthimosia? armata (Hincks, 1860). 

Cellepora armata Hincks. — Descriptions of new Polyzoa of Iré- 
land (Quart. Journ. Micr. Soc, vol. vil, 
p. 278, lám. III, fig. 5). 

— — Jelly.— Syn. Cat. mar. Bryoz., p. 46(1889). 

— — Calvet. — Exp. scient. du «Travailleur» et du 

«Talismán», Bryoz., 1906, p. 442. 

— — G. Barroso.— Bol. R. Soc. Esp. Hist. Nat., 

Octubre, 1917, p. 499. 
Dos pequeñas costras sobre fragmentos de conchas de moluscos, 
Santander. En los ejemplares no hay ovicelas, y por ello nó puede 
asignarse con toda seguridad la situación genérica. Hincks describe 
las ovicelas lisas, con pared entera, mientras Calvet (Bryozoaires 
marins de la región de Cette, p. 65) señala las ovicelas de los 
ejemplares de esa región provistas de cuatro a seis perforaciones. 

Lekytliopora Santanderiensis Q. Barroso. 

Lekythopora Santanderiensis G. Barroso. — Bol. R. Soc. Esp. 
Hist. Nat., Junio 1918, p. 307, lám. ix (1). 



(1) En la explicación de la lámina aparece la figura I."" con la indica- 
ción >: 60. En realidad ese aumento correspondía al dibujo original, 
pero al reproducirle en el grabado ha sido reducido. 



408 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Se conocían actualmente tres especies del género Lekythopora: 
L. hystrix Mac Gillivray, 1882; L. Watersi Calvet, 1902 y L. la- 
ciniosa Calvet, 1906. Es bien distinta de esta última, por la con- 
formación de la zoecia, de la abertura y del peristoma. De L. hys- 
trix se diferencia por la presencia de los procesos espinosos del 
peristoma, por la forma de la ovicela que no es orbicular y por la 
presencia del seno proximal del orificio zoecial primario. Con la que 
presenta mayores analogías es con L. Watersi, y probablemente 
pudiera considerarse como una variedad. En nuestros ejemplares 
ciertas colonias son particularmente típicas por su forma de maza. 
En cuanto al peristoma es constante la presencia de seis espinas, 
tres a cada lado del proceso tubular que lleva la avicularia; este 
tubo es semiespiral, a semejanza de L. hystrix; bien visible en el 
exterior del peristoma, que es liso, mientras que en L. Watersi la 
avicularia está sobre un dentículo y el peristoma aparece acanala- 
do (Calvet: Bryoz. mar. de la región de Cette, lám. ii, fig. 2). 
Además, en nuestra especie las grandes avicularias interzoecia- 
les son de una forma bastante más espatulada, y por la forma del 
opérculo el seno proximal de la abertura es mucho más ancho que 
en Lekythopora Watersi. 

Schizopodrella unicornis (Johnston, 1847). 

Esta especie ha sido citada como viviente, en trabajos míos ante- 
riores, en Cádiz y Santander. Últimamente el Sr. Gómez Llueca me 
remitió, para examinarlos, unos ejemplares fósiles, y, estudiados, 
resultaron ser de 5. unicornis forma ansata. El interior de las 
zoecias en esta especie no ha sido nunca representado, y como esto 
es útil y se le concede actualmente importancia, he hecho los dibujos 
que acompañan a esta nota. En el centro de las colonias las zoecias 
son exagonales, muy poco deformadas, dispuestas alrededor de la 
ancéstrula y con los orificios orientados radialmente, con relación 
a ella (figura I."", zoecias del centro de una colonia). En las partes 
más externas las zoecias quedan rectangulares, y en varios sitios su- 
perpuestas por otras cavidades ovicelas? en diversos estados de 
desarrollo (fig 2."). En el ángulo que forman la pared de la base y 
la parte inferior de las zoecias existen unos surcos, siete de ordina- 
rio, separados por pequeñas costillas que están como reforzando la 
unión de las dos paredes; no puede apreciarse claramente en los 
citados surcos perforación, lo cual les daría la significación de po- 
ros de comunicación interzoeciales (figs. 3.'\ 4.'^ y 5."). 



DE HISTORIA NATURAL 



409 




Fig. 2: 



Scliisopodrella unicornis John. 
Fig. I.-", zoecias del centro de una colonia, próximas a la ancéstrula; fig. 2.^, interior 
de las zoecias, pared central, con ovicelas?; figs. 3.^, 4.^ y 5.", surcos y costillas que 
existen en el ángulo formado por la pared basal y la parte inferior de las zoecias. 



no BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Algunos malacostráceos de P/Iarruecos 

por 
Manuel Ferrer y Galdiano. 

Encargado en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de revi- 
sar y ordenar la colección carcinológica, encontré en la sección pa- 
leártica un pequeño lote de crustáceos de las Islas Chafarinas, y al 
hacer su clasificación me ha parecido de interés dar la lista de las 
veinte especies que le componen. Publico además una pequeña enu- 
meración de siete especies de Ceuta recogidas por el Sr. Fernández 
Navarro en el año 1905; ocho de Melilla colectadas por D. Luis 
Lozano en los años 1910, 1912 y 1916; una de Los Farallones (Tres 
Forcas) que envió el Sr. Galán; otra de Tetuán, donada por la seño- 
rita Josefa Sanz, y, por fin, dos especies de Tánger recogidas por 
los Sres. Bolívar (D. C.) y Escalera. 

Orden Decapoda. 
Familia Penaeidae. 

Sicyona carinata (Olivi). 

Islas Chafarinas. Recogido en el gánguil. 
Penaeus caramote (Risso). 

Melilla (Lozano), Tánger (Escalera). 

Parapenaeus longirrostris (Lucas). 
Melilla (Lozano). 

De esta interesante especie, que se encuentra en gran abundan- 
cia en dicha localidad, se han podido recoger ejemplares en la boca 
de la Scorpaena scropha; esto, unido a la abundancia en que se 
encuentra, comprueba que sirve de alimento a estos peces. 

Familia Atyidae. 
Caridina Desmaresti (Loly). 

Tánger, en las fuentes de Serf-el-Acab (Bolívar). 

Familia Alpheidae. 
Alpheus megacheles (Hailstone). 
Ceuta (Fernández Navarro). 



DE HISTORIA NATURAL 411 

Alpheus dentipes (Quérin). 

Islas Chafarinas. Recogido en el gánguil. 
Athanas nitescens (Leach). 

Ceuta (Fernández Navarro), Islas Chafarinas. 

Familia Hippolytidae. 

Hippolyte prideauxiana (Leach). 

Mippolyte prideauxiana Bell, A History of the British Stalk- 
eyed Crustácea, fig., pág. 292 (1853). — Norman and Scott, The 
Crust. of Debon and Cornwall (1906). — Kemp, Decapoda Natant. 
Coasts Ireland, pág. 101, pl. xiii, figs. 8-10 (1910). 

Hippolyte viridis Heller, Die Crustaceen des südlichen Euro- 
pas, pl. X, fig. 3(1863). 

Islas Chafarinas. En el gánguil. 

Esta especie presenta variaciones de importancia en el rostro, 
puesto que los de mayor tamaño lo tienen inerme y en otros está 
provisto de un diente en su porción basal; ya lo consigna Stanley 
Kemp (1910) al tratar de esta especie; en los ejemplares que he 
tenido ocasión de estudiar he podido comprobar el referido carácter. 
Spirontocharis Grane hi (Leach). 

Islas Chafarinas. Recogido en el gánguil. 

Spirontocharis Bunseni (Pagenstecker). 

Islas Chafarinas. Recogido en el gánguil. 

Examinando 18 ejemplares de esta especie he podido observar las 
grandes variaciones que presenta en el rostro, y que me parece 
conveniente enumerar: 13 ejemplares tienen por encima cuatro dien- 
tes, aparte del que forma el ápice, y por debajo carecen de ellos, 
pero en el ápice, truncado oblicuamente, hay dos espinas además de 
la apical superior; dos presentan cinco dientes, aparte del que forma 
el ápice por encima, lo demás como los anteriormente descritos; uno 
presentaba los cinco dientes del caso anterior, pero en el ápice trun- 
cado oblicuamente no hay más que una espina además de la apical 
superior; en otro se observaban las cinco espinas por encima y la 
apical y dos más en la truncadura oblicua del ápice, y además una 
espina en la parte inferior del rostro, y, por último, un ejemplar pre- 
senta seis espinas en el rostro por encima, además de la apical y de 
las dos espinas de la truncadura oblicua del ápice, careciendo de 
espinas por debajo. Todos los ejemplares examinados son adultos, 
y esto desecha la idea de que pueda influir la edad en la determina- 
ción de estas variaciones individuales. 



412 boletín Üli LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Familia Palaemonidae. 

Anchistia scripta (Risso). 

Alpheus scriptus Risso, Hist. Nat. de TEurope mérid., vol. v, 
pág. 78 (1816). 

PPericlemenes elegans' Costa, Fauna del Regno di Napoli, 
pl. VI, figs. 1-6. 

Palaemon biunguiculatus Lucas, Anim. Artr. de l'Algérie, 
pág. 45, pl. IV, fig. 4 (1849). 

Dennisia sagittifera Norman, Ann. and Mag. Nat. Hist.. ser. 3, 
vol. VIII, pág. 8 (tirada aparte), pl. xiii, figs. 8-13 (1861). 

Anchistia scripta Heller, Crust. des südlichen Europas, pági- 
na 256, pl. VIH, figs. 18 y 19 (1863).— Norman, Crust. of the Cannel 
Islands, pág. 358(1907). 

Islas Chafarinas. Recogido en el gánguil. 

El ejemplar estudiado es una hembra adulta con su puesta, siendo 
de notar la diferencia que se observa entre la descripción dada por 
C. Heller (1863) y el ejemplar que he tenido ocasión de estudiar. 
El nuestro presenta dos espinas en la región gástrica bastante distan- 
ciadas una de otra y ocupando casi toda la región; las espinas del 
rostro son en número de seis, y hay además una muy pequeña en su 
extremidad que no está mencionada en la referida obra; en la parte 
inferior del rostro nuestro ejemplar presenta solamente dos espinas, 
mientras en el descrito por Heller existen tres; el mayor desarrollo 
del rostro que se observa en el ejemplar que estudiamos, así como 
otras variaciones que vemos al comparar uno y otro, nos inducen a 
pensar que pudiera pertenecer a una variedad distinta, si no se 
trata de variaciones individuales, necesitándose examinar mayor 
número de ejemplares para aclarar este punto. 

Leander squilla (Linné). 

Ceuta (Fernández Navarro). 

Leander xiphias (Risso). 
Islas Chafarinas. Recogido en el gánguil. 

Familia Processidae 

Processa edulis (Risso). 

Islas Chafarinas. Recogido en el gánguil. 



ÜE HISTORIA NATURAL 413 



Familia Crangonidae. 

Aegeon cataphractus (OH vi). 

Islas Chafarinas. Recogido en el gánguil. 

Familia Scyllandae. 

Arctus arctus (Fabricius). 
Melilla (Lozano). 

Familia Galatheidae 

Galathea intermedia (Lilljeborg). 
Islas Chafarinas. 

Familia Albuneidae. 
Albunea Guerini (Lucas). 
Melilla (Lozano). 

Familia Doríppidae. 
Dorippe lanata (Bosc). 
Islas Chafarinas. 

Familia Calappidae. 

Calappa granulata (Linné). 
Melilla (Lozano), Ceuta (Sanz). 

Familia Corystidae. 

Corystes cassibelaunus (Pennant). 

Islas Chafarinas. " 

Familia Portunidae. 

Portunus arcuatus (Leach). 

Melilla (Lozano). 
Portunus depurator (Linné). 

Melilla (Lozano). 

Familia Cancridae. 
Xantho floridus (Montagu). 
Ceuta (Fernández Navarro). 

Tomo xviii.— Noviembre, 1918. 26 



414 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Xantho rivulosus (Risso). 
Ceuta (Fernández Navarro). 

Pilumnus hirtellus (Linné). 

Islas Chafarinas; Ceuta (Fernández Navarro). 

Eriphia spinifrons (Herbst). 

Los Farallones (Tres Forcas) (Galán). 

Familia Gonoplacídae. 

Gonoplax rhomboides (Roux). 
Islas Chafarinas. 

Familia Grapsidae. 

Leptograpsus marmoratus (Fabricius). 
Ceuta (Fernández Navarro); Islas Chafarinas, 

Familia Maiidae. 

Stenorhynchus longú-ostris (Fabricius). 
Islas Chafarinas. 

Acanthonyx lunulatus (Risso). 
Islas Chafarinas. 

Eurynome áspera (Pennant) 
Islas Chafarinas. 

Maia verrucosa (H. Milne-Edwards). 
Melilla (Lozano). 



Orden Stomapóda. 



Squilla mantis (Rondelet). 
Islas Chafarinas. 



1)K HISTUKIA NATURAL 



415 



Una especie nueva de Brachycerus OÍ. de España 

(Col. Curculionidae) 

por 
Manuel M. de la Escalera 




Fig. I."*— Cabeza de Brachy- 
cerus rotundicollis nov. sp., 
vista de lado, x 12. 



Brachycerus rotundicollis nov., sp. (figs. I."" y 2.'.), 
Long., 12 mm. 

Rostro plano, desigual y groseramente punteado, subparalelo y 
algo ensanchado sobre el punto de inserción de las antenas y a van-' 
zando sobre la frente en ángulo, cuyos 
lados aparecen engrosados. Frente muy 
plana y contiguamente punteada. Órbi- 
tas oculares visibles por encima y di- 
vergentes; mirada de lado la cabeza las 
órbitas, en el borde anterior de los ojos, 
están a la altura del rostro y se van ele- 
vando suavemente en un fuerte engro- 
samiento abultado hasta su fin, y luego, 
haciéndose más estrechas y poco levan- 
tadas, circundan el ojo por completo, 

quedando oculta detrás de su borde superior toda la línea frontal. 

Antenas con la clava muy abultada, el 
doble por lo menos de ancha que el úl- 
timo artejo del funículo. 

Protórax de lados completamente 
redondeados, de base recta y con el 
lóbulo anterior apenas saliente sobre 
el occipucio, en absoluto nada biloba- 
do; el resto del borde poco avanzado 
lateralmente sobre las mejillas, fina- 
mente punteado en su superficie, con 
dos costillas medianas seguidas y pa- 
ralelas hasta el medio y luego apenas 
divergentes hasta- el borde anterior, 
donde se unen con el reborde del ló- 
bulo; canal mediano deprimido en su 
mitad anterior y en la posterior con 

Fig. 2^^^ — Brachycerus rotundi- 

coiiis, nov. sp., X 5. una costillita apenas acusada; protube- 








416 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA ♦ 

rancias laterales apenas señaladas y sólo cerca de la base. Epipleu- 
ras protorácicas punteadas muy finamente y con granulaciones poco 
distintas y menudas cerca del borde anterior. 

Élitros oblongo-ovales sin traza de costilla saliente; únicamente 
con las estrías marcadas por las series de granulación variólica o 
pústulas ligeramente aplastadas, opuestas una a una, o alternada- 
mente, bastante regulares. La sutura ligeramente hundida, sin rebor- 
de, y las pústulas llegando directamente a ella y opuestas una a otra; 
la costilla marginal indistinta, finísimamente aserrada y sin series 
de tubérculos mayores; antes bien, como una línea seguida apenas 
distinta de las epipleuras que tienen las series de tubérculos dis- 
puestas en cuatro filas. 

Patas subcilíndricas fuertemente rugoso-punteadas, sobre todo las 
intermedias y posteriores. Tibias anteriores con una arista cortante 
en su cara externa. Anillos abdominales con algunos puntos espa- 
ciados no muy grandes, haciéndose en el pigidium la puntuación más 
rugosa. Sin pubescencia alguna sobre cabeza, protórax y élitros, y 
sólo con algunas cerdillas muy cortas, rojizas, sobre los fémures y 
tibias, apenas visibles naciendo una a una de la puntuación y sólo 
aparentes pero también cortas sobre la cara interna de las tibias y 
fémures anteriores. 

Loe: Ayamonte (provincia de Huelva), un ejemplar en el Museo 
de Madrid. 

Distinta de todas las especies circamediterráneas por la forma de 
los lados protorácicos y sus relieves poco salientes; además, la falta 
de costillas la aproximaría únicamente de B . foveifrons; especie 
oriental que corresponde a otro grupo cuyas órbitas oculares no 
ocultan, o apenas, la curva del vértice vista la cabeza lateralmente, 
mientras que nuestra especie pertenece al grupo de B. undatus, 
plicatus, Pradieriy scutellaris, de órbitas que ocultan por com- 
pleto y sobrepasan con extremo la línea del vértice. 



DE HISTORIA NATURAL ' 417 



Una bibliografía y unos comentarios 

por • 
E. de Eguren. 

Boletín de la Comisión de Monumentos de Vizcaya; Bil- 
bao, \9\S.— Sumario: Actas de la Comisión de Monumentos de 
Vizcaya. Expediente de la adquisición de la Cueva de Basondo. 
Las cuatro primeras exploraciones. Descripción de las pinturas de 
la cueva. Cronología de las cuevas de Cantabria y Dordoña. Situa- 
ción geográfica de la cueva. Época a que corresponden las pinturas 
y grabados. Fauna de la cueva. Técnica de los dibujos. Bibliografía 
de las cuevas de Vizcaya. Apéndice. Láminas. 



Si folletos se publican que por el solo enunciado de sus capítu- 
los inducen a un rápido examen, que inmediatamente se traduce en 
intrigante curiosidad hasta conocer el total de su contenido, no 
cabe duda que el asunto que encierra el expresado Boletín, co- 
rrespondiente al primer trimestre del año actual, es de aquellos 
que revisten especial interés, dada la materia que en él se desarro- 
lla, cada día más atrayente, mejor conocida y más vulgarizada. 

Es de tales cualidades, sin duda alguna la primera, impulso ini- 
cial que mueve a una lamentable afición a lanzarse ciegamente a 
tratar de cuestiones de tal índole, y dejándose llevar de aquel primer * 
ímpetu, y sin tener en cuenta para nada la segunda de las cualida- 
des señaladas y la consecuencia que de ella entraña la última, 
acometen una labor equivocada y errónea desde el encumbrado 
puesto sobre el que aquella afición les simula hallarse, de la que 
maltrecha queda la ciencia y su espíritu vulgarizador. 

A expensas de labor tan sensible, se pretende en casos, el man- 
tener, y erguido sobre falso pedestal, un prurito que, al ser desvia- 
do de una excelente intención, no tiene otro remedio que sufrir el 
vendaval de la sana y razonada crítica, para en justa reciproci- 
dad, sobre él recaer el triste estigma con el que inadvertidamente 
llegó a mancillar la verdad científica, en su incomprensible y mal 
entendido desafuero. 



418 BOLETÍN DK LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Sirvan estas primeras palabras, para redimir a la publicación 
de la Comisión de Monumentos de Vizcaya de la situación poco 
airosa en que la ha sumido el Boletín trimestral a que hago refe- 
rencia, y cuyo retraso en ver la luz... ¡cuánto mejor hubiera sido 
indefinido! 

Labor bibliográfica es la presente en la que, ante la situación 
creada, no cabe otra norma que , desglosando el conjunto, descen- 
der al detalle en aquello que se mantiene el equívoco, el error y la 
inexactitud se sustenta, para aquilatar la verdadera significación 
de los hechos y el aprovechamiento posterior del dato advertido 
con precisión. 

Es tarea desagradable, por lo que de sincera participa, pero im- 
prescindible ante la necesidad de desechar el falso cimiento que, 
por lo superficial, no presta el apoyo suficiente a la nueva investi- 
gación, ya comenzada, sobre el asunto; y, en forma de evitar en la 
publicación de esta última, el primer laboreo que preciso sería, de 
requisada selección acompañada de un trabajo análogo al presente. 

Estimo como obligación el de anticipar éste, no sólo por salvar a 
aquélla de tal empresa, sino que, guiado por imperioso apelativo 
que reclama la revisión y acotamiento del equivocado trazado, para 
probarlo de antemano a la posible crítica extraña, y evitar de esta 
su temible generalización a un desprestigio común, frente 'al caso 
aislado digno de ser juzgado con energía y lástima. 

Cuanto queda expuesto tiende a percatar al lector del semi-anó- 
nimo folleto, de la ausencia absoluta de criterio científico a través 
de su contenido, y el que fruto directo es de un desdichado turis- 
mo puesto a merced de una presuntuosa notoriedad. Justo es no ol- 
vidar en el apercibimiento de aquél, que la empresa realizada deja 
a salvo al seno de aquella Comisión de Monumentos, desde el mo- 
mento que un «yo, como C. de la Real Academia de la Historia y 
Vocal Secretario de la Comisión de Monumentos de Vizcaya», de- 
nuncia la paternidad del escrito a favor de D. Fernando de la Qua- 
dra Salcedo, «Doctor en Derecho y Ciencias Sociales», según la 
constitución de aquella Junta, publicada a continuación del enca- 
bezado. 

Hechas estas obligadas consideraciones preliminares antes de 
emprender mi tarea, he de desarrollar ésta con arreglo a la norma 
seguida en el enunciado del Sumario. 



DE HISTORIA NATURAL 419 

Comenzaré por lamentar la publicación de las Actas de la Comi- 
sión de Monumentos, documentos que estimo propios para perma- 
necer inéditos, pues no por conservarlas archivadas se había de 
empequeñecer la importancia de la cueva a la que se refieren. 

Conducen algunos de sus párrafos a un verdadero caos cientí- 
fico, con el que se pretende contribuir al espíritu vulgarizador de la 
<:iencia con errores manifiestos. 

Acerca de la referencia prehistórica que de un modo general 
atribuye a la cueva el Sr. Quadra Salcedo, he de advertir, sin ne- 
cesidad de insistir más tarde sobre ello, que a lo largo de su escri- 
to da pruebas patentes de apreciar indistintamente los conceptos 
propios de la prehistoria y de las situaciones cuaternarias; en nada 
estima diferenciación alguna. 

Se significa en dichas actas, ya de fecha anterior o posteriores a 
las exploraciones que describe aquél más tarde, la denominación 
propia de la cueva. La refiere el autor como cueva de «Cortézubi», 
de «San Mames» y, en general, de «Basondo». No hay tal; en el 
barrio de Basondo, jurisdicción de Cortézubi, hay varias cuevas y 
cada una distintamente designada, reconociéndose la que interesa, 
por las gentes de aquel contorno con la denominación de «Cueva 
de Santimamín»; la que encierra inexplicable acomodación lingüís- 
tica latino-euzkérica, al nombre de San Mames o Ames, del que 
aquél modifica el sexo al ocuparse de la cercana ermita de «Santa 
Mamiña», en un lugar, y «Santi Mamiña», en otro, siendo aquel 
santo el que, entre otros, se venera como patrón de la citada ermi- 
ta, y a cuya proximidad se debe sin duda aquella denominación. 

Inexactamente consignada aparece la distancia entre Bilbao y 
Cortézubi, «cinco leguas y media»; a muy pocos metros del pueblo 
citado se halla la demarcación correspondiente al kilómetro 35, con 
respecto a Bilbao. 

Que se llame «arbolar», para fijar la situación de la cueva, a lo 
que jaro es de madroño, laurel, encina, zarzaparrilla, etc., no me 
parece tampoco muy apropiado. 

Otro punto interesante al que aquellas actas se refieren es el 
de las representaciones de animales advertidas en cámaras interio- 
res; y si en las fechadas antes de realizar el autor las exploraciones 
a que antes aludí, se cita las figuras de «un reno» y de «una gacela», 
en acta posterior a éstas, se insiste en la presencia «de la figura 
de reno». 

Pues bien, ni figurado hay reno, ni gacela; y con esta mi afirma- 



420 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ción, SÍ que está acorde la ausencia de tales representaciones en la 
colección de láminas que inserta al final del folleto, y de la que a 
su tiempo he de ocuparme; a no ser que, al embarazoso problema 
que alguna de aquéllas despierta, quepa el de añadir: ¿dónde está 
el reno, dónde la gacela? 

Lástima, pues, que tales consideraciones y otras numerosas que 
podrían hacerse, haya sido preciso reseñar acerca «del tesoro que 
se encierra para gloria del Señorío de Vizcaya y de toda la raza de 
los vascos en la maravillosa cueva»; tesoro magnífico, es cierto, 
pero cuya relación ancestral con la raza, a la que se aludió, es tan 
imaginativa como sin fundamento, cuestión ésta que no es de pro- 
bar en este lugar. Lo que maravilla sí, bastante más que la cueva, 
la que a tal realce no llega no obstante su notabilidad, son las apre- 
ciaciones señaladas al exponer en tal forma el valor grande que, 
sin duda, tiene. 

Si escaso interés científico podían suponer al objeto de su publi- 
cación los documentos aludidos, de candidez excesiva cabe tachar 
el acopio de otros que han merecido igual suerte, y que expone a 
continuación. 

Como preliminar al trabajo descriptivo, incluye suscrita por incóg- 
nita X, una Nota sobre la Historia del Arte rupestre. 

Trabajo impropio del alcance del presente sería el de anotar y 
cotejar frase por frase las noticias que, desligadas unas de otras, se 
aducen, en sentido de hacer ver el desarrollo de las primeras refe- 
rencias obtenidas acerca del arte rupestre; en las pocas líneas que 
al asunto se dedican, podría establecerse por detalle toda una serie 
de consideraciones que harían interminable mi cometido. 

Baste consignar que, si al tratar de los descubrimientos con mani- 
festaciones de arte rupestre, se afirma que: «Actualmente se cono- 
cen unos 28 en España, Mediodía de Francia e Italia», fácilmente 
puede apreciarse que si sobrepasa aquella cifra los reconocidos en 
España, triplican, por lo menos, tal número los hasta ahora señala- 
dos en los expresados territorios. 

Falsa en absoluto, es la afirmación hecha sobre la desaparición 
total del arte en la época neolítica, no período. 

Describe a continuación cuatro exploraciones realizadas en la 
cueva. 

Muy de lamentar, en efecto, son las profanaciones a las que el 
autor ha querido aludir, pero ninguna de ellas encierra el triste 
deseo de perpetuarse, como en un «Klin-Klon-1918», que es, sin 



DE HISTORIA NATURAL 421 

duda, posterior a las que aquél se refiere, y cuya reprobable hazaña 
ha legado dentro del contorno de una de las figuras. 

Si tratase de transcribir la narración de la segunda exploración, 
no daría fin a intercalar signos admirativos y de interrogación, de- 
nunciadores del asombro a que dan lugar e inexactitudes que entra- 
ñan, las desacertadas frases que la integran. 

Baste hacer presente, pues es cuestión que principalmente inte- 
resa, que toda la relación métrica que refiere del interior de la 
cueva da lugar a una absoluta negativa, pues ni aun en sentido 
aproximativo, revela aquélla las situaciones propias del interior de 
\p misma. 

Daría por terminada mi referencia a tal descripción, si no me 
viese precisado a hacer constar un extremo interesante, en atención 
a ulteriores manifestaciones del autor. Es la opinión del aristócrata 
artista, quien acompañó al autor en el trabajo de copia de las figu- 
ras, y la que reflejada por éste, dice que expresan «todo el movi- 
miento y la impresión más justa de la conformación de cada animal y 
de sus actitudes peculiares». 

Insistir acerca de otros puntos, sería desbrozar el juicio científico 
de apreciaciones sin fundamento. No merece detenerse a cotejar su 
contenido descriptivo la tercera y cuarta excursiones, dado el pue- 
ril interés que denotan. 

He de ocuparme de reseñarla labor descriptiva que el autor hace 
de las figuras por él advertidas, relacionándola con las láminas a las 
que aquélla interesa. 

Sin embargo, ante la referencia que de la situación de las figu- 
ras indica al hacer su descripción respectiva, preciso es anticipar 
algún juicio acerca del croquis que de la cueva incluye. Con afir- 
mar que se halla éste desprovisto de escala y de orientación, está 
dicho todo; es así como puede reconocerse la inverosimilitud de 
aquel producto imaginario, ya que ni idea aproximada supone, tanto 
del interior como de la entrada de la cueva. 

Se ocupa en primer lugar de la figura del oso, con caprichosas 
apreciaciones; la superficie sobre la que aparece la figura no es 
terrosa, sino de dura estalactita. 

Como final escribe: «Todavía no se ha explorado el suelo de la 
cueva de Basondo; pero sería curioso encontrar el día que se ex- 
plore, la huella del oso que se halla pintado en sus paredes, como 
se han visto huellas del iirsiis spelaeiis en otras estaciones prehis- 
tóricas.» Pruebas curiosísimas, voy mostrando de huellas que a la 



42T boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

cueva se refieren; pero difícilmente puede aparecer la del oso que 
se halla pintado. 

Copia de la figura original es el dibujo fotograbado, firmado por 
el Sr. Alcalá Galiano, a quien se deben otros seis. 

Describe en segundo término un caballo, cuya situación difícil- 
mente se concibe por las indicaciones que señala, en virtud de la 
falta de la determinación de las orientaciones a que antes hice alu- 
sión, y cuyo caso alcanza del mismo modo al oso ya indicado, así 
como al resto de las figuras. 

En opinión del autor se trata de un caballo; estimo, a juzgar por los 
rasgos figurados, que la representación es la de una yegua preñada. 
Es de advertir que en la lámina, la figura aparece en posición 
invertida en sentido transverso a la del original, lapsus del que tam- 
bién participa alguna otra lámina, y lo que hace perder en absoluto 
la idea de propiedad y precisión que entraña estos estudios. 

La afirmación de que «se halla éste completamente solo», no es 
cierta, puesto que el mismo paño muestra otras figuras próximas; 
una cosa es: «que no existe confusión entre sus líneas y las de nin- 
guna (?) otra figura», y otra muy distinta es atribuir aquel aisla- 
' miento; lo que sucede, es que no hay relación alguna de composi- 
ción entre las diversas figuras. 

«Mide nuestro caballo... y corresponde al equus^K ¡Tableau! 
Se refiere a continuación a otro caballo, del que dice: «Se halla 
en el mismo plano que el oso»; hubiera escrito el mismo paño, y 
nada habría que advertir; pero el plano es otro, muy distinto. 

Larga serie de consideraciones podría hacerse acerca de sus re- 
ferencias a las figuras de tres bisontes, especialmente en relación 
con sus apreciaciones pseudo-estáticas; rectificar aquellas inexacti- 
tudes y salvar sus juicios infundados, sería labor impropia de los 
límites de la presente. 

La prioridad que se concede en el trabajo a las láminas de las co- 
pias firmadas por el Sr. Alcalá Galiano, anteponiéndolas a las pro- 
pias de los dibujos suscritos por el Sr. Quadra Salcedo, orden que 
sin duda se relaciona con el cronológico de obtención de unas y 
otras, es circunstancia que por lo visto induce a este último a aban- 
donar la descripción de otras figuras de bisonte, para incluir entre 
tales representaciones, la de otro animal, que dice «representa a 
un ciervo». No es exacto; se halla representada en la figura la 
cabeza y cuello de un ciervo, no existiendo en tal lienzo «otra ca- 
b"eza de ciervo», ni mucho menos «varios ciervos». 



DE HISTUlilA NATURAL 423 

Emite a continuación lamentables apreciaciones sugeridas por 
otra figura de bisonte, de la que, en su cabeza, llega a afirmar 
ciertos rasgos humanos; será en el dibujo que suscribe. 

En la lámina que dice, representa los «bisontes en lucha» se ad- 
vierten trazos inexactos, y del original no se deduce tal actitud. 

Equivocadas referencias son las que aduce para las dos figuras 
siguientes, y en cuya descripción fácilmente se reconocen algunos 
errores. 

Está por conocerse el «ocre negro», que dice empleado para la 
pintura. 

Refiere como cabra, con mucha más exactitud, una figura que 
antes señaló como cabeza de ciervo. 

Del examen de la figura que en la lámina correspondiente, designa 
como «cabra pintada y grabada», dedúcese de sus rasgos superio- 
res, un perfil de exagerado antifaz al que parece remata largo y 
embudado gorro. 

Ni se trata de cabra, ni nada de pintura se advierte en el grabado 
a que se refiere. Basta variar los rasgos inferiores, completarlos, y 
suprimir el simulado ojo, para fácilmente apreciar la cabeza y cuer- 
nos del animal representado en el original. 

Haciendo caso omiso de las referencias del autor, a la situación de 
la figura anterior y de la última que describe por sus equivocadas 
indicaciones, la actitud sospechada para ésta es en absoluto imagi- 
nativa, y respecto al «ocre muy negro» , con el que dice está pintada, 
no es preciso insistir. 

Titula como Cronología de las cuevas de Cantabria y Bor- 
dona una labor que no puede responder más impropiamente a tal 
encabezado, ya que aquélla no es mas que el enunciado cronológico, 
en atención a la fecha del descubrimiento, de una serie incompleta 
de yacimientos de aquellas localidades, obtenida con mediano acierto 
de la «Lista de las cuevas o abrigos con arte' rupestre», que publi- 
ca H. Obermaier en El Hombre fósil. 

Nada tiene que ver tal exposición con la cronología de las-cuevas, 
que interesa en el enunciado. 

Brevísima porción de su trabajo deslina a exponer la Situación 
geográfica y geológica de la cueva. Si sobre este último punto 
de vista, hace someras indicaciones, falta en absoluto la más insig- 
nificante noticia acerca del primero. 

Aquellos párrafos en los que pretende establecer la Época a que 
corresponden (!) los grabados y pinturas, son suficientes para 



424 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

revelar el fundamento que encierran; lo que «es indudable» que, por 
sí solos se comentan, y si es así, no ha lugar a que «tal vez deba de 
afirmarse» la falta de base científica que los atestigua. 

Fauna de la cueva.— YA lapsus de olvidar en el enunciado el 
concepto de representación en la fauna aludida, embarga la impro- 
piedad del mismo. 

Respecto a la clasificación que hace de la fauna representada en 
las pinturas y grabados, conviene advertir su disconformidad con 
las descripciones de aquéllos, los que no son ni los más perfectos, ni 
mucho menos los existentes. 

Por completo aparecen trastrocadas por el autor autorizadas refe- 
rencias de Breuil y de Obermaier, ya en su transcripción y sobre 
todo, en el fondo de las mismas. 

No acierto a dejar sin comentar, aun a trueque de pesada refe- 
rencia, el contenido del enunciado que dedica a la Técnica de los 
dibujos (?) y grabados. Sospecho que ha querido expresar: pintu- 
ras y grabados. 

Dice que: «Los dibujos están ejecutados con carbón y minerales 
manganesíferos». Pero, ¿y el ocre negro de que antes habló? Menos 
mal, que la última opinión se la revela Obermaier. Y en lo que se 
refiere a los grabados, ¿participan de la misma técnica? 

No hay párrafo que no deje de prestarse al comentario, confundien- 
do una vez más una referencia de Obermaier expresada en razón 
del arte representativo mobiliario i y referida por el autor a la ge- 
neral idea de figuras parietales. 

Inexplicables exageraciones relativas a las pinturas son conse- 
cuencia, sin duda, de un desconocimiento grande del catálogo que 
encierra el arte rupestre hasta hoy conocido. 

Olvidándose de la infundada cronología que acerca de las pintu- 
ras emitiera poco antes, aduce nuevos juicios erróneos acerca de la 
cuestión. Insiste de nuevo en consideraciones sobre las pinturas, in- 
sertando lamentables inexactitudes y apreciaciones, resultando en- 
tre estas últimas la sospecha de un posible enyugado entre dos ani- 
males, que se dice camina el uno tras del otro, llegando a suponer el 
arrastre de un vehículo... 

«Tal ha sido la opinión de algunos que también han expuesto el 
criterio de que se significa detrás del bisonte de último término otro 
que va en yunta; así puede dar lugar a pensar una especie de doble 
rabo que se advierte». Esto sí que es casi —tomar las orejas por el 
rabo — , pues sospechar en dos cabezas uncidas, por creer advertir 



UE HISTORIA NATURAL 425 

una cola donde representa una pata, es prueba que atestigua con 
exceso el refrán. Por lo demás, hablar de yugo en el cuaternario, es 
tan estupendo como tratar el Sr. Quadra Salcedo del cuaternario. 

Si el autor tradujo la impresión del artista respecto a las figuras, 
coloca ésta en abierta oposición a su criterio propio, en aras de pa- 
trocinar una pretendida quietud que a aquéllas refiere. 

La calificación de sagrado recinto que atribuye a la cámara en la 
que aparecen las figuras, le induce a la conclusión siguiente: «Se- 
rían, pues, figuras a las que dedicaban cuito los antiguos vascos». 
¡Qué afán de inmiscuir a los vascos en tales referencias! Sin em- 
bargo, motivo es éste para ponerse en evidencia y demostrarlo pal- 
pablemente. 

Incluye a continuación una serie de manifestaciones sobre un 
culto a tales figuras, que primero afirma, luego duda de él, y ter- 
mina tratando de sus grados de manifestación; el simbolismo que 
aquéllas encierran, no puede ser más opuesto al verdadero espíritu 
vulgarizador de la ciencia, el asentar aquellas consideraciones en 
tan absurda labor. 

En cuanto a la Bibliografía de las cuevas de Vizcaya, es in- 
completa; en cambio, incluye en ella algunas cuevas que nada 
tienen que ver con la espeleología vizcaína. 

Algo he de añadir con respecto a inexactitudes en otras láminas. 

No se llama Monte de San Mames aquel en que se halla encla- 
vada la cueva de Santimamín. En tal fotografía, no puede adver- 
tirse la situación de ésta, por impedirlo los montes que aparecen en 
primer término. 

La lámina xix, que dice representar la Entrada de la cueva..., 
no es exacta; la fotografía muestra la vista original, invertida late- 
ralmente. 

Algunos otros comentarios. Edición suscripta por el Sr. Quadra 
Salcedo, publicada como extracto del Boletín a que acabo de re- 
ferirme, y la que encierra la materia reseñada, se puso a la venta 
entre otras obras del autor, caso singular, en el Congreso de Estu- 
dios Vascos de Oñate. Si algún lunar pudo tener éste, fácilmente 
puede apreciarse en parte a que atape. 

Como final, baste indicar que, en el contraproyecto por aquél 
propuesto, publicado y desechado frente al plan que hubo de des- 
arrollarse en el citado Congreso, se adjudicaba una conferencia 
sobre la cueva de Basondo (?) el autor del folleto. 

Los que restan, el lector se encargará de hacerlos. 



426 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Sobre la anatomía de la hoja de la Lactuca saligna L. 

por 
Juan Cuesta Urcelay 

Creemos útil la publicación de la presente Nota, por tratarse de 
una de las pocas plantas que presentan una forma de pelos, que no 
obstante haber sido estudiada por varios autores, a su conocimien- 
to, no se ha dado quizá la importancia que merece, pues aunque 
su presencia está limitada a un corto número de géneros de la fami- 
lia de las Compuestas, por sus relaciones con ciertos elementos ce- 
lulares internos, puede quizá contribuir algún día al esclarecimien- 
to de la función o múltiples funciones que los laticíferos desempe- 
ñan en la planta. 

Las hojas caulinares de la L. saligna L., de las cuales hemos 
hecho nuestras preparaciones, tienen una forma lanceolada y en la 
base dos orejuelas sagitadas. En su estructura son isolaterales; las 
dos epidermis son idénticas; sus células isodiamétricas y con las pa- 
redes exteriores espesadas; la cutícula es muy fina y los estomas, 
cuyas células son mucho más pequeñas que las restantes de la epi- 
dermis, están incluidos. Hay pelos cutinosos cortos y pelos laticí- 
feros. 

El parenquima de la hoja es todo él clorofiliano, menos al nivel 
de las nervaduras, francamente en empalizada inmediatamente de- 
bajo de las dos epidermis y más o menos irregular en la porción 
central, pero siempre dejando muy pequeños espacios intercelulares. 

En los fascículos, se distinguen además de los tubos liberianos y 
leñosos, vasos laticíferos que circulan paralelamente a aquéllos, 
en contacto con el líber y por fuera de él. 

En la nervadura media hay tres fascículos, envueltos por un pa- 
renquima acuífero que se extiende hasta las epidermis; entre éstas 
y aquél existe una capa de hipodermis colenquimatosa. 

Las nervaduras secundarias .están también rodeadas por células 
acuíferas, que aquí se limitan á formar una vaina; esta vaina se con- 
tinúa tanto hacia la epidermis superior como hacia la inferior por 
otras células de la misma naturaleza dispuestas en fajas; en un cor- 
te se distinguen perfectamente por la carencia de clorofila y su ma- 
yor talla. Por último, en las nervaduras de orden más inferior, las 



DE HISIÜRIA NATURAL 427 

células acuíferas no hacen mas que rodear a los fascículos en unos 
casos y en otros no existen. 

Los laticíferos, que como hemos dicho más arriba siguen paralela- 
mente al curso de los fascículos, pueden ramificarse, y estas ramifi- 
caciones penetrar entre las células del parenquima. Una disposición 
parecida presentan los hidrocitos, que a partir de los vasos de ma- 
dera se insinúan también por el parenquima. 

Una vez hecha esta ligera descripción de la estructura de la hoja, 




Fig. l/ Fig. 2.^ 

Fig. 1.^— Pelo laticífero en el cual se ven las células más cortas en el primer plano 
una de ellas se continúa con el vaso laticífero: h, hidrocito. 

Fig. 2."— Otro pelo visto de lado en el cual se ve por completo la célula media, más 
larga. 

vamos a pasar al estudio de los pelos laticíferos, objeto principal 
de nuestro trabajo. 

Los pelos laticíferos han sido ya estudiados por varios autores. 
Trecul (1), Delpino (2), Piccioli (3), Kny (4) y Zander (5) sobre 
las bracteas involúcrales de los géneros Lactuca (L. scariola), 
Mulgedium, Prenanthes, Sonchus y Crepis. 

En la L. saligna L. los pelos laticíferos están formados por tres 
células generalmente, que provienen de otras tantas epidérmicas por 
un mayor desarrollo, conservando sus paredes finas; de las tres, 

(1) Trecul: Adansonia?, vii, pags. 169 y 180. 

(2) Delpino: Osservaz. etc. Malpigliia, vol. iii, 1890. 

(3) Piccioli: Rapp. biol.Bulí Societá bot. (tal, 1890. 

(4) Kny: Müctísafthaare d. Cicfioriac. Sitz. Ber. naturf. Freunde in 
Berlín, 1893. 

(5) Zander: Milchsaftfiaare d. Cicfioriac. Bibl. bot.; Heft 37, 1895. 



428 



boletín de la keal sociedad española 



una de ellas adquiere mayor desarrollo que las otras dos, a las cua- 
les sobrepasa (figs. 1.^ y 2/), y puede suceder también que las 
otras se desarrollen muy poco y apenas sobresalgan de la epidermis 
(fig. 3."). En esta figura se ve en el primer plano la célula principal 
y en la parte posterior un poco^de una de las otras.. 
Interiormente, están estas células especiales en relación con lati- 





Fig. 3.^ Fig. 4." 

Fig. 3.''— Pelo laticífero en el cual las células laterales apenas se han desarrollado. 
Fig. 4.''— Laticífero que se unirá a un pelo en un plano distinto del de la figura. 

Dibujo como el anterior para indicar las relaciones de los laticíferos con 

los hidrocitos h. 



cíferos, no con ramas de orden secundario, sino con las mismas ter- 
minaciones principales de ellos. 

En todas las preparaciones que hemos hecho no hemos visto más 
de un laticífero que esté en relación con el pelo, aunque pudiera 
suceder que hubiera más. En el caso por nosotros visto, el laticífero 
se dividirá en su extremidad, en tantos mamelones como células 
diferenciadas haya, uniéndose inmediatarhente después, cada una de 
éstas con cada una de aquéllas, estableciéndose posteriormente la 
comunicación por desaparición de los tabiques intermedios. 

Esta independencia en la unión del laticífero con cada una de las 
células, así como la de éstas en su crecimiento, nos hace pensar en 
la posibilidad de considerar este complejo que venimos de describir 
más que como pelos laticíferos, como verdaderos «aparatos» secre- 
tores de látex. 

También diremos que los laticíferos, una vez separados de los 
fascículos libero-leñosos, se encuentran con mucha frecuencia en re- 
lación directa con los hidrocitos (figs. ZJ" y 4.^). 



DE HISTORIA NATURAL 429 



Sobre dos Zabriis de los Altos Pirineos de Aragón 

(Col. Carabidae) 

por 
Cándido Bolívar y Pieltain. 

Zabrus obesus Dej. 

■ De esta especie, propia de la parte francesa de los Altos Pirineos, 
se conocía un solo ejemplar de la vertiente española: una 9i reco- 
gida por el Sr. Martínez de la Escalera, en Aguas Tuertas (valle 
alto de Hecho, provincia de Huesca) (1). El 19 de Julio último he 
encontrado un segundo ejemplar español, un cf , en Anglasé, a 1 .300 
metros, en el valle alto de Canfranc (provincia de Huesca). 

Zabrus eserensis nov. sp. 

Tipo: un cf del puerto de Sahún (provincia de Huesca), en la co- 
lección del Museo de Madrid. 

Long.: 15 a 18 mm. 

Forma oblongo-alargada, convexa; coloración general negra, por 
encima muy brillante en los cf cf , completamente mate en las 99- 
Protórax transverso, más de vez y media tan ancho como largo en 
la línea media, bastante convexo; moderadamente escotado por de- 
lante, con los ángulos anteriores poco salientes y redondeados; las 
márgenes laterales, provistas de un reborde grueso y muy promi- 
nente, son redondeadas, siendo su curvatura casi igual hacia ade- 
lante que hacia atrás, por lo cual el protórax viene a ser próxima- 
mente de la mismi anchura en el borde anterior que en el posterior. 
El reborde y gran parte de la margen lateral son de color testáceo- 
rojizo, del mismo tono que los primeros artejos de las antenas. Los 
ángulos posteriores del protórax son obtuso-redondeados o sim- 
plemente obtuso-angulosos, y poco prolongados hacia atrás. La de- 
presión transversa anterior del pronoto, está apenas indicada; la 
posterior es bastante fuerte, estando la base cubierta de puntua- 



(1) Véase S. de Uhaqón: Ensayo sobre los <f-Zabrusy> de España y 
Portugal. Mem. Soc. esp. de Hist. Nat., tomo ii, pág. 386 (1904). 

Tomo xviii.— Noviembre, 1918. 27 



430 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ción fina y aislada, que no se extiende sobre el disco. Los élitros 
son oval-oblongos, alargados, bastante convexos, algo más anchos 
que el protórax, casi dos veces tan largos como' anchos en la base, 
tomados en conjunto; de lados paralelos en su primer tercio, muy 
ligeramente ensanchados hasta algo después de la mitad de su lon- 
gitud, y estrechados después en curva hasta la extremidad. El 
ángulo humeral es saliente, aunque obtuso. Las estrías dorsales, 
bien marcadas, estando finísimamente punteadas; las interestrías 
son planas. 

Los segmentos abdominales 3.°, 4° y 5." tienen cada uno un pun- 
to pilífero a cada lado de la línea media; el segmento anal suele 
presentar dos a cada lado, pero he visto ejemplares con uno-uno, 
uno dos y dos-tres. 

He encontrado esta especie en los Altos Pirineos de la provincia 
de Huesca, a_ ambos lados del valle del Esera.— Puerto de Sahún, 
2.000 m., 5-VIII-1918, 9 d'd y 2 $9.-Puerto de Castanesa, 2.100 
metros, lO-VIII-1918, 2 d'tí'. 

Esta especie es muy próxima al Z. obesas Dej., del que se dife- 
rencia principalmente por su forma más alargada, la coloración de 
su cuerpo por encima no metálica, las márgenes laterales del pro- 
noto fuertemente rebordeadas y de tono testáceo-rojizo, la puntua- 
ción de la parte basal del pronoto más fina y aislada. 

Los dos machos del Puerto de Castanesa ofrecen las estrías de 
los élitros un poco más marcadas, por lo cual las interestrías no 
aparecen tan planas. 



Más encirtinos nuevos de España 

por 
Ricardo García Mercet. 

Género Tricladia nov. 

Caracteres.— Macho: Cabeza poco convexa; cara casi plana; 
frente muy ancha; mejillas largas; ojos ovales, más bien pequeños; 
mandíbulas bidentadas; el diente externo más grueso y mayor que 
el interno, ambos poco agudos; palpos maxilares de tres artejos, 
labiales de dos. Antenas ramosas, insertas no lejos del borde de 



DE HISTORIA NATURAL 



431 



la boca; escapo cilindroideo; pedicelo piriforme, más largo que el 
primer artejo del funículo; artejos primero, segundo y tercero del 

funículo más bien cortos; cada uno de 
ellos emite una rama lateral; cuarto, 
quinto y sexto artejos normales; el cuar- 
to muy largo; maza entera, alargada. 





Fig. 1.^— Antena del ¡^ de Tri- 
cladia hinnilis (muy aumentada). 



Fig. 2."— Detalle de la nerviación característica 
de Tricladia humilis (^ (muy aumentada). 



apenas más ancha que los artejos precedentes. Pronoto corto; es- 
cudo del mesonoto entero, más ancho que largo, sin surcos parap- 
sidales; axilas cortas, contiguas en el 
ápice; escudete triangular, apenas con- 
vexo, casi plano observado de perfil; 
metatórax corto; sus ángulos postico- 
laterales casi lampiños. Alas relativa- 
mente grandes, con pestañas margina- 
les cortísimas; pestañas discales cu- 
briendo todo el limbo, a partir del lugar 
del nervio estigmático; la línea oblicua 
depilada no llega a formarse, por apa- 
recer casi lampiño el tercio basilar del 
ala; nervio submarginal muy grueso en 
el último tercio de su longitud; nervio 
marginal también muy grueso, un poco 
más corto que el estigmático; nervio 
postmarginal cortísimo. Patas normales; 
espolón de las tibias intermedias más 
corto que el metatarso. Abdomen más ^"'8- 3.^-Antena de la 9 de 

Tricladia humilis (muy aumen- 

estrecho y más corto que el tórax. tada). 




432 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Hembra: Cabeza algo más convexa; sin embargo, la cara casi 
plana; frente algo menos ancha que en el cf ! ojos mayores; meji- 
llas un poco más cortas que el diámetro longitudinal de los ojos. 
Antenas sencillas, largas, insertas muy cerca del borde de la boca; 
escapo alargado, cilindroideo; pedicelo más largo que el primer 
artejo del funículo; todos los artejos del funículo más largos que 
anchos en el ápice; el primero y el segundo casi de igual longitud y 
también igualmente anchos; el tercero un poco más corto y algo más 
ancho que los precedentes; el cuarto, quinto y sexto, sucesivamen- 
te, un poco más anchos; maza entera, alargada, redondeada en el 
ápice, tan larga como los tres artejos precedentes reunidos. Tórax, 
alas y patas conformados como en el cf. Abdomen deprimido, 
tan ancho como el tórax, pero algo más corto que éste; oviscapto 
muy largo y muy saliente, de longitud algo inferior a la del 
abdomen. 

Tipo: T. humilis. 

Observaciones.— Este género se distingue perfectamente de 
todos los encirtinos cuyos machos presentan antenas ramosas, por 
tener prolongados en rama lateral solamente el primero, segundo y 
tercer artejos del funículo. 

Tricladia humilis nov. sp. 

Caracteres.— yW(2c/zo.- Cuerpo uniformemente de color pardo 
obscuro, casi negro, con algunos reflejos broncíneos en el dorso del 
tórax; antenas negras, con el escapo bronceado; mandíbulas rojizas; 
patas pardas, con las rodillas y la extremidad de las tibias amari- 
llentas; tarsos amarillento-rojizos, con el último artejo negruzco; alas 
ligeramente ensombrecidas en toda su extensión. 

Cabeza superficialmente escamosa; cara ligeramente excavada; 
ojos apenas pestañosos; mejillas algo más largas que el diámetro 
longitudinal de los ojos; estemas en triángulo equilátero; los poste- 
riores tan separados entre sí como de las órbitas internas de los 
ojos compuestos. Escapo ligeramente comprimido, un poco más an- 
cho en la base; pedículo grueso, un poco más largo que ancho en el 
ápice; primer artejo del funículo corto; el segundo más largo que el 
primero; el tercero más largo aún, tan largo como el pedículo; cuar- 
to artejo cilindrico, tan largo como el escapo; quinto y sexto artejos 
algo más gruesos que los precedentes, ligeramente ovales; el quinto 
casi tan largo como los tres primeros artejos reunidos; el sexto algo 
más corto; maza alargada, un poco más corta que los dos artejos pre- 



DK HISTORIA NATURAL 433 

cedentes reunidos; funículo, ramas del funículo y maza con pestañi- 
tas bastante largas sobre toda la superficie. 

Tórax brillante, superficialmente escamoso; el escudete liso en el 
tercio apical. Alas anteriores relativamente anchas y grandes, con 
el disco densamente cubierto de pestañitas, lo que comunica al ala 
un ligero ensombrecimíento; el tercio basilar del ala lampiño, con 
sólo un grupo de pestañitas en el sitio en que engruesa el nervio 
submarginal; una manchita ahumada aparece debajo del nervio mar- 
ginal, en el espacio comprendido entre éste, el estigmatice y el 
ápice del submarginal. Alas posteriores triangulares, cortas, estre- 
chas, densamente pestañosas en el disco y con pestañas marginales 
de corta longitud. 

Patas normales, más bien largas; tarsos intermedios un poco en- 
grosados; el metatarso con algunas espinitas en la cara interna; ti- 
bias posteriores con un espolón; los metatarsos posteriores apenas 
más cortos que los intermedios. 

Longitud del cuerpo 0,930 mm. 

— del escapo 0,183 — 

— del funículo 0,467 — 

— de la maza 0,167 — 

Hembra: Cuerpo del mismo color que el macho; patas interme- 
dias con las tibias amarillento-rojizas, ligeramente más obscuras 
cerca de la base; tibias posteriores pardo rojizo claras, con un anillo 
pardo-negruzco en el tercio basilar. Alas más claras que en el cT. 

Cabeza convexa, superficialmente escamosa, algo brillante, fuer- 
temente cóncava detrás de los ojos. Estemas en triángulo equiláte- 
ro; los posteriores un poco más separados entre sí que de las órbi- 
tas internas; cara casi plana, no excavada; ojos grandes, casi 
lampiños. Antenas como indica la figura 3.^ y como se ha dicho al 
describir el género. Tórax, alas y patas similares a los del sexo 
masculino. Sin embargo, las alas más estrechas que en el otro sexo. 

Abdomen con los cuatro primeros segmentos transversos, norma- 
les, de bordes anterior y posterior paralelos; el primero más largo 
que los siguientes; bordes laterales del último segmento retraídos 
hasta el cuarto, donde aparecen los espiráculos setíferos. Ovisc^ipto 
largo y saliente. 



434 BULETIN DE LA KEAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Longitud del cuerpo 1 ,088 mm. 

— del abdomen 0,466 — 

del oviscapto 0,283 — 

— del escapo 0,199 — 

— del pedículo 0,066 — 

— del funículo 0,267 — 

— de la maza 0,149 — 

— de las alas anteriores 0,916 — 

Anchura máxima de las mismas 0,349 — 

Patria: El Escorial, provincia de Madrid. 

Observaciones.— No poseo ningún dato biológico acerca de esta 
especie, que fué encontrada en El Escorial, el día 26 de Junio del 
año corriente, por mi querido amigo el ya notable entomólogo don 
Cándido Bolívar y Pieltain. Fué recogida mangueando en matas y 
hierbas de escaso porte. 



Sobre el estudio del condrioma de la célula vegetal 
con el método tano-argéntico 

por 

Salustio Alvar ado. 
(Láminas xii a xv.) 

El estudio del condrioma, que en la célula animal ha sido objeto 
de tantas pesquisas desde hace ya niuclios años, no fué en los vege- 
tales motivo de investigaciones provechosas hasta hace poco tiempo. 
Comenzaron éstas en 1910, cuando Pensa (1) vio que elementos de 
apariencia mitocondrial se transformaban en los conocidos cloro- 
plastos. Desde entonces fueron muchos los autores que investigaron 
asiduamente la estructura del protoplasma vegetal, su condrioma y 
la cuestión del origen y desarrollo de los plastos; y este problema, 
que hasta esa fecha se tuvo como resuelto por la mayoría de los 
biólogos, volvió a> ser motivo de grandes estudios y discusiones. 
Atraídos por el interés del asunto acudieron a explorarlo muchos 
investigadores, y la cuestión, lejos de aclararse, se hizo cada vez 



(1) PiíNSA (A.): Alcnnc forma zioni endoccllulare dci ve^s;ctali. 
Anat. Anz., Bd. xxxvii, 1910. 



Bol. de la R. Soc. Esp. de Hist. Nat. 



Tomo XVIII. -Láni. XII. 






\ ' v 



• ^^ Ttir - A* •• *^ "^ 







FiG. I.*"— Cordones iniciales de Cicer arietiniim. 
Apoc. 3 mm. A. n. 0,95 Zeiss.— Oc. comp. 8; aumento 1.000 diam. 






r^ 



'Üi.^ 



■^-í 






« 



^■ 



..i 




% 



jf • 



"-P 



FiQ. 2."— Células meristémicas de la radícula de Cicer. 
Ob. '/i2 im. hom. A. n. 1,30 Leitz.— Oc. comp. 4 Zeiss (aumentadas unas 2.200 veces.) 

S. Alvarado, microfot. 



Bol. de la R. Soc. Esp. de Hist. Nat. 



Tomo XVIII. -Lám. XIII. 




FiG. 3.^— Célula cortical de la prehoja de ¡iordeum vulgare. 
Ob. Vi2 im. hom. A. n. 1,30 Leitz.— Oc. conip. 8 Zeiss.— Aumento 1.800 diam. (reducida 'iio.) 



^ ■* 
"V 



^^ 



t «!^<** 



»^ 



* »• », 



\ 

--*# 








MR» 


%' 


•V 




._^ : .1 ■- 




■ . . JN. -. 



Fig. 4. ''—Célula cortical de la prehoja de Hordeum vulgare. 
Ob. Vi2 im. hom. A. n. 1,30 Leitz.— Oc. comp. 8 Zeiss.— Aumento 1.800 diam. (reducida Vio-) 

S. Alvarado, microfot. 



Bol. de la R. Soc. Esp. de Hist. Nat. 



I 



Tomo XVlII.-Lám. XIV. 



<• 




U 



m 



a- 



**. 




r 



ir 



> 






•%* 




FiG. 5. ''— Célula cortical de la prehoja de Hordeitm vulsíare. 
Ob, '/i2Íni. hom. A. n. l,30Leitz. — Oc. comp. 8 Zeiss.— Aumento 1.800 diam. (reducida '/lo-) 



■7V- «Vi,,, 




FiG. 6."— Célula cortical de la prehoja de Hordeum vulgare. 
Ob. ' 12 im. liom. A. n. 1,30 Leitz.— Oc. comp. 8 Zeiss.— Aumento 1.800 diam. (reducida V:o.) 

S. Alvaraüo, microfot. 



Bol. de la R. Soc. Esp. de Hist. Nat. 



Tomo XVlII.-Lám. XV. 



• * 




• *'., 


V 


1 

1 

i 





X 



FiG. 7.^— Célula cortical de la prehoja de Hordeiim vulgore. 
Ob. '/i2 im. hom. A. n. 1,30 Leitz.— Oc. comp. 8 Zeiss.— Aumento 1.800 diam. (reducida Vio.) 




FiG. 8."— Células corticales del hipocotíleo de P/iui,eo/iii, riil¿!ari^. 
Ob. "i2 im. hom. A. n. 1,30 Leitz.— Oc. comp. 8 Zeiss.— Aumentadas unas 1.800 veces. 

S. Alvarado, microfot. 



nií HISTORIA NATUKAL 435 

más obscura, aumentándose el número de las hipótesis y teorías 
que tienden a explicarla. 

Las bases sobre que descansan esas hipótesis son, naturalmente, 
las conclusiones sacadas de observaciones verificadas con los más 
variados métodos; pero aquéllas son tan opuestas en muchos casos, 
que no podemos menos de admitir que esa disparidad de resultados 
radica en la mayoría de los casos en los métodos mismos, y no en los 
observadores. Como nosotros hemos trabajado con un método por 
nadie aplicado aún al estudio de esa cuestión, se impone una crítica 
razonada de los resultados que proporciona para poner de relieve 
todo el inmenso valor que nosotros le concedemos y las ventajas que 
sobre todos los demás posee. 

No ignoramos que un estudio tal sería obvio si se tratara de célu- 
las animales, pero como gran parte de la culpa de las discusiones 
entabladas a propósito del condrioma y los plastos se debe al des- 
conocimiento por parte de los botánicos de las conquistas que en 
citología animal se han llevado a cabo, sobre todo en estos últimos 
años en que los excelentes métodos de la escuela española han sido 
aplicados en gran escala, creemos de necesidad referir a la célula 
vegetal las conclusiones que del estudio de la célula animal se des- 
prenden, ya que las diferencias entre ambas se están reduciendo 
tanto, que actualmente puede decirse que no existen. 

Los métodos de investigación, aplicados hoy día al estudio del 
condrioma vegetal, se pueden clasificar en tres grupos: métodos de 
observación en vivo, ya directamente, ya mediante coloraciones 
vitales; métodos mitocondriales propiamente dichos, y métodos de 
impregnación. 

a) Métodos vitales.— Estos métodos, de aplicación tan antigua 
al estudio de la célula vegetal, singularmente para el conocimiento 
de los plastos, han sido empleados en las investigaciones del con- 
drioma vegetal por muchos autores (Lewitsky, Guilliermond, 
Pensa, Rudolph, Maximow, Dangeard, y otros). Grandes incon- 
venientes tienen las conclusiones basadas en observaciones de esta 
índole. El principal radica en la dificultad misma de la observación, 
ya que la débil refringencia de las estructuras protoplásmicas (en las 
observaciones en vivo directas) exige para que éstas se perciban 
diafragmar mucho, con lo cual se pierden las ventajas del objetivo 
de inmersión; y la coloración vital, según los mismos autores decla- 
ran, es dificultosísima, lográndose sólo en casos especiales, y para 
eso en el período precursor de la muerte. Excusado es decir los 



436 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

engaños que semejantes métodos pueden ocasionarnos. Tampoco 
son pequeños los inconvenientes que atañen a la corta duración de 
la observación y a lo limitado de los objetos de estudio. Todos 
estos inconvenientes, que brevemente enumeramos, fueron pade- 
cidos por ScHiMPER y otros tantos pacientes y sabios observadores 
antiguos y, modernamente, por los autores citados. 

Consecuencia de esas dificultades son las conclusiones tan dife- 
rentes y aun opuestas, de algunos de estos autores. Testigos de ma- 
yor consideración son los resultados de Danqeard, que le han lle- 
vado a la emisión de una hipótesis nueva sobre la naturaleza y fun- 
ción del condrioma (1) y los de Pensa (2). 

Por lo tanto, las observaciones vitales y las conclusiones basadas 
en ellas merecen la desconfianza de los investigadores familiariza- 
dos con las modernas técnicas electivas. 

b) Métodos mitocondriaies.— Comprenden los métodos de Ben- 
da y Regaud y todos aquellos que colorean selectivamente las mito- 
condrias, siendo los de uso corriente entre los citólogos. Con ellos 
se han hecho la mayoría de las investigaciones en los vegetales. Sin 
presentar los inconvenientes de los anteriores, y dando resultados 
dignos de crédito, ofrecen, sin embargo, sus dificultades. Todos 
ellos son coloraciones regresivas, y como tales, requieren una decolo- 
ración que es necesario suspender muy a punto ya que los resultados 
pueden variar grandemente con el grado a que esa diferenciación se 
haya llevado. El clásico método de Benda al cristal-violeta, en el cual 
algunos autores exclusivamente confían, es de una inconstancia tan 
grande en los vegetales, que los fracasos por él originados son nu- 
merosos. Mucho más constante es el de Regaud, pero éste, como 
todo proceder en que intervenga la hematoxilina férrica, ofrece, a 
más de ser una coloración regresiva, el inconveniente que ha mos- 
trado WiLSON (3) de teñir concéntricamente, de tal modo, que siendo 
también concéntrica la decoloración, el punto en que ésta se suspenda 
hará variar los resultados aun en la misma preparación y dentro de 
la misma célula, según el tamaño de las estructuras coloreadas; y 

(1) Dangeard (P.-A.): S«r /« notare dii chondriome et son role 
dans la celliile. Comp. Rend. Ac. d. Se. Paris, tomo clxvi, 1918 

(2) Pensa (A.): Fallí e considerazioni a proposito di alcune for- 
mazione endocellulare deivegelali. Mem. del R Ist. Lombardo de Sel. 
e Lett., vol. xxii, 1917. 

(3) WiLSON (E. B.): Sludies in chromosomes, ii. The Paíred Mi- 
crosomes, Idiochromosomes and Helerolropic Chromosomes in He- 
miplera. Journ. Exper. Zoo!., tomo n, 1905. 



DE HISTORIA NATURAL 437 

de la misma inanera que cuando todos los cromosomas se habían 
decolorado por completo, se exhibía aún negro el cromosoma X 
(por ejemplo), estando decoloradas las mitocondrias pueden apare- 
cer teñidos los plastos (1). Nada de extraño tendrá que en los gru- 
pos mitocondriales no sea posible distinguir la mayoría de las veces 
los plastosomas integrantes. Se comprenderá, después de dicho 
esto, cuan delicada es la interpretación de la formación de vacuo- 
las en el seno de los condriosomas, que estos métodos revelan, y de 
que tanto partido se ha sacado. 

c) Métodos de impregnación. — Se agrupan aquí aquellos que 
revelan las mitocondrias, mediante la precipitacióo progresiva de 
plata coloidal, en su seno. El primero que aplicó métodos de esta 
clase a los vegetales fué Pensa (2), que empleó el de Golgi y el 
de Cajal al nitrato de plata reducido, que después modificó. Los 
resultados que obtuvo, concordaban en parte con los suministrados 
por los métodos mitocondriales, pero son de una irregularidad tan 
grande, revelan estructuras tan variadas, que Pensa se encuentra 
algo aislado entre los botánicos. Es indudable que mucho$ de los 
dibujos de este autor corresponden a plastosomas (aunque él, reco- 
nociendo el parecido, niegue que lo sean), pero otros dan la sen- 
sación de cosas muy diferentes: tal vez no sean mas que impregna- 
ciones incompletas de órganos celulares diferentes. 

Finalmente, otro método de impregnación es el de Achúcarro al 
tanino y plata amoniacal, aplicado a la histología vegetal por Ma- 
drid-Moreno (3) y Fernández-Galiano (4), y utilizado por nos- 

(1) Buena idea de el efecto de la decoloración concéntrica de la 
hematoxilina de hierro la tenemos en el endosoma de las amebas 
«limax», pues unas veces aparece homogéneamente teñido, otras deco- 
lorado en la periferia y negro en el interior, y siguiendo la decoloración 
pueden quedar algunos puntos centrales negros (o uno solo, en cuyo 
caso se interpretó como un centriolo) o bien puede decolorarse por 
entero. (Comunicación verbal de A. de Zulueta.) 

(2) Pensa (A.): Trab. cit., 1910, 

(3) Madrid-Moreno (J.): Las impregnaciones de plata en hisio- 
logía vegetal. Bol de la R. Soc. Españ. de Hist. Nat., tomo xiii, 1913. 

— El método tano-argéntico en histología vegetal. ídem, tomo 
XVII, 1917. 

. — Técnica de las comunicaciones plasmáticas en las células 
vegetales. Bol. de la R. Soc. Españ. de Hist. Nat.., tomo xvjii, 1918 
(Marzo). 

(4) Fernández-Galiano (E.): El método de Achúcarro (al tanino 
Y plata amoniacal), aplicado al estudio de las células oleíferas de 
las semillas. Treb. de la Soc. de Biol., 1916. 



438 boletín de L-^ üEAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

otros (1) para el estudio del condrioma, en la forma dada por mi 
maestro Río-Horteqa (2) en su «primera variante». Este método, 
cuya ejecución hemos señalado a la ligera en nuestra nota del mes 
pasado, y con detalle en el primer trabajo, está llamado a ser el 
método mitocondrial por excelencia en los vegetales. Las ventajas 
y facilidades que su empleo reporta son incontables, su sencillez y 
constancia, ideales. La fijación puede hacerse en formol al 12 por 
100, pero el alcohol, el sublimado, el sublimado acético, el subli- 
mado-formol-ácido acético, los fijadores de Flemming y los mito- 
condriales, etc., proporcionan excelentes resultados. En formol (que 
puede aplicarse^ después de esos fijadores) pueden permanecer las 
piezas meses y meses sin que los resultados varíen. Aconsejamos 
únicamente la neutralidad del formol, para lo cual puede usarse la 
creta o, como aconseja N. H. Cowdry (3), el carbonato magné- 
sico. Los cortes pueden hacerse, y conviene que se hagan siempre 
que se pueda, por congelación o en celoidina. La parafina no da 
buenos resultados, pero aun en este caso pueden usarse cortes de 
ese género después de despojados de la parafina por el xilol. La finu- 
ra de los cortes en cualquier caso es condición indispensable, de- 
biendo ser finísimos en células meristémicas y, en general, en todas 
aquellas de denso o espeso protoplasma. Los cortes, previa inclu- 
sión en celoidina (en cuya disolución pueden permanecer las piezas 
tiempo indefinido), pueden tratarse sin ella, para lo cual bastará la- 
varlos en una mezcla de éter y alcohol absoluto a partes iguales, o 
con ella, pues nada perjudica los resultados su permanencia durante 
las manipulaciones ulteriores. Antes de montar la preparación será 
conveniente, en muchos casos, disolver la celoidina, pasando los 
cortes, después de tratados con el alcohol absoluto, por la esencia 
de clavo, que además los aclarará. Sin embargo, pueden montarse 
las preparaciones perfectamente (y en muchos casos será conve- 
niente) con la celoidina inclusora, porque, mediante la primera va- 
riante del método se presenta casi siempre incolora por completo. 

(1) Alvarado(S.): Plastosomas \' leucoplastos en algunas fane- 
rógamas. Trab. del Mus. Nao. de Cien. Nat., Ser. Bot., núm. 13, 1918. 

— El condrioma v el sistema vacuola r en las células vegetales. 
Bol. de la R. Soc. Españ. de Hist. Nat., tomo xviu, 1918 (pág. 385). 

(2) Rio-HoRTKGA (P.): Nuevas reglas para la coloración constan- 
te de las formaciones conectivas por el método de Acliúcarro. Tra- 
bajos del Lab. de In. Biol. de la Univ. de Madrid, tomo xiv. 

(3) CowDRV (N. H.): A comparison of mitocliondria in ptant and 
animal cells. Biolog. Biilt., vol. xxxiii, 1917. 



DE HISTORIA NATURAL " 439 

Entonces la deshidratación se hará con el carbol-xilol, o bien con la 
creosota, que permite suprimir el alcohol absoluto. Tanto en éste 
como en el otro caso puede o no verificarse un tratamiento por xilol 
antes de poner el bálsamo. 

Es digno de tenerse en cuenta que puede emplearse después de 
este método una coloración de fondo mediante eosina, verde luz, etc. 

Lasmicrofotografías que acompañan a esta nota han sido obtenidas 
de preparaciones hechas con piezas fijadas en formol al 12 por 100 
durante siete meses (cebada y garbanzo), o doce (alubia y garban- 
zo [fig. 2.^]), incluidos en celoidina y tratados y montados con ella. 

La marcha que sigue la impregnación en las células de garbanzo, 
alubia y cebada es la siguiente, poco más o menos: con un lavado 
conveniente, después del tanino, tíñense, en primer lugar, unas gra- 
nulaciones argentófilas, que aparecen en el interior de los nucléo- 
los; después, la substancia fundamental de ese orgánulo adquiere 
un ligero tinte violado, a la vez que las mitocondrias empiezan a 
teñirse débilmente. Siguiendo la impregnación, las mitocondrias ad- 
quieren el intenso color negro, que hace tan fácil su observación. A 
la vez, el nucléolo en las células de cebada toma un enérgico color 
negro, y el núcleo se muestra ya perfectamente teñido en violeta 
pálido. Llegado ese grado de coloración, la permanencia en la 
plata no es perjudicial, las más veces, por haberse alcanzado el con- 
sumo del tanino dejado por el lavado conveniente. Muchas veces, 
sin embargo, se tiñe en obscuro el núcleo (cebada), y luego se 
empiezan a impregnar las trabéculas protoplásmicas en un tono vio- 
leta claro, que permite observar fácilmente en su trayecto las mito- 
condrias. Ese tono va aumentando de intensidad y puede llegar a 
ser tal, que impida ver el condrioma; entonces se puede estudiar 
muy bien la arquitectura de la célula, como, por ejemplo, en. las del 
cotiledón de la cebada, etc. La figura S."" representa unas células 
del hipocotíleo de un embrión de alubia, tomadas de un corte no tra- 
tado por el oro, y que mostraba, por lo tanto, un tono rojizo en su 
protoplasma (1), sobre el cual se pueden ver las mitocondrias gra- 
nulosas teñidas en negro. 



(1) Debido a esto y al empleo de placas corrientes, el tono en que 
han salido las trabéculas protoplásmicas es más obscuro que el que en 
realidad tienen, con lo cual las mitocondrias no destacaban con la clari- 
dad que debían. Ha sido preciso retocar algunas de éstas (no todas), 
para que resalten más. Por lo demás, es el único retoque que hemos 
hecho en toda la serie de fotografías. 



440 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

La coloración del condrioma es homogénea y progresiva, no in- 
fluyendo nada para la intensidad obtenida la magnitud de los ele- 
mentos que lo integren. Buena prueba de homogeneidad y de la lim- 
pieza de la impregnación nos la da la microfotografía 1.^ (que, como 
todas, a excepción de la 8.'"^, está sin retocar lo más mínimo), que 
representa un trozo de los cordones iniciales del tallito de garbanzo, 
con teñido exclusivo de mitocondrias, plastos perinucleares y nucléo- 
los, en negro, y núcleos, en gris. La figura 2.^ muestra elteiiido 
que puede obtenerse en las células meristémicas de la raicilla de 
garbanzo (sólo se han impregnado los plastosomas y los nucléolos). 



Es conveniente, dados los términos en que el estudio del condrio- 
ma vegetal está planteado, y los numerosos trabajos que a la fija- 
ción del protoplasma vegetal y a la coloración de sus mitocondrias 
están dedicados, poner a salvo de objeciones los resultados por 
nosotros obtenidos. 

De las observaciones efectuadas principalmente por Lewitsky y 
QuiLLiERMOND, deduce este último autor que las mitocondrias son 
los órganos celulares más delicados, los más alterables, los más 
difíciles de fijar. Casi todos los autores, opinan que el alcohol y el 
ácido acético, principalmente, las disuelven o alteran por completo, 
y que sólo algunos fijadores consiguen conservarlas en la forma que 
poseen en vivo (métodos mitocondriales). Quilliermond, además, 
afirma que, a excepción de estos fijadores, que conservan el proto- 
plasma en la forma que posee en vivo, los demás lo alteran y mo- 
difican tanto, que la mayoría de las estructuras descritas en el 
protoplasma son falsas, y producidas por la acción de los fijadores. 
El formol solo, que nosotros empleamos casi exclusivamente, ha 
sido reputado como un buen fijador del condrioma vegetal por Sa- 
pehin(I) y CowDRY (2). GuiLLiERMOND (3) lo séria entre los fija- 
dores mediocres, y parece indicar repetidas veces que es preciso 
el uso de los mordientes crómicos para que las mitocondrias no se 
disuelvan al pasar por los alcoholes. 

Todas estas conclusiones, que de ser exactas invalidarían, desde 



(1) Sapkhin (A.): Untersiicluingen ¿iher Individualitat cler Pías- 
tide. Arch. f. Zellfors., Bd. 13, 1915. 

(2) CowDKY (N. H.): Trab. cit. 

(3) Quilliermond: Contribution á l'C'tiide de la fixation dii crto- 
plasme. Comp. Rend. Ac. d. París, clxiv, pág 643, 1917. 



DE HISTORIA NATURAL 441 

luego, las nuestras, están en pugna con las bellísimas investigacio- 
nes sobre célula animal de la escuela española, singularmente las 
verificadas recientemente por Río-Hortega acerca de la fina es- 
tructura del citoplasma. Estas observaciones verificadas con piezas 
fijadas en diversos líquidos, pero sobre todo en formol y alcohol, 
a veces durante lustros enteros, y coloreadas por el método de 
Achúcarro, las variantes de Río-Hortega y el reciente método de 
este sabio al carbonato de plata amoniacal (1), llevan al convenci- 
miento de que la mayoría de los fijadores conservan bien la estruc- 
tura del protoplasma y lasmitocondrias, y aun a suponer que, en mu- 
chos casos, la naturaleza del fijador es de poca importancia (2). Así 
vemos cómo ese autor describe mediante esos métodos bellísimas es- 
tructuras de un órgano tenido portan difícil de fijar como el centro- 
soma, en células nerviosas y neuróglicas (3), y en el cartílago de los 
cefalópodos (4); cómo estructuras de las células de ese órgano y de 
las neuróglicas (5) y epiteliales (6) aun desconocidas, se revelan 
de esa manera con incomparable nitidez; cómo la complicada trama 
conectiva de todos los órganos estudiados halla en esas técnicas 
un revelador ideal, y cómo, en fin, la mesoglea de las actínias, teni- 
da en general por anhista, se resuelve de esa manera en un tejido 
conjuntivo de complicada arquitectura (7), demostrándose así para 
siempre que no era el método de fijación el inepto para conservar- 
las, sino el colorante empleado ulteriormente para revelarlas, o la 
asociación en un método de fijador y colorante. 

Según nuestra experiencia, se puede aplicar a los vegetales esa 
misma conclusión —como ya se podía presumir dada la identidad de 
ambos protoplasmas— , y afirmar, como en otra ocasión dijimos, 
que tanto los fijadores mitocondriales, como el formol, solo o asocia- 



(1) Rio-HoRTiíGA (P.): Trab. del Lab. de In. Biol. de la Univ. de 
Madrid, fase. 4.°, tomo xv, 1918 (Febrero) y Bol. déla Soc. Españ. de 
Biol., 1918 (.Abril y Mayo). 

(2) Rio-HoRTEGA ha aplicado esos métodos con excelente resultado a 
cortes sacados de preparaciones antiguas, teñidos por métodos corrien- 
tes, después de desmontados. 

(3) Trabajos del Lab. de Inves. Biol. de la Univ. de Madrid, 
tomo XIV, 1916. 

(4) ídem, tomo xvi (fase 2."), 1918 (Junio). 

(5) ídem, tomo xiv, 1916. 

(6) ídem, tomo xv, 1917. 

(7) SÁNCHEZ V SÁNCHEZ (M.): Estudios sobre la histología de las 
actinias Trab. del Mus. Nac. de Cieñe. Xat., Ser. Zool. núm. 35, 1918. 



442 boletín de LA. KEAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

do al sublimado o al alcohol, el sublimado acético, el alcohol solo, 
etcétera, son buenos conservadores del protoplasma y condrioma 
vegetales, siempre que se eviten los trastornos osmóticos fuertes. 
Los autores que, como Lewitsky (1), Guilliermond (2), Maxi- 
MOw(3), etc., llegan a opuestas conclusiones, se basaron en obser- 
vaciones deficientes unas veces, otras en erróneas interpretaciones 
de los hechos. Así, por ejemplo, el no obtener coloración del con- 
drioma u obtenerla deficiente empleando un fijador alcohólico o ace- 
tificado, lo interpretaron las más veces como debido a una disolución 
o destrucción de las mitocondrias por el reactivo, no mirando en el 
método empleado mas que al fijador y no al colorante o a la técnica 
total. Esto llevó a Guilliermond a estudiar la acción de los diver- 
sos fijadores sobre el condrioma y el protoplasma vegetales, siguien- 
do al microscopio, para controlar los resultados obtenidos por colora- 
ción, la marcha de la fijación. Observó así este sabio que muchos 
fijadores (precisamente los corrientes), alteran completamente la 
estructura del protoplasma, hacen que los plastosomas se anastomo- 
sen o se resuelvan en diminutos granulos más o menos refringentes, 
o se vacuolicen, o se disuelvan por completo (alcohol, líquido de 
Bouin, ácido acético, etc.), dándonos una muy errónea demostra- 



(1) Lewitskv (G.): Die Chlor aplástenla gen in lebenden uncí 
fixierten Zellen von Elodea canadensis. Ber. d. Deuts. Bot. Qes., Bd. 
XXIX, 1912. 

— Die Vergl ele tienden Untersucliungen über die Chondriosonien 
in lebenden und fixierten Pflanzenzellen. Ber. d. Deutsch., Bot. Ge 
sells., Bd. XXIX, 1912. 

(2) Guillilíkmond: (A.): Sur les atterations et les caracteres du 
chondriome dans les celliiles epidermiqíies de la flenr de Tatipe. 
Comp. Rend. Ac. d. Se. París, tomo clxiv, 1917. 

— Contribntion a Vétude de la fixation du cytoplasnie. Comp. 
Rend. Ac. d. Se, París, tomo clxiv, 1917. 

— Nouvelles recherches sur les caracteres vitaux et les altera- 
tions du chondriome dans les cellules epidermiques des fleurs. Me- 
moires de la Soc de Bioi., 1917. 

— Mitoclwndries et systéme vacuolaire. Comp. Rend. Ac d. Se 
París, tomo clxvi, 1918. 

— Sur le chondriome des champignons. A propos des/echerches 
recentes de M. Dangeard. Comp. Rend. de la Soc. de Biol., 1918. 

— Sur la signification du chondriome. Rev. Gen. de Bot., xxx, 
1918. 

(3) Maximow: Sur les chondriosomes dans les cellules vivantes 
des plantes. Anat. Anz. Bd. xl, 1912. 



i)K HISTORIA NATURAL 143 

ción de la estructura del protoplasma (1). Estos hechos, en ver- 
dad, confirmaban la interpretación dada a aquellos otros; pero es 
evidente que tanto a unos como a otros se les pueden oponer indis- 
cutibles objeciones. La pretendida disolución de las mitocondrias 
por la acción de algunos reactivos, observada en vivo, puede ser 
debida, tanto a una verdadera disolución como a una transparenía- 
ción de ellas (sabida es la acción fuertemente aclarante del ácido 
acético), máxime cuando es tan débil la refringencia de esos cor- 
púsculos. 

En cuanto al hecho de no obtenerse coloración de las mitocondrias 
mas que con el empleo de fijadores cromados, hecho interpretado 
como destrucción de las mitocondrias por los demás reactivos, dire- 
mos que radica en una idea equivocada de las mitocondrias y en 
una errónea aplicación a ellas de los conceptos de «fijación mor- 
fológica» y «fijación de substancia», que Regaud y Policard (2) 
han establecido. Podemos admitir después de los trabajos de esos 
dos autores y los de Fauré-Fremiet, Ratery, etc., que las mito- 
condrias consisten en un soporte proteico y una materia lipoide que 
lo impregnaría. Nosotros entendemos por fijación morfológica del 
condrioma la conservación de ese soporte proteico en su forma 
preexistente; por fijación de substancia, la conservación de la mate- 
ria mitocondrial característica. Ahora bien, los trabajos de esos auto- 
res prueban que ese lipoide es una substancia soluble en el alcohol y 
ávida del cromo. Este cuerpo, combinándose con el lipoide, lo insolu- 
biliza y permite su coloración. Por eso para colorear las mitocon- 
drias es necesario emplear un mordiente crómico, ya asociado al 
fijador (métodos mitocondriales), ya después (fijación por otros líqui- 
dos), para evitar que si éstas han sido conservadas por el fijador se 
disuelvan al pasar por los alcoholes. 

Los resultados del método tano-argéntico prueban que el condrio- 
ma no es un órgano tan fácilmente alterable, ni tan difícil de fijar 
como cree Guilliermond (3), y además que no es soluble todo él 

(1) Guilliermond: Contribiition á l'etiide de la fixation dii cyto- 
plasme. Comp. Rend. Ac. d. Sci. Paris, tomo cLxiv, 1917. 

(2) Regaud (Ci.) et Policard (A.): Sur la signification de la reten- 
tion da clirome piir les tissiis en techniqíie histologiqíie, aii point de 
viie des lipoídes et des mitochondries. \. Fixaüon v-morphologiqíie» 
et fixation «í/e siibstancey>. w. Resultáis et conclusions. Comp. Rend. 
de la Soc. de Bioi., tomo lxxiv, págs. 449 y 450. 

(3) Guilliermond: Contribution d l'étiide de la fixation du cyto- 
plasme. Comp. Rend. Ac. d. Se. Paris, tomo lxxiv, 1917. 



444 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

en alcohol. Si se precisa insolubilizar por el cromo el compuesto 
«cromoceptor» de Regaud y Policard, cuando se desea colorear 
las mitocondrias por el cristal-violeta o la hematoxilina férrica, no es 
necesario tal operación cuando se intenta impregnarlas por el méto- 
do de AcHúcARRO-Río Hortega, pues para éste es suficiente que 
se conserve el soporte mitocondrial que se embeberá del tanino, y 
sobre el cual reaccionará la plata impregnándolo (1). 

Con una conservación «morfológica» del condrioma, el método 
tano-argéntico es de una constancia y claridad tan grandes, que se- 
guramente tomará carta de naturaleza entre los Botánicos, según ya 
Madrid Moreno (2) predijo. 

Para finalizar esta nota pondremos unos cuantos ejemplos, ava- 
lorados con microfotografías, de los resultados que se obtienen por 
dicho método. 

La figura 1.^ (lám. i) muestra un trozo de cordón vascular del 
tallito de garbanzo poco antes de su diferenciación, visto a un au- 
mento mediano. Obsérvese cuan enérgica es la coloración obtenida, 
así como la limpieza y la selección con que se han teñido las grue- 
sas mitocondrias que integran el abundante condrioma de las célu- 
las. El protoplasma aparece completamente incoloro, los núcleos se 
muestran ligeramente grises, permitiendo ver sobre ellos los plastos 
en formación y en el interior, uno o varios voluminosos nucléolos 
intensamente teñidos en negro. Los límites laterales de las largas y 
estrechas células que forman el cordón aparecen esbozados ligera- 
mente a causa de la mayor densidad del protoplasma parietal. 

La figura 2.^ (lám. i) representa el aspecto de las células del me- 
ristemo radicular del garbanzo muy cerca del vértice vegetativo, 
observadas a gran aumento. Los núcleos y el protoplasma aparecen 
completamente incoloros, siendo posible su distinción gracias a la 
intensa impregnación de los condriocontes y a los densos acúmulos 
que forman en las porciones perinuclear y perisomática de las célu- 



(1) Es probable que de la misma manera que la retención del cromo 
es debida al compuesto lipoide cromoceptor de Regaud, la retención del 
tanino sea causada por la existencia en las mitocondrias de cierta subs- 
tancia. Y de la misma manera que es el tanino el causante de la reac- 
ción argéntica en el seno de la mitocondria, debe ser el cromo (no el 
lipoide cromoceptor), el que permite la coloración por los métodos 
mitocondriales. 

(2) Madrid-Moreno: El método tano-argéntico en histología ve- 
getal. Bol. de la R. Soc. Españ. de Hist. Nat., tomo xvii, 1917. 



DE HISTORIA. NATURAL 445 

las. Obsérvese también que las membranas celulares, por presentar- 
se sin teñir, permiten seguir los contornos celulares. 

La figura 3.^ (lám. ii) enseña el aspecto de una célula, vista a 
gran aumento, del parenquima cortical de la prehoja de la cebada, a 
los pocos días de puesta a germinar. Como se ve, el condrioma 
afecta la forma de mitocondrias granulosas perfectamente esféricas 
y casi aisladas por completo. Aquí y allá se observan en el proto- 
plasma grupos de dos, tres y hasta de cuatro plastosomas; en la 
porción perinuclear la acumulación de ellos es muy marcada, y aun- 
que pueden aún distinguirse grupos mitocondriales, éstos están cons- 
tituidos por mayor número de elementos. El núcleo se ha impregna- 
do en violeta aunque en la fotografía sale negro (por lo cual no se 
percibe nucléolo alguno en su interior), mientras el citoplasma se 
muestra incoloro en absoluto. 

La figura 4.^ (lám. ii), muestra otra célula cortical de otro lugar 
de la prehoja de cebada al mismo aumento que la anterior. Como se 
ve, es bastante parecida a la anterior; pero, sin embargo, en ésta 
los condriosomas ofrecen la particularidad de presentarse en su ma- 
yoría agrupados en parejas o cadenas cortas de tres individuos, y 
además, en ser muchos de ellos, no esféricos, sino ligeramente elip- 
soidales. Alrededor del núcleo los grupos de mitocondrias abundan 
y constan de muchos elementos. 

Otra célula de otro lugar de la prehoja de la cebada está repre- 
sentada en la figura 5.^ (lám. iii). Como se ve está provista de un 
condrioma bastante diferente de los otros dos, puesto que tiene la 
forma de condriocontes bacilares, tanto en los acúmulos perinuclea- 
res, como en la porción esparcida por el resto de la célula. Entre 
todos ellos apenas nos será posible encontrar una mitocondria esfe- 
roidal. 

Es digno de mención el aspecto que el condrioma exhibe en 
otras regiones de la plántula de la cebada (1). Por ejemplo, en la 
figura 6.^* (lám. iii), aparece una célula en la cual el condrioma se pre- 
senta bajo dos formas perfectamente barajadas en toda la extensión 
del citoplasma. Una de ellas la constituyen condriocontes cortísimos 
semejantes a los que vimos en las figuras 4.^ y 5.^ El otro lo inte- 
gran condriomitos y condriocontes más o menos largos, general- 
mente cruzados y a veces aparentemente bifurcados en Y. 

(1) La descripción detallada de las variadas formas del condrioma, 
del embrión y plántula de la cebada queda para otro trabajo. 

Tomo xviii.— Noviembre, 1918. 28 



446 boletín de LA. EEAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

La célula representada en la figura 7.^ (lám. iv), de la misma pro- 
cedencia que las anteriores, muestra, rodeando a su voluminoso nú- 
cleo, teñido en violado pálido y provisto de un gran nucléolo com- 
puesto, intensamente negro, grandes asociaciones de plastocontes 
de varias clases (mitocondrias granulosas, condriocontes bacilares, 
condriocontes alargados, condriomitos), a veces tan compactos que, 
como ocurre con el gran acumulo de la derecha, no son distinguibles 
(en la fotografía) los elementos integrantes. Alternando con estos 
grupos mitocondriales, se ven mitocondrias, condriocontes, etc., per- 
fectamente aislados. (Obsérvese, por ejemplo, encima del núcleo un 
condrioconte bastante largo, distinguible gracias al tono poco- 
obscuro que tiene el núcleo). En el resto de la célula se aprecian 
aquí y allá elementos mitocondriales sueltos, pero más generalmente 
asociados en cadenas, herraduras, Y Y, etc., a su vez cruzados y 
aparentemente anastomosados. 

Finalmente, la figura S.^ (lám. iv) indica el aspecto de las células 
más externas de la corteza del hipocotileo de un embrión de alubia 
a las pocas horas de puesto a germinar, cuando se impregnan a la vez 
que el condrioma, en negro, las trabéculas protoplásmicas en rojizo, 
gracias al empleo del método de Achúcarro-Río Hortega, suprimien- 
do el virado del oro, pero no la fijación y decoloración en hiposulfi- 
to (1). El condrioma en estas células afecta todo él la forma de redon- 
das y diminutas mitocondrias, homogéneamente esparcidas por todo 
el protoplasma, en el espesor de las trabéculas protoplasmáticas que 
limitan las numerosas vacuolas de la célula. 

Advertimos que, así como en las demás fotografías no hemos re- 
tocado nada, en ésta hemos reforzado con lápiz las mitocondrias, 
porque si bien en la preparación se destacaban con perfecta clarir 
dad, en la fotografía no aparecían tan claras a causa del tono rojizo 
del protoplasma y al empleo de placas corrientes. 

(Laboratorio de Histología del Museo Nacional de Ciencias Naturales.) 



(1) El detalle de cómo efectuamos esta ligera modificación, puede 
verse en nuestro trabajo, ya citado, Plastosomas y ¡eucoplastos en 
algunas fanerógamas, X)ág. 10. 



UK HISTORIA NATURAL 



447 



Una Bathysciola cavernícola nueva, de la vertiente 
española de los Pirineos (Col. Silphidae) 



por 



Cándido Bolívar y Pieltain. 



Bathysciola (s. sír.) obermaieri nov. sp. (figs. 1." a 4.^). 

Tipo: un cf de la cueva de Santa Elena (Biescas), en la colección 
del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid. 

Longitud: 2 a 2,6 mm. 

Forma ancha, muy deprimida y poco estrechada hacia atrás. Co- 
loración pardo-testácea oscura, poco brillante. Pubescencia bastan- 
te larga y densa. Puntuación muy fina y superficial sobre el prono- 
to; las estriólas transversales de los éli- 
tros son muy visibles. Ojos nulos. Ante- 
nas no alcanzando los ángulos posteriores 
del protórax, finas, con "la maza bien acu- 
sada y ligeramente deprimida. Las longi- 
tudes proporcionales de los artejos son: 
2^,2-|, 1^, 1, 1, 1, 1^,3/4, 1,1,2. 
El artejo ii es doble de grueso que el iii, 
éste dos veces más largo que ancho; los 
artejos iv, v y vi son distintamente más 
largos que anchos; el vii, también alarga- 
do, engrosado desde la base; el viii glo- 
bular; los IX y X transversos, trapezoida- 
les; el XI ovalado, vez y media más ancho 
que largo. Protórax apenas más ancho 
que los élitros, muy abombado en la parte anterior. Élitros de- 
primidos, con la extremidad redondeada; desprovistos de estría 
sutural. El aparato metatergal está muy reducido; la apófisis dorsal 
del metanoto se prolonga muy poco hacia atrás, y presenta un surco 
dorsal ancho. El borde sutural de los élitros no está replegado ni 
engrosado en ninguna parte de su extensión, estando fuertemente 
adherido al del élitro opuesto. Quilla mesosternal muy elevada, su 
borde anterior, que es arqueado, al unirse con el inferior, que es 
recto, constituye un diente agudo. Tarsos anteriores del macho 




Fig. l.*"— Silueta de B. ober- 
maieri no\. sp., x 20. 



448 



boletín dk la real suciedad española 



poco dilatados, más estrechos que la extremidad de las tibias corres- 
pondientes. Tibias posteriores rectas en los dos sexos. Tarsos poste- 
riores tan largos como los cuatro quintos de las tibias correspon- 
dientes; siendo su fórmula: 3, 2, 2, 1 — , 3. 

Órgano copulador del macho (fig. 2.^) fuertemente arqueado, de 
un tercio de la longitud del cuerpo. La porción terminal del pene 
es deprimida, la extremidad misma está encorvada en pico; lámina 
basal larga y redondeada. Saco interno del pene (fig. 3.'') provisto 
de una fuerte pieza en Y, cuyas ramas de bifurcación se continúan 






Fig. 2. 



Fig. z." 



Fig. 4. 



Fig. 2.", Órgano copulador ¡^ de B. obermaieri nov. sp., cara lateral izquierda, x 90; 

fig. 3.", Saco intrapeneano, =< 100; fig. 4.", Extremidad del estilo lateral izquierdo del 

órgano copulador (^ , cara externa, ;< 400. 



por dos bandas longitudinales dorsales que se anastomosan anterior- 
mente, hacia la parte media del saco. Las bandas apicales están muy 
desarrolladas, constituyendo unas fuertes piezas quitinosas dorsales. 
La ampolla terminal del canal eyaculador está muy poco ensancha- 
da. Estilos laterales insertos dorso-lateralmente, no alcanzando al 
ápice del pene; rectos y muy anchos en el tercio basilar, sufren 
.seguidamente una fuerte incurvación, al mismo tiempo que se hacen 
más estrechos, adelgazándose después muy paulatinamente hasta el 
ápice (fig. 4.''), en el cual son puntiagudos, y llevan cuatro sedas 



DE HISTORIA NATURAL 449 

muy finas, iguales en longitud, dispuestas en fila sobre el borde 
superior en el ápice mismo, y dirigidas hacia el lado interno. 

Variaciones.— La variación individual es considerable, por lo que 
se refiere al tamaño, anchura del cuerpo, convexidad del pronoto y 
anchura de los tarsos anteriores de los machos. 

Habitat. —Espede cavernícola, que vive en una pequeña cue- 
va (1) de la margen izguierda de río Gallego, valle de Tena, en 
los Altos Pirineos de Aragón. 

Provincia de Huesca: cueva de la Ermita de Santa Elena, 
cerca de Biescas; 20 ejemplares, recogidos en 24 julio 1918. 

Esta Bathysciola viene a colocarse entre las del grupo v de 
Jeannel (2), al lado de la rugosa Sharp, especie muscícola de las 
provincias vascas españolas, con la que concuerda en muchos carac- 
teres, pudiendo diferenciarse de ella por las estriólas de sus élitros 
no tan marcadas, por su quilla mesosternal alta y dentada, y por los 
estilos laterales de su órgano copulador macho terminados por cua- 
tro sedas iguales en longitud. 

Es, por tanto, la B. obermaieri una forma muy semejante a 
otras actualmente lucícolas, debiendo ser considerada como adap- 
tada a la vida cavernícola rriuy recientemente. 

Me complazco en dedicar esta especie al ilustre profesor H. Ober- 
maier, como recuerdo por su colaboración en la exploración de esta 
cueva. 



El botánico D. Antonio Ramos, fundador del Jardín 
de la Real Sociedad Médica de Sevilla 

por 
Trancisco de las Barras de Aragón, 

La Real Sociedad Médica y su labor científica.— \}x\a de las 
instituciones científicas más antiguas de España es la Real Sociedad 
Médica de Sevilla, que se inició en una tertulia de médicos por los 
años 1697, siendo sancionada por Real cédula de Don Carlos II de 

Austria, expedida en 170(1. Don Felipe V de Borbón la confirmó 

• 

(1) La pequeña cueva de la Ermita de Santa Elena, donde he reco- 
gido esta especie, a pesar de sus reducidas proporciones, ofrece oscu- 
ridad completa y gran humedad. 

(2) Rev. des Bothijsc, 1911, pág. 241. 



450 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

con otra Real cédula fechada en Barcelona el 1.° de Octubre 
de 1701. 

Se caracterizó esta Sociedad desde su fundación por el propósito 
de seguir en sus trabajos el método objetivo, dando conferencias 
y cursos de Anatomía sobre el cadáver; de Física y Química, con ex- 
perimentos, y también de Botánica, del mismo modo. Para esto últi- 
mo creó un Jardín Botánico, no muchos años después de fundada, y 
estimuló, en general, las investigaciones histórico-naturales. 

En la carta de Fernando VI, en que se confirman los privilegios 
anteriores, fechada en el Buen Retiro en 21 de Agosto de 1751, se 
dice entre otras cosas: «Que de orden de la Sociedad pasó a Fran- 
cia el Dr. D. Guillermo Jacobe, para establecerla correspondencia, 
que conserva, con la Real Academia de París, y compró una copiosa 
y selecta Biblioteca y un crecido número de instrumentos Anathó- 
micos, Chirurgicos, Physicos y Mathemáticos; para las experiencias 
anuales y para executarlas y tener los demás actos establecidos, 
compró la Sociedad casas principales, donde plantó un pequeño Jar- 
dín Botánico, aunque la estrechez del sitio y las inexcusables son,- 
bras no permitieron correspondiessen los efectos a la idea, y assí se 
determinó establecer uno fuera de la ciudad, como han practicado 
las mejores Academias de Europa; pero que por este defecto de 
fondos no pudisteis conseguir vuestra intención, y aspirando siem- 
pre a adelantar la Historia Natural, que es la que necesita en Espa- 
ña de mayor cultivo, siendo la base en que ha de fundarse la mejor 
Medicina, mandasteis a algunos Socios Numerarios que examinasen 
los sitios donde se creían hallarse particulares descubrimientos, y 
se encargó a los Socios Honorarios, repartidos en todo el continente 
y en la América, inquiriesen y avisasen las particularidades Physi- 
cas que observasen en los tres Reynos, Mineral, Animal y Vegeta- 
ble, todo a fin de formar y dar a luz una Historia Physica general de 
España, para cuya obra están recogidos preciosos materiales». 

Las palabras de este documento revelan el espíritu que animaba 
a la Sociedad. 

En consecuencia de todo ello, se consignaron en los estatutos 
artículos referentes al Jardín Botánico, y al socio Botánico que había 
de dirigirlo, y dar cursos de esta ciencia; pero, además de la esca- 
sez de fondos, a que el documento hace referencia, no debía haber 
facilidad para proporcionarse un profesor, y fué necesario que por 
la superioridad se dieran disposiciones para que se proveyera la 
plaza de Botánico y se creara el Jardín. 



DE HISTORIA NATURAL 451 

Que en 1775 era cosa decidida la formación de dicho Jardín Botá- 
nico, no tiene duda, porque en dicho año, y sin que conozcamos la 
fecha exacta, se dirigió al Rey, D. Carlos III, un memorial motivado 
por amenazar ruina y pedir ayuda para edificar parte del edificio 
que ocupaba la Sociedad (es éste el mismo que hoy ocupa situado 
en la calle de Alfonso XII, antes de las Armas, antiguo Colegio de 
ios Irlandeses, y que fué cedido en 1772 por aquel insigne monarca), 
y en él dice, entre otras cosas, que habían gastado «más de trescien- 
tos reales en reedificar la tapia de la huerta que ha de servirle de 
Jardín Botánico». Luego el terreno destinado a este fin fué siempre 
la huerta, y, además, en 1775 aun no se habían emprendido los tra- 
bajos para formarlo. 

Según el libro de actas de la Sociedad, en que se contienen las 
del año 1776, resulta que en la sesión de 28 de Mayo se acordó que- 
daran en las arcas fondos para diferentes obligaciones, entre ellas 
los sueldos correspondientes a «las plazas Botánico, Anathómico, 
Matemático y Asesor, que estaban vacantes». 

En la sesión de 8 de Julio de 1776 se acordó fijar carteles anun- 
ciando la oposición a las plazas de Botánico, Anatómico y Mate- 
mático. 

Se conoce que así se hizo, porque en 31 de Agosto se leyó en 
sesión una carta fechada en Madrid en 21 del mismo mes, en la que 
D. Miguel Barnades, médico, pedía datos acerca de la plaza de Bo- 
tánico, .haciendo en ella observaciones acerca de la dotación de 
dicha plaza que, según los estatutos, debían ser de 800 ducados, y 
había quedado reducida a 200, y pidiendo muchos más detalles acer- 
ca de las obligaciones del profesor de Botánica. Por fin no se deci- 
dió Barnades. 

Quién era D. Antonio Ramos.— En7 áe Mayo de;1776, fechado 
en Sanlúcarde Barrameda, solicitó tomar parteen las anunciadas opo- 
siciones, Don Antonio Ramos «Botánico revalidado», según dice en 
su instancia, que se conserva en el Archivo de la Academia de Me- 
dicina de Sevilla (legajo de documentos correspondiente a dicho 
año). Había tenido botica abierta en Algarinejo, según afirma el 
notable botánico autor de la «Flora Camonense», D. Cándido María 
Trigueros, en una de la cartas sin fecha a Gómez Ortega, existente 
en el Archivo del Jardín Botánico de Madrid. 

En la misma instancia antes citada dice que está «instruido en la 
Botánica práctica y metódica». Según declara en la repetida instan- 
cia y también en una carta que el 6 de Septiembre del mismo año 



452 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

de 1776, dirigió a D. Valentín González y Centeno, secretario 1 ." de 
la Sociedad Médica, era Ramos hacía dos años «soldado del Regi- 
miento de Caballería voluntario de Sevilla, en la Compañía del ca- 
pitán D. Ignacio Garnica», y solicitaba que la Sociedad le prestase 
la protección y los fondos necesarios para obtener su licencia, que 
obtuvo, efectivamente, con el apoyo que se le prestó. 

Debía ya conocerse bien el mérito de Ramos, porque en la carta 
que el secretario 1.° González y Centeno, dirigió en 2 de Noviem- 
bre de 1776 a D. José de Parada, creemos que el coronel del Regi- 
mieto, para pedir se licenciara a Ramos, dice: «Aunque en ambos 
destinos sirve a S. M., con muchas más ventajas puede hacerlo en 
el que solicita, por ser único en el día y con la suficiencia que se 
desea» . 

Sobre Ramos existe un juicio bastante exacto en la tercera carta 
del citado botánico D. Cándido María Trigueros, de las que de él 
se conservan en el archivo del Jardín Botánico de Madrid, y cuya 
carta, aunque no conserva fecha ni dirección, es seguro que va diri- 
gida a Gómez Ortega. 

En ella se dice como postdata: «Hoy, 1." de Abril, comienzan en 
el Jardín Botánico de la Real Sociedad Médica de Sevilla, las lec- 
ciones especulativas o Philosóphicas. Creo que se dan por el librito 
del Sr. Palau, el segundo de Vm. El que las ha de dar, D. An- 
tonio Ramos, es excelente empyrico, pero cortissimo sistemático:* 
algo conoce del sistema de Tournefort; pero nada más: si mis influ- 
xos, por los cuales se mueve en gran parte este asunto, pudieran 
hacer al dicho Botánico, tan buen methodista como conocedor prác- 
tico, pudiéramos concebir esperanzas, pero no hay más que esto» . 
El mismo Ramos confiesa esta deficiencia en la carta antes citada 
al Dr. González Centeno, cuando dice: «ya tendrá Vm. noticia tal 
vez de mi habilidad en la práctica, pero no tanto en la teoría a causa 
de estar ya dos años extraído de ella» por motivo del servicio mi- 
litar. 

Oposición a la plaza de Botánico. —En la sesión de 30 de Sep- 
tiembre de 1776, después de alguna discusión, acordó la Sociedad 
admitir a Ramos a las oposiciones. Debemos advertir que de obtener 
la plaza sería el sueldo sólo de 200 ducados, o sea la cuarta parte de 
lo que marcaba el Reglamento antiguo de la Sociedad, por lo cual no 
se había decidido Barnades. Se trató del modo, no previsto en el Re- 
glamento, de hacer dicha oposición, y se acordó que se verificara 
ante la Sociedad en dos días: «que el primer día sería de teórica so- 



DE HISTORIA NATURAL 453 

bre los puntos que le señalase la Mesa; de que había de leer una 
hora de memoria, y si no se acomodaba por su falta de ejercicio a 
esto, lo hiciese leyendo su papel, siendo arbitra en esto la Sociedad, 
según las circunstancias del pretendiente opositor, y no sirviendo 
esto de regla, para lo sucesivo: el segundo día sería de práctica ex- 
poniéndole un determinado número de plantas secas y verdes para 
que se examinase por toda la Sociedad su práctico conocimiento de 
ellas, diciendo sus propiedades, nombres y exponiendo la clase a 
que se reducía cada una con método regular, siguiendo uno de los 
cinco más plausibles en el día: quedando después de esto la Socie- 
dad en plena libertad de conferir o no la dicha plaza, según juzgase 
de la suficiencia del opositor y las demás circunstancias que ador- 
nen al sujeto, según los fines para que le necesita». 

En 19 de Octubre de 1776 se celebró Junta por la Sociedad Mé- 
dica «para la oposición de Botánica, día de Teórica, de Don Anto- 
nio Ramos», quien era el único opositor. Disertó sobre los temas 
siguientes: 1.", «De la utilidad de la Botánica para la Medicina»; 
2.°, «El modo más genuino de conocer las plantas»; 3.°, «Si el mu- 
dar de terreno las plantas les hace variar sus virtudes y en qué gra- 
do». Según el acta de la sesión, «leyó una hora cumplida», y luego, 
por disposición del Vicepresidente, Sr. Lorite, que presidía el acto, 
le hicieron objeciones los Sres. Olivares, Correa, Buendía y el Se- 
cretario 1.°, Sr. González y Centeno. Preguntados los demás so- 
cios si tenían algo que replicar, se mostraron satisfechos, y se le- 
vantó la sesión, dejando para después del día del ejercicio práctico 
el determinar de la suficiencia del opositor. 

En 21 de Octubre del mismo año de 1776, se reunió la Junta para 
que verificara Ramos el ejercicio práctico, y «habiéndolo presenta- 
tado para su inspección, hasta cuarenta (plantas) verdes medicina- 
les de todas clases, sólo una no conoció; pues otra que tampoco co- 
noció fué porque sólo le mostraron una hoja de ella, y otra de las 
dichas cuarenta dudó; después se le presentaron diez secas, de las 
que dudó de dos una, por estar mal conservada y otra casi del todo 
desfigurada; después se le pusieron tres diversas raíces secas, que 
coiíoció, distinguiendo muy bien dos, que eran muy semejantes, en 
cuya virtud, terminadas todas las preguntas que los señores farma- 
céuticos y demás señores gustaron hacerle sobre dicho conocimien- 
to, distinción y separación de clases de plantas, mandó su señoría 
se retirase». 

Se discutió y votó por todos los socios presentes si debía o no 



454 boletín de La REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

adjudicársele la plaza, pues dominaba el criterio de que había esta- 
do deficiente en el ejercicio teórico (cosa que, por cierto, no se 
desprende del acta de que antes damos cuenta) y muy bien en el 
práctico. Como la Sociedad no había encontrado otro opositor y ur- 
gía la «necesidad de formar un Jardín Botánico, pues al presente 
sólo tenía un huerto con algunos árboles frutales y pocas plantas 
comestibles», se decidió, por fin, «concederle el cuidado, plantación 
y cultivo del Jardín Botánico... debiendo conservarle poblado del 
número de plantas medicinales que sea capaz», no obstante esto, 
se declaró abierta la oposición y se le negó asiento en el estrado y 
voz en la Sociedad; pero dándole el total del sueldo de 200 duca- 
dos y los alivios de gastos extraordinarios que la Mesa juzgara ne- 
cesarios para formar dicho jardín. 

Por el hecho de declarar abierta la oposición se reservó la Socie- 
dad la libertad de disponer de la plaza cómo y cuando le conviniera, 
y así lo notificó a Ramos, quien se conformó aceptando el cargo 
con este carácter de interinidad, pues en todo caso era mucho más 
ventajoso que el de soldado de Caballería, cuyo humilde origen 
debió influir mucho más que los defectos de los ejercicios, de la ca- 
piti minutio de que fué objeto. 

Formación del Jardín.— E\ Jardín fué la primera empresa aco- 
metida por Ramos, quien debió empezgr desde luego a realizar ex- 
cursiones para proporcionarse plantas y semillas. La Sociedad Mé- 
dica nombró una comisión inspectora de dicho Jardín, que había de 
visitarlo cuando menos una vez al mes, siendo los primeros comi- 
sionados D. Cristóbal Nieto de Peña, D. Valentín González y Cen- 
teno, D. Juan Sixto Rodríguez y D. Antonio José Correa. 

El informe más antiguo que hemos encontrado y que parece ser 
el primero, es de 10 de Marzo de 1777, y en él se dice que las 
plantas medicinales que hallaron en el Jardín «eran ciento y seis 
que constan en la adjunta lista (que efectivamente se conserva) que 
presentamos; todas bien producidas, aunque sin la metódica coloca- 
ción de sus clases, a causa de ser las primeras que se han traído, 
según el encargado las ha encontrado y las tiene dispuestas en cua- 
tro eras o cuarteles, para que, cogidas sus respectivas simientes, 
se vayan a sus tiempos sembrando con la debida separación». Co- 
mo vemos, y no podía ser menos, estaba aún el Jardín en prepara- 
ción. También en el informe se refieren a otros detalles, como la 
cañería del agua, etc., etc. 

Por el informe de 5 de Abril, resulta que se habían aumentado 



DE HISTORIA NATURAL ' 455 

treinta y tres plantas, salvo las dos que había, y del mismo modo 
se repiten todos los meses las visitas hasta el 31 de Octubre del 
mismo año, acompañando dichos informes con las listas de las es- 
pecies añadidas. 

En la visita que lleva la fecha de 3 de Febrero de 1778 aparece 
ya el Jardín ordenado y dice: «Por D. Antonio Ramos, encargado 
de su disposición y custodia, nos fueron demostradas en los respec- 
tivos lugares y con la misma disposición que se expresa en la ad- 
junta lista, estando ya colocadas las plantas por sus clases y sec- 
ciones, según el orden y tablas Botánicas de D. Casimiro Gómez 
de Ortega, que pareció más conforme a dicho D. Antonio para su 
inteligencia, etc.». Esta lista de la escuela botánica, ya ordenada, 
es como sigue: 



Lista de las plantas del Jardín de la Real Sociedad vi- 
sitadas en el mes de Enero y colocadas ya según el 
orden de D. Casimiro de Ortega. 

CLASE PRIMERA DE TOURNEFORT 

Yerbas y subfrutices de flor monopétalo capaniforme. 

Sección I.'' 
Mandragora. 

Sección 2." 
Poligonato.— Brusco o Rusco o Yusbarba. 

Sección 3." 
Genciana.— Convólvulo o Corregüela.— Titímalo. 

Sección 4.''' 

Sección 5^ 
Apocinez o Yerba de Seda.— Asclepias. . 



456 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Sección 6.^ 

Malva.— Althea o Malvabisco. — Alcea o Malva salvaje.— Abuti- 
lón o Malvabisco de Indias. 

' Sección 1 .^ , 

Anguria o Zandia.— Campánula o Repinchos.— Colocynthis o 
Coloquintida.— Bryonia o Nueza blanca.— Melopepo, dos especies. 
Momórdica o Balsamina. — Cucumis o Cohombro.— Ranunculus o pie 
de L-^^ón, 

Sección 9." 

Aparine o Amor del Hortelano.— Cruciata.—Galium o Quajalc- 
che.— Rubia Tinctory o Rubia de tintores. 



CLASE DUODÉCIMA 

Sección 1.'' 
Xanthium: Lampazo menor. 

Sección 2.^ 

Yacea.— Lapa o Lampazo.— Cnicus o Cardo Santo.— Cacalia o 
la Calabacera.— Coniza.— Eupatorius o Agrimonia.— Senecio o 
Yerbacana. 

Sección 3." 

Abrotanus.— Absinthium montana o Ajenjos.— Asinthius Ofici- 
narum comum. — Absinthius Alepense o de Alepo. — Arthemisa o Ar- 
temisa.— Tanacetus o Artemisa menor. 

Sección 4.'* 
Amaranthus o Moco de pavo. 

Sección S."* 
Scabiosa. — Dipsacus, Cardin o Cardencha. 



DE HISTORIA NATURAL 457 



CLASE DÉCIMACUARTA 



Sección 1.'' 

Áster atticus bubónico coniza.— Asfer. — Tussilago Fárfara o 
Uña de asno.— Virga áurea. 

Sección 3.^ 

Asteriscus. — Chamesmelus o Manzanilla. —Cotula. —Bellis o 
Margarita de prado. — Crysantemus o Yerba maravilla.— Buptamus 
o Manzanilla loca.— Leucantemus o Manzanilla.— Matricaria.—Mi- 
llefolius o Mil en rama. 

Sección 4." 

Caltha, Caléndula, flor de dos meses. 

Sección S.'' 
Carlina, Carlina. 
Contiene plantas, 56». 

Las visitas continuaron sin interrupción, acompañadas algunas de 
listas de plantas nuevamente adquiridas hasta el verano en que, se- 
gún consta en el acta de la Junta de Mesa, de 31 de Agosto del 
mismo año de 1778, había regresado Ramos de un viaje verificado 
de orden de la Sociedad, «a la Sierra Nevada y otras partes, para 
herborizar y conducir plantas y semillas, cuantas juzgara útiles y 
que necesitara el Jardín; en la que gastó treinta y dos días, y con- 
dujo todas las que constan en la certificación de visita al dicho mes 
de Agosto». Por esto se le dieron doscientos reales, por concepto 
de gastos extraordinarios. La certificación y lista de referen- 
cias dice: 

«Los infrascriptos. Socios de número, nombrados visitadores del 
Jardín Botánico de la Sociedad, en cumplimiento de lo mandado 
por S. M., certificamos que hicimos dicha visita en siete de Julio, 
seis de Agosto, y nueve de Septiembre de este presente año, y 
hallamos existentes las plantas cuyas subsistencia era compatible 
con la estación, y además vimos las semillas traídas de Sierra Ne- 
vada y otros parajes, para sembrarlas en almaziga, y después co- 
locarlas en sus respectivas clases, cuyo Catálogo es el siguiente: 



458 BOLETÍN DE LA REAL SUCIEDAD ESPAÑOLA 

Semillas. — Cicuta, Nasturcio oriental, Ranúnculo bulboso. Ca- 
laminta Montana verdadera, Espárrago hortense. Trifolio Arbóreo, 
Filipéndula, Euforbias varias, Angélica Silvestre, Asclepias, Ele- 
vorastro, Timbra, Lithospermon, Apios de raíz tuberosa. Ranúncu- 
lo corrosivo. Digital, Alkenkejos verdaderos, Candela regia ver- 
dadera. Espica Nardo, Cedro, Cominos rústicos verdaderos, Apio 
caballar, Tlaspios, Camedrios, 3 especies, Dictamo blanco, Lunaria 
tercera, Zaragatona Arbusta, Alquimila, Sanícula, Eléboro negro, 
Dovónicos, Siempre viva mayor, Heléchos, Cariofilata, Poliano 
Arbusto, Armerión Filipéndula Montana». 

«Y para que conste firmamos la presente en Sevilla y Septiembre 
nueve, de mil setecientos setenta y ocho años.» 

Las semillas se sembraron en almáciga, y en la visita que lleva 
por fecha 16 de Noviembre de 1778,' que hubo que repetir con este 
fin, las vieron ya nacidas los comisionados. 

Las visitas continuaron, sin duda, sin interrupción, si bien faltan 
en el archivo los certificados de muchas de ellas. 

En las diferentes Juntas que celebró la Mesa o toda la Sociedad, 
en el mismo año de 1778 y principios de 1779, constan los abonos 
de pago a Ramos y algunos otros gastos del Jardín, como fué por 
una reparación en la cañería de! agua. 

También se dio cuenta de los informes de los visitadores. 

En la Junta de 4 de Marzo del 1779 se acuerda volver a Ramos 
«la licencia que el Coronel del Regimiento de Voluntarios de a 
Caballo le dio cuando salió de él y se conservaba en la Secretaría 
mientras la satisfacía la cantidad que la Sociedad le había anticipa- 
do para los costos de dicha licencia, y a más que le añadiese una 
certificación de estar actualmente en servicio de dicho Jardín, y a 
sueldo de la Sociedad. La había pedido el jueves antecedente para 
no ser detenido en los viajes que hiciese para la herborización de 
plantas, como todo fué hecho y entregado al mismo». Dedúcese, 
pues, que persistía el plan de hacer excursiones y traer al Jardín 
las plantas que dieran por resultado. 

En la Junta de 22 de Abril de 1779 fueron presentadas por el 
Conciliario "primero 128 semillas de plantas remitidas a la Socie- 
dad por Palau, con carta suya en que se dice el modo de cultivar- 
las, todo lo cual se entregó a Ramos con encargo de devolver la 
carta a la Secretaría. 

En la Junta de Mesa de 31 de Julio de 1779 se hacen pagos entre 
ellos 90 reales al Botánico, para ayuda de los gastos que hizo en la 



DE HISTORIA NATURAL 459- 

excursión de quince días a las marismas a herborizar, de cuya ex- 
cursión trajo «varias plantas raras y simientes unas conocidas y 
otras no». 

La última visita de que encontramos certificaciones es de 14 de 
Septiembre de 1780, y de ella hay una lista de 233 semillas dis- 
puestas para sembrarlas, y otra de 280 plantas vivas, según hacen 
constar los comisionados, Sr. Lorite, y González Centeno, ordena- 
das por el sistema de Tournefort. 

Como se ve, el Jardín era muy modesto, pero representaba un 
gran esfuerzo, y, a pesar de no haber podido pasar del sistema de 
Tournefort, ya entonces anticuado, constituyó un gran progreso. 
Donde no había nada, Ram.os lo hizo todo por sí solo; sin más ayu- 
da que la de un operario jardinero, que le agregaron, y a quien 
llaman en las actas el sargento, sin duda por haberlo sido. 

Cursos de Botánica.— En las actas de la Juntas de Mesa subsi- 
guientes, se ve que se ocuparon con frecuencia de los gastos del 
Jardín. En la de 9 de Marzo de 1778 se dice: «Después se trató de . 
los ejercicios que debía tener el Botánico, conviniendo los señores 
a que, a proporción del menor estipendio que gozaba respecto a la 
dotación antigua, fuese menor su obligación en dar sus lecciones 
botánicas y reduciéndole a una estación sola del año o algunos días 
de la semana en todo él, y esto, sólo en la mañana, a los jóvenes 
que se aplicasen a este estudio». • 

Es decir, que a pesar de todo lo que se dijo de su oposición, era 
Ramos capaz de dar un curso de Botánica. En la Junta de Mesa de 
16 de Marzo de 1778 se propuso por el Vicepresidente la impresión 
de carteles para «convocar la asistencia de los jóvenes médicos, 
quirúrgicos y farmacéuticos a las lecciones públicas de Botánica, 
que se debían comenzar en los meses de Abril y Mayo, desde las 
diez de la mañana hasta las doce», y también en la misma sesión 
se acordó oficiar al Real Colegio de Boticarios por si acordaran 
enviar los mancebos de sus oficinas a dichas lecciones, que empeza- 
rían en primeros de Abril. 

Por este tiempo recibió la Sociedad, como donativo de D. Anto- 
nio Palau y Verdeja, segundo Botánico del Jardín Real, la obra que 
acababa de publicar, titulada: Explicación de la Flosofia y fun- 
damentos botánicos de Linneo; acompañada de una carta latina, 
que fué contestada con otra, dándole las gracias. 

Seguía en tanto la Mesa ocupándose de los estudios botánicos, y 
en la sesión de 4 de Mayo de 1778 se trató de la paga del Botánico 



460 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

y de lo gastado en el jardín, y además se «adoptó un plan que se 
hizo saber al dicho D; Antonio Ramos, Botánico, para su observa- 
ción, é igualmente mandó el señor Vicepresidente que se insertase 
en este acuerdo, quedando el original firmado en la Secretaría; y 
es del tenor siguiente, concebido en trece ordenanzas. «Primera: 
Empezarán dichas lecciones de Botánica el día quince de Mayo. Se- 
gunda: Serán por la mañana, de diez á doce. Tercera: Durarán este 
año hasta que se den todos los principios de Barnades o Palau. 
Cuarta: Si hay copia de libros, se harán las lecciones por ellos, y si 
no, será preciso escribir. Quinta: De la lección que se da hoy, to- 
mará razón el maestro al día siguiente. Sexta: No es necesario darla 
de memioria; basta que se entienda, pero los términos se han de 
procurar retener. Séptima: Cada día se dará a lo menos una hoja. 
Octava: No habrá más vacación que los jueves y días festivos. No- 
vena: Las partes de las plantas se demostrarán al vivo, siempre 
que haya copia a mano. Décima: Cada uno de los discípulos irá con 
el traje que quiera, pero en el aula no se fumará, ni se interrumpirá 
la debida compostura, ni se estará con sombrero tocado. Undécima: 
Para la mayor claridad y comodidad se explicará y tratará todo en 
español. Duodécima: Como el fin de estas lecciones es la instruc- 
ción de la juventud y beneficio público, dándose este año la parte 
teórica, el Director no omitirá diligencia alguna para su logro. Dé- 
cimatercera: El Director no se presentará en clase sino peinado y 
de militar». Fácilmente se comprende al par que la buena voluntad, 
la sencillez y la falta de experiencia que revelan tan candidas or- 
denanzas. 

Separación y noticias posteriores de Ramos. — En este estado 
de cosas y cuando se podía esperar mucho más, empezó la Sociedad 
a atravesar una gran crisis, por habérsele suspendido el derecho de 
disponer de las toneladas que tenía concedidas sobre las flotas de 
Indias. En su consecuencia, en la Junta de 21 de Octubre de 1779, 
el Fiscal de la Sociedad, Sr. Rodríguez, pidió que se suspendieran 
los pagos al Botánico, al Sargento jardinero, y algún otro. 

El Vicepresidente dejó la moción sobre la mesa, para resolver en 
otra Junta, y así siguió pagando a Ramos sin interrupción. En el 
año siguiente de 1780 se le siguió al principio pagando y se anun- 
ciaron las lecciones públicas de Botánica para dar comienzo en la 
primera semana de Noviembre, pero en 2 de Septiembre, la Junta, 
en vista de la falta de fondos, deliberó de nuevo acerca del Bo- 
tánico, a quien era ya imposible pagar, y se pensó seguir pagando 



DE HISTORIA NATURAL 461 

al Sargento jardinero el real y medio diario que se le daba para que 
conservase el jardín en el mismo estado que tenía. Se trató de todos 
estos extremos en Juntas sucesivas, y el resultado fué, que Ramos 
quedó cesante de su cargo, con fecha 21 de Octubre, en que se cum- 
plían los cuatro años devengados de su dotación pagada. 

Quedó encargado de la conservación del Jardín el sargento Juan 
de Espino, a quien después de algunas dificultades se asignaron 45 
reales mensuales y casa. Esta determinación fué debida al Vicepre- 
sidente, quien sostuvo que se debía «por honor de la Sociedad con- 
servar el Jardín, en que se habían invertido más de 1.000 ducados 
y cuatro años de trabajo, teniendo adelantadas 500 plantas útiles 
preciosas; era preciso tener allí un hombre a quien se le encargase 
el cultivo y conservación, siquiera de las que allí había (Junta de 
Mesa de 1(3 de Octubre de 1780), plantadas». 

Por último, en la Junta de Mesa de 31 de Octubre de 1780, previ- 
no el Vicepresidente al Secretario D. Valentín González y Centeno, 
que hiciese a «D. Antonio Ramos una certificación del tiempo que 
había servido la plaza de Botánico interino de la Sociedad , pues 
quería llevar este testimonio del mérito que esto podría producirle, 
y que de ella quedase copia en la Secretaría». Esta certificación, 
por cierto muy laudatoria, es de 31 de Octubre de 1780. 

Quedó, pues, sin colocación y sin medios de subsistencia don 
Antonio Ramos, quien recurrió a la protección del ya citado don 
Cándido María Trigueros, el cual tenía verdadero interés por él, 
como lo demostró en su afán de proporcionarle colocación en el Jar- 
dín Botánico de Madrid, según resulta de sus cartas a D. Casimiro 
Gómez Ortega, a que antes nos referimos, y de las que se despren- 
de que después de haber pensado nombrarle visitador de Boticas, 
cosa para la que Trigueros le atribuyó suficiente capacidad, pero 
que a Ramos no agradaba mucho por apartarle de su principal fin, 
que era la Botánica, obtuvo en el Jardín Botánico de Madrid la 
plaza de «encargado del cultivo de los invernáculos con ocho reales 
y casa, lo cual aceptó Ramos con gusto». «Por estar en tan buen jar- 
dín y entre buenos profesores, mientras hacía méritos para cosa me- 
jor». No es de extrañar, pues, que su situación al perder el empleo 
fuera tristísima, en tales términos, que para buscar el apoyo de Tri- 
gueros había ido a pie de Sevilla a Carmona, no obstante de estar 
con tercianas (carta 9). 

No sabemos si Ramos ocupó por fin su modesto destino en el 
Jardín Botánico de Madrid, y si pasó o no en él el resto de su vida, 



462 boletín de LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

pero es indudable el mérito de su labor en Sevilla, y que merecía 
el buen concepto que de él tuvo Trigueros, como lo expresa en la 
carta 14 de las citadas, cuando lo recomienda a Gómez Ortega, y 
de que copiaremos un párrafo para terminar: «En cuanto a su genio 
(el de Ramos), puedo decir que me ha ido muy bien y creo sucederá 
lo mismo a cualquiera que lo trate en términos atentos consiguien- 
tes y comedidos; quien lo quiera tratar con inconsecuencia, con do- 
minación áspera, y con superioridad ridiculamente afectada, no con- 
seguirá tanto. Es de todos modos exacto en cualquier cargo, se im- 
pone para siempre en lo que le explican bien una vez, y si llega a 
verse al oído de un botánico como Vm., será un perpetuo perro de 
manga suyo, porque la Botánica es su pasión dominante. Por esto 
su ojo es excelente, y si no es el mejor methodista, porque se lo 
estorbó el ser mucho tiempo soldado de Caballería, a lo menos las 
muchas plantas que conoce, las conoce desde que nacen hasta que 
mueren, y en cualquier estado que ve otras, las extraña de aquéllas, 
lo qual le hace muy bueno para herborizar: no obstante, es un regu- 
lar methódico tonrnefortiano, y oyendo se hará methódico en forma» . 



Publicaciones que ha recibido la I^eal Sociedad Española 
de fiistoria jMatural durante los meses de üulio a Sep- 
tiembre (continuación) y Octubre de 1918. 

(La liste suivante servirá d'accusé de réception.) 

República Argentina > 

Academia nacional de Ciencias, Córdoba. 
Boletin. Tomo xxiii, entrega 1.^ 
Suiza 
Société zoologique suisse et Muséum d'Histoire naturelle de Qenéve. 
Reme suisse de Zoologie. Vol. xxvi, n'"^ 4-7. 



Cabrera (A.). - Notas sobre el género Cebus: {Rev. Real Acad. 

Cieñe, 1917.) 
DoDERO (A.). — Coléoptéres endogés de la Catalogne. (Butll. Instit. 

Catal. d'Hist. Nat., 1918.) 
Ferrer Hernández (F.).— Esponjas del litoral de Asturias. (Trab. 

Museo Nac. de Cieno. Nat., 1918.) 
Qandolfi Hornyold (A.).— Algunas observaciones sobre la anguila de 

Mallorca. (Bol. de Pescas, 1918.) 
Ghébhard (A.).— Notes de Géophysique. (Notes Provéngales, 1918.) 



DE HISTORIA NATURAL 463 

Qredilla y Gauna (A. F.)-— Biografía de B. Javier de Arizaga. 
Vitoria, 1918, 2 vols. 

Griffini (A.)-— Prospetto dei Qrillacridi delle Isole Filippine. (The 
Philipp. Journal of Science, 1915.) 

Lobo (B.) — A Lagarta Rosea da Qelechia gossypiella. Río de Janeiro, 
1918. 

Mendes Correa (A. A.).— Sobre a abertura nasal no cránio dos Ma- 
míferos. (Ann. Acad. Polytechn. do Porto, 1916.) 

PujiuLA (J.).— Citología. Parte práctica, técnica y observación. Bar- 
celona, 1918. 

Silva Tavares (J.).— Cecidología brazileira. (Brotería, 1918.) 

Mes de Octubre 
Chile 
Anales de Zoología aplicada, Santiago. Año iv, n.° 1. 
Revista chilena de Historia natural, Santiago. Año xxi, n.os 4-6. 

España 
España íorestal, Madrid. Año iv, n."' 39-40. 
Ibérica, Tortosa. Año v, n.os 246-250. 
Ingeniería, Madrid. Año xiv, n.os 485-488. 
Institució catalana d'Historia natural, Barcelona. 

Butlleti. 1918, n." 6. 
Institución libre de enseñanza, Madrid. 

Boletín. Año xlii, n.° 702. 
Instituto de Radiactividad, Madrid. 

Boletín, vol. x, segundo trimestre. 
Junta para ampliación de estudios e investigaciones científicas. 

Trabajos del Museo Nacional de Ciencias Naturales. Serie 
Zoológica, n." 37. 
Ministerio de Fomento, Madrid. 

Boletín oficial de Minas y Metalurgia. Año ii, n."' 14 y 16. 
Observatorio de Física cósmica del Ebro, Roquetas. 

Boletín mensual. Vol. ix, n.° 3. 
Real Academia de Ciencias exactas, físicas y naturales, Madrid. 

Revista. Tomo xvi, n.° 6. 
Revista de higiene y tuberculosis. Valencia. Año xi, n.°' 123-124. 

Estados Unidos y sus Colonias 
Academy of Natural Sciences of Philadelphia. 

Proceedings. Vol. lxix, Part ii; vol. lxx, part i. 
Missouri Botanical Carden, St.-Louis. 

Annals. Vol. iv, n° 3. 
Oberlin College. 

Laboratory Bulletin. N° 20. 
Ohio State University Scientific Society, Columbus. 

The Ohio Journal of Science. Vol. xviii, n° 7. 



464 ■ boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Francia 
Academia des Sciences de Paris. 

Comptes-rendiís. Tome 167, n°' 13-16. 

Revue genérale des Sciences purés et appliquées, Paris. 29" année, 
nos 17-19. 

Inglaterra y sus Colonias 
The Canadian Entomologist, London. Vol. l, n"' 8-9. 

Italia 
Accademia Qioenia di Scienze Naturali, Catania. 
Bollettino. Fase 44. 
MÉJICO 
Dirección de Estudios biológicos, México. 
Boletín. Tomo ii, n." 3. 

Portugal 
Broteria, Braga. 

Serie botánica. Vol. xvi, fascic. ii. 
Société portugaise des Sciences naturelles, Lisboa. 

Bulleiin. Tome viii, fase. i. 

Mémoires. Serie zoológica, n° 3. 

Suiza 

Naturforschende Geselischart in Basel- 

Verliandluns^cn. B:vr' iyw. 



Barros V. (R.).— Nola^- iobre el «sapiío vaquero». (Rev. chil. Hist 

Nat., 1918.) 
Herbst(P.).— «Tetralonia chilensis» Herbst. (Rev. chil. Hist. Nat. 1917.) 
Navarro Neumann (M. M. S.).— Notas astronómicas. (Razón y Fe, 

1918.) 
PoRTER (C. E.).--Aracnología chilena. (Bol. Mus. Nación, de Chile, 

1918.) 

— Entomología chilena: Sobre algunos insectos de Nilahue. (Rev. 

chil. Hist. Nat., 1917.) 

— Los crustáceos de la expedición a Taitao. (Bol. Mus. Nación, de 

Chile, 1917.) 

Spegazzini (C.).— Breves apuntes sobre hymenogástreas sud america- 
nas. (Rev. chil. Hisi. Nat., 1917.) 

Thériot (J.).— Contribution á la flore bryologique du Chili. (Rev. 
chil. Hist. Nat., 1918.) 



Sesión del 4 de Diciembre de 1918. 

PRESIDENCIA DEL DR. DON GUSTAVO PITTALUQA 

El Secretario leyó el acta de la sesión anterior, que fué aprobada. 

Admisiones y presentaciones.— Fueron admitidos, como socios nu- 
merarios, los señores presentados en la sesión anterior, y propues- 
tos con el mismo carácter, D. Manuel G. Linacero y D. Luis Fer- 
nández Pérez, alumnos de la Escuela Superior del Magisterio, pre- 
sentado el primero por el Sr. Fraga Torrejón, y el segundo por el 
Sr. Doreste. 

Notas y comunicaciones.— El Sr. Ruiz de Azúa da cuenta de una 
sepultura tardenoisiense, encontrada en la provincia de Álava. 

— El Sr. Arias Olavarrieta anuncia la presentación de una nota 
sobre geología de los alrededores de Cantillana (Sevilla). 

— El Si. Cardoso participa haber encontrado en la Sierra de 
San Vicente un manchón arcaico no señalado en el mapa geológico. 

—El Sr. Cabrera (D. Ángel) hace verbalmente una comunica- 
ción sobre los leopardos de la costa de Guinea. 

—El Sr. Frankowski ruega a los señores socios que hayan re- 
cibido e\ Cuestionario acerca de su trabajo, en preparación, so- 
bre «las abejas en las creencias populares», que si tienen intención 
de contestarle, lo hagan a la mayor brevedad, pues tiene bastante 
adelantado este trabajo. 

—El Sr. Gómez Llueca presenta dos notas: una sobre peces fó- 
siles del Neogeno de la provincia de Alicante y otra sobre un Mylio- 
bates del Eoceno de la misma provincia. 

—El Sr. Gila presenta una nueva especie mineralógica descrita 
por el Sr. Pina. Se trata de un sulfuro doble de bismuto y teluro. 

Renovación de cargos.— Terminada la parte científica de la se- 
sión y siendo ésta la última del corriente ano, manifestó el Sr. Pre- 
sidente que era preciso proceder a la renovación de la Junta direc- 
tiva, eligiendo la que habrá- de ejercer funciones en 1919. Veri- 
Tomo xviu. -Diciembre, 1918. 29 



466 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ficada la votación correspondiente, en la que tomaron parte 72 se- 
ñores socios, y efectuado el oportuno escrutinio, resultó elegida la 
siguiente: 

JUNTA DE GOBIERNO PARA 1919 

Presidente D. Antonio Martínez y Fernández-Castillo. 

Vicepresidente D. Romualdo González Fragoso. 

Tesorero D. Ignacio Bolívar y Urrutia. 

Secretario D. Ricardo García Mercet. 

Vicetesorero D. Cayetano Escribano y Peix. 

Vicesecretario D. Cándido Bolívar y Pieltaín. 

Bibliotecario D. Ángel Cabrera Latorre. 

Rendición de cuentas.— El Sr. Vicetesorero leyó el siguiente 

Estado económico de la Real Sociedad Española de Historia Na- 
tural en 1." de Diciembre de 1918. 

La Sociedad ha invertido en el presente año la suma de pesetas 
13.528,18, y tiene un sobrante de 1.586,41, 

Procede lo gastado: 

1 ." De la subvención anual concedida a la Sociedad por el Mi- 
nisterio de Instrucción Pública y Bellas Artes, que se eleva a la 
suma de 5.000 pesetas, invertida, en su totalidad, según se acre- 
dita por el siguiente estado, y cuya cuenta, formalizada por el 
Habilitado de estos fondos, consta este año de las partidas si- 
guientes: 



Abonado por la impresión de las Memorias, tomo x (números 9 y 10), 
tomo XI (núm. 1), índice de lo publicado: Geología y Boletín, 

tomo xvn (números 9 y 10) 1.955,80 

— por papel para impresiones 1.290,92 

— por grabados para las mismas 284,18 

— por gastos menores 126,10 

— por administración y otros gastos 1.125 

— por impuestos del Estado y Habilitación 218 

Suma igual a la concedida 5.000 



2." De los recursos ordinarios de la Sociedad que, con el saldo 
sobrante del año anterior, han ascendido a 10.114,59 pesetas, cuya 



DE HISTORIA NATURAL 467 

cuenta de Ingresos y Gastos, que arroja un saldo a favor de la So- 
ciedad de 1 .586,41 pesetas, es el siguiente: 

Estado de los ingresos y gastos ordinarios de la Real Sociedad 
Española de Historia Natural desde 1 " de Diciembre de 1917 
a 30 de Noviembre de 1918. 

•IIÍOI1E:SOS 



Saldo a favor de la Sociedad en 1." de Diciembre de 1917 2.322,24 

Importe de las cuotas corrientes de un socio protector (180), cuatrocientos 
treinta y tres numerarios, cinco de ellos extranjeros (6.502,50), 

y diez agregados (80) 6.762,50 

— de treinta y tres cuotas atrasadas de socios numerarios, cuatro 

de ellos extranjeros (501), y ocho agregados (64) 565 

— de las cuotas adelantadas para 1919 de los Sres. Andreu, Fonta- 

na, García Bayón, Ibarlucea, Oberthür (C), Pujol, Seminario 
de Orihuela y Sobrino, y para 1920 de los Sres. Ibarlucea y 

Oberthür (C.) 153 

— de tiradas aparte, atrasadas, cobradas 68,50 

— de la venta de publicaciones 205,70 

— de los intereses de dos cédulas del Banco Hipotecario al 4 por 100. 37,65 

Total 10.114,59 

O- JLSTOS 

Pagado por la impresión del Boletín, tomo xvni (números I, 2, 3, 4, 5 y 6). 2.282,40 

por papel para publicaciones 4.175,05 

— por grabados 216,68 

— por haberes de los dependientes 960 

— por gastos de correo y envío de publicaciones 567 

— por gastos menores y de oficina 145,60 

— por los presupuestos de las Secciones 181,45 

Total 8.528,18 



Importa lo recaudado por recursos ordinarios de la Sociedad.. 10.114,59 

- lo gastado 8.528,18 

Saldo a favor de la Sociedad en 1.° de Diciembre de 1918.. . 1.586,41 



La Sociedad tiene, además, un saldo a su favor, por atrasos, 
de 2.439,50 pesetas, según resulta de los estados y comprobantes 
que se acompañan. 

Madrid, 3 de Diciembre de \9\8.— El Tesorero, Ignacio Bolí- 
var.— £"/ Vicetesorero, Cayetano Escribano. 



468 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

— El Sr. Presidente indicó que con arreglo a Reglamento proce- 
día fueran designados por la Sociedad tres miembros de la misma, 
que examinaran las cuentas y los justificantes a ellas unidos, pro- 
poniendo para ejercer este examen a los Sres. Fernández Navarro. 
Rioja (D. Enrique) y Qila. 

Secciones.— La de Zaragoza celebró Sesión el día 27 de No- 
viembre último, bajo la presidencia accidental del Dr. Borobio. Des- 
pués de leída y aprobada el acta de la anterior, el mismo señor ma- 
nifestó que habiendo fallecido la esposa del dignísimo consocio y Pre- 
sidente de la Sección, la Sra. D.^ María de la Paz Elizalde de 
López de Zuazo, proponía se hiciese constar en acta el sentimiento 
que a todos embarga por la desgracia que tanto aflige a tan esti- 
mado compañero. Asimismo hacía igual proposición, por el falleci- 
miento del hijo, Manuel, del Dr. Rocasolano, tan querido amigo de 
todos los asociados. Por unanimidad así se acordó. 

— A continuación se trató de la designación de la nueva Junta 
para el año próximo, y por aclamación fueron propuestos los seño- 
res siguientes: 

Presidente D. Patricio Borobio. 

Vicepresidente. D. Antonio de Gregorio Rocasolano. 

Tesorero D. Pedro Ferrando. 

Secretario D. Pedro Moyano. 

Vicesecretario. D. Jesús Maynar. 

— La de Valencia se reunió el 28 de Noviembre, bajo la presi- 
dencia del Sr. Trullenque, en el Laboratorio de Hidrobiología del 
Instituto General y Técnico. 

— El Sr. Trullenque lee la siguiente nota acerca de un nuevo hí- 
brido de Phlomis de la Flora Valenciana: 

En las estribaciones de la sierra del Caballón, en los términos de 
Tous y Carlet, crecen con bastante abundancia las especies bo- 
tánicas del género Phlomis, y entre ellas las Phl. crinita y 
Phl. Lychnitis. En una de mis visitas a dicha localidad me encon- 
tré con una especie de este género, que participaba de los caracte- 
res de ambas, por lo que la consideré como un híbrido de ellas; con 
esta sospecha acudí en auxilio del eminente botánico y querido 
compañero D. Carlos Pau, el que tan atento como siempre me con- 
testa a tenor siguiente: 

«La planta es realmente híbrida, y como yo publiqué esta com- 



DE HISTORIA NATURAL 469 

binación y tengo el tipo publicado en mi herbario, todo lo que diga 
llevará el sello de la mayor seguridad. Hoy se formulan los híbri- 
dos con el signo de multiplicar; pero cuando se encuentran dos hí- 
bridos de los mismos padres y uno manifiesta influencia mayor de 
un padre, y el otro de otro padre, se acude al signo matemático 
mayor que o menor que. Y este es el caso de su planta, comparada 
con la que publiqué estos días de Andalucía. 

Atienda, pues; 

Phlomis CRiNiTA > Lychnitis Pau. —P/il. compositaPau, SO. 
Arag. de C. N. 

Phlomis crinita < Lychnitis Pau, n. hyhr. —P/iL Tnillenquei 
Pau, n. hybr. 
. crinita. — Hojas aovado-acorazonadas. 

Lt/chnitis.— Hojas lineales largamente decurrentes y delgadas. 

composita. —Hojas aovadas algo cuneiformes en la base. 

Trullenquei. - Hojas lineales oblongas largamente decurrentes, 
pero gruesas y afelpadas.» 

Réstame manifestar mi agradecimiento al querido compañero 
D. Carlos Pau por su delicada dedicatoria, y ofrecer esta pequeña 
observación a mis queridos consocios. 

—El Sr. Moróte muestra una interesante colección, formada por 
gran número de especies de plantas alpinas, procedentes de los 
Pirineos; es cedida galantemente por dicho señor para aumentar 
los herbarios del Museo de Historia Natural del Instituto. 

—El R. P. Casan presentó curiosos ejemplares de moluscos, en- 
tomostráceos , hidrácnidos y rotíferos de las aguas inmediatas a 
Gandía (Valencia), de los que hizo donación al Laboratorio de Hi- 
drobiología del Instituto, en donde se procederá a su estudio. 

—El Sr. Pardo manifiesta que: «En una de sus múltiples visitas a 
la Pescadería, tuvo la fortuna de hallar un ejemplar de 35 centí- 
metros de Temnodom saltator curioso Escómbrido que de ordi- 
nario habita las costas italianas del Adriático, apareciendo sólo 
esporádicamente en las costas francesas, según dice Acloque en 
su Fauna de France. Ni el profesor Cisternas, en su excelente Ca- 
tálogo de los peces del Mediterráneo, ni el marino Navarrete 
en su Manual de Ictiología Marina de España y Baleares, le 
citan, lo que también parece indicar su rareza. En virtud de este 
hallazgo, así como el del Hoplosthetus mediterraneus, de que 
ya di cuenta a la Sociedad, me propongo redoblar mis visitas al 
Mercado de Pescado por tener el convencimiento de que para ob- 



470 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

tener especies raras no hay nada mejor que asistir al mismo asi- 
duamente, pudiéndose tener la seguridad de que se sacará prove- 
choso fruto» . 

—La de Barcelona celebró sesión el 29 de Noviembre, bajo la 
Presidencia de D, José Fuset. 

—El Sr. Presidente da cuenta de haberse recibido, con destino 
a la Biblioteca de la Sección, varias publicaciones. 

—El mismo señor comunica haber contribuido nuestra Sección 
con la cantidad de 50 pesetas al regalo de un martillo de geólogo 
hecho, como homenaje a nuestro consocio D. Luis Mariano Vidal, 
por varias Sociedades, con motivo de sus bodas de oro científicas. 
Aprovecha la ocasión para pronunciar frases de elogio a nuestro 
ilustre consocio, que el Sr. Vidal agradece. 

—El Sr. Faura lee una nota bibliográfica del trabajo de D. Sal- 
vador Vilaseca, titulado: «Els terrenys paleozóics del Camp de Ta- 
rragona». Reus, 1918. 

— Fueron leídas, además, las comunicaciones siguientes: una del 
Sr. Faura, titulada: «Observaciones sobre la presencia de una pu- 
dinga poligénica en digestión por el granito eruptivo de Valí For- 
nés, Cánoves, provincia de Barcelona»; otra del P. Pujiula, titu- 
lada: «La Stylonychia mytilus en el acuario microscópico»; otra 
del Sr. Fernández Riofrío, acerca de la estructura celular de las 
algas cianofíceas, y, finalmente, otra de D. Carlos Pau, leída por 
don A. Caballero acerca de los Hieracios catalanes. 

—La de Sevilla celebró sesión el 2 de Diciembre, en el Museo 
de Historia Natural de la Universidad, bajo la presidencia de D. Fe- 
liciano Candau. 

— Don Antonio González Nicolás dio cuenta de las investigacio- 
nes hechas por el Sr. Camino en busca de hulla en una finca de su 
propiedad, situada entre El Pedroso y Villanueva de las Minas, 
de que procedían interesantes ejemplares de fósiles y otros, que 
habían sido incorporados a la colección que está formando la Jefa- 
tura de Minas de Sevilla. 

— El Sr. Barras presentó una interesante colección de Algas de 
a playa de Chipiona, recogidas y preparadas por la excelentísima 
Sra. D." María Daguerre, viuda de Gestoso, avalorada con la car- 
peta en que está contenida y que lleva en una de sus tapas una acua- 
rela pintada por el ilustre arqueólogo sevillano D. José Gestoso. 



DE HISTORIA NATURAL 471 



Nota bibliográfica. 

Del Sr. Fernández Navarro (Sección de Madrid): 

Gentil (Louis): Sur le sinchronisme des dépóts eí des mou- 
vements orogéniques dans les détroits Nord-Bétique et Sud- 
Rifain. (Espagne méridionale et Maroc.) C. R. Acad. Se, 
tomol67, núm. 20 (11 Noviembre 1918). 

Esta nota ofrece especial interés para la historia geológica de 
Andalucía. Los concienzudos estudios del autor, de antiguo prose-: 
guidos en Marruecos, y las valiosas observaciones que reciente- 
mente ha realizado en la región hética, le han permitido hacer una 
aproximación perfecta entre los estrechos Nord-Bético y Sud-Rife- 
ño, canales mediante los que se realizó en la época neógena la co- 
municación entre las aguas atlánticas y las mediterráneas. 

Gentil, compartiendo en esto las ideas de Haug, suponía que en- 
tre ambos estrechos no hubo exacta concomitancia, sino que el 
canal andaluz se habría cerrado cuando se abrió el marroquí, preci- 
samente en el mioceno medio (1). Hoy, modificando su anterior 
mo'do de ver, llega a la conclusión de que «La comunicación entre 
el océano Atlántico y el Mediterráneo queda establecida, lo mismo 
en España que en Marruecos, por la transgresión burdigalense, que 
alcanza su máximum en el Tortoniense. Después, la retirada del" 
mar saheliense, en el estrecho Sud-Rifeño como en el estrecho 
Nord-Bético, indicaba la regresión del mar mioceno, correspondien- 
do a la oclusión simultánea de los dos estrechos». 

Esta unidad notabilísima entré los dos estrechos queda en la nota 
de M. Gentil comprobada, no sólo por la identidad de facies de los 
depósitos contemporáneos, sino también por la simultaneidad de los 
grandes movimientos que los han afectado. 

Esta opinión, en la actualidad sustentada por Gentil, es la que 
nosotros sosteníamos precedentemente (2). Nos complace sobrema- 
nera que tan alta autoridad en Geología marroquí venga hoy a dar 
valor a nuestras opiniones de siempre. 

(1) Véanse: E. Haug, Traite de Geólogie, tomo ii, p. 1731, y 
L. Gentil, Sur la formatíon dii détroit Sud- Rifain. C. R. Acad. Se, 
tomo 152(1911), pág. 416. 

(2) Véanse: Yebala v el bajo Lucus. (Madrid, 1914), pág. 153; Ob- 
servaciones geológicas en la Península yebálica. Mem. de la R. Soc. 
esp. de Hist. Nat., tomo viii, mem. 4."", pág. 151. 



472 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Notas y comunicaciones. 



Sobre los leopardos africanos, con descripción de una 

forma nueva 

por 

Ángel Cabrera. 

(Láminas xvi y xvii.) 

La idea de que los grandes gatos ocelados del Antiguo Mundo 
representan dos especies diferentes, que corresponderían con más o 
menos exactitud al pardus y la pant fiera de Oppiano y otros es- 
critores de la antigüedad, era corrientemente aceptada por los 
naturalistas de fines del siglo xviii y principios del xix, desde Buf- 
fon hasta Temminck; pero posteriormente los zoólogos, por lo me- 
nos la mayor parte, convinieron en considerar estas dos supuestas 
especies como simples modificaciones individuales de una especie 
única, el Felis pardus, si bien admitiendo para ésta varias subes- 
pecies o razas locales que se han distinguido con los nombres orien- 
talis, variegatus, fontanierii, j'aponensis, tulliana, etc. De las 
observaciones de los viajeros cazadores resulta, no obstante, que 
en una misma región pueden coexistir dos formas de félidos de este 
tipo, fáciles de distinguir entre sí, sobre todo por el tamaño, lo que 
viene a confirmar la opinión de los antiguos. Muchos zoólogos mo- 
dernos señalan el hecho. Blanford (1), por ejemplo, escribe: «Se ha 
pensado por muchísimos autores, y entre los naturalistas de la India 
por Sykes, Elliot, Horsfield, Hodgson y Sterndale, que hay dos 
especies de leopardos indios: uno mayor y otro más pequeño... La 
mayoría de los sportsmen que han cazado en la India central y mu- 
chos shikaris indígenas distinguen estas dos formas, y en algunas 
partes del país hay indicios de dos razas: una forma mayor, que 
habita las colinas y los bosques, y una forma más pequeña, que co- 
múnmente se presenta en los manchones de hierba y matorral entre 
los campos cultivados y los jardines. Dícese que la forma más gran- 
de tiene una cola más corta, la cabeza más grande, con una cresta 



(1) The Fauna of British India: Manimalia (1888-91). 



Bol. de la R. Soc. Esp. de Hist. Nat. 



Tomo XVIII.-LÁM. XVI. 




Fot. Molina. 



CRÁNEOS DE LEOPARDOS DE GUINEA, VISTOS POR ENCIMA (^>- y) 



1. Panthera pardiis reichenowi. Yokó, Kámerun (tipo). 

2. Panthera pardas leopardus. Río Muni, Guinea española. (Mus. Nac. de 

Cieñe. Nat.. man. 18. xi. 15. 1.) 



Bol. de la R. Soc. Esp. de Hist. Nat. 



Tomo XVIII. -LÁM. XVII. 




Fot. Molina. 



CRÁNEOS DE LEOPARDOS DE GUINEA, VISTOS POR DEBAJO (x j) 



1. Panthera pardas reichenowi.Yokó,Kámerüm (tipo). 

2. Panthera pardiis leopardiis. Río Muni, Guinea española. (Mus. Nac. de 

Cieñe. Nat., núm. 18. xi. 15. 1.) 



DE HISTORIA NATURAL 473 

occipital, y manchas claramente definidas sobre un fondo pálido. La 
forma más pequeña tiene una cola relativamente más larga, una 
cabeza más redonda, manchas menos claramente definidas y pelaje 
más basto.» 

«Los sportsmen de la India — dice Lydekker (1) — están conven- 
cidos de la existencia de dos especies de grandes gatos manchados, 
aparte del leopardo cazador, a las que llaman, respectivamente, 
leopardo y pantera.» 

La misma opinión, pero extendida al África, encontramos en 
otros autores. «Tanto en África como en la India — nos dice W. L. 
Sclater (2) — , los cazadores han acostumbrado distinguir una varie- 
dad más pequeña, «de colinas», y otra mayor, «de llanura», cuyas 
diferencias han sido claramente señaladas por Kirby». Este último 
autor, en efecto, en su libro In \Haunts of Wild Game (1896), 
dice que en el África del Sur hay una variedad con el cuerpo de 
tres pies y siete pulgadas, medida inglesa, y la cola de dos pies y 
diez pulgadas, y otra cuyo cuerpo mide cuatro pies y cuatro pulga- 
das, mientras la cola sólo tiene dos pies y medio. Las observacio- 
nes del ilustre africanista Sir Harry Johnston coinciden con las de 
Kirby. «Los leopardos de toda África y de la India, Ceilán y Mala- 
sia — dice este viajero (3)— son absolutamente iguales en aspecto, 
tamaño y dibujo, aunque todas estas regiones ofrecen dos tipos 
distintos, según que el leopardo en cuestión habite los sitios abier- 
tos o los bosques. El leopardo de las llanuras herbáceas es un ani- 
mal grande, a veces próximo en corpulencia a