(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Boletín - Real Academia de la Historia"

■Mm 



'^&^r¿ 



•,r,t;-!i-i>'j.;"igi 



,51 í 2 * 



/' 



boletín 



jr.:bj^j^ jlcjldkiwíia üb t^jl hisxotiijl 




BOLETÍN 



DE LA 



REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 



X0N40 LI 




MADRID 

hSTABLECIMIENTO TIPOGRÁFICO DE FORTANET 

IMPRESOR DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

Calle de la Libertad, núm. 2c — Teléf. ggr 
1907 



«En las obras que la Academia adopte y publique, cada autor será res- 
ponsable de sus asertos y opiniones; el Cuerpo lo será solamente de que 
las obras sean acreedoras á la luz pública.» 



^ • ' Estatuto XXV. 



P" 






TOMO LI. 



Julio, 1907. 



CUADERNO I. 



boletín 



DE LA 



REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 



ÍNDICE GENERAL ALFABÉTICO 

DE LOS XXV TOMOS, QUE COMPRENDEN DESDE EL XXVT 
DE LA COLECCIÓN, HASTA EL L INCLUSIVES 

(años 1895 Á FIN DE JUNIO DE I9O7) 
(En el tomo xxv está el índice de los anteriores.) 



Aerantes (Sra. Duquesa viuda de). 
-XXIX. 553. 

Academia de la Historia (Real). — 
XXVI. 289: Anuario para 1895. 
Véase Adquisiciones . — XXXII. 
538: Premios para Memorias. — 
XXXIII. 202 : Sobre pesas y me- 
didas de España, 353: Catálogo de 
los individuos de número de la... 
— XXXIV. 269: Reglamento de 
la... 529: Reseña histórica de la... 
1898-99. Véase Aledo (Marqués 
de).— XXXV. 369: Catálogo de 
censuras de obras manuscritas 
pedidas por el Consejo Real á la 
Academia. — XXXVII. 5: Reseña 
histórica de la Academia en 1899- 
900. 63: índice de informes pedi- 
dos por el Gobierno á la Acade- 
mia. 1800 á 1899. — XXXVIII. 
485. Reseña de la Academia en el 
año 1900-1901. — XLI. 207: Rese- 
ña histórica de la Academia en el 
año 1901-1902. — XLII. 310: In- 
ventario de las antigüedades que 



posee la Real Academia de la 
Historia. — 321: ídem. — 484:ídem.- 
XLIII. 257: ídem. — 323: Reseña 
histórica de la Academia en el 
año 1 902- 1 903. — XLV. 161: Re- 
seña histórica de la Academia en 
el año 1903-1904.— XLVI. 475: 
ídem en el año de 1 904- 1905.— 
XLVII. 152: Inventario de las me- 
dallas españolas que posee la 
Academia. — XLIX. 170: Reseña 
histórica de la Academia de 1905 
á 1906. Premios. 

Academia (Real) de Ciencias Exac- 
tas.— XXXII. 175: Cambio de pu- 
blicaciones. 

Academias (Asociación internacio- 
nal de). — XLIII. 343: Reglamento 
para publicar una biblioteca del 
Islam. 

Aceña (D. Ramón Benito).— Véase 

NUMANCIA. 

Acevedo Castello-branco (D. José) 

—XXXIII. 46:5- 
AciNiPO.— XXIX. 367: Ruinas de.... 



BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 



Agosta [V. José de). — XXXV. 226: 
Percarinación por las Indias Oc- 
cidentales. 

Adquisiciones de i. a Academia. — 
XXVI. 5: Segundo semestre de 
1894. — XXVII. 161: Primer se- 
mestre de 1895.— XXVIII. 63: Se- 
gundo semestre de 1895. — XXIX. 
211 : Primer semestre de 1896. 
554.— XXX. 97: Segundo semes- 
tre de 1896. 367: Obras de histo- 
ria eclesiástica, donadas á la Bi- 
blioteca. — XXXI. 315: Primer se- 
mestre de 1897. 446.— XXXII. 65. 
— XXXIII. 161: primer semestre 
de 1898.— XXXIV. 71: Segundo 
semestre de 1898.— XXXV. 289: 
Primer semestre de 1899. — 
XXXVI. 97: Segundo semestrede 
j 899.— XXXVII. 273: Primer se- 
mestre de 1900. —XXXVIII. 49: 
Segundo semestre de 1900.— 
XXXIX. 309: Primer semestre de 
1901. — XL. 89: Segundo semes- 
tre de 1 90 1. — XLI. 221: Primer 
semestre de 1902. — XLII. 81: Se- 
gundo semestre de 1902. — XLIII. 
369: Primer semestre de 1903. — 
XLIV. 97 : Segundo semestre de 
1903. — XLV. 289: Primer semes- 
tre de 1904. — XLVI. 89: Segun- 
do semestre de 1904. — XLVII. 
241: Primer semestre de 1905. — 
XLVIII. 89: Segundo semestre de 
1905. — XLIX. 202: Primer se- 
mestre de 1906.— L. 43: Segundo 
semestre de 1906. 

África. — XXXVI. 325: Tratado en- 
tre las Coronas de Castilla y Por- 
tugal sobre posesión de Guinea, 
costas, mares é islas de África. 

Agoncillo (D. Juan de) , Obispo de 
Calahorra en 1207.— XXVI. 393. 

Aguilar de Campóo. — XXXVI. 340: 
Monumentos hebreos. 

Aguilera y Gamboa (D. Enrique), 
Marqués de Cerralbo.-XXXII. 96. 

Aguiló (D. Mariano).— XXXI. 352: 
Su íallecimiento. 



Álava. — XLII. 68: Dos basílicas ala- 
vesas. 

Alba (El Gran Duque de).-XXIX. 
459.— XXX. 444. 

Alba (La Duquesa de). 1603. — XLII. 
73: El santo asalto de... 

Alba (La Duquesa de). (D.^ Rosa- 
rio Falcó...) — XXXII. 539.- 
XXXIII. 415: Catálogo de las co- 
lecciones expuestas en las vitri- 
nas del Palacio de Liria. — XLI. 
449: Nuevos autógrafos de... — 
XLIV. 507: La batalla de Rocroy. 

Alba (El Duque de Berwick y de). 
XLIX. 185: Escritura de funda- 
ción del... para conmemorar el 
Centenario del Quijote. 

Alba de Tormes. — XXXVI. 264. 

Albalat (D. Pedro de), Arzobispo 
de Tarragona. — XL. 335. 

Albelda. — XXVIII. 480: Los ju- 
díos de... 

Alberoni (J. M.)— XXXIV. 191: Let- 
tres intimes. -XXXVIII. 445. 

Alborán Tsla de). — XXXIV. 378. 

Alburquerque (Alfonso de). — 
XXXVI. 447: Testamento de... 

Alcalá la vieja. — XXXIV. 197. 

Alcalá de Henares. - XXXV. 283: 
Compluto romana, por Calleja. 

Alcázar (D. José de).— XXIX. 549. 

Alcukscar. — XXXVI. 409: Anti- 
güedades romanas de... 

Aledo (Villa de). — XXXIII. 491: 
Historia de la... 

Aledo (El Marqués de). (D. Maria- 
no Vergara). — XXXIII. 491-537^ 
Premio de... (La villa de Aledo.) 
— XXXVII. 271: Premio de...^ 
XLIII. 328: Premios para 1904. — 
XLV. 185: ídem para ¡905. 
Alfonso III. — XLI. 324: Su crónica. 
Alfonso VIIL— XXVI. 276: Diplo- 
ma de... — XLIX. 235: Diploma 
inédito de... en 1172. 
Alfonso IX de León. — XXXIX. 

524: Carta inédita de... 
Alfonso X el Sabio.— XXVIII. 261: 
Ilustración á la cantiga lxiii. 



índice general de los tomos XXVI AL L 



Alfonso XIII (S. M. el Rey D.)— 
XLV. i6i : Su visita á la R. Aca- 
demia de la Historia. 

Almóndiga (Guadalajara). — XXVIII. 
93 : Cartapuebla de... —XXXV. 
470: ídem. 

Alkadhí (Aben). — XXIX. 182. 

Alláriz. — -L. 490: Sobre el fuero de... 

Alliri (El Almirante D. Antonio de). 
— XLVIII. 316. 

Almadén. -XXXVII. 525: Historia 
de..., por Pontes. 

Almagro Cárdenas (D. Antonio). — 
XXVII. 490.— XXXVl. 348. 

Almaraz. — XXVI. 475: Cementerio 
romano en..., Cáceres. 

Almaraz (D. Enrique de), Obispo 
de Falencia. — XXXVI . 210.— 
XLVIII. 254. 

Almería. — XLVII. 79: El sitio de... 
en 1309. 

Almirante de Castilla. — XXXV. 
552: Sello del..., D. Enrique de 
Cabrera. 

Almirante (D.José). — XXVII. 510. 

Almodóvar del Río. — XXXI. 347: 
Epigrafía romana y visigótica. 

Almonacid y Cuenca (D. Miguel). 
—XXXIV. 96 : Boletín bibliográ- 
fico español. 

Altamira (D. Rafael de).— XXVI. 
287 : Revista crítica de historia y 
literatura española. 

Altolaguirre y Duvale (D. Ángel 
de). — XXXVIÍI. 279: Colón y sus 
capitulaciones y pi-ivilegios . — 
XLV. 548.- XLVII. 319: Su re- 
cepción en la Academia. — XLVIII. 
410: Los restos de Hernán Cor- 
tés. 413: Pedro IV de Aragón. — 
XLIX. 116: Cartografía española 
de la Edad Media, por el Sr. Bláz- 
quez. 454: La historia de los In- 
cas, de Pedro Sarmiento de Gam- 
boa. — L. 341: La traite negriére. 

Alvarez de la Braña (D. Ramón). 
XXXII. 106. — XXXIV. 366.— 
XXXVIII. 134. 

Alves Pekeira (Félix). — XL. 464. 



Alzóla y Minondo (D. Pablo de). — 

XXVI. 492. -XXXIV. 271. 
Amary (D. Miguel).— XXVII. 510. 
América. — Véase López de Velas- 

co (Juan). Fernando el Católico, 
y el descubrimiento de América, 
por E. Ibarra: XXVII. 214-263: 
P. Cappa. 316: Documentos iné- 
ditos relativos al descubrimiento, 
conquista y organización de las 
antiguas posesiones de Ultramar 
(2.^ serie). 321: Las lenguas ame- 
ricanas y el P. Luis de Valdivia. 
— XXVIII. 507: La esclavitud 
en América. — XXIX. 325: La 
communication des deux mondes 
par TAtlantis avant le déluge. — 
XXXII. 249: Civilización maya. — 
XXXV. 226: P. Acosta: Peregri- 
nación por las Indias Occidenta- 
les en el siglo xvi.^XLVl. 360: 
Gaylord: Spain in America. 433: 
La América precolombina. 

Ampudia (Villa de). — XXIX. 460. 
— XXXVII. 353: Privilegios de... 

Ampurias.— XXVII. 240.— XXXIV. 
173.— XXXVI. 448-495- 

Amunátegui (D. Domingo). — 
XXXIV. 515. 

Aníbal. —XXXIII. 279: Passaggio 
per le Alpi. 

Antequera. — XLVII. 81: La arqui- 
tectura tartesia: Lanecrópolide... 

Antigüedades ibéricas. — XXVI. 
492: Lápida ibérica de Cretas 
(Teruel). ídem, lámina de plomo 
del barranco del Rey, sierra de 
Gador (Almería).— XXVII. 235: 
Antigüedades descubiertas cerca 
de San Lucar de Barrameda. 240: 
Ruinas de Emporiae. Véase Epi- 
grafía. 

Antigüedades romanas . — Véase 
Epigrafía, Vías romanas y Al- 
maraz . Cementerio romano . — 

XXVII. 314: Mosaico de Santis- 
cal (Cádiz). Véase Pompeya.— 
XXXI. 5: Itinerarios romanos de 
la provincia de Cuenca. 58: Tres 



BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 



oculistas (le la España romana. 
— XXXIU. 351: Bilibra de co- 
bre. 413: Mosaicos de Túnez. — 
XXXIX. 300: De Linares, Cazlo- 
na y Bacza. — XL. 253: De Bacna. 
258: Mercurio de bronce, de la 
Puebla de Montalbán. 513: De 
Baena. — XLII. 129: De Cartage- 
na. 446: Monumento.s romanos de 
San Juan de Camba, Córdoba, Li- 
nares, Vilches, Cartagena, Barce- 
lona y Tarrasa. — XLVI. 167: Ex- 
cavaciones en el cerro de Min- 
guillas, cerca de Baena. 
Antón (E\ Dr. D. Manuel). -XXX. 
448-467 : Cráneos antiguos de 
Ciempozuelos. 
Anuario dis la Academia. — XX VL 
289: 1895. — XXX. 94: 1896-97. 
287. 
Apringius de Beja. — XXXVII. 448. 

-XLI. 353. 
Árabes (Historia de los...) — Véa- 
se Mahometana (Dominación). — 
XXVI. 408: Libros árabes adqui- 
ridos por la Academia. — XXVII. 
266: Mss. árabes españoles de la 
Colección de la Casa Brill, de 
Leiden. — XXX. 372: Mss. árabes 
adquiridos por la Academia. — 
XXXII. 97: La Tecmila de Aben 
Alabar. -XXXIII. 297: Paleogra- 
fía árabe. 465: Manuscritos ára- 
bes de El Escorial.— XLVII. 72: 
Le dieu Souwá. — XLVIII. 381: 
Renacimiento ó movimiento lite- 
rario musulmán. 464: De la paleo- 
graphie semitique. 
Aragón.— XXIX. 421: Documentos 

para la historia de..., por Paño. 
Arahal.— XXXI. 381: Los Calien- 
ses aeneanici del... y de Monte- 
llano. 
Aranas, de Córdoba . — XXXVII. 
46 1 : Sobre D.^ Beatriz Enríquez 
de Arana y los Aranas de Cór- 
doba. 
Arco (Ángel del).— XXVI. 397.— 
XXX. 4I3-5Í7--XXXL 226.— 



XXXII. 88- 1 69. -XXXVII. 326.— 
XLIII. 453- 

Arcos de la Frontera . — XXIX.- 
427: Excursión epigráfica. — 
XXXVIII. 498: Antigüedades 
de..., por Mancheño. 

Argote de Molina (Gonzalo). — 
XXXVIII. 232: Memoria auto- 
biográfica de... — XXXIX. 297: 
lluevo documento sobre... 

Arigita (D. Mariano).— XXIX. 267. 

Ariza (D. Antonio M. de).— XXXV.- 

367- 

Armentia. — XLIX. 241. 

Armería Real de Madrid. — 
XXXVIII. 425: Catálogo de la..., 
por el Conde de Valencia de Don 
Juan. — L. 233; La armadura de un 
lebrel. 

Arpa (D. Salvador). —XXVII. 510. 

Arqueología y Bellas Artes . — 
XLVI. 432: Elementos de..., por 
F. Naval.— XLVII. 452: ídem. 

Arrúe (D. Francisco Martín). — 
XXXI. 25. 

Artes é industrias. — XLIV. 414: 
Del Buen Retiro. 

Asensio y Toledo (D. José María 
de). — XXVI. 204-492: Su recep- 
ción. 474.— XXX. 375: Cervan- 
tes vascófilo. 399: Documentos 
cervantinos . — XXXII . 538. — 
XXXIV. 508.— XXXVI. 149-449. 
—XXXVIII. 161.— XXXIX. 289: 
Crónica troyana. — XLII. 442. — 
XLIV. 246.— XLVIII. 86: Su fa- 
llecimiento. 

Asín (D. Miguel).— XXXVIII. 267: 
Fr. Bernardino González, intér- 
prete arábigo. 

Astorga. — XLV. 461: Epigrafía ro- 
mana de la ciudad de... 

Asturias. — XXX. 540: Inscripcio- 
nes ibéricas de... — XLI. 170: As- 
turias, por los Sres. Bellmunt y 
Canella. Véase Santa Eulalia de- 
Abannia. 

Asunción (Fr. Antonio de la). — 
XXXIV. 93: Diccionario de escri- 



índice general de los tomos XXVI AL L 



tores trinitarios de España y Por- 
tugal. - XXXVI. 270. 

Atenas (Ducado catalán de). — 
XXVI. 133. 

Austria (D. Juan de), hijo de Car- 
los V.— XXXVI. 69, 172. 

Austria (El Archiduque Luis Sal- 
vador de).— XXXIV. 270, 378. - 
XXXVI. 264. 

Avellaneda y Haro (D. García de), 
Conde de Castril lo. — XXXIV. 
153: Su testamento, 1670. 

Ávila. — XXVIII. 353: El cemente- 
rio hebreo en Avila.— XXXI. 34: 
Ávila y su territorio, por Verga- 
ra y Martín. 

Aviles. — L. 406: Origen, fuero y mo- 
numentos de..., por D. Fortunato 
Selgas. 

Averbe (El Marques de), D. Juan 



Jordán de Urríes. — XXIX. 329. 
—XXXII. 202.- XXXIII. 553.— 
XXXIV. 556.— XXXVI. 65.— 
XLIV. 261 : Combate en Río 
Grande entre españoles y portu- 
gueses en 1776. 

Ayerbe (La Marquesa de).— XLV. 
405: El Castillo del Marqués de 
Mos. 548. 

Ayora (Gonzalo de).— XXVIII. 97: 
Sobre las Comunidades. — XLI. 

293- 
Ayres de Magalháes (D. Cristóbal). 

XXIX. 267. 
Azara (D. Félix de).-XLVI. 226: 

Geografía del Paraguay. 
Azara (D. Nicolás J. de).— XXXV. 

552: Carta de... 
AzcÁRATE (D. Gumersindo de). — 

XXXIIL 553. 



Badajoz . — XXXII. 93 . — XLVIII. 
40b: Historia del reino de..., por 
Martínez. 

Badalona.— XXVIII. 168: Su iglesia 
parroquial. 

Baena. — XL. 253: Antigüedades ro- 
manas de... 513. — XLII. 401: His- 
toria de la villa de..., por Valver- 
de y Perales.— XLIII. 521: Anti- 
güedades romanas de... — XLVI. 
« 68: Exploraciones en Iponuba. 
167. 

Balaguer (D.Víctor).— XXXIÍ. 253. 
XXXVIII. 74: Su fallecimiento. 
237- 

Baldaque da Silva (D. Antonio"). — 
XXIX. 267. 

Ballesteros (D. Enriqu e).— XXVIII. 

353- 

Baí5os de Cerrato. — XXX. 94: Igle- 
sia de San Juan B. de... 

Baños de la Encina (Jaén).— XLI. 349. 

Barado y Font (D. Francisco). — 



XLVIII. 510: Su recepción aca- 
démica. 

Baráibar (D. Federico). — XLIX. 
241: Epigrafía armentiense. — L. 
250: Tricio. 

Barcelona . — Véase Cataluña y 
Valldaura (El Palacio Real de). 
—XXVIII. 136: Arquitectura bar- 
celonesa en el siglo xiv.— XXX. 
96: Gesta Comitum Barcinonen- 
sium. — XLII. 241: Ramón Beren- 
guerlll. 4S1: Barcelona romana. 
—XLIII. 250: Santa Eulalia de... 
361: En 1079. 547: ídem: Su casti- 
llo del puerto y su agitación polí- 
tico-religiosa.— XLIV. 37: El sitio 
de... en 17 13-14. 449= Barcelona 
prehistórica.- L. 227: Los prime- 
ros Obispos de... 

Barrantes (D. Vicente) .— XXVI. 
486: Véase Extremadura.-^ 
XXIX. 549. — XXXIIL 462: Su 
fallecimiento.— XXXIV. 191. 



BOLETÍN DE h\ REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 



BARREiBarón(lcl;i).-XXXVIII.326. 
Barros Gomes (1). EnriqueV XXIX. 

267. 
Baudrili.art (M. Alírcd).— XXXII. 

35 1. -XXXVIII. 393- 

Bayona (de Galicia).— XLI. 271: An- 
tigua y modei-na. 

Bayona (de Francia). — XLI. 444: 
Registros gascón y francés del 
Archivo municipal de... — XLIX. 
389: Archivos municii)ales de Ba- 
yona. 

Bazán (D. Alvai'o de), primer Mar- 
qués de Santa Cruz. — XXVI. 389: 
Los trofeos de... Fundación de ma- 
yorazgo.— XXVII. 507. -XXVIII. 
5: Testamento de... 

Becker (D. Jerónimo). — XXXIII. 
106. 

Bedunia. — XXVI. 400. 

Beelaert van Blokland (Gerard). — 
XXX. 367. 

Beer (Dr. Rudolf).— XXVI. 208.— 
XLVL431. 

Belalcázar. — XXXI. 449: Monedas 
árabes descubiertas en... 

Belorado. — XXIX. 338: La aljama 
hebrea de... 

Beltrán y Rózpide (D. Ricardo). — 
XLI. 272. — XLII. 506: Su recep- 
ción académica. — XLIII. 526. — 
XLIV. 363: Los pueblos hispa- 
no-americanos. — XLVI. 433. — 
XLVIII. 458: Vascos, iberos, mo- 
ros, bereberes. — XLIX. 1 11: Geo- 
grafía histórico-militar de Espa- 
ña, por el Sr. Gómez de Arteche. 
— L. 217: Exploración arqueoló- 
gica en el valle del Níger. 

Bellas Artes.— XXVIII. 136: Ar- 
quitectura barcelonesa en el si- 
glo xiv: Santa María del Pino y 
Santa María de Pedralbes. — Véase 
Tapices. 

Bellino (Albano). — XXIX. 267.— 
XLI.— 345. 

Benavides (El Cardenal Arzobispo 
de Zaragoza D. Francisco de P.) 
—XXVI. 284. 



Benavides (D. José). — XXVII. 412. 

-XXVIII. 539.-XXX. 315. 
Benavides (Rodrigo de). — XL. 178: 

Desafío de... 
Berger (M. Samuel).— XXXIII. 352. 

—XXXVI. 95: Les Bibles cas- 

tillanes. 
Berjano (Daniel).— XXXV. 317. 
Bernal de O'Reilly (D. Antonio). — 

XXX. 288, 289.— XXXIII. 554.— 
XXXIV. 556. 

Berreti-Landy (El Marqués). — 

XXXI. 221. 

Betancourt (D. Julio). — XXXVI. 

357- 
Biblioteca Real . — Véase Navas 

(Sr. Conde de las). 
BiERZo. — L. 311: Nuevo miliario 

del... 
Blázquez (D. Antonio). — XXXIL 

440. -XXXIV. 27.— XXXVIII. 

500: Descripción de España, por 

Abu-Abd-allá.— XL. 368.— XLIX. 

117: Cartografía española de la 

Edad Media. 
Blombergh (Bárbara de). — XXXVI. 

69: Documentos sobre la estancia 

de... en España. 
BoccAcio. — XLVI. 230: Sobre las 

islas Canarias. 
Bodega y Quadra (D. Juan F. de la). 

XLIV. i¡7. 
Bofarull (D. Francisco de). — 

XXVII. 499. — XXX. 433- — 
XXXIV. 173: La antigua marina 
catalana, 

Bonfill (D. Juan), (a) Monaldo Es- 
cudero. — XLII. 507: Aclaraciones 
históricas (sobre Tortosa). 

BoppE (P.)— XXXIV. 369. 

Borja (D. Juan de).— XXXIV. 146. 

B0RONAT y Barrachina (D. Pascual). 
— XL. 150.— XLIV. 364: El beato 
Juan de Ribera. 

BoTELLO DEL Castillo (D. Carlos). — 

XXVIII. 174. 

Botet y Sisó (D.Joaquín). — XXXVL 
495. ^XLI. 350: Inscripción de 
Ampurias. 



índice general de los tomos XXVI AL L 



Brito Rebello (D. Ignacio). — 
XXIX. 267. 

Broglie (Duque de). — XXXVIII. 
160. 

Bruch. — XLIV. 333: La acción del... 
en 1808. 

Bú (Cerro del).— XLV. 439: Explo- 
raciones arqueológicas en el... — 
XLVl. 445- 

BUGÍA, CIUDAD DE ÁfRICA. XXIX. 

465: Pérdida de... en 1555. — 
XXXIV. 270. 
Bulas inéditas. — XXVI. 332: De 
Celestino III, Inocencio III y Ho- 
norio III. 417: De Navarra. — 
XXVII. 273: De Santa Clara en 
Barcelona.— XXXVIII. 477: De 
Silvestre II y Juan. — XLI. 256: De 
Alejandro III y Benedicto VIII. 



— XLV. 359: De Adriano IV. 

BuLHÁo Pato (D. Raimundo). — 
XXIX. 267. 

Bullón (D. Eloy).— XXXVI. 316. 

Burgos. — XXVII. 319: Quintanilla 
Somuño. 320: Burgos en las Co- 
munidades de Castilla, por A. Sal- 
va.— XXXIII. 499: El castillo de... 
— XLVIII. 387: Concilio nacional 
de Burgos. — XLIX. 337: ídem id. 
— L. 97: La Universidad de mer- 
caderes y consulado de Burgos. 
426: El cerro de Torres de Cara- 
zo y la antigua Contrebia. 

BuRGuiLLOs.^XXXII. 182, 353: Ba- 
sílica del siglo vil en... Véase 
Epigrafía. 

Burujón. — L. 463: Catino protohis- 
tórico de... (Toledo.) 



Caballero (D. Fermín). — Premios 
otorgados por la Academia é ins- 
tituidos por... — XXVI. 491. — 

XXVII. 246.— xxvm. 352, 536. 

—XXIX. 193, 457.— XXX. 539. 
—XXXI. 349, 443. — XXXIII. 
187, 235, 538.— XXXIV. 269.— 
XXXVI. 163, 521.— XXXVII. 60. 
—XXXVIII. 489. — XL. 564.— 
XLIII. 328: Premios para 1904. — 
XLV. 184: ídem para 1905. 

Cabeza del Griego. — XXXIV. 158: 
Sobre excavaciones y descubri- 
mientos de... 

Cabrera (D. Ramón). — XXVII. 316. 

Cabrero de Anta (D. Celedonio). — 
XLVL 173. 

Cáceres. — XLV. 463: Inscripción 
en memoria de la Reina D.^ Isa- 
bel L 

Cáceres Plá (D. Francisco de). — 
XXXI. 352. 

Cádiz.^XXVII. 235: Antigüedades 
descubiertas cerca del Santuario 



de Nuestra Señora de la Regla, 
próximo á San Lucar de Barra- 
meda. 315. 

Cairo (Monumentos árabes del). — 
XXVL 223. 

Calahorra. — XXVL 393: D. Juan 
de Agoncillo, Obispo de... — L. 
77: La aljama hebrea de... 

Calatrava (Orden militar de). — 
XXXIV. 463, 557: índice de do- 
cumentos de la... — XXXV. 5: 
ídem. — XXXIX. 446: Rebelión 
de Fuente Obejuna contra el Co- 
mendador mayor de... Fernán Gó- 
mez de Guzmán: 1476. — XLVIII. 
316: El Almirante Alliri. 

Caldas de Mombuy.— Sus aguas ter- 
males é inscripciones romanas en 
1790. — L. 129. 

Calendario céltico en placas de 
bronce. — XXXIII. 253. 

California . — XLIV. 137 : Monu- 
mento erigido 'á Vancouver y á 
Quadra. 



BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 



Calleja (1). José D.)- XXXIV. 197. 

XXXV. 283. 
Campo Grande (El Vizconde de).— 
XXVII. 236 : Donativo de una 
hoja de oro. 
Cami'Omanes (El Conde de). — Véase 
RoDKÍcuEZ Campomanes (D. Pe- 
dro). 
Campos góticos. — XXVI. 280. 
Canales de la Sierra. — L. 316: Su 
fuero antiguo. 359: Las ocho vi- 
llas del valle de... 371, 396, 471: 
Sus mujeres y varones ilustres. 
Canarias (Islas). — XXXVIII. 161. 
— XL. 498: Estudios históricos 
sobre las... — XLII. 506: Con- 
chas prehistóricas de Tenerife. — 
XLV. 500: El regionalismo en 
las... — XLVI. 230: Boccacio: So- 
bre las islas Canarias. — L. 491: 
Escritura prehistórica de las... 
Canella Secades (Sr.) — XXVI. 95: 

XXXVIII. 78. 

Cánovas del Castillo (D. Antonio). 

— XXXI. 241: Su fallecimiento. 

309, 525: Su retrato. — XXXII. 95, 

96. -XXXIV. 173.-XXXVIII. 75. 

Cantibedonieses.— XXXII. 196. 

Canto (César). — XXVI. 285: Su 

muerte. 460. 
Cappa (P. Ricardo), S. I.— XXVII. 
263: Estudios críticos acerca de 
la dominación española en Amé- 
rica. 
Carabancheles. — L. 252: Restos de 

población romana en los... 
Carazo (El cerro de Torres de). — 

L. 426. 
Cárdenas (D. Francisco de). — 

XXXIII. 239: Su fallecimiento. 
Carderera (D. Valentín). — XXXIV. 
201: Ensayo sobre los retratos de 
hombres célebres y origen de sus 
colecciones en Europa. 541. 
Carlos V, Emperador. — XXVII. 
416: Estancias y viajes de... por 
Foronda. -XXIX. 70: El saco de 
Roma y la coronación de... — 
XXXIII. 307: Los judaizantes es- 



pañoles en los cinco primeros 
años del...— XXXIX. 5: Philibert 
de Chalón, prince d'Orange. — 
XLII. 4b8: El Emperador... y su 
Corte (1522-39). — XLIII. 5: ídem. 
393: ídem. 465: ídem. — XLIV. 5: 
ídem. 142: ídem. 197: ídem. 285: 
Iflem. 365: ídem. 465: ídem. — 
XLV. 16: ídem. 315: ídem. 369: 
465: ídem. — XLVI. 5: ídem. 109: 
ídem. 177: ídem. 

Carlos II.— XXXV. 355: Sitio de 
Gerona en 1684. -XLII. 250: Re- 
lación del viaje hecho en 1679 
por la Reina María Luisa de Or- 
leans para casarse con... — XLVIII. 
215: Relaciones entre España y 
Austria durante el reinado de la 
Emperatriz Margarita, esposa de 
Leopoldo I. 

Carlos III. — XXVIII. 492: Juicio 
crítico del reinado de... por M. 
Danvila. 

Carmona. — XLVI. 358: La Puerta 
de Sevilla.— XLVIII. 374, 407: La 
Puerta de Sevilla. — XLIX. 133: 
Descubrimientos arqueológicos 
efectuados en.... 

Carnoy (A.)— XLIV. 363: Le la- 
tín d'Espagne d'aprés les ins- 
criptions. 

Carquejo (D. Benito). —XXXm. 

463- 

Carrasco y Sayz (D. Adolfo). — 
XXXIII. 553.— XXXVII. 348: Su 
recepción académica.— XXXVIII. 
425. — XL. 176: Icono-biografía 
del Generalato español. — XLII. 
401, 405: Munda pompeyana. — 
XLIV. 333: La acción del Bruch 
en 1808. 42'í: Un episodio de la 
guerra de secesión. — XLVI. 435. 
— XLVIII. 336: Su fallecimiento. 

Carreras y Candi (D. Francisco), — 
XXXI. 352. — XLVI. 310: Los cas- 
tillos de Montalt, Qd Creu y 
Mata. 352. 

Carrión de los Condes. —XXXVI. 
264. 



ÍNDICE GENERAL DE LOS TOMOS XXVI AL L 



Carroz, almirante de Cataluña y 
Mallorca.— XXXIV. 433. 

Cartagena. — XXXII. 431. — XLII. 
129: Antigüedades de... 

Cartas históricas. — XXXV. 335. 

Carvajal y Mendoza ("Luisa de). — 
XXVI. 286. 

Carvalho (D. Tomás). — XXXI. 352: 
Su fallecimiento. 

Casal Ribeiro (El Conde de). — 
XXVIII. 538.— XXIX. 267. 

Casanova (D. José María de). — 
XLIV. 54. 

Casan y Alegre (D. Joaquín). — 
XXVI. 326. 

Casas Pestaña (D. Pedro délas).— 
XXXIV. 93. 

Cáscales (Francisco), historiador 
murciano. — XLII. 119. 

Cáscales y Muñoz (D. José). — 
XXXII. 254.— XXXIV. 508, 513. 

Castaños y Montijano (D. Manuel). 
— XLVI. 449-— XLIX. 332. 

Castelar (D. Emilio). — XXXV. 
552: Medalla en memoria de... 

Castel-Rodrigo (El primer Mar- 
qués de). — Véase Moura (D. Cris- 
tóbal de). 

Castellanos (D. Eugenio Martín). 
—XXXIII. 463. 

Castellarnau (J. M.) — XXXV. 319. 

Castellón - Cebollero . — XXVII. 
235: Carta-puebla de... 

Castillo (D. Rodolfo del).— XXXI. 
58 . — XXXIII. 114. — XXXVII. 
52b.- XXXVIII. 499.— XL. 356. 
XLI. 272. — XLIX. 279: La oftal- 
mología en tiempo de los ro- 
manos. 

Castries (Le Compte H. deV — L. 
436: Les sources inédites de l'his- 
toire du Maroc. 

Castrillo ÍEl Conde de). — Véase 
Avellaneda y Haro. 

Castro (D. Adolfo de).— XXXIH. 
463- 

Castro (Alfonso de).— XXXVI. 316. 

Castro (P. Cristóbal de).— XXXV. 
258. 



Castro (Dr. Manuel de). — XLV. 
362: Rectificación de íechas. 

Castro del Rey. — XXVIII. 540. 

Cat (Mr. Ed.)— XLII. 416: Su falle- 
cimiento. 

Cátala y Albosa (D. Jaime). — 
XXXIV. 272. 

Cataluña. — XXVI. 460: Cenotafio 
de Ramón Berenguer IV. — 
XXVII. 240: Elias de Molins 
(D. Ant.)— XXXV. 331: Les Hé- 
théens ont-ils colonisé la Cata- 
logne? — XXXVI. 410: Monogra- 
fías históricas de...^ — XL. 261: El 
Principado de... — XLVI. 352: Mis- 
celánea histórica catalana, por 
F. Carreras. 

Ceán Bermúdez (D. Juan A. ) — 
XLVII. 5: Correspondencia en- 
tre D. José de Vargas Ponce y... 

Cedillo (Conde de), correspondien- 
te.— XXVIII. 174: Su falleci- 
miento. 

Cedillo (Conde de), D. Jerónimo 
López de Ayala.— XXXIII. 553: 
XXXVIII. 500: Su recepción aca- 
démica. — XL. 322: Libro I de ca- 
bildos de Lima. — XLI. 472. — 
XLIV. 77. -XLV. .548. -XLVI. 
356: Puerta del Osario, en Cór- 
doba. 358: Puerta de Sevilla, en 
Carmona. — XLVIII. 336: Algunas 
relaciones y noticias inéditas to- 
ledanas.— L. 453: Catino de Bu- 
rujón. 

Celtas. — XL. 529: Historia de los..., 
por H. D'Arbois de Joubainville. 
Cerralbo (El Marqués de). — Véase 
Aguilera y Gamboa (D. Enrique). 
Cervantes Saavedra (Miguel de). — 
XXX. 375: Cervantes vascófilo. 
399: Documentos cervantinos.— 
XXXVIII. 315: Nuevas de la fa- 
milia de... — XLII. 442: El Loaysa 
de c El celoso Extremeño » . — 
XLVI. 170: Centenario del Qui- 
jote en Zaragoza. 432: Sesión de 
la Academia paTa celebrar el ter- 
cer Centenario de la publicación 



14 



BOLETÍN DE I.A REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 



(le la primera parte del Quijote. 

Cerveka (Kr. Francisco M.)— XLIII. 
518. 

Cid Farpon (Sr.)— XXIX. 459. 

C1EMPOZUELOS.— XXVI. 286: Cerá- 
mica prehistórica de... — XXX. 
448, 467: Cráneos antiguos de... 

Cirot (Mr. Georges).— XLVI. 352: 
Mariana historien. 509: Etudes 
sur historingraphie espagnole. 

Cissis (Battaglia di).— L. 346. 

ClTANIAS extremeñas.- XLV. 507; 

Sobre las... 

Ciudad Real.— XXVI. 400: Judería 
de... —XXXIX. 430: Circular del 
Gobernador de... á los alcaldes 
sobre antigüedades. 

Clarke (But]er).-XLVI. 324. 

Clemenci'n (D. Diego). - XLIV. 191. 

Clemente VIL— XXVI. 199: Bula en 
favor del Monasterio de Oña. 

Clemente VIII (El antipapa). — 
XXXVI. 65. 

Clercq (Louis de).— XLIII. 353 : Su 
fallecimiento. 

Clitherhow (Margarita). — XXVI. 
286. 

Clunia.— L. 431: Monumentos ibé- 
ricos de... 

Codera (D. Francisco). — XXVI. 97: 
Juicio sobre la obra de Van Vio- 
ten. 223: Monumentos árabes del 
Cairo. 408.— XXVII. 148: Aben 
(Jaid. 266. — XXIX. 90, 182: Autó- 
grafo de Aben Alkadhí.— XXX. 
251: Un historiador marroquí con- 
temporáneo. 305: Marruecos des- 
conocido. 372. — XXXI. 3 1 , 449. — 
XXXII. 10,97, 177, 463.-XXXIII. 
297: Paleografía árabe. 467: Ma- 
nuscritos árabes de El Escorial. 
-XXXIV. 381: La España mu- 
sulmana. — XXXV. 211: Historia 
de los Benialamar de Granada. 
494: Catálogo de las Bibliotecas 
de Constantinopla.- XXXVI. 318: 
Mohamed Atauil, Rey moro de 
Huesca. 410: Monografías históri- 
cas de Cataluña.— XXXVm. 5, 



144, 244. — XXXIX. 411: Inscrip- 
ción árabe de Évora. — XL. 251. 
— XLI. 138, i42.-XLn. 154.— 
XLVI. 451: Fragmento de inscrip- 
ción árabe.— XLVII. 79: El sitio 
de Almería. — XLVIII. 289: Lími- 
tes probables de la conquista ára- 
be en la cordillera pirenaica. 381. 
Movimiento literario musulmán. 
462: Sello con inscripción árabe 
y flor de lis descubierto en To- 
ledo.— L. 1 12: Meianges de la Fa- 
culté Oriéntale. 456: Le Compte 
H. de Castries. 

CoDiNA (D.Juan).- XXVII. 510. 

C0ELL0 de Portugal (D. Francisco). 
—XXXI. 19.— XXXIII. 349: Su 
fallecimiento. 

Coimera (El Obispo de).- XXIX. 
202. 

CoLL Y Tosté (D. Cayetano).— 
XXXII. 175, 254. 

C0LMEIR0 (D. Manuel). — XXVI. 204. 

Coloma (P. Luis).— XXVI. 287. 

Colón (Cristóbal). — XXVI. 492: 
Discurso de recepción del señor 
Asensio. — XXXIV. 5: Sus restos 
mortales devueltos á España. 174, 
177, 269, 304: Roselly: Los ca- 
lumniadores de Colón. — XXXVI. 
357, 448: Incunables españoles 
sobre Colón. — XXXVIL 445.— 
XXXVIII. 279: Capitulaciones y 
privilegios de... — XL. 41: Docu- 
mento sobre Beatriz Enríquez de 
Arana. — XLI. 449: Nuevos autó- 
grafos de... — XLII. 237: ¿Colón 
extremeño?— XLVI. 431: La vie 
de..., par Vignaud. 

Colón (D. Fernando) . — XXXIIL 
i 14: Documento referente á... 

Collado (Dr. Luis). - XXVII. 236. 

Collantes de Terán (D. Antonio). 
XXVIL 510. 

Comisión mixta organizadora de 

LAS provinciales DE MONUMENTOS. 

—XXVIII. i 74. -XXXIV. 270. 
Comunidades de Castilla.— XXVIL 
320: Salva (A.): Burgos en las... 



índice general de los tomos XXVI AL L 



•5 



XXVIII. 97: Ms. de Gonzalo de 
Ayora.-XXX. 276; Historia de 
las..., por Danvila. — XXXII. 91. 
ídem. 154. 

CoNCA.— XXVIII. 349. 

Concepción (Purísima). — XLVI. 86: 
Certamen en honor de la... — 
XLVII. 485: El culto de la... en 
Burgos. 

Concilios. — XXVIII. 237: De Ta- 
rragona. XL. 444: De Tarrago- 
na. — XLI. 256: De San Celoni, en 
1168.— XLVIII. 387: Concilio na- 
cional de Burgos. 501: Concilios 
de Gerona, Segovia y Tuy, en 
II 17 y 1 1 18. — XLIX. 227: Conci- 
lio de Gerona, de 1 1 17. 337: Con- 
cilio nacional de Burgos, de 1080. 

CoNFLANS (El Marqués de). — 
XXXIII. 492. 

CoNSTANTiNOPLA. — XXXV. 494: Ca- 
tálogo de las bibliotecas de... 

CoNTRERAS (D. Alonso de). — 
XXXVII. 129: Vida del capitán... 
(1582-1633). 

CONTREBIA LeÚCADA. — L. 235: Su 

reducción geográfica. 426. 

CÓRDOBA. -XXVIII. 539.-XXXVIII. 

La Inquisición de... 294: Matanza 
de judíos en... — XLIV. 516: La 
comisión de monumentos de... á 
la Academia de la Historia. — 
XLVI. 356: La Puerta del Osario. 

CoROLEU (D. José). — XXVI. 284: Su 
muerte. — XXX. 433: Necrología. 

Cortes.— XXVIII. 167: De Tarra- 
gona, de 1 177. 529: De San Cucu- 
fate del Valles. 329: Cortes de 
Valencia, de 1645. 



Cortes de Castilla (Actas de las). 
— XXXIV. 92 : Su publicación 
por la Academia. 176. 

Cortes de Navarra. — XXXV. 167: 
Catálogo de documentos referen- 
tes á las... 

Cortés (Hernán). — XLVIII. 410: 
Los restos de... 

Cortés Monroy (Pedro).- XXXIV. 

515- 

Corzana (El tercer Conde de la), 
D. Diego Hurtado de Mendoza y 
Sandoval. — L. 405. 

Costa (D. Joaquín). — XXVI. 491: 
Premiado. 

CouRSON (Comtesse R. de). — XXVL 
286. 

CousiN (Jean). — XXIX. 419. 

Cretas, provincia de Teruel. — 
XXVL 492: Lápida ibérica. 

Crónicas. — XXXV. 185: Crónicas 
generales de España. Catálogo 
por el Sr. D. R. Menéndez Pidal. 

Crónica troyana.- — XXXIX. 289. 

Cronología. — Véase Jusué (Ed.) — 
XLV. 362 : Rectificación de 
fechas. 

Cruz (D. Ramón de la).-XXXVIIL 
107. 

Cuadrado y Chapado (D. Antonio). 
-XXXIl. 538. 

Cuba (Isla de). — XXXI. 37: La insu- 
rrección cubana : crónicas de 
campaña, por D. T. Gallego. 

Cuenca. — XXXI. 5: Itinerarios ro- 
manos de la provincia de... — XLL 
469: La Catedral de... 

Cueto y Herrera (D. Francisco).— 
XLIII. 338: Papeles de... 



CH 



Chabás (D. Roque).— XXVIII. 87, 
287: Anotaciones á Teixidor. 433. 
— XXX. 300: Antigüedades de 
Valencia.^ — XL. 367. 

Chabret (D. Antonio).— XXXI. 458. 

Chaix (Paul).— XXXVIII. 326. 

Chalón (Philibert de), Prince d' 



Oran ge. — XXXIX. 5: Lettres et 

documents (1502-1530). 337, 433. 

— XL. 15, 115, 273, 369, 465-— 

XLI. 5. 
Chavero (Alfredo).— XL. 517. 
Chaves (D. Manuel).— XXXII. 262. 
Chevalier (Ulysse).— XXXII. 175. 



i6 



BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 



D 



Danvila y Burguero (D. Alfonso). 
—XXXVI. 260.— XLI. 168: Luisa 
Isaliel (le Orleans y Luis I. — 
XLVII. 147: Fernando VI y doña 
Bárlinra de Hraganza. 

Danvila y Collado (D. Manuel). — 
XXVI. 118: Falencia en el si- 
glo XV.— XXVm. 97: Ms. de Ayo- 
ra sobre Comunidades. 287, 339: 
Primeras excavaciones de Pom- 
peya. 492: Juicio crítico del rei- 
nado de Carlos III, por... — XXIX. 
423: El archivo valentino. — XXX. 
276: Historia de las Comunida- 
des de Castilla, por... 300: Anti- 
güedades de Valencia. 328. — 
XXXII. 91: Comunidades de Cas- 
tilla. 154: Fuentes bibliográficas. 
254.— XXXV. 355, 482: Mercu- 
rino de Gattinara — XXXVI. 259, 
434. — XXXVIII. 329: Cortes de 
Valencia, de 1645. — XL. 87, 131. 
— XLIII. 439: Valencia.— XLVI. 
273.— XLVIII. 254: Su falleci- 
miento. 

Danvila y Collado (D. Francisco). 
—XXXIII. 243. 

D'Arbois db Joubainville (Mr.) — 
XLIV. 464. -XLVIII. 335: Les 
Druides. 

Delgado Merchan (D. Luis). — 
XXVI. 400.— XL. 169. 

Delisle (M. Leopold). — XLIII. 555. 

Derenbourg (Mr. Hartwig). — 
XXXII. 95, 430. — XLIII. 353. — 
XLVII. 72: Le dieu Souwá. 

Desafíos.— XL. 177: Entre Rodrigo 



de Benavides y Ricardo de Me- 
rode. 

Desdevises du Dezert (Mr.) — 
XXXI. 39.— XXXVI. 92. 

Dessau (H.)— XL. 555.— XLIII. 556; 
Carta de... 

Diago y Ramírez de Arellano 
(D. Lorenzo). -XXXIV. 351: Elo- 
gio de D. Agustín de Mon- 
tiano. 

Díaz Carmona (D. Francisco). — 
X>lXII. 538. 

Díaz de Escovar (J. M.)— XXXVIII. 

147- 
Díaz de Escovar (D. Narciso). — 

XLVIII. 418. 
Díaz Pimienta (El almirante don 

Francisco). — XXXIV. 273. — 

XLVII. 462. 
DiEGUEZ (D. Lorenzo). — XXXVI. 

329- 

Documentos oficiales . — XXVII. 
241: Decreto del Ministerio de 
Fomento sobre adquisición de 
libros para las Bibliotecas popu- 
lares. — XXXV. 365: Sobre adqui- 
sición de libros para el Estado. 

DoDGSON (Ed. S.)— L. 225: Inscrip- 
ciones éuscaras de Vizcaya. 

Doncel (Fernando). — Felipe V en 
Moraleja. -XXVI. 81. 

DopoRTO (D. Severiano). — XLIII. 
526. 

DoRMER (Juana), Duquesa de Feria 
(1538-1612).— XXVI. 286. 

Drake, dans la poesie espagnole.— 
XLIX. 416. 



índice general de los tomos XXVI AL L 



17 



EcHEGARAY (D. Carmelo de). — 
XXIX. 273. -XXX. 367. 

Effenpi (Sr. Ahmed Zeki).— XXVII. 
236. 

Egara (Tarrasa) y su monasterio 
DE San Rufo. — XXXIII. 5. — 
XXXIV. 6: Cartulario del prio- 
rato egarense. 

Eguilaz (D. Leopoldo). — XXXV. 
464. 

Elche. — XXXI. 426: Busto ante- 
romano de... — XLIX. 119: Anti- 
gua basílica de... 

Elecciones de Senador por la Aca- 
demia. — XXVI. 204: Véase Saave- 
DRA (D. Ed.) 

Elias de Molins (D. Antonio). — 
XXVII. 240: Diccionario de es- 
critores y artistas catalanes del 
siglo XIX. — XLII. 240. 

Emanuéle Thérese . — XLII. 417: 
Historia de... en el claustro, hija 
del Elector Maximiliano Em. de 
Baviera, en el mundo Princesa 
María Ana Carolina. 

Embid de Ariza, partido de Ateca. 
— -XXXIII. 243: Necrópolis des- 
cubierta. 

Enrique I de Castilla. — XXXIX. 
524: Carta de... — XL. 165: Privi- 
legio de... 

Enrique IV de Castilla. — XXXIV. 
411: Diploma de... — XLIV. 350: 
Crónica de..., por A. de Palencia. 

Enríquez de Arana (Beatriz). — XL. 

41: Documento relativo á... 
Epigrafía. — Lápidas romanas de 
Marañón, Pancorbo, San Martín 
de Galbarín y Luzcando, en las 
provincias de Navarra, Burgos y 
Álava. — XXVI. 46: Nuevas lápi- 
das romanas de Tarragona, Pa- 
lencia, Salvatierra de los Barros, 
Baeza y Nava de Mena. 59: Por el 



P. Fita. 205: Inscripción de Hues- 
ca. 396: Epigrafía romana de Ta- 
rragona. 397, 398: Castillo de 
Trujillo. 398: De Pedroso. 398: 
Inscripción geográfica de la pro- 
vincia de León. — XXVII. 235: 
Inscripción en una ánfora. 264: 
Inscripción asiría. 316, 317: Nue- 
vas lápidas romanas de Mérida. 
318: De Medina de las Torres. 
319: Ouintanilla Somuño. 412: 
Inscripción de Plasencia. 416: Ma- 
drigalejo. 417: luscriptions bas- 
ques. 503: Marim del Algarbe. — 
XXVIII. 37: Inscriptions basques. 
94. Lápida de Sahagún. 152: Ins- 
criptions basques. 175: Inscrip- 
ción de Huerta-Hernando. ídem 
de Peña del Castillo. 203: Ins- 
criptions basques. 259: De Nues- 
tra Señora del Ribero. 268: Ins- 
cripciones visigóticas: Braga. 271: 
De Mérida. 344: De Pinos-Puente 
y Arjonilla. 350: De Almendrale- 
jo. 403 : Lápidas visigóticas de 
Guadix, Cabra, Véjer, Bailen y 
Madrid. 427: Lápida romano-cris- 
tiana de Tánger. 428: Lápida ro- 
mana de Mérida. 519: Epigrafía 
romana y visigótica: Cipo de Pam- 
plona : Santa María de Tribes: 
Muro de Agreda. Mérida: Jerez 
de la Frontera: Osuna: Jerez de 
los Caballeros. 532: Nueva lápida 
de Tarragona. — XXIX. 255: Epi- 
grafía romana y visigótica: Con- 
sagración del templo de Santa 
María en Jéí^ez de los Caballeros: 
Villafranca de los Barros: Torre 
Mejía: Mérida: Lugo: Celia ó Cel- 
da. 269: Inscripción del muelle de 
Rota. 271 : ídem del templo de la 
Almudena. 355: ídem de Tánger, 
Jerez y Arcos de la Frontera. 365: 



BOLETÍN IJE LA KEAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 



Iclcm tlL- Algáinitas. 366: Idc-m de 
la villa de Espera. 368: ídem de 
Braga. 427: Arcos de la Frontera: 
Excursión epigráfica. 565 : Ins- 
cripción de Ríolobos.— XXX. 84: 
De Bnbadilla. 187: De Villafranca 
de ios Barros: De Cartagena. 189: 
Del Almendrillo: De Cartagena: 
Del Jaudon: De Santa María de la 
Almudena, de Madrid. 226: Ins- 
cripciones ibéricas de Asturias. 
333: De Almendralejo: De Jerez 
de los Caballeros: De Salvatierra 
de los Barros: De Nogales: De 
Solana de los Barros: De Cartage- 
na. 364: De Tánger: de la villa 
de Parra. 413: Ara votiva de Ta- 
rragona. 415: Inscripciones de Je- 
rez de los Caballeros: De La Mo- 
rera: De Almendralejo. 422: De 
Cartagena: De La Rambla: De 
Nava de Ricomalillo: De Belvis de 
la Jara. 483: De la Torre de Mi- 
guel Sexmero. 488: De Medellín. 
492. De Torremejía. 494: De Bar- 
carrota. 495: De Almendralejo. 
497: Inscripciones visigóticas de 
Marida. 506: El Almendral: Lá- 
pida de San Mauro. 517: De Ta- 
rragona. 518: Nuevos epígrafes 
ibéricos, griegos y romanos. 540: 
Inscripciones ibéricas de Astu- 
rias. — XXXI. Inscripción árabe 
de Guardamar. 44: Epigrafía ro- 
mana de Extremadura. 53: Ins- 
cripciones de Cádiz. 226: Reco- 
bro de una lápida romana de Ta- 
rragona. 227: De San Andrés de 
Llavaneras. 347: Almodóvar del 
Río. 391: De Mérida. 414: Inscrip- 
ciones ibéricas de Galicia. 436: 
Lápidas romanas de Extremadu- 
ra. 448: De León.— XXXII. 5: Lá- 
pidas inéditas: Mérida: Loarre. 
10: Lápida arábiga de la catedral 
de Córdoba. 88: Tarragona, reco- 
bro de una lápida. 149: De Ex- 
tremadura. 169: De Tarragona. 
171: De Bérgido Flavio. 175: De 



Toledo. 176: De Tánger. 177: Ins- 
cripción árabe descubierta en To- 
ledo. 179: Losa sepulcral de So- 
lana de Cabanas. 182: De Burgui- 
llos. 196: Cantibedonieses. 255, 
352: De Mérida. 364: De Valver- 
de de Burguillos: De Mérida. 427: 
De Encinasola. 433: Lápidas visi- 
góticas de Mérida y Puebla de 
Sancho Pérez. 471: De Medina de 
las Torres: De Fregenal de la 
Sierra. 532: De Isona. 539: Enci- 
nasola. 540: Cartas sobre epigra- 
fía romana. — XXXIII. 150: De 
Extremadura y Andalucía. 251: 
Inscripción griega en Santisteban 
del Puerto. 350: De Falencia. 352: 
Impronta de un anillo de oro, de 
Mérida. 401: De Aragón y Extre- 
madura.— XXXIV. 53: De Alcalá 
de Henares. 133: De Extremadu- 
ra. 362: De Alcalá de Henares. 
415: De Extremadura y Andalu- 
cía. 518: De Mérida. — XXXV. 
222: Inscripciones visigóticas de 
Extremadura. 545: Mausoleo de 
los Sertorios. 552: De Guadalaja- 
ra.— XXXVI. 5: De Extremadu- 
ra. 173: Lápidas romanas de Fró- 
mista. 264: De Toledo. 266: De 
Tarragona. 362: De Azután. 364: 
Del Algarbe. 444: De Mérida y 
Nava de Ricomalillo. 448 : De 
Ibahernando. 502: De Marcháma- 
lo, Palencia, Cáceres y Lugo. 518: 
Inscripciones cristianas de Ex- 
tremadura y Andalvicía. 523: Lá- 
pida romana de Mérida, en Gua- 
dalajara . 524: De Azuaga . — 
XXXVII. 271: De Ampurias. 322; 
De Extremadura. 326: De Torto- 
sa. 349: Epigrafía ibérica. 350: 
Cipo romano de Valencia. 352: 
De San Julián de Altura. 362: 
Epigrafía antillana. 430: De Al- 
corrucén, Écija, Denia, Turis y 
Abia de las Torres. 488: De Ex- 
tremadura. 491: Epigrafía cristia- 
na de Hübner. — XXXVIII. 27: 



ÍNDICE GENERAL DE LOS TOMOS XXVI AL L 



19 



Lápida insigne de Oviedo. 72: 
ídem. 76, 77, 78, 84: Apuntes 
epigráficos : Alcorrucén : Carta- 
gena: Santa Pola: Turís: Tortosa. 
144: Inscripción sepulcral árabe 
de Málaga. 147: La Victoria de 
Málaga. 238: De Lisboa. 241: De 
Talavera, de Cartagena y Lugo. 
450: De Montanchez, Rena, Ba- 
ños de la Encina, Linares, Navas 
deSan Juan, Santisteban del Puer- 
to, Cartagena y Cádiz. 474: De 
Mérida, Almendral y Acenchal. 
497: De Montanchez.— XXXIX. 
366: El portal de Guadalete. 335: 
Annia Victorina. 411: Inscripción 
árabe del Museo de Evora. 420: 
De la provincia de Jaén. 534: De 
la Torre de Escaleta. — XL. 81: 
Estela de Fulvios en Castellar de 
Santisteban . 87 : Nueva lápida 
Castulonense. 155: De la Puebla 
de Montalbán, Escalonilla y Mén- 
trida. 251: Inscripción árabe de 
Córdoba. 353: De Cádiz y Lebri- 
ja. 458: Epigrafía de Santa Vinti- 
la. 541: De Extremadura. Véase 
Signos lapidarios. — XLI. 138: 
Inscripción árabe del castillo de 
Mérida. 142: ídem del emir Al- 
mora vid Sir. 350: De Ampurias. 
446: De Montanchez. 476: Ins- 
cripciones visigóticas y suévicas 
de Dueñas, Baños de Cerrato, 
Vairáom, Baños de Bande y San 
Pedro de Rocas. 533: De Alberi- 
te. — XLII. 69: Inscripción arábiga 
de Benimaclet. 80: Anillo marco- 
siano de Astorga. 130: De Beja, 
Lisboa, San Pedro de Arcos, San 
Pedro de Vivero, Anillo gnóstico 
de Astorga. 154: Inscripción ará- 
biga de Benimaclet. 207: Epigra- 
fía romana de Astorga. 226: Sar- 
cófago cristiano del siglo v. 232: 
De Ibahernando, Cumbre y San- 
ta Ana. 281: Excursión epigráfica 
por Villar del Rey, Alhambra, 
Venta de los Santos, Cartagena, 



Logroño y Orense. 392 : De la 
provincia de Orense. 446.— XLIII. 
240: De Extremadura. 453: De 
Tarragona. 5 28: De Extremadura. 
526: de Nava de Ricomalillo, He- 
rramélluri y Tricio. 554: Visigó- 
tica de Herguijuela. 556. — XLIV. 
77: De Polan (Toledo). 81: De 
Caldas de Malavella, Herramé- 
lluri y Astorga. 113: De la re- 
gión norbense. 179: De Caldas de 
Mombuy. 193: De ídem. 249: De 
Cartagena, Herramélluri y As- 
torga. 351: De Cádiz, Córdoba, 
Cáceres y Orense. 424: De Iba- 
hernando. Véase Carnoy. Le la- 
tín d'Espagne d'apres les inscrip- 
tions. 524: De Ibahernando. 551: 
De Cabra. 554: De Alcollarín. — 
XLV. 445: De Extremadura. 448: 
De Ibahernando. 461: Epigrafía 
romana de Astorga. 463: De Car- 
tagena. 542: De Lebeña. 545: De 
la consagración de la iglesia de 
San Salvador de Viveda. — XLVI. 
76: De Coria y Gijón. 169: De 
Rute y San Pedro de Rodas. 176: 
Inscripción ibéricíj del cerro del 
Pollo. 423: De Málaga, Villaricos 
y Barcelona. 495: Inscripciones 
extremeñas de la Edad romana y 
visigótica. — XLVII. 60: Nuevas 
inscripciones romanas de la re- 
gión norbense. 133: De Gandía, 
Oliva y León (romanas y hebreas). 
230: Viaje epigráfico. 304: De 
Luriezo (Santander). 313: Siete 
inscripciones hebreas de Toledo. 
361: M. Schwab: Inscriptions he- 
braiques de la France. 402: De 
Peñaranda de Duero. 404: De la 
Carolina. 467:* Epigrafía hebreo- 
lusitana. 479: De Astorga. — 
XLVIII. 56: Dos lápidas visigóti- 
cas. 155: Inscripciones griegas, 
latinas y hebreas. 225: Lápidas 
hebreas y romanas. 249: De Ba- 
dalona. 255: Ibérica de Calaceite. 
311: Inscripción hebrea de Bar- 



BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 



celona. 333: De Cartagena. 485: 
Inscripciones romanas y visigó- 
ticas (le Extremadura. 510: De 
Málaga. — XLIX. 241: Epigrafía 
armenticnse. 407: Nuevas inscrip- 
ciones (le Clunia. 421: Inscripcio- 
nes de Forua, Rasines, Quintani- 
11a, Somuño, Uclcs, Cartagena y 
Zahara. 501: Lápida de Meacaur 
de Morga. Véase Escritura he- 
misférica.— L. 33: Nueva inscrip- 
ción hebrea de León. 67: Epígra- 
fes hebreos de Bcjar y Salaman- 
ca. 79: De Herrera del Duque: 
De Morga. 143: Epígrafe visigó- 
tico de Barcelona. 196: De Varea 
á.Numancia: Viajeepigráfico. 225: 
Inscripciones éuscaras de Vizca- 
caya. 248: Epigrafía romana, grie- 
ga y visigótica de Extremadura y 
Andalucía. Véase Tricio. 323: 
Nuevas inscripciones de Elche. 
460: Epigrafía romana de Extre- 
madura: Marcas de alfareros y 
grafitos. 464: Inscripciones roma- 
nas de Villaricos, Villatuerta y 
Carcastillo. 

Ercilla (D. Alonso de). — XXVII. 
507.— XXXI. 65: Ercilla y la Or- 
den de Santiago. 

Esclavitud . — XXVIII. 507 : En 
América. 

Escorial. — XXXII. 254: Catálogo 
de los códices griegos de la Bi- 
blioteca del... antes del incendio 
de 1 67 i. — XXXIII. 465: Manus- 
critos árabes del... 

Escritura hemisférica . — -XLIX. 
460. 

España primitiva. — Véase Epigra- 
fía. — XXXII. 294: Iberi nella 
Gallia, por Garofalo. — XXXIV. 
97: Sui celti nelle penisola ibéri- 
ca. — XLIV. 284: Molde pizarreño 
de Belalcázar. — XLV. 147: Ar- 
queología primitiva en la región 
del Duero.— XLVII. 81: Arqui- 
tectura tartesia: La necrópoli de 
Antequera. 



España romana. — XXXII. 440: La 
milla romana. Véase Epigrafía y 
Vías romanas. — XXXIII. 80: Va- 
lor métrico de la milla romana. 
107: Arqueología romana de Gui- 
púzcoa. — XXXIV. 27: La milla 
romana. 366. Véase Mosaicos. — 

XXXVI. 164 : Sello legionario. 
165: Ara romana de Barcarrota. 
177: Sull'amministrazione delle 
Híspanla. Véase Alcuéscar. — 

XXXVII. 127: Antigüedades ro- 
manas de Valencia. Véase Anti- 
güedades romanas de España. — 
XL. 555: Le preteur L. Cornelius 
Pusio. — XLVI. 363: L'Espagne á 
la fin du iir siecle avant J. C. — 
XLVII. 394: La battaglia di Ibe- 
ra.— L. 5: Le fonti per la 11^ guer- 
ra púnica nelle Spagna, por Feli- 
ciani. 1 18: Potenzialitá militare di 
Roma e di Cartagine. 

España gótica.— XXVI. 286: Fuen- 
tes históricas anteriores á Wam- 
ba, por Leumar. — XXVII. 255: 
Nueva edición de las crónicas es- 
pañolas anteriores á la invasión 
árabe — XXIX. 550: Legis Roma- 
na Wisigoihonim/ragniefiía. Véa- 
se León: Palimpsesto. — XXXIV. 
368: Cementerio visigótico en la 
sierra de Gibalbín.— XXXVI. 522: 
Apringius de Beja.— XLVI. 305: 
Liber comicus. 493: El Líber or- 
dinum. — XLIX. 137: Patrología 
visigótica. 447: La legislación gó- 
tico-hispana. 

España musulmana. — XXVI. 97: In- 
vestigaciones, por Van Vloten. — 
XXVII. Copia de un tomo de 
Aben (¡laid.-XXIX. 90: La Tecmi- 
la de Aben Alabbar. 182: Autógra- 
fo de Aben Alkahdi.— XXXI. 31: 
Inscripción árabe de Guardamar. 
— XXXII. 463: Lexicografía ará- 
bigo española. Véase Pons Boi- 
GUES.-XXXIII. 539: Ríos í J. A. de 
los). Influencia de los árabes en 
las artes y literatura españolas. — 



ÍNDICE GENERAL DE LOS TOMOS XXVI AL L 



XXXIV. 381: Método de inves- 
tigación histórica. — XXXV. 211: 
Historia de los Benialamar de 
Granada. 281. — XXXVl. 318: 
Mohamed Atauil, Rey moro de 
Huesca. 348: Inscripción se- 
pulcral del Príncipe Jusuf.— 
XXXVIII. 5: El filósofo auto- 
didáctico de Abentofail. 20: Glos- 
sarium latino-arabicum. 244: Tra- 
ducción francesa de dos obras 
árabes interesantes para nuestra 
Historia. — XL. 553 : Notas geo- 
gráficas. — XLII. 278: Mss. arábi- 
gos en el Archivo de la Corona 
de Aragón. — XLIV. 95 : Colec- 
ción de estudios árabes. Véase 
Granada. — XLVIII. 289: Límites 
probables de la conquista árabe 
en la cordillera pirenaica. 
España (Historia de), siglo xvni. — 
XXXI. 39: La España del antiguo 



régimen, por Mr. Desdevises. 
Véase Crónicas. 

Estados Unidos de América . — 
XXXllI. 106.— XLIV. 422. 

Estébanez Calderón (D. Serafín), — 
XXXI. 446: Donación de Manus- 
critos. 

Estrada Villaverde(D. Guillermo). 
-XXVI. 95- 

Etruria (Reino de). — XIX. 178: So- 
bre el..., por Marmottan. 

Eulalia (Santa), de Barcelona. — 
XLIII. 250. 

Evora (El Arzobispo de). — XXXIII. 
241 . 

Extremadura . — Véase Almaraz, 
MoNSALUD ( Marqués de ) , Gua- 
dalupe ( Monasterio de ) y Epi- 
grafía. — XXXIV. 93 : Revista 
de Extremadura. — XXXV. 288. 
— XLV. 507: Citanias extre- 
meñas. 



Fabié (D. Antonio María).— XXVII. 
263, 316, 321: Las lenguas ameri- 
canas y el P. Luis de Valdivia. — 

XXVIII. 30, 177, 349, 507 — 

XXIX. 272: Sobre organización 
y costumbres del país vasconga- 
do. 369: ídem. 537: ídem. — XXX. 
128: ídem. 193: ídem. 332,445. — 
XXXI. 34. -XXXV. 557: Su fa- 
llecimiento. 

Faculté Oriéntale (Mélanges de 
la). — -L. 1 12. 

Feliciani (Dr. Nicola).— XLVI. 363. 
— XLVII. 394: La battaglia di 
Ibera.— XLVIII. 441: Gli Olcadi 
e gli Andosini, due popoli sco- 
nosciuti. — L. 5: Le fonti per la 
11^ guerra púnica nelle Spagna. 
1 18, 355: Battaglia di Cissis. 

Felipe II. — XXXV. 339, 526.— 
XXXVIII. 240.— XXXIX. 513: 



D. Cristóbal de Moura.— XLII. 
430: D. Rosel de Grecia. 

Felipe IíL— XXXV. 342: Cartas del 
tiempo de... — XLVII. 263: Co- 
rrespondencia de la Infanta Ar- 
chiduquesa D.^ Isabel Clara Eu- 
genia con el Duque de Lerma. — 
XLIX. 21, 87: Los judíos espa- 
ñoles y portugueses en el siglo 
XVII, por A. Rodríguez Villa. 

Felipe IV.— XXXV. 347: Cartas so- 
bre el reinado de... 

Felipe V. — Felipe V en Moraleja, 
1704. — XXVI. 81: Véase Luis I de 
España. 

Feria (Duquesa de).— Véase Dor- 
mer (Juana). 

Feringán (El General).— XXX. 246: 
Biografía de„. 

Fernández de Béthencourt (Don 
Francisco).— XXXII. 19: Historia 



BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 



genealógica y heráldica. — 

xxxvr. 261.— XXXVII. 272: Su 

recepción académica.— XXXVIII. 
389.-XXXIX. 532.-XLI. 529.- 
XLII. 62.— XLV. 500: El regio- 
nalismo en las Canarias. — XLVI. 
150: El palacio ducal de Gandía. 
432: Discurso en conmemoración 
del tercer centenario de la publi- 
cación del Quijote.— WNll. 462: 
El almirante Díaz Pimienta. — 
XLVIII. 86. 

Fernández Casanova (D. Adolfo). — 
XLVIII. 374.— XLIX. 133: Descu- 
brimientos arqueológicos en Car- 
mona. — L. 165: La catedral de 
Tarragona. 

Fernández Duro (D. Cesáreo). — 
XXVI. 83: Necrología de G. Icaz- 
balceta. 384, 401, 491: Su estu- 
dio sobre Tello Portocarrero. — 
XXVIII. 93, 174, 273: Pedro Sar- 
miento de Gamboa.— XXIX. 268, 
417, 419, 465: Pérdida de Bugia 
en 1555- 554-— XXXI. 525.— 

XXXII. 17, 202, 245, 435. 

XXXIV. 152: Testarnento del 
Conde de Castrillo, 1670. 194, 
304: Sobre la obra de Roselly: 
Los calumniadores de Colón. 504: 
Archivo del bibliófilo filipino. 
515, 529: Reseña histórica de la 
Academia, 189S-99.— XXXV. 369, 
502: Orígenes del mapa geográ- 
fico de España. — XXXVI. 157: 
ídem. 325. — XXXVII. 5: Reseña 
histórica de la Academia (1899- 
900). 120: Biografía marítima. 
329, 349, 362.— XXXVIII. 8: Ro- 
ger de Launa. 232, 249: Batalla 
de Toro. 315, 319. — XXXIX. 386: 
Tadeo Haénke. 399: Carácter de 
la conquista española en Améri- 
ca. 532. — XL. 564: Sobre la mu- 
jer española en Indias. — XLI. 
207: Reseña histórica de la Aca- 
demia. 437: La mujer española 
en Indias: Juicio y ampliación. 
449: Nuevos autógrafos de Colón 



publicados por la Duquesa de 
Alba.— XLII. 5: D. Juan B. Mu- 
ñoz. 158, 245: Las islas de Salo- 
món. 430: D. Rosel de Grecia. 
462. — XLIII. 323: Reseña histó- 
rica de la Academia en el año 
1902-903,— XLIV. 37: Sitio de 
Barcelona en 1713. 137: Monu- 
mento erigido á Vancouver Qua- 
dra. 271: Sobre la embajada de 
D. García de Silva y Figueroa á 
Persia. — XLV, 160: Reseña histó- 
rica de la Academia en el año 
1903-904 y de la visita de S. M. el 
Rey. — XLVI. 153: Reproducción 
de cartas náuticas venecianas del 
siglo XV. 226: Geografía del Para- 
guay. 360, 475: Reseña histórica 
de la Academia en el año de 
1904-905. — XLVII. 409: Necrolo- 
gía de Mr. Oppert. — XLVIIL 
139: El Conde de Fuentes- — L. 
405 : Real orden de Marina en 
loor de... 

Fernández y González (D. Fran- 
cisco).— XXVI. 286.— XL. 87.— 
XLIV. 360: El vascuence y las 
lenguas semíticas. — XLV. 548. 

Fernández Guerra (D. Aureliano). 
XXVI. 204.— XXXVII. 349.— 
XXXIX. 300.— XLIII. 335: Catá- 
logo de papeles de... donados á 
la Academia. Véase Cueto y He- 
rrera, 

Fernández López (D. Manuel). — 
XXIX. 268. 

Fernández Moratín (D. Leandro). 
—XXXVI. 434: Carta de... 

Fernández Navarrete (D. Martín). 
—XXVI. 384: Paradero de los 
restos mortales de... 

Fernández Valbuena (D. Ramiro). 
—XXXIX. 335: Egipto y Asiría 
resucitados. 

Fernández de Velasco (D. Fer- 
nando). — ^XLI. 349. 

Fernando IV. — XXIX. 460. 

Fernando V el Católico. — XXVI. 
331: Véase Reyes Católicos. — 



índice general de los tomos XXVI AL L 



23 



XXVII. 214. — XXXV. 335.— 
XLII. 99.— XLVIII. 510. 

Fernando VJ. — XLVII. 147: Fer- 
nando VI y D.^ Bárbara de Bra- 
ganza, por A. Danviia. 

Fernando VII.— XXIX. 329: Me- 
morias del Marqués de Ayerbe. 
Véase Napoleón I.^XLIV. 47: 
History oí the peninsular war, 
por Ornan. 333: La acción del 
Bruch en 1808. 

Férotin (Dom Marius). — XLIII. 
557. — XLVI. 305: Liber comicus. 

Ferreira (D. Urbano).— XXXIII. 
240. 

Ferreiro y Rodríguez (D. Juan Ma- 
ría). — XXVII. 315. 

Ferreiroa (D. Urbano).— XXXIV. 
271. 

Ferrol. — XLV. 496: Efemérides fe- 
rrolanas. 

Filipinas (Islas). — XXXII. 202: 
Conquista de Manila por los in- 
gleses en 1762. — XXXIV. 504: 
Retana: Archivo del bibliófilo 
filipino. — L. 413: Aparato biblio- 
gráfico de la Historia general 
de las... 

Finke (Enrique). — XLI. 448: Sobre 
la historia de Bonifacio VIII y de 
los Reyes de Aragón y Castilla, 
sus contemporáneos. 

Fita (P. Fidel). — Nuevas lápidas ro- 
manas de Tarragona, etc. — 
XXVI. 59, 155: El Monasterio de 
Santa María de Nájera. 199: Bula 
en favor del Monastei^io de Oña. 
227: Primer siglo de Santa María 
de Nájera. 332: Bulas inéditas de 
Celestino III, Inocencio III y Ho- 
norio III. 393, 417: Bulas de Na- 
varra. — -XXVII. 76: Canonización 
del Abad San Iñigo: Bularlo. 
223: Sancho VIII, Duque y Rey 
de Navarra: Bulas inéditas. 273: 
Bulas inéditas sobre el Monaste- 
rio de Santa Clara en Barcelona. 
413, 436: Bulas de Santa Clara. — 
XXVIII. 54: ídem. 90, 136: Ar- 



quitectura barcelonesa en el si- 
glo XIV. 168: Badalona; su iglesia 
parroquial. 237: Concilio de Ta- 
rragona. 344, 403, 487, 519.— 
XXIX. 94, 255, 338: La aljama 
hebrea de Belorado. 355, 427: Ar- 
cos de la Frontera: Excursión 
epigráfica. 455, 545.— XXX. 85, 
284, 333. 389, 422, 483, 518, 529. 
— XXXI. 227: San Andrés de 
Llavaneras. 313, 381, 466: San 
Miguel de Escalada: Inscripcio- 
nes y documentos. — -XXXII. 25: 
ídem. 1 1 i: Ídem. 171, 209, 266, 
367, 475. 532.— XXXm. 31: Bi- 
blioteca de Tarrasa. 141: Doña 
Mencia, Reina de Portugal. 217, 
307: Los judaizantes españoles, 
1516-1520. 422: Los tres pi-ocesos 
de San Ignacio de Loyola. 512: 
San Ignacio en Alcalá de Hena- 
res. — XXXIV. 62, 164: Antigüe- 
dades é historia del país vasco. 
197, 311: San Miguel de Escalada. 
448: Monasterio dúplice de Pias- 
ca. 549: ídem. — XXXV. 218: 
Sueldos barceloneses. — 258: El 
P. Cristóbal de Castro. 261: Blas 
Franco Fernández. 359: Fuenca- 
rral. 434: ídem. 526: Nuestra Se- 
ñora de Valverde y la Invenci- 
ble. 545: Mausoleo de los Serto- 
rios.— XXXVI. 85, 122: Privile- 
gios de los hebreos mallorquines. 
232: ídem. 273: ídem. Aguilar de 
Campóo: Monumentos hebreos. 
369, 444, 502. — XXXVIL 318, 
336: Renallo gramático. 430, 491. 
—XXXVIII. 24, 27: Lápida in- 
signe de Oviedo. 84: Apuntes 
epigráficos. 99: Pertusa y Mon- 
dragón. 113: Concilio ovetense. 
134, 206, 213, 241, 403: Renallo. 
411: La Almádena de Madrid. 
450, 477.— XXXIX. 306, 420, 
524.— XL. 50: Renallo y la con- 
quista de Mallorca. 81, 155, 165, 
258: Laminio. 261: El Principado 
de Cataluña. 335: D. Pedro de 



24 



boletín de la real academia de la historia. 



Albalat, Arzol^ispo de Tarragona. 
444: Concilios tarraconenses. 459, 
529: Historia de los celtas. — XLI. 
253: Renallo. 256: Concilio de 
San Celoni. 324: Sebastián, Obis- 
po y cronista. 347: La ciudad de 
Alarona. 353: Apringio, Obispo 
de Beja. 476: Inscripciones visi- 
góticas y sLiévicas. 526. El sepul- 
cro de San Ordoño.— XJ.II. 68, 
69, 72: El santo asalto de la Du- 
quesa de Alba (1603). 130, 207: 
Epigrafía romana de Astorga.281: 
Excursión epigráfica. 392, 446, 
481: Barcelona romana. — XLIII. 
250: Santa Eulalia de Barcelona. 
361: Barcelona en 1079. 449: Re- 
nallo. 455: Inscripciones de Ta- 
rragona. 536, 547. — XLIV. 81, 
1 78, 249, 277, 351, 425: El templo 
del Pilar y San Braulio de Zara- 
goza. 525: Tradición histórica del 
Pilar de Zaragoza. 551. — XLV. 
354: Episcopologio vallisoletano. 
359, 364, 448, 451: Inquisición de 
Logroño. 461, 510: Historias de 
Medina del Campo. 542. — XLVI. 
68, 76, 81, 156: El castillo de 
Montalt. 169, 238: Tres historia- 
dores de Medina del Campo. 259: 
Bibliografía de San Pedro Pas- 
cual. 301: Jubileo del año 1300. 
325: El memorial histórico de 
Medina del Campo. 398: El caba- 
llero de Olmedo. 423, 499. — 
XLVII. 133, 230: Viaje epigrá- 
fico (Requena, Poza de la Sal, 
Miliario de San Pedro de Arlan- 
za, Monasterio de Rodilla, Agra- 
munt). 309, 313, 319. 361: Epigra- 
fía hebrea y visigótica. 467: Epi- 
grafía hebreo-lusitana. — XLVIII. 
56; Dos lápidas visigóticas. 155: 
Inscripciones griegas, latinas y 
hebreas. 169: El Monjuí de Ge- 
rona. 225: Lápidas hebreas y ro- 
manas. 311: Inscripción hebrea 
de Barcelona. 332, 387: Concilio 
nacional de Burgos. 492: El Mo- 



nasterio toledano de San Ser- 
vando. 501: Concilios de Gerona, 
Segovia y Tuy. — XLIX. 104: Co- 
lección diplomática del Monaste- 
rio de El Moral. 137: Patrología 
visigótica. 227: Concilio de Ge- 
rona en 1 1 17. 279: La oftalmolo- 
gía en tiempo de los romanos, 
por el Dr. Castillo. 280: El Monas- 
terio toledano de San Servando. 
337: Concilio nacional de Burgos 
de 1080. 412: Sobre la historia de 
Tarrasa. 421: Inscripciones de 
Fórua y otras. 460: Escritura he- 
misférica. — L. 5: Inscripción he- 
brea de León. 67: Epígrafes he- 
breos de Béjar y Salamanca. 81: 
Monumentos hebreos. 143: Epí- 
grafe visigótico de Barcelona. 
196: De Varea á Numancia: Viaje 
epigráfico. 214: Fuentes para la 
historia de Castilla. 271: De Clu- 
nia á Tricio: Viaje epigráfico. 
316: Canales de la Sierra. 356: La 
musa de la historia. 359: Las ocho 
. villas del valle de Canales. 371: 
Canales de Sierra. 396: ídem. 
464: Inscripciones de Villaricos, 
Villatuerta y Carcastillo. 471: Ca- 
nales de la Sierra. 

FiTERO ( Real Monasterio de ) . — 
XLVL 286. 

Flandes.— XXXIV. 257: Carta de 
Justo Lipsio sobre las guerras 
de... Véase Gossart (E.), Isabel 
Clara Eugenia (La Infanta Archi- 
duquesa D."''), Requesens (Don 
Luis de). 

Floranes (D. Rafael). — XXXIV. 

463- 

Florez (P. Enrique).— XLVIII. 411. 
— XLIX. 417: Monumento dedi- 
cado al... 490. 

Florida.— XLII. 62: Dos antigües 
relaciones de la... 

Florit (José María). — L. 252: Véa- 
se Carabancheles. 

FoMBONA (D. Evaristo). — XXXIL 
174- 



índice general de los tomos XXVI AL L 



25 



FoNT (D. Ramón).— XXIX. 267.— 
XXXVI. 176. 

Foronda (D. Manuel). — XX VIL 
416: Estancias y viajes de Car- 
los V.— XLI. 174. 

Fort (D. Carlos Ramón).— XXX. 87. 

FoRTANET Y RuANO (D. Ricardo). — 
XL. 87. 

FouLCHÉ Delboc (Mr.) — XXIX. 451. 

Francisco Javier (San). — XXXVI. 
171, 269. 

Franco -Condado (El). — XXXIII. 
492. 

Franco Fernández (Blas). — 

XXXV. 261. 

Friburgo (Universidad de).— 

XXXVI. 93. 

Fructuoso de Braga (Sanj. — 
XXXIV. 448: La Regla de... 

Fuencarral. — XXXV. 359: Su des- 
trucción á mediados del siglo xv. 
434: ídem. 

Fuensanta del Valle (Marqués de 
la). — Véase Ramírez de Arella- 
no (D. Feliciano). 

Fuente Obejuna. — XXXIX. 446: 
Rebelión de... 



Fuentes (El Conde de), D. Pedro 
Enríquez de Acevedo. — XLVIII. 
139: Ampliación de su concepto 
personal. 

Fueros. Cartas-pueblas. — XXVI. 
286: De Molina de Aragón. — 
XXVIL 235: Carta-puebla de 
Castellón- Cebollero. — XX IX. 
345: De Cirueña. — XXXIII. 122: 
De Santoña, Alescn, Torrecilla 
de Cameros, San Andrés de Am- 
brosera, Oriemo, etc. — XXXV. 
470: De Alhóudiga.— XXXVII. 
368: De Viguera y Val de Funes. 
449: ídem.— XXXIX. 531: De 
Trujillo. — XLVIII. 53: Fueros 
dados á los moradores de Ribas 
de Sil. Véase Canales de la Sie- 
rra, Logroño. 

Fueros inéditos de tres pueblos 

DE LA RiOJA en el SIGLO Xll. Por 

N. Hergueta. — XXVI. 55. 
FuRSE (Barón E. H.) — Mémoires 

numismatiques de l'Ordre de 

S. Jean de Jerusalem. — XXVI. 

29. 
Fynje (Sr. C. F.)— XXXIII. 463. 



G 



Gador (Sierra de). — XXVI. 492. 

Gaité (D. Antonio).— XXVI. 204. 

Galicia. — -XXXI. 414: Inscripcio- 
nes ibéricas de... — XL. 547: Ga- 
licia histórica y prehistórica. — 
XLVII. 406: Gahcia prehistórica. 

Galindo (Beatriz), la Latina. — XLII. 
99: Sobre el Hospital de la Lati- 
na fundado por... 

Gallego (D. Tesifonte).— XXXI. 37. 

Gandía. — XLVI. 150: El palacio du- 
cal de... 

Garay (D.Juan de). — XLIV. 194. 

García (D. Genaro).— XXXIX. 399. 

García (D. Juan Catalina).— XXVL 
286, 326. — XXVIII. 94, 176.— 



XXX. 94, 181, 324, 328.— XXXV. 
470: Carta-puebla de Albóndiga. 
— XXXVL 358. — XXXIX. 386: 
El espectáculo más nacional. — 
XL. 87: Nombrado Anticuario.— 
XLI. 469. - XLII. 223: El castillo 
de Vivero. 236 : Relaciones de 
pueblos de la provincia de Gua- 
dalajara. 311: Inventario de las 
antigüedades de la Academia. — 
XLIV. 414: Artes é industrias del 
Buen Retiro.— XLV. 439: Explo- 
raciones en el cerro del Bú. — 
XLVL 234: Capilla de los Urbi- 
nas.— XLVII. 152: Inventario de 
las medallas españolas de la Acá- 



26 



BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 



demia. 320: Relaciones de pue- 
blos de la provincia de Guadala- 
jara. 452: Elementos de arqueolo- 
gía, por el P. Naval.— L. 413; His- 
toria de Filipinas: Aparato biblio- 
gráfico. 490: Discurso de... como 
Secretario accidental. 

García Icazbalceta (D. Joaquín). — 
Necrología.-XXVI. 83.— XXIX. 
417: Imagen de Nuestra Señora 
de Guadalupe de México. 

García y Pérez (D. Juan Pío). — 

XXXV. 281.— XLI. 271. 
García Ribeiro de Vasconcellos 

(D. Antonio).— XXIX. 267. 

García de Santa María (Gonzalo). 
—XXXV. 335: Carta de... á Fer- 
nando el Católico. 

Garofalo (F. P.)— XXXII. 294: Ibe- 
ri nella Gallia. 538. — XXXIII. 
279: Passaggio di Annibale per le 
Alpi. -XXXIV. 97.— XXXV. 177. 

XXXVI. 177, 367. 

Garran (D. Constantino). — XXXV. 
1Ó7.-XLIX. 385. 

Garrison Brinton (Mr. Daniel). — 
XXXVI. 91. 

Garrovillas (Villa de).— XXXIV. 
138: Repoblación de la... 289. 

Garrucci (P. Rafael).— XXX . 88: 
Monumentos pictóricos y escul- 
tóricos del cristianismo. 

Gascón (D. Domingo). — XXVII. 
316. 

Gascón de Gotor (D. Pedro).— 
XXIX. 267. 

Gaspar (D. Mariano). -XLVIII. 43. 

Gattinara (Mercurino de). — 
XXXV. 482. 

Gayangos (D. Pascual de). — XVIII. 
93: Adquisición para la Bibliote- 
ca de la Academia de sus Mss. y 
libros árabes y orientales. -XXXI. 
352: Su fallecimiento. 445: Dona- 
ciones de libros hechos á la Aca- 
demia por los hijos de... — XXXII. 
93: Donación á la Academia de 
su colección arqueológica. 96. 

Gayangos (D.^ Emilia y D.José de). 



—XXXV. 281 : Donativo á la Bi- 
blioteca de la Academia. 

Gaylord Bourne (Ed.)— XLVI. 360: 
Spain in America. 

Geografía. — XXXtV. 465: Nuevas 
fuentes para la geografía antigua 
de España. — XXXV. 502: Los 
orígenes de la carta ó mapa geo- 
gráfico de España. 555: Relacio- 
nes geográficas de España . — 
XXXVI. 157: Sobre el mapa geo- 
gráfico de España. 403 : Sobre la 
geografía antigua de España. — 
XLIX. 1 1 i: Véase Gómez de Ar- 
teche. 1 16: Cartografía española 
de la Edad Media, por Blázquez. 

Gerona. — XXXV. 355: Sitio de... 
en 1684.— XLVIII. 169: El Monjuí 
de... ^XLIX. 227: Concilio de... 
en 1 1 17. 

G1JÓN. — XLIII. 558: Baños roma- 
nos de... 

Gil Alvaro (D. Antonio). — XXX. 

295- 

Gilmary Shea (John). — XXX. 367. 

GiRBAL (D. Enrique Claudio). — 
XXVIIL 174. 

Gnósticos. — XXXIV. 124: Efigie 
gnóstica de bronce. 

Gómez de Arteche (D. José). — 
XXVL 96, 133.— XXIX. 178, 329. 
— XXX. 78: Uniformes usados 
por el ejército español. — XXX. 
247: Biografía del General Ferin- 
gán. 289, 295, 360. — XXXI. 404, 
516. — XXXIL 145. -XXXIII. 
499: El castillo de Burgos. — 
XXXIV. 343: El Marqués de Ver- 
boom. 369; Les espagnols á la 
grande-armée . 415.-- XXXIX. 
531.— XLI. 147: Guerras napo- 
leónicas. 512: Lusitania y su pri- 
mer Coronel. — XLII. 417: Ema- 
nuéle Thérése, por la Infanta 
D.^' Paz de Borbón.— XLIV. 47: 
History oí the peninsular war, 
de Osman. 54: La telúrica, las 
nacionalidades y la milicia. — 
XLVI. 137: La marina en el blo- 



ÍNDICE GENERAL DE LOS TOMOS XXVI AL L 



27 



queodela Isla de León. — XLVIII. 
175: Su fallecimiento. — XLIX. 
1 1 1 : Geografía histórico-militar 
de España. 1 12. Un soldado espa- 
ñol de veinte siglos. 
Gómez Bermejo (D. Saturnino).— 

XXXIII. 553. 

Gómez Moreno (M.) — XLV. 147: 
Arqueología primitiva en la re- 
gión del Duero. — XLVI. 44: De 
Iliberri á Granada. — XLVÍI. La 
arquitectura tartesia: La necró- 
poli de Antequera, — L. 182: El 
Municipio ilurconense. 311: Nue- 
vo miliario del Bierzo. 

Gómez Rodríguez (D. Telesforo). — 

xxvn. 510. 

Gómez de Salazar (D. Manuel). — 
XX VIL 510. 

González (Fr. Bernardino). — 
XXX VIII. 267: El intérprete ará- 
bigo... 

González (Manuel). — XXVI. 398. 

González (D. Martín), Obispo de 
Calahorra y de Astorga.-XXVIII. 
487. 

González Arnao (D. Vicente). — 

XXXIV. 435: Elogio de... 
González Bartolomé (D. Manuel). 

— XX Vi. 491: Premio de la 
virtud. 
González de Carvajal i Diego) . — 

xxvn. 412, 413. 

González Carvajal (D. Tomás). — 

XLIV. 192. 
González Cabo-Reluz (D. Juan). — 

XXXIV. 435- 
Gortázar Serantes (D.) — XXXIII. 

225.— XXXIV. 266. 
Gossart (Mr. Ernest). — XXXI. 526: 

Sobre Carlos V. — XLVI. 351: 

Espagnols et Flamands au xvi* 

siécle. 
GovANTES (D. Ángel Casimiro de). 

— L. 235: Contrebia Leúcada. 
Granada. — XXVII. 490: El mihrab 



de la Almadraza granadina . — 

XXXII. 253: Las guerras de Gra- 
nada en tiempo de los Reyes Ca- 
tólicos, por Balaguer. — XLVI. 
44: De Iliberri á Granada.— 
XLVIII. 43: El baño de la ruina 
ó del cAxautar». 

Granada (Fr. Luis de). — XLIX. 

497: Obras de..., edición crítica 

por el P. Fr. Justo Cuervo. 
Grandmaison (M. Carlos Geoffroy). 

—XX VI. 96.— XXXII. 43 1 . 
Grecia.— XXVI. 133. 
Grecia (D. Rosel de). — XLII. 430. 
Groizard (D. Carlos). — XLIX. 237: 

Los judíos de Calahorra y Ar- 

nedo. 
Guadalajara. — XLVI. 234: Capilla 

de los Urbinas. 
Guadalupe (Monasterio de). ~XX VI. 

487. 
Guardamar. — XXXL 3 1 : Inscrip- 
ción árabe de Guardamar. 
GuÉPiN (Fr. Ildefonso). — L. 340. 
Guevara Vasconcelos (D. José de). 

-XLII. 5. 
Guillen García (D. Guillermo J. de). 

XLVI. 449. 
Guillen Robles (D. Francisco).— 

XLI. 272. 
Guipúzcoa . — Véase Vascongadas 

(Provincias) y San Sebastián.— 

XX XI. 404: A través de... — 

XXXIII. 107: Arqueología roma- 
na de... — XXXIV. 408: Icono- 
grafía biográfica de . . . — XLIII. 
433: La Diputación general y los 
Archivos municipales de... 

Gurrea y Aragón (D. Martín de), 
Duque de Villahermosa. — XLII. 
426: Discursos de medallas y an- 
tigüedades. 

Gusseme (T. a. de).— XXIX. 355. 

GuzMÁN el Bueno. — XXXII. 255: 
Inscripción para la estatua de... 
en León. 345. ídem. 



28 



nOI.ETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 



H 



Hábler (Konrad). — XXVIII. 30: 
Apuntes para la historia sajona. 
'77t 507- — XXXVI. 449. 

Haénke (Tadeo).— XXXIX. 386. 

Hamy (E. T.)— XLI. 249: Mecia de 
Viladestes. 

Haro — XXVI. 467: Judería de... 

Haya.— XXX. 95. 

Henao (P. Gabriel de). — XXXIV. 
164. 

Herculano (Alejandro). — XXVIII. 
537: Elogio de... 

Hergueta (Narciso). — Fueros inédi- 
tos de la Rioja.— XXVI. 55, 467: 
Judería de Haro. — XXVIII. 263, 
480, 487. — XXIX. 254, 345. — 
XXXIIL 122.— XXXVIl.368,449. 
— XLV. 422: Inquisición de Lo- 
groño. — L. 321: Fuero de Logro- 
ño. 325: ídem. 412. 

Hermandad (Cartas de). — XXXIIL 
464: Entre las villas de Plasencia 
y Talayera. — XXXV. 317: ídem. 
— XXXVL 506: De Córdoba, Se- 
villa y Jerez de la Frontera. 

Hermosa y Santiago (D. Fernando 
de).-XXXIII. 553. 

Herramélluri — XLIV. 277: El can- 
delabro sideral de... Véase Epi- 
grafía. 

Herrera (D. Adolfo).— XXVI. 285. 
— XXXIV. 406: Medallas españo- 
las. — XXX VIH. 326. — XXXIX. 
534. — XLII. 426: Discursos de 
medallas y antigüedades, por el 
Duque de Villahermosa.— XLIII. 
512: Mosaicos de Itálica.— XLV. 
496: Efemérides ferrolanas . — 
XLVI. 353: D. Gaspar de Quiro- 
ga.— XLVIII. 407: Puerta de Se- 
villa, en Carmona. — L. 164, 229: 
La liga anseática. 



Herrera (El cronista Antonio de). 
XXX. 328. 

Higuera (El P. Román de lai— 
XLII. 107. 

Hinoiosa (D. Eduardo de).— XXVI. 
286. — XXVIL 255. — XXXVII. 
349. — XLV. 531: Elogio de 
T. Mommsen. 

Historia de España (Compendio de 
la).— XXXII. 173: Sobre el... 

Historia eclesiástica de España. — 
XLII. 161: Escrita por el Carde- 
nal Orsi. 

Homo (Mr. León). — XLIV. 555: Es- 
sai sur le régne de l'Empereur 
Aurelie... 

Hoyos y de la Torre (D. Isidoro 
de), Marqués de Hoyos.— XLV. 
205: Los judíos españoles en ellm- 
perio austriaco y en los Balkanes. 

HüBNER (D. Emilio). — XXIX. 553. 
— XXX. 158: Trabajos científicos 
del Sr. Zóbel. 226: Inscripciones 
ibéricas de Asturias. — XXXIV. 
464: Nuevas fuentes para la geo- 
grafía antigua de España. — 
XXXVL 368, 402: Sobre la geo 
grafía antigua de España. — 
XXXVÍI. 491: Epigrafía cristia- 
na.— XXXVIII. 72: Lápida de 
Oviedo. 236: Su fallecimiento. — 
XXXIX. 413.— XL. 547: Galicia 
histórica y prehistórica. 

HüE Y Gutiérrez (D. Fernando). — 
XXVIL 510. 

Huesca. — XXVI. 205,316. 

HuiDOBRO ÍLuciano). — XLIX. 490. 

Huntington (Sr. Ascher M.) — XLI. 
465. — XLIII. 341: Obras raras re- 
producidas y regaladas á la Aca- 
demia, por... — XLIV. 556. — 
XLV. 187. 



ÍNDICE GENERAL DE LOS TOMOS XXVI AL L 



29 



Ibahernando. — Véase Epigrafía. 

Ibáñez Marín (D. José). — ^^L. 102: La 
campaña de Prusia de 1806. 340: 
Méritos de... 

Ibarra (D. Eduardo). — XXVII. 214. 

Ibarra Ruiz (Pedro). — XLIX. 119: 
Antigua basílica de Elche. 

Ibera (Labattagliadi). — XLVII. 394. 

Iconografía. — XXXIV. 408: Icono- 
grafía biográfica de Guipúzcoa. 

Iglesia Castro (D. Miguel de la). — 
XLII. 161: Reparos sobre la tra- 
ducción de la historia eclesiástica 
de España, por el Cardenal Orsi. 

Ignacio de Loyola (San). — XXXIII. 
255: Cartas inéditas de... 422: Los 
tres procesos de... 512: En Alcalá 
de Henares. — XXXIV. 62, 146. 

Ilurco. — L. 182: El municipio ilur- 
conense. 

India Oriental. — XXXII. 527: Des- 
cobrimento do caminho maríti- 
mo da... 

Indias (Comisión de la Historia de). 
—XXXII. 174. 

Inmaculada (Fr. Fernando de la). — 
XXXIII. 463. 

Inocencio IX, antes obispo de Ni- 
castro. — ^XXXIX. 293: La ahanza 
perpetua del Rey de España y la 
República de Venecia contra los 
Turcos. 

Inquisición. — XXXVIII. 151: De 
Toledo. 164: La Inquisición de 
Córdoba. 319: Relación de los In- 
quisidores generales de España. 
— XLI. 105: Francisca Hernán- 
dez y el bachiller Antonio de Me- 



drano; Sus procesos, 15 19-1532. — 
XLII. 107: La Compañía de Jesús 
y el P. Román de la Higuera. 319: 
Nuevas fuentes históricas de la... 
española.— XLV. 422: De Logro- 
ño. 451: ídem. 

Inspruck (Austria).— XXXVIII. Me- 
morias de España en... 

Iñigo (El Abad San).— XXVI. 76: 
Bularlo de Oña: Su canonización. 
—XXXVIII. 206. 

Iptuci. — XXX. 284: Dos bronces ip- 
tucianos. 

Irlanda. — XXXV. 477: Ricordi 
dell'armada nel Castello di Dru- 
moland in... 

Irlandeses. — XXXV. 343: Venida 
de... á Valladolid. 

Isabel la Católica (La Reina D.^) 
— Véase Reyes Católicos. — 
XLV. 463: Inscripción colocada 
en Cáceres en memoria de... 548: 
Conmemoración del cuarto cen- 
tenario del fallecimiento de... 

Isabel Clara Eugenia de Austria 
(La Infanta Archiduquesa D.^)— 
XLVII. 263: Correspondencia de... 
con el Duque de Lerma. 321,413: 
Su autógrafo y retrato. — XLVUI. 
5, iii, 185, 257, 337, 421.— 
XLIX. 5. 

Itálica. — XXXI. 256: Calavera per- 
forada por un clavo, encontra- 
da en... 

Iturralde (D. Antonio). — XXX. 

367- 
IxART Y Moragas (D. José). — 
XXVII. 510. 



3 o 



boletín de la real academia de la historia. 



AGOR (Dr.)— XXVI. 286. 

AIME II DE Aragón. —XXVIII. 433 = 

Treguas de... con D. Juan Manuel, 

1296. 
APON. — XLV. 144: En la Corte del 

Mikado, por F. de Reynoso.^ 

XLIX. 488: El Japón y España. 

EREZ DE LOS CABALLEROS. — XXVIII. 
540. 

ERUSALÉN (Santos Lugares de). — 
XXXIII. 554: Véase Palestina. 

ESUÍTAS. — XXXII. 256: Momimenta 
histórica Soc. lesu. Véase Ignacio 
(San). — XLII. 107: El P. Román 
de la Higuera. — L. 406: Monu- 
menta histórica Societatis lesu... 

IMÉNEZ DE CiSNEROS (D. Dicgo) . — 

XLII. 129. 

IMÉNEZ DE LA EsPADA (D. MarCOS). 

-XXXII. 432, 537--XXXIII. 
462: Su fallecimiento. — XXXIV. 
270, 365. — XXXVL 163. — XLI. 
273: Pedro Tafur. 

IMÉNEZ DE LA LlAVE ( D. Luis). 

XLVIII. 86. 

UBILEO DEL A\0 13OO. — XLVI. 
301. 

UDÍos (Historia de los). — XXVI. 
400: Judería de Ciudad Real. 467: 
Judería de Haro. — XXVII. 193: 
Alfonso de Zamora. — XXVIII. 
263: Judíos de la Rioja. 264: Os 
judeus em Portugal. 353: El ce- 
menterio hebreo en Avila. 480: 
Los judíos de Albelda.— XXIX. 
254: Judería de San Millán de la 
Cogolla y la Batalla de Nájera. 
338: La Aljama hebrea de Belo- 
rado. — XXXII. 89: La Sinagoga 
de Zaragoza. lob: La Sinagoga de 
Bembibre y los judíos de León. 
XXXIII. 256: Essai sur l'histoire 
des Israelitas de l'empire otto- 
man. 306: Los judaizantes espa- 



ñoles. — XXXV. 319: Judería ma- 
yor de Segovia. 552. — XXXVL 
13: Los judíos mallorquines. 85: 
Ritual hispano- hebreo del siglo 
XV. 89: La treiziéme synagogue 
de Toléde. -XXXVL Privilegios 
de los hebreos mallorquines. 185: 
ídem. 232: ídem. 272, 273: He- 
breos mallorquines. 340: Aguilar 
de Campóo: Monumentos he- 
breos. 369: Hebreos mallorquines. 
458: ídem. — XXXVII. 485: La 
Sinagoga mayor de Toledo. — 
XXXVIII. 24: Literatura hispano- 
hebrea. 294: Matanza de... en Cór- 
doba. — XL. 152: Conversión de 
los judíos mallorquines. 165: La 
Aljama hebrea de Zorita. 169: El 
cementerio de los judíos en Ciu- 
dad Real. — XLIV. 546: Judíos ga- 
llegos. — XLV. 205: Los judíos es- 
pañoles en el Imperio austríaco y 
en los Balkanes. — XLVII. 309: 
Carta dotal hebrea del siglo xv. 
313: Siete inscripciones hebreas 
de Toledo. 407: La judería de 
Tortosa, por Pastor y Lluis. — 
XLVIII. 63: Interpretación délas 
fechas sabáticas de los judíos. 169: 
El Monjuí de Gerona y la Sina- 
goga y Concejo hebreo de Cas- 
tellón de Ampurias. 332: Judíos 
alfaqueques de sarracenos en Bar- 
celona. 513: Lápidas hebreas de 
Barcelona. — XLIX. Los judíos es- 
pañoles y portugvieses en el si- 
glo XVII, por A. Rodríguez Villa. 
237: Los judíos de Calahorra y 
Arnedo. — L. 77: La Aljama he-' 
brea de Calahorra. 81: Monumen- 
tos hebreos: Salamanca, Béjar, 
Plasencia. 
JusuÉ (D. Eduardo).— XXXIV. 557. 
— XLII. 60: Tablas de reducción 



índice general de los tomos XXVI AL L 



31 



del cómputo musulmán al cristia- 
no y viceversa. — XLIV. 556. - 
XLV. 409: Monasterio de Santo 
Toribio de Liébana. 545. — XLVI. 



69. — XLVII. 304: Lápida cánta- 
bro-romana hallada en Luriezo. 
— XLVIII. 63: Fechas sabáticas 
de los judíos. 



K 



Kaiserling (M.)-XXXVI. 89, 
KoNEN fConstantin).— XLVII. 



KoPASsis Effendi (D. Andrés). 
XXIX. 267. 



Labayru (D. Estanislao de). — 
XXVI. 489.— XXIX. 273.-XLIV. 
194: Su fallecimiento. 

Laffitte (D. Fernando de). — XXX. 

367- 
Lafuente (D. Modesto).— XXXVI. 

36. 
La Fuente López (D. Jerónimo).— 

XXXIV. 270. 
Laguna y Azorín (D. José M.)— L. 

229. 
La Mamora (África). — XXX. 454, 

522. 
Lampérez y Romea (D. Vicente). — 

XLVI. 286: El Real Monasterio 

de Fitero. 
Langosta. — XXXVIII. 322: Pleito 

contra la... 
Larrinoa (D.Pedrode).— XXIX. 268. 
Laurencín (Marqués de). — Véase 

Uhagón (D. Francisco de). 
Lauria (Roger de). -XXXVIII. 8. 
Laymond (D. Ramón). — XLVIII. 

153: Anclas de plomo. 
Lazaga y Larreta (D. Gregorio). — 

XXXIII. 463.— XXXIV. 524. 
Legazpi. — Véase López de Legazpi 

(Miguel). 
Leire (Monasterio de San Salvador 

de). — XXXII. 257: Cartularios 

de... 



Leyba y Ramírez de Arellano 
(D. Francisco de). — XLII. 317. 

León (ProvincfcJ y ciudad de). — 
XXVI. 398. XXVIII. 94: Palimp- 
sesto.— XXIX. 464: Véase San 
Miguel de Escalada. — XXXIV. 
272: Claustros de San Marcos. 

León (Isla de). —XLVI. 137: La ma- 
rina en el bloqueo de la... 1810- 
1812. 

León XIII.— XXVI. 205: Estudios 
arqueológicos premiados por... — 
XXXII. 255: Sobre remitir á la 
Biblioteca del Vaticano obras de 
la Academia.— XXXIII. 234: Re- 
galo de la Academia á... del libro 
Le gis Romanae WisigoÜiorínn 
fragmenta. — XXXVII. 350. 

León (Domingo de). — XLVI. 
254. 

Leonardón (M. H.^— XXXVIII. 499: 
Prim. 

Lérida. — XXVI. 332: Concilio de... 

Lerma (El Duque de), primer mi- 
nistro de Felipe IIL-XLVIL 263: 
Correspondencia de la Infanta 
Archiduquesa D.^ Isabel Clara 
Eugenia con... 

Leumar (Mr.)— XXVI. 286. 

Líber Comicus.— XLVI. 305: Lee» 
cionario visigótico de Toledo. 



32 



boletín de la real academia de la historia. 



Libia (La antigua ciudad de). — 

XXXVI. 3b. 
LiEjA. — XLIX. 415: Collection Na- 

tionale. Liege. 
Liga anseática (La). — L. 229. 
Lipsio (Justo).— XXXIV. 257: Car- 
ta de... 
Lisola (D. Franciscode).— XLI. 417. 
LoARRE (El castillo de). — XLVIÍ. 

448. 
Logroño. — XXVII. 509. — XLV. 422: 

Inquisición de... — L. 33 i: El fuero 

de... 325: ídem. 
LoNCHEY (M. Henri). — XXXV. 555. 
LoNGÍN (Mr. Emile).— XXXIII. 492. 

XXXIX. 432.— XL. 87.— XLIV. 

462 : Campagnes du Barón de 

Percy. 
López (D. Patrocinio). — XL. 564: 

Sobre un sello legionario de 

Azuaga. 
López (P. Tirso). — XLVII. 402. 
López de Ayala (D. Jerónimo). - 

Véase Cedillo (Conde de) 
López Bardón (P. Tirso). — XLIV. 

464: Rvdi. Fr. N. Crusenii con- 

tinuatio... 
López de Leo Azpi(Miguel).— XXVIII. 

539. — XXIX. 268.-554: Inscrip- 
ción dedicada á... — XXX. 96: 

ídem rectificada. 
López Osorio (Juan). — XLVI. 246. 
López de Velasco (Juan).— XXVI. 

401: Geografía y descripción de 

las Indias. 
LouBAT (El Duque de).— XXX. 275: 



Premios de... 288.— XXXII. 96, 

432.— XXXIII. 463.— XXXV. 282. 

—XXXVII. 61, 525. XXXVIII. 

327, 491.-XLIII. 329: Premio 

para 1904. 
Luence (El Teniente general don 

Pedro de).— XLIII. 463. 
Luis I DE EspANA. — XLI. 168: y 

Luisa Isabel de Orleans. 
Luis XIV.— XXVI. 209: Política de... 

respecto de España. 
Lulio (Beato Raimundo). — XXX. 

91: Testamento del... — XLIV. 

364- 

LuMiARES (El Conde de). — XL: 357: 
Trabajos inéditos de... 

Luna (El Condestable D. Alvaro 
de).— XLI. 174. 

Luna (Rita).— XLIII. 318. 

Llabrés (D. Gabriel). — XXVI. 5: 
Diario turdense. — XXXV. 552. — 
XXXVI. 13: Los judíos mallor- 
quines. — XL. 152. 

Llave y García (D. Joaquín de la). 
— XLIV. 37: Sitio de Barcelona 
en 1713-14- 

Llopart (Jaime). — L. 36: Iglesia de 
Tiana. 

Llórente (D. Alejandro). — XL. 86: 
Su fallecimiento. 460: Colección 
de apuntes y memorias históricas 
de..., donada á la Academia. 

Llórente (D. Hipólito).— XXVIII. 
174. 

Llórente (D. Juan Antonio). — 
XXXIV. 174. 



M 



Macías (D. Marcelo).— XLVII. 479. 
Maciñeira Pardo (D. Federico). — 

XL. 439. 
Machado (D. Be mar diño). — 

XXXIII. 463. 
Madrazo (D. Pedro de). — Historias 

de Mérida.— XXVI. 80, 96, 151, 



491. -XXVII. 246.— XXIX. 193. 
— XXX. 449. — XXXI. 351. — 
XXXIII. 187, 238: Su falleci- 
miento. 
Madrid. — XXIX. 271: Inscripción 
del templo de la Almudena.— 
XXX. 533: Conventos y monas- 



índice general de los tomos XXVI AL L 



terios de Madrid en 182 1 . — 
XXXV. 459: Santo Tomás, de 
Madrid: Historia de este conven- 
to.— XXXVII. 447: ídem.— 
XXXVIII. 4 1 1 : La Almádena de.'.. 

— XLII. 99: Sobi-e el Hospital de 
la Latina . Véase Montserrat 
(Iglesia de).-XLVIII. 415: Re- 
cuerdos de Madrid viejo. — L. 
324: Inscripciones romanas. 

Madrigalejo. — XXVII. 416: Inscrip- 
ción de... 

Magallón (D. Manuel . — XXXII. 
257, 451.- XXXIII. 90, 257. 

MÁLAGA.— XXXVIII. 147: La Victo- 
ria de... — XLVIII. 41S, 420, 510: 
Hallazgos arqueológlccjs. 

JMaldonado Macanaz (D. Joaquín). 

— XXVI. 209. -XXIX. 451.- 
XXXIII. 106. — XXXVm. 393, 
445: Julio Alberoni. — XXXIX. 
334: Su fallecimiento. 

Mallorca (Isla de). — XL. 50: Re- 
nallo y la conquista de... 

Mancheño y Olivares (D. Miguel). 
—XXXI. 35 1. -XXXVIII. 498. 

Manjón (D. Andrés). — XXXVII. 
23,36. 

Manresa. — XXX. 534: Biblioteca 
histórica Manresana. 537. 

Manso de Armas (Ángel). — XLIX. 
235: Diploma de Alfonso VIII en 
1 172. 

Manuel (D. Juan). — XXVIII. 433. 
Treguas de D. Jaime II de Ara- 
gón, con... en 1296. 

Marcel (M. Gabrielj.-XXXVII. 445- 

Margarita (Santa), Reina de Esco- 
cia. — XL. 4Ó3. 

Margarita (La Reina D.^) de Aus- 
tria, mujer de Felipe III.— XLIX. 
7, 21. 

Margarita María (La Infanta y Em- 
peratriz).— XLII. 376: Viaje de... 
para casarse con Leopoldo I, 1666. 
— XLVIII. 215: Relaciones entre 
España y Austria durante el reina- 
do de la..., esposa de Leopoldo I. 

María de la Paz de Borbón (La In- 
tomo li. 



fanta D.^), Princesa Luis Fernan- 
do de Baviera . — XLII. 417. — 

XLIII.33I. 

Mariana (P. Juan de).— XLVI. 352: 
Sobre la obra de..., por Mr. Cirot. 

Marina. — XXXII. 245: Cartas náuti- 
cas españolas.— XXXIII. 554: Pan- 
teón de marinos ilustres de Cá- 
diz. — XXXIV. 194: Antigua ma- 
rina catalana. 433: El Almirante 
de Cataluña y Mallorca, Carroz. — 
XXXVII. 120: Biografía marítima. 
XLVI. 137: La marina en el blo- 
queo de la Isla de León, 1810- 
1812. 153: Reproducción de car- 
tas náuticas venecianas del si- 
glo XV. — XLVIII. 153: Anclas de 
plomo halladas en aguas del cabo 
de Palos. Véase Trafalgar (Com- 
bate naval de). 

Marqués Gómez (D. Juan).— XXIX. 
267. 

Marruecos.— XXX. 305: Marrue- 
cos desconocido. — XLIII. 518: El 
archivo de la Casa Misión de 
Tánger.- L. 436: Le Comte H. de 
Castries: Les sources inédites de 
l'histoire du Maroc (1530- 1845), 
49 i: Gramática de la lengua rifeña. 

Marsella.— XXXV. 177. 

Martínez (D. Juan Miguel). — XXVI. 
286. 

Martínez (D. Matías Ramón).— 
XXXIL 183, 353- 

Martínez Escudero (Fr. Antonio). 
— XXXV. 459: .Santo Tomás, de 
Madrid. 

Martínez Marina (D. Francisco). — 
XXXIV. 423: Nota biográfica de... 

Martínez Merino (D. Juan).- - 
XXVII. 510. 

Martínez Sal.azar (D. Andrés). — 
XXXÍX. 289: Crónica troyana. 

Martins Capella (D. Manue]"). — 
XXXIII. 463. 

Martins Sarmentó (D. Francisco*. 
— XXXII. 351,- XXXV. 367: Su 
fallecimiento.- XXXVI. 264. 

Martorell y Peña (D. Francisco), 

3 



34 



boletín T)e la real academia de la historia 



XLII. 509: Concurso para el pre- 
mio... 

Mataró. - XXXVIII. 311: Alfar de... 
— XLI. 347: Alarona.— XLVI. 81: 
Mataró histórica. 

Maya (Civilización).— XXXII. 249. 

Mazarredo (D. Antonio de). - XLI. 
446. 

Mecía de Viladestes. — XLI. 249... 

Medallas.— XXXIV. 406.-XLVII. 
152: Inventario de las medallas 
españolas de la Academia. 

Medina del Campo. -XLV. 464: 
Historia de..., por D. Ildefonso 
Rodríguez. 510: Historiadores é 
historia de... - XLVI. 173: Me- 
morial histórico de...: Datos so- 
bre su autor. 238: Tres historia- 
dores de... 171: El castillo de la 
Mota declarado monumento na- 
cional. 325. 

Medina de las Torres . — XXVII. 
318. 

Mejía (El Inquisidor Alonso). — 
XXXIV. 62. 

Méjico. — XXIX. 417: Imagen de 
N. S. de Guadalupe. -XXX. 288: 
Los libros del Anahuac. — 
XXXIX. 399: Carácter de la con- 
quista española en América y en 
México, por G. García. — XL. 517: 
Colegio de Tlatelolgo. 

Meléndez de Valdés (D. Diego), 
Obispo de Zamora. — XXX. 315. 

Mélida (D. José Ramón)— XXXI. 
427. — XLVIII. 254, 334: Las es- 
culturas del Cerro de los Santos. 
— XLIX. 488: El Japón y España. 
498: Su recepción. — L. 438. 

Membibre (Sinagoga de). — XXXII. 
106. 

Menant ÍM. Joaq.)— XXXV. 463. 

Menassade (E. A.)— XXXI. 404. 

Mencia (D.'"^), Reina de Portugal.^ 
XXXIII. 141: Documentos iné- 
ditos. 
Mendes dos Remedios (J.) —XXVIII, 
264. 

Menéndez y Pelayo (D. Marcelino). 



— XXXIII. 240: Su nombramien- 
to de Jefe del Cuerpo de Archi- 
veros bibliotecarios. — XXXVI. 
149: Homenaje á... — XL. 559: Dis- 
curso de... con motivo de la en- 
trada en la mayor edad de S. M. 
Alfonso XIII. 

MeniÍndez y Pidal (D. Ramón). — 
XXXIII. 243: Catálogo de la Real 
Biblioteca: Manuscritos.-XXXV. 
185: ídem. 

Menorca (Isla de). -XXXIV. 273: 
El almirante Díaz Pimienta en... 

Mérida. — Historias de..., por D. Pe- 
dro de Madrazo.— XXVI. 80.— 
XXVII. 317.— L. 442: El templo 
de Santa Eulalia en... 

Merino (Pedro).-XLl. 181: En San 
Quintín. 349. 

Merode (Ricardo de). — XL. 177: 
Desafío de... 

Milanesio íSr. Domen ico). — 

XXXIII. 4&3. 

Milicia. — XXX. 78: Uniformes usa- 
dos por el ejército español. 295: 
Glorias de la caballería española, 
por A. Gil Alvaro. -XXXI. 25: 
Curso de historia militar, por 
Arrúe. 516: El año militar espa- 
ñol, por Guiu. — ^XLI. 512: Lusita- 
nia y su primer Coronel. — XLIV. 
54: La telúrica, las nacionalidades 
y la milicia. 

Mina (El Marqués de la). -XXXIII. 
464: Memorias del... 

MiQUEL y Badía (D. Francisco). — 

XXXIV. 557. 

Molerá (D. Eusebio J.)— XXXVII. 
458: Inscripciones en Nuevo Mé- 
xico. 

Molina de Aragón. — XXVI. 286: 
Fuero de... 

MoLiNS (Marqués de).— XXXII. 96. 

MoMMSEN (Teodoro). — XLIII. 55t): 
Su fallecimiento. — XLV. 531: 
Elogio de... 

Monasterios. — Véase Ordenes re- 
ligiosas, Santa María de Náje- 
ra, San Andrés de Arroyo, Oña 



índice general de los tomos XXVI AL L 



35 



(Monasterio de), Santa Clara 
(Barcelona), .Santa Clara de As- 
tudillo, Madrid, Leire, Egara 
(Tarrasa) y su Monasterio de San 
Rufo, Piasca (Monasterio dúplice 
de), San Salvador de Nogal, Po- 
blet (Monasterio de), Santo To- 

RIBIO DE LiÉVANA, FiTERO, SaN 

Servando (Toledo). 

Mondragón. — XXXVIII. 99. 

MoNSALUD (El Marqués de), D. Ma- 
riano C. Solano y Gálvez. - — 
XXVIII. 429.-XXIX. 268.-XXX. 
415. -XXXI. 44, 391, 436.— 
XXXII. 5, 89, 149, 352, 364, 433, 
471. — XXXIII. 150, 401, 553. — 

XXXIV. 53, 133, 415, 518.- 

XXXV. 222. — XXXVI. 5, 521: 
Su ingreso en la Academia. — 
XXXVII. 322, 488. — XXXVIII. 
474. — XL. 541.— XLIII. 240, 528. 
XLV. 445.- XLVI. 495. -XLVII. 
448: El castillo de Loatre. — 
XLVIII. 40, 485.— XLIX. 435: El 
Palacio Real de Olite.— L. 248: 
Epigrafía de Extremadura y An- 
dalucía. 357, 442: El templo de 
Santa Eulalia en Mérida. 460: 
Epigrafía romana de Extrema- 
dura. 

Monserrat (Iglesia de), en Madrid. 

— XLIV. 191: Sepultura de Aca- 
démicos en la... 

MoNTAL Y BioscA (Agustín).— L. 

129. 
MoNTALT.— XLVI. 156: El castillo y 

la masía de...: Personajes de este 

apellido. 310. 
MoNTALVo (Juan Antonio de). — 

XLVI. 238. 
Montero Ríos (D. Eugenio). — 

XL. 86. 
Montes de Oca (D. Ignacio), Obispo 

de San Luis de Potosí. — XXXV. 

463. 
M0NTIAN0 Y Luyando (D. Agustín 

de).— XXXIV. 351: Elogio de... 
MoNTOLiu (El Marqués de).-XXXV. 

551. 



Monumenta histórica Societatis 
Jesu.— XXXIII. 554.— L. 406. 

Monumentos declarados naciona- 
les, ó QUE SE solicita LO SEAN. 

—XXVI. 323, 385: San Salvador 
de Guetaria.— XXX. 94 : Torre 
de San Esteban, de Segovia. 324: 
San Juan B. de Baños. 449: Santa 
María, la Antigua, de Vallado- 
lid.— XXXIV. 364: El Cristo de 
la Luz, de Toledo.— XLV. 288: 
El templo del Pilar.— XLVL 86: 
La iglesia magistral de Alcalá de 
Henares. 171: El castillo de la 
Mota, de Medina. 

Moral (Monasterio de el).— XLIX. 
104: Colección diplomática. 

Moraleda y Esteban (D. Juan). — 
XXXII. 175.— XXXIV. 367.— XL. 

261.— xLvm. 462. 

Moraleja. — Felipe V en... 1704. — 
XXVL 81. 

Morel-Fatio (Mr. Alfred).— XXVL 
209: Recueil des instructionsdon- 
nées aux ambassadeurs et minis- 
tres de France. 

Morera (D. Emilio).— XXXIV. 95: 
Tarragona cristiana'. 

Morgades y Gilí (D. José), Obispo 
de Vich.-XXVI. 207. 

Moriscos.— Xb. 150: Su expulsión. 

Morlesín ÍD. Atanasio).— XXXV. 

551- 
ÍNIoro y Fernández (Romualdo). — 

XXVL 276.— XXIX. 269. 
Mos (El castillo de).— XLV. 405. 
Mosaicos. — Véase Vega de Armijo 

(El Marqués de la). -XXXVL 91 , 

166: Mosaico de Elche. 418: De 

Hylas.— XLIIL 512: De Itálica.— 

XLVIL 240: De Elche. 
MouRA (D. Cristóbal de), primei 

Marqués de Castel-Rodrigo. - 

XXXIX. 513. 
Mozárabes.— XXX. 529: Obispos... 

refugiados en Toledo. 
Munda Pompeyana. — XLII. 405. 
Muntaner (D. Bartolomé). — 

XXXII. 96. 



36 



boletín ve i.\ keal academia de la historia. 



Muñoz (D. Juan Bautista). — XLII. 
5: Censura fie su Historia del 
Nuevo Mundo. 

Muñoz y Gómez ( D. Agustín) . — 
XXXVI. 306. 

Murcia. — XLI. 44S: Lápida coloca- 
da en la catedral de... — XLVII. 



407 : Murcia musulmana , por 
M. Gaspar Remiro. 

Museos arqueológicos provincia- 
les. — XL. 5: Real decreto de 25 
de Octubre de 1901 sobre... 

Mutis (D. José Celestino).— XXIX. 
556- 



N 



Nadaillac (El Marqués de). — 
XXXII. 174.— XLV. 549. 

Nájera. — Véase Santa María de 
Nátera. — XIX. 254: Batalla de... 

Napoleón I. — XLI. 147: Historia de 
lasguerras napoleónicas. — XLVI. 
61: Napoleón I y Napoleón III, 
por Bañares y Magán. — L. 102: 
La campaña de Prusia de 1806, 
por el Sr. Ibáñez Marín. 

Ñapóles. — XXXIV. 542: Castillo de 
San Telmo.— XXXVII. 329: Me- 
morias de la dominación de Es- 
paña en... — XXXVIII. 420: Ins- 
cripciones en... 

Naval (D. Francisco).— XLVII. 452. 
— XLIX. 407. — L. 426: El cerro 
de Torres de Carazo. 431: Monu- 
mentos ibéricos de Clunia. 

Navarra. — XXVI. 96, 133, 151, 203, 
417: Bulas de Navarra.— XXVII. 
223: Sancho VIIL- XXXVI. 154: 
Nobiliario de Navarra. — XLII. 
160. Nobiliario de... por Argama- 
silla de la Cerda. — Véase Olite, 
Santa María la Real de N.vjera. 

Navas (El Conde de las), bibliote- 
cario de S. M.— XXXVII. 350.— 
XXXIX. 382.— L. 227: Oficio de... 
á la Academia, comunicándola 
que de orden de S. M. puede co- 
nocer y publicar las obras inédi- 
tas de la Real Biblioteca que juz- 
gue convenientes. 



Negros (Trata de). — L. 341: La 
traite négriére aux Indes. 

Neubauer (A.)— XXVII. 193: Al- 
fonso de Zamora. 

NicASTRO (El Obispo de). — Véase 
Inocencio IX. 

Niger (Valle del).— L. 217: Explo- 
ración arqueológica en el... 

Nobleza. — Véase Fernández de Bé- 
THENCOURT. — XLII. i6o: Nobilia- 
rio de Navarra. 

Nordenskiold (Dr. Otto). — XLV. 

549- 

Numancia. — XLV. 462: Inscripcio- 
nes colocadas en el monumento 
levantado en...— XLVII. 484: Ex- 
cavaciones practicadas en... por 
MM. Schulter y Konen.— XLIX. 
193: Actas de inauguración del 
monumento de...— L. 196: Viaje 
epigráfico. 

Numismática. — XXXI. 449: Mone- 
das árabes descubiertas en Belal- 
cázar. Véase Medallas. — XXXV. 
210: Sueldos barceloneses de ter- 
no. — XXXVI. 275: Monedas ará- 
bigas. 362: Numismática Romana. 
—XXXVII. 526: Donativo de 
monedas árabes. — XL. 272: Mo- 
nedas halladas en la Puebla de 
Montalbán. 

Núñez (D. Augusto Ed.)— XXII. 
538. 



índice general de I.OS tomos XXVI AL L 



37 



o 



O'Callaghan (Dr. D. Ramón).-- 

XXIX. 463. 
Oceanía (Dominios españoles en). 

XXIX. 549: Historia de los... 
Olite (El Palacio Real de).— XLIX. 

435- 
Oliver-Copons (D. Eduardo de). — 

XXXIII. 499: El castillo de Burgos. 

Oliver y Esteller (D. Bienvenido). 
— XXVIII. 93 : Tesorero de la 
Academia. 167: Cortes de Tarra- 
gona, II 77. 529. — XXIX. 270. — 
XXXI. 525. — XXXV. 367- — 
XXXVI. 93. — XXXIX. 293: El 
Obispo de Nicastro. — XL. 87. 333: 
Narraciones tortosinas . — XLII. 
24 1 : Ramón Berenguer III. — XLV. 
5: Los Colegios Reales y la Uni- 
versidad de Tortosa. 461.— 
XLVII. 319.— XLIX. 447: La le- 
gislación gótico-hispana, por el 
Sr. Ureña. — L. 79: Reelegido Te- 
sorero. 97: La Universidad de 
mercaderes y consulado de Bur- 
gos. 412: Análisis y crítica. 

OnvER Y Hurtado (D. Manuel). — 
XXVI. 95. 

Olmedo (El caballero de). — XLVI. 

398. 

Olóriz (D. Federico).— XXXI. 257: 
Estudio de una calavera antigua, 
perforada por un clavo, encontra- 
da en Itálica.— XXXVII. 23: Es- 
cuelas fundadas por Manjon. — 
XXXVIII. 420. 

Omán (Mr.)— XLIV. 47. 

Oña (Monasterio de). — XXVI. 199: 
Bula en favor del... —XXVII. 76: 
San Iñigo, abad: Bulado del... — 
XXXVIII. 206. 

Oppert (M. Julesj. — XLVII. 409: 
Necrología de... 

Oouendo(D. Antonio de).— XXXIII. 
477: En Menorca. 



Orange (Le Prince d').— ^Véaác 
Chalón (Philibert de). 

Ordenes religiosas. —XXVI. 151: 
Santa María de Nájera y los Fran- 
ciscanos. Véase Monasterios.— 
XXXVI. 270: Diccionario de es- 
critores Trinitarios de España y 
Portugal. — XLIX. Moral (Mo- 
nasterio de el): Colección diplo- 
mática. 

Ordenes militares extranjeras. — 
Véase San Juan de Jerusalén, 
Templarios, Santo Sepulcro y 
OrdEíM de Christo (A.) — XL. 

355- 

Ordono (San), Obispo de Astorga. 
— XLI. 526: El sepulcro de... 

Orense. -XXXIV. 96: Boletín de la 
Comisión provincial de... XLII. 
155: Antigüedades de... — L. 219: 
Iglesias románicas de la provin- 
cia de... 

Orihuela. — XXXVI.. 170: Crónica 
del Obispado de..., por Molla. 

Orsi (El Cardenal).— XLII. 161: So- 
bre la historia eclesiástica de Es- 
paña, por... 

OsMA. — XXVI. 490: Sepulcro de 
San Pedro en la catedral de... 

OsoR, de la provincia de Gerona. — 
XXVIII. 432: Tesoro numismá- 
tico. 

Ossuna (Manuel de).— XL. 499^ es- 
tudios históricos sobre las islas 
Canarias. — XLVI. 230. 

Otáñez (D. Antonio de).— XXVI. 
96: Presenta una pátera de plata. 

OuRADOu (b. Luis).— XXXVI. 263. 
— XLV. 549: Su fallecimiento. 

Oviedo. -XXXIV. 364: Cripta de 
Santa Leocadia. 549: EJ; primer 
Concilio de... ^^XXXVIII. 27: Lá- 
pida insigne de... 113: Concilio 
ovetense. 



38 



boletín de la. riíal academia de la historia. 



Padilla (D. Juan de). — XXXIV. 

175- 

Padilla (D.^* María de).— XIX. 1 18. 

Palencia (Provincia y ciudad de).— 
XXVI. ii8: Palencia en el si- 
glo XV. 276: Monasterio de San 
Andrés de AiToyo. Véase San 
Andrés de Arroyo. — XXX. 94, 
95.— XXXII. 430. 

Palencia (Alonso de). — XLVI. 350. 

Palestina . — Véase Jerusalén . — 
XXXVII. 318: Descripción de... 

Palimpsesto de la catedral de 
León.— XXVIII. 94.— XXX. 526. 
— XXXIII. 350. 

Pallares (D. Ferrer), Obispo de 
Valencia. —XL. 335. 

Pamplona. — XXVII. 238: Capiteles 
é inscripción de la catedral de... 
— XXVIII. 272: Pamplona romana. 

Paño (D. Mariano).— XXVII. 235.— 

XXIX. 421, 459. — XXX. 445. — 
XL. 419: Signos lapidarios. 

Paraguay. — XXXVII. 301: Cartas 
del P. Rada. -XLVI. 226: Geo- 
grafía física y esférica de las pro- 
vincias del... y misiones guara- 
níes, por F. de Azara. 

Pardo de Figueroa (D. Mariano). — 

XXX. 288: Donativo de... 
Paredes (D. Vicente).— XXXI. 352. 

—XXXIV. 139, 289. 

París (Gastón).— XLIII. 356: Su fa- 
llecimiento. 

Parla.— XXVI. 286: Lápidas roma- 
nas encontradas en... 

Parpal y Marqués (D. Cosme).— 
XXXIII. 477.— XXXIV. 273. 

Pastor y Lluis (Federico). — XLIX. 
482: El castillo de Tortosa.— L. 
485: Castillo de San Jorge de Al- 
fama. 

Paz y Mélia (D. Antonio). -XLVI. 
350: Crónica de Enrique IV. 



Pecoul (Mr. Augusto).— XXVIII. 93. 

—XXXIV. 270. 
Pedreira (D.Adolfo).— XXXII. 538. 
Pedro I de Castilla.— XXXVI. 58: 

Por qué se le llamó Pero Gil. 
Pedro IV de Aragón (D.) -XLVIII. 

413- 

Pedro Pascual (Sanl. — XXX VIH. 
7S.-XLI. 345.-XLIV. 195.- 
XLVI. 259: Sobre la bibliogra- 
fía de... 

Peñón de Vélez de la Gomera (El). 
—XXX. 454, 523. 

Perazancas (Municipio de). — XXVI. 
276. 

Pereira Botto (Mons. José María). 
—XXIX. 267. 

Pérez de Guzmán y Gallo (D.Juan). 
— XLVIII. 411, 510: Su recepción 
académica. — XLIX. 391: Docu- 
mentos sobre el combate naval 
de Traíalgar. — L. 490: Noticia de 
su discurso sobre la Embajada 
del Conde de Fernán Núñez en 
Paris. 

Pérez Pastor (D. Cristóbal). — 
XXVI. 389. -XXVII. 507.- 
XXVIII. 5. 

Pérez Villamil (D. Manuel) . — 
XXXVI. 261, 523.— XLIV. 414.— 
XLVIII. 513. — L. 490: Su recep- 
ción en la Academia. 

Pertusa (Villa). -XXXVIII. 99. 

Perú.— XXXIV. 556 —XL. 322: Li- 
bro primero de Cabildos de Lima. 
— XLIX. 454: Historia de los In- 
cas (le Pedro Sarmiento de Gam- 
boa. 

Pksas y medidas de España. — 
XXXIII. 202. -XXXVIII. 134: 
Igualación de... por Alfonso X. 

Pezuela y Herrera (D. José). — 
XXXII. 538. 

Phillips (Henry). — XXX 367. 



índice general de los tomos XXVI AL L 



39 



TiASCA (Monasterio dúplice dej. — 

XXXIV. 448, 549. 
PiDAL Y MoN (D. Alejandro).— 

XLVI. 85. 
PiÉROLA (D. Nicolás de). — XXXIV. 

556. 
Pinzón, descubridor de América. — 

XXIX. 419. 
Pío VI.— XXIX. 555. 
PiOT (M. Charles).— XXXII. 430. 
PiQUER Y Arrufat (Dr. Andrés). — 

XXVII. 236. 

PiRALA (D. Antonio de).— XXVI. 
385.-- XXXIV. 174.-- XXXV. 4b5. 
— XLIII. 256: Su fallecimiento. 

Piscina (N.^ S.^ de la).— L. 228. 

PiTHEAs. — XLVI. 171: Viajes del 
marsellcs... 

Plano (D. Pedro M.)— XXXIII. 352. 

Plasencia. — XXVII. 412: Inscrip- 
ción. — XXXtlI. 464: Carta de 
hermandad. — XXXV. 317: ídem. 

Plaza (Dr. Juan).— XXVII. 236. 

PoBLET (Monasterio de). — XLV. 366. 

POMPEYA, HeRCULANO Y StABIA. — 

XXVIII. 339: Loj primeros direc- 
tores de las excavaciones de... 
fueron españoles. 

PoNS BoÍGUES (D. Francisco). — 
XXXIII. 254: Ensayo bio-biblio- 
gráfico sobre los historiadores y 
geógrafos arábigo-españoles. 



Pontevedra. — XXVI. 204. 

P0RREÑ0 (D. Baltasar).— XXXVI. 
172. 

Portugal. — XXVIII. 264: Os judeus 
em... 270: A barra eo portode Lis- 
boa, por Baldaque.— XXXIX. 533: 
Portugalia. Materiaes para o es- 
tudo do povo portuguez. — XLII. 
158: Audiencia del Reyde... á una 
Comisión de la Academia, 

Premios otorgados por la Acade- 
mia.— Véase Caballero (D. Fer- 
mín) y Academia de la His- 
toria. 

Protohistoria. — XXX. 332: La 
edad del cobre. — XLIX. 499: La 
escritura prehistórica, por el Mar- 
qués de Nadaillac. 500: Pinturas 
y grabados de las cavernas de la 
provincia de Santander. 

Puebla de Montalbán. — XL. 258: 
Mercurio de bronce de la... 272: 
Monedas halladas en la... 

Püig y Larraz ( D. Gabriel ) . — 
XXIX. 268.— XXX. 446: Caver- 
nas y simas de España. — XXXI. 

414.-xxxn.202, 255. -xxxm. 

80: Valor métrico de la milla ro- 
mana.— XXXIV. 378. 

Puymaigre (El Conde de).— XL. 
271: Estudios de... 

Pujadas (D. Juan).— XXVII. 510. 



Q 



Cuadra (D. Juan F. de la Bodega y). 

— Véase Bodega y Quadra. 
Cuadrado (D. José María).— XXVI. 
"^ 280.— XXVII. 508.-XXIX. 268: 

Su muerte. 



Quijote (Centenario del). — Véase 
Alba (Duque de). Escritura de 
fundación para conmemorar el... 

Quiroga (D. Gaspar de). — XLVI. 
353- 



40 



BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 



R 



Rabal (D. Nicolás).— XXVI. 400.— 
XXXIII. 349. 

Rada (P. Andrés de).— XXXVII. 
301: Dos cartas de... sobre el Pa- 
raguay. 

Rada y Delgado (D. Juan de la).— 

XXXVII. 485. -XXXVIII. 236.— 
XXXIX. 334: Su fallecimiento. 

Rada y Delgado (D. Fabio de la). — 
XXXV. 55 1. -XXXVI. 418: Mo- 
saico de Hylas. 

Ramírez de Arellano (D. Felicia- 
no), Marques de la Fuensanta del 
Valle.— XXVI. 95: Su recepción 
en la Academia. -XXVIII. 538: 
Su fallecimiento.— XXXII. 96. 

Ramírez de Arellano (D. Rafael). 
—XXXVI. 263. -XXXVII. 461: 
Los Aranas de Córdoba. — 

XXXVIII. 164, 294. — XXXIX. 
297, 447: Rebelión de Fuente 
Obejuna. — XL. 41. — XLI. 273: 
Pedro Tafur. 293: Gonzalo de 
Ayora. 

Ramón Berenguer III, Conde de 
Barcelona.— XLII. 241. 

Ramón Berenguer IV, Conde de 
Barcelona. — XXVI. 460: Cenota- 
fio. 477. 

Rampolla (El Cardenal).— XXXIII. 
350: Acuso de recibo de la publi- 
cación del Palimpsesto de León. 

Reina Regente (S. M. la). -XXXII. 
173: Recepción por... de una Co- 
misión de la Academia. 

Renallo.— XXXVII. 336: Patrolo- 

• gía latina sobre ...— XXXVIII. 
403. -XL. 50.— XLI. 253.— XLIII. 

449- 

Requesens (D. Luis de).— XLVIII. 
510. 

Retana (W. E.) — L. 413: Aparato 
bibliográfico de la Historia gene- 
ral de Filipinas. 



Retratos de los Directores de 
la Academia. — XXXI. 525. — 
XXXII. 95. 

Retratos de hombres célebres. — 
XXXIV. 201. 

Revista histórica latina. — 
XXX. 87. 

Reyes Católicos. — XXVIII. 180: 
D. Francisco de Rojas, Embaja- 
dor de los..., por A. Rodríguez 
Villa.— XXXVI. 325: Tratado de 
paces entre las Coronas de Casti- 
lla y de Portugal sobre posesión 
de Guinea, costas, mares é islas 
de África. -XXXVm. 249: Bata- 
lla de Toro. — XL. 131: Tres do- 
cumentos inéditos referentes al 
matrimonio de los... — XLIV. 545: 
Notas referentes al reinado de 
Isabel la Católica. Véase Isabel 
la Católica y Fernando el Ca- 
tólico, 

RiAÑo (D. Juan).— XXVL 96.— 
XXVII. 264. -XXIX: 237: J. B. 
Rossi.— XXXIV. 124: Efigie gnós- 
tica de bronce. — XXXVIII. 236: 
Su fallecimiento. 

Ribera (D. Julián). — XLII. 278. 

Ribera (D. Victoriano). — XXVII. 
510. 

Río Grande. — XLIV. 261: Combate 
entre españoles y portugueses 
en... en 1776. 

RiojA. — Fueros inéditos, por Her- 
gueta. — XXVI. 55.— XXIII. 263: 
Judíos de la... 

Ríos (D. José Amador de los). — 
XXXIII. 539: Discurso de recep- 
ción en la Academia de la Historia. 

Ríos Y Ríos (D. Ángel de los).— 
XXXV. 367. -XXXVI. 58. 

Ríos (D. Vicente de los). - XXXVL 
329: Sobre su discurso de los in- 
ventores de Artillería. 



índice general de los TOMíJS XXVI AL L 



4t 



RippERDÁ (El Barón de).— XXX. 5: 
La Embajada de... en Viena. — 

XXXI. 221. 

Ríu Y Cabanas (Ramón).— XXVII. 

147. 
RiuDAVETs (D. Pedro). — XXVII. 

510. 
RivA Palacio (D. Vicente).— XXIX. 

553- 
RiVETT Carnac (Mr. J. H.)— XL. 

270: Escritura hemisférica. 430: 

La piedra de la coronación en la 

Abadía de Westminster. 
RoBERT (Ulysse).— XXIX. 5: Phili- 

bert de Chalón, Prince d'Orange. 
Roche (El Conde de).— XLII. 119: 

Francisco Cáscales. 
RocROY (La batalla de). — XLIV. 

507- 

Rodríguez Campomanes (D. Pe- 
dro), Conde de Campomanes. — 
XXXIII. 266: Su discurso de in- 
greso en la Academia. 

Rodríguez Fuertes (D. Celedonio). 
—XXXVI. 263: Nombrado Con- 
serje de la Academia. 

Rodríguez Villa (D. Antonio). — 
XXVI. 96. — XXVIII. 180: Don 
Francisco de Rojas, Embajador 
délos Reyes Católicos. 295: ídem. 
354: ídem. 440: ídem. — XXIX. 5: 
ídem. 70: El saco de Roma y la 
coronación de Carlos V. — XXX. 
5: La Embajada del Barón de 
Ripperdá en Viena (1725). 454: 
El Peñón de Vélez de la Gomera 
y La Mamora. 523:Idem.— XXXI. 
39: La España del antiguo régi- 
men, por Mr. Desdevises. 221: 
Información del Marqués Berrety- 
Landy sobre Ripperdá.— XXXII. 
19: Sobre la Historia genealógica 
y heráldica de la Monarquía de 
España, por el Sr. Béthencourt. 
536: Contestación al discurso de 
recepción del Sr. Vignau. — 
XXXIII. 415: Catálogo de las co- 
lecciones expuestas en las vitri- 
nas del Palacio de Liria. 492: El 



Franco-Condado y la última cam- 
paña del Marqués de Conflans. — 
XXXV. 479: Reseña de las im- 
prentas de Valencia, por Serrano 
y Morales.— XXXVI. 69: Docu- 
mentos sobre la estancia en Es- 
paña de madama Bárbara de 
Blombergh. 172: Historia de don 
Juan de Austria, por Porreño. 
522: Cortes de Castilla, tomo 19. 
XXXVII. 349, 350.— XXXVIII. 
206, 487. — XXXIX. 432. — XL. 
460: Colección Llórente (D. Ale- 
jandro). 462. -^XLI. 168: Liiisa 
Isabel de OrleanS' y Luis I. 349, 
417: Francisco de Lisola. 446. — 
XLII. 99: Documentos descono- 
cidos sobre la fundación del Hos- 
pital de la Latina (Beatriz Gallu- 
do) de Madrid. 250: Dos viajes 
regios (1679 y 1666) 369: ídem. 
468: El Emperador Carlos V y su 
Corte, según las cartas de don 
Martín de Salinas (1522-1539). — 
XLIII. 5: ídem. 393: ídem. 465: 
ídem. — XLIV. 5: ídem. 142: ídem. 
197: ídem. 285: ídem. 465: ídem. 
507: La batalla de Rocroy. — XLV. 
1 6: Carlos V y su Corte. 315: Ídem. 
369: ídem. 461, 465: ídem. — 
XLVI. 5, 85: Ambrosio Spínola. 
109: Carlos V y su Corte. 177: 
ídem. 273: Informe sobre el libro 
titulado Ambrosio Spínola. 352. — 
XLVII. 147: Fernando VI y doña 
Bárbara de Braganza. 263: Corres- 
pondencia de la Infanta Archidu- 
quesa D.^ Isabel Clara Eugenia 
con el Duque de Lerma. 319, 321, 
408, 413.— XLVIII. 5, III, 176: 
Un tríptico de madera, con in- 
dulgencia plenaria, de Alejan- 
dro VI. 185, 215: Relaciones en- 
tre España y Austria durante el 
reinado de la Emperatriz Marga- 
rita, esposa de Leopoldo I. 257, 
337, 411, 421.— XLIX. 5, 87: Los 
judíos españoles y portugueses 
en el siglo xvii. 498: Reproduc- 



42 



boletín üe la real academia de la historia. 



ciones (le tomos agotados de la 
España Sagrada. — L. 79: Elegido 
Vocal de la Comisión de Hacien- 
da. 164, 405: Presentación á la 
Academia de su obra D. Diego 
Hurtado de Mendoza, Conde de ¡a 
Corzaiia. 

Rojas (D. Francisco de). Embajador 
de los Reyes Católicos. — XXVIII. 
180, 295, 354, 440.— XIX. 5. 

Roma. — XXIX. 70: El saco de... 

Ro.MANA (El Marqués de la). — XXX. 
360: Centenario de... 

Romero y Barros (D. Rafael i. — 
XXVIII. 173. 

Romero de Castilla (D. Tomás). — 
XXXII. 93. 

Romero de Torres (E.) — XXXI. 

347- 
Rossi (Juan Bautista). — XXIX. 237. 
Rosso de Luna (D. Mario). —XXXII. 



179. — XL. 564, — XLII. 232. — 
XLIV. 113: Inscripciones roma- 
nas de la región norbense. 357. — 
XLV. 352, 507.— XLVII. 60. 

RoTONDO (D. Adolfo).— XXXII. 540. 

RoTT ÍKonrado) y la Compañía 
turingiana. — XXVIII. 177. 

Rubio de la Serna (D. Juan). — 
XXXVIII. 311. 

Rubio y Lluch (D. Antonio). — 
XXVI. 133 : Los Navarros en 
Grecia y el Ducado catalán de 
Atenas. 

Rubio v Ors (D. Joaquín). — XXXIV. 
362. 

Rueda (Lope de).— XLV. 12: Un 
pleito de... 

Ruiz de Alarcón (D. Juan). — XLII. 

159- 
Ruiz Y PRiETo(D.Miguel).-XXXin. 

35í- 



Saavedra y Moragas (D. Eduardo 
de). — XXVI. 204: Elegido Sena- 
dor por la Academia.— XXVIII. 
432. — XXIX. 325: La communi- 
cation des deux mondes par 
l'Atlantis.— XXXI. 349.— XXXII. 
350: Elegido Senador. -XXXIV. 
464: ídem.— XXXV. 331: Les hé- 
théens. -XXXIX. 413: Necrolo- 
gía de E. Hübner. — XLII. 60.— 
L. 438: Las murallas romanas de 
Sevilla. 

Sabatini (D. Francisco). — XLIII. 

555- 

Saenz de Aguirre (El Cardenal). — 
XXX. 315. 

Sagunto.— XXXI. 458: La necrópo- 
lis saguntina. 

Sahagún. — XXVIII. 94: Lápida mo- 
numental de... 

S Aj o N I A . — XXVIII. 30: Hábler: 
Apuntes para la historia Sajona. 



Salas (D. Francisco J. de). — 
XXXIV. 527. 

Salazar (Familia). — XXXIII. 420: 
Storia de la famiglia Salazar. 

Salazar (D. Francisco de). — 
XXXVI. 57. 

Salazar (D. Lorenzo). —XXXIII. 
420.— XXXIV. 542.-XXXV. 477. 
XXXVIII. 80: Familia Salazar. 

Salcedo (D. Ángel). — XXX. 444. — 
XLVII. 318: El coronel Mon- 
dragón. 

Salcedo (D. Estanislao J. de). — 
XLIX. 265: Archivo de la Chan- 
cillería de Valladolid. 

Salinas (D. Martín de), embajador 
del Infante D. Fernando, herma- 
no de Carlos V.— XLII. 468: El 
Emperador Carlos V y su Corte. 
Cartas de... 

Salomón (Islas de). — XLII. 245: Rela- 
ciones del descubrimiento de las... 



índice general de los tomos XXVI AL L 



43 



San Andrés de Arroyo (Monaste- 
rio de).— XXXVI. 210: Véase Fa- 
lencia. 229. 

San Andrés de Llavaneras. — 
XXXI. 227: Inscripción romana 
y documentos anteriores al si- 
glo XII. 

Sánchez Almonacid (D. Mariano). — 
XXVII. 510. 

Sánchez Moguel (D. Antonio). — 
XXVI. 204, 460: Elogio de César 
Cantú. — XXVIII. 27, 537: Elogio 
de Herculano. — XXX. 288.— 

XXXI. 349.— XLV. 205. 
Sánchez Muñoz (D. Juan Gaspar). — 

— XXVI. 5: Diario Turolense. 

Sancho VIII, Duque y Rey de Na- 
varra. — XXVII. 223. 

San Clemente (D. Guillen de), em- 
bajador de Felipe II y III. — 
XXIX. 329. 

Sanguino y Michel (D. Juan). — 
XLIV. 424. 

San Jorge de Alfama (Castillo de). 
-L. 485. 

San Juan de Baños (Basílica de). — 
XXIX. 464.— XXX. 324. 

San Juan de Jerusalén (Orden de). 
XXVI. 29: Mcmoires numismati- 
ques de l'Ordre de... por el Ba- 
rón Furse. 

San Juan de la Peña (Monasterio 
de).— XXVIII. 540. 

San Miguel de Escalada. — XXXI. 
466: Inscripciones y documentos. 

XXXII. 25, III, 209, 266, 367, 
475, 521: Monumento nacional. — 

XXXIII. 217: Tres aras antiguas 
de... 225: Nuevos monumentos y 
documentos. — XXXIV. 266: 
ídem. 311. 

San Millán de la Cocol la. — 

XXIX. 254: La judería de... 
Sanpedro (D. Casto). — XXXII. 538. 
San Pedro de Villanueva. — L. 336: 

Monumento nacional. 
Sanpere y Miquel (D. Salvador). — ■ 

XXX. 96. 

San Salvador de Guetaria. — 



XXVI. 385: Monumento nacional. 
San Salvador de El Moral. — Co- 
lección diplomática del Monaste- 
rio de... Véase Moral (Monaste- 
rio de el). 

San Salvador de Nogal (Monas- 
terio de).— XXXV. 187: Su his- 
toria. 

San Sebastián (Ciudad de). — 

XXVII. 237: Colección de docu- 
mentos históricos del archivo mu- 
nicipal de... — XXVIII. 539.— 
XXXI. 353: Sobre el bombardeo 
de... — XLIX. 414: Catálogo del 
Museo de... 

San Servando (Monasterio de), de 
Toledo.— XLVIII. 492. — XLIX. 
280. 

Santa Clara (Monasterio de), en 
Barcelona. — XXVII. 273: Bulas 
inéditas. 436.— XXVIII, 54: ídem. 

Santa Clara de Astudillo (Monas- 
terio de).— XXIX. 1 18: índice de 
su Archivo. 

Santa Cruz ( El Barón de ) . — 

XXXVII. 61: Premios de...— XL. 
564.— XLV. 186. 

Santa Eulalia de Aba mía. — 
XLVIII. 40. 

Santa María, La Antigua (Iglesia 
de), Valladolid.— XXX. 449, 54©. 

Santa María la Real de Nájera (El 
Monasterio de).— XXVI. 151, 155, 
227: Primer siglo de... 332.— 
XXVIl. 5 10. -XLIX. 385: El be- 
cerro de... existente en Bilbao. 

Santa María (J.)-XXXI. 5, 19. 

Santa María (D. Ramón).— XXXII. 

254- 

S.antander.— XXXIV. 175: Iglesia 
románica de San Miguel, Ayunta- 
miento de Reocin. 524: Compila- 
ción histórica de la provincia de... 

San Vintila . — XL. 459 : Epitafio 
de... 

Santiago (Orden militar de).— 

XXXVIII. 389: índice de pruebas 
de caballeros. -XLIV. 364: Uclés- 
XLVI. 398. 



BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 



Santiago y Gómez (D. José de). — 
XXVIII. 474: Historia de Vigo.-- 
XLI. 271: Hayona antigua y mo- 
derna. 

Santo Sepulcro (Orden del). — 
XXXVIII. 230: Los caballeros 
de... 

Santos Abranches (J. dos). — 
XXVIII. 264. 

.Santo Toribio de Liébana (Monas- 
terio de).— XLV. 409.— XLVI. 69: 
Documentos inéditos del Cartu- 
lario de... — XLVIII. i3i:Idem. 

San Víctores de la Portilla (Fran- 
cisco de). — XXXIV. 257. 

Saralegui y Medina (D. Leandro 
: de). -XLV. 496. 

Sargentes (provincia de Burgos). — 
XXXVII. 36: Escuelas del Ave- 
María. 

Sarmiento de Gamboa (Pedro). — 
XXVIII. 273. — XLIX. 454: La 
historia de los Incas de... 

Sarrionandia (Fr. Pedro). — XLVIII. 
88: Gramática de la lengua ri- 
íeña. — L. 491. 

Satorras (D. Antonio). — XXXV. 

551- 
Schefer (Mr. Charles). — XL. 461. 
ScHULTEN (Adolfe).— XLVII. 484. 
Schwab (Mr.)— XLVIII. 333. 
Scorraille fP. Rodolfo). — XXVI. 

207. 
Seabra (Vizconde de).— XXVI. 204. 
Sebastián, Obispo y cronista. —XLI. 

324- 
Segasamunclo (La antigua ciudad 

de).— XXXVI. 36. 
Segna (El Cardenal D. Francisco). 

— xxxin. 239. 

Segovia.— XXX. 94: Torre de San 
Esteban de... 369: El Alcázar de... 
— XXXV. 319: Sinagoga mayor 
de... — ^XLVI. 435: Ensayo de una 
colección bibliográfico-biográfica 
de la provincia de... 

Sentenach (D. Narciso). — XLVI. 

' 433- 

Seoane(E1 Marqués de).— XLVII. 5. 



Serrano (P. Don L.)— XLIX. 104: 
Colección diplomática del Monas- 
terio de El Moral. — L. 2 14: Fuen- 
te de la historia de Castilla. 

Serrano y Sanz (D. Manuel). — 
XXX. 146. — XXXIV. 257.— 
XXXV. 335: Cartas históricas.- 
XXXVII. 129: El capitán A. de 
Contreras. 301: Cartas del Padre 
Rada.— XLI. 105. 

Sevilla. — XXXII. 262: Bibliografía 
de la prensa sevillana, por Cha- 
ves.— XXXIV. 174: Objetos halla- 
dos en Santiponce. 513: Sevilla 
intelectual. — XXXVIII. 499: La 
sillería de coro de la Catedral 
de... — L. 438: Las murallas roma- 
nas de... 

Seybold (Cristiano F.) — XL. 553. — 
XLII. 507. 

Signos lapidarios, escritura hemis- 
férica. — XL. 419: Del castillo de 
Monzón y de la catedral de To- 
ledo. 439: Ejemplares gallegos y 
portugueses de la escritura he- 
misférica. 464, 564: Notas de don 
Mario Roso de Luna . — XLIV. 
357: Extremadura.^ XLV. 352. 

Silva y Figueroa (D. García de). — 
XLIV. 27 i : Comentarios sobre su 
embajada á Persia. 

SiLVELA DE Le Vielleuze (D. Fran- 
cisco).— XXXII. 96. — XXXIX. 
532: Su recepción académica. — • 
XLII. 240.— XLVI. 512: Su falle- 
cimiento. 

Simancas (D. Manuel G.) — XLIV. 

545- 
Simón y Nieto (D. Francisco). — 

XXIX. 118. — XXXII. 430.— 
XXXV. 187: El monasterio de 
San Salvador de Nogal. 

S1MONET (D. Javier). — XXXI. 352: 

Su fallecimiento. — XLVII. 240. 
SiNOVAS (D. Rafael).— XXVI. 204. 
Sociedad colombina onübense. — 

XXX. 368, 442. 

Sociedad de anticTuarios de Fran- 
cia.— XXXII. 431. 



índice general de los tomos XXVI AL L 



45 



Soler y Palet (D. José).— XXXII. 

538.— XXXIV. 6. 
SoRALUCE (D. Pedro M. de).— 

XXXI. 353. -XXXII. 431 •- 

XXXIII. 107. 

Soria. - XXVI. 400: Museo de... 
Soto (José de).-XXXIV. 423. 
SousA MoNTEiRo(D. Ant. I.)--XXXI. 

352. 
Spencer Dodgson (Edvvardj. — 
XXVII. 4 1 7: Inscriptions basques. 
—XXVIII. 37. — XXIX. 267.— 

XXXIV. 175, 364.— XLVI. 86. 
Spínola (Ambrosio), primer. Mar- 
qués de los Balbases. — XLVI. 85, 
273: Informe sobre el libro de 
Rodríguez Villa titulado Ambro- 
sio SpíjLola. 

Suárez (P. Francisco). El Doctor 
eximio. — XXVI. 207: Les écrits 
inédits de... —XXX. 445. 



Suárez Inclán (D. Julián).--XXXVI. 
176. XXXVIII. 74: Su recepción 
en la Academia. — XXXIX. 513: 
D. Cristóbal de Moura. — XLL 
170: Asturias. — XLIII. 463: El 
General Lucuce. — XLVI. 61: Na- 
poleón I y Napoleón III. 273: In- 
forme sobre el libro titulado Am- 
brosio Spinola.—^\N\\. 457: Ge- 
neral Vanson. — XLIX. Un solda- 
do español de veinte siglos, por 
el General Arteche. — L. 102: La 
campana de Prusia de 1S06. — 336: 
San Pedro de Villanueva. — 340; 
Méritos del Sr. Ibáñez Marín. 

Suiza. — Véase Friburgo (Universi- 
dad de). 

Schwab (Dr. Moisés). — XLVIII. 
464: De la paléographie sémi- 
tique. 

Syveton ÍM. G.)-XXX. =;. 



Tafur (Pedro).— XLI. 273. 

Tala vera de la Reina. — XXXIII. 
464: Carta de hermandad. — 
XXXV. 317: ídem. 

Tapices. — XLII. 464: De la Corona 
de España. 

Tarragona. — XXVI. 396: Epigrafía 
romana. — XXVIII. 167: Cortes 
de... 1 177. 237: Concilio de... 271. 
430: Sobre las murallas de... 431: 
Documentoshistóricos existentes 
en... sobre los Monasterios de 
Poblet, Santas Creus y Scala Dei. 
532. —XXIX. 94: Bulas inéditas. - 
XXX. 95: Véase Epigrafía. — 
XXXL 226. — XXXII. 169: Ins- 
cripción del Teatro romano de... 
XXXIV. 95: Tarragona cristiana. 
—XXXVIII. 109: Antigüedades 
de... 213: La reacción metropoli- 
tana de... y el concilio de 959.— 
XLIII. 452, 455: Inscripciones ro- 



manas, visigóticas y hebreas de... 

— XLIX. 420: Guía de... — L. 165: 
La catedral de Tarragona. 

Tarrasa. — XXXIir. 5, 31, 464. Véa- 
se Egara. — XLIX. 412: Discurso 
por Soler y Palet. 

Teijeiro (D. Bartolomé).— XXVIII, 
540. 

Teixidor (Fr.Josef).— XXVIII. 287. 

— XXX. 300. 

Tello Portocarrero (Hernán). — 

XXVI. 491: Estudio por el señor 
Fernández Duro. 

Templarios. — XXXII. 45 1 : Templa- 
rios de Aragón: Su cartulario. — 
XXXIII. 90, 257. 

TERUEL.-XXVII.5: Diario turolense 

. de la primera mitad del siglo xvi, 
por D. Juan Gaspar Sánchez Mu- 
ñoz. 316: Gascón"(D. Domingo). 

Thomson d'Abbadie (D. Antonio).— 

XXVII. 510. 



4& 



HOLETIN DE I.A REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 



TiANA (Villa de).— L. 36: Consagra- 
ción de la iglesia de... 
Toledo (Ciudad de). — XXXII. 
175: Inscripción árabe. 177: Otivi 
ídem. — XLI. 472. El ex-hospital 
de Santa Cruz. XLVI. 445. Cerro 
del Bú.— XLIX. 280: Monasterio 
toledano de San Servando. 332: 
La puerta nueva de Bisagra. Véa- 
se Burujón. 

Toledo (Iglesia de). — XXVII. 137: 
Primei-os Cardenales de la Silla 
primada. 

Tomillo (D. Atanasio). — XXX. 367. 

Toro.— XXXVIII. 249: Batalla de... 

Toros (Fiestas de).— XXXV. 548: 
En Cádiz. — XXXVII. 350: El 
espectáculo más nacional. — 
XXXIX. 382: ídem. 

Torre de Trasierra (D. Gonzalo 
déla.)— XXXII. 175, 254. 

Torres Amat (D. Félix). -XXXIII. 
5.— XLIV. 191.-XLVIII. 249. 

Torres Campos (D. Rafael). — 
XXVIII. 27: Estudios geográficos. 



XXXII. 96.— XL. 85: Su recep- 
ción académica. — XLV. 549: Su 
fallecimiento. 

ToRTOSA. — XXVI. 285. — XXIX. 
463 : Episcopologio de... — XL. 
333: Narraciones tortosinas. — 
XLII. 507: Juan B. BonfiU (Monal- 
do Escudei-o); Aclaraciones his- 
tóricas. — XLV. 5; Los Colegios 
Reales y la Universidad Pontificia 
Real de... XLVII. 407: La judería 
de... —XLIX. 482: El castillo de... 

Trafalgar (Combate naval de). — 
XLIX. — 391. Documentos so- 
bre el... 

Traggia (D. Domingo Mariano de). 
—XXXVI. 81: Discurso de ingre- 
so en la Academia. 

Tramoyeres Blasco (D. Luis). — 
XXXVII. i27.-XXXVin. 438. 

Tricio. — L. 256: Lápidas romanas 
de... 

Tudela (Benjamín de). — L. 150: 
Itinéraire de... 

Turdeto. — XXIX. 363: Ruinas de.. 



u 



Uceda (El Duque de).— XXXII. 539. 

UcLÉs (El Prior de). -XXXIV. 158. 

Uhagón (D. Francisco de), Marqués 
de Laurencín. — XXVII. 507. — 
XXIX. 268.— XXX. 181: Relacio- 
nes históricas de los siglos xvi y 
xvii.— XXXI. 65: Ercilla (A. de) 
y la Orden de Santiago. — XXXII. 
96, 254: Su recepción. 350, 446: 
Cancionero de Castañeda. — 
XXXIII. 420.— XXXIV. 158, 463, 
513, 524. — XXXV. 5: índice de 
documentos de la Orden de Ca- 
latrava. 553: Viñuelas.— XXXVI. 
154: Nobiliario de Navarra. 262: 
Vergel de los Príncipes. — 
XXXVm. 81: Familia Salazar en 
Italia. 107: D. Ramón de la Cruz. 



327: El Cristo de María Stuart. — 
XL. 87, 185.— XLL 181: Pedro 
Merino en San Quintín. 444: Los 
registros del Archivo de Bayona. 
465.— XLII. 464.— XLIII. 433: Ar- 
chivos municipales de Guipúzcoa. 
—XLIV. 194.— XLV. 12: Un plei- 
to de Lope de Rueda. 144: En la 
Corte del Mikado. 405: El castillo 
de Mos.— XLVIII. 177: Homena- 
je postumo á la Duquesa de Villa- 
hermosa. 316: El Almirante Don 
Antonio de Alliri. — XLIX. 389: 
Archivos municipales de Bayona. 
L. 215: Méritos de D. Arturo Váz- 
quez Núñez para ingresar en la 
Orden c.vil de Alfonso XII. 233: 
La armadura de un lebrel. 



ÍNDICE GENERA!. DE LOS TOMOS XXVI AL L 



47 



Urbinas (Capilla de los), en Guada- 

lajara. — XLVI. 234. 
Ureña y Smenjaud ( D. Rafael). — 

XLI. 447: Concurso sobre el 

tema: Ideas jurídicas de Quevedo. 

— XLVII. 484. — XLVIIÍ. 336.— 

XLIX. 447- 
Uriarte (D. Carlos de).— XXX. 288. 



Urra (D. Perfecto).— XLVII. 404. 
Urraca (La Reina Doña). - XXX. 

95: Sepulcro de... 379: Acta del 

descubrimiento del sepulcro de... 
Urrutia (El General D. José de). — 

XXXII. 145. 
Utiel (Villa de). — XL. 462: Historia 

de la..., por Ballesteros Viana. 



Valdeiglesias. — XLI. 174: El tumbo 
de... y D. Alvaro de Luna. 

Valdepeñas. — XXVIII. 96. 

Valdivia (P. Luis de).— XXVII. 321. 

Valencia. — XXVI. 326: Colección 
de documentos del Archivo de 
Valencia, por Casan. — XXVII. 
236.— XXVIII. 287: Antigüedades 
de... por Teixidor. — XXIX. 423: 
El archivo valentino. —XXX. 300: 
Antigüedades de... — XXXV. 464: 
Estela sepulcral. 479: Imprentas 
de Valencia, por Serrano y Mora- 
les.— XXXVII. 127: Antigüeda- 
des romanas de Valencia. — 
XXXVIIL 438: Lo Rat-Penat en 
el escudo de... — ^XL. 335: D. Pe- 
dro Albalat, Arzobispo de Tarra- 
gona, y D. Ferrer Pallares, Obis- 
po de... — XLIII. 439: Valencia, 
por D. Teodoro Llórente. — L. 
411: Festejos en... por el tercer 
centenario del Quijote. 

Valencia de D. Juan (El Conde de\ 
D. Juan Crooke y Navarrot. — 
XXXIII. 464: Catálogo de la Real 
Armería. — XXXVIIL 425: ídem. 
— XL. 86, 368: Su recepción. — 
XLIV. 462: Su fallecimiento. 

Valvanera (Monasterio de). — L. 
490: Sobre el... 

Valverde (N.^ S.^ de).— XXXV. 
526: Y la armada invencible. 

Valverde y Perales (D. Francis- 
co).— XL. ^53, 513.-XLIL 401: 



Historia de Baena. — XLIII. 521. 
— XLVL 167. 

Valladolid. — XXX. 449: Santa Ma- 
ría, la Antigua. — XXXV. 342,343. 
— XLV. 354: Episcopologio valli- 
soletano. 364: Breve de Alejan- 
dro III. — XLIX. 265: Archivo de 
la Chancillería de... 

Valldaura (El Palacio Real de), 
cerca de Barcelona.— XXVfl. 499. 

Valle ( D. Manuel María del ).- 
XXVI. 204. 

Vancouver (Mr.)— XLIV. 147. 

Vandewalle y Ramírez Rocha (Don 
Santiago de). — XXXI. 525. 

Vanson (General). — XLVII. 457. 

Van Vloten (Dr. G.) — XXVI. 97. 

Vargas Ponce (D. José de). — 
XXXVI. 361.-XLVIL 5: Corres- 
pondencia entre... y D. Juan A. 
Ceán Bermúdez. 

Vasco (D. Ensebio).- XXVIII. 96: 
Valdepeñeros ilustres. 

Vasconcellos (D. Joaquín de). — 
XXIX. 267. 

Vascongadas (Provincias). — Véase 
San Salvador de Guetaria. — 
XXIX. 273: Organización y cos- 
tumbres del país vancongado. — 
369: ídem. 537: Id.--XXX. 128: 
ídem. 193: ídem. 445. — XXXIV. 
164: Antigüedades é historia del 
país vasco.— XXXV. 465: Orga- 
nización y costumbres del país 
vascongado. —XLIV. 361: El 



4S 



BOLETÍN Vi: I. A REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 



vascuence y las lenguas semíticas. 

Vázquez Nú.nez (Ai-turo). — XLII. 
226: Sarcófago cristiano. — L. 215, 
225. 

Vega de Armijo (El Marqués de la). 
— Mcmoircs de l'Ordre de S. Joan 
de Jerusalem, por Furse. — XXVÍ. 
29, 95.— XXX. 84: Epigrafía de 
Bobadilla. — XXXr. 525: Elegido 
Director.— XXXIII. 413: Mosai- 
cos descubiertos en Túnez. — 

XXXIV. 364: Donativo de un pla- 
to romano de vidrio. — XXXV. 
464, 551: Donativo de. ..--XXXVI. 
52 4.— XXXVIII. 77: Donación de 
una lápida epigráfica. — XL. 558: 
Discurso de... en celebración de 
la mayor edad de S. M. Alfon- 
so XIII.- XLI. 446.— L. 79: Ree- 
legido Director. 

Vega Cabeza de Vaca (Manuel fie). 

XXVI. 492. 
Vega Carpió (Lope de). — XXVIII. 

431.— XXXI. 447- 
Vejer de la Frontera.— XXIX. 445. 
Velasco y Castilla (D. Luis de), 

Virrey de Méjico y del Perú. 

XLVI. 499. 
Velasco y Santos (D. Miguel). — 

XXX. 288. 
Vklez-Rubio (Villa de).- XXXVIII. 

79- 

Vera Y Chilier (F. de A.).— XX VIH. 
427. -XXXI. 53.— XXXIV. 368. 

Verboom (El Marqués de), Ingenie- 
ro militar.— XXXIV. 343. 

Verdugo (El Coronel Francisco). — 

XXXV. 555: Comentarios de la 
guerra de Frisa. 

Vergara y Martín (D. Gabriel Ma- 
ría).— XXXI. 34.— XXXII. 254.- 
XLVI. 435- 

Viajes por Ebpaña. — XXIX. 451: 
Bibliographie des voyages en Es- 
pagne et Portugal, par Foulche 
Delbosc— XXXII. 17. - XXXIV. 
508. 

Vías romanas.— XXVIII. 533. De 
MéridaáVillafrancadelos Barros. 



—XXXVI. 264: De Alba de Tor- 
mes. 
Vicente (D. Gregorio). — XXXVII. 

353- 
VicH (Jerónimo), Embajador del 
Rey católico en Roma.- XXVI. 

331- 

ViCH (El Obispo de).— XXVI. 477- 

Vidart (D. Luis).— XXVII. 214.— 
XXXI. 25, 37, 352: Su falleci- 
miento. —XXXII. 96, 262. 

ViGiL v SuÁREz Bravo (D. Ciríaco 
M.)— XLII. 462. 

Vignau y Ballester (D. Vicente). 
— XXXII. 96, 537: Su recepción. 
— XXXV. 185: Crónicas genera- 
les de España, por el Sr. Menén- 
dezPidal. — 218: Sueldos barcelo- 
neses.— XXXVI. 229, 316: Alfon- 
so de Castro y la ciencia penal.— 
XXXVin. 77,230,327.— XL. 150. 
-XLIL 3i9.-XLVin. 53, 411. 
XLIX. 265: Archivo de la Chan- 
cillería de Valladolid. 

ViGO. — XXVIII. 474: Historia de... 
por D. José de Santiago. 

Vilanova (Arnaldo de). —XXVIII. 
87: Su testamento. 90, 261. — 
XXXI. 313: Sitio y fecha de su 
defunción. 

Villa-Amil y Castro (D. José). — 
XLIV. 363: Iglesias gallegas. 

VlLLAFRANCA DE LOS BaRROS. 

XXXIV. 508: Historia de... XLIV. 
246. 

Villahürmosa (Duquesa de), Doña 
María del Carmen Aragón y Az- 
lor.— XXVI. 287: Retratos de an- 
taño, por el P. Coloma.— XLII. 
426: Véase Gurrea y Aragón. — 
XLVIII. 177: Homenaje postumo 
á la... 

ViLLARENTE, proviucia dc León. — 
XXXIV. 174. 

Villa-Urrutia (D. W. R. de).— 
XLVIII. 215: Relaciones entre 
España y Austria durante el rei- 
nado de la Emperatriz Margarita, 
esposa de Leopoldo I. 



índice general de los tomos XXVI AL L 



49 



ViÑALS (D. Francisco).— XXVI. 475. 
—XXXV. 459.— XLVIII. 4 1 5: Re- 
cuerdos de Madrid viejo. 

VivEDA. — XLV. 545: Consagra- 
ción de la Iglesia de San Salva- 
dor de... 

Vivero. — XLII. 223: El castillo de... 
(Lugo). 

Vivero (D. Juan de).— XLVI. 398. 



Vivero y Velasco (D. Rodrigo de). 
—XLVI. 452. Por el Sr. Fita. 

Vives y Escudero (D. Antonio). — 
XXX. 368. — XXXV. 551.— 
XXXIX. 334: Su recepción aca- 
démica. 

Vizcaya. — XXVI. 489: Historia ge- 
neral del Señorío de... por La- 
bayru. 



w 



Wals y Merino (Sr.) — XXXIV. 

364- 

Wangüemert y Poggio (D. José). — 
XXXVIII. 161.-XLVII. 462: El 
Almirante Diaz Pimienta. 

Ward (María).— XXVI. 286. 



Wauwermans (D. Enrique).— 

XXXIV. 343- 
Weill (Julien).— L. 150: Itinéraire 

de... 
Wentworh Webster (Mr.) — XXVí. 

96. -XLVI. 510: Historia del país 

gascón y vasco. 



XiQuÉs (D.José), autor del episcopologio de Ceuta. — XXXIII. 463. 



Zamora. — XXXH. 431, 435: Mono- 
grafías históricas. — XXXV. 367. 

Zamora (Alfonso de). — XXVII. 193. 

Zaragoza. — XXXII. 89: La sinago- 
ga de... — XLII. 240: Casa de la In- 
fanta. — XLIV. 245: El templo del 
Pilar y San Braulio de Zaragoza. 
462: ídem. 519: Sobre declarar 
Monumento nacional el templo 
del Pilar de... 525: Tradición his- 
tórica del Pilar de...— XLV. 288: 
El templo del Pilar declarado 



Monumento nacional . — XLVI. 

170: Centenario del Quijote. 
Zaragoza (D. Justo).— XXVI. 401. 

—XXXH. 93, 96. 
Zarco del Valle (D. Antonio R.) — 

XXXVIII. 234: Memorias de Es- 
paña en Inspruck. 
ZÓBEL de Zangroniz (D. Jacobo). — 

XXIX. 555: Su muerte.— XXX. 

188: Los trabajos científicos de... 
Zorrilla (D. José).— XXVIII. 539. 
Zúñiga (D.Juan de).--XXXVm. 240. 



El índice de estos tomos y el de los 25 precedentes , son obra del Académico D. Antonio- 
Rodríguez Villa. — Nota de la R. 



MEMORIA 



^¿k-CTOS IDE I_,^^ J^CJ^IDIBl^dlI^^ 



RELACIÓN DE LOS CONCURSOS DE PREMIOS 

EN EL PRESENTE CURSO 



EXCMO. SR. D. JUAN CATALINA GARCÍA 



SEÑORES: 

Doliente y enfermo nuestro Secretario, el Sr. Fernández Duro, 
tan acertado en escribir obras de grande empeño donde la 
erudición no quebranta los cristalinos esmaltes del idioma y del 
estilo, como en los relatos anuales, en que recordaba, con tanta 
gracia como fidelidad, los actos de la Academia, me corresponde, 
por sustituirle accidentalmente en el cargo, hacer sus veces en 
esta solemnidad, en que va á premiarse la virtud. Esta sustitu- 
ción es trance riguroso para mi insuficiencia, nuevo realce de las 
altas condiciones del Sr. Duro y torcedor de legítima esperanza, 
hoy no lograda, de oir la docta, ingenua y exquisita narrativa de 
vuestros acuerdos. 

Me da aliento el pensar que en la mía, aun siendo brevísima, 
el realce de vuestros actos suavizará la aspereza de mi prosa, por- 
que al través de humilde cobertura trasciende, comí) aroma sutil, 
la mal escondida belleza. Y la patria de que somos hijos y la 
■<:iencia cuyo servicio profesamos advertirán que en el último año 



52 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

académico se ha mantenido viva y sin desmayos la obligación 
que los Estatutos y vuestra misma historia imponen, y que es, 
en suma, el fin último para que la Academia fué creada hace 
tanto tiempo, manteniendo siempre lozanos los añejos laureles y 
renovando sin cesar el fruto de las tareas provechosas. 

Una y otra vez, y aun muchas, el Gobierno ha confiado á 
nuestro Cuerpo la misión delicada y no libre de amarguras de 
informar sobre el mérito de los libros de carácter histórico cuyos 
autores piden auxilio oficial, conforme á los términos de los Rea- 
les decretos vigentes. Los afectos de la amistad; el reconocimiento 
de méritos positivos; la conmiseración que á veces suscitan nom- 
bres respetables, no libres de achaques adversos; el buen deseo 
manifiesto, aunque no siempre alcanzado; la laboriosidad evi- 
dente, y otras causas, mueven á benevolencia, en unos y otros 
casos. Pero sobre todo ello prevalece un espíritu de justicia lau- 
dable y provechoso, y se tamizan los juicios con tales escrúpulos, 
que renacen aquí los quebrantos de espíritu atormentadores de 
los jueces rectos de suaves entrañas. Mas tan acertada se mues- 
tra la Academia en esos juicios, que sus rigores consuelan aún á 
los que son de suyo lo que llaman blandos y bondadosos. 

Otras veces, por propio impulso, se ha ocupado en juzgar obras 
que ha creído, á golpe de vista, merecedoras de ello, y en algu- 
nas halló mérito tan sobresaliente, que juzgó á sus autores dignos 
de loa y aun de recompensa oficial. En este caso debe ser citada, 
en primer término, la que lleva el título de Aparato bibliográfico 
para la historia de Filipinas, por D. Wenceslao E. Retana. 

Me es muy grato dar cuenta de un acto de la regia iniciativa, 
que no sólo es muy honroso para la Academia, sino que será 
provechosísimo para sus estudios. En la Junta de 22 de Febrero 
se enteró, no sin demostraciones de profunda y muy sentida gra- 
titud, de una Real orden, transmitida por el señor conde de las 
Navas, expresando el deseo de S. M., á que quería dar inmediato 
cumplimiento, de que la Academia reconociese y estudiase el 
fondo de preciosos manuscritos existentes en la Biblioteca de 
Palacio, para que de ellos señale aquellos cuyo mérito les hace 
dignos de ser publicados en el Boletín, bien por ser inéditos, bien 



MEMORIA DE LOS ACTOS DE LA ACADEMIA 



por formar comentarios y aclaraciones de interés de obras ya 
conocidas. Como en la Real orden se declara, ocasiona, en primer 
término, la resolución de S. M. el deseo de que sea la Academia 
la que, antes que nadie, conozca y aproveche aquel fondo inesti- 
mable, y que permanece indebidamente desconocido, como cau- 
dal de piedras preciosas en arca cerrada. Tan gustosamente 
recibió la Academia el soberano obsequio, que sin tardanza de- 
signó una comisión, compuesta de lo 3 Sres. Altolaguirre, Pérez 
de Guzmán y Mélida, que prepare los trabajos necesarios para 
cumplir la voluntad del Rey. 

Mantiene la Academia estrechas relaciones con muchas Cor- 
poraciones análogas del extranjero en ambos mundos, sirvién- 
dose de ellas principalmente para el mutuo cambio de Revistas 
y otras publicaciones, por lo que lo mismo suena su nombre en 
San Petersburgo que en Paría, en las orillas del Támesis que en 
San Francisco de California y las márgenes del Plata. La fama 
de vuestros estudios é imestigaciones se levanta sobre las más 
altas cordilleras y atraviesa sobre los Océanos, como si la musa 
de la Historia las llevase bajo sus doradas é incansables alas. De 
todos los extremos del mundo nos vienen, en cambio, los ecos 
del saber, para doctrina y estímulo provechosos. Esta correspon- 
dencia intelectual es un signo de los tiempos, y de los mejores. 

Por esto mismo ha sido invitada la Academia á varios Congre- 
sos científicos que las Sociedades sabias del extranjero preparan 
para épocas más ó menos próximas, como son el internacional de 
Ciencias Sociales y Económicas, que se reuiirá en Burdeos en 
el próximo Septiembre; el de Orientalistas, en el año venidero, 
y el Arqueológico de Francia para la conservación de monu- 
mentos, en el presente mes. En todos estará representado el 
Cuerpo por algunos de sus Correspondientes. 

La Academia no ha olvidado en este curso que es guardadora 
oficial de los monumentos nacionales y que en la Arqueología y 
en el Arte se contienen, no menos que en Ids documentos escri- 
tos, las noticias que afanosa busca para su labor perdurable. En 
aquéllos puede haber mayor obscuridad que en éstos; pero tam- 
.bién más certeza de juicio, como si las puertas de su campo de 



54 boletín de la real academia de la historia. 

estudio hubieran estado cerradas siempre á los Lupianes é Higue- 
ras, hacedores de testimonios falsos por medio de la escritura, 
pero incapaces de servirse para sus engaños de la arquitectura, 
la escultura, el esmalte, la cerámica, la panoplia y las demás 
artes industriales. En esto, además de su propia virtualidad, con- 
siste el valor que tiene la arqueología para el historiador, porque 
mayor luz y fuerza más eficaz tienen los descubrimientos de 
Ninive ó de las regiones del Nilo que cuanto dijeron los antiguos 
historiadores. Estos pueden engañarse por sí mismos ó por dar 
fe á testimonios engañadores; pero lo que dicen al interpretador 
inteligente los restos de los palafitos suizos, los vasos italo grie- 
gos, las huacas peruanas, las miniaturas medioevales, las ruinas 
de Pompeya ó las sagradas catacumbas de Roma, eso es verdad, 
y sólo es menester ver y entender su testimonio con perspicacia 
y buena fe. Esos vestigios pueden estar henchidos de misterios, 
al primer ver incomprensibles; pero no intentan engañarnos, se- 
gún puede hacerlo un códice, un diploma, una inscripción, una 
medalla ó un libro, como si la claridad encubriese el error más 
fácilmente que las tinieblas. 

La Academia mantiene su amor á los monumentos porque son 
sus más verídicos cooperadores en la obra de la reconstrucción 
histórica, y ama entrañablemente las ruinas, buscando en ellas el 
pasado como lo busca en los archivos. Por eso, y además porque 
sirven para la exaltación de las grandezas de antaño, de que son 
testimonios perecedores, pone sus empeños en conservarlos y en 
entumecer las garras destructoras de los siglos y de la barbarie. 
Aun sabiendo, no sin dolor, que la declaración de nacionales de 
algunos edificios artísticos é históricos es un dorado fingimiento, 
se apresura á solicitarla del Poder, esperando que futuras y más 
prósperas generaciones detengan la caída total de la Alhambra, 
de los acueductos, teatros y circos de Tarragona y Mérida, de 
las iglesias románicas y de las góticas catedrales, y que excava- 
ciones inteligentes descubran los tesoros que ocultan los augus- 
tos solares de Itálica y Numancia. 

La labor de la Academia en esta parte de su misión ha sido 
fecunda en el curso cuya historia trazo. Una y otra vez, ó por 



MEMORIA DE LOS ACTOS DE L^ ACADEMIA 55 

lamentos llegados desde fuera, ó que se alzaron en este recinto 
por boca de sus individuos, se ocupó en el lamentable abandono 
de las ruinas insignes de Mérida, que claman al cielo, como si 
hubieran perdido la confianza en los hombres; en los todavía 
obscuros sucesos, que tienen color de vandálicas profanaciones, 
del Monasterio de las Avellanas; en el hecho de haber sido 
arrancados de su sitio los notables capiteles del claustro de San 
Pedro el Viejo, de Huesca; en el derrumbamiento de parte de las 
murallas de Ávila; en la venta dolorosa de retablos y obras de 
arte dignas de eterna conservación en España; en el peligro que 
puede acaecer en hora impensada, aunque de antemano temida, 
á la iglesia de San Nicolás, de Burgos; en los riesgos que nece- 
sidades de urbanización han hecho correr alas murallas romanas 
de Sevilla, y en otros muchos daños vistos ahora ó previstos 
para el porvenir. 

En esto ha tenido la Academia más ocasiones de sentir que de 
regocijarse. Pero á la vez, ese sentimiento la ha estimulado á po- 
ner cuanto en sus manos está para apartar de los monumentos 
la ira de los siglos, que los acaba y consume, y el descuido de 
los hombres, que no los conserva. Ha recogido, publicado é in- 
terpretado doctamente y con clara doctrina, buen número de 
inscripciones romanas y algunas griegas, visigodas ó árabes, con- 
servándolas para los eruditos de una manera, por decirlo así, 
perpetua. Ha promovido ó tiene en preparación, ó alienta los 
propósitos de sus correspondientes que en ello se ocupan, exca- 
vaciones en el Miacuní que se considera ser, allende el Manza- 
nares, el primitivo solar de Madrid, en Numancia, en el cerro de 
la Mirandilla, junto á Silos, y en otros lugares de que tiene noti- 
cia cierta que son ahora vestigios de poblaciones antiguas, me- 
morables ó no conocidas. Y cuando á su autoridad han acudido 
en demanda de ayuda los vecinos de. Talavera la Antigua, que 
ven avanzar lentamente las aguas del padre Tajo para socavar 
aquel suelo donde aún se levantan las ruinas de claros monu- 
mentos, la Academia se ha apresurado á pedir al Gobierno que 
á las ciegas fuerzas destructoras del río que avanza, oponga la 
salvadora acción de la cieicia moderna. 



56 liOI.ETIN DE LA REAL ACADEMIA. DE LA HISTORIA. 

Las excavaciones que el Gobierno ha dispuesto en el glorioso 
cerro de Numancia, mantienen despierto el interés de la Acade- 
mia. Contribuye á ello la circunstancia de que casi todos los 
individuos (jue forman la Comisión ejecuti\'a son Académicos de 
número ó Correspondientes, por lo que tiene como cosa propia 
cuanto hace la Comisión, cuyos informes sobre los planes de 
exploración, y resultados científicos hasta hoy logrados, ha oído 
con singular complacencia, como de seguro oirá cuanto se la 
comunique relativo á los trabajos de este año, que se reanudaron 
recientemente. 

Casi siempre por petición del Gobierno, algunas veces por 
ruego de Corporaciones locales ó de algún particular bien inten- 
cionado, la Academia ha entendido é informado con la solidez 
de juicio y la copia de datos que asunto tan grave requiere, en 
la declaración oficial de monumentos nacionales de las construc- 
ciones que por su valor artístico ó arqueológico, ó por su repre- 
sentación histórica merecen. Por esto ha dado informe favora- 
ble, y siempre decisivo, acerca del carácter nacional que deben 
tener la puerta de Carmona, en Sevilla; las murallas romanas de 
la misma ciudad; el Hospital de Santa Cruz, de Toledo; el casti- 
llo de ()lite; el Oratorio de San Felipe Neri, de Cádiz, que fué 
asiento de aquellas famosas Cortes; San Pedro de Villanueva, en 
Asturias, y la iglesia de Santa Eulalia, de Mérida. En el Boletín 
se insertan los eruditos y bien pensados informes que justifican 
la declaración, y el parecer favorable, que es el pensamiento de 
la Academia en cada caso, robustecido á veces por los debates 
académicos en los que vuestra sabiduría y juicio lucieron sus 
legítimas galas. 

Se ha asociado también la Academia con sus donativos y sus 
aplausos á la erección de monumentos modernos, como el de 
Fr. Luis de Granada, aun no erigido, y el de Fr. Enrique Fló- 
rez, cuya gloria es cosa propia en esta casa. El Académico don 
Fidel Fita fué designado, con el Correspondiente Sr. Salva, de 
Burgos, para asistir á la solemnidad con que el pueblo de \^illa- 
diego festejó su noble y afortunada empresa de levantar una 
estatua al P. Flórez, en aquel pueblo nacido. Entonces, y no sin 



MEMORIA DE LOS ACTOS DE LA ACADEMIA 57 

acierto, antes bien, con notoria verdad, dijo el Sr. Director, que 
ninguna alabanza más alta y ningún honor más ajustado pueden 
procurarse al clarísimo agustino, que la continuación de su obra 
inmortal, la excelsa España Sagrada, que la Academia tiene el 
propósito de continuar. 

Prosigue también la publicación de las obras comenzadas por 
la Academia. Por causas de que no soy culpable, aunque lo pa- 
rezca, pues en ello no ha prev'alecido mi voluntad, se ha inte- 
rrumpido en este año la serie de Relaciones topográficas de la 
provincia de Guadalajara, de que ya van impresos tres tomos en 
el Memorial Histórico Español] mas como castigo de mi culpa, 
si la tuve, aquí la confieso, y como reparación de ella, aquí 
ofrezco la debida enmienda. 

Formará parte muy interesante del Memorial la colección de 
documentos que con la ayuda del Correspondiente D. Emilio 
Croquer y la del Ministerio de Marina prepara con su notoria 
presteza y celo diligente el Académico de número Sr. Pérez de 
Guzmán, para ilustrar los antecedentes y los hechos heroicos del 
combate de Trafalgar, atento siempre nuestro compañero á rom- 
per casi airadamente los velos que encubren la historia del co- 
mienzo del siglo XIX, y que tejieron á su sabor y de consuno la 
ignorancia y la pasión. 

Prosigue el Boletín su próspera vida, que debe principalmente 
al celo vigilantísimo de la Comisión á que está confiado. Infor- 
mes académicos que lograron como principal, y dijera mejor 
única recompensa el voto íavorable del Cuerpo, documentos 
curiosísimos, como la correspondencia de la noble infanta Isabel 
Clara Eugenia, transcripción, lectura y comento de antiguas 
inscripciones, trabajos de escritores nacionales y extranjeros, á 
quienes se concede honroso puesto en aquellas páginas, noticias 
de hallazgos, notas críticas, mención de adquisiciones de libros 
y objetos de interés histórico ó arqueológico, cuanto puede ser 
útil en una publicación de este género, halla cabida y seguro en 
sus páginas, cuyo número con\'endría aumentar para honor y 
provecho de nuestras ciencias predilectas. En mejores días se 
logrará este deseo nunca adormecido de la Academia. 



58 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

El Sr. Oliver presentó en junta de g de Noviembre el tomo x 
de las Cortes de Aragón y Valencia y Principado de Cataluña, 
que comprende la conclusión del Parlamento general de Mont- 
l)lanch, Barcelona y Tortosa de I410 á 1 41 2 y la Junta de Caspe. 
Esta obra es uno de los principales empeños del Cuerpo, que de 
él va saliendo con verdadera fortuna. 

Con aprecio fué recibida de manos del Sr. Rodríguez Villa, 
que de ella estuvo encargado, la reproducción fiel, á plana y 
renglón, conforme á la edición en Madrid de 1/39 del tomo xv 
de la España Sagrada, que escribió el insigne P. Flórez, así 
como el tomo xvii de las Cortes de Castilla, de las que está en- 
cargada la Academia. 

La Biblioteca y el Archivo, campos principales y nunca ago- 
tados de las tareas académicas, crecieron en este curso con algu- 
nas adquisiciones y, sobre todo, con los regalos de los Gobiernos, 
las Corporaciones y los particulares. Lo estrecho del presupuesto 
pone reparos y aun dolorosa tasa á nuestros deseos de aumentar 
los ya riquísimos fondos bibliográficos y documentales, pero la 
generosidad ajena nos sirve como de consuelo. Más mermadas 
han sido las adquisiciones de los gabinetes arqueológico y nu- 
mismático, pero en alguna manera se aumentaron sus coleccio- 
nes ya importantes. 

Como objetos de arte y antigüedad ha recibido la Academia 
y ha agradecido profundamente los que á continuación enu- 
mero: 

Dos lápidas con inscripciones griegas y latinas, procedentes 
de Villaricos (Almería), obsequio del Correspondiente D. Luis 
Siret y de los Sres. D. José Bernabé y Soler y D. Pedro Flores 
Gómez. 

L^na lápida romana y varias monedas, que, como procedentes 
de Talavera la Vieja (Cáceres), ofreció D. Andrés Arroyo. 

Medalla de bronce que conmemora el aniversario 259 del 
establecimiento de los judíos en los Estados Unidos. 

Varios trozos de vasijas y objetos de metal, romanos, descu- 
biertos en Carabanchel por el donante D. José María Florit. 

Gran número de fotografías, dibujos y calcos de monumentos 



MEMORIA DE LOS ACTOS DE LA ACADEMIA 



59 



de toda clase y en particular de inscripciones de diferentes pro- 
cedencias. 

Terminado el plazo de las funciones reglamentarias de algu- 
nos oficios académicos, procedióse á su reemplazo, aunque más 
exacto es decir, á la reelección, puesto que reelegidos fueron 
el Sr. Marqués de la Vega de Armijo, para el cargo de Director; 
el Sr. D. Bienvenido Oliver, para el de Tesorero, y el Sr. D. An- 
tonio Rodríguez Villa, para el de la Comisión de Hacienda, los 
tres en junta de 14 de Diciembre. Hízose la elección en forma 
de secreto absoluto, como el reglamento manda, y el escrutinio 
dio unánime resultado, la mejor prueba del mérito de los elegi- 
dos y de cuan á gusto de todos cumplen sus obligaciones. Tras 
de esto hubo correspondencia de parabienes y de actos de gra- 
titud, á las claras sinceros, como lo había sido la voluntad puesta 
en el cerrado seguro de la urna. 

Con igual acuerdo se procedió á la elección del Senador que, 
por mandato constitucional, corresponde á la Academia, habien- 
do obtenido la reelección el Sr. D. Eduardo Saavedra, como 
homenaje ofrecido á su condición de decano del Cuerpo, á sus 
talentos bien ejercitados y á su laboriosidad, á todos los ojos 
evidentísima. 

Lo apacible y severo de nuestras juntas no ha contradicho la 
sana y legítima alegría que en ocasiones nace de sucesos faustos. 
Con gusto conmemoro lo que ocurrió en la junta de 28 de Junio, 
cuando, como decano del Cuerpo, levantó su voz el Sr. Saave- 
dra para recordar que nuestro venerado Director iba á cumplir 
el año ochenta y dos de su edad, y recordó los grandes servi- 
cios que la patria y la Academia le deben, y se holgó de que su 
lozanía de cuerpo y de alma es prenda de que aún ha de vivir 
años dilatados. Y otras cosas de amor y de ternura dijo, que yo 
no he de marchitar en vuestra memoria con un frío relato; mas 
todas fueron expresiones de gratitud y cariño, á las que, con 
frases que salían de sus entrañas conmovidas, correspondió el 
festejado noble y sinceramente. 

Con distinto motivo, aunque en altísima ocasión, se reprodujo 
esta escena, á saber: cuando el mismo Sr. Saavedra, de nuevo 



fio boletín de la. real academia de la historia. 

vocero respetable del Cuerpo, felicitó al Sr. Director en la junta 
<ie 7 de Diciembre, por haberle llamado el Rey para presidir el 
<jobierno. De tanta honra se mostró la Academia satisfecha y 
copartícipe, y el Director reiteró su gratitud y su amor al Cuer- 
po y á sus indi\'iduos. 

No menos consolador, aun teniendo notorios dejos de pena 
fraternal, fué el acto que se consumó en junta de 26 de Abril 
último, al recompensar, en la medida de nuestras atribuciones, 
los servicios eminentes del Secretario perpetuo, el Sr. D. Cesá- 
reo Fernández Duro. Porque á una voz, no callada, sino expuesta 
con tierna emoción, declarasteis en aquella junta que el aparta- 
miento forzoso, por fuerza de terrible dolencia, del Sr. Duro, no 
anublaba vuestra memoria ni v^uestra gratitud, y que era digní- 
simo de recibir el premio al Mérito que el reglamento establece 
para los que, como él, prodigaron en este pacífico recinto labor 
y talento. Xi el quebranto de la salud, ni la asistencia cariñosa 
■de los suyos, ni la cristiana y valerosa resignación con que ve 
atadas aquellas manos siempre dispuestas al cultivo de los pro- 
blemas históricos y científicos, fueron parte para evitar que, al 
recibir la misi\'a en que la Academia le daba cuenta de su hono- 
rífico acuerdo, brotasen las lágrimas de aquellos ojos que ya 
apenas ven, como brotaron de ios de quien por vuestro encargo 
le transmitía el acuerdo, que era la consagración anticipada de 
un fallo postumo y definitivo. 

De la ausencia irremediable, como obra de la muerte, de cinco 
académicos de número, todos ellos ilustres, dio cuenta la me- 
moria del curso anterior. Por env'idiable fortuna tengo la de no 
señalar ahora ningún golpe de muerte en nuestra compañía. 
Antes al contrario, expreso como acontecimiento venturoso el 
ingreso de dos nuevos académicos, de antemano elegidos; el del 
Sr. D. José Ramón Mélida, cuyos grandes merecimientos justificó 
en su discurso de entrada en 8 de Diciembre, al disertar con sabi- 
duría y tino acerca de «La Iberia arqueológica anterromana», 
■asunto tan de su competencia, y el del Sr. D. Manuel Pérez Vi- 
llamil y García, que discurrió entre encendidos y justos aplausos 
vuestros y de una selecta concurrencia sobre este tema: «La 



MEMORIA DE LOS ACTOS DE LA ACADEMIA 6 1 

tradición indígena en la historia de nuestras artes industriales». 

Al Sr. Mélida contestó con docta respuesta el Sr. Fita, y al 
Sr. Villamil dio la fraternal bienvenida el que os habla. 

En el Cuerpo de académicos correspondientes, como más nu- 
meroso, ha habido buen número de defunciones y nuevos nom- 
bramientos, encaminados á llenar huecos y á extender el fuego 
del amor de la Historia por todo el territorio patrio. 

He aquí la relación de las bajas dolorosas y de los ingresos- 
merecidos: 

CORRESPONDIENTES NACIONALES FALLECIDOS 

Sr. D. Francisco Caballero Infante y Zuazo, en Sevilla. 

» » Leopoldo Eguilaz Yanguas, en Granada. 

> :> Juan Pons y Soler, en Mahón (Baleares). 

» » Ramón Alvarez de la Braña, en Valladolid. 

» » Ramón Rodríguez de Gálvez, en Jaén. 

» » Ramón Pinazo y Galacho, en Hucha. 

» » Pedro Gascón de Gotor, en Madrid. 

» » Tadeo Salvador, en Logroño. 

» s> Arturo \'^ázquez Xúñez, en Orense. 

» » Francisco de Paula Abad, en Soria. 

» » Pablo Torés y Pallas, en Tarragona. 

CORRESPONDIENTES EXTRANJEROS 

Sr. Augusto Plimly, en París. 

Sr. D. Alfredo Chavero, en México. 

Sr. Wílhelm Harter, en Viena. 

Sr. D, Albano Bellino, en Braga (Portugal). 

Sr. Dr. Wentworth Webster, en Londres. 

NOMBRAMIENTOS DE CORRESPONDIENTES NACIONALES 

Sr. D. Francisco Hernández Sanz, en Mahón (Baleares), 
R. P. F. I'rancisco Naval, en Aranda de Duero (Burgos), 



62 boletín de la real academia de la historia. 

Sr. D. Emilio Cróquer y Cabezas, en San Fernando (Cádiz). 
» » Federico Obanos y Alcalá del Olmo, en Alicante. 
» » Santiago Gómez de Santa Cruz, en Soria. 

CORRESPONDIENTES EXTRANJEROS 

Sr. D. Marco-Antonio Saluzzo, en Caracas (Venezuela). 
Sr. Dr. D. Carlos Vollmoller, en Drcsdc (Alemania). 
Sr. D. Antonio Abad Ramírez y Fernández Fontecha, en Hon- 
duras. 

Muchos de los asuntos mencionados en estas breves páginas 
han dado ocasión á debates interesantísimos, donde lucieron el 
tino, el saber, la perspicacia y la elocuencia, que son propios 
vuestros, como de quienes llegaron por méritos positivos al alto 
asiento de la sabiduría y del ingenio. Por tratarse de asuntos 
entregados á las disputas de los hombres, acaece aquí el disen- 
timiento, porque muchas veces, cada punto tratado es un proble- 
ma y cada problema es un misterio, hasta que lo iluminan los 
esfuerzos del saber colectivo. Mas lo opuesto de las ideas no 
altera la serena tranquilidad y el sesudo discurrir que constitu- 
yen el ambiente natural y el método de proceder de estas Cor- 
poraciones, y de continuo, al acabar vuestras juntas, donde á 
veces se levantan ardorosas contradicciones y se debaten doc- 
trinas contrarias, he recordado para mí aquella frase, en este 
mismo lugar y en ocasión solemne dicha por un ilustre muerto: 
«Parecen las Reales academias como granadas abiertas, que ofre- 
cen sus encendidos rubjes á la dulce lluvia otoñal.» 



Concurso de premios. 

En sazón oportuna se publicaron los programas de premios 
que habían de darse en este año por los conceptos siguientes: 



MEMORIA DE LOS ACTOS DE LA ACADEMIA 63 

INSTITUCIÓN DE D. FERMÍN CABALLERO 

I ° Premio al Talento.- — Al expirar el plazo establecido , que 
alcanzó hasta el día postrero de 1 906, se habían presentado estas 
obras: I .^, Descripción geográfica del Imperio de Marruecos , por 
el Sr. Mínguez y Vicente; 2.^, Ensayo de tina colección bibliográ- 
fico-biográfica de noticias referentes á la provincia de Segovia, por 
D. Gabriel María de Vergara; 3.^, La cuestión judaica en la España 
actual y en la Universidad de Salamanca^ por D. Joaquín Girón 
y Arcas, y 4.'', Historia de la villa de Vélez-Rubio, obra de don 
Fernando Palanquer y Ayeu. 

Sometidos estos libros al dictamen de una Comisión, compues- 
ta de los Sres. Codera, conde de Cedillo y Pérez de Guzmán, 
pareció á la* misma, como pareció después á la Academia, que 
ninguno era merecedor de la recompensa. Porque el primer li- 
bro, según el orden de enumeración, además de lo poco holgado 
de su desarrollo, no es de asunto español, como la convocatoria 
establece claramente. El segundo, obra de un profesor de exce- 
lentes dotes ya bien probadas, no entra tampoco dentro de los 
preceptos del programa, pues más tiene de bibliográfico que de 
histórico, y no es copioso en su parte rigurosamente histórica, 
que es la biográfica, donde la tentativa no llega á cumplidos tér- 
minos, como pudiera alcanzar el autor si en ellos pusiera sus 
talentos. 

Cuanto al opúsculo relativo á la cuestión judaica, escrito por 
el doctor salmantino D. Joaquín Girón y Arcas, túvole la Comi- 
sión, y con ella el Cuerpo, como obra de polémica, más perso- 
nal que esenciahiiente histórica, y, por tanto, fuera del propósito 
del fundador del premio. 

Mejor encaja dentro de las condiciones de éste la Historia de 
Vélez-Rítbio , de sentido histórico que es menester reconocer, 
pero cuyo desarrollo no es perfecto ni corresponde á los estímu- 
los del programa, así en lo intrínseco propio de toda obra histó- 
rica, como en las condiciones de forma. 

La Comisión y el Cuerpo lamentan que sus intenciones no 
hayan logrado favorable cumplimiento y que se consideren obli-. 



64 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

gados á declarar desierto el premio fundado generosamente por 
el ilustre académico D. Fermín Caballero. Mayor pena tendría 
en ello si considerase como síntoma de esterilidad de los trabajos 
históricos este resultado, que por fortuna sólo alcanza á los libros 
que aspiran á una recompensa honrosísima, pero que no es el 
único estímulo á que obedece la literatura histórica nacional, en 
otros campos, sin duda más fecundos, cultivada con éxitos indu- 
dables. 

2." Premio d la Virhid. — Diez solicitudes, ó, mejor dicho, 
denuncias de hechos virtuosos se han presentado al premio en el 
plazo debido, que también fundó para recompensar actos virtuo- 
sos el mismo Sr. Caballero, de gloriosa memoria. Para que ejer- 
cieran de jurado calificador de ellas fueron nombrados los aca- 
démicos Sres. Fernández de Bethencourt, Altolaguirre y ]\Iélida, 
los que propusieron la recompensa, no sin excluir previamen- 
te á dos de los propuestos, porque contra ley y razón se re- 
comendaban á sí mismos, á José Cordones Acosta, individuo 
que fué del glorioso Instituto de la Guardia civil y cuyos mere- 
cimientos enumera y enaltece la Comisión en los siguientes tér- 
minos: 

«José Cordones Acosta, natural de Rota (Cádiz), desempeñó 
el servicio como guardia civil en Cabezas de San Juan, donde en 
1876 cooperó por dos veces á la extinción de incendios en las 
eras del pueblo, evitando que llegasen las llamas á varias chozas 
inmediatas; en Sevilla, al ocurrir una inundación, cooperó á la 
salvación de dieciocho familias que estaban á punto de perecer 
ahogadas en la calle de Castilla, pasándolas en lanchones á los 
tejados inmediatos, desde una casa que se desplomó una hora 
después de aquel eficaz auxilio; en la misma ocasión, en la calle 
de la Verbena, logró la salvación de dos individuos que, dentro 
de un pozo, se estaban ahogando, y durante aquellos días estuvo 
auxiliando á los vecinos infortunados. En la madrugada del 23 
de Octubre de 1879, en una venta situada fuera del término de 
Puerto Real, contribuyó á la extinción de un voraz incendio, sal- 
vando de entre las llamas al dueño de la venta y ocasionándose 
él quemaduras graves que le hicieron guardar cama durante 



MEMORIA DE LOS ACTOS DE LA ACADEMIA 65 

quince días. El 20 de Enero de 1 880, al cabo de incesantes pes- 
quisas y averiguaciones, consigue capturar á tres criminales auto- 
res de un robo; el 8 de Marzo, á la una de la madrugada, salva 
de muerte cierta al carrero José González Herrera, que se encon- 
traba debajo de las ruedas de su carro , hundido en las presas de 
la Salina de San Fernando; idéntica ocasión de mostrar su arro- 
jo y su pericia se le ofrece el 8 de Mayo en el punto denomina- 
do del Duque de la Victoria, en San Fernando, siendo esta vez 
el carrero salvado Francisco Pinero, vecino de Chiclana; el 20 
de Abril coopera, desde las nueve de la noche á las diez de la 
mañana, á sofocar otro incendio ocurrido en la tahona del mis- 
mo pueblo, evitando la propagación de las llamas á las casas in- 
mediatas; durante el verano de 1 88 1 consigue, con su eficaz vi- 
gilancia, prestada de día y de noche, que continuasen los incen- 
dios que manos crirñinales ocasionaron antes en campos de la 
villa de Paterna de Rivera, donde con dos compañeros detuvo á 
cuatro criminales, que juramentados iban á asesinar á un vecino 
y á cuatro hijos suyos. En 1 883 sorprende en la ciudad de Me- 
dina-Sidonia una reunión clandestina, cogiéndola documentos 
importantes, reveladores de un plan perverso de incendios, ase- 
sinatos y destrucción de propiedades; en 1 884, con dos compa- 
ñeros, captura y pone bajo el fallo de la ley, convictos y confe- 
sos de muchos é importantes robos, á nueve individuos que com- 
ponían una cuadrilla, rescatando parte de los efectos robados, 
que se devolvieron á sus dueños; en 1 886, con otro compañero, 
captura, no sin peligro de la vida, á un criminal que acababa de 
cometer un robo; y en 1889 pone á disposición de los Tribuna- 
les á cuatro autores de otro robo importante. 

Como Guardia municipal del Ayuntamiento de Sevilla tam- 
bién registra José Cordones en su hoja de servicios actos heroi- 
cos: en la noche del 21 de Febrero de 1892, habiendo ocurrido 
una nueva inundación, salvó, dando grandes muestras de arrojo, 
á un individuo que se estaba ahogando en la Alameda de Hér- 
cules; otra vez libra de las llamas á una mujer; otra sube á un 
balcón, donde un hombre furioso disparaba tiros á los transeún- 
tes, y lo desarma y captura, salvándole después de la muerte 
TOMO Li. 5 



66 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

que querían darle los agredidos; cierta noche advierte señales de 
incendio en una tienda cerrada, penetra en ella por una ventana 
y consigue sacar casi muertas á dos personas, que de otro modo 
hubieran perecido bajo la techumbre de la casa, que se desplo- 
mó media hora después; y, por fin, acude con tanta oportunidad 
como arrojo, á impedir la acción alevosa de un individuo, que, 
puñal en mano, se había arrojado sobre un transeúnte, de cuya 
gratitud no quiso recibir recompensa alguna. 

En tan brillante hoja de servicios , donde el valor temerario y 
el amor al bien se mantienen como señalados caracteres de la 
virtud heroica bien probada, no se registran otras recompensas, 
aparte de la serie de gracias por los jefes de Cordones , en casi 
todos los hechos enumerados, que la de haber sido declarado 
benemérito de la Patria por Decreto de 19 de Julio de 1876, 
dado por las Cortes de la Nación y sancionado por S. M. el 
Rey, en agradecimiento al primero de los hechos citados, ha- 
ber ganado un año de abono en 1878, un galón de plata de dis- 
tinción en 1888, y la Cruz del Mérito Militar con ocasión del 
natalicio de S, M. el rey D. Alfonso XIII y además el haber re- 
cibido un accésit de 250 pesetas en el Concurso que para pre- 
miar la virtud convocó el Ateneo y Sociedad de Excursiones de 
Sevilla. 

Y es también de notar que á la virtud heroica acreditada en 
la exposición de la vida, ha unido la de la abnegación y desinte- 
rés, solicitando por dos veces, de ese mismo Centro, análogos 
premios, más crecidos, aunque aquél que se le otorgó fué para 
unas pobres huérfanas, sin aceptar gratificaciones que, respecti- 
vamente, le ofrecieron los interesados, los cuales dan cuenta de 
todo ello en sendas declaraciones. 

Tal es el temple moral y el esforzado espíritu del humilde José 
Cordones Acosta, el cual, -retirado ya de la vida de las armas, se 
ocupa en la modesta profesión de obrero de aquel Ayuntamien- 
to; y tal es el caso ejemplar de virtud que merece el anunciado 
premio.» 

Reciba, pues, como recompensa justísima el Sr. Cordones el 
premio que tan justamente se le ofrece, y sirvan sus altas ac- 



MEMORIA DE LOS ACTOS DE LA ACADEMIA 67 

ciones de ejemplo eficaz á los débiles, á los egoístas, á los tími- 
dos, que así advertirán cómo en las humildes esferas de la vida 
la virtud alcanza blasones y ejecutorias de santa hidalguía. 



PREMIO DEL BARÓN DE SANTA CRUZ 

Lo ofreció la Academia á la mejor Historia de la geografía de 
la Península española. Esta sola enunciación expresa las dificul- 
tades que el tema contiene, ancho y hondo como pocos, muy 
adecuado á excitar el honesto apetito de eruditos y sabios á quie- 
nes no falte ánimo valeroso. 

Dos profesores españoles lo han tenido con resolución digna 
de alabanza, y ambos presentaron oportunamente sus obras, la 
primera con este lema: «Dulcís amor patrise » ; la segunda con 
este otro : « ¿ Será necesario hablarte del país de España y sus 
bellezas?» Despierta la curiosidad científica de la Academia 
en conocer el mérito de estas obras, encargó de su estudio y 
de su juicio á una Comisión compuesta de los señores Herrera 
y Beltrán y Rózpide y del que suscribe, la cual, luego que pe- 
netró un poco en el examen de los trabajos y en su contextu- 
ra científica, pidió que se uniesen á ella, como colaborado- 
res necesarios, un arabista y un docto en hebreo, y para este fin 
fueron nombrados, respectivamente, los Sres. Codera y Fita. 
Hicieron todos detenido estudio de las Memorias, y prevaleció 
como definitiva la opinión de que ambas eran notables, produc- 
to de largas y bien aprovechadas vigilias, reveladoras de aptitu- 
des y conocimientos no comunes, y de que quienes las escribie- 
ron, cosa mejor y más completa pueden hacer para honra de la 
ciencia, si disponen de tiempo más largo que el plazo propuesto. 
Estas circunstancias ocasionaron que el fallo fuera bien pensado, 
y no hijo de impresiones ni apresuramientos fugitivos. Porque 
los méritos de los trabajos eran notorios, pero también lo era 
que no llegaban á cumplir las condiciones del programa. Por lo 
que la Comisión, juntando los rigores de la justicia con la bene- 
volencia de la equidad, propuso á la Academia que declarase no 
merecedoras del premio dichas Memorias, pero que para recom- 



68 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

pensar de alguna manera los trabajos , desvelos é investigacio- 
nes de los autores, y para que les sirviera á manera de remune- 
ración presente y estímulo para acabar en forma y en el porve- 
nir sus obras, se concediese á cada uno de ellos la suma de 
1.500 pesetas. Aprobó la Academia este fallo después de inte- 
resantísimas discusiones en que la ciencia de sus individuos se 
mostró en el más alto punto, y consultados los autores, cuyos 
nombres permanecían en secreto por no poder abrirse sin su 
consenso los pliegos donde constaban sus nombres, rompióse 
este secreto y resultó que de la primera Memoria era autor don 
José Alemany Bolufer, Catedrático de la Universidad Central, y 
de la segunda D.Juan Fernández y Amador de los Ríos, Cate- 
drático del Instituto de Avila. 



PREMIO DEL SEÑOR MARQUÉS DE ALEDO 

Se ofreció al autor de la mejor «Historia civil, política, admi- 
nistrativa, judicial y militar de la ciudad de Murcia y de sus al- 
rededores desde la reconquista por D. Jaime I á la mayoría de 
edad de D. Alfonso XIII». 

No se ha presentado aspirante alguno. 



VARIEDADES 



EL MUSEO ARQUEOLÓGICO DE IBIZA 



ExcMo. Señor: 

Juan Román y Calvet, obrando en el concepto de Director y apo- 
derado de la Sociedad Arqueológica Ebusitana ^ á V. B. atenta- 
mente expongo: 

Que hace próximamente cuatro años viene inspirándose la 
misma Sociedad en el propósito que dio origen á su creación, 
de reunir, clasificar y promover el estudio de ¡los numerosos ob- 
jetos antiguos de reconocido mérito é importancia suma para la 
formación de la Historia de las Islas Pythiusas, existentes en la 
localidad, que, á no dudarlo, ejercerán señalada influencia en el 
progresivo desarrollo de las ciencias históricas, y se hallaban 
antes esparcidos y en buena parte ocultos, descubriéndose algu- 
nos frecuentemente en varios lugares de las Islas Pythiusas, pero 
con especialidad en la Necrópolis de Ereso, antigua capital de 
aquellos territorios, que fueron los primeros que al comienzo de 
«u expansión colonial ocuparon los cartagineses, dada la proxi- 
midad á la Península ibérica, á fin de preparar su conquista, con 
más de un siglo de antelación á la fecha en que se enseñorearon 
en Cádiz de la primera posesión del territorio ibérico, habiendo 
sido también Ereso la última ciudad de España que perdieron 
los cartagineses, puesto que habiendo éstos terminado allí su do- 
minación acabada la segunda guerra púnica en el año 205 antes 
de J. C, sin que nunca más volviera á sentirse en la Península 
ibérica la influencia cartaginesa, ni en el orden político ni en el 



•JO BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

progreso y desenvolvimiento del Arte, resulta, por el contrario,, 
que las Pythiusas, por haber mantenido enteramente su indepen- 
dencia, admitiéndose á Ebuso como ciudad confederada de 
Roma, y á causa de hallarse principalmente habitada por carta- 
gineses, continuaron éstos progresando en el intervalo de la se- 
gunda á la tercera guerra púnica, y aun después de haber sido 
destruida Cartago, pudiendo servir entonces de asilo á los habi- 
tantes de aquella antigua Metrópoli que se vieron sin hogar, por 
manera que muchos años más tarde, y poco antes del comienzo 
de la Era vulgar, al ser visitado el mismo Archipiélago por Dio- 
doro Sículo, pudo éste admirarse de que aun entonces estaba su 
capital, Ereso, ocupada principalmente por fenicios ó cartagi- 
neses. 

En virtud de lo cual es de indubitada importancia el estudio 
de las producciones artísticas insulares de todas clases, especial- 
mente las de cerámica, que se han logrado reunir en el Museo de 
la Sociedad Arqueológica Ebusitana, en gran parte correspon- 
dientes á un período enteramente desconocido para la historia 
del arte fenicio, porque su estudio sólo se extiende en España al 
año 205 antes de J. C, mientras que en Ibiza continuó aquél 
desarrollándose á la sombra de la autonomía en que vivió el Ar- 
chipiélago pythiuso durante los 286 años subsiguientes, en que 
pudo mantener su consideración de ciudad confederada de Roma, 
siguiendo entonces evolucionando y desarrollándose hasta un 
alto grado el arte fenicio, sin la ingerencia de extrañas influen- 
cias que lo sojuzgaran, dentro de las naturales condiciones en 
que venía de antiguo desenv^olviéndose. 

Habiendo dirigido la Sociedad Arqueológica Ebusitana reite- 
radas excitaciones á los habitantes de las Islas Pythiusas expo- 
niendo los propósitos que perseguía, obtuvo de sus paisanos el 
más decisivo concurso, y con las noticias y objetos antiguos que 
éstos aportaron y la perseverante labor que aquélla se impuso^, 
especialmente en los tres últimos años, en que no se han inte- 
rrumpido las excavaciones, pudiéronse descubrir cinco antiguos 
é importantes núcleos de población; y siendo lo más lisonjero 
que cabía imaginar el resultado de los trabajos que han venido 



EL MUSEO ARQUEOLÓGICO DE IBIZA 7 1 

organizándose, hoy se da el caso de hallarse casi enteramente 
repleto el local cedido por el Ayuntamiento de Ibiza para la ins- 
talación del improvisado y notable Museo. 

En tal situación, habiéndose inspirado siempre, según antes se 
dijo, la Sociedad Arqueológica Ebusitana, en el vehemente deseo 
de contribuir al estudio y formación de la historia antigua de las 
Islas Pythiusas, y logrado reunir tan copioso contingente de 
valiosos objetos antiguos, por su propio esfuerzo, y sin solicitar 
ajenos auxilios, ve hoy colmadas sus aspiraciones, creyendo poder 
acreditar el amor á su Patria y á la cultura general entregando 
al Gobierno de España dicho Museo, para que se haga cargo del 
mismo y pueda ponerlo á la disposición de los hombres de cien- 
cia, sin aspirar á otra recompensa los individuos de dicha Socie- 
dad que á la grata satisfacción producida por el bien que con 
ello realizan. 

No estableció propiamente condición alguna la Sociedad Ar- 
queológica Ebusitana, en la reunión celebrada el día 1 1 de Di- 
ciembre último, ofreciendo al Estado el naciente é importante 
Museo que ha conseguido reunir, al establecer la restricción de 
que nunca puedan ser trasladados á otro punto fuera de las Islas 
Pythiusas los numerosos objetos que lo integran, puesto que cabe 
confiar del Gobierno de la Nación, ya que reiteradamente viene 
acreditando su amor á la cultura general, dadas las condiciones 
de relevante saber que resplandecen en cada uno de sus miem- 
bros (pudiendo congratularnos de que el jefe del Gobierno sea 
ilustre hijo de la misma provincia), y conocida la opinión general 
de los hombres competentes, que juzgan sin discrepancia que 
cuando los objetos hallados en cualquier territorio bastan por sí 
solos para constituir un Museo, allí han de permanecer, siendo 
absurdo trasladarlos á otro punto, porque así no podrían servir 
eficazmente al estudio de la historia de aquella localidad; y me- 
diante tales consideraciones, me prometo que, por propio impul- 
so, y con más ahinco que la misma Sociedad Arqueológica Ebu- 
sitana, al dignarse el Gobierno aceptar el ofrecimiento que se le 
hace, adoptará solemnemente el acuerdo de que bajo ningún 
concepto pueda nunca ser exportado del mismo Museo para lie- 



72 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

vario fuera de la localidad, en todo ó en parte, objeto alguno de 
los (jue se hallen reunidos, y quedará garantida dicha resolución 
en términos que obliguen .1 mantenerla á los sucesivos Gobier- 
nos de la Nación, pues así lo impone el deber en que me hallo 
de no traspasar el mandato que aquella Sociedad me ha con- 
ferido. 

FUNDACIÓN PROTECTORA DEL MUSEO ARQUEOLÓGICO DE IBIZA 

También estimo oportuno, obrando en nombre propio, some- 
ter á la consideración del Gobierno las cláusulas de la siguiente 
fundación que paso á establecer, íntimamente relacionada con el 
mismo Museo: 

I.^ Dentro del término de seis meses quedará constituida la 
Fundación Protectora del Museo Arqueológico de Ibiza, bajo 
la dirección de una Junta de Patronato, que compondrán los 
nueve vocales que designen los individuos y entidades siguien- 
tes: el Ministerio de Instrucción pública, la Real Academia de la 
Historia, la Diputación Provincial de Baleares, la Real Acade- 
mia de Buenas Letras de Barcelona, ó bien la Junta Municipal 
de Museos de dicha capital, el Ayuntamiento de Ibiza, el de For- 
mentera, en unión ó de acuerdo con los restantes Ayuntamien- 
tos de Ibiza, y mis tres parientes más próximos que pudieren 
tener derecho á la herencia intestada, prefiriéndose en igual caso 
los varones á las hembras, y entre ellos los mayores de edad. 
Además de los fondos que podrá recibir en concepto de donati- 
vos y subvenciones la nueva entidad, de cuantas personas quie- 
ran cooperar á los fines de la expresada Fundación, dispondrá 
ésta de los que durante mi vida me reservo designar, y los que 
se obtengan con la venta de ejemplares de una obra que me 
hallo imprimiendo y versa sobre la historia antigua de Ibiza y 
Formentera, como también por cualquier premio, recompensa ó 
auxilio metálico que pudiere recibir con motivo de la publicación 
de dicha obra. Hasta que ocurra mi fallecimiento, la fundaciún 
expresada regirá interinamente, al objeto de modificarla ó adop- 
tar los acuerdos conducentes á su mejoramiento, á cuyo efecto 



MUSEO ARQUEOLÓGICO DE IBIZA. 73 

me propongo establecer las reformas que aconseje la experien- 
cia, previa la aprobación del Ministerio de Instrucción pública; 
y, en el caso de no introducir modificación alguna, se regirá ex- 
clusivamente dicha Fundación con arreglo á las prescripciones 
que dejo indicadas y las que paso á establecer. 

2/ La Junta de Patronato procurará, por los medios que 
tenga á su alcance, adquirir y depositar en el mismo Museo 
cuantos objetos de algún valor arqueológico se hayan encontra- 
do y puedan encontrarse en las Islas Pythiusas, y á la vez, cuan- 
do los recursos de la Fundación lo consientan, invertirá, de 
acuerdo con el Gobierno ó sus representantes, las cantidades ne- 
cesarias para la mejor instalación de los objetos existentes en 
dicho Museo, como también para la ampliación del edificio y me- 
jora ó compra de un nuevo local. 

3.^ Tendrá á su cargo la Junta de Patronato ordenar y diri- 
gir las excavaciones que se practiquen en la Necrópolis de Ereso, 
enclavada dentro de la finca conocida por Can Fracesqitet, pues 
son de mi pertenencia cuantos objetos de valor arqueológico se 
descubran en dicho predio; y del propio modo deberá procurar 
la misma Junta que nunca se interrumpan las excavaciones por 
su cuenta y á cargo de los fondos de que disponga la inundación, 
así en dicho punto como en otros de Ibiza y Formentera, utili- 
zando constantemente dos operarios que tengan acreditada su 
aptitud y celo como garantía del mejor éxito de los trabajos que 
se practiquen, procurando conservar siempre los mismos jorna- 
leros, á no ser que alguna razón fundada aconseje otra cosa. 

4.^ Los individuos que compongan la Junta de Patronato de- 
berán estar atentos para utilizar las noticias que les sea dado ad 
quirir respecto á los lugares de las Islas Pythiusas donde se 
ofrezca algún indicio de que puedan existir objetos de valor ar- 
queológico, y en su \-irtud procurarán comprobar los datos que 
posean y reconocer el terreno, ordenando, siempre que conven- 
ga, las excavaciones conducentes á descubrir la importancia de 
los yacimientos que en aquel lugar se hayan hallado, y en su vir- 
tud acordar la prosecución ó el desestimiento temporal ó defini- 
tivo de los trabajos iniciados. 



74 DOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

5.^ Para la mejor inteligencia, y al objeto de íacilitar el estu- 
dio de los descubrimientos arqueológicos que se realicen en las 
Islas Pythiusas, se procurara extender nota circunstanciada de 
los hallazgos, manteniendo agrupados los objetos ó relacionándo- 
los de manera que en todo momento puedan reunirse, á fin de 
estudiarlos en conjunto y venir en conocimiento de los objetos 
desconocidos, siempre que se pueda, por la noticia que se tenga 
respecto de otros que ya se hallen debidamente clasificados. 

Y á tal fin se llevará, con la debida exactitud y los detalles 
que convengan, un libro diario de excavaciones. 

ó.'* Respecto á los objetos que se descubran en las Islas 
Pythiusas y correspondan á otras personas que fortuitamente 
los hubiesen hallado ó bien en virtud de trabajos realizados con 
tal intento, la Junta de Patronato procurará su adquisición por 
los medios de que disponga, y, en caso de no ser factible conse- 
guirlo, deberá instar discretamente, si hubiera alguna esperanza 
de conseguirlo, que los objetos no salgan de las Islas Pythiusas, 
atendiendo que allí mejor que en lugar apartado pueden prestar 
utilidad á las ciencias históricas, por lo cual deberá inculcarse á 
los naturales del país la conveniencia de que no se desprendan 
de objetos que deban ser objeto de lucha mercantil en daño de 
la cultura general, ó, de no ser esto posible, cuando la impor- 
tancia del caso lo requiera, se procurará, á beneficio del nuevo 
adquirente de fuera del país, y también para atenuar el perjuicio 
que se ocasionase con la exportación de tal objeto, inscribirlo en 
un registro especial, ofreciendo á los ulteriores adquirentes ano- 
tar los traspasos de propiedad, con lo cual podrá acreditarse que 
es auténtico el objeto de referencia, y cabrá reconocerlo y estu- 
diarlo en cualquier punto donde se halle. 

7.^ Será amovible y por tiempo indeterminado el cargo de 
Vocal de la Junta de Patronato, y se constituirá ésta con el nú- 
mero de individuos que designen las personas y entidades con 
derecho para ello, á los cuarenta días después de la fecha de la 
comunicación oficial de la vacante de alguno de los Vocales, ó 
de la elección general que deba verificarse de la Junta de Patro. 
nato. Llegado el día señalado en la convocatoria, y constituida 



MUSEO ARQUEOLÓGICO DE IBIZA 75 

Ja nueva Junta con el número de vocales que hubieren compare- 
cido, nombrará Presidente, entrando en funciones acto seguido, 
pudiendo entonces elegirse interinamente, en caso de necesidad, 
por los mismos Vocales que se hubisen posesionado, los indivi- 
duos que faltaren para completar el número de nueve, reservan- 
do siempre el derecho que competa á las personas y entidades 
llamadas á designar los vocales de la Junta. 

8,^ En todo caso el Gobierno del Estado ó el Ministerio de 
Instrucción pública, por sí 6 por medio de Delegado, tendrá la 
alta inspección en el funcionamiento y modo de constituirse la 
Junta de Patronato, para exigir el cabal cumplimiento de las bases 
de su fundación. 

9.^ La Junta de Patronato procurará que los objetos descu- 
biertos por la misma ó adquiridos por distintos títulos ó concep- 
tos vayan ingresando sin dilación en el Museo Arqueológico, en 
calidad de depósito, y queda al exclusivo arbitrio de la misma 
Junta determinar la ocasión y forma en que el ingreso deba te- 
nerse como definitivo. 

Del mismo modo la expresada Junta de Patronato determina- 
rá la ocasión y circunstancias en que deban haberse por ingresa- 
dos definitivamente todos ó parte de los objetos de mi propie- 
dad que tengo actualmente depositados en el propio Museo. Y, 
por último, á la misma Junta de Patronato incumbirá hacerse 
cargo de los objetos de mi pertenencia que todavía no he ingre- 
sado en el Museo y por mí le serán entregados, quedando á su 
arbitrio depositarlos ó hacer la entrega definitiva. 

También podrá aceptar dicha Junta análogos encargos que re- 
ciba de los varios propietarios de objetos que conserven en sus 
casas ó tengan depositados en el Museo. 

10. Cuidarán los individuos de la Junta de Patronato de re- 
conocer los hipogeos de la Necrópolis de Ereso ó los que luego 
se descubran pertenecientes á la Necrópolis de Ibiza latinizada, 
en la finca conocida por Can Fracesquet, y serán reservadas en 
número de cincuenta, para que las exploren y ap/ovechen con 
destino á nuestro Museo los hombres del siglo xxi, á los cuales 
quiero legarlos, para que los utilicen mejor que podamos hacer 



76 BOLETÍN' DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

lo los hombres tic nuestro tiempo, que por la ley del progreso 
no debemos calcular que dispongamos ahora de las facilidades y 
medios que seguramente tendrán á su alcance los sabios del siglo 
que viene, á quienes no debemos, en justicia, privar enteramen- 
te del goce, enseñanza y utilidad que se reportan al descubrir 
tan preciados y repletos hipogeos como los que existen en la 
Necrópolis de Ereso, 

II. Al entrar en funciones la Junta de Patronato, deberá 
atemperarse á las indicaciones que le haga, en mi propósito de 
cumplir los fines de dicha Fundación, para introducir las modifi- 
caciones que aconseje la experiencia y aprobase el Ministro de 
Instrucción pública; y en todo caso, ocurrido mi fallecimiento, 
serán firmes inmediatamente cuantos acuerdos adopte la expre- 
sada Junta, á tenor de las cláusulas que preceden (l). 

Madrid, 8 de Abril de 1907. 

Excmo. Sr. Ministro de Instrucción pública. (2) 



(i) La precedente instancia, siguiendo los trámites reglamentarios, 
ha pasado á informe de la Junta Consultiva de Bibliotecas, Archivos y 
Museos. 

(2) Esta noble Exposición, tipo ejemplar de acendrado patriotismo, ha 
sido favorablemente despachada por la Junta Consultiva de Bibliotecas^ 
Archivos y Museos, según lo manifestó á la Academia su Lidividuo de nú- 
mero D. Juan Catalina García en la sesión del 28 de Junio. Da remate 
á la obra monumental de D. Juan Román y Calvet, titulada Los nombres é 
importancia arqueolo'gica de las Islas Pythiusas, sobre la cual ha recaído 
extenso Informe, que verá la luz en el próximo cuaderno del Boletín. — 
Nota de la R. 



NOTICIAS 



En la sesión del 12 del corriente han sido elegidos correspondientes 
de la Academia D. Juan Román y Calvet, en Ibiza, y D. Joaquín Díaz de 
Escovar, en Málaga. 



Biiliografia Madrileña, ó Descripción de las obras impresas en Madrid, 
por el presbítero D. Cristóbal Pérez Pastor, doctor en Ciencias, obra 
premiada por la Biblioteca Nacional en el concurso público de 1893, é 
impresa á expensas del Estado. Parte segunda (1601 al 1Ó20). Madrid, ti- 
pografía de la <Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos», MCMVI. — En 
folio menor, págs. 564. 

La primera parte se publicó en 1891. «Con el mismo plan que adopta- 
mos --dice el autor— para la primera parte de esta Monografía, continua- 
mos ahora en esta segunda, sin otra novedad que añadir á la descripción 
de algunos libros todos los documentos que hasta hoy hemos encontrado, 
ya bibliográficos, que ayuden al mejor conocimiento del libro qne se aca- 
ba de describir, ya biográficos de su autor, á fin de cooperar en la medi- 
da de nuestras fuerzas, á los futuros estudios biográficos de nuestros in- 
genios. 

Con este motivo pondremos en la tercera parte un Apéndice de aque- 
llos documentos que se refieran á los autores de libros descritos en la 
primera parte. 

Los índices quedan también reservados para la tercera parte, que. Dios 
mediante, saldrá pronto á luz.:> 



Prosigue su labor genealógica, con infatigable actividad y laudable celo, 
nuestro compañero el Sr. Fernández de Béthencourt. En la sesión de 21 de 
Junio presentó á la Academia, por la que fué muy felicitado, el tomo vii 
de su Historia getiealógica y heráldica de la Monarquía española^ Casa Real 
y Grandes de España, en el que continúa la vida entera de la famosa y di- 
latada familia andaluza de los Fernández de Córdova, que por su mucha 
extensión tampoco ha podido dejar terminada en este volumen. Trata en 
él de la gran línea de Cabra; y, en primer término, de los Sres. de Baena, 
Condes de Cabra, Vizcondes de Iznájar, Ricos-hombres y Grandes de Cas- 



78 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

tilla, despucs Duques de Baena, por alianza Duques de Sessa, acompañan- 
do interesantes tablas genealógicas de las diversas líneas de la Casa de 
Cabra. A continuación sigue el relato de las Casas de los Duques de Soma, 
de Sessa y Baena, Condes de Cabra; de los Sres. de la Zubia y de la Taha 
de Órgiva; de los Señores y Marqueses del Algarinejo, Marqueses de Car- 
deñosa y de Valenzuela, Condes de Luque; la rama menor de los Marque- 
ses del Algarinejo; Condes de Luque; los Córdovas de Cataluña y de Gra- 
nada; los Señores y Marqueses de Valenzuela; la familia de Zayas en Gra- 
nada; los Marqueses de Peñalba, por alianza Condes de Sástago, Camar- 
lengos de Aragón, Marqueses de Aguilar y de Espielle, Grandes de Espa- 
ña; el Duque de Alagón, Barón de Espés y Alfajarín; los Sres. de Torre- 
quebradilla y de Torralba, Vizcondes de las Torres, Condes de Torralba 
y de Talhara, Adelantados mayores de Canarias; los Sres. de la Campana, 
Vizcondes y Marqueses de la Puebla de los Infantes, después por alianza 
Duques de Almodóvar del Río; y, por último, la rama menor de los Mar- 
queses de la Puebla de los Infantes, ilustrado todo con raras y estimadas 
noticias históricas y biográficas; las armas de todas estas Casas, primoro- 
samente grabadas y además, al margen, la descripción de las armas de to- 
das las familias con las cuales se han enlazado los varones de las mismas. 
Inútil es añadir que siendo la casa de Córdova, así en las grandes líneas de 
Priego y Cabra como en las demás, tan pródiga en hombres eminentes de 
todo género, es de sumo interés el trabajo histórico á ellas referentes, lu- 
ciendo el Sr. F. Béthencourt, en tan intrincado y escabroso campo, las 
privilegiadas dotes de su reconocido saber y exquisita crítica. 



Tres hechos memorables de la ]\Iarina española. — Estudios históricos por 
el Marqués de Ayerbe, de la Real Academia de la Historia. Madrid, im- 
prenta de Fortanet, 1907. — En 8.°, págs. 244. 

Esta edición, bellísima, añade á la primera que comprende la Conquista 
de Manila por los ingleses en 1762, los hechos referentes al Combate tiaval 
entre españoles y portugueses en 177Ó y Sucesos ocurridos en Nootka en 17 ^Q. 



Literatura arábigo-hispana. 

1. Description d'un manuscrit arabe-chrétien de la bibliothéque de 
M. Codera (le poete Isa el-Hazar), par M. l'Abbé M. Asin y Palacios, pro- 
íesseur á TUniversité de Madrid. Extrait de la Revue de l'Orient chrétien. 
Paris, 1906. — En 4,°, pág. 24. 

2. Sens du mot «Teháfot» dans les oeuvres d'El Glazáli et d'Averroes,, 
par Miguel Azin y Palacios, professeur de langue árabe á l'Université cén- 
trale de Madrid. Traduit de l'espagnol par J. Robert, Interprete, profes- 
seur d'espagnol au Lycée d'Alger. Alger, 1906. Extrait de la Revue afri- 
caine, nos 961 et 962 (2^ et 3^ trimestres 1906). — En 4.°, páginas 185-204. 



NOTICIAS. 79 

La segunda Monografía es de elevado carácter filosófico; y la pri- 
mera de interés poético y hagiográfico. 



Páginas histórico-burgalesas, por Anselmo Salva, cronista de Burgos é 
individuo (i) de la Real Academia de la Historia. Los fueros, las Herman- 
dades, la Inquisición. Burgos, Tipografía de «El Monte Carmelo», 1907. — 
En 8.°, páginas vi -|- 182. 

El triple objeto, á cuya ilustración se dedica este precioso libro, Fueros, 
Hermandades é Inquisición de Burgos, asunto es capital para la historia 
civil y religiosa de esta ciudad, y lo trata el autor con aquel espíritu de 
profunda y extensa erudición, amena claridad y sana crítica que le han 
valido alto renombre en la república de las letras. 



Con agrado é interés la Academia ha recibido de su Correspondiente 
en Viena de Austria, el Sr. Rodolfo Beer,la Monografía que trata de los ma- 
nuscritos procedentes del monasterio de Santa María de RipoU (2), y des- 
envuelve las noticias pertenecientes al mismo asunto y publicadas en otra 
obra del mismo autor (3). 



La Hitación de Wamba. — Estudio histórico-geográfico, por D. Antonio 
Blázquez, Bibliotecario perpetuo de la Real Sociedad Geográfica. Madrid, 
imprenta de Eduardo Arias, San Lorenzo, 5, 1907. — En 4.°, páginas 96, 
con un mapa litográfico de la Demarcación de obispados en el año ójó. 

Publicada por primera vez la primera parte de este magistral Estudio 
en el Boletín de la Real Sociedad Geográfica (tomo xnx, páginas 153-225), 
correspondiente al segundo trimestre del presente año, el autor ha hecho 
hacer una edición aparte y completa de todo él, regalando dos ejemplares 
á nuestra Academia, de la cual es antiguo Correspondiente y colaborador 
doctísimo (4). 

Divídese en seis capítulos: 

i.° Precedentes históricos de la demarcación de obispados, hecha por 
Wamba. 

2.° La demarcación de los obispados, hecha por Wamba. Estudio his- 
tórico. 



(1) Correspondiente. 

(2) Die Handschr'ifien des Klostcrs Santa María de Ripoü von Rudolt'Beer, en 4°, págs. 112 
con 12 láminas fototípicas. Viena, 1907. 

(3) Handscbriftensc'Jiaíze Sparúcns. Viena, 1894. De ella dimos cuenta fn el tomo xxvi del 
Boletín, pág. 208. 

(4) Véanse los índices de los tomos i-xxv y xxvi-l del Boletín académico. 



8o nOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

T,° La demarcación de diócesis, hecha por Wamba. Estudio geográ- 
fico. Depuración de los manuscritos. 

4° Noticia de algunos códices y libros manuscritos antiguos que con- 
tienen la ¡litación. Texto de la misma. 

5.° De otras demarcaciones contenidas en el libro de Idacio. 

Estas demarcaciones son: la del obispado de Lugo de Asturias (Oviedo); 
la división hecha por los concilios de Lugo (año 569) y Braga (572); la de- 
marcación acordada por el concilio de Lugo Asturiense (año 468?); la de- 
marcación del obispado de León bajo el dominio de los Suevos; la distri- 
bución de parroquias en el concilio de Braga (año 572). 

6.° División de los obispados por Wamba. 

En resolución ó compendio de esta Monografía histórico-geográfica, es- 
cribe al pie de ella su Autor (i) que «ha procurado demostrar que la de- 
marcación de Wamba fué un hecho, y cree haberlo conseguido, averi- 
guando: 

i.° Que respecto del obispado de Lugones (Luco), en Asturias, las ar- 
gucias que durante cerca de doscientos años han deslumbrado á los histo- 
riadores, han quedado destruidas por el hallazgo de una lápida del si- 
glo VIII (737), donde consta la existencia del obispo Astemio (437), en los 
años inmediatos á la creación del obispado. 

2° Que todo el fárrago, lleno de minucias, no menos ingeniosas que 
faltas de sereno juicio, acumuladas para negar la existencia del libro de 
Idacio, han desaparecido al resultar comprobada su existencia en el con- 
cilio de Oviedo de 900-902, cuya realidad ha demostrado el P. Fita, según 
se expresa en el lugar oportuno, y constar que en 1557 se entregó al 
Obispo de Ciudad-Rodrigo. 

3.° Que la existencia de la demarcación de Wamba consta en muchos 
códices anteriores á D. Pelayo de Oviedo, y, por tanto, que este Obispo 
no inventó dicha Hitación, ni hizo otra cosa respecto de la misma que re- 
coger y copiar lo que ya existía » 

Susceptible de varios reparos, que no debemos hacer aquí, esta Mono- 
grafía del Sr. Blázquez llena está de erudición solidísima y profundas ob- 
servaciones. Tal es, entre otras, la de que en la Hitación de Wamba «den- 
tro de cada provincia eclesiástica se mencionan los obispados en un or- 
den puramente geográfico; según el cual, la línea que los unía procedía 
del más inmediato á la Silla metropolitana y continuaba sin cruzarse ja- 
más hasta el final». 

F. F.— A. R. V. 



(I) Págs. 94y95. 



TOMO Li. Agosto y Septiembre, 1907. cuadernos ii iii. 



BOLETÍN 



DE LA 



REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 



ADQUISICIONES DE LA ACADEMIA 

Durante el primer semestre del año 1907. 



REGALO DE IMPRESOS 

DE SEÑORES ACADÉMICOS DE NÚMERO 

Ayerbe (Exorno. Sr. D. Juan Jordán de Urríes, Marqués de). 
«Tres hechos memorables de la Marina española en el si- 
glo XVIII». Madrid, 1907. Remite dos ejemplares, 

Beltrán y Rózpide (Exorno. Sr. D. Ricardo). «Les pueblos hispa- 
no-americanos en el siglo xx. 1904-I906». Madrid, 1907. 
«La Geografía en 1905. Memoria sobre los progresos de la 
Geografía, leída en Junta general de la Real So::icdad Geo- 
gráfica el día 1 1 de Diciembre de 1906». Madrid, 1907. 

Fernández de Béthencourt (Excaio. Sr. D. Franci<o\ «Historia 
Genealógica y Heráldica de la Monarquía Española, Casa 
Real y Grandes de España». Tomo vii. iMadrid, 1907. 

Fernández Duro (Excmo. Sr. D. Cesáreo). «Revista de la Facul- 
tad de Ciencias y Letras de la Uni\'ersidad de la Habana». 
Vol. III. Núm. I. Año 1907. Números 2-1. Septiembre y 
Noviembre de 1906. 
«Las Rentas del Lnperio en Castilla», por el Excelentísimo 
Sr. D. Erancisco de Laiglesia, Madrid, 1907. 

TOMO LI. 6 



82 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

«Carta crítica sobre Don Quijote en América», por D. Pedro 
Fortoul y Hurtado. Mérida de Venezuela, 1 907. 

«Porfirio Díaz, sus padres, niñez y juventud», por D. Genaro 
García. México, 1906. 

«Archivo dos Agores». Núm. 74. Lisboa, 1906. 

«Don Justo Sierra, historiador», por D. Luis González Obre- 
gón. México, 1907. 

«Memoria que manifiesta el estado y progreso de las obras de 
mejora de la ría y puerto de Bilbao durante el año de I906». 
Bilbao, 1907. Publicado por la Junta de Obras del Puerto de 
Bilbao. 

«Revista de la P'acultad de Letras y Ciencias de la LTniversi- 
dad de la Habana. Vol. iv. Núm. 2. ^Nlarzo 1907. 
Herrera y Chiesanova (Excmo. Sr. D. Adolfo). «Medallas espa- 
ñolas». Tomo primero (Fiestas, anuncios y medallas no 
comprendidas en los anteriores grupos). Tomo tercero (Bo- 
das reales). Madrid, I906. Tomo quinto (Personales. Expo- 
siciones). Madrid, 1907. 
Oliver y Esteller (Excmo. Sr. D. Bienvenido). «Análisis y crítica 
por historiadores y jurisconsultos nacionales y extranjeros 
de las obras de D. Bienvenido Oliver y Esteller, intitula- 
das: Estudios históricos sobre el Derecho civil en Catalu- 
ña. Historia del Derecho en Cataluña, Mallorca y Valen- 
cia. Código de las costumbres de Tortosa. La Nación y la 
Realeza en los Estados de la Corona de Aragón». Madrid,. 
1907. 
Rodríguez \"illa (limo. Sr. D. Antonio). «Don Diego Hurtado de 
Mendoza y Sandoval, Conde de la Corzana (1650-1720)». 
Madrid, 1 907. 

DE ACADÉMICOS HONORARIOS 

Loubat (Excmo. Sr. D. José Florimond, Duque de). «Ecole 
frangaise d'Athénes. Bulletin de correspondance hellénique. 
Extrait. Fouilles de Délos exécutées aux frais de M. le duc 
de Loubat». Paris, 1 904- 1 905. Dos volúmenes. 



ADQUISICIONES DE LA ACADEMIA 83 

«Le calendrier mexicain, essai de synthése et de coordination», 

par Mr. Edouard de Jonghe. Paris, I906. 
«Traditions des anciens mexicains. Texte inédit et original en 

langue náhuatl avec traduction en latín», par M. le Dr. Wal- 

ter Lehmann. Paris, 1906. 



DE CORRESPONDIENTES NACIONALES 

Asúa (Sr. D. Miguel de). «Por carretera. Apuntes de viaje desde 
Madrid á Santander». Madrid, igoo. 
«Impresiones de una visita á Coca». ^Madrid, 1906 

Castillo y Ouartiellers (Sr. D. Rodolfo del). «Die augenheilkunde 
in der Rómerzeit von Dr. Rodolfo del Castillo y Quartiellers 
in Madrid. Autorisierte übersetzung aus dem Spanischen 
von Dr. Max Neuburger». Leipzig und Wien, 1907. 

Echegaray (Sr. D. Carmelo de). «La tradición del pueblo vasco». 
San Sebastián, 1906. 

Herrera y Robles (limo. Sr. Dr. D. Luis). «La Eneida de Publio 
V^irgilio Marón». Traducida en verso castellano. Tercera 
edición. Madrid, 1 90 5. 

Macineira y Pardo (Sr. D. P^derico). «El Santuario de San An- 
drés de Teixeido». Ferrol, 1907. 

Miret y Sans (Sr. D. Joaquim). «Sempre han tingut bech les 
oques. Apuntacions per la historia de les costumes priva- 
des». (Segonda serie.) Barcelona, 1906. 
«El 'mes antig text literari escrit en cátala precedit per una 
colecció de documents deis segles xi®, xii® i xiii''». Barce- 
lona, 1906. 

Moraleda y Esteban (Sr. D. Juan). «Fiestas de toros en Toledo». 
Toledo, 1907. 

Salva (Sr. D. Anselmo). «Páginas histórico-burgalesas: Los fue- 
ros. Las Hermandades. La Inquisición». Burgos, I907. 

Saralegui y Medina (Excmo. Sr. D. Leandro). «Almanaque de 
Ferrol». Ferrol, 1 906. 

Saralegui y Medina (Sr. D. Manuel de). «Recuerdos y rectifica- 
ciones históricas». Madrid^ 1907- 



Á4 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

«La religión en la mar». Madrid, 1907. 

Selgas (Sr. D. Fortunato de). «Origen, fuero y monumentos de 
Aviles». Madrid, 1907. 

I'ramoyeres Blasco (D. Luis). «Hierros artísticos. Aldabones va- 
lencianos de los siglos XV y xvi». Barcelona, 1907. 

Valverdc Perales (Sr. D. Francisco). «Antiguas ordenanzas de la 
villa de Baena (siglos xv^^xvi)». Cuaderno 16. Córdoba, 1907. 
«Antiguas ordenanzas de la villa de Baena (siglos xv y xvi)». 
Cuadernos I- 1 5. Córdoba, 1907. 

Villa-Amil y Castro (Sr. D.José). «Mobiliario litúrgico de Gali- 
cia en la Edad Media». Madrid, 1907. 

Vives y Liern (Sr. D. Vicente). «Memoria de los festejos cele- 
brados por el Excmo. Ayuntamiento de Valencia para con- 
memorar el tercer Centenario de la publicación del Quijote». 
Valencia. 1906. 

DE CORRESPONDIENTES EXTRANJEROS 

Kngel (Mr. Arthur). «Une forteresse ibérique a Osuna (Fouilles 

de 1903)». Paris, 1906. (Obra escrita en colaboración de 

Mr. Fierre Paris.) 
Fernández Guardia (Sr, D. Ricardo). «Colección de documentos 

para la Historia de Costa-Rica, recogidos por el Licenciado 

D. León Fernández». Tomos vi-x. Barcelona, I907. 
(raffarel (Mr. Paul). «Les lies Baleares. Palma et Miramar». 

Marseille, 1907. 
(jiussani (Sr. Antonio). «Lo strapiombo della facciata della Cat- 

tedrale di Como». Como, 1907. 
Haebler (Prof. Dr. Konrad). «Geschichte Spaniens unter den 

Habsburgern». Gotha, 1907. 
Hamy (Mr. le Dr. E. T.) «Conférence pour la paix entre l'An- 

gleterre et I'Espagne tenue á Boulogne en 1600». (Extrait 

du Bulletin de la Société Académique de Boulogne-sur-mer. 

Tome vil.) 
Schulten (Sr. Adolf). «Ampurias eine griechenstadt am iberichen 

Strande». Leipzig, 1907. 



ADQUISICIONES DE LA ACADEMIA 85 

DEL GOBIERNO DE LA NACIÓN 

Ayuntamiento de Madrid. «Boletín». Año x. Números 522. Di- 
ciembre 1906. Año XI. Números 523-547- Enero-Junio 
1907. 
«Estadística demográfica». Febrero- Abril 1906. 
Dirección general de Aduanas. «Resúmenes de la Estadística 
exterior de España». Números 205-207. Panero-Marzo 1905- 
1907. Madrid. 
«Estadística general del comercio de cabotaje entre los puer- 
tos de la Península é Islas Baleares en 1905». Madrid, 1907. 
«Estadística general del comercio exterior de España en I905 ». 

Primera y segunda parte. Madrid, 1 907. 
«Estadística del impuesto de transportes por mar, y á la en- 
trada y salida por las fronteras». Núm. 27. 1906. Núm. 28. 
Primer trimestre 1 907. Madrid. 
«Producción y circulación de azúcares, achicoria y alcohol en 
el cuarto trimestre de 1906». Núm. 28. Cuarto trimestre 
1906. Núm. 29. Primer trimestre 1907. 
«Memoria sobre el estado de la renta de Aduanas en 1906^. 
Madrid, 1907. 
Dirección general de Contribuciones, Impuestos y Rentas. «Es- 
tadística del impuesto sobre el consumo de luz de gas, elec- 
tricidad y carburo de calcio. Año de 1905». Madrid, I906. 
«Estadística administrativ^a de la contribución industrial y de 
comercio durante 1905». Madrid, I906. 
Ministerio de Gracia y Justicia. «Estadística de la Administra- 
ción de Justicia en lo criminal durante el año de 1 90 1 en la 
Península é islas adyacentes». Madrid. 1907. 
Ministerio de la Guerra. «Anuario militar de España para el año 

1907». Madrid, 1907. 
Ministerio de Instrucción pública y Bellas Artes. «Presupuesto 
para el año económico de 1907». Madrid, 1907. 
«Vida Marítima». Madrid (Revista de navegación y comercio). 
Números 178-180. Diciembre 1906. Números 181-195. Ene- 
ro-Mayo 1907. 



86 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

Relación de las obras correspondientes al segundo semestre de 1906, 
que se entregan á la Biblioteca de la Real Academia de la Histo- 
ria por el Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Ar- 
queólogos. 

Canipoamor (D. Ramón de). «Obras completas». Doloras, can- 
tares y humoradas. Tomo v. Madrid. Imp. de F. González 
Rojas. 1902. En 8." Vn vol. 

Escritores castellanos. Volúmenes 127-131. Madrid. Tip. de la 
«Revista de Archivos». 1905-190Ó. En 8.° Cuatro volúmenes. 

Fernández (A.) y García (S.) «Tratado completo de Antropo- 
metría». Madrid. Ambrosio Pérez y C.^, imp. I905. En 8.° 
Un vol. 

López y Martínez (D. Pedro María). «Apuntes para unos Prole- 
gómenos á la Metafísica». Valencia. Imp. y lit. de José Or- 
tega. S. a. Segunda edición. En 8.° Un vol. 
«Metafísica». Tomo 1. Metafísica general y Cosmología. 
Tomo II. Psicología y Teodicea. Valencia. Est. tip. Dome- 
nech. 1899. Segunda edición. En 8.° Dos volúmenes. 

Monumentos arquitectónicos de España. «Toledo», por D. Ro- 
drigo Amador de los Ríos y Villalta. Cuadernos I-14. 
E. Martín y Gamoneda, editores. Madrid. Imp. de A. C. Iz- 
quierdo. 1905. Fol. dob. mlla. Con láminas. 

Rubio y Gali (D, Federico). «La felicidad». Primeros ensayos 
de Patología y de Terapéutica social, por el Dr. Ruderico 
(seudónimo de...) Madrid. Imp. de Enrique Teodoro. 1 894. 
En 8.° Un vol. 
«La mujer gaditana». Apuntes de Economía social. Obra pos- 
tuma de D... El Dr. Ruderico. Madrid. Est. tip. de Idamor 
Moreno. I902. En 8.° Con retrato. Un vol. 

Soldevilla (Fernando). «El año político, 1905». Año xi. Madrid. 
Imp, de Ricardo Rojas. 1906. En 8.° mlla. Un vol. 

Varios. «La Ciencia y la industria eléctrica en España al subir al 
Trono S. M. el Rey D. Alfonso XIII». Madrid. Imp. de An- 
tonio Marzo. S. a. (1902). En 4.°, con un retrato de S. M. y 
fotograbados. Un vol. 



ADQUISICIONES DE LA ACADEMIA 87 

«Revista de Archivos, Bibliotecas y Aluseos». (Tercera época). 
Año X. (1906). Enero-Junio inclusive. Cuadernos i-6. Ma- 
drid. Tip. de la Revista de A. B. y AI. 1 906. En 8.° 

Velázquez (Catálogo ilustrado de la sala de) en el Museo del 
Prado de Madrid, «Sala de la Reina Isabel». Madrid, 1 899. 
J. Laurent y C.^, fotógrafos editores. En 8.° Un folleto. 

Ministerio de Marina. «Estado general de la Armada». To- 
mos i-ii. Madrid, 1907. 

Relación de impresos remitidos por el Depósito de libros del Minis- 
terio de Instrucción pública y Bellas Artes, procedentes del cambio 
internacional. 

Abba^^e de Maredsous. «Revue Bénédictine». Paris-Fribourg. 
XXIII® année. Num. 4. Octobre 1906. xxiv*' année. Números 
1-2. Janvier-Avril I907. 
Academia de Batavia (Isla de Ja\'a). «Het Agrarisch Vraagstuk 

in Nederlandsch-Indié». Antwerpen, I906. 
Académie Royale d'Archéologie de Belgique. «Annales». 5^ se- 
rie. Tome VIII. 2'^ livraison. Anvers, 1906. 4® livraison. An- 
vers, 1907. 

«Bulletin». Num. 11. Anvers, 1 906. Números iv-v. Anvers, 
1 906- 1 907. 

«Analecta Bollandiana». Tomus xvi. P'asc. iii. Bruxellis, 1906. 
Tomus xxv-xxvi. Fase. iv-i. Bruxellis, 1 907. 

«Bulletin de la Comission Royale d'Histoire». Tome soixante- 
quinziéme. 2'^ Bulletin. Tome 7 1. 3*^-4'' Bulletin. Bruxelles, 
1906. 

«Inventaire de la «Librairie» de Philippe le Bon (1420)», par 
Mr. Georges Deutrepont. Bruxelles, 1906. 

«Inventaire analytique des chartes de la Collégiale de Saint- 
Pierre á Eiége», par Mr. Edouard Poncelet. Bruxelles, I906. 

«Guillaume I*"'' Roi des Pays-Bas et l'Eglise Catholique en Bel- 
gique (1814-1830). Tome premier. La lutte entre l'Eglise 
et l'Etat (1814-1826). Tome second. Le coacordat (I826- 
I830). Bruxelles, 1 906. 

«Bulletin de la Classe des Lettres et des Sciences Morales et 



88 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

PoHtiques et de la Classe des Beaux Arts». Números 9- 1 2. 
Bruxelles, 1906. Num. I. Bruxelles, 1907. 

«Annuaire». Soixante-treíziéme année. Bruxelles, 1907. 

«Biographie Nationale». Tome dix-neuviéme. I*^'' F'asc. Bru- 
xel'es, 1906. 
Académic Royale des Sciences, des Lettres et des Beaux Arts 
de Bclgique. Bruxelles, «Mémoires». CoUection ¡n 8°. Deu- 
xiéme serie. Tomes i-ii. Fase. 11. Bruxelles, 1906. 

«Lodewijk van Velthem's voortzetting van den spiegel his- 
toriael (1248-1316)». Bruxelles, 1906. 

«Bulletin de la Classe des Lettres et des Sciences Morales et 
Politiques et de la Classe des Beaux Arts». Números 5-8- 
Bruxelles, 1 906. 
American Historical i\ssociation. Washington. «Annual report». 
Vol I. Washington, 1906. 

«Franklin bi-centennial celebration Philadelphia. 1 906.» 
American Philosophical Society. «Proceedings». Vol. xlv. Nu- 
mero 182. January-April. Num. 1 84. October-December. 
Philadelphia, 1 906. 

«Transactions». Vol. xxi. New series. Part iii. Philadelphia, 
1906. 
Bibliothéque Nationale. Paris. «Catalogue de l'Histoire de l'Amé- 

rique». Paris, 1 90 5. 
Historical and University Studies. Baltimore. «The finances oí 
American trade Ünion». I906. 

«Jewish Historical Society». Number 15. 1906. 

«Johns Hopkins University Studies». Numbers 5-IO- Baltimo- 
re, 1906. 
Instituto Smithsoniano de Washington. «Report of the U. S, Na- 
tional Museum». I905-1905. Washington, 1906. 

«Publications of the american Jewish Historical Society». Num- 
bers 13-14. 1906. 

«Antiquities of the Jemez platean New México». Washington, 
Í906. 

«A continuous record of atmospheric nucleation». Washing- 
ton, 1905. 



ADQUISICIONES DE LA ACADEMIA 89 

«Annual report of the Boarcl of Regents ot" the Smithonian 

Institution». Washington; 1906. 
«Smithsonian Miscellaneous CoUections». Vol. iii. Part 3. Üuar- 
terly Issue. Washington, IQO/. 
Ministére de l'Instruction Publique. Paris. « Description de 
l'Egypte. Recueil des observations et des recherches qui 
ont été faites en Egypte pendant l'expédition de l'Armée 
Frangaise». Tome premier. Paris (m.d.ccc.xxi). Tome vingt- 
quatriéme. Paris (m.d.ccc.xxix). 
Ministére de la Justice. Bruxelles. «Recueil des Ordonnances des 
Pays-Bas. Deuxiéme serie. 1506-1700». Tome quatriéme, 
Bruxelles, 1 907. 
R. Accademia delle vScienze di Torino. Italia. «Atti». Vol. xli. 
Disp y^-lS""' Torino, I906. 
«Osservazioni meteorologiche fatte nell'anno I905». Torino. 

1906. 
«Memorie». Serie seconda. Tomo lvi. Torino, 1906. 
Revue de la France Méridionale. «Anuales du Midi». Dix-huitié- 
me année. Números 70 72. Avril-Octobre. Dix-neuviéme 
année. Num. 73. Janvier 1907. 
«Revue des Pyrénnées». Toulouse. Tome xvii. 2" trimestre 
1905. Tome xvin. l""'' et 4'' trimestre 1906. Tome xix. I''" 
trimestre I907. 
«Bulletin de l'Université de Toulouse». Fascicules 18-19. Ji-iir»- 

Septembre 190Ó. 
«Les versions néerlandaises de Renaud de Montauban», par 
Madame Marie Lok. Toulouse, 1 906. 
Societa di Storia Patria per la Sicilia Oriéntale. Catania. «Ar- 

chivio Storico». Anno ni. Fase. 111. 1906. 
Société des Antiquaires de l'Ouest. Poitiers. «Bulletin et mémoi- 
res». Deuxiéme serie. Tome xxix. 1906. Troisiéme serie. 
Tome I. Premier trimestre 1 907. 
«Les origines du square du palais de justice de Poitiers». Plan- 
ches qui accompagnent le texte. 
Société Archéologique de Bordeaux. «Comptes rendus des séan- 
ces de l'année». I*''' et 2'^ semestre 1905. 



go boletín de la real academia de la historia. 

Société Archéologique du Midi de la France. «Bulletin». Núme- 
ros 34-35. Toulouse, 1905. ' 
Société des Amis des Sciences et Arts de Rochechouart. «Bul- 
letin». Tome XV. Números 1-2. Rochechouart, 1 906. 
Société de Géographie. París. «La Géographie. Bulletin». Núme- 
ros 1-3. Juillet-Mai. Números 4-6. Octobre-Décembre 1906. 
Números I-4. Janvier-Avril 1907. 
L'niversité Catholique de Louvain, «Les origines du style gothi- 
que en Brabant», par Mr. R. Lemaire. Premiére partie. 
L'architecture romaine. Bruxelies, I906. 
«Annuaire». Soixante-onziéme année. Louvain, 1907. 
«La doctrine de la prédestination dans l'Eglise réformée des 
Pays-Bas», par Mr, Théodore Van Oppenraaij. Lovanii, 
1906. 
«Programme des cours. Année académique 1906-1907». Lou- 
vain, 1906. 
L niversity of Baltimore. «Municipal problems in medioeval 
switzerland». Baltimore, 1 90 5. 
«Spanish-American Diplomatic Relations». Baltimore, 1906. 
«The x^merican Journal of Philologie». Whole. Números 103- 
104. Baltimore, 1905. Números I05-IO8. January-Septem- 
ber 1906. 

DE GOBIERNOS EXTRANJEROS 

Beistegui (Excmo. Sr. D. J. A. de), Ministro plenipotenciario de 
los' Estados Unidos mexicanos en España. «Le Mexique au 
debut du xx" siécle», par MM. le prince Roland Bonaparte, 
Léon Bourgeois, Jules Claretie, d'Estournelles de Constant, 
A. de Foville, Hippolyte Gamot, O. Gréard, Albin Haller, 
Camille Krantz, Michel Lagrav^e, Louis de Launay, Paul 
Leroy-Beaulieu, E. Lavasseur, le general Niox, Alfred Pi- 
card, Elisée Reclus. Tomes premier et deuxiéme. Paris. 

Estadística municipal de la ciudad de Buenos Aires. (República 
Argentina). «Boletín mensual». Año xx. Números II-I2, 
Noviembre -Diciembre 1906. Números 1-4. Enero-Abril 
1907. 



ADQUISICIONES DE LA ACADEMIA 9 1 

DE ACADEMIAS Y CORPORACIONES NACIONALES 

Academia de Derecho y Ciencias Sociales de Bilbao. «Proyecto 
de organización de las instituciones tutelares de la infancia 
abandonada». Bilbao, IQO/. 

Asamblea suprema española de la Cruz Roja. Madrid. «La Cruz 
Roja». Revista mensual ilustrada, v.^ época. Año ix. Núme- 
ros 93-95. Marzo-Mayo 1907. 

Asociación de x-\rquitectos de Cataluña. «Anuario para 1906-07». 
Barcelona, 1907. 

Asociación Artístico-Arqueológica Barcelonesa. Barcelona. «Re- 
vista». Año X. Volumen v. Número 50. Octubre- Diciembre 
1906. Año XI. Núm. 52. Enero-Junio 1907. 

Ateneo Científico y Literario de Madrid. «Revista». Homenaje 
al Excmo. Sr. D. Marcelino Menéndez y Pelayo. Año i. 
Núm. XI. Noviembre 1906. 

Ateneo Científico, Literario y Artístico de Mahón. «Revista de 
Menorca». Año x. Tomo 1. 1 906. Tomo 11. Cuadernos i-v. 
Enero-Mayo 1907. 

Banco de España. «Memoria leída en la Junta general de accio- 
nistas los días 5 y lO de Marzo de 1907». Madrid, I907. 

Centre Excursionista de Catalunya. Barcelona. «Butlleti». 
Any XVI. Números 139-I43. Agost-Desembre I90Ó.Anyxvii 
Números 144-147. Janer-Abril 1907. 
«Acta de la sessió inaugural de I904-1905». Barcelona, I907. 

Centre Excursionista de la comarca de Bages. Manresa. «Butlle- 
ti». Any 11. Num. 5, 26 Novembre 1906. Any III. Números 
6-10. Janer-Matj 1907. 

Comisión de monumentos históricos y artísticos de Huesca. «Ca- 
tálogo de los objetos que contiene el Museo Provincial de 
dicha Comisión». Huesca, 1 90 5. 

Comisión provincial de monumentos históricos y artísticos de 
Orense. «Boletín». Tomo iii. Números 5 1-53. Julio-Diciem- 
bre 1906. Números 54-55. Enero-Abril 1907. - 

Compañía general de Tabacos de Filipinas (Sr. Director de la) 
«Aparato bibliográfico de la Historia general de Filipinas, 



92 boletín de la real academia de la historia. 

deducido de la colección que posee en Barcelona la Com- 
pañía general de Tabacos de dichas islas, por \V, E. Reta- 
na». Volumen i° (Años 1524-1800). Volumen 2° (Años 
1801-1826). Volumen 3.° (Años 1811-1905). Madrid, igo6. 

Escuela de Artes y Oficios, Agricultura é Industrias de Mante- 
sa. «Memoria para el curso de 1905 ^ 1906». Manresa, 
1907. 

Institución libre de Plnseñanza. Madrid. «Boletín». Año xxx. 
Núm. 561. Diciembre 1906. Año xxxi. Números 562-565. 
Enero- Abril 1907. 

Instituto general y técnico de Navarra. «Memoria leída en I.° de 
Octubre de 1906». Pamplona, 1907. 

Liga Marítima Española. Madrid. «Boletín oficial». Año vi. 
Núm. 39. Noviembre -Diciembre 1905. Números 40-41. 
Enero- Abril I907. 
«Vida Marítima». (Órgano de propaganda de la Liga Marítima 
Española). Madrid. Año v. Números 1 79- 1 80. Diciembre 
1906. Números 181-182. Enero 1907. Año vi. Números 
183-197- Enero-Junio 1907. 

Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Madrid. «Memoria y 
cuenta general correspondientes al año de I906». Madrid, 
1907. 

(observatorio Astronómico de Madrid. «Anuario para 1907». 
Madrid, 1906. 

Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. «Discursos 
leídos en la recepción pública del Sr. D.José Tragó y Ara- 
na el día 7 de Abril de 1907». Remite dos ejemplares. 
«Discursos leídos en la recepción pública del Excmo. señor 
Conde de Romanones el día 26 de Mayo de 1907». Remite 
dos ejemplares. 
«Memoria acerca de los trabajos que realiza dicha Real Aca- 
demia y discurso inaugural sobre el tema Goya y la pintura 
contemporánea, leído por el limo. Sr. D. José Ramón Méli- 
da». Madrid, 1907. 
«Discursos leídos en la recepción pública del Excmo. Sr. don 
Juan Bautista Lázaro». Madrid, 1906. 



ADQUISICIONES DE LA ACADEMIA 93 

«Discursos leídos en la recepción pública de D. Luis Menén- 
dez Pidal el día 3 de Febrero de 1 907». Madrid, 1 907. 
Real Academia de Buenas Letras de Barcelona. Barcelona. 

«Boletín». Año vii. Núm. 25. 1907. 
Keal Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. «Revis- 
ta». Madrid. Tomo v. Números l 4, Julio-Diciembre I906. 

«Discursos leídos en la recepción pública del Sr. D. Nicolás 
de Ugarte y Gutiérrez». Madrid, 1907. 
Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. «Extractos de 
discusiones habidas en las sesiones ordinarias de dicha Cor- 
poración sobre temas de su instituto». Tomo iii. Parte i." 
Madrid, 1 906. 

«Anuario para el año 1907». Madrid, I907. 

«Discurso leído por el Excmo. Sr. D. Eduardo Dato Iradier, 
Presidente de dicha Corporación, en la sesión inaugural del 
curso 1906-07». Madrid, 1 906. 

«Discursos leídos en la recepción pública del limo. Sr. D. Ma- 
nuel Sales y Ferré el día 28 de Abril de 1 907». Madrid, 
1907. 

«Discursos leídos en la re'cepción pública del Excmo. Sr. don 
P^duardo de Hinojosa el día 26 de Mayo de 1907». Madrid, 
1907. 

«Discursos leídos en la recepción pública del Excmo. vSr. don 
Julián García San Miguel el día 23 de Junio de 1907». Ma- 
drid, 1907. 
Real Academia Española. «Pedro Espinosa. Estudio biográfico, 
bibliográfico y crítico», por D. I'rancisco Rodríguez Marín. 
Obra premiada con medalla de oro en público certamen por 
voto unánime de dicha Real Academia é impresa á sus ex- 
pensas. Madrid, 1907. 

«Discursos leídos en la recepción pública de D. Valentín Gó- 
mez el día 9 de Junio de I907». Madrid, 1907. 
Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. «Discurso-re- 
sumen del curso de 1905-06, leído por el Secrejtario general 
limo. Sr. D. Javier Gómez de la Serna en la sesión celebra- 
da el 20 de Diciembre de 1906». 



94 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

Real Academia de Medicina. Madrid. «Anales». Tomo xxvi. 
Cuaderno 4.° Diciembre 1906. Tomo xxvu. Cuaderno l.° 
Marzo igO/. 
«Discurso leído en la solemne sesión inaugural del año de 1907 

por el Sr. Dr. D. José Ribera y Sanz». Madrid, 1 907. 
«Memoria leída en la solemne sesión inaugural de año de 1907 
por su Secretario perpetuo el Excmo. Sr. Dr. D. Manuel 
Iglesias y Díaz». Madrid, 1 907. 

Real Sociedad Española de Historia Natural. «Homenaje á Lin- 
neo en el segundo centenario de su nacimiento». (Tomo v 
de Memorias). Madrid, 1 907. 

Real Sociedad Geográfica. Madrid. «Boletín». Sumario: To- 
mo xLvni. Cuarto trimestre de 1 906. Tomo xlix. Primer 
y segundo trimestre de I907. 
«Revista de Geografía colonial y mercantil». Actas de las se- 
siones y bibliografía geográfica. Tomoiu. Xúm. 16. ]\Iadríd, 
1906, Tomo IV. Números I -5. Enero-Mayo 1907. 

Sociedad Castellana de Excursiones. Valladolid. «Boletín». 
Año IV. Núm. 48, Diciembre 1 906. Año v. Números 49-54. 
Enero-Junio 1907. 

Sociedad Española de Salvamento de Náufragos. Madrid. «Bo- 
letín». Números cclxi-cclxv. Enero-Mayo 1907. 

Sociedad Arqueológica Luliana. Palma (Baleares). «Bolletí». 
Any XXI. Tom. xi. Núm- 309. Desembre. Números 310-31 1. 
Janer-Febrer 1907. 



DE ACADEMIAS Y CORPORACIONES EXTRAN'JERAS 

Academia Cearense. C'eará (Brazil). «Revista». Tomo xi. Ceará, 

1906. 
Académie Impériale des vSciences de St. Pétersbourg. «Bulletin». 

vi*^ serie. Números I-IO. Javier-Juin 1907. 
Académie des Inscriptions et Belles Lettres. Paris. «Comptes 

rendus des séances de l'année 1906». Bulletin de Novembre- 

Décembre 1906. Bulletin de Janvier-Avril 1907. 



ADQUISICIONES DE LA ACADEMIA 95 

Académie Royale des Sciences et des Lettres de Danemark. Co- 
penhague. «Bulletin». Num. 6. igo6. Num. 7. 1907. 

Académie des Sciences de Cracovie, «Bulletin international». 
Números 4-10. Avril-Décembre igo6. Números 1-2. |an- 
vier-Février 1 907. 

Antiquarische Gesellschaft in Zürich. «Mitteilungen >. Band xxvi. 
Heft 5. Zurich, 1907. 

Archivo y Biblioteca Nacional de Honduras. «Revista». Tomón. 
Núm. 24. Octubre I906. Tomoiii. Núm. I. Noviembre 1906. 
Entregas 11 y ni. Noviembre-Diciembre 1906. Tomo iii. 
Números 4-5- Diciembre-Enero 1907. Entregas vi-vii. Ene- 
ro-Febrero 1907. Tomo II. Entrega xx-xxi. Agosto-Sep- 
tiembre 1906. 

Biblioteca Nacional de Honduras. Tegucigalpa. «Ordenanza mi- 
litar». Tegucigalpa, 1906. 
«Programas para la enseñanza primaria y reglamento para las 

Bibliotecas escolares». Tegucigalpa, 1906. 
«Reglamento para las escuelas normales», Tegucigalpa, 1 906. 
«Breve noticia sobre Honduras». Tegucigalpa, 1897. 
«Ley de inmigración», Tegucigalpa, 1906, 
«Nuevo índice del Archivo de tierras custodiado en el Archi- 
vo Nacional». Tegucigalpa, 1901, 
«Proyecto de Código Fiscal». Tarifa (Letra A.^ Tegucigalpa, 
1906. 

Bibliotheca Nacional do Rio de Janeiro (Brazil). «Revista trimen- 
sal do Instituto do Ceará». Anno xx. Tomo xx. I.° e 2.^ 
trimestres, F'ortaleza, 1906. 

Biblioteca Nazionale Céntrale di Firenze, Italia. «Bolletino delle 
pubblicazioni italiane ricevute per diritto di Stampa», Nu- 
mero ^2. Dicembre 1906. Números 72,-77. Gennaio-Maggio 
1907. (índice alfabético nel anno 1906). 

Biblioteca de la Universidad Nacional de la Plata. (República Ar- 
gentina). «Boletín», Números I -3, Octubre-Diciembre I906. 
«Primera Asamblea general de Profesores», Publicación oficial. 
Buenos Aires, 1 907. 

Centre de Sciencias, Letras e Artes de Campiñas. S. Paulo (Bra- 



^6 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

sil). «Revista». Summario. Anno y fase 4. Num. 12. Dezem- 

bro 1906. 
l^'acultc des Lettres de Bordeaux et des Universités du Midi. 

Bordeaux. «Bulletin Italien». xxix'' année. Tome vii. Núme- 
ros 1-2. Janvier-Juin 1907. 
«Bulletin Hispanique». xxix*^ année. Tome i. Números 1-2. 

Janvier-Juin 1907. 
«Revue des Etudes Anciennes». Paris. Tome ix. Numero I. 

Janvier-jNIars 1906. Numero 2. Avril-Juin I907. 
P" acuites de Droit et des Lettres d'Aix. « Annales». París. Tome 11. 

Num. 2. Octobre-Décembre 1 906. 
b'aculty of Political Science of Columbia University. New-York.. 

«Political Science Quarterly». Vol. xii. Numbers 1-2. March- 

June 1907. 
Historical Society of Pennsylvania. Philadelphia. «The Pensylva- 

nia Magazine of History and Biographie». Vol. xxx. Nume- 
ro 120 (4). 1906. Vol. XXXI. Números 121-122. January- 

April 1907. 
Hrvatsko-Slavonsko-Dalmatinskoga Zemaljskoga Arkiva. Zagreb. 

«Ujesnik». Godina ix. Sveska 1-2. 1907. 
Institut Égyptien. Le Caire. «Mémoires présentées et publiés sous 

les auspices de S. A. Abbas II, Khédive d'Egypte». Tome v. 

Fase. I. Le Caire, 1906. 
Institut International de Bibliographie. «L'organisation systéma- 

tique de la documentation et le développ?ment de la So- 

ciété». Bruxelles, 1907. 
Instituto Geographico e Histórico do Bahía. Brasil. «Revista». 

Anno XII. Vol. xii. Num. 31. 1 906. 
Instituto Histórico del Perú. Lima. «Revista Histórica». Sumario. 

Tomo I. Trimestres iii-iv. Lima, 1906. 
K. B. Akademie der Wissenschaften zu München. «Sitzungs- 

berichte der philosophisch-philologischen und der historis- 

chen Klasse». Heft iii. 1906. Heft i. München, 1907. 
Kaiserlichen Akademie der Wissenschaften. Wien. «Sitzungs- 

berichte :) . Philosophisch-historischs Klasse. clii Band. 

Jahrgang 1905-1906. Wien, I906. 



ADQUISICIONES DE LA ACADEMIA 97 

«Die Hanclschriften des klosters Santa Alaría de Ripoll». 

Wien, 1907. 
«Studien zur Geschichte der Altdeutschen Predigt». Wien, 
1907. 

Koniglich Preussischen Akademie der Wissenschaften. Berlin. 
«SitzLingsberichte». 1906. xxxix. October. luí. December. 
Num. i-xxii. Januar-April 1907. 
«Abhandiungen». Aus dem jahre 1 906. Mit 22 tafeln. Ber- 
lin, 1906. 
«Corpus inscriptionum latinarum consilio et auctoritate Aca- 
demie Literarum Regiae Borussicae editum». Fase. 11. Be- 
rolini, MCMVii. 

Maison d'Ktudes des Agustins de l'Assamption. Louvain. «Re- 
vue Augustinienne». 6® année. Num. 59. Février, 1907. 

Museo Nacional de México. México. «Anales». Segunda época. 
Tomo iii. Números II-I2. 1906. Tomo iv. Números 1-2. 
México, 1907. 

Museu Etimológico Portugués». Lisboa. «O Archeologo Portu- 
gués». Vol. XI. Números 9- 1 2. Set.-Dezembro 1906. Vol. xii. 
Números I -4. Janeiro- Abril 1907. 

Real Associagáo dos Architectos Civis e Archeologos Portugue- 
ses. Lisboa. «Boletim». Quarta serie. Tomo x. Num. 12. 
1906. Tomo XI. Num. I. Lisboa, 1907. 

R. Accademia della Crusca. Plrenze. «Atti» (Anno accademico 
1905-1906). Adunanza pubblica del di 2 Dicembre 1906. 
F"irenze, 1 907. 

Reale Accademia dei Lincei. Roma. «Rendiconti». Classe di 
Scienze morali, storichte e filologiche. Serie quinta. Volu- 
me XV. P'ascicolos 5"- 1 2° e índice del Volume. 1906. Volu- 
me XVI. Fascicolos l°-3°. Roma, 1907. 
«Atti». Anno ccciii. Notizie degli scavi di antichitá. Vol. iii. 
Fascicolos 7°-l2° e índice per l'anno 1906. Roma, 1906. 

Reale Deputazione Véneta di Storia Patria. Venezia. «Nuovo 
Archivio Véneto». Periódico storico trimestraie. Num. 64 
(Nuova serie). Num. 20. 1906. Num. 65 (Nuova serie). 
Tomo XIII. Parte i. 

TOMO Ll. 7 



gS BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

R. Societá Romana di Storia Patria. Roma. «Archivio». Volu- 
me XXIX. Fase, iii-iv. Roma, 1906. 

Royal Irish Academy. Dublin. «Proceedings». Vol. xxvi. Sec- 
tion c. Números IO-13. January-March 1907. 
«Todd lectures series». Vol. xiv. Dublin, 1906. 

Sociedad de Anticuarios de Basilea. «Basler Zeitschrift für Ges- 
chichte und Altertumskunde». vi° Band. 2 Heft, 1907. 

Sociedade de Geographia de Lisboa. «Boletim». 24^ serie. Nú- 
meros 9-12 Setembro-Dezembro. 1906. 25^ serie. Núme- 
ros 1-4. Janeiro-Abril 1907. 

Societa Geográfica Italiana. Roma. Sommario. Serie iv. Vol. viii. 
Num. 4. Aprile I907. 

Societá di Storia, Arte, Archeologia della provincia di Ales- 
sandria. Italia. «Rivista». Anno xvii. Fase. xxiv. Ser. 11. Ot- 
tobre-Dieembre I906. 

Societá Storiea Lombarda. INIilano. «Archivio Storieo Lombar- 
do». Serie quarta. Anno xxxiii. I'asc. xii. Decembre 1906. 
Anno xxxiv. P'ase. xiii. Marzo 1907. 

Société des Antiquaires de l'Ouest. Poitiers. «Bulletins». Deu- 
xiéme serie. Tome dixiéme. Troisiéme-quatriéme trimes- 
tre de 1906. Juillet -Decembre. 

Société d'Arehéologie de Bruxelles. «Annales». (Mémoires, rap- 
ports et documents). Tome vingtiéme. Livraison iii iv. 1906. 
Tome vingt et uniéme. Livraison i-ii. Bruxelles, 1907. 
«Annuaire». Tome xviii. Bruxelles, 1907. 

Société Archéologique du midi de la Trance. <sBulletin». Nouvel- 
le serie. Num. 36. Toulouse, 1906. 

Société des Etudes Jui\es. Paris. <:Re^•ue des Etudes Juives». 
(Publication trimestrielle). Tome lii. Num. 104. Octobre 
1906. Tome Liii. Num. 105. Janvier 1907. 

Société de Géographie et d'Arehéologie d'Oran. «Bulletin». 
Oran 29'' année. Tome xxvi. Fase, cix (4'' trimestre). De- 
cembre 1906. 30^ année. Tome xxvii. F"asc. ex (I*''" trimes- 
tre). Mars 1907. 

Société d'Histoire á LTrecht. «Bijdragen en ]\Iededeelingen van 
het Historisch Genootzschap». Amsterdam, 1906. 



ADQUISICIONES DE LA ACADExMIA 99 

«Register op de Journalen van Constantijn. Huigens». Ams- 

terdam, 1906. 
Société Historique Algérienne. Alger. «Revue Africaine». Cin- 

quantiéme année. Num. 263 (4'' trimestre). 1906. 
Société des Langues Romanes. Montpellier. «Revue». Tome xlix 

(v® serie). Num. vi. Novembre-Décembre 1906. Tome l. 

Números i-ii. Janvier-Avril I907. 
Société Nationale des Antiquaires de Trance. Paris. «Mémoires 

et documents». (Fascicule supplémentaire). Xum. I. Paris, 

1906. 
«BuUetin». Paris (Publication trimestrielle). 4^ trimestre 1906. 
'llie Catholic University of America. Washington. «BuUetin». 

Vol. xn. Num. 4. October I906. Vol. xiii. Números 1-2. 

January-April 1 907. 
LJni\'ersidad Nacional de la Plata. «La P'^acultad de Ciencias Ju- 
rídicas y Sociales en el año 1906». Buenos Aires, 1906. 
Universidad de Santiago de Chile. «Anales de la Universidad». 

Año 64. Tomo cxviii. Marzo-Abril I906. 
Université Saint Joseph. Beyrouth (Syrie). «Al-Machrig». Revue 

catholique oriéntale bimensuelle (Sciences, Lettres, Arts). 

Números 22-24 Novembre-Décembre 1906. Números I-I2. 

Jan\'ier-Ju¡n 1907. 

DE PARTICULARES NACIONALES 

Alonso Getino (R\-do. P. Vr. Luis G.) «Vida y procesos del 
maestro Fr. Luis de León». Salamanca, 1907. 

-\rmenteras (Sr. D. Andrés Avelino de). «Orientaciones para en- 
grandecer el suelo español». ]Madrid, 1907. 

Artiñano y Zuricalday (limo. Sr. D. Arístides). «El beato Valen- 
tín de Berrio-Ochoa, obispo y mártir». Bilbao, 1906. 
«Reseña de las fiestas de Elorrio en honor del beato Valentín 
de Berrio-Ochoa, obispo y mártir». Bilbao, 1906. 

Ballesteros Baretta (Sr. D. Antonio). «Algunos datos sobre el 
pueblo hetheo». Madrid, 1906. 

Berwick y de Alba (Excmo. Sr. Duque de). «El embajador 



lOO BOLETÍN DE I.A REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

Fuensalida en las Cortes de Maximiliano. Doña Juana la Loca 
y Catalina de Aragón». Madrid, 1905. 

Casa \'alencia (Exorno. Sr. Conde de). «Necrologías de D. Pedro^ 
de Madrazo, D.José Zorrilla, D. Juan Valera». Tercera edi- 
ción. Madrid, I907. 

Cuervo (Rvdo. P. Dr. Fr. Justo). «Obras de Fr. Luis de Grana- 
da, de la Orden de Santo Domingo». Edición crítica y com- 
pleta. Tomos I, II, X, XI, XII y xiii. Madrid, 1 906. 

Escalante y la Colina (Luis de). «Poesías de D. Amos de Esca- 
lante». Edición postuma precedida de un estudio crítico por 
D. M. Menéndez y Pelayo. Madrid, 1 907. 

Fadón Sánchez (Sr. D. Antonio). «Ligeras é insignificantes obser- 
vaciones sobre algunos puntos cuestionables y dudosos en la 
historia de Mérida». Mérida, 1906. 

Fernández de Peñaranda (Sr. Dr. D. Agustín). «Concepto del 
extranjero y su diferente condición jurídica». Madrid, 1907. 

Florit (Sr. D. José María). «La armadura de un lebrel en la Real 
Armería». Madrid, cmcvi. 

González y Gómez de Soto (Sr. D. Juan José). «P2pítome históri- 
co de Mérida». Mérida, 1906. Remítense 6 ejemplares. 

Graiño (Sr. D. Antonio). «Documentos referentes á los indios 
llamados Xicaques en la América Central». ^Madrid, 1907. 

Ibáñez Marín (Sr. Comandante D. José). «1831-1900. VI gene- 
ral Martínez Campos y su monumento». Madrid, 1906. Re 
mite dos ejemplares. 

Labra (Excmo. Sr. D. Rafael M. de). «Estudios de Derecho pú- 
blico». Madrid, 1907. 

Laiglesia (Sr. D. Francisco de). «Las rentas del Imperio en Cas- 
tilla». Madrid, I907. 

Llopis Gálvez (Sr. D.Juan). «Compendio de Geografía especial 
de España». Palma de Mallorca, 1907. 

Manjón (Rvdo. P. Andrés). «Hojas educadoras del Ave María». 
Granada. Cuaderno II. Año 1 906. Cuaderno 12. Granada, 
1907. 

Marina Muñoz (Sr. D. Juan). «Las direcciones de la Psicología 
contemporánea». Ciudad Rea!, I906. 



ADQUISICIONES DE LA ACADEMIA 1 01 

Medinaceli (Excmo. Sr. Duque de). «Representación documen- 
tada del duque de Medinaceli sobre precedencia en el acto 
de la cobertura como Grande de España». Madrid, 1907. 

Aloreno Calderón (Sr. D. A.) «Estudio sobre el segundo deli- 
cuente». Curso de 1906-07. 

Postius (Sr. I). Juan). «Actas de la sesión hispano-americana 
del Congreso Mariano de Einsiedeln de 1906». Madrid, 
1907. 
«Congrés Marial International d'Einsiedeln en Suisse. Compte 
rendu», par M. Bauront. Lyon, I907. 

Ramirez Fontecha (Sr. D. Antonio A. de). «Memoria presentada 
á la Asamblea Nacional Constituyente por el Sr. Dr. D. Sa- 
turnino Medal. 1903-05». Tegucigalpa, 1906. 

Roca- Verde (Excmo. Sr. Marqués de). «Gestión del Municipio de 
San Sebastián en el siglo xix», por D. Baldomero Anabitar- 
te. San Sebastián, 1903. 

Rodríguez Martín (Sr. D. M.) «Colección de crónicas motrileñas». 
«El escribano Peña y un ministro de marina». San Fernando, 
1906. 

Román y Calvet (Sr. D. Juan). «Los nombres é importancia ar- 
queológica de las islas pythiusas». Barcelona, 1906. 

Rueda (Sr. D. Salvador). «Trompetas de órgano». Madrid, I907. 

Serrano Fuente (Sr. D. Vicente). «Relaciones por el Océano At- 
lántico del Mundo Antiguo con la América precolombina». 
Publicado en 1905. 

Tormo y Monzó (Sr. D. Elias). «El monasterio de Guadalupe y 
■ los cuadros de Zurbarán». Madrid, 1906. 

Urzáiz (Excmo. Sr. D. Ángel). «Tablas de valores para la impor- 
tación de mercancías del año de 1906». Madrid, 1907. 

Vela y Herranz (Sr. D. Antonio). «Estudio del teodolito y de! 
anteojo de pasos de Salmoiraghi y determinación de la la- 
titud y de la hora en las estaciones de Plasencia y Burgos». 
Madrid, 1906. 

Zabala de Lera (Sr. D. Pío). «Las Universidades y los Colegios 
mayores en tiempos de Carlos IH». Madrid, 1907. 



102 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

DE PARTICULARES EXTRANJEROS 

Alcovcr (Sr. D. Antonio Miguel). «Historia de Sagua y su juris- 
dicción». Sagua la Grande (Isla de Cuba), igo6. 
«La inundación de Sagua en los días l6 y 17 de Junio de 
1906». Sagua la Grande, 1906. 

Aranha (Sr. Brito), «Diccionario bibliographico portuguez». 
Tomo XVIII. Lisboa, 1906. 

Callcgari (Sr. Dr. G. V.) «II cav. Lorenzo Boturini Benaduci e la 
sua opera sull'antico Messico». Rovereto, 1 906. 
«Die Maximilianische Sammlung im Museum Bottacin». Pa- 
dova, 1907. 

Canel (Sra. D.* Eva). «Conferencia dada en la ciudad de Corrien- 
tes el día 12 de Octubre de 1906 con motivo d.e celebrarse 
el descubrimiento de América». Buenos Aires, 1907. 

Capasso (Sr. Prof. Gaetano). «II Governo de Don Ferrante Gon- 
zaga in Sicilia dal 1535 ^^ 1543*- Palermo, 1906. 

Carnoy (Monsieur A.) «Eléments celtiques dans les noms de 
personnes des inscriptions d'Espagne». Louvain, 1907. 

Clarke's (Sr. T. Piers). «Modern Spain». Cambridge, 1906. 

Fernández de Ibarra (Sr. A. M.) «A Forgotten Worthy, Dr. Die- 
go Alvarez Chanca, of Seville, Spain». Chicago, 1906. 
«Medical Library. Historical Journal». Vol. iv. Num. 3. Broo- 
klin, September 1906. 

Furgus (R. P. Jules). «Les ruines de Bélon, province de Cadix 
(Espagne)». Bruxelles, 1 907. 

García (Sr. D. Genaro). «Porfirio Díaz, sus padres, niñez y Ju- 
ventud». México, .1906. 
«Tumultos y rebeliones acaecidos en México » . México^ 

1906. 
«Documentos para la historia de México. Don Santos Dego- 
llado». México, 1907. 

González Obregón (Sr. D. Luis). «Don Justo Sierra, historiador». 

México, M.CM.VII. 

Guardione (Sr. Francesco). «La rivoluzione di Messina contro la 
Spagna (1671-1680). Document¡:>. Palermo, 1906. 



ADQUISICIONES DE LA ACADEMIA 10"^ 

«Storia della revoluzione di Alessina contro la Spagna (1671- 
1680)». Palermo, I907. 

James With, Mac Lehose, etc. (Señores). «The Scottish His- 
torical Rev'iew». Vol. 11. Num. 6. Glasgow. January 1905. 

Kalken. (Mr. Frans van). «La fin du régime espagnol aux Pays- 
Bas». Bruxelles, 1 907. 

Lamas (Sr. Arthur). «Medalha commemorativa da institui- 
gSo da Academia Real da Historia Portuguesa». Lisboa, 
1907. 
«Medalhas de Don Miguel». Lisboa, 1 906. 

Larrabure i Correa (Sr. Carlos). «Archivo especial de limites. 
Alto Purús i Alto Yuruá». Lima (Perú), 1 906. 

Lettenhove (Mr. le B°" H. Kervyn de). «La Toisón d'or. Notes 
sur l'institution et l'histoire de l'Ordre (depuis de l'année 
1429 jusqu'á l'année I 559)». Bruxelles, I907. 

Lonchay (Mr. H.) «Recherches sur l'origine et la valeur des 
ducats et des écus espagnols». Bruxelles, 1906. 

Muller (Monsieur Frederik). «Catalogue de monnaies et de 
médailles » . (Collections spéciales de la ville d'Amster- 
dan). 

Rodríguez García (Sr. Dr. D, José A.) «Bibliografía de la 
Gramática y Lexicografía castellanas y sus estudios afi- 
nes». Cuadernos 55-56. 1906. Cuadernos 58-59. Habana, 
1907. 

Romolo Trevisani (Cav. Prof.) «Norme didattiche generali per 
l'insegnamento del disegno». Rimini, I906. 

Segarra (D. José) y Julia (D. Joaquín). «Excursión por América. 
Costa-Rica». Edición ilustrada. San José, I907. 

Sickel (Mr. W.) «Der Frankische Vicecomitat». (Carece de pie 
de imprenta). I907. 

Trelles (Sr. D. Carlos M.) «Ensayo de bibliografía cubana de 
los siglos XVII y XVIII, seguido de unos apuntes para la bi- 
bliografía dominicana y portorriqueña». Matanzas, 1907. 

Valverde Téllez (D. Emeterio). «Bibliografía filosófica mexica- 
na». México, 1907. 

Vergara y Velasco (Sr. D. F. J.) «Tratado de metodología y 



104 boletín de la real academia de la historia. 

crítica histórica y elementos de cronología colombiana». 
Bogotá, 1907. 
Weik (Sr. D. Joseph). «Die deutsche Kolonie an der Sierra Mo- 
rena». Koln, 1907. 



PUBLICACIONES NACIONALES RECIBIDAS POR CAMBIO CON EL «BOLETÍN» 

«Boletín de la Comisión del Mapa Geológico de España». Ma- 
drid. Tomo VIII. Segunda serie. T906. 

«Boletín de Santo Domingo de Silos». Burgos. Año x. Números 
3-8. Enero-Junio 1 907. 

«Cultura Española». Madrid (Antes Revista de Aragón.) Revis- 
ta trimestral. Números v-vi. Febrero-Mayo mcmvii. 

«El Eco Franciscano». Santiago (Coruña). Año xxiv. Números 
320-331. Enero-Junio 1907. 

«España y América». Revista quincenal. Madrid. Año iv. Núme- 
ros 17-20 Septiembre-Octubre 1906. Año v. Números 2-IO. 
Enero-Mayo 1907. 

«La Ciudad de Dios». Revista quincenal religiosa, científica y 
literaria, publicada por los PP. Agustinos de El Escorial. 
Madrid. 3."" época. Año xxvi. Volumen lxxi. Núm. viii. Di- 
ciembre 1906. 3.^ época. Año xxvii. Volumen lxxii. Núme- 
ros 1-8. Enero-Abril, Volumen lxxiii. Números I -4. Mayo- 
Junio 1907. 

«Memorial de Artillería». Madrid. Año 61. vSeriev. Tomo 11. En- 
tregas 5-^-6.^ Noviembre-Diciembre 1906. Año 62. Tomo iii. 
P2ntregas 1.^-5.'* Enero-Mayo 1907. 

«Memorial de Ingenieros del P2jército». Madrid. AñOLXi. Cuarta 
época. Tomo xxiii. Núm 12, Diciembre I906. Números i-vi. 
Tomo XXIV Enero-Junio I907. (Suplemento correspondiente 
al mes de Diciembre de 1 906.) 

«Monumenta histórica .Societatis Jesu a Patribus ejusdem Socie- 
tatis edita». Matriti. Annus 14. Fasciculus I57-I63.Januario- 
Julio 1907. 

«Razón y Fe». Madrid. Revista mensual, redactada por Padres 



ADQUISICIONES DE LA ACADEMIA I05 

de la Compañía de Jesús. Año vi. Tomo xvii. Números 65-70. 

Enero-Junio 1907. 
«Revista de Archi\'os, Bibliotecas y Museos». Tercera época. 

Año X. Números I I-I2. Noviembre-Diciembre 1906. Año xi. 

1-4. Enero-Abril 1907. 
«Revista de Extremadura». Cáceres. Año viii. Núm. xc. Diciem- 
bre igo6. Año IX. Números xci-xciv. Enero-Abril 1 907. 
«Revista general de Marina». Madrid. Tomo lix. Cuaderno 6." 

Diciembre 1 906. lomo lx. Cuadernos I.°-5.° Enero-Mayo 

1907. 

PUBLICACIONES EXTRANJERAS RECIBIDAS POR CAMBIO CON EL «BOLETÍN» 

«Archives Héraldiques Suisses». Zurisch. Jahrgang xx. Heft. 4. 
1906. 

«Études». Revue íbndée en 1 856 par des Peres de la Com- 
pagnie de Jésus. Paris, 43*^ année. Tome 109 de la collec- 
tion. Num. 24. 20 Décembre I906. 44*^ année. 7^ome lio 
de la collection. Números 1-12. Janvier-Juin 1907. 

«La Civiltá Cattolica». Roma. Anno 57. \^ol. 4. Cuaderno 1. 356. 
Dicembre 1906. Quadernos 1.357-1.368. Gennaio-Giugno 
1907. 

«La Quinzaine». Paris. 13'" année. Números 293-298. Janvier- 
Mars 1907. 

«Napoli Nobilissima». Napoli. Vol. xv. Fascicolos x-xii. Ottobre- 
Dicembre 1906. 

«O Instituto». Coimbra. Revista scientiñca e litteraria. Vol. 53- 
Num. 12. Dezembro 190Ó. Vol. 54. Números 1-3. Janeiro- 
Margo 1907. 

«Paléographie Musicale. Les principaux manuscrits de chant 
grégorien, ambrosien, mozárabe, gallican publiés en fac- 
símiles phototypiques». Paris. Dix-septiéme année. Nume- 
ro 68. Octobre 1905. Dix-huitiéme-neuviéme année. Nú- 
meros 69-74. IQO/- 

«Polybiblion». Revue Bibliographique Universelle. Paris. 

«Partie Littéraire». Deuxiéme serie. Tome soixante-quatrié- 



I06 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

me. cvii*" de la collection. Sixiéme livraison. Décembre 1906. 

Tome soixante-cinquiéme. Premiére-sixiéme livraisons. Jan- 

vier-Juin 1907. 
«Partie technique». Deuxiéme serie, l^ome trente-deuxiéme. 

cviii'' de la collection. Douziéme livraison. Décembre 1906. 

Tome trente-troisiéme. Premiére-sixiéme livraisons. ]an- 

\'¡er-Juin 1907. 
«Revista Lusitana». Lisboa. Vol. 9.° Números 3-4. 1907. 
«Revue Celtique». Paris. Vol. xxviii. Números I-2. Janvier- 

Avril 1907. 
«Revue Epigraphique». Vienne. Vingt-huitiéme année. Tome v. 

Numero cent-vingt. Octobre-Mars 1906-1907. 
«Revue Historique». Paris. 32" année. Tome xciii. Números 1-2. 

Janvier-Avril 1907. Tome xciv. Num. i. Alai-Juin 1907. 
«Rivista di Storia Antica». Padova. Nuova serie. Anno xi. P'as- 

cicolos 1-2. Padova, 1907. 
«Rivista Storica Italiana». Torino. Anno xxiii. 3"^ serie. Vol. v. 

Fase. 4. Ottobre-Dicembre 1906. Anno xxiv. Vol. vi. Fas- 

cicolo I. Gennaio-Marzo 1907. 
«The English Historical Review». London. Vol. xxii. Núme- 
ros 85-86. January-April 1907. 



DE LAS REDACCIONES Y POR CORREO 

«Academia Heráldica». Madrid. Níímero correspondiente al mes 

de Diciembre 1906. Tomo 11. Enero 1907. 
«Acadiensis». St. John. N. B. Canadá. Vol. vii. Numbers 1-2. 

January-April 1907. 
«Almanaque de El Buen Consejo, para el año 1007». Madrid. 

Año l.° Núm. I. 
«AttidelCongresso internazionale di scienzestoriche». Volume I. 

Roma, 1907. 
«Calendario d'oro». Roma. Anno xix. Gennaio I907. 
«Contestación del P. Pedro H. Sarrionandía á yi. Réné Basset». 

Tánger, 1907. 



ADQUISICIONES DE LA ACADEMIA IO7 

«El Heraldo Industrial». Revista quincenal anunciadora. Cara- 
cas. Números 21-25. Abril-^Iayo 1907. 
«El Mundo Latino». Madrid. Año vii. Núm. 138. Diciembre 

1906. Año VIII. Números 139-I45. Enero-Junio 1907. 
«Prima mensual ilustrada correspondiente al mes de Di- 
ciembre de 1906. ídem correspondientes á Enero-Mayo 

1907». 
«España en África». Madrid. Revista quincenal. Órgano de los 

Centros Comerciales hispano-marroquíes. Año iii. Números 

31-34. Febrero-Marzo 1907. 
«Fomento del Trabajo». Villanueva y (jeltrú. Año 11. Números 

9-12. Enero- Abril 1907. 
«Higiene Moderna». Revista científica-popular. Año v. Números 

52-53. Año VII. Núm. 56. Madrid, 1907. 
«Kosmos». Revista quincenal ilustrada. Buenos Aires. Año iii. 

Números 62-74. Noviembre de 1906 hasta Mayo 1907. 
«La Prensa». Madrid. Año i. Núm. 65. Mayo 1907. 
«La Reforma». Buenos Aires. (Revista argentina de Religión, 

Educación, Historia y Ciencias sociales). Año vi. Números 

9-1 1. Noviembre 1 906. 
«Nuev'a Historia». Monografías geográficas de las provincias de 

España. Cuaderno prospecto de muestra. Madrid, 1907. 
«O Oriente Portugués». Revista da Commiss^o Archeologica da 

India Portuguesa. Nova Goa. Volume iii. N."'^ loeii. Outu- 

brio e Novembro 1 906. 
«Por el Arte». Madrid. Año i. Números 2-5. P>brero-Mayo 

1907. 
«Prauéh». Kojctín (Aloravie, Autriche). Revue d'archéologie et 

d'antropologie prehistoriques des pays. Tchéques. Núme- 
ros 1-2. Janvier-Mars 1907. 
«Revista de bibliografía catalana. Catalunya-Balears-Roselló-Va- 

lencia». Any iv. Núm. 7. Janer-Desembre 1904. Barcelona, 

1907. 
«Revista de Ciencias, Industria, Mecánica, Electricidad, Minas 

y Agricultura». Valencia. Núm. 5. Mayo 1907. 
«Revista de Derecho internacional y política exterior». Madrid. 



108 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

Cn5nica. Año ii. Números 8-12. Agosto-Diciembre 1906. 

Tomo m. Núm. I. Año 1907. 
«Sumario». Tomo 11. Núm. 4. Madrid, 1906. 
«Revista española de dermatología y sifiliografía» . Madrid. 

Año VIII. Núm. 96. Diciembre 1906. Año ix. Números 97- 100. 

Enero- Abril 1907. 
«Revista internacional de los estudios vascos». París. Año i. Nú- 
mero I. Enero 1907. 
«Revista de Obras Públicas». Madrid. AñoLiv. Números 1. 630-3 1. 

Diciembre 1906. Año lv. Números 1. 632- 56. Enero-Junio 

1907. 
«Revista portugueza colonial e marítima». Lisboa. io°anno. Vo- 

lume 19. Números III-20. Dezembre 1906. 
«The New York Herald». (Supplément d'art). Paris. Dimanche. 

Mars 1907. 
Unión Ibero-Americana. «Memoria correspondiente al año I906». 

Ejemplares números 2-5. Febrero-Mayo 1907. 
«Unión Ibero-Americana». Madrid. Año xxi. Núm. I. Enero 

1906. 
«Voz de San Antonio». Revista mensual ilustrada. Braga (Por- 
tugal). 13.° anno. 7.^* serie. Números 1-6. Janeiro-Junho. 

1907. 

POR SUSCRIPCIÓN Y COMPRA 

«Abou Samra Ghanem ou le Héros Libanais», par Khali Ham- 
mam Faiez, 

«Boletín de la Librería». (Publicación mensual). Obras antiguas 
y modernas. Librería de M. Murillo, Alcalá, 7, Madrid. 
Año xxxiv. Núm. 6. Diciembre 1906. Números 7-II. Ene- 
ro-Mayo 1907. 

«Efemérides militares de España», por el Sr. Comandante de 
Infantería D. Ricardo Espí Luengo. Valdemoro, 1907. 

«La traite négriére aux Indes de Castille», par M. Georges Sce- 
lle. Préface de M. A. Pillet. Tomes i-ii. Paris, 1906. 

Nueva Biblioteca de autores españoles bajo la dirección del Ex- 



ADQUISICIONES DE LA ACADEMIA IO9 

celentísimo Sr. D. Marcelino Menéndez y Pelayo. «Primera 
crónica general, ó sea Estoria de España que mandó com- 
poner Alfonso el vSabio y se continuaba bajo Sancho IV 
en 1289, publicada por Ramón Menéndez Pidal. Madrid, 
1906». 
Libros de caballerías. Primera parte. Ciclo artúrico. Ciclo ca- 
rolingio», por D. Alfonso Bonilla y San Martín. Madrid, 
1907. 



DOCUMENTOS OFICIALES 



CONVOCATORIA PARA LOS PREMIOS DE 1908-1910 

PUBLICADA EN LA ((GACETA DE MADRID» DE LOS DÍaS IQ, 20 V 2 I DE JULIO DE I9O7 

INSTITUCIÓN DE D. FERMÍN CABALLERO 

I. Premio d la Vh'Uid. — Conferirá esta Academia, en 1908, 
un premio de I.OOO pesetas á la Virtud, que será adjudicado, 
según expresa textualmente el fundador, á la persona de que 
consten más actos virtuosos , ya salvando náufragos , apagando 
incendios ó exponiendo de otra manera su vida por la humani- 
dad, ó al que, luchando con escaseces y adversidades, se distin- 
ga en el silencio del orden doméstico por una conducta perseve- 
rante en el bien, ejemplar por la abnegación y laudable por amor 
á sus semejantes y por el esmero en el cumplimiento de los de- 
beres con la familia y con la sociedad, llamando apenas la aten- 
ción de algunas almas sublimes como la suya. 

Cualquiera que tenga noticia de algún sujeto comprendido en 
la clasificación transcrita y que haya contraído el mérito en el 
año natural que terminará en fin de Diciembre de I907, se ser- 
A'irá dar conocimiento por escrito, y bajo su firma, á la Secreta- 
ría de la Academia, de las circunstancias que hacen acreedor á 
premio á su recomendado, con los comprobantes é indicaciones 
que conduzcan al mejor esclarecimiento de los hechos. 

II. Premio al Talento. — L n premio de i.ooo pesetas confe- 
rirá, en el indicado año de 1908, al autor de la mejor «Mono- 
grafía histórica ó geográfica ^^ , de asunto español, que se haya 



DOCUMENTOS OFICIALES ^ III 

impreso por primera vez en cualquiera de los años transcurridos 
desde I.° de Enero de 1904 y que no haya sido premiada ea 
los Concursos anteriores ni costeada por el Estado ó cualquier 
Cuerpo oficial. 

PREMIO DEL SEÑOR MARQUÉS DE ALEDO 

III. La Academia otorgará asimismo, en 1908, un premio de 
1. 000 pesetas al autor de una «Historia civil, política, adminis- 
trativa, judicial y militar de la ciudad de Murcia y de sus alre- 
dedores (la vega ó poco más, á reserva de algún caso excepcio- 
nal), desde la reconquista de la misma por D.Jaime I de Aragón, 
á la mayoría de edad de D. Alfonso XIII». 

Hasta la muerte de Fernando VII, el historiador podrá juzgar, 
según tenga por conveniente, los acontecimientos relatados por 
él; pero desde dicha época hasta el fin de su obra, se limitará á 
reseñarlos y procurará no dejar traslucir su criterio , procedi- 
miento que extremará más según sean más recientes los hechos. 

CONDICIONES GENERALES V ESPECIALES 

Las solicitudes y las obras dedicadas á los efectos de esta con- 
vocatoria, serán presentadas en la Secretaría antes de las diez y 
siete horas del 31 de Diciembre de I907, en que concluirán los 
plazos de admisión. 

Las obras han de estar escritas en correcto castellano; de las 
impresas habrán de entregar los autores dos ejemplares; las ma- 
nuscritas que opten al premio del Sr. Marqués de Aledo, debe- 
rán estar en letra clara. 

La Academia designará Comisiones de examen; oídos los in- 
formes, resolverá antes del 1 5 de Abril de 1908, y hará la adju- 
dicación de los premios en cualquier Junta pública que celebre, 
dando cuenta del resultado. 

Se reserva, como hasta aquí, el derecho de declaj-ar desiert(.) 
el Concurso si no hallara mérito suficiente en las obras y solici- 
tudes presentadas. 



112 , BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

PREMIO DKL BARÓN DE SANTA CRUZ 

IV. Concederá la Academia, el año IQIO, otro premio de 
3.000 pesetas al autor de la mejor « Plistoria política, diplomáti- 
ca V militar de Alfonso XI», bajo las siguientes condiciones: 

Los manuscritos que opten á él deberán estar en correcto cas- 
tellano y letra clara, y se presentarán en la Secretaría de la 
Academia, acompañándoles pliego cerrado que, bajo el mismo 
lema puesto al principio del texto , contenga el nombre y el lu- 
gar de residencia del autor. 

El plazo de admisión terminará el 3 1 de Diciembre de 1909, 
á las diez y siete horas. 

Podrá acordarse un accésit si se estimaran méritos para ello. 

Será propiedad de la Academia la primera edición de la obra 
ú obras premiadas, conforme á lo dispuesto, de un modo gene- 
ral, en el art, 13 del Reglamento de la misma. 

Si ninguna de las obras presentadas fuese acreedora al pre- 
mio, pero hubiese alguna digna de publicarse, se reserva la fa- 
cultad de costear la edición, previo consentimiento del autor. En 
el caso de publicarse se darán al dicho autor 200 ejemplares. 

Todos los otros manuscritos presentados se guardarán en el 
Archivo de la Academia. 

Declarados los premios, se abrirán solamente los pliegos co- 
rrespondientes á las obras premiadas, inutilizándose los que no 
se hallen en este caso, en la Junta pública en que se haga la ad- 
judicación. 

Madrid, 19 de Julio de 1907. 

Por acuerdo de la Academia, el Secretario accidental, Juan 
Catalina Gai'cla. 



INFORMES 



RECUERDO DE UN VJAJE A EGIPTO 
Los últimos días de la isla Pilé. 

La isla Filé, la joya del Egipto es, para el que por primera vez 
la visita, la realización de un sueño oriental; parece como si la 
naturaleza en momentos de fiestas y alegría hubiera querido allí 
derrochar sus caprichosos dones, haciéndola surgir en medio de 
aquellos negruzcos y graníticos peñascos que custodian la en- 
trada del desierto, y después, como contraste, cobijarla bajo cie- 
lo azul que ni en invierno ni en verano empañan las nubes, ro- 
dearla de pura y diáfana atmósfera, iluminarla de radiante sol 




FiG. i.^ — Vista general de la isla File. 



114 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

que al declinar la tarde tiñe la celeste bóveda de roja luz y rayos 
de fuego, que poco á poco, suavizando sus tonos, son precurso- 
res de plácida y serena noche y, por último, de menuda hierba 
que sirve de alfombra al gigantesco sicómoro (i) y á la flexible 
palmera que crecen en aquellos lugares, para completar el marco 
que más tarde los hombres habían de llenar de templos y los sa- 
cerdotes de preces á sus divinidades. 

Filé, la. mansión de Isis, forma parte del grupo de islas que 
bañan las aguas del Nilo en el lugar de la primera catarata; por su 
posición geográfica pertenece á la Nubia, por sus encantos al si- 
tio más bello é ideal del Egipto, y para que nada falte á sus 
encantos hasta tiene su leyenda poética y amorosa, en que los 
protagonistas son el favorito de un rey llamado Anas-el-Ouo~ 
goud, apuesto y gallardo mancebo y. la hija de un visir, Zahr-el- 
Ouard^ de extraordinaria belleza, que es todo un cuento de las mil 
y una noches que los egipcios colocan en Filé. 






Su población pertenece á épocas remotísimas, si bien los his- 
riadores clásicos, entre ellos Heródoto, que viajó y visitó la isla 
Elefantina, nada dice de ella. 

Es seguro, por los datos que arrojan las ruinas que se han en- 
contrado y sobre las cuales se han construido después algunos 
templos de los que hoy existen, que sus habitantes daban ásu 
diosa local un culto austero sin género alguno de pompas exte- 
riores. 

A partir de la época de Nektanébon, la isla empieza á embe- 
llecerse y poblarse de templos, no sólo para Isis, sino también. 
para Osiris, Hathor y otras divinidades de la catarata. 

Los griegos, y más tarde los romanos, conocieron allí el culto 
que los naturales del país daban á Isis y Serapis, por la afluencia 

(i) Una tradición dice que cuando Set esparció por el valle del Nilo 
los miembros de Osiris, Isis logró recuperarlos para sepultarlos en Filé, 
excepto el órgano de la reproducción, que suplió con un palo en sicómo- 
ro, árbol que pasó á ser sagrado desde aquel momento. 



RECUERDO DE UN VIAJE A EGIPTO II 5 

de peregrinos que acudían á los templos de la misteriosa, bené- 
fica y caritativa deidad. 

Sábese que los nubios que habitaban en la parte arriba de la 
primera catarata y los blemyes, no abolieron los sacrificios hu- 
manos hasta los tiempos de Justiniano: adoraban á la deidad de 
Filé. 

Diocleciano, después de haber vencido á los nubios y á los 
blemyes, les permitió hacer sacrificios á Isis, pero como lo prac- 
ticaban los egipcios, y les permitió también en determinadas y 
solemnes ocasiones el poder transportar y conservar en sus san- 
tuarios la imagen de la diosa por determinado tiempo (l). 

Mucho tiempo después de haber adoptado el Egipto el cris- 
tianismo, los nubios continuaron manteniendo su culto hasta que 
Justiniano les cerró sus templos y los convirtió al cristianismo. 



Antes de penetrar en la venerada isla, conviene recordar y 
darse una ¡dea de las creencias religiosas de los egipcios y del 
culto que daban á sus dioses. 

La religión egipcia era todo un mundo y se hace muy difícil 
penetrar con acierto cuál era ésta y á qué necesidad del espí- 
ritu respondían aquel ejército de dioses que en sus templos eran 
objetos del culto. 

Cada distrito y cada localidad tenía su dios que personificaba 
la fuerza, los fenómenos celestes, el Nilo y otros que se encarna- 
ban á veces en animales diversos, si bien todos eran la expresión 
y manifestación de un solo Dios increado y creador de todo el 
universo, como lo indican las siguientes inscripciones de algunos 
templos; uno decía: «Yo soy el que es, fué y será: ningún mor- 
tal ha levantado el velo que me cubre.» Y en otro se leía: «A ti, 
que eres una y toda divinidad, Isis.» 

El Egipto ha tenido en todos los tiempos un carácter de inmo- 



(i) Homero dice que anualmente los dioses hacían un viaje desde el 
Olimpo á Etiopía, como país hospitalario y generoso en sacrificios. 



I [6 BOLETÍN DE I.A REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

viliclad, nada se transformaba y sus avances se superponían al 
pasado, de aquí que cuando la religión egipcia progtesa pasando 
del fetichismo animal al culto de los dioses, bajóla forma huma- 
na, muchos de éstos llevaban la cabeza del animal que antes sim- 
bolizaba. 

Los egipcios entendían que sus dioses debían tener esposa é 
hijo, y como las localidades y los distritos tenían dioses propios, 
las tríadas á que estas ideas dieron origen fueron varias. 

La de Menfis la componían Phtah, su mujer Setkhet, y Nefer- 
tem el hijo, la de Tebas Ammón, Mout y Khonso, etc.; pero 
de todas estas tríadas la más popular y más estimada era la osi- 
riana, compuesta de Osiris, Isis y Horo, impuesta por la supe- 
rioridad de Tebas. 

En todos los mitos egipcios recucrdanse las acciones humanas, 
y las de Osiris es la de un rey bueno que enseñó á su pueblo las 
artes, la agricultura, ciencias y el bienestar. Su hermano Set, 
que representaba la maldad, le asesinó, y su cadáver lo lanzó 
al Nilo, colocándolo en una caja que arrastraron las aguas hasta 
íiyblos, Isis, la esposa amada, lo busca, y, al encontrarlo, le con- 
duce á Egipto; mas de nuevo Set hácese del cadáver, lo mutila 
y reparte sus miembros por todo el valle del Nilo; pero Isis dr. 
nuevo emprende su busca, reúne los restos del esposo llorado y, 
según una tradición, los deposita en Filé. 

Horo, hijo de Osiris, venga al padre, dando muerte á Set, si 
bien otra leyenda dice que Horo y aquél dividieron el reino, to- 
cándole al primero el alto Egipto, y al segundo el bajo. 

Osiris después resucita por la fórmula mágica de Horo, y reina 
en calidad de rey de los muertos. 



* 
* * 



Hemos dicho que hasta ios tiempos de Nektanébon la isla ape- 
nas figura en los anales del Egipto, y que á este monarca, uno de 
los últimos de la dinastía XXX°, débese la construcción de sus 
templos. Ya iniciados en las creencias religiosas del Egipto, pe- 
netremos ahora en la isla y dirijamos nuestros pasos á la gran 



RECUERDO DE UN VIAJE A EGIPTO 



plaza del templo, que está cercada al S. por el pórtico del pa- 
bellón de Nektanébon, al O. y al E. por galerías de columnas y 
al N. por el primer pilón del gran templo. 

Nektanébon empezó por edificar un templo sobre las ruinas 
de otro antiguo que sostienen unas 1 4 columnas de capiteles flo- 
reados y sobre los cuales descansan otros, á guisa de cimacio, 
de tipo hathórico y de aquellas sólo se conservan unas seis; la 
techumbre que le cubría ha desaparecido, y el pórtico de este 
templo poco tiempo después de su construcción fué destruido 
por las aguas del Nilo en una fuerte avenida, y reconstruido no 
mucho después por Ptolomeo Filadelfo. 

Los muros de este templo tienen puertas que comunican con 
el exterior, y están llenos de adornos que representan á Nekta- 
nébon haciendo ofrendas á los dioses, como también las colum- 
nas que llevan inscripciones del mismo rey consagradas á «su 
madre Isis, la dueña y señora de Filé». 

En la época ptolemaica se erigieron frente al pórtico dos obe- 
liscos. Varias escaleras de piedra, de las que solamente ha que- 
dado una, ponían el templo en comunicación con el río. 



La galería de columnas occidental la componen 33 de éstas, y 
muchas de ellas están destruidas, si bien algunas de las que que- 
dan en pie encuentránse bien conservadas; su altura es de unos 
5 m., en muchas de ellas hay relieves que representan á Tibe- 
rio haciendo ofrenda á los dioses. Por una escalera , no mal 
conservada, entre los muros de la galería, llégase á un pequeño 
nilómetro. Un largo muro de piedra que linda con el Nilo, le 
cierra por aquel lado; ventanas abiertas en él, ofrecen una deli- 
ciosa vista sobre el río y á la isla Bigé que la tiene enfrente. Es- 
tos muros están decorados con altos relieves superpuestos repre- 
sentando á Augusto y Tiberio haciendo ofrenda á los dioses; un 
relieve que está por encima de la ventana que se* halla frente á 
la primera columna es admirable por el color y finura de la eje- 
cución, que representa al emperador Nerón ofreciendo dos ojos 



ii8 



BOLETÍN I)R LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 




FiG. 2.^ — Columnas y primer pilón del templo de File. 



á las divinidades Horo é Isis. El techo se encuentra en algunos 
sitios destruido, y en lo que queda se halla decorado de astros y 
buitres con alas desplegadas. 



* 



La galería oriental próxima al primer pilón tiene menos longi- 
tud que la occidental, pues sólo la sostienen l6 columnas, mu- 
chas de ellas sin desbastar; el muro que la cierra lleva Aarias 
puertas que comunican con varias capillas y al templo de Escu- 
lapio, construido por Ptolomeo Epífanes. 

Al extremo Sur adósase el templo de Ar-hes-nofer, divinidad 
de la Nubia, construido por Filópator y ampliado por Epífanes. 

Aunque muy destruido, no dejan de x'erse en sus muros altos 
relieves y en hueco, representando escenas domésticas, los reyes 
Filópator, Epífanes, Tiberio y el rey nubio Ergamenes. 






El ingreso al templo se hace por un pórtico que une dos pilo- 
nes, cuyos muros están decorados con relieves que representan 
una figura colosal del faraón Ptolomeo Xeo-Dioniso que cas- 



RECUERDO DE UN VIAJE A EGIPTO II9 

tiga á sus enemigos, á Isis, Horo, hierocéfalo de Efu y Hathor. 
También se halla al mismo faraón ofreciendo á Horo y Nefer- 
tem las coronas del alto y bajo Egipto, y quemando incienso 
ante Isis y Harpócrates (l). 

Adornaban el gran pilón en otro tiempo dos obeliscos, y la 
inscripción de uno de ellos sirvió para que Champollión descifrara 
por primera vez el nombre de Cleópatra. En el interior del pór- 
tico hállase una inscripción conmemorativa á la expedición de 
Bonaparte: «L'an VI de la République, le 13 messidor. Une ar- 
mée frangaise commandée par Bonaparte, est descendue a Ale- 
xandrie. L'armée ayant mis, vingt jours aprés, les Mamelouks en 
fuite aux pyramides, Desaix commandant la premiére división les 
a poursuivis au delá des cataractes, oü il est arrivé le 1 3 ventó- 
se de l'an VII». 

El pilón de la derecha tiene una puerta practicable que co- 
munica directamente con el pequeño templo inammisi (la Nati- 
vidadj. 

* * 

Franqueado el pórtico principal del primer pilón, se entra á 
un gran patio que está limitado por éste, y el segundo que está 
al N., por otros edificios al E. destinados á los sacerdotes, y al O. 
por el templo de la Natividad. Este templo es un santuario 
análogo á los de Dendera, Efu y Conombos, está consagrado á 
Hathor-Isis en memoria del nacimiento de su hijo el dios Horo. 
Penetrase en su interior por tres pórticos, cuyas columnas se ven 
rematadas por capiteles de flores y sobre ellos otros hathóricos, 
de los cuales algunos están sin labrar. 

Los muros y las columnas llevan tradicionales inscripciones, 
debidas en su mayor parte á Evergetes II, Neo-Dioniso, Augus- 
to y Tiberio. Entre estas inscripciones hay una bilingüe en ca- 
racteres jeroglíficos y demóticos, que es la reproducción de la 
célebre triling-üe de Rosseta. 



(i) Horo, niño; que le representaban apoyándose un dedo sobre los 
labios, como símbolo del silencio. 



BOLETÍN DE I. A KEAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 




^..,, 




Fir.. 3/' — Segundo pilón del templo. 

El interior es de escaso interés, salvo la sala tercera, en que 
sus muros representan el nacimiento de Horo, su infancia y edu- 
cación. 



Al lado derecho E. del patio, mirando al templo de la Nativi- 
dad, hay una segunda construcción con un pórtico de I O colum- 
nas con relieves é inscripciones de Neo-Dioniso y de Everge- 
tes 11. El pórtico tiene puertas que conducen á cámaras consa- 
gradas á objetos científicos, en su mayoría sin inscripciones ni 
representaciones. En la primera cámara, á la derecha, se encuen- 
tra una escalera que conduce á una sala más amplia del piso su- 
perior. En la cámara del muro de la izquierda, las paredes repre- 
sentan personajes é inscripciones en escritura meroítica y que 
son muy interesantes. 

La cámara de la cuarta puerta de la derecha es la biblioteca, 
y los relieves representan á Tiberio delante de diferentes dioses. 
En el muro de la izquierda, á la entrada, está Thoot, dios de 
la sabiduría; Maat del derecho, con una paleta, y Tefnut (l), de- 
trás del cual está Sefkhet, diosa de la escritura. A la izquierda 



(i) Hermana de Shu, que represéntase bajo la forma de León. 



RECUERDO DE UN VIAJE A EGIPTO 



hay un nicho para los libros, encima de éste se ve un Ibis. En la 
última cámara, en los muros de derecha é izquierda, está el em-- 



tí 




'i\' 



li ti. 



. ; M 






FiG. 4.^— Interior de la biblioteca. 

perador Tiberio delante de los emperadores egipcios. Una puer- 
ta conduce al campo. Volviendo al pórtico y á la derecha, se 
encuentra una puerta de entrada con varios escalones, y sobre 
ella se hallan relieves de Neo-Dioniso delante de los dioses. 



* 



El segundo pilón que forma el patio es más pequeño y mejor 
conservado que el primero, tiene 32 m. de largo por 22 de 
alto. No es paralelo al primero y forma ángulo agudo con el tem- 



122 BOLETÍN I)K LA REAL ACADEMIA DE T,A HLSTORIA. 

|)l(> (lo la Nati\Mcia(l y ohtus:) con el edificio del E. En un bloque 
de piedra redondeado y pulimentado hay una inscripción con- 
memorativa que recuerda una donación del terreno que hizo el 
rey h^ilómetor al templo de Isis en el xxiv año de su reina- 
do. Delante de éste se encuentra una pequeña capilla, actual- 
mente en nuiv mal estado, decorada con relieves de empera- 
dores. 

En el lado derecho del pilón hay un gran relieve en que el fa- 
raón Neo-Dioniso presenta ante las divinidades Horo y Hathor 
las \"íctimas humilladas; otro relieve ofreciendo una corona á 
Horo y Nephtys; y á la izquierda, el mismo rey quemando in- 
cienso á Osiris, Isis y Horo, y haciendo hbaciones de agua sobre 
el altar. 

* 
* * 

Entre estos dos pilones se abre la portada decorada por Ever- 
getes II. Esta portada da paso al templo de Isis, propiamente di- 
cho, que se compone de tres partes principales: el patio, el pro- 
naos y el Santo de los santos; y delante de éste hay también, 
como en la mayor parte de los templos de la época ptolemaica, 
tres pequeñas salas. 

El patio estí limitado á derecha é izquierda por un pequeño 




Frc. 5.^ — Detalles del templo. 



RECUERDO DE UN VIAJE Á EGIPTO 123 

pórtico ceri-ado. A derecha y á izquierda una puerta comunica 
con el exterior. 

El pronaos descansa sobre ocho columnas, en su origen esta- 
ba separado del patio por muros de intercolumnios: del primer 
grupo de columnas, el techo lle\'aba figuras astronómicas, y las 
inscripciones de los muros y de las columnas datan de la época 
de Evergetes IT. Los capiteles de las columnas y las del peque- 
ño patio dan nota muy instructiva de la manera cómo los egip- 
cios pintaban sus columnas. En el Santo de los santos, las pe- 
queñas salas que las preceden, así como las cámaras laterales, 
están en completa obscuridad, y débiles rayos de luz apenas pe ■ 
netran por tragaluces en el techo ó por troneras en los muros 
laterales. Todos los muros están decorados con relieves, algu- 
nos muy buenos y con inscripciones difíciles de distinguir por la 
obscuridad que allí reina. Atravesadas las tres pequeñas salas 
c[ue conducen al Santo de los santos é iluminada por pequeñas 
\en tanas, se ve todavía el pedestal erigido por Evergetes I y su 
mujer Berenice, que lle\-aba otras \eces la barca con la imagen 
de la diosa Isis. 

Las otras cámaras y piezas del int(M-ior del templo servían de 
vivienda á los sacerdotes. 

L^na pequeña puerta tle una de las salas conducía á una esca- 
lera que iba á ])arar á la capilla de Osiris, cuya sepultura es in- 
teresante. 

* 
* * 

Los relieves de la capilla de C)siris, referentes á la muerte de 
este dios, son notabilísimos. 

En el muro de la izquierda, el Nilo del norte hace una libación 
de leche al alma de Osiris que se encuentra delante de él en for- 
ma de pájaro. Thoot ibiocéfalo (l), riega con agua vivificadora la 
momia hierocélála de Osiris, detrás de la cual se encuentra la her- 
mana del dios. Cuatro demonios, el dios Shu, el emperador An- 



(i) Dios lunar y de la ciencia; el Hermcs de los griegos, dios también 
de la villa de Hermópolis. Animal á <'l consagrado era el ibis cinocéfalo. 



124 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

tonio delante de Osiris y sus dos hermanos Isis y Nephthys (l). 

Enfrente á la puerta hay escenas de Osiris, Isis y Nephthys, 
cerca de la tumba de Osiris; Onnoírés, desnudo, dos diosas al 
lado de* Osiris muerto, en cuyo catafalco, tres ó cuatro demonios 
llevan la momia hierocéfala de Osiris; en la parte inferior, la 
diosa Heget bratocéfala y Harsiesis (2) hierocéfalo, cerca de la 
tumba, sobre la que se ven los vasos canopes para las visce- 
ras del muerto. Después el cadáver de (osiris en medio de pla- 
netas y fantasmas; un sacerdote \'ierte el agua vivificadora; Anu- 
bis (3), con cabeza de chacal, cerca de la tumba, y al lado de ésta, 
Isis y Nephthys y las hermanas de Osiris, arrodilladas. 

En otro lugar, los muros exteriores del templo están decora- 
dos de inscripciones y relieves que representan un rey haciendo 
ofrendas á los dioses, y otras ceremonias sagradas. 

Al pie de los muros interiores, Augusto seguido de los dioses 
del alto Egipto, y los del bajo represéntanse también por prin- 
cipales divinidades, y en cada uno de los muros exteriores en el 
interior están decorados con cabezas de leones. 

La grandiosidad del templo, el lujo y la riqueza de detalles 
que le adorna, el ceremonial que empleaban sus sacerdotes en 
las fiestas, reflejan la gran devoción que se tenía á la diosa, á 
cuyo santuario concurrían peregrinos del alto y bajo Egipto. 



* * 



Al O., y por la puerta del templo de Isis, hay una mura- 
lla que lleva una puerta continua á una cámara, cuya puer- 
ta se llama de Adriano, que, desgraciadamente, está muy des- 
truida. 

En el muro, y á la izquierda de éste, vense de alto relieve 
Horo al que Nephthys presenta la corona del bajo y alto Egip- 



(i) Deidad de la muerte. 

(2) Una forma de Horo. 

(3) Dios de la muerte, que jugaba un gran papel en los funerales. 



RECUERDO DE UN VIAJE A EGIPTO 125 

to; á su izquierda, el dios Thoot y Sefkhet, la diosa de la escri- 
tura, que escribe sobre una palmera el nombre del rey á Thoot; 
sigue la diosa Shu; por debajo, el cadáver de Osiris llevado por 
un cocodrilo; de pie Isis; el sol entre montañas; y más arriba del 
sol, las estrellas. 

Todo esto encuéntrase en un pequeño templo que conduce á 
una puerta precedida de dos grandes pilones y uno pequeño. En 
el muro de la derecha se encuentra la famosa representación de 
la fuente del Nilo al pie de la roca, y se ven un buitre y un ga- 
vilán, el dios Nilo enlazado por una serpiente y dos cántaros va- 
cíos. A la derecha de este relieve, Horo en forma de gavilán, y 
sobre un lago Hathor, líis y Nephthys, y á la derecha, Horo y 
Ammón (l). 

En el dintel de la puerta se ven dos relieves representando á 
Adriano delante de Osiris, Isis y Harsiesis, y en la jamba de la 
izquierda la reliquia de Abydos y en el de la derecha la de 
l^usiris. 

En los muros interiores de la puerta están grabados Marco 
Aurelio delante de Osiris y de Isis, y el mismo ofreciendo flores 
á Isis y Plathor. 



Algo separado de la puerta de Adriano hay restos del templo 
(le Harendotes (2) que hizo construir el emperador Claudio, y con 
cuyos materiales se edificó más tarde una pequeña iglesia copta. 

Una escalera subterránea conduce á un gran nilómetro que, 
aparte de la escala ordinaria trazada en lengua copta, contiene 
otras dos, en hierática y demótica. 



h'uera del recinto del templo de Isis y al E., se encuentra el 
templo de Hathor, el dios del cielo, de la alegría y del amor, que 



(i) Dios de Tebas, después dios solar. 

(2) Una de las formas de Horo, como protector de su padre. 



126 



BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 



tuc deidad de Dendera, así como el protector de la necrópolis de 
Thebas, y á la que se consagró la vaca, y por esto se le repre- 
senta con cabeza de la misma. Este templo fué construido por 
Philómetor y Evergetes II. 

En el pórtico cuyo techo descansa sobre columnas , y en 
sus muros se destacan representaciones maravillosas como to- 
cadores de flauta , arpistas servidores con antílopes y otras 
figuras. 

El templo, no mal conservado, está cerrado por columnas. 



El monumento que más embellece, encanta, atrae y caracte- 
riza la isla, es el llamado Kiosco, situado al O. de la misma. 



■', 




\é^ 






•1 






"""^^^ 












^T\j 


y. 








jH^^HHpHH^^^KS _JB^^HS¿?^ 




F 




1 


1 
1 


W^^^B 




^ 


:># 


i 


S^ ^r j.» • 


''jh&£Sb^^^B 


^2Ír3 




. ^I^/V" 








ÍÍ^Eh 




^^^x 


i 


■^■Hl 


H^ei ^ ^■^^^íi^ísmíIB 


^^^^9 




fc^^^"."^ 


^^^^HH 


iiH^~ '-^^^^H 


HH^Mvfl 




^^^> -^--"/í 


\'K'. 


^^B 


' '''^ v^m 


hhi 






^ 


H 


l|¿^%f ^"-íf^l 


IM 




^m 


■ 



FiG. ó.^^El kiosco. 



Está emplazado próximo á la orilla del río, sobre una superficie 
cuadrangular, y sus columnas elegantísimas y de capiteles hathó- 
ricos sostienen frisos de delicada labor; hacen de la construcción 
un verdadero pabellón abierto por sus cuatro lados, pues los mu- 
ros que le sirven de cerramiento no llegan más que al promedio 
de las columnas. 

El ingreso á él se hace por un elegante pórtico que mira al 



RECUERDO DE UN VIAJE A EGIPTO 127 

río. Aunque se nota que el decorado no está terminado, pues 
quedan muchas columnas por labrar, no por ello deja de ser ga- 
llardo y elegante, ni faltan en el interior representaciones como 
las de Trajano, o'Veciendo una libación de vino á Isis, Horo hie- 
rocéfalo, y otra á Osiris é Isis. 

Este gracioso y elegante monumento que tanto encanta á los 
que le contemplan, debió de ser en su día lugar especial que los 
sacerdotes construyeran y destinaran á recibir con gran solem- 
nidad á reyes, emperadores y altos dignatarios, cuando éstos 
concurrieran á las grandes fiestas religiosas que se celebraron 
en honor de la diosa amada. 

Los romanos que abrieron su panteón á los dioses de los pue- 
blos que conquistaran, tributaron al santuario de Filé y sus di- 
vinidades gran veneración, y así se explica el que muclios de sus 
emperadores figuren en los muros de sus templos y lucran los 
continuadores de su embellecimiento. 

Descritos los principales monumentos que aún quedan de pie 
en la isla, aun vivos testimonios de la grandeza de una civiliza- 
ción que pasó, que la nuestra hoy contempla con entusiasta ad- 
miración, réstanos sólo ahora exponer las causas y los motivos 
de que los días de la histórica mansión de Isis estén contados. 



* 
* * 



Una obra gigantesca de esas que sellan la cultura del pueblo 
que las acomete, acaba de realizarse á orillas del caudaloso y mis- 
terioso Nilo, en las proximidades de Filé. 

Los naturales del país, desde muy antiguo, estimaban el Nilo 
como la causa de su prosperidad, lo veneraban y lo deificaban 
bajo el nombre de «Hapi»; numen, cuya morada les era desco- 
nocida, pero que les era pródigo de bienes, especialmente de los 
frutos de la tierra, con sus periódicas inundaciones que al fertili- 
zar su suelo le hacía la región más rica del mundo. 

Esta fertilidad desarrolló en sus habitantes la afición á los tra- 
bajos agrícolas, que las casta sacerdotal fomentaba y utilizaba 
como instrunlento de civilización. 



12?% BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

Débese, por lo tanto, á la agricultura el fundamento del esta- 
do social del Egipto. 

Los sacerdotes no sólo veían esto bajo el aspecto económico, 
sino también como una manifestación de la vida divina que le 
unía á la religión (l). 

El aprovechamiento y regularización de las aguas del Nilo, fué 
preocupación constante de cuantos han intervenido en la vida y 
prosperidad del país. 

Sabido es que las inundaciones del caudaloso río son periódi- 
cas, que comienzan en el solsticio del verano y -terminan en el 
equinoccio de otoño y que al inundar las tierras no sólo las bene- 
ficia con su riego, sino que las abona con el limo que arrastran 
sus aguas y que al voK^er éstas á su normalidad á fines de Di- 
ciembre, dejan los terrenos en disposición de ser labrado por 
la mano del hombre. 

Los sacerdotes, los faraones y cuantos han sucedido en el go- 
bierno del Egipto, han emprendido obras hidráulicas de capital 
interés que aún llegan hasta nosotros, si bien muchas se han 
perdido en el correr de los tiempos y de las vicisitudes por que 
ha pasado el país e:i la labor destructora y disolventes de los 
siglos. 

Estas obras no se limitaron solamente al riego y al cultivo, 
sino también á abrir vías fluviales de comunicación á la industria 
y al comercio. 

Aristóteles, Estrabón y Piinio dicen que Sesostris inició y 
dio principio al canal que debía unir el Nilo con el mar Rojo, una 
de las obras más grande y más útil que hicieron los egipcios. 

Un hijo del reformador Psamético, dice Heródoto que fué el 
primero que ideó y llevó á cabo el proyecto de un canal que 
uniera el mar Rojo con el Mediterráneo, cuyos trabajos hubieron 
de suspenderse porque un oráculo dijo al rey «que trabajaba 
para bárbaros». 

Ya en nuestros tiempos, el fundador de la actual dinastía, 
Mehemet Alí, una vez restablecida la paz y la normalidad del 



(i) Heeren, Aegypten, secc. ii, pág. 605-617. 



RECUERDO DE UN VIAIE A EGIPTO 



129 



país que entraba á gobernar, comprendió que aumentando los 
riegos y haciendo éstos permanentes, podría ampliar la capaci- 
dad productora del país y obtener, por lo menos, dos cosechas 
y el cultivo de nuevos productos, como la caña de azúcar y el 
algodón, que es el mejor del mundo. 

El proyecto íué estudiado y hubiérase realizado si dificultades 
administrativas y económicas no lo hubiesen impedido. La nece- 




FiG. 7.^ — El dique del pantano de Assuan. 

sidad de tan vital reforma continuó, siendo una preocupación de 
los gobernantes; y hoy, merced á la intervención inglesa, llévase 
á cabo en sus principales partes con extraordinario éxito. 

No encaja en nuestro trabajo el minucioso estudio de presas, 
•diques, embalses, canales de riegos y de cuantas obras hidráuli- 
cas se han realizado en el Nilo (l), y sólo nos ocuparemos de las 
realizadas en los lugares de la primera catarata. 

Cuando el Gobierno del Khedive después de madurados estu- 
dios decidió la realización de las obras, había que determinar el 
emplazamiento y la disposición en que había de hacerse el di- 
que. Después de informes y encontrados pareceres, se resolvió 



(i) Esto podrá detallarlo el lector en la notable conferencia que dio 
•el Excmo. Sr. D. Segismundo Moret en el Ateneo. 

TOMO LI. 9 



130 



BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 



cjue la presa afectase la línea recta y el lugar Assuan por encima 
(le la primera catarata; pero el proyecto tenía el inconveniente 




FiG. 8.^ — Los templos inundados. 

de sumergir la isla Filé con todos sus magníficos é históricos tem- 
plos. Los arqueólogos y los amantes del pasado llamaron la aten- 
ción sobre el particular, y después de muchas discusiones y de si 
los templos podrían ser trasladados á otros lugares ó elevados 




FiG. 9.^— El gran pilón del templo inundado. 



RECUERDO DE UN VIAJE A EGIPTO 131 

sobre el nivel de las aguas, todo fué inútil, pues no encontraban 
los ingenieros el firme que necesitaban como en el lugar elegido; 
sólo se modificó en cuanto á la cota de embalse, que debiendo 
tener un máximum de II4 m. se redujo á 106, con lo cual los 
templos quedaban á medio sumergir. Esta obra hidráulica, la más 
grande que hoy se conoce, se inauguró en 1903. La presa tiene 
1.960 m. de largo, está construida de bloques de granito con 1 80 
esclusas, que se abren y cierran por medio de la electricidad. 
Se emplearon en las obras tres años; trabajaron en ellas II.OOO 
obreros, y de ellos i.OOO eran europeos; ha costado 3. 340.000 
libras esterlinas, y se calculó que los beneficios que obtendría el 
Egipto con ella, sería de 2.600.OOO libras esterlinas. 

Ya hemos dicho que la empresa es colosal y es preciso verla 
de cerca para poder darse idea de lo que el esfuerzo humano ha 
realizado para afirmar la prosperidad de que hoy goza el Egipto, 
y que tanto tiempo ha vivido en una anarquía administrativa 
que lo llevaba á su completa ruina. 

Los pueblos que por lo regular son tornadizos pronto olvi- 
dan á los que más han contribuido á su bienestar ; y aunque así 
fuera (l), el nombre de Lord Crommer tendrá que ser siempre se- 
ñalado con respeto y cariño por el acierto de su administración 
que á nombre de Inglaterra allí ha implantado, con lo cual ha 
rehecho la hacienda pública, ha aumentado la capacidad en la 
producción, haciendo del Egipto actualmente un emporio de 
riqueza adonde acuden los capitales de Europa y América en 
busca de negocios (2). 

Al dejar aquellos lugares, al tomar la barca que nos había de 
conducir á Assuan por uno de los recientes canales allí construí- 
dos, encontradas ideas de lo antiguo y de lo nuevo nos atormen- 
taban y entristecían al ver aquella isla, en otro tiempo enalte- 
cida por la piedad y engarzada por las aguas del Nilo. Hoy está 



(i) En estos momentos el partido nacionalista empieza á agitarse y á 
propagar sus ideas con calor. 

(2) Para recompensar Inglaterra los veinticinco años de servicios que 
ha prestado Lord Crommer en Egipto, el Parlamento ha acordado recien- 
temente donarle 50.000 libras. 



132 boletín de la real academia de la historia. 

esclavizada por la mano del hombre que la ahogaba entre sus on- 
das, y aquellos templos que guardaron la mística fe del creyen- 
te que los alzara, no tardarán mucho en desplomarse para siem- 
pre, dejando solamente el recuerdo de lo que fué. 

Ante estas dos soberbias civilizaciones, ante sus encontradas 
tendencias, sobrecógenos el temor de que realicen el pensa- 
miento de Victor Hugo: «Esto matará aquéllo». 

Mas no hay que desesperar. El Genio atrevido y noble de 
nuestro siglo tiene sobrados recursos para no desperdiciar la 
ocasión de mantenerse en el justo medio del provecho material 
y del interés científico. Las ruinas del templo de Diana Efesina, 
maravilla del antiguo mundo, fueron trasladadas á Londres. ¿Por- 
qué no podrían serlo, siquiera en parte, las no menos maravillosas 
de la isla Filé.^ Y tanto más, cuanto que los norteamericanos, 
que son unos enamorados del Egipto, han hecho ya proposicio- 
nes de trasladar estos monumentos á su país. ¿Lo conseguirán? 
No es un imposible. Y todo es preferible ante la idea de que se 
hundan para siempre los monumentos que en su día embellecie- 
ron la perla del Egipto. 



Madrid, 12 de Julio de 1907. 



Dr. Rodolfo del Castillo, 

Correspondiente, 



II 

LA PUERTA DEL CARMEN EN ZARAGOZA 

Señores Académicos: 

Os agradezco muy en verdad que, secundando la propuesta de 
nuestro Director, me hayáis designado para informar la solici- 
tud que el pueblo de Zaragoza, representado por su Alcalde, os 
dirige para obtener que sea declarado Monumento Nacional la 
puerta de dicha ciudad, llamada del Carmen. 



LA PUERTA DEL CARMEN EN ZARAGOZA 1 33 

Comprenderéis perfectamente lo simpático que ha de ser 
para mí este informe, por tratarse de un asunto que estimo de. 
justicia, pues si en tal concepto no tuviera yo esa petición, ni el 
haber nacido en dicha ciudad, ni los lazos que á ella me unen, 
serían suficientes para inclinar vuestro ánimo á complacer de- 
seos que no estuviesen en un todo sujetos á reglamento, como 
los expresados en la dicha instancia. 

No he de ser yo quien os demuestre la importancia histórica 
de este monumento, ni he de traer á la Academia, ni tradicio- 
nes, ni elogios, ni leyendas populares que enaltezcan su impor- 
tancia; me limitaré tan solo á citar historiadores como el señor 
Lafuente en su Historia de España; parte 3,'', libro lO, página 
317; el conde de loreno el wSr. Zamora y Caballero, en su His- 
toria^ tomo V, pág. 1.075; el testigo ocular, marqués de Ayerbe, 
en sus Memorias que tuve la honra de publicar, pág. 96, y otros 
varios que no consigno por no cansar vuestra atención, incluso 
extranjeros como M. Thiers y el general Marbot. Todos ellos, al 
tratar del primer sitio de Zaragoza, no escasean sus elogios á la 
defensa de la ciudad, llevada á cabo por los zaragozanos, preci- 
samente en la Puerta del Carmen. 

Efectivamente, emplazada ésta frente al camino de Navarra, y 
orgulloso y engreído el general Lefévre Desnouettes con los fá- 
ciles triunfos de Tudela, Mallen y Alagón, acercóse á Zaragoza 
sin encontrar resistencia seria, y disponiendo sus ejércitos en 
tres columnas, una de las cuales, siguiendo el movimiento de 
frente, había de atacar la Puerta del Carmen; pero el Comandan- 
te del puesto, Marco del Pont ^ tuvo presencia de ánimo para de- 
jarles acercar á 20 pasos, y para que los más valientes empe- 
zasen á entrar por ella, dando entonces la voz de ¡Fuego! y ba- 
rriendo casi toda la columna en la misma formación que lleva- 
ban. Todavía conserva la Puerta del Carmen las señales de esta 
lucha y de otras varias. 

Por tales motivos entiende el que suscribe que esta Real Aca- 
demia puede acceder á los deseos manifestados en ja solicitud 
mencionada al principio, proponiendo al Gobierno de S. M., en 
armonía con ellos, que la Puerta del Carmen, de la ciudad de Za- 



134 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

ragoza, sea declarada Monumento Nacional y conservada en la 
forma que hoy se encuentra, haciendo en ella las necesarias re- 
paraciones para evitar su ruina. De este modo se contribuiría á 
que subsistiese un monumento representante de las mayores glo- 
rias de la ciudad siempre heroica. 

Este es el parecer del que suscribe, que somete al más acerta- 
do de la Academia, que con su alta sabiduría dispondrá lo que 
considere más conveniente. 

Madrid, 5 de Julio de 1907. 

Marqués de Ayerbe. 



III 

LA RIVOLTA DEL SUCRONE 

Neir ultimo anno della sua permanenza in Ispagna (l) (206 
av. Chr.) Publio Cornelio Scipione, il futuro trionfatore di An- 
nibale a Zama, venne a trovarsi in mezzo ad un serio pericolo, 
quando appunto, dopo la partenza di Asdrubale Barca alia volta 
d' Italia, dopo la dispersione completa delle forze mercenarie 
cartaginesi ad Hipa (207 av. Chr.), tutto sembrava ormai dovesse 
cederé dinanzi all' invasione romana della Spagna oriéntale. Ed 
il pericolo non venne da parte dei Cartaginesi, ridotti ormai ai 
tentativi disperati dall' arditissimo Magone, ma da parte di parec- 
chie migliaia di italici che militavano come socii nell' esercito 
romano. 

«Civilis alius furor in castris ad Sucronem ortus. Octo ibi milia 
militum erant, praesidium gentibus, quae cis Hiberum incolunt, 
impositum» (T. Livio, xxviii, 24). Anche coloro che non cono- 

(i) Per r andata di Scipione in Ispagna e per le campagne del 209 e 
208 av. Chr. si veda un mió Jungo studio pubblicato nel periódico Studi e 
Documejiti di Storia e di Diritto. Tipografía Poliglotta. Roma. Anno xxv°, 
fase. 111° e iv° (1904). 



LA RIVOLTA DEL SUCRONE I35 

scono a fondo 1' ambiente ibérico della fine del iii** sec. av. Chr. 
possono bene immaginare quale nuovo e possente incendio di 
guerra fosse allora ridestato ad un tratto in un paese di merce- 
nari e di spiriti indomabili e semi-selvaggi. Bastó la falsa notizia 
che Scipione fosse soggiaciuto ad una grave malattia per spin- 
gere Indibile e Mandonio, due dei piú irrequieti capí tribu dei 
forti Ilergeti, a riprendere le armi contro i Roniani, che, per 
l'esperienza di alcuni anni, erano loro apparsi piú temibili padro- 
ni dei Cartaginesi. Con truppe della Lacetania e della Celtiberia 
«agrum Suessetanum, Sedetanumque sociorum populi Romani 
hostiliter depopulati sunt.» (Livio, loe. cit.) Tutto ció, aggiunto 
alia malattia di Scipione, malattia che era stata la causa occasio- 
nale della doppia sollevazione itálica ed indígena, veniva inaspet- 
tatamente a preparare una situazione, che non si delineava certo 
troppo favorevole a Roma. Se i Cartaginesi non fossero stati 
ormai ridotti agli estremi, se avessero potuto riunirsi ad Indibile 
■ed agli Italici ribelli , tutta la guerra di Spagna avrebbe preso 
■jiuovo vigore ed avrebbe potuto condurre a risultati sorprenden- 
ti e gravi per 1' esito di tutta la seconda guerra púnica. 

Ma, nonostante che Magone facesse circolare alquanto denaro 
fra le file dei ribelli (Appiano, Hispan., 34), il pericolo apparve 
hen presto meno grave di quello cha da principio lasciava cre- 
ciere. E ció sopratutto avvenne per le incertezze e per la man- 
-canza di un vero piano direttivo da parte degli ammutinati sul 
-Sucrone (oggi Jucar). Intatti che cosa fecero mai costoro? Come 
jnai era potuta scoppiare la loro rivolta? 

I segni deír indisciplinatezza nell' esercito romano della Spa- 
gna s' erano giá sordamente manitestati prima ancora che Scipio- 
ne cadesse ammalato (Livio, xxvui, 24 : jam ante Ucentia ex 
■dmtino, ut jit olio collecta) . E naturalmente ció offrí un argo- 
mento poderoso al vecchio Fabio Massimo contro il giovane 
Scipione nel giorno in cui avvenne quel noto duello oratorio cosi 
minuziosamente e retoricamente riprodotto da Livio (xxviii, 40 
■e seg.) L' ardimento e l'arroganza dei soldati arrivó davvero 
■cosi oltre da fare giustamente ritenere che la loro indisciplinatez- 
za fosse di veccchia data. Le loro richieste non erano certo del 



136 BOLETÍN DE I.A REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

tutto infondate o ille^ittime, perché in fondo ragionavano cosi: Se 
la guerra non c ancora finita nella Spagna perché doveva toccare 
ad essi di starsene oziosi fra popoli tranquilli e soggetti? Se poí 
la guerra fosse stata considerata come chiusa, se la provincia 
fosse stata giá conquistata, perché non veniva dato ordine di 
ricondurli in Italia? 

Data qucota causa sostanziale di malcontento é chiaro che 
altre non dovevano mancare per daré un carattere piü legittimo 
alia ribellione. «Flagitatum quoque stipendium procacius, quam 
ex more, et modestia militari erat et a custodibus probra in cir- 

cumeuntes vigilias tribunos jacta postremo interdiu ac propa- 

lam fine commeatu ab signis abibant.» (Livio, loe. cit.) La richiesta 
delle paghe, le violenze verso i tribuni, il disertare le inseg- 
ne, r eleggere a capi i due gregari C. Albio Caleño e C. Atrio 
Umbro (l) erano tutti segni di una defezione in massa. 

Gli animi di giorno in giorno ardivano sempre piü credendosi 
sicura la morte di Scipione. Giá intravvedevano che la Spagna 
sarebbe divenuta un vasto incendio di guerra, giá vagheggiavana 
un' infinita di bottino in mezzo a quel disordine genérale che 
s'annunziava (in eo tiuniiltu et sociis pecunias imperari^ et diripi 
propinquas urbes posse, et tiirbatis rebus , cnni omnia omines 
aiídei'ent, minus insignia f ore , quae ipsi fecissent. Livio, xxviii, 
24). Ma ben presto alcuni messi, inviati per sapere qualche cosa 
di concreto sullo stato delle cose e sul funerale di Scipione , non 
tornarono punto. S' incominció quindi a notare nei ribelli mena 
ardore e minore desiderio di compromettersi ; anzi cercarono in 
certo modo di nascondere o di paralizzare i primi atti della rivol- 
ta e di essa si cercarono i sobillatori. Ouello che alcuni temevano 
era pur vero: infatti ben presto si venne a sapere di certo che 
Scipione non solo viveva, ma che era in via di guarigione (vivo'e 
primo, mox etiam valere Scipionem, certi aiictores afferrent. Li- 
vio, XXVIII, 25). 

(i) Fugatis itaqiie ex priiicipils, ac paulo post e castris tribunis, ad 
principes seditionis, gregarios milites, C. Albium Calemim et C. Atriuní 

Umbrum, delatum omniunt consensii ímperinm est..... qiii fasces sccnresque 

attrectare ausi.-» (Livio, loe. cit.) 



LA RIVOLTA DEL SUCRONE 1 37 

La posizione dei ribelli, dopo i loro gravi atti di sfrenatezza e 
di indipendenza assoluta, era divenuta criticissima. Ormai adessi- 
non restava che buttarsi dalla parte di Intibile o fare atto di sot- 
tomissione a Scipione e subirne lo sdegno. E giusto e doveroso 
riconoscere che il duce romano in quella circostanza si compor- 
tó egregiamente. La questione si presentava a lui non del tutto 
facile, dovendo nello stesso tempo, e essere prudente per impedi- 
ré che gli italici passassero al campo nemico, e fare si che una 
punizione esemplare valesse ad allontanare il pericolo di nuovi 
tentativi di rivolta. 

A preparare il terreno per un accomodamento Scipione aveva 
inviati sette tribíini niilituiii (Livio, xxviii, 25) che benché non 
bene accolti in sulle prime, seppero, con discorsi calmi e con- 
ciliativa, ricondurrc i piíi all'idea del dovere e alia fiducia nei 
propri superiori. Siccome poi una delle cause della rivolta era 
stata la tardanza del pagamento degli stipendia, Scipione aveva 
mandato esattori nelle citta stipcndiariae per raccogliere denaro 
e per potere cosi il piü sollecitamente possibile pagare i malcon- 
tenti. Per mezzo di un editto ( I) poi egli impose che tutti i rivol- 
tosi del Sucrone convenissero a Carthago Nova (Cartagena), sia 
tutti insieme in una volta (uiiiversi)^ sia a coorti 1' una dopo l'altra 
(carptim partes). E troppo naturale che gli Italici decidessero di 
andaré in massa, sia per influiré di piü con la grandezza del loro 
numero sulla clemenza di Scipione, sia perché riuniti si sentivano 
piü sicuri. Siccome poi siianí seditionem sinc vulnere, sirte sangiii- 
ne fitisse, siccome non s'erano compromossi talmente da dovere 
disperare di un generoso perdono, i ribelli decisero di presentar- 
si pentiti al tribunale di Scipione. 

A Carthago Xova intanto il duce romano in un consiglio di 
guerra, dopo una discussione sul modo di puniré gli Italici, stabi- 
liva che piuttosto che procederé a condannare a morte i moltis- 
simi che avevano provocato una vera defezione piü che una se- 
dizione, si dovesse eseguire la sentenza capitale contro i sobilla- 



(i) Appiano credette ingenuamente che Scipione scrisse personal- 
mente una lettera ad ognuno dei ribelli (Appiano, Hispan., 34). 



138 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

tori e contro i caporioni (Livio, xxviii, 26). Unde orta culpa est, 
ibi poena consistcrct : ad imdtitudinem casügationem satis cssc. Con 
un inganno vScipione intanto aveva imposto ai sette tribuni, che 
crano stati da lui inviati ira gli Italici per calmare gli animi, di 
impadronirsi ognuno di cinque dei capi ribelli i cui nomi furono 
segretamente fatti conoscere. 

Intanto, dopo che i 35 caporioni furono imprigionati all' insa- 
puta degli altri ItaHci (PoHbio, xi, ir. 30°, l), si seppe che l'eser- 
cito romano che era a Cartagena e che dava molto sospetto 
e molta paura ai ribelli che andavano a costituirsi, aveva avuto 
ordine con Lelio e Silano di avanzare nel territorio dei Lacetani. 
Non é a diré quanta grande gioia ció recasse agli Italici veden- 
do che Scipione non aveva alcuna intenzione di far loro violenza. 
L' essere restato quasi solo ed in loro balia li rassicuró del tutto. 
Ma in veritá le truppe non partirono punto. 

I ribelli siib occasum solis entrarono a Carthago Nova, mentre 
r esercito romano faceva finta di preparare tutto per la partenza (Li- 
vio, XXVIII, 26):sub lucem signa mota et ad poríam retentum agmen: 
custodesque circa oniucs portas inissi, nc qids urbe cgrederetnr. 

Crebbe ancor piü la baldanza e la sicurezza degli Italici, i qua- 
li, essendo stati invitati ad una adunanza nella piazza principale 
di Cartagena, si avanzarono con aria di ferocia verso il palco in 
cui doveva parlare Scipione e con grida clamorose cercarono di 
atterrire e di spaventare i presentí. Ma ad un tratto si videro 
circondati da quelle truppe che credevano partite e vedendosi 
inermi si calmarono assai. 

Stando a quello che troviamo in T. Livio (loe. cit.) e a quello 
che i ribelli stessi poscia confessarono, nulla li turbó tanto quan- 
to il vedere Scipione florido e robusto, mentre se 1' erano im- 
maginato sofFerente. 

Con uno di quei discorsi lunghissimi e retorici , cosi amati dal 
grande storico romano, ci viene presentato Scipione quale ora- 
tore violento e quale giudice inflessibile. Nulla, forse neppure la 
sostanza, noi dobbiamo cercare di vero in quelle parole, che 
sonó certo, come in tanti altri casi, invenzione ed esercitazione 
accademica di annalisti. Non importa quindi che ce ne occupia- 



LA RIVOLTA DEL SUCRONE 1 39 

nio , avendo un valore storico scarsissimo e forse millo. Gli 
stilisti solo potranno ammirarlo per la copia di figure che rendono. 
vivace e piú interessante il contenuto. 

Alia fine del discorso Scipione annuncia la condanna a morte 
di tutti i 35 caporioni della rivolta e termina dicendo: Vobis siip- 
plicii eoriim spectacithun non modo non acefbum, sedlaetmn etiam, 
si sana viens rcdiit^ dcbct esse, de niillis enim, qiiam de vobis in- 
festius, aut iniquius consuhierunt (Livio , xxviu , 29). A queste 
parole 1' esercito tutto, che circondava i ribelli, batiendo lespade 
sugli scudi fece un rumore d' inferno , e nello stesso tempo, 
mentre un banditore diceva i nomi dei condannati, questi ven- 
nero tratti nudi innanzi al luogo del supplizio e decapitati. Gli 
Italici restarono esterrefatti a quella scena di terrore e non osa- 
rono fare neppure un cenno di protesta. Anzi poco dopo ad uno 
ad uno dinanzi ai tribuni giurarono di prestare servizio ed ob- 
bedienza a Scipione. 

Cosí terminó la rivolta del Sucrone. Essa fu spenta con un 
miscuglio di terrore e di magnánimo perdono in un' época in cui 
occorreva al giovane duce romano di pacificare alia meglio la 
Spagna per muovere contro 1' África. Ma certo egli stesso dev^e 
essersi fortemente preoccupato di quella sedizione e deve avere 
in parte riconosciuto giusto il movente di essa se dopo il suo 
discorso diede ad ognuno degli Italici lo stipendio che da lungo 
tempo non era stato ad essi pagato. Ció non depone certo in 
favore dell' amministrazione diretta da Scipione, il quale d' altra 
parte non doveva poi essere troppo amato dal suo esercito se 
v' erano otto mila soldati che desiderarono la sua morte. 
. Cuesto emerge dalle pagine stesse del panegirico liviano; ques- 
to é bene che si sappia per avere di Publio Cornelio Scipione 
un' idea meno eroica di quello che i piü ebbero peí passato (l). 

Tempio Pausania (Sardegna), Maggio 1907. 

Dr. Nicola Feliciani. 



(i) Altrove (in Studi e Documenti di Storia e Diritto. Anno xxv (1904), 
fase. 111° e iv°) tratteggiai la figura di Scipione in rapporto agli avvenimcn- 
ti spagnuoli nei quali egli si trovo (dal 210 al 206 av. Chr). 



140 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 



IV 



ESPAÑA E INGLATERRA 

SUS RELACIONES POLÍTICAS DESDE LAS PACES DE UTRECHT 

por D. Jerónimo Becker. 



Madrid, 1907. En 4.", 120 páginas. 

España ¿Inglaterra es un resumen documentado de las rela- 
ciones políticas de entre ambas Potencias, desde que las paces 
de Utrecht afirmaron en las sienes del nieto de Luis XIV la co- 
rona de San Fernando hasta nuestros días; si bien, al llegar á la 
época de la Restauración, el autor, comprendiendo y declarando 
que los sucesos posteriores no son aún, en realidad, materia de la 
Historia, se limita á breves indicaciones que pueden, sin embar- 
go, servar de guía al que quiera entrar en el análisis de este pe- 
ríodo. 

Con ser un resumen, una síntesis que, como el autor confiesa, 
es susceptible de amplio desarrollo, el Sr. Becker se detiene en 
algunos puntos capitales lo suficiente para demostrar que no se 
ha limitado á copiar lo que los demás han escrito, sino que ha 
procurado comprobar directamente el fundamento de los asertos 
de los historiadores, rectificándolos en algunos casos y confir 
mandólos en otros con documentos que aquellos no debieron co- 
nocer, puesto que no los citan. 

Así, por ejemplo, el Sr. Becker, robusteciendo la prueba ofre- 
cida por el ilustre Sr. Danvila, al dar á conocer la correspon- 
dencia de la reina doña Amalia, la esposa de Carlos III, con el 
ministro Tannucci, del aserto de que aquella inspiró al Monarca 
sentimientos contrarios á la guerra, alega un documento no ci- 
tado por dicho historiador, documento que desvanece todas las 
dudas, cual es las Instrucciones dadas en 1760 al conde de Mal- 
coni para el Ministro en Viena. 

En materia de rectificaciones, es notable la del aserto, repeti- 



I 



LA VASCONIA ROMANA I4I 

do por todos los historiadores, de que Inglaterra, para impedir 
nuestra acción en Marruecos cuando surgieron las diferencias 
que dieron lugar á la guerra de 1 859-60, nos exigió el pago de 
una deuda antigua. El Sr. Becker deshace esa novela, haciendo 
la historia de esa deuda y demostrando que el Gabinete de Lon- 
dres exigió y obtuvo la promesa del pago un año antes de que 
surgiesen las dificultades entre España y Marruecos. 

También resulta interesante y nuevo lo relativo á la actitud 
de Inglaterra durante el período de la República, á la cuestión de 
los buques declarados piratas y á la tentativa de aplicar el Re- 
glamento de bloqueos de 1865 al bloqueo de la costa cantábrica 
decretado en 1 874. 

Muéstrase el autor inclinado á la alianza inglesa, pero impar- 
•cialmente reconoce y señala los errores cometidos por los Go- 
biernos de Londres y por los Representantes de estos en Ma- 
drid, indicando cómo unos y otros desconocieron nuestro ca- 
rácter y cómo en ocasiones intentaron trocar su papel de amigos 
en el de indiscretos tutores. 



Madrid, 12 de Julio de 1907. 



Juan Pérez de Guzmán. 



V 
LA VASCONIA ROMANA 

En la Revista Internacional de los Estudios Vascos, año i, nú- 
mero 3, y correspondientes á Mayo y Junio de 1907, ha pu- 
blicado D. Juan Bautista Daranatz un artículo de gran valor his- 
tórico y arqueológico, reseñando los varios descubrimientos de 
considerables tesoros numismáticos de la edad romana en la re- 
gión vasco-francesa, de los cuales presenta, en ordenada serie, 
los tipos principales, consistentes en monedas imperiales desde 



142 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

Tiberio hasta Carino (siglos i-in) y en monedas autónomas acu- 
ñadas en territorio español con tipos ya romanos, ya ibéricos, 
([ue manifiestan la densidad de población indígena y romana de 
aquellos territorios y de su frecuente comunicación con los de 
nuestra Península. En ésta no han sido raros semejantes descu- 
brimientos, mayormente en la Rioja y en Álava y Guipúzcoa; 
mas, por desgracia, faltan el estudio y la publicación de ellos con 
ordenado método y reproducción fidelísima, como la acaba de 
hacer Mr. Daranatz; el cual asimismo presenta tipografiadas al- 
gunas lápidas romanas que esclarecen y fijan el texto de nota- 
bles inscripciones donde el vascuence, la lengua éuscara, se ma- 
nifiestan pura, con sus vocablos propios y característicos, tal 
como se hablaba al otro lado de la vertiente de los Pirineos. 

En dicha Revista^ y en los expresados números, D. Arturo 
Campión sostiene viva y docta polémica contra las ideas y par- 
tidarios del vascófilo Sr. Arana, demostrando que el verdadero 
nombre del vascuence en su propio idioma es tal como figura en 
el Diccionario de la Real Academia Española, es decir éuscaro ^ 
y no eiizkcra^ siendo ésta una forma impropia que mal han que- 
rido introducir, y oponiéndose al uso de los autores antiguos 
hasta nuestros días, el Sr. Arana y los neologistas que como él 
se andan por las ramas del ingenio, y no descienden á la raíz de 
los hechos positivos y de la estructura del idioma. 



Madrid, 12 de Julio de 1907. 



Fidel Fita. 



VI 
NUEVA INSCRIPCIÓN ROMANA DE TOLEDO 

Al practicar obras de reparación D. Aureliano Cabrera, pro- 
fesor de la Escuela de Artes Industriales de esta imperial ciudad, 
en una casa de su propiedad, situada en la calle de las Bulas 



NUEVA INSCRIPCIÓN ROMANA DE TOLEDO 1 43 

Viejas, núm, 21, que discurre entre la Catedral y el ex-convento 
de San Juan de los Reyes, ha tenido la fortuna de descubrir tres 
arcos árabes del siglo x y un cipo sepulcral romano, que ha per- 
dido su coronamiento y buena parte de su lado derecho, cuyas 
letras, de muy bella forma, y semejantes á las de la inscripción 
2.093 en la colección de Hübner, pueden atribuirse á la primera 
mitad del primer siglo, cuando reinaba Tiberio. A este indicio 
paleográfico del tiempo, en que se grabó el epígrafe, se junta la 
sobria elegancia de su estilo gramatical, realzada con la claridad 
y precisión del pensamiento. 

Mide el cipo, ó lo que nos queda de él, 27 centímetros de alto 
por 19 de ancho. La base no está labrada, sin duda porque es- 
tuvo enclavada, ó hundida, dentro de la tierra. E[ coronamiento 
no desdiciría del tipo del otro toledano, cuyo facsímile se pro- 
dujo en la página 265, tomo xxxvi, del Boletín de la Acade- 
mia (l). 

No atreviéndome á dar por segura la interpretación que me 
había ocurrido, la sometí al parecer de los Académicos de nú- 
mero, Sres. Saavedra y Fita, de los cuales he recibido amistosas 
advertencias ú observaciones que aquí aprovecho. 

Los renglones de la inscripción fueron tres y no más. Por bue- 
na dicha, el quebranto de la piedra ha dejado claros por donde 
es fácil apreciar que ni encima ni debajo de los tres renglones 
antedichos se escribió cosa alguna. 



(i) «Es una estela funeral, cortada por su lado derecho, que apareció 
al demclerse las casas de D. Gabino Martín Cleto, sitas en la calle Nueva, 
esquina de la del Comercio, á corta distancia de la plaza de Zocodover, 
donde se descubrió la 3.076 (de Hübner), también sepulcral y dedicada á 
los Manes de Pompeyo Peregrino, fallecido en lejanas tierras. Los peo- 
nes que trabajaron en dicha demolición, hallaron la estela funeraria en- 
tre varios vasos de barro, monedas romanas y algunos crisoles; y poco 
después la hicieron pedazos, que arrojaron á los cimientos de la obra 
nueva.» 



144 



BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 



ROM\l 



CORNli\ 



MATEP-^ 



Romu{ló\ Con?e[Iia\ mater[p{osuit)?] 

A Rómiilo su madre Cornelia puso este monumento. 

En rigor, el suplemento ñna\ J)(osu¿t) 6f(ccit) no es necesario, 
como lo prueba la inscripción de Sevilla (Hübner, 1. 1 73): Cutio 
Romulo I piissimo filio \ Balbinus pater \ Frisca mater. Con to- 
do, si bien se mira, las dimensiones del renglón exigen que en su 
remate una letra se supla, que pudo ser F ó P. 

El nombre gentilicio del Rómulo toledano debía ser el de su 
padre (Cornelio)^ como también el de su madre (Cornelia). En 
Sevilla, en Vejer de la Miel, en Faro, en Portalegre, en Estepa y 
en Tarragona se había dado á conocer el cognombre Rómtilo (3, 
166, 1. 172, 1. 173, 1. 175, 1.924, 5.04P, 6.123). Su femenino Ró- 
mula asimismo es frecuente. 

De la gens Cornelia ya conocíamos en Toledo dos inscripcio- 
nes romanas (3.076, 5-873); y otra (Boletín, tomo xlvii, pági- 
na 526), en Nava de Ricomalillo. 

Abrigo la esperanza de que el descubridor y dueño del cipo 
romano, que ha sido objeto de este breve Informe, tendrá por 
bien cederlo, siquiera en calidad de depósito y reservándose la 
propiedad, al Museo Arqueológico de esta provincia. 

Toledo, 6 de Agosto de 1907. 

Juan Moraleda y Esteban, 

Correspondiente. 



NOTICIAS 



Les mines de Bélon, province de Cadix (Espagne), par le R. P. Julcs 
Furgus. Bruxelles, 1907. — En 4.°, págs. i6. 

Ha publicado esta Monografía su Autor, el doctísimo jesuíta P. Julio 
Furgús, en los Anales de la Sociedad arqueológica de Bmselas, tomo xxi. 
págs. 149 á 160, haciendo de ella una tirada aparte, que ha ofrecido á la 
Academia. 

Las monedas bilingües, que acuñó Belón (BAILO ; oppidum Baelo de Pu- 
nió; Ba;Xü).( de Ptolemeo), son los únicos objetos epigráficos que se cono- 
cen de aquellas ruinas (i). El P. Furgús hace ver su importancia, reseñan- 
do varios monumentos de arte arquitectónico y escultórico que allí descu- 
brió y que describe. 

Belón estuvo entre Tarifa y Trafalgar sobre la costa del Atlántico, en la 
ensenada de Bolonia. El sitio es poco frecuentado; y por esto las explora- 
ciones arqueológicas que allí se hagan serán incómodas y costosísimas si 
han de practicarse técnicamente. Las ruinas de la ciudad asoman esparci- 
das en las inmediaciones de la playa. Un puesto de carabineros cerca de 
la orilla del mar, y algunas casas de labranza, algo más apartadas, es todo 
cuanto se ve de la población, que fué, tantos siglos ha, noble emporio del 
comercio cartaginés y romano. 



Nuevas inscripciones romanas de Cartagena. — Con fecha del 6 del pre- 
sente Agosto, D. Diego Jiménez de Cisneros, Correspondiente de la Aca- 
demia en aquella ciudad, ha notificado el reciente descubrimiento de un 
pórtico, pedestal epigráfico é inédito de suma valía, estatua marmórea y 
otras antigüedades, pertenecientes al primer siglo de la era cristiana; de 
todo lo cual, lo más interesante se ha llevado al Museo de la Sociedad 
Económica de Amigos del País, y será objeto de un Informe con planos y 
fotografías, que está redactando el Sr. Jiménez de Cisneros para enviarlo 
á la Academia. 

F. F. 



(i) Véase Hübner, ¡Vhnumenia ¡inguae ibcriae, núm. 145. 
TOMO I.l. 



ÍNDICE GENERAL ALFABÉTICO 



Abalos (Villa de). — I. 385: Descrip- 
ción geográfico-histórica de... en 
la Rioja. 484. 

Abarques de Sosten (D. Juan Víc- 
tor). — L 324: Donación de un cua- 
dro que representa el infierno 
egipcio. 

Abbadie (M. Antoine d'). — IIL 323. 

Abellar (El Monasterio de) ó de 
los santos mártires Cosme y Da- 
mián. — XX. 123. 

Aben Guzmán. — VL 75: E¿ Diván 
de... Ms. árabe procedente de la 
Biblioteca imperial de San Pe- 
tersburgo. 

Aben Pascual. Véase Codera (Don 
Francisco). 

Academia de la Historia (Real). — 
L 112: Nueva impresión de los 



Estatutos y Reglamentos de la... 
204 : Comisión nombrada para 
activar los trabajos de la Acade- 
mia. Acuerdostomados. 305: Acta 
de la sesión regia de 29 de Junio 
de 1879. — IL 132: Noticia del pase 
á la Biblioteca de la Academia de 
dos Ayudantes del Cuerpo de Ar- 
chiveros Bibliotecarios. — V. 266: 
Acuerdo de la Academia sobre 
la publicación del Boletín . — 
XIV. 108: Anuario para 1889. 162: 
Reglamento de las Comisiones 
pi-ovinciales de monumentos his- 
tóricos y artísticos. -- XV. 273: 
Programa del certamen interna- 
cional con ocasión del cuarto cen- 
tenario del descubrimiento de 
América. — XVL 5: Anuario para 



(i) Para el mejor manejo de este índice conviene tener presente que el Boletín empe- 
zó á publicarse en el mes de Noviembre de 1S77 sin sujetarse á períodos fijos, correspon- 
diendo á dicho mes el primer cuaderno del Toma /,• á Mayo de 1878 el segundo; á Febrero 
de 1879 el tercero; á Septiembre del mismo año el cuarto; y á Diciembre también del 
mismo año el quinto y último. Consta todo el tomo i de 506 páginas y de una hoja al fin, 
sin numerar, de Erratas. 

Del Tomo //corresponde el cuaderno primero á EnTO de 1882; y ya desde el cuaderno 
segundo siguiente, correspondiente al mes de Febrero de 18S3, continúa sin interrupción 



148 



boletín de la real academia de la historia 



1890. — XVIIT. 89: Anuario para 
1891. — XXir. 5: Anuario de la 
Academia á principios de 1892. 
385: Anuario de la Academia á 
principios de 1893.— XXIV. 257: 
Anuario de la Academia á princi- 
pios de 1894. Véase Movimiento 
del personal académico, Adquisi- 
ciones DE LA Academia y Premios. 

Academia (Real) de los Linces (Ro- 
ma). — I. 9. 

Academias hispano-americanas. Su- 
cursales de la Real de la Historia, 



instituidas por acuerdo de 18 de 
Mayo de 1888.— XII. 449. 

AcQUA (Cario del).— I. 233. 

Acursio (Miguel Ángel). — XXV, 
466, 467. 

Adquisiciones de la Academia. — 
I. loi, 194, 299, 402, 495. — II. 95, 
424. — V. 37: Segundo semestre de 
1883. 104: Primer semestre de 
1884. — VI. 201: Segundo semes- 
tre de 1884. —VII. 227: Primer 
semestre de 1885. — VIII. 469: 
Segundo semestre de 1885. — 



publicándose el Boletín mensualmente, formando dos tomos anuales. Consta el tomo 11 
de 452 páginas y dos hojas más sin numerar; una con el índice de láminas y grabados y 
otra con las Erratas. 

Tomo III: comprende el segundo semestre del año 18S3, con 389 páginas y la hoja de 
Erratas. 

Tomo /^; primer semestre de 1884, con 405 págs. 

Tomo f^: segundo semestre de 1884, con 407 págs. 

Tomo VI: primer semestre de 1885, con 439 págs. 

Tomo VII: segundo semestre de 1885, con 430 págs. y la hoja de Erratas. 

Tomo VIH: primer semestre de 1886, con 503 págs. 

Tomo IX: segundo semestre de 1886, con 470 págs, y una hoja de rectificaciones. 

Tomo X: primer semestre de 1887, con 487 págs. 

Tomo XI: segundo semestre de 1887, con 530 págs. y una hoja de Erratas y rectificaciones.. 

Tomo XII: primer semestre de 1888, con 511 págs. 

Tomo XIII: segundo semestre de 1888, con 480 págs. 

Tomo XIV: primer semestre de 1889, con 584 págs. 

Tomo XV: segundo semestre de 1889, con 607 págs. 

Tomo XVI: primer semestre de 1890, con 583 págs. 

Tomo XVII: segundo semestre de 1890, con 528 págs. 

Tomo XVIII: primer semestre de 1891, con 590 págs. y una hoja de rectificaciones. 

Tomo XIX: segundo semestre de 1891, con 567 págs. 

Tomo XX: primer semestre de 1892, con 643 págs. 

Tomo XXI: segundo semestre de 1892, con 576 págs. 

Tomo XXII: primer semestre de 1893, con 592 págs. 

Tomo XXIII: segundo semestre de 1893, con 560 págs. 

Tomo XXW: primer semestre de 1894, con 560 págs. 

Ton-.o XXV: segundo semestre de 1894, con 496 págs. y una hoja de rectificaciones. 

A. R. V. 



ÍNDICE DE LOS XXV PRIMEROS TOMOS 



149 



IX. 194: Primer semestre de 1886. 
— X. 171: Segundo semestre de 
1886. — XI. 241: Primer semestre 
de 1887. — XII. 249: Segundo se- 
mestre de 1887.— XIII. 241: Pri- 
mer semestre de 1888. — XV. 205: 
Segundo semestre de 1888. — 
XVI. 519: Segundo semestre de 
1889. — XVII. 206: Primer semes- 
tre de 1890.— XVIII. 185: Segun- 
do semestre de 1890.— XIX. 139: 
Primer semestre de 1891. — XX. 
65: Segundo semestre de 1891. — 
XXI. 151: Primer semestre de 
1892.— XXII. 40: Segundo se- 
mestre de 1892.— XXIII. 5: Pri- 
mer semestre de 1893.— XXIV. 
47: Segundo semestre de 1893. — 
XXV. 213: Primer semestre de 
1894. 
África. — I. 476: Numístnatiípie de 
rancie/me Afrique. — II. 16: Santa 
Cruz la pequeña. 135: Informe 
sobre la obra del General X. San- 
doval Guerras de África eti la 
antigüedad. — III. 13: Véase Fardé 
\Fr. Pedro). — IV. 6: Ruinas del 
municipio romano Vohibilianum 
(Marruecos). 349: Ruinas de Vo- 
hibilis. — V. 214: La Mauritania 
tingitana, por M. Tissot. — VII. 
40: Ruinas romanas de Fez, por 
T. Cuevas. — XVI. 182: Extinción 
■del obispado de Marruecos. 318: 
Desolación de la Goleta y fuerte 
de Túnez, por B. Ruffino de 
Chambery. — XVII. 353: El Ksar- 
el-Acabir, por D.Teodoro de Cue- 
vas.— XVIII. 249: Santa Cruz de 
Mar Pequeña. 330: Dos obispos I 



de Marruecos. 401: Episcopologio 
de Ceuta. —XX. 9: Relaciones ex- 
teriores de Marruecos, por Don 
Teodoro Cuevas. 16: Privilegios 
que los Religiosos Franciscanos 
disfrutan en Marruecos.— XXII. 
353: La conquista de Argel en 
1830.— XXIV. 85: Toma de Oran, 
Trípoli y Bugía, por Cisneros y 
el Conde Pedro Navarro. 90: Im- 
prenta en Fez. 93: Noticias de 
misiones españolas en Marruecos 
en el siglo xvii. 94: Embajada de 
D. Francisco de Salinas y Moni- 
no en Marruecos en 1785: 251: 
Descripción del manuscrito que 
contiene la anterior embajada. — 
XXV. 171: La guerra del moro á 
fines del siglo xv. 

Agreda (Sor María de). — XII. 435. 

Águila Fuente. — XIV. 572: Lápida 
romana hallada en... (Cuéllar). 

Aguilar y Correa (Sr. D. Anto- 
nio de), Marqués de la Vega de 
Armijo. — XX. 100: Mosaicos de 
Bobadilla. 301. — XXI. 566: Su re- 
cepción en la Academia. — XXII. 
1 12. 

Aguirre (D. Lorenzo), correspon- 
diente en Soria. — I. 203, 321. — 

11.31- 

AiTONA (El Marqués de).— IV. 55: 
Cartas del Rey á... (^6 Abril 1608). 
58: Cartas de... al Rey (5 Julio 
1608). 

Aizpitarte (D. Josef María de). — 
XXIII. 366. 

Alarcón (^Castillo de). — XIV, 470: 
Dos lápidas romanas de... (pro- 
vincia de Cuenca). — XVIII. 466. 



I so 



boletín de la real academia de la historia. 



Álava. — III. 22: Geografía romana 
de la provincia de... — 215: El 
vascuence alavés anterior al si- 
glo XIV. 257: Noticia del despo- 
blado de Iruña (Suestaiio). — IV. 
289: Objetos hallados en villa de 
Suso, antiguo emplazamiento de 
Vitoria. — XIV. 67: Inscripciones 
romanas. Véase Iruña. 

Alba (El Duque de). — V. 290: Cam- 
paña del... por D. Francisco 
M. Arrué. — VIII. 427: Memorias y 
datos para la biografía de... por 
Mayans y Sisear. — X. 161: Noticia 
de un retrato del... por A. Muro. 

Alba (Excma. Sra. Duquesa de). — 
XX. 231: Documentos escogidos 
del Archivo de la Casa de Alba, 
publicados por la... —XXII. 481: 
Autógrafos de C. Colón y papeles 
de América, publicados por la... 
—XXV. 405. 

Alberga (La), provincia de Sala- 
manca.— III. 163. 

Albión (D. Juan de), embajador del 
Rey Católico D. Fernando V. — 
XX. 179, 189. 

Albornoz (El Cardenal D. Gil de). 
— XXIII. 554: Epitafios de las se- 
pulturas del padre y hermano 
de... (D. García Álvarez de Albor- 
noz, t 1328 y D. Alvaro García 
de Albornoz, f 1374). 

Alburquerque (El Duque de), Don 
Francisco, segundo del título. — 
XXII. 430. 

Alcalá de Henares. —II. 132. — VI. 
76: Lápidas romanas. — VIL 45. 
Incripciones romanas de... — VIII. 
81: Sobre la casa en que nació 



Cervantes. — IX. 189: Fuero de 
las aldeas de Alcalá. 230: Fuero 
de Alcalá. — X. 151: Concilio de 
Alcalá de Henares, de 15 de 
Enero de 1257, inédito y desco- 
nocido. — XVI. 576: Lápidas ro- 
manas de... — XVII. 184: Edificios 
hebreos en Alcalá de Henares. — 
XXI. 571: Subcomisión de monu- 
mentos de... — XXIII. 491: Rese- 
ña epigráfica. 

Alcarria. — XXIII. 346: Antigüeda- 
des romanas de la... 

Alcira (El Vizconde de). — V. 65. 

Alcolea del Río. — X. 429: Lápidas 
romanas halladas en... 

Alcollarín. — XI. 447: Lápidas ro- 
manas halladas en... 

Alconchel. — XV. 171: Miliarios ro- 
manos de... 

Alconera. — XXV. 45: Inscripcio- 
nes romanas de... 

Alejandro III (Papa). — XII. 164: 
Tres bulas inéditas del Papa...— 
XIII. 237: ídem. 

Alejandro VI (Papa). —IX. 316: Do- 
mentos referentes á... 317: Carta 
de Juan López, obispo de Perusa. 
sobre... Véase Borja (D. Rodrigo 
de). — XIV. 10: Sepulcro y des- 
cendientes de... — XV. 561: Bulas 
y breves inéditos de... —XVIII. 
88: Sobre los restos mortales de... 
159. — XX. ib4, 261: Primeros 
años del episcopado en América. 
— XXI. 475: Alejandro VI y la 
Groenlandia.— XXII. 384, 589.^ — 
XXIII. 205, 550. 

Alfaro. — XXIV. 209: Sobre el ar- 
chivo de... 



índice los XXV PRIMEROS TOMOS 



151 



Alfonso II, el Casto. — XVI. 177: 
La primitiva basílica de Santa 
María del Rey... 291. 
Alfonso VIII. — VIII. 229: Testa- 
mento del Rey...— XVIII. 441. 
Alfonso IX, rey de León. — XIII. 
291: Biografía de... por Gil de Za- 
mora. 
Alfonso X, el Sabio. Véase Lapi- 
dario (Códice del). — V. 308: Bio- 
grafía de... por Gil de Zamora. — 
VIL 54: Cincuenta leyendas por 
Gil de Zamora, combinadas con 
las Cantigas de Alfonso el Sabio 
— XI. 363: Los cinco libros que 
compiló Bernardo de Brihuega 
por orden de.. — XII. 244: San 
Dunstan, arzobispo de Cantor- 
bery, en una cantiga de... — 
XV. 179: La cantiga lxix del rey 
D. Alfonso el Sabio. Fuentes his- 
tóricas. — XVII. 269: Cantigas de 
Santa María, publicadas por la 
Real Academia Española. 342: Un 
opúsculo sobre defensa de forta- 
lezas atribuido á D. Alfonso el 
Sabio. 

Alfonso XII. — I. 205: Medalla acu- 
ñada por el Ayuntamiento de 
Barcelona en memoria de... 305: 
Sesión de 29 de Junio de 1879 
presidida por S. M... — VIL 357. 

Alhama de Granada. — XX. 442: 
Monedas árabes descubiertas 
en... 

Aljucen.— XXV. 156. 

Almagro (La ciudad de). — XVIII. 
383. 

Almagro (D. Antonio), correspon- 
diente en Granada. — VI. 75. 



Almanzor. — VIL 189: Destrucción 

de Barcelona por... 
Almanzor I. — XV. 82: El sepulcro 

de... en Badajoz. 
Almarquín. — XIV. 574. 
Almazarrón. — VIL 7: Fragmento 
de inscripción hallado cerca de... 
Almázcara. — V. 281: Miliario ro- 
mano de... — 285: ídem. 
Almeida (D. Diego de), prior de 

Ocrato.— XXV. 180. 
Almenara. — XI. 45 1 : Mosaico de.. 
Almendralejo. — XXV. 59: Inscrip- 
ciones romanas de... 
Almería. — XVI. 65: Dos inscripcio- 
nes arábigas de la provincia de... 
— XX. 301 : Descubrimientos ar- 
queológicos en la desembocadura 
del río Almanzora, donde estuvo 
iJar/a{Vera). —XXIV. 343: Inves- 
tigaciones arqueológico-romanas 
en la provincia de... 351: Inscrip- 
ción árabe sepulcral. 
Almonacid de la Sierra. — V. 65: 
Hallazgo de códices, los más de 
ellos árabes. 268: Almacén de 
un librero morisco descubierto 
en...— XIX. 524. 
Almudena (Nuestra Señora de la). — 

XIV. 270. 
Alonso Rodríguez ( El beato ) . — 

XIV. 13. 
Alpuébrega. — IX. 21: Carta-puebla 

de... (tres leguas de Toledo). 
Alsinet (Joseph). — XIII. 353: Rui- 
nas romanas de Cabeza del Grie- 
go en 1765. 
Alsius y Torrent (Pere). — II. 406: 

La villa de Banyolas; 
Altolaguirre y Duvale (D. Ángel 



'52 



boletín de la real academia de la historia 



de).— XXI. 48 1 : Llegada de C. Co- 
lón á Portugal. 

Alvarez de Albornoz (D. García), 
padre del cardenal Albornoz. — 
XXIII. 555: Epitaño de... 

Alvarez de la Brana (D. Ramón). — 
XXV. 414. 

Alvarez Chanca (El Doctor).— 
XXIII. 456. 

Alvarez Martínez (D. Ursicino). — 
XXIII. 482: Historia general de 
la provincia de Zamora. 

Alvear (D.^^ Sabina de).— XVIII. 5: 
Historia hispano-americana. Al- 
gunas observaciones sobre el ma- 
nuscrito de José María Cabrer 
ísobre el brigadier de la armada 
española D. Diego de Alvear, pa- 
dre de...) — XX. 255. 

Alvear y Ponce de León (D. Diego 
de).— XX. 255. 

Amat (D. Félix), abad de la Gran- 
ja y arzobispo de Palmira. — 
XVIII. 123: Autógrafos de... refe- 
rentes al reinado de Carlos ÍV. 

383. 

Ámbar (El).— X. 449. 

América. — I. 151: Discursos medici- 
nales compuestos por el licencia- 
do Juan Méndez Nieto y Viajes 
de Mendaña y Quirós por el Mar 
del Sur. 155: Véase Colón y Mé- 
jico.— II. 59: Misiones de indios 
guaranis, por D. Gonzalo de Do- 
blas. 181, 222, 359. ídem, 415. 
Véase Jiménez de la Espada (Don 
Marcos) y Zaragoza (D. Justo). 
346: Obras remitidas á la Acade- 
mia por el Sr. Gilmory Shea. 391: 
Colección de documentos para la 



historia del Río de la Plata, por 
A. Lomas. — III. 9: Informe sobre 
la escritura hieráticade la Améri- 
ca central. Véase Dirks. 4 1 : Groot, 
historia de Nueva Granada. 190: 
Discursos del Sr. Rada y Delgado 
en el Congreso de Copenhague 
sobre vasos peruanos y escritura 
maya. 210: Donativo de 200 mo- 
nedas americanas. 245: Misiones 
de indios guaranis (continuación). 
— IV. 106: Descripción histórica 
del Paraguay, por Molas. 107, 199, 
274, 330, 389: Misiones de indios 
guaranis(continuación). 146: Gra- 
duaciones náuticas de las Cartas 
de Indias. — V. 7: Informe sobre 
la Biblioteca de Americanistas. 
35: Libros americanos: El Gene- 
ral San Martin y Enseñanza su- 
perior en Buenos Aires ( 1 767- 1 82 1 ). 
— VI. 182: Caro: Conquista y co- 
lonización de América por los 
españoles. — VII. 306: Primeras 
noticias de Yucatán. — VIII. 134: 
Estudio histórico de la América 
central, por Gómez Carrillo. 223: 
Juan de la Toitc, uno de los trece 
de la Isla del Gallo. Véase Vez- 
pucci (Amérigo). — XI. 190: Sobre 
la Historia de la República Argen- 
tina de D. Vicente F. López.— 

XV. 66: Memorias del Ecuador, 
informe del Sr. Fernández Duro. 
278: Catálogo de los papeles sa- 
cados de la Colección Mutis. — 

XVI. 509: D. José T. Medina, his- 
toriógrafo de Chile.— XVII. 84: 
Sobre el Diccionario biográfico 
general de Chile, por D. Pedro 



ÍNDICE DE LOS XXV PRIMEROS TOMOS 



153 



P. Figueroa. Véase Colección de 

DOCUMENTOS DEL ArCHIVO DE IN- 
DIAS, Colón (C) , Méjico y Perú. 
— XVIII. 5: Historia hispano-ame- 
ricana. Algunas observaciones so- 
bre el manuscrito de D. José M. 
Cabrer, por doña Sabina Alvear. 
55 i: La primera misa en América. 
— XIX. 21: Erección de la cate- 
dral de Cartagena de Indias en 
1538. 453: Programa de certamen 
internacional con ocasión del 
cuarto centenario del descubri- 
miento de América. 507: Conquis- 
ta del Río déla Plata. (1535-55). — 
XX. 261: Primeros años del epis- 
copado en América. 573: Fr. Ber.- 
nal Boyl, pi'imer apóstol y legado 
en América: Fr. García de Padi- 
lla, obispo de Bainúa. — XXI. 235: 
El primer obispo del continente 
americano. 243: Sobre el origen 
de la palabra América. 261: J. G. 
de Sepúlveda: Democrates alter. 
370: Disquisiciones americanas. — 

XXII. 481. Autógrafos de C. Co- 
lón y papeles de América, publi- 
cados por la Sra. Duquesa de 
Alba. 533. Nobiliario de los con- 
quistadores de Indias. 535: Histo- 
ria del descubrimiento de Améri- 
ca, por D. Francisco Serrato. — 

XXIII. 464: La Florida; su con- 
quista y colonización. — XXIV. 
109: Compendio de Historia de la 
América central, por el Sr. Gómez 
Carrillo. — XXV. 313. Viaje se- 
gundo de Orellana por el río de 
las Amazonas. 334. Geografía y 
descripción universal de las In- 



dias, por Juan López de Velasco, 
(i 57 1 74). 462: Estudios críticos 
acerca de la dominación española 
en América, por el P. Cappa. 
Ampurdan. — V. 16: Historia del... 
por el Sr. Pella y Forgas.— XVI. 
425: Informe del Sr. Coello sobre 
dicha obra. 
Ampurias. — III. 124: Templo de Sé- 
rapis en... — VI. 59: Concejo he- 
breo de Castellón de Ampurias. 
—XVIII. 381. — XXII. 112, 168: 
Busto artístico emporitano. 
Ana Bolena. — VII. 17: Por P. Fried- 

mann. 
Anastasio IV. — XIV. 530: Bulas 

inéditas de... 
Anastasio, el Bibliotecario. — XXII. 

285: Sobre la carta de... 
Andorra. — V. 203: La lepublique 
d' Andorre, por L. Bassereau. — 
IX. 335: La cuestión de Andorra. 
395: Noticia de la carta-puebla 
del Valle de... 
Angeles (Fr. Francisco de los) 
franciscano. — XXI. 379: Breve de 
Clemente VII á... 
Antecristo. — XI. 175: Un español 

del siglo XV tenido por... 
Antonelli (Juan Bautista). — XXV. 

306. 
Añavieja. — XXIII. 484: Inscripcio- 
nes romanas de... 
Arabía y Solanas ( D. Ramón). — 
VI. 34: De Ripoll á Gerona. — 
XVIII. 462. 
Aragón. — XIV. 433: El último Jus- 
ticia de... en 1710. 
Aragón (D. Fernando -de), abad de 
Veruela (1534-39).— XX. 633. 



'54 



boletín de i,a real academia de la historia 



Aragón (Doña Francisca de), 1607. 

XXIV. 493- 

Aragón (D. Maximiliano de). — 

XXV. 494. 

Aran (Valle de). — II. 370: Inscrip- 
ción romana de la iglesia de 
Escuñan, pueblo del... III. 130: 
Lápidas romanas descubiertas en 
el...— XI. 322. 

Aranda (El Conde de).— XXV. 429. 

Arántecui y Sanz (D. José). IX. 
158: La artillería española en los 
siglos XIV y XV. 

Arbois de Joubainville (M. Hen- 
ri d'j. — XXIV. 96: Les Celtes en 
Espagne. 

Arco y Molinero (D. Ángel del). — 
XXV. 402. 

Arco (D. Ventura del). — I. 322. 

Arcos de la Frontera. — XXIII. 
273: Inscripciones inéditas de... — 
XXIV. 21: ídem. 256. 

Archilla.— VIII. 422: Fueros de... 
aldea de Brihuega. 

Archivos. — I. 82: Moción á la Aca- 
demia para un programa de pre- 
mios. (Sobre examen de los Ar- 
chivos parroquiales.) — Archivos 
eclesiásticos. Véase Sainz de Ba- 
randa (D. Pedro) y La Fuente 
(D. Vicente). — Archivo secreto 
de la Santa Sede. Véase Hinojosa 
(D. Ricardo de). 

Areñs de Mar, provincia de Barce- 
lona. — VI. 317: Datos inéditos 
anteriores al siglo xin. 353: Da- 
tos históricos. 

Arévalo. — XVIII. 385: Levanta- 
miento de la villa de... justificado 
ante la historia. Diploma inédi- 



to del emperador Carlos V. — 
XIX. 5: Levantamiento de Aré- 
valo. 

Arganda del Rey. — XIX. 455: An- 
tigüedades encontradas en... 513: 
Objetos protohistóricos de... 561; 
Las Ninfas Varcilenas en... — XX. 
62: Excavaciones en Valdocarros, 
despoblado de... 

Argavieso. — VIII. 311: Inscripción 
romana de... 

Argote de Molina (Gonzalo). — 
X. 330: Autógrafo de... existente 
jen el archivo del Ayuntamiento 
de Carmona. 

Arias Montano (Dr. Benito). — 
XIX. 476: Correspondencia del... 
con el licenciado Juan de Ovando. 

Arias Sanjurjo (D. Joaquín). — X, 
416. 

Ariñiga (Señor). — III. 210: Donativo 
de 200 monedas americanas. 

Arlay. — X. 26: Histoire du bourg 
d'... 

Arnech (Alfredo von).— III. 33. 

Arrangoiz (D. Francisco de P.) — 
I. 186. 

Arróniz. — II. 234: Descubrimiento 
de un mosaico y fragmentos ar- 
quitectónicos. 

Arru¿ (D. Francisco Martín). — 
V. 290: Campañas del Duque de 
Alba, por... 

Artíñano y Zuricalday (D. Arísti- 
des de). — X. 201: El señorío de 
Bizcaya. 

AsENSio (D. José María).— X. 307; 
Descripción de verdaderos retra- 
tos de ilustres y memorables va- 
rones. 



ÍNDICE DE LOS XXV PRIMEROS TOMOS 



155 



AsTORGA.— I. 179: Camino romano 
de Braga á... — X. 242: Piedra 
gnóstica de... — XIV. 566. — 
XVIII. 384: Exhortación del obis- 
po de... al clero y pueblo de su 
diócesis á que lean las Santas 
Escrituras. 

Asturias. — XI. 431: Asturias mo- 
numental, por el Sr. Vigil. 

Asunción (Br. Antonio de la). Véase 
Zamalloa y Zamalloa (D. Anto- 
nio de). 

Atanasio (San), español. — VI. 143. 

Atenas. — I. 115: Noticia de una 
nueva Academia en... 

Ateneo de Madrid (El).— XXI. 567: 
Conferencias para conmemorar 
el cuarto centenario del descu- 
brimiento de América. 

Atilios. — XIX. 564: Monumento 
de los... 

Atocha (Nuestra Señora de). — 
VIL 194: Sobre la basílica y hos- 
pital de... 215: Bulas inéditas del 
siglo XII. — VIH. 1 55. -XIV. 270. 

Atondo (Doña Guillerma de), abue- 
la paterna de S. Francisco Javier. 
XXIII. 133. 

Augustóbriga.- I. 48: Vía romana 
de Úxama á... 

Austria.— XII. 92: Anuario de las 
colecciones artístico-históricas de 
la Casa Imperial. 

Austria (D. Juan de). — VIL 425: 
Noticia biográfica de... — X. 333: 
Carta inédita de... existente en el 
Archivo de Carmona. — XIV. 270: 
Medalla conmemorativa de Le- 
panto. 

Avila. — I. 9: Antigüedades halladas 



en Las CíJo-íJifaj (Cardeñosa). 114: 
Trozo de piedra hallado en Car- 
deñosa con la figura de un ani- 
mal. 202. — VIII. 27: Casa solarie- 
ga de Santa Teresa en Avila. — 
XI.7: La verdad sobre el martirio 
del Santo Niño de la Guardia, ó 
sea proceso del judío Jucé Fran- 
co en Avila. 420: Judíos de Avi- 
la. — XII. 440, 442: Sinagoga y 
cementerio hebreo en Avila. — 
XIII. 308: Ruinas romanas en La 
Torre, lugar de la provincia de 
Avila.— XIV. 207: Antigua mez- 
quita en Avila.— XV. 332: Sam- 
benitos en el templo de Santo To- 
más de Avila. — XVII. 248: Sobre 
antigüedades del pueblo La To- 
rre.— XVIII. 178. 

Avila (Antonio de).— XXIII. 391. 

Avila (Diego de).— XIV. 515: Privi- 
legio de Carlos V á... por haber 
rendido á Francisco I en la bata- 
lla de Pavía. 

Avila (Padre Maestro Juan de). — 
XXIV. 475: Cartas inéditas del 
beato... 

Avila (D. Pedro de). — XXV. 471 
472. 

Ayora (Gonzalo de). — XVII. 433: 
Noticias de la vida y obras de... 
y fragmentos de su crónica iné- 
dita. 

Azara (D. Félix de), capitán de fra- 
gata.— I. 159. 

Azcárate (Don Patricio de). — VIII. 
250. 

AzLOR (D. Francisco Javier), Duque 
de Granada de ^ga. — XXIII. 
67, 76. 



.56 



boletín de la real academia de la historia 



AzNAKiz DE Sada (D. Roilfigo), se- 
ñor del castillo y villa de Javier. 

xxm. 132. 



Azpilcueta (Juan de). — XXIII. 113. 
AzpiLCUETA (Doña María de). — 
XXIII. 541. 



Badajoz. — Véase Barrantes (Don 
Vicente). — IV. 353: Un reyezue- 
lo de Badajoz desconocido hasta 
hoy. — V. 329: Sepulcros é inscrip- 
ciones hallados cerca de Mérida. 
— X. 89: Inscripción geográfica 
hallada en el despoblado de Vi- 
llavieja. — XII. 237: Una viria ó ¡ 
torques extremeña. — XXIV. 171: 
Objetos de oro celtibéricos en- 
contrados en... 254: Estación pre- ' 
histórica de Badajoz.— XXV. 154: ¡ 
Inscripciones romanas de... 

Badalona. — V. 129: Hallazgo de | 
inscripción votiva. 

Badía y Leblich (D. Domingo). (Alí 
bey-el-Abassí.) — XX. 17. 

Baeza.— XII. 54: Informe del señor 
Riaño sobre la historia de... del 
Sr. Cózar. i 

Baeza y González (D. Tomás). — 
XIX. 360. -XXV. 485. 

Bahía y Urrutia (D. Luis). — XVIII. | 
287. I 

Bailen. —I. 8. Véase García Tuñón. | 
201. i 

Baist (Dr. Godofredo). — III. 259. 

Balaguer (D. Víctor). — I. 204: En- | 
cargado de la impresión del 
tomo II de los Discursos de recep- 
cióti. 353: Informe del Sr. Rada 
.sobre la Historia de los trovado- 



res de... - IV. 6. -VI. 34: De Ri- 
poll á Genjna, por D. Ramón 
Arabia. — VIL 347: Prólogo de la 
segunda edición de la Historia 
de Cataluña. 354: Sobre copia del 
manuscrito inédito relativo á la 
revolución de Cataluña que se 
conserva en la Biblioteca Nacio- 
nal de París.— XX. 302.-XXm. 
550.- XXIV. 255. 

Balaguer y Merino (D. Andrés). — 
III. 259. 

Baleares (Islas). — XIII. 465: Monu- 
mentos epigráficos de las... — 
XVI. 473: Bosquejo histórico de 
la dominación islamita en las..., 
por D. Alvaro Campa ner. — 
XXIV. 97: Dr. Hübner: Monu- 
mentos prehistóricos de Mallor- 
ca y Menorca. 

Bamps de Trekschneren (Dr. Ana- 
to]io).-XXV. 333. 

Banus y Comas (D. Carlos). — VI. 
306: Estudios de arte é historia 
militar, por... 

Banyolas (La villa de). — II. 406: 
Ensaig historich sobre... 

Bañeras (Villa de). — XXII. 478: 
Inscripciones halladas en... (Ta- 
rragona). 

Bañólas (El Abad de). — VI. 351: 
Guadamiro..., en 999. 



índice de los XXV PRIMEROS TOMOS 



157 



Baños de Montemayor. — XXV. 145: 
Inscripciones romanas de... 

Baraibar (Federico). — X. 406. — 
XIV. 67: Inscripciones romanas 
cerca del Ebro en las provincias 
de Álava y Burgos. 

Barbastro. — IV. 211: Inscripciones 
romanas de la diócesis de... — 
XXIV. 200. 

Barbieri (Fr. Felipe de). — XVI. 563: 
La Inquisición española y... — 
XIX. 450: La Inquisición de Sici- 
lia y... 

Barcelona. — I. 205: Medalla de 
bronce acuñada por el Ayunta- 
miento de... en memoria de Al- 
fonso XII. — IV. 69: Hebreos de 
Barcelona en el siglo ix. 85: Có- 
digo de los Usages de Barcelona: 
estudio crítico del Sr. Coroleu. — 
VI. 163: La costa ilergética y las 
thermas de Calafel!. 317: Areñs 
de Mar. — VII. 189: Destrucción de 
Barcelona, por Almanzor. — XII. 
361: Fragmento miliario romano. 
— -XIII. 272: Lápida romana del 
pueblo de San Gervasio. 273: 
Otras dos id. halladas en Barce- 
lona. 343. — XV. 602: Lápida ro- 
mana.— XVII. 190: El cementerio 
hebreo de Barcelona en iiii. 
266: Sobre una inscripción hebrea 
de Barcelona. — XVIII. 462: Ara- 
bia y Solanas: Mosaico romano 
descubierto en Saint Just Des- 
vern. — XX. 542: Inscripciones 
del templo de San Pedro de las 
Fuellas.— XXIII. 353: Ripoll, pan- 
teón de los Condes de Barcelona 
y de Besalú.— XXIV. 200. 



Barcena de Pie de Concha. — XX. 
304: Lápidas halladas en... (pro- 
vincia de Santander). 

Barrantes (D. Vicente). — I. 204, 
222: Las siete centurias de la ciu- 
dad de Plasencia. 361: Derribo de 
la campana histórica de Badajoz 
llamada de Espaniaperros. — II. 
239: Informe sobre la obra del 
Sr. Zaragoza Piraterías de los in- 
gleses y oíros pueblos de Europa 
en la América española.— Xí. 340: 
Historia de Filipinas, por Monte- 
ro y Vidal. — XVII. 429, 481: Un 
historiador moderno de la tierra 
de Serena (D. Nic. Pérez Jimé- 
nez).— XX. 155: Historia de la pi- 
ratería malayo-mahometana en 
Mindanao, Joló y Borneo, por el 
Sr. Montero Vidal.— XXV. 413, 

Barros Sibelo (D. Ramón). — I. 179. 
— III. 260. 

Bas y Martínez (D. Quintín).— VIII. 
429: Historia de Caravaca. 

Batuecas (Las). — III. 168. 

Baudrillart (A.) — XVII. 524. 

Bayona. — XXIII. 462: Archives mu- 
nicipales de Bayonne. 

Bazán (D. Alvaro de), marqués de 
Santa Cruz. — XII. 185: Elogio 
de... en su tercer centenario, por 
el Sr. Fernández Duro. 

Bazán (D. Pedro de).— XXIV. 86. 

Bazán (D. Sancho de), capitán de 
la armada de Flandes. 1466. — 
XXIV. 81. 

Beato de Likvana (San).— XII. 285: 
Mapa mundi iluminado , sacado 
de un códice apocalíptico de... 

Beer (D. Rodolfo).-X. 162, 373: El 



iS8 



boletín de la real academia de la historia. 



maestro Renallo. — XI. 345: Sobre 
el palimpsesto de la catedral de 
León. 363: Los cinco libros de 
Bernardo de Brihuega. — XII. 92, 
103: Códice palimpsesto de la ca- 
tedral de León. 285. 

Belalcázar (Sebastián de). — I. 202: 
Apuntes biográficos del adelanta- 
do..., por M. A. Caro. 

Belinchón, — VIII. 146: Faeros iné- 
ditos de... villa del partido de 
Tarancón. (i 198.) 

Belmonte. - IV. 105: Mosaico roma- 
no de... (cerca de Calatayud). 

Belmonte Bermúdez (Luis de). — 

I. 156. 

Belvis de Monroy. — X. 427: Ins- 
cripciones romanas halladas en... 

Bell-Lloch (El Conde de).— I. 113: 
Excavaciones hechas por... en 
Gerona y su resultado. 

Benasque (Conde de), Bernardo II. 
Véase Obarra. 

Benavides (D. José). — VIL 274. 

Benavides y Nav arrete (Sr. D. An- 
tonio). — I. 14: Tradición del Lau- 
1x1 de Zubia.— \N. 73. 

Benavites.— XIV. 570. 

Benedicto XIII (El antipapa), Pe- 
dro de Luna.— XXIII. 368. 

Benito Alfaro (D. Alfonso). — XIX. 

254, 563- 
Berceo. — II. 308. 
Berenguer (Guillen), ex-obispo de 

Vich.— XVII. 190. 
Berenguer (D. Pedro Alcántara). — 

II. 234 —XXI. 479. 

Bermejo (D. Damián). — XXIV. 341. 
Bernal de O'Reilly (D. Antonioj. — 
XXIII. 462. 



Bernal y Soriano (D. Julio). — XXV. 
414. 

Bernays (Mr.) — XXIII. 463.— 
XXIV. 94. 

Berriz. — XII. 89: Inscripción halla- 
da en... (partido de Durango). 

Berthelot (M. Sabin). — II. 354: An- 
tiquités canariennes. 

Bertin (J.) ET Vallée (G.) — II. 235: 
Études sur le comté héréditaire 
de Flandre. 

Bertolini (Darío). — II. 16: Remite 
desde Portogruaro (Véneto) una 
inscripción. 

Besalú (Condes de). — Véase Talla- 
ferro (Bernat). — VI. 40: Epitafio 
de dos Condes de Besalú en el 
Monasterio de Ripoll. 

BiLBiLis. — XXIV. 177: Bronces epi- 
giáficos de Clunia y de... 

Blanca de Portugal (Doña) . — 

XXIII. 534- 

Blázquez y Delgado (D. Antonio). 
— XXI. 54: Nuevo estudio sobre 
el Itinerario de Antonino. — 

XXIV. 382: Informe sobre el es- 
tudio de... relativo á las costas de 
España en la época romana. 384: 
Las costas de España en la épo- 
ca romana. 

BoABDiL, último rey de Granada. — 
I. 140: Sobre una lápida sepul- 
cral hallada en Tremecén y atri- 
buida á... 

Bosadilla. — XX. 95: Pavimento ro- 
mano descubierto en... 100: Mo- 
saicos de Bobadilla. 

BoBADiLLA (Doña Isabel de), mar- 
quesa de Moya.— XXIV. 85: Su 
muerte. 



ÍNDICE DE tos XXV PRIMEROS TOMOS 



í59 



BoFARULL (D. Antonio de). — XX. 
207. 

BoFARULL (D. Francisco de). — XII. 
184. 

BoFARULL Y Sartorio (D. Manuel). 
— X. 16: Les funeralies deis Reys 
de Aragó. 163, 246: Documentos 
sobre el virreinato de San Fran- 
cisco de Borja en Cataluña. 

BoisHORAND (M. de).— XXV. 421. 

BoNAMOUR (M. de). — XXV. 421. 

BoNAPARTE (El Príncipe Luis Lu- 
ciano). — III. 323. 

Bonifacio VIII. — XX. 32: Once bu- 
las de... inéditas y biográficas de 
San Pedro Pascual. 

BÓNSOR (D. Jorge). — X. 429. 

Borja. — XXIV. 209: Sobre los ar- 
chivos eclesiásticos de... 

Borja (D. Juan de), duque de Gan- 
día, abuelo de San Francisco de 
Borja.— XXII. 384. 

Borja (D. Juan de), primer Conde de 
Ficallo.— XXIV. 480: Noticias bio- 
gráficas de..., por el Sr. Sánchez 
Mogue!. 494: Instrucciones de Fe- 
lipe II á... para el desemi)eño de 
la Embajada de Portugal. 497: 
Otros documentos relativos á... 

Borja (D. Pedro Luis de), duque de 
Gandía. — X. 311: Documentos re- 
lativos á... 

Borja (D. Rodrigo de). Véase Ale- 
jandro VI y Borgia. — IX. 402: 
D. Rodrigo de Borja, sus hijos y 
descendientes. 

Borja (Tecla de). — X. 221. 

BoRjAs. — Noticias de los... Véase 

Francisco de Borja (San). 
BoRGiA (César). — IV. 290: Profana- 



ción del sepulcro de... en Viana 
de Navarra. 

BoTET Y Siso (D. Joaquín). — XX. 
218: Monumento romano de Llo- 
ret de Mar. 

BoYL (Fr. Bernal). — XIX. 173: Cris- 
tóbal Colón y... 267: Escritos de..., 
ermitaño de Monserrate. 354: 
Fr. Bernardo Boyl, abad de Cuxá. 
557: Nuevos datos biográficos. — 
XX. 113: Arnaldo Descors y Fray 
B. Boyl; ilustraciones biográficas 
por el Sr. Cuadrado. 160: Fr. Ber- 
nal Boyl; documentos inéditos. 
179: Fr. Bernal Boyl y D. Juan de 
Albión. 302, 573: El primer após- 
tol y el primer obispo de Amé- 
rica. Escrito inédito de Fray Ber- 
nal Boyl.— XXII. 373: Fr. Bernar- 
do Boyl; documentos inéditos. 

Braga. — I. 179: Camino romano 
de... á Astorga. 

Brandomil. — VI. 430: Inscripciones 
romanas de .. 

Brihuega. — X. 338. Fuero dado á... 
por su señor el arzobispo D. Ro- 
drigo Jiménez de Rada. — XIX. 
123; El fuero de... 

Brihuega (Bernardo de). — XI. 363: 
Los cinco libros que compiló... 

Brognoli (Señor). — II. 172; Studi 
storici sul regno di S. Pió V. 

Bruch. — XVIII. 217: El tambor del... 

Brúñete (Villa de). — XIX. 563. 

Brunyola (El castillo de). — VI. 362: 
Memoria del Sr. Girbal sobre... 

Bubas. — XXIV. 82: Dolencia de... 
en 1495, en Castilla. 

Buelta (D. Manuel).-^ II. 371. 

Buenos Aires. -V. 333: Trofeos de 



ibo 



boletín de la real academia de i. a historia 



la reconquista de la ciudad de... 
en 1806. 

BuizA (Pedro de), S. I. — X. 423. 

BuRGES (D. Emilio). — III. 210. 

Burgo de Osma. — II. 31: Sepulcro 
de San Pedro de Osma en la igle- 
sia catedral del Burgo. 

Burgos, Véase Gumiel de Izan. — 
III. 293: Informe sobre la historia 
de Burgos, por D. A. Buitrago. — • 
VI. 290: Noticias de descubrimien- 
tos históricos en la provincia de... 
— VIII. 162: Sobre el palacio de 
los Condestables de Castilla. 250. 
— X, 346: Tésera de bronce hos- 
pitalaria encontrada en Peñalva 



de Castro. —XIV. 67: Inscripcio- 
nes romanas. — XX. 5: Las Cortes 
de 1392 en Bui-gos.— XXIII. 556: 
El castillo de Burgos, por el señor 
Oliver Copons.— XXIV. 546: Bu- 
las inéditas de Urbano II, Límites 
de la diócesis de Burgos y otros 
asuntos de este Arzobispado, 

Burguillos. — XV. 492: Lápidas ro- 
manas de... 

Bursian (M.) — -I. 115: Publicación 
dirigida en Berlín por..., titulada 
El año arqueológico y filológico. 
Revista de los estudios clásicos. 

Busto (El Dr. Bernabé de), cronista 
de Carlos V.— XXII. 423. 



Caballero Infai^e (D. Francisco). 
— VIL 354, 358: Monedas árabes 
donadas á la Academia por... — 
X. 17: ídem id. 

Caballero y Morgaez (D. P^rmín). 
— I. 10: Su fallecimiento. — II. 386: 
Informe sobre las obras de Don 
Amos Escalante. — XXV. 252: 
Convocatoria á los premios fun- 
dados por... y que han de otor- 
garse en 1895. 254. 

Cabanas de Yepes. — XI. 435. 

Cabeza del Griego. — XIII. 353: Rui- 
nas romanas de... en 1765. 394. — 
XV. 107: Excursión arqueológica 
á las ruinas de... 160: El acueduc- 
to romano de... — XIX. 521. — 
XX. 634.- XXI. 137, 250, 479. 

Caboto (Juan y Sebastián), padre é 



hijo.- XXII. 257, 348: Sebastián 
Caboto en 1533 y 1548. 

Cabrer (D. José María) —XVIII. 5. 

Cabrera (Villa de). — VI. 365: Obje- 
tos de arte italo-íocense descu- 
biertos en la... — XIV. 417: Anti- 
güedades descubiertas en la... 
(MataróV 

Cabrera (D. Ramón), prior de Arró- 
niz. — XXIV. 255: Documentos 
biográficos de... 

Cabrera de Córdoba (Luis). — I. 77: 
Informe del Sr. Fabié sobre la pu- 
blicación de la segunda parte de 
la historia de Felipe II, por... 

Cáceres. — I. 88: Situación de la co- 
lonia Norba. — VI. 430: Inscripcio- 
nes romanas de... —VIL 45: ídem. 
—IX: 393: Objetos antiguos ha- 



ÍNDICE DE IOS XXV PRIMEROS TOMOS 



l6l 



liados cerca de... — X. 165: Anti- 
güedades de Madrigalejo, provin- 
cia de... 

CÁDIZ. — X. 161: Busto de mármol 
descubierto en la isla de las Palo- 
mas.— XI. 370: Colonia de orien- 
tales en... en los siglos xvii y xviii. 
— XII. 351: Inscripciones roma- 
nas. 357: Antigüedades de Cádiz. 
XVIII. 459. — XX. Ó35. — XXII. 
286. — XXIII. 457: Inscripciones 
de dos capiteles de una mezquita 
de Ceuta y noticia de inscripcio- 
nes latinas. — XXIV. 90: Inscrip- 
ciones latinas de Cádiz. — XXV. 
141: Excursiones epigráficas. De 
Cádiz á Baños de Montemayor. 

Cádiz (Fr. Diego José de).— XXIV. 
438: Carta autógrafa del beato... 
dirigida al Arzobispo de Toledo, 
Lorenzana , el 15 de Junio de 
1781. 442: Lápida monumental 
de... en Cartagena. 

Calafell. - VI. 163: Las termas de... 

Calahorra. — XIV. 495: Observa- 
ciones sobre un concilio de... que 
presidi(3 el Cardenal Jacinto en 

>'55- 

Calamonte. — XXV. 64. 

Calatayud. — XII. J5: Lápidas he- 
breas de... — XXIV. 209: Sobre el 
archivo eclesiástico de... 

Calatorao (Villa de). — XXII. 383: 
Nertobriga celtibérica. — XXIII. 
526, 532; Catálogo de los objetos 
traídos de... y del Cerro de Bám- 
bola, por D. Romualdo Moro, y 
regalados por el Sr. Marqués de 
Comillas á la Academia. 

Calatrava (Orden militar de).— 

TOMO LI. 



XII. 116: Origen, naturaleza y ex- 
tensión de los derechos de la 
Mesa maestral de la... — XIV. 26 1 : 
Templarios, calatravos y hebreos. 
366.— XVÍII. 383.— XX. 545: Do- 
cumentos originales del sacro 
convento de Calatrava, que ate- 
sora el Archivo tle Hacienda en 
Ciudad-Real. 

Calatrava la Vieja. — XII. loi. 

Calderón de la Barca (D. Pedro). 
I. 323: Inscripción para la esta- 
tua de... ejecutada en Roma por 
D. Juan Figueras. 

Caldetas. — VI. 353: Apuntes para 
la historia de Caldas de Estrach, 
vulgo..., por Sularich y Verda- 
guer. 

Calisto III (Papa).— XVIII. 88, 159. 

Calixtino (Códice). Véase Fita 
(D. Fidel).— VI. 253: Libro iv del 
códice Calixtino, traducción ga- 
llega. — IX. 225. 

Campanario. — XXV. 1 27 : Inscrij)- 
ciones del lugar de... 

Campaner y Fuertes (D. Alvaro). — 
XX. 623.— XXIV. 557: Su falleci- 
miento. 

Campión (D. Arturo). — XXII. 588: 
Gramática de los cuatro dialectos 
literarios de la lengua éuscara. 

Canals (Villa de). — XI. 433. 

Canarias. Véase Fernández Be- 
thencourt y Berthelot . — Xt. 
349.— XII. 346.— XVIII. 52: Colón 
en Canarias. —XXV. 415: Estudio 
sobre la antigua lengua de los 
naturales de Tenerife, por el se- 
ñor Ossuna. 

Canella y Secades (D. Fermín). — 
1 1 



ib2 



boletín de la real academia de la historia 



V. 67: La inscripción de! ara de 
Santa María de Naranco. — X. 34<S. 
Cano Muñoz (D. Pedro). — X. 89: 
Inscripción geográfica hallada en 
Villavieja ( provincia de Bada- 
joz). 165. 
Cánovas del Castillo (D. Anto- 
nio). — II. 131: Es nombrado direc- 
tor de la Academia. — IX. 402: 
Documentos que... posee, relati- 
vos á D. Rodrigo de Borja, sus hi- 
jos y descendientes. 443. — XVIII. 
87: Carta de... á la Excma. seño- 
ra Duquesa viuda de Medinaceli, 
sobre el sarcófago de San Juan de 
Mata.— XXIV. 555: Estatua anti- 
gua de bronce hallada en Jumilla, 
presentada á la Academia por... 
— XXV. 254, 492: Es reelegido 
director de la Academia. 

Cantero (Juan), afamado marinero, 
natural de Jerez. — XXV. 175. 

Cantiga LXIX del rey D. Alfonso 
el Sabio. — XV. 179: Fuentes his- 
tóricas de la... 

Cantón Salazar (D. Leocadio). — 
X. 346. 

Cañete (D. Manuel). — XX. 207. 

Capelle (Eduardo), S. I.— XXIII. 
24 1 : La cueva prehistórica de Se- 
góbriga. 

Cappa (P. Ricardo).— XXIII. 556.— 
XXIV. 557.— XXV. 462: Estudios 
críticos acerca de la dominación 
española en América, por... 

Caravaca. — XIII. 429: Historia de... 
y de su Santísima Cruz, por el 
Sr. Bas y Martínez. — IX. 177: La 
cruz patriarcal ó de doble traver- 
sa y su antigüedad y uso en Es- 



paña, á propósito de la Cruz de 
Caravaca. 319: La Santa Crjz de 
Caravaca. 

Carabaxa.— XXI. 133. 

Cárden.\s (D. Francisco de). — III. 
211: Santiago, Jerusalén, Roma, 
por los Sres. Fernández Sánchez 
y Freiré Barreiro —IX. 245: In- 
forme sobre el tomo iii y último 
de la misma obra. — XIV. 17: No- 
ticia de una compilación de leyes 
romanas y visigodas descubierta 
recientemente en Inglaterra. 77: 
Del origen de las leyes visigodas 
desconocidas, insertas en la com- 
pilación legal de Holkan. 473: No- 
ticia de una ley de Teudis, des- 
conocida, descubierta en un pa- 
limpsesto de la catedral de León. 
— XVIII. 259: Biografía del Mar- 
qués de Molins, académico de nú- 
mero. 

Carderera y Solano (D. Valentín). 
— I. 255: Sobre la Memoria del 
Sr. Ríos y Ríos acerca del retra- 
to de Colón.— II. 5: Necrología 
de..., por el Sr. Madrazo. 105: 
Continuación. 

Carlos I de España y V de Alema- 
nia. — X. 163, 246: Documentos 
sobre el virreinato de San Fran- 
cisco de Borja en Cataluña, 1536- 
1542. — -XIV. 515: Carta de privi- 
legio dada por... á Diego de Ávila 
por haber rendido en la batalla 
de Pavía á Francisco I. — XV. 42: 
La batalla de Pavía: estudio del 
Sr. Haebler.— XVIII. 385: Levan- 
tamiento de Arévalo, justifica- 
do ante la historia. Diploma iné- 



ÍNDICE DE LOS XXV PRIMEROS TOMOS 



163 



dito del emperador Carlos V. — 
XIX. 5: Levantamiento de Aré- 
valo.— XXI. 260: Juan Gincs de 
Sepúlveda : Democrates alter. — 
XXII. 346: Oración fúnebre de... 
predicada por San Francisco de 
Borja. 420: Cronistas del empe- 
rador Carlos V. Véase Francisco 
Javier (San).— XXII. 463: Sobre 
relaciones del emperador Car- 
los V con el Gran Duque de Mos- 
covia (1522-25). 
Carlos II, rey de España. — V. 267: 
Memoria del Sr. Corradi sobre el 
reinado de... — XXV. 493. 
Carlos III, rey de España. — XXV. 

420. 
Carlos IV, rey de España. — XV. 
374: Carta del general francés 
Leval (1809). -XVIII. 86, 123: 
Autógrafos de D. Félix Amat re- 
lativos al reinado de... donados á 
la Academia por el Sr. Mané y 
Flaquer. 217: El tambor del 
Bruch. — XIX. 360: Le clergé fran- 
jáis refugié en Espagne pendant 
la Révolution, par le P. Delbrel. 
— XXV. 417: Informe del Sr. Gó- 
mez de Arteche sobre la obra de 
M. Grandmaison «Un curé d'au- 
trefois». 

Carlos (Don), príncipe de Viana. — 
XXIII. 78: Documentos suscritos 
por... 84. 

Carlos VI, de Austria. — III. 33: So- 
bre la correspondencia autógrafa 
de... 36.— JKVI. 169: Historia del 
emperador Carlos VI como rey 
de España, por el Dr. M. Landau. 

Carmon.\. — VI. 365: Necrópolis de... 



— VIII. 250. —IX. 225. — X. 162: 
Historia de la ciudad de... por 
Fernández y López. 330: Autógra- 
fos de Cervantes y de Argote de 
Molina, existentes en el archivo 
del Ayuntamiento de... 392: Ins- 
cripciones inéditas de Carmona. 
429: Inscripción árabe de Carmo- 
na. — XI. 452: Inscripciones roma- 
nas de... —XII. 56: Informe del 
Sr. Rada sobre la historia de Car- 
mona del Sr. Fernández y López. 
— XVII. 170: Epigrafía hebrea de 
Carmona. — XXV. 130: Excursio- 
nes epigráficas: de Carmona á Mé- 
rida por Ecija. 
Caro (D. Miguel Antonio), corres- 
pondiente en Bogotá. — I. 202: 
Apuntes biográficos del adelan- 
tado Sebastián de Belalcázar. — 
VI. 182: Conquista y colonización 
de América por los españoles. 
Caro (Rodrigo). —XI. 352. 
Carrión.— XXIV. 299: Concilio na- 
cional de... en 1 103. 
Cartagena.— I. 221: Inscripción se- 
pulcral hallada en Almajar. —III. 
276: Bosquejo histórico de la sede 
cartaginense. — XXIV. 349: Lápi- 
das romanas de Cartagena empo- 
tradas en el edificio de las Casas 
Consistoriales. — XXV. 414. 
Cartagena de Indias. — XIX. 21: 
Bulas y documentos inéditos to- 
cantes á la erección de su cate- 
dral en 1598. 
Cartailhac (M. E.) — XXIV. 97: 
Monuments primitifs des iles Ba- 
leares. 
Casal Ribeiro (Conde do). — 



164 



boletín de la real academia de la historia 



XXIII. 469: Portugal y España. 
Casiri, defendido. — XX: 535. 
Castellarnau (D.Joaquín María). — 

IX. 265: El cementerio hebreo de 

Segovia. 
Castellón (El Marqués de). — Véase 

Gonzaga (D. Hernando de). 
Castellón de Ampurias. — VI. 59: 

Concejo hebreo de... (1406). 
Castellón de la Plana. — III. 48: 

Inscripción arábiga de... 
Casti (El abate). — II. 234. 
Castillejo. — XXI. 144. 
Castillo Fajardo (D. Francisco de), 

Marqués de Villadarias. — XI. 355. 
Castrillo (El Marqués de).— XXI. 

569- 
Castrillón (D. Juan). — VIII. 351: 

Sarcófagos de la Colegiata de San 

Isidoro de León. — XII. 471: Don 

Lázaro Díaz del Valle y de la 

Puerta. 
Castro (D. Adolfo de). — XI. 370: 

Colonia de los orientales en Cá- 
diz en los siglos xvii y xvm. 
Castro (D. Antonio de).— XXIV. 

435: Inscripción sepulcral de... 

que falleció el 8 de Septiembre 

de 1632. 
Castrofuerte (Marqués de). — IX. 

393 : Objetos antiguos hallados 

cerca de Cáceres. 
Cat (E.)— XVII. 433: Essai sur la 

vie et les ouvrages de G. de 

Ayora. 
Catalina de Aragón (Doña), hija 

de los Reyes Católicos. — VIII. 

162. — XV. 372: Carta de... (i8ju- 

lio de 1507). 
Catalina (La Reina de Portugal 



(Doña).— XXIV. 498: Carta de... 
á Felipe II elogiando los servicios 
de D. Juan de Borja. 499: Otra 
de la misma sobre D. Juan de 
Borja. 

Cataluña. — X. 246: Documentos 
sobre el virreinato de San Fran- 
cisco de Borja en... — XII. 223: 
Fernando II de Aragón en la his- 
toria parlamentaria de Catalu- 
ña. — Xin. 61: Un golpe de Esta- 
do hasta aquí desconocido en la 
historia de Cataluña . — XXIII. 
558: Estado de la cultura españo- 
la y particularmente catalana en 
el siglo XV. 

Cavanilles (D. Antonio). — XXII. 
283: Donación á la Academia de- 
la librería selecta del distinguido 
académico... 

Caveda y Nava (D. José). — I. 33: In- 
forme sobre la Historia crítica de 
los falsos cronicones, escrita por 
el Sr. Godoy Alcántara. — II. 128: 
Necrología de... 

Celestino III. — XI. 281: Bula de... 
455: Dos bulas inéditas de... 

Celtas.— XXIV. 96: M. D'Arbois 
de Joubainville: Les Celtas en Es- 
pagne. 

Centellas. — XIX. 532. 

Centellas (D. Serafín de). Conde 
de Oliva.— XXII. 301. 

Cerratense (El libro del). — XIII. 
226. 

Cértima, ciudad celtibérica. — 1. 129. 

Cervantes Saavedra (Miguel de). — 
VIII. 81: Sobre el solar en que na- 
ció... 83: Sobre ídem. 162. —X. 
330: Autógrafo de... existente en 



índice de los XXV PRIMEROS TOMOS 



165 



el archivo del Ayuntamiento de 
Carmona. — XII. 440.— XIV. 468. 

Ceuta. — XVIII. 401: Episcopologio 
de... — XXII. 287: Cimacios epi- 
gráficos de capiteles árabes. — 
XXIII. 457: Sobre las inscripcio- 
nes árabes de dos capiteles pro- 
cedentes de una mezquita de 
Ceuta. — ^XXIV. 351: Demolición 
de la Alcazaba de... 

Chabás (D. Roque). — I. 203. — VIII. 
427. - X. 241. — XI. 286.— XII. 
435. — XVII. 272: Mosaico de Se- 
verina. — XVIII. 19: Los mozára- 
bes valencianos. — XIX. 256. — 
XX. 105: Inscripciones romanas. 
-XXII. 384, 535--XXV. 493- 

Chabret (D. Antonio). —XX. 208. 
—XXIII. 462. 

Chapines (Los) en España. — XII. 
330. 

Chía (D. Julián de). — X. 13. 

Cid (El). Véase Díaz de Vivar (Ro- 
drigo). 

Cid (Fr. Pedro). — I. 179. 

C1EMPOZUELOS. — XXV. 436; Hallaz- 
go prehistórico en... 

Cifuentes. — XVI. 57: Investigacio- 
nes históricas y arqueológicas en... 

Cii.DAD (Monte).— XVIII. 426, 440, 
441, 466.— XX. 537: Lápidas ro- 
manas de... 

Ciudad-Real. — XX. 207, 462: La 
Inquisición de... en 14S3-85. 545: 
Documentos originales del sacro 
convento de Calatrava, que ate- 
sora el Archivo de Hacienda en... 
— XXII. 189: La Inquisición de 
Ciudad-Real (1484-85). — 355: 
(Continuación). 



Claretta (Sr. Gaudencio).— XII. 281. 

Claros Sánchez (D. José María). — 
XXII. 480. 

Clemencín (D. Diego). — XXIV. 179. 

Clemente VII, Papa.^XXI. 379: 
Breves de... referentes á América. 

Clermont (Concilio de). — IV. 289: 
Actas del... 360: Revisión crítica 
por el Sr. Fita. 

Clunia. — IV. 347: Excavaciones en 
Clunia. — XII. 363: Téserade hos- 
pitalidad en Clunia. — XXIV. 177: 
Bronces epigráficos de Clunia y 
Bílbilis. 

Cobo (P. Bernabé). — XIX. 454. 

Codera y Zaidín (D. Francisco). — 
I. 476: Informe sobre la obra titu- 
lada Niimismitique de Vancienne. 
Afriqtie. 480: Informe del señor 
Saavedra sobre la obra de... Nu- 
mismática arábigo-española . — II. 
164: Contenido de las cien pri- 
meras páginas de la Assilah de 
Aben Pascual. 215: ídem del 2.° 
cuaderno. — III. 339: Assilah de 
Aben Pascual. — IV. 312: Tesoro 
de monedas árabes descubierto 
en Zaragoza. 353: Un reyezuelo 
de Badajoz desconocido hasta 
hoy.— V. 9: Manuscritos de auto- 
res árabes españoles existentes 
en Túnez. 269: Almacén de un 
librero morisco descubierto en 
Almonacid de la Sierra. 354: Rei- 
no árabe de Tudela, según las 
monedas.— VI. 292: Noticia de la 
publicación del tomo iii de la 
Bibliothecaarabico-hispana.-VII. 
21 : Arab metrology-. V. Ez- 
Zahravvy. 24: Les Mss. árabes de 



1 66 



boletín de la real academia de la historia 



l'Escurial décritspar Derenbourg. 
358: Monedas árabes donadas á la 
Academia por el Sr. Caballero In- 
fante. — VIII. 339: Bibliotheca ará- 
bico-hispana, tomo IV. 429: Histo- 
ria de Carayaca. — IX. 5: Diñar 
inédito de Almotamid de Sevilla. 
337: D. F. de B. y sus cartas para 
ilustrar la historia de la España 
árabe. — X. 17: Donativo de mo- 
nedas árabes por D. Francisco 
Caballeroinfante. 380: Bibliotheca 
arábico-hispana, tomo v. 387: Ma- 
nuscritos árabes españoles traí- 
dos de Oriente y adquiridos por 
la Biblioteca de la Universidad 
de Leiden. 435: Monedas árabes 
regaladas á la Academia por el 
Sr. Pujol y Camps. — XI. 369, 452. 
— XII. 325: Monedas árabes dona- 
das por el Sr. Pujol. 380: Comisión 
histórica en Túnez. 399: Tres ma- 
nuscritos de autores árabes espa- 
ñoles en la mezquita mayor de 
Túnez. 479: Hammudíes de Mála- 
ga y Algeciras; noticias tomadas 
de Aben Hazan. 490: Los Tochi- 
bíes en España. 503: Inscripcio- 
nes árabes de Xela.— XIII. 1 2, 26: 
Biblioteca de la mezquita azzei- 
tuna de Túnez. 44. Noticias de los 
Omeyas de Andalus por Aben 
Hazam. 53 : Manuscrito de Aben 
Hayyan en la biblioteca de los 
herederos de (^idi Hamonda en 
Constantina. 451: Inscripción se- 
pulcral árabe encontrada en To- 
ledo. 453 : Embajada de Prínci- 
pes cristianos en Córdoba en los 
últimos años de Alhaquem II. — 



XIV. 177: Los manuscritos árabes 
de Aben Amira y Aben Bassam 
en la Biblioteca de la Academia. 
187: Embajadores de Castilla en- 
carcelados en Córdoba en los úl- 
timos años de Alhaquem II. 436: 
Campaña de Gormaz en el año 
364 de la hégira. — XV. 434: Nue- 
vas noticias acerca de los Tochi- 
bíes. 550: Biliotheca arábico-his- 
pana, tomo vi. 556: Noticias acerca 
de los Banu-Hud, reyes de Zara- 
goza, Lérida, Calatayud y Tude- 
la. — XVI. 361: Numismática y 
metrología musulmanas. 377: Ca- 
tálogo de los libros árabes adqui- 
ridos para la Academia en virtud 
del viaje á Túnez. 395: Antepro- 
yecto de ti'abajos y publicaciones 
árabes que la Academia debiera 
emprender: 473: Bosquejo histó- 
rico de la dominación islamita 
en las islas Baleares, por D. Alva- 
ro Campaner.— XVII. 152: Nue- 
vos Mss. árabes adquiridos para 
la Academia. 476: Noticia de algu- 
nos manuscritos arábigo-españo- 
les. — XVIII. 212: Noticias de Mur- 
cia musulmana á mitad del si- 
glo VII de la hégira. 298: Catálogos 
de Bibliotecas de Constantinopla^ 
473. Catálogo de libros árabes 
existentes en el Cairo en la Bi- 
blioteca del Khedive. — XIX. 135: 
Tres nuevos manuscritos árabes. 
498: Copia del tomo de Aben 
(^ain en la Biblioteca de la Aca- 
demia. — XX. 442: Tesoro de 
monedas árabes descubierto en 
Alhama de Granada. 535: Ca- 



índice de los XXV PRIMEROS TOMOS 



.167 



siri defendido. — XXI. 25: Manus- 
critos árabes adquiridos por ]a 
Academia. 462: Manuscritos ára- 
bes de la mezquita mayor de Tú- 
nez en la Exposición lii-ítórico- 
europea. 492: Bibliotheca arabi- 
co-Iiispana, tomos vii y vm. — 

XXII. 294: Un escritor marroquí 
del siglo XVII importante para 
nuestra historia. 353: La conquis- 
ta de Argel en 1830. 433: Tesoro 
de monedas árabes descubierto 
en la provincia de Cuenca. — 

XXIII. 58: Libros árabes impre- 
sos en Túnez. 279: Informe acer- 
ca del libro titulado Monedas de 
las dinastías arábigo -españolas, 
del Sr. Vives. 434: Inscripción 
árabe de la capilla de Santa Cata- 
lina en Toledo. 44 1 : Catálogo de 
los manuscritos árabes de la Bi- 
blioteca departamental de Argel. 
448: Libros árabes adquiridos 
para la Academia. — XXIV. 563: 
Libros procedentes de Marrue- 
cos. — XXV. 369: Bibliotheca ará- 
bico-hispana, tomo IX. 414. 

CoDiNA Y Cabo (D. Manuel).— I. 11: 
Su fallecimiento. 

CoELLO (D. Francisco). — I. 113. — 
V. 16: Historia del Ampurdán, 
por el Sr. Pella y Forgas. 277: 
Campañas del General Oi-áa, por 
el Marqués de San Román. 2S5: 
Miliario romano de Almázcara. — 
VIL 5. — XV. 5: Vías romanas en- 
tre Toledo y Mérida. — XVí. 405: 
Informe sobre la obra del Sr. Ro- 
dríguez Villa, Italia desde la bata- 
lla de Pavía hasta el Saco de Roma. 



425: Historia del Ampurdán, por 
el Sr. Pella y Forgas. — XVII. 101: 
Sistemas de fortificación á prin- 
cipios del siglo xvii, por el co- 
mendador Scribá. 353: Informe 
sobre la Memoria de D. Teodoro 
de Cuevas titulada El Ksar-el- 
Aeab¿r. — X.X. 9: Relaciones exte- 
riores de Marruecos. 19: Estudios 
sobre división territorial.— XXIII. 
437: Vías romanas de Sigüenza á 
Chinchilla. — XXIV. 5: Vía romana 
de Chinchilla á Zaragoza. 382. 

Copino. — XIII. 170: Inscripción ro- 
mana de... (en Asturias). 

Colección de documentos inéditos 
DEL Archivo de Indias. — VIL 273: 
Orden de la Dirección general de 
Instrucción pública concediendo 
á la Academia un ejemplar de 
la... 354.— XVII. 243. 

CoLMEiRO Y Penido (Sr. D. Manuel) . 
— I. 59: Informe sobre la Histo- 
ria de los judíos del Sr. D. José 
A. de los Ríos. 118, 203. — III. 36: 
Informe sobre el Derecho inter- 
nacional marítimo de D. Ignacio 
de Negrín.— IV. 5, 345. — XIL 
407: Colón en España, por el 
Sr. Rodríguez Pinilla.— XIII. 307: 
Los restos de Colón. — XIV. 388. 
— XX. 5 : Las Cortes de 1392 
en Burgos. — XXL 567. — XXV. 
255: Noticia de su fallecimiento. 
332. 

CoLOMA (D. Juan), secretario del 
Rey Católico D. Fernando V. — 
XX. 179, 192. 

Colón (Cristóbal). — I. 303: Noticia 
del informe del Sr. Colmeiro so- 



t()8 



boletín de la real academia de la historia 



bre los restos de... 244: El retrato 
y traje más auténtico de..., por 
el Sr. Ríos y Ríos. 255: Sobre la 
Memoria anterior, por el Sr. Car- 
(lerera. 326: El retrato de C. Co- 
lón existente en la Biblioteca Na- 
cional, por D. Cayetano Rosell. — 
11. 16: Sociedad Columbina Onu- 
bense. 306. — IX. 240: Cristóbal 
Colón, español, por Franco y Ló- 
pez. — XII. 345: Cuarto centenario 
de Colón. 407: Colón en España, 
por el Sr. Rodríguez Pinilla. 410: 
Noticias de C. Colón. 425: Los 
jerezanos y el segundo viaje de 
Colón.— XIII. 1 1, 307: Los restos 
de C. Colón.— XIV. 12, 388: Ser- 
món predicailo por el Arzobispo 
(ie Santo Domingo en 1795 con 
motivo de la traslación de los 
restos de C. Colón á la Habana. 
— XV. 273: Programa de certa- 
men internacional con ocasión 
del cuarto centenario del descu- 
brimiento de América. — XVIII. 
5 2: Colón en Canarias, por D. S. de 
Vandevvalle. 303: La signature de 
Christophe Colomb. — XIX. 173: 
Fr. Bernal Buyl y... 234: Frey 
Jorge y el segundo viaje de C. Co- 
lón. 361: Cuál es, entre las Lu- 
cayas, la isla que denominó Co- 
lón de San Salvador. 453. — XX. 
209: Libros nuevos relativos á 
C. Colón y al descubrimiento del 
Nuevo Mundo. 521: Los pleitos 
de Colón. 637: Naturaleza de Co- 
lón. — XXI. 33 : La tradición de 
Alonso Sánchez de Huelva. 189: 
Hernán Cortés y C. Colón; da- 



tos biográficos sacados del Ar- 
chivo general de la Oi"den de 
Santiago. 241,242,247: Las prime- 
ras tierras descubiertas por Co- 
lón. 254: Documenta selecta tabu- 
larii secreti S. Sedis Ínsulas et tér- 
ras anno mcccc repertas a Christ. 
Colombo respicientia prototypice 
representata anno mdcccxcii. 383: 
Bibliografía colombina. 481: Lle- 
gada de C. Colón á Portugal. — 
XXII. 481: Autógrafos de C. Co- 
lón y papeles de América, pu- 
blicados por la Señora Duquesa 
de Alba. 535. — XXIII. 550. - 
XXIV. 44: Noticias del día de la 
muerte y del lugar del enterra- 
miento de C. Colón en Vallado- 
lid. 84. — XXV. 404: Tomo II de 
los «Pleitos de Colón». (Colec- 
ción de documentos inéditos d<- 
Ultramar.) 

Colón (D. Diego), hijo del primer 
almirante D. Cristóbal . — XX. 
282, 291, 294. — XXV. 408. 

Colón (D. Diego), nieto del descu- 
bridor de América.— XXI. 207, 
374: Caballero de Santiago. 

CoLL (Berenguer de). — VI. 361: Lá- 
pida sepulcral de relieve del no- 
ble... (Siglo XIV.) 

Comillas (Marqués de). — XXIII. 
532: Objetos antiguos traídos de 
Calatoi-ao y del Cerro de Bam- 
bola y regalados á la Academia 
por. 

Comisiones provincl\les de monu- 
mentos. — II. 307. — XIV. 162: Re- 
glamento de las... aprobado en 
186? V reformado en 1881. 



I 



índice de los XXV PRIMEROS TOMOS 



169 



XXI. 571; Subcomisiones . — 
XXIV. 255. 

Concepción (F"r. Francisco de la). — • 
XXIV. 93. 

Congreso internacional de ameri- 
canistas. — II. 13, 86. — III. 137: 
Noticia del quinto Congreso ce- 
lebrado en Copenhague. — XII. 
346. — XIV. 38: Congreso interna- 
cional de americanistas celebra- 
do en Berlín del 2 al 5 de Octu- 
bre de 1888.— XVII. 350.-XIX. 
453: (Congreso de 1892.) — XXI. 
220: Noveno Congreso. Progra- 
ma. — XXIV. 55: Relación de las 
obras remitidas por la Secretaría 
del Congreso internacional de 
americanistas (Huelva, 1892) con 
destino á la Biblioteca de la Aca- 
demia. 

Congreso de orientalistas. — I. 322: 
En Florencia. — XIX. 453: Con- 
greso de 1892. 

Congreso científico de Francia. 
1877. -I. 8, 112. 

Consejos. — V. 13. Los Consejos del 
Rey durante la Edad Media, por 
el Conde de Torreanaz. 

Conservación de objetos artísticos 
y monumentos históricos del rei- 
no.— VI. 73: Circular de la Comi- 
sión de monumentos de Oviedo 
en que se recopilan las disposi- 
ciones encaminadas á la... 

CoNSTANTiNA. — XXV. 1 36: Inscrip- 
ciones romanas de... 

CONSTANTINOPLA — III. 303: El Mu- 

seo arqueológico de... — XVIII. 
297: Catálogos de bibliotecas de... 
Consuegra. — XII. 346. 



CoNsuLAT DE Mar. — XXIV. 171: Có- 
dice perteneciente al Ayunta- 
miento de Valencia titulado... 

CoNTREBiA, ciudad celtibérica. — 
I. 129. 

CopoNS Y Navia (D. Francisco de). — 
I. 322: Documentos de los años 
1808 á 1824 reunidos por... y do- 
nados á la Academia por su hijo 
el Conde de Tarifa. 

Córdoba. — I. 220: Sobre el valor del 
real de agua en Córdoba en 1572. 
—II. 14: Estancias sepulcrales en 
la Dehesilla, cerca de Córdoba. — 
V. 201: Visita del Sr. Fita á la si- 
nagoga cordobesa. 234: La sina- 
goga de Córdoba, hoy ermita de- 
dicada al culto bajo la advocación 
de San Crispín. 267: Interpreta- 
ción de las inscripciones hebreas 
de la sinagoga de Córdoba. 361: 
La sinagoga de Córdoba. 400: Pro- 
posición para que se declare mo- 
numento nacional esta sinagoga. 
401: Un canónigo judaizante que- 
mado en Córdoba (1484). -XI. 
161: Inscripciones árabes de la 
casa de Villaceballos en Córdoba. 
168: Nuevas inscripciones roma- 
nas de Córdoba y Porcuna. — XII. 
102: Inscripción romana hallada 
cerca de Córdoba. 445: Otra ídem. 
-XVII. 238: La sinagoga de Cór- 
doba. -XVIII. 286: Visita el Mi- 
nistro de Fomento la sinagoga de 
Córdoba. — XX. 205: Lápida del 
siglo X recién hallada en... 

CoROLEu (D. José).— II. 218: Descu- 
brimientos en Villanueva y Gel- 
trú. — IV. 85: Código de los Usa- 



170 



boletín de la real academia de la historia 



ges de Barcelona: estudio críti- 
co.— XVIII. 180: Dietarios de la 
generalidad de Cataluña por... 

CoRRADi (D. Fernando). — II. 214. — 
V. 267: Sobre su Memoria acerca 
del reinado de Carlos II. — VI. 
154: Necrología de... 

Cortes de León y Castilla. — II. 
305.— IV. 345.— VI. 153: Publica- 
ción de las Cortes de 1576. — VIL 
274, 312: Cortes de Castilla de 
1576. — VIII. 84: Nuevos datos 
para escribir la historia de las 
Cortes de Castilla en el reinado 
de Felipe III. 166: (Continuación.) 
Cortes de Valladolid de 1602 y de 
Madrid de 1607. 254: Cortes de 
Madrid de 161 1: ídem de 1615: 
ídem de 161 7. — XI. 475: Nuevos 
datos para la historia de las Cor- 
tes de Castilla en el reinado de 
Felipe IV. — XII. 23: Continua- 
ción. — XIV. 269: Cortes de Ca- 
rrión de 13 17. — XV. 385: Nuevos 
datos para escribir la historia de 
las Cortes de Castilla en el reina- 
do de Felipe IV: Cortes de Ma- 
drid de 1 62 1. 497: Cortes de Ma- 
drid 1623 á 1629. — XVI. 69: Cor- 
tes de Madrid de 1632 á 1636 y 
de 1638 á 1648. 229: Cortes de 
Madrid de 1646 á 47 y de 1649 á 
5 1 . — XVII. 273: Las Cortes de Ma- 
drid de 1655 á 1658 y de 1660 á 
1664. — XX. 5: Las Cortes de 1392 
en Burgos. — XXIV. 184: Relación 
de los documentos relativos á las 
antiguas Cortes que se conservan 
en el Archivo municipal de Ta- 
lavera de la Reina. — XXV. 334: 



Discurso del Sr. Sánchez Moguel 
en la apertura del curso de 1894 
á 95 en la Universidad Central, 
sobre el tema: «Naturaleza polí- 
tica y literaria de las Cortes pe- 
ninsulares anteriores al sistema 
constitucional.» 

Cortes de Aragón y Cataluña. — 
I. 201: Sobre publicación de las... 
-11. 132, 305, 307, 369.— III. 258. 
— IV. 7, 75: Cortes de Barcelona 
(i 131). 210.— V. 5, 65, 265, 268. — 
VI. 74, 226. — VIL 6, 193, 194,357. 
-VIIL 253, 42 7- -X. 5--XIL 
433. — XIII. 6, 271. — XVII. 342: 
Las Cortes de Barcelona en 1327. 
385: Cortes y usages de Barce- 
lona en 1064. — XVIII. 228: El 
obispo Guisliberto y los usages 
de Barcelona. 

Cortés (Hernán).— X. 337: Sobre la 
quema de las naves por... — XXI. 
189: Hernán Cortés y C. Colón; 
datos biográficos sacados del Ar- 
chivo general de la Orden de 
Santiago. 

Cortés (Martín), hijo de Hernán 
Cortés.— XXL 199, 374: D. Mar- 
tín Cortés, caballero de Santiago. 

Cortezo (D. Daniel).— X. 198: Es- 
paña: sus monumentos y artes. 

CORUÑA. — III. 260. 

Cosme y Damián (Monasterio de 

Abellar ó de los santos mártires). 

-XX. 123. 
Costa (D. Joaquín). — X. 87: Sobre 

la cuestión del Río de Oro en la 

antigüedad. 
Costana (Pedro de). Véase Díaz de 

la Costana (Pedro). 



^ 



ÍNDICE DE LOS XXV PRIMEROS TOMOS 



171 



CousiN (Juan).— XXIV. 149: J- Cou- 
sin , verdadero descubridor de 
América según el capitán inglés 
Gambier R. N. 

CouTURE (Abadía de). — III. 261 : Car- 
tulario de la... 

Cresques (Jaíudá). — XIX. 366. 

Creus y Corominas (D. Teodoro). — 
VI. 124: Santas Creus: descripción 
artística de este monasterio. — 

XIII. 61: Un golpe de Estado has- 
ta aquí desconocido en la histo- 
ria de Cataluña. 

Criado (D. Matías Alonso) . — V. 

333: Trofeos de la reconquista de 

la ciudad de Buenos Aires en 

1806. 
Cruz patriarcal (La) ó de doble 

traversa. — IX. 177: Su antigüedad 

y uso en España. 
Cruzada (La Santa). — XII. 175. — 

XIV. 461,462. 

CuÉLLAR (Villa de).— XXV. 305: Dis- 
posición testamentaria del cro- 



nista Antonio de Herrera para 
ser enterrado en la iglesia de San- 
ta Marina de la... 484. 

Cuenca. Véase Torres Mena. — No- 
ticias conquenses. — VIII. 249: Mo- 
neda acuñada en..., poco después 
de su reconquista. — XIII. 342, 
350.- XIV. 470. -XXII. 433: Te- 
soro de monedas árabes descu- 
bierto en la provincia de Cuenca. 
-XXIII. 554. 

Cueva (D. Bartolomé de la), hijo 
del segundo Duque de Albur- 
querque. — XXII. 430. 

Cueva (D. Beltrán de la), primer 
Duque de Alburquerque. — XXV. 

194, 195- 

Cuevas (D. Teodoro de). — XII. 40: 
Ruinas romanas del reino de Fez. 
XVII. 353: El Ksar-el-Acabir, 
por... — XX. 9: Relaciones exte- 
riores de Marruecos. 

CuRTius (Ernesto). — XIII. 184: His- 
toria de Grecia. 



D 



Da Costa (D. Antonio). — III. 97: 
Libros sobre Instrucción pública 
en Portugal. 

Daguí (El Maestro).— XIX. 378, 384, 
386. 

Danvila y Collado (D. Francisco). 
— I. 225: Informe sobre su obra 
Trajes y armas de los españoles. — 
VÍII. 358: El robo de la judería 
de Valencia en 1391. — XII. 330: 
Los chapines en España. — XIII. 



401: Na Carroc;a de Vilaragut. — 
XVIII. 142: Clausura y delimita- 
ción de la judería de Valencia en 
1300 á 91. — XXV. 415, 450: Un 
sepulcro en los Santos Juanes de 
Valencia. 
Danvila y Collado (^D. Manuel). — 
V. 329. — VI. 74, 153: El poder ci- 
vil en España. 410: Aduar de una 
morisca de Teru'el en 1583. — 
VIL 312: Cortes de Castilla de 



172 



BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 



1576. 353. — VIII. 84: Nuevos da- 
tos para escribir la historia de las 
Cortes de Castilla en el reinado 
de Felipe III. 167: Continuación. 
254: Continuación. — IX. 226, 227, 
317. — X. 5, 273: Desarme de los 
moriscos en 1563. -XI. 475: So- 
bre las Cortes de Castilla en el 
reinado de Felipe IV. — XII. 23: 
Continuación del mismo asunto. 
1 16: Origen, naturaleza y exten- 
sión de los derechos de la Mesa 
maestral de la Orden de Calatra- 
va. 439. — XIV. 72: Valencia, por 
el Sr. Llórente. 273: Necrología 
de D. Juan M. Montalbán.— XV. 
86: Códices de la Catedral de 
León. 381, 382, 385: Nuevos datos 
para escribir la historia de las 
Cortes de Castilla en el reinado 
<ie Felipe IV. 497: Continuación. 
XVI. 69: Cortes de Madrid de 
1632 á 36 y de 1638 á 43. 228: 
Oortes de Madrid de 1646 á 47 y 
de 1649 á 51.— XVII. 273: Las 
Cortes de Madrid de 1655 á 1658 
y de 1660 á 1664. — XIX. 257. — 
XXV. 415. 

D'Arcier (B.) — -X. 26: Histoire du 
bourg d'Arlay. 

Delbrel (P.) - XIX. 360. 

Delgadillo (D. Fernando), señor de 
Castrillode Ruy Diez. —XXIV. 84: 
Acusadodelpecadocontra natura. 

Delgado (D. Francisco Benito). — 
XX. 615: Estación prehistórica 
de Valdegora, en la provincia de 
Soria. 619. 

Delgado (Doña Mercedes).— II. 306. 

X)elgado y Hernández (D. Antonio). 



— I. 48, 55, 186, 220, 409: Necro- 
logía de... por el Sr. Fabié. 426: 
Informe sobre las antigüedades 
de Murviedro. — II. 169: Real or- 
den del Ministerio de Fomento 
para que quede depositada en la 
Biblioteca de la Academia el ma- 
nuscrito de la obra de... Estudios 
de numismática árabigo-española. 
170. — XVIII. 484: Bosquejo his- 
tórico de Niebla. 

Denia. Véase Chabás (D. Roque). — 
IV. 14: Lápidas romanas de... — 
X. 241: Estela de mármol de Ca- 
rrara con inscripción descubierta 
en... — XVII. 521: Sarcófago cris- 
tiano hallado en... 

Denia (Duquesa de). — XXV. 472. 
Véase Medinaceli (Duquesa viu- 
de de). 

DERENBOURG(Hartwig).— Vil. 24: Les 
manuscrits árabes de l'Escurial. 

Descors (Arnaldo).— XIX. 284, 377: 
Cartas inéditas de... en la Colec- 
ción Pascual. — XX. 113: Arnaldo 
Descors y Fr. B. Boyl; ilustracio- 
nes biográficas por el Sr. Qi^^" 
drado. 

Diácono (Juan). — VIII. 412: Sobi-e 
la vida de San Isidro por...; facsí- 
mile del códice. — IX. 11: Ilustra- 
ciones y texto de la vida de San 
Isidro por Juan Diácono. 

Díaz Caballero (Alfonso), Conta- 
dor mayor del Rey D. Juan II de 
Castilla.— VIII. 252: Epitafio de 
su sepulcro en Illescas. 

Díaz de la Costana ÍPedro), escri- 
tor é inquisidor en la segunda mi- 
tad del siglo XVI. — XXI. 31. 



ÍNDICE DE LOS XXV PRIMEROS TOMOS 



173 



DÍAZ Jiménez (D. Juan Eloy). — XIV, 
369: Archivo de la iglesia cate- 
dral de León. — XX. 123: Inmi- 
gración mozárabe en el reino de 
León. El monasterio de Abellar 
ó de los santos mártires Cosme y 
Damián. 

Díaz Porlier (D. Juan). — II. 170: 
D. Braulio Vigón cede á la Aca- 
demia la correspondencia del bri- 
gadier... comandante general de 
la división cántabra en la guerra 
de la Independencia, con D. José 
Carrandi y Rentería. 

Díaz de Trujillo (D. Sancho), obis- 
po de Marruecos. — XVIII. 330: 
Testamento de... (1570). 

Díaz del Valle y de la Puerta 
(D. Lázaro).— XII. 471. 

Díaz de Vivar (Rodrigo). El Cid. — 
XIL 93- 

Diccionario biográfico espa?íol. — 
VIL 424: Reglas acordadas por 
la Academia para la redacción de 
papeletas que han de servir de 
materiales al... — IX. 395. — X. 
409.— XI. 288, 351. 

Dirks (P. Fr. Serváis).— III. 9: Bio- 
grafía de tres misioneros en Amé- 
rica y África. 

División territorial. — XX. 19: Es- 



tudios sobre... por el Sr. D. Fran- 
cisco Coello. 

Doblas (D. Gonzalo de). — II. 59: 
Memoria histórica de la prov. de 
Misiones de indios guaranís y 
apuntes biográficos de... 222: Con- 
tinuación. 358: Id. 415. — III. 244: 
Continuación.— IV. 199, 274,330, 
389: Continuación y conclusión. 

DoGNÉE (Eugéne M. O.) — XVIII. 
303: La signature de Christophe 
Colomb. — XXI. 399: Un manus- 
crit inédit d'origine cordouane. 

Domínguez (D. Luis L.) — XIX. 507: 
Conquista del Río de la Plata. 

Domínguez (Martín), arcediano de 
Madrid.— IX. 189. 

DozY (Mr. Reinhart).— II. 308: Sn 
fallecimiento. Noticia de su bio- 
grafía por J. de Goeje. — iV. 291: 
Su necrología por Guillen Robles. 

Dreves (Guido María). — XXIV. 352: 
Hymnodia hiberica. 

Dulceri ó Dulcert (Angelino). — 
XII. 287: Carta de marear de... 
(i339)--XIX. 366. 

Dunstan (San), arzobispo de Can- 
torbery. — XII. 244: (En una can- 
tiga de Alonso el Sabio.) 

Duque de Estrada (Diego). — II. 329: 
Codicilo de .. 



Echegaray (D. Carmelo de).— 
XXlV. 353: Investigaciones his- 
tóricas referentes á Guipúzcoa. 
555- 

Ecija. — X. 267: Sarcófago cristiano 



de... 415: Estado ruinoso del edi- 
ficio que ocupan las religiosas 
Teresas de... — XU. 345. — XXI. 
532. — XXV. 134: Inscripciones, 
romanas de... 



174 



boletín de la real academia de la historia 



Elche. — XVI. 429: Inscripciones 

arábigas de... — XVII. 352: Ins- 

cripc¡(3n arábiga. 526. 
Elías de Molins (D. Antonio). — 

XIII. 352.— XV. 602. 
Elvas. — XXV. 151: Excursiones 

epigráficas: De Elvas á Mérida. 

153- 
Enrique IV, de Castilla.— XIV. 379: 

Las hermandades de Castilla en 

tiempo de... 
Enríquez (D. Enrique). — III. 161: 

Epitafio de... biznieto del infante 

D. Enrique y de Doña María de 

Monroy, la Brava, fundadores del 

mayorazgo de Villalba. 
Enríquez (D. Enrique), moyordomo 

del Rey Católico D. Fernando. — 

IX. 317. -XXIV. 84: Su muerte. 
Enríquez de Acevedo (D. Pedro), 

Conde de Fuentes.— X: 211. 
Ensenada (El Marqués de la). Véase 

SOMODEVILLA Y BeNGOECHEA (DoU 

Cenón), primer Marqués de la 
Ensenada. 
Epigrafía.— I. 221, 431. — II. 35: Cel- 
tibérica. 52: Véase Fita (D.Fidel). 
308: Lápidas romanas de Estollo 
y San Andrés (Logroño). 308: Ins- 
cripciones ibéricas en Lombar- 
día. 370: Inscripción romana de 
Escuñau. 371: Ara votiva de Pon- 
feri'ada. 371: Inscripción de Tala- 
vera. 372: Inscripciones de Jérica. 
III. Templo de Serapis en Ampu- 
rias. — IX. 396: Noticia de tres 
lápidas cristianas de la época vi- 
sigoda, halladas en Mérida. — X. 
149: Inscripción arábiga de Pe- 
china. 245: Sello árabe con ins- 



cripción. 246, 346: Sello hebreo 
en bronce é inscripciones roma- 
nas inéditas que posee el Sr. Ma- 
teos Gago. 392: Inscripciones iné- 
ditas de Carmona. 399: Epigrafía 
romana : una obra de Hübner: 
inscripciones romanas de Iruña. 
418: Mármol con inscripción ará- 
biga, de Jerez. — Xí. 161: Inscrip- 
ciones árabes de la casa de Vi- 
llaceballos en Córdoba. 168: Nue- 
vas inscripciones romanas de Cór- 
dpba y Porcuna. ídem de Luce- 
na. 286: Sobre la inscripción de 
Capraria. — 356, 442: Epitafios he- 
breos de Toledo. 447: Lápidas ro- 
manas de la provincia de Cáce- 
les. 449: ídem de León. — XII. 95: 
Cuatro inscripciones romanas de 
Lugo. 98: Lápidas romanas de 
Valencia. 10 1: Inscripción militar 
hallada en Tiermes. 102: Inscrip- 
ción romana hallada cerca de 
Córdoba. 169: Inscripción de un 
duunviro de Córdoba. 283: Milia- 
rio romano hallado cerca de la 
villa de Borriol. 351: Dos inscrip- 
ciones romanas de Cádiz. 361: 
Fragmento miliario de Barcelona. 
503: Inscripciones árabes de Xela. 
— XIII: 7: Inscripción romana en 
Talavera. 9, 12: Cipo de Segovia. 
17: Inscripción de Hasta Regia. 
170: Inscripción romana de Cofiño 
(Asturias). 277: Inscripción geo- 
gráfica de Azuaga. 278: Inscrip- 
ciones de Cádiz. 309: Lápidas ro- 
manas de Segovia. 328: Inscrip- 
ciones romanas de Paredes de 
Nava, Avila, Talavera y Torres 



índice de los XXV PRIMEROS TOMOS- 



175 



465: Monumentos epigráficos de 
las islas Baleares. — XIV. 67: Ins- 
cripciones romanas cerca del 
Ebro en las provincias de Álava y 
Burgos. 563: Inscripción arábiga 
de Silves (Portugal). 568: Inscrip- 
ciones hebreas y romanas. — XV. 

102: Piedra romana terminal de 
Ledesma. 492: Lápidas romanas 
de Burguillos. — XVI. 65: Dos ins- 
■cripciones arábigas de la provin- 
cia de Almería. 223: Lápidas ro- 
manas explicadas por el Sr. Fita. 
312: Lápida romana de Orgaz. 
318: Lápida visigótica de Toledo. 
429: Inscripciones arábigas de El- 
che. Véase PujOl y Camps: Epi- 
grafía ibérica. 576: Lápidas roma- 
nas de Alcalá de Henares y de 
Uclés.— XVII. 170: Epigrafía he- 
brea de Carmona. 244: Noticias 
epigráficas. 246: Lápida celtibéri- 
ca de Molina de Aragón. 351: Ins- 
cripciones romanas de Fuensabi- 
ñán.— XVIII. 287: Inscripción vi- 
sigótica en un anillo de oro. 290: 
Inscripciones cantábricas. 366: 
Reseña epigráfica. 459: Inscrip- 
ciones halladas en Punta de la 

Vaca (Cádiz). 468, 469. — XIX. 43: 
Epigrafía romana de Talavera de 
la Reina. 247, 249: Lápida de Va- 
lencia de Don Juan. 519: Lápida 
del Villar del Pedroso. 521: Lápi- 
das romanas inéditas. — XX. 105: 
Inscripciones romanas explicadas 
por D. Roque Chabás. 205: Lápi- 
da del siglo X recién hallada en 
Córdoba. 304, 449: Inscripciones 
toledanas inéditas del siglo xiii. 



537: Lápidas romanas de Monte 
Cildad. 634: Epigrafía romana.— 
XXI. 5: Indicciones griegas en 
lápidas visigóticas. 129: Antigüe- 
dades romanas. 248: Miliario de 
Huelves. 250: Inscripciones Ter- 
mestinas (i-ectificaciones): Cabeza 
del Griego (rectificaciones y adi- 
ciones). 253 : Epitafios segovia- 
nos. 479: Inscripción ibérica de 
Valencia del Cid. 526: Inscripcio- 
nes romanas inéditas. 569: Epí- 
grafe para la lápida conmemora- 
tiva de Fr. Hernando de Mendo 
za y Talavera. 572: Lápidas de 
Lara de los Infantes. — XXII. iii: 
Lápida romana en el palacio epis- 
copal de Tarazona. 286, 287, 379: 
Lápida de Nertóbriga. 474: ídem. 
478: Inscripciones romanas de Ba- 
ñeras. 537: Epigrafía éuscara. 579: 
El vascuence en las inscripciones 
ógmicas.— XXIII. 267: Epigrafía 
romana. 273: Inscripciones inédi- 
tas de Arcos y de Jerez de la Fron- 
tera. 458: Inscripciones latinas 
procedentes de Cádiz. 484: Ins- 
cripciones romanas inéditas de 
Añavieja y Oyarzun. 491: Reseña 
epigráfica desde Alcalá de Hena- 
res á Zaragoza.— XXIV. 21: Ins- 
cripciones romanas y hebreas. 90: 
Inscripciones latinas de Cádiz y 
del Puerto de Santa María. 177: 
Bronces epigráficos de Clunia y 
de Bilbilis. Véase Hübner (Dr.) — 
XXV. 43: Excursiones epigráfi- 
cas. 52: Equivalencias de millas 
romanas á kilómetros. 257: Fraga: 
inscripciones romanas é ibéricas. 



176 



BOLETÍN DE I.A REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 



392: Nuevas lápidas romanas de 
TaiTagona. 464: Inscripciones ro- 
manas de Mérida. 471: Navas del 
Marqués: apuntes epigráficos. 488: 
Lápida hebrea del siglo xi. 

Equivalencias de millas romanas á 
kilómetros. — XXV. 52. 

Ercilla (D. Alonso de). — XII. 447: 
Partida de bautismo de... 

Ergávica, ciudad celtibérica. — I. 
129. — VI. 341: Su situación, por 
D. Francisco Ant. Fuero. 

Escalante (D. Amos).— II. 386. 

Escorial (San Lorenzo del"). — 
XVIII. 1Ó7: San Luis Gonzaga 
cu... 

Escudero de la Peña (D. José Ma- 
ría). — XV. 299: El archivo de 
Uclés. 

Escuela especial ds lenguas orien- 
tales vivas. — VI. 291: Obras que 
ha remitido á la Academia. 

Eslonza (Cartulario de). — IX. 390. 

España eclesiástica . ^ XX. 321: 
État des monastéres espagnols de 
rOrdre de Cluny aux xiii-xv'sié- 
cles. 431: La provincia clunia- 
cense de España. — XXII. 209: 
Concilios españoles inéditos: pro- 
vincial de Braga en 1261 y nacio- 
nal de Sevilla en 1478.— XXIV. 
190: Sentencias, provisiones y 
otros documentos de los arzobis- 
pos dis Toledo tocantes á Tala- 
vera de la Reina. 215: El concilio 
nacional de Palencia en el año 
1 ICO y el de Gerona en i loi. 299: 
Concilios nacionales de Cardón 
en 1 103 y de León en 1 107. 352: 
Orden del Sr. Obispo de Geiona 



prohibiendo enajenar y permutar 
objetos pertenecientes á la sagra- 
da liturgia. 352: Hymnodia hibe- 
rica: colección ordenada por Gui- 
do M. Dreves. 447: Arbor chro- 
nolügica Ordinis Excalceatorum 
S. Trinitatis, auet. Fr. Ant. ab 
Assumptione. 449: Concilios na- 
cionales de Salamanca en 1 154 y 
de Valladolid en 1155. 547: Ilus- 
traciones al concilio nacional de 
Palencia (i 100). Véase Fita (Don 
Fidel). 

España musulmana. Véase Saave- 
DRA (D. Eduardo), Fernández y 
González (D. Francisco), Codera 
(D. Francisco), Ríos (D. Rodrigo 
Amador de los). — XXí. 399: 
Un manuscrit inédit d' origine 
cordouane, par M. Dognée. 464: 
La bandera del Salado. — XXlL 
284: Inscripción arábiga en una 
cajita de marfil del cabildo de 
Zaragoza. — XXIV. 351: Inscrip- 
ción árabe sepulcral hallada en 
Almería. 

España Sagrada (Comisión de la). — 
II. 171: Acuerdo de la Academia 
de destinar un tomo de la... á la 
publicación del Códice de Calisto, 
de la Biblioteca Compostelana. — 
IV. 146. -IX. 395. — XIL 5.— 
XXIV. 200: Viaje erudito á Bar- 
bastro, Barcelona, Gerona y Vich, 
por D. Pedro Sáinz de Baranda. 
263: Continuación de la España 
Sagrada en 1861: Informe délos 
Sres. Fort, Montalbán y La Fuen- 
te. 209: Examen de los archivos 
de Tarazona, Veruela, Alfaro, Tu- 



índice los XXV PRIMEROS TOMOS 



177 



déla, Calatayud y Borja, por el 
Sr. Lafuente, para continuar la 
España Sagrada. 

Espartero (El general D. Baldomc- 
ro).— XII. 100: Inscripción para 
el monumento dedicado á... en 
Logroño. 

Espejo. — XXIV. 28: Inscripción ha- 
llada en... (provincia de Cór- 
doba). 

Espinos del Pí (D. Carlos). —XIV. 

369- 
Espinosa (D. Tomás de), postrer 

obispo de Marruecos (1631). — 

XVI. 200. 
Espinosa de Henares. -XXIII. 503: 

Reseña epigráfica. 



EsTOPiNÁN (D. Francisco de). — 
XXV. 176. 

Estrada (Fr. Luis dej. — X. 258. 

EsTRELLA(Ellugardela). — XIX. 247. 

Eugenio (San). —XI. 181: Acta de en- 
trega de las reliquias de... (1565). 

Eugenio III. — XIX. 237: Bula iné- 
dita de... 

EuTiNG (Dr. Julio). — II. 199. 

Ewald (Pablüí. — II. 28: Informe del 
Sr. Fita sobre la obra de... Códi- 
ces maimstripii hispanici , etc. — 
III. 65: Exetnpla scriptiinr vi sigo- 
iiCíC. — XII. 286: Su fallecimiento. 

EzTERRiPA Y Trañajáuregui (D. Ata- 
nasio de), obispo electo de Licó- 
polis. — XII. 436. 



Fabara (Villa dej. — I. 440: Noticia 
de un edificio romano cerca de 
la... (partido de Alcañiz), por el 
Sr. La Fuente. 

Fabián y Fuero (D.Fran cisco): Véa- 
se Fuero. 

Fabié (D. Antonio María). — I. 77: 
Informe sobre la publicación de 
la segunda parte de la Historia 
de Felipe II, por Luis Cabrera de 
Córdoba, 204, 384, 309: Necrolo- 
gía de D. Antonio Delgado y Her- 
nández. 446: Loi nuevos bronces 
de Osuna: 451: Informe sobre la 
Historia contemporánea de We- 
ber, traducida por García Moreno. 
— II. 172: Studi storici siil regno di 
S. Pío F,por el Sr. Brognoli. Infor- 

TOMO LI. 



me. 214. — III. 5, 7, 9; Biografías 
de tres misioneros en América y 
África, por Fr. Serváis Dirks. 137. 
209, 259. — IV. 6, 233: Cartas de 
Felipe II á las infantas sus hijas, 
pubhcadas por M. Gachard. — 
V. 7: Informe sobre la Biblioteca 
de Americaitistas. 13: Los Con- 
sejos del Rey durante la Edad 
Media, por el Conde de Torreá- 
naz. 268. — VI. 290. — VII. 196: 
Necrología del Sr. Worsaae. — 
VIII. 250, 427. — IX. 23t), 394. — 
X. 5, 63: Historia de Méjico: 
Nueva colección de documentos 
para la historia de Méjico, por el 
Sr. García Icazbalceta, 161, 449: 
Antonio Stoppani: L'Ambra. — 

13 



178 



nOLRTlN DE I,A REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 



XIV. 38: C()n<frrsn de america- 
nistas celebrado en Berlín en 
Octubre de 18SS. — XVI. 169: 
Historia del Emperador Car- 
los VI como Rey de España. — 
XVII. 5: Informe sobre el tomo 11 
d(í la v;Nueva Colección de docu- 
mentos para la historia de Méxi- 
co», del Sr. García Icazbalceta. 
243: Noticia de la publicación del 
tomo V de la Colección de docu- 
mentos de Indias. 350, 431. — 
XX. 29: Estudio histórico sobre 
Fr. Juan Pérez de Marchena, por 
D. José I. Valentí.-XXI. 385: El 
nuevo bronce de Itálica. — XXII. 
ico: La Reina Doña Juana la 
Loca, estudio histórico por don 
Antonio Rodríguez Villa. 481: 
Autógrafos de C. Colón y papeles 
de América, publicados por la 
Señora Duqueáa de Alba. — XXV. 
462. Estudios críticos, acerca de 
la dominación española en Amé- 
rica, por el P. Cappa. 

Fabretti (El comendador Ariodon- 
te). — XXV. 332: Noticia de su 
íallecimiento. 

Facería. — XX. 302: Significado de 
esta palabra. 

Fal.sos cronicones. Véase Godoy 
Alcántara (D. José). 

Fardk (Fr. Pedro).- III. 13. 

Farnesio (Alejandro), duque de 
Parma. — X. 211. 

Faxardo de TENf;A (D. Alonso). — 
VIH. 39: Episodio histórico dra- 
mático sobre... 

Felipe I, el Hermoso. — XXIV. 84: 
Su muerte. 



Felipe II. — I. 77: Informe del Sr. Fa- 
bié sobre la publicación de la se- 
gunda parte de la Historia de..., 
por Luis Cabrera de Córdoba. — 
IV. 233: Cartas de Felipe II á sus 
hijas, publicadas por M. Gachard. 
— IX. 249: Herejes españoles del 
siglo XVI. — X. 273: Desarme de los 
moriscos en 1563. 333: Dos car- 
tas de Felipe II existentes en el 
Archivo de Carmona. — XIII. 299: 
Dos aniversarios. Estandarte de 
la Liga y espada que San Pío V en- 
vió á D.Juan de Austria.- XIV. 
427: Pormenores del estandarte 
de la Santa Liga. —XVI. 225: Los 
náufragos de la armada española 
en Irlanda, 1588.— XVIII. 555: Pa- 
negírico de...— XXIV. 494: Ins- 
trucciones de... á D. Juan de Borja 
para el desempeño de la Emba- 
jada de Portugal, 1569. 497: Otros 
documentos relativos al embaja. 
dor D. Juan de Borja. 

Felipe IíL— IV. 25: Véase Perrens. 
— VIH. 84: Nuevos datos para es- 
cribir la Historia de las Cortes de 
Castilla en el reinado de... — 
XXIV. 492: Documentos del rey... 
referentes al Condado de Ficallo- 

Felipe IV.-IV. 63. -VIII. 425: Do- 
cumentos españoles sobre el rei- 
nad(j de... que posee el .Sr. Van 
der Heyden. — XI. 475: Nuevos 
datos para la historia de las Cor- 
tes en el reinado de Felipe IV. — 
XII. 23: Continuación.— XV. 385: 
Id. id. 497: Id. id. XVI. 69: Cor- 
tes de Madrid de 1632 á 36 y de 
1638 á 43. 228: Cortes de Madrid 



ÍNDICE DE LOS XXV PRIMEROS TOMOS 



179 



de 1646 á 47 y de 1649 á 51. — 
XVII. 273: Cortes de Madrid de 
1655 á 58 y de 1660 á 64. — XXV. 

493- 

Felipe V. — III. 36. — XII. 281.— 
XVI. 169. — XXIV. 444: Discurso 
de recepción del Sr. Maldonado 
en la Academia sobre el tema 
«Voto y renuncia del rey D. Fe- 
lipe V.» 

Feria (El Duque de). Véase Suarez 
DE Figueroa (D. Gómez). 

Fernández (D. Juan Antonio), ar- 
chivero de Uclés. — XIV. 104: 
Cartas de vaiios á... 

Fernández Bethencourt (D Fran- 
cisco). — I. 371: Informe del señor 
Riaño sobre la obra de... Nobilia- 
rio y blasón de Canarias —II. 19: 
Id. del .Sr. Rada, sobre el tomo iii. 
237.— IX. 244. 

Fernández Duro (D. Cesáreo).— II. 
214, 306, 346: Agasajo del señor 
J. Gilmory Shea á la Academia. 
—III. 6, 260.— IV. 6, 74, 228: In- 
forme sobre el Compendio de 
historia de México, por L. Pérez 
Verdia. — V. 12: Descubrimiento 
de antigüedades en Salamanca. 
331. — VI. 77: Antigüedades de la 
Villa del Pino. — VIL 194,195, 197: 
Noticias acerca del origen y su- 
cesión del Patriarcado de las In- 
das occidentales. 274, 30o; Pri- 
meras noticias de Yucatán. 355: 
Sobre el pendón morado de Cas- 
tilla. Noticias biográficas de per- 
sonajes españoles. 424: Reglas 
acordadas por la Academia para 
la redacción de papeletas biográ- 



ficas. — VIII. 83, 134: Estudio his- 
tórico de la América central. 223: 
Juan de la Torre, uno de los trece 
de la isla del Gallo, por Lavalle. — 
VIII. 296: Observaciones acerca 
de las Cartas de Américo Ves- 
pucci. — IX. 249: Herejes españo- 
les del siglo XVI. 255: Restos mor- 
tales de San Vicente Ferrer. 395. 
— X. 244: Noticia de una carta de 
marear española, de 1399. 409, 
438: La crónica general de Gon- 
zalo de la Finojosa. — XI. 175: Un 
español del siglo xv tenido por 
ante-cristo. 181: Acta de entrega 
de las reliquias de San Eugenio 
(1565). 288, 322. El valle de Aran. 
351. — XII. 183: Bautismo del ba- 
jel Sa7t Felipe (17 17). 185: Elogio 
de D. Alvaro de Bazán, marqués 
de Santa Cruz, en su centenario 
tercero. 243: Una escuadra de 
galeras de Castilla, del siglo xiv. 
287: Descubrimiento de la carta 
de marear (de 1339) de A. Dul- 
ceri. 344: Cartas náuticas de Ja- 
cobo Russo (siglo xvi), 319: Las 
cartas universales de Diego Ri- 
bero. 410: noticias de D. Cristó- 
bal Colón. 436.— XIII. 281: El 
fuero de Sanabria. 299: Dos ani- 
versarios: Estandarte de la Liga 
y espada que San Pío V envió á 
D. Juan de Austria, 388: Carta de 
marear, inédita, de D. Vigliarolo 
(1577).- XIV. 356: Prólogo al 
tomo IV de la colección de docu- 
mentos inéditos de Ultramar, y 11 
de la isla de Cuba. 427: Porme- 
nores del estandarte de la Santa 



1 8o 



boletín de la real academia de la historia 



í-'g'' ('57')- 515: Privilegio dado 
por Carlos V á Diego de Avila 
por haber rendido en la batalla 
de Pavía á Francisco I. — XV. 52: 
La tabla de oro de D. Pedro de 
Castilla (1306). 66: Sobre las Me- 
morias del Ecuador, por el señor 
González Suárez. 365: Orígenes 
de la cartografía de la Europa 
septentrional.-- XVI. 173: Epita- 
fio de Antonio de Herrera: publi- 
cación de sus Décadas. 225: Los 
náufragos de la Armada española 
en Irlanda (1588). 419, 457: Ne- 
crología de D. Francisco}, de Sa- 
las. 509: D. José Toribio Medina, 
historiógi-afo de Chile. — XVII. 
84: Diccionario biográfico gene- 
ral de Chile, por D. Pedro Pablo 
Figueroa. 430: Mapamundi con- 
servado en el Museo Borgiano de 
Propaganda fide. 522, 433: Noti- 
cias de la vida y obras de Gon- 
zalo de Ayora y fragmentos de 
su Crónica inédita: informe de... 
sobre el opúsculo de M. Cat. — 
XIX. 361: Cuál es, entre las Lu- 
cayas, la isla que denominó Co- 
lón de San Salvador. 366: Los car- 
tógrafos mallorquines: Angelino 
Dulcet, Jafudá Cresques. 446, 507: 
Conquista del Río de la Plata 
('535-S5'l- 5'8: Juicio del historia- 
dor inglés Fronde sobre la histo- 
ria de la armada invencible por... 
— XX. 27: Boletín de la Sociedad 
Geográfica de Madrid. 209: Libros 
nuevos relativos á C. Colón y al 
descubrimiento del Nuevo Mun- 
do. 255: Historia de D. Diecro de 



Alvear y Poncede León. 302, 521: 
Los pleitos de Colón. 637: Natu- 
raleza de Colón. — XXI. 33: La 
tradición de Alonso Sánchez de 
Huelva, descubridor de tierras 
incógnitas, — XXII. 257: Los Ca- 
botos. 533: Nobiliario de conquis- 
tadores de Indias. 535. C. Colón. 
Historia del descubrimiento de 
América, por D. Francisco Serra- 
to.— XXIV. 44: Noticias del día 
de la muerte y del lugar del en- 
terramiento de C. Colón , en Va- 
lladolid. 109: Compendio de his- 
toria de la América central, por 
el Sr. Gómez Carrillo. 149: Juan 
Cousín, verdadero descubridor de 
América, según el capitán inglés 
Gambier R. N. 500: Noticias pos- 
tumas de D. José de Vargas Pon- 
ce y de D. Martín Fernández de 
Navarrete. — XXV. 333, 381: Ins- 
cripción de la estatua de Oquen- 
do en San Sebastián. 405: To- 
mo II de los «Pleitos de Colón» en 
la Colección de documentos iné- 
ditos de Ultramar. 485. 
Fernández y González (D. Francis- 
co).— I. 140: Coi-rección á una no- 
ticia de El diario asiático de Pa- 
rís, acerca de una lápida sepulcral 
hallada en Tremecén y atribuida 
á Boabdil. 454: Informe sobre la 
Crónica de los Reyes francos por 
Gotmaro II, obispo de Gerona. — 
III. 13: Informe sobre los Rudi- 
mentos de árabe vulgar por el pa- 
dre Lerchundi. 17: El río Salom 
de la Crónica del moro Rasis. 
77: Informe sobre la historia de 



índice de los XXV PRIMEROS TOMOS 



Valladolid, de D. Juan Ortega. 259. 
— IV. 147: Graduaciones náuti- 
cas de las Cartas de Indias. — 

V. 268: Sobre tres cartas escritas 
en aljamía hebrea. 299: Tres ma- 
nuscritos rabínicos del siglo xv. 
—VI. 226.— VII. 145: Ordena- 
miento formado por los Procu- 
radores de las aljamas hebreas 
(1432). 275: Continuación. 395: 
ídem. — VIII. 10: Conclusión del 
Ordenamiento de las aljamas he- 
breas. 309: Eucología siriaca. 338: 
Estudio sobre el rabino Abba- 
Mari ben Moisés ben Josef. 397: 
San Vicente Ferrer y la judería 
de Valencia. — XII. 55: Informe 
sobre el Arcliivo Hispalense. 239: 
Sobre la adición de una H delan- 
te de vocal, en el palimpsesto de 
León. — XIII. 184: Historia de 
Grecia, por Curtius. — XIV. 56: 
Informe del... sobre el Manual de 
lengua sanskrita de D. Juan Ge- 
labert. — XV. 152: Pei-íodos de la 
historiografía israelita en la Edad 
Media. —XVIII. 50: Sobre los mo- 
zárabes valencianos. — XXIV. 42: 
Noticia de un manuscrito arílbigo 
adquirido por la Academia. — 
XXV. 492. Es elegido censor de 
la Academia. 

Fernández Grande (D. Basilio). — 

VI. 77. 
Fernández-Guerra y Orbe i'D. Au- 

reliano).— I. 48, 55, 129; Una té- 
sera celtibérica. Datos sobre las 
ciudades celtibéricas de Ergávi- 
ca, Munda, Cértima y Contrebia. 
186, 219, 221, 222, 230, 453: Sobre 



el sepulcro y restos mortales de 
Fr. Diego Velázquez. 471. — II. 52: 
Inscripción inédita del siglo i que 
ilustra la memoria de Santa Li- 
brada. 305, 410: Viaje á Santiago. 
412: Novísimo año cristiano.— 
III. 20: Objetos romanos y árabes 
hallados cerca de Murcia. 22: Geo- 
grafía romana de la provincia de 
Álava. 324: Puerta y cubo de 
Santa Clara de Zamora. — IV. 186, 
198. — X. 458: Las ciudades bas- 
tetanas de Asso y Argos.— XI. 
168 : Nuevas inscripciones de 
Córdoba y Porcuna. 431; Asturias 
monumental. — XII. 89, 363: Té- 
sera de hospitalidad de Clunia. — 
XIII. 170: Inscripción romana de 
Cofiño, 321: Sobre la Memoria 
de... acerca de las diez ciudades 
Bracarenses nombradas en la ins- 
cripción de Chaves. 322: Carta 
del comendador Rossi á... 390: El 
torreón de Santa Clara en la ciu- 
dad de Zamora.— XIV. 62: El 
convento de Santa Clara en la ciu- 
dad deLoja. — XV. 102: Piedra ro- 
mana terminal de Ledesma. 492; 
Lápidas romanas deBurguillos. — 
XXIV. 354, 382. -XXV. 332: No- 
ticia de su fallecimiento. 

Fernández v López (D. Manuel). — 
X. 1Ó2: Historia de Carmona. 

Fernández de Navarrete (D. Mar- 
tín). — I. 385: Descripción geográ- 
fico-histórica de la villa de Abalos 
(Rioja).— XXIV. 179, 500: Noti- 
cias postumas de... por el Sr. Fer- 
nández Duro. 541. 

Ferrández de Oviedo (Gonzalo). 



l82 



boletín de la real academia de la historia 



— I. 209: Informe del Sr. Ríos 
sobre la publicación de las Bata- 
llas y Qiiinqiiagcnas. — X. 336. — 
XXII. 422: Cronista de Carlos V. 

Fernánez de Oüirós (Pedro"). — 
I. 151, 155. 

Fernández Sanahuja (Buenaventu- 
ra). — VI. 227: Nuevos descubri- 
mientos arqueológicos de Tarra- 
gona. —XXV. 337: Necrología de... 

Fernández Sánchez y Freiré Ba- 
rreiro (Sres.) — ÍII. 211: Santiago, 
Jerusalén, Roma. — IX. 245. 

Fernández .San Román (D. Eduardo), 
marques de San Román. — V. 277: 
Campañas del General Oráa en 
los años de 1837 y 1838. Informe 
del Sr. Coello.— XII. 275: Cláusu- 
la del testamento de... legando á 
la Academia su Biblioteca. 345, 
—XIII. 5.— XXV. 254: Discurso 
en elogio del teniente general... 
por el Sr. Gómez de Arteche. 

Fernando III, rey de Castilla. — 
V. 308. Biografía de... por Gil de 
Zamora. 

Fernando V (El Rey D.), el Católico. 
— I. 14: Tradición del Lattrel de 
Zubia. — VI. 290: Venta de autó- 
grafos del Rey Católico. — VII. 9: 
Retratos de Isabel la Católica. — 

XI. 420, 425, 512: Edicto de los 
Reyes Católicos desterrando de 
sus Estados á todos los judíos. — 

XII. 223: Fernando II de Aragón 
en la historia parlamentaria de 
Cataluña. — XIII. 6j: Un golpe de 
Estado hasta aquí desconocido en 
la historia de Cataluña. — XVI. 560: 
Carácter y política de... — XIX. 6: 



Renta asignada por... áDoña Ger- 
mana, su segunda mujer. Véase 
BovL (Fr. Bernal).-^XXIV. 84: Su 
partida para Ñapóles. 

Ferrer (P. Juan).— XXIV. 236: Car- 
ta del P. Francisco Suárez á... 
(1611). 

Ferrer Julve (Sr. j —II. 372. 

Ferrucio Passini (D. Francisco). — 
XX. 209: La patria de C. Colón. 

Ficallo (El primer Conde de). — 
Véase Borja (D. Juan de). 

Figueroa (D. Pedro P.)— XVII. 84: 
Diccionario biográfico general de 
Chile, por... 

Filipinas (Islas). — I. 322: Primera 
Guía de forasteros, publicada en 
Manila en 1834.— VIII. 39: Don 
Alonso Faxardo de Ten^a. — X. 
431: Montero y Vidal: El archi- 
piélago filipino, etc. — XI. 340: 
Historia de Filipinas por Monte- 
ro y Vidal. — XX. 155: Historia de 
la piratería malayo-mahometana 
en Mindanao, Joló y Borneo, por 
el Sr. Montero Vidal. 

FiNOjosA (Gonzalo de la). — X. 438: 
La crónica general de,.. 

Fita (D. Fidel).— II. 28: Informe 
sobre la obra del Sr. Ewald Códi- 
ces manuscripti hispaitici, etc. 35: 
Lámina celtibérica de bronce ha- 
llada en el término de Luzagal 
160: Informe sobre la obra de. 
Sr. Cuadrado «Discurso sobre la 
Historia universal.» 171, 199: In- 
forme sobre Paleografía hebrea 
(Tabula Scriptura. ¡tebraicce., su 
autor J. Euting). 244: Inscripcio- 
nes romanas inéditas de Vascos. 



ÍNDICE DE LOS XXV PRIMEROS TOMOS 



l8l 



y de Val de verdeja. 248: Inscrip- 
ciones romanas de la ciudad y 
partido de Talavera, provincia de 
Toledo. 302: Epitafio de una fami- 
lia Julia hallado en Requena la 
vieja. 307, 309: Documentos saca- 
dos de los Archivos de Talavera 
de la Reina. 351: Les Bastpies et 
le pais Basque (informe). 354: An- 
tiquités canariennes, par S. Ber- 
thelot. 370, 406: Ensaig histórich 
sobre la villa de Banyolas. 410: 
Viaje á Santiago. —III. 6, 7, 51: 
Antigüedades romanas de Valen- 
cia. 124: Templo de Sérapis en 
Ampurias. 130: Lápidas romanas 
en los valles de San Millán y de 
Aran. 202: Escrituras inéditas de 
los siglos XI al XVI. 215: El vas- 
cuence alavés anterior al siglo 
XIV. 268: La catedral de Murcia en 
1 29 1. 276: Bost|uejo histórico di- 
la sede cailaginense. 295: Monu- 
mentos antiguos de la iglesia 
compostelana. 353: La Reja de 
San Millán. 382: Lápidas romanas 
de Iruña y León. — IV. 10. Lápi- 
tlas romanas del Valle de San Mi- 
llán, Vallada, Ternils y Denia. 
69: Hebreos de Barcelona en el 
siglo IX. 75: Cortes de Barcelona 
(i 131). 115: Antigüedades roma- 
nas de Valencia. — ió6: Leyenda 
vasco-hispana del Tártaro. 172: 
Roncesvalles. Poema histórico del 
siglo XIII. 211: Inscripciones ro- 
manas de la diócesis de Barbas- 
tro. 289, 360: Actas del concilio 
de Clermf)nt. Revisión crítica. 
366: Sobre un texto del arzobispo 



D. Rotlrigo. — V. 32: Dos obras de 
M. Lenormant. 97: Bula inédita 
de Urbano II (1093). 131; Dos li- 
bros inéditos de Gil de Zamora. 
201: Visita del Sr. Fita á la sina- 
goga cordobesa. 267: Interpreta- 
ción de las inscripciones hebreas 
de la sinagoga de Córdoba. 268, 
281: Miliario romano de Almáz- 
cara. 308: Biografías de San Fer- 
nando y de Alfonso el Sabio, por 
Gil de Zamora. 36 1: La Sinagoga 
de Córdoba.— VI. 40: Epitafio de 
dos Condes de Besalú en el Mo- 
nasterio de Ripoll. 71, 80: Anti- 
güedades de la ' villa del Pino. 
130: El jndío errante de lllescas. 
253: Libro IV del códice calixtino, 
traducción gallega. 289: Inscrip- 
ción para la ermita de San Isidro 
de Madrid. 317: Areñs de Mar, 
provincia de Barcelona. Datos 
inéditos anteriores al siglo xiii. 
379: Poesías inéditas de Gil de 
Zamora. 430: Inscripciones roma- 
nas inéditas de Cácercs, Brando- 
mil, Naranco y Lérida. — VIL 45: 
Inscripciones romanas de Cace- 
res, Úbeda y Alcalá de Henares. 
189: Destrucción de Barcelona 
])or Almanzor. 194, 215: Santua- 
rio de Atocha (Madrid); Bulas 
inéditas del siglo xii. 335: Bula 
inétiita de Honorio II. 300: Mar- 
jadraque según el fuero de Tole- 
do. — VIII. 29: El arco de San Pe- 
dro en Talavera. 46: Madrid en el 
siglo XII. 141: Madrid desde el 
año 1 197 hasta el de 1202. 229: 
Testamento de Alfonso VIII. 25 1 : 



1 84 



boletín du la real academia de la historia 



Resultado de su estancia en Ules- 
cas. 316: Madrid desde el año 
1203 hasta el de 1227. 399: Ma- 
drid desde 1228 a 1234. 439: La 
judería de Madrid en 1391. — 
IX. I i: M.uiritl desde el año 1235 
hasta el de 1275. Ilustraciones y 
texto de la vida de San Isidro, 
por Juan Diácono. 189: Martín 
Domínguez, Arcediano de Madrid. 
Fuero de las aldeas de Alcalá. 
230: Fueros de Uceda, Madrid y 
Alcalá. 270: La judería de Sego- 
via. 344; Continuación. 399, 460: 
La judería de Segovia: Continua- 
ción. — X. 7: Lápida romana iné- 
dita hallada en término de Bue- 
nafuente. 75: La Judei-ía de Sego- 
via: Continuación. 151. Concilio 
de Alcalá de Henares de 15 Ene- 
ro 1257. 160: Dato para la histo- 
ria de la judería de Madrid. 198: 
España monumental é histórica. 
221: Tecla de Borja. 242: Piedra 
gnóstica de Astorga. 267: Sarcó- 
fago cristiano de Écija. 311: Don 
Pedro Luis de Borja, duque de 
Gandía. 339: Noticia de cuatro 
lápidas visigodas. 399: Epigrafía 
romana. Una obra de Hübner. 
Inscripciones romanas de Iruña. 
420: Inscripciones para la estatua 
del P. Mariana en Talavera. 425: 
Noticia de varias inscripciones. 
465: Jerez de la Frontera: su ju- 
dería en 1266. -XI. 7: La verdad 
sobre el martirio del Santo Niño 
de la Guardia. 284, 288: La Inqui- 
sición toledana (1485-1501). 334: 
Carta-puebla de Pera. 352, 375: 



Datos históricos sobre la villa de 
La Guardia. 435: Documentos so- 
bre la villa de Cabanas de Yepes. 
—XII. 58: lluro (Mataró). bi: La 
judería de Jerez de la Frontera. 
223: Fernando II de Aragón en 
la historia parlamentaria de Cata- 
luña. 244: San Dunstan, arzobispo 
de Cantorbery. — XIII. 328: Va- 
rias inscripciones romanas. 477: 
La Musa de la Historia: Inscrip- 
ción griega. — XIV. 97: Senten- 
cia y quema de Hernando de la 
Rivera. 261: Templarios, Cala- 
travos y hebreos. 302: El fuero de 
Uclés.456: Bernardo de Perigord, 
obispo de Zamora. 491: La ley de 
Teudis y los concilios coetáneos 
de Lérida y Valencia. 495: Cator- 
ce bulas de la catedral de Pam- 
plona. Observaciones sobre un 
concilio de Calahorra que presi- 
dió el Cardenal Jacinto en 1155. 
530: Primera legación del Carde- 
nal Jacinto en España: Bulas iné- 
ditas de Anastasio IV: El concilio 
de Valladolid de 1155. 555: Sa- 
gunto: su historia, por Chabret. 
— XV. 90: Galería de riojanos 
ilustres. 92: Anales é historia de 
Jerez de la Frontera. 107: Excur- 
sión arqueológica á las ruinas de 
Cabeza del Griego. 313: Nuevos 
datos para escribir la historia de 
los judíos españoles. La Inquisi- 
ción en Jerez de la frontera. 376, 
442: Nuevas fuentes para escribir 
la historia de los judíos españo- 
les. Bulas inéditas de Sixto IV é 
Inocencio VIII. 561: Continuación 



índice de los XXV PRIMEROS TOMOS 



'85 



y Bulas inéditas de Inocencio VIH 
y Alejandro VI. -XVI. 182: Ex- 
tinción del obispado de Marrue- 
cos: Escrituras diversas. 366: La 
Inquisición española y el derecho 
internacional en 14S7: Bula inédi- 
ta de Inocencio VIII. 342: Histo- 
ria hebrea. Documentos y monu- 
mentos inéditos. 555: Continua- 
ción. 576: Lápidas romanas de 
Alcakí de Henares. — XVII. 120, 
170: Epigrafía hebrea de Carmo- 
na. Lápidas espurias. 174: El ce- 
menterio hebreo de Sevilla. Epi- 
tafio de un rabino célebre. 190: 
Guillen Berenguer, ex-obispo de 
Vich. El cementerio hebreo de 
Barcelona en 1 1 1 1. 249: San Luis 
Gonzaga en Madrid, Zaragoza y 
Barcelona. 342. Las Cortes de 
Barcelona en 1327 y un opúsculo 
sobre defensa de las íoi-talezas, 
atribuido al Rey D. Alfonso el 
Sabio. 351, 385: Cortes y usages 
de Barcelona en 1064. 492: San 
Ignacio de Loyola en la Corte de 
los Reyes de Castilla. Estudio crí- 
tico. 525. — XVIII. 55: San Luis 
Gonzaga en Zaragoza y Madrid. 
75: Alonso de Montalvo y San 
Ignacio de Loyola. 167: San Luis 
Gonzaga en El Escorial y en Per- 
piñán. 228: el obispo Guisliberto 
y los Usages de Barcelona. 247: 
Bula inédita de Silvestre II. 287: 
Inscripción visigótica en un anillo 
de oro. 287: Noticias epigráficas: 
330: Dos obispos de Marruecos. 
366: Reseña epigráfica. 401: Epis- 
copologio de Ceuta. 441: El mon- 



te Cildad y la ciudad de Oliva: 
bula de Horauio III, ilustrada con 
documentos inéditos. 55 1 : La pri- 
mera misa en Améiica. 554: San 
Luis Gonzaga. Apuntes literarios 
y biográficos.— XIX. 43: Epigra- 
fía romana de Talavera de la 
Reina. 50: El fuero de Nájera, por 
el Sr. Garran. 123: El fuero de 
Brihuega. 173: Fr. Bernal Buyl y 
Cristóbal Colón. 234: Frey Jorge 
y el segundo viaje de C. Colón. 
257, 267: Escritos de Fr. Bernal 
Boyl, ermitaño de Monserrate. 
354: Fr. Bernardo Boyl, abad de 
Cuxá. 377: Cartas inéditas de don 
Arnaldo Deseos en la Colección 
Pascual. 450: Fr. Felipe de Bar- 
bieri y la Inquisición de Sicilia. 
457: Carta-puebla de Monterreal 
(Pontevedra). 521: Lápidas roma- 
nas inéditas. 539: Testamento 
inédito de D. Martín García, her- 
mano mayor de San Ignacio. 557: 
Fr. Bernal Boyl: nuevos datos 
biográficos. — XX. 32: Once bulas 
de Bonifacio VIII, inéditas y bio- 
gráficas de S. Pedro Pascual. 160; 
Fr. Bernal Boyl: documentos iné- 
ditos. 178: Ordenes sagradas de 
D. Juan Rodríguez de Fonseca 
en 1493. 179: Fr. Bernal Buyl y 
D. Juan de Albion. 261: Primeros 
años del episcopado en América. 
431: La provincia cluniacense en 
España. 449. Inscripciones tole- 
danas del siglo xm. 462: La Inqui- 
sición de Ciudad Real en 1483-85. 
573: El primer apóstol y el pri- 
mer obispo de América: escrito 



1 86 



KOLETIN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 



inédito de Fr. Bernal Boyl y nue- 
vos datos biográficos de Fr. Gar- 
cía de Padilla. 623: Numismática 
española: el Indicador del señor 
Campaner. — XXI. 5: Indicciones 
griegas en lápidas visigóticas. 31: 
Pedro Díaz de la Costana. 129: 
Antigüedades romanas. 189: Her- 
nán-Cortés y C. Colón: Datos bio- 
gráficos sacados del Archivo ge- 
neral de la Orden de Santiago. 
235: El primer obispo del conti- 
nente americano. 370: Disquisi- 
ciones americanas. 472: La India 
oriental y la Groenlandia en los 
postreros años del siglo xv. 526: 
Inscripciones romanas inéditas. 
535: D. Hernando de Gonzaga, 
marqués de Castellón. 569. — 
XXII. 113. San Franci.sco de Bor- 
ja: nuevas fuentes histórica?. 171: 
Los judíos gallegos en el siglo xi. 
209: Concilios españoles, inédi- 
tos: provincial de Braga en 1261 
y nacional de Sevilla en 1478. 
300: San Francisco de Borja: 
nueva excursión biográfica. 373: 
Fr. Bernardo Boyl: documentos 
inéditos. 427: Carta de S. Ignacio 
de Loyola en la Exposición his- 
tórica de Madrid. 439: San Fran- 
cisco Javier y sus nobles proge- 
nitores. 537: Epigrafía éuscara. 
545: El mayorazgo de Loyola: 
escrituras inéditas. 579: El vas- 
cuence en las inscripciones ógmi- 
cas.— XXIII. 67: El Dr. D. Juan 
de Jaso, padre de .San Francisco 
Javier. 267: Epigrafía romana. 
273: Inscripciones inéditas de 



Arcos y de Jerez de la Frontera. 
283: La Inquisición en Guadalu- 
pe. 369: La Inquisición de Tor- 
quemada: secretos íntimos. 484: 
Inscripciones romanas inéditas 
de Añavieja y Oyarzun. 491: Re- 
seña epigráfica desde Alcalá de 
Henares á Zaragoza. 540: .San 
Francisco Javier: óbito de su ma- 
dre. — XXIV. 21 : Inscripciones 
romanas y hebreas. 129: El doc- 
tor Juan de Jaso, padre de .San 
Francisco Javier: su (^roñica de 
los Reyes de Navarra. 168: El pri- 
mer marqués de Lanzarote. 215: 
El concilio nacional de Falencia 
en el año iioo y el de Gerona 
en iioi. 246: Documento insigne 
del Archivo de San Millán. 299: 
Concilios nacionales de Carrión 
en 1 103 y de León en i 107. 382, 
442: Lápida monumental del bea- 
to Diego José de Cádiz en Carta- 
gena. 449: Concilios nacionales 
de Salamanca en 11 54 y de Va- 
lladolid en 1155. 547: Bulas inédi- 
tas de Urbano II. Ilustraciones 
al concilio nacional de Palencia 
(iioo). — XXV. 43: Excursiones 
epigráficas. 257: Fraga: inscrip- 
ciones romanas é ibéricas. 392: 
Nuevas lápidas romanas de Ta- 
rragona. 465, 488: Lápida hebrea 
del siglo XI hallada en Monzón de 
Campos. 

F"landes.— IX. 447: La pacification 
de Gand et le sac d'Anvers. 1576, 
par Th. Juste. 

Flores Laguna (Sr.) — III. 210. 

Flórez (El P. Enrique). — XIX. 203: 



ÍNDICE DE LOS XXV PRIMEROS TOMOS 



187 



Sus trabajos en la España Sa- 
grada. 

Floridablanca (El Conde de).— III. 
322. — XXV. 429. 

Florimond (El Sr. D. José de). Véase 
LouBAT (El Conde de). 

FoNSECA (I). Alfonso de), arzobispo 
de Sevilla y de Santiago. — XXIV. 
85: Su muerte. 

Fort v Pazos (D. Carlos Ramón). — 
I. 109: Noticia de su fallecimiento 
y de sus trabajos literarios. 204. 
XV. 95: Cartas de San Ignacio de 
Loyola.— XXIV. 203. 

Fortanet y Ruano (D. Ricardo). — 
VIII. 164: Propuesta de la Aca- 
demia á favor del tipógrafo... — 
X. 6. 

Fraga. — XXIV. 350: Monumentos 
romanos de... — XXV. 257: Ins- 
cripciones romanas é ibéricas 
de... 

Francisco I, rey de Francia. — I. 1 18: 
Informe sobre si la Torre de los 
Lujanes sirvió de prisión á... 269: 
Prisión de Francisco I. Pasaje to- 
mado de Fernández de Oviedo. 

Francisco de Asís (San\ — X. 31 ¡In- 
forme del Marqués de Molins so- 
bre la obra de la Sra. Pardo Ba- 
zán, titulada... 

Francisco de Borja (San). — X. 246: 
Documentos relativos al Virrei- 
nato de... en Cataluña. —XXI. 573. 
Carta de... — XXII. 113: Nuevas 
fuentes históricas sobre... 300: 
Nueva excursión biográfica so- 
bre... Véase Borja. 



Francisco Javier (wSan). (Francisco' 
de Jasso y de Xavier). — XXII. 439: 
San Francisco Javier y sus no- 
bles progenitores. Véase Jasso. — 

XXIII. 540: Óbito de la madre 
de... 

Franco (El judío Yucé). — XI. 7: 
Proceso y (]uema de... en Avila. 
288. 

Franco y López (D. Luis).— IX. 240: 
Cristóbal Cf)lón, español. 

Frasinelli (D. Roberto). — II. 131. 

Fregenal de la Sierra. — XXII. 
379) 474' 47*^- Inscripciones ro- 
manas halladas en el término de... 

XXIV. 28: ídem. 

Friedmann (Pablo). — VIL 17: Ana 
Bolena, por... 

Frómista. — XXIV. 255: Memoria 
sobre la importancia de la iglesia 
de San Martín de... 

Fronde.— (Mr. J. A.) -XIX. 518. 

FuENcisLA.— IX. 372: Marisaltos ó la 
hebrea de... 3S5: Efigie de Nues- 
tra Señora de la... 

FUENSABINÁN. — XVII. —35 I. 

Fuentes y Ponte (D. Jíivier). — I. 
202, 221, 323. -III. 20, 321, 322. 

FUENTIDUEXA. — XXI. I 33. 

Fuero (D. Francisco Antonio). — VI. 
34 1 : Situación de Ercávica. Véase 
Fabián y Fuero. 

Fueros. — Observaciones de D. Vi- 
cente de la Fuente al fuero de 
Nájera: Texto y confirmaciones. 
I- 273- 

FUSTEL DE CoULANGES (M.) XV. 

360. 



1 88 



BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 



G 



Gachard (RI.) — IV. 233: Cartas de 
Felipe II á las Infantas, sus hijas, 
publicadas por... — VIII. 81. 

Gaitán (El comendador Juan). — 
XXV. 195. 

Galiano (D. Federico).— XX. 545. 

Galicia.— XII. 347: Población he- 
brea en... — XIX. 457: Carta-pue- 
bla de Monterreal (Pontevedra). 
— XX. 152: El arte en Santiago 
durante el siglo xviii, por el se- 
ñor Murguía. — XXII. 171: Los ju- 
díos gallegos en el siglo xi. 

Galindo (Doña Beatriz), La Latina. 
-XXIII. 364, 365. 

Galindo (Martín). -XXV. 188. 

Gallego (Hernán).- I. 151. 

Gama (Vasco de). — XXI. 472. 

Gams (P. Dom Pío Bonifacio). — XV, 
199. 

Gandía (Duques de). — IX. 316. Do- 
cumentos referentes á los prime- 
ros... — 402: D. Rodrigo de Boija, 
sus hijos y descendientes. 

Gante (Fr. Pedro de). — III. 9. 

Garay y Anduaga (D. Recaredo de). 
~II. 392. 

García (D. Benigno).— IV. 290: Do- 
nativo de códices hecho por los 
albaceas de... 

García (D. Juan Catalina). — X. 338. 
— XIV. 574. — XVI. 57: Investiga- 
ciones históricas y arqueológicas 
en Cifuentes. 469. — XIX. 123: El 
fuego de Brihuega. 131: Cuevas 



protohistóricas de Perales de Ta- 
juña. — XXIV. 554: Noticia de la 
recepción de... — XXV. 436: Ha- 
llazgo prehistórico en Ciempo- 
zuelos. 494. 

García de Albornoz (D. Alvaro), 
hermano del Cardenal Albornoz. 
— XXIII. 555: Epitafio de... 

García Icazbalceta (D. Joaquín). — 
X. 63: Nueva colección de docu- 
mentos para la historia de Méxi- 
co.— XVII. 5: Informe del señor 
Fabic sobre el tomo 11 de la ante- 
rior colección, que contiene el 
Códice franciscano .— XXV. 5 : 
Conquista y colonización de Mé- 
jico. Estudio histórico. 

García de Oxez (D. Martín), señor 
de Oñez y de Loyola, hermano 
mayor de San Ignacio. — XIX. 539: 
Testamento inédito de... — XXII. 
545: El mayorazgo de Loyola. 

García Ribeiro de Vasconcellos 
(D. Antonio).— XXIV. 33: Suarez 
em Coimbra. 

García de Salazar (Lope). — V. 222: 
Las bienandanzas é fortunas que 
escribió... 

García Sánchez (El Rey de Nava- 
rra, Don). — XXIV. 239: Docu- 
mentos de... 

García Soria ÍD. Román). — XIII. 

347- 
García Tunón v Ouirós (D. Elias), 
correspondiente en Bailen. — I. 8: 



índice de los XXV PRIMEROS TOMOS 



Noticia de sepulcros romanos en 
La Toscana. 201. 

Garci-Núnez (D. Andrés). — I. 9: No- 
ticia de esculturas representando 
un jabalí, toros, etc., y otros ob- 
jetos antiguos en Las Cogotas 
(Ávila). 

Gárgoles de arriba. — XXIII. 347; 
Antigüedades romanas de la Al- 
carria. 

Garrachón (D. Próculo). — III. 269. 

Garraf (Las costas de). — VI. 163. 

Garran (D. Constantino). — XVIII. 
85. — XIX. 52: El fuero municipal 
de Nájera. 

Garray (Cerro de). — -I. 55: Excava- 
ciones hechas en el cerro de..., 
donde se cree estuvo situada Nu- 
mancia. 

Garrovilla (La). —XXV. 156. 

Garrucci (R. P. Rafael). — XI. 363. 

Garza (D. Pedro de la). — I. 202. 

Gascón (D. Domingo). — XXIV. 256. 

Gastón (D.), príncipe de Navarra, 
conde de Foix, etc.— XXIII. 97. 

Cayancos. —IX. 228: Las antigüe- 
dades prehistóricas de Gayangos, 
provincia de Burgos, por Sáinz 
de Baranda. — X. 215: ídem, 
ídem. 

Cayancos (D. Pascual de). — I. 48, 
186, 204, 205.— II. 308, 369, 373: 
Informe sobre la nueva edición 
del Arte c'isoria. — III. Informe so- 
bre la Correspondencia autó- 
grafa de Carlos VI de Austria. 48: 
Inscripción arábiga de Castellón 
de la Plana.— VIII. 426.— IX. 7, 
277. — XI. 161. — XIV. 470.— 
XXIII. 58.— XXV. 492: Es reele- 



gido vocal de la Comisión de Ha- 
cienda de la Academia. 

Cayancos y de Riaño (Doña Emilia 
de).— XXIII. 550. 

Gelabert (D. Juan).— XIV. 56: Ma- 
nual de lengua sanskrita. 

Geografía. — X. 458: Las ciudades 
bastetanas de Asso y Argos, por 
el Sr. Fernández Guerra. — 
XV. 365: Orígenes de la Carto- 
grafía en la Europa septentrio- 
nal.— XX. 336: Tábida Peutinge- 
riana. — XXl. 54: Nuevo estudio 
sobre el Itinerario de Antonino. 
— XXIV. 382: Nuevo estudio geo- 
gráfico: Informe de la Comisión 
encargada de informar sobre el 
estudio del Sr. Blázquez y Delga- 
do, tocante á las costas de Espa- 
ña en la época romana. 384: Las 
costas de España en la época 
romana, por eISr. Blázquez. Véa- 
se Vías romanas. 

Germana de Foix (La Reina Doña). 

XIX. 5. 

Gerona. — I. 113: Descubrimientos 
arqueológicos efectuados en... 
204.— II. 131. Véase Pujol y Camps. 
370: Nomenclátor de la provincia 
de...— III. 87: La catedi-al del Puy 
y la de Gerona. —VI. De Ripoll á 
Gerona.— VIII. 428: Sobre los he- 
breos de... — ^XIII. 324: Lápida 
hebrea de Gerona. ^XIV. 468. — 
XVII. 120; Espolia y Colera; an- 
tigüedades protohistóricas é his- 
tóricas de aquella región pirenai- 
ca en la provincia de Gerona. — 

XX. 218: Monumento romano de 
Llorer de Mar (provincia de...) — 



190 



BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 



XXIV. 200, 215: El concilio de 
Gerona de iioi. 352: Orden del 
señor Obispo de Gerona al clero 
prohibiendo enajenar y permu- 
tar objetos pertenecientes á la 
sagrada liturgia. 

Gerundense (El Cardenal). — Véase 
Sala y de Caramany (Fr. Beni- 
to de). 

GiBRALTAR. - X. 349: Historia del 
último sitio de..., por D. Joaquín 
de Santa María. — XXV. 177. 

Gil (D. Alejandro Matías). - I. 222: 
Las siete centurias de la ciudad 
de Plasencia, por... 

GiLMORY Shea (John). — II. 346. — 
VIH. 8. 

GiRBAL ( D. Enrique Claudio). — 
VI. 362: El castillo de Brunyola. 
— IX. 315: Biografía del Cardenal 
gerundense Fr. Benito de Sala y 
de Caramany. 

GoDOY (D. Manuel), Príncipe de la 
Paz.— XVIII. 470: Carta de... al 
Marqués de San Simón (1801V — 
XXIV. 524.— XXV. 429. 

GoDOY Alcántara (D. José). — I. 33: 
Informe del Sr. Caveda sobre su 
Historia de los falsos cronicones. 

GoicoECHEA Y Gaviña (D. Manucl 
de). — VIII 337: Su fallecimiento. 

Gómez de Arteche (D. José). — 

I. 204, 230: La ciudad de Com- 
piegne en tiempo de la batalla 
de San Quintín. 233: Crónicas de 
Pavía. 334: Informe acerca del 
libro del Sr. Rodríguez Ferrer, 
titulado Los vascongados. 450. — 

II. 15, 135: Informe sobre la 
obra del Sr. X. Sandoval Guerras 



de África en ¡a aiitigüedad. 185: 
Guerras de Cerdeña, Sicilia y 
Lombardía, por el Marqués de la 
Mina. -III. 83: Informe sobre el 
libro Relación histórica de la úl- 
tima campaña del Marqiie's del 
Duero.- — V. 290: Campañas del 
Duque de Alba, por D. Fi'ancisco 
Martín Arrué. 333: Trofeos de la 
reconquista de la ciudad de Bue- 
nos Aires en 1806. — VIII. 466: 
Carta apócrifa de Napoleón I. — 
IX. 158: Informe sóbrelos Apun- 
tes históricos de la artillería es- 
pañola en los siglos xiv y xv. 
447: La pacification de Gand et 
le sac d'Anvers, 1576, par Th. Jus- 
te. -X. 26: Histoire du bourg 
d'Arlay, par B. Abry d'Arcier. 
336: Promesa del Depósito de la 
Guerra de remitir á la Biblioteca 
de la Academia planos de algu- 
nas batallas célebres. 349: Histo- 
ria del último sitio de Gibraltar, 
por D. Joaquín Santa María. 417: 
Hierros de flechas recogidos en 
el campo de Navas de Tolosa. — 
XI. 459: Diario vallisoletano du- 
rante la guerra de la Independen- 
cia. — XIV. 278: Don Pedro Velar- 
de y sus cartas á Don José Gue- 
rrero. 524: Diccionario heráldico 
de la nobleza guipuzcoana, por 
D. Juan C. de Guerra.— XVII. 88: 
Vida y escritos de D. Vicente de 
los Ríos, por D. Luis Vidart. — 
XVIII. 123: Autógrafos de D. Fe- 
lipe Amat. 384. — XX. 231: Docu- 
mentos escogidos del Archivo de 
la Casa de Alba. — XXIV. 353: 



índice de los XXV PRIMEROS TOMOS 



191 



Investigaciones históricas refe- 
rentes á Guipúzcoa, por D. Car- 
melo de Echegaray. — XXV. 254: 
Discurso en elogio del Teniente 
general D. Eduardo Fernández 
San Román. 4 ¡ 7: Un curé d'autre- 
fois, par M. de Grandmaison. 

Gómez Carrillo ( D. Agustín ). — 
VIII. 134: Estudio histórico de la 
América Central.— XXIV. 109: 
Compendio de historia de la 
América Central, por... 

Gómez de la Cortina (D. José). — 
XXIV. 180. 

Gómez Hortelano ( Fr. Juan). — 
IV. 290. 

Gómez Rodríguez (D. Telesíoro). — 
XVIII. 79. 385: Levantamiento de 
la villa de Arévalo.— XIX. 5. 

Gómez de Santillán, corregitlor de 
Jerez.— XXV. 188. 

Gómez de la Serna (D. Pedro). — 
I. 129. 

Gómez de Somorrostro (D. Andrés). 
-XXIV. 557. 

Góngora V Martínez (D. Manuel). 
— II. 21: Iníormc del Sr. Rada 
sobre la historia universal de... 
— VI. 225: Adquisición por el Go- 
bierno de la Colección de anti- 
güedades de... 

GoNZAGA (D. Hernando de), Mar- 
qués de Castellón y caballero de 
Alcántara. — XXI. 535. Véase 
Luis GoNZAGA (San). 

González (El Emmo. Cardenal 
Fr. Ceferino).— XXV. 492. Noti- 
cia del fallecimiento del corres- 
pondiente de la Academia... 

González (D. José). --II. 234: Dona- 



ción de una lápida votiva encon- 
trada en Fuente el Apio, cerca de 
la ciudad de Vascos. 

González (D. Manuel). — XXIII. 313: 
Proceso de... (Inquisición de To- 
ledo: 1485.) 

González Dávila (Gil). — XVIII. 178. 

González Escogido ( D. Juan ). — 
XXII. 189: La Inquisición de 
Ciudad Real. Proceso de... (1484- 
1485). 

González Rojas (D. Francisco).^ 

XIII. 308: Ruinas romanas en la 
Torre, provincia de Avila.— 

XIV. Antigua mezquita en Ávila. 
Gordillo (El abad). Véase Sánchez 

Gordillo (Ldo. Alonso). 

Gormaz. —XIV. 436: Campaña de... 
en el año 364 de la hégira. 

Gotmaro II, obispo de Gerona. — 
I. 454: Informe del Sr. Fernández 
y González sobre la Crónica de 
los Reyes Francos por... 

Gourdon (M.)— II. 370. 

GoYA (D. Francisco de). — XXIV. 
500: Retrato de Vargas Ponce he- 
cho por... 

Gradefes (El Monasterio de), en la 
provincia de León. — XX. 151. 

Grado.— XVIII. 467: Epitafio roma- 
no hallado en término de... (pro- 
vincia de Oviedo). 

Graetz (Dr. Enrique). — XVII. 266. 
-XIX. 357.-XXIIL 383: La pó- 
lice de l'Inquisition d'Espagne á 
scs debuts. 

Grafenberg (Dr. Selly). — VIII. 163. 

Grahit (D. Emilio).— VIII. 163: El 
Cardenal Margarit. 

Granada. - I. 14: Tradición del Lau- 



192 



boletín de la real academia de la historia 



1x1 de Zubia. 1 12: Basílica de San 

Jerónimo de Granada declarada 

monumento nacional. 
Granada (El Infante D. Fernando 

de).— XXIV. 85. 
Granada de Ega (El Duque de). — 

V. AzLOR (D. Francisco Javier). 
Granátula. — XII. 346. 
Grandallana ( Don Domingo ). — 

XXIV. 521. 

Grandmaison (M. Geoffroy de). — 

XXV. 417: Un curé d'autrefois. 
Grinda (D. Jesús). — IX. 263: El ce- 
menterio hebreo de Segovia. 

Groenlandia. — XXI. 472: La India 
oriental y la... en los postreros 
años del siglo xv. 

Groot (D. José Manuel). — III. 41. 

Guadalajara. — II. 35: Lámina cel- 
tibérica hallada en Luzaga. 170. 
— V. 331: Descripción déla ermi- 
ta de San Baudilio, por D. Elias 
Romera. — VIII. 422. Fueros iné- 
ditos de Archilla, provincia de... 
— X. 7: Lápida romana inédita 
hallada en término del lugar de 
Buenafuente. 

GuADALCANAL.— XXV. 1 37: Inscrip- 
ciones romanas de... 

Gu.\DALUPE. — XXIII. 283: La Inqui- 
sición en... 

GuADAMiRO, abad de Bañólas en 999. 

-VI. 354. 

Guardia (La villa de la). Véase La 

Guardia. 
Guerra (Don Felipe León). — 

XVII. 429. 
Guevara (Doña Catalina de\ hija 

de Juan Velázquez. — XVII. 507. 



Guía (Nueva) del viajero en España 
y Portugal. — XXIII. 344. 

Guijarro (D. Braulio), correspon- 
diente en Huete. — I. 120. 

Guijarro (Don Pablo Manuel). — 
XXII. 379, 474, 479. 

Guillen v Robles (D. Francisco). — 

III. 299: Málaga musulmana. — 

IV. 291 Necrología de R. Dozy. 
--XIV. 468. 

Guipúzcoa.— XIV. 524: Diccionario 
heráldico de la nobleza guipuz- 
coana, por D. Juan C. de Guerra. 
XXIV. 253: Oficio de la Acade- 
mia á la Comisión de monumen- 
tos de Guipúzcoa aplaudiendo su 
celo, actividad y desinterés. 353: 
Investigaciones históricas refe- 
rentes á Guipúzcoa, por D. Car- 
melo de Echegaray. 

Guisando (Toros de). — I. 202: Acua- 
rela representando los... 

GuMiEL de Izan. — I. 321: Sepulcro 
de Fr. Diego de Velázquez en... 
(provincia de Burgos). 453: Infor- 
me del Sr. Fernández Guerra so- 
bre lo mismo. 

Gutiérrez de la Concha (D. Ma- 
nuel), Marqués del Duero. — 
III. 83 : Relación histórica de la 
última campaña del Marqués del 
Duero. 

GuzMÁN (Francisco de). — XXV, 316. 
Relación de lo que dice... que 
vino en la carabela la Consebi- 
c/ón, de que es maestro Pero 
Sánchez, vecino de Cádiz, el cual 
es uno de los que fueron con el 
adelantado OrcUana. 






índice de los XXV PRIMEROS TOMOS 



193 



H 



Haccohen (Josef). -XIV. 364. 

Hamy (M. E. T.)— XXI. 243. 

Hans Hildebrand (Sr.) — II. 15: Pro- 
pone, como secretario de la Aca- 
demia de Suecia, el cambio de 
publicaciones con la nuestra. 

Harkavy (M.) — X. 244. 

Harrisse. — XX. 482, 486, 516. 

Hasta Regia. — XIII. 17: Inscripción 
histórica de... 

HffFELÉ (Dr. Carlos José de), obispo 
de Rottemburg. — XXIII. 553. 

Heiss (AloísV— XIV. 271: Plato cel- 
tibérico de tierra cocida descu- 
bierto en Segovia. 

Herculano y Carvalho (D. Alejan- 
dro). — I. I i: Su fallecimiento. 

Hermandades de Castilla. — XIV. 
379. — XXII. 96: La Santa Her- 
mandad en Talayera de la Reina. 
--XXIV. i95:Documentoscorres- 
pondientes á la Santa Hermandad 
de Talayera de la Reina. 

Hernández y Sanahuja (D. Buena- 
ventura). —XII. 439. — XXV. 337: 
Necrología de... por el Sr. Saa- 
vedra. 

Herrera (D. Adolfo).— II. 338.— 
IV. 346.-- XXIV. 350.— XXV. 4 1 5. 

Herrera (Antonio de). — XVI. 173: 
Epitafio de..., cronista mayor de 
Indias, y noticias relativas á la 
publicación de sus Décadas. 221. 
— XXV. 305: Testamento de... 
3'57 473: Otro testamento. 485: 

TOMO Ll. 



Partida de defunción de... 486: 
Datos para la biografía de... 
Herrera y Rojas (D. Agustín de), 
primer Marqués de Lanzarote. — 

XXIV. 168: Noticias de... y su 
título de Marqués dado por Fe- 
lipe II. 

Hervás (D. Inocente). — XX. 545. — 

XXV. 414. 

Higuera (P. Román de la).— I. 36. 

Higuera la Real. — XXII. 474, 479. 

Hijosdalgo. — XXIV. 85: Castigo 
impuesto á 28 hombres del obis- 
pado de Mondoñedo, que preten- 
dían pasar por..., y á los testigos 
falsos que presentaron. 

HixojARES ( El Marqués de ) . — 
XVIII. 468. 

HiNojosA Y Naveros (D. Eduardo 
de).— XIV. 363. 

HiNOjosA Y Naveros (D. Ricardo de). 
— XXIV. 294: Materiales para la 
historia de España en el Archivo 
secreto de la Santa Sede. 

Hoces (D. Lope de).— XXV. 382, 
386. 

HoFFMAN (Sr. W. J.)— XXII. 71: Re- 
lación de los objetos, fotografías 
y obras remitidas á la Academia 
por el... 

Honorio II.— VIL 335: Bula inédita 
de... 414: Dos bulas inéditas de... 

Honorio III. — XIII. 237: Bulas 
inéditas de... — XIV. 456: Bulas 
inéditas.— XVIII.— 44 1 : Bula de... 

13 



194 



BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 



ihistrada con docuincntos iné- 
ditos. 

Hoyos (D. Isidoro dej, Marques de 
Hoyos. — XX. 207, 301. 

HüBNER (Dr. Emilio). — 1. 88: Situa- 
ción de la antigua No/ ba. — VII. 7. 
— VIII. 311: Inscripción romana 
de Argavieso. Poetas españoles 
del primer siglo. — IX. 260: Ins- 
cripción histórica de Sagunto, 
anterior á la época del imperio 
romano. —X. 399; Exempla scrip- 
turae epigraphicae latinae. — XI. 
283: Concurso MartorelL— XIII. 
17: Inscripción de Hasta Re- 
gia. 465: Monumentos epigráficos 
de las islas Baleares. — XVIII. 
467. — XX. III. — XXI. 479.— 
XXIII. 553: Monumenta linguae 
Ibericae. — XXIV. 97: Monumen- 
tos prehistóricos de Mallorca y 
de Menorca. 177: Bronces epigrá- 
ficos de Clunia y de Bilbilis. 



— XXV. 39: Campanilla romana 
de Tarragona. 392: Nuevas lápi- 
das romanas de Tarragona. 465: 
Inscripciones romanas de Méri- 
da. 472. 

HuELVA. — II. 392: Antigüedades pre- 
históricas de la provincia de... — 
VI. 291: Monedas árabes y otros 
objetos antiguos encontrados en 
El Torrejón. 

Huelves. — XXI. 248: Miliario de... 

533- 

Huesca. — IX. 313: Excavaciones en 
Tolous. 

Huesca.— (Fray Ramón de). — XIV. 
268: Carta de... á D.Juan A. Fer- 
nández. 

Huete.— XXI. 133. 

Hugalde (D. Nicolás de).— XXIV. 
180. 

Huici (D. José María).— XXIV. 557. 

Hurtado de Mendoza (D. Diego), em- 
bajador de Felipe II. — XXII. 318. 



Ibarra y Manzoni (D. Aureliano). — 
XVII. 526. 

Ibarra y Ruiz (D. Pedro).— XXIV. 
555: Descubrimientos arqueoló- 
gicos de Elche. 

Ignacio de Loyola (Sanj. — XV. 95: 
Cartas de... — XVII. 264, 492: .San 
Ignacio de Loyola en la Corte de 
los Reyes de Castilla. Estudio crí- 
tico por el Sr. Fita. — XVIII. 75: 
Alonso de Montalvo y San Igna- 
cio de Loyola. — XIX. 5: Primera 



campaña militar de... 538: Testa- 
mento inédito de D. Martín Gar- 
cía, hermano mayor de San Igna- 
cio. — XXII. 427: Cartas de San 
Ignacio de Loyola en la Exposi- 
ción histórico-europeade Madrid. 
Véase Loyola (Mayorazgo de) y 
García de O.ñez (D. Martínj, her- 
mano mayor de... 
Ildefonso (San). — VI. 60: Tras- 
lación é invención del cuerpo 
de... 



NDICE DE LOS XXV PRIMEROS TOMOS 



195 



Ilúrbida, término de Puebla Nueva 

(Talavera). — II. 306. 
Iluro. — XII. 58: Estudios sobre... 

(Mataró). 
Illescas (villa de). — VIII. 251: No- 
ticias históricas recogidas por el 

Sr. Fita. 
Illescas (El judío errante de). — 

VI. 130. 
India Oriental.- • XXI. 472: La... y 

la Groenlandia en los postreros 

años del siglo xv. 
Inglaterra. — I. 8: Real Sociedad 

histórica de la Gran Bretaña. 
Inocencio VIII. — XV. 442: Bulas 

inéditas de... 56 1 : Continuación. — 

XVI. 314, 367. 
Inquisición. — V. 401: Un canónigo 
judaizante quemado en Córdoba 
Í1484). — VI. 130: El judío errante 
de Illescas (1484-15 14). Auto de 
la Inquisición de Valencia. 410: 
Aduar de una morisca de Teruel 
en 1583 (Inquisición de Valencia). 
— XI. 7: La verdad sobre el mar- 
tirio tiel Santo Niño de la Guar- 
dia, ó sea el proceso del judío 
Jucé Franco en Ávila (1491). 228: 
La Inquisición toledana (1485- 
1501). — ^XIV. 97: Sentencia y que- 
ma de Hernando de la Rivera, 
que intervino en el martirio del 
Santo Niño de la Guardia. — XV. 
313: La Inquisición en Jerez de 
la Frontera. 442: Nuevas fuen- 
tes para la historia de los judíos 
españoles. La Inquisición anormal 
planteada en Sevilla. Supresión 
de la inquisición subrepticia. Ma- 
rejada jurisdiccional. 561: Conti- 



nuación: La Inquisición de Sevi- 
lla. Provisiones de Alejandro VI. 
—XVI. 314: Pico de la Mirándula 
y la Inquisición española. 367: La 
Inquisición española y el dere- 
cho internacional en 1487. Bula 
inédita de Inocencio VIII. 555.^ 
XX. 462: La Inquisición de Ciu- 
dad-Real en 1483-85. -XXIL 189: 
La Inquisición de Ciudad-Real. 
Proceso original del difunto Juan 
González Escogido (1484-85). 355: 
(Continuación). — XXIII. 283: La 
Inquisición en Guadalupe. 369: 
La Inquisición de Torquemada: 
secretos íntimos. — XXIV. 349: 
Dos procesos de la Inquisición de 
Toledo de principios del siglo xvi: 
el primero de Garci López Marín, 
y el segundo de Francisco Duarte, 
acusados ambos de judaizantes. 

Instituto de Francia. — XVII. 432: 
Cambio de publicaciones entre 
el... y la Academia. 

Iruña. — III. 382: Lápidas romanas 
de. . — IX. 225. — X. 402: Inscrip- 
ciones romanas de... — -XV. 601: 
Estatua descubierta en las ruinas 
de... 

Isabel (Santa), reina de Portugal. — 
XXIV. 124: La Reina Santa de 
Portugal. Estudio del Sr. Sánchez 
Moguel sobre la fecha y el lugar 
de su nacimiento. 

Isabel I de Castilla (La Reina 
Doña). Véase Reyes Católicos. 

Isabel II (La Reina Doña). -XXV. 
471. 

IsASAGA (Ochoa de).— XXV. 188. 

Isidoro (San). — XII. 170: Textos he- 



rgó 



BOLETÍN DE I.A REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 



brf'os relativos á la traslación úv] 
cuerpo de... 
Isidro (San). — VI. 289: Inscripción 
para la lápida de la histórica er- 
mita de San Isidro de Madrid. — 
VIII. 412. — IX. ir: Ilustraciones 
y texto de la vida de San Isidro, 
por Juan Diácono. 



Isla (Luis de la\ judio errante.— 
VI. 130: Auto de la Inquisición 
de Valencia relativo á.... (1484- 
15 14). 

Itálica. — XVII. 270: Sobre la plan- 
cha de bronce hallada cerca del 
anfiteatro de... — XXI. 385: El 
nuevo bronce de Itálica. 



Jacinto (El Cardenal). — XIV. 530: 
Primera legación de... (1153J. 

Jacobs (M. Joseph). — XV. 152. 

Ja¿n (Provincia de). —I. 27: Cabezas 
de bronce encontradas en Má- 
quiz, término de Menjíbar. 

Jaime I de Aragón. — II. 369: Versión 
inglesa, de la Crónica de..., por 
J. Forster. 

Janer (D. Florencio). —I. 11: Su fa- 
llecimiento. 

Jaso (El Dr. D. Juan de), padre de 
San Francisco Javier. —XXIII. 67: 
Nuevos apuntes biográficos y do- 
cumentos inéditos. — XXIV. 129: 
El doctor... y su Crónica de los 
Reyes de Navarra. 

Jaso (El capitán Valentín de). — 
XXIII. 239, 541. 

Jasso y DE Xavier (Francisco de). — 
Véase Francisco Javier (San). 

Jatés (Pedro). — IX. 253. 

Jené y Gimbert (Sr.) — II. 15: Dona- 
ción de una moneda celtibérica. 

Jerez de la Frontera. — X. 418: 
Mármol con inscripción arábiga. 
465: Jerez de la Frontera: su ju- 



dería en 1266. — XII. 61: La jude- 
ría de... 425: Los jerezanos y el 
segundo viaje de C. Colón. - XV. 
92: Anales 6 historia de... por 
el Sr. Rodríguez Gutiérrez. 313: 
La Inquisición en Jerez de la 
Frontera. — XXIII. 273: Inscrip- 
ciones inéditas de... 

Jerez. — XXV. 176: Hazañas de los 
caballeros de... en la costa de 
África. 

Jérica (partido de Segorbe). — II. 
372: Noticia de cinco inscripcio- 
nes romanas. 

JeRUSALEM. — III. 211. 

Jiménez (D. Saturnino). — IV. 6: So- 
bre las ruinas del municipio ro- 
mano Volubiliamim (Marruecos). 
349: Las ruinas de Volúbilis en 
Marruecos. 

Jiménez Caba (D. Juan).— XXIII. 554. 

Jiménez de Cisneros (El Cardenal 
Fr. Francisco). —XXIIL 232: Car- 
ta de... á los Reyes de Navarra 
D. Juan de Labrit y Doña Catali- 
na (1516).— XXIV. 85: Toma de 
Oran por... 



índice de los XXV TRÍMEROS TOMOS 



•97 



IimíInez de la Espada (D. Marcos). 
— II. 208: Intorme sobre el tomo i 
de las Relaciones geográficas de 
Indias que publica... — VI. 239: 
Tres cartas lamiliares de Fr. Juan 
Zumárraga. — XI. 199, 204. 211, 
222, 235: No fue tea, fué barreno. 
—XVII. 350.- XIX. 476: Corres- 
pondencia del Dr. Benito Arias 
Montano con el licenciado Juan 
de Ovando.— XXIV. 88: Medalla 
de oro acuñada por el Gobierno 
del Perú para premiar los emi- 
nentes servicios prestados á la 
historia de aquel territorio por... 
95. — XXV. 171: La guerra del 
moro á fines del siglo xv. 313: 
Viaje segundo de Orellana por el 
río de las Amazonas. 

Jiménez González (D. Manuel). - 
II. 13: Colección de modelos de 
las armas y de los trajes usados 
por las tropas de mar y tierra 
desde la más remota antigüedad. 
Obra de... depositada en la Bi- 
blioteca de la Academia. 

Jiménez de la Llave (D. Luis).— 
II. 309, 371- -VIL 3 53. -VIII. 
162, 426.— XIII. 7.— XV. 372.— 
XVIII. 470. — XIX. 21: Cartagena 
de Indias. Bulas y documentos 
inéditos tocantes á la erección de 
su catedral en 1538. 247: Lápidas 
romanas inéditas de la Estrella y 
de Talavera de la Reina. 519: Lá- 
pida romana inédita del Villar 
del Pedroso. — XXII. 96: La Santa 
Hermandad en Talavera de la 
Reina. - XXIV. 94, 184: Relación 
de los documentos sobre Cortes 



antiguas existentes en el Archivo 
municipal de Talavera de la Rei- 
na. 236, 251: Descripción del ma- 
nuscrito donado á la Academia 
por,., sobre la embajada del señor 
Salinas y Moñino en Marruecos 
en 1785. 438, 475: Cartas inéditas 
del beato P. Mtro. Juan de Avila. 

Jiménez de Rada (El Arzobispo Don 
Rodrigo). — IV. 366: Sobre un tex- 
to de...— VI. 366: Los restos mor- 
tales del arzobispo... y estado de 
su sepulcro en la iglesia de Santa 
María de Huerta.— VII. 8.— VIII. 
403. — X. 228: Reconocimiento de 
los restos mortales del... en Santa 
María de Huerta. 259: Documento 
relativo á la elevación de las reli- 
quias de San Sacerdote y de... al 
sitio donde ahora están, por Fray 
Luis de Estrada, en 1558. 338: 
Fuero dado á Brihuega por su 
señor... -XL 377, 43 5- -XIV. 461. 
JoDAR (La villa de). — XV. 203: 
Inscripciones. 383. 

Jorge (Frey). — XIX. 234: El segun- 
do viaje de C. Colón y... 

JOSEE BEN ZaDDIC DE ArÉVALO. 

XVIII. 80. 

Jovellanos (D. Melchor Gaspar de). 
— XIX. 263: Memoria presentada 
al concurso sobre el tema «Jove- 
llanos». 

Juan II, rey de Navarra. — XXilI. 
80, 117, 120, 163, 199. 207. 211. 

Juan (El Príncipe Don), hijo de los 
Reyes Católicos.— XXlV. 82. 

Juan (D. Jorge). —XXIV. 252: Em- 
bajada de... á Marruecos verifica- 
da en 1766. 



I9S 



boletín de la real academia de la historia 



Juan de Mata (San).— XVI. 373: Sar- 
cófago marmóreo de... — XVIII. 
87: Sobre el mismo monumento. 
Juana (La Reina Doña). —XXII. 100: 
Estudio histórico por D. Antonio 
Rodríguez Villa: informe del se- 
ñor Fabié.— XXIV. 81. 
Juanelo. — XII. 433: Devolución á 
la Biblioteca Nacional del último 
volumen de la obra de... «Libro 
de ingenios y máquinas.» 
Judíos de España. — I. 59: Informe 
del Sr. Colmeiro sobre la Historia 
de los judíos de España y Portu- 
gal, del Sr. Ríos. — II. 317: Acuer- 
dos tocantes á la aljama hebrea 
de Talavera. 321: Padrón de los 
judíos de Talavera. - III. 207: 
Venta de una esclava mora por 
un judío en 13 13. 215: El vas- 
cuence alavés anterior al siglo XIV. 
— IV. 69: Hebreos de Barcelona 
en el siglo ix. — V. 201: Visita del 
Sr. Fita á la sinagoga cordobesa. 
234: La sinagoga de Córdoba. 299: 
Tres manuscritos rabínicos del 
siglo XV. 361: La sinagoga de Cór- 
doba: noticias por el Sr. Fita. — 
VI. 42: Actes de vente hébreux 
originairesd'Espagne. 59: Concejo 
hebreo de Castellón de Ampurias 
en 1406. — VII. 145: Ordenamiento 
formado por los procuradores de 
las aljamas hebreas pertenecien- 
tes al territorio de los Estados de 
Castilla, en la asamblea celebrada 
en Valladolid el año 1432. 275: 
Continuación. 395: Id. — VIII. 10: 
Conclusión del anterior Ordena- 
miento. 15: Ejemplo de tecana 



municipal. Estatuto de los judíos 
de Tudela. 358: El robo de la ju- 
dería de Valencia en 1391. 397: 
San Vicente Ferrer y la judería 
de Valencia. 428: Sobre los he- 
breos de Gerona. 439: La judería 
de Madrid en 1391.— IX. 265: El 
cementerio hebreo de Segovia. 
270: La judería de Segovia. 294: 
La judería de la ciudad de Mallor- 
ca en 1 39 1. 344: La judería de Se- 
govia: Continuación. 460: Conti- 
nuación. — X. 6: De verbo contra 
Judaeos. 75: La judería de Sego- 
via: Continuación. Véase Loeb. 
i 60: Dato para la historia de la 
judería de Madrid. 244: Manuscri- 
tos hebreos y árabes referentes á 
España y Portugal, traídos de 
(oriente á Europa por Mr. Harka- 
vy, bibliotecario de San Petersbur- 
go. 465:Jerezde la Frontera: su ju- 
dería en 1 266. — XI. 7: Proceso del 
judío Jucé Franco. 287, 362, 420: 
Carta de seguridad de los Reyes 
Católicos á los judíos de Ávila. 
512: Edicto de los Reyes Católi- 
cos desterrando á todos los judíos. 
— XII. 6: Padrón de los judíos de 
Valdeolivas. 9: Noticias sobre ju- 
díos españoles. 15. Lápidas he- 
breasde Calatayud. 60: La judería 
de Jerez de la Frontera. 347: Po- 
blación hebrea en Galicia. — XIII. 
324: Lápida hebrea de Gerona. — 
XIV. 557: Aljama hebrea de Mur- 
viedro. — XV. 152: Períodos de la 
historiografía israelita en la Edad 
Media. 313: Nuevos datos para 
escribir la historia de los judíos 



i 



índice de los XXV PRIMEROS TOMOS 



199 



cjpañoles. La Inquisición tle Je- 
rez de la Frontera. 347: Hebrai- 
zantes portugueses de San Juan 
deLuz en 1619. 442: Nuevas fuen- 
tes para escribir la historia de los 
judíos españoles. 561: Continua- 
ción. 603: Inscripción bilingüe de 
Narbona. — XVI. 432: Historia 
hebrea. Documentos y monumen- 
tos inéditos. Estrago de las jude- 
rías catalanas en 1391. Lápida 
hebrea de Barcelona. ídem de 
Toledo. Los conjurados de Sevilla 
contra la Inquisición en 1480.555: 
Continuación. — XVII. 174: El ce- 
menterio hebreo de Sevilla. Epi- 
tafio de un rabino célebre. 184: 
Edificios hebreos en Alcalá de 
Henares. 190: El cementerio he- 
breo de Barcelona en iiii. — 
XVIII. — 82; La sinagoga de Zara- 
goza. 142: Clausura y delimita- 
ción de la judería de Valencia en 
1390 á 91. 182: Expulsión de los 



judíos catalanes, aragoneses y va- 
lencianos en 1492. — XXI. 20: Al- 
jama hebrea de Solsona. — XXIÍ. 
171: Los judíos gallegos en el si- 
glo XI. 181. Ritos y costumbres 
de los hebreos españoles. 205, 283: 
Códice rabínico que contiene la 
obra de Rabí Jom Tob, titulada 
Torrefuerte. — XXIII. 370: Loeb; 
Polemistes chrétiens et juifs en 
Espagne. — XXIV. 21: Inscripcio- 
nes romanas y hebreas. — XXV 
488: Lápida hebrea del siglo xi 
hallada en Monzón de Campos. 

JuLiÓBRiGA. — XIV. 509: Campamen- 
tos romanos de... 

JuMiLLA. — XIX. 18: Protohistoria 
de... (Murcia). 512: Láminas y ex- 
plicación de los monumentos pro- 
tohistóricos de... 

JuRDES (Las). — III. 178. 

Juste (Theodore). — IX. 447: La pa- 
cificación de Gand et le sac d'An- 
vers; 1576. 



K 



KuRTH (M. Godofredo). — X. 41: Les origines de la civilisation moderne. 



La Canal (Fr. José de ). -XXIV. 1 80: 
Informe sobre el Diccionario bio- 
gráfico de españoles célebres. 205. 

La Chica (D. Manuel). — I. 27: Dona- 
ción de dos cabezas de bronce 
halladas en Máquiz (Menjibar.) 



La Fuente (D. Vicente deV — I. 203, 
204: Encargado de la publicación 
de las Batallas y Quinquagaias. 
384, 440: Noticia de"-Lm edificio 
romano cerca de Fabara(Alcañiz). 
— II. 31: Informe sobre el sepul- 



boletín de la real academia de la historia 



ero de San Pedro de Osma en la 
iglesia catedral del Burgo. — III. 6, 
4 i: Informe sobre la Historia ecle- 
siástica y civil de Nueva Granada, 
por Groot. 87: Informe sobre la 
catedral del Puy y la de Gerona. 
97: Dictamen acerca de los libros 
sobre instrucción pública en Por- 
tugal, escrito por D. Antonio da 
Costa. 159: Expedición á la Sierra 
de Francia (Salamanca) en 1857. 
261, 332: La calavera del Conde 
de Tendilla. — IV. 105: Mosaico 
romano de Belmonte. — V. 222: 
Las bienandanzas é fortunas de 
Lope García de Salazar. 228: Avi- 
leses célebres inscritos en el mo- 
numento erigido á Santa Teresa 
en Ávila. — VI. 76, 124: Historia 
del Monasterio de Santas Creus. 
366: Los restos mortales del arzo- 
bispo D. Rodrigo Jiménez de Ra- 
da, y estado de su sepulcro en la 
iglesia de Santa María de Huerta. 
— IX. 177: La cruz patriarcal ó de 
doble traversa y su antigüedad y 
uso en España, á propósito de la 
Cruz de Cara vaca. 263: Un libro 
del Sr. Quadrado. 319: La Santa 
Cruz de Caravaca: 390: El cartu- 
lario de Exlonza. — X. 201: El se- 
ñorío de Bizcaya histórico y foral, 
por el Sr. Artiñano y Zuricalday. 
228: Reconocimiento de los restos 
mortales del arzobispo D. Rodrigo 
Jiménez de Rada. 259: Documen- 
to relativo á la elevación de las 
reliquias de San Sacerdote y de 
D. Rodrigo Jiménez de Rada. 4 1 7, 
443: Historia del Colegio de San 



Gregorio de Valladolid. — XII. 1 12: 
Supuesto parto de una supuesta 
Reina (año 1302). 169, 420: Histo- 
ria de Salamanca, por el Sr. Villar. 
424: Histf)ria de la enseñanza en 
España, por... —XIII. 175: La igle- 
sia de Sancti Spiritus en Sala- 
manca. 178: San Esteban de Sala- 
manca. — XIV. 194: El Monasterio 
de Oña y su panteón regio. 300: 
San Juan de la Peña. 433. El últi- 
mo Justicia de Aragón en 17 10. 
— XVI. 221: Su fallecimiento. — 
XVII. 166: Una medalla masóni- 
ca. — XXIV. 203: Continuación 
de la España Sagrada en 1861. 
209: Archivos de Tarazona, Ve- 
ruela. Alfaro, Tudela, Calatayud 
y Borja: investigaciones efectua- 
das en ellas por... para la conti- 
nuación de la España Sagrada. 

La Guardia (La villa de). — XI. 373: 
Datos históricos sobre la... parti- 
do de Lillo. 

La Guardia (El Santo Niño de la). — ■ 
XI. 7: La verdad sobre el marti- 
rio del... 135: Memoria del..., es- 
crita en 1544 por Damián de Ve- 
gas. 239: Breve noticia de... que 
el arzobispo Silíceo alegó en 1 547. 
289.— XIV. 97. 

La Haba. — XXV. 142: Inscripciones 
romanas de... 

Lambilly (Mr. de).— XXV. 421. 

La Morena. — XXV. 142: Inscripcio- 
nes romanas de... 

Lanzarote (El primer Marqués de). 
Véase Herrera y Rojas (D. Agus- 
tín de). 

Lapidario (Códice del).— I. 471: In- 



índice de los XXV PRIMEROS TOMOS 



forme de los Sres. Fernández 
Guerra y Madrazo sobre la edi- 
ción foto-cromolitográfica del... 
que perteneció al rey D. Alfon- 
so X. 
Lara de los Infantes. — XX 1. 526, 

572. 
Latino Coelho (D. José María).— 

XIX. 358. 
Lavalle (J. a. de). — XVIII. 253: 
Memorias de dos virreyes del 
Perú. (El Marques de Manzera y 
el Conde de Salvatierra). 
Lebrija. — XIX. 251: Cipo sepulcral 

descubierto en... 
Lecea y García (D. Carlos de). — 
X. 7, 211: Nuevo dato sobre la 
historia militar de A. Farnesio y 
del Conde de Fuentes, D. Pedro 
Enríquez de Acevedo. 246: Ins- 
cripción descubierta en las pare- 
des del Alcázar de Segovia. — 
XIV. 212: Memorial histórico de 
Segovia, escrito por J. de l^anti- 
goso en I 523. 
Ledesma. — XIV. 565: Inscripci<Jn 
geográfica hallada en... — XV. 102: 
Piedra romana terminal de Le- 
desma. 
Legislación — XIV. 17: Noticia de 
una compilación de leyes roma- 
nas y visigodas descubiertas re- 
cientemente en Inglaterra. 77: Del 
origen de las leyes visigodas des- 
conocidas insertas en la compila- 
ción legal de Holkan y de sus re- 
laciones con otras del mismo ori- 
gen nacional. 302: El fuero de 
Uclés. 473: Noticia de una ley de 
Teudis desconocida, recientemen- ' 



te descubierta en un palimpsesto 
de la catedral de León. — XV. 199: 
La nueva ley de Teudis estudiada 
por D. Eduardo Pérez. — XIX. 
457: Carta-puebla de Monterreal 
(Pontevedra).— XXI. 385: El nue- 
vo bronce de Itálica. 
Leite de Vasconcellos (D. J. )^ 

XVII. 245. 
Lenormant (Mv.) — V. 32: Dos obras 

de... 
León.— III. 3S2: Lápidas romanas 
de Iruña y León.— VII. 355: Mo- 
numento romano descubierto cer- 
ca de Navatejera. — VIII. 251, 351: 
Sarcófagos recién hallados en la 
Colegiata de San Isidoro de León. 
— XI. 345: Sobre el palimpsesto 
de la catedral de León. 449: Lápi- 
das romanas. — XII. 103: Códice 
palimpsesto de la catedral de 
León. 239: Sobre la adición de 
una H delante de vocal en el pa- 
limpsesto de León. 347. — XIII. 1 2, 
27 I, 280. — XIV. 269, 369: Archivo 
de la catedral de León.— XV. 86: 
Códices de la catedral de León. — 
XX. 123: Inmigración mozárabe 
en el reino de León. El monaste- 
rio de Abellar ó de los santos 
mártires Cosme y Damián. 1 5 1 : El 
monasterio de Gradefes en la 
provincia de León. — XXIV. 299: 
Concilio nacional de... en 1107. — 
XXV. 333: Sobre el códice palimp- 
sesto de la catedral de... 413: So- 
bre el cx-conventode San Marcos. 
León XIII (Papa).— VI. 143: Letras 
apostólicas de... sobre identidad 
de los cuerpos del apóstol Santia- 



ROLETIN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 



go el Mayor y de sus discípulos 
San Atanasio y San Teodoro. — 
XI. 434: Donativo de libros hecho 
por la Academia á... — XII. 5. — 
XXI. 230: Encíclica de... á los 
arzobispos y obispos de España, 
Italia y Am(^rica, con motivo del 
cuarto centenario de C. Colón 
(16 Julio, 1892V 

Leonardon (M. Henri).— XXV. 493. 

Leonor (Doña), princesa primogé- 
nita, heredera de Navarra, conde- 
sa de Foix y de Bigorra, etc. — 
XXIII. loi, 104. 

Lerchundi (P. Fr. José). — III. 13: 
Rudimentos de árabe vulgar. 

Lérida. — VI. 430: Inscripciones ro- 
manas de... 

Leuppe (Pietter ArendV — III. 36. 

Leval (El general francés). — XV. 
374: Carta de... (1809V 

Librada (Santa). — II. 52: Inscripción 
inédita del siglo i que ilustra la 
memoria de... 

Liria.— XVIII. 380. 

LoEB (Isidoro). — III. 66: Ruedas ó 
marcas que llevaban los hebreos 
en la Edad Media como insignia 
de su religión. — V. 204. — VI. 42: 
Actes de vente hébreux originai- 
res d'Espagne. — VIL 6.— X. 86: 
Réglement des juifs de Castille 
en 1432. 339, 430.— XII. 170.- 
XIII. 324: Lápida hebrea de Ge- 
rona. - XIV. 364. — XVI. 372.— 
XXIII. 370: Polemistes chrétiens 
et juifs enEspagne. 

LoEWE (Gustavo). — III. 65. — XI. 
287. 

LoEvi^FNFELD (Dr.) — VIL 195. 



LoGRO.NO. — 11.307: Lápidas romanas 
de Estollo y San Andrés. 

Loja. — XIV. 62: El convento de 
Santa Clara en la ciudad de... 

Lomas (D. Andrés). — II. 391. 

LoMBAY (Marqués de). Véase Fran- 
cisco DE BoRjA (San). 

LÓPEZ (D. José María). — X. 415. 

López (Jnan), obispo electo de Pe- 
rusa. — IX. 317: Carta de... sobre 
Alejandro VI. 

López (P. M. Fr. Tirso), agustino. — 
XVI L 267: Ecclesiasticas historise 
breviarium. — XIX. 249: Lápida 
romana inédita de Valencia de 
Don Juan. 

López (D. Vicente F.^~XI. 190: 
Informe del Sr. Salas sobre la 
historia de la Repviblica Argenti- 
na, por... 

López y Brú (D. Claudio), Marqués 
de Comillas. — XX. 207. 

López Ferreiro (D. Antonio). — III. 
295: Monumentos antiguos de la 
iglesia compostelana. — IX. 225. — 
X. 83, 84 -XVII. 271. 

López de Mendoza (D. Iñigo), pri- 
mer Conde deTendilla. — III. 332: 
La calavera de... 

López Rull (D. Enrique). -XXIV. 
343: Investigaciones arqueológi- 
co-romanas en la provincia de 
Almería. 

López de Velasco (Juan). — XXV. 
334: Geografía y descripción uni- 
versal de Indias, recopilada por el 
cosmógrafo -cronista... (1571-74). 

LouBAT (El Conde de) (D. José Flo- 
rimondV — XXL 241: Fundación 
de un premio trienal. — XXIV. 87: 



ÍNDICE DE LOS XXV PRIMEROS TOMOS 



203 



Sobre el premio de... — XXV. 252: 
Convocatoria á los premios fun- 
dados por... y que han de otor- 
garse en 1895. 254. 

LoYOLA (Mayorazgo de). — Véase Ig- 
nacio DE LoYOLA (San). — XXII. 
545: El mayorazgo de Loyola: es- 
crituras inéditas. 

LucENA. — Xí. 173: Inscripción de... 

Lugo. — I. 8: Mosaico de la calle de 
Batitales. 9: Circular para enri- 
quecer el Museo de antigüeda- 
des. — XII. 95: Cuatro inscripcio- 
nes romanas de... 

Luis Gonzaga (San). — XVI. 579.— 

XVII. 249: San Luis Gonzaga en 
Madrid, Zaragoza y Barcelona. — 

XVIII. 55: San Luis Gonzaga en 
Zaragoza y Madrid. 167: ídem en 
El Escorial y en Perpiñan. 555: 
Apuntes literarios y biográficos 



de... XIX. 358: Sobre la vida de... 
por el P. Virgilio Cepari. Efigie 
del Santo en Uclés. — XXI. 535. 

LujANES (Torre de los). — I. 118. 

Luna (Pedro de), el anti-papa Bene- 
dicto XIII. -XXIII. 368. 

LuviÁ, Provincia de Soria. — I. 9: 
Ruinas antiguas. 

Luzaga. — II. 35: Lámina celtibérica 
hallada en... 

Llórente (D. Juan Antonio). — XIV. 
106: Carta de... á D. Juan A. Fer- 
nández, archivero de Uclés. 

Llórente (D. Alejandro). — I. 78. 

Llórente (D. Hipólito).— II. 15: Do- 
nación de un manuscrito en vitela 
cogido en una de las iglesias de 
Magdala. — XIII. 478: Mosaico 
descubierto en Mahón. 

Lloret de Mar. — XX. 218: Monu- 
mento romano de... 



M 



Madrazo (D. Pedro de). — I. 72: In- 
forme sobre el Boletín de la So- 
ciedad Geográfica de Madrid. 204, 
471. — II. 5: Necrología de D. Va- 
lentín Carderera y Solano. 105: 
Continuación. — IV. 267: Carta al 
Sr. Fabié sobre Magdalena Ruiz, 
loca de la princesa Doña Juana, y 
otros locos y locas de! tiempo de 
Felipe II. — V. 332: Proposición 
para declarar monumento nacio- 
nal la catedral de Tudela. — VIII. 
9, 27: Casa solariega de Santa 
Teresa en Ávila, — X. 307: Re- 



tratos de ilustres y memorables 
varones. — XI. 470: El supuesto 
retrato de Hugo de Moneada. — 
XIV. 64: Santa María la Real de 
Sangüesa. 270, 294: Santa María 
la Real de Nájera.— XVI. 177: La 
primitiva basílica de Santa María 
del Rey Casto y su Real panteón, 
por D. Fortunato de Selgas.— 
XIX. 259: Toledo: Guía artístico- 
práctica, por el Vizconde de Pa- 
lazuelos.— XX. 433: La Colegiata 
de Toro.— XXII. 289: La iglesia 
de Santa María de Lebeña. - 



204 



boletín de la real academia de la historia 



XXIII. 344: Nueva Guía del via- 
jero en España y Portugal, por el 
Sr. Valverde.— XXIV. 294: Mate- 
riales para la historia de España 
en el Archivo secreto de la Santa 
Sede: Memoria redactada por don 
Ricardo de Hinojosa. 
Madrid. Véase Francisco I. Sobre 
la Torre de los Lujanes como pri- 
sión de..., San Jerónimo del Pra- 
do y Atocha (Nuestra Señora de). 
— VII. 355: Sobre el escudo de 
armas de esta villa. — VIII. 8: So- 
bre id. 46: Madrid en el siglo xa. 
141: Madrid desde el año 1197 
hasta el de 1202. 316: Madrid des- 
de el año 1203 hasta el de 1227. 
399: Id. desde 1228 á 1234. 439: 
La judería de Madrid en 1391. — 

IX. I i: Madrid desde el año 1235 
hasta el de 1275. Ilustraciones y 
texto de la vida de San Isidro por 
Juan Diácono. 189: Martín Do- 
mínguez, arcediano de IMadrid. 
191: La iglesia y priorato de San 
Martín. 230: Fuero de Madrid. — 

X. 160: Dato para la historia de 
la judería de Madrid. — XIII. 173: 
Madrid viejo, por el Sr. Sepúlveda. 
— XXIII. 364: Sepulturas de doña 
Beatriz de Galindo y de D. Juan 
Zapata de Cáirdenas en el monas- 
terio de la Concepción Jerónima. 

Madrigalejo, provincia de Cáceres. 
— X. 1Ó5: Antigüedades romanas. 
347: Inscripción en piedra piza- 
rrosa hallada en... 

Magaz (D. Pedro).— IX. 395. 

Mahón.^XIII. 7: Antigüedades ro- 
manas en el Hospital militar 



de... 478: Mosaico descubierto en 
Mahón. 

Málaga. — II. 150: Noticia de restos 
escultóricos de la época romana, 
por el Sr. Oliver (D. M.)— III. 299: 
Málaga musulmana , por el señor 
Guillen y Robles. — XII. 479: Ham- 
inudies de Málaga y Algeciras. 

Malaspina (Alejandro). — II. 233: 
Cartas del almirante... 

Maldonado Macanaz (D. Joaquín). 
—XXIV. 87: Es elegido acadé- 
mico. 253, 444: Noticia de su re- 
cepción. 

Malol (Juan). — XVII. 124: Epitafio 
de la sepultura de... 

Mallorca. — IX. 228: El códice de 
los Reyes, atesorado en el Archi- 
vo general de aquel reino. 294: 
La judería de la ciudad de... en 

1391- 

Mancheño y Olivares (D. Miguel). 
—XXIV. 256. 

Manzera (El Marqués de), virrey 
del Perú.— XVIII. 256. 

MÁQuiz, término de Menjíbar, pro- 
vincia de Jaén. — I. 27: Antigüeda- 
des encontradas en... 

Marcel (M. Gabriel).— X. 244. 

Marchena (Fr. Juan de). — XX. 29. 

Margarit (El Cardenal).— VIII. 163: 
Monografía del Sr. Grahit sobre... 

María (La Emperatriz), hermana 
de Felipe II, en Zaragoza. — XVIII. 

56, 171- 
Mariana (P. Juan de).— VI. 74: No- 
ticia relativa á la estatua de... en 
Talavera. — X. 420: Inscripciones 
para el pedestal de la estatua 
del... en Talavera: noticias bio- 



ÍNDICE DE U)S XXV PRIMEROS TOMOS 



205 



gráficas del mismo. —XII. 434: 
Inauguración del monumento eri- 
gido á... 447. 

Marín Ordóñez (D. José).— II. 25: 
Informe del Sr. Pezuela sobre la 
obra de... Recuerdos hisióricos de 
España. 

Marina. — X. 244 : Memoria de 
M. Marcel sobre una carta de 
marear, española, de 1339. — XII. 
183: Bautismo del bajel San 
Felipe en 171 7. 243: Una escuadra 
de galeras de Castilla del siglo xiv. 
287: Descubrimiento de la carta 
de marear española (año 1339), su 
autor Angelino Dulceri ó Dulrert. 
314: Cartas náuticas de Jacobo 
Russo (siglo xvi). 319: Cartas uni- 
versales de Diego Ribero (si- 
glo xvi). - XIII. 388: Carta de ma- 
rear, inédita, de Domenico Viglia- 
rolo (1577). — XIV. 576: Fecha del 
acto de botar al agua en Bar- 
celona la galera real que acaso 
fué una de las que lucharon en 
Fepanto. 

Marjadraque, según el fuero de To- 
ledo. -VII. 360. -Vm. 322. 

Marqués (Gonzalo Alfonso). — -VIH. 
251: Epitafio de su sepultura 

(1387)- 
Marsy (El Conde de). — I. 230: La 

ciudad de Compiegne en tiempo 

de la batalla de San Quintín. 
Martínez (Juan), alcalde de Illes- 

cas. — VIII: 251: Epitafio de su 

sepulcro (1398). 
Martínez Espinosa (Don Félix). — 

111.321. 
Martínez de los Ot.ivo=; (JuanV — 



XXII. 355: Proceso seguido por 
la Inquisición de Ciudad Real á... 
(1485). 

Martínez Silíceo (Don Juan). — XI. 
239: Breve noticia del Santo Niño 
de la Guardia que el arzobispo... 
alegó en 1547. 

Martínez Vigil (El Sr.)-XVIII. 467. 

Martins Sarmentó (D. Francisco). 
—XXIII. 456. 

Martorell y Peña (D. Francisco). 
— XI. 283: Actas del jurado cali- 
ficador de los trabajos del con- 
curso Martorell (1887). 

Masona (San). — Vi. 141: Culto an- 
tiguo de..., metropolitano de Mé- 
rida. 

Masones.— XVII. i66: Una medalla 
masónica. Artículo por el Sr. La 
Fuente. 

Mateos Gago (D. Francisco). — 
X. 346. 

Materno, poeta español del primer 
siglo. — VIII. 312. 

Mauleón (Juan de).— XVIII. 232: 
Instrucción del Cardenal Cisne- 
ros para... de lo que ha de decir 
á los Reyes de Navarra ( 1 5 1 6). 

Mave (La ciudad de). -XVIII. 456. 

Mayans y Siscar. — III. 259. — 
VIII. 427: Datos y memorias para 
la biografía del Gran Duque de 
Alba. 

Mazarrón.— XVIII. 368. 

Medina (D. José Toribio), historió- 
grafo de Chile. — XVI. 509. 

Medina de las Torres. — XXV. 45: 
Inscripciones romanas de... 46: Id. 

Medinaceli (La Ducjuesa de. Doña 
Angela Barradas).- XVIII. 86, 



2o6 



boletín de la real academia de la historia. 



296. -XIX. 563. Vc.ise Denia 
(Duquesa de). 
Mejía (Pedro), cronista de Carlos V. 

-XXII. 426. 
Méjico. — I. 186: Informe del Sr. Pe- 
zuela sobre la obra titulada Méji- 
co desde 1S08 hasta i8ój. - IV. 
228: Sobre la Historia de Méxi- 
co, por L. Pérez Verdía. — VI. S5: 
Códices mejicanos de Fr. Bernar- 
dino de Sahagún. Véase Zumárra- 
c;a (Fr. Juan de). — X. 63: García 
Icazbalceta: Nueva colección de 
documentos para la historia de 
México. — XII. 229: Piezas inédi- 
tas del concilio provincial meji- 
cano IV, celebrado en 1771. — 
XIII. 296: La conquista de Méxi- 
co, por D. de San Antón Muñón 
Chimalpahin.— XVII. 5: Informe 
del Sr. Fabié sobre el tomo 11 de 
la «Nueva colección de docu- 
mentos para la historia de Méxi- 
co», del Sr. García Icazbalceta. 13: 
Cartas de Fr. Juan de Zumárraga. 
— XXV. 5: Conquista y coloniza- 
ción de Méjico: Estudio histórico 
por el Sr. García Icazbalceta. 
Mélida (D. José Ramón).— XXV. 

465,471. 
Meló (D. Pedro de). 1 641. —XXIV. 

494. 
Mély (F. de).- XVI. 419: La tabla 

de D. Pedro de Castilla. 
Mena Júnior (Antonio C.)— XXV. 
1 65: Sepultura de P. M. Simáo 
Rodrigues de Azevedo. 
Menant (M.)— V. 205: Gliptografía 

oriental, por... 
Menaza. — XIX. 531. 



Mkndana (Alvaro de). — I. 151, 155. 

Méndez Nieto (Licenciado Juan). — 
I. 151. 

MENDiETA(Fr. Jerónimo de). — X. 66, 
69, 72: Cartas de .. 

Mkndoza y Talayera (Fr. Hernando 
de), primer arzobispo de Grana- 
da. — XXI. 569. 

Mendoza (D. Luis de), conde de 
Tendilla y marqués de Mondéjar. 
—XXL 26 1. 

Menéndez de Aviles (Pedro). — 
XXIIL 464: La Florida: su con- 
quista y civilización por... 

Menéndez y Pelayo (D. Marcelino). 
— 1 1. 305. — TIL 295: Informe sobre 
la obra Monumentos antiguos de 
la iglesia compostelana. — V. 268. 
— VIL 17: Ana Bolena, por P. 
Friedman. -X. 337.— XIX. 263: 
Memoria presentada al concurso 
sobre el tema «Jovellanos.» — 
XXI. 257: Juan Ginés de Sepúl- 
veda: Diálogo sobre las justas 
causas de la guerra. 569. — XXIIL 

455- -XXIV. 353- 

Meniíbar. — I. 27: Cabezas de bronce 
encontradas en el sitio llamado 
Máquiz, término de... 

Mérida. — V. 204: Smedt: De vitis 
Patrum Emeritensium. — VI. 141: 
Culto antiguo de San Masona, 
metropolitano de Mérida. — IX. 
396: Noticia de tres lápidas cris- 
tianas visigóticas halladas en... 
— XI. 454: Inscripción romana de 
Caminillos.— XXIIL 361: Sobre 
conservación del templo de Santa 
Eulalia: nuevos descubrimientos 
arqueológicos. — XXV. 43: Excur- 



índice dé los XV PRIMEROS TOMOS 



207 



siones epigráficas. De Monesterio 
á Mérida. 65, 151, 156,412: Histo- 
ria de Mérida, por D. Pedro M. Pla- 
no. 465: Inscripciones romanas 
de Mérida. 

Mesa de Hasta. —XXII. 460: Rui- 
nas de la... (Hasta Regia). 

Mestanza.— XVIII. 367. 

Miguel de los Santos (San;. — XIX. 
349: Dos cartas autógrafas de... 

MiLÁ Y Fontanals (D. Manuel). — 
V. 66: Noticia de su fallecimien- 
to.-X. 338. 

Milhaud í^El Conde Ricardo).— 
XXIV. 299: Primer legado envia- 
do por Pascual II á estos reinos. 

Milicia. — IX. 158: Informe del se- 
ñor Arteche sobre la artillería es- 
pañola en los siglos xiv y xv. — 
X. 7: Datos remitidos á la Acade- 
mia por el Sr. Lecea sobre la his- 
toria militar de Alejandro Farne- 
sio y Conde de Fuentes.— XVII. 
10 i: Sistemas de fortificación á 
principios del siglo xvi, por el 
Comendador Scribá. Informe del 
Sr. Coello. 342: Un opúsculo so- 
bre defensa de las fortalezas, 
atribuido á D. Alfonso el Sabio. 
— XXIV. 191: Documentos sobre 
alistamientos que se conservan 
en el Archivo municipal de Ta- 
la vera. 

Milla (El licenciado Hierónimo de 
la).-X. 331- 

Mina (El Marqués de la).— II. 185: 
Informe del Sr. Arteche sobre las 
Memorias de... relativas á las 
guerras de Cerdeña, Sicilia y 
Líimbardía. 



MiNGUELLA (Fr. Toribio). — III. 130: 
Estudios acerca de la vida de San 
Millán. 

MiQUEL Y Sampere (D. Salvador). — 
II. 37'- 

Mizzi (Sr. M. A.)- XX. 210. 

Módena. — II. 16: Cambio de publi- 
caciones entre nuestra Academia 
y la de... 

Molas (D. Mariano Antonio).— IV. 
106: Descripción histórica del 
Paraguay. 

Molina (D. Victorio).— XXIV. 21. 

Molina de Aragón. — III. 154: Anti- 
güedades prehistóricas del parti- 
do de... — ^XVII. 246: Lápida celti- 
bérica de... 

MoLiNS (El Marqués de). -III. 361: 
Los Saavedras (á propósito de 
D. Diego de Saavedra Fajardo). 
—IV. 6.— VIII. 83.— X. 31: San 
Francisco de Asís, por Doña Emi- 
lia Pardo Bazán. — XVIII. 259: 
Biografía de..., por D. Francisco 
de Cárdenas. 

Moncada (Hugo de). — XI. 470: El 
supuesto retrato de... 

MoNCLOA.— XXV. 133: Inscripcio- 
nes romanas de la... 

Mondragón (Fr. Pedro de). — 
XXV. 3.5. 

Moneda. — IV. 186: Informe dado al 
Gobierno provisional sobre el 
escudo de armas y atributos de 
la moneda. 192: Id. id. al Gobier- 
no de la República. 

Monesterio. -XXV. 43: Inscripcio- 
nes romanas de... (Extremadura). 

M0NROY (Doña María de\ la Brava. 
— III. 161. 



208 



nOI.ETlN DE I-A REAI. ACADEMIA DE I,A HISTORIA 



MoNSERRATE (El Moiiíisícrio de). — 

XIX. 22 1. 

M0N.SERRATE (El P. Antonio). — 
XXII. 528. 

MoNTALBÁN (D. Juan Manuel.) — I. 
129.— XIV. 273.— XXIV. 203. 

MoNTALvo (Alonso de).— XVIII. 75: 
San Ignacio de Loyola y... 

MoNTÁNCHEZ.— XI. 279: Piedra osci- 
lante existente en la sierra de... 

MoNTEMOi.ÍN (Villa de.')— XVIII. 469. 

MoNTEMOLÍN (Fr. Pcdro de), obispo 
de Marruecos. —XVIII. 357. 

Montero Vidal (D. José).— XX. 

•55- 

MoNTERREAi.. — XIX. 457: Carta- 
puebla de... (Pontevedra). 

MoNTijo. — XXV. 155: Inscripciones 
romanas de... 

MoNTOjo (D. Patricio). — XXI. 247. 

Monumentos nacionales.— I. 114. 
Disposición de la Dii"ección gene- 
ral de Instrucción pública sobre 
los... 

Monzón de Campos. — XXV. 488: 
Lápida hebrea del siglo xi halla- 
da en .. partido judicial de Astu- 
dillo. 

Moraleda y Esteban (D. Juan).— 
XIV. 270.— XXIV. 159: Las cue- 
vas de Olihuelas. 

Morel-Fatio (A.) — I. 372: Informe 
de los Sres. Rosell, La Fuente y 
Fabié sobre el libro de... titulado 
L' Espagne aií XVI et au XVII 
siecle. — XX. 254. — XXIII. 369. — 
XXV. 493- 

Moreno (D.Venancio). -XXIV. 255. 

Moreno Nieto (D. José). —II. 127: 
Necrología de... 



Moreno Sánchez (D. Francisco Ja- 
vier).— XX. 632. 

Morera y Llauradó (D. E.)— XXV. 
335. 392, 398,401. 

Moriscos. — VI. 410: Aduar de una 
morisca de Teruel en 1583. — 
X. 273: Desarme de los moriscos 
en 1563. 

Moro (D. Romualdo). -XVIII. 426: 
Exploraciones arqueológicas. — 
XX. 62: Excavaciones en Valdo- 
carros (Arganda del Rey). 226: 
Excavaciones arqueológicas en 
Perales de Tajuña. 304, 537. — 
XXIII. 526: Nertóbriga celtibéri- 
ca : sus ruinas en Calatorao. 
532. 

Morón y Liminiana (D. José). — II. 
26: Informe del Sr. Rosell sobre 
la obra de... Manual de Archi- 
vonomía. 

Mosaicos. — I. 8: Calle de Batitales 
(Lugo). — XX. ico: Mosaicos de 
Bobadilla. 

Movimiento del personal académi- 
co. — I. 10, lió, 207, 324, 423. — II. 
'7, 133, 447-— IV. 7i> '45, 290.— 
V. 63. -VL 72, 226.— VIH. 5.- 
IX. 5.— X. 80.— XI. 5. -XII. 87. 
XIII. 15.— XXV. 492. 

Mozárabes. — XVJII. 19: Los mozá- 
rabes valencianos, por D. Roque 
Chavas. — XX. 123: La inmigra- 
ción mozárabe en el reino de 
León, por el Sr. Díaz Jiménez. 

Mucientes.— XXIII. 461: Objetos 
pi-otohistóricos hallados en... 

Mudejares— II. 314: Mezquita de 
los... de Talayera. 

Müller (L.) — I. 476: Informe del 



índice de los XV PRIMEROS TOMOS 



209 



Sr. Codera sobre la obra Numis- 
■maUqiie de Vanciejine Afrique. 

MuNDA, ciudad celtibérica. — I. 129. 

Muñoz (D.Juan Bautista). — VIL 274: 
Tomo manuscrito de la Colec- 
ción de... que existe en la Biblio- 
teca de S. M. 

Muñoz (D. Manuel Galo). — I. 322: 
Sobre objetos antiguos de la igle- 
sia de Vilches. 

Muñoz y Gómez (D. Agustín).— XII. 
425.— XXLII. 273, 460. 

Muñoz y Romero (D. Tomás). — 
II. 307. 

Murcia. — I. 323: Tres inscripciones 
árabes halladas en el interior del 
convento de Santa Clara.— III. 20: 
Objetos romanos y árabes halla- 
dos cerca de Murcia. 268: La ca- 
tedral de Murcia en 1291. 276, 
321. — VI. 226: Mosaico encontra- 
do en los Cantos, partido de 
Muid. — VIL 7: Inscripción halla- 



da cerca de Almazarrón. — XVIII. 
212: Noticias de Murcia musul- 
mana á mitad del siglo vii de la 
hégira. — XIX. 18: Protohistoria 
de Jumilla. 
MuRGUÍA (D. Manuel). — XX. 152: El 
arte en Santiago durante el si- 
glo XVIII. 

MuRViEDRO. — I. 426: Informe del 
Sr. Delgado sobre las antigüeda- 
des de... 

MuscAT (D. Faustino). — IX. 337: 
Cartas para ilustrar la historia de 
la España árabe. 

Museo arqueológico nacional. — 
IL 306, 307. 

MussAFiA (A.) — XVII. 270. 

Musso Y Valiente (D. José).— 
XXIV. 179, 180. 

Mutis (Don Juan Celestino). — 
XIV. 388.— XV. 278: Catálogo de 
los papeles sacados de la Colec- 
ción Mutis. 



N 



Nájera. — I. 273: Observaciones de 
D. Vicente de la Fuente sobre el 
fuero de... Texto y confirmacio- 
nes.— XIV. 294: Santa María la 
Real de Nájera.— XVIII. 85: So- 
bre el deplorable estado de este 
ex - monasterio benedictino . — 
XIX. 50: El fuero de.,., por don 
Constantino Garran. 52: El fuero 
municipal de... 

Napoleón L— VIII. 466: Carta apó- 
crifa de... dirigida á su hermano 
tomo i i. 



José en 9 de Septiembre de 1808. 
—XIV. 278: Cartas de D. Pedro 
Velarde á D. José Guerrero. 

Naranco. Véase Santa María de 
Naranco. — VI. 430: Inscripciones 
romanas de... 

Nava (Mosen Alvaro de).— XXV. 
189. 

Navalcarnero. — XVIII. 287: Ins- 
cripciones romanas halladas en 
el distrito de... 

Navarra. Véase Arroniz y Sangüe- 
14 



boletín de la real academia de la historia 



SA (Santa María la Real de). — 
XVn. 522. -XXIII. 67: El doctor 
D. Juan de Jaso, padre de San 
Francisco Javier: con documen- 
tos referentes á... — XXIV. 129: 
El Dr. Juan de Jaso y su Crónica 
de los Reyes de Navarra. 
Navarro (D. Felipe Benicio). — 

11- 373- 

Navarro (El Conde Pedro).— XXIV. 
85: Toma de Bugía por... 

Navas del Marqués. — XXV. 471: 
Apuntes epigráficos. 

Navas de Ríofrío. — XVII. 200. 

Navas de Tolosa. — X. 417: Hierros 
de flechas recogidos en el cam- 
po de... 

Navia Osorio (D. Alvaro José de), 
marqués de Santa Cruz de Mar- 
cenado, vizconde del Puerto. — 
VI. 5. Certamen para celebrar el 
segundo centenario de su naci- 
miento. 6: Su proyecto para un 
Diccionario universal. 

Negrín (D. Ignacio de). — III. 37. 

Nertóbriga betúrica. — XXII. 379: 
Valera la Vieja. 474. — XXIV. 164: 
Objetos arqueológicos proceden- 
tes de las ruinas de... presentados 
en la Exposición histórico-eu- 
ropea. 

Nertóbriga celtibérica. — XXII. 
383: Calatorao. — XXIII. 526: Sus 
ruinas en Calatorao. 532. 

Neubauer (Adolfo).— XVI. 372. 

Nicolao IV.~XIV. 456: Bulas iné- 
ditas de... 

Niebla. — XVIII. 484: Bosquejo his- 
tórico de... por D. Antonio Delgado. 

Niño (Doña Inés), hija del Conde 



D. Pedro Niño, abadesa de Santa 
Clara. -XXIV. 82. 

Niza (Fr. Marcos de). — VI. 239. 

NoRBA (Colonia). — I. 88: Situación 
de la antigua... 

Nueva Irlanda. — II. 44: Informe 
del Sr. Salas sobre instancia del 
Marqués de Rays acerca de la 
colonia de... 

NuMANCiA. -I. 50, 55: Excavaciones 
en el cerro de Garray. 203. — 
VIL 194.— VIII. 163, 426.— XIV. 
4i5:Nueva inscripción latina pro- 
cedente de las ruinas de Numan- 
cia. — XVII. 432. 

Numismática.— I. 129: Noticia de 
tres medallas celtibéricas. 202: 
Monedas árabes encontradas en 
Murcia. 220: Informe del Sr. Fer- 
nández-Guerra sobre la obra del 
Sr. Delgado Nuevo método de cla- 
sificación de las medallas autóno- 
mas de España. 366: Sobre reduc- 
ción de antiguos maravedises á 
la moneda corriente. Véase Co- 
dera (D. Francisco) y Rada y Del- 
gado. — III. Véase Pujol y Camps. 
— IV. 159: Monedas de la Ilerge- 
tia. 313: Tesoro de monedas ára- 
bes descubierto en Zaragoza. 320: 
Monedas ibéricas. — VIL 30: INIo- 
nedas autónomas de Segisa. — 
IX. 7: Diñar inédito de Almota- 
mid de Sevilla.— X. 338: Orden 
para que la Academia pueda re- 
tirar de la Casa de Moneda las 
piezas antiguas de 20 reales que 
le convengan á cambio de otras 
corrientes. 338: Resultado del 
examen de la calderilla en la Casa 



índice de los XV PRIMEROS TOMOS 



de Moneda. — XII. 325: Monedas 
árabes donadas por el Sr. Pujol. 
XVI. 222: Monedas ibéricas de 
oro. 321: La epigrafía numismáti- 
ca ibérica, por el Sr. Pujol. 361: 
Numismática y metrología musul- 
manas. — XVII. 160: Numismática 
de Urgel y de Rivagorza, por el 
Sr. Paño. — XIX. 516: Numismáti- 
ca antigua de Aragón. — XX. 442. 
Tesoro de monedas árabes descu- 
bierto en Alhama de Granada. 633. 



— XXII. 589: Vives y Escudero: 
Monedas de las dinastías arábigo- 
españolas.— XXIII. 279: Informe 
del Sr. Codera sobre el citado 
libro del Sr. Vives. 349: Antigüe- 
dades de la Alcarria. 

NÚNEz (Beatriz).— XXIII. 289: Pro- 
ceso de... natural de Ciudad Real 
y vecina de Guadalupe. (Inquisi- 
ción de Toledo, 1485.) 

NúÑEZ Cabeza de Vaca (Alvar).— 
XLX. 507. 



O 



Obarra. — IV. 225: Documento del 
archivo de... otorgado por Ber- 
nardo ir, Conde de Benasque. 

OcAMPO (Florián de). — XXV. 466, 
467. 

OcHOA DE Alaiza (D. Juan). — III. 
257. 3-23' 382. 

Odón, obispo de Gerona y abad de 
San Cucufate del Valles. — X. 13- 

Olietes. — III. 210. 

Olihuelas. — XXIV. loi: Las cuevas 
de... (provincia de Toledo). 159. 

Oliva (La ciudad de). — XVIII. 441. 

Oliva (El Conde de). Véase Cente- 
llas (D. Serafín de). 

Oliveira Martins(J. P.) — XVI. 470. 
— XX. 305: Os filhos de Joao I. — 
XXV. 333: Noticia de su falleci- 
miento. 

Oliver y Esteller (D. Bienvenido.) 
— IL 308.— V. 5, 268.— VL 291.— 
X. 41: Les origines de la civilisa- 
tion moderne ("por G. Kurth).— 



XI. 433. — XIV. 379: Viaje de Pe- 
dro Tafur por el imperio germá- 
nico en los años de 1438 y 39. Las 
Hermandades de Castilla en tiem- 
po de Enrique IV. — XV. 42: La 
batalla de Pavía, por el Sr. Hae- 
bler.— XIX. 257. 

Oliver y Hurtado (D. José). — XI. 
362: su fallecimiento. 434. 

Oliver y Hurtado (D. Manuel). — 
II. 1 50: Noticia de restos escultó- 
ricos de la época romana en Má- 
laga. — III. 293: Informe sobre la 
historia de Burgos, por A. Buitra- 
go. — IV. 5: Elegido bibliotecario. 
— IX. 402: D. Rodrigo de Borja 
(Alejandro VI), sus hijos y des- 
cendientes, — X. 329. 

Olmedilla y Puig (D. Joaquín). — 
XXIIL 456. 

Olózaga (D. Salustiano de).— I. 48, 
55, 186.— IV. 186. 

Olleros de Pisuerga. — XVIII. 382 



boletín de la real academia de la historia. 



Olivier (Fr. H.) — IX. 403: Le Pape 
Alexandre VI et les Borgia. 

Ontañón (Pedro de), embajador del 
Rey Católico en Navarra. — 
XXIII. 210. 

Oña (El Monasterio de) y su pan- 
teón regio. — XIV. 194. 

Oppert (Mr. Jules) . — X. 449. — 
XI. 349. 

Oquendo (D. Antonio de). — XXV. 
381: Inscripción de la estatua 
de... en San Sebastián. 

Ordenes militares. Véase Calatra- 
VA.— XIV. 464. 

Orellana (Francisco de).- XXV. 
313: Viaje segundo de... por el 
río de las Amazonas. 

Oreto. — XVIII. 371. 

Orgaz. — XVI. 312: Lápida roma- 
na de... 

Orozco (Sebastián;. — XI. 309. 

Ortega (D. Juan). — III. 77: Historia 
de Valladolid, por... 

Osuna. Véase Rodríguez de Berlan- 



GA. Los nuevos bronces de Osuna. 

Osuna (Casa de). — IX. 412: Docu- 
mentos del archivo de la... refe- 
rentes á la familia de los Borjas. 

OssuNA (D. Manuel de).— XXV. 415. 

Ovando (El licenciado Juan de). — 
XIX. 476: Correspondencia de 
Arias Montano con... 

Oviedo. — I. 8: Ruinas del Castellón. 
112: Medalla ó adorno encontra- 
do en las murallas. 219: Sobre el 
mismo asunto. — II. 131, 169. — 
V. 67: Ara inscripcional de Santa 
María de Naranco. — IX. 225. — 
XVI. 177: La primitiva basílica 
de Santa María del Rey Casto de 
Oviedo y su real panteón. 291. 

Oviedo (P. Andrés), patriarca de 
Etiopía. — VIII. 252: Epitafio de 
su sepulcro (1577). 

Oyarzún. — XXIII. 484: Inscripcio- 
nes romanas de... 

Oynaz y de Loyola (Beltrán de). — 
XIX. 541. 



Padilla (Fr. García de ) , Obispo de 
Bainúa y de Santo Domingo. — 
XX. 573: Nuevos datos biográfi- 
cos de... 587. 

Padilla (El capitán Lorenzo de). — 
XXV. 180, 209. 

Palazuelos (El Vizconde dej. — 
XVí. 312: Lápida romana de Or- 
gaz. — XVII. 200: Navas de Río- 
frío. Un monumento del arte ro- 
mánico. — XIX. 259: Toledo: Guía 
artístico-práctica, por el Vizconde 



de Palazuelos. — XXIV. 10 1: Las 
cuevas de Olihuelas. 

Palencia. Véase Quintanilla de 
Corro, Torre de Mormojón (Cas- 
tillo de) y Frómista.— XXIV. 215: 
El Concilio nacional de Palencia 
en el año 11 00. — XXV. 415. 

Falencia (Alonso de). — I. 504: 
Acuerdo de la Academia para 
publicar las Decadas de... — VIII. 
250. 

Palencia (El Obispo de). — XXV. 



índice de los XV PRIMEROS TOMOS 



213 



408: Carta del Duque de Alba al... 
sobre cumplimiento de los privi- 
legios concedidos á C. Colón. 

Palomino (D. Isidro). — XV. 284: 
Descripción de la Real Casa Pala- 
cio episcopal de Uclés. 

Palma (D. Ricardo).— VII. 353. 

Pallares (El Conde de).— XXV. 1 89. 

Pámpana (Mari González la), mujer 
de Juan Pámpano. — XX. 476, 485. 

Pamplona. — XVI. 495: Catorce bu- 
las de la catedral de Pamplona. 

Paño (D. Mariano). — IV. 146.— 
IX. 313: Excavaciones en Tolous. 
-XI. 462.— XVII. 160: Numis- 
mática de Urgel y de Rivagorza. 
— XXIV. 350: Monumentos ro- 
manos de Fraga. 

Pantigoso (D.Juan de). — XIV. 212: 
Memorial histórico de Segovia 
(1523)- 

Pardo Bazán (Doña Emilia). — X. 3 1 : 
San Francisco de Asís. 

PascualII, Papa. — XXIV. 324: Bula 
inédita de... 340. 

Pasquier (M.)— XXL— 569. 

Pastora (D. Román Andrés de la). 
—III. 154: Antigüedades prehis- 
tóricas del partido de Molina de 
Aragón. 

Pastrana (El Duque de).— IV. 63: 
Embajada de... para los casa- 
mientos de Luis XIII y del prín- 
cipe Felipe IV. 

Patriarcado de las Indias Occiden- 
tales. — VIL 197: Noticias acerca 
del origen y sucesión del..., por 
el Sr. Fernández Duro. 

Pavía (Crónicas de). — I. 233: (Suce- 
sos del año 1524 al 1528 y sitio 



de Pavía en 1655.) Por el doctor 
dell'Acqua. 

Paz y Espeso (D. Julián).— XXIV. 
239: El pergamino más antiguo 
de la Biblioteca Nacional refe- 
rente al Monasterio de San Mi- 
llán. 246. 

Paz Rodríguez (D. José M. de la). — 
XIX. 43- 

Pécoul (Augusto). — I. 113: Cambio 
de obras de la Academia con las 
pubHcaciones del Ministerio de 
Instrucción pública de Francia. 
1 14: ídem id.— II. 170. — III. 259. 

Pechina. — X. 148: Inscripción ará- 
biga de... 221. 

Pedro I de Castilla.— XV. 52: La 
tabla de oro de... — XVI. 419: La 
tabla de..., por Mély. 

Pedro Pascual (Sanj, Obispo de 
Jaén y mártir. — XX. 32: Once 
bulas de Bonifacio VIH inéditas 
y biográficas de... 

Pella v Forgas (D. José). — V. 16: 
Historia del Ampurdán. 

Peña Amaya. — XIX. 527. 

Pexa de Francia (La). — III. 180. 

Penaflor.— XXV. 134: Inscripcio- 
nes romanas de... 

Pera. — XI. 334: Carta-puebla de..., 
hoy despoblado en el término de 
La Guardia. 

Perales de Milla, ó Villanueva de 
Perales.— XVilI. 287: Antigüe- 
dades descubiertas en... 380. 

Perales de Tajuña. - XIX. 131: Cue- 
vas protohistóricas de... — XX. 
226: Exploraciones arqueológi- 
cas en... 
Pérez (Fr. ¡uan). — XX. 29. 



214 



boletín de la real academia de la historia. 



Pérez de Almazán (Miguel), secre- 
tario de los Reyes Católicos. — 
XXI. 474. 

Pérez Bayer (D. Francisco). — V. 33 1 : 
Sobre impresión de la Memoria 
de... en que describe la sina- 
goga del Tránsito, de Toledo. 

Pérez Gredilla (D. Claudio). — 
XXIV. io8: Cifra diplomática. 

Pérez de Jaso (D. Arnal).— XXIII. 
67: El Dr. D. Juan de Jaso, padre 
de San Francisco Javier. 

Pérez Jiménez i D. Nicolás).— XVII. 
481. 

Pérez Moreno de la Mesa (Fernán). 
-XI. 353- 

Pérez Pastor (D. Cristóbal).— XXII. 
348: Sebastián Caboto en 1533 y 
1548. 420: Cronistas del empera- 
dor Carlos V. — XXV. 305: Tes- 
tamento de Antonio de Herrera. 
472: Otro testamento y noticias 
del mismo cronista. 

Pérez Pujol (D. Eduardo).— XXIV. 
444: Noticia de su fallecimiento. 

Pérez Rioja (D. Antonio).— IV. 8: 
Antigüedades sorianas. 

Pérez Verdía(Luís). — IV. 228. Com- 
pendio de la historia de México. 

Perigord (Bernardo de) , arcediano 
de Toledo y primer obispo de 
Zamora. — XIV. 45o. 

Perrens (M. J. T.) — IV. 25: Les ma- 
riages espagnols sous la régne de 
Henri IV et la régence de Marie 
de Mediéis. 

Perú. — XVII. 267: The necrópolis 
oí Ancón in Perú. — XVIII. 253: 
Lavalle: Memoria de dos virreyes 
del Perú. — XXII. 527: Historia 



del reino de los Incas, por Pedro 
Sarmiento de Gamboa. — XXIV. 
88: Notable distinción concedida 
por el Gobierno del... á D. Marcos 
Jiménez de la Espada. 

Pezuela y Lobo (D. Jacobo de la). — 
I. 186: Sobre la obra titulada Mé- 
jico desde 1808 hasta 1867. 359: 
Informe de... sobre la obra del 
Sr. Torres Mena Noticias Cotiquen- 
ses. — II. 15: Sobre conservación 
de los Archivos históricos de la 
Habana, y conveniencia de su 
traslación al de Indias, de Sevilla. 
23: Informe sobre los Recuerdos 
histéricos de España del Sr. Marín 
Ordoñez. 129: Necrología de... 391 . 
III. 36: Sobre las cartas de Car- 
los VI de Austria al barón de 
Freisheim. — IV. 106: Descripción 
histórica del Paraguay, por don 
Mariano A. Molas. — V. 35: Libros 
americanos. 

Philipson ( Dr. Martín). — XXIII. 

367,456- 

Pico de la Mirándula. — XVI. 314. 

Piles. — XXII. 105: Necrópolis de... 
(Tarragona). 

Pino (Villa del).— VI. 77: Antigüe- 
dades de la... 

Pinar (Juan de). — XXV. 175. 

Pío V. — II. 172: Studi storici sul 
regno di..., por el Sr. Brognoli. 
Informe del Sr. Fabié. 

Pirala (D. Antonio).— VIH. 338: Re- 
misión al Archivo de la Academia 
de los documentos sobre la gue- 
rra carlista, coleccionados por... 
— IX. 226. — XIV. 269. — XX. 207, 
301, 636.— XXIII. 554. 



índice los XXV PRIMEROS TOMOS 



215 



PizARRO (D. Francisco). — XXI. 216: 
Expediente para la concesión de 
hiábitodela Orden de Santiago á... 

Plano (D. Pedro M.)-XXV. 413: 
Historia de Mérida. 492. 

Plasencia. — I. 222: Las siete centu- 
rias de la ciudad de... 

PoBLET (Monasterio de). — I. 205: 
Obras de reparación efectuadas 
en el... 

PoNFERRADA. — II. 37 I : Ara votiva 
hallada cerca de... 

Pontificado. — IX. 227: Jaífé: Re- 
gesta pontificum roniaiionim . — 
X. 81. 

Porcuna.— XI. 168: Nuevas inscrip- 
ciones romanas de... 

Portillo Torres (D. Fernando), 
Arzobispo de Santo Domingo. — 
XIV. 388. 

Portugal. — III. 97: Dictamen acer- 
ca de los libros sobre Instrucción 
pública en Portugal, escrito por 
D. Antonio da Costa. Véase S.4n- 
CHEZ Moguel (D. Antonio). — XX. 
305: Os filhos de D. Joao I, por 
Oliveira Martins. — XXI. 472: Car- 
ta del Rey D. Manuel de Portugal 
á los Reyes Católicos sobre el des- 
cubrimiento de las Indias Orien- 
tales, por Vasco de Gama. 534: 
Portugal en la Exposición histó- 
rica de Madrid.— XXII. 471: Car- 
ta del Obispo de Coimbra (1893) 
al Secretario de la Academia. — 

XXIII. 469: Portugal y España, 
por el Conde do Casal Ribeiro. — 

XXIV. 480: El primer Conde de 
Ficallo (D. Juan de Borja). 

Premios. — I. 12: Programa para el 



concurso de 31 de Diciembre de 

1876. ídem para el de 31 de Di- 
ciembre de 1877. ídem para el de 
31 Diciembre de 1878. 82: Moción 
á la Academia para un programa 
de premios, por D. F. Caballero, 

1877. (Examen de archivos parro- 
quiales.) 20b, 321, 499, 501. — 
XXV. 252 : Convocatoria á los 
premios fundados por D. Fermín 
Caballero y por el Duque de Lou- 
bat, que han de otorgarse en 1895. 

Prisciliano. — IX. 316. 

Protohistoria. — X. 5: Comisión de 
estudios y monumentos protohis- 
tóricos. 87: Circular á las comisio- 
nes provinciales de monumentos. 
215: Antigüedades ^prehistóricas 
de Gayangos, provincia de Bur- 
gos. 417: Antigüedades prehistó- 
ricas encontradas en Monteagu- 
do. — XI. 279: Piedra oscilante en 
la sierra de Montánchez. — XII. 
20: Noticias de Vélez Rubio. — 
XIII. 6: Olijetos prehistóricos en 
la sierra Almagrera. — -XIV. 413: 
Dos nuevas estaciones españolas 
del período del cobre. — XV. 192: 
Valencia de Alcántara en el con- 
cepto protohistórico. — XVII. 108: 
Congreso de antropología y de 
arqueología prehistóricas cele- 
brado en París en Agosto de 1889 
Noticia por el Sr. Vilanova. 1 13 
Curiosidades protohistóricas. 120 
Espolia y Colera: antigüedades 
protohistóricas é históricas de 
aquella región pirenaica en la 
provincia de Gerona. — XIX. 18: 
Protohistoria de Jumilla (Murcia), 



2l6 



BOLETÍN DE LA REAL ACADEiMIA DE LA HISTORIA 



por el Sr. Vilanova. 131 : Cuevas 
protohistóricas de Perales de Ta- 
juña. 512: Lámina y explicación 
de los monumentos de Jumilla. 
513: Objetos protohistóricos de 
Arganda del Rey. — XX. ó 15; Es- 
tación prehistórica de Valdegeña 
en la provincia de Soria. 619: Es- 
taciones palustres de la provincia 
de Soria. —XXII. 105: Necrópolis 
de Piles (Tarragona). 108: Conclu- 
siones adoptadas por el Congreso 
católico de Sevilla sobre proto- 
historia. — XXIII. 241: La cueva 
prehistórica de Segóbriga. 461: 
Instrumentos de piedra de la épo- 
ca neolítica , encontrados en la 
villa de Mucientes (Valladolid). 
552. L'Espagne prehistorique (por 
M. Luis Siret).— XXIV. 97: Doc- 
tor Hübner: Monumentos prehis- 
tóricos de Mallorca y Menorca, 
loi: Las cuevas de Olihuelas. 379: 
Estación prehistórica de Badajoz. 
— XXV. 436: Hallazgo prehistó- 
rico en Ciempozuelos. 

Puente-Castro. — II. 203: Inscrip- 
ción hallada en el cementerio he- 
breo de... 

Puerta (D. José M. de la). — I. 220. 



Puerto-Real. — XXIV. 93. 

Puerto de Santa María. — XXIV. 
90: Inscripciones latinas del... 

Pujol y Camps (D. Celestino). — II. 
132, 170, 370. — III. 66: Iníorme 
sobre monedas inéditas de tipo 
ibérico. — IV. 159: Monedas de la 
Ilergecia. 320: Monedas ibéricas. 
V. 6. 22: Monedas ibéricas (con- 
tinuación). 346: ídem. — VL 163: 
La costa ilergética y las termas 
de Calafell. 291, 336: Monedas 
ibéricas. — VII. 30: Monedas autó- 
nomas de Segisa. — VIII. 83: Sobre 
monedas visigodas. 163: Moneda 
visigoda de oro del tiempo de 
Suintila. 249, 337.— X. 5, 338: Mo- 
nedas árabes regaladas á la Aca- 
demia por... — XI. 449. — XII. 325: 
Monedas árabes donadas por... — 
XIV. 576.— XVI. 165: Un anillo 
ibérico. 321: La epigrafía numis- 
mática ibérica. 515: Más datos 
sobre epigrafía ibérica. 522. — 

XVIII. 217: El tambor del Bruch. 

XIX. 516: Numismática antigua 
de Aragón. 564: Su fallecimiento. 
— XX. 109, 207, 634. 

Putnam (D. Carlos). — XI. 349. 
PuY (La iglesia del).— III. 87. 



Q 



Cuadrado (D. José María). — II. 160: 
Informe del Sr. Fita acerca del 
Discurso sobre la historia íiniver- 
sal, por... — IX. 228: El códice de 
los Reyes. 263: Un libro del señor 



Quadrado. (Discurso sobre la his- 
toria universal.) 294: La judería 
de la ciudad de Mallorca en 1391. 
— XX. 113: Arnaldo Descors y 
Fray Bernal Boyl. 



índice de los XXV PRIMEROS TOMOS 



217 



QuESADA (D. Vicente G.)— XXIV. 
171: Donativo de libros argenti- 
nos hecho á la Academia, por... 

Quintana (D. Manuel José.)— XXIV. 



179: Vidas de españoles célebres. 
Quintanilla de Corbo, provincia 
de Falencia. — I. 90: Piedra con 
cruz griega esculpida. 



R 



Rabal (D. Nicolás).— XII. 451: Visi- 
ta á las ruinas de Termancia. — 
XIV. 415: Nueva inscripción lati- 
na procedente de las ruinas de 
Numancia. — XVIII. 362: Soria, 
por...— XXIII. 267, 269, 270, 284. 

Rada y Delgado (D. Juan de Dios 
de la). — I. 203, 230, 307: Discurso 
en memoria del Sr. Ríos. 353: In- 
forme de... sobre la Histoj-ia de 
los Trovadores del Sr. Balaguer. 
366: Sobre reducción de antiguos 
maravedises á la moneda corrien- 
te. — II. 19: Informe sobre el to- 
mo iii de la obra de Fernández 
Bethencourt Nobiliario y blasón 
de Canarias. 2 i: Informe sobre la 
Historia universal del Sr. Góngo- 
ra. 24: Informe sobre la Historia 
del renacimiefito literario con- 
temporáneo de Cataluña, Baleares 
y Valencia, del Sr. Tubino. 214, 
237, 306, 307, 338: Informe sobre 
el libro Medallas de proclamacio- 
nes de Reyes de España. 410: Re- 
cuerdos de un viaje á Santiago de 
Galicia. — III. 5, 8, 137, 190: Dis- 
cursos pronunciados por... en el 
Congreso de Copenhague, sobre 
vasos peruanos, y escritura maya. 
302 : El Museo arqueológico de 



Constantinopla. — IV. 6, 209, 365. 
— VII. 9: Retratos de Isabel la 
Católica. — IX. 240: Nobiliario y 
blasón de Canarias. — X. 337: Des- 
empeño de su comisión en Cádiz. 
392, 417: Antigüedades prehistó- 
ricas encontradas en Monteagudo. 
— XII. 56: Informe sobre la his- 
toria de Carmona, del Sr. Fernán- 
dez y López. 237: Una viria ó tor- 
ques extremeña. 423: Informe so- 
bre la obra del Sr. La Fuente 
Historia de la enseñanza en Es- 
paña. — XIII. 173: Madrid viejo. 
— XV. 107: Excursión arqueológi- 
ca á las ruinas de Cabeza del 
Griego. 376.— XVn. 350. — XIX. 
50: Sobre el fuero de Nájera. — 
XXII. 168: Busto artístico empo- 
ritano. — XXIII. 532: Arqueología 
nertobrigense y bilbilitaua. — 
XXIV. 164: Nertóbriga betúrica. 
Objetos arqueológicos proceden- 
tes de las ruinas de Nertóbriga 
presentados en la Exposición his- 
tórico-europea. — XXV. 436: Ha- 
llazgo prehistórico en Ciempo- 
zuelos. 

Rafelcofer. — XX. 105. 

Raimundo de Borgona (El Conde 
Don).— XXIV. 337: Muerte de... 



2l8 



boletín de la real academia de la historia 



Raimundo de Penafort (San). — 
XVII. 265 : Estudios históricos y 
bibliográficos sobre... 

Ramírez ( D . José F .) — VI . S5 : Có- 
dices mejicanos de Fr. Bernardino 
de Sahagún. 

Ramírez de Arellano (D. Feliciano), 
Marques de la Fuensanta del Va- 
lle.— XXII. 288: Es elegido aca- 
démico de número. 

Ramírez de la Piscina (D. Juan). — 
I. 487. 

Rasillo de Cameros. — XXIII. 367: 
Ara romana encontrada en... 

Rasis (El moro).— III. 17. 

Rays (El Marqués de). — II. 44: In- 
forme del Sr. Salas sobre una ins- 
tancia de... 

Reina. — XXV. 13S: Inscripciones 
romanas de... 

Reinach (M. Théodore). — XV. 603. 

Reinosa. Véase Ríos y Ríos (D. Án- 
gel de los). 

Renallo (El maestro), escritor del 
siglo XI en Barcelona. — X. 373. 

Requena. — X. 425: Inscripciones 
romanas halladas en... 

Requesens (D. Francisco de). — XV. 
374- 

Reumont (M. Alfredo de), Barón de 
Reumont. — X. 419. 

Reyes Católicos (Los), D. Fernando 
y Doña Isabel. Véase Fernando V, 
América Y Colón. — XVII. 499.— 
XIX. 173: Fr. Bernal Buyl y Cris- 
tóbal Colón. 457: Carta-puebla de 
Monterreal. — XX. 179. — XIÍ. 100: 
La Reina Doña Juana: estudio 
histórico por D. Antonio Rodrí- 
guez Villa. 209: Concilio nacional 



de Sevilla (inédito) en 1478. — 
XXIII. 205: Cédula de... admi- 
tiendo por su paje á (San Fran- 
cisco Javier?) uno de los hijos del 
Dr. Juan de Jaso. 369: La Inqui- 
sición de Torquemada. — XXIV. 
81: Extractos de los Diarios de 
los Verdesotos de Valladolid. — 
XXV. 171: La guerra al moro á 
fines del siglo xv. 

Rhys (Dr. J.)— V. 330: Hallazgo en 
versión vascongada de parte de 
la Biblia. 

Riaxo (D. Juan Facundo). — I. 112, 
230, 371: Sobre el Xobiliario y 
blasón de Canarias del Sr. Fernán- 
dez Bethencourt. — V. 330: Sobre 
las basílicas de Santa María de 
Naranco y San Miguel de Lino. — 
VI. 27: Informe sobre declarar 
monumentos nacionales estas 
iglesias. — XII. 54: Informe sobre 
la historia de Baeza del Sr. Cózar. 
— XIX. 360, 518: La armada in- 
vencible. — XX. 152: El arte en 
Santiago de Compostela durante 
el siglo xviii, por el Sr. Murguía. 
— XXII. 527: Historia del reino 
de los Incas por Pedro Sarmiento 
de Gamboa , existente en la Bi- 
blioteca de Gottingen. — XXIII. 
550. — XXV. 450: Hallazgo prehis- 
tórico en Ciempozuelos. 492: Es 
elegido anticuario de la Academia. 

Ribera (D. Julián).— XXIV. 366. 

Ribero (Diego). — XII. 319: Cai-tas 
universales de... (siglo xvi). 

RiojA. — II. 132. — XV. 90: Galería 
de riojanos ilustres, por el señor 
Garran. 



ÍNDICE DE LOS XXV PRIMEROS TOMOS 



219 



Ríos (D. José Amador de los). — 
I. 27: Informe sobre unas cabezas 
de bronce encontradas en Máquiz 
(Menjíbar), 59: Iníorme del señor 
Colmeiro sobre la Historia de los 
judíos, del Sr. Ríos. 105: Noticia 
de su fallecimiento y de sus obras 
literarias. 151: Discursos medici- 
nales compuestos por el licencia- 
do Méndez Nieto, y viajes de Men- 
daña y Quií'ós por el mar del Sur. 
Informe por los Sres. Ríos y Sa- 
las. 203, 205, 209: Sobre la publi- 
cación de las Batallas y qtiinqua- 
'genas de Fernández de Oviedo. 
307: Discurso del Sr. Rada en me- 
moria del Sr. Ríos. — II. 395: Os 
músicos poriug/iezes, porj. de Vas- 
concellos.— IV. 198.— V. 67: La 
inscripción del ara de Santa Ma- 
ría de Narancü y la monografía de 
esta antigua iglesia, por... 

Ríos (D. Rodrigo Amador de los\ — 
XIV. 563. — XXI. 464: La bandera 
del Salado. 503: Monumentos de 
arte mahometano con inscripcio- 
nes arábigas en la Exposición 
histórico-europea. 

Ríos (D. Vicente de los 1.— XVII. 88: 
Vida y escritos de..., por D. Luis 
Vidart. 

Ríos Y Ríos (D. Ángel de los), co- 
rrespondiente en Proaño (Reino- 
sa). — I. 9: Noticia de tres piedras 
con inscripciones. 244: El retrato 
y traje más auténticos de C. Co- 
lón. — XIV. 509: Campamentos 
romanos de Juliobriga. 

RiPOLL. — VI. 34; De Ripoll á Gero- 
na. 40. 



RipOLL. — II. 234: Lápida de sepul-' 
ero de Bernat Tallaferro, Conde 
de Besalú. — XXIII. 353: Ripoll, 
panteón de los Condes de Barce- 
lona y de Besalú. 

Risco (P. Fr. Manuelj.— XIX. 104: 
Carta del... á D. Juan Antonio 
Fernández, archivero de Uclés. — 
XXIV. 204: Sus trabajos en la 
España Sagrada. 

Riu Y Cabanas (D. Ramón). — XII 
229: Piezas inéditas del Concilio 
provincial mejicano IV, celebrado 
en 177 1.— XVI. 51: El monasterio 
de Santa Fe, de Toledo. — XXI. 
20: Aljama hebrea de Solsona. 

RiVA Palacio (D. Vicente). — XIII. 
296: La conquista de México, por 

■ D. de San Antón Muñón. 

Rivera (Hernando de la). — XIV. 97: 
Sentencia y quemade...que inter- 
vino en el martirio del Santo Niño 
de la Guardia. 

Rivera (Los comendadores Pedro 
de y Riego de). -XXIV. 86. 

Rivera y Tarrago (D. Julián). — 
XV. 542: Los ladrillos moros de 
Xara. 

RoBERT (M. Ulysse). — XX. 301, 321: 
Etat des monastéres espagnols de 
l'ordre de Cluny aux xiii-xv^ sié- 
cles d'aprés les actes des visites 
et des chapitres généraux. 

Roca y Florejachs (D. Luis).— 

II. 369- 
Rocca (Sr. Giuseppe A.) — XXI. 24 1 . 
RocHER (M. Carlos). — III. 88: Les 

rapports de V Eglise du Piiy avec 

la ville de Giroiic cu Espagne et le 

Comté de Bisrorre. 



boletín de la real academia de la historia 



Rodrigues de Azevedo (P. M. Si- 
máo), fundador da Companhia de 
Jesús em Portugal. — XXV. i66: 
Sepultura do... 

Rodríguez de Berlanga (D.Manuel). 
— I. 446: Informe del Sr. Fabié 
sobre la obra de... Los nuevos 
bronces de Osuna. — IX. 226. — 
XXI. 385: El nuevo bronce de 
Itálica. 

Rodríguez Ferrer (D. Miguel). — I. 
334: Informe del Sr. Gómez de 
Arteche sobre la obra de... titu- 
lada Los vasco7igados. 

Rodríguez de Fonseca (D. Juan). — 
XX. 178: Ordenes sagradas de..., 
arcediano de Sevilla y de Ávila 
en 1493. 

Rodríguez de Ledesma (D. Mendo). 
—IX. 256, 257, 258. 

Rodríguez Villa (D. Antonio). — 
I. 77: Copia de la segunda parte 
de la historia de Felipe II, por 
L. Cabrera de Córdoba. 78, 80, 
81 , 450: Informe de los Sres. Salas 
y Gómez de Arteche sobre la obra 
de... Don Ceno'n de SomodcviUa, 
primer Marqués de la Ensenada. 
—II. 187.— VIII. 426: Noticia de 
su nombramiento de oficial de la 
Biblioteca y Archivo de la Aca- 
demia.— X. 16. — XI. 362. -XII. 
282. — XVI. 405: Informe del se- 
ñor Coello sobre la obra de... Ita- 
lia desde la batalla de Pavía hasta 
el saco de Roma. 575: Noticia del 
tomo III de las Curiosidades de la 
Historia de España. — XVII. 243. 
— XVIII. 585: Es elegido académi- 
co de número. — XIX. 255. — XX. 



■7O1 i79>2o8, 265. — XXII. 100: La 
Reina Doña Juana, estudio histó- 
rico por... 323. — XXIII. 455: No- 
ticia de su recepción en la Aca- 
demia. 557.— XXIV. 108: Informe 
de... sobre la obra manuscrita del 
Sr. Pérez Gredilla, titulada El 
estudio de las claves ó cifra di- 
plomática. 252: La Embajada de 
D.JorgeJuaná Marruecos en 1766, 
publicada por... 252: Nombrado 
de la Comisión del Boletín de la 
Academia. 354. 

Rogers (Mr. Charles), de la Real 
Sociedad histórica de la Gran 
Bretaña. — I. 8. 

Rohan (El caballero de). — XXV. 
421. 

RoHAULT DE Fleury (Mr.) — II. 15. 

Rojas (Diego de), capitán general 
de los Condados de Rosellón y 
Cerdaña. — XX. 176. 

Rojas (D. Francisco de), embajador 
de los Reyes Católicos. — XX. 263, 
271, 272. 

Roma.— m. 211. -XXIV. 294: Ma- 
teriales para la historia de Espa- 
ña en el Archivo secreto de la 
Santa Sede. 

Romera (D. Elias). — V. 33 1 : Descrip- 
ción de la ermita de San Baudilio. 

Romero y Barros (D. Rafael).— V. 
233: La sinagoga de Córdoba. — 
XX. 95: Pavimento romano des- 
cubierto en Bobadilla. 205. 

Romero Ortíz(D. Antonio).— IV. 73, 

RoNCEsvALLEs. — IV. 1 72: Pocma 
histórico del siglo xiii. 

RosELL (D. Cayetano). — I. 205: Ele- 
gido Bibliotecario: 326: El retrato 



índice de los XXV PRIMEROS TOMOS 



de Colón existente en la Biblio- 
teca Nacional. 384. — II. 16, 26: 
Informe sobre el Manual de Ar- 
chivonomia del Sr. Morón. 181: 
ídem sobre la Historia universal 
de las cosas de la Nueva España, 
por Fr. Bernardo de Sahagún. 
233: Su fallecimiento. 235: Infor- 
me sobre la obra de los señores 
J. Bertin y G. Val lee Eludes sur 
les forestiers el de I' e'tablissement 
du comté he're'ditaire de Flandre. 
392.— IV. 186. 

■RosNY (M. de).- III. 7: Escritura 
hierática de la América central. 

Rosseeuw-Saint-Hilaire ( Mr . ) — 
XIV. 577: Necrología de... 

Eossi (El comendador Juan Bautis- 
ta). — XIII. 322: Carta de... al se- 
ñor Fernández Guerra. — XXV. 
332: Noticia de su fallecimiento. 

Rubí (Villa de).— XVIII. 380. 



Rubio de la Serna (D. Juan). — VI. ' 
365. — XII. 20.— XIV. 417: Anti- 
güedades descubiertas en Cabre- 
ra (Mataró). 

Ruguilla (El pueblo de).— XXIII. 
346: Antigüedades romanas de la 
Alcarria. 

Ruiz (Magdalena), la loca. — IV. 
267. 

Rusia. — XXIII. 463: Sobre relacio- 
nes del Emperador Carlos V con 
el Gran Duque de Moscovia 
(1522-25). 

Russo (Jacobo). — XII. 314: Cartas 
náuticas de... 

RuYDÍAz Y Carabia (D. E.)— XXIII. 
464: La Florida: su conquista y 
colonización, por Menéndez de 
Aviles. — XXIV. 86: Concesión á... 
del premio Loubat por la publi- 
cación de aquella obi^a. 

Rycke (Fr. José de). — III. 9. 



Saavedra (D. Eduardo de). — I. 49: 
Vía romana de Uxama á Augus- 
tóbriga. 112, 204, 205: Elegido 
Tesorero. 220, 480. Informe sobre 
la obra del Sr. Codera Tratado 
de numismática arábigo-española. 
— II. 131. Reelegido Tesorero. 
306, 392. — III. 7, 258, 299: Infor- 
me sobre la obra Málaga musul- 
mana, por D. Francisco Guillen 
y Robles. —IV. 5, 8: Antigüedades 
sorianas, por D. Antonio Pérez 
Rioja. 186, 198, 347: Excavacio- 



nes en Clunia. — V. 214: La Mau- 
ritania tingita?ia, por M. Tissot. 
— VI. 159: El códice arábigo inti- 
tulado TariJ Mans?íri.—lX. 335: 
La cuestión de Andorra. — X. 148: 
Inscripción arábiga de Pechina. 
221: Rectificación sobre este 
asunto. — XI. 161: Inscripciones 
árabes de la Casa de Villaceba- 
llos en Córdoba. 369: La Tecmila 
de Aben Alabar. — XII. 451: Una 
visita á las ruinas de" Termancia. 
503.— XV. 82: El sepulcro de Al- 



boletín de la real academia de la historia 



m.'inzor I de líad.'ijoz. 99: Schia- 
parelli. Notizie d'Italia. — XVI. 65: 
Dos inscripciones arábigas de la 
provincia de Almería. 429: Ins- 
cripciones arábigas de Elche. — 
XVIII. 362: Soria, por D. Nicolás 
Rabal. — XX. 151: El monasterio 
de Gradefes en la provincia de 
León. — XXI. 570. — XXII. 11 1: 
Estudios sobre la invasión de los 
árabes en España: 287.— XXIV. 
351. — XXV. 332, 337: Necrología. 
D. Buenaventura Hernández y 
Sanahuja. 492: Es reelegido Teso- 
rero de la Academia. 

Saavedra Fajardo (D. Diego de). — 
III. 260, 321, 322, 361. — IV. 6, 
145, 209. 

Saavedras (Los). — III. 361. 

Sabau y Larroya (D. Pedro). — 

I. 312: Necrología de... 
Sacerdote (San).— X. 259: Sóbrelas 

reliquias de... 
Sádaba (Villa de).— XIX. 564. 
Sagarmínaga (D. Fidel dei.— XXIV. 

557- 

Sagunto. — IX. 260: Inscripción his- 
tórica de... anterior al imperio 
romano. — XIV. 555: Sagunto, su 
historia, por el Sr. Chabret. 557: 
Aljama hebrea de Murviedro. 
568: Lápida bilingüe. — XX. 208: 
Inscripción bilingüe de... 

Sahagi'n (Monasterio de). — XXIV. 
3:58: Donación de Romano Citiz 
y su mujer al Abad del... D. Die- 
go (17 Noviembre 1107). 

Sahagún (Fray Bernardino de). — 

II. 181: Informe del Sr. Rosell 
sobre la Histojia universal de las 



cosas de la Nueva España. — VI 
85: Códices mejicanos de... por 
José F. Ramírez. 

Sahelices.— XV. 113. 

Sáinz de Baranda (D. Antolín). — 
X. 215: Antigüedades prehistóri- 
cas de Gayangos. 

Sáinz de Baranda (D. Pedro). — 
XXIV. 200: Viaje erudito á Bar- 
bastro, Barcelona, Gerona y Vich. 

Salamanca. — I. 323: Estado ruinoso 
del exconvento de San Esteban. 
— III. 159: Expedición á la sierra 
de Francia en 1857.— IV. 346: 
Mosaico hallado en la dehesa del 
Zaratán. — V. 12: Descubrimiento 
de antigüedades en la dehesa del 
Zaratán. — XII. 420: Historia de 
Salamanca, por el Sr. Villar. — 
XIII. 175; La iglesia de Sancti 
Spiritus en Salamanca. 178: San 
Esteban de Salamanca. — XVIL 
432: El convento de San Esteban 
declarado monumento nacional. 
— XXIV. 449: Concilio nacional 
de... en 1 154. 

Sala y de Caramany (D. Fr. Benito 
de). — IX. 315: Biografía del Car- 
denal gerundense..., por el señor 
Girbal. 

Salas (D. Francisco J. de). — I. 151: 
Discursos medicinales compues- 
tos por el Licenciado Juan Mén- 
dez Nieto, y viajes de Mendaña y 
Quirós por el mar del Sur. Infor- 
me por los Sres. Ríos y Salas. 155: 
Defensa del Informe anterior. 
230, 366, 450: Informe de los se- 
ñores... y Gómez de Arteche so- 
bre la obra del Sr. Rodríguez 



índice de los XXV PRIMEROS TOMOS 



Villa, Don Cenan de Somodevilla, 
primer Alarqués de la Ensenada. 
— II. 44: Informe sobre una ins- 
tancia del Marqués de Rays. — 
IV. 25: Les mar i ages espagnols 
soiis le regne de Henri IV et la 
régence de Marte de Mediéis, par 
Perrens: Informe. — VI. 306: Es- 
tudios de arte é historia militar, 
por el Sr. Banus y Comas. — VIII. 
39: D. Alfonso Faxardo de Tenqa: 
episodio histórico dramático. — 
^- 337' 430- Islas españolas de la 
Oceanía. — XI. 190: Informe sobre 
la Historia de la República Ar- 
gentina, por D. Vicente F. López. 
— XVI. 376: Su fallecimiento. 457: 
Su necrología, por el Sr. Fernán- 
dez Duro.— XXIV. 500. 

Salazar (D. Juan de). — X. 82: Tra- 
tado en defensa de la predicación 
de Santiago en España. 170. 

Salesius (Agustinus). — IV. 115: Tu- 
rícc marmor ntiper effosuf?t, etc. 

Salinas y Moñino (D. Francisco de). 
— XXIV. 251: Viaje á Marruecos 
de..., ministro plenipotenciario 
de S. M. C. á aquella corte 
en 1785. • 

Salmón (D. Juan Manuel), cónsul 
general de España en Marruecos 
en 1785. — XXIV. 251, 252: Emba- 
jada de la Corte de España al 
Rey de Marruecos en el año de 
1799 por el plenipotenciario... 

Salva (D. Anselmo). — XX. 5. — 
XXI. 572. 

Salvatierra i^El Conde de), virrey 
del Perú.— XVIII. 256. 

Sanabria. — XIII. 281: El fuero de... 



San Agustín (' Fray Julián de). — 
IV. 290. 

San Cucufate de Valles (Monaste- 
rio de). — X. 13.— XVII. 239. 

Sánchez (Gabriel), tesorero del Rey 
CatóHco.— XXII. 374. 

Sánchez Almonacid (Mariano). — 

XV. 160: El acueducto romano 
de Cabeza del Griego. 

Sánchez Gordillo (Ldo. Alonso). — 

XVI. 407: El arzobispo Vaca de 
Castro y el abad Gordillo 

Sánchez de Huelva (Alonso), des- 
cubridor de tierras incógnitas. — 
XXI. 33- 

Sánchez Moguel (D. Antonio). — 
XIII. 478: Su recepción en la 
Academia.— XIV. 270, 468, 577: 
Necrología de Rosseeuw Saint- 
Hilaire. — XV. 70: Observaciones 
críticas sobre la Crónica de don 
Pedro I de Portugal. 360: Fustel 
de Coulanges.— XVI. 407: El ar- 
zobispo Vaca de Castro y el abad 
Gordillo. 497: Un romance espa- 
ñol en el dialecto de los judíos de 
Oriente.— XX. 305: Os filhos de 
D. Joáo I, por J. P. Oliveira Mar- 
tins. — XXII. 285, 471, 568, 590: 
Ruina del convento de Santa 
Clara de Coimbra. — XXIII. 362: 
Reparación del monasterio de 
Santa Clara de Coimbra á costa 
de la Reina de Portugal: noticias 
recogidas en su viaje por Portu- 
gal. 465: El sepulcro del Doctor 
Eximio. 482: Historia general de 
la provincia de Zamora, por don 
U. Álvarez Martínez. '534: Doña 
Blanca de Portugal.— XXIV. 33: 



224 



boletín de la real academia de la historia 



El Sr. García Ribeiro á...: Juárez 
em Coimijra. 115: España y Ca- 
moens. 124: La Reina Santa de 
Portugal. 173, 236: Una carta del 
Dr. Eximio. 350, 430: El sepulcro 
del Dr. Eximio. 4S0: El primer 
Conde de Ficallo. — XXV. 166, 
1 68: Informe sobre el libro del 
Sr. Sánchez Moguel Reparacio- 
nes históricas. 254, 334: Discur- 
so leído en la Universidad central 
en la solemne inauguración del 
curso de 1894 á 95, por... 

Sancho IV (Don). — XII. i 12: Su- 
puesto parto de una supuesta 
Reina. 

San Esteban de Gormaz. — VI. 225: 
Piedras epigráficas halladas cerca 
de... — XXI. 129: Lápida inédita. 
—XXIII. 267. 

Sangüesa (Santa María la Real de). 

— XIV. 64. 

San Jerónimo del Prado.. — I. 205: 
Declaración de monumento na- 
cional á favor de la iglesia de... 
(Madrid). 

San Juan de Duero. — I. 201: Sobre 
conservación de... 

San Juan de Jerusalén (Orden de). 
— VIII. 163: Archivo prioral de 
Cataluña de la... 

San Juan de la Pena (Santuario de). 

- XIV. 300. 

Sanlúcar. — VIII. 425: Sobre cons- 
trucción de la iglesia de Santa 
María en la ciudad de... 

San Martín de Trebejo. — XVIII, 
366. 

San Miguel de Lino. — VI. 27. Véa- 
se Santa María de Naranco. 



San Millán (Monasterio de).^ 
XXIV. 239: El pergamino más 
antiguo de la Biblioteca Nacional 
referente al... 246: Documento in- 
signe del Archivo de San Millán. 

San Millán (valle de). — III. 130: 
Lápidas romanas en el... — IV. 10. 

San Quintín (Batalla de). — I. 230: 
La ciudad de Compiegne en tiem- 
po de la... 

San Román (El Marqués de 1. — Véa- 
se Fernández San Román (Don 
Eduardo). 

San Sebastián. — XXV. 38 1; Inscrip- 
ción de la estatua de Oquendo 
en... 

Santa Colomba de la Somoza. — 
XXI. 149. 

Santa Columba (Monasterio de). — 
VI. 290: Hallazgo de tres sepul- 
cros cristianos en el perímetro 
del... 

Santa Cruz (Alonso de). — XXIV. 94: 
Noticias del cosmógrafo y cro- 
nista... 

Santa Cruz, la pequeña (^Marruecos"!. 
— II. 16: Documentos relativos á... 
—XVIII. 249: Santa Cruz de Mar 
Pequeña.— ;?^V. 175. 

Santa Cruz de Marcenado (Marqués 
de). Véase Navia Osorio (D. Al- 
varo José de). 

Santa Eulalia de Ronsana. — XX. 
i i I. 

Santa María (^D. Joaquín). — X. 348: 
Historia del último sitio de Gi- 
braltar. 

Santa María (D. Ramón). — XVII. 
184: Edificios hebreos en Alcalá 
de Henares. — XXII. 181: Ritos y 



i 



índice de los XXV PRIMEROS TOMOS 



225 



costumbres de los hebreos espa- 
ñoles. 189: La Inquisición de Ciu- 
dad Real: Proceso original del 
difunto Juan González Escogido 
(1484-85). 383, 354: La Inquisición 
de Ciudad Real. 

Santa María de Huerta. — VI. 366: 
Los restos mortales del arzobispo 
D. Rodrigo y estado de su sepul- 
cro en... 

Santa María de Lebeña. — XXII. 
289: La iglesia de... 

Santa María de Naranco. — V. 67: 
La inscripción del ara de... 330: 
Sobre las basílicas de... y San 
Miguel de Lino. — VI. 27: Informe 
sobre declarar monumentos na- 
cionales estas iglesias. 

Santander. — VIII. 253. — XVIII. 
426: Exploraciones arqueológicas; 
Monte Cildad. — El monte Berno- 
vio. — Loncejares. Arconada. — 
XXII. 289: La iglesia de Santa 
María de Lebeña. 

Santas Creus (Monasterio de). — 
VI. 124: Descripción del... — 
XXV. 415: Monumentos de la 
provinciade Tarragona: Monaste- 
rio de Santas Creus, por D. Ra- 
món Salas. 

Santiago, apóstol. — V. 66: Reliquias 
de... — VI. 143: Letras apostólicas 
de León XIII sobre identidad de 
los cuerpos de... y de sus discípu- 
los San Atanasio y San Teodoro. 
— X. 82: Tratado en defensa de 
la predicación de... en España, 
por D. Juan de Salazar. 

Santiago de Galicia. — II. 410: Re- 
cuerdo de un viaje á... — III. 211, 

TOMO Ll. 



295: Monumentos antiguos de la 
iglesia compostelana. — X. 416: 
Castros célticos hallados cerca 
de... 416: Memoria del Museo Ar- 
queológico de... 

Santiago (Orden militar de). — 
XXII. 130: San Francisco de Bor- 
ja, caballeroy comendador de la... 

Santo Domingo (Fr. Fernando de), 
inquisidor. — XXIII. 415. 

Santo Domingo el Real (Monaste- 
rio de), de Madrid. Véase Madrid: 
desde el siglo xii y siguientes. 

Santo Domingo de Silos (Monaste- 
rio de). — XI. 435.^XVII. 271. 
Sobre el Cartulario de...— XVIII. 
586: Cartulario de... — XIX. 257: 
Cartulario de... 

Santoral español. — II. 412: Novísi- 
mo año cristiano y... 

Santos de Maimona. — XXV. 50: 
Inscripciones de... 

Sarmiento de Gamboa (Pedro). — 
XXII. 527: Historia del reino de 
los Incas, por Pedro Sarmiento 
de Gamboa, existente en la Bi- 
blioteca de Güttingen. 

Sastachs (D. José).— VIII. 163: Ar- 
chivo prioral de Cataluña de la 
Orden de San Juan de Jerusalem. 

Sauvaire (M. H.) — VIL 21: Arab 
metrology. 

Sayce (Dr. A. H.)— III. 323.— XIV. 
566.-XXIII. 553. 

ScRiBÁ (El Comendador). — XVII. 
loi: Sistemas de fortificación á 
principios del siglo xvi, por... 

Schack (El Conde Adolfo Federico 
Von).-XXIV. 557: "Su falleci- 
miento. 

15 



226 



boletín de la real academia de la historia 



ScHEPSS (Dr.)— IX. 316: Sobre Pris- 
ciliano. 

Schiapabelli (El profesor). — XV. 
99. 

ScHMiTD (Ulrico). — XIX. 507. 

Segna (Monseñor Francisco). — X. 
82: Noticia de un códice relativo 
á la predicación de Santiago en 
España. 170. 

Segóbriga. — XXIII. 241: La cueva 
prehistórica de... 

Segovia. — IX. 265: La cuesta de los 
Hoyos ó el cementerio hebreo 
de Segovia. 270: La judería de 
Segovia. 344: Continuación. 460: 
Continuación. — ^X. 75: La judería 
de Segovia: continuación. 246: Ins- 
cripción encontrada en una de las 
paredes del Alcanzar. — XIII. 309: 
Monumentos y documentos iné- 
ditos: lápidas romanas: Bulas 
originales é inéditas. — XIV. 212: 
Memorial histórico de Segovia, 
escrito por D. Juan de Pantigoso 
en 1523. 366. — XXI. 253: Epita- 
fios segovianos. 

Selgas (D. Fortunato de). — XVI. 
177, 291.— XVIII. 467. 

Seoane (El Marqués de).— XXIV. 

173- 

Sepulcros romanos. — I. 8: En Bai- 
len. Véase García Tuñón. 

Sepúlveda (Juan Ginés de). — 

XXI. 257: Democrates alter, sive 
de justis belli causis apud Indos. 
370: Disquisiciones americanas: 
Juan Ginés de Sepúlveda.— 

XXII. 420: El Dr. Juan G. de Se- 
púlveda, cronista de Carlos V. 

Sequeros (Villa de).— III. 187. 



Serena (La comarca de la). — 
XVII. 481. 

Serrano y Morales (D. José). — 
XIV. 470: Lápidas romanas en el 
castillo de Alarcón, provincia de 
Cuenca. 

Serrato (D.Francisco). — XXII. 535. 

Settier (José María). — IV. 184: Mo- 
numento valenciano de Isis. — 
XXV. 492: Su muerte. 

Sevilla. — I. 1 13: Necesidad de vigi- 
lar las obras de restauración de 
las Casas Consistoriales. — -Remi- 
sión á la Biblioteca colombina de 
algunas obras de la Academia. — 
IV. 290. Demanda de subsidio 
para reparar la Giralda. VI. 74: 
Manuscrito de D. José Maldonado 
sobre la Capilla Real de Granada. 
XII. 55: Informe sobre el Archivo 
hispalense . — XVI . 407 : El arzo- 
bispo Vaca de Castro y el abad 
Gordillo. — XVII. 174: El cemen- 
terio hebreo de Sevilla. 

Sevilla (Juan de). — XXV. 175. 

Sicilia. — XIX. 450: Fr. Felipe de 
Barbieri y la Inquisición de... 

Sigilografía. — XX. 632. 

Sigüenza.— XXIII. 437: Vías roma- 
nas de... á Chinchilla. 507. 

SijENA (Monasterio de). — XI. 462: 
Acta de apertura y reconocimien- 
to de los sepulcros reales del... 

Silíceo (El Cardenal). Véase Mar- 
tínez Silíceo (D. Juan). 

Silva [D. Juan de).— XXIV. 497: 
Nombrado por Felipe II, embaja- 
dor en Portugal. 

Silvestre II (El Papa). — XVIII. 247: 
Bula inédita de... 



ÍNDICE DE LOS XXV PRIMEROS TOMOS 



227 



SiLLEDA. — XVII: 524: Inscripción 
del puente de Taboada en... 

Simancas (Villa de).— XXIV. 81. 

SiNARCAs (Villa de). — XVII. 244: 
Inscripciones romanas en la... 
(pi-ovincia de Valencia). 

SiRET (D. Enrique y D. Luis). — 

XI. 283 : Concurso Martorell. — 

XII. 90. 

Sixto IV. — XV. 442: Bulas inéditas 
de... 

Smedt (P. Carlos de). — V. 204: De 
vitis et miracul/s Patriim Emeri- 
tensiitm. 

Sociedad de bibliófilos valencia- 
nos. — I. 205. 

Sociedad Columbina Onubense. — 
II. 16. 

Sociedad espaxola de excursiones. 
—XXIV. 448. 

Sociedad Geográfica de Madrid. — 
I. 72: Informe del Sr. Madrazo 
sobre el Boletín de la... — XX. 27: 
ídem del Sr. Fernández Duro. 28. 

Sociedad de Geografía Comercial 
DE Burdeos. — I. 113. Solicita el 
cambio de publicaciones. 

Sociedad Real de historia de Turín. 
(Regia Depitiazione di Storia Pa- 
tria) -\. 323. 

Soler (D. Cayetano). — V. 129, 203. 

Soler Márquez (D. Miguel). — 
XX. 301.— XXII. 284. 

SoLESMES (Abadía de). — III. 261: 
Cartulario de la... 

S0LSONA.— XXII, 20: Aljama hebrea 
de... 

Somodevilla t Bengoechea (D. Ce- 
nón de), primer Marqués de la 
Ensenada. — I. 450. 



Son Notém en Tebas. — X. 91: In- 
ventario y textos de un sepulcro 
egipcio de la xx dinastía. 

Sonseca. — XXI. 146. 

SoRALucE Y Zubizarreta (D. Nicolás 
de).— V. 268: Noticia de su falle- 
cimiento. 

Soria. Véase LuviÁ y Tiermes. — 
I. 48: Vía romana de Uxama á 
Augustóbriga. 201: Sobre conser- 
vación de San Juan de Duero. 203, 
321: Descubrimiento de sepulcros. 
Véase Aguirre (D. Lorenzo), co- 
rrespondiente en Soria. — IV. 8: 
Antigüedades sorianas, por A. 
Pérez Rioja. — V. 6: Antigüedades 
romanas halladas en el despobla- 
do de Lubia. — VI. 225: Piedras 
epigráficas halladas cerca de San 
Esteban de Gormaz. — XII. 440: 
Véase Termancia. — XIII. 342. — 
XVIII. 362: Soria, por D. Nico- 
lás Rabal. Véase Valdegeña. — 
XX. 619: Habitaciones palustres 
de la provincia de Soria. 

Stoppani (Antonio). — X. 449: L'am- 
bra. 

Strindberg (August). — XVII. 321: 
Relations de la Suéde avec l'Es- 
pagne et le Portugal jusqu'á la 
fin du dix-septiéme siécle. 

Suárez (P. Francisco), el Doctor 
Eximio. — XXIII. 465: El sepulcro 
del... — XXIV. 33: Suárez em 
Coimbra, 173, 236: Una carta de... 
(161 1.) 430: El sepulcro del Doc- 
tor Eximio. 

Suárez de Figueroa (^D^ Gómez), 
quinto Conde y primer Duque de 
Feria.— XXIV. 476. 



228 



boletín de la real academia de la historia 



SuEciA. Véase Hans Hildebrand, 
secretario de la Academia de 
Suecia. — XVII. 321: Relations de 



la Suéde avec l'Espagne et le 
Portugal jusqu'á la fin du dixsep- 
tiéme siécle, par A. Strindberg. 



Taboada (D. Carlos dcj. — XVII. 524. 

Tafur (Pedro). — XIV. 379: Viaje 

de... por el imperio germánico en 

1438 y 39- 

Tailhan (Jules), S. I.— II. 379: Ri- 
queza histórica y lingüística de 
los Tumbos y Becerros (en fran- 
cés). 

Taillebois (M. Emile). — XI. 287. 

Talamanca (Villa de). — VIII. 240, 

415- 
Talayera de la Reina. — II. 248: 
Inscripciones romanas de la ciu- 
dad y partido de... 306: Sarcófago 
de las ruinas de Ilúrbida. 309: 
Documentos inéditos anteriores 
al siglo XVI sacados de los archi- 
vos de... — IV. 209: Restos de un 
cementerio romano. — VI. 74. — 
VIII. 29: El arco de San Pedro 
en... — XI. 357. — XIII. 7: Inscrip- 
ción romana hallada en... 276. — 
XIX. 43: Epigrafía romana de... 
247: Lápidas romanas inéditas de 
la Estrella y de Talavera de la 
Reina. — XXI. 569: Epígrafe para 
la lápida conmemorativa de Fray 
Hernando de Mendoza y de Ta- 
lavera. — XXII. 96: La Santa Her- 
mandad en Talavera de la Reina 
— XXiV. 184: Relación formada 
por el Sr. Jiménez de la Llave de 



los documentos existentes en el 
Archivo municipal de Talavera^ 
relativos á las antiguas Cortes y 
á la historia de la localidad. 
Talayera la Real. — XXV. 155: Ins- 
cripciones romanas de... 
Talhouet (El P. Vicente M. David 

de). — XXV. 418, 420, 421, 432. 
Tallaferro (Bernat), Conde de Be- 
salú. — 11. 234: Lápida del sepul- 
ci'O de... hallada en Ripoll. 
Tamames (La villa de). — III. 161. 
Tanucci (El ministro). — XII. 439. 
Tarancón. — XXI. 133. 
Tarazoíia. — IV. 209: Hallazgo de 
una lápida romana en...— V. 65: 
Lápida romana. — XXII. iii: Lá- 
pida en el palacio episcopal de... 
— XXIV. 209: Sobre el Archivo 
eclesiástico de... 
Tarifa (El Conde de). — I. 321: Do- 
nación de documentos á la Aca- 
demia por... 
Tarij Mansurí. — VI. 159: Códice 

arábigo intitulado... 
Tarragona. — III. 209: De,scubri- 
miento de un miliario. 258: Ins- 
cripción romana hallada en la 
plaza del Payol. 323. — IV. 5, 146, 
379: Postración prolongada de 
Tarragona. — VI. 227:Nuevos des- 
cubrimientos arqueológicos de 



IXDICE DE LOS XXV PRIMEROS TOMOS 



229 



Tarragona. — XII. 439. Véase Ba- 
ñera (Villa de).— XXV. 39: Cam- 
panilla romana de Tarragona, por 
el Dr. Hübner. 256: La campanilla 
romana de... y las lenguas romá- 
nicas. 335: Tarragona antigua y 
moderna, por E. Morera y Llaura- 
dó. 337: Necrología: D. Buenaven- 
tura Hernández y Sanahuja. 392: 
Nuevas lápidas romanas de Ta- 
rragona. 402, 415: Monumentos 
de la provincia de Tarragona: Mo- 
nasterio de Santas Creus, por don 
Ramón Salas. 

Tebas.-X. 91: Son Notém en... 

Tellez Girón (D. Mariano), Duque 
de Osuna y del Infantado. — 
11. 128: Necrología de... 

Tello (D. Manuel).— X. 6. 

Tendilla (El Conde de). Véase Ló- 
pez DE Mendoza (D. Iñigo), prime- 
ro del título. — XXI. 261. 

Teodoro (San). — VI. 143. 

Teresa de Jesús (Santa). — V. 228: 
Avileses célebres inscritos en el 
monumento erigido á... en Avila. 
— VIII. 27: Casa solariega de... en 
Avila. 

Termancia. — XII. 451: Ruinas de... 

Ternils (partido judicial de Alcira). 
— IV. 13: Lápidas romanas de... 

TÉSERA CELTIBÉRICA.— I. I 29. II. 35. 

Teudis.— XIV. 473: Noticia de una 
ley de... desconocida. 

Thuasne (M. L.) — X. 329. 

TiELMES. — VIII. 249: Pátera de pla- 
ta y otros objetos hallados en la 
villa de... (ribera de Tajuña). 

TiERMKs.— XII. toi: Antigüedades 
halladas en... provincia de Soria. 



TissoT (M.)— V. 214: La Mauritania 
tingitana. 

ToBARRA. — XVIII. 370 

Toda y Güell (D. Eduardo). — IX. 
226. — X. 9 1 : Son Notém en Tebas: 
Inventario y textos de un sepul- 
cro egipcio de la xx dinastía. 169: 
Sobre siete monumentos egipcios 
conservados en el Museo Arqueo- 
lógico Nacional. — XIII. 347. 

ToFixo (D. Vicente). — XXIV. 251. 

Toledo. — V. 331: Sobre publicación 
de la Memoria del Sr. Pérez Ba- 
yer en que describe la sinagoga 
del Tránsito. — ^X. 84: Sobre la si- 
nagoga mayor de Toledo, hoy 
iglesia del Tránsito. 257: Lápidas 
funerarias de cementerios hebreo 
y musulmán, halladas en Toledo. 
Véase La Guardia y Pera. — XI. 
442: Epitafios hebreos de Toledo. 
454: Documentos relativos á la 
catedral de Toledo. — XIII. 451: 
Inscripción sepulcral árabe en- 
contrada en Toledo. — XIV. 270: 
Antigüedades halladas cerca de 
Toledo. — XVI. 51: El monasterio 
de Santa Fe de Toledo: indulgen- 
cias otorgadas en i265 para la 
construcción de su iglesia. — XIX. 
259: Toledo: Guía artístico-prác- 
tica, por el Vizconde de Palazue- 
los. — XX. 449: Inscripciones tole- 
danas inéditas del siglo xiii. — 
XXIII. 434: Inscripción árabe de 
la capilla de Santa Catalina en 
Toledo. — XXIV. 29: Inscripcio- 
nes hebreas de... 

Toledo (Doña María de), sobrina del 
Duque de Alba.— XXV. 407. 



230 



boletín de la real academia de la historia 



ToRDEsiLLAS (D. Roclrigo de), regidor 
de Segovia.— XXV. 308, 480. 

Toro. — XX. 433: La Colegiata de... 

Toros (Corridas de).— XXIV. 82: 
Corrida en Valladolid en 1502 en 
presencia de los Archiduques don 
Felipe y Doña Juana. Otras corri- 
das. 84: Corrida celebrada en 
honor de la concordia del Rey 
Católico con los Archiduques sus 
hijos, el domingo 4 de Enero de 
1506. 84: Corrida en celebración 
de haberse doctorado en Valla- 
dolid el Dr. Espinosa (1507). 84: 
ídem id. por el Dr. Francisco Gó- 
mez de Villareal. 85: ídem id. por 
el Dr. Vázquez. 

Torquemada (Fr. Tomás de), Inqui- 
sidor general. — XXIII. 369: La 
Inquisición de Torquemada: se- 
cretos íntimos. 

ToRREÁNAz (£1 Conde de). — V. 13: 
Los consejos del Rey durante la 
Edad Media por... 

Torre (Juan de la), uno de los trece 
de la isla del Gallo. — VIII. 223. 

ToRREMEjÍA. — XXV. 60: Inscripcio- 
nes romanas de... 

Torre de Mormojón (Castillo de), 
provincia de Falencia. — I. 205. 

Torres (El pueblo de). -XXI. 133. 

Torres (D. Antonio).— XXIII. 367. 
—XXIV. 172. 



Torres (Fr. Francisco de). — IV. 
290. 

Torres (Doña María de), mujer del 
cronista Antonio de Herrera. — 
XXV. 306, 307, 308, 309. 

Torres (Fr. Pablo de). —XXV. 314, 

315- 

Torres Amat (D. Félix), (.)bispo de 
Astorga.— XVIII. 384. 

ToRRUTiEL (Aldea de). — XII. 13: No- 
ticias hebreas de la..., término de 
Utiel. 

TovÍA (R. P. Gaspar)." — XV. 495. 

Travers (M. Emile). — IX. 314. 

Tremecén. — I. 1 40: Sobre una lápida 
sepulcral hallada en... y atribuida 
á Boabdil. 

Trígona (El Conde de). —VIII. 427. 

TuBiNO (D. Francisco M.) — II. 24: 
Informe del Sr. Rada sobre la 
obra de... Historia del retiacimie?!- 
to literario cojitemporáneo de Ca- 
talíiña, Baleares y Valencia. — 
VIII. 425: Sobre construcción de 
la iglesia de Santa María en San- 
lúcar. 

TuDELA. — V. 332: Proposición para 
declarar monumento nacional la 
catedral de... 354: Reino árabe de 
Tudela, según las monedas. — VI. 
73. — VIII. 15: Estatuto de los ju- 
díos de Tudela. — XXIV. 209: So- 
bre el archivo eclesiástico de... 



índice de los XXV PRIMEROS TOMOS 



231 



u 



Ubeda. — ^VII. 45: Inscripciones ro- 
manas de... 

Uceda. — IX. 230: Fuero de... 

UcLÉs. — XIII. 347, 395. — XIV. 105, 
302: El fuero de Uclcs. — XV. 284: 
Descripción de la Real Casa-pala- 
cio episcopal de Uclés. 299: El 
Archivo de Uclés. 376: Musulma- 
nes ilustres de la villa de Uclés. — 
XVI. 579: Lápida romana. — XXI. 

133- 
Uhagón (D. Francisco R. de). — XX. 
638. — XXII. 113, 130: San Fran- 
cisco de Borja, caballero y comen- 
dador de la Orden de Santiago. — 
XXIIÍ. 346: Antigüedades roma- 
nas de la Alcarria. 



Urbano II. — V. 97: Bula inédita de... 
(25 Abril 1093). — XXIV. 547: Bu- 
las inéditas de... 

Urgel. — -IX. 394: Documentos del 
archivo de la catedral de... — 
XVII. 160: Numismática de Urgel 
y de Rivagorza. 

ÜRTE (Pedro de).--XXII. 541: Ma- 
nuscritos labortanos de... 

Usages (Los), de Barcelona. — IV. 85: 
Estudio crítico por el Sr. Co- 
roleu. 

Usagre. — XXV. 140: Inscripciones 
de... 

Utrera.— XI. 353, 354. 

Uxama. — I. 48: Vía romana de... á 
Augustóbriga. 



Vaca de Castro y Quiñones (D. Pe- 
dro), Arzobispo de Granada y lue- 
go de Sevilla. — XVI. 407: El ar- 
zobispo... y el abad Gordillo. 

Valdegena. — XX. 6 1 5: Estación pre- 
histórica de... en la provincia de 
Soria. 622. — XXI. 18S: Explica- 
ción de la lámina de los objetos 
descubiertos en... 

Valdemoro (Villa de). — XVII. 248: 
Memoria médico -topográfica de 
la..., por D. Anastasio de La Calle 
Hernández. 



Valdeolivas. — XII. 6: Padrón de 
los judíos de... 

Valencia. — III. 51: Antigüedades 
romanas de Valencia. Véase Va- 
llada. — IV. 115: Antigüedades 
romanas de Valencia (Turiae mar- 
mor nuper effosum, etc., auctore 
Aug. Salesio). 184: Monumento 
valenciano de Isis. — VIII. 358: El 
robo de la judería de Valencia en 
1391- 397- San Vicente Ferrer y 
la judería de Valencia. — XII. 98: 
Lápidas romanas de la provincia 



232 



boletín de la real academia de la historia 



de Valencia. — XIV. 72: Valencia, 
por el Sr. Llórente y Olivares. — 
XVII. 244: Inscripciones romanas 
de la villa de Sinai-cas. — XVIII. 
19: Los mozárabes valencianos. 
142: Clausura y delimitación de 
la judería de Valencia en 1390 á 
91.— XXIV. 171. -XXV. 450: Un 
sepulcro en los Santos Juanes de 
Valencia. 

Valencia de Alcántara, en el con- 
cepto protohistórico. — XV. 192. 

Valencia de Don Juan. —XIX. 249. 
Lápida romana inédita de... 525, 

Valencia de Don Juan (El Conde 
de).— XIX. 476. 

Valentí (D. José Ignacio). — XX. 
29. 

Valentinois (La Duquesa de). — 
X. 161: Noticia de un retrato de... 

Valera (Carlos de), hijo de Mosen 
Diego de Valera.— XXV. 189. 

Valera la Vieja. — XXII. 379: Ner- 
tóbriga betúrica: término munici- 
pal de Frejenal de la Sierra. 

Valero y Castells (D. Blas). — XV. 
171: Miliarios romanos de Villa- 
rejo de Fuentes y Alconchel. — 
XXV. 333: Noticia de su falleci- 
miento. 

Valgornera (El Marqués de). — VI. 
361. 

Valhermoso de Alarcón. — XVII. 
525: Cementerio romano descu- 
bierto en... 

Valtierra. — XIX. 254: Exploracio- 
nes en el despoblado de... 

Valverde y Alvarbz (D. Emilio). — 
XXIII. 344: Nueva guía del viaje- 
ro en España y Portugal. 



Vallada (provincia de Valencia). — 
IV. 12: Lápidas romanas de... 

Valladolid.— I. 97: Verja de la igle- 
sia del ex-convento de San Benito 
de Valladolid. Informe de la Comi- 
sión de monumentos (1876). 1 14: 
El e.x- monasterio de Nuestra Se- 
ñora del Prado, declarado monu- 
mento nacional. 219: Sobre con- 
servación del Monasterio de Nues- 
tra Señora del Prado. — III. 77: His- 
toria de Valladolid, por J. Ortega. 
— X. 417: Noticia de la historia 
inédita del Colegio de San Grego' 
rio de Valladolid. 443: Informe 
del Sr. La Fuente sobre la preci- 
tada historia. — XI. 459: Diario 
vallisoletano durante la guerra 
de la Independencia . — XIV. 530: 
Concilio nacional de Valladolid 
de 1 155. — XXIV. 44: Muerte y 
enterramiento de C. Colón en Va- 
lladohd. 81: Extractos de los Dia- 
rios de los Verdesotos de... 449: 
Más datos sobre el Concilio naci( >- 
nal de Valladolid en 1 155.— XXV. 
335: Noticia de dos tomos de ín- 
dices del Archivo benedictino de 
Valladolid, existentes en el archi- 
vo de Hacienda de esta ciudad. 

Vallecilla (D. Martín de). — XXV. 
382, 386. 

Van den Bergh (M.), jefe de los ar- 
chivos de Holanda. — VIII. 425. 

Van den Heyden (M.)— VIII. 425: 
Documentos españoles sobre el 
reinado de Felipe IV, que posee... 

Vandewalle (Santiago de). — XVIII. 
52: Colón en Canarias. 249. Santa 
Cruz de Mar pequeña. 



índice de los XXV PRIMEROS TOMOS 



233 



Vargas (Pedro de).— XXV. 180. 

Vargas Ponce (D. José de). — XXIV. 
500: Noticias postumas de..., por 
el Sr. Fernández Duro. 

Vasconcellos (D. Joaquín de). — II. 
395: Os músicos portuguezes. 

Vascongadas (Provincias). Véase 
Rodríguez Ferrer Los Vascon- 
gados. — III. 215: El vascuence 
alavés. — XXII. 537: Epigrafía 
éuscara . 541: Mr . Wentvsrorth 
Webster: Nuevo tesoro del vas- 
cuence. Manuscritos labortanos 
de Pedro de Urte. 579: El vas- 
cuence en las inscripciones óg- 
micas. 

Vascos (Los). — II. 351: Les basques, 
par J. Vinson. — III. i-i,^)'. Altabis- 
karco cantud — IV. 166: Leyenda 
vasco-hispana del Tártaro. 

Vázquez Oueipo (D. Vicente). — V. 
205: Gliptografía oriental, por M. 
Menant. — XXII. 384: Noticia de 
su fallecimiento. 

Vega (D. Fernando de), presidente 
de la Orden de Santiago. — XXV. 
408: Carta del Duque de Alba 
á... sobre cumplimiento de los 
privilegios concedidos áC. Colón. 

Vega (La Infanta Doña Mencía de 
la), mujer del Infante D. Fernan- 
do de Granada. -XXIV. 85. 

Vega de Armijo (El Marqués de la). 
Véase Aguilar y Correa (D. An- 
tonio de). 

Vegas (Damián de). — XI. 135: Me- 
moria del Santo Niño de la Guar- 
da, escrita en 1544. 

Velarde (D. Pedro), capitán de ar- 
tillería. — I. 115: Estatua de... eri- 



gida en la plaza de la Dársena de 
Santander. 322: Inscripción para 
la estatua. — XIV. 270, 278: Cartas 
de... á D. José Guerrero. 

Velasco (Doña María de), mujer del 
Almirante.— XXIV. 84: Su muerte. 

Velasco (Doña María de), mujer del 
contador de los Reyes Católicos 
Juan Velázquez. — XVII. 505. 

Velasco y Santos (D. Miguel). — 
VI, 76. 

Velázquez (Fr. Diego de). -I. 321: 
Sobre el sepulcro de... 453: Infor- 
me del Sr. Fernández Guerra so- 
bre lo mismo. 

Velázquez (Juan), contador de los 
Reyes Católicos. — XVII. 499. — 
XIX. 5.— XXII. 551. 

Vélez de la Gomera. — XXV. 187, 
188. 

Velilla de Guardo. — XIX. 527. 

Vera de Mendoza (Pedro de), go- 
bernador de Canaria. — XXV. 180, 
206. 

Vera y Chilier (D. Francisco). — 
XVIII. 459.— XIX. 251.— XXII. 

286. 

Ver ardí (Carlos), secretario del 
Papa Alejandro VI.— XXIII. 550 

Verdesotos de Valladolid (Los). — 
XXIV. 81: Extractos de los dia- 
rios de... Noticias históricas de 
fines del siglo xv y principios 
del XVI. 

Verdugo (Bartolomé). — XXV. 175. 

Verdugo (El coronel Francisco). — ■ 
XVI. 575. 

Veruela (Monasterio de). — XX. 632: 
Sello del... 633: Sello de D. Fer- 
nando de Aragón, abad de... — , 



234 



BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 



XXIV. 209: Sobre el archivo 
del... 

Vespucci (Amérigo). — VIII. 296: Ob- 
servaciones acerca de las cartas 
de... 

Vías romanas. — I. 48: Memoria des- 
criptiva y plano del trozo de la 
vía romana desde Üxama á Au- 
gustóbriga. 179: Trabajos de Fray 
Pedro Cid y D. Ramón Barros 
Sibelo para ilustrar el segundo 
camino de Braga á Astorga. — 
XV. 5: Vías romanas entre Tole- 
do y Mérida, con el correspon- 
diente mapa. — XXIII. 437: Vías 
romanas de Sigüenza á Chinclii- 
11a, por el Sr. Coello.—XXIV. 5: 
Vía romana de Chinchilla á Za- 
ragoza, por el Sr. Coello. 

Vicente Ferrer (San). — VIII. 397: 
... Y la judería de Valencia. — 
IX. 255: Restos mortales de... 

ViCH. — VI. 363: Miliario romano en- 
contrado cerca de... — VII. 5. — 
XVII. 190: Guillen Berenguer, 
ex-obispo de Vich, — XIX. 256: 
Cartulario de la iglesia de... 537. 
—XXIV. 200. — XXV. 320: Códi- 
ces é incunables de la catedral 
de... en 1806. 

ViDART (D. Luis).— XVII. 88: Vida 
y escritos de D. Vicente de los 
Ríos, por... — XXII. 480: Elegido 
académico. — XXIV. 554: Noticia 
de la recepción de... 

ViGLiAROLO (Domenico). — XIII. 388: 
Carta de marear de:.. (15771. 

ViGNAu (D. Vicente). — IX. 390: El 
Cartulario de Eslonza. 

ViGÓN (D. ^raulio). II. 170: Cede á 



la Academia la correspondencia 
del brigadier D. J uan Díaz Por- 
lier con D. José Carrandi y Ren- 
tería. 

ViLANOVA Y PiERA (D. Juan). — XIV. 
16, 413: Dos nuevas estaciones 
españolas del período de cobre. — 
XV. 192: Valencia de Alcántara 
en el concepto protohistórico 194. 
--XVII. 108: Congreso de antro- 
pología y de arqueología prehis- 
tóricas celebrado en París en 
Agosto de 1889. 113: Curiosida- 
des protohistóricas. 1 20: Espolia y 
Colera, antigüedades protohistó- 
ricas é históricas de aquella re- 
gión pirenaica en la provincia de 
Gerona. 350.— XIX. 18: Pi-otohis- 
toria de Jumilla (Murcia). 512: Lá- 
mina y explicación de los monu- 
mentos protohistóricos de Jumilla 
513: Objetos protohistóricos de 
Arganda del Rey. — XX. 619: Ha- 
bitaciones palustres de la provin- 
cia de Soria. — XXI. 188: Expli- 
cación de la lámina de los objetos 
descubiertos en Valdegeña. — 
XXII. 105. Necrópolis de Piles 
(Tarragona). 590: Noticia de su 
fallecimiento. 

ViLARAGUT (Na Carrosa de). — XIII. 
401: Biografía de... 

ViLCHES. — I. 322: Objetos antiguos 
existentes en la iglesia de... 

ViLLAAMIL Y CaSTRO (D. JOSé). — II. 

307. — X. 416: Memoria del Museo 
arqueológico de Santiago. — XII. 
95: Inscripciones romanas de Lu- 
go. 347- 
ViLLACEBALLOS (Casa de). — XI. 161 



índice de los XXV PRIMEROS TOMOS 



235 



Inscripciones árabes de la... en 
Córdoba. 
ViLLACRECEs (Esteban de). — XXV. 

194, 195- 
ViLLADARiAS (^El Marqués de^. Véase 

Castillo Fajardo (D. Francisco 

del). 
Villafranca de LOS Barros. — 

XXV. 55. Inscripciones romanas 

de... 
Villagarcía. — XXV. 140. Icscrip- 

ciones romanas de... 
Villalba (Mayorazgo de).— III. 161. 
ViLLANUEVA (Fr. Jaime). — XXV. 320: 

Códices é incunables de la cate- 
dral de Vich en 1806. 

ViLLANUEVA (D. LlÜs). — XXIV. 379: 

Estación prehistórica de Badajoz. 
ViLLANUEVA Y Geltrú. — II. 2 1 8: Des- 
cubrimientos en... — VI. 364: Ins- 
cripción marmórea. 

ViLLANUEVA DE PeRALES. VéaSC PE- 
RALES DE Milla. 

Villar DE Canas. — XXIV. 351: Ins- 
cripción romana hallada en... (pro- 
vincia de Cuenca). 

Villar delPedroso. — XIX. 519: Lá- 
pida romana inédita del... 

ViLLAREjo de Fuentes. — XV. 171: 
Miliarios romanos de... 

ViLLASIRGA. — III. 260, 323. 



ViLLAViEjA, provincia de Badajoz.— 
X. 89: Inscripción geográlica ha- 
llada en el despoblado de... 

ViLLENA (D. Enrique de). — II. 373: 
Sobre la nueva edición del Arte 
cisoria. 

Vincart (Juan Antonio). — XVL 

575- 

ViNSON (Julián). — II. 351: Les bas- 
ques et le pays basque. 

Vinaza (El Conde de la).— XXIII. 

55'- 

Viseo. — XXV. 494: Historia de...^ 
por D. Máximo de Aragón. 

Vitoria.— II. 13: Sepulcros antiguos 
hallados cerca de... 

Vives y Escudero (D. Antonio) — 
XX. 442.— XXII. 589. — XXIII. 
279: Informe del Sr. Codera acer- 
ca del libro del Sr. Vives titulado 
Monedas de ¡as dinastías arábi- 
go-españolas. — XXV. 436, 465, 

471. 

Vizcaya. — III. 202: Documentos y 
noticias del Monasterio de Varria 
(San Agustín de Echevarría, tér- 
mino de Elorrio). — X. 201: El se- 
ñorío de Bizcaya histórico y foral, 
por el Sr. Artíñano y Zuricalday. 

VoLUBiLis. — IV. 6, 349: Ruinas de... 
(Marruecos). 



w 



Wals (D. Isidro), Obispo de Gerona. 

—I. 11: Su fallecimiento. 
Weber. — I. 451: Informe del Sr. Fa- 

bié sobre la Historia contemporá- 



nea de..., traducida por A. García 
Moreno. 
Wentworth Webster (Mr.) — III. 
139: Informe sobre Altabiskarco 



236 



BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 



Cafiind. 210. — IV. 7. — V. 204. — 
XV. 547: Hebraizantes portugue- 
sas de San Juan de Luz en 1619. 
—XX. 302.~XXII. 537, 54 1 : Nue- 



vo tesoro del vascuence. Manus- 
critos labortanos de Pedro de 
Urte.— XXIV. 172. 
WoRSAAE.— (Sr. J. J. A.)— VII. 196. 



X 



Xara. — XV. 542: Los ladrillos mo- 
ros de... 

XiMENEZ (Juan), natural de Lorca. — 
XXV. 175. 

XiMENEZ DE Sandoval (D. Crispín). 



— II. 135: Informe del Sr. Arteche 
sobre la obra del general... Gue- 
rras de África en la antigüedad. 
XiQUEs (D.José), deán de Ceuta. — 
XVIIÍ. 402. 



Zafra. — XXV. 47: Inscripciones ro- 
manas de... 48, 49. 

Zahara. — XXV. 147: Inscripciones 
romanas de... 

Zalamea DE LA Serena.— XXV. 125: 
Inscripciones romanas de... 

Zamalloa y Zamalloa (D. Antonio 
de), después de entrar en reli- 
gión Fr. Antonino de la Asunción. 
— XXIV. 447: Arbor chronologi- 
ca Ordinis Excalceatorum S. Tri- 
nitatis. 

Zamora. — III. 324: Puerta y cubo de 
Santa Clara de Zamora. — IV. 77: 
Antigüedades de la villa del Pino 
(Zamora). — XIII. 390: El torreón 
de Santa Clara en la ciudad de 
Zamora. — XIV. 456: Bernardo de 
Perigord, primer obispo de Za- 
mora. — XV. 601. — XXIII. 482: 
Historia general de la provincia 



de Zamora , por el Sr. Alvarez 
Martínez. 
Zamora (Gil de). — V. 131: Dos libros 
inéditos de... Liber de preconiis 
Hispanise. Liber de preconiis ci- 
vitatis Numantina;.3o8: Biografías 
de San Fernando y de Alfonso el 
Sabio, por... — VI. 6: Su proyecto 
de Diccionario enciclopédico. 60: 
Traslación é invención del cuerpo 
de San Ildefonso. Reseña históri- 
ca, por Gil de Zamora. 379: Poe- 
sías inéditas de Gil de Zamora. 
418: Variantes de tres leyendas, 
por Gil de Zamora. — VIL 54: Cin- 
cuenta leyendas, por Gil de Za- 
mora, combinadas con las Canti- 
gas de Alfonso el Sabio. — XIII. 
187: Treinta leyendas, por Gil de 
Zamora. 291: Biografía de Alfon- 
so IXde León, por Gil de Zamora. 



índice de los XXV PRIMEROS TOMOS 



237 



Zapata de Cárdenas (D. Juan). — 
XXIII. 364, 365 : Sepultura y epi- 
tafio de... en la Concepción Jeró- 
nima de Madrid. 

Zapater y Gómez (D. Francisco). — 
V. 65. 

Zaragoza. — XVIII. 82: La sinagoga 
de... — XX. 633: Sellos del arzo- 
bispado de... 

Zaragoza (D. Justo). — I. 155. — II. 
239: Informe del Sr. Barrantes so- 
bre la obra de... Piraterías de los 
ingleses y otros pueblos de Europa 
en la América española. — IV. 312: 
. Tesoro de monedas árabes descu- 
biertf) en Zaragoza. — XVI. 469. — 
XXI. 229.-XXV. 334. 

Zarzoso (Monasterio de). — III. 162. 

ZüBEL de Zangróniz (D. Jacobo). — 
II. 37, 38.— XX. 207. 



Zubia (El Laurel). — I. 14: Informe 
del Sr. Benavides sobre la tradi- 
ción de este nombre. 

ZuMÁRRAGA (Fr. Juan de). — VI. 239: 
Tres cartas familiares de... primer 
Obispo y Arzobispo de México y 
contestación á otra que le dirige 
Fr. Marcos de Niza. — XVII. 13: 
Cartas de... (25 Noviembre 1536; 
8 Febrero 1537; 13 Febrero 1537; 
24 Noviembre 1537; 14 Abril 1540; 
2 Junio 1544; 28 Mayo 1544; fin 
de Marzo de 1547; 4 Diciembre 
1547; 12 Noviembre 1547; 18 Fe- 
brero 1548; 15 Mayo 1548 y 2 Ju- 
nio 1548). 

ZúÑiGA (D. Baltasar de).— XXV. 488: 
Elogio de..., por Antonio de He- 
rrera. 



RECTIFICACIONES 



En la página 114, en la tercera línea de la nf)ta i, donde dice un palo en 
sicómoro, debe decir utifalo de sicómoro. 

En la página 132, en la primera línea, donde dice del hombre que la aho- 
gaba, debe decir del hombre la ahogaba. 



TOMO Li. Octubre, 1907. cuaderno iv. 



BOLETÍN 



DE LA 



REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 



INFORMES 



EL MONASTERIO DE VALVANERA. ÍNDICES DE SU BECERRO 
Y ARCHIVO Á MEDIADOS DEL SIGLO XVIII 

Archivo histórico-nacional. Fondo Logroño, legajo i6i, fol. 4-50. 
índice del Becerro en 1657. 

Al pie de los documentos las letras A y B indican el recto y vuelto del 
folio del Becerro que las antecede. 



Alesanco. — Allí, doña Auria da á esta casa una viña cerca 
del mismo lugar, era 1 10". Fol. 98 B. 

Alesanco. — Allí, don ?\Iúnio del Villar concede á este monas- 
terio una viña y una tierra donde dicen el Arenal, era 1080. Fo- 
lio 118 B. 

Ans'iíiano. — -Allí, Blasco Gómez da á este monasterio donde 
dicen Soto, era II 16. Año de xpto (l). 1058, fol. 38 A. 

Anguiano. — Allí, Lope Ñuño vende á doña Gomelisa Ospita- 
laria una heredad donde llaman Soto. Año I108. Fol. -38 A. 

(i) Cristo. 

TOMO Li. • 16 



242 boletín de i,a real academia de la historia 

Auguiano. — Allí, Lope Múnio, de Anguiano, vende una pieza 
á doña Gomelisa Ospitalaria donde dicen la Cruz. Año III3, fo- 
lio 38 B. 

Anguiano. — Allí, Sancho Navarro vende á la misma doña Go- 
melisa una viña donde llaman Loperos. Año 1 132 (l). 

Esta señora parece, por el libro del becerro, que se mandó 
enterrar en este santuario y mandó á esta casa lo que compró 
de Anguiano. 

Arenzana. — Allí, Blasco, presbítero, da á este monasterio una 
viña, al camino del monte. Fol. 93 B. 

B 

Badarán. — Allí, Miguel de Villagonzalos da á este monaste- 
rio una viña donde dicen Tejares. Año 1063, fol. 112 B. 

Bobadilla. — Allí, un molino, que hizo el monasterio de Santa 
María de Nájera, es una heredad, propia de esta casa, con con- 
sentimiento del abad y monjes. Fol. 83 B. 



Cañas. — Allí, Iñigo Fórtiz vende á don Múnio, abad de esta 
casa, una viña cerca de Santa María de Cañas. Año 1053, folio 
109 B. 

Cañas. — Allí, Gómez Blasco vende á don Ñuño, abad de esta 
casa, una viña donde dicen en el Prado de Villar. Año 1053, 
fol. 1 10 A. 

Cañas. — -Allí, Anderazo y sus hijos venden al mismo abad 
don Múnio y al prior don Múnio, que era prior de San Martín 
de Cañas, que era priorato de esta casa, una viña en el pago de 
Cordobín. Año 1035, fol. Il6 A. 

Cañas. — Allí, (jómez Juliánez vende una viña al prior don Ga- 
lludo donde dicen Valquerna. Año 1037, fol. I17 B. 



(i) En el manuscrito no se nota el folio, por ser, á lo que parece, el 
del documento anterior. 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 243 

Cañas. — Allí, Juan Fráter, que era padre de Santo Do- 
mingo de Silos, da á esta casa una viña donde dicen Benabu- 
ta y unas tierras donde dicen Fuente Orbe. Año 1059, folio 
119 B. 

Cañas. — Allí, don Tello, hijo de Gutiérrez, de Cañas, da á este 
monasterio dos \'iñas, dos sernas y una heredad. Fol. 1 20 A. 

Cañas. — Allí, Sancho Bellácoz y su mujer venden al prior don 
Múnio y al abad don Alvaro unas tierras. Fol. 120B. 

Cañas. — AUí, Pedro Coció de Villar y su mujer venden á don 
Múnio, prior de Cañas, una tierra donde dicen los Pozos de So- 
tomayor. Año IO42, fol. 120 B. 

Cañas. — Allí, urraca de Velasco Bermúdez, de Cañas, da á este 
monasterio una heredad donde dicen Río de la Paja. Fol. 121 A. 

Cañas.— AWi, Iñigo Fórtiz, de Cañas, vende á don Pascual, 
prior de Cañas, una tierra donde dicen los Pozos de Sotomayor. 
Año 1046, fol. 121 A. 

Cañas. — Allí, Fortún Aznarcs da á este monasterio una tie- 
rra donde dicen los Pozos. Año 1067, fol. 122 A. 

Cañas. — Allí, Gómez Miguel vende al prior don Sancho una 
tierra donde dicen los Pozos, Año 1 067, fol. 122 A. 

Cañas. — Allí, don Múnio Cambióte da áeste monasterio mu- 
chas tierras que señala por sus límites y apeos. Fol. 1 23 A. 

Cañas. — Allí, Gómez Sánchez de Villar da á este monasterio 
una tierra donde llaman la Ermita, en el yermo del camino que 
va á Manzanares. Año 1070, fol. 12 1 A. 

Cañas. — Allí, Sebastián Canverso y su hermano Velasco dan 
á este monasterio muchas heredades cerca de San Millán. Año 
1072, fol. 124 A. 

Cañas. — Allí, \"elasco García, de Cañas, da á este monasterio 
dos tierras y una viña. Año 1 066, fol. 125 A. 

Cañas. — Allí, Galindo Velázquez da á este monasterio dos 
viñas y dos tierras en Valdepalacio. Año 1067, fol. 125 B. 

Cañas. — Allí, Ferrín, de Cañas, da á este monasterio dos vi- 
ñas. Año 1066, tbl. 135 A. 

Cañas. — Allí, don Sancho, hijo de Faner, da á este monaste- 
rio una viña donde dicen Valle. Fol. 1 26 A, 



244 BOLETÍN DE I.A REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

Cañas. — Allí, Bclasco [hijoj de doña Lopa de Torrecilla, da á 
este monasterio dos viñas. Año IO47, í'ol. 126 B. 

Cañas. — Allí, [N.] Sánchez da á este monasterio una tierra 
y una viña donde dicen V^alle, cerca de San Martín. Año 1036, 
fol. 127 A. 

Cañas. — ^Allí, Gimeno Cillerizo da á este monasterio una viña 
donde dicen Valquerna de Villagonzalo. Año IO37, fol. 127 B. 

Cañas. — Allí, una señora, llamada Urraca, da á este monas- 
terio una heredad. Fol. 1 28 A. 

Cañas. — Allí, Iñigo Torraquínez da á este monasterio [cierta 
heredad], camino de Cañas á San Millán. Año IO67, fol. 128 A. 

Cañas. — Allí, Anderazo y Cleméntez y Galindo Velázquez 
venden á don Sancho, prior de Cañas, una tierra. Año 1071, fo- 
lio 128 B. 

Cañas. — Allí, Múnio Blasco vende al prior don Fausto tres 
remos (l) cerca del bosque de la Rebilla. Año 1071, fol. 129 A. 

Cañas. — Allí, una señora, llamada Urraca, vende á este mo- 
nasterio una tierra donde llaman el Campo del Soto. Año 1059, 
fol. 130 A. 

Cañas. — Allí, Velasco Jiménez, de Cañas, vende á don Aznar, 
monje de esta casa, una viña en la era [1091]. Año 105 3, folio 
130 B. 

Cañas. — Allí, don Fausto, prior de San Martín de Cañas, por 
el abad Alvaro, compró una heredad de Sancho Blasco donde 
llaman los Pozos. Año 1 076, fol. 1 31 A. 

Cañas. — Allí, García Cristóbal con su mujer venden una viña 
á don Alejo, monje de esta casa, prior y decano de San Martín 
de Cañas, puesto por el abad don Alvaro. Año 1069, fol. 131 A. 

Cañas. — Allí, Gutiérrez y su mujer venden en el territorio de 
dicho lugar una viña al prior don Blasio donde dicen Valle. Año 
1069, fol. 132 A. 

Cañas. — Allí, Zorraquín vende á don Blasio, prior de San 
Martín de Cañas, una viña cerca donde dicen Valle. Año IO69, 
fol. 133 A. 

(i) Yermos ó tierras sin cultivar. 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 245 

Cañas. — Allí, Anderazo y sus hijos venden á don Sancho, prior, 
de San Martín de Cañas, por el abad don Alvaro, dos remos 
donde dicen los Pozos. Año 1076, fol. 133 B. 

Cañas. — Allí, Sancho Manso, de Cañas, y su mujer \'enden al 
prior don Sancho una heredad donde llaman los Pozos. h.ño 
1077, fol. 134 A. 

Cañas. — Allí, Sancho (jarees y su mujer venden á este mo- 
nasterio unas heredades. Fol. 138 B. 

Cañizosa y su iglesia de Santa María, con toda su jurisdicción 
espiritual y temporal, términos y vasallos. — Fué donación á esta 
casa por el comprador don Alfonso, al abad don Blasio, de este 
monasterio. Año 1 1 70, fol. 89 A, 

Canales^ cabeza del Valle de Canales. — Allí, un caballero, 
llamado Eilo, da por su alma, al abad don Blasio, una viña en 
Valdeterreros. Año IO86, fol. 94 A. 

Canales. — Allí, cerca donde llaman San Quirce, Alfonso y su 
mujer venden á los señores de San Quirce, don Sancho y don 
Sancho, unas heredades cerca de su huerto. Año 1085 > fo- 
lio 94 A. 

Cordobín. — Allí, una viña que vendió Anderazo á don Múnio, 
abad de esta casa. Fol. 116 A. 

Cordobín. — Allí, Fortín Giménez vende dos remos á don Ga- 
lindo, monje de este monasterio, en el camino de Alesanco, 
donde dicen el x^renal. Año 1035, fol. 1 17 A. 

Cordobín. — -Allí, Juan de Alesanco vende una viña al prior 
don Múnio, de Cañas, donde llaman la Riba de Cordobín. 
Año 1060, fol. 122 B. 

D 

No tiene el libro del Becerro ninguna escritura con esta letra. 

E 

Espera. — Gran molino de esta casa. Fol. 102 B. 



246 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMU DE LA HISTORIA 

F 

No tiene el libro del Becerro escritura con esta letra. 



G 

Grañón. — Sus fueros, comunicados á este monasterio de Val- 
vanera, con muchos derechos y rentas, que da á esta casa en 
dicha villa el rey don Alonso I de Aragón. Fol. 4 A. 

H 

No tiene escritura el libro del Becerro que se refiera á esta 
letra. 

I 

Ibrillos. — Allí, Alúnio, Juan y su mujer venden á este monas- 
terio muchas heredades. Fol. 1 36 A. 

Ibrillos.— AWi, don Sancho Resugano vende una tierra á Mú- 
nio Garcés donde dicen los Moyos. Año 1073, fol. 137 B. 

Ibrillos. — Allí, García Muñoz y su mujer venden á este mo- 
nasterio unas heredades. Fol. 138 A. 



K 

No tiene ninguna escritura el libro del Becerro perteneciente 
4 esta letra. 



La Planta. — Es una venta de una viña en favor de este mo- 
nasterio. Año 1 103, fol. I B. 

Lomo de Cerezo. — Allí, Juana Juárez vende al abad don Iñigo 
una tierra. Año IIO9, fol. 2 B. 

La Horqueta^ aldea; hoy monasterio de la orden de San 
Jerónimo, cerca de Miranda de Ebro. — Fué donación á este mo- 
nasterio de dos señoras principalísimas, doña Sancha y doña An- 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 247 

,clerazo, hermanas, que se mandaron enterrar en este santuario y 
dotaron su sepulcro, en esta aldea. Fol, 3 B. 

La Redera. — Allí, dichas hermanas, que están sepultadas en 
este monasterio, hacen donación á esta casa de un molino. Fo- 
lio 3 B. 

Livatores. — Villa de Santa María de Livatores. (En la S.) 

M 

Matute. — Allí, Múnio Velasco, de Matute, vende á don Iñigo, 
abad, una pieza donde llaman Sajas. Año 1 08 1, fol. 27 B. 

Molino de la Torca y su venta, al abad don Iñigo, en Villa- 
nueva. Fol. 24 A. 

Molino de Bobadilla, que es del monasterio de Nájera. — Fué 
fabricado, con licencia del abad y monjes de esta casa, en una 
heredad que era de este monasterio. Fol. 83 B. 

Monasterio de Valvanera y su consagración por el obispo don 
Fortunio, de Álava. — Vide Valvanera. 



N 

Nájera. —Allí, el abad de Valvanera puso demanda al prior 
de Nájera por haberle usurpado muchas posesiones en dicha 
ciudad ante el cardenal Gregorio del título de San Ángel, lega- 
do apostólico, estando en Nájera á presencia del arzobispo de 
Toledo, don Bernardo, en que fué condenado el dicho prior, de 
Nájera, por el mes de Febrero. Año Iog6, fol. 2 B. 

Nájera. — Allí, un caballero, llamado Múnio, da al abad don 
Alvaro una viña donde llaman Valdemira. Año 1077, folio 
93 B. 

Nájera. — Allí, Galindo Cezmero y su mujer dan á este mo- 
nasterio una viña en Valdelopellia; todo esto dan á San Ouirce 
,de dicha ciudad, priorato de esta casa de Valvanera. Año 1048, 
folio 95 A. 

; Nájera. — Allí, la iglesia de San üuirce íué priorato de esta 
casa. Fol. 95 A. 



248 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

Nájein. — Allí, un priorato que fué de esta casa, con título 
de San Quirce y Sania Julita. Vide San Quirce. 

Nájera. — Allí, don Kirane vende al abad de este monasterio 
una heredad en el campo que llaman de Lodos. Año IIIO, fo- 
lio 104 B. 

Ndje?'a. — Allí, Lisuar Sánchez vende á Ferrín, cerca de Ca- 
ñas, una viña. Año 1052, fol. 106 B. 

Nájera. — Allí, Juan Felices de Cordobín vende á don Múnio, 
prior, una heredad. Año 1066, fol. 107 A. 

Nájera. — Allí, Iñigo Fórtiz vende á don Aznar una viña cer- 
ca de Caña:. Año 1053, fol. 108 A. 

Nájera. — Allí, Galindo de Arenzana vende á don Múnio, 
abad de esta casa, una heredad. Año 1050, fol. 109 A. 

Nájera. — Allí, don Múnio de Villar vende á don Múnio, abad 
de esta casa, una viña cerca de San Salvador. Año 1055, fo- 
lio III A. 

Nájera. — Allí, Urraca de Aurelo da á este monasterio una 
viña donde llaman Tapia. Año 1068, fol. 1 1 3 B. 

O 

Ocón, villa en la Rioja. — Sus diezmos enteramente fueron 
dados á este monasterio y al abad don Alvaro por el rey don 
Sancho de Navarra, juntamente con el monasterio de San Satur- 
nino, cerca de dicha \-illa. Año 1074, fol. 5 B. 

Otero Rubio, que hoy se llama Otero, priorato de los Padres 
Agustinos, de Burgos. — Allí, una viña que dieron para la dota- 
ción de su sepulcro en este monasterio, y al abad don Iñigo, don 
Sancho y su hermano Anderazo. Fol. 3 B. 



Pedrosa. — Allí, una tierra que vendieron á este monasterio 
Garci-Gómez y su cuñada Toda, dueña. Año II07, fol. I B. 

Pino. — Allí, una iglesia con título de Santa María, que donó 
á esta casa doña Brunilde. Año 1090, fol. 135 A. 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 



249 



Q 

No tiene escritura alguna el libro del Becerro con esta letra. 

R 

No tiene escritura alguna el libro del Becerro con esta letra. 



Salinas de Anana. — Allí, doña ()la Vella da dos eras de sal 
al abad don Alvaro y al prior don Pedro. Año 1081, folio 
88 B. 

Salinas de Anana. — Allí, Vela, abad de Santiago, da á este 
monasterio, "al abad don Alvaro y al prior don Pedro tres eras y 
dos silos de sal, y la tercera parte de un pozo que llaman Riba 
Mariana; y más, cuatro eras, donde llaman el Plano de Villaco- 
nes. Año 1079, fol. 90 B. 

Salinas de Anana. — Allí, Ñuño Jiménez con su mujer conce- 
den al abad don Alvaro y al prior don Pedro dos eras de sal 
donde llaman el Vallejo de Padul, y la tercera parte de un pozo. 
Año 108 1, fol. 92 A. 

Salinas de Anana. — Allí, Múnio Muñoz, de Orbin, y su mujer 
dan á este monasterio, al abad don Alvaro y al prior don Pedro 
dos eras de sal, una en el Vallejo de Padul, cerca de las eras de 
Santa María de Aza, y la otra cerca del Pozo de Salcedo. Año 
1081, fol. 88 A. 

Segovia. — Allí, dos señoras principalísimas, doña Sancha y 
doña Anderazo, hermanas, que están aquí sepultadas, dieron á 
este monasterio muchas casas en dicha ciudad, y muchas y muy 
ricas posesiones, y la aldea de la Morquera, hoy monasterio de 
padres de San Jerónimo, que llaman San Miguel de la Morquera, 
y otros le llaman San Miguel del Monte, y más una viña en Ote- 
ro Rubio, que hoy llaman Otero del Priorato, de los padres agus- 
tinos de Burgos, y un molino en la Redona. Fol. 3 B. 

Santa Coloma. — Allí, Levite de Matute vende al abad don 



250 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

Iñigo una pieza en término que llaman Susco. Año 1082, fo- 
lio 25 B. 

San Cristóbal de Tóbia (monasterio). — Cambiáronlos abades 
de esta casa, y el de San Alillán, al de esta casa, de Val de San 
Millán, el de San Martín de Soto, y el de San Millán dio á esta 
casa el de San Cristóbal de Tobia. Fol. 105 A. 

San Mantés^ iglesia cerca de Herreméllori , con todas sus he- 
redades y derechos. — Fué donación á este monasterio del rey 
don Alonso el Batallador y de su consorte doña Urraca. Año 
1 1 10, fol. 4 A. 

Santa María de Livatores (l), cerca de Herreméllori, con sus 
términos, heredades y jurisdicción. — Fué donación á este mo- 
nasterio de los reyes don Alonso el Batallador y de su consorte 
doña Urraca. Año 1 1 10, fol. 4 A. 

Santa María de Cañicosa, pueblo é iglesia, con toda su juris- 
dicción, heredades y términos. — Fué donación á este monasterio 
y al abad don Blasio del emperador don Alonso. Año (ll02, 
era) 1 1 40, fol. 89 A. 

Santa María del Pino, iglesia fundada entre dos lugares que 
llamaron Pinos.— Fué donación á este monasterio y al abad don 
Iñigo por una señora principalísima, llamada doña Brunilde, que 
está aquí sepultada. Da también una serna cerca de Santa Ceci- 
lia, y una viña que está en un llano de esta iglesia, á este mo- 
nasterio, con la jurisdicción, términos y heredades. Año lOQI, 
fol. 135 A. 

Santa María de Valvanera (iglesia). — Fué consagrada por don 
Fortunio, obispo de Álava, monje que había sido de San Millán 
de la Cogulla, año de 1073, en I.° de Mayo, y su dotación por 
personas ilustres. Fol. 6 B. 

San Martín de Cañas. — Fué priorato y decanía de este mo- 
nasterio, donde asistía un monje. Allí, Múnio Gallego vende al 
prior don Sancho una heredad donde dicen el Río de la Paja. 
Año 1083, fol. 114 B, y folios 131 A y 132 A. 



(i) En las ruinas de !a antigua Libia, de cuyo nombre {Libia-tiirris) se 
formó. Véase el tomo xxxvi del Boletín, pág. 42. 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 25 I 

San Martin de Villamieva. — Fué priorato de esta casa, y an- 
tiguamente fué monasterio. Dióle. á esta casa don Pedro de Vi- 
Uanueva y San Cristóbal de Tóbia el abad de San Alillán por el 
priorato de San Martín de Soto, que este monasterio dio al de 
San Millán. Fol. 105 A. 

San Pedro de Villanueva. — Fué priorato de esta casa. Vide tit 
supra. 

San Saturnino de Ocón^ monasterio y los diezmos de la mis- 
ma villa. — Fué donación á este monasterio por el rey don San- 
cho de Navarra. Año 1074, fol. 5 B. 

San Quirce, iglesia cerca de Nájera. — Fué monasterio y prio- 
rato de esta casa, como consta de las escrituras siguientes y del 
fol. 95 A. 

San Quirce y Santa Jiilita^ priorato de esta casa, cerca de 
Nájera. — Allí, un caballero, llamado Suebo, da una tierra donde 
dicen el campo de Villaoteiz. Fol. 95 B. 

San Quirce^ priorato de esta casa. — D. Iñigo de Viana da por 
el alma de su primo Pascual, que está allí sepultado, una viña 
camino de Cárdenas. Año 1069, tol. 97 A. 

San Qttirce^ priorato de esta casa. — Allí, Blasio de Cercí da 
una viña en el término de San Quirce, donde dicen el Lomillo 
de Yaldelanava. Fol. 97 B. 

San Quirce, priorato de esta casa.^ — Allí, doña Cete da una 
viña en el mismo territorio de San Quirce, en el camino que va 
á Cañas. Año 1070, fol. 98 B. 

San Qtdrce, priorato de esta casa. — Allí, se mandaron ente- 
rrar dos caballeros hermanos, don Alonso y don Julián, por ha- 
ber recibido hermandad en este monasterio de Nuestra Señora 
de Valvanera. Advierto que esta hermandad que daban los aba- 
des á los caballeros, era cierto género de cruz que se ponían en 
el pecho cuando iban á las guerras contra los moros, que era cier- 
to género de caballería. Dotaron estos caballeros aquellos sepul- 
cros en una huerta que tenían cerca de la misma iglesia de San 
Quirce. Año 1087, loh 99 A. 



252 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA." 



Tóbia. — Allí, el monasterio de San Cristóbal. Vide San Cris- 
tóbal de Tóbia. 

Torrecilla de Alesanco. — Allí, Sancho Pérez de Torrecilla da 
á este monasterio una tierra que está delante del mismo lugar. 
Año 1064, fol. 123 B. 



Valvanera (monasterio). — Permite que el de Nájera haga un 
molino en una heredad propia de esta casa. Año 1080, fol. 83 B. 

Valvanera (monasterio). — Fué iglesia consagrada por el obis- 
po de Álava, clon P'ortunio, que fué monje de esta casa en San 
Millán, año IO73, en I.° de Mayo. Fol. 6 B. 

Varezo. — i\llí, Jimeno vendió una viña á doña Gomeza Gó- 
mez, que está aquí sepultada. Año I107, ^o^- 2 A. 

Villanueva. — Allí, los vecinos del mismo lugar \'enden al abad 
don Iñigo una viña donde llaman Verazo. Año IIII, fol. 2 A. 

Villanueva. — Allí, unos vecinos venden á don Iñigo, camino 
de este monasterio, unas heredades donde dicen el Villar de San- 
ta María. Año 1 080, fol. 7 A. 

Villanueva. — Allí, Iñigo Pascual vende á don Iñigo, monje 
-de esta casa, una tierra en término de dicho lugar. Año 1080, 
fol. 8 A. Tiene este libro del Becerro pasadas de 200 escrituras 
de compras de V^illanueva, de modo que casi todas las hereda- 
des de dicho lugar fueron de esta casa por haberlas comprado 
algunas de todo el Concejo y otras de particulares. 

Villar.— 1\\\\^ Gómez Gimeno vende á Aznar Sánchez una 
heredad donde dicen la Oza. Fol. 28 B. 

Villar. — Allí, Tello Hornero, de Villar, vende á don Aznar 
una viña donde dicen Benavuta. Año 1054. 

Villar de Torre. — Allí, don P'alcon de Cordobín vende á don 
Pascual dos viñas donde llaman Lara. Año 1070. 

Villalbite.— WM, Fausto Garcés, de ViUalbite, vende á Ñuño 
Garcés una heredad donde llaman camino de Palacio. Año 1092, 
fol. 137 A. 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 255 

V iniegra.—AWi, el abad don Lope, de este monasterio, da 
una casa, un molino, un manzanar y otras heredades, por vida, á 
Jimeno Pascual. Fol. 6 A. 

Villoria, cerca de Velorado. — Allí, García Galíndez, de Vi- 
lloría, y su hermana doña Oria venden una heredada Iñigo Car- 
ees. Año 1089, fol. 13Ó B. 

X 

No tiene escritura alguna el libro del Becerro perteneciente 
á esta letra. 



Zerezo.—AWi, Múnio Ivanes y su mujer Toda, dueña, venden 
unas heredades á este monasterio. Año 1078, fol. 1 30 A. 

FIN DEL ÍNDICE DEL LIBRO DEL BECERRO 



* 
* * 



Índice del Archivo de este monasterio 
de Santa María de Valvanera. 

ADVERTENCIA 

Adviértase que el círculo que está después del número de 
cada escritura es privilegio. Si tiene puntillo en medio, tal escri- 
tura ó privilegio está en pergamino, y si el círculo no tiene pun- 
tillo, tal escritura está en papel (l). 

Adviértase, que las escrituras de censos tienen en la margen 
una f, para que, siendo las más necesarias escrituras, se hallen 
con más facilidad. 



(i) Para mayor comodidad sustituyo al círculo punteado un asterisco; 
lo cual bastará para distinguir los pergaminos de los papeles, cuya señal 
omito. — Dolores de Gortázar Serantes. 



254 BOLETÍN DE LA KEAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 



índice del Archivo. 

A 

* Abad de Nuestra Señora- de Valvanera. — Puede dispensar á 
sus monjes, que profesan en sus manos, en la bigamia y homi- 
cidio voluntario, y puede alterar las horas del coro, por bula del 
Papa Clemente. Cajón I, núm. 39. 

* Abad de Nuestra Señora de Valvanera. — Puede aprobar dos 
monjes de su monasterio para confesar á todos los que vienen 
á este santuario, como no sean los tales peregrinos de la ciudad 
ú obispado de Calahorra, por privilegio del Papa Clemente VIL 
Cajón I, núm. 26. 

Abad de Niiestra Señora de Valvanera. — Es capellán de wSu 
Majestad. Cajón 2, núm. 37. 

* Abad de Valvanera.— -^s capellán del Condestable de Cas- 
tilla, duque de Frías y conde de Haro, cuya capellanía fundó Pe- 
dro Hernández de Velasco, de ocho florines de renta. Año 1 426. 
Cajón 2, núm. 53- 

Abad de Valvanera. — -Es capellán del Adelantado de Castilla, 
cuya capellanía fundó á este monasterio el Adelantado Pedro 
Manrique, que está aquí sepultado, hijo de Garci Fernández Man- 
rique, conde de Castañeda y nieto de doña Aldonza de Castilla, 
hija del intante don Tello y nieta del rey don Alonso XI de 
Castilla y de León. Cajón I, núm. 104. 

Abad de Valvanera. — Tiene jurisdicción casi episcopal contra 
los clérigos y seculares en los términos de este monasterio, como 
lo tiene el obispo en su obispado. Cajón 6, núm. 70. 

Abad de Valvanera. — Tiene jurisdicción civil y criminal en el 
distrito de este monasterio por carta ejecutoria de los Reyes 
Católicos, y señala los términos y pone el abad alcalde ordina- 
rio y mayores [y] otros oficios en dicho término. Cajón 6, nú- 
mero 49. 

* Abadía de Valvanera. — Se elegía con autoridad pontificia. 
Cajón I, núm. 4. 



1 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 255 

Abades pr¿mc?-os de esta congregación. — Se elegían con au- 
toridad deí Nuncio. 

Ahitos, — Cómo se han de dar por autoridad del Papa Six- 
to V. Cajón I, núm. ']2. 

* Acémilas de este monasterio. — Cuatro pueden andar carga- 
das por estos reinos, siendo para cosas pertenecientes á esta 
casa. Cajón 2, núm. 52; cajón 2, núm. gó; cajón 2, núm. 68; ca- 
jón 2, núm. 85; cajón 2, núm. 5! cajón 2; núm. 90. 

* Alcabalas. — No debe este monasterio, ni su granja de Vi- 
llanueva, ni otras granjas, ni vasallos de esta casa. Cajón 2, nú- 
mero 64; cajón 2, núm. 8l; cajón 2, núm. 105; cajón 2, número 
III; cajón 4, núm. 14; cajón 4, núm. 6; cajón 6, núm. 27; cajón 
ó, núm. 63. 

Alesanco. — Es un censo, contra Hernando Na\'arro y con- 
sorte, de cinco ducados de renta en cada un año. Cajón 5, nú- 
mero 62. 

Alesanco. — Es un reconocimiento de Catalina Alvarez, váuda, 
de cinco fanegas de tierra, por cincuenta años. Dióse en el do 
1652. Cajón 5, núm. 74. 

Alesanco. — Es un censo, contra (lerónimo García y consorte, 
de principal I.IOO reales; más otro de 400 ducados. Cajón 5, 
núm. 108. 

Alesanco. — Es una redención de un censo de Juan Cerezo. 
Cajón 5, núm. 1 33. 

Alesanco. — Es un censo contra Juan Cerezo y su mujer; rédi- 
tos, 32 reales. Cajón 5, núm. 13 1. 

Alesanco. — Es un apeo de las heredades del año 1553- Cajón 
3, núm 47. 

Alesanco. — Es un cambio de unas heredades entre esta casa 
y el Concejo de dicho lugar. Cajón 3, núm. 44. 

Alesanco. —Es un cambio de una pieza entre esta casa y Mi- 
guel Navarro. Cajón 3, núm. 97. 

Alesanco. — Son unos papeles de la hacienda de fray Miguel 
de Santa María de Tejada. Cajón 5, núm. 46. 

Alesanco. — Es un cambio de unas heredades con Juan de Due- 
ñas. Cajón 4, números 68 y 6g. 



256 boletín de la real academia de la historia 

Alcsanco. — Es un cambio de unas heredades con Pedro Este- 
ban. Cajón 4, núm. "Jl. 

Alcsanco. — Es un censo contra el Concejo de dicho kigar. Ca- 
jón 6, núm. 94. 

* Almazdii y sus aldeas. — Con todo el obispado de Sigüenza 
pagaron á este monasterio, por vía de hermandad, cada vecino 
un cuarto de trigo; lo cual confirmó el cardenal Gocelino, obispo 
de dicho obispado. Cajón 6, núm. 45. 

Alonso de Zotrilla (fray). — Su admirable vida y muerte, ge- 
neral que fué de esta Congregación, año lóoo. Cajón I, núme- 
ro 54. 

Almirante de Castilla.— ho que debe á esta casa. Vide Valla- 
dolid. 

* Altar de San Miguel de este monasterio. — Es perpetuamente 
privilegiado, como lo es el de San Gregorio de Roma. Cajón 6, 
núm. II. 

Anguiano. — Es un privilegio pontificio que confirma á este 
monasterio la jurisdicción y rentas y hospedaje en dicha villa. 
Cajón I, núm. 13. 

Anguiano. — El alcalde mayor de dicha villa, puesto por el 
abad de esta casa, puede traer vara alta por todos los términos 
comuneros de este monasterio. Cajón 3, núm. I. Es carta eje- 
cutoria. 

Anguiano. — Son unas Bulas pontificias que confirman á este 
monasterio las rentas, jurisdicción y vasallaje de dicha villa. Ca- 
jón I, núm. 37. 

Anguiano. — Es una cédula real contra el corregidor de Santo 
Domingo, que se entromete en las alcabalas de dicha villa. Ca- 
jón I, núm. 45- 

Anguiano. — Sentencia dada en favor de este monasterio so- 
bre el vasallaje. Está confirmada por la Sede Apostólica. Cajón 
I, núm Q>2. 

Anguiano. — Es una carta de la misma mano del rey don Fer- 
nando el Católico^ que pide á Su Santidad ampare á este mo- 
nasterio sobre el pleito de Anguiano. Cajón i, núm. 68. 

Anguiano. — Es una carta ejecutoria contra dicha villa y fiscal 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 257 

de S. M., en que se declara pertenecer á este monasterio la dicha 
villa, jurisdicción, vasallaje, penas de cámara, tomar residencia y 
nombramientos de oficio. Ganada año 1638. Cajón 2, núm. 2. 

Anguiano. — Con dicha villa y sus términos es comunero al 
ganado de este monasterio. Cajón 2, núm. 29. 

Anguiano, Tolmantos, Villauslada y Lumbreras. — -Todas estas 
villas dio el rey don Juan á Pedro Fernández Manrique, Adelan- 
tado y merino mayor de Guipúzcoa, que está aquí sepultado; 
año de 1379. Cajón 2, núm. 89. 

Angitiano. — Es una súplica que dio este monasterio á la ma- 
jestad del rey Felipe II para que no enajenase dicha villa de 
este monasterio, porque la quería comprar Juan María Corbari; 
y S. M. decretó que en ningún tiempo lo vendería ni las enaje- 
naría de esta casa. Cajón 2, núm. 107. 

* Anguiano. — Es comunero con este monasterio y este mo- 
nasterio con dicha villa. Cajón 2, núm. 19. 

Anguiano. — Es una carta ejecutoria contra dicha villa por ha- 
ber quitado injustamente la vara al alcalde. Confiesa el escriba- 
no que el abad es Señor de dicha villa, y consta también por la 
relación del proceso, que son vasallos de esta casa y son suyas 
las penas de cámara. Está aquí el título del Señorío que dieron al 
abad los reyes don Enrique y donjuán y reyes sucesores. Cajón 
3, núm. i; está aquí la jurisdicción del alcalde mayor de dicha 
villa, que nombra el abad, el cual puede traer vara alta por to- 
dos los términos comuneros de esta casa. Cajón 3, [núm. (?)]. 

Anguiano. — Es un proceso cómo el abad de esta casa pone 
merino en dicho lugar, y cómo los vecinos pidieron tres por ser 
el lugar numeroso. 

Anguiano.— Y.'í, una carta ejecutoria sobre la residencia de 
oficios, libros, papeles y personas. Cajón 3, núm. 3. 

Anguiano. — Los de esta villa, Tóbia y Matute, no pueden en- 
trar en los límites de la granja de Villanueva por carta ejecuto- 
ria. Cajón 3, núm. 4. 

Anguiano. — Es una cédula y merced del rey, que en ningún 
tiempo enajenará la dicha villa de este monasterio. Cajón I, nú- 
mero 10. 

TOMO II. 17 



25.8' BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

Angtiiano. — Es la postura que hizo don Alonso Valcárcel de 
los derechos que tiene al convento de Valvanera en la juris- 
dicción (hay un trozo tachado) de dicha villa. Cajón 3, nú- 
rhero 1 1 . 

Anguiano. — Es la a\eriguación que hizo Juan María Corbari 
de la jurisdicción y vasallaje que este monasterio tiene en dicha 
villa. Cajón 3, núm. 12. 

Anguiano. — Es una previsión para que los oficios y escribanos 
no se elijan entre estos reinos. Cajón 3, núm. 12. 

Angtiiano. — Es un libro de las condenaciones desde el año 
1609. Cajón 3, núm. 14. 

Anguiano. — Es una información por la cual consta que las 
penas de cámara son de esta casa. Cajón 3, núm. 15. 

Anguiano. — Es una Memoria de unas sentencias. Cajón I, nú- 
mero 16. 

Anguiano. — Es una carta ejecutoria é información que los de 
dicha villa paguen á esta casa los lechones. Cajón 3, núm. 20. 

Angtüano .—Ks una previsión real para que los ganados de 
este monasterio puedan pacer en los términos de dicha villa de 
Anguiano y Matute. Cajón I, núm. 21. 

Anguiano. — -Es una ejecutoria para que los vecinos de dicho 
lugar paguen á esta casa 30 lechones, la mitad muertos. Cajón 3, 
núm. 22. 

Anguiano. — -Es una súplica de esta casa para que el escribano 
que ha de tomar residencia en dicha villa no sea vecino de ella. 
Cajón I, núm. 23. 

Anguiano. — Es el principio del pleito por que se rebeló dicha 
villa á este monasterio, y quisieron echar al alcalde por la puen- 
te abajo, y quisieron otro alcalde. Cajón I, núm. 24. 

Anguiano. — Es un parecer en razón de la residencia. Cajón 4, 
núm. 25. 

Anguiano. — Es una Junta de presidentes para que dicha villa 
no se desmembre de este monasterio. Cajón 3, núm. 26. 

Anguiano — Es un recibo de Juan de Avales y Andrés Martí- 
nez, de cuatro cartas ejecutorias que les prestó el prior fray An- 
tonio de Barrionuevo. Cajón 3, núm. 29. 



EL MONASTERIO DE VALVANERA ¿59 

Anguiano. — Es un memorial del pleito de los 14 lechones. 
marzales. Cajón 3, núm. 30. 

Anguiano. — Es el privilegio de los 30 lechones que han de 
pagar los de dicha villa á esta casa. Cajón 3, núm. 3 1. 

Anguiano. — Es un parecer sobre las obligaciones del merino. 
Cajón 3, núm. 31. 

Anguiano. — Es la orden que se ha de tener para dar poder al 
alcalde mayor para poner merino en ausencia del que lo es ó 
fuera. Cajón 3, núm. 32. 

Anguiano. — Es una carta súplica en razón de los lechones. 
Cajón 3, núm. 33. 

Anguiano, — Son unos autos en razón de la ejecución de los 
30 lechones. Cajón 3, núm. 34. 

Anguiano. — Es una sentencia del ganado mostrenco. Cajón 
I, núm. 35. 

Anguiano.- — Es un traslado-proceso sobre los lechones marza- 
les. Cajón 3, núm. 36. 

Anguiano. — Es que la elección de escribano de dicha villa 
pertenece al abad de esta casa. Cajón 3, núm. 37. 

Anguiano. — Es una petición al abad para tomar 4.000 duca- 
dos á censo para casar huérfanas. Cajón 3, núm. 38. 

Anguiano. — Es un censo, contra Juan de Varea, de 78 reales 
y 12 más de réditos. Cajón 5, núm. 14. 

Anguiano. — -Es un lío de cartas de pago de los martiniegos y 
peticiones de dicha \'illa. Cajón I, núm. 39. 

* Anguiano. — Es una carta ejecutoria, contra Pedro Manri- 
que, y Juan de Leiva, sobre haber comprado á este monas- 
terio dicha villa. Está en el principio de esta ejecutoria la com- 
pra de dicha villa y privilegio de la reina Juana, Cajón 3, nú- 
mero 43. 

* Anguiano. — Es un censo que tomó allí Juan de la Hoz al 
lugar de las Cuevas, de su mujer, de 1. 600 reales al quitar. Ca- 
jón I, núm. 6. 

Anguiano. — Es una escritura en el dicho lugar sobre los tér- 
minos de Villanueva y sentencia dada sobre esta escritura. Ca- 
jón 4, núm. 41. 



?6o BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

Anguiano. — Es un parecer que el abad de esta casa goza en 
Anguiano como dos vecinos. Cajón 4, núm. 31. 

* Anguiano y Villanueva. — Hicieron capitulaciones antiquísi- 
mas sobre el pacer sus ganados. Cajón 4, núm. 35. 

Anguiano. — Es un traslado sobre Anguiano, las Cuevas y el 
abad de esta casa sobre la dehesilla de Villanueva. Cajón 4, nú- 
mero 44. 

Anguiano. — Es una sentencia de la Mesta para que los pasto- 
res de las Cuevas sean de la cuadrilla de Anguiano. Cajón 4, 
núm. 47. 

Anguiano. — Es un traslado del testamento de doña Isabel de 
Encinas para la obra pía de Anguiano. Cajón 4, núm. 36. 

Anguiano. — Es la transposición de los censos que se compra- 
ron á Juan Cerezo en Anguiano. Cajón 4, núm. QQ. 

Anguiano. — Es un censo contra Juan Sáenz de la Puentecilla. 
Cajón 4, núm. 79. 

Anguiano. — Es un censo contra Juan de San Román y con- 
sorte. Cajón 5, núm. 81. 

Anguiano. — Es el testamento de Juana González, madre de 
fray Juan Hernández, donado, y los molinos, ó batanes, que 
dejó que había de heredar otra casa. Cajón 4, núm. lOI. 

Anguiano. — Es un poder para el pleito de esta casa; pide sus 
ganados en Anguiano como dos vecinos. Cajón 4, núm. 69. 

Anguiano. — Es una Memoria del pleito contra Anguiano so- 
bre haber renunciado al abad, juez de residencia, al cual prendió 
Carlos de Avalos. Cajón 4, núm. 70. 

Aíiguiano. — Es la orden que se ha de tener con la obra. pía. 
Cajón 6, núm. 80. 

Anguiano. — Es una sentencia arbitra entre esta casa y dicha 
villa sobre el rozar de los montes y pacer de los ganados. Cajón 
I, núm. 81. 

Anguiano. — Es la residencia del año de 1630 que tomó don 
Pedro Vergara, juez de residencia, por nuestro padre fray Mau- 
ro de Olavarrieta, abad de esta casa y repugnación que hizo 
Carlos de Avalos hasta ponerse á los pies de S. M. para que no 
se ejecutasen las penas. Cajón I, núm. 92. 



I 
I 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 201 

* Anguiano. — Son las ordenanzas de dicha villa. Cajón i, 
Tiúm. 94. 

Anguiano.— PsS\.\ no paga diezmos este monasterio de sus 
heredades ni en otras partes. Cajón I, núm. 96. 

Anguiano. — Son una ejecutoria impresa contra dicha villa. 
Cajón I, núm. 97. 

Anguiano.— ^% un traslado con autos y sentencia en razón de 
una escritura de concierto entre esta casa y dicha villa. Cajón I, 
núm. 100. 

Anguiano. — Es un memorial sobre el término del campo. 
Cajón I, núm. 10 1. 

Anguiano. — Es un requerimiento sobre el mismo término. 
Cajón I, núm. 102. 

Anguiano. — -Es una petición del merino de dicha villa, pro- 
motor fiscal. Cajón l, núm. 103. 

Anguiano. — Se compró esta casa del dinero de doce capella- 
nías que fundó en esta casa para su sepulcro Pedro Manrique, 
Adelantado de Castilla, y es la historia de todos los lances que 
hubo en la compra de esta villa. Cajón I, núm. I04. 

Anguiano. — Es un proceso y sentencia contra dicha villa en 
razón que el término de campo es comunero de esta casa. Ca- 
jón I, núm. 129. 

Anguiano. — Es la declaración que hicieron los de dicha villa 
■que el Señorío pertenecía al abad de esta casa. Cajón 2, núm. 14I. 

Anguiano. — Es la compra original de dicha \'illa por el abad y 
monjes de esta casa. Cajón 2, núm. 142. 

Anguiano. — Es una relación de la compra y venta de dicha 
villa á manera de historia. Cajón I, núm. 1 43. 

Anguiano. — Es un lío de papeles sóbrelos pleitos de dicha vi- 
lla. Cajón I, núm. 99. 

Angiiiajio. ^Es la posesión que tomó el abad don Pedro Fer- 
nández de este monasterio de dicha villa. Cajón 4, núm. 59. 

Anguiano. — Es una sentencia arbitra entre dicha villa y Vi- 
llanueva sobre los prados y términos. Cajón I, núm. 6"/. 

Anguiano. — Es la donación que hizo de dicha villa Pedro Man- 
rique á su criado. Cajón 4, núm. 85. 



202 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

Angíiiano. — Es un lío de ejecutorias impuestas contra dicha 
villa. Cajón 5, núm, 166. Pasáronse al arca. 

Anguiano. — Es la parte comunera que de dicha villa puede 
cortar leña esta casa. Arca núm. 3. 

Anguiano. — Es la orden que ha de tener el abad para capitu- 
lar á los de Anguiano en residencia. Arca núm. 9. 

Anguiano. — Es la tasacicSn del palacio que el abad de esta casa 
tiene en dicha villa. Arca núm. 34. 

Anguiano. — Es un censo, contra Juan de Cerezo y su mujer, de 
dos ducados, 637 maravedises de principal. Cajón I, núm. 98. 

Anguiano. — Es un censo, de un ducado de renta, contra Juan 
Hernando de Huerta. Cajón I, núm. lOI. 

Anguiano. — Es un censo, contra Diego de la Hoz y Gregorio 
de Anguiano, de 200ducadosde principal. Redimiéronse los lOO 
ducados de Diego de la Hoz con remate que se hizo de sus bie- 
nes y de éstos, los 50 ducados lle\^ó María Diego, vecina de di- 
cha villa, y Francisco de Velorado los otros 50 y más 196 reales. 
Cajón 6, núm. 39. 

Anguiano.- — Son residencias que el abad de esta casa ha to- 
mado en dicha villa desde el año 1630 hasta el de 1645'. Cajón 5, 
núm. 3. 

Anguiano^ Tóbia y Matute. — Es una ejecutoria contra dichos 
lugares en razón de los pastos. Cajón I, núm. 14. 

Anguiano. — Es una carta ejecutoria contra dicha villa, que 
está condenada á que el abad de esta casa toma la residencia á 
los alcaldes, regidores y escribano de dicha villa. Ganada. Año 
1634. Cajón 6, núm. 6. 

Anguiano. — Es la Memoria del jDleito sobre el Señorío y va- 
sallaje, nombramientos de alcaldes, residencia, nombramientos de 
merinos y penas de cámara. Cajón 6, núm. 32. 

Apeo del territorio de este monasterio, del año 1555- Cajón 6, 
núm. 37. 

Apeos antiguos de las heredades de Baños, Torrecilla, Ca- 
nillas, Alesanco, Cirueña, Santo Domingo, Gallinero, Manzana- 
res, Badarán, Cordobín, Payo de San Andrés, Bobadilla y Gran- 
ja de San Cristóbal. Cajón I, núm. 106. 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 263 

Apeos antiguos de los lugares de Torrecilla y Alesanco. Ca- 
jón I, núm. 112. 

Apeos. — Es una Memoria de todas las heredades y rentas que 
tiene esta casa, hecha por los monjes antiguos. Cajón I, núme- 
ro 105. 

Apeos antiguos de Cárdenas y otros lugares. Cajón 2, nú- 
mero 133. 

Apeos antiguos de Badarán, Azofra, Baños y Cordobín. Ca- 
jón 2, núm. 134, 

Apeos de las heredades de Alesanco, Torrecilla, Landeros y 
Azofra del año 1 576. Cajón 3, núm. 45. 

Apeos de los lugares de Azofra, Badarán, Cirueña, Matute y 
Villoría del año de I 524. Cajón 3, núm. 46. 

Apeos. — P^s una provisión real para hacer apeos generales. Ca- 
jón 3, núm. 54. 

Apeos de las heredades de Tosantos, Velorado y Villaescusa. 
Cajón 3, núm. 58. 

Apeos. — Es una provisión para hacer apeos generales. Cajón 
3, núm. 76. 

Apeos antiguos de Badarán, Cordobín, Torrecilla, Cañas y 
Cárdenas. Cajón 3, núm. 84. 

Apeos de Nájera y Alesanco. Cajón 3, núm. 87. 

Apeo antiguo de Bobadilla y Baños. Arca núm. 8. 

Apeo de Redecilla, Baños é Ibrillos. Arca núm. 30. 

Apeos antiquísimos. — En un lío. Arca núm. 32. 

Apeos de las heredades de Cirueña, Ciriñuela y Manzanares. 
Arca núm. 36. 

Apeos nuevos. — Núm. 84. 

Arenzana de Abajo. — Es un arrendamiento de unas tierras á 
Domingo de la Canal. Cajón 4, núm. 2. 

Arenzana de Abajo. — Allí, una cobranza contra Antonio de 
Alonso y consorte. Cajón 5, núm. 7. 

Arenzana de Abajo. — Es el censo de una posesión de una viña 
de dos obradas, que mandó á esta casa Juan de Prado, vecino de 
dicha villa, en el término donde dicen Víamolinos. Cajón 5, nú- 
mero 29. 



204 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

Arenzana de Abajo. — Es una petición que, sin perjuicio de la 
posesión que esta casa tiene de entrar la uva en dicha villa, pide 
licencia. Cajón 5, núm. 30. 

Ai'enzana de Abajo, — Allí, un arrendamiento de piezas y viñas 
contra Diego Fernández y Diego Izquierdo, por tres vidas. Dió- 
se año 1642. Cajón 5) núm. 42. 

Arenzana de Abajo. — Es un ratificación contra Pedro Alesén 
de la Canal y consorte, vecinos de Cordobín, de la renta de esta 
casa. Cajón 5? núm. 47. 

Arenzana de Abajo. — Es un censo, contra Pedro Barrio y su 
mujer, de 48 ducados de réditos, tres reales y 22 más; plazo en 
29 de Abril. Cajón 5, núm. 56. Vide en Canillas. 

Arenzana. — Es un memorial de las preguntas del pleito contra 
Diego Llórente. Cajón 5, núm. 73. 

Arenzana. — Es una Memoria de las viñas. Cajón 5, núm. ']'] . 

Arenzana de Abajo. — Es un censo, contra Juan de Ayarza y su 
mujer, de 400 ducados de principal. Cajón 5? núm. 78. 

Arenzana de Abajo. — Es una demanda de las viñas de dicha 
villa. Cajón 5) núm. 88. 

Arenzana. — Es un arrendamiento contra Juan de Verano. Ca- 
jón 5, núm. 93. 

Arenzana de Abajo. — Es un arrendamiento de diez años y \"i- 
ñas por tres vidas, dados á Pedro de Francia, de Prado yá Gar- 
cía Hazaya y consortes; pagan los diez años primeros doce rea- 
les de cada fanega plantada ó blanca. Cajón 5) núm. 94. 

Arenzana de Abajo. — Es un censo contra Domingo Cam- 
probín y su mujer; réditos, 5 ducados cada año. Cajón 5, nú- 
mero 138. 

Arenzana. — Es una escritura de entre medias , contra Pedro 
de Prado y consorte, de una viña. Cajón 5, núm. 140. 

Arenzana. — Es un arrendamiento, por tres vidas, de unas tie- 
rras blancas en dicho lugar contra Juan Domingo de la Canal; 
paga 12 reales cada fanega. Cajón 5, núm. 142. 

Arenzana de Abajo. — Es un arrendamiento perpetuo de una 
heredad ; paga la tercera parte del fruto contra Francisco Martí- 
nez, vecino de la misma villa. Cajón I, núm. 1 2 5. 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 265 

Arenzana. — Es una sentencia sobre las viñas. Cajón 2, núme- 
ro 145) dentro de un taleguillo. 

Arenzana. — Es una Memoria de las quejas de dicho lugar y 
de otras partes. Cajón 3, núm. ']2. 

Arenzana de Abajo. — Es un apeo antiguo de las heredades. 
Cajón 3, núm. 75- 

Aienzana. — Es otro apeo antiguo. Cajón 3, núm. 79. 

Arenzana de Abajo. -Es otro apeo antiguo. Cajón 3, núm. 81. 

Arenzana de Abajo. — Es un arrendamiento perpetuo contra 
Pedro de Prado y Juan Alonso, vecinos de dicho lugar. Cajón 3, 
número 95. 

Arenzana. — Es la compra de la bodega del año 1648, cajón 4, 
número 79) y su carta de pago en el mismo cajón, núm. 80. 

Arenzana de Abajo. — Es una Memoria de todas las heredades. 
Arca 38. 

Arenzana de Abajo. — Es un censo, al quitar, de 2 ducados 
de renta contra don Bernardo García Díaz, vecino de dicha villa. 
Cajón 6, núm. 91. 

Arenzana de Abajo. — Es un censo, contra Juan Domingo de la 
Canal, de 3 ducados de réditos. Cajón 6, núm. 97. 

Arenzana. — Es un censo, contra Fernando de Tricio, de 60 
ducados de principal y 3 de réditos. Cajón 6, núm. 99. 

Avila. — Vide Santa María de Avila. 

Avila. — Es una Memoria de toda la renta que tiene el priora- 
to de Santa María, de Avila. Cajón 6, núm. 103. 

Aceite. — Dos cántaras de renta dejó á esta casa perpetuamen- 
te en cada año Isabel de Castejón en Logroño. Cajón 5) núme- 
ro 58. 

Azofra. — Allí, un arrendamiento contra Catalina Gallinero y 
sus hijos. Cajón 5, núm. 9. 

Azofra. — Allí, un arrendamiento contra Diego Pablo por cua- 
renta y cinco años para que los cuente; renta II fanegas cada 
año. Dióse año 1614. Cajón 5, núm. 52. 



2;6l6 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 



B 

* Badarán. — Paga á esta casa por los excusados lo fanegas de 
trigo y cinco de cebada. Cajón 2, núm. 43, 

Badarán. — Es un foro, al quitar, de 25.OOO marav^edises el mi- 
llar, otorgado por el Concejo de dicho lugar, de cuantía de 4-550 
reales de principal á plata, 82 reales de corridos de vellón, para 
20 de Marzo. Hízose año 1632. Cajón 4, núm. 3. 

Badarán. — Es un arrendamiento, contra Juan Fernández de 
Ocampo, de media fanega de pan mixto. Cajón 5, núm. 1 3. 

Badarán. — Es un arrendamiento contra Francisco de Arenza- 
na y consorte. Cajón 5, núm. 50. 

Badarán. --^s una Memoria de las heredades. Cajón l, nú- 
mero 3. 

Badarán. — Es un cambio de unas heredades. Cajón I, núme- 
ro 121. 

Badarán.- — Es una Memoria antigua de las heredades. Cajón 2, 
número 133. 

Badarán. — Es un apeo de las heredades del año 1553- Ca- 
jón 3, núm. 50. 

Badarán. — -Es una Memoria de las piezas de dicho lugar. Ca- 
jón 3, núm. 71- 

Badarán. — Es un cambio, entre esta casa v Martín de Torre, 
de unas heredades. Cajón 3, núm. 93. 

Badarán. — Es un cambio, con el bachiller Pedro Sáenz Calvo, 
clérigo, de muchas heredades. Arca 42. 

Baños de río Tóbia. — Es un censo, al quitar, contra Domingo 
de Somalo, menor en días, y consorte; réditos, 1. 61 1 maravedi- 
ses. Cajón 5, núm. 63. 

Baños de río Tóbia. — Allí, un censo contra Juan del Campo y 
su mujer; réditos, 5 ducados. 

Baños. — Es un testimonio de la redención del censo que paga 
esta casa al dicho. Cajón 5, núm. 1 30. 

Baños de río Tóbia. — Es un reconocimiento del capitán Gre- 
gorio de Vergara. Cajón 5, núm. 145. 



EU MONASTERIO DE .VALVANERA 267; 

Bañares. — Es un arrendamiento que hizo esta casa de todas 
las heredades á una señora llamada doña Beatriz. Cajón i, nú- 
mero 107. 

Bañares. — Es un apeo de las heredades que esta casa dio á 
renta á dicho lugar. Cajón I, núm. Io8. 

Bañai'es. — Es una donación, en idioma valenciano, de mu- 
chas heredades en dicho lugar. Cajón I, núm. 109. 

Bañares. — Es un apeo de las heredades de dicho lugar. Ca- 
jón I, núm, 1 10. 

Bañares. — Es un censo perpetuo de unas heredades, contra 
Juan de Diago y consorte, de 12 fanegas de trigo de renta. Ca- 
jón 6, núm. 93. 

Bermeo. — Allí, media casa, que comoró este monasterio, de 
María Pérez de Garay, y dio la otra mitad de gracia. Cajón 4, 
números 81 y 82. 

Bergossa. — Allí, dos fanegas y media de trigo contra Domin- 
go García. Cajón 5, núm. 82. é 

Bobadilla. — Allí, Juan Sánchez dio á este monasterio una casa 
con un corral. Cajón 4, núm. 54- 

Bobadilla. — Allí, un censo y reconocimiento de 61 contra el 
Concejo; paga cada año dos fanegas y media de trigo y una ga- 
llina. Cajón 5, núm. '^'J . 

Bobadilla. — Es un arrendamiento contra los de Azofra. Cajón 
5, núm. Q'i . 

Bobadilla. — Es una Memoria de las heredades. Cajón 3, nú- 
mero "]"] . 

Bobadilla. — Es el pleito entre esta casa y dicho lugar sobre 
el molino de Tajadas y otras casas que son de esta casa. Cajón 5, 
núm. 57- 

Bobadilla. — Es un apeo antiguo. Arca núm. 13. 

Bobadilla.^F^s un apeo antiguo. Arca núm. 29. 

Bobadilla. — Es un censo, contra Juana de Rodrigo, de dos 
fanegas y media de trigo de renta. Cajón 6, núm. 95. 

Bobadilla de Herrovs. — Allí, una casa con una huerta que 
compró este monasterio de Francisco Blasco. Cajón 4 , nú- 
mero 75. 



268 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

Bobadilla de Herreros. — Allí, compró este monasterio una 
casa de Pedro de Burgos. Cajón 5» núm. 'J'] . 

Billas. — Mandan los Pontífices que sean conservados los bie- 
nes de este monasterio y los monjes no sean ultrajados y me- 
nospreciados, bajo pena de excomunión. 

Briones. — Allí, un censo contra el licenciado Juan Olivi de 
Nájera. Cajón 5i núm. 148. 

* Billa conservatoi'ia. — Vide Conservatoria. Cajón i, núm. i. 

* Bula conservatoria. — Es un traslado de la otra. Cajón i, 
núm. 3. 

Bula del Papa Inocencio III, que confirma las iglesias y bie- 
nes que este monasterio tiene, y las iglesias son éstas: la de 
Anguiano, Santa María de Villanueva, San Cristóbal de Tóbia, 
San üuirce de Nájera, San Martín de Cañas, Santa María de 
Lavatores, San Miguel... (l). 

* Bula conservatoria para el priorato de Soria. Cajón I, nú- 
mero 7. 

* Bula de la unión de este monasterio al de San Benito de 
Valladolid, del Papa Clemente VII, año 1530. Cajón i, núm. 8. 

* Bula confirmatoria del Papa Inocencio III, que confirma á 
esta casa todos sus bienes. Cajón i, núm. 19. 

Bula para decir misa en este santuario antes de amanecer, 
concedida por el Papa Julio II, año 1504- Cajón I, núm. 10. 

* Bula del Papa Inocencio III, que confirma todas la iglesias 
anejas á esta casa y que las heredades de esta casa no paguen 
diezmos. Cajón I, núm. II. 

Bula conservatoria antigua al tesorero de Calahorra para que 
dependa la jurisdicción de esta casa. Cajón I, núm. 14. 

* Bula para la elección del abad don Juan, de este monaste- 
rio. Cajón I, núm. 15. 

* Bulas generales de la congregación de Valladolid. Cajón I, 
núm. 20. 



(i) Falta un pedazo del manuscrito referente á esta bula, cuyo texto 
puede varse en la historia de Valvanera, por el P. Diego de Silva, fol. 134 
y 135. Madrid, 1665. 



i 



EL MONASTERIO DE VALVANERA ' 269 

* Bula para la elección de los abades. Cajón, núm. 25. 

* Bula general para los abades de esta congregación para 
que usen etiam sine benedicticne de las insignias pontificias. Cajón 
I, núm. 75. 

* Bulas para la elección de un abad de esta casa. Cajón i,. 
núm. 40. 

* Bula para elecciones de los abades de esta casa. Cajón 3,. 
núm. 103. 

Biliario de la congregación, impreso en cuartillas. Cajón i,. 
núm. 80. Otro del mismo cajón, núm. 81. 

Burgos. — Es un depósito y redención del censo de 12.000 
ducados que se pagaban á Gaspar de Arlanzón. Cajón 5? núme- 
ro 132. 

Burgos. — Es una requisitoria sobre el censo de 700 ducados 
de Andrés de Ortega, de Burgos. Cajón 6, núm. 96. 

* Burgos. — Es un juro contra los judíos de Burgos de 
8.000 maravedises. Cajón I, núm. 84. 



Clausura perpetua dicen intentó poner en este monasterio 
el Adelantado Manrique. Con ruegos y amenazas quiso apode- 
rarse de esta casa y sus granjas y rentas, y molestó por a'gún 
tiempo este monasterio; pero le defendió el provisor del obispo 
de Calahorra. Todo esto está en cuadernillo á modo de historia 
en el cajón 2, núm. 98. 

* Canales. — El valle de Canales y las cinco villas son comu- 
neros de esta casa y esta casa con ellos, por privilegio del rey 
don Alonso VI, concedido á esta casa en el año IO92 y autoriza- 
do por la Justicia de Nájera en 7 de Agosto del año del naci- 
miento de nuestro Señor Jesucristo de 1 4 56. Cajón 2, núm. 29. 
Previénese que son ocho las villas, y entrando en ellas, Canales,^ 
Villavelayo y Mansilla; por una sentencia arbitra que din el abad 
de esta casa contra las ocho villas en nombre del conde de 
Aguilar, que está en el cajón 6. 

Canales. — Es un compromiso entre este monasterio, Vinie- 



270 boletín de la. real academia de la historia 

gra y Anguiano, con el valle de Canales, Villavelayo y Mansilla, 
en razón de los ganados que pueden pasar dicho valle, caminan- 
do á la Extremadura, que se otorgó en el año 1072. Hízose el 
compromiso por evitar pleitos de que se había apelado á la can- 
■cillería de Valladolid. Conviniéronse que cuando el ganado de 
estos lugares ha de pasar de extremo, avisen los regidores de 
dichos lugares á la villa de Canales; y si no avisan á los de Ca- 
nales pueden prender los ganados. Y en caso de lluvias ó mal 
tiempo, pueden pasar los ganados por Villavelayo y Mansilla. 
Habla aquí la sentencia, primero, con la villa de Canales, como 
cabeza que es de dicho valle. Hállase en un librillo de cuartilla, 
signado y autorizado de escribano público en el cajón 6, nú- 
mero 21. 

Canales. — Allí, Miguel de Alesón, vecino de Canales, se obli- 
ga á pagar á Juan del Moral, vecino de Penilla, los barruecos. 
Cajón 5, núm. 25. 

* Canales y pastos que allí tiene esta casa (i). Cajón 2, nú- 
mero 197. 

Canales y el valle de Canales y cinco villas como no son 
de la jurisdicción del conde de Aguilar no está autorizado y es 
solo un parecer. Cajón 4, núm. ^}i. 

Canales^ Inestrosa y las cinco villas, Oza-Castro, Tóbia, Ma- 
tute y Anguiano. — En todas estas villas es comunero el ganado 
de este monasterio. Cajón 3, núm. 161. 

Cañas. — Allí, doña Leonor de Zúñiga dio á este monasterio 
5.500 ducados para entierro y capilla en la de San Miguel, de 
este monasterio, con que el monasterio se obligó de decirle cada 
día una misa rezada y cinco cantadas cada año. Está aquí su tes- 
tamento de dicha señora y el censo que paga y redención de él 
por este convento del año 165 1, y otros papeles de doña Leonor 
pertenecientes é esta casa. Cajón 4, núm. 7. 

Cañas. — Es un arrendamiento contra el licenciado Martín Fer- 
nández, de Bobadilla. Cajón 5, núm. 39. 

(r) Es la escritura fundamental, por donde consta la reducción de Ca- 
nales á la antigua ciudad de Segeda. Véase el tomo l del Boletín, pági- 
na 304. Véase también, más abajo, el primer artículo de la letra G. 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 27 1 

Cañas. — Es la redención de los once ducados de juro que se 
pagaban al monasterio de Cañas. Cajón 5, núm. 134. 

Cañas. — Es un apeo antiguo de las heredades de Cañas. Ca- 
jón I, núm. 113. 

Cañas. — Es otro apeo de las mismas heredades. Cajón 2, nú- 
mero 136. 

Cañas. — Es el apeo de Cañas de las heredades de la renta 
mayor del año de IÓ51. Cajón 3, núm. 69. 

Cañas. — Es un apeo antiguo. Arca núm. 33. 

Canillas. — Es un arrendamiento contra Hernando Gallego. 
Cajón 5) núm. 75- 

Canillas. — Es un arrendamiento contra el dicho por un ma- 
juelo. Ha de pagar por la vida del rey Felipe IV otra fanega 
de trigo, y por la del rey sucesor dos y media. Cajón 5, nú- 
mero ']6. 

Canillas. — Es un cambio de unas heredades con Juan de \"i- 
Uar. Arca núm. 21. 

Capellanía que fundó en este monasterio de 4. 000 maravedi- 
ses de renta ú 8 florines de oro, sobre las rentas de Santo Do- 
mingo de la Calzada, Pedro Fernández de Velasco, progenitor de 
los Condestables de Castilla, camarero del rey don Juan, conde 
de Haro y señor de la casa de Salas. Ha de decir cada día una 
misa por él. Hízose esta capellanía (l) Cajón 2, núm. 53. 

Capellanías. — Doce fundó en este monasterio Pedro Manrique, 
Adelantado de Castilla, que está aquí sepultado. Cajón I, nú- 
mero 104. 

Capellanía fundada en la iglesia de Matute, de la cual es 
patrón el abad de este monasterio. Cajón 4, núm. 87. 

Capellanía de fray Diego de la Canal y poder que se dio 
para cobrarla; año 1653. Cajón 5) núm. 20. 

Camprobin. — Es un arrendamiento contra Pedro de Jorge y 
Martín la Coy, vecinos de dicho lugar, por cuarenta años, de una 
heredad de tres fanegas y media de tierra, en Matute, para plan- 
tío de viñas. Dióse año 1614. Cajón 5, núm. 35. 

(() Hay un trozo mutilado. 



272 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

Camprobin. — Allí, unas heredades que, porque no había quien 
las quisiese arrendar, esta casa las dio por cierto tiempo á par- 
ticulares para que las plantasen con viñas. Cajón 5, núm. 41. 

Camprobin. — Es un arrendamiento contra Isidro de Navajas. 
Cajón 3, núm. 72. 

Camprobin. — Es un arrendamiento contra Miguel de la Calle, 
menor en días. Cajón 5) núm. 92. 

Camprobin. — Es un arrendamiento contra Pedro de Campro- 
bin y consorte. Cajón 5, núm. I02. 

Cambios de heredades, en Cárdenas y otros muchos lugares. 
Cajón 4, núm, 56. 

Cárdenas. — Allí, un arrendamiento de unas heredades contra 
Belo Giménez y otros. Dióse año 1650. Cajón 5, núm. i. 

Cárdenas. — Allí, un arrendamiento contra Juan Martínez de 
Toda. Cajón 5, núm. 1 6. 

Cárdenas. — Es un reconocimiento de un arrendamiento de 
una viña de Catalina Martínez. Paga cada año tres fanegas de 
pan mixto. Cajón 5, núm. 59- 

Cárdenas. — Es un reconocimiento y arrendamiento de las 
viñas que esta casa tiene en dicho lugar. Cajón 4, núm. 60. 

Cartas de amparo del rey don Enrique, que defiende los bie- 
nes de esta casa. Cajón 2, núm. 108. 

Cartas de amparo del rey don Juan, para lo mismo. Cajón 2, 
núm. 115. 

Carta de amparo de los Reyes Católicos, para lo mismo. Cajón 
2, núm. 129. 

Cartas misivas, tocante á algunos pagos y términos. Cajón 6, 
núm. 38. 

Carta del católico rey, para que esta casa se reforme, del año 
de 1523. Cajón 4, núm. 72. 

Cartas de rentas antiguas en favor de esta casa en Santo Do- 
mingo, Nájera, Tóbia, Matute, Manzanares, Gallinero, Badarán, 
Anguiano y otros lugares. Cajón 4, núm. 84. Están dentro de un 
talego. 

Carta del obispo de Calahorra, del año 1 606, en que da á esta 
casa cien fanegas de pan. Arca núm. 2. 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 273 

Casero de San Cristóbal de Tóbia y libertades que goza. — Vide 
Tóbia. 

Casalavega. — Es una obligación, contra Alaría de Lozares, ve- 
cina del dicho lugar, de 1-97 reales. Cajón 5, núm. 141. 

* Castroviejo. — Allí, doña Isabel de Lendoño, mujer que fué de 
Iñigo Ortiz de Estúniga, guarda mayor del rey, vende al abad 
de esta casa don Juan de Monte los vasallos, solares y heredades 
que tiene en dicho lugar. Cajón 6, núm. 28. 

Castildelgado. — Es el testamento de la madre de fray Pedro 
de la Canal. Cajón I, núm. 126. 

Ciriieña. — Es una Memoria de las heredades. Cajón I. núm. 1 24. 

Cofradía de Nuestra Señora de Valvanera. — Indulgencias gran- 
des concedidas por el Papa Paulo V. Cajón I, núm, 59. 

* Cofradía y Hermandad con los fieles qtie hizo este monasterio. 
Tiene insertas muchas indulgencias concedidas por los Sumos 
Pontífices. Cajón I, núm. 69. 

* Cofradía de Nuestra Señora de Valvanera y sus grandes in- 
diligencias. — Cajón I, núm. 12. 

* Confirmación de la tmión de este jnonasterio al de San Benito 
de ValladoUd. — Cajón i, núm. 19. 

* Confirmación de todos los privilegios de esta casa.- Cajón 2, 
núm. 45; cajón 2, núm. 46; cajón 2, núm. '/2\ cajón 2, núm. 80; 
cajón 2, núm. 82; cajón 2, núm. 93; cajón 2, núm. 94; cajón 2, 
núm. 120. 

* Confesores. — Dos puede aprobar el abad de este monasterio 
para los peregrinos, como no sean del obispo de Calahorra. Ca- 
jón I, núm. 26. 

Conde de Lodosa y cuarto que quiso edificar en este santuario. 
Cajón 6, núm. 22. Cartas misivas que envió el abad para que se 
comenzase el cuarto; pero murió sin comenzarle. Cajón 6, núm. 71 • 

Conde de Aguilar. — Alando por su vida 25 ducados de renta 
cada año; concediólos el año 165 S- Cajón 6, núm. lio. 

Conde de Castilnuevo. — Concedió á esta casa 16.000 ducados. 
Cajón 4 (i). 

(i) Está mutilado el número. 

TOMO LI. 18 



274 boletín de la real academia de la historia 

Coria. — Allí no pagan diezmos los ganados de esta casa, sino 
de 1.500 cabezas que esta casa envía á extremo. — Vide Ganados. 

Coria. — Allí, un requerimiento que hizo este monasterio al 
deán y cabildo de dicha iglesia, en razón de los diezmos de las 
ovejas. Cajón I, núm. 46. 

Coria. — Es un compromiso y sentencia arbitra, entre el cabil- 
do de Coria y esta casa, en razón de los ganados que envía á 
Extremadura. Cajón 2, núm. 145. 

Conservatorias para amparo de los agravios que se hacen á 
este monasterio y para otros pleitos. Cajón i, núm. i; cajón i, 
número 3; cajón I, núm. 7; cajón I, núm. 14; cajón I, núm. 18; 
cajón I, núm. 24; cajón I, núm. 30; cajón I, núm. 58; cajón I, 
número Gj; cajón 5, núm. 1 5 5; cajón 4, núm. 73- Arca núm. 7. 

Cuenca. — Es un lío de papeles y censos contra el Concejo y 
vecinos de dicha ciudad. Cajón 2, núm, I44. 

D 

Dehesa de Río de San Miguel. — Es una escritura de concierto 
contra Tóbia y las Cuevas, en que los de Tóbia confiesan están 
bien dadas las ejecutorias de dicha dehesa. Cajón 4, núm. 26. 

Dehesa de Río de San Miguel y Cuevas de Tobía. 

Dehesa de Río de San Miguel. 

Dehesa de Extremadura. — Arrendó este monasterio á ciertas 
personas de Viniegra de Yuso. — Vide Viniegra. 

* Demandas. — De Nuestra Señora de Valvanera, no deben pa- 
gar nada á la Cruzada ni otros derechos, por privilegio del em- 
perador don Carlos. Cajón 6, núm. 39. Véanse también Cajón 5) 
número 78, Arca núm. 4. 

* Diezmos. — No paga este monasterio de sus heredades ni de 
sus granjas. Cajón I, núm. II. 

Diezmos. — No paga este monasterio de 1.500 cabezas en Co- 
ria. Cajón I , núm. 4. 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 



275 



El Ciimbrero. — Son unas preguntas entre Anguiano, Pedresa, 
Matute, Las Cuevas y Villanueva sobre el Cumbrero y térmi- 
nos. Cajón 4, núm. 25. 

El Retial. — Es una Memoria del pleito que trató esta casa con 
Tóbia y Anguiano, en razón de las querellas, de la controv^ersión 
de la carta ejecutoria, de inversión y de las fuerzas que hicieron 
en el sitio del Renal, propio de esta casa. Cajón 4, núm. 23. 

El Río.—Ks un contrato entre Martín de Herbiaa y esta casa, 
de las heredades que tenía Bartolomé Pérez, vecino del Río. Ca- 
jón 5, núm. 86. 

* Excusados que concedieron los reyes al abad de este mo- 
nasterio, los cuales no pagarán tributos. Su antigüedad se aclara 
en los números siguientes: Cajón 2, núm. 42; cajón 2, núm. 55; 
cajón 2, núm. 68; cajón 2, núm. y/; cajón 2, núm. 86; cajón 2, 
núm. 104; cajón 2, núm. 1 17; cajón 2, núm. 108; cajón 2, nú- 
mero 118; cajón 6, número (falta); cajón 2, núm. 140. 

Escrituras. — De arrendamientos pasados. Cajón 5» núm. 12. 
De testamentos pasados. Cajón 5, núm. 1 50. (3tras escrituras 
pasadas. Cajón 6, núm. 46. 

Escrituras. — Es una memoria de las escrituras que fray An- 
tonio de Contreras entrega á un monje. /\ño 1 604. Cajón 4, nú- 
mero 58. 

Escaray. — Allí, María de Yavarena, vecina de dicha villa, de- 
jó todos sus bienes á esta casa, con carga de I O misas cada año. 
Cajón 5, núm. 2. 

Esteros, pueblo de la jurisdicción de Soria. — Allí, un censo de 
16 ducados de réditos contra Diego de Contreras. Plazo, por to- 
dos los Santos. Cajón 5i núm. ig. 



Frailes legos, que antes tomaban el hábito para oficiales y 
traían solamente escapulario, con bonete redondo, y hacían sola- 



276 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

mente voto simple de obediencia. — Mandó el Pontífice Grego- 
rio XIII que profesasen solemnemente, porque, con gran escán- 
dalo, muchos de ellos dejaban el hábito y se casaban. Cajón I,, 
núm. 32. Hay otro traslado. Cajón I, núm. 61. 



G 

* Ganados. — Con los términos de Canales. Cajón 2, núme- 
ro 197. 

Ganados de este monasterio. — No pagan diezmos al cabildo de 
Coria por sentencia arbitra, dada por el obispo de dicha Sede. 
Digo solamente 1. 500 cabezas. Cajón I, núm. 16; cajón I, nú- 
mero 17; cajón I, núm. 35; cajón I, núm. 46. 

Ganados de este monasterio. — Es una sentencia contra el go- 
bernador de Mérida, sobre el pasar los ganados de esta casa por 
aquella ciudad. Cajón I, núm. 47. 

* Ganados de este monasterio., y ejecutoria de la reina doña 
Juana y el emperador don Carlos, que esta casa puede libremen- 
te llevar á Extremadura 4.500 ovejas, y cuando no sean tantas 
en número, que los arrendadores sean obligados á retribuir tres 
maravedises y medio por cada cabeza. Cajón 2, núm. I; cajón 2, 
núm. 42; cajón 2, núm. 55; cajón 2, núm. 87; cajón 2, núm. 105; 
cajón 2, núm. II8; cajón 2, núm. 128; cajón 6, núm. 8; cajón 6, 
núm. 74. 

* Ganados de este monasterio. — Son comuneros en Canales, Vi- 
llavelayo, Mansilla; cinco villas: Aza, Castro, Tóbia, Matute y 
Anguiano. Cajón 2, núm. 29. 

Ganados de este monasterio. — Son comuneros con el valle de 
San Millán, hasta dar agua en el río de San Millán. Cajón 6, nú- 
mero 12; cajón 6, núm. 13; cajón 6, núm. 16; cajón 6, núm. 17; 
cajón 6, núm. 1 8. 

Ganados de este monasterio y Anguiano. — Pueden pasar para ir 
á Extremadura por los lugares de Canales, Villavelayo y Mansi- 
silla. Cajón 6, núm 21. 

Ganados de este monasterio. — Pueden pacer sin pena en la Ve- 
lilla, por sentencia arbitra. Cajón 6, núm. 26. 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 277 

Ganados de esta casa.— Vleiio que hubo con San Millán sobre 
los pastos en dicho valle. Cajón 6, núm. 42. 

Ganados y cuatro acémilas ca7'gadas de este monasterio. — No 
pagan derechos algunos en estos reinos. Cajón 2, núm. 1 31. 

Gallinero. — Es un apeo de las heredades. Cajón 2, núm. 137. 

Gallinero. — Es una ^Memoria de las heredades. Arca núm. 39. 

General de esta cong^regación y diferencias que hubo para ele- 
girle. Cajón 2, núm. 97. 

* Grañón. — Allí, el emperador don Alonso da á este monas- 
terio, á don Blasio, una serna cerca del dicho lugar, cerca del río 
que llaman la Serna de la Horca. Año 1 140. Cajón 5, núm. 6. 

Grañón. — Es un arrendamiento contra Juan del Valle y Gre- 
gorio Gómez, vecinos de dicho lugar. Cajón 5, núm. 90. 

Grañón. — Es un apeo de las heredades del año 1603. Cajón 6, 
núm. 90 

Grañón. — Allí, unas heredades que mandó á esta casa Juana 
Cano, vecina de Santo Domingo. Cajón I, núm 1 20. 

Grañón. — Es un apeo de dichas heredades y con la jurisdi- 
ción de dicho lugar de Santo Domingo. Año de 1544- Cajón 3, 
núm. 85. 

Granja de Villanueva, y granja de San Cristóbal de Tóbia. 

H 

Heredades. — Es una licencia del general para trocar ciertas 
heredades. Cajón 6, núm. "]"]. 

Heredades y rentas que esta casa tiene. Cajón 4, núm. 61. 

Herreruela. — Allí, doña Tielo y Diego González y los hijos de 
Gonzalo Salvadores, conde de Bureba y sus hijos y parientes, 
dan é este monasterio las tres partes de sal de 13 eras en dicho 
lugar. Año de 1074. Cajón 2, núm. 57- 

* Herreméllori. — Allí, el rey don Alonso el Batallador da á esta 
casa las iglesias de Santa María y San Mames. Año IIIO. Ca- 
jón 2, núm. 73. 

Hei'reméllori. — Es un apeo de las heredades del año 1603. 
Cajón I, núm, 90. 



278 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

Herrevicllori. — Es un apeo de las dichas heredades del año 
1488. Cajón 3, núm 52. 

* Historia antigua de este monasterio, escrita en el año 
1282. Cajón 5, núm. 158. 

Histoi'ia de Ventosa. — Vide. Umbría. 

Hiiércanos. — Es un censo de 200 ducados de principal y ocho 
de renta contra Marcos Pérez, vecino del dicho lugar y fiadores. 
Pago, l.° de Septiembre. Cajón 5, núm. 40. 

Huércanos. — Allí, un arrendamiento perpetuo de una heredad 
contra Pedro Pérez, paga la tercera parte del fruto. Hízose este 
arrendamiento, año de I481. Cajón 5, núm. 53. Está esta here- 
dad en término de Somalo. 



Ibrillos. — Es una rectificación de unas heredades entre esta 
casa y Bartolomé de Salas. Cajón 3, núm. 98. 

* Iglesias. — Están confirmadas por el Papa Inocencio III y las 
nombra todas. Cajón I, núm. 5- También por el Papa Paulo V. 
Cajón I, núm. 65. 

Información^ con licencia del general para dar á renta plan- 
tío de unas heredades, que no había quién las arrendase, en 
Manjarrés, Arenzana de Abajo, Cárdenas, Matute, Badarán, Cor- 
dobín, Nájera, Azofra, Alesanco, Torrecilla, Canillas, Cañas y 
Santo Domingo. Cajón 5, núm. 33. 

* Indulgencias concedidas á este monasterio para los días- 
de Nuestra Señora y en otras festividades, por el Papa Paulo III. 
Año 1536; y si cae Nuestra Señora de la Natividad, toda la oc- 
tava, si es esa fiesta en domingo. Cajón I, núm. 23. Por otros 
Sumos Pontífices: cajón I, núm. 41; cajón I, núm. 45; cajón I, 
núm. 52; cajón I, núm. Ó4; cajón I, núm. 71; cajón I, núm. "J^, 
cajón I, núm. 47; cajón 2, núm. 49; cajón 2, núm. 50; cajón 2, 
núm. 52, y cajón 5, núm. 177. 

* Iscaray. — El ganado de este monasterio es comunero con 
la dicha villa. Cajón 2, núm. 32. 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 279 



* Jubera y sus aldeas. — Lugar de la merindad de Logroño, 
pagan á este monasterio cada año 1 40 ducados de renta paralas 
lámparas, por merced del rey Felipe IL Cajón 2, núm, 37, 

* Juro sobre los judias de la ciudad de Burgos. — De 800 ma- 
ravedises en cada año, por privilegio del rey don Juan. Cajón I, 
núm. 84. 

K 

Kalenda antigua de este monasterio. Cajón 5, núm. 159. 



Lámparas que dotó la Majestad del rey Felipe II en este 
santuario, de 140 ducados de renta, en Jubera y sus aldeas, 
merindad de Logroño; tiene dentro la reserva. Cajón 2, nú- 
mero 37. 

Lámparas. — Dos dotó en este santuario don Pedro Manso, ar- 
zobispo de Cesárea (l). Cajón 4, núm. 89. 

Lámpara de plata mandó á este monasterio García -López 
del Paso, vecino de Burgos. Cajón 5, núm. 179. 

Las Cuevas. — Es una carta ejecutoria, tocante al Señorío, que 
el abad de esta casa tiene en dicho lugar. Está en ella el privi- 
legio de la donación y la compra en el dicho privilegio, y ellas 
confiesan ser vasallos, y siendo del abad, 3^ que el abad pueda 
nombrar merino en dicho lugar y licencia que el abad les dio 
para que sus ganados paciesen en Sorriba. Pagan los dichos va- 
sallos yantar al abad. Ganóse en el año de 1 588. Cajón 3, nú- 
mero 70, 

Las Cuevas. — Es una relación de la sentencia dada en Valla- 
dolid contra Tóbia, Anguiano y Matute, que es nula la tasación 



(1) Era natural de Canillas en la Rioja, fué confesor de Santa Teresa, 
y patriarca de las Indias. 



28o BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

que hicieron los de dicho lugar en dichos lugares de la dehesa de 
río de San Miguel. Cajón 4, núm. 8. 

Las Cuevas. — Es una Memoria del pleito contra dicho lugar y 
contra Martín García Vaquero, por haber hipotecado en un cen- 
so de 1. 000 ducados heredades que eran de este monasterio. Ca- 
jón 4, núm. I 5. 

Las Cuevas. — Son unos papeles de mucha importancia que 
contienen el Señorío y todas las rentas que el abad tiene en di- 
cho lugar. Cajón 4, núm. 28. 

Las Cuevas. — Es una ejecutoria, en favor de dicho lugar, con- 
tra Anguiano y las villas, en el pleito del término de Campo. 
Cajón 4, núm. 29. 

Las Cuevas. — Es un Memorial sobre los papeles que se han 
de consultar sobre el vasallaje contra las villas de Matute, Tóbia 
y Las Cuevas. Cajón 4, núm. 30. 

Las Cuevas. — Es una probanza sobre los diezmos de dicho 
lugar. Cajón 4, núm. 39. 

Las Cuevas. — Es un reconocimiento del pago del castillo. Ca- 
jón 4, núm 40. 

Las Cuevas. — Es un censo, contra el Consejo de dicho lugar, 
de 3.740 maravedises de renta en cada año. Cajón 4, núm. 46. 

Las Cuevas. — Es un cambio entre esta casa, Matute, Tóbia 
y Anguiano, sobre el cercado de Las Cuevas. Cajón 4, nú- 
mero 49. 

Leñay madera puede cortar este monasterio en los términos 
comuneros. Cajón 6, núm. 73. 

Limosna de Nuestra Señora de Valvauera. — No debe pagar 
derechos á la cruzada, por privilegio del emperador Carlos \ . 
Cajón 6, núm. 39; cajón 2, núm. 9I. 

* Libro del Becerro. — Cajón i, núm. 79. 

Logroño. — Es una referencia sobre las rentas de las alcabalas, 
que allí tiene esta casa. Cajón 5> núm. 24. 

Logroño. — Es un reconocimiento de 7 reales y 10 maravedises, 
que paga cada año á esta casa Domingo de Vera, que vive en la 
calle del Laurel, de dicha ciudad, para San Martín. Cajón 5. nú- 
mero 23. 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 



Logrofio. — Es un reconocimiento de un censo, contra Francis- 
co Márquez, de 12 5 reales de renta. Cajón 5, núm. 25. 

Log7'oño.— Es un censo perpetuo, contra Jerónimo de la Raya, 
de 18 reales de renta; plazo á 1/ de Marzo. Dióse año 1654. ^3" 
jón 5) núm. 26. 

Logroño. — Es un reconocimiento de un censo, contra Pedro 
Pérez, en la calle de los Zurradores, de 600 reales de principal. 
Año 165 5- Cajón 5, núm. 2/. 

Logroño. — Es un censo perpetuo de 175 reales de renta con- 
tra Fernando de Lerma, Cajón 5» núm. 34. 

Logroño. — Allí, dos cántaras de aceite que ofreció cada año, 
perpetuas, Isabel de Castejón. Cajón 5, núm. 70. 

Logroño. — Es un censo contra el doctor Bartolomé de Francia 
y su mujer, de réditos 10 ducados, Dióse año 1623. Cajón 5, nú- 
mero 21. 

Logroño.- -E.S un censo que cedieron los herederos del doctor 
Francia. Cajón 5, núm. 1 07. 

Logroño. — Es un censo, contra el licenciado Francisco de P¡- 
nillos, de cántara y media de aceite en cada año, por Carnesto- 
lendas, Cajón 5, núm. 1 47. 

Logroño. — Es el testamento de Susana Ortiz que hizo una 
manda á este santuario. Cajón 6, núm. 1 1 7. 

Logroño. — Es un poder contra Cristóbal de Enciso, de Lo- 
groño, sobre el censo que paga á esta casa. Cajón 4, nú- 
mero Q2. 

Logroño. — Son unos papeles tocantes á los fueros de Logro- 
ño. Cajón 4, núm. 86. 

Logroño. -~Pú\\, se cobran 140 ducados para las lámparas. Vide 
lámparas y Jubera . 

* Logroño. — ^En su merindad y villa de Jubera y sus aldeas se 
cobran 140 ducados sobre las alcabalas que mandó para las lám- 
paras el Señor Rey don Fehpe. Cajón 2, núm. 38. Tiene dentro la 
reserva. 

Logroño. — Allí, un censo contra doña María de las Heras y 
bienes de Francisco González; réditos, 15 ducados. Año de 1656; 
y lo paga en 13 de Marzo. Cajón 5) núm. i. 



282 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

Logi'oño. — Es un censo contra Bartolomé Moreno; réditos, 4 
ducados. Año i655- Cajón 5, núm. 3. 

Logroño.— \Lb un censo allí cerca, en Villamediana, contra Juan 
Ruiz de Lobera y su hijo, de lO ducados de réditos; plazo á 
8 de Marzo. Cajón 5) núm. 6. 

Logroño. — Allí, Diego Vázquez paga un censo á este monas- 
terio, y reconocimiento de él que hizo al licenciado Moral. Cajón 

5, núm. I 5- 

Los Arcos. — Allí, el licenciado Juan López ofrece por los días 
de su vida, á esta casa, cuatro ducados de limosna cada año. Ca- 
jón, 5, núm. 69. 

Es allí un censo contra doña Juana Francisca Giménez. Prin- 
cipal 142 ducados. Cajón 5, núm. 234. 

M 

Madera. — Información que hizo esta casa para cortarla. Cajón 
3, núm. 60. 

Madriz. — Que es el valle de San Millán, es comunero á esta 
casa con el ganado y puede beber en el río de San Millán. Cajón 

6, núm. 12; cajón 6, núm. 13. 

Matute. — Allí, un censo contra Hernando Pérez y sus herede- 
ros. Cajón 5, núm. 28. 

Matute. — Es un requerimiento á los renteros para que cada 
año paguen la renta. Cajón 5, núm. 64. 

Matute.— ¥^s un arrendamiento contra Lucas de Nebridas; 
paga cada año cuatro fanegas de pan. Cajón 5, núm. 96. 

Matute.^Ks un apeo antiguo. Cajón 3, núm. 82. 

* Matute. — Es un censo antiguo contra Hernando López en 
favor de Juan de Salazar. Cajón 6, núm. lOO. 

Matute. — Es la posesión de la viña que tenía Pedro Romero 
en el llano de Matute. Cajón 4, núm. 49. 

Matute. — -Allí, los canónigos de Calahorra venden á esta casa 
lo que tenían en dicho lugar. Cajón I, núm. 128. 

Mansilla. — Son unos poderes sobre cierta hacienda que here- 
dó este monasterio en dicho lugar. Cajón 3, núm. 1 9. 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 283 

Mansilla. — Es el testamento de don Juan Fernández de Man- 
silla y Velasco que dejó á este monasterio haciendas. Cajón 6, 
número "¡2. 

ñlanjarrés. — Es un censo, contra Juan Martínez, de I.OOO reales 
de principal. Dióse el año 1644; plazo en 2'J de Septiembre. Cajón 
5, número 3 1. 

Manjarrés. — Es una rectificación de un censo contra Martín 
González, el lego, de dos fanegas de trigo de renta. Cajón 5, nú- 
mero 51- 

Manjarrés. — Es un arrendamiento contra Diego Martínez y 
consorte. Cajón 5, núm. 80. 

* Manjarrés. — A este lugar, en casas, solares y vasallos, com- 
pró don Juan de Matute, abad de este monasterio, de Diego Ló- 
pez Zúñiga. Año 1460. Cajón 6, núm. 28; cajón 4, núm. 78. 

Manjarrés. — Allí, García Fernández vende á este monasterio 
una viña donde dicen la Sosa. Cajón 4, núm. 54- 

Manjarrés. — Es un censo, contra el Concejo, de 5 ducados 
de renta. Cajón 5, núm. 8. 

* Manjarrés. — Es una información para trocar ciertas hereda- 
des con el licenciado Martín González, clérigo, de dicho lugar. 
Cajón 3, núm. 5- 

Manjarrés. — Es un apeo de las heredades del año de 1554. 
Cajón 3, núm. 57- 

Manjarrés. — Es un cambio de unas heredades con Martín 
Sánchez, vecino de dicho lugar. Cajón 5) núm. 153- 

Manjai'rés. —Y.'& una donación de los vasallos de dicho lugar á 
esta casa de don Dii^go de Zúñiga. Están con otras escrituras de 
vienta en favor de esta casa. Cajón 5, núm. 154- 

Manjarrés. — -Es un cambio con Martín Hernández de unas 
heredades. Arca núm. 22. Otro con Cristóbal López. Arca nú- 
mero 23. Otro con Juan González. Arca núm. 25. 

Manjarrés. — Es un cambio con ^^lartín González, clérigo, de 
unas heredades. Cajón 6, núm. 84. Otro con Diego Fernández. 
Cajón 6, núm. 85. Otro con Juan Gómez. Cajón 6, núm. 86. Otro 
con Martín González, clérigo. Cajón 6, núm. Zj. Otro con Mar- 
tín Gómez. Cajón 6, núm. 88. 



284 boletín de la real academia de la historia. 

Manjarrés. — Es una compra de una heredad de Juan Cristó- 
bal, vecino de dicho lugar. Cajón 6, núm. 89. 

Manjarrés. — Es una sentencia contra José Gómez que había 
usurpado ciertas heredades á esta casa. Cajón I, núm. 22. 

Manjarrés. — Allí, los canónigos de Calahorra venden á esta 
■casa todo lo que tenían en dicho lugar y los diezmos de San 
Martín de dicho lugar. Cajón I, núm. 128. 

Madrid. — Allí, un codicilo que hizo don Alonso de Zorrilla de 
500 ducados que mandó á esta casa. Cajón 6, núm. ']Q. 

Matute. — Es un censo contra Pedro de Orive y su mujer, ve- 
cinos de dicho lugar, de 27 reales de renta; plazo en 19 de Junio. 
Cajón 5, núm. 54. 

Matute. — Es un censo contra Pedro de la Cuesta, mayor en 
días. Cajón 5, núm. 96. 

Matute., Anguiano y 7'óbia es la ejecutoria contra dichas 
villas, en razón de los pastos, aguas y corte de montes. Cajón 6, 
número 4. 

Matute. — Es una súplica del alcalde, en nombre de las villas, 
al abad, en razón de los ganados. Cajón 6, núm. 20. 

Matute. — Fué condenado por haber prendido unas o\'ejas de 
esta casa en la Velilla. Cajón 6, núm. 26. 

Matute. — Es una sentencia en favor de esta casa contra Diego 
Fernández de Bobadilla sobre el molino monjil. Cajón 6, nú- 
mero 38. 

Matute. — Es una sentencia arbitra, contra dicho lugar, en fa- 
vor de esta casa y las Cuevas sobre los términos, pastos, pagos 
y montes con Villanueva, en que confiesan ser de la jurisdicción 
de Villanueva de esta casa. Cajón 6, núm. ^2. 

Matute. — Es una sentencia contra Diego de Bobadilla sobre el 
cobre. Cajón 6, núm. 64. 

* Matute. — Con este lugar es comunero el ganado de este 
monasterio. Cajón 2, núm. 20. 

* Matute. — Paga á este monasterio siete fanegas de trigo por 
los excusados. Cajón l, núm. 43. 

* Matute^ Tóbia y Anguiano, con estos lugares, es comune- 
ro este monasterio. Cajón 2, núm. 19. 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 285 

Matute^ no puede entrar con sus ganados en la granja de 
Villanueva. Cajón 3, núm. 4. 

Matute. — Allí, Ruiz Sánchez vende á esta casa una pieza donde 
dicen viña Lago. Cajón 4, núm. 54- 

Matute. — Allí, Juan Gómez vende una viña á esta casa donde 
dicen Martín Ciego. Cajón 4, núm. •54- 

Matute.— ^% la posesión que tomó esta casa de la hacienda de 
Ruiz de Añusco. Cajón 2, núm. 145. Dentro de un taleguillo. 

Matute. — Es un cambio de unas heredades entre esta casa y 
Pedro de la Cuesta. Cajón 3, núm. 92. 

Matute. — Es un cambio de unas heredades entre esta casa y 
Pedro del Campo. Cajón 4, núm. 74. 

Matute., de la capellanía de Matute, que fundó Juan de \^i- 
Ilaoslada, á favor del abad de esta casa. Cajón 4, núm. 87. 

Matute. — Es la sentencia de la casa y parral que esta casa 
tiene en dicho lugar. Cajón 5, núm. 168. 

Matute. — Es un apeo y dos sentencias en favor de esta casa 
sobre los bienes de Rodrigo de Amusco y su mujer en dicho lu- 
gar. Cajón 5) núm. 172. 

Matute. — Es una venta de Miguel Pérez de un pedazo de un 
solar á Juan de Llerena. Cajón 5i núm. 173. 

Matute. — Allí, redimió esta casa 40 maravedises que pagaba 
cada año á dicho lugar. Arca 2, núm. 5. 

Matute. — Es la sentencia en favor de esta casa del molino de 
dicho lugar. Arca núm. 10. 

Matítte. — Es un arrendamiento que hizo esta casa por nue- 
\'e años de los pagos de dicho Concejo, año 165Ó. Arca nú- 
mero 12. 

Matute. — Es una escritura de Diego Moreno donde llaman 
Puente Soto. Arca núm. 4. 

MatiUe. — Es un apeo de las heredades que esta casa tiene en 
dicho lugar del año de 1546. Cajón I, núm. 89. 

Manzanares — Allí, el abad de esta casa concedió 23 escudos. 
Cajón 2, núm. 43. 

Manzanares. — Allí, un censo que pagaba tray Diego de la Ca- 
na!. Cajón 5) núm. 5- 



286 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

Manzanai'es. — Allí, un arrendamiento contra Juan Cervino 
dado el año 1 65 5- Cajón 5, núm. II. 

Mengaray, pueblo de Ayala. — Allí, Domingo de Juraga que- 
dó á deber á esta casa II.900 maravedises. Cajón 5, nú- 
mero 45. 

Mcrida. — Son unas cartas de pago de los monjes de Santa 
Olalla en razón de las hierbas. Cajón 2, núm. 140. 

Merino de Anguiano. — Vide Angiiiano. 

Misas. — Cuarenta que se dicen en este monasteiio y memo- 
rial de ellas. Cajón 5, núm. 6. 

Misas que se han de decir por doña Isabel de Encinas y su 
dotación. Cajón 5) núm. III. 

* Misa que fundó en esta casaRuiz Pando, vecino de Matute, 
y heredades que dejó á esta casa. Cajón 6, núm. 35. 

* Misa á la una de amanecer pueden decir los monjes de 
esta casa. Cajón 4, núm. 10. 

* Misas. — Cuando esta casa está muy cargada de misas reza- 
das, puede decir por todas ellas una cantada, por autoridad 
Pontificia. Cajón I, núm. 10. 

A'lisa de aniversario que fundó en esta casa Juan de Rivas. 
Arca núm. 40. 

Misas. —Cincuenta que fundó en esta casa Agustín de Cañe- 
do. Cajón 4, núm. 88. 

Molino de Riqíielos y cómo pueden llevar el agua á dicho 
molino monjil. Cajón 4, núm. 12. 

Molino de Tajadas.— Wáe Bobadilla. 

Mongnia de Soria y su término redondo. — \ ide Soria. 

Monasterio de Valvanera y su jurisdicción. — Vide Valvanera. 

* Mo7'i (pago).— Fué concedido á este monasterio por los de 
Matute, entiéndese lo pagaban, que desde este monasterio decían 
debía dicho lugar; y fué por haber sabido el abad de esta casa 
y acusado á los de Matute que habían hecho muchos desafueros 
contra este monasterio. Kn que se conoce que el pago de Mori 
no es todo de Tóbia. Cajón 6, núm. 10; cajón ó, núm. 51; cajón 
6, núm. 54. 

* M(?;7 (pago). — No sólo este monasterio es comunero en dicho 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 287 

lugar, sino hasta el valle de San Millán. Cajón 6, núm. 13; cajón. 
6, núm. 12. 

* Morí. — Es un compromiso con sentencia arbitra entre este 
monasterio y Tóbia sobre el dicho pago, otorgada en el año 
1452. Esto es un traslado, y el original tiene en su poder fray 
Antonio de Barrionuevo, el cual está signado y autorizado. Ca- 
jón 6, núm. 59- 

Mori. — Es un memorial de lo que pidió Tóbia contra esta 
casa para el dicho pago. Cajón 6, núm. 59- 

Moi'i. — Es un parecer que puede gozar este monasterio este 
pago; y pasando un año después de los cuarenta de arrendamien- 
to, es comunero de este monasterio. Cajón 4, núm. 31. 

Morí. — En este pago ni en otras partes por ser comuneras 
puede edificar Tóbia ni las demás villas sin licencia del abad de 
esta casa. Cajón 4, núm. 50. 

Mori. — Son unos discursos sobre el poder gozar de este pago 
este monasterio. Cajón 6, núm QQ\ cajón ó, núm. Q"] . 

N 

Nájera. — Es un impedimento de esta casa contra los hijos de 
León García de Salazar, sobre las misas que pagan á esta casa. 
Cajón 5, núm. 55- 

Nájera. — Es un juro, contra Jerónimo Álvai-ez y Felipa de Es- 
piga, su mujer, de 50 ducados cada año. Cajón 5> núm. 60. 

Nájera. — Es un censo, al quitar, contra Francisco de Urendez 
y consorte; réditos, 14 maravedises y 7 maravedises. Cajón 5, 
núm. 68. 

Nájera. — Es un arrendamiento, contra Diego de üuevides, de 
ocho fanegas de trigo al segundo año. Cajón 5» núm. 83. 

Nájera. — Es un arrendamiento, contra Domingo, del Caño, ve- 
cino de dicha ciudad; paga cada año seis fanegas de pan. Cajón 
5, núm. 84. 

Nájera. — Es un pago que se hizo á esta casa para doña Ana 
Briones de los bienes del capitán don León de Salazar para la 
paga del aniversario. Cajón 5, núm. 97. 



288 EOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

Nájera. — Es un censo contra Juan de Usquicio; réditos, 31 
reales; plazo á 9 de Mayo. Cajón 5, núm. 99. 

Nájera — Son 50 misas que mandó decir doña Clara del Valle. 
Cajón 5, núm. loo. 

* Nájera. —Allí, un caballero, llamado Suebo, dio una tierra. 
Año 1073. Cajón 5, núm. 14. 

Nájera. — Es un censo á favor de don Francisco Jiménez con- 
tra Juan de Olide, clérigo; paga á esta casa don Juan Jiménez, 
principal, 3.000 reales á razón de 20. Cajón 5, núm. 104. 

* Nájera. — Es una rectificación de un censo, contra María 
Montoya y sus herederos, de un ducado de juro cada año. Cajón 
6, núm. 106. 

Nájera.- — Es una redención de un censo contra Juan de Soria. 
Cajón 5. núm. 1 13. 

Nájera. — -Es una carta de pago de cien ducados que debía esta 
casa de juro á donjuán Manrique, año 1620. Cajón 5, núm. II5. 

Nájera. — Es un censo en favor del licenciado Antonio de Yan- 
guas contra esta casa; réditos, 40 y 58 reales y 8 maravedises. 
Cajón 5» núm. 1 1 7. 

Nájera. — Es una redención de un censo de 2.000 ducados que 
se pagan á don Pedro del Valle» Cajón 5, núm. 1 18. 

Nájera. — Es una redención del censo, en favor de don Pedro 
del Valle, de los 2.000 ducados. Cajón 5, núm. 121. 

Nájera. — Es una redención de los 3.OOO reales que tenía don 
Pedro del Valle sobre esta casa. Cajón 5, núm. 122. 

Nájera. — Es una carta de pago de 50 ducados de los réditos 
de donjuán Manrique, del año de 1623. Cajón 5, núm. 123. 

Nájera. — Es una redención de 3.000 reales que paga á esta 
casa don Pedro del Valle. Cajón 5i núm. 1 2 5. 

Nájera. — Es una carta de pago de 50 ducados que paga á esta 
casa Juan de Payanes, del año de 1617. Cajón 5, núm. 126. 

Nájera. — Es una carta de pago de 50 ducados de los réditos 
del censo de donjuán Manrique, del año de 1622. Cajón 5) nú- 
mero 127. 

Nájera. — Es la redención del censo de i.ooo ducados que pa- 
gaba á esta casa Diego de Páyanos. Cajón 5, núm. 128. 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 289 

Nájera. — Es un censo contra Juan Olide, clérigo; páganle don 
Diego y don Dionisio Jiménez, de la Orden de Calatrava. Ca- 
jón 5> núm. 148. 

* Nájera. — Allí, Martín de Tricio hizo una donación á esta 
casa de unas viñas. Cajón 6, núm, 25. 

Nájera. — Es un arrendamiento contra el doctor Diego Fer- 
nández, beneficiado en dicha ciudad. Cajón I, núm. 88. 

* Nájera. — Es un arrendamiento del... de..., que sirve de apeo. 
Cajón I, núm. 1 16. 

Nájera. — Es el testamento de Bartolomé Sánchez, que dejó 
todos sus bienes á esta casa. Cajón I, núm. 123. 

* Nájera. — Es una donación que hizo á esta casa muy magní- 
fica Martín Sánchez de Páyanos y su consorte Juana Martínez, 
vecinos de dicha ciudad. Arca núm. 16, arca núm. 24. 

Nájera. — Es una donación de ocho fanegas de pan de renta 
que dio á este monasterio Cristóbal Martínez, vecino de Nájera. 
Año 1558, arca núm. 2"] . 

Nájera. — Es un testimonio cómo este monasterio ha cobrado la 
sal de las Salinas y dinero á Salinas de Anana. Cajón 2, núm, 20. 

Nájera. — Es un memorial de las heredades que esta casa tiene 
en dicha ciudad. Cajún 4, núm. 4. 

Nájera. — Es un arrendamiento contra Cristóbal Alonso. Año 
1645, cajón 5) núm. 4. 

O 

* Obispos. — No pueden conocer los censos de esta abadía, ni 
se pueden entrometer en ellos, por autoridad del Papa Inocen- 
cio III. Cajón I, núm. 35. 

Ovejas. — Vide ganado. 

* Óleos sagrados. — Puede traer este monasterio del obispo más 
cercano. Cajón 2, núm. 47. 

Olora. — Es un apeo de las heredades. Cajón 2, núm. 138. 

Ojacasiro. — Es una venta de un parral y heredades que ven- 
dió á esta casa Juan Izquierdo. Arca núm. 1 4. 

Ortigosa. — Es un pleito en dicho lugar, en_ razón de los pas- 
tos. Cajón I, núm, 99. 

TOMO Li. 19 



290 boletín de la real academia de la historia. 



Pago de Mori. — Vide Mor i. 

Pago del Castillo. — Es de esta casa. Cajón 4, núm. 19. 

Pago de Nava. — Es una licencia que da esta casa á un vecino 
de Anguiano para pasar sus ganados por dicho pago, estando 
sembrado para una \ez. Cajón 6, núm. 75. 

Pagos y términos que goza este monasterio, y preguntas sobre 
los pleitos de diezmos ^í- jurisdicciones. Cajón 6, núm. y. 

Palacios de Campos, cerca de Lantadilla en el margen del río 
Pisuerga. — Allí, el bachiller Juan Lervás mandó á este monaste- 
rio unas casas en dicho lugar. Arca núm 28. 

* Pedroso. — Es una venta de los bienes y vasallos que Sancho 
Díaz Hermosa tenia en dicho lugar. Cajón 6, núm. II. 

* Pedroso y posesión que tomó de la mitad del lugar el abad 
de esta casa, año 1386. Cajón 6, núm. 36. 

Advertencia de mano posterior. -<;E1 que escribió esto trocó los frenos. 
Atribuyólo á equivocación con Anguiano. Este convento fué señor de An- 
guiano muchos años hasta el de 1659, que vendió dicho señorío el abad 
Fray Mauro de Olavarrieta. Quien fué señor total, y no parcial de Pedro- 
so, fué el convento de Santa María la Real de Nájera, como Torrecilla de 
los Cameros, desde el rey don Alonso el sexto hasta el año pasado de 1500, 
que el abad de Nájera, Fray Gregorio Lozano, vendió dicho señorío, y en- 
tregó á dicho Pedroso todos los privilegios, ó papeles, tocantes á dicho 
señorío. Como también este convento de Valvanera á B. Sánchez de Soto 
López, vecino de Sevilla y natural de Anguiano los entregó todos (los pa- 
peles de Anguiano). Para escribir en cualquiera facultad, es menester 
fundar.» 

Pedroso. — Es una sentencia sobre una era que pertenecía á esta 
casa en dicho lugar. Cajón 2, núm. 145. 
Penas de cámara. — Cajón 6, núm. 30. 

* Penitencia que hicieron en este monasterio Juan de Villamo- 
nes y su consorte por haberse casado, siendo deudos. Cajón I, 
núm. 56. 

PozcC. — Allí, la renta de sal que tiene esta casa. Cajón I, nú- 
mero 88. 



í 



EL MONASTERIO DE VALV AÑERA 29 I 

Privilegios confirriíados. — Vide confirmación. 

Privilegios de este monasterio y escrituras de pastos, trasla- 
dos. Cajón 6, núm. 7. 

Privilegios. — Es una Memoria de todos los privilegios y ren- 
tas de esta casa. Cajón 6, núm. 31. 

Privilegios, traslados de buena letra, sin autorizar. Cajón 6, 
núm. 82. 

Q 

* Quindenios que han pagado á este monasterio. Cajón i, nú- 
mero 27; cajón I, núm. 33; cajón I, núm. 34; cajón I, núm_. 73. 

R 

Redecilla del Camino. — Es un apeo de las heredades del año 
1544. Cajón 3, núm. 74. 

Registro de algunas escrituras y censos antiguos. Cajón 6, nú- 
mero 102. 

* Regla antiquísima de Nuestro Padre San Benito, con la ex- 
plicación de Admarado (l), abad, en letra gótica. Cajón I, nú- 
mero 78. 

* Reformación de este monasterio en diferentes tiempos. Ca- 
jón I, núm. 60; cajón 2, núm. ^2\ cajón 2, núm. 92; cajón 4, 
núm. 18; cajón 2, núm. 145. 

Rentas y heredades que esta casa tiene en una Memoria cu- 
riosa. Cajón 4, núm. ó. 

* Revio, Sagrero, Terrazas y Redecilla. — Allí, unas heredades 
de que hace donación á este monasterio el emperador don Alon- 
so; y consta por este privilegio que antes las había concedido á 
este monasterio el rey don Sancho el Mayor de Navarra. Cajón 
2, núm. 71. 

Residencia de Anguiano. — -Vide Anguiano. 

Río de San Miguel. — Vide Tóbia. 

Rio de San Miguel. — Es una carta ejecutoria contra el lugar 

(i) Léase <Smaragdo». 



292 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

de las Cuevas y las villas de Matute y Tóbia en favor de este 
monasterio sobre la transacción que las Cuevas hizo de la dehe- 
sa de Río de San Miguel, como interesado este monasterio en 
la propiedad de dicha dehesa. Ganóse año 1633. Cajón 3, nú- 
mero 8. 



* Salinas de Anana. — Es una albalá del rey don Enrique II, 
en que manda que se entregue cada año á este monasterio 150 
fanegas de sal libre y 40 por las eras que allí tiene el monaste- 
terio, de que dio privilegio rodado. Cajón 2, núm. 4. 

* Salinas de Anana. — Es un mandamiento del rey don Juan 
contra los judíos de Burgos, para que desembarguen lo que habían 
embargado á esta casa. Cajón 2, núm. 6. 

* Salinas de Anana. — Son unos privilegios y confirmaciones de 
los reyes sucesores que afirman á este monasterio la sal que allí 
tiene esta casa libre de cargos. Cajón 2, núm. 7; cajón 2, núm. 8 
cajón 2, núm, 9; cajón 2, núm. I4; cajón 2, núm. 12; cajón 2 
núm. g; cajón 2, núm. 15; cajón 2, núm. 16; cajón 2, núm. 1 7 
cajón 2, núm. 18; cajón 2, núm. 19; cajón 2, núm. 21 ; cajón 2 
núm. 22; cajón 2, núm. 23; cajón 2, núm. 24; cajón 2, núm. 25 
cajón 2, núm. 2Q\ cajón 2, núm. 27; cajón 2, núm. 28; cajón 2 
núm. 30; cajón 2, núm. 57; cajón 2, núm. 58; cajón 2, núm. 59 
cajón 2, núm. 60; cajón 2, núm. 70; cajón 2, núm. ']^\ cajón 2 
núm. 106; cajón 2, núm. 124; cajón I, núm. 82; cajón I, núm. 83 
cajón I, núm 84; cajón T, núm. 85; cajón 2, núm. 145. 

Salinas de Posa. — Vide. Poza. 

Sámalo. — Allí, una viña que la tercera parte del íruto es de 
esta casa. Vide. Huércanos 

* Soviorrostro. — Allí, el conde don Iñigo Lope Iñiguez y su 
consorte doña Tielo, señores de Vizcaya, dan á este monasterio 
los vasallos de aquel lugar y muchos solares y raciones. Está éste 
lugar en la marítima de las montañas de Burgos, donde está el 
solar de los de Salazar. Año 1071. Cajón 2, núm. 102. 

Soria. — Allí, mandó el rey don Enrique 400 maravedises á 
este monasterio sobre la escribanía de dicha ciudad. Advierto 



EL MONASTERIO DE VALVANERA Í93 

que estos maravedises son alfonsinos, cada uno de 10 dineros. 
Cajón 2, núm. ^"J . 

¿í?;7¿í.— Allí, la Monguía, que era término redondo y era de 
esta casa, compró á censo perpetuo de este monasterio, Diego 
Solier, vecino de dicha ciudad, y pleito que puso este monaste- 
rio por el engaño. Cajón 5, núm. 149. 

Soria. — Es una sentencia arbitra en razón de la Monguía y 
repugnancia que hizo esta casa á la sentencia. Cajón I, núm. 91. 

Soria. — Los caballeros de Soria suplican al abad de esta casa 
les permita sacar piedra de la Monguía para fabricar algunas ca- 
pillas en la iglesia de San Francisco de dicha ciudad. Año 1 469. 
Cajón 5, núm. 1 60. 

Soria. — Es un lío de papeles tocantes á la jMonguía de Soria. 
Cajón 5, núm. 65. 

Soria. — Es una escritura del Ayuntamiento sobre el solar de 
la huerta del priorato. Cajón 5, núm. 145. 

San Andrcs. — Término y su apeo antiguo. Cajón 2, núm. 135. 

San Andrcs. — Es la posesión de una casa y corral en dicho lu- 
gar. Cajón 2, núm. 17. 

* San Asensio. — Allí, María Sánchez mandó á esta casa cinco 
obradas de tierra. Cajón 2, núm. 139. 

* San Cristóbal de Tóbia. — Fué donación del rey don Sancho 
■el Mayor al monasterio de San Millán, y San Millán trocó este 
monasterio á esta casa, y en pago, esta casa dio á la de San Mi- 
llán el de San Martín de Soto. Cajón 2, núm. 99; cajón 2, núme- 
ro 100. 

San Cristóbal de Tóbia y libertades que tiene el casero de di- 
cha granja de Tóbia. 

San Cristóbal de Tóbia.- -'Es, una de las cuatro heredades de 
dicha granja. Cajón I, núm. 1 14. 

San Cristóbal de Tóbia. — Es otro apeo antiguo. Cajón 5? nú- 
mero Ó9. 

* Santo Domingo de la Calzada. — Allí, mandó el rey don Juan 
á este monasterio sobre la renta y alcabalas, 3.000 maravedises 
de juro perpetuo. Cajón I, núm. 39. 

* Santo Domingo déla Calzada. — Allí, los Reyes Católicos man- 



294 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

daron sobre las alcabalas, lo.ooo maravedises á esta casa. Cajónr 
2, núm. 44. 

* Santo Domingo de la Calzada. — Allí, 3.000 maravedises que 
se han de cobrar sobre las rentas reales de la capellanía que fun- 
dó en esta casa Pedro Fernández de Velasco, conde de Haro. 
Cajón 2, núm. 54. 

Santo Domingo de la Calzada. — Allí, 3.000 maravedises que 
mandó de renta la reina doña Juana para esta casa, de juro per- 
petuo. Cajón 2, núm. 48. 

Santo Domingo de la Calzada. — Paga á este monasterio las 
penas de cámara cuando tiene grande fabrica. Cajón 2, núm. 95. 

Santo Domingo de la Calzada. — Allí, 10.000 maravedises de 
juro sobre las alcabalas que mandaron á esta casa los Reyes Ca- 
tólicos. Cajón 2, núm. 109. 

Santo Domingo de la Calzada. — Es un testimonio de los 3.000 
maravedises que este monasterio tiene de juro en dicha ciudad. 
Cajón 2, núm. lio. 

Santo Domingo de la Calzada. — Es un testimonio cómo fué 
presentada la carta de donación, de la reina doña Isabel, de los 
10.000 maravedises que este monasterio tiene de juro en dicha 
ciudad. Cajón 2, núm. lió. 

Santo Domingo de la Calzada. — Es un privilegio de amparo 
de los Católicos Reyes, en razón de los maravedises que este 
monasterio cobra en dicha ciudad. Cajón 2, núm. 19. 

Santo Domingo de la Calzada.- — Es un testimonio de los lO.OOO 
maravedises que esta casa cobra en dicha ciudad. Cajón 2 , nú- 
mero 125. 

Santo Domingo de la Calzada. — Es el testimonio de donación 
que hicieron á esta casa María García y Juan López , vecinos de 
dicha ciudad, que mandaron á este monasterio toda su hacienda. 
Cajón 4, núm. 17. 

Santo Domingo de la Calzada. — Es un arrendamiento contra 
Juan Rosco y consorte. Cajón 5, núm. 103. 

* Santo Domingo de la Calzada. — Es una escritura y donacio- 
nes antiguas en dicha ciudad. Cajón 6, núm. I. 

* Santo Domingo de la Calzada. — P2s el testimonio de Juan 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 295 

López, vecino de dicha ciudad, que manda por sus días á su 
mujer y después á este monasterio. Cajón 6, núm. 23. 

Santo Domingo de la Calzada. — P2s una obligación contra 
Diego de Pajares. Cajón 6, núm. 81. 

Santo Domingo de la Calzada. — Es el testamento de Juan Pé- 
rez Oquendo, que manda á esta casa mucha hacienda. Cajón i, 
número 1 18. 

Santo Domingo de la Calzada.— ^.s el testamento de Juana 
Cano. Cajón I, núm. 1 19. 

Santo Domingo de la Calzada. — Es el testamento de la mis- 
ma. Cajón I, núm. I20. 

Santo Domingo de la Calzada. — Es el testamento de María 
(jarcia, vecina de dicha ciudad, que hizo una manda á esta casa. 
Cajón I, núm. 1 30. 

Santo Domingo de la Calzada. — Es un apeo de las heredades. 
Cajón 2, núm. 1 37. 

Santo Domingo de la Calzada. — Es la posesión de una huerta 
cjue era de Osensio Martínez. Cajón 3, núm. 60. 

* Santo Domingo de la Calzada. — Es un cambio de unas he- 
redades entre esta casa y Diego Ruiz de Herreméllori, de cier- 
tas heredades. Arca núm, 18. 

Santo Domingo de la Calzada. -Ks un apeo antiguo de unas 
heredades, casas con huertas. Arca núm. ig. 

Santo Domingo de la Calzada. — Es una Memoria de las here- 
dades. Arca núm. 31. 

* Santo Domingo de la Calzada. — -Es un censo perpetuo anti- 
guo contra Juan Sánchez, abad de la catedral de dicha ciudad, 
sobre unas casas. Cajón 6, núm. 90. 

* Santa María del Mercado de Soria, priorato de esta casa. — 
Es un bre\'e monitorio del Papa Eugenio IV contra Pedro de 
Barrionuevo y otros, por haber puesto las manos en el prior, 
que manda que por sacrilegios los castiguen. Año 144I, cajón I, 
número 2. 

* Santa María del Mercado de Soria y su bula confirmatoria 
al chantre de la colegiata de dicha ciudad. Cajón I, núm. 7. 

* Santa María del Mercado de Soria. — El prior de dicho prio- 



29^ BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

rato sea puesto por el abad, y los monjes de él le obedezcan. 
Cajón I, núm. 31. 

Santa María del Mercado de Soria y \-isita que hizo en dicho 
priorato el abad de esta casa fray Antonio de Barrionuevo. Ca- 
jón 4, núm. 38. 

* Santa María del Mercado. — Es una escritura importante 
para este priorato. Arca núm. 13. 

* Santa María de Avila. — Priorato de esta casa y bula con- 
servatoria para los obispos de la misma ciudad, para que se de- 
fiendan. Cajón I, núm. 87. 

Santa María de ^i'z'/a, llamada la antigua, priorato de esta 
casa. — Allí, una capellanía, que fundaron Julián de Requena é 
Isabel de Morales, ^'ecinos de dicha ciudad, de tres misas per- 
petuas. Cajón 3, núm. lOO. 

* Santa María de Hobaya, cerca de Escaray. — Es donación á 
este monasterio, iglesia que era, monasterio y término redondo 
en la jurisdicción civil y criminal, términos, pastos comunes en 
dicha \'illa, del rey clon Alonso el Batallador. Año II 12; cajón 2, 
número 32; cajón 2, núm. 33; cajón 2, núm. 35; cajón 2, núm. 36. 

Santa María de Hobaya. — Es un apeo de las heredades anti- 
guas y después del año de I 524, son 91 fanegas de tierra la casa 
y monasterio antiguo. Cajón 2, núm. 34. 

Santa María de Hobaya. — Es un arrendamiento de las here- 
dades á Juan Izquierdo. Cajón 3, núm. 89. 

Santa María de Hobaya. — Es un apeo antiguo. Arca núm. 8. 

San Martín de Manjarrcs. — Sus rentas y diezmos son de esta 
casa, que compró dicha casa iglesia de los canónigos de Cala- 
horra, año 1475. Cajón I, núm. 128. 

* San Millán de Senestra (i), que fué monasterio antiquísimo 
en el territorio de Cerezo, fué donación de San ]\Iillán de la Co- 
gulla para el rey don García de Nájera y después á esta casa. 
Cajón 2, núm. 30. 

San Millán de la Cogulla. — Es un censo contra dicho monas- 
terio de 8.000 reales de principal en fa\'or de don Francisco 

(1) Es decir de Yécora. También se llamó de Sicara. 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 297 

Manso de Zúñiga, arzobispo de Méjico (años 1629-1636). Se 
pagan los réditos á esta casa. Cajón 5> núm. 87. 

San Millán de la Cogulla. — Es un censo de la heredad que 
cedieron los herederos del Dr. Francia. Cajón 6, núm. 107. 

San Millán (villa). — Allí, la renta de la capellanía de Juan 
Márquez que fundó en esta casa. Vide Capellanía. 

San Millán de la Cogulla^ con el ganado de aquel monasterio. 
Es comunero al de esta casa. Cajón 6, núm. 1 6. 

San Millán de la Cogulla. — Es una minuta y proceso de los 
4.000 ducados de Francisco Marques. Cajón 6, núm. 29. 

* San Pedro de Torrecilla de los Cameros., que fué monasterio. 
Hizo donación de éste al abad don Pedro una señora llamada 
Urraca y de sus hijos, con condición que este monasterio ponga 
en aquél dos capellanías. Todo esto está reducido á 10 fanegas 
de trigo; fué esta donación el año 1240. Cajón 2, núm. 63. 

San Qiiilez. — Es un requerimiento que hizo el mayordomo de 
esta casa á los de Matute, porque prendieron allí unas cabras de 
esta casa en la dehesa del río de San Miguel. Cajón 4, núm. 45. 

* Sepulturas puede dar el abad á quien quisiere en este san- 
tuario, y los difuntos que aquí se enterrasen no pagan derechos 
algunos en la parroquia donde mueren ni en los lugares por don- 
de pasan sus restos, por Bula del Papa Inocencio III. Cajón I, 
núm. 44. 

Subsidios que quitaron á este monasterio por una\'ez los reyes. 
Cajón I, núm. 59! cajón I, núm, ^Q\ cajón I, núm. 70; cajón I, 
núm. 74; cajón i, núm. "]"]. 



. Ténninos de San Andrés y su apeo. Cajón 2, núm. 135. 

Términos comuneros. — Puede prender el abad los ganados en 
los términos comuneros. Cajón 5, núm. Ó2. 

Tóbia. — Es una carta ejecutoria contra los alcaldes y vecinos 
de dicho lugar, por haber derribado con los de Matute y An- 
guiano las cerraduras de la viña grande de \ ülanueva y las pa- 
redes de las heredades de las cuevas, eras y arenales, huertas y 
linares, sobre lo cual los Reyes Católicos mandaron á los dichos 



298 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

hiciesen de nuevo todo, y viniesen á este monasterio á hacer 
púbhca penitencia, cada uno con media libra de cera mientra^ 
durare la misa mayor. Cajón 2, núm. 3. 

* Tóbia, con los pastos y montes de este lugar. — Es comunero 
el ganado de este monasterio por privilegio del rey don Alon- 
so VI, año de IO92. Cajón 2, núm. 29; cajón 2, núm. 112. 

* Tóbia. — El casero de San Cristóbal y sus libertades y pago 
de Valderrodrigo, y cómo no debe pagar diezmos y obligaciones 
que tiene de acudir á las casas concejiles de dicho lugar. Tiene 
dentro dos testimonios. Cajón 2, núm. 122. 

Tóbia. — Los de este lugar no pueden entrar con sus ganados 
en los límites de la granja de Villanueva por carta ejecutoria. 
Cajón 3, núm. 4. 

Tóbia. — Allí, donde llaman la dehesa de San Miguel, puede 
este monasterio pacer todos los ganados mayores, yeguas y 
puercos que no entre en el carneril; pero estando dentro de la 
dicha dehesa, puede entrar esta casa todo género de ganados. 
Cajón I, núm. 5- 

Tóbia, Matute y Anguiano, sus términos, son comuneros del 
ganado de este monasterio por privilegio del emperador don 
Carlos. Cajón 3, núm. 22. 

Tóbia. — Que la ejecutoria de la dehesa de río de San Miguel 
en favor de las Cuevas está bien dada. Cajón 4, núm. 26. 

Tóbia. — Es una declaración de los oidores que las cabras y 
ovejas de esta casa pueden pacer con las de Tóbia en la dehesa 
de río de San Miguel. Cajón 4, núm. 37. 

Tóbia, ni las demás villas comarcanas no pueden edificar en 
los términos comuneros sin licencia del abad, por sentencia ar- 
bitra dada en el año de 1478. Cajón 4, núm. 50. 

Tóbia., Anguiano v Matute. — Es una ejecutoria contra dichas 
villas en razón de los pastos, aguas y cortes de montes, ganado, 
año 1639. Cajón 6, núm. 4. 

Tóbia y las villas circunvecinas y pagos que goza esta casa. 
Cajón 6, núm. 3. 

* Tóbia. — No tiene en propiedad el pago de Mori, porque su 
parte grande. Matute la cedió á esta casa. Cajón 6, núm. 10. 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 299 

Tóbia. — Es una carta ejecutoria contra dicha villa que los ga- 
nados de esta casa pueden pacer por todos los términos de di- 
cho lugar y en la dehesa de río de San Miguel y en otros cuales- 
quiera, beber de las aguas, cortar ramas y árboles, y que este 
monasterio pueda arrendar igualmente con los de Tóbia. Cajón 
6, núm. 24. 

Tóbia. — Es una provisión real sobre lo mismo. Cajón 6, nú- 
mero 41. 

Tóbia. — Es una sentencia contra dicho lugar sobre lo mismo. 
Cajón 6, núm. 44. 

Tóbia. — Los de este lugar vendieron á esta casa un majuelo 
donde dicen puente Soto. Cajón 4, núm. 74. 

Tóbia. — Es un parral que vendió á esta casa Juan de Tóbia. 
Cajón 4, núm. 'J^. 

Tóbia. — Es la sentencia del molino que compró esta casa de 
dicho lugar. Cajón 4 (falta el número). 

Tóbia. — -Los ganados de este lugar y los de las otras villas 
circunvecinas en los términos comuneros, puede prender el abad. 
Cajón 5) núm. 16. 

Tóbia. — Allí, Antón Armero da un parral á esta casa en la 
herrería de Tóbia. Arca núm. 26. 

Torrecilla de los Ca7neros.^- Allí, 10 fanegas de trigo que se 
pagan á esta casa por la iglesia de San Pedro. Vide Safi Pedro 
de Torrecilla. 

Torrecilla de los Cameros. — Allí, la iglesia de San Pedro fué 
donación á esta casa por Lope Ortiz de las Cuevas. Cajón 2, nú- 
mero 78. 

Torrecilla y Alesanco. — Es un arrendamiento contra Martín 
de Torrecilla y Andrés de Berracilla, año 1655. Cajón 5, núm. 12. 

Torrecilla de sobre Alesanco. — En un arrendamiento de dos 
heredades que se dieron á plantar á Juan de Torrecilla por cin- 
cuenta años. Cajón 5, núm. 146. 

Torrecilla de Alesanco. — Es una Memoria de las tierras y he- 
redades. Cajón I, núm. 112. 

Torrecilla de Alesanco. — Es un apeo de las heredades. Cajón 3, 
núm. 49. 



300 boletín de la real academia de la historia. 

To7'7'ecilla de los Cameros. — Es un apeo de las heredades. Ca- 
jón 3, núm. 90. 

Torrecilla. — Es una Memoria de las heredades blancas que la- 
bran Diego González y Andrés de Torrecilla, año 1650. Cajón 
5, núm. 17. 

Tormaiitos. — Es un apeo de las heredades. Cajón 3, núm. 48. 

Tormantos. — Es otro apeo. Cajón 3, núm. 59- 

Tosantos y Villangiistia. — Es un arrendamiento contra el Con- 
cejo por nueve años. Dióse en el de 1651, pagando cada año 14 
fanegas de cebada y lO y media de trigo. Cajón 5> núm. 32. 

Tosantos. — Es un cambio de una heredad con Ortega Iñiguez 
de dicho lugar, en nombre de Juan Gómez. Cajón 3, núm. 53- 

Tosantos. — Es el apeo de las heredades del año de 1 644. Ca- 
jón 3, núm. 56. 

Tosantos. — Es otro apeo. Cajón 3, núm. 59. 

Tosantos. — Los cambios de las heredades que hizo esta casa 
con distintas personas. Cajón 3, núm. 55i cajón 3, núm. 62\ ca- 
jón 3, núm. 6}i\ cajón 3, núm. 65; cajón 3, núm. Qj; cajón 3*, nú- 
mero 68; cajón 3, núm. 70. 

Tosantos .—W\i^ compró esta casa un solar donde dicen los 
arenales de Diego Ferrán. Cajón 3, núm. 66. 

Tosantos. — ^Es un apeo del año de 1544. Cajón 3, núm. 33. 

Tosantos. — Es un arrendamiento de 12 fanegas de pan. 

* Tosantos y Villangnstia. — Es una donación de una dehesa y 
otras heredades. Arca núm. 17. 

* Tributos, yantar, ni muía, ni vaso, no paga este monasterio. 
Cajón 2, núm. 31; cajón 2, núm. 66; cajón 2, núm. 74; cajón 2, 
núm. 79; cajón 2, núm. 83; cajón I, núm. lOi; cajón 2, núm. 127. 

Trido. — Es una cédula que hizo don Melchor de \"alderama 
Arce, de dar á esta casa un cáliz de plata con su patena. Cajón 
5, núm. 48. 

Trido. — Allí, una transacción que hizo ]\íaría de la Plaza. Ca- 
jón 5í núm. 57- 

* Tíldela. — Es una conservatoria para el abad de esta casa, 
sobre el proveer una ración en la iglesia colegial de dicha ciu- 
dad. Cajón 5, núm. 552. 



El MONAStERIO DE VALVANERA 30 1 



Ü 



Umbría de Ventrosa. — En su término enfrente de este monas- 
terio, es comunero con los ganados de esta casa, y puede este 
monasterio dejarlos pacer y puede esta casa cortar leña en dicha 
Umbría. Cajón 5, núm. l6l. 

Umbría de Ventrosa y sentencia para que puedan pacer los 
ganados de este monasterio en dicho término. Cajón 5» núme- 
ro 1 63. 

Umbría de Ventrosa. —Es un volumen de cartas del abad al 
Concejo de aquel lugar, y de aquel lugar al abad, sobre los pastos 
de dicho término. Cajón 5, núm. 164. 

Unión de este monasterio al de San Benito el Real de Vallado - 
lid y escritura que para esto hicieron los abades don Fray Diego 
de Sahagún, abad de Valladolid, y don Fra}'^ Pedro de Anguia- 
no, abad de Valvanera, y confirmación de esta escritura del em- 
perador don Carlos V. Cajón I, núm. 40. 

Unión de este monasterio con el de Valladolid fué con interven- 
ción del obispo de Calahorra. Cajón 5 (falta el número). 



Valores de esta casa. —Están dentro de un taleguillo en el ca- 
jón 2, núm. 145. Los del año de 1562. Cajón 2, núm. 123. 

* Valvanera. — Es un privilegio del rey don Juan que mandó 
á los alcaldes y merino de este monasterio puestos por el abad, 
que el día de Nuestra Señora de Septiembre que impidan que 
nadie traiga á este santuario mercancías, sino solamente viandas 
y mantenimientos, porque solían suceder muchos hurtos y muer- 
tes. Cajón 2, núm. 38. 

Valvanera (monasterio). — Se quemó de noche todo, menos la 
capilla mayor, qne respetó á la santa Imagen, en el día de pascua 
del Espíritu Santo (l), año I413. Cajón 2, núm. 121. 

(i) Once de Junio. 



3P2 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

Valvanera. — Es una sentencia de la Mesta en favor de esta 
casa por haber cortado leña cierto oficial para quemar cal para 
la obra de este santuario. Cajón 4, núm. 10. 

Valvanera. — Es una redención de un caldero de plata. Cajón 
5, núm. 128. 

Valvanera. — Es un censo que paga á este monasterio el li- 
cenciado Agustín de Molino. Cajón 5, núm. 129. 

Valvanera. — Puede pacer sus ganados con el pago de Mori y 
en las \-illas de Matute y Anguiano y en el valle de San Millán, 
y beber aguas en el río de San Millán. Cajón 6, núm. 12. 

Valvanera y jurisdicción civil y criminal que tiene esta ermi- 
ta del monasterio y apeo del término redondo, y lo del alcalde 
y merino que pone el abad. Cajón 6, núm. 14. 

Valvanera. — Es una carta ejecutoria de los Reyes Católicos 
de la jurisdicción civil y criminal de esta casa, alcalde y merino, 
límites y término y apeos dados. Cajón 6, núm. 49. 

Valvanera. — Son unos autos de la jurisdicción civil y criminal 
de este monasterio, del teniente, del alcalde mayor de este dis- 
trito. Cajón 6, núm. 50. 

Valvanera. — Es un título de alcalde de la jurisdicción de este 
monasterio, del año de 1616. Cajón 6, núm. 58- 

Valvaiiera. — El abad de Vah^anera tiene jurisdicción episco- 
pal en su monasterio y usó de ella en el año de 1511, contra el 
obispo de Calahorra, que prendió á un clérigo que había muerto 
dentro de esta iglesia á un hombre en la víspera de Nuestra Se- 
ñora de Septiembre. Cajón 6 núm. 79. 

Valvanera. —Son unas letras apostólicas contra don Pedro 
Manrique, que quiso apoderarse de este monasterio. Cajón I, 
núm. 87. 

Valvanera. — Es una Memoria de las heredades y rentas que 
tiene. Cajón 4, núm. 61. 

Valvanera. — Es una requisitoria del alcalde de este monaste- 
rio para que prendan á un monje que se marchó fugitivo. Ca- 
jón 5) núm. 176. 

Valvanera. — Es un requerimiento del abad don Pedro F"er- 
nández de esta casa, al merino del Adelantado que no entrase 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 3O3 

al término de este monasterio con vara, ni como justicia, por 
cuanto la jurisdicción de este monasterio pleno sirve el del abad. 
iCajón 6, núm. 53- 

Va/vanera.^-Ks una sentencia criminal del alcalde ordinario 

de esta casa contra Juan de la Santa, vecino (falta el pueblo) 

y consorte. Cajón 6, núm. 54- 

' Valvaíiera. — -Es otra sentencia criminal del alcalde ordinario 

de este monasterio. Cajón 6, núm, 55- 

Valvanera. — Es una información y preguntas de la jurisdic- 
ción civil y criminal de este monasterio. Cajón 6, núm. 56. 

Valladolid. — Allí, debe el Almirante á esta casa una cantidad. 
Cajón 3, núm. 17. 

Valladolid. — Allí, doña Leonor de Zúñiga, viuda de Jerónimo 
Mora, mandó á este monasterio 5-500 ducados por la capilla y 
entierro. Cajón 4, núm. 7. 

Valladolid. — Es un censo para doña Constanza Bursín de 
Nava, monja en el monasterio de Corpus Christi, contra el de 
doña Leonor de Zúñiga. Cajón 6, núm. II4. 

Valladolid. — Es la redención del censo que pagaba este mo- 
nasterio al de Santa Clara de dicha ciudad. Cajón 5, núme- 
ro 116. 

Valladolid. — Es el testamento de doña Leonor de Zúñiga. 
Arca núm. 1 5. 

Valle de San Milldn. — -Es un cambio de unas heredades con 
otras con el licenciado Martín Fernández, de la Magdalena, cer- 
ca de Tóbia. Cajón 7, núm. 38. 

Valle de San Milldn. — -Es comunero para el ganado de esta 
casa. Cajón 7, núm. 12; cajón 7, núm. 13. 

Vasallos de este monasterio. — Son amparados de la Santidad 
de Paulo V. Cajón i, núm. 65. 

Vascuñana. — Es una compra de unas heredades que vendió 
á esta casa Juan Gómez, vecino de dicho lugar. Cajón 6, núme- 
ro 157. 

Ventas antiguas y registro de ellas en favor de esta casa. Ca- 
jón 5, núm. 156. 

Ventrosa. — Es el término de la Umbría, es comunero con este 



304 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

monasterio y en él puede esta casa cortar leña y pacer sus ga- 
nados. Cajón 5, núm. l6l. 

Vitoria (ciudad). — Es una carta de pago y redención del censo 
que en dicha ciudad pagaba este monasterio. Cajón 5, núm. 1 24. 

Villanueva.—A\\\^ puede poner 30 escudos el abad de esta 
casa. Cajón 2, núm. 56. 

Villanueva y Anguiano fueron libertados del rey don Fernando 
el Emplazado porque fueron nuevos pobladores. Cajón 2, núm. 65. 

* Villanueva, con la iglesia de Santa María, fué donación á este 
monasterio por el rey don Alonso VI, año de 1077. Cajón 2, 
núm. 113. 

Villamieva. — En sus términos no pueden entrar los ganados 
de Tóbia, Matute y Anguiano. Cajón 3, núm. 4. 

Villamieva. — Es una licencia que dio el abad á un vecino de 
Anguiano para pasar el ganado por el término de \^illanueva. 
Cajón 4 (falta el número). , 

Villanueva. — Es un traslado de la sentencia contra los de Tó- 
bia, Matute y i\nguiano por haber quitado las yuntas de la gran- 
ja de Villanueva. Cajón 4, núm. 20; cajón 4, núm. 22\ cajón 4, 
núm. 43. 

Villanueva. — Es una escritura con los de Anguiano sobre los 
términos de dicho lugar. Cajón 4, núm. 21. 

Villanueva. — Es un privilegio de franqueza de los Reyes Cató- 
licos. Cajón 14, núm. 24. 

Villanueva. — Son tres probanzas de Villanue\-a de que hay 
ejecutoria y una probanza contra Pedro de Torres, alcalde ma- 
yor de Anguiano. Cajón 4, núm. 27. 

Villanueva. — -Tiene en propiedad el pago del castillo. Cajón 
4, núm. 40. 

Villanueva. — Es un embargo del pago del castillo que se hizo, 
año 1634. Cajón 4, núm. I4. 

Villanueva. — Es la declaración con sentencia de los términos 
de \^illanueva. Cajón 4, núm. 52. 

* \ ''illanueva. — Es jurisdicción del abad de esta casa y tiene por 
barrio á las Cuevas. Cajón 6, núm, 34. 

Villanueva. — Es una sentencia arbitra contra Matute en favor 



EL MONASTERIO DE VALVANERA 305 

de Villanue\'a y las Cuevas sobre los montes, pagos y términos. 
Así está en la jurisdicción del abad. Cajón 6, núm. 62. 

* Villanueva. — Es una escritura de los bienes que tenía en 
depósito y tenía arrendada la casa de Villanueva en el año de 
1405. Cajón 6, núm. ^"i. 

* Villanueva. — Es una escritura entre dicho lugar y Anguia- 
no en razón de sus montes y pastos. Cajón I, núm. Z'J . 

Villaimeva. — Es un cambio de unas heredades por otras. Ca- 
jón 4, núm. 70. 

* Villamediana. — Es un censo en favor de esta casa. — Vide 
Logroño. 

Villar de Torre. — Allí, un censo, contra Isabel de los Campos 
y su hijo, de 1. 826 maravedises de réditos. Cajón 5, núm. lO. 

Villanustia. — Es un apeo de las heredades. Cajón 3, núm. 78. 
Es del año 1544- 

Villalobar. — Es un apeo délas heredades. Cajón 2, núm. 137. 

Villanitño, cerca de Burgos y Villegas. — Allí, una heredad que 
dieron á esta casa y ai abad don Iñigo Gonzalo Díaz y su mujer. 
Cajón 5j núm. 31. 

Vinicgra. — Es una escritura de arrendamiento de la dehesa 
que llaman de la Tienda, en Extremadura, cerca de Aíérida, que 
es del rey. Cajón 3, núm. 87. 

* Viniegra y término que goza esta casa con dicho lugar, en 
razón de los pastos. Cajón 6, núm. 15. 

Vriumela. — Allí, un censo de ocho fanegas de cebada cada 
año contra Hernán Eernández. Cajón 5, núm. 143. 

Vriumela. — Allí, un censo de un ducado de rédito contra 
Diego Esteban, vecino de dicho lugar. Cajón 5, núm. Qi^. 

Vruñiiela. — Allí, un censo contra la iglesia parroquial, cura, 
Justicia y consorte; réditos, 36 reales; plazo en 2Q de (3ctubre. 
Cajón 5, núm. 88. 

Vriiñuela. — Allí, un arrendamiento contra Sebastián Yáñez. 
Cajón 4, núm. 5- 

Hizose este índice y registro de este archivo en el 
año 1657, siendo abad de este monasterio el gadre Maestro 
Fray Mauro de Olavarrieta. 

TOMO LI. 20 



i 



3o6 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

Fácil es comprobarla fecha del año IÓ57 en que se hizo este 
Registro é índice del Archivo de Valvanera. En los artículos de 
Torrecilla y Alesanco y Conde de Agiúlar se nota el año 1655; 
en el de Logroño los años 1654, 1655, 1656; en ninguno el 
año 1657; 7) por último, en el de Fedroso hay una advertencia 
ó apostilla de mano posterior, que demuestra que el autor del 
índice, cuando lo compuso, ignoraba lo que ocurrió, ó, mejor 
dicho, había de ocurrir en 1 65 8. 

El hbro del P. Urcey (l), último de los que han tocado la his- 
toria de Valvanera (2), no menciona esta fuente inédita, que he 
copiado en el Archivo histórico nacional, y de la que ha hecho 
mérito el P. Fita (3) para resolver ó, por lo menos, ilustrar la 
cuestión de la reducción geográfica de la antigua Segeda á Cana- 
les de la Rioja. Con esta fuente, con la del Becerro galicano^ que 
posee la Comunidad religiosa de Valvanera, y con otras inéditas, 
hay que aspirar á fecundizar el campo histórico de tan insigne 
abadía, y á sustituir á la cizaña que la falsía en él sembró, el puro 
grano de la verdad del que viv^e y solamente debe alimentarse 
el entendimiento humano. 

Dolores de Gortázar Serantes. 
Madrid, 8 de Septiembre de 1907. 



(i) Valvanera; Breve liistoria de este monasterio^ por el Reverendo 
P. Agustín Urcey y Prado, O. S. B., monje profeso del santuario. — En 8.°, 
páginas 172. Logroño, 1906. 

(2) Boletín, tomo l, págs. 490 y 491. 

(3) Boletín, tomo l, pág. 304. 



IBIZA, ARQUEOLÓGICA \i HISTÓRICA EN 1 79 1 307 

II 

IBIZA, ARQUEOLÓGICA É HISTÓRICA EN 1791 

El ejemplar de este informe, inédito y autógrafo de su autor, existe en la 
Biblioteca de la Academia, códice E 136 (estante 27, grada 5.^), folio 289- 
293. Para mayor claridad he remozado la ortografía del original, añadién- 
dole breves anotaciones. — F. F. 

«Adiciones á la Relación de Iviza, del 111."'° Sr. Don Manuel de 
Abad, primer Obispo de aquella Diócesis (l) por Don Carlos 
González de Posada, primer Canónigo Magistral de la misma 
Iglesia (2). 

Los números marginales de éstas corresponden á los de aque- 
lla obra. 

I. — Dista 13 leguas á cabo Martín en el continente. No es fér- 
til de mieses por la sequedad. Esta le es natural por ser terreno 
escaso de fuentes, y por su cielo, barrido de nubes por los vien- 
tos recios y continuos. Los Griegos llamáronla Ebiisos y los Ara- 
bes hibasa (3), que significan tierra seca y árida (4), así como 
Pityusa por los muchos pinares que cría. Es un peñón todo su 
fondo; y dondequiera que se cave, se halla peña á más ó menos 
distancia de la superficie. Las capas de tierra y costras que la cu- 
bren están echadas horizontalmente en la mayor parte, por lo que 
se impide la filtración de las aguas así como el arraigo de aquellos 
árboles que aman la humedad, frescura y buena miga de tierra. 
Donde las capas están verticales hay algunos pequeños manan- 
tiales. Por esto es sumamente estéril de pastos para ganados que 

(i) Intitúlase Breve noticia del estado natural, civil, militar y político que 
hoy tienen las islas de Ibiza y Formentera por D. Manuel Abad y Lasierra, 
primer obispo que fué de Ibiza. Se contiene en dicho códice (fol. 262-288). 
Está fechada por su autor en Ibiza á 6 de Septiembre de 1786. 

(2) Fué nombrado Correspondiente de la Academia en 17 de Abril 
de 1789. 

(3) No tal; sino Yebisa, (i.wjl)). 

(4) Tal fué la opinión de Ortelio, de quien se fió el Sr. González de 
Posada, no conociendo las monedas púnicas y púnico-romanas de la isla. 



30á BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

no sean ele cabrío, que comen arbustos y romerales de que 
abunda con otras yerbas secas y austeras, como el tomillo, can- 
tueso, frigola (l), orégano, etc., á cuya abundancia se puede 
atribuir la delicadeza de la miel, así la porfía de los vientos no 
impidiese su operación. Todo el terreno es ferruginoso y salino, 
y pronto á petrificarse; sin embargo el imán no tiene acción al- 
guna sobre sus partículas por más que se ven todas fierro. Aun- 
que ese suelo es tan diferente del nuestro, no se halla en él un 
vegetal exótico. Tampoco se han descubierto más minas que los 
grandes bancos de. tierra caliza y ferruginosa que atraviesan toda 
la isla desde la capital hasta el extremo opuesto en su longitud. 
En la parroquia de .Santa Eulalia se benefició en tiempos muy 
remotos la mina de plata, que llamaron por esto los Romanos la 
Argentarla^ y hoy Argentera; que, explorada de orden de vSu 
Majestad por el minero Don Agustín Laplanche en los años 
de 1789 y 90, sólo halló plomo de que fundir hasta 4. 500 quin- 
tales; producto que, no correspondiendo al coste de su operación, 
obligó á sobreseer en ella (2). Aunque el presbiterio de la parro- 
quial de San Josef presenta á primera vista buenos mármoles, 
bien examinados tienen mal grano por las muchas partes de fie- 
rro de que constan; y si hay alguna estatua, lápida sepulcral, ó 
escudo de armas, de mármol, es conocidamente de Genova, y 
algunas tienen escrita su fecha en aquella República. 

3. — El puerto de la Ciudad es el segundo del Mediterráneo, 
quiero decir, el mejor después de Mahón. Con el tiempo se inu- 
tilizará por el mucho cieno que va congregando de las tierras mar- 
jales de su contorno y de las vertientes de la Ciudad y barrio de 
la marina; y tanto por la falta del reflujo del mar para limpiarle, 
como por su abrigo y tranquilidad para este depósito, se llena 
cada día más. El de Portmagny tiene hoy en su ribera un cuartel 
para un destacamento. Los contornos de uno y otro puerto son 
llanuras deliciosas y abrigadas, como los puertos, de buenas y 



(i) Sic. Espliego? En z?í\.?\-áx\ fa rigola significa tamillo. 
(2) En nuestras días ha vuelto á beneficiarse con mediano producto y 
descubriendo rastros de explotación antiquísima. 



IBIZA , ARQUEOLÓGICA É HISTÓRICA EN 179I 309 

arboladas eminencias. El de Iviza, por sus muchas huertas de no- 
rias y muchas casas de campo, entre ellas la que hizo el actual 
obispo (l) con jardín botánico y semilleros de árboles, ofrece un 
espectáculo gratísimo al arribo de los navegantes. El de San An- 
tonio, aunque capaz de regarse todo por un río inmediato, está 
muy inculto y despoblado. 

4. — No hay duda que en Formentera estuvieron los discípulos 
de San Agustín, Donato y otros que trajeron á España, por Va- 
lencia, el orden monástico en la forma que le tenían en África (2). 
Y aunque convienen en esto los escritores, su diferencia está en 
que unos quieren que antes de pasar al reino de Valencia vivie- 
ron aquí en comunidad; otros, que huyeneio dejativa por Denia 
ó Cullera en cierta persecución de los Arríanos, se embarcaron 
para Formentera hasta que sereno la tempestad; otros c[ue ambas 
cosas. 

La humedad de los aires es toda del mar, y por consecuencia 
no es perjudicial á la salud, ni fecundiza más que de sales la tie- 
rra, ni su rocío es análogo al cjue suele en otros partes mantener 
la vida narcótica de algunos animales y vegetales terrestres. Las 
mujeres trasquilan sus pequeñas reses, cardan, hilan y tejen ellas 
mismas aquel esquilmo, cuecen tintas de cortezas de granadas, 
tiñen la tela y hacen el vestido para sí y toda su familia, cada una 
en su casa. Todas van uniformes, y sólo se distinguen casadas y 
doncellas en uija pequeña diferencia. Llevan el pelo en coleta 
con cinta blanca, un tocado finísimo, muchas joyas alrededor del 
cuello, sartas de corales que cubren el pecho, un cinto con lla- 
ves de plata pendientes de una larga correa, y un sombrero con 
plumas de pavo real ó flores. Jamás mudaron forma, ni conocie- 
ron moda. No parecen compañeras, sino siervas de sus maridos, 
ni comen con ellos á la mesa, ni de tan buen pan; trátanles de 
Señor y de Vos; y ellos retornan el tú y el nombre de muchacha. 



(i) Eustaquio de Azara, sucesor del Sr. Abad y Lasierra en 1788. Fué 
trasladado á Barcelona en 1794. 

(2) Véase el tomo viii de la E'ipaña Sagrada (3.^ edición), págs. 57-62. 
Madrid, 1860. 



310 Bül.KTlN DE I. A REAL ACAIJEMIA DE LA HISTORIA 

tlablan leniosín (l) con alguna variación respecto á las demás 
provincias de Mallorca, Valencia y Cataluña en la pronunciación 
y algunos vocablos. He noche no se saluda á nadie , aunque sea 
conocido. Unas rudas máquinas muelen en las más de las case- 
rías el poco trigo que gastan; otras veces le cuecen en grano, y 
así lo comen sin otro condimento. Entierran el dinero, y es la 
avaricia su \-icio característico. No conocen más música que una 
flauta y un pequeño tambor; ni supieron ni saben más tono que 
uno muy melancólico, que oído á un pastor en un monte entris- 
tece demasiado. Consiste en tres puntos que jamás se varían ni 
se alteran; y por esta facilidad acompaña á la voz de la mujer 
cualquier muchacho punteando la flauta con una mano y golpean- 
do el tamborcito con un palo en la otra. De ordinario un roman- 
ce con la relación de la victoria ó desgracia de algún jabeque en 
el choque con los moros hacen la materia de sus cantilenas que 
oyen transportados y extáticos. El baile es muy honesto de par- 
te de las mujeres, que jamás muestran sino la punta del pie, ni 
dan saltos, ni levantan los ojos del suelo; antes todo el artificio 
del baile consiste en huir en vueltas y compases la mujer del 
hombre, con gran modestia y cortesía, al paso que el hombre 
está más procaz, saltando y persiguiendo á su compañera. Cier- 
tas leyes de policía gobiernan sus bailes generales que hacen en 
chas clásicos, reinando entre ellos tal quietud, paz, unión y bue- 
na armonía, que nunca se experimentan celos, rencillas, ni una 
mala palabra. Los hombres tienen sus delicias en estar fumando 
tabaco todo el día, sin comprarlo nunca. Guardan tanto silencio 
en ocultar los delitos de sus vecinos, que no se pueden descu- 
brir los malhechores por los medios de las leyes. Son murmura- 
dores; pero en caso de declarar en juicio, todos niegan (2). 
6. — Véase lo que dejamos dicho de pastos y ganados. 



(i) Idioma de Limoges (Francia). Así llaman al catalán los valencianos, 
negándose á reconocerlo como á padre del suyo. 

(2) Lo que trata el autor de este precioso artículo ha sido más y me- 
jor expuesto por D. Víctor Navarro en su Memoria titulada Costumbres 
en las Pithinsas, premiada por la Real Academia de Ciencias morales y 
políticas, y publicada por la misma Academia en Madrid, año 1901. 



IBIZA, ARQUEOLÓGICA É HISTÓRICA EN 1 79 1 31 I 

/.—Año de 1786, se descubrió un sepulcro entre los molinos 
de viento que están cerca de la muralla de la ciudad. Era mag- 
nífico, aunque de piedra de grano arenisco, que llaman allí mare- 
tas, de duración cuando no tienen exposición á ciertos vientos, 
y de mayor cuando están enterrados. Más bien era un templete 
subterráneo, ó panteón de alguna familia que tenía nichos ó 
lucilos para ídolos (l), ó para vasos ó urnas cinerarias. Ya se 
había abierto ó hundido en otro tiempo; la lápida con una gran- 
de y bien consej'vada inscripción romana había rodado hasta la 
falda de la eminencia de los molinos. Aun se hallaron allí y en 
otras part&s orzas con cenizas y ampollas y lacrimatorios y mo- 
nedas romanas del alto imperio; de todo lo cual tiene copia el 
primer obispo (2) de aquella isla don Manuel Abad y Lasierra, 
recogidas después de haber escrito la Relación de Iviza. 

En la iglesia del Hospital general de la ciudad está por brocal 
de un pozo un insigne capitel de orden corintio de mármol; y el 
año de 1 789 se halló un plinto de vara y media de diámetro en 
las excavaciones de uno de los algibes del palacio episcopal; y 
estas piezas en proporción arquitectónica suponen columnas de 
30 á 35 pies geométricos, que con trozos de otras que hay dis- 
persas en la ciudad dan indicios de verdad á lo que escriben al- 
gunos sobre la existencia de un magnífico templo de Mercurio 
en tiempo de los Griegos en el mismo paraje en que está ahora 
la catedral. 

Hay tres estatuas (3), mayores que el tamaño del natural; que 
por estar decapitadas y mancas y por el número fueron creídas 
hasta ahora los conquistadores de estas islas: el Infante don Pe- 
dro de Portugal; el arzobispo (electo) de Tarragona don Gui- 
llermo Mongrui; y el caballero don Ñuño Sanz (4); que en Agos- 
to de 1235 las quitaron á los moros. Estuvieron en otra parte 



(i) No eran ídolos, sino lu'nas del columbario, como en la necrópolis 
de Carmona. 

(2) Años 1 783- 1 787.— Ignoro el paradero de tan interesante copia. 

(3) Las dibujó el Archiduque Príncipe Fernando de Austria en su 
obra Die Balearen^ pág. 52. Würzburg und Leipzig, 1897T 

(4) Conde de Rosellón. 



312 FOLKTIN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

hasta el reinado de Felipe II, en que se colocaron en sendos ni- 
chos dispuestos expresamente para recibirlas cuando se cons- 
truyó la fortaleza actual. Pero ellas son romanas sin la menor 
duda. A los lados de la puerta principal, que llaman de la Mari- 
na están las dos de mármol y de primorosa escultura: la de la 
mano izquierda es de mujer conocidamente, tanto por sus ropas 
como por los demás caracteres de su sexo; la de la derecha es de 
hombre armado á la romana con delicados medios relieves de 
fábulas (l) en su armadura. Están sobre proporcionados pedes- 
tales de la misma materia y fecha que las estatuas, y con ins- 
cripciones latinas (2), La de la mujer ya no se lee; porque habiendo 
estado más expuesta á la impresión cáustica de las sales, azufres 
y vitriolos que la hizo el aire, que batió en ella por tanto tiem- 
po, sólo presenta unos sulcos informes (3). La del hombre está 
cubierta de la yerba parietaria, á que debe su conservación 
desde el tiempo que está en la muralla á lo menos. Apartada 
esta yerba con un bastón desde el puente levadizo se lee de her- 
mosos caracteres C.JnU Caes. C. F. Tironi...\ por donde infiero 
que la estatua compañera es de la mujer, ó madre de Julio César, 
del cual se sabe que estuvo en Iviza (4). Entrando esta puerta 
y pasado el cuerpo de guardia, que llaman Principal^ á un lado 
de la segunda puerta que sale á la plaza, está la otra estatua mu- 
cho mayor y casi colosal, vestida de toga de senador, de piedra 
de medio grano y ordin'aria, sin pedestal ni inscripción. Me in- 
clino á que representa al emperador ■Marco Aurelio, que fué 
gran fautor de esta isla y querido de ella en sumo grado (5). 

En el citado montecito de los molinos se ven más de cien aber- 
turas en su peña, labradas á escoda hasta encontrar tierra ó hue- 
co. Se creen habitaciones de fenicios; pero soy de parecer que 

(i) Sic. Quiso á^z\x f aleras? 

(2) Registradas por Hübner (Corpus inscriptioiium laliíianim, vol. ii\ 
bajo los números 3.659 y 3.661. 

(3) Salvo pocos vocablos se deja bien leer. Está dedicada á la diosa 
Juno, de quien es la estatua en opinión de Hübner. 

(4) Comentario inepto. Toda ella (Hübner, 3.661 ) está dedicada á Cayo 
Julio Tirón Getúiico, de la tribu Galería, hijo de Cayo. 

(5) Alude á la inscripción 3.660 de Hübner. 



IBIZA, ARQUEOIÓGICA É HISTÓRICA EN I79I 313 

eran sepulturas de éstos ú otros pueblos más antiguos para con- 
servar las momias, ó cadáveres embalsamados, como los egipcios 
de Menfis, los canarios en Teyde, etc.; sobre lo cual, si interesa 
á la Academia, propongo hacer una disertación, que haga verosí- 
mil esta noticia histórica hasta ahora no tocada por nadie, como 
ni la de las estatuas. 

Asimismo, en el camino Real de la ciudad á las Salinas, San 
Jorge y Sanjosef, se ven muchas varas de un acueducto romano, 
que atraviesa el camino por junto á la casa torre de D. Mariano 
Balanzat, llamada de las Figarctas^ y se mete en la huerta de la 
casa del Clot, cuya dirección al gran campo llano de la torongeta 
al pie de la muralla y los cimientos que hay allí de grandes edifi- 
cios, manifiesta que en los primeros tiempos de su grandeza estuvo 
allí la población, que después se pasó al abrigo del castillo, y en 
el siglo XVI y siguiente se mandó encerrar dentro de la muralla. 
Otros acueductos de Santa Gertrudis y Santa Eulalia con la mis- 
ma dirección confirman esta conjetura ( l). Así como hay torreo- 
nes y restos de fortaleza de tiempos más antiguos que la domi- 
nación de los árabes, tampoco faltan vestigios de las obras de 
éstos. 

Tengo por muy probable que habitar los Ivicencos en las 
cumbres y cultivar los alrededores infructíferos de sus declivios 
y abandonar las tierras llanas, ó valles más fértiles, ha sido por 
la necesidad de guardarse de los moros y de sus frecuentes em- 
boscadas. Para esto, no contentos con la proporción del terreno 
para atalayar y defenderse, tenían allí en lo más elevado torres 
redondas y capaces, con una sola entrada al medio de su altura, 
por donde recogían la escala de mano que los conducía, y sien- 
do todo el edificio de cal y canto, con bóvedas, sin madera algu- 
na, quedaban sin temor de ser quemados, y se defendían con 
sus armas de los piratas que por tantos siglos los han molestado. 

8. — Es cierta la dispersión del caserío fuera de la capital; pero 
es problemático si conviene más esta forma de población ó la de 



(i) a esta obra del soberbio acueducto se refieren 'las inscripciones 
3.663 y 3.664. señaladas por Hübner. 



314 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

pueblos reunidos, ni toca á la historia su decisi(3n. La ciudad 
siempre estará sucia; pues siendo un peñón su suelo, ni se pueden 
cavar pozos, ni abrirse cloacas (l), 

10. — hn el año de 1783 se comenzó á pescar atún en la alma- 
draba, establecida en el puerto del Espalmador, en Formente- 
ras, donde había estado en otros tiempos. Acaso en todo el mun- 
do no habrá otro puerto más proporcionado para esta pesca y su 
tráfico. Con una mano cogen el pescado, y con otra la sal para 
su beneficio. Así juntó la Providencia puerto tranquilo, pesca co- 
piosa y salinas abundantes y de calidad (2). 

15. — Es más cierto que se hace la sal de Iviza del agua del 
mar por filtración del terreno salitroso y de agua elemental. 

16 y I/.^Ea sal llega anualmente de veinte á treinta mil mo- 
dines, de cuatro fanegas cada uno; y se paga á 60 reales el mo- 
dín. Los Ginoveses tuvieron arrendado este ramo algunos siglos, 
y daban al Común de Iviza, que era dueño de las salinas, cierta 
renta que se invertía en escuelas, hospitales y otras necesidades 
públicas y privadas. He aquí el comercio de los Ivicencos y Ge- 
noveses, y la ocasión de haber venido á Iviza los pocos mármo- 
les de gusto que hay en la ciudad desde el siglo xv. Felipe V 
agregó las salinas á la Real Hacienda, y dejó sobre ellas 2.600 
pesos anuales á la bolsa común; de los cuales paga 600 á la fábri- 
ca de la Iglesia mayor. 

18. — rAsciende el número de habitantes de estas dos islas á 
14.500, según la matrícula del año de 1 788, de los cuales cerca 
de 3.000 habitan la ciudad y arrabal de la Marina. Hay escue- 
las de primeras letras, y estudios de Gramática, Filosofía y Teo- 
logía Moral en la capital, y los párrocos rurales enseñan á leer 
y escribir á sus feligreses (3). 

(i) Suplen por ello las cisternas y una fuente de la que hace mención 
Madoz. 

(2) Mucho convendrá que allí se emprendan exploraciones técnicas 
por la Sociedad Arqueológica Ebusitana. 

(3) Sobre estos estudios, á partir del siglo xvii y la causa de su deca- 
dencia en el xviii, véase Martín, A/emorz'as históricas y geográficas de Iviza 
y Formentera, llamadas antiguamente las islas Pytlmisas , págs. 21-27. ^^' 
rrara, 1798. 



IBIZA, ARQUEOLÓGICA É HISTÓRICA EN 1 79 1 315 

19 y 20. — En el día hay oficios de carreteros, albarderos y los 
demás que faltaban cuando escribió el Obispo. 

21. — Año de 1789 se dio otra forma al Ayuntamiento, crean- 
do Regidores perpetuos. 

23. — Este plan (l), ó no se adoptó, ó no se puso en eje- 
cución. 

Noticias fuera de los números. 

En el siglo v de la Iglesia había obispo católico en Iviza, y era, 
al parecer, sufragáneo de Cartagena, según que el Prelado de ésta 
le reprende cierta superstición ó falsa credulidad. Así consta de 
la historia eclesiástica bien recibida (2). 

Se tiene por cierto que el célebre Avicena no solamente na- 
ció en Iviza, pero que también reinó allí y escribió allí (3). 

El analista de Aragón, Diago, escribió allí muchas de sus obras, 
estando de conventual en Santo Domingo (4). 

El enredador Lupián Zapata, verdadero Antonio de Nobis, fué 
cura espiritual de estas islas, con el título de Pabordre de Tarra- 
gona, y también dejó allí señales de su genio en algunas genea- 
logías y antigüedades de casas (5). 

En el primer tercio del siglo xvi, Orruc Barbarroja, titulado 
rey de Tremecén, amenazó in\'adir á Iviza. Carlos V, empera- 
dor, la fortificó y repobló, pidiendo prestados para ayuda de esto 
18.000 pesos á Santo Tomás de \'^illanueva, entonces arzobispo 



(i) Referente á la defensa de la isla, comunicación de correos y mejo- 
ramiento de artes y oficios. 

(2) En este párrafo el autor baraja dos obispos de Ibiza: OpiliJii (año 
484), sufragáneo de Caller en la isla de Cerdeña; y Vicente (año 591), su- 
fragáneo de Cartagena. 

(3) Sobre las fuentes de esta tabula, ya corriente á principios del si- 
glo XV, véase Román y Calvet (D.Juan), Los nombres é importancia arqueo- 
lógicas de las islas Pythiusas, págs. 18 y 19. Barcelona, 1906. 

(4) Predicó también tres cuaresmas consecutivas en este convento, que 
se había fundado en 1 1 de Diciembre de 1580. Esto refiere en su Historia 
de ¡a provincia de Aragón, de la Orden de Predicadores, fol. 293. Barcelo- 
na, 1599. 

(5) Murió en Ibiza á últimos de Junio de 1667. 



3l6 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

de V^alencía. Se concluyó en el reinado d(^ l^'elipe II la muralla, 
que es altísima, terraplenada, fuerte y hermosa, de nueva forti- 
ficación, aunque irregular, y sin obras exteriores, ]iorquc no las 
permite su terreno y el mar que lame la mitad de su circuito, 
'j'iene solas dos puertas: la que llaman de tierra, inmediata al 
monte de los sepulcros, hoy de los Molinos; y la de la marina, 
de buena y grandiosa arquitectura almohadillada, con un grande 
y bien esculpido escudo de armas reales, y una inscripción que 

dice (l). 

En el año de 1738 cayó un rayo en el almacén de la pólvora, 
que estaba en el baluarte de Santa Lucía, incendiando 200 quin- 
tales; y su explosión, haciendo temblar toda la ciudad, arrojó á 
gran distancia materiales del almacén, derribando casas y des- 
plomando casi todas las restantes, que así se mantienen todavía. 
Al día siguiente, fueron en un entierro cerca de 40 cadáveres. La 
fortaleza no se resintió sino en una esquina del mismo baluarte, 
que aún está como quedó entonces. 

No se sienten allí terremotos; ni los que viven saben lo que es 
el temblor natural de tierra, ni lo han oído de sus mayores. 

La marinería, no sólo está reputada por la más valiente y atre- 
vida de España en el coso contra los moros, sino que con ver- 
dad se puede decir que los Ivicencos tienen ascendiente sobre 
ellos. El uso de los frascos de pólvora, de que están bien preve- 
nidos, los hace las más veces vencedores; y la torpeza de sus 
enemigos no ha comprendido aún en qué consiste una manera 
tan sencilla de combatir. Se atreven á entrar no solamente en 
las calas indefensas y caserías de las aldeas de África, mas tam- 
bién en sus puertos, trayendo jabeques surtos en ellos al de Ivi- 
za. Se mantuvieron muchos años con el producto de los esclavos 
moros que vendían en Iviza, Mallorca, Cartagena ó Alicante, se- 
gún la cercanía de donde hacían las presas. Pero los que se com- 



(i) No se copia por el manuscrito. Dice así en letras mayúsculas: Phi- 
lippo Rege Catholico et ¡iivictis \ simo Hispaniartim Indiaruviq(uc) Orien- 
ta 1 lium et Occidentalium haec cons \ truebantur et huius Ijisulae pro sica \ 
S[acra) C(aiholica) R(egia) Mm Guliernatore et Cap.eo G(e)?i(er)ali \ Nobili 
Don Ferdinatido Qaiioguera, anno 1585, 



IBIZA, ARQUEOLÓGICA É HISTÓRICA EN 1 79 1 317 

praron en Iviza, destinados á la agricultura, desacreditaron este 
noble y necesario ejercicio, no queriendo los Ivicencos libres em- 
plearse en lo que se encomendó á los moros esclavos. Y esta es 
una de las causas del abandono de aquella agricultura. 

La abundancia de madera de pino hace á Iviza como el asti- 
llero del Mediterráneo. Continuamente se están construyendo allí 
jabeques mercantiles para Mallorca y puertos del continente. 

En los equinoccios hacen alto en esta isla las aves de paso para 
descansar en su largo viaje marítimo. En días fijos, constantemen- 
te se ven llegar bandadas de millones de codornices desde Espa- 
ña en Septiembre, y de África en Marzo. Paran cerca del puer- 
to de San Antonio que es el frente de Denia, y á esta ciudad 
van los cazadores de Valencia á recibirlas (l). 

De Iviza no hay más historia que la que hizo un capuchino 
mallorquín (2) para la edición de colección de leyes municipales, 
ó lo que llaman en Iviza Ordenaciones (3). Todo su apoyo es un 
manuscrito, que yo poseo original, de muy poco crédito, aun- 
que no sea parto de Lupián Zapata; porque, además de conocerse 
en el mal estilo la pobreza del autor, debe ser poco atendido res- 
pecto que su fecha no pasa del tiempo de Eelipe IV (4), y habla de 
cosas antiquísimas sin citar autor alguno (5 ). Euera de esto, el ca- 
puchino no estuvo en Iviza hasta después de publicada su obra; y 
entonces dijo que si la volviera á publicar sería muy otra. No 
obstante que salió á luz en tiempo de Fernando VI, no se halla 
un ejemplar en Iviza, ni en Mallorca donde se imprimió. En 



(i) Con igual objeto acuden al archipiélago de los Colubretes los ca- 
zadores de Castellón de la Plana. 

(2) Cayetano de Mallorca. 

(3) Resumpta histórica, geográfica y cronológica de la isla y Real fuerza 
de Iviza. Palma de Mallorca, sin año de impresión. La licencia es de 175 i. 
Posee un ejemplar de esta obra D. Juan Román y Calvet , autor sobre- 
dicho. 

(4) Años 1621-1665. 

(5) Las razones que da el Sr. González, para excluir á Zapata, como au- 
tor de este manuscrito, no me parecen convincentes. Consta que el anóni- 
mo forjó la inscripción apócrifa (Hübner, 367), referente á la restauración 
del templo de Mercurio por Marco Aurelio; y esto se avrvne con el genio 
enredador y travieso del tristemente famoso Antonio de Nobis. 



3l8 BOLETÍN DE T.A REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

nuestros días publicó otra corta relación de estas islas D. Vicen- 
te Tofiño, jefe de escuadra; donde se puede ver la mala locación 
de la ciudad, la infeliz disposición de las calles, y lo demás que 
falta á la que escribió el primer obispo y á estas adiciones (l). 

Madrid y Septiembre 2, de 179 1. 

Dr. D. Carlos González de Posada. 

(Rúbrica.) 



(i) Con este dato se ilustra el artículo núm. 3 de las Baleares, escrito 
por D. Tomás Muñoz y Romero en su Dicciojiario bibliográjico-histórico... 
de España, pags. 46 y 47 (Madrid, 1858): 

€ Descripción de las islas Pithuysas y Baleares. De orden superior. Ma- 
drid, imprenta de la viuda de Ibarra, hijos y compañía, 1787. En 4.° 

El Gobierno comisionó á varios oficiales de la armada para que levan- 
tasen las cartas esféricas de las costas de España. Estando desempeñando 
este cargo en Ibiza, formaron la descripción geográfica de estas islas, y 
mereciendo la aprobación del Gobierno, mandó á los comisionados que 
hiciesen la descripción de las islas de Menorca, Mallorca y Formentera. 
D. José Vargas Ponce fué el que hizo este trabajo, en donde se dan exac- 
tas é interesantes noticias de estas islas, tanto acerca de su geografía, como 
de su historia, población, agricultura y comercio. Leyó el autor este tra- 
bajo á la Academia de la Historia, en la sesión de 3 de Marzo de 1786.» 

En el acta de esta sesión se lee: «El Sr. D.Josef de Vargas leyó una des- 
cripción de las Islas de Ibiza y Formentera adornada con varias noticias 
históricas perteneciente al estado antiguo, y sucesos de dichas Islas con 
diferentes reflexiones sobre sus producciones, comercio, industria y es- 
tado actual.» 

Y en el acta de la sesión del 2 de Septiembre de 1791: 

«El Sr. D. Carlos Posada leyó las adiciones ó ilustraciones que ha hecho 
á la Relación y descripción geográfica de la isla de Ibiza, que formó su 
entonces Obispo de ella el limo. Sr. D. Manuel Abbat y La Sierra, y exis- 
te en la Academia. Y habiendo ésta apreciado el zelo, diligencia y esme- 
ro que manifestó el Sr. Posada en su trabajo, acordó se una á la referida 
Relación, que devolvió, colocándola otra vez en su lugar correspondiente; 
habiendo ofrecido el Sr. Posada hacer una disertación sobre las tres es- 
tatuas romanas que subsisten en la muralla de la fuerza de Ibiza; lo que 
se aceptó.» 



VARIEDADES 



FORMENTERA É IBIZA EN 1403 

Historia del gran Tamerlán, itinerario y narración del viaje y relación 
de la embajada que Ruy González de Clavijo le hizo en nombre del muy 
poderoso señor Rey Don Henrique el tercero de Castilla. Segunda impre- 
sión, págs. 28 y 29. Madrid, 1782. 

«E sábado (l.° de Junio) quando amaneció, fueron (los emba- 
jadores) en par de una isla que llaman Formentera, y es de po- 
blado y á ojo de la isla de Ibiza, y estovieron allí este dicho día 
sábado y domingo y lunes y martes, andando de una parte á 
otra, que non podían doblar el cabo para tomar el puerto de 
Ibiza, por quanto avían el viento contrario; é el dicho martes en 
la tarde tomaron al puerto que fué á cinco días del mes de Ju- 
nio, é el patrón fizo descargar de las cargas que levaban y car- 
gar cierta sal, é estovieron en el dicho puerto el dicho día mar- 
tes que hi llegaron; y miércoles y jueves y viernes non podían 
salir del puerto, por quanto avían el viento contrario; é miérco- 
les que fueron trece dias de Junio, partieron de aquí, y fizo cal- 
ma el dicho jueves y viernes, tanto que andovieron bien poco. 

E esta dicha Ibiza es una isla pequeña en que hay cinco le- 
guas en luengo é tres en ancho. Y el día que llegaron los Emba- 
jadores, tomaron tierra, y el Gobernador que ende estaba por el 
Rey de Aragón, mandóles dar posada en que estuviesen, y en- 
vióles omes y bestias en que viniesen á la villa; é la dicha isla es 
toda la más della montañas altas de montes baxos é pinares: é la 
villa es poblada en un otero alto que está junto al mar: é tiene 
tres cercas, y entre cada cerca mora gente; y tiene un castillo 
en lo más alto de la villa lacia la mar; é tiene altas torres é cer- 
ca sobre sí; y la Iglesia de la villa está á par del castillo, é tiene 
una torre alta que se contiene con el dicho castillo; é cerca la 
villa é castillo de parte de fuera una cerca sola. E en esta isla 
ha unas salinas en que ha mucha sal, que se face en ellas muy 
fina cada año del agua del mar que entra en allí. E estas salinas 
son de gran rendición, que cada año vienen allí muchas naves 
de Levante á cargar de sal. E en la cerca de la villa hay una to- 
rre que llaman la Torre de Avicena; é en la cerca é torre della 
están pedradas de engenios que el Rey D. Pedro-(de Castilla) 
fizo lanzar quando la tovo cercada.» 



NOTICIAS 



Acaba de publicarse el tomo xi de las Cortes de los antiguos reinos de 
Aragón y de Valencia y Principado de Cataluña, cuya edición, así como la 
de los diez anteriores, ha corrido á cargo de los Académicos de número, 
D. Fidel Fita y D. Bienvenido Oliver y Esteller. Comprende las Cortes de 
Barcelona de 1412 á 1413, las de Tortosa y Montblanch de 1414 y Suple- 
mento á las de 1305 y 1307 y al Parlamento de 1357. 



En la sesión de 5 de Julio último acordó la Academia dirigir al señor 
don Ángel Hernández, vecino de Madrid, la comunicación siguiente: 

«Noticiosa esta Real Academia de que en los terrenos de Carabanchel 
cercanos al polvorín, á la Real Casa de Campo y al arroyo dé los Meaques, 
donde asoman á flor de tierra considerables ruinas romanas, son de la 
propiedad de usted, solicita de su generosidad y patriotismo el permiso 
de hacer excavaciones para resolver el problema histórico sobre la situa- 
ción de la antigua Miacum, que dio, al parecer, su nombre al arroyo de los 
Meaques é interesa altamente al progreso de la Ciencia. — Dios guarde á 
usted muchos años. — Madrid, 6 de Julio de 1907.» 



Desde Santa María de Huerta, en carta del 23 de Septiembre último, 
el Excmo. Sr. D. Enrique de Aguilera y Gamboa, Marqués de Cerralbo 
é Individuo electo de número de la Academia, le ha notificado el descu- 
brimiento que ha hecho de una ciudad romano-celtibérica, hasta hoy des- 
conocida. En la cumbre del cerro del Villar, que casi divide el término de 
Huerta (Soria) del de Monreal de Ariza (Zaragoza), descuellan restos de 
antiquísimas murallas comparables á las de Numancia, asomando en su 
recinto innumerables trozos de cerámica romana y no pocos de más re- 
moto aspecto. La primera excavación que allí se ha practicado á muy cor- 
ta profundidad, con asistencia del Secretario interino y Anticuario de 
la Academia, D. Juan Catalina García, venido expresamente desde Nu- 
mancia, ha dado por resultado el hallazgo de varias monedas imperiales y 
celtibéricas, y de una lápida epigráfica muy maltratada, ó borrosa, donde 
aparecen en un renglón las letras XX y en oti'o inferior una M. El señor 
Marqués de Cerralbo se propone seguir adelante las excavaciones con 
sumo empeño, trazar el plano de aquella ciudad, abandonada é ignorada 
por tantos siglos, y someter el debido Informe á la consideración de la 
Academia. 

F. F. 



TOMO Li. Noviembre, 1907. cuaderno v. 



BOLETÍN 



DE LA 



REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 



INFORMES 



I 

ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 

Los nombres é importancia arqueológica de las islas Pytliyusas, por D. Juan 
Román y Calvet. Barcelona, tipografía «L'Aveng», 1906. En íolio, pági- 
nas VIII -|- 340, con grabados intercalados en el texto y 76 láminas fototí- 
picas. 

Bajo dos aspectos, como lo indica su título, se presenta esta 
obra á nuestra consideración: el de la riqueza arqueológica ante- 
rior al siglo VIII de la Era Cristiana; y el de los antiguos nombres de 
las islas, que el Sr. Román, amoldándose al sistema del P. !Mar- 
tín (i) y desarrollándolo, escribe Pytkittsas iporc^we deriva su nom- 
bre «de la palabra griega Pythou, dragón muerto por Apolo, 
según la fábula». 

Riqueza arqueológica. 

Tres autores durante el siglo pasado la ilustraron principal- 
mente: Tomás Aranaz y Barrera (2), Alvaro Campaner (3) y 



(i) Memorias históricas y geográficas de Iviza y Formentera, llamadas 
antiguamente las islas Pythiusas. Obra de D. Próspero de Martín de Callar 
y Descallar, español, pág. 8. Ferrara, 1798. 

(2) Historia de Iviza. Iviza, 1858. 

(3) Ínsula Augusta, ap. Nuevo método de clasificación de las medallas 
autónomas de España, tomo iii, págs. 437-453- Sevilla, 1876, 

TOMO Li. 21 



322 liOLETIN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

Emilio Ilübncr (l). llübncr y Campancr dejaron sin solución el 
problema numismático, que más interesa á la historia púnico-ro- 
mana de Ibiza. Lo ha resuelto D. Juan Román y Calvet, sacando 
á luz muchos millares de objetos de tipo romano y púnico que 
ha descubierto, de pocos años á esta parte, dentro de aquella 
isla y alrededor de ella. «Hoy — dice (2) — se da el caso de hallar- 
se casi enteramente repleto el local cedido por el Ayuntamiento 
para la instalación del improvisado y notable Museo de la Socie- 
dad Arqueológica Ebusitana.» Alentada ésta por la suerte feliz 
del Sr. Román, su primero y actual director, se fundó espontá- 
neamente en 19 de Octubre de 1903; y acaba de ofrecer el in- 
signe Museo de su propiedad al Gobierno de la nación, bajo 
ciertas condiciones por todo extremo razonables (3). Raro ejem- 
plo de noble desinterés y acendrado patriotismo. 

Para tratar de este asunto ordenadamente y sin menoscabo de 
la concisión y claridad, lo reduciré á diez artículos: 



* 

* * 



I. — Antecedentes geográficos. Las Piiyusas y la Ophiusa. 

Atendamos ante todas cosas al mapa del archipiélago de Ibi- 
za, publicado por la Comisión Geodésica y reproducido por el 
Sr. Román en la lámina xxxviii de su obra estimable (4). 

Plinio escribió (iii, ll): 

«Insulae per haec maria primae omnium Pityiissae, a Graecis 
dictae a frútice pineo. Nunc Ebusus \'ocatur utraque. Civitate 
foederata, angusto freto interfluente, patent xLvim. pass. (5). Ab- 



(i) Inscriptiones Hispaniae laiinac, págs. 492-494 y 961. Berlín, 1869 y 
1892. — Mon7imenia lingiiac ibericae, n\ím. 112. Berlín, 1893. 

(2) Pág. 336. 

(3) Véase el tomo li del Boletín, págs. 69-76. 

(4) Para m-ayores detalles véase Riudavets, Derrotero general del Aíedi. 
terráiieo, redactado en el Depósito Hidrográfico, págs. 357-361 y 452-483. 
Madrid, 1873. 

(5) Dos millas, de ocho estadios cada una, equivalen aproximadamen- 
te á tres kilómetros. 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 



323 



sunt a Dianio dcc stadiis; [bis] totidem Dianium a Carthagine 
Nova; totidem a Pityussis in altum Baleares duae, et Sucronem 
versus Colubraria. Baleares funda bellicosas Graeci Gynonesias 
dixere... Ebusi térra scrpentes fugat; Colubraria parit, ideo infes- 
ta ómnibus nisi ebusitanam terram inferentibus. Graeci Ophiu- 
saní dixere.» 

Es evidente que Plinio comprendió bajo el nombre de EbiLStis 
relativamente moderno, las islas de Ibiza y Formentera, que se- 
para un angosto freo, y que los griegos las llamaron Pityitsas en 
razón delfrutciv pineus {tJ.vjz)^ que más que otro árbol natural- 
mente crían. Según este gran geógrafo no debe ni puede reducir- 
se á Formentera la Colubraria\x Ophmsa\\dL cvtaX, así como Denia 
y Mallorca, equidistaba en su menor trayecto á las Pityusas nada 
menos que 700 estadios. Es la mayor de los Colubretes ó Mont- 
colobrer con su puerto de Tofiño, que se diferenciaba de aquellas 
por la calidad de su terreno ofiógcno^ ó criadero de serpientes 
•nocivas. Estas propiedades naturales y características del pino y 
de la serpiente, no las niega, antes bien demuestra el Sr. Ro- 
mán (l) que aun ahora subsisten. Tanto él conio Dameto y otros 
autores, fijándose en el inciso Pliniano Sucronem versus^ Coht- 
braria, han creído que corresponde mejor á P'ormentera que á 
Alontcolobrer; mas no advierten que Colub?'aria, según Plinio, 
no está separada de Ibiza por un angosto freo. 

De acuerdo con Plinio por lo tocante á Ebusiis (Ibiza y For- 
mentera) y á la OphiiLsa, está Pomponio Mela (11, 125): 

«Ebtcsus, e regione promontorii quod in Sucronensi sinu Fer- 
rariam vocant (2), eodem nomine urbem (3) habet; frumenti 
tantum non foecunda, ad alia largior, et omnium animalium quae 
nocent adeo expers ut nec ea quidem quae de agrestibus mitia 
sunt aut generet aut, si invecta sunt, sustineat. Coutra est Colubra- 
ria; cuius meminisse succurrit quod, cum scateat multo ac malé- 
fico genere serpentium et sit adeo inhabitabilis, tamen ingressis 

(i) Págs. 6, 7 y 151. 

(2) Cabo Martín, que mira á Formentera. Por él, según Mela, se divi- 
día el golfo de Alicante {Tliciíanus) del de Valencia (StiQroneiisis). 

(3) La ciudad de Ibiza. 



324 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

eam, intra id spatium quod ebusitana humo signaverunt, sine 
pernicie et rata est; iisdem illis serpentibus, qui solent obvios op- 
petere, adspectum eius pulveris aliud veluti virus procul et cum 
pavore fugientibus.» 

Estrabón, iii, 5, !• 

Alai informado este autor, á quien Plinio corrigió, colocó la 
'Otpioo^aa en Formentera é hizo de ella la segunda ri'.Tjoucyaa; pero se 
contradijo hasta cierto punto, suponiéndola yerma (3\or,ij.ov) aun- 
que fértil, ó habitable y exenta de animales dañinos. Para él la 
primera íl-.-Joücyaa es "Epouao; (i), de la que dijo que en redondo 
mide 400 estadios, que es mucho mayor que 'OcpioüTia, y que en 
ella existe la ciudad de su nombre, amiga de los romanos. Tam- 
bién se equivocó afirmando que estas dos islas están mucho más 
metidas en el mar que las Baleares, y no acertó á expresar las 
producciones naturales de la flora y la fauna, que tocaron Plinio,. 
Mela y Diodoro Sículo. 

Ptolemeo (11, 6, 73), dejándose arrastrar por la autoridad de 
Estrabón, distingue las Pityusas en mayor y menor, llamando á 
la primera "E,3jc;to:, y á la segunda 'OtpioOcja. No advierte la con- 
tradicción que resulta de su propia graduación, si la segunda se 
reduce á P'ormentera. A ésta achaca 19° 50' de longitud y 38*^ 20' 
de latitud; y á la primera 19° de longitud y 38° 5' de latitud; por 
manera que la menor está 1 5' al E. y 50' al ^^- de la mayor; y 
esto no se verifica en Formentera, sino en Montcolobrer, como, 
bien lo vio Plinio, á cuya sencilla, clara y firme explicación 
nada obsta. 

Diodoro Sículo (2) no mencionó la Ophiusa, ó Colubraria^ 
atendiendo á su escasa importancia histórica. Con el nombre de 
Pitytissa, lo mismo que Plinio con el de EbiisiLS, parece que com- 
prendió á Ibiza y Formentera. De conformidad con el gran na- 
turalista latino, dice que aquel nombre le fué impuesto por la 
abundancia de pinos que en ella brotan (3). Añade que la Pi~ 

(i) Variantes de los códices "Apouao;, "E[3'J70;. 

(2) V, 16; edición Dindorí y Müller, tomo i, pág. 263. París, 1856. 

(3) Nr^ao; iiT'.v civoiJLaro¡a.£VTi asv Jl'-i'JO'jíjaa' Tr^v Z\ TXpocriyopí'av s/O'jsa ar.a 
ToO T:Xr¡9ou; xwv y.ax' auTr^v (cuop-íviov -'.lúwv. 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 



325 



tyiisa es -sXay'a, ó está en alta mar; que dista de las columnas de 
Hércules tres días y tres noches de na^'egación, un día y una no- 
che del fronterizo continente africano, y un día del ibérico; que 
su magnitud se asemeja á la de la isla de Corfú; que su producción 
de vino y aceite es mediana, no dando buenas aceitunas el olivo 
á no injertarse en el acebuche. Pasa por alto la superior calidad 
de los higos secos, que tanto ponderaron Estacio (l) y Plinio (2); 
mas no la finísima de las lanas, y la muy amena de los collados y 
campos. En lo tocante á la población escribe que la ciudad capi- 
tal es "E^scjoi (Ibiza), colonia púnica iniciada (3) ciento y sesenta 
años después de la fundación deCartago. Posee la isla puertos me- 
morables, anchos diques, fuertes murallas y edificios soberbios. 
En ella moran, promiscuamente, bárbaros de todo linaje (bere- 
beres, iberos, galos, etc.); si bien la mayor y mejor parte de la 
población es cartaginesa (4). 

Imperando Augusto, trazó Diodoro esta descripción de la Pi- 
tyusa doble (Ibiza y I'ormentera), ó quizá solamente de la ma- 
yor (Ibiza). Punto es éste de partida firmísimo para proceder á 
indagar la riqueza arqueológica y reconstituir la historia púnica 
de ''EpíCTo;. Observemos de paso que el vocablo cpoívf/.s; (fenicios), 
usado por Diodoro, no excluye á los cartagineses (Pocnos del 
idioma del Lacio); antes bien los incluye (5), y á ellos expresa- 
damente se refiere, como también lo hizo Tito Livio. 

* 
* * 

2. — Ibiza púnica. Datos históricos. 

La fundación de la ciudad de Ibiza por los cartagineses en el 
año 654 antes de J. C. asignada por Diodoro y la fisonomía púni- 

(i) «Et quod percoquit Ebosia caunas.» Satuni. vi, 15. Léase «Ebosía» 
en razón de la cantidad del verso faleucio. 

(2) «Siccas (ficus) honos laudatas servat in capsis, Ebuso ínsula prae- 
stantissimas amplissimasque.» xv, 21. 

(3) Año 654 antes de J. C— Dreys, Grégoire y otros autores, á quienes 
se acomoda el Sr. Román, prefieren el año 720. 

(4) Kaio'.xo'ji; o'a6-r|V páp^3xpO'. ;i:avTOoa-0', rXtX'zxo'. os <I>o;v'.'/.í;. 

(5) Lo mismo hace Avieno en varios párrafos de su Ora fnaritima; y 
en especial Silio Itálico (Piui. iii, 362): 

«Jamque Ebusus phoetiissa ijiovet, movet Arbacus arma. > 



326 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

ca que este autor le atribuye hasta el principio de la Era Cristia-^ 
na, se ven desde luego comprobadas por dos textos de Tito Li- 
vio (xxii, 20; xxviii, 27), que interesan á la historia general de 
España. 

Cneo Cornelio Escipión, legado y hermano de Publio, habien- 
do desbaratado y en gran parte apresado con su armada junto- 
ai desagüe del Ebro la de Asdrúbal Barca, hermano de Aníbal 
(217 a. C), vengó la afrenta de Sagunto, corriéndose por la cos- 
ta del Mediterráneo hasta más allá de Cartagena, llegándose 
hasta las puertas de esta ciudad, cuyos arrabales incendió, y re- 
gresando por igual vía cargado con los despojos de Longústica 
(Águilas en la sierra Almagrera?) y Onusia (Nusia cerca de Vi- 
llajoyosa). Para sorprender y deshacer la armada de Asdrúbal 
había enviado á la descubierta dos saetías marsellesas, tal vez em- 
poritanas, y sin duda contó para el atrevido golpe de mano que 
dio sobre Cartagena con el apoyo de las colonias griegas (l), es- 
parcidas desde Almuñécar hasta la boca del Júcar, entre las cua- 
les la principal era Denia. No quiso terminar su regreso á Tarra- 
gona sin tantear el modo de hacerse con el dominio, ó por lo 
menos con la buena amistad de Ibiza y de las Baleares. Zarpan- 
do á lo que parece, del puerto de Denia, entróse por Ibiza con 
sus tropas de desembarco; taló y devastó sus campos y aldeas,.- 
porque no le fué posible rendir la ciudad en dos días de asedio 
con todo su poder, naval y terrestre; y tan gran botín de la opu- 
lenta isla reportó que en su comparación había sido corto el alle- 
gado durante su expedición costanera. Tan cierto es lo que Dio- 
doro refiere acerca de la riqueza y magnificencia de esta Pityusa. 
Al recogerse á sus naves Escipión se puso al habla con los lega- 
dos de Mallorca y Menorca, que le pidieron paz y alianza (2); y 
así se volvió á Tarragona. La fuerte é inexpugnable ciudad de 

(i) Véase el tomo l del Boletín, págs. 347 y 348. 

(2) «Neccontinentis oi-as praetervecta(Scipionis classis), sed in Ebusuní 
insulam transmissum, ubi urbe qiiae caput iftsulae cst biduum nequicquam 
summo labore oppugnata, ubi in spem irritam frustra teri tempus animad- 
versum est, ad populationem agri versi, direptis aliquot incensisque vicis, 
maiori quam in continenti praeda parta, quum in naves se recepissent, ex 
Balearibus insulis legati pacem patentes ad Scipionem venerunt.» 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 327 

Ibiza, se mantuvo leal á su metrópoli, á costa de mucha sangre 
propia derramada y del estrago de sus aldeas y posesiones forá- 
neas. Otro tanto aconteció á Cartagena. 

Once años más tarde (205 a. C.) el almirante Alagón, después 
de inútiles tentativas, ó del supremo esfuerzo que desplegó para 
recobrar á Cartagena y Cádiz, hizo rumbo desde el Estrecho de 
Gibraltar á la isla Pityiisa, que dista (dice Livio) casi cien millas 
del continente hispano, y era entonces toda ella población de 
cartagineses. Acogieron éstos á Magón con sumo agrado, refor- 
zando la armada cartaginesa, surta en su puerto, no solamente 
de víveres, sino también de armas y tropa (l). Fenecía el otoño, 
y esperaba el almirante que en la Balear mayor podría fondear 
y pasar el invierno; pero los mallorquines, aunque no eran sub- 
ditos, ni aliados de Roma, se portaron como si lo fuesen. Sus 
hondas arrojaron tal granizada de balas de piedra y tan bien di- 
rigidas, que la armada, por precisión, hubo de largarse á Menor- 
ca, donde tampoco halló hospedaje. A viva fuerza se apoderó 
Magón de la ciudad y puerto de su nombre (Mahón). Invernó, 
pues, allí; é hizo leva de 2.000 reclutas menorquines, que envió 
á Cartago. 

Sin duda Ibiza, á título de ciudad confederada que le atribuye 
Plinio, no entró en pactos con Roma sino después de fenecida la 
segunda, y quizá la tercera, guerra púnica (años 202 y 146 a. C). 
Semejante suerte cupo á Málaga. 



* 



3.— Ibiza púnico-romana. Datos históricos. 

Arruinando á Numancia y á Cartago, Escipión Emiliano zan- 
jó las bases inconmovibles de la dominación romana sobre nues- 
tra Península. La política de exterminio que suele achacarse á la 
ciudad del Tíber, sólo se funda en algunos hechos particulares, ó 

(i) Inde navibus ad Pityusam insulam, centum millia ferme á conti- 
nenti, Poeni tiim cam hicolebant, traiecit. Itaque classis bona cum pace 
accepta est; nec commeatus modo benigne praediti, sed'in supplementum 
classis iuventus armaque data. 



328 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

excepciones de la regla general, que á los pueblos sojuzgados, 
salvo el principio de soberanía en sus diferentes matices, brinda- 
ba, mas no imponía la religión, costumbres é idiomas del pueblo- 
rey. Esto es lo que en especial demuestra el estudio de las mo- 
nedas autónomas, acuñadas en España hasta el reinado inclusive 
del emperador Calígula (f año 41 de J. C). 

En el año 128 a. de C, estalló la guerra naval, que á Mételo, 
fundador de Palma y PoUenza, valió el renombre de Baleárico. 
No parece que le fuesen hostiles los ibicencos, sino antes bien 
auxiliares ó aliados. El cuadro que Floro bosquejó (l) de los ma- 
llorquines y menorquines, piratas del mar y agresores de las na- 
ves romanas, es torpe caricatura. Mételo paró el daño de los hon- 
deros con tender pieles de buey sobre la cubierta de sus buques, 
más avisado y cauto que Magón, en cuyo tiempo, según lo re- 
fiere Tito Livio (2), rayaban á grande altura la riqueza, el comer- 
cio y el prestigio militar de aquellos isleños. Y no podía menos 
de ser así; toda vez que la civilización cartaginesa hubo de echar 
raíces profundísimas en el suelo de ^Mallorca y Menorca. El esti- 
lo de Floro es comparable al de algunos turistas franceses, cuan- 
do se meten á describir le bcaiL pays des Espagnes. 

Casi medio siglo después, año 81 a. C, la ciudad 6 isla de Ibi- 
za fueron teatro de uno de los primeros y más graves aconteci- 
mientos de la guerra Sertoriana. Plutarco, por quien esto cons- 
ta (3), llama Pityiisa (Il'.TuoOaTa) la isla, así como la nombraron 
Diodoro Sículo y Tito Livio. Ultimo sostén del partido de Mario, 
y habiendo ejercido los más elevados cargos de la República vino 
Sertorio por segunda \'ez á España desde Italia, y procuró atajar 
la entrada del procónsul Cayo Annio cerrándole los pasos del 
Pirineo. No lo logró, y hurtando el cuerpo al pehgro de caer en 



(i) «Baleares per id terapus insulae pirática rabie maria corruperant. 
Homines feros atque silvestres mireris ausos a scopulis suis saltera maria 
prospicere.» Epitome, iii, 8. 

(2) «Duae sunt Baleares insulae. Altera maior atque opulentior armis 
virisque et portum habet... In minorem inde Balearium traiecerunt, íerti- 
lem agro, viris armis haud aeque validara.» xxviii, 27. 

(3) Sertor., 7. 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 329 

manos del procónsul, enviado por el dictador Sila, se evadió con 
sus compañeros de infortunio desde Cartagena al África, donde 
alistó á su servicio varios buques de Cilicia armados, y con «líos 
en veinticuatro horas arribó á Ibiza. Sorprendió y deshizo la 
guarnición romana (cfpojcá), que en la isla había dejado Annio; el 
cual, noticioso de lo ocurrido, acudió al momento con poderosa 
escuadra y equipo de 5-000 legionarios, que sacó del puerto de 
Cartagena, Sertorio, impávido, no aguardó á que su enemigo to- 
case en tierra; salióle al encuentro deseoso de trabar combate 
naval, mas no lo consiguió; porque soplándole recio el viento de 
proa, ó de poniente, la mayor parte de sus buques naufragaron y 
se estrellaron en las rocas de la ribera; y él, con algunos pocos 
que pudo salvar, arrostrando diez días continuados el fragor y 
furor de la tempestad, logró por fin refugiarse en ciertas islas 
áridas y sedientas (Alhucemas?) de la costa del Riff. Desde allí, 
entrándose por el Atlántico, aportó á dos islas de las Canarias; 
volvió sobre Tánger, que conquistó; y la fama de sus proezas, ga- 
nándole el corazón de los lusitanos, le abrió camino para pene- 
trar en la Península, dotarla de independencia y elevarla al apo- 
geo de la civilización romana. 

En este año (8 1 a, C.) acuñó el procónsul Cayo Annio, hijo 
y nieto de Tito , denarios con la inscripción en el anverso 
C . ANNI • T . F • T . N . PRO • COS • EX S ■ C, y la cabe- 
za diademada de Juno Aloneta entre un caduceo y un peso de ba- 
lanzas. En el reverso, \'ictoria en cuadriga; y debajo, diversos 
exergos (ij. Con ellos acaso tengan alguna relación los tipos 
ebusitanos que D. Alvaro Campaner (2) razona y describe así: 

«Núm. I. Cabeza de Neptuno á la derecha. 

Rev.: EBVSITANV. Ancla entre dos peces. 

2. Tipo del anverso anterior. 
Rev.: EB á cada lado del palo del ancla; ésta entre dos peces. 



(i) Delgado, tomo cit, págs. 454 y 455. 
(2) Ibid.. pág. 452; CLxxxviii, Ebusjis, 1,2. 



330 boletín de la real academia de la historia 

Es visible ([ue el núm. 2 constituye una fracc¡(jn del núm. I (l), 
y por la ausencia de todo nombre ó insignia imperial, debemos 
presumir que se acuñaran ambas piezas antes del principio del 
imperio, naturalmente después de la conquista de las Baleares 
por Mételo.» 

A esta juiciosa observación del Sr. Campaner, séame permiti- 
do juntar algunas, que no creo inútiles. 

El tipo del ancla en el núm. i es romano; en el 2 cartaginés, 
y tal como se ha visto en las de plomo, recién halladas con gran- 
de abundancia cerca del cabo de Palos (2). Los dos delfines, en- 
tre los cuales pasa el astil del ancla, tal vez aluden á los dos Pi- 
tyiisas', pues, con efecto, el pino estaba consagrado á Neptuno, y 
de sus ramas era la corona que lucían los vencedores en los jue- 
gos ístmicos (3). 

Propendo, no obstante, á creer que estas monedas ebusitanas 
aluden á la victoria de Actium (año 3 1 a. de C). Tres años des- 
pués (28) el vencedor de Antonio fué proclamado emperador 
Augusto; y entonces por ventura, ó lo más tarde, imperando 
Tiberio, Ibiza tomó oficialmente el nombre de ínsula Augusta, 
demostrado por las monedas últimas que acuñó. Como quiera que 
sea, bueno será comparar aquellas, donde aparecen la cabeza 
diademada de Neptuno, el ancla entre dos delfines y la leyenda 
EB ó EBVSITANV, con otras análogas de Sagunto, en cuyo 
anverso está figurada la cabeza de Roma, y en el reverso una 
proa de nave (Hübner, Monum. 1. iber., núm. 40, ce^ff): 

Anv.: SAGVNTINV Rev.: F-d^t: {^^sé). 

SAGVNT » 

El nombre de Ibiza parece asimismo constar en otros dos tipos 
saguntinos (Hübner ibid.^y^ s'j que en su reverso ostentan el del- 
fín y los caracteres ibéricos que dan á leer aiiis y a'mis. 

El texto de Diodoro, arriba expuesto, es posterior al año 21 



(i) 12 por 15 mm. de módulo respectivo. 

(2) Publiqué las fototipias en el tomo xlviii del Boletín, pág. 157. 

(3) Plutarco Symposiacon, v, 3. 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 33 I 

antes de C; y por él y por Tito Livio sabemos que los habi- 
tantes de la Pityusa en su mayor parte (-izXzXaxo'.) eran de estirpe 
cartaginesa (<l>o^/i-/.£?, Poeni). Algunos códices y las antiguas edi- 
ciones de Diodoro dan á leer "Epscjo; en lugar de "E,3£ao;, para el 
nombre de la capital púnica de Ibiza. A esta variante (Eresiis), 
nada conforme, á mi parecer, con los textos de Plinio y Mela, se 
atiene el Sr. Román, aunque tampoco los contradice. 

Plinio terminó su obra en el año 79 de la Era Cristiana. Su au- 
toridad, por lo tocante á la reducción geográfica de la Pityiisas 
(Ibiza y Formentera) y de la Ophiusa (Montcolobrer), no tie- 
ne vuelta de hoja, como ya lo indiqué. Las Pityiisas ^ com- 
prendidas bajo el nombre púnico-romano Ebitsus, común á las 
dos, no perdieron su título y condición de ciudad confederada 
de Roma (civitas foederata^ antes del año 70 de C; en el cual, 
como lo testifica Plinio (i), otorgó Vespasiano el derecho del 
Lacio á todos los pueblos de España que no estuviesen tan alle- 
gados á la capital del imperio. La que en sus monedas autóno- 
mas se había llamado ínsula Augusta, tomaría entonces el cali- 
ficativo de Fla^■iaugusta ; é indicio de ello parece ser la inscrip- 
ción 4.197 de Hübner, que original se conserva en Tarragona y 
se lee así: L(ucio) Aiifidio Masen \ li f(ilio) Celeri Mas \ culino 
Qtth'{iiia) Flaviaugíistano \ R(es) p(ublica) s(ua) d(eciLriomim) 
diccreto). 

Notables son á este propósito las dos inscripciones ibicencas 
(3.663 y 3.664) donde figura el nombre de Cayo Cornelio Servi- 
no, hijo de Lució Cornelio Longo, que tomó parte en el coste y 
en la dirección de las obras del acueducto, del que se surtió la 
ciudad al tiempo de romanizarse completamente y del que seña- 
ló la dirección y los restos el Sr. González de Posada, En la pri- 
mera inscripción se denomina Miinicipiuní Flavmm Ebiisns; en 
la segunda , donde también se hace alusión al circo, Rcspubli- 
ca EbiLsitana. Mttnicipiími Flavium Ebiisitamim hubo de nom- 



(i) «Universae Hispaniae Vespasianus, imperator augustus, iactatus 
procellis Reipublicae, Latii ius taibuit.» in, 4. ' 



332 boletín de la real academia de la historia 

brarse en la ley municipal que es de presumir recibiese, lo mis 
mo que Málaga, imperando Domiciano (años 8 1 -96 de C). 






4. — Lápidas romanas de la ciudad de Ibiza. 

Trece ha reseñado Hübner (3.659-3.668, 5.984-5.986). El se- 
ñor Román no se ocupa en ilustrar ni traducir el texto de estas 
inscripciones (l); é inserta una que no puede admitirse como au- 
téntica (2), sino, á lo sumo, en concepto de comentario ó explica- 
ción de la señalada con el núm. 3.660 (3). Pero en cambio suple 
estas deficiencias con la fotografía de tres lápidas todava'a exis- 
tentes (4). Estas son: 

1. — Hübner, 3.662. Grande y bello cipo sepulcral, alto, 1,70 m.; 
ancho, 0,75; hondo, 0,74. Fué descubierto en 1 834. Se ha tras- 
ladado recientemente al Museo Arqueológico. 

L o OCVLATIO 
L 6 F O QVIR O 

RECTO 
AEDia © ITVIR 
5 FLAMINI 

L O OCVLATIVS 

L o F O QVIR O 

RECTVS o F 

PATRI INDVLGENTIS 
SIMO POSVIT 

Liiicio) Oculatio Liiicii') fiili'd) Quiriind) Recio, aedili, duovir{o), flam'nii, 
Liuchis) Oculatius L[ucii) /{iiius) Qairijna) Rectiis fijlius) patrí inUul- 
geiitíssimo posíiit. 

A Lucio Oculacio Recto, hijo de Lucio, de la tribu Quirina, edil, duun- 
viro, flamen. Al padre indulgentísimo puso este monumento su hijo del 
mismo nombre y tribu. 

(i) Págs. 12 y 36-39- 

(2) Hübner, 367 *. 

(3) Pág. 12. 

(4) Lámina xliii. 



.'?!i^ 





Í^M.>. .^^ 



.->«»a—'iÍ'<W>l]i : 




Estela procedente de la necrópolis romana de la ciudad de Iliiza 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 333 

Se halló con la estatua togada del finado en la necrópolis ro- 
mana, y en sitio distante doscientos pasos de la puerta meridio- 
nal de la ciudad que mira al mar. En el mismo sitio y á dos 
metros de distancia, se ha encontrado, hace dos meses, la estela 
sepulcral, gemela de ésta por su forma, dimensiones y carácter 
paleográfico, que se aviene con la primera mitad del siglo iii (i). 

Las dimensiones del cuadro central, ó neto que contuvo la 
inscripción, se determinan por las molduras inferiores del zócalo. 
Leo y suplo: 

[Gtininiae Ciaii') fiiliaé) Restitiitae flaininicae L{iicíus) Ocn~ 
latitts L{itcii) f{ilms) Quiriina) Rectas f{ilhts) ma\tri [du]/c2S- 
simae [po\siii[t]. 

Si se llevare al Museo desde el sitio del campo donde yace, 
convendrá no separar esta inscripción del lado de la precedente. 

Sensible es que el Sr. Román no haya podido fotografiar el epí- 
grafe (Hübner, 3.659), que debió erigirse con la estatua de Juno 
en el templete del mausoleo, ó columbario, propio de esta ilustre 
familia Ebusitana. El epígrafe, con la estatua déla diosa, fué des- 
cubierto en dicho paraje y se destaca en el frontispicio de la 
puerta de la ^Marina, construida en I 585 por el Gobernador don 
Fernando Zanogucra. Ya entonces era conocido. Hübner, remi- 
tiéndose á una copia y no al original, hoy ininteligible, lo lee así: 

[hi\noni Vet{ci'i) \ rcginac \ L{tLc'ms) Oailatins \ Qitir{ina) 
R\cc\tus I et \G\emin\i\a C{aii) f{ilia) Restituía [uxo]r \ et 
L(ucms) OciilatiiLS \ Qiiir{ina) Re[ct]us [f {¿litis) | atiii] suis 
d{é) siita) \ p{eciiuid) f{eceriint)\. 

El inciso atm suis no sólo indica la cooperación del padre, de 
la madre y del hijo, sino también de todos los allegados á esta fa- 
milia, parientes y clientes, al intento de sufragar el coste del edifi- 
cio fúnebre. 

No rara vez los mausoleos y columbarios de una casa podero- 
sa, ó de magnates particulares, se ponían bajo el amparo de una 
divinidad superior á la de los Manes, para honor y memoria de 



(i) Hübner, Excfnpla scripturae epigraphicae lati/me, rLÚm, 661. Berlín, 
188=;. 



334 boletín de la real academia de la historia 

los finados. Sirvan de ejemplo dos inscripciones funerales de Ta- 
rragona (4.081, 4.087); dedicadas, la primera á Juno Augusta (i) 
y la segunda á Neptuno Augusto (2). En el renglón primero de 
la presente ibicenca, á menos que el calco y la fotografía vengan 
á demostrar lo contrario, no veo reparo en que se pueda leer 

\Iti\noni \Aiig\iLSt{aé). 

2.— Hübner, 3.66 1. Pedestal de estatua, alto, 1, 2o ni. En la fo- 
tografía este monumento se ve arrimado á la parte inferior de la 
muralla, cuyos sillares cuadrangulares son indudablemente ro- 
manos. Fué colocado en dicho frontispicio de la puerta de la 
ciudad, donde permanece. Su carácter paleográfico se aseme- 
ja al de otro pedestal, que en los primeros años del siglo 11 fué 
dedicado (Hübner, 4.538) por el Senado de la ciudad de Ciuda- 
dela en la Isla de Menorca (3). 

C • IVLIO • C • F • GAL 
TI RONI 

GAETVLICO 

QVAEST • VRB 

5 TR • PL • PRAETORI 

AMIC0-0PTIA10 

L-SEMPRONIVS-LFQVIR 

,// ENECIO 

C(aid) Julio Ciaii) fijlió) Gal{eria) Tirotii GaetuUco, quaestipri) urb[ano) 
ir{ihmo) pl{ehis) praetori^ amico óptimo, L{ucius) Scrnprotiius Liiicii) 
fiilius) Qiiir{ina) [S]eiiecio. 

A Cayo Julio Tirón Getúlico, hijo de Cayo, de la tribu Goleria, cuestor 
de la ciudad de Roma, tribuno de la plebe, pretor; al amigo óptimo, erigió 
esta estatua Lucio SempronioSeneción, hijo de Lucio, de la tribu Quirina. 



(i) lunoni aug(ustae) sacrum in h(onorem) me(moriam)Caeciliae Janua- 
riae Luc(ius)Caecil(ius) Epitynchanus uxori optimae s(ua) p(ecunia) f(ec¡t). 

(2) Neptuni aug(usti) sacrum iu honorem et memoriam Aemil(ii) Au- 
gustalis Aemil(ia) Nympodote fil(io) et conliberto s(ua) p(ecunia) f(ecit). 

(3) Ordo míiHicipii Flavii Jamoutoni, Ínsula Minore. Los municipios 
de Mahón {Magontamm) y Málaga {Malacifaneum), tomaron el sobrenom- 
bre de Flavios. 



i 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 



335 



Junto á este pedestal epigráfico se ve la estatua que soportó, 
y fué hallada sin cabeza, como las dos sobredichas. Las cabezas 
serían de bronce y bien modeladas. El dedicante, Lucio Sempro- 
nio Seneción, era ibicenco, según lo manifiestan su tribu y el lu- 
gar donde erigió el monumento. Sospecho que Cayo Julio Tirón 
Getúlico era natural de Tortosa, porque en esta ciudad, afiliada 
á la tribu Galena, un monumento sepulcral (Hübner, 4.066) eri- 
gió la liberta Julia Marciana á su patrono y marido Quinto Julio 
Flaviano y á su suegro O. Julio Getúlico, tal vez hermano de 
Tirón. Ni debe causar asombro que bajo el imperio de los Fla- 
vios, de Trajano y de Adriano, lograsen en Roma algunos espa- 
ñoles ascender á los más elevados puestos de la magistratura. 

3. — Hübner, 3.666. Creyó Hübner (pág. 961, lín. I9) que esta- 
ba perdida; mas no lo está y permanece en la finca llamada Ca 
Na Marieta (l), propiedad de D.Juan lorres y Mayans, donde 
fué descubierta en 1 876. Tanto Hübner, como el .Sr. Román, han 
suprimido el renglón primero, que en la fotografía se destaca in- 
equívoco. Mide el epígrafe 0,5 por 0,2 m., y su tipo de letra (si- 
glo 11) es muy elegante. Convendría trasladarlo al Museo. 



D 



M 



L • SEMPRGNIO • ATOL 

LONIG- MEDICO 

L • SEMPRONIVS • FHI 

LOXENVS FATRl -PIÓ F 



D{is) Aí{ajnbiís). Líitcio) Sctnpronio Apolloiiio medico L{iicÍH¿) Scmpro- 
viiis Philoxeims patri pió f{ecit). ■ 

A los dioses Manes. A Lucio Sempronio Apolonio médico. A su padre 
piadoso hizo este monumento Lucio Sempronio Filóxeno. 

El claro anormal, que se ve al principio del segundo renglón, 
induce á pensar que el escultor, distraído, pasó por alto L{jtcii) 



(i) Casa de doña Maneta. Actualmente-figura en el Museo Arqueoló- 
gico Ebusitano. 



336 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

l(ibcrto)^ poniendo en su lugar Apol, que en el renglón siguiente 
debía juntarse á Ionio. Bajo este supuesto cabe conjeturar que el 
médico Apolonio sería esclavo griego, á quien su amo Lucio Sem- 
pronio Seneción diese libertad en atención á su ciencia y prácti- 
ca curativa. No de otra manera en Denia (3.593) se nombra P(u- 
blms) Sicinms P(iibUi) ¡(iberttis) Eiityclms medicus^ y en Tarra- 
gona (4.313) Tib(erijts) Cl(aiuiins) Apollinaris, Ti[berii) Cl(audi) 
Oniti lib(crtHs) et Jilycs, artis medicinae doctissimus. Tanto impor- 
ta sacar á luz los ejemplares fotográficos de las inscripciones> 
como lo ha hecho el Sr. Román. 

Siendo esclavo, ó antes que fuese liberto, Cayo Sempronio 
Apolonio, dedicó á su padre la inscripción reseñada por Hübner 
bajo el número 3.665: 

APOLLONIO 

PATRI 
APOLLONI VS 

FILIVS 

El estilo ático de este bello epígrafe, al que falta probablemen- 
te el primer renglón D(is) M(anibus)^ sobrado indica que el autor 
ó el dedicante, no carecía del talento propio de un hombre de 
ciencia. El llamarse Apolonio á secas, hijo y padre, se ajusta, no 
sólo á su condición de siervos, sino además á la de haber culti- 
vado ambos el arte de la medicina, cuyos dioses tutelares son 
Esculapio y Apolo. Esta inscripción quizá se oculta en el predio 
Ca Na Marieta. 



5. — Apreciaciones epigráficas del Sr. Román. 

«Existen (l) — dice — las dos notables inscripciones lapidarias, 
transcritas por el P. Cayetano de Mallorca en la Resumpta históri- 
ca de Ib iza (2), relativas al templo dedicado á Esmún, que se em- 



(1) Hübner las da por perdidas. ¡Ojalá se conserven! El Sr. Román no 
las cita de visu\ ni es posible que tengan la forma que les atribuye. 

(2) Año 1751. 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 337 

plazo, al igual del de Cartago, en la Acrópolis de Ereso (l) ha- 
biendo sido construido con fondos del Erario público de aquella 
colonia (2). Y cuando más tarde durante la dominación romana, 
hubo necesidad de ser reedificado, la obra se hizo á expensas del 
emperador Marco Aurelio, por lo cual el municipio Flavio Ebu- 
sitano, como testimonio de gratitud, mandó grabar y dispuso la 
colocación de una lápida en el lugar donde hoy se denomina la 
Plaza de la Catedral; habiendo sido retirada el año IÓ14, por 
acuerdo del V^isitador eclesiástico D. Juan Estelrich, obispo de 
Jaca (3). 

El contenido de ambas lápidas, sostenido ambas por dos co- 
lumnas, una enfrente de otra, es el siguiente: 

IMP.CAES.M . AVRELIO CARO PIÓ FEL. INVICTO A VG. PONT. MAX. 

TRIB . POT .P.P. PROCOS II COS . ORDO EBVSII 

D . N . MER 

AEDEM REPVBLIC . FECIT . QVAM APELAVIT MERCVRII. 
RENOVAVIT MARCVS AVRELIVS 

En la teogonia cabírica. Mercurio, que al latinizarse Ibiza, y 
tal vez antes, se identificó con el 8.° Cabiro, de igual modo que 
éste, vino asimilándose enteramente al dios Sol, por ser el Mer- 
curio de los romanos el Hermes griego, es decir, el engendrado, 
ó por otro nombre Horas (4), hijo de Osiris, ó el Sol, y confun- 
dido con éste, pues Horas es el Sol que nace y Osiris el Sol que 
se pone. 

Harpócratcs y Horas tienen su representación en la arqueolo- 

(i) Ciudad de Ibiza, fundada, á juicio del Sr. Román, por los cartagine- 
ses, después de haber ocupado la isla los jebuseos y fenicios, establecidos 
en el Puig den Valls. 

(-2) Cartaginesa. 

(3) En 1614 no era obispo de Jaca, sino auxiliar de D. Juan de Monea- 
da, arzobispo de Tarragona, á quien pertenecía la jurisdicción diocesana 
sobre Ibiza. Véanse Es/>aña Sagrada, tomo li, págs. 123 y 124 (Madrid^ 
1879) y Villanueva, V/aJe literario, tomo xx, pág. 43; xxii, -140. 

(4) En griego es 'upo;, en latín Horus, en castellano Horo. 

TOMO LI. 22 



338 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

gía, viéndose aquél en forma de recién nacido, contrahecho, de 
piernas torcidas (lám. ix, objeto núm. 3), y apareciendo Horas 
grabado en la piedra de un anillo, con casco y carcaj (láminas x 
y XX, números respectivos 5 y 4)-» 

Hasta aquí el Sr. Román. El P. Cayetano de Mallorca, en pun- 
to á lápidas epigráficas, calzaba muy pocos de buena crítica. La 
segunda inscripción es abiertamente espuria; y como tal, rele- 
gada por Hübner entre las apócrifas bajo el número '367*. No 
negaré que haya existido. Si existió, debe estimarse obra de un 
falsario vil, ó de un comentador de la primera tan estrafalario 
como lo fué el autor de la inscripción castellana que se ve en 
Barcelona, yuxtapuesta á la hermosa hebrea de la calle de Mar- 
fet (l). Al Sr. Román le basta para su argumentación el hecho 
de que habiendo existido dicha lápida pueda apreciarse como 
comentario de la otra que estuvo colocada enfrente de ella. 

Que la colonia cartaginesa fabricase un templo á Esmún en lo 
alto de la acrópolis, donde ahora se levanta la ex-catedral de 
Ibiza, posible es y hasta verisímil, mas no lo prueba la inscrip- 
ción apócrifa cuyo fondo, si fuese genuino, se reduciría á indicar 
la construcción de un templo á Mercurio en tiempo y á costa de 
la República púnica ó romana. Mas ni siquiera ese fondo se 
puede mantener al abrigo de una justa estimación, porque el 
autor que la fraguó lo sacó de la primera inscripción que leyó 
mal, suponiendo que lo remataba el vocablo Mcr{curio?) y en- 
tendiendo que el emperador por ella nombrado era Marco Aure- 
lio Antonino (años 160-180 de C); en lo cual se equivocó de 
más de un siglo, porque en realidad estuvo dedicada á Marco 
Aurelio Caro en el año 283. 

Hübner (3.660), teniendo presentes algunas copias que en el 
siglo XVI se hicieron de la primera inscripción, le ha devuelto su 
pureza y forma nativa: 

(i) Boletín, tomo xlviii, págs. 312-315. 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 339 

IMP • CAES • M 
AVR- CARO «Pío 
FEL -INVICTO 

AVG-PONT-MAX 
5 TRIB • POT» P • P 

eos- ii- PROCOS 
ORDO' EBVSIT 
D • N • M • EIs 

Imp{eratori) Caesíari) Miarcd) Aurelio Caro,pio^fel{¿ci), invicto, aug[us- 
to),pont{ifici') max{imo\ trib^unicia) pot [estáte), co{ti)s{uli) bis, proco{n)s{uli), 
Ordo Ebusit{amis'), d(evotris) N{iimini) M(aiestatiqiie) Eius. 

Al Emperador César Marco Aurelio Caro, pió, feliz, invicto, augusto, 
pontífice máximo, revestido de la tribunicia potestad, cónsul por segunda 
vez, procónsul, erigió este monumento el Senado Ebusitano, devoto á su 
Numen y Majestad. 

Hübner expresó el último vocablo por E; mas yo creo que en 
la piedra original se grabó con todas sus letras, de conformidad 
con los demás monumentos españoles dedicados á Caro (l.ll/, 
4.102). Así también se explica mejor la equivocación de haber 
leído MER el autor á quien sigue el Sr. Román, y cuya fuente 
literaria se remonta por lo menos hasta el año 1621, como lo 
notó el diligente Hübner, ilustrando la inscripción apócrifa (l). 



6. — Antigüedades cristianas de la ciudad de Ibiza. 

Poquísimas son las que registra, ó toca de paso, el Sr. Ro- 
mán (pág. 38): 

«Termina — escribe — la línea de S. á N., antes indicada, que 
señala la longitud de la Necrópolis de los Romanos, correspon- 
diente al período de Ibisa latinizada, en la pared divisoria, al 



(i) «Caietanus Mallorca, Resiimpta, p. xxi (inde Aranaz"! historia de Ivi- 
za, p. 27) ex descriptione insulae a. 1621 facta.» 



340- boletín de la real academia de la historia 

viento N. de la finca hoy nombrada Ca Na Marieta (donde fué 
hallada la inscripción lapidaria núm. 3.666 del Corpus I. L. (i), 
como también el anillo episcopal de oro, con inscripción, que 
data de los primeros siglos del cristianismo (lám. x, objeto 6). Al 
realizarse el hallazgo del tal anillo se descubrieron en el mismo 
punto los restos de varias inhumaciones, Y proceden á la vez de 
la misma finca la piedra (2) anular (láminas x y xx, números 3 y 
4) y varias monedas de Constantino, con algunos objetos de vi- 
drios, como el representado en la lám. xxx, núm. 1 3.» 

Aunque no lo dice el Sr. Román, es de suponer que además 
de las de Constantino, abundarán las monedas de otros empera- 
dores cristianos y las lucernas marcadas con el monograma de 
Cristo. Del anillo de oro publiqué (3) la inscripción (4), é indiqué 
las dimensiones (altura lO mm., diámetro 22) atribuyéndolo á 
un prelado, ó bien á un procer militar ó civil, que vivió en tiem- 
po muy posterior á los primeros siglos del cristianismo, y pro- 
bablemente en el siglo vii. El nombre visigótico de Vifredo^ com- 
parable al de Visifredo, obispo de Vich (años 683-693), no 
pertenece á la época que ha imaginado el vSr. Román; de la cual 
asimismo desdicen la figura de la cruz y la forma griega de la 
D, propias de la edad visigótica desde el siglo vi hasta el viii en 
las inscripciones cristianas de España. Que el difunto Vifredo,. 
muerto y sepultado en Ibiza, era católico parece resultar del 
texto de su áurea inscripción, alusivo al evangélico de San Juan 
(I, 4; XI, 25) y al de San Pablo (Rom., vi, 23). 

Escasos, pero muy notables acontecimientos iluminan la his- 
toria cristiana de Ibiza hasta la invasión de los árabes. Bajo la 
nueva organización que dieron al imperio Diocleciano y Cons- 



(i) La de] médico Sempronio Apolonio. 

(2) Camafeo, que representa un escarabajo, de origen egipcio-púnico.. 

(3) Boletín, tomo xviii, pág. 287 (Marzo, 1891). 

(4) 1 

. IN ^NO BENEDICTO 

-EC VIFREAE VÍA" 

/;/ D{omi)no benedicto tecum^ Vi/rede, vita. 

En el Señor bendito sea, Vifredo, contigo la vida (eterna). 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 34 I 

tantino el Magno se desgajaron de la provincia Tarraconense, 
para formar la Baleárica regida por un Presidente, las islas de 
Mallorca, Menorca é Ibiza. Cada una de ellas debió consti- 
tuirse en diócesis eclesiástica, ú obispado aparte; de lo cual es 
buen indicio la encíclica del obispo menorquín de Cindadela, 
Severo, donde trata de la conversión de los judíos mahoneses 
en Febrero del año 418 (l). Poco antes (año 414?) había sido 
Presidente de esta provincia Lectorio; cuya hija, Artemisia, es- 
tuvo casada con Melecio, hermano de Teodoro y Gran Rabino 
de Mahón. Los judíos en todo el orbe romano, difundiendo el 
monoteísmo, ayudaron á los cristianos poderosamente en la obra 
de la demolición de la idolatría. De su barrio, sinagoga y cemen- 
terio en Ibiza, que fueron, si mal no creo, antiquísimos (2), casi 
todo se ignora. La población de esta isla debió de crecer con la 
romana del continente, que en las Baleares buscó asilo, huyendo 
de los bárbaros del Norte, que se enseñorearon de España y se 
la repartieron en el año 409; pero no le valió, porque en 425 los 
vándalos saquearon y devastaron al archipiélago Baleárico, 
arruinaron á Cartagena y Sevilla, y pasando poco después el 
Estrecho Hercúleo, asolaron y subyugaron el África (3). Hacia 
fines del mismo siglo, en 484, nos hallamos á la que había sido 
provincia romana Baleárica gemir bajo la dominación de los 
vándalos. En l.° de Febrero de aquel año habían arribado á 
Cartago y dieron testimonio de su firme adhesión á la fe orto- 
doxa los obispos Opilión de Ibiza (Evuso), Helias de ^Mallorca 
y Macario de Menorca, mártires de la persecución suscitada por 
el feroz tirano Hunerico. Al espirar el reino vandálico é incor- 
porarse al imperio de Constantinopla (año 535) respiró Ibiza, 
libre de la coyunda arriana; y sus obispos contaron seguramente 
entre los que libres de la dominación visigóttica formaron el 
principal ornamento de la España bizantina. Por esta razón sir- 



(i) Migne, Patrología latina, tomo xli, col. 821-833. 

(2) En el tomo xxxvi del Boletín, págs. 136 y 137, se publicó el diplo- 
ma del rey D. Sancho de Mallorca (22 Agosto, 13 19) otorgando estimables 
franquicias á los judíos menorquines é ibicencos. 

(3) Cronicón de Idacio sobre este año. 



342 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

vio de refugio á los monjes del monasterio servitano, situado er^ 
el continente á ella fronterizo cerca del cabo Martín. Temerosos 
los monjes de la proximidad de Leovigildo, que seguía los pasos 
de su hijo San Hermenegildo para hacerle apostatar ó darle la 
muerte (año 584)? pusieron mar de por medio y se establecieron 
en Formentera, ó tal vez en la misma Ibiza, donde vivieron bajo 
el amparo del obispo Vicente, cuya correspondencia epistolar 
con el obispo de Cartagena, Liciniano, es indicio de dos hechos 
memorables (l): uno, de la devoción que profesaban entonces 
los ibicencos al sepulcro de San Pedro en el Vaticano; otro, del 
influjo que en la isla mantenían los hebreos no bautizados y los 
conversos del judaismo (2). 

Presumo que Ibiza se mantuvo en poder del imperio de Bizan- 
cio hasta fines del siglo vii, ó hasta que los musulmanes se hicie- 
ron dueños de Cartago en 693. Cartagena en 589 fué admirable- 
mente restaurada y amurallada por Comencíolo , que había 
enviado el emperador Mauricio para contener los embates de 
las armas visigodas, que no pararon hasta destruir aquella ciu- 
dad, rival de Toledo y aniquilar su dignidad de metrópoli ecle- 
siástica. Sus obispos sufragáneos, incluso el de Denia, reconocie- 
ron en 610 á Toledo por metropolitana, y así se les ve asistir en 
adelante á los concilios nacionales del reino visigodo. Los obis- 
pos de Mallorca, Menorca é Ibiza nunca asistieron; porque, á mi 
juicio, las tres islas hermanas no formaron parte integrante del 
reino. Bien es verdad que, al pie de su crónica de los visigodos, 
San Isidoro nos dice que en 62 1 arrojó Suinthila de toda España 
á los imperiales; pero esto no implica por necesidad las islas ex- 
teriores al continente. Cierto que ambición de poseerlas no faltó 
á Suinthila, ni á sus sucesores sobre el trono de Recaredo; pero 

(i) Respuesta de Liciniano ad Vincentium episcoptitti Ebositanae insu— 

lae. «ínter varias tribulationum angustias non nos piguit accepisse nos 

litteras tuas et de vestrae sospitatis dono gavisos.» España Sagrada, 
tomo V (3.* edición), pág. 406. Madrid, 1859. 

(2) «Sed quantum sentio, ideo novus iste praedicator hoc dicit ut nos 

Judaizare compellat Et si forte ipsum novum nomen te delectavit, quia 

ipsa epístola, sicut simulator scripsit, de coelo descendit super altare 
Christi in memoria sancii Petri apostoli > 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 



343 



SU poder naval no era tanto que lograse contrastar á los domi- 
nadores de Italia y del África. Sólo, cuando se acercaba la hora 
suprema de Iz profecía del Tajo, que cantó Fray Luis de León, 
ó cuando reinaban Egica y Witiza (años Ó82-712), se atrevió la 
marina de guerra visigoda á medir ventajosamente sus fuerzas 
contra la bizantina (l). Cabe suponer que en ese breve intervalo 
se rindiese Ibiza á los visigodos, y que en realidad fuese á la 
sazón obispo de la isla Vifredo, cuyo anillo de oro posee el se- 
ñor Román. 



* 



7. — Nuevos descubrimientos fuera de la isla de Ibiza. 

Breves líneas consagra el Sr. Román (págs. 29 y 30) á los 
objetos arqueológicos nuevamente hallados en Formentera: «La 
Sociedad Arqueológica Ebusitana — dice — se propone realizar un 
plan completo de excavaciones en la Phythiusa menor, aprove- 
chando los datos que ha podido reunir, y es de creer que los 
resultados no desmerecerán si se cotejan con los obtenidos en 
Ibiza, pues la noticia de distintos hallazgos de indubitable impor- 
tancia que se han inutilizado, y por ello no cabe ahora reprodu- 
cirlos, permite confiar que no será estéril el trabajo que se em- 
plee. El único objeto de Formentera que figura en las siguientes 
láminas se halla representado en la xvii, núm 12.» 

Este objeto es un jarro de barro cocido (olvoyor)), severo y 
elegante, de panza ovoidal diademada y largo cuello. No indica 
el Sr. Román sus dimensiones, ni el lugar de Formentera donde 
se encontró. 

Por lo que hace al mar que baña la costa, dice lo siguiente 

(pág. 7): 

«De los distintos puertos del Archipiélago de las Pythiusas 
salían en todas direcciones las na\-es que conducían á lejanas 

(i) <Sed etiam (Theudimer), qui sub Egica et Witiza Gothorum regibus 
in Graecos qui aequoreo navalique descenderant sua in patria de palma 
victoriae reportaverat.» Cronicón del Pacense, núm. 3S. La patria de 
Teodomiro cogía á corta diferencia las provincias de Murcia y Alicante. 



344 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

tierras los abundantes ]:)roductos de cerámica, siendo de ello fiel 
testimonio numerosas ánforas que formaron parte de aquellos 
cargamentos. Y repitiéndose en varias expediciones el caso de 
caer algunos ejemplares de la embarcación al mar, con el tiempo 
que duró tan activo tráfico quedó acumulado tal depósito en el 
fondo de las aguas que bañan aquellas costas, que de él aun hoy 
vienen alimentándose múltiples museos; pues cada año en que, 
por tolerancia ú olvido de preceptos reglamentarios, se consiente 
á los faluchos ó parejas del bou calar sus redes á costa distancia 
de Ibiza y Formentera, son extraídas del mar multitud de varia- 
das ánforas (l), que después de tantos siglos aparecen llenas de 
caprichosos mariscos.» 

De los islotes, que rodean la isla de Ibiza, sólo ha sido afortu- 
nado el de Botafoch. Acerca de él escribe el Sr. Román (pá- 
gina 9): 

«También el objeto indicado con el número 3-4 (2) corres- 
ponde á la misma clase de producciones cerámicas blancas apor- 
celanadas, aunque ha de considerarse menos antiguo, por con- 
tener letras latinas, que si bien, atendida su corrección, indica 
buena época, hay que referirla verisímilmente á la fecha en que 
ya el país se hallaba romanizado; debiendo á la vez atenderse al 
lugar del hallazgo, ó sea la isla de Botafoch, á la entrada del 
puerto de Ibiza. Son allí encontrados frecuentemente objetos de 
la misma clase, con leves modificaciones, afectando siempre la 
forma triangular en cada una de las tres caras, y llevando en su 
base grabadas las letras P. M.; de todo lo cual cabe inferir que 
acaso se trate de alguna insignia sacerdotal, significando dichas 
letras Pontífex Maxinms^ y que ello se relacione con la triada 
cabírica ebusitana en cuyos misterios entraba el fuegj como base 
del culto. 



(i) «Véase el esbelto ejemplar existente en el Museo local (lám. xiv, 
grabado núm. 2), que mide la extraordinaria altura de 1,25 metros, y fué 
hallada por los tripulantes de un falucho de pesca, propiedad del teso- 
rero de la Sociedad Arqueológica, D. Sebastián Roig.»— Nota del señor 
Román. 

(2) Lámina xvl 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 345 

La abundancia de objetos de la misma clase, en la isla de Bo- 
tafoch, ha motivado que alguno suponga que allí eran fabri- 
cados.» 

La descripción que el Sr. Román hace de estos pies de vasija 
no es clara. Deja entender que son de forma piramidal con base 
triangular ahuecada y de color pajizo, según aparece de la foto- 
grafía cromática de una de las tres faces que en dicha lámina se 
incluye. En la inscripción de la estampilla, encerrada dentro de 
un círculo, distintamente se lee: 

2 P. A\ 

PijiMii) Ma(gnii?) 

que no es nueva, sino conocida ya por otros ejemplares (Hüb- 
ner, 1. 970 278) existentes en los museos de Madrid y Tarrago- 
na. Por supuesto, no hay que pensar en la relación que le achaca 
el Sr. Román con el culto de la triada cabírica y la dignidad del 
pontífice máximo; pero sí, tal vez, en el mahonés Publio Magnio 
Rufo (l) que tendría en la isleta de Botafoch un centro de arri- 
bada de los mejores vinos de la Bética, que hacía culti\ar por 
cuenta del emperador entonces reinante y exportar á Roma. El 
carácter paleográfico de esta marca de alfarero, quizá del tiem- 
po de Caracalla, se distingue por la P con bucle cerrado, la M 
patizamba y la A que transforma en un tenue punto ( .) su tra- 
vesano. 

La islilla Botafoch^ casi contigua por el SO. á la Grosa, tiene 
excepcional importancia respecto del puerto de la ciudad de 
Ibiza y del gran freo que separa esta isla de la del Espalmador 
propia de Formentera. Su nombre indica la existencia de una 
torre antiquísima con su faro, cuyo foco de llamas ú hogueras 
ha sido ahora sustituido por uno de luz catadióptrico con un al- 
cance de nueve millas. Dista nueve cables de la punta Retjada, 
ó del promontorio sobre el cual se asienta la ciudad, formando 
con él los labios de la boca, ó entrada, oriental del puerto. Por 

(i) Hübner, 2.029. 



346 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

SU proximidad á las famosas salinas, que siempre han sido el 
mayor producto de riqueza y exportación para los ibicencos, así 
como su faro, no pudo menos de estimarse en mucho por los 
navegantes romanos, griegos y cartagineses. Por esta razón opi- 
né hace largos años (l), y opino todavía sin darlo por cierto, 
que corresponde á la estación naval Lesdos del Itinerario de An- 
tonino, y á la isla Laibissa del Ravenate. Las nuevas exploracio- 
nes, que están á punto de hacerse, en virtud del Patronato fun- 
dado por el Sr. Román, aumentarán la cosecha arqueológica 
que allí ha recogido dicho señor. 






8. — Estaciones arqueológicas de la isla de Ibiza. Nuevas inscripciones. 
Faltan á la obra del Sr. Román, que vengo examinando, planos 
topográficos y un mapa de la isla, donde de letras encarnadas se 
vean marcadas las estaciones, ó necrópolis de diversas edades, 
que ha descubierto, reconocido y aprovechado con suerte pare- 
cida á la del P. Delattre en Cartago y de los Sres. Siret en Cue- 
vas de Almería. Los objetos que ha recogido, púnicos en su 
mayor parte, llenan dos grandes salas de la Casa de la ciu- 
dad^ 6 municipal, sita en el que fué convento de Santo Domingo. 
Bien conoce el Sr. Román, y á menudo cita los mejores libros 
modernos que tratan del ramo arqueológico, al que ha dedicado 
su infatigable laboriosidad, ingenio, talento y recrecidas sumas 
de su propiedad privada, sin apoyo ni subsidio oficial del Go- 
bierno, sin consejo ni dirección de ninguna Academia, ni de la 
Comisión de Monumentos de la provincia de las Baleares. Pero 
ese espíritu de independencia, llevado hasta el extremo de no 
someter á nadie el método y el organismo de su elaboración 



(i) v-Lesdos (del Itinerario), Laibissa del Ravenate, parece ser la islilla 
de Botafoch (Bota-fuego por su faro), junto á la cual suelen anclar los bu- 
ques que penetran en el puerto de Ibiza. La raíz púnica de su nombre 
pudo ser -j^'^ (brillar, alumbrar).» Revista histórica^ tomo iv, pág. 197. 
Barcelona, 1877. 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 347 

científica, le acarrea por de pronto la desventaja de no clasificar 
en las bellas láminas de su libro los objetos, por analogía, de los 
mismos, y la de no poder tratar á un tiempo, con toda la exten- 
sión que cabe, la diversidad de materias que se relacionan con 
sus descubrimientos y que requerían el esfuerzo individual, y 
aun. colectivo, de muchas personas. 

En su peculiar sistema etnográfico, no creo que siempre acier- 
te el Sr. Román (págs. 9 y I o). «En la Necrópolis de Ereso — 
dice — son frecuentes los barros saguntinos, pudiendo éstos consi- 
derarse, igualmente (l), como producción local, atendidas las ins- 
cripciones que contienen las marcas de fábrica, pues no corres- 
ponden sus letras al alfabeto arcaico griego, según se ha llegado 
á creer, siendo extraño al mismo este signo k, frecuente en 
tales marcas y parecido al ivan (2) samaritano, interpretado 
por Heiss como tsadc acompañándole un punto. Véase la lámi- 
na XV (3). Y en la misma, al núm. 6, se encuentra otra letra, 
comenzando por la izquierda, también desconocida en el alfa- 
beto griego y equivalente á un resch en el samaritano y en el 
púnico.» 

Las letras exóticas, ó samaritanas, que el Sr. Román ha ima- 
ginado poderse rastrear en la lámina xv, son llanamente la- 
tinas. 

La reseña que presento de estas nuevas inscripciones, á ex- 
cepción de la 2, hallada en Botafoch y la visigótica del anillo de 
oro (1), ya referidas, sigue el curso de las láminas. No costará re- 
ducirlas á la clasificación científica en los suplementos al volu- 
men II del Corpus inscriptiommi latinar iim. 

Sección i.^ Estación del Cerro de los siete Molinos^ de viento, 
en la parte exterior y contigua á la muralla de tierra de la ciu- 
dad. El Sr. Román la denomina Necrópolis de Ereso; y de ella 
ofrece una vista general ó perspectiva en la lámina xli. En I79l> 
D. Carlos González de Posada la señaló á la atención de nuestra 

(i) Alude á los barros triangulares de la isleta de Botaíoch, que llevan 
en mi reseña el número 1. 
(2j Corríjase wmi. 
(3) Números 5, 6 y 7. 



348 " BOLETÍN DE L.V REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

Academia (l), opinando que fuese necrópolis fenicia. No pasa 
de ser púnico-romana. 

3. — Sellos de cerámica saguntina. Lámina xv, números 5. 6, 7. 

a (núm. 5 y 6) l • ati 

b (núm. 7) L • ATIL 

L{uci¿) Aíil{i¿). 
De Lucio Atilio. 

Sendos ejemplares de estas marcas posee el Museo de Tarra- 
gona (Hübner, 4.970 64 b, c). De las dos siguientes, púnica la 4, y 
griega la 5, presento las fotografías, más claras y completas que 
en la edición del Sr. Román, el cual, á mi ruego, las ha hecho 
sacar de sus originales. 

4. — Asa de ánfora. Lám. xxxi, núm. "/. 

Makkar. 

El grabador, al trazar la M y la K (púnicas), dejó correr el 
punzón por encima del bucle de ésta y por debajo del de aqué- 
lla (2). El nombre del alfarero (Makkaj') significa doméstico, 
amigo, querido (latín cariis). 

Ha observado Air. Héron de Villefosse (3) que los nombres 
enteros son muy raros en el asa y en el cuerpo de las ánforas 
cartaginesas. De ordinario la estampilla púnica escribe la prime-, 
ra y la última letra del nombre, de lo cual resulta que la inter- 
pretación se hace muchas veces difícil. 

Tres estampillas del Museo de Tarragona (Hübner, 4.970, 288) 
dan á leer sucesivamente MAC, MACCARI y MACCARY, for- 
mas anormales, ó exóticas y no latinas, que cabalmente se ex- 
plican por esta púnica de Ibiza. Ya vimos que en el año 484 el 
obispo de Menorca se llamaba Macario. 



(i) Boletín, tomo li, págs. 312 y 313. 

(2) Véanse: Hübner, Mointm. 1. iber., núm. 137 y 138. —Héron de Yi- 
llefosse, il/wj/g Lavigerie de Saint-Louis de Carihage, lám. iii, núm. 7. 
París, 1900. La forma de la M es arcaica, y sale con frecuencia en las más 
antiguas monedas púnicas de Ibiza. 

(3) Pág. 49- 



i 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 



5. — Asa de ánfora. Lám. xxxi, núm. 8. 

Zw~úpou 
De Zópiro. 

Zoj-upo;, latín Riijus^ equivale al castellano Rojo. 



349 



— "" ■ 


J 


■ 






1 






■ 


i 

1 


i 




\ 




1 






1 


1 




-^ 


i 




1 


i 


1a 


i 


»^'5f 




^s-í'-sP'^ ' ^^S^H 


Él 






É 




-^^y- /■ . SÉl' 


MOd 



Sellos de ánforas en la necrópolis del cerro de los Molinos 
en la ciudad de Ibiza. 



350 boletín de la reai, academia de la historia 

6. — Estampilla trazada sobre el empeine de un pie humano. 
Cerámica de color negro. Lám. lv, números 2, 5, lO. 

L-CRE 

Liicinü) Cre{sti?) 
De Licinio Cresto. 

En la segunda serie explicativa del Museo de San Luis de 
Cartago (lám. xxv) ocurren quince ejemplares de esta forma pe- 
dal (números 2, 3, 4, 5, 6, 9, 10, II, 12, 13, 16, 17, 18, 19, 20) con 
diversos epígrafes. En el núm. 28 se lee, distintamente, CRESTI. 

El Sr. Román (pág. 208) no explica las inscripciones conte- 
nidas en la lám. lv, y se ciñe á decir que «la inscripción del nú- 
mero 10, como la del 5, contiene las letras CMR y E»; habiéndo- 
se interpuesto la M por errata de imprenta. 

7. — Barro negro, Lám. lv, núm. 3. 

ATE! 
De Ateyo. 

Las marcas de este fabricante en la cerámica española son 
frecuentísimas. Hubo muchos alfareros de este nombre con dife- 
rentes cognombres, siendo uno de ellos Ateyo Cresto (Hübner, 
4-97055). 

8. — Barro del mismo color. Hermosas letras. Lámina lv, nú- 
mero 6. 

MERCATO 

Mercatoiris) 
\ De Mercátor. 

, Esta inscripción y la precedente figuran asimismo en el museo 
Lavigcrie de Cartago. 

9. — Cerámica color gris. Inscripción griega invertida. Lámi- 
na LV, núm. 8. 

MIIA 

AT]|x(r)Tp!0'j) 
De Demetrio. 

Dos ejemplares de esta inscripción, mas no invertida, se han 



i 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 35 I 

hallado, uno en Sagunto y otro en Ampurias (Hübner, 6.254 i). 
10. — Barro negro. Lám. lv, números 9 y II. 

CR • OF 

Cr{esii) of{ficiná). 
Oficina de Cresto. 

Otra estampilla igual, pero quebrada y desprovista de la segun- 
da mitad (Hübner, 4974, 10), existe en Tarragona. 
11. — Barro negro. Lám. lv, núm. II. 

JW'PEREN 
Miarci) Pereniíiii). 
De Marco Perennio. 

Su variante existe en Tarragona (Hübner, 4970 381). 
12.^-Barro negro. Lám. lv, núm. 12. 

MXMI 
De Máximo. 

Sus variantes Tarraconenses (Hübner, 4.970 311 a^ b) sólo dan 
á leer MAXI, MAX. 

13. — Barro negro. Lám. lv, núm. 13. 

SECVN 

Secunidi). 
De Secundo. 

Sus variantes andan esparcidas en el Algarbe, Tarragona y 
Ampurias (Llübner, 6.257 176, 177, 194). 

Estación de la Marina de las Monjas, al NE. de la ciudad de 
Ibiza. El Sr. Román (págs. 29 y 44) la describe así: 

«Corresponde este nombre á determinado territorio, lindante 
con el mar y enclavado dentro de la demarcación parroquial del 
pueblo de Nuestra Señora de Jesús, cercano al distrito municipal 
de Ibiza. Fué descubierta en una finca rústica de aquel lugar, 
nombrada Cas Curone, el notable busto figurado en las lámi- 
nas I y XXVI, y adquirido por el autor al poco tiempo, en 1 897; el 
primero que reveló la existencia en las islas de figuras de barro 



352 boletín de la real academia de la historia 

cocido... de 25 centímetros de longitud, que fué hallado en 1896 
con varios restos funerarios, es una cueva de reducidas dimensio- 
nes antes ignorada.» 

Un monumento epigráfico tan solo, propio de esta segunda es- 
tación, exhibe el Sr. Román; mas por desgracia no precisa el 
punto de su descubrimiento. Es el siguiente. 

14. — Rodaja de plomo, lám. liv, números 10 (reverso) y 1 1 (an- 
verso). Otra igual se guarda en la biblioteca de la Universidad de 
Valencia, y procedente de una sepultura, que contenía un cadá- 
ver cerca de Játiva, Su destino era fúnebre. Ha sido reseñada y 
descrita por Hübner (núm. 6.246 i). 

Anv. En la parte superior una rana, ó sapo, erguida, apoyán- 
dose sobre sus patas traseras y extendiendo las delanteras, como 
viva representación del emblema de Astarte. 

o , 
A 

tan frecuente en las estelas fúnebres de Cartago. Encima la le- 
yenda del ¿fabricante.^ con tipos gráficos del tiempo postrero de 
la República romana, ó primero del imperio. 

L'LVCIL-F 

L(tíCii') Líiciliji) F {o?- tunal i?) 
De Lucio Lucillo Fortunato. 

Por ventura fué el mismo Lucio Lucilio que restauró las mu- 
rallas y torreones de Sagunto (Hübner, 3. 861). El significado de 
la rana puede también ilustrarse con la inscripción sepulcral de 
Lucio Bebió Saturión, hallada en el arsenal de Cartagena (Hübner, 
3.454: L(ticms) Bacbiiis L(tic¿¿) ¿(ibertits) \ SaUírio Rana \ lúe 
sitiis esf). Acerca de ella con razón dijo Hübner: <s.Rana fortasse 
signum erat hominis illius». 

Rev. Mujer desnuda, sentada en un solio, con el brazo izquier- 
do caído y empuñando con el derecho un timón. Conjetura 
Hübner que es representación de la Fortuna. 

La parroquia de Nuestra Señora de Jesús, en cuyo término 
está la finca Cas Ciirone^ ha ganado por medio de terraplenes 
bastante espacio sobre el primitivo puerto de la ciudad. Describe 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 353 

este paraje el P. Martín con ciertos pormenores históricos, dignos 
de recordarse aquí (l): «La parroquia de San Jorge y la parrp- 
quia de Jesús están en el llano; aquélla á la mano izquierda al sa- 
lir de la Marina, ésta á la derecha. En los años 1 762 y 65 era 
Governador de la isla el Conde de la Croix, quando yo me ha- 
llara Superior de aquel Colegio (2). No se deve omitir en la Ma- 
rina un Lazareto bastante cómodo, que sirve para hazer Cuaren- 
tena á los navegantes, que llegan de Países sospechosos de peste, 
ó de otra infeción. A un ángulo de la Población (de la Marina) 
hay un rastillo con su puertecilla casi en la misma ribera del 
mar, á las vezes con centinela de algún soldado, por donde se 
sale á la Campaña, y en ella se encuentra un paseo muy alegre, 
que mira al mar á la mano derecha, y va á terminar á la Parro- 
quia llamada de Jesús. Este passeo en mi tiempo hizo reparar el 
■Conde de la Croix contra las olas y a\-enidas del mar» (3), 

Llámase la estación Marina de las Monjas por una heredad 
perteneciente al monasterio de religiosas Agustinas que en la ciu- 
dad reside. 

El nombre de la tercera estación, contigua por el Norte á la 
segunda, se escribe de varias maneras. Talemanca la llama el 
Sr, Román; Talamanta el Sr. Riudavets (4) y Talamanca el señor 
Sr. Navarro (5). Los naturales pronuncian Talemanca. 

(i) Memorias de Iviza y Formentera, págs. 23, 28, 34 y 35. Ferrara, 1798. 

(2) De la Compañía de Jesús. 

(3) El P. Próspero de Martín, casi paisano de D. Félix Torres Amat, 
nació de noble familia (14 Julio, 1716) en Valsareny, lugar del partido ju- 
dicial de Manresa. Entró en la Compañía en 24 de Diciembre de 1741. 
Veinte años más tarde, á petición del Gobierno de Madrid, escribió una 
Información (^ir.édita) que sirvió de fundamento para la erección del obis- 
pado de Ibiza. Murió en Ferrara el día 2 de Septiembre de 1799. 

(4) <íEnsenada de Talamanta. Está comprendida entre la isla Grosa y 
el cabo Martinet. Es grande y limpia, pero sin abrigo para los vientos del 
segundo cuadrante. Como el terreno de su fondo es una lengua de tierra 
rasa que se une con la isla Plana, que es la que separa esta ensenada del 
puerto de Ibiza, ocasiona á los que vienen á este puerto y sin práctico, 
de la parte del E., á engañarse y entrar en esta ensenada, creyendo eje- 
cutarlo en el puerto.» Derrotero del Mediterráneo^ pág. 461. 

(5) «El Prado de las Monjas es como una ciudad limpia, bien cuidada, 
aristocrática; y Talamanca es el suburbio pobre, desaliñado y triste.» 
Costumbres en las Pifhiusas, pág. 82. 

TOMO LI. 23 



35'4 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

En esta tercera estación y en su finca Can Espatleta, cuyos 
terrenos posee D. Ignacio Wallis, se halló el tesoro de 19 1 mo- 
nedas púnico-ebusitanas contenidas en una vasija que regaló 
aquel hacendado al vSr. Román; el cual, dando dé ello noticia á 
D. Alvaro Campaner, consiguió que este distinguido numismá- 
tico rectifícase en 1891 su equivocación de suponer que en Ibiza 
nunca se habían encontrado semejantes monedas (l). En esta es- 
tación que se limita por el mar en la antedicha ensenada han 
aparecido muchos «utensilios para la pesca, anzuelos y agujas de 
malla para las redes», y- en un altozano, propiedad de D. Miguel 
Colomar, nos dice el Sr. Román (2) que la Sociedad Arqueoló- 
gica Ebusitana ha explorado recientemente una necrópolis de 
parecidas condiciones á la de Ereso, cuyos sepulcros «están cor- 
tados en la roca, afectando su puerta la forma rectangular» y 
cuyos objetos se representan en las láminas li á lxxi. Entre 
estos objetos, cuatro epigráficos aparecen. 

15. — Exvoto colgadizo de marfil. Tablilla cuadranguíar ó pilas- 
tra, coronada de una voluta en espiral y agujereada en su cen- 
tro. Está escrita por ambas- faces, á lo largo de cada cuadro. Le- 
tras del primer siglo. Lám. lviii, núm. 8. 

P E R N I X 

///X« V-I'l' 

Pernix[e]x v{oto) I{iinoni) f{ecit). 
Exvoto que Pérnix hizo á Juno. 

En el segundo renglón me parece ver al principio huellas de 
la E, y en el centro las del punto entre la V y la I. Si ese punto 
no existe en el original, hay que leer ex vi(su)^ entendiendo que 
Pérnix cumplió su voto, amonestado por la visipn. del numen á 
quien lo rinde. Propendo á creer que uno de los cabos, Martinet 
6 Negrete^ que circunscriben la ensenada de Talamánca, se nom- 
bró como el de Trafalgar, promontoriitm JunoniSy ó de la diosa 
tutelar de Cartapfo. ' ' 



(i) Román, pág. 29. Véase el tomo xx del Boletín, pág/624. 
(2) Pág. 166. 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 3 5-5 

' ■•'X6.- — Estampilla de barro negro. Lám. lviii, núm. II. 

L • aR • SECV 

L{iíC!i) Ter{enti¿) Seai{7tdi) 
De Lucio Tenerencio Secundo. 

• ! Otro ejemplar se halló en Sagunto (Hübner, 6.257 194). Comr 
{párese la inscripción 13. 

Las tres siguientes son de barro saguntino. : 

.' 17. — Borrada completamente. Lám. lxxii, núm. 4. 
• 18. — Lám. LXXII, núm. 5- 

MRSS'O 

Marssi o{fficma) 
í'ic, Oficina de Marsso. 

Es idéntica á otra de Tarragona (Hübner, 4.970 304 c)- 
19. — Lám. LXXII, núm. 8. 

A/R'L'VS 
Aurilius 
Aurelio. 

Variantes de este sello se han encontrado en Tarragona y en 
Cabeza del Griego (Hübner, 4.970 70, 6.257 29). 

La cuarta y última estación, donde el Sr. Román ha descu- 
bierto un epígrafe y espera descubrir otros, es la que llama Pttr- 
many, del latín Portus niagmis, y corresponde al puerto de San 
Antonio. 

- 20. — La estampilla, tipo del siglo iii, está encerrada en gra- 
cioso cuadro, y su cerámica es de color gris. Lám. liv, núm. 1 5. 



SE NT 
FEC V 



No cabiendo simétricamente en el primer renglón la V que 
debería seguirle, se trasladó al fin del segundo. 

Se?ttiu{¿) fec{if). 
Sencio lo hizo. ' 



356 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

Muchas variantes de este sello se encontraron en Tarragona 
(Hübner, 4.970 469, 470). 

En la página 206, explicativa de esta lámina liv, dice el 
Sr. Román que los trozos de cerámica negra, señalados con los 
números 16 y 18 contienen inscripciones; pero yo no sé ver- 
las. En el objeto núm. 18 el signo, parecido á un 3, no creo que 
sea letra, sino una figura de hoz ó anzuelo. En el del núm. 16 
nada veo. 

Purmany está situado en la banda occidental de la isla y bajo 
el mismo paralelo oriental, donde se halla la ensenada, río y 
villa de Santa Eulalia, notable por su rica mina de plomo argen- 
tífero (l), donde será fácil encontrar, si se buscaren, numerosas 
inscripciones de antiguas barras ó cilindros de plomo, como 
acontece en las minas de Cartagena. 



* 
* * 



9. — Numismática. 

Grandísimo es el valor de la obra del Sr. Román; pero en esta 
sección arqueológica su precio es inestimable. 

Como puede verse en la lám. xxxvni, que contiene el mapa 
de Formentera é Ibiza, publicado por la Comisión Geodésica, la 
nave costera que hace rumbo hacia el N. desde la ensenada de 
Santa Eulalia, dobla el cabo de Arabi y pronto llega al de Cam- 
panitx, que es el más oriental de la isla. Torciendo hacia el NO. 
atraviesa otra ensenada, limitada por el faro de Punta grossa; 
y tocando en el Gato, punto más septentrional de la isla, se di- 
rige hacia el SO. en busca de las puntas y calas Charraca y Cha- 
rracó, situadas entre el puertecillo de Portinaitx y el puerto de 
Balanzat, ó de San Miguel. En Charraca, ó, por mejor decir, en 
el vecino pueblo de San Juan Bautista, coloca el Sr. Román la 
principal estación de su reseña numismática. 

«Una porción — dice (pág. 1 67) — del pueblo de San Juan Bau- 

(i) Véase el precedente cuaderno del Boletín, pág. 308. 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 357 

tista de Ibiza, que tomó de antiguo por nombre Xai'7'aca, me- 
rece figurar entre los lugares de las islas Pythiusas, donde han 
sido descubiertos mayor número de objetos de valor arqueoló- 
gico, principalmente alguna vasija entre éstos, como la repre- 
sentada en la lám. xxxi, núm. 2; pero merece especial mención 
el repetido número de hallazgos de monedas púnico-ebusitanas, 
siendo el más importante el que excedió de cuatrocientas de cobre^ 
del mayor tamaño, realizado el año 1891 cerca de un algarrobo. 

Entre algunas personas de Ibiza fueron repartidas varias de 
dichas monedas, conservando treinta en nuestro poder, una de 
las cuales figura en la portada de la presente obra; pero la ma- 
yor parte las compró el joyero de Ibiza, D. Joaquín Bonnin, ha- 
biéndolas remitido á un pariente y {Paisano suyo de Barcelona, 
apellidado Reus, quien logró reunir cierto importante moneta- 
rio, que después vendieron sus herederos á los Padres Escolapios 
de la ronda de San Antonio. Allí pudimos examinar detenida- 
mente dichas monedas, merced á la exquisita amabilidad del 
reverendo padre director D. Ramón Fiera. 

Hoy damos á conocer este importante hallazgo, á los diez y 
seis años de haber sido descubierto. Representadas las mone- 
das aludidas en las láminas xlv á l.» 

Cada una de estas láminas contiene 21 ejemplares de mone- 
das de cobre, de tamaño mayor y de pura acuñación púnica, 
en cuyo anverso está representado el dios Bes con su penacho de 
tres plumas, martillo y serpiente, adorado en Cartago (l). Total, 
126. La primera es anepígrafa ó carece de inscripción en el re- 
verso, donde está figurado un toro parado ó caminando á dere- 
cha con la cabeza inclinada ó mirando al espectador. Las 125 
restantes son epigráficas, presentando algunas variedades á los 
tipos diseñados por el Sr. Campaner (2). En ellas se puede se- 
guir y estudiar la paulatina transformación paleográfica de los 
caracteres púnicos y determinar por aproximación la serie cro- 

(i) Héron de Villefosse, op. cit., págs. indicadas en la 270, art. Bes. 

(2) Láminas clxxxvii y clxxxviii. Otra moneda del mismo género 
hállase en Cartago. Véase Delattre, Académie des loscriptions et Selles 
Lettres, Compte-rejidu des séanccs de l'amiée igoi, pág. 18. París, 1901. 



358 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

nológica. Es lástima que el Sr. Román no haya seguido esté;naá,-i 
todo, ni haya presentado en el texto de su escrito el cuadro ¡ 
paleográñco de las ocho letras, distribuidas en el reverso para ; 
formar los dos renglones que componen la inscripción,. EíieJ 
primero leo: 

^,.,,,;, , DVJ2''Ít. . , 

' I-bosim 
Isla de pinos (Pityusa). 

, Tr^s en el segundo, de variadas formas y lectura é interpre- 
tación dudosa (l). Opino que dicen .. ,.^j 

Varias letras aisladas ó á lo sumo dos que acompañan la efigie 
de Bes, expresan, á mi parecer, los nombres de sufetas, ó duún- 
viros, que gobernaban la ciudad y región, ó tenían á su cargo 
la ceca. En algunos' cuños, además de estas letras singulares, eñ ' 
el anverso campean el caduceo y la rama de palma ó quizá pino, 
símbolos característicos de la púnica Pityíisa. 

Por lo tocante á las monedas bilingües ofrece el Sr. Román' 
(lám. Lii, núm. 3) la que dice (pág. 202) ser «una inédita varie- 
dad». No marca puntualmente la procedencia; pero seguramente 
fué hallada en Ibiza, y se distingue notablemente de los cuatro 
tipos expuestos por el Sr. Campaner (lám. clxxxviii, números 
24-27). En el anverso el busto de Tiberio, mirando á derecha, ' 
está incluido por ambos lados y debajo de él por la leyenda 

. . , Xi(bcrius) Caesar \ AzLg(tistits) \ p(ont¿fex) in(aximíifS). 

Éñ'el reverso, á mano izquierda de Bes, leo confusamente 

Ins{ula) Aug{usta). 

y á la derecha del mismo 

"1 DUrSiN ,:■■'. 



(i) Sobre la forma y valor de la tercera, véase Hérotí de Villefosse, lá- 
mina VII, números 4-6, No es con todo improbable la opinión que Hübner 
y Campaner han tomado de MüUer, Monnaies de Vancicnne Afrique, tomo 11, 
pág. ,130- Copenhague, i86i. Si fuesen letras numerales, preferíría.yo tíx'- í 
ponerlas, por ^nriiCuy^a suma da el número XXV.. . , .,..;J 



ANTIGÜEDADES EBUSSTANAS 3.59 

Otros tipos de esta clase de monedas púnico-romanas, que 
llaman Augusta á la isla de ¡biza, nos ofrece el Sr. Román en la 
lámina xxi, números 2-4. Corresponden por su orden á los nú- 
meros ij , 24 y 25 de la lám. clxxxviii del Sr, Campaner;. -. .. 

Las romanas, que llevan la leyenda EB óEBVSITANV, son 
igualmente autónomas de Ibiza. No figuran en las láminas del 
Sr. Román; lo cual me induce á pensar que fué muy corta su 
emisión y por breve tiempo. 

Después de la estación de Chai'raca, la más favorecida por el 
hallazgo de monedas púnicas es la de Talanianca, de la cual 104 
ejemplares, los más de mediano y algunos de módulo pequeñí- 
simo, llenan las cuatro láminas xxii-xxv. No menos abunda la es- 
tación Talamanquina en monedas puramente romanas imperia- 
les, desde la argéntea de Nerón (lám. lxvii, núm. 7), hasta el fin 
del siglo iií. De ellas otras 104 ocupan seguidamente las láminas 
Lxvii-Lxxi, y no pocas mezcladas con otros objetos de la misma 
localidad salen á relucir en las láminas que á las cuatro sobredi- 
chas anteceden y siguen. En resolución, el tesoro numismático 
existente en el Museo de la Sociedad Arqueológica Ebusitana, 
del que ha dado amplia noticia y muestra el Sr. Román, y en 
cuya adquisición y clasificación tanta parte ha tomado, repre- 
senta un moderno adelanto, de valor inestimable, para la anti- 
gua Historia de Ibiza y la Numismática española. Talentos, como 
el de nuestro doctísimo compañero D. Antonio Vives, sabrán 
estudiarlo perfectamente. 

Con el debido elogio cita el Sr. Román (pág, 256) los nombres 
de los colectores, aficionados á medallas antiguas que en Ibiza, 
durante el siglo pasado, le precedieron, conviene, á saber: Don 
Francisco Riquer, D. Juan Calvet y D. Juan Wallis y Gotaredona. 
A continuación escribe: «Actualmente son en crecido número 
las personas que en Ibiza se dedican á coleccionar monedas fe- 
nicias, alentadas por la facilidad de obtenerlas, pues en todos los 
lugares de Ibiza pueden buscarse con probabilidad- de encon- 
trarlas». Y esto que afirma, lo demuestra (pág. 257) con el relata 
de varios hechos en que inter\'ino. 



360 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 



* 
* * 



10. — Necrópolis púnicas y romanas. 

Conformándose al ejemplo del P. Delattre en Cartago y de 
D. Luis Siret en Vera (Almería), el Sr. Román ha emprendido 
desde el año 1 902 excavaciones y reconocimientos que revelan 
al mundo sabio, mediante los monumentos arqueológicos, la 
verdad de lo que asentaron acerca de la población de Ibiza los 
geógrafos é historiadores, griegos y romanos, anteriores al si- 
glo II de la Era Cristiana. Reflejo de la metrópoli cartaginesa fué 
Ibiza, como lo manifiesta la disposición de sus hipogeos y antros 
sepulcrales, el ajuar de estatuillas y otros objetos de cerámica, 
metal y vidrio que los adornaban, y restos de esqueletos huma- 
nos que cuidadosamente ha recogido, fotografiando algunos, el 
Sr. Román para que los Naturalistas formulen su apreciación et- 
nológica. No debo detenerme en el examen y juicio técnico de 
tales objetos, que en fototipia á la vista de la Academia están, 
recordando no solamente los de Cartago y Vera, sino muchos 
además de la estación greco-púnica del Cerro de los Santos. Al- 
gunas conclusiones apuntaré, que infiere el Sr. Román y mere- 
cen especial atención por su grave interés: 

I.* — «Son muy escasos en número los hipogeos hasta hoy ex- 
cavados, con relación á los que aún restan por excavar, en cuya 
labor habrán de invertirse bastantes años, siendo racional espe- 
rar que todavía se hallen reservados nuevos descubrimientos de 
trascendencia suma». Pág. 28. 

2.^ — Necrópolis de Ereso, 6 Cerro de los Molinos, señalada en 
1 791 por D. Carlos González de Posada. — «Por hallarse todos los 
hipogeos en la vertiente septentrional del llamado Cerro de los 
Molinos, contiguo al que sirvió de emplazamiento á la antigua y 
moderna Ibiza, con la misma exposición, siendo bañadas por el 
mar las vertientes meridionales de ambos cerros, no podían des- 
cubrir las naves que cruzaban el canal entre Ibiza y P'ormentera. 
ni las sepulturas, ni las moradas de los habitantes. 

La capacidad de las cámaras sepulcrales es allí bastante uni- 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 36 1 

forme, teniendo los lados como tres vietros de longütid por dos y 
medio de elevación; de modo que, á diferencia de la mayor parte 
de sepulturas fenicias, que suelen encontrarse en pozos de gran 
profundidad, los hipogeos de aquella necrópolis son de cómodo 
acceso, ya que, además, por hallarse abiertos en el declive de 
aquel cerro afectando la forma rectangular., se facilita la entrada 
naturalmente y sin artificio alguno. 

Del propio modo que se observó en las necrópolis de Cartago 
exploradas por el P. Delattre, en la de Ereso también se hallan 
poco distanciados los hipogeos, mediando entre sí el tenue espesor 
de la roca que á guisa de pared divisoria separa unas de otras las 
cámaras sepulcrales^ pero que cede al menor esfuerzo, formándose 
aberturas, por las cuales puede establecerse comunicación entre 
varias contiguas sepulturas. Y así se explica que, habiendo sido 
violados algunos hipogeos antiguamente por el afán de sustraer 
los metales preciosos, en vez de abrir para ello las respectivas 
puertas exteriores ^ que con frecuencia aparecían cerradas hermé- 
ticamente con grandes losas, los expoliadores prefirieron pasar 
de una cámara á otra formando aberturas interiores. Por ello re- 
sulta que, inspirándose en la sed de oro aquellas depredaciones, 
en las cuales se removía todo el ajuar funerario, á veces queda- 
ban á salvo objetos de muy señalado valor artístico y arqueoló- 
gico, que pudieron conservarse y ahora aprovechamos, apare- 
ciendo figuras de barro cocido en repetidas ocasiones, que se 
ven intactas y otras en varios pedazos, hallándose la cabeza en 
un hipogeo y en otro las extremidades ó el tronco». Páginas 
165 y 166. 

Otra necrópolis, de iguales ó parecidas condiciones á la. de 
Ereso, es la de Talamanca, situada en el Prado de las Monjas, 
próximo á la isla Grosa, y en un altozano, propiedad de D. Mi- 
guel Colomar. Los objetos allí encontrados «se representan en 
las láminas li á lxxi». Pág. 1 66. 

<íPurmany. Las primeras exploraciones de esta necrópolis se 
limitaron á reconocer los terrenos inmediatos á Portus MagmiSy 
ofreciendo bastante parecido los ajuares funerarios, descubiertos 
en las tumbas de Purmany y de Ereso. Posteriormente se han 



362 BOLETÍN DE iJA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

éxeav^ado.a mayor distancia otras sepulturas,' más ó menos sepa-' 
radas, que'Se' extiende sin interrupción por el pueblo de San 
Agustín llegando al de San José, y en ellas suelen discrepar las 
condiciones' de los hipogeos: de modo que, por carecer la roca 
deconsistéftéia para labrar los hipogeos, ó por escasez de recur- 
st)'S'pécüníaríd)S,- aparecen los enterramientos en cuevas naturales, 
observándose que en cada caso, según los medios disponibles, 
hubo de variar la forma de las sepulturas, pero repitiéndose de 
ordinario los mismos' hallazgos y otros semejantes, que son tan 
comunes en Ereso y Talemanca, é indican los vestigios de ritos 
funerarios de aquellos insulares correspondientes al período de 
Ibiza cartaginesa. Al igual que en Talamanca se observa en va- 
rias sepulturas de Purmany la existencia de anzuelos y agujas 
de malla para redes de pesca.» Páginas 1 67 y 168. 

Previene, por último, el Sr. Román que en lo bajo de la ver- 
tiente del cerro dé los Molinos se extiende la necrópolis romana,. 
Ni ésta, ni la púnica que está en lo alto, han sido exploradas bas- 
tanteínente,necesitándóse aún muchos años de trabajo incesante 
para' indagar y recoger los tesoros arqueológicos que allí se ocul- 
tan. No es, pues, extraño que la epigrafía púnica y griega haya 
dado apenas muestra de sí en la necrópolis de Ereso, que es la 
más importante y casi contigua, é indudablemente la más anti- 
gua de la ciudad. Las tumbas de los proceres cartagineses so- 
lían estar, como la ha dejado advertido el Sr. Román, á mucha 
profundidad del pozo disimulado y hundido perpendicularmente, 
én las entrañas de la roca; y así los buscó y los encontró feliz- 
mente el P. Delattre. 

3/- — -«En cuantas cabezas de, mujer se han descubierto en todo 
el territorio de las islas Pythiusas (l) no se ha visto una sola ñgu^ 
ra ó busto de barro cocido ó arcilla, que no tenga taladrado el 
cartílago de l,a nariz para colgar el anilló nézcm... donde se ob- 
tiene... la conclusión del parentesco de la raza establecida en el 
mismo archipiélago... con los antiguos habitantes de Jerusalem.» 
Pág.181. .- 

' (r) Entiéndase Ibiza; porque en Formentéra no se Jian descubierto. 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 363. 

La conclusión no se infiere de la premisa, porque en Cartago 
hasta en los varones hay ejemplo de semejante nézem (l). 
- 4.^ — «Otra particularidad: las orejas salientes, ú orejeras, que; 
destacándose de la íorma normal ó propia de. esta fisonomía hu- 
mana, comunican á \'arios bustos y figuras halladas en Ibiza un as-' 
pectD sobrenatural ó monstruoso, se observan, en primer término,, 
corno .distintivo del dios Bes ú 8.° Cabiro que ostentan las monedas 
púnico-ebusitanas, siendo allí un medio de aumentar la deformi- 
dad de tal figura. Y ofrece un señalado contraste con este repul- 
sivo enano la hermosura de la diosa cabírica Axiokersa, que se 
caracteriza por su marcialidad y correctas facciones (2)> repitién- 
dose el propio rasgo fisonómico en la mayor parte de las deida- 
des femeninas de las islas Pythiusas; donde, por hallarse arrai- 
gado el culto de los Cabiros, es común en los bustos y figuras 
de barro cocido, que allí se encuentran, observar las orejas salien- 
tes que las distinguen, mediante lo cual, no cabe confundirlas 
con otras figuras humanas muy expresivas y naturalistas que re- 
presentan, probablemente, las facciones de los finados, cuyas 
sepulturas son excavadas.» Pág. 182. 

5.^^ — «Siendo frecuentes en las antiguas colonias fenicias los 
hallazgos de objetos de barro cocido que tienen solamente labra- 
da la parte anterior, á la vez que aparecen otros que enteramen- 
te lo están, como regla constante observamos en las islas Pythiu- 
sas que, tratándose de enterramientos, aparecen todas las figu7-as 
y bitstos labrados tan solo en la mitad anterior, cual si hubieran 
tenido que adosarse á las paredes de las cámaras sepulcrales ó 
á un sarcófago; pero fuera de las necrópolis... se ha observado 
invariablemente que los bustos y figuras se hallan labrados en gu 
totalidad.» Pág. 182. 

6j^ Caracoles. ^-«Vxiáo creerse, á la vista de un texto de Pli- 
nio,, que atribuye \-irtudes medicinales á los caracoles de nuestras 
islas, que por tal razón eran muy solicitados y formaban parte 
del comercio de explotación; Los hallazgos de toda clase de an- 



(i) Hé'ron de Villefosse, págs. 84 y 85. 
'f¿) Se halló en la necrópolis de Talamanca.- 



364 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

tigüedades van casi siempre acompañados en Ibiza de multitud 
de caracoles... Y al observar, en la generalidad de excavaciones 
practicadas recientemente, que todas las sepulturas sin excepción 
contienen caracoles, se sospechó que en Ibiza hubieron de cons- 
tituir obligado manjar de los banquetes funerarios. Después de 
más detenido estudio, ha podido observarse que son tan diminu- 
tos algunos caracoles hallados en las cámaras sepulcrales, que 
verosímilmente no debieron emplearse para alimento. Y con ma- 
yor fundamento se aduce la consideración de que no sólo se en- 
cuentran allí dichos moluscos naturales, sino que con frecuencia 
se hallan estos suplidos por los figurados, que á veces son de 
tierra cocida y otras de piedra ó barro vidriado, variando la for- 
ma y dimensiones.» Pág. 180. 

Interminable sería, si me incumbiese la tarea de exponer la 
variedad é importancia de todos los objetos arqueológicos que 
han sacado á luz el Sr. Román y sus beneméritos colaboradores. 
Cada lámina representativa de estos objetos, va precedida de 
breve explicación de su procedencia y significado; y desde la pá- 
gina 171 hasta la 174 se consigna un corto esbozo de inventario, 
que termina diciendo: 

«Al instalarse los hallazgos procedentes de las excavaciones 
que venimos realizando, lo mismo en el Museo de la Sociedad 
Arqueológica que en el gabinete del autor, se conservan muchos 
objetos que aisladamente y en absoluto, por su fraccionamiento 
ó mal estado de conservación, carecerían de todo v^alor; pero 
combinados con otros hallazgos de la misma procedencia, pue- 
den servir de la mayor utilidad, aclarando, á veces, algunos con- 
ceptos dudosos. 

Hasta hoy [fin de Abril de igoj) se dividen los objetos, exis- 
tentes en el mismo Museo, en dos departamentos, ocupando el 
mayor los hallazgos de la necrópolis de Ereso, y en el otro figu- 
ran varias secciones, donde se hallan separados los objetos pro- 
cedentes de Purmany, el Puig d'en Valls, Talamanca y los otros 
diversos lugares de las islas Pythiusas.» 

No culparé al Sr. Román por haberse apartado del método ex- 
positivo, que con tanta claridad y distinción científica recomien- 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 365 

da los tres volúmenes, consagrados al estudio y descripción del 
museo Lavigerie de Cartago. El de Ibiza ha comenzado á formar- 
se; y con ser tantos y tan considerables los que ya posee, no se- 
rá extraño que dentro de breves años se centupliquen. Sin duda 
por esta razón habrá preferido el Sr. Román el sistema de agru- 
paciones geográficas, no siempre bien conservado. 

Dos grandes monumentos romanos, el del acueducto y los res- 
tos colosales del templo de Roma y Augusto (l), que el Sr. Gon- 
zález de Posada indicó (2), no han hallado en la obra del Sr. Ro- 
mán acceso ninguno, porque estima que son harto conocidos. 



PARTE SEGUNDA 
Los nombres de las islas Pityusas. 

Esta parte segunda del estudio del Sr. Román, entreverándo- 
se con la primera, está destinada en su mayor parte, mediante 
varias consideraciones etimológicas y etnológicas, á resolver un 
problema suscitado por la Ora viarítinia de Avieno. La clave 
de la resolución la encuentra el Sr. Román en la ubicación de la 
isla Ophiusa de aquel poeta insigne; isla que reduce á la de For- 
mentera, echando mano para ello de \'arias hipótesis y de argu- 
mentos, que por su novedad sorprenden, y de argumentos donde 
el sagaz ingenio y la prolija erudición se lucen. 

Preludio del sistema es el examen etimológico de tres nombres: 
Ebustis, Ophhisa y Pityiisas ó Pityiisa. La idea radical, ó funda- 
mental de los tres, al decir del Sr. Román, es una sola: la de ser- 
piente cabírica, no viva, sino adorada, como símbolo religioso por 
los antiguos pobladores del archipiélago ibicenco: jebuseos, feni- 
cios, beocios y otros emigrados desde el Oriente. Vestigio y de- 
mostración de su culto, además de aquellos tres nombres, colum- 
bra el Sr. Román en la serpiente simbólica que, á su juicio, empuña 



(i) Análogos á los existentes en Barcelona, calle del Paradís. 
(2) Boletín, tomo li, págs. 313 y 319. 



,366 BOLETÍN DE KA REALí ACADEMIA DE LA HISTORIA 

'el dios Bes con su mano izquierda en las monedas autónomás'de 
Ibiza. ■ ,.-■ 

Veamos ahora, á título de información, las zanjas principar 
les que el Sr. Román ha querido abrir para fundamentar su sis.- 
tema. 

* . 
* * 



\.—Ebusiis y los Jcbuséos de Jenisak'n. Páginas 15 y 16. , ;; ■ 

«Es un hecho históricamente comprobado lo que antes no pudo 
pasar de presunción ó conjetura, á saber la llegada á las Pythiu- 
sas de los cempsios ó cananeos, expulsados por los israelitas de 
la Tierra prometida. 

Y atendiendo á las dos palabras de donde se constituye la de- 
nominación de Jerusalén (Jebus-Sale),. vemos que con este nom- 
bre de la ciudad que acababan de perder, los inmigrantes pudie- 
ron designar las dos islas que les sirvieron de refugio, Jebus, Ebu- 
sus ó Ibiza (l), y Sale ó Formentera, cuyos nombres han venido 
manteniéndose á través de los siglos, contrayéndose ahora él de 
Formentera á una región principal de la misma isla, ó sea aque- 
lla donde se halla el puerto, existiendo allí precisamente los ves- 
tigios de una antigua población. 

Al comienzo del libro segundo de la presente obra se verá 
cómo el nombre con que eran designados los jebuseos, epónimo 
de la antigua ciudad que acababan de perder y de su reciente 



(i) «La inscripción D'¿*3.''K' ^^ indica el nombre de la ciudad de Ibiza 
en caracteres púnicos, entraña el de sus fundadores los jebuseos, cuyo 
nombre plural /¿«j-m, adicionado luego con aleph inicial para recibir la 
significación de isla, al pasar á las lenguas árabe, griega y latina con las 
expresiones lebisak, Ebus'os y Ebt¿s2is, tomó las desinencias adecuadas 
para no perder su primitivo significado; y así como en fenicio y hebreo, 
mediante la terminación en im, se indica el nombre sustantivo en plural, 
también se observa en la que recibió de los árabes, griegos y romanos, 
conforme á las leyes que rigen aquellos idiomas, que cada respectiva de- 
sinencia vino á significar la abundancia ó pluralidad indicadora del nom- 
bre epónimo de jebuseos,, tomado por Ibiza á la llegada de sus antiguos 
moradores.» — Nota del Sr. Román. . , 



ANTIGÜEDAPES EBUSITANAS 367 

.fundación, Ebusus, al reflejarse. en las inscripciones qup contienen 
las monedas púnico-ebusifanas, modifica el propio significado con 
la adición de un alcph que, combinado con las letras restantes, 
da á la localidad el nombre de isla que le corresponde, como 
también señala el dios á que se hallaba consagrada, y mantenien- 
do la desinencia de pluralidad, viene á significar el nombre adop- 
tado en definitiva, isla de los adoradores de Bes, es decjr, los El- 

Ibesios. 

Podrá también observarse, al principio del libro segundo, cómo 
dicha palabra Jebuseos, pasando á la lengua griega se convirtió 
en Ebeso (l) y también pudo llamarse Ereso, lo cual, á la vez de 

■ explicarse filológicamente, tiene, además, su raz:ó'n de ser en el 
culto religioso, advirtiéndose que Eros y Horas son las denomi- 
naciones de la principal deidad adorada en ¡biza a,ntiguan"(ente, 
y que, sin variar su esencia, toma los nombres de.Esrnún ú Qcta- 
vo Cabiro, identificado en la teogonia ebusitana y en la fenicia 
con el primero de los Cabiros ó Bes (2), y que al propio tiempo 
se llamó Mercurio cuando se hubo latinizado la isla, según se ha 
dicho (3); sabiéndose (según 3^a se dijo en la nota 13) también 
que el Mercurio ó Ilermes de la mitología greco-romana se con- 

, funde con el Horas ó Hermes, equivalente á engendrado con Osi- 
ris, ó el propio dios Sol, el cual,, mediante el movimiento diurno 

• de la Tierra, viene á simbolizar el dios eterno, con la representa- 



(i) «Es sabido de igual modo,^ respecto á la primitiva denominación 
de Jebusalem , que fué cambiado el bet por resc , y resultando la pa- 
labra Jerusalem, ésta se tradujo por visión de paz.> — Nota del señor 
Román. 

(2) «Tales modificaciones en el nombre de Ibiza hubieron de reflejar- 
se en las diversas maneras como los clásicos griegos designan la mayor de 
las Pythiusas. Siendo conocido el dios Bes, según W. H. Roscher (Ausfür- 
liches Lexicón der Griechischen und Romischen Mithologie)^ con los nom- 
bres de Bessa y Besas (en griego Byav:), vemos del propio modo que á la 
isla de Ibiza se la llama Bycjv;, Bonsos (Dionys., perieg. v. , 137), Bussos 
(Byav;) (Herodian. ap. Steph. s. v.), Bousos (id.) (Eustath. comm. a;d. h. v.); 
y otros, como Strabon, ora la denominan Ebonsos, libro iii, 5, i, ora Ebu- 
sos, II, 5, 19, y III, 4, 7.» — Nota del Sr. Román, con visibles erratas de im- 
prenta, y copiada al pie de la letra. 

(3) Véase en este Informe, pág. 337. 



368 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

ción de Horas, ó el Sol que nace, y Osiris, ó el Sol que se pone, 
y de este modo se patentiza la identidad con el dios del tiempo.» 



* 

* * 



2.— Neptuno adorado como Cabiro. Pág. 17. 

«El nombre gentilicio ebusitanii (l), indicando en latín, del 
propio modo que en fenicio, griego y árabe por medio de la desi- 
nencia final, el origen etimológico de Ibiza, que tuvo, según se 
ha repetido, primero, el sentido de Jebuseos^ y luego el de Isla 
de los adoradores de Bes, aparece en la leyenda de las monedas 
con el busto de Neptuno (deidad incluida en la teogonia cabírica) 
acuñadas en dicha isla, antes de perder su significación política, 
■como estado independiente (2).» 



* 
* * 



3. — El Jtézem de los jebuseos ibicencos. Págs. 22 y 23, nota. 

«Desde la primera lámina de esta obra, siguiendo la segunda, 
luego la tercera, y todas en general, las que contienen represen- 
taciones de mujeres en busto, cuerpo entero ó meras mascarillas, 
figurando el difunto, ó representando divinidades, podrá obser- 
varse que los originales, de donde se han reproducido los foto- 
grabados, ofrecen la particular circunstancia de tener taladrado 
el cartílago de la nariz para la colocación del respectivo anillo, 
lo cual evoca el recuerdo de la costumbre que San Gerónimo 
hubo de consignar (in cap. 16, Ezech.) hará unos I.500 años, ha- 
biendo permanecido 30 en Jerusalem y sus inmediaciones, pu- 
diendo allí advertir como las mujeres mantenían el tradicional 



(i) Corríjase iehusitaniy>. 

(2) No sólo estas monedas se relacionan con algunas saguntinas de las 
que hablé en la pág. 330 de este Informe, sino también con las de Pompe- 
yo, que Cohén ha descrito (Médailles imperiales, Pompee, 12 y 13. París, 
1859.) 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 369 

atavío de llevar pendiente el anillo (l) nézem (dij) (2), siendo 
esta la palabra que emplea en el original hebreo, al referirse 
(Génesis, cap. xxiv, v. 47) á los inaures ó zarcillos de oro ofreci- 
dos á Rebeca, cuando fué solicitada para mujer de Isaac. 

Además en lo que se contrae á los jebuseos, ó habitantes ex- 
patriados de Jerusalem que dieron nombre á Ibiza y Formente- 
ra, la inmovilidad de costumbres, propia de la misma raza, viene 
descrita fielmente por el sabio Vigouroux en el texto que se si- 
gue:... Las mujeres llevan las joyas que Eliezer dio á Rebeca, con 
las que se adornaba Sara; el Nezem, anillo de oro, ó de plata, 
sobrecargado de perlas y coral es suspendido á su nariz; collares 
y brazaletes adornan sus cuellos y manos.» 



* 
* * 



4. — La ortografía de Pityiisa. Pág. 24, nota. 

«Discrepando nosotros, en lo que respecto á esta palabra, de 
casi todos los escritores, los cuales la derivan de la voz [grie- 
ga -iTj;] pino^ mas suponiendo que procede de Pythón, nos su- 
jetamos á la forma ortográfica de expresar la serpiente de dicho 
nombre.» 

* 
* * 

5. — kx^\!Lm&Ví\.o contraproducente.Vé.^. 14, nota. 

«Tan antiguo como autorizado texto, cual es el de Alemán, 
que floreció 670 años antes de J. C, y al cual se refiere Esteban 
de Bizancio (y además Ortelio en sus Sinónimos geográficos), ex- 



(i) El texto de San Jerónimo (in Ezecli. xvi, 12), si con atención se 
mira, dice que el nézem de las hijas de Jerusalén colgaba de la frente y no 
de la nariz: «et usque hodie inter caetera ornamenta mulierum solent 
aurei circuli in os ex fronte penderé et imminere naribus». 

(2) Corríjase «(ofj)». Sobre el uso, antiguo y actual, del nézem en va- 
rias regiones del Oriente, muy apartadas entre sí, véanse Pe^-rot y Chipiez, 
Histoire del'Ari dans l'antiqíiité, tomo iv, pág. 447. París, 1887. 
TOMO Li. 24 



37° boletín de la real academia de la historia 

presa el nombre de las Pythiusas, conforme á la etimología que 
hemos propuesto.- Pues aquel escritor las denomina Pityoides (l), 
y no se conoce otro más antiguo, que indique el nombre de tales 

islas.» 



6. — Las Pityusas y la Ophiusa. Págs. 137 14. 

«Fué la menor de dichas islas la designada con el nombre de 
(Dphiusa, aun extendiéndose á ambas el culto de los cabiros, 
mediante que de serlo la mayor, se hubiera atribuido la equí- 
voca condición de culebraria (2) á una isla exclusivamente ca- 
racterizada, según se ha dicho, por la singular propiedad, que 
pregonan escritores antiguos y modernos, de no poder alimen- 
tarse culebra alguna en su suelo. Mas para cumplir el mismo 
objeto de señalar el culto á que se hallaban consagradas Ibiza y 
I' ormentera, tomaron el nombre genérico de Pythiusas, que tiene 
el propio significado.» 



7. — El culto de Apolo Pythio y su relación con las Pityusas y la Ophiu- 
sa. Págs. 1 07- 1 II. 

«Merece además fijar la atención que el mito fenicio de Cad- 
mo, que da muerte al dragón, ó enorme serpiente, corre parejas 

(i) De 7Z'.r-ji/)?jr¡; (pinoso). — Tomada, según parece, por el Sr. Román la 
nota oportuna, y habiendo escrito con y la vocal de la primera sílaba en 
armonía con su argumentación, advirtió al corregir las pruebas, que en el 
texto por él citado y alegado, la vocal es la /, que aceptó y consignó en 
obsequio á la verdad. 

(2) «En la Introducción al libro primero se exponen las razones para 
negar el supuesto infundado de que las denominaciones de Ophiusa y 
Pythiusa, atribuidas antiguamente á muchas localidades, procede que se 
expliquen por la abundancia de pinos y serpientes; y en cambio se de- 
muestra que la adoración de los cabiros y de todas las divinidades, que 
se simbolizaban por medio de la serpiente, engendró multitud de nom- 
bres, de Ofiones á los creyentes, y de Ophiusa á cada una de las localida- 
des, ó gran número de las en donde tal culto llegó á arraigarse, así como 
el de Pythiusa ó Pityoide, debido al culto de la serpiente Pythón.» — Nota 
del Sr. Román, 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 37 I 

■con el que se asimilaron los griegos, figurando el Apolo de su 
teogonia, que mata á la serpiente Pythón , de cuyo nombre él y 
su cuito recibieron el dictado de Pythio, así como varios territo- 
rios griegos continentales y de islas el de Pitoyde (l) y Pythiusas. 

Habiendo coexistido, pues en el oriente del Mediterráneo dos 
teogonias cabírigas, de ocho deidades la fenicia, y de tres la pe- 
lásgica, prevaleciendo en ellas un símbolo común (la serpiente) 
con dos mitos tradicionales idénticos, el de Cadmo y el de Apo- 
lo, venciendo ambos al fundarse las respectivas poblaciones don- 
de se arraigaron aquellas creencias, á una serpiente monstruosa, 
atendidos estos orígenes religiosos, se dio la denominación de 
Ophites á los creyentes y la de Ophiusa á la población, ó pobla- 
ciones donde habitaban. 

Examinado el conjunto de precedentes expuestos, y algunos 
más que cupiera aducir, se ofrecen á nuestra vista, recorriendo 
el mapa del Mediterráneo, multitud de poblaciones á partir de 
la isla de Chipre, Rodas, Creta, siguiendo luego el litoral del 
Asia menor, Cilicia, y llegando al extremo oriental, la Propónti- 
da, para descender luego con escala en el litoral griego, hacia el 
centro del ^Mediterráneo; y con esto queda señalado el ti^ayecto 
que recorrieron las naves fenicias en sus antiguas colonizaciones. 

Ahora bien; el nombre de Ophiusa, como á la vez el culto de 
los cabiros aparece en cada una de las regiones expresadas. 

Luego no cabe deducir que la frecuente repetición del riom- 
bre de Ophiusa en las más antiguas colonizaciones fenicias se 
debe á la abundancia de serpientes, que infestaron los territoi-ios 
respecti\'os, sino que este hecho más racionalmente se explica 
por la cultura, religión y política colonial que propagaron é im- 
pusieron los fenicios. 

Lo propio acontece con la palabra Pythiusa, que se repite con 
igual frecuencia dentro del recorrido que siguieron los fenicios 
en sus colonizaciones, sin que aquel nombre, tomado por va- 
rias islas, se deba, como vitlgai'meutc stLponen algunos, á la pro- 



(i) Coníjase ^.Pityodesh. Así lo reconoce el Sr. Ronián en la nota á la 
pág. 109. 



372 boletín de la real academia de la historia 

ducción de pinos y piñones, sino que, recibiendo el dictado de 
pythios los habitantes de las propias islas, por adorar al dio& 
Apolo, á quien se dio el propio calificativo, según se ha repeti- 
do, por. haber matado á la serpiente Pythón, las respectivas lo- 
calidades también se llamaron Pythiusas. 

Incluido Apolo en la teogonia cabírica de los pelasgos, y 
siendo á éstos comunes con los fenicios, como es sabido, las 
emigraciones cabíricas, resultó muy difundido el nombre de 
Pythiusa, de igual modo que el de Ophiusa, advirtiéndose que 
allí donde se establecieron á la vez los pelasgos y los fenicios, 
á efecto de la compenetración de la cultura de las dos civiliza- 
ciones, confundiéndose en cierto modo las creencias religiosas,, 
vemos también mezclarse los nombres de Ophiusa y Pythiusa en 
unas mismas regiones ó archipiélagos, tales como P'ormentera^ 
Propóntida, Creta y otros varios, sonando á la vez en cada una 
de estas comarcas los nombres de Ophiusa y Pythiusa. 

Interrogúese ahora, por lo que atañe á la denominación de 
Ophiusa, si se estima lógico y adecuado admitir el supuesto de que 
hubo en la antigüedad algún pueblo cuyos habitantes,' al darle 
nombre, no prefiriesen elegir un asunto que les enalteciera, por 
relacionarse con hechos heroicos ó merecedores de encomio, 
excluyendo cualquier vocablo ó interpretación que pudiera reba- 
jarles, cual habría acontecido adoptando en definitiva la etimoló- 
gica explicación que envolviese la hipótesis de tal abundancia 
de serpientes que hiciera inhabitable la respectiva comarca.» 

* 

8. — La Ophiusa de Aviene. Págs. 131-133, 157. 

A discutir y resolver esta cuestión dedica'^el Sr. Román 128 
páginas, ó algo más que la tercera parte de su obra, consistentes 
en texto (págs. 1 3-24; I05-158) y seis apéndices (págs. 273-334). 

He aquí sus principios fundamentales y conclusiones defini- 
tivas: 

«Después de las consideraciones que dejamos anteriormente 
aducidas, podemos dar por obtenida y aceptada definiti\'amente 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 373 

la ubicación de Ophiusa, pues aparece ésta realizada matemáti- 
camente en el título i del capítulo i, y luego en el iii, por el co- 
nocimiento de los lugares geográficos adyacentes á l'ormentera, 
y también en el capítulo ii, por la rectificación de los errores 
padecidos por los escritores que sentaron como principio inmu- 
table la identidad del Peloponeso con la isla de Pélope aludida 
por Av'ieno, y luego por el sentido lógico y literal del texto del 
mismo poeta, que repugna cualquiera interpretación absurda; y 
últimamente, por el plebiscito de los escritores de todas las eda- 
des, que han confirmado y robustecido, con la autoridad de su 
asentimiento unánime, nuestro dictamen, proclamando la ecua- 
ción de Ophiusa y Formentera.» 

«Tenemos, pues, conforme á las precedentes indicaciones, 
otro procedimiento para obtener la ubicación de Ophiusa, infi- 
riendo la identidad de esta palabra con Formentera, mediante 
el conocimiento de los lugares adyacentes con arreglo á los nom- 
bres que se les asignan en la Ora marítima, sin perder de vista 
las demás identidades que siguen. 

I.^ De la Pythiusa mayor ó Ibiza con la isla Pelagia, de Sa- 
turno, consagrada al mismo dios, según se expresa en la Ora 
maritima (v. 164). 

2.^ De Saturno con Baal, ó el dios Supremo, como se deter- 
mina en la nota 23 y en repetidos lugares de esta obra, á la vez 
que la propia deidad viene á confundirse con Bes, según puede 
^■erse en Ch. Clermont-Ganneau, L' Imagerie Phéiiiciennc, pági- 
nas 135 y 137) y también se desprende del libro 11, capítulo iii, 
título IX y de la página 1 3, nota 1 3. 

3.^ De la isla de Bes con Ibiza, siendo éste el nombre que 
recibía dicha Pythiusa en las monedas que acuñaba durante la 
dominación cartaginesa y en tiempo de su independencia, así en 
las que contenían caracteres puramente fenicios como en las 
bilingües, donde la misma inscripción se traduce ínsula Augusta, 
grabada con letras latinas. 

4.^ Del islote Vedrán ó Veterano, manteniendo en la Edad 
Moderna y en la IMedia el mismo significado que se le dio en fe- 
nicio: Aryium ó Monte de Días, del Eterno, Saturno ó Baal; 



374 boletín de la real academia de la historia. 

correspondiéndose este promontorio adyacente á Ibiza con Ios- 
nombres que ésta recibió en la antigüedad, isla de Bes, Baal 6 
Saturno. 

5.^ De Mercurio (Hermes ó Horas) adorado en Ibiza, según 
acreditan las inscripciones lapidarias y otros notables monumen- 
tos y fundadas razones que se consignan en la pág. 12; con Es- 
mún, Esculapio y el 8.° Cabiro, que consta haber sido allí objeto 
de culto especial, mediante las antiguas acuñaciones monetarias, 
y que se halla comprobado por otros monumentos arqueológicos 
y concluyentes pruebas en la nota 13, pág. 12, y libro 11, capí- 
tulo III, título i; siendo secuela, de igual modo que se confunden 
y alternan, en la sucesión del día solar, Osiris y Horas, la iden- 
tidad de Bes y el 8.° Cabiro. 

Quedan ahora reconocidos los lugares adyacentes á Ophiusa,. 
antes ignorados, que siguen: 

Aryium (Vedrá), designado en los versos de la Ora maiiti- 
ma 160 y 172, y reproducidos en las láminas xxxiii, xxxv, xxxvi 
y XXX VIII. 

Veneris iugum, v. 1 58. 

Insulae duae (Vedrá y Vedranell), v. 1 59- 

ínsula Pelagia, v. 164. 

ínsula sacra Saturno, v. 165. 

Mons Ophiusae (Ophiussae in auras), v. 1 72, 

Oestrymnis ó Formentera, nombre adoptado antes que el 
Ophiusa (v. 154) (siendo objeto, además, del título que sigue). 

Puertas Tartesias. (Véase el título siguiente.) 

Isla de Bes ó Augusta (inscripciones monetarias púnico-ebu- 
sitanas). 

Resulta, pues, que, constituyendo la tarea del presente volu- 
men el problema geográfico de la ubicación de Ophiusa y el 
numismático que se contrae á determinar el pueblo donde se 
acuñaron las monedas púnico-ebusitanas con la leyenda fenicia, 
significando isla de Bes, conforme ya expusimos en las primeras 
páginas de la Dedicatoria^ al complacernos en ofrecer simultá- 
neamente solucionados ambos problemas, que se planteaban 
hasta hoy independientemente y venían resistiendo los constan- 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 37c 

tes esfuerzos de los hombres de estudio que durante este siglo 
y buena parte del anterior los habían hecho objeto de sus impor- 
tantes trabajos de invest¡gaci(3n sin obtener el resultado apete- 
cido, se manifiestan las palmarias conexiones de uno y otro tema 
propuestos, hasta el punto de poder darse por terminada la labor 
que para entrambos se requiere como indispensable, una vez 
obtenida la solución de cualquiera de ellos. Y, en su virtud, la 
leyenda equivalente á Isla de Bes, grabada en las discutidas mo- 
nedas, explica la consagración á Saturno de la propia isla (ó sea á 
Baal ó Bes), que Avieno predica al ocuparse del mismo territo- 
rio; y, por tanto, si éste es Ibiza, aquélla que se busca ó aspira 
descifrar, recibiendo el nombre de Ophiusa en la Ora jnaritima., 
situada al frente, ha de ser por necesidad Formentera, según el 
orden lógico de la descripción de Avieno; y así se logra la pre- 
tendida orientación de Ophiusa, mediante el conocimiento de 
dicho lugar adyacente. 

En mérito de lo expuesto, ora se tome como territorio indu- 
bitado Pelagia (ó la isla consagrada á Saturno, según acaba de ex- 
presarse), ó ya Aryium (que es decir el Vedrán), situado, con- 
forme á la Ora viaritinia, al X. de Ophiusa, así este promontorio 
como aquella isla bastan ambos para inferir la ubicación de 
Ophiusa; y con tal motivo cabe recordar la oportunidad del 
epígrafe (l) que encabeza el presente capitulo, señalando la más 
adecuada disposición en que es dado colocarse teniendo á la 
vista el mapa de las Pythiusas y sus más importantes monumen- 
tos arqueológicos para solucionar el problema indicado; en cuya 
labor ha podido también ofrecerse, conocida" la existencia de 
aquella antigua colonia cartaginesa, la razón de tomarse los dis- 
tintos lugares que la integraban como puntos de partida de la 
expedición de Himilcon, y, en su virtud, de término de compa- 
ración á referencia al mismo archipiélago, de los repetidos puer- 
tos de la Península Ibérica donde se debió recalar en aquel céle- 



(i) *A la vista el texto de Avieno, puestos los pies en la Pythiiisa ??ienor, 
vuelta la cara hacia la mayor, y teniendo en las mafias los más preciados 
mojuímefitos arqueológicos del mismo archipiélago.» Pág. 113. 



376 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

bre viaje de exploración (l); habiéndonos servido de fundamento 
dichos datos para descubrir en el periplo de Himilcon la obra 
original copiada por Avieno al componer la Ora marítima. (Véan- 
se págs. 2 y II4-I15).» 

Reparos. ¿Ha obtenido el Sr. Román este r'esultado? No 
me cumple discutirlo ahora ni prevenir el juicio de la Academia. 
Sólo diré que no empecen el sólido mérito del presente volumen 
las que pueden llamarse refracciones prismáticas de tan ingenio- 
sa teoría. 

* 
* * 

9. — Remate de la obra. Numismática de Ibiza. 

Comprende esta última etapa dos libros (págs. 1 59-260) divi- 
didos el primero en tres y el segundo en cinco capítulos. De su 
vital interés nos da buena muestra el índice: 

«Libro II. Ereso (ciudad de Ibiza). 

Capítulo I.° Conceptos generales. 

Cap. 2.° Distintos lugares de las islas Pythiusas, donde se han 
descubierto objetos fenicios. — Extensión de las excavaciones ini- 
ciadas desde que se constituyó la Sociedad Arqueológica Ebusi- 
tana (19 Octubre, 1903). — Orden de los trabajos realizados, é 
instalación de los objetos adquiridos en el Museo de la Sociedad 
Arqueológica. — Destino del Museo recientemente fundado en el 
antiguo Consistorio de Ibiza. Observaciones especiales acerca de 
los hallazgos más comunes en las islas Pythiusas. 

Libro III. Isla Augusta. 

Capítulo l.° Concepto etimológico de dicha expresión (2). 

(i) <iCiertamente no cabe explicar la inusitada importancia que Avie- 
no, describiendo en general las costas de España, atribuye á Formentera, 
aun dado lo exiguo de su territorio, al observar que la toma como punto 
de partida para medir la distancia desde allí al cabo de Palos, á Málaga, 
á las columnas de Hércules, y desde el promontorio Aryium (el Vedrán) 
adyacente á las Pythiusas hasta Cádiz.» Pág. 1 14. — No sigue Avieno, á mi 
parecer, ese orden, sino el inverso de N. á S. y de O. á E., para marcar 
las distancias desde Ophiusa. 

(2) Pretende el Sr. Román que ese concepto sea el de isla sagrada, ó 
consagrada á Bes. 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 377 

Cap, 2.° Hallazgos de monedas púnico-ebusitanas en Ibiza. 

Cap. 3.'* Hallazgos de monedas púnico-ebusitanas en las Islas 
Baleares. 

Cap. 4° Cultura de las islas Pythiusas al ser acuñadas las mo- 
nedas púnico-ebusitanas. 

Cap. 5-° Grado de cultura de las islas Baleares al ser acuñadas 
las monedas púnico-ebusitanas.» 

Al índice sigue (pág. 343) una exigua fe de erratas; la cual, 
por haberse hecho precipitadamente, no contiene las que debie- 
ron ser anotadas (l). Así se termina el volumen. Está, por des- 
gracia, destituido de índices de autores antiguos y modernos, de 
nombres geográficos y de materias, sin los cuales el estudioso 
lector anda buscando y enlazando, no sin incomodidad, los pun- 
tos ó tratados especiales que más le interesan. 






10. — La Dedicatoria, págs. iv-viii. 

La dirige el Sr. Román á la Sociedad Arqueológica Ebusi- 
tana. «En mi deseo — dice el Autor — -de dar mayor amplitud 
á los estudios á que vengo consagrado para iniciar la forma- 
ción de la historia antigua de las Islas Pythiusas (siendo fac- 
tible, por cierto, utilizar datos fehacientes para remontarla á muy 
lejana época), hubiera naturalmente diferido por algún tiempo 
la publicación de la presente obra. Pero , á reserva de volver so- 
bre la tarca impuesta en cnanto me sea permitido, hallóme en el 
trance de apresurar mi humilde labor, porque urge sea de algún 
modo conocido el espléndido resultado de las excavaciones que 
practicamos; ya también porque, en realidad, interesa á la cien- 
cia que no se demore un instante el conocimiento de la solución 
de los dos problemas expuestos (2), y á ello, por tanto, precisa 
subordinar cualquier otro móvil que pudiera parecer egoísta.» 

(i) Véase la pág. 367 del presente Informe. 

(2) Ubicación de la Ophiusa de Avieno y del paraje -donde se acuña- 
ron las monedas púnicas y púaico-romanas con la efigie de Bes. 



378 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

La premura del tiempo y lo vasto del plan concebido por tan 
benemérito Autor, que se encaminan á dar mayor amplitud y 
consistencia á los estudios sobre la historia antigua del archipié- 
lago ibicenco, excusarán induclablem(;nte, á los ojos de sus lec- 
tores, las faltas que en él notaren. 

Madrid, 12 de Junio de 1907. 

Fidel Fita. 



Apéndice. 

Consecuencias del vii (i) de la obra del Sr. Román; ó sean, Real Decre- 
to del 9 de Septiembre de 1907 y Real Orden del 27 del mismo mes, pu- 
blicados en la Gaceta de Madrid, números del 24 de Septiembre y 8 de 
Octubre. 



EXPOSICIÓN 

Señor: La Sociedad Arqueológica Ebusitana, de la que es Di- 
rector y fundador D. Juan de Román y Calvet, ha ofrecido al 
Estado las colecciones de importantísimos objetos descubiertos 
en varios lugares de las islas Pythiusas, y particularmente en la 
Necrópolis de Freso, antigua capital de aquellos territorios, los 
primeros que ocuparon los cartagineses en su expansión colonial. 

Dedicada esta Sociedad al estudio de las antigüedades de las 
mencionadas islas, explorando las grutas y parajes donde pudiera 
hallarlas por haber sido asiento de colonias púnicas, haciendo 
excavaciones en los hipogeos de la Necrópolis de Freso y exci- 
tando el celo y la afición de los isleños hacia este género de des- 
cubrimientos, ha logrado, tras largos afanes y dispendios, reunir 
en el Museo de Ibiza preciosas colecciones de objetos de un mé- 
rito inestimable, entre los que abundan las monedas, los vasos 
de barro y vidrio, bustos y estatuitas de barro cocido, muchas 
de ellas policromadas, armas, utensilios, joyas de metal, amule- 
tos é inscripciones romanas, pudiendo asegurarse que por la va- 

(i) Reproducido en el tomo li del Boletín, págs. 69-76. 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 379. 

riedad y cantidad de los objetos y por el buen estado de su con- 
servación, es éste uno de los principales descubrimientos arqueo- 
lógicos hechos en España, tan rica en antigüedades. 

El Estado, que tiene la misión de velar por la conserx-ación 
de esos restos de las civilizaciones pasadas para ofrecerlos al 
estudio de los doctos y para la elevación de la cultura nacional, 
no puede rechazar el generoso ofrecimiento de la Sociedad Ar- 
queológica Ebusitana, y obligado se halla á encargarse de este 
Museo, poniéndole bajo la custodia y dirección del Cuerpo fa- 
cultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, para que 
sus colecciones, debidamente clasificadas, sirvan de complemento 
al estudio de las existentes en otros Museos y puedan apreciarse 
las variantes de las civilizaciones primitivas, como medio de 
llegar á un conocimiento más perfecto de la Historia patria en 
aquellas remotas edades. 

Poco costoso ha de ser al Ministerio de Instrucción pública y 
Bellas Artes sostener este nuevo establecimiento. Tenemos en 
la Biblioteca de Palma de Mallorca un empleado facultativo en 
expectación de ser destinado al Museo de Ibiza, y con las 5.OOO 
pesetas consignadas en el presupuesto vigente hay bastante 
para dotar de personal administrativo y subalterno y de mate- 
rial al referido Museo, destinando también de dicha partida una 
cantidad para auxiliar las excavaciones en la Necrópolis de 
Ereso. 

Este nuevo establecimiento se regirá por los Reglamentos del 
Cuerpo facultativo de Archii'eros, Bibliotecarios y Arqueólogos, 
y será en todo igual á sus similares de otras provincias. Pero á 
fin de enriquecerle con nuevos objetos, propone el benemérito 
D. Juan de Román y Calvet, Director de la Sociedad Arqueoló- 
gica Ebusitana, instituir una Inundación protectora del Museo de 
Ibiza, con una Junta de patronato encargada de dirigir las exca- 
vaciones en los terrenos ya explorados, de buscar nuevos yaci- 
mientos arqueológicos y de procurar el acrecentamiento de las 
colecciones existentes, llevando además un registro de los obje- 
tos encontrados por otras personas y que no puedan ser adqui- 
ridos para el Museo. 



38o BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

Esta Junta, que funcionará bajo la alta inspección y con un re- 
presentante del Ministerio de Instrucción pública y Bellas Artes, 
no puede perturbar la organización del Museo, que, como esta- 
blecimiento del Estado, se regirá por los Reglamentos y dispo- 
siciones dictados ó que en lo sucesivo se dictaren para el régi- 
men y gobierno de los demás Museos Arqueológicos, sin otra 
limitación que la de no poder trasladarse de Ibiza para ninguna 
otra región los objetos que constituyen aquellas colecciones, 
según expreso mandato de la Sociedad donante. 

Teniendo en consideración la importancia del Museo Arqueo- 
lógico de Ibiza y los grandes servicios que á su desarrollo y fo- 
mento puede prestar el patronato de su Fundación, el Ministro 
que suscribe, de acuerdo con lo informado por la Junta faculta- 
tiva de Archivos, Bibliotecas y Museos, tiene el honor de some- 
ter á la aprobación de V. M. el adjunto proyecto de decreto. 

Madrid, 5 de Septiembre de 1907. — Señor: A. L. R. P. de 
V. M., Faustino Rodríguez San Pedro, 



REAL DECRETO 

Conformándome con lo propuesto por el Ministro de Instruc- 
ción pública y Bellas Artes, 

Vengo en decretar lo siguiente: 

Artículo l.° Se acepta la donación del Museo Arqueológico 
de Ibiza hecha al Estado por D. Juan de Román y Calvet, como 
fundador y Director de la Sociedad Arqueológica Ebusitana, á 
la que se darán las gracias en mi nombre por su generoso y pa- 
triótico desprendimiento. 

Art. 2° El Museo Arqueológico de Ibiza quedará en lo su- 
cesivo bajo la dependencia del Ministerio de Instrucción pública 
y Bellas Artes, y custodiado y regido por el Cuerpo facultativo 
de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, como uno de los 
establecimientos á su cargo. 

Art. 3.° Se instituye una Fundación protectora del Museo 
Arqueológico de Ibiza, bajo la dirección de una Junta de patrona- 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 38 1 

to, compuesta de un representante del Ministerio de Instrucción 
pública y Bellas Artes, otro de la Real Academia de la Historia, 
otro del Ayuntamiento de Ibiza, otro elegido por el de Formen- 
tera y demás foráneos, otro por la Comisión provincial de Mo- 
numentos de las islas Baleares y tres representantes de D. Juan 
Román y Calvet, Director de. la Sociedad Arqueológica Ebu- 
sitana. 

Art. 4.° El ^linistro de Instrucción pública y Bellas Artes 
dictará las disposiciones convenientes para la ejecución de este 
decreto. 

Dado en San Sebastián á nueve de Septiembre de mil nove- 
cientos siete. — Alfonso. — El Ministro de Instrucción pública y 
Bellas Artes, Faustino Rodríguez San, Pedro. 



REAL ORDEN 

limo. Sr.: En cumplimiento de lo prevenido en el Real decre- 
to de 9 del actual, 

S. M. el Rey (q. D. g.) se ha servido disponer lo siguiente: 

I.° La Junta de patronato de la Fundación protectora del 
Museo de Ibiza S2 constituirá en aquella ciudad en el plazo de 
seis meses, contados desde la publicación en la Gaceta de Ma- 
drid del Real decreto de su creación, con los Vocales elegidos 
por las entidades á quienes corresponde estar representadas 
en ella. 

En esta primera sesión elegirá, por mayoría de votos, su Pre- 
sidente }'■ Secretario. 

2.° Si en la indicada fecha no hubiera elegido Vocal alguno 
de aquellas entidades, ó en cualquier tiempo ocurriera una vacan- 
te, la Junta podrá, si lo considera necesario, nombrar Vocales in- 
terinos hasta completar el número de ocho, de que debe cons- 
tar; pero aquéllos cesarán cuando se presenten los propietarios. 

3.° El cargo de Vocal de esta Junta es amovible y por tiem- 
poindeterminado. 

4.° Al Ministro de Instrucción pública y Bellas Artes con-es- 



382 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

pondera la alta inspección sobre el modo de constituirse y fun- 
cionar esta Junta. 

5/' Serán funciones de la misma: 

a) Ordenar y dirigir las exca\'aciones en la Necrópolis de 
Ereso, cuidando de que no se interrumpan, para lo cual emplea- 
rá, permanentemente, dos jornaleros, pagados de los fondos de 
la Fundación. 

d) Ordenar, asimismo, otras excavaciones que considere ne- 
cesarias para descubrir nuevos yacimientos arqueológicos en las 
islas Baleares. 

c) Redactar un libro diario de excavaciones, extendiendo en 
él nota detallada de los hallazgos. 

d) Procurar la adquisición, por compra ó donativo, de los 
objetos hallados por otras personas ajenas á la Fundación; y de 
no ser posible, gestionar para que no salgan de las islas, inscri- 
biéndolos en un registro especial, en el que se harán constar las 
sucesivas traslaciones de dominio. 

c) Proponer al Conservador del Museo y de la Necrópolis, 
que será nombrado por el Ministro de Instrucción pública y Be- 
llas Artes. 

6° De los hipogeos de la Necrópolis de Ereso y de los que 
se descubran en la de Ibiza latinizada se reservarán 60 para que 
puedan ser explorados por los arqueólogos venideros. 

7.° La Junta de patronato irá entregando al Museo de Ibiza 
los objetos que descubra ó adquiera, pudiendo entregarlos en 
depósito y quedando á su arbitrio determinar la ocasión y forma 
en que el ingreso haya de hacerse con otro carácter definitivo. 

8." Las colecciones del Museo Arqueológico de Ibiza no po- 
drán ser trasladadas, en todo ni en parte, á ninguna otra región 

Esto no excluye la presentación de sus objetos por tiempo li- 
mitado en certámenes y exposiciones nacionales ó extranjeras. 

Sólo en circunstancias muy excepcionales, por un caso de fuer- 
za mayor y por acuerdo unánime de todos los individuos de la 
Junta de patronato y del Gobierno, podrá acordarse la traslación 
de ese Museo ó de parte de sus colecciones. 

9.° Para el servicio facultat¡\'0 del ^luseo Arqueológico de 



ANTIGÜEDADES EBUSITANAS 383 

Ibiza se destinará un empleado del Cuerpo de Archiveros, Biblio- 
tecarios y Arqueólogos, que será el Jefe del establecimiento, ha- 
biendo de pasar ahora á este destino el Oficial de cuarto grado 
D. Rafael Vidal y García, adscrito á la Biblioteca de Palma de Ma- 
llorca, cuya plantilla quedará reducida á un solo empleado, en vez 
de los dos que, en previsión de este caso, se le asignaron en la 
Real orden de 12 de Mayo último sobre distribución del personal. 

10. Se crea una plaza de Conservador del Museo Arqueoló- 
gico de Ibiza y de la Necrópolis de Ereso, dotada con el sueldo 
ó gratificación anual de 2.000 pesetas, y otra de Ordenanza del 
referido Museo, con el sueldo anual de I.OOO pesetas. 

Se consignará la cantidad de I.OOO pesetas para gastos de ma- 
terial de oficina y escritorio al Museo, y otras I.OOO como sub- 
vención á la Junta de patronato para auxiliar las excavaciones. 

Todas estas partidas se incluirán en el presupuesto próximo. 

11. De las 5-000 pesetas consignadas en el capítulo 16, ar- 
tículo único, concepto «Para todos los gastos que ocasione el 
sostenimiento del Museo Arqueológico de Ibiza», del presupuesto 
vigente de este Ministerio, se destinarán I.OOO pesetas para li- 
bros de consulta, y las 4.000 restantes para los gastos de insta- 
lación del Museo, tales como vitrinas, mesas, armarios, pedesta- 
les, jornales y demás. 

Lo que de Real orden digo á V. S. para su conocimiento y 
demás efectos. Dios guarde á V. S. muchos años. Madrid, 27 de 
Septiembre de 1907. — R. San Pedro. 

Sr. Subsecretario de este Ministerio. 

Los efectos prácticos de la obra del Sr. Román, condensados 
en el Real decreto y en la Real orden del 9 y 27 del pasado 
Septiembre, irán seguidos, á no dudarlo, de otros no menos inte- 
resantes, que aplaudirán y aprovecharán los sabios del mundo 
entero. 



384 boletín de la real academia de la historia 



Nuevos descubrimientos. 

Desde la ciudad de Ibiza, con fecha del 1/ de Julio de este 
año, el Sr. Román me escribió: 

«Ayer, D. Antonio Vives, Individuo de número de nuestra 
Academia; D. Arturo Pérez Cabré, Vicedirector de la Sociedad 
Arqueológica Ebusitana, con otros compañeros y yo, fuimos 
á reconocer un templo católico subterráneo, que recientemente 
hemos descubierto en una profunda caverna del pueblo de San 
Antonio (Portits magmis), existiendo allí un manantial, y reci- 
biendo el nombre de Ctteva de Santa Inés. En la porción con- 
siderable, que ahora hemos examinado y antes se hacía inac- 
cesible, se encuentra cerámica árabe en abundancia y alguna 
prehistórica, reconociéndose claramente 7ín altar de piedra y tres 
asientos de mampostería.» 

También me ha notificado, confidencialmente, el Sr. Román 
el descubrimiento de una nueva estación arqueológica en el pa- 
raje más oriental de la isla de Ibiza , de la cual se ha reservado 
el dar á la Academia discreta noticia, acompañándole varias fo- 
tografías de los objetos, de los que algunos están, á su juicio, 
realzados con inscripciones púnicas. La mayor parte son estatui- 
llas de barro cocido, barnizadas algunas de colores (verde, car- 
mín y azul), y otras chapeadas de oro. 

Esta nueva estación, ó hipogeo exca\'ado en la roca \'i\-a, se 
encuentra dentro del término de la parroquia de San Vicente, en 
la Cala de Mayans^ cerca de la playa del Figueral, á la sombra 
del cerro de la punta Grossa, coronado por un faro catadióptrico 
y dotado del cable eléctrico que enlaza con la de ?*Iallorca la isla 
de Ibiza. El panorama que se disfruta desde lo alto del cerro es 
encantador; y está cortado hacia el Sudeste por el gran promon- 
torio de Campanitx y la verde isleta de Tagomago, que mide 
una milla de longitud. 

Madrid, ii de Octubre de 1907. 

Fidel Fita. 



NUEVAS LÁPIDAS EN TARRAGONA 385 

II 

NUEVAS LÁPIDAS EN TARRAGONA 

Al rebajarse el terreno para asentar la vía estrecha que está 
instalando el contratista de las obras del puerto de Tarragona, 
á fin de llevar piedra desde el lugar conocido por Cadira del 
Arqucbisbe hasta la. punta del muelle, se han encontrado cuatro 
aras sepulcrales, al lado de la carretera de Barcelona, precisa- 
mente delante del huerto llamado de Cabezas, donde hace años 
se encontraron otras lápidas, que copió Hübner. De las cuatro 
aras, una está perfectamente conservada, con epígrafe legible; 
otra, con forma de cuba, ó cuppa funeral y grandes dimensiones, 
tiene en su parte posterior un hueco y en la anterior una cartela 
con leyenda no poco gastada; la tercera, en forma de estela fu- 
neraria de un metro de altura, tiene destruida enteramente la 
inscripción; y de la cuarta, asoma únicamente el cornisamento, 
hallándose empotrada de tal modo, que sin mucho gasto no po- 
dría extraerse. 

¿Cómo están allí estas lápidas? 

No creo que fuera este su primitivo yacimiento, porque pre- 
cisamente están en un terreno superpuesto para formar un cami- 
no lateral que, partiendo de la carretera, va al Penal del Milagro, 
antiguo anfiteatro. 

Este camino, lo mismo que la carretera, están atravesados por 
una cloaca, que antes debió ser un profundo barranco (pues se 
conserva la continuación de éste hacia el mar); y dicho se está 
que la cloaca se construyó rellenando parte del barranco con 
tierra de acarreo para quitarle profundidad, levantando dos mu- 
ros ó contrafuertes, uno para la carretera de Barcelona y otro 
para el camino lateral; y precisamente al rebajar el fondo de la 
cloaca unos dos metros, por exigencias de la línea en construc- 
ción, es cuando se han hallado las lápidas sepulcrales, en unión 
de otras piedras de grandes proporciones. 

Deduzco de todo ello que estas lápidas y otras varias que tal 
TOMO Li. 25 



386 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

vez existan sepultadas, fueron arrojadas en aquel sitio como re- 
lleno, juntamente con grandes piedras y enorme cantidad de 
tierra; pero es seguro que su yacimiento pr¡miti\'o no debió estar 
lejos, por la dificultad de arrastrar á grandes distancias algún 
bloque tan pesado como el ara que anoto en primer lugar. Opi- 
no, pues, que en el huerto llamado Cabezas debió existir alguna 
importante villa romana, á la que ofrecía excelente situación 
aquella vertiente ó ladera, lindante por un lado con la vía Aure- 
lia, y por el opuesto con el mar, y á cortísima distancia del 
Anfiteatro. 

He aquí el detalle de las dos aras que conservan epígrafes: 
i.^ Cipo de piedra ordinaria del país, de basamento rectan- 
gular, con zócalo sencillo y cúspide de medio cañón, en esta 
forma: 




Lle\"a en su parte posterior un hueco, y en su frontis una car- 
tela, con inscripción del siglo 11, y sobrado corrida, en que leo: 

D » M • S 
C • L • VILICO • €• „./ 
Lie M, //. /;,// ILICVS 
,,,//, y, //,/ / AVILIVS 
P -AI-AC PIENTIS-FEC 

D{is) Aí{anibus) s{acrum). Ciaió) Liicinio) Vilico^ C{aii) [Liicinii) 
Vi]lic[i f{ilió), C{aius) Liiciníus) V]ilia¿s [ei C{aius) L[icinius) Avilius 
p[aí/i) m[erenl/) ac pient¡s{simd) fec{e.rii7it'\. 

Consagrado á los dioses Manes. A su padre benemérito y piadosísimo 
Cayo Licinio Vílico, hijo de Cayo Licinio Vílico, hicieron este monumento 
Cayo Licinio Vílico y Cayo Licinio Avilio. 



NUEVAS LÁPIDAS EN TARRAGONA 387 

Afines á los cognombres, Vilícus del padre y Avilíus del se- 
gundo hijo, son el masculino Vailico [i'/Jl] y Avillius (4173). 

Mide este cipo 0,91 de ancho, 0,gi de alto y 0,68 de grueso. 

2.^ Ara de piedra blanca del país, con zócalo y cornisamento 
de forma elegantísima; alta, 0,85 metros; ancha, 0,43, y grue- 
sa, 0,38; letras de buena factura, de 25 milímetros de alto. Dice 
el epígrafe: 

D • M • S 

BAEBIAE • VRSI 
NAE « MARIT^ 

DVLCIÍSim^ 
ET • MERElSrlS 

SIMAE O HI 

LERDENSI O 

SVL • PRI miTI 

VS A vi A TARRA 

FEC« 

D{is) Alianibus) s{acruni). Baebiae Urs'niae maritm dulcís sima ei íncren- 
ílssimae Hilerdensi Siíl{pitius) Pr i mitins Vi Tarra{conensis) fec{it). 

A su dulcísima y meritísima esposa Baebia Ursina, natural de Lérida, 
hizo esta memoria Sulpicio Primicio, séviro de Tarragona. 

Como encontradas en terrenos de dominio público, estas lápi- 
das pertenecen al Ayuntamiento, del cual gestiono su traslado 
■al Museo. 

Tarragona, 22 Septiembre 1907. 

Ángel del Arco, 

Correspondiente. 



388 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

III 

NUEVOS DESCUBRIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS EN CARMONA 

ExcMO. Sr.: 

Cumpliendo muy gustoso los deseos del Sr. D. Juan Fernández 
López, descubridor del Monumento monolítico hallado en la 
Necrópolis de Carmona, tengo la satisfacción de participar á 
V. E. los nuevos descubrimientos realizados por tan infatigable 
y entusiasta explorador. 

La galería que da acceso á dicho Monumento, que ya se halla- 
ba descubierta en mi visita anterior, forma el costado N. del 
gran patio interior, perforado en la roca de alcor y del que sólo 
se hallaba descubierta la faja lindante con dicha galería, la que 
aparece separada del mencionado patio por un muro también 
monolítico orlado de columnas empotradas. 

En la nueva visita que acabo de efectuar, he visto ya descu- 
bierto, en su mayor parte, el extenso patio de forma cuadrangu- 
lar, cerrado por los costados O. y S. por galerías limitadas por 
dobles filas de columnas, no ya monolíticas, sino construidas con 
sillares de la misma roca; siendo de mayor diámetro las que mi- 
ran al patio que las interiores, y por fin por el costado E. sólo se 
halla descubierta la superficie del muro de cerramiento. 

De las dobles columnas que limitan dichas galerías, sólo res- 
tan en pie parte de las basas, que son áticas, y los tambores in- 
feriores de los fustes, que aparecen acanalados. El esqueleto de 
estas basas y fustes está bastamente moldado en trozos de la 
misma roca, recubiertos por un fino enlucido. vSólo se ha encon- 
trado, hasta hoy, un capitel corintio, si bien partido en dos 
pedazos. 

En el centro de este gran patio aparece el triclinio al aire 
libre y cortado también en la roca. A los costados N. y S. de 
este gran espacio cerrado, y próximamente en el eje central, se 



NUEVOS DESCUBRIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS EN CARMONA 389 

-destacan dos cámaras perforadas asimismo en la roca, una de las 
cuales corresponde á los últimos descubrimientos. 

También tengo que participar á V. E. que el día 30 de Sep- 
tiembre último, y con asistencia de los Sres. D. Jorge Bousor, 
D. Juan Fernández López, D. José Pérez Casini y D. Ramón Pin- 
zón, individuos de la Sociedad Arqueológica Carmonense, se 
descubrió, á presencia mía, una sepultura cavada en la roca y 
correspondiente al período de incineración, en el Campo de la 
Tranquera, situado al S. de Carmona. No contenía más que el 
cráneo y algunos huesos de un esqueleto ya pulverizado en su 
mayor parte, y otro cráneo depositado entre las tibias de aquél. 
El sabio Dr. D. Federico Olóriz, á quien he dado cuenta del 
hallazgo , se presta gustoso á efectuar el estudio de dichos res- 
tos humanos, lo que, para honra suya, me felicito en comuni- 
car á V. E. 

Por último, el celoso párroco de la iglesia prioral de Santa 
María, de la misma ciudad, Sr. D. Francisco Rodríguez, ha des- 
cubierto el muro perforado por arcadas de estructura mauritana 
que cierra el patio de los Naranjos, situado al N. de dicho tem- 
plo. Los arcos túmido-apuntados del citado muro, construidos 
de ladrillo, así como las enjutas, se hallan apeados por columnas 
de mármol, procedentes de construcciones más antiguas, llaman- 
do entre ellas la atención uno de los fustes en que aparece una 
inscripción con caracteres latinos, que todavía se halla cubierta 
en parte. 

Tal es, Excmo. Sr., el conjunto de los trabajos de exploración 
realizados en Carmona durante el último período, y que dan tan 
alta idea del entusiasmo artístico y cultura de los individuos de 
su Sociedad Arqueológica. 

Dios guarde á V. E. muchos años. — Madrid, 8 de Octubre 
de 1907. — Adolfo Feí'uández Casanova. 

Excmo. Sr. Director de la Real Academia de la Historia. 



VARIEDADES 



I 

REALES ÓRDENES DE LA REINA GOBERNADORA 
DOÑA MARÍA CRISTINA DE BORRÓN (AÑOS 1836-1838) 

VEDANDO LA EXTáACCiÓN Á PAÍS EXTRANJERO DE PRECIOSOS OBJETOS 
ARTÍSTICOS É HISTÓRICOS 



I. — Madrid, 2 de Septiembre de 1836. 

Excmo. Sr.: Enterada S. M. la Reina Gobernadora de un oficio 
y diligencia que con fecha de ayer ha dirigido á este Ministerio 
la Academia de Nobles artes de S, Fernando acerca del recono- 
cimiento de los cajones de pinturas que la Señora viuda del Em- 
bajador de Francia tiene en esta Aduana para extraer á aquel 
Reino, los que han sido reconocidos por el pintor de Cámara 
D. Juan Galv^ez, nombrado al efecto; y conformándose con el 
dictamen de dicha Academia, se ha servido resolver S. M. remi- 
ta á V. E. copia de la lista que la misma Academia dirige, y que 
manifieste á V. E., que exceptuándose los retratos que la expre- 
sada lista contiene, así como las pinturas de D. Federico Madra- 
zo, Bejarano y Alenza, de todas las demás, como originales de 
Autores célebres, está prohibido por las leyes su extracción, así 
como la de todos los cuadros antiguos de cualesquiera escuela 
que sean. Al mismo tiempo se ha servido S. ^I. determinar que 
manifieste á V, E. ser su Real voluntad que por ese Ministerio se 
circule á todas las Autoridades dependientes de él en los puertos 
marítimos y fronteras la orden mas eficaz y expresiva recordándo- 
les la-rqas estricta observancia de las leyes prohibitivas sobre 
extracción de cuadros de pinturas y de otros objetos artísticos 



REALES ÓRDENES DE LA REGENTE DOÑA MARÍA CRISTINA DE BORBÓN 39 I 

que no sean de autores que vivan, haciendo á aquellas responsa- 
bles de cualesquiera omisión que se notare sobre tan interesante 
asunto. De Real orden lo digo á V. E., acompañando adjunta 
copia de la lista que remite la Academia de S. Fernando para 
los efectos correspondientes; en el concepto de que también por 
este Ministerio va á circularse á todos los Gefes políticos de la 
Península é Islas adyacentes la orden mas terminante para que 
vigilen con la mayor escrupulosidad y celo el cumplimiento de 
las indicadas leyes. =jMadrid 2 de Setiembre de 1 836. 



2.— Madrid, 28 de Abril de 1837. 

Entre los horrores que las guerras, y mas las intestinas, arras- 
tran tras sí, no es el menor el estrago que causan á la ilustración, 
barbarizando los pueblos con la destrucción de los objetos cien- 
tíficos, literarios y artísticos. Las dos pertinaces y sangrientas 
guerras entrañadas en el reino por los aspirantes al cetro á prin- 
cipios del pasado y del presente siglo, no menos que la que cinco 
años há nos tiene encendida el nuevo Pretendiente, han devasta- 
do tanto estos preciosos artículos, que apenas nos quedan ya en 
esta línea modelos que imitar. A esta devastación se agrega la 
extracción que la industria extrangera, calculando fríamente sus 
medios sobre nuestras propias ruinas, hace de tales curiosidades, 
aprovechándose de nuestras disensiones domésticas para despo- 
jarnos de cuanto ha sido siempre cebo de su envidia. Por tanto 
S. M. la Reina Gobernadora, para ocurrir á este daño, y teniendo 
presente la Real orden circular de 16 de Octubre de 1/79, re- 
producida en 14 del mismo mes de 1 80 1 y las ele 2 y 4 de Se- 
tiembre del año próximo pasado, en que se prohibe la extracción 
de pinturas y otros objetos artísticos antiguos ó de autores que 
ya no vi\"en , se ha servido mandar que bajo ningún pretexto 
permita V. E. extraer de la Península para el extrangero ni pro- 
vincias de Ultramar pinturas, libros ni manuscritos antiguos de 
autores españoles sin expresa Real orden que lo autorice. Lo 



392 boletín de la real academia de la historia 

comunico á V. E. de orden de S. M. para su mas puntual y 
exacto cumplimiento. Dios &c. Madrid 28 de Abril de 1837.= 
Pita. 



3. — Madrid, 20 de Agosto de 1838. 

Las providencias que en diferentes ocasiones se han dictado 
para evitar la extracción de pinturas, antigüedades y otros obje- 
tos artísticos, no siempre han producido todo el efecto que se 
prometía el Gobierno, y que su exacta observancia hubiera rea- 
lizado. Las circunstancias en que se halla el pais , al paso que 
multiplican las atenciones de los agentes del Gobierno, facilitan 
alguna vez á los especuladores la adquisición aunque ílicita de 
aquellas preciosidades, estimulándolos á intentar por todos rae- 
dios su exportación. Para evitarla es necesaria una grande vigi- 
lancia y una atención continua por parte de las autoridades á 
quienes toca su represión. Movida por estas consideraciones, y 
con deseo de asegurar y conservar á la nación española las rique- 
zas artísticas que aun posee, se ha servido S. M. la Reina Gober- 
nadora resolver que se reencargue el exacto cumplimiento de las 
disposiciones vigentes prohibitivas de la salida de los expresados 
efectos, y que en particular se excite el celo de los jefes políti- 
cos de las provincias fronterizas y litorales por ser los que en el 
modo de llenar esta parte de sus funciones pueden tener más 
ocasión de hacerse merecedores del aprecio de S. M. y de la 
gratitud de sus conciudadanos. De Rl. orden lo digo á V. I. para 
su inteligencia y exacto cumplimiento. Dios guarde á V. I. mu- 
chos años. Madrid 20 de Agosto de l838.=Someruelos.=:Señor 
Jefe político de... 



LEGISLACIÓN DE CATALUÑA 393 

II 

LEGISLACIÓN DE CATALUÑA 

Glosario de las voces desusadas en el vocabulario jurídico moderno y 
con más frecuencia empleadas en la antigua legislación catalana (ij. 



ABATUT. — «Qui non solvit plañe, et ut clecet dicitur aba- 
tut.» MiEREs, ApparatiLS super ConstitutioiiibiLs Curiariun geiie- 
raliiini CathalonicB, Curiae Ilerdae Jacob. II, cap. iv, num. 29. 

ACCAPITUAI, AcAPiTA, Accaptum quod vulgo Relevium, seu 
agnitio in dominum. Du Cange, Glossaritím ad scriptores me dice et 
infimcB latinitatis. 

ACCAPITUM (ad) daré, seu in emphyteusin. Id. 

ACUYDAAIENTUAL— V. Diffidameutiun. 

ACÜYDARE. — «Credo quod diffidare et acuydare sint idem.» 
G. DE Vallesicca, in usatico. Si qiús jualiciii, num. lO. «Acuyda- 
re in Cathalonia idem est quod difñdare.»J. de AÍontejudaico, in 
usat. AiLcLoritatc et rogatii^ num. 4. 

ADEJMPRAAIEXTUAI. — «Adempramento, id est, cum fructi- 
bus et emolumentis ipsius castri.» AIarquilles, in usat. Oiniics 
homines, i. 

ADEMPRIVUM, Ademptio, Ademptum, Ademprum Sed v¡- 

detur haec vox non solius Provincise terminis circumscripta, 
cum in Occitania, atque adeo in Híspanla, etianí Adcinpra nota 

fuerint, sumique ut plurimum pro quavis praestatione videantnr 

Alia Petri Regis /\rag. an. 12 12, Cuín servitiis, iLsaticis, et aliis 



(i) Todas las definiciones contenidas en este Glosario se han tomado 
de las obras de los más célebres jurisconsultos antiguos de Cataluña, á 
excepción de unas pocas que se copiaron de la famosa obra de Du Cange, 
y en las cuales se citan casi siempre los mismos textos de la legislación 
catalana. 



394 boletín de la real academia de la historia 

omnibiLS adcnipriviis, etc. Curia generalis Barcinonae sub Petro III 
Rege Arag. an. 1283 cap. 45. Adcmpriva lignorum, pasciiornm 

ct aquantin, castroriun Jiant prout cst antiquitus Jieri con- 

stietum. Du Cange. 

ADSCRIPTITIUS. — «Dicituradscriptitius qui ascribitur terrse, 
confitendo se esse asscriptitium, et dicat ibi velle morari, et per 

consequens nolle inde recedere Ouaero, an sit differentia inter 

ser\-um et adscriptitium? Et dico quod in aliquibus conveniunt, 
et in aliquibus disconveniunt. Conveniunt, autem sicut servus est 
in potestate domini, ita ut adscriptitius. ítem sicut dominus potest 
venderé ser\-um cum peculio, ita adscriptitium cum térra. Discon- 
veniunt autem, quia servus potest ^'endi cum peculio et sine pe- 
culio, adscriptitius enim nunquam venderetur sine térra.» So- 
CARRATS, De consiietudinibus Cathalonie hiter dóminos ct vassal- 
los, cap. Licet de jure romano^ num, 6, 23 et 24. 

AGUAYT. — «Aguayt, vocabulum est \'ulgare Cathalonise et 
emboscada gallicorum.» Calicius, in usat. Aguayt c ciicalg, nu- 
mero I. 

ALBERGA, .\lbergum, Albergia, Albergium, Albergata, 
unum idemque sonaut, scilicet Jus gisti ac prociLrationis^ seu di- 
\'ertendi in domum ^■assalli, et in ea hospitandi: vel praestatio, 

quae pro cjusmodi procurationibus domino exsolvitur Alia 

Jacobi Regis Arag. an. 1 260. Et vclitis faceré nobis et nostris, et 

daré Albergam qiwUbet anuo adw Milites^ qtiarido a nobis fue- 

ritis reqnisiti. Du Cange. 

ALISCARA. — «Et per aliscaram, id est ut faciens aguayt e 
encalg de milite e assalt de castell, circuat difformiter discalciatis 
pedibus decem comitias possessiones ipsius loci ubi fecit dictum 
aguayt vel encalg de milite vel assalt de castello, \'el aliam alis- 
caram prout judex arbitratus fuerit Calicius in eodem usat., 

num. 4. 

AXO\"AR. — «Accidit ñnaliter quod non mulier ingreditur do- 
mum mariti, sed imó maritus domum uxoris, portando ei certam 
pecunias quantitatem, puta centum aut quingentum, quod nos 
communiter Axovarinm appellamus.» Foxtanella, De pactis 
nuptialibits, claus. vi, glos. iii, par. vi, num. 64. 



LEGISLACIÓN DE CATALUÑA 395 



B 



BANNUM. — «Est autem bannum, genérale edictum publice 
propositum contrafacienti peenara imponers.» Mieres, Jacob. II 
in Cnr. Bar.., cap. 35, num. 2. 

BARONES. — «Appcllatione baronum \-eniunt comités, vi- 
cecomitcs, comitores seu nobiles et valv'assores. » Socarrats,, 
cap. Barones., num. I. «In Cathalonia barones appellantur domini 
vassallorum inferiores, quibus á Rege fuit concessum castrum et 
jurisdictio aliqua ínter certos términos sui regni. » Fontanella,. 
claus. IV, glos. X, par. i, num. 6. 

BARR^Íi. — «Prseterea dicuntur Tributa quaevis, prsesertim quse 

ad urbium et oppidorum Barras et postas prsestantur Curia 

generalis Catalonise in villa Alontissoni an. 1 363.» Eidciii Barras, 
pcdagia, vel alia nova vectigalia concessimiis. Du Cange. 

BATAYA. — «Est autem bataya, prout hic sumitur duellum, 
quasi duorum bellum. Est enim singularis pugna duorum, que fit 
ad probationcm alicujus rei. Ita ut qui per hunc modum se pro- 
baturum offert, si vicerit, probasse credatur: si non \-icerit, defe- 
cisse in probatione putetur.» ]\Iiere3, Jacob. II in Cnr. Bar., 
cap. 25, num. 6. 

BAUSIA. — «ítem etiam sequitur bausia in alus ingratitudini- 
bus, sive infidelitatibus quse sunt contra fidem homagii domino 

prsestiti, quod continet clausulas, utile, tutum, etc Bausia dici- 

tur á bausio, sive ósculo: quia dominus et vassallus,'dum prsesta- 
tur fidelitas et homagium, ad invicem osculantur. » Socarrats^ 
cap. Si dominns pcticrit potcstatcm, num. 79 et 80. 

BELLUM. — «Ouoddam est bellum quod fieri de jure potest a 
quolibet privato, ut pro defensione suae personae, et hoc incon- 
tinenti, et suae rei, vel recuperacione ejusdem rei; seu suos ami- 
cos congregando et pugnando cum adversariis... Aliud est bellum 
licitum secundum híec jura, quod fit in uno de tribus casibus sci- 
licet per bansiam, ó treves trencades, scilicet conventionales, 
quoniam pro ipsarum violatione tantum habet locum duellum, ut 
cap. XXV in prima Curia domini Regis Jabobi II Barcinonse cele- 



396 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

brata, ó per trahicio... Aliud est bellum publicum.» Guillelmus 
DE Vallesicca, in usat. Bataya, nums. i et 2. 

BORDA. — «Borda vero secundüm antiquos sapientes dicitur 
pars mansi ab eo separata, et sic dimidia pars mansi: vel quod 
sufficit certa pars quamvis non dimidia.» Socarrats, cap, Ha- 
bítcü de homagio^ num. 40. 

BORDERIUS. — «... Et inde borderius.» Marquilles, in usat. 
De alus namque riisticis. 

BOVATICUM. — «Et audivi ab honorabili Dalmatío de Sancto 
Dionysio, legum Doctore quondam Gerunde, qui fuit Regens Can- 
cellariam domini Regis Martini faelicis recordationis: qui Dalma- 
tius interrogatus, respondens dixit mihi quod jus istius bovatici 
erat, quod quotiescumque Rex moriebatur, novus Rex exigebat 
ab ómnibus hominibus Cathaloniae tertiam parten bonorum mo- 
bilium cuiuslibet hominis, quod jus erat valde grave. Istud dixit 
mihi secuda dic Juilii anno á nativitate Domini I435 & amplius 
nuUum interrogavi.» Mieres, Goliat. IV, Jacob. II in Curia Iler- 
dcB, cap. X, nums. 2 et 3. 

BURGENSES. — «Burgenses, id est, morantes extra meniam, 
in burgis civitatis.» Jacobus de Montejudaico, in usat. Cives, 
num. 3. «Burgenses sunt qui habitant in burgo civitatis vel 
vicis eiusdem civitati subiectis, tenendo et gerendo vitam milita- 
rem et honorabilem, et debent gaudere burgenses eodem privi- 
legio quo civ^es gaudent.» Guillelmus de Vallesicca, in eodem 
usat., num. 16. 

BURGUS. — «Burgus dicitur ubi certum Corpus hominum mo- 
ratur.» Id., id., num. 6. 



CALDERIA. — «Et quid sit judicium calderiae.í* Dicas quod 
aqua que calefiebat in calderia.» Marquilles, in usat. Debajitliis. 
«Uxores rusticorum si de adulterio accusate fuerint se debent 
excusare sive per judicium caldarie: utputa ponendo ibi manum 
sive in aqua calefacta in calderia.» Id., in usat. Mariti nxorcs. 

CAMERLENGUS. — «Dicitur autem Camerlengus quasi maior 



LEGISLACIÓN DE CATALUÑA 397 

in officiis camerae Principis, seu quia in camera et secreto Princi- 

pis eum alloquitur de secretis, quasi á Camera et Lagos Et de 

eius oíficio quaere in libro Ordinationis domus Regis Petri Tertii.» 
MiERES, Collat. VIII, Martimis in Cur. Barc, cap. vi, num. 2. 

caminí. — «Sed quaeritur qui possunt dici camini, dic quod 
itinera publica et privata ex quo vulgo iter fiat.» G. de Vallesic- 
CA, in usat. Camini, num, 3. 

CAMPANARII. — -«Dicuntur campanarii qui colunt campos 
et térras intra terminum castri, sed ibi non liabent mansos, do- 
mos, aut fortalitia, nec sunt habitatores castri.» Socarrats, cap. 
Si vero aliqtd allodiarii, num. 10. 

CANCELLARIUS. — «Et dicitur Cancellarius qui praesidet 
Cancellariae: et est Cancellaria locus consistorii praítorii et tri- 
bunalis, ubi consuevit per dominum Regem iustitia ministrari, 
qui locus per cancellos dividitur et separatur, ut sub silentio in- 
fra illos iustitia ministretur. Et talis Cancellarius consuevit esse 
aliquis prselatus, puta Archiepiscopus, vel Episcopus.» Mieres, 
Collat. VIH, ñlart. in Cni . Barc., cap. 11, nums. 7 ct 8. 

CASTELLANüS, — «Castellanus est vassallus tenens castrum 
in feudum pro domino: quia omnis castellanus est vassallus: sed 
non omnis \-assallus est castellanus.» Socarrats, cap. Et si ibi 
non est aliqíia tiirris, num. 21. 

CASTELLUM. — «Appellatione castellorum solum continen- 
tur castella habentia territoria.» Calicius, in usat. AgiLayt e en- 
calg, num. 1 1. 

CASTRUM TERMINATUM.— «Qui sunt illi usus et conditio 
qui faciunt castrum terminatum? Dicitur quod est necessarium 
quod illud castrum sit in alto loco pósito, ut in usatico Cascriim. 
Et quod habeat términos, ut in usatico Hoc qtLod jtiris est Sanc- 

tornm Et quod á maioribus fuit sic habitum, et tenebatur et 

nominabatur castrum terminatum » Socarrats, cap. Si vero, 

numero 28. 

CATHALi\NI. — «Cathalanus dicitur ille qui est in Cathalo- 
nia natus. ítem dicitur Cathalanus ille qui moratur et habet do- 
micilium in Cathalonia.» Mieres, Collat VI, Pct.'III in Cnr. Cer- 
varia;, cap. VI, nums. 5 et 6. 



398 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

CAVALCATA. — «Cavalcata vero dicitur quanclo dominus 
Rex non indicta generaliter hoste per ipsum, \"el quando alii do- 
míni inferiores á domino Rege ac Principe Cathaloniae, utputa 
barones, vel milites, vel etiam officiales domini Regis non indicta 
generaliter hoste per ipsum dominum Regem, nec sub nomine 
hostis, sed alias per viam juvaminis eis fiendi in aliqua eorum 
guerra, vel in aliquali executione justitise petunt juvamen ab eo- 
rum vassallis et subditis indicendo ipsis quód volunt iré contra 
taleni hostem, vel tale castrum per \'iam gucrrse vel exequutio- 
nis justitiee, \'el faceré cavalcatam et non hostem, ex quo domi- 
nus Rex particulariter, vel alius inferior cam indicit. » Socarrats, 
cap. Si aliqtíis domimis^ num. 131. 

CAVALLERIA. — «Cavalleria terrse in Cathalonia appellatur 
domus militaris cum sua laboratione et certa assignatione redi- 
tuum forte x sextariorum bladi Cavallerie seu domus milita- 
res fuerunt in Cathalonia per Comitem Barchinone pro defensio- 
ne rei publice principatus Cathalonie certo numero statute ut le- 
gitur in quibusdam scriptis antiquis et audivi ab antiquioribus.» 
Marquilles, in usat. Omnes homines, i. 

CIVES. — «Cives, id est, morantes intra civitatem in menia 
Civitatis.» J. DE MoNTEjüDAico, in usat. Cives, num. 2. 

CI\"ITAS. — «Et est Civitas locus ubi est Episcopus, et Ci- 
vitas muris debet claudi.» G. de A^allesicca, in eod. usat., nu- 
mero 2. 

CQ^.NA pro quovis pastu seu jure refectionis aut plaudii 
vel procurationis. Hieron. Blanca in Aragón, rerum Comment. 
Nonmilla oppida 7'icis hominibiis, qiias vocabant Cenas, ipsoiitm 
Rcgimi persolvcbant. Charta Petri II Regis Aragón, an. 1283 pro 
libertatibus Cataloniae: Cccnas, albergas, et acapita non accipia- 
imis nec exigavitLS in loéis Baronnm, Militwn, etc. Du Cange. 

COMITOR. — «Comitor vocabatur in Cathalonia ille qui habe- 
bot dignitatem mediam inter vicecomitem & vasvassores ut sunt 
hodie nobiles in Cathalonia investiti de nobilitate per principem 
Cathalonise et isti proprie jure feudorum dicuntur capitanei sive 
vasvassores magni.» Calicius, in usat. Ut qui interfecerit, nu- 
mero I. 



LEGISLACIÓN DE CATALUÑA 399 

CÓNSULES. — Cónsules in civitatibus, qui in aliis vulgo Sca- 

bini v'ocantur, quorum dignitas antigua Statuta MSS. Mons- 

peliensia art. 12 5 de forma juramenti Consulum; StatutiLin cst iit 
xij probi et legales viri Montisp. jam clecti ad Conimmútatem 
MontispessiUaní jurare dcbeant ^ quod bona fide consulant eum 
quem doviiniLs loco sito staínerít in hac terra^ et Ule requeriré te- 
neatnr consiliiüii dictorum xij ct eoriun stare consiliis, etc. Du 
Cange. 

CONSTITUTIO. — ^«Generalis constitutio Cathaloniae habet 
fieri de approbatione et consensu Pra?latorum, Baronum, militum 
et civium Cathaloniae; vel ipsis vocatis maioris et sanioris partís 
eorundem.» Mieres, Pet. II. in Cnr. Bar., cap. 1 6. 

CUGUCIA. — «Casus. Mulier qui adulterium committit viro 
nolente aut ignorante, propter quod vir in vulgo dicitur cugus: 
omnia bona mulieris et adulteri maritus et eius dominus habent 
equis partibus. Et si viro volente mulier adulterium committit: 
tune dominus ipsa bona tntegriter habet.» Marquilles, in usat. Si- 
iniliter de rebus. 

CURIA. — «Sumitur autem multis modis curia., uno modo pro 
generali terrae coadunantia, alio modo pro domo Principis, vel 
magnatis; alio modo pro loco judicii; alio modo pro collegio; ali- 
quando pro carcere reorum; aliquando pro congregatione mulie- 

rum » íMieres, collat.ii. Pet. II in Cur. Barc, cap. xxvi, num. 6. 

«Cum dicit in curia per antonomasiam intelligitur de curia Re- 
gia.» Id., collat. iv, Jacob. II in Cur. Bar., cap. xxv. num. 3. 

CURIA GENERALIS ET PARLAMENTUM.-« Subditi, 
Prselati, Barones, homines civitatum seu villarum Cathaloniae ne- 
cessario tenentur venire vocati ad curias generales, non ad par- 
lamenta, nisi voluntarie. Et curia generalis tenetur propter ordi- 
nationem bonam totius Reipublicae et quod dominus Rex tornat 
gravamina ad debitum statum. Parlamentum fit per Principen! 
propter aliquam necesitatem vel utilitatem domini Regis, vel Rei- 
publicae; et convocat sub certis causis non expressis quod vult 
habere parlamentum cum Praslatis Baronibus et hominibus civi- 
tatum et villarum Cathaloniae, et rogat eos et m.onet et requirit 
quod ad dictum parlamentum veniant in tali civitate seu villa et 



400 boletín de i.a real academia de la historia 

c'í dent consilium, auxilium et juvamen; et quod mittant suos 
procuralores potcstatem hahentes ad dictum parlamentum; et 
Ínter curiam generalem et parlamentum est differentia, quia cu- 
ria celebratur de negociis generaliter, sed parlamentum de factis 
certis singularibus Principi occurrentibus.» Mieres, collat. x. Ma- 
ría Re£Í7ia,m Cnr. Barc, mtiii. 8 passim. 



D 

DIFFIDAMENTUM, vel aciiydauícntnvi, seu reptamcntiim. 
«Trik sunt genera diffidamentorum, primum dcsafiament de 
pcnyoi^es, et sic cum aliquis fecit fideiussionem pro aliquo et cre- 
ditor non valens recuperare licitum est creditori diffidare seu 
acuydare fideiussorem cum distinguendo et pignorando, in pace 
et treuga ; secundus modus diffidandi in Cathalonia est nulla 
causa justa pra;cedente, sed ex sola volúntate, et lege Cathalonise 
militari volendo milites uti arte sua et esse in exercicio armórum, 
et iste modus yoc?Ltvn desafiauícnts peí' alt. Tertius modus diffida- 
mentorum est cum causa praecedit ut hic in presentí usatico, et 
fit tantum diffidamentum seu acuydamentum adversus personas 
et bona diffidatorum et ^'alitorum ipsorum per diífidantem et eius 
valitores et iste est comitis modus.» G. de Vallesicca, in usat. 
Cunctmn mahnn, num. 12. 

DOMICELLA. — «Nomen est status, ut quia est degenere mi- 
litari, sed non ita stricte sumitur hic, quandoque generaliter pro 
puella virgine quce virum non habuit, et pro eodem supponit ver- 
hum fadj'ína., licet stricte sumatur pro ca quse est pubes et ado- 
lescens; tamen hic large sumitur secundum modum vulgare 
loquendi, pro ea puella, etiam infante, tamen doli capace, qu?e 
est minor viginti quatuor annorum, et dicitur domicella, quasi 
nondum domina; et est nomen diminutivum de hoc nomine do- 
mina.» MiKRES, collat. IX, Ferd. Rex iii Cur. Bar., cap. xii, 
num. '^y passim. 

DOMICELLUS. — «Aliquorum est sententia hos filios militum 
et ab eis descendentes, qui non armantur, domicellos apellari in 



LEGISLACIÓN DE CATALUÑA 4OI 

-ea significacione qua in Hispania mulieres, quae matrimonium ad- 

huc non contraxerunt, donzellas solent appellari contentantur 

enim sola militia et nobilitate parentum ac prsedecessorum et ¡n 
ea gloriantur; domicelli dicentur, quia matrimonium illud politi- 
CLim CLim armis non contraxerunt, quod contrahere dicuntur qui 
nové milites armantur.» Fontanella, claus. iii, glos. ii, num. 6. 
DUELLüM. — «Duellum dicitur monomachia quasi única et 
singularis pugna, a monos graecé, quod est tumm latiné et machia, 
quod est pugna. Et nota quod istud duellum est dúplex: quia 
aliud judiciale, aliud extrajudiciale. De judiciali loquitur usaticus 
Bataya judicata. De extrajudiciali habes in prima curia Barchi- 
nonae regis Jacobi secundi, capitulo xxvii. ítem quod aliqnis mi- 
les, vel homo de paratico.» Socarrats, cap. ítem vassallus, nu- 
mero I. 

E 

EMPARA. — «Sciendum est quod in Cathalonia et secundum 
usaticos dúplex est empara; quia quandoque est realis, quandoque 
verbalis. Realis est illa per quam possessori omnino tollitur pos- 
sesio, et domino applicatur. \^erbalis est quando possessori pos- 
sessio vel rei introitus vel exitus personalis non interdicitur, sed 
inhibetur ei ne inde aliquid extrahat.» J. de Montejudaico, in 
usat. Magnates, num. i. 

EXERCITUS, — «Exercitus est collectio totius populi Civita- 
tis ^'el totius principatus Cathaloniae quando universaliter per 
dominum Regem ut comitem Barchinone petuntur seu inducun- 
tur hostes dicti principatus, ut in usatico Princeps itajnque.» 
G. DE Vallesicca in ussat. Qui fallierit hostes, num. 2. 

EXORCHIA. — « Ego vero semper crederem quod tantum 
uxorati dicantur exorchi , si decedunt sine liberis.» Socarrats, 
cap. ítem si aliqnis qui nunquam, num. 68. 

F 

FATIGA JUSllTLEl. — «Fatica justitise dicitur quando quis 
requisitus non curat faceré justitiam de subdito-, quam faceré 
tenetur.» Mieres, Pet. II in Cnr. Bar., cap. xliu, num. l6. 

TOMO LI. 26 



402 boletín de la real academia de la historia 

FEUDUM. — «Feudum propie dicitur concessio rei facta currt 
traditione utilis dominii ad utendum et fruendum cum exhibitione 
alicuius honesti servicü.» Marquilles, in usat. S¡ qms simm feíi- 
díim. «Feudum in Cathalonia denotat servitium et jus petendi 
et recipiendi potestatem in feudo, nisi convenientia feudi aliud 
habeat.» Socarrats, cap. Castellaniis^ num. 8. 

FIRMARE DIRECTUM. — «Id est assecurare quod facient jus. 
Vel dic obligationem seu securitatcm in posse domini cum quan- 
titate auri sequenti exponere sive faceré de parendo jure sive de 
juditio sistendo et judicato solvendo cum suis clausulis universis 
ipsis dominis agere volentibus contra eos.» Marquilles, in usat. 
Omnes hojiiines, i. 

FOAGIUM, FOCr\GIUA/[. — Census qui exigitur a domino 
íeudali pro singulis focis seu domibus subditorum ac tenentium 
suorum. Du Cange. 

FOLLIA. — «De jure Usaticorura injuria verbalis cum crimi- 
natione, id est, diffamatione criminali dicta alicui dicitur folia.» 
Marquilles, in usa;. Et si quis ad aliqítcin. 

FORISCAPIUM. — -«Laudimium est nomen genérale, et com- 

prehendit quandoque etiam foriscapium Sed laudimium stricté 

et proprié de jure Cathalonise est decima pars pretii seu asstima- 
tionis rei feudalis alienatae sed de jure communi est quincua- 
gésima pars: foriscapium vero est tertia pars ipsius pretii seu 
aestimationis.» Mieres, Pet. III in Cur. Cerv., cap. iii, num. 22, 
23 et 24. 

G 

CABELLA. — «Largo modo dicitur etiam gabella omnis impo- 
sitio tributi vectigatis, vel alterius exactionis, qu£e fit pro rebus 
vehendis, extrahendis, aut alias distrahendis.» Mieres, Pt'/. III in 
Cur. Bar.., cap. x, num. 17. 

GUERRA. — «ítem bandus et guerra idem sunt: sed proprié 
guerra dicitur licita, quae est inter milites: sed bandositas tam 
est Ínter milites, quam inter pleb.ios et pedites.» Mieres, ^a- 
cob. II in Cttr. Bar.., cap. xxviii, num. 2. 

GUIDATICUM.^ — «Nec debet concederé guidaticum, sive 



LEGISLACIÓN DE CATALUÑA 4O3 

salvam guarcliam specialem aliquibus singularibus. » Id., id. in 
secunda Cur. Bar., cap. iv, num. 24. 

H 

HOMAGIUM. — « Homagíum est subjectio quíedam , quam 
homo homini in corpore faceré tenetur.» Socarrats, cap. Homo 
solidus, num. 1 5. 

HOMAGIUM SOLIDUM.— «Solidum est quod gerit fidelita- 
tem contra omnes, et nullus excipitur prseter illum qui genera- 
lera habet JLirisdicftbnem.» Id., cap. Dúplex, num. i. 

HOMAGIUM NON SOLIDUM.— «Dicitur cuando in illius 
prsestatione aliquis alius qui non habet generalem jurisdictionem 
excipitur, utputa dominus suus soHdus.» Id., id., num. 5- 

HOMO LEGIUS. — «Nota secundo idem esse hominem soli- 
dum et legium.» Id., id., num. 2. «Et iste talis homo [solidus] 
dicitur proprie legius de consuetudine in pluribus partibus.» Ca- 
Licius, in usat. Qui solidus. 

HONOR. — «Honore, id est, re data in emphyteusim: quia 
honor est sequivocum: et hic accipitur pro re immobili: et est 
vulgare Cathaloniae.» Socarráis, in C2i^. Eodein modo, num. 3. 

HOSTIS. — «Aliter sumitur vox praedicta, hostis, in. genere 
scilicet i'íEminino, et tune dicitur adjutorium quod faciunt vel 
faceré debent vassalli et subditi Cathalonise eorum dominis cuní 
Rege in hoste pergentibus, seu euntibus, ipso domino Rege hos- 
tem generalem indícente.» Fontanella, clau. iv, glos. xvi, nu- 
mero 3. 



IMPERIUM. — « Tertio tándem et ultimó sumitur imperium 
pro dignitate et auctoritate magistratus et potestate quam habet 

ratione illius In hac significatione sumitur in textu nostro et 

in materia jurisdiccionali. » Fontanella, claus. i\,glos. xiv, nu- 
mero 30. 



404 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 



LAUDIMIUM.— V. Foriscaphmi. 

LEUDA, Lesda, Leda, etc. [Gall. Laude, Louade, Leude] 
appellatur qu^vis prsestatio, \'el quodvis tributum, máxime quod 

pro mercibus penditur Curia generalis Catalonise celebrata in 

Anilla Montissoni an. 1289 sub Alphonso Rege Aragón. Et qnod 
aliqíia barca, vel aliqítod aliiid vexelhini quod vadat per aquam, 
non compcllatiir nec teneatur applicare, nisi in illis locis in quibrts 
debeat leuda persolvi. Du Cange. 

M 

MAGNx\TES. — «Quero appellatione magnatum quíe personse 
de jure L'saticoruní contineantur, e'c breviter dico quod proprie 
appellacione magnatum majoruní continentur vicecoraites: et 
appellacione magnatum minorum comitores vasvassores.» Cali- 
cius, in usat. Hcvc sunt usnalia, núm. 7. «Sed appellacione mag- 
natum largo modo et improprie sumpta continentur comités et 
alii nobiles Cathaloniae.» Id., in usat. Magnates., num. 2. 

MANSUS. — «Mansus est prsedium inquo manent homines, vel 
mansus est quantitas terrae quae sufficit duobus bovibus in anno 
ad laborandum... Sed aludendo ^•ocabulo mansus dicitur a ma- 
nendo quia est habitaculum saltem rurale ubi consuevcrunt rus- 
tid habitare gratia comodioris culturae.» Marquilles, in usat. Sa- 
cramenta rustid. 

MARITAGIUAL — «Sed an Rex posset hodie faceré deman- 
das, \-el quaístias, vidimus quod pro eius coronatione, vel nova 
militia, quam etiam pro filia legitima et naturali maritauda Rex 
fecit 'demandas et habuit.» Mieres, MartiníLs in Car. Bar., 
cap. XI, núm. 2. 

MENSURATICUINL — Quod pro mensura exigitur. Libertates 
Regni Majoricarum edita a Jacobo Rege Aragón, an. 1 248. Sitis 
J7'anci et liberi ab omni lesda, pedatico, mensuratico , et pensó et 
ribatíco, et ab omni questa, tolta, jorcia, etc. Du Cange. 

MONETATICUM. — Tributum in Aragonia et Catalonia im- 



LEGISLACIÓN DE CATALUÑA 



405 



positumáPetroRege Arag. quod ejusmodi erat, ut omnes duode- 
cim denarios pro singulis rerum mobilium libris exsolvere tene- 
rentur: á qua tamen pensitatione immunes erant milites, ut scri- 
bit Surita lib. 2, cap. 52, cui Monedatge dicitur: ut et Eclesiastici 
et Religiosi. Petrus II Rex Aragón, in Charta pro libertatibus Ca- 
talonise. Itcni quod nos nec siiccessorcs nostñ non rccípiamiis Mo- 
netatíaun, nec Qnintam ab Jiominibiis Ecclesiartun, Rcligiosoriim, 
Baronuní^ etc. Du Cange. 

N 

NOBILIS. — «Nobilis est qui honorifice vivit et non negocia- 
tus...» GuiLLEL.MUs DE Vallesica, íu usati^co BojulíLS hiterfectus^ 
num. 3. «In alio tamen video istos nobiles deterioris esse condi- 
tionis quám simpliciter milites: non enim admittuntur ad régi- 
men civitatis, ñeque ad illius officia honorabilia, máxime in hac 
civitate Barcinonse, ubi id solet esse in aestimatione, cum tamen 
ad hsec omnia admittantur simpliciter milites. » Fontanella, 
claus. III, glos. III, núm. 85. «Nobilitas est quae paragiiim appel- 
latur. Alia est nobilitas qus acquiritur per nobilitationem et mi- 
litiam.» Marquilles in usat. Bajulns. 



PACIARIUS. — ^"Edilis, Scabinus, qui pacem inter cives tue- 

tur Charta Jacobi I. Regis Aragón. Mandamus itaqne Vica- 

riis, BajuUs^ Paciaríis, Jitstitiis, Judicibiis ^ etc. Curia. Ge- 
neralis Barcinonensis , ann. 1283 , sub Petro II. Rege Arag. 
cap. XXVIII. Concedimus etianí quod Paciarii et Jurati et Cón- 
sules sint in civitatibus, vlllis, et aliis locis nostris in quibus esse 
antiquitus consueverunt. Curia generalis Cataloniae acta in villa 
Montisalbi sub Alphonso Rege Arag., an. 1 333. Ordinanius quod 
Consiliarii, Paciarii, vel , jurati unittscujusque capitis VicaricB, 
etc. Du Cange. 

PAGENSIS. — «Pagensis dicitur á pago, quia in pagis rurali- 
bus communiter habitant. Unde versus. Rusticus, á rure, quo- 
niam rus est sibi curae: villicus á villa, quia res disponit in illa. 



4o6 boletín de la real academia de la historia 

Dicitur ab agro agrestis, littera sit tibí testis.» Socarráis, cap. ítem 
si aliqíiis qiii niinqiiant, num. 5. 

PAGUS. — «Unde pagus dicitur parva villa, ubi solüm moran- 
tur rustici et pagenses, ac agricultores.» Ídem, id., num. 6. — «Et 
de ipso pago, id est, de ipso territorio.» Glosa, in usat. Pnrcipi- 
mtis. 

PARES CURI^. — «lili dicuntur pares, videlicet qui tenent 
feuda ab eodem domino. Sed hodie est expeditum in dicta con- 
stitutione, cap. Jtcm quod in ómnibus causis, ubi habetur quod 
illi dicuntur pares, qui habent consimilia feuda.» Socarrats, 
cap. Si aliquis habet honiinem, num. 31. 

PAX FRACTA. — «Quse sint injurise et quibus pax et treuga 
dicitur frangi.? Respondeo quod injuriae illatse in corpore vel in 
rebus.» Mieres, Pet. II in Cur. Bar., cap. ¿|6, num. 17, 

PEDAGIUM, Pedaticum, Pedíale, etc. Tributum quod pendi- 
tur, exsolvitur, ex Gallico Peagc: nostris enim Paicr est solvere, 
prsestare. Auctor Breviloqui: Pedagia dicuntur qucc dantur a 
transeuntibus in lociim constitutum a Principe. — Pedagium, pro 
qualibet praestatione, — Tenere in pedagio, ídem quod sub annuo 
censu. — Pedagium, territorium, districtus intra quem pedagium 
exigitur. — Pedagiari.e Vi.í:, Publican, in (\\uhus pcdagijtm exigitur. 
Pedagii domus, In qua pedagia exsolvuntur, vel inferuntur. Du 
Cange. 

PEDE (Homines de). — «Sed quaero qui dicantur hic homines 
de pede } Et videntur quod omnes qui non habent privilegium 
militare, et qui in jure ci\'ili dicuntur pagani.» Mieres, Jacob II 
in 2.* Ciir. Bar., cap. xix, num. 8. 

PENSA.- — Tributum quod pro pensis seu ponderibus pensita- 
tur, passim in Curiis generalibus Cataloniee. Du Cange. 

PLACITUM. — «Placitum, id est judicium causarum.» G. de 
Vallesicca in hoc usat. num. I. 

PLIVIUM. — «Plivium, id est, fideiussionem in treuga, aucto- 
ritate judiciis precedente ad hoc.» Ídem in usat. Si Ule qtñ pli- 
vium, num. I. 

PORT.VRII, Executores, scilicet Regice Jurisdictionis, quorum 
numerus est 12 in Reeno Araeon Tertia Curia eeneralis Cata- 



LEGISLACIÓN DE CATALUÑA 407 

loniae sub Jacobo II, Rege Arag., ann. 13 1 1. Non poiieimis nec 
fnitteimis pennones vel porteños^ nec aliuní hominem ratione gni- 
datici in castris Richoriivi hominum. Curia generalis Cataloniae 
celebrata in \-illa Montisalbi ab Alphonso, Rege Arag., ann. 1333. 
Ut execntionibiLS fiendis niodiis non excedatnr^ statuimiis qiiod 

nullus Portcrins noster nec aliquis alius facíate aiit faceré pos- 

sit execntioncm. Du Cange. 

POTESIAS. — « Potestatis, id est, Comitis Barchinonae, pro 
nunc Regis Aragonum, ex quo in singulari numero fit hic mentio 
-de potestate, intelligatur per excellentiam de comité Barchino- 
ne.» Calicius, in usat. Jadci^ num. I. — «Si autem reperiatur in 
usaticis \^xhv\v¡\ potestas in plurali, tune de allis comitibus etiam 
intelligitur.» Socarrats, cap. Si dominus, num. 1 3. 

POTESTAS CASTRI. — «Si vero in usaticis vel commemo- 
rationibus, aut consuetudinibus reperiatur verbum potestatis fse- 
minini generis, tune accipitur pro potestate castri ut in usatico 
Potestatcin., et in usatico Magnates^ et in usatico Si quis contra- 

dixerit Ista potestas castri nihil aliud est quam exercitium libe- 

rum domino daré de suo castro: quia dominium directum jam est 
penes dominum, sed utile penes vassallum.» Id., id., id. 

PRODITOR VEL BAUSATOR.— «Bausator est contradicens 
-daré potestatem feudi domino. ítem si non juvant dominum vas- 
salli sunt bausatores. ítem \'ir, tutor et domina qui pro feudo 
recusant daré potestatem. ítem bausator dicitur qui lingua vel 
manu dominum vel eius filium occiderit, aut uxorem adulterave- 
rit. ítem bausatores et proditores non sunt in pace et treuga.» 
MiERES, Pet. II in Ctir. Bar.., cap. xxiv, num. 7 et pass. 

PURGATIO AQUE CALIDE SIVE FRIGIDE.— «Iit qua- 
üter fiebat purgatio huius judicii? Dicas quod hoc modo scilicet 
■quod in uno vase ponitur aqua in tanta altitudine quanta est lon- 
gitudo hominis purgandi et dúo homines ponent ipsuní intus et 
quia propter grossitudinem purgandi aqua crescit;' quando ipse 
habet aquam apud os, dimittunt eum et si se sustinet quod non 
sufficiat orí purgatur. Sed omnino abrogatus est usaticus iste.» 
jNIarquilles, in usat. Veré judex. 



408 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

Q 

CUADRA. — «Est domus quíie in aliqua parte termini castri 
habet jurisdictionem separatam a jurisdictione ipsius castri.» So- 
CARRATS, cap. Si íninor^ num. 28. 

QUISTA, Cuesta, Questio, Questus. — Tributum quod exi- 
gitur, qiurrítur, petitur. — Questia. Curia Generalis Barcinonae, 
anno 1233. AIS. ítem quod terram tenentes infra termimim ali- 
cujtis castri contribitant in Questiis qiias fecerit dominus castri 
pro rata possjssionum quas ibi tenent. Du Cange. 

QUINTUM. — «De quinto quod in Cathalonia dominus Rex ex 

impositionibus recipere consuevit, nihil dictum fuit Etenim 

dictum quintum de consuetudine solvitur in Cathalonia loco illa- 
rum duarum partium ex tribus quas Princeps ex imposicionibus 
per eum concessis, de jure communi habet.» Cáncer, par. iii, 
cap. III, num. 441 et passim. 

R 

REPTAMEXTUM.— V. Diffidamentiim. 

RIPATICUAI.^ — Tributum quod accipitur in ripis. Du Cange. 

RUSTICUS. — «Rusticus dicitur á rure, quia colit rura et mo- 
ratur extra muros civitatum et locorum.» Calicius in usat. Rils- 
ticus interfectas^ num. i. 



SONUS EMISSUS vulgo so inetent. — «Pro executione dicti 
soni emissi intrant officiales regii ecclesias, monasteria et alia 
quaecunque templa et loca sacra absque metu incursus excom- 
municationis, et ex eis extrahunt malefactores quoscunque, et 
secLis ad suos carceres ducunt et etiam ingrediuntur loca, tér- 
minos et castra baronum, et illinc etiam malefactores extra- 
hunt Quamvis hodierna praxis contrarium observet, quoniam 

denuntiatio istius qui somun vicario intimavit redigitur in scrip- 
tis, et super dicta denuntiatione recipitur informatio de delicto, 
de delinquentibus et loco quo se receptarunt, vel per nuntium 
qui ad locum delicti mittitur, vel per alios, qui illud scire repe- 



LEGISLACIÓN DE CATALUÑA 



409 



riuntur: qua informatione recepta, vicarius in domo consilii civi- 
tatis, aut villa, aut alio assueto, convocat cónsules dictaí civita- 
tis, seu ville et probos homines ad id adhiberi solitos, ut ¡psi 
omnes inter se videant et judicent an sit locus declarationi soni: 
et ubi sit locus, illa declaratio redigitur in scriptis et vicarius 
continuat statim dictum sonum, clamando voce alta in platea^ 
aut ad hospitium domus civitatis, aut ville: Via f os á soiuctcnt, et 
facit pulsari campanam et ponit vexiUum in loco publico et con- 
vocat homines destinatos ad dictum eíTectum per publicum prae- 
conium ut sequantur cum suis armis vexillum, et cum dicto exer- 
citu ipse se confertt ad locum ubi dicuntur esse malefactores ad 
capiendum nempe eos. Guia hic processus solíim fit ut capi pos- 
sint malefactores.» Cáncer, par. iii, cap. v, num. 5) ^i 9) et 10. 

SONUS SACRAMENTALIS. — «Est autem sacramentalis so- 
nus qui emittitur in vim societatis et confaederationis initcE et ju- 
ratae inter vicinos, pro expellendis malefactoribus á suo vicina- 
tu.» Id., id.^ id., num. 1 30. 

STACAMENTUM. — «Id est jurisdictionem simplicem sive 
cohertionem simplicem.» Marquilles in usat. In bajulia. «Placet 
mihi quod sit jurisdictio simplex secundum dictum G. de Valle- 
sicca.» SocARRATS, cap. ítem si certcs, num. 4. 



TOLTA. — «Exactio quae per vim fit, quod contra jus tollitur 
quodvis tributum etc. Du Cange. 

TREUGA. — «Treuga est securitas personis et rebus ad tem- 

pus prestita, discordia nondum finita Quero ulterius quot sunt 

species treuge, dico quod duse: conventionalis scilicet et canóni- 
ca. Conventionalis dicitur quae ex conventione recipit formam 

sicut quilibet contractus canónica est illa treuga de qua loqui- 

tur extravag. de treiig. et pac. et talis vocatur treuga Domini.» 
G. DE Vallesicca in usat. Treuga data, num. I. 

U 

UNIVERSITAS. — Nude pro incolarum urbis_vel oppidi uni- 
versitas, idem quod Conmmne. Du Cange. 



4IO BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

USATICUM. — Tributum prsetatio [quae ex usu et consuetu- 
dine pensitatur, vel ut quis jus usagü obtineat.] Du Cange. 

USATICUS. — «DicLintur usatici ideo quia usibus curise par- 
tini fuerunt constituti.» Calicius in usat. Cnm dominas^ num. 7. 

V 

VALVASSORES. — «Quis autem dicatur valvassor Val- 

vassores vocantur e]ui á baronibus, vel capitaneis, quod idem est, 
feudum habent, et aliquos milites subse.» Socorrats, cap. Baro- 
nes^ num. 15. 

VASSALLUS. — «Ule dicitur \-asallus qui fecit homagium et 
fidelitatem domino pro feudo. Nam hic dicitur — -Postquam aliquis 
vassallus fecerit homagium — ergo si non fecerit, non dicitur vas- 
sallus.» Id., cap. Postquam aliquis vassallus^ num. 2. 

VECTIGAL. — «Vectigal est nomen genérale, et accipitur pro 
omni eo quod fisco pro aliqua re praestatur.» Id., cap. Si aliquis 
do7niuHS, num. 10 1. 

VIA FORS. — \". Somis cmissus (i). 

José Coroleu, 

Correspondiente. 



III 

TEXTO CORRECTO DEL CONCILIO DE HUSILLOS 

¿II Marzo? 1088. Actas del concilio de Husillos, publicadas por Dom 
Mario Fcrotin (2) conforme al pergamino original, contemporáneo de 
fines del siglo xi, existente en el archivo de la catedral de Burgos, cajón 
VI, vol. 48, doc. I. Van anotadas las erratas principales que deslucen el 
texto en la obra clásica de D. Vicente de La Fuente (3). 

Anno ab incarnatione Domini millesirno octogésimo viii°, 
era tcxxvi^, regnante gloriosisimo Adefonso imperatore in Tole- 



(i) Este Glosario es complemento del informe del Autor, publicado en 
el tomo IV del Boletín, págs. 85-104. — (N. de la R.). 

(2) Recueil des chartes de Vabbaye de Silos, págs. 51-53. París, 1897. 

(3) Historia eclesiástica de España, tomo iv (2.^ edición), págs. 554 
y 555. Madrid, 1873. 



TEXTO CORRECTO DEL CONCILIO DE HUSILLOS 4II 

to, Legione, Galletia, Castella et Nagara (l), facta est sinodus in 
eclesia Sánete Marie de FuselHs apud castrum Mont Soy (2), 
presidente domno Ricardo, vicario sánete Dei Romane Ecclesie. 
presente cum eo (3) domno Bernardo archiepiscopo Toletano, et 
archiepiseopo domno Petro Aquense, residentibus eunetis epi- 
scopis regni ipsius gloriosisimi regis, videlicet: Dumiensi episeopo 
Gundisalvo, Aderieo Tudensi episeopo, Ariano (4) Ovetense 
episeopo, Osmundo Asturieense episeopo, Raimundo Palentino 
episeopo, Petro l.egionense episeopo, necnon eieetis in ministe- 
rium episeopii (5): Petro in eeelesia beati Jaeobi, Martino in ec- 
clesia Conimbriensi (6), Sigefredo in eeelesia Nagarensi (7), Petro 
in eeelesia Órlense; presentibus itidem abbatibus: l'ortunio in 
monasterio Exiliensi (8), Vincentio in monasterio Saneti Petri 
Asilanee (9), Didaeo in monasterio Saneti F'aeundi; eieetis etiam 
in abaeii régimen (lo): Johanne in monasterio Oniensi, Petro in 
cenobio Saneti Petri Caradigne. 

Cum consilio et eonsensu supradicti eatholiei regis, sed (ll) et 
episeoporum, abbatum, principum et proeerum ipsius regni, nec- 
non tocius eoneilii, facta est divisio Ínter Hoxomensem et Au- 
censem episcopatum, qui noviter (12) Burgis translatus est. Et 
quia Hoxomensis episeopatus, prius a Saracenis invasus, cotidie 
per misericordiam Dei redintegratur, quoniam confinia eorum 

(i) Fu: «Navarra». 

(2) Fu: «A'Iontlojf)'. 

(3) Fu: <.ea>. 

(4) Fu: «Arriano». 

(5) Fu: «episcopis». 

(6) Fu: «Coimbriensi». — Sobre este obispo apunta el P. Gams {Series 
episeoporum Ecclesice CathoUcaie, pág. 96) que el concilio de Husillos se 
celebró en 25 de Marzo de 1088. 

(7) No hace mención de este obispo de Nájera-Calahorra el tomo xxxiii 
de la España Sagrada, ni la Series del P. Gams. 

(8) Santo Domingo de Silos. 

(9) Eslonza. 

(10) Fu: «in abbatia regulensi». No entendió el Sr. La Fuente, como lo 
nota Dom Férotin, lo que significan los vocablos de la baja latinidad ab- 
batiiim y episcopiíim. 

(11) Fu: omite «sed». 

(12) ¿En 1085? Véase Flórez, España Sagrada, tomó xxvi, págs. 164 
y 208. Madrid, 1771. 



4'2 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

et termini incerti habebantur, et quia iugis contentio (l) erat Ín- 
ter Bernardum, Toletanum archiepiscopum, ad quem Hoxomen- 
sis eclesia metropolitano iure pertinet, et Gomizonem, Aucen- 
sem seu Burgensem episcopum, assenciente videlicet utraque 
parte, visum est saniori consilio sic determinare parrochias (2) 
eorum: ut a fine Canatanazore et de Murello (3) et Arganga (4), 
et castri quod dicitur Mesella, et castri quod dicitur Spega (5), 
et a villis que dicuntur Congosto et Buezo, et sicut aqua ipsa cu- 
rrit et labitur in Arandam, aqua que discurrit per Cluniara u-sque 
ad Pennam de Aranda doñee labitur in fluvium Dorium, et om- 
nes ville ex hac parte fluminis Aranda, in quibus currit saio de 
Clunia, necnon trans fluvium Doi^ium (ó) castrum Materiolum et 
Vocikellas (7), et usque ad civitatem Septempublicensem, et 
quicquid ultra continetur, decerneretur esse Hoxomensis eccle- 
sie. — Illa vero que citra sunt a terminis prenotatis (8) versus sep- 
temtrionalem plagam xA.ucensis ecclesia iure perpetuo possideat. 

Sane si quis archiepiscopus, episcopus, rex, comes, princeps 
aut aliqua potestas, seu quelibet ecclesiastica secularisve perso- 
na, definitionis huius paginam pertinaci audatia \'iolare vel in 
aliquo infirmare temptaverit, reum se de perpetrata iniquitate 
cognoscat, et a sacratissimo corpore et sanguine Dei et Domini 
Redemptoris nostri Jhesu Christi aliena fiat, atque in extremo 
examine cuní sinistris deputatus districte ultioni subiaceat, 

Ego Adefonsus, divina preordinante (9) gratia Hispaniarum 
rex, supra notatam divisionem fieri volui manuque propria firma\'i. 

Ego Ricardus, sánete Dei Romane Eclesie vicarius, huic conci- 
lio presidens, laudo manuque propria confirmo. 



(i) Pergamino original «contemptio». 

(2) Fu: «parochias». 

(3) Fu: «Canatanazor et de Muriello». 

(4) Fu: «Arganza». 

(5) Fu: < Espega». 

(6) Fu: omite «et omnes ville ex hac parte fluminis Arande, in quibus 
currit saio de Clunia, necnon trans flumen Dorium». 

(7) Fu: «Meteriolum et Bociguellas». 

(8) Fu: «sunt terminum prcenotatum». 

(9) Fu: «Adephonsus divina praiordenante>. 



TEXTO CORRECTO DEL CONCILIO DE HUSILLOS 413 

Ego Bernai'dus, Toletanus archiepiscopus, finium Hoxomensis 
eclesie defensor et investigator, suprascriptam (l) divisionem 
laudo manuque propria corroboro (2). 

Ego Petrus Aquensis archiepiscopus (3), confirmo. — Ego Go- 
messanus, Burgensis episcopus confirmo. — Ego Gundisalvus Du- 
miensis episcopus confirmo. — Ego Adericus, Tudensis episcopus 
confirmo. — Ego Arianus, Ovetensis episcopus confirmo. — Ego 
Osmundus, Asturicensis episcopus confirmo. — Ego Raimundus, 
Palentinus episcopus confirmo. — Ego Petrus, Leionensis episco- 
pus confirmo. — P"go Petrus, in eclesia Beati Jacobi electus epi- 
scopus confirmo. — Ego Martinus, in eclesia Conimbriensi electus 
episcopus confirmo. — Ego Sigefredus, in eclesia Nagarensi elec- 
tus episcopus confirmo. — Ego Petrus, in eclesia Oriensi electus 
episcopus confirmo. 

Ego P^ortunio, Exiliensis abbas, confirmo. — Ego Vincentius, 
Sancti Petri Aselicensis abbas, confirmo. — Ego Didaco, monas- 
terii Sancti Facundi abbas, confirmo. — Ego Johanne, in monas- 
terio Oniensi electus (4), confirmo. — Ego Petrus, in monasterio 
Sancti Petri Caradigne electus, confirmo. 

Ego Garsias, Xagarensis comes, confirmo. — Ego Petrus, comes 
de Carrion, confirmo. — P2go Fredinandus comes confirmo. — Ego 
Martinus comes confirmo. — Ego Rudericus Ordoniz princeps 
confirmo. — Ego Gundisalvus Nuniz princeps confirmo. — Ego Ru- 
dericus Gonsalviz princeps confirmo. — Ego Albari Didaz prin- 
ceps confirmo. — Ego Lop Sangiz princeps confirmo. — Ego Didac 
Sangez (princeps) confirmo. — Ego Bermudo Rodriz princeps 
confirmo. — Ego Petro Albarez princeps confirmo. 

F. F. 



(i) Fu: c subscripta m>. 

(2) El pergamino distribuye las firmas siguientes en cuatro columnas; 
comenzando la segunda por «Ego Raimundus», la tercera por «Ego For- 
tunio>^ y la última por «Ego Garsias». 

(3) Fu: nota aquí como doble error lo siguiente: «Sin duda el Arzobispo 
de Aux estaba de embajador en la Corte de Castilla». Era arzobispo de 
Aix y no estaba de embajador. 

(4) Juan de Mazariego. Véase el tomo xl del Boletín, pág. 210. 



NOTICIAS 



En representación de la Academia, para que forme parte de la Jwita 
de Patronato de la ftmdación protectora del Museo de Ibiza^ fué designado 
y elegido, por unánime acuerdo de la Corporación, en la sesión del 25 
de Octubre pasado, D. Arturo Pérez Cabrero (i), Vicedirector de la Socie- 
dad Arqueológica Ebusitana; el cual asimismo fué propuesto para Corres- 
pondiente. Asistió á la sesión el ilustrado Correspondiente D. Juan Román 
y Calvet, y en uso de la palabra presentó dieciocho láminas fotográficas, 
que contienen 48 objetos de carácter púnico é inéditos, hallados en la 
estación de La Cala, de la que dimos breve noticia en la pág. 384 del pre- 
sente cuaderno del Boletín. ¡Manifestó el Sr. Román que todos estos obje- 
tos son de su propiedad privada, y que se reserva publicarlos á la mayor 
brevedad posible. Entre ellos nos place señalar los muchos que están 
marcados con la inicial púnica del nombre de Ihanilh; no faltando el 
caduceo sobre el cual arquea hacia abajo sus cuernos la media luna cobi- 
jando el disco solar; un león sentado sobre sus patas traseras; y en espe- 
cial, dos estatuillas de barro cocido (láms. iv y v) que representan exacta- 
mente el tipo greco-púnico de la IIspcjEcpo'vr, Kdor¡ de Siracusa, dibujada 
por los Sres. Perrot y Chipiez en el tomo iv, pág. 455, de su Histolre de 
l'Art dans l'Antiquité^ pero con la variante de ostentar la diosa en ambas 
ibicencas, por encima de su velo, la corona virginal de su matrimonio con 
"Aor,;. Otra lámina representa á Thanith, reina del Averno, sentada en su 
trono, apoyando en su regazo la mano izquierda y empuñando con su 
diestra un tridente. 

La Academia felicitó al Sr. Román por los buenos servicios que ha 
prestado á la historia particular de Ibiza y á la general de España. 



Táln Bó Cúalnge. Enlévemejit [du taureau divin et] des vaches de 
Cooley; la plus ancienne épopée de l'Europe occidentale. Traduction par 
H. D'Arbois de Jubainville, Membre de l'Institut, Professeur au Collége 
de France. Premiére livraison, publiée avec la collaboration de M. Ale- 
xandre Smirnof. Paris, 1907. 

(I) En la pág. 3S4, línea 5.^, por equivocación se imprimió (cCabréi). 



NOTICIAS 415 

El autor de esta obra, Individuo honorario de nuestra Academia, le 
acaba de enviar este primer fascículo (en 4.°, 84 págs.) que comprende la 
Dedicatoria al Profesor Ernst IVitidish, primer ediior del texto irlandés 
de tan interesante epopeya, varias fotografías de monumentos lapídeos 
enlazados con ella, una Introducción doctísima y los primeros siete capí- 
tulos del texto traducido y anotado críticamente. La historia y el lengua- 
je de la España céltica, atestiguados éste por numerosas inscripciones y 
nombres geográficos, y aquélla por diferentes autores griegos y romanos, 
no pueden menos de aprovecharse con esta publicación, que ha pasado á 
informe del Sr. Fernández y González. Por de pronto nos ceñimos á indi- 
car la ilustración que, para el conocimiento de los númenes celtibéricos, 
adorados en Osma y en Numancia bajo el nombre de Lugoves y Lougii, 
redunda del papel que hace en dicho poema su héroe principal, hijo de 
Lug, asimilado á Mercurio. Las conquistas y emigraciones antiquísimas de 
los celtas desde las islas británicas al continente europeo son trazadas de 
mano maestra en la Introducción por M. D'Arbois de Joubainville; é ilus- 
tran no poco la cuestión del comercio fenicio y cartaginés en la Ophiusa 
señalada por la Ora marttima de Avieno hacia las columnas boreales de 
Hércules, es decir, el cabo gallego de Finisierre y el siluro Land's end de 
Cornualles sobre el Atlántico. 



Arte antiguo. Obras de bronce. Apuntes reunidos por D. Enrique de Le- 
guina. Barón de la Vega de Hoz. Madrid. Imprenta de Fortanet. 1907. En 
12.0, 180 páginas. 

Corta en tamaño, pero muy jugosa, esta bella Monografía, dedicada á la 
ilustre escritora doña Emilia Pardo Bazán y regalada por el autor á la 
Biblioteca de la Academia, no está destinada sino á escaso número de lec- 
tores privilegiados porque la tirada de su impresión no excede de 250 
ejemplares. La recomiendan seis capítulos en que se divide, cuyo objetivo 
es la historia del Arte del bronce en España. 

I. El bronce y su pátina. Época clásica. Metal de Corinto. Objetos fe- 
nicios, ibéricos y romanos hallados en la Península. 

II. El bronce y el cobre en los períodos árabe, mudejar, romano- 
bizantino y ojival. 

III. El Renacimiento. Esculturas. Juan de Arfe y Pompeyo Leoni. 

IV. Siglos XVII y XVIII. Artistas notables. Los bronces del Retiro. 

V. Las cruces. Primeras representaciones del Salvador. Carácter espe- 
cial de las obras de los artistas montañeses. 

Vi. Las campanas y su simbolismo. Origen. La campana del abate 
Sansón. Ceremonia para la bendición. Campanas notables de varias 
iglesias españolas. Consideraciones finales. 

Mucho ha ganado con esta Monografía tanto la biografía de nuestros 



4l6 ROLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

artistas en bronce como el catálogo de sus obras, siendo asimismo reco- 
mendable la parte preliminar, que expone los adelantos de la moderna 
Química á título de analizar y preservar del deterioro tan preciosos arte- 
factos. 



El R. P. Francisco Naval, Correspondiente de la Academia, ha envia- 
do á la misma una fotografía de una Venus de bronce, semejante por su 
actitud á la celebre de Milo, la cual ha descubierto en las ruinas de la be- 
rónica ciudad de Libia (Herramélluri, cerca de Santo Domingo de la Cal- 
zada), que original obra en su poder, y cuyo fotograbado verá en nuestro 
Boletín la luz pública. 



La Geografía en igoó, por D. Ricardo Beltrán y Rózpide. La ciencia 
geográfica, la enseñanza de la Geografía y los Congresos geográficos. Ex- 
ploraciones, estudios y trabajos geográficos. Hechos relativos al estudio 
geográfico-político del mundo. Madrid, 1907. — En 4.°, 72 páginas. 

Banderas y estandartes de los Cuerpos militares, por el General de Divi- 
sión D. Julián Suárez Inclán, de la Real Academia de la Historia. Madrid, 
1907. — En 4.°, págs. 96. 

Excusado es encarecer la importancia del asunto, del que tratan, respec- 
tivamente, con su acostumbrada pericia, los autores de estas Memorias. 



A informe de varios Académicos han pasado excelentes obras recibidas 
por la Corporación en donativo de sus respectivos autores, entre las 
cuales figuran las dos siguientes: 

I. — Rapport sur les inscriptions hcbraíques de V Espag7ie, par M. Mo'íse 
Schwab. En su redacción ha cooperado la Academia prestando á M. Schwab 
diferentes clisés de las láminas que ilustran el texto. 

2. — El papado y la elección de los Pontífices romanos durante el reinado 
de Felipe 1 1, por el Dr. Pablo Herré. 



Con sentimiento se ha enterado la Academia de haber fallecido tres 
Correspondientes que la honraron con doctas comunicaciones y trabajos 
históricos: El limo. Sr. D. Manuel Cerero y Soler, obispo de Segorbe; 
el Excmo. Sr. D. José Muro y López, en Valladolid; y D. Antonio Chavret, 
eminente historiador de Sagunto. Otra pérdida, sensible por todo extremo, 
ha sido el fallecimiento de D. Narciso Hergueta, colaborador asiduo del 
Boletín, que ha dejado inédita una voluminosa historia documentada de 
la Rioja. 

F. F. 



TOMO Li. Diciembre, 1907. cuaderno vi. 



BOLETÍN 



DE LA 



REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 



INFORMES 



BREVE NOTICIA 

DEL ESTADO NATURAL, CIVIL, MILITAR Y POLÍTICO QUE HOY TIENEN LAS ISLAS 
DE IVIZA Y FORMENTERA CON SUS ADYACENTES EN 1 786 (l) 

La Isla de Iviza, la mas inmediata al Continente de España de 
quantas baña el Mediterráneo, está situada entre los 39 grados 
de latitud Septentrional, y 20 de longitud Oriental: se extiende 
siete leguas de Este á Oeste, y tres de Sur á Norte: su terreno 
es montuoso, pero fértil en todo género de producciones, si se le 
ayudase con la Agricultura, é Industria: tiene buenas aguas en 
pozos, fuentes, y diferentes arroyos de bastante caudal, y propor- 
cionados para riego, aunque se utilizan poco; y los Naturales por 
la mayor parte usan aguas de pozos y cisternas, con notable 
aunque voluntaria penuria: los frutos de que abunda el País son 
pan, vino, aceyte, mucha algarroba, almendra, higos y piñones, 
con todo género de legumbres de excelente gusto por las muchas 
sales que cubren el terreno; el que rinde igualm.*'^ Naranjas, limo- 
nes y ponciles, cera y miel de buena calidad; y hace notable 



(i) Biblioteca de la Academia, estante 27, grada 5, E 136. — A los nú- 
meros marginales de este Informe se refieren las Adiciones, publicadas en 
las páginas 307-315 del presente volumen. 

TOMO Li 27 



41 8 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

prueba en género, y abundancia el algodón, si se cultivase 
y promoviese con conocimiento de su utilidad. 

2 Abunda también en todo género de caza, mucho pescado y ex- 
quisito, que aprovechan los Pescadores de Valencia y de Mallor- 
ca, y pudiera ser un ramo considerable de industria á estos Isle- 

• ños: no se crian en dichas Islas Osos, Javalíes, Lobos, Ciervos, 
Raposas ni otros animales feroces, ó incómodos, ni consiente su 
terreno Serpientes, Yívoras ni animal ponzoñoso, pues muere al 
istante si casualm/'" lo conducen de fuera. 

3 Tiene asimismo la Isla de Iviza dos Puertos principales muy 
seguros, y capaces de Navios de guerra, tanto por su fondo de 
cuatro hasta once brazas ele agua, como por hallarse al abrigo de 
todo viento, y defendidos el uno, que es el mas freqüentado, por 
la Fortaleza de la Ciudad, que está sobre él, y el otro llamado 
Puertomagno por un baluarte colocado sobre la Iglesia de S." An- 
tonio, que está en su inmediación á la lengua del agua: tiene á 
mas diferentes Ensenadas, en las que según los vientos puede 
recalar qualquiera embarcación de comercio, abrigada de los 
temporales y defendida por las muchas Torres que cubren 
la costa, aunque la mayor parte están actualm.''' sin Artillería, ni 
dotación. 

4 Al Mediodía de Iviza, y á distancia de un poco mas de media 
legua está situada la isla de Formentera, dividida por un Estre- 
cho de Mar que ocupan las pequeñas Islas del Aspalmador, y 
PLspartel, con otros Islotes que hacen peligroso este paso para 
los Buques mayores: la Isla de Formentera tendrá como tres 
leguas de Oriente á poniente, y algo mas de una legua de Norte 
á Sur: se divide en dos partes unidas por un Istmo ó garganta 
muy angosta, de modo que por aquel estrecho la atravesaría de 
Mar á Mar un tiro de fusil: á su oriente está la Mola que es un 
Promontorio bastante elevado y escarpado por todas partes, en 
cuya cima hay una hermosa llanura recien poblada de caseríos, 
y se une con la restante de Formentera por el estrecho sobre- 
dicho, que conduce á un Campo de dos leguas de extensión muy 
baxo y casi igual á la superficie del. mar. 

5 El clima de ambas Islas viene á ser uno mismo, muy desigual, 



ESTADO DE IBIZA Y FORMENTERA EN 1 786 4 19 

<é inconstante, combatidas de todos los vientos como si se estu- 
"V'iera á bordo de un Navio: los ayres son gruesos y húmedos, 
templan los calores excesivos de la Canícula, y no causan enfer- 
medades agudas, pero el calor, las humedades, y lo rudo, é 
incivil de su policia ocasionan tercianas, y Cuartanas muy fre- 
cuentes, y mortales, con otras enfermedades consiguientes á 
estas Causas naturales y su sistema Civil. 

Sus Naturales son de buena estatura, robustos, y muy inclina- 
dos á las Armas, que regularm.'° traen consigo, aun quando van 
á misa: tienen valor, pero indisciplinado y faccioso: no conocen 
las Artes, ni la industria: tienen poca inclinac." á la Agricultura, 
y aborrecen la fatiga del Campo: les es indiferente el uso 
del pan , y del vino de que carecen la mayor parte del Año, ali- 
mentándose de las frutas que rinde la tierra espontáneam.'^*' y 
sin cultivo , prefiriendo su ociosidad, desidia, y capricho á todas 
las ventajas que les proporciona un Pais tan fértil, y ameno: las 
mugeres son robustas, muy laboriosas, y fecundas: tienen gracia 
natural, y á su oficiosidad se deben la mayor parte de las labo- 
res del .Campo, sin omitir las que son propias de su sexo, 
asi para sus adornos rústicos, como p.''^ las ropas, y aseo de su 
Familia, que por lo común visten de las que trabajan en sus Ca- 
sas: regularm/*^ las casan muy jóvenes, envejecen presto, y 
mueren temprano; de suerte que es muy frecuente casar los 
maridos tres, y cuatro veces, y algunos ocho, y mas. 

Los Geógrafos, é Historiadores antiguos hacen particular me- 
moria de estas Islas, celebrando la fertilidad de su terreno, la 
abundancia de sus pastos, y ganados, lo precioso de sus Salinas, 
y el \-alor de sus Naturales, asi quando era Colonia de los Grie- 
gos como quando mereció ser Ciudad confederada de los Roma- 
nos; y es de admirar que habiendo sido memorable en aquellos 
Siglos no se halle vestigio alguno de sus antiguas glorias en edi- 
ficio Público, ni particular, en establecim.*° marítimo, ó -militar, 
ni en monum.*" recomendable: lo mismo sucede de los tiempos 
en que dominaron estas Islas los Godos y Sarracenos; pues 
aunque entre estos no florecieron las Artes como entre los 
^Griegos y Romanos, no carecieron de su industria especíalm.*® 



420 boletín de la real academia de la historia 

los Árabes, de quienes nos han quedado todai'ía en España 
varios Puentes, Torreones, Minas, Aqueductosy otros Edificios 
de difícil, costoso, y útil trabajo, sin que en estas Islas se halle 
vestigio alguno de semejantes obras, sinembargo de la mucha 
oportunidad y necesidad que ofrece su situación, antes bien si se 
examina con reflexión, se hallarán rastros de las referidas Nacio- 
nes en el trage, conducta, máximas y en algunas costumbres que 
tenazm.'*^ retiene el Vulefo de estas sientes, 

o o 

1 1 Lo mismo sucede si se buscan los progresos, y orden que han 
observado después de la Conquista y expulsión de los 'Sarrace- 
nos, que en estas Islas sucedió á 8 de Agosto del año 1235: su 
población en medio de su fecundidad, nada ha prosperado en el 
discurso de tantos siglos: la tercera parte de su Terreno, y el mas 
fértil está desierto, é inculto: doscientos años ha que se contaban 
en ellas tantos, ó mas Habitantes que en el dia; los Plantíos y los 
Olivos, higueras y otros semejantes, están diciendo en su misma 
caducidad y disposición, que son reliquias de la Agricultura de 
los Árabes , y en todos los adelantamientos asi naturales como 
civiles se experimenta la misma inacción y atraso; me persuado 
son muchas las causas que contribuyeron á estos efectos: en sus 
propios lugares insinuaré las que después de varias observacio- 
nes he encontrado tienen mayor influxo en el actual estado 
físico y moral de estas Islas. 

7 Una de las principales me persuado consiste en el orden de 
su población: en ninguna de estas Islas se halla otro Lugar ó 
Pueblo congregado que el que comprehende dentro de sus Mura- 
llas la P'ortaleza, hoy Ciudad de Iviza, que al todo son doscientas 
y tres casas; habitadas por setecientas sesenta y cinco Almas, mal 
situadas en la vertiente de un monte; tan rudas y bárbaras, que 
no tienen orden, comodidad, ni decencia en sus Calles y vivien- 
das, y tan sucias y ediondas, que los albañales, estiércoles y otras 
inmundicias de que están sembradas otras Calles, no solo ofenden 
la vista y el olfato, sino que los considero una de las principales 
causas que infectan el ayre y hacen á este Pueblo enfermo. 

8 Entre la muralla y el Puerto está el Barrio de la marina, mas 
poblado que la Ciudad, pero no menos inconexo y vulgar, redu- 



ESTADO DE IBIZA V FORMENTERA EN 1 786 421 

cido á gente de Playa; lo restante de la Isla son todo Alquerías 
y Barracas dispersas por los Campos y Bosques, que no exceden 
de unas chozas infelices, trabajadas por los mismos que las ha- 
bitan: apenas se hallan dos contiguas, y muy pocas que levanten 
su techo del primer piso, sirviéndoles de contigua habitación la 
tierra desnuda. 
■9 Esta rusticidad, pobreza y desamparo junto con la incivilidad 
solitaria, y falta de instrucción los tiene desidiosos, caldos y me- 
lancólicos, adormece sus potencias y vicia sus costumbres de un 
modo muy perjudicial á la Religión, al Estado y á sus mismas 
familias; y esta constitución universal de la Isla de Iviza es mu- 
cho mas notable en la de Formentera en la que hasta el año 1 738, 
no tuv'ieron Iglesia, ni Párroco que los catequizase; por consi- 
guiente era mayor el abandono en que estaban sus Naturales, 
hoy se halla muy poblada, y en ella he podido establecer ya tres 
parroquias; pero como no tienen sus Naturales educación civil, 
arte ni industria, ni se les permite otro comercio que con la de 
Iviza tan adelantados como los de P'ormentera, son extremadam.**' 
rudos y bozales, pudiendo la Isla de Formentera, por sí sola, so- 
bre la fertilidad del terreno proporcionar dos ramos de comercio 
muy ventajoso al Erario y al Pais, con el fomento de la Salina 
y pesca de Atunes. 

10 La Isla de Iviza se divide en cinco Partidos, que los Naturales 
llaman Cuartones: cada Quarton tiene un Capitán, á cuyo cargo 
está la Disciplina de las Milicias Urbanas de aquel Partido, y un 
Bayle que exerce de Justicia ordinaria: reciben las órdenes inme- 
diatam.*^ del Gobernador de Iviza, asi en lo Militar como en lo 
político, y lo mismo la Isla de Formentera, que compone un 
Quarton con su Bayle y Capitán. 

12 Las Milicias Urbanas se componen de los mismos Naturales de 
cada Quarton, los quales á primera voz se juntan al lugar que se 
les llama, q.^ por lo común es á la orilla del mar á guardar la 
Costa quando se divisa algún barco enemigo, ó se recela alguna 
sorpresa de los Argelinos: estas mismas ^lilicias por su orden 
sirven de Centinelas día y noche en sus Atalayas, para la segu- 
ridad de sus respectivos Quartones. 



422 boletín de la real academia de la historia 

13 El Gobernador de Iviza es el Gefe civil, Militar, y Político de- 
ambas Islas, baxo la Comandancia del General de Mallorca; por 
lo que toca á lo Militar tiene Sargento mayor y demás subalter- 
nos que componen la Plana Mayor: para lo judicial y contencio- 
so tiene un Asesor Togado, nombrado por el Rey; y para lo 
civil, político y económico preside á los Regidores con quienes 
compone Ayuntam.*° y providencian de Abastos y demás nece- 
sario á la Subsistencia del Pueblo. 

14 Hay á mas un Subdelegado de la Intendencia de Mallorca^ 
que cuida de la recolección de las Tercias R."^ en ambas Islas y 
demás ramos de la R.' Hacienda: hay un Subdelegado del Comi- 
sario de Marina de Mallorca, que cuida de Ja Marina de Iviza, y 
con ser este un Gremio recomendable por su número, valor y 
pericia náutica en estos Mares, en la forma que hoy tiene es- 
inútil al Estado, perjudicial á la Agricultura y destructivo del 
comercio de estas Islas. Hay también un Administrador de Ren- 
tas con sus Dependientes, pero son inevitables los fraudes y con- 
trabandos por mar y tierra; y si quisieran oponerse á ellos, sin 
duda perecerían; por lo que conviene disimular hasta que redu- 
cido el Gobierno de la Isla á un Sistema universal y constante, se 
vayan cortando con método los abusos, reduciendo sus Natura- 
les á la Disciplina civil. 

15 El Ramo mas considerable de la Isla, é interesante á la Co- 
rona, son las Salinas de que abundan Iviza y Formentera, no 
formadas de las aguas de mar, como han escrito algunos, sino- 
de Minerales excelentes en su producción, en la calidad y abun- 
dancia de la Sal, muy estimada de los Comerciantes del Norte, y 
que la extraen frecuentem.'*^ para Suecia, Dinamarca, Plolanda y 
diferentes Puertos de Italia, que tienen en el de Iviza sus Vice- 
cónsules con este objeto; pero la falta de los víveres necesarios- 
para la subsistencia de los Navios que llegan, las vejaciones y 
estafas que sufren con otras incomodidades consiguientes á las- 
sobredichas, los escarmientan y hacen aborrecible á los Extran- 
jeros el Puerto de Iviza, en notable perjuicio de las rentas R.^ y 
comercio de estas Salinas. 

16 Las sobredichas Salinas están á carero de un Administrador^. 



ESTADO DE IBIZA V FORMENTERA EN 1 786 423 

que corre con las de Iviza y Formentera, y esta Administración 
tiene su Contador Oficial, y demás Ministros que atienden á la 
recaudación y despacho; y con no tener esta Fábrica, ni el- arte, 
ni la industria que conviene p.'^ su acopio y conservación, pro- 
duce á S. AI. anualm/'' una suma considerable satisfechos todos 
los gastos, y podria ser su rédito mas que al doble, si se fomen- 
tase. 

17 Guando las Islas de Iviza y Formentera no tuvieran otro mé- 
rito que sus Salinas, tan apreciadas por los Estrangeros, se ha- 
rían muy recomendables á cualquiera Potencia; pero su inme- 
diación á España, la importancia de su situación, la fertilidad del 
terreno, la comodidad de sus Puertos, y demás ventajas natura- 
les la proporcionan para todos los ramos del Comercio, siempre 
que se fomenten tn ellas la Agricultura, las Artes y la industria, 
pues hoy carece de todas ellas. 

18 Estas Islas están despobladas en mas de una tercera parte, y 
aun esto es fortuna, pues si se poblasen en lo que cabe, por los 
principios ó absurdos que rigen en el dia, se formaría una Colo- 
nia feroz, indómita y muy perjudicial al Estado: la dispersión y 
soledad de los Caseríos les es muy proporcionada para sus abu- 
sos, libertades y rusticidad: su trage, y alimentos silvestres á que 
están habituados, fomentan su desidia; el Servicio de las Milicias, 
uso continuo de las Armas, y oportunidad de la Marina los hace 
libres, y fáciles á declinar providencias; y el Gobierno Civil de 
la Isla, que es un conjunto extravagante de sus antiguas usanzas, 
fomenta y apoya su actual infelicidad: para comprehender que 
el actual Sistema de Govierno es la causa elemental del infeliz 
estado de estos Habitadores, basta mirar en globo el que hoy 
tienen estas Islas, 

19 No hay en todas ellas una Escuela de primeras letras, mucho 
menos de las Ciencias: carece de aquellos Oficios indispensables 
en un Pueblo vulgar, como son Carretero, Albardero, Curtidor, 
Cardador, Alfarero, mucho mas de Arquitectos, Escultores, Ce- 
rrageros y otros semejantes de un Pueblo civil; de suerte que no 
solo faltan las medias, zapatos, y demás necesario para la decen- 
cia, sino que el cántaro, puchero y plato mas ordinario, hasta la 



424 boletín de la real academia de la historia 

teja y el ladrillo se ha de conducir de á íuera, sin que haya una 
pequeña Fábrica de estos géneros indispensables en ambas Islas 
con ser Terreno muy oportuno, y haber tenido fábricas famosas 
de Loza en otros tiempos. 

20 'roda\-ía son mas infelices las provincias del Gobierno para 
los Abastos de consumo necesario, con producirlos la Isla abun- 
dantes y de excelente calidad: continuam.**^ está faltando el pan 
en los hornos, y tiendas para el Público ; y en este mismo año 
han estado las gentes por esta falta expuestas á perecer, ó haber 
una sublevación general: lo mismo se ha observado con el vino 
y el aceite, conduciéndolo de afuera y á precios subidos: la car- 
ne ha faltado en la tabla hasta para los Enfermos, y en el mismo 
día que escribo esto (l) no la ha habido para poner el puchero el 
Obispo: asi se destierran cuantas Embarcaciones llegan al Puerto 
para la compra de la Sal, por la falta de víveres, penuria de todo 
lo necesario, con otros tratamientos, y mecánicas consiguientes 
á estos. 

21 Es tanto mas de estrañar una conducta de esa naturaleza á 
vista de una dotación tan pingüe como tiene el Común de Iviza 
por S. M. de dosmil seiscientos pesos anuales, con otros propios 
y útiles que administra el Ayuntam.^° por sí mismo: la raiz de 
este abandono consiste en una multitud de Empleados que el 
Ayuntam.*" deputa para el manejo de los Abastos, y según soli- 
citan dichos empleos mucha utilidad tienen en su abuso; estos 
son el Racional primero y segundo, el Almotacén y su Teniente, 
el Bolsero, el Formentero, el Cla^'ario y el Pesador, con tres 
Regidores bienales de la Ciudad, y uno del Campo, los que re- 
gularm.**' se convienen con los empleados, y hacen interés común 
de la infelicidad y miseria de los pobres: á esto se añade que el 
Governador está muy anciano, habitualm.*^ enfermo y del todo 
imposibilitado: el Asesor ha mas de un año que está asimismo 
enfermo, y la experiencia ha hecho ver que no hiba mejor quan- 
do estaban buenos: De aquí procede una Juventud ignorante, 
viciosa y sin destino, con todos los demás consiguientes á este 

(i) 3 Julio. 



ESTADO DE IBIZA Y FORMENTERA EN 1 786 425 

estado; las continuas pendencias, los hurtos diarios, las desave- 
nencias entre familias y litigios en que consumen sus pocos cau- 
dales, y mucha falta en el castigo de los delitos. 

22 Una enfermedad tan universal no es fácil curarla por un re- 
medio particular: desde el año .1783. que S. M. me destinó para 
el govierno de esta Iglesia, y establecim.'° de su Catedral y Dió- 
cesis, no he cesado de meditar, examinar y promover aquellos 
medios q.*^ me parecían mas oportunos para introducir la civili- 
dad y buen orden entre estos Naturales]: el mismo año propuse 
á los Hacendados y Negociantes mas interesados de la Isla un 
Plan de Compañía para fomentar el Comercio, surtir la Isla de 
las cosas de primera necesidad á precios equitativos, adelantar la 
Agricultura, y promover la industria; pero eché presto de ver 
(en los óbices estudiados y artificiosos,) que no estaban dispues- 
tos los ánimos para abrazarlo, y que el interés ele los particula- 
res sacrificaba al bien público: en el establecim.*'"' de las 20 Pa- 
rroquias de nueva erección me propuse asimismo colocarlas en 
sitio, y proporción adaptable á que los Fieles se fuesen congre- 
gando en Pueblo, y confio que este medio contribuirá á civilizar 
las costumbres, y formar una gente dócil y accesible con el trato 
y exortaciones de sus Párrocos inmediatos: con el mismo fin, y 
como único principio de racionalidad propuse al Consejo un plan 
de estudios para la educación de estos Isleños, el qual creo lo ha 
aceptado y ha mandado se ponga por obra. 

21 Viendo el año pasado que amenazados de la peste acudían 
muchos Barcos sospechosos á hacer la Cuarentena en pocos dias 
á los Puertos de Iviza, donde se les vendia la salud á buen pre- 
cio, di cuenta de lo que pasaba al Comand.'- Gral. de Mallorca 
para que providenciara de remedio: quando á principios de este 
año se tuvo recelos de que los Argelinos invadieran estas Islas, 
informé del desamparo en que se hallaban al Ex.'"° S.""' Conde 
de Floridablanca, el que inmediatam."^'" dio las providencias para 
su resguardo: no era menor el perjuicio que ocasionaba el retar- 
do de las providencias R.- que á veces tardaban á llegar dos y 
tres meses, por falta de correspondencia inmediata con el Con- 
tinente; y habiéndolo representado á S. A. providenció un Co- 



426 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

rreo marítimo, por cuyo medio hemos experimentado llegar las 
Cartas por la dirección de Alicante desde Madrid á.íviza en 
cinco dias, y confio que este Barco será principio para dispertar 
á estos Isleños, é introducir algún trato con aquel Puerto: el ha- 
llarme implicado en el establecini.*° de la nueba Catedral y Dió- 
cesis, que es mi propio y principal asunto, no ha permitido exten- 
derme á los demás objetos que tenia meditados, contentándome 
con acudir á los de perentoria necesidad: posible es que el Esta- 
blecim.'° del Clero, formalidad de la Catedral, con las rentas que 
se han adjudicado, contribuya mucho á la instrucción de estas gen- 
tes, y fomento de la Agricultura y de las Artes; pero esto solo 
no basta, si no se arreglan al mismo tiempo todos los ramos 
Civiles, y demás objetos, y será mas difícil en lo sucesivo si se 
malogra esta ocasión. 

24 La Isla por si sola tiene medios suficientes si se examinan con 
justicia y se manejan con desinterés, aunque sus Naturales no lo 
quieren entender asi. Creo pasan de doce mil pesos los atrasos 
con que puede contar el Común sobre la dotación corriente de 
dos mil y seiscientos pesos, que le tiene adjudicada el Rey, sin 
que se emplee en los destinos para que la adjudicó S. M. Seria 
fácil hallar otros muchos Arbitrios p.''"*^ cualquier proyecto, ó es- 
tablecim.*° y los Naturales q.*^ están esentos de todo tributo por 
unos servicios imaginarios, contribuirían con los trabajos perso- 
nales si se les manejara con pulso, y contemporizando con su 
carácter; son todos muy Preciados de honrados y genialpgistas; 
apetecen algún grado de distinción, y asi entre la Plebe como 
entre los Ciudadanos, se podia sacar mucha utilidad si se apro- 
vechase este entusiasmo de Nobleza, asi para las Milicias Urba- 
nas y Marina, como para el fomento de la Agricultura, que en el 
día la miran con desprecio y baxeza, á causa de que los Hacen- 
dados se sirven de Moros y Esclavos para el campo, lo que es 
de notable perjuicio á estas Islas. 

25 La ocasión para mejorar su Gobierno y mudar el aspecto de 
estas, es la mas oportuna, al paso q.*^ se hace necesario: la R.' Cá- 
mara acaba de áprovar el Plan que formé de la nueba Catedral, 
y Diócesi, que actualm.'^ se está poniendo en execucion; y á 



ESTADO DE [BIZA Y FORMENTERA EN 1 786 427 

consecuencia debía formarse un nuebo Ayuntam.*° qual corres- 
ponde al título de Ciudad, con que S. AI. ha honrado este Pue- 
blo: el Governador por su mucha edad y accidentes se halla al 
término de la jornada, y es de temer que lalte en breve, en cuya 
ocasión es de suma importancia que se piense en un Sugeto efi- 
caz, de luces, integridad y constancia, y de una graduación equi- 
valente al título de Capitán Gral. q.® tenia este Gobierno en el 
siglo pasado: del acierto en las actuales providencias pende la 
prosperidad y felicidad de estas Islas, y que sean recomendables 
á la Corona en lo por venir. 

He visto con todo cuidado los medios que propone el Inten- 
dente de Mallorca para el arreglo, y restauración de estas Islas: 
me ha escrito algunas veces sobre este mismo objeto; pero me 
parece que el Plan que presenta debia ser mas extenso y funda- 
mental, comprehensivo de los ramos principales á que se extien- 
den estas Islas, a saber es; el de Placienda, Guerra y Alarina, con 
alguna razón del estado actual, que tiene cada uno de estos ob- 
jetos en particular, y en que puede adelantarse ó mejorarse, 
V. g. el ramo de Hacienda sobre las Aduanas, y Tercias R.*^ tiene 
las salinas de Iviza y Formentera, que son muy abundantes, de 
excelente calidad, frecuentadas de los Comerciantes del Norte é 
Italia, y situadas en unos Puertos muy cómodos para su extrac- 
cion: estas pueden mejorarse de varios modos, y triplicar su ré- 
dito á favor de la R.' Hacienda; y sin un cálculo sobre estos pun- 
tos, no pueden darse providencias sólidas. 
26 Todavía necesita mas individualida del estado Militar de Iviza: 
la Plana Mayor se compone del Governador y tres Oficiales, y 
guarnición de unos cincuenta Suizos viejos é inútiles, que no 
salen de la Ciudad: en el Campo el Paisanaje cubre todas las 
Costas, donde hacen las guardias: son gente sin exercicio, disci- 
plina ni sueldo, ni otro estímulo que fomentar su ociosidad: por 
este servicio arbitrario están libres estas Islas de todo impuesto, 
y tributo, y sus Naturales dispensados de todo trabajo: conven- 
dría saber si seria mas útil al Estado que estos hombres cultiva- 
ran las haciendas, y pagaran al Rey los impuestos, que quizá 
rendirían con sobra para mantener tropa viva, ó Regim.'° fixo 



428 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

que los contuviera, y defendiera: todavia es mas de reflexionar, 
si en los Puertos de S." Antonio, Balanzat, y S.'^ Eulalia conven- 
dria poner Governadores subalternos, dependientes de la Iviza, 
para que pueslos los Destacamentos en sus respectivos distritos, 
al paso que defendian la Isla, celaban sobre la introducción y 
extracción fraudulenta de diferentes géneros, y asi repartidos 
podian contener mas facilm.**' cualquier exceso del Pa5^sanage. 
La Isla de Mallorca cuenta diez Goviernos en sus Costas, y la de 
Cabrera con ser un Islote despoblado tiene su Governador, y un 
Destacam.*° j* porqué pues no se propondrá un Governador para 
la Isla de Formentera de mas de tres leguas de extensión donde 
habitan ya mil doscientas Almas, y tiene S. M. el interés de una 
abundante Salina, y las tercias de los Diezmos con otros dere- 
chos? Estos y otros semejantes ofrecimientos me parece debia 
comprehender la propuesta hecha por el Intendente de Mallorca; 
3^ haria yo interminable este Papel si hubiese de producir los que 
se me ofrecen para utilizar la Marina de Iviza, y la abundante 
pesca de estos mares, con la oportunidad de la Sal é inmediación 
al Continente: los muchos objetos q.'' presenta su Agricultura, la 
dirección de aguas, riegos, pastos y plantíos, la conservación y 
corte de maderas útiles de que abundan estos montes, y princi- 
palm,*" la necesidad, método y utilidad de su población, que 
debe ser uno de los principales objetos; cualquier providencia 
ha de ser \'aga, sin estas instrucciones previas y por menor; y 
jamas tendrá buen efecto en estas Islas la que se intente intro- 
ducir con la fuerza. 

En los tres años que corren de mi residencia en este Obispa- 
do, he cortado abusos envejecidos sobre Fiestas, y concurren- 
cias á los Templos, funciones de Semana Santa, Procesiones, Ca- 
samientos y Entierros, con otras extravagancias á que estaban 
sumam.**^ aderidos, y lo hacian caso de honor: he tenido que dis- 
locar todos los Caseríos del Campo, y aun de la Ciudad para la 
demarcación de Parroquias y se han executado en un año dife- 
rentes Obras que se miraban como imposibles, con otras provi- 
dencias en Clero y Pueblo, en que me ha sido forzoso cortarles 
la mayor parte de sus prácticas ridiculas, supersticiosas y vulga- 



ESTADO DE IBIZA Y FORMENTERA EN 1 786 429 

res; sin embargo de toda esta mutación, ni por mi parte, ni por 
la de estos Naturales ha habido desavenencia ni recurso á Tri- 
bunal alguno; verdad es que he procurado conformarme quanto 
me ha sido posible á las circunstancias del Pais y sus Naturales, 
no sin mucha incomodidad y trabajo; y á quien no se proponga 
estos mismos medios, no le aconsejaré que entre á governar 
estas gentes, pues el mas leve recelo de fuerza, violencia ó cosa 
que se le parezca indispondría los ánimos de modo que se malo- 
grase todo, y aun eran de temer peores resultas, como se expe- 
rimenta cada dia á nuestra vista. 
28 El estado actual de estas Islas en todos sus ramos es extrema- 
dam.**^ deplorable: su gobierno carece de principios legales y 
constantes, y el desorden ha llegado al exceso: en este estado no 
pueden subsistir, como lo acredita el ningún aumento de pobla- 
ción; pues sobre no haberse formado en ellas ni una pequeña 
Aldea, hace doscientos años que tenia mas Habitantes que en 
el dia: igualm.**^ ha decaído la Agricultura en vez de prosperar; 
pues sinembargo de su extremada fertilidad, carece la mayor ^ 
parte del año de los abastos ordinarios, y sustento común: no se 
conocen en ella ni aun las Artes mas rudas y vulgares para la 
servidumbre del ínfimo Pueblo, y todavía es mucho mayor el 
fallo si se buelven los ojos á la educación, á las costumbres, y 
aun á los principios Verdaderos y necesarios de la Religión. 

En este supuesto, y de que el Pliego remitido á la superioridad 
por el Intendente de Mallorca, no tiene toda la extensión y par- 
ticularidades, que se necesitan para conceptuar el estado actual 
de estas Islas, y providenciar su remedio; y que los medios que 
propone de introducir tropa para sujetarlos me parecen arries- 
gados y violentos en un Pais aislado y con gentes de esta natura- 
leza; diré sencillam.'® lo q.'' he meditado diferentes veces que 
podía convenir p.™ lograr tranquilam.*^ los fines propuestos: es 
preciso que quien se encargue de esta obra conozca de antema- 
no á los de Iviza, tenga estudiado su carácter, y espere la opor- 
tunidad: quien no camine sobre estos principios, tropezará á cada 
paso por mas moderación que gaste, como me ha sucedido á mí 
diferentes veces; pues fácilm.*'^ tuercen á agravio lo q.*^ se les 



430 boletín de la real academia de la historia 

procura por íavor: una residencia es el medio mas legal y justifi- 
cado que se presenta á primera vista para corregir los excesos 
de un Pueblo, y poner las cosas en orden; y aqui semejante 
providencia seria la ruina del Pais por los gastos que ocasiona; 
se ecitarian los ánimos y despcrtarian sus venganzas, porque 
son naturalmJ'' litigiosos y capitulantes, y en ausentarse el Juez, 
\"olverian á sus antiguas mañas. 
29 Un Gobernador instruido, íntegro, y celoso por la Causa pú- 
blica es el único medio de perfeccionar esta obra; pero este llega 
á cegar, y regularm.*" anciano, no halla orden en las cosas, ni 
principio sobre que cimentar sus providencias; deserta los abu- 
sos y costumbres bárbaras que encuentra; pero al fin se cansa 
de lidiar, y por necesidad se ha de acomodar á ellos: el medio 
cardinal y sólido que juzgo necesario en las actuales circunstan- 
cias, es ante todas cosas prescribir reglas útiles, oportunas y 
proporcionadas á las circunstancias, y después acertar en la elec- 
ción de un Governador q.*^ sepa hacerlas valer. 

Para esto se podia pretextar, que asi como S. M. ha procurado 
la prosperidad de estas Islas en lo espiritual y Eccl.'^° erigiéndo- 
las en nuebo Obispado con Iglesia Catedral y demás Parroquias 
de nueba creación dotando en ella los Ministros necesarios j^ara 
que los Fieles tengan toda la asistencia necesaria espiritual, asi 
también desea extender en solicitud y providencias , para que 
los Habitantes de ambas Islas logren todas las ventajas tempo- 
rales de que sean susceptibles, procurándoselas por aquellos 
medios mas conformes á su felicidad y bien estar, para lo cual 
ha nombrado á D." N. sugeto instruido y de la R.' confianza con 
todas las facultades necesarias, para que oyendo á estos Natura- 
les, informado de sus actuales necesidades, y de las ventajas que 
se les puede procurar, remita una razón instructi\'a del' Estado 
actual, proponiendo los medios, que con dictamen de sugetos 
instruidos se estimen mas ventajosos á la prosperidad de 
ambas Islas. 

Dicho nombramiento debe ser una comisión muy autorizada, 
general y cumplida con facultades absolutas, de las que solo 
deverá usar el comisionado para instruirse, pero no para obrar, 



ESTADO DE IBIZA Y FORMENTERA EN 1 78Ó 431 

especialm.''' en los principios: debe comprehender en público 
todas las clases, Militares, Civiles, ó de cualquiera otra naturale- 
za, sin excepción de alguno, aunque reservadamente se les pre- 
venga, y contraiga á ciertos casos; p.^ que si empezaban a decli- 
nar la variedad de exentos y sus dependientes, de que se com- 
pone la Población, se frustraria todo el objeto. 

Notificada la providencia y reconocido el Comisionado por 
los diferentes cuerpos y Clases de estas Islas debia inmediatam.*'' 
formar una Junta compuesta de dos Capitanes de las Milicias 
Urbanas, por lo que toca á lo Militar, de dos Empleados en las 
Rentas R."" por lo respectivo al ramo de Hacienda: dos Ciudada- 
nos hacendados por lo que mira al fomento de la Agricultura, y 
Abastos públicos, y dos Cónsules por lo correspondiente al Co- 
mercio y Marina, sin que entre estos se hubiese de contar alguno 
de los que tienen actual empleo en el govierno y manejo 
-de caudales por considerarlos implicados. 

Incorporado él Comisionado desde el primer dia del govierno 
económico y político, se habia de encargar la Junta inmediatam.**^ 
del acopio de todos los Abastos y géneros de primera necesidad, 
pues procediendo á las demás providencias la abundancia de 
todos los géneros, y á precios cómodos, atraería mucho el 
Pueblo á su favor , y lo dispondría para entrar sobre este pie 
á fomentar y promover la Agricultura, y demás propio de este 
ramo, por ser estos dos objetos donde la necesidad es mas noto- 
ria y mas urgente la providencia. 

El ramo ]\íílitar debía quedar á cargo del Gobernador de la 
Plaza y en su defecto, del Sargento Mayor, y todo lo contencioso 
y judicial á cargo del Asesor; pero uno y otro debían reconocer 
dependencia del Comisionado, así para cerciorarse este de las 
providencias ^lilitares, y prevenir cualquier alboroto, como tam- 
bién instar el despacho de las causas civiles y criminales, celar 
los sobornos de los Ministros de Justicia, y acordar el buen 
orden judicial por las leyes del Soberano, cortando los abusos y 
prácticas del País, que por lo regular frustran ia execucion 
y efecto de los tribunales. 

La Junta de los Individuos arriba expresados residentes en el 



432 boletín de la real academia de la historia 

Pais, 6 instruidos de los objetos á q.*^ se dirige la providencia, 
debian juntarse con el Comisionado en dias y horas determina- 
das para tratar de los asuntos con el orden y propósito conve- 
niente, formando acta en cada sesión de lo que se resolviese y 
proponiéndose evacuar cada ramo con distinción y método, el 
que habia de consistir en una razón fundamentada y por menor 
del estado actual que tubiese dicho ramo en las Islas de Iviza y 
Formentera, y á continuación una propuesta instructiva de los 
medios que se juzgasen convenientes para corregir, mejorar 
ó aumentar el ramo de que se trataba; cuya razón y propuesta 
literal debia remitirse. á S. E. firmada del Comisionado y de los 
ocho Interventores de la Junta para que S. E. la mandase exa- 
minar, y apro\'ada y corregida, la mandase executar según se 
juzgase conveniente; y por este término debian examinarse, y 
arreglar todos los ramos de la Isla hasta su cabal, estable- 
cimiento. 

Este medio nada tiene de violento, y por su termino parece 
reflexionado y sólido, pues todas las providencias sufrirán un 
examen prolixo sobre que recaerla la agravación: no exige gasto 
alguno, pues los de la Junta debian ser sugetos escogidos, desin- 
teresados y celosos por el bien público; y esta misma Junta pu- 
diera ser principio para continuar sus solicitudes en calidad de 
Sociedad económica de las Islas de Iviza y Formentera- La dota- 
ción que. hoy tiene el Común es bastante para providenciar 
quanto corresponde al ramo económico y civil de ambas Islas, y 
aun podia extenderse á algún establecimiento de caridad é indus- 
tria que hace notable falta en ellas, y quizá este seria el medio 
mas suave y eficaz para introducir las Artes , y arreglar las cos- 
tumbres del Pueblo. 

Quien no tenga algún conocimiento práctico del sistema de 
govierno que rige en estas Islas, y del carácter de sus Naturales, 
se persuadirá que el Plan propuesto pide la vida de un hombre, 
y que es obra interminable y eterna; yo considero que pide 
pocos meses para su arreglo y execucion, como después haya 
una mano vigorosa, que sostenga y consolide su práctica: el 
ramo Eclesiástico es mucho mas embarazoso, entretenido y de- 



ESTADO DE IBIZA Y TORMENTERA EN 1786 433 

licado en sus diferentes objetos: no habia en estas Islas ni unos 
principios remotos de la formalidad, disciplina y orden que 
requiere una Iglesia Catedral , y arreglo de una nueba Diócesi; 
sinembargo en menos de un año se formó el Plan y execucion 
de toda ella con aprobación general de la R.' Cámara, y acepta- 
ción de todo el Obispado. 

Tengo por mucho mas fácil la formación y arreglo del Plan 
político, Económico y Civil de estas Islas, y yo mismo suplicarla 
á S. M. me honrase con la comisión propuesta á fin de servir en 
lo que alcance, á Dios, al Rey y á estas miserables gentes; pero 
con igual sinceridad debo confesar que mi salud se halla nota- 
blemente quebrantada en las faenas que han precedido: mi 
cabeza se siente débil, y no sé si alcanzarán mis fuerzas para 
perfeccionar el estado de esta Iglesia que ha sido mi principal 
objeto, contentándome con manifestar mi deseo; y ya que por 
ahora no se puede extender á mas mi voluntad, no cesaré 
de pedir á Dios prospere la vida de nuestro benéfico Monarca, 
ilumine á sus celosos Ministros, y dé á estos pobrecitos Isleños 
todos aquellos alivios temporales á que son acreedores por el 
mucho respeto y amor con que veneran á nuestro Soberano. 
Iviza y Julio á 3. de 1785. = Manuel Obispo de Iviza. 
30 Excmo. Señor (i). Mui S.°'' mió: He leido con todo cuidado la 
Representación del Intendente de E."° de la Isla de Mallorca en 
que propone á S. M. los medios de hacer aplicados y felices los 
habitantes de Iviza; y para decir loque sobre ella se me ofrece 
en cumplimiento de la Orden que V. E. se sirvió comunicarme 
con data de 8 del último mes de Junio, he formado la Noticia 
adjunta del estado que hoy tienpn estas Islas, según me la 
ha dictado la experiencia y el deseo de desempeñar el encargo 
de V. E. Temo haber formado un Papel prolixo y pesado que 
incomode la atención de V. E., y por lo mismo no me he atre- 
vido á extender sobre las Artes, é Industrias, de que son sucep- 
tibles estas Islas, pues ningún Plan g.''^' puede abrazar todas estas 



(i) Carta del Obispo de Iviza al S.'^r Lerena que acompaña la Noticia 
precedente. 

TOMO Li. 28 



434 boletín de la real academia de la historia 

particularidades, ni me ha parecido acertado querer establecer- 
las, ni ponerlas todas de vez; ellas mismas se presentarán á la 
vista siempre que en estas Islas se establezca un buen orden 
civil, haya Ministros íntegros y zelosos, y se haga valer la Justi- 
cia, pues sin estos principios cardinales se malograrán las mas 
acertadas providencias: Deseo complacer á V. E. enquanto se 
sirva mandarme y ruego á Dios g."^ á V. E. m.* a/. Iviza y Julio 
á 7 de i785.=Excmo. Sor. B. L. M. D. V. E. su mas atento 
Serv.°'" y Capp." Manuel Obispo de Iviza. =Excmo. Sor. D." Pe- 
dro de Lerena. 

limo. Sor (l). El Rey se ha enterado por el Informe de V. S. I. 
de 7 de Julio último del atraso, miseria y triste situación de esa 
Isla, y la de Formentera y de sus naturales, y deseando S. !M. que 
por quantos medios sean posibles se fomenten y arreglen en 
ellas la Agricultura , las Artes , la Industria y el orden civil pa- 
raque se consiga el adelantamiento que se necesita, se ha servi- 
do resolver que el Coronel D.'^ Juan Sierra Gobernador electo 
de esas Islas se arregle de acuerdo con Y. I. á una Instrucción 
que a este fin le he dado de su R.' orden. 

El Rey ha oido con gusto la actividad y esmero conque V. I. 
ha procurado infundir recomendables y piadosas máximas en 
esos naturales, y quiere S. M. que continúe V. I. exerciendo su 
zelo pastoral paraque se civilizen y adelanten como desea S. M. 
de cuya R.' Orden lo aviso á V. I. para su inteligencia y cum- 
plimiento. Dios gue, á V- I. m.'' a.^ S." Lorenzo el R.' 30 de No- 
viembre de i785.=Pedro de Lerena. r^S.*^'' Obispo de Iviza (2), 



(i) Carta del S.or Lerena al Obispo de Iviza en que le avisa la resolu- 
ción de S. Mag.''. 

(2) Haviendo representado el Obispo su imposibilidad á entender en 
estos objetos, S. M. le mandó decir en Carta de 9 de Diciem.* de 1785, 
que luego que llegase el nuevo Gobern.or á Iviza, y le instruyese de todo 
lo conveniente podia pasar á reparar su salud al parage del Continente 
que mas le acomodase, loque no puso en execucion por no abandonar uq 
objeto en que tanto interesaba el servicio de S. Mag."*. 



ESTADO DE IBIZA Y FORMENTERA EN 1 786 435 

Instrucción qne el Rey qtiiere se observe por el Coronel Sierra Go- 
bernador de Iviza para el arreglo y remedio de la industria^ y 
demás ramos importantes de dcha. Isla y la de Formentera (i). 

Articulo i ." 

Luego que llegue á su destino manifestará al Ayuntamiento 
de la Ciudad de Iviza que así como el Rey ha procurado la pros- 
peridad de aquellas Islas en lo espiritual y eclesiástico, desea 
igualm.*® estender sus providencias autorizando á dicho Goberna- 
dor con las facultades necesarias paraque los habitantes de am- 
bas Islas logren todas las ventajas temporales de que sean suscep- 
. tibies procurándoselas por aquellos medios mas conformes á su 
felicidad y bien estar. 



Ha de visitar todas las Islas de Iviza y Formentera para ha- 
cerse capaz originalm.**' de su estado, y tratará después con el 
R/''' Obispo de las mismas Islas todos los puntos que necesiten 
de remedio. 



Paraque se lleven á efecto las piadosas intenciones de S. M. 
establecerá de acuerdo con el R/'° Obispo una Junta compuesta 
de estos dos Gefes, del Asesor, del Brigadier de Marina d." Luis 
Muñoz, ó quien le sustituya, de dos capitanes de Milicias Urba- 
nas, de dos Empleados en el ramo de Rentas R.^, de dos Ciuda- 
danos Hacendados, y de dos Cónsules comerciantes. 



Se han de dar providencias oportunas y seguras paraque haya 
Trigo, Carnes, Vino, Aceyte, y los demás efectos de primera 
necesidad para la subsistencia de los naturales, y de las Tripu- 

(i) Real Instrucción para formar una Junta en Iviza. 



436 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. 

laciones de Navios que lleguen á aquellas Islas, tomándose para 
esto el devido conocimiento de los Proprios y Arvitrios de las 
Islas, de sus productos, y si se invierten en los fines de su destino. 



5 

El Gobernador ha de enterarse del pie en que está establecido 
el ramo militar, de la fuerza y ordenanzas de las Milicias Urba- 
nas, y propondrá lo que considere digno de remedio en ellas, y 
capaz de fomentar la civilidad, y aplicación de los naturales. 



Como uno de los ramos principales que pueden constituir la 
felicidad de dichas Islas es la Marina, ha resuelto el Rey que el 
Inspector Gral.de Matrículas d." Luis Muñoz pase á ellas, y que 
se trate con él en aquella Junta sobre los medios de fomentar este 
importante ramo, y de sacar la utilidad posible, estimulando á 
aquellos naturales á la Pesca que puede hacerles ricos por la 
abundancia de Atunes que hai en sus Mares, siendo esta una 
ocupación continuada del Pueblo, cosecha de un Pais industrioso 
y una escuela de Marineros útiles al Estado y á la Navegación. 

7 

Siendo las Salinas el ramo mas considerable de las Islas se tra- 
tará en la Junta del modo conque se podrá mejorar el acopio, 
conservación y venta de la Sal á los Estrangeros que la solicitan, y 
también de las Tercias R."* y los demás ramos que se administran 
de cuenta de la R.' Hacienda, evitando con maña que no tome 
cuerpo el Contrabando. 



La falta qué se experimenta en las Islas de los Oficios de pri- 
mera necesidad convence de la urgente precisión de atraher á 
ellas al Zapatero, Alfarero, y Cerragero, y de establecer pronta- 



ESTADO DE IBIZA Y FORMENTERA EN 1 786 437 

mente una Escuela de Primeras letras, que instruyan á la Juven- 
tud, cuyos puntos arreglará la Junta de modo q.'' se deba á sus 
providencias, y zelo el q.'' no haya necesidad de llebar de fuera 
efectos de ordinario y preciso consumo. 



Las Artes, los Oficios, y la Industria que el ingenio de los 
hombres ha inventado, hacen seguram,'*" que se entretengan y 
conserven los Vasallos con quietud, y la ocupación constante 
del Pueblo infunde amor al Gobierno. Aunque estas Islas no se 
hallan en estado de fomentar la Industria, sino establecerla de 
nuevo, la Junta promoverá los medios de iníundirla en aquellos 
naturales con el cuidado que pide su importancia, proporcio- 
nando asi en cuerpo como comisionado particularm.'*" á ciertos 
Vocales el que los hombres y las mugeres trabajen en cosas sen- 
cillas y útiles, estimulando con algunos premios, ó distinciones, 
y la misma Junta quedará establecida por Sociedad económica 
del Pais en el concepto que S. M. la protegerá con los auxilios 
posibles. 

10 

La Agricultura que contribuye al sustento de los hombres ha 
de ocupar una principal atención de la Junta, meditando provi- 
dencias oportunas que faciliten la utilidad que se puede sacar de 
un Pais tan fértil y ameno en el modo de beneficiar las tierras, 
y sus frutos, inspirando por los medios que dicten el conoci- 
miento del terreno, y el carácter de los naturales la aplicación á 
tan amada ocupación. 

II 

Se ha de procurar que las habitaciones de los naturales se 
reúnan principalm.'*^ en aquellos parages en que están situadas 
las tierras mas feraces, y propias para sacar las utilidades consi- 
guientes a un buen cultivo paraque tengan los naturales un 
orden civil, racional y propio para vivir con el arreglo de cos- 
tumbres que pide la Religión. 



438 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

12 

Como en esta Instrucción no pueden explicarse menudam.'®' 
todos los puntos relativos al remedio del atraso general enque 
están dichas Islas, el Gobernador, el R.''° Obispo, y la Junta en 
Cuerpo y particularm.'*' procurarán ocurrir en loque les permi- 
tan sus conocimientos, y zelo á las piadosas intenciones de S. M. 
de mejorar la situación de dchos naturales, y representarle ins- 
tructivam.'*" con la devida separación loque se tenga por conve- 
niente, en la firme seguridad de que S. M. está dispuesto á ayu- 
dar con su autoridad y providencias á que se eviten las tristes 
consecuencias que producirá la continuación de la situación ac- 
tual de estas Islas, y sus habitantes. S." Lorenzo el Real 30 de 
Noviembre de l785.=Pedro de Lerena. 

Vista la R.' Instrucción que antecede, conferida muchas veces 
entre los Individuos que en ella se especifican, y reflexionados 
los medios mas oportunos para satisfacer los diferentes objetos 
que comprende, tomadas aquellas providencias que se han juz- 
gado mas oportunas á las circunstancias del Pais, y prosperidad 
de sus naturales, se convocó una Junta gral. á la que concurrie- 
ron los primeros del Pueblo asi Militares como Ecl.°% Religiosos 
y Seculares, paraque todos estuviesen noticiosos de las provi-- 
dencias que se iban tomando, los fines á que se dirigían, y la 
orden de que dimanaban, á fin de que todos las promoviesen y 
ayudasen con reconocimiento y gratitud á la piedad y benefi- 
cencia conque el Rey nro. Señor atendía' á estas Islas, cuyos ob- 
jetos se entendieron mas por menor en varios Discursos que se 
leyeron en el mismo acto (l). 

A continuación se publicaron los Vocales de que se componía 
dcha. Junta para las clases y orden que previene la R.' Instruc- 
ción encargándoles diferentes Comisiones correspondientes á sus 
respectivos empleos, paraque cada una por su parte examinase 
el estado actual de aquel ramo que se le encargaba; proponiendo 



(i) Cumplim.'" de la R.' Instruc."" que antecede, y orden conque se 
formalizó la Junta, que en ella se manda. 



J 



ESTADO DE IBIZA Y FORMENTERA EN 1 786 439 

los medios de mejorarlo y las i'entajas de que fuese susceptible, 
y' sobre estos principios pudiese la Junta reflexionar, y proponer 
á S. M. loque pareciese mas conveniente no solo sobre los ramos 
Político y Militar, sino también sobre la Agricultura, Comercio 
Industria, y demás objetos que comprende la Instrucción (l). 

Principalm.'*^ se puso especial cuidado en hacer ver á los Con- 
currentes la necesidad de establecer un Hospicio y Casa de ca- 
ridad para el recogimiento de los Pobres y Pupilos que vaguean 
por el Campo de estas Islas reducidos á la mayor infelicidad y 
rudeza, cuya propuesta fue aprobada con aceptación universal de 
todos los Concurrentes, quienes se ofrecieron á contribuir con 
sus posibles para dcha obra de caridad: en efecto el mismo dia se 
juntaron pasados de 9 QOOO r.'' v." á favor del Hospicio; inmedia- 
tam."" se hecho mano de la Casa que se halló mas a propósito 
para este objeto; se formalizó una Junta de Caridad para la direc- 
ción de esta obra; se dispuso una Colecta gral. de todo género 
de frutos y utensilios para havilitar la Casa y alimentos de los 
Pobres: En el dia está alistada ha habitación y casa de Hospicio 
con doce Camas, y provisión de Pan y Legumbres para la mayor 
parte del año, con algunas primeras materias de lana, Cáñamo y 
Esparto en que poderse exercitar los Pobres: se han nombrado 
Directores y Administradores para el gobierno interior y econó- 
mico de la Casa, y se ha formado un Reglamento interino para 
su dirección hasta tanto que se dá cuenta á S. M. del todo, y se 
sirve aprobar loque tuviere por conveniente: Amas de las Li- 
mosnas y Colectas sobredichas tiene ya el Hospicio de Iviza ase- 
gurados de Renta fixa y anual pasados de I ^ 800 r.® v.", y según 
la aceptación con que se ha recivido este establecimiento de ca- 
ridad es de esperar que las Limosnas de los fieles juntamente con 
la industria que se establezca en él lo lleven á su devida perfec- 
ción, atendida la capacidad y necesidad de estas Islas que no 
exigen establecimientos tan costosos, ni los Pobres son tan deli- 
cados como en las Ciudades y Capitales populosas (2). 

(1) Comisiones que se encargaron á varios Individuos de la Junta, con 
otros que se les agregaron en sus respectivos ramos. 

(2) Establecimto del Hospicio y Casa de Caridad en Iviza. 



440 boletín de la real academia de la historia 

Los encargados para la Comisión de Comercio é Industria pro- 
pusieron el establecimiento de una Almadraba completa, atendi- 
da la oportunidad del sitio en la Isla del Espalmador entre Iviza, 
y Formentera, la abundancia de los Atunes que transitan aquel 
Estrecho, y la inmediación de las Salinas para acondicionarlos, y 
poderlos conducir á España. Examinada por la Junta dcha Pro- 
puesta, fundada en repetidas y ventajosas experiencias dispuso 
se calculase su coste, y se dividiese en Acciones convidando á 
los que quisiesen suscribir, y tener parte en este establecimiento 
de la Industria; inmediatam.*" se puso el caudal necesario para su 
execucion entre diferentes Accionistas, se llamó sujetos prácticos 
de la Isla de lá nueva Tabarca q."" la dirigirán, se firmó Contrata 
con ellos, y otorgaron obligación de darla puesta y corriente en 
el próximo mes de Febrero, y se espera q.** prospere con bene- 
ficio de estas Islas, y utilidad del Continente (l). 

La Comisión de Agricultura ha hecho ya diferentes propues- 
tas sobre los muchos ramos que abraza de Plantíos, Sementeras, 
cria de Ganados, y demás propio de su encargo, y se están exa- 
minando para formar el extracto sobre el qual pueda tirarse un 
Reglamento comprensivo de todos estos objetos, y de losque 
devan fomentarse con preferencia (2), 

A la Comisión por el ramo Militar se le encargó que propusie- 
se el Plan que convenia á estas Islas con atendencia á promover 
su población é introducir las Artes de que carecen, asegurar su 
defensa, zelar los Contrabandos, y resguardo de las Rentas R.*, 
asicomo también toda comunicación en que interesa la salud 
pública, y que dicho Plan se arreglase á los posibles de la Isla 
sin gravamen del R.' Herario; en efecto lo propusieron sobre es- 
tos principios, y se ha formado el extracto para remitirlo á S. M. 
por si se digna aprobarlo, y es como se sigue. 



(i) Contrata hecha para establecer una Almadraba en los mares de 
Iviza, y su oportunidad. 

(2) Las propuestas sobre Agricultura, Plantíos y demás de esta Comi- 
sión se hallan en las Actas de la Junta. 



ESTADO DE IBIZA Y FORMENTERA EN 1 786 441 

Extracto del Plan propuesto á la KJ yunta por la Comisión Mi- 
litar para establecer en Iviza ttn Cuerpo de Tropa jixa que sir- 
va de Guarnición á la Plaza, y resguardo en todas sus Costas 
ventajas en el número, pagas y servicios d la Tropa que han 
acostumbrado tener estas Islas hasta el presente. 

Los Señores encargados de formar el Plan Militar no han con- 
siderado necesario estender el asunto con 1-a relación de las Com- 
pañías de acaballo, tropa viva, y servicios que en lo antiguo pres- 
taban los naturales de Iviza para el resguardo y defensa de la Isla, 
atendido el sistema de gobierno. Señónos y otros principios, y 
Jurisdiciones que regían en estas Islas hasta que por la nueva 
planta de gobierno á principios de este Siglo mudó enteram.'*' 
todo su sistema Político y Militar: desde cuya época reunidas las 
Jurisdiciones y nuevos intereses de la Corona, ha corrido á cuen- 
ta de S. M. la Guarnición, defensa y gobierno de las Islas de Ivi- 
za y Formentera con aquella Tropa y providencias que ha teni- 
do S. M. por convenientes, atendidas las urgencias del Estado, 
y desde esta época examinan el que ha tenido el Estado 
militar de Iviza para su Guarnición y defensa (l). 

Generalm.'*^ desde el año 1740 y antes hasta el principio déla 
última Guerra con los Ingleses á mas del Gobernador Sarg.*^° Ma- 
yor Ayudante y Capitán de Llaves que componen la Plaza Ma- 
yor de Iviza ha tenido quando menos para guarnecer la Forta- 
leza un Destacamento de Tropa viva, cuyo número, Sueldos y 
Plazas es como se sigue. 

4 Capitanes á 545 r.' V." mensuales cada uno 2.180 

4 Tenientes á 342 y — i-37o 

4 Subtenientes á 272 y — • 1.090 

8 Sargentos á 77 616 

4 Tambores á 45 1 80 

1 2 Cabos 150 600 

222 soldados á t,i r.^ 26 mrs 7.057,22 

I Sarg.*» y 10 Soldados del R.' Cuerpo de Artillería 594, 4 

6 Torreros y Artilleros de la Isla 376,28 



Total 14.064,20 



(i) Plan de Tropa viva para la defensa de las Islas de Pviza y Formen- 
tera y resguardo de las Rentas R.s 



442 boletín de la real academia de la historia 

Nota. 

En el dia solo tiene JO Suizos ancianos 6 inútiles con un 
Cap." y un Ten.'" para guarnecer la Plaza; por consiguiente se 
debe considerar enteram.*'" abandonada, pues apenas alcanzan 
para hacer la guardia de las Puertas de la Ciudad. 

La mayor parte de las Torres de defensa que últimam.''^ se 
han levantado en estas Islas están sin gente ni dotación, inclusas 
las que tienen Artillería : para las Atalayas y resguardo de 
la Costa sirve la gente de Armas del Pais, que forman unas 
Compañías de los mismos naturales y labradores, sin paga disci- 
plina ni arte militar, dispuesta á tomar las Armas en caso de ne- 
cesidad, ó deun arrebato imprevisto, cuyo número según la lista 
presentada por los Capitanes de sus respectivos Cuartones 
es como se sigue: 

Hiimbres. 

Ouarton de S.''"" Eulalia 800 

Quarton de Balanzat 472 

Quarton de Portmañy. 472 

Ouarton de Salinas 220 

Quarton del Llano de Villa . 250 

Isla de Formentera 213 

Suma ... 2.427 



De esta gente se emplean dia y noche cien hombres en hacer 
las Guardias y Atalayas de la Costa en ambas Islas así para res- 
guardo de la Sanidad, como de los Contrabandos; pero uno 
y otro está continuam.*'' expuesto, pues una gente sin sueldo ni 
disciplina unidos por amistad ó parentesco fácilmente se dispen- 
san entre ellos mismos de tales obligaciones, no teniendo quien 
les residencie en la distancia, soledad, y abrigo de la noche, y 
semejante servicio aprobedla solo para fomentar la ociosidad q.'^ 
les es natural, y la livertad é insolencia que acompaña á el uso 
libre de las Armas, siendo esta la única causa del abandono de la 
Agricultura y Artes en estas Islas, asicomo también de su des- 
población y hallarse en gran parte incultas. 

Para subvenir la Junta á estos y otros graves inconvenientes y 



ESTADO DE IBIZA Y FORMENTERA EN 1786 443 

poner en su lugar un. Cuerpo de Tropa viva, que sin gravamen 
del R.' Herario diese una Guarnición respetable á la Plaza, 
cubriese los Puertos y Costas de ambas Islas, y defendiese las 
Torres que las rodean; dio el encargo á los Capitanes d." Antonio 
Navarro, y d."Juan Calbet de la Comisión Militar, paraque con 
presencia de estos y otros objetos útiles formase el Plan que es- 
timase por mas conveniente y en cumplimiento de su encargo 
lo dispuso en esta forma. 

Nuevo Plan de Tropa fixa para guarnecer la Plaza Puertos, 
Torres y Costas de las Islas de Poiza y Formentera, reducido d 
un Batallón de 600 hombres divididos en seis Compañias, con 
los Capitanes y Subalternos correspondientes, asignación de Prest. 
Pagas y destinos, y ventajas que de esta providencia resul- 
tarían al Estado, y al Pais en su seguridad, población, agri- 
cultura, y artes. 

R.s v.n 

6 Capitanes á razón de 316 r.^ v." mensuales cada uno .... 1.896 

I Ayud.'" Mayor con el Sueldo mensual de 286, 4 

6 Tenientes á 240 r.' 32 mrs. , . . . . 1.445,22 

6 Subtenientes á 195 r.^ 26 mrs , 1.274,20 

24 Sargentos á 4 por Comp.'"* los 6 primeros á 77 r.* y los 18 

restantes á 60 r.' 1-542 

36 Cabos 6 por Comp.^ á 42 r.^ y 12 mrs 1.524,24 

12 Tambores 2 por Comp/^ á 42 r.^ 12 mrs 508, 8 

140 Soldados libres á 3 1 r.' 26 mrs 4-447i 2 

400 Presidiarios útiles con el Prest y demás q.*' S. M. les asig- 
ne en los destinos q.'' hoi les dá 

4 Gobernadores, en los Puertos de Portmany, Balanzat, S.'* 
Eulalia y Formentera, que nombrando S. M, para ello 
Oficiales retirados con el aumento de 150 v? mensuales 
suma 600 

Total 13.524,12 

El Importe de la Guar.°" antigua asciende 14.064,20 

El del nuevo Plan á 13.524,12 

Diferencia á favor de la R.i Hacienda . . . 540, 8 



De lo dicho queda demostrado que con ser triplicado el nú- 
mero de Soldados que propone el nuevo Plan, y mucho mayores 
sus servicios y ventajas (como se dirá después) resulta que 



444 boletín de la real academia de la historia 

su gasto es todavía menor, 540 r-"" 8 mrs. por mes, de lo que 
regularm.**' cuesta á S. M. la Guarnición de solo la Plaza 
de Iviza. 



Servicios y distribución diaria de la Tropa fixa que desea estable- 
cerse en Iviza para Guarnición de la Plaza y resguardo de las 
Costas de ambas Islas. 

Por el nuevo Plan y la Tropa de que se compone se adjudican 
diariam.*® para la Guarnición de la Fortaleza de Iviza Puerto y 
Murallas lOO hombres de continuo servicio: En el Puerto de 
Portmañy un Destacam.*° de 30 hombres para el resguardo de 
aquel importante Puerto y su distrito: En el de S."* Eulalia otro 
Destacamento de 24 hombres: Otros 24 en el de Balanzat, y á 
mas un Cabo con 4 hombres en cada una de las Torres de sus 
respectivos distritos, como también en las de las Salinas en cuyo 
sitio habrá un Cuerpo de guardia de 1 6 hombres: La Isla de For- 
mentera no solo es importante por sus Salinas Población y ferti- 
lidad sino también por la imediacion á Iviza, por lo que se ha 
contado con la necesidad de su defensa y resguardo, á cuyo fin 
hay mas del Gobernador que se propone para aquella Isla habrá 
siempre en ella un Oficial con 40 hombres destacados de la Tropa 
fixa de Iviza, con cuya división y destinos se emplearán diaria- 
mente 250 hombres en la defensa y resguardo de ambas Islas 
quedando por este medio guarnecida la Fortaleza, Puertos y 
Torres, y cubiertas todas sus Costas. 

Ventajas que de esta providencia resultan á los Naturales 
y al Estado. 

La importancia de la situación de estas Islas exige mayor vi- 
gilancia que en otras Plazas asi para prevenir de los enemigos, 
que la rodean como para zelar la salud pública y el resguardo 
de las Rentas R.^, y esto no puede ser sin un pie de Tropa que 
haga el servicio con exactitud dia y noche, y cubra todas sus 
Costas, todo loqual falta en el dia; la fábrica de la Fortaleza des- 



ESTADO DE IBIZA Y FORMENTERA EN I70O 445 

merece con la incuria, la Artillería esta abandonada, inutilizadas 
las Cureñas, los Cuarteles y Cisternas inservibles, y en qualquier 
lance seria largo y costoso el reparo para ponerla expedita y en 
estado de defensa, pues la falta de Guarnición la tiene en el 
mayor abandono; todo loqual se evita con el nuevo Plan, al paso 
que se asegura por el mismo medio la vigilancia sobre la salud 
pública tan arriesgada en el dia, y el resguardo de los Contra- 
bandos y Rentas R.'' que por otro medio es imposible prevenir 
ni evitar. 

En los 400 Presidarios útiles que se proponen para la forma- 
ción de esta Tropa podian elegirse de los diferentes oficios que 
necesita un Pueblo civil, especialm.*'' Albañiles, Alfareros, Curti- 
dores, Zapateros, Herreros, Tejedores, y otros semejantes de uso 
público, con algunos Labradores, pues carecen ambas Islas de 
todas estas y otras artes de primera necesidad, y no está mas 
adelantada la Agricultura, á la que y á la población podia con- 
tribuir notablemente, el remplazo de esta Tropa. 

Por este medio los 2427 hombres que componen en el dia la 
gente de Armas del Pais podrían destinarse al cultivo de sus 
propias tierras que tienen abandonadas, y se cortaba de raiz el 
principio de su ociosidad que ha introducido entre los naturales 
de estas Islas este género de ocupación vaga y arvitraria, y seria 
ocasión para q." reunieran en Pueblos sus Caseríos dispersos, 
sinque por esto en qualquier lance íorzoso ó arrebato dejasen de 
tomar las Armas para defender las Costas al lado de la Tropa 
viva que es el único servicio á que hoy alcanzan. 

Sobre estas y otras diferentes ventajas que habia de producir 
necesariam.^*^ la execucion del Plan propuesto, la Justicia tendría 
la fuerza necesaria para mantener la tranquilidad y buen orden 
entre estos naturales, las Providencias R."^ producirían todo su 
efectos en los diferentes ramos civiles políticos y económicos á 
que se dirigen, las quales por la mayor parte son ineficaces é im- 
practicables en estas Islas, atendido lo disperso de su población, 
promiscuidad de clases, y destinos, y se haría Iviza mas respeta- 
ble á nuestros vecinos de las Costas inmediatas, cuyo terror es 
la causa del atraso de estos naturales, pues actualm.**' sinembar- 



446 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

go de las apariencias pacificas que median nos insultan é inco- 
modan despreciando la buena armonía que por respeto á las 
órdenes de nro. Soberano procuramos conserbar con los que 
llegan á nuestros Puertos. 

Este es el extracto del Plan propuesto por la Comisión militar 
que con presencia de quanto en el se contiene hemos hallado por 
conv^eniente exponer á la Junta, la qual si lo tiene por conve- 
niente podrá acompañar con su Representación al Soberano ex- 
poniendo los motivos que aqui se indican, ó los que juzgare por 
mas útiles y necesarios. Iviza y Agosto, á 18 de i/Só.i^Manuel 
Obispo de Iviza. =:D." Miguel Cayetano Soler. 

El Plan militar que antecede se remite este Correo con una 
Representación, suplicando á S. M. se sirva aprobarlo, y de 
todos los Planes respectivos á cada ramo en particular se formará 
un Estado general del que tienen ambas Islas en el dia , de la 
extensión de aquellos de que son susceptibles, y párticularm.''' 
de los que conviene solidar, y fomentar, atendidas todas sus cir- 
cunstancias: Siempre que alcancen mis fuerzas, remitiré á imes- 
tra Academia tm compendio de todo este objeto., para el uso de su 
Dicionario; en el dia con dificultad, y á ratos he podido dispo- 
ner esta serie de procedimientos para noticia privada de V. I. 
pues los calores que han precedido, y las humedades que nos 
cubren han turbado mi caveza de modo que apenas alcanza á 
poder despachar el Correo. Iviza y Setiembre á 6 de 178Ó. 

Manuel Obpo. de Iviza (l). 



(i) D. Manuel Abad y La Sierra nació en Estadillo, provincia de Lé- 
rida, á 24 de Diciembre de 1729. Fue individuo Honorario de nuestra 
Academia desde el 16 de Abril de 1773. El presente Informe, que escribió 
siendo Obispo de Ibiza, bastaría para granjearle el renombre de benemé- 
rito de la Patria española, además del de sabio escritor que todo el mun- 
do le reconoce. En 1787 fue trasladado á Astorga, cuya mitra renunció 
tres años después, obteniendo el nombramiento de arzobispo de Selimbria 
y de Inquisidor general. Murió en Zaragoza en 1806. — Nota de la R. 



UN ASTURIANO ILUSTRE 447 



II 



UN ASTURIANO ILUSTRE, O SEA D. CARLOS GONZÁLEZ DE 
POSADA. DATOS BIOGRÁFICOS Y BIBLIOGRÁFICOS 

Desde que en 17 de Abril de 1 789 fué nombrado meritísimo 
Correspondiente de la Real Academia de la Historia, no cesó 
D. Carlos Benito González de Posada, así en Ibiza como en Ta- 
rragona, sus residencias consecutivas, de mostrarse ardiente- 
mente apasionado por el cultivo de la Historia, y en especial de 
la Arqueología, cuya esfera amplió con muy notables descubri- 
mientos y comentarios para su tiempo excelentes. Las Actas y 
las Memorias de la Academia reflejan á menudo la pertinaz é 
infatigable labor de este varón ilustre, que se gozaba en rebus- 
,car, pulir y comunicar la verdad histórica, sin ostentación, y sin 
otra mira que la de sembrar con afán generoso el buen grano 
que no hace granero, pero ayuda á su compañero. 

Tan modesto, como sabio orador, cuya elocuencia estimaba 
en mucho el gran Jovellanos su amigo de corazón, filólogo que 
abrillantó el dialecto bable de su país natal con un tratado médi- 
co de las etimologías de este idioma, aventajado en el estudio de 
las ciencias sagradas y profanas, de costumbres intachables, 
agradable presencia, y caritativo con los pobres, la fortuna no 
le sonrió, ni él la buscó para subir de canónigo, primeramente 
Magistral, y después Enfermero, á la cumbre del Episcopado. 
Después de su muerte, no le ha dado la Fortuna sino tardía re- 
paración. A su nombre no han dedicado ni una sola línea los 
Diccionarios biográficos más extensos; y de los manuscritos muy 
numerosos que dejó inéditos una gran parte se ignora. En 1 794 
salió á luz en Tarragona el tomo i de sus Memorias históricas del 
principado de Asturias y obispado de Oviedo; y poco ha en el Bo- 
letín de la Academia (tomo li, páginas 307-318) su docto In- 
forme con el título de Ibiza Arqueológica c Histórica en lygi. 

La lectura de este importante Informe, que sirve de rectifica- 
ción al del primer obispo moderno de Ibiza, me ha sugerido la 



448 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

idea de buscar el fundamento en el que se apoya la primera 
Historia impresa de Ibiza. Lo que valen esta Historia y aquel 
fundamento manuscrito é inédito es cosa baladí, según lo mani- 
festó á la Academia el Sr. González y Posada. El cual en 1 79 1 
poseía el manuscrito original, que sospechaba fuese obra del 
mentido Lupián Zapata. Ese manuscrito lo está buscando, hace 
largos años, el Sr. Román y Calvet. No ha podido encontrarlo 
en Ibiza y mucho menos en las dos Baleares, ni en Barcelona. 
Conjeturé que siendo tan avaro de manuscritos raros y curiosos, 
como siempre lo fué el Sr. González y Posada, guardase aquel te- 
soro hasta el día de su defunción; y así creí que ante todas cosas 
procedía ver el testamento é inventario de su biblioteca parti- 
cular, y deducir si por alguna parte, ó resquicio, se descubre el 
paradero de tan codiciable prenda. 

Con este fin me he dirigido á nuestro ilustrado Correspondiente 
D. Ángel del Arco, Jefe del Museo Arqueológico de Tarragona; 
el cual, en carta del I 5 del corriente me escribe: 

«Procurando complacerle sobre los antecedentes del Canónigo 
D. Carlos Benito González de Posada he buscado y rebuscado 
archivos eclesiásticos, teniendo la suerte de hallar la partida de 
defunción que le acompaño. 

Archivo parroquial de la Catedral, libro 5.°, folio 276. Al margen, bajo 
una figura de bonete: Iltre. Señor de Posada. 

Dia tretse Mars de mil vuitsens trenta y un, en la Ciutat de 
Tarragona, á las vuit horas de la nit, rebuts los Sants Sagra- 
ments y fet testamet en poder del D.'' Francisco Salas, Notari de 
número, morí de edat vuitanta sis anys lo Iltre. Señor D." Carlos 
Benito González de Posada, Dignitat de Infermer de esta Santa 
Iglesia, natural de la Vila y Port de Candas en lo Consell de 
Carreño, Bisbat de Oviedo, Principat de Asturias: Lo dia sequent 
se li dona sep.^ eclica, en lo fosar gen.' de d.^ Ciutat. =:Anton 
Arnalich Pbre. Tauler (i). 

(i) Día 13 de Marzo de 1831, en la ciudad de Tarragona, á las ocho 
horas de la noche, recibidos los santos sacramentos y habiendo hecho tes- 
tamento por ante el Dr. D. Francisco Salas, notaiño de número, murió de 



UN ASTURIANO ILUSTRE 449 

Con esta partida de detunción á la vista, y aprovechando mi 
buena amistad con el notario D. Simón Gramunt, archivero de 
protocolos, he visto el del notario D. Francisco Salas y Soler del 
año 1 83 1. Allí se encuentra el testamento del canónigo de Po- 
sada. Es muy extenso, y haré su traslado si á usted conviniere. 
Incluye el inventario de los bienes y efectos del testador. Habla 
de varios manuscritos, mas no los especifica todos distintamente; 
y así es, que no resuelve la cuestión de saber si entre ellos se 
encontraba la tan deseada Historia de Ibiza. Deja sus libros á la 
biblioteca del Arzobispado; los manuscritos á su sobrino el Co- 
ronel D. Carlos González Llanos, excepto el intitulado Etimolo- 
gía del idioma de Asturias, que legó con sus bienes muebles é 
inmuebles á su heredero de confianza, D. Manuel Vázquez, presbí- 
tero de Reus. Anda perdido este manuscrito, interesante al es- 
tudio filológico del bable; y en balde lo buscó por aquí, hace 
años, D. Fermín Canella y Secades, Correspondiente de nuestra 
Academia y actual Rector de la Universidad de Oviedo. No es- 
taría por demás el seguir los pasos del sobredicho presbítero de 
Reus, D. Manuel Vázquez, y enterarse de su testamento. Los 
manuscritos que el Sr. González Posada dejó al coronel, su so- 
brino, asimismo se extraviaron. Algunos posee D. Fernando de 
Querol, residente en esta ciudad, Correspondiente de la Real 
Academia de Bellas Artes de San Fernando é individuo de la 
Comisión de Monumentos de esta provincia. Dos manuscritos en 
esta colección del Sr. Querol valen más oro que pesan. El uno 
es la Autobiografía de González de Posada, bastante extensa; el 
otro su Correspondencia epistolar con Jovellanos, su gran amigo y 
protector, á quien debió la canonjía. 

Mayores noticias puede facilitar á usted D.Juan Ruiz y Gorta, 
archivero de este Ayuntamiento, que tiene escrita, aunque no 
impresa, una biografía de González Posada con bastantes datos. 



edad de 86 años el Ilustre Sr. D. Carlos Benito González de Posada, Digni- 
dad de Enfermero de esta Santa Iglesia, natural de la villa y puerto de Can- 
das en el ayuntamiento de Carreño, obispado de Oviedo y principado de 
Asturias. En el día siguiente, se le dio sepultura eclesiástica en el cemen- 
terio general de dicha ciudad.=rAntonio Arnalich presbítero, secretario. 
TOMO Li. 29 



450 boletín de la real academia de la historia 

Por mi parte he hallado la partida obitual del sabio canónigo, y 
su testamento hasta hoy completamente ignorado.» 

Hasta aquí D. Ángel del Arco. 

En el tomo vii de las Memorias de la Academia (Madrid, 1832) 
se hallan las últimas que este sabio Cuerpo dedicó á González de 
Posada (7 13 Marzo de 1 831). Contiénense en el Resumen de las 
actas de la Academia desde el año 1.82 1 hasta concluir el de 183 1, 
C[ue precede al \'olumen. 

Pág. XXIII.— «Notoria es la abundancia de monumentos é ins- 
cripciones antiguas que se han descubierto y aun continúan des- 
cubriéndose en Tarragona, capital romana de la España citerior. 
Arruinada y destruida esta ciudad de resultas de la invasión sa- 
rracena, al tiempo de reedificarse en el siglo xii se emplearon en 
sus diferentes edificios los innumerables sillares y fragmentos ar- 
quitectónicos que yacían por el suelo. De esta suerte fueron á pa- 
rar á los macizos de las murallas infinitas lápidas cuyas inscrip- 
ciones se procuraba ocultar en lo interior, al parecer porque in- 
terrumpían la igualdad de la faz del muro. Una délas torres, que 
era exágona y en que habitó el obispo San Olaguer, restaurador 
de Tarragona, pertenecía á la que se llamó después el Castillo 
del Patriarca, porque sirvió de habitación al arzobispo D. Juan 
de Aragón, hijo del rey D. Jaime II, que fué también Patriarca 
de Alejandría. Esta torre se derribó en los años de mil ocho- 
cientos veinte y cinco y veinte y seis, y en los derribos se halla- 
ron varias inscripciones, de que remitió copia á la Academia su 
individuo D. Carlos de Posada^ el cual ya al principio de este si- 
glo había enviado copias de otras lápidas que se hallaron del mis- 
mo modo en la Casa del barón de las Cuatro-Torres. De los es- 
combros del Castillo del Patriarca se sacaron también los dos tro- 
zos de friso atribuidos al templo de Augusto, de que arriba se 
hizo mención ( l). 



(i) «El señor D. Carlos González de Posada, nuestro antiguo y benemé- 
rito académico, envió el año de mil ochocientos veinte y seis los diseños 
de dos bellísimos trozos de adornos arquitectónicos, que según conjetu- 
ras pudieron pertenecer al famoso templo de Augusto en Tarragona, acom- 
pañados de un papel en que opinaba se equivocó el padre maestro Flórez 



UN ASTURIANO ILUSTRE 45 I 

Pág. XXXIII, — En. la clase de correspondientes, ha perdido la 
Academia los señores don Juan Antonio Desvalls, naarqués de 
Lupia, secretario que fué por largos años de la Academia de 
ciencias y artes de Barcelona, , don Carlos González de Po- 
sada, canónigo de Tarragona, fray Jaime Villamieva, 

-don Federico Bouterveck, profesor de alemán, autor de la His- 
toria de la litcratiwa española^ hx'úW^iiVíxxé. Bei, individuo del cuer- 
po de los Ulemas y del Diván otomano don Francisco Miram- 

bell, (l).» 

Al Sr. Posada debido es el descubrimiento de las dos únicas 
lápidas hebreas que se han visto en Tarragona (2), y por buena 
ventura se conservan originales. Las fotografías, enviadas por don 
Ángel del Arco, publiqué en el Boletín (3), y las ha reproducido 
nuestro sabio Correspondiente en París, Mr. Moíse Schwab, no 
sin conformarse enteramente con mi lectura y traducción (4). 

No menor mérito contrajo el Sr. Posada con la Arqueología 
semítica, siendo el primero en asentar que el monte de los mo- 
linos, casi contiguo á la ciudad de Ibiza, horodado con más de 
cien aberturas, labradas á escoda en su peña no fueron, como en- 
tonces se creía, habitaciones, sino sepulturas de gente cartagine- 
sa, ó fenicia, ú otra más antigua (5), y proponiéndose hacer 
sobre ello una disertación, que no sé si compuso y dejó tal vez 
inédita entre sus papeles. Ideaba sin duda cultivar ese terreno, 
virgen de explotación; pero su traslado del cabildo canonical de 
Ibiza al de Tarragona le impediría llevar á cabo el proyecto. 



en el juicio que formó acerca de dichos restos: en concepto del señor Po- 
sada pertenecían al friso y cornisa sobre las ocho columnas, de que según 
las medallas constaba el frontis del expresado templo. A pocos meses en- 
vió también el señor Posada el dibujo de una ánfora cinericia, que se halló 
con otras vasijas de barro en la misma ciudad y año.» Pág. XV. 
(i) Total, 38. 

(2) Villanueva, Viaje literario, tomo xx, págs. 100 y 10 1. 

(3) Tomo XLiii, pág. 461. 

(4) Rapport sur les inscriptions he'braiques de V Espagne (Extrait des 
Nouvelles Archives des Missions scientifiques, t. xiv), pág. 149, fig. 16-17. 
París, 1907. 

(5) Boletín, tomo Li, págs. 312 y 313. 



452 boletín de la real academia de la historia 

que con tanta felicidad y adelanto de la Ciencia histórica ha rea- 
lizado ahor^ D, Juan Román y Calvet. El cual posee nada menos 
que dos ejemplares de la Historia de Ibiza por el P. Cayetano 
de Mallorca (año 1751)) y se propone hacer de ella una segunda 
edición convenientemente anotada. 

De la profunda y vasta erudición en materia de Ntimismática 
que el Sr. Posada atesoró, dará razón el Informe inédito (m de 
este cuaderno del Boletín), cuya copia, habiendo yo remozado 
la ortografía del original, acompaño aquí por vía de apéndice. 

Madrid, 22 de Noviembre de 1907. 

Fidel Fita. 



III 
NOTICIA DE ESPAÑOLES AFICIONADOS A MONEDAS ANTIGUAS 

1—3 — 5 

Biblioteca de la Academia, códice , legajo 2, núm. i. 

I 

Son tantos (buenos y malos) los escritores de las glorias lite- 
rarias de nuestra nación, que fácilmente se podría formar una 
biblioteca, solamente de sus apologistas. Sin embargo, en los 
muchos volúmenes que tenemos de Biografía nacional, no he 
hallado nunca un artículo de Numismática (l). 

No dejaba de sentirlo, y crecía mi dolor no teniendo con 
quién comunicarlo. Por fortuna leí en la Noticia de la Real Aca- 
demia de la Historia, que desde sus principios congregó monedas 
y medallas, y llegó á poseer una cantidad prodigiosa de las más 
estimables, empeñada todavía en adquirirlas, acopiarlas é ilus- 
trarlas. Por mayor fortuna, obtuve el nombre de su socio corres- 
pondiente, y con esto el consuelo de poder comunicarla mi 



(i) Cuando escribía esto, aún no había visto la advertencia preliminar 
de D. Manuel Martínez Pingarrón en su Versión de la obra del P. Joubert. 
Véase mi nota en el siglo xviii sobre ello. 



NOTICIA DE ESPAÑOLES AFICIONADOS A MONEDAS ANTIGUAS 453 

sentimiento; porque puesto que el desahogo sea pequeño y mez- 
quino, siempre será bien recibido y aceptado. 

Hago, pues, el presente discurso, para manifestar que los es- 
pañoles desde el principio del siglo xv hasta ahora cultivaron 
con diligencia y conocimiento la ciencia de las medallas: y se 
justifica con un Catálogo de estos cultivadores en los cuatro 
siglos últimos, pues antes de esa época, ninguna nación contaba 
con ninguno. 

La Real Academia tiene por objeto principal de sus trabajos 
la Historia nacional, y en este todo histórico puede caber muy 
bien "la partecilla que yo comenzaba. A la verdad, la nación 
entera confía que este Cuerpo laborioso hará la gran casa, en 
que no se eche menos oficina alguna, por pequeña que sea, y yo 
llevo para ella una piedra tosca, que han de labrar y pulir sus 
sabios artífices. 

La Academia rectificará y adicionará el Catálogo que un día 
ha de merecer para ella las bendiciones de la nación. Su emblema 
es un río benéfico de la patria, y los más grandes exceden de pe- 
queños arroyos que se ayudan mutuamente, sin cansarse nunca. 
Los franceses, en todos tiempos, han procurado arrogarse el 
imperio del buen gusto, y desde su trono dictando siempre dia- 
tribas sobre los de las naciones, no es la España la que menos 
les debe. Es fácil empeño, pero de reflexionar, que aquellos es- 
critores, conociendo el genio de su nación, cargan de esta sal 
sus obras , como un aliciente eficacísimo para su despacho. El 
pobre público ni puede ni tiene obligación de averiguar todo lo 
que se le hace leer , y se deleita en hallar escrito y creer verda- 
dero lo que quiere que lo sea. 

Pero debemos confesar que muchas veces dicen la verdad que 
hay contra nosotros, ocultando la que hay á nuestro favor. 
Montfaucón no dijo que no conservábamos monumentos anti- 
guos, sino que carecíamos absolutamente de dibujantes para 
transmitirlos en diseños. El senador Henrieu (el más ingrato (l) 



(i) Le llamo /«^/-«/í?, porque debe toda su fortuna á D. Antonio de 
Sartine, nacido en Barcelona de un padre, Intendente alKpor Felipe V; el 
cual, siendo secretario de Marina del último Rey Cristianísimo, dio carrera 



454 boletín de la real academia de la historia 

á España de todos los franceses) no niega que tenganaos relacio- 
nes de viajes marítimos, cartas y planos de América, etc.; pero 
grita que están podridos en los Archivos generales, con prohibi- 
ción á todo el mundo, especialmente á los sabios, para verlos, 
por maldita política y miras obscuras del Gobierno; y yo no creo 
en tal cosa, sino que hay mucho y bueno por publicar, por falta 
de grabadores, de que necesitaban semejantes ediciones, por 
causa de los mapas; y todos sabemos y confesamos, que hasta 
la fundación de Academias de artes, careció España de este 
auxilio de las ciencias (l). 

He aquí descubierta la causa porque también ignorantemente 
se quejan los franceses de nuestro atraso en la Numismática, di- 
ciendo el autor del buen librito La science des médaillcs que 
cuando otras naciones de la Europa dan al público á centenares 
obras de esta Facultad, España apenas tiene tres ó cuatro dignas 
de ser citadas (2). 



á Henrieu hasta un alto grado en el mismo Ministerio. Es verdad que por 
el sabio D. Antonio Martí, de Tarragona, envió el marino á su hacedor, 
retirado en esta ciudad, un ejemplar de su edición del viaje de Marchand, 
diciendo que era el primero que se regalaba después del de Bonaparte, 
pero informado Sartine por mí, que hablaba con imprudencia de España, 
se deshizo de él sin leerlo. 

(i) En 4 de Abril de 1804, decía D. Luis Zúñiga: «Lo que sentí y 
»siento todavía, es que no tuve un buen dibujante y hábil grabador que 

»abriese las láminas de monedas y medahas , pues con estos atavíos 

» estaría mucho más persuasivo y bello, siendo esta especie de ciencia de 
«aquellas que se adquieren en gran parte por la vista.» Efemerid., to- 
mo iii, pág. 395. 

(2) Se queja de esto el maestro Enrique Flórez en el capítulo i.° del 
tratado De la utilidad de las medallas^ citando el prefacio de la nueva edi- 
ción de la obra francesa, que yo no he visto, ni es menester, para creer á 
Flórez; pero tengo una de París de 1692, en la cual, ni en el prefacio ni 
en otra parte se mienta tal cosa. Sigue y alaba los Diálogos de D. Antonio 
Agustín, y no duda que Offelio y Goltzio tomaron de él. 

Después de escrita la Nota y la mayor parte del Catálogo, he leído en 
Pingarrón las Notas á esta obra por el barón de la Bastida, en cuya intro- 
ducción habla mal de los españoles. Así que no es culpa del autor, padre 
Luis Joubert, quien ni en la edición citada, ni en la que aumentada publi-, 
có en 17 1 5, no habla palabra de los españoles; y sólo se ve en la de 1739, 
que hizo el barón de la Bastida. Al fin de este Catálogo propondré una 
conjetura sobre la causa de la ignorancia del barón; pero el maestro Fló- 
rez citó mal. 



NOTICIA DE ESPAÑOLES AFICIONADOS A MONEDAS ANTIGUAS 455 

Si los españoles aficionados á la ciencia medallística hubieran 
tenido el socorro del diseño y del buril, sin el cual es imposible 
publicar buenas obras de esta clase, sería íácil su apología;- sin 
embargo, es constante que no fueron ellos los más indiferentes 
para este estudio. 

Confiesan los franceses que su hervor en él se debe al reinado 
de Luis XIV, y mucho antes le habían tenido los españoles. Yo 
no quiero atrasar tanto la época de este buen gusto en Francia, 
sabiendo que antes hubo allí hombres que emplearon en él su 
vida y sus caudales; pero siempre resultará prioridad de tiempo 
y de autoridad en los españoles. 

Es verdad que antes de mediado el siglo xvi, Juan Tristán 
publicó en París unos discursos sobre los Emperadores romanos, 
en que por incidencia trató de la necesidad de conocimientos 
numismáticos para su historia, lo cual provocó la curiosidad 
inflamable de los franceses. 

La Historia romana fué más feliz que el Imperio, pues durando 
éste muy poco, y eso poco en odio y execración, ella dura y 
durará muchos siglos en las delicias de los sabios do todas las 
naciones cultas, que le sacrifican sus talentos, sus vigilias y sus 
facultades en todos tiempos. Tal fué, es y será siempre la fortu- 
na de la Historia, y tal fué, es y será la necesidad que ella tiene 
de su auxiliar la Numismática. A mi propósito 

El buen Tristán, si no era español, como indica este apellido> 
á lo menos fué luego traducido en castellano, como prueba 
un trozo que hallé entre los manuscritos antiguos en la librería 
del convento de San Francisco, que fué del anticuario Foguet, 
canónigo de esta santa iglesia ; y si esta obra , no siendo escrita 
con objeto de medallas, arguyese el gusto de los franceses en 
ellas, su versión argüiría el mismo genio de los españoles. Según 
la ¡dea que he formado de Tristán, no seré tachado de parcial si 
digo que se puede comparar, y aun posponer, á nuestro Pedro 
Mexía, su contemporáneo y algo anterior (l). 

(i) Moreri le llama anticuario y medallista, citando sus Comentarios 
históricos sin año de edición, y dice que floreció en el "siglo xvii, en que 
hay error. El barón de la Bastida no hace mención de él en su panegírico 



456 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

Mas en los días de Tristán, y en el tiempo que nadie escribía 
de medallas en Francia, ya estaba encendida aquella luminosa 
antorcha de Europa, D. Antonio Agustín. Aunque es verdad 
que no publico sus Diálogos de las monedas hasta más adelante; 
pero es igualmente cierto que entonces ya había dado lecciones 
de Numismática á la Italia y á la cabeza del orbe, como luego 
veremos. 

Quería su amigo y paisano Jerónimo Zurita que no hubiera 
dejado para tan tarde la publicación de esta obra , que convenía 
más á sus empleos menores que á la dignidad suprema de Arzo- 
bispo de Tarragona en que le llamaban cosas mayores , v. gr. la 
colección de Concilios. Pero el doctísimo prelado conoció que, 
lejos de desdeñarse de promover estos estudios desde la más 
alta Silla de España, debía desde ella dar el ejemplo y au- 
torizarlos. 

Preséntenos, pues, toda la Europa dos sujetos más condecora- 
dos que D. iVlonso V y D. Antonio Agustín, que antes de éstos 
hayan estimado tanto la Numismática. El reino de Aragón tuvo 
esta gloria, que excediendo á todos los del mundo en la sabiduría 
de sus leyes, á ninguno debe ceder en el amor y cultivo de la 
Historia y de la ilustración de la antigüedad. Así correspondía al 
limítrofe de la Francia, para pegar el gusto á sus vecinos. 

En efecto, la obra más clásica y trabajosa de los franceses es 
la que Carlos Patin publicó en París el año de 1 663; digo la 
más trabajosa^ porque para tratar de las monedas imperiales 
había escritas muchas historias; mas el tratado áe familias formó 
por las monedas una historia nueva , y como una genealogía de 
la más antigua nobleza de Roma. 

Pero, ¿"quién fué el Colón de este Nuevo Mundo? ¿Quién 
arrostró primero el mar nunca surcado? Todos saben que don 
Antonio Agustín. Fulvio Ursino, su amigo (es verdad), fué 
el primero que publicó tratados de esta materia; mas cuando 
tenía ya D. Antonio Agustín el de treinta y más familias con 

de los franceses: yo hallé (si no me engaño) en las apuntaciones del señor 
Valero, Justicia Mayor de Aragón, que Tristán publicó sus Comentarios 
en París, en 1543. Pedro Mexía dio á luz los suyos en Sevilla en 1542. 



NOTICIA DE ESPAÑOLES AFICIONADOS A MOXEDAS ANTIGUAS 457 

una erudición asombrosa, y el tratadillo De iis ^ Proco nsitlibiLs, 
et Propraetoribus, et Proquaestoribus qid dicebantiir, incluso en la 
familia Carisia en la primera edición de Fuh io Ursino, y sepa- 
rado y anónimo en la de León de Francia de 1 502. 

Es de confesar que Carlos Patin manifestó algunas equivoca- 
ciones de nuestro Arzobispo, nacidas de la semejanza de nom- 
bres; pero esto mismo prueba que el prelado lo había escrito 
en su mocedad ó juventud, antes que nadie, y por sus gravísi- 
mas ocupaciones sucesivas, ni lo había continuado ni retocado 
jamás. Y Patin, sin esto, nada habría hecho con publicar la obra 
inmortal de D. Antonio Agustín y Fuh'io Ursino, de que ya el 
público tenía repetidas ediciones. 

El mismo Ursino, en la Dedicatoria al Cardenal Alejandro 
P'arnesio, se gloría de haberse valido de Antonio Agustín, y le 
cede fácilmente el principado en esta sabiduría Antonii doctrina 
AugiLstini adjutus exquisita non solum doctrina, sed singnlari hoc 
m genere scientia, in qua poene soliis excelUt, cognitione, et inte- 

lligentia (i). 

Lo mismo confiesa Onofre Panvinio en su Ciudad de Roma., 6 
comentarios de las cosas romanas, diciendo que cuanto escribió 
de las tribus, colonias, municipios y sus derechos, etc., lo debe á 
D. Antonio Agustín, antes de volver á España. Príncipe le 
llaman de esta provincia de Letras Paulo Manucio, Gerardo Juan 
Vosio, Andrés Scotho y otros cien jueces dignos de este juicio, 
y hasta el inexorable regañón José Escalígero. 

Así que los franceses, aunque España no tuviese muchos au- 
tores que citar, siempre deben convenir que en éste, como en 
otros ramos de literatura, deben mucho á los españoles, y la 
siguiente lista de los que entre nosotros tuvieron monetarios, re- 
cogieron monedas, y disertaron sobre ellas, hará ver al más 
preocupado, que tal ciencia (ó llámese gusto, ó sea curiosidad), 
no empieza ahora á tener amadores en nuestra nación, sino que 

(ij Baltasar de Céspedes, catedrático de Retorica en Salamanca en 
tiempo de Felipe II, dice en su libro El Imman/sta, de D. Antonio Agus- 
tín, hablando de medallas: Fué el que más supo de esto, -como en todo lo 
demás de nuest?-os tiempos. 



458 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

tuvo en ella sentado su domicilio desde que las Musas conocie- 
ron la fertilidad del terreno, á pesar de no haber merecido á su 
dueño en cuatro siglos las caricias y protección que en últimos 
del xvu debió al gran Luis, ó sus grandes ministros en Francia. 
Y los españoles que ridiculizan esta ocupación de nuestros lite- 
ratos, deberán sobreseer en sus invectivas contra ellos, en vista 
del número de compatriotas que la abrazaron en todos tiempos, 
adornado de los más altos caracteres de nobleza, dignidad, vir- 
tud y sabiduría. 

Loin de noiis ees esprits bornes, qiii osent admirer les eouqitc- 
rants de la te7're 

Loin encoré toux ceux pour qui les médailles ne sont que des 
morceaux de cui\'re Barthélemy, Viaje de Italia, núm. vi. 



Siglo XV. 

Bernardo Boades, catalán, autor del libro De los hechos de 
armas de Cataluña (i), concluido en Blanes á li de Noviembre 
de 1420, al fin del capítulo 2.° dice de sí mismo: «He visto mu- 
chas memorias escritas en piedras de mármol , y de ellas y 

otras muchas pienso hacer un gran libro con su declaración, y 
de las infinitas monedas que he recogido de aqitcl tiempo, y por eso 
no digo nada aquí.-» 

El Rey de Aragón, D, Alfonso V, dado á gozar en paz de los 
triunfos de sus victorias, y acompañado siempre de hombres 
sabios, se entregó á las Letras, especialmente á las humanas, y 



(i) Libre deis faits d'armes de Cataluña: «He vist molts recorts scripts 

en pedrés marbres é d'aquestas é de mollas daltras hé pensament de 

íaerne un gran libre, hont anirá la declarado d'aquelles scriptures é de 
les infmites monedes quejí t/nch aplegades d'aquell temps; é per 90 no dich 
rer aqui.» Era muy docto en el griego, y dice que se gloría de poseer 
cierta copia muy fiel en aquel idioma/^;- bona sort qiien he aguda, c bona, 
pratnia quen lie dada* dice el hablando de Plinio, qüestor, ó tesorero en 
España, también haber visto recordances curioses en Munseny, Barcelona, 
Tarragona y Valls, en pedrés marbres, é les fia tinch iresladades. Hoy no 
se hallan tales piedras ni memoria de ellas. 



NOTICIA DE ESPAÑOLES AFICIONADOS A MONEDAS ANTIGUAS 459 

á la Historia romana, siendo en esto sus compañeros, si no maes- 
tros, Laurencio Valla y Antonio Panormitano. De aquí conjeturo 
yo que le vino la afición á las monedas antiguas, de que trajo á 
España de Ñapóles, Sicilia é Italia, un cofrecito de marfil, lleno, 
que estimaba mucho y no apartaba de sí: Prhmis Caesarcos dmn 
prisca nmnismata Vultus colligit , ipse stianí perficit cffigieni. — 
P. Tomás Serrano. Epigram. 

El maestro Antonio de Lebrija tuvo monedas y publicó un 
tratado de sextercio latino. 

El gran Cardenal de España, D. Pedro González de Mendoza, 
docto en las Lenguas griega y latina y muy dado á las Letras 
humanas, amó la Numismática; se puede conjeturar que no des- 
cuidó de este estudio (que cultivaría en Roma en 1 460) D. Ro- 
drigo Sánchez de Arévalo , Obispo de Oviedo , para escribir las 
antigüedades de España. 



Siglo XVI. 

El maestro Alvar Gómez, célebre catedrático de Humanidades 
en Alcalá, tuvo monetario. 

Juan Andrés Strany, que murió en Valencia en IS30) habien- 
do sido catedrático de Griego y otras P'acultades en el mejor 
tiempo de aquella Universidad, recogió gran número de mone- 
das y escribió sobre ellas. Su hermano y heredero Martín, boti- 
cario, las fundió para un mortero de su botica; ejemplo que 
á mediados del siglo xviii siguieron en Tarragona para hacer 
una gran campana; y en la parroquia de San Andrés, de Madrid, 
para lámparas. 

Esta noticia no es contraproducente cuando preconizó el gusto 
de los españoles por la medallística ; los libros están llenos de la 
noticia del monetario de Strany, y de su desgraciado fin; y esto 
prueba el gusto de sus paisanos, pues lo detestan y lo lloran. Al 
mismo tiempo que se hacía en Valencia tan mal uso de aquel 
tesoro por un ignorante, había allí muchos sabios y anticuarios 
insignes, que hacen todavía honor á la nación entera y ridiculi- 



400 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

zaron, y execrnron y lamentaron aquel bárbaro destino. En 
Madrid eran muellísimos los colectores de monedas y aprecia- 
dores de estos libros de metal al tiempo de su transformación en 
lámparas. V si hubo en Tarragona algún canónigo obrero de 
poca instrucción, no faltaron en la misma iglesia entonces 
mismo, y antes y después, otros que la honraron por un ardiente 
amor á la conservación de los restos de la antigüedad, especial- 
mente de las monedas, en que mostraron una inteligencia nada 
\'ulgar, y para ella juntaron libros preciosísimos con un estudio 
nunca interrumpido. 

Luis de Lucena, médico, natural de Guadalajara, en sus pere- 
grinaciones llevaba por objeto principal los dos atractivos del 
corazón anticuario: lápidas y monedas. 

D. Antonio Agustín, uno de los más famosos padres del Con- 
cilio de Trento, el mejor de los jueces de la Sagrada. Rota, que 
fué embajador de Papas y Reyes, Obispo de grandes iglesias, y 
finalmente, Arzobispo de la Mayor de España; en todos estos 
empleos, y antes de ellos, juntó monedas, las explicó, las publi- 
có y pegó este gusto de sabiduría, no solamente á sus nobilísi- 
mos parientes y sobrinos constituidos en dignidad, mas también 
á sus amigos patricios y extraños, y hasta naciones enteras. El 
autor de la Scíciicia des mcdaillcs , cuando dice que su Juan 
Tristáii escribió sin ninguna guía, bien lo salvará con que los 
diálogos de D. Antonio Agustín se publicaron después; pero si 
hubiera visto las Memorias que tenemos de la vida de nuestro 
Prelado, confesaría que al mismo tiempo, y antes de la publica- 
ción de las obras de Tristán, ya era conocido el Sr. Agustín por 
padre de los Numismáticos. 

El Dr. Juan Pérez de Castro, que en Roma, antes tle mediado 
el siglo XVI, tu\'o estrecha amistad y unos mismos estudios con 
D. Antonio Agustín, y fué cronista y Capellán de honor de Feli- 
pe II. De este tiempo eran el Almirante de Ñapóles y otros dos 
españoles moradores en Roma, de quienes, sin nombrarlos, hace 
memoria el mismo Agustín en sus Diálogos de medallas^ como 
amantes y poseedores de ellas, que las comunicaban con él. 

El aragonés laborioso Juan Verzosa, no se limitó á la grande 



NOTICIA DE ESPAÑOLES AFICIONADOS Á MONEDAS ANTIGUAS 46 1 

colección de diplomas en Roma, pues también la hizo de mo- 
nedas. 

El licenciado Juan Fernández Franco, andaluz, tiene en nues- 
tras memorias biográficas celebridad de anticuario y enunciati- 
vas de que poseía monedas (l). 

D. Juan de Aguiló, Barón de Petrés, Bayle general de Valen- 
cia en 1556, juntó muchas y preciosas monedas, según manifies- 
ta D. Rodrigo Zapata (también aficionado á ellas), escribiendo 
en 1579 al famoso Arzobispo de Tarragona, cuya carta copia el 
Sr, Mayans en su vida. También Zurita, en otra al mismo Ilus- 
trísimo, confiesa que ha dado monedas al Barón; y aunque dice 
que no las entendía, pudo ser que con el tiempo llegase á ser 
algo en esta facultad, pues yo he tenido un medallón hermoso, 
acuñado en su honor, al parecer en Holanda. V aun cuando esto 
no pruebe nada, me contento, á pesar de Zurita, con que don 
Juan de Aguiló haya juntado monetario, pues como decía' Bo- 

cángel: 

«Al que tenga buenos libros, 
Oue hay muchos sin entenderlos, 
No desprecies, que al fin son 
De tal tesoro cajeros, » 

Ojalá que muchos Barones y caballeros, parecidos al de Pe- 
trés en la ignorancia, lo fuesen en la diligencia. 

El caballero y sapientísimo cronista de Aragón, Jerónimo de 
Zurita, no sólo hizo monetario, sino que se preciaba y jactaba de 
ventajas en esta materia, pues en carta á su amigo y paisano 
D. Antonio Agustín, dice hablando de medallas: Yo soy el que 
más ha juntado que otro ninguno, y el que lia hecho más caso de 
ellas. Dejó tan rico depósito á la Cartuja de Aula Dei, ejemplo 
que siguieron algunos otros en señal de la estimación de estas 
adquisiciones y hasta después de su muerte; pues encomendan- 
do sus almas á la dirección de regulares, y sus cuerpos á la tierra 
de sus iglesias, sólo restaba encomendarles la custodia de su 
tesoro, que son las tres cosas más amadas de los anticuarios. «Si 

(i) Escribió en 1564 Co7)ipend¡o de Nrimísmáticas. 



402 boletín de la real academia de la historia 

»hay alguna dificultad en que el público disfrute de museos en- 
»terrados en conventos, más la hay en disfrutar los gabinetes 
»reales, y nadie murmura de que los reyes tengan monetarios, á 
»mi propósito.» 

Los dos insignes hermanos Covarrubias, D. Diego, Obispo de 
Segovia y Presidente del Consejo de Castilla, y D. Antonio, Mi- 
nistro del mismo Consejo y canónigo de Toledo, tuvieron mone- 
tario, y el primero escribió y publicó en 155^ lu'teriim numis- 
matwn collationcui aini his qtiae modo expcndtintur. 

Lorenzo Palmireno, aragonés, catedrático de Humanidades en 
Valencia y escritor de varias obras, publicó en tiempo de Feli- 
pe II Silva nummaria. 

El ilustre catalán D. Galcerán de Pinos, Conde de Guimará, 
fué aficionadísimo á la antigüedad, de que tuvo en Barcelona un 
museo y monetario, y de él hace memoria (si la mía no me en- 
gaña) D. Antonio Agustín. El zaguán de su casa, en aquella ciu- 
dad todavía, muestra la afición y el buen gusto de su dueño en 
este estudio. 

D. Juan Bautista Pérez, que de canónigo de Toledo pasó á 
Obispo de Segorbe, y cuya crítica y laboriosidad es bien noto- 
ria, juntó monedas, que se conservaron hasta después de me- 
diado el siglo XVIII, en que desaparecieron de Segorbe, donde 
se sospecha que el Deán Musules las tomó para regalarlas al 
Excmo. Sr. Conde de Campomanes con la Historia del Concilio 
de Trento, escrita de mano delllmo. Pérez; y si esto es verdad, 
tales alhajas preciosas no tuvieron poca fortuna en parar en la 
Academia de la Historia, según que el Conde la daba cuantas 
monedas y buenos manuscritos adquiría. 

D. Felipe de Guevara y su hijo D. Diego, hicieron colección 
de monedas y escribieron sobre ellas. 

D. Fernando de Velasco, Comandante general de Caballería, 
es celebrado de Ecequiel Spanhemio por su rico monetario (l). 

D. Diego de Mendoza, autor bien loado de la Historia de la 
guerra de Granada, tuvo monetario, regaló muchas monedas á 

(i) Véase una Nota al fin de este Catálogo. 



NOTICIA DE ESPAÑOLES AFICIONADOS A MONEDAS ANTIGUAS 463 

Ambrosio de Morales, como éste confiesa; y á él le vendió mil 
de oro y plata Jerónimo de Zurita, como éste lo refiere en carta 
á D. Antonio Agustín. 

Ambrosio de Morales, incansable investigador de nuestras 
antigüedades y escritor bien conocido, juntó monedas y comu- 
nicó en ellas con muchos de los señores nombrados arriba. 

Pablo de Céspedes, natural y Racionero de Córdoba, tan buen 
anticuario como artista. 

D. Honorato Juan, valenciano, maestro de príncipes, y su 
amigo Pedro Oretano, andaluz, doctísimos en la anticuarla. 

D. P'ernando de Aragón, nieto del Rey Católico y Arzobispo 
de Zaragoza. 

El P. Jesuíta celebérrimo, Jerónimo Román de la Higuera. 

Alfonso de la Fuente Montalván, toledano, escribió Explica- 
ción de las monedas antiguas. Esta noticia tomó D. Nicolás An- 
tonio, del Catálogo de D. Tomás Tamayo de Vargas, de escri- 
tores españoles, hasta el año de 1624, y no teniendo yo otra 
alguna de la obra, ni del autor, reduzco su existencia á fines ó 
último tercio del siglo xvi. 

Los dos célebres Chacón, Fr. Alonso, dominicano, y Pedro (l), 
clérigo secular, muy querido del sabio Papa Gregorio XIII, fue- 
ron amantísimos de la anticuaría y tuvieron monedas. El último 
escribió un tratado de Niimmis, que se publicó después de su 
muerte, año de 1 586, y pareció con alguna novedad todavía, 
después de tanto escrito sobre esta materia. 

Fray Agustín Salucio, de Jerez de la Frontera, de la Orden de 
Santo Domingo, escribió un tratado de las monedas que se ha- 
llan en la Sagrada Escritura, que publicó en 1 594. 

Padre Andrés Scotho, jesuíta, familiar de D. Antonio Agus- 
tín, juntó monedas en Tarragona, y escribió Biblioteca ó tratado 
de autores de Numismática (2). Es verdad que Scotho no nació 

( 1 ) Roma peregrini gaudens pendebat ab ore: 

Non aliter proprias edidicisset opes. P. Tomás Serrano. Epigr. 

(2) Scotho tradujo en latín y publicó en Amberes los Diálogos de su 
patrón, aumentados con otros opúsculos propios, y el Diálogo XII, 

año 1617. ? : ~V- i:': 



464 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

en España; pero D. Gregorio Alayans le llama nitcstro, dando la 
razón, porque vino aquí de niño y debe á España toda su edu- 
cación. Y en este supuesto, por nada más debe ser español que 
por la Numismática, que aprendió de su amo, D. Antonio 
Agustín. 

Se puede suponer, conjeturalmente, que D. Pedro Fernández 
de Córdova, Marqués de Priego, tuvo monetario, por ser muy 
aficionado á la anticuarla, por su trato con los aficionados á ella, 
y especialmente por la protección que prestaba á Juan Fernán- 
dez Franco para semejantes empresas y adquisiciones. 

Igualmente se puede suponer que el Duque de Gandía, don 
Juan de Borja, no careció de este buen gusto y empleo, habiendo 
sido discípulo aprovechado del gran colector medallístico Andrés 
Strany, así como debió este gusto á Laurencio Valla el Rey don 
Alfonso V, y á D. Antonio Agustín el Duque de Villahermosa» 
etcétera. 

D. N. Agustín, canónigo y dignidad de Tarragona, sobrino del 
más sabio de sus Arzobispos, y de cuya vida admirable fué el 

primer historiador y D. Martín Bailo, canónigo de la misma 

iglesia, que publicó el Catálogo de los libros impresos y manus- 
critos del Sr. D. Antonio Agustín, y alguna otra obra curiosa, 
entrambos naturales de Aragón y familiares y collazos en su pa- 
lacio, no se puede dudar que tuvieron monedas y las procu- 
raron. 

Pedro Valera, célebre anticuario, escribió sobre monedas 
en 1584. 

D. Francisco Llansol de Romaní, valenciano, curiosísimo ca- 
ballero en la Numismática. 



Siglo XVII. 

D. Fernando Afán de Ribera, Duque de Alcalá, que nació 
para modelo de grandes en el amor á las antigüedades, en Sevi- 
lla, año de 1584, y murió, para luto de las musas, en 1637, tuvo 
un museo digno de las visitas y veneración de los viajeros, con 



NOTICIA DE ESPAÑOLES AFICIONADOS Á MONEDAS ANTIGUAS 465 

un monetario riquísimo, de que aún debe haber restos entre sus 
herederos los Duques de Medinaceli. 

D. Martín de Aragón, Conde de Ribagorza, tuvo monetario y 
escribió sobre monedas. No sé si es este el Duque de Villaum- 
brosa, ó Villahermosa, que se crió con su pariente D. Antonio 
Agustín, ó si fué otro. La Academia tiene entre sus individuos 
quien podrá fácilmente discernirlos (i). 

D. Francisco Escriba, caballero principal de Valencia. 

D. José Vicente del Olmo, caballero de la misma ciudad, tuvo 
monetario, y en sus escritos cita muchas de las monedas que 
poseía. 

Lo mismo puedo asegurar del historiógrafo de aquel reino, 
Gaspar Escolano. Allí, en ese tiempo, se hacía tanto aprecio de 
las monedas antiguas, que Bendicho, en su Crónica de Alicante, 
afirma que por ningún dinero querían desprenderse de ellas los 
dueños de varias que se hallaron en el celebrado sitio de Lu- 
cento. 

No era menos en Aragón, Andalucía y otras provincias que 
en Valencia el afán y estudio de las monedas antiguas. El P. Pa- 
blo Albiñano de Rasas, jesuíta, tuvo muchas, y escribió sobre 
las que suelen llamarse desconocidas^ españolas. Lo mismo hizo 
D. Juan Francisco Ustarroz, D. P'rancisco Jiménez de Larrea y 
oti'os amigos y paisanos; pero más que ninguno, el nunca bien 
loado caballero y Gentilhombre de Cámara D. Vicente Juan de 
Lastanosa, glorioso émulo del Duque de Alcalá, y de cuyo mu- 
seo y monetario, y obras publicadas sobre monedas, tenemos 
mil noticias públicas y privadas desde el año de 1615. D-ejó su 
gabinete de medallas al Reino de Aragón, y de orden de éste 
pasó su cronista, el arcediano D. Diego José Dormer (que no 
sería ignorante y desafecto á ellas), á incorporarse de tamaño te- 
soro en Huesca, desde cuyo instante aquella noble Casa dejó de 



(i) Equivoqué este Caballero con otro muy parecido suyo, á saber: 
D. Pedro de Guzmán, Conde de Villaumbrosa, Presidente del Consejo de 
Castilla en tiempo de Carlos II, pero más conocido en la república de las 
letras por su gran colección de libros (no le faltaría la de medallas) y por 
la protección que prestó a' D. Juan Lucas Cortés y otros literatos. 

TOMO LI 30 



406 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

ser el santuario más frecuentado de ingenios peregrinos. Yo no 
puedo decir adonde irán ahora á venerar sus reliquias; sólo sí 
que eran tantas, que en el año próximo pasado de 1 804, el noble 
y rico D. P'rancisco Papiol, catalán, compró algunas estatuas de 
bronce en la almoneda de un canónigo de Huesca (que sin duda 
fueron de Lastanosa), para regalar á su amigo y director espiri- 
tual Dr. D. "Jaime Pascual, del cual diré algo en su lugar. El Re- 
gente D. Pedro Valero Díaz, que juntaba no solamente medallas, 
pero también cuantas autoridades podía, para persuadir la utili- 
dad de este estudio, y que por él es celebrado de Spanhemio en 
una carta al Duque de la Torre en Ñapóles (l), que he visto ori- 
ginal, había logrado un catálogo del museo y gabinete de Lasta- 
nosa, que también he visto, y del que he quedado asombra- 
do (2). Seguramente que cuando el famoso Tournefort publicó 
que el gabinete del boticario Salvador, en Barcelona, era el me- 
jor de España, no había visto el dé Lastanosa ó ya no existía. 

El padre jesuíta Martín de Roa y su compañero el P. Jeróni- 
mo García. 

D. Juan de Quiñones, natural de Chinchón, Alcalde de Casa y 
Corte, publicó «.Explicaciones de unas monedas de oro de empe- 
radores romanos halladas en el puerto de Guadarrama», un tomo 
en 4.^, en Madrid, año de 1620. 

Bernardo Aldrete, canónigo de Córdoba, Rodrigo Caro, sevi- 
llano, y Francisco Ruano, cordobés, tuvieron monetarios. 

Francisco de Ruspuerta, andaluz, y Martín Jiménez, no sólo 
hicieron colecciones de medallas, mas también disertaron sobre 
ellas. 

D. Macario Fariñas del Corral, de Ronda, y D. Félix Laso de 
la Vega, también de Ronda, trabajaron sobre la inteligencia de 
monedas antio-uas. 



(i) Don Francisco Filomanno. También he visto otras dos cartas en 
latín de puño propio de Spanheini á Valero, de Hydelberga 3 i de Octu- 
bre de 1668, y otra de Colonia de 14 de Junio 1671. 

(2) Es copiado del que llevó á Sicilia desde España D. Félix Lucio de 
Espinosa en tiempo de Lastanosa; y está escrito y firmado de D. Pedro. 
Valero, Regente allí, al parecer. 



NOTICIA DE ESPAÑOLES AFICIONADOS Á MONEDAS ANTIGUAS 467 

Lo mismo D. José Malclonado de Saavedra, sevillano. 

D. Pedro Antonio de Aragón, Duque deSegorbe y de Cardo- 
na, Virrey de Ñapóles, Embajador á los Papas Alejandro VIII y 
Clemente X, juntó gran cantidad de monedas, c|ue con otras 
mil alhajas preciosísimas, donó al monasterio de Poblet, en Ca- 
taluña. 

De la afición de D. Luis Valero de los Cameros á la Numismá- 
tica, hace mención el Regente D. Pedro Valero, de quien aquí 
se ha hecho. 

D. Melchor de Navarra regaló á El Escorial muchísimas mo- 
nedas en 1684. 

D. Francisco Camps, catalán, publicó en París, en 1695, un 
tomo en 4.°. Niunismática. 

El Cardenal Portocarrero, que tanto influjo tuvo en la Corte 
en los' últimos años de Carlos II y del siglo xvii, no se descuidó 
en la colección de buenas monedas. 

Nuestro Académico Barthélemy en su viaje de Italia, que está 
en la edición de sus obras sueltas por su sobrino, tomo 2.°, ha- 
blando de Bolonia, dice: «Hay en esta ciudad un Gabinete de 
»Medallas, la mayor parte dadas por el Papa reinante (Benedic- 
»to XIV), en el cual se halla una serie de medallas griegas del 
Cardenal Portocarrero.» 

Yo no dudaría incluir en este mi Catálogo á los dos insignes 
literatos, críticos, humanistas y anticuarios, etc., con quienes fina- 
lizó el siglo XVII y tuvo principio el xviii, á saber: el Marqués de 
Mondéjar y D. Nicolás Antonio, su amigo; ni faltará quien añada 
el nombre de D. Juan de Ferreras en uno ú otro siglo; pero no 
tengo certidumbre de que hayan poseído monetarios. 

P'rancisco Arellano, vecino y regidor de Talavera, llamado 
por el P. Alfonso de Ajofrín gran repúblico y antiaiario^ juntó 
monedas, que dejó al monasterio de San Jerónimo de aquella ciu- 
dad, donde estaban á mediados del siglo xvii, pues entonces flo- 
recía el P. Ajofrín que lo refiere. (Véase tomo l.° de Memorias 
déla Academia, folio 401.) 



468 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 



Siglo XVIII. 

í.os Reyes Felipe V, Fernando VI y Carlos III. 

Sus hijos los Serenísimos Sres. Infantes D. Felipe, D, Luis, don 
Gabriel y D. Antonio. 

El Deán de Alicante, D. Manuel Marti, doctísimo en latín y 
griego, hizo colección y tuvo tal fuerza de ojo, ó tanta comuni- 
cación con los rostros de Emperadores y Emperatrices, que, 
como dijo, no tendría dificultad en conocerlos y saludarlos por 
sus nombres si los viese, aunque disfrazados, en un gran mercado. 

El Gabinete de la Academia de la Historia tuvo su principio 
con ella. 

D. Tomás Guseme, su individuo, adquirió gran número de me- 
dallas y escribió mucho para su inteligencia. 

Jaime Sah'ador, botánico en Barcelona, comenzó la rica colec- 
ción de monedas que se ve en su gabinete de- Historia Natural, y 
la aumentaron su hijo y nieto, herederos de su casa. La Acade- 
mia Real de medallas é inscripciones, le regaló, en consideración 
á su mérito numismático, la famosa serie de las acuñadas en Pa- 
rís en honor de Luis XIV, con la soberbia edición de 1/02, que 
las retrata y explica. 

El Dr. Agustín Salas, cronista de la ciudad y reino de Va- 
lencia. 

D. Gregorio Mayans, bien conocido en la república de las le- 
tras y en los ministerios de la toga, tal vez el más digno y apa- 
rejado entre los españoles para hacer este Catálogo, que comen- 
zó atrevidamente el más indigno de todos, y su hermano D. Juan 
de Mayans, canónigo de \"alencia, juntaron muchas y preciosas 
monedas. 

D. Francisco de Santiago Palomares, agente general de la dig- 
nidad arzobispal de Toledo. 

D. Pedro de León, Caballero de \'illaviciosa, en el principado 
de Asturias, fué el primero que juntó monedas allí; por lo me- 
nos no sé que otro anterior lo ha^^a hecho. 

El P. Andrés Marcos Burriel, jesuíta. 



NOTICIA DE ESPAÑOLES AFICIONADOS Á MONEDAS ANTIGUAS 469 

El Dr. José Rius, cura de Cullera, á la embocadura del Júcar, 
hizo buena colección, y escribiendo á un correspondiente del 
P. Burriel, que se admiraba de ver pocas monedas antiguas en la 
España tarraconense ó Citerior, le dice que ganaría á Carteya 
SagiLUtiLví con solo su monetario, pues tenía para enviarle ^o dis- 
tintos modos de saguntinas. 

El P. M. Fr. Martín Sarmiento, benedictino, de la Real Aca- 
demia de la Historia, juntó cuantas pudo. 

El Dr. D. Juan de Ribera, de la ciudad de Ronda, tuvo mone- 
tario y disertó sobre algunas monedas. 

D. Francisco Salanova, Deán de Coria. 

D. Antonio Sanz, vecino de Madrid, impresor de Cámara de 
Su ^lajestad. 

D. ^Manuel Trabuco y Bellunga, canónigo de Málaga, de la 
Real Academia de la Historia. 

El P. F'r. Juan Adrián de San Luis, mercenario descalzo, en 
Andalucía. 

D. Patricio Gutiérrez Brabo, vicario de Arahal. 

D. Antonio de Herrera, administrador del Duque de (3suna, en 
la villa de Morón. 

El P. M. José Carrasco, jesuíta, en Alcalá de Henares. 

D. Marcos Domínguez, canónigo de Granada. 

El P. Jerónimo de Estrada, jesuíta, en Arcos de la Frontera. 

D. Manuel de Junco Pimentel, Caballero de Valladolid. 

D. Fernando José de Velasco, Consejero de Castilla. 

D. Juan Francisco Ruberti, oficial del regimiento de Bra- 
vante. 

El Conde de Seceda, á cuyo monetario llama /rt'^riú'J'í? el maes- 
tro Flórez y le compró la Academia. 

El Marqués de la Cañada, en Cádiz, cuya colección cayó en 
poder de D. José Carbonell, Comisario honorario de Marina, que 
ya tenía la que formaba su padre D. Juan Agustín Carbonell, Co- 
misario ordenador de ^Marina, y tuvo después la de D. Luis José 
Velázquez, Marqués de Valdeflores, de la Real Academia de la 
Historia (de que también lo fué el viejo Carbonell) y tan conoci- 
do por su talento como por su desgracia. Este Marqués, entre 



470 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

otras obras, publicó algunas para la inteligencia de las descono- 
cidas españolas. 

El P. Fr. Alfonso Jerónimo Boza, guardián del convento de 
San Francisco de Mérida. 

El Dr. José Alsinet, médico de la misma ciudad de Mérida, in- 
div^iduo de la Real Academia de la Historia. 

D. Juan Antonio de las Infantas, Deán de Toledo, regaló su 
buen monetario, ó gran parte de él, á su Colegio de San Ildefon- 
so, Universidad de Alcalá. 

Debo poner en este Catálogo al Sr. D. Andrés de Barcia, del 
Real y Supremo Consejo de las Indias, porque si ignoro que haya 
tenido monetario, sé que hizo la última edición de los Diálogos, 
de D. Antonio Agustín, con láminas (aunque de madera) en 
1744, que fué de mucho provecho para los iniciados en los mis- 
terios de la anticuarla, ó para introducir á muchos en tan vene- 
rable templo. 

D. Miguel María de Nava, Gobernador del Supremo Consejo 
y Cámara de Castilla, formó monetario que se compró en su al- 
moneda para el Serenísimo Sr. D. Luis de Borbón, Conde de 
Chinchón, y por muerte de Su Alteza pasaron todos á la Uni- 
versidad de Oviedo. 

El Conde de L'Aguila, en Sevilla. 

D. Francisco Bruna, oidor de aquella Real Audiencia, de la 
Real Academia de la Historia. 

D. Francisco de Mendoza, abogado en Sevilla. 

D. José Cevallos, de la misma ciudad, catedrático de Liturgia 
en San Isidro, de Madrid, canónigo de Murcia, de la Real Aca- 
demia de la Historia. 

D. Antonio Páramo, canónigo de Santiago, que murió electo 
Obispo de Lugo, viajando fuera de España hizo colección, que 
supongo existe hoy en la Universidad de Santiago. 

D. Rodrigo de Sierra y Llanes, dignidad de Sevilla, adquirió 
buen número en Italia siendo colegial de Bolonia, y existen con 
muchas cruces en poder de su tío D. Bernardino de Sierra, de 
quien debo hacer memoria en su lugar. 

D. José Escalante y Castro, vecino de Jaén. 



NOTICIA DE ESPAÑOLES AFICIONADOS A MONEDAS ANTIGUAS 47 1 

D. Miguel Pérez Pastor, de la Real Academia de la His- 
toria (i). 

D. P^rancisco Javier Quesada, secretario del Real Prothome- 
■dicato. 

D. Livino Ignacio Leirens, de Sevilla. 

D. Juan Domingo de Gironda, oficial de la contaduría de la 
Aduana de Cádiz. 

Aquí iba yo escribiendo el día 30 de Abril de este año 1905, 
■cuando he visto por la primera y única vez la traducción de la 
Science des vie'dailles, por D. Manuel Martínez Pingarrón, y en 
su prólogo una larga noticia de españoles aficionados ala Numis- 
mática. Mis primeros impulsos fueron de no continuar este papel; 
pero no tanto el dolor de perder el trabajo cuanto la considera- 
ción de que cotejado con el del Sr. Pingarrón, todavía tiene al- 
guna novedad ó á lo menos es algo diferente, mucho más exten- 
so y escrito de propósito y no por adorno de otra obra, me mue- 
ve á proseguir hasta agotar mis apuntaciones, y añadiré después 
en cada siglo las noticias tomadas de aquel erudito, 

D. Pedro Anastasio de Torres, canónigo de Murcia, siéndolo 
de Oviedo juntó allí monedas romanas y góticas, que he visto en 
su poder en Madrid el año de 1 77 1. 

D. Gregorio López Malo, abogado en la villa de la Concha. 

Doña María Isabel de Bustamante y Guevara, mujer de don 
Martín de Loynaz, director general de Rentas, para la cual iban 
á cargar las medallas de Tarragona á Madrid, recogidas por sus 
emisarios. 

D. N. Cadenas, administrador de tabacos, y D. Juan Antonio 
Robira, arquitecto de la Real Academia de San Fernando, su 
monetario pasó por compra al Real Seminario de Nobles. 

D. Bernardo de Estrada, intendente de Ejército, de la Real 
Academia de la Historia, allegó muchísimas monedas en las mu- 
chas provincias que estuvo. 

(i) Publicó una Disertación sobre el Dios Endobélico, que vemos en 
nuestras medallas, un tomo en 4.°, en Madrid, año 1760. 

ídem allí en 1771 la versión de la Historia de las jMcifallas, de M. Pa- 
tín, de 1665. 



472 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

D. Pedro Leonardo de Villaceballos, de Córdoba, de la Real 
Academia de la Historia. 

D. Diego de Guzmán y Valenzuela, prebendado de la Catedral 
de vSipfüenza. Escribió sobre las desconocidas. 

El P. M. Fr. Enrique Flórez, agustiniano, tuvo monetario y 
publicó tres tomos de Colonias y Municipios, como los cuales 
ninguna nación ha tenido todavía suyos. 

Los canónigos premostratenses del Real monasterio de las 
Avellanas, en Cataluña, Caresmar y el Dr. D. Jaime Pascual hi- 
cieron una colección muy digna y disertaron sobre algunas me- 
dallas raras, especialmente el último, que murió en 1 804. 

Los canónigos de Tarragona D. Ramón P'oguet y D. Antonio 
Verdejo, hicieron buenos acopios de medallas: el primero llegó 
á tener más de 14S), regaló las loS), habiendo reservado para las 
restantes, que dejó á su muerte al convento de San Francisco. A 
estos dos debe principio mi pequeño monetario con los aprecia- 
bles dones de sus duplicados. Tengan sus nombres una memoria 
tan perpetua como mi gratitud lo será. 

D. Pedro Alonso de 0-Crouley, en Cádiz, hizo buena colec- 
ción y la publicó al fin de su versión de los Diálogos^ de Addi- 
son, en 1 794. 

El Excmo. Sr. D. Felipe Fernández Vallejo, Arzobispo de 
Santiago y Gobernador del Consejo de Castilla. 

El Colegio de Nobles de Madrid, perdió, en la quema ó incen- 
dio de 1803; gran porción del monetario que había formado desde 
su fundación. 

D. Cándido María de Trigueros, bibliotecario de San Isidro, 
de la Real Academia de la Historia, tuvo monedas y disertó sobre 
las desconocidas. 

Los limos. Sres. Arzobispo de Tarragona, D. Joaquín de San- 
tiyán y D. Fr. Francisco Armañá, juntaron monedas, que des- 
aparecieron con sus muertes. 

El de Valencia, D. Francisco Fabián y Fuero, no perdonó 
gastos y diligencias para hacer monetario en la Biblioteca Ar- 
zobispal. 

El Excmo. Sr. D. José Nicolás de Azara, Embajador en Roma 



NOTICIA DE ESPAÑOLES AFICIONADOS A MONEDAS ANTIGUAS 473 

y en París, y de la Real Academia de la Historia, tuvo escogida 
colección, y ningún hombre de su tiempo le ganó en el gusto é 
inteligencia, y posesión de monumentos de la antigüedad y de 
las nobles artes. 

El limo. Sr. D. Francisco Pérez Bayer, Arcediano de Valen- 
cia, que vivió mucho, viajó mucho y estudió mucho, siempre 
adquirió medallas, y por ellas tuvo correspondencia con los más 
célebres numismáticos de su tiempo: españoles, portugueses, 
franceses é italianos. Publicó algún opúsculo sobre las descono- 
cidas, y es bien famoso el pleito con Tischen, alemán, y Arteta, 
español, sobre las samaritanas. El actual Bartelemí, ó quien sea 
el editor de las obras sueltas del gran numismático Barthélemy, 
de la Real Academia de la Historia, al hacer su elogio, nombra, 
para honrar la memoria de su tío, la amistad con el Sr. Bayer, 
quien el año de 1/59 hizo á Carlos III, recién venido de Ñapó- 
les, un presente de medallas digno del descubridor de Her- 
culano. 

En su misma patria. Valencia, el caballero D. José ]\Iarch 
juntó monetario. 

Nota. 

Son innumerables los colectores de monedas para regalar á 
otros, lo que prueba la notoriedad del gusto de los españoles. 
Merecen particular mención dos, conocidos de todos los litera- 
tos por sus luces, que desconfiando tal vez de poder formar un 
buen monetario, ó lo que tengo por más cierto, prefiriendo á su 
gusto el darlo á sus amigos y enriquecer otros gabinetes, para 
ser más bien abejas que hormigas, adquirieron muchas monedas 
sin quedarse con ninguna: estos son el Excmo. Sr. D. Melchor 
de Jovellanos, de la Real Academia, que llevó á su colmena mu- 
cha flor y á la de la Universidad de Oviedo, y á la de su colega 
D. Felipe Vallejo, y el docto anticuario, canónigo de Cuenca, 
D. Francisco Antonio Fuero. 



474 boletín de la real academia de la historia 

Siglo XIX. 

MONETARIOS PÚBLICOS EXISTENTES, AÑO I805 

En el Monasterio de San Lorenzo del Escorial. 
Biblioteca Real de Madrid. 
Real Academia de la Historia. 
Biblioteca de los Reales estudios de San Isidro. 
Gabinete de Historia Natural, en Madrid. 
Biblioteca del Duque de Medinaceli. 
Universidad de Oviedo. 
Universidad de Valencia. 
Universidad de Santiago. 
Universidad de Alcalá. 
Colegio de Nobles de Valencia. 
Biblioteca Arzobispal de la misma. 
Convento de San Felipe el Real de Madrid. 
Convento de San Francisco de Tarragona. 
Convento dé San Agustín de Barcelona. 
Monasterio Premostratense de las Avellanas. 
Colegio de educación de Vergara. 

POSEEDORES DE MONETARIOS 

El Rey N. Sr. 
El Sr. Infante D. Antonio. 

El Emmo. Cardenal Arzobispo de Toledo y de Sevilla. 
El Excmo. Sr. Príncipe de la Paz. 
El Excmo. Sr, D. Antonio Valcárcel, Príncipe Pío. 
El Excmo. Sr. Marqués de la Romana, en Valencia. 
El Sr. Dameto, Marqués de Bell-puig, en Mallorca. 
El Excmo. Sr. ^larqués de Vallesantoro, Gobernador de Bar- 
celona. 

El Mariscal D. Antonio Alcedo, Gobernador de la Coruña. 
El Coronel D. Diego Cuesta, en Mallorca. 



NOTICIA DE ESPAÑOLES AFICIONADOS A MONEDAS ANTIGUAS 475 

El Coronel D. Enrique García de la Huerta, en Barcelona. 

El Sr. D. José Antonio Palacio, Canónigo de Oviedo, Oidor 
honorario de la Chancillería de Valladolid. 

El Sr. D. Bernardino de Sierra, Arcediano y Canónigo de 
Oviedo. 

El Sr. D. Juan Antonio Henríquez, Intendente de Marina. 

El Sr. D. Francisco Borrul, Caballero de Valencia. 

El Sr. D. Carlos, Barón de Orst, Canónigo de Barcelona. 

El Sr. D. Luis Carlos de Zúñiga, Cura de Escalonilla, en To- 
ledo (I). 

El R. P. Fr. Manuel Blasco, benedictino, en Monserrate. 

El Sr. D. Juan Nicasio Logroño de Orantes, Cura de Car- 
mena. 

El Sr. D. Antonio Elies y Rubert, Procurador jurisdiccional del 
Excmo. Sr. Duque de Medinaceli, en Villanueva de Meya, en 
Cataluña. 

Dr. D. N. Pinos, el joven. Abogado en Lérida. 

El Sr. D. Antonio Martí, Caballero de Tarragona. 

Domingo Busquets, Notario en Tarragona. 

Jaime Rosell, comerciante de esta ciudad. 

Pablo Salas, estudiante de la misma, que algún día honrará 
mucho al que escribe esto poco. 

Miguel Mozo, ebanista en Mallorca. 

Antonio Suárez, platero en Valencia. 

D. Ignacio Pérez Sardio, en la misma ciudad (2). 

Hay en Pamplona un canónigo, cuyo nombre ignoro, que ha 
recogido muchas monedas. 

El Príncipe Pío publicó una adición á las del AI. Flórez, y el 
R. P. !M. Fr. Juan Izquierdo, agustiniano, que formó el mayor 



(i) Publicó: iPlan de Antigüedades Españolas... Que las monedas y me- 
dallas antiguas que están en caracteres Celtibéricos y Béticos, son escri- 
tos por lo común en lengua Vascongada.» Tomo en 4.° en Madrid, por 
Villarpardo. 1801. 

(2) En 1800 publicó en Valencia Diseriación sobre las'tnedallas <desco- 
nocidas* españolas. 



476 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

monetario que hay en Cataluña, tiene para publicar otra edición 
á los dos (l). 

D. Guillermo López Bustamante, Bibliotecario de S. M., dio á 
luz en buena edición en folio. ]\Iadrid, 1 799. 



EXAMEN DE LAS MEDALLAS ANTIGUAS ATRIBUÍDAS Á LA CIUDAD DE 
MUNDA EN LA BÉTICA 

Finalmente, en el diario llamado Efemérides^ hay en todo el 
año pasado de 1804 mil discursos sobre monedas antiguas y otrag 
tantas enunciativas de que nuestra nación no ha abandonado la 
Numismática. En la ciudad que habito se encuentran más de 20 
colectores ó comisionados para enviar monedas fuera de ella á 
otras de España, y cuestan tanto, que puedo decir á principios 
del siglo XIX lo que Bendicho escribió en el xvii: 

Que los poseedores no quieren soltarlas por ningún precio. 



Adición por las noticias tomadas del Presbítero D. Manuel 
Martínez Pingarrón, BiBLiorECARio de S. M., después de es- 
crito ESTE Catálogo. 

Siglo XVI. 

El Rey Felipe II hizo comprar cuantas medallas se pudieron 
hallar en Europa, Asia y África (2). 

Felipe IV^ regaló á Cosme III de Médicis tantas de su dupli- 
cado, que enriqueció el gabinete de la celebrada Galería de Flo- 
rencia. 



(ij D. Antonio Carbonell, hijo y nieto de numismáticos, presentó al 
Rey N. S. una adición de 144 poblaciones nuevas (así dice), con 1.400 me- 
dallas más que la obi-a del P. Flórez. Véase núm. 168. Efemérides de 1804. 

(2) Faltó que Pingarrón hubiese dejado memoria de los españoles que 
entendieron en esta comisión, pues sin duda serían inteligentes para des- 
empeñarla, como sucedió con Barthélemy, que tuvo otra semejante de 
Luis XV. 



NOTICIA DE ESPAÑOLES AFICIONADOS A MONEDAS ANTIGUAS 477 

El famoso monetario del Abate Orleans de Rotelín (al cual y 
á su dueño debió mucho el Barón de la Bastida), se compró en 
gran suma de oro, á la muerte del Abate, para la Biblioteca Real 
de Madrid. 

D. Luis de Castilla, por la correspondencia con Alvar Gómez, 
Chacón y otros. — Pedro Antón Beuter. 

Hernán Núñez, llamado El Comendador griego, de cuya doc- 
trina (dice Pingarrón) se aprovechó Italia, 

Los dos hermanos Vergara Juan y Francisco (l). 

Gaspar de Castro regalaba monedas, desde España, á D. An- 
tonio Agustín, en Roma. 

Benito Arias Montano. — D, Francisco de Avila. — Miser Luis 
Pons de Icart. — D. Sebastián Pérez, Obispo de Osma, maestro 
del Archiduque Cardenal Alberto. — El Bachiller Juan de Moli- 
na. — Alejo \"anegas del Busto. — Guido Morel. — Andrés Lagu- 
na. — A. Castillón. — Bernardo Valdaura. — ^Juan ^^lartín Corde- 
ro (2). — D.Juan Bautista Valenzuela Velázquez. — Baltasar Pérez 
del Castillo. 

Siglo XVII. 

Bernardo Cabrera, beneficiado de Córdoba, de donde era na- 
tural, y murió en 1676, escribió con erudición y acierto (dice el 
Conde de L' Águila á D. Manuel Pingarrón) medallas desconoci- 
das en España á D. Vicente Juan de Lastanosa. 

D. Francisco Fabró, natural y vecino de Huesca, escribió Di- 
sertación sobre las medallas antiguas españolas, á instancia del 
mismo Lastanosa. 

El Dr. Martín Vázquez Siruela, prebendado de Sevilla, maes- 



(i) Entre los epigramas del jesuíta Tomás Serrano, hay uno en ala- 
banza de éstos; es verdad que celebra tres: tres dedit luia domus; pero el 
tercero será tal vez el celebérrimo escultor de nuestros tiempos. 

(2) Estos dos coloca Goltzio en el Catálogo de que haremos mención, 
con el error de llamar Flamenco al primero. — Por otra parte, sé que el 
segundo, que era valenciano, publicó Prontuario de tñedallas, un tomo 
en 4.°, en Lyon, de Francia, año 1561, con láminas finas. 



478 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

tro del Marqués de Heliche, D. Gaspar de Haro. — Juan Bautista 
Villalpando. — Jerónimo Pujadel. — Bernardo Aldrete. — Luis Nú- 
ñez. — Francisco Bermúdez de Pedraza. — Tomás Gracián Dan- 
tisco. — Pedro Díaz de Ribas. — Bernabé Moreno de Vargas y su 
impugnador Juan Gómez Bravo. — D. García Salcedo Coronel. — 
D. Juan Tamayo Salazar. — D. José Pellicer y Tobau. — Fr. Jeró- 
nimo de la Concepción, carmelita descalzo. 



Siglo XVIII. 

D. Blas Antonio Nasarre y Férriz, Bibliotecario mayor de Su 
Majestad. — El Dr. D. Buenaventura Serra y Ferragut, mallor- 
quín. — Fr. Pablo Manuel de Ortega, menor observante. — Doctor 
D. José Finestras, catedrático de Leyesen Cervera. — D. Barto- 
lomé Sánchez de la P'eria y Morales. — El Excmo. Sr. D. Antonio 
Ponce y Espinóla, Duque de Arcos, costeó la edición del Diccio- 
nario Numismático de Guseme. — Hasta aquí lo tomado de Pin- 
garrón. 

D. Manuel Martínez Pingarrón merece buen lugar en este Ca- 
tálogo, así por su inteligencia en las medallas, pues las de la Bi- 
blioteca Real estaban á su cuidado, como por el trabajo de tra- 
ducir y publicar en buen papel y caracteres y láminas en dulce 
las obras de Numismáticas elementales del P. Sobert y del Barón 
de la Bastida, y más por el buen celo en desagraviar á sus patri- 
cios de la injuria dé dicho Barón, alegando en el prefacio de su 
versión los nombres respetables de muchos españoles insignes. 
Pero en obsequio á la verdad, debo decir que este señor biblio- 
tecario no hizo la relación de sus hombres meramente como nu- 
mismáticos ó aficionados con nombradía á la colección de me- 
dallas, sino de Anticuarios^ entre los cuales hay muchos que no 
tienen monetarios, ni se dedican á esta parte de la anticuaría. 
Así es que, entre los relatados por el Sr. Pingarrón, hay muchos 
cuyas obras he leído ^ y de ellas infiero que no solamente no tu- 
vieron medallas, pero que ni aun supieron leerlas. Lo cierto es 
que, si contásemos por numismáticos á todos los que escribieron 



NOTICIA DE ESPAÑOLES AFICIONADOS A MONEDAS ANTIGUAS 479 

de antigüedades de sus ciudades, ninguna nación del mundo po- 
dría presentar igual catálogo de ellos. Lo que más admiro es la 
suma de moderación del señor bibliotecario con el Barón de la 
Bastida, pues pudiendo atacarle él solo, buscó hasta compañía 
que oponerle. El Barón, que sacaba todas sus fuerzas del Goltzio 
contra los españoles, lo había leído muy superficialmente, ó no 
lo había leído, en la parte histórica de sus viajes, de la cual pre- 
cisamente parece haberse valido para su invectiva; y esta verdad 
que no reflexionó ó no quiso retorcerla el Sr. Pingarrón, puedo 
desenvolverla yo, que he leído con cuidado la carta de Goltzio á 
todos los que le habían franqueado sus monetarios, de cuyos 
nombres hace una lista al fin de ella, colocándolos en los lugares 
en que los había visto; y de ella resulta todo lo contrario de lo 
que pretende el Barón, y, por consiguiente, que ni él ni nuestro 
Bibliotecario las han explorado, y que mi Catálogo se aumente 
con noticias á que me condujo el Sr. Barón de la Bastida, para 
que pueda decir: De iníinicis iiostris et de manit eoriun qid ode- 
runt nos. 

Humberto Goltzio empezó su viaje á costa de un noble rico, 
por Bruselas, el año de 155^, recorriendo los Países Bajos, Ho- 
landa, Francia, Alemania, Italia y otra vez Francia, por la costa 
del Mediterráneo, sin entrar en España; pues desde Santoña se 
tornó á Brujas, en 1 560. En su lista citada pone, de letra mayús- 
cula, las ciudades por donde transitó, y en cada una los aficiona- 
dos á medallas que visitó ó le visitaron. El Barón de la Bastida 
no leyó más que la letra mayúscula, y no hallando ciudad alguna 
de España, ha fallado ex trípode que antes de la publicación de 
los Diálogos de Medallas, de D. Antonio Agustín, no hubo espa- 
ñol alguno aficionado á ellas, que es lo mismo que decir que este 
gusto en España fué el más tardío de Europa, pues tuvo su épo- 
ca al expirar el siglo xvi; sin embargo que, pocos renglones 
antes, había dado el segundo lugar, entre los primeros medallis- 
tas del mundo, al Rey D. Alfonso V de Aragón. 

Si la Bastida hubiera leído la letra cursiva ó, como el vulgo 
dice, la letra menuda, hallaría, entre la lista de Goltzio, los espa- 
ñoles siguientes: 



480 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

En Bf'HSt'/as, Carlos V", Emperador de Alemania y Rey de 
España; el Príncipe Felipe, su hijo; doña Leonor de Austria, 
Reina viuda de Portugal y Francia; María de Austria, Reina de 
Hungría y Bohemia; Gonzalo Rodríguez de Salamanca, Gober- 
nador de Alejandría de la Palla; Alfonso de Mendoza, D. Fer- 
nando Carrillo, Juan Martín Cordero. 

En Lovaina, Alvaro Cortés, Licenciado en Sagrada Teología. 

En Brujas, Fr. Lorenzo de Villa\'icenco, andaluz, agusti- 
niano. 

En Colonia, Federico Jurió. 

En Ansbíirg, P'ernando de Austria. 

En Venccia, Pedro Ramez (acaso Ramírez ó Ramos). 

En Bolonia, Gómez Morzadaz (tal vez Bordazar), doctos en 
ambos Derechos. 

En Roma, D. Antonio Agustín, ya Obispo de Lérida; Fran- 
cisco Díaz y Alfonso Díaz, Doctor en ambos Derechos. 

^n Ndpolcs, D. P'érnando de Toledo, Duque de Alba, Virrey; 
y Alfonso Sánchez, Fiscal Real y Aníbal Malvisino, 

En Milán, Fernando Maradaz (tal vez Marradas) y Gonzalo 
Valles. 

En Genova, Rodrigo Minoza (tal vez Mendoza 6 Mirosa). 

En Montpcllicr, Andrés de Exea, Jurisconsulto. 

En París, Sancho Dongez (acaso Domínguez). 

A todos estos llama españoles, pues como escribe en latín, 
dando á cada uno su patria al fin de cada nombre de los referi- 
dos, dice Hispanns] á que se puede añadir que Antonio Taxi, 
Comandante de Caballería en Alemania, un Cabeza de Vaca en 
Venecia y un Basanus, que en castellano es Basan, cuyas pa- 
trias no dice, podrían muy bien ser españoles, según sus apelli- 
dos. Lo cierto es que se engañó Goltzio en llamar Flamenco á 
Bernardo de Valdaura, que halló en Ñapóles, pues el Sr. Pinga- 
rrón le pone en su lista, y tendría razón para ello. 

De lo dicho se infiere: lo I.°, que Goltzio no fué leído como 
debiera del Barón de la Bastida; 2.°, que no pudo serle guía de 
apoyo para su sentencia rotunda contra los españoles; 3.°, que 
(joltzio no pudo ^•cr ningún gabinete ni monetario de España, y 



NOTICIA DE ESPAÑOLES AFICIONADOS Á MONEDAS ANTIGUAS 48 1 

por consecuencia ni hacer mención de sus dueños; 4.", que allí 
donde más moró pone más número de ellos que donde estuvo 
de paso, lo cual es regular; y así en su lista gana Flandes (l) á 
Francia en un centenar de monetarios, según la suma del Barón, 
que ya que no leyó los renglones, á lo menos da á entender que 
los ha contado; 5.° y último, que de las sumas del Barón en ía- 
vor de los Países Bajos, Francia, Alemania é Italia, se deben re- 
bajar los españoles que á mediados del siglo xvi vivían en aque- 
llas provincias; y de la suma de Francia muchísimos extranjeros 
que Goltzio nombra allí con expresión de sus patrias. Entonces, 
hecho el cotejo de los individuos de una y otra nación, no sé 
cuál á cual sacará ventajas; pero sé que con sólo esto poco, que 
he notado aquí, va por tierra el Coloso de la censura del Barón. 
La lástima es que ella anda impresa en innumerables ejemplares 
en francés y en castellano, de una obra elemental y necesaria. 



OTRA ADICIÓN 

El Sr. D. Pedro de Cantos Benítez, Consejero de Castilla, y 
de la Suprema, publicó en 1 763 un tomo en 4° de nuestras mo- 
nedas, con cuya ocasión trata de las romanas, y de autores es- 
pañoles que han querido reducir las muestras. 

El Doctor en Sagrados Cánones, I). José Joaquín de Lorga, 
Catedrático de Humanidades en Valencia, por este mismo tiem- 
po tradujo al castellano el Diálogo XII de medallas, que añadió 
en latín á los del Arzobispo de Tarragona su familiar el P. An- 
drés Scotho, á instancia de sus amigos D. Livino Torrencio, 
Arzobispo de Malinas, y el famoso Abraham Ortelio. Es un tomo 
en 4.°, al parecer de la letra de Lorga, que he visto en la libre- 
ría del canónigo P'oguet, y tengo dolor de que no se haya pu- 
blicado. 

El sublime ingenio valenciano, D. Tomás Serrano, ex-Jesuíta, 
escribió: Hendecasyllabum^ De Civitatibits Antiqíiae Hispaniae 



(i) Entonces estos países eran de España, lo que no tuvo presente el 
Barón que escribía en 1739, mas yo tampoco lo meto en cuenta. 

TOMO Li. 31 



482 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

fericndac monetae iiwe usis^ ad Mh'aenm eniditiim Hispaniant 
cogitantem, et a^'tem in ea ditescendi quaerentem. Son solo 69 ver- 
sos hexámetros, de un latín purísimo, y en tan poco, dice cnanto 
dijo Flórez en tres tomos en folio; es verdad que ¡unta dos hojas 
de notas de grandísima erudición, con la mayor economía. Per- 
mítaseme gritar que no he visto cosa más digna en esta materia. 
Publicó el Hendccasyllabttm (de civitatibus antiquae Hispaniaé) . 
D. Miguel García, ex-Jesuíta, paisano de D. Tomás, al fin de 
sus Epigramas y obras postumas, en un tomo en 4.°, en P^ulgi- 
no, año de 1/88, y en la noticia de su vida, nos da una muy 
interesante. Dice que á instancias repetidas de sus amigos y fa- 
vorecedores, que le ofrecieron 3^ presentaron cuanto se juzgó 
necesario, emprendió Serrano la obra (que sería inmortal) Vera 
Hispaniaé effigics ex antiqíiis niunis expressa: Diálogos entre Ja- 
cobo Tacio Blancano, Sebastián Canterzano y Juan Bautista Co- 
lom ó Colomés. Acabó el primer Diálogo, y continuando en el 
segundo murió en Bolonia el año de 1784, para que no tuviése- 
mos un escritor mejor que él, cual no deseásemos otro; estas son 
las expresiones de los que lo vieron y lo pueden juzgar: «illud 
»tamen ad unura omnes confirmant, ad quos Serranus, ut quaeque 
»vel scribebat, vel commentabatur, defferre solitus erat, si ille 
»hoc opus perfecisset, nec majus aliquid ea de re desiderandum 
»Hispaniae (scriptorum id genus alioqui non inopi) fuisse reli- 
»cturum.» 

Nota. 

En este Catálogo hemos puesto á D. Fernando de Velasco, 
Comandante de Caballería. Ecequiel Spanheim, en su muy loada 
disertación De prestantia et usn Ninnismatinn autiquoriun , al 
folio 25 de la edición que tengo, de Roma, de 1 664 (por la que 
me he gobernado, y nunca vi otra), entre los grandes personajes 
que recuenta dados á la Numismática fuera de Italia, tras del Rey 
D. Alfonso V, D. Antonio Agustín y D. Martín de Aragón, dice: 
et Ferdinanduní Velasco^ inagmim niiper in Castillia equittiw 
Magistriim. Según esto, yo no iba muy descaminado; pero 



NOTICIA DE ESPAÑOLES AFICIONADOS Á MONEDAS ANTIGUAS 483 

sospecho prudentemente que ni se llamó Femando ni tuvo el 
oficio que se le da. D. Juan Fecnández Velasco, Duque de Feria, 
Condestable de Castilla y León, era Gobernador de Alilán en 
1598, en que publicó allí su excelente obra Rdiqíiiac convivii 
prisci ^ tilín ritiis alij et Censiirae Estrico Puteano, á quien el 
Duque trajo á Milán desde Lovaina, pidiéndolo á su amigo Justo 
Lipsio, cuyo discípulo era, para enseñar humanidades en los 
estudios que instauró en su gobierno. En esta obra alaba Puteano 
á su Gobernador por sus virtudes políticas y militares, y más 
por su amor á las letras ; y lo mismo á su hijo D. Iñigo Fernán- 
dez Velasco, Conde de Haro, los cuales, entrambos, se habían 
entregado, entre otros, al estudio de las medallas. He aquí el 
D. Fernando de Velasco de Spanheim, que del apellido hizo e