(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Cancionero castellano del siglo 15"

Cancionero Castellano bel eiglo XV 



%omo I. 



? 



IRttcva "íBíbUotcca í>e B atores í^epañolce 

ba)o la direcctón del 
Eiccino. Sr. V. dDarcciino dDenínde? ; l>ela7o. 

19 



Cancionero Castellano 



Si 

tn 



del siglo XY 



ordenado por 



IR. J=^oulcbé^©elbo0c 



^ 



£omo L 



^^P 



aB adríd 

tasa Editorial Baill^^Bailliére 

1912 



.VIA 



6 -9.1966. 



X'^/'-í.-v Qk^^'t 




{ 



ADVERTENCIA 



Aunque esta colección se titula Cancionero castellano del siglo XV, su contenido 
no corresponde exactamente á los límites cronológicos de la mencionada centuria. 
La mayoría de las composiciones que en ella se incluyen son ciertamente de dicho 
siglo; pero hay algunas que fueron escritas en el XIV y otras cuyos autores alcan- 
zaron los primeros años del XVI. Nuestro punto de partida ha sido la más antigua 
colección de este género conocida en la literatura castellana, ó sea el Cancionero 
de Juan Alfonso de Baena, que, como es sabido, abarca poesías del siglo XIV junta- 
mente con otras del siguiente. El término de nuestra compilación es el Cancionero 
general de Hernando del Castillo, que, si bien está principalmente constituido por 
composiciones escritas en el siglo XV, también comprende algunas que pertenecen 
al XVI. 

Seguimos el procedimiento de reunir todas las poesías de un mismo autor (i), las 
cuales se hallaban antes dispersas en las varias secciones de los Cancioneros, reser- 
vando para el último tomo la publicación de las anónimas (2). 

No pretendemos haber recogido todo el caudal poético de la época á que la pre- 
sente colección se refiere, á pesar de nuestro decidido empeño para lograrlo. Nadie 
ignora que existen bibliotecas en las cuales es casi imposible penetrar ó por lo menos 
trabajar en condiciones tales que se obtenga un resultado ütil. En esas bibliotecas, 
que no tenemos necesidad de mencionar aquí, habrá quizá códices Ó impresos que 
contengan material aprovechable para nuestro objeto: al afortunado erudito que 
logre un día disfrutar lo que nosotros no hemos tenido la suerte de ver, queda reser- 
vada la tarea de completar nuestra labor. 



(i) Excepto en los casos en que se trata de «respuestas» á poesías de otros autores, porque 
entonces colocamos aquéllas á continuación de las de éstos. 

(2) No se nos oculta que nuevas investigaciones podrán rectificar tal cual atribución ó resti- 
tuir á su verdadero dueño algunas de las piezas que se consideraron como anónimas. 



VIII ADVERTENCIA 

Anticipándonos á las censuras de los « viles detractores » , y para no desatender el 
sabio consejo del Laberinto de Fortuna, 

Mas val preuenir que non ser preuenidos, 

no vacilamos en declarar llana y explícitamente cuál ha sido nuestro método para la 
publicación de los textos que siguen. Vano propósito hubiera sido emprender edi- 
ción crítica de cada una de las poesías que nuestro Cancionero castellano comprende: 
tal empresa habría superado, no ya las fuerzas de un hombre solo, sino las de toda 
una generación de eruditos. Tiene, pues, nuestro trabajo un carácter esencialmente 
provisional , ya que , exceptuando contadísimas obras , todas las demás están desti- 
nadas á ser depuradas, tarde ó temprano, por la erudición. Siempre que hemos 
podido disponer de impresos, nos hemos servido de los más fehacientes ó, en último 
término, de los que nos han parecido menos incorrectamente publicados. No obs- 
tante, en el caso de tratarse de alguna edición despreciable, hemos prescindido de 
ella, sin vacilar, utilizando exclusivamente el códice á que debió ajustarse: tal ha 
ocurrido, por ejemplo, con el Cancionero de Juan Alvarez Gato, incluido en esta 
colección conforme al único manuscrito que hoy se conoce. 

De las copias que nos han servido para la presente colección, hay algunas que han 
sido hechas harto lejos de nosotros y que no nos ha sido posible cotejar con sus res- 
pectivos originales. El discreto lector no dejará de advertir esta circunstancia al 
reparar quizás en deficiencias que no ha bastado á salvar el esmero de los copistas ni 
el buen deseo con que hemos procurado corregir su trabajo. Si durante la impresión 
de estos volúmenes pudiéramos suplir algunos de los defectos referidos, incluiríamos 
en apéndices las rectificaciones ó adiciones oportunas. Lo mismo decimos para el 
caso de que logremos tropezar con ediciones más completas que las utilizadas, lo 
cual ha de ocurrir, verbigracia, con el Retablo de la vida de Cristo de Juan de Padilla. 

Expuesto así el plan adoptado, apenas es necesario advertir que la ortografía 
de los textos no es ni podía ser uniforme. Por lo general nos hemos atenido á la de 
los originales que seguíamos, lo cual no obsta para que hayamos discrepado de la 
observada por algunos modernos editores, con cuyo sistema no estamos conformes. 
Omitimos por completo los acentos, ya que procuramos respetar el aspecto gráfico 
de los códices y ediciones de la época. 

Al final de la obra incluiremos el aparato bibliográfico y quizás algunos estudios 
complementarios. 



<M. <^M 



CANCIONERO CASTELLANO 

DEL SIGLO XV 



-=^0^ 



FREY YÑÍGO DE MENDOCA 



Vita Christi techo por coplas por frey 

Yñigo de Mendoga a petigion de Ja 

muy virtuosa señora doña Juana 

de Cartagena. 



INUOCAgiON DEL ACTOR 

Aclara, sol diuinal, 
la gerrada niebla obscura 
que enel linaje humanal, 
por la culpa paternal , 
desdel comiengo nos dura; 
despierta la voluntad , 
enderesga la memoria, 
porque syn contrariedad 
a tu alta magestad 
se cante diuina gloria. 



» 



Aquella grand conpasyon , 
aquel amor entrañal 
que por nuestra saluagion 
hizo sofrir tal passion 
a tu fijo natural; 
aquella bondad diuina 
que le forgo a ser onbre , 

Caucionero Castbllaiío.— Tomo I. 



enmiende lo que se inclina 
enesta carne mezquina 
a offender el tu nonbre. 



PROSIGUE 

Los altos meresgimientos 
de aquella virgen y madre , 
y los ásperos tormentos 
que sufren por ti contentos 
los que te tienen por padre, 
y la victoria famosa 
de tus mártires pasados, 
me alcangen, que la prosa 
de tu vida gloriosa 
escriua en metros rimados. 



DESPIDE LAS MUSAS POÉTICAS Z INUOCA LAS 
CHRISTIANAS 

Dexemos las poesías 
y sus musas inuocadas, 
por que tales niñerías 
por humanas fantasías 
son gíerto temorízadas, 
y veniendo a la verdad 



FREY YÑIGO DE MENDOQA 



de quien puede dar ayuda, 
a la sola trinidad 
que mana siempre bondad 
gela pidamos sin duda. 

PROSIGUE 

Non digo que los poetas, 
los presentes y pasados, 
non fagan obras perfectas, 
gragiosas y bien discretas . 
en sus renglones trobados; 
mas affirmo ser herror 
(perdonen si bien non fablo) 
en su obra el trobador 
inuocar al dios de amor 
para seruicio del diablo. 

PROSIGUE Y PRUEUA CON SANT IHERONIMO 

Sant Iheronimo, acusado 
porque en Qigeron leya 
en spiritu arrebatado, 
fue duramente agotado 
presente Dios que le dezia: 
« Sy piensas que eres christiano 
segund la forma deuida , 
es vn pensamiento vano, 
que eres gigeroniano, 
pues es ^igeron tu vida. > 

LIMITA LO SOBREDICHO 

Con todo no rehuyamos 
lo que la razón ordena; 
mas tal templanga tengamos ,, 
que la carrera sygamos 
que nos mostró Juan de Mena; 
alimpiandola por via, 
quitada fuera la ystoria 
déla dulge pohesia: 
tomemos lo que nos guia 
para llegar ala gloria. 

CONCLUYE LA INUOCAQTON 

Asy que la inuocagion 
al solo eterno se faga ; 



que espira en el coragon , 

y el da la discregion 

cada y quando que se paga; 

pues do comiengo ala obra 

en nombre de aqueste solo 

de quien todo bien se cobra, 

dexada toda gogobra 

de Venus, Mares y Apolo. 

PONE LA CAUSA Z EFFECTO DÉLA PASSION 
DEL SEÑOR 

Por la culpa cometida 
del que quiso offenderte , 
o bondad tan sin medida! 
tu diste muerte atu vida 
por darnos vida sin muerte ; 
Q iustigiera piedad! 
o piadosa iustigia! 
fartaste la trinidad, 
sainaste la humanidad, 
sobraste nuestra maligia. 

CONFIESA EL ACTOR LA DIUINIDAD Z HU- 
MANIDAD DEL SEÑOR 

Eternalmente engendrado, 
temporalmente nasgido, 
eternalmente ordenado 
para ser nuestro enbiado ; 
temporalmente venido, 
eternal gouernador 
délas cosas tenporales, 
por sainar al peccador, 
vestiste, immortal señor, 
la carne délos mortales. 

REPREHENDE DE INGRATA ALA HUMANIDAD 
NUESTRA 

O giega natura humana, 
quan nada son tus seruicíos , 
ca segund siempre te mana 
déla bondad soberana 
la fuente de beneficios , 
ca te crio de no nada 
doctada de fermosura , 
y mas después de criada , 



KREY YNIGO DE MENDOCA 



por remediar tu errada 
se vestio la carne tuya. 

Enla virgen sin manzilla, 
syn ayuntamiento alguno, 
o gragiosa marauilla, 
que lengua podra dezilla 
nin de mili cuentos el vno? 
forgado de charidad 
encarno el fijo de Dios; 
o quan nueua nouedad ! 
parir con virginidad 
y concebir sin ser dos! 

LOA A NUESTRA SEÑORA EN COMIENgO 
DE LA HYSTORIA 

De nuestra noche candela, 
de nuestras cuy tas abrigo, 
de nuestra virtud escuela, 
de nuestras gragias espuela, 
freno de nuestro enemigo, 
muerte de nuestra tristeza , 
vida de nuestros plazeres, 
arca de nuestra riqueza, 
fuerga de nuestra flaqueza , 
corona de las mugares. 

COMIENQA LA YSTORIA DÉLA ENCARNAQION 

Délos culpados perdón, 
guarda délos perdonados, 
délos tristes compassion, 
julepe de perfegion, 
triaca délos peccados, 
nuestra torre de omenaje, 
claro sol de nuestro dia, 
ati el alto mensaje 
fue traydo por el paje 
que te dixo: Aue Maria! 

Con cuya sancta visión 
se altero toda tu cara, 
porque forma de varón 
dentro de tu abitagion 
nunca ver se acostumbrara; 
o cosa muy de notar, 
do claro se nos enseña 



que en todo tiempo y lugar 
deue la virgen estar 
sospechosa y gahareña. 

AMONESTA LAS DONZELLAS A EN^ERRAMIEN^- 
TO, A PROPOSITO DE ESQUIUIDAD Y ALTERA- 
CIÓN DE NUF.STRA SEÑORA 

Por la gigante maldad 
del vigió que aqui non nonbro, 
en tan flaca humanidad 
syenpre la virginidad 
este la barba en el (jnbro; 
y la que quiere guardarse 
de enturbiar su claro nonbrc , 
asy cure de engerrarse, 
que tenga cierto espantarse 
cada vez que viere onbre. 

CONPARAQION 

La liebre, por no encobarse, 
a vezes pierde la vida; 
la virgen, por demostrarse, 
auemos visto tornarse 
de virgen en corronpida; 
por salir déla barrera 
muchos mueren nesgiamente; 
la virgen mucho plagera 
es impossible que fuera 
no quiebre el asa o la fruente. 

La estopa no esta segura 
en burlas con los tizones; 
la virginidad no tura 
enla muger que procura 
pendengias con los varones; 
huylla, que no esperalla: 
tal guerra de mi consejo, 
do valen menos syn falla 
los arneses de missalla 
que las armas del conejo. 

ESFUERgA su AMONESTAgiON CON EXEMPLOS 

Cadina sy ih> saliera 
a mirar y ser mirada, 
ni de ser virgen perdiera, 



FREY YÑIGO DE MENDOgA 



ni menos por ella fuera 
tanta sangre derramada; 
Bersabe sy se lauara 
do no la viera Dauid , 
ni el conella peccara, 
ni su marido matara 
con infiel mano enla lid. 

Déla hermosa Thamar, 
su hermana de Absalon, 
leemos por se apartar 
a solo dar de yantar 
al doliente hermano Amon, 
ser del dicho Amon forgada 
y con grand auiltamiento 
luego enpunto desechada, 
causa déla qual errada 
fue su negio apartamiento. 

DESCUBRE VN ENGAÑO CASTELLANO 

Vn muy donoso partido 
han tomado todas ya, 
de traher por apellido, 
y las mas dellas fingido: 
primo acá, primo acullá; 
pues sy debdo tan gercano 
a Thamar hizo burlarse , 
es vn consejo muy sano 
conel mas lexos que hermano 
ni avn conel nunca apartarse. 

PROSIGUE 

Que en achaque de nuestra ama, 
segund es nuestra castilla, 
la muy parentera dama , 
en la cama o enla fama 
siempre resgibe manzilla; 
ca o giega o pierde el tiento 
hasta dar consigo en menguas, 
o resgibe detrimento 
enla fama o casamiento 
conlo que dizen las lenguas. 

PROSIGUE 

Es toda la conclusión 
déla presente doctrina, 



que con sola la occasion 
esta gigante passion 
al mas sabio desatina; 
aquesto solo sentid: 
que no basta discregion 
ni coragon ala lid, 
que desatento a Dauid 
y enloquesgio a Salomón. 

CONCLUSIÓN 

Asi que deue esquinar 
con esquino continente 
la donzella por casar, 
el parlar y cartear 
del pariente y no pariente; 
pero la virgen donzella, 
quando tales ademanes 
hallan buena cara enella, 
desde entonge fiad della 
vn buen saco de alacranes. 



TORNA ALA HYSTORIA 

O cunbre délas mejores, 
del fijo de Dios morada, 
madre délos peccadores, 
tornemos alos amores 
de que fueste requestada, 
quando de rodillas puesto 
el ángel que ati venia, 
con grand mesura de gesto, 
en son de varón modesto, 
te saludaua y dezia: 

PONE LA SALUTAgiON ANGELICAL 

Dios te salue, virgen llena 
déla gragia de Dios padre ; 
o virgen de culpa agena, 
sábete que Dios ordena 
de resgebirte por madre, 
de cuya parte te digo 
estas nueuas plazenteras : 
Nuestro Señor es contigo, 
y te requiere conmigo, 
pues te quiere que le quieras. 



FREY YÑIGO DE MENDOgA 



Eres bendicta muger 
entre las mugeres todas ; 
mas mas bendicto ha de ser 
el fijo que ha de nasger 
destas diuinales bodas; 
ca este sera llamado 
hijo del muy alto rey, 
el Mexias prophetizado, 
el que teneys figurado 
y prometido enla ley. 

PROSIGUE LA YSTORIA 

Con tan grand nueua a desora, 
o virgen, mas no mañera, 
tu color se descolora, 
tu descolor se colora, 
tu alma toda se altera, 
y engendra la humildad 
enel sancto coragon 
vn temor de indignidad 
por tu baxa humildad 
y la grandeza del don. 

El mudar déla color 
en tu rostro virginal, 
le descubre tu temor 
al discreto enbaxador 
déla essengia diuinal , 
el qual, con inspiragion, 
alunbrado desde suso 
con vna uiua razón 
de dulge comparagion, 
esfuerga lo que propuso. 

COMPARAgiON 

Tu quedaras tan entera 
déla preñez del infante, 
qual queda la vidriera 
quando en ella reuerbcra 
el sol y passa adelante, 
que la dexa en aquel son 
que la hallo quando vino ; 
pues asy sin corrupgion 
seras déla encarnagion 
del sacro uerbo diuino. 



PRUEUA EL ÁNGEL SU ENBAXADA CON LAS 

REUELAgiONES QUE FUERON DELLA HECHAS 

ANTES ALOS PROPHETAS 

La garga que vio en su vida, 
seyendo pastor Moyses, 
abrasada y engendida , 
de binas llamas ardida, 
mas toda verde después ; 
la puerta que vio gerrada 
Ezechiel el propheta, 
o virgen marauillada! 
destierren de tu morada 
qualquiera dubda secreta. 

En la victoria campal 
que resgibio Gedeon, 
esforgado enla señal 
déla luna celestial, 
enla hera y enel vallon , 
quando en tinajas de tierra 
fue la lumbre secretada 
hasta el tiempo déla guerra, 
o virgen! toda se engierra 
la verdad de mi enbaxada. 



La marauilla mostrada 
enla verga de Aaron , 
aquella fuente sellada, 
aquella huerta gerrada 
de quien habla Salomón , 
y la gierta prophegia 
que de ti dixo Ysayas, 
o sancta virgen Maria, 
reyna de todos y mia ! 
yguale nuestras porfías. 

Enel primero casamiento 
de vuestro primero padre, 
quando le dio el sacramento 
añudado ayuntamiento 
con vuestra primera madre, 
fue sabido y señalado 
que seria con mucha gana, 
despuelas de amor forgado, 
el fijo de Dios casado 
con vuestra natura humana. 



FREY YNIGO DE MENDOgA 



PRUEUA EL ÁNGEL POR RAZÓN NATURAL 

Por aquel negro bocado 
que Adán ouo comido, 
el mundo quedo llagado 
de vn infinito peccado 
por razón del offendido, 
pues nunca podra cobrarse 
la ya perdida corona 
ni la tal debda pagarse, 
saluo si viene a encarnarse 
vna infinita persona. 

Asy que, virgen mas alta 
que los mas altos del gielo, 
hermosa, buena, sin falta, 
de cuyas gracias se esmalta 
para ser hermoso el suelo, 
amansen tu alteragíon 
las prueuas con que concluyo, 
por escriptura y razón, 
la diuina encarnagion 
en el sacro vientre tuyo. 



PROSIGUE EL ACTOR LA YSTORIA 

Las fuergas del sancto ruego, 
el magnifiesto prouar, 
han hecho que torne luego 
el desterrado sosiego 
a su primero lugar; 
y del todo despedida 
de peligrosas repuntas, 
la miraglosa venida 
del hijo de Dios creida 
el como verna preguntas. 

Y lo que mas entre todo 
altercauades los dos, 
hera disputar el modo 
como se puede del lodo 
hazer saya para Dios ; 
y tan bien otra quistion 
dificil, ardua, escura: 
como podra sin varón 
hazerse generagion , 
pues no lo suft-e natura. 



Estas dubdas, remontadas, 
metidas dentro en el gielo 
por aues tan esmeradas, 
boladas y porfiadas, 
mas no vengidas de buelo, 
al no poder alcangar 
heziste lo que diré : 
vyendo vano el porfiar 
degendistete a hartar 
al señuelo de la fe ; 

ado temiendo, creyste, 
o virgen, ala enbaxada, 
y creyendo respondiste 
respuesta por do saliste 
del hijo de Dios preñada. 
O flaco seso humanal! 
no te de dubda el espanto, 
que sy fue carnal el metal, 
las manos del official 
son del spiritu sancto. 



EXCLAMAgiON Y COMPARAgiON A LOOR 
DE NUESTRA SEÑORA 



O sancto vientre bendicto! 
quanto de ti yo magino 
y todo lo que es escripto, 
es quanto lieua vn mosquito 
de muy gran cuba de vino; 
que nunca le haze mella 
avnque beua quanto pueda: 
sy mili vezes entra enella, 
el sale borracho della, 
mas ella llena se queda. 

Y con todo su beuer 
avn no acaba las espumas; 
ay! contigo,. ami ver, 
es nuestro corto entender 
y nuestras lenguas y plumas 
espegial enel secreto 
de tan alta encarnagion, 
que quando enel me entremeto, 
sy por la manga le meto 
vase por el cabegon. 



FREY YÑIGO DE MENDOgA 



EXCLAMACIÓN A LOOR DÉLA ENCARNAgiON 

O muy alto sacramento 
de nuestro Dios encarnado, 
en quien nuestro entendimiento 
no sabe do esta el cimiento 
ni puede ver el tejado, 
y con quanta giengia aprende 
y se desuela. y trasnocha, 
quanto mas lexos se estiende, 
tanto de ti se le entiende 
como al asno de melcocha. 



COMPARAgiON 

O fecho tan soberano, 
o cosa toda diuina, 
en quien nuestro seso humano 
es asy como aldeano 
metido en real cortina, 
que se altera y se demuda, 
y se agora y gahareña, 
y su lengua torna muda 
y avn a el le toma dubda 
sy lo mira o sy lo sueña. 

EXCLAMAgiON 

O marauilloso sy 
que hizo tal casamiento, 
ca seyendo dicho por ty , 
o ángel , cunplase en mi 
segund tu prometimiento; 
encarno en ese punto 
el que era hijo éter nal: 
el como, no lo pregunto , 
que no se puede trasunto 
sacar deste original. 

QUE LA FE HA DE SER CREYDA Y NO ESCU- 
DRIÑADA 

Ca tal cosa como fue 
es locura escodriñarla, 
la cosa que gierto se 
basta creer la por fe 



sy mas no puedo alcangarla; 

porque es vna conclusión 

que sant Gregorio nos muestra, 

que la fe no ha gualardon 

a do la humanal razón 

por sus sendas nos adiestra. 

Dize la definición 
déla fe, letor que crees, 
que es la fe diuino don 
sobre toda discrcgion 
con que creas lo que no vees ; 
pues si prueuas a entender 
cosa que tanto te sobra, 
seras tan loco, ami veer, 
como quien quiso hazer 
la babilónica obra. 

Ca con lo poco que alcanga 
nuestro seso deleznable , 
no era justa balanga 
poder veer la semejanga 
del resplendbr inestable; 
ni la diuinal essengia 
infinita podra ser 
sy nuestra finita sgiengia 
con humana esperiencia 
la puede conprehender. 

Mas conuiene ser creyda, 
en tanto quela miseria 
desta miserable vida 
nos tiene el alma vestida 
de vil y gruesa materia; 
por aquel don gratuyto 
que por nonbre fe llamamos, 
el qual guia el apetito 
a dar en medio del hito 
syn que su blanco veamos. 

COMPARAgiON 

No busquemos otra arenga, 
sy no que la vista giega, 
sy por algo que conuenga 
a mirar lexos se aluenga, 
entonge muy menos llega , 
y queda tan mal librada 



FREY YÑIGO DE MENDOZA 



déla su loca porfia , 
que después ensi tornada 
apenas puede ver nada, 
nin lo poco que antes via. 

Asy la vista desmaya 
del entender natural, 
quando comete o ensaya 
de pasar algo la raya 
déla flaqueza humanal , 
conel soberbio deseo 
que ^ego el sabeliano 
y con aquel deuaneo 
que se perdió Manicheo 
y fue dañado Arriano. 

Mas, o flaca humanidad! 
avn que no puedas ver claro, 
no temas tu geguedad, 
que la diuina bondad 
no te dexo sin reparo; 
por que el diuino alunbrar, 
como el alúa quando quiebra, 
nos haze claro mirar 
lo que por nuestro peccar 
ba cubierto la tiniebra. 

Qual entendimiento humano 
puede ser nada de Dios, 
sy la poderosa mano 
del mismo Dios soberano 
no haze vno de dos: 
o sobre nuestra natura 
leuantar nuestro entender, 
o abrir la cerradura 
ala gerrada escriptura 
por que le podamos ver. 

Mas esto que digo verlo 
en tal modo se declara, 
que llamo ver al creerlo, 
llamo ver al conosgerlo, 
pero no en su propria cara; 
y segund mi entendimiento 
este ver llamar se deua 
no claro conosgimiento, 
mas vn conosger a tiento 
como giego blanca nueua. 



Por esta causa escriuamos 
lo palpable que entendemos; 
lo alto que no alcangamos 
firmemente lo creamos, 
pero no lo escudriñemos; 
bien me plaze que alas horas 
las razones naturales 
en son de disputadoras 
alleguen por valedoras, 
pero no por pringipales. 

Pues con muy justo temor 
al presente me despido, 
por no caher en herror 
de buscar cosa mayor 
de quanto tengo el sentido; 
mas es sola mi intengion 
enestos groseros rimos, 
de contar la saluagion 
que por tu vida y passion 
los humanos resgebimos. 



COMIENgA A LOAR A NUESTRA SEÑORA PARA 

ENTRAR ENLA YSTORIA DÉLA NATIUIDAD DEL 

SEÑOR 

Rongeando a la muger, 
vn ángel délos caydos 
nos hizo todos caher 
en geguedad de entender 
y en mili causas de gemidos: 
por esta causa yo quiero 
vsar de su artillería 
haziendo guerra al rongero 
con ronge mjuy verdadero 
de nuestra virgen María. 

Enel mar de tu exgelengia, 
o virgen, nuestra abogada, 
la mas cresgida prudengia, 
la mas prudente eloquengia, 
como corcho engima nada, 
en espegial en aquel 
hondo piélago sin suelo 
do fue tu vientre el batel . 
que nos passo a Hemanuel 
quando nos vino del gielo. 



FREY YÑIGO DE MENDOZA 



O cabo de nuestra pena, 
comiengo de nuestra gloria! 
o tu, solo sienpre buena, 
llaue de nuestra cadena, 
causa de nuestra victoria, 
sos piro délos dañados, 
del purgatorio consuelo, 
carrera délos errados! 
fciznos bien auenturados, 
pues eres reyna del gielo. 

Que todo linaje deua 
loarte, virgen bendicta; 
podemos traher por prueua 
aquella culpa de Eua 
que por tu cavsa se quita, 
porque sy tu no parieras 
al justo hecho suaue, 
ni tan exgelente fueras 
ni la puerta nos abrieras 
de do tu hijo era llaue. 

Cunbre délas gerarchias, 
de nuestras tinieblas luz, 
madre de nuestro Mexias; 
tu que mas parte sentías 
déla passion déla cruz; 
tu que virtud exgelente 
toviste para sufrirla, 
por que la llore la gente , 
faz me, señora, eloquente 
para que sepa dezirla. 



COMIENgA LA YSTORIA DÉLA NATIUTDAD 
DEL SEÑOR 

De sus entrañas vengido 
por nuestro solo interesse 
y délas tuyas salido 
para ser muerto nasgido, 
por que el muerto renasgiesse 
la diuinal magestad 
de nuestro muy alto rey , 
luego en su natiuidad 
quiso estar por humildad 
entre vn asno y vn buey. 

O hijo de Dios eterno! 



quien piensa tal desuario 
que seyendo niño tan tierno 
y en lo peor del inuierno 
no estañas muerto de frió? 
mas aquel fuego de amor 
enel portal de Bethleem 
te escalento, redemptor, 
que después, cuando mayor, 
te mato en Iherusalem. 

La tu alta señoría, 
o muy grand hijo de Dios ! 
en tanto resplandegia 
enel lugar do yazia 
con los animales dos, 
que sy el sol se cotejara 
contigo, sancto luzero, 
tan disforme se fallara 
como la hermosa cara 
enel espejo de azero. 

Qual estañas quien te viera 
gercado de resplandor! 
o quien presente estuuiera 
para ser, sy ser pudiera, 
pesebre de su señor! 
Pues llorad, fieles varones, 
eneste duro comiengo 
la durez délos vigones, 
la falta délos colchones 
y la pobreza del liengo. 

La conpassyon de natura 
llorad, y la de bondad 
con que la virgen procura 
de enpañar su criatura 
llagada de piedad; 
y mientra lo esta enboluiendo 
aved conpassyon del viejo, 
que quebrantado, moriendo, 
anda el peccador barriendo 
aquel sancto portalejo. 

Que pensaua, que dezia 
en aquel tiempo y sazón 
la madre virgen Maria, 
ningund seso no podría 
recontarlo al coragon; 
con el alma la adoraua, 



lO 



FJIEY YÑIGO DE MENDOgA 



con el cuerpo lo seruia, 
y con amos se alteraua 
quando ser Dios contenplaua 
el hijo que ella paria. 

O tan gelestial muger 
que enel mundo meresgio, 
syn dexar de virgen ser, 
ver de sy mesma nasger 
al mismo que la criol 
quan digno de ser loado 
es el vientre de tal madre, 
do quiso ser encarnado 
el mismo Dios engendrado 
eternalmente del padre! 

COMIENgAN LAS RAZONES DÉLA VIRGINIDAD 
DE NUESTRA SEÑORA 

O cosa jamas oyda! 
O miraglosa verdad , 
quando después de parida 
guardada, no corrompida, 
su sacra virginidad ! 
por dar nos a conosger 
quel hijo de quien hablamos, 
es aquel cuyo nasger 
del diuinal entender 
es sin corrupgion de entramos! 

En su mismo entendimiento 
el alto padre eternal, 
sin ningund corronpimiento 
causa siempre el nasgimiento 
del su hijo natural; 
pues era muy grand razón 
quien asi nasge enel gielo, 
en su sancta encarnagion, 
syn ninguna corrupgion , 
fuese nasgido enel suelo. 



PONE LA SEGUNDA RAZÓN 

Y tan bien, pues que venia 
a curar lo corronpido, 
en señal desto deuia 
ser déla virgen Maria 



syn corromperla nasgido; 
por quel niño diuinal 
guardando su madre pura, 
conel parto uirginal, 
consoladora señal 
nos diese de nuestra cura. 



PONE LA TERZERA RAZÓN 

Sy han de partigipar 
conel medio los extremos, 
esta virgen singular 
las cumbres deue llenar 
de las dos leys que tenemos; 
pues osemos dezir della 
que fue razón de le dar, 
por que estaua en medio ella 
déla nueua, el ser donzella, 
déla vieja, el engendrar. 



TORNA ALA HISTORIA 

Dexemos estas razones 
por que tornemos al cuento 
del que esta entre los vigones 
syntiendo ya las passyones 
de nuestro meresgimiento, 
comengando a trabajar 
en establo entre animales, 
por que viene a desatar 
alos que torno el pecar 
de razonables bestiales. 



CONPARAgiON 

Como en cas del boticario 
el buen físico prudente 
escudriña enel almario 
el xarope que es contrario 
ala passion del pagiente; 
asy, para quien se enpina 
a querer diuinal nombre, 
hallo la sgiengia diuina 
ser muy sana medigina 
que se tornase Dios ónbre. 



FREY YÑIGÜ DE MENDOgA 



II 



Tras esta purga perfecta 
que sola nos dio la vida, 
fue medicina discreta 
ordenar alguna dieta 
por huyr la recayda; 
por esta causa mouido 
el que cura nuestros males, 
en seyendo luego nasgido, 
fue tan en dieta regido 
que apenas touo pañales. 

Asy que ponpa humanal 
de vanas honrras hanbrienta, 
la magestad diuinal 
en vn mostrenco portal 
entre bestias se aposenta, 
por darte muy claro auiso 
para curar la dolengia 
que heredaste de quien quiso 
en el baxo paradiso 
procurar loca exgelenyia. 



EXCLAMAgiON A LOOR DE LA VOLUNTARIA 
POBREZA 

O muy alta pobredad 
déla sancta paz hermana , 
causa de tranquilidad , 
torre de seguridad 
a quien te sufre de gana ; 
déla soverbia enemiga, 
délos pródigos cadena, 
délos humildes amiga, 
alos vigiosos fatiga, 
alos buenos mucho buena ! 

O medigina secreta 
de muchas enemistades! 
o tu, física discreta, 
que con vn poco de dieta 
sanas mili enfermedades! 
es tu purga muy amarga; 
mas puesto que nos destiempre, 
el alma nos desenbarga 
déla peligrosa carga 
que nos mata para syempre. 

O virtud tan abiltada 



y desechada entre nos, 
muy digna de ser amada 
después que fueste casada 
enel pesebre con Dios, 
do el frió fue el padrino 
y la hanbre la madrina, 
las ropas del grueso lino 
y los colchones de pino 
y de barro la cortina. 

Do fueron los conbidados 
a cantar, que no a yantar, 
los nueue coros sagrados 
de angeles confirmados 
en ya no poder pecar, 
los quales con alegría 
lleuauan délo cantado 
la boz y la melodia, 
y los tenores Maria, 
las contras su desposado. 

Eran todas las cangiones 
de aqueste suaue canto 
humilldes adoragiones, 
muy altas contemplagioncs 
del rezien nasgido sancto; 
y la madre del infante , 
con gozoso coragon , 
antes que ninguno cante 
ella comienga delante 
la su syguiente cangion. 

CANgiON EN NONBRE DE NUESTRA SEÑORA 

Adoro tu magestad 
enla tierra y enel gielo, 
pues por tu sola bondad 
has tomado humanidad 
de mi, tu sierua, enel suelo. 

Adoren todos agora 
la bondad tan soberana 
que délas mas seruidora 
ha hecho mayor señora 
de toda la carne humana, 
acatando mi humilldad 
desdel su trono del gielo, 
y por su sola bondad 



12 



FREY YÑIGO DE MENDOZA 



resgibiendo humanidad 

de mi, su sierua, enel suelo. 



OTRA SUYA 

Adorote , Dios z ombre , 
hijo del eterno padre, 
que syenpre virgen y madre 
me diste por sobrenonbre. 

Que por tu sola clemencia, 
quantos venieren de nos, 
virgen y madre de Dios 
me dirán por exgelengia; 
loando tu sancto nonbre 
darán gragias a tu padre , 
porque soy virgen y madre 
y tu fijo de Dios y ombre. 



OTRA SUYA 

Eua de fin asu lloro, 
tu, Adán, sey sin cuydado, 
que yo he parido el thesoro 
con que seras delibrado 
déla pena del peccado. 

Gozense de tanto bien 
los sanctos que están contigo, 
que enel pesebre esta quien 
vengera vuestro enemigo; 
por Lugifer hos lo digo : 
no cures de buscar oro 
para pagar el bocado, 
que yo he parido el thesoro 
con que seras dehbrado 
déla pena del peccado. 

Cantado lo que dezia 
la virgen nuestra señora, 
la primera gerarchia 
con toda su conpañia 
al diuino niño adora, 
y después de adorado 
suavemente prosyguen 
en vn son muy reposado , 
con dulce canto flautado, 
las canciones que se syguen. 



CANgiON DÉLA PRIMA ORDEN DÉLA PRIMERA 
GERARCHIA ANGELICAL 

Estas son las marauillas 
que Dios se sabe hazer, 
que por reparar las syllas 
que trastorno Lugifer 
es nagido de mugen 

El qual j ufante sagrado, 
con diuinal poderlo 
poblara lo despojado 
del lugar que esta vazio, 
por el primer desuario 
todos puestos de rodillas 
le confessemos Dios ser, 
reparador délas syllas 
que trastorno Lugifer 
y nagido de muger. 

CANgiON DÉLA SEGUNDA ORDEN DÉLA PRI- 
MERA GERARCHIA 

Bendigion y claridad, 
honor y gloria y virtud 
ala humana juuentud 
y vieja diuinidad. 

Loores y mili mergedes 
a esta madre donzella, 
pues no ha parido ella 
aqueste niño que vedes 
que puebla nuestra gibdad 
y obra vuestra salud 
con su humana juuentud 
y vieja diuinidad. 



CANgiON DÉLA TERQERA ORDEN DÉLA PRI- 
MERA GERARCHIA 

Cantad todos los humanos 
con esta corte del cielo, 
pues teneys entre las manos 
el parayso enel suelo 
enel cuerpo de vn moguelo. 

Pues teneys la puerta abierta 
de la gelestial morada; 



FREY YÑIGO DE MENDOgA 



13 



pues teneys la muerte muerta 
que Quistes heredada 
por la primera errada; 
pues soys hechos cortesanos 
de nuestra corte del gielo; 
pues teneys entre las manos 
el parayso enel suelo 
enel cuerpo de vn moguelo. 

Acabando los cantores 
de cantar desta manera 
las cangiones de loores 
délos dulges trobadores 
déla gerarchia primera, 
todos ellos juntamente 
comentaron de adorar 
con tal habla y continente, 
qual acostunbra la gente 
quando algan al altar. 

Y fecha la adoragion, 
muy humilde, muy profunda, 
comengo en suaue son 

toda la congregagion 
déla gerarchia segunda, 
en tal orden repartidos 
y sus bozes congertadas , 
que nunca oyeron oydos 
en tan diuersos sonidos 
cangiones tan acordadas. 

Y comengo sant Miguel , 
principe muy soberano 

del grand pueblo de Israel, 
y agora, después del, 
de nuestro pueblo christiano, 
las cangiones que tenia 
sacadas del cangionero 
de aquella sabidoria 
que enel pesebre yazia, 
tornada manso cordero. 



CANQION DÉLA PRIMERA ORDEN DÉLA SE- 
GUNDA GERARCHIA 

Tu que eres nuestra corona , 
tus obras nuestra memoria 
y tu diuina persona, 



subirás a nuestra gloria 
los ombres con tu victoria. 

Tu as de juzgar el mundo, 
y délos linajes dos 
lángaras enel profundo: 
el que cayo de entre nos 
por que se ygualo con Dios; 
y sera nuestra matrona 
esta virgen syn escoria, 
y tu, diuina persona, 
subirás a nuestra gloria 
los onbres con tu vitoria. 



CANgiON DÉLA SEGUNDA ORDEN DKLA SE- 
GUNDA GERARCHIA 

Con tu vista corporal, 
o j ufante! regebimos 
mayor gozo agidental 
que jamas nunca sentimos 
después que te conosgimos. 

Aquel esengial plazer 
que de vida nos guarnesge, 
ni le podemos perder 
ni jamas nunca fallesge, 
nj menos mengua nj cresge; 
mas después del esengial 
eneste portal sentimos 
mayor gozo agidental 
que jamas no regebimos 
después que te conosgimos. 



CANgiON DÉLA TERgERA ORDEN DÉLA SE- 
GUNDA GERARCHIA 

O miraglosa bondad ! 
o jnfinito poder! 
o eterna caridad! 
quien te puede engrandescer 
segund es tu meresger! 

Ca nuestras bozes finitas 
tienen finito loar; 
tus grandezas jnfinitas 
no se nos dexan tomar, 



14 



FREY YNIGO DE MENDOCA 



syno solo remontar 
desta causa enla verdad ; 
el mas subido entender 
ha de loar tu bondad 
con falta de grandesger 
por el tu grand meresger. 

Quando los cantos gesaron 
desta segunda compaña, 
los tergeros se llegaron, 
cuyos rostros semejaron 
alos pajes de Alemania; 
por la qual hermosa grey 
vna tal grita se haze : 
biua Dios y biua el rey, 
que entre vn asno y vn buey 
eneste pesebre yaze. 

La qual grita ressono 
hasta dentro enlos jnfiernos, 
y luego que se acabo, 
esta gente repartió 
sus bozes todas en ternos ; 
y después que congertaron 
sus cantos y menistriles, 
primero luego adoraron , 
y tras esto comengaron 
estas cangiones gentiles. 



CANgiON DÉLA PRIMERA ORDEN DÉLA TER- 
gERA GERARCHIA 

Sy tu grandeza despide 
el cabo de te loar, 
esa misma nos conbide 
a jamas nunca gesar 
de te seruir y adorar. 

Lo mesmo que nos arrienda 
con freno de no poder, 
eso mesmo nos entienda 
a muy mas te conosger, 
honrrar, amar y querer; 
pues a todos nos enrride 
a cantar y no acabar 
lo mesmo que nos despide 
de jamas poder hallar 
el cabo de te loar. 



CANgiON DÉLA SEGUNDA ORDEN DÉLA TER- 
gERA GERARCHIA 

O primero y postrimero 
redemptor y criador! 
Dios y ombre verdadero, 
tu morirás enel madero 
por que biua el peccador. 

Tu seras crugificado; 
pero después que murieres, 
el limbo sera robado, 
el gielo todo poblado 
con los que tu redimieres; 
mas es de fuerga primero 
que tu, forgado de amor. 
Dios y ombre verdadero, 
seas muerto enel madero 
por que biua el pecador. 

Los nouenos mas perfectos 
y de mas alta ralea, 
seraphines muy discretos 
juegan syempre de bolea; 
con honesto continente, 
acabado el canto todo, 
cantaron muy dulgemente 
este romange siguiente. 

ROMANgE QUE CANTO LA NOUENA ORDEN, 
QUE SON LOS SERAPHINES . 

Gozo muestren enla tierra 
y enel limbo alegría, 
fiestas hagan enel gielo 
por el parto de Maria; 
no halle lugar tristeza 
en tan plazentero dia, 
pues que oy de vna donzella 
el hijo de Dios nasgia 
humillado en carne humana, 
para que por esta via 
se repare en nuestras syllas 
lo que en ellas fallesgia. 
O alta fuerga de amor ! 
pues que tu dulce porfía 
no solo le hizo ombre, 
mas ala muerte le enbia, 



FREY YÑIGO DE MENDOZA 



15 



digamos al sacro niño 
con suave melodia. 



DESHECHA DEL ROMANCE 

Heres niño y as amor: 
que faras quando mayor? 

Pues que en tu natiuidad 
te quema la caridad, 
en tu varonil hedad 
quien sufrirá su calor? 
Heres niño y as amor: 
que faras quando mayor? 

Sera tan biuo su fuego, 
que con inportuno ruego, 
por saluar el mundo giego, 
te dará mortal dolor. 
Heres niño y as amor: 
que faras quando mayor? 

Arderá tanto tu gana, 
que por la natura humana 
querrás pagar su mangana 
con muerte de malhechor. 
Heres niño y as amor: 
que faras quando mayor? 

O amor digno de espanto! 
pues que eneste niño sancto 
has de pregonarte tanto, 
cantemos a su loor: 
Heres niño y as amor : 
que faras quando mayor? 

TORNA ALA YSTORIA 

Acabadas las canciones 
y ya gesados los cantos , 
hyiierdn dos progesyones 
las celestiales legiones 
de aquellos angeles sanctos; 
y después de despedidos 
déla madre y del infante, 
con alegres alaridos 
súpito fueron sobidos 
al gielo mas elegante. 



Quedaron acaenel suelo, 
enla casa pobrezilla, 
aquella rey na del gielo, 
aquella nuestro consuelo, 
virgen madre sin manzilla, 
y tan bien su desposado 
con el niño diuinal 
en aquel portal honrrado, 
que fuera mejor llamado 
parayso eternal. 

Pasauan tan pobremente 
y con tan estrecha mengua, 
que de piedad la gente 
les diera de buena mente 
quanto pidiera su lengua ; 
mas el pobre verdadero, 
redemptor Adam segundo, 
menospregiaua el dinero 
por mostrarnos el sendero 
del menospregio del mundo. 

Pues la su carne qual era 
en solo dezirlo peno: 
vna dura pesebrera, 
vigones por cabegera 
y por colchones el heno, 
do estaua con tal aflfan 
nuestro sacro sancto niño, 
que syn dubda del podran 
dezir bien aquel refrán : 
como galgo enel escriño. 



REPREHENDE LAS PONPAS Y REGALOS DÉLOS 

GRANDES CON LA POBREDAD Y PENA DEL 

SEfíOR 

Ay de vos, enperadores! 
ay de vos, reyes poderosos! 
ay de vos, grandes señores, 
que con ágenos sudores 
traes estados ponposos! 
o grandes, quan de llorar 
es a vos lo del pesebre ! 
o pobreza syngular, 
quien te puede contenplar 
que su soberuia no quiebre 1 



t6 



FREY YNIGO DE MENDOZA 



O locos desuariados! 
si pensays, por ventura, 
que de ser muy delicados 
que biuays tan regalados 
os demanda la natura; 
o gegado entendimiento! 
llégate al pesebre y vey 
en su tierno nasgimiento 
quan poco regalamiento 
ha de menester el rey. 

O niño rezien nasgido 
de dos reales linajes! 
quan regalo conosgido 
son al cuerpo enduresgido 
nuestros delicados trajes! 
quando tus miembros sagrados 
con tan poco se conportan, 
o grandes, quan condenados 
son enesto los brocados 
que los vuestros sastres cortan ! 

DESCULPASE DEL AVER NONBRADO ENEL PRI- 
MERO TRASUNTO 

Algunos grandes avia 
eneste paso nombrados, 
aquien yo reprehenderla 
la sobrada demasya 
de sus sonados estados, 
y la congiengia me afluenta 
que paresge infamagion, 
pues por tenella contenta 
yo les rayo desta cuenta 
y les demando perdón. 

PROSYGUE LAS REPREHENSYONES 

Mas hablando en general 
de todos los grandes, guay! 
pues todos andan con mal, 
y de temor humanal 
quien reprehenda no ay ; 
o brocados mal gastados 
enlas faldas délas dueñas, 
quando los descomulgados 
van al infierno dañados 
por vnas debdas pequeñas. 



Trahen truhanes vestidos 
de brocados y de seda; 
llaman los locos perdidos, 
mas quien les da sus vestidos 
por gierto mas loco queda ; 
y muchos sanctos romeros, 
porque no dizen donayres , 
con pobreza de dineros 
andan desnudos en cueros 
por los canpos alos ayres. 

En galas y en conbidar 
que se gasten diez mili cuentos , 
pues al tiempo del justar 
bia sastres a cortar; 
y rastren los paramentos 
y las doblas a montones , 
que baylen por los tableros, 
mas las sanctas religiones 
que pasen tres mili passyones 
a falta de limosneros. 



EXCLAMAQION CONTRA LA DESTROYDORA 
COSTUMBRE DE NUESTROS GRANDES 



. O dolor digno de lloro, 
que las entrañas lastimas! 
o tan perdido thesoro! 
colorar las vigas doro, 
de seda vestir las rimas, 
y los pobres lazerados 
mostrar las carnes al gielo, 
andar los desuenturados 
hambrientos, envergongados, 
teniendo por cama el suelo ! 



EXCLAMACIÓN ALA PAgiENQIA DE NUESTRO 
SEÑOR 

O Señor, di qual bondad 
detiene la tu justicia! 
o Señor, qual piedad 
enfrena la crueldad 
que meresge tal maligia! 
Mas mucho temo. Señor, 
o me engaña el pensamiento, 
que les dexas por peor 



FREY YNIGO DE MENDOZA 



17 



el su ponposo dulgor, 
como el del rico avariento. 

Avn que paresca en aquesto 
del proposyto apartarme 
del sacro niño propuesto, 
que enel pesebre fue puesto 
a temblar por calentarme; 
pero pues su pobredad 
agora me da occasyon , 
quiero dezir la verdad 
por peligro y geguedad 
de aquellos que grandes son. 

PONE LAS PELIGROSAS OCCASYONES 
DÉLAS GRANDEZAS 

Sy nunca falta enla tienda 
de qualquier estado grande 
luxuria para que engienda, 
codicia para que prenda, 
soberuia para que mande, 
con estas tales vezinas 
délas grandezas ponposás, 
o letor! tu te adeuinas 
que tras las ricas cortinas 
moran syerpes peligrosas. 

PONE EXEMPLO DÉLA LUXURIA 

El dulgor y abastanga 
déla cama y paladar 
engendro la mal andanga, 
por do vino la venganga 
do se llama el muerto mar; 
sef tan grande Salomón 
dio lugar a sus passyones , 
por do su grand discregion 
la quemo fornicagion 
hasta tornarla carbones. 

PRUEUA LO DÉLA CODigiA POR RAZÓN 

Es la codicia , yo creo, 
enlos baxos la mas poca, 
por que refuerga el deseo, 
como las fuergas Anteo 
cada vez que en tierra toca; 

Cahoiosero Castbllamo.— Tomo i. 



y por esta falsa maña, 
el tragar déla moneda 
a quien della mas apaña, 
le pone mas braua saña 
para robar lo que queda. 

EXEMPLO DÉLA SOBERUIA 

Hizo ser la dignidad 
muy soberuio a Theodosyo ; 
quanta fue la crueldad 
que le dio la potestad , 
preguntadlo a sant Ambrosyo: 
por que su poder mandar 
con desuocado alvedrio, 
le hizo, sin delibrar, 
syete mili ombres matar 
por vn solo desuario. 

Y por estas occasyones 
tan prestas para caer, 
o poderosos varones ! 
mas vale no tener dones, 
mas vale grande no ser, 
mas vale poco tener: 
pues que quando el alma bote, 
es muy cierto que ha de ser 
qual el pregio del comer 
tal la paga del escote. 

CONCLUYE CON LA YSTORIA 

Por aquesto el redemptor, 
la carrera de salud 
en portal de labrador, 
de bestias, que es lo peor, 
comengo en su juventud; 
en lo qual, mira que hablo, 
nos mostró doctrina tal , 
que para huyr del diablo 
es mas seguro el establo 
que no la casa real. 

COMIENgA LA REUELAQION DEL ÁNGEL 
ALUS PASTORES 

Pasemos de los señores, 
quel ángel dellos pasado 



i8 



Í-REY YNIGO DE MÉNDÓgA 



es ya ydo alos pastores, 
pobrezillos peccadores, 
a do están con su ganado; 
andemos, ayna, andemos, 
con congoxoso deseo, 
por que atal hora lleguemos 
que todos juntos cantemos 
Gloria in exgelsis Deo. 

Corramos por ver syquiera 
aquella gente aldeana 
como se turba y altera 
en yer de nueua manera 
enel ayre forma humana, 
diziendo con grand temor 
el vno al otro temblando : 
cata, cata, Juan Pastor, 
y juro a mi, peccador, 
vn ombre viene bolando. 

RESPONDE EL OTRO PASTOR 

Si para Sant Julián 
ya llega somo la peña 
purre el gurron del pan, 
acoger me he a Sant Millan , 
que se me eriza la greña, 
y mi muga colorada, 
para que sy ami se llega, 
por que no me haga nada, 
le haga la reuellada 
a huer déla palaciega. 

RESPONDIÓ OTRO PASTOR 

Yo lo veo, prometo ami 
de que puedo aquellotrar, 
que del dia en que nasgi 
yo nunca tal cosa vi 
nin pastor deste lugar ; 
daca, yerguete, Minguillo, 
enantes que el nos vea, 
y nuestro poco. a poquillo 
por tras este colladillo 
vamos dillo al aldea. 

HABLA EL OTRO PASTOR 

Alahe bien lo querría; 
mas estoy tan pauorido , 



que mudar no me podria 

segund es la medrosya 

que enel cuerpo me ha metido; 

y tan bien sy mientras vamos 

bolando desaparesge, 

cata, Juan, dirán que entramos 

o que borrachos estamos 

o quel seso nos fallesge. 

REPLÍCALE EL OTRO 

Tu eres hi de Pascual , 
el del huerte coragon; 
torna, torna en ti, zagal, 
se que no nos hará mal 
tan adonado gargon; 
ponte me aqui ala pareja 
y venga lo que viniere, 
que la mi perra bermeja 
le sobara la pelleja 
a quien algo nos quisyere. 

Y sy de aqui nos mudamos 
a dezillo ala villa, 

por mucho que nos corramos 
como crees, Domingo Ramos, 
buela como aguililla; 
mas paresge mejor es 
conuidallo a vn presado , 
y sabremos bien quien es 
por que quiga después 
espantar nos ha el ganado. 

RESPONDIÓ EL OTRO PASTOR 

O! pésete mal grado, 
calla, calla, Juan Pastor, 
que sy es algund peccador 
que viene asy asombrado 
a meternos en pauor ; 
mas pon te la tu gamarra , 
la que tienes de holgar, 
y tienpla bien tu guitarra , 
y yo con vna pigarra 
comengemos de baylar. 

Y saquemos el cucharal 
y tan bien mi caramillo, 

y llamemos a Pascual , 
por que nunca vio atal, 



FREY YNIGO DE MEKDOCA 



19 



y a su hermano Minguillo. 
Mas juro ami, peccador, 
que me tiene aquellotrado, 
que ni se sy es encantador 
o sy ombre malhechor, 
que todo esto espantado. 

Aturemos jura, Diego, 
pues que te estoy en gasajo, 
y sy nos habla bien luego 
harás presto del huego 
para guisalle vn tasajo: 
que no puedo ysmaginar, 
hablando, Mingo, de veras, 
que ombre sepa bolar 
sy no es Juan el escolar 
que sabe de encantaderas. 

Minguillo, sy as mirado , 
yñoras su vestuario: 
veras quan pinto y parado 
al que se viste el vntado 
para entrar al sanctuario; 
jura hago que ysmagino, 
avn que nesgio rabadán, 
que este a Zacharias vino 
enel offigio diuino 
a dezille lo de Juan. 



TORNA ALA HYSTORIA Y PONE LA REUELA- 
giON DEL ÁNGEL 

Mientras estañan altercando 
con su rudez innocente, 
llega el ángel relumbrando 
y comengoles cantando 
a dezir muy dulgemente: 
« O pobrezillos pastores ! 
todo el mundo alegre sea, 
quel señor délos señores , 
por sainar los peccadores , 
es nasgido en vuestra aldea. 

» Es ya vuestra humanidad 
por este hijo de Dios 
libre de captiuidad, 
es fuera la enimistad 
dentre nosotros y vos, 



y vuestra muerte primera 
con su muerte sera muerta, 
y luego que aqueste muera 
sabe quel gielo os espera 
a todos a puerta abierta. 

» No cureys de titubar : 
yo os daré gierta señal: 
yd ado suelen atar 
los que vienen a conprar 
sus bestias enel portal, 
do syn mas pontifical, 
o varones syn engaños ! 
vereys en carne mortal 
la persona diuinal 
enpañada en pobres paños.» 

El ángel questo dezia 
angelical muchedumbre 
se llego a su compañia, 
que cantauan a porfía 
con gelestial dulgedumbre 
las eternas marauillas 
déla bondad soberana, 
el reparo de sus syllas, 
el lauar délas manzillas 
de toda la carne humana. 

Y después que asy cantaron 
muy grand gloria al Dios eterno 
y la paz nos predicaron , 
subieron por do baxaron 
al su reyno sempiterno; 
quedaron con sus ganados 
los pastores de consuno, 
medio muertos, espantados; 
mas después en sy tornados, 
comengo a dezir el vno: 

TORNA A HABLAR JUAN PASTOR 

Minguillo, daca, leuanta, 
no me muestres mas enpacho, 
que segund este nos canta 
alguna cosa muy sancta 
deue ser este mochacho, 
y veremos a Maria, 
que juro hago a mi vida. 



20 



FREY YÑIGO DE MENDOQA 



avn quijal preguntaría 
en que manera podía 
estar virgen y parida. 



RESPONDE MINGO 

Para Sant Pedro te digo 
que puedes asmar de tanto, 
que sy no fueses mí amigo 
alia no huese contigo 
segund que tengo el espanto; 
que oy a pocas estaua 
de caer muerto enel suelo, 
quando el ombre que bolaua 
oyste como cantaua 
quera Dios este moyuelo. 

Mas no quiero estorgejar 
de lo que tu , Juan , as gana , 
pues que tu fuiste a baylar 
quando te lo fue a rogar 
para las bodas de Juana; 
mas lieua tu el caramiello, 
los albogues y el rabe 
con que hagas al chequiello 
vn huerte son agudiello, 
que quiga yo baylare. 

Pues luego de mañanilla 
tomemos nuestro endeliño, 
y lleua tu enla gestilla 
puesta alguna mantequilla 
para la madre del niño ; 
y sy están ay gargones , 
como es día de domingo, 
harás tu, Juan, délos sones 
que sabes de saltejones, 
y veras qual anda Mingo. 

Por ende daca vayamos; 
quede aperico el ganado; 
mas cata que sy alia llegamos, 
que entremos juntos entramos, 
que estoy muy amedrentado, 
que segund el embarazo, 
medrosya y pauor 
que con aquel su collago 
que vimos, todo me enbago 
de yr delante el Señor» 



Llamemos a Pascualejo, 
el hi de Juan de tras calle, 
para que mire sobejo 
aquel claror tan bermejo 
que relumbra todo el valle: 
quan claro que esta el otero! 
te juro a Sant Pelayo: 
para ser cabo el enero, 
nunca vi tal relumbrero, 
ni avn que fuese por el mayo. 

Gargones de branca bria 
trobejan con vn moguelo ; 
cata, cata que alegría! 
jura mi que juraría 
que son angeles del cielo; 
heua, lieua, reuellado! 
que yo te juro a Sant Pedro 
de te apostar el cayado, 
sy quiero correr priado 
de llegar antes de Pedro. 

O bien de mi, que donzella 
que canta cabo el chequito ! 
mjra que boz delgadiella! 
mal año para Juaniella 
avn que cante boz en grito! 
O hi de Dios, que gasajo 
abras, Mingo, sy la escuchas! 
ni avn comer migas con ajo, 
ni borregos en tasajo, 
ni sopar huerte las puchas. 

No syentes huerte plazer 
en oyr aquel cantar .í» 
o cuerpo de su poder! 
no me puedo contener 
que no lo vaya a mirar! 
Mira quanto grand luziello 
en Belem el aldyuela; 
llama, llama a Turibíello, 
tañera su caramiello 
y tu la tu cherumbella. 

Yo tañere mí arrabe, 
que tengo enla mi hatera, 
el que viste que labre 
después que me despose, 
andando enel enzinera, 



i 



quanto yo todo macuetro 
con su cantiga perheta, 
ca tu ningo galleta 
repica la gapateta 
a huer de marras apuetro. 

HABLA EL AUCTOR 

Encendidos y animados 
con sus matiegas razones , 
dexaron desamparados 
sus hatos y sus ganados 
los pastoriles varones; 
y llegados al lugar 
con deseoso talante 
merescieron de hallar, 
de mirar y de adorar 
nuestro diuinal infante. 



FREY YÑIGO DE MENDOZA 

los zagales conla dueña 
cantauan tan huertemente, 
que derrame so la peña 
el leche de mi terrena 
por mijor parallo miente. 

»Y mas te digo de veras 
que avn antes rodeando 
las ouejas parideras, 
de somo las conejeras 
vi los angeles cantando; 
yo te juro y te rejuro 
que vn niño relumbraua, 
quel rebollar de tras muro 
y el cotarro mas escuro 
huerte lo yñoraua. 



21 



Tornados ya de groseros 
de conoscer tan sabido, 
quieren ser los primeros 
chrístianos y pregoneros 
del grand misterio ascondido; 
todos tres en continente 
después del niño adorado, 
comiengan publicamente 
a descubrir a la gente 
el secreto reuelado. 



CUENTA EL VN PASTOR TODO LO QUE AVIA 
VISTO 

El vno dixo en consejo: 
«O sy vieras, hi de Mingo, 
nieto de Pascual el viejo, 
en pobre portal ej o 
lo que oymos el domingo! 
Con los cantares que oy 
tan huerte me aquellotraua, 
que juro al poder de mi 
del gasajo que senti 
el ojo me reylaua. 

»Vi salir por el collado 
claridad relanpaguera 
avn que estaua engarramado, 
dormiendo con mi ganado 
enesta verde pradera; 



» El tempero ventiscaua 
de cabo del regañón; 
el ciergo asmo que elaua; 
el gallego llouiznaua 
por todo mi gamarrón; 
mas viendo cantar de vero 
con la gay ta los gargones , 
desnuye la piel de cuero 
por correr asmo Ugero 
a notar las sus canciones. 

>Vilos claros como el rayo, 
y al muedo de sus cantares, 
ala he, dexe el mi sayo 
y bayle syn capisayo 
por somo los escobares; 
y tome tanta alegría 
con su linda cantadera, 
que a sobejo parescia 
que panar se derretía 
por la mi gorgomillcra. 

»Avn tengo enla mi mamoria 
sus cantos asmo, que creo 
vnos gritauan victoria, 
los otros cantauan gloria, 
otros, indaculcis dco; 
otros, dios es pietatis; 
otros, z in tierra paz 
homanibus varitatis; 
otros, buena voluntatis; 
otros, abondn que mas.» 



22 



FREY YÑIGO DE MENDOgA 



MUESTRA EL ACTOR POR QUE RAZÓN HA 

PUESTO ESTAS PASTORILES RAZONES PROUO- 

CANTES A RISA 

Por que no pueden estar 
en vn rigor toda via 
los archos para tirar, 
suélenlos desenpulgar 
alguna piega del dia; 
pues razón fue declarar 
estas chufas de pastores 
para poder recrear, 
despertar y renouar 
la gana délos lectores. 

Por ende ningund liuiano 
no lo juzgue a liuiandad; 
pues nuestro linaje humano 
tiene tan flaca la mano 
después de su enfermedad, 
que sy la nuestra derecha 
non consuela la izquierda, 
es por fuerga que quien flecha 
nuestra natura contrecha 
le quiebre el brago o la cuerda. 

ORACIÓN EN FIN DÉLA NATIUIDAD EN NON- 

BRE DÉLA DICHA SEÑORA DOÑA JUANA DE 

CARTAJENA 

Con la alta señoría 
del sancto niño nascido, 
o gloriosa Maria! 
por el gozo deste dia 
con reuerencia te pido 
que me hagas tal semienta 
del sacro hijo admirable, 
que enla ora déla afrenta 
yo, peccadora, le syenta 
piadoso y fauorable. 



COMIENgA LA YSTORIA DÉLA CIRCUNCISYON 
DEL SEÑOR 

Avn que en estillo grosero 
contado como naciste, 



contemos, sancto cordero, 
aquel martirio primero 
que en tu niña hedad sufriste , 
quando con tu grand dolor, 
pasados los dias ocho, 
por nuestra culpa. Señor, 
del pedago engendrador 
cortaron el esgamocho. 

Por que de tu humildad 
nos quedase claro modo, 
que no por necessydad, 
pues tu sacra humanidad 
estaua linpia del todo; 
ni porla madre bendicta 
déla carne enfecionada, 
agena librada quita 
por la tu gracia inñnita 
que la touo preseruada. 



DEXA DE HABLAR DÉLA CONCEPCIÓN POR NO 
HAZER COSQUILLAS A NINGUNO 

Sobre esta preseruacion 
por excelentes doctores 
ay muy grand disputación 
entre nuestra religión 
contra los predicadores ; 
mas pues todos nos fundamos 
enla catholica intención, 
por amor que no riñamos, 
es bien que sobreseamos 
las prueuas desta question. 

TOCA SOLA VNA RAZÓN DÉLA CONCEPCIÓN 
DE NUESTRA SEÑORA EN GENERAL 

Mas mi pobre parescer 
salua su mejor sentencia: 
es que la sacra muger 
de quien auia de nascer 
la diuinal excelencia, 
no solo la concepción 
syn peccado original, 
mas es suya de razón 
la mas alta perfecion 
después déla diuinal. 



FREY YÑIGO DE MENDOgA 
TORNA ALA HYSTORIA DÉLA CONCEPCIÓN 



^3 



Para su tiempo y sazón , 
oluidada esta disputa, 
veamos en conclusyon 
la sacra circuncisyon 
por que cavsa se secuta, 
y como quando el cuchillo 
rompe la carne diuina, 
el niño Hora en sufrillo, 
el viejo tiembla en oyllo, 
la uirgen madre se fina. 

Quando la muger paria 
en aquel tiempo pasado , 
al primer octano dia, 
qualquier varón que nascia 
le hazian circuncidado 
por diuinal mandamiento, 
hecho a solo el judaysmo, 
el cual circuncidamiento 
estonces por sacramento 
les valia del baptismo. 

PONE LA CABSA PRINCIPAL POR QUE MANDO 
DIOS ALOS judíos CIRCUNCIDARSE 

La cavsa deste mandar 
en esta razón la fundo: 
que fue querer señalar, 
apartar, sanctificar 
este pueblo en todo el mundo: 
por que entre toda nación 
syngularmente se nombre 
la su alta perfecion , 
pues de su generagion 
se esperaua el Dios y ombre. 



PONE LA SEGUNDA CAUSA Y LA JRAZON DELLA 

Allende de ser señal 
por la cabsa ya nombrada , 
fue medecina de mal 
déla culpa original 
desde el comiengo heredada; 
y por cierto asy conuicnc 
por que justa cura aya. 



que por el miembro que viene, 
quanto mal ombre sostiene 
por aquel mesmo se vaya. 

Otras mili ordenagiones 
acordó Dios de les dar, 
por quitar las occasiones 
con tales ocupaciones 
del su presto ydolatrar; 
que sin deuerles ser dadas 
por figuras del Mexias, 
eran gentes mal domadas, 

buscauan mili gullurias. 



PONE QUE LAS MUCHAS CERIMONIAS DÉLOS 

judíos DEXADO de ser FIGURAS LAS PEDIA 

SU REXOSA CONDigiON 

COMPARAgiON 

La bestia desenfrenada 
que non tiene boca buena, 
ha, para ser sujuzgada, 
de menester la barruada 
de eslauones de cadena; 
mas la bestia que se vmilla 
alo que su dueño manda, 
abasta para regilla 
vna pequeña lesnilla, 
pues tiene la boca blanda. 

APLICA 

Asy este pueblo crudo, 
judayco de mala boca, 
que fue syempre cabegudo, 
y en son del mas sesudo 
muchas vegadas mas loco; 
sy se hallaua holgado 
se tornaua tan hufano, 
que para set enfrenado 
era menester forgado 
de traer soberuia mano. 

Antes si Dios icjs tratara 
con la mano blanda sola, 



24 



FREY YNIGO DE MENDOgA 



en tanto los estragara, 
que después tanto montara 
el freno como la cola; 
mas segund la ceruiz dura 
destas gentes porfiosas, 
daua les siempre en figura 
enla su ley de escriptura 
cerimonias trabajosas. 

TORNA ALA YSTORIA 

Dexemos ya de hablar 
de su pasada miseria, 
por que podamos tornar 
a proseguir y contar 
nuestra principal materia; 
para ver por qual razón 
tu fueste gircungidado, 
o por qual obligagion 
sufriste la punigion 
syendo libre del pecado. 



PONE DOS RAZONES POR QUE LA LEY DEL CIR- 
CUNCIDAR NO OBLTGAUA A JHESU CHRISTO 

Que tu, Señor, obligado 
no eras a esta ley 
por no ser enfegionado 
enel tiempo que engendrado 
y por ser diuinal rey ; 
que por razón natural, 
saliendo de linpia madre, 
' es tu materia humanal 
syn la culpa paternal, 
pues no touo ombre padre. 



PONE LA PRIMERA RAZÓN DÉLA giRCUNgi- 
SION DEL SEÑOR 

Pero tu, que desgendiste 
a ser luz de perfegion, 
avnque no lo meresgiste, 
entre los otros quesiste 
sofrir la gircungisyon, 
para que puedan mejor, 
o sacro niño diuino! 
conosger en tu dolor 



su descomulgado error 
Manicheo y Valentino. 

AÑADE OTRAS TRES RAZONES 

E fue tan bien por demostrar 
a la ley la obediengia; 
fue tan bien por aprouar 
el legal gircungidar 
con tu pena y tu presengia; 
fue tan bien porque querías 
demostrarles claramente 
que de aquellos desgendias 
alos quales fue el Mexias 
prometido de su gente. 

PONE OTRA RAZÓN 

Fue tan bien porque tomando 
sobre si tal pena amarga, 
tu, la carga conportando, 
nos fueses ya descargando 
la pesada legal carga; 
porque en tu mayor tormento 
se confirme y se concluya 
lo del Viejo Testamento, 
do tomara nasgimiento 
el dulgor déla ley tuya. 

PROSYGUE LA HYSTORIA 

Por aqueste, en conclusión , 
o infante diuinal! 
vn venerable varón, 
segund la constitugion 
de aquel consejo eternal, 
tomo su cultro enla mano 
para te gircungidar. 
O redemptor soberano, 
qual fue coragon humano 
que tal pudo comportar? 

EXCLAMACIÓN ALA giRCUNQISYON DEL SEÑOR 

O mano syn compassyon , 
vn solo poco te ten! 



ca no consyente razón 
pasar syn exclamagion 
vn tan esmerado bien. 
O pregioso redemptor, 
o deydad encarnada! 
que dire yo, peccador, 
de tan áspero dolor 
en carne tan delicada? 

Mejor sera que no hable 
y llore amargosamente, 
pues mi culpa abominable 
te gircungida inculpable 
y te tormenta innogente. 
O loable curador! 
o nueuo modo de cura! 
que traspase el criador 
sobre sy todo el dolor 
por sanar la criatura! 

O soberana bondad! 
o nuestro mayor abrigo! 
o diuina caridad! 
suffre ya la crueldad 
que tienes junta contigo, 
que la culpa cometida 
de nuestro padre primero 
no puede ser remetida 
syn ser tu carne ferida, 
o nuestro sancto cordero! 



CONCLUYE LA giRCUNgiSYON 

Con vn tan triste dolor 
qual su grand lloro demuestra, 
el viejo, con grand temor, 
te gircungido, Señor, 
por la sola culpa nuestra; 
y la tu madre sagrada 
con la sangre que corria 
engendida y ensañada, 
la color toda mudada, 
con grand angustia dezia: 

EXCLAMAgiON LLOROSA DE NUESTRA SEÑORA 

O dolor muy razonable! 
o razón muy dolorosa! 



FREY YÑIGO DE MENDOQA 2$ 

O hijo tan venerable! 
no syento como te hable 
mi passyon muy ansyosa; 
o tormento apassyonado! 
o pena tan desmedida! 
quel dolor desordenado 
del hijo gircungidado 
el alma me gircungida. 



EXCLAMAgiON PARA COMENgAR A HABLAR 
DÉLA giRCUNgiSYON CHRISTIANA 

Contenplad , desconosgidos , 
eneste lindo dechado, 
o ombres mal gradesgidos , 
borrachos enbeuegidos 
en el dulgor del peccado! 
contenplad la reuerengia 
que a su mesma ley Dios muestra ; 
contemplad la obediengia 
de tan sangrienta sentengia, 
contemplad la poca vuestra. 



OTRA EXCLAMAgiON 

o castellana nagion, 
gentro de abominagion ! 
o christiana religión , 
ya de casa de oragion 
hecha cueua de ladrones ! 
o mundo todo estragado ! 
o gentes enduresgidas! 
o templo menospregiado ! 
o parayso oluidado! 
o religiones perdidas ! 



Venid y gircungidad 
no la carne que es vedada, 
mas las obras de maldad, 
la peruersa noluntad, 
el tiempo no bien gastado, 
los clérigos , las symonias , 
el robar los caualleros , 
los frayres ypocrisyas, 
las henbras hechizerias 
y los ricos sus dineros. 



26 



FREY YÑIGO DE MENDOgA 



f ircungiden los logreros 
sus vsuras vergongosas 
y los fructos los dezmaros; 
gircungiden los plateros 
sus alquimias engañosas, 
los questores lo que piden 
do justa razón non syenten; 
los traperos gircungiden 
no las varas con que miden, 
mas las lenguas con que mienten. 

Qircungiden los saluajes 
el su maldito deporte ; 
los galanes y los pajes 
no gircungiden los trajes, 
pues tan cortos son en corte 
quanto yo, sy se rompiesen 
las caigas que andan de fuera, 
no siento que se cubriesen , 
si como Adán no pusyesen 
las dos hojas déla higuera. 

(gircungiden las mugeres 
aquella llama engendida, 
aquellos locos tañeres, 
aquellos breues plazeres 
que a vezes cuestan la vida; 
gircungiden las orejas 
las donzellas por tal arte 
que no oyen las consejas 
délas alquiladas viejas 
que vienen de mala parte. 

(gircungiden nuestras damas 
el anchor de sus faldillas , 
gircungiden de sus camas, 
de sus carnes , de sus famas 
las vergongosas manzillas ; 
los cortesanos sus rallos , 
juramentos y prejuras 
deuen de gircungidallos , 
quando están muy hechos gallos 
delante las portuguesas. 

O monjas, vuestras mergedes 
deuen de gircungidar 
aquel parlar a las redes, 
el escalar délas paredes, 
el continuo cartear. 



aquellos gumos y azeytes 
que hazen el cuero tierno, 
aquellas mudas y afey tes , 
aquellos torpes deleytes 
cuyo fin es el infierno. 

Gircungiden las justigias 
su gargi sobaco fino, 
los letrados las maligias 
y los viejos las codigias, 
pues están ya de camino; 
gircungiden los señores 
el tornarse mercaderes, 
que no son de vnos colores 
virtudes, gragias, honores 
y los ñamencos aferes. 

Y los vigios de sus greyes 
gircungiden los perlados, 

y circungiden los reyes 
el quebrantar délas leyes 
por amor de sus priuados ; 
y el priuado verdadero 
circuncide este resabio: 
que no sea mas lisonjero 
con su rey que fue con Ñero 
el de Cordoua, el grand sabio. 

QUE SE giRCUNgiDE LA MALA GUARDA 
DÉLA JUSTigiA 

Y circuncide Castilla 
el atreuerse del vulgo 
contra la perra Justilla 
que vistes enla traylla 

del pastor Mingo Reuulgo ; 
sy no, pues han barruntado 
que no esta la perra suelta , 
vos vereys como priado, 
nunca medrara el ganado 
y el pastor con ello abuelta. 

QUE CIRCUNCIDE EL DORMIR DÉLA TEM- 
PRANEA 

Justilla no sale fuera 
ay, que gay de nuestro hato ! 
porque mala muerte muera, 



FREY YÑIGO DE MENDOgA 



27 



duerme la otra tempera 
perra de Gil Arribato; 
o nigligente pastor! 
ve, circuncídale el sueño, 
que enel dia del dolor, 
hasta el cordero menor 
te hará pagar su dueño. 

Y LA CEGUEDAD DÉLA PRUDENCIA 

Pues la prudente ventora , 
ay déla nuestra manada! 
ciega esta la peccadora, 
enloquecida a desora 
que ya no rastrea nada; 
o cuytado rabadán! 
entraste en mala semana, 
que todas te las comerán 
quantas reses aqui están 
sy esta perra no sana. 

Y LOS COHECHOS DÉLA FORTALEZA 

Azerilla desmayo; 
ya, pastor, otra no queda, 
y dizen que adolesgio 
porque del agua beuio 
en Burgos déla moneda, 
ca es vn agua que empacha 
a qualquiera que la cata; 
tiene otra peor tacha: 
que como vino enborracha 
y jamas la sed amata. 

Quejas grand miedo he 
que vendrá presto la saña, 
do nos valdrá dezir me 
ni a los pastores syn fe 
asconderse enla cabana; 
pues es la cavsa delito, 
o ouejas castellanas! 
al remedio vos remito 
daquel pastoril escripto 
délas coplas aldeanas. 

FIN DÉLA CIRCUNCISYON 

Pues todos circuncidemos 
el pecar, pues nos alexa 



déla gloria que sabemos 
al punto que la alcancemos 
ser libres de todo quexa, 
porque los glorificados 
nunca están sin alegría; 
o quan bien auenturados 
serán los circuncidados 
enel espantoso dia! 

ORACIÓN EN FIN DÉLA CIRCUNCISYON EN NON- 
BRE DÉLA SEÑORA DOÑA JUANA 

Redemptor, pues que sufriste 
que por mi te atormentasen 
enel tiempo que quisyste, 
por mi, peccadora triste, 
que asy te circuncidasen, 
por el dolor que a desora 
sentiste y sentio contigo 
la uirgen Nuestra Señora , 
suplico yo, peccadora, 
que mores syempre comigo. 

COMlENgA LA YSTORIA DÉLOS TRES REYES 
MAGOS 

Dicho tu primer tormento, 
o nuestro claro miralle! 
aquel alto adoramiento, 
aquel sabio ofrescimiento, 
no esta razón que se calle, 
que los tres reyes que vinieron 
déla parte oriental , 
con la mas fe que podieron , 
te adoraron, te ofrescieron 
como a su rey diuinal. 

APLÍCALO A REPREHENSYON DE NUESTRA 
POCA DEUOCION 

O quan grand reprehensyon 
para los tienpos de agora! 
o quan poca deuocion 
daquesta nuestra nación 
sy el Señor no lo mejora ! 
de tanta tierra paganos 
vinieron por le adorar, 
y los nuestros castellanos 



28 



FREY YNIGO DE MENDOgA 



no quieren salir de víanos 
desde su casa al altar. 

Pues a su grand confusyon 
contemplen los tales fieles 
con que amor de coragon 
de tan estraña región 
vinieron los reyes infieles 
por camino no sabido, 
syn poner dubda ninguna; 
o amor tan encendido, 
dar tres reynos a oluido 
por ver vn niño de cuna! 



PONE LA RAZÓN POR QUE LLAMARON 
A ESTOS TRES REYES MAGOS 

Con vna sabia prudencia, 
para conseruar sus leyes, 
alos varones de sciencia 
se daua la preminencia 
en aquel tienpo de reyes, 
y con esta discreción 
se guardauan syn estragos , 
ca segund dize Platón , 
bien andante es la región 
a do gouiernan los magos. 

Pues estos gouernadores 
de quien habla nuestro metro, 
por ser grandes sabidores 
alcanzaron los honores 
del ponposo real getro; 
pues sy nuestro Sant Matheo 
les da magos sobrenonbres , 
ñie la causa, segund creo, 
porque magos en caldeo 
quiere dezir sabios ombres. 



PROSYGUE LA YSTORIA 

Los altos entendimientos 
destos varones reales, 
lo mas están intentos 
en mirar los mouimientos 
délos cursos celestiales; 
ca segund la profecia 
de Valan y déla estrella. 



por sciencia de astrologia 
entendian saber el dia 
del parto déla donzella. 

Contemplando, deseando, 
esperando la tal prueua, 
estando por ella orando, 
vna estrella relumbrando 
allega con la grand nueua, 
y para prueua mayor 
de sus hablas y respuestas, 
dentro de su resplandor 
tray al Niño Redemptor 
con su dura cruz a cuestas. 



EXCLAMACIÓN AL NIÑO QUE TRAYA LA CRUZ 

O paso muy dolorido, 
mas por cierto verdadero ! 
no solo rezien nasgido , 
mas en syendo congebido 
te dio pena este madero 
que enel vientre do yazias, 
enla tu diuinal luz, 
manifiestamente veyas 
el triste fin de tus dias 
auer de ser enla cruz. 

COMPARA Y PROSYGUE 

Como haze el despertar 
desparar las fantasyas , 
asy hizo desterrar 
todo el vano ydolatrar 
destos reys nuestro Mexias 
con la luz esclarescida 
que los alumbra y recrea, 
con la qual el los combida 
que con quexosa partida 
vayan a verle a Judea. 

Ya parten con sus presentes 
aquestos grandes señores 
a ser entre los viuientes 
los tres primeros creyentes 
después de nuestros pastores , 
trayendo por guiadora 
fasta llegar a Bellem 



aquella estrella que agora 
se les esconde a desora 
cerca de Hierusalem. 



PONE VNA RAZÓN DEL DESAPARESCER 
DÉLA ESTRELLA 



FREY YÑIGO DE MENDOgA 29 

seyendo forgado consuelo 
de remediarse enel suelo, 
vanse dentro ala gibdad, 
porque en grandes poblaciones 
ay quien sepa los caminos, 
ay sabidores varones 
que declaren las questiones 
délos misterios diuinos. 



O caridad tan sedienta, 
que con tres reys excelentes 
no estas harta ni contenta, 
mas andas toda hambrienta 
por tragar los innocentes; 
escureges el estrella 
con vna hambrienta gana, 
porque hallados sin ella 
engiendan nueua querella 
enla embidia herodiana. 



AÑADE OTRAS DOS RAZONES 

Y por que tus conbidados , 
o sacro niño bendicto! 
fuesen mas certificados 
escuchando alos letrados 
loque de ti era escripto, 
y por que su deuogion, 
o grand magestad diuina! 
fuese muy grand confusión 
ala peruersa nación 
que te estaua tan vezina. 

COMPARACIÓN 

Quales con el mar ayrado 
se congoxan los pilotos 
descubriendo su cuydado, 
su temor desordenado, 
lloros, promesas y votos, 
quales andan los guerreros , 
quando al adalid han muerto, 
sin tino por los oteros , 
estos christianos primeros 
tales andauan por cierto. 

Mas ya negada del gielo 
la primera claridad. 



COMPARACIÓN 

Estañan los moradores 
boca abiertos alterados 
como están los labradores 
quando en cas délos señores 
miran los paños brocados; 
los menudos se espantauan , 
los letrados se corrían, 
los señores se ensañauan 
quando los reys les cantauan 
el nueuo rey que tenian. 

COMPARACIÓN 

Al rey que esta poderoso 
leuantarsele rey nueuo, 
quanto le sta doloroso, 
quanto le sta peligroso, 
con nuestro reyno lo prueuo; 
que puede ser bien testigo 
desta cavsa de bollicio, 
ya mirays en lo que digo, 
que diz que es tu enemigo 
el ombre de tu oficio. 

De aqueste miedo se altera 
Herodes, y se demuda 
y quiere buscar manera 
como el dicho Niño muera, 
por quitar sospecha y duda ; 
y pensando de engañar 
alos que yuan buscalle, 
enbiolos luego a llamar, 
so color de se informar 
del Niño para adoralle. 

La causa déla passion 



30 



FREY YNIGO DE MENDOgA 



deste su temor humano, 
fue couarde suspegion 
déla real susgepgion 
de Aristobolo o Yrcano, 
temiendo de ser trocado 
por legitimo heredero, 
porque estaua enel reynado 
mas por fuerga que por grado, 
en ser varón estrangero. 

COMPARAgiON 

Como haze la candela 
quando alumbra las campañas, 
que con su luz les consuela 
syn que de su mal se duela, 
pues se quema sus entrañas , 
asy, lector, sy lo veys, 
aquestas gentes ebreas 
se quemaron en sus leys, 
dando grand luz alos reys 
con su propheta Micheas. 

PROSIGUE LA YSTORIA 

Los quales luego entraron 
todos tres en general, 
y como discretos mirando 
que deuen dexar el mando 
al gallo en su muradal, 
fincáronse de rodillas; 
alas cosas preguntadas 
comengaron a dezillas , 
y las nueuas marauillas 
que les eran reueladas. 

El vno dellos dezia 
alos hijos de Abraan 
segund que se contenia 
en aquella prophegia 
del mal propheta Balaan ; 
ca segund les propheto 
Jacob antes que finase, 
la estrella se les mostró 
aquel hebrayco sygno 
que su pueblo gouernase. 

Esta sentencia primera 
el segundo confirmara , 



diziendo que cierto era 
que vna virgen pariera 
el niño que se esperaua, 
enel modo que Ysayas 
mucho antes escriuiera, 
de vna virgen Ezechias, 
que pariria al Mexias 
la virgen quedando entera. 

El tercero y postrimero 
prueualo con Daniel 
ser ya nasgido el Cordero, 
el Mexias verdadero, 
en el pueblo de Israel ; 
el qual sobre esta razón 
prophetizo (Jesaria 
la sacerdotal vngion , 
quando el mas sancto varón 
al dicho pueblo vernia. 

Jacob dixo adelante, 
por mas quitarnos de dubda, 
que nasciendo aquel infante, 
no auria verga reynante 
en todo el tribu de Juda; 
y pues todo enteramente 
asy se falla complido, 
asaz se muestra patente 
a qualquier ombre prudente 
quel Mexias es venido. 

COMO SE DESPIDIERON LOS REYES MAGOS 

Hecha su proposigion 
con tan fundada eloquengia, 
todos tres, en conclusión, 
le hazen suplicagion 
que les quiera dar ligengia; 
el les respondió que vayan, 
pero con tal condigion, 
que quando adorado le ayan 
ellos de vista, le trayan 
verdadera informagion. 

CONPARAQION DE QUANDO TORNARON A UER 
LA ESTRELLA 

La madre quel hijo llora 
quando le dizen que es muerto, 



sy lo vee biuo a desora, 
esta grand pedago de ora 
que no cree ser el de gierto ; 
y después de conosgido, 
luego el maternal amor 
el lloro quedado oluido, 
haze el gozo tan crescido 
quanto primero el dolor. 

Oyda la prophecia 
de Belem de Efrata, 
tomaron los reys su via, 
y la su primera guya 
se les muestra clara ya; 
con cuya gertinidad 
de no perder el camino, 
van con grand seguridad 
seguiendo la claridad 
daquel adalid diuino. 

Con ardientes coragones 
llegados do deseauan, 
o en quan poquitos dones 
aquestos sabios varones 
grandes cosas señalauan! 
Alli tu diuinidad 
fue temida y adorada, 
fue tu real magestad 
con tu sancta humanidad 
conoscida y confesada. 

Pues enel pobre portal 
délas ricas marauillas, 
la donzella virginal 
que su hijo diuinal 
empañaua en sus rodillas, 
entraron súpitamente 
con el su brocado arreo 
las premigias déla gente , 
en sus manos grand presente, 
en sus almas grand deseo. 

PONE LOS NOMBRES DÉLOS TRES REYS 

Derrocados ala par 
adoran al Ombre Dios: 
al vno llaman Gaspar, 
Melchior y Baltasar 



PR-EV VÑIGO DE MENDOCA 

llaman a los otros dos ; 



31 



y después que adoraron , 
mirando su resplandor 
tan grand espanto tomaron , 
que grand piega no hablaron 
de reuerengia y temor. 

Salidos ya del callar 
quel tu temor les ponia, 
comengaronse a rogar 
con vn cortes porfiar 
qual primero hablada; 
porfiada la quistion 
enel pobre portal ej o, 
esta fue su conclusión: 
que deuia, segund razón, 
de comengar el mas viejo. 



PONE LA OFRENDA DEL PRIMERO REY 

El qual, después de rogado, 
nonbrando tu sancto nombre, 
profundamente inclinado 
propone muy reposado: 
€ Adorote, Dios y onbre, 
confieso tu eternidad, 
llamóte fin y comiengo, 
y por mas certinidad 
simo a tu diuinidad 
con esta caxa de engienso.» 

EXCLAMAgiON AL DICHO REY 

O tu , cuyo entendimiento 
todos los nuestros traspasa! 
tu alto conoscimiento 
no paresce ser del cuento 
de aquesta nuestra vil masa; 
que enla caxa que ofreciste, 

o quanto que tu dixiste 

para ser hecho de tierra. 

La natura angelical, 
confirmada enla luz clara 
por vna gragia espegial , 



32 



FREY YNIGO DE MENDOZA 



con la esengia diuinal 
se miran cara por cara; 
yo no se que mas pudiera 
confesar con lengua humana; 
o lengua tan verdadera! 
puédete llamar qualquiera, 
sinbolo de fe christiana. 



EXCLAMACIÓN 

o quantos pienso hallasen, 
si buscasen entre nos, 
que si bien los espulgasen, 
quando ala prueua llegasen 
no conoscen sy ay Dios; 
porque sy bien conosciesen 
su bondad y su justicia, 
por endiablados que fuesen 
imposyble es que touiesen 
tan syn freno su malicia. 

Porque la clara verdad 
tan corrompido esta el mundo, 
para siempre enemistad 
con culpable breuedad 
pasemos al rey segundo; 
pasemos, tristes, pasemos, 
que en esta imestra comarca 
los pilotos que tenemos 
enbaragannos los remos 
estando rota la barca. 



COMIENgA LA OFRENDA DEL SEGUNDO REY 

Ofregido y resgebido 
el primer don exgelente, 
quando el rey segundo vido 
leuantado y despedido 
al rey anciano prudente , 
comengose de inclinar 
con tan gran tiento y reposo 
como suele acostumbrar 
al tiempo del consagrar 
qualquier sancto religioso. 

Inclinado por tal via 
entre tanto que callana, 



alterauase y temia, 
contenplaua y comedia 
quien delante del estaua ; 
y entre tal admiración 
descubrió su caxa el rey, 
descubrió su discreción, 
descubrió tu encarnación , 
encubierta so la ley. 

Descubrió mas adelante, 
prophetizando tu pena 
con vn sañudo semblante, 
a manera de elefante 
que se ensaña en sangre agena, 
la tu sangrienta passyon 
que avn estaua por venir, 
y mouido a compasyon, 
antepone su oblación 
este lloroso dezir. 



LLANTEA ESTE REY LA ADVENIDERA MUERTE 

DEL INFANTE, LA QUAL CON VN PRESENTE 

FIGURA 

Hazed llantos, los biuientes, 
lastimad vuestras entrañas, 
o vos , peccadoras gentes ! 
los ojos tornad en fuentes 
con marauillas tamañas ; 
llorad la muerte primera 
que heredastes del primero, 
llorad la otra que espera 
en su carne verdadera 
aqueste Dios verdadero. 

Llorad la diuinidad 
que por nosotros se abaxa 
a sufrir tal crueldad , 
llorad la moralidad 
déla mirra de mi caxa; 
la qual solo le presento 
con piadosa intención, 
para después del tormento 
con que este enel monumento 
guardado de corrupción. 



El gemir y sospirar , 
que no sufren habla luenga, 



FREY YÑIGO DE MENDOCA 



33 



con vn secreto atajar 
hizo al rey abreuiar 
el intento de su arenga; 
y viendo que no podia 
proseguir a su talante, 
ofreció el don que traya, 
y entre tanto que ofrecía, 
boluio la habla al infante. 



OFRECE EL SEGUNDO REY 

Niño humilde y soberano, 
niño justo y piadoso, 
niño diuino y humano, 
padre del pueblo christiano, 
hijo de Dios poderoso, 
rescebit aquesta oferta, 
entre nos mirra llamada, 
en señal que es cosa cierta 
que la vuestra carne muerta 
ha de ser y sepultada. 

PONE EL LLANTO DE NUESTRA SEÑORA CAU- 
SADO DÉLA PROPHECIA DEL SEGUNDO REY 
QERCA DÉLA PASSYON DE SU HIJO 

No se quien sepa dezirhos, 
por grand orador que venga, 
n(j se quien pueda escriuiros 
los entrañables sospiros, 
por suelta mano que tenga, 
con que la Uirgen Maria 
publicaua su dolor, 
mirando la prophecia 
que el segundo rey dezia 
déla passyon del Señor. 

Mas la alta perfecion , 
que enella siempre moraua, 
con pesada discreción 
sojuzgaua el coragon 
en tanto que el rey hablaua; 
mas acabado a desora 
este rey su habla triste, 
comengo Nuestra Señora: 
tu sola triste lo llora, 
tu sola, que lo pariste. 

Casciohíro Castxllaso.— Toko i. 



PONE LAS GRACIAS QUE NUESTRA SEÑORA 
RESCIBIO SOLA, POR LAS QUALES SOBRE TO- 
DOS QUIERE LLORAR LA MUERTE DEL DADOR 
DELLAS 

Yo sola, que sola espenj 
vn "dolor tan syn remedio, 
yo sola llorar lo quiero, 
que no tengo compañero 
que tenga enel hijo el medio 
ca sola lo congebi 
sin lo que natura ordena, 
pues sola, triste de mi! 
que sin dolor le pari, 
con dolor lloro su pena. 

Yo sola, que fuy formada 
del en mi vientre formado; 
yo sola, libre, engendrada 
déla carne condenada 
por el hijo en mi engendrado; 
yo, que tan sola espegial 
por este hijo me hallo 
tener nonbre maternal 
con pureza virginal , 
yo sola deuo llorallo. 

Yo sola fuy concebida 
syn peccado original , 
la qual gracia enesta vida 
no fue jamas recebida 
por otra muger mortal ; 
pues quien fue tan singular 
enla merced recebir, 
deue serlo enel pesar; 
deue, llorando, cantar, 
tan áspera es de sofrir. 



GLOSA DE TAN ÁSPERA EN NONBRE DE NUES- 
TRA SEÑORA 

Yo syento dentro vn ferir 
de penas muy desyguales, 
mas no las puedo dezir; 
tan ásperas de sufrir 
son mis angustias, y tales, 
quelos dolores mentales 



34 



frey ynigo de mékdoca 



me fuerzan a plañir ; 
ay! que son tan principales, 
que de mis esquiuos males 
es el remedio morir. 

La mirra que fue ofrecida 
al infante enbuelto en paños 
y su nueua dolorida 
fatigan mi triste vida 
y hazen crecer mis daños ; 
porque su muerte sabida, 
biuire yo pocos años, 
sufriendo triste, afligida, 
cuytas, afán syn medida, 
sospiros, lloros estraños. 

Sera muerte mi biuir 
y serán sus arrauales, 
pensando enlo porvenir, 
soledad, graue gemir, 
dolores, ansyas mortales 
o rauias descomunales; 
q'uan claro esta de sentir, 
segund aquestas señales, 
que de mis esquiuos males 
es el remedio morir ! 



TORNA LA HABLA A JOSEPH SU ESPOSO 

Y tu, viejo, atan honrrado 
que meresciste enel suelo 
ser conmigo desposado, 
ser tan bien padre llamado 
del alto Señor del cielo; 
llora tras mi tu segundo 
y demos gritos los dos 
con vn dolor muy profundo : 
ay, por el Señor del mundo, 
ay, por el Hijo de Dios! 

Ay de la madre cuytada 
de quien esta prophetizado 
que vera la desastrada 
muerte, cruel, desonrrada, 
del hijo crucificado; 
porque en clauando el Señor 
por el pueblo cruel, malo, 
sofrira muy mas dolor 



la madre enla cruz de amor, 
que el hijo enla de palo. 

Ay délos tristes oydos 
por do tal nueua recibo! 
ay délos tristes sentidos, 
abrasados y encendidos 
en fuego de amor biuo! 
ay dolor del coragon, 
o hijo justo y suaue, 
que sera triste presyon 
do la tu muerte y passyon 
estaran syempre so llaue! 



COMIENgA EL OFRECER DEL TERCERO REY, 

EL QUAL CONSUELA PRIMERO A NUESTRA 

SEÑORA 

Como es dulce al paladar 
tras la purga la mangana; 
como dulce al nauegar 
quando esta braua la mar, 
tras la noche la mañana; 
como es dulce grand thesoro 
al que en pobreza se vey, 
asy dulce tras el lloro 
fue la nueua enbuelta en oro 
que ofreció el tercero rey. 

Para hablandar el dolor 
enel pecho déla madre , 
este sabio embaxador 
ha traydo vn lamedor 
déla tienda de Dios padre, 
es a saber vna nueua 
desdel cielo reuelada, 
con la qual porña y prueua 
que la Virgen mas no deua 
llamarse desconsolada. 



COMPARACIÓN 

Y porque pueda mejor 
auctorizar su embaxada 
con muestras de sabidor, 
haze como esgremidor, 
encomienda vna leuada 



FREY YNIGO 



con la lengua por espada, 
con la discreción por mano, 
pintándola muy pintada, 
loándola muy loada, 
Madre del muy Soberano. 

Y comengo con vn canto 
mas de ángel que de ombre: 
«O Virgen, da fin al llanto 
porque puedas saber quanto 
es de renombre tu nombre; 
porque como la serena 
adormece a quien la escucha, 
asy con mi nueua buena 
haré yo dormir la pena 
del mal que contigo lucha. 

»0 Rey na, delante quien 
las reynas son labradoras, 
tu las hazes almazen; 
tu, arca de nuestro bien, 
nos las desdoras y doras; 
porque quantas son nascidas, 
delante ti cotejadas, 
son insieras conoscidas, 
mas por tu causa tenidas 
deuen ser por muy doradas. 

> Que sy por muger dezimos 
auer venido las penas 
que en ambos mundos sufrimos , 
de ti, muger, rescebimos 
la paga con las setenas; 
culpa bien auenturada 
por Sant Gregorio, doctor, 
es esta nuestra llamada, 
por merescer ser limpiada 
por tan alto redemi)tor. 

»Pues sy mal nombre padescen 
por el daño que nos dieron , 
o Virgen, nolo meresgen, 
pues contigo nos ofrescen 
mayor bien que mal hizieron ; 
asy que por tu respecto, 
por malas que puedan ser, 
a qualquier ombre discreto 
parezca blanco lo prieto, 
por ti que fueste muger. 



DE MENDOCA 35 

OFRECE FT, TERCFRO REY 

»0 Rey na, pon la memoria 
enel bien que recebiste, 
y mira: veras que gloria, 
los angeles son estoria 
del hijo que tu pariste; 
el qual Niño diuinal , 
que yo de presente adoro, 
ha de ser Rey eternal, 
para en señal délo qual 
le ofresco esta caxa de oro. 



PRUEUA su INTENCIÓN CON YSAYAS, PRO- 
PHETA 

» Hallaras en Ysayas , 
o sancta Virgen y Madre, 
quel hijo que tu parías, 
syn ningund cuento de dias 
ha de reynar con su padre; 
pues por-su crucificar, 
que nos libra del infierno, 
no deues, Virgen, llorar, 
pues a de resuscitar 
vniuersal rey eterno. 

> Pues reyna enla dignidad 
del infierno, tierra y cielo, 
grandeza con humildad, 
madre con virginidad, 
no quieras hazer mas duelo, • 
porque no tienes razón 
de llantear sus dolores; 
mas llore tu coragon 
la causa de su pasyon, 
que somos los peccadores.» 

HABLA EL AUCTOR 

Esta nueua recontada 
con su graciosa oferta, 
nuestra Reyna fue tornada 
alegre de apassyonada 
y biua de medio muerta, 
y por la nueua que oya 
porque crea que la grey, 
con grand muestra de alegría 



36 



FREY YNIGO DE MENDOQA 



nuestra preciosa Maria 
dio grandes gracias al rey. 

TORNA ALA HYSTORIA 

Declarados y ofrecidos 
enel dicho portalejo 
los dones y rescebidos, 
y los tres reys despedidos 
déla Madre, Hijo y Viejo, 
y al infante diuino 
besados sus sacros pies, 
por mejor guardar el tino, 
por el su primer camino 
se quieren yr todos tres. 

Mas aquel grand sabidor 
délos secretos engaños, 
con ángel embaxador 
les muestra por do mejor 
puedan caminar syn dapños ; 
el qual de parte diuina 
enesa noche syguiente 
do duermen tras su cortina 
los auisa y encamina 
diziendo muy mansamente: 

HABLA EL ÁNGEL ALOS REYES MAGOS 

Los misterios ascondidos 
déla alta Prouidencia , 
avnque no sean entendidos 
han de ser siempre tenidos 
en vna grand reuerencia, 
ca las obras diuinales 
délo justo no exceden, 
que segund los naturales, 
los efectos salen tales 
qual la causa do proceden. 

Pus sy toda causa buena 
produze bueno el' efecto , 
todo quanto Dios ordena, 
si perdona, sy condempna, 
todo va medio y recto; 
esto se dize por tanto, 
porque reuelar hos quiero 
vn gran juyzio de espanto 
vna crueza de encanto, 
vn hecho muy carnicero, 



vn hecho muy desabrido, 
mas no va syn justo peso, 
porque todo va regido, 
muy pesado, muy medido 
por aquel diuino seso; 
los tiranos enla cumbre 
de sus estados reales 

ala diuina costumbre 
quando cendra los metales. 

Acordaos si aueys leydo 
en el libro de la ley 
como ovo endurescido 
de pura saña encendido 
a Pharaon el grand rey, 
fasta que dentro enla mar 
fue sumido por miraglo, 
fue dexado porfiar 
porque se... apenar 
muy presto conel diablo. 

Por esta cabsa consyente 
el justo juez soberano 
que contra el pueblo inocente 
de temor se desatiente 
el mal Herodes tirano, 
hasta ser tan inportuno 
en sus sentencias y modos, 
que por recelo de vno 
degollara de consuno 
en Bethleem los niños todos. 

Esta fiera execucion , 
porque Dios quiere que aya 
vn año de dilación, 
vuestra sabia discreción 
por otra parte se vaya; 
quel no ser certificado 
enfrenara su rigor, 
entre tanto que es citado 
para que parta forgado 
delante el emperador. 

COMPARACIÓN 

Como pone demudado 
la compassyon natural 
el rostro que ha mirado 
algund romero llagado 



FREV YÑIGO DE MENDOZA 



37 



de huego de Sant Margal, 
cuyo asco y piedad 
haze dentro vn sentimiento 
que llaga la voluntad 
con una vescosydad 
de alterado mouimicnto, 

asy las tristes razones 
por el ángel reueladas, 
enlos blandos coragones, 
de los reales varones 
han las entrañas llagadas 
de llagas de caridad, 
por los que pierden la vida, 
de llagas de enemistad 
contra la grand crueldad 
del tan tirano homecida. 

Y viendo quel ángel se yua 
al cielo do descendiera, 
todos tres mirando arriba 
con sañosa boz esquiua 
comienzan desta manera: 
€ O maldita tiranía , 
digna de todo tormento! 
engañosa ypocresya, 
quien creyera al alegria 
del tu buen recibimiento! 

» O quan proprio se compara 
al alacrán en aquesto, 
que muestra blanda la cara 
y tiene que no declara 
pongoña que mata presto! 
Solo la lombriz se veya, 
mas alli estaua el anzuelo; 
tendida la red tenia, 
avnque no se páresela 
sy no tan solo el mochuelo. 

EXCLAMACIÓN DÉLOS REYES CONTRA EL TI- 
RANO REY HKKOHFS 

O encubierta tiranía, 
digna de todo repn^chc ! 
o tirana ypocresya! 
enel rostro muestras dia, 
ene! pecho tienes noche : 



ca tu nos dixiste que yrias 
después de nos adorarlo, 
y enel coragon comedias 
que manera podrías 
buscar para matarlo. 



PROSVGIJKM I,ns RKYES 

O miembro de Sathanas! 
o fiera bestia rauiosa! 
pues rauia quanto querrás, 
que jamas nunca podras 
empecelle alguna cosa; 
ca nuestro Niño bendicto, 
segund del es prophetizado, 
el se pasara en Egi[)to, 
y tu, tirano maldito, 
quedaras enpongoñado. 

O quanto mejor fezieras 
sy quando de ti nos partimos 
tras nosotros te venieras, 
adoraras y ofrecieras, 
como nosotros fezimos, 
y fueras luego mudado 
de tu cruel condición : 
de bestia ombre tornado, 
virtuoso de endiablado 
y cordero de león. 

Porque syn dubda escaparas 
déla muerte del infierno, 
y avn acá quando finaras, 
no perdieras, mas trocaras 
tu rey no por el eterno; 
mas pues asy no quisyste, 
sy obras lo que i>ensaste, 
ay de ti, tyrano triste, 
que parayso perdiste 
y que infierno cobraste! 

FIN DÉLA HYSTORIA DÉLOS REYES 

Dando gracia.-, n í<'«'ív .^ 
al Señor Niño diuino, 
estos tres embaxadorcs, 
puesto fin '■ "^M^ ,l-,tiiíir<»< 



38 



FREY YÑIGO DE MENDOZA 



tomaron otro camino, 
por el qual pues han llegado 
a su primera región , 
demos fin a su tratado 
enel modo acostumbrado, 
concluyendo en oración. 



ORACIÓN EN NONBRE DÉLA SEÑORA DONA 
JUANA DE CARTAJENA 



O diuinal señoría, 
en todo lugar presente! 
saluacion y gloria mia , 
tu que quisiste ser guia 
alos tres reyes de Oriente, 
repara mi ceguedad 
con la tu guiadora luz , 
por la sobrada bondad 
que hizo a tu magestad 
atrauesarse enla cruz. 



COMIENgA LA PRESENTACIÓN DE NUESTRO 

REDEMPTOR ENEL TEMPLO ALOS QU A RENTA 

días de SU NASCIMIENTO 

No quiero que ciego oluido 
o perfetissymo enxemplo, 
el como fue esto ofrescido, 
adorado y rescebido 
por Symeon enel templo, 
por guardar la ordenación 
déla ley que establesciste 
por dar la consolación 
al honrrado Symeon 
que tu. Dios, le prometiste. 

El varón, anciano en dias, 
pero muy mas en virtud , 
conosciendo que venias, 
o nuestro bien y Mexias, 
alma de nuestra salud ! 
esforgado con tu ayuda, 
contra su hedad cansada 
corriendo sale sin duda, 
y conel Ana biuda, 
la prophetiza llamada. 



Salieron fasta el portal 
del dicho templo los dos, 
a ver, Señor diuinal, 
en nuestra carne mortal 
Ombre Dios y Hijo de Dios; 
quien no saliera por ver 
Ombre Dios syn padre ombre? 
quien no saliera a saber 
como parto pudo ser 
sin perder virginal nombre.!* 

Y entre tantas marauillas 
quales yo no syento quien 
podiese saber dezillas, 
finco el viejo las rodillas 
y la biuda tan bien ; 
y el viejo, fuera de sy 
conla sobra del consuelo, 
comengo a dezir asy, 
puestos los ojos enti 
y el coragon enel gielo: 



PONE EL CANTO DE « NUNC DIMITÍS » QUE ES- 
TONCE DIXO SYMEON 



Agora dexa. Señor, 
en tu paz y sosiego 
al tu viejo peccador; 
agora ya, redemptor, 
syquiera me muera luego, 
pues que ya mis ojos vieron, 
mis potencias adoraron 
al que nunca merescieron , 
que syempre te pedieron 
al que fasta aqui esperaron. 

El qual delante la cara 
de todo el pueblo paresce, 
el qual sy no encarnara, 
la gente no se saluara, 
que en Adán tu condenaste; 
mas la luz resplandesciente 
deste nuestro Hemanuel 
alumbra toda la gente 
a gloria muy excelente 
del tu pueblo de Israel. 



FREY YÑIGO DE MENDOgA 



39 



PROPHETIZA SYMEON A NUESTRA SEÑORA EL 

"'"CHILLO DE DOLOR QUE HA DE SENTIR ENLA 

PASSYON DE SU HIJO 

Y tu , SU Madre , escogida 
para tan altas coronas 
quales son ser conoscida 
j)or parienta no fingida 
de las diuinas Personas, 
ca eres, o tesorera 
de todo nuestro remedio! 
la Hija de la primera. 
Esposa déla tercera 
y Madre déla del medio. 

Para el tiempo que verna 
apareja esfuergo fuerte, 
porquel niño que aqui esta 
tu alma traspasara 
conel puñal de su muerte; 
enel qual tiempo yo se 
que muerto el ombre segundo, 
tan sola ternas la fe 
como el archa de Noe 
los pobladores del mundo. 

Mas ni por mi prophetar 
no despidas tu alegria, 
que tu gigante pesar, 
o Virgen, no ha de durar 
mas de fasta el tercer dia; 
mas sy algund amargor 
te queda de mis sentencias, 
o Madre de mi Señor! 
contra vn solo dolor 
escucha mili excelencias. 



TRAE SIMEÓN A NUESTRA SEÑORA SUS EX- 
CELENCIAS ALA MEMORIA PARA EN PAGO Y 
CONSUELO DEL DOLOR PROPHETIZADÜ 

Tu eres sacra donzella 
en cuyo vientre apazigua 
la Trinidad su querella 
y mas repara la mella 
déla hueste mas antigua; 
por ti pierde los enojos 



que tiene Dios contra nos; 
tu eres ricos antojos, 
por cuyo medio los ojos 
podieron mirar a Dios. 

O pureza syn estoria! 
o honrrada fermosura , 
fuente de nuestra victoria! 
no tiene tan alta gloria 
otra pura creatura; 
alcango tu dignidad 
al tiempo de tu engendrar 
la cunbre de infinidad, 
lo qual syn diuinidad 
jamas nunca ouo par. 



PONE EL ACTOR CON QUE HUMILLDAD RECI- 
BIÓ NUESTRA SEÑORA SUS LOORES Y QUE 
RESPONDIÓ A ELLOS 

La mas baxa en humildad, 
la mas alta en nobleza, 
la perla de sanctidad, 
con graciosa honestidad 
disymulo su tristeza, 
y con cara vergonzosa , 
desdeñando sus honores, 
aquesta diuina rosa 
puso la siguiente glosa , 
asaz crescidos loores. 



RESPONDE NUESTRA SEÑORA MOSTRANDO A 
SYMEON LA CAUSA DE SUS EXCELENCIAS 

La diuinal Prouidencia, 
con sus maneras suaues, 
por mostrar su omnipotencia, 
con la menor suficiencia 
obra las obras mas graues, 
por darnos a conoscer 
que de su solo consejo 
nos desciende tal poder, 
pues tanto sabe hazer 
con tan ceuil aparejo. 



En aquesta razón mia 
contempla, varón anciano, 



40 



FREY YÑIGO DE MENDOgA 



por que cabsa se os enbia 
en tan pequeña Maria 
misterio tan soberano; 
porque puedes syn recelo 
creer que nuestra salud 
la hizo el mayor del gielo, 
en mi la menor del suelo 
por mostrar mas su virtud. 



TORNA EL AUCTOR ALA HYSTORIA 

Contra platica tal, 
de humilde y sancto exemplo, 
con vn dulgor celestial 
se mouieron del portal 
y se entraron enel templo 
a complir lo que es escripto 
de sus antiguos portazgos 
que deuen al infinito, 
desde la noche de Egipto 
que mato los mayorazgos. 

COMIENgA EL AUCTOR A DECLARAR LA CAUSA 
DE AQUELLA PRESENTACIÓN Y REDEMPCION 

Enel pueblo egipciano, 
entre los otros rigores 
Ysrael quedando sano, 
mato la diuina mano 
todos los hijos mayores, 
para que su pueblo sancto 
se librase de captiuo 
por la grandeza de espanto, 
por la tristeza del llanto 
que quedo enel pueblo biuo. 

No solo por esta via 
fue su libertad auida , 
mas con rexosa porfia 
antes que veniese el dia 
aquexauan su partida; 
pues a perpetua memoria 
de aqueste grand beneficio, 
quiso la diuinal gloria 
en pago de su vitoria 
rescibir vn tal seruicio. 

Que los primeros nascidos, 



segund en su ley se trata, 
le fuesen syempre ofrecidos 
y después del redemidos 
por cinco sueldos de plata, 
en señal que porque vio 
la sangre de su Cordero, 
todos sus hijos guardo 
quando en Egypto mato 
en cada casa el primero. 

Pues por aquesta razón 
nuestra Reyna singular 
vino a hazer oblación , 
redempcion , presentación 
de su Hijo enel altar; 
esto syn ser obligada 
por el rigor de justicia, 
por ser syn ombre preñada 
y parir syn ser quebrada 
su virginal pudicicia. 



COMPARACIÓN 

Como van fauorecidos 
los que lleuan grand presente 
esperando ser oydos, 
mirados y rescibidos 
fauorable y dulcemente, 
con alto gozo y confiar 
aquel viejo venerable 
comengo de razonar, 
comengo de presentar 
su presente incomparable. 

ORACIÓN QUE HIZO SYMEON QUANDO PRESEN- 
TO A NUESTRO REDEMPTOR INFANTE 

O alta Diuinidad, 
délas cabsas cabsa prima, 
ineffable Magestad, 
verdadera Trinidad , 
grand riqueza syn estima! 
amansa la indignación 
que por mis culpas meresco, 
aceptando mi oración 
por reuerencia del don 
que te presento y ofrezco. 



FKEY YNIGO 



O nuestro fin postriiiKTo! 
o soberano Señor I 
yo te ofrezco el tu Cordero, 
el tu Hijo verdadero, 
nuestro dulce redemptor, 
cuya sacra humanidad 
ofrescida por mis manos, 
o diuina caridad ! 
te demanda piedad 
para todos los humanos. 

O suma magnificencia ! 
o clemencia tan suaue, 
muy profiínda sapiencia, 
la cumbre déla excelencia, 
infinito bien syn llaue! 
rescibe mis peticiones 
a bueltas del sancto infante, 
y rescibamos tus dones, 
tus fauores, tus perdones 
mucho mas de aqui adelante. 



CONCLUYE LA HYSTORIA DE LA PRESENTA- 
CIÓN DE NUESTRO REDEMPTOR 

Aquesto todo acabado, 
la Virgen muy reuerenda 
y Joseph su desposado 
ofrecieron al vntado 
dos palominos de ofrenda; 
y asy juntos se fueron 
al portal, do en la mañana 
a recebir los salieron , 
y de alli se despidieron 
de Symeon y de Ana. 

ORACIÓN EN NONBRE DÉLA SEÑORA DOÑA 
JUANA EN FIN DÉLA PRESENTACIÓN 

O hostia sancta btjndií Ui 
por Symeon ofrescida ! 
O rica joya infinita, 
por cuyo precio se quita 
todo el mal de nuestra vida! 
La persona y coragon 
y el alma ofrecer te quiero, 
pues por mi saluacion 



DE MKNDOCA 4 1 

tu te tornaste oblación 
cnel templo y enel madero. 



COMIENZA LA HUYDA DE NUESTRO REDEMP- 
TOR EN EGYPTO, Y ENEL PRINgiPIO DELLA 
EL AUCTOR DESCUBRE LOS SECRETOS DÉLAS 
PRESENTES PROSPERIDADES POR QUE MAS 
CLARO SE PAREZCA CON QUANTA RAZÓN 
NUESTRO REDEMPTOR Y SUS SEGUIDORES LES 
BOLUIERON LAS ESPALDAS 

EXCLAMACIÓN 

O mundo caduco, breue, 
peligrosa barca rota, 
casa que toda se Uueue, 
dulgor que presto se beue 
y eternalmente se escota, 
falso canto de serena 
con que el sentido se oluida, 
hedificio sobre arena, 
magaña de fuera buena, 
de dentro toda podrida! 

COMPARACIÓN 

Como riqueza soñada 
que despierta el soñador, 
y al fallarse syn nada 
toda la gloria pasada 
se le trastorna en dolor; 
asy son, mundo, a mi ver, 
tus bienes enesta vida 
como soñado plazer, 
pues luego se ha de boluer 
en ansya muy dolorida. 

O rueda siempre mudable, 
(jue asy te llama Boecio, 
es tu bien tan deleznable, 
que en cosa tan poco estable 
cjuien quiere sobir es necio; 
que tu continuo mouer 
es tan rezio, que syn dubda 
nin tu bien es de querer, 
nin tu mal es de temer, 
pues tan de priesa se muda. 



42 



A esto vino del cielo 
el redemptor y maestro, 
a mostrarnos que enel suelo 
no estaua puesto el consuelo 
del verdadero bien nuestro, 
y que las cosas presentes 
tienen continua mudanga, 
mas son puestas como puentes 
para que pasen las gentes 
ala firme bienandanga; 

y para mas condenallas 
por cosas de ciuil precio, 
avn que pediera tomallas 
quiso luego desechallas 
con vn viril menosprecio, 
sabiendo que tan ronceros 
son los humanos dulgores, 
que en sus comiengos primeros 
entran por aventureros 
por quedar mantenedores, 

y con cara lisongera, 
como mastin escusero 
halagan enla carrera 
por que con falsa manera 
nos muerdan mas de lijero; 
mas el que los entendió, 
por darnos avisacion 
enel establo nascio, 
como romero biuio 
y murió como ladrón. 



EXCLAMACIÓN CONTRA LOS GRANDES 

O miraglosas tres cosas, 
quien puede tener el grito? 
o personas poderosas, 
con vuestras glorias ventosas 
quan lexos days deste hito! 
O borracho entendimiento! 
o seso fuera de tino! 
o tan ciego desatiento ! 
los odres llenos de viento 
tomays por llenos de vino. 

Tu que tienes por mejor 
el dulgor del grand estado. 



FREY YÑIGO DE MENDOZA 

contempla, ciego señor, 
como no esta tal lauor 
en nuestro sancto dechado ; 
por que sy tal mejoría 
tiene tu mando y riqueza, 
dime por que nuestra guia 
rezien nascido huya 
con tanto miedo y pobreza. 

No miras que su huyda 
por mejor nos encamina 
por la carrera afligida, 
haziendo su sacra vida, 
rey darmas de su dotrina, 
por que puedan conoscer 
los que quieren enseñar, 
que quando quiere hazer 
grand torre con su saber 
el cimiento es el obrar. 



ENTRA ENLA HYSTORIA 

Pues helo do va huyendo 
por fieras syerras fraguosas 
el grand Señor, que en queriendo, 
luego diziendo y haziendo, 
dio ser a todas las cosas. 
O vergongoso holgar! 
pues nuestro niño bendicto, 
antes que dexe el mamar, 
ya trabaja en caminar 
por las montañas de Egypto. 



EXCLAMACIÓN ALAS SYERRAS POR DO CAMI- 
NO EL SEÑOR 

O syerras que soys holladas 
por tales caminadores ! 
o montañas consagradas 
con las diuinas pisadas 
del Señor délos señores ! 
O syerras ! quien se tornara 
la tierra de vuestro suelo 
por que tal don alcangara 
que a sus pies le hollara 
el alto Señor del cielo. 



FREY YNIGO DE MENDOgA 



43 



Murmuras, sabio lector, 
que paresce cosa dura 
el eternal Criador 
huyr y mostrar temor 
asu misma creatura? 
ca sy el diuinal poder 
sobre todo el vniuerso 
es ygual de su querer, 
que le podra empecer 
la saña de vn rey peruerso? 

RESPUESTA DEL AUCTOR 

Es tu habla muy aguda, 
reboltosa y entricada; 
mas la niebla de su dubda 
con la diuinal ayuda 
luego sera desatada, 
para creer que asy fue 
la cosa como se cuenta ; 
la mayor razón que se 
es que nuestra sancta fe 
es inposyble que mienta. 



PONE POR QUE CALLAN LOS EUANGELISTAS 

LAS SUTILES INTRICACIONES DÉLAS HYSTO- 

RIAS 

Y después es cosa llana 
que mili vezes acaesce 
esta habla castellana: 
conla que Domingo sana, 
dizen que Pedro adolesce ; 
pues por nuestra sanidad 
callan los euangelistas 
lo sotil déla verdad, 
por que su grand claridad 
no es para todas vistas. 

Mas el diuino saber, 
que los secretos reuela 
y nuestro flaco entender 
con nueuo resplandescer 
todos los tiempos consuela, 
me mostrara a desatar 
las mañas desta tu lucha, 
V con el tal confiar 



respondo atu preguntar; 
por ende, lector, escucha. 



COMIENgA A RESPONDER ALA DUBDA 

Es vna guerrera maña 
para mas enteramente 
hazer famosa fazaña, 
por despoblada montaña, 
meter secreta la gente ; 
por que no syendo sentida 
por los contrarios la entrada, 
al dar déla arremetida, 
la gente no apercebida 
es luego desbaratada. 

Asy nuestro Redemptor 
como mañoso guerrero, 
para que pueda mejor 
llegar a ser vencedor 
enel campo del madero, 
quando descendió ala tierra 
a hazer guerra alos diablos, 
su diuinidad encierra, 
huyendo por agrá syerra, 
nasciendo por los establos. 

Ca sy los diablos supieran 
que Jhesu christiano era Dios , 
todas sus fuergas hizieran 
por estoruar sy pudieran 
su sancto morir por nos ; 
mas el resplandor diuino 
nunca le podieron ver: 
tan ascondido les vino 
por vn secreto camino 
que se llama padescer. 

Quien puede mayor celada 
pensar ni mas inuisyble 
que traer tan secretada, 
entre carne apassyonada, 
diuinidad inpasyble } 
pues todo su caminar 
huyendo de vn rey mortal 
podemos consyderar 
que fue por desatinar 
su enemigo principal. 



44 



COMPARACIÓN 



Como al buytre caro cuesta 
quando enla buytrera mira 
la carne que alli esta puesta, 
y no siente la ballesta 
ni tan poco a quien la tira , 
asy toma enla lazada 
al grand buytre del infierno 
aquesta carne sagrada, 
tras la vida trabajada, 
escondiendo el verbo eterno. 



PONE LA PROPHECIA DEL PROPHETA OSSEE 

Sy quereys por otra via 
prouar la cabsa por que 
nuestro Redemptor huya, 
allega la prophecia 
del sancto propheta Ossee, 
por la persona del qual 
fue mucho antes escripto 
que al niño diuinal 
su alto Padre eternal 
le llamaría dende Egypto. 

PONE OTRA PROPHECIA DE YSAYAS, PRO- 
PHETA 

O magestad soberana 
de nuestro sancto Mexias ! ' 
por cierto tu carne humana 
era la nueua liuiana 
que prophetizo Ysayas 
quando dixo que vernia 
en vna nube del cielo 
la diuinal Señoría 
en Egypto, do daria 
con sus ydolos en suelo. 



PROSIGUE LA HYSTORIA 

Que en llegando a su región 
salido ya déla sierra, 
sintiendo su perdición, 
cayeron sin dilación 



FREY YÑIGO DE MENDOQA 

todos sus dioses en tierra, 
en señal que tu venida 
era fin déla ydolatria, 
y que a ti sola es deuida, 
o diuinidad vestida! 
la reuerencia de latria. 



PONE DONDE OUO NACIMIENTO LA YDOLA- 
TRIA 

Sy preguntas donde vino 
vsurpar tan sin recelo 
los dioses nombre diuino, 
has de saber que de niño 
el que fue hijo de velo, 
el qual, su padre defunto, 
para consolar su lloro 
hizo hazer en vn punto 
otro paternal trasunto 
en vna estatua de oro. 

Era del hijo mirado 
con tan homil reuerencia 
aquel bulto asy pintado, 
como sy el padre finado 
estouiera alli en presencia ; 
y por dar mayor fauor 
al padre ya fallescido, 
perdonaua por su amor 
a qualquiera malhechor 
al dicho bulto fuydo. 

Por este tal beneficio, 
aquella gente bestial 
ordenáronle seruicio 
de diuinal sacrificio 
haziendo dios al metal, 
donde las otras naciones 
tomaron ritos paganos, 
haziendo de sus ficiones 
con necias adoraciones 
mili dioses entre las manos. 



EXCLAMACIÓN CONTRA LOS GENTILES 



O pagano desatiento, 
vergonzoso desuario! 



FREY 



O errado entendimiento! 
quien no tiene sentimiento, 
como terna poderio? 
Mira con ojos abiertos 
en quien pones tu esperanza, 
que sy todos somos ciertos 
que no han poder los muertos, 
quanto mas su semejanga! 

Sy de mas alto minero 
es la cabsa quel efecto, 
de razón al carpintero, 
pues la haze de vn madero, 
honrraras por mas perfecto 
sy coloras tu abusyon 
con los finados humanos, 
es mas loca adoración 
la que pone su intención 
enlos tornados gusanos. 



'ONE LA DIFERENCIA QUE AY ENTRE LOS 

DOLOS DÉLOS PAGANOS Y LAS YMAGINES 

DÉLOS CHRISTIANOS 

Ni por condenar la seta 
délas paganas locuras, 
no quiero que se entremeta 
alguna dubda secreta 
délas christianas figuras; 
que las ymagines tales, 
segund christiana sentencia, 
son solos memoriales 
délos biuos celestiales 
que tienen biua potencia. 

Que las pintadas ystorias 
délos que están enel ciclo 
ayudan nuestras memorias 
a remembrar las Vitorias 
que ganaron enel suelo, 
por que por esta razón 
se anime a penitencia 
nuestro flaco coragon , 
contenplando el galardón 
déla su viril potencia. 

Pero no sean llamados 
nuestros dioses entre nos, 



YÑIGO DE MENDOQA 45 

mas solamente abogados 
I)ara que nuestros peccados 
desfagan delante Dios ; 
sola da la christiandad 
a Christo la tal corona, 
por que conla humanidad 
contiene diuinidad 
en vnidad de persona. 



EXCLAMACIÓN CONTRA LOS DIOSES Y TORNA 
ALA HYSTORIA 

O deydades fingidas, 
o lazos de perdimiento 
enel infierno encendidas, 
personas muertas, podridas, 
ni miento ni me arrepiento; 
a do estaua el ser diuino 
que pregonauades ante, 
quando llego de camino 
para ser vuestro vezino 
nuestro chiquito infante. 



La falsedad del enemigo 
de vuestros diuinos modos, 
ya la dize vuestro daño, 
pues vn niño no de vn año 
os derrueca en tierra todos; 
con lo qual fuerga nos muestra 
su obrar sobre natura: 
la verdad déla fe nuestra, 
y la grand mentira vuestra 
la condempna ser locura. 



REPREHENDE Y DECLARA EL YDOLATRAR DÉ- 
LOS CHRISTIANOS 

Entre tanto condenar 
los que adoran dioses vanos, 
razón es de reprochar 
el continuo ydolatrar 
de nuestros falsos christianos; 
que asy por vn rasero 
la mayor parte del mundo, 
con amor muy verdadero 
adoran por dios primero 
al que llaman dios segundo. 



46 



PRUEUA COMO MUCHOS TIENEN POR SU DIOS 
AL DINERO 



Lo que mas temes perder 
O que mas amas hallar, 
lo que mas te da plazer 
enlo auer y poseer 
se deue tu dios llamar; 
lo que mas te manda y vieda 
es el mas proprio dios tuyo, 
déla qual sentengia queda 
que resciben la moneda 
muchos ombres por dios suyo. 

No se que mas adorar 
ni que mas dar sacrificio 
que mentir y trafagar, 
perjurar y renegar 
cada dia en su seruicio , 
nunca dormir syn temor, 
nunca beuir syn sospecha: 
puedo te jurar, lector, 
que avnque soy frayre menor, 
no es mi regla tan estrecha. 

NOTA 

Comportar los omezillos 
que todos tienen conellos, 
caminar syempre amarillos, 
y al pasar délos castillos 
erizarse los cabellos; 
mili peligros en el mal, 
en la tierra mili cohechos , 
pues lo sufren por ganar; 
ya podéis adeuinar 
qual dios tienen en sus pechos. 

Engordar los caualleros, 
para después de engordados, 
esperan por sus dineros 
el fin que los leoneros 
esperan de sus criados; 
los que asy tragan el miedo 
déla hambre délos grandes, 
adeuina con el dedo 
que pueden dezir el credo 
alo que viene de Flandes. 



FREY YNIGO DE MENDOZA 

Con temor de ser robados 
recelar mili testimonios, 
ofrecer los desastrados 
mili vezes por dos cornados 
sus almas alos demonios; 
comportar de ser terrero 
alas inuidias de todos, 
me haze creer, logrero, 
que tu dios es el dinero 
avn que traygas christianos modos. 



Que hagan las aficiones 
ser tu dios lo que mas amas, 
bien lo muestran las passyones 
que en sus coplas y canciones 
llaman dioses alas damas; 
bien lo muestra su seruirlas, 
su rauiar por contentarlas , 
su temerlas, su sufrirlas, 
su continuo requerirlas, 
su syempre querer mirarlas. 

Bien lo muestra el grand plazer 
que syenten quando las miran ; 
bien nos lo da a conoscer 
el entrañal padescer 
que sufren quando sospiran ; 
bien ofrece ala memoria 
la fe de sus corazones, 
su punnar por la victoria, 
su tener por muy grand gloria 
el sy de sus peticiones. 

Su dangar, su festejar, 
sus gastos, justas y galas, 
su trobar, su cartear, 
su trabajar, su tentar 
de noche con las escalas, 
su morir noches y dias 
para ser dellas bien quistos, 
sy lo vieses, jurarlas 
que por el dios de Maclas 
venderán mili Jhesus Christos. 

COMPARACIÓN 

Como muchas nuezes vanas 
se cubren de casco sano, 



FREY YNIGO DE MENDOgA 



47 



como engañosas magañas 
que muestran color de sanas 
y tienen dentro gusano, 
asy por nuestro dolor, 
muchos de nuestras Españas 
se dan christiana color, 
que de dentro el dios de amor 
ha roydo sus entrañas. 



COMPARACIÓN 

Como el tordo que se cria 
cnla jaula de chequito, 
que dize quando chirria 
Jhesus y Sancta Maria, 
y el querria mas un mosquito, 
en aqueste mismo son 
muchos estragados fieles 
hablan christiana razón 
que su alma y afigion 
tiene puesta en los fardeles. 

Que vale su christiandad 
ni ala Cruz dezir «adoro», 
si con toda voluntad 
adoran mas de verdad 
las mugeres o el thesoro? 
Que la diuina sentencia, 
al tiempo délos remates, 
no juzgara su conciencia 
por el nombre y aparencia, 
mas por solos los quilates. 

Asy que no condenemos 
la sola pagana gente, 
que sy buscarlos queremos, 
mili christianos fallaremos 
paganos secretamente; 
no que sygan los errores 
délos ydolos pasados, 
mas tienen otros peores: 
luxurias, gulas, rencores, 
inbidias, yras, estados. 

EXCLAMACIÓN 

o venganza y confusyon 
de nuestro christiano nombre 1 



pues con tanta subjecion 
enla pagana nación 
fue temido el Dios y Ombre, 
que los dioses de su seta , 
en sentiendole vezino, 
fuyeron como saeta, 
el syendo niño de teta 
y veniendo peregrino; 

y nosotros , ya creyda 
su diuina magestad; 
nosotros, por quien su vida 
fue vendida y ofrecida 
por compíarnos libertad; 
nosotros, que confesamos 
su poder por infinito, 
mas tenemos, mas amamos, 
mas honrramos y adoramos 
el plazer de vn apetito. 

Por aquesto en su huyda 
quiso Dios por nuestro exenplo, 
que syntiendo su venida, 
diese medrosa cayda 
cada ydolo en su tenplo, 
para que con tal sentencia, 
o christianos contrahechos! 
delante de su presencia 
derroquéis de reuerencia 
los dioses de vuestros pechos. 

FIN DE LA HUYDA DE EGYPTO 

Rescebido enseñamiento 
enel huyr del infante, 
pongamos fin a su cuento 
por proseguir el intento 
del Vita Christi adelante; 
pues dexando en ora buena 
en Egypto el Redemptor, 
boluamos, mas no sin pena, 
la cara, mas no serena, 
al cruel rey matador. 

ORACIÓN EN NOMBRE DÉLA SEÑORA DOÑA 
JUANA, EN FIN DÉLA HUYDA DE EGYPTO 

O diuinal resplandor 
de sancto niño pequeño, 



48 



FREY YÑIGO DE MENDOgA 



delante cuyo dulgor 
desde el menor al mayor 
todos los otros son sueño! 
A ti, persona diuina, 
suplico por tu passyon 
quieras derrocar ayna 
quando en alma se enpina 
a hurtar tu adoración. 



COMIENgA LA HYSTORIA DÉLOS INOCENTES 
PRIMEROS MÁRTIRES DEL PUEBLO CHRISTIANO 



O quien podra recontar 
vn cuento tanto cruel ! 
o quien podra sin llorar, 
blasonar y grand pesar 
de aquella triste Rachel , 
que con tan justa pasyon 
dio rauiosos alaridos, 
lastimo su coragon, 
hizo grand lamentación 
sobre sus hijos perdidos! 



COMPARACIÓN 

Mas como cuenta el herido 
sus golpes , ya vencedor, 
y el enfermo guarescido 
razona lo ya sofrido 
syn que le cabse dolor, 
asy se deuen hablar 
tales ansyas, tales llantos, 
tal tirano sentenciar, 
tal sañudo degollar, 
pues que los niños son sanctos. 

Asy deue platicarse 
aquesta saña tan biua, 

pues fue causa de poblarse 
Hierusalen la de arriba, 
a do fue el pueblo innocente 
con tal grita y correndera, 
qual suele llenar la gente 
al saltar súpitamente 
el toro por la barrera. 



QUE LOS INNOCENTES NO ENTRARON EN PA- 
RAYSO FASTA LA MUERTE DEL REDEMPTOR 

No que rezien degollados 
al partirse de sus madres 
fuesen dentro aposentados, 
mas antes deposytados 
enel Limbo con los padres 
fasta que subió del suelo 
el niño del mal rey quisto, 
el que descendió del cielo 
a darnos gloria y consuelo: 
el Redemptor lesu Christo. 



PONE LA CABSA POR QUE NO ENTRARON 
LUEGO ENEL CIELO 

La razón por do se quita 
y contrasta su entrada 
es por la culpa infinita 
en nuestra natura escripta 
avn estar syn ser pagada, 
hasta que crucificado 
el infinito thesoro, 
enla balanga colgado 
fue pesado, fue fallado 
de buen peso y de buen oro. 

Dexados estos primores, 
digamos en que manera 
leuo las primeras flores 
al Señor délos señores 
la christiana primavera, 
quando después de pasados 
cinco mili años de invierno 
le florescieron sus prados 
tantos niños laureados 
en syntiendo el sol eterno. 

Quando el diuino claror, 
humillado de su altura, 
con nueuos fuegos de amor 
enñuyo su resplandor 
en nuestra seca natura 
y le yzo florescer 
tales rosas, tales lirios, 
que merescieron de ser 



acabando de nascer 
trasplantados por martirios. 



Quando la syerpe maldita, 
la tragona bestia fea, 
el ombre todo vindita, 
Herodes ascalonita, 
tirano rey de Judea, 
con sañosa crueldad 
mato los sanctos niñitos. 
O tan fiera voluntad , 
do no hallan piedad 
niños, mugeres, ni gritos! 

Enla qual triste conquista , 
para hablar verdadero, 
sigamos al coronista, 
apóstol y euangelista 
de todos quatro el primero, 
al leuita Sant Matheo, 
que renuncio por la gloria 
la renta del teloneo, 
pues enlos otros no veo 
escripta la tal hystoria. 

Es vn vicio acostumbrado 
mayormente en nuestra tierra, 
quel que te tiene robado, 
con mayor ansya y cuydado 
te persygue, te destierra; 
y la cabsa deste hecho 
es, al discreto mirar, 
vn temor de tu derecho 
que forja syempre en su pecho 
sospechos de tu entregar. 

Asy, vista la razón 
délos tres reyes de Oriente 
y el cantar y adoragion 
y ofrecer de Symeon 
al sacro niño excelente, 
Herodes certificado 
del nueuo rey de Ysrael, 
como quien tiene forgado 
el ceptro de su reynado, 
le busca muerte con el. 

Es su miedo tan syn tiento, 
tan syn seso su querella, 

Casoiosxro Castkllaho.— Tomo I. 



FREY YNIGO DE MENDOgA 

que por dar contentamiento 
al couarde pensamiento, 
los niños todos degüella, 
desde dos años ayuso 
no perdonando ninguno. 
O fierez que tal propuso 
por solo tomar incluso 
entre los otros a vno! 



49 



REPREHENDE EL AUCTOR A HERODES 

Quan sin causa desenfrenas, 
Herodes, tu grand locura, 
pues el niño que condenas, 
de tus grandezas terrenas 
se tiene muy poca cura; 
que quien se puede llamar 
del vniuerso monarcha, 
es muy claro de mirar 
quan poco deue estimar 
tu pequeñuela comarca. 

Es mayor tu desuario 
mirado por otra suerte, 
que piensas, loco sandio, 
condenar por poderio 
el hijo de Dios a muerte; 
es peligrosa porfía, 
por que su poder eterno 
tiene tan grand valentia , 
que sy quisyese podria 
enpozarte enel infierno. 

Mas su diuinal clemencia 
con soberana bondad 
te detiene la sentencia 
esperando a penitencia 
tu tirana voluntad; 
pero las entrañas llenas 
de gana de grand exceso , 
como se tornaron buenas 
alia lo dizen sus penas, 
acá lo cuenta el proceso. 



TORNA ALA HYSTORIA 

La cruel sentencia dada 
por el tirano maluado 



50 



oyra desmesurada; 
fueron metidos a espada 
los infantes syn peccado; 
las madres ronpen el cielo 
con sus messas y alaridos, 
los padres riegan el suelo 
con lagrimas syn consuelo, 
como padres y maridos. 



Alli vieras porfiar, 
en aquel grand omezillo, 
los vnos por degollar, 
los otros por apartar 
asus hijos del cochillo; 
fasta que todos tirando 
por las piernas, por los bragos, 
los tiranos degollando 
y los padres anparando, 
los niños hazen pedagos. 

Vieras madres delicadas 
forcejar con los tiranos, 
rauiosas, desatentadas, 
sus caras todas rasgadas 
con las vñas de sus manos; 
vieras otras sus heridas 
comportar como amazonas, 
las otras amortecidas, 
las otras enloquecidas, 
bramando como leonas. 

Alli veras reprochar 
ala diuina justicia 
su querer disymular, 
sin punir, syn castigar 
tan endiablada malicia; 
alh vieras, llanteando, 
algar al cielo la vista, 
dar alaridos llorando, 
por que tan tyrano mando 
no" tiene quien lo resista. 

No pudiendo resistir 
al cruel tiranizar, 
comiengan de maldezir 
las madres asu parir, 
los padres asu engendrar; 
algan vozes doloridas 
contra el tirano cruel, 



FREY YNIGO DÉ MENDOgA 

procuran muerte a sus vidas 
diziendo alos homicidas 
mili brasfemias contra el. 



COMPARACIÓN 

Porfiar por le mouer 
con sus llantos a manzilla; 
mas el tirano, a mi ver, 
quiso mucho parescer 
eneste caso al anguilla, 
que quanto con mayor gana 
aprietan y la detienen, 
tanto mas es cosa llana 
que se desliza y desmana 
délas manos que la tienen. 



COMPARACIÓN 

Como suele acostumbrar 
el can la presa tomada, 
que queriéndole apartar 
quien tira por el collar 
le pone saña doblada, 
asi el fiero coragon 
quanto mas la gente tira 
por apartar su passyon, 
tanto mas su indignación 
les muestra mayor la yra . 



COMIENQA EL AUCTOR LA CRUEZA DE HE- 
RODES 

El grand león de Nemea, 
las fieras syerpes marinas, 
la mostruosa ralea 
déla ydra que pelea 
conlas fuergas hercolinas ; 
los centauros del gigante, 
el famoso ladrón Caco, 
el puerco de Atalante 
ya dexen pasar adelante 
la furia deste vellaco . 

Las áspides venenosas, 
los pongoñosos dragones, 



las almenas peligrosas 
y en suma todas las cosas 
de mortales infeciones; 
todos los daños y sañas 
délos fieros animales, 

delante sus fieras mañas 
ya no se llamen mortales . 

Que después que fue formado 
por Dios el redondo syglo, 
no podra ser demostrado 
fuera del ángel dañado 
otro tan fiero vestiglo; 
ni syento lengua que hable 
ni avn hystoria que nos muestre 
saña tan abominable , 
ser en ombre razonable 
ni enla mas braua syluestre . 

REPRUEUA LA CRUEZA DEL REY HERODES 
CONLA PIEDAD DEL EMPERADOR CONSTAN- 
TINO 

Y para ver mas notoria 
su crueza y desatino, 
trayamos ala memoria 
el hecho digno de gloria 
del grand Cesar Costantino , 
el primer emperador 
que tomo nombre christiano, 
y por darle mas fauor 
hizo iglesia del Señor 
su palacio laterano. 

El qual quiso conportar 
de quedar leproso, antes 
que consentir derramar 
acabsa dele sanar 
la sangre de los infantes ; 
aviendo su enfermedad 
por tormento mas liuiano 
quel perder déla piedad , 
quel cobrar la sanidad 
por modo tan inhumano. 

Su seruicio tan acepto, 
su muy grand beninidad, 
que por su solo respecto 
le fue mostrado el secreto 



FREV YNIGO DE MENDOgA 

déla christiana verdad , 
y no solo fue alumbrado 
enla fe que nunca miente , 
mas en syendo baptizado 
fue déla lepra curado 
súpita y perfectamente. 



51 



Enlos tales la grandeza 
tiene su proprio lugar, 
pues la honrra y la proeza, 
el estado y la nobleza, 
todos andan ala par; 
han de dar de su estatura 
ala virtud el honor, 
como el sastre tiene cura 
de nos dar tal vestidura 
qual le pide nuestro altor. 

COMPARACIÓN 

Que la ponposa corona 
déla real celsytud, 
es en qualquier persona 
vna señal que pregona 
como pendón la virtud; 
mas enel ombre maluado 
el estado muy crecido 
paresce pinto parado 
pendón que quedo colgado 
do es vino vendido. 

COMPARACIÓN 

Es asy quien aposenta 
al vicioso enel estado, 
como quien echando cuenta 
quiere que valga cincuenta 
vn miserable cornado; 
mas después de rematada 
la cuenta del contador, 
es su ley consy derada, 
cada moneda estimada 
enel su justo valor. 

APLICA LA COMPARACIÓN AL PROPOSYTO 

Que pasada breuemente 
por los malos sublimados 



^2 



FREY YNIGO DE MENDOgA 



aquesta vida presente, 
ado contando la gente 
les puso grandes ditados, 
la sentencia diuinal 
les mide su galardón 
por la ley de su metal, 
no por el nombre real 
déla falsa estimación. 

Segund esto, no deuiera 
aquel romano senado 
sublimar tal bestia fiera 
como el rey Herodes era 
enla cumbre del reynado, 
por que dar cetros reales 
alos crueles tiranos 
es hazer los mismos males 
como los que ponen puñales 
alos locos en sus manos. 

Deue ser del rey agena , 
vindicatiua passyon, 
por lo qual natura ordena 
que se halle en la colmena 
solo el rey syn aguijón; 
por que pues han anisarse 
todos los grandes señores 
que no deuen ayudarse 
del poder para vengarse , 
mas sujuzgar sus furores. 

O quan mortal pestilencia 
es ala gente menuda 
la real magnificencia! 
sy le fallesce clemencia 
al tiempo que esta sañuda 
la sobrada indignación 
enlos altos gouernalles, 
es mayor persecución 
que la furia del león 
quando brama por las calles. 

Que osso tan carnicero, 
que león tanto hanbriento 
qual tragón de can ceruero, 
sy tragara vn niño entero 
no se mostrara contento? 
Mas esta bestia sangrienta 
es de furia tan sobrada, 



que no se harta ni atienta 
con vno, veynte ni treynta, 
hasta que no quede nada. 

En los niños la ynocencia 
y los gritos de sus madres, 
el llorar y resystencia 
con paternal impaciencia 
que hazian los tristes padres, 
con que saña pelearan 
que luego no la vencieran, 
a que entrañas llegaran 
que sy rejalgar hallaran 
triaca nole boluieran.> 



Sermón trobado que hizo frey Yñigo 
de Mendoca al muy alto y muy po- 
deroso principe, rey y señor, el rey 
don Fernando, rey de Castilla, de 
Aragón, sobre el yugo y coyundas 
que su alteza trabe por deuisa. 



Principe muy soberano, 
nuestro natural señor, 
contraste délo tirano, 
délo sano castellano, 
mucho amado y amador, 
aquien de derecho y razón 
vestieron ropa de estado 
de Castilla y de León 
bordada con Aragón 
Cecilia blosla el vn lado 
y todo bien enpleado, 

quanto mas alto se enpina 
la cumbre de estado grande, 
tanto mas y mas ayna 
es necesaria dotrina 
con que rija y con que mande; 
que sy no mentio Platón 
y verdad dixo Boecio, 
sera prospera nación 
la que rige discreción , 
al contrario la quel necio 
lo mismo dixo Vejecio. 



FREY YÑIGO DE MENDOZA 



53 



Por este mismo respecto 
ala real excelencia 
es exercicio discreto 
en publico y en secreto 
contratar cosas de ciencia, 
y alos baxos dezidores 
oyllos con humildad, 
mirando que a pescadores 
inspiro Dios los primores 
déla diuina verdad 
quando tomo humanidad. 

Tras este tal pensamiento 
que consuela mi rudeza, 
tan bien me da atreuimiento 
la virtud y sufrimiento 
de vuestra real alteza, 
cuya benigna bondad 
me pone tanta osadia 
quanta con su dignidad 
vuestra illustre magestad 
por la gfand sinpleza mia 
me causaua couardia. 

Como en espejo doblado, 
principe muy poderoso, 
en vna luna mirado 
haze el rostro mesurado 
y enla otra espantoso, 
asy vuestra potestad 
en su grandeza mirada, 
me figura esquiuidad, 
mas en su benignidad 
se muestra tan mesurada 
como la que esta syn nada. 

Y pues tan poco repuna 
a mi grand insuficiencia, 
mirandos enesta luna 
la cumbre que dio Fortuna 
a vuestra magnificencia, 
con osado coragon 
ofi-ezco de mi exercicio 
vn mal trobado sermón 
a vuestra dominación, 
I)or ofrcsccr el seruicio 
qual lo demanda mi oficio. 



comienqa el sermón, cuyo thema es 
unas palabras de sant matheo que di- 
zen: jugum meum suave est z cetera; 
que quiere deztr : es el mi yugo suaue 
a vnos y a otros graue 



INTRODUCION ALA AUE MARÍA 

Vn ángel falso, roncero,- 
con voz y cara fingida, 
principe muy verdadero, 
nos fue comiengo primero 
de toda nuestra cayda, 
quando a nuestra madre Eua 
engaño conla mangana; 
dan de aquesto cierta prueua 
los diez mili males que lieua 
acuestas natura humana 
syn jamas poder ser sana. 

Mas diuinal compasyon 
proueyo tan justo medio, 
que de mesma inuencion 
el leuo su pugnicion, 
nosotros nuestro remedio, 
ofreciéndonos delante, 
embiando desde arriba 
otro ángel para que cante, 
otra virgen que se espante 
y tan grand plazer reciba 
que consyenta y que conciba. 

Asy que la redempcion 
del humano perdimiento 
en vna dulce canción 
que llaman salutación 
escomengo su cimiento, 
porque podiendo ofrecer 
en peso de justo fiel 
a muger contra muger, 
contra el ángel Lucifer 
el archangel Gabriel, 
vaya todo por niuel. 

Seyendo ansy principiado, 
principe muy principal, 
el bien con que fue sanado 



54 



FREY 



quanto mal hizo el peccado 
en el linaje humanal, 
es por cierto grand razón 
que por esta misma via 
no solo nuestro sermón, 
mas qualquier operación 
ponga delante por guia 
la boz del Aue Maña. 



PONE LA AUE MARÍA 



Sagrada virgen preciosa, 
Dios te salue, templo suyo, 
o virgen marauillosa 
en cuyo vientre reposa 
el hijo de Dios y tuyo! 
O dulgor de los dulgores ! 
qual propheta sera digno 
de recontar tus loores, 
pues te requirió de amores 
el sacro Verbo diuino 
con el ángel que a ti vino? 

Con razón te llaman llena 
de la gracia de Dios Padre, 
pues mereciste por buena 
no solo parto syn pena, 
mas avn ser virgen y madre. 
O bendicta y tan bendicta 
sodre todas las mugeres, 
que por tu cabsa fue quita 
nuestra manzilla infinita , 
y mas, señora, nos eres 
causa de eternos placeres ! 

Y fue tu fructo Ihesus 
de tan alta perfecion, 
que la su diuina luz 
con su vida, con su cruz, 
a todos dio saluacion. 
Y tu, su madre sagrada, 
del vniuerso señora, 
quedaste por abogada 
para que nos fuese dada 
su gracia, por quien agora 
te pongo por rogadora. 



YNIGO DE MENDOgA 

ES MI YUGO MUY SUAUE 

PROSYGUE EL SERMÓN, EL QUAL DIUIDE EN 

TRES PARTES: ENLA PRIMERA TRATA DEL 

YUGO, ENLA SEGUNDA DE LAS MELENAS, 

ENLA TERCERA DE LAS COYUNDAS 



Rey temor de los tiranos, 
aquien crezca Dios los cetros , 
salud délos castellanos, 
beso vuestros pies y manos 
en comiengo de mis metros; 
aquien Dios sea tasugo 
contra los ojos dañados, 
pues que a su clemencia plugo 
daros coyundas y yugo 
con que fuesen sojuzgados 
los thoros nunca domados. 



PROSYGUE 

Aquellos aquien amor, 
principe digno de amar, 
los atan con vos , señor , 
sin coyundas, con dulgor 
se deuen de gouernar; 
mas estos asy tractados, 
los quales cuydo ser pocos , 
los otros desenfrenados, 
dañadores y dañados 
atarlos, pues que son locos 
que os andan haciendo cocos 

Con nuestro falso metal 
hazen cocos, y con Francia 
cocán vos con Portugal, 
y vos, señor, bien real, 
a todo firme constancia, 
esforzando enla verdad 
vuestro limpio coragon, 
teniendo enla voluntad 
la iusticia y libertad 
que atoda nuestra nación 
da con vos grand afición. 

Acordad vos de Pharaon, 
quien venció su grand poder 



FREY 

quien en tan grand afición 
dio manos y coragon 
a Judich syendo muger; 
quien a Hester y Mordocheo, 
ahorco su aduersario, 
quien sujuzgo al Amorreo 
por que aquel, segund yo creo, 
verna eneste calendario 
vuestro partido contrario. 

Esforgad, rey esforgado, 
tomad la langa enla mano, 
sujuzgad vuestro rey nado, 
pues teneys tan bien parado 
lo diuino y lo humano: 
lo diuino por que vos, 
avnque puesto en tierna hedad, 
soys vn rey mucho de Dios; 
lo humano, por que las dos, 
grand justicia y libertad, 
fundada sobre verdad. 

O vergongosa fealdad 
de renonbre lastimero, 
de quien juro lealtad 
con tan grand solenidad 
quando se armo cauallero! 
por que segund que se ley 
enla Segunda Partida, 
por su grey y por su ley 
y por Dios y por su rey, 
tienen los grandes la vida 
con juramento ofrecida. 

Por esto les dan los juros, 
los estados y las rentas, 
por que detras de sus muros 
los pueblos biuan seguros 
y ellos sufran las afruentas; 
pues quien a tanto se ofrece, 
que me responda le ruego 
que nonbre y pena meresce 
quando no solo fallesce 
en defender su sosyego, 
mas antes le pone fuego. 

Y pues son tan obligados 
por derecho y por virtud 
a someter sus estados 
al yugo, mansos domados 



YÑIGO DE MENDOgA 55 

de la real celsytud, 
a vos sometan sus cuellos 
por que los podays atar, 
o vengan por los cabellos, 
pues es tan amigo dellos 
el dicho común vulgar: 
mal cantar y porfiar. 

O reprochosa porfía, 
digna de infame nota, 
responde malinconia, 
que te da bozes el dia 
que llaman de Aljubarrota, 
y los huesos délos pasados 
cruxen enla sepultura 
con ansya de lastimados, 
por dexar tan heredados 
aquien tan poco se cura 
de su muerte y desuentura. 

Mas creo que Dios ordena, 
o me mienten los oydos, 
que fuyan déla melena 
aquellos a quien condena 
la justicia por perdidos; 
por que el no poder sofrir 
vuestro reyno mal tamaño, 
la causa del desurtir 
arremediar de pugnir, 
abueltas de aqueste daño, 
lo de ogaño y lo de antaño. 



Pues, rey de real valer, 
alta reyna esclarescida, 
aued, principes, plazer, 
que muy presto aueys de ver 
a vuestra Castilla vñida 
con vuestros yugos suaues; 
sin cozquillas y omezillos 
arareys con los leales, 
y alos ronceros cuytrales 
dadles tras los colodrillos, 
pues teneys hartos nouillos. 



PONE FIN ALA PRIMERA PARTE DEL SERMÓN, 
CONCLUYENDO CON EL TEMA 

Y pues pena y galardón 
enlas virtudes y vicios 



i6 



FREY YNIGO DE MENDOgA 



hazen en toda nación 
ser señora ala razón 
y leales los seruicios, 
guardad bien su diferencia, 
que es de vuestro reynar llaue, 
por que con sana conciencia 
digan de vuestra excelencia 
que es vuestro yugo suaue 
a vnos y a otros graue. 



PROSYGUE LA SEGUNDA PARTE DEL SERMÓN 
EN QUE PROPUSO TRATAR DE LAS MELENAS 

Del yugo ya despedidos, 
délas melenas se trate, 
conlas quales guarnecidos 
son los bueyes que están vñidos 
por que el yugo no los mate ; 
do deuen consyderar 
los que tienen dignidad, 
quel yugo del sujuzgar 
se deue syempre fundar 
sobre blanda humanidad 
syn muestras de esquiuidad. 

PONE COMPARACIÓN 

Como la piedra tirada 
syn su gana contra el cielo, 
en faltando el ser forgada 
su condición de pesada 
la haze caer al suelo, 
asy cercana cayda 
tiene la gouernacion 
sy la gente sometida 
sola fuerga la conbida 
a tomar la subjecion, 
forcejando el coragon. 

Daqui biuen los tiranos 
syempre con mili sobresaltos, 
asy los reys que son humanos 
quanto se muestran mas llanos 
tanto se hallan mas altos, 
por que el amor aliuiana 
lo que parece grand pena, 
como la dama galana 



nos haze sofrir de gana 
lo que la gana condena 
y esto causa la melena. 

Teniendo Dios soberano 
infinito el poderío, 
gouicrna el linaje humano 
con vna tan blanda mano 
que non fuerga el aluedrio; 
pues sy Dios omnipotente 
pone el yugo sobre blando, 
quanto mas de gente a gente 
se deue muy mansamente 
executar lo del mando 
las voluntades del ganando! 

Quando los grandes varones 
del grand imperio romano 
guyauan gouernaciones , 
dos syngulares razones 
dizen que dixo Trajano: 
la vna, que tal deuria 
ser el alos que rigese 
qual y con qual alegría 
en sus negocios querria 
que su rey a el le fuese 
sy rey sobre sy touiese; 

la otra, dizen que fue 
quando pregunto vn dia 
que respondiese por que 
a todos con tan grand fe 
prometía mas que tenia. 
O dicho tan especial 
do grand exemplo consyste ! 
dixo: pareceme mal 
que déla cara real, 
do tal grandeza se enuiste , 
ninguno se parta triste. 

EXEMPLO 

Segund de la condición 
délas abejas se reza, 
entre todas quantas son 
solo el rey syn aguijón 
crio la naturaleza; 
do nos quedo tal doctrina 



FREY YNIGü DE MENDOgA 



57 



I 



que quien se halla enla cunbre , 
tanto quanto mas se enpina 
tanto mas es cosa digna 
que syn aguijón relumbre 
en su rostro mansedunbre. 

Estas son, rey, a mi ver, 
las melenas sobre quien 
los yugos del grand poder, 
del reynar, del someter, 
asyentan por cierto bien; 
con estas vos acabastes 
con muchos que ayan pesar, 
no, señor, por que reynastes, 
mas por que tanto tardastes 
de venir a sojuzgar, 
a regir y a libertar. 

PONE FIN ALA SEGUNDA PARTE DÉLAS ME- 
LENAS, CONCLUYENDO CON EL THEMA 

Mas los bueyes que son traydores, 
por yrse acomer los panes 
con sus dañados vmores, 
hallan en vuestros dulgores 
vn sabor de agros afanes, 
la qual dañada postema, 
pues todo el mundo lo sabe , 
mientra su malicia rey na, 
bien dice, señor, el thema, 
que es vuestro yugo suaue 
a vnos y a otros graue. 

SIGUE LA TERCERA PARTE DEL SERMÓN, EN 
LA QUAL PROPUSO DE TRATAR DÉLAS CO- 
YUNDAS CON QUE SE DEUEN ATAR LOS TA- 
LES BUEYES 

Es razón saber de quales 
y de que cuero y facion 
se harán coyundas tales 
con que vuestros animales 
no salgan de la razón; 
por que si no están atados 
con sotil maña y arte , 
los bueyes que están holgados 



es peligro no se aparten 
cada vno por su parte. 



PROSYGUE 

Mas con la gracia de Dios 
y con vuestro buen denuedo, 
muy bien podeys hazer vos 
gentiles coyundas dos 
con que cada buey este quedo; 
pugnicion y beneficio 
son cuerdas con que se anuda 
con la pugnicion el vicio; 
y el galardón al seruicio 
haze que no se sacuda 
de peligro quando dubda. 

Con estas tales se atan 
los bueyes rezios que sean, 
mas do estas no se tratan: 
vnos furtan , otros matan, 
otros braman, haronean, 
otros sacuden pernadas 
por no yr ala lauor, 
otros pacen las sembradas 
y avn tanbien alas vegadas ; 
otros, syn ningund temor, 
dan del cuerno a su señor. 

Otros bueyes especiales, 
veyendo estos consentidos, . 
vyendo syn pena los males, 
syn galardón los leales, 
no quieren estar vñidos , 
por que es fuerte conclusyon 
comportar estos estados: 
los que veen la traycion 
pacen quantos panes son, 
y ser flacos trasyjados 
los que tiran los arados. 

Asy que claro parece 
que enel reyno disoluto, 
por que justicia fallesce, 
el triste del rey padesce 
y quien quiere goza el fructo; 
mas vos, de quien son agenas 
las cosas deste acidente, 
délas mercedes y penas 
hazed dos coyundas buenas 
con que ateys muy reziamente 
al yugo toda la gente. 



58 



FREY YNIGO DE MENDOgA 



Que sy con tal maestría 
vuestra gente no es atada, 
por demás es la porfía, 
que jamas su policía 
podra ser bien gouernada; 
que ni los ombres ladrones 
no pueden auer paciencia, 
ni sufrirse syn quistiones 
sy no reparte sus dones 
con aquella diferencia 
qual la justicia sentencia. 

Sy me preguntan de que 
se harán coyundas buenas, 
respondo yo que lo se: 
por ende tened grand fe, 
que os vernan alas melenas; 
délo mas sano del cuero 
podra salir tal correa 
con que al nouillo mas fiero 
sojuzgueys como a cordero; 
que después quien haronea, 
contra el aguijón cogea. 

Con estas coyundas tales 
los toros al yugo atados, 
las vuestras manos reales 
araran los peñascales 
tan sin pena como prados, 
y hareys las cuestas llanos , 
los heríales baruechos 
y los riscos altoganos ; 
do sembrauan los vfanos 
continuamente cohechos , 
senbrareys vos de derechos. 

Mas es menester, señor, 
segund mi flaco consejo, 
que seays buen labrador, 
buena reja, buen vigor, 
y tengays buen aparejo, 
buena reja, buen arado, 
bien vñidos vuestros bueyes , 
el harón hosco aguijando, 
el leal galardonando, 
y entonces, segund las leyes, 
araran bien vuestras greyes . 

Vengamos ya por menudo 



a contar piega por piega 
que coyundas, con que ñudo 
al toro brauo, sañudo, 
si judgara la cabega; 
de que madera y manera 
vuestros yugos se harán 
por que enesta tierra fiera 
vos y vuestra conpañera, 
pues vos poneys el afán, 
gozeys después de su pan. 

Pues los vuestros yugos son 
aquella clara verdad 
con que syn falsa afición 
por derecha subcesyon 
vos vino la dignidad, 
quanto puesto que peso 
a ciertas bestias haronas, 
quando ala reyna vos dio, 
el casamiento ayunto 
juntando vuestras personas 
vuestras reales coronas. 

Alguno sale al traues 
a responderme de priesa, 
tomando por su paues 
vn juego que ya sabes 
que se llama de trauiesa; 
yo dexo sus vanidades 
por que no es materia honesta, 
pues que otras nouedades 
dixieron alas gibdades, 
lo qual os do por respuesta 
en esta nuestra requesta. 

Este negogio dexado 
por cosa probada bien , 
pues que fue tan publicado , 
pregonado y procurado 
a cabsa de bien se quien; 
vos, señor rey don Fernando, 
digno de luenga memoria, 
dexaldos andar cocando, 
que pues es de vuestro vando 
vna verdad tan notoria, 
cierta teneys la victoria. 

Alli esta Dios do solia 
con aquel mismo poder 



FREY YÑIGO DE MENDOZA 



59 



I 



que mandaua que hazia 
a quien la verdad traya 
antiguamente vencer; 
con cuya mano bendita 
mato Dauid al gigante, 
y la gente ysraelita 
de cautiverio fue quita; 
pues asy vos, rey pujante, 
venceres. Dios delante. 

Quanto mas nuestra Castilla, 
vn reyno tan especial, 
ca nos deue dar manzilla 
quando nos vemos regula 
por esta justicia tal. 
O pues, rey muy virtuoso, 
sy quereys bien gouernalles, 
poned freno al que es brioso 
y espuelas al perezoso; 
que sabed que los vasallos 
se rigen como cauallos. 

Entonces fares al menos 
quelos vuestros no hos desechen; 
por el galardón los buenos 
y los malos por los frenos 
se tengan que no hos despeñen; 
y con este tal rugir 
que en vuestra virtud bien cabe, 
nos hares que syn mentir 
podamos, señor, dezir 
que es vuestro yugo suaue 
a vnos y a otros graue. 



FIN DEL SERMÓN 

Poned en fin del tratado, 
alto rey, vuestra memoria, 
que délo bien gouernado 
vos sereys galardonado 
con pago de eterna gloria, 
ala qual gloria el Señor 
nos lieue por su clemencia 
nuestro dulce Redenptor 



a gustar el grand dulgor 
de su corporal presencia 
y déla diuina esencia. 



aquí COMIENgA EL VLTILOGO 

Alto rey cuya potencia, 
cuyas virtudes y modos 
merece por su excelencia 
heredar de aquella herencia 
que se perdió por los godos 
al tiempo que don Rodrigo 
en pena de su luxuria 
rescibio tan grand castigo, 
nos dexo tan syn abrigo 
sometidos con injuria 
ala macometa furia, 

porque asy como sus vicios 
merescieron pena digna, 
asy, rey, vuestros seruicios 
meresceran beneficios 
ala justicia diuina, 
de manera que aplacada 
por vuestras obras su saña, 
no solo ser subjuzgada 
a Castilla con Granada, 
mas con poca fuerga y maña 
vos podeys ver rey de España. 

PONE FIN ALA OBRA TODA 

A VOS, señor excelente , 
digno de loores tales, 
se presenta este presente, 
besando muy vmillmente 
las vuestras manos reales, 
suplicándole que quiera 
vuestra real majestad 
esta mi obra grosera 
sofrirla como sy fuera 
de tan alta calidad 
quanto es mi voluntad. 



6o 



FREY YÑIGO DE MENDOQA 



Coplas que hizo frey Yñigo de Men- 
doga, ñayre menor: doze en vitu- 
perio délas malas hembras, que no 
pueden las tales ser dichas muge- 
res, z doze en loor délas buenas mu- 
geres, que mucho triumpho de honor 
merecen. 

En este mundo disforme , 
do la virtud y bondad 
son auidas por baldón, 
quando quier que no es conforme 
la muy crescida beldad 
con lo que quiere razón, 
es una red barredera 
que quando toma delante 
todo lo prende y cabtiua , 
es vna cosa muy fiera, 
es vna fuerga gigante 
que todo el mundo derriba. 

Es vn arco muy sañudo 
que quando quiera que tira 
con su sangriento omezillo, 
sy Dios no esta por escudo 
dos muertes lleua en su vira 
rebueltas enel casquillo: 
la grand pena desygual 
que sufren los amadores 
es la vna délas dos ; 
es la otra la infernal 
que duraran sus dolores 
mientra que Dios fuere Dios. 

Es vna cosa muy vieja, 
de luengos tiempos sabida, 
que acaesce enla colmena 
que sy nos pica ell abeja, 
tan presto pierde la vida 
quan presto nos da la pena; 
y asy tirando su frecha 
con voluntad encendida 
por matar a quien aplazc , 
la dama queda contrecha 
déla presta recudida 
del mismo tiro que haze; 



y quedan ambos heridos 
déla culpa y condenados 
alos infiérnales fuegos 
de sus quereres vencidos, 
del poluo de amor cegados, 
hechos cautiuos y ciegos, 
cautiuos que se vendieron 
y pusieron su querer 
en manos dell afición; 
ciegos que lo que vieron 
les hizo perder el ver 
déla lumbrosa razón. 

Asy que, damas, vos queda 
de la belleza sobrada, 
sy razón no la gouierna, 
que por su causa se hereda 
después de vida penada 
espantosa muerte eterna; 
y quedaos del solimán 
y del alconzilla fina 
otros donosos prouechos, 
mucho fuego de alquitrán 
y mucha pez y rezina 
por el rostro y por los pechos. 

Pues por hermosa que sea, 
puede creer muy sin recelo 
la dama, que no es mentira 
que mejor fuera ser fea 
sy tira con anapelo 
con los ojos quando mira; 
que los gestos que son feos, 
por bien que soplen sus llamas , 
a poca gente escalientan, 
mas sy torcidos deseos 
tienen las famosas damas, 
quantos miran atormentan. 

Son aquestas el mochuelo, 
que con los ojos conbida 
alos tordos que los tomen; 
son el ceuo del anzuelo 
que haze costar la vida 
alos peces que lo comen ; 
son secreta saetera 
do nos tira Lucifer 
con yerua por nos matar; 
son carne puesta en buytrera, 



FREY YNIGO DE MENDOCA 



6l 



t 



que quien la viene a comer 
escota bien el yantar. 

Son el grito con que llama, 
después que ya tiene armado, 
con boz fingida de cierua, 
el ballestero que brama 
para que venga el venado 
do le tire con la yerua; 
por que enla boca destas 
están dentro ascondidos 
los enemigos llamando, 
tienen las ballestas prestas 
para que syendo venidos 
nos puedan matar tirando. 

Son guerrero capitán, 
que por do quiera que anda 
syempre piensa algund engaño.; 
son tanbien el alacrán, 
que muestra la cara blanda 
y haze áspero el daño; 
son vnas ciadas cuestas 

do los sy pasean 

es por fuerza que resbalen ; 
que comparaciones estas 
para que los malos vean 
cuan pocos dineros valen. 

Pues desta gente guerrera 
quien quiera tenga recelo 
de sus tan muchas celadas, 
y pasen de su frontera 
sy quieren llegar al cielo 
por tierras muy desuiadas; 
que todos los sabidores 
sobre este caso leydos, 
muy juntamente concluyen 
que enla batalla de amores 
los que esperan son vencidos, 
vencedores los que fuyen. 

Son aquel cuajado mar 
donde los ombres entrados 
se quedan por moradores; 
son secreto rejalgar 
entre sabrosos guisados 
que mata sus comedores ; 
son aquella piedra yman 



do la nao quando llega 
se queda presa y trauada; 
son agua de por Santjuan, 
que al vino no se pega 
y al pan no ayuda nada. 



FINAL 

Y pues tiene la muger 
que ha perdido el temor 
y verguenga de su vicio 
la muerte buelta en plazer 
para dar al amador 
en pago de su seruicio, 
fuyamos desta nasgion 
y sus plazeres dexemos , 
que nos los dan a renueuos ; 
que de su conuersagion 
todo quanto ganaremos 
sera el caldo délos hueuos. 



DE LAS BUENAS 

Vengan ya las otras damas, 
pues es cierto que ay muchas 
en esta nuestra Castilla 
que sus famas y sus camas 
délos conbates y luchas 
defendieron de manzilla, 
por quel oro conel lodo 
puesto junto cotejado, 
destos tales dos estremos 
pongamos luego en tesoro 
el oro linpio, acendrado, 
y el vil del lodo pisemos. 

Aquellas damas hermosas 
que en esta nuestra comarca 
de virtudes tan mañera 
entre las gentes viciosas 
tienen guardada en su arca 
su limpieza verdadera, 
es clara cosa que tienen 
mucho luzidos y altos 
los quilates de bondad, 
pues es cierto que sostienen 



62 



combates y sobresaltos 
por causa de su honestad. 



FREY YÑIGO DE MENDOgA 



Mas resciben tal renombre 
por el fuerte resystir 
que hazen por la limpieza, 
qual suele cobrar el ombre 
quando mas quiere morir 
que no cometer vileza; 
qual el alcayde leal 
quando mucho conbatido 
se queda por vencedor, 
como en batalla campal 
el capitán que ha vengido 
mucha gente y grand señor. 

Aquel humano linaje 
son las damas que han tenido 
y tienen linpia la vida 
vna torre de omenaje, 
quando el otro esta perdido, 
la virtud es retrayda; 
son vnas secretas cueuas 
que tienen dentro escondidos 
thesoros de grand valia; 
son vnas alegres nueuas 
que hazen dar alaridos 
enel cielo de alegría. 

Son vn luzido brocado 
que pocas personas visten 
sy no grosero sayal; 
son alcázar defensado 
do pocas armas resysten 
alos conbates del mal; 
son herizos por de fuera 
de púas muy espinosas 
al ombre quando las toca, 
mas de dentro son lumbrera; 
son finas piedras preciosas ; 
son castillo puesto en roca. 

Es qual quiera dama tal 
que guardada y defendida 
délas no buenas se esmera , 
vna cosa angelical, 
que aunque de carne vestida 
en que ser no lo pudiera 
en esta virtud yguales ; 



conlas buenas, a mi ver, 
no son los angeles buenos, 
por que ser estos ya tales 
no les es de agradescer 
por ser de cuerpos ágenos. 

O que gloria tan pomposa! 
que dama podra alcangarte 
que de gozo, no de gritos, 
que la dama virtuosa 
sea mas enesta parte 
que los angeles benditos.^ 
Y pues tamaño loor 
viene por tener cerrada 
la puerta del coragon, 
los seruidores de amor 
no deuen hallar morada, 
remedio ni compassyon. 

Son angeles y mugeres 
en la vida, y hermosura 
en los cuerpos y en las almas; 
son sanctos enlos aferes, 
laureles enla verdura; 
mas enel fructo son palmas ; 
son palmitos en la syerra, 
que es cosa muy de espantar 
por la su grand frialdad; 
son buenas en nuestra tierra, 
que es mas de marauillar 
segund es nuestra maldad. 

Quien tiene Casta por nombre 
puede delante quien quiera 
syn ningund miedo dezir 
que tiene por sobre nombre 
comendadora de espera 
déla gloria por venir; 
pues con este tal consuelo, 
sy conlas alas de agores 
las buelan los cortesanos, 
parecen ante su buelo 
los neblis remontadores, 
los girifaltes milanos. 

Asy que las virtuosas 
son vnas claras estrellas 
entre muy escuras gentes; 
pero son muy peligrosas 



FREY YNIGO DE MENDOCA 



63 



para conuersar conellas, 
segund estamos dolientes; 
por que somos, mal peccadol 
esta gente castellana, 
con qualquiera dama buena, 
como estomago dañado, 
que aunque la perdiz es sana, 
con ella se empacha y pena. 

Pues sera consejo sano 
a todos los que enfermamos 
con todo quanto comemos 
mientras biue el cuerpo humano, 
que délas malas huyamos, 
délas buenas nos guardemos; 
délas malas por que son 
vnas redes en que vemos 
que los mas del mundo caen , 
délas buenas por passyon 
que nosotros conocemos, 
no por lo que enellas ay. 



FINAL 

Y poniendo la contera 
a esta pequeña obrezilla, 
y enesta copla se acabe, 
yo llamo linda cimera 
a las damas de Castilla, 
en quien tal vicio no cabe; 
mas alas damas sin bien, 
con el su mirar del diablo 
degüellan a quien acatan , 
llamo cabestros con quien 
diablos en suzio establo 
alos ombres bestias atan. 



Coplas conpuestas por fray Yñigo 
de Mendoga al muy alto z muy po- 
deroso principe, rey z señor, el rey 
don Fernando de Castilla z de León 
z de Cecilia, al principe de Aragón, 
ala muy esclarescida rey na doña 
Ysahel, su muy amada muger, nues- 
tros naturales señores, en que de- 



clara como por el aduenimiento des- 
tos muy altos señores es reparada 
nuestra Castilla. 



PROLOGO 

O diuina caridad, 
quien limpia nuestras manzillas ; 
tu que syguiendo verdad 
con tu sancta sanctidad 
hazes syempre marauillas ; 
tu que biues, tu que duras, 
solo bien que no se daña; 
tu que en tus sanctas alturas 
soldaste las quebraduras 
de nuestros reyno§ de España, 

tu, syn forma ser diuino ; 
tu, diuino ser formado 
trino y vno, vno z trino, 
Trinidad cuyo camino 
fue comiengo no hallado ; 
tu, gloria de nuestra gloria ; 
tu, remedio que es syn mengua, 
con tu mano meritoria 
esclaresce mi memoria, 
pon dulguras en mi lengua. 

Para que diga pues crece 
de tu bondad general 
nuestro bien que resplandesce 
proceder segund paresce 
de tu mano diuinal; 
que segund el mal tirano, 
de nuestras obras,tan claras 
no bastara seso humano, 
remediar sy con tu mano 
tu, Señor, no remediaras. 

Por que eres hazedor 
z comiengo, fin z medio, 
z asy como Señor 
quieres ser del peccador 
remedio de su remedio, 
que enel reyno destruydo 
de Castilla que cobraste 
reparaste lo perdido, 
no pudiera ser pedido 
como tu. Señor, lo obraste. 



64 



FREY YÑIGO DE MENDOgA 



De forma que el crecimiento 
de tus obras como son, 
desygual merescimiento 
no consyenten pensamiento 
ni se juzgan por razón 
con tus altas claridades, 
las quales desconoscemos. 
Dios precioso de verdades, 
nos muestras necesydades, 
en que nos desagrauiemos. 

Y segund son monstruosas 
tus grandezas secutiuas, 

tus obras marauillosas, 
antes de ser criminosas 
nos fueron consolatiuas ; 
que curando nuestros males, 
tu justicia nos ha dado 
reyes justos naturales, 
que con tu poder los tales 
nuestras quiebras han soldado. 

Y pues tu merced viste 
perdonando lo que amagas , 
tu que al mundo redemiste, 
pues tal comiengo nos diste , 
conserualos por tus plagas ; 
dales acrecentamientos 

no cobrados por cobdicia; 
guia sus entendimientos 
justos atus mandamientos 
conformes a tu justicia. 

Teñios syenpre con tus manos 
sus estados, sus honores ; 
hazlos, Dios, ser tan humanos 
que syendo mas soberanos 
mas conseruen los menores; 
hazlos de ti temerosos 
por tu piedad comuna; 
apártalos de viciosos 
por que syendo virtuosos 
nunca teman de fortuna; 

y darás plazer syn pena 
ala espanica nagion , 
quebrantando la cadena 
del temor que nos condena 
destrangera subjecion; 



libertaras nuestro enpeño 
que fuerga nos ha traydo; 
pomas alos males sueño, 
darás lo suyo asu dueño, 
quitar nos has de ruydo. 

Pues que tu nombre jamas 
fue justicia en todas obras, 
con tu muy justo conpas 
tu justicias z das 
los méritos por las obras; 
y pues que en ti confiamos 
ser esta ley sacramento , 
grand razón es que creamos 
que los reyes que cobramos 
fueron por tu mandamiento. 



DA FIN AL COMIENgO Y TORNA LA OBRA 
ALOS REYES 

Pues reyes muy escogidos, 
si para reynar los dos 
fuestes señores vngidos, 
vngidos y prometidos 
de aquesta mano de Dios, 
conuiene serles leales, 
pues que su favor no tarda, 
por que tengan sus señales 
vuestras personas reales 
anparados en su guarda. 

Pues que su sacro poder 
altos reyes colocados 
os quiso dar mereger, 
mereger que os haze ser 
como asy mismo adorados; 
cuyo mereger ygual 
déla vida que beuis, 
es el gentro original 
daquesta gepa real 
donde vosotros venis. 

Asy que tal señoría 
os viene justa por leyes, 
por gierta verdad que guia 
a vuestra generosía 
que va de reyes en reyes; 
y pues razón nos ha dado 



vuestro mando, segund digo, 
llamemos a Dios loado 
por juntar lo derramado 
que perdió el rey don Rodrigo . 

Y a vosotros , subcesores 
destos reynos herederos, 
llamemos vos j untadores 
con nonbre de emperadores 
por títulos verdaderos . 
Por lo qual mucho penallo 
nos deue poner estrecho , 
antes reyes por cobrallo 
conuiene de porfiallo, 
pues os viene de derecho. 

Por que, señores prudentes, 
enestos casos mayores 
suelen sus inconuenientes 
pasar de gentes en gentes 
por falta de curadores; 
pues nos aduerna el estrecho 
desta cabsa tan ajena, 
que muchas vezes de hecho 
suele perderse el derecho 
por el temor de la pena. 

Pues si justa cabsa os traua 
este titulo buscallo, 
muéstrelo quien lo deslaua, 
que fue la culpa de Caua, 
la qual debiera pagallo. 
O qual rey lo padesgiera 
por el cargo que le dan, 
como dizen que hiziera 
syn que España se perdiera 
por el conde don Julián . 

De cuya parte es sabido 
vuestro ser este poder, 
poder de ser conoscido, 
por que ser lo que ha sido 
parege mucho de ser; 
pues vuestra grandeza vea 
vuestra tan justa razón, 
z quiriendola la crea, 
que sy fue creer que sea 
no paresce admiración. 



PREY VÑIGO DE MENDOgA 

Que délas altas victorias 
que dan honrroso prouecho, 
aquellas nos dan las glorias 
que hazen ser secutorias 
los derechos al derecho; 
pues sy bien tan acabado 
vuestra dicha los cobro , 
ya el poder quedo obligado 
a trauar lo destrauado 
quel peccado destrauo. 



65 



Y sy queras secutores 
délo tal, sy no seguis, 
ternes por apremiadores 
los reyes antegesores 
donde vosotros venis; 
los quales tanto syguieron 
el amor desta pujanga, 
que sus vidas combatieron , 
y sy fuergas no touieron 
no perdieron esperanga. 

Que los reyes, descuy dados 
de ganar mayor renombre, 
quanto mas tienen estados 
tanto son muy mas llamados 
solos reyes por el nombre; 
hazen su themor abierto , 
desuen turan su ventura, 
tienen el consejo muerto , 
desconciertan el concierto 
oue de muchos antes dura. 

Los quales reyes, desnudos 
de virtudes, donde están 
deshazen asus menudos, 
tornan los juezes mudos, 
ni resciben ley ni dan ; 
pues para cerrar la puerta 
deste daño que profiero 
con vna verdad despierta, 
conuiene de estar abierta, 
como haze el marinero. 

Otros reyes concertados 
tienen otra condición : 
que de ser muy esforgados 
auenturan sus estados 
por la publica nación, 



Caxcioitbro Castbixako. — Tomo 



66 TREY YÑIGO DE MENDOCA 

barrean lo que han ganado 



en estima de vn cornado 
conlo que esperan ganar. 

Cuyas obras generosas 
muestran querer conseguir 
aquellas partes famosas, 
aquellas dichas dichosas 
de Alixandre enel sobir, 
aquel osar muy profundo 
con coragon esforgado, 
aquel ganar como fundo, 
hasta sojuzgar el mundo 
y tenerle a su mandado. 

Otros ay, segund que creo, 
que sobraron destas sobras: 
aquel Julio, aquel Ponpeo 
que reynaron por deseo 
y mandaron por las obras , 
los quales vieron mandar, 
apartados de malicia 
por su mucho trabajar, 
por consejo conseruar 
por franqueza, por justicia. 

Pues reyes a quien se omilla 
la grandeza syn litigo, 
sy rey haze la manzilla 
délos reynos de Castilla, 
el pasado sea testigo ; 
el qual, por ser apartado 
de consejos verdaderos, 
dexa el reyno tan dañado 
que por bien que sea adobado 
siempre quedan agujeros. 

Si queres otro natio 
de vn buen rey que floresgio 
sus regnos con señorío, 
don Alfonso es, vuestro tyo, 
rey de Napol que paso; 
el qual, syguiendo los fieros 
themores del pelear, 
con consejos delanteros, 
a bastardos y herederos, 
a todos dexo que dar. 



El qual, con gana que dura, 
con trabajos y porfías, 
concertado la ventura, 
hizo sierua ala cordura 
conportando largos dias; 
y después de conportar 
su sofrir de penas lleno, 
comporto para ganar 
z gano para quedar 
enlas memorias por bueno. 

Altos reyes, quasi muero 
con vn quexo desigual, 
porque el metro que profiero 
loa mas al estrangero 
ca mi rey mi natural; 
por que en ver la confusión 
que conel nos dio fortpna, 
desfallesge la razón, 
añaquege el coragon 
quando la obra es ninguna. 

Y que vosotros sobreys 
en mayores crecimientos, 
alos reynos lo deueys, 
por que entramos procedeys 
de tan reales cimientos; 
soys de cepa natural 
castellanos como muestro, 
y lo que ay de Portogal 
no nos puede hazer mal 
para demandar lo vuestro. 

Que reyes de perfecion 
a quien la virtud se esmalta, 
los que reynan por razón 
siempre toman del varón 
aquella parte mas alta; 
pues, alta rey na, do están 
las bondades que mostrays ? 
Aquestos reynos que os dan, 
hija soys del rey don Juan, 
por donde los heredays. 

En estos reynos de enojos, 
yllustres reyes de nos 
hartos tristes con despojos 
os tienen puestos los ojos 
ni mas ni menos quen Dios ; 



PREY YNIGO DE MENDOgA 



67 



pero en ver la graue pena 
paresgida en este suelo, 
por mucho bien que serena, 
avn no tiene mano llena 
con las mudangas del gielo. 

Y penados deste vigió 
de cobdigia que es estrecha, 
sin esperar benefigio, 
qualquier pequeño bollicio 
les pone mucha sospecha; 
pues si queres deshazer 
con grandeza tal sonido, 
conuiene satisfazer, 
conseruar y conosger 
a quien bien vos ha seruido. 

Que vistas las mejorías 
en vosotros como muestro, 
sy leuardes estas vias 
por las altas profecías , 
no en contrario ni en syniestro, 
y sy contraria figura 
nos mostrare falso signo, 
quien ensaya tal locura 
puede ser que sea ventura 
que se afogue enel camino. 

Pero conuiene dulgor 
con justicia enlos lugares, 
como haze el podador, 
que destronca lo peor 
por que crezcan los pulgares; 
y coneste tal deseo 
venceres, segund inuoco, 
lo contrario visto feo, 
como el sancto Macabeo 
al grand poder de Antioco. 

Rey muy alto y escogido, 
en ventura sobre todos, 
vos, señor esclarescido, 
soys onzeno rey venido 
del linaje délos godos, 
do vuestro nonbre es hallado 
en grandeza syn medida, 
de quien es prophetizado 
cosas altas syn peccado 
dando vos Dios, señor,. la vida. 



Vos , con vuestras simitonas 
que suben vuestro coraje, 
baxares las tres coronas 
délas mas altas personas 
de todo vuestro Hnaje; 
y el propheta, en conclusyon, 
dize: rey, segund venis, 
como bramara el león 
z castigara el blasón 
la contraria flor de lys! 

Pero para lo cobrar 
segund estas prophecias, 
conuiene de porfiar 
las penas y conportar 
las malas noches z dias; 
que sy vos tales Vitorias 
recebiesedes syn suerte, 
serien muertas las memorias 
vuestras, que serán estorias 
que ternan vida syn muerte. 

Y vos, reyna, conportando 
las fuergas de grauedad, 
vuestros reynos conformando, 
seres vos ludique quando 
hizo libre su cibdad, 
su limpieza cabtelo 
fingiendo caso contrario, 
cien mili miedos conporto 
hasta que descabego 
por sus manos su aduersario. 

O alta fama viril 
de dueña marauillosa, 
que el estado feminil 
hizo fuerga varonil 
con cabtela virtuosa! 
Pues, reyna, cuya sabieza 
es virtud en perfegion, 
contemple vuestra grandeza 
si fue buena la estrecheza 
por la libre subjugion . 

Vos, reyna, soys la figura 
quien deshaze nuestro mal; 
vuestra gentil hermosura 
fue pintada por pintura 
mas diuina que mortal; 



68 



PREY YÑIGO DE MENDOCA 



vuestra sabia iuuentud 
ya sobra para muger; 
vuestras obras son salud, 
vos esmaltays la virtud 
de esmaltes de rosicler. 

Pues sy rey na esclarescida 
Dios vos hizo eneste modo 
tan syn par z syn medida, 
para ser mas escogida 
aueyslo de ser en todo; 
que pues vos soys heredera 
de Castilla z su pilar, 
vuestra mano verdadera 
conuiene que sea guerrera 
en sofrir z defensar. 

Asy que, altos señores, 
quien nombre bien ha cobrado 
para casos muy mayores, 
a buenos entendedores 
sobra ya lo que ha bastado; 
por que mi rudo saber 
donde quier que se enderega, 
quanto mas quiere querer, 
tanto, temiendo caer, 
enlas mas cosas tropiega. 

Pero vuestro crecimiento, 
alto sacro imperial, 
como Ueua buen cimiento 
pone amor z atreuimiento 
vna yguala general, 
sobra la gana y desuia 
de falta aquien se querella; 
vuestra humana señoría 
crece en la sabiduria 
aquien tiene falta della. 

Altos reyes, la feicion 
que mas me haze liuiano 
por seguille conclusyon, 
para dar de sy razón 
conuiene tomar la mano; 
y sy vuestra perfecion 
viere mi saber que falta, 
acatando la intención 
syruase del coragon 
z perdone lo que falta. 



DA FIN AL PROHEMIO Y COMIENgA LA OBRA 

Las altas admiraciones, 
las muy suaues señales, 
aquellos fuertes pregones 
de leuantar los penflones 
por vuestros nombres reales ; 
aquellas muertes pasadas 
en Castilla que no cuento, 
tan ayna despachadas, 
me hizieron mili vegadas 
trasportar el pensamiento. 

Y pensado quien pensase 
ver cura de tal solapa, 
que de lleno se espantase 
syn que mas no se enbidase 
sobre vuestra justa capa! 
Aquel alto prouehedor, 
viendo vos puestos en cuydado, 
quiso como curador, 

ser fiel z secutor 

del cargo deste peccado. 

Y de aquesto trasportado, 
do tanto bien se derrama 
casy como separado, 

en lugar no acostumbrado 
vi venir ami vna dama; 
la qual con gesto sereno 
desta forma se mostró 
posada con mando lleno 
sobre otra que con vn freno 
todas sus fuergas domo. 



DECLARA COMO HERA LA VNA JUSTICIA Z LA 
OTRA LA FORTUNA 

La qual donzella asentada 
traya por darnos vida, 
como en son de concertada, 
en vna mano vna espada, 
enla otra vna medida. 
La su subjecta traya 
en su mano que enseñaua, 
vna rueda que boluia 
por do los baxos subia 
y los altos .abaxaua. 



FREY YÑIGO DE MENDOgA 



69 



Y la justa que profiero ' 
le comienga por esta arte: 
Muchos dias ha que muero ' 
por tenerte como quiero, 
con rauia de congertarte; 

avn que segund son tan fuertes 
tus daños de contrastar, 
tus obras llamadas muertes, 
por mucho que las congiertes 
no las podras congertar. 

Por que ha sido tu dulgor 
déla razón caregida, 
hazer del sieruo señor, 
hazer de grande menor 
syn quel mérito se mida; 
y ami la justa y sana, 
tu y cobdigia que te guia, 
me echastes con toda gana 
déla vrca castellana, 
que de antes era mia. 

Y teneysla, en conclusión, 
con cargo deste peccado 
caresgida de razón, 

hecha toda de uision, 
segund aueys nauegado; 
donde son sus ofigiales, 
por cobdigia que les den, 
vnas arpias infernales , 
cuyos infinitos males 
desacuerdan todo bien. 

Por lo qual , pues , se dezirte: 
mi vrca de tal manera 
me manda que resusgite 
syquiera por que la quite 
de muerte que muerta fuera, 
y por que sy enesa parte 
quisyeres contradezir, 
conuiene de sojuzgarte, 
por que Dios con desamarte 
no lo puede consentir. 

Por ende lléname y vamos, 
medida por mi conpas, 
donde mi ñaue veamos, 
y de que visto la ayamos 
sabremos qual me la das; 



por que el tiempo mal tratado 
de su desorden se encobe, 
por que suelde lo quebrado, 
por que lo mal gouernado 
todo se sane y adobe. 

Las razones acabadas 
mouieron por justo tino 
enlas formas recontadas; 
yo segui por sus pisadas 
z camine su camino, 
y no tanto trabajamos 
en andar desordenado, 
que muy presto no llegamos 
a vn lugar donde hallamos 
vn nauio destrogado. 

Tenia por estos grados 
su termino guarnecido, 
los estintes derribados, 
los rehnges desplegados, 
el maste todo caydo, 
las loberas destruydas, 
los trinquetes syn posada, 
las entenas descosydas, 
las civaderas perdidas 
y la gauia derribada. 

Las medranas desplegadas, 
quebrados los escalones, 
las velas despedagadas , 
las escalas quebrantadas, 
derrocados los maymones; 
la madera syn senblante 
de mareada podrida, 
castil de popa z de auante 
por el mismo semejante, 
y la sara derretida. 

Los pilotos pobladores 
que su trato nos enseña, 
los grometes seruidores, 
todos eran robadores 
syn temor y syn vergüeña; 
las haziendas que bolauan 
puestas enel auentura, 
eran robos que tratauan; 
desta forma nauegauan 
enla ñaue de tristura. 



70 



FREY YÑIGO DE MENDOZA 



Vista la destruycion 
desta vrca, la donzella 
dio bozes con grand passyon 
pidiendo por el patrón 
como mostrando querella; 
y oydo este llamar, 
enla ñaue syn plazer 
como en son de disfragar, 
por el borde vi mostrar 
otro rostro de muger. 

Y como el cuerpo criado 
enla diuinal altura 
suele sentir el peccado 
avn que venga desfragado 
con ajena vestidura, 
con ese mismo sentir 
la justa reyna syn falla, 
viendo la muger salir, 
comengole de dezir 
como en son de desonrralla: 

O muerte del ser humano, 
propria enemiga de mi , 
infierno triste temprano 
de aquel que tiene tu mano 
o se gouierna por ty; 
cobdigia braua, rauiosa, 
por que con tal tyrania 
destruíste porfiosa 
la ñaue mas generosa 
que en estos mundos auia? 

Que segund esta tratada 
de tu mano mal granjera, 
tan perdida y tan quebrada, 
presto fuera nauegada 
sy su Dios no proueyera; 
pero quiso proueher 
por que su bien se congierte , 
y mandóme su poder 
que te quitase de ser 
secutora de su muerte. 

Por ende, syn defensarte 
dexa luego el mando ajeno 
y no pienses remediarte 
con aquesta de tu parte 
a quien tengo puesto freno ; 



que avn que la dexes perdida 

syn remedio ni razón, 

de tu mal poder salida 

luego sera proueyda 

en teniendo buen patrón. 

Que sy tu la as mal parado 
syn auer pedago sano, 
el patrón ante pasado 
te la puso en tal estado 
que la cobrase tu mano; 
y sy otro Dios le da 
que la conserue con fe , 
todo se reparara 
el grand trabajo que esta, 
por que yo la ayudare. 



RESPUESTA DÉLA COBDigiA ALA JUSTigiA 

Mas mirallo bien seria • 
lo que dizes de consuno: 
que la ñaue es tanto mia 
que yo dubdo sy podría 
tener remedio ninguno; 
porque esta tan congertada 
con mi dulge confusyon , 
que avn que sea reparada , 
luego la veras tornada 
ami grand gobernagion. 

RESPUESTA DÉLA JUSTIQIA ALA COBDigiA 

O proprio nonbre de muerte, 
cobdigia que no te enfrenas! 
tu piensas de proueherte 
con congierto que congierte 
mili desesperadas penas; 
y sy has sido tan fuerte 
contra mi con desamor, 
pues que su fuerga se vierte 
conuiene de proueherte 
que ya tengo valedor. 

El qual señor escogido 
vengera todas tus sañas, 
el qual rey esclaresgido 
es el que es de Dios vngido 



FREY YNIGO DE MENDOQA 



n 



para mandar las Españas; 
el patrón deste nauio 
acjuien yo pongo por fiel, 
aquien yo tomo por mió, 
aquel que tu poderío 
sera deshecho por el. 

Los grandes casos oydos 
cuyo temor los desuela, 
aquellos dueños perdidos 
con muy brauos estanpidos 
dexaron la carauela; 
y salida la cobdigia 
de su mando y subjegion, 
por consolar su tristigia 
entro luego la justigia 
y tomo la possesyon. 

Y de que vista y medida 
y buelta bien a mirar, 
en vella tan destruyda, 
con vna boz dolorida 
comengo asy a llorar: 
O nauio syn reposo 
de virtud tan despoblado! 
que es viento peligroso 
que te hizo desdichoso 
tan terrible desdichado. 

Quando quier que nauegauas 
con mis fuergas que me niegas 
por la mar donde llegauas 
las otras ñaues pasauas, 
agora no las allegas. 
Disfamaste tu beuir 
con tus malas obras sueltas, 
y huyes por no morir 
de quien tu hazes huyr 
de tu miedo a spaldas bueltas. 

Pues viendo tan destrogada 
tu xargia muy guarnesgida, 
mejor te fuera, cuytada, 
que ya fueras nauegada 
que no quedar tan perdida; 
que segund el mal entero 
de tu daño syn desuio, 
avnque el patrón sea grangero 
por adobar vn madero 
querrán otro de adobio. 



Por que los de tu terrero, 
maestros que son de España, 
hazen como el calderero: 
por cobrir vn agujero 
dexan quatro enla laña; 
pero dote por patrón 
para recobrar tu fama, 
al principe de Aragón, 
de Castilla y de León, 
don Fernando que se llama. 

El qual patrón que te he dado , 
rey que te cobrar desea, 
te le di con tal cuydado 
que pues tiene de ty grado 
que te adobe y te prouea; 
y dalle yo este lugar 
por sus altas prophecias , 
por que con buen gouernar 
el te torne a nauegar 
por la mar donde solias. 

Y dile quanto procede 
de mi poder por que vea 
como tu mal desherede, 
por que mande y te viede 
z te rija z te prouehea; 
que segund estas perdida, 
con el ayuda pujante 
déla virgen escogida, 

tu seras tan proueyda 

que todo el mundo se espante. 

Y esta triste donzella, 
su mal poder sufragano, 
esta segund se querella 
por que no pueda tenella 
asy presa por mi mano; 
y sy se viere penar 

por poderte guaresger, 
no se deue congoxar 
conel mucho trabajar, 
que después avra plazer. 

Acabado de acabar 
la razón que aues oydo , 
me torne a trasportar 
y hálleme en el lugar 
donde antes íue salido. 
Por ende, rey, quien esmera 



72 



FREY YÑIGO DE MENDOgA 



la verdad y valentía, 
aquella dama os espera 
para daros la gimera 
de tan grand capitanía. 

Los madíxos portugueses 
desechados por mohínos 
y gastad los agípreses 
douíerdes los enueses 
délos muy andosos pinos; 
y sea de tal manera 
esta vrca reparada 
que avn que la Cobdigía quiera, 
nunca pueda su madera 
ser comida ni gastada. 

Y con linda discreción 
por dar a los males fin, 
sea hecha po^ razón 
tal betún y clauazon 
que no la gaste el orín ; 
y por que su bien se llegue 
y su mal pueda curarse, 

dalde luego tal xaluegue 
nunca pueda regumarse. 

COMO LA XARCIA DEL NAUIO SE ATRIBUYE 
ALAS VIRTUDES 

El nauio asy toldado, 
alto rey, segund que fue, 
sea el mastel leuantado, 
muy soldado y estofado 
con los líengos de la fe, 
y las velas que ventean 
ala ñaue de excelencia, 
por que los dubdosos crean; 
altos reyes, estas sean 
hechas todas de prudencia. 



Dechado del Regimiento de Princi- 
pes, fecho ala señora reyna de Cas- 
tilla y Aragón. 

Alta reyna esclarecida , 
guarnecida 
de grandezas muy reales, 



a remediar nuestros males 

desiguales , 
por gracia de Dios venida; 
como quando fue perdida 

nuestra vida 
por culpa de vna muger, 
nos quiere Dios guarnecer 

e rehacer 
por aquel modo y medida 
que lleuo nuestra cayda. 

Mas es mucho menester, 

a mí ver, 
que digáis al boticario 
que nos faga el letuario 

muy contrario 
al que nos fizo perder, 
porque sí nos da a comer 

e beber 
délos guisados de antaño, 
podra nos fazer tal daño 

que ogaño, 
peor sea el recaher 
quel primero adolecer. 

Por eso, reyna excelente, 

muy prudente, 
determina mí rudeza 
de seruir a vuestra alteza 

sin pereza, 
con este rudo presente 
enel qual mi mano atiente 

e se afruente 
a labraros vn dechado 
de do pueda ser sacado 

e labrado 
el modo con que la gente 
gobernéis discretamente. 

Azeme grand resistencia 

insufficiencia, 
ca no me hallo tan loco 
que non se que se tan poco 

que non toco 
al pie de vuestra excellencia; 
pero la real prudencia 

con paciencia 
compete mi grosería, 
tomando enla obra mía 

por su guia, 



non la grosera apariencia, 
mas mi gana e su sentencia 



FREY YÑIGO DE MENDOZA 

la oueja inficionada 
por guarecer la manada. 



73 



COMIENZA EL DECHADO Y PONE LA LABOR 
DÉLA VIRTUD DÉLA JUSTICIA 

De sirgo ñno de grana, 

muy de gana, 
se debe luego labrar 
vna espada singular, 

de tal cortar, 
que haga la tierra llana ; 
que la gente castellana 

es tan vfana 
e tan mal acostumbrada, 
que nunca sera curada 

si el espada 
de la justicia no afana 
entre la gente tirana. 

Sera de punto real , 

por que es tal,» 
que lo pide el labor 
y sangriento su color, 

por dar temor 
a todos en general, 
y su punto por ygual 

no interesal 
ni errado por fauor, 
mas al mayor y al menor 

de vn tenor, 
darles la pena del mal 
por lauor muy especial. 

PONE EL LAUOR DÉLA EMPUÑADURA 

De seda negra morada , 

esmerada, 
labraran su empuñadura, 
ca con amor y tristura 

su amargura 
deue ser asy cercada; 
no con gana apassyonada 

de ver vengada 
afición particular, 
mas con amor y pesar 

de degollar 



No piense vuestra excelencia 

que es clemencia 
perdonar la mala gente , 
antes del tal agidente 

comunmente 
se causa la pestilencia: 
syno , ved por esperiencia 

que presencia 
os demuestra vuestra tierra, 
que el no pugnir a quien yerra 

dio tal guerra 
ala real prouidencia, 
qual vos muestra su dolencia. 

Pues reyna nuestra señora , 

lo que dora 
los reales gouernalles 
es que anden por las calles 

los firmales 
desta espada matadora; 
pues ya la gente traydora, 

robadora, 
anda suelta syn castigo: 
a Dios pongo por testigo , 

como os digo, 
que vereys el mal de agora 
como syempre se enpeora. 

Oyanme los castellanos: 

los romanos 
por que cabsa prosperaron > 
por cierto , por que labraron 

z guardaron 
esta lauor con sus manos ; 
mas después que alos tiranos 

inhumanos 
pasaron syn ponicion, 
cayo su gouernacion 

de tal son , 
que sus cerros soberanos 
son tornados muy enanos. 

Pues sy no quereys perder 
y ver caer 
mas de quanto es recaydo, 
vuestro reyno dolorido 
tan perdido. 



74 



FREY YÑIGO DE MENDOgA 



que es grand dolor délo ver, 
enplead vuestro poder 

en hazer 
justicias mucho conplidas, 
que matando pocas vidas 

corronpidas , 
todo el reyno, ami creer, 
saluareys de perecer. 

PONE LA VAYNA DÉLA ESPADA 

Labraran vna vayna 

mucho fina, 
de seda floxa, encarnada, 
para en que este secrestada 

vuestra espada, 
quanto clemencia lo inclina; 
que la razón determina 

ser cosa digna 
que los que piden perdón 
hallen en vos conpassyon , 

con condición 
que con esta melezina 
se remedien mucho ayna. 

PONE LA LAUOR DÉLA FORTALEZA 

De seda mucho torcida, 

escogida, 
pardilla, por que es afán 
por punto de almorafan, 

os labraran 
vna torre muy luzida, 
en tal son fortalecida 

y establescida, 
que de dentro vuestra alteza 
con mucho firme firmeza 

y destreza 
se halle fauoregida 
quando se viere afligida. 

Enel real coragon 

nunca passyon 
deue turbar esperanza; 
mas su langa y valanga, 

syn mudanga 
se muestre syenpre en visyon ; 



que segund la presungion 

desta nagion , 
sy le sienten covardia, 
vos vereys la tiranía 

cada dia 
sembrar mas en la traygion 
en toda nuestra región. 

Por ende, reyna muy buena, 

por la pena 
del tyrano contratar 
nunca deueys desmayar, 

que porfiar 
muy grandes cosas enfrena: 
mostrad la cara serena, 

muy ajena, 
demuestras que muestran miedo, 
que tras el real denuedo 

verna gedo 
audiengia tanto llena 
como la justigia ordena. 

El emperador Trajano, 

castellano 
de Pedraza déla Syerra, 
al tiempo que de su tierra 

se destierra 
para el imperio romano, 
dixo: algo la mano 

de lo llano 
ha sobir, ha jmperiar; 
no deuo atrás tornar, 

que el reynar 
quiere el coragon vfano, 
gahareño y soberano. 

El grand gigante valiente , 

con la gente 
que son llamados cobdales 
en el temer délos majes , 

ser yguales 
la razón no lo consiente ; 
pues al rey, tan diferente 

y exgelente 
sobre todos en estado, 
no este en ser esforgado, 

esmerado, 
es verguenga giertamente 
y dañoso inconueniente. 



AIos alanos cresgidos, 

los ladridos 
délos pequeños perrillos 
no dan temor en oyllos , 

ni en sentillos 
al derredor tan ardidos; 
pues asy los alaridos 

desabridos 
alos reyes de vasallos 
no dcue nada turballos 

ni mudallos, 
pues se hallan tan sobidos 
que son de todos temidos. 



t 



t 



PONE EL LAUOR DÉLA BARRERA DÉLA TORRE 
CONTRA LOS PRIUADOS 

Labraran vna barrera 

por defuera 
déla mesma seda y punto; 
por que no trauen vn punto 

lleguen junto 
los déla lengua roncera ; 
es cosa muy verdadera 

que quien quiera 
que sy se junta por priuanga 
su ronce mas que su langa , 

syn dubdanga 
fuerga los reyes por maña 
que consyentan quanto quiera. 

Podemos muy bien prouar 

syn trabajar 
la verdad desta razón , 
conla mortal infegion 

que su inuengion 
tuuo poder de dar ; 
quien vna vez da lugar 

al priuar, 
quien en casa se apodera 
nunca mas fasta que muera, 

aunque quiera, 
se puede bien libertar 
para libre gouernar. 

Quien hizo rey na, catiuo, 
quando viuo 
el grand rey délos pasados , 



FREY YNIGO DE MENDOgA 

syno dañosos priuados 
no nombrados ? 
fasta el cetro imperatiuo 
deue ser el rey altiuo 

y esquiuo 
en guardar su libertad 
y mostrar ala humildad 

humanidad, 
mas tal condigion le escriuo 
que nadie diga priuo. 



No pudiera ser Asnero 

justiciero , 
sy con rostro denodado 
su ser muy aficionado 

al priuado 
no desechara primero; 
mas después que por entero 

del roncero 
liberto su voluntad, 
fue de tan justa ygualdad, 

que enla bondad 
sera rey muy verdadero 
quien le fuere conpañero. 



75 



PONE EL LAUOR DE LA TORRE CONTRA EL 
DINERO 

Labrara lo postrimero 

el cantero 
por sotil maña y arte 
vn tan fuerte baluarte , 

que de aparte 
haga retenerse al dinero ; 
es el oro tan grosero 

y tan ñero, 
que quien las manos allega 
en tal modo fuerga y ciega 

y se pega, 
que el castillo mas roquero 
le sojuzga mas de ligero. 

Es cosa muy vergongosa, 

peligrosa 
enla persona real, 
tener en nada el metal, 

délo qual 
su renta tiene habondosa; 



76 



es muy poco poderosa 

y prouechosa 
enlos reyes fortaleza , 
sy quando tienta escaseza 

por riqueza 
comete ninguna cosa 
que le parezca viciosa. 



PONE LA VIRTUD DE LA TEMPERANgA 

Labraran mas vna brida 

desabrida 
contra el carnal mouimiento, 
por que no con desatiento 

en vn momento 
nos manzilla fama y vida ; 
sy la carne no es regida 

y sometida 
al freno déla razón , 
las espuelas de afición 

en tal son 
le dan tal arremetida, 
que es muy cierta su cayda. 

Sera de blanca color 

por honor, 
que es enemiga de amores , 
y serán de sus lauores 

bordadores 
esquiuidad y temor; 
y terna mas el amargor 

que el dulgor 
por guardar el freno sano, 
y desdeñado lo vfano, 

a punto llano 
labraran esta lauor, 
que es mas segura y mejor. 

Que las vfanas faldrillas 

y congillas, 
con cien mili aguas y azeytes, 
despiertan con sus afeytes 

los deleytes 
a que nos hazen cosquillas ; 
rescebir guantes , manillas , 

mili cosyllas 
de Seuilla y de Valencia, 
muestran nos de tal pendencia 

esperiencia , 



FREY YÑIGO DE MENDOZA 

que de tales zancadillas 
muchas caen de costillas. 



El punto llano para esto 

es mas dispuesto 
para labrar castidad 
que belleza y fealdad; 

enla humilldad 
todos se muestran de vn gesto 
el beuir que sobre honesto 

esta puesto, 
con tan poco se contenta, 
que no toma sobre vienta 

ni se afrenta 
a tener mal su puesto 
por estar mejor conpuesto. 



Capuzes seda brocado, 

no conprado, 
mas de gracia rescebido, 
haze ser fauorescido 

y oydo 
al galán enamorado; 
lo que rescibe de grado 

es forgado 
que tan bien da de ligero, 
y sy no tiene dinero, 

con el cuero 
es peligro acostunbrado 
de pagar al despojado. 

Y pues, reyna soberana, 

tanto sana 
teneys vos vuestra limpieza, 
de vuestra real alteza 

no se reza 
otra cosa en esta plana 
sy no que con mucha gana 

ala llana 
hagays que biuan las damas, 
porque a bueltas de sus lamas 

y sus tramas 
la malicia castellana 
no digan qual es y llana. 

PONE LAS CABEgADAS DEL FRENO 

La brida de aqueste freno 
sera bueno 



FREY YNIGO DE MENDOCA 



n 



que tenga las cabezadas 
contra sus manos osadas 

mal domadas, 
su canpo de erizos lleno, 
metidos de miedo ajeno 

en su seno, 
sus espinas por defuera, 
por que es esta la manera 

verdadera 
que a ellas libra del cieno, 
que no su rostro sereno. 

Y quanto malos recabdos 

son pasados 
por andar ha ríos bueltos 
damas y galanes sueltos 

y rebueltos 
como sy fuesen casados, 
por rincones abracados, 

por estrados, • 
syn verguenga por la sala, 
o que mucho enora mala, 

con tal gala 
estimen por desechados 
los rostros avergonzados. 

Que las que quieren guardarse 

y engerrarse, 
deuen, por beuir syn raga, 
pues es de vidrio la taga, 

por la plaga 
de todo el mundo esquinarse; 
pero sy quiere mostrarse 

y tratarse 
con desonesto denuedo, 
déla tal taga yo quedo 

con grand miedo, 
que puede presto quebrarse 
para nunca remediarse. 

Pues, rey na, deueys mandar 

enfrenar 
el vso de vuestra corte ; 
en guisa de su deporte 

la comporte , 
mas no llegue al infamar; 
no reprendo yo el dangar 

ni el baylar 
enel tiempo délas fiestas; 



mas con estas y syn estas 

muy honestas 
deuen las damas de andar 
syn burlar, syn apartar. 



PONE LA GUARNigiON 

Falsas riendas y petral, 

conlo al 
que tiene la guarnición 
bordaran de defensión 

syn conpasyon 
contra el amante leal; 
grand enemiga mortal 

conel tal 
las damas deuen tener, 
pues les quiere hazer perder 

por vn plazer 
su fama que es immortal 
y darles pena eternal. 

LA DEUISA DE TEMPRANgA 

El trotón lieue colgada, 

bien labrada, 
enla fruente vn aue casta, 
cuyo vocablo contrasta 

y desgasta 
el nombre de enamorada, 
de verde toda esmaltada; 

consolada 
conla esperanga del cielo, 
que la gloria deste suelo 

en vn pelo 
no deue ser estimada 
con la suya cotejada. 



PONE LA FORMA DÉLOS ESMALTES 

Por quel verde syn afigion 

ni ligion 
esmalten pechos y espaldas, 
sea de finas esmeraldas 

tanto saldas 
que no las quiebre passyon ; 
enla fruente del trotón , 

en tal son 



78 



PREY YÑIGO DE MENDOgA 



asentada por firmalle 
que pase mejor la calle 

enfrenalle, 
labraran esta razón 
en torno déla inuencion. 



LA LETRA DÉLA DEUISA 

Delante tu solo nombre 
en mis ojos, gentil aue, 

no tiene cosa suaue, 
plazer o vida, ni grand nombre, 
ni otro ningund renombre , 
saluo sy esta so tu llaue. 

COMIENgA EL LAUOR DÉLA EMPUÑADURA 

Por punto de hilado 

enel dechado, 
mandaran labrar dos ojos 
tan claros que, por enojos 

ni antojos, 
no se cubran de nublado 
para mirar lo pasado ; 

sea labrado 
el que labraren primero 
para ver lo venidero 

y postrimero 
que no pueda ser mirado 
yr hecho mal hordenado. 

Llamo aquel entresacar 

y desylar, 
que con discreta sentengia 
suele hazer la prudengia 

enla congiengia 
al tiempo de su mirar; 
por que asy como alimpiar 

y apartar 
suelen la paja del grano, 
asy desyle su mano 

délo sano, 
los hilos que su labrar 
condene para cortar. 



Quien con esta maestría 

bien desuia 
lo sano de lo doliente, 
meresge, pues es prudente, 

giertamente 
que tenga renta por guia; 
de quien rige poligia 

yo diria 
ques la prudengia su espejo, 
por lo qual los del congejo 

al tiempo viejo 

ordeno por compañía 

ala real señoría. 

Mientra fueron gouernados 

por letrados 
los del imperio de Roma, 
ella sus contrarios doma; 

sin carcoma 
gouernolos ya domados; 
mas después, estos pasados 

y trocados 
por traydora y negia gente, 
torno flaco lo valieffte 

en continente, 
y la paz de sus senados 
se torno vandos formados. 



FIN 

Alos romanos dexemos, 

y busquemos 
la cosa por que en Castilla 
syn desorden y renzilla 

da manzilla 
atodos quantos los vemos; 
sy verdad hablar queremos, 

no culpemos 
sy no ser los regidores 
con cohechos y en amores 

sabidores, 
negios en remar los remos: 
pueble Roma sus estremos. 



FREY YNIGO DE MENDOQA 



79 



MUY ALTA Y MUY PODEROSA SERENISSIMA 
REYNA Y SEÑORA 

De tan dulge y excelente dulgor es la 
bienauenturanga, que todas las humanas 
voluntades la desean y procuran, mas pues- 
to, muy esclaresgida reyna, que enel querer 
la sean todas tan conformes, en el conos- 
gerla y buscarla son mucho diferentes. Ca 
vnas la buscan enlo sensible, otras enlo hu- 
mano, otras guiadas por entendimiento claro 
en solo lo diuino y eterno. Es, muy exce- 
lente reyna y señora, la cabsa de su diuersi- 
dad que la humanidad nuestra es conpuesta 
de metales diuersos; conuiene asaber, bes- 
tial, humano, y angeUco, y como enlo mas 
baxo de sy mesma que llamamos sensuali- 
dad, tenga deudo con los animales, algunos 
ombres asy se afigionan alas brutas deleta- 
giones, que les paresge el vso dellas ser 
toda la bienauenturanga, y del cuento 
destos fueron los epicurios y los hereges lla- 
mados cherilengianos. Ay otras, muy ilus- 
tre señora, que conosgiendo nuestra huma- 
nidad ser cosa mas alta que las bestias bru- 
tas, no enlas cosas comunes a los animales 
y ombres, mas enlas solamente humanas y 
de humanal conpañia ponen y procuran su 
felicidad, y estos son los que todo su estudio 
y cuydado ponen en ser auidos entre los 
onbres por mayores y mas pringipales; y 
porque esto tienen los que poseen honores, 
ditados y riquezas, el alcangamiento destas 
cosas llaman su bien mayor y perfecto. Tras 
estos, muy poderosa señora nuestra, ay 
otros, aunque en nuestros tiempos por nues- 
tros peccados son pocos, que fallándose pa- 
rientes délos angeles enel entender y ve- 
yendo su anima hecha ala semejanga de 
Dios y poderosa dele conoscer, amar y al- 
cangar, en solo lo que a los angeles conuiene 
saber, enel ver z gozar a Dios su postrimera 
bienauenturanga y perfegion entera ponen. 
Tienen la gente destos diuersos vandos dos 
capitanes, cuyos nombres son Sensualidad 
y Razón. Los quales no solo asu gente con- 
tinua z jmportunamente conbidan y esfuer- 
gan ala porfía y execucion de su proposito, 
mas ellos mesmos entre sy sobre la ra- 
zón syempre debaten. Bien se, reyna muy 
poderosa, que vuestra exgelencia esta muy 



certificada déla verdad desta su diferencia 
y question, por que délas bienandangas 
mundanas el estado real tiene la cumbre , y 
aquel mas cierto que otro ninguno por es- 
periencia conosce los daños, los engaños, 
las ocupaciones y trabajos de semejantes 
altezas y deletaciones; mas porque vuestra 
alteza , lo que por su grand discregion y na- 
tural biueza, fauorescida de continua espe- 
riencia, conosce, en estillo métrico lo vea, 
delibere de seruir a vuestra real majestad 
conla obra presente , atreuido en su real so- 
frimiento y en amor de dotrina sana y pro- 
uechosa, que en vuestra real señoría syem- 
pre conosci, ala qual suplico, besando sus 
reales manos, quiera mirar y recebir esta 
pobrezilla obra, indigna de tanta alteza, con 
los ojos que Dios enel tenplo los dos cor- 
nados déla biuda. Dios todo poderoso, muy 
poderosa reyna y señora, prospere y acre- 
ciente los reales cetros de vuestra alteza, 
conseruandolos en su seruicio. 



Comienca a loor y seruicio de Dios, 
prouecho, deletacion délos próxi- 
mos, la hystoria déla question y di- 
ferencia que ay entre la Razón y 
Sensualidad sobre la felicidad z 
bienauenturanga humana, porque la 
Sensualidad dize que enlos dulgores 
transitorios y tenporales consiste, 
y la Razón que enlos spirituales y 
eternos. Compúsolo en metros fray 
Yñigo de Mendoga, jndigno ñayre 
menor déla obseruangia de Sant 
Francisco; dirígela ala serenissima, 
muy alta, muy poderosa z muy es- 
clarescida reyna doña Ysabel, rey- 
na de Castilla z de Aragón, que Dios 
faga enperatriz monarcha. 

INTRODUCION 

Muy poderosa, muy alta 
princesa, reyna z señora, 
en quien la virtud sin falta 
la cunbre real esmalta 
con que a toda España dora, 
de quien nace, de quien mana 
tal remedio a nuestra vida, 



8o 



FREY YÑIGO DE MENDogA 



que la gente castellana, 
que nunca pensó ser sana, 
es del todo guarescida. 

O diuinal prouidencia , 
quanto mostrarnos quesiste 
que la real excelencia, 
la salud y la dolencia, 
de todo el pueblo consiste; 
pues enfermando los reyes 
enel punto que adolecen, 
enferman todas sus greyes, 
sus regidores, sus leyes, 
y en seyendo sanos guarecen. 

Muestra con grand claridad 
ser verdad lo que dezimos: 
la pasada enfermedad , 
la presente sanidad 
délos reynos do beuimos, 
do las costunbres reales, 
en solo ser diferentes, 
hizieron los temporales: 
los vnos llenos de males, 
los otros syn acidentes. 

Pues, illustre reyna nuestra, 
es la suma desta cuenta, 
que segund la razón muestra, 
nuestra vida con la vuestra 
anda syempre en vna renta; 
por lo qual la real vida, 
segund dixeron los viejos, 
pues es el peso y medida, 
a de ser syempre seruida 
de doctrinas y consejos. 

Con aquesta obligagion 
me requiere atal seruicio, 
no por gierto presungion 
de saber ni discregion; 
mas mi abito y offigio 
y do tan conformes son 
a seruir a vuestra alteza, 
tal razón, tal afigion, 
es fuerga quel coragon 
saque fuergas de flaqueza. 

Mas reyna toda real 
de los pies ala cabega, 



aunque sea mi obra tal 
ante vos qual el sayal 
delante brocada piega, 
vuestra real señoría, 
con su sufrida prudengia, 
conporte enla obra mia 
el error de mi osadia 
por el bien de su sentengia. 

Enla qual es mi jntengion 
manifestar la verdad 
déla continua question 
entre el seso y la razón 
sobre la feligidad ; 
por que vuestra alteza pueda 
déla bienauenturanga 
conosger quan claro queda 
que enesta mundana rueda 
ni se falla ni se alcanga. 

Y con tal conosgimiento, 
descubierta la ques vana, 
al buscar contentamiento 
vuestro real pensamiento 
se suba ala soberana 
y no compre por la lista 
bienandanga como toca, 
mas sufra lo que contrista, 
pues con la diuina vista 
en eterno bien se troca. 

En son de justa galana 
se recuenta esta pelea, 
por que, reyna soberana, 
vuestra gente cortesana 
con mejor gana la lea 
y les venga ala memoria 
destas justadoras dos, 
a quien se deue la gloria 
y a quien lieua la victoria 
obedezcan como a Dios. 

COMIENgA LA OBRA Y CONPARASE A JUSTA 

POR QUE LA GENTE CORTESANA LA LEA CON 

MEJOR VOLUNTAD 

Helas salen ala tela 
Razón y Sensualidad, 
ell afigion las desuela, 



FREY YNIGO DE MENDOCA 



Si 



esperanga las consuela: 
la dama es la voluntad; 
que sy la gana las guia 
a penar siempre justando, 
es por que tienen porfía 
sobre quien pasar podria 
la voluntad de su vando. 

Sus cimeras , sus colores , 
sus bordadas inuengiones 
muestran alos miradores 
sus deseos, sus temores, 
sus secretas jntengiones; 
asy que sus atauios 
entramas publican gierto, 
la vna sus desuarios , 
sus pensamientos sandios, 
la otra su grand concierto. 

La Razón primeramente, 
con vn rigor atentado, 
sale con poquita gente 
en vn cauallo valiente, 
cregido, rucio, rodado, 
tan pomposo, tan vfano, 
que, aunque anda por el suelo, 
quando quier es tan liuiano 
que con todo el peso humano 
se contorna por el gielo. 



MUESTRA COMO EL ENTENDIMIENTO ES CA- 

IÜALLO DÉLA RAZÓN 



A por nombre entendimiento: 
nunca cansa nin desmaya , 
su correr es como viento, 
pero corre con tal tiento 
que syempre se tiene a raya; 
eneste va la razón 
tan firme, tan poderosa, 
que ñola puede afición 
con la langa de pasyon 
empecer ninguna cosa. 

Azules los paramentos, 
bordados todos de estrellas , 
por que trae los pensamientos 
muy continuos, muy atentos, 

Cahcionero Ca»tellaso. — Tomo I. 



enlos gielos do están ellas 
con vna orla de abrojos 
que cercan la falda dellos , 
por que cumple abrir los ojos, 
y por mili puntas de enojos 
caminar quien sube a ellos. 

Vnos gielos por cimera, 
muy crescidos, muy vistosos, 
hechos en forma de espera, 
quel nombre desta manera 
esfuerga los virtuosos ; 
pardilla toda la ropa 
con quel arnés se cobija, 
por que la Razón no popa 
a ningund cuerpo que topa, 
mas es fuerga que lo aflija. 

La copla do se publica 
su coragon ala clara, 
muy cierto nos certifica 
que, segund su gloria, es rica; 

y era su letra tal 

quando junta el pensamiento 

el galardón gelestial, 

con la passyon de mi mal 

dulgor es su sofrimiento. 

Las virtudes, como pajes, 
vienen con pardillos mantos, 
como frangeses los trajes; 
en sus gestos y lenguajes 
parecen angeles sanctos; 
todas un mote bordado 
en los mantos por de fuera, 
con que se torne esforgado 
el coragon fatigado, 
el mote es desta manera. 



PONE EL MOTE 

El bien que esperas de aver 
haga el trabajo plazer. 

Por mayor autoridad, 
al tiempo de su justar 
la diuina Trinidad , 



82 



t-REY YNIGO DE MENDogA 



con toda su gibdad 
la vienen acompañar 
y le syruen por peones, 
guardando sus paramentos, 
quantos sojuzgan passyones 
y las sanctas religiones 
y los limpios pensamientos. 

Atabales y trompetas, 
tamborinos y atambores, 
son las bozes muy perfectas 
délos antiguos prophetas 
y nuestros predicadores; 
los quales, con vn sonido 
que quiere romper el gielo, 
con vn amor no vencido, 
fauorecen el partido 
déla Razón enel suelo. 

Con esta tal compañía 
la Razón fauorecida, 
a defender su porfía 
contra quien la desafia 
es ala tela venida; 
y pasadas dos carreras 
haziendo claras syn arte, 
sus mezuras, sus maneras, 
sus gracias , muy falagueras , 
se pone déla vna parte. 



MUESTRA COMO SALE LA SENSUALIDAD 

Con soberuia syn reposo 
sale la Sensualidad, 
en vn cauallo rixoso, 
traydor, harón, malicioso, 
enemigo de bondad; 
ox porcuno encapotado, 
enla color alazán, 
boquimuelle trastrauado , 
retocador enel prado, 
desmayado enel afán. 

Es su nombre cuerpo humano , 
rifador muy mal domado, 
áspero ceciliano: 
quiere grand tiento enla mano 
para no ser desbocado ; 



la paz humana destierra 
con sus relinchos muy altos, 
y después, puesto enla guerra, 
da con su señor en tierra 
con mili corcobos y saltos. 

Es del campo damagano 
la casa de sus avuelos: 
arremete como vn trueno 
tras el mal, mas tras lo bueno 
halla se blando de suelos; 
por el derecho camino 
en diez años va dos leguas, 
mas por las cuestas, syn tino, 
va corriendo de contino 
syn cansancio tras las yeguas. 

Üos paramentos de grana, 
morados, llenos de flores, 
por que vence su gana 
de vna passyon humana 
que llaman passyon de amores, 
vn manojo de alegría 
enel yelmo por cimera, 
por que busca su porfía 
lo que tristeza desuia 
y habla desta manera: 

Pues se ha de deshazer 
esta nuestra humanidad, 
es loca la voluntad 
que puede cosa querer, 
sy no lo que da plazer. 

Los syete vicios mortales 
vienen por pajes vestidos : 
sus gestos son infernales, 
y todas sus obras tales 
como de locos perdidos; 
de grana las vestiduras, 
muy alegres, muy luzientes, 
y sus sendas bordaduras, 
en que muestran sus locuras, 
con las palabras syguientes: 

Sygamos su compañía, 
pues es sueldo alegría. 

La hueste de Lucifer, 



FREY YNIGO DE MENDüCA 



83 



con su rey y sus cabdillos, 
vienen a tauorccer, 
acompañar y encender 
sus porfías y omezillos; 
délos mesmos de su centro, 
de humo negros y ciegos, 
muestran sus desasosyegos 
las ansyas que syenten dentro. 

Vienen de nuestros humanos 
con aquesta justadora: 
todos los ombres liuianos, 
los viciosos, los mundanos, 
que la tienen por señora, 
y muchos délos letrados 
acompañar su deporte , 
tan bien por nuestros peccados 
son de su vando tornados 
los mas ombres déla corte. 

Sy fuese tinta la mar 
y escriuanos los pescados, 
era inposible contar 
quantos la vienen honrrar 
de todos los tres estados; 
obispos y cardenales, 
duques, reys, emperadores, 
labradores y ofigiales 
y todos los animales 
la siguen por servidores. 

Sus bastardas, sus clarones, 
sus altas ytalianas, 
son los continuos pregones 
délas carnales passyones 
que dan las setas paganas; 
pregoneros délos quales 
son Ypicurio y Mahoma, 
en cuyos dichos bestiales 
la gana délos carnales 
[)ringipal esfuergo toma. 

Con estos fauorecidos 
en asomando ala tela 
dan tan grandes alaridos 
que parece alos oydos 
que todo el mundo se asuela; 
mas en viendo la razón 
como la espera sin miedo. 



la sensitiua passyon 
despide del coragon 
la meytad de su denuedo. 

De temor y couardia 
la color toda alterada, 
con vna falsa alegria 
desimulando osadia 
es ala tela allegada, 
adonde con sobre vienta 
mostrando furia en la cara, 
bramando como tormenta, 
antes que razón consienta 
demanda luego la vara. 

La Razón con grand sosiego, 
syn soberuia y syn passyon 
demanda la langa luego, 
y conel diuino fuego 
engiende su coragon, 
y acabando de apartarse 
delante dellas la gente, 
entramas syn mas tardarse 
arremeten ha encontrarse 
muy cruel y fieramente. 

Dio luego la reboltosa 
ala Razón vn encuentro 
con vna langa vistosa, 
mas buyda y engañosa, 
hueca toda de por dentro; 
era de grand aparencia 
ala vista su madera, 
mas muy hueca de sentencia, 
y sygund dize la sciencia 
encontró desta manera. 



PRUEUA LA SENSUALIDAD COMO LA FELI- 
CIDAD CONSYSTE ENLA POTENCIA DÉLOS ES- 
TADOS Y DIGNIDADES 

La condición del estado 
déla bienauenturanga 
es quel bienauenturado 
parezca pinto parado 
a Dios enla semejanga; 
pues si Dios es magestad 
de asoluto poderio, 



«4 



FREY YNIGO DE MENDOCA 



es manifiesta verdad 
que nuestra felicidad 
es tener grand señorío. 

Di, Razón, que diferencia 
hallas tu entre los ombres 
sy no sola la excelencia 
déla mundana potencia 
que les da diuersos nonbres, 
que syendo todos mortales, 
de vna masa nascidos, 
los haze de sus yguales 
como dioses inmortales 
ser seruidos y temidos? 

Esta parte con sus manos 
todas las mundanas glorias; 
esta hizo tan vfanos 
alos Cesares romanos 
quanto cuentan sus hystorias; 
esta manda y esta vieda; 
esta nos haze y deshaze; 
esta quando se denueda 
haze mouiendo su rueda 
ser monarcha a quien le plaze. 

Esta lieua los honores; 
esta goza los plazeres; 
esta tiene los fauores; 
esta pone los temores; 
esta logra las mugeres ; 
esta vsa délos oficios 
al antojo de su grado; 
esta da los beneficios ; 
a esta van los seruicios 
como piedras al tablado. 

Esta tiene de dulgores 
llenos todos mis sentidos: 
las narizes de olores, 
la garganta de sabores, 
de musyca los oydos, 
el ver de joyas preciosas, 
muy diuersas, muy gentiles; 
las manos syenpre viciosas 
apalpando grandes cosas 
y las carnes mugeriles. 

Aquesta haze las leys 



y las deshaze a su gana; 
esta haze délas greys 
alos que quieren ser reys : 
alos otros, gente llana; 
esta sola es la señora 
adonde quiera que entra; 
pues dime. Razón, agora 
sy deue ser vencedora 
la que tal encuentro encuentra. 



PONE EL AUCTOR COMO LA RAZÓN ENCONTRÓ 
ALA SENSUALIDAD 

La Razón en continente, 
syn reues y syn mudanga, 
conportando el acídente 
del encuentro tan valiente 
que le dio la dicha langa, 
en aquel mismo momento, 
sobre la misma renzilla, 
encontróle tan syn tiento 
la Razón al Sentimiento, 
que le saco déla silla. 



HABLA LA RAZÓN, PROUANDO ALA SENSUA- 
LIDAD COMO ENLAS DIGNIDADES NO CON- 
SISTE LA FELigiDAD HUMANA 

O sepultura pintada, 
dentro llena de gusanos, 
fealdad mal afeytada, 
engañadora engañada, 
perdición délos mundanos, 
fuente de todos los males, 
puerta mayor del infierno, 
ceguedad délos mortales, 
que por gozos temporales 
los priuas del bien eterno! 

Di, ciega loca perdida, 
do fundas tus vanidades, 
quando con boca atreuida 
dizes quel bien déla vida 
consiste enlas dignidíides, 
sabiendo quel bien humano, 
para ser bien acabado, 
a de ser tan soberano, 



KRKY YNIGO DE MENDOZA 



85 



tan diuino, tan logano, 
que no tenga mal mesclado. 

Pues dime, vana sandia, 
estos tus grandes estados, 
aquien das la mejoría, 
quantos males noche y día 
tienen consygo ayuntados; 
con quien andan las cobdigias, 
las fuergas, los desuarios, 
las embidias, las malicias, 
el romper délas justicias, 
sy no con los señoríos? 

Reboluer muertes y guerras, 
ordenar robos y daños, 
vsurpar ajenas tierras , 
poblados, montes y sierras 
por fuergas y por engaños , 
deshollar los labradores, 
no pagar alos criados, 
locuras, pompas y honores 
son los bienes y dulgores 
délos tus altos ditados. 

Y sy dizes que los buenos 
no tienen aquestos males, 
no me dirás alo menos 
que ningunos son ajenos 
deles males naturales, 
que dolencias y dolores, 
trabajos syn intérnalos, 
tristezas, yras, temores,, 
tan bien los buenos señores 
los gustan como los malos. 

Délos estados ponposos 
yo he por determinado 
que aunque no sean vigiosos 
enlos ombres virtuosos, 
pero son bien trabajado; 
asy que mi pensamiento 
todo quanto dellos sumo 
es que son gierto tormento 
su gloria, gloria de viento, 
su pompa, pomi)a de humo. 

Pues, conoscimiento giego, 
cumo puedes llamar gloria 



lo que es continuo fuego, 
continuo desasosyego , 
cosa vana y transitoria, 
lo que nos dexa burlados 
como los soñados sueños, 
y al partir, sepultados 
dexa solos los peccados 
con los tristes de sus dueños. 

Es cosa de grand locura 
llamar gloria syngular 
la que no es de tanta tura, 
quanto es la criatura 
que la tiene de gozar, 
por que después de pasada 
su dueño se queda en frió; 
asy que desta vegada 
tu gloria mas estimada 
se muestra ser desuario. 

Sy no, dime los vfanos 
que en tu seta fenescieron, 
que leñaron en sus manos 
quando de entre los humanos 
moriendo se despedieron; 
sy no, las culpas mortales 
que cometieron mandando, 
y el estarse por las tales 
enlos fuegos infernales 
eternalmente quemando. 

Sy no, vengan por testigos 
aquexarte tu fatiga, 
aquellos muertos antigos 
que por serte tan amigos 
les fueste tan enemiga; 
diga Dario, diga Ñero, 
y Alixandre, aquel monarcha, 
Cesar, Augusto y Asnero, 
el escote del dinero 
que tomaron de tu arca. 

Dionisyo y los tyranos 
vengan dando sus querellas, 
y los guerreros troyanos, 
con los ponposos romanos, 
conformándose conellas ; 
diziendo que por las famas, 
por solo creer a vos, 



86 



se han tornado sus camas 
eternas ardientes llamas 
mientra que Dios fuere Dios. 

Y vengan , en conclusyon , 
todas quantas señorias 
morieron syn contrición 
del error y opinión 
que tu tienes y porfías; 
y digan de tus plazeres 
lo que sienten de su scienciar, 
saluo sy tu, loca, quieres 
crean mas lo que dixeres 
que a su triste esperienciar. 

Tras estos muertos altiuos 
que dan tales testimonios, 
otros mili cuentos captiuos 
tienen de muertos y biuos 
por tu cabsa los demonios ; 
alos vnos atormentan 
enlas penas del infierno, 
los otros, sy no escarmientan, 
llenaran a donde syentan 
el mismo dolor eterno. 



CONCLUYE LA RAZÓN CONTRA LA SENSUA- 
LIDAD 

Asy que, triste mezquina, 
eneste nuestro debate, 
quanto tu soberuia empina, 
enloquece y desatina, 
tanto la verdad abate, 
aviendo por burlería 
tu mudable bienandanza; 
mas sy quieres toda via 
reñir mas esta porfía, 
manda traer otra langa. 

FABLA EL AUCTOR 

Del golpe de tal ferida 
la sensetiua passyon 
non solo quedo atordida, 
mas cayda y sometida 
so los pies déla Razón ; 



FREY YÑIGO DE MENDOZA 

mas la gente del infierno 



encendió sus fuergas luego 
con tizón del fuego eterno, 
soplando como en inuierno 
las bocas soplan el fuego. 

Y con tal fuego encendida 
la fuerga de su passion , 
como sy nunca en su vida 
ouiera sydo vencida, 
se muestra con tal tesón , 
y diziendo mili vltrajes 
manda que de su tesoro 
le traygan luego sus pajes, 
por sus vsados viajes, 
la langa suya de oro. 

Estonces con grand destreza 
la Razón manda traer 
vna langa de nobleza 
que no tenga mas riqueza 
syno vestir y comer; 
y asy, syn mas tardanga, 
arremeten cada vna: 
la Razón, con vna langa, 
la Passyon, con su esperanga 
enlos bienes de fortuna. 

La falsa Sensualidad 
defensando su conquista, 
encontró con crueldad, 
apesar déla verdad, 
ala Razón por la vista ; 
tanto que la vista clara 
con que nuestra razón mira , 
ayna toda cegara, 
el encuentro déla vara 
fue la syguiente mentira. 



PRUEUA LA SENSUALIDAD QUE LA FELICIDAD 
CONSYSTE ENLAS RIQUEZAS 

Es por cierto cosa fea 
porfiar tal vanidad, 
quel bien humano no sea 
alcangar quanto desea 
la humana voluntad; 



FREY YNIGO DE MENDOgA 



87 



que segund mi pensamiento, 
toda nuestra bienandanza 
es hallar el sentimiento 
entero contentamiento 
de su gana y esperanga. 

Por esto digo, Razón , 
quel tesoro es bien primero, 
pues que nuestro coragon 
todas quantas cosas son 
alcanga conel dinero; 
que honrras, ponpas, estados, 
mugeres, galas, manjares, 
yglesyas y obispados, 
se venden por tus peccados 
a sabor de paladares. 

Los hedificios dorados, 
las ricas tapicerias, 
las sedas y los brocados, 
y los collares senbrados 
de muy finas pedrerías, 
y las muy alegres granas, 
dime sy sabes con quien 
pueden auerse las ganas 
délas passyones humanas 
syno con este mi bien. 

Por el biuen con los vientos 
muchas gentes por la mar, 
el alga por casamientos 
alos baxos nascimientos 
con los altos ala par; 
z tiene alos suyos dada 
tal merged y beneficio, 
que con sueldo de no nada 
tenga la gente obligada 
a morir en su seruicio. 

Aquel grand enseñador 
délas virtudes morales, 
certifica en su dolor 
quel dinero es fiador 
délos bienes temporales ; 
asy que quien atesora 
muchos dineros y averes, 
es su voluntad señora 
de gozar a cada ora 
quanto quiere de plazeres. 



Sy tienes por desatino 
la verdad de mis sentencias, 
vayamos por el camino 
délos que tu de contino 
sueles llamar excelencias; 
con que hazen monesterios, 
yglesyas y ospitales, 
libran pobres de lazerios, 
cabtiuos de cabtiuerios, 
sy no con tales metales? 

Por este los oradores 
hazen el diuino oficio, 
trabajan sus labradores, 
exercitan defensores 
su militar exercigio ; 
asy quelos tres estados, 
sy no por este consuelo, 
prestamente de cansados 
quedarían tan desmayados 
que cayesen enel suelo. 

Pues quien tantos bienes haze , 
quien tantos males desuia, 
en quien todo el dulgor yaze, 
sabe. Razón, que me plaze 
de le dar la mejoría; 
asy que mas non demandes 
sy no nonbre soberano, 
o lo que tratan en Flandes, 
por los dos encuentros grandes 
que recibes de mi mano. 



COMIENgA LA RESPUESTA DÉLA RAZÓN CON- 
TRA LA SENSUALIDAD, EN QUE LE PRUEUA 
COMO NO PUEDE CONSISTIR LA BIENAUEN- 
TURANgA ENLAS RIQUEZAS, Y HABLA EL 
AUCTOR 

La Razón , con muy grand yra , 
por que nuestra humanidad 
tras el bien sensyble tira 
por la discreta mentira 
de nuestra sensualidad; 
como tan cierta puntera, 
que jamas punto no yerra, 
encontró la de manera 



88 



FREY YNIGO DE MENDOZA 



que por las ancas afuera 
dio con ella muerta en tierra. 

La manera en que paso 
el golpe de su encontrar, 
es que en tal son respondió, 
que sy queria quedo 
syn tener que replicar; 
asy que sobre la dubda 
en que estauan diferentes, 
la hizo del todo muda 
la Razón conla ayuda 
délas razones syguientes. 



HABLA LA RAZÓN 

O ceguedad vergonzosa 
déla natura humanal, 
quien nunca pensó tal cosa, 
que ymagen tan preciosa 
fuese esclaua de metal! 
peor que con calentura 
desatina y desuaria 
quien tiene tan grand locura, 
que la diuina figura 
déla tierra se gloria. 

Es cosa cierta syn falta 
que la bienandanza pura, 
pues nuestras almas esmalta, 
ha de ser cosa mas alta 
que no es nuestra natura; 
pues como se dirá, el dinero 
o seso hecho al reues, 
todo nuestro bien entero 
que de terrenal minero 
se saca de so los pies. 

Y tan bien es ami ver 
vn mucho grosero engaño 
querer nos hazer creer 
que puede perfecto ser 
lo que alas vezes es daño: 
o ciega SensuaHdad, 
los que tus tesoros tratan 
llaman los felicidad, 
mas después, en la verdad, 
a cabsa dellos los matan. 



Asy dizen los señores, 
labradores y oficiales , 
que tienen los mercadores 
intollerables errores, 
dignos de robos y males; 
mas quien su gana desquicia 
a pensamientos tyranos, 
no es cierto la justicia, 
mas la hambrienta cobdicia 
de sus negros castellanos. 

Asy que tu bien mayor 
de quien hazes tanta cuenta, 
tiene su poseedor 
en peligro y en temor 
de continuo a sobreuienta; 
y suelen conel andar 
continuamente ami ver, 
grand trabajo enlo alcangar, 
grand temor enlo guardar, 
grand dolor enlo perder. 

Que mas quieres que te diga 
de tus locuras syn frenos, 
o peligrosa enemiga , 
castigo, guerra, fatiga 
délos malos y los buenos, 
sy no que la tierra fria, 
esta tu buena ventura, 
y haze la clerezia 
de tu gloria symonia 
y los seglares vsura ? 

Es cosa del tal error 
esta tu ciega locura, 
que tuuo fuerga y vigor 
de vender al Redemptor 
y a Joseph ensu figura ; , 

haze los ombres perjuros 
por valor de dos reales, 
haze castillos y muros 
do se sostengan seguros 
los malhechores y males. 

Pues sojuzga tu passyon, 
no cures mas de altercar, 
no digan con grand razón 
de tu loca condición: 
cantar mal y porfiar; 



\ 

4 



aclara tu entendimiento 
para conocer tu daño, 
aquel tu rico auariento 
a quien eterno tormento 
desengaña de tu engaño. 



FREY YÑIGO DE MKNDOgA 

adonde, con mili olores, 
mili conseruas, mili regalos, 
resucita en sus humores 
la biua passyon de amores 
con sus propósitos malos. 



89 



Mira que daño sostienen 
los que su engaño no entienden 
que su dolenciar mantienen, 
pues quanto mas oro tienen 
tanto mas su gana encienden; 
pues sy es felicidad 
lo que nos harta y contenta, 
no lo es enla verdad 
lo que trae la voluntad 
codiciosa y descontenta. 



CONCLUYE LA RAZÓN 

Asy que concluyo seso 
quel thesoro de tu estima 
es vn bien de poco eso 
y verra mucho por peso 
quien ael todo se arrima; 
mira con quanta locura, 
Sensualidad, sobresales, 
pues llamas buena ventura 
los que llama la Escriptura 
rayz de todos los males. 

Pues conosce y atesona 
tu gegada perdigion, 
pues que Razón te razona, 
te descubre, te pregona 
el error de tu opinión, 
y te muestra quanto.es cara 
la gloria que te consuela, 
mas sy tienes otra vara 
para mostrarte mas clara 
yo te manterne la tela. 

TI ARIA EL AUCTOR 

Asy, muy desfauorida, 
desmayada ensu contienda, 
su señoría, amortegida, 
lieua la gente perdida 
a remediar asu tienda , 



En tal modo se refresca 
conesta passyon carnal, 
que sale de nueuo fresca, 
encendida como yesca 
con fuego de pedernal; 
y coneste mal humano, 
muy furiosa y alterada, 
su seso hecho liuiano 
viene la langa enla mano 
a justar otra vegada. 

La Razón como la vio 
venirse tan de rondón, 
syn dubda mucho temió 
por que cierto conoscio 
ser gigante la passyon ; 
mas teniendo confianga 
enla su cierta verdad , 
demando ala temperanga 
la su angélica langa 
que llaman virginidad. 

Y poniendo su afigion 
enlas cosas celestiales, 
va con biuo coragon 
contra la deletagion 
délas passiones carnales; 
mas con sus tizones rojos 
y con su saber profundo, 
la que biue por antojos 
diole en medio délos ojos 
el mayor golpe del mundo. 

Con tal íuerga y maestría, 
tal rigor y omezillo, 
la herio con su porfía, 
que por los ojos no via 
mas que por el colodrillo; 
y viendo que el accidente 
le cegaua por de dentro, 
comengo en continente 
enla manera syguiente 
a ferirla con su encuentro. 



90 



FREY YNIGO DE MENDOZA 



ENCUENTRA LA SENSUALIDAD ALA RAZÓN 

CONLA LANgA DÉLA LUXURIA, PROUANDOLE 

COMO CONSISTE LA BIENAUENTURANgA EN 

ELLA 



No puedes , Razón , negar 
que no es la bienandanga 
vn dulgor muy syngular, 
el mayor y mas syn par 
que la humana vida alcanga; 
pues este, sy ati te plaze, 
sera la generagion 
que a todos tanto aplaze , 
que desconcierta y deshaze 
fuerga, saber y razón. 

Sy dizes ques tal plazer, 
pero buelto con peccado, 
dime como puede ser, 
pues Dios lo mando hazer 
quando el mundo fue criado; 
que Dios nunca mando cosa, 
ni la pudiera mandar, 
que podiese ser vigiosa, 
reprochada y vergongosa, 
mas perfecta y de loar. 

Para que fuese seguida 
mejor su obra de todos , 
hizola Dios guarnescida 
de delectación crecida 
en sus aferes y modos ; 
estos son tan delectables, 
tan dulges, tan desyguales, 
quen su tiempo, avn que hables, 
no te veen los razonables 
mas que brutos animales. 

Es cosa de grand despecho 
ver que te llamas Razón, 
pues quieres tan syn derecho 
estoruar el gran prouecho 
desta mi consolagion, 
que con solos sus dulgores 
se hazen prouechos tantos, 
que tu tienes seruidores 



y el mundo tien moradores 
y la gloria ombres sanctos. 

Dexemos a Ihesu Christo , 
de quien en nuestra quistion 
no contiendo ni conquisto, 
que con mis ojos no he visto 
su diuina encarnagion; 
mas acá délos humanos , 
de quien hablamos las dos, 
di. Razón, con quales manos, 
judios, moros, christianos, 
a todos los hizo Dios ? 

Esto solo bastarla 
para que de ti se aparte 
el error de tu porfía, 
ver quela virgen Maria 
fue engendrada por estarte, 
que puesto que no heredo 
el original peccado; 
pero muy cierto se yo 
que Joachin la engendro 
en Ana como casado. 

O ceguedad espantosa,- 
o error no de sofrir 
condepnar por mala cosa 
lo que a virgen tan preciosa 
al mundaJíizo venir; 
por quién todo el mundo quito 
fue de tal captiuidad, 
en cuyo uientre bendicto 
el mismo Dios infinito 
se vestio la humanidad. 

Tras esta señora tal 
reprehenda tus errores 
enla corte celestial 
la limpieza virginal; 
mártires y confessores 
y todos los escogidos, 
quantos fueron y han de ser, 
que todos son concebidos 
de mugeres y maridos 
coneste mi grand plazer. 

Quien haze las gentilezas, 
quien sojuzga los temores, 



quien conuierte las riquezas 
en justas, galas, franquezas, 
sy no los dulces amores 
que ponen tan dulce gloria 
enla voluntad humana, 
que con sola su memoria 
morir o leuar victoria 
se delibera su gana ? 

Pues no tengas te somia 
en error tanto peruerso, 
enla dulce gloria mia 
población y alegria 
es de todo el vniuerso; 
por que no solo engendrados 
son los ombres por tal maña, 
mas bestias, aues, pescados, 
aqui quedan remediados 
quantos daños muerte daña. 



CONCLUYE LA SENSUALIDAD 



Aqui quiero concluyr 
que yo llamo bien mayor 
lo que repara el morir, 
lo que me haze sentir 
vn plazer de tal dulgor; 
lo que ha poblado el cielo 
de tan sancta muchedumbre, 
los ombres deste suelo 
sy no son ydos de buelo 
esto es por su costumbre. 



HABLA EL AUCTOR 



La Razón, muy desdeñosa, 
muy esquina y gahareña, 
antes que responda cosa 
escupiendo de ascorosa 
muestra quanto la desdeña; 
mas desjiues de escupida 
en tal modo la prosygue 
que la loca y atrcuida 
en tierra cayo tendida 
del encuentro que se sygue. 



FXF.Y YXIG(í DF, MlNDO^A 

I 



91 



RRESPONDE LA RAZÓN ALA SENSUALIDAD 

MOSTRÁNDOLE LOS DAÑOS QUE HAZE LA 

LUXURIA Y COMO ENELLA NO CONSISTE LA 

BIENAUENTURANgA 

O general pestilencia, 

passyon cruel y gigante, 
enpongoñada presencia, 
subjecion syn resistencia 
del sensytiuo talante; 
tus peligros tales son 
que murieron en tu lid 
la grand fuerga de Sansón, 
el saber de Salomón, 
la discreción de Dauid. 

Dime loca, dime vana, 
como en esto que disputas 
llamando perfecion humana 
lo que tiene nuestra gana 
común con las bestias brutas; 
quel mesmo dulgor syn par, 
encendimiento y bollicio 
que syentes al engendrar, 
suelen las bestias tomar 
en semeiante exercicio. 

Pues sy estas cosas tales 
son perfecta bienandanga, 
de fuerga serán yguales 
los humanos y animales 
enla bienauenturanga; 
mas sy esto es necedad 
tan grosera y manifiesta, 
o loca sensualidad , 
no llames felicidad 
tan bestial cosa como esta. 

O vil y torpe deleyte, 
ascorosa esperiencia 
que armas con tu afeyte 
resbaladizo de azeyte 
en que caya nuestra excelencia, 
por que quanto nos empina 
al cielo la dignidad 
déla figura diuina, 
tanto tu passyon jnclina 
a suzia bestialidad ? - 



92 



FREY YNIGO DE MENDOZA 



Di, bestia desenfrenada, 
el diluuio por quien vino ? 
quien la infernal morada 
puebla de gente dañada 
despoblando lo diuino? 
quien habla las vanidades 
délos locos apetitos? 
quien hizo con suziedades 
somir las cinco gibdades 
y sus pueblos ser malditos ? 

Quien ciega los entenderes? 
quien bastarda los linajes? 
quien haze con sus plazeres 
alos ombres y mugeres 
ser peores que saluajes? 
quien se bruñe, quien se aluzia 
para destruyr las almas? 
quien con su bestial acugia 
los corporales ensugia 
y las consagradas palmas? 

Quien desonrra los maridos? 
quien las mugeres jnfama? 
quien trae locos perdidos 
alos sabios y entendidos 
desudados enla cama? 
quien da las muertes tenpranas? 
quien haze con sus engaños 
los viejos llenos de canas 
tener cosas tan liuianas 
como mogos de veynte años? 

Quien haze quelos romeros 
y las sanctas religiones 
ya no hallen limosneros 
por que gastan los dineros 
en sus trajes y passyones, 
y jamas tienen moneda 
para dar a causas pias , 
mas por su falta no queda 
de comprarse grana y seda 
y mili otras gullurias? 

O peligroso agidente! 
lo que de ti me semeja 
es quen ti continuamente 
esperimenta la gente 
la condigion déla abeja: 



que tras el dulgor de miel 
que nos das enel panar, 
tienes aguijón de fiel 
y ñeres»asy conel 
que cuesta caro el manjar. 

Sy no, venga del infierno 
Sardanapalo el vigioso, 
y ponga eneste quaderno 
el crudo dolor eterno 
que por ti sufre lloroso, 
y la triste nuestra España 
que por ti perdió los godos, 
y los viejos de Susana 
que son puestos por hazaña 
para que te teman todos. 

Tales fueron tus dulgores 
y son syempre y serán, 
que tus mesmos seruidores 
por vn plazer mili dolores 
los llaman en su refrán; 
pues dexalos por locura, 
y mas enesto no hables , 
pues es su propria natura 
congoxa, celos, tristura, 
y mas fuegos perdurables. 

Las muertes, quien las diria? 
las angustias, los tormentos 
que padecen cada dia 
los que caminan la via 
de tus leys y mandamientos, 
tienen penoso cuydado 
por dar fin asu deseo, 
después que es ya pasado 
aborrecen lo alcangado 
como a suzio deuaneo. 



CONCLUYE LA RAZÓN 

Asy que es al reues 
quanto dizes, Sentimiento, 
pues este tu bien tal es 
que ni antes ni después 
no tiene contentamiento ; 
y pues es tan conocida 
mi verdad , y tan prouada , 



FREY YNIGO DE MENDOQA 



93 



deues darte por vencida 
enfrenando con mi brida 
tu boca desenfrenada. 

LIMITA LA RAZÓN LO QUE HA DICHO 

Mas con todo, no consyento 
que por tal reprehensyon 
nadie tome atreuimiento 
de tachar el cansamiento 
sy le gouierna razón; 
que la bondad diuinal 
conel sostiene las gentes, 
mas es bien mas especial 
la limpieza virginal 
por las razones syguientes. 

PRUEUA LA RAZÓN COMO LA VIRGINIDAD ES 

COSA MAS EXCELENTE QUE EL CASAMIENTO 

CONTRA EL ERROR DEL JUUINIANO 

Aquel perfecto dechado 
que llamamos Redemptor, 
pues no quiso ser casado, 
es manifiesto y prouado 
que ser virgen es mejor; 
por que su preciosa vida, 
como vida que no yerra. 



fue cendrada y escogida 
délo perfecto enla tierra. 

Con esta razón se asombre 
Jouiniano, y no ladre, 
mirando que 'Dios y hombre 
para sy tomo tal nombre 
y lo dio tal a su madre; 
y que syendo desposado 
su primo el euangelista, 
délas bodas fue sacado 
para tomar el estado 
déla virginal conquista. 

Porque son tan diferentes 
aquestos estados dos, 
como las humanas gentes 
délos altos y excelentes 
limpios angeles de Dios ; 



que quien tal passyon enfrena 
en tan flaco cuerpo humano, 
tiene perfection ajena, 
no humana, no terrena, 
mas de ángel soberano. 

Y puesto que sean yguales 
enla limpieza que cuento, 
mas las passyones carnales 
a los virgines mortales 
dan mayor merescimiento; 
por que la dificultad 
déla penosa victoria 
meresge felicidad 
de mas alta dignidad 
enel gualardon de gloria. 

Si nuestros padres quisieran 
guardarse que no peccaran, 
sus hijos uirgines fueran , 
avn que las madres parieran 
y los padres engendraran; 
pues sy era perfecion 
lo del estado innocente, 
es prouada conclusyon 
que los que virgines son 
tienen lo mas excelente. 

Asy que digo y concluyo 
enesto délos casados, 
que es muy buen estado el suyo, 
pero virgen es el tuyo 
mejor en setenta grados ; 
mas entramas estas cosas, 
tu suzia, me las ensuzias 
con tus formas pongoñosas, 
viles, torpes, ascorosas, 
quando te bruñes y aluzias. 



CONCLUYE LA RAZÓN POR ESCRIPTURA, QUE 
LA SENSUALIDAD LE DEUE SYENPRE OBEDECER 

Dixo el ángel a Agar 
que seruiese asu señora, 
queriendo sygnificar 
que tu deues syempre estar 
por mi esclaua y seruidora; 
quien syn mi haze tu gana 



94 



FREY YÑIGO DE MENDOgA 



la misma perdida lieua, 
que lleuo natura humana 
quando Adán enla mangana 
hizo la gana de Eua. 



DA EL AUCTOR FIN ALA OBRA 

No teniendo ya mas langas 
de defensas ni razones , 
y las locas confiangas 
de sus bienauenturangas 
condenadas por passiones, 
la reboltosa maldita 
desaparescio a desora, 
y nuestra Razón bendita 
con los suyos dio vna grita 
en señal de vencedora. 

Y pues enel canpo queda 
con Vitorias tan vfanas, 
dexemos, pues nos lo vieda, 
las mugeres, la moneda, 
las dinidades humanas, 
sabiendo que es el camino 
mucho cierto del infierno, 
y que solo el bien diuino 
es tan precioso y tan fino 
que nos da dulgor eterno. 

DESCULPA EL AUCTOR EN FIN DE TODA LA 

BAXEZA DÉLA OBRA SEGUND LA ALTEZA Y 

EXCELENCIA DÉLA REYNA 

Alta reyna, pues soys vos 
por compás y por niuel 
enla tierra iuso Dios , 
deueys os auer con nos 
déla manera que el ; 
y pues mira solamente 
la gana del sacrificio , 
tanbien vos, reyna excelente, 
no mireys ami presente , 
mas al amor del seruicio. 

El qual es, syn dubda tal, 
aun que el no poder ataja, 
que no tenga obra ygual 



que en vuestra casa real 
a nadie daré ventaja; 
y pues esto es cierta cosa, 
razón tengo en suplicar 
que no sea mas perezosa, 
alta reyna poderosa, 
vuestra alteza en me mandar. 



Los gozos de Nuestra Señora, he- 
chos por frey Yñigo, 

Emperatriz délos dos 
imperios del cielo y tierra, 
en cuyo vientre por nos 
a ser tu hijo el de Dios 
tan humilmente se engierra, 
con la qual tanto se dora 
tu persona y resplandege, 
que con espanto a desora 
la lengua mas habladora 
enmudege. 

Tu , graciosa virgen , eres 
fauor de natura humana, 
desculpa délas mugeres; 
hazese quanto tu quieres 
enla corte soberana; 
goza te que sy te viste, 
sagrada señora mia, 
con vna causa de triste 
mas de mili cuentos touiste 
de alegría. 

Lo primero que te fue 
causa de gozo gigante, 
fue, virgen, con esa fe, 
puesto que el como no se 
concebir tan alto infante 
con tan diuinas maneras, 
que todas las lenguas juntas 
deuen callar de groseras, 
pues que tu mesma te alteras 
y preguntas. 

Los que enesto, virgen sancta, 
te demuda y desatina 



es que tu seso se espanta 
en oyr que humana planta 
ha de leuar flor diuina, 
por la qual fragosa via 
sabiamente caminaste: 
quando el seso no sabia, 
la fe tomaste por guia 
y acertaste. 



Pues sy quieres contemplarte 
en vna cumbre tan alta, 
no solo deues gozarte, 
mas dar de tus obras parte 
a quantos gozos les falta; 
que la fuente soberana 
que gozo syempre destella, 
se te puso tan cercana 
que puedes a quien has gana 
hartar della. 

Hizote de gozo llena 
tu dulce gozo segundo, 
quando tu, en estremo buena, 
syn sentir ninguna pena 
pariste al señor del mundo; 
quel no ronper su salida 
tu cerrado encerramiento, 
fue causa muy conogida 
para que fueses parida 
syn tormento. 

O nuestra perla bendita, 
grand razón ay que nos mueua 
a creer que fueste quita 
del dolor en que, maldita, 
para enlos partos fue Eua! 
pues que fue tu engendrar 
syn varón y syn pecado, 
de aquel antiguo pecar, 
tu parir no ha de heredar 
ser penado. 

Sy quiere saber quien quiera 
tu parto mucho ala clara, 
su pensamiento refiera 
al sol, con la vidriera 
que el Vita Christi compara; 
por que la carne sagrada 
aquien Dios tanto se allega. 



FREY YÑIGO DE MENDOZA 

de ser con Dios ayuntada, 
su nacer, syn romper nada, 
se le pega. 



Gózate, gozo del cielo, 
délos humanos dulzor, 
délos demonios recelo, 
del purgatorio consuelo, 
délos infiernos dolor; 
gózate, que nuestro mal, 
en tu vientre es guaresgido, 
para en señal délo qual 
fue tu parto virginal 
syn gemido. 



95 



Fue plazer muy excelente 
el de tu gozo tercero, 
quando traxjeron presente 
los tres magos de oriente 
al tu diuino cordero, 
y por su Dios y Mexias 
lo adoraron de hinojos ; 
o que dulgor sentirlas, 
quando tu, virgen, lo vias 
con tus ojos! 

Ellos, puestos de rodillas, 
todos tres, ante tu cara, 
pues mira que marauillas 
que fe los hizo dezillas 
ante ti tan ala clara! 
conel encienso primero 
te confiesan todos tres 
que el tu precioso luzero 
eternal Dios verdadero 
fue y es. 

Ofrecen mas adelante 
el oro por don segundo, 
y con gracioso semblante 
te dizen sera tu infante 
eternal señor del mundo; 
por lo qual este metal 
que nosotros presentamos, 
por vna cierta señal 
de vasallaje eternal 
gelo damos. 

La otra nucua tercera 



96 



FREY YNIGO 



que el tercero don figura , 
aun que parece muy fiera, 
sy bien la mira quien quiera 
agena va de tristura; 
por que la mirra ofrecida 
de su carne nos confiesa, 
no su muerte dolorida , 
mas tu ser no corronpida 
enla fuesa. 

O quanta gloria sentiste 
quando después de adorado 
de tales personas viste 
el hijo que tu pariste 
tan en estremo loado; 
y del infante nascido, 
preciosa virgen y madre , 
quedaua por concluydo 
que te dauan por marido 
a Dios padre ! 

Venga tu quarto dulgor, 
pues te dio gozo sobrado 
quando después del dolor 
apáreselo el Redemptor 
ante ti resucitado ; 
o virgen, quan dulce cosa 
a tu pena dolorida 
fue ver su carne preciosa 
tras muerte tan dolorosa 
tan guarnida! 

Viste tan claras y bellas 
sus cinco plagas, señora, 
que el claror que sale dellas, 
como el sol alas estrellas 
el al sol le descolora; 
con lo qual, de gozo llena, 
aun que estañas medio muerta, 
tornaste luego serena 
como quien sueña grand pena 
y despierta. 

O sacra résurrecion , 
galardón de grand estima, 
tu dulce contemplación 
al mas flaco coragon 
a sufrir penas anima! 
por que el ser galardonado 



DE MENDOgA 

con gloria tan soberana, 
pone fuerga al desmayo 
para ser martirizado 
muy de gana. 

Asy que por esta via 
del quarto gozo concluyo 
que el plazer de su alegría 
deue ser, virgen Maria, 
tanto nuestro como tuyo; 
• por que, virgen syn escoria, 
es tu quarto gozo tal, 
que nos da con su memoria 
grand esperanga de gloria 
inmortal. 

Muy soberano consuelo 
el quinto gozo te dio , 
al tiempo que deste suelo 
ante tus ojos al gielo 
tu sacro hijo subió ; 
quando su carne sagrada 
por lo que sufrió por nos 
fue aser aposentada 
enla mas junta posada 
cabe Dios. 

Que gozo tan esmerado 
te fue saber que subia 
para ser de Dios priuado, 
para ser nuestro abogado, 
para sernos cierta guia, 
y tan bien para embiarnos 
el espiritu diuinal 
a que venga a consolarnos, 
dotrinarnos y esforgarnos 
contra el mal! 

Que gloria tan soberana, 
que plazer tan syngular 
te fue ver su carne humana 
asentarse tan vfana 
cabe Dios casy ala par ! 
o que causas tan estrañas 
tienes de gozo cregido, 
pues en grandezas tamañas 
el hijo de tus entrañas 
es subido! 



FPEY YÑIGO DE MENDOCA 



9; 



El sesto gozo te ruego 
que contemples, virgen madre: 
en son de lenguas de fuego 
enbio tu hijo luego 
el amor suyo y del padre 
a poblar de syete dones 
aquella sancta compaña, 
por dar asus coragones 
contra las persecuciones 
fuerga y maña. 

Desta gracia repartida 
que el amor de Dios reparte, 
o virgen no corrompida, 
es verdad muy conocida 
que ati dio la mayor parte; 
por que son en tantos grados 
sus gracias en ti sculpidas, 
que en ti todos los estados 
pueden fallar los dechados 
de sus vidas. 

Gózate, madre de Dios, 
con tan alta dignidad, 
que tu, hiñiendo entre nos, 
de tres personas, las dos 
te enbio la trinidad: 
la vna, dentro, encarnada 
enel tu vientre bendito; 
la otra, fuera mostrada 
y de dentro de buxada 
en tu espíritu. 

La tu setena alegría 
toda gloria muy mas fina, 
quan dulce te fue aquel dia 
quando tu alma sobia 
a uer la cara diuina, 
a sellar dentro en tus ojos 
para syempre su presencia, 
a nunca sentir enojos, 
a ganarnos de hinojos 
su clemencia. 

CABO 

Tu cuerpo, tenplo sagrado 
do puso Dios tu tesoro, 
cuerpo syn culpa engendrado, 

Cascioxbro Castxllaíío. — Tomo I. 



cuerpo syn ningund pecado, 
carne mas limpia que oro, 
por que conozca la gente 
que jamas nunca peco, 
o gozo tan excelente, 
con tu alma juntamente 
se sobio. 



8 



Coplas hechas por frey Yñigo de 
Mendoga, en que pone la cena que 
Nuestro Señor hizo con sus discí- 
pulos quando instituyo el sancto sa- 
cramento del su sagrado cuerpo. 

JNUOCACION 

Tu que solo Dios meresces 
que te pidamos fauor, 
bien que nunca nos fallesces, 
sol que syempre nos offreces 
tu diuino resplandor, 
majestad tan piadosa, 
sufrimiento syn sogobra, 
diuina bondad preciosa, 
con tu gracia faz graciosa 
esta obra. 

Da fuergas ami flaqueza, 
amis desdones donayre, 
discreción ami synpleza, 
y tu diuina destreza 
adiestra tan ciego flayre; 
y pues tu me diste gana 
de trobar cosa tan alta, 
suple, gracia soberana, 
en mi lengua castellana 
lo que falta. 

JNUOCACION A NUESTRA SEÑORA 

Tu, reyna sancta del cielo, 
tu, madre de Dios eterno, 
fauor y dulce consuelo, 
seguridad syn recelo, 
frontera contra el infierno, 



98 



FREY YNIGO DE MENDOQA 



puerto de nuestra tormenta 
enel mar quando ay gogobra, 
esfuergo de nuestra afruenta, 
suplico que estes atenta 
a mi obra. 

Ya no estas amortecida, 
yda es la ansya fuerte 
que daua muerte a tu vida 
con la muerte dolorida 
que dio vida a nuestra muerte : 
tu dolor es ya pasado, 
tu, reyna, virgen y madre, 
tu hijo crucificado 
ala diestra esta asentado 
de Dios padre. 

Su corona tan penosa 
que viste llena de espinas, 
ya se le torno preciosa 
corona real ponposa; 
sus espinas clauellinas ; 
sus puntas ensangrentadas 
son tornadas rosycler, 
y sus llagas lastimadas 
en dulgor son trastrocadas 
de plazer. 

Su cuerpo tan agotado 
con vergas syn merecerlas, 
es hecho nuestro dechado 
por mano de Dios bordado 
de cient mili piedras y perlas; 
y la llaga del costado 
que sus entrañas passyona, 
es ya postigo dorado 
que nunca sera cerrado 
a persona. 

Y la langa de Longinos 
que hizo su llaga sancta, 
ya sus méritos diuinos 
nos libra délos malinos 
que los fiere y los espanta; 
y los clauos trabajosos 
de sus pies y de sus manos, 
son tornados tan preciosos 
que los adoran gozosos 
los humanos. 



El vino junto con fiel 
que le dio tan mal sabor, 
torno dulce como miel 
en vernos libres por el 
del infernal amagor; 
y la muerte tan penada 
de dolor inconportable , 
es vida glorificada, 
vida bienauenturada 
perdurable. 

La cruz, que tan duramente 
le dio penas y dolores, 
es fecha tan excelente 
que la ponen enla fruente 
por joyel sus seruidores; 
y la muy braua passyon 
que sufrió trauado enella, 
enla tierra es saluagion 
y enel cielo población 
de su mella. 



CONCLUYE LA INUOCACION 

Pues virgen, ya sus enojos 
pasados son enla tierra, 
y no quedan en tus ojos 
sy no solos los despojos 
del galardón de su guerra; 
por do puedes, sy quisyeres, 
syn dolor de conpassyon 
o fauor délas mugeres , 
hablar con grandes plazeres 
su passyon. 

Y contar con grand dulgor, 
madre de Dios verdadero, 
como fue lo del dolor 
que sufrió mi Redemptor 
enclauado enel madero; 
que pues es tornado gloria 
lo que te solia doler, 
en recontar su victoria 
recibirá tu memoria 
grand plazer. 

Pues dime con alegría 
la pasión del soberano, 



« 



que yo ya, señora mía, 
con esfuergo de tu guia 
la pluma tomo enla mano; 
y pues tu cara serena 
non se puede tornar triste, 
o madre de Dios, tan buena, 
fazme merged déla pena 
que sentiste. 



FREY YNIGO DE MENDOZA 

por aquel triste bocado 
de nuestro padre primero; 
asi que el mcresgimiento 
de nuestras culpas mortales 
fue la causa, fue el gimiento 
de su cruz y su tormento 
y de s.us males. 



9Q 



COMIENgA LA PASSION DE NUESTRO REDEMP- 
TOR. — EXCLAMAgiON DEL ACTOR 

Mis sentidos, alteraos; 
erizadvos, mis cabellos; 
mis sospiros , despertaos ; 
mis sollogos , leuantaos ; 
lagrimas, salid con ellos; 
o mi duro coragon, 
mueuate causa tan fuerte 
a dolor y conpasion , 
pues que por tu redenpgion 
fue su muerte. 

Mi lengua, tórnate muda 
de sentimiento y de espanto, 
pues que ansia tan sañuda, 
tan dolorosa y tan cruda, 
te demanda justo llanto; 
o mis peccados tray dores, 
quanto vuestro mal condena , 
pues solo nuestros errores 
al señor délos señores 
dan tal pena. 

Que si Adán non pecara, 
y nosotros dentro enel; 
si encarnara o no encarnara , 
alo menos no pasara 
enla cruz muerte cruel ; 
ca la diuina iustigia 
que todas las cosas mide, 
jamas nunca se desquigia 
a dar pena sin maligia 
no la pide. 

Y pues no tuvo pecado 
aquel pregioso cordero, 
queda que fue condenado 



O espantosa ingratitud, 

o giegos ojos humanos! 
como tan alta virtud 
reparo déla salud 
délos plazeres mundanos? 
o gente desgradegida, 
dureza llena de daños I 
por que non llorays la vida 
por vosotros afligida 
tantos años? 

Llorad la rezien nascido, 
que vn pobre peregrino 
como malhechor fuydo 
por desierto no sabido, 
por trabajoso camino, 
por los montes, por las sierras, 
con mili hambres, con mili quexas; 
o niño que el mundo engierras, 
como por mi te destierras 
tanto lexos? 

No quiero quedar conmigo 
ni mas contento beuir: 
caminar quiero contigo, 
y pues que yo te fatigo, 
yr te quiero a seruir 
y pedirte de hinojos 
que quieras, señor del gielo, 
caminar sobre mis ojos, 
no por los duros abrojos 
deste suelo. 

Aquesto bastar deaiera 
para nuestra saluagion, 
sin que primero feziera 
en pregiosa y verdadera 
carne la circuncisión; 
sin que tu sangre sagrada 
tan niño se derramara; 
o humanidad culpacJa,- 



oo 

y como fueste conprada 
tanto cara! 



A nuestras culpas y daños, 
tu vida tan excelente, 

tan dura, tan penitente, 
tantos tiempos, tantos años, 
tus trabajos, tus dolores, 
tus hambres , velas y ayunos , 
tus caminos, tus temores, 
tu sofrir de infamadores 
inportunos. 

Tu dormir en tierra dura, 
las piedras por cabegera; 
tu beuir siempre en tristura, 
sin el cáliz de amargura 
con tal muerte te veniera; 
ay de mi, triste abiltado! 
que fare quando moriere? 
pues a hijo tan amado. 
Dios, por ageno pecado, 
asi fiere. 

Y no le basta tal vida, 
tan amarga y tan penosa, 
mas triste vida sofrida 
le da muerte desabrida, 
tan cruel y tan penosa; 
o santísima pasión, 
o bondad digna de espanto, 
dadme justa conpasion, 
esfuerga mi coragon 
en su llanto I 



COMIENgA LA CENA 

O señor, con quanta pena, 
sabiendo lo por venir, 
enla postrimera gena 
mostrauas cara serena 
al desonrrado morir, 
predicando tu partida 
con una cara graciosa; 
o amor tan sin medida, 
quan amarga despedida 
y quan llorosa! 



FREY YÑIGO DE MENDOQA 

Que sientes, virgen sagrada, 
en oyr tan triste nueua? 
o madre desconsolada, 
nunca fue tan ansiada 
otra madre desde Eua; 
nunca tan syn alegría 
fue hecho despedimiento; 
o sancta virgen Maria, 
que dolor el de aquel dia 
y que tormento! 



Todo aquel colegio sancto 
conla nueua de tristura, 
estaua lleno de espanto, 
de tormento y de quebranto, 
de tristeza y desuentura; 
sant Pedro todo se altera 
mostrando muy fieros modos; 
todos syenten pena fiera, 
mas la madre lastimera 
sobre todos. 

Con amorosas razones 
aquella boca divina, 
con dulces consolagiones 
esfuerga sus coragones 
contra la afruenta vezina, 
diziendo que les conplia 
que se partiese del suelo, 
por que sy el no partia 
su amor no bastaría 
desde el cielo. 

Su amor, el no humano, 
mas el diuino y eterno; 
su amor el soberano, 
cuya poderosa mano 
les fara fuerte lo tierno; 
asy que déla ternura 
de su presente dolor, 
no deue hazer grand cura 
que el traerá tras la tristura 
grand dulgor. 

Y traerá perfegiones 
tales, con tales miraglos, 
que vencerá con sus dones 
todas las contradiciones 
délos ombres y los diablos; 



FREY IÑIGO DE MENDOgA 



lOI 



y enla flaca couardia 
plantara vn tal denuedo , 
que la cruel tyrania 
de su libre osadía 
aya miedo. 

Y fara tan aluml)rados 
los rudos entendimientos, 
que fagan asnos atados 
alos mundanos letrados 
con todos sus argumentos; 
pues con tal consolador 
nuestro Redemptor les ruega 
que quieran tomar vigor 
contra el humano temor 
que los ciega. 

Con estas dulces razones 
el Redemptor esforgaua 
los couardes coragones 
de aquellos sanctos varones 
que el espanto desmayaua; 
y con secreto recelo 
esperando el cruel tracto, 
de rodillas enel suelo 
comienga el señor del suelo 
su mandato. 

Quieres conocer que es 
su mandato z lauatorio? 
has de saber que los pies 
son las culpas que después 
se penan en purgatorio; 
por que sus pies ensuziados 
se lañaron, y entendieron 
los veniales peccados 
que, después de bautizados, 
cometieron. 

Quel peccado original 
nos tiene tan corrompidos, 
que jamas ombre mortal 
déla culpa venial 
fue librado enlos nacidos; 
aun que por ser verdadero 
vna sola eneste mundo 
fue la madre del cordero 
agena délo primero 
y lo segundo. 



Presumpcion esquina, vana, 
que de ti te marauillas, 
afición, gloria mundana, 
la voluntad soberana, 
esta puesta de rodillas 
alos pies de sus criados, 
alimpiandolos del lodo 
por que tus altos estados 
sean del todo. 

Engañada estimación, 
vergongosa ceguedad, 
quien sufre tal confusión 
tu, lleno de presunpcion, 
y Dios , lleno de humildad , 
el de rodillas inclina 
su persona diuinal; 
tu soberuia sienpre enpina 
contra la voluntad diuina 
inmortal. 

Mucho deues de tener 
el ñn que el altiuo lieua, 
que es muy cierto de caer 
como fizo Lucifer 
y tan bien Adán y Eua; 
o ciega loca perdida, 
soberuia, vana, engañosa, 
que encubres la su venida 
para dar al fin cayda 
tan dapñosa! 

Grand temor, grand escarmiento 
es ver en eterna fragua 
al loco rico auariento 
con infinito tormento 
deseando vn poco de agua; 
y pues mientra que Dios dura 
no tiene remedio, no, 
di, soberuia; di, locura, 
que le aprouecha el altura 
en que se vio? 

La ponposa monarchia 
de Alexandre el tan nombrado, 
y con esta burlería 
quanto va por esta vía, 
es pasado y no pasado , 
es pasado el , si señor, 



102 



FREY YÑIGO 



y trocado por infierno, 
no pasado su dolor, 
por que su triste amargor 
es eterno. 

Asy que deues altiuo 
menospreciar el honor, 
pues que el fijo de Dios biuo, 
no soberuio, no esquiuo, 
se muestra mas el menor 
dando asus gouernadores 
su mandato por exemplos, 
no en ser grandes señores, 
soberuios profanadores 
de sus templos. 

Tornemos al triste cuento 
déla cena congoxosa, 
do la vianda es tormento 
y la fi-uta sentimiento 
déla nueua dolorosa; 
y el remedio es consagrar 
aquello que el cielo farta, 
por que tan dulce manjar 
pueda con ellos quedar 
aun que parta. 

Y pc«- que todos tengamos 
vn tal prescio consagrado 
que quantas vezes pecamos 
ofresciendole podamos 
redemir nuestro peccado, 
por que del padre primero 
nos quedo tal debda z llanto 
que sin ofrescer cordero 
fijo de Dios verdadero 
valga tanto. 

Pues el mandato acabado 
con tal humillados modos, 
ala cena ya tornado 
da su cuerpo consagrado 
para que comulguen todos , 
ascondido en sacramento 
en forma que nole viesen , 
por que sin estrañamiento 
a el en mantenimiento 
rescibiesen. 



DE MENDOgA 

Entendimiento criado, 
lo que yo ati te enseño 
es que corras enfrenado, 
que sy vas desatentado 
despeñaras atu dueño; 
o quando necio desuario 
es ombre fecho de lodo, 
que con tu reposo y brio 
al diuino poderlo 

pongas modo. 

Quales fueron las maneras, 
noticia cierta muy clara, 
con que Dios doze carreras 
tan secas y verdaderas 
hizo al toque de vna vara, 
no sofriendo el mar bermejo 
los insieruos mas que plomo, 
pues que para tu consejo 
tu tienes algund vencejo, 
di el como. 

Di tan bien la marauilla: 
como se pudo hazer 
de tan pequeña costilla 
tan agosta y tan chiquilla 
vna tan alta muger, 
quando con gesto jocundo 
nuestra madre fue formada, 
y si crees mas profundo, 
dime como crio el mundo 
de no nada. 

Otros mili cuentos de cosas 
que puede pensar la gente, 
las manos muy poderosas, 
diuinas, marauillosas 
fazen milagrosa mente; 
y syn mas escudriñar 
tu las crees syn entendellas ; 
pues por que quieres dubdar 
enla hostia del altar 

mas que en ellas? 

Ca la su misma potencia, 
su misma virtud y mano, 
sy conuierten por esencia 
el pan que tiene presencia 
en su santo cuerpo humano. 



a donde el sabio diuino 
tan remontado se empina, 
que para yr su camino 
la fe sola pone tino 
al que camina. 



No fagas mucho cuydado, 
como de grand niarauilla, 
del verte multiplicado 
enel espejo quebrado 
puesto en cada partezilla; 
dexa toda esperiencia, 
la fe digna como fue , 
por que el erege de sciencia 
no burle de tu sentencia 
y nuestra fe. 

Ni le des tu por respuesta, 
por satisfazer su antojo, 
que la muy crescida cuesta 
la mire como esta puesta 
dentro de tan pequeño ojo; 
por que es todo mirado 
conparacion mentirosa, 
y aun que tiene grand tocado, 
cnlos ojos del letrado 
no es cosa. 

Que mas firme fundamento 
quieres tu para prouar 
este santo sacramento 
que la fe, cuyo argumento 
no se puede contrastar? 
quien conla luz jnuisible 
déla fe christiana mira, 
conosce ser imposible 
que su verdad infallible 
sea mentira. 

O jjreciosa carne pura, 
dicha Dios por vnion, 
de mucha mayor altura 
que el mana que fue figura 
de tu santa comunión; 
ca puesto que lo gustaron 
al limbo se descendieron , 
mas los que ati comulgaron 
al cielo que desearon 
se subieron. 



FREY YNiGO DE mp:ndo(;:a 

Quando el cordero pascual 
con su sangre se mataua 
por voluntad diuinal, 
las cosas de su señal 
ati, hostia, figuraua, 
que trayendo ala memoria 
tu dulce sangre bendita, 
no solo nos da vitoria, 
mas alcanzamos la gloria 
infinita. 



103 



Con gesto muy sosegado 
del señor y dulce fabla, 
desque los ouo lanado, 
consolado y comulgado 
fizo leuantar la tabla, 
y en ver los seruidores 

que leuantan los temores, 

las angustias, los tenblores 

mas crueles. 

De ti, madre, que sentías 
al tiempo de leuantarse, 
quando tu, señora, vias 
al fijo que asy querías 
la muerte tan acercarse; 
quando su rostro sagradc» 
en solo, señora, verte 
se tornaua demudado, 
como muy certificado 
de su muerte. 

Quando aquel que tanto amaua 
tu persona y coragon, 
en ygual se atormentaua 
del dolor que te penaua 
y de su misma pasión, 
asi que en su sobreuienta 
el fijo de Dios y tuyo, 
el estaua en ygual cuenta 
el dolor que te atormenta 
con el suyo. 

El señor que te despedía, 
la cena y la comunión, 
el traydor se le desuia 
con aleue tirania 
a dar fin asu traycion;^ 



104 

o traydor y mal criado 
que tu mismo sentenciaste, 
quand graue fue el pecado, 
pues que de desesperado 
te colgaste! 

Ado tienes la memoria, 
do que asi Judas oluida 
enel señor déla gloria 
la virtud tan sin escoria, 
tan j nocente la vida, 
la alteza tan diuina, 
la llaneza tan humana! 
o ceguedad tan mezquina, 
tan traydora y tan malina 
y tan profana! 

Y que son treynta reales , 
o ciego, perdido, necio, 
ni todos nuestros metales, 
ni los cuerpQS celestiales 
para poder ser su precio; 
que los cielos y la tierra 
y los angeles tan bien 
estén aqui en asaz guerra 
en su puño los encierra 
y es su bien? 



Mas prosigue tu camino, 
abominable malsyn, 
que el sufrimiento diuino 
por dar fin alo que vino 
sufrirá que le des fin ; 
por que con tal ocasyon 
su saber, que es muy profundo, 
ati dará punición, 
y perdón y saluacion 

a todo el mundo. 

Sy deuemos reprochar 
a Judas estraña mente, 
quanto mas es de tachar 
en su vender y comprar 
a alguna christiana gente , 
que por vn solo cornado 
le venden de mili maneras; 
pues que Judas es dañado, 
tu , que eres su trastado , 
que esperas? 



FREY YÑIGO DE MENDOQA 



Aun Judas quando vendía 
era el precio mas crescido 
y tan bien no conoscia, 
con la pasión que tenia, 
la dignidad del vendido; 
cometió muy grand traycion, 
mas no mas de vna vegada 
y fue con restitución; 
desto todo en tu vención 
no ay nada. 

Ca le crees ser Dios cierto 
y confiesas syn dubdar 
que por diuino concierto 
deshonrrada muerte muerto 
fue por todos nos saluar; 
pues sy tu fe no es ficion 
y enella nada no dubdas 
en vender lo trasfagon , 
mas meresces tu valdon 
que no Judas. 



9 



Coplas que ñzo frey Yñigo de Men- 
doga ala Verónica, 



FABLA LA VERÓNICA 

Donde esta tu fermosura, 
dador de todos los bienes, 
maestro déla natura? 
no paresce tu figura 
ese rostro que contienes ; 
o alto rey que sostienes 
los cielos con luz muy clara, 
dime, señor, donde vienes 
o en que parte lo tienes 
el resplandor de tu cara? 

CONTINUA 

Adonde vas sentenciado, 
juez de nuestra sentencia, 
las manos santas atado, 
terrible mente agotado 



FREY YÑIGO DE MENDOQA 



105 



el cuerpo déla inocencia? 
fuente biua de paciencia, 
thesoro de nuestra vida, 
la tu imperial presencia, 
la tu diuinal esencia 
do la tienes ascondida? 



PROSYGUE 

Donde esta tu fortaleza, 
fauor de tus cibdadanos? 
ado esta tu destreza, 
que sumió tanta grandeza 
de tantos egipcianos? 
la potencia de tus manos 
como la ata vna soga? 
tus sermones soberanos 
como los faze profanos, 
esta ciega synagogua? 

CONTINUA 



Tu prudencia relumbraua 
mas que el sol en syete grados; 
alos cielos lumbre daua; 
las tenieblas aclaraua 
con rayos clarificados; 
los cuerpos glorificados , 
de ti resciben la luz; 
o salud de mis pecados, 
esos ombros delicados 
donde van con esa cruz? 



CONTINUA 

Donde vas apasyonado 
con tan diuersas feridas, 
con espinas coronado, 
con color descolorado, 
con lagrimas tan sentidas, 
con gentes desconoscidas, 
con falsas acusaciones? 
tus gracias jamas oydas, 
por ventura son perdidas , 
que vas entre dos ladrones? 



PROSYGUE 

La tu lumbre radiante 
se conuierte en sangre pura; 
tu sapiencia iluminante, 
syn temor a que delante 
la comparan a locura; 
o gloria y verdad segura, 
maestro del claro polo , 
por dar nos buena ventura 
das vida ala criatura 
y quieres morir tu solo! 

Di para donde atrauiesas 
entre langas y cuchillos ; 
que bofetadas son esas 
tan granes y tan espesas 
en tus luzidos carrillos ? 
quien te los paro amarillos, 
esposo rey délos cielos ? 
que manos o que martillos 
labraron esos carrillos 
de tan ásperos liñuelos ? 

De que son estas señales 
que enel tu rostro parescen , 
esas ronchas desiguales, 
esos negros cardenales 
que la cara te escurescen? 
dime como te escarnescen 
y te inchen de salinas; 
si los cielos te obedescen , 
como se te ensoberuecen 
estas gentes muy altiuas? 

O virtud por quien se planta 
la vida enlos coragones , 
la soga de tu garganta 
me atormenta y me quebranta 
con nudos de mili pasiones; 
rey délas dominaciones, 
juez de buenos y malos, 
dime por que te dispones 
a sofrir destos sayones 
coces, puñadas y palos. 

Dime por que te pregona 
esta gente perra y dura; 



io6 



FREY YÑIGO DE MENDOgA 



quien te puso esta corona 
que saca de tu persona 
sangre conla bordadura; 
que se fizo la verdura 
de tus claros ojos verdes; 
o luz déla noche escura, 
o deleyte syn fartura, 
tu beldad por que la pierdes? 

Di para donde caminas, 
délos errados carrera, 
con triste son de bozinas, 
descaigo por las espinas 
syn causa que lo requiera; 
o vista de quien se espera 
la luz délos escogidos; 
o mi esperanga primera, 
para que tierra estrangera 
te me partes con gemidos ? 

Venero de grand valia 
do la vida se thesora; 
rey déla caualleria 
déla tercia gerarchia 
que por su señor te adora; 
fijo de nuestra señora, 
virgen, reyna, madre tuya, 
deste viaje de agora 
a seydo sabidora 
el alma bendita suya. 

O señor, quand sola queda 
syn fijo y syn bien perdida! 
di a Israel que te, conceda 
lugar por que te ver pueda 
la virgen muy dolorida ; 
no apresures tu partida, 
espera vn poco a tu madre 
por que venga y se despida 
de tu vista y de su vida, 
de ti, Dios, su fijo y padre. 

O quand triste que sera 
esta madre virginal ! 
o Señor, y que hará 
que no te conoscera 
segund paresces mortal! 
alto rey celestial, 
mi bien grand y muy conplido, 



la que nunca hizo mal 

que dirá del regajal 

déla sangre que as vertido.^ 

Segund estas, quando llegue 
esta palma de humildad, 
tu le causaras que ciegue 
y de lastima que riegue 
con sus ojos la cibdad; 
o dolor de soledad, 
dolor de tan triste nueua, 
dolor de tu dignidad , 
que pena por la maldad 
del daño que fizo Eua. 



CONTINUA 

Sy te siruen de contino 
las angélicas legiones, 
pregunto te, rey diuino, 
por que en tan triste camino 
te syguen tales varones.^ 
o juez délas naciones 
seruido de gerarchias, 
o luz délas entinciones, 
por que tan viles sayones 
hazen estas demasías .?* 



CONTINUA 

Vnos la cara te fieren, 
otros te llenan rastrando, 
otros te mesan y quieren 
que las gentes que te vieren 
vayan de ti blasfemando; 
otros te van acusando, 
que son testimonio syn prueua: 
o Dios mió, dime quando 
diste tu poder y mando 
ala gente que te lleua. 

PROSYGUE 

O maestro muy agudo, 
donde tienes tu saber.!^ 
como te tornaste mudo 



FREY YÑIGO DE MENDOQA 



107 



que en testimonio tan crudo 
no curas de responder? 
como quieres fenescer, 
o enamorado excelente, 
por que quesiste nascer 
para auer de padescer 
como cordero inocente? 

Por que te desampararon 
los doze que te syguieron? 
por que , Señor , te dexaron ? 
a que dotor se llegaron 
después que preso te vieron ? 
como te desconocieron 
tus verdaderos amigos ? 
esta firmeza aprendieron 
délas cosas que te oyeron : 
dexarte a tus enemigos. 



POR SANT JUAN LO DIZE 

O gloria del parayso, 
amor déla vida mia, 
solo este mancebo quiso 
por vn amor indiuiso 
mantener tu conpañia; 
y maguer que vio la via 
incierta de su salud , 
ofrescio su mancebía 
a tan cruda tiranía 
con sobra de grand virtud . 

Los cielos, Señor, criaste; 
el mundo, Señor, feziste; 
nuestra muerte cabtiuaste , 
y sola esa cruz tomaste 
enla qual mueres muy triste ; 
la nuestra carne vestiste, 
y date por tantos dones 
el pueblo que redemiste, 
juste judex Ihesu Chiste, 
la muerte con dos ladrones. 

Por esta pena terrible 
el color tienes mudado; 
o piedad tanto infallible , 
como quieres ser pasible, 
que no feziste pecado? 



como vas , amor mesado, 
lloroso con tantas penas? 
como vas, señor, cansado 
a pagar con libre grado 
por las maldades ajenas? 

Estos son los galardones 
que te dan tus naturales: 
injurias, falsos pregones, 
por que saluas las naciones 
délas penas infernales; 
o gentes descomunales, 
o pueblo de triste suerte, 
por que con ansias mortales 
al fisyco de tus males 
le das pregones de muerte? 

Vna corona de espinas, 
vna coluna pesada, 
vnas fuertes disciplinas, 
vnas marlotas sanguinas, 
vna soga ensangrentada, 
vna cruz mal cepillada, 
clauos, martillo, escaliera, 
vna fiel auinagrada, 
caña y langa enazerada 
son tus armas y vandera. 

Enlas ruedas de cobar 
tus armas se nos mostrauan, 
aun que eran de otro mirar 
segund yuan syn turbar 
los que las ruedas guiauan; 
enellas nos denotauan 
tu gloria y virtud perfecta; 
con las caras que mirauan 
los animales que dauan 
espanto grande al profeta. 

Pues como, señor, mudaste 
escudo tan diferente, 
este tan rico dexaste 
y de amos ensayaste 
enel menos excelente, 
sy ay razón que lo consyente 
tu. Señor, mela interpetra, 

que caso tan trancendente 
mi alma no lo penetra. 



io8 



FREY YÑIGO DE MENDOgA 



Pues armas de tal manera 
dezid sy vistes, señores; 
sola vna cruz de madera 
dio vida y paz verdadera 
a todos los pecadores; 
ved reyes, emperadores, 
sy ay armas que tanto fuercen 
los reynos inferiores , 
el mundo z sus moradores 
y el cielo las obedescen. 

Ales infiernos forgaron 
dar los justos que fueron; 
las altas syllas poblaron , 
las quales no conseruaron 
los tristes que las perdieron; 
contra estas no pudieron 
latinos, griegos, judios; 
a este jamas vencieron 
los romanos que tuuieron 
las tierras z señoríos. 

Es de tanta sotileza, 
tan rico, tan labrado, 
que no tiene tal lindeza 
ni menos tal fortaleza 
el cielo muy estrellado; 
es muy bien entrellado, 
de muy diuersas lauores, 
por golpes nunca es mellado , 
y quanto mas es tratado 
mas reluzen sus colores. 

Coneste escudo cubiertos 
los doze triunfadores, 
quedaron asy despiertos, 
que biuen después de muertos 
laureados vencedores; 
y los dardos feridores, 
los tormentos y cadenas, 
estonce fueron menores 
quando sus perseguidores 
les dauan mayores penas. 

Antes mira que misterio 
estas armas figuraron, 
que alli ganaron imperio 
donde menos refrigerio 
sus armados esperaron; 



alli donde apasionaron 
a quantos nombro, no se; 
alli tantos prosperaron , 
que para siempre quedaron 
por cabega déla fe. 

Para quitallas del vso. 
Ñero troyano, muy crudo, 
o quantas fuergas que puso ! 
mas ansy quedo confuso, 
que nunca vencer las pudo ; 
reluzen en blanco escudo 
estas armas syn reproche, 
que es vn cuerpo desnudo 
del maestro tan agudo, 
que fizo el dia z la noche. 

El vno saltea puertos , 
y a muchos mata su espada; 
este otro sana los muertos 
y floresce todos los huertos 
y enrriquesce tu morada; 
o razón tan mal mirada, 
otro que de mal engaño! 
o gente desuariada, 
diste joya incomparada 
por vn malsyn y tacaño! 

Israel, no te aluoroces 
contra quien te fizo esento; 
atu padre desconoces, 
y de tan crueles coces 
le das áspero tormento; 
contenple tu pensamiento 
quantas gentes enemigas 
sometió atu mandamiento 
este que, syn merescimiento, 
rescibe tantas fatigas! 

Es por cierto grand razón 
que venga la que te escuda, 
pues vence siempre el león 
que muestra este dragón 
del real tribu de Juda; 
y sy la dicha se muda, 
no se le pierda la gloria ; 
y sy se tarda la ayuda, 
do fallan pena mas cruda 
alcangan mayor vitoria. 



FREY YÑIGO DE MENDOCA 



109 



Pues armas de tal vandera , 
quien te dio, mi enamorado? 
o my vida verdadera, 
yo nunca pensar pudiera 
que destas fueras armado; 
o rey bien auenturado, 
escudo de mis enojos, 
ese rostro colorado 
como lo an oscurado 
las lagrimas de tus ojos! 

Pues llore mi entendimiento, 
Redemptor escarnescido , 
las armas y el vencimiento 
que te da, y tu, tan contento, 
este pueblo endurescido; 
o Ysrael desconoscido, 
ablanda tu coragon ; 
destas joyas lo has vestido 
al que te ouo redemido 
de poder de Pharaon ! 

O pueblo de mal conpas, 
o pueblo syn discreción, 
tu cierto te perderás, 
pues con tanto vas 
a perder tu esencion ; 
la tierra de promisión 
te dio este a quien destierras; 
o pueblo syn contrición, 
remedia tu perdición, 
que enel abismo te encierras. 

O pueblo syn cortesya 
vestido de escuras nieblas, 
donde en tanta osadia 
que al señor de tu alegría 
asy lo fieres y quiebras; 
estas honrras le celebras 
al que sana con sangre 

la noche de tus culebras 
conla serpiente de alanbre. 

O maluados fariseos, 
o pueblo muy imbidioso, 
estos eran tus deseos, 
vestir de tales áreos 
atu rey el piadoso; 



falso pueblo malicioso, 
no tengas tanta dureza, 
no me mates ami esposo, 
mi descanso y mi reposo, 
mi bien todo y mi riqueza. 

El tu entendimiento ciego 
mire agora esta gaguera , 
que te langas en vn fuego 
que se amata por ruego 
syn causa que aqueste muera; 
o pueblo, busca maneta 
como te apiades del; 
Pilato a escoger te diera; 
mas gritauas por defuera: 
«Barabas biua 2 no el!» 

O que mal te aconsejaste, 
quand locamente escogiste, 
atu señor condenaste 
y tan vilmente trocaste 
que por vn ladrón lo diste ! 
a un matador pediste; 
di como lo pagaras, 
dime como lo feziste, 
atu Dios aborresciste 
por dar vida a Barabas. 

Y la mana muy preciosa 
di por que se te a oluidado ; 
el pozo de agua sabrosa, 
y la nuue lluuiosa, 
y el desyerto tan poblado 
y después te ouo librado 
del yugo de Babilonia ; 
pues como llenas atado 
el que tanto bien te a dado 
con tan baxa cerimonia? 

Conuierte te atu señor 
que abrió las aguas crescidas, 
falso pueblo sin temor; 
vnta con olio de amor 
sus agotes y feridas; 
en tan poco son tenidas 
sus mercedes tan preciosas, 
las tierras ati partidas, 
echadas de sus guaridas 
tantas gentes poderosas, 



lio 



FREY YÑIGO DE MENDOZA 



Salyd de vuestro reposo, 
virgines santas de Syon, 
y vereys a vuestro esposo 
tan conpuesto y tan hermoso 
que se os quiebre el coragon ; 
llorad con exclamación 
delante del consystorio; 
preguntad por que razón 
os da tal consolación 
para vuestro desposorio. 

Venid, virgines benditas, 
a mirar el desposado, 
y vereys las margaritas 
y las joyas infinitas 
que los suyos le an prestado ; 
venid, donzellas priado, 
antes que entre enel torneo, 
por quel ensayo acabado 
sy desta fuere enterrado 
no os entierre su deseo. 

Sus faciones relumbrantes 
z sus ojos deleytables 
ya no son segund que antes 
mas unos rios manantes 
lagrimas intolerables; 
o virgines saludables, 
que buen esposo perdistes ! 
sus amores perdurables 
con lastimas inefables 
faran vuestros dias tristes. 

Sola yo en lerusalem 
fare vida en angostura; 
a quien llamare yo, a quien , 
pues que te llenan , mi bien , 
a darte la sepultura? 
mi gozo sera tristura 
y sospiros mis plazeres, 
pues se me va tu figura; 
o triste de mi ventura 
amarga entre las mugeres ! 

O bien solo en quien confio 
mi vida recreante, 
ya te llenan , amor mió, 
las fuergas deste gentio 
quemado de amor ñamante I 



o sy fuese yo bastante 
despedirme de biuir! 
pues ati, mi amor constante, 
ya te me quitan delante 
y llenan para morir! 

Porque falta melezina 
enla dolencia de amor, 
sy no viene tan ayna 
el deseo a quien se inclina 
el triste del amor? 
y por tanto, redemptor, 
sy este mal no se me afloxa, 
yo quiero perder temor, 
morir ante el señor 
que biuir en tal congoxa. 

Pues ansy me desanpara 
tu persona noblescida, 
que haré syn ver tu cara, 
enla qual se deleytara 
el descanso de mi vida? 
y es vna cierta medida 
que son los amores buenos 
como llaga envejecida, 
que quanto mas es vngida 
entonce se cura menos. 

Sy me tiran esta llaga 
agenas consolaciones, 
no se, triste, que me haga, 
que todo es boluer a gaga, 
segund son tus perfecciones; 
y mis ásperas pasiones 
cresceran, syn mejoría, 
apartadas tus ficiones 
délas mis habitaciones 
por chico rato del dia. 

Tu poder remedio cobra 
aquien remedio fallesce, 
por que el saber que te sobra 
tracende qualquier obra 
de quanto acá nos paresce; 
y pues tal caso se ofresce 
onde muestres marauilla, 
con tu bien, que no peresce, 
sana mi dolor, que cresce 
de tu lastima y manzilla. 



Miras me quando te miro , 
y he lastima de tu vida; 
quando te veo, sospiro, 
y poco menos espero, 
fuente de luz infinida; 
o piedad syn medida, 
ado tu poder diuino! 
o pobreza tan conplida, 
que para tanta ferida 
te falta vn paño de lino ! 

O quanto de ti me duelo, 
délos reyes rey mas digno, 
que seyendo tuyo el cielo 
no tienes vn pañezuelo 
para tu rostro sanguino! 
aty, maestro, me inclino, 
y toma vn liengo delgado, 
como pobre peregrino, 
con que enel triste camino 
limpies tu rostro mojado. 

O señor de mis mercedes, 
en quien solo adoro y creo, 
fabla me agora sy puedes, 
que muerta quedo enlas redes 
del amor que en ti poseo! 
o quien fuese el Cireneo 
para ayudarte a sofrir 
la cruz que leuar te veo, 
o fijo del Zebedeo, 
para poder te syguir! 

O pues solo medianero 
del ombre z de Dios potente , 
por que ya finar me quiero, 
responde me tu primero 
que te me lleua esta gente; 
y por que no me atormente 
algund dolor que me acabe , 
dame, rey, por el presente 
algund don que me contente 
con el qual siempre te alabe. 

IHESU CHRISTO DIXO 

Sy me dexase Judea, 
bien querria responderte; 



FREY YNIGO DE MENDOgA 

mas ya la ciega desea 



III 



que este mi cuerpo do vea 
la crueza déla muerte ; 
deseo satisfazer te 
por que tus ojos me miran , 
y peno yo, hermana, en verte, 
por que desta soga fuerte, 
ya los sayones estiran. 

Bien me as considerado, 
Verónica, triste esposa, 
y todo quanto has mirado 
en tu triste enamorado 
es obra marauillosa; 
mas otra pena llorosa 
engrandesce mi pasión, 
por que esta sangre preciosa 
sera poco prouechosa 
enesta generación. 

Pues no estes entristecida 
por estas mis nouedades, 
por que syn ellas tu vida 
no podria ser salida 
descuras concauidades ; 
enlos vicios z maldades 
podrian perder su fuero, 
y las vuestras heredades 

sy yo no muero primero. 

El dulce bocado amargo 
que Eua mordia enla poma, 
puso el mundo en tal embargo, 
que sy yo no lo descargo 
no ay quien quite su carcoma; 
y después, sy alguno toma 
del fruto por Dios vedado, 
padesco, por que aun que coma 
ynocencia de paloma, 
resciban de aquel pecado. 

Y sy tu sentido piensa 
quien me hizo amy debdor, 
respóndete que la ofensa 
que fizieron ala immensa 
magestad del criador ; 
y no auiendo fiador 
de debda tan desygual , 



112 



FREY YNIGO DE MENDOgA 



las fuergas de mi amor 
me hazen ser pagador 
con mas cendrado metal. 

Por muy cendrada moneda 
pago sangre colorada, 
pues del mundo no me queda 
cosa que ayudar me pueda 
a complir esta jornada; 
sola esta ropa morada 
me dio el lazo serpentino, 
la qual, gula empongoñada, 
en reparo de su errada 
le dio este palo cedrino. 

Mi perfecta caridad, 
piedad muy animosa, 
mi diuina eternidad 
y mi limpia humanidad; 
mi potencia poderosa, 
mi prosapia generosa, 
mi virtud, muy excelente, 
Judea, la maliciosa, 
enesta muerte espantosa 
me faze ser obediente. 

Y vnos fuegos encendidos 
de viuo amor que me quema, 
penetraron mis sentidos 
lastimados y feridos 

con esta mi diadema; 
por lo qual tome por tema 
de mis tormentos estraños , 
abrir la cerrada quema 
de vuestra mortal postema 
que duro cinco mili años. 

Y aun que puede el padre mió 
sainar la syn que yo muera, 

la llaga es de tal natio 
que forgo asu poderlo 
maguer puede que no quiera; 
por que solo Dios le diera 
al ombre la ynocencia , 
y después que la perdiera 
ombre sanar no pudiera 
syn ser Dios esta dolencia. 

Ansy que yo solo curo 
aquel comer indiscreto, 



por que soy ynocente, puro, 
Dios y ombre, bien seguro 
en vn ser y en vn subjecto; 
y por solo este respecto, 
me vesti de humanidad 
de varón justo y perfecto , 
para sacar el defecto 
déla vuestra enfermedad. 

Y pues tanto es nescesario 
Dios conorte tus gemidos, 
por que sy fago el contrario 
no se poblara el sagrario 
que perdieron los perdidos; 
y pues todos los nascidos 
peligran desta mangana, 
por mis amores crescidos 

y no por sus merescidos 
esta mi muerte lo sana. 

Y ya no me mudarla 
desta justa ordenación, 
por que enesta noche fría 
tres vezes con agonia 
fize ami padre oración ; 

y enel huerto de Cedrón 
lagrimas biuas llorando, 
fize esta exclamación, 
por escusar mi pasyon , 
gotas de sangre sudando. 

Criador de todo el mundo, 
de todos gouernador, 
rey de reynado jocundo, 
y del abysmo profundo 
poderoso ordenador; 
merced ayas tu. Señor, 
de mi tu solo engendrado, 
que tengo mortal temor 
que no me dexa valor 
para ser crucificado. 

O padre muy amoroso, 
rey de complida vitoria, 
mira como esto lloroso 
con vn sudor espantoso 
que pide misericordia; 
sea tanto meritoria 
la congoxa que padesco, 
que conserue mi memoria 



para syempre en estoria, 
pues que muerte no meresco 



Padre mió, sy es posyble 
que no sufra este tormento, 
no lo fagas imposyble ; 
mas sy ati es aplazible 
cumpla se tu mandamiento ; 
bien veo tu sentimiento 
que me causa que no duerma ; 
pero sy no ay mudamiento , 
mi espiritu es contento 
aun que la carne es enferma. 

Al consistorio diuino 
entrada mi petición , 
vn arcángel ami vino 
en momento repentino 
a darme la responsyon ; 
y sy esta auisacion 
deseas oyr, Verónica, 
no llores de compasión, 
que esta es la consolación 
que me dixo su coronica. 

Piadoso Saluador, 
fijo de Dios verdadero, 
o solo reparador 
de aquel infinito error 
que fizo el ombre primero; 
o mas claro que luzero, 
oye la respuesta triste 
que trayo yo, mensagero 
del muy grand justiciero, 
enla merced que pediste. 

El consejo imperial 
ya de todo en todo ordena 
que este tu cuerpo mortal 
por dar fin en tanto mal 
que muera por cruda pena; 
su juyzio te condepna 
a sofrir muchos dolores, 
por lo qual tu vista buena 
de salinas sera llena 
por sainar los pecadores. 

Por que el diuinal mandado, 
como tu sapiencia sabe, 
a de ser exercitado 

Caüoiojíbro CastbTíLaíio.— Tomo i. 



PREV YNIGO DE MENDOgA 

y nunca menoscabado 
por que su nombre se alabe ; 
quanto mas que enesto cabe 
la vida délos qué son ; 
por esto, señor suaue, 
tu muerte sera la llaue 
del su cerrado perdón. 



113 



Después que me ouo mostrado 
esta cruz con sus preseas, 
boluiose con su mandado 
a dezir que me han tomado 
estas gentes faryseas; 
esto digo por que veas 
que mi pasyon es forgada ; 
que sy mi vida deseas, 
no es posyble que poseas 
la gloria de mi morada. 

VERÓNICA DIXO 

Todo este es el conorte 
que te dio este mensagero ; 
nunca vi peor deporte 
ny mas amargo conforte 
ny solaz mas lastimero ; 
ya no se lo que me quiero 
y sera triste mi vida, 
y, sin manzilla cordero, 
tu dolor es tan entero 
. que no syento que te pida. 

Quando, Señor, tu agonia 
no pudo ser consolada 
con esta mensajería, 
que te fuerce todauia 
morir muerte desonrrada, 
dime tu si te fue dada 
piedad, cordero manso, 
que quanto aquella embaxada 
la pena te dio doblada 
en lugar de algund descanso. 

IHESU CIIRISTO DIXO 

Délas soberanas cortes 
dieron por final sentencia 



114 FREY 

que fuesen los mis conortes 
rescebir grandes agotes 
este cuerpo de ynocencia; 
y con grand violencia 
a vna colupna me ataron, 
y con poca reuerencia 
esta mi clara presencia 
mira como la pararon. 

Asy que, bendita hermana, 
son tan amargas mis penas, 
que no tengo cosa sana 
eneste cuerpo que mana 
sangre de todas las venas; 
mas preso yo en las cadenas 
del amor que me apasiona, 
las feridas me son buenas, 
por que las gentes terrenas 
puedan cobrar su corona. 

Y pues tu alma me pide 
este don tan desirado, 

mi rostro se te despide, 
y por que del no se te oluide, 
yo te le do figurado; 
contempla qual me an parado 
eneste rostro excelente 
que te da tu enamorado, 
por que sea memorado 
su mérito reuerente. 

Y pues caluario me espera. 
Dios te conorte la vida; 

esta mi haz verdadera 
en tu ansia lastimera 
te dará grand alegria ; 
pues bueluete, amiga mia, 
que complidas son mis bodas ; 
ya vino la profecía 
que serán saluas vn dia 
por vno las gentes todas. 



VERÓNICA DIXO 

Pues te partes, mi amigo, 
mi bien solo deseado, 
lleua mi alma contigo, 



YÑIGO DE MENDOgA 

y quede el cuerpo comigo 
délas sus fuergas robado; 
este tu rostro pintado 
es la lumbre de mis ojos; 
el sera syempre mirado, 
acatado y adorado 
para syempre de hinojos. 



O Juan bienauenturado, 
fuente de amor permanente, 
enel mundo seras nombrado, 
por que no as desamparado 
a maestro tan prudente ; 
a primo de tal pariente, 
virgen justo como palma, 
estáte cone) presente 
entresa peruersa gente 
fasta que espire su alma. 

O gente syn piedad, 
o pueblo syn compasión, 
o muy dura humanidad, 
contempla la nouedad 
desta nueua admiración ; 
o triste consolación, 
o lastima dolorida, 
que el rey de mi criación 
por mercar mi saluacion 
la color tiene perdida! 

Quando paso por aqui 
afligido y congoxoso, 
como yo llorar lo vi, 
aqueste liengo le di 
para su rostro lloroso; 
y luego el rey piadoso, 
mi deseo bien mirado, 
por su poder poderoso 
este su rostro precioso 
me dexo enel figurado. 



ADORACIÓN DÉLA VERÓNICA 



Salue , santa faz preciosa, 
del precioso dante vida; 
salue, luz especiosa, 
déla tierra tenebrosa 



claridad esclarescida ! 
vista buena, donde es yda 
tu lumbre muy radiante; 
por ventura ya es perdida, 
que estas tan escurescida 
con vn amargo semblante? 



Esplendor de nuestra tierra, 
justo sol inflamatiuo, 
concordia de nuestra guerra, 
virtud enla qual se encierra 
nuestro gozo primitiuo; 
y sustancia syn comiengo, 
bueno sin comparatiuo, 
o rostro illuminatiuo, 
yo te adoro asy pasiuo 
como estas eneste liengo! 

O cara que representas 
la vista de mis amores, 
mis condiciones esentas 
por ti biuiran contentas 
acatadas con tus dolores; 
o señor délos señores, 
o principe de la paz, 
sy das color alas flores 
por que con tales colores 
me figuraste tu faz? 

Las manos que te pintaron 
la Luna y el Sol fizieron, 
todas las cosas formaron, 
alos angeles criaron, 
léis estrellas compusieron; 
mas por que pintar quisyeron 
tan escura tu presencia, 
por ventura no pudieron , 
o colores fallescieron 
que tienes tal diferencia ? 

Atus mesados cabellos, 
atu color tan escura, 
atus carrillos muy bellos, 
alos cardenales dellos, 
atu desigual tristura, 
atu singular mesura, 
ala tu fruente amarilla, 
al sudor de sangre pura, 



FREY YÑIGO DE MENDOCA 

al tu espinad ura , 

adoro yo con manzilla. 



Pues maguer tan diferente 
de tu propia caridad, 
asy como estas presente, 
con amor muy reuerente 
te adora mi voluntad; 
rey de santa magestad 
adoro yo tus proporciones; 
tu boca déla verdad , 
tus ojos de piedad, 
adoro con tus pasyones. 



115 



O tu que pintaste el cielo 
de sotil astronomía! 
dime, rey de justo zelo, 
en pintar aqueste velo 
faltóte sabiduría? 
syn pinzel la luz del dia 
pintaste enel firmamento; 
o Ihesus verasolfia, 
pero tu filosomia 
do estaua tu entendimiento? 

Aquel color rubicundo 
que el cielo enla tarde tiene; 
aquel azul tan jocundo 
que el luzero espira el mundf» 
de sola tu mano viene; 
pues sy ati solo conuiene 
fazer colores tan biuos, 
no ay coragon que no pene 
en ver tu faz, que contiene 
estos colores esquiuos. 

Con salina blanqueada, 
con bofetadas bruñida, 
con tu sangre matizada, 
con lagrimas barnizada, 
con sospiros afligida, 
con escarnios denegrida, 
con semejanga terrible, 
o subjecto de mi vida, 
o vista descolorida, 
quien te paro tan pasible? 

Esto digo, con dolor 
de tanta desauentura; 



ii6 



FREY YNIGO DE MENDOZA 



que potencia ni color 
no falto ami redemptor 
quando fizo esta pintura; 
o ciega, humanal natura, 
contenpla en tu rey de gloria 
que te dexa su figura 
con tal visión y presura 
por que ayas del memoria. 



FIN 

O tu, rey que señoreas 
los cielos y el mundo agora, 
suplico te que poseas 
por las tus injurias feas 
la mi alma pecadora; 
la qual misera te implora 
por este rostro precioso, 
pues ati su Dios adora, 
que sera merecedora 
de mirarte glorioso. 



10 



Coplas fechas por frey Yñigo de 
Mendoga al Spiritu Santo. 

O primer don délos dones , 
amor que atas los dos, 
alma de las perfeciones, 
fuente de nuestros perdones, 
aliento de Dios y Dios ; 
maestro que nos enseñas 
délo diuino lo cierto; 
bondad que no te desdeñas 
de guiar nos por las breñas 
fasta sacar nos a puerto. 

Tu me alumbra, tu me guia, 
pues sabes quanto soy ciego, 
con el claror de aquel dia 
quando tu gracia venia 
en son de lenguas de fuego; 
para que pueda trobar 
tus renombres soberanos 
en tal modo de fablar 



que la puedan sobjuzgar 
los flacos sesos humanos. 

La virgen, perla del cielo, 
la Virgen , luz déla tierra , 
con tu fauor y consuelo 
después partido del sucio 
del como qual daua guerra; 
enla tu fragua diuina 
fue fecha tan apurada, 
tan cendrada, tanto fina, 
que de ser fue luego digna 
del fijo de Dios preñada. 

Con tu sciencia milagrosa 
y tu diuino pinzel, 
la paraste tan hermosa 
que merescio ser esposa 
tan bien como madre del; 
y fue su belleza tal, 
que de esposa y madre 
merescio la syngular 
que por su fijo especial 
la rescibiese Dios padre. 

O mi Dios, qual entender 
puede estar syn que seas onbre, 
en verte saber fazer 
dentro en vientre de muger 
que se fiziese Dios y ombre, 
y labrar tan sotilmente 
su preciosa encarnación , 
quel vientre quela consiente 
al empreñar se no syente 
pecado ni corrupción ? 

Mas en ser tu maestro, 
que diste la forma y modo, 
se sosiega el seso nuestro, 
y ha dexado el syniestro, 
le plaze creerlo todo; 
que su potencia infinita 
y tu infinito saber, 
pues que nunca se limita, 
de todo punto nos quita 
la dubda del no perder. 

Pues deues, natura humana, 
contemplar con grand espanto 



FREY YÑIGO DE MENDOQA 



117 



que muger tan soberana, 
tan ponposa, tan vfana 
te fizo el Spiritu Santo, 
en aquel santo momento, 
quan(i(\ cerrado el postigo, 
fizo firme casamiento, 
perdurable ayuntamiento 
el fijo de Dios contigo. 

Qual humano sacrificio, 
qual amor, qual deuocion , 
qual oferta, qual seruicio, 
podran a tal beneficio 
dar ygual retribución ? 
es fuerga que confesemos, 
amor de castos amores, 
que por mucho que paguemos 
en cient mili años auemos 
de quedar por tus debdores. 



CABO 

Mas sera su equalencia 
adorar siempre jamas 
la tu diuinal presencia 
en pago déla excelencia 
que sobre todos nos das; 
ca tu nos diste vantaja 
sobre el ángel mas bendito, 
y, por quitar de baraja, 
midan lo con vna paja, 
que la nuestra frega el hito. 



II 



Lamentación ala quinta angustia, 

quando Nuestra Señora tenia a 

Nuestro Señor en los tragos. 

Fijo mió, ya espirastes ; 
ay, que no puedo valeros! 
yo, mi bien, me muero en veros; 
quand diferente quedastes, 
que no puedo conosceros! 
vuestras penas fenescieron 
y las mias comengaron, 



pues mis ojos que las vieron 
lloren bien, pues que perdieron 
quantos bienes desearon. 

Pues la cabsa es conoscida 
de mi nueuo sentimiento, 
alo biuo del tormento 
mi triste b<3z te combida, 
o mundo lleno de viento! 
las lagrimas justas son 
para ti en dolor tan cierto, 
pues que le diste ocasión 
desta muerte de pasyon 
con que esta en mis ojos muerto. 

Conmigo lloren las gentes 
y los montes agua suden; 
los rayos del sol se muden 
y sangre manen las fuentes 
por las ansyas que me acuden ; 
perded, cielos, el color, 
y peñas, hazeos pedagos; 
o mar, brama con temor 
por mi vida y tu señor, 
como esta muerto en mis bragos! 

Los angeles excelentes 
se syentan de mi ventura; 
inclinen su fermosura 
a mis lagrimas presentes 
desleydas en tristura; 
la luna se torne escura, 
de elipse mortal se enforre, 
los prados no den verdura, 
y por mi pena tan dura 
se seque el Jordán que corre . 

Alas águilas combido, 
que se precian de alto buelo , 
que pongan dolor al cielo 
y griten fuera del nido 
mis lastimas con su zelo; 
los peces no tomen ceuo 
ni las aguas lo consyentan , 
pues no lloro quanto deuo 
mi grand dolor, y nueuo 
las cosas todas lo syentan . 

Todos los quatro elementos 



Il8 



FREY YÑIGO DE MENDOQA 



de tristes fagan mudanga; 
arda el fuego sin templanga; 
de dolor bramen los vientos 
en muy áspera tardanga; 
la tierra y sus fundamientos 
tiemblen por los daños mios; 
ábranse los mouimientos, 
y queden secos y esentos 
de agua todos los rios. 

Agora me bueluo ati, 
fijo de color mortal, 
con pena muy desigual 
muerto y matado de mi, 
vencida de ageno mal; 
la gracia de que muy llena 
el arcángel me dexara, 
mudada la sufro en pena, 
en mirar tu vista buena 
sin la lunbre de tu cara. 

O sapiencia soberana, 
quien te me paro tan muda? 
tu padre, por que no ayuda 
esta muerta carne vmana 
en cruz tan áspera y cruda ? 
del cherubin disciplina, 
do las gracias de tu lengua? 
o dulcísima dotrina, 
quien te puso tan ayna, 
silencio de tanta mengua? 

PROSIGUE EL ABTOR 

Sy los abismos escuchas 
y el cerco del sol enciendes, 
o fijo, por que no entiendes 
mis bozes grandes y muchas 
del dolor en que me prendes ? 
vena de todo mi bien , 
mi plazer enti lo ascondes ; 
o rei de lerusalem, 
aquien llamare yo, aquien, 
si atu madre no respondes? 

Fijo mió muy precioso, 
mas fermoso que la vida, 
vn punto non se meloluida 



quand lindo y quand glorioso 
te pari de luz vestida; 
agora cochillo eres 
que me das penas estrañas; 
llorad comigo, mugeres, 
la muerte de mis plazeres 
y el morir de mis entrañas. 

O cara y suauidad, 
gloria que faze sedientos 
y mas vista y mas fanbrientos, 
quedan de tu claridad 
los cielos muy contentos 1 
quien te paro tan escura? 
quien te dio el color que tienes? 
quien te robo la figura? 
donde esta tu fermosura, 
dador de todos los bienes ? 

Muy diferente de sy 
esta tu bendita cara, 
amarilla y no tan clara 
como quando te pari 
y en mis bragos te criara; 
ansi que, mi Dios, en verte 
pobre, muerto y solitario, 
vida me daria la muerte, 
por que entodo me concierte 
con la tuya de caluario. 

Yo, la madre sin plazer, 
señora de nueuas penas, 
veo sin sangre tus venas 
muertas por satisfazer 
diuersas culpas ajenas; 
veo tus ojos sin luz, 
muerte de quien los conosce ; 
todo el siglo se alborosce 
de verte al pie déla cruz 
do el mundo te desconosce. 

Veo tus llagas abiertas, 
mas no de dolor vazias ; 
la boca conlas enzias 
en sangre biua rebueltas 
que es tasa para mis dias ; 
y el coragon, tesorero 
de gloria y sabidoria, 



FREY YÑIGO DE MENDOZA 



119 



es vn sangriento minero 
diferente y lastimero 
déla triste vida mia. 

Veo tus ojos quebrados 
y tus cabellos sangrientos ; 
tus bracos, délos tormentos 
por fuerza descoyuntados, 
me llegan los pensamientos ; 
llora tan bien su corona, 
coragon triste, y no faltes 
que lo fiere y apasiona, 
sin ser dina su persona 
de tan crueles exmaltes. 

Llorad tan bien sus anillos 
que son cíanos por los neruios 
los quales golpes soberbios 
me duelen por mili cochillos 
entre los tristes misterios; 
llora tan bien su ferida, 
sus ansias z grito ronco, 
y la sed luego acorrida 
con vna fiel desleyda 
al pie del mundoso tronco. 

O manos muy poderosas, 
enclauadas y tan yertas, 
que dolor es veros muertas 
sin regir todas las cosas 
soberanas y muy ciertas ! 
dulces pies que soys firmeza, 
centro délos cielos todos , 
doble me soys de tristeza, 
enclauados con crueleza 
con muy desiguales modos. 

O fermosura sin medio; 
o pena de quien te mira, 
ay de tu madre que espira 
y no tiene otro remedio 
mas de quanto te sospira; 
reynos, islas y naciones, 
llorad mi larga congoxa, 
que el dolor de sus pregones 
que el morir con los ladrones 
ami nunca se me afloxa. 

Venid, reyes, a mis bragos, . 



y mirad mi mal crescido 
donde se pierde el sentido, 
donde se faze pedagos 
mi coragon dolorido; 
venid a uer el señor 
y el precio délos humanos ; 
venid auer mi dolor 
y ael como a redentor 
venid a besar las manos. 

Venid a uer la riqueza 
y estremo de amores biuos 
que os libro de ser cabtiuos, 
muertos en penas de aspereza 
por fariseos altiuos; 
corred, grandes, esta via, 
o vuestro sueño despierte, 
o nueua sabidoria, 
que muerto sano este dia 
la noche de vuestra muerte. 



PROSIGUE EL ABTOR 

Venid, siglos, sin baraja 
al rey de vuestro concierto; 
y pues ya rhelo aueis muerto, 
seruidlo de vna mortaja 
que yo no la tengo cierto ; 
o fuente de marauillas, 
que viste de luz Apolo 
y desnudo en mis rodillas , 
desgoznadas sus costillas, 
yo no alcango vn paño solo ! 

Venid, virgines de Sion, 
a llorar por vuestro esposo, 
tan muerto y tan espantoso 
que se os quiebre el coragon, 
lastimadas y sin reposo; 
el dote y arras que alcanga 
para vos en este estado, 
son feridas sin tenplanga, 
espinas, clauos y langa 
consagrada ensu costado. 

Enesta cruz os espero 
con mi sant Juan y sobrino. 



120 



JUAN DE MENA 



llorando el beruo diuino, 
dulce y manso cordero, 
vuestro gozo el mas contino ; 
venid, señora, de grado 
y ved el mal que poseo; 
venid llorando y priado, 
por que después de enterrado 
no os entierre su deseo. 

O Isrrael, tan seruido 
de mi fijo en ricos dotes, 
yo te suplico que notes 
qual lo as muerto y ferido 
con rochas biuas de agotes; 
véngate su disfauor, 
véngate mi sentimiento, 
non me pongas mas paños, 
no renueues mi dolor, 
no estorues su enterramiento. 



12 



Canción de frey Yñigo de Mendoga. 

Tara jamas oluidaros, 
ni ansias a mi oluidarme, 
para yo desesperarme 
y vos nunca apiadaros, 
ay que mal hize en miraros! 

No pueden mis ojos veros 
sin que me causen sospiros 
mi forgado requeriros, 
mi nunca poder venceros ; 
para siempre conquistaros 
y vos siempre desdeñarme, 
para yo desesperarme 
y vos nunca apiadaros, 
ay que mal hize en miraros! 



JUAN DE MENA 



13 



Coplas que fízo el famoso Juan de 
Mena contra los pecados mortales. 

Canta tu, christiana musa, 
la mas que ciuil batalla, 
que entre voluntad se falla 
y razón que nos acusa; 
tu, gracia de Dios infusa, 
recuenta de tal vitoria 
quien deue leuar la gloria, 
pues que el canpo no se escusa. 

Fuyd o callad, serenas, 
que enla mi hedad pasada, 
tal dulgura enpongoñada 
derramastes por mis venas ; 
mis entrañas, que eran llenas 



de peruerso fundamento, 
quiera el diuinal aliento 
de malas fazer ya buenas. 

Venid, Hsongeras canas, 
que tardays demasiado; 
tirad presumpciones vanas 
al tiempo tan mal gastado; 
faga mi nueuo cuydado 
a my biuo entender, 
incierto del bien fazer 
y del mal certificado. 

COMPARACIÓN 

Como casa enuejecida, 
cuyo cimiento se acuesta, 
que amenaza y amonesta 



JUAN DE MENA 



I2t 



con señales su cayda, 
bien asy la nuestra vida 
es contino amenazada, 
por que breue es salteada, 
déla muerte acometida. 

Estas canas que me niegas, 
estas rugas syn virtud, 
es mal que conia salud 
a raenudo ha grandes bregas ; 
las vistas turbias y ciegas, 
descarnadas las enzias, 
joyas son que nos jmbias 
tu, muerte, quando te llegas. 

La vida pasada es parte 
déla muerte aduenidera; 
es pasado por esta arte 
lo que por venir se espera; 
quien no muere antes que muera i 
que la muerte no es morir, 
pues consiste enel beuir, 
mas es fin déla carrera. 



CONTINUA 

No se gaste mas pauilo 
en saber quien fue Pegaso, 
las dos cumbres de Pernaso, 
los syete bragos de Nilo; 
pues nos llegamos al filo 
y sabemos que de nos 
juzgando rescibe Dios 
mas la obra (juel estilo. 

COMPARACIÓN 

De fuerte alabo a Tydeo, 
a Lucrecia de muy casta; 
alos biuos no me basta, 
que alos muertos lisongeo; 
digo males de Tereo, 
a Egisto reprehendo, 
mis grandes vicios defiendo 
y los ágenos afeo. 

A Dido con otras gentes 



enfamo muchas vegadas; 
loo mas alas pasadas 
por que yerren los presentes; 
tiro los inconuenientes 
con exemplos de maldades; 
las honestas voluntades 
de sanas fago dolientes. 

CONPARACION 

Amarillo faze el oro 
al que sygue su minero, 
y temblador el thesoro 
del azogue al del venero; 
pues sy del bien verdadero 
tenemos alguna brizna, 
luyamos lo que nos tizna 
como la fragua al ferrero. 

Cese nuestra fabla falsa 
de dulce razón cubierta, 
que es asy como la falsa 
que el apetito despierta; 
luxuria no nos conuierta 
en bestial inclinación , 
lo que guya el afición 
las menos vezes acierta. 

Aun que muestre ingratitud 
alas dulces poesyas, 
las sus tales niñerias 
vayan conla juuentud; 
remedio de ta! salud 
enconada por el vicio, 
es dar nos en sacrificio 
nos mismos ala virtud. 

Mas por eso no se entienda 
q\ie no quiero ser vezino 
délos que al santo camino 
nos guian por reta senda; 
cúmplenos en tal fazienda 
vsar de sabia cautela: 
a vnos dar déla espuela, 
y a otros tener la rienda. 

Vsemos délos poemas 
tomando dellos lo bueno. 



122 



JUAN DE MENA 



mas fuyan de nuestro seno 
las sus fabulosas temas; 
sus ficiones y poemas 
desechemos como espinas; 
por auer las cosas dignas 
rompamos todas sus nemas. 



CONPARACION DÉLA LEY VIEJA 

Primero seyendo cortadas 
las vñas y los cabellos , 
podian casar entre ellos 
sus catiuas aforradas 
los judios; y linpiadas, 
fazer las ysraelitas 
puras, linpias y benditas, 
ala su ley consagradas. 

CONPARACION DÉLA POESYA 

Déla esclaua Poesia 
lo superfino asy tirado, 
lo dañoso desechado, 
syguire su compañía; 
ala catholica via 
reduziendo la por modo, 
que valga mas que su todo 
la parte que fago mia. 

Pero con sermón honesto 
quiere la pura intención 
el que mira el coragon 
y no juzga por el gesto; 
sy verdad es todo esto, 
enello parando mientes, 
dexemos los incidentes, 
boluamos al prosopuesto. 

DESPIDE EL PROHEMIO Z DA FIN ALA OBRA 

A qualquier vicio que incline 
la voluntad y lo syga, 
la razón lo contradiga, 
la prudencia determine; 
pues de aqui se nos asigne 
por nuestro juez prudencia. 



por que por la su sentencia 
nuestra vida se encamine. 



FIGURA EL ABTOR LA FORMA DÉLA VOLUNTAD 



Con muy disforme figura 
la voluntad aparesce, 
a desora mengua y cresce 
la su forma y estatura; 
penetra con catadura 
de syete caras y bocas, 
todas feas sy no pocas, 
desonesta fermosura. 



FIGURA LA PRIMERA CARA DÉLA SOBERUIA 

Muy altiua y desdeñosa 
vi la su primera cara, 
inflamada, turbia, no clara, 
syn causa syempre sañosa; 
oras triste z ponposa 
con turbio gesto mostrando, 
y alas vezes declarando 
potestad presumptuosa. 

LA TERCERA CARA DÉLA AUARICIA 

Sotil y magra fanbrienta 
mostró la cara segunda, 
menguada de quanto habunda, 
de bien ageno sedienta; 
espia sotil, esenta 
déla ganancia escondida, 
lo que a otros da la vida 
a esta sola atormenta. 

LA TERCERA CARA DÉLA LUXURIA 

Mostró la cara syguiente: 
pintada de fermosura, 
de pongoñosa figura, 
como cuero de serpiente ; 
defuera toda la fruente 
inflamada como fuego; 



los ojos en mal sosiego; 
la boca, por consiguiente. 



LA QUARTA CARA UELA YRA 

Con los dientes regañados 
demostró su quarto gesto 
a todo daño dispuesto; 
sus sentidos alterados, 
los sus ojos derramados 
procurando la venganza, 
desechada la templanza 
y sus abtos oluidados. 

LA QUINTA CARA DÉLA GULA 

Con goloso paladar 
y los carrillos rellenos, 
nunca se nos quiso menos 
la quinta cara mostrar; 
desque la vi deleytar 
enel apetito puro, 
aun que quisyera, Epicuro 
no lo pudiera oluidar. 

LA SESTA CARA DÉLA IMBIDIA 

Muerta, con agena vida 
la sesta cara matiza 
de color déla ceniza, 
traspasada y carcomida; 
de sus ojos combatida, 
de bien ageno doliente, 
y mal de buen acidente , 
sana y de dentro podrida. 

LA SÉPTIMA CARA DÉLA PEREZA 

Soñolienta y desgreñada 
vi su cara postrimera, 
nigUgente, mal granjera, 
no bruñida ni at'eytada; 
disforme, muy mal tratada, 
fecha a sy misma enojosa, 



JUAN DE MENA 

buscando la vida ociosa 
syn trabajos trabajada. 

Turbado déla figura 
de tan disforme chimera, 
en mi no tuuo mesura 
la firmeza que quisyera ; 
alteróme de manera 
la su disforme visyon, 
que mi grande alteración 
qual quiera la conosciera. 



123 



COMPARACIÓN 

Como el vando quebrantado 
con esfuergo mas se esmera 
quando asoma la vandera 
del socorro deseado, 
asy fuy yo consolado 
quando vi muy derrondon, 
las señas déla Razón 
asomar por el collado. 

CONPARACION 

Como el sol claro relumbra 
quando las nuues desecha, 
atal la Razón acumbra 
contra nos a man derecha; 
voluntad luego se estrecha 
vista la su fortaleza, 
ca do mengua la firmeza 
temor crece la sospecha. 

COMPARACIÓN 



Fizo tal alteración 
con los sus falsos visages , 
qual fazen los personages 
quando les fallesce el son ; 
la su medrosa intención 
por sus caras destribuye; 
quanto mas ella refuye 
mas se acerca la Razoñ. 



124 



JUAN DE MENA 



PROSIGUE 

La SU relunbrante cara 
y su gesto cristalino, 
reparten lumbre muy clara 
por todo el ayre vezino; 
tanto, que pierde el tino 
la voluntad, y lo quiebra, 
como quien déla teniebra 
a nueua lumbre se vino. 



PROSYGUE 

La Razón, desque llegada, 
remirando las fechuras 
dé aquellas syete figuras 
fue mucho marauillada ; 
y como viese, indignada, 
la Soberuia en presumir, 
comengole de dizir 
con fabla muy reposada: 



LA RAZÓN CONTRA LA SOBERUIA 

O mayor mal délos males , 
o enferma humanidad , 
o humana enfermedad, 
yerro común de mortales! 
Soberuia que sobre sales 
con tu presumpcion altiua, 
y vana gloria captiua, 
dañas mucho y poco vales! 



PROSIGUE 

Soberuia, por qual razón 
detienes alos humanos 
con tus apetitos vanos 
en tu loca alteración ? 
guyas los a perdición 
por tus caminos auiesos, 
punas por tantos excessos , 
quien te da la subjecion? 



LA SOBERUIA CONTRA LA RAZÓN, ASYGNANDO 
CINCO CAUSAS DE DONDE NACE 

El saber me da inflación ; 
la belleza, esquiuidad; 
la riqueza , altiuidad ; 
el linage , presumpcion ; 
proueza con religión, 
tocada de gloria vana, 
me fazen mostrar de gana 
grand desden al afición. 



LA RAZÓN CONTRA LA SOBERUIA, REPLICANDO 
ALA PRIMERA CAUSA 

A grand locura te cuento 
sy por ser tu grand letrado 
as de andar todo hinchado 
como odre lleno de viento; 
sea el tu fundamento 
en saber te moderar, 
que el saber no ha de tyrar, 
mas poner muy mejor tiento. 



PROSYGUE 

Antes el tal desuario 
del saber es muy ageno, 
ca por mostrar te mas lleno 
te juzgan por mas vazio ; 
pues sy sabes, doma el brio, 
por que con tu saber quepas; 
sy no sabes, por que sepas, 
templar caliente con frío. 

RAZÓN CONTRA LA SEGUNDA CAUSA 

Dizes que belleza pueda 
dar de ti desden atal; 
sy piensas que eres mortal 
desfaras luego la rueda; 
Prouidcncia nunca queda, 
que nos fizo de terruño, 
tal que nos funde y da cuño 
de nueuo como moneda. 



JUAN DE MENA 



125 



ruosvGME 

Lo subjecto a corrupción 
y a casos de fortuna , 
deue ser, syn dubda alguna, 
muy quito de presumpcion; 
pues la fermosa facion 
que por ti tan presto pasa, 
nunca tu de su vil masa 
te fagas mucha mención. 

PROSYGUE 

Breue don es fermosura 
por poco tiempo prestado ; 
en momento arrebatado 
se fuye toda figura; 
no es ora tan segura 
ni dia tan sin enojo 
que no robe algund despojo 
déla fermosa fechura. 



PROSYGUE 

Fue tu forma condenada 
por quitar tjii presumir, 
do la hora por venir 
es peor que la pasada; 
fazete gracia callada 
la mala como la buena; 
por trabajo ni por pena 
no se te descuenta nada. 



PABLA LA RAZÓN CONTRA LA SEGUNDA 
CAUSA 

Sy dizes que eres altiuo 
por que en riquezas habundas, 
digote que tu te fundas 
sobre caso muy catiuo; 
yo consyento en tal motiuo 
que altiuo te fiziesen, 
sy enaste mundo pudiesen 
por syempre fazer te biuo. 



PRf)SYGUE 

Bienes pueden ser llamados 
los que come la carcoma, 
o los que la muerte toma 
todos por descaminados; 
los bienes muy acabados 
de su dueño no los parte 
la muerte, por ser con arte 
de virtudes abragados. 



PROSYGUE 

Antes digo que se deuen 
llamar obras mucho vanas , 
ocupaciones humanas 
que toda cobdicia mueuen'; 
pues por qual razón se atreuen 
a dañar tu voluntad 
con su loca altiuidad 
por do todos te reprueuen? 



FABLA LA RAZÓN CONTRA LA TERCERA 
CAUSA 

Dizes que eres generoso, 
, que no te falta costado 
y que faze enel estado 
ser altiuo y desdeñoso; 
sy tu fueses virtuoso 
y de noble fidalguia, 
tu fundamento seria 
mansedumbre con reposo. 



PROSYGUE 

De mi grand teniebra ofusca 
las leyes de gentileza; 
quien no faze la nobleza 
y en sus pasados la busca ; 
quien de sangre muy corusca 
se socorre y faze falla, 
como quien vna no falla 
anda cogiendo rebusca. 



126 



JUAN DE MENA 



PROSYGUE 

Quieres saber el prouecho 
que de nobleza se syga? 
es contrato que te obliga 
a ser bueno de derecho; 
sy no responde tu fecho 
ni tus apetitos domas, 
lo que tu por honrra tomas 
se conuierte en tu despecho. 



PROSYGUE 

No solamente no basta 
que vengas de noble gente; 
la bondad déla simiente 
tu soberuia te la gasta; 
z la virtud se contrasta 
que por el linaje cobras, 
sy no responden tus obras 
ala tu tan noble casta. 



CONPARACION 

Quanto tu mas enxalgado 
te fallares sy te catas, 
quanto mas llano te tratas, 
tanto eres mas honrrado; 
por que asy en grande estado 
humildad da fermosura, 
como la gentil llanura 
enla cumbre del collado. 



CONPARACION 

Soberuia cae sin mina, 
los mansos tienen la cunbre, 
derriba la mansedumbre 
lo que la soberuia empina; 
el humilde que se enclina 
es planta que se traspone ; 
quanto mas fondo se pone 
tanto cresce mas ayna . 



REPLIQUA LA RAZÓN ALA CUARTA CAUSA 

Dizes que de religioso 
te fuelgas con vana gloria, 
y publicas grande estoria 
de tu beuir virtuoso; 
desdeñas lo criminoso, 
lo mundano menosprecias, 
z solamente te precias 
de ser santo desdeñoso. 

PROSYGUE 

No quieras mas estender 
ya esto dentro en tu seno; 
querías ser visto bueno 
no curando délo ser; 
y aun que quieras bien fazer, 
por buenas obras que fagas, 
todas ellas las estragas 
con tu ensoberuecer. 

PROSYGUE 

Que las malas obras crescan 
qualquier pecado lo faze; 
mas ala soberuia plaze 
que las bien fechas perezcan; 
pues conuiene que padezcan 
sy vana gloria quisyeron, 
que lo que aqui merescieron 
acullá no lo merescan. 

O vil triste ypocresya, 
o doble cara dañosa, 
red de sombra religiosa, 
encubierta tiranía! 
del ypocrita diria 
ser momo de falsa cara 
que la encubre y la declara 
so simple filosomia. 

CONPARACION 

Deste tal se me figura 
lo que del ethico syento: 



JUAN DE MENA 



quando auria buena cura, 
ha del mal conoscimiento; 
pues finge por fundamento 
no querer nada no dalle; 
su remedio era curalle 
con su mismo regimiento. 

O cautela syngular 
buscada por nueuos modos ! 
por fazer engaño a todos , 
tu te dexas engañar; 
ayunas por no ayunar; 
por sobir alto te humillas ; 
no pidiendo grandes syllas, 
las demanda tu callar. 



CONPARACION 

Aun que conla catadura 
mansa tu me contradizes, 
de falso buey de perdizes 
as ypocrita figura; 
pues tu piel y cobertura 
y cencerro symulado, 
al punto de auer cagado 
se conuierte en su natura. 

PROSYGUE 

Qual gloria vana mas cierta 
que la que cobra costumbre 
déla soberuia encubierta 
so velo de mansedumbre .> 
quien finche la seruidumbre 
de soberuiosa humildad, 
no basta la claridad , 
mas quiere buscar la lumbre. 

PABLA LA RAZÓN CONTRA LA AUARICIA 

Auaro que no sosyegas 
buscando sotiles modos, 
lo que tu robas de todos 
dime para quien lo llegas; 
tus riquezas tanto ciegas, 
allegadas por mal arte, 



aquien pueden fazer parte, 
pues ati mismo las niegas > 



127 



FABT.A LA AUARICIA CONTRA LA RAZÓN 

Claramente te confieso 
que allego toda vez, 
y por tener en mi vegez 
las guardo mejor por eso; 
ca este mundo trauieso 
quien del no se faze cura, 
buelue su buena ventura 
muchas uezes del auieso. 

PROSYGUE 

Aun allego por que so 
por lo que tengo preciado ; 
allego por ser vengado 
délos que mal quiero yo; 
allego por que do esto 
soy franco quando conuiene, 
que sy se que bien me viene 
algunas vegadas do. 

REPLICA LA RAZÓN CONTRA LA PRIMERA 
CAUSA 

Locura grande syn falla 
sy nauegases seria 
crecer enla vitualla 
fallesciendote la via; 
pues sy desta razón mia 
recibes clara noticia, 
como cresce la cobdicia 
enla tu postrimería.^ 

REPLICA CONTRA LA TERCERA CAUSA 

Allegas tu por que temes 
las bueltas del mundo ciego; 
queriendo fuyr su fuego 
te langas donde te quemes; 
no aprietan muchos xemes 
lo que la cobdicia abarca; 



128 



JUAN DE MENA 



quan mucho corre tu barca 
ciara quando bien la remes. 



PROSYGUE 

Muchos fechos faze buenos 
la fortuna quando aplaza: 
alo mas mas amenaza, 
es flaca contra los menos ; 
tu, que de bienes ágenos 
por no temerla te cercas , 
z por fuyrla te acercas 
do mas te langan sus truenos. 

COMPARACIÓN 

Seguros del su combate 
son las casas pobrezillas; 
los palacios y las syllas 
délos ricos mas abate; 
pone los en tal combate 
que no conoscen sosyego, 
y quien tiene mejor juego 
rescibe muy mayor mate. 



REPLICA LA RAZÓN CONTRA LA SEGUNDA 
CAUSA 

Por que tienes con afán , 
eres preciado, me rezas; 
son preciadas tus riquezas 
que de ti no curaran ; 
por ellas todos lo han 
y la muerte te rodean, 
por ellas te la desean 
y alas vezes te la dan. 



PROSYGUE 

Y por que tan inhumanos 
tus fechos sienten con ellas , 
todos dan de ti querellas, 
asy fijos como hermanos; 
y tus parientes cercanos 
desean de buena guerra 



aty tener so la tierra 

y alo tuyo entre sus manos. 

PROSYGUE 

Que faran tus enemigos ? 
que amigos, con tus bienes 
no los fazes ni los tienes , 
mogos, viejos ni antiguos; 
pero dexas por castigos 
de ti muy viles indicios ; 
dexas mas délos tus vicios 
muchos pobres por testigos. 

PROSYGUE 

Cobdicias mucho tener 
por te vengar ala luenga ; 
mucho mas presto se venga 
quien no tiene que perder; 
antes tu captiuo auer 
te faze puro cobarde, 
y lo que no fazes tarde 
no estaría por fazer. 

PROSIGUE 

Con franqueza surrepticia 
no nos ciegues, auariento, 
que sy das veynte por ciento 
la tu dadiua se vicia, 
y encubres con malicia 
de vsurera sotileza, 
so especie de largueza 
la tu cruel auaricia. 

PROSYGUE 

Ca franqueza, aun que quisiese, 
aquella llamar no puedo, 
que te faze dar el miedo 
o prestar por interese; 
ni obra que se fiziese 
por lisonja o vana gloria 
te seria meritoria 
do caridad fallesciese. 



JUAN DE MENA 



1^9 



PROSYGUE 

Tomas de franco figura 
por que la forma no as, 
pues alquilas lo que das 
por boluerlo con vsura; 
ca la dadiua muy pura 
con su gracia te apercibe 
solo a pro del que rescibe 
dele tuyo no auiendo cura. 

PROSYGUE 

En verte dar syn aprieto 
las cosas que tanto amas, 
muchos piensan que derramas 
y tu syembras de secreto; 
paresce blanco lo prieto 
con la color de malicia; 
mas largueza y auaricia 
no caben en vn sujebto. 

PROSYGUE 

Cada poeta en su foja 
te dio forma de quien roba: 
vno de arpia, otro de loba; 
tanto tu beuir enoja 
y de verdad se despoja, 
que de ti, triste mendiga, 
conuiene tan bien que diga 
aquello que amy se antoja. 



COMPARACIÓN 

Cocatriz es sola vna 
animalia que te toca, 
que tiene grande la boca 
y salida no ninguna; 
y por la vista de alguna 
me fundo por esperencia, 
y digo que es la dolencia 
tuya y la desta comuna. 

Qiien bien juega ala pelota 

CAiroioiimo Castillaxo.— Tomo I 



jamas bote le embaraga; 
antes mejor le rechaga 
que el que juega se la bota; 
rescibe de aquesto nota 
sy bienes as rescebido, 
ca por el desgradescido 
el grato a vezes escota. 



PROSYGUE 

Digo por que sy ouiste 
graciosos algunos bienes, 
rechaces délo que tienes 
muy mejor que rescebiste; 
sy dizes que biues triste 
por no poderlo fazer, 
digo que no puede ser 
sy virtud en ti consiste. 

PROSYGUE 

Ca sy te fue denegada 
por pobreza facultad , 
no niegues tu voluntad 
que es por fecho reputada; 
es por absenté obligada 
la entencion pareja; 
solo el animo apareja 
a quien no se esconde nada. 

FABLA LA RAZÓN CONTRA LA LUXURL\ 

O luxuria, vil foguera 
de sufre mucho fedionda, 
en todo tiempo cachonda 
syn razón z sin manera 1 
enemiga lastimera 
déla santa castidad , 
ofensa de honestad 
y de vicios heredera! 

RESPONDE LA LUXURIA CONTRA LA RAZON 

Con tus modos contrafechos 
no me des tanto baldón, 



130 



JUAN DE MENA 



pues que te llamas Razón, 
ten por medio los derechos; 
fallaras enlos mis fechos 
sy parar quisieres mientes, 
por pocos inconuenientes 
causados muchos prouechos. 

PROSIGUE 

Como toda criatura 
de muerte tome syniestro, 
aquel buen Dios y maestro 
proueyo por tal figura, 
que los daños que natura 
déla tal muerte tomase , 
luxuria los reparase 
con nueua progenitura. 

PROSIGUE 

Quando todo lo dispuso 
syn auer mengua ni sobra, 
grand deleyte enla tal obra 
a todo Hnage puso ; 
por que por plazer del vso 
déla tal generación , 
durase la subcesion 
desde arriba fasta ayuso. 



PROSYGUE 

Por mi causa generante 
y premision general, 
todo linage mortal 
dura en su semejante; 
muere lo viuificante, 
la su materia no mas , 
dexando su fin atrás, 
toma comiengo adelante. 

PROSIGUE 

Por mi sola se repara 
quanto destruye dolencia, 
mar y fuego y pestilencia 



y de aqui quanto desuara; 
por mi la uida muy cara 
recibe forma en que dura, 
y por mi toda fechura 
al su fazedor declara. 



LA RAZÓN REPLICA 

O largo repentimiento, 
triste fin, breue deleyte, 
fealdad, fondón de afeyte, 
pungitiuo pensamiento! 
auiltado vencimiento, 
abto disforme, escondido, 
do el vencedor es vencido 
y el cobrar es perdimiento ! 

PROSYGUE 

Posponen con tu dolencia 
los reyes su magestad, 
los grandes su dignidad 
y los sabios su sciencia; 
tira la tu pestilencia 
virtud a toda persona, 
alas virgines corona 
y alas castas continencia. 

LA LUXURIA RESPONDE 

No fagas mis fechos llenos 
de daños tan criminosos; 
sy son algunos dañosos 
otros muchos fago buenos; 
coteja con los ágenos 
el pecado, y fallaras 
quanto es en fama mas 
tanto es en culpa menos. 

LA RAZÓN REPLICA 

Tu te bruñes y te aluzias, 
tu fazes con los tus males 
que las manos mucho suzias 
traten muchos corporales; 



muchos lechos maritales 
de agenas pisadas fuellas, 
y syenbras grandes querellas 
en debdos tan principales. 



PROSYGUE 

Das alas gentes vltrages, 
de muerte no las reseruas, 
tu fallas las tristes yernas, 
tu los crueles potajes; 
por ti los limpios linages 
son bastardos y no puros, 
de claros fazes escuros 
y de varones saluages. 

PROSYGUE 

Tu fazes fijos mezquinos 
de agena casa herederos, 
pones los adulterinos 
esn lugar de verdaderos; 
fazes con tus viles fueros 
que por culpa délas madres 
muchos fijos a sus padres 
saludan por estrangeros. 

PROSYGUE 

La fuerga tu la destruyes ; 
los dias tu los acortas; 
quanto mas tu te deportas 
tanto mas tu vida fuyes; 
los sentidos diminuyes 
y los ingenios ofuscas; 
la beldad, que tanto buscas, 
con tu causa la refuyes. 

PROSYGUE 

Que diré de tus maldades 
sy no que por ti perdidos 
son reynos, y destruydos, 
sumidas grandes cibdades; 
desfechas comunidades, 



JUAN DE MENA 

el vicio fecho costumbre, 
y dadas en seruidunbre 
muchas francas libertades ? 



PROSIGUE 



131 



De cara tan dañadora, 
la Razón ya despedida, 
fatigada y encogida, 
mas al cabo vencedora; 
boluiendo como señora 
el su gesto y continencia, 
la yra, sin reuerencia, 
le sobresale a desora. 



LA YRA CONTRA LA RAZÓN 

No fagas , dize , tardanga , 
tu. Razón, ni grande arenga, 
ca no quieren fabla luenga 
ni dilación la venganga, 
ni disimula esperanga, 
ni injuria o vituperio; 
execucion es misterio 
que syn obra no se alcanga. 

PROSYGUE 

Ni espero yo asonadas, 
de muy dorados paueses, 
ni acecalados arneses, 
ni tiendas mucho pintadas; 
capacetes ni celadas, 
con tinbles ni mili enpachos, 
y ami luzientes penachos 
en cabegas engalladas. 

PROSIGUE 

Ni me fago yo memoria 
de quanto supo fablar 
el antigua uaná gloria 
y la nueua acrecentar; 
pues que para me vengar 
délos vltrages humanos, 



132 



JÜAÑ DÉ MENA 



solo coragon y manos 
me conuiene demostrar. 



PROSYGUB 

Ni atiendo la licencia 
del ronco son déla tronpa, 
o la batalla que rompa 
por que indigna mi paciencia ; 
ni guardo la diferencia 
del sol partido por medio, 
ni sufro darme remedio 
de tregua ni conueniencia. 



COMPARACIÓN 

Yrada yendo mi mano, 
tan fuertes armas se falla, 
como las faze Misalla 
o las fiziera Vulcano ; 
al acídente cercano 
déla mi yra sañosa, 
armas le son toda cosa 
que puede fallar a mano. 



PROSIGUE 

Dexanos, pues, tu, Razón, 
que segund tu ordenanga, 
ni mi yra aura venganga 
ni mi mal satisfacion, 
ni la honrra del varón 
por razón se satisfaze, 
sy emienda no se faze 
del rescibido baldón. 



REPLICA LA RAZÓN CONTRA LA YRA 

Con paciencia muy prudente 
la Razón se refreno, 
fasta que yra gasto 
su palabra z acídente; 
apartado de presente 
aquel su sañoso fuego, 



la Razón comienga luego 
a dezir muy mansamente. 



RESPONDE LA RAZÓN ALA YRA 

O quand mucho la templanga 
que te fallesce te daña! 
teniendo de otro la saña 
tomas de ti la venganga! 
no riges por ordenanga 
los actos locos que íazes: 
aquien te mira desplazes 
y aplazes aquien te alcanga. 

PROSYGUE 

Tanto que tu yras duras 
heres tu locura breue; 
es tu seso mucho lieue, 
son disformes tus figuras; 
para ver que son locuras 
los tus súpitos denuedos, 
nunca están tus miembros quedos 
ni tus faciones seguras. 

PROSYGUE 

Dexa, yra, los juezes, 
dexa los reyes estar, 
dexa los que tienen vezes 
de regir z de mandar; 
no los quieras alterar, 
que el justo coragon 
aficiones y pasyon 
todo deue desechar. 



PROSYGUE 

Aquella yra se prueua 
que incita el coragon, 
no que lo lance, mas mueua 
a madura esecucion ; 
entienda se esta razón 
en castigo o en regimiento, 



que enlo otro yo no syento 
bien de su alteración. 



PROSYGtJE 

Quanto mas deues dexar 
los que religión acatan, 
o los que syruen o tratan 
el misterio del altar; 
quiere Dios familiar 
apurado en toda cosa, 
pues en celda religiosa 
paciencia deue morar. 



PROSYGUE 

Aceptable sacrificio 
no es con yra rescebido; 
el que pide no es oydo 
ni mirado su seruicio; 
sy Dios tiene justo oficio, 
como puede la persona 
que su yra no perdona 
ser perdonado su vicio ? 



JUAN DE MENA 133 

de su perfeta sabieza, 
como niño que se aueza 
a mudar tras carretón , 
seguiré yo su sermón, 
pero no su polideza. 

Esta obra comentada 
con aquel mismo temor 
que va tras el corredor 
el que teme la celada; 
que seyendo principiada 
por ombre tanto prudente, 
de otro mas eloquente 
deuia ser acabada. 

Para lo qual no inuoco 
las sciencias acostumbradas , 
ni las musas inuocadas 
por los poetas reuoco; 
tan solamente prouoco 
la santa gracia diuina 
que mi obra faga digna, 
pues que mi saber es poco. 



ACABA EL PROLOGO Y FABLA LA GULA 



POR FALLESCIMIENTO DEL FAMOSO POETA 

JUAN DE MENA PROSIGUE GÓMEZ MANRRI- 

QUE AQUESTA OBRA POR EL COMENgADA Y 

FAZE VN BREUE PROHEMIO 

Pues este negro morir 
que a ninguno no perdona, 
desde reyes con corona 
dispuestos para biuir, 
fasta los que de pedir 
. se sustentan con grand pena, 
puso fin a Juan de Mena, 
yo pionsu de prosiguir. 



PROSYGUE 



Sy con la grande pobreza 
déla mi sabiduría 
no podre syguir la via 



La Yra se retrayendo , 
como quien su mal simula, 
luego paresce la Gula 
los begos se relamiendo, 
y dize: No entiendo 
que puedes de mi dizir; 
pues como para biuir 
y biuo syempre comiendo. 



PROSYGUE 

El gozo délos humanos 
es comer buenos manjares, 
y gozan sus paladares 
délo que ganan las manos; 
orates son los humanos 
que se atormentan por fama: 
buena mesa, mejor cama, 
conseruan los huesos sanos. 



134 



JUAN DE MENA 



PROSYGUE 



'Los que loan abstinencia 
enel comer z beuer 
alaban no despender, 
que es vna torpe dolencia; 
pocos veo por consciencia 
que dexen el buen manjar, 
fartos por no gastar, 
vil procuran mantenencia. 



PROSYGUE 

El que no cura de sy 
comiendo pan de centeno, 
por mucho que seas bueno 
menos curaran de ti; 
yo por esto para mi, 
cuesteme lo que costare 
y dure lo que durare, 
nunca buen comer perdi. 



PROSYGUE 

No lo que entra por la boca, 
segund dize sant Matheos, 
faze délos justos reos, 
que lo que sale los troca; 
bien se puede llamar loca 
la persona que ayunando 
y mentiendo y disfamando 
cuyda que gloria prouoca. 



PROSYGUE 



El fijo de Dios eterno 
dixo: No de solo pan 
los biuientes biuiran , 
al tentador del infierno. 
Por ende, buen capón tierno, 
pescado fresco de mar, 
no lo dexes de comprar 
por guardar para tu yerno. 



PROSYGUE 



Locura faze quien gasta 
en vestir demasyado; 
mas en comer bien guisado 
gástese quanto se gasta; 
aqui concluyendo basta, 
que tu quedaras agora 
destos otros vencedora, 
que por mi bien se contrasta. 



RESPONDE LA RAZÓN ALA GULA 

O tu, mortal enemiga 
de la noble juuentud, 
déla torpe senetud 
en estremidad amiga! 
yo fallo tanto que diga 
de tus males, que las sumas, 
muchas manos con sus plumas 
n© pornian syn fatiga. 

PROSIGUE 

Para comer por biuir 
poco faze menester, 
mas tu biues por comer 
y comes para morir; 
nunca mal vi yo dezir 
de quien come pan y agua, 
que jamas arde la fragua 
syn carbón entreuenir. 

* PROSYGUE 



Tu me prueuas no dañar 
lo que entra por la garganta, 
con la estrechura santa 
que no puedo reprouar; 
pero sy le quieres dar 
el derecho seso su^o, 
mucho lueñe va del tuyo 
al sabor del paladar. 



JUAN DE MENA 



135 



'ROSYGUE 



Que nunca Dios lo alabo 
ni la su santa Escriptura, 
aquel que con gula pura 
poco ni mucho comió; 
antes veo que peno 
al su pueblo de Ysrael, 
por vn poquito de miel 
que su capitán gusto. 



COMPARACIÓN 

No mas de por vn bocado 
que nuestro primero padre, 
engañado por la madre, 
del árbol comió vedado , 
fue con ella condenado 
a tenebrosa perdición , 
do fue por la pasyon 
del fijo de Dios librado. 

COMPARACIÓN 



El primero que planto 
viña, segund es escripto, 
por seguir el apetito, 
que tarde se contento ! 
su propia fija forgo, 
por lo qual fue muy penado; 
aun que asaz auer pecado 
pena es el que peco. 



PROSYGUE 

Dizes lo que respondió 
nuestro Dios y redemptor 
a Sathanas temptador 
que contigo lo tempto; 
no cures dezir Ueuo 
por biuir sin golosinas, 
mas con palabras diuinas 
que con el pan comparo. 



PROSIGUE 



o sepultura temprana 
déla hedad juuenil, 
que tu vicio tanto vil 
sigue comiendo sin gana! 
del qual tanto mal emana, 
que délos syete nombrados 
los cinco daré contados 
proceder de tu fontana. 



PROSIGUE 

Pocos ombres vi fanbrientos, 
altiuos z soberuiosos, 
ni muy vanagloriosos 
con grandes fallescimientos ; 
mas después de bien contentos 
y rellenos de potajes , 
acrescientan los corajes 
y menguan los sentimientos. 



PROSIGUE 



No te falta que gastar 
en manjares admirables; 
mas a pobres miserables 
syempre te falta que dar; 
pues sy bien quieres mirar, 
no menos quedas contento 
con vn manjar que con ciento, 
acabado de fartar. 



PROSYGUE 

Tu, maluada glotonia, 
eres rayz y cimiento 
de luxuria, y perdimiento 
déla gentil mancebía 
y déla postrimeria 
de muchos viejos beodos, 
que por inlicitus modos 
procuran tacañería. 



I3<5 



JUAN DE MENA 



PROSIGUE 



Sy quiero verdad fablar, 
muy pocas z no ningunas 
vi personas en ayunas 
procurantes el rifar ; 
pero después de cenar, 
quanto venden porlas plagas, 
menudeando las tagas, 
la yra suele reynar. 



PROSYGUE 

De pereza causadora 
eres tu, segund paresce, 
pues do vianda fallesce, 
alli lieue, nunca mora; 
mas do mucho se deuora, 
alli vienen sus bostezos 
con pecados y esperezos, 
queriendo dormir sin hora. 



PROSIGUE 



Este tu vellaco vicio 
es a Dios muy desplazible, 
y no punto conuenible 
con su santo sacrificio; 
pues el militar oficio 
no requiere manjorradas, 
que empachan muchas vegadas 
el varonil exercicio. 



REPLICA LA GULA CONTRA LA RAZÓN 

Pues te plaze no comamos, 
veamos sy biuiremos; 
y sy fazerlo podremos, 
yo quiero que te creamos; 
mas, pues el Dios que adoramos, 
pudiéndose sostener, 
no quiso syn el comer, 
nos otros no lo queramos. 



REPLICA LA RAZÓN DENOSTANDO LOS 
ESTREMOS 



Todos los estremos fueron 
por los sabios reprouados, 
y los bienauenturados 
los medios syempre tuuieron; 
no loo los que quisieron 
beuir como celestiales; 
reprueuo los que costales 
délos sus vientres fizieron. 



CONCLUYE Z CONPARA DANDO MEDIOS 

No te digo que sin remos 
enla fonda mar nauegues , 
ni que remando te llegues 
alos terrenos estremos; 
pues te digo que podemos 
no con mucha facultad 
sostener la humanidad, 
y lo superfino dexemos. 

FABLA LA RAZÓN CONTRA LA EMBIDIA 

Embidioso mal fadado 
que penas con bien ageno, 
que syn auer rato bueno 
syenpre biues tribulado; 
tu syn deleyte penado, 
tu vicio luciferal, 
yo no fallo sobre qual 
sea cimiento fundado. 

PROSYGUE 

Aun que malos en verdad 
son los otros vicios todos, 
sobre plazenteros modos 
es fundada su maldad ; 
mas de tu enfermedad, 
de todo plazer agena, 
pues pecando sufre pena, 
dime tu su calidad. 



JUAN DE MENA 



137 



RESPONDE LA EMBIDIA 



Plaze me de confesar 
lo que preguntas, Razón; 
sabe que mi condición 
es auer siempre pesar; 
y con mi mal syngular 
o con los ágenos bienes ; 
y pues tu por bien lo tienes, 
quierote las causas dar. 



PROSYGUE 

Todos somos de vna masa 
ala qual nos tornaremos ; 
pues por qual razón seremos 
desyguales enla tasa? 
en ver vno que me pasa 
enlos bienes naturales, 
con muy grandes puñales 
la mi anima traspasa. 



PROSIGUE 

Pues en ver mal repartidos 
estos bienes de fortuna, 
mi lecho fago laguna 
con lagrimas y gemidos; 
que los por mi poseydos, 
aunque son hartos y buenos, 
con rauia délos ágenos 
son por ningunos tenidos. 



PROSYGUE 

Dexados los estados 
y los bienes de natura, 
las honrras que la ventura 
suele dar alos osados, 
acrescientan mas cuydados 
por que no ami los dio; 
desta guisa syempre so 
el mas délos tribulados. 



PROSYGUE 

Asy prueuo mi pasión 
ser de virtud muy cercana, 
pues es notorio que mana 
de valiente coragon ; 
embidia del macedón 
enlos grandes sepultado, 
de ser cesar memorado, 
fue principal ocasión. 

PROSIGUE 

Por esta los africanos , 
mas que con justo derecho, 
señorearon de fecho 
los campos ytalianos 
y los adames romanos; 
si creyera Anibal 
consejo de Maharbal, 
le quedaran sufráganos. 



COMPARACIÓN 

Embidia délos pasados 
faze buenos los presentes; 
embidia délos valientes 
enfuerga los temorados ; 
embidia délos honrrados 
faze procurar honores ; 
embidia délas lauores 
ennoblece los poblados. 

PROSIGUE 



Mi querer délo prouado 
no cumple que mas se prueue, 
que mi vicio claro deue 
ser por virtud deputado; 
pues lo fallaras fundado 
sobre puja de nobleza; 
por ende de mi tristeza 
DO deues fazer cuydado. 



138 



JUAN DE MENA 



RESPONDE LA RAZÓN COMPARANDO 

Como letrado famoso 
a quien las baxas questiones, 
sabiendo sus conclusiones, 
no sacan de su reposo, 
asy con gesto gracioso 
la Razón su fin oyó, 
y luego le respondió 
con senblante desdeñoso. 

Apareja los oydos, 
embidioso, pues dexiste 
las causas por que touiste 
con dolores doloridos, 
as tus dias despendidos 
y las noches mal veladas , 
estando muchas vegadas 
el mas délos aborridos. 



PROSYGUE 

Que por orden ordenada 
yo te quiero responder 
y fazerte claro ver 
ser tu triste z maluada, 
no digna de ser loada, 
mas de grand reprehensión , 
y tu vellaca pasión 
de todo bien desuiada. 



PROSYGUE 

No bastan tus propios males 
y particulares penas, 
que con las glorias agenas 
sientes tormentos mortales? 
mira que todos yguales 
eneste mundo nacimos, 
y asi mismo morimos , 
mas biuimos desiguales. 

PROSIGUE 

Estos bienes de natura 
son partidos ya por Dios, 



cuyos secretos a nos 
inquerir es grand locura 
toda biua criatura 
rescibe bien especial; 
sy tu vsas de tu mal, 
no culpes ala ventura. 



PROSIGUE 

Por ser otro muy famoso, 
por echar bien vna langa 
o seguir mejor la danga, 
no deues. beuir penoso; 
ni por que mas afinado 
sepa tocar vn laúd ; 
si mayor es en virtud 
deues morir sin cuydado. 



PROSIGUE 

La grand fuerga de Sansón , 
ni la música de Orfeo, 
la fermosura que leo 
tenida por Absalon, 
no les dieron perfecion , 
ca esta sola consiste 
en virtud, si la seguiste 
procurando saluacion. 

PROSIGUE 

Por estos bienes que son 
a fortuna sojuzgados, 
plañen los ombres menguados 
de perfecta discreción; 
mas. el discreto varón 
ni se goza por auerlos, 
y sospira por despenderlos , 
sabiendo su condición. 



PROSIGUE 

Que fortuna que se llama 
nunca los parte por orden , 
ante con toda desorden 



JUAN DE MENA 



139 



por el mundo los derrama; 
que si miras, enla cama 
a unos los da folgando, 
y a otros trabajando 
lieua la flor y la rama. 



PROSIGUE 

Mas que nos faga, pongamos, 
tan ricos como queremos, 
y que mientra biuieremos 
nunca perdida veamos, 
dime tu, quando partamos 
desta cárcel humanal, 
que faremos del metal 
por que tanto sospiramos? 

COMPARACIÓN 

Esto lieuan auantajas 
esos que tienen thesoros, 
que con muy mayores lloros 
los dexan enlas tinajas; 
y que les dan las mortajas 
de liengo mas apurado, 
y muy mas apresurado 
por repartir sus alfajas. 

PROSIGUE 

Las glorias, segund lo parlas, 
agenas te dan tormento: 
en tal embidia consiento 
sy te faze procurarlas; 
pero no por desearlas , 
ni por ruegos mugeriles, 
que con abtos varoniles 
te conuiene de buscarlas. 



l'RO.^lLrUE 

Muchos trabajos pasando 
con grand desfallescimiento, 
y farto desabrimiento 
alos tuyos soportando; 



muchas noches trasnochando, 
los peligros inquiriendo, 
que las honras no dormiendo 
se ganan, mas trabajando. 



PROSIGUE 

Los que seyendo viciosos, 
mudando mesas z camas, 
con embidia délas famas 
que cobran los virtuosos, 
sean, sean embidiosos 
de la pena que pasaron 
los que las honrras ganaron 
con peligros trabajosos. 

PROSIGUE 

Aun que las glorias mundanas, 
fablando verdad contigo, 
mas presto pasan, amigo, 
que flores délas mañanas, 
todas son cosas livianas, 
por tiempo perecederas ; 
pues busca las duraderas, 
dexando las glorias vanas. 

COMPARACIÓN 

Bien como sant Agustín 
las dexaron, y Bernaldo, 
cuyas vidas, por que tardo, 
dexare por dar ya fin , 
asy bien como a Martin , 
noble cauallero santo, 
que con vn su medio manto 
eterno compro jardin. 

COMPARACIÓN 

Que los triumphos humanos 
y los que los alcangaron, 
como mieses se secaron 
con soles délos veranos; 
son comidos de gusanos, 



140 

y sus almas , donde están , 
para siempre penaran 
sin se valer délas manos. 



PROSIGUE 

Allegas en tus fauores 
las batallas cibdadanas 
y las guerras africanas , 
culpando sus vencedores; 
otros testigos mejores 
no quiero buscar estraños , 
pues son estos en tus daños 
buenos abtorizadores. 



PROSIGUE 

Muchas gentes que murieron 
recuentas por beneficios ; 
memorables hedificios 
que por fuego perescieron ; 
tierras que se destruyeron 
sin fazer memoria dellas ; 
muchas notables donzellas 
que por fuerza no lo fueron. 



COMPARACIÓN 

Que por embidia mato 
Cayn, Abel su hermano; 
y por embidia la mano 
de Saúl se trasformo, 
y por embidia furto 
la bendición paternal ; 
por embidia desygual 
Ihesu Cristo se vendió. 



PROSIGUE 

Por esta la diuision 
fue de Cesar y Ponpeo, 
y por esta, segund ieo, 
al pueblo lacedemon , 
fizo la destruycion 
en Athenas la nombrada; 



JUAN DE MENA 



por esta mala maluada 
los vandos fueron y son. 



PROSIGUE 

Por esta son destruydas 
magnificas poblaciones ; 
por esta las defensiones 
son enel mundo venidas ; 
por esta son encendidas 
en Castilla grandes flamas; 
por esta que virtud llamas 
fueron las guerras nascidas. 



PROSIGUE 

Quiero ya tener la rienda, 
pues no puedo fallar cabo 
a este que desalabo 
vicio torpe syn emienda; 
quiera Dios que te defienda 
deste peligro de males , 
lazo délos humanales, 
cimiento de su contienda. 



LA PEREZA CONTRA LA RAZÓN 

Dexame, Razón, folgar 
que no quiero debatir, 
que mas me plaze dormir 
que dezir ni altercar; 
no creas por trabajar 
honrras , bienes temporales , 
ni las syllas celestiales 
se pudiesen alcangar. 

PROSIGUE 

Por ende, si te pluguiere, 
dormamos bien y folguemos; 
pues al diligente vemos 
que trabajando se muere; 
quien mi consejo tuuiere 
nunca se desudara, 



JUAN DE MENA 



141 



mas folgando comerá 
aquello que Dios le diere. 



RESPONDE LA RAZÓN ALA PEREZA 

De todos bienes esenta, 
cercada de torpedad, 
cubierta de suziedad , 
de ti mesma descontenta; 
desgreñada, poluorienta, 
acostada de costado, 
como velador cansado, 
dizes con boz soñolienta. 

PROSIGUE 

Que no turbe tu beuir 
quiero yo muy reposado; 
ya soy al cabo llegado 
délo que quieres dezir; 
nunca querrias oyr 
por no auer de replicar, 
ni jamas te desnudar 
con pereza del vestir. 

PROSIGUE 

Y deseas no fablar 
por no menear la boca; 
tener fazienda no poca 
y nunca la trabajar; 
dilatas el leuantar 
por no boluer ala cama; 
querrias muy clara fama 
sin trabajos alcangar. 

PROSIGUE 

Es el tu querer primero 
contra de toda virtud, 
y de tu propia salud 
enemigo lastimero; 
de tu vida carcelero 
de vil cárcel aborrible; 
es el segundo posible 
a solo Dios verdadero. 



COMPARACIÓN 



El qual puede dar honor, 
al vicioso folgagan , 
los silos hinchir de pan 
al haragán labrador, 
y tomar de pecador 
justo sy por bien lo tiene; 
mas ayudarse conuiene 
para ser recebidor. 



COMPARACIÓN 

Por ende, sy tu deseas 
el renombre de Fabricio, 
conuiene que de tu vicio 
comigo punto no seas; 
y sy muy ricas preseas 
auer quieres sin herencia , 
oluida la negligencia, 
déla qual no te proueas. 

PROSIGUE 



Pues que quieres ser vezino 
enla superna morada, 
por la via no folgada 
lieua tu cuerpo mezquino; 
mas vaya por el camino 
por do fue tu saluador, 
quando por ser redemptor 
délos pecadores vino. 



PROSIGUE 

Que sin dubda ser honrrado 
y rico syn auenida, 
y con folgazana vida 
ser en gloria colocado, 
sin auer lo trabajado, 
es difícil de fazer, 
como sin sembrar coger 
y syn letras ser letrado. 



142 



JUAN DE MENA 



RESPUESTA DÉLA PEREZA 

Con tu fablar eloquente 
algo me dexas turbado; 
mas del todo condenado 
no me fallo ciertamente; 
pues enel siglo presente, 
fartos veras ser honrrados , 
ricos z muy prosperados , 
sin orden, por acidente. 

PROSYGUE 



Y Otros que van gemiendo 
por sus honrras que perescen, 
y faziendas que descrecen, 
tras ellas syempre corriendo; 
con dolor su pan comiendo 
a muchos viendo ganarlas, 
alos quales sin buscarlas 
los buscan ellas durmiendo. 



COMPARACIÓN 



Lo qual prueuo con Trajano, 
que de synple labrador 
electo fue por señor 
del grand imperio romano; 
pues en nuestro castellano 
reyno, si bien lo buscase, 
creo que tanto fallase 
que se turbase mi mano. 



PROSYGUE 

Mas si con afán se ganan 
estas honrras y faziendas, 
enestas mismas contiendas 
fallaras que se desmanan; 
que puesto que muchos sanan 
con esto que tu razonas, 
otros pierden las personas, 
tanto tras ellas afanan. 



COMPARACIÓN 



Pues si la sacra región 
por trabajos se ganase, 
no creas que alia morase 
el santo que fue ladrón ; 
del qual dize la pasión 
alcangar el regnum Dei 
por solo memento mei 
que dixo con contrición. 



COMPARACIÓN 

Ni le fueran perdonados 
en vn momento de hora 
ala muger pecadora 
sus grauisimos pecados; 
ni los fuegos afincados 
de persona tanto rea, 
como fue la cananea 
fueran por Dios aceptados. 

ENXEMPLO 



Ni Otros muchos que fueron 
malos y de mala suerte , 
enla hora déla muerte, 
por que sus males gimieron, 
la saluacion merescieron, 
los quales muy bien obraron, 
pues que del mundo gustaron 
y la gloria no perdieron. 



TORNA LA RAZÓN ALA PEREZA 

Délos vellacos mansión, 
albergue délos tacaños, 
causa de terribles daños, 
de guerreros confusión, 
camino de perdición 
para muchos religiosos , 
ca no quiere perezosos 
la perfecta religión. 



JUAN DE MENA 



143 



PROSIGUE 

En tus vicios desdeñados 
el mismo fallo deporte , 
que tienen enla vil corte 
los puercos encenagados; 
por ti, fin délos pecados, 
almas, honrras y faziendas 
destruyen los que a sabiendas 
fazen pies délos costados. 



COMPARACIÓN 

El tiempo todo gastado 
en tu deleytable sueño, 
eres casa syn su dueño 
y muerto no soterrado; 
el lecho syempre logrado 
por qual quier persona sana, 
es sepultura tenprana, 
es templo no consagrado. 

PROSIGUE 

Que los ombres negligentes 
z los locos de natura 
remiten ala ventura 
los sus negocios presentes ; 
mas las personas prudentes 
syempre fazen su deuer, 
y remiten el poder 
al fazedor de las gentes. 



PROSIGUE 

Pablas del emperador 
que salió de nuestra tierra 
déla segouiana sierra 
por fazer en tu fauor; 
no fue, no, por dormidor 
por los romanos electo, 
mas por diuino secreto 
seyendo merescedor. 



PROSIGUE 



Sy las honrras se pudieran 
desde las camas ganarse, 
no deuieran trabajarse 
los que ganarlas quisieran; 
y si tan felices fueran, 
no bastaran coronistas 
a recontar las conquistas 
que los viciosos fizieran. 



COMPARACIÓN 



Anibal nunca pasara 
las montañas que paso , 
ni el paular do perdió 
el vn ojo déla cara; 
sy enel su reyno folgara 
después que quedo pupillo, 
ni Marco Furio Gamillo 
el Capitolio librara. 



COMPARACIÓN 



Si so la ropa touiera 
Ceuola su brago quedo, 
no con el su grand denuedo 
su patria libre fiziera; 
y si Regulo quisiera 
folgar en su cama viejo, 
y por su mismo consejo 
en captiuo no muriera. 



COMPARACIÓN 

El grand Judas Machabeo , 
los valientes Cepiones, 
ni los prudentes Catones, 
los Cesares ni Ponpeo; 
Alixandre, de quien leo 
altos fechos y nombrados, 
no fueran tan memorados 
sy siguieran tu deseo. 



144 



JUAN DE MENA 



PROSIGUE 

Que los nombrados varones 
presto fueran oluidados, 
si biuieran acostados 
en los mullidos colchones; 
que con grandes afliciones 
alcanzan los fuertes ombres 
estos perpetuos renombres, 
que no oyendo canciones. 



PROSIGUE 

Pocos ombres dormidores 
que vicios grandes quisiesen, 
ni me recuerdo que fuesen 
de vienes allegadores; 
saluo si por subcesores 
de otros los heredasen, 
o por caso si priuasen 
con sus semblantes señores. 



PROSIGUE 

E vi muchos que folgando, 
digo lo demasiado, 
perdieron lo bien ganado 
por sus padres trabajando; 
que maguer fortuna quando 
le plaze de la riqueza, 
pocas vezes la pereza 
la fallara de su vando. 



PROSIGUE 



Aun que son en calidad 
mucho conformes amigas, 
ca nunca se dan fatigas 
de grande prolixidad; 
que fallaras por verdad 
nunca fortuna contiende, 
saluo con quien se defiende 
fQr9ando su voluntad. 



EXENPLIFICA 

Pues si no entiendes priuar 
o ser rico por herencia, 
deues te con diligencia 
disponer alo ganar; 
de vn enxemplo vulgar 
en esto quiero valer me : 
que qual quier que mucho duerme 
es cierto nunca medrar. 



PROSIGUE 

Si esta vana memoria 
alcangada por prohezas , 
y las humanas riquezas 
que son de bienes escoria, 
es cosa mucho notoria 
que se ganan afanando, 
no se como tu folgando 
puedes sobir ala gloria. 

PROSIGUE 

La carrer.a déla qual 
como quiera que derecha, 
es syn dubda tan estrecha, 
que sin el Dios eternal 
enel vientre virginal 
humanidad no vestiera, 
nunca ninguno supiera 
la vida celestial. 



PROSIGUE 

Cuya sagrada pasión 
por nos, miseros, tomada, 
aquella puerta cerrada 
nos abrió de saluacion, 
sy por nuestra confusión 
nosotros no la perdemos, 
corriendo como corremos 
tras la bestial añcion . 



PROSIGUE 

Ala qual es inclinada 
esta nuestra vestidura, 
bien como de su natura 
es ser la piedra pesada; 
y por esto nos fue dada 
libertad con aluedrio, 
que guye nuestro nauio 
enesta vida turbada. 

En que, segund lo recuenta 
el Apóstol e lo funda 
por su epístola segunda, 
nos son peligros syn cuenta; 
e non faze mas esenta 
la vida contenplatiua 
que la militar atiua 
do sienpre Corre tormenta. 



PROSIGUE 

Pues para salir a puerto 
y entrar por esta puerta 
que nos fizo ser abierta 
el que biue por nos muerto, 
con ojo siempre despierto 
te conuiene bien velar, 
y con deuocion orar 
segund lo mando enel huerto. 

PROSIGUE 

E seguir lo que siguió 
este grand rey délos reyes, 
aquellas guardando leyes 
que el obrando confirmo; 
por las quales reprouo 
los vicios demasiados, 
que son causa de pecados, 
contigo lo prueuo yo. 

PROSIGUE 

Que sabes lo que requiere 
la grand sobra de manjares , 
Cakciosbro Castsllano. —Touo i. 



JUAN DE MENA 

la cama syn valladares 
al sano que la siguiere ; 
pues dexa si te pluguiere 
alcangar felicidad, 
de seguir tu voluntad 
que no sabe lo que quiere. 

PROSIGUE 

Ca toda gracia diuina 
a ombres mucho perfectos 
o por méritos secretos 
es dada por melezina; 
mas la persona no digna 
que con fe, sin trabajar, 
confia de se saluar, 
yo fallo que desatina. 

PROSIGUE 

Por que si mas saluo fue 
por la fe en que creyó, 
no menos por que siruio, 
con sant Juan lo prouare; 
que sin las obras la fe 
es como casa syn puerta, 
y que sea cosa muerta 
escripto lo mostrare. 

PROSIGUE 

Si tu nunca fazes nada 
délo que Dios te mando, 
confiando, pues saluo 
ala muger ya nombrada; 
que, la tu muerte llegada, 
llorando te saluaras, 
por ventura lángaras 
la soga tras la herrada. 

PROSIGUE 

Que enla hora postrimera 
aquel trino Dios y vno 
a pocos o no ninguno 



US 



146 

da contrición verdadera, 
si por alguna manera, 
antes no la merescio; 
que quien sienpre mal obro, 
es injusto que bien muera. 



FINGE EL AUCTOR EL DEMOSTRAMIÉNTO 
DÉLA PRUDENCIA 



JUAN DE MENA 



Con claror tan desigual 
como la mañana muestra 
por la celeste finiestra 
déla parte ocidental; 
cesa déla fabla tal, 
con reuerenda presencia, 
se demostró la prudencia 
en forma philosofal. 



PROSIGUE 

Mas que la luna lumbrosa 
la su antigua figura 
y su discreta mesura 
no alegre ni sañosa; 
con ropa tan sumptuosa 
y syn dubda mas honrrada 
que las que no cubren nada 
déla parte vergongosa. 

PROSIGUE 

Mas tan larga, que mostraua 
su hedad y sapiencia, 
ser digna de reuerencia 
la obra, no lo negaua; 
lo pasado memoraua 
ordenando lo presente, 
proueyendo sabiamente 
lo que por venir estaua. 

PROSIGUE 

Y desde su alta cadira 
de madero de templanza, 
de firmeza syn mudanga 



y de verdad syn mentira; 
de fortaleza syn yra, 
como quien fiestas otea, 
las partes desta pelea 
con mucho reposo mira. 



PROSIGUE CONCLUYENDO 

Y como por el Señor 
que nos fizo de no nada, 
aquesta nos fuese dada 
para la parte mejor 
discerner délo peor 
donde viere diferencia, 
pronuncia por su sentencia 
déla qual es el thenor. 

COMO DA SENTENCIA LA PRUDENCIA 

Vistas por mi las razones 
por los otros allegadas , 
auiendo por expresadas 
todas vuestras conclusiones; 
propuestas las aficiones 
que suelen no pocas vezes 
turbar a muchos juezes 
sus perfectas discriciones. 

PROSIGUE ENLA SENTENCIA 

Asy mismo posponiendo 
toda pasión humanal, 
délos quales principal 
interese ser entiendo, 
tras el qual hartos corriendo, 
encargando sus consciencias, 
injustas dieron sentencias, 
codicia saco rompiendo. 

PROSIGUE DANDO SENTENCIA 

E del todo despojada 
de amor y de desamor, 
de cobdicia z temor, 
de yra deshordenada ; 



de mi sentencia fundada 
sobre todo la verdad , 
fallo que la Voluntad 
deue de ser condempnada. 

DA FIN ALA SENTENCIA 

Pues que veo que caresce 
délas quatro cardinales, 
y délas tres theologales 
virtudes no se guarnesce; 
y asi bien me paresce 
quien procura lo terreno, 
lo qual pasa como sueño 
y como sombra fallesce. 

DETERMINA LA SENTENCIA 

Que quien deleytes procura 
aquellos cuydando ser, 
el soberano plazer 
publica faze locura; 
que el deporte que mas dura 
enesta vida mezquina, 
se podrece mas ayna 
como mangana madura. 



JUAN DE MENA 

mas por no ser racionales 
todos subjetos te son, 
pues que sigues afición 
ser los fazes desiguales. 

DA CONSEJO 

Y sy bueno ser querrás , 
acompaña con los buenos, 
aunque destos muchos menos 
que de malos fallaras; 
por donde siguen los mas, 
sigue quando caminares; 
mas sy virtud procurares, 
tras los poquitos yras. 



PROSIGUE 

Que para ser virtuoso 
y de buena fama digno 
y cobrar enel diuino 
reyno perpetuo reposo, 
no por lugar deleytoso 
ni por llanuras y playas; 
mas conuiene que te vayas 
por camino trabajoso. 



147 



ACONSEJA QUE LA RAZÓN SE SIGA Z NO LA 
VOLUNTAD 

Y pues tu, ombre formado 
déla terrena materia, 
a trabajos y miseria 
infinitos condepnado, 
sy ouieres ser diputado 
por virtuoso varón , 
sygue siempre la Razón 
que te faze separado 



COMPARACIÓN 



délos brutos animales, 
los quales enel biuir, 
enel comer y sentir 
no te fueron desiguales; 



DA CONSEJO EN QUE MANERA SE REFRENARA 
ALA SOBERUIA 

E quando te fatigare 
la tu mortal enemiga, 
voluntad que te fatiga 
y mucho te molestare; 
si sobeiuia te tentare, 
mezclada con vana gloria, 
humilldad de tu memoria 
nunca por nunca desuare. 



COMPARACIÓN DEL BIEN QUE COBRAN 
LOS HUMILDES 



Que los humildes sera» 
enlos cielos enxalgados; 
los soberuios, derribados 



14^ 



JUAN DE MENA 



ado siempre penaran; 
los ypocritas auran 
trabajos eneste mundo, 
y después enel profundo 
conlos malos pagaran. 

CONSEJO CONTRA LA AUARICIA 

Sy prouare de auaricia 
prouando ser los estados, 
por el tener prosperados, 
añadiendo te cobdicia; 
ruego te ayas noticia 
déla virtud de franqueza, 
por que con su fortaleza 
la tal confondas malicia. 

COMPARANDO ACONSEJA 

Y lo que as de dexar, 
aun que no quieras, después 
consejóte que lo des 
en suficiente lugar; 
ca no tienes de leuar 
del mundo mas que traxiste, 
pues por que, menguado, triste, 
seras por atesorar? 

CONSEJA CONTRA LA LUXURIA 

Si del luxurioso fuego 
te sentieres acender, 
no lo dexes aprender, 
amigo , yo te lo ruego ; 
mas luego lo mata, luego, 
con agua de castidad , 
no prouando voluntad 
ni de veras ni de juego. 

COMPARANDO ACONSEJA 

Ni fies en tu saber, 
pues mas tuuo Salamon 
y mas que fueron y son 
vencidos de la muger; 



quando piensas el plazer 
que te da este pecado , 
piensa después de pasado 
quanto dexa desplazer. 



PROSIGUE 

Pues si deuen los varones 
fuyr los tales aferes , 
mas deurian las mugeres 
esquinar las tentaciones ; 
fuyendo las ocasyones 
y los achaques de entramas, 
por que no sus claras famas 
disputen porlos rincones. 



DA CONSEJO CONTRA LA YRA 

Quando yra reboltosa 
firiere tu discreción , 
cubre te bien del dargon 
de paciencia virtuosa; 
que persona furiosa 
no puede bien castigar, 
ni justamente juzgar 
sy primero no reposa. 

PROSIGUE 

Pues no fieras con furor, 
por que sea tu castigo 
no ferida de enemigo, 
mas correcion de señor; 
otras vezes con amor 
amonestando perdona, 
por que sea tu persona 
digna de perdón mayor. 

DA CONSEJO CONTRA LA GULA 

Si la vellaca pasión 
tentare de glotonia, 
fuye su tacañería 
de vilezas ocasyon, 
y toma defensión 



JUAN DE MENA 



149 



la templanza, que es virtud 
que conserua la salud 
en buena disposición. 



PROSIGUE 

Que los ombres desterrados 
menoscauan su biuir, 
ca pueden disminuir 
con deleytes y pecados ; 
y por breues gasajados 
que pasan como saetas, 
son alas penas secretas 
del infierno condepnados. 

CONSEJO CONTRA LA EMBIDIA 

Si embidia combatiere 
el tu peligroso muro, 
no de combate seguro 
mientra la carne biuiere ; 
quando mas te persiguiere, 
y con mayor facultad , 
en forma de caridad 
la parte por do firiere. 

Esta te defensara 
délos dardos enbidiosos; 
esta los vigios vigiosos 
lueñe de ti lángara; 
esta sola te fara 
que sea Dios tu morada , 
e tu seas la posada 
enla qual el posara. 



CONSEJO CONTRA LA PEREZA 

Contra la suzia pereza 
por quien la virtud peresce, 
de diligencia guaresce, 
amigo, tu fortaleza; 
que la nombrada vileza 
es a Dios aborrescible , 
y nunca fue conuenible 
con ninguna gentileza. 



PROSIGUE COMPARANDO 

Esta es de religiosos 
vna mortal enemiga, 
y nunca jamas amiga 
délos ombres fazañosos; 
que los mucho perezosos 
mueren syn dexar memoria 
y no suben ala gloria 
do biuen los virtuosos. 



DA CONSEJO 

Esta regla bastara 
quanto para defensarte, 
mas creo , para sainarte , 
no bastante te sera; 
de males declinara 
el que de penas temiere, 
mas quien la gloria quisiere 
el bien faga que podra. 



PROSIGUE 

O vosotros los mundanos 
que despendeys vuestra vida 
con afán estra medida, 
por estos honores vanos, 
pensad que fuestes humanos 
nacidos para morir, 
y que no podeys fuyr 
la muerte con vuestras manos. 



COMPARACIÓN 

Si no ved que se ñzieron 
los de Troya vencedores , 
asy bien los cercadores 
después que la destruyeron; 
los godos, que conquirieron 
grandes tierras y regiones, 
los valientes mirmodones 
que de nuestra patria fueron. 



150 



JUAN DE MENA 



PROSIGUE COMPARANDO 

Los romanos senadores, 
los varones singulares, 
los famosos Doze Pares 
y los destos subcesores; 
los antiguos sabidores 
délas cosas muy secretas, 
los eloquentes poetas, 
los discretos oradores. 



PROSIGUE COMPARANDO 

Los que perdieron las tierras 
donde tenemos los pies, 
y los otros que después, 
continuando las guerras, 
con batallas y desferras 
las Españas delibraron, 
y los moros encerraron 
en estas neuadas sierras. 



CONPARACION 

No de tan lexos fablando 
vuestros notables avuelos, 
que poblaron vuestros suelos 
palacios hedificando; 
y mas cerca me llegando 
quiero saber vuestros padres , 
vuestros parientes y madres, 
donde son ydos y quando. 



PROSIGUE 

Todos son ya fallescidos 
por dolencias y por guerra, 
y gastados déla tierra 
y por fuegos consumidos; 
los thesoros despendidos, 
oluidadas sus fagañas; 
pues sy no soys alimañas 
con todos vuestros sentidos. 



CONSEJANDO PROSIGUE 

trabajad por bien biuir, 
que la hora postrimera, 
aun que algo se defiera, 
no se podra refuyr; 
y pues la vedes venir, 
saltear no vos dexes, 
que enel punto que naces 
comienga vuestro morir. 



PROSIGUE 

Pues deues menospreciar 
estos mouibles estados 
y thesoros mal ganados 
que no los podes llenar ; 
bien los podeys receptar 
sy justamente vinieren ; 
mas sy por caso se fueren, 
no vos deues contrastar. 



COMO DA FORMA DE BIUIR A TODOS LOS TRES 
ESTADOS Z COMIENgA POR LOS ECLESIÁSTICOS 

Los que fuestes diputados 
para seruicio del templo, 
sed enel biuir enxemplo 
alos otros dos estados ; 
de guisa que sus pecados 
reprehender bien podays , 
syn que vosotros seays 
délos sembrantes tocados. 



DA CONSEJO 

Curad de vuestros oficios 
los que teneys perlasias, 
pospuestas ypocresyas 
y los deleytes y vicios; 
z tratad los sacrificios 
con manos limpias y puras , 
enlas sacras escripturas 
sean vuestros exercicios. 



JUAN DE MENA 



151 



PROSIGUE ACONSEJANDO 

Los apócrifas dexando 
y las dulces poesyas, 
las ca^as y monterias 
por necesidad tomando; 
syn negligencia curando 
cada vno de su grey , 
los preceptos déla ley 
syn violencia guardando. 

DA CONSEJO ALOS RELIGIOSOS 

Religiosos que quesistes 
fuyr ala soledad ; 
obediencia z castidad, 
pobrega que prometistes ; 
sy alas ponpas vos distes 
dexando los monesterios, 
yo fallo que los lazerios 
tan solamente fuystes. 

PROSIGUE 

El mundo, pues, que dexastes 
con prosopuestos deuotos, 
obseruad aquellos votos 
que de voluntad votastes; 
sy no, gloria que buscastes 
en pena se tornara, 
que tanto mayor sera 
quanto mas premia tomastes. 



DA CONSEJO ALOS REYES Z GRANDES OMBRES 

O VOS, reyes que reynays, 
humanos emperadores, 
condes, ducjues z señores 
que las tierras sojuzgays! 
pues los tributos leuays 
no con pequeña cobdicia , 
tened en paz z justicia 
los pueblos que despechays. 



DA CONSEJO EN QUE MANERA SE HAN DE 
AVER CONLOS SUYOS 

Amad vuestros caualleros, 
honrrad mucho los perlados, 
en tiempos acostumbrados 
tened francos los porteros, 
apartad los lisongeros, 
remunerad los seruicios, 
nunca dedes los oficios 
de justicia por dineros. 



DA CONSEJO EN QUE MANERA HAN DE 
REGIR LOS PUEBLOS 



Oyd con vuestros oydos 
délos pobres- sus querellas, 
y mostrando pesar dellas , 
consolad los afligidos; 
sean los malos punidos, 
los buenos remunerados; 
asi seres bien amados 
délos vuestros y temidos. 



DA CONSEJO ALOS DE ESTADO 

O vosotros, defensores 
que seguis caualleria, 
no vseys de tiranía 
como lobos robadores; 
mas como Hndos agores, 
que ninguno déla vanda 
jamas come con quien anda, 
antes son sus guardadores. 

DA CONSEJO 

Pues guardad con diligencia 
los vasallos y amigos; 
alos justos enemigos 
perseguid syn negligencia; 
obseruad la preminencia 
délos vuestros soberanos , 
dándoles consejos sanos, 
pospuesta beniuolencia. 



152 



JUAN DE MENA 



DA CONSEJO 

Y complid sus mandamientos, 
digo, los que fueren justos, 
y poned alos injustos 
honestos defendimientos; 
nunca fagays juramentos, 
que viene grand daño dellos; 
do pusierdes vuestros sellos, 
jamas ayan mudamientos. 



DA CONSEJO ALOS LABRADORES 

O vosotros, labradores, 
fuyd rentas y malicias, 
pagad diezmos y primicias 
de criangas y labores ; 
beuid por vuestros sudores 
curando de vuestros bueyes; 
dexad las armas y leyes 
a hidalgos y doctores. 



DA CONSEJO EN GENERAL Z AMONESTA 
CON EL día del JUYZIO 

A todos en general 
amenazo y amonesto, 
en fin de mi prosopuesto 
conel dia judicial 
en que el juez diuinal 
vos llamara con su trompa, 
donde mostrara syn ponpa 
lo que fizo cada qual. 



CONPARA COMO AUEMOS DE SER JUZGADOS 

Alli resuscitareys 
quando la muerte leuo 
enla hedad que murió 
aquel juez que vereys; 
alli cuenta le dareys 
desdel dia que nacistes, 
y quantos males fezistes 
escriptos los leuareys. 



PONE FIN ALA OBRA 

Amigos, considerad, 
enesta tan cruda cuenta, 
z la carne poluorienta 
que de nada se contenta, 
délos vicios desuiad; 
de sincera voluntad 
amares vn solo Dios, 
y como queredes vos 
ser amados de verdad, 
alos christianos amad. 



14 



Kl Laberinto de Fortuna 



Al muy prepotente don Juan el segundo, 
aquel con quien Júpiter touo tal gelo , 
que tanta de parte le fizo del mundo 
quanta a si mesmo se fizo del gielo, 
al grand rey de España, al (Jesar nouelo, 
al que con Fortuna es bien fortunado, 
aquel en quien cabe virtud e reynado, 
a el la rodilla fincada por suelo. 



Tus casos falages, Fortuna, cantamos, 
estados de gentes que giras e trocas, 
tus grandes discordias, tus firmezas pocas, 
e los que en tu rueda quexosos fallamos, 
fasta que al tienpo de agora vengamos : 
de fechos passados cobdigia mi pluma, 
e de los presentes , fazer breue suma ; 
de fin Apolo, pues nos comengamos. 



Tu, Caliope, me sey fauorable, 
dándome alas de don virtuoso, 
porque discurra por donde non oso; 
conbida mi lengua con algo que fable ; 
leñante la Fama su boz ynefable , 
porque los fechos que son al presente 
vayan de gente sabidos en gente, 
oluido non priue lo que es memorable. 



JUAN DE MENA 



153 



Como non creo que fuessen menores 
que los africanos los fechos del (Jid , 
nin que feroges menos en la lid 
entrassen los nuestros que los agenores, 
las grandes fazañas de nuestros mayores , 
la mucha costangia de quien los mas ama, 
yaze en tinieblas dormida su fama, 
dañada de oluido por falta de auctores. 



La grand Babilonia que ouo gercado 
la madre de Niño de tierra cozida 
si ya por el suelo nos es destruyda, 
quanto mas presto lo mal fabricado! 
E si los muros que Febo ha trauado 
argolica fuerga pudo subuerter, 
que fabrica pueden mis manos fazer 
que non faga curso segund lo passado? 



Ya pues derrama de tus nueuas fuentes 
pierio subsidio, ynmortal Apolo, 
espira en mi boca porque pueda solo 
virtudes e vigios narrar de potentes: 
a estos mis dichos mostraduos presentes, 
fijas de Tespis, con vuestro tesoro; 
con armonia de aquel dulge coro 
supHd cobdigiando mis ynconuenientes. 



Dame ligengia, mudable Fortuna, 
porque yo blasme de ti como deuo 
que lo que a los sabios non deue ser nueuo 
ynoto a persona podra ser alguna; 
e pues tu fecho assi contrapuna, 
faz a tus casos como se concorden , 
ca todas las cosas regidas por orden 

>n. amigables de forma mas vna. 



La orden del gielo enxenplo te sea: 
guarda la mucha costangia del norte ; 
mira el Trion , que ha por deporte 

r yncostante, que sienpre rodea; 

las siete Pleyas que Atlas otea, 
jue juntas parcgcn en muy chica suma, 

• npre se asconden después de la bruma; 

ida qual guarda qualquier ley que sea. 



Pues como, Fortuna, regir todas cosas 
con ley absoluta, sin orden, te plaze? 
tu non farias lo que el gielo faze , 
e fazen los tienpos, las plantas, e rosas? 
O muestra tus obras ser sienpre dañosas, 
o prosperas, buenas, durables, eternas; 
non nos fatigues con vezes alternas, 
alegres agora, e agora enojosas. 

10 

Mas bien acatada tu varia mudanga, 
por ley te gouiernas, maguer discrepante, 
ca tu firmeza es non ser costante, 
tu tenperamento es destenperanga, 
tu mas gierta orden es desordenanga, 
es la tu regla ser muy enorme, 
tu conformidad es non ser conforme, 
tu desesperas a toda esperanga. 



Como los nautas que van en poniente 
fallan en Cáliz la mar sin repunta 
Europa por pocas con Libia que junta, 
quando Bóreas se muestra valiente , 
pero si el Austro conmueue al tridente, 
corren en contra de como vinieron 
las aguas, que nunca ternan nin touieron 
alli donde digo reposo pagiente , 



assi flutuosos. Fortuna aborrida., 
tus casos yngiertos semejan, e tales, 
que corren por ondas de bienes e males 
faziendo non gierta ninguna corrida ; 
pues ya porque vea la tu sinmedida, 
la casa me muestra do anda tu rueda, 
porque de vista dezir gierto pueda 
el modo en que tratas alia nuestra vida. 

13 

Non bien formadas mis bozes serian , 
quando robada senti mi persona, 
e llena de furia la madre Belona 
me toma en su carro que dragos trayan ; 
e quando las alas non bien remegian, 
ferialos esta con duro flagelo, 
tanto que fizo fazerles tal buelo 
que presto me dexan adonde querían. 



154 



JUAN DE MENA 



Assi me soltaron en medio de vn plano 
desque ouieron dado comigo vna buelta, 
como a las vezes el águila suelta 
la presa que bien nol finche la mano; 
yo de tal caso mirable, ynumano, 
fálleme espantado en vn grand desierto 
do vi multitud, non numero gierto, 
en son religioso e modo profano. 

E toda la otra vezina planura 
estaua gercada de nitido muro, 
assi trasparente, clarifico, puro, 
que marmol de Paro parege en albura ; 
tanto que el viso de la criatura, 
por la diafana claror de los cantos, 
pudiera traer objetos atantos 
quantos gelaua so si la clausura. 



Mas ya porque en otros algunos lugares 
mi vista, bien antes que yo lo demande, 
me faze grand cuerpo de cuerpo non grande 
quando los medios son especulares, 
dixe : « Si formas tan mucho dispares 
bien non reguardo, jamas seré ledo 
si de mas gerca mirar yo non puedo 
sus grandes misterios , e muy singulares. » 

17 

Como el que tiene el espejo delante, 
maguer que se mire de drecho en drecho, 
se parte pagado, mas non satisfecho 
como si viesse su mesmo semblante, 
tal me sentia por el semejante, 
que nunca assi pude fallarme contento, 
que non deseasse mirar mas atento, 
mi vista culpando por non abastante . 

18 

Estando yo alli con aqueste deseo, 
abaxa vna nuue muy grande y escura, 
y el ayre foseando con mucha pressura, 
me Qiega e me giñe que nada non veo; 
e ya me temia, fallándome reo, 
non me contegiesse como a Polifemo, 
que desque giego venido en estremo, 
ouo lugar el engaño vlixeo. 



19 

Mas como tenga miseria ligengia 
de dar mas aguda la contenplagion , 
ya mas e mas en aquellos que son ; 
priuados de toda visiua potengia, 
comiengo ya quanto con mas eloquengia 
en esta mi cuyta de dialogar, 
al pro e a la contra, e a cada lugar 
sienpre diuina llamando clemengia. 

20 

Luego resurgen tamaños clarores 
que fieren la nuue dexandola enxuta, 
en partes pequeñas assi resoluta, 
que toda la fazen bolar en vapores, 
e resta en el medio cubierta de flores 
vna donzella tan mucho fermosa, 
que ante su gesto es loco quien osa 
otras beldades loar de mayores. 

21 

Luego del todo ya restituyda 
ouieron mis ojos su virtud primera, 
ca por la venida de tal mensagera 
se cobro la parte que estaua perdida: 
e puesto que fuesse assi descogida, 
mas prouocaua a bueno e onesto 
la grauedad de su claro gesto 
que non por amores a ser requerida. 



Desque sentida la su proporgion 
de vmana forma non ser discrepante, 
el miedo pospuesto, prosigo adelante 
en vmil estilo tal breue oragion: 
« O mas que seráfica clara visión , 
suplico me digas de donde veniste; 
e qual es el arte que tu mas seguiste , 
e como se llama la tu discregion. » 

23 

Respuso: «Non vengo a la tu presengia 
de nueuo, mas antes soy en todas partes, 
segundo te digo que sigo tres artes 
de donde depende muy grand egelengia: 
las cosas presentes ordeno en essengia, 
e las por venir dispongo a mi guisa , 
las fechas reuelo; si esto te auisa, 
diuina me puedes llamar Prouidengia. * 



JUAN DE MENA 



155 



24 

€ O principessa e disponedora 
de gerarchias e todos estados, 
de pazes e guerras, e suertes e fados, 
sobre señores muy grande señora, 
assi que tu eres la gouernadora 
e la medianera de aqueste grand mundo , 
e como basto mi seso ynfacundo 
fruyr de coloquio tan alto a desora? 

25 

» Ya que tamaño plazer se le ofrege 
a esta mi vida non meregedora, 
suplico tu seas la mi guiadora, 
en esta grand casa que aqui nos parege, 
la qual toda creo que mas obedege 
a ti, cuyo santo nonbre conuoco, 
que non a Fortuna, que tiene alli poco, 
vsando de nonbre que nol pertenege. » 

26 

Repuso: «Mangebo, por tramite reto 
sigue mi via, tu, ven, e sugede 
mostrarte yo algo de aquello que puede 
ser apalpado de vmano ynteleto; 
sabrás a lo menos qual es el efeto, 
vigió, y estado de qualquier persona, 
e con lo que vieres contento perdona, 
e mas non demandes al mas que perfeto. » 

27 

E contra do vido mostrarse la puerta 
se yua, leñándome ya de la mano; 
notar el entrada me manda tenprano, 
de como era grande e a todos abierta. 
«Mas vna cautela yaze encubierta, 
dixo, que quema muy mas que la brasa, 
que todos los que entran en esta grand casa 
han la salida dubdosa e non gierta. » 

28 

« Angélica ymagen , pues tienes poder, 
dame tal ramo por donde me anises, 
qual dio la Cumea al fijo de Anchises 
quando al Erebo tentó dcgender » , 
lí" dixe yo; luego le oy responder: 

.)uien fuere costante al tienpo aduersario, 
e mas non buscare de lo negesario , 
ramo nineuno no aura menester. » 



29 

Assi razonando la puerta passamos 
por do confluya tamaño gentio, 
que alli do el yngresso mas era vazio 
vnos a otros estoruo nos damos, 
ca por la cosa que mucho andamos 
quando deseo común mas se esfuerga, 
mas nuestra priessa nos daña e nos fuerga, 
e lo que queremos menos acabamos. 

Como el referido de aquella saeta 
que trae consigo la cruel engorra 
mientra mas tira, por bien que le acorra, 
mas el retorno le fiere e aprieta, 
assi mi persona estaua sujeta 
quando punaua por descabollirme : 
mi priessa e la de otros me tiene mas firme , 
non gouernandome de arte discreta. 

31 

Mas la sabia mano de quien me guiaua, 
veyendome triste e tanto perplexo, 
ouo por bueno de dar a mi quexo 
vn tal reparo qual yo deseaua, 
es a saber, de priessa tan braua 
me toma , e de dentro me pone tan libre , 
qual el Penatigero entrando en el Tibre 
fue de los griegos de quien regelaua. 

32 

Mas preguntadme ya de quan ayna 
estoue en lo alto de aquella posada, 
de donde podia ser bien deuisada 
toda la parte terrestre e marina; 
Febo, ya espira, pues, de tu dotrina 
modulo tanto, que cante mi verso 
lo que alli vimos del orbe vniuerso 
con toda la otra mundana machina. 

33 

Si coplas, o partes, o largas digiones 
non bien sonaren de aquello que fablo, 
miremos al seso mas non al vocablo, 
si sobran mis dichos segund mis razones, 
las quales ynclino so las corregiones 
de los entendidos, a quien solo teman, 
mas non de grosseros, que sienpre blasfeman 
segund la rudeza de sus opiniones. 



156 



JUAN DE MENA 



34 

De alli se veya el esperico gentro, 
e las ginco zonas con todo el austral , 
brumal, aquilón, e la equinogial, 
con lo que solstigia contiene de dentro ; 
e vi contra mi venir al encuentro 
bestias e gentes de estrañas maneras, 
mostruos, e formas fengidas e veras, 
quando delante la casa mas entro. 

35 
La mayor Asia en la zona tergera, 
e tierra de Partia vi entre los rios 
Tigris e Yndo, de reynos vazios, 
mucho espagiosa cada qual ribera; 
alli la prouingia de Susia vi que era 
junta con Persia, e con Assiria 
e tierra de Media, do yo creerla 
la mágica auerse fallado primera. 

36 

(Jerca de Eufrates vi los moabitas , 
e Mesopotamia como se tendia, ' 

Arabia e Caldea, do el astronomía 
primero fallaron gentes amonitas , 
e los ydumeos e madianitas , 
e otras prouingias de gentes mayores, 
las quales passando congedan lectores 
perdón a mi mano si non son escritas. 

37 

Vi, de Eufrates al Mediterrano, 
a Palestina e Fenigia la bella, 
dicha del fénix que se cria en ella, 
o quiga de Fénix, de Cadino ermano, 
el Libano monte do nage el Jordano 
do fue bateado el fi de Maria, 
e vi Comagena con toda Siria, 
e los nabateos que agora no esplano. 

38 

De parte del arustro, vi como se llega 
la tierra de Egito al Rubro Nereo, 
de Egito assi dicha, padre de Lingeo, 
la qual gerca Nilo que toda la riega, 
do el gielo sereno jamas non se giega, 
ni el ayre padege nubíferas glebas, 
do vi a Maurigia e al antiga Tebas 
mas desolada que Estagio no alega. 



39 

Vi, de la parte que el Euro se engiende, 
el Caucaso monte como se leuanta 
con altitud e grandeza tanta, 
que fasta gerca de Europa se estiende, 
de cuyas faldas conbate e ofende 
la gente amazona menguada de tetas , 
los sarmatas , coicos , e los massagetas , 
e avn los yrcanos que son mas allende. 

40 

Vi luego los montes yperboreos, 
Armenia e (¡^itia con toda Albania, 
avnque, por quanto prolixo seria, 
dexo mas otros rincones de ebreos, 
de los capadoges e los amorreos, 
e de Nigea, do juntada fue 
la sinodo santa que libro la fe 
de otros peores que los manicheos. 

41 

En la menor Asia mis ojos tornados 
vieron aquella Galatia, do fueron 
las gentes que al rey Bitinio vinieron , 
dando socorros bien galardonados; 
los canpos de Frigia tanto llorados, 
Caria , Ysauria vimos en pronto , 
Ligia, Panfilia, e tierra de Ponto, 
do Naso e Clemente fueron relegados. 

42 

E vimos aquella que Europa dixeron , 
de la que robada en la taurina fusta 
lango los ermanos por causa tan justa 
en la demanda que fin non pusieron; 
e contra Trion luego paregieron 
los montes rífeos e lagos metroes , 
los quales te ruego , letor, que tu loes , 
pues que vezinos de Gotia fueron. 

43 

E vi la prouingia muy generosa, 
que es dicha Gotia segund nuestro vso, 
de alli donde Júpiter alto dispuso, 
quando a pringipio formo cada cosa, 
saliesse de tierra tan mucho famosa 
la gótica gente que el mundo bastasse, 
porque la nuestra España gozasse 
de estirpe de reyes atan gloriosa. 



JUAN DE MENA 



15; 



4» 

Del agiia del Tanays contra mediodia 
fasta Danubio vi (¡litia la baxa, 
e toda Alemana, que es vna grand caxa, 
con los pueblos dacos su tierra muy fria; 
e fasta los Alpes se ya paregia 
Retía, Germania la superior, 
Mesia, Panonia, e para mejor, 
todas las partes del rcyno de Vngria. 

45 

Del Mediterrano fasta la grand mar, 
de parte del austro vimos toda Gregia, 
Caonia, Molosia, Eladia, Boegia, 
Epiro e su fuente la muy singular, 
en la qual si fachas queriendo prouar 
muertas metieren, se encienden de fuego; 
si binas las meten, amatanse luego, 
ca puede dar fuegos e fuegos robar. 

46 

La grande Tessalia nos fue demostrada , 
y el Olinpo monte que en ella regede, 
el qual en altura las nuues egede , 
Arcadia Corintio teniendo abragada; 
e desde los Alpes vi ser leuantada 
fasta las lindes del grand Ogeano 
Ytalia, la qual del pueblo romano 
Saturnia fue dicha en la era dorada. 

47 

E vi las tres Galias, conuiene a saber, 
Ludunia, Aquitania, e la de Narbona, 
que del primer franco que touo corona 
en Frangia su nonbre les quiso boluer; 
aquesta comienga de progeder 
del monte de Jouis, e tanto resalta, 
que tiende sus fines fasta la mar alta 
que con los britanos tiene que fazer. 

48 

Vi las prouingias de España, e poniente 
la de Tarragona, la de (Jeltiberia, 
la menor Cartago que fue la de Esperia , 
con los rincones de todo ogidente ; 
-nostrose Vandalia la bien paregicnte, 

toda la tierra de la Lusitania, 
la braua Galigia con la Tingitania 
donde se cria feroge la gente. 



49 

Vimos allende lo mas de Etiopia, 
e las prouingias de África todas, 
las Sirtes de Amon do son los trípodas 
con los que confina la tierra de Lopia, 
Marmarida toda, do es la grand copia 
de gente veloge de los trogloditas, 
los aforos , gentes atan ynperitas , 
que de casas e fierro padegen ynopia. 

50 

El Catabatmon fue luego patente, 
e la girenayca región de paganos , 
e toda la tierra de los numidanos , 
allí do Jugurta se fizo valiente; 
Pentapolin conogimos siguiente, 
Getulia, Bisante, con mas de otra tanta 
tierra que fuellan los de Garamanta, 
desde que Juba les fue prepotente. 

51 

El mar assi mesmo se nos representa 
con todas las yslas en el descubiertas, 
también en las aguas biuas e muertas, 
e donde bonanga non teme tormenta; 
las Estegadas vi nueue por cuenta. 
Rodas, e Creta la gentipolea, 
Rieladas, las quales qualquier que las vea 
seys vera menos para ver sesenta. 

52 

Naxon la redonda se quiso mostrar. 
Coicos , Ortigia llamada Délos , 
de la qual delio se dixo aquel dios 
que los poetas suelen ynuocar; 
e vimos las yslas EoUas estar , 
Ycaria, a la qual el naufrago dio 
de Ycaro nonbre, que nunca perdió, 
el mal gouernado de sabio volar. 

53 

Mostróse Samos e las Baleares, 
Corgega, Bosis, e las Vulcaneas, 
las gorgonas yslas de las Meduseas, 
e otras partidas que son por las mares; 
vimos a Trinacria con sus tres altares, 
Peloro, Pachino, e mas el Etneo, 
donde los fuegos ynsufla Tifeo, 
formando gemidos e bozes dispares, 



158 



JUAN DE MENA 



54 

Segund fazen muchos en reyno estrangero 
si alguno viesse lo que nunca vido, 
si non lo desdeña y esta detenido, 
los otros retratan de tal conpañero; 
ca es reputado por mucho grossero 
quien faze tal fiesta de lo nueuo a el , 
que entiendan los otros que son gerca del, 
que non ouo dello notigia primero. 

55 

Assi retratado e redarguydo 
de mi guiadora seria yo, quando 
el mundo me vido que andaua mirando 
con ojos e seso assi enbeuegido, 
ca vi que me dixo en son aflegido : 
« Dexate desto, que non faze al fecho , 
mas mira: veremos al lado derecho 
algo de aquello por que eres venido. » 

56 

Boluiendo los ojos ado me mandaua, 
vi mas adentro muy grandes tres ruedas : 
las dos eran firmes, ynmotas, e quedas, 
mas la de enmedio boltar non gessaua; 
e vi que debaxo de todas estaua 
cayda por tierra gente ynfinita, 
que auia en la fruente cada qual escrita 
el nonbre e la suerte por donde passaua. 

57 

Avnque la vna que non se mouia , 
la gente que en ella auia de ser 
e la que debaxo esperaua caer 
con túrbido velo su mote cubria; 
yo que de aquesto muy poco sentia 
fiz de mi dubda conplida palabra 
a mi guiadora, rogando que abra 
esta figura que non entendía. 

58 

La qual me respuso : « Saber te conuiene 
que de tres edades que quiero dezir, 
passadas, presentes, e de por venir, 
ocupa su rueda cada qual e tiene : 
las dos que son quedas, la vna contiene 
la gente passada, e la otra futura; 
la que se buelue en el medio procura 
los que en el siglo presente detiene. 



59 
» Assi que conoge tu que la tergera 
contiene las formas e las simulacras 
de muchas personas profanas e sacras 
de gente que al mundo sera venidera; 
por ende cubierta de tal velo era 
su faz, avnque formas tu viesses de onbres, 
porque sus vidas avn nin sus nonbres 
saberse por seso mortal non pudiera. 

6o 

> El vmano seso se giega e oprime 
en las baxas artes que le da Minerua: 
pues vey que faria en las que reserua 
aquel que los fuegos corruscos esgrime; 
por esso ninguno non piense ni estime 
prestigiando poder ser giente 

de lo congebido en la diuina mente , 
por mucho que en ello tragenda nin rime. 

6i 

> Mas esto dexando, ven, ven tu comigo, 
e fazte a la rueda propinco ya quanto, 

si de los pascados quieres ver espanto, 
mas sey bien atento en lo que te digo, 
que por amigo nin por enemigo, 
nin por amor de tierra nin gloria, 
nin finjas lo falso nin furtes estoria, 
mas di lo que ouiere cada qual consigo. » 

62 

A la rueda fechos ya quanto gercanos , 
de orbes setenos vi toda texida 
la su redondeza por orden deuida, 
mas non por yndustria de mortales manos ; 
e vi que tenia de cuerpos vmanos 
cada qual girculo de aquestos siete 
tantos e tales , que non podra Lete 
dar en oluido sus nonbres vfanos. 

63 

Pues vimos al fijo de aquel que sobro, 
por arte mañosa mas que por estinto, 
los muchos reueses del grand Laberinto, 
e al Minotauro a la fin acabo; 
la buena Ypermestra nos aparegio 
con vulto mas pió que toda la Gregia, 
e sobre todas la casta Lucregia 
con esse cuchillo que se desculpo. 



JUAN DE MENA 



159 



64 
A ti muger vimos del gran Mauseolo, 
tu que con lagrimas nos profetizas, 
las maritales regando genizas, 
VÍ9Í0 ser viuda de mas de vno solo; 
e la conpañera del lleno de dolo, 
tu, Penelope, la qual en la tela 
detardas, demientra regibe la vela 
los vientos negados a el por Eolo. 

65 

También en la rueda vimos subleuada 
llena de muertos muchos Argia, 
e vi que la parte derecha tenia 
Algides casi del todo ocupada, 
a fuer de montero, con maga clauada, 
bien como quando libraua en el siglo 
los calidones del brauo vestiglo, 
e la real mesa de ser ensuziada. 

66 

Yo que veya ser ofigiosos 
los ya memorados en virtud diuersa, 
veyendo la rueda que en vno los versa , 
los mis pensamientos non eran ogiosos; 
miro Prouidengia mis actos dubdosos: 
« Xon te marauilles atanto , respuso , 
sabida la orden que Dios les ynpuso , 
nin se te fagan tan marauillosos. 

67 

» Dispuso ab initio la mente superna 
que girculo destos aqui non paresca 
sin que la rueda de aquel obedesca 
las costelagiones de quien lo gouierna; 
pues tu juyzio, si sabe, digierna 
que cada qual de las siete planetas 
sus operagiones ynfluyen perfetas 
a cada qual orbe por gloria yneterna. 

68 

> Assi que la Luna, que es la primera, 
en el primer gerco ynprime su acto; 
segunda en segundo conserua tal pacto; 
tergero non menos , pues , con la tergera ; 
todos de todas por esta manera 
>n ynclinados a disposigion 
c las virtudes e costelagion 
de la nrateria de cada vna espera. 



69 

» Al gerco por ende que tienes ya visto 
llámale girculo, tu, de la Luna, 
e faz assi nonbre, pues, de cada vna, 
porque non bueluas el caso tan misto; 
agora ya donde dubdauas ynsisto: 
si viste los castos con los cagadores, 
es porque assinan aqui los auctores 
desta planeta tal grado bien quisto. 

70 

»Fazte a la rueda, pues, de los presentes, 
porque las veas entramas a dos 
e de las dubdas requieras a nos : 
soluerte las emos en versos patentes; 
e visto el vn gerco de passadas gentes , 
veras el otro de la condigion 
de las personas modernas que son; 
pues abre los ojos, e para tu mientes. > 

71 

Atento, segund me mandaua, mirando, 
vi los tres Fados: a Cloto el primero, 
Lachesis segundo. Átropos tergero, 
en vezes alternas la rueda girando; 
e vi sobre todos estar ynperando, 
en el primero gerco de Diana, 
vna tal reyna, que toda la vmana 
virtud paregia tener a su mando. 

72 

De candida purpura su vestidura 
biea denotaua su grand señorio ; 
non le ponia su fausto mas brio, 
nin le priuaua virtud fermosura : 
vengiase della su ropa en albura; 
el ramo de palma su mano sostiene, 
don que Diana por mas rico tiene, 
mas mesurada que toda mesura. 

73 

Vi, de la parte del siniestro lado, 
al serenissimo rey su marido, 
la mesma Ubrea de blanco vestido, 
non descontento de tal baxo grado; 
e vi, de la parte del diestro costado, 
vna tal reyna muy esclaregida, 
la qual de virtudes de muy rica vida 
tenia lo blanco del manto bordado. 



loo 



Juan de mena 



74 
Boluime con ayre de dubdosa cara 
al ensoluedora de mis ynorangias, 
como de niño que de sus ynfangias 
la madrfe benina non triste separa; 
tal Prouidengia se me demostrara, 
diziendome tanto: «Conosco ya bien 
que tu deseo sera saber quien 
pueda ser esta tal gente assi clara. 

75 

»La que la silla mas alta tenia, 
non la deuieras auer por estraña: 
era la ynclita reyna de España, 
muy virtuosa doña Maria , 
la qual, allende de su grand valia, 
allende de reyna de los castellanos , 
goza de cama tan rica de ermanos, 
pesares otros en la monarchia. 

76 

> Goza de mucha prudengia e verdad , 
goza de don ynmortal de justigia, 
ha de virtudes aquella notigia 
que en fenbra demanda la onestidad; 
si fuesse trocada su vmanidad, 
segund que se lee de la de ^eneo, 
a muchos faria, segund que yo creo, 
domar los sus vigios con su justedad. 

77 

»La otra, que vimos a la mano diestra, 
era la reyna de aragoneses, 
la qual , mientras sigue su rey los arneses , 
rige su rey no la reyna maestra: 
assi con la mucha justigia que muestra, 
mientra mas reynos conquiere el marido, 
mas ella gela el ya conquerido; 
guarda que gloria de España la vuestra! 

78 

»Muy pocas reynas de Gregia se falla, 
que linpios ouiessen guardado los lechos 
a sus maridos , demientra los fechos 
de Troya non yuan en fin por batalla; 
mas vna si ouo , es otra sin falla , 
nueua Penelope aquesta por suerte : 
pues piensa que fama le deue la muerte , 
quando su gloria la vida non calla ! * 



79 

Poco mas baxas vi otras enteras, 
la muy casta dueña de manos crueles , 
dina corona de los Coroneles, 
que quiso con fuego venger sus fogueras; 
o quirita Roma, si desta sopieras 
quando mandauas el grand vniuerso, 
que gloria, que fama, que prosa, que verso, 
que tenplo vestal a la tal le fizieras! 

80 

De otras non fablo, mas fago argumento, 
cuya virtud maguer que reclama, 
sus nonbres escuros esconde la Fama, 
por la baxa sangre de su nagimiento; 
mas non dexare dezir lo que siento, 
es a saber, que las baxas personas 
roban las claras e santas coronas, 
e han de los vigios menor pensamiento. 

81 

A vos pertenege tal orden de dar, 
rey egelente, muy grande señor, 
assi como pringipe legislator 
la vida política sienpre gelar, 
porque pudigigia se pueda guardar, 
e tomen las gentes seguros los sueños, 
punir a los grandes como a los pequeños, 
a quien non perdona non le perdonar. 

82 

Como las telas que dan las arañas 
las leyes presentes non sean átales, 
que prenden los flacos viles animales, 
e muestran en ellos sus lánguidas sañas; 
las bestias mayores que son mas estrañas, 
passan por todas ronpiendo la tela, 
assi que non obra vigor la cautela 
sinon contra flacas e pobres conpañas. 

83 

Aprendan los grandes beuir castamente, 
non vengan en vigios los brutos saluages 
en vilipendio de muchos linages, 
viles deleytes non vigien la gente; 
e los que presumen del mundo presente 
fuyan de donde los daños renagen: 
si Hndos cobdigian ser fechos , abragen 
la vida mas casta con la continente. 



JUAN DE MENA 



I6l 



84 

Es abstinencia de vil negamiento 
la tal castidad, después ya de quando 
se va la notigia del vigió dexando, 
remoto por obras e pial pensamiento; 
e non solamente por casto yo cuento 
quien contra las flechas de Venus se escuda, 
mas el que de vigió qualquier se desnuda, 
e ha de virtudes nouel vestimento. 

85 

Vi los que sano consejo touieron , 
e los que conponen en guerra las pazes, 
e vimos a muchos fuera destas fazes, 
que justas ganangias mercando quisieron; 
e otros que libres sus tierras fizieron, 
e los que por causa de cuitar mas daños 
han reuelado los grandes engaños, 
a muchos librando que non se perdieron. 

86 

Néstor el antigo se nos demostró, 
e los oradores mejor regebidos 
del fijo de Fauno que non despedidos, 
y el rey que su fijo ya muerto merco, 
e Capis aquel que sienpre temió 
los daños ocultos del Paladión , 
con el sacro vate de Laocoon 
aquel que los dragos de Palas ciñió. 

87 

Debaxo de aquestos yo vi derribados 
los que las pazes firmadas ya ronpen, 
e los que por pregio virtudes corronpen , 
metiendo alimentos a los renegados; 
alli vi grand clero de falsos perlados , 
que fazen las cosas sagradas venales: 
o religión religada de males, 
que das tal dotrina a los mal dotrinados! 



Pues vimos a Pandaro, el dardo sangriento, 
ermano de aquel buen archero de Roma, 
que por Menesteo la libre paloma 
firio donde yua bolando en el viento, 
el qual a los neruios assi del amiento 
contra las dóricas gentes ensaña, 
que toda la tregua firmada les daña, 
dándoles canpo de pazes esento, 

C:ajccioh»ro Castbllako.— Tomo I 



89 

Alli te fallamos, o Polinestor, 
como trugidas al buen Polidoro, 
con fanbre maldita de su grand tesoro, 
non te menbrando de fe, nin de amor; 
yazes agerca, tu, vil Antenor, 
triste comiengo de los paduanos : 
alli tu le dauas. Eneas, las manos, 
avnque Vergilio te de mas onor. 

90 

Estañas , Ysifle , alli vergoñosa 
vendiendo la vida de tu buen marido: 
de ricos collares tu seso vengido, 
quesiste ser viuda, mas non deseosa. 
O siglo nuestro! edad trabajosa! 
si fallarían los que te buscassen 
otras Ysifles que deseassen 
dar sus maridos por tan poca cosa? 

Non buenamente te puedo callar, 
Opas maldito, ni a ti, Julián, 
pues soys en el valle mas fondo de afán 
que non se redime jamas por llorar; 
qual ya crueza vos pudo yndinar 
a vender vn dia las tierras e leyes 
de España, las quales pujanga de reyes 
en años atantos non pudo cobrar? 

92 

A la moderna boluiendome rueda, 
fondón del gilenico gerco segundo, 
de vigios senblantes estaua el profundo 
tan lleno, que non se fablar quien lo pueda : 
ved si queredes la gente que queda 
darme ligengia que vos la señale, 
mas al presente fablar non me cale: 
verdad lo permite, temor lo deuieda. 

93 

O miedo mundano, que tu nos conpeles 
grandes plazeres fengir por pesares, 
que muchos Enteles fagamos ya Dares , 
e muchos de Dares fagamos Enteles , 
fazemos de pocos muy grandes tropeles, 
buenos nos fazes llamar los vigiosos, 
notar los crueles por muy piadosos, 
e los piadosos por mucho crueles. 



l62 



JUAN DE MENA 



94 
Bien como sieruo que por la fe nueua 
del su patrono se muestra mas biuo, 
porque le pueda fuyr de catiuo 
dize por boca lo que el non aprueua, 
senblantes temores la lengua nos lleua 
a la mendagia del adulagion , 
assi que qualquiera fara conclusión 
que diga lo falso mas non lo que deua. 

95 

Quien assi mesmo dezir non podria 
de como las cosas sagradas se venden, 
e los viles vsos en que se despienden 
los diezmos ofertos a Santa Maria: 
con buenas colores de la clerezia 
dissipan los malos los justos sudores 
de sinples e pobres, e de labradores, 
gegando la santa católica via. 

96 

^esarea se lee que con terremoto 
fuesse su muro por tierra cay do, 
sus casas e pueblo todo destruydo, 
que non quedo liengo que non fuesse roto; 
mas solo su tenplo fallamos ynmoto, 
e la clerezia con el su perlado 
saluo e seguro fue dentro librado 
por su onesto beuir e denoto. 

97 

Si tal terremoto nos sobreuiniesse , 
lo qual la diuina clemencia non quiera! 
por lo contrario presumo que fuera 
de qualquiera villa donde se fiziesse, 
e antes presumo que oy se fundiesse 
la clerezia con todo su tenplo , 
e que la villa quedasse en enxenplo 
libre, sin daño ninguno que fuesse. 



La vuestra sacra e real magestad 
faga en los subditos tal benefigio , 
que cada qual vse assi del ofigio 
que queden las leyes en yntegridad , 
assi que cobdigia nin rapagidad 
non nos ofenda lo bien ordenado , 
porque departa de qualquier estado 
la vil auarigia su sagagidad. 



99 

Es auarigia, do quiera que mora, 
vigió que todos los bienes confonde , 
de la ganangia, doquier que se asconde, 
vna soligita ynquisidora; 
sirue metales, metales adora, 
de robos notorios golosa garganta, 
que de lo ganado sufre mengua tanta 
como de aquello que espera avn agora. 

100 

Venidos a Venus , vi en grado espegial 
los que en el fuego de su juuentud 
fazen el vigió ser santa virtud 
por el sacramento matrimonial; 
fondón destos gercos , vi grand general 
de muchos linages caydos en mengua, 
que non sabe como se diga mi lengua 
tantas espegies e formas de mal. 

lOI 

Eran adúlteros e fornicarios, 
e otros notados de yngestuosos, 
e muchos que juntan tales criminosos 
e llenan por ello los viles salarios , 
e los que en efetos assi voluntarios 
su vida deleytan en vano pecando, 
e los maculados del crimen nefando, 
de justa razón e de toda contrarios. 



Vimos en vno vilmente abragados 
la conpañera de aquel grand Atrides , 
duque de todas las gregianas Udes, 
tomar con Egisto solazes furtados; 
e vimos a Mirra con los derribados , 
ermana ya fecha de quien era madre , 
e madre del fijo del su mesmo padre, 
en contra de leyes vmanas, e grados. 

103 

Alli era aquel que la casta cuñada 
fizo por fuerga non ser mas donzella, 
comiendo su fijo en pago de aquella 
que por dos maneras del fue desflorada; 
e vimos en forma muy mas auiltada 
ser con Macareo la triste Canage , 
de los quales amos vn tal fijo nage 
que la vmana vida dexo ynjuriada. 



JUAN DE MENA 



163 



104 

De los (^entauros el padre gigante 
alli lo fallamos con muy pocagragia, 
al qual fizo Juno con la su falagia 
en forma mintrosa cunplir su talante; 
e vimos , mouidos vn poco adelante , 
plañir a Pasife sus actos yndinos , 
la qual antepuso el toro a ti, Minos; 
non ñzo (Jila troque semejante. 

105 

Tanto andouimos el gerco mirando, 
que nos fallamos con nuestro Magias, 
e vimos que estaua llorando los dias 
con que su vida tomo fin amando; 
llegúeme mas gerca turbado yo, quando 
vi ser vn tal onbre de nuestra nagion, 
e vi que dezia tal triste cangion , 
en elegiaco verso cantando : 

106 

< Amores me dieron corona de amores , 
porque mi nonbre por mas bocas ande: 
entonges non era mi mal menos grande , 
quando me dauan plazer sus dolores; 
vengen el seso los dulges errores, 
mas non duran sienpre segund luego plazen ; 
pues me fizieron del mal que vos fazen, 
sabed al amor desamar, amadores. 

107 

> Fuyd vn peligro tan apassionado , 
sabed ser alegres , dexad de ser tristes , 
sabed deseruir a quien tanto seruistes , 
a otro que amores dad vuestro cuydado; 
los quales si diessen por vn ygual grado 
sus pocos plazeres segund su dolor, 
non se quexara ningún amador, 
nin desesperara ningún desamado. 

108 

» E bien como quando algún malfechor, 
al tienpo que fazen de otro justigia, 
temor de la pena le pone cobdigia 
de alli adelante beuir ya mejor, 
mas desque passudo por el el temor 
buelue a sus vigios como de primero, 
assi me boluieron a do desespero 
deseos que quieren que muera amador.» 



109 

Tan grand multitud turbada veyendo 
por fuego vigioso de yligito amor, 
fable: «Prouidengia, tu, dime mejor 
aquesta mi dubda que yo non entiendo: 
estos atanto discretos seyendo, 
porque se quisieron amar giegamente , 
bullada deuieran tener en la fruente 
la pena que andan aqui padegiendo.» • 

lio 

Respuso reyendo la mi conpañera: 
« Nin causan amores , nin guardan su tregua 
las telas del fijo que pare la yegua, 
nin menos agujas fincadas en gera, 
nin filos de aranbre , ni el agua primera 
del mayo beuida con vaso de yedra, 
nin fuerga de yeruas , nin virtud de piedra, 
nin vanas palabras del encantadera. 

III 

»MaS otras razones mas justas conuocan 
los coragones a las amistades, 
virtudes e vidas en conformidades, 
e sobre todo beldades prouocan, 
e delectagiones a muchos aduocan , 
e quando los dones son bien regebidos, 
o por linage nager escogidos , 
o dulges palabras alli donde tocan. 

112 

»Vale assi mesmo para ser amado 
antigiparse primero en amar, 
ca non es ninguno tan duro en el dar, 
que algo non diesse si mucho ha tomado; 
pues mucho deuieraser mas que culpado 
aquel coragon que si non querer 
quiere , que quiera querido non ser, 
o por ser querido biua despagado. 

"3 

» Estonges se puede obrar discregion , 
si amor es ficto , vaniloco , pigro , 
mas el verdadero non teme peligro , 
nin quiere castigos de buena razón , 
nin los juyzios de quantos ya son 
le estoruan la via de como la entiende , 
antes sus flamas mayores engiende 
quando le ponen mayor defensión.» 



104 



JUAN DE MENA 



114 

Por ende, monarca, señor valeroso, 
el regio geptro de vuestra potencia 
fiera mesclando rigor con clemencia, 
porque vos tema qualquier criminoso; 
e los viles actos del libidinoso 
fuego de Venus del todo se maten , 
e los vmanos sobre todos caten 
el linpio católico amor virtuoso. 

115 

El qual es tal medio de dos coragones, 
que la voluntad que estaua non junta 
la su dulgedunbre concorda e ayunta, 
faziendoles vna sus dos opiniones , 
o dando tal parte de sus afegiones 
a los amadores sin gozo cadena, 
e a los amados deleyte sin pena, 
a los menos méritos mas galardones. 

116 

Aqui vi grand turba de santos dotores , 
e contenplatiuos de aquel buen saber, 
que para sienpre nos puede valer, 
faziendonos libres de nuestros errores; 
filósofos grandes e ñor de oradores, 
aqui gitaristas , aqui los profetas , 
astrólogos grandes , aqui los poetas , 
aqui quadriuistas , aqui sabidores. 

117 

Esta sobre todos grand turba conpuesta 
de claros maestros , dotores muy santos : 
estaua Gerónimo algando los cantos , 
Gregorio, Agustino velando respuesta; 
e vimos el santo dotor* cuya fiesta 
nuestro buen (^esar jamas soleniza, 
e otros dotores a quien canoniza 
la silla romana por vida modesta. 

118 

Vi los filósofos Craton e Polemo , 
el buen Enpedocles y el doto Zenon , 
Aristotiles gerca del padre Platón , 
guiando a los otros con su dulge remo ; 
vimos a Sócrates tal que lo temo , 
con la pongoña mortal que beuia, 
e vi a Pitagoras que defendia 
las carnes al mundo comer por estremo. 



119 

Vi a Demostenes e a Gabiano, 
e vi mas a Tulio con su rica lengua , 
Cassio Seuero sufriendo grand mengua 
dado en exilio del pueblo romano; 
mostróse Domigio, retor africano, 
vimos a Plugio con Apolodoro , 
e vimos la lunbre del claro tesoro 
de nuestro retorico Quintiliano. 

120 

Mostróse Tubal, primer ynuentor 
de consonas bozes e dulge armonia; 
mostróse la farpa que Orfeo tañia 
quando al ynfierno lo traxo el amor ; 
mostrosenos Filiris el tañedor, 
maestro de Archiles en gitarizar, 
aquel que por arte íerir e domar 
pudo a vn Archiles, tan gran domador. 

121 

La conpañia virginea perfeta 
vimos en acto de vidas tranquilas , 
el degimo numero de las Sibilas , 
que cada qual pudo llamarse profeta: 
estaua la Pérsica con la Dimeta, 
e la babilónica grande Eritea, 
e la frigiana llamada Albunea 
vimos estar con la del Figineta. 



Femonoe por orden la sesta 
estaua, la qual en versos sotiles 
canto pregonando las guerras ceuiles, 
de quien ouo Apio la triste respuesta; 
vimos a Libisa, virgen onesta , 
estaua Betona con el Amatea, 
era la degima aquella Cumea 
de quien los romanos fazen oy fiesta. 

123 

Vimos Omero tener en las manos 
la dulge Yliada con el Odissia; 
el alto Vergilio vi que lo seguia 
en vno con otro montón de romanos, 
trágicos, liricos, elegianos, 
cómicos, satíricos con eroystas, 
e los escritores de tantas conquistas 
quantas nagieron entre los vmanos. 



JUAN DE MENA 



i65 



124 

O flor de saber e de caualleria , 
Cordoua madre, tu fijo perdona 
si en los cantares que agora pregona 
non diuulgare tu sabiduria: 
de sabios valientes loarte podría, 
que fueron espejo muy marauilloso; 
por ser de ti mesma, seré sospechoso, 
dirán que los pinto mas bien que deuia. 

125 

Venimos al gerco de nuestros presentes 
adonde fallamos muy pocos de tales: 
oy la dotrina mayores de males 
que non de virtudes agerca las gentes ; 
mas entre otros alli prefulgentes, 
vimos a vno lleno de prudengia, 
del qual preguntada la mi'Prouidengia, 
respuso ditando los versos siguientes: 

126 

«Aquel que tu vees estar contenplando 
el mouimiento de tantas estrellas, 
la obra, la fuerga, la orden de aquellas , 
que mide los cursos de como e de quando, 
e ouo notigia filosofando 
del mouedor e de los comouidos, 
de lunbre e rayos , e son de tronidos , 
e supo las causas del mundo velando , 

127 

• aquel claro padre, aquel dulce fuente, 
aquel que en el castalo monte resuena, 
es don Enrrique, señor de Villena, 
onrra de España e del siglo presente. * 
O ynclito sabio, auctor muy giente , 
otra e avn otra vegada yo lloro 
porque Castilla perdió tal tesoro , 

a conogido delante la gente. 

128 

í'erdio los tus libros sin ser conogidos , 
omo en esequias te fueron ya luego 
)S metidos al auido fuego , 
otros sin orden non bien repartidos; 
cierto en Atenas los libros fengidos 
que de Pitagoras se reprouaron, 
con gerimonia mayor se quemaron 
quando al senado le fueron leydos. 



129 

Fondón destos gercos vi ser derribados 
los que escudriñauan las dañadas artes , 
e la su culpa vi fecha dos partes , 
de los que la muestran e de los mostrados ; 
magos, sortilegos mucho dañados, 
prestigiantes vi luego siguiente , 
e los matemáticos que malamente 
tientan objetos a nos deuedados. 

130 

Los ojos dolientes al gerco baxando , 
vimos la forma del mago Tereo , 
con la de Erito , que a Sesto Ponpeo 
dio la respuesta su vida fadando ; 
estaua sus fijos despedagando 
Medea, la ynutil nigromantessa , 
ferida de ñecha mortal de deessa, 
que non supo darse reparos amando. 

131 

Estañan las fenbras Liginia e Publigia 
dando, en oprobio de los sus Unages , 
a sus maridos mortales potages , 
mesclados con yeruas llenas de maligia; 
ca desque se pierde la grand pudigigia , 
virtud negessaria de ser en la fenbra, 
tal furia crege , tal odio se sienbra , 
que han los maridos en ynimigigia. 

132 

Por ende vosotros , algunos maridos , 
si soys trabajados de aquella sospecha, 
nunca vos sienta la vuestra derecha, 
nin menos entienda que soys entendidos : 
sean remedios enante venidos 
que negessidades vos traygan dolores; 
a grandes cautelas cautelas mayores, 
mas val preuenir que non ser preuenidos. 

133 

Para quien teme la furia del mar 
e las tenpestades régela de aquella, 
el mejor reparo es no entrar en ella, 
perder la cobdigia del buen nauegar; 
mas el que de dentro presume de andar 
sin que padesca miseria ninguna, 
a la primera señal de Fortuna 
deue los puertos seguros tomar. 



1 66 



JUAN DE MENA 



^34 

A VOS, poderoso grand rey, pertenege 
fazer destruyr los falsos saberes 
por donde los ombres e malas mugeres 
assayan vn daño mayor que parege: 
vna grand gente de la que parege 
muere secreto por arte maluada, 
e fingen que fuesse su muerte causada 
del mal que a los malos pensar non fallege. 

135 

Magnifico pringipe, non lo demanda 
la grand onestad de los vuestros siglos 
sufrir que se crien átales vestiglos 
que matan los onbres con poca vianda: 
la mucha clemengia, la ley mucho blanda 
del vuestro tienpo non cause mahgias 
de nueuas Medeas o nueuas Publigias; 
baste la otra miseria que anda. 

136 

Las ligitas artes con vuestra clemengia 
crescan a bueltas los retos ofigios , 
caygan los daños, fenescan los vicios, 
non dissimule mas mal la pagiengia, 
porque contenplen en vuestra presengia 
los años quietos de vuestra grand vida, 
el arte maluada por vos destruyda, 
e mas restaurada la santa prudengia. 

137 

Es la prudengia giengia que mata 
los torpes deseos de la voluntad, 
sabia en lo bueno, sabida en maldad, 
mas sienpre las vias mejores acata: 
destroga los vigios, el mal desbarata, 
a los que la quieren ella se conbida, 
da buenos fines seyendo infinida, 
e para el yngenio mas neto que plata. 

138 

Ya reguardamos el gerco de Mares 
do vimos los reyes en la justa guerra, 
e los que quisieron morir por su tierra, 
e los enemigos sobraron a pares ; 
e vimos debaxo, sufriendo pesares, 
los belicosos en causas yndinas, 
e los q'ue murieron en guerras marinas, 
e de otros soberuios muy muchos millares. 



Í39 

Los fuertes Mételos alli se mostrauan , 
sepulcro rauioso de cartagineses; 
alli relunbrauan los claros arneses 
de aquellos Camilos que a Frangia bastauan; 
los dos conpañeros acordes estañan. 
Pétreo e Afraneo, vedando con saña 
la gente de (^esar entrar en España, 
segund que de Lérida lo porfiauan. 

140 

Vimos a Crasso, sangrienta el espada 
de las batallas que fizo en Oriente, 
aquel de quien vido la romana gente 
su muerte plañida, mas nunca vengada; 
e vimos la mano de Mugió quemada, 
al qual la salud del fuerte guerrero 
mas triste lo dexá que non plazentero 
lo faze la vida por el otorgada. 

141 

Belígero Mares, tu, sufre que cante 
las guerras que vimos de nuestra Castilla, 
los muertos en ellas, la mucha manzilla 
que el tienpo presente nos muestra delante; 
dame tu. Palas, fauor ministrante: 
a lo que se sigue depara tal orden, 
que los mis metros al fecho concorden , 
e goze verdad de memoria durante. 

142 

Alli sobre todos Fortuna pusiera 
al muy prepotente don Juan el segundo: 
de España non sola, mas de todo el mundo 
rey se mostraua, segund su manera; 
de armas ñagrantes la su delantera, 
guarnida la diestra de fulmina espada, 
y el de vna silla tan rica labrada 
como si Dédalo bien la fiziera. 

143 
El qual reguardaua con ojos de amores, 
como faria en espejo notorio, 
los títulos todos del grand abolorio 
de los sus ynclitos progenitores, 
los quales tenian en ricas labores 
geñida la silla de ymagineria 
tal, que senblaua su magoneria 
yris con todas sus biuas colores. 



JUAN DE MENA 



167 



144 

Nunca el escudo que fizo Vulcano 
en los etneos ardientes fornazes , 
con que fazia temor en las fazes 
Archiles delante del canpo troyano, 
se falla touiesse pintadas de mano, 
nin menos escultas entretalladuras 
de obras mayores, nin tales figuras 
como en la silla yo vi que desplano. 

145 

Alli vi pintados por orden los fechos 
de los Alfonsos con todos sus mandos , 
e lo que ganaron los reyes Fernandos 
faziendo mas largos sus reynos estrechos; 
alU la justigia, los rectos derechos, 
la mucha prudengia de nuestros Enrriques, 
porque los tales tu, Fama, publiques, 
e fagas en otros senblantes prouechos. 



Escultas las Ñauas están de Tolosa, 
triunfo de grande misterio diuino, 
con la morisma que de África vino 
pidiendo por armas la muerte sañosa; 
están por memoria tanbien gloriosa 
pintadas en vno las dos Algeziras; 
están por espada domadas las yras 
de Almofagen, que no fue menor cosa. 

147 

Cregian los títulos frescos a bueltas 
de aqueste rey nuestro muy esclaregido , 
los quales aurian allende cregido 
si non recregieran algunas rebueltas , 
las quaies por pazes eternas dissueltas 
presto nos vengan a puerto tranquilo , 

rque Castilla mantenga en estilo 
luga e oliua, non armas nin peltas. 

148 

Con dos quarentenas e mas de millares 
vimos de gentes armadas a punto , 
sin otro mas pueblo ynerme alli junto , 
•ntrar por la vega talando oliuares, 
ijiando castillos, ganando lugares, 
faziendo por miedo de tanta mesnada 
con toda su tierra tenblar a Granada, 
tenblar las arenas fondón de los mares. 



1 19 

Mucha morisma vi descabegada, 
que , mas que reclusa detras de su muro 
nin que gozosa de tienpo seguro , 
quiso la muerte por saña de espada; 
e mucha mas otra por piegas tajada 
quiere su muerte tomarla mas tarde: 
fuyendo non fuye la muerte el couarde, 
que mas a los viles es sienpre llegada. 

150 

Como en (Jegilia resuena Tifeo , 
o las ferrerias de los milaneses , 
o como gridauan los sus entremeses 
las sagerdotissas del templo lieo, 
tal vi la buelta de aqueste torneo: 
en tantas de bozes proronpe la gente , 
que non entendía sinon solamente 
el nonbre del fijo del buen Zebedeo. 

151 

E vimos la sonbra de aquella figuera 
donde a desora se vido criado 
de muertos en piegas vn nueuo collado, 
tan grande, que sobra razón su manera; 
e como en arena de momia se espera, 
súpito viento leuanta grand cunbre, 
assi del otero de tal muchedunbre 
se espanta quien antes ninguno non viera. 

152 

O virtuosa magnifica guerra, 
en ti las querellas boluerse deuian, 
en ti do los nuestros muriendo biuian 
por gloria en los gielos e fama en la tierra 
en ti do la langa cruel nunca yerra, 
nin teme la sangre verter de parientes ; 
reuoca concordes a ti nuestras gentes 
de tales quistiones e tanta desferra. 

153 

Non conuenia por obra tan luenga 
fazer esta guerra , mas ser ella fecha , 
avnque quien viene a la via derecha 
non viene tarde por tarde que venga; 
pues non se dilate ya mas nin detenga, 
ayan enbidia de nuestra vitoria 
los reynos vezinos, e non tomen gloria 
de nuestra discordia mayor que conuenga. 



1 68 



JUAN DE MENA 



Otros entalles non tanto bruñidos 
con epitafios de titules giertos 
vi como eran deletos e muertos, 
vnos testados, e otros raydos: 
en los que pudieron por mi ser leydos , 
las guerras que ouo Aragón fallaran 
real de Hariza e Belamagan , 
do non vencedores falle nin vengidos. 

155 

Vi mas la furia geuil de Medina , 
e vi los sus muros non bien foradados; 
vi despojadores e vi despojados 
fechos acordes en paz muy ayna: 
vi que a su rey cada qual ynclina 
yelmo, cabega, con el estandarte, 
e vi dos estremos fechos vna parte 
temiendo la justa real digiplina. 

156 

Bien como quando respuso en el huerto 
el Sumo Maestro de nuestras mercedes 
aquel mote santo de « A quien queredes ? » 
a fijos de los que libro del desierto, 
e como aquel pueblo cayo casi muerto, 
assi en Medina, siguiendo tal ley, 
vista la cara de nuestro grand rey, 
le fue todo llano e alli descubierto. 

157 

Segund que se fazen el viso mas fiero 
los que entran en juego llamado palestra , 
en quanto son dentro su saña se muestra , 
mas fuera se rien como de primero , 
assi fazen todos en lo postrimero 
los ynclitos reyes e grandes señores: 
bueluen en gozo sus grandes rigores, 
e nunca el enojo les es duradero. 

158 

Mirad a los fines vosotros por ende , 
si soys de diuersas quistiones secages : 
non vos engañen los vultos minages , 
ca vno a las vezes por otro se entiende ; 
yerra quien fabla do se reprende , 
en dichos e fechos beuid mesurados, 
ca bueluen acordes los desacordados , 
e queda ofendido quien antes ofende. 



159 

Baxe mas mis ojos mirando las gentes 
que vi sublimadas del trono mauorgio, 
dinas del mundo famoso consorgio, 
donde fallamos los muy prepotentes; 
yo que miraba los tan ynogentes, 
en vñ cauallero tardanga mas fiz, 
del qual preguntada por mi la ductriz 
respuso ditando los metros siguientes: 

160 

«Aquel que en la barca parege assentado, 
vestido de engaño de las brauas ondas, 
en aguas crueles ya mas que non fondas 
con vna grand gente en la mar anegado , 
es el vahente , non bien fortunado , 
muy virtuoso, perinclito conde 
de Niebla, que todos sabeys bien adonde 
dio fin, al dia del curso fadado. 

161 

> E los que lo gercan por al derredor, 
puesto que fuessen magníficos onbres, 
los títulos todos de todos sus nonbres 
el nonbre los cubre de aquel su señor: 
ca todos los fechos que son de valor 
para mostrarse por si cada vno, 
quando se juntan e van de consuno 
pierden su nonbre delante el mayor. 

162 

>Arlanga, Pisuerga, e avn Carrion 
gozan de nonbres de ríos, enpero 
después que juntados llamamoslos Duero, 
fazemos de muchos vna relagion ; 
oye por ende , pues , la perdigion 
de solo el buen conde sobre Gibraltar: 
su muerte, llorada de diño llorar, 
prouoque tus ojos a lamentagion. 

163 

» En la su triste fadada partida , 
muchas señales que los marineros 
han por auspigios e malos agüeros 
fueron mostradas negar su venida, 
las quales veyendo, con boz dolorida 
el cauto maestro de toda su flota 
al conde amonesta del mal que denota, 
porque la via fuesse resistida. 



JUAN DE MENA 



169 



164 

«Ca he visto, dize, señor, nueuos yerros 
'\d noche passada fazer las planetas, 
»con crines tendidas arder las cometas, 
>dar nueua lunbre las armas e fierros, 
>cridar sin feridas los canes e perros, 
» triste presagio fazer de peleas 
>las aues noturnas e las funéreas 
»por los collados, alturas, e gerros. 

165 

»Vi que las guminas gruessas quebrauan 
»quando las ancoras quis leuantar; 
>vi las entenas por medio quebrar, 
»avnque los carbasos non desplegauan; 
>los masteles fuertes en calma tenblauan ; 
>los flacos triquetes con la su mezana 
»vi leuantarse de non buena gana 
»quando los vientos se nos conbidauan. 

166 

» En la partida del resto troyano 
»de aquella Cartago del birseo muro, 
>el voto prudente del buen Palinuro 
»toda la flota loo de mas sano, 
> tanto, que quiso el rey muy vmano, 
>quando lo vido passado Acheronte 
>con Leucaspis agerca de Oronte, 
>en el Auerno, tocarle la mano. 

167 

> Ya pues , si deue en este grand lago 
•guiarse la flota por dicho del sage, 
•vos dexaredes aqueste viage 
•fasta ver dia non tan aziago; 
»las deydades leuar por falago 
•deuedes; veyendo señal de tal plaga, 
»non dedes causa Gibraltar que faga 
>en sangre de reyes dos vezes estrago.» 

168 

«El conde, que nunca de las abusiones 
creyera, nin menos de tales señales, 
dixo: «Non prueuo por muy naturales, 
•maestro, ninguna de aquestas razones: 
» las que me dizes nin bien perfegiones 
» nin veras prenosticas son de verdad , 
» nin los yndigios de la tenpestad 
» non vemos fuera de sus opiniones. 



169 

» Avn si yo viera la mestrua Luna 
»con cuernos obtusos mostrarse fuscada, 
» muy rubicunda o muy colorada, 
» creyera que vientos nos diera Fortuna ; 
>si Febo, dexada la delia cuna, 
» ygneo viéramos o turbulento , 
» temiera yo pluuia con fuerga de viento ; 
» en otra manera non se que repuna. 

170 

»Nin veo tanpoco que vientos delgados 
» mueuan los ramos de nuestra montaña , 
» nin fieran las ondas con su nueua saña 
» la playa, con golpes mas demasiados ; 
» nin veo delfines de fuera mostrados , 
> nin los marinos bolar a lo seco , 
» nin los caystros fazer nueuo trueco , 
» dexar sus lagunas por yr a los prados. 

171 

» Nin baten las alas ya los algiones , 
» nin tientan jugando de se rogiar , 
» los quales amansan la furia del mar 
»con sus cantares e lánguidos sones, 
»e dan a sus fijos contrarias sazones, 
»nido en ynuierno con grande pruyna, 
» do puestos agerca la costa marina , 
» en vn semilunio les dan perfegiones. 

172 

> Nin la corneja non anda señera 
» por el arena seca passeando , 
»con su cabega su cuerpo bañando 

* por ocupar la pluuia que espera , 

» nin buela la garga por alta manera, 
» nin sale la fúlica de la marina 
» contra los prados, nin va nin declina 
» como en los tienpos aduersos fiziera. 

173 

•Desplega las velas, pues ya que tardamos? 
» e los de los bancos leuanten los remos, 
» a bueltas del viento mejor que perdemos , 
» non los agüeros, los fechos sigamos ; 
» pues vna enpresa tan santa leñamos , 

• que mas non podria ser otra ninguna, 
» presuma de vos e de mi la Fortuna , 

» non que nos fuerga, mas que la forgamos. > 



170 



JUAN DE MENA 



174 

«Tales palabras el conde dezia, 
que obedecieron el su mandamiento, 
e dieron las velas ynfladas al viento 
non padeciendo tardanga la via; 
segund la Fortuna lo ya disponia, 
llegaron agerca de la fuerte villa 
el conde con toda la rica quadrilla 
que por el agua su flota seguia. 

175 

» Con la bandera del conde tendida , 
ya por la tierra su fijo viniera 
con mucha mas gente que el padre le diera, 
bien a cauallo e a punto guarnida, 
porque a la ora que fuesse la grida, 
súpitamente, en el mesmo deslate, 
por giertos lugares ouiesse conbate 
la villa que estaua desapergebida. 

176 

> El conde e los suyos tomaron la tierra 
que era entre el agua y el borde del muro, 
lugar con menguante seco e seguro, 
mas la creciente del todo lo gierra; 
quien llega mas tarde presume que yerra, 
la pauesada ya junta sus alas, 
leuantan los trogos, cregen las escalas, 
cregen las artes mañosas de guerra. 

177 

>Los moros sintiendo creger los engaños, 
veyendose todos gercados por artes 
e conbatidos por tantas de partes , 
alli socorrieron do yuan mas daños: 
e con negessarios dolores estraños , 
resiste su saña las ñiergas agenas , 
botan los cantos desde las almenas, 
e langan los otros que non son tamaños. 

178 

> Bien como medico mucho famoso 
que tiene el estilo por manos seguido 
en Querpo de golpes diuersos ferido, 
luego socorre a lo mas peligroso, 
assi aquel pueblo maldito, sañoso, 
sintiendo mas daños de parte del conde, 
a grandes quadrillas juntado, responde 
alli do el peligro mas era dañoso. 



179 

» Alli desparauan lonbardas e truenos , 
e los trabucos tirauan ya luego 
piedras e dardos e fachas de fuego 
con que fazian los nuestros ser menos; 
algunos de moros tenidos por buenos 
langan tenblando las sus azagayas, 
passan las lindes, palenques, e rayas, 
doblando sus fuergas con miedos ágenos. 

180 

»Mientra morian e mientra matauan , 
de parte del agua ya cregen las ondas , 
e cubren las mares soberuias e fondas 
los canpos que ante los muros estañan, 
tanto , que los que de alli peleauan 
a los nauios si se retrayan , 
las aguas cresgidas les ya defendían 
llegar a las fustas que dentro dexauan. 

181 

>Con peligrosa e vana fatiga 
pudo vna barca tomar a su conde , 
la qual lo leuara seguro, si donde 
estaua, nol fuera bondad enemiga: 
padege tardanga, si quieres que diga, 
quando quedauan e yrlo veyan , 
de mucho que yr con el non podian; 
presume que boz dolorosa se siga! 

182 

» Entrando tras el por el agua, dezian: 
«Magnánimo conde, ya como nos dexas? 
» nuestras finales e vi timas quexas 
»en tu presengia fauor nos serian; 
»las aguas la vida nos ya desafian: 
>si tu non nos puedes prestar el beuir, 
> danos linage mejor de morir, 
> daremos las manos a mas que deuian. 

183 

»E bolueremos a ser sometidos 
» aquellos adames, maguer non deuamos, 
aporque los tuyos muriendo podamos 
>ser dichos muertos e nunca vengidos: 
»solo podremos ser redarguydos 
»de temeraria ynmensa osadia, 
>mas tal ynfamia mejor nos seria 
>que non en las aguas morir sepelidos.» 



JUAN DE MENA 



17.1 



[84 



«Fizieron las bozes al conde a desora 
boluer la su barca contra las saetas 
e contra las armas de los macometas, 
ca fue de temor piedad vengedora; 
auia Fortuna dispuesto la ora, 
e como los suyos comienzan a entrar, 
la barca con todos se ouo anegar, 
de peso tamaño non sostenedora. 

185 

>Los miseros cuerpos ya non respirauan, 
mas so las aguas andauan ocultos , 
dando e trayendo mortales singultos 
de aguas , la ora que mas anelauan ; 
las vidas de todos assi litigauan , 
que aguas entrañan do almas salian: 
la pérfida entrada las aguas querian, 
la dura salida las almas negauan.» 

186 

O piedad fuera de medida, 
o ynclito conde , quisiste tan fuerte 
tomar con los tuyos enantes la muerte 
que non con tu fijo gozar de la vida; 
si fe a mis versos es atribuyda, 
jamas la tu fama, jamas la tu gloria 
darán a los siglos eterna memoria: 
sera muchas vezes tu muerte plañida. 

187 

Después que yo vi que mi guiadora 
auia ya dado su fin a la estoria, 
yo le suplico me faga notoria 
la vida de otros que alli son agora ; 
la qual, mis plegarias oydas, ynplora 
el diuino nonbre con muy sumo grado, 
í"l qual vmillmente por ella ynuocado, 

spondeme breue como sabidora: 

188 

«Las claras virtudes, los fechos estremos, 
la biua vitoria cjue Mares otorga 
al conde bendito don Juan de Mayorga , 
izon non lo sufre que nos lo callemos; 
<;e Fortuna sus pérfidos remos, 
ima sus alas doradas leñante , 
trque la vida de aqueste se cante 
anas por el modo que nos cantaremos. 



189 



»Primero su vida muy leda cantamos, 
su mano feroge, potente, famosa, 
segundo la su juuentud virtuosa, 
tergero su muerte tan presta lloramos; 
mas con los que tanto sus fechos amamos 
vso de clemencia la diuina mano: 
dexonos en prendas a vn tal ermano , 
con cuya vida su muerte oluidamos. 

190 

» Aquel que tu vees con la saetada, 
que nunca mas faze mudanga del gesto, 
mas por virtud de morir tan onesto 
dexa su sangre tan bien derramada 
sobre la villa non poco cantada, 
el adelantado Diego de Ribera 
es el que fizo la vuestra frontera 
tender las sus faldas mas contra Granada. 

191 

«Dentro en Ematia, mas ^eua non pudo 
mostrarse animoso, alli donde quiso 
sacarse aquel asta del medio del viso 
quel diera Cortino con fierro muy crudo; 
nin tanto costante aquel non estudo 
donde aquel triste de Aulo, creyendo 
que la virtud le faltasse muriendo, 
mas lo fallaua feroge sañudo. 

192 

»Tu adelantaste virtud con estado, 
muriendo muy firme por la santa ley; 
tu adelantaste los reynos al rey, 
seyendole sieruo leal e criado; 
tu adelantaste tu fama, finado 
en justa batalla, muriendo como onbre; 
pues quien de tal guisa adelanta su nonbre , 
ved si deuia ser adelantado ! 

193 

» El que de días parege mayor, 
por yra tan justa su gesto sañudo, 
que preso e ferido demuestra que pudo 
enantes matarlo pesar que dolor, 
aquel que tu vees con tan grand onor, 
el adelantado es aquel de Perea, 
que ouo vitoria de tanta pelea , 
que bien lo podemos llamar vengedor. 



1/2 



JUAN DE MENA 



194 

> Assi como Curio perdió la cobdigia 
de toda su vida, veyendo el estrago 
gerca los rotos muros de Cartago 
que fizo en su gente Juba con maligia, 
porque con falso color de justicia 
Curio, queriendo a Juba grand mal, 
quisiera tirarle la silla real 
quando mandaua la ley tribunicia , 

195 

» pues bien como Curio non pudo sofrir 
el anima contra la falsa fortuna, 
assi el de Perea veyendo la puna, 
muertos los suyos, non quiso beuir; 
antes comienga muriendo a dezir: 
« Sobro a quien fizo sobrar mi virtud ; 
> pues la vergoñosa no es buena salud , 
» purgue la falta el onesto morir. » 

196 

« El otro mangebo de sangre feruiente 
que muestra su cuerpo sin forma ninguna, 
par en el animo , no en la fortuna , 
con las virtudes del padre valiente, 
Narbaez es aquel, el qual agrámente 
muriendo , deprende vengar la su muerte , 
la qual ynfortunio de non buena suerte 
saltea con manos de pagana gente. 

197 

» Segund lo que fizo su padre Rodrigo , 
bien lo podemos fazer semejante, 
Euandro a su padre, su fijo a Palante, 
al qual el comiendo fue fin enemigo; 
mas es atorgada sin esto que digo 
a el la corona del gielo e la tierra 
que ganan los tales en la santa guerra, 
do fin semejante les es mas amigo. » 



AUi, Juan de Merlo, te vi con dolor: 
menor vi tu fin que non vi tu medio , 
mayor vi tu daño que non el remedio 
que dio la tu muerte al tu matador; 
o porfioso pestifero error! 
o Fados crueles, soberuios, rabiosos, 
que sienpre robades los mas virtuosos, 
e perdonades la gente peor! 



199 

Bien te creemos que tu non pensaste 
senblante finida de todo tu bien, 
quando al Enrrique de Remestien 
por armas e tranges en Bala sobraste ; 
pues menos farias quando te fallaste 
en Ras con aquel señor de Charni, 
donde con tantos onores assi 
tu rey e tus reynos e manos onrraste. 

200 

Ya de mas gentes diuersas que viera 
tanto fallaua sus letras de fuertes , 
que fiz que me diesse sus nonbres e suertes 
auer por estoria la mi conpañera; 
la qual, ynclinada como plazentera 
a las plegarias del mi sinple voto, 
con vn armonia de estilo deuoto 
respuso cantando por esta manera: 

201 

« Aquel que alli vees al gerco trauado, 
que quiere subir e se falla en el ayre , 
mostrando su rostro robado donayre 
por dos desonestas feridas llagado, 
aquel es el Daualos mal fortunado, 
aquel es el linpio mangebo Lorengo, 
que fizo en vn dia su fin, e comiengo, 
aquel es el que era de todos amado; 



> el mucho querido del señor ynfante , 
que sienpre le fuera señor como padre; 
el mucho llorado de la triste madre , 
que muerto ver pudo tal fijo delante. 
O dura Fortuna, cruel tribuíante , 
por ti se le pierden al mundo dos cosas : 
la vida, e las lagrimas tan piadosas 
que ponen dolores de espada tajante. 

203 

» Bien se mostraua ser madre en el duelo 
que fizo la triste , después ya que vido 
el cuerpo en las andas sangriento tendido 
de aquel que criara con tanto régelo: 
ofende con dichos crueles el gielo 
con nueuos dolores su flaca salud, 
e tantas angustias roban su virtud , 
que cae por fuerga la triste en el suelo. 



JUAN DE MENA 



173 



204 

> E rasga con vñas crueles su cara, 
fiere sus pechos con mesura poca, 
besando a su fijo la su fria boca, 
maldize las manos de quien lo matara, 
maldize la guerra do se comengara, 
busca con yra crueles querellas, 
niega a si mesma reparo de aquellas, 
e tal como muerta biuiendo se para. 

205 

>Dezia, llorando con lengua rauiosa: 
< O matador de mi fijo cruel, 
» mataras a mi, dexaras a el, 
» que fiíera enemiga non tan porfiosa ; 
» fuera la madre muy mas dina cosa 

> para quien mata leuar menor cargo, 
»e non te mostraras a el tan amargo, 
» nin triste dexaréis a mi querellosa. 

206 

»Si antes la muerte me fuera ya dada, 
» gerrara mis ojos con estas sus manos 
»mi fijo, delante de los sus ermanos, 
» e yo non muriera mas de vna vegada: 
>assi morre muchas, desauenturada, 

> que sola padesco lauar sus feridas 

> con lagrimas tristes e non gradegidas , 

» maguer que lloradas por madre cuytada. » 

207 

« Assi lamentaua la pia matrona 
al fijo querido que muerto tu viste, 
faziendole engima senblante de triste, 
segund al que pare faze la leona; 
pues donde podria pensar la persona 
's daños que causa la triste demanda 
ie la discordia del rey no que anda, 
donde non gana ninguno corona? > 

308 

E vi por lo alto venir ya bolando 
1 anima fresca del santo clauero, 
artida del cuerpo del buen cauallero, 
lue por su justigia murió batallando; 
i fe meregieren mis versos trobando, 
imas en los siglos sera muy perfeto 
el nonbre famoso de aquel buen eleto , 
que bien yo non puedo loar alabando: 



209 

eleto de todos por noble guerrero, 
eleto maestre por muy valeroso, 
eleto de todos por muy virtuoso, 
por mucho costante, fiel, verdadero, 
al qual vn desastre mato postrimero 
con piedra que fizo de fonda reueses; 
porqu^ maldigo a vos, mallorqueses , 
vos que las fondas fallastes primero. 



Veyendo yo gentes alli tan apuestas, 
dixe : « Entre tanto valiente varón , 
como non vemos al fuerte Milon, 
que al tenplo leuaua vn grand toro acues- 
La mi guiadora con dulges respuestas [tas?» 
respuso : « La rueda de Mares presenta 
los que por fuertes virtud representa; 
de fuerga desnuda non faze ella fiestas. 

211 

> Fuerga se llama, mas non fortaleza, 
la de 1 )S mienbros, o grand valentía; 
la grand fortaleza en el alma se cria 
que viste los cuerpos de rica nobleza, 
de cuerda osadia, de grand gentileza, 
de mucha costangia, de fe, e lealtad: 
a tales esfuerga su auctoridad, 
que débiles fizo la naturaleza. » 

212 

Muy claro pringipe , rey escogido 
de los que son fuertes por esta manera, 
la vuestra corona magnifica quiera 
tener con los tales el reyno regido; 
ca estos mas aman con justo sentido 
la recta justigia que non la ganangia, 
e rigen e siruen con mucha costangia 
e con fortaleza en el tienpo deuido. 

213 

cEs fortaleza, pues, vn grand denuedo 
que sufre las prosperas e las molestas, 
salua las cosas que son desonestas, 
otras ningunas non le fazen miedo, 
fuye, desdeña, depártese gedo 
de las que disformes por vigió se fazen , 
las grandes virtudes ynmenso le plazen , 
plazele el animo firme ser quedo. » 



174 



JUAN DE MENA 



214 

E vi los que reynan en paz gloriosa, 
e los muy vmanos a sus naturales, 
e muchos de aquellos, seyendo mortales, 
que biuen gelando la publica cosa; 
e vi baxo destos grand turba sañosa 
de los ynuasores e grandes tiranos, 
que por egesso mortal de sus manos 
dexan la fama cruel mostruosa. 

215 

Vimos sin armas a Otauiano, 
que ouo los tienpos assi triunfales 
e tanto pagifico el mundo de males, 
que touo gerradas las puertas de Jano; 
e vimos la gloria del brauo romano, 
guarda fiel de la tarpea torre, 
aquel que con todas sus fuergas acorre 
contra la fanbre del nueuo tirano. 

216 

E vimos a Codro gozar de la gloria, 
con los costantes e muy claros Degios, 
los quales touieron en menores pregios 
sus vidas delante la noble vitoria; 
estaua Torquato con dina memoria, 
seyendo del fijo cruel matador, 
maguer que lo vido venir vengedor, 
porque passara la ley ya notoria. 

217 

Dos vengadores de la seruidunbre 
muy animosos estañan los Brutos, 
de sangre tirana sus gestos polutos 
non permitiendo mudar su costunbre ; 
están los Catones engima la cunbre, 
el buen Vtigense con el (glensorino, 
los quales se dieron martirio condino 
por non ver la cuyta de tal muchedunbre. 

218 

Estaua la ymagen del pobre Fabrigio , 
aquel que non quiso que los senadores 
oro nin plata de los oradores 
tomassen, nin otro ningún benefigio, 
teniendo que fuesse mas abil ofigio 
el pueblo romano querer posseer 
los que posseyan el oro, que auer 
todo su oro con cargo de vigió. 



219 

O siglo peruerso, cruel, engañoso, 
pues das a señores tan grandes ofigios, 
danos entre ellos algunos Fabrigios 
que fagan al pueblo bien prouechoso: 
e los que presumen con acto gragioso 
de mas animosos que nuestros mayores 
fiziessense dinos o meregedores 
del nonbre de alguno que fue virtuoso. 



Algamos los ojos ya contra la gloria 
del gerco costante de nuestros presentes, 
donde fallamos las ynsines gentes 
de los que non muere jamas su memoria; 
e vimos la fama vulgar e notoria, 
loor de los reyes de España la clara, 
con la trabea real e tiara 
que son las ynsinias de noble vitoria. 



Al nuestro rey magno bienauenturado 
vi sobre todos en muy firme silla, 
diño de reyno mayor de Castilla, 
velloso león a sus pies por estrado: 
vestido de murige ropa de estado, 
ebúrneo geptro mandaua su diestra 
e rica corona la mano siniestra, 
mas prefulgente que el gielo estrellado. 



Tal lo fallaron ya los oradores 
en la su villa de fuego gercada, 
quando le vino la grand enbaxada 
de barbaros reyes e grandes señores; 
e tal lo dexaron los que con onores 
bueluen alegres de dones onustos, 
don Juan alabando sobre los Agustos 
por sus facundos ynterpretadores. 

223 

Perded la cobdigia, vos, pobres mortales, 
de aqueste triunfo e de todas sus leyes: 
do vedes los grandes señores e reyes , 
enbidia no os fagan sus grandes caudales, 
los quales son vna simiente de males 
que deue fuyr qualquier entendido, 
ya mayormente que bien discutido 
las vuestras riquezas son mas naturales. 



JUAN DE MENA 



175 



224 

Enbidia mas triste padegen aquellos 
de bienes diuersos a vosotros dados , 
que non la cobdigia que por sus reynados 
todos vosotros podeys aucr dellos: 
ca todos vosotros queredes ser ellos 
solo por vso de la su riqueza, 

(Míos vosotros do naturaleza 
. us fizo conplidos de dones mas bellos. 

225 

Hanvos enbidia de la fermosura 
quando la suya non bien se conforma, 
hanvos enbidia la fermosa forma 
e muchas vegadas la desenboltura, 
hanvos enbidia prudengia e mesura , 
fuerga e corage, e mas la salud: 
pues ved ser en ellos non toda virtud, 
nin toda en riquezas la buena ventura. 

?26 

Demás que Fortuna con grandes señores 
estado tranquilo les menos escucha, 
e mas a menudo los tienta de lucha 
e anda jugando con los sus onores; 
e como los rayos las torres mayores 
fieren enantes que non las baxuras, 
assi dan los Fados sus desauenturas 
mas a los grandes que no a los menores. 

227 

O vida segura la mansa pobreza, 

dadiua santa desagradegida! 

rica se llama, non pobre, la vida 

del que se contenta beuir sin riqueza; 
L trémula casa, vmill en baxeza, 
e Amidas el pobre muy poco temia 
i mano del Qesar que el mundo regia, 

maguer que llamasse con grand fortaleza. 

228 

La gran auideza de la tiranía 
irnos, venidos al ynfimo gentro, 
» muchos señores están tan adentro, 
:ue non se que lengua les esplicaria; 
irnos entre ellos, sin ver alegría, 
'S tres Dionisios siracusanos, 
con otro linage cruel de tiranos 
que Dios en el mundo por plagas enbia. 



229 

Yonus primero fallo la moneda, 
e firio de cuño los mistos metales , 
al qual yo maldigo , pues tantos de males 
causo en la simiente que nunca va queda: 
por esta justigia se nos desereda, 
los reynos por esta nos escandalizan, 
por esta los grandes assi tiranizan , 
que non se quien biua seguro nin pueda. 

230 

Sanad vos los reynos de aqueste régelo, 
o pringipe bueno, o nouel Agusto , 
o lumbre de España, o rey mucho justo, 
pues rey de la tierra vos fizo el del gielo; 
e los que vos siruen con malvado gelo , 
con fanbre tirana, con non buena ley, 
fazed que deprendan temer a su rey, 
porque justicia non ande por suelo. 

231 

Justigia es vn geptro que el gielo crio , 
que el grande vniuerso nos faze seguro, 
abito rico del animo puro, 
yntroduzido por publica pro , 
que por ygual peso jamas conseruo 
todos estados en los sus ofigios ; 
es mas agote que pune los vigios, 
non corruptible por si nin por no. 

232 

Vimos, al vltimo gerco venidos, 
las grandes personas en sus monarchias, 
e los que rigen las sus señorías 
con moderada justigia temidos; 
e vimos debaxo los que non punidos 
sufren que passen males e vigios, 
e los que pigros en los sus ofigios 
dexan los crímenes mal corregidos. 

233 

«O tu, Prouidencia, declara de nueuo 
quien es aquel cauallero que veo, 
que mucho en el cuerpo parege Tideo 
y en el consejo Néstor el longeuo, 
porque yo fable de aquel lo que deuo 
si libre pudiere salir deste valle; 
non sufras tal ynorancia, que calle 
lo que notorio por ojos aprueuo. * 



i;6 



JUAN DE MENA 



234 

Assi como fazen los enamorados 
quando les fablan de lo que bien quieren, 
alegran los ojos doquier que estouieren 
e cobran senblantes muy mal alterados, 
non fizo menos alegres estados 
la Prouidengia a lo quel preguntara , 
e luego respuso con alegre cara, 
pospuestos los otros diuinos cuy dados: 

235 

«Este caualga sobre la Fortuna 
e doma su cuello con ásperas riendas: 
avnque del tenga tan muchas de prendas, 
ella non le osa tocar a ninguna; 
miralo, miralo en platica alguna 
con ojos vmildes, non tanto feroces: 
como, yndiscreto, e tu non conoges 
al condestable Aluaro de Luna? » 

236 

«Agora, respuse, conosco mejor 
aquel cuyo animo, virtud, e nonbre, 
tantas de partes le fazen de onbre 
quantas estado le da de señor, 
las quales le fazen ser meregedor, 
e fruto de mano de nuestro grand rey, 
e clara esperiengia de su firme ley, 
e de la Fortuna jamas vengedor. » 

237 

Avnque la contra creo que sentian 
los que quisieron auer confianga 
mas en el tienpo que en buena esperanga, 
quando los mundos se nos reboluian, 
digo de algunos que assi lo fazian 
en el comiengo de aquellas quistiones, 
que so color de giertas razones 
al condestable se le despedían. 

238 

Fueron mouidos a esto fazer , 
segund argumento de lo que presumo, 
los que gegaron del túrbido fumo 
e fama que estonges se pudo tener, 
de algunos que mucho quisieron saber, 
por vanas palabras de fenbra mostrada 
en gercos e suertes de arte vedada, 
la parte que auia de preualeger. 



239 

Segund la respuesta, parege, queouieron, 
judgaron por menos alli fauorable 
el fecho e la vida del su condestable , 
e quiga por esto se le despidieron; 
mas si los fechos segund los fizieron 
vos plaze, letores, que vos lo relate, 
sufrid que mis versos vn poco dilate, 
porque vengamos en lo que vinieron. 

240 

Por mucho que el sabio prudente discreto 
encubre por cabo sus fechos e gela, 
mas son las cosas que Fama reuela 
que non las que sabe callar el secreto; 
estos ,. auiendo medroso respeto , 
con vna persona muy encantadera 
touieron secreto lugar e manera 
donde sus suertes ouieron efeto. 

241 

Pulmón de lingeo alli non fallege, 
de yena non menos el nudo mas tuerto , 
después que formada de espina de muerto, 
e ojos de loba después que encanege, 
medula de gieruo que tanto enuejege 
que traga culebra por rejuuenir, 
e de aquella piedra que sabe adquerir 
el águila quando su nido fornege. 

242 

Alli es mesclada grand parte de echino , 
el qual, avnque sea muy pequeño pez, 
muchas vegadas e non vna vez 
retiene las fustas que van su camino; 
pues non menos falta lo que chimerino 
se engendra por yerro de naturaleza, 
e piegas de aras que por grand alteza 
son dedicadas al culto diuino. 

243 

Espuma de canes que el agua regelan , 
menbranas de libica sierpe gerasta, 
geniza de fénix aquella que basta, 
e huessos de alas de dragos que buelan, 
e otras vipéreas serpientes que velan 
dando custodia a las piedras pregiosas, 
e otros diuersos millares de cosas 
que el nonbre non saben avn los que las gelan. 



JUAN t>E MENA 



177 



244 

Non fue tal mistura con fuego tenplada , 
segund presunciones de lo que yo arguyo : 
mas en las aguas que fiemen de suyo, 
por venas sulfúreas faziendo passada, 
la tal decogion fue conglutinada; 
assi que qualquiera cuerpo ya muerto 
vngido con ella pudiera despierto 
dar a los biuos respuesta fadada. 

245 

E busca la maga ya fasta que falla 
vn cuerpo tan malo, que por auentura 
le fuera negado auer sepultura 
por auer muerto en non justa batalla; 

[uando de noche la gente mas calla, 
j)onelo esta en medio de vn gerco, 
e desde alli dentro conjura en el huerco 
e todas las sonbras vltrizes sin falla. 

246 

Ya comengaua la ynuocagion 
con triste murmullo su dissono canto, 
fingiendo las bozes con aquel espanto 
que meten las fieras con su triste son, 
oras siluando bien como dragón, 
o como tigre faziendo estridores , 
oras aullidos formando mayores 
que forman los canes que sin dueños son. 

247 

Con ronca garganta ya dize: «Conjuro, 
Pluton, a ti, triste, e a ti, Proserpina, 
que me enbiedes entramos ayna 
vn tal espíritu sotil e puro, 

le en este mal cuerpo me fable seguro, 
e de la pregunta que le fuere puesta 
me satisfaga de gierta respuesta, 

;;und es el caso que tanto procuro. 

248 

> Dale salida , velloso (Jeruero , 
r la tu vasta trifauge garganta , 
íes su tardanga non ha de ser tanta, 
dale passage tu, vil marinero; 
,'ues ya que fazedes.^* a quando os espero .> 
guardad non me ensañe, sinon otra vez 
fare degendervos alia por juez 
aquel que vos truxo ligado primero.» 

CAaoIO^-BRO Castbllaso.— Toko I. 



249 

Tornándose contra el cuerpo mesquino, 
cj uando su forma vido ser ynmota 
con biua culebra lo fiere e agota 
porque el espíritu trayga malino; 
el qual quiga teme de entrar, avnque vino 
en las entrañas ciadas sin vida, 
o si viene el alma que del fue partida, 
quiga se detarda mas en el camino. 

250 

La maga, veyendo creger la tardanga, 
por vna abertura que fizo en la tierra: 
« Ecate, dixo, non te fazen guerra 
mas las palabras que mi boca langa; 
si non obedeges la mi ordenanga, 
la cara que muestras a los del ynficrno 
fare que demuestres al gielo superno 
tábida, lurida, e sin alabanga. 

251 

> E sabes tu , triste Pluton , que fare > 
abriré las bocas por do te gouiernas, 
e con mis palabras tus fondas cauernas 
de luz supitanea te las ferire. 
Obedegedme, sinon llamare 
a Demogorgon , el qual ynuocado 
treme la tierra, ca tiene tal fado, 
que a las Estigias non mantiene fe.» 

252 

Los mienbros ya tienblan del cuerpo muy 
medrosos de oyr el canto segundo: [frios, 
ya forma bozes el pecho yracundo, 
temiendo la maga c sus poderlos, 
la qual se le llega con bezos ynpios, 
c faze preguntas por modo callado 
al cuerpo ya biuo, después de finado, 
porque sus actos non salgan vazios. 

253 

Con vna manera de bozes estraña 
el cuerpo comienga palabras átales: 
€ Yrados e mucho son los ynfernales 
contra los grandes del rey no de España, 
I)orque les fazen ynjuria tamaña, 
dándoles treguas a los ynfieles, 
ca mientra les fueron mortales crueles 
nunca touicron con ninguno saña. 



178 



JUAN DE AÍENA 



254 

» Animas muchas fazen que non ayan 
en fazer pazes con aquella seta, 
mas ellos ya bueluen por arte secreta 
otros lugares por donde les vayan; 
e porque fizieron las pazes, assayan 
senbrar tal discordia entre castellanos, 
que fe non se guarden ermanos a ermanos 
por donde los tristes fenescan e cayan. 

255 

>E quedaran dellos tales dinidades, 
e sobre partir tales discordangas, 
que por los puños ron per muchas langas 
vereys, e rebuelta de muchas gibdades; 
por ende, vosotros essos que mandades, 
la yra, la yra bolued en los moros, 
non se consuman assi los tesoros 
en causas non justas como las edades. 

256 

»E del condestable judgando su fecho, 
assi determino su fado e pregono: 
sera retraydo del sublime trono 
e avn a la fin del todo desfecho; 
pues si venir en vn tal estrecho, 
segund lo que fallo, forgado conuiene 
finja color el que non la tiene, 
e cada qual busque tenprano prouecho. » 

257 

Quantas ligengias e despedimientos 
al buen condestable fueron demandadas! 
quantos fizieron palabras osadas 
con vana soberuia de los mudamientos ! 
Fortuna, que nunca nos touo contentos, 
faze ya muchos partirse , dexando 
al su señor propio, non bien acatando 
que fin aurian sus meregimientos. 

258 

Los que se parten por tal nouedad 
ligengia por muchas razones pretenden : 
vnas alegan, mas otras entienden, 
e cubren con falsa color la verdad; 
pues ya deteneduos, siquiera esperad 
porque entre buenos razón non admite, 
causas que ponga ninguno nin quite, 
quando el señor es en negessidad. 



259 

Al gamaleon que en el ayre se cria 
son semejables los tales efetos, 
que tantos e quantos tocare de objetos , 
de tantas colores se buelue en el dia. 
O rica nobleza, o grand fidalguia, 
o ynclita sangre, tu, como sostienes 
por vana cobdigia de mundanos bienes 
tocar los vmanos en vil villania! 

260 

Fama vos mueua de justo deseo: 
pues tanto que a ^esar siguió Labieno 
sienpre le dieron el nonbre de bueno 
fasta que touo señor a Ponpeo, 
assi los señores, segund lo que veo, 
los que a dos partes assi preuarican 
menos los pregian si mas los platican ; 
danles partido, mas non buen arreo. 

261 

Como los arboles presto se secan 
que muy a menudo las gentes remudan, 
assi los que a muchos señores ayudan 
en vigió senblante presumo que pecan; 
e como las peñas que de alto derruecan 
fasta lo fondo non son detenidas, 
assi acaege de los que sus vidas 
con muchos señores descogen e truecan. 

262 

O vil cobdigia de todos errores, 
madre e carrera de todos los males, 
que giegas los ojos assi de mortales 
e las condigiones de los seruidores, 
tu que endureges assi los señores, 
tu que los méritos tanto fatigas 
de vana esperanga, que a muchos obligas 
átales miserias fazer e mayores! 

263 

Después ya del caso del todo passado, 
los ya nueuamente fechos aduersarios, 
veyendo los fines del todo contrarios 
al triste juyzio que estaua fadado, 
bueluen aquella que les auia dado 
las esecrables e duras respuestas, 
diziendole como non fueran aquestas 
las grandes fortunas que auia memorado? 



JUAN DÉ MENA 



179 



Í64 

€ Si las palabras , responde ella fiero, 
sobre el condestable vos bien acatastes, 
»^ las fortunas venidas mirastes, 

reys que ha salido todo verdadero: 
ca si le fuera fadado primero 
que presto desfecho seria del todo, 
mirad en Toledo que por esse modo 

ya desfizieron con armas de azero. 

265 

»Ca vn condestable armado, que sobre 
\ n grand bulto de oro estaua assentado, 

n manos sañosas vimos derribado, 
e todo desfecho fue tornado cobre; 
pues como queredes que otra vez obre 
Fortuna , tentando lo que es ynportuno ? 
Basta que pudo derribar el uno, 
que al otro mas duro lo falla que robre.» 

266 

Assi como fazen los brauos leones 
quando el ayuno les da grandes fanbres , 
comen las carnes eladas fianbres 
porque las biuas les dan euasiones, 
bien assi fazen las costelagiones 
quando sus fados fallan vn obstante: 
fartan sus yras en forma senblante 
donde esecutan las sus ynpresiones. 

267 

Por ende, magnifico grand condestable, 
la giega Fortuna, que auia de vos fanbre, 
farta la dexa la forma de aranbre , 
de aqui adelante vos es fauorable ; 
pues todos notemos vn caso mirable, 
e nótenlo quantos vinieren de nos , 
que de vos e della, e della e de vos 
nunca se parte ya paz amigable. 

268 

El lugido Febo ya nos demostraua 
el don que non pudo negar a Fetonte: 
subiendo la falda del nuestro orizonte , 
del todo la fosca tiniebla priuaua; 
sus crines doradas assi dilataua, 
que todas las seluas con sus arboledas , 
cunbres e montes e altas roquedas , 
de mas nueua lunbre los yluminaua. 



269 

Yo que las señas vi del claro día , 
pense si los fechos de lo relatado 
ouiesse durmiendo ya fantasticado, 
o fuesse verage la tal conpañia: 
dispuse comigo que demandada , 
por ver mas abierta la ynformagion , 
quier fuesse vera , quier fita visión , 
a la Prouidengia que sienpre me guia. 

270 

Assi que propuse por esta manera: 
«O grand profetissa, quienquier que tu seas, 
con ojos yguales suplico que veas 
mi dubda, e le prestes razón verdadera; 
yo te demando, gentil compañera, 
me digas del nuestro grand rey e fiel, 
que se dispone en el gielo de aquel.» 
E luego con boca fablo plazentera: 

271 

cSera rey de reyes, señor de señores, 
sobrando e vengiendo los títulos todos , 
e las fazañas de los reyes godos, 
e rica memoria de los sus mayores; 
e tal e tan alto favor de loores 
sus fechos ylustres a tu rey darán , 
que en su claro tienpo del todo serán 
con el oluidados sus antegessores. 

272 

»Sera Gerion con los oluidados, 
sera como muerta la fama de C^indt), 
rey de los godos magnifico lindo, 
vno primero de los bateados; 
serán adormidos e non relatados 
los fechos de Banba, con el nueuo vso 
rey de Castilla, que primero puso 
términos justos a los obispados. 

273 

«Sera oluidado lo mas de lo antigo, 
veyendo su fama creger atan rica; 
serán oluidados los fechos de Egica , 
bisnieto de Qindo e fijo de Eurigo; 
sera Vitisauris segund lo que digo, 
morra la memoria segund que su dueño, 
e ante los suyos serán como sueño 
los fechos mejores del godo Rodrigo. 



i8o 



JUAN t>E MENA 



274 

»A este los fechos del pobre Pelayo 
reconogeran, maguer que feroge, 
tanta ventaja quanta reconoce 
el triste dezienbre al fermoso mayo; 
en este non miedo pornan nin desmayo 
los enemigos a el capitales , 
antes mas rezio verna por los tales 
que viene la flama de engima de rayo. 

275 

»Fabila oluidado sera en aquella ora, 
e los claros fechos de Alfonso el i)rimero, 
aquel que a Segouia gano de guerrero, 
Braga, la Flauia, Ledesma, e (Jamora, 
e a vSalamanca nos dio fasta agora, 
Astorga, Saldaña, León, e Simancas, 
Amaya, e Viseo, faziendolas francas 
de moros con mano jamas vencedora. 

276 

» Conquiso Sepulueda con lo ganado , 
Ernes , Portogal , e poblólas luego 
de gente de Asturias e mucho gallego, 
gentio que vino de buelta mesclado, 
e de viscaynos fue parte poblado; 
mas quanto tu oyes que fizo aquel rey 
mediante de toda la diuina ley 
sera con lo deste jamas oluidado. 

277 

» Estonges Fruela por los sus errores 
callara los casos de su triste muerte , 
el qual al ermano fue tanto de fuerte 
que su omegida le fazen auctores; 
si los fechos buenos ante los mejores 
se oluidan, e callan por grandes los chicos, 
quanto mas presto deuen los ynicos 
callar ante fechos de grandes valores ! 

278 

» Ante los suyos serán adormidos 
los fechos del casto Alfonso el segundo, 
que fizo en Ouiedo por quien fizo el mundo 
tenplo do sean sus santos seruidos; 
nin menos los fechos serán repetidos 
de Caluo Layn e de Ñuño Rasuera, 
antes darán mas abierta carrera 
a los que ser deuen por este conplidos. 



279 

> Callarse han los fechos del magno Fer- 
de Sancho su fijo, e Alfonso el tergero, [nando, 
que el fuerte Toledo gano de primero, 
e yran do fueren , ante este callando ; 
la fama que fuere aqueste cobrando, 
el quarto Alfonso que fue enperador 
la yra perdiendo , e por su valor 
al segundo Sancho yran oluidando. 

280 

»Del quinto Alfonso non sera menbranga, 
que la de las Ñauas vengio de Tolosa, 
vna batalla tan mucho famosa 
do fue mas el fecho que non la esperanga; 
nin sera memoria de la malandanga 
del primer Enrrique, que en adolegengia 
la teja, o Fortuna, mato en Palengia, 
o sobre todo diuina ordenanga. 

281 

»E non tan nonbrado sera don Fernando, 
en quien se fizieron los reynos mas juntos, 
rey e corona de reyes defuntos, 
que tanto su mano gano batallando: 
este conquiso por fuerga ganando 
el reyno de Murgia con toda su tierra; 
este conquiso por fuerga de guerra 
allende de quanto diré relatando. 

282 

»Vbeda, Andujar, e mas Montiel, 
Vilches e Baños gano con Baega, 
cortando de moros muy mucha cabega, 
assi como brauo señor e fiel; 
Aznatoraf e a Hartos con el , 
e con Saluatierra gano Medellin, 
sufriendo muy poco criar el orin 
en la su espada tajante cruel. 

283 

» Conquiso las villas de Castro e Baena , 
Cordoua, Egija, Palma, y Estepa, 
tanto que non se menbraua do quepa 
la su fortaleza con grand dicha buena; 
gano mas Ouejo, Trogillo, e Marchena, 
gano Fornachuelos , a Luque e Montoro , 
por tales lugares senbro su tesoro, 
non couardando fatiga nin pena. 



JUAN DE MENA 



I8l 



284 

»Gano Almodouar e a Moratilla, 
gano a (fueros e mas Albendin , 
gano los Ganzules, después a la fin 
gano sobre todo a la grand Seuilla; 
gano a Xerez con la su quadrilla, 
Cáliz e Arcos , Beger e Lebrixa , 
e porque non sea mi fabla prolixa , 
callo fazañas de mas marauilla. 

285 

»Massegundaquelloque esta ya dispuesto 
del tu claro rey e de su magestad, 
ante sus fechos e prosperidad 
en poco ternedesjo mucho de aquesto; 
ternedes en poco los fechos del sesto 
Alfonso, persona de tanto misterio, 
que fue de Alemana llamado al ynperio , 
segund que leyendo nos es manifiesto. 

286 

•Maguer que conquiso Hellin e Chinchilla, 
las Peñas e Cuenca por fuerga de espada, 
Montanches e Merida la despoblada, 
Badajoz e Niebla junto con Castilla; 
e fizo rescate de grand marauilla: 
al enperador de Costantinopla 
libro de los turcos , mejor que mi copla 
lo dize trobando por fabla senzilla. 

287 

»Veredes a Sancho tergero callando, 
aquel que la fuerte Tarifa conquiso; 
yra ya dexando de ver vuestro viso 
todos los fechos del terger Fernando , 
aquel que Alcaudete gano batallando, 
del que se dize morir enplazado 
de los que de Martos ouo despeñado , 
segund dizen rústicos desto cantando. 

28S 

»E1 sétimo Alfonso, su rebisabuelo, 
querrá ser vengido de su rebisnieto, 

Hjrque mas sea famoso perfeto, 
rtiira mayor gloria de gozo en el gielo; 
non enbargante que puso por suelo 
a todos los reyes de Benamerin , 
gano mas las Cueuas e a Locouin 
con muy animoso magnifico gelo. 



289 

»A Teba e Cañete gano conqueriendo, 
a Rute e a Priego e a Carcabuey , 
faziend(^ fazañas conformes a rey, 
a todos peligros remedio poniendo; 
prolixa fatiga por gloria sufriendo , 
conquiso de moros la grand Algezira, 
conquiso Bengayde tomada con yra, 
e a Benamexi mas a punto seyendo. 

290 

» Estonces veredes escura la fama 
del brauo don Pedro, segund la clemengia 
que deste se muestra por fe de esperiengia, 
seyendo costante jamas a quien ama; 
veredes gessada la muy clara fama 
de aquel don Enrrique , su bisabuelo ; 
veredes con este callar al abuelo , 
avnque por nonbre senblante se llama. 

291 

»Tu, don Enrrique, querrás ser callado, 
tu que concordia de toda tu tierra 
pudiste ser dicho sin punto de guerra, 
teniendo tu reyno tan bien sossegado: 
avnque tu fijo mas auenturado 
reynar en la tierra desde el gielo veas, 
assaz es a ti que por padre tu seas 
de aqueste muy alto don Juan pregonado. * 

292 

Assi profetaua la mi guiadora, 
rey soberano, las vuestras andangas, 
dandovos alto fauor de esperangas 
con lengua fatídica e boca sonora; 
e mas abaxando su boz sabidora, 
representaua ya, como callando, 
los tienpos futuros de como e de quando 
sera vuestra mano jamas vengedora. 

293 

Yo que quisiera ser gerteficado 
destas andangas, e quando serian, 
e quando los tienpos se nos mudarían, 
e quando veríamos el reyno pacado, 
yten quisiera ser mas ynformado 
de toda la rueda que dixe futura, 
e de los fechos que son de ventura 
o que se rigen por curso fadado. 



I82 



JUAN DE MENA 



294 

Mas la ymagen de la rrouidengia 
falle de mis ojos ser euanegida, 
e vi por lo alto su clara subida 
fazer afetando la dina egelengia; 
e yo deseando con grand reuerengia 
tener abracados sus mienbros garridos, 
falle con mis bragos mis onbros geñidos 
e todo lo visto fuyo mi presengia. 

295 

Como los niños e los ynorantes 
veyendo los átomos yr por la lunbre 
tienden las manos por su muchedunbre, 
mas fuyenles ellos su tacto negantes, 
por modos átales o por semejantes 
la mi guiadora fuyo de mis manos , 
fuyeron las ruedas e cuerpos vmanos, 
e fueron sus causas a mi latitantes. 

296 

Pues si los dichos de grandes profetas 
e lo que demuestran las veras señales 
e las entrañas de los animales 
e todo misterio sotij de planetas 
e vatiginio de artes secretas 
nos profetizan triunfos de vos, 
fazed verdaderas, señor rey, por Dios, 
las profegias que non son perfetas. 

297 

Fazed verdadera la grand Prouidengia , 
mi guiadora en aqueste camino, 
la qual vos ministra por mando diuino 
fuerga, corage, valor, e prudengia, 
porque la vuestra real egelengia 
aya de moros pujante vitoria, 
e de los vuestros assi dulge gloria, 
que todos vos fagan, señor, reuerengia. 



15 

Muy mas clara que la luna , 

sola vna, 
en el mundo vos nacistes 
tan gentil que no ouistes 

ni touistes 
competidora ninguna. 



Desde niñez en la cuna 
cobrastes fama, beldad, 
con tanta graciosidad 
que vos doto la Fortuna, 

que assi vos organizo 
y formo 
la composición humana, 
que vos soys la mas logana 

soberana 
que la natura crio. 
Quien sin vos no meresgio 
de virtudes ser monarcha? 
Quanto bien dixo Petrarcha, 
por vos lo profetizo. 

Yo nunca vi condición 

por tal señ- 
en la humana mesura, 
como vos, linda y pura 

criatura, 
fecha por admiración. 
Creo que ayan a baldón 
las otras hermosas bellas, 
que en estremo grado dellas 
vos teneys la perfecion. 

Vos vedes como las rosas 

deleytosas 
se terminan de las gargas, 
y los cuernos de las gargas 

y picagas: 
los adobes de las losas, 
y lo blanco de lo prieto, 
de lo simple lo discreto; 
tal es vuestro gesto neto 
estimado en las hermosas. 

Quien vos dio tanto lugar 

de robar 
la hermosura del mundo, 
que es vn misterio segundo, 

tan profundo 
que no le se declarar? 
Bien es de marauillar 
el valer que vos vales; 
mas vna falta tenes 
que nos haze dessear. 



JUAN DE MENA 



IS3 



FIN 

Señora, quered mandar 

perdonar 
a mi, que poder teneys; 
que, según veo valeys 

y meresceys, 
yo no vos puedo loar. 



16 



Otra obra suya llamada Claro es- 
curo. 

El sol aclaraua los montes Achayos , 
los valles de Creta y torres de Baco, 
por nuestro emispherio tendiendo sus rayos 
el viso de Venus haziendo mas flaco: 
el qual reportaua fondón del sobaco 
las cuerdas del carro, do manso seyendo, 
por cursos medidos andana corriendo 
las doze señales del gran zodiaco; 

quando vi morir mi vida 
y vida dar a mis males, 
cuya vida es despedida 
de quien fue desconoscida 
a mis penas desiguales: 
entonces bien me pense, 
pense que mi pensamiento 

tanto fuerte, 
no tuuiera sobre que, 
sobre que darme tormento, 

sobre muerte. 

Como el clarifico escudo de Pallas, 
mo ell alfanje podra Mercurino, 
dardo de Ostilla y sotiles alas 
t|ue Dédalo hizo en la cárcel do vino.^ 
í nmo el venablo del fuerte Cadino 
penas mi pena podra defensar.^ 
i lie bien tengo yo nasci por penar, 
rcynantc. Saturno en el campo homizino. 

Y pienso muchas vegadas , 
y hallo ser muchas mas 



mis penas demasiadas 
que las de todos dobladas, 
que nunca cessan jamas. 
Mirad quien podra sentir, 
sentir seguro remedio 

a mal tamaño, 
pues todo el mundo soffrir, 
soffrir no pudo lo medio 

de mi daño. 

Nunca Laertes, ni Lelex Nericio, 
Atis, Plenxipo, Emathion, Phineo, 
nunca Menecio, ni Idas, ni Clicio, 
Acasto, Phorbante, Jolao, Hiantheo; 
nunca Ceneo, ni Leo, Cepheo, 
por hecho de amores assi fenescieron, 
ni vieron passados, ni viuos oyeron 
hablar de tal plaga qual sobre mi veo. 

Mis daños marauillosos 
han sido tantos y tales, 
que han hecho desseosos 
de lealtad embidiosos 
a muchos de desleales : 
do cobre tan alto grado, 
grado de gran lealtad, 

qual no se halla 
si no en mi cuerpo llagado, 
llagado por crueldad 
de batalla. 

Nunca en Argia Lucrecia, Hipermesta 
se vio lealtad ser tanto costante, 
ni en Penelope, la viuda molesta, 
Vlixes de Troya no repatriante; 
ni en Artemisa, muger del puxante 
en reyno de Acaria, el grande Mausol, 
ni cubren tiniebras, ni lumbre del sol, 
mi par en amores tan perseuerante. 

Mi lealtad, amadores, 
vuestras obras no deuidas 
haze deponer dolores 
de cobrar merescedores 
con mi muerte vuestras vidas: 
vsando de tal manera, 
tal manera de beuir 
estrañamente , 
me sera gloria que muera, 



i84 



JUAN DE MENA 



que muera por redemir 
tanta gente. 

Tricípites sierpes y brauos vestiglos, 
cicutas, pongoñas y tigres muy fieras, 
del siglo mas hondo de todos los siglos 
los rayos triformes y ardientes hogueras ; 
ciclados y sirtes y hondas caferas, 
que son los peligros del mar Eminoco, 
todos aquestos touiera yo en poco, 
según mis passiones de muchas maneras. 

Desséo, beldad agena 
que vedes que me leuo 
a morir en tal cadena, 
pudo menos que mi pena 
y mucho mas que no yo. 
Quien no me quiso querer, 
querer mudar no quisiesse 

su talante; 
que bien pudiera hazer, 
hazer con que me hiziesse 

bien andante. 

Mas causan amores mi daño diurno 
que no los de Venus, muger de Vulcano, 
ni de los tres hijos que vuo Saturno 
en Opis, la hija del rey Vriano; 
ni del que saco del Orco jusano 
la embra Erudice con su dulge canto ; 
semblantes passiones me hizo quebranto 
robar mal logrado la vida temprano. 

Mis males halle ser buenos, 
no por mengua de querella, 
mas pensando los ágenos; 
la muerte me tuuo en menos 
que yo la tardanga della. 
O quanto basto mi fe, 
mi fe por do es notorio 

que posseo 
tal pensamiento, que se, 
que se sera purgatorio 

del desseo! 

Qual fue Amphiarao en el tetro chaos, 
biuo submerso en breue momento, 
aunque creamos a Apollo, su dios. 



que el fin de su vida no ha detrimento; 

qual biua en el fondo del terrestre elemento, 

ell amiga de Febo fue sepelida, 

atal biuo yo, que vida perdida 

no cuento ser vida, mas muerte que siento. 

Mis cuydados siendo amores 
no serie daño este mió, 
que es mayor de los mayores 
dolor de todos dolores 
que fuerga mi poderío; 
mas no se ya que me diga, 
que me diga ni que haga, 

ni que piense; 
ni hallo vía que siga, 
que siga, que de esta plaga 

me defense. 

No me mueue la gran disciplina 
de la poesía moderna abusiua, 
ni oue beuido la nimpha diuina, 
fuente de Febo muy admiratiua; 
ni supe el camino por que lugar iua 
la selua Helicona en el monte Parnaso ; 
mas causa me mueue del daño que passo 
que fuergas y seso y bienes me priua. 

Tiniebras de gran oluído 
si no turbasen mi fama, 
aun podría ser venido 
el querer de auer querido 
amarme quien me desama. 
Si sola quisiesse, quien, 
quien podría hazerme firme 

en la virtud ? 
luego mí tardado bien 
bien podría restítuyrme 

la salud. 



CABO 

Sepa el segundo gentío 
y juueníl baronía 

mi pesar, 
porque viendo el daño mío, 
desespere quien confia 

en esperar. 



JUAN DE MENA. 



185 



17 



Otras de Juan de Mena. 

Ay dolor del dolorido 
que non oluida cuydado, 
pues que antes oluidado 
me veo que fallescido! 
Ya fallesce mi sentido 
y mis penas van cresciendo, 
después que gane siruiendo 
por do pierdo lo seruido. 

Quantas mi seruir gano 
de tristezas ganare , 
yo triste, que mas seré 
y menos de quanto so. 
Que fare, catino yo, 
que perdi mi libertad , 
ganando catiuidad 
de quien libre me robo? 

En perder quanto esperaua 
tantas cuy tas cobrare, 
que en cobrarlas perderé 
quien perderme desseaua. 
La cruel que me penaua, 
y mis penas no requiere, 
no se porque perder quiere 
vn perdido que ganaua. 

Cobrara, si me detiene 
en perder y no me pierde, 
tal venganga, que recuerde 
la perdida que me viene: 
porque mi vida mas pene 
la pena ser mas anida, 
mirad, señores, la vida 
íjue tengo con quien me tiene. 

Bien toue que no tenia 
(ic complir sobre mi mal 
romplida pena, ni tal 
que cumpli que no cumplía, 
el dolor que posseya 
a bueltas con el desseo , 
por causa de quien posseo, 
la mucha tristeza mía. 



Sabiendo mi dessear 
lo que dubda mi tormento, 
crescia mi perdimiento 
si se pierde por dubdar: 
a la fin del mal pensar, 
no de poco atribulado, 
pues que soy tan desamado, 
yo me deuo desamar. 

Los dichos de mi passion 
del todo no satisfazen 
los agrauios que me fazen 
las penas al coragon; 
ca peno contra razón, 
y muero por quien me mata, 
como el que non acata 
de seruir por galardón. 

Tus sentidos acatando 
mis penas y tus errores, 
tus dones serán mayores 
de quantos te yo demando: 
desplégate de qual ando, 
y si quieres que assi sea, 
no quieras quien te dessea 
que fenesca deseando. 

Muchas muertes he buscado 
pensando hallar la vida, 
no halle muerte complida, 
mas ellas hanme hallado. 
O triste de mi, cuytado, 
de cuy tas, pena mortal, 
paresce ser que este mal 
para mi estaua guardado! 

La vida que tal bastege 
es muerte para sofrir, 
y que la sufra el beuir 
la razón no lo padesce. 
Si dezis que tal meresce 
quien se quiso catiuar, 
al mundo deue pesar, 
y aun a uos, si bien paresce. 

De beuir sin dessear 
quantas vezes he memoria, 
mi dolor es mayor gloria 
que la vida sin amar: 



1 86 



JUAN DE MENA 



quando biuo sin pensar 
enfingiendo de amador, 
que faria con fauor 
de la que amo sin par ? 



FIN 



Bien puede considerar 
quien supiere mi dolor, 
de las vidas la mejor, 
y en la mia castigar. 



18 



Otras suyas en loor de una dama. 

Presumir de vos loar, 
según es vuestro valer, 
paresce querer contar 
las arenas de la mar, 
que dubdo que pueda ser: 
y pensando bien la suma 
de este hecho tan osado , 



Dios no quiera que presuma 
que pueda ser acabado. 

Quanto mas , quien poco sabe 
su gran culpa lo desculpa; 
con el saber que me cabe, 
consentid que vos alabe, 
no cargándome de culpa: 
Dios lo sabe si querria 
loaros como lo veo, 
porque gloria me seria , 
que con esta mano mia 
acabasse tal desseo. 

Las damas que vos otean 
reclaman todas de Dios , 
porque piden y dessean , 
a ssi mismas que se vean 
fechas tales como vos: 
mas dubdo si el Soberano 
se pusiesse con su mano 
con quanto poder alcanga, 



en este siglo mundano 
fazer vuestra semejanza. 

Humano poder no fuera 
bastante de vos fazer, 
ni vuestro padre pudiera 
acabando que quisiera, 
sin el diuino poder. 
Yo me callo quien dezia, 
aun jurando por Dios, 
que nascer ya no podría, 
después de la Virgen María, 
ninguna tal como vos. 

En el coro angelical 
donde biue Sant Miguel, 
notan por muy especial 
aqueste reyno real 
porque nascistes en el: 
ved si vos auredes gloria 
ser en la tal possession , 

recobrando tal victoria 
sobre todas quantas son. 

Y los angeles del cielo 

a quien Dios mesmo formo, 
truecan lo blanco por duelo, 
porque no son en el suelo 
a miraros como yo. 
Biuo poco temeroso, 
pues que hablo la verdad : 
digo que Dios glorioso 
se falla muy poderoso 
en hazer vuestra beldad. 

Y las hermosas passadas 
que fueron ya de esta vida, 
son contentas y pagadas 
porque fueron enterradas 
primero que vos nascida; 

y las que biuen agora, 
a quien vos hazeys la guerra, 
si su beldad no mejora, 
a vos tengan por señora, 
o se pongan so la tierra. 

E los defuntos passados , 
por mucho santos que fuessen 



JUAN DE MENA 



187 



en la gloria son penados, 
descontentos, no pagados, 
por morir sin que vos viessen: 
y alia donde son agora 
esta es su mayor pena; 
creedme, gentil señora, 
por no ver sola vna hora 
vuestra gracia y beldad buena. 

Pues gentiles presunciones 
aquellas que las touieren, 
que vuestras lindas facciones, 
de las tales opiniones 
las aparten si quisieren; 
mas conoscer mejoría 
las que presumen de mas, 
esta plaga quedaría, 
que muy mejor les seria 
no ser nascidas jamas. 



FIN 

Este processo que sigo 
vuestro, quiero que mireys, 
que si meresco castigo 
por lo que dixe y no digo, 
conuiene que perdoneys; 
pues que no puede bastar 
de sabido mi saber, 
a poder bien publicar 
lo que en vos puede mirar 
quien ha dicha de vos ver. 



19 



Al hijo muy claro de Hyperion 
auia su gesto fulgente oportuno 
j)uesto enla vltima fuiste mansión 
fondón de la suerte que cupo a Neptuno, 
quando se juntan las sombras en vno 
y cubren de nublos de gran escureza 
los orbes jusanos, do es la pureza 
de muchos dolores y bien ninguno. 

Doled vos de mis dolores 
que cobre enla tal sazón , 
perdiendo por mis errores 



cobrados por perdición; 
assaye fablar osado 
por biuir y repararme , 
reparo cuydando darme 
muero triste de cuydado. 

Ensay de osadia no fue tan vengado 
con la cabega do vido Perseo, 
basilico bulto de sierpes crinado 
por do fue tornado de piedra Tineo: 
ni fue tal la muerte de Arcas Anceo 
do quiso dar mengua de muchos caudillos, 

del brauo vestiglo de tierra de Éneo. 

O tu, sola robadora 
de mi vida de los bienes, 
que diré males agora, 
que sostengo y tu no tienes! 
No procuren mis querellas 
tus cruezas para esto. 
Dios no fizo tal tu gesto 
porque enel reposen ellas. 

Negar tu palabra no fue buen exemplo 
del hecho que pudo llamar fabuloso 
Cadino, que ouo respuesta enel templo 
castalio, de Febus su dios copioso 
entre Enope y rio gofoso, 
ni menos Edipo alia do rogara 
por ver de que padre se originara 
do fizo gran crimen en son batalloso. 

Pues me mata lealtad 
enla qual tu no sossiegas , 
mate Dios tu piedad 
que tienes , maguer lo niegas ; 
porque después de mi muerte 
en ti otro nunca falle 
piedad, por do se calle 
tu crueza tanto fuerte. 

Sobre los biuos seré muerto digno 
de tales cruezas no ver mi desseo, 
en ti qual lo vieron aquel su sobrino, 
las tias y madre del triste Pentheo: 
o fue del hijo del falso Tereo 
o qual ouo Scylla de Niso su padre , 
o de Meleagro la reyna su madre , 
alia do murieron Plexippo y Toxeo. 



X88 



JUAN DE MENA 



Quiere tu sabio querer, 
sobre querer mi tristeza , 
poder sobre my poder 
que yo no con tu crueza: 
o Señor, que sinrazones 
por tamañas crueldades ! 
truecannos las voluntades 
de discordes coragones. 

Assi como fizo la desa Anas 
peces y calantios aquellos gigantes , 
según se mudaron en vno y no mas 
Troco y Salmacis seyendo dos antes , 
y tal qual fueron aquellos infantes 
Mineidas , mudadas en aues codientes 
assi se mudassen agora tus mientes 
por quantos dolores me son increpantes. 

Otro tanto biuiran 
mis males en perdimiento 
quanto mis bienes moraran 
so cargo del pensamiento: 
los quales vida serin , 
si fuessen causa que faga 
aquesta dañosa plaga 
en mi temprano la fin. 

Las fijas crueles del gran Demogorgen 
vengan con yra que a mi las incline , 
alarguen mis penas , acorten mi bien , 
porque mi vida mas cedo se fine: 
adugan beniño que sale Echine , 
que rian las aguas del rio de Lethe 
aduga Megera su gran chapirete , 
vengan ceñidas de sierpes con crine. 

Con la muerte ante venida 
mis males seyendo muertos, 
desseos quedando a vida, 
dubdosos serin los ciertos; 
dolores e sentimientos 
que siento con el pesar, 
quando causa mi penar, 
y penan mis pensamientos. 

Tántalo, Tycio, no son tan vexados 
alia enlos abismos del brauo Pluton, 
rastrando sus carnes por nueue collados 
langados del cuello del gran Sisifon , 



do anda enla rueda penando Ixion 
siguiendo a si mesmo, fuyendo de si, 
donde las Belides lo cercan alli 
latina, flamante del biuo fieron. 

Jamas no fenescera 
la fama cruel que cobras, 
biua verdad que dará 
testimonio de tus obras, 
puesto que biua muriendo 
tu penas mi bien matando , 
porque mis males biuiendo, 
mueren mis ojos llorando. 

Mis lagrimas tristes átales no son 
quales dizen que fueron las que derramara 
del rey Thraciano el rey Pandion 
quando a su fija con fraude robara, 
mas son como aquellas que Thisbe mezclara 
con sangre de Piramo acerca el luzillo, 
con ojos llorosos y rostro amarillo 
la muerte robando la flor de su cara. 

En poco grado mi grado 
se hallo ser en mi ser, 
quantas me toma cuydado 
vezes, me dexa plazer: 
siguiendo tan a menudo 
tal pesar, qual infinida 
humildad bastar me pudo 
a pena tan dolorida? 

Nunca las hijas del mal rey Danao 
ni essas que ouieron por modo magueo 
encima los montes del monte Lihao 
fecho mil piegas del cuerpo de Orpheo, 
maguer que crueza les daua Trifeo 
muy intolerable de gran poderlo; 
mas no tuuo nada que ver conel mió 
mas impetuoso quel mal de Mireo. 

Por pesar de el desplazer 
querría poder forgar 
mi desseo al mal querer, 
que el y el tuyo a dessear: 
y sabiendo que por el 
biuo vida trabajosa, 
assaz serias cruel 
si no fuesses piadosa. 



JUAN DE MENA 

Por cierto no deue auer la corona 
que Venus reparte por fecho de amores 
Diana, ni Fedra, ni menos Latona, 
del gran Minotauro maternas sórores: 
ni Dirce ni Ero pueda enlos algores 
(liucrsas respuestas en todos los tiempos 
ni menos la hija de Orcamo de Lempos 
M mas no hizieron por sus amadores. 



189 



Pues mi vida morir veo, 
matad, pesares, matalde, 
matad comigo el desseo 
que me vende tan de balde: 
porque no biua penado 
matad mi triste biuir, 
pues que mas vale morir 
que biuir desesperado. 



CABO 

Tristes males, fasta quando 
vos plaze de perseguir 
mis bienes, sin recebir 
la muerte que vos demando ? 



20 

Otras suyas. 

Guay de aquel hombre que mira 
vuestro gesto triste o ledo! 
si delante no se tira, 
en el pone vuestra yra 
no menos amor que miedo. 
La yra no conuiniente 
de fermosa faze fea, 
mas vuestro gesto plazientc , 
i)ien mirado por la gente, 
mas con saña vos arrea. 

Yo vos he visto sañosa, 
yo vos he visto pagada; 
mas jamas falle tal cusa 
por do menos que fermosa 
vos haga ser alterada; 



tal me vos siempre mostrays 
por mi ventura fadada , 
qual , aunque no querays , 
fuerga es que padezcays 
desamando ser amada. 



Dudo que pueda pesar 
vuestra gran beldad partir , 
ni que vos pueda parar 
menos bella el grand llorar 
que fermosa el buen reyr: 
ni calor mas la enciende 
vuestra ymagen estraña, 
ni frior mas la reprende, 
ni la noche la ofende , 
ni la mañana la daña. 

Siempre soys en un estante, 
y jamas en vna tema ; 
siempre es vuestro semblante 
en vna forma constante , 
no comuna, mas estrema: 
como es norte firmeza 
sobre todas las estrellas, 
assi vuestra gentileza 
no es norte de belleza 
sobre quantas nascen bellas. 

Solamente con cantar 
diz que engaña la serena, 
mas yo no puedo pensar 
qual manera de engañar 
a vos no vos venga buena; 
ca vos me engañays riendo, 
y engañaysme llorando, 
engañaysme vos durmiendo, 
y mas me matays no os viendo 
que me penays en mirandr». 

Si ouierades ya seydo, 
fiziera razón humana, 
segund el gesto garrido , 
vos ser madre de Cupido 
y gogar de la mangana: 
mas si Paris conosciera 
que tan fermosa señora 
por nascer aun estouiera, 
para vos, si lo supiera, 
la guardara fasta agora. 



IQO 

Quanto mas bella se para 
de las estrellas la luna , 
tanto vuestra linda cara 
se nos muestra perla clara 
sobre las fermosas vna: 
qual el fenis fizo Dios 
en el mundo sola vn aue , 
assi quiso que entre nos 
sola tal fuessedes vos 
de fermosura la llaue. 

La vuestra clara presencia 
a las presentes aussenta, 
y desfaze con prudencia 
quanto saber y ciencia 
biuo seso representa: 
mas teneys otros errores, 
o yo soy del todo loco, 
que de remediar amores, 
segund muestran mis dolores, 
vos sabeys, señora, poco. 

Pues tales faciones tanto 
son en vos como perdidas, 
que si me echo o me leuanto, 
en el mi terrible planto 
solo yo lloro dos vidas: 
la mia, porque se alabe, 
pues que muere por amar; 
la vuestra, porque no sabe 
de la bondad que le cabe , 
ni se quiere aprouechar. 

Ya por Dios este pensar 
no vos trayga assi engañada, 
mas quered considerar 
que deleyte es dessear, 
quanto mas ser desseada: 
aunque ramo por memoria 
vos de Diana de palmas, 
en auer de mi victoria 
no aureys pena ni gloria, 
como en el limbo las almas. 

Vos, que desde que nascistes 
las beldades se consumen; 
vos que, nasgida, fezistes 
ser embidiosas y tristes 
las que de bellas presumen ; 



JUAN DE MENA 



pues si flor de las hermosas 
quiere razón que vos llamen, 
siguense de aqui dos cosas: 
las damas que estén sañosas , 
los ombres que mas vos amen. 

Pues si yo tanto vos quiero, 
vuestra grand beldad lo haze , 
que me fizo assi guerrero 
de vn amor tan verdadero, 
que aunque me pesa, me plaze; 
y he plazer y dolor 
por auer de la tal guerra 
ordenada fe y amor ; 
pues fazedme vencedor, 
o metedme so la tierra. 



CABO 

Yo vos suplico y vos ruego 
me libredes de esta pena, 
ca si muero en este fuego, 
no quiga fallareys luego 
cada dia vn Juan de Mena. 



21 



Otras suyas a su amiga. 

A ti sola turbación, 
cuy tas , dolor y desseo, 
a ti, primera inuencion 
de quantos males posseo; 
a ti cruel vida siga, 
tormentos, pena mortal, 
a ti, querida enemiga, 
postrimer fin de mi mal. 

Assi llaguen mis dolores 
a tu coragon forgado, 
como ya los tus amores 
llagaron a mi cuytado; 
porque seas sabidora 
de las penas en que esta 
la mi vida triste agora, 
que cedo fenescera, 



JUAN DE MENA 



191 



A esta penosa vida 
vosotros beuir direys ; 
mas muerte no conoscida 
le dezid, y acertareys: 
ca mi vida vos engaña 
que fenescida se vea, 
que haze mi pena estraña 
no creer que graue sea. 

Fenescan los dias mios, 
pues tales fines me tientan, 
los quales causan tus hrios, 
y mis males acrescientan : 
y aquesto que biuiere 
sea la mi pena tal , 
que cualquiera que me viere 
aya dolor de mi mal, 

sino tu, que bien concluyo, 
que nunca jamas ouiste 
piadad del sieruo tuyo, 
por mucho que fuese triste : 
yo conosco que seras 
con mis cuytas y penar 
alegre, señora, mas 
que con mi bien recontar. 

Si tus penas fuesen tales 
como son las cuytas mias , 
de la pena de mis males 
con tu mal no dubdarias; 
mas dime, que desplazer 
por amor, ni quantas penas 
ouiste para creer 
mis cuytas y las agenas? 

Do desseo mas se esfuerga 
con fauor dell esperanza, 
mal pensar no haze fuerga, 
si no corre malandanza; 
pero no dirán por mi 
que tu fauor esforgasse 
mi desseo hasta aqui 
en cosa que comongasse. 

Por verme dcsfauorido 
bien creo que me veras 
mas que cobrado perdido, 
y no me conosceras; 



ni auras por pensamiento 
memoria de mi ventura, 
pues no aura sentimiento 
tu merced de mi tristura. 

Al perdido padescer 
de aquesta vida presente, 
no se nombre que V poner 
que mi pena rei)resente; 
aunque puede dezir ombre 
que la mi pena tan fuerte, 
digna es de auer el nombre 
mas cruel que el de la muerte. 

De tal guisa quedo preso 
de desseos y pesar, 
que al querer del pobre seso 
cuydados no dan lugar: 
por temor de mis gemidos , 
y pavor de vida breue, 
nunca obran mis Sentidos 
ni mi seso como deue. 

Quien podra, señores, quien 
padesger tanta .tristeza.^ 
A uezes enoja el bien , 
quanto mas hará crueza 
de aquella que Dios crio? 
Por cierto, paresce ser 
porque biua y muera yo 
despedido de plazer. 



FIN 

Los que estays en lo que esto, 
compasión quered auer 
de mi, catino, que so 
en punto de me perder. 



22 
Otras suyas. 

O rauiosas tentaciones! 
dadme vn poco de vagar, 
en que me pueda quexar 



192 

de tantas tribulaciones 
quantas sufro padesciendo, 
y he sofrido penando, 
atantas vezes muriendo, 
que la mi vida que atiendo 
ya la maldigo llorando. 

Ven por mi, muerte maldita, 
perezosa en tu venida, 
porque puedas dar finida 
a la mi cuyta infinita: 
rasga del todo la hoja 
do son escritos mis dias , 
y del mi cuerpo despoja 
la vida que tanto enoja 
las tristes querellas mias. 

Por te amar desamo a mi, 
y eres mi tanto querida; 
pues quieres muerte por vida, 
muriera quando nasci , 
o me quisieran do quiero, 
o no nasciera en el mundo; 
y pues tanto mal espero, 
fuera yo el hijo primero 
y nunca fuera el segundo. 

FIN 

Si el nacer fuera en mi mano, 
yo mas quisiera no ser 
que auer sido y nascer 
para morir tan temprano: 
ca ninguna mal andanga 
no me diera tanta guerra, 
ni la bienauenturanga 
me pusiera en esperanza, 
si ante fuera so tierra. 



23 

Otras suyas. 

Ya no sufre mi cuy dado 
llaga de tantas heridas: 
vn beuir atribulado 



JUAN DE MENA 



no se cuente entre las vidas; 
o sin ventura nascido! 
quan bueno fuera el morir, 
si pudiera ser venido 
quando yo oue tenido 
mas cobdicia del beuir! 

Vn daño que nunca cansa, 
vn dolor buelto con sombra, 
vn mal que nunca se amansa , 
señores, como se nombra? 
Si según mi plaga fuerte 
mi daño se intitulase , 
presumo, según mi suerte, 
ser la mas rauiosa muerte 
que sin nombre se quedase. 

Vengamos a vos, señora, 
remedio de mis pesares, 
aunque cruel causadora 
de mis penas desiguales ; 
vengan mis penas gimiendo , 
los mis gemidos quexando, 
la mi vida maldiziendo , 
porque mis males biuiendo, 
mueran mis ojos llorando. 

Ni maldigo al que me yerra, 
ni al mal tanto profundo, 
mas quexome de la tierra, 
porque me sufre en el mundo; 
ca si muriera en nascer, 
o si nascido muriera, 
no me pluguiera el plazer, 
ni me diera yo al querer , 
ni el a mi no se diera. 

Pues mi mal no se resiste , 
por mi bien, ni por su miedo, 
boluerme e contra mi triste , 
pues ya contra vos no puedo ; 
y diré, ved que diré: 
desespero si esperaua; 
y si dixeres por que , 
direos: porque halle 
la muerte que no buscaua. 

Ya el vniuerso gentio 
bien di^e de mi persona 



el triste martirio mió 
ser digno de gran corona: 
y vos, por quien se padesce 
vn dolor tan aduersario, 
mirad vos si bien paresce 
de quien no vos lo meresce 
que digades lo contrario. 

Por vos me plugo la vida, 
por beuir vuestro catiuo, 
y por vos no ser seruida, 
me desplaze porque biuo: 
y pues vos fustes por quien 
me prendió la tal cadena, 
llamadme y dezidme: ven! 
ordenando de mi bien 
quanto mi mal desordena. 

Si en la saña que mostró 
el vuestro gesto sereno, 
no por amores, yo no 
ouiera sido tan bueno ; 
ni en algún grado de amar, 
no plega a Dios que penseys , 
ya no podeys mejorar, 
por menos cuytas me dar 
ni por mas que me quiteys. 

Do nunca dispuso amor 
lealtad ni tanta fe, 
con tan sobrado dolor 
qual en mi recontare? 
Ca, según mi dessear 
y mí mucho padescer, 
a do hallare mi par 
que por don tan singular 
no se me dexe venger? 

Vos, mi bien, tan solamente 
soys la que no se conuenge 
de mi, de quien tanta gente 
por sobras de amor se vence. 
O males mal despendidos! 
o maluada ingratitud ! 
dad ya fin a mis gemidos, 
pues salud a los vencidos 
es non sperar la salud. 

Mis penas mirando luego, 
Cascxovbko Caitxujaxo.— Tomo I. 



JUAN DE MENA 

quiero de vos que se tema 
aquella llama de fuego 
que menos arde que quema; 
y a la qual por fama rasa 
bien ha hecho ser notorio, 
quemándome en esta brasa, 
vuestro desseo ser casa 
para mi de purgatorio. 

Hijas de madres agenas, 
a mi, que de vos me vengo, 
no dieron ñn a mis penas , 
ni vos a mi buen comiengo; 
mas pues soys de castidad 
vn tan elegido vaso, 
vos dezidme vna verdad , 
si pensays ser piadad 
ser cruel en este caso. 

Piadad sea tamaña 
quanto crueza fue grande; 
obedesca vuestra saña 
humildad por do se mande : 
y que sea como digo, 
derecha razón lo muestra, 
aunque non son de castigo, 
mas por mi triste, que sigo 
la mi vida por la vuestra. 



Poder de gran señorio 
es obrar con no poder, 
que el poder ya es poderlo 
do ay mas fuerga que ser; 
por ende, si pido aquello 
que de honestad no podeys, 
vos, mi bien, pensad en ello, 
con quanta razón querello 
pensando poder deueys. 

Mas los mis ardientes cirios 
que queman la mi persona, 
no quieren por tres martirios 
darme mas de vna corona; 
la qual es de tres metales, 
fe, amor y lealtad, 
con tres y y y por señales, 
cuyos esmaltes son tales: 
vna en vna es mi verdad. 



193 



Quered ya querer leal 



Í04 



JUAK Í3E MENA 



a quien tanto bien os quiere, 
y sentid vn tan buen mal 
que da gozo quando hiere; 
porque pueda yo auer nombre 
causa de gozo tamaño, 
vos, hazedme tanto ombre, 
que de mi plazer sa asombre 
quien se espanta de mi daño. 

Si me preguntan algunos 
por mi señora, les muestro, 
por contentar a los vnos, 
algún otra en nombre vuestro; 
que vuestro gesto y color 
es beldad que assi conquista, 
que auria gran temor 
ser cuchillo matador 
para ellos vuestra vista. 

A otra nombrar pensando 
en algún caso que toca 
el vuestro nombre, hablando, 
se me va luego a la boca , 
tanto, que a los que desplaze 
me lo notan a gran mengua; 
mas a mi, que satisfaze, 
en grado sin fin me plaze 
del tal yerro de mi lengua. 

Y muchos por conortarme, 
que de mis males se duelen, 
han querido consolarme, 
pero no que me consuelen; 
por ende a mi desplazer 
les digo: dexadlo quede, 
que lieue mal deue ser 
en cuyo daño estorcer 
consejo tomar se puede. 

Si en algún tiempo dexado 
ser espero de passiones , 
gloria auria de auer passado 
las tantas tribulaciones: 
que en el tiempo de la gloria 
mas es que gloria pensar, 
reduzir a la memoria 
como tal bien o victoria 
se cobro por afanar. 



FIN 

Y vuestra yra sobrar 
no quiera ni tanta pena, 
mas vuestro galardonar 
plega de tanto pesar 
dehbrar vn Juan de Mena. 



24 

Otras suyas. 

Cuydar me haze cuydado 
lo que cuydar no deuria, 
y cuydando en lo passado 
por mi no passa alegría ; 
mas, como sera creydo 

mi tormento 
de quien nunca ouo sentido 

lo que siento? 

La sobra de los pesares, 
dolores y sentimientos, 
en assaz baxos lugares 
ponen altos pensamientos; 
y por esso creo yo 

que la tristura 
a hazer me demostró 

tal escritura. 

Por que mas mi mal auise 
los que sauen o supieren, 
a do me quieren no quise , 
y quiero do no me quieren: 
mas con muerte, siendo amado, 

soy entero, 
que con vida d» sseado 

do mal quiero. 

Grande fue el atreuimiento 
que cobre con el desseo, 
y mayor el pensamiento 
de cuytas en que me veo. 
Quanto fuy mas atreuido 

por amores, 
tanto so mas aflegido 

de dolores. 



JUAN DE MENA 



195 



No dubde de cometer 
amores en tal lugar 
que esperando bien aiier, 
esforgo mi dessear; 
mas esfuerzo ni fauor 

que recebi, 
no pudieron mal pauor 

partir de mi. 

Quando los bienes están 
mas lexos del querer mió, 
entonces las cuytas han 
sobre mi mas poderlo. 
Ved vn cuerpo pecador 

como biue , 
que tales flechas de amor 
en si recibe. 

No porque virtud resiste 
la muerte que el mal me embia, 
mas la mi ventura triste 
alarga la vida mia , 
porque pueda acrescentar 

para soffrir 
mas tormentos y pesar 

con el beuir. 

Mi esperar ya desespera 
con desseo tan esquino, 
esperando verme fuera 
de las penas en que biuo: 
aunque ombre no alcanga 

lo que quiere, 
vida le es la esperanza, 

si la ouiere. 

Pues que huelgas con mi pena, 
siruete con mi penar, 
mi seruir; nunca refrena 
contra mi tu mal obrar: 
mis males serán contentos 

desse officio, 
recebiendo mis tormentos 

en seruicio. 

Con mis penas desiguales 
desigual gozo sostienes, 
ca mis bienes son tus males 
y mis males son tus bienes: 



lo que no pudo biuiendo 

ser soffrido, 
padesciera de ti, siendo 

bien querido. 

Creerás tu quando veas 
acabar mi triste vida, 
que la vida que desseas 
es mi muerte conoscida: 
perderás a mi matando, 

que en verdad, 
pudieras ganar vsando 

de piedad. 

Si fuera como tu eres , 
y fueras como yo so , 
con la vida que tu mueres 
quieres tu que biua yo, 
en el tiempo que pudiera 

no querer, 
quando quise mas que fuera 

menester. 

FIN 

Para esto no deuiera 
yo nascer, 
para amar y en tal manera 
fenescer. 



25 

Otras suyas. 

La lumbre se recogia 
de la ymagen de Diana 
contra la mar Oceana, 
saluo Venus que traya 
mensaje de la mañana: 
el Zefiro auie cerrado 
Eolo dentro en su seno, 
y nuues auian dexado 
el dia muy alumbrado 
y el cielo todo sereno. 

Lidiaron en esse punto 
mis males con su porfía ; 



ígó 



la vana esperanga mia 
me dexo medio defunto: 
no biuo como solia 
ni muero porque no biuo, 
mas peno porque demuestra 
la letra que vos escriuo, 
yo triste de vos catiuo, 
de la mano mia y vuestra. 

A mi mal vos hallareys, 
que no puede contrahecho 
mi daño hazer prouecho 
a los bienes que hazeys 
y males que me aueys hecho: 
en la qual no se contienen 
ningunas dulces saludes, 
que todas a mal me tienen, 
por los males que me vienen 
de loar vuestras virtudes. 

Si yo pudiera poder 
desterrar a mi destierro, 
no fuera ferido a fierro 
mi plazer del desplazer, 
ni por vos contado a yerro 
no auer querer querido 
lo que yo hazer quisiera, 
aunque quiere el muy temido 
mas seruir que ser seruido 
del sieruo que desespera. 

De quanto hize por vos, 
si lo medio trabajara, 
creo que harto bastara, 
si lo hiziera por Dios, 
o que corona ganara ! 
Si no fueran como han sido 
los mis tristes padesceres, 
a vn afán mal despendido, 
el qual, siendo conoscido, 
mis cuytas serian plazeres. 

Pero mas me marauillo, 
por ser vos vna donzella 
de quien tengo gran querella, 
y vos mayor omezillo 
que fustes la causa della. 
Esta braua disciplina, 
que con manos atan crudas, 



JtJAÑ DE MENA 

VOS me days, si no se afina, 
me veredes muy ayna 
desesperar como a Judas. 

En el qual desesperar 
no poder hallar finida, 
que mi muerte es echa vida, 
do biue mi gran pesar, 
en mortal ñama encendida. 
Mis cuytas siendo mortales, 
mi goze seria morir, 
mas son penas infernales, 
que larga vida de males 
dan al penado biuir. 

Por ende, yo vos suplico 
compassion de vos agora, 
pues por vos sola, señora, 
no queda grande ni chico 
que los mis lloros no llora. 
Perdiendo quered cobrar 
tal culpa que vos desculpa, 
y pecad por no pecar 
tan graue como matar 
a mi que no tengo culpa. 



Y seredes vos loada 
y seré yo desculpado, 
y sera mi gran cuydado 
que vos hezistes de nada 
de males a bienes dado, 
y del todo guarescido ; 
si mi mal fuese tan bueno, 
esperando ser venido, 
el plazer ya despedido 
holgaría quando peno. 

Sea delante presente 
mi daño que no mejora; 
conosced ser mi deudora, 
no diga de vos la gente 
ser de mi la matadora. 
Auida contemplación 
de tanto tiempo y seruicio, 
chica sera sin razón 
mi carta de gualardon 
recebir gran beneficio. 



Vuestro gesto incontinente 



JUAN DE MENA 



197 



ante mis ojos se para, 
como la mañana clara 
en forma resplandeciente, 
mas mi vida no repara: 
el qual por ymaginacion 
figura mi entendimiento, 
y fallo vuestra facion 
tan llena de perficion, 
que lloro mi nascimiento. 

FIN 

No repito lo que siento 
ya, mi bien, como queria, 
ni me pena gran tormento 
delante del pensamiento 
de cobrar nueua alegría. 



26 

Otras suyas. 

Por uer que siempre buscays 
como me dedes passion , 
quiero hazer que sepays 
como en ello mas vsays 
de querer que de razón : 
y porque podays ver, 
y también quanto es temido 
contra mi vuestro querer, 
me plaze de vos poner 
todo el caso aqui seguido. 

Contados dia por dia, 
oy ha tres años o mas , 
que la gran lealtad mia 
me ha hecho tener porfía 
de amaros siempre jamas; 
por lo qual tan sin defecto 
a Dios le plugo cobrasse , 
que jamas blanco ni prieto 
se supo ningún secreto 
que entre mi y vos passasse. 

Si dezis en quanto toca, 
ser vos de mi muy loada. 



aunque mi fiesta era poca , 
jamas pude ver mi boca 
en otra cosa ocupada; 
tanto, que Dios no me de 
a osadas tales saludes, 
de quantas vezes pense, 
y a nuestro Señor loe 
vuestras muy grandes virtudes. 

Si dezis que mi seruir 
ha sido mal gobernado, 
bien sabeys que en lo cumplir 
no fue siempre mi beuir 
en otro caso ocupado; 
assi, que defecto alguno 
no me miembra si lo vi 
en este caso importuno, 
ni yerro, sainando vno, 
que es amarnos mas que a mi. 



FIN 

Osare jurar a Dios, 
según so puesto en oluido, 
que en aqueste yerro vos, 
nunca ouiesedes caydo. 



27 



Pregunta que hizo Juan de Mena 

al Marques de SantUlana , Yñigo 

López de Mendoga. 

Perfecto amador del dulge saber, 
maestro de aquello a que mas aplaze, 
contra de aquello que bien no se faze , 
amigo de quanto se deue fazer; 
enxemplo de vida para mas valer, 
y animo para sobrar toda muerte, 
y contra lo flaco mas flaco que fuerte , 
varón en el tiempo del gran menester. 

Nunca vos hallo mas acompañado 
que quando vos solo estays retraydo, 
el punto del tiempo por occio tenido, 
aquesse vos faze muy mas negociado: 



198 



JUAN DE MENA 



dades al dia diuerso cuydado, 
fazeys que la noche padesca tal quiebra, 
que quando los otros están en tiniebra, 
entonce vos hallo muy mas alumbrado. 

Por vuestras vigilias y gran fruto dellas 
todos los siglos vos serán en cargo; 
fallarlas han siempre sin ningún embargo 
de mortalidad, esentas aquellas. 
El antigüedad las fara mas bellas, 
puesto que todas las formas desdora; 
assientos y sillas terna desde agora 
eternos y fixos, según las estrellas. 

Mostiadme qual es aquel animal 
que luego se mueue en los quatro pies, 
después se sostiene en solos los tres, 
después en los dos va muy mas ygual. 
Sin ser del especia quadrupedal, 
el curso que hizo después reytera; 
assy que en los quatro de aquesta maner 
fenesce el que nasce de su natural. 



CONCLUSIÓN 

Del ombre se halla ser gran enemigo, 
porque lo hiere do nunca sospecha, 
y donde mas plaze, menos aprouecha: 
tanta pongoña derrama consigo. 
Dad vos, señor, pues, vn tal castigo, 
o de virtudes tal arma que vista, 
porque, a lo menos, punando resista 
contra quien tiene tal guerra comigo. 

Respuesta del Marques. 

Dubdo, buen amigo, bastar entender 
la vuestra pregunta, de que me desplaze; 
ca no faze poco el que satisfaze 
assi por la obra, qual es el querer. 
Mando soberano me faze atreuer 
a vos responder, quiera Dios que acierte, 
que viril esfuergo venge mala suerte 
y animo flaco abaxa el poder. 

De Enio leemos ser tan loado 
Cipion que de otro no fue mas seruido, 



y nuestro poeta aquel es seguido, 
si de Cicerón soy bien informado. 
Virtud no me basta, ni menos estado; 
en lo desigual la orden se quiebra; 
I)or sobra de carga la casa requiebra, 
j pero, como quiera, vos soy obligado. 

Tanto me plazen las Cirras doncellas, 
en quien no consiente vn punto de amargo: 
no quieren lo corto, reprueban lo largo, 
y de los occiosos dan grandes querellas. 
Que si alguno vela, es por obtenellas 
como enamorado quando se enamora; 
pero sobre todas aquella es señora 
que por excelencia domina sobre ellas. 

Aquel animal sera racional, 
según la Tebayda, si bien la lees; 
fue la pregunta, aun si mas queres, 
poeta excelente , gran ystorial , 
del cruel espingo chimera mortal 
qual nunca fue visto, fondón del espera 
vencido con muerte y batalla fiera 
Edipo infeUce, maguer que real. 

CONCLUSIÓN 

La guerra que fallo, especial amigo, 
al ombre terrible es muy mas estrecha, 
es de si mesmo, pues no se desecha 
por armas a tiempo, yo assi lo digo. 
De la qual pelea Adán fue el origo; 
mas lo que conuiene a la tal conquista 
es franco aluedrio, segund el Psalmista, 
pues que de grand puerta nos fizo postigo. 



28 



Otra pregunta del mismo Joan de 
Mena al Marques. 

Si gran fortaleza , templanga y saber 
pueden prestarnos, varón muy apuesto, 
si es esso bueno lo que es muy honesto, 
bien se yo luego quien vos podeys ser. 
Soys el que a todo pesar y plazer 



JUAN DE MENA 



199 



fazedes vn gesto alegre y seguro; 
soys fortaleza de tan rico muro 
que a toda fortuna podeys atender. 

En cuyas manos la luz soberana 
quiso que luzgan las armas y toga, 
assi que lo vno lo al no deroga, 
ante lo funda, lo suelda y lo sana. 
Porque la vuestra virtud muy humana 
en su dulce fruto se muestra quien es, 
y con \aiestro nombre de noble Marques 
dexe memoria de ssi Santillana. 

Los bienes mundanos vos dan excelencia, 
y los claros hijos la gloria mas biua, 
que bien como nueuos pimpollos de oliua 
florescen en torno de vuestra presencia. 
Tanto vos quiso la Magnificencia 
optar de virtudes y congloriar, 
que muchos procuran de vos imitar 
en vida, y en toda virtud y prudencia. 

Mostradme, caudillo y luz de discretos, 
qual es el padre, señor, si se suena, 
que ha de los hijos complida dozena, 
y de cada vno el ha treynta nietos. 
Son a meytades blancos y prietos; 
los vnos rientes, los otros llorosos; 
siendo mortales, son defectuosos, 
y nunca reposan, ni son mas quietos. 

Respuesta del Marques. 

Si yo algo siento o se conoscer, 
poeta de Mena, lo por vos propuesto 
se dirigiria a varón modesto, 
mas no a mi, cierto, no puede caber. 
Pero no me escuso de regradescer 
las vuestras loangas de animo puro: 
en todas las cosas sed vos muy seguro 
que bien vuestro sean , y podre hazer. 

J^a vuestra eloquencia es fuente que mana 
dulgura de metros y nunca retroga: 
la mi obra cia y la vuestra boga 
por los altos mares, con gloria mundana. 
Si la mi pluma la verdad esplana, 
yo no dubdo luego que presto seres 



meritamente ygual de los tres 
que en la poesia son luz diafana. 



Por cierto yo aprueuo aquella sentencia 
por moral exemplo, agora se escriua, 
agora se hable, que no es positiua 
a quien no a manos ninguna ciencia. 
Assi nos lo muestra, obrando espiriencia: 
el que feo ama en todo lugar, 
fermoso 1' paresce, no es de dubdar; 
y assi vos errades con beniuolencia. 

Tomando el intento de vuestros efectos 
con gran enigmato, no con poca pena, 
por desemboluerme de vuestra cadena, 
a mi ver respondo, según mis conceptos. 
El año es el padre, que por cursos rectos 
engendra los meses, feos y hermosos, 
y dellos proceden los dias graciosos 
por medio nocturnos, escuros y netos. 



29 



Otra pregunta de Juan de Mena. 

Quien es aquel que apalpa lo vano 
y esconde lo suyo en muchos lugares, 
y de aquesto haze los sus pegujares, 
assi en inuierno como en verano, 
y dize: No peco por romper lo sano, 
ni menos recelo yo de la pena; 
y de aquesto haze su yantar y cena 
con muy gran esfuerzo, la horca en la mano ? 

30 

Pregunta de Juan de Mena. 

Dezidme vos, amadores, 
si es pesar o plazer 
el diligente desseo, 
y de todas las colores 
qual tiene, sin negro ser, 
mayor deudo con lo feo.^ 
Y si puede la victoria 
seguir al ombre vencido 
en algún trange jamas.!* 



200 

O qual ha mas dulce gloria, 

el querido en ser querido, 

o el que quiere en querer mas? 

31 

Dezir que fízo Juan de Mena 

la justigia e pleytos , e de la 

vanidad deste mundo. 



JUAN DE MENA 



sobre 
grant 



Como por Dios, la alta justigia 
al Rey de la tierra es encomendada, 
enla su corte es ya tanta maligia 
aqui non podria por mi seer contada; 
qualquier oueja que vien deserrada 
a quien la acometen por diuersas partes 
gient mili engaños, maligias e artes 
fasta que la fazen yr bien trasquilada. 



Alcaldes, notarios e avn oydores, 
según bien creo, pasan de sesenta, 
que están en trono de enperadores 
a quien el Rey paga infinita renta; 
de otros doctores ay giento e nouenta 
que traen el Regno del todo burlado 
et en quarenta años non es acabado 
vn solo pleyto: mirad ssy es tormenta. 



Viene el pleyto a disputación , 
ally es Bartolo e chino digesto, 
Juan Andrés e Baldo, Enrrique, do sson 
mas opiniones que vuas en gesto; 
e cada abogado es y mucho presto 
e desque bien visto e bien disputado 
fallan el pleito, en vn punto errado, 
e tornan de cabo a quistion por esto. 



A las partes dizen los sus abogados 
que nunca jamas tal punto sentieron, 
e que se fazen muy marauillados, 
por que en el pleito tal sentengia dieron; 
mas que ellos ende culpa no ouieron 
porque non fueron bien informados, 
e assy peresgen los tristes cuytados 
que la su justigia buscando v^inieron. 



Dan infinitos entendimientos 
con entendimiento del todo turbado, 
socauan los gentros e los firmamientos 
razones sufisticas e malas fundando; 
e jamas non vienen y determinando 
que donde ay tantas dubdas e opiniones 
non ay quien de determinagiones , 
e a los que esperan conuien de yr llorando. 



En tierra de moros, vn solo alcalde 
libra lo geuil e lo criminal, 
e todo el dia sse esta debalde 
por la justigia andar muy egual; 
alli non es azo e nin decretal , 
nin es Ruberto nin la Clementina, 
saluo discregion e buena doctrina, 
la qual muestra a todos beuir comunal. 



Non es seguranga en cosa que sea, 
que todo es ssueño e flor que peresge, 
el rico e el pobre, quando bien se otea, 
conosge que es viento e pura sandege; 
quien ha mas estado, mas dolor padesge 
por se sostener e no dar cay da; 
el que se contenta con qualquier medida 
este es el que regna e biue en lidege. 



Todo lo passado no paresge nada, 
saluo lo presente en que nos fallamos; 
cada dia passa vna grant jornada 
déla nuestra vida que tanto buscamos; 
non es gertedumbre enlo que tractamos, 
que quando pensamos mas alto sobir, 
la muerte nos llama e faz conuertir 
en poluc e geniza, veed en que fundamos. 



El que mas tomare, mas ha de dexar; 
quien mas alto sube, mas ha de degir; 
el que mas alcanga, mas cuenta ha de dar; 
quien ha mas riquezas, mas deue partir; 
yo non vi alguno nin lo oy dezir 
que en este mundo fuese bien contento, 
saluo el que tiene su espiritu esento 
e da la su alma para a Dios seruir. 



JUAN DE MENA 



201 



10 

Quien ha mas estado, menos se contenta 
por que toda via dobla su deseo; 
la mala cobdigia le da grant tormenta 
diciendo que esta vazio el correo; 
e quanto mas tiene, mas triste lo veo; 
e non se que diga, mas este mundano 
paresyeme nada e fecho muy vano, 
Heno de locura e grant deuaneo. 



Creo el anima seer infinida 
e enla potengia de Dios reseruada, 
la qual, de cosa de aquesta vida 
non puede seer jamas abastada; 
sy pide vna cosa e la es otorgada, 
luego cobdigia sobira mas alto, 
e asy, sobiendo, de salto en salto 
acabase el tiempo e va su jornada. 

12 

El rey Alixandre, non se contentando 
de auer todo el mundo a su obediencia, 
fue buscar el cielo , en golfos bolando , 
e cato el mar con grant deligengia; 
e jamas non pudo fartar su congiengia 
c le paresgio todo cosa muy vana: 
ca el alma infinida e tan soberana 
de cosas finidas no faze femengia. 

Maguera sentimos aquesta dolengia 
e veemos el mundo seer vanidad pura, 
el nuestro juyzio e seso e potengia 
del todo lo damos a esta locura; 
de obras diuinas non auemos cura 
e en vanaglorias e exaltagiones, 
cobdigias, engaños, mentiras, traygiones, 
pasamos el tiempo con grant apresura. 

14 

De lazo en lazo, de foya en foya, 
ymos corriendo fasta la grant syma: 
en vez de llegarnos a la gierta joya, 
andamos con Dios jugando al esgrima; 
el diablo trae vna sorda lima 
con que las vidas nos viene tajando 
en yerros e males poniendo e langando 
fasta nos llegar a la cruel crima. 



Muéstranos glorias e delectagiones 
e en señorios nos tiene abundados, 
mugeres fermosas e ropas, mantones, 
manjares diuersos e muy esmerados, 
tesoros, riquezas, baxillas, estrados, 
e joyas pregiosas , e otras marauillas ; 
e desque nos tiene en tan altas sillas 
asi como suyos nos tiene mandados. 

i6 

E por esta via, todos los estados 
traen corrompidos sin otra dubdanga: 
papas, cardenales, obispos, perlados, 
del todo los tiene en su pertinanga; 
que ya de Dios non han remenbranga, 
e de luxuria, soberuia, cobdigia, 
engaños, sofismas, mentiras, maligia 
ahonda el mundo por su mala vsanga. 

De vesteduras muy inperiales 
arrean sus cuerpos con grant vanagloria, 
e sus paramentos, baxillas reales 
bien se podrían poner en estoria, 
e seguir los reyes en toda su gloria; 
mas las ouejas que han de gouernar, 
del todo las dexan al lobo leuar 
e non fazen dellas ninguna memoria. 

i8 

Ya por dineros venden los perdones 
que deuian seer dados por mérito puro ; 
nin han dignidades los santos varones 
nin por elecgiones, aquesto vos juro; 
saluo el que lieua el florin maduro 
o cartas muy fuertes de suplicagion , 
e tanto es el mal e la corrupgion 
que cada qual dellos se torna perjuro. 

E pues los sseñores que han de regir, 
en quien el consejo esta ssituado, 
en su interese bien pueden dezir 
cada vno dellos, fundar su tractado; 
e curan muy poco del pobre cuytado 
que siempre les viene justigia pidiendo; 
mas cada qual dellos esta comediendo 
do avra mas doblas e oro contado. 



202 



JUAN DE MENA 



20 

Los aguaziles passan de trezientos , 
que todos biuen de pura rapiña 
e andan socauando todos los gimientos 
por desplumar la gente mesquina; 
e por que su obra sea mas maligna, 
traen consigo muchos rufianes ; 
non me marauillo que sufran afanes 
conprando el ofigio por dobla muy fina. 



Pues de abogados e procuradores, 
e avn de otras gient mili burlerías, 
e de escriuanos e recabdadores 
que roban el Regno por estrañas vias , 
yo non vi tantos en todos mis dias; 
e tanto padesge este Regno cuytado, 
que es marauilla non seer asolado 
si el señor Rey non quiebra esta lias. 



Non ay consejero nin son consejos, 
nin ay ordenanga, nin quien bien ordene, 
e todo es trebejo e pasa en trebejos 
después que non es nin ay quien lo pene; 
el que es condenado, por donde condene 
non puede pensar el mi pensamiento, 
e asy progeden los fechos de viento; 
quien touiere, tenga el mal que se tiene. 

Ssy este que viene, viniendo non tira 
todas estas trauas que están retrauadas , 
que ssy, bien mirando, del todo non mira 
el daño que traen las cosas dañadas ; 
e non entra el sabio por giertas entradas 
dando camino por do se camine, 
a dellos cruele e a dellos benigne , 
conuien que perescan las sinples mesnadas. 

24 

(Jiego tras giego, e loco tras loco, 
asy andamos buscando fortuna; 
quanto mas auemos, tenemos mas poco, 
asi como ssueño et sonbra de luna; 
los que visten oro e visten armuna 
todos desnudos pasan por su suerte, 
e non se escusan de resgebir muerte 
tan bien el mangebo como niño en cuna. 



25 
O synplidad tan muy corrutible, 
o juizio dado a cosas finidas, 
o razón cayda e seso mouible 
e obras ynormes e muy corronpidas, 
sobre que fundades e sodes fingidas 
después que non es en vos firmamiento 
nin menos tener ningund sentimiento 
de todos los gielos e cosas mouidas! 

26 

Que este es aquel que todos espanta 
por el su tronido muy marauilloso, 
e todos los gentros e ruedas leuanta 
e non es ante ningún poderoso; 
pues, poluo, geniza, gusano lodoso, 
en que te trauajas, en que as pensado 
que quanto aqui vees non val vn cornado 
et es todo fecho corrupto e dañoso. 

27 

Tira este belo delante tus ojos 
que te conturua la muy clara vista , 
e faze el camino tan Heno de abrojos 
que la tu anima muy fuerte conquista; 
que ssy as leido el santo salmista 
o a Salamon el sabio prouado , 
veras este mundo mesquino cuytado 
en menos que fumo e poluo de arista. 

28 

Junta tu anima conel soberano 
e sean tus obras a el plazientes; 
ama tu próximo, e la tu mano 
jamas la pongas en cosas nuzientes; 
e a la justigia para bien mientes, 
é seras por siempre bien auenturado, 
que ssy lo non fazes, bien gerteficado 
seas de morir en llamas ardientes. 

29 
Pues tu, gusanillo criado a su mies, 
ssueño e viento, cosa corronpida, 
non vees tu seer quan poquillo es, 
non mas que rogio progede tu vida; 
assy como bestia e cosa adormida 
es quien no conosge lo que ante ssy vee, 
e en las mundanas glorias se reuee 
e la perfecgion de Dios se le oluida. 



JUAN DE MENA 



203 



30 

Después que te veos en trono sobido, 
luego desconosges £il tu criador, 
oluidas justigia, estas infingido 
como ssy fueses alto enperador; 
nin oyes al pobre, nin al pecador, 
nin al que a ti viene justicia llamando; 
ensalmas aquellos que son de tu vando 
los otros destruyes, con muy grant rigor. 

31 

Otrossi, cuytado, non vees que es nada 
toda tu obra, potencias e artes, 
e que ante Dios esta vna espada 
la qual siempre taja de todas las partes; 
non eres seguro del lunes al martes, 
pues por que te finjes en fazer pecados? 
apiada los tristes e los trebulados 
e de fazer males el tu tiempo apartes. 

FINIDA. 

Tu que en el mundo tu vida repartes, 
mira estos fechos que te he nombrados, 
que ssy bien esaminas estos mis tractados, 
conuiene de yerros e males te apartes. 



32 



Coplas fechas por Juan de Mena en 
el ayuntamiento quel señor Rey ñzo 
en Valladolid, estando el sseñor 
Pringipe su fíjo cerca de Peñañel 
con algunos caualleros de sus reg- 
aos, en el año de mili e quatrocientos 
e quarenta e nueue años: fueron da- 
das a publicación las dichas coplas 
a veynte ocho de agosto, año sobre 
dicho. 

Pues la paz sse gertifica 
a los malos que los penen, 
que pressume ya que tyenen 
bien atada ssu borryca: 
ssy todo sse justyffyca 
tal gallo sse espantara, 
que bien sse pienssa que esta 
en saluo pues que rrepica. 



(^ierto es que quien atyga, 
non quiere matar el fuego: 
las ascuas que queman luego, 
después sse fazen zeniza. 
Aun que ladra, tenporiza 
el can , por brauo que viene , 
por que mayor miedo tiene 
que pone quando sse erryza. 

Lo que non regibe el saco 
esso guardan en el seno; 
mas faze tyrar al trueno 
quien ataca bien el taco: 
los juegos de so el ssobaco 
nunca van por vn estylo, 
tirando mucho del fylo 
quebrara por lo mas flaco. 

Ya llegaron non sse commo 
a morir encanijados 
muchos que tienpos pasados 
rretosauan con el lomo: 
los que vadan por en ssomo 
non parejo nyn rredondo, 
assi sse van a lo hondo 
commo si ffuessen de plomo. 

Ffijo de padre dy vysso , 
que estouiesse largamente 
egualdat non lo consyente, 
nin razón nunca lo quiso; 
pues de tanto vos avysso 
quien non pone melezina 
en su llaga muy ayna, 
busca de yr a paraysso. 

Quien sse buelue a la redonda 
luego cae ssyn tronpieza; 
lo que faze la cabeza 
la cola non lo cohonda: 
non sse fye desta ronda 



33 

Profesión suya a su amiga. 

Pues el tienpo es ya pasado, 
y el año todo conplido, 
desde que yo fui entrado 



204 

en orden de enamorado, 
y el abito rregebido; 
y pues en tal rreligion 
entiendo sienpre durar, 
quiero hazer profesión , 
jurando de coragon 
de nunca lo quebrantar. 

Primero de mantener 
continamente probeza 
de alegría y de plazer, 
pero no de bien querer, 
ni de males, ni tristeza; 
que la rregla no lo manda, 
ni la rrazon lo requiere , 
ni consiente, ni demanda, 
que quien en tal orden anda 
se alegre mientras biuiere. 

Prometo mas obediengia 
que non sera quebrantada 
en absengia ni en presengia, 
por la grande bienquerengia 
que con vos tengo prestada. 
Ya qualquier ordenamiento 
que la rregla de amor diere, 
aunque tenga gran tormento, 
yo prometo y soy contento 
de guardarlo sy biuiere. 

En lugar de castidad 
prometo de ser constante, 
prometo dé voluntad 
de guardar toda verdad 
que a de guardar el amante; 
prometo de ser sujebto 
al amor y su seruigio, 
prometo de ser secreto, 
y aquesto todo prometo 
de tenello por ofigio. 

Fin sera de mi biuir 
esta rregla, por mi dicha, 
y entiendo de ansy sufrir, 
que en ella espero morir 
si no lo estorba la dicha; 
mas no lo podra estorbar, 
porque no terna poder. 



JUAN DE MENA 

aunque me pueda matar, 
no podra tanto mandar 
'que yguale con mi querer. 

FIN 

Y pues mi gana lo quiere 
con justa y buena entengion, 
sy en esta rregla biuiere , 
quiero saber, sy muriere, 
que sera mi gualardon? 
A vos sola lo aquexo, 
que fuestes causa que entrase 
en orden que asy me alexo 
de plazer, mas no me quexo, 
porque dello vos pesase. 



34 

Otras suyas. 

El fuego mas engañoso 
con la noche tenebrosa 

ya luchaua, 
y la vida sin rreposo 
con la fuerga mas forgosa 

guerreaua ; 
al tiempo que mis deseos 
de nueua llama quemados, 

porfiando, 
tomaron tristes correos, 
ymagen de los pasados, 

bien amando. 

Lidiaban las voluntades 
con la vana fantasía, 

tribulando, 
engañosas amistades, 
cautelosas, con falsia 

presentando ; 
quando vi ser catiuada 
primero que ser vengida 

libertad , 
y mi persona cuytada 
por bien amar fenegida 

su bondad. 

El dolor mili yerros vela 



y el rrepOso pensamiento 
tan fiel 



desque ya sin ser ajena, 
a cobrado la flaqueza 

de mi fe, 
cuidados de nueua pena 
me dieron grande tristeza 

syn porque. 

Entonges las vanidades 
falsamente presentadas, 

para my 
trastornaron las verdades; 
mis congoxas rrenouadas 

desde alli, 
mudaron el dulge canto 
de poder ya rrecobrado 

con fatiga, 
haziendo clamor y planto, 
sospiros y gran cuidado, 

porque diga. 

La causa de mi tormento, 
el pringipio de mis males. 



con trabajos desyguales 

del amor, 
quedaron vengidos todos; 
mis deseos, ajenados 

y catinos, 
esclauos por menos modos; 
mis sentidos mas finados 

que no biuos. 

Si las ondas de la mar 
quando sus rruidos braman, 

son oydas, 
las aues al gorjear 
por el monte desque llaman, 

conogidas; 
pero vengan tus orejas, 
o se pierda de mis bienes 

tan entero 
mis rrazones y consejas, 
pues forgado ya me tienes 

donde muero. 



JUAN DE MENA 205 

Y do lugar si te plaze , 
y consiente que razone 

ya siquiera 
contigo, a do satisfaze 
mi dolor, porque blasone 

su hog[u]era, 
que mi dolor rreparado 
(ni) mi salud acorrida 

no se halla, 
mas asi quedo sobrado 
ques mi parte ya vengida 

por batalla. 

Y no creas que por ty, 
que no fueras poderosa 

de lo tal, 
mas por mi que me vengi 
de tu vista gloriosa 

por mi mal; 
que la perdigion pasada 
deuiera ser escarmiento 

y castigo, 
por no ver jamas quexada 
mi vida con desatiento 

sin abrigo. 

Que segund la pena mia 
sy contigo rrespondieras 

a dar gloria, 
mayor fuera mi alegría 
que no todas las maneras 

de Vitoria; 
y si dieras gualardon 
a sieruo tan catiuado 

como yo, 
fuera con mucha rrazon 
el mas bienauenturado 

que nagio. 



Que quanto (a) maiores rruegos 
mis clamores te hizieron , 

suplicando, 
tanto mas en biuos fuegos 
los mis dias fenegieron 

sospirando ; 
que jamas nunca senty 
ni de tu parte mas cruda 

se hallo, 
me quisiese dar un sy 



206 



JUAN DE MENA 



la tu lengua muy sañuda 
ni lo dio. 

Las tus gracias me ganaron 
con mesurada pagiengia 

y descrigion , 
a mi, que de ty mostraron 
rostro de mucha clemengia 

y conpasion; 
y por tal , ansi tenia 
enprensada tu figura 

en mi prensa, 
que de ty bien meregia 
con plazer tomar holgura 

syn ofensa. 

Y de aqueste mi congeto 
nunca pude creer menos 

ni creyera, 
que sobre dieras rreto 
a quien mas entre los menos 

desdixera; 
porque yo bien escogi, 
y tuve segund mostraste 

tu valer, 
y por tal bien conogi 
ansy hasta que mudaste 

de tu ser. 

Con cuya vana esperanga 
he biuido como giego 

hasta agora, 
seguro de tu mudanga 
y del mal en que nauego 

cada ora; 
no que sea yo engañado 
ni consienta Dios , ni quiera 

tal error, 
que de tal bien demostrado 
qualquier onbre se hiziera 

seruidor. 



FIN 

» 

Mas agora que ya siento 
que no eres la que vy, 
ansi gragiosa, 



sin dexar el buen g 

de aquella que yo serui , 

muy hermosa; 
y el, como querelloso 
consiguiendo mi rrequesta 



pues de tu gesto brioso 
no jamas buena rrespuesta 
me fue dada. 



35 



Razonamiento que faze Johan de 
Mena con la Muerte. 

— Muerte que a todos conbidas, 
dime que son tus manjares. 

— Son tristezas e pesares, 
llantos, bozes doloridas; 
en posadas mal guarnidas 
entran sordos , ciegos , mudos , 
donde oluidan los sesudos 
fueros, leyes e partidas. 

— Pues dime los paramentos , 
los arreos e posadas. 
— De tierra sendas bragadas, 
a todos tengo contentos; 
desta guisa en mil cuentos 
de ombres tengo aposentados, 
sabios , rudos , esforgados , 
pobladores de cimientos. 

— Los que son tus conbidados, 
Muerte , dime lo que fazen. 
— So la tierra dura yazen 
para siempre sepultados , 
desnudos todos , robados , 
cay dos son en pobreza; 
no les vale la riqueza, 
ni tesoros mal ganados. 

No les valen los lugares, 
ni castillos que ganaron, 
ni sus fijos que quedaron 
en los sus grandes solares , 
ni parientes caronales, 



JUAN DE MENA 



207 



ni criados mas cercanos , 
ni amigos comarcanos, 
avnque fuessen mil millares. 

De todo quanto ganaron 
en aquesta vida estrecha, 
no les vale ni aprouecha 
saluo solo el bien que obraron 
que si tierra conquistaron , 
o por ftierga o por maña, 
quantos dellos ouo saña 
poco les aprouecharon. 

— Según esto, tu mataste 
a Adán el nuestro padre , 
pues a Eua nuestra madre , 
Muerte, no le perdonaste; 
Alixandre derribaste 
de la silla poderosa; 
en la casa tenebrosa 
al rey Dario encarcelaste. 

Non dexaste Absalon 
por la su gran fermosura, 
nin cataste la cordura 
del gran sabio Salomón ; 
a Menbrot e a Sansón 
tu los deuieras dexar, 
e dexaras ordenar 
a Lucano e a Catón. 

A Cesar e a Ponpeo 
mataste por omecidio, 
a Josué el gran caudillo 
de todo el pueblo ebreo , 
el gran Judas Macabeo, 
otros muchos que pecaron , 
grandes sabios que ordenaron 
las estorias que oy leo. 

Tu mataste a Girion 
el señor de toda España; 
non feziste gran fazaña 
de matar a Cipion, 
a Ercoles e a Jazon 
e al valiente cauallero, 
esforzado, buen guerrero, 
noble duque de Bullón. 



Mataste al fuerte Anteo, 
e a don Ector el troyano, 
rey Artus, e Cario Magno, 
rey Dauid , e Tolomeo , 
Apolo e a Teseo, 
a Ercoles el gigante , 
según Ouidio e Dante , 
otros muchos bien lo creo. 

Mataste a Octauiano 
el potente tan famoso, 
otrosi al animoso 
Anibal el africano. 
Ñero e Vespasiano, 
el que vio el santo paño 
por do fue fecho tal daño 
en el pueblo egipciano. 

Priamo e Laomedon , 
poderosos e temidos, 
conquistados e vencidos, 
los mataste a gran baldón; 
Menelao, e Agamenón 
que monto su gran victoria, 
pues no cuenta la su ystoria 
ganassen de ti perdón. 

Si los griegos e troyanos. 
Muerte, a todos venciste, 
e tu sola dispusiste 
los pontífices romanos, 
de los principes cristianos 
no perdonas a ninguno, 
antes tomas vno a vno 
quantos puedes con tus manos. 

Padre Santo, enperadores, 
cardenales , argobispos , 
patriarcas e obispos, 
reyes, duques, e señores, 
los maestros e priores, 
los sabios colegiales, 
tu los fazes ser yguales 
con los sinples labradores. 

A los grandes por riqueza 
no los tomas nin acatas, 
religiosos robas e matas, 
en quien muestras tu crueza, 



20S 



JUAN DE MENA 



los que son en mas alteza, 
todos temen tu venida, 
recelando la cayda 
que auran con gran tristeza. 

No aprouechan los saberes, 
nin las artes, nin las mañas, 
nin proezas, nin fazañas, 
grandes ponpas, nin poderes, 
grandes casas, nin aueres, 
pues que todo a de quedar, 
saluo el solo bien obrar, 
Muerte, quando tu vinieres. 

E Jhesu glorificado 
que te dio tan gran poder, 
e te vino a obedescer 
en la cruz crucificado, 
me libre que condenado 
yo no vaya en la partida 
quando parta desta vida , 
mi mal mundo acabado. 

FINIDA 

Quien oyere mi tractado 
a obrar bien se conbida , 
pues la Muerte non oluida 
a ninguno, mal pecado. 

36 

La Coronación, compuesta y glo- 
sada por el famoso poeta Juan de 
Mena, dirigida al illustre cauallero 
don Ynigo López de Mendoga, mar- 
ques de Santillana. 



Después quel pintor del mundo 
para nuestra vida vfana 
mostrara rostro iocundo, 
fondón del polo segundo, 
las tres caras de Diana: 
e las cunas claresciera 
donde Júpiter nasciera 
aquel hijo de Latona 
en vn chatón de la zona 
que ciñe toda la espera. 



Del qual en forma de toro 
eran sus puntos y gonzes, 
do el copioso thesoro 
crinado de febras doro 
do Febo moraua entonces, 
al tiempo que me hallaua 
en vna selua muy braua 
de bosques Thessalianos , 
ignotos alos humanos , 
yo que solo caminaua. 



La causa del mi camino, 
fue clamor de la gran fama 
que de aquel monte diuino 
do Sappho Lesbia peruino 
por muy muchos se derrama: 
o sacrosancto sagrado, 
desseo muy desseado, 
que desmandas aquien manda 
innefar ala nefanda 
ignorancia del culpado. 



Mi motiuo difinido 
causador del mi partir, 
mi camino fue seguido 
por vn luco enuegecido 
do nunca pense salir, 
enel qual por todo el dia 
anduue por esta via, 
baxando por vnas calles 
a vnos insanos valles 
do poca lumbre veya. 



Riberas de vn fondo rio 
me prisieron las tinieblas, 
do sin guardar señorío 
deglucian gran gentio 
grandes sierpes y culebras 
a reyes y ricos hombres, 
délos quales los sus nombres 
espressare por escrito 
e su martyrio infinito 
porque tu, lector, te assombres, 



JUAN DE MENA 



2Ó9 



Ende vieras al rey Niño 
conel su cuerpo sin bra^,os, 
e Atamante ser con Ino, 
e alos nietos de Cadino 
hazer sus carnes pedamos, 
e arder, y ser ardido 
a lason, con el marido 
de la biuda Penelope, 
e al hijo de Liriope, 
pesa me por ser nascido. 



Pudieras ver esso mismo, 
Acteon comer los canes 
con el troyano reysmo; 
en orro mas fondo abysmo 
al padre de Enastianes; 
pudieras ver a Tereo, 
a Idas, Arcas, Anceo 
colgar de agudas escarpias: 
e bañarse las tres Harpias 
en la sangre de Fineo. 

8 

Pudieras ver a Ixion 
penar en vna braua rueda, 
y el peruerso de Sinon 
sin fiuza de redempcion 
con los dos hijos de Leda. 
E vieras a Menelao, 
e las hijas de Danao, 
apres de aquestos a citra 
e vieras arder la mitra 
del obispo Amphiarao. 



Después que fue prouagando 
sus prisiones y cadenas, 
délos que biuos matando 
y muertos biuificando 
no fuelgan armando penas , 
vi a Minos Radamante 
con Eaco auer semblante 
de juezes de aquel siglo, 
e vi al brauo vestiglo 
echine ser adelante. 
CAxoionuo Castsllaxo.— Tou» L 



10 

ítem vi alas tres hijas 
déla nocturna deesa, 
los sus bracos sin manijas, 
y sus dedos sin sortijas, 
como fadas sobre fuessa: 
nunca vi muerte tan muerta 
ni gente tanto desjñerta, 
de tortores ni tan fuerte 
no fueron en dar la muerte 
al padre de Melicerta. 



De otras muchas personas 
del linaje feminino, 
por no espantar alas donas, 
ni robarles sus coronas, 
sus martyrios no assigno, 
aunque la tal excepción 
te saluda en discreción, 
exortando que no fagas , 
del tal linage de plagas 
ligera contemplación. 

12 

Aquestos que yo profiero, 
ni fueron sanctos ni sanctas, 
mas vn linaje grossero 
délos que traga Ceruero 
por todas sus tres gargantas: 
assi que considerando 
los dias mal empleados 
destas gentes que padecen , 
quanto al nombre bien merecen 
Séneca ser llamados. 

13 

Por seguir la mi carrera 
aunque no mucho seguro, 
me fingi ser quien no era, 
fablando por tal manera 
como vela sobre muro: 
cO vos, rauias muy rauiosas, 
estas gentes congoxosas 
que eneste siglo tractades, 
dezid porque las penades 
de penas ignominiosas ? » 



»♦ 



¿tó 



JÜAÑ D£ MeMA 



M 

Tesiphone me respuso: 
€ E uas tu que nos preguntas , 
sabe que fue por mal vso 
del espíritu confuso 
destas gentes ya defunctas: 
do en lugar de auer victoria 
cobraran pena por gloria, 
y serán fechos vestiglos 
y enel siglo délos siglos 
denostada su memoria. 

15 

> Oluidanga del bien sancto 
nouerca de sapiencia, 
permite causar a tanto 

la sombra que con espanto 
muestra ser de tal essencia: 
porende, me dixo, fuye 
deste valle que destruye 
los que falla sin destreza , 
y el vicio déla pereza 
délos tus lados excluye. 

16 

> Mas mira quando te fueres 
no retroceda tu lumbre; 

ver te has si lo hizieres 
d) nunca jamas esperes 
redempcion ni certidumbre ; 
no seas tan inconstante 
que vencido del talante 
muestres seso mas inope, 
al fijo de Caliope 
queriendo ser imitante. » 

17 

Apenas ouo cessado, 
quando en son muy esquino 
conforme lo razonado 
al querer acelerado 
con el acto fugitiuo; 
y enla ribera que auia, 
atal entre qual venia 
en vna barca sin remos 
tomando de dos estremos 
peligro por mejoría. 



iS 



Nauegando quedo a quedo 
con temor del lago escuro, 
falagando mi denuedo 
con el ya passado miedo, 
venci el daño futuro; 
nunca me vino querella 
de dueña ni de donzella, 
tanta sombra padesciendo 
la muerte menos temiendo 
que no la tardanga della. 

Las gentes que me veyan 
nauegar ala tal hora, 
conel mal que sostenían , 
a grandes bozes dezian , 
como gimiendo quien llora: 
«Tu que tan noche mareas 
sobre las aguas letheas , 
si amas a ti castiga 
en nuestra triste fatiga 
que enella nunca te veas.> 

20 

El esfuergo nauegando 
que enlos tales casos resta, 
con el miedo batallando 
a todos les yua dando 
el silencio por respuesta; 
mas fueron luego comigo 
con muy orrible caligo 
siete peligros marinos, 
que assi venian caninos 
como a real de enemigos. 

21 

Eran Syrtes , y Cycladas , 
Acroceraunia, Scylla, 
las rauias desenfrenadas, 
que de fuegos inflamadas 
demostrauan gran quadrilla; 
e Carybdis e Carina, 
e Cafareo muy ayna 
se mostraron por las rocas, 
y los delphines y bocas 
con la nocturna pruína. 



JUAN DK MENA 



211 



22 

La mi sangre que alterara 
la visible tentación , 
desque frió me dexara 
robo la flor de mi cara 
por prestarla al corazón ; 
tamaño fue mi dolor 
y el espanto no menor 
que por vencido me toue, 
mas miedo que dellos oue 
me hizo ser vencedor. 

23 

Oystes nunca nascidos 
vn hecho tan hazañoso, 
en puertos tan combatidos 
los osados ser vencidos 
con las armas del medroso? 
mas hablar de tal virtud 
su perdurable salud 
no quiero, no quiero, no: 
ca siendo tan mogo yo, 
injurio la juuentud. 



Aunque auia conuolado 
allende déla ribera, 
ni auia seso cobrado, 
ni sus miedos mitigado 
la vida fallecedera: 
mas conel mal trabajoso 
e tiempo caliginoso 
mis sentidos de pequeño 
vencidos de mucho sueño 
fueron dados al reposo. 

25 

Al tiempo surgi penoso 
que Clicie volui tem¡)rano, 
la cara contra su esposo 
que salia muy hermoso 
del hemisperio jusano: 
tanto eran especiales 
los rayos pyramidales 
que del basis procedían, 
que sus conus impedían 
las vistas délos mortales, 



26 

Quando yo me leuantara, 
los mis ojos ver quisieran 
las aguas i)or do passara, 
ca ya no se me membrara 
déla ley que me pusieran , 
ni délos trinos juezes, 
como de honrras o prezes 
o de afanes sin medida 
nos suele ser ofendida 
la memoria muchas vezes. 

27 

Deuedando voluntad 
con los passados enojos, 
no quise dar libertad 
a larga captiuidad 
por contentar alos ojos: 
mas comencé mi jornada 
contra la selua nombrada 
que tan mucho conualesce 
como el hombre que guaresce 
de fusta desbaratada. 

28 

Ala mas alta distancia 
camine por vna senda, 
con armas de gran constancia 
mi seso de la ignorancia 
buscando como defienda, 
la qual selua inuiolada 
estaua poco hollada 
por no gran vso de gentes 
avnque de sabios prudentes 
no era desabitada. 

29 

Andaua como confuso 
por hallar do me reciba 
hasta los Alpes de suso 
vnas horas cuesta ayuso, 
e otras cuesta arriba, 
do cobre los mis sentidos 
con los gozos infinidos 
que me fueron reuelados, 
e di por bien empleados 
los afanes recebidos, 



5IÍ 



JUAN DE MENA 



30 

Enlas mayores alturas 
déla selua peruenido, 
délas biuas criaturas 
que recuente sus figuras 
quien sera tan entendido? 
ca de tan gran estrañeza 
las cubrió naturaleza, 
que no se modo en que hable 
su obra suma , ineffable , 
espressando su belleza. 

O tu, orpheica lira, 
son de Febea vihuela, 
ven , ven , venida de vira 
y de tus cantos espira 
pues que mi seso recela: 
e alos mis sentidos cinco 
que te dan tan gran afinco, 
da tu lumbre caucásea, 
pues a la fuente pegasea 
mis registros apropinco. 

32 

Ved, sesos interiores, 
por donde comengaremos 
las hazañas y loores 
de nuestros antecessores, 
o que orden les daremos: 
pues que fueron colocados 
por sus hechos estremados 
e muy grandes marauillas 
en aquel rende de sillas 
que da vida enlos passados. 

33 

Vi los collados monteses 
plantados por los reguardos 
de sus faldas y traueses, 
altas palmas y cypreses, 
e cynamomos y nardos: 
e vi cubiertos los planos 
de jacintos y plátanos, 
e grandes linaloeles 
e de cedros y laureles 
los oteros soberanos. 



34 

Vi vna muy clara fuente 
en medio déla floresta 
del theatro tan plaziente 
guarnida de rica gente 
en aparato de fiesta: 
vi la lympha que manaua 
muy limpia, que estaua 
contaminada de frondas, 
ni fueron tales las ondas 
do Salmacis se bañaua. 

35 

De gran estrado de rosas 
vi la fuente circundada, 
e de sillas muy hermosas 
a menos de otras cosas 
entorno bien ordenada: 
sillas de ricas labores 
vacantes de sus señores 
vi de fieras esculpidas, 
sin otras que vi guarnidas 
de muy prudentes auctores. 

36 

Vi al alnado de Vrias 
que compuso los prouerbios, 
e a su padre viejo en días 
con la fonda que a GoHas 
domo los bragos soberuios: 
vi a otros que fizieron 
por do sillas merecieron 
en cacumen tan illeso: 
vi aquel por cuyo seso 
los metauros florecieron. 

37 

Vi a Homero y Lucano 
en aquellos en remeses, 
con Vergilio Mantuano , 
Séneca Vandaliano, 
e otros sabios cordoueses: 
puesto que di¿an de mi, 
porque en Cordoua nasci, 
quen loor suplo sus menguas, 
callen, callen malas lenguas 
pues se sabe ser assi. 



JUAK DE MENA 



213 



35 

Con aquellos de consuno 
que ciñen tales tropheos, 
vi al romano tribuno 
dictador muy oportuno 
del gran metamorphoseos: 
vi la fama gloriosa 
del arte cauallerosa 
que compuso Vegecio, 
y el consolable Boecio 
con los sus metros y prosa. 

39 

La fuente circuncingian 
los auctores palancianos, 
quando he vos do venian 
nueue donas que trayan 
sendos sceptros en sus manos, 
enlos quales reportauan 
vn palio do se loauan 
bien las manos del platero: 
e debaxo vn cauallero 
aquien todas acatauan. 

40 

Los sus vultos virginales 
daquestas donzellas nueue, 
se mostrauan bien átales 
como flores de rosales 
mezcladas con blanca nieue : 
Vrania, Euterpe, 
Caliope, Melpomene, 
eran sus nombres sin brio 
Erato, Polymnia, Clio, 
Thalia, Terpsicore. 

41 

Ala que vi continente 
de mayor auctoridad, 
demande muy mansamente 
quien era aquel mereciente 
de tanta felicidad? 
Respondió con gran falago: 
«Aquien tu vees que hago 
tan gran despensa donor, 
es de Mendoga señor, 
de la Vega, de Buytrago». 



42 

Yo dixe: «Nunca Dios quiera, 
ca yo lo dexe bien sano 
capitán déla frontera, 
quando la vez postrimera 
metió Huelma a sacomano: 
mas aued miedo por Dios 
de dezir tal cosa vos, 
ni al presente Dios lo mande, 
ca seria daño tan grande 
qual no fue antes de nos». 

43 

Dixo: «Maguera complida 
su alma consigo esta, 
el biue doblada vida, 
e tiene silla escogida, 
assi alia, como acá: 
por lo qual te concluymos 
quel que no sigue seguimos , 
no podra la muerte tanto 
que despoje daquel manto 
que nosotras le vestimos». 

44 

Sus hablas fueron cessando, 
ca los sabios al estruendo . 
se yuan ya leuantando, 
so vna boz esclamando 
y en muy altas proponiendo, 
y diziendo en vn tropel: 
«Bien puede venir aquel 
que quiso con nos morada, 
trayendo tan bien guardada 
la corona del laurel.» 

45 

En gran cadira de ver 
le dieron assentamiento, 
quel su gran resplandescer 
mostraua no hecha ser 
por mandado de auariento; 
ca nunca del vulto solo 
del luzillo Mauseolo 
se canta tan rica obra, 
ni fulgece mas la sobra 
déla excelencia de Apolo. 



214 



JUAN DE MENA 



46 

Dentre las ramas mas bellas 
daquel seluatico seno, 
salieron quatro donzellas 
mas claras que las estrellas 
conel nocturno sereno, 
las quales, cantando en ante 
el romance de Atlante, 
circundaron su persona, 
e le dieron la corona 
sobre todas illustrante. 

47 

Alas otras excedia, 
pues que sin ser laureada 
era su follajeria 
de ramos y valentía 
de robles ramificada: 
déla compaña prudente 
que vino con tal presente 
quien sus nombres ver quisiere, 
ver los ha si bien leyere 
esta copla subsequente. 

48 

La prudencia y temperanga, 
e justicia y fortaleza, 
dan por su cierta balanga 
perdurable bienandanga, 
que vale mas que riqueza: 
porende sed embidiosos 
deste bien, los cautelosos, 
las vestigias imitando 
del que biue perdonando 
vuestros vicios odiosos. 

49 

O deesa gigantea, 
ten manera como gises 
tu habla truxa manera 
según a Dido Penea 
con aquel hijo de Anchises: 
e la tu lengua gismera 
veremos como se esmera 
con aquel viento Bóreas, 
pues que te mandan que seas 
desta fiesta pregonera. 



50 

Tus alberuolas resuenen 
enlos oteros que gozes , 
porque fallen los que vienen 
las nuues que las detienen 
rompidas délas tus bozes: 
e vn fecho tan profundo 
no traspasse vagabundo 
la tu santa perficion, 
ignorando los que son 
o fueron en este mundo. 

51 

Según que trago la tierra 
al cauallero de marras, 
assi me sorbió la sierra 
Rhamnusia boluiendo en guerra 
las treguas dadas en arras: 
porende sino descriuo 
en grado superlatiuo, 
muchos perdones imploro: 
ca ni se donde me moro, 
ni aun en que mundo me biuo. 



37 



Estas coplas fízo Juan de Mena 
quando el sseñor Rey ouo triunpho 
e vytoria de los que contra el sse 
pussyeron en la batalla de Olmedo, 
año de quarenta e ginco. 

Rey virtud, Rey vengedor, 
pringipe nunca vengido, 
solo vos a quien , sseñor, 
victoria dando rygor, 
clemengia ffyzo sofrido, 
gessarea gelssytud, 
super augusta colupna, 
de vos Dios mucha salut, 
pues nos da vuestra virtut 
tregua contra la fortuna. 

Dios vos dexe bien beuir, 
Dios vos de tyenpo quieto, 
y a los vuestros consseguir 



JUAN DE MENA 



215 



vn amor para sseruir 
a vos, Rey />¿HS quam perfeto. 
El que por otra manera 
obrare commo aduersario, 
el sse mate y non sse muera 
bien como Judas, qual quiera 
que penssare lo contrario. 

Todo el mundo los persygua 
a los que vos perssyguieredes, 
non les fallesca ffadiga 
nin tierra ffallen amiga 
sy vos, Rrey, non gela dieredes. 
Quien vuestro temor holvida, 
o servir non vos dessea, 
vuestra bondat infynida 
tantas vezes les de vyda 
que el beuir muerte les ssea. 



38 



Canción que hizo Juan de Mena 
estando mal. 



Donde yago enesta cama, 
la mayor pena de mi 
es pensar quando parti 
de entre bragos de mi dama. 

A bueltas del mal que siento 
de mi partida, pardios, 
tantas vezes me arrepiento 
quantas me miembro de vos: 
tanto que me hazen fama 
que de aquesto adolecí, 
los que saben que parti 
de entre bragos de mi dama. 

Aunque padezco y me callo, 
por esto mis tristes quexos, 
no menos cerca los hallo 
que vuestros bienes de lexos: 
si la fin es que me llama, 
o que muerte que perdi, 
en biuir quando parti 
de entre bragos de mi dama. 



39 

Canción de Juan de Mena. 

ü quien visto nos ouiesse, 
pues que vos por quien muriesse 

soys aquella 
que por triste que me viesse 
no siente quando vos diesse 

vna querella 
que con muchas no boluiesse. 

No siento quien no se fine 
viendo vuestra poca fe, 
que si con quexa vos vine 
con mayor quexa me fue: 
si crueldad se perdiesse 
sola vos por quien muriesse 

soys aquella, 
donde hallar se pudiesse 
porque yo nunca vos diesse 

vna querella 
que con muchas no viniesse. 



40 



Juan de Mena al rey don Juan, 

quando salió de Madrigal contra el 

principe que venia de Areualo, y 

quedaron en cortes. 

Sancta paz, sancto mysterio, 
triumpho viril de gloria, 
concordia sin vituperio, 
de ambas partes victoria, 
délos pueblos refrigerio, 
vuestros bienes acarrean 
que los señores no sean 
de sus sieruos captiuerio. 

RESPUESTA DEL REY 

Juan de Mena, qual imperio 
no fari sin secutoria 
o qual seso de Valerio 



2l6 



JUAN DE MENA 



no negara su memoria: 
dando a vnos sin gaherio, 
dando a otros i)orque crean 
que jamas nunca se vean 
enla casa del lazerio. 



MENA 

Esta paz bendita, sancta, 
si es del todo limpia y pura, 
alos contrarios espanta 
y alos vuestros assegura: 
esta da virtud atanta 
que haze que toda via 
quien en mal tiempo confia 
lloré mostrando que canta. 

EL REY 

Esta paz se me leuanta 
se dirán a mesura 
de aquella bendita Blanca 
que no niega mi fechura: 
duque por quien se adelanta 
mi biuir con mejoría, 
cuyas obras dieron via 
que la paz se desencanta. 



MENA 

Quien no vos seruiera claro, 
rey de virtudes exemplo, 
siendo vos concorde templo 
de vuestro hijo muy caro ? 
Délo futuro reparo, 
délo passado indulgencia, 
quiera dar vuestra potencia: 
pues de bien y de clemencia 
nunca vos fuestes auaro. 



EL REY 

Mas que marmoles de Faro 
que mi coragon los tiemplo, 
en sus quereres contemplo 



mas humildoso que amaro: 
nunca jamas desamparo 
contra ellos la paciencia, 
mas con alegre presencia 
apiado la ignorancia 
del culpante del ignaro. 

41 

Canción de Juan de Mena. 

Oyga tu merced y crea, 
ay de quien nunca te vido, 
hombre que tu gesto vea, 
nunca puede ser perdido. 

Ya la tu sola virtud , 
fermosura sin medida, 
es mi todo bien y vida, 
con esfuergo de salud: 
quien tu vista ver dessea 
fablara no enfengido: 
hombre que tu gesto vea 
nunca puede ser perdido. 

Pues tu vista me saluo , 
cesse tu saña tan fuerte, 
pues que, señora, de muerte 
tu figura me libro : 
bien dirá qualquier que sea 
sin temor de ser vencido: 
hombre que tu gesto vea 
nunca puede ser perdido. 



42 

Ya mi bien vos remediat 
alegrando mi partida 
con un si por despedida. 

Remediat mi gran tormento 
e vida muy trabaiosa, 
pues Dios vos fizo fermosa 
entre las otras sin cuento, 
y a mi triste reparat 
alegrando my partida 
con un si por despedida. 



JUAN DE MENA 



217 



43 

Porque mas sin dubda creas 
mi grand pena dolorida, 
déte Dios tan triste vida 
que ames y nunca seas 
amada ni bien querida. 

E con esta vida tal 
pienso bien que creerás 
el tormento desigual 
que sin merecer me das: 
pues que muerte me deseas 
sin tenerla merecida, 
déte Dios tan triste vida, 
que ames e siempre seas 
desamada y mal querida. 

44 

Vuestros oios que miraron 
con tan discreto mirar, 
firieron e no dexaron 
en mi nada por matar. 

Y aun ellos no contentos 
de mi persona vencida, 
dan a mi tales tormentos 
que me tormenta la vida; 
después que me sojuzgaron 
e no con poco pensar, 
firieron e no dexaron 
en mi nada por matar. 

45 

Desque vos mire 
e vos a mi vistes 
nunca malegre; 
tal pena me distes 
que della morre. 

Las cuytas e dolores 
con que soy penado, 
son males de amores 
que Ine aueys causado ; 
assi que diré 



que mal me fizistes; 
segunt vos mire, 
tal pena me distes 
que della morre. 

46 

Seguiendo el plaziente estilo 
de la deessa Dyana, 
posada gerca de vn filo 
la hora merediana, 
vi lo que persona humana 
tengo que iamas non vio, 
nin Valerio, que escribió 
la grand Hystoria romana. 

Ya passaba el agradable 
Mayo illustrando sus flores, 
e venia el inflamable 
lunio con grandes calores; 
incesantes los discores 
de melodiosas aues, 
oy sones muy suaues, 
tiples, contras et tenores. 

Afligido con grand siesta, 
secutando los venados, 
entre por vna floresta 
de fi-escos et verdes prados; 
dos corseres arrendados 
gerca de vna fluente estaban , 
de los quales non distaban 
los paies muy arreados. 

Vestían de azetunin 
cotas bastardas bien fechas, 
et de vn fino clemesin 
raso, las mangas estrechas; 
las medias partes derechas 
de viuos fuegos brosladas, 
et las siniestras sembradas 
de goldres llenos de flechas 

Quise saber su viaie, 
e con toda diligencia 
abreuie por el boscaie 
el paso syn detenencia; 
con rhetorica eloquencia 



2l8 

vinieron de continente 
a me saludar sabiamente, 
denotando su prudencia, 

Dixeles, en respondiendo 
segund modo cortesano 
humillmente proponiendo: 
« El potente soberano, 
vos ynfluya en el mundano 
orbe de felicidat, 
premio de rica bondat, 
ques galardón humano». 

Pregunte syn dilación: 
«Sennores, do es vuestra via? » 
Poniendo grand afection, 
pospuesta toda follia, 
dixeron syn villanía: 
« A nos plaze que sepades 
aquesto que preguntades 
vsando de cortesía. 

» Sabed que los triumphantes 
en grado superiores, 
honorables dominantes , 
Cupido, Venus, sennores, 
los leales amadores 
deliberaron su pasaie 
por este espesso sálvale 
con todos sus seruidores». 

Non pude haber conclusión, 
aunque los vi ser plazientes, 
de me tornar responsion 
con alegres continentes, 
por grand multitud de gentes 
que entraron por la montanna, 
y atan fermossa companna 
non vieron hombres viuientes. 

Non crio naturaleza 
reyes nin emperadores 
en la baxa redondeza, 
nin duennas dignas de honores, 
poetas nin sabidores 
que non vi ser aguardantes 
a estos dos illustrantes 
Dios et Deessa de amores. 



JUAN DE MENA 



Alli vi al magno Pompeo, 
Qipion el africano, 
Nemitor, Niño et Perseo, 
Paris, Héctor el troyanno, 
Anibal, (Jipion, Traiano, 
Archiles, Crasso et Sansón, 
e otros muchos que alli son 
con Cesar Octauiano. 



CABO 

Vi al sabio Salomón, 
Oclides, Séneca, Dante, 
Aristotiles , Platón , 
Virgilio, Horacio amante; 
vi al strologo Atalante, 
que los cielos sustento, 
segund lo represento 
Nasometo Forisantc. 



47 



Vuestra vista me repara, 
cuyos piensos me dan passion: 
mas vale vergüenga en cara, 
que manzilla en coragon. 

Astil de perlas preciosas, 
nominante dyadema, 
fogueras viuas rabiosas, 
do mi persona se quema, 
quando vuestra se formo 
ymagen bella, garrida, 
entonce se ordeno 
la muerte para mi vida. 

Hercoles , que la serpienta 
Hydrea mato syn temores, 
se fallara en sobreuienta 
de vos requerir amores, 
que fara mi tan indigna 
persona, quita de hufana, 
que non se tomar doctrina, 
si vos ore por djuina, 
o vos ame por humana. 



JUAN DE MENA 



219 



Vos , la meior angiania 
desta vida humanal , 
que soiuzgays a iuvenia 
syn subsidio artificial^ 
tal dexa vuestra facion 
mesura con dolce ayrc , 
que non vos toma desdon, 
menos vos dexa donayre. 



48 



Juan de Mena, sobre un macho que 
compro de vn arcipreste. 

Qual diablo me topo 
con este cabixpacido? 
Qual diablo me robo 
tan ayna mi sentido? 
Que si yo mas cuerdo fuera, 
y por el no me creyera, 
castigar bien me deuiera 
lo que del auia oydo. 

Un arcipreste maluado, 
que me vido de partida, 
con vn macho ma engañado, 
qual sea su negra vida. 
Yo no digo que es harón, 
ni que le toma torzón: 
mas porfía por vn son, 
que la espuela sele oluida. 

El frayle santo cortes 
bien juraua que era sano: 
el coxquea de tres pies, 
y no hinca la vna mano. 
Mas con todas estas plagas, 
sobrehueso, y ajuagas, 
la boca llena de llagas, 
es verdad que anda lleno. 

Zanquituerto y rodilludo, 
lo hizieron sus pecados; 
con sus dientes aserrados 
muy bien come y no es agudo. 
No digo que es chica pieza, 
ni que tiene gran cabeza, 



ni tampoco que tropieza; 
mas cae bien a menudo. 

Despalmado, y otros tales 
cien mil daños encubiertos 
el tiene bien, por los quales 
mil machos deuian ser muertos. 
Mas verán en sus costillas, 
que el sabe de muchas sillas, 
después fechas las rodillas 
de rezar a cabos ciertos. 

Pero yo no me curaua, 
aunque lo vi tan cenceño, 
ca yo mucho confiaua 
en las juras de su dueño. 
Mas en la mercaduría 
tanta fue su cortesía, 
que dos noches con vn dia 
me hizo perder el sueño. 

Finalmente ya contento 
en dineros, no en papel, 
yo le tome a pagamento 
y anduue vna legua en el. 
Y mas lo que Dios se quiso, 
mas de tanto vos auiso, 
que me falle tan repiso, 
que pense boluer sin el. 

Quando ya pude tornallo, 
mal o bien me di al trasache; 
rabiando por embiallo, 
dige al mozo que despache: 
«Toma, toma este diablo, 
mételo alia en el establo, 
de aquel que vi en vn retablo 
pintado por momarrache». 

Maguer lo lleuo el mochacho , 
por ruego ni mensageros 
no quiso tomar el macho 
ni boluerme mis dineros. 
Yo rabio de que contemplo 
que roban el santo templo, 
y nos dan tan mal egemplo 
estos bigardos faltreros. 

Por merced luego le plugo 



220 



JUAN DE MENA 



al señor arcediano 
mandar que llegassen lugo 
dos buenos a aquel villano, 
a dezir que me tornasse 
mis doblas, y no burlasse, 
antes que se santiguasse 
con el pie y no con la mano. 

Mas el luego se escondió 
quando supo tales fines , 
ca por cierto bien pensó 
andar a caza de ruynes. 
Mas de guisa fue guardado 
en vn torno del tejado, 
como quando esta el venado 
bien cercado de mastines. 

Y desque alli lo tuuimos , 
no se nos pudo encubrir; 
cada qual, desque nos vimos, 
comenzamos de reñir. 
Pero quando vido el hecho, 
ya llegado en tal estrecho, 
dijo: «Quiero por derecho 
este pleyto definir». 

Herradores , majahierros , 
sotiles de grandes preces 
demando el por sus yerros, 
que nos diessen por jueces. 
Los quales desde su banco 
(ni mas prieto, ni mas blanco) 
dijon : salvo que era manco 
mas auia de ochenta meses. 

Quando vido de tal arte 
ser juzgado su derecho, 
assayo por otra parte 
de mouerme gran cohecho. 
O señor, quien tanto yerra, 
sácalo de aquesta tierra, 
o lo mata, o lo destierra, 
o lo Ueua sin sospecho. 

De las cartas citatorias, 
ni de costa del mesón, 
yo no fago dilatorias, 
que no es tal mi condición. 
Pero tanto digo en suma, 



que mal fuego le consuma 
al que dio causa a mi pluma 
de hazer tal oración. 



CABO 



Guardaos todos, guardad 
de personas tan maldichas, 
y del mulo del abad 
con sus tachas sobredichas. 



49 

Onroh. 

Dezidme qual es la cosa 

milagrosa 
que de bocas tres alcanga 
y es en si tan tenebrosa 

y espantosa 
que por todas fuego langa. ^ 
Vna boca desta alhaja 

como paja, 
y no beue por ninguna. 
Otra tiene tal ventaja 

que trabaja 
y con pan se desayuna. 



50 

Xoler. 

Que es el cuerpo sin sentido- 
que concierta nuestras vidas 

sin biuir.!^ 
mueuese sin ser mouido, 
haze cosas muy sentidas 

sin sentir. 
Este nunca esta dormido, 
mas siempre mide medidas 

sin medir; 
tiene el seso tan perdido 
que el mismo se da heridas 

sin herir. 



JUAN DE MENA 



221 



51 



Respuesta de Juan de Mena al in- 
fante dom Pedro, ñjo del rey dom 
Joam. 

Pringepe todo valyente, 
em los fechos muy medydo, 
el sol que naage en oryente 
se tyene por ofendido 
de vuestro nombre temydo, 
tanto luze en ogydente. 
Soes de quyen nunca os vydo 
amado publycamente , 
tan prefeto esclaregydo, 
que, por syrdes byen rregydo, 
Dios vos fyzo su rregyeate. 

Vos de rreys engendrado, 
y de rreys engendrador, 
hyjo dyno, muy loado 
de rrey santo, vengedor, 
lynaje de emperador, 
cabega de gram senado. 
De lealtad y de amor 
tam gram fruto aves mostrado, 
que a vuestro gram onor 
dos rreys y huum senhor 
son y es muy obliguado. 

Nunca fue después , ny ante , 
quyen vyesse los atauios 
e secretos de Leuante, 
sus montes , jussoas y rryos , 
sus calores y ssus frios, 
como vos, senhor jfan te. 
Entre moros y judios 
esta gram virtud se cante; 
entre todos tres gentíos 
cantaram los metros myos 
vuestra perfegyon delante. 



FYM 

Vos de my no dar loores , 
mas rregebyr los deueys, 
vos, gran senhor de senhores, 
que aueys fecho y fazeys 
tanto, que grandes autores 
muy ocupados teneys. 
En dezyr vuestros dulgores , 
porque syenpre vos Ihameys 
pringepe de los mejores, 
porque cregan los lauores 
de esse rreyno portugués. 



52 



Juan de Mena al mariscal Iñigo Or- 

tiz, porque se pensó que el habia 

hecho ciertas coplas. 

Iñigo, no mariscal, 
capitán de la porquera , 
mas liuiano que cendal 
ni que fior de ensordadera. 
Mal decides con dentera 
a quien merece corona, 
otros ponen la persona, 
vos parláis de talanquera. 

RESPUESTA 

Hanme dicho, Juan de Mena, 
quen coplas mal me tratastes, 
pues yo os juro al que matastes 
que no os me vayáis sin pena. 
Saluo si lo desordena 
por punto de Baraha, 
aquel que libro a Joña 
del vientre de la ballena. 



222 



JUAN ALVAREZ GATO 



JUAN ALVAREZ GATO 



53 



Juan Aluarez a vna señora que dan- 
do damores y vnos cordones den- 
tro en el los cordones y rasgo la 

carta en su presen en los pechos. 

Mi pena, de pena harta, 
dama de valer vfano, 
da sospiros por la carta 
que rronpio la linda mano; 
vos soys bien aventur[ados] , 
cordones doquier questan, 
vos de mi muy estimados, 
vos mejor aposentados 
que otros nunca se vera[n]. 



Nos que en penas n... 

y males que me vi 

porque nos adol 

del pesar que les he 

a mis ojos que 1 

vos soys bien ave[ntur] 

tu la carta damar 

llora tus males ten 

llora tu desave 

pues que no 

de que daré 

54 



Juan Aluares, a vn romero tollido 

que yua a pedir limosna en cas de 

vna señora a quien el seruia, biza 

las coplas siguientes: 

Tu, pobrezico romero, 
que vas a ver a mi Dios, 
porque biua yo que muero, 
que le pidas te rrequiero 



limosna para los dos: 
para mi , que en balde afano . 
que quite cuyta y pesar; 
para ty, bendito hermano, 
que te toque con su mano , 
que bien te puede dar sano 
quien a mi podrie sanar. 

Sanar podrie mi biuir 
la que con nobles motiuos 
los biuos haze morir, 
y quiriendose seruir, 
de los muertos harie biuos: 
esta, que mis males crudos 
buelue en gloria su valer, 
los discretos torna rudos , 
groseros, lindos, agudos, 
haze despertar los mudos, 
y al que habla enmudeger. 

El que dio la hermosura 
a quien en el mundo quiso, 
gracia, beldad y cordura 
en la su gentil figura 
con toda bondad la hizo : 
y partiendo la belleza 
y sus dones especiales, 
quando con tanta graueza 
ventajosa de Undeza, 
como tu chica pobreza 
ante los tronos reales. 

Tiene altas condiciones 
de diuina gracia llenas ; 
son tan bellas sus facciones 
que sanaron mis passiones 
y me dieron nueua pena ; 
y aslo de entender assi: 
yo biuia enamorado, 
y en el punto en que la vi, 
tanto suyo me senti 



JUAN ALVAREZ GATO 



223 



que oluide y desconosci 
todas quantas he mirado. 

Aquesta tiene poder 
de hazerme bien v mal, 
darme pesar v plazer, 
a ty de poco valer 
hazer vn muy especial : 
yo me tengo asy creydo 
que sy a ty toca su manto, 
avnque agora vas tollido 
tornaras sano y guarido, 
bien como sy vuieses ydo 
acullá al sepulcro santo. 

Quien me dio doblada plaga, 
quien trauo mi coragon, 
quien podrie sanar mi llaga, 
no ay milagro que no haga 
mas que no quantos oy son: 
yo me tengo assi creydo 
que si llegas a ssu manto, 
aunque agora vas tollido 
tornaras sano y guarido, 
bien si como ouieses ydo 
al sepulcro mucho santo. 

Traer mas qualquier gatico 
conque huelg[u]e en tu venida; 
que con vn dinero chico 
me puedes hazer mas rico 
que con las manos de Mida; 
y sy algo no te diere, 
dile syn ynportunalla, 
que dize el gato que muere, 
que haga quanto quisiere; 
que por mas mal que me fuere, 
no me partirá damalla. 

CABO 

Amare todos mis dias 
con vna fe conosgida 
las amargas penas mias 
sy vengiere en sus porfias, 
sy no vengeran mi vida; 
y ya vengida de hecho, 
vera su fin mi tormento, 
sera la muerte provecho; 



con tanta causa y derecho, 
de gozoso y satisfecho, 
descontento y recontento. 



55 



Para vn cauallero que andana ves- 
tido de luto porque no se querían 
seruir del. 

Los lutos muestran tormento; 
las señas dan me la prueua; 
desatina el pensamiento, 
que vuestro meresgimiento 
no consiente mala nueua; 
que sy son males por quien 
galardón damor os niega, 
no ay razón por que le plega, 
que serie hazerse giega 
de su bien. 



56 



Viniendo de Truxeque, donde estaua 
el Duque huydo por la pestilengia 
(preguntadole que de do venia, hizo 
esta copla, y va en ella metida el 
nonbre de Truxeque) 

De lugar vengo, señores, 
do ^mxe que no deuiera , 
tales heridas damores, 
tan abiuados dolores, 
que morir mejor me fuera; 
y bien que me desengaña, 
su gran bondad ademas, 
es mi firmeza tamaña, 
que aquello que mas me daña, 
aquello me prende mas. 



57 



Esta copla enhio con vn negro suyo. 

Sabed, dama, que las bellas, 
mirando vuestro valor, 
enbidiosas dan querellas 



224 

porque puesta vos antellas 
las hazes que torne nellas 
de color del portador; 
por lo qual los que son biuos, 
avnque no querays ni preste, 
los mayores, los altiuos, 
tornan esclauos catiuos 
como esta su señor deste. 



58 



A una dama, porque se siruie de vn 
cauallero mejor vestido que dispues- 
to y dexo otro que lo tenia todo. 



De quien tan ligero troca, 
todas se deuen doler; 
pues que fue en ell escojer 
como la cuerda muger 
que conpro por lista, toca; 
ni miro sy pierde o gana, 
ni virtud vna ni dos ; 
pésame mucho de vos 
que dirán qual es y llana. 



JUAN ALVAREZ GATO 



59 

Cangion. 



Puesto que mis disfauores 
vengan mas brauos que son, 
no pueden tanto dolores 
que quiten a mis amores 
galardón. 

Que por reuesada cande 
fortuna de mi vitoria, 
notando la causa grande , 
luego esta junto la gloria; 
asy que por muy mayores 
cuydados, ansias, pasión, 
no pueden tanto dolores 
que quiten a mis amores 
galardón, 



60 



Otra loando la bondad. 

Sy mis hados ordenaron 
mis penas, no dolegidas 
por mi gran desauentura, 
gloria fue que me dotaron ; 
pues que en vos se conformaron 
estas dos desabenidas: 
la beldad y la cordura. 

Esta quen virtud sarrea, 
que robo mi coragon, 
pues en ella bien senplea, 
porella mi mote sea 
sojuzgado por razón; 
que sy peno y me penaron 
mis quexas, no dolegidas 
por vuestra buena ventura, 
gloria fue que me dotaron; 
pues quen vos se conformaron 
estas dos desabenidas: 
la beldad y la cordura. 



61 



Porque le dixo la señora a quien 
seruia que hablase en seso. 

Discrigion de muy gran peso 
por quien tanto mal sostengo, 
dezisme eos hable en seso 
mas no dezis sy lo tengo ; 
sabed, señora, de mi, 
que yo sienpre tuve poco 
y en tal punto os conosgi, 
porque todo lo perdy 
y maues tornado loco. 

Pues sy me dezis eos dexe , 
no es razón que lo digays, 
camor dize que os aquexe 
y mis males que me quexe 
todo sienpre que viuays; 
sy queras que de verdad 



JUAN ALVAREZ GATO 



225 



torne a mi seso y sentido, 
vsad agora bondad, 
tórname mi libertad 
V págame lo seruido. 

62 

A vna doDzella daquella señora con 
quien comunicaua sus penas. 

Hermana que nunca muera, 
reparo del triste yo, 
leal syerua verdadera, 
secretaria y consejera 
de la dama cuyo so, 
vos amo como a mi vida 
y quiero por vos afán, 
porque soys tan escojida, 
y por la razón sabida 
del que bien quiere a Beltran. 

Por ende nos escuses 
tener amistad comigo, 
que sabed quen mi tenes 
vn hermano que mandes 
padre y madre y buen amigo; 
y quien os ame leal 
dun amor asy a la llana, 
que me pese vuestro mal 
y me alegre desigual 
vuestro bien como dermana. 

Dize, amiga, ell amador 
que muere de lo que muero , 
que se le dobla el dolor , 
y que no prende ell amor 
quando no quiere el tercero; 
pues vos, la procuradora 
daqueste triste que noto, 
sed buena abogada agora, 
quen hazer por mi, señora, 
no lo echays en saco roto. 

CAÜO 

Que los consuelos mayores 
destas mis penas rauiosas, 

Casciovsro Castzllako. — Tomo I« 



son quando con disfauores 
los nublos de mis dolores 
derraman aguas llorosas; 
ayuda a la desabrida 
vida de mi mal tan fuerte , 
que según es dolorida, 
la muerte serie mi vida 
y vida serie mi muerte. 



63 



Porque vna noche que vido a esta 
señora a vna ventana, y llegándose 
a hablar con ella, se quito y mando 
ponerse a vna vieja diforme; y el, no 
dando a entender que lo sentía, por 
que hazia muy escuro, hablo todo lo 
que deseaua dezir , y por que ella 
supiese que no le era oculto el enga- 
ño ^ hizo las coplas siguientes : 

Ved quengaño de sofrir, 
ved que cosa de no ver, 
que forma de deshazer 
que trueco de no sentir; 
engañarse yen los buenos 
y podrien aver pa^iengia, 
quandü esta la diferencia 
poco mas v poco menos. 

Yo, que de miedo nos hablo 
esperando ver a vos , 
esperaua ver a Dios 
y mostroseme el diablo; 
dieronme pena por gloria, 
tini[e]bla por claridad, 
vencimiento por vitoría, 
un rogin viejo dañoria 
por la mas alta beldad. 

Dieronme lloro por riso, 
lo sinple por lo discreto, 
ynfierno por parayso 
vn guineo por vn Nargiso; 
dieronme por blanco prieto, 
la vegez por jouentud, 
lo quebrado por lo sano , 



liC^ 



jUAÑ ALVAkEZ OAtO 



los vigios por la virtud, 
la dolengia por salud , 
el yuierno por uerano. 



CABO 

La locura por el seso, 
por palagios tristes cuevas, 
por lindas cangiones nuevas 
los romanges de Don Bueso; 
dieronme por haz en vez, 
hizieronme mili engaños, 
algo mas de sesenta años 
me ponien por veyntytres. 



64 



SsLcando vn canto dorgano bordado 
en vna capa. 

Ved que mal seso es el mió 
que canto mal y porfió. 



65 



Otra letra a vna vista de vn almete 
bordada. 

Por aqui 
conbatieron y me dy. 



66 



Sacando vna villa por gimera. 

Esta villa caqui vedes 
gercada de hermosura, 
las torres son de tristura, 
la caua de pena dura, 
de congoxas las paredes; 
los vezinos son cuydados, 
la justigia es la crueza, 
las casas y los tejados 
son males desesperados 
que luchan con mi firmeza. 



67 



Cangion que hazie a lo en quel 
estaua. 

No le des prisa, dolor, 
a mi tormento cresgido, 
que a las vezes ell ouido 
es vn congierto damor. 

Que do mas la pena hiere 
ally esta el querer callado , 
y lo mas disimulado 
aquello es lo que se quiere; 
avnques el daño mayor 
del huego no conosgido, 
a las vezes ell oluido 
es vn congierto damor. 



68 



Esta letra saco en vn collar de oro 
que hizo de vnas limas sordas. 

' Estas que vedes aqui, 
callando cortan en my. 

69 
La noche buena. 

Dama por quien he soft-ido, 
a quien de Dios noches buenas , 
demandóte por estrenas 
galardón de lo seruido. 

Sy reparas con vn sy 
el gran dolor de que peno, 
luego sera ell año bueno 
que viniere para my ; 
mas sy te plaze my daño 
y por tuyo soy nagido, 
déte Dios a ty buen año, 
suft-a yo como he sofrido. 

Avnque deues lo querer 
por el gran loor que cobras , 



JUAN ALVAR EZ GATO 



227 



quen tal noche tales obras 
se deuen de prometer; 
y por quanto he padecido 
en tu cargel y cadenas, 
otórgame por estrenas 
galardón de lo seruido. 

70 

A vna señora que le dixeron que 

auia dicho del, pensando que no se 

sabrie. 

Señora en todo conplida , 
aniso de las discretas, 
en esta catiua vida 
pocas cosas ay secretas; 
no fue bien ser maligiosa 
con quien por seruiros muere, 
que dizen, dama hermosa, 
que quien denuesta la cosa 
para sy mesma la quiere. 



71 



A vn mote que traye vna dama que 
dizie * sy nunca fuese, solía*, que 
sentiendo que no querie que se pa- 
sase aquello que amaua, y algunos 
galanes no le entendien el mote, ro- 
góle que dixese como sentendie. 

Gentil dama, ell alto muro 
del meresger que tenes, 

que nos guia, 
os haze el canpo seguro, 
del gran régelo caves 

a solia; 
mas como de tal afán 
contenta mucho biuays, 
de dos g[u]erras que serán 
regelays de la eos dan, 
no se os nienbra la que days. 

Vos distes gloria tan gierta 
quando las ansias ajenas 
consentistes ; 



do solia se queda muerta, 
y biue las biuas penas 
que vos distes; 
vuestros régelos temidos 
mueren y nunca bivran , 
binen dolores cregidos, 
binen amargos gemidos 
que por vos, dama, se dan. 

CABO 

Daysle g[u]erras desiguales, 
y penas de las que peno; 

no dudes, 
que a la cuenta de mis males 
conosco del mal ageno 

que tal es; 
y seyes cosa sabida 
que del mas meregedor, 
sy quisierdes ser servida, 
biuira vida syn vida 
temiendo vuestro temor. 

72 

Un dia que jugaron a las cañas, 
echo estas coplas, envueltas en vna 
vara, a vn tejado que salle a vna 
ventana ado se paraua algunas ve- 
zes aquella señora. 

Vo a deziros mi fatiga: 
vos quitaes os por no oyllo, 
y pues no puedo dezillo 
ni hallo quien os lo diga, 
viéndome como me muero, 
acordaron mis cuydados 
denbiar por mensajero 
esta vara a los tejados. 

Y sy, por desdicha mya, 
la topare quien agecha, 
pidole de cortesya 
que calle lo que sospecha; 
y sy her no lu quisiere 
por mi gran desauentura, 
sobre negro no hay tintura: 
véngame lo que viniere. 



228 



JUAN ALVAREZ GATO 



Que ya se quen balde va, 
sy no que con rauia hieruo, 
que avnque por vos se vera , 
seguro so que sera 
el mensajero del cuervo. 

73 

A vn viejo sinple que siruie en su 

casa daquella señora, con quien ella 

burlaua, por que el se quexaua a el 

della que le hazia mal. 

Ya quisiese quien podria, 
padre, por que os veo quexar, 
y consintiese trocar 
vuestra vida por la mia, 
o hiziesedes a osadas 
que siruiesemos a dias , 
que sy a vos os dan puñadas , 
a mi penas desastradas 
que matan mis alegrías. 

Vos, con pequeña herida, 
pedis la muerte por buena ; 
yo ruego a Dios por la vida, 
por que mas dure mi pena; 
ved quan reuesadas son 
las vuestras de mi querella, 
que tenes pena y pasión 
por salir de sojugion, 
yo por mas estar en ella. 

Y nunca espero quexarme, 
y vos, mi padre bendito, 
queriedes ser libre y quito ; 
yo, ni libre ni quitarme; 
vos dezis lo que queres , 
do perdes gien mil enojos, 
por que yo biuo al reues, 
mas que vos dagua traes 
vierten llorando mis ojos. 

CABO 

Vos soys su buen mensajero , 
yo sienpre estoy en oluido; 
vos, amado y consejero, 
yo su muy aborregido; 
vos biuis y vos gozays, 



yo me muero con desuios: 
pues, mi padre, que quexays? 
que los males que llorays 
son remedio de los mios. 



74 

Otra. 

Sy este triste amador 
por vuestro todo se da, 
dase con penas damor, 
amor que pone dolor, 
dolor que nunca se va; 
vase mi vida all ajena, 
ajeno sienpre me vy ; 
veome en catiua pena, 
pena sin vn ora buena, 
buena no la conosgi. 

Yos mire por mi dolor 
amargo que no deuiera, , 

mas no catino amador, 
porque yo pense camor 
tan por suyo me tuuiera, 
que sy yo triste pensara 
que tal auia de sofrir, 
ni vos viera, ni mirara, 
ni por vos me trabajara, 
ni punara por beuir. 

Vos queres mi padeger, 
vos hazes mi triste suerte, 
vos robastes mi poder, 
vos me hezistes saber 
que son dolores de muerte; 
vos, la mas desconogida, 
me pones en tal tormenta, 
que ni se ques buena vida, 
ni con que seres seruida, 
ni de que seres contenta. 

Llorar me quiero, mesquino, 
syenpre de dolores lleno, 
pues que tanto mal me vino, 
que ni se modo ni tino 
que con vos tenga por bueno; 
pues por mal os conosgi 
y me distes penas fuertes, 
ya fuera, triste de mi, 



JUAN AI.VAREZ GATO 



229 



muriera quando yos vy 
y escusara tantas muertes. 

Yo deseaua beuir 
solamente por seruiros ; 
ya nos podiendo sofrir, 
sienpre ruego por morir 
por no veros nin oyros; 
que siendo vos noble llena 
como son otras a par, 
gloria me serie la pena, 
mas tan buena, buena, buena, 
es hazer desesperar. 

Los dichosos amadores 
dizen que a las jouentudes 
aprouechan mis dolores , 
porque diz que con amores 
acregientan en virtudes; 
hazer loco all entendido, 
esto diré yo damor, 
y ser todo desmedido, 
y aver por el perdido 
de mi vida lo mejor. 

Reueses fueron mis hados 
con esta per[r]a enemiga; 
pues por ella me son dados 
tantos males y cuydados, 
no me la digays, amiga; 
ponelde nonbre crueza 
aquesta de quien no huyo, 
pues asy tan syn pereza 
obra de dura graueza 
con quien es y sera suyo. 

Y si pensays que desuia 
mi plazer vuestra onestad , 
no tomes falsa alegria, 
que la gran desdicha mia- 
os doto tanta bondad ; 
que si después de yo muerto 
tal uida dierdes alguno, 
auiendo aquesto por gierto , 
querades tan firme puerto 
no me llorase ninguno. 

CABO 

Si yerra lo memorado 
no quiero sofrir enmienda, 



que harto fue yo reglado, 
y pues nunca reparado, 
quiero ya soltar la rienda; 
que mi persona cuytada 
biue ya por aquel modo 
como aquel a quien es dada 
dolengia desuenturada, 
no le aprouechando nada, 
acordó comer de todo. 



75 



Porque le dixo vna señora que ser- 
uie, que se casase con ella. 

Dezis: «Casemos los dos, 
porque deste mal no muera.» 
Señora, no plega a Dios, 
syendo mi señora vos, 
eos haga mi conpañera. 

Que, pues amor verdadero 
no quiere premio ni fuerga, 
avnque me veré que muero , 
nunca lo querré , ni quiero 
que por mi parte se tuerga. 

Amarnos amos a dos 
con vna fe muy entera, 
queramos esto los dos; 
mas no que le plega a Dios , 
syendo mi señora vos , 
eos haga mi conpañera. 



76 

Ayudando a vn cauallero, su amigo 
para con vna dama que siruie. 

En aqueste mundo, lleno 
de mal que nunca fallege, 
¡)()r las obras se paresge 
quien es malo y quien es bueno. 
En la renta los mayores, 
en la obra ell amigigia, 
en el gesto los dolores , 
por los sieruos los señores, 
por los reyes la justigia. 



230 



JUAN ALVAREZ GATO 



Por la pluma los prudentes, 
por los libros las memorias, 
las dichas por las Vitorias, 
por las fuerzas los valientes, 
por las hablas los agudos, 
por las menguas los cuytados, 
en las señas a los mudos, 
en el tiento los sesudos, 
en osar los esforzados. 

En la risa las gragiosas , 
en los trajes las galanas, 
en el rregno las vfanas, 
en el gesto las hermosas, 
el turbado en la color. 
En la prisa el caminante, 
la contra por el tenor, 
por la dama ell amador, 
la dama por ell amante. 

Pues a vos a quien oluido 
dalle nonbre a vuestro nonbre, 
harto esta dencaregido 
ser amada dun tal onbre. 
Quen deueros seruidunbre, 
avnque nos mire en mi vida, 
mis manos porne en la lunbre , 
si en beldad no soys la cunbre, 
y en saber la mas sabida. 

Pues bondad, seguro so 
que según al que da pena, 
ya mostrays que soys tan buena, 
que lloren alo eos miro. 
Pues primor y puligia 
y onestad con las onestas , 
gien mili vezes juraria 
eos lleuays la mejoria, 
fuesese sobre mis cuestas. 

77 

A vna señora que se llamaua por 
estado y por quien era la mayor. 

Vos mayor en hermosura, 
yo el mayor enamorado; 
vos mayor en ell estado, 
vo mavor en la tristura; 



vos syn pena y syn dolor, 
yo corrido de fortuna, 
que por vuestro gran valor 
como en todo soys mayor, 
distes mas brauo dolor 
a mi vida que ninguna. 

78 

Con desesperada vida quiere decir 
mal de la señora que seruie, por ver 

sy por aq le yrie mejor, y para 

mostrar la razón que tiene, dyzele 

primero quanto le ha seydo leal y 

verdadero amador. 

Yos vue amor y temor, 
aunque de vos desamado, 
y corri tras el dolor 
como el dichoso amador 
contra el plazer deseado; 
nunca me quite ni quito, 
ni me quitare jamas, 
y siruiendos ynfinito 
ha que so romero hito 
negros tres años y mas. 

Yo me vy ante vos venido 
a dezir mi triste g[u]erra; 
de enpachado y dencojido 
hallauame enmudegido, 
mi cara color de tierra; 
estaua manso, quedito, 
no osaua mover razón , 
tornauame pequeñito 
como el perrillo chiquito 
antel furioso león. 

Sy vuestro mando tenia, 
no ay peligro que temiese, 
quel vigor que me cresgia 
sobraua de varonia 
a lo mas brauo que fuese; 
y no las temiera, non, 
las afrentas varoniles 
de tus nietos, Laumedon, 
ni las fuergas de Sansón 
ni los engaños dArchiles. 



JUAN ALVAREZ GATO 



231 



CONTINIjA 

Por que fuy vuestro sujeto 
me goze por ser nasgido, 
y os ame claro, perfecto, 
y tu velo mas secreto 
quel gran tesoro escondido; 
nunca quiz otra ni dos, 
tome peligros en vso 
hiz mili errores a Dios , 
y todo me fue con vos 
echado la cuesta ayuso. 

Sospirando desudado 
pasaua las noches todas, 
dando buelcos de cuydado, 
las ansias denamorado 
llorauan las lueñas bodas; 
toda la noche y el dia 
cregie mi mal dolorido: 
ved que desdicha la mia, 
quanto mejor os seruia 
era mas aborresgido. 

CONTINUA I 

Tormentos, penas sofry 
qual nunca nasgidos vistes , 
muerte mili vezes te vy, 
padegi, yo padesgi 
los tristes dolores tristes, 
y fuy mas firme y fiel 
que vos los buenos amantes; 
y trague tragos de hiél, 
y vos la falsa cruel 
tan Mahomad como dantes. 

Sy vos teniedes enojos, 
luego que por mi sabidos , 
hincauame yo dinojos, 
tornaua huentes mis ojos 
y Dios oye mis gemidos; 
hazia yo vida de santo 
por que vuestro mal sanana, 
yuaos a contar mi llanto, 
mostrauades vos espanto 
como Dios no me mataua. 



CONTINUA 

Yo, con sobrado penar, 
fuy el mas firme costante; 
yo fue el mejor en amar, 
nunca macuerdo mirar 
syn eos truxese delante; 
todos los males lleue 
so color dalegre riso, 
nunca mis ojos geve, 
y prove, por vos proue, 
lo que nadie nunca hizo. 

Sy tristes dolores distes , 
tristes dolores sofri 
por males que me hezistes , 
eso que se que quesistes 
todo con alegre sy; 
nos podes quexar de cosa 
sy no de mucho seruida: 
agora vos, enojosa, 
sofrid mi lengua rauiosa 
questa con yerua herida. 

Los buenos vengan aqui, 
quebranten los coragones, 
llórenme porque nasgi, 
que mios son para mi 
los tormentos a montones; 
pues que con yra mortal 
avre de dezir de quien 
era mi bien espegial, 
provare sy esta en el mal 
lo que no halle en el bien. 

Vos, los que agora lees 
esto que digo con yra, 
como adelante veres, 
sabed ques todo al reues, 
reues y falsa mentira; 
sy no que mi grande afán 
me pone enemigo geno, 
bien como el rauioso can 
que tantos golpes le dan 
que va a trauar de su dueño. 

Hablen pogoñas y sañas, 
ay que no puedo callallo ! 



232 

descubran tus falsas mañas, 
avnque rasgo en mis entrañas 
solamente de pensallo; 
digan desta reuesada, 
digan desta matadora, 
digan, no sencubra nada, 
de la mas falsa maluada, 
maluada perra traydora. 



ARREPIENTESE Y NO QUIERE PROSEGUIR 
EL MAL, Y HABLA CON ELLA DIZIENDOLE 
DEBATE QUE TIENE CONSIGO 

Tu , la questas syn pasión , 
causa de mi malandanga, 
mira la justa quistion: 
ell amor dize perdón, 
syn razón pide venganga; 
dize mi poca salud 
que mueras, y que no al, 
afrigeme yngratitud, 
dame bozes la virtud 
en que venga el bien al mal. 



HAZELA JUEZ Y VENQESE DEL AMOR 

Quitarme quiero a dehuera, 
ques lo que te satisfaze; 
camor manda que lo quiera; 
que dizes dizes que muera, 
que lo quiero y que me plaze; 
dizes que hablo syn tiento, 
que verdad es ya lo se, 
que digo que marrepiento, 
y sy mal dixe que miento, 
que ya ni por pensamiento 
nunca de ty quexarc; 

♦ CABO 

Pues me apuras, triste suerte, 
no dexes tus vsos, no, 
que por mas que vengas fuerte 
y traygas nuevas de muerte, 
vengan, que nasgido so. 



JUAN ALVAR EZ GATO 



EN 

EL 



79 



Viernes dendulencias, predicando la 
pasión y diziendo el predicador al 
cabo ^ Ay quien perdone?» , llegóse 
el secretamente aquella señora que 
siruie y dixole: «Pues que no me 
aprouecha con vos, nada quiero per- 
donaros por amor de Dios, y pues 
no gano de vos nada, quiero ganar 
a el» y escriuiole asy. 

Pues oy predican, donzella, 
la santa pasión de Dios, 
por contenplagion daquella, 
yos perdono la querella 
que sienpre tuve de vos, 
y otras muchas desiguales 
a que tengo buen derecho; 
y perdonos quantos males 
giviles y criminales 
por amores maves hecho. 

Y perdonos la crueza 
del conbate dolorido, 
y agradescos la nobleza, 
la onestad y la firmeza 
quen bondad aves tenido; 
y plazeme de rogar 
a la Virgen santa, vuena, 
eos dexe perseuerar 
y a mi no me de lugar 
de tornar a daros pena. 



CABO 

Sy fuy en algo ynportuno, 
por me ser vos mucho cara, 
o sy hiz seruigio alguno, 
questo todo sea ninguno, 
como sy nunca pasara; 
y sy dezis eos erre, 
pidos que me perdones, 
dandos desdaqui la fe, 
que en esto nunca dize : 
esta boca mia es. 



JUAN ALVARE7, HATO 



233 



80 



Habla con estas coplas, y haze men- 
sajero y enbajada con ellas, para 
que se topen con la señora, para que 
supiese lo quel no tenie osadía de 
dezille. 



Pues no sufren mis porfías 
ni callar ni dezir nada, 
sed vos, tristes coplas mias, 
mensajero y enbaxada. 
Y corre, llega temprano, 
que avnque no sepays dos guio, 
piazera a Dios soberano , 
y quiga de mano en mano 
llegares a dos enbio. 

Y, coplas tristes , llorosas , 
hechas con tanto dolor, 
sy os hallardes tan dichosas 
que llegues a su poder, 
dezilde lo que sentistes 
de mis secretas pasiones; 
pues que vedes que os hezistes 
con muchas lagrimas tristes 
que borran vuestros renglones. 

Y dezilde, comos digo, 
que después que parti della, 
mis ojos puestos en ella, 
nunca se va de comigo. 
Las orejas escuchando 
en su razonar atento, 
la voluntad deseando , 
el cuydado esta pensando 
como dirá lo que siento. 

Ya que acuerdo de dezillo, 
su gran bondad desigual , 
con temor de mayor mal, 
no me dexa descobrillo. 
El amor con amargura, 
visto que no halla medio, 
haze llantos syn mesura, 
reclamando de ventura 
porque no le da remedio. 



Sobre tamaña tristeza 
dires que viede y que mande; 
que sy grande es su belleza, 
mi querer es mas que grande , 
y grande mi voluntad 
de ser suyo como so ; 
y dezid y porfiad, 
cun amor tan de verdad 
nunca nadie le sintió. 

Yo senti el dolor mas fuerte 
de la gran saña damores, 
sus congoxas, sus temores, 
sus destierros y su muerte; 
mas antestos renovados 
no ay razón por que se teman ; 
que asy son determinados 
como huegos dibuxados 
ante las brasas que queman. 

Yo, de muy enamorado, 
por plazer vue las penas, 
por descanso mi cuydado, 
las malas noches por buenas. 
Mas el tal contentamiento, 
aunque grande y de verdad, 
es antel nuevo que siento 
como gloria con tormento , 
desgrado con voluntad. 

Yo fuy el mas desigual 
amador ñrme y fiel ; 
yo tan amigo del mal, 
a no hallarme syn el; 
yo senti mas dell amor, 
de su bien, y mal y pena; 
en este brauo dolor 
hallóme nuevo amador 
como solo en tierra ajena. 

Pues quiga la pena mia 
no era por persona tal, 
cuyo fue yo todavya; 
fueralo el mas espegial 
la mayor meregedora 
quen este mundo sengierra, 
de todas era señora; 
mas con vos causa dagora 
como el gielo con la tierra. 



234 



JUAN ALVAREZ GATO 



Deziros de mi tormenta 
y del gran mal que rebelo, 
es una prolixa cuenta 
como piélago sin suelo. 
Pues dezir el meresger 
de quien da tan cruda pena, 
por mi mal se puede ver. 
Nos quiero mas detener: 
yd, coplas, en ora buena. 

Y pues el cargo lleuays , 
tamaño bien me hazed; 
sy vierdes que la enojays, 
luego desapareced. 
Y suplicos y requiero , 
quen lo que de vos quisiere, 
su plazer mires primero ; 
quel discreto mensajero 
haze como el tienpo quiere. 

Lo que vierdes que le plaze, 
eso le dezid que quiero; 
que avnque muera mas que muero 3 
el morir me satisfaze. 
Como vieres, asy haz; 
un enxenplo que no yerra 
en este mirad asaz 
porque quede en sana paz 
el que no le cunple guerra. 

Son las señas conogidas 
por donde la conosgies, 
sus ventajas muy cregidas 
eos dirán luego quien es. 
Es la que sola nasgio 
mas hermosa, mas sentida, 
la que Dios mismo pinto, 
en quien el mas sesmero 
que persona desta vida. 

La que vierdes a do mora 
todo el mereger vmano, 
a quien yo bese la mano 
por quien es y por señora; 
ante cuya perfegion , 
que tan extremada es, 
las ventajosas que son 
hazen según el pauon 
quando se mira a los pies. 



Determinanse sus dones 
ante las mas espegiales, 
como el oro entre metales, 
la salud ante los males, 
biuas brasas con camones; 
y los valles de la cunbre, 
temerosos de seguros; 
las tinieblas de la lunbre, 
libertad con seruidutibre, 
cauas hondas de los muros. 

CABO 

Y, coplas, en conclusión: 
los que liman las razones 
son los libres coragones 
quando fingen la pasión. 
Yo con el dolor que biuo 
no puedo poneros tasa; 
sy sinplemente os escrivo, 
recuento mi mal esquino, 
digo lo mismo que pasa. 

81 

Preguntóle esta señora, quando vido 

estas coplas, que por quien las auia 

hecho. 

Claro os las quiero dezir 
estas penas de que peno, 
que las brasas en el seno 
no se pueden encobrir; 
las coplas de mis querellas 
que vistes en vuestra casa 
vos fuestes la causa dellas , 
avnque pasastes por ellas 
como yo sobre la brasa». 



82 



Para vn cauallero, su amigo, que le 
pregunto , quando vido las coplas 
destotra parte, que por que auia he- 
cho aquella mudanga. 

Mi señor, cuyo seré 
y de quien soy todauia. 



dezis eos diga porque, 
porque catiuo troque, 
troque la fe que tenia; 
y dezis quien pudo tanto 
que consuma y desatine 
aquellas penas despanto, 
a que dolorido llanto 
con que vine. 

Verda es que mi señora 
sobre todas valie mas; 
mas con esta ques agora 
con la nueva matadora 
mucho se queda detras; 
y avnque por mi triste suerte 
era mi mal ynumano, 
es anteste brauo fuerte , 
como el herido de muerte 
con el sano. 

Y mudar mi coragon 
no fue yerro cacometa, 
mas señal de discrigion, 
ques vna fe por razón 
seruir las otras es seta; 
y avnque gierto sin rehierta 
nunca espero bien jamas, 
harto esta la gloria gierta 
que con la muerte mas muerta 
biuo mas. 

CABO 

Mas yo, que punto ni rato 
syn pena nunca me vy, 
con razón me llamo Gato, 
pues en su sino nagi; 
que del mal que macomete 
nunca libre me verán, 
que metido esto en vn brete 
do las almas todas siete 
morirán . 

83 

A don Pedro de Mendoga, hermano 
del duque don Yñigo López, en que 
haze biuo ell amor que mato G[u]e- 



JUAN ALVAREZ GATO 235 

uara, y cuenta vna habla que ovo 
con vna señora que siruie don Pe- 
dro no conosgiendola. 

Los tristes gustos damor 
vayanse todos, os dexen, 
ni sus ansias os aquexen, 
ni cuydado os de temor; 
alegrad, buen cauallero, 
desterrad dolor y penas, 
aves gozo verdadero, 
que vengo por mensajero 
de nuevas eos traygo buenas. 



Consentid, señor, que diga 
mi buena dicha dichosa: 
buscando la mas hermosa 
tópeme con vuestra amiga, 
cuyas gragias desiguales 
en el punto que mire, 
acordeme en vuestros males, 
sospeche que penas tales 
tal belleza las darie. 

Dixele asy sospechoso 
juzgando por sus primores: 
«Vos tenes preso damores 
al mejor y mas quexoso; 
y según vuestra fagion, 
mas hermosa que ninguna, 
dalle pena aves razón, 
mas negalle galardón 
gierto no tenes ninguna. 

CONTINUA ADELANTE EN EL LOOR DEL Y DELLA 

Ques tan lleno de bondad 
que quanto sabrie dezir, 
Hsonja con su mentir 
cabe en el co la verdad ; 
es mas discreto que todos, 
mas sieruo de vos y dellas, 
en los varoniles modos , 
ventaja sobre los godos 
como vos de todas ellas. 

Pues penar vno tan diestro 
en quien tanto bien sengierra. 



2^6 



JUAN ALVAREZ GATO 



VOS hazes a vos la guerra 
que negays lo propio vuestro; 
que pues tanta razón tiene 
de ser triste como ledo 
en dalle el mal que sostiene, 
negays al vuestro eos viene 
como ell anillo en el dedo. 

Mienbre vuestro pensamiento, 
acorda en razón tan clara , 
quen negar meresgimiento 
nos mato ell amor Guevara; 
pues sy vos asy hazes 
sera del todo matalle , 
sy al que merege queres 
solo vos, dama, podes 
de muerto resugitalle. 

Syendo asy vos justigiera 
como soberano rey, 
dalles es a todas ley 
con que amor jamas no muera; 
queriendo al meresgedor 
all otro muy desterrado 
no sera ensalada amor, 
temerá ser amador 
quien no deue ser amado. 

Y con la gana damar , 
visto vuestro mando lleno, 
causares vn porfiar 
sobre quien sera mas bueno, 
en seruiros punaremos; 
ved que bien podes hazer 
los malos nos trocaremos, 
groseros anisaremos 
corriendo tras meresger». 

Yo dexando el departir, 
respondió con manso modo: 
« En el cabo esto de todo 
quanto me podes dezir; 
mucho es loca quien se mata 
por dalle vida all ajeno; 
la queste sello desata, 
sy en el meresger no cata, 
mas a muerte la condeno. 

Pero pues vuestra fatiga 
parege donbre discreto, 



quieros dezir vn secreto: 
no se sienta ni se diga, 
sy el que bien ama no muda 
de firmemente querer, 
la que biue mas sesuda 
syn duda verna syn duda 
al señuelo del valer. 

Que sy algunas os negaron 
seruigios que les hizieron, 
serie por que les herraron 
aquellos que las siguieron; 
por estas causas hazes 
que diga amor que le yerran, 
tales obras le sotierran, 
que de biuo biuo es. 

Dires aquese señor, 
que tenga esftiergo a sofrir, 
que no se sirue ell amor 
de quien se dexa morir; 
mas que haga de manera 
acorda que se os acuerde, 
que sy bien quiere que quiera 
quel debdor no se le muera, 
que su debda no se pierde». 



CABO 

Yo, que de vuestro penar 
tengo su mismo doler, 
las nuevas de mi plazer 
vengoslas, señor, a dar; 
y sy va en el razonar 
mi pluma desatinad^, 
no se diga della nada, 
quel plazer dell enbaxada 
no la dexa reposar. 

84 

Al duque, viniendo de camino donde 

vido vna señora quel deseaua ser- 

uir y loaua mucho. 

Vengo dallende la sierra 
con nuevas que ya querriedes 
vos oyllas; 



JUAN ALVAREZ GATO 



ni 



de donde os huze la guerra 
la dama de quien diziedes 

marauillas: 
do venistes vos syn vos 
con pena que nos oluida 

solo vn punto; 
ado vistes aquel dios 
eos dio la muerte y la vida 

todo junto. 

Vy que su gran hermosura 
era de la fe que distes 

fiadora: 
y vy mas que os asegura 
que dares sospiros tristes 

cada ora; 
vy por do sienpre seres 
su catino aherrojado 

muy sin arte; 
vy la razón que tenes 
para que nunca cuydado 

se os aparte. 

Vi ques du[l]ge vuestro mal, 
y avnque brauo, triste y fuerte, 

muy vfano; 
que por su belleza tal , 
dichosa sera la muerte 

de su mano: 
y quanto mas acatava 
en las gragias estremadas 

que tenie, 
tanto mas se me acordaua 
las penas enamoradas 

eos dexe. 

Y también, señor, vi mas, 
lo que ya se que sentis 

y mostrays; 
pensaua siempre jamas 
como el gran mal que sofris 

lo callays: 
y dauame pena a mi, 
y dizia en la memoria: 

o si fuesse 
que viniesse agora aquí 
y gozasse desta gloria 

que la viesse! 

Pensaua quanto era mas 



lo que ya se que sentis , 

que mostrays; 
pensaua sienpre jamas 
como el gran mal que sofris 

lo callays, 
y dauame pena a my, 
y dezia en la memoria: 

o sy fuese 
que viniese agora aqui 
y gozase desta gloria 

que la viese. 

Llegúeme a ssu señoria , 
señora de quanto viere 

por quien es, 
y dixele: «Acá menbia 
el vuestro que mas os quiere 

eos queres, 
a quien vos distes enojos 
de la mas alta tristeza 

no postizos; 
el eos tiene ante los ojos, 
al que dio vuestra belleza 

beuedizos». 



FIN 

Y mandóme eos dixese 
que pues le tenes aqui 

con vos acá, 
a vuestra merced pluguiese 
de dalle nuevas de sy 

como le va : 
ques tan vuestro seruidor, 
quen vuestro querer consiste 

su ventura, 
como en mano del pintor 
de pintar alegre v triste 

la figura. 

RESPUESTA DE LA SEÑORA HECHA 
POR EL MISMO 

Muy baxito respondió: 
« Dezidle como le digo 
que después que se partió, 
nunca jamas se quito 



238 

de acá dell alma conmigo; 
y quen ella esta guardado, 
velado de mi deseo, 
de mis suspiros rondado, 
y ell alcayde mi cuydado 
que lo tiene encomendado 
a mi, que siempre lo veo». 

COMPARA 

Bien como ell anima buena 
al tiempo de ser juzgada 
esta cuitada de pena 
esperando si se ordena 
de ser libre o condenada, 
quando vee que su guia 
para la gloria le adiestra, 
goza de gran alegría, 
tanta y mas era la mia 
quando a su merced oia 
la buena ventura vuestra. 

CABO 

Corriendo noches y dias 
soy allegado qual vedes 
a daros las alegrías 
porque las albricias mias 
dellas mismas me las dedes. 

85 



Estando en Lipuzcaf fizo estas dos 

coplas al amor porque se enamoro 

de vna viscayna. 

Muerte de mis alegrías, 
halagüeño syn halago, 
amigo de mis porfías, 
enemigo de mis dias, 
que me quieres? que te hago? 
sabes que me despedy 
de tener g[u]erra contigo; 
vengo huyendo de ty, 
as te venido tras my 
como quien busca enemigo. 



JUAN ALVAREZ GATO 



Vien fuera que me buscara 
do fue mi primera lid, 
do su g[u]erra cuesta cara, 
la corte Guadalajara, 
Toledo, Valladolid; 
mas en tierras tan estrañas 
do nenbrarte es descongierto, 
de verdad me tienes sañas, 
pues te hallo en las montañas 
do pense questauas muerto. 

86 

Otras en vn caso. 

Belleza grande por quien 
contrahaze mi cuydado, 
sed seruida y mirad bien 
mi querer disimulado, 
que yo a vos sola contenplo; 
mas por mas cíaro ell afán 
satisfágaos ell enxenplo 
del que bien quiere a Beltran . 

CABO 

Y pues que tan claro guio 
la causa por donde sigo, 
el sinple sentido mió 
remite a vuestro aluedrio 
que syenta bien lo que digo; 
que no quiero digerner, 
ni me cunple de dezillo 
a quien, según su saber, 
no le haze menester 
para del todo sentillo, 
syno el cabo dell ouillo. 

87 

Porque la vido mal en la cama, y 

denamorado y de turbado no la oso 

hablar ni pudo. 

Buele, buele vuestra fama, 
que a mis ojos desuelados 



JUAN ALVAREZ GATO 



239 



mejor paregistes, dama, 
asy mal en vuestra cama 
que las reynas en estrados; 
notando vuestros sentidos 
razonamientos syn mengua, 
quanto sabrien los oydos 
estauan enmudecidos 
los sentidos y la lengua. 

Yo pensaua dos hablar 
quanto vuestro me veya, 
abiuando a despertar, 
ni el vigor daua lugar 
ni el temor tenie osadia; 
agora que ma dexado 
el enpacho que me distes , 
avnque medroso, turbado, 
sabed quanto ma ganado 
el poder con que nagistes. 

Ganóme de tal manera 
vuestro valer y virtud, 
eos otorgo, avnque no quiera, 
carta firme y valedera 
de mi alma y mi salud; 
y quiero mas, sy queres, 
y dello fuerdes seruida, 
que puesto me desames, 
por cosa que me mandes 
que no se tema mi vida. 

Ni me pueda arrepentir 
en ningún tienpo jamas; 
y si con mucho seruir 
vieie mi muerte venir, 
questonges os quiera mas ; 
ni pueda beuir sin vos, 
ni herraros en vn pelo, 
ni mirar vna ni dos, 
ni dezir cay otro dios 
en la tierra ni en el gielo. 

Que si con loco querer 
se mouie mi mano presto 
a loar syn meresger, 
yo no lo pude hazer 
por quanto era todo vuestro; 
y sy dixe por ser quisto 



o mouido damigigia, 

agora ca vos he visto, 

que mas quiero ser mal quisto 

que negar vuestra justigia. 

La justigia que tenes, 
según por razón me fundo, 
eos amen y dessames, 
y siruiendos desdenes 
al mayor señor del mundo; 
y el amaros syn tiento, 
y vos a disymulalle , 
que avnque muera de tormento, 
que se halle recontento 
quando vos queraes miralle. 

Que vuestro cuerdo mirar, 
vuestro senblante tan bello, 
vuestro gragioso cantar, 
vuestro dangar y baylar, 
vuestras manos, vuestro cuello; 
vuestro saber y destreza, 
vuestro primor y sentir, ♦ 

vuestra estremada belleza, 
vuestra bondad y nobleza, 
quien que lo sepa dezir > 

Las que os an mucho l[o]ado, 
nobles damas, hasta agora, 
dexa, dexa lo prestado, 
que sabed que con pecado 
se hurto desta señora ; 
tanbien las que yo serui 
nos quexes porquos desdeño, 
que sy con ficion menty , 
virtud es grande de mi 
tornar lo suyo a su dueño. 

Vos, señora, con bondad, 
pues os tornan vuestra fama, 
sus herrores perdonad ; 
quel amor giega verdad , 
y qualquier que feo ama 
ya que sienten vuestro buello 
en que tanto bien sengierra, 
dizen, dama, syn régelo, 
que solo Dios en el gielo 
y sola vos en la tierra, 



240 



JUAN ALVAREZ GATO 



CABO 

Quexense las que querrán , 
rinyan v tengan baraja, 
que los ciegos lo verán 
como soys vos la ventaja; 
y si alguno se atreuiere 
en contra de lo loado, 
señora, perde cuy dado, 
mientra quel Gato biuiere, 

88 

Queresme perder 
con pena y destierros , 
por nunca querer 
de mi adoleceros. 

Daysme fatiga, 
dolor, desabrigo; 
en nonbre damiga 
me soys enemigo; 
echaysme a perder 
syn culpa ni yerros, 
por nunca querer 
de mi adoleceros. 

Muero biuiendo, 
que soys al reues; 
syruo, y siruiendo 
peor me queres. 
Es vuestro plazer 
doblarme los hierros , 
y nunca querer 
de mi adoleceros. 

89 

Otras. 

Oras eres hablestana, 
otras oras sorda muda, 
otras oras muy sesuda, 
otras vezes grande vfana; 
sy te digo mi deseo 
muestras yra que mespanta, 
vome triste que lo creo, 



dende a poco que te veo 
hallóte tornada santa. 

Tornóte a dezir mis quexas: 
ni las oyes ni defiendes, 
ni las tomas ni las dexas, 
ni tentiendo ni mentiendes; 
sy me vo sales me a ver, 
paresges perro escusero, 
negio quiero dama ser, 
dime claro tu querer: 
esto quiero, esto no quiero. 

Y pues sabes que te sigo 
con mayor amor quermano, 
el perro dell ortelano 
no lo deues ser comigo; 
dime luego desdagora 
sy seré de ty querido 
V despídeme enestora, 
que viuda so yo, señora, 
que no fallara marido. 



CABO 

Sy te do pesar v hize 
no te marauilles no, 
que quien rauia como yo, 
lo que no quiere no dize; 
piensa que responderás , 
que sy mas por despedido 
lo seruido gozaras, 
pero nunca me veras 
mudado ni arrepentido. 



90 

Pus queres que muera agora, 
si me preguntan, señora, 

que por quien, 
diré yo luego adesora 
que vos sois la matadora, 
enemiga robadora 

de mi bien. 

Vna cosa nos querría, 
avnque ningún fruto saco, 



JUAN ALVAREZ GATO 



241 



que pensays vos muerte mya 
que hazes grande osadía 
en ser fuerte con lo flaco; 
flaco soy con vos, señora, 
pues me tenes toda ora 

como a quien 
en vn solo vos adora, 
siendo vos la matadora , 
enemiga y robadora 

de my bien. 



91 



Partiendo un camino largo. 



()y comienzan mis dolores, 
oy pierde plazer mi vida, 
oy sera la despedida 
y la mas triste partida 
que se hizo por amores. 

Oy tan grande pensamiento, 
señora, lleuocomigo, 
que muero porque no digo 
a vos, mi bien, lo que syento; 
adiós, adiós, los mejores 
gozos de my triste vida, 
coy sera la despedida 
y la mas triste partida 
que se hizo por amores. 



92 



Juan Aluarez, siendo viejo, para 
vnas monjas denotas suyas a quien 
avia enbiado giertas contemplacio- 
nes que avian de hazer la noche de 
Nauidad en que les auia pedido que 
rogasen a Dios por el. 

Señoras las questouistes 
al nasger de nuestra vida, 
dezidme de lo que vistes 
y los gozos que sentistes 
con el Hijo y la Parida; 

CAXcxoHxao Castxllaxo. — Tomo I. 



y las grandes marauillas 
de ver a Dios en el suelo, 
y los angeles del gielo 
l)uestos todos de rrodillas 
scruille con las mantillas. 

Y sy luego ally a desora 
os encendistes damor 

en mirar la gran Señora, 
quan vmildemente adora 
a su Hijo y su Señor, 
que sentir tales primores 
no ay dureza que no quiebre, 
y si íuestes al pesebre 
adorar con los pastores 
al Niño vuestros amores. 

Y contame las nagiones 
de los cally se hallauan, 
las músicas y cangiones, 
las altas contenplagiones 
quen la fiesta se tratauan ; 
y si gustastes del pan 

del Hijo de Dios presente, 
se que vistes claramente 
las verdades de san Juan 
que por el dichas están. 

Si vistes del que nasgio 
su gloria, su resplandor, 
y el secreto que mostró 
quando se trasfiguro 
en el monte de Tabor, 
y pago lo que pecamos 
los por nasger y nagidos, 
do fuemos restituydos 
en la gloria quesperamos 
sy su consejo tomamos. 

Tan bien, señoras, dezy 
si tovistes el cuydado, 
las eos hallastes ally, 
de r rogar a Dios por my, 
como os tengo suplicado; 
y pues so tan vuestro gierto, 
no oluides, por caridad, 
vuestro sieruo de verdad, 
questo tan gerca del puerto, 
que avnque bino, biuo muerto. 



iÓ 



242 



JUAN ALVAREZ GATO 



RESPONDE VNA SEÑORA QUE ESTAUA EN LA 
CONPAÑIA DE LAS RELIGIOSAS 



Señor, traslado dOmero , 
espejo para nos ver, 
original verdadero, 
y de todos el luzero 
los que fueron y an de ser; 
enbiaes nos a pedir 
misterios de marauillas: 
quien podra, señor, dezillas , 
que pueda tanto sentir 
que no tema en lo dezir? 

Y con todo mi temor 
diré lo que me parege 
daquel parto sin dolor 
que con tal fuerga damor 
la vida nos esclarege. 
Grandisima claridad 
sentimos ally a desora, 
en ver parir la Señora 
a la gran diuinidad 
junta con la vmanidad. 

Fue la gloria tan cregida 
de la Virgen y de nos , 
ella, en ver quera parida 
y en contenplar nuestra vida, 
y nos a ella y a Dios; 
y de nuestros coragones 
llenos de mucha alegría, 
no basta la lengua mia 
a dezir las perfegiones 
de angeles y nasgiones. 

Las verdades de san Juan 
vimos las en ver a el, 
por el que verdad nos dan , 
mas yo no comi del pan 
'avnquellos comieron del; 
y alli vimos la verdad 
del misterio declarado, 
daquel monte consagrado 
de nuestro Dios eternal , 
Dios y onbre en vnidad. 



CABO 



Y el trabajo que tomamos 
bien escusado nos era 
en rrogar por que rrogamos , 
pues en vos, señor, hallamos 
fe y caridad verdadera; 
asy que podes hazer 
alguna destas con nos , 
como sespera de vos, 
que avnque falte el mereger, 
no nos falte su querer. 



93 



Al tienpo que fue herido Pedrarias 
por mandado del rey don Enrrique, 
paregio muy mal, porque era muy 
notorio que le fue gran seruidor; y 
por esta causa hizo las coplas si- 
guientes, en nonbre dun mogo que 
se despide de su amo; y algunos ca- 
ualleros, por esta razón, se despi- 
dieron del rey. 

No me culpes en que parto 

de tu parte, 
que tu obra me desparte 

sy maparto; 
que a los que me dieren culpa 

en que party , 
yo daré en razón de my 
que tu culpa me desculpa. 

Que cossa parege fuerte 

de seguir, 
quien remunera seruir 

dando muerte; 
yrse tan todos los buenos 

a lo suyo, 
queres brauo con el tuyo 
y manso con los ajenos. 

Plazete de dar castigos 
syn por que , 



JUAN ALVAREZ GATO 



¿43 



no te terna nadie fe 

de tus amigos; 
y essos que contigo están, 

gierto so, 
cuno a vno se tiran 
descontentos como yo. 

Lo que sienbras hallaras 

no lo dudes; 
yo te ruego que tescudes 

sy podras; 
quen la mano esta el granizo, 

pues te plaze 
deshazer a quien te haze 
por hazer quien te deshizo. 

Ya durarte no podria 

syn mudanga, 
que murióse ell esperanga 

que tenya; 
que con obras de presente 

cas obrado, 
ni tienes a Dios ganado 
ny menos la buena gente. 

CABO 

Pues eres desconogldo 

lastimero, 
quédate con lo seruydo, 

no lo quiero; 
pues el cabo da espirengia 

que veré, 
sy me quieres dar licengia, 
syno yo la tomare. 



94 



Al rey, porque daua muy ligera- 
mente lo de su corona real. 

Mira, mira, rey muy ciego 
y miren tus aparceros , 
que las prendas y dineros, 
quando mucho dura el juego, 
quedanse en los tablajeros ; 
acallanta tantos lloros 
y reguarda, rey muy saje, 



como en este tal viaje 
tus reynos y tus tesoros 
no se vayan en tablaje. 

95 

Sobre los que no son constantes con 

sus señores o en sus amistades, 

como pierden a todos. 

Quien mala fama cobro 
muy tarde la avra perdido ; 
el que de mentir sobro 
a duda sera creydo; 
el que no se fia dalguno, 
no le pidan fiadores ; 
quien muda muchos señores , 
ese no tiene ninguno. 

Ninguno le toma tino 
al que muchas vezes yerra ; 
quien biue dandar camino 
nunca conogio su tierra; 
quien anda por ser querido 
buscando como podenco, 
quando bien sea conogido 
por fuerga sera mostrenco. 



96 



Vn mogo despuelas de Alonso de 
Velasco, que se llamava Mondra- 
gon, hizo giertas coplas de loores 
bien hechas al capitán Hernán Me- 
xia, de Jaén, y a Juan Aluarez; y 
porque Hernán Mexia le respondió 
loando en el lo que era razón de 
loar , retratauan algunos del diziendo 
que se desatorizaua; y pareciendo a 
Juan Aluarez mal lo que aquellos 
reprouauan, hizo la obra que ade- 
lante se sigue, la qual enderega 
a Hernán Mexia con la carta si- 
guiente: 

Como los aquexados sedientos que acaso 
topan en la clara huente deleytosa, se ha- 
llan gozosos y alegres, bien asy quando en 
esta nuestra tierra, vos, my señor, venistes, 



244 



JUAN ALVAREZ GATO 



me halle contento, bien aventurado y di- 
choso, teniendo creydo que la mucha abun- 
dancia de la perenal huente de sapiengia 
vuestra cundiría tanto, que de las orillas po- 
dría recojer alguna parte con que se avisase 
este mi rudo y miserable entendimiento; 
y sy por defecto myo o de los nígligentes 
como yo no quedare, de vuestra mucha vir- 
tud seguro so que no negareys la dulge 
agua a quien ganoso quisiere venir a har- 
tarse, y tanbien soy gierto que la manan- 
tial huente no menguara, ni por muchos que 
cojan. Y vos, mi señor, no penses questo 
sea lisonja, ni para sastífazer las vsadas ma- 
neras de loar que tienen los que escriuen, 
syno por que asy lo tengo y creo; y sy 
vuestro merecimiento no me forgase a de- 
zillo avergonzadamente, ossaria paresger, 
porque a mi serie mas de rretraer que a 
otro, ávido respeto que en esta pequeñuela 
obrilla, que a vos, señor, enbio, en alguna 
parte toca cerca de aquesta materia del 
loar, en lo qual no solamente nos deuemos 
refrenar y no ser desmedidos, mas, como 
concuerda Séneca , ser escasos y tenplados 
mucho; mas mientra de vos, señor, hablare, 
según vuestra abundangia y mi falta de sa- 
ber, no temo ser anido por prodigo, ni me- 
nos por avaro, porque avnque mucho quie- 
ra guardar de vuestro lour, mi sinple cono- 
gimiento no basta a dalle pringipio, de ma- 
nera que no tan solamente quedare escaso, 
mas menguado y falto; pero como en vos, 
mi señor, aya mayor virtud que my pluma 
puede negaros, de noble perdonares. Assy 
mesmo, señor, os quiero suplicar que mires 
esas poquitas coplas mal trobadas eos en- 
bio: y sy de lo gierto que quisieron dezir 
caregen, lo enmendes y corrigaes, que yo 
desde agora lauo mis manos desta culpa, 
por que si en poder de algunos de sobidos 
engenios viniere, ynputen a vos lo que 
menguare, y no a mi que con esta condigion 
me atreví a ello; que ni paresca ni suene, 
saluo quando dixerdes , yo lo fio, y vos asy 
queriéndolo no se teme mala nueva, y ga- 
nar se a que los que leyeren, y yo con ellos, 
seamos alunbrados en lo que deuemos se- 
guir y hazer en semejantes materias. 



PROEMYO 

Porque en esta pecadora vida, por con- 
digion errada de los giegos que somos, la 
misera y corrida pobreza no dexa luzir la 
virtud, y la tiene encojiday ofuscada, conos- 
giendo ser esta gran culpa y ceg[u]edad de 
nuestro entendimiento y muy contra el 
enxenplo y mandamiento de Dios y buena 
razón, hizo el avtor, las coplas siguientes; 
la entengion del qual es que no nos gieg[u]en 
estos variables bienes desta cortilla vida, 
ni vos otras engañosas afecgiones, para que 
ayamos de atribuyr virtud o discrigion al 
fauoregido o al rico sy no la alcanga, y ne- 
galla al corrido y cuytado del pobre sy la 
tiene, por el menguamiento de tan ligero 
bien vmano; que nuestra santa fe no juzga 
el meregimiento, ni da galardón, ni aprecia 
por este, escandaloso bien, variable, min- 
troso y falegedero, saluo por las obras y 
las virtudes, questas son las que sastifazen 
a Dios y a nos otros deuen sastífazer, pues 
que buenos nos deseamos, como concuerda 
Séneca, avnque sin lunbre de fe, syno 
guiado de buena razón y de amigo de la 
virtud, en el primero libro de la Bienaven- 
turada vida, do dize: «No cato yo los onbres 
por el color de las vestiduras con que traen 
cubiertos los cuerpos, ni los juzgo con los 
ojos corporales, pues tengo otra mas gierta 
lunbre para apartar lo bueno de lo falso.» 
Ved quan gran autoridad de la causa, nues- 
tro Redentor y Salvador, que quiso nager 
en vna pobrezilla cueva y morar en esta 
vida, el y su bendita madre, syn tener 
donde meter la cabega, mas miserable- 
mente que ninguno; y assy todos los apos- 
tóles y los que han seguido y siguen la doc- 
trina euangelica, dando a entender quel 
verdadero bien ni lo que sa de buscar y 
loar no es el estado alto, antes es dexado, 
porque es dífigíl para alcangar conel la po- 
breza del espíritu y la riqueza de la sobe- 
rana virtud de la caridad del coragon. Y 
pues los sieruos de Dios en los baxos abitos, 
pobres, seruiles y humildes, adquirieron las 
virtudes y alcangaron los gloriosos nonbres, 
gran culpa nuestra es dexar de loar la vir- 



JUAN ALVAREZ GATO 



245 



tud o el bien que se hallare en los menudos 
y pobres varones. En conclusión, lo que 
defiendo y digo es, que do quiera que la 
bondad o qualquiera virtud se halle, ally 
se mire y ally se honrre: que la virtud 
esenta sa de mirar como pregio de ssy 
mesma; que gran corrimiento es nuestro, 
que vn tan ligero bien como las rriquezas 
tenporales nos den causa a ser pregoneros 
de lisonjera virtud, y sy ella, fortunado y 
pobre varón, la tuuiere, ge la nieguen y 
callen. 

PRINgiPIA LA OBRA 

Qualquiera noble costunbre 
en la vida que tenemos, 
la pobreza y seruidunbre 
no le dexa arder su lunbre, 
porque malos lo queremos, 
no por ser justo camino, 
mas errado y no de buenos, 
que, según el bien diuino, 
por nasger enell espino 
no valen las flores menos. 

CONPARAgiON 

Como luzen señalado 
las lindas rosas olientes 
en el monte ynvsitado 
donde abitan syn poblado 
los saluajes y serpientes, 
ansy la baxa nagion 
quando la virtud atraxo, 
le deuemos la mengion 
que no mengua perfegion 
por morar en lo mas baxo. 

HABLA CON LOS CONPONEDORES QUE SE TRA- 
BAJAN EN MINTROSAS YPOCRESIAS, REGATAN- 
DO sus LISONJAS Y AFERES ENCUBIERTOS, 
DONDE QUIERA QUE AFigiON, FAUOR O RIQUE- 
ZAS ABUNDAN, Y DE COMO VICIADOS EN EL 
FALSO APETITO DE CAUTELAS, NI LOS LOADOS 
CONOgEN SER ENGAÑO, NI LOS QUE LOS LOAN 
HAN ARREPENTIMIENTO 

Y nosotros, syn nobleza, 
de vanos yntereseros 



simulamos la pobreza; 
del que tiene mas riqueza 
somos todos pregoneros; 
lo que no ay en el dezimos 
por ypbcritas maneras , 
y ni nos arrepentimf)s 
ni el varón por quien deximos 
conosgio nuestras cegueras. 

HAZE CONPARAgiON DE QUE TAL QUEDA EL 

LOADO, Y COMO EL LOADOR ES LA CAUSA DEL 

MAL QUE DELLO SE SIGUE Y EL MAYOR ES EL 

SUYO 

Antes de muy cierto, gierto, 
creyendo questa loado, 
no mirando ques yngierto, 
tornase pandero yerto 
de mucho glorificado; 
y nosotros , como en vano, 
holgados del daño vuestro, 
cautelando con engaño, 
somos causa deste daño, 
y el mayor daño es el nuestro. 

PROSIGUE 

El daño tuyo es, sy miras, 
que, lleno de geguedad, 
haziendo sainas y xiras, 
hazes ley de las mentiras 
soterrando la verdad; 
pensando cas bien hablado, 
andas lleno de desgaire, 
sales de quigio, cuytado: 
recuerda, desmemorado, 
que hazes rima dell ayre. 

PROSIGUE LA HABLA CON EL, LOANDO LA TEX- 
PRANgA, RECOJIENno AÍTFV^^P np- pTOS 

Quieres gierto merecer r 
pon tenpranga y escarmiento 
tMi dezir y en el hazer, 
quel saber sera saber 
en saber hablar con tiento; 
bien se agora que dirás 
que sy loas syn medida, 
que por ser quisto lo as; 



240 



JUAN ALVAREZ GATO 



pregia, pregia el ama mas 
queste viento desta vida. 



QUE DEUEMOS SIENPRE DEZIR VERDAD DE NOS- 
OTROS Y DE TODOS 

De los dichos aprovados 
recojamos la gimienga; 
destos mucho reuigiados 
ayamos como tenprados 
verguenga de su verguenga; 
diziendo verdad de nos, 
no cobrilla de yntrevalos, 
que, según razón y Dios, 
mas vale contentos dos 
que no muy muchos y malos. 



HABLA CON EL MUNDO QERCA DUNA CONDI- 
giON DE GRAN CULPA NUESTRA QUE TENEMOS 
DE PREGONAR VIRTUD DEL GRANDE O DEL 
RICO , AVN QUE NO LA TENGA ; COMO í:N ELLO 
LE AMENGUAMOS Y COMO NO LE DEUEMOS HA- 
ZER, SYNO DO QUIERA QUE ESTUUIERE, ALLY 
ONRRALLA Y LO ALLÁ 

O mundo desordenado, 
abundoso de ynvirtud! 
qual razón nos da cuydado 
que juzg[u]emos por estado 
la bondad ny la virtud? 
destorgamos este ovillo 
que cregiendo mas, amengua; 
no curemos dencobrillo; 
sy tal fuere el pobrezillo, 
ally cante nuestra lengua. 

CONTINUA su ENTENgiON Y CONCLUYE 

Sy virtudes son halladas 
enel pobre v en el chico, 
que sigamos sus pisadas, 
que se loen y sean loadas 
por ygual cal rico, rico; 
y sy asy tenprado fuere, 
no sera menester freno: 
téngala quien la tuuiere , 
sy mejor obra hiziere, 
ayanle por el mas bueno. 



TRAE A CONSEQUENgiA AQUEL POBRE ROPERO 
DE CORDOUA , ANTÓN DE MONTORO, Y AL MOgO 
DESPUELAS MONDRAGON, QUE FUE LA CAUSA 
DESTAS COPLAS , DIZIENDO QUE SY ESTOS OBRA- 
SEN O HABLAREN BIEN, O OTROS GENERAL- 
MENTE, NO LES DEUE ENPACHAR BEUIR EN 
ABITO BAXO O POBREMENTE PARA SER OYDOS 
O LOADOS 

No hagamos dios del oro, 
dexemos este aguaducho; 
sy bien obra el de Montoro, 
avnque pobre de tesoro, 
ténganle por rico mucho; 
pues tomemos conclusión 
en esta vida que buela; 
sojuzg[u]emos a razón: 
sy discreto es Mondragon , 
no curemos dell espuela. 

LA RAZÓN HABLA CON EL AUTOR, CASTIGÁN- 
DOLE QUE MIRE DE NO CAER EN LO QUEL RE- 
DARGUYE, PORQUE CONOSgE QUE EN ESTO HA 
SEYDO EL MAS DE CULPAR QUE OTRO, Y ACABA 

Quien a los otros atapa 
a sy mesmo no lisonje, 
pues que sabe y no se escapa 
que so mala y rota capa 
y el vestido no es el monje; 
mas yo quexo, mal amigo, 
de tu sinple seso tosco, 
que tu dizes lo que digo 
y después juegas comigo, 
sy te vy no te conosco. 



97 



Hallo a vnas señoras debatiendo so- 
bre en que estaua la hermosura, y 
vnas dezian que en las ragiones y 
otras que en la gragia; otras que 
en la risa , otras que en el ayre y en 
los trajes; tizóles esta copla en que 
dize que no esta syno en la bondad. 



Señoras, obrad cordura, 
dexad el vano deleyte. 



que de la gran hermosura 
la bondad es el afeyte ; 
la prieta blanca parege 
sy se giñe donestad , 
la hermosa sennegrege 
sy se halla que caresge 
del camino de bondad. 

98 



A los maldizientes que hizieron las 

Coplas del Prouengial , porque di- 

ziendo mal, cregen en su meregi- 

m lento. 

Vnas coplas vy can hecho; 
sy tal obra va por vsso, 
tales menguas por derecho, 
suyas son de quien las puso; 
concluyendo va concluso, 
syn enmienda repetir, 
quyen digiendo cuesta ayuso 
piensa la cunbre sobir. 



99 



Contra los que les pesaua de la me- 
dranga del conde de Ledesma , que 
después fue duque dAlbuquerque, 
seyendo gran priuado del rey don 
Enrrique, y de vn tratado que hizo 
sobre esto. No se hallan agora mas 
destas coplas; faltan muchas mas. 

Como la gera en el sello 
después de ser asentado, 
no puede negar aquello 
([uen el esta señalado, 
bien asy los coragones 
questan llenos de pasión , 
con enbidias y afegiones, 
tales suenan sus razones 
(jual esta su coragon. 

Y sy niegan la verdad, 
no pueden conosger della, 
que la pena can por ella 
les priuo la libertad; 



JUAN ALVAREZ GATO 

mas sy quitan la ocasión 
quenpacha el conosgimiento, 
verán luego por razón , 
que sy vino el galardón 
le llamo el meresgimiento. 



Este yn ventor de las galas , 
si vienen enbaxadores, 
haze las justas y salas, 
los gastos daparadores; 
crege las reales leyes, 
asy que, por marauilla, 
van diziendo entre las greyes: 
Callen pringipes y reyes 
antel gran rey de Castilla! 



247 



Pues sy el rey amor le ha 
razón ay de que se mueva, 
que si gran onrra le da, 
la mayor parte se lleua; 
y si luze y permanege, 
dina causa lo requiere , 
quen hazer en quien merege, 
pues que le aumenta y le crege, 
quiere el rey lo que Dios quiere. 

100 

Para don Jorge Manrrique, porque 

le loo a Juan Aluarez en vnas coplas 

que le hizo demasiadamente. 

Vos, señor, muy virtuoso 
en loar tanto que sobre, 
fuestes como el generoso 
que de franco y dadiuoso 
dio muchos bienes al pobre; 
y bien que alegre con ellos 
de pobrezillo pequeño, 
avnque quisiera tcnellos, 
no tenie donde ponellos, 
y torno los a su dueño. 

CABO 

Bien asy vuestra alabanga 
yos la torno desde aqui , 
que pues tan lexos alcanga. 



248 



JUAN ALVAREZ GATO 



dineros son de libranga 
que no cupieron en my; 
los que yo viere que caben 
yo los quiero conosger, 
que los discretos que saben, 
de mucho que los alaben , 
toman lo ques menester. 



101 



A don Jorge Manrrique rogándole 

que fauoregiese vna obra suya que 

le enbiaua a ver. 



Noble varón escojido 
a quien sirue mi deseo, 
dad a mi tienpo perdido 
fauor asy fauorido 
que ponga afeyte a lo feo; 
y doliendos de mi daño, 
muy notable cauallero, 
engañad con tal engaño, 
que dores sobrell estaño 
lo que no harie el platero. 



102 

Para vn escudero que se llamaua 
Ribera, que escriuie muchas vezes 
a otro su amigo que le ouiese vna 
cabellera, pareciendole mallos que 
las traen y los que visten camisas 
labradas y que son abites de mu- 
geres. 



Muy escusada porfía 
es a vos, señor Ribera, 
que mates a Herran Gar^^ia 
escriuiendo cada dia 
eos enbie vna cabellera; 
digo lo, señor, por esto 
que le visto responder, 
que ni es justo ni es onesto 
quenmendes en vuestro gesto 
lo que Dios no quiso her. 



Ni tengo por buena cosa 
del christiano que sarea 
de culpa tan peligrosa, 
por her la cara hermosa 
tornar ell anima fea; 
por ques pecado mortal, 
os suplican mis renglones 
que dexes lo artifigial, 
que a las henbras esta mal , 
quanto mas a los varones. 

■Que los cabellos, mirados 
por los cuerdos y los buenos, 
muy mejor serán juzgados 
los vuestros, aunque frisados, 
que muy llanos los ajenos; 
quen las memorias pasadas 
de los dinos de renonbres, 
no las coletas peynadas, 
mas las obras esforgadas 
eran caras de los onbres. 

Oy ya, por nuestros pecados 
otros son nuestros aferes , 
los camisones labrados , 
los gestos muy concertados 
para engañar las mugeres ; 
y a nosotros engañamos 
los que asy nos conponemos, 
que por quel suyo tomamos 
y nuestro gesto negamos 
diablos les paresgemos. 



103 

Para Hernán Mexia , su muy grande 
amigo, vn dia que viniendo de caga 
jugaron a las cañas: y porque era 
muy ley do y muy sabio en todo, ti- 
zóle estas dos coplas siguientes, 
loándole. 



Sócrates, Trobio, Demetrio, Yazon, 
Anania y Acurso, Bernaldo, Agustino, 
Nesterio, Virgilio, Terengio, Catón, 
Angelo, Séneca, Ovidio, Fedron; 
Bartulo, Baldo, y Miles, y ^ino, 



JUAN ALVAREZ GATO 



249 



Fabrio, Ynosgengio, Omero, Gragiano, 
Salustrio, Gerónimo, Titus, Boegio, 
TuUio, Vallerio, Antonio, Lucano, 

n todos los otros quen esto mundano 
se haze memoria del mas rico pregio. 

Aquestos que vedes de sumo valor, 
grande omezillo os tienen y lleno, 
mostrando que syendo su amigo y señor, 
vos, no contento, por mas y mejor 
avesles robado su malo y su bueno; 
asy despojados reclaman diziendo: 
O Fama famosa! por que nos ensañas 
el nuestro matando, tu buelo cregiendo, 
y mas que su todo, por poco teniendo, 
andays os a caga y en juegos de cañas? 



104 

Queriéndose partir Hernán Mexia a 
su tierra, dize el daño que de perder 
su conversación le viene, y lo que 
siente por el mucho amor y por sus 
virtudes que con el tenia, y ende- 
regalo a el. 

Dizen eos queres mover 
y nuestra tierra dexar; 
tan triste me haze ser, 
que nunca espero plazer 
que oluide tanto pesar; 
sy es razón que lo querades 
vos mismo me lo dezid , 
pues que quando daqui vades , 
de primores y bondades 
huérfana sera Madrid. 

Y si gierto de verdad 
vos partis y quedo yo, 
(juien sintie vuestra bondad 
harta tiene soledad , 
mas el solo yo lo so; 
la falta toda es a mi, 
que andaré tentando a giegas, 
y esperaua ser asy 
que dirien todos i)or mi : 
« Con quien pages no lo niegas. » 



En el gran bien que tenia 
podes notar lo que pierdo, 
queres ver mi negro dia.^ 
que sy aqueste se desuia 
tornare de sabio lerdo; 
que punando en conosger 
animo tan claro, franco, 
acatando en aprender, 
esperaua yo de ser 
tornado de prieto blanco. 

DIZE COMO ENEL HALLAUA TODOS SUS 
DESSEOS 

Dessee sabiduria 
porqués este mi deporte, 
autos de caualleria, 
la estremada pulygia, 
exergigios de la corte; 
razones biuas , delgadas , 
respetos a claro modo, 
agudezas muy limadas, 
las soberuias refrenadas; 
en aqueste lo vy todo. 

Desee ver los onestos 
por seguillos sy podre , 
los tenplados , los dispuestos , 
los valientes , los mas prestos , 
en aqueste los halle; 
y halle en el causas dinas 
de gran enxemplo y pureza, 
lenguas toscanas, latinas, 
las palangianas dotrinas 
fundadas sobre nobleza. 

CONTINUA 

Dessee leer estorias 
por saber hablar syn mengua, 
las mas antiguas memorias, 
sus cay das, sus Vitorias, 
todo lo halle en su lengua; 
halle los mundos pasados, 
quise saber de los godos, 
de todos los memorados, 
los en bien y mal nonbrados ; 
con aqueste los vy todos. 



250 



JUAN ALVAREZ GATO 



CONTINUA 



Por seguir proverbio viejo, 
deséeme consejar, 
es aqueste tal espejo 
do halle tan gran consejo 
por do no temy de errar; 
quisiera ver syn marea 
la alterada jouentud, 
este que tan bien senplea, 
eso estima al que mas sea 
quanto tiene de virtud. 

CONTINUA 

Desee hablar con tiento, 
por que vigió no yntrevenga, 
syn pasyon y syn tormento, 
estimar meresgimiento 
en qualquiera que lo tenga; 
hállelo todo con el , 
syn que del ninguno ladre, 
y halle muy mas en el, 
y tantos vayan a el 
quantos hallen padre y madre. 

CONTINUA 

HABLA CON LOS BUENOS QUE NO TENGAN POR 

PERDIDA NINGÚN BIEN DE LOS DESTA VIDA, 

SYNO DEXAR DE PROCURAR VIRTUD PODIENDO 

LA AVER 

Ni las ansias del querer, 
ni los bienes de fortuna , 
ni morir, ni enpobreger, 
no se cuenten por perder 
que su perdida es ninguna ; 
aquella cunbre mas alta, 
nobleza que tes anexa, 
pésete sy de ty salta, 
questa falta haze falta 
la virtud quando salexa. 

APLÍCALO A su PERDIDA, Y ACABA 

Pues dun tanto virtuoso 
apartarme justo peno. 



que de sus bienes geloso 
avnque yo malo y vigioso 
esperaua tornar bueno; 
que quien trata con los buenos 
tal se torna, yo lo creo, 
y sy no llena los senos, 
harto gana, ca lo menos 
reconoscan su desseo. 



4 

I 



1G5 

Para Alfonso Carrillo, señor de Ma- 
queda, rogándole, en nombre de to- 
dos los de su casa, que quando bol- 
uiese de Briuega, adonde estaua, 
que se viniese por Cuadalajara. 

A vos, a quien todos y todas os dan 
en todas las gragias la cunbre y la seña, 
aquestos que comen, señor, vuestro pan] 
Antonio y Acuña, MigoUa, Guzman, 
Corral, Benauides, Pan toja. Moran, 
Herreras, Solana, Henante, Luruena, 
y (Juñiga, y Paes, y Torre, y La Huente, 
Buytron, el de Toro, que nunca sosiega, 

los amos que aqui están presente, 

alcayde del corlo con estos consiente 
del ^id, Mandayona, de Pinto y Briuega. 

Aquestos os piden con gran reuerengia 
que quando boluays entres por las puertas 
daquella gibdad de mas preminengia, 
do moran las damas de tanta egelengia 
que mueren las famas de biuas y muertas;, 
cuyas beldades y bien soberano 
por sordos y giegos y todos se sabe , 
ally donde saben quien es cortesano, 
ally se conosge lo muy palangiano, 
do crege, do mengua, do mora, do cabe. 

Ally las congoxas de vuestro sofrir 
y vuestros loores, ques cuento syn cuent: 
las galas, primores, distreza, sentir, 
los Undos congiertos de vuestro vestir 
avra quien los mire , avra quien los sienta 
las dulges respuestas que days a desora , 
cangiones, deuisas y motes, bordados, 



JUAN ALVAREZ GATO 



251 



serán conosgidos, serán estimados; 
ally podran tanto los nuevos cuydados 
que oluiden las ansias secretas dagora. 



106 



Auiendo conosgido el mundo y senti- 
do en todos los estados , y alcangado 
y gustado mucho de lo que se pro- 
cura del , y visto ques todo condena- 
ción del anima, y en los católicos do- 
lor y arrepentimiento, doliéndose 
del tiempo tan mal gastado en que 
se hallaua muy culpado, deseando 
desnudarse de todas las vanidades, 
afegiones y lisonjas ca seguido y 
malos enxenplos que ha dado vigio- 
sos y pecadores en las mogedades, 
asy en el trobar como en los efetos 
de sus obras liuianas , pensó de pe- 
lear con nuestros tres contrarios en 
cuyo poder se hallaua con esperan- 
ga que con los medios de la gragia 
de Nuestro Señor, que no la niega a 
los que hazen lo ques en sy» los ven- 
geria y se vestirla de nueva ropa 
de virtudes desde su temor y amor, 
para conseguir el fín para que le 
crio; hizo esta copla al mundo, des- 
pidiéndose del con la voluntad, y 
para obligar a ello assy mesmo, to- 
mando nueva vida espirytual deba- 
xo de la orden y abito matrimonial 
y legal. 

Mundo, quien discreto fuere, 
gierto so que no talabe : 
í]uien te quiere no te sabe, 
(luien te sabe no te quiere; 
yo te despido de my, 
por tornar alegro y ledo 
y boluer como nasgi, 
y porque gane syn ty 
lo que contigo no puedo. 

Daqui adelante no ay cosa trobada ni es- 
crita, sy no la deuogion y buena dotrina. 



107 



Al pie dun crugifígio questa en Me- 
dina sobre vna pared hecha de hue- 
sos de defuntos , puso esta copla 
para que veamos claramente como 
somos todos duna masa, y que es- 
sos deuen ser auidos por mejores 
que touieren mas virtudes, pues 
que linaje, dispusigion y fama y ri- 
quezas, todo perege. 

Tu que miras todos estos, 
piensa, pecador, de ty, 
que diformes y dispuestos, 
de buenos y malos gestos, 
de todos están aqui; 
y pues son duna color 
el sieruo con su señor, 
yo te aconsejo que mires 
en ser en vida mejor, 
y ni penes ni sospires 
por ser mayor v menor. 



108 

Al crugiñcio. 

Adorote, Santa Cruz, 
aruol dulge de verdad, 
do alunbro la geg[u]edad 
nuestra verdadera luz, 
do el Señor de los señores 
que con tres clauos sostienes, 
dando fin a sus dolores , 
dio comiengo a nuestros bienes. 



109 

A la congebgion de Nuestra Señora. 

Alégrate, pecador, 
questa preñada y vfana 
la santa vieja Santana, 
de la madre del Señor. 



252 



JUAN ALVAREZ GATO 



De la qual congebigion 
aquel ángel fue venido, 
vino la reparagion 
del mundo, quera perdido, 
pues con abiuada gana 
da gragias al Hazedor, 
questa preñada Santana 
de la rey na soberana, 
la madre del Saluador. 



lio 

otra canción. 

Madre de los pecadores, 
ruega a tu hijo bendito 
que de mis grandes errores 
que me de por libre y quito; 
que sy por ty no salcanga , 
reyna del suelo y del gielo, 
perdida va mi esperanga, 
mi remedio, mi consuelo; 
porque mis flacos clamores 
no bastan a mi delito 
sy no suplen tus fauores 
a darme por libre y quito. 



III 



Un cantar que dizen: ^Dime, Seño- 
ra*, y enderezado a Nuestra Señora. 

Dime, Señora, dy, 
quando parta desta tierra , 
sy te acordaras de my. 

Quando ya sean publicados 
mis tienpos en mal gastados 
y todos quantos pecados 
yo mesquino comety, 
sy te acordaras de my. 

En el siglo duradero 
del juyzio postrimero, 
do por mi remedio espero 
los dulces ruegos de ty, 
sy te acordaras de my. 



Quando yo este en ell afrenta 
de la muy estrecha cuenta 
de quantos bienes y renta 
de tu hijo resgeby, 
sy te acordaras de my. 

CABO 

Quando mi alma cuytada, 
temiendo ser condenada 
de hallarse muy culpada 
terna mil quexas de sy, 
sy te acordaras de my. 



112 



Para los adquiridores de los estados 
tenporales y fama. 

Tu que procuras por fama 
tesoros, poder y mando, 
trabajas beuir penando, 
procuras ynfierno y llama, 
pues que quando lo tuuieres 
alcangas por do seras 
loado, do no estuuieres, 
penado, donde estaras. 



113 



Al Sacramento, pidiendo gragia para 
venger los tres contrarios. 

Tu, caridad ynfinida, 
Dios y onbre verdadero, 
que por darnos larga vida 
reparaste la cayda 
de nuestro padre primero, 
tu nos libra deste mundo 
y contrarios que tenemos, 
porquen el lago profundo 
del otro syglo segundo 
no penemos. 

Y tu , alto redentor, 
nuestra gloria , nuestra luz , 



JUAN ALVAREZ GATO 



253 



pues que de buen amador 
veniste a ser vencedor 
en el aruol de la cruz, 
tu nos haz que merescamos 
que de buenos seruidores 
con tu fe y con tus amores 
los vengamos. 



CABO 

Que todo mal se destruye 
con tu gragia do sarrima, 
el vigió se diminuye, 
el enemigo nos huye, 
el mundo se desestima; 
ti^nos da esta fuerga fuerte, 
pues tan caro nos compraste 
porque alcange nuestra suerte 
la vida que con tu muerte 
nos ganaste. 



114 



Vd cantar que traen los vulgares, 
enderegado al Nuestro Señor. 

Quien te truxo, rey de gloria, 
por este valle tan triste? 
Ay, onbre, tu me truxiste! 

O bondad muy desygual, 
que seyendo Dios del gielo 
quesiste degir al suelo 
a vestir de mi sayal 
en esta carne mortal 
do tantas penas sufriste. 
Ay, onbre, tu me truxiste! 

Truxisteme tu porque 
remediase tu pecado, 
do vieses queras amado 
sobre quanto yo crie, 
pc:)r(iue con amor y fe 
pag[u]es como regebiste. 
Ay, onbre, tu me truxiste! 

Truxisteme a la vatalla 



por do se gana mi gloria 
porque gozes su vitoria, 
que syn mi nunca se halla, 
y por para ty ganalla, 
avnque no lo meresgiste. 
Ay, onbre, tu me truxiste! 

O mezquino pecador, 
en quanto cargo te so, 
que padesgiste. Señor, 
para que gozase yo; 
Señor, quien te meresgio 
porque tanto bien heziste? 
Ay, onbre, tu me truxiste! 

CABO 

O caridad engendida, 
que hizo fuerga tan fuerte 
que torno la vida muerte 
por tornar la muerte vida, 
reparando la cayda 
daquel nuestro padre triste. 
Ay, onbre , tu me truxiste ! 

115 

El cantar que dizen: « Quita alia, que 
no quiero, falso enemigo, quita alia, 
que no quiero que huelgues comi- 
go.» Enderegado a lo espiritual, y 
al daño que del mundo viene. 

Quita alia, que no quiero, 
mundo enemigo, 
quita alia, que no quiero 
pendengias contigo. 

Ya se lo que quieres, 
ya se tus dulgores; 
prometes plazeres, 
das cien mili dolores: 
de los fauoridos, 
de tus amadores, 
el mejor librado 
es el mas perdido. 

No quiero tus ligas 



254 



JUAN ALVAREZ GATO 



mas en mi posada, 
y avnque me persigas 
no se me da nada; 
questonges se gana 
la gloria doblada, 
quanto mas te huyo 
y menos te sygo. 

Quita alia, que no quiero, 
falso enemigo, 
qui talla, que no quiero 
pendengias contigo. 

116 

Sobre otro cantar que dizen: «Agora 
es tienpo de ganar buena soldada» 
para los que siguen la vida espi- 
ritual. 

Pues tienes libre poder 
de pelear y venger, 
date prisa a mereger 
la perdurable morada, 
que agora es tiempo de ganar 
esta soldada. 

Que después dell ombre muerto 
es gierto, muy gierto, gierto, 
que de quanto hizo tuerto 
la de ser cuenta tomada; 
as de yr solo y pelegrino 
tras los pasos de Dios trino, 
mirándote tan yndino 
que te hizo de nonada. 

Siruiendo prudentemente, 
sinple y manso y diligente, 
creyendo questa presente 
y ques fin de la jornada, 
por sus obras as dandar 
entero, syn vag[u]ear, 
y ni dezir ni pensar 
palabra demasyada. 

PASA ADELANTE 

Y los sieruos, bien nudridos 
traygan sienpre los sentidos, 



recelosos, recojidos, 
de temor de la gelada; 
por este mundo mezquino 
pasa aprisa y de camino; 
quanto tomes pan y vino 
no estes mas en la posada. 

Sey contino en la oragion 
con heruor de contrigion, 
sienpre puesta ell atengion 
en la verdad encarnada; 
busca secretos lugares 
do pienses en lo quer[r|ares, 
y gozes de los vagares 
de la culpa bien llorada. 

Lo que te sobra del dia 
gasta lo con quien te guia, 
tratando dell alegría 
de la gloria deseada; 
y vernas a la vmildad , 
que saber de ty verdad, 
de la santa caridad 
quiere ser aposentada. 

Y gustando los dugores 
de sus muy altos amores, 
nuestros tres conpetitores 
ya no los ternas en nada; 
do vernas a contenplar 
nuestra gran gloria sinpar, 
y del todo a despregiar 
esta tu carne cuytada. 

Sy tuvieres el querer 
todo lo puedes aver, 
questo venimos hazer 
en esta vida prestada ; 
que lo cAdan nos perdió 
tu Redentor lo cobro 
con su muerte, y nos gano 
vida bienaventurada. 



CABO 

Pus yo rruego al questo lea 
que lo obre y que me crea , 
porque goze desta prea 



JUAN ALVAREZ GATO 



255 



que por Dios le iiie ganada, 
que agora es tienpo de ganar 
esta soldada. 



117 



A Nuestra Señora en el tiempo del 
rey don Enrrique, que estauan estos 
reynos llenos descandallos. Son de 
lores, a lo que bastan a dezir el corto 
engenio de los ombres en materia 
tan alta que del seso vmano no se 
puede conprehender, y confíesa sus 
culpas y demanda ayuda para salir 
dellas, y haze oragion por el sosiego 
del rey no y por todos los pecadores 
y por todos los estados, porquesta 
es oragion de verdadera caridad y 
perfeta y entera. 

Reyna del mayor enperio, 
sagrario de santidad , 
palagio de refrigerio, 
seno sacro del misterio 
de la Santa Trenidad; 
águila dell alto buelo, 
de cuyo pregioso don 
no bastan dezir vn pelo 
ni los angeles del gielo 
ni quantos serán y son. 

Loar tu vien soverano, 
pues que no es quien sepa, no, 
ni basta sentido vmano , 
como enpegara vn gusano 
tan pequeño como yo? 
hazme tu, reyna, atrever 
a tan osado exergigio , 
dándome gragia y poder, 
porque mi rudo saber 
senderesge a tu seruigio. 

Madre de los pecadores, 
a ty siruen chirubines, 
mártires, predicadores, 
apostóles, confesores, 
arcángeles, serafines; 



a ty cantan dulges cantos 
en alto son deletable , 
virgenes, santas y santos, 
y todos quantas y quantos 
son en el reyno durable. 

Clara lunbre que relunbra 
sobre todos los mas dinos, 
donde el meresger sencunbra, 
pregiosa piedra calunbra 
gerca los rayos diuinos; 
en ti hizo su morada 
el que regibio martirio; 
por tal eres adorada, 
escojida y colocada 
enell alto gielo ynpirio. 

Norte de la castidad, 
tenplo de la perfegion , 
pringesa de la bondad, 
belleza syn ygualdad, 
pregio sin conparacion ; 
casa de nuestro reparo, 
portadora dalegria, 
resplandor diuino, claro, 
de los miseros anparo, 
carrera de eterna vya. 

Pilar de la contrigion , 
yntergesora por quien 
esperamos saluágion, 
madre de consolagion, 
comiengo y cabo del bien; 
muro santo dumildad , 
cunbre fuerte de firmeza, 
en ty tomo vmanidad 
Dios y onbre y vnidad, 
por saluar la redondeza. 

Es tu ser ynumerable, 
ynfinita fue tu gloria, 
tu saber ynistimable, 
tu poder muy perdurable , 
perdurable tu memoria; 
los gielos y lo poblado, 
los que son menos y mas , 
todo es todo a tu mandado: 
tu nonbre sera loado 
para sécula jamas. 



256 



JUAN ALVAREZ GATO 



Tu amas en las entrañas 
al que con amor te ama, 
piadades son tus sañas, 
a los solos aconpañas , 
respondes a quien te llama; 
pues oye mi petigion , 
que con gran cuyta te pido; 
pon heruor de contrición 
en mi triste coragon , 
questa duro, enpedernido. 

Esta firme en la maldad 
con herrados pensamientos, 
metido en la vanidad 
oluida con geg[u]edad 
los diuinos mandamientos; 
tomando locos cuydados 
y varias ocupagiones, 
esta lleno de pecados 
questan asydos, atados, 
a mis malas condigiones. 

Repara el catiuo triste , 
abogada de las greyes, 
tu que virgen congebiste, 
tu que sin dolor pariste 
al alto rey de los reyes; 
pon emienda en mis sentidos , 
da lagrimas en mis ojos , 
porque los tristes gemidos, 
siendo por ty socorridos, 
quiten mayores enojos. 

Socores a los cuytados 
que te llaman en los yermos , 
abrigas los derramados, 
encaminas los herrados, 
melesinas los enfermos; 
melesiname escojida, 
no se acabe de perder 
mi alma tan dolorida, 
que de turbia y denegrida 
no esta para paresger. 

Sácala de la pelea 
de mis culpas desiguales, 
hazla hermosa de fea , 
Madre, porque no se vea 
en las penas ynfernales; 



tu que sueles ayudar, 
escusa el triste litijo, 
dame gragia denmendar, 
porcjue meresca morar 
en las cortes de tu Hijo. 

Y tu. Madre sin manzilla, 
aruol de miselicordia, 

oye la que se tumilla, 
la corrida de Castilla 
questa llena de discordia; 
ponle, Señora, sosiego, 
ataja todas zizañas. 
Virgen , porque por tu ruego 
no desgienda el brauo huego 
de las poderosas sañas. 

Ruega por los malhechores 
tu queres de todos madre, 
por los grandes y menores, 
por los reyes y señores , 
por el diño Santo Padre, 
por los de malos congebtos 
de jatangia y vigió líenos, 
por nuestros fines yngiertos, 
por los biuos, por los muertos, 
por todos, malos y buenos. 

Y reyna de los vmanos , 
tu que no sufres lisonjas , 
ruega por nuestros hermanos 
los muy deuotos cristianos , 
frayles y monjes y monjas; 
pues que por mas mejoría 
huyeron de lo mundano, 
dales gragia. Madre mia, 
porque, pasada esta via, 
gozen del bien soberano. 

Y Virgen de Guadalupe , 
ruega. Señora, por mi, 
por mi, catiuo, que supe 
en los pecados que cupe 
antes que los comety; 

y quanto mi no temer 
me hizo mas pecador, 
tanto mas he menester 
tu defensa, tu poder, 
tu socorro y tu fauor. 



JUAN ALVAREZ GATO 



25; 



RUEGA POR VNA RELIGIOSA A CUYA DEUOCION 
HIZO ESTAS COPLAS 

Óyeme, Madre amadora, 
tu queres presgio sin suma 
y rreyna meregedora, 
no oluides la ynteryesora 
que mouio mi ruda pluma. 

118 

A la Resurecion. 

Dy nobis, Maria, 
que viste en la via? 

Vy ques ya resucitado 
el Señor tan deseado, 
aquel que nos ha trocado 
las tinieblas por el dia. 

Se que resucito gierto, 
porque vy el sepulcro abierto 
y paños en que fue enbuelto 
y vn sudario que tenia. 

Vile, por mi buena suerte , 
el quen la batalla fuerte 
muriendo, mato la muerte, 
por darnos larga alegria. 

Vy al hazedor del gielo, 
el que desgendio en el suelo 
a darnos paz y consuelo, 
carrera, verdad y vya. 

Vy nuestro buen capitán , 
que gano con grande afán 
Vitoria, que gozaran 
los de su capitanía. 

Dy nobis, Maria, 
que viste en la vya? 

119 

Para los que por tibieza de sus obras 
an perdido las consolaciones del Es- 

Casoiovxxo Caitxllavo.— Touo i. 



piritu Santo, sobre aquel cantar que 

dize: o^Soliades venir, amor, agora 

no venideSf non.* 

Viniedes enamorado 
porquerades deseado, 
en averos oluidado 
no queres venir, Señor. 

Soliedes estar comigo, 
ya no me queres , amigo, 
porque nos amo ni sigo 
y os parti del corazón. 

Mi Señor y mi querido, 
no venis ni aves venido; 
en eos fuy desconogido 
no teniendo yo razón .í* 

Y conosgiendo, cuytado, 
quanto os era yo obligado, 
siento tanto aver herrado 
que me muero de dolor. 

Sohades venir, amor, 
agora no venides, non. 



120 

Otro cantar que dizen: *Amor, no me 

dexeSy que me moriré:»; enderegado 

a Nuestro Señor, 



Quen ty so yo biuo, 
syn ty so catyuo; 
sy meres esquino 
perdido seré. 

Sy mal no m^ viene, 
por ty se detiene; 
en ty me sostiene 
tu gragia y mi fe. 

Quel quen ti se geua, 
que truene, que llueva, 
no espera ya nueva 
que pena le de. 



258 



JUAN ALVAR E2 GATO 



CABO 

Que aquel que tu tienes 
los males son bienes, 
a el vas y vienes, 
y muy gierto lo se. 

Amor, no me dexes, 
que me moriré. 

121 

Al Nagimiento , para los que alean- 
garon a gustar de la contenplacion, 
aviendo vencido los contrarios , y lo 
perdieron par mala guarda y torna- 
ron a los pecados. 

Pidote, por tu venida, 
que hagas esto por my, 
que llore lo que perdy. 

Y que sea tal mi dolor 
de auerte desconogido, 
que yguale con lo perdido, 
por que perdones, Señor; 
que sy lloro mi cayda, 
gierto so. Señor, de ty, 
que me des lo que perdy. 

Pues enbia sin detener, 
por onrra del Nasgimiento, 
el triste arrepentimiento 
que syn ty no puede ser; 
y losepe y la parida 
me ganen, Señor, de ty, 
que llore lo que perdy. 



122 

Venida es, venida, 
al mundo la vida. 

Venida es al suelo 
la gragia del gielo , 
a darnos consuelo 
y gloria conplida. 



Nagido ha en Velen 
el ques nuestro bien ; 
venido es en quien 
por el fue escojida. 

En vn portal ej o, 
con pobre aparejo, 
seruido dun viejo, 
su guarda escogida. 

La piedra preciosa, 
ni la fresca rosa, 
no es tan hermosa 
como la parida. 

Venida es, venida, 
al mundo la vida. 



123 

Otra letra de dotfrjina. 

Muertas son, vanas, perdidas 
las obras de tu bondad, 
sy no son por caridad. 

124 
Otra. 



En esta vida prestada, 
do bien obrar es la llaue, 
aquel que se salua, sabe; 
el otro no sabe nada. 



125 

Esto se puso en vn pendón de la 
gfujerra de los moros. 

Es vengido quien vengiere 
en las batallas damor; 
el que en esta g[u]erra fuere, 
sy matare y si muriere, 
es vengedor. 



JUAN ALVAR EZ GATO 



^59 



126 

A Nuestra Señora, al rededor dan 
espejo. 

Tu, hija de Dios y madre, 
espejo de las mugeres, 
remedio de todos eres. 



127 

Otra letra al espejo. 

En ti, Señora, se miran 
toda la corte del ^ielo , 
y los tristes deste suelo 
que sospiran. 

128 

Otra letra a Nuestro Señor. 

Pues sabes nuestras flaquezas, 
como onbre y como Dios, 
perdónanos. 

129 
Otra a la Cruz. 

Socórreme, Cruz bendita, 
como valedor y medio 
de do espero mi remedio. 

130 

Dize en vn escudo a do están todas 
las ynsinias de la Pasión: 

De toda cosa cofende, 
con las armas deste scud[o] 
te defiende. 



131 



Dize vn contenplatiuo , que esta de 
rodillas al pie del escudo: 

Por estos misterios ta[les] 
tu. Señor, nos enseñaste, 
remediaste y reparaste 
la vida de los mortales; 
quien contenplara tus [males] , 

que por gran gloria no 

qualquier contrario que v.... 

132 

Habla con su alma. 

Pues sabes, alma adormida, 
quel mismo que te cryo 
(lio su muerte por tu vida, 
seyle dulge y gradegida, 
pues te hizo y te saluo; 
y vino a la encarnación 
amándote a marauilla, 
conprote con su pasión, 
puso en la resuregion 
el cabo con la heuilla. 



133 

Trae por deuisa vnos manojos de 

cabos de texillos mucho tienpo ha, 

dize la letra. 

Procuremos buenos fines, 
que las vidas mas loadas 
por los cabos son juzgadas. 



134 

Dize al rededor duna tunba. 

Aparéjate a querer 
bien morir, 
y el morir sera nasgcr 
para beuir; 



26o 



JUAN ALVAREZ GATO 



y por Dios mira y auisa, 
por este siglo mudable 
no pierdas el perdurable. 

135 

Dize en vn paño questa engima la 

tunba, en questa vna cruz de Heru- 

salen, hablando con Dios: 

La cruz de Gerusalen, 
que fue todo nuestro bien 
y cabo de la pasión, 
nos gane de ty perdón. 



136 

Para el argobispo de Granada, por- 
que le escriuio, entre otras cosas, 
culpándose de muy pecador, con mu- 
cha vmildad, seyendo notorio ques 
el mas notable perlado de vida y en- 
xenplo que [ha] ávido en nuestros 
tiempos. 

Quererse redargüir 
y acusarse de pecados, 
quien sus obras y beuir 
son materia y corregir 
y dechado a los perlados, 
es que no se satisfaze 
como vmilde verdadero, 
que por mucho bien que haze , 
ni se alegra, ni le aplaze, 
ni contenta por entero. 

RESPUESTA 

Vos echays a buena parte 
mi confusión y defeto, 
pero yo que se lo gierto, 
lo confieso asy sin arte; 
por lo que sentis me creo 
que me creeres sin jura, 
que no se quien no sea rreo 
en aquella estrechura 
del juizio postrimero. 



137 

A la sonada de: «Nuevas te traygo, 
Carillo. i 

Dezidme, reyna del gielo, 
sy soys vos su hija y madre 
de Dios. 

Soys vos, reyna, aquell estrella 
que nuestros remedios guia, 
nuestra lunbre y alegría, 
que parió siendo donzella? 
por gierto , vos soys aquella , 

pues que Dios, 
vimos que nasgio de vos. 

Dezidme, reyna del giello , 
sy soys vos , 
su hija y madre de Dios. 

Yo soy la que meresgio 
ser madre de su exgelengia, 
por reparar la dolengia 
de lo que Eva perdió; 
asy que de mi nasgio 

aquel Dios 
que saluo a mi y a vos. 

Pues fuestes nuestro consuelo, 
remedio de nuestro bien, 
vos, señora, soys por quien 
ganamos agora el gielo; 
bienaventurado suelo 

en que Dios 
tomo la muerte por vos. 

Vos soys bien de nuestro mal, 
remedio de nuestra pena, 
de toda linpieza llena 
syn pecado original; 
quien pudo ser, reyna, tal 

como vos, 
virgen y madre de Dios ! 

Yo soy la que tengo ofigio 
de procuraros perdón, 
daquel que paso pasión 
sin culpa ni malefigio; 



JUAN ALVAREZ GATO 



261 



de vuestro pecado y yndigio 

quiso Dios 
pagar la pena por vos. 

Vos soys por quien fue quitado 
el poder dell enemigo; 
vos soys la que soys abrigo 
del questa desabrigado ; 
por vos se quito el pecado 

de los dos 
primeros que hizo Dios. 

El por su gran meresger, 
por quitar el cativerio, 
mostró en mi tan gran misterio 
por mostrar mas su poder, 
que quiso de mi nasger 

syendo Dios, 
por poder morir por vos. 

Vos soys el tenplo y morada 
do todo nuestro bien mora; 
de tristes, procuradora; 
ante sécula criada, 
a quien vino ell enbaxada, 

quando Dios 
todo junto cupo en vos. 

Yo soy aquel santo tenplo 
quel quiso santificar, 
en que pudiese morar 
aquel Dios, en quien contenplo, 
y nos dexo por exenplo, 

siendo Dios, 
querer ser onbre por vos. 

Nasgio por cauie de ser 
cunplida la profegia, 
que lo que muger i)erdia 
que lo cobrase muger ; 
quiso, y púdolo hazer, 

como Dios, 
y en la muerte, como vos. 

Vos soys nuestro bien conplido 
[do nuest]ros bienes están , 
a quien sumillo San Juan 
antes que fuese nasgido; 



no fue San Juan el eos vido , 

syno Dios, 
que todo nasgio de vos. 

Vos soys la que le paristes 
en el pobre portalejo , 
y después al santo viejo 
en el tenplo le ofregistes, 
y soys vos la que lo vistes 

entre dos 
muerto, delante de vos. 

Yo soy la que lo miraua 
y la que mas lo sentia; 
lo que su carne sofria 
dentro en mi alma llegaua, 
y en nenbrarme que quedaua 

onbre y Dios, 
consuelo me como vos. 

Vos soys la que soys auiso 
del questa desconsolado, 
y al questa mas apartado 
le ganays el parayso, 
y soys vos la que Dios quiso, 

siendo Dios, 
tomar tal debdo con vos. 

Yo soy la que regeby 
el ángel con mi consuelo, 
las rodillas por el suelo, 
los ojos donde nasgi, 
y espantóme en que me vy, 

como vos, 
y verme madre de Dios. 



138 

Esta primera es vn desafío de amor 
que hizo a ssu amiga. 

Porque crescen mis tormentos 
con aquexado gemir, 
y mis tristes pensamientos, 
doloridos sentimientos 
me combidan a morir; 
y jamas cedo, ni tarde, 



202 



JUAN ALVAR EZ GATO 



en mi mal poneys dcsiiio, 
por no ser dicho couarde, 
sin que mas daños aguarde, 
yo, señora, os desafio. 

Y pues en pena tan fuerte 
os plaze tornar mi gloria, 
quiero auenturar mi suerte 
al peligro de )a muerte, 
por cobrar nueua victoria: 
que vos al trance venida 

no puedo quedar vencido, 
porque si pierdo la vida, 
pues ya la tengo perdida, 
sera perder lo perdido. 

Y pues me days tal fatiga 
que me ofende y me debate, 
vos me soys tan enemiga 
que justa razón me obliga 
venir con vos a combate: 
por ende escoger deueys 
luego campo despoblado, 

en el qual me hallareys 
al tiempo que mandareys 
en esta manera armado. 

Llenare por condiction 
vn cauallo de firmeza, 
ensillado con passion, 
y coragas de afición 
guarnescidas en tristeza: 
vn capacete y bandera 
de fuerte metal forjados, 
que es lealtad verdadera, 
memoria firme y entera, 
estofada con cuydados. 

De seruicios ha de ser 
la guarnición de mis bragos 
bordada del padescer 
que me days sin merescer 
en penas de mil pedagos : 
falda y gocetes serán 
los desseos de seruiros, 
porque son de jazeran 
que nunca se mudaran, 
guarnescidos en sospiros. 



Los quixotes serán tales 
del afán que nunca afloxa; 
las correas de los quales 
son dolores desiguales 
con heuillas de congoxa: 
un espada llenare 
en vayna de pensamiento, 
de muy limpia -y clara fe 
que con vos siempre terne, 
no mellada del tormento. 

Tengo de licuar por langa 
vna porfia tan dura, 
que no le ponga mudanga 
ninguna desesperanga 
que me deys, ni desuentura: 
y por mejor defensar 
mi paciencia en este trance, 
daraga quiero llenar 
de paciente soportar 
do vuestros tiros alcance. 

Con las armas que he contado 
os espero en el camino, 
y por ser mejor guardado, 
al querer desordenado 
llenare por mi padrino: 
y con denuedo amoroso 
esfuergo porne en mi fnerga 
de un amor tan poderoéo, 
que no vaya temeroso 
de vuestros golpes ni tuerga. 

Pues sabeys quantas y quales 
son mis armas y denuedo, 
para questemos yguales 
llevares tantas y tales, 
porque yo menos no puedo: 
mas ay! que tengo temor 
que dexeys la piedad 
para me herir mejor 
con langa de disfauor 
y esp.ida de crueldad. 

Mas pienso triste hallaros 
a cauallo de bondad, 
del qual no pueda mudaros 
ni venceros , ni forgaros 
a querer mi voluntad: 



JUAN ALVAREZ GATO 



263 



y temo que si comien(;a 
este trance peligroso, 
que nunca passe ni venga 
las corabas de vergüenza 
guarnescidas con reposo. 

Otras armas ofensiuas 
gran temor tengo que sean, 
desdenes, sañas esquinas, 
respuestas tristes, altiuas, 
virtudes que vos arrean, 
y acrescientan mi passion 
ver su fuerga y fortaleza ; 
que tienen por guarnición , 
con saber y discreccion , 
gracias, beldad, gentileza. 

Mas recelo que tomeys 
por padrino en esta guerra, 
honestad con que venceys 
quantos vencidos teneys 
para dar comigo en tierra: 
aunque si viere poner 
contra mi las fuergas della , 
alli terne mi querer 
con esfuerzo y con poder 
que se combatan con ella. 

Pues fuerga de amor me aquexa, 
prouar quiero sus victorias, 
por no tener de mi quexa, 
que el que los peligros dexa, 
nunca goza de las glorias: 
y pues que jamas oluida 
el morir a los humanos, 
a mi, que ya me combida, 
mas lo quiero que tal vida, 
si muriera a vuestras manos. 

Con pura premia del huego 
de mis llamas encendidas, 
este desafio os ruego 
que se acepte para luego, 
o dad las armas rendidas; 
y señalad el lugar 
do vamos amos a dos, 
que si quereys dilatar, 
pensad eos he de buscar 
para batallar con vos. 



CABO 



Por ende, siempre despierta 
estareys en lo mas alto, 
que de mi vos hago cierto, 
si dormis a puerta abierta 
que verne de sobresalto. 



139 

Porque tenia muchas guardas su 
amiga. 

Llore que nunca me vio, 
llore mi grande tristura; 
pues tan desdichado so, 
lloren todos, llore yo, 
lloren mi desuentura: 
lloren mis tristes sentidos, 
lloren, lloren, pues nasci; 
los muy mas endurescidos 
den amargosos gemidos 
acuytandose de mi. 

Mis casos tan desastrados 
lloren los mas sin abrigo; 
lloren mis cativos hados, 
los tristes desuenturados 
consuelen todos comigo: 
lloren mi gran padescer 
los pequeños y mayores, 
lloren mi poco poder, 
nascidos y por nascer 
que mas supieron de amores. 

Reconoscan mi tormento 
hasta los chiquitos nudos; 
sientan todos lo que siento, 
hagan tan bien sentimiento 
saluajes, bestias y rudos: 
los que tal vida mantienen 
lloren de noche y de dia, 
y essos que mas me quieren 
con los que biuen y mueren 
hagan siempre compañía. 



264 



JUAN ALVAREZ GATO 



FIN 



Doloridas quantas, quantos 
soys presentes y pasados, 
llorad comigo mis llantos; 
vestid, vestid negros mantos 
los queridos desseados: 
que yo tuue concertado 
remedio de mi beuir, 
y mi hado desdichado 
hizome tan acechado, 
que no me dexa sallir. 

140 

Porque los que seruian a ssu ami- 
ga le venían a pedir consejo, no sa- 
biendo que el la seruia. 

Como ya mi mal es viejo 
y se mucho de dolores , 
vienenme a pedir consejo 
quantos vos matays de amores: 
no sabiendo que yo os sigo, 
dizenme toda su gana, 
su dolor, su desabrigo, 
y conteceles comigo 
como a los que van por lana. 

Uno dize que os dessea 
y que vos le amays y os ama; 
yo no se si me lo crea, 
mas assi suena la fama: 
ya paresce por razón, 
si por obra lo poneys, 
no erraua el coragon 
quando dixe en mi canción : 
Quiera Dios no me troquéis. 



141 



Porque el viernes santo vido a su 

amiga hazer los nudos de la pasión 

en vn cordón de seda. 



Gran belleza poderosa, 
a do gracia no esquino, 



destreza no fálleselo ; 
hermosa que tan hermosa 
nunca en el mundo nascio: 
oy mirándoos a porfía 
tal passion passe por vos, 
que no escuche la de Dios, 
con la rauia de la mia. 

Los nudos que en el cordón 
distes vos alegre y leda, 
como nudos de passion, 
vos los distes en la seda, 
y los di en el coraron; 
vos distes los nudos tales 
por nombrar a Dios loores, 
y para nombre de amores: 
vos para sanar de males, 
yo para crescer dolores. 



142 

Porque no osaua dezir su pena a 
quien gela daua: retrata de si mismo. 

Tu triste rendido cedo, 
de ti misma combatido 
as dado fuergas al miedo, 
pues por falta de denuedo 
te as vencido del vencido; 
remedia baldón tan cierto, 
no te digan los humanos 

lo que yo, 
que vno que se estaua muerto, 
vno que no tenia manos 

te mato. 

Y siente tu perdemiento 
de dessonrados dolores, 
que mueres dencogimientoj 
tu poco merescimiento 
te puso tantos temores; 
esfuerga como varón, 
prueua agora el auentura 

lo que tiene, 
que el valiente coragon 
vence la mala ventura 

quando viene. 



JUAN ALVAREZ GATO 



265 



Y estos que nauegaron 
en los muy brauos estrechos, 
acuerda que si ganaron , 
por esso que auen turaron 
gozaron de los prouechos; 
y los dignos de memorias 
de quien honorables cuentas 

se hizieron, 
si gozaron de las glorias, 
ell osar en las afruentas 
ge las dieron. 

Pues haz agora mudanga, 
no te pierdas por tal modo, 
espera en la bienandanza, 
que en osar ay es[)eranga , 
y en temer muerte del todo; 
y si recelas que osando 
te darán la pena fuerte 

mas crescida, 
murieses ya peleando, 
que la muerte de tal muerte 
serie vida. 



143 

A los compases que trae por deui- 
sa el duque de Alúa. 

El compasar es medir, 
el medir es niuelar, 
niuelar es ygualar, 
ygualar es no reñir, 
no reñir es discreción , 
discreción es gran cordura, 
gran cordura es perfection , 
perfection es ell altura 
que manda y rije natura. 

144 

Regimiento que hizo el mismo a su 
amiga, que estaua mal de calentu- 
ras; dizele como se ha de regir. 

Vuestro mal según ecede 
de lo que sentir solevs. 



presumpcion tomar se puede 
que del coragon procede 
la passion que posseeys: 
que en mirar vuestra presencia 
tan turbada y tan sentida, 
por conoscida espiriencia 
conosco vuestra dolencia 
de qual humor es nascida. 

Porque vista la señal 
que descubre vuestro gesto, 
por razón muy natural 
la causa de vuestro mal 
me fue clara y manifiesto: 
que en hallaros qual halle 
en la color alterada, 
aunque el pulso no mire, 
yo so bien como y con que 
vos aueys de ser curada. 

Aunque vuestra ingratitud 
haze ser triste mi vida, 
vsar quiero de virtud 
en cobrar vuestra salud 
que teneys toda perdida: 
por ende, no deys lugar 
a sofrir tal acídente , 
que si del quereys sanar, 
no os cuesta sino guardar 
el regimiento siguiente: 

Con cuchar de mi passion 
tomareys de quando en quando 
almiua de compassion , 
con que vuestro coragon 
de duro se torne blando: 
y porque el graue tormento 
que me days mas no me ofenda, 
tomad en el pensamiento 
aguas de arrepentimiento 
tibias en fuego de enmienda. 

Tomad mas vn violado 
de acordaros cada dia 
quanto biuo apassionado, 
porque con este cuydado 
se ablande vuestra porfia: 
y desque fuere cessada, 
luego tomad vna yerua 



266 



JUAN ALVAREZ GATO 



de afición que me es negada, 
de la qual, con fe mezclada, 
mandareys hazer conserua. 

Mandareys con piedad 
hazer vn preparatiuo 
que de vuestra voluntad 
aparte la crueldad 
con que muerto siempre biuo: 
y para el humor contrario 
de vuestro desconoscer, 
es, señora, necessario 
que tomeys vn letuario 
que se llama gradescer. 

Los xaropes serán tales 
que purguen vuestros desdenes 
con desseos y señales 
de poner fin a mis males, 
dando comiengo a mis bienes ; 
y después con tal vncion 
vntareys vuestro sentido 
eos mueua la condición 
a la paga y galardón 
de quanto tengo seruido. 

Después que la sanidad 
venga los malos humores, 
passada la enfermedad, 
purgada la voluntad 
de me dar mas disfauores; 
porque de no recaer 
tengays mayor confianga, 
sangria aueys menester 
para nunca adolescer 
de la vena de mudanga. 

Para llenar esta cura 
mas acabada y perfeta, 
vencereys la calentura 
de quererme dar tristura 
siempre comiendo dieta: 
que serán por no dañarme 
las almendras socorrerme, 
las manganas consolarme, 
las granadas alegrarme 
con agucar de quererme. 

Y para quedar vencido 
vuestro mal con mas victoria, 



no beuays, que es defendido, 
agua cruda del oluido, 
mas cozida con memoria: 
y aueys mucho de mirar 
en esta regla que manda 
que no gusteys el manjar 
de ensañar y de esquinar, 
porque es dañosa vianda. 

CABO 

Y vos en esto mirando 
do vuestra salud se gana, 
mis consejos no mudando, 
los contrarios oluidando, 
quedareys del todo sana: 
ante que el daño se alargue 
luego tened este medio, 
porque no duela y amargue: 
que si days lugar que cargue, 
sera dubdoso el remedio. 

145 

Ninguno sufra dolor 
por correr tras beneficios, 
que las fuergas del amor 
no se ganan por seruicios. 

Los grados y el galardón 
que de si da la beldad, 
ninguno sufre razón, 
mas todos la voluntad. 

Quien menos es amador 
recibe mas beneficios, 
que las fuergas del amor 
no se ganan por seruicios. 



146 

Coplas de Juan Alvarez Gato a la 
Reina nuestra Señora. 

Vienen de todos lenguaxes, 
barbaros, coros, guineos, 
turcos, armenios, hebreos, 



JUAN ALVAREZ GATO 



267 



alárabes y caldeos; 

los muy robustos salvajes. 

Vienen ilustres varones 

quantos al siglo nacieron, 

reyes y reinos y dones 

y todas generaciones, 

quantas son y quantas fueron. 

Danse gran prisa a vencer, 
como quien va por salud , 
al son de vuestra virtud 
viene tan gran multitud 
que quieren el sol cubrir. 
Traen un bullicio y meneo 
que es cosa de extremidad, 
y es la voz de su deseo 
de ganar el jubileo 
de mirar vuestra beldad. 

Si quiero hablar no oso, 
si quiero callar no puedo; 
como hijo temeroso, 
ante el padre rencilloso, 
me cubro de vuestro miedo. 
Como piden la clemencia 
los condenados a crimen, 
ansí con gran reverencia, 
ante la vuestra presencia 
todos mis sentidos trimen. 

El mi desygual querer 
me pone gran osadia, 
el recelo de perder 
no me consiente atrever, 
lo que mas cobrar querría; 
mas amor con que yo velo, 
que todos miedos ausenta, 
me fuerza que , sin recelo, 
de la causa de mi duelo 
yo, señora, os de la cuenta. 

La causa de mi tristura 
es que Dios por me i)robar 
y por mi desaventura, 
hizo vuestra hermosura 
sola en el mundo sin par. 
Que vos hizo tan perfecta, 
tan galana sin medida, 
hermosa, linda, discreta 



y que vos fuese sujeta 
la gloria de aquesta vida. 

El claro sol que en la cumbre 
de los cielos se nos muestra 
tiene por bien que su lumbre, 
fuera de toda costumbre, 
se esfuerze ante la vuestra. 
Sus rayos con vuestro gesto 
son chicas gotas de niebla, 
que con un mirar honesto 
les hacéis ser luego , presto 
convertidas en tiniebla. 

Vuestra figura escurece 
la luciente claridad, 
por donde cierto parece, 
que nada non vos fallece 
sino sola piedad. 
Y parece tan cumplida 
que no vos fallece cosa, 
menester es a mi vida, 
tan amarga y tan corrida, 
que sea y tan piadosa. 

De grandes loores digna, 
la sagrada mano diestra 
os hizo muy mas vecina 
a Su Majestad divina 
que a la forma común nuestra. 
Que aunque lo callase yo, 
vuestro gesto es buen testigo 
de la gracia que vos dio, 
y quanto se trabaxo 
para igualaros consigo. 

Esta sola diferencia 
de el a vos quiso que hubiese 
por guardar su preheminencia, 
que el solo por excelencia 
infinito se dixese. 
Por ende vuestra morada 
hizo en este mundo pobre, 
do sois peor empleada 
que rica perla engastada 
con falsa chapa de cobre. 

Y que quieran las mas bellas 
do poséis hacer el buz, 



268 



JUAN ALVAREZ GATO 



y las mas claras estrellas, 
en el mayor lucir dellas, 
ante vos pierdan su luz. 
Y a mi me hizo que os viese 
en fuerte punto, por Dios, 
porque nunca alegre fuese, 
ni la vida me pluguiese 
sino cuando viese a vos. 

Que ansi cuando os mire 
fueron juntos de un concierto, 
el mayor que nunca fue, 
vuestra lindeza y mi fe 
para que yo fuese muerto; 
y junta vuestra beldad, 
vuestra gracia y mi porfía, 
no me quedo libertad, 
ni cosa que de verdad 
se pudiese decir mia. 

De que me quede vencido 
y de mis bienes robado, 
mi i)lacer puesto en olvido, 
delante de vos partido 
me convino a ser forzado, 
pensando que ansi amansase 
la fuerza de mis enojos 
y vuestra ausencia causase, 
que el corazón olvidase 
lo que no viesen los ojos. 

Mas como hombre atormentado 
del rigor de la gran pena, 
que sperando ser librado, 
apenas de mejor grado 
a las veces se condena; 
ansi que no me parti 
de vos, que no lo debiera, 
y en tanto dolor me vi, 
que en lo que veros senti 
por consolación tuviera. 

Y mis ojos descontentos 
de todo cuanto veian, 
añadiendo aunque tormentos , 
en los mis entendimientos 
vuestra ñgura ponian. 
Oh que sospiros y quantos 
despertaban mis pasiones! 



Mis gemidos eran tantos 
que convirtieron en llantos 
todas mis consolaciones. 

Seis letras negras de amores 
en mi corazón sangriento 
vi cercadas de dolores, 
que mostraban las colores 
que tiene mi pensamiento; 
cuya seña bien mostraba 
ser de vuestra señoría, 
porque luego se tornaba 
esta mi persona esclava, 
de libre que ser solia. 

Tan claras son y tan ciertas, 
que todos cuantos me ven, 
aunque las tengo cubiertas 
y con mi callar remuertas, 
viendo mi gesto las leen. 

Y este mi lad,o siniestro 
les da tal conocimiento, 
que si lo contrario muestro 
y digo que no soy vuestro, 
me dicen todos que miento. 

Nunca lo tuvo hombre vivo; 
mas, con todo mi dolor, 
sufriendo dolor esquivo, 
quiero ser vuestro captivo 
mas que de todos señor. 

Y que no pueda decir 

que me arrepiento por ello, 
pues que a mi poco vivir, 
en respeto de os servir, 
no lo estimo en lo que huello. 

Y dicen, que cual varón 
me vera que no se asombre, 
y no sienta la pasión, 

que esta con mi corazón 
scripta de vuestro nombre. 

Y mis sospiros continos 

y las grandes gracias vuestras 
les hacen ser adivinos , 
que do están amores finos 
se muestran por tales muestras. 

Y pues, ya, mi bien, aina 



tíERNAN MEXIA 



269 



socorredme, que yo muero, 
que todo el mundo adivina 
que vos sois la medicina 
deste mi dolor tan fiero; 
y no deis tanto lugar 
a mi padecer tan fuerte 
que me acabéis de matar, 
por do me ayais de pagar 
mis servicios con mi muerte. 

Que luego los amadores , 
esclavos de las mujeres, 
renunciaran sus amores, 
viendo mis grandes dolores 
y tan pequeños placeres; 
del amor y sus oficios 
blasfemaran con desdeño, 
notando que mis servicios 
estos tales beneficios 
acarrean a su dueño. 

147 

Otras suyas, porque no osando de- 

zir a su amiga su passion, puso en 

vna vara estas dos coplas , y emhio- 

las a los tejados de su casa. 

Viéndome como me muero, 
acordaron mis cuydados 
de enbiar por mensagero 
esta vara a los tejados : 
y si, por la dicha mia, 



la topare (juicn lacecha, 

pidole por cortesia , 

que calle lo que sospecha. 

Y si ya no lo hiziere, 
por mi gran desauentura , 
sobre negro no ay tristura, 
véngame lo que viniere, 
que ya se quen balde va , 
sino que con rauia hieruo, 
pero de vos se vera, 
y soy cierto que sera 
el mensagero del cuerno. 

148 

Juan Alvarez Gato, el de Madrit, a 
Juana, amiga de Alonso Carrillo, en 
respuesta de un presente que le en- 
bio de una redoma de agua rrosa- 
da , y una pava , y alcorga , y nueces 
en conserva, y carne de menbrillos. 

El presente que me distes, 
el agua lagrimas son, 
la pava mis voces tristes, 
el alcorga el corazón 
cativo que me prendistes, 
las nueces mas quel ruido, 
la carne es la que siente, 
y el vidro el acídente 
que temo de vuestro olvido. 



HERNÁN MEXIA 



149 

Hernán Mexia, de Jaén, en el tienpo 

" :f rey don Enrrique, que estauan 

tos reynos enbueltos en tiranías y 

^cordias, hizo estas coplas al mun- 

uü, y enderezólas a Juan Aluarez. 

Mundo ciego, mundo ciego, 
lleno de lazos amargos, 
quando tienes mas sosiego, 



langas mas leña en el huego 
para muchos años largos, 
(le do resquiebran gentellas 
de crudo huego rauioso. 
Quien es que huya daquellas? 
No se quien se escape dellas, 
pequeño ni poderoso. 

O sordo son dolorido 
de tristes bozes crueles, 
cuyo retinto y sonido 



270 

atruena todo sentido 
a los mas firmes fieles; 
cuyo espanto da dolor, 
dolor despanto mortal, 
mortal pesar y temor, 
temor de brauo tristor, 
de rauia muy desygual! 

Do resultan turbagiones 
y causas desordenadas, 
manzillas, tribulagiones , 
tan altas alteragiones , 
que en el gielo dan boladas 
en vna desacordanga 
de discordia firme, fuerte, 
donde no siento esperanga, 
gouernando tu mudanga 
las leyes de falsa suerte. 



CONTINUA 

O juyzios soberanos 
y justas persecugiones, 
pecados de los vmanos, 
engaños, vigios mundanos, 
peligrosas ocasiones ! 
Do la fe, do la verdad, 
do la paz, do la mesura? 
Que se hizo caridad? 
Do la mansa piadad, 
do justigia, do cordura? 

Do los reynos bien regidos, 
do los buenos regidores , 
a do los sabios sabidos , 
a do los malos punidos, 
a do los buenos señores? 
A donde los buenos reyes, 
donde los buenos perlados, 
a do pastores y greyes ? 
Donde están las buenas leyes, 
do castigan los pecados ? 

Do los buenos religiosos? 
A do leales gibdades? 
Donde están los virtuosos? 
A donde los vergongosos ? 
A do los linpios abades , 



HERNÁN MEXIA 



a do buenos caualleros, 
do buenos g[u]erreadores , 
a do nobles escuderos, 
a do los sabios g[u]erreros, 
a do synples labradores? 

CONTINUA ADELANTE 

Que son de grandes seruigios? 
Donde están los galardones, 
ofigiales, los ofigios, 
los loables exergicios, 
las honrras, los ricos dones? 
Ques de los grandes amigos? 
A donde amores seguros? 
do los claros enemigos ? 
Ado fallegen mendigos? 
Donde valen fuertes muros? 

Ques de la gran fortaleza 
de las cauas mucho hondas? 
Que se hizo la franqueza? 
Donde esta la gentileza? 
do los truenos, do las hondas? 
A do los dorados techos? 
A do los grandes tesoros? 
Que san hecho grandes hechos, 
artefigios, los petrechos? 
Do las g[u]erras de los moros? 

Donde están buenos consejos? 
A do los consejadores? 
Donde están prudentes viejos? 
A do los justos parejos? 
Que san hecho los mejores? 
Que se hizo gran secreto? 
Ques de la buena yntingion? 
Do lo blanco syn lo prieto, 
lo sinple, lo muy perfecto? 
Ques daquel gran coragon ? 

CONTINUA 

Los justos comedimientos, 
la tenpranga, la prudengia, 
los buenos ofregimientos , 
los firmes altos gimientos, 
el honor, la reuerengia, 



HKRNAN MEXIA 



^71 



la bien dispuesta salud , 
la muy entera bondad, 
la floregiente virtud, 
sabidora senitud, 
lynpieza de voluntad? 

La dotrina, la costunbre, 
la muy antigua nobleza, 
señorio, seruidunbre? 
Que se hizo aquella lunbre 
de hidalguia y pureza? 
Donde esta la deuogion , 
los espresos mandamientos, 
la dulge conversación, 
la muy santa confision, 
el amar los sacramentos ? 

El amargo arrepentir 
de los jamas penitentes, 
los remedios del morir? 
Ques del cristiano biuyr 
tienpos pasados presentes? 
A do la gran esperanga? 
A do la gragia del gielo? 
Donde la justa balanga? 
A do la buena crianga? 
A do la cara sin velo ? 

Los muy vmildes letrados, 
que son vasos de la giengia , 
los temidos, los amados 
alcaldes justificados? 
Ques de la buena congiengia? 
A do la seguridad, 
do las gragias del bien hecho? 
Donde esta la libertad, 
do la vmana vmanidad? 
do las leyes, do el derecho? 



TES QUE VINIESEN LOS MALES DE ROMA, 

^rRARONSE giERTAS SEÑALES, LAS QÜALES 

JUENTA aquí, TRAYENDOLO A CONSEQUEN- 

giA QUE EN NO VER VIRTUDES EN LAS GENTES 

SON SFÑALES DF. V ^^rríA PFRDigiON 

listas son ya las señales, 
sy los sinos no son vanos 
y cuerpos gelestiales , 
como quando aquellos males 



del pueblo de los romanos. 
Ya se muestran las estrellas 
ynotas, desconogidas, 
el cielo con sus querellas, 
langando de sy gentellas 
de flamas muy engendidas. 

Los eclibses, las cometas, 
las hachas bolando en flamas, 
las estrellas netas, netas, 
las figuras ynperfetas, 
el pino ardiendo sus ramas. 
Los canes dieron ladridos, 
Cabridis se leuanto, 
la firme tierra trimio, 
por el dessierto sonó 
grandes golpes y ruydos. 

Los Alpes se remouieron, 
las cunbres con sus collados; 
de los tenplos se cayeron 
las ricas donas que dieron 
a los dioses adorados. 
Las ymagenes lloraron 
con su diuinal figura; 
aves noturnas bolaron, 
las bestias ynvsitaron 
las seluas de su natura. 

En los sepulcros cubiertos 
gimieron y se quexaron, 
por vnos modos yngiertos, 
con tristes bozes los muertos, 
y las brutas murmuraron. 
Diuersamente parieron 
mugeres hijos estraños; 
por estas causas sintieron 
como a la postre vinieron 
tantos males, tantos daños. 

CONPARAgiON 

Como quando quien navega 
syn prudentes pensamientos, 
muy prestamente le llega 
la furia de la refrega 
de los rebatosos vientos, 
cuya gran geleragion 
pone tan gran desatino 



2;á 



HERNÁN MEXÍA 



en consejo y coragon 
del marinero y patrón, 
que no saben dar camino. 

Asy las cosas presentes 
me pusieron sobresalto, 
regelando las avsentes, 
contrayendome las mientes 
de tan peligroso salto. 
Tal a osadas me pararon , 
cuando tales males vy, 
mis sentidos , y dexaron , 
que huyeron y robaron 
el flaco seso de my. 

Quebrantando, no syn males, 
con el sentir afregido 
de penas muy pringipales, 
estas obras tenporales, 
dexanme sin buen sentido, 
sintiendo lo que no siento 
sentir con enmienda alguna 
por aquel gran desatiento, 
donde nunca puso tiento 
la fuerga de la Fortuna. 



APLICA ESTA OBRA A JUAN ALVAREZ, PARA 

QUE RESPONDA POR EL MUNDO, Y DIGA DONDE 

ESTÁN ESTAS VIRTUDES Y COSAS PERFECTAS 

QUE solía AVER, Y AGORA NO LAS HALLA 

CONPARAgiON 

Como el físico al doliente 
con cuya vista repara, 
como el mudo al eloquente , 
como el sinple al muy prudente 
se recorre y se declara, 
asy mi gran ynorangia 
viene con gesto quieto, 
con la su misma distangia, 
ante la gran abundangia 
de vuestro saber perfecto. 

CABO 

Pues el Mundo no responde, 
y le veo ciego y mudo, 



bien es que su falta abonde 
donde tanto mal sesconde. 
Cunplamos con este nudo, 
y gerrad vos syn baraja 
las fuergas deste proemio, 
recorriendo a la ventaja 
ante quien es vna paja 
my saber con vuestro premio. 



Juan Alvarez responde a Hernán 
Mexia: do muestra que los vigios an 
somido las virtudes en de feto de los 
malos, y esta es la entengion de toda 
su respuesta; y agora escusase con 
estas conpar aciones. 



Tornar del mangebo viejo, 
hazer del sinple discreto, 
pedir al rudo consejo, 
cotejarse antell espejo 
el ques blanco con el prieto, 
escusado deue ser. 
Menos deuo trabajarme, 
según mi flaco saber, 
en pensar de responder, 
ni vos, señor, preguntarme. 



PROSIGUE Y INVOCA A HERNÁN MEXIA: 

Pues si hago mudamiento, 
aquesto solo matreue 
conplir vuestro mandamiento, 
que de turbio y manziüento 
tornara como la nieve ; 
a cuyo fauor ynvoco 
que haga de mi tal troque, 
que torne mucho mi poco, 
supHendo lo que no toco, 
porque nadie no me toque. 

CONPARA Y MUESTRA EL TEMOR QUE DE LOS 
DISCRETOS LECTORES TIENE 

Bien como el que quiere entrar 
do sespera el gran despojo 



Hernán mej^ia 



^n 



syn armas a pelear, 

a causa de regelar 

porque vee la muerte all ojo; 

asy mi seso sapaga 

con mis sentidos menguados, 

syn saver de sy que haga, 

recelando la reijaga 

de los sabios estimados. 



COMO LA CAUSA I^E DA OSADÍA 

Pues el mas sano consejo 
callar serie, como mudo; 
que no es buen seso de viejo 
en el muy alto consejo 
poner quistiones el rudo. 
Mas la causa y su fauor 
ques dabundoso natío, 
haze perder el temor, 
da vigor al sin vigor 
misero sentido mió. 



PROSIGUE ADELANTE 
CONTINUA 

Esta ruega y me conbida 
y haze que me congierte , 
mueve mi mano dormida, 
haze mi lengua sabida , 
torna de lo flaco fuerte ; 
no podiendo, da poder; 
préstame esfuerzo y deseo; 
esta me haze mover, 
no hablando por saber, 
mas diziendo lo que veo. 



.os, ROGÁNDOLE QUE DESTA OBRA 
SE SAgUE ENMIENDA DE LOS VIQTOS QUE 



Préstame, señor, aliento, 
pues quien no te llama yerra, 
tu, queres cuenta syn cuento, 
so cuyo gouernamiento 
se mueuen gielos y tierra; 
porque mis versos presentes 
CAXoiosrxao Castsllavo.— Tomo I. 



muevan en tal ora buena, 
que los yndinos biuientes 
pongamos en ty las mientes 
con régelo de la pena. 



PARA DAR PRINCIPIO A LA OBRA HABLA CON 

EL MUNDO, Y PREGÚNTALE DONDE ESTÁN LAS 

VIRTUDES, Y POR QUE LAS DEXA 

O tenebregoso puerto 
dengañosa geguedad ! 
no miras tu descongierto, 
que gierto de ser yngierto 
no temes certenidad. 
Las virtudes tus anexas 
que preguntan, donde están, 
do las tienes, do las dexas? 
No as verguenga, no te quexas, 
pues de ty quexos se dan.í* 



RESPONDE POR EL MUNDO Y HABLA CON EL, 

Y MUESTRA LA CAUSA POR QUE SON LAS 

OBRAS BUENAS Y LAS VIRTUDES OLUIDADAS Y 

PERDIDAS 

Escucha, giego, diré 
por que son tales baldones. 
Quies saber, mundo, por que? 
Porquel calor de la fe 
se resfria en los coragones, 
y porque los mas mirados 
que tenemos entre nos, 
andan muy desacordados, 
gahareños , reuesados 
de temer v amar a Dios. 



CONTINUA 

Que ya ninguno no piensa 
ni teme la disgiplina 
ni se siente dell ofensa, 
essos tienen mas reprensa, 
los que avien de dar dotrina 
no buscan cauas seguras, 
mas enrridan gien mili males, 
socauando por figuras 



2?4 



HERNÁN MEXIA 



como traygan coyonturas 
sus modos ynteressales. 



CONTINUA 

Los reyes queran guardados, 
essos son los que regelan; 
no se fian de sus criados, 
antes dellos reguardados 
ya se rondan, ya se velan. 
No es ya quien les desenarte, 
ni a quien plega de pesalle; 
todos juegan por vn arte; 
quien se mueve a buena parte 
de mala parte le salle. 



PROSIGUE ADELANTE 

No se fian de sus secazes 
ni ninguno esta seguro; 
son cara con muchas hazes ; 
so color de dezir pazes 
están minando en el muro. 
No dan nudo bien atado, 
no lazada conosgida, 
cada qual anda burlado; 
quien se duerme descuydado 
quiga se duerme su vida. 

Esos vrden los rigores, 
esos arman la conseja, 
los claros pasturadores , 
los deuidos defensores 
y ministros dell igreja, 
no se curan de la grey 
por derramada que va; 
oluidan qual es su rey, 
aquesa tienen por ley 
la ley quel tiempo les da. 

PROSIGUE ADELANTE 

De la linpia castidad 
los que sostienen la cunbre, 
essos niegan su bondad, 
matando su claridad 



según ell agua a la lunbre. 
O muertas enfermedades! 
que mayores escondrijos, 
que mas falta de bondades 
que conbidan los abades 
a las bodas de sus hijos.? 

El diablo, que a los buenos 
sienpre sigue ras por ras , 
al mejor tira sus truenos 
que ganado esta lo menos 
desque ganado lo mas. 
Y en las fuergas g(u]erreadas, 
según parege por vso, 
avnquesten muy petrechadas , 
sy las torres son tomadas 
tomados son los dayuso. 

Y daqui todos estados, 
vnos aprendiendo dotros, 
todos van descaudillados , 
en los vigios acordados , 
ahilando vnos tras otros, 
sin que ninguno se vele 
ni mire sy va al reues, 
guiando por donde suele 
tras la cabega que duele 
y da dolor a los pies. 



COMO LA COBDigiA GUIA LA DANQA 

Syn amor, sin amigigia, 
todos llenan los tenores 
con jatangia y avarigia, 
todos van tras la cobdigia, 
como lobos robadores , 
atestando en nuestro seno 
muchas vsuras vilezas 
que jamas se halla lleno, 
creyendo ques el mas bueno 
el que tiene mas riquezas. 

Somos malos a porfia, 
y muy contentos de sello; 
toda funda nuestra vya, 
so modos de ypocressya, 
pareger buenos syn sello. 
Muchos muestran que sospiran 



HERNÁN MEXIA 



275 



temiendo lo venidero; 
estos que por aqui tiran , 
por conplir con los que miran, 
no con zelo verdadero. 



CONTINUA 

Pues otra que conosges 
muchas gentes ynfinitas, 
no los bueluan del reues, 
que llenos los hallares 
de maneras esquisitas , 
de muchas formas yngiertas, 
de modos con que sescusan ; 
sy cunplieron con ofertas , 
alli geraron las puertas, 
que las obras ya no susan. 



DIZE COMO POR TALES OBRAS VIENEN TALES 
TIENPOS, Y SESPERAN PEORES 

Todos juegan con vn tejo, 
forgado so poca fe : 
a perderse va el congejo, 
donde no piden consejo 
ni hallan quien ge le de. 
Pues do sienbran tales rosas, 
tales tienpos acaesge, 
tales ligas pogoñosas , 
que sespera destas cosas 
mayor mal del que parege. 



CONCLUYE COMO POR TAN PECADORAS Y VI- 
CIOSAS VSANgiAS Y CONDigiONES SON LAS 
VIRTUDES MUERTAS Y DESANP ARADAS , SY LOS 
QUE VINIEREN DESPUÉS DE NOSOTROS NO LAS 
RESUgiTAN 

Ya los buenos son los ralos 
por estas causas sentidas , 
y por tales entreualos 
en defecto de los malos 
las virtudes son perdidas. 
No les ha ninguno gelos 
ni se geuan de su gevo, 
muertas son con negros velos, 



sy los niños ternezuelos 
no les dan vida de nuevo. 



RESPONDE A LAS SEÑALES ROMANAS QUE DIXO 

FERNAND MEXIA, Y MUESTRA QUE YA LAS 

OBRAS LAS PRIUAN, PUES EN CADA PARTE 

LLOUIZNA LA NO TEMIDA MUERTE 

Otros son ya criminales , 
amargos fines llorosos, 
que ni prestan las señales, 
ni las figuras mortales , 
ny los sueños pauorosos. 
Vengamos a penitengia, 
cada vno se apergiba, 
espulguemos la congiengia, 
pues secuta su sentengia 
la gran justicia dariba. 



CONTINUA 

Que los yndinos y dinos 
en cada parte se van ; 
pues pensémoslo, mezquinos, 
que sy llaman los vezinos , 
a nosotros llamaran. 
AHnpiemos la posada, 
enmendemos el beuir, 
no nos tome salteada 
esta ora lymitada 
del amargo arrepentir. 

DIZE QUE LA SANTA RECORDAgiON DEL EMIEN- 
DA ES LA QUE PODRA REUOCAR LA SENTENgiA, 
Y HAZE FIN 

Trocadas las condigiones, 
la notoria diferengia , 
los contritos coragones 
con las claras entingiones , 
la saña sera pagiencia. 
Y desquel bramido ladre 
de la culpa desigual, 
la muy santísima Madre 
rogando all eterno Padre 
verna perdón general. 



l']^ 



tlERNAN MeXIA 



150 



Hernán Mexia, de Jaén, a Juan Alúa- 
rez, pensando que vnas coplas que 
hallo en vn cangionero de mal dezir 
de las mugeres eran suyas, enhiole 
estas coplas, porque tenia con el 
muy estrecha amistad y conver- 
sagion. 



Como el buen pintor que pule 
la linda ymagen que haze, 
hasta que se sastifaze 
la remira y la repule 
y la trae al fin do yaze; 
asy el beuir conseruemos 
huyendo de la tiniebla, 
porque sy vistos seremos , 
no nos digan que tenemos 
costunbres de la culebra. 



HABLA CON • EL 



A vos, do hallo consejo, 
gragia de bien razonar, 
a vos, ley de bien trobar, 
grande amigo ya de viejo 
y señor para guardar ; 
a quien amo, estimo y quiero 
y deseo hazer plazeres, 
pues que soes discreto entero, 
no fue, no, de cauallero 
dezir tan mal de mugeres. 

Que culpa tienen aquellas ? 
que mal ni bien nos hisieron ? 
ni os miraron ni vos vieron, 
y las mas de todas ellas 
ni os tomaron ni vos dieron ; 
pues sy acaso de ventura 
vna vos hizo pesar, 
no se yo causa tan pura 
que, muestre regla segura 
que deuan todas pagar. 



CONTINUA 

No se qual obligagion 
las conprime de derecho, 
syn contrato de su hecho 
que conliga tal razón 
a pagar en el estrecho ; 
la misma ley las perdona , 
vuestra lengua las condena, 
su virtud les da corona, 
nuestra maldad las baldona, 
malygia les busca pena. 

Ya veo y bien me lo veo 
que sabes quanto se sabe, 
ni por bien que yos alabe 
no digo quanto desseo 
ni lo medio quen vos cabe; 
porque nunca vy tal modo 
en trobar y bien dezir, 
vos soys parte, vos soys todo, 
vos hazes tornar de lodo 
todo ell age no escreuir. 

CONTINUA 

No pues cunple aconsejar 
al tan bien aconsejado, 
mas en esto comengado 
quiero los sueldos pagar, 
plazeme mucho de grado; 
no se piense contra ellas 
por vos jamas, ni se diga 
el mal ajeno daquellas, 
gane las gragias Torrellas 
de obra tan enemiga. 

CONPARAgiON 

Como la brozna lauor 
a la muy sotil corronpe , 
y lo muy tosco derronpe 
a lo lindo y de valor 
que lo quebranta y lo ronpe , 
asy las coplas y versos 
de mal dezir quescreuistes 
por vnos autos peruerso« 



HERNÁN MEXIA 



277 



y por otros mas diiicrsos 
(lañaron (juaiito hczistcs. 

CONTINUA 

Pues como de pestilengia 
huyd lo bueno daquello, 
que comigo ni con ello 
nunca ternes abenengia, 
plazeme morir sobrelhj; 
catad quenpogoñara 
lo duge de vuestras obras , 
catad que vos herirá, 
y del todo causara 
ocasiones y zogobras. 

Como ladrón lastimero 
de gente gizanador, 
a quien destierra el señor, 
mostrándose justigiero, 
regelando mal mayor, 
asy se lancen de casa 
las tristes coplas malditas; 
la razón parege rasa: 
rasguense, quémense en brasa 
las hechas y las escritas. 



CABO 

Por pagar la debda aquesta 
que vuestro bien me obligo, 
quiero ser contento yo 
como quien os amonesta, 
syendo vuestro como so ; 
pues virtud os torna neto 
en perfegion de bondad , 
y saber claro, discreto, 
prudengia, mucho perfeto, 
desta tizne os alynpiad. 



Respuesta de Juan Aluarez a Her- 
nán Mexia. 

A vos , virtud acabada , 
tenido asy por la gente, 
a vos, discreto prudente. 



a quien no se encubre nada 
de aqueste siglo presente; 
el vuestro, vuestro menor, 
que mas os es obligado, 
de vos de buenos mejor, 
según que de mi, señor, 
recabo vuestro mandado. 



DESCULPANDOSE, MUESTRA DOS QUEXOSI VNO 
DEL A EL, EL OTRO PARA CON LAS MU- 
GERES, QUERIENDO QUITAR LA TIZNE DE LA 
CULPA QUE NO TIENE, COMO EL LE CONSEJA 

Pues según el que bien poda 
quiero cortar lo dañoso, 
y, señor muy virtuoso, 
por quitar la tizne toda, 
quedare de vos quexoso; 
por mejor estar con ellas, 
quexare mis quexos dos, 
dando de vos dos querellas : 
la vna delante dellas , 
la otra para ante vos. 



DIZE LA RAZÓN QUE TIENE PARA QUEXARSE 
DEL, PORQUE LAS COPLAS NO ERAN SUYAS 

Vos me tenes so la llaue 
a qualquier cosa que fuese , 
y tanto que yos syruiese, 
no syento cosa tan graue 
que graue se me hiziese ; 
y hallandos muy dispuesto 
en amor que les aues , 
distesme la culpa presto, 
syn mirar, señor, en esto 
el gran bien que me queres. 



CONTINUA 

Mirado quan malo so, 
todos auien de creello, 
vos, señor, reñir sobrello, 
porfiar, diziendo no, 
hasta todo desazello; 



278 



HERNÁN MEXIA 



mas la causa es tan estrecha, 
que temiendo tanta culpa, 
por escrita, avnque no hecha, 
creystes de la sospecha; 
pues contenteos mi desculpa. 



QUERELLASE A LAS MUGERES 

Linaje denoto, onesto, 
dad remedio a mi querella: 
o nobles, consentís esto 
a un vuestro, de mucho vuestro? 
ponga culpa al ques syn ella; 
sabed, señoras donor, 
quel mas justo y de verdad, 
amandos de gran amor, 
me culpa de pecador 
syn saber gertenidad. 



DEMANDA JUSTICIA 

Pues, señoras dalta sisa, 
suplióos justigia entera, 
que mandes hazer pesquisa, 
y sy erre en alguna guisa 
que por pena en pena muera; 
y sy vierdes verdadero 
mi desculpa, que se crea 
y penes vn cauallero, 
porque nunca de ligero 
ninguno juzgado sea. 



CONTINUA 

El muestra que me condena 
de yerro que nos hiziera, 
y la causa de la pena 
es notorio ser ajena, 
nunca mia, ni Dios lo quiera; 
syno que mi dicha fue 
tan amarga y reuesada, 
que do yo nunca toque, 
señoras , ni pus el pie , 
afirman ques mi pisada. 



CONTINUA 



Y bien que siendo amador 
he sido el mas desamado, 
notando vuestro valor 
sienpre mire a la menor 
con ojos de sojuzgado; 
syenpre pune dos loar, 
sienpre vos di mi poder, 
por vos me plaze penar, 
por vos, auyendo pesar, 
me plugo mucho nasger. 



CONTINUA 

Por vos , señoras , me peno 
y huelgo con mi beuir, 
por vuestro valer tan lleno; 
a esse tengo por bueno 
que muere por os seruir; 
a ese por fauorido 
a quien vos fauoreges, 
por amargo y por perdido, 
por del todo aborregido 
el triste que aborreges. 



LOS PROUECHOS QUE SE LE SIGUEN DE LAS 
SERUIR 

Por VOS SO mal trobador, 
y por vos puno por honrra; 
por paresgeros mejor 
deseo ser vengedor, 
y por vos temo desonrra; 
por vuestro trato y meneo 
quisiera ser muy discreto; 
por vos me plaze ell aseo, 
nunca tuve buen deseo 
syno por vuestro respeto. 

Y por vos , vna de dos , 
trague dolores de hiél, 
y por vos, señoras, vos, 
me hize hereje con Dios 



HERNÁN MEXIA 



279 



adorandos mas que a el; 
y por vos y por mi suerte 
syenpre me huyo alegría, 
y por vos, linaje fuerte, 
me plugo de ver mi muerte 
quinientas vezes al dia. 



CONTINUA 

Temiendos puno y pune 
de jamas cosa negaros; 
nunca Dios dellas me de, 
sy riquezas dessee 
sy no por tener que daros; 
nunca vos negué mi sy, 
a lo que mi mano puede , 
secreto vos encobry, 
y sy algún bien ay en my 
de vosotras me progede. 



CONTINUA su DESCULPA 

Pues quien es el que creye 
que yo fuese en tales yerros? 
ni los hiz ni en ellos fue, 
y sy tal pienso pense, 
por pienso me den a perros; 
muera el traydor ynumano 
que quiso tal enemiga, 
mi lengua saquen tenprano, 
primero corten mi mano 
que tal escriua ni diga. 



CABO 

Y nobles, en conclusión, 
do florege tanta buena, 
paregeos justa razun 
do esperaua galardón 
que me den en pregio pena? 
Syn andar mas por las ramas 
secutad tan justo ruego; 
por onrra de vuestras famas , 
hazedme justigia, damas, 
tórnenme mi fama luego. 



151 



Vna obra que hizo del Seso al Pen- 
samiento. 



Pensamiento trabajado, 
a quien desseo atormenta, 
ya deues estar cansado 
de pensar en el cuydado, 
que tanta vida descuenta ; 
y en tu passion dolorida 
date ya alguna tempranga, 
que la mas segura vida 
de esta vida tan perdida 
es beuir sin esperanga. 

Para dexar el cuydado, 
esto deues tu de ver, 
que en este mundo caytado 
aun lo que no esta ganado 
esperamos de perder; 
assi que tu dessear, 
si por caso lo alcangares, 
no sera sin gran pesar, 
pues lo tienes de passar 
quando dello te apartares. 

Engañas al coragon 
con esperangas que dañan, 
y en que esta con la passion 
no puede mirar razón 
para ver como lo engañan: 
estas mañas peligrosas 
no ge las deues hazer, 
que aunque no sean dañosas, 
lo mas cierto de las cosas 
es tenellas de perder. 

Para que lo traes perdido 
con lo que no ha de turar, 
engañado y offendido, 
trasportado, embeuescido 
con el sabor del penar? 
Que en vello tan congoxoso, 
siento mucho su cuydado; 
he dolor del doloroso, 
porque no hay nadie piadoso 
que no este muy lastimado. 



28o HERNÁN MEXIA 

RESPONDE EL PENSAMIENTO AL SESO 



Si tu pudiesses saber 
que sabor es el pensar, 
con la gloria del plazer, 
tu ternias al perder 
por mas cosa que el ganar; 
porque Dios por mi ventura, 
y en memoria de su gesto, 
hizo aquella hermosura 
de la Hnda criatura 
donde yo siempre esto puesto. 

Y esto con este sabor 
que la memoria me ha dado, 
sin dolor de mi dolor, 
porque me esfuerza ell amor 
para sofrir el cuydado: 
que las penas por amores, 
si con amor se padescen , 
el remedia los dolores 
de los buenos amadores 
quando mas los entristecen. 



RESPONDE EL SESO AL PENSAMIENTO, 
Y HACE FIN 



Yo ya me quiero perder 
por las señas que me diste , 
pues no me dexas poder 
para poderme valer, 
según lo que me dexiste: 
y si fuere condenado 
porque quise yo perderme, 
no yre muy desesperado, 
que la causa del pecado 
tiene poder de assoluerme. 



152 

Esparsa del mismo. 

Siendo mi passion tan clara, 
vn secreto escuro tiene, 
que es lo que a mi me sostiene 



pues todo me desmanpara; 

y pensando por que acierte 

hallo cosa conoscida, 

que estoy por pena mas fuerte 

trasportado yo en la vida, 

después de muerto, en la muerte. 



153 

Otras suyas en que descubre los 
defectos de las condiciones de las 
mugeres, por mandado de dos da- 
mas; y endereca a ellas estas pri- 
meras.' 



Porfiays, damas, que diga 
al reues de quanto dixe, 
induziendo que persiga 
aquella seta enemiga 
la qual por vos contradixe; 
pero no tanto vos teme, 
consintiendo vuestro ruego 
mi lengua, porque sse atreue 
a tocar, quemar, ni queme 
muchas buenas con su fuego. 

A vuestra bondad semilla 
me ploguiera en otra vfana, 
mas por cuitar renzilla, 
quiero langar mi barquilla 
en esta mar occeana: 
mas vos y yo ante notemos 
que fueron sus fuergas flacas 
en tan profundos estremos, 
a do con velas y remos 
se hundan doze mil barcas. 

Pero por satisfazer 
vuestra causa principal, 
que es querer, saber y ver 
quanto mi ñaco saber 
sabe bien dezir del mal; 
de vuestro mando vencido, 
de vuestra gracia rogado, 
plazeme con tal partido 
que en publico ni escondido 
no se impute a mi el pecado. 



I 



HERNÁN MEXIA 



281 



Pues agora oyd, oyd, 
vos tan grandes rogadoras, 
oyres bien y sentid 
mis dichos puestos en lid 
contra vos las mal hechoras; 
y de mi grande esencion 
conosciendo quanto erre, 
pediré ante perdón 
de aquel vano sermón 
C(m el qual vos alabe. 

Perdonad, Pedro Torrellas, 
mis renglones torcederos 
en la defensa de aquellas, 
que yo bien hallo ser dellas 
vuestros dichos verdaderos : 
no se donde los hallastes, 
\'>s mas prudente que Lelio; 
pienso que vos los triastes , 
pues quanto dellas hablastes 
es verdad como Euangelio. 

Solo fustes sin afán 
profeta de nuestros dias; 
de las que nascen, Balan; 
de las nascidas, Sant Juan; 
de las por nascer, Elias: 
no fue esto gracia de vos 
ordenar tan altos versos , • 
mas por permission de Dios, 
por do supiessemos nos 
sus defectos tan peruersos. 

En assaz poco despacio 
\i las sus letras segundo, 
y con las obras de üracio, 
vi tu Coruacho, Vocacio, 
que fue lumbrera del mundo, 
según gran prerogatiua, 
la qual da espuelas y rienda; 
no se quien diga ni escriua, 
por luengos años que biua, 
sus vicios, ni los comí /renda. 

En vn centro tan nialuadu, 
'i(j tantos males se encubren, 
• juien terna seso bastado? 
que sy vn cuento aueys contado, 
infinitos se descubren. 



Todas cian en la suma 
quanto mas valiente bogan, 
y al mas tender la pluma, 
no tocan mas de la espuma 
do se entrapan y se ahogan. 

Poder del padre Coruacho, 
saber del hijo Torrellas, 
dad a mi lengua despacho 
porque diga sin empacho 
aquel mal que siento dellas: 
préstame. Señor del mundo, 
lengua de verdad entera 
y del espiritu facundo , 
y el santo, santo segundo 
me preste gracia y manera. 

Ellas son junqueras vanas 
y falsillos son de albogue , 
hechas de hojas liuianas, 
llenas de culpas humanas, 
criadas entre el azogue: 
vn ser que sin ser esta 
y bien de un ayre que atiza; 
gozo que en humo se va, 
vn don que quando se da 
se nos tira mas apriss^. 

Aquel que mejor tropieza, 
quando mas mas es amado, 
cumple estar que no se mega, 
que boluiendo la cabeza 
es traspuesto y oluidado : 
luego dan con un ductor 
en las causas del excesso, 
y contra la ley de amor 
alegan que dos mejor 
abogan en vn processo. 

Ellas aman y aborresgen 
en vn ora presto y matan ; 
ellas hieren y guarescen, 
quando se niegan se ofrescen, 
donde prenden se rescatan: . 
do se reuelan se dan , 
quando se dan las perdemos, 
quando vienen ya se van ; 
a quien mas huyen, se están , 
nunca están sin dos estremos. 



282 



HERNÁN MEXIA 



Ellas de salto se enojan 
quando están mas sin enojos, 
y en lo que se desenojan, 
cien cosas se les antojan, 
siempre tienen mil antojos: 
ya se muestran rostrituertas , 
ya muy dulces halagadas, 
ya, dubdosas, son inciertas, 
brauas, altiuas, rehiertas, 
y brauas, mansas, domadas. 

Ellas muestran que desuian 
lo que por arte acarrean ; 
desuiando lo desguian, 
contrastando nos embian 
el fin que mas se dessean: 
si las cometen y aquexan , 
hazense nunca vencidas, 
plañense, lloran y quexan; 
quando sienten que las dexan , 
dexanse caer tendidas. 

Muestran que temen y dubdan 
y en tal caso que ygnoran , 
hazen que se desayudan, 
y ellas mismas nos ayudan 
do su bien todo desfloran ; 
y después de esta deshierra 
hilo a hilo por su haz 
vereys lagrimas en tierra, 
y dende a un ora la guerra 
es tornada en dulce paz. 

Ellas nos dan la contienda, 
ellas nos piden las treguas , 
guay de quien las reprehenda! 
^ue del van a suelta rienda 
a parar seys cientas leguas: 
con quien sus vicios recabe, 
con quien sufra sus engaños, 
con quien sus maldades calle, 
con quien sus vicios alabe, 
beuiran trezientos años. 

Do hallan floxa osadia 
ellas son fuertes arneses; 
con la rauia que las guia, 
donde hallan cortesía 
ellas son las descorteses: 



donde sienten atamiento 
ellas son desligadura, 
y con gran destemplamiento 
vienen en corrompimiento 
de castidad y mesura. 

Muestranse que nos desaman 
quando sus gozos nos roban, 
y fingiendo que nos dañan , 
hazen que se desapañan 
y estonces se nos adoban; 
perdidas, desacordadas, 
sin sentidos que las rijan, 
quedan mas aparejadas 
para andar dos mil jornadas 
sin que se cansen ni aflijan. 

Siempre están apercebidas 
vno en saco y otro en papo; 
de malicia proueydas, 
quando de uno son partidas 
otro tienen del harapo: 
marchitan la flor de lis , 
y buscan con que se ingrife; 
si bien sus males sentis , 
todas son Semiramis, 
la mejor, mejor, Pasife. 

Saluo que pena y temor 
algún poco las ocupa, 
de ellas la mas sin error 
conosce sin mas heruor 
la vierades otra Lupa: 
pues que dentro en el secreto 
del maluado coragon 
el desseo es tan perfecto, 
que en vn ora al tal defecto 
dan mil vezes conclusión. 

Nunca cessa ni descansa 
la maldita sed catiua; 
el remedio que la amansa 
quando mas la mata y cansa, 
dexala dos tanto biua: 
haze las sueltas aussentas 
que ellas van de tranco en tranco, 
ansiosas, ciegas, hambrientas, 
no sabiendo ser contentas 
con lo prieto ni lo blanco. 



HERNÁN MEXIA 



283 



Bien que todos las complazen 
sin que amor preste sus flechas 
por ellas, y que se emplazen, 
quando mas os satisfazen 
quedan menos satisfechas: 
causa de tal desuario 
de natura les depende, 
que les da tal forma el brio 
de aquel natural muy frió 
que en tal fuego nos enciende. 

No porque se perjudica 
natura ni su sabieza, 
que bien las dota y aplica 
virtud, la qual fortifica 
las faltas de la flaqueza; 
pero siguen voluntad, 
huyen razón y virtud, 
satisfazen la maldad 
de la negra enfermedad 
que gasta buena salud. 

Naturalmente medrosas, 
por accidente atreuidas, 
contra natura piadosas, 
de natura embidiosas, 
por accidente regidas: 
naturalmente auarientas 
y francas por accidencia; 
por accidente cruentas, 
naturalmente molentas, 
y firmes por continencia. 

Naturalmente dolientes, 
de su propiedad ingratas; 
accidentalmente prudentes, 
honestas, encontinentes, 
por accidente beatas : 
arteficialmente hermosas, 
por accidente fieles , 
naturalmente embidiosas, 
temosas y porfiosas, 
naturalmente rebeles. 

Son desseosas, vfanas, 
amigas de mal hazer; 
vanagloriosas, vanas, 
presumiendo de galanas 
por mejor mal cometer: 



con falsos desembarazos 
y maneras imperfetas, 
de ellas descubren pedagos, 
ya los ombros, ya los bragos, 
ya los pechos, ya las tetas. 

A fin de hallar consejo 
que les de mas aparato, 
mas belleza y aparejo, 
aquell negro dell espejo 
danle mil vueltas al rato: 
ya se ponen y desponen , 
ya se añaden mas arreos, 
descomponensse y componen; 
en esta guerra las ponen 
los pecadores desseos. 

Trastornan sus atauios 
cada ora en muchas guisas 
con afeytes tan baldios, 
empero sus desuarios 
siempre las tienen deuisas: 
prueuan el reyr a miedo, 
prueuanlo suelta la boca; 
el semblante triste o ledo, 
toman con la lengua quedo 
las puntillas de la toca. 

Ya se trangan los cabellos, 
ya los sueltan, ya los tajan, 
mil manjares hazen dellos, 
van y vienen siempre a ellos 
sus manos que los barajan: 
crescen y menguan las cejas, 
subenlas, discenlas breue; 
tornanse frescas las viejas, 
las amarillas, bermejas; 
las negras, como la nieue. 

Destos modos tan discretos 
no se do hallan tesoro; 
veo los cabellos prietos, 
quando me cato, perfectos 
como ruuias hebras de oro: 
ya se muestran tan garridas 
de que están de tantas caldas; 
mas vedlas desproveydas ; 
las que vistes encendidas 
ver las eys como las gualdas. 



284 



HERNÁN MEXIA 



Ya se tocan y destocan, 
ya se publican y esconden, 
ya se dan, ya se reuocan, 
ya se mandan, ya se trocan , 
ya se adoban, ya cohonden, 
ya se asoman, ya se tiran, 
ya se cubren y descubren, 
ya lloran , rien , sospiran , 
ya no miran, ya nos miran, 
ya se muestran, ya se encubren. 

Unas parescen mansillas, 
como que no saben mal; 
ellas mismas son gauillas, 
son a la sazón estillas, 
son la yesca y pedernal: 
ante aquel que temen ellas 
son calladas, muy benignas, 
pero partido de vellas, 
ante quien mas calla dellas 
parlan mas que golondrinas. 

Do no tienen reprensura, 
toda honesta destron<ja; 
la que veys con mas cordura, 
la que esta con mas mesura, 
da saltos como vna onga: 
no refrenando su yerro, 
contrahazen el german, 
qual es Marica del Cerro, 
qual se llama Pie de Hierro 
y qual Rodrigo Acan. 

Desseo que las inflama, 
ya que cansadas están , 
en tal lición las derrama: 
qual amo mas a ssu dama, 
de Langarote o Tristan: 
si amo con mayor desseo 
a Langarote Ginebra, 
o a Tristan la reyna Yseo : 
vando de tal desvaneo 
entre ellas nasce y requiebra. 

Pero algún acto bendito 
no les mandeys platicar; 
en falsas artes darito 
o en caso mas maldito, 
a osadas dadles lugar: 



aprender como se enluzan , 
como engañen y se engañan, 
donde auran como reluzan, 
y en las causas que lo enduzan 
se glorifican y bañan. 

Por lieue enojo que sea 
en tal yerro las dispona, 
que verán ser quien otea 
la mas benigna, Medea, 
la mas piadosa. Prona: 
donde toca mas senzilla 
aquesta rauia siniestra, 
sin forgarla ni sufrilla, 
cada qual es vna silla 
de Cleopatra Ypermestra. 

Si seguran, no seguran, 
quando hablan, siempre mienten 
quando secretan, mesturan, 
quando se afirman, no duran, 
quando contrastan, consienten: 
pedirán porque les pidan , 
quando hazen bien, destruyen, 
quando se acuerdan, oluidan, 
quando despiden, combidan, 
quando dilatan, concluyen. 

Batallas de males dellas 
sobrevienen al cansacio; 
espantado huyo dellas , 
socorred, por Dios, Torrellas, 
y tu, valiente Vocacio; 
que el poder es tan puxante 
de aquestos vicios mundanos, 
y mi seso no bastante, 
que passar mas adelante 
se remite a vuestras manos. 

En el cielo, dos estrellas, 
en las seluas, vn adife; 
quanto mal dexistes dellas 
estos mis versos entre ellas 
es en la mar vn esquife: 
en el ayre , vn gorrión , 
en la tierra , vn animal , 
en los abismos, Simón, 
en el Nilo, Faraón , 
ocupan por vn ygual. 



HERNÁN MEXIA 



285 



Como en fuego el oro fino 
no lo daña, mas apura, 
y entre las ramas de espino 
flores de color de vino 
no pierden su hermosura; 
assi mis dichos aduersos 
a las buenas no despriuan, 
y entre huegos tan peruersos, 
los carbones de mis versos 
ni las queman ni lastiman. 

Mas digo, si Dios me vala, 
que sus flamas brauas gastan, 
toda muger que resuala, 
de aquella mala tan mala 
que vn varón ni dos mil bastan 
las tales desenfrenadas 
arden y sufren tormento; 
pero las buenas, guardadas, 
honestas, castas, tempradas, 
fuera van de aqueste quento. 

FIN 

Enduzir, forjar, celar, 
en la ley ay vnas penas 
que quien conseja matar, 
quien da lugar de robar, 
muere y paga las setenas: 
la verdad, hija es de Dios; 
ya, pues, algo el entredicho; 
damas entramas a dos, 
ved lo escrito que es ya dicho, 
todo lo digo por vos. 



154 

Glosa del dicho Megia a vna can- 
ción de Cartagena. 

El mal que de vos recibo 
mas es que para morir, 
pues lo tengo syendo biuo 
porque muera yo en beuir: 
y pues la vida perdi 



sin que muerte se cobro, 
no se para que nasci , 
pues en tal estremo esto. 

Haze mi dolor ser cierto 
tener la muerte dubdosa, 
porque quito de estar muerto, 
no hay remedio en otra cosa: 
y ved desque os conosci 
que tan desdichado so, 
que el morir no quiere a mi, 
y el beuir no quiero yo. 

Este pesar me viniera 
porque mas pena resciba; 
la vida quiere que muera, 
la muerte quiere que biua: 
si la vida no venciere 
con dolor de padescella, 
todo quanto yo biuiere 
terne muy justa querella. 

Pues, biuiendo lastimado 
sin de bien tener sospecha, 
que haré, desconsolado, 
pues que soy tan deshechado 
que aun la muerte me deshecha? 
Y es porque en verme sin ella 
sera el dolor que tuuiere 
de la muerte, pues no quiere 
a mi, queriendo yo a ella. 

Con estos males que duelen 
de que vos nunca os dolistes, 
salen los sospiros tristes 
con lagrimas, como suelen: 
siendo el mal que me mato 
la vida que no perdi, 
que fin espero de aqui 
pues la muerte me negó? 

FIN 

Assi (jue quedo en tristura 
hecho el remedio dolor, 
y la lastima mayor, 
quexoso de mi ventura. 



286 



HERNÁN MEXIA 



155 

Otras suyas a una partida que hizo 
de donde su amiga quedaua. 

Desque de vos fuy partido 
vn dolor vino a buscarme 
que por ser mas aflegido, 
aunque gran pena he tenido, 
nunca ha querido matarme: 
y el remedio que tenia 
de este mal que no se acaba, 
era, según me sintia, 
preguntar a quantos via 
si yuan donde os dexaua. 

Y vno que me respondió: 
« Yo vo donde preguntays > ; 
con el plazer que me dio , 

le pude dezille yo: 

«O quien fuesse donde vays!> 

Mas pues no puedo boluer,» 

dezi alia que topastes 

vn onbre tan sin placer 

que no quisierades ver , 

pues en vello os lastimastes. 

Y dezid como me vistes 
con las tristezas qiie veys; 
aunque no se si podreys 
con la lastima que aureys 
de contar cosas tan tristes: 
las señales le dezi 

de mi pasión dolorida, 
que tristeza vistes en mi 
por el pesar que senti 
del dolor de mi partida. 

Mas vna seña dareys 
con que seré conoscido, 
sin otras que contareys 
de los males que me veys 
porque mas seays creido: 
y ha de ser vna passion, 
sin otras mil que me vistes , 
y que sacays por razón 
que lleuo en el corazón 
la mayor pena que vistes. 



DIZE LAS SEÑAS QUE LLEUAUA 

Yua de negro vestido, 
el rostro triste y lloroso ; 
passo a passo y desmayado, 
por vnos montes perdido 
sin nunca esperar reposo: 
la barua lleua crescida, 
como fue su mala suerte, 
y con passion dolorida 
bien demostraua su vida 
las señales de la muerte. 



FIN 

El yua solo y llorando, 
que era dolor de mirar, 
y el pesar lo va aquexando, 
cada passo sospirando 
sin plazer a ssu pessar: 
tal lo vi, que no es razón 
que tenga tanta crueza 
quien le niega el galardón, 
que no tenga compassion 
de dalle tanta tristeza. 



156 

Otras suyas a ssus sospiros. 

O sospiros de amargura 1 
si fuesse yo donde vays, 
este mal de mi ventura 
no estarla de tristura 
qual vosotros la dexays; 
mas con todo, en la passion, 
viendo por quien soys gastados , 
da descanso la razón , 
pues soys tan bien empleados. 

Que mi mal con ell amor 
tanto ha crescido el pesar, 
que es lo malo ya mejor, 
pues descansa mi dolor 
con tristeza y sospirar; 
y con esto están en calma 
mis passiones y doliendo , 



HERNÁN MEXIA 



287 



que ell sospiro es como ell alma 
que llega luego en partiendo. 



FIN 

Mas adonde triste van 
estos sospiros que do 
tan poco remedio dan , 
que no los acogerán 
por no ver qual quedo yo; 
que quien los haze sallir 
nunca se querrá vengar, 
aun con hazellos venir, 
sino con vellos tornar. 



157 

Otras suyas por que vn amigo suyo 
yua donde su amiga estaua. 

Toda se buelue en manzilla 
ell embidia que e de vos, 
porque partis de Seuilla 
a do sera marauilla 
boluer, si no os buelue Dios: 
porque veres donde vays 
vna dama, si mirays, 
que de vella, si la veys, 
es forgoso que os sintays 
tal que, si a boluer prouays, 
no es posible que escapeys. 

Vuestros ojos que serán 
preciosos desque llegardes, 
la gloria que ellos auran , 
llorando la pagaran 
a la buelta, si tornardes: 
porque tal es su figura 
desta señora que os digo, 
que os veres en tal tristura, 
en tal pena y desuentura, 
que veres mi desabrigo, 
mi congoxa y mi ventura. 

Señales de conoscella 
en vos las conoscereys, 
porque sentires en vella 
passion que recude della, 
si delante la teneys: 



que señas no pueden ser 
dallas de tan gran poder, 
ni se podran escreuir, 
que es menester el saber 
de quien las pudo hazer 
para podellas dezir. 



FIN 

Si no os embaragays 
de vella tanto hermosa, 
suplico os que le digays 
la passion que me dexays 
de la muerte desseosa; 
y que esto dubdoso y cierto, 
acompañado y desierto 
de su vista y no la veo ; 
ni esto biuo, ni esto muerto, 
ni ando errado, ni acierto 
en la muerte que posseo. 

158 

Esparsa suya. 

Ell amor me a de turar 
hasta que este la crueza 
vengada de mi tristeza, 
y jamas se a de vengar; 
assi que es fuerza guardar 
el remedio de ventura 
hasta que canse tristura, 
y agora comienga andar. 



159 

Otra suya a ssu amiga ^ porque le 
dio una pena. 

Esta pena que me distes 
y la muerte que tome, 
son los bienes que gane, 
pues vos, señora, quesistes: 
traygolos porque no han calma 
mis males , porque es razón , 
la muerte puesta en ell alma , 
la pena en el coragon. 



288 



JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANO) 



JUAN DE PADILLA 

(EL CAKTUXANO) 



160 

Los Doze Triumphos de los doze 

Apostóles , fechos por el Cartuxano, 

professo en Sancta María délas Cue- 

uas en Seuilla 

ARGUMENTO 

ARGUMENTO DE LOS DOCE TRIUNFOS DEL CAR- 
TUJANO , SOBRE LAS VIDAS DE LOS DOCE 
APOSTÓLES 

Para mayor fundamento de la inteligen- 
cia de esta sotil e divina obra, deben prime- 
ro notar los lectores este siguiente argu- 
mento, en el qual el Autor brevemente 
pone toda su materia. Su intención es com- 
poner doce triunfos, en que describe los 
hechos maravillosos de los doce Apostóles; 
los quales van divididos por los doce Sig- 
nos del Zodiaco que ciñe toda la Esfera: 
donde debéis primeramente considerar que 
el Autor, para que fuese su obra mas alta- 
mente fundada, toma la semejanza del fir- 
mamento que es el cielo estrellado: el qual 
se divide en doce partes iguales, que son 
los doce signos del Zodiaco, por los quales 
el Sol y los Planetas hacen su curso. Por el 
sol se entiende Christo, como abajo se dirá: 
y todos los otros Planetas y Señales del 
cielo, allende del seso literal e historial , los 
trae sotilmente al seso moral e alegórico, lo 
qual remite a los discretos y sotiles inge- 
nios; hasta que a la obra sea dada su glosa, 
y con esta intención de darla el Autor pro- 
cedió tan sotil y escuramente. En muchas 
partes llama al Zodiaco cinto de los anima- 
les, porque cada signo tiene su figura de 
animal , como se dirá en sus lugares. Y por 



quanto el año va dividido por sus meses , el 
Autor ha tomado esta invención de poner 
cada un Apóstol sobre el signo que viene: 
asi como a Santiago sobre el signo de León, 
el qual entra mediado Julio y va hasta me- 
diado Agosto que entra el signo de Vir- 
go, encima del qual se pone San Bartholo- 
me; e asi por semejante de los otros Signos. 
Pero debéis notar, que en el signo de 
Aries, y en el signo de Geminis, y en el 
signo de Aquario, no caen fiestas de Apos- 
tóles. Es menester, para que vayan por 
doce signos del Zodiaco divididos los Triun- 
fos, que tomemos a Santiago el Menor del 
signo de Tauro, donde cae en un dia con 
San Phelipe, e lo pongamos en el signo de 
Aries, y sera el primer Triunfo: lo uno, 
porque el Autor comenzó casi en aquel 
tiempo la obra, asi como lo muestra en la 
copla quarta que comienza, 

Habia mi tiempo su curso cumplido ; 

lo segundo, porque Santiago el Menor triun- 
fo en Jerusalem, que es el monte Sion, 
donde el Autor dice que se vido subido con 
los ojos de la contemplación, e de alli co- 
mienza a describir: asi que es razón que en 
este Apóstol se comiencen los Triunfos. En 
el signo de Escorpión, caen en un dia San 
Simón y Judas: es menester de tomar aqui 
a San Judas , y ponello en el signo de Ge- 
minis. En el signo de Capricornio caen dos 
Apostóles, en diversos dias, San Thome e 
San Juan Evangelista: es menester de tomar 
aqui San Thome, y ponello en el signo de 
Aquario; e asi irán por todos los doce sig- 
nos y meses del año los doce Triunfos en 
esta manera: en Aries, Santiago el Menor; 
en Tauro, San Phelipe ; en Geminis , San Ju- 



JUAN DE PADILLA 

das; en Cancro, San Pedro; en León, San- 
tiago el Mayor; en Virgo, San Bartholome; 
en Libra, San Matheo; en Escorpión, San 
Simón; en Sagitario, San Andrés; en Capri- 
cornio, San Juan; en Aquario, Sto. Thome; 
en los Peces, San Mathias. Asi como se 
muestra en la figura esférica, que se pone 
en fin de este argumento, do se pone la Tie- 
rra, por centro del cielo y signos; e descri- 
be en diversos lugares, discurrie'ndo por la 
obra, mucho de su cosmografía : conviene a 
saber, las partidas, provincias, reynos y 
ciudades, por donde los Apostóles predica- 
n, y de la Idolatría triunfaron. Esto mis- 
mo hace de la Astrologia, a causa de repre- 
sentar la- gloria que los Santos tienen en el 
L'lo. Y por semejante, representa en la Tie- 
rra doce bocas infernales en un hondo valle; 
las quales dice que salen del profundo del 
infierno; y cada qual de ellas corresponde 
a su signo del Zodiaco, y no menos a cada 
triunfo de los Apostóles. Por las quales 
doce bocas, se tragan y atormentan doce 
géneros de pecados, según se dirán discu- 
rriendo por la obra; que son las transgresio- 
nes contrarias a la observancia de los man- 
damientos. Pero sin estos géneros de peca- 
dos, en cada boca se atormenta la Idola- 
ia; por que de esta principalmente triun- 
iaron los Apostóles, allende de todos los 
otros pecados. Sobre la haz de la Tierra re- 
¡esenta el Purgatorio en algunos triunfos 
[>'jt diversas penas derramadas; y finge que 
habla con algunas animas, y les demanda la 
ausa de sus penas, y de otros que penan 
II el Infierno. 

Y debéis notar por mayor inteligencia, 
iue el Autor finge que esta obra se com- 
■uso en espacio de un año: y de cada mes 
<j este año, toma un dia con su noche, de 
>rma que cada qual dia representa su mes: 
son aquellos dias donde salen los signos 
;e unos meses y entran en otros; asi como 
.uando sale de Aries, y entra en Tauro; 
ígun lo prueba la primera copla del se- 
cundo Triunfo, do dice: 

Febo del alto Carnero saüdo, 
doraba los cuernos del rigido Toro. 

Cahcxombro Castkllaíío. — Tomo I. 



(kl cartüxano) 289 

En el dia contempla y dcscriue las cusas 
celestiales, desde que nace el sol hasta que 
declina al occidente; quando va ya- el sol 
declinando para se poner, contempla y des- 
cribe las cosas terrenales, asi como lo prue- 
ba en la primera copla del quinto capitulo 
del Triunfo f»rimero do dice: 

Ya declinaba al Céfiro flato 
los últimos grados del fuerte Carnero, 
quando yo lanzo mis ojos primero 
al centro pesado mortal y no grato. 

Después de puesto el sol, por espacio de 
tres quartos de la noche, contempla y des- 
cribe las penas del Purgatorio e Infernales, 
y de los penantes en ellas, asi como lo 
prueba en dos coplas del sexto capitulo. La 
primera comienza: 

Ya comenzaba su quarto primero, 
la noche rodando su fusca tiniebla. 

La segunda copla dice : 

De forma que tres quarterones o menos 
habia la húmida noche cumplido. 

Asi que pasados los tres quartos de la 
noche, en el quarto dice que reposa y 
duerme un poco, como persona fatigada y 
cansada; pero luego al alba del dia que lo 
recuerda su maestro, y tornan a levantarse 
sobre los elementos, y comienzan a contem- 
plar las cosas celestes. Y esta orden lleva 
por todos los Triunfos. Y debéis notar que 
las gloHas de otros muchos Santos que se 
ponen en estos Triunfos, allende de los 
doce Apostóles , son algunos Santos que ce- 
lebra la Iglesia en aquellos dias que tiene 
debajo de si el signo, asi como San Benito 
e San Ambrosio, que caen debajo del signo 
de Aries, y asi por semejante de los otros 
Santos que van por el circulo del año, y ce- 
lebra la religión (k- Cartuja según su iMarti- 
rologio, puesto que el Autor pone otros 
muchos por su devoción y acatamiento que 
tiene a los Santos que son de España. Gran- 
des historias claras y obscuras, e intrincar» 

*9 



¿90 JUAN DE PADILLA 

das materias van por esta contemplativa 
obra; la qual con su Autor se somete a la 
corrección y determinación de los católicos 
Doctores , quanto a lo divino; y a los dis- 
cretos poetas y oradores, quanto a lo hu- 
mano. Remitiéndose siempre a tres coplas 
suyas, puestas en el ultimo cántico del Re- 
tablo de la Vida de Christo; y porque no 
las vayan alia a buscar, se ponen aqui en el 
principio, las quales son las siguientes : 

Puesto que en esta materia mirable 
haya metido mi trémula mano, 
no la detraya qualquiera liviano, 
sienta su seso primero que hable: 
porque la gracia de Dios inefable 
hace los simples y mudos hablar, 
y los elocuentes y sabios callar 
menos preciada su ciencia notable. 

Apeles el viejo, pintor afamado, 
digno proverbio dejo de su parte: 
el zapatero judgar de su arte, 
y no del oficio por d ignorado. 
Judgue por ende del verso rimado, 
y de la sentencia quien algo supiere; 
el zapatero de lo que hiciere, 
el labrador de la tierra y arado. 

Por demostrarse muy mas sabidores 
judgan algunos de lo que no saben, 
ponen colores adonde no caben, 
y dejan ocultos los claros errores: 
asi como hacen los muy pecadores, 
que tienen los malos por mucho discretos, 
y tienen por necios los buenos y retos: 
ved la sentencia de tales doctores! 



AL MUY ILUSTRE E MAGNIFICO SEÑOR, EL SE- 
ÑOR DON RODRIGO PONCE DE LEÓN, DUQUE 
DE LA CIBDAD DE ARCOS 

Como no creo, muy magnifico Señor, que 
sean menos sus muchas virtudes que la fina 
sangre de los Leones de do deciende, me 
ponen atrevimiento a le suplicar con el es- 
peranza que suplican los que poco pueden 
a los virtuosos e grandes, me quiera hacer 
esta señalada merced , que los Doze Trium- 



(el cartuxano) 

phos de los Doze Aposteles, no tan sola- 
mente los mande poner su magnifica Seño- 
ría en su amplia librería , pero primero la 
mucha bivez de su ingenio, con esteriores 
señales y letras conocida, los mande corre- 
gir e castigar, porque con tal castigo pos- 
puesta toda vergüenza puedan salir a la 
plaza de los detractores. 



TRIUNFO PRIMERO 

COMIENZA EL PRIMERO TRIUNFO, QUE ES EL 

DE SANTIAGO EL MENOR, EN EL SIGNO DE 

ARIES 

CAPITULO PRIMERO 

Do el autor hace argumento de la obra, y representa su 
intención, y es todo casi prohemio, figurando la bestia 
de la Ydolatria; y tomando a San Pablo apóstol por 
guia y maestro, por el qual se entiende la razón su- 
perior que es la sindéresis, y por el autor la inferior 
y sensualidad. 



Yo canto las armas de los Palestinos 
principes doce del Omnipotente, 
sus doce triunfos de don excelente, 
triunfos de gloria seráfica dinos: 
y pongo la Tierra debajo los signos 
del cinto dorado de los animales, 
y pinto las altas celestes señales , 
y los fortunados y casos indignos 
de los pasados e vivos mortales. 



Sobre los signos se muestran las glorias 
y claras memorias de los triunfantes, 
y en forma de estrellas muy mas radiantes 
sus altas virtudes al siglo notorias. 
Fondón de los signos las otras historias 
profanas ponemos, no poco penando, 
porque los doce la fe predicando 
mostraron sus lenguas muy contraditorias 
la gracia del hijo de Dios reprobando. 

3 
El don que no puede la Reyna del mundo 
negar a los suyos de justa razón, 



JUAN r>E PADILLA 

pide mi lengua con rudo sermón 
porque se cante mi canto facundo, 
inspira, Sophia, con rostro jocundo 
le alto corusque la tu providencia; 
destile tu fuente licor de prudencia, 
tal que proceda mi verso rotundo 
sin la mundana mortal elocuencia. 



Porque yo cante por verso rimado, 
y con la divina fiel melodia 
los Ínclitos hechos de tu compañia, 
-egun de tu vida los hobe cantado. 
' ) serenisimo Dios encarnado, 
lue haces los simples y mudos hablar, 
haz que yo pueda siquiera pintar 
con el pincel de tu don sublimado 
lo que de todos se pueda mirar. 

5 

Habia mi tiempo su curso complido 
le diez y noventa solsticios iguales, 
quando me vieron mis ojos mentales 
en el ombligo del mundo sobido. 
Phebo de parte del Euro salido 
doraba con rayos de fuego divino 
los cuernos y piel del real Bellocino, 
londe patente se vido nascido 
iaxado con faxa de oro muy fino. 



Ya la gran Ara se nos ascondia 
viendo la cara del fuerte Carnero; 
y hasta la cinta nascido primero 
por el orizonte Perseo sobia. 
Marte su casa real poseia 
¡qui do se halla muy mas sublimado 

1 lucido Phebo; después de pasado 
l'>s húmidos peces, que Siria temia, 

omer de contino por cibo vedado. 



En este clarifico tiempo y sazón 
abajo mis ojos al valle doliente: 
mortifero monstruo yo vide patente 
venir por el hondo del triste valon. 
Corona tenia de bravo león , 
de oso los miembros con rostro de humano, 
grande la boca, su flato no sano, 



(el cartuxano) ^gí 

cola de forma de gran escorpión , 

y el cuerpo espinoso de puerco africano. 

8 

Venia con bravo rabioso furor, 
su rostro de ira sotil matizado; 
pero su cuerpo del todo mirado 
mas que no era se muestra mayor. 
Asi que mirándolo mucho mejor 
tal semejaba venir por la linde, 
como quien mira en espejo de alinde, 
que hace gran cuerpo de cuerpo menor, 
aunque lo propio de si no deslinde. 



Su curso ligero , sin ala ni vuelo , 
bramido de furia de hondo averino, 
su propio ministro llamase Niño, 
la bestia cruenta renombre de Belo: 
criada en el gran Babilónico suelo 
fue con el cibo mezclado con hiél, 
el qual con el cribo quito Daniel, 
y con el resuello divino del cielo, 
el destruido y el Drago con el. 

10 

Con ansia rabiosa cruel encendida 
tan espantable y horrible visión « 

cercana las haldas del monte Sion 
buscando manera de alguna sobida. 
Mi triste persona desfavorecida 
con el espanto de aquesta quimera 
levanta la mente a la causa primera, 
para que fuese tan bien socorrida 
bien como quando del mundo saliera. 

II 

Asi que suspenso los Polos mirando, 
menospreciando su misero centro, 
veen mis ojos mentales de dentro 
salir una forma de hombre volando. 
Espada fulgente los ayres vibrando 
no poco temida mostraba su diestra, 
y libro dorado la mano siniestra, 
con bulto sereno muy mas radiando 
que Phebo en el Cancro levado se muestra. 

12 

Como los niños con gran inocencia 
miran atentos la lumbre fulgente , 



^9^ JtJAÑ DE fADILLA ( EL CAkTUXANo) 

quando se pone la bela patente 
ante sus ojos por mas diligencia: 
bienasi hizo su digna presencia 
mostrando su rostro muy esclarecido; 
ca bien como niño muy embebecido 
miraba la cara de su reverencia, 
la qual tracendia mi vivo sentido. 



13 

Era tan viva su luz luminante 
que toda la niebla que el monte fuscaba 
súbitamente la clarificaba, 
siendo su flato del mismo semblante. 
La mente se goza bien como gigante 
puesto en el curso del palio futuro, 
quanto mas corre lo hallo mas puro, 
llevando contino la cara delante 
porque no pierda su tino seguro. 

14 

El gran resplandor que consigo traia 
mi flaca potencia visiva privava, 
y tanto mi rayo sotil eclipsaba 
que súbitamente en el suelo caia. 
Asi como Saulo que nos perseguía 
fue de la lumbre del cielo herido, 
y con las escamas su viso perdido; 
pero del santo fiel Annania 
con el licor de la fe socorrido. 

15 

Quando me vido tan vil derribado 
alli su persona comigo se junta, 
y con el espada me toca de punta, 
diziendo: Levanta, seras alumbrado. 
Levanta, si duermes en grave pecado, 
levanta, levanta del sueño dañoso, 
si quieres del hijo de Dios poderoso 
ser con su rayo muy clarificado, 
rayo te digo de don virtuoso. 

16 

Súbitamente mi grave persona 
del frígido suelo mortal se levanta: 
era la fuerza del fuego ya tanta 
quanto no muestra la tórrida zona. 
Tenia su mano fulgente corona: 
diziendo: Christiano, levanta la mente, 
seras coronado de aquesta presente, 



según que mi pluma divina razona, 
si fueres contino fiel penitente. 

CAPITULO SEGUNDO 



Como San Pablo provoca al autor a la contemplación 
de las cosas divhtas; y que note y escriba las cosas 
que viere; y como el autor se escusa de este trabajo 
por muchas razoties. 



Levanta, me dice, la cara mortal, 
y abre los ojos del entendimiento: 
veras las estrellas del gran firmamento, 
su motu, su orden, en luz febeal. 
O criatura de Dios inmortal ! 
por estas insignias que vieres visibles, 
las otras mas altas que son invisibles 
contemplaras con el seso moral, 
las imposibles haciendo posibles. 



Son las estrellas en si mucho puras: 
altas, redondas, en si radiantes, 
las fuscas tinieblas asi luminantes 
que hacen muy claras sus partes escuras. 
Asi se comprehende por las Escripturas 
ser los espíritus de los beatos: 
altos, y firmes, y puros, y gratos, 
y luminantes las concavaduras 
de los obscuros mortales ingratos. 



Con estas y otras razones semblantes , 
levanto las partes del alma reales ; 
y abío los ojos intelectuales , 
mirando los polos del centro distantes. 
Los movimientos acordes girantes 
vi con el cinto que los dividía, 
el lucido Basis que del procedía 
mis ojos hacia muy mas cintilantes 
quanto mas fixos alli los ponia. 



Bien como queda no poco sereno 
el emisferio que esta nebuloso 
quando Bóreas el muy riguroso 
de su carrillo resopla relleno: 
asi mi sentido mortal y terreno 
con ignorantes vapores escuro^ 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 



293 



reno lo dejo su flato muy puro, 
siendo de gracia celcstica lleno, 
que hace lo mas deseado seguro. 

5 
Y digo : Seráfico claro varón , 
dime, señor, si decir me quisieres, 
eres divino, mortal, o quien eres? 
eres alguno de nuestra nación ? 
Y qual fue tu santa leal intención, 
que asi me libro de aquel triste recelo, 
quando la bestia cruenta de Belo 
vi por el hondo y escuro valon , 
de este misérrimo pérfido suelo? 

6 

O tu, que preguntas y quieres oir 
qual sea mi nombre, mi nombre es aquel 
que antes disciplo de Gamaliel 
fue , que de Christo pudiera sentir. 
Yo procuraba cruel perseguir 
los miembros del santo divino Cordero; 
el protomartir Lebita primero 
lo prueve ya quando lo vide morir, 
guardando la capa de mi compañero. 

7 
Aquella te digo clemencia preciosa 
que socorrió mi persona perdida, 
puesto que fuese de mi perseguida 
Su santa católica fe gloriosa: 
esta socorre tu mente penosa , 

esta me hizo venir de lo alto, 

con el espada que muestro famosa, 

la qual de muy altas virtudes esmalto. 

8 

La bestia que viste venir denodada 
era la triste cevil Ydolatria, 
la que robava la fuerza de Latria 

lando del hombre se vido formada: 
pero después que la grande pedrada 
hirió de lo alto su flaco cimiento, 

no tan santo divino Convento 

publicarla por cosa dañada 

n el triunfo de merecimiento. 



Es Ydolatria servicio dañado, 
uvestigado por huelgo malino: 



servicio quitado del culto divino 

y atribuido a lo puro criado: 

toda virtud y servicio crismado 

a Dios se le debe, por magnificencia, 

considerada su suma potencia, 

su gloria, su mundo por el fabricado, 

y el regimiento de su providencia. 



Y vengo menos por mando benigno 
para guiarte por este gran mundo; 
y porque describas en verso rotundo 
lo que tu vieres de gloria muy digno. 
En el principio te digo ser trino 
un solo Dios, que profiere mi boca; 
a este con dulce silencio convoca 
porque nos guie por este camino, 
pues a su crisma católica toca. 



Y mas que me dixo su digna presencia, 
escribe con pluma fiel y no temas; 
pero los altos y vanos poemas 
no rompan las partes de sana prudencia. 
Escribe las vidas y gran reverencia 
de aquellos que vieres en alto levados, 
y las de los tristes que son derribados 
en el profundo por justa sentencia, 
siendo del hijo de Dios reprovados. 

12 

Mi cara suspensa, con manos dobladas, 
fincadas mis flacas rodillas por suelo, 
como quien pide la gracia del cielo 
siendo las partes del alma turbadas; 
mis lucidas lumbres en agua bañadas , 
con fuerza del fuego sotil y calor; 
y mas con aquel que recuerda clamor 
mi lengua sus venas muy dulces infladas 
comienza con este siguiente temor: 



Angélico vaso de gran perficion, 
o copa, capaz de licor apurado, 
manante del sacro divino costado 
como colirio de nuestra pasión! 
O vaso perfecto de nuestra mistión, 
del figulo santo sotil amasado; 
y mas ab eterno ya predestinado 



294 

para ser vaso de gran elecion, 
con el potage de vida mezglado! 



O Pablo, doctor de la sacra doctrina, 
fuente do mana su vivo dulzor! 
O luz luminante la secta y error 
del pueblo gentil que del medio declina! 
O tuba, que tanto tu voz nos empina 
dando favor a la sede púnante, 
y en quien este reyno fiel militante 
tiene vandera que nos encamina 
a Jerosolima la triunfante ! 

15 

Y como, señor, a mi rudo sentido, 
y mano pesada, no menos esquiva, 
mandas que vidas agenas escriba, 
siendo del tiempo ya casi vencido? 
No sabes, señor, lo que tengo ofrecido 
a Christo, de quien la su vida preciosa 
cante con mi lengua mortal y penosa 
en una gran cueva feroz escondido, 
aunque de afuera se muestra graciosa? 

16 

Agora, Maestro, con viso turbado, 
y cana corona, temblando mi pluma, 
quieres que ponga las vidas en suma 
del sancto Doceno Convento sagrado ? 
yo te suplico que por escusado 
me tengas en esta materia presente; 
porque en la vida del Omnipotente 
asi lo propuse por verso rimado, 
en esta manera que pongo siguiente. 

17 

Ya de muy flaca me tiembla la mano, 
y mas el pincel que se halla gastado; 
siente el objeto la vista turbado, 
ocio demanda mi vida temprano; 
ca puesto que sea mi tiempo no cano 
silencio le pongo de mas escribir, 
porque mi vida no sufre decir 
mas de la vida del Rey soberano 



18 

Y como con esta promesa tu quieres, 
o digno maestro, que cante mi lengua. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO ) 

vidas de gloria, ni menos de mengua, 
graves dolores, o grandes placeres? 
Asi que, maestro, si bien lo sintieres, 
no sufre razón de virtud aprovada 
teniendo la vida de Christo pintada 
las de los hijos de humanas mugeres 
pinte mi pluma muy mal adobada. 



19 

O hijo, no quieras ya mas escusarte, 
haz lo que digo sin mas dilatar; 
si amas a Christo, tu debes amar 
sus miembros, y todo lo mas de su parte. 
O hijo, no quieras ya mas dilatarte, 
con largas arengas y prolixidad; 
esta es la ultima su voluntad , 
la qual si no cumples cum opere, guarte! 
no caygas en ira de su magestad. 

20 

Como litigio civil litigado, 
según acaece en el alto consejo, 
siendo su gran presidente ya viejo, 
y en la doctrina legal jubilado: 
las partes discordes por lo sentenciado 
acordes se hallan sin apelación: 
tal me hallava en aquesta sazón 
con la sentencia del sacro letrado, 
haciendo ya punto mi contradicion. 

21 

Y digo, maestro, pues ya determina 
tu santo decreto lo mas que conviene , 
la parte mas alta que el anima tiene 
con tu palabra muy mas la doctrina. 
Yo te suplico, persona divina, 
que tu no me faltes , que tu no me dexes 
ni menos del centro terreno me alexes 
hacia la parte que sube y declina 
el cuerpo celeste sus árticos exes. 



Porque no digan de mi lo que siento 
del carro Lathonio por el orizonte, 
quando no supo regirlo Phetonte 
por lo mas alto del gran firmamento. 
Asi con las alas de mi pensamiento 
en alto mi flaco sentido sobido, 
con el altura muy desvanecido 



JUAN DE PADILLA 

temo no caiga sin fuerza ni tiento, 
'^nmo quien car de muerte herido. 

23 

Luego replica con'cara serena 
el digno Piloto de nuestro viage, 
quasi haciendo su pleyto omenage, 
por cierto seguro de toda mi pena: 
Rompa tu mente la grave cadena, 

i^oze muy presto de su libertad ; 
..j temas tormenta de gran tempestad 
siendo la luna quindécima llena, 
que muestra su cara de serenidad. 

24 

Sentido que hobe su razonamiento, 
suspenso me vide con súbito vuelo 

itre la tierra y el supero cielo, 
luera de todo qualquier elemento; 
Dcro no menos que mas que contento 

> me sentia sin otro cuidado: 
según el profeta no poco nombrado 
que vido las ruedas con su movimiento 
entre dos orbes extremos levado. 



CAPITULO TERCERO 

Do pone la Vida y triunfo de Santiago el Menor, y 
representa que por via de la contemplación, ya sobido 
sobre los elementos, describe de la Astrologia, y quasi 
te todas las Constelaciones de los cuerpos suprace- 
Icstes. 



El que por arte discreta pasea 
por la maroma suspensa por alto, 
-^'Orque no haga siniestro su salto, 

.ucho conviene que el suelo no vea; 
porque la vista hallándose rea, 
y desvaneciendo su flaco sentido, 
muchas vegadas se halla perdido 
el trepador que por alto voltea, 
si prosto no fuere de Dios socorrido. 



Asi mi maestro con mucha clemencia 
me dixo, después que me tubo de suso: 
Guarda no mires, te digo, de yuso, 
sin mi precepto ni <w\ mi licencia: 



(el cartuxano) 295 

en otra manera tu flaca potencia 
desvanecida de fuera y de dentro, 
podria muy presto caer en el centro 
de la mundana viciosa dolencia, 
que suele mil veces venir por encuentro. 



Por la docena morada fulgente, 
hacia la parte del Euro lumbroso, 
vimos el alto Carnero velloso 
por grados y puntos sobir diligente : 
en medio tenia con el ascendente 
el lucido Phebo sotil abrazado, 
partiendo su luz por el cielo estrellado, 
y clarificando muy súbitamente 
su centro no menos cevil que pesado. 



Y vimos encima del signo Motón 
un Patriarca de pontifical, 
con rica tiara de mas que cristal , 
por báculo muy colorado bastón; 
decia su letra: Yo fui de Syon 
obispo, del santo Convento elegido, 
y mas que del hijo de Dios conoscido 
di testimonio con digno sermón, 
en el Pinado del templó sobido. 



Yo como vide tan digno perlado 
cercado de almas fulgentes y bellas, 
las quales estaban en forma de estrellas 
por grados y puntos del signo dorado, 
vuelvo mi rostro a mi santo Letrado: 
O vaso, diciendo, de gran elección, 
y quien es aqueste tan alto varón, 
sobre los otros muy mas extremado, 
según en los signos el fuerte Orion .í* 



Luego responde con vulto sereno 
la fistula dulce de sabiduría: 
Y como no miras la fisonomía 
del Rey que se dixo en la criiz Nazareno .!* 
Tu no debrias tener por ageno 
a santo que tiene la cara semblante 
a la de Christo señor dominante, 
la forma tomando del siervo terreno 
la suya divina perpetua durante. 



296 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO" 



Por este respecto le dicen hermano 
de Christo, no menos el Diego Menor, 
por diferencia del otro mayor, 
gloria del cetro real Castellano. 
Y como no miras , o simple christiano, 
las santas ensignias de aqueste varón ? 
la viga sangrienta del duro fulon , 
la qual por divisa sostiene su mano, 
por denotarnos su triste pasión. 



Su vida muy santa fue tan aprobada , 
que tuvo perfecto renombre de justo; 
este, según la doctrina yo gusto, 
nascio de Alphea Maria nombrada; 
este fue santo la madre preñada, 
y tubo la regla de los Nazarenos, 
intrabat in sancta sanctorum no menos , 
y nunca el entrada le fue denegada 
por ser muy acepto de santos y buenos. 



Este es aquel que la Misa primera 
canto muy solemne en la grande Salem, 
aquella vecina del santo Belem, 
do pudo la Virgo parir muy entera. 
Su gran esperanza de fe verdadera 
hizo que nunca bocado comió 
hasta que Christo la muerte venció, 
resucitando con alta bandera 
de gloria divina que nunca perdió. 



La fama virgínea por mas excelencia 
doraba las partes de su perfección ; 
era muy grande la su devoción 
tal que mostraba su gran inocencia. 
Nunca cesaba su digna presencia 
orar por los tristes y muy pecadores ; 
y mucho mas quando sus perseguidores 
le perseguian sin mas reverencia, 
que los verdugos a los malhechores. 



Siempre traia la su vestidura 
de candida tela cevil y. muy cruda, 
junta contino a su carne desnuda 
sin otros aforros ni otra mistura. 



O curioso, por tu desventura, 

y que aprovecha la seda y brocado, 

si tu decendieres en punto dañado 

a la mortífera triste clausura 

do nunca se vido salir el entrado? 

12 

En fin, con un ansia mortal y canina 
lo derribaron, según yo contemplo, 
de la mas alta finiestra del templo, 
o de la torre llamada Yapina; 
quando la gran Sinagoga malina 
sus dichos catholicos santos oyó, 
diciendo, de como por ellos erro 
su santa persona, de gloria muy dina, 
por donde la muerte cruel padeció. 



Mira su santo celebro herido, 
puesto que tenga muy rica corona: 
y como su muy virtuosa persona 
coxo se vido después de caido; 
y quantos dolores que hobo sufrido 
por dar testimonio con clara noticia 
de la cathoUca santa justicia, 
ante su pueblo cevil, descreído, 
lleno de mucha perversa maUcia. 

14 

Esta su anima, tan gloriosa, 
después de su santo martirio sagrado, 
subió por sus orbes al cielo estrellado 
aUi do se halla con Christo gozosa: 
pero la Madre Romana cuidosa 
sus hijos muy santos y canonizados 
nos representa por signos y grados 
de cuenta de dias jamas no dudosa, 
y mas de los meses añales pasados. 

15 

Oido que hobe su razonamiento, 
con breve noticia del Menor Alpheo, 
dixe: Maestro, según aqui veo, 
hondo se abre su firme cimiento. 
Conviene por ende ca mi pensamiento 
suelvas las dudas de lo que dudare; 
y mas a las cosas que te preguntare 
respondas con digno fiel documento , 
si con inocencia grosera pecare. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 



¡97 



l6 



Asi que, Señor y Maestro divino, 
dime quien son las personas presentes, 

'n esteliferos rayos fulgentes , 
que veo dispersos estar por el signo? 
porque, según lo que mas imagino, 
parece que sean aquellas estrellas, 
do los errantes pusieron por ellas 
animas, con el instinto malino, 
dañadas y feas, no punto de bellas. 



Es por ventura la que resplandece 
calisto, la hija del rey Lichaon? 
aquella que Júpiter, por mayor don, 
puso en el polo que siempre parece? 
o es Cinosura según remanece 
vecina del plaustro del Arthophileas? 
o son las estrellas fulgentes Cepheas , 
aunque la diestra se nos escurece 
hacia la parte del crudo Bóreas ? 

i8 

O es aquel basto terrible dragón 
que las manzanas doradas guardaba, 
el qual en el pulo mayor* colocaba 
por cosa famosa la Dea Junon ? 
o es por ventura, según opinión, 
aquella gran sierpe llamada Phetona, 
la que queria tragar a Latona? 
o es la Vulcana labrada mistión 
de Ariadna gemada Corona? 

O pienso que sea la mano que tiene 
la piel del león con la maza clavada, 
y la gigantea pelea trabada 
con fuerza la parte del cielo sostiene ? 
o Casiopea según que conviene 
estar con su caro marido Cepheo? 
o es por ventura su hierno Perseo? 
o las que las manos ligadas retiene? 
o es la dulcísona lira de Orpheo? 



O es Krithoniü s<7til inventor 
de las carretas y exes rodantes? 
o una de aquellas saetas volantes 
que hacen a Hercules mucho mayor? 



o pienso que sea, según su candor, 
el cisne de Júpiter transfigurado ? 
o es el Caballo que dicen alado ? 
o es aquel Águila superior, 
de quien Ganimedes se vido robado ? 



O son por ventura las Constelaciones 
que se demuestran a parte del austro, 
las quales se hallan del supero plaustro 
distantes, y de los septenos Triones? 
Callemos agora sus operaciones , 
basta que diga de como las vemos ; 
según se nos muestra la nave de remos, 
y Argos su nauta con otros Argones, 
que navegaron los golfos estremos. 



La grande Ballena yo pienso que sea, 
que nace vecina del magno Centauro? 
o es aquel rio cercano del Tauro 
Eridano con su Canopea? 
o es aquel perro que tanto rastrea 
la liebre con huelgo de grande calor? 
o es el podenco llamado menor, 
y puesto que sean de una ralea, 
cada qual sigue su curso mayor? 

23 
O es el terrible feroz Orion, 
y muy cazador con la magna Diana? 
o es de los Dioses el Ara profana, 
do fue celebrada su conjuración? 
o pienso que sea Philiro Chiron, 
con otros distantes por grados y puntos, 
la Ydra, y el Cuervo, y el Vaso conjuntos, 
y siete Virgilias, con otro montón 
de Constelaciones y cuerpos disjuntos? 

CAPITULO QUARTO 

De como San Pablo reprehende al autor porque so ocu- 
paba en mirar las Constelaciones del Cielo; y provó- 
cale a mirar las glorias d¿ los Santos que se repre- 
sentan en este Signo de Aries: y demanda el autor al 
Maestro, do están o penan aquellos que martiriza ron 
a Santiago el Menor, por semejante a los otros apos- 
tóles. 

I 

Ya caducaba mi vista mirando 
los cuerpos celestes con sus movimientos. 



298 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO ) 



como quien mira con ojos atentos 
el cuerpo de Phebo sotil radiando. 
Mi dulce Maestro ya considerando 
el grave principio de mi detrimento, 
como quien cura por experimento, 
comienza mi lánguido pulso tocando 
para ponerme mejor regimiento. 



Luego destila la mar de prudencia, 
mucho mejor que del monte Parnaso: 
Dexate de eso, que no hace al caso, 
ni menos conviene a tu sana conciencia. 
Esta pestífera triste dolencia 
causaron aquellos que no conoscieron 
la causa primera, ni menos hobieron 
clara noticia de su providencia, 
que rige las cosas que son y que fueron. 



Esta materia con tales razones 
dexemos a tiempo muy mas convenible; 
alli do veras que la brasa vesible 
quema contino los sus inventores. 
Aquellos luceros, fulgentes mayores, 
que van por sus grados y puntos debidos 
son las memorias de los escogidos; 
y no sus espíritus emperadores 
con dignos triunfos al cielo sobidos. 



Asi me sangraba su digno sermón 
lo que la mente de dudas abarca , 
como quien sangra la vena del arca 
para remedio de alguna pasión. 
Asi mi terreno mortal corazón 
quedo muy contento de lo que dudaba; 
y mas que su dulce palabra tornaba 
a confirmar su divina razón 
con lo siguiente que me replicaba. 

5 

Y porque no dude tu flaco sentido 
en esta materia profunda que mueve, 
quiero decirte por suma muy breve 
lo que no debes poner en olvido. 
Aquel que tu vees en alto sobido, 
como planeta sotil radiante , 
no creas que sea Mercurio merchante. 



ni menos Saturno muy envegecido, 

ni otro qualquiera del mismo semblante. 



Es el Lucero que no solamente 
influye sus rayos al gran Mediolano, 
pero por todo qualquiera christiano 
reparte su lumbre muy mas evidente. 
De quatro Doctores del templo presente , 
es el que muestra su pluma de alambre , 
a quien en la cuna denota el enxambre 
ser la colmena del siglo doliente, 
que priva de dulce su hiél y su hambre. 



Aquel resplandor que por partes iguales 
sobre su blanco sus rayos envia, 
es el que tuvo la gran monarquía 
sobre los coros que son monacales. 
Sus hijos los simples y pontificales 
dexemos, y basta que diga quien era: 
es aquel santo que vido en Espera 
el gran universo con ojos mortales, 
y pienso no menos la causa primera. 



El claro lucero que muestra contino 
sobre Grenoble su rayo fulgente, 
Hugo es el santo, varón excelente, 
aquel a quien Bruno santísimo vino. 
Este, por flato y aliento divino, 
vino a los Alpes que son Cartuxanos, 
con los confines de los Saboyanos, 
cerca del lago del pexe Delfino, 
que tiene sus puertos a GaHa cercanos. 



Y aquel de tu patria , no menos potente, 
que tiene muy vivo el aspecto sotil, 
por las riberas del Guadalquibil , 
y sobre su Julia muy mas eminente. 
Rey es el otro, que esta subseguiente , 
con la victoria del padre Arriano; 
la torre del muro real Sevillano 
lo prueba, con clara noticia patente: 
del buen Recaredo fue mayor hermano. 

10 

Muy radiante se nos demostraba 
aquel que fue digno de ser el Esposo 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO' 



299 



de virgen y madre, por don glorioso, 
quando su verga las flores echaba. 
La blanca paloma sobre ella volaba, 
ya denotando la gracia divina 
hacer a Maria la mucho mas digna 
que fue todo el mundo, pues ella hallaba 
lo que no pudo hallar su ruina. 

II 

Como los niños que son inocentes 
todas las cosas que toman y tocan 
con sus babicas revueltas embocan 
por sus encias sin fuerzas ni dientes: 
asi sus razones tocadas, presentes, 
bien como niño con poco poder 
las rumiaba, por mas entender 
sus anagogicos sesos prudentes, 
que pueden los cielos muy mas transcender. 

12 

Asi que después que me hobo mi guia 
narrado la gloria del sacro Primado, 
y la de los otros que están a su lado 
gozando no menos de su compañía, 
digo: Maestro, pues*tu melodía 
la vida del justo Perlado canto, 
a do son aquellos de quien triunfo ? 
O di , si padecen alguna agonía 
del fuego cruel que Datan padeció? 

13 

Porque hallamos, según naturales, 
que los contrarios en una presencia 
parece muy clara la su diferencia, 
según en los fines de bienes y males: 
conviene por ende a mis ojos mentales , 
con mi grosera pesada memoria, 
que vean la pena final y notoria 
de los dañados, que son infernales, 
pues de los santos ya vimos la gloria. 

14. 

Los altos ingenios especulativos 
jamas se contentan con lo especulado, 
«in que lo vean por testo probado 
de los doctores pasados y vivos: 
y quanto mas deben los simples cativos 
del ignorancia, queriendo saber 
las diferencias que suelen poner 



en los contrarios que son sensitivos, 
sin preceptor que les pueda valer ! 



Oído que hobo el maestro famoso 
mi curiosa razón y demanda, 
con su palabra doctísima blanda 
responde con ayre de vulto gracioso: 
O hijo! pues eres fiel religioso, 
tu te debrias tener por contento, 
pues tienes abierto tan digno cimiento 
do puedes con aucto muy maravilloso 
gustar los misterios del gran firmamento. 

16 

Y pues comenzó tu mental paladar 
el gusto muy dulce con justo descargo, 
no quieras gustar el azibar amargo 
que puede tu sangre sotíl alterar: 
como quien gusta del agua del mar 
después de los dulces potages gustados, 
quedan los pulsos muy mas alterados, 
tal que provocan a presto lanzar 

el nutrimento de los ordenados. 

17 

Pero yo quiero que tu petición 
sea complida, según lo demandas; 
y pues que tu pides las crudas viandas, 
conviene que tengas muy gran digestión : 
en otra manera tu buen corazón 
recibiría mortal detrimento; 
o por ventura, según lo que siento, 
recibiría tal alteración, 
que poco le valga qualquier regimiento. 

18 

Y mas te conviene, según te profiero, 
que armes la mente lo mas que pudieres; 
y para seguro de lo que temieres 

signa tu tímida frente primero: 
bien como noble real Caballero, 
armado con armas de gran valentía, 
al hijo convoca de Santa Maria, 
el campo contrario mostrándose fiero, 
ageno de torpe cevil cobardía. 

19 

Abre tus túrbidos ojos mortales, 
y mira, pues quieres, el centro doliente; 



300 JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANo) 

y cierra, si mandas aqui de presente, 
los otros que tienes intelectuales; 
con estos mirabas los celestiales 
misterios, que pueden tu mente valer; 
los sensuales procuran de ver 
agora los claustros que son infernales 
con penas horribles que debes temer. 



20 

Después que mi guia con mucha pruden- 
el pro con la contra me hobo narrado: [cia 
Mira, me dijo, mortal inclinado 
a la mundana terrena dolencia: 
para que mires te do mi licencia 
que veas de yuso lo que suplicaste: 
lo sobre dicho que digo te baste 
para seguro de la resistencia 
que te conviene por este contraste. 



CAPITULO QUINTO 

Do se abaxa a contemplar las cosas terrecíales: y co- 
mienza a describir brevemente los quatro elementos, 
y de la cosmografia de la tierra; y pone la destruy- 
cion de Jerusalem por Tito y Vespasiana y la causa 
de ella. 



Ya declinaban al céfiro flato 
los últimos grados del fuerte Carnero, 
quando yo lanzo mis ojos primero 
al centro pesado mortal y no grato. 
Y quando bien vimos, a poco de rato, 
mostraba su haz de la forma redonda 
la Tierra, cercada con agua muy honda, 
no menos del ayre sotil y muy lato, 
y de su vecino que todo lo ronda. 



Debaxo del alto Zenith , do tenia 
su monte divino la santa Solima, 
puesto en el quarto serenico clima, 
alli do levada mi mente se via. 
Y vimos a Syria con su compañía 
la Comagena, do vi que se otea 
Arabia desierta, llamada Pétrea, 
y toda la tierra do Fénix se cria, 
distante no mucho del alta Judea. 



Y vimos en pronto la gran Palestina, 
la qual debelada Judea llamaron 
los nietos de Lia, que el monte poblaron, 
que santo le llama la casa divina; 
y vimos de como de alli se declina 
Ebron y Samarla, do tubo su cetro 
el gran Citaredo, que puso por metro 
lo que nos canta la Madre benina, 
que tiene por chantre la regla de Petro. 



Vimos las dos Galileas patentes, 
la inferior con la superior; 
y vimos al pie de su monte Thabor 
a Nazaren con sus lucidas fuentes. 
Pentapolin con sus barbaras gentes 
vimos en forma desautorizada; 
con la Gomorra, Memona pasada, 
que rompe los ayres con sus incidentes, 
y hace temblar a la tierra pesada. 



Viendo mi guia que tanto cuidado 
queria poner en la Cosmografia, 
según que hiciera de la Astronomía, 
me dice con ayre de rostro mudado: 
Dexate de eso, terreno Letrado, 
dexa las trazas del misero suelo; 
basten las otras del supero suelo, 
que hacen al hombre muy mas sublimado, 
y mucho seguro de triste recelo. 



Con la vergüenza mi cara mezclada 
de rubicundo color, no debido, 
digo: Por Dios poderoso te pido, 
que me perdone mi culpa pasada; 
y mas te suplico por esta jornada 
que me corrijas doquier que faltare, 
y si del camino real ^eviare 
reciba de presto sotil refrenada, 
que alli me detenga y aqui nunca pare. 



Y luego me manda que lance la vista 
al pie de la cumbre del monte Syon , 
do vimos al templo del Rey Salomón 
con toda su forma de sangre ya mista: 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 



301 



mostróse no menos su brava conquista 
hecha por parte de Vespasiano, 
el templo divino ya hecho profano, 
y toda la gran Sinagoga permista 
con el gentilico rito Romano. 



Y vimos a Helia muy esclarecida, 
y todos sus altos palacios y muros; 
pero con fuertes combates y duros 
su fabrica toda por tierra caida. 
Comia la madre mortal dolorida 
con hambre sus hijos sin asco mi lloro; 
y otros tragaban el crudo tesoro 
para salvallo salvada la vida, 
y mas libertarse después con el oro. 



Y vimos de como los fuertes guerreros 
sabida la mina del oro sandio, 
tajaban en piezas qualquiera Judio, 
y otros dexaban desnudos en cueros. 
Y bien asi como de los hormigueros 
cavados rebotan las negras hormigas, 
asi de las muertes heladas barrigas 
manaban los ricos dorados dineros, 
cavados con manos muy mas enemigas. 



Treynta Judies los nuevos merchantes 
compraban por solo dinero de argento; 
otra gran suma sin copia ni cuento 
vimos en forma de peregrinantes. 
Maldigo las barcas de los mareantes, 
y mas sobre todas la de Barcelona, 
que fue la novena, segun^ se razona, 
trayendo en Esperia personas semblantes 
las quales apoca la santa matrona. 

II 

Pero después de sus males presentes, 
del buen Godofredo fue resucitada 
esta Solima ; primero ganada 
del Cario gigante con otros valientes: 
agora por nuestros pecados patentes 
la huella la planta del seudo Mahoma: 
ay que dolor, que tu sientes, o Roma, 



quando contemplas las Árabes gentes 
hollar la que huella los vicios y doma! 



Vuelvo mis ojos interiores 
cara la parte del lado siniestro, 
y digo: Señor y divino Maestro, 
y que fue la causa de tantos dolores > 
Fueron, me dixo, los grandes errores, 
y graves pecados del pueblo Judayco , 
porque, dexado el precepto Mosayco, 
siguieron la parte de los inventores 
del Ydolatria por tramite layco. 

13 

Pero la causa muy mas principal 
de tantos incendios y persecuciones, 
fue que al Señor de las Dominaciones , 
quitaron la vida que fue temporal. 
Otro segundo pestifero mal 
se junta con este cruel y muy feo, 
fue de la muerte del menor Alpheo, 
la qual fue rabioso cuchillo final, 
y es para siempre, según aqui veo. 

Gistes, nacidos, tan mala hazaña, 
ni nunca la vieron los Antiquiores, 
quando al Señor de los Emperadores 
hizieron los pérfidos burla tamaña. í* 
O culpa sin par de pecados estraña, 
llaga que nunca del todo se cura! 
Ganaron dos muertes, por su desventura, 
por una que dieron con férvida saña 
al Principe de la criada natura! 

15 

Apenas hablan mis simples oidos 
sentido las místicas santas razones, 
quando robaron, bien como ladrones, 
mis fuerzas los hondos horribles gemidos: 
mis ojos mentales muy mas afligidos 
sentían con ansia de su turbación; 
pero yo saco de mi corazón, 
bien como hacen los medios vencidos , 
fuerzas mayores por mi defensión. 



302 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO ) 



CAPITULO SEXTO 

Do representa el Ynfierno y sus Doce bocas, y dice 
la primera donde se pone la Ydolatria del Pueblo 
yudayco. 



Ya comenzaba su quarto primero 
la noche rodando su fusca tiniebla, 
y junta con ella levanta la niebla 
sus frios vapores según por Enero. 
Ladraba no menos el bravo Cerbero, 
mucho mas crudo que el perro de Rota, 
que muerde callando las naves y flota; 
y mucho mas presto, si su marinero 
a parte del Austro no larga la escota. 



Cridaban las furias, que son infernales 
hijas del triste mortal Acheronte; 
y por el valon de su rigido monte 
sonaban bramidos de mil animales. 
Eran atantos y tan desiguales 
los alaridos y misero llanto, 
que todos mis cinco sentidos levanto 
para huir de sus penas mortales, 
y mas de los fueros de su Radamanto. 



Era ya tanta la frígida grima 
que recibía de los alaridos , 
que tiemblan mis miembros desfavorecidos 
del vivo calor que la vida sublima; 
pero lanzada mi vista mas prima 
hacia la parte de aquellos lamentos , 
vi con el fuego mezclarse los vientos 
sobre la boca de una gran sima, 
de bezos muy negros y muy cenicientos. 



SaUa de aquella misérrima boca 
humo con llama de fuego mezclado, 
según lo resuella Tipheo cuitado 
con el gran peso de aquella su roca. 
Mi lengua la gracia divina convoca, 
viendo principio de tanta conquista; 
y vuelvo a mi santo Maestro la vista, 
con ansia que hace la vida ser poca, 
diciendo : Socorre , divino Legista 1 



La mano me toma su dulce persona 
diciendo: No temas, o hijo, de nada. 
Y como tu temes delante el espada , 
que tengo con esta fulgente corona.^ 
Haz de tu mente feroz amazona, 
pues sabes que nunca te puedo faltar; 
y mira muy bien tan horrible lugar, 
y lo que de dentro por el se razona, 
porque lo sepas mejor relatar. 



Con este resuello retorna la mente, 
asi como hace qualquier pecador 
con el resuello del Saludador, 
quando lo halla de rabia doHente. 
Asi comenzamos aqui de presente 
ver y notar tan amargo caos: 
por ende, maestro, por un solo Dios 
yo te suplico que lite pendente 
siempre llamemos , Heli Agios ! 



Ya devisada la triste figura 
de la gran sima cercada de rocas , 
una docena tenia de bocas 
las quales sallan de aquella hondura. 
Tenia su negra mortal catadura 
tan espantable con bravo corage, 
que mostró ni otro sangriento salvage 
podiera tan feo criar la Natura 
como mostraba su fiero visage. 



Encima la peña me puse de pechos 
do divisaba la boca primera, 
y puesto que fuese mediana de fuera 
sus interiores no eran estrechos ; 
ni eran sus orbes oblicos derechos 
por donde descienden al intimo centro ; 
pero queriendo mirar mas adentro, 
los humos en altos vapores deshechos, 
oimos un grande bramido de dentro. 

9 

Asi como treme qualquiera que siente 
muy a deshora terrible tronido, 
tal me halle con aqueste bramido 
después de sentido muy súbitamente. 



JUAN DE PADILLA ( EL CAKTÜXANo) 



303 



AUi do bramaba mire diligente , 
y vimos un rico Becerro dorado 
por arte fusoria sotil fabricado, 
encima de una coluna patente, 
todo de fuego cruel inflamado. 



Alzaba la cara con altos bramidos 
que retronaban aquella montaña, 
bien como toros bramando con saña 
huyendo de otros después de vencidos. 
Decian sus quejos sotil entendidos: 
O miserable Judayco caudillo, 
a Dios poderoso por un Bezerrillo 
dexaste, besando mis pies esculpidos, 
fraguados en fragua de hondo hornillo! 



Sallan de aquella coluna retuertos 
garfios, con puyas de fuego mezcladas; 
y unas insignias de aquellos colgadas, 
a el dedicadas por vivos y muertos , 
y bien resguardadas con ojos abiertos 
forma tenian de ricos zarcillos, 
axorcas, manillas, surgentes anillos, 
collares preciosos de piedras cubiertos , 
unos doblados y otros sencillos. 

12 

Estaban entorno muy grandes compañas, 
las quales aquella coluna cercaban; 
con alaridos los ayres fuscaban, 
abriendo con rabia sus vivas entrañas. 
De muy vergonzosos con telas de arañas 
velaban sus caras y los pestorejos; 
sus negros cabellos tornaban bermejos, 
bebiendo los polvos de aquellas cizañas, 
los qualos senihraron los mozos y viejos. 



Como llorosas y parturientes, 
tal se mostravan las hembras amargas; 
y con sus querellas prolixas y largas 
sus propios maridos alli maldicientes. 
Y como, decian, o poco prudentes, 
nos provocastes en este gran yerro, 
que para fundir y hazer el Bezerro 
dimos las joyas de oro fulgentes, 
otras cobrando peores que hierro? 



14 



Mostraban gimiendo sus manos infladas, 
con los bocados y negras manzillas 
de las serpientes, que como manillas 
a las muñecas tenian roscadas; 
como zarcillos pendían colgadas 
viboras, mucho peores que sapos; 
por ricos collares diez mil gusarapos; 
y de las cinturas abajo tapadas 
con llamas de fuego por forma de trapos. 

15 

Cerca de tantas compañas malditas 
vimos el Fano del triste Chamon; 
el qual inflamado fundo Salomón 
con los incendios de las Mohabitas. 
Y vimos el otro de las Amonitas, 
con Astaroth de los Didos Sidonios; 
los quales bramavan muy mas que demonios 
en las hogueras que son infinitas, 
muy mas confusas que los Babilonios. 

16 

Y vimos delante de aquellas sus aras 
una gran puerca la tierra hozando, 

y una corona real ruminando, 

y escureciendo sus perlas muy claras. 

Decia la puerca: Si tu desamaras, 

o Salomón! a la bruta codicia, 

no dividiera la suma justicia 

esta corona, que tu roboraras 

en Roboan con muy clara noticia. 

Dos Vítulos vimos, no poco dorados, 
en los altares de Dan y Bethel ; 
y Hieroboan y su reyno con el 
ante sus aras muy mal inclinados. 
Sus manos y brazos cruel inflamados 
rasgavan, con ansia de su rebeldía, 
las partes decenas del palio de Helia; 
dejando sus miembros del todo privados 
de la corona real que te tenia. 

18 

Y vimos a otros sangrientos y fieros 
despedazando sus carnes dolientes; 

y despedazadas en brasas ardientes 
se rebolcavan desnudos en cueros, 



304 



Decían los crudos y muy carniceros: 
Y no nos bastaba hincar las rodillas, 
que derramamos delante sus sillas 
la sangre de nuestros hijuelos primeros 
contaminando los pueblos y villas? 

Considerando tan grandes lamentos, 
y muy indignado de tanto siniestro, 
vuelvo mi rostro a mi sacro maestro , 
y gran tesorero de mis pensamientos, ' 
y digo: Señor, si mis ojos intentos 
tobe mirando tan hórridas plagas, 
yo te suplico que me satisfagas, 
diciendo la causa de tantos tormentos, 
por do se reciben tan miseras pagas . 



O guarda, si eres maestro contento, 
que decindamos a aquellos dañados; 
porque seamos mejor informados 
de estos que penan con tal sentimiento. 
El que padece qualquier detrimento 
mejor lo relata por esperiencia, 
que no por oidas o por elocuencia; 
que pasa festina, muy mas que no viento, 
fuscando las mentes sin inteligencia. 

21 

Repuso: No sabes, o simple varón, 
el grande Caos que divide los senos, 
unos horribles y otros amenos , 
según lo demuestra su disposición ? 
Los miembros de Christo, que fueron y son, 
nunca decienden a los condenados, 
si por sus ofensas no fuesen cortados 
del místico cuerpo de su perfección , 
como sarmientos después de podados. 



Por tanto no puedes ni menos podemos 
no siendo cortados alli decendir: 
y como no puedes, o hijo! sentir 
estas historias que tanto leemos? 
Sus tristes lamentos, según aqui vemos, 
te manifiestan su grave tormenta: 



JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANo) 

seria prolixo pedilles la cuenta; 

basta que sepas sus graves estremos, 

que son ydolatrias que el fuego atormenta. 



23 
Estos dexaron por su desventura 
amor y noticia de Dios inmortal: 
mudaron su gloria por una bestial, 
y muy n>etalada, cornuda figura. 
Ved, o fieles, la grande locura! 
Dexaron los ciegos al Omnipotente , 
que los libro por el golfo rubente , 
por adorar a su misma hechura , 
por donde los traga la boca presente. 

24 
A la terrena real dignidad 
robando su propio debido servicio, 
muestra la pena de tal maleficio 
la ley de la lesa leal Magestad ; 
asi mucho mas a la Divinidad, 
si se le roba su latria debida, 
que pierdan yo digo los tales la vida; 
ya confiscada por su ceguedad 
a la gehena muy mas encendida. 

25 

Bien como quando los montes cercanos, 
altos y bajos, según se aposentan, 
dentro del agua se nos representan 
por las riberas que van por los llanos : 
asi los dañados, con vultos humanos, 
demonios , y penas se nos presentaban 
dentro las bocas ; do nunca cesaban 
penar los penantes mortales profanos, 
según las ofensas que los acusaban. 

26 

Asi que no era ni fue necesario 
que decendiesemos a los dañados; 
ca cierto, por dones a nos otorgados , 
para mirarlos no tobe contrario. 
Y puesto que Minos, cruel adversario, 
quisiera cobrirlos con túrbido velo, 
herido con nuestro temor y recelo, 
ni supo ni pudo, hallándose vario 
con el poder que nos vino del cielo. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANo) 



305 



CAPITULO SÉPTIMO 

los dañados Nigrománticos, y Hechiceros, y trans- 
resores dd primero mandamiento, que es honrar y 
iorar a un solo Dios, 



Ya satisfecho del trance dañado, 
dixe: Maestro, que gente es aquella 
que de si mismo cruel se querella, 
vituperando su tiempo pasado? 
Repuso mi dulce famoso Letrado: 
La gente que vees, ya quasi mezclada 
con la primavera que viste dañada, 
es una gente que hobo tentado 
lo que reprueba la pluma sagrada. 



Son Agoreros, que con sus agüeros 
hacen que yerre gran parte de gente, 
contaminando la debile mente 
de los indoctos, y de los groseros. 
V son Mathematicos , y Hechiceros 
que, con instinto de artes dañadas, 
tienen algunos por menos preciadas 
las causas segundas , con todos sus fueros , 
de la naturante Natura criadas. 



Por ende, de justa razón y justicia, 
r esta gran boca se tragan y penan : 
^ que las uñas del muerto cercenan 
para mezclarlas con otra malicia; 
y el adevino que siempre codicia 
saber los eventos y cosas futuras ; 
juntando las muy evitables misturas 
de cuerpos buscados, según su noticia, 
>r partes secretas y partes escuras. 



Los mágicos hechos, y sus invenciones, 
y como los ponen los malos por obra, 
quando la forma ni mengua ni sobra 
de sus misérrimas invocaciones : 
^-^♦s cercos dañados, y sus intenciones, 

los Pithagoricos puntos y grados; 

i ojos y dientes de los ahorcados, 
j aguriar en las Constelaciones, 
callemos con todos los hados dañados. 



5 
Y callo no menos la loca manera 
del que reguarda con ojo malino, 
quando la liebre traviesa camino, 
y el ciervo bramando sin su compañera; 
o si del encina, del bosque somera, 
canta la triste siniestra corneja; 
y como conjura la trémula vieja 
los cuerpos compuestos de liquida cera, 
con su profana prolixa conseja. 



Y callo mil otros sangrientos errores, 
contradicientes a nuestra doctrina; 
queriendo quitar de la fuerza divina 
lo que reclaman los sacros Doctores. 
Ved, o mortales, si sois sabidores 
si se les debe muy grave tormento, 
contaminando el primer mandamiento 
y todo sus sesos muy interiores, 
los quales trascenden al gran firmamento. 



Vista su santa respuesta fiel : 
Yo te suplico, le dixe, maestro, 
que de este rabioso tormento siniestro 
me digas y nombres algún infiel. 
Dexemos aquel de la torre Babel: 
siendo notoria su gran confusión, 
de otro qualquiera me da relación , 
porque yo pueda mas presto con el 
hacer de los otros mi conjugación. 

8 

Repuso diciendo: Veras los profanos 
que muestran sus bocas bien como hornillas; 
sus lenguas sacadas con treinta mancillas , 
de ellas tirando con uñas y manos. 
Veras Zoroastres y sus Batrianos, 
aquel que de Niño potente fue vito; 
no menos el crudo sotil Democrito , 
Asirlos , y otros famosos Persianos , 
y mas los Menfites de tierra de Egipto. 



Como los canes con grandes calores 
sacan las lenguas con sed caminando, 
y mucho mas quando caminan rabiando 
contaminados sus interiores: 



Cabciokxro Cas r£LL.ANO. -^ Tomo 



30Ó 



Juan de í^adilla (fx caUtuxano) 



asi los presentes y muy pecadores 
sacan sus lenguas con férvidas sañas, 
quemando la rabia sus vivas entrañas, 
porque con ellas semblantes errores 
sembraron y siembran con artes y mañas. 

10 

Y como quien tuerce los hilos pendientes 
entre las palmas con fuerza de dedos, 
como los sastres sentados y quedos 
los tuercen colgados de solos dos dientes: 
asi las dañadas y pérfidas gentes 
tuercen sus lenguas del todo sacadas, 
para que sean sotil enhiladas 
con las agujas de fuego pungentes, 
puesto que sean muy mas abrasadas. 

II 

Dexemos las cosas comunes rimadas, 
que riman y cantan por cada cantón: 
de Circe, Tiresia, Medea, Jason, 
con las Durangas de embote nombradas. 
Basta que sepas de como dañadas 
son por sus obras en este Caos; 
tentaban las fuerzas del supero Dios, 
y fueron por lucha mortal derribadas, 
no solo por una caida mas dos. 

12 

La tierra profunda con su pesadumbre 
ya declinaba su debita sombra, 
la que los timidos orbes asombra 
quando les falta la lucida lumbre. 
La parte Cathaya con su muchedumbre 
de sus provincias y Tártara gente, 
ya reguardaba la luz evidente 
que rebotaba por cima la cumbre 
del orizonte que muestra el oriente. 

13 

De forma que tres quarterones no menos 
habia la húmida noche complido , 
quando robado se vio mi sentido 
del sueño, velados mis ojos terrenos. 
Como los nautas, quedando serenos 
los ayres, después de la grave tormenta, 
el sueño los vence pasada el afrenta, 
ya contemplados los puertos amenos , 
según la derrota con toda su cuenta. 



14 



Pero después de tomado su tino , 
el sabio piloto de aquella su nave 
la gente recuerda del sueño muy grave, 
para tirar por su recto camino. 
Asi mi maestro con flato divino 
me dice: Levanta del sueño pesado, 
baste la hora de lo reposado , 
pues que la via, según imagino, 
larga te resta de lo comenzado. 



Después que me hobo llamado mi guia , 
luego del sueño muy grave recuerdo; 
pero no menos pesado que lerdo 
todo mi cuerpo terreno sentia. 
Apenas mis ojos mortales abria 
quando me vide muy súbitamente 
sobir por el ayre sotil y nitente, 
cercado del fuego que lo esclarecía, 
junto mi sacro Maestro prudente. 

Aquí se acaba el Primer Triunfo, que es el de Santiagr 
«1 Menor. 



TRIUNFO SEGUNDO 

COMIENZA EL SEGUNDO TRIUNFO, QUE ES EL 
DE SAN PHILIPO, EN EL SIGNO DE TAURO 

CAPITULO PRIMERO 

Do se pone la segunda subida de la Cojitefnplacion; y 
pone la vida y triunfo de San Philipo, y de los otros 
Santos que estaban en el Signo de Tauro. 



Quando segundo me vide sobido, 
con el Maestro que me sostenía, 
la hija de Titán mezclada salia 
con rubicundo color encendido. 
Phebo del alto Carnero salido 
doraba los cuernos del rigido Toro; 
quando nos muestra su rico tesoro 
Ceres, y Vesta con rostro florido, 
y Venus su fuerza con arco de oro. 



El nitido Toro yo vi que sobia, 
ya de k casa primera partido ; 



y en la dozena real recebido, 

la cuna de Reha muy mas encendida. 

Del todo Perseo nascido se via, 

con Erithonio que se demostrava; 

la candida Luna sotil plateava 

la justa Balanza, que ya trasponía 

las zephiras ondas que Choro turbava. 



Luego me manda mirar diligente , 
el digno Maestro de nuestra doctrina, 
como Lucina sus rayos empina 
quando se halla en el Toro presente: 
assi la tiara de Pedro fulgente 
es subHmada hallándose dentro 
del Circulo Santo que tiene por centro 
la fe con el Vitulo que malamente 
manda Mahoma tener por encuentro. 



Con el precepto del sacro Letrado 
ya reguardaba con ojos atentos 
los orbes septenos con sus movimientos, 
movidos debajo del cielo estrellado: 
pero después que de mi contemplado 
fue su discurso con toda su cuenta, 
la mente se vido muy mas que contenta: 
ya satisfecha de lo deseado 
bien como queda quien esperimenta. 

5 

Ya que miraba los Siete Rubines , 
cerca los cuernos sotil esculpidos, 
los quales primero los mas entendidos 
Hyadas dixeron, por normas y signos, 
mostrosenos sobre los grados Taurinos 
un excelente Varón sublimado, 
de claras estrellas entorno cercado, 
con los triunfos de gloria muy dignos, 
que siempre lo hacen vivir afamado. 



Tenia su fulgida mano derecha, 
por rica divisa de grande victoria, 
la sacratísima Cruz de la gloria 
de rubicundos maderos ya hecha. 
Y puesto que fuese por partes estrecha, 
según el altura do se devisaba , 
su soberana virtud denotaba 



JUAN I3E PADILLA (el CAkTUkANO ) 30/ 

que nunca rompida, ni menos deshecha 
sera para siompro, seirun semejaba. 



Vuelvo la cara con diño semblante 
al absolvedor de mis dudas enormes : 
como a maestro que bebe de Tormes 
de Gredos la fria montaña manante. 

Y digo: Señor, si tu luz radiante 
aqui no socorre mi límpido ver, 
como podre conocer ni saber 

el nombre de aqueste Varón triumfante, 
según se demuestra su gran merecer .> 

8 

Responde la Tuba con místico son 
quando con huelgo divino la toca: 

Y como no miras que tiene la boca 
de lucida lampara de perficíon > 

Y mas sí lo miras con mas atención, 
tiene su manto de hilo de amor: 
amor del objeto muy superior, 

el qual nos denota la contemplación 
de los movidos y del movedor. 

9 
Considerada la etimología 
de este su nombre, veras que es aquel 
que truxo la cara de Nathanael 
delante la vista de nuestro Mexia. 
Phelipo es aqueste varón, que decía, 
en el desierto sin abitacíon. 

Y quien es aquel, que tan gran legión 
hartar con docientos dineros podría, 
sin otra bastante mayor provisión } 

10 

Este con fuego divino inflamado, 
dos decadas de años fiel predico 
por Scíthía la baxa, do nunca falto 
hazer maravillas , por don sublimado. 
Este es aquel, de quien fue derribado 
el falso Convento de los Beonitas : 
queriendo quitar con sus lenguas malditas 
las carnes humanas al Crucificado, 
y dalle las otras que no son escritas. 

1 1 
Por este la forma d^t Marte valiente 
fue de su trono real derribada, 



3o8 



JUAN tíE t^ADILLA 



y en el desierto la boca ligada 
del drago cruento con rigido diente. 
Este con gracia divina, potente, 
tres cuerpos sin animas resuscito; 
los quales el drago sangriento mato 
con su pestífero flato doliente, 
de forma que toda la gente creyó. 



En fin de sus dignos misterios y gloria, 
Jerapolim pudo, con rabia sanguina, 
poner en la cruz su persona muy dina, 
la qual predicaba con alta vitoria. 
Esta sostiene, por digna memoria, 
su mano, según se demuestra patente. 
Dos Virgenes hijas veras consiguiente 
estar a su lado, según el historia 
Gerónimo canta, con lengua prudente. 

Oydo que hobe la breve respuesta 
muy esplicada del santo Maestro , 
mi rostro con ayre dudoso le muestro, 
diciendo: Señor, otra duda me resta. 
Este Phelipo que tiene ya puesta 
su gloria do nunca polilla renace , 
es el que hizo a la reyna Candace . 
gustar de la santa católica fiesta 
del Eonuco divino que nace? 

14 

Mira, me dice, la gran diferencia 
entre los dos que profiere tu lengua: 
el uno es Apóstol , y el otro no mengua 
de siete Diáconos por excelencia. 
Este que muestra su digna presencia, 
tiene Jerapolim por estandarte ; 
del otro Cesárea los huesos reparte, 
quando le place, con gran reverencia, 
según hace Roma de muchos que parte. 

15 

Ya satisfecho de lo que queria, 
digo: Maestro, que gente es aquella 
que cada qual tiene su forma de estrella, 
que puede bien verse de noche y de dia? 
Luego repuso la célica guia: 
Los que refulgen en forma de oro, 
sobre los miembros del candido Toro, 



(el cartuxano) 

son los que cantan con gran melodía 
las alabanzas del supero coro. 

16 

Aquel que tu vees tener en su pecho 
esculta la forma del bravo león , 
es el que canta la resurrecion , 
haziendo a la Tora muy grande despecho. 

Y aquel de Verona, que esta por derecho 
poniendo la nuve a los rayos solares, 

por refrigerio de los populares , 
son Milaneses, do tiene su lecho 
ante los sacros divinos altares. 

17 

Y mira, veras la corona mitral 
alexandrina, que fue confusión 
del Arriano, con su conclusión, 
en el concilio Niceno leal. 

Y aquel de Ravena, llamado Vital, 
con su Valeria, veras de consuno, 
que los Gemelos conceptos en uno 
parió como madre que fue natural: 
martyres fueron por mando tribuno. 

18 

Veras Alexandro con dos compañeros 
que resplandecen muy mas que la luna: 
y como el vecino de Tordelaguna 
en Roma los hizo morir prisioneros. 
Otros fulgentes y claros luceros 
veras por el Signo con alta victoria: 
el niño Pancracio, con toda su gloria, 
y mas de Plantilla los siervos enteros , 
dos Eonucos de digna memoria. 

Y como no miras el Signo Divino, 
que resplandece con letras fulgentes: 

« En esta señal vencerás a las gentes » , 
leydas primero del buen Constantino.^ 
Elena, con justo precepto sanguino, 
y vulto minace, primero lo halla: 
la Sinagoga pestífera calla 
con las señales del Supero Signo, 
pero secreto la miseria ralla. 



Esta es aquella Señal poderosa 

que vence contino sus perseguidores: 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXAXO^ 

Eraclio lo pruebe con sus contendores , i 

puesta en su frente por cosa preciosa. 
Ved que hazaña muy maravillosa, 
que de suplicio de crucificados, 
dora las frentes de los sublimados 
emperadores, con muy virtuoáa 
fuerza, que fuerza los desmesurados. 



309 



Después que me hobo, según convenia, 
mi sacro Maestro mostrado las glorias, 
y todas las otras insignes victorias 
que tiene Phelipo con su compañia: 
Abaxa, me dixo con gran alegría, 
tus ojos mortales al centro pesado; 
pues eres a esto muy mas inclinado, 
veras las provincias vecinas de Ungria, 
do hobo Phelipo real triunfado. 



CAPITULO SEGUNDO 

De como deciende a contemplar las provincias por do 
predico, y triunfo San Philipo. Y representa en una 
montaña, una manera de penas convenibles y pur- 
gatorias a los transgresores del segundo mandamien- 
to, que es: No jurar a Dios en vano; y presupone 
como fabla con un pecador que penaba. 



Como quien mira de grandes alturas 
los Ínfimos valles, al viso placientes, 
y mucho mas quando los ojos fulgentes 
acatan y miran sus dulces frescuras: 
asi mis dos lumbres , hallándose puras 
con el colirio de nuestra maestra, 
inclino mi rostro a la mano siniestra 
mirando las húmidas hondas planuras 
hacia la parte que Scythia se muestra. 



Asi que la Tierra pesada miraba, 
1 los vapores en si resolutos; 
quedando los frígidos ayres enjutos, 
de forma que mucho mejor devisaba. 
Scythia ya del todo se nos demostraba, 
el alta y la baxa; según se declina 
del Thanais hondo a la costa marina 
del Austro: que medio meridie notaba, 
hacia la gran cibdad Costantina. 



Vimos sus muchas provincias dispares, 
debajo del ultimo frígido clima, 
do nace muy claro christal, si se lima; 
y mas Esmeraldas, muy mas singulares. 
Vimos ir Catiya con sus populares, 
y dellos hambrientos de carnes humanas: 
las barbaras gentes con otras profanas 
por las Paludes riberas y mares 
Meotidas, Caspias, y las Oceanas. 



El monte Tauro fue luego patente, 
de do se declinan los montes Ripheos, 
hacia los frígidos Hiperbóreos, 
alli do Bóreas se muestra valiente, 
vimos Alanya, con Dacia de frente, 
y la furibunda que Gothia digeron : 
de alH do los Ínclitos Reyes salieron, 
que tienen a Burgos muy mas prepotente, 
que otros ningunos jamas lo tubieron. 

5 
Y vimos de parte del gran Océano, 
que siempre debajo del Polo se yela, 
como Germania desplega su vela, 
poniendo la proa en el Meridiano: 
gusta las aguas del dulce Ródano, 
después de gustadas las Danubianas; 
cria las gentes llamadas Germanas, 
multiplicantes el genero humano; 
y lucidas aves llamadas Hircanas. 



Y vimos a Galia con tres divisiones, 
o Francia de Franco por gran beneficio; 
y con la memoria del Santo Patríelo 
Ybernia, con otras vecinas naciones. 
Debajo, do trillan los siete Triones, 
vi las tinieblas que tienen fuscado 
lo medio del año; después de pasado 
Phebo los grados que son Erigones , 
hasta que llega al pellejo dorado. 



Yo que las fuscas tinieblas miraba, 
puesta la cara en el Ártico polo, 
suelta sus frígidos vientos Eolo, 
tal que mi rostro con ellos helaba. 



310 JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANO) 

Vuelve de presto, según se hallaba, 
mi cara huyendo su flato doliente , 
al placido viento de nuestro occidente; 
y vi como Phebo del todo pasaba 
las lindes del gran Océano tridente. 



Y vi que las piernas del fuerte Orion 
las túmidas ondas con el trasponían: 
viendo de como feroces nacian 
los brazos y cola del gran Escorpión. 
Asi como quando qualquiera ladrón 
huyendo traspone la breña deshecha, 
viendo que viene la vara derecha 
verdegueando con el Quadrillon, 
que pone de muerte cruenta sospecha. 



Ya comenzaba su quarto primero 
la noche, no menos helada que fria, 
quando mi flaco sentido sentia, 
lo que sintiera qualquiera grosero: 
y luego a mi dulce ñel compañero 
vuelvo mi rostro: Maestro, diciendo, 
nuestro Emisferio se va escureciendo: 
bueno seria buscar mesonero, 
que nos reciba temprano riendo. 



Porque si viene la recua que suele 
venir a las veces, de muchos o pocos, 
asi como suele, a la venta los locos 
venir con sardinas, o cosa que huele, 
no hallaríamos quien nos consuele 
con los rebuznos y cencerrería, 
que quitan el sueño de noche y de dia; 
y mas si se prueba, después que se vele, 
lo fino que llevan a la cofradía. 



Responde riendo mi dulce Piloto, 
oydo mi tímido simple hablar: 
Y piensas agora que puedes hallar 
por esta montaña ni venta ni coto > 
Este camino del todo va roto , 
según el altura del monte que yela: 
no puedes hallar por aqui la Zarzuela, 
ni Guadalherze, pasando su soto, 
donde la bolsa pesada recela. 



Pero tiremos de cara a la cumbre, 
aUi do parecen aquellos humeros; 
porque yo pienso que son carboneros 
unos que andan entorno la lumbre. 
Desecha porende de ti pesadumbre, 
y sigue de presto mis lentas pisadas 
por estas roquedas y cuestas quebradas; 
sin que tengamos mayor certidumbre 
de las personas alli presentadas. 

Asi que sobimos la roca trepando, 
poniendo las plantas en piedras movibles, 
y mas tan agudas y tanto pungibles, 
como descalzos abrojos pasando. 
Mi sabio Maestro me iba guiando, 
como adahd por la sierra de Ronda, 
que busca la breña mayor y mas honda, 
do pueda su gente, a los Moros mirando, 
hacer invisible por tiro de honda. 

14 
Cerca la cumbre del monte venidos, 
vimos en torno de una hoguera 
andar una danza de mala manera, 
unos tras otros con roncos gemidos: 
los colodrillos tenían partidos, 
en forma de bocas, con lenguas sacadas, 
y las naturales tenían cerradas; 
y mas a los bezos, por mas constreñidos, 
unas crueles mordazas echadas. 

15 

De cada qual lengua de aquellas pendían 
dos Alicantes, que se reluchaban: 
y con los corcobos ligeros que daban 
las nudas espaldas sangrientas herían. 
Las miseras lenguas hablar no podian, 
estando ya fuera de sus paladares ; 
alzaban las manos , en son de pesares , 
pero las sierpes asi las torcían 
que las pegaban a sus aladares. 

16 

Uno de aquellos mi rostro guardaba , 
haciendo señales que me conocía ; 
pero de como hablar no podía, 
pasando su torno muy mas me miraba. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANo) 



311 



Yo que medroso me maravillaba 
!e tales tormentos y tal novedad, 
iielvo mi rostro, sin sagacidad, 
1 doto Maestro, que me reguardaba, 

viendo turbada mi simplicidad. 



Y digo: Maestro, que gente es aquesta, 
ue danzan entorno con tanta pasión? 

\ quien es aqueste cuytado varón, 
que tanto con señas mi vista requesta? 
Luego socorre su dota respuesta, 
diciendo: Los tristes de tanto tormento 
son transgresores de aquel mandamiento, 
que dice segundo la Tabla modesta 
II el primero legal Testamento. 

18 

Aquel que te mira, con tanto cuidado, 
es de Vandalia, según que tu eres: 
y dolé licencia que hable, si quieres 
oir de su boca su grave pecado. 
Los dos Alicantes de presto soltado 
hobieron su lengua, y a su paladar 
se torna sangrienta, sin mas dilatar; 
y de las mordazas el garfio quebrado, 
pudo mas presto sin pena hablar. 

19 

Y diceme: Tu que por este desierto 
vas a tal hora sin senda ni luz, 

yo te conozco por un Andaluz, 

según la loquela te hace diserto. 

Y sepas, que antes que fuese yo muerto, 

te vide pequeño a la puerta de aquel, 

que pesa las animas con su fiel, 

yo paseando las gradas , abierto 
K-nias un libro leyendo por el. 



Y pienso que fuesen los Posteriores 
1 Aristotiles, con su comento, 
•mero, Virgilio, según lo que siento, 
uno de otros prudentes autores, 
^^ora con penas y graves dolores, 
por estas mansiones que son derramadas, 
nago los pasos que di por las gradas, 
n treynta fengidos y falsos colores, 
juramentando las cruzes sagradas. 



Y mas en la Lonja de los Ginoveses, 
j)or unos que armas a los infieles 
llevaron ocultas en unos toneles, 
jure falsamente por dos o tres veces 
y mas en la Cuadra por unos diez meses 
hice que uno sin culpa estobiese, 
jurando de como yo mismo le viese, 
en Cal de las Armas hurtar dos arneses, 
antes que Goles sus puertas abriese. 



En fin , que me trujo mi triste pecado 
a un vil oficio de baratería: 
alli renegaba, y alli descreía, 
alli sotilmente hincaba mi dado. 

Y este que viene conjunto a mi lado 
es Cordoves , de natura mestizo ; 

el qual en el Potro de Cordova hizo 
tales reñegos que fue desterrado, 
con un jubón a su cuer{)o hechizo. 

23 
Después que me hobo narrado sus males, 
en la hoguera de aquella su fragua, 
como las ranas se lanzan al agua, 
asi se lanzo con los otros iguales. 

Y luego lanzados saltaron átales, 
como la sal que se lanza en el fuego; 
que luego respenda con poco sosiego, 
haciendo cerrar a los ojos mortales, 
de los que temen los males del ciego. 

24 

Asi mis dos lumbres cerraron sus puertas 
súbitamente con este temor; 
pero después de su grande furor 
del santo Maestro me fueron abiertas. 

Y dixo, con dulces razones disertas: 
No temas las tales personas cuy tadas ; 
andan por penas asi derramadas, 
hasta que sean purgadas y muertas 

sus culpas, que fueron a Dios confesadas. 

25 

Y puesto que fueron asi pecadores 
ante su muerte, con lagrima pura, 
fue confesada su gran desventura, 
gimiendo con tino sus graves errores. 



312 



JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANo) 



Mientras vivieron con mil trasudores, 
nunca pedieron del todo pagar; 
y pagan agora con un esperar 
la vida que hace de bueno mejores, 
do nunca se puede ni pudo penar. 



CAPITULO TERCERO 

Do representa la segunda boca del Ynfierno ; y pone la 
pena convenible a los Apostatas e Ypocritas. 



No pienso que tan miserables gemidos 
dieron las hembras honestas Romanas , 
quando supieron la guerra de Canas 
do se perdieron sus dulces maridos. 
Ni creo que sean atanto crecidos 
los duros lamentos de los naufragantes, 
ni otros que fuesen a estos semblantes, 
quanto sintieron mis flacos oidos 
de lenguas humanas alli reclamantes. 



Asi que dejamos aquella hoguera, 
bien como fragua su llama suflando ; 
y con el Maestro sotil razonando, 
subimos del todo la peña somera. 
Y quando los ojos por la delantera 
tendimos, mirando su valle rotundo, 
comienza debajo salir un inmundo 
hedor, muy sulfúreo de mala manera, 
qual se presume sahr del profundo. 



Pero lo hondo del valle mirado, 
un abertura se muestra no poca; 
y della salia la misera boca 
segunda, con humo de sufre quemado. 
El rostro bien como de drago formado: 
y ved quales miembros los suyos serian 
que abierta la boca los bezos tenian 
lo mas de lo hondo del valle ocupado , 
tal que de dentro sus males se vian ! 



Y luego resopla su bravo furor, 
flato peor que no viento gallego; 
que hizo lo hondo del valle muy ciego, 
y todo su c-erco por al rededor. 



Y vienta tan recio por cima el alcor 
de aquella montaña, mortal y muy ciega, 
que poco falto que su grande refriega 
no derribo mi doliente vigor, 
alli do su furia jamas no sosiega. 



Como prudente Ligurio patrón , 
de la Carraca que pasa tormenta, 
viendo venir la refriega que vienta, 
requiere de presto su propio timón : 
asi hizo el Vaso de gran elecion, 
viendo venir la ventisca ya suelta , 
suflando con frígida nieve revuelta; 
presto socorre con su discricion, 
teniendo mi cuerpo su mano muy suelta. 



Pero después de la furia pasada, 
y todos los otros vapores escuros , 
vuelvo mis ojos no mucho seguros 
a la hondura de aquella quebrada. 
Y siendo la boca ya bien devisada, 
vimos de dentro tan crudos tormentos; 
que fueran mis ojos muy mas que contentos 
volver a mirar a la fragua dejada, 
de los blasones con sus juramentos. 



Cercada de llamas de fuego tenia 
una gran plaza la boca hambrienta; 
no menos en medio tenia cruenta 
una manera de carnicería; 
la harpillera de garños pendia 
por todas las partes de aquel ediñcio: 
qual convenia tener el officio • 
del carnicero, que la poseia, 
con instrumentos de tal exercicio. . 



Como los toros, en tales lugares, 
tienen a fuertes colunas ligados^ 
asi vide cuerpos de bestias atados 
por las gargantas y los paladares. 
Tenian las caras con sus aladares, 
bien como unos humanos mortales; 
los miembros de cuerpos no poco bestiales, 
en partes conformes, y en parte dispares 
de asnos Sardescos , que son desiguales. 



Y guarda, me dijo mi supera Guia 
como sus carnes malditas perdieron 
los Beonitas, que contradijeron 
las carnes perfectas del Fi de Maria. 
De otras brutales por su rebeldía 
se visten agora con penas horribles; 
las caras humanas retienen visibles, 
porque conozcan su fisonomía, 
no discrepante de caras odibles. 



Asi que merecen, por su desventura, 
ser conmutados en cuerpo quimero; 
ca cierto negando lo muy verdadero 
les miente su propia perfecta figura. 
Nota por ende su pena muy dura, 
y como las inferas carnicerías 
se hinchen de tales con sus heregias; 
contaminantes la propia natura 
del sacratísimo Christo Mexias. 



Mostraban aquellos ministros cruentos, 
como verdugos y bravos leones, 
manos y garfios de mil condiciones, 
y otras maneras de nuevos tormentos. 
Despedazaban los quartos sangrientos, 
y lenguas babosas, de aquellas quimeras; 
las quales colgaban de las espeteras, 
alli do picaban los buytres hambrientos , 
bien como cuervos en cuencas enteras. 



Y como los gatos de las asaduras 
afierran con uñas, no poco gruñendo, 
t;il se mostraban los canes, comiendo 

carnes y lenguas heladas y duras. 

! ehacerse por las coyunturas 

liaban sus miembros, después de traga- 
pero después que los vi revesados [dos; 
tornaban en otras mas feas figuras, 
hechos del todo diablos formados. 

13 

Los viboreznos con dientes crueles 
luyen la madre después de parida: 
tal se mostraban con rabia crecida 
estos nóvelos diablos rebeles. 



jrAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 

Contra los canes muy mas infieles 
volvían sus uñas crueles y dientes, 
despedazando sus carnes dolientes; 
para vengarse muy mas que lebreles 
en los cazados venados mordientes. 



313 



14 

Un fiero diablo yo vide sentado 

en lo mas alto de aquella morada, 
como carrillo con soga doblada, 
para dar trato de cuerpo levado. 
Tal de la lengua tenia colgado 
el misero cuerpo del Herodiano; 
y el juramento, que hizo profano, 
puesto a los pies por un peso pesado, 
para tormento muy mas inhumano. 

15 

En este gran trato de cuerda penaban, 
otros semblantes de mitras y tog2is; 
eran sus lenguas las ásperas sogas 
que los sobian y los abajavan. 
Todos sus miembros se descoyuntaban, 
y mas rebotavan los huesos quebrados: 
y como los cuellos de los ahorcados, 
muy estiradas sus lenguas mostraban, 
venas, y cuerdas, los bezos inflados. 

16 

Y vi, que por ásperos riscos sobia 
una gran parte de gente gemiendo: 
como cargado que gime subiendo 
ásperos puertos, sin senda ni guia. 
Cada qual de ellos, yo vi que tenia 
cubierta su cara con otra fingida, 
hecha de plomo muy mas que bruñida; 
y blanca su ropa, según parecía, 
de pelos de lobo sotil retejida. 



Llevaban las caras y cuerpos corvados, 
asi como hace qualquier ganapán, 
que lleva gran peso con pena y afán 
a los navios en Cáliz fletados. 
El plomo hacia sus rostros pesados, 
siendo las mascaras de este metal, 
por ir adelante por el pedregal: 
atrás se tornaban con pasos trabados, 
hacia lo hondo del valle mortal. 



314 



JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANO) 



l8 



Como las mascaras disimuladas 
muestran sus caras de forma que vean, 
buscando las cosas que mucho desean, 
con trages ágenos o ropas dobladas: 
tal se nos fueron aqui presentadas 
estas ocultas personas perdidas; 
las quales, con ropas y caras fingidas, 
tenian mis lumbres con velo veladas, 
y muy empedidas a ser conocidas. 

Vuelvo mi rostro, con simple color, 
a mi Compañía bendita dotris, 
asi como hace en el grande Paris, 
el que pregunta delante el dator. 
Y digo, con este siguiente tenor: 
O dulce Maestro! tu gran discricion 
aclare, suplico, la tal confusión; 
porque yo pueda quedar sabidor 
de los presentes quien fueron y son. 

CAPITULO QUARTO 

Do demanda el Autor a su Gma, qus le nombre algunos 
de los Apostatas e Ypocritas que via penar. Y como 
habla el autor con Don Opas, Arzobispo que fue de 
Sevilla, y después de Toledo. 



Los vivos ingenios , que son naturales 
continuo codician rimar y saber 
las cosas ocultas, que pueden hacer 
mucho mas dotos a nuestros mortales. 
Asi que. Maestro, mis ojos, no tales 
quales conviene tener el discreto, 
codician saber lo que tiene lo prieto 
oculto, de forma que queden iguales 
los claros objetos al aucto secreto. 



Mi digno Maestro, con cara risueña, 
responde bien como responde la madre 
al hijo, que tiene criado su padre, 
quando le pide remedio a su pena: 
O hijo, me dijo, tu mente serena, 
no te congojes en cosas secretas: 
saber diferencias de blancas y prietas, 
es un trabajo que mas encadena, 
a veces las mentes que halla discretas. 



Pero si amas la sacra doctrina, 
serante muy claras por don gratuito, 
según lo que sienten y tienen escrito 
los contemplantes la mente divina. 
Pero vengamos aqui, do declina 
este Covento sus operaciones; 
y luego veras sus amargas Aciones, 
mucho mas claras que muestra Lucina 
los rayos prestados con sus condiciones. 



En epiciclos, según su natura, 
los altos planetas, por recto compás, 
delante se mueven o tornan atrás; 
y cada qual de ellos su curso procura: 
asi los presentes, por su desventura, 
en un Epiciclo Deifico Trino, 
tornaron atrás por un otro camino, 
que va por el centro, dejada el altura 
do se contempla lo puro divino. 



Estos rebeles tomaron en vano 
el Ínclito nombre dé Dios poderoso ; 
apostatando del don glorioso, 
haciendo su gran mandamiento profano. 
Con estos se juntan, y vienen a mano, 
los grandes Ypocritas disimulando 
sus caras y vidas; sotil engañando 
lo simple, lo bueno, lo recto, lo sano, 
sus malas conciencias mortal agravando. 



Yo te suplico, Señor virtuoso, 
que nombres alguno de aqueste conñito. 
Y luego, mi santo Maestro bendito: 
Pláceme, dijo con rostro gracioso; 
pero yo quiero, por don poderoso, 
hacer que te hable qualquiera de aquestos ; 
y puesto que lleven cubiertos sus gestos, 
mando que diga, maguera forzoso, 
la causa que hizo hacerlos tan mestos. 



Y porque mejor la tu mente dicierna, 
aquello que fuere por el razonado, 
hablete uno de fuera mitrado, 
que tiene de propia tu lengua materna. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANo) 



315 



Luego reclama, con voz ineterna, 
uno de aquellos con viso torcido, 
Don Opas, diciendo, con alto gemido: 
Don Opas el malo yo so, que la tierna 
y dulce Sevilla deje de perdido. 



Los grandes, muy grandes del muy cri- 
destruidor de las leyes y muros , [minoso, 
Vitiza, fondón de los reyes escuros, 
fue mi principio mortal y dañoso. 
Siguióle mi triste vivir malicioso, ' 
pero la paga lleve de Pelayo: 
agora me visto con este hargayo, 
tan diferente del manto precioso, 
quanto difiere Diciembre de Mayo. 



Y este blasfemo que viene cercano, 
herido con punta de lanza mercuria, 
tal que no pudo su pérfida furia 
usar de la fuerza del ceptro Romano, 
es el apostata vil Juliano : 
aquel que la prima christiana tonsura 
tubo por una muy grande locura, 
retrocediendo del culto christiano 
a la idolatría dañada cultura. 



Aqui viene Sergio, muy mas que blas- 
contaminando los dos Testamentos ; [femó, 
haciendo dos cuernos, crueles, sangrientos, 
T^'^ra la bestia llamada Mahemo. 

lui de los bancos septenos un remo, 
con que remaba la barca primera, 
viene quebrado por la Calamera: 
es Nicolás , no menos estremo 
que otro pagano pestífero fuera. 

II 

Vienen con estos amargos y flentes 
s grandes Ipocritas, con su color: 
Escalonita, con el Matador 
del tierno Convento de los Inocentes; 
.otros callamos que vienen presentes, 
mucho peores que el falso Synon; 
el qual afirmaba, con ficta razón, 
ser fabricado, sin armas latentes, 
I grande caballo delante Ylion. 



Asi razonando con su compañía, 
se detenia seguro Don Opas: 
en alto cogidas sus haldas y ropas, 
para tirar por su misera via. 
Pero yo vi, que del bosque salia 
súbitamente, con rígidos sones, 
una cuadrilla feroz de peones 
contra Don Opas, que se retenia 
con sus amargas pungidas razones. 

13 
Estos inormes diablos rebeles, 
hieren a este con gran osadía; 
porque los otros alli detenia, 
de caminar con sus penas crueles, 
y bien como hacen los secos papeles, 
siendo de llama de fuego tocados; 
tal se tornaron aquestos cuitados, 
siendo heridos con duros cordeles, 
y grandes bastones de fuego mezclado. 



Las mascaras graves, de plomo talladas, 
y todas sus ropas, y trages fengidos, 
alli se derriten después de heridos, 
quedando sus caras muy mas inflamadas. 
Y como de alto las peñas lanzadas 
vienen con furia la cuesta rodando, 
tal se mostraban alli despeñando, 
hacia lo hondo de aquellas quebradas, 
estos blasfemos de Dios reclamando. 



Considerado tan grave tormento 
dije: Maestro, yo mucho quisiera 
que Opas el malo muy mas me dijera, 
de otros dañados del mesmo Convento; 
o do caminaban con tanto lamento 
retrocediendo por esta montaña; 
o que me dijera de alguno de España, 
ca cierto. Maestro, según lo que siento, 
hartos hallamos de aquesta Cabana. 

16 

Baste, repuso mi santo Letrado, 
lo que te dijo la lengua dañada: 
no padecía su triste jornada 
dalle reposo, por el deseado. 



316 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 



El justo juicio de Dios ordenado 
al centro los lleva del cerco de Judas: 
de los Hispanos, si tu me pescudas, 
responda Tablada con rostro quemado, 
y en su brasero las carnes desnudas. 

^7 

Y de los semblantes hereges dañados , 
diremos en parte muy mas conveniente; 
do resplandesca la gótica gente 
con sus triunfos de gloria bordados. 
Pero reguarda, que ya son pasados 
dos quartos y medio de los nocturnales: 
nacen los Peces, con claras señales, 
y mas en la Casa tercera juntados 
los hijos de Leda se hallan iguales. 

i8 

Como quien oye materias escuras , 
y no las entiende del buen predicante; 
el sueño lo vence bien como gigante, 
que fuerza ks fuerzas muy flacas o duras: 
asi sus razones sotiles y puras , 
no comprehendidas según yo quisiera , 
fuera la causa que luego dormiera 
mi lánguido cuerpo, con sus coyunturas , 
enflaquecidas según lo que viera. 

19 

Habia bien casi dos horas dormido, 
quando yo siento muy súbitamente, 
del sabio Maestro que estaba presente, 
un gran estornudo bien como tronido: 
presto recuerdo muy despavorido, 
bien asi como recuerda la vela 
quando la ronda su greña repela; 
y mas y mas quando su vivo sentido 
siente el espia de quien se recela. 



Pero la digna muy dulce presencia 
de mi católico santo Maestro, 
mi sobresalto segura siniestro, 
fortificando mi flaca potencia, 
luego me dijo la flor de prudencia : 
Hijo, ya sabes que nuestro camino 
ya se dispone por huelgo divino, 
para sobir a la circunferencia, 
do se contempla la mucho mas diño. 



Despide, por ende, qualquier pesadum- 
y dobla tus alas según mi consejo, [bre, 
porque tu puedas muy mas que vencejo 
sobir aleando la supera cumbre. 
Mira ya como rebota la lumbre 
de la mañana por el emisferio, 
clarificando muy mas el imperio 
de Moabar con su vieja costumbre, 
do tuvo Thomas su primer ministerio. 



Apenas sus dulces razones habia 
sentido mi ruda memoria grosera, 
quando yo vide por la delantera 
hacia las nuves sobir a mi Guia. 
Con su vigor luminante subia 
mi trémula mente, maguera pesada; 
y mas tan segura por alto levada, 
como la santa persona de Helia 
en la carrera de fuego cercada. 

Aqui se acaba el Segundo Triunfo, que es de San Phelipo 
ApostoL 



TRIUNFO TERCERO 

COMIENZA EL TERCERO TRIUNFO, QUE ES DE 

SAN JUDAS o THADEO APOSTOL, EN EL SIGNO 

DE GEMINIS 

CAPITULO PRIMERO 

Do se pone la tercera sobida de la contemplación: y 
pone la vida y triunfo de San fiidas o Thadeo Após- 
tol, y de otros Santos que están en este Signo de Ge- 
minis. 



Quando sobida se vido la mente, 
guiada tercero por don poderoso, 
luego mi santo Maestro precioso 
intona su tuba con flato prudente, 
y dice: La gracia del Omnipotente, 
aquella que muda los hombres impuros, 
munde tus túrbidos ojos escuros, 
para que vean aqui de presente 
los célicos Santos fulgentes y puros. 



Oida su santa fiel oración , 
no discrepante de mi voluntad, 
no menos implora mi simplicidad 
porque se cumpla la tal petición. 
Y digo: Muy alto Señor Helyon, 
yo te suplico, mi Dios inmortal , 
que oyas al Vaso de nuestro metal , 
puesto que siempre sin contradicion 
l.> oyes pidiendo lo muy razonal. 



Y luego levanto mis ojos mentales , 
alli do el Maestro bendito queria; 
y vi que la grande Ballena sobia 
con los Gemelos hermanos iguales. 
Los lucidos rayos que son febeales 
doraban sus grados y partes escuras; 
no menos las rocas y grandes alturas, 
do tubo primero sus ceptros reales 
el viejo Saturno con nuevas censuras. 



Salia no menos el fuerte Orion 
cerca los cuernos del Toro dorados , 

cabe los Geminos, mas inflamados 
con la presencia del carro Lathon. 
Ya las saetas que tira Chiron , 
herian las ondas del gran Océano: 
el candido circulo lleva su mano 
con arco diviso, sin dalle pasión 
el gran Escorpión con su cola cercano. 



Miraba de como en el Gemino Signo 
se goza Mercurio, según en la Virgo ; 
quando se viste la ropa de sirgo, 

'n el calor de su propio vecino. 
ü dulce Maestro, con vulto benino, 
viendo que Phebo del todo salia: 
I>asta, me dice, del Astronomia 
lo contemplado, según imagino, 
I jara principio de aquesta tu vía. 



Los caminantes, de larga jornada, 
si mas de lo justo fiel se detienen, 
viendo las cosas que no les convienen , 
¡)ierden el tiempo y la propia posada: 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANo) 31/ 

viene la ft-igida noche, mezclada 
con agua revuelta de túrbidos vientos ; 
(juedan los miseros cuerpos esentos 
por las montañas, con pena doblada, 
mucho quejosos de los elementos. 



Conviene, por ende, que los contemplantes 
no se detengan por reto camino, 
ya comenzado su célico tino 
de los misterios perpetuo durantes, 
porque los tales asi caminantes 
hagan seguras sus largas jornadas: 
en otra manera se hallan burladas 
las mentes humanas, que van oteantes 
en cuento de cosas que son escusadas. 



Oida su santa bendita doctrina, 
retorna la vista de lo comenzado: 
como a dinero que deja olvidado 
el mercader que a la feria camina. 
Luego sus lucidos ojos empina 
la mente, del sabio Maestro herida, 
hacia la parte mas esclarecida, 
que representa la casa divina, 
do se contempla la supera vida. 



Ya reguardaba con ojos leales 
los dignos triunfos del Signo presente, 
con grados y puntos no menos fulgente 
que finos balaxes y claros cristales. 
Sobre los rayos de las inmortales 
animas justas, según parecia, 
vimos un claro varón, que tenia 
epístola una, con letras átales 
quales convienen a la clerecía. 



Una de Siete Canónicas era, 
intitulada por su cobertura: 
asi como tiene qualquier escritura 
en la botica de toda manera. 
Y bien como simple, que mira y espera 
la dota respuesta de su compañero, 
tal yo quisiera, de mucho grosero, 
no demandando, que me respondiera 
mi doto Maestro leal y muy vero. 



3i8 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTÜXANO 



En el color de mi rostro miraba, 
el sabio Maestro, lo que yo quería: 
como quien mira la fisonomía, 
que judga por ella lo mas que dudaba; 
y dice: Tu animo lánguido traba 
de duda muy simple, queriendo gustar 
quien es aqueste varón singular, 
que tanto la mente dudosa te grava, 
para poderlo mejor contemplar. 



ü tu, que deseas su nombre saber, 
y como no miras, según Abagaro, 
quando le vido su rostro muy claro, 
tal que lo pudo mejor conocer? 
Si este, sin crisma, con túrbido ver 
el nuncio conoce de Christo mandado? 
Y como tu, siendo fiel y crismado, 
no le conoces, teniendo poder 
para saberlo sin ser informado? 

13 

Pero yo quiero, según tu deseo, 
que satisfecha la duda te sea: 
y como no miras su veste Tharea, 
de donde le viene el nombre Thadeo? 
Es el hermano del menor Alpheo 
Judas, y nieto del buen Cleofas; 
y porque no dudes en esto jamas, 
es el hermano del buen Cananeo: 
hermanos en carne, y en fe mucho mas. 

Este bendito fulgente varón 
dio la católica cierta respuesta, 
quando Barach le hizo requesta, 
de la gran guerra del rey Babilon. 
Los Ídolos falsos, con su relación, 
y todos sus vates confusos quedaron : 
los Indos legados la paz reclamaron ; 
y luego renace gran admiración, 
a todos aquellos que de esto dudaron. 

15 

Los Mathematicos dos compañeros, 
y sus evitables y magios fechos , 
fueron por este bendito deshechos; 
siendo los suyos de fe verdaderos. 



Sus miseros cuerpos, desnudos en cueros, 
con los bocados de muchas serpientes , 
bien como lobos aullan gimíentes; 
pero sus negros intentos primeros 
siempre quedaban con ellos latentes. 

16 

Habla con voz delicada el Infante , 
puesto que fuese de poco nacido, 
quando por este le fue requerido, 
el casto Diácono puesto delante. 

Y este, con huelgo divino bastante 
amansa dos tigres no poco sañudos; 

los quales mostraban sus dientes agudos 
con espantable sangriento semblante, 
a los incrédulos mucho mas crudos. 

17 

Este con su compañero Zelotes, 
ya convertida gran parte de gente , 
ehgen por dicho del Nuncio fulgente, 
la muerte que pare los célicos dotes. 
Nunca temieron sangrientos azotes , 
ni menos tormentos que fuesen crueles , 
por atraer a los tristes rebeles 
a los docenos artículos motes , 
motes que hacen las mentes fieles. 

18 

Pero mirad, que hicieron primero 
estos católicos Santos benditos: 
mandan que salgan dos negros malditos 
de las estatuas con vulto muy fiero. 

Y bien como hace qualquíera pedrero, 
que rompe las peñas con picos y manos : 
tal corrompieron aquestos profanos 

sus míseros vultos, de oro y acero, 
hechos por reglas y puntos vulcanos. 

Claman los duros Pontífices luego, 
visto el estrage de su confianza; 
tomando la cruda sangrienta venganza, 
muy furibundos con poco sosiego. 
Corusca de alto la llama de fuego, 
revuelta con rayos por todas las partes: 
su pérfido templo se hace tres partes, 
cae su triste convento muy ciego, 
y todos sus signos y sus estandartes. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANo) 



319 



Asi convolaron las animas santas 
de los Apostóles martirizados: 
fueron los Magos de presto lanzados 
en las hogueras que son Radamantas: 
sepultan sus cuerpos con laudes atantas, 
quantas los santos fieles supieron: 
luego su Templo famoso hicieron , 
do resonaban las dulces gargantas 
odas y versos que les compusieron. 



CAPITULO SEGUNDO 

se pone el rey Abagaro, y como muestra la fisono- 
mía del rostro de nuestro Señor, que es una dulce 
materia; y pone la cosmografía de las provincias, 
^or do predicaron San "Judas y San Simón. 



Bien como cesan las admiraciones, 
sabidas las causas que son principales 
de los efectos, que son naturales, 
dando noticia sus operaciones: 
tal me dejaron sus vivas razones 
certificado de lo que dudaba: 
la mente grosera contenta quedaba, 
ya conocidos los santos Varones , 
con la victoria que los sublimaba. 



Pero mirando muy mas diligente, 
cerca del trono del santo Thadeo, 
vimos un rey coronado cumeo, 
hacia la parte derecha sedente. 
Mostraba su mano real y potente 
una figura de lienzo bruñido: 
en ella miraba su rostro polido, 
como quien mira en espejo fulgente 
su cara con ojo muy embebecido. 



Era la santa figura bendita 
en su semblante muy maravillosa: 

1 cara no menos gentil que graciosa, 

i que mostraba virtud infinita. 
la de Lentulo, al Cesar escrita, 

t: parecía según su pintura: 
ni pienso que mano, sotil y muy pura, 
de criatura mortal y finita, 
pudiese ni pudo hacer tal figura. 



Tenia su rostro real venerable , 
tal que mostraba temor con amor; 
el qual moderaba rubino color, 
sin ruga ni falta que fuese notable: 
la frente serena; nariz agradable; 
dulce la boca, sin alteración; 
hacia su barba sotil división : 
todo con ayre de don inefable, 
según demostraba su disposición. 

5 
Divisos, en forma de los Nazarenos, 
sus llanos y crespos cabellos tenia, 
castaños, fulgentes, a do con venia; 
verdes y claros sus ojos serenos; 
los brazos y manos de gracia no menos; 
y creo que nunca jamas se podria, 
ni pudo hallarse figura tan pia 
entre los hijos de hombres terrenos, 
aunque se busque de noche y de dia. 



Bien como hace qualquier corazón 
quando lo alto sotil imagina: 
atal hice yo con la cara divina, 
viendo la forma de su perficion; 
asi que herido con admiración , 
vuelvo la cara con ayre dudoso: 
O Vaso, diciendo, de gracia precioso 1 
y quien es aquel señalado Varón , 
que tubo tal rostro muy maravilloso? 



No me responde mi santo Maestro, 
dando las veces al rey Abagaro: 
este responde con dicho muy claro, 
muy deviante de todo siniestro. 
Esta magnifica cara que muestro, 
considerando su fisonomía, 
fue la del Ínclito Fi de María ; 
el qual de vosotros mortales y nuestro 
es y sera su real monarchia. 



Ved si debrla, con gran excelencia, 
pintar su figura, que muestra mi velo; 
quando con tantas estrellas el cielo 
pinto con la mano de su sapiencial 



320 



JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANo) 



No le falto la paterna potencia, 
ni menos el fuego, que puso color, 
el qual los abraza con santo calor, 
verificando ser Tres en Esencia , 
sin división de mayor y menor. 



Yo como vide que el Rey excelente , 
materia tan alta de presto movia, 
vuelvo mi cara buscando mi Guia, 
como remedio muy mas conveniente. 
Hice bien como qualquier que no siente 
algunas razones, que son magistrales: 
vuelve la cara, haciendo señales, 
al compañero, que halla presente, 
por denotar que no gusta las tales. 



Luego, mi dulce Maestro, sentido 
que hobo la falta de mi sentimiento, 
como quien pone a la llaga el ungüento, 
con su palabra yo fui socorrido. 
Y dice de presto, sin ser prevenido, 
como Teólogo muy singular: 
No te debrias maravillar, 
oyendo sermón atan alto sobido; 
en otra manera no pudo hablar. 



Porque las animas ya separadas, 
en la presencia del alto consejo, 
según representa la cara el espejo, 
asi todas cosas les son presentadas : 
toman de aquestas las mas sublimadas , 
con el calor que las hace beatas ; 
no pueden hablar sino cosas muy gratas 
altas y dignas, y tan elevadas, 
que hacen volar a las mentes penatas. 



Asi que los dichos del Rey glorioso, 
con la Figura que muestra nitente , 
tal eran ellos qual era su mente, 
ya sublimada con dote precioso. 
Los consejeros del rey poderoso, 
no suelen hablar en su digna presencia 
salvo las cosas de mucha prudencia; 
como la Yglesia delante su Esposo, 
considerada su gran excelencia. 



13 



Pero vengamos a lo que tu quieres, 
y puede llevar tu pequeña memoria: 
a veces la carga sotil y notoria 
lleva de dentro muy grandes haberes. 
Bien como llevan de los mercaderes 
los ganapanes fardeles acuestas, 
y dentro las perlas preciosas repuestas; 
tal harás tu , si lo mismo hicieres , 
con la carguilla de vidas honestas. 

14 
Mira, por ende, veras en el Signo, 
aquel compañero que tube de Chipie; 
el qual con su canto, mezclado mi tiple , 
canto por las gentes el Verbo divino. 
Efin que del pueblo cevil Salamino 
fueras del muro retubo la palma; 
por do resplandece con dotes el alma, 
mas que no Phebo ni rostro lucino, 
siendo la noche serenica calma. 

15 

Aquel resplandor que se muestra notable, 
dando su luz a los templos Ligleses , 
el qual por renombre le puso dos veces 
el flato divino varón Venerable : 
y porque su nombre mejor te lo hable, 
es aquel Beda, que hizo hablar 
los cantos y piedras con su predicar, 
teniendo la gracia de Dios inefable , 
que hace los mudos muy bien razonar. 

16 

Veras aquel hijo de Ponciniano, 
que hizo que propio la Mitra tobiese; 
donde los pobres primero pudiese 
criar sin espensas del pueblo Romano, 
este es el papa que dicen Urbano, 
el qual a Cecilia batiza el esposo, 
con el hermano Tiburnio precioso; 
los quales con larga santísima mano 
dieron sus bienes por Dios poderoso. 



Erasmo y a Pedro con su Marcelino, 
veras que relumbran muy mas que la luna; 
porque tubieron en poco la puna 
del Senatorio Convento malino. 



JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANo) 



321 



iquel de Toscana, muy gran Bernardino, 
que dora las plumas de la águila fuerte, 
que tiene con Ñapóles junta su suerte, 
no mucho distante del campo Daquino, 
su fama contino la gente convierte. 

18 

Como quien lleva los ojos intentos 
tras de la cosa, que mucho bien quiere: 

n ella camina, do quiera que fuere, 
SI no se le muestran contrarios los vientos; 
tal yo llevaba mis ojos atentos 
tras de la gloria del Gemino Signo, 
el qual declinaba su reto camino 
hazia los golfos, que sus movimientos 
hieren las ripas del suelo Tilino. 

19 

Pero contrarios yo vi que venian 
unos vapores delante mis ojos: 
y como quien mira por sendos antojos 
tal devisaban mis lumbres y vian. 
Del ocidente yo vi que sobian , 
de forma que todos los fulgidos grados , 
como los cuerpos que son eclisados, 
casi del todo se nos encobrian, 
con los Triunfos arriba notados. 

20 

Luego mi dulce católica Guia, 
con el amor que renueva la mente, 
bien como lánguido cuerpo doliente 
que se renueva con su mejoría, 
diceme: Hijo, contempla la via 
de la jornada del Cinto dorado; 
veras que su curso va necesitado, 
rodando la noche, no menos el dia, 
con movimiento de tiempo reglado. 



Asi que no tengas a gran maravilla 
le Polus y Castor declinen su frente; 
como contemplas del agua creciente 
con la menguante que va por Sevilla. 

i puede contino mostrarse sencilla 
la luz por el ayre que de su natura 
claros vapores, o con espesura, 
recibe ; teniendo muy cerca el orilla 
del mar, o de húmida cosa no pura, 

Camcioxsro Ca6xkll.aí«ü. — Touu i. 



22 



Antes que mas el vapor escurezca, 
bien como niebla del todo cerrada, 
declina tu rostro a la tierra pesada; 
la qual muchas veces la vista refresca : 
y puesto que muchas vegadas ofrezca 
grande fatiga mirar una cosa, 
otra mirada la vista reposa , 
porque mayor voluntad se recrezca 
a remirar la pintura preciosa. 

23 
El buen Isayas los cielos mirando, 
con esperanza del supero Dei : 
Attenuati sunt oculi mei, 
dice , con lagrima pura llorando . 
Asi la tu mente, que va contemplando 
los altos triunfos del ceUco signo , 
si siente fatiga, mirando contino, 
vuelva de presto de yuso calando 
la vista por otro terreno camino. 

24 

Abaxa porende tus ojos mortales 
hacia la parte del Rodico clima: 
veras la provincia Serenica prima, 
entre dos hondas riberas caudales, 
aqui do primero las lenguas iguales 
fueron divisas con gran elación: 
vino Thadeo con simple sermón 
haziendolas una, de muy desiguales, 
en la católica santa unión. 

25 

Con el precepto del santo Letrado 
inclino mis ojos allí do queria : 
bien como águila viendo que pia 
el hijo que lleva debaxo cansado. 
Luego de frente me fue presentado 
el candido Caucaso, monte famoso; 
no menos el Tauro, collado fragoso, 
según por el ayre se muestra elevado, 
puesto que fusco por ser nubiloso. 



A parte del Luro yo vi que corria 
el Tigre ligero, con poco reposo; 
y su compañero, muy mas vagaroso, 
hasta la fuente que los resolvia. 



322 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANo" 



Entre los quales yo vi que tenia 
Mesopotamia sus campos amenos, 
Ponto, y Caldea, con ella no menos, 
alli do primero del Astronomia 
hobieron noticia los sabios terrenos. 

Vimos el monte de Armenia patente 
do los tres hijos salieron del Arca; 
y toda la otra vecina comarca 
llena de reynos y barbara gente ; 
vimos la gran Babilonia de frente, 
de Semiramis segundo murada; 
y la que tres días por una jornada 
cuenta Joñas, de la yedra vírente, 
la penitencia por el predicada. 



Ariba se muestra con su Sinayno, 
do recibieron los pueblos Hebraycos 
altos y dignos preceptos Mosaycos, 
escritos con dedo del padre divino. 
Vimos el Libano monte vecino, 
de los Asirlos Asiro nombrados : 
con otros rencones, de pueblos dañados, 
por aquel hijo de Audalla malino, 
con sus carnales preceptos hallados. 

29 

Ya de tal forma la vista sentia, 
como quien mira con viso no puro: 
ni bien a lo claro, ni bien a lo escuro, 
según do se parte la noche del dia. 
Muestra la causa mi célica Guia , 
diciendo: No miras la noche que viene? 
Sale Chiron con el arco que tiene , 
ya declinada del todo la via 
de Polus y Castor, alli do conviene. 

CAPITULO TERCERO 

Do se ponen las penas purgatorias a los transgresores 
del tercero mandamiento , que es de guardar las fies- 
tas: y prosupone cotno habla con un caballero, y un 
mercader que penaban. 



Es necesario, pues nos anochece, 
que te dispongas en este camino: 
como quien pasa por el Apenino 
para Florencia, do Juan reflorece. 



Si grande fatiga tu mente padece , 
es necesario que tu la padezcas , 
porque la gloria mas alta merezcas : 
como la santa paciencia merece 
de las injurias añejas o frescas. 



Apenas habia su razonamiento 
abierto la santa católica calle , 
quando nos vimos a la boca de un valle , 
como de boca de lobo hanibriento. 
En torno sallan de su fundamento, 
bien como dientes, los riscos agudos; 
de yerbas y verde floresta desnudos, 
con las refriegas del frígido viento, 
que hace los montes helados y crudos. 



Sallan del vaUe muy gruesos vapores, 
según la hondura que se demostraba: 
con los vapores el ayre mezclaba 
rígidos flatos, e muy matadores. 
Y bien como suenan las ondas mayores 
quando se doblan y hieren la playa, 
tal resonaban, aqui en esta raya, 
unos lamentos y duros clamores, 
por donde la tímida mente desmaya. 



Temblando la boca del valle pasada 
vimos estar una grande laguna; 
sin influencia de rayos de Luna, 
ni menos de otro planeta lumbrada: 
asi muy escura, la vimos helada, 
llena de unos espíritus roncos; 
los quales estaban , asi como troncos , 
medio saUdos del agua gelada, 
bien como salen los juncos, o joncos. 



Roncos estaban , de los alaridos 
y tenazadas que daban sus dientes: 
hechos sus ojos asi como fuentes, 
que se destilan de caños perdidos. 
Vuelvo mis ojos no menos heridos 
con el dolor que de vellos sentia, 
y digo a mi santa católica Guia: 
Y quien son aquestos atan afligidos, 
que muestran la forma de tal agonía? 



I 



Luego responde su lengua prudente 
pnr el tenor que le fue la pregunta: 
l~s un convento de gente defunta, 
que tubo viviendo crismada la frente. 
Las fiestas solemnes del Omnipotente 
his quales debieran de santificar, 
alli presumieron de las quebrantar, 
dniíde les era muy mas conveniente 

u actos católicos solemnizar. 



Y porque tu mente mejor informada 
sea, con dichos muy mas abundantes, 
habla con uno de aquestos penantes, 
pues lo padece tu larga jornada. 
Luego me llego con lenta pisada 
por el orilla del misero charco: 
y vide un espiritu bien como barco, 
que tiene la popa en el agua salada, 
y en seco la proa, de forma de arco. 



Tal se cobria debaxo del yelo, 
puesta la cara y el pecho de fuera, 
como quien sale de alguna ribera 
nadando, si toca los pies en el suelo. 
A este me llego, con mucho recelo, 
hablando con lengua de balbuciente: 
ü anima, digo, muy mas que doliente! 
y que fue la causa de tu desconsuelo, 
por donde padeces la pena presente? 



Levanta la cara, después de sentido 
mi trémula voz, con amargo sospiro, 
''i(!n como hace con armas de tiro 
t trompillado después de caydo; 
lice, doblando su triste gemido: 
' tu que preguntas , y quieres saber 
duro singulto de mi padecer! 
• te suplico, después de sabido, 
que ruegues a Dios que me quiera valer. 



JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANO) 323 

La negligencia del bien , y locura 
de vanidades y cosas mundanas, 
hicieron las fiestas de Christo profanas, 
no reguardando mi ciega locura, 
las santas canónicas leyes Romanas. 



Yo so, me dixo, por mi desventura, 
un caballero de banda dorada; 
agora la tengo de yelo doblada, 
hasta que cumpla mi pena muy dura. 



Dexaba los templos a Dios dedicados, 
en los domingos y fiestas solemnes : 
dexaban los otros católicos bienes 
mis frígidas manos y pies apesgados; 
pero callentes y muy aliviados 
yo los sentia, sin otras pasiones, 
tratando los sacres , y vivos aleones , 
hollando los panes, y por los collados 
hechos de hombres ligeros cabrones. 



Ha cinquenta años y mas que yo peno 
en esta laguna mortal y tan mesta, 
y mas otro tanto de tiempo me resta 
para salir por el ayre sereno. 
Este gran charco de yelos relleno, 
no pienses que sean aquellos pantanos 
que dicen Estigias y Lagos insanos; 
ni menos el golfo que dicen Tirreno, 
do navegaron los primos Romanos. 

»3 

Son unas ciertas lagunas de penas, 
do penan las frias y tepidas almas, 
que frias ficieron sus obras y calmas, 
del santo trabajo que hace las buenas. 
Quando vistieron sus carnes terrenas, 
tobieron en poco la satisfacción, 
amarga la pagan por esta prisión; 
del esperanza católica llenas 
de la divina y eterna visión. 

Apenas habia su dicho complido, 
quando parece por cima del yelo 
una cabeza de candido pelo, 
como de cano muy envejecido: 
reclama con lagrimas el dolorido, 
diciendome: Tu que por este camino 
vas con el huelgo del padre divino, 
ruega por mi, pecador afiegido, 
por mis ofensas y trato mezquino. 



á 



324 



15 



Como los brutos galápagos suelen 
tener sus cabezas y cuello de fuera 
por los remansos de alguna ribera, 
si no les dan causa que hondo se cuelen , 
tal se mostraban y mucho se duelen 
las tristes cabezas por esta laguna 
contradiciendo su negra fortuna; 
hasta que vayan a do se consuelen , 
y mucho mas esta que otra ninguna. 

i6 

Y dixele: Quien eres tu que llorando 
reclama tu lengua con tanto dolor? 
Yo so, me dixo, muy gran pecador, 
que fue por el mundo contino tratando. 
Del huerto del Rey a la llana pasando, 
hize comienzo de mercadería; 
y fue tan creciendo mi sabiduría, 
que en todos los bancos de Flandes cam- 
hice muy llena la bolsa vacia. [blando, 

17 

Florencia, y Venecia la mucho mas dina, 
y Genova, con Solarona, León, 
Sevilla, Valencia, con el Villalon, 
mi trato sintieron, y mas en Medina. 
En Valladolid, a la Cuesta Platina 
tienda tenia de muchos brocados ; 
ganaba doblado por darlos fiados 
a cortesanos y gente condina, 
y con el usura los logros mezclados. 

Ay pecador! que con este cuidado, 
ni fiestas guardaba, ni misas oia; 
menospreciaba qualquier romería, 
con mis factores muy mas ocupado ; 
cerraba los ojos al pobre cuitado, 
con ansia hambrienta de multiplicar. 
Agora muy pobre no ceso penar, 
a los infiernos no siendo dañado, 
por una capilla que hice dotar. 

19 

Y pues que en el monte que mira las 
tienes entrada, según tu vestido, [Flores 
quando alli fueres , por Dios yo te pido, 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANo) 

que te recuerdes de tantos dolores, 
y digas a alguno de aquellos factores, 
que tratan los cambios y mercaderías, 
que piensen las aguas heladas y frias 
que los esperan, si de sus errores 
no satisfacen con obras muy pias. 



Dicho que hobo su razonamiento, 
debaxo los yelos se hunde alli luego, 
como la danza del triste Tariego, 
que hizo las mozas perder casamiento. 
Luego mezclada con túrbido viento 
viene de alto la candida nieve: 
esta del lago mortal me remueve, 
siendo mi santo Maestro contento, 
porque lo mas aflegido se pruebe. 



CAPITULO QUARTO 

Do se representa la tercera boca del Infierno, y pone 
las penas convenibles a los Simoniaíicos: y prosupo- 
ne como habla con un Pontifice, el qual no quiso 
decir su nombre , pero dice la causa de su perdición: 
y ponese la difinicion de la Simonia, y trata breve- 
mente de su materia. 



Como los Físicos con su presencia, 
alegran los lánguidos hombres enfermos; 
o como las guias, que saben los yermos, 
a los que se pierden por su negligencia, 
tal me senti con su gran reverencia, 
quando lo vide conjunto conmigo. 
La mano me toma, yo presto le sigo; 
y tal me llevaba su benivolencia, 
como a Thobias el Ángel consigo. 



Asi por el valle cruel tenebroso, 
fuemos hablando de aquellos tormentos: 
diciendo, de como los Diez Mandamientos 
guardar se debrian por Dios poderoso. 
En lo mas hondo del valle penoso 
oimos sonar unas ciertas quadrillas : 
asi como suenan algunas tablillas, 
y roncas gargantas del pueblo leproso, 
que pide limosna de fuera las villas. 



JUAN DE PADILLA 

3 
Baxamos los ojos alli do sonaba 
sta manera de nuevos sonidos: 
y quasi turbados mis cinco sentidos, 
muy herizado mi pelo crespaba. 
Alli por lo hondo se nos presentaba, 
mostrando sus dientes y bezos esentos, 
la boca tercera con mil detrimentos; 
muy furibunda se nos demostraba 
con sus nóvelos crueles tormentos. 



Un gran edificio la triste tenia 
junto consigo de forma de templo; 
el qual fabricado, según yo contemplo, 
fue con espensas de la Simonia. 
Como de horno de vidrio cobria 
su cobertura de dentro y de fuera: 
en medio por ara muy grande caldera, 
y mas la materia, que dentro hervía, 
de pez y resina mezclada con cera. 



Tenia sus puertas no poco patentes, 
correspondientes sus tristes aspectos 
a quatro rencones del mundo secretos, 
y por su diámetro muy diferentes. 
Otros postigos le vimos latentes 
colaterales en torno del muro; 
el qual se demuestra de fuera muy duro, 
pero de dentro las piedras candentes 
tenia con fuego sotil y muy puro. 



Bien como vemos los menesterosos, 
y pobres a puertas de templos pidiendo, 
unos mostrando sus llagas gimiendo, 
otros gritando sin ser furiosos; 
asi se nos muestran aqui lacrimosos 
ciertos rebaños de gentes inciertas, 
'.<\ lepra sangrienta del todo cubiertas; 
-i como vemos los santos leprosos 
y>n sus tablillas pedir a las puertas. 



Asi retiñian sus pérfidas manos 
como tablillas parejos dragones, 
con que hacian sus miseros sones 
por denotar sus intentos profanos. 



(el cartuxano) 325 

Era peor que de bubas o granos 
su fétida lepra, no menos maldita 
que fue la sangrienta del Escalonita: 
llena de vivos hervientes gusanos, 
según la hallamos de muchos escrita. 



Ved que hacian con ansia rabiosa 
los fieros dragones, después de tocados! 
dan en sus manos crueles bocados 
con dientes, y lengua muy mas venenosa; 
silbando con furia mortal espantosa, 
batiendo las alas, yo vi que saltaban 
cara los rostros de los que penaban 
aqui en esta pena, que digo leprosa, 
con duros singultos, según denotaban. 



Uno, con voz dolorosa reclama 
diciendome: Tu que deciendes y osas 
venir a las animas tanto leprosas, 
quien eres? y como tu madre te llama? 
Con esta dolencia tu lengua no brama, 
para que vengas a aqueste tormento: 
ni eres defunto, según el aliento 
que mueve tu pecho , bien como la rama 
movida con flato suave de viento. 

10 

Con la pregunta sotil que hacia, 
vuelvo mi rostro a mi santo Letrado, 
para que fuese por el avisado 
de la respuesta que yo le daria: 
el me responde lo que convenia 
que respondiese según su demanda; 
y luego me vuelvo de cara la banda 
do reclamaba la voz que pedia, 
y breve responde mi lengua la blanda. 



O anima triste que tanto te dueles ! 
si tu me dixeses primero quien eres, 
ya te daria después, si quisieres, 
cosa muy digna con que te consueles. 
Basta, me dixo, si puedes y sueles 
hacer lo que dices con otros cuitados; 
con estos que somos aqui reprobados 
es imposible, por mas que recueles 
las escrituras y testos sagrados. 



326 



JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANü) 



Y como no sabes el texto patente: 
nulla, dicente, in inferno redempcio? 
Esto reclaman Tomas y Vicencio, 
con el Rector de la madre prudente. 
Uno se halla que fue prepotente 
haber de la infera claustra salido, 

por ruego del gran Sacerdote que vido 
limpiar el espada del percuciente, 
y en su vaina la hobo metido. 

13 
Asi que tenemos del todo raida 
la gran esperanza de nuestro consuelo, 
bien como tienen los santos del cielo 
segura la gloria muy esclarecida. 
Asi que seria jornada perdida, 
buscarme las cosas de consolación; 
pues que mi culpa no pide perdón 
en esta misérrima honda manida, 
do tiene su reyno sangriento Pluton- 

14 

Y pues que no quieres tu nombre decir , 
ni menos do vas con aquese barbado, 

el qual yo conozco por grande letrado, 
pues supo ganar el eterno vivir: 
callando mi nombre, si quieres oir, 
quiero que sepas mi mala ventura: 
y mira primero mi negra tonsura, 
con la señal que la pudo cobrir 
de la tiara de trina figura. 



Yo de la Silla muy santa Romana, 
hice las cosas que nunca debiera: 
multiplicando por mala manera 
la triste ganancia, que pierde y no gana. 
La sangre propincua, mortal y muy vana, 
fuera la causa de tantos errores, 
haciendo a mis hijos muy grandes señores, 
y dando manera, por donde remana 
esta dolencia por otros menores. 

16 

Y porque tu sepas la triste dolencia 
como se pega de dentro de Roma, 
bien como hace la liquida goma 
quando se toca sin mas advertencia; 



y como la cruda mortal pestilencia, 
corruptos los ayres, al cuerpo se pega, 
tal corrompida la mente muy ciega, 
al alma se pega sin mas resistencia 
la roña semblante ya quando se llega. 

17 

Hobo principio del Circuncidado 
que tuvo la lepra cruel con afán, 
quando del Siró gentil Naaman 
hobo las joyas preciosas tomado. 
De aqui se nos hobo del todo pegado 
este pestífero morbo patente : 
de unos en otros, bien como simiente, 
va sucediente, por ser engendrado 
del avaricia mortal y doliente. 

18 

Esta manera de templo tenemos, 
todos aquellos que el vuestro perdimos; 
a veces entramos, a veces salimos, 
porque diversa la pena pasemos. 
Fueron sin medio los nuestros estremos, 
quando gustamos el ayre de vida; 
aqui por estremos la pena crecida 
sin intervalo cruel padecemos, 
aunque no sea por una medida. 



Veras la caldera por forma de ara, 
donde se funde la dulce pecuña, 
y donde se ofrece, después que se cuña 
con impresión de la falsa tiara. 
La verdadera se halla muy clara 
en la moneda del santo varón; 
por el contrario la hizo Symon, 
aqui do con ella jamas nunca para 
hervir en el hondo cruel calderón. 

20 

Luego reguardo con tales razones 
la negra caldera hervir a menudo, 
y lo que la mente notar aqui pudo 
en ella hervían muy ricos bolsones. 
Botavan por cima de los borbollones 
revueltos en forma de gruesos gusanos: 
como herviendo los cibos livianos 
saltan y tocan los vivos tizones, 
no socorridos de fuerza de manos. 



Y dixome luego: Veras el escote 
de la Simonía con todos sus males: 
alli, con los treinta dineros iguales, 
la bolsa cruenta del Escarióte; 
alli , de Safira su misero dote ; 
alli, de Jason el hermano de Onias, 
comprando la mitra fiel en sus dias; 
tal que su pueblo leal con azote 
lloraba las lagrimas de leremias. 



Luego del templo doliente botaron 
unos diablos crueles y feos, 
v toman a cuestas los miseros reos , 
y dentro festinos con ellos entraron. 
Otros leprosos de dentro sacaron , 
su lepra con llama de fuego mezclada: 
tomaron de fuera la triste posada, 
la qual los entrantes por buena dexaron, 
por ser la de dentro de pena doblada. 

23 

Y que te parece de como se trata 
la Simonía, me dixo mi Gu'a? 

Y que te parece de la Clerecía 
que por la pecuña lo justo barata? 
Veras donde viene y a do se remata 
su diligencia, su troque, su venta: 
veras si les pudo su mísera renta 
librar de la muerte, que siempre los mata, 
nunca cesando su brava tormenta. 

24 

Es Simonía, según su manera, 
una pestífera venta dañada, 
donde se vende la cosa vedada 

)r la católica fe verdadera. 
La Sínodo santa, que fue la primera, 
esto confirma sin otro debate: 
Acípite gratis, gratisque vos date, 
ande la plata y el oro de fuera, 
porque del todo la gracia no mate. 

25 

Y es Simonía tan mísero mal , 
([ue sin la pecuña las cosas sagradas 
muchas vegadas se dan solapadas, 
por los honores de lo temporal. 



JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANO) 327 

Anda con esto la mano fiscal, 

la boca no menos con sus promisiones, 

pactos anexos con mil condiciones: 

haciendo terreno lo espiritual, 

y mas temporales los célicos dones. 



26 

Aquí, porque sepas, con penas crueles 
penan con estos los tristes logreros; 
y penan los otros que son usureros, 
mucho peores que los infieles. 
Ved que mancilla! que siendo fieles 
del mérito santo se hacen ingratos 
con sus enormes y malos contratos, 
de la canónica regla rebeles; 
que hacen los buenos a Dios mucho gratos: 

27 

Asi que dexemos aqueste camino: 
ya no conviene que mas decindamos, 
ni menos conviene que nos detengamos 
mirando la forma del templo malino. 
El día se halla del Euro vecino 
con la presencia del Cancro nitente, 
ya por el Gange rebulle la gente, 
mostrando la fresca mañana su Signo, 
que suele mostrar por la parte de oriente. 

28 

Asi razonando me toma la mano, 
y puesto su rostro a la parte derecha, 
por una sendilla sobimos estrecha, 
cara la cumbre del monte cercano. 
Y bien como sube qualquiera no sano 
con el aliento del túmido bazo, 
tal yo sobia trabado del brazo 
del adahd y Maestro muy sano, 
hasta que pude subir un pedazo. 

29 

Pero la mente muy mas desvelada, 
y con la fatiga me carga de sueño; 
dándome cama de tronco de leño 
de unos podridos heléchos cercada. 
Asi que después que sentí reposada 
mí flaca persona, según convenia: 
Levanta, me dice la supera Guia, 
pues que tenemos tan grande jornada , 
quanto yo pienso que fue la de Helia. 



» 



328 



JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANO) 



30 

Asi me levanto no menos cuidoso, 
que se levanta camino de Roma 
el que renueva las postas y toma 
ligero caballo maguera costoso. 
Mi Guia , mirándome tan animoso, 
se goza, con dulce palabra diciendo: 
Con obediencia la mente corriendo 
gana la gloria con don frutuoso , 
y no con el ocio cevil y dormiendo. 

31 

Súbitamente, con estas razones, 
ya radiando la lumbre del dia, 
ambos tomamos la célica via 
debaxo dexando los graves terrones. 
A mano siniestra los siete Triones 
quedaban ya quando se vio mi presencia 
cabe la quinta que dicen esencia, 
fuera de todas las alteraciones 
elementales con su diferencia. 



Aquí se acaba el Tercero Triunfo , que es el del Apóstol 
San Judas o Thadeo. 



TRIUNFO QUARTO 

COMIENZA EL QUARTO TRIUNFO, QUE ES DE 
SAN PEDRO apóstol: CON LA CONMEMORA- 
CIÓN DE SAN PABLO APÓSTOL, EN EL SIGNO 
DE CANCRO 

CAPITULO PRIMERO 

Do sé pone la quarta sobida y triunfo del Principe de 
los Apostóles San Pedro, y de sus Llaves y Pontifi- 
cado, asi en Antioquia como en Roma; y de la vitoria 
que kobo de Symon Mago, y de Ñero Emperador. 



Como la dulce calandra volando 
entona su canto, subiendo su vuelo 
fazia la parte mas alta del cielo, 
con sus alillas sotil aleando; 
pero después de sobida, callando 
contempla la forma de aquella sobida; 
y con alegría mezclada su vida, 
muy vagarosa se viene calando 
fazia la propria terrena manida. 



Tal me sentia, después de sobido 
con las alillas de mi pensamiento, 
puestos mis ojos en el firmamento, 
de mi Maestro muy favorescido. 
El carro Lathonio del todo salido, 
entre los brazos del Cancro dorado 
mostraba su curso , muy mas elevado 
puesto en el auge, muy esclarecido 
con la presencia del sol radiado. 



El circulo alto que dicen Estio 
nos dividía con sus Azeninas 
el célico Cancro, teniendo las binas 
sobre la concha del rostro vacio. 
Su cinta mostraba Bootes el frió, 
con la hebilla que dicen Arturo, 
hacia la parte del bruno Coluro 
que tiene el aspecto con el señorío 
sobre la fuerza del Aquilo duro. 



Ya de la Ydra se nos demostraba 
la fiera cabeza del Cancro cercaija, 
pero nascida la gran Eridana 
ribera del todo yo vi que pujaba. 
La cabra su cola de pece bañava 
dentro las ondas del gran Océano; 
el Sagitario le iva cercano, 
bien como quando feroce cazaba 
en Elicone su rigida mano. 



Miraba de como la fulgida Luna 
aqui en este Signo su casa tenia, 
y como de Phebo la luz rescebia 
su cara, no menos escura que bruna. 
La casa de Roma que siempre fue una, 
la qual nos denota la dicha Lucina, 
de Christo recibe la lumbre divina; 
mucho mas viva que otra ninguna, 
que fuese criada por cosa muy digna. 



Esta, me dixo mi dulce Maestro, 
para principio de nuestra jornada; 
porque la casa de Pedro lumbrada, 
la via se tome sin otro siniestro. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 



329 



Hizo bien como piloto ya diestro 
que pone la aguja delante la vela, 
([uando de noche con su carabela 
va por el golfo que dicen el nuestro 
los de Tarifa con los de Marbela. 



Levanta la mente, me dice mi Guia, 
V abre tus ojos los interiores: 
veras otros rayos de gloria mayores, 
que muestran la gloria del Fi de Maria. 
Baste lo dicho del Astrologia, 
y mira derecho por el acendente: 
veras en el Cancro sobir prepotente 
uno que tiene muy gran señoria, 
sobre la digna Católica gente. 



Asi como rayo de sol luminante- 
que sale por nuve divisa de viento, 
que faze no menos que mas que contento 
el pobre desnudo que va caminante: 
asi de este Signo salió radiante 
gran resplandor de la cara de uno; 
en cuya presencia no pudo ninguno 
notarse de claro con el semejante, 
que faze contino lo claro de bruno. 



Era su silla muy maravillosa, 
donde muy alto sentado lo via, 
otra cabe ella yo vide vacia: 
de jaspe talladas por cosa preciosa. 
Hace tal piedra la mente graciosa, 
conforta no menos el viso turbado; 
y con esperanza, su verde mezclado, 
hace la mente sufrir toda cosa, 
fasta venir a lo mas deseado. 



Era muy rica la su vestidura, 
'^egun requeria su pontifical: 
i broncha tenia de claro cristal, 
ic perlas sembrada por la bordadura. 
Dentro tenia sotil escritura 
con cinco letricas en forma de cruz, 
la I con la E, y la S con US: 
y mas que salía de aquesta pintura , 
por claro matiz, una candida luz. 



Tenia su rica muy alta tiara 
un claro carboncol por la delantera; 
y mas a la parte que dicen postrera 
una real margarita muy clara; 
y mas un acates alli se declara 
tener a la banda dignísima diestra; 
y un adamante a la parte siniestra, 
la qual de contino lo duro dispara, 
y mas a fortuna muy dura se muestra. 



De quatro virtudes que son cardinales, 
daban las piedras muy clara noticia: 
Prudencia primera, segunda Justicia, 
que mucho mas honra los ceptros reales: 
las otras que muestra por colaterales, 
sunt ubicumque divine divicie, 
de temperanza íortisque millicie; 
y entorno tenian las letras átales: 
reposita es michi corona justicie. 

13 
No creo que fueron atanto preciosas 
las vestiduras del gran Sacerdote, 
hermano del Manso que fue gran azote 
de Faraón, y de todas sus cosas. 
Dos llaves iguales y maravillosas 
tenia por rica divisa potente : 
era la una del cielo fulgente, 
otra de nuestras miserias penosas, 
quando nos cierra la puerta patente. 

14 

Yo como vide tan maravilloso 
pontífice sumo, sotil radiante, 
siento mi viso muy mas cintilante, 
que siente quien mira lo mas luminoso. 
Invoco la gracia de Dios poderoso, 
Apolo privado de tal reverencia: 
O inefable divina Sapiencia, 
con el colirio de don virtuoso 
sana mi flaca visiva potencia! 

15 

Porque yo pueda, mejor alumbrado 
con el claror de tu rayo divino, 
ver a tan alto varón y tan diño , 
y mas conocer a tan sacro Perlado. 



330 



JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANo) 



Y luego repuso mi santo Letrado : 
Amen, asi sea, según lo demandas. 

Y con sus razones sotiles y blandas 
aqui me reprende, por desacordado: 

Y como no gustas las tales viandas? 

i6 

Y como no gustas, que vas navegando 
en la gran nave de aqueste varón ? 
Conosce, conosce tan digno patrón, 
pues que su barca te lleva remando. 
Va con anzuelo de Christo pescando 
los hombres humanos, según te pesco: 
este la piedra primera fundo 
del edificio, que va militando 
con la vandera que siempre venció. 

17 

Y tu, no conoces el Claviculario 
de Christo, que tanta potencia le dio, 
quanta consigo subiendo llevo, 
en el abrir y cerrar su contrario? 
Vuestro continuo cruel adversario, 
que va rugiendo bien como león, 
pierde las fuerzas y toda sazón; 
y con su flaqueza se halla muy vario, 
delante de aqueste divino Simón. 

18 

Este, las redes de hilo torcido 
dexo con la barca de pez y madera; 
tal que le dieron la muy duradera 
con el timón de los cielos venido. 
Con esparavel, de virtudes texido, 
contino vos pesca con mucho hervor: 
asi como hace qualquier pescador 
dende la popa del barco sobido, 
lanzando la red a la parte mejor. 

19 

La flaca memoria llevar no podria 
la suma de toda su magnificencia: 
pero digamos de su reverencia 
lo poco de mucho que Lino sentia. 
Las ovejuelas de la pastoría 
de Christo le dieron por digno pastor : 
tres mil recogió con su voz y clamor 
el dia que vino de alto la pia 
clemencia, con rayo de fuego de amor. 



Ved que pastor, y que multiplicar! 
que luego con este rebaño que digo, 
cinco mil junta llevando consigo, 
faltando la coxa , que quiso curar. 
El paralitico pudo sanar 
Eneas ; y mas que la Crisma bendita 
por este recibe Cornelio neofita; 
y quiso rogando la vida tornar 
a la Matrona muy santa Tabita. 



Era su sombra de tanta virtud, 
que los enfermos con ella sanaba; 
y mucho mas quando su ropa tocaba 
el que buscava perfecta salud. 
Crecia con esto muy gran multitud 
de las ovejas y fruto que dan: 
ved si debria de ser rabadán 
con el cayado de la celsitud , 
que rige contino los hijos de Adán. 



Tuvo la catreda santa primera, 
que fue de Anthioquia, por años septenos; 
quando Filipo con otros muy buenos 
la santa catoHca fe recibiera. 
Y veinte con cinco, por esta manera, 
tuvo la silla muy alta Romana: 
y con su doctrina la gente pagana 
el Mago conosce de dentro y de fuera, 
y mas su disputa sofistica vana. 

23 

Este pestífero Mago primero, 
hobo con este muy grande conflito 
en Jerosolima, donde fue vito 
con el resuello de Dios verdadero: 
a Roma se viene, delante de Ñero 
deificando su cuerpo malvado , 
haciéndose hijo de Dios consagrado; 
y mas que la prima virtud por entero 
era su nombre sin fin limitado. 

24 

Quiso probar su deifica vida, 
y su poderlo con célico vuelo; 
y menospreciando las cosas del suelo, 
comienza por alto hacer su sobida. 



JUAN DE PADILLA ( EL CAKTUXANO) 

Yo reclamaba con voz aflegida: 

O Pedro! diciendo, tu debes mandar, 

yo con la mente fiel suplicar, 
que sea muy presta su triste caída, 
y tal que no pueda tornar a volar. 



331 



25 

Ved que misterio de gran maravilla, 
que con el precepto de mi compañero 
cae, bien como cayo el campanero 
de la gran torre de vuestra Sevilla. 
Vero turbado, con mucha mancilla 
que hobo perdiendo varón de tal suerte, 
manda prendernos por reos de muerte; 
V luego la cruda Paulina familia 
en una custodia nos puso muy fuerte. 

26 

Pero Proceso con Martiniano, 
ya convertidos de su desventura, 
abren la puerta de aquella clausura 
donde nos puso Paulino Romano. 
Pedro se sale por el Apiano 
camino, do hobo su Dios encontrado: 
Quo vadis, o Domine? dice turbado. 
Sepas que vengo do sales tu sano, 
para que pueda ser crucificado. 

27 

Asi que se vuelve, con mucho hervor, 
• a comprendida la justa repuesta; 
luego nos prende la muy deshonesta 
imilia con auto de triste dolor. 
\gripa, Prefecto del Emperador, 
la la sentencia de crucificar 
ci Pedro, no menos a mi degollar: 
como Romano guardando el honor 
que a los Romanos se suele guardar. 

28 

Y llevan al Principe de los Christianos 
cil duro patíbulo del Vaticano 
monte, del regio palacio cercano, 
alli do clavaron sus pies y sus manos. 
Los fidelísimos santos hermanos 
vieron su gloria por don sublimado ; 
sale su flato muy glorificado 
mte los coros de los soberanos 
I antores, presente su Christo sagrado. 



CAPITULO SEGUNDO 



D¿ ¿a Conmemoración de San Pablo; y como dexo aqui 
al Autor, y se subió a sentarse junto con San Pedro, 
y como le envió a San Dionis su discipulo, para que 
le guiase, y le narrase de su vida y triunfo; y eso 
mismo, de los dos padres Adamy Abraham;y de otros 
Santos que estaban en este Signo del Cancro ; y hace 
una exclamación en loor de Roma ; y como dexo San 
Diotüs al Autor solo, y desapareció. 



Asi como suele salir mucho presta 
con sus alicas de pluma la vira, 
quando a lo blanco del hito la tira 
el ballestero con recia ballesta, 
asi muy de presto mi Guia modesta, 
el digno triunfo de Pedro narrado, 
me dexa subiendo de luz radiado 
cara la silla vacia repuesta, 
y junto con Pedro le vide sentado. 



Maravillado de tal accidente, 
y como dexado me hobo mi Guia, 
ved, según veo, que tal quedarla 
mi corazón y mi lánguida mente! 
Clamo de presto tras el acédente, 
con las palabras del buen Eliseo, 
quando Thesbites en carro febeo 
sobia, no menos que mas que fulgente, 
a lo mas alto del cielo que veo. 



Viame solo muy alto sobido, 
cerca del augico punto levado; 
muy temeroso de ser derribado, 
desvaneciendo mi flaco sentido. 
Temia los daños que hobo temido 
Dédalo, quando las alas de cera 
a Ycaro puso con pluma de fuera; 
pero muy presto se vido caydo, 
porque no tuvo saber ni manera. 



La cara de Pablo muy mas luminantc 
era que quando lo vide por alto 
venir por socorro de mi sobresalto, 
viendo la bestia de Belo delante. 



332 JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANO ) 

Levanto la voz, con sereno semblante, 
diciendo : Muy dulce , famoso Maestro, 
y que fue la causa de tanto siniestro? 
Y como me dexa tu mano pujante, 
siendo mi flaco sentido no jdiestro? 



Y no te lo dixe, Maestro, primero 
que me subieses al gran Vellocino, 
que no me dexases por este camino, 
siendo celeste fiel compañero? 
Señor, otra cosa ni pido, ni quiero, 
sino que torne seguro, sin pena, 
al monte siquiera de la quarentena; 
do satisfaga, si yo de grosero 
ofensa te hice que tal me condena. 



Apenas habia mi simple querella 
dado su fin, de la forma que digo, 
quando yo vide conjunta conmigo 
una cometa de forma de estrella. 
Oi razonar una voz en aquella, 
diciendo: No temas, no temas, hermano, 
esto dispone tu Dios soberano, 
el que la mente católica sella , 
con sello de gracia que tiene su mano. 



Fue necesario que Paulo subiese, 
porque su gloria te fuese notoria : 
el virtuoso decir de su gloria, 
cosa viciosa no dudo que fuese. 
Por este respeto, mando que viniese 
para decirte su vida preciosa; 
y como la tiene muy mas gloriosa, 
alli do tu mente, si pura se viese , 
seria por gracia de Dios virtuosa. 



Y porque no dudes de lo relatado , 
yo so la lumbre de San Dionis , 
que tengo la casa en el grande Paris , 
a do sin cabeza la hobe hallado. 
Deciplo de Pablo, por don sublimado, 
fui de tal forma, .sin plata ni moro: 
que las Gerarquias del célico coro 
con división de Noveno Tratado, 
tuve con tino por sacro tesoro. 



Este muy alto Varón glorioso , 
considerado su fulgido fin , 
viene del tribu de aquel Benjamín, 
que fuera viznieto del padre famoso. 
En Tarso Celicie , no mucho costoso, 
nació, hecho vaso primero de hiél , 
criado con letras de Gamaliel; 
pero después que se vio cegajoso 
copa se hizo de célica miel. 



Hilario te puede decir brevemente 
todas sus glorias y persecuciones , 
y como con vergas los duros sayones 
hirieron tres veces su cuerpo paciente. 
En Listro con piedras la pérfida gente 
le perseguía con Ímpetu duro; 
y mas en Damasco, no siendo seguro, 
en el espuerta de noche latente 
la cuerda le guinda por cima del muro. 



Ved el espuerta , si bien mereciera 
dalle renombre de mas perfecion: 
pues que del Vaso de gran elecion 
fue tan perfecta segura vasera! 
Bendita la mente, sotil espartera, 
que hace de esparto los vasos átales! 
significando los cuerpos mortales, 
pero de dentro, por alta manera, 
pone las copas que son inmortales. 



Este divino fulgente Varón 
en Jerosolima fue maltratado, 
y con las cadenas su cuello ligado 
delante del Festo se vio su quistion. 
Al Cesar apela, con justa razón: 
y por el camino su santa bondad 
padece tres vezes la gran tempestad 
que hizo la nave perder el timón , 
y los navegantes la seguridad. 

A Roma venido, delante de Ñero 
manifestaba su gracia divina; 
contradiciendo la parte malina 
del idolatría de Marte muy fiero. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 



333 



con el espada de Dios verdadero 
LcU combatía la regia corona: 
como si fuera el espada Tizona 
de vuestro Rodrigo, valiente guerrero, 
suflandole Eleazar por su persona. 

14 

Pero después que su gracia superna 

)bo de muchos alli triunfado, 
con el misterio que fue suscitado 
de muerto Patroclo de Ñero pincerna: 

l^orque sus cosas en breve dicierna, 
después de la grande vitoria del Mago, 
vino la hora de tal aciago, 
que prenden su santa persona muy tierna, 
con la de Pedro tragando su trago. 

15 

Ya la sentencia de muerte leida 
delante del pueblo cruel furibundo, 
ligan las fuertes colunas del mundo 
sostenedoras de nuestra caida. 
Alli, se despiden en fin de su vida 
hablando sus dulces y santas razones ; 
alli, los dividen los duros sayones, 
según el estrada les fue dividida, 
siendo diversos sus trites agones. 

Yo sigo mi dulce Maestro plañendo, 
hacia las aguas do fue degollado: 
habla la boca, su cuello cortado, 
el nombre de Christo muy claro diciendo. 
Salta la santa cabeza hiriendo 
la tierra tres vezes, abriendo las sanas 
y muy salutíferas Termas Fontanas; 
bien como candida leche saliendo 
la sangre de todas sus venas humanas. 

17 

De alto corusca la lumbre divina, 
'bre su lucido cuerpo tendido: 
.'go recibe su velo cogido 
intilla, la santa matrona benigna, 
•ata su vista! que fue tanto digna, 
le vido las muertas personas vivientes 
itrar por las puertas de Roma nitentes; 
i coronada su gloria condigna 
ic las eternas coronas fulgentes. 



18 



Y por confusión del muy crudo tirano, 
parece delante su misera cara 
mi dulce Maestro con veste preclara, 
probando la gloria del Rey soberano. 
Con estos misterios el Pueblo Romano, 
y mucha gran parte del ciego Senado, 
reciben la Crisma del Crucificado; 
y Ñero se queda no menos insano, 
que quando mandaba quemar lo poblado. 

19 
Decir por entero sus obras preciosas , 
seria contar las estrellas del cielo; 
asi que las dexo con este recelo, 
como quien dexa contar otras cosas. 
Basta que sepas, que las populosas 
provincias y gentes, sin Ímpetu grave, 
puso debaxo del yugo suave: 
viendo sus cosas muy maravillosas, 
abiertas con guardas de fulgida llave. 



Puso los Partos, y Medos, y Cithas, 
los Indos, y Persas, y los Africanos, 
y mas sobre todo los duros Romanos, 
sin otras mil gentes que no son escritas. 
Y porque concluya sus obras benditas, 
basta que sepas que fue de las gentes, 
simples y doctos y muy prepotentes, 
doctor excelente , que muy difinitas 
dexo las virtudes con letras patentes. 



Vemos el hierro muy duro ya quando 
lo tiene la fragua tomar la color 
que tiene la llama por alrededor, 
de duro haciéndolo liquido, blando. 
Asi de lo alto la llama suflando 
hizo de Pablo feroz y muy duro 
oro divino, tan fulgido, puro, 
que quanto mas i van en el martillando, 
tanto mas daba claror al escuro. 



O Ínclita Roma! tu debes gozarte, 
ca siendo maestra de muchos errores, 
eres agora por tales doctores 
bien doctrinada, repulsa tu arte. 



334 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO ) 



Ni Romulo pudo, ni Cesar, ni Marte 
darte perfecta la gran monarquia; 
agora la tienes con mas señoria, 
siendo cabeza del bien que reparte 
tu sacratísima gran prelacia. 

23 

En el principio de tu fundamento, 
con sangre fraterno tus muros untaste; 
agora con agua de gracia lavaste 
este segundo divino cimiento. 
Mayor es tu gloria según lo que siento, 
pues tu multiplicas en paz lo sagrado, 
que no las tres partes del mundo poblado 
que sojuzgaste con pecho sediento: 
la paz lo divino, tu sed lo dañado. 

24 

Y porque te sea muy mas manifiesta , 
la gloria que tienen los dos compañeros , 
mira dos padres muy grandes luceros 
que juntos se hallan en esta su fiesta. 
Es el primero, que muestra modesta 
su lucida cara muy mas que adaman, 
el Protoplasto que llaman Adán; 
y mas la segunda persona con esta 
del fidelísimo santo Abraham. 

25 

Uno fue padre de nuestra nación, 
que tuvo primero la ley de Natura; 
el otro principio de ley de Escritura, 
de los Hebreos que fueron y son. 
Este gran padre, llamado Symon, 
es fundamento de ley gratuita; 
no por las Tablas petrinas de Pita, 
salvo de dentro del buen corazón, 
por quatro fieles notarios escrita. 

26 

Ved que misterio muy maravilloso I 
que aqui se declara lo bien figurado 
por la figura del viejo tratado, 
dado por boca de Dios poderoso. 
La sacra tiara de Pedro precioso 
nos figuraba la mitra de Aaron ; 
y mas que delante del rey Faraón 
fue la gran verga del Santo famoso , 
espada de Pablo delante Nerón. 



27 

Veras el Lucero muy mas radiante, 
que da testimonio del Dios verdadero; 
asi como vemos que nace primero 
por el Oriente su mismo semblante. 
Aqui en este Signo lo vemos infante 
en el regazo de aquella Partera, 
que tiene de Virgen la sacra bandera; 
pero después lo veras ya gigante 
en Erigone por otra manera. 

28 

Los dos compañeros veras acordados , 
en el radiar de sus lucidas caras ; 
los quales por manos sangrientas, avaras, 
de Juliano los vi degollados. 
Están otros muchos aqui colocados: 
y mas sobre todos el tercio León, 
que hizo que Cario con el Aguilon 
juntase sus Flores, los ceptros doblados, 
de Francia con Roma por justa razón. 

29 

Asi como hobo su dicho complido 
el Dionisio fiel y prudente , 
desaparece muy súbitamente 
su resplandor de lo alto venido ; 
queda mi timido flaco sentido 
como persona que busca la puerta , 
viendo la vela por caso ya muerta: 
la grima le vence, con son afligido, 
siendo su casa de lumbre desierta. 

30 

Como de noche corusca del cielo 
súbita lumbre relampagueando , 
y hace su rayo sotil radiando 
que súbitamente veamos el suelo; 
pero tornando la noche su velo 
quedan los ojos asi como muertos: 
y tanto se monta tenellos abiertos, 
quanto cerrados a luz de señuelo 
que suelen de noche poner a los puertos. 

31 

Tal me hallaba sin la compañía 
de mi Maestro fiel enviada : 
quedaba mi mente muy mas eclisada 



JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANO) 



335 



K' queda la Luna de lumbre vacia. 
I)ien como ciego que pierde la via, 
mas el ministro llamado Guión, 
levanta mi lengua gemido sermón, 
como quien canta mortal elegia 
mezclada con lagrimas del corazón. 

32 

O dulce Maestro! mi pena doblada 
bla la causa de toda mi quexa: 
tu me dexaste, y agora me dexa 
la Guia segunda por esta jornada. 
Dime, que haga la mente velada 
sin adminiculo de claridad? 
Resta que pierda la seguridad, 
V caya bien como persona cuitada, 
sin esperanza, ni tranquilidad. 



CAPITULO TERCERO 

De como torna San Pablo a guiar al Autor: y como 
dícienden a contemplar las cosas del suelo: y hacen 
un viage sobre mar;y del naufragio que fizo la nave 
en que ivan, que es cosa de notar ; y como toman otra 
nave, que denota la de San Pedro, e vienen en Yta- 
lia, do se describe su Cosmografia. 



Bien como nauta que su perdición 
teme de noche, con Ímpetu grave 
de la tormenta que lleva la nave 
rota la vela con el artimon, 
luego reclama con alto pregón: 
San Telmo, San Telmo, socorre potente! 
res Cartuxo, varón excelente! 
luego por signo de la salvación 
irece su cárdena lumbre patente. 



Asi reclamando con ansia penosa 
viendo la causa de tanto siniestro, 
''lego socorre mi dulce Maestro 

»n su nitente persona preciosa. 

dice riendo con cara graciosa: 

como, Christiano, tu mente dudaba? 

toma mi mano según que tomaba 
Christo la mano de Pedro dudosa 
sobre las ondas del mar que pisaba. 



Asi convenia de necesidad 
que te dexase, me dijo su lengua; 
porque me fuera notoria la mengua, 
que pareciera con justa verdad. 
Era de Pedro la solemnidad, 
y junta la mia no menos sincera: 
y que se dixera, sino pareciera 
autorizando la festividad, 
que Roma celebra por una manera? 



Pero contempla de como conviene, 
siendo la hora de nona pasada, 
que caminemos por nuestra jornada, 
que hace muy breve quien no se detiene. 
Y pues que mi mano seguro te tiene, 
no tema tu mente siniestra caida ; 
y mas que conviene que tu decendida 
sea por agua del golfo, que viene 
a Roma de Creta la nave partida. 



Yo le respondo: Señor, tu clemencia 
hizo comigo según aqui veo: 
como la gracia del Rey con el reo, 
quando revoca su grave sentencia. 
Do quiera que fuere tu digna presencia 
iré tan seguro, bien como se vido 
tu compañero después de sobido 
en el navio, que sin la potencia 
de Christo se viera del todo perdido. 



Apenas mi dicho complido tenia, 
quando me vide repuesto suave 
en el tillado de una gran nave, 
a vueltas de otra fiel compañía: 
bien como gente que su romería 
hace por agua de mar con escafa, 
buscando la entrada del puerto de Jafa; 
o de la Coruña veniendo de Ungria, 
si mano cosaria no los engarrafa. 



Estaba la nave muy bien ordenada: 
apunto el entena con vela cogida, 
en forma de cruz en el árbol sobida, 
y toda su jarcia no menos parada; 



33^ JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANO 

un ancora sola en el agua lanzada , 

con el orinque tenia la proa; 
para que presto conjunta la boa 
fuese del diestro grumete levada 
dende la cimba, clamante: o o a! 



Cogida la grumina con su balanza, 
dieron alegres las velas al viento; 
mucho seguros del norte sediento, 
viendo señales de grande bonanza. 
Espuma la proa, las ondas avanza, 
sulcando las aguas la nave ligera; 
inflada su vela, por tanta manera, 
que no padeciendo ninguna tardanza 
hace su curso mejor que pidiera. 



Con prospero viento del Áfrico moto 
tomóse de Creta la propia derrota: 
el aura crecia por alto comota, 
mezclando su flato con Eurico noto. 
Asi navegando con nuestro Piloto, 
pasamos de Papho a la Centipolea, 
do Júpiter tuvo la cuna de Rhea; 
el Rodico monte no mucho remoto, 
de donde Coloso las naves otea. 



Asi navegando los golfos Tirrenos, 
Neptuno se leva con invido dolo , 
rogando que suelte sus vientos Eolo 
los temporales haciendo no buenos. 
Luego se alteran los ayres serenos, 
con Ímpetu grave del Austro movido: 
ocurre tonando Vulturno salido; 
turbanse en tanto las mares y senos, 
que puerto no queda sin ser combatido. 

II 

En partes diversas las ondas infladas 
se quiebran, luchando los rigidos vientos. 
Conmueven las aguas los hondos cimientos, 
y con las arenas se muestran mezcladas: 
rotas las velas, y mas desplegadas 
del coz y boneta con sobra de viento, 
corría la nave por el sotavento; 
las flacas entenas del todo quebradas, 
y mas el timón por mayor detrimento. 



Asi se levaba la brava marina , 
de forma que iva la nave ya comba; 
por mucho que daba contino la bomba 
diminuyendo la honda centina. 
Asi decorria la triste carina 
hacia la costa del gran Lilibeo, 
a vista del fuego que sopla Tipheo, 
pasando la furia feroz y Canina 
que Scila contiene con el Charibeo. 

13 
Nunca las naves del Teucro patrón 
asi recebieron tan grandes embates, 
trayendo consigo los dioses Penates 
dentro en Italia con el Ilion. 
Asi navegando con mucha pasión 
venimos a vista del Sardico suelo: 
el docto piloto con grave recelo, 
perdida el aguja por mas confusión, 
reclama pidiendo socorro del cielo. 

14 
Luego mi santo Maestro, sentidas 
sus miseras quexas, responde: Piloto, 
la nave y el mastel sera todo roto , 
pero las vidas serán guarecidas. 
En esto las validas ondas crecidas 
súbito dieron al duro través 
la naufraga nave con presto revés; 
heriendo la proa las peñas tendidas , 
y las elevadas el alto bauprés. 

15 

Asi la misérrima nave perdida, 
cada qual toma de los naufragantes 
tablas o remos, o cosas semblantes, 
con que guarecen de presto su vida. 
Una tablilla me fue concedida 
de mi Maestro por me guarecer; 
el no la hobo ni ha menester, 
ca presto se vido por alto sobida 
su digna persona con su merecer. 

16 

La tabla, me dixo después de salido, 
es la segunda de vuestro naufragio; 
agora haremos seguro viagio 
en el navio de Pedro regido. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANo) 



337 



i puesto que sea del mar combatido, 
y muchas vegadas de túrbidos vientos, 
aunque padezca dos mil detrimentos , 
jamas nunca teme de verse perdido, 
teniendo por remo los Diez Mandamientos. 

17 

Asi con aquestos venimos remando, 
ya declinando sus rayos el sol, 
hasta venir al hediente Pusol, 
a mano siniestra Gayeta dexando. 
El sacro Maestro me dixo, ya quando 
me vido quieto salido del mar: 
Esta es Italia que debes notar; 
pues que por ella la fe seminando 
pude su fruto remultiplicar. 

18 

Y porque te veo muy mas inclinado 
a las divisiones del misero centro, 
antes que salga la noche de dentro, 
seras de su nombre sotil informado. 
Ante Saturno de Creta lanzado 
por Grecia la Magna fue muy celebrada, 
después de Saturnio Saturnia llamada; 
agora su nombre por mas usitado 
Ytalia, de nombre de Rey consagrada. 

19 

A esta de parte del Austro la baña 
el mare Tirreno de contra Cartago; 

'.\ Adriático supero lago 
üe parte del Aquilo quando regaña. 
Los Alpes, y toda su brava montaña, 

parte del Céfiro la dividieron 
ae toda la Galia ; según que hicieron 
los Pirineos la parte de España, 
alli do los Scithas sus ceptros pusieron. 

20 

Son sus provincias, según representa, 
•ruso y Apulia, con toda Campania; 
a que las carnes ensarta Lucania, 
c hacen a veces la boca sedienta. 
m estas por mucho mas digna se cuenta 
fuerte Toscana, con la Lombardia: 
lo su Cartuxa retiene Pavia 
.auy sublimada con dotes y renta, 
I dada por mano del Duque Maria. 
Cauciobbro Castsllano. — Tomo 1. 



De la Savoya no mucho distante 
la brava Liguria sus montes estiende , 
y al Apenino las haldas ofende, 
y mas a Florencia por el semejante. 
Venecia la rica, feroz y pujante, 
tiene el aspecto a la Marca de Ancona; 
mucho sedienta de aquella corona 
que Ñapóles tiene, sin lo de Levante, 
y sin lo que tiene por cerca Verona. 

22 
Pero dexemos lo mas que se ofrece 
délo restante de aquesta materia; 
pues tienen pasado lo mas del Esperia 
los brazos del Cancro, según que parece. 
El tiempo ninguna tardanza padece, 
y mas que la Cabra muy mas diligente 
vemos que sube por el acendente; 
de forma que el Euro se nos escurece, 
Phebo traspuesto -por el Ocidente. 



CAPITULO QUARTO 

Do se representa en un llano un Purgatorio de los que 
ofenden en el quarto ynandamiento, que es de honrar 
a los padres ; y como hallaron a un Hermitaño soli- 
tario que penaba; y de lo que decia; y después un 
feroz gigante al pie de una sierra. 



Yo digo : Señor y Maestro precioso, 
pues que la noche tan cerca nos viene, 
a tanta fatiga pasada conviene 
dar intervalo de cierto reposo. 
El triste naufragio mortal y penoso 
dexo tan herido mi flaco sentido, 
que no reposando sera sometido 
al grave letargio muy mas peligroso, 
que hace la mente dormir en olvido. 

2 
No temas, o hijo! semblante dolencia, 
me dixo su santa persona graciosa: 
con dulce coloquio la mente reposa, 
doquiera que fuere su flaca presencia. 
Y bien como causa la mucha frequencia 
de los manjares los sueños pesados, 
asi los ingenios que son visitados 
de la divina muy dulce clemencia, 
velando se hallan muy mas reposados. 



33B 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO 



Asi razonando por una planura, 
fuemos un poco por una sendilla : 
como quien tira de cara Sevilla 
por su Marisma hallándola dura. 
La frigida noche, no menos escura, 
habia del todo tendido su velo, 
no menos las nuves velaban el cielo; 
pero hacia no poco segura 
nuestra jornada lo llano del suelo. 



Asi por la costa de cierto pantano 
llegamos a una muy triste cabana: 
sale de dentro con férvida saña 
una persona de pelo ya cano; 
asi como suele salir el villano, 
quando del huerto la barda corruta 
el caminante le hurta la fruta, 
y si la simiente sembrada de mano 
después de nacida le pisa la bruta. 



Reclama: Temprano, temprano pasáis, 
si sois los que suelen doblar mis pasiones : 
la noche no tiene sus dos quarterones 
complidos, ni uno si bien lo miráis. 
Si sois caminantes, decidme do vais ? 
Ca cierto vos digo, si vais adelante, 
al pie de una cuesta veréis ua Gigante, 
que con su presencia, por mus que sepáis, 
hará vuestra via de presto girante. 



A la cabana se torna festino, 
como gañan que declina la siesta, 
sin esperar de lo dicho respuesta, 
ya presumiendo de ser adevino: 
como persona tomada de vino, 
comienza roncando su sueño pesado, 
Dexalo, dice mi dulce Letrado, 
y no declinemos de nuestro camino; 
yo te diré quien es este cuitado. 



Asi nos partimos "de aquella ramada, 
o triste sombrajo según su manera, 
no deviando de aquella ribera 
que por el pantano sobia pegada. 



Esta persona maguera turbada 
que viste, me dice mi Guia bendita, 
fue de principio fiel cenobita; 
pero su regla sin causa dexada, 
tubo la vida del Anacorita. 

8 

La causa de tan indiscreta mudanza 
fue que no pudo sofrir su pasión 
la santa paterna sotil reprensión, 
que mérito pesa con justa balanza. 
Asi que, dexada la tal confianza, 
quiso en Egypto vivir solitario; 
su pensamiento le vino contrario, 
viendo las mil tentaciones en danza 
guiadas de vuestro cruel adversario. 



Danzaba primero por gran excelencia 
la voluntad con su propio querer, 
y porque pudiese mas presto caer 
fuera del termino de la obediencia. 
Danzaba no menos la poca paciencia 
de las pasiones de la sensitiva; 
su libertad se hallaba cativa; 
no menos el ocio con la soñoliencia 
muerta hacia la mente de viva. 



Asi por la forma que tuvo la vida, 
puesto que fuese muy mas solitaria, 
por quanto se halla que fue voluntaria, 
purga la culpa por el cometida. 
Asi que penando con pena debida, 
por intervalo de horas septenas 
son relaxadas sus fuertes cadenas , 
sin que a la vida muy esclarecida 
suba complidas sus miseras penas. 



Y quien son aquellos, le digo. Señor, 
que le doblaban sus tristes pasiones? 
Son, me responde, sus operaciones 
que eran siniestras al Superior. 
Estas, le doblan pesar y dolor; 
estas, le vienen por sus intervalos 
guiadas por unos espíritus malos; 
y las disciplinas que dan sin amor 
son muy sangrientos azotes y palos. 



Ved si dcbria qualquier religioso, 
que el mundo renuncia con toda su pompa, 
vivir de manera que no se corrompa 
lo prometido por Dios poderoso! 
Alabo en el yermo vivir lacrimoso, 
quando se vive so yugo reglado; 
en otra manera vivir apartado 
es un estado sotil, peligroso, 

tal no se fuese de Dios revelado. 

13 
A mano derecha por esta planura, 
y por las riberas de algunos pantanos 
penan algunos dolientes christianos, 
por sus escesos y mala ventura. 
Tubieron en poco la debida cura 
que se les debe a los propios parientes : 
digo, a los padres y madres vivientes 
según los preceptos de ley de Natura, 
con los escritos muy mas evidentes. 

14 

Y no solamente a los padres humanos 
son debitores los hijos carnales, 
■pero a los padres espirituales 
son obligados con duplices manos. 
Honrar y temer a los padres ancianos, 
alarga la vida con gran perficion: 
por el contrario lo hizo Absalon 
con sus intentos no poco livianos, 
que fueron la causa de su perdición. 

15 

Asi razonando mi célica Guia, 
venimos al pie de la cuesta siniestra: 
el vasto Gigante de presto se muestra, 
muy furibundo por medio la via. 
a seis codos muy mas qué Golia, 
loce tubiera no menos de chico 
¡uel que llamaron en Zafra Juanico, 
del Aldehuela de í)0ca valia, 
hijo de padre mas pobre que rico. 

16 

No discrepaba su grande visión 
• la que tuvo de menos Antheo: 
lus manos mostraba del gran Briareo, 
con todas las fuerzas que tuvo Sansón. 



JtJAN DE PADILLA ( EL CARTÜXANO ) 

Delante de aqueste cayera Milon, 
y otro qualquiera valiente gigante; 
asi como hizo de Turno Palante, 
herido por medio de su corazón 
con el encuentro de lanza pujante. 



339 



17 

Viendo mi guia su cara tan fiera 
y tan espantable venir denodada, 
levanta su mano de presto el espada, 
según con la bestia de Belo hiciera. 
Viendo el espada la vasta quimera, 
detiene su paso muy mas espantado 
que fue Lucifer del madero cruzado, 
quando lo vido por la delantera 
yendo con el Cananeo juntado. 

18 

Luego se infla su rígido pecho, 
viendo ligado su bravo corage; 
como quien guarda vedado pasage, 
quando le pasan por el en despecho. 
Asi reclinado su cuerpo derecho 
presto se hunde por una abertura, 
que hizo la tierra con tanta jatura, 
quanta la hizo en el yermo contrecho 
para Datan y su grande locura. 

Maravillado de tanta potencia 
quanta mostraba el espada de Pablo, 
la Subsequente palabra yo hablo 
súbitamente con gran reverencia: 
O inefable de Dios providencia 
disponedora de lo necesario! 
y como tan crudo cruel adversario 
cayo con la digna virtud y presencia 
de arma tan sola, sin otro contrario? 

20 

La fuerza divina de Christo muy alta, 
responde la cumbre de nuestro saber, 
hizo que tenga mi espada ¡)oder 
de forma que nunca falto ni me falta. 
La fuerza malina que vos sobresalta, 
on esta se puede muy bien refrenar. 
Su cruz y manzana, la fe, con amar, 
y con esperanza, virtudes que esmalta 
su fulgida hoja, por don singular. 



340 



Es una guarda que tiene Pluton 
este gigante que viste hundido: 
veremoslo presto penar abatido 
con otros elactos de su condición. 
Alguno de aquellos que pasa Carón 
con su barquilla, si se desmandaba, 
este sangriento lo descaminaba 
con deshonesto furor y pasión, 
quanto su vista cruel denotaba. 



CAPITULO QUINTO 

Do se describe la entrada de la guaría boca del infier- 
no, y la mas honda, puesta en el centro de la Tierra: 
y como estaba alli Lucifer caido de bruzas; y pone su 
figura^ y lo que hacia guando oyó nombrar el nom- 
bre de Dios poderoso; y como llamo alli una batalla 
de soberbios gigantes e diablos en su ayuda; y como 
fueron vencidos con la cruz de la manzana del espa- 
da de San Pablo. 



Asi comenzamos sobir a la sierra 
muy nuvilosa con pena y afán, 
como quien sube por San Adrián 
partiendo de noche de su Salvatierra. 
El bosque de hayas la senda nos cierra, 
pero con grande siniestro llegamos 
sobre la cumbre sin yerba ni ramos ; 
a causa que polvo, ni lodo, ni tierra 
tenia la peña que seca hollamos. 



Con la presencia de mi compañero 
daba la pena por bien empleada: 
vimos de frente la peña tajada, 
y muy elevada, por un agujero. 
Por este se lanza mi Guia primero, 
y con diligencia tomando su diestra 
mi frígida trémula mano siniestra, 
me guia bien como sotil marinero 
que por el Estrecho las naves adiestra. 



Al puerto de San Adrián horadado 
me semejaba la tal abertura; 
en partes estrecha su concavadura, 
y tal que llevaba mi cuerpo de lado. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO ) 

El agujero del Santo pasado, 
luego se muestra la honda cegama; 
alli do comienza Lipuzca su llama 
de las hornillas del hierro labrado, 
con fuerza de agua que no se derrama. 



Bien asi vimos, después de pasados 
el agujero del alto roquedo, 
una hondura con cierto robledo 
en torno de riscos no poco levados. 
Con trémulos pasos y descompasados 
alli descendimos por cierto sendero; 
hallamos el bosque, según por Enero 
se muestran las selvas y robles helados, 
las ojas caldas del verde madero. 

5 

Maravillado de tal novedad, 
dixe: Maestro, que puede ser esto? 
En Junio no hallo por glosa ni testo 
que muestren los arboles tal sequedad. 
El tiempo nos muestra la tranquilidad, 
hallándose Febo en el Cancro levado: 
vimos el roble vírente hojado 
ayer en la tarde con serenidad, 
agora lo vemos estar despojado. 



Según el discurso del Astronomía, 
me dixo de presto mi santo Letrado, 
es el opuesto del auge levado 
esta hondura que al centro nos guia. 
Y asi como Pedro en el auge tenia 
muy elevada su silla nitente , 
asi en el opuesto la tiene doliente, 
el que en el cielo poner se queria 
cabe la silla del Omnipotente. 



Y porque la gloria de Pedro parezca 
por humildad en lo alto sobida, 
por el contrario veras abatida 
la grande soberbia do nunca fenezca; 
y porque jamas en el mundo florezca, 
se puso en el punto del Ínfimo centro; 
asi su boscage se halla de dentro 
seco, de forma que siempre perezca 
su verde , teniendo siniestro rencuentro. 



Asi nos metimos por el robledal 
muy espantable según su manera: 
corria por medio la honda ribera 
de la muy alta montaña mortal; 
junto con ella por el pedregal 
tiramos contino con poco reposo; 
hallamos un pozo muy mas temeroso, 
el qual recogia bien como canal 
el agua del valle con son espantoso. 



El edificio que se demostraba 
era muy grande, de forma redondo, 
ancha la boca y estrecho lo hondo, 

tal que mi vista visiva turbaba. 
De peñas muy altas entorno cercaba, 
las fuertes paredes sin orden impares, 
con ciertos horados por los aladares: 
y bien como gran palomar semejaba 
la orden de sus agujeros dispares. 

10 

Asi como sacan sus cuellos de fuera 
las simples palomas por sus agujeros, 
tal se mostraban de fuera muy fieros 
rostros humanos de mala manera. 
Ecepta la cara con la delantera, 
estaban de dentro de aquellos horados 
los miseros cuerpos, y tan apesgados 
como con viga de fuerte madera 
capachos rellenos de cuescos quebrados. 



En medio del pozo, según parecía, 
vimos de bruzas estar aleando 
una muy fea visión, trabajando 
por levantarse maguer no podia. 
Las manos y cola de grado tenia, 

mas las espaldas atan escamadas 

)mo las sierpes de Libia conchadas ; 

como la Ydra su cuello tendia , 
con siete gargantas y lenguas sacadas. 



Las alas mayores que velas latinas , 
} de las morciegalas no diferian : 
dos vientos las alas batiendo hacian 
helantes las partes del pozo vecinas. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 34 1 

Por agujeros, resquicios y minas 
botaban helados y negros vapores: 
helaban las caras de los pecadores, 
doblando sus males y penas continas, 
y otros secretos tormentos mayores. 



13 

Tragaba la bestia por cada garguero 
una persona con mil estridores 
de los elactos y de los traidores, 
roida con dientes crueles primero: 
Mahoma, su torpe cevil mensagero, 
tragaba con Arrio profano varón ; 
Ñero, Cain, Julián, Calaron, 
y Judas salia por el agujero 
del que se dice hediente colon. 

14 

Cercaban entorno la bestia caida 
otras mil bestias maguer diferentes: 
y de su muy gran caida gimientes, 
y no de su culpa cevil cometida. 
No pienso que pluma ni mente leida 
podría decir ni pintar por entero 
la fea visión del caido Lucero , 
y de su maUna batalla vencida 
con la potencia de Dios verdadero. 



Piensa con esta visión, o letor, 
que sintiria mi flaco sentido! 
Súbitamente me vide caido 
al pie de mi guia con grande temor. 
Pierde mi rostro su vivo color, 
robando la sangre de todas mis venas 
las dependientes crespadas melenas 
de su cornuda corona mayor, 
y de sus profundas y tártaras penas. 

16 

Levanta, levanta del yelo de presto: 
y como desmayas? me dice mi Cuia; 
signa tu frente por tal agonia, 
que turba de dentro y de fuera tu gesto. 
Y como no sabes que tengo propuesto 
de nunca dexarte i)or este caos? 
Tengo la gracia muy alta de Dios, 
que placido puede hacerte de mesto; 
por ende levanta, diciendo: Theos! 



342 



Theos, Sabaoth! me levanto diciendo, 
y el Ínclito nombre de Dios, Elion! 
el qual invocado, la triste visión 
bate sus alas con furia gimiendo. 
Mi sacro Maestro me dice riendo: 

Y como no miras la bestia que gime ? 

Y como su cola no menos esgrime 
por levantarse, lo tal no sufriendo 
como tu lengua de nombres esprime? 

i8 

Suena de dentro muy grande zombido, 
como colmenas después de castradas, 
o como las aguas que van despeñadas 
a dar en el pozo que tienen seguido. 

Y dice de presto, con alto bramido: 
No tardes, no tardes, y ven, Efialte! 
Ten ese hombre , de dentro no salte 
nombrando los nombres de Dios infinido, 
por donde mi fuerza del todo me falte. 

19 

Yo te prometo gemada corona, 
porque me libres de tal sobresalto. 
No temas el rayo de Júpiter alto, 
ni la saeta del Fi de Latona. 
Venga contigo la fuerte Belona, 
y mas con cien manos el gran Briareo, 
el Minotauro me traiga Theseo 
porque me libre de aquesta persona, 
y vengan las Arpias con sangre Fineo. 



Apenas callaba la Bestia cruenta, 
quando sentimos muy gran terremoto, 
y todo su Ínfimo centro comoto 
la tierra por partes diversas rebíenta. 
Sale bramando, bien como tormenta, 
un esquadron de los fuertes gigantes; 
los quales estaban allí latítantes 
después que quisieron hacer el afrenta 
a Júpiter sumo feroz debelantes. 



Suena de presto su ronca bocina, 
incitadora de bélica saña: 
con ella retruena la brava montaña, 
su gélido suelo con ella rechina. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 

17 Grida la gente feroz, y malina: 

O Lucifer, Lucifer, no receles! 
Presto veras la venganza que sueles 
ver de los tales, sí no determina 
Dios otra cosa con estos fieles. 



Ya sabes la mala ventura que vino 
sobre nosotros, doblando los montes 
para subir a los dioses ínsontes 
a debelarlos con acto malino. 
No venga del cíelo según sobrevino 
furia de rayos con fuego mezclados, 
por onde seamos muy mal derribados 
otra vegada por este Averíno 
so los peñascos muy altos echados. 

23 

Con estridores y gran alarido 
ya se venía la fuerte batalla , 
con armas peores que hizo Misalla, 
ni otro que fuera muy mas entendido. 
O santo Maestro! por Dios yo te pido 
que presto me libres de tanto recelo, 
haciendo si quieres el súbito vuelo, 
que hizo la santa Matrona que vido 
el drago terrible venir por el suelo. 

24 

La gigantea batalla furente 
cerca del pozo profundo se junta; 
toma de presto el espada de punta 
mi sacro Maestro con mano potente; 
levanta la cruz del espada fulgente 
en alto, bien como la suelen llevar 
ante los cuerpos que van a enterrar, 
quando se pone por el presidente 
algún entredicho con su repicar, 

25 

Asi como vieron la cruz elevada, 
y súbitamente su luz radiante, 
cae primero Fialto gigante, 
y toda la esquadra por el allegada. 
Tiembla la boca del pozo gelada, 
y ábrese luego por mil aberturas: 
alli se hundían sus vastas figuras, 
alli recibieron la pena doblada, 
heriendo la luz sus personas escuras. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTÜXANO) 

26 Y dice: Caido del supero cielo 

fue Lucifer por su gran elación : 
asi los soberbios que fueron y son, 
y mas los traidores del misero suelo 
son derribados en este hondón. 



343 



Caian los tristes por muchas maneras: 
bien como quando del cielo cayeron 
los que los Angeles santos vencieron, 
en las batallas que fueron primeras. 
Quedaban algunos las caras enteras 
fuera del yelo, con ira bramando; 
otros las piernas en alto trepando, 
teniendo sus cuerpos y caras muy fieras 
de yuso, la bestia sangrienta mirando. 

27 

Viendo la santa divina victoria 
del furibundo convento siniestro: 
O mas que bendito, divino Maestro! 
dice mi lengua vulgar y notoria, 
esta hazaña de tanta memoria 
ya por un alta manera combida 
ser el espada muy esclarecida, 
y digna de tan serenísima gloria 
quanto la hace tu mano temida. 

I 

m No debes, o hijo, de maravillarte, 
Btie dixo de presto su digna presencia: 
de arriba nos viene virtud y potencia, 
y no del sacrilego pérfido Marte. 
Los célicos dones que Christo reparte, 
ncieron y vencen los tales conflitos; 
a.si que dexemos aquestos malditos 
con su dañada pestifera parte, 

on sus tormentos que son infinitos. 



CAPITULO SEXTO 

'omo partidos de aquella boca con mucha victoria, 
:ra salir del hondo valle hallaron un gigante ta- 
lado entre dos peñas: y dice la causa porque estaba 
■ li; y como lo suelta San Pablo con su palabra , y lo 
•xa libre. Y en esta boca se atormentan los soberbios 
traidores, y transgresores del quarto mandamiento; 
asi salen del profundo valle por un resquicio de 
ta peña muy alta. 



Asi nos partimos por cima del yelo, 
oí pozo dexado a la mano siniestra; 

1 esta me toma segura mi diestra, 
\ luemos hablando sin triste recelo. 



Los nombres de algunos yo bien te diria, 
I)cro ya hasta los siete que viste: 
los quales tragaba con acto rñuy triste 
la septiforme garganta muy fria. 
Ya viste no menos de como salia 
el Escarióte muy mas reprobado, 
por el hediondo sangriento horado; 
el qual tan amargo dolor padecía, 
quanto la bestia del pujo penado. 



Pero después que lo via salido, 
con rabia muy grande del parto hediondo, 
vuelve la bestia su cuello redondo, 
y trágalo presto con grande bramido. 
O mas que ninguno dañado, perdido, 
decia la bestia con indignación , 
y como me das tan amarga pasión , 
la qual redoblada padeces roido 
hasta las telas de tu corazón } 



Es la soberbia , según su decreto, 
y mas su pestifera triste dolencia, 
un apetito de propia excelencia 
considerado su ciego subiecto. 
Quiere lo claro, huyendo lo prieto, 
y es el principio de todos los males; 
prueban aquesto las angelicales 
sustancias, criadas del mas que perfecto, 
y Eva la madre de nuestros mortales. 



Estos que están en aqueste profundo 
fueron heridos de aquesta saeta, 
no governando por arte discreta 
su general apetito segundo. 
Al padre que hizo las cosas del mundo 
menospreciaron con acto malvado; 
fue Lucifer de lo alto lanzado, 
y mas por aqueste del huerto jocundo 
el Protoplasto se vi do privado. 



344 



Si deben los hijos con acto benino 
honrar de precepto sus propios parientes, 
mucho mas deben alegres o flentes 
honrar y temer a su Padre divino. 
Dime, de donde, de donde les vino 
el ser y la vida , virtud y razón , 
salvo que de este señor Elion, 
que puede hundir este mundo malino, 
otros haciendo de mas perficion? 



Asi de semblante materia tratando 
iba mi santo divino Maestro, 
quando sentimos al lado siniestro 
entre dos peñas un hombre bramando. 
Mi célica Guia me dice, ya quando 
siente las quexas del triste bramante: 
Aquel es el fuerte terrible gigante 
que viste hundirse, lo llano pasando 
del Solitario que viste penante. 



Yo te suplico, le digo, Señor, 
que le hablemos aqui de pasada; 
porque mi mente mas certificada 
sea de todo su grave dolor. 
Y pues que tu mano su grande furor 
hobo con fuerza fiel derribado, 
no dudo que, viendo tu rostro sagrado, 
diga de presto, con mucho temor, 
lo que le fuere por nos preguntado. 



Tu le pregunta, me dice de presto, 
y no te detengas con muchas razones; 
hizo la noche sus dos quarterones 
y medio, con punto vicésimo sexto; 
un quarto le queda, y un poco de resto, 
para que sientas el bravo león, 
como comienza por el orizon 
dar sus bramidos con rigido gesto, 
y con los incendios del Caniculon. 

10 

Como nos vido llegar a su lado, 
tiembla su cuerpo con toda su greña, 
y hace temblando temblar a la peña. 



JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANO) 

con el temor del espada tomado. 
Estaba gimiendo, muy mas apesgado 
entre dos peñas, con grave pasión, 
como acaesce en el santo Padrón 
al peregrino no bien confesado 
de las ofensas de su corazón. 



Con tenazadas y bezos temblantes 
abre la boca diciendo: Dexame! 
porque mi mala ventura yo brame, 
y mis infortunios la pena doblantes. 
Aqui me ligaron los fuertes gigantes 
porque les dixe: No vais do queréis: 
sabed que dos hombres humanos veréis 
con armas divinas asi radiantes 
que presto de aquellos vencidos seréis. 



Efialto me dixo: Tu perro judio! 
que les huiste por soto la sierra, 
no sabes que somos los hijos de tierra, 
y mas de Neptuno, ribaldo sandio.^ 
Hasta que sepas que su poderlo 
fue de nosotros del todo vencido, 
en este peñasco te dexo metido: 
vernemos victores, según yo confio, 
y con la victoria seras confundido. 



Pero yo vide muy malas señales 
a poco de rato después de partidos; 
y pienso que sean del todo vencidos, 
y mas sometidos a penas mortales: 
ca vide las peñas y riscos iguales 
cerca del pozo hacer movimiento; 
vi las estrellas del gran firmamento, 
y sobre los valles que son infernales 
luz radiante sin nuve ni viento. 

14 

Yo dixe: Maestro, según imagino, 
tal lo dexaron y mucho peor, 
que los que dexaron al buen Achior 
cerca Vetulia por mando malino; 
pero la casta Judit sobrevino, 
con el esfuerzo de Dios enviado; 
fue de su mano viril degollado 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANo) 



345 



el gran Holofernes, tomado de vino, 
de la luxuria no menos tocado. 

15 

Por ende, Maestro, muy bueno seria 
que libres aqueste de tanta prisión , 
porque levante con alto pregón 
*u gloria por esta montaña muy fria; 

vaya gridando con gran osadia 
- )bre la fuerte batalla vencida, 
a causa que sea muy mas confundida, 
diciendo: Fialto! veras si decia 
mentira mi lengua de ti no creida. 

16 
Como las peñas con gran terremoto 
unas de otras movidas se parten, 
asi las dos peñas en tres se reparten, 
las quales su cuerpo tenian inmoto. 
Levanta, le dixo mi santo Piloto, 
por ruego de aqueste fiel compañero , 
tu bruto poder, o gigante muy fiero! 
siendo de gracia divina remoto, 
poco nos puede dañar si yo quiero. 

17 
Levantase presto con mucha presura, 
tomando su rostro color de defunto: 
su cuerpo comparo comigo ya junto 
a rollo de plaza de muy gran altura. 
Levanto mis ojos a su catadura, 
bien como quando en el Betico rio 
miran la gavia del grueso navio; 
viendo la nava ya surta segura 
cabe la Torre del Oro no mió. 

18 

Y dixele: Dime, valiente gigante , 
dime quien eran, sin falta ni falla, 
los capitanes de aquella batalla 
tan furibunda, feroz y bramante? 
Repuso: Fialto les iba delante 
con Oto su hermano, no menos feroce; 
el gran capitán era Mares atroce ; 
y muchos ciatos de Roma tonante, 
los (}uales por hijos aquí reconoce. 

19 
Nembroth, ese mismo con ellos se junta, 
|uel muy elacto, cruel y blasfemo; 



y el cicople grande feroz Polifemo, 

según que mi poca memoria barrunta; 

otros peores con ellos ayunta 

la voz inefanda del grande Morgón; 

el rico no menos cevil Gerion 

con ellos su fuerza triforme conjunta, 

y otras mayores que las de Sansón. 

20 

Mi sacro Maestro, no mucho contento 
de la tardanza de tal flateria, 
diciendo sacrilega falsa materia, 
no continente fiel documento, 
dice: No sabes que tal parlamento 
nunca me plugo, ni menos me place? 
Oir semejantes novelas aplace 
al curioso sotil pensamiento, 
quando fingido poema rehace. 



Con mi compunto fiel corazón 
abaxo mis ojos con gran humildad: 
bien como hacen delante el abad 
los reprendidos con justa razón. 
Hiero mi pecho pidiendo perdón, 
y digo: Camina, camina, Señor, 
ca cierto conosco ser mal y peor 
hablar con aqueste cevil buzardon, 
dándole crédito de relator. 



Asi mi Doctor al gigante desdeña, 
y toma la via de nuestra jornada: 
subiendo comigo la sierra nevada, 
por entre los riscos muy grandes y breña. 
Subidos con mucha fatiga la peña, 
vimos estar una gran abertura; 
por ella se lanza con mucha presura, 
guiandome como guión, o la seña 
que guia batalla por senda segura. 

23 

Asi que después que me vide salido 
del abertura del alto roquedo , 
dixe: Mi dulce Maestro, no puedo 
pasar adelante de muy aflegido. 
Súbitamente me vide vencido 
de sueño pesado con mucha graveza , 



346 



cargando no menos de mi la pereza, 
como de hombre de poco sentido 
quando la tiene de naturaleza. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANo) 

TRIUNFO QUINTO 



24 

Espera mi Guia que yo reposase 
o necesario según la natura: 
ya reposado, con digna mesura 
me llama diciendo que me levantase. 

Y luego me manda que yo contemplase, 
con el ayuda del Verbo divino, 

la via mas alta de nuestro camino; 
porque la mente jamas desviase 
de la corona del célico sino. 

25 

Yo me levanto con gran diligencia, 
puesto que fuese del sueño primero; 
y vista la cara de mi compañero 
huye mi torpe cevil soñolencia. 

Y junta comigo su digna presencia, 
me dice: No miras el fulgido cielo .¡^ 
y mas las estrellas sin túrbido velo? 
Somos ya fuera de aquella dolencia 
que te ponia temor y recelo. 

26 

Como quien sale de grave prisión, 
que tiene consigo sospecha de muerte, 
o como la dueña parida convierte 
en gozo muy grande su fuerte pasión , 
asi mi turbado mortal corazón , 
con el seguro fiel que sentia, 
recibe de presto muy gran alegria; 
y mas con la fuerza del célico don 
la mente pesada ligera se via. 

27 

Con este divino resuello patente, 
y con el ayuda del santo Maestro, 
lanzado ya fuera qualquiera siniestro , 
sube de presto segura la mente. 
Subia no menos muy mas que fulgente 
delante mis ojos mi digno Guión: 
asi como sube con el aguilon 
que sale del nido, la madre prudente, 
dándole alas de mas perñcion. 

Aqui se acaba el Quarto Triunfo, que es de San Pedro y 
San Pablo, principes de los Apostóles. 



COMIENZA EL QUINTO TRIUNFO, QUE ES DE 
SANTIAGO EL MAYOR, EN EL SIGNO DE LEÓN 

CAPITULO PRIMERO 

Do se pone la quinta sobida de la contemplación: y 
como el Maestro incita al Autor a estar atento en 
esta contemplación y sobida; y como veen a Santiago 
el Mayor muy radiante sobre este signo de León , que 
denota el reyno de España. 



Como las perlas o piedras preciosas 
no resplandecen en partes escuras,, 
puesto que sean fulgentes y puras 
y con sus efectos muy maravillosas: 
conviene que para mostrarse graciosas 
rayos les hieran con tal claridad, 
que prive no menos la gran ceguedad 
del lapidario, que las virtuosas 
busca contino con sagacidad; 



asi para ver por el ayre sobido 
las fulgidas perlas de gran perñcion 
de la corona del alto León , 
que tiene con pelo de oro bruñido, 
conviene que rayo del cielo venido 
corusque mis ojos los interiores; 
porque mirando las perlas mayores, 
lumbre reciba mi ciego sentido 
para que pueda mirar las menores. 



O providencia de Dios inefable ! 
con el claror de tu rayo divino 
hiere mis ojos por este camino, 
con influencia de don favorable. 
O Musa divina! tu haz que yo hable, 
los grandes misterios de nuestro Patrón: 
las pálidas Musas del gran Elicon , 
con su fatidica voz delectable , 
deben callar en aquesta canción. 



El vaso precioso de gran eloquencia, 
vista la forma de mi petición , 
invoca no menos con digno sermón 
a la divina virtud y potencia. 



JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANO ) 

O mas que seráfica santa prudencia , 
destila muy dulce licor de tu fuente, 
porque su verso en el Signo presente 
estilo reciba de tal reverencia, 
(juanta requiere su gloria patente. 



347 



Luego las alas de mi pensamiento, 
iihj vidas con ayre de flato sereno, 
celeste hicieron de mucho terreno 
el frígido gusto de mi sentimiento. 
Pongo los ojos en el firmamento, 
con el precepto del sacro Letrado, 
considerando su cinto dorado, 
y como lo ciñe con el movimiento 
del cristalino primero causado. 



Miraba (le como por el acendente 
salia la crespa nitente corona: 
con el ardor que la tórrida zona 
por Ethiopia colora la gente. 
El Ariadna por el Occidente 
la suya muy rica sotil escondia, 
viendo de como tan presto salia 
el fuerte León con la suya fulgente, 
Febo gozando de su compañia. 



El Canis salia con el Procion , 
.^iendo la timida Liebre ligera, 
üien como quando por arte montera 
cazaba con ellos el gran Orion. 
La fiera cabeza con el cervigon 
!e la serpiente con el Ophiulco 
i trasponía el occidico sulco, 
lie sulca la proa del fuerte Burchon 
como las vegas arado Bubulco. 



El fulgido Febu yo vi que tenia 
[ui en este Signo su casa real; 
egun que la mano de Dios inmortal 
rdena las cosas por sabiduría, 
a mente si gusta de la profecía, 
es el León este Signo superno 
figura del otro que fue sempiterno; 
que vence contino según que decia 
la boca del santo profeta paterno. 



La tuba sonora de nuestra doctrina 
entona su voz con aquel armonía, 
con que las voces dispares hacia 
acordes con una sustancia divina; 
y diceme: Hijo, la mente declina 
de la terrena doliente morada , 
quanto se halla muy mas sublimada; 
donde los fuegos coruscos empina 
la gracia divina por nos invocada. 

10 

Por ende conviene que ya se levante 
el intelecto que dicen agente; 
porque las cosas mejor represente 
y ponga en el otro posible durante. 
La luz del primero sotil radiante 
en el segundo las hace sensibles; 
según los colores que hace visibles 
en el espejo la luz luminante 
los propios objetos que son perceptibles. 



Asi que resguarda, veras en el sino 
con el claror que te viene de suso, 
aquel por quien vido la Loba confuso 
su pensamiento, no poco lupino. 
Yo le respondo: Señor, imagino 
que sea la Loba, según aqui siento, 
la que los Toros y el Drago cruento 
vido vencidos con el Zebedino, 
triunfo condigno de merecimiento. 



Con esta sospecha la mente herida, 
y con el calor que remueve su pecho, 
reguardo la frente del Signo derecho 
del orizonte primero salida. 
Videla toda muy esclarecida, 
y con los rubinos sótil esmaltados, 
llenos sus fulgidos puntos y grados; 
y Ana sobre ellos muy alto sobida, 
con los triunfos del nieto ganados. 

13 
Y vimos a Diego, real Caballero, 
con la primera vitoria Lupina; 
a fuer de romero con el esclavina 
y con la venera en el santo sombrero : 



348 



JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANo" 



mas radiante que claro lucero, 
mostraba su rostro a la Gótica gente; 
y bravo león a los pies rugiente, 
sobre muy fuerte castillo de acero, 
insignia de nuestra Castilla potente. 

14 

Cercaban su trono muy mas radiando 
mil esmeraldas y claros balajes, 
tal que los altos y baxos follajes 
iban la obra sotil variando. 
Estaba delante su rostro mirando, 
como en espejo de gran perficion, 
los Santos benditos de nuestra nación , 
con melodia muy dulce cantando 
la susequente devota canción. 

15 
Cantemos acordes con lira sonante 
tu gloria muy grande, magnifico Padre; 
porque la cante Castilla la madre 
por nuestras Españas y mas adelante. 
Tu fuerte Galicia de presto levante 
su voz acordada, que nos represente 
tus dignos triunfos, tu mano valiente, 
o serenisima luz radiante, 
las fuscas tiniebras de nuestro occidente! 

16 

O Ínclito padre. Patrón glorioso 
de España la noble, feroz y notable, 
primo del hijo de Dios inefable, 
hijo de Virgen muy maravilloso ! 
O Zebedeo, renombre gracioso, 
hermano del Águila santa que vuela! 
O tu, beata real Compostela, 
que tienes tan rico tesoro precioso 
el qual por el mundo su fama revela! 

17 

Las consonas voces de aqueste su himno, 
con su discante sotil parecían 
a los Séniores que Sanctus decian, 
y mas Sabaoth en el trono divino. 
La mia con ellos , maguera no digno , 
levanto con fuerza del intimo fuego: 
O peregrino, seráfico Diego, 
para que cante tu canto benigno, 
entona mi tono con punto no ciego! 



18 



Alegre responde mi célica Guia: 
O tu beato, que asi conociste 
el santo Gallego, que tanto quesiste 
ver en Galicia con tu romería! 
cierto mi dicho prolixo seria 
decir lo que tienes en tanta memoria; 
basta que sepas aqui de su gloria, 
aparte dexando su genealogía, 
que tanto su fama la hace notoria. 

19 

Después que no pudo su digno sermón 
hacer mucho fruto de dentro de España, 
siendo la gente feroz de montaña, 
y muy discrepante de toda razón, 
al monte se vuelve del santo Sion, 
con siete discípulos ya convertidos: 
dexa dos otros fiel instruidos 
entre la barbara cruda nación 
a predicarles si fuesen oidos. 



CAPITULO SEGUNDO 

Do se pone su triunfo y martirio en Jerusalem: y como 
por misterio divino su cuerpo fue traido en España, 
y de la gloria de otros Santos que estaban en este 
signo de León; y como el Autor prosupone que habla 
con Santo Domingo, y demanda que le diga las cosas 
y hechos famosos de España, alabándole mucho su 
Religión. 



En Jerosolima la militante, 
contra la gente de Christo primera, 
este confunde por alta manera 
el Mago Sortiligo prestigiante. 
Fileto lo prueba con el litigante, 
y con la virtud que no tuvo contrario; 
que libre lo hizo de aquel adversario, 
quando se vido ya suelto delante 
con el contacto del santo Sudario. 



Ved que misterio de gran excelencia! 
El mal Hermogenes, después de confuso, 
sus mágicas artes compunto depuso, 
por el invocada la santa clemencia. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 

Este recibe de su reverencia 
el báculo santo por su defensión; 
temiendo las iras y la punición 
de los demonios y triste potencia, 
que muestran a veces por su confusión. 



349 



Luego la túmida pérfida gente , 
viendo señales de tanta virtud, 
menospreciada la santa salud, 
prenden al santo varón excelente. 
Abiatar, con su mitra nitente, 
manda que luego lo lleve Jozia 
delante de Agripa, que el ceptro tenia 
en Jerosolima pérfidamente, 
según el abuelo tenerlo solia. 



Por aplacer al Judaico furor 
da la mortífera cruda sentencia, 
y tal que llevaron su digna presencia 
íi degollar con infando clamor. 
O Diego! reclama con mucho hervor 
el Paralitico triste contrecho: 
levantase sano del misero lecho 
con la respuesta de tanto vigor 
quanto mostraba de presto su hecho. 



Responde Jozias muy maravillado 
con el misterio que vido patente: 
Christo es hijo del Omnipotente, 
y pide con lagrimas ser perdonado. 
El gran Sacerdote se vido burlado, 
viendo el escriba fiel convertido: 
'leí presidente le fue concedido, 
[ue fuese con Diego cruel degollado 
como judio muy desconocido. 



Asi lo degüella con mano cruel 
esta pestífera gente maldita: 
su cuello colora la sangre bendita, 
y la de Jozias conjunto con el. 
Primado recibe su muerte fiel 
sobre los once de su compañía; 
muerto convierte muy mas en un dia 
que no convertiera viviendo su piel, 
según lo que prueba su gran romeria. 



Ya sabes de como sin remo ni vela, 
guiada la barca sin viento marino, 
truxo su cuerpo por flato divino 
a Irla vecina de su Compostela. 
El resto la fama que tanto revuela, 
y con el Calisto lo hace notorio: 
esculto lo viste por su Consistorio , 
según acaece tener el escuela 
pintada la fama de algnü .i'h glorio. 



Pero veras a la abuela famosa, 
que mira a su Nieto con gran alegría; 
y tan radiante que la gerarquia 
no puede mostrarse muy mas luminosa. 
Veras a Maria la mas que graciosa, 
y tan encendida su cara muy viva, 
que ya denotaba la contemplativa 
vida, que tubo por mas virtuosa, 
que Marta la otra que dicen activa. 



Aqui resplandece la gran Mui-a.ita, 
con el triunfo del vasto dragón ; 
veras a la virgen de gran perficion 
Santa Práxedis no menos bendita. 
Y la que recibe de christonofita 
el agua del santo baptismo condigno, 
cerca del lago de Tiro Vulsino, 
la qual en Venecia conserva la crita, 
aunque lo niegue Torcello vecino. 



Aqui se mostraban sutil radiantes 
las dos Margaritas que son Sevillanas: 
en el martirio divinas hermanas, 
y en la pobreza fieles merchantes. 
O Sevillanos, que las semejantes 
tenéis por Patronas, según yo contemplo, 
y como no tienen Iglesia ni Templo, 
alli do sus cuerpos están latitantes, 
según de su prado tenemos exemplo? 

II 

Veras tu Lorenzo, muy mas encendido 
con el incendio del fuego christiano, 
que mata la brasa del luego tirano 
con el roció del cielo venido. 



35Ó 



JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANo) 



El crudo pagano se vido vencido 
del Philipino tesoro sediento, 
quando lo vido muy mas que contento 
sobre las vergas de hierro tendido, 
menospreciando su grave tormento. 

12 

Veras a Christoval , gigante varón , 
que reprovo tuvo su nombre primero; 
del Niño divino fiel pasagero 
con el espalda mortal y bordón. 
La física vera de Pantaleon, 
aquí se describe do nunca se borra: 
y el que las mentes de dudas ahorra, 
Lirio muy candido de tu nación, 
y gloria muy grande de su Calahorra. 

13 

El peregrino que hace la via 
por bárbaro reino do mal se govierna, 
si halla persona de lengua materna 
mucho se goza con su compañía: 
tal mi sentido terreno sentia, 
aunque de Pablo muy bien governado, 
que luego procuro coloquio privado 
con el hispánico Santo que via, 
de claras estrellas entorno cercado. 

14 

Mi digno Maestro, mirando mi cara, 
conoce la gana de mi corazón; 
la qual coloraba mi tez y facion , 
que muchas vegadas la causa declara: 
como persona que blanca se para 
con el muy súbito triste dolor, 
quando le falta virtud y favor 
del favorable, que presto desvara 
de la promesa mayor o menor. 

15 

Y dixome luego: Tu habla, si quieres, 
al excelente varón de tu patria, 
con reverencia de dulia sin latria, 
pero muy breve lo mas que pudieres. 
Si otros sus hijos con este tu vieres, 
debes notarlos por muy excelentes; 
los quales aclaran las nubilas mentes 
con su dotrina, si bien la leyeres, 
de los pasados y de los presentes. 



16 



Apenas habia su dicho cumplido, 
quando le vimos venir radiando: 
O tu, que de España saliste volando, 
me dice con dulce clamor y sonido, 
del Vaso divino muy esclarecido, 
de quien predicando recibo el oficio, 
recibes agora tan gran beneficio, 
viéndote firme por alto sobido 
fuera de todo terreno bullicio. 

17 
Bien como cerco que hace la luna, 
con abundancia de gruesos vapores, 
o como corona texida de ñores, 
que texe la buena segura fortuna: 
tal le rodean acordes a una 
en forma de cerco las candidas rosas, 
cogidas de plantas muy mas virtuosas 
que pienso que pueda ser otra ninguna 
de las plantadas por manos penosas. 

18 
Con el estrella sellada su frente 
en medio lo tiene su cerco de dentro: 
como los orbes su puntico centro 
que a todas sus partes se halla presente. 
Mostraba el aspecto no poco ridente, 
mirando sus hijos en gloria tan alta; 
y como su fama la orden esmalta 
de perlas preciosas con oro nitente, 
de forma que nunca su lumbre le falta. 

19 

Aqui Reginaldo se muestra primero, 
y como recibe la forma debida 
del habito santo, de lana texida, 
candido todo no menos sincero. 
Alberto segundo, Conrado tercero, 
y mas sobre todos, con huelgo divino, 
el Ínclito Santo llamado de Aquino; 
sin otros muy muchos que aqui no profiero, 
que ponen los hombros al gran Laterino. 

20 

O gloria de nuestra nación Castellana , 
o sacratísimo padre Domingo! 
no como debo tu fama depingo: 
falta la fuerza, no falta la gana, 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANo) 



351 



gustaste primero de la Cartuxana 
Fuente, según lo que prueba tu capa. 
Todo tu candido habito tapa, 
l)or denotar que la vida muy sana 
tal cobertura jamas la destapa. 

21 

Y pues que en el Signo del bravo León 
tienes tu casa con fulgida silla, 
dime de nuestra famosa Castilla, 
que tiene tan alto Señor y Patrón, 
las grandes hazañas que fueron y son, 
y dignos misterios de nuestros pasados; 
querria cantarlos en versos rimados, 
con la católica santa canción, 
que suelen los coros cantar ordenados. 



CAPITULO TERCERO 

De como Santo Domingo le enseña las armas de Cas- 
tilla: y como entorno dellas vería los Ínclitos fechos 
de los Castellanos , y doce Estandartes de doce casas 
de caballeros de Castilla , los guales rodeaban en ma- 
nera de pabellón el trono de Santiago; y como en 
torno del castillo de las armas , estaban las medallas 
o caras de los primeros fundadores de España. 



O tu que demandas y quieres cantar 
los fechos famosos de tus Castellanos, 
el Padre bendito de los Sevillanos 
podria tu tiple mejor entonar: 
pero tu debes de considerar 
el bravo león con el fuerte castillo; 
uno dorado, y el otro pardillo, 
según que lo suelen asi debujar 
en campos de blanco color y rosillo. 



En torno de aquestas insignias reales, 
que tiene por trono tu gran Zebedeo, 
veras debujados según tu deseo 
los Ínclitos fechos de tus naturales: 
digo, de aquellos que fueron leales 
ontra los moros en bélica puna; 
dexando la guerra civil y fortuna, 
que mueve contino discordias y males 
entre la gente que debe ser una. 



Con esta católica viva respuesta, 
vuelvo mi cara con gran reverencia 
diciendo : Maestro, tu dame licencia 
para notar la materia propuesta. 
Pláceme, dice, por ser muy honesta 
la petición de la santa pelea; 
ca siendo con fuerza fiel Zebedea, 
según lo denota su célica fiesta, 
razón lo permite que todo se vea. 



Con esta licencia la mente segura, 
levanta sus ojos los interiores , 
según acaece hacer los pintores 
los suyos mirando muy alta pintura. 
Asi que mirando, yo vi la figura 
del alto león, y castillo que via 
de fuera labrado de masonería, 
y mas de colores de tanta mistura 
quantas Apeles mezclar no podria. 



Bien como vemos los vivos colores 
del semicírculo iris del cielo, 
el qual por semblante de su parabelo 
otro reflexa con sus discolores; 
las superas nuves que son densiores 
por el herir de los rayos solares 
hacen los arcos colores dispares, 
dispares de menos vivez o mayores, 
aunque parezcan semblantes y pares. 



Asi los colores no poco fulgentes 
de las insignias de tanto valor, 
otros reflexan de menos color, 
guardada la forma de sus accidentes: 
los unos denotan a los prepotentes 
con la fineza de lo colorado; 
heriendo la lumbre por este costado, 
asi reverbera que hace patentes 
las diferencias de qualquier estado. 



Asi que mirando con mas atención 
los claros escudos con sus estandartes, 
los quales a Diego por todas las partes 
cercaban en modo de gran pabellón: 



352 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO ) 



lanzada de fuera qualquiera afición , 

aqui los ilustres y Ponces Leones, 

con sus dorados reales bastones, 

cercaban primeros el bravo León, 

del qual descendieron por sus subcesiones. 



De otros valientes aqui relucían 
las claras insignias de sus abolorios; 
las quales hacian no poco notorios 
los nobles solares de donde venian. 
Entre los muchos que alli parecían , 
estaban las flores de Francia venidas , 
y mas las Calderas de oro bruñidas, 
y los que la fuerte Cadena tenian , 
con otras banderas muy esclarecidas. 



Aqui los muy claros Vélaseos estaban, 
y mas los Mendozas, que mucho publiques; 
y los Almirantes, que dicen Enriques, 
con ancoras grandes que los denotaban ; 
aqui los Manriques se nos demostraban , 
y los de Toledo, si quieres mirar; 
los Pimenteles se deben notar, 
y los Figueroas, que ya se juntaban 
con los pendones del gran Aguilar. 



Otros valientes y nobles Señores, 
estaban acordes con los memorados; 
con sus divisas sotil divisados, 
las quales hobieron de sus genitores. 
Sus claras virtudes, sus hechos mayores 
bien denotaban la gran excelencia 
que se les debe, según la potencia 
que demostraron a los contendores 
de la católica santa clemencia. 

II 

Aqui sobre todos el Ceptro precioso 
con la corona Real parecía; 
digno de otra mayor monarquía, 
que fue la de Cesar señor poderoso. 
O Ceptro de España muy mas valeroso! 
aquel, a quien Mares fue tan favorable 
que* tanto en el mundo lo hizo notable, 
quanto lo hace la fama famoso 
con su fatídica voz inefable. 



Asi lo cercaban los altos pendones 
y claros escudos de los prepotentes; 
bien como cercan de noche fulgentes 
el polo primero los siete Triones. 
Al pie de su trono muy fuertes varones 
estaban con armas flagrantes armados, 
de fulgidas cruces sus pechos signados; 
ya denotando que sus corazones 
estaban de dentro con ellas sellados. 

13 
Con este triunfo la hallan contino 
los peregrinos de tierras estrañas, 
quando lo buscan en nuestras Españas , 
según hizo Cario con el Palestino. 
O si pudiese decirle divino, 
a reyno que tiene tan alto ditado 
como Salem el sepulcro sagrado; 
y Roma no menos el santo Petrino, 
del Ínclito Pedro del mundo primado. 

14 
El padre Domingo me dice: Ya mira 
las Zebedeas y santas victorias 
entre las muchas y claras historias, 
según el castillo de fuera lo gira: 
veras como doma contino la ira 
de la morisma su mano valiente; 
y como la Gótica fulgida gente 
tiene tan alta magnifica Sira 
por el Alférez de nuestro occidente. 



Como maestro de arquitectura 
que mira lo alto de algún edificio, 
trazando sus ojos según el oficio 
requiere, y su arte fiel y segura, 
asi que después de mirar el altura, 
lanza de presto los ojos intentos, 
mirando si bastan los hondos cimientos, 
sostenedores de la cobertura, 
y mas de las torres y muros esentos. 

16 

Bien asi hice, después de mirada 
la fabrica rica del grande castillo; 
lanzo mi viso maguera sencillo 
hacia la zanja de fuera labrada: 



JUAN DE PADILLA ( FX CARTUXANO) 

videla toda muy bien fabricada, 
con ciertas medallas de los fundadores, 
que denotaban a sus sucesores 
esta gran fabrica ser comenzada 
por serenisimos grandes señores. 



353 



17 

Con el favor de su digno precepto 
lanzo la vista, según me decia, 
cara la obra de masoneria, 
que sobra la pluma del mas que discreto. 
Ni Praxiteles con el Policreto, 
ni Obliab, semejantes labores 
hicieron; ni otros de los escultores 
que fuesen famosos en tanto respeto, 
quanto lo fueron sus obras mayores. 



Asi los Cetubales vide primero, 
los quales de Tubal hobieron comienzo: 
el gran Gerion demostraba su lienzo, 
con el aspecto que pintan a Ñero. 
A Hercules vimos, el grande montero, 
con las colunas que muestra Sevilla 
por fundamento de nuestra Castilla, 
después que ya hizo de mucho guerrero 
que Caco perdiese del todo su silla. 

19 

Estaba por orden , en rica medalla , 
Hispan y su fama no poco famosa, 
haciendo la fabrica maravillosa; 
el muro de Thebas con este ya calla. 
Otras figuras mostraba la talla 
del Ínfimo muro según parecía; 
las quales mostraban la gran osadia 
que demostraron en bien fabricalla, 
asi como digna de gran señoría. 



Asi que mirado su gran fundamento, 
y como tenia muy fijo su canto, 
en alto de presto mis ojos levanto 

>mo quien mira sin impedimento: 
tenia mi viso no menos intento, 
que tiene quien mira lo muy deseado: 
videlo todo muy estoriado, 
y mas el historia que hace contento 
el nuestro católico pueblo loado. 

Pahciohbro Castkllano. — Tomo I. 



CAPITULO QUARTO 



Do se ponen muchos (U los excelentes Reyes y Señores 
de España, que fueron famosos en las guerras con- 
tra los Moros so la capitanía del Señor Santiago, y 
despídese aquí Santo Domingo del Autor. 



Como los Beticos de la frontera 
huelgan oyendo las guerras Moriscas, 
mas que las otras que fueron ya priscas 
de los Romanos y gente primera; 
tal se holgaba mi mente grosera, 
mirando las guerras de mis naturales, 
y como delante las señas reales 
lleva la sacra muy alta bandera 
la mano de Diego con sus parciales. 



Los quales hobieron principio notable 
de la victoria que hobo Ramiro, 
con el ayuda del célico viro 
contra la gente de Dios execrable: 
asi que no cante mi lengua ni hable, 
sino los trances que muestran la gloria 
de los triunfos y clara memoria 
de este Patrón y Señor favorable, 
a quien se atribuye qualquiera victoria. 



Nunca batalla se hobo vencida, 
salvo con grita del gran Zebedeo; 
por tanto se debe , según aqui veo, 
ser a su nombre real referida. 
Vimos debaxo su seña tendida , 
los Ínclitos Reyes y grandes Señores; 
según en su sala los muestra victores 
la fuerte Segovia de peña ceñida, 
según hace Roma sus Emperadores. 



Vimos el santo Pelayo primero 
salir de la cueva con mano valiente, 
vista la fuerza del Omnipotente, 
contra Don Opas y su compañero. 
Este feroz y real Caballero 
sigue con pocos su gran poderio, 
domando su fuerza con áspero brío 
hasta ponellos alli en el otero, 
donde se hunden con el en el rio. 

•a 



354 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO ) 

5 En tanto triunfo seras sublimado, 

con tus hazañas y digna memoria, 
que los Cipiones con toda su gloria 
serán olvidados delante el Senado 
quando supieren tu magna victoria. 



El serenísimo Rey glorioso, 
Alfonso Católico se nos demuestra; 
y como su mano feroz y muy diestra 
gana gran parte del Reyno famoso. 
Este rehace con don virtuoso 
los Obispados y Clero perdido ; 
estaba con este muy esclarecido 
su hijo Fruela con vulto rijoso, 
y con la vitoria del Moro vencido. 



Vimos el Casto muy mas adelante 
con la virtud de su gran pudicicia; 
y como refrena la brava malicia 
de los Franceses y Cario Gigante. 
Tiene su mano la cruz radiante, 
hecha por dignas angélicas manos, 
sobre la potencia de muchos paganos , 
y del Mauregato por el semejante 
con el ayuda de sus Castellanos. 



Ordoño se muestra con mano feroce 
contra la fuerza de Muza pagano; 
mostróse su hijo que llaman el Magno, 
a quien la ventaja su padre conoce. 
Allende de ser a los Moros atroce , 
hizo hazañas de muy generoso: 
a Diego mostrando su rostro gracioso , 
sus grandes mercedes fiel reconoce, 
haciéndole templo muy maravilloso. 



A este sucede su hijo Garcia, 
delante del qual la Morisma desmaya , 
viendo vencida la parte Dayaya, 
y mar destruida su gran señoría. 
Mostraba Ramiro su gran valentía, 
puesto que fuese cruel a su hermano: 
aqui se mostraba sangrienta la mano 
del Ínclito Conde , que la profecía 
oyó de Pelayo devoto christiano. 



Seras por el mundo, le dixo, nombrado, 
habiendo victoria del gran Alnianzor, 
aquel furibundo cruel matador, 
que hobo de España gran parte ganado. 



Vimos el alto primero Hernando, 
que libra su tierra de ser tributaria; 
y como se dexa la parte contraria 
de la demanda, temiendo su bando. 
Mostróse Laines, cruel batallando 
con el resuello del Santo llagado; 
este, que hizo de muy esforzado, 
los barbaros Reyes asi debelando, 
que tema lo resto del mundo poblado. 



Tenia debaxo su fuerte persona, 
por pavimento de su rica silla, 
a Bucar y toda su grande quadrilla , 
los quales domara su hoja Tizona. 
Ved si merece fulgente corona, 
quando sus hechos exceden a todos 
quantos se pueden decir de los Godos; 
y mas de los hijos de aquella Belona, 
que muestran sangrientos los brazos y codos. 



Aqui se mostraba no poco famosa 
la gloria muy grande del Emperador; 
y la de su nieto no mucho menor, 
con su victoria muy maravillosa. 
Estaban las Navas que son de Tolosa 
al pie de la silla sotil esculpidas; 
con otras hazañas muy esclarecidas, 
que hace la fuerza de Dios poderosa, 
según se denota después de vencidas. 

13 

Aqui se nos muestra muy mas radiando 
en silla mas alta de masonería, 
digno de otra mayor monarchia, 
el muy christianisimo tercer Hernando. 
Gózate, noble Sevilla, mirando 
espejo de reyes muy maravilloso; 
el qual de captiva, con don poderoso, 
saco tu presencia del cielo suflando 
la gracia que hizo su cuerpo precioso. 



JUAN DE PADILLA ( FX CARTUXANO ) 355 

M I por alto con ellos entorno voltean ; 

asi los doctores su Santo rodean 
hacia la parte del cielo volando; 
el padre Domingo los iba cantando 
la gloria que todos con ansia desean, 
según que sus hijos lo van predicando. 



Estaba no menos conjunto a su mano, 
Alfonso su hijo con digna presencia; 
valiente en las armas, valiente en la ciencia, 
electo al Imperio muy alto Romano. 
Tenia su trono muy mas soberano, 
aquel de quien canta la fama su bien ; 
domando las iras del Almohacen 
con todo su regio poder africano, 
que truxo de Túnez y de Tremecen. 

15 

Aqui resplandecen los altos pendones 
del invictísimo quinto Hernando, 
digno de otro mas supero mando: 
con los invictos y bravos leones, 
el águila junta los fuertes bastones 
en el castillo, mostrando tal saña , 
que teme lo resto del reyno de España, 
y las infieles y crudas naciones, 
con las vecinas que son de Alemana. 

16 

Ved si se debe temer su potencia, 
quando la fuerte muy dulce Granada 
fue por aqueste Monarca ganada, 
y por Isabel con su mucha prudencia. 
Estos hicieron con su providencia 
salir de sus reynos la gran Judería; 
quebraron las manos de la tiranía 
de tiempo de marras, con sana conciencia, 
y mas sobre todo la gran Heregia. 

17 

El padre Domingo me dice: Ya basta 
lo que del alto Castillo notaste ; 
es imposible, que mente lo baste 
notar por entero su fabrica vasta. 
Tu tiempo caduca; tu vista se gasta 
para mirar semejantes labores: 
decir las historias de grandes Señores, 
menos conviene a la mente ya casta 
contempladora de cosas mayores. 

18 

Las golondrinas , que tanto chirrean 
considerando sus hijos y nidos, 
y mas y mas quando del nido salidos 



19 

Como se hobo de mi despedido 
el Padre Domingo con su compañía, 
vuelvo mi rostro con gran alegría 
al santo Maestro muy esclarecido. 
Fui de su dicho sotil prevenido, 
diciendo: Ya'vieron tus ojos mortales 
algunas historias de tus naturales; 
resta que vea tu vivo sentido 
lo que regieron sus ceptros reales. 

20 

Decienda por ende la mente levada 
con los triunfos que son Zebedeos, 
y suba los Alpes que son Pirineos, 
que miran a Esperia la muy celebrada: 
y luego que fuere de ti divisada, 
no te detengas con tus conoscientes; 
empiden a veces las débiles mentes 
en la católica santa jornada, 
y mucho mas presto los dulces parientes. 



CAPITULO QUINTO 

Como deciende el Autor a contemplar las cosas terre- 
nales, y describe perfectamente la Cosmógrafo de las 
Españas; y como el MaeUro amonesta al At4tor que 
basta ya lo contemplado de España, porque ya era 
tarde y anochecía. 



Como quien viene de tierras estrañas 

para su tierra la muy deseada , 
da su fatiga por bien empleada 
pasados los puertos y bravas montañas : 
asi se gozaron mis vivas entrañas, 
oido que hobe del Santo divino 
la certidumbre de nuestro camino, 
para las partes de nuestras Españas 
pasados los Alpes del gran Apenino. 



356 



JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANO 



Bien como sacre que poco se tarda 
en la sobida con la descendida, 
quando ya dexa la garza herida, 
toda sangrienta su pluma gallarda; 
asi mi sobida, si bien se reguarda, 
por el Balón y su dulce ribera, 
sube de presto no poco ligera 
sobre la cumbre de la Bella Guarda, 
que tiene debaxo la triste Junquera. 



Asi como suele mirar muy atento 
el atalaya de las almadrabas, 
no se mostrando las ondas muy bravas 
con la refriega del austrico viento; 
asi yo comienzo muy mas que contento 
mirar a la patria de nuestro poniente: 
y como la cerca la mar o tridente 
a parte del Euro por el sota vento , 
y por las Colunas y mar occidente. 



A parte del Ártico polo rodean 
los Pirineos su termino grande; 
porque la Galia ni pise ni mande , 
segim que los suyos pisar la desean. 
De alli de la Torre mis ojos otean 
la división de la Citerior; 
y mas adelante la Ulterior, 
hasta los Afros que Libia pasean, 
do vimos a Tanjer y Ceuta mayor. 



Y vi sus provincias, y como tenia 
el alto Zenit en el Rodico clima: 
Tarraconense se dice la prima, 
triunfo de la Cipiona valia ; 
tiene debaxo su señoría, 
a la marina, la gran Barcelona; 
y poco distante la fuerte Girona, 
Urgel y su campo, con Lérida via, 
y mas en la Sierra la Sacra Madona. 



Vi la segunda, no poco patente, 
que fue Celtiberia según los autores : 
tiene rencones y pueblos mayores, 
mas que ninguna de nuestro poniente. 



Es el antigua Castilla potente, 
do nacen las aguas del Ebro sabrosas; 
la Carpentana las hace famosas, 
viéndose el monte de Caco de frente, 
y Cesaragusta con todas sus cosas. 



A parte del céfiro flato se tiende 
la quarta provincia con nuestro Patrón ; 
y con las Asturias que fueron y son 
holladas de gente que bien se defiende. 
Y vi por la costa del mar, que deciende 
por la Coruña, sus puertos vecinos, 
y sus astilleros de robres y pinos : 
no menos el bravo León mas aquende, 
hasta los términos Salamantinos. 



Era la tercia Cartago la nueva, 
la qual del hermano del gran Anibal 
fue fabricada por cosa leal , 
según el Estrabo patente lo prueba. 
Esta provincia la Mancha renueva, 
y de ella Valencia la magna se saca: 
y vimos el signo de la Carravaca 
cerca de Murcia; no menos la cueva, 
que tuvo Toledo mas fuerte que Jaca. 



La Lusitania se nos demostraba, 
quinta por orden según parecía: 
el agua dorada por medio corria, 
la qual de Castilla primero manaba. 
Lisbona la noble se nos presentaba, 
y nuestra Serena con Estremadura, 
que cria la gente feroz y muy dura: 
vecina de aquella Señora que lava 
las maculas grandes de nuestra tristura. 

10 

O Reyna divina! si tu condición 
es consolar a los tristes y flentes, 
oye por estos versicos presentes 
mi lacrimosa fiel petición : 
este mi seco mortal corazón, 
asi me lo riegue tu dulce memoria, 
que nunca le falte la flor de la gloria, 
del que pariste sin pena y pasión 
por digno triunfo de nuestra Vitoria. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 



357 



La lietica vimos muy mas eminente 
sexta por orden a parte del Austro, 

puesta por contra del frígido Plaustro, 
por donde se muestra contino callente: 
cria no menos la bélica gente, 
y mas ios veloces caballos de silla, 
tiene por madre la grande Sevilla, 
y mas a la dulce Granada siguiente, 
y Betis a Cordova por el orilla. 



Pasado el estrecho del mar Gaditano , 
vimos la ultima que Tingitana 
nombra la gente fiel y chistiana; 
y la Mauritana del pueblo pagano: 
combaten las ondas del mar océano 
entorno su playa por el occidente; • 
aparte del Euro "combate patente 
el Baleárico Mediterrano, 
quando el estrecho se muestra valiente. 

13 

Y vimos sus montes, y rios caudales, 
Ebro con Miño, Gallego lo pruebe; 
y Duero, que todas las aguas se bebe; 
y Betis y Anna, maguer desiguales; 
Tejo que lleva los ricos metales, 
prueba lo mismo según aqui veo; 
y cabe Sidonia su triste Leteo, 
aqui do Rodrigo perdió sus reales, 
y fue peregrino por cerca Viseo. 

14 

La gran excelencia de nuestras Españas, 
excede la pluma de los oradores; 
y mucho mas estos versicos menores, 
considerando sus cosas tamañas. 
Fértiles tiene sus grandes montañas, 

mas los collados y vegas amenas; 
'le todos metales abundan sus venas, 
y dellos reparte por tierras estrañas, 
haciéndose rica con doblas agenas. 



Basta, me dixo u 



II .jiiiiL'; i'l Li, lusí», 



contemplado del suelo materno: 



duro lo halla muy mas que no tierno 
aquel que lo dexa por Dios poderoso. 
El habito hace muy mas virtuoso 
la mente que ama la patria superna: 
esta la vida segura govierna 
aqui en este suelo, mortal y penoso, 
que muchas vegadas las almas enfierna. 



Asi que tiremos por nuestra jornada, 
y dexa la patria con sus moradores. 
A parte del Euro los montes mayores 
declinan su sombra de Bruno tocada; 
ya la Corona muy alta dorada 
muestra su lustre a las cefiras ondas; 
las quales Aquario muy mas que no hondas 
muestra, vertiendo la Urna pesada 
la gran abundancia de gotas redondas. 

17 

El qual en la casa del cielo primera 
con el crepúsculo solo se halla: 
por el Catayo la gente ya calla, 
viendo la húmida noche de fuera. 
Pero la cefira grande ribera 
levanta los húmidos gruesos vapores, 
que hacen a veces diversos colores 
del arrebol , que reflexa el esfera 
siendo las nuves allí densiores. 

18 

Porque los rayos solares tocando 
las fulgidas ondas o claros espejos, 
en el opuesto reflejan parejos 
las partes escuras sotil radiando: 
las nuves opuestas se van colorando, 
tocando las aguas el sol declinante; 
y con rubicundo color semejante 
el dia siguiente se va denotando 
ser muy sereno por nuestro levante. 



Asi razonando mhm \ p¡u<ii uic 
el Vaso precioso de sabiduría, 
vimos a Febo que ya trasponía 
la ultima tille del mar occidente. 
La hora noturna se muestra patente 



358 



JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANO ) 



ftiscando la vista de las atalayas ; 
las barcas y redes conocen las playas : 
y tal me convino hacer de presente, 
faltando a mis ojos las fulgidas rayas. 



Asi que dexamos la bella reguarda: 
y por el alcor de la supera cumbre 
tira mi Guia sin senda ni lumbre , 
a mano siniestra Junquera dexada: 
de riscos y piedras gran parte pasada 
venimos en una planura doliente, 
que paramo dice la rustica gente, 
o teso, do mora muy mas el helada, 
quando Bóreas lo hiere de frente. 



Yo caminaba con tal agonia, 
bien como hace de noche en invierno 
el traginer, que la cuesta del cuerno 
pasa nevando sin senda ni via. 
Esfuerza, me dixo mi célica Guia: 
aqui no pasamos las ondas marinas, 
ni vemos que solo sin senda caminas 
la Palomera de Avila fria, 
heriendo la brisa las sierras vecinas. 



Y piensas que estas en la Sierra Morena, 
cerca de Huesna, ribera que corre? 
alli, do la villa debuxa su torre 
con el halcón y perdiz mucho buena? 
Agora no miras la Breña serena, 
según que la miras alli del otero, 
que fue de don Pedro castillo roquero, 
y agora la casa no menos amena 
que fue de muy fuerte notada primero. 

23 

AlH, tu contemplas con ojos atentos 
los estelíferos cursos del cielo; 
aqui, por aqueste misérrimo suelo, 
contemplas sus males y sus detrimentos : 
alli, tu contemplas los altos asientos 
de los Beatos que vas debuxando; 
aqui, vas con ojos mortales mirando 
estos horribles y duros tormentos 
de los culpado*^ que vas divisando. 



CAPITULO SEXTO 

De como hallaron al Rey Don Rodrigo en un gran 
cenagal, penando y llorando su grave pecado : y como 
vino alli súbitamente el Rey Pelayo , y dixo la causa 
de la pena de este Rodrigo ; y cuenta Pelayo breve- 
??iente la destrucción de España, que es cosa de dolor.. 



Como gemido de parturiente, 
por intervalo de grave dolor; 
o bien como hace qualquier pecador 
quando se muestra fiel penitente, 
tal por un légamo súbitamente 
vimos gemir un varón atollado, 
puesto su rostro en el cielo estrellado, 
como quien pide del Omnipotente 
socorro con ansia de ser ayudado. 



Hasta la cinta lo vide sumido 
en un tremedal de hediondo regajo: 
aqui lamentaba su mal y trabajo, 
y todo su tiempo muy mal espendido. 
Su manto muy rico de oro texido, 
y mas su corona y el ceptro real 
vimos encima de aquel cenagal; 
y el como pobre de pardo vestido, 
o como gañan de muy duro sayal. 



Hería su pecho , diciendo : Señor ! 
de pena que tanto mi anima grava 
fue causadora la misera Cava, 
haciendo mi nombre de grande menor. 
La sangre muy alta me daba favor, 
y mas la potencia ponia en efecto 
lo que prohibe tu santo decreto ; 
y mas el Romano divino Pastor, 
que tiene las veces del mas que Perfecto. 



Oido que hobe su triste lamento, 
con lastima grande de tanto siniestro, 
vuelvo mi rostro a mi digno Maestro , 
y digo con ansia de mi pensamiento: 
Este que gime, según lo que siento, 
y mas su loquela que lo manifiesta, 
es de la dulce Castilla modesta; 
el qual , padeciendo mortal detrimento, 
amargo se muestra muy mas que el hiniesta. 



Dame, le digo, Maestro, licencia 
para que hable con esta persona, 
y sepa del ceptro real y corona, 
y como le vino la tal impotencia. 
El Vaso precioso de santa prudencia 
repuso: No quieras, o hijo! saber 
lo que te puede mas fuerte doler, 
lue duele la gran elyaca dolencia 
quando se causa de mucho comer. 



Yo tengo, le digo, señor, corazón 
para sufrir semejantes dolores: 
si como sufren los grandes señores 
los infortunios de su perdición. 
Incita tus ojos a lamentación , 
me dice mi sacro Maestro bendito; 
pues quieres ponerte en aqueste conflito, 
que turba los vuestros que fueron y son 
con la memoria del pueblo maldito. 



Asi razonando, me junto de presto 
a aquel tremedal y persona penante; 
el qual, como vido mi cara delante 
esconde la suya con lloro modesto. 
Descubre, le digo, varón, ese gesto, 

dime quien eres con cara serena; 
ca puede mi Guia de toda tu pena . 
darte remedio, sin glosa ni testo, 
según hizo Christo a la gran Madalena. 



Dexalo, dexalo, viene gridando 
un rutilante real Caballero: 
no como hace qualquiera montero, 
que: tómalo, tómalo, dice cazando. 
Asi que yo vuelvo mi cara ya quando 
-lento la voz que de cerca venia: 
ICsperalo, dice de presto mi Guia, 
a puedes con este mejor razonando 
-aber quien es ese varón que gemia. 



Este nie dice, después de llegado, 
lime si vienes de tierra de España? 
' )ue buscas, o quieres por esta montaña? 
. quien es aquese que viene a tu lado? 



JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANO) 359 

Yo le respondo , maguera turbado: 

No cumple que sepas quien somos, ami«^^o: 

pero tu dime, es este Rodrigo, 

que tovo de Godos el ultimo grado, 

y fue de si mismo mortal enemigo? 



Como quien oye de su perdimiento, 
que viene después de la prosperidad, 
según acaece de la tempestad, 
que viene postrera del rigido viento, 
sospira muy alto con el sentimiento 
que siente de todo su tiempo pasado: 
atal hizo este Rodrigo culpado, 
oido que hobo mi razonamiento, 
puesto que breve según su pecado. 



Y como quien suelí: muy aiio leer 
la grave sentencia del hombre no diño, 
atal hizo este varón que nos vino 
gridando por causa de nos detener. 
Dexalo, dice, cruel padecer, 
y purgue sus males y graves pecados; 
pues que los reynos de España nombrados 
por este perdieron su grande poder, 
subjecto a las armas de los renegados. 



Y dice la causa de su desventura, 
según que la fama común lo publica: 
que fue la secuela del triste Vitica, 
en parte siguiendo su ansia no pura. 
Abrió de Toledo la gran cerradura, 
do vido la tela con bultos pintados, 
muy espantables y muy divisados; 
y junto con ellos la tal escritura, 
que hizo los gestos allí demudados. 



Asi demudaba su cara serena 
Rodrigo, leida la letra latina: 
bien como hace persona no dina 
oyendo la causa que mas lo condena. 
Ni creo que hobo tan súbita pena 
Roma, con todo su alto Senado, 
quando Aremino les hobo tomado 
el Cesar; de donde sus huestes ordena 
contra Pompeo no bien fortunado. 



36o 



JUAN DE PADILLA 



14 



Estos visajes horribles que digo 
devastan a España por mando de Olid: 
y el conde maldito, por gran adalid, 
bien como crudo mortal enemigo. 
Cae la gloria del magno Rodrigo , 
y la de los Godos sus antecesores; 
los quales contino se vieron victores, 
y de su victoria se da por testigo 
a Roma la santa con sus oradores. 

15 

Y bien como teme la frígida sierra, 
y sus moradores el cielo tonante ; 
asi de la Gótica fuerza belante 
el siglo temia, por mar y por tierra. 
Agora por su desventura la guerra 
del moro Tarife , con el Julián , 
la hunde mas honda que la de Natán; 
y toda la gloria christiana destierra 
de nuestras Españas con pena y afán. 

16 
Asi que destilen tus ojos mortales 
húmidas lagrimas, considerando 
la guerra cruenta y el mal inefando , 
que vino por todos los pueblos leales : 
Iberia quedaba cubierta de males , 
vacia de pueblos , y llena de sangre ; 
huyendo moria la gente de hambre, 
no menos los ricos que los comunales, 
sin oro ni plata, ni menos alambre. 

17 

Las vírgenes sacras y santas matronas. 
y las conyugadas que hijos parlan, 
fuerzas inormes aqui padecían 
de las infandas horribles personas. 
Al Clero rajaban las dignas coronas, 
y mas profanaban los templos divinos: 
muertes, prisiones, y robos continos; 
y mas reservaban las fulgidas donas 
para sus fétidos auctos indignos. 

18 

Nunca tan gran exterminio hiciera 
el rey Antioco, sin flota ni nao, 
quando guiado por el Menelao 
la santa Solima cruel destruyera. 



(el cartuxano) 

De leyes paternas apostata fuera 
este cruel Menelao sanguino: 
asi Julián, por el mismo camino, 
delante la gente cruenta viniera 
retrocediendo del culto divino. 



El qual tu veras con aquesta tu Guia 
penar en la boca de los homicidas; 
pues que por este las tierras y vidas 
perdieron las gentes del Andalucía. 
Este, que pena con gran agonía, 
después que purgare su grave pecado, 
sera de su Ángel bendito levado 
alli, do no falta jamas alegría, 
según que lo tengo yo mismo probado. 



Oido que hobe su razonamiento, 
y la certidumbre de tantas fatigas: 
Yo te suplico, señor, que me digas, 
le dixe, tu nombre con tu nacimiento. 
El me responde muy mas que contento: 
Yo so Pelayo: mi padre Favila, 
principio que hice la tierra tranquila 
después de su triste cruel perdimiento, 
según el historia mas largo distila. 

21 

Luego de súbito desaparece, 
dexando las auras olientes y netas, 
como las rosas y las violetas 
heridas del ayre después que amanece. 
Yo quedo bien como varón que padece 
fatiga queriendo saber por entero, 
lo que no duda su buen cumpañero; 
y no se detiene, según acaece, 
pasando festino bien como trotero. 



Vuelvo mi rostro ya medio confuso 
al santo Maestro que me resguardaba: 
el qual de la mano siniestra me traba 
con el esfuerzo mayor que me puso. 
Basta, me dice, que tienes concluso 
lo que quisiste saber de Rodrigo : 
deben tomar en aqueste castigo 
todos los Reyes, que reynan de yuso, 
si quieren vencer a qualquier enemigo. 



JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANOJ 



361 



23 



Pero ya vemos que tantos de males 
y tanta malicia corrompe la gente, 
que ya no se curan del Omnipotente 
los Reyes, y grandes, y los comunales: 
las Leyes civiles y las divinales 

'sponen a veces con poco temor; 
por donde les viene de mal en peor 
el infortunio de casos átales, 
que traen consigo sangriento dolor. 



CAPITULO SÉPTIMO 

Do se pone una manera de penas purgatorias a los 
hontecidas y traidores, y transgresores del quinto 
mandamiento, que es No mataras ; y presupone como 
habla con un Montañés homecida; el qual dice de 
otros horneadas que purgaban sus pecados; y salva 
a Zamora de la infamia que le fue puesta a causa 
de Vellido Dolf os. 



Asi por el paramo fuemos hablando, 
ya despedidos del gran cenagal ; 
do la corona y ceptro real 
miraba Rodrigo maguera penando. 
Su curso mediaba la noche, suflando 
el ayre la frigida flor que derrama, 
quando sentimos por cima la grama 
venir una gente muy alto bramando, 
como los ciervos en tiempo de brama. 



Y como delante de los caminantes 
traviesan corriendo los ciervos ligeros, 
heridos a veces de los ballesteros 
con yerbéis peores que pasavolantes, 
asi nos pasaron delante bramantes 
unas amargas personas, heridas 
con armas de fuego cruel encendidas; 
sus trancos y pasos asi festinantes 
como las cebras por llano corridas. 



Y bien como vemos que muchas vegadas, 
aunque corridas , se paran mirando 
a los cazadores, que van ya callando 
a causa que sean mas presto cazadas, 



asi nos giraron sus caras cuitadas , 

y se detuvieron en si razonantes: 

Y quien son aquestos, que llevan semblantes 

los rostros de vivos ? y mas alentadas 

aun sus carnes el aura gustantes .> 



Asi noi> ,Muu.i,us según se pararon, 
maravillados de su detrimento; 
y mas que sentido su razonamiento 
con lastima grande mis ojos sudaron. 
Quando mi rostro lloroso miraron , 
conocen la pena de mi corazón: 
y luego comienzan con triste pasión 
el canto que los pecadores cantaron 
por el descargo de su perdición. 

5 
O miserere. Dios alto, decian, 
o miserere , que tanto pecamos, 
quando la sangre fiel derramamos 
de los muy simples que no lo debian ; 
y puesto que muchos lo tal merecían . 
a ti se debiera dexar la vendita : 
y no se vengara la mano maldita 
de los incrédulos, que no confian 
de tu justicia, Señor, difinita. 



Yo vuelvo mi rostro: Maestro, diciendo, 
yo te suplico que nos alleguemos 
a estas personas que... vemos, 
que llaman a Dios poderoso gimiendo; 
porque podamos mejor conociendo 
los tales cuitados prestarles ayuda: 
ca pueden mas presto de pena tan cruda 
ser relevados y libres, oyendo 
tu santa palabra que cosa no duda. 



Asi nos llegamos con mucha mancilla, 
que hobo no menos mi pió Maestro: 
estos se hacen al lado siniestro, 
a causa que fuésemos por el orilla. 
Asi que ya juntos a aquella quadrilla: 
O animas! dixe, que tan fatigadas 
vais caminando, de fuego llagadas, 
decidme si sois de la nuestra Castilla, 
o de las provincias en torno pobladas? 



3^2 



8 



Uno responde con alto gemido, 
sentido que hobo mi lengua materna: 
Porque mi mente mejor te dicierna, 
dime primero do fueste nacido? 
Yo le repuse, sin ser prevenido: 
Y como no sientes que so Castellano? 
No hablo tudesco ni menos toscano: 
basta que sepas haber yo bebido 
las aguas del rio sotil Sevillano. 



Mas dime , quien eres , o anima triste ? 
y quien son aquestos que van a tu lado? 
Y que fue la causa de tanto pecado , 
por donde tu cuerpo tal habito viste? 
Si tu confesares el mal que heciste, 
podremos a Dios poderoso rogar 
que quiera tu llaga sangrienta curar, 
por donde su gracia divina perdiste, 
sin que la puedas purgando cobrar. 



So Montañés de la brava Montaña, 
y mas Gámboyno, llorando me dice: 
tales escesos mortales yo hice, 
por donde padezco la pena tamaña. 
Dos Unigueses con férvida saña 
mate con mis manos, sin lo merecer; 
y mas en Bilbao queriendo valer, 
hice no menos semblante hazaña, 
por donde la villa se quiso perder. 



Por ende con armas de fuego llagado 
vo caminando sin agua ni cibo: 
qual muerte yo daba, tal pena recibo 
con estas saetas que vo travesado. 
Otros de aqueste convento penado 
hicieron lo mismo, que fueron Giletes: 
sin causa matando los nobles Negretes, 
por donde padecen dolor estremado 
heridos con unos ardientes cohetes. 



En otra quadrilla que anda penando, 
de los muy altos y grandes señores, 
van homecidas con penas mayores 
a Dios poderoso contino llamando. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANo) 

Alli con aquellos el quarto Hernando 
va con la peña de Martos cargado; 
y Pedro su nieto, maguer degollado, 
bebiendo la sangre que fue derramando 
por toda Castilla con pecho dañado. 



13 

Callo de otros amargo penantes 
que van con aquestos , por no detenerme : 
ellos no pueden, ni puedo valerme, 
salvo con ruego de los celebrantes. 
Por ende vosotros que vais contemplantes 
los altos misterios del Omnipotente, 
rogad por aquesta misérrima gente, 
y mas por las otras personas semblantes 
que tienen con crisma sellada la frente. 

14 

Yo luego le dixe: Tu, anima triste, 
que tienes de gloria tan gran esperanza, 
padece, te ruego, muy breve tardanza, 
pues que tan largo hablar me quisiste: 
di por ventura, si sabes o viste 
do anda Vellido traidor homecida; 
el qual a don Sancho quitara la vida, 
por donde Zamora sin culpa se viste 
de los ignorantes infamia crecida? 

15 

Urraca lo sabe mejor a do anda, 
me dice, de quien recibiera las parias: 
y mas los tres hijos de Gonzalo Arias, 
los quales murieron por esta .demanda. 
Calle ya, calle la voz innefanda, 
pues cierto no supo la fuerte Zamora 
la mala hazaña que hizo a desora 
esta persona, de quien me demanda 
tu lengua no menos que mas sabidora. 

16 

Yo no lo vide , ni menos yo siento 
do sea ni ande tan crudo varón: 
debaxo los fueros del grande Pluton 
pienso que pase rabioso tormento. 
Es colocado su merecimiento 
con los traidores y los homecidas: 
dos culpas semblantes en uno punidas 
penas mayores con esperimento 
merecen por leyes que son difinidas. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANo) 363 

^7 En esta materia fiel razonantes , 

nos fuemos derechos por nuestro viaje, 
buscando contino seguro pasaje, 
bien como hacen los ricos merchantes 
quando traviesan escuro boscaje. 



Como los niños con gran ignorancia, 
jugando sin triste pasión ni sin ira, 
dicen: Hagamos un Rey de mentira, 
asi como hacen los niños de Francia: 
tal los señores con poca constancia 
hicieron a veces en nuestras Españas , 
con artes sotiles y fuerzas y mañas, 
por interese de propia ganancia, 
\ no de las pobres comunes compañas. 

ig 

Los semejantes con otros menores 
penan las penas aqui diputadas, 
hasta que sean del todo purgadas 
sus grandes ofensas con muchos dolores. 
Otros hallamos que fueron peores, 
los quales si quieres aqui te diria. 
Calla, le dixo muy presto mi Guia, 
calla, no nombres los tales señores, 
infamia muy grande de España seria. 

19 
Asi razonando se nos despidia 
aquel Montañés con su triste quadrilla, 
no menos poniendo dolor que mancilla 
de toda la pena cruel que sufria. 
Basta, me dice mi Guia muy pia, 
puesto que penen muy duro los tales, 
esperan remedio de todos sus males, 
siendo librados de aquel agonia 
que tienen los claustros que son infernales. 



Yo dixe: Señor y maestro bendito, 
estos haciendo tan grandes pecados, 
y como no fueron al fuego dañados 
que tiene consigo dolor infinito? 
No fueron , me dice , por don gratuito 
de fe verdadera que siempre tobieron ; 
y la confesión que llorando hicieron 
les fue gran remedio con pecho contrito, 
pero del todo no satisficieron. 



Aqui satisfacen aquestos penantes 
lo que dexaron de satisfacer ; 
y lo que se dexa con poco saber 
de los sacerdotes que son ignorantes. 



Asi nos metimos por gran espesura 
de unos espinos muy altos y huecos; 
agudos los ganchos retuertos y secos 
sin esperanza de alguna verdura. 
Tiramos de presto por un abertura, 
que vimos en forma de senda pequeña, 
que hacen a mano por entre la breña 
para tomar en alguna armadura 
de noche la bestia que va zahareña. 

23 

De alli decendimos por una quebrada 
que la montaña hacia retuerta; 
en partes cerrada y en partes abierta, 
de riscos agudos en torno poblada. 
Mi Guia reguarda mi cara turbada, 
y como la grima de blanco la pinta, 
dice: No temas, ca presto la quinta 
boca veremos muy mas colorada, 
que hace la grana su liquida tinta. 



CAPITULO OCTAVO 

Do se representa la quinta boca del infierno toda san- 
grienta : y como unos Centauros traían los dañados 
horneadas y traidores, y los desesperados que a si 
mismos mataron, a esta boca; y como huyeron estos 
Centauros vista la espada de Pablo; y como el autor 
conjura a uno de aquellos dañados para que diga 
ouien son. 



Al pie de la cuesta se nos representa 
una planura de bosques escuros, 
vaporeando vapores impuros 
como la mar que barrunta tormenta; 
y como la tierra ya quando rebienta 
con terremoto haciendo sonidos, 
asi recibieron mis flacos oídos 
rumor de batalla que rompe y afrenta 
a los enemigos que van ya vencidos. 



3^4 



Yo dixe : Maestro, muy bueno seria 
que nos volvamos por donde venimos; 
este rumor que de voces oimos 
toda mi calida sangre resfria. 
Tal caso sinistro seguirse podria 
que desfallezca mi trémula mente: 
asi como hace el estremo doliente 
oyendo los lloros o la griteria 
de los amantes su vida presente. 



Y como no sabes, me dixo de presto 
mi dulce Maestro, los trances pasados .> 
y como de aquellos salimos librados 
con el poder en mi lengua repuesto .> 
Depon ya la pena y alegra tu gesto, 
bien como hace qualquier temeroso 
quando le viene favor poderoso, 
que hace su rostro fulgente de mesto 
con esperanza de don virtuoso. 



Oido que hobe su dota razón 
unos centauros se muestran ligeros: 
sus cuerpos no eran humanos enteros, 
salvo de bestias y medio varón. 
Los hijos crueles del gran Exion, 
los quales la forma de Juno pariera, 
les eran conformes por la delantera; 
pero tenian de bravo león 
y no de caballo la parte postrera. 



Del todo llevaban delante vencida 
una gran gente muy apasionada: 
como vítores que la cabalgada 
llevan alegres muy antecogida. 
Iba con frechas de fuego herida, 
y mas con las uñas de aquellos leones 
sus carnes abiertas por los corazones , 
tal que hacia su sangre vertida 
arroyos por entre los duros terrones. 



Y como en la Isla de Hierro la gente 
bebe del agua que el árbol destila, 
la qual por las hojas pendientes ahila 
hasta que hinche la húmida fuente: 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 

asi destilaba la sangre reciente 

por todos los miembros de los cativados, 

que todos los charcos de agua menguados 

llenos quedaban de sangre rubente, 

la quál no pudieran beber los ganados. 



Y bien como vemos que súbitamente 
de muchos arroyos la nieve deshecha, 
rio se hace sin senda derecha, 
hasta venir a la madre patente: 
asi del crúor de la sangre corriente 
de las heridas de los doloridos, 
arroyos se hacen no poco crecidos , 
corrientes en una gran boca herviente 
a do los llevaban muy antecogidos. 



Y nunca cesaba herir de contino 
aquella batalla feroz y centaura: 
volaban las frechas por cima del aura 
después que pasaban el cuerpo no diño. 
No fueron tan crudos, según imagino, 
los Filisteos por el Gelboe; 
frechando sus arcos menguados de fe 
contra Saúl y su flato malino, 
porque Jabin Madian Cisare. 



La boca sangrienta continuo hervia, 
como en Adaques su calida fuente: 
alli la dañada misérrima gente 
con alarido muy grande caia; 
remedio ninguno la triste tenia, 
como quien cae en la sima de Cabra: 
aunque la tierra profunda se abra, 
con terremoto del ultimo dia, 
aqui para siempre la muerte le labra. 



Los duros centauros de alli se tornaron, 
ya que dexaban aquellos dañados 
en la mazmorra de los condenados, 
con pena doblada del mal que pasaron : 
sin vernos , el bosque mayor travesaron , 
y pienso que fuesen según presumía 
por otra quadrilla, que ya parecía 
decer de la cuesta, que nunca hollaron 
los pies de la buena fiel compañía. 



Mi docto Maestro con cara serena 
me dice: Levanta los pies y camina; 
y llega de presto a la férvida mina, 
para que sepas contar de su pena. 
No temas sangrienta presión ni cadena, 
pues que tus manos jamas derramaron 
la sangre que los elementos criaron 
por los artejos humanos y vena, 
que cordiaca los sabios llamaron. 



Asi nos llegamos al pozo festinos, 
o boca ya quinta según nuestra cuenta: 
sus penas mortales sin fin representa, 
las quales ordenan los fueros de Minos. 
Los cuerpos horribles e muy quimerinos 
de los demonios, alli se mostraban; 
por entre la calida sangre nadaban: 
y como los peces los cuervos marinos 
las almas amargas con ansia tragaban. 

Yo que miraba los ya sometidos 
a penas de tan eficaz agonia, 
siento de como gridando venia 
la hueste centaura con otros vencidos. 
Yo dixe: Maestro, si son prevenidos 
los infortunios que suelen venir, 
pueden muy menos la mente herir, 
tal que conviene por ser guarecidos 
de los mortales centauros huir. 



No puede, me dice, su vana potencia, 
puesto que muestre figura de muerte, 
en cosa dañar tu vigor ni tu suerte, 
teniendo delante mi dina presencia. 
No temo, ni temas la tal pestilencia, 
ni debe temerla qualquiera persona, 
quando la gracia sus obras abona, 
mostrando contino fiel resistencia 
que nos promete gemada corona. 

En esto se llegan aquellos tiranos, 
frechando sus arcos crueles y varios : 
peor que los frechan en sus adversarios 
los Partos revueltas atergo las manos. 



JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANO ) 365 

Como nos vieron y vimos cercanos, 
mas que los dragos o bestias peores , 
levantan la grita con mil estridores, 
diciendo: Que quieren aquestos insanos 
cerca del pozo de los pecadores? 



16 

Si vienen, decian, con fuerza divina 
para librarlos del mal del Averno , 
asi como Christo saco del infierno 
los padres con fuerza deifica trina .> 
Si quieren aquestos tentar la rapiña, 
que los compañeros acordes tentaron, 
quando las puertas internas entraron, 
para sacar a la gran Proserpina 
de los abismos, que nunca hollaron? 

No somos, no somos, responde mi Guia, 
o fieros Centauros 1 los dos Compañeros; 
somos católicos muy verdaderos, 
y siervos del Hijo de Dios y Maria. 
Poco tememos la gran osadia, 
que demostráis con furor iracundo; 
al gran Hacedor de los cielos y mundo, 
el qual por aqueste profundo nos guia, 
tememos con rostro fiel y jocundo. 

18 

Y porque se vea la clara verdad 
de mi palabra ser bien aprobada , 
yo desvaino de presto mi esí)ada, 
que hobe primero de su Magestad. 
Asi como vieron la gran claridad 
que del espada fulgente salia, 
huye la torpe cevil compañía: 

asi como huyen con su ceguedad 

los brutos morcielagos , seyendo de dia. 

Y dexan de presto la su cabalgada 
con el temor que les iba creciendo: 
como en la Boca del Asna huyendo 
los Moros dexaban la nuestra ganada. 
Aquella mortífera gente dañada, 

la (jual los centauros al pozo traían, 
al píe de nosotros heridos caían ; 
creyendo su pena de ser relevada, 
con la presencia de Pablo que viaiu 



366 



Bien como toro, con alto bramido, 
según en Cicilia Perilo bramaba, 
quando los fuegos internos probaba 
dentro en el suyo cruel encendido. 
Decianos uno, del fuego roido: 
Do vais, o personas muy mal comedidas? 
Tenemos nosotros perdidas las vidas; 
guarda no perdáis con amargo gemido 
las vuestras por este profundo venidas. 

21 

Yo te conjuro, le dixe, malino! 
por las virtudes del Rey de natura, 
que me confieses tu mala ventura, 
que ya te condena por este Averino: 
no cures agora de nuestro camino, 
ni menos de nuestro peligro de vida; 
segura yo tengo la triste salida 
con este guión que del cielo me vino 
con el espada muy esclarecida. 



Bien como hacen los demoniados, 
con las palabras del buen sacerdote, 
dando respuesta fiel sin azote , 
salvo con signo de cruz apremiados ; 
dan los dineros que son horadados, 
a veces por seña de mas certidumbre: 
atal hizo este, lanzando herrumbre 
con estridores que son usitados 
a los semejantes prepuesta la lumbre. 

23 

Por ese conjuro que tu me conjuras, 
dixo el espiritu muy iracundo, 
un caso yo hice sin par ni segundo, 
hallado muy poco por las escrituras. 
Mate con mis manos crueles y duras 
mi padre, queriéndome bien dotrinar, 
y dos hermanillos por mas heredar: 
en fin desespero, no siendo seguras 
mis obras agenas de bien esperar. 

24 

Y mato mi cuerpo con mano muy cruda, 
no menos el alma con muerte segunda; 
puesta en aquesta laguna profunda 
del esperanza de gloria desnuda. 



JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANO ) 

Si otro qualquiera con mente sañuda 
y mas voluntaria la muerte tomo, 
por otro respecto su vida privo; 
y no por aqueste que menos escuda 
lo que mi mente cruel mereció. 



25 

Curcio, por otro famoso respecto, 
puso su vida en el gran precipicio, 
creyendo hacer a los dioses servicio, 
y por hbrador de su patria perfecto. 
Codro, no menos que mas que discreto, 
pierde su vida ganando victoria; 
y mas de su muerte muy digna memoria 
dexaron los Decios; y Bruto muy recto 
se muestra tomando la muerte notoria. 

26 

Matóse por otro respecto divino 
Sansón, que la Dalida mala desprecia: 
por otro respeto la casta Lucrecia 
cavo con el hierro su pecho benino: 
Saúl y Doeg con intento no diño 
se matan, huyendo de los FiUsteos 
muestran aquestos figura de reos , 
puesto que tengan respecto condino 
mas que mis actos sangrientos y feos. 

27 
Matáronse otros con poca prudencia, 
puesto que fuesen prudentes y doctos; 
por casos que fueron a muchos inotos, 
seyendo secreta su fuerte dolencia. 
Matóse Crisipo sin mas reverencia, 
Zenon, Empedocles, y mas Democrito; 
Catón Uticense, con el Theocrito; 
Oleante y Homero con poca paciencia; 
y mas sobre todos yo triste maldito. 

28 

Asi que mi vida fue tan criminosa, 
y tanto, que hizo sangriento su fin ; 
mas que hicieron de Senacherin 
sus hijos con mano cruel y rabiosa. 
En esto se leva muy impetuosa 
una procela con un remolino, 
el qual arrebata su cuerpo malino: 
y como si fuera muy debile cosa, 
dentro lo echa del pozo malino. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 
CAPITULO NONO 



367 



Do se pone como el Autor habla con otro dañado , que 
le dice de muchos homecidas que mataron a sus pa- 
dres y hermanos^ y reyes y señores; y como vieron 
aqui al Conde Don yulian , y como no vieron aqui 
a los homecidas cU Christo,y pone la causa porque: e 
asi salen del valle por una cuesta arriba. 



Bien como quando la roca pendente 
cae de alto en alguna ribera, 
saltan las ranas y peces de fuera 
con sobresalto de tal accidente: 
bien asi hizo la pérfida gente 
que dentro de aquella laguna nadaba ; 
por las orillas de fuera saltaba 
diciendo: Quien puede ser este valiente, 
que tanto su grande caida sonaba? 



Según acaece que los pescadores 
corren de presto la trucha que salta, 
quando lo hondo del agua le falta 
por las corrientes de charcos menores : 
asi con mancilla de los pecadores 
corro de presto trabando de uno. 
Su rostro tenia del fuego ya bruno , 
peor que no suelen pintar los pintores 
cara de otro dañado ninguno. 



Y dixele: Dime ¿u, triste dañado, 
hay en aquestos alguno de España? 
El me responde con súbita saña, 
como quien habla de mal de su grado: 
Dexame, dexame, viejo crismado, 
esas tus manos que son consagradas, 
tocándome hacen mis penas dobladas; 
yo te prometo, después de soltado, 
decirte las cosas por ti preguntadas. 



Dexalo, dice mi Guia de presto, 
ca pena muy grande reciben los tales, 
oyendo las cosas que son divinales, 
y mucho mas quando les toca su testo. 
Lo que tu quieres saber manifiesto, 
puesto que sea muy bien escusado, 
serate de aqueste muy bien relatado; 



y sea la habla con tal prosupuesto, 
que no te detengas en lo replicado. 

5 
Asi que dexado, quedaba gimiendo 
como quien sale de trato de cuerda:* 
el cuerpo contrecho, la boca ya lerda, 
y las coyunturas de todo crujiendo. 
Y dice no menos que balbuciendo: 
A... a... a tu, que... que preguntas? 
Lo que yo quiero, le dixe, barruntas: 
y mas que me digas, mejor proferiendo, 
quien son aquestas personas defuntas? 



Son, me responde, los mas homecidas, 
y los que les dieron favor y consejo; 
y otros con ira de mal sobrecejo 
tragaron el trago de los patricidas. 
Otros se llaman y son fraticidas, 
con Abimelech, que por verse mayores 
privaron las vidas de los sucesores; 
y siendo personas en poco tenidas, 
mataban a veces sus propios señores. 



Aqui están los siervos , muy mas que cal- 
los quales al rey Amalrico mataron: [pados, 
y los que de vida muy dulce privaron 
señores y Reyes, y grandes perlados. 
Aqui, los rebeles y malos criados, 
los que mataron en vuestra Sevilla 
a Theodiselo, no menos a Agilla 
dentro de Herida, muy inclinados 
los principales de aquella su villa. 



Y los que mataron con ma.i,. oa..v>sa 
a Don Athaulfo, tu say, Barcelona: 
no menos los otros que sabe Garona 
de Turismundo por cerca Tolosa. 
Y el que la Reyna mato generosa , 
vengada por manos de aquel que ñngio, 
nueva locura por do mereció 
la pena que tiene cruel y raviosa, 
pues que con arte semblante mato. 



Como baiiiila y\\\.K.. \ ti .T/uic agUuda, 

en alto las aguas saladas echando, 



3^8 JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANO ) 

atal se demuestra la sangre suflando 
una muy fea persona dañada. 
Salia del pozo profundo turbada 
con el tremor de la fuente ya vuelta, 
con la caída del anima suelta: 
del torvellino muy mas rechazada 
que nieve de viento gallego revuelta. 



10 

Y diceme : Cátalo que sale con saña 
aquel Julián, que con anima crudo 
dañar su nación y su anima pudo , 
metiendo los Moros por tierra de España; 
decir por entero tan mala hazaña 

seria prolixo según su proceso: 
y considerando tu breve receso, 
y la voluntad de tu guia tamaña, 
en esta sangrienta materia yo ceso. 

II 

Y luego salieron de aquellas fontanas 
unos muy feos diablos a hilo: 

asi como salen del calido Nilo 

los cocodrilos a carnes humanas. 

Tragan aquellas personas profanas 

de los dañados que fuera saltaban: 

como los grandes lagartos tragaban 

los hombres que fuera del agua hallaban , 

alia por las Indicas tierras insanas. 



Después que ya vimos el gran detrimento 
que demostraba la misera boca: 
Una gran duda. Maestro, me toca, 
le dixe , que tiene muy hondo cimiento. 
Luego repuso, diciendo: Ya siento 
lo que tu quieres saber de Cayphas, 
y mas de Pilatus, Herodes, Anas; 
y porque no vimos su grave tormento, 
que tienen conjuntos con el Barrabas. 

13 

Estos están en el baxo profundo, 
y tan apesgados con pena sangrienta , 
ca puesto que haga por cima tormenta, 
jamas no resuellan ni salen al mundo. 
Su gran homecidio fue tan iracundo, 
sin causa privando la vida de vidas , 
por donde reciben de los homecidas 



primado muy grande, sin par ni segundo, 
con penas dobladas y muy doloridas. 



14 



Y luego me dixo mi santo Guión : 
Vamos de presto , que mucho tardamos : 
los brazos del Cancro si consideramos, 
suben la halda de nuestro horizon; 
entra no menos el fuerte León 
ya rugiendo la casa primera ; 
muestra Lucina su cara tercera 
a la montaña de vuestro Patrón, 
do céfiro vate su honda ribera. 

15 
Asi nos partimos de cara la cuesta , 
que demostraba la mano derecha; 
remota qualquiera siniestra sospecha, 
quedando mi cara placiente de mesta. 
Mi docto Maestro, sin dalle requesta, 
me doctrinaba la cuesta subiendo; 
y mas que me iva sotil proferiendo 
lo que de aquesta materia me resta, 
que puede ser noto a los doctos leyendo. 

16 
Asi que venidos encima la cumbre , 
ya resolutos los gruesos vapores , 
vimos algunas estrellas mayores, 
y mas del Aurora pequeña vislumbre. 
Carga de súbito la pesadumbre 
del sueño mi mente sotil desvelada; 
y cayo bien como persona cansada, 
quando corriendo le falta la lumbre 
para llegar a la propia posada. 

17 
Después que mi santa magnifica Guia 
del sueño pesado me vido vencido, 
cubre su manto mi cuerpo caido, 
como su hijo la madre muy pia. 
Pero dormido lo que convenia, 
me llama, diciendo: Levanta, levanta, 
y la pesadumbre del sueño quebranta, 
pues que la Virgo nos muestra su via , 
que sube la cumbre del anima santa. 



Asi me levanto del frígido suelo 
con el calor de su santa palabra, 



según hace Febo traspuesta la cabra 
por el Eclitica Cinta sin yelo: 
y hace conmigo tan súbito vuelo 
mi santo Maestro después de levado, 
que presto pasamos el ayre turbado, 
no menos el fuego, sin triste recelo 
puestos acerca el cielo estrellado. 



JUAN DK PADILLA ( EL CARTUXANO ) 369 

Las túmidas ondas que el Céfiro fiante 
quebranta recibe el húmido sino, 
reciben no menos el pexc delfino; 
y mas, que la una traspone volante 
el gran océano de Anglia ve(Mno. 



Aqui se acaba el Quinto Triunfo , que es de Santiago 
Mayor, y Patrón de España. 



TRIUNFO SEXTO 

COMIENZA EL SEXTO TRIUNFO, QUE ES DE 

SAN BARTHOLOME APÓSTOL, EN EL SIGNO DE 

VIRGO 



CAPITULO PRIMERO 

Do se pone la sexta subida de la Contemplación; y pone 
el triunfo de San Bartholome Apóstol, y glorias de 
tros Santos que están en el Signo de Virgo. 



Ya reguardaba después de subido 
como subia por el orizonte 
el candido carro que tuvo Faetonte, 
quando del cielo se vido caido. 
Con zaferino color encendido 
mostraba la Virgo, muy esclarecida, 
a Febo su casa; después de subida 
del emisferio, que nunca se vido, 
de Cinosura muy alto salida. 



Aqui mitigaba sus graves calores 
Apolo salido del alto León; 
un signo delante aquel Estilbón 
que abre las lenguas de los oradores. 
Aqui tiene casa según los autores 
este Cilenio, girando su rueda; 
según en los geminos hijos de Leda, 
alli do se viste cubierta de flores 
la vestidura de candida seda. 



Argo, la nave primero bogante, 
bia no meno ; con el Erigon , 
sulcando los ayres de nuestro orizon, 
de la gran Hidra no mucho distante. 

Cakcíonbko Castbllaho,— Tomo i. 



Asi que, mirando con ojos atentos, 
vimos encima del signo presente 
un sublimado varón excelente, 
con otros de gloria no menos contentos. 
Eran los grados sus dignos asientos, 
pero muy mas sublimada tenia 
este su silla de masonería, 
con sus follages, sotiles, esentos, 
y fuera del arte de la geometría. 



De candida purpura, toda gemada, 
tenia su rica real vestidura; 
tenia su diestra, por arma segura, 
un navajon de manera de espada. 
Una cadena, de fuego cercada, 
tenia su mano siniestra pendiente; 
y un Etiope ligado, valiente, 
pur ki garganta, muy mas afeada 
que la figura que pinto siguiente: 



Aguda tenia su cara hollina, 
su barba prolixa, con crines pendientes; 
centellas echaban sus ojos ardientes, 
no menos su boca mortal y canina. 
Y como en Cicilia resuella la mina, 
aquellos resuellos no poco nombrados , 
atal espiraba por siete horados, 
esta muy fea visión chimerina , 
hedores de sufre con fuego mezclados. 



Con el espanto de aquesta visión 
no siento persona que no se turbara; 
pero mirando la fulgida cara 
huye de presto mi alteracin 
Vuelvo mi rostro, con mas aiciuK.n, 
al dulce Maestro, que me reguardaba; 
mirando si esta visión alteraba 
la intima sangre de mi corazón, 
que luego de fuera la cara deslava. 



570 



Y digo: Seráfico Santo divino, 
yo pienso que sea, según aqui veo, 
el diño, manifico Bartholomeo, 
este varón que se muestra en el sino? 
Su navajon se demuestra sanguino, 
con el salvage que tiene ligado; 
insignias son estas que fue desollado, 
y por el pellejo le dieron mas diño 
otro de gloria, fulgente, geniado. 



Pellem pro pelle se debe de dar, 
et cuneta que possidet anima suya; 
el que desea cantar alleluya, 
alli do se suele contino cantar: 
atal hizo este varón singular, 
me dixo mi santo Maestro precioso: 
los bienes paternos el muy generoso 
dexo por los otros que pueden durar 
ante la cara de Dios poderoso. 

10 

Este es aquel de quien dio las señales 
Berith a la triste doliente nación, 
quando no pudo su dios Astaron 
dalle respuesta de todos sus males. 
Tiene, les dixo, sus miembros reales, 
blanca la tez de su carne preciosa, 
la barba prolixa, no mucho canosa, 
grandes los ojos, y nares iguales, 
con el aspecto de cara graciosa. 



Y mas , sus cabellos vos digo que tiene 
negros y crespos, según su natura; 
tiene no menos igual estatura, 
qual a su cuerpo bendito conviene. 
Su candida veste contino retiene 
limpia, sin mancha, ni sin detrimento; 
con otras señales que no vos recuento, 
las quales su santa persona contiene 
tanto divinas, que yo no las siento. 



Con estas señales el pueblo doliente 
buscaba contino de noche y de dia 
la serenísima fisionomía 
del apostohco rostro nitente. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANo) 

El dia tercero reclama gimiente 
un demoniado, nombrando su nombre. 
Calla, le dixo, mortal: y tal hombre 
dexa ya libre de tal acídente, 
porque de sano reciba renombre. 



13 
Y cree Polemio, por este bendito, 
viendo su hija desencadenada; 
y viendo la fuerza maligna hgada 
que la ligaba con tanto conñito. 
Su templo no menos que mas que maldito 
se purga de toda su gran inmundicia; 
el ángel se muestra con suma leticia, 
y con la potencia de Dios infinito 
dio de la cruz evidente noticia. 

14 

Viendo Polemio la fuerza divina, 
dexa su reyno mortal y terreo , 
disciplo se hace de Bartholomeo, 
siguiendo su santa celeste doctrina. 
Con el envidia mortal y canina 
los duros pontífices van al hermano; 
el qual indinado, bien como tirano, 
prende su santa persona benina 
con furibunda sa.crilega mano. 

15 

Pero después que del ara muy dura 
cae Baldach, cominuta su cara, 
rompe Astiago la purpura clara 
de su preciosa real vestidura. 
Y manda de presto con brava locura 
que vivo su cuero le fuese quitado; 
y mas, que después de cruel desollado, 
si no muriese, su carne muy pura 
provase la cruz, y después degollado. 

16 

Asi que su sacra bendita persona 
padece la pena del crudo pagano: 
regaba su sangre la calle dAlbano, 
que tiene de Armenia la prima corona. 
El coro celeste sus himnos entona, 
y luego recibe con fulgida palma 
su fidelísima candida alma; 
la qual en los cielos mas altos entrona, 
alli do no teme tormenta su calma. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANo) 371 

^7 De Manicheo lo hizo primero 

rayo divino, de tal claridad, 
que priva la torpe cruel ceguedad; 
y lumbra la casa de Dios por entero, 
mas que ninguno de su facultad. 



Los duros pontífices perseguidores 
del sacratísimo santo divino, 
no menos el rey furibundo malino 
luego reciben inmensos dolores; 
y de los espíritus inferiores 
fueron de presto cruel ahogados. 
Por estos misterios, los pueblos dañados 
creyendo, dexaron sus falsos errores, 
y hacen sus templos profanos sagrados. 

i8 

Decir por entero del sacro varón 
sus grandes misterios, prolixa seria 
la pluma del gran orador, que confia 
decir muchas cosas en breve sermón. 
Por ende levante con gran atención 
tu mente, sus ojos los interiores, 
veras el estrella de rayos mayores 
que otra ninguna que tiene Erigon , 
ni todos los signos mas superiores. 

En el principio del Signo presente 
estaba la reyna del mundo María, 
en forma de como los cielos subía 
a la derecha del Rey prepotente. 
El sacro virgíneo convento nitente 
alegre su trono muy alto cercaba: 
Ave regina celorum , cantaba 
con el seráfico coro fulgente , 
que los salterios divinos sonaba. 



Estaba Bernardo, con digno semblante, 
ante la reyna muy esclarecida, 
pidiendo su leche muy dulce debida, 
porque se muestra ser madre bastante. 
Estaba no menos con el, radiante 
el alto Luzero, que dio certidumbre 
de la LUZ vera, no siendo la lumbre: 
^omo de rayo sotíl luminante 
rimero que el valle la supera cumbre. 

21 

Estaba no menos el vivo Luzero 
'le Libia, salido por tal influencia; 
que la divina sotíl Providencia 
hace las cosas por justo rasero. 



El hijo de Blanca se nos demostraba 
con la devisa de su flor de Lis; 
y con la corona del grande París 
toda la Galia muy mas luminaba. 
La mitra del otro Luis radiaba, 
el qual de muy grande se hizo menor; 
y vimos a Roco, fiel confesor, 
y a Zaferíno que nos coloraba 
su ropa con muy rubicundo color. 

23 

Vimos las vírgenes sacras Sabinas , 
y mas de la una su Sabiniano, 
y a Thímoteo con Sínforíano 
con sus nítentes coronas rubinas. 
Otras estrellas muy claras y dinas 
se demostraban, no poco patentes; 
que denotaban los muy excelentes, 
los quales gustando las cosas divinas 
se transformaban en rayos fulgentes. 



CAPITULO SEGUNDO 

Do el Autor por los seis grados del Trono de Salomón 
pone seis grados de contemplación para sobir al trono 
divino; y describe la Cosniograjia de las tierras por 
do predico San Bartholome. 



Ya declinaba la Virgo su cara 
al ocidente final habitado; 
y el meridiano de Julia pasado, 
Lisbona se muestra por ella mas clara. 
El cielo primero, que nunca se para, 
lleva los ínfimos orbes reglados; 
haciendo sus cursos muy bien ordenados, 
de forma que nunca ninguno dispara 
del ordenanza do fueron criados. 



Asi que mi sacro Maestro mirando 
de como la Virgo se nos declinaba, 



37^ JUAN DE PADILLA 

y como el esfera tras si la llevaba, 

su movimiento contino rotando, 

me dice: La mente que va contemplando 

las obras muy altas del supero cielo, 

muchas vegadas al Ínfimo suelo 

deciende sus cosas groseras gustando, 

porque mas presto recobre su vuelo. 



Y pues que la Virgen muy alto subida 
vemos agora que presto deciende, 
decienda tu mente que menos entiende 
de la subida que de la cayda. 
Porque después de la tal decendida, 
considerando su poco provecho, 
torne por otro camino tu peclio 
a la subida muy esclarecida, 
do la Balanza camina derecho. 



Al trono famoso del rey Salomón 
subian por seis escalones gradados, 
asi por seis grados muy mas sublimados 
al trono subimos de Dios Elion. 
Es el primero la pura mistión 
de Ínfimo cuerpo de tierra pesado; 
el otro la planta de qualquier estado 
que vive por via de vegetación ; 
del bruto es el otro vivir asignado. 



El hombre es el quarto, por ser razonal; 
quinto es el Ángel, por mas preminencia; 
el sexto demuestra mayor excelencia 
de Christo encarnado Señor Divinal. 
Por tal escalera qualquiera mortal 
hasta la silla del Omnipotente 
puede subir con la debile mente, 
a do contemplando la vida inmortal 
sana se torne de mucho doliente. 



Como clientulo por magistrarse 
es obediente a su docto maestro, 
y mas y mas quando se muestra muy diestro 
en la doctrina por mas humillarse; 
bien asi hizo por bien doctrinarse 
mi mente grosera con el preceptor, 
que luego le dixe: Contento, Señor, 



(el cartuxano) 

es mi deseo de no desviarse 

de lo que puede hacerme mejor. 



Y lanzo de presto mi debile vista 
hacia la tierra ce vil y pesada, 
como quien lanza la vista pegada 
cara la parte que el viso contrista. 
Vimos la tierra y el agua permista 
hacia la diestra del grande Cathayo: 
alli do primero nos muestra su rayo 
Febo, pasada la tórrida lista, 
cerca del Cancro, vecino de Mayo. 



Vimos Armenia la superior, 
y mas la menor en el cHmate quinto, 
con las provincias que ciñe su cinto 
vecinas del Asia que digo menor. 
Y vimos en prono la Frigia mayor, 
de Frigia la hija de Europa nombrada, 
y mas de Bithineo Bithinia llamada, 
con Nicomedia que dio sin amor 
al hijo dAmilcar la muerte privada. 



Y vi que la Frigia menor contenia 
muchas provincias y rios caudales: 
Herino Compatulo da los metales, 
que hacen a Lidia mas rica que pia. 
Aqui Lichaonia muy bien parecía 
a do nuestro santo muy mas triunfara; 
y vimos al gran Ilion y su Ara; 
y mas Cilicia que junto tenia 
el monte Chimera que fuego dispara. 

10 

Mira la Virgen que ya no parece, 
me dixo mi dulce Maestro, ya quando 
vido que estaba la tierra mirando, 
la qual la memoria mortal embebece. 
Guarda, me dice, que ya remanece 
la cornamenta del alto carnero; 
falta la lumbre del magno Luzero 
y toda la tierra se nos escurece; 
camina por ende, fiel compañero. 

II 

Por que de presto... se ande 
nuestra jornada mayor que pequeña; 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 



373 



luego tiramos de cara la peña, 
que se demuestra en el paramo grande. 
Esfuerza, le dixe, Maestro, que ande, 
ca cierto me siento, señor, fatigado; 
siquiera que suba tan alto collado; 
en lo demás tu prudencia me mande, 
haré como siervo tu digno mandado. 

12 

Luego su diestra me toma la mano 
iniestra, diciendo: No cures, amigo: 
y como desmayas, viniendo comigo? 
Quien ama no teme siniestro mundano: 
pues dices que amas a Dios soberano, 
no debes temer por aquesta jornada: 
como quien tiene ya certificada 
la muerta simiente hacer mucho grano, 
después de su mucha fatiga pasada. 



CAPITULO TERCERO 

Do el Autor representa unas penas purgatorias de los 
transgresores del sexto mandamiento, que es no hacer 
luxuria ; y prosupone como habla con un caballero 
que estaba con otros penando en una cueva: y pone 
la pena que alli tenia. 



Asi razonando, la cuesta subida, 
ya que la noche su velo tendia, 
(amos de presto con grande agonia 
gemir una gente con voz afligida. 
Mi mente que estaba fiel prevenida, 
lanza de fuera qualquiera temor: 
digo de presto: Mi dulce señor, 
sepamos, te ruego, que gente perdida 
s esta que plañe con tanto dolor. 



Asi nos llegamos con lenta pisada, 
«orno el escucha de la centinela, 
ijuando se llega, maguer que recela, 
hacia la parte que esta desvelada. 
Vimos la peña de dentro cavada, 
como la peña de santo Adrián : 
alli do gotean las gotas, y dan 
sobre la gente que va de pasada, 
subiendo su cuesta con pena y afán. 



Asi de la roca mortal goteaban 
gotas hediondas, de sufre quemantes, 
sobre los cuerpos de aquellos penantes, 
los quales de dentro la cueva penaban. 
Hasta la cinta sumidos estaban, 
en una laguna que alli se hacia, 
la qual humeando su agua hervía, 
y mas las goteras que nunca cesaban; 
de modo que nunca se vido vacia. 



Asi traspasaban a los doloridos, 
como las gotas de plomo quemado 
que pasan el cuerpo de carne formado 
hasta llegar a los huesos heridos. 
Levantan mas alto sus roncos gemidos, 
como nos vienm llegar a la cueva, 
diciendo: Que cosa, que cosa tan nueva 
puede ser esta, que vienen vestidos 
estos, según su manera lo prueba? 



Los que venimos aqui pecadores, 
porque nos pase mas i)resto la gota, 
desnudos entramos en esta gran grota, 
do padecemos inmensos dolores. 
Decidnos por ende, quien soys, o señores? 
porque podamos hablar nuestros males: 
descansan a veces los tristes mortales 
comunicando sus penas mayores, 
con los mas tristes o con los iguales. 



Yo le respondo, maguer lacrimoso, 
con la manzilla que dellos habia: 
O muy amarga mortal compañía! 
Dios soberano vos preste re|X)so. 
Yo responderos del todo no oso 
sin la licencia de aqueste mayor, 
a quien obedezco por superior, 
asi como subdito, buen religioso, 
en el convcnt.) a su diokío Prior. 



Pero decidme, decidme primero, 
donde vos vino tan fuerte dolencia? 
porque yo pida la justa licencia 
para hablaros muy mas por entero. 



374 JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANo) 

Uno me dice: Por ser caballero, 



respondo por todos en este tormento: 
por transgresores de aquel mandamiento 
sexto, que debe ser todo sincero 
en el católico buen casamiento. 



Asi que nosotros, por nuestros pecados, 
dexando la via de Christo muy reta, 
quasi seguimos la ley Mahometa 
que quiere los toros ser multiplicados. 
Nosotros amargos que fuemos casados , 
dexando las propias fieles mugeres, 
y otras buscando por nuestros placeres 
somos en esta laguna lanzados: 
de esta yo pienso que libre tu eres. 



Y porque las tales pasiones dexamos, 
ya convertidos al casto camino, 
dañados no fuemos al hondo Averino, 
pero no menos tormento pasamos. 
Aqui, según miras, la culpa purgamos, 
con pena de tiempo ñel limitado; 
el qual si quisieren ser abreviado 
los herederos que todos dexamos 
cumpliendo lo bueno por nos ordenado. 



Pero la sed de la vil avaricia 
les seca las mentes y mas el amor: 
que poco se curan de nuestro dolor, 
ni menos se curan de nuestra noticia. 
A los que pecamos en esta malicia 
se recompensa por justa sentencia, 
sicutfecisti cum mala conciencia 
fiatque tibi, según la justicia 
de la divina superna potencia. 



Levantan los otros su misero grito, 
después que ya hobo su dicho cumplido, 
socorro pidiendo del mal encendido 
que padecían con tanto conflito. 
O piadoso Señor infinito, 
decian , por modo del gran avariento, 
relaxa siquiera por breve momento 
esta gran pena por don gratuito, 
aunque no sea por merecimiento. 



Mi santo Maestro me dixo, ya quando 
al caballero quisiera hablar: 
No cures, amigo, de tal replicar; 
que va por los grados carnales saltando 
el intelecto, que va contemplando 
las puras materias y cosas divinas: 
huye semblantes pasiones mezquinas, 
las quales impiden no menos hablando 
que contratando sus obras mezquinas. 



CAPITULO QUARTO 

Do se representa la sexta boca del Infierno, do penan 
los dañados que fueron condenados en el pecado car- 
nal ; y pro supone que habla con uno que fue letrado, 
que andaba tragando cieno; y escusase el Autor de oir 
de este dañado los pecados suyos , que quería decir, 
y los ágenos por ser deshonestos y sucios: e asi se des- 
piden desta sexta boca. 



Asi nos partimos de los pecadores, 
dexando la peña a la mano derecha. 
Era la senda no menos estrecha, 
que senda que hacen las bestias menores. 
La noche sus dos quarterones priores 
habia complido ya quando salia 
el gemino Signo, que junto venia 
cabe los cuernos del Toro, mayores 
que de la Cabra, que no parecía. 



Era el alcor de la cuesta doliente, 
como la cuesta de aquella guarrafa, 
do Barcelona temiendo el escafa 
del inñel apercibe su gente. 
De alli se parece la mar otridente, 
hacia la parte del gran medio dia. 
Bien asi vimos que nos parecía, 
de este collado muy mas eminente, 
un albuhera que el valle hacia. 



La qual recibía las aguas corrientes 
del alto peñasco, do vi que penaban 
los que sus males carnales purgaban 
con las goteras de sufre hedientes. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO ) 



375 



Pero del todo parando ya mientes, 
aquella laguna yo vi que tal era 
qual la de Merida grande primera, 
o la de Valencia con sus rebatientes , 
o de Medina la del Albuhera. 



Yo vuelvo mi rostro a mi santo Guión , 
por informarme de lo que dudaba; 
porque primero de cierto pensaba 
ser la Palude que cria Acheron. 
Dime, le dixe, señor y patrón, 
y que son aquellas lagunas o charcos ? 
Fustas no andan por ellas o barcos, 
bien como cerca de aquel Magalon, 
do baten las ondas la ripa sin arcos. 



Sigue, me dice mi Guia bendita, 
seras satisfecho sin darte respuesta, 
quando llegares aquella que sexta 
boca se dice, no poco maldita. 
Y luego debaxo, resuena la grita 
muy dolorosa de los condenados: 
mis cinco sentidos no fueron turbados 
porque la fuerza de Dios infinita 
ya los tenia muy fortificados. 



Alli decendimos por una ruina 
que la montaña no poco pendiente 
hacia del agua mortal y corriente 
hasta llegar a la triste piscina. 
Y como ruido de costa marina, 
quando barrunta la mucha tormenta, 
tal o no menos de presto rebienta 
aquesta laguna, que digo malina, 
con el ruido que a todos afrenta. 



Copos de fuego sobre ella caian , 
como de nieve por cima la sierra: 
ardia no menos entorno la tierra 
con los dañados que dentro gemian. 
Otros las aguas ardientes cobrian , 
^ si las cabezas de fuera sacaban 

s copos de fuego su pena doblaban; 

tal que por menos penar elegían 
.US fétidas aguas que todos tragaban. 



Unos estaban por los cenagales 
de la ribera mortal y hedionda: 
los quales echaba de fuera la onda , 
como la mar a los muertos iguales. 
Pero de fuera, bien como cuítrales, 
andaban las sierpes aquellos tragando; 
y ellos con ellas asi reluchando, 
que ya se hundían por los tremedales, 
e ya parecian de fuera saltando. 



Asi nos llegamos a poco de rato 
a la ribera, do vi que penaba 
uno que cieno hediondo tragaba, 
como quien traga la miel de Cerrato. 
Su mano tenia cruel garabato; 
el suelo rasgaba con el abarrisco; 
y como quien anda buscando marisco, 
tal rebuscaba con férvido flato 
el cieno muy negro cobierto de cisco. 



Como nos vido, su cara nos gira, 
porque no fuese de nos visitada; 
como doliente q^ue tiene turbada 
el esperanza de vida que espira. 
Yo le conjuro, de presto me mira, 
y con la virtud de la santa palabra 
le dixe: Tu boca hedionda se abra, 
y diga sin triste pasión y sin ira 
como tu obra sin termino labra. 

1 1 

El me responde, maguera turbado, 
otras razones ceviles pospuestas: 
Aqui nos traxeron las carnes acuestas, 
siendo su vicio muy mal ordenado. 
Aqui en este charco de fuego cercado 
hierven las aguas de sufre hediondas; 
las quales por venas de tierra muy hondas, 
y mas con la fuerza del fuego pasado 
tres calidades denmostran sus ondas. 



Calor, y sabor, y hedor que denotan 
las condiciones que mas nos dañaban : 
calores, que los corazones asaban 
de los amantes, que el seso rebotan; 



376 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 



aqui his muy dulces sabores escotan 
estos que tanto quisieron gustar; 
hedor del infamia quisieron dexar; 
las quales tres cosas por dote nos dotan 
la pena cruel que se debe pasar. 

13 

Aqui lamentamos diversas naciones 
los apetitos que son reprobados, 
y mas los ilicitos desordenados, 
haciéndose viles los nobles varones. 
Aqui maldecimos las tristes pasiones 
que nos traian en tantos insultos; 
y siendo los graves pecados ocultos, 
eran atantas las operaciones 
que demostraban a todos los bultos. 

14 

Si quieres saber por estenso los males, 
y los contrapesos de aquesta balanza, 
padece, si quieres, un poco tardanza, 
direte los mios que son desiguales. 
Si quieres que diga de tus naturales, 
y de los estraños sus penas esentas, 
conviene que tengas orejas atentas; 
y mas si tu quieres que nombre los tales 
porque publiques sus frutos y rentas. 

15 

Yo vuelvo mi rostro a mi digno Letrado, 
a ver si me diera en aquesto licencia; 
y luego repuso su santa prudencia: 
No te conviene, según he pensado, 
hablar en aqueste vicioso tratado : 
es peligroso por muchas razones, 
y mas que nombrando los tales varones 
seria libelo de mal infamado, 
bien lo publican ágenos renglones. 

16 

Vete, le dixe, malino, de presto, 
y traga tu fétido sórdido cieno: 
ni quiero que digas el mal que es ageno, 
ni menos el tuyo por ser deshonesto. 
Este nos vuelve su misero gesto, 
y bota huyendo por el cenagal; 
como quien huye del sceptro real 
por el camino de arena ya mesto 
con el temor de la pena legal. 



17 



Y luego yo dixe: Maestro bendito, 
según las palabras de aqueste perdido, 
pienso que fuese no poco leido 
quando vivia su cuerpo maldito. 
Es la verdad que de jurisperito 
tenia renombre según me repuso: 
pero la taza le puso mal uso, 
y mas la comida con el apetito 
de la luxuria lo hizo confuso. 



El garabato de aquella su mano 
era la péndola de los rescritos: 
daba los tuertos, amargos y fitos, 
a veces haciendo lo grave liviano. 
Aqui su vicioso vivir y profano 
se recompensa por esta manera: 
que trague del cieno que lo desespera, 
y beba no menos por este pantano 
de la hedionda herviente ribera. 

Asi como vemos por alto volar 
escarabajos, con ronco sonido, 
que dexan las flores del valle florido, 
y buscan y toman hediondo lugar: 
por el semblante se deben notar 
los pensamientos de la criatura, 
que dexan la santa muy fresca planura 
de las virtudes, queriendo buscar 
los vicios hediondos según su natura. 



Asi razonando, de aqui nos partimos 
con el coloquio que el anima ciba: 
y súbitamente nos vimos arriba , 
por el contrario de donde venimos. 
Algunas diurnas señales que vimos 
fueron la causa que alli reposamos, 
debaxo las frondes virentes y ramos; 
y con el frescor del alba sentimos 
muy provechosos los mantos hallamos. 



El canto divino de nuestra Sirena, 
después que ya hobe muy poco dormido, 
recuerda de presto mi vivo sentido, 
siendo muy dulce la su cantilena. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANo) 

La via del cielo se muestra serena 
para sobir a la supera parte, 
do la balanza por medio reparte 
aquel Equinocio que tiene septena 
la casa del cinto dorado por arte. 



377 



Ea, me dice mi dulce Letrado, 
partamos de aqueste misérrimo suelo, 
hacia la parte del fulgido cielo 
'lo se contempla lo mas deseado. 
Apenas habia del todo hablado, 
quando se vido mi trémula mente 
sobir por el aire muy súbitamente, 
y mas el Maestro conjunto a mi lado 
con serenísimo rostro fulgente. 

Aquí se acaba el Sexto Triunfo , que es de San Bartholo. 
me Aposto!. 



TRIUNFO SÉPTIMO 

COMIENZA EL SÉPTIMO TRIUNFO , QUE ES DE 

SAN MATHEO APÓSTOL Y EVANGELISTA , EN EL 

SIGNO DE LIBRA 



CAPITULO PRIMERO 

Do se pone la séptima sobida de la Contemplación; y 
pone el triunfo del Evangelista Matheo, y la gran 
excelencia y dignidad de la Ley Evangélica sobre la 
Ley de Moysen ; y dice brevemente del paraiso terre- 
nal y de su per/eccioti. 



Ya comenzaba la parte del oto 
a colorarse con el arrebol, 
que se refleja del rayo del sol 
del orizonte no mucho remoto. 
Del cielo primero contino comoto 
hizo que presto saliese de fuera 
aquella muy justa fiel Estatera, 
(jue del Escorpio que viene de soto 
l)esa las chelas de su delantera. 



Mostraba sus onzas no poco doradas 
I on la presencia del Cinthio platero; 
al qual ya tenia por su comi)añcro 
con las balanzas en si niveladas. 



Hacia las frígidas partes heladas 
el tardo Boothes del todo nacia; 
la cola del grave Centauro salia, 
pero Pegaso con alas plegadas 
a parte del zafiro ya no se via. 



3 



Viendo mi Guia tan embebecido 
como tenia mi viso, mirando 
las constelaciones que Ueba rotando 
el cielo estrellado muy esclarecido: 
No fueste, me dixo, por esto subido 
en esta fulgente septena sobida, 
do se contempla la supera vida 
mas que los cursos del cielo movido, 
puesto que sea materia polida. 



Asi que tu lanza los ojos y mira, 
veras en el signo del peso fiel 
pesando la vida del justo Manuel 
un excelente magnifico Sira. 
Su propio renombre del todo se tira 
y dase renombre de gran reverencia: 
considerada su vera prudencia 
que puso las cuerdas de aquella gran lira 
que suena la Iglesia por gran excelencia. 



Asi que yo miro con este precepto 
hacia la parte del Signo mas alta: 
la qual de muy claros balajes esmalta 
todas las partes según el aspecto. 
Sobre la lengua del peso muy recto 
vimos aqueste divino Matheo; 
que tanto difiere del Theloneo, 
quanto difiere lo blanco de prieto: 
justo 1(; blanco, lo negro muy reo. 



Tenia su mano siniestra la lanza 
que denotaba su santo martirio ; 
y libro de ojas de candido lirio 
en la derecha por justa balanza; 
el libro tenia por mas alabanza, 
de oro muy fino la su cobertura ; 
tenia tres perlas por la cerradura; 
y fuera mostraba la gran ordenanza 
que dentro tenia su gran escritura. 



378 



Nunca la Thora, por ser imperfecta, 
puesto que fuese profunda figura, 
tuvo tan santa sotil ligadura, 
ni menos de dentro la letra perfecta. 
Tanto difiere su gracia secreta 
de lo que muestra la Thora con velo, 
quanto difiere la tierra del cielo: 
mostrando la una la via muy recta, 
la otra corvada por cerca del suelo. 



Una figura de hombre tenia, 
la cobertura fulgente de fuera, 
que la natura de carne muy vera 
nos denotaba del Fi de Maria: 
la qual del estirpe real procedia, 
que fue de la casa de aquel Citarista , 
que toco las cuerdas del vero psalmista; 
cantando la gloria del nuestro Mesia, 
mas que el hebreo primero Legista. 



Como mi santo Maestro me vido 
estar contemplando tan alto libelo, 
me dice, doblando mi digno consuelo, 
lo que no debo poner en olvido. 
Este, me dice, varón escogido 
fue del convento de los publicanos ; 
los quales corrompen los actos humanos, 
y del avaricia su seso vencido 
tratan ilícitas cosas sus manos. 

10 

Pero la gracia de Christo divina, 
que hace los justos de los pecadores, 
le hizo dexar sus amargos errores , 
y mas la ganancia del cambio no digna. 
Este de presto su trato refina, 
y sigue la voz del autor de la vida; 
el qual en su casa festino conbida, 
y con el conbite su anima digna 
se hizo de otra mas dulce comida. 



Este con fuerza divina mostraba 
la gracia que siempre nos puede valer, 
echando los magos de aquel Nadaber 
que casi divinos alli celebraba. 



JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANo) 

Este los dragos crueles domaba, 
los quales vinieron por arte notoria: 
alaba la gente su digna victoria, 
y mucho mas quando los magos fugaba 
de ellos quedando muy poco memoria. 



Egypo con toda su casa real, 
viendo su hijo de muerto ya vivo, 
dexa su rito mortal y cativo, 
y siervo se haze de Dios inmortal. 
Con esta patente divina señal, 
y mas con las otras que aqui no pintamos, 
sesenta mil hombres conversos hallamos; 
y mas Ingenia, con dos, virginal 
sus caras de velo benditas velamos. 

13 
Este les hizo muy digno sermón, 
ya convertidos al rey Nazareno; 
del Parayso les dixo terreno , 
y las excelencias de su perficion. 
Los montes OUmpos y otros que son 
altísimos sobre qualquiera mesura, 
excede su alta perfecta hechura; 
y los elementos, según opinión, 
baxós se hallan en esta figura. 

14 

Es tanta y tan grande su serenidad, 
y mas la frescura del santo jardin, 
que nunca temieron ni temen el fin 
las plantas, ni menos qualquier tempestad. 
Los ayres sotiles con tranquilidad 
mueven los lirios y rosas muy finas : 
ni crian abrojos, ni crian espinas, 
asi como crian con su sequedad 
las africanas del Austro vecinas. 

15 

Aqui los concentos muy dulce canentes 
con armonía de angélico coro ; 
aqui no se vido gemido ni lloro, 
después que pecaron los primeros parientes. 
De aqui los echaron ya hechos dolientes, 
por donde nos vino la misera peste ; 
por ellos perdieron sus hijos aqueste, 
pero los buenos y los penitentes 
ganan el otro mas digno celeste. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANo) 



379 



i6 



Este reprehende la gran osadía 
del crudelisimo duro tirano, 
el qual el Esposa del rey soberano 
en su conjugio con ansia pedia. 
Este le dice, que no convenia 
tal matrimonio por justa razón ; 
siendo la virgen de tal religión, 
que dispersarse jamas no podia 
sin detrimento, ni sin danacion. 

Si uno presume de los servidores 
del rey poderoso tomar el esposa, 
injuria le hace muy mas^ criminosa 
que la que recibe de sus contendores. 
Asi con ofensa de graves errores 
Hirtaco no puede el esposa pedir 
del rey soberano, que debe servir, 
siendo señor de los grandes señores, 
que da la potencia, saber y vivir. 



Hirtaco se parte con indignación 
de la presencia del santo benigno, 
oido que hobo su dicho divino 
con las premisas de su conclusión. 
Embia de presto muy crudo sayón, 
el qual atraviesa sin mas dilatar 
con lanza su cuerpo delante el altar: 
de alli do hacia su gran oración 
quiso su anima santa volar. 

19 

El pueblo católico muy descontento 
queria quemar a su casa real; 
pero de presto del clero leal 
fue detenido con gran sufrimiento. 
Fue celebrado con digno concento 
su santo martirio del pueblo fiel: 
en tierra se hacen obsequias por el , 
y otras celestes su merecimiento 
recibe delante del sacro Emanuel. 



Hirtaco recibe la paga condigna, 
n llama de fuego su casa quemada ; 
mas su persona leprosa tornada 



se mata con mano cruel y sanguina. 

Libre quedaba la virgo benigna 

del crudo tirano con su prosupuesto: 

el hijo de Egypo pequeño de presto 

eligen en rey con la gracia divina, 

el qual setenta años reino muy honesto. 



CAPITULO SEGUNDO 

Do se ponen ai^unas glorias (U Santos que estaóan eH 
este signo de Libra ; y dice de la excelencia de la vida 
Cartuxana que tienen en la soledad y contemplación; 
y por semejante de la orden de los Gerónimos de 
España, y donde hobo comienzo; y de la santa pobre- 
za y per ficion de la orden de los Franciscos. 



Después que mi dulce Maestro prudente 
me hobo narrado la gloria Mathea, 
luego me manda de presto que vea 
otras muy dignas del signo presente. 
Con su dulzura cibada mi mente, 
como de niño que leche pedia, 
levanto mis ojos con gran alegría 
mirando las onzas del peso nitente 
y como su rayo las esclarecía. 



Su fulgido peso yo vi que mostraba 
aquel que en el Gargano monte se vido, 
y en el castillo muy alto subido 
quando su espada sangrienta limpiaba. 
Su principado muy bien denotaba 
sobre la casa fiel militante: 
como contino lo tovo de ante 
en la sinagoga, que Dios aprobaba 
quando preciosa la tovo delante. 



Aquí se mostraba su grande vitoria , 
que hobo del crudo sangriento dragón; 
que quiso poner en el gran aquilón 
su silla por alta divina memoria. 
Y por el semblante la gran vanagloria 
del Ante Christo sera derribada 
por este, que muestra cruel el espada, 
contra la gente que quiere la gloria 
quitar de la casa de Dios consagrada. 



38o 



Con rubicundo capelo se muestra, 
y mas con león a los pies colocado, 
el sumo Doctor que nos hobo dexado 
las ordenanzas de nuestra maestra. 
O gloria muy grande de España la nuestra! 
Quando los rayos de aqueste lucero 
en Lupiana se vieron postrero, 
salidos por una muy alta finiestra 
del Hyponense formada primero. 



El gran patriarca de los Cartuxanos 
tenia septenas estrellas doradas, 
mas radiantes que siete Pliadas 
quando las miran los ojos humanos. 
Los Alpes y montes que son Saboyanos, 
cerca del lago del pexe delfino, 
reciben y mas recibieron contino 
sus comas y rayos al viso muy sanos, 
según el intento que tuvo divino. 



O Ínclito Padre, que nos demostraste 
la via muy arta de pocos seguida! 
fueste por ella buscando la vida 
quando la otra siniestra dexaste. 
Los gélidos riscos y montes amaste 
con el hervor de la dulce Rachel: 
por ella servias según Israel, 
y tanto tu orden asi sublimaste 
quanto demuestra su vida fiel. 



Considerabas que la soledad 
hallaba los hondos divinos secretos ; 
y mucho mas altos sotiles y retos 
halla contino la tal puridad. 
No tiene lo publico tal qualidad, 
ni menos su vida que llaman activa; 
siempre se halla contino cativa, 
y puesto que goce de su libertad 
sierva la halla la contemplativa. 

8 

Moysen y Tesbites y mas Eliseo, 
usando la vida de los solitarios, 
gustaron divinos misterios y varios 
según el intento divino que leo. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO ) 

Jacob solitario con el Zachareo, 

uno luchando, y el otro clamando, 

vieron a Dios poderoso ya quando 

les hobo complido su grande deseo 

de verle no menos que mas contemplando. 



Sus candidos hijos aqui le rodean, 
notificando su fulgida gracia: 
como rodea la blanca Galacia 
los polos acordes que el cielo voltean. 
Y porque los tales muy claro se vean , 
aqui los pintamos en estos renglones; 
que fueron los dos excelentes Hugones 
que todas las partes de Galia febean , 
y mas los Ingleses y claros Licones. 



El gran Nicolao con el Anselino, 
estaban acordes con estos que digo: 
y con sus preceptos el áspero Guigo, 
muy inflamado del fuego divino. 
Estaba con estos el buen Jacelino, 
Basilio, Bernardo, no menos Guillermo, 
ditando su nuevo católico sermo; 
y con su doctrina por este camino 
otros vinieron al frigido yermo. 



Aqui se mostraba la grande pobreza 
de la seráfica santa persona: 
cinco ñudicos tenia su zona, 
y parda la veste , señal de dureza. 
O mas que no pienso muy alta nobleza, 
que tanto quisiste hacerte menor! 
por donde te hallas agora mayor 
con la divina celeste riqueza, 
que haze tu orden de buena mejor. 



Por todas las partes del mundo poblado 
coruscan tus rayos en grande manera, 
mostrando la santa perfecta carrera 
según que la hobo tu Christo mostrado. 
Toviste las llagas del Crucificado, 
ya denotando tu gran perficion : 
exemplo dexaste por tu religión 
de la pobreza, que hobo turbado, 
y turba la claustra por otra razón. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 



381 



13 

Aquí radiaban los claros Hermanos, 
con la perfecta fiel medicina; 

mas Cipriano, con santa Justina, 
> el grande Mauricio con sus Thebeanos. 
Otros mostraban sus vultos humanos 
muy radiantes en esta balanza; 
los quales con fe, caridad, esperanza 
vencieron los crudos sangrientos paganos, 
quienes mostraban muy vana pujanza. 

CAPITULO TERCERO 

Do se describe la cosmografia de las provincias de Etio- 
pia y Egypto, por do predico San Matheo ; y repre- 
senta una manera purgatoria de penas de unos ladro- 
nes; y como confiesan su pecado, y /tabla el Autor 
con alguno de ellos. 



Ya la balanza sotil declinaba 
hacia la parte de nuestro occidente, 
quando me dixo mi Guia prudente 
lo que mi mente saber deseaba: 
Mira de yuso por do predicaba 
este levitico Santo bendito; 
porque describas la tierra de Egypto, 
y mas Etiopia que siempre se grava 
de los calores del sol mucho hito. 



Asi que yo miro con este precepto 
las dos Etiopias , no poco distantes , 
y sus moradores sotil colorantes; 
de blanco los unos, los otros de prieto. 
El chmate primo contiene subjeto 
el suelo de aquesta que yo vos profiero; 
sus cosas decirlas aqui por entero, 
rolixo seria mi verso, secreto 
t lus ignorantes, y mas al grosero. 

3 
Basta que diga, de como se cria 

n ella gran gente feroz y diversa; 

por las desiertas arenas dispersa 

tra bestial de mayor osadía. 
Los Garamantes yo vi que tenia, 

ecinos allí do se halla la fuente, 
la qual se demuestra de noche callente, 
y mas en el dia se halla muy fria; 
de forma que nunca la bebe la gente. 



Aparte del Km., ^r muestran ligeros 
los Trogloditas, contino chillando; 
y rinoceronta la bestia bramando, 
y mas los dragones muy grandes y fieros. 
Aqui los jacintos que son verdaderos 
se hallan, con otras mil piedras preciosas, 
que para sacarlas son muy peligrosas 
a los que las buscan por ciertos veneros , 
guardados de sierpes que son venenosas. 



La tierra de Egypto se nos demostraba, 
según que de parte de oriente se tiende; 
y al occidente de Libia deciend' . 
a do Casiopa su hija criaba. 
A parte del austro con ella juntaba 
la gran Etiopia, con todos sus senos; 
Bóreas le bate los puertos Tirrenos, 
según Alexandria le notificaba, 
con toda la costa de los Agarenos. 



Vimos el bravo desierto patente, 
de las hermitas que son ortodoxas; 
y cerca del Cario se muestran las Troxas, 
no menos el balsamo muy redoliente. 
Aqui Meroes se nos muestra presente, 
y como del Nilo su tierra se baña, 
y toda la otra vecina campaña 
a tiempos recibe su grande creciente: 
la pluvia reguardan aqui por estraña. 



Mi sabio Maestro me dixo, ya quando 
me vido que estaba muy embebecido: 
Basta lo dicho, si bien es sentido 
de los ingenios que van contemplando. 
La noche se viene, ia luz declinando, 
según las señales de fuerte Motón , 
que sale de fuera por el orizon ; 
y por el contrario se va ya bañando 
el cuerpo terrible del gran Escorpión. 



Asi que tiremos por nuestra jomada, 
bien como hace quien no se detiene, 
quando la noche cercana le viene, 
para llegar a la propia posada \ 



382 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANo) 



y bien como quando sagaz embaxada 
lleva el correo de cierta vacante, 
por interese del bien no durante 
hace la posta muy mas presurada, 
porque no pase qualquiera delante. 



Por interese del bien duradero 
deben tirar por el santo camino, 
los que proponen correr de contino 
hasta que lleguen al palio sincero: 
quien vuelve la cara, su buen compañero 
pasa delante muy apresurado, 
como quien lleva delante el arado 
y vuelta la vista se halla postrero 
del aparcero que viene a su lado. 



Asi razonando, con rostro devoto, 
el sabio Maestro que a todos enseña, 
entramos por una muy áspera breña, 
según que Tesalia contiene su soto: 
y puesto que fuese a los hombres ignoto 
aqueste boscage, cobierto de verde, 
mi Guia bendita que nunca se pierde 
entra comigo, del miedo remoto, 
diciendome como de Dios me recuerde. 



Asi nos metimos sin senda ni via, 
por el boscage de robles y pinos , 
como quien pierde los rectos caminos 
y valos buscando por la travesia. 
Sentimos en esto de como gemia 
una gran gente, diciendo: Señor! 
mitiga, mitiga tan grave dolor, 
o Hijo de Dios y de santa Maria! 
La culpa fue grande, la gracia mayor. 



O Señor pió! que crucificado 
fueste delante los centuriones, 
en medio de dos muy ceviles ladrones , 
de hiél y vinagre tu gusto bañado; 
si Dimas te hobo, Señor, suplicado 
por todas sus culpas que fueron peores, 
nosotros que fuemos asi pecadores , 
te suplicamos por nuestro pecado, 
y que nos mitigues tan grandes ardores. 



Como nos vieron de presto se juntan, 
y nos rodearon con gran ligereza; 
asi como cercan a la fortaleza 
los que cercano socorro barruntan. 
Y luego con ansia llorosa preguntan : 
Quien sois, o varones, quien sois, o do vais? 
De robo, ni hurto jamas no temáis, 
según nuestras voces amargas apuntan 
los significados que de ellas notáis. 

14 
Fuemos ladrones muy necesitados, 
y por sustentar nuestros hijos y donas 
robamos algunas muy ricas personas , 
las quales tenian los bienes sobrados ; 
y puesto que fuemos ya castigados, 
según que las leyes civiles ordenan , 
pagaron los cuerpos, las animas penan 
hasta que sean del todo purgados 
otros errores, que mas nos condenan. 

15 
Como yo vide su triste lamento, 
y que confesaban sus graves errores, 
como confiesa de los malhechores 
alguno su culpa sin duro tormento, 
movido de lastima mi sentimiento, 
yo dixe: Decidme, decidme, varones: 
sois de Navarra, vecinos Gascones? 
Pero yo pienso, según lo que siento, 
que sois del Estremo, de los Guadiones. 

16 

No cures, amigo, saber la nación, 
me respondieron, con boca muy tierna; 
basta que oyas tu lengua materna, 
la qual te declara la triste pasión. 
Puedes, si quieres, con tu petición, 
y con esa Guia que viene a tu lado, 
rogar a aquel hijo de Dios consagrado, 
que tiene muy presta la consolación, 
que ya nos perdone lo resto culpado. 

17 

Uno repuso muy mas lagrimoso, 
y con un suspiro de debile flato: 
Yo so, me dixo, Pascual de Xabato, 
en Lusitania no poco famoso; 



JUAN DE PADILLA 

al rico robaba, y al menesteroso 
yo socorría con animo tierno: 
por esto no fui condenado al infierno; 
pero yo purgo mi mal criminoso, 
hasta que goce del bien sempiterno. 

i8 
Aqui vienen otros no menos penando, 
los quales labraban en este mal cuño; 
según que lo prueban la de Castronuño, 
. on otros de Toro que vo yo callando. 
Kste con otros asi razonando 
de llama de fuego los vide vestidos, 
y desaparecen con altos gemidos, 
toda la breña muy mas retronando, 
que truenos de nuve divisa salidos. 

19 
Mi dulce Maestro me dice: Camina, 
y dexalos purguen sus tristes pecados: 
otros ladrones veras condenados 
sin esperanza de gloria divina. 
Asi que llegamos a una ruina, 
])asada la selva de aquella planura; 
debaxo tenia muy grande hondura 
una corriente ribera festina, 
sin vado ni puente que fuese segura. 

20 
Asi contemplando peligro tamaño, 
de alli do nos vimos estar mucho altos; 
mucho mas grande que dio Marisaltos 
dimos un salto huyendo su daño. 
Y como los libres de qualquier engaño 
alegres se hallan en grande manera, 
asi nos hallamos aquella ribera 
saltada, que viene del Ínfimo baño, 
y riega la séptima boca muy fiera. 



CAPITULO QUARTO 

Do se representa la séptima boca del Infierno, do penan 
los ladrones que fueron dañados; y como el Autor 
prosupone que habla con un ladrón que nuevamente 
habia venido del mundo ; y como dio ciertas nuevas 
de un gran ladran que alia quedaba vivo, que es 
una gran hazaña de notar ¡y asi se d--^^i'/'- '-I tutor 
y su Guia de esta boca. 



Como los arboles por el Enero 
muestran imagen de poca virtud, 



(el cartuxano) 383 

teniendo secreta la propia salud, 
la qual en Abril se demuestra primero; 
o como se muestra por cerca el Estero 
gran sequedad de la ripa salada, 
asi se mostraron, el agua pasada, 
unos boscages sin flor de romero, 
con toda sil tierra muy resquebrajada. 



Entramos por este boscaje desierto, 
como quien entra con necesidad, 
quando declina de la tempestad, 
que puede hacerlo de vivo ya muerto. 
Hallaba de gotas de sangre cubierto 
el suelo maldito, que ya declinaba 
en una hondura, que se demostraba 
con un camino de piedras retuerto, 
que hasta lo hondo muy negro llegaba. 



Asi decendimos el triste camino, 
con ligereza muy mas que de paso; 
y puesto que fuese mi cuerpo ya laso, 
esfuerzo le daba mi santo vecino. 
La boca septena del gran Averino 
aqui se demuestra con cerca de horcas; 
y de ellas pendían, bien como mazorcas, 
colgadas de trama de hilo de lino, 
unos peores que los de Mallorcas. 



Otros linajes de graves tormentos 
estaban de quartos humanos poblados; 
y con las saetas de fuego pasados 
otros tenían sus cuerpos cruentos. 
Las Arpias mostraban sus rostros esentos, 
y mas sus quixadas sin rienda ni freno; 
cada qual de ellas su vientre relleno, 
y siempre sus pechos muy mas avarientos 
a la rapiña del bien que es ageno. 

5 

Asi revolando por este boscaje, 
con caras humanas maguera disformes, 
sus alas de águila mucho conformes, 
y casi los pelos de bruto salvaje. 
Con furibundo sangriento coraje 
aqui lanzaban aquestos ladrones; 
bebiendo la sangre de sus corazones, 



384 

por excelente muy dulce potaje, 
como los bravos hambrientos leones. 



Y vimos que súbitamente traian 
unos diablos un hombre dañado; 
de pies y de manos muy fuerte Hgado, 
según que sus obras lo tal merecían. 
Asi como vimos que cerca venian, 
comienza mi santo Guión a sacar 
su ense, bien como quien quiere quitar 
el preso, que suelto llevar no confian 
los que lo llevan cruel a matar. 



Estos lo dexan asi religado, 
y huyen mirando la luz radiante, 
la qual del espada salia vibrante, 
como balaje del sol radiado. 
La triste quadrilla se hobo lanzado 
con el temor en la boca septena, 
la qual espiraba la llama gehena; 
y todo aquel valle fue mucho turbado , 
viendo la luz por el aura serena. 



A este me llego, pedida licencia, 
y digole: Malo, que males hiciste, 
por donde ligado sin gana veniste 
aqui do la pena no halla paciencia? 
Este responde con gran diHgencia, 
como quien quiere ser presto librado: 
Aqui, porque sepas, mi grave pecado 
me truxo, por quanto sin mas reverencia 
hurte la custodia de un templo sagrado. 



Y como, le dixe, tan mala hazaña 
heciste, pospuesto qualquiera temor? 
Dime quien eres, o muy pecador! 
porque yo cuente tu culpa tamaña. 
So de la Ínfima parte de España, 
me dice callando su misero nombre, 
de Cordova tengo mi propio renombre; 
partime del mundo con férvida saña, 
ayer con la muerte dexe de ser hombre. 



De este muy negro hurtar y su trato, 
fue mi comienzo en el monte Torozco; 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANo) 

Otros mil hurtos aqui yo conozco, 

que fueron peores que del Viriato. 

La puente lo pruebe de aquel Guadiato, 

camino de Cordova para Sevilla; 

y mas su vecina la Guada cabrilla, 

a do Cervigon el escote barato 

daba doblando la pobre salsilla. 



Otro peor y sangriento ladrón 
queda en el mundo, mas crudo que Caco: 
haciendo del pozo muy áspero saco, 
para los muertos con triste pasión. 
Y como se llama tan crudo varón? 
le dixe con ira de tal crueldad. 
El me responde , la pura verdad : 
Christoval, Christoval, y de Salmerón, 
es su renombre con mucha maldad. 



A veintidós hombres privo de la vida , 
los quales de dentro del pozo hallaron; 
y mas otros muchos, que no se contaron, 
alli sepultados con tierra movida. 
Si quieres saber a do fue la vertida 
sangre, que puedes decir inocente, 
el verso que viene tras este siguiente 
te lo presenta con voz aflegida, 
por ser de notar su hazaña doliente. 

Viniendo que vienen del alta Medina, 
el vado Leteo de presto pasado, 
parece de frente pequeño collado , 
alli do Cartuxa se muestra vecina. 
Aqui cometía tan mala rapiña 
este sangriento varón inhumano: 
en Tetuan se nos hizo profano, 
dexando la crisma fiel y divina 
por el muy bruto cevil Alcorano. 

Como deciende con furia del cielo 
el águila sobre la liebre desnuda , 
hiriendo su carne con uña muy cruda, 
y presto cobrando con ella su vuelo ; 
asi, rebatiendo sus alas Haelo, 
del ayre deciende muy mas furiosa, 
y toma de presto con uña rabiosa 



aquesta persona del áspero suelo, 
y sube con ella no muy vagarosa. 

.15 



Con ella voltea por cima la roca, 
y dada que hobo la séptima vuelta, 
con el gran peso del aire la suelta, 
y cae de presto en la séptima boca. 
Mi dulce Maestro la mano me toca, 
y dice: Camina, que ya te detienes; 
de tales tormentos ni peno ni penes; 
pues que la santa Justicia provoca 
a estos las penas, y a otros los bienes. 

16 

Hurto, según el intento divino, 
est usurpatio de cosas agenas ; 
agora de malas, agora de buenas, 
ilicito siendo su pravo camino. 
Sus muchas especies aqui no defino; 
basta que sepas, ser muchos ladrones 
por templos y plazas, caminos, mesones; 
asi del estraño ladrón y vecino 
robando las debitas satisfaciones. 



Si llevan un chico ladrón ahorcar, 
los que lo llevan son mucho mayores: 
juzgan los grandes los pobres menores, 
y ellos se dexan asi de juzgar. 
\' como quien quiere la sierpe sacar 
del agujero con manos estrañas, 
tal sacan estos, con artes y mañas, 
la santa justicia del propio lugar, 
con vidas y cuerpos de baxas compañas. 

18 

Con ellas destroncan la debile rama, 
y dexan las gruesas raices y troncos; 
callando se hacen muy mas que no roncos, 
disimulando su misera fama. 
Oculta la santa Justicia la llama, 
que se les debe de justa razón; 
asi que no queda oculto ladrón, 
ni menos el grande, que mas se derrama, 
sin la divina fiel punición. 



Asi caminando con justas razones, 
nos vimos del valle muy tetros salidos , 

Canciosbro Castw.lako. — Tomo I. 



JUAN DE PADILLA ( FX CARTUXANO ) 385 

y Sobre la cumbre mis cinco sentidos 
reposan encima de duros terrones. 
Eran pasados los tres quarterones 
nocturnos, y medio del quarto pasado, 
quando del sueño me parto pesado; 
y partense todas mis alteraciones, 
que fueron no pocas del valle pasado. 



Por el Olimpo la luz radiando, 
súbitamente mi Guia me toma; 
y mi pesadumbre de presto se doma 
con su coloquio sotil aleando. 
Y mas que de presto los aires pasando 
nos vimos encima del quarto elemento, 
mucho mas cerca del gran firmamento 
que de la tierra, que va rodeando 
el agua vecina del frígido viento. 

Aqui se acaba el Séptimo Triunfo, que es dr 
theo Apóstol y Evangelista. 



TRIUNFO OCTAVO 

COMIENZA EL OCTAVO TRIUNFO, DE SAN SIMÓN 
APÓSTOL , EN EL SIGNO DE ESCORPIÓN 



CAPITULO PRIMERO 

Do se pone la octava sabida (U la contem¡^>iin n > /om 
el triunfo de San Simón ; y otras memorias y glorias 
de Santos, que estaban en este signo de Escorpión, 



Con el amor que la mente divina 
influye sus rayos en los corazones, 
quando los halla sin alteraciones 
que la terrena codicia designa; 
con este mi vista, maguera no diiína 
y con el favor de mi célica Guia , 
miraba de como el Escorpio subia; 
el qual ocupaba la casa vecina, 
allende de aquella que propia tenia. 



El sol radiaba su vasta figura, 
entrado que hobo su grado primero : 
Philiro tenia por su compañero, 
y mas la Corona se muestra muy pura; 



386 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 



deciende Cepheo con cara segura, 
y toca las aguas del fusco tridente; 
Andrómeda cae por el occidente; 
y Casiopeya, no menos escura, 
deciende con ellos alli juntamente. 



Y vimos el Toro que ya declinaba 
sus rígidos cuernos al mar océano; 
y el gran Orion que le iba cercano, 
y viendo el Escorpio , su rostro velaba. 
Asi que mirando la vista cibaba, 
quando me dixo mi dulce Guión: 
Y como no miras en el Escorpión , 
lo que tu mente mirar deseaba 
de la presencia del justo Simón? 



Luego reguardo con este precepto 
la parte mas alta del signo presente; 
y vide su digna presencia fulgente 
con el amor que lo hizo perfecto. 
Y quanto difiere lo blanco del prieto, 
tanto no menos o mas diferia 
este de todo lo mas que se via 
por el Escorpio, que tiene subjecto 
su fulgida silla de masonería. 



Pero yo dixe : Según aqui veo, 
o digno Maestro de nuestra doctrina, 
este bendito Triunfo se signa 
con el pasado de santo Thadeo? 
Asi que de aqueste fiel Cananeo, 
si mas se dixese, prolixo seria; 
pero digamos de su compañía, 
que le circunda con rayo febeo, 
que priva la noche mostrando su dia. 



Asi que mirando los puntos y grados, 
los quales cercaban a nuestro Zelotes, 
vimos por ellos los célicos dotes 
que otros mostraban alli sublimados. 
Fueron mis ojos asi radiados 
con el claror que de alli procedía, 
que casi la vista me desfallecía, 
como los ojos que son vidriados 
por accidente de algún agonía. 



Pero mi vista fue tan socorrida, 
con el colirio de nuestra maestra; 
como socorre la mano muy diestra 
a la persona que va de caida. 
Mi Guia me dixo, después de sentida 
la convalescencia muy maravillosa: 
Mira ya, mira con cara graciosa 
la compañía muy esclarecida, 
mas redoliente que candida rosa. 



Vimos el Buey en el pasto divino , 
paciendo la yerba que nunca se seca; 
la qual sí la gusta la mente que peca, 
verde la halla su gusto contino. 
Este es el fisico mucho mas digno, 
que los Hipócrates ni los GaUenos ; 
y los Apostólicos Auctos no menos 
pinto con pincel y color mucho fino, 
según que pintara los vultos serenos. 



Y vimos la Hursula magna, cercada 
de once mil rosas, muy mas redolientes, 
que quantos olores pudieron las gentes , 
ni pueden oler en la vida penada. 
Daría se muestra muy bien sublimada, 
con el esposo muy casto Crísanto; 
liarlo se muestra no menos de canto, 
teniendo la parte del yermo poblada 
con la virtud del Espíritu Sancto. 

10 

Aqui se nos muestran los píos Martínos; 
el uno contiene su rubra tiara, 
el otro nos muestra su mitra muy clara; 
y Brido con el, y con otros muy dignos. 
Aqui radiaban los santos Crispínos, 
gloria muy grande de los zapateros ; 
y todos los otros fulgentes luceros, 
según su memoria mis versos indignos 
de yuso la notan con rimos groseros. 



Un cerco de rayos sotil radiantes 
vimos de fuera, no menos de dentro: 
María tenia su solido centro 
cercado de perlas con mil adamantes; 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 

dulcísonas voces oímos cantantes 
dentro de aquella corona nitente; 
gloria decían al Omnipotente 
con los Turibolos refumígantes 
ante su trono real y fulgente. 



387 



Nos adoramos a Dios Elion , 
decían las consonas voces fieles; 
callen los hijos que tuvo Cybeles, 
pues ya le tenemos a su Panteón. 
In ómnibus sanctis, que fueron y son, 
Deiim laúdate, vos Christo redempti: 
estis precioso liqíiorijam einpti, 
y de la cadena mortal de Pluton 
siimiis ?tos omnes jideles exetnpti. 



Con estas y otras divinas canciones, 
y con el dulzor que los hace beatos, 
mostraban sus rostros a Dios mucho gratos, 
considerando sus célicos dones. 
Asi que yo digo de presto : Vos omnes 
uf erque beati^ rogate pro nobis; 
ut boniim eternum quod datiim est vobis, 
710S penitentes , 7nitesque varones^ 
recipiamus cum dotibus novis. 

14 

Ya declinaban las Chelas y grados 
de la cabeza del gran Escorpión, 
mirando los términos del orizon 
que tiene sus golfos no muy navegados. 
Eran tres quartos diurnos pasados, 
y parte no poca de la vespertina, 
quando me díxo mi Guia: Declina 
tus ojos de luz abundante cibados, 
pues el Escorpio tan presto camina. 

15 

Como quien mira la luz radiada 
del lucido cuerpo que Febo contiene, 
riega se halla la vista que tiene, 

leriendo mirar a la tierra pesada; 

l>oco de rato la vista velada 

i recobrando la luz por entero, 

mira bien como miraba primero 

II accidente de lumbre turbada 

' que mirar deseaba postrero. 



i6 



Atal se hallaba mi vista ya quando 
dexo de mirar a la luz de los Santos, 
los quales sonaban sus odas y cantos, 
la mente divina sotil contemplando. 
Así que la tierra de yuso mirando, 
a poco de rato recobro la lumbre; 
cobrando no menos atal pesadumbre, 
que presto me hizo venir aleando 
a la terrena pesada costumbre. 



Y díxe : Maestro , la tierra que veo 
visto la hemos, sí bien te recuerdas, 
alU do hiciera las animas lerdas 
angeles santos el santo Tadeo. 
Debaxo del Rodíco clima que leo, 
vimos aquestas provincias presentes : 
según que mis versos muy mas evidentes 
en el tercero pasado Trofeo 
las dividieron con todas sus gentes. 

18 

Anda pues, dice de presto mí Guia, 
y no te detengas, pues visto las tienes; 
el tiempo se pasa si tu te detienes, 
y trae consigo la noche muy fría. 
Asi que tomemos de presto la vía, 
antes que venga la fusca tiniebla; 
la que las ventas viaticas puebla 
hasta que viene la lumbre del día, 
sin apariencia de túrbida niebla. 



CAPITULO SEGUNDO 

Do se representan en una Isla unas penas purgatorias 
<U los transgresores del octavo mandamiento, que es 
no ser testigo sino verdadero. Y porque los penanUs 
nopodian hablar, el Maestro diee al Autor la causa 
de su pena ; y pone los daiUs de la Ungua, y por el 
contrario la excelencia de ella. 



Asi nos hallamos en una planura, 
bien como isla de agua cercada; 
de plantas humanas muy poco hollada, 
siendo su tierra feroz y muy dura. 



388 JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANO 

Nunca la isla de Fuerte Ventura 
mostró tal imagen al tiempo pasado, 
antes que fuese su suelo poblado 
de gente bozal y de mala natura, 
hasta que tuvo su pecho chrismado. 



Por esta planura sotil paseando, 
fuemos cubiertos de negra tiniebla ; 
clara la mente, que nunca se niebla, 
del contemplante que va meditando: 
bien como quando de noche soñando, 
el cuerpo ya puesto en escuridad, 
goza la mente de su claridad; 
casi las cosas visibles gustando 
como las gusta la sensualidad. 



En esto sentimos de como venian 
unos montones de gente callando; 
como discretas escuchas pasando 
cerca las velas, que las prevenían. 
Y vi que sus manos mortales traian, 
asi como bofes, sus lenguas colgadas; 
traian sus bocas asi despobladas, 
que bien denotaban y bien parecían 
ser por sus dichos crueles sacadas. 



Sus bocas sangrientas, sin lengua ni dien- 
llevaban abiertas el cielo mirando, [tes, 

como quien pide socorro llorando, 
mostrando la forma de los penitentes. 
Con las misérrimas lenguas hedientes, 
hechas tasajos de duras cecinas, 
deciplinaban sus carnes indignas; 
y por las espaldas tan fuerte herientes, 
que se mostraban del todo sanguinas. 



Yo de tal caso muy maravillado, 
vuelvo mis ojos al santo Maestro, 
pidiendo la causa de tanto siniestro 
quanto mostraba el efecto penado. 
El me responde , bien como letrado 
que satisface la duda propuesta, 
quedando la mente del que la requesta, 
como la parte del cielo nublado 
siendo del ayre la nuve traspuesta. 



Y dice: No debes de maravillarte 
de esta misérrima gente que pena; 
la lengua plaguienta que no se refrena 
la semejante congoxa reparte: 
esta, no habla ni menos departe, 
por recompensa del grave pecado 
que hobo con falso motivo hablado; 
certificando su misera parte 
contra la causa del justo acusado. 



La fama robaban de los inocentes , 
siendo muy falsos crueles testigos; 
mostraban las caras de simples amigos, 
y sus corazones de dentro d(jlientes. 
Sembraban los tales con tales simientes 
entre los buenos discordias y males ; 
ved si debrian los hombres átales 
perder la loquela con sus accidentes, 
perdiendo las lenguas que son naturales. 

8 

Aquel religioso que no se refrena, 
mostrando su lengua no poco liviana, 
su religión se demuestra ya vana, 
puesto que tenga la regla muy buena. 
Asi que la causa que mas los condena 
fue la loquela con la detracción ; 
con otras especies que fueron y son 
encadenadas con esta cadena 
de la falsaria cevil locución. 



Como los hombres que son desterrados^ 
por islas y tierras que son despobladas , 
porque hablando palabras vedadas 
fueron los pueblos escandalizados: 
asi son aquestos aqui relegados, 
do pasan las penas que te representan, 
sin otras secretas que los atormentan, 
hasta que sean del todo purgados 
los testimonios que mas los afrentan. 



Los nombres de algunos yo bien te diria, 
pero yo pienso que tu las conoces, 
quando tiraban las débiles coces 
al aguijón de la su pastoria; 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 



389 



pero después que su fuerza caia, 
usaron del arma que hiere secreto, 
hiriendo lo simple, lo justo, lo recto. 
O que vergüenza de la clerecía ! 
cubriendo lo blanco del hito de prieto. 



Fue del muy Alto la lengua criada, 
para que el hombre sus propios conceptos 
claros los haga, de mucho secretos, 
si se conciben de cosa loada. 
Sencilla la hizo, no punto doblada, 
por denotar que su simple sermón 
sea sencillo con el corazón, 

fuera no salga palabra hablada , 
que venga forrada, bien como jubón. 



Diote doblados los quatro sentidos, 
porque tu sientas muy mas que no hables: 
el gusto y la lengua, que son variables, 
simples los hallan los mas entendidos. 
Como tesoros que están escondidos , 
debaxo de dos o de tres cerraduras, 
asi los pusieron en partes escuras; 
cerrados con dientes muy fortalecidos , 
y mas de los bezos si bien te mesuras. 

Asi razonaba la lengua beata 
las perfecciones del miembro sotil: 
corrompe las tales el hombre cevil 
quando con ellas lo justo barata. 
La lengua perversa, que se desbarata, 
pierde el oficio de su perficion ; 
y perseverando su murmuración , 
a su Criador se le muestra no grata, 
según se mostrara la del Abiron. 

De aqui no se como me vide salido, 

lexada la isla de la penitencia; 
y súbitamente mi flaca presencia 
en una hondura muy grande se vido. 
Yo me hallara muy mas que perdido, 
>cgun la demuestra del triste valon , 
si junto no fuera mi cierto Guión , 
cjuiando contino mi ciego sentido, 

luando le falta la viva razón. 



CAPITULO TERCERO 



Dh se representa la octava boca del Infierno, y los pe- 
nantes en ella. Y cotno el Afaestro hablada en he- 
braico con Jos viejos, que venian apedreando unos 
demonios; y como hito la tierra un gran terremoto, 
en el qual el Autor se vido en mucho peligro, e añ 
salieron de este hondo valle. 



Quando los casos que son peligrosos 
se quieren huir sin dolor, mas aina 
conviene llamar a la mente divina, 
que hace seguros a los temerosos. 
Asi mis sentidos no fueron ociosos 
diciendo: Maestro, muy bueno seria 
que convoquemos la vera Sophia, 
consoladora de los lacrimosos, 
que tienen presente qualquier agonía. 



Y pues que presente, según aqui siento, 
el valle la muestra con tanta hondura, 
sea su cierta salida segura, 
según que salimos del hondo cimiento. 
El me responde, con el fundamento 
que tiene la fe con la gran esperanza : 
De fuera temores semblantes alanza; 
y la caridad, que le da sufrimiento, 
el mérito pesa con justa balanza. 



Asi replicando la mar de prudencia, 
de alli decendimos un poco mas hondo 
el valle mostraba su cerco redondo, 
con el imagen de su pestilencia; 
vi que tenia la circunferencia 
llena de robres , asi deshojados 
como los bosques que son fulminados, 
con el esgrima de tal influencia, 
quanta demuestran los rayos lanzados. 



El aire muy grande, con rígido flato, 
asi removía sus ramos baldíos; 
como los arboles de los navios 
quando Vulturno se muestra no grato. 
De cada qual de ellos un tal garabato 
de hierro pendía, de fuego mezclado, 
por una cadena muy gruesa colgado; 



390 JUAN DE PADILLA 

hecha do venden el hierro barato, 
según que lo vende Lipuzca labrado. 

5 

Por medio las lenguas tenian hincados 
los garabatos los hombres malinos; 
como los garfios los gruesos tocinos, 
quando los tiene la viga colgados. 
Tenian debaxo los tales dañados 
unas hogueras de tal alquitrán, 
que les doblaba la pena y afán ; 
y con los singultos muy mas redoblados, 
que los que probaron la horca de Aman. 



Mi dulce Maestro me dice: Tu mira 
bien esta boca que dicen octava; 
la qual con su pena mortífera grava 
lo falso hablado con falsa mentira. 
La justa sentencia, prolata sin ira, 
hace que vengan a aqueste tormento, 
los transgresores de aquel mandamiento 
que dicen octavo; según nuestro Lira 
te lo declara por breve comento. 



Luego sentimos un grande ruido 
venir por el bosque del ayre conmoto; 
y puesto que fuese por trecho remoto 
el miedo lo hizo cercar al oido. 
En esto llegaron con alto gemido 
dos hombres ya viejos, de candido pelo, 
heridos con piedras del áspero suelo; 
bien como prado virente florido 
con el granizo que viene del cielo. 



Y los que tras ellos corriendo venian 
tirando las piedras con manos crueles, 
como los Gelves, que son infieles, 
a nuestros fieles ya quando huian. 
Ya que nos vieron, asi detenian 
su curso ligero, muy mas espantados 
que los Filisteos con otros osados; 
quando la caxa deifica vian 
traer a los pueblos de Dios aprobados. 



Paran los viejos, hebraico hablando, 
maravillados de nuestra presencia; 



(el cartuxano) 

luego les dixo la Flor de prudencia 
no se que cosas , sotil razonando. 
Atenta tenia mi vista, mirando 
como mi digno Maestro hablaba 
su lengua materna, que parte trababa 
de la Caldea, según platicando 
del hijo del viejo Thare declinaba. 



Como quien oye Bretón bretonante, 
y mas en Castilla los nuestros Vascones, 
espera, callando, las tales razones 
ser declaradas del interpretante: 
asi por el mismo tenor y semblante 
callaba, mirando ya quando mi Guia 
su razonamiento me interpretarla; 
porque de lengua sotil semejante 
cierto muy poca noticia tenia. 



Pero de súbito vi que huyeron 
de su presencia con grandes gemidos; 
como los tristes que van despedidos 
del consolante que duro sintieron. 
Luego con ansia mayor les salieron 
por el través los demonios furentes, 
como celadas que salen latentes; 
y por el boscage mortal se metieron, 
ya cativados los viejos dolientes. 

12 

Maravillado de tal accidente , 
y como huian de nuestro Guión 
los viejos amargos, con tanta pasión 
quanta mostraba su pena valiente , 
dixe: Maestro, si fue conveniente 
que tu despidieses los viejos átales, 
yo te suplico me digas sus males, 
y lo que les dixo tu lengua prudente, 
que tiene primado por nuestros mortales. 

Aqui me responde su benevolencia, 
con el amor que la lengua maestra 
al ignorante disciplo se muestra, 
quando le siente que busca la ciencia; 
y dice: La pena mortal y dolencia 
de los dos viejos, con ansia tamaña, 
fue porque fueron de santa Susana 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 



391 



falsos testigos, con tal aparencia 
quanto procura saber quien engaña. 



Estos favor con ayuda pedian, 
contra las fuerzas de los lapidantes; 
sus graves errores aqui paliantes, 
según en juicio discordes hacian. 
El adulterio cevil proponían , 
debaxo los arboles el Pruno y Encino: 
los quales, del Niño con huelgo divino, 
ya convencidos de lo que mentian , 
fueron dañados al tiro petrino. 

15 
Asi que pedian de ser relevados 
con mi presencia de aquesta su pena, 
yo dixe : Ribaldos , y no vos condena 
ya la justicia por falsificados? 
Sois , o perversos ! aqui condenados 
con otros que roban las símiles famas; 
iréis a los fuegos internos y llamas, 
según los que vemos estar empicados 
por este robredo sin hojas ni ramas. 

16 

Gran terremoto con valido viento 
nos hizo de presto conmota la tierra; 
tal que los robres en torno la sierra 
mostraron patente su hondo cimiento. 
Cayeron con ellos, por mas detrimento, 
los de las lenguas que son lastimeras 
encima de aquellas ardientes hogueras; 
punidos por este rabioso tormento, 
penan los tales por muchas maneras. 

Luego de presto socorre mi Guia, 
viendo mi cuerpo del todo conmoto 

n el tremor del muy gran terremoto, 
el qual en el punto mortal me ponia. 
No temas, no temas, o hijo! decia; 
ca presto seremos del valle salidos : 
estos demonios que son descreidos 
tientan a veces con tal agonia, 
pero del bueno se hallan vencidos. 

Con estas palabras de consolación, 
undome fuera del valle doliente, 



no menos seguro que el triste paciente 
quando lo dexa muy larga pasión ; 
el sueño, que vence de su condición 
a los semejantes, me vence de presto: 
el santo Maestro se goza con "^♦" 
viendo quieta la tribulación , 
no menos mi rostro placiente de mesto. 

Ya que me hobo mi sueño dexado, 
yo me levanto de tan buena gana , 
como quieo mira la clara mañana , 
por interese del propio ganado. 
Luego me dixo mi dulce Letrado: 
Mira ya, hijo, de como rebota 
la hija de Titán del cielo conmota, 
según es el curso del tiempo reglado, 
del Sagitario no mucho remota. 

20 

Con lo demás que el Maestro propuso, 
ya radiaba la parte del noto; 
dexamos el suelo muy duro de soto, 
y sobre los ayres sotiles me puso. 
Levanta los ojos, me dixo, de suso, 
y mira lo alto de donde procede 
la fuerza del rayo divino ; que puede 
hacer ordenado lo mucho confuso, 
tal que reliquia siniestra no quede. 

Aqui se acaba el Octavo Triunfo , que ei de San Siraoa 

Apóstol. 

TRIUNFO NOVENO 

COMIENZA EL NOVENO TRIUNFO, QUE 1 - 

APÓSTOL SAN ANDRÉS, EN EL SIGNo ni 

SAGITARIO 

CAPITULO PRIMERO 

Do se poní la novena sobida de la contemplación : do 
reprueba el Maestro la judiciaria Astrologia que los 
Matemáticos usan, con una reprehensión qut kace el 
Maestro a el Autor; y potte el triunfo de San An- 
drés, Y las /^lorias de otros Santos que esta' 
el si^n/^ d<r Sitiñtario. 



Yo que lo alto del cielo miraba, 
bien como hace el Astrónomo sabio, 
quando reguarda por el astrolabio 
lo que del polo saber deseaba, 



392 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 



vi que de parte del Euro botava 
el gran Sagitario, con arco tirando 
saeta de fuego; que pasa vibrando 
los ayres, y nuve que dura hallaba, 
siendo la causa que crepa tonando. 



Y vi que tenia de dentro patente, 
el grado primero de aqueste Centauro, 
al Fi de Latona, con rosto de auro, 
según se nos muestra contino nitente. 
El gran Ofiulco, con el de presente, 
con la Serpiente yo vi que salia; 
y por el contrario cansado caia 
el Can a la parte de nuestro occidente, 
ya que la Liebre se nos escondía. 



Aqui tiene casa por la delantera 
Júpiter alto, por cosa preciosa; 
en esta se goza, y en otra reposa 
poco, teniéndola por la trasera. 
Contempla, contempla la causa primera, 
me dixo mi Guia muy súbitamente; 
esto perquiere la estólida gente , 
dando cien vueltas al polo y esfera, 
que fueron criados del Omnipotente. 



Miran a veces las Exaltaciones, 
los Trinos y Quartos, y mas los Sextiles, 
y las Conjunciones con buenos oviles, 
malas hallando las oposiciones. 
Asi que mirando las Constelaciones, 
y augurantes a do no conviene, 
por el contrario su punto les viene, 
de lo que piensan en sus corazones, 
de bien o de mal que el efecto contiene. 



Asi que tu mira por lo que subiste, 
y dexa las casas del sexto planeta; 
veras otra casa muy mas que perfecta, 
de uno que gloria muy grande se viste. 
Basta que digas de como ya viste 
subir por lo baxo de vuestro orizon , 
este que dicen el sabio Chiron, 
Maestro de Achiles, según mas oiste 
de aquellos que fingen medido sermón. 



Oida la justa fiel corrección, 
como quien oye salud de las almas, 
pidole, juntos mis dedos y palmas 
su saludable benigno perdón: 
O mas que bendito celeste Varón! 
le digo, la causa del todo revista, 
corre sin freno ligera mi vista 
alli do me lleva la inclinación, 
quando no siente poder que resista. 



El me replica con tanto dulzor, 
vista mi debile mente compunta; 
bien como santo varón que barrunta 
la compunción de qualquier pecador. 
Mira ya, hijo, dexando el error 
lo que conviene que mires y veas; 
porque mirando las glorias Andreas, 
veas las otras por enrededor, 
si verlas en este Centauro deseas. 



Con el precepto del sumo Letrado, 
miro la parte del Signo mas alta, 
alli do la luz soberana no falta 
con la presencia del cielo estrellado. 
Vi sobre el arco Chiron elevado 
un eminente Varón , que tenia 
su silla sembrada de gran pedrería; 
y ella de oro muy puro labrado, 
quanto labrarse por arte podria. 



Una gran aspa tenia su mano, 
como divisa, de oro chapada; 
quasi de forma de cruz fabricada, 
insignia divina del Rey soberano. 
Su bulto venusto, con pelo ya cano, 
tenia no menos; asi radiando 
como los rayos de Febo tocando 
balaje, que tiene el aspecto cercano 
del ojo, que hito lo tiene mirando. 



Este, me dice mi Guia superna, 
fue de Bethsayda, cibdad Galilea; 
a este dixeron y dicen Andrea, 
hermano de Pedro , que Roma gobierna. 



JUAN DE PADILLA ( EL CAKTUXANO) 



393 



V porque tu mente mejor lo dicierna, 
nota su vida muy maravillosa, 
que tanto se halla fiel y preciosa, 
quanto no puede tu lengua materna 
en metro cantarla, ni menos en prosa. 



Pero tomando de aquesta lo menos, 
porque tu mente cansada no grave, 
dexando lo mas a la lengua suave 
que canta los himnos, no punto terrenos 
sus fidelísimos hechos serenos 
quiero que sepas , en suma muy breve ; 
porque lo bueno patente se pruebe, 
según lo probaron los Santos y buenos, 
con el favor que lo justo se mueve. 



Este, primero que su compañero, 
hobo noticia de nuestro Mesias, 
quando del hijo del buen Zacarías 
fue denunciado por simple cordero. 
Este , del santo Baptista primero 
fuera discípulo, pero segundo 
fue del que hizo los cielos y mundo; 
dexando la barca de pez y madero , 
con que pescaba en el lago profundo. 

13 

Su digno triunfo de merecimiento, 
Achaya lo sabe, de como y de quando; 
por ella su lengua la fe predicando 
hizo muy soHdo su fundamento. 
Grecia su fama, con esperimento 
de las señales que claro hacia; 
y con su doctrina muy grande crecia 
el culto divino, con el documento 
que tiene la santa fiel clerecía. 

14 

Los siete demonios echo de Nicea, 
en forma de canes ; por tal que creyeron 
los infieles, que se convirtieron 
del idolatría cevil y muy rea. 
Convierte la dueña del cónsul Egea, 
y con la familia de aquesta señora 
otra gran gente fiel a deshora 
la mano del Santo bendito batea, 
viendo crismada la gran senadora. 



15 



Quarenta varones resucitados 
fueron por este, a la costa marina, 
quando las ondas sorbió su carina, 
y ellos sin ella cruel ahogados. 
Otros misterios por el acabados 
dexamos aparte, por no detenerte; 
pero digamos su fin y su muerte, 
dada por mano de los condenados 
a muerte segunda sin termino fuerte. 

16 

Egeas el crudo mando que probase 
el digno misterio del Crucificado, 
y fuese su cuerpo cruel enaspado , 
sin que del todo por el espirase. 
Esto hacia, porque se dexase 
de predicar la virtud y potencia 
de la deifica cruz, y paciencia 
que tiene consigo; por mas humillarse 
en ella la vida de nuestra dolencia. 

17 

Asi que después de muy bien azotado, 
de manos de veinte crueles varones, 
al campo lo sacan aquellos sayones, 
no menos sangriento que vituperado. 
Sus ojos tendidos alli por el prado, 
vido la cruz en el suelo hincada , 
abre su boca con voz mesurada, 
y con alegría, sin rostro mudado, 
fue del bendito fiel adorada. 

iS 

Ave Cruz, ave preciosa, decía, 
In Corpore Christi del todo sagrada, 
y mas de sus miembn>s preciosos ornada, 
como de perlas de mucha valia. 
Antes que fueses del Fi de María 
tocada, mostrabas muy grande temor; 
agora nos muestras dulzor con amor, 
y mas que nos muestras la célica vía, 
por donde suban- -• P* '«-"•»»- 

'y 
Am ..»..m.om . > su lengua devota 
estas y otras semblantes ra7X)nes, 
enaspan su cuerpo los viles poltrones, 
su vestidura del todo remota. 



394 JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANO ) 

La gente católica presto conmota, 
bien como gente que quiere pelea, 
van a la casa del cónsul Egea; 
y de la sentencia cruel inodota 
feroces reclaman, y piden Andrea. 



20 

Egeas temiendo la furia patente, 
viene con ellos sin mas dilatar; 
para mandarlo del aspa quitar, 
por aplacar a la túmida gente. 
Como lo vido el Apóstol presente: 
Egeas, Egeas, le dice, que quieres? 
Misericordia, si te convirtieres 
habrás de la gracia del Omnipotente; 
para quitarme potente no eres. 

21 

Ved que misterio muy maravilloso, 
que luego los buenos fieles devotos 
sus miembros y brazos hallaron inmotos 
para quitarle del palo penoso! 
De alto corusca, por don glorioso, 
gran resplandor y fulgor a la hora; 
y sale su alma la merecedora 
del reyno celeste, que Dios poderoso 
tiene por casa real a do mora. 



Como quien mira, después de mirado 
al Rey en su silla real con honor, 
la Corte que tiene por al rededor, 
que hace magnifico ser el estado; 
asi hice yo con el viso cibado 
del Andreatica santa presencia; 
miro del Signo la circunferencia, 
y como tenia por si cada grado 
otros no menos de gran reverencia. 

23 

Estaba no menos Clemente Romano, 
con la tercera tiara repuesta; 
estaba Cecilia la virgen honesta, 
esposa muy dulce de Valeriano; 
estaba no menos aquel Columbiano, 
que fue del Ibernia muy gran serafino ; 
aqui radiaba la mitra de Lino , 
que tubo las veces del Rey soberano, 
después del martirio de Pedro divino. 



24 



Estaba Felicitas, madre muy pia, 
con siete Luceros, muy mas radiantes 
que siete Triones, el polo girantes 
sobre la tierra continuo muy íria. 
El digno Maestro de Anastasia 
estaba no menos aqui radiando; 
y el gran Nicolao muy mas luminando 
los Ínfimos grados de su compañía, 
según en el Signo los iba mirando. 

25 
Mostróse la reyna llamada Faustina, 
y mas el Porfirio con otros doscientos; 
y ella con ellos, los ojos atentos, 
el rostro mirando de su Catalina: 
las ruedas tenia la virgo benina 
quebradas, por signo de grande victoria; 
esta tenia mas alta la gloria 
que otra, sacando la Madre divina, 
que Virgen y Madre se halla notoria. 

CAPITULO SEGUNDO 

Do se describe la cosmografia de Grecia^ por quanto en 
una de las provincias de ella triunfo San Andrés, y 
pone la excelencia del estudio de Atenas , y tres ma- 
neras de filósofos ^ y como se nombraron. 



Ya declinaba de las Fortunadas 
islas, aqueste ligero Centauro; 
alli do las perlas hallo con el auro 
Colon, por las ondas jamas navegadas. 
Las duras saetas de fuego mezcladas 
iba tirando con fuerza de trueno; 
el cielo se turba de mucho sereno, 
y mas que las nuves en alto levadas 
discurren ligeras sin riendas ni freno. 



Mi sabio Maestro me dice , ya quando 
vido las señas del tiempo noturno, 
como quien mira del rostro saturno 
las rugas, que van a la vida secando: 
Mira ya, mira, que vas contemplando 
los puntos y grados del signo presente; 
que ya se declinan a vuestro poniente 
según el esfera los lleva rotando, 
I trayendo la noche que viene siguiente. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 395 

Y vimos la prima de las memoradas, 



Por ende declina tus ojos mortales, 
antes que el aire sotil escuresca; 

mira la tierra de Grecia la fresca, 
mente de sabios que son natih-ales. 
Luego declino mis lumbres iguales, 
con este precepto, mirando la tierra; 
como quien mira de sobre la sierra 
las llanas dehesas con sus encinales, 
alli do la nieve muy poco da guerra. 



Asi que mirando, yo vi lo poblado 
<íe siete provincias de Grecia la noble, 

porque mi verso presente no doble, 
del suelo de Achaya sera comenzado. 
Casi de agua lo vide cercado, 
excepta la parte del viento Bóreas; 
aqui do la fe sacratísima Andreas 
hobo con obra fiel predicado, 
ante la cara del cónsul Egeas. 



Achaya contiene por propia vecina 
la gran Macedonia, do fue concebido 
aquel que del mundo fue tanto temido, 
teniendo subjecta su grande maquina. 
Aqui se demuestra la supera pina 
del Olimpiaco monte muy alto; 
do viento, ni nieve le dio sobresalto, 
aunque le venga de costa marina, 
ni menos Vulturno con súbito salto. 



Y vimos Epiro con toda su fuente, 
y junto con ella la magna Dalmacia; 
"' mucho distante de aquella que Thracia 

ne Bizancio a la parte de oriente. 
Thesalia nos muestra no poco patente 
*^M monte Parnaso con su división, 

Cirrha, con Crissa, Thurion, Helicón; 
los quales consagra la misera gente, 
a los que no tienen poder ni razón. 



En Helesponto yo vi las Cycladas, 
cerca del piélago grande Mirtheo; 
no mucho distantes del mar que es Egco, 
que fueron cinquenta con tres numeradas. 



tener por divisa capullo de rosa; 
y vimos a Candia, la mucho famosa, 
do fueron primero saetas halladas, 
y de los equestrcs el arte sañosa. 



Aqui las Helladas se nos demostraron 
Boecia la una, do Hercules magno 
hobo nacido con valida mano, 
según sus trabajos lo notificaron; 
la otra que Grecia la Vera llamaron, 
es Athica, do las personas Helenas 
salieron no poco feroces y buenas; 
y mas los filósofos, que decoraron 
la fuente que tubo de artes Athenas. 



Aqui del Eubea muy noble salieron, 
claros varones, según Herodoto, 
y del Academia, con su terremoto, 
Platón y los otros que mas le siguieron. 
Los Peripatéticos se dividieron 
por toda la tierra con autoridad , 
dando noticia de alguna verdad; 
pero lo cierto saber no pudieron, 
ni menos llegar a la tal puridad. 



Fue de la secta del Peripaton , . 
principe digno por mas verdadero, 
aquel que del Magno valiente guerrero 
fue pedagogo de gran perficion. 
Los compañeros del docto Solón, 
fueron del mundo los sabios septenos, 
los quales tubieron renombre de buenos; 
pero mirada su condenación, 
locos se deben llamar a lo menos. 



Mi Guia me mira, con cara graciosa, 
viendo de como de presto sentia 
ser gran locura la sabiduría 
del mundo presente, que nunca re|>osa. 
Ved si les pudo su cien- ' ^a, 
salvar que no fuesen ai i , ; tundo: 
no conocieron la causa del mundo, 
que fue la primera muy mas poderosa, 
que otra que fuese del nombre segundo. 



396 



Camina, me dice, pues ya contemplada 
tienes la tierra de los sapientes, 
según el estima común de las gentes, 
que tienen la física por aprobada. 
Pero la sacra doctrina gustada, 
tiene su gusto de tanta dulzura; 
que hiél le parece de gran amargura 
otra doctrina qualquiera, hallada 
por el ingenio de humana natura. 

13 
Mira de como los hijos de Leda, 
suben de fuera de nuestro orizonte; 
y antes que mas la tiniebla remonte, 
festina la via, que larga te queda; 
porque podamos seguros, y pueda 
tu mente llegar a lo mas que conviene; 
porque la noche jamas se detiene, 
bien como hace conti'no su rueda 
de la que doble la cara retiene. 



CAPITULO TERCERO 

Do se representa encima de una montaña una manera 
de pena purgatoria , de ¡os transgresores avarientos 
del noveno mandamiento, que es no codiciar las cosas 
del próximo; y prosupone que habla con un penante 
docto y discreto, y reprueba mucho la codicia. 



Los caminantes que van razonando 
cosas que suelen causar alegria, 
puesto que sea muy larga la via, 
corta la hallan los pies caminando: 
asi con dulzura mi gusto gustando 
las dulces palabras del sabio divino, 
breve se hizo mi largo camino, 
una montaña petrosa pasando, 
según el Maestro llevaba su tino. 



Encima tenia muy grande planura, 
como dehesa de blanco ganado; 
quando el Estremo lo tiene dexado, 
buscando la sierra que tiene verdura. 
Tenia por partes muy gran espesura, 
no menos a partes sin árbol esenta ; 
según de la sierra de Cuenca se cuenta. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 

aUi do la lana se hace muy pura; 
Arlanza con Burgos mejor lo recuenta. 



Vimos venir una gente cuitada, 
mucho mas alto la triste bramando, 
que las ovejas que vienen balando, 
cara la propia segura majada. 
Traian la forma del cuerpo corvada, 
hollando la tierra con pies y con manos, 
como las bestias que pacen los llanos ; 
o como hacia, la mente velada, 
el Rey Babilonio sin auctos humanos. 



O que mancilla muy grande sentia, 
quando la forma del hombre real 
en forma la via de vil animal , 
según la demuestra que fuera traia ! 
Asi rastreando, la triste plañia, 
como los niños que van gateando, 
que dexan la cuna, la madre buscando, 
puestos en esta contina porfía , 
hasta que callan la teta mamando. 



A uno me llego de aqueste rebaño, 
y digole: Tu, que la cara decHnas, 
levanta, levanta tus lumbres indignas, 
porque remedio reciba tu daño. 
No te demuestres atanto horaño; 
habla, pues tienes razón y loquela; 
no temas, si algo tu mente recela, 
ca yo no te burlo, ni menos engaño, 
por donde tu pena doblada te duela. 



Este, su cara corvada levanta, 
con un sollozo de lastima grande: 
Habla, te ruego, por bien que yo ande, 
me dixo de presto su ronca garganta. 
Esta tu pena, le digo, ya canta, 
quanta sufris por aquesta dehesa: 
es por defecto de naturaleza, 
que hace torcer el vigor de la planta, 
según de los mostruos con tino se reza? 



El avaricia de bienes ágenos, 
nos hizo corvar a la tierra pesada 



la mente, que fue para el cielo criada, 
me dixo, con ojos de lagrima llenos: 
y considerando los bienes ágenos, 
y con la gran hambre de los poseer, 
perdimos el cielo muy alto de ver, 
hasta los tiempos, de mas o de menos 
que pueda purgando la culpa caer. 



Mostruos nos hizo la vil avaricia, 
torciendo la obra de la caridad; 
la qual nunca pierde su digna bondad, 
siendo no ficta su clara noticia: 
asi que dexada la triste codicia 
de todas las cosas visibles del suelo , 
derechos se tornan los hombres al cielo; 
y mas, con sus obras de pura justicia, 
hacen por alto seguro su vuelo. 



Los que venimos en esta manada, 
tobimos aquesta gran sed de tener, 
que quanto mas bebe mas quiere beber, 
según el hidrópico, quando no nada. 
Pero la culpa que fue confesada 
ante la muerte , que fue corporal , 
con esperanza del bien natural, 
siendo por esta manera purgada, 
nos puede llevar a lo celestial. 

10 

Considerando su razonamiento 
ser de letrado fiel, y buen hombre: 
Yo te suplico me digas tu nombre, 
porque yo quede del todo contento. 
El me repuso con gran sentimiento: 
Si digo mi nombre, seré conocido, 
por donde seras mucho mas afligido; 
siendo muy cerca de tu nacimiento, 
no mucho distante de Julia nacido. 



Pues que no quieres decirme quien eres , 
lime a lo menos de tu compañía: 
>i vienen algunos del Andalucía, 
<\ue son codiciosos de tales haberes; 

)S quales, pospuestos humanos placeres, 
y mas el peligro del mar que no baste, 
hinchen la bolsa del rico Contraste, 



JUAN DE PADILLA (eL CARTUXANO) 397 

que tiene Sevilla de los mercaderes, 
donde no falta por mas que se gaste. 



13 

La vega que tiene la fuerte Carmona, 
pienso que sea la India mejor; 
pues que de aquella qualquier labrador 
saca seguro el haber del anona. 
La tabla que tiene la gran Barcelona, 
nunca se quiebra, por buen regimiento; 
asi de la vega, lo mismo yo siento, 
quando la nuve del cielo no trona, 
dando su pluvia sin piedra ni viento. 

13 
El anima triste se parte de presto, 
dando su mudo callar por respuesta; 
callando, se muestra no menos honesta, 
que religioso discreto, y honesto. 
Asi declinando su lánguido gesto, 
con todos los otros de aquesta compaña , 
tiran por esta desierta montaña, 
con un gemir, y sollozo de mesto, 
quanto lo muestra su pena tamaña. 

Maravillado de tanta prudencia, 
y como callo los defectos ágenos, 
asi como hacen los rectos y buenos, 
quando les muerde su buena conciencia, 
dixe, con aire de gran reverencia: 
O digno Maestro , pues este varón 
hobo callado con su discreción, 
puede con esta fiel penitencia, 
presto volar a la gran i)erficion? 

»5 
Esta persona, me dice, penante, 
anda muy cerca del bien duradero, 
pero conviene que purgue primero 
lo poco de toda su culpa restante. 
Los otros que vienen con el, semejante, 
quando tobieren su tiempo complido, 
serales el cielo muy esclarecido, 
no menos abierto que mas radiante 
ante la cara de Dios inrmitn 

10 

Pero tiremos, que ya se declina 
la húmida noche, mostrándose fría; 



398 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO ) 



lo qual acaece muy cerca del dia, 
quando se halla del Coro vecina. 
Asi que, de presto tu ven y camina, 
y sigue mis lentas seguras pisadas; 
veras a lo menos aquellas dañadas 
animas tristes, que tiene la mina 
del avaricia por muy condenadas. 

CAPITULO QUARTO 

Do representa el Autor la novena boca del infierno, 
do penan los transgresores del nono mandamiento: y 
prosupone que habla con yulio Cesar ; y de su grande 
codicia, por la qual muchos murieron, y al fin le 
mataron a el: donde se dicen muchas cosas contra la 
codicia y avaricia, poniendo sus definiciones; e asi 
salieron de este profundo valle. 



Ya decendidos por la de vallada, 
de la montaña que dixe de suso, 
presto venimos al centro de yuso, 
no con muy lenta segura pisada. 
La niebla nos cubre, no menos helada 
que quando la tiende la noche brumal, 
sobre los montes del aquilonal; 
allí do la fuente renace bastada 
de aguas, que hacen la thatia canal. 



Como la niebla desgrega la vista, 
haciendo sus húmidos gruesos vapores , 
grandes los cuerpos de cuerpos menores 
según los antojos al viejo legista, 
bien asi hizo mi lumbre ya mista 
con los vapores de tanta neblina, 
que nos parecía mayor que el encina 
un guadapero, que mucho no dista 
del árbol que tiene renombre de espina. 



Asi que de cerca ya quando miraba, 
vide lo grande hacerse pequeño, 
asi como el miedo pasado desdeño 
lo que la vista pasada turbaba. 
Pero yo vide que presto botaba, 
por esta gran boca que digo novena, 
una gran bestia, mayor que ballena; 
su boca muy grande, según demostraba, 
de cuerpos humanos no poco rellena. 



Esta, muy presto después de salida, 
tiende su cola cruel y conchada; 
queriendo hacer una rosca doblada, 
según que la hace la sierpe dormida. 
Esta, con ella la breña ceñida, 
asi la cerca va, que ya nos tenia 
quasi de dentro de lo que cenia; 
tal que desmaya de presto mi vida, 
con el temor de tan gran agonia. 



Viendo mi cara muy descolorada, 
luego socorre mi digno Maestro; 
y corta la cola con tajo siniestro, 
con un piquete que diera el espada. 
Saltaba la cola después de cortada; 
muestra su ira la bestia bramando; 
y con el corage mortal revesando, 
echaba de fuera la gente tragada; 
y huye no menos que mas arqueando. 



Por entre los riscos quedaban tendidos, 
medio comidos aquellos dañados; 
como los cibos que son revesados 
quando de dentro no son digestidos. 
Tenian algunos los vultos raidos, 
dando del hombre noticia no clara; 
como ladrón que desuella la cara, 
porque no sean muy bien conocidos, 
los que su mano sangrienta matara. 



Yo dixe: Maestro, si fuese posible 
que luego hablase con uno de aquestos , 
aunque retengan roidos los gestos, 
sera su loquela bien inteligible. 
Ca puesto que sea la voz invisible, 
sera satisfecho muy bien el oido : 
no curo que sea de mi conocido; 
basta que diga su caso terrible, 
y como la pena sin fin ha venido. 

8 

La justa licencia por el otorgada, 
presto me junto con un revesado: 
O miserable, le dixe, dañado, 
y que fue tu culpa cevil y malvada? 



JUAN dp: padilla (el cartux\no) 



399 



Dime: tobiste la frente crismada, 
o eres de alguna pestífera seta, 
según la contiene la ley Mahometa, 
contaminando la fe consagrada , 
que tiene la casa de Roma perfecta ? 



Este responde con voz inefanda, 
ya renegando de su nacimiento: 
Dame tu lengua, me dice, tormento, 
pues del estado sotil me demanda: 
pasa delante, con ese que anda 
con tanto seguro por este profundo; 
y dexa mi triste dolor iracundo, 
al qual nunca pudo la voz, mucho blanda, 
dalle remedio de punto jocundo. 



Tu me dirás, o muy gran pecador! 
que fue la causa de aquesta tu pena, 
V como la boca sangrienta novena, 
te hobo tragado con tanto dolor? 
Si tu no lo dices, haré que mayor 
sea tu pena de la que padeces; 
pues que tormento tan grande mereces, 
l)ienso que sea no poco menor 
si mi palabra fiel obedeces. 



Ya con el miedo, su ronca garganta 
echa la voz de persona doliente; 
como quien habla sin muela ni diente, 
que por las encias la lengua quebranta. 
La triste cabeza de presto levanta, 
y dice con miedo de mas agonía: 
Ni so de Liguria, ni de Berbería; 
salvo de aquella que tiene por santa 
toda la vuestra ñel Clerecía. 



Ante los tiempos de Dios humanado, 
fue mi codicia con alto deseo: 
por esta perdiera la vida Pompeo , 
y mucha gran parte del noble Senado. 
Después que yo tuve el imperio ganado , 
cal del estado no siendo yo tuto; 
y prevaleciendo la parte de Bruto, 
fui de la vida muy presto privado, 
y por recompensa recibo tal fruto. 



13 



Veinte y tres golpes o crudas heridas , 
yo recibiera en el gran Capitolio; 
asi mi persona cayo de su solio, 
entre las manos de los homecidas. 
Cayeron mis obras no poco temidas, 
y mas, que no siendo mi frente crismada, 
mi anima triste se vido tragada, 
con las personas que fueron vencidas 
de la hambrienta codicia dañada. 

14 
Aqui penan otros que fueron potentes, 
tiranizando los reynos ágenos; 
y con la gran fama de fuertes y buenos, 
a ellos se daban las débiles gentes. 
Decirte sus nombres, y hechos dolientes, 
a mi no conviene segim he pensado, 
pues que con ellos me hallo culpado; 
y callo no menos a los prepotentes, 
que viven con este hambriento pecado. 

Apenas cesara su lengua callando, 
quando, con sil vos y con estridores, 
vimos venir unas bestias peores 
que los celidros que van humeando. . 
Al santo Ministro me vuelvo, ya quando 
vide señales de tanto siniestro: 
No temas, me dixo mi digno Maestro; 
y toma mi mano, su cuerpo girando, 
y llévame quasi borrego de diestro. 

16 

No fuemos un poco de allí desviados, 
quando saltaron aquellas serpientes 
sobre los cuerpos de los padecientes , 
que la gran bestia dexo revesados. 
Unos de súbito vide tragados, 
y otros luchando revueltos con ellas: 
echaban sus ojos ardientes centellas, 
quando les daban crueles bocados , 
no reguardando sus tristes querellas. 

17 
Mi Guia bendita me dice : Camina, 
y dexa de ver la miserrim • mm » 
ya reconoce la fulgida lun 
la parte Favonia, por do se declina. 



400 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANo) 



Basta que viste la gente malina, 
que hobo dañado la grande codicia; 
remedio no tiene su vil avaricia, 
ni menos espera la gloria divina, 
según lo demuestra la suma justicia. 

i8 

Es la codicia, raiz radicada 
de todos los males, según su manera; 
igual de la culpa que fue la primera , 
en el principio del mundo formada. 
Es de los bienes ágenos morada; 
de hurtos, perjurios, y mas simonía; 
una gran ansia, que no se confia 
de la pecunia que tiene ganada, 
buscando los cambios de la tiranía. 

Es un servicio de idolo triste, 
la tal avaricia, ya quando se halla 
en el corazón que tal idolo talla, 
y de la pecunia dorada lo viste. 
Decid, que virtud en aquesto consiste 
quando despide de su corazón 
a Dios que lo hizo de gran perficion, 
según la doctrina ñel que leiste, 
allende de aquella del Peripathon ? 



Con sumo trabajo la falsa riqueza 
adquiere la gente, muy mal comedida: 
pierden a veces por ella la vida, 
o pierdenla ellos por naturaleza. 
Sucedeles oltre, con mucha franqueza, 
que de la pecunia con ansia ganada, 
el prodigo toma con mano doblada; 
y gasta, con vicio de torpe vileza, 
muchas vegadas la cosa preciada. 

21 

Asi razonando, mi sabio Letrado, 
su dulce coloquio de mucha doctrina, 
por una sendilla, del monte vecina, 
subimos la cumbre del alto collado. 
Yo que , no menos que mas que cansado 
sentia mi cuerpo de tanta fatiga , 
la soñolencia me fue tan amiga, 
que , desque me hobo repuesto de lado , 
presto la debile vista me liga. 



Pero mi santo divino Guión, 
ya reposado lo que con venia, 
me llama, según que llamarme solia, 
de semejante pesada pasión. 
Yo me levanto, bien como varón 
quando ya siente la clara mañana, 
para la obra diurna que gana 
lo que sustenta su pobre mesón, 
y hace que tenga su vida muy sana. 

23 
Mira ya, dice con cara graciosa, 
como la parte primera del cielo 
coje por alto su túrbido velo, 
y va ya tomando color de la rosa. 

Y pues que camina, quien nunca reposa, 
y no se detiene, con gran ligereza, 
conviene que lances de ti la pereza, 
tomando la santa jornada preciosa, 

que sube la via de pura nobleza. 

24 
Yo dixe: Maestro muy mas que benino, 
aunque mi mente no halle dispuesta, 
en tu querer, y doctrina ya puesta 
la tengo, no menos terne de contino; 
asi que tiremos por nuestro camino. 

Y pues que retienes virtud y potencia, 
suba delante tu digna presencia. 

Y luego de presto, maguera no dign"), 
en alto me vide con su Reverencia. 

Aqui acaba el Noveno Triunfo, que es de San Andrés 
ApostoL 

TRIUNFO DÉCIMO 

COMIENZA EL DÉCIMO TRIUNFO, QUE ES DE 

SAN JUAN APOSTOL Y EVANGELISTA, EN EL 

SIGNO DE CAPRICORNIO 

CAPITULO PRIMERO 

Do se pone la decima sobida de la contemplación ; y se 
pone el triunfo de San Juan Apóstol y Evangelista; 
y dice de la dignidad y excelencia de su doctrina, y de 
su comparación a el Águila; y del amor que le tobo 
Christo y el a Christo co7t el qual inJla7nado hizo 
grandes señales. 

I 

El décimo vuelo de nuestra subida, 
muy aleado de mi pensamiento. 



JUAN l>t: PADILLA ( LL i ak i l .x.aaO ) 



cerca me puso de aquel movimiento, 
que hace Lucina después de movida. 
La Cabra sobia , muy esclarecida 
con la presencia del sol radiante; 
la Urna le iba no muy adelante, 
vertiendo las aguas sin justa medida, 
según acaece la luna girante. 



Febo del Ínfimo punto pasado, 
que hace solsticio de tiempo brumal, 
sobia conjunto con el animal, 
que tiene la cola de pece formado. 
El Águila sube con el , a su lado ; 
no menos el candido Cisne, cercano; 
deciende la Nave por el océano; 
y mas aquel Cancro, que fue colocado 
en el Estio que vi soberano. 



Aqui, según vide. Saturno tenia 
su casa primera, do mas se gozaba: 
y luego mi Guia mi rostro miraba, 
ya denotando que le desplacía. 
Levanto los ojos alli, do queria, 
temiendo su digna fiel reprensión; 
y vuelvo la hoja de mi corazón 
alli do mi tal apetito leia, 
lo que desecha la justa razón. 



Asi que lo alto del Signo mirando, 
y todos sus grados , y fulgidos puntos, 
vi que tenia los rayos disyuntos, 
y cada qual de ellos sotil radiando. 
Entorno de uno, se iban girando, 
bien como cerco que cerca la esfera, 
que muestra la circunferencia de fuera, 
no menos de dentro, su centro notando, 
como lo tiene por la delantera. 

5 

Esta persona, que asi rodeaban 
los rubicundos fulgentes rubinos, 
tenia su silla de los Serafinos, 
con otras mil perlas que la decoraban ; 
y vi que sus manos , alli sustentaban 
un cáliz, con una señal venenosa, 
y mas una palma virente, preciosa; 

Casciohkro Castkllaíío. — Tomo 1. 



las quales insignias, muy bi 
su señalada persona gracios 



401 

aban 



Un libro tenia de tal escritura, 
que comenzaba del Verbo divino; 
y de un adamante, fortisimo, fino, 
chapada tenia la su cobertura. 
Tenia no menos un Águila pura, 
encima del libro, según parecia, 
mirando los rayos del sol que nacía, 
y con la virtud de su propia natura, 
nunca sus ojos de aquel removía. 



Viendo señales de tanta sentencia, 
y mas su misterio ser maravilloso, 
vuelvo mi rostro, con ayre dudoso, 
a quien doctrinaba mi gran inocencia. 
Siente de presto su viva prudencia, 
con la virtud que tenia muy vera, 
lo que dudaba mi mente grosera 
de aquestas insignias de gran extfUMn ui, 
pues que del nombre ya cierto yo era. 



Y diceme, quasi de mí descontento: 
O ignorante, que «o reconoces 
estos misterios, que lees, y doces 
muchas vegadas al entendimiento! 
Recibe mi breve, fiel documento, 
porque denotes al Águila santa 
ser la que el libro divino levanta 
volando por cerca del gran firmamento, 
según la católica música canta. 

9 
De quatro anímales , que vido el Profeta 
estar en las ruedas, con tanto primor, 
aquesta se muestra por superior, 
teniendo de fuera su cara muy reta. 
Note de aqueste la mente discreta, 
que Juan y su santa perfecta doctrina 
sobre los otros muy alto se empina; 
pues se compara por cosa pcrfo« i . 
al ave de aves llamada Roiíina. 

! 

11 ser y la propia virtud de la cosa, 
quanto mas alta se halla mayor; 



402 JUAN DE PADILLA 

y por el contrario se halla menor, 
quanto mas baxa del cielo reposa. 
El influencia, muy mas virtuosa, 
tienen los cuerpos mas superiores, 
que no la que tienen los inferiores ; 
según la Real dignidad poderosa, 
respeto de aquella de los labradores. 



Asi que tan alto divino Patrón , 
con influencia de su dignidad, 
escribe del alta Real Magestad , 
y de su palabra ya hecha varón. 
Ved si se debe, de justa razón, 
su sacra doctrina muy mas sublimar; 
quando la sube con alto volar 
el águila, vista su gran perficion, 
la qual no se pudo, ni puede tachar. 



Y que te diré de sus milagrosos 
hechos, que hizo su santa persona? 
los quales su lucida vida pregona, 
por excelentes y muy virtuosos. 
El rey de los reyes, que son poderosos, 



amo sobre todos aqueste pariente, 
según que lo tienes, y hallas patente 
los renglones que son copiosos, 



por 



escritos por este Doctor excelente. 

13 

Con el amor de su buen Redemptor, 
este hacia muy grandes señales ; 
convierte las piedras, del mar naturales, 
en perlas y oro de mucho valor. 
Las gemas, que Crato con vano color 
hizo delante la gente quebrar; 
este, las hizo de polvo tornar 
en su prejacente materia prior, 
ya demostrando su don singular. 

14 

Y con el amor de la mente divina, 
puesto delante del Emperador, 
sale sin pena, con alto favor, 
del olio herviente, a la puerta Latina. 
El Emperador, con su gente malina, 
allí lo destierra, do mas eminente 
vido misterios del Omnipotente; 



(f,l cartuxano) 

los quales, muy grandes denota y asigna 
el Apocalypsi, muy mas evidente. 

15 
De muerte a la vida, volvió Drusiana; 
y mas el mancebo, con otros que callo; 
el templo profano, caido yo hallo; 
y hecha menuda, la magna Diana. 
Aplaca la gente cruel y profana , 
con el veneno mortal que bebió ; 
y con los dos muertos que resucito, 
todos reciben la crisma de gana; 
y mas, el Pontífice duro creyó. 

16 

Este fundo por el Asia menor, 
templos y sacras Iglesias divinas ; 
hizo mil otras señales, muy dignas 
de santa memoria, por ser con amor. 
Decir por entero su digno hervor, 
a los ignorantes de mal sufrimiento, 
prolixo seria mi razonamiento ; 
asi como hacen al predicador, 
quando le tienen algún descontento. 

17 
Pero venido su postrero dia, 
en el sepulcro que hizo cabar, 
entra devoto, delante el altar; 
ya despedido de su Clerecía. 
Del cielo deciende la vera Sofía, 
con toda su corte muy dulce canente; 
recibe del virgen, alli residente, 
el anima santa, que fue de Maria 
digna custodia, en el mundo presente. 



Su anima pura sobia mas clara 
que muestra la luna, con ayre sereno, 
el dia quinceno, su rostro ya lleno 
del rayo febeo, que tal la declara; 
el cielo de aquesta, semblante se para, 
con el claror de la corte divina: 
Christo mostraba, con cara benina, 
serle su santa persona muy cara, 
no menos su sacra fulgente doctrina. 

19 
Considerando lo ya relatado 
por el Maestro, de aqueste varón, 



JUA.\ ,... , AHII.I.A 

renace de dentro de mi corazón, 
otro í)untico no poco dudado. 
Este, que vemos aquí sublimado, 
dicen algunos que nunca murió: 

o cures, me dice, pues no curo yo, 
saber si de presto fue resucitado, 
pero del cuerpo su alma salió. 



Agora no curo de las opiniones, 
que tienen algunos, por no detenerte 
y quien es aquel, que no gusta la muerte? 
canta David, en sus dulces renglones. 
Pero el Señor de las Dominaciones 
pudo hacer que por tiempo no muera; 
según que se dice de aquel, que subiera 
en carro de fuego, por muchas razones, 
según Elíseo patente lo viera. 

CAPITULO SEGUNDO 

Do se ponen las glorias de otros muchos Santos; que 
representan sus memorias en el signo de Capricornio; 
:■ describe la cosmografia de Asia la menor, porque 
en ella triunfo San Juan Evangelista. 



Levanta los ojos, me dice mi Guia, 
mira los otros con rostro condigno; 
lus quales circundan a Juan en el signo, 
gozando contino de su compañía. 
El gran Protomartir con el relucía , 
aquel a quien fueron los cielos abiertos: 
yo vide sus miembros sangrientos, y muer- 
con la gran furia de la pedrería, [tos 

la qual se tiraba con duros lacertos. 



Ciento y quarenta con quatro millares 
le que estaban aqui refulgentes; 
4ue son las estolas de los inocentes, 
muy rubicundas y muy singulares. 

is lenguas, no dando por sus paladares, 
.leron de Christo muy gran testimonio, 
en confusión del hablar babilonio; 
allí do hablando con lenguas dispares 
nunca pudieron venror rl domonio. 

3 
Mostróse Silvestre muy resplandeciente, 
con el claror de su sacra tiara; 



1 L - v,N .V XANO) ""? 

y como delante la : ; , ....;.. 

la fe del buen hijo del Omni|K>tente. 

Aqui Constantino se halla presente, 

y como con mano muy larga doto 

la Silla Romana, después que creyó; 

lo qual, por el tiempo después sucediente, 

la negligencia de otros perdió. 



Estaban los Reyes muy esclarecidos , 
los quales delante la Reyna divin i 
adoran su hijo, con cara bn" 
dándole dones, i)or el recii 
Sus significados, muy bien entendidos, 
ya denotaban del Niño Real, 
ser Dios, y hombre de nuestro metal, 
y Rey de los Reyes, que fueron nacidos, 
y son y serán en el siglo mortal. 



Tanto los grados anilw.v. .....aiidu, 

que vimos la gloria del fuerte Toledo; 
la qual es Alonso, que tiene ya ledo 
la noble Zamora, su fruto gustando. 
Su santa casulla yo vi radiando, 
la qual de la Virgen le fue concedida: 
o maravilla muy esclarecida, 
quando mi mente ya va contemplando 
la forma de como le fue revestida! 



El gran iieremita se nos deninstraim, 
al qual de Primero renombre fue dado; 
y el magno Basilio, con el sublimado, 
honor de la Grecia que de el se preciaba. 
Otra gran gente con el radiaba, 
por los asientos del ceUco signo, 
la qual de presente yo no vos asigno; 
porque la Cabra se nos declinaba, 
del cielo pasando su medio camino. 



Y pues que su rostro del medio declina, 
declina tu vista, me dice mi Guia; 
y mira la tierra, que Troya tenia 
con sus provincias ent< 
El digno triunfo que Ji 
fue celebrado por esta primero: 
en Efeso tobo, según te profiero. 



404 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO ) 



principio su fama de gloria condigna, 
como de siervo de Dios verdadero. 



Asi, con el dicho de mi preceptor, 
lanzo la vista lo mas que pudiera, 
alli do su santa palabra dixera, 
mirando la tierra del Asia menor; 
y vi que la cerca, por alrededor, 
el agua de mares, que vide dutantes; 
y mas Capadocia, con sus habitantes, 
la cerca de parte del Euro mejor, 
con todos sus valles y montes pujantes. 



Y luego yo vide, no poco patente, 
Bithinia, primero Midognia nombrada; 
y vimos a Frigia, con ella juntada; 
Ycaria, Galacia, con Lidia de frente. 
Estaban con estas aqui subsequente, 
Ysauria, Pamphilia, no menos Cilicia; 
y otra, que tiene renombre de Licia; 
la qual Lichaonya la llama su gente, 
según lo comprende mi flaca noticia. 



No hobo lugar de mirar por entero, 
las cosas notables de aqueste su suelo; 
el arco tenia muy corto del cielo 
la Cabra, haciendo su curso ligero. 
Dcciembre, no menos con su compañero, 
lo prueba teniendo muy breve su jorno; 
va minuyendo contino su torno, 
y valo creciendo muy mas el Enero, 
según lo demuestra su cierto retorno. 



Asi que la tarde fue tanto pequeña, 
que vide de presto que se trasponía 
el tal Capricornio, que tiene muy fria 
su cola sin pelo pequeño, ni greña. 
Ya demostraba la noche su seña, 
el Cancro subiendo por el orizon, 
no mucho distante del fuerte León; 
el qual de contino feroz nos enseña 
la cara, que tiene con el corazón. 

12 

Viendo la noche patente venir, 
mostrando señales de tiempo lluvioso, 



que hacen no menos que mas temeroso 

al caminante que quiere partir; 

lo mismo comienzo de presto sentir, 

certificado de nuestra partida: 

pero mi Guia, muy esclarecida, 

el gozo me dice que puede parir 

la grande fatiga, después de sufrida. 

13 
Camina, me dice, no temas de nada; 
quien teme no tiene perfecto el amor; 
alanza de fuera qualquiera temor 
la cosa que fuere por Dios bien amada; 
la vida que tiene muy breve jornada, 
para que goze después del eterna: 
como quien pasa la cueva Diberna, 
conviene que pase la vida penada, 
la qual este mundo presente govierna. 

14 
Como quien teme qualquier navegar, 
viendo señales de alguna fortuna; 
las quales a veces nos causa la luna, 
quando a Mercurio se suele juntar; 
comienza no menos a mas esforzar 
el sabio piloto sus navegadores ; 
faltan a veces , según los autores , 
las tales señales, queriendo mostrar 
Dios otra cosa por los pecadores. 

Asi mi Maestro fiel animaba 
mi timida mente, con dicho semblante, 
diciendo: Camina, que yo vo delante, 
aunque la noche se muestre muy brava. 
Y luego del canto del habito traba, 
asi como suele hacer el compaño 
a su compañero; que muestra horaño 
su rostro, temiendo la cosa que grava 
muchas vegadas la vida con daño. 

CAPITULO TERCERO 

Do se representa en un llano , lleno de tochas de espar- 
to, una manera de pena purgatoria, y convenible a 
los transgresores del décimo mandamiento , que es no 
codiciar la muger del próximo: prosupoñe el Autor 
que habla con uno , que hallo alli penando. 



Ya comenzaba su quarto primero 
la frígida noche, no poco ventosa, 



JUAN DE PADILLA 

ia qual se mostraba muy mas temerosa, 
que muestra su cuello triforme Cerbero. 
Vo, con el esfuerzo de mi compañero, 
• ospongo de presto qualquiera temor; 

sigole, como fiel servidor, 
cjue viene detras, y no va delantero, 
::iiardando la vida del propio señor. 



Asi nos hallamos en una planura, 
.)mo la mancha de aquel Aragón, 
1 qual se govierna del rio Xalon, 
v^^onsiderada su mucha secura. 
Tenia de tochas muy gran espesura; 
rbol crecido ninguno tenia: 
La brisa por ella, me dice mi Guia, 
siempre camina. No se detenia 
en peña, ni risco, ni concavadura. 

3 

Asi caminando por este gran llano, 
irnos un hombre venir aflegido, 
los ojos velados, bien como Cupido, 
a cada pisada cayendo de mano. 
Pesado venia su cuerpo no sano; 
y con las caldas y tumbos que daba, 
de las rodillas y manos botaba 
la sangre, bien como de bofe hviano, 
quando del cuerpo reciente se cava. 



Venia diciendo: Señor poderoso, 
mente divina de consolación! 
y como padezco tan grave pasión , 
l)or este desierto, cruel y ventoso? 
Este mi viso, que fue codicioso, 
merece que ande contino velado; 
'TO, Señor y mi Dios encarnado! 
or intervalo reciba reposo, 
asta que purgue su triste pecado, 

5 

A este me llego, su quexa sentida 
I)ara guiarle por nuestro camino, 
habiendo mancilla de aqueste mezquino, 
pasando su pena con ansia crecida: 
la mano le tomo, de sangre teñida; 
pero sentido que hobo mi tacto, 
con sobresalto se muestra no grato. 



(kl cartuxano) J05 

y: Dexame, dice, persona perdida, 
y suelta mi mano de tu garabato. 

6 

No temas, amigo, le dixe de presto, 
ni pienses que sea sustancia malina; 
por este desierto mi niente camina, 
guiada por otro Guión muy honesto. 
Vide que tienes velado tu gesto, 
y con la mancilla de aquesta tu pena 
quise guiarte con mente serena; 
viendo patente tu buen prosupuesto, 
el qual la justicia de Dios vos ordena. 



Asi, su temor y sospecha quitada, 
este me sigue con mucho sosiego; 
por la manera que el misero ciego 
va tras su guia, muy certificada. 
Asi caminando, cotí lenta pisada, 
yo le pregunto de su condición, 
y que fue la causa de tal punición , 
que tiene del todo la vista velada, 
sin guia, ni menos pequeño bordón.^ 



Ah! buen amigo, me dice llorando, 
yo so christiano, maguer pecador; 
padezco la pena con grave dolor, 
que va de contino la culpa purgando. 
Con ojo no casto yo iba mirando, 
y mas codiciando las donas agenas; 
y siendo las tales honestas y buenas , 
iba mi vista su fama fuscandí), 
con obras de toda malicia rellenas. 



Por tanto yo traigo mis ojos velados; 
ca por el contrario, que triste peque, 
padezco la pena cruel que halle, 
con todos mis miembros asi lastimados. 
Otros muy muchos, en esto culpados, 
sin guia, ni senda, derecha ni iii«»t • 
andan por esta planura desicri 
hasta que sean del todo purgado:», 
y vean patcntr la ( flica inierta. 

Anoche, con aguas y viento deshecho, 
nos dividimos, con duro singulto. 



4o6 



JUAN DE PADILLA 



por este tochal , de la gente no culto, 
sin senda, ni otro camino derecho. 
Sienta por ende contino tu pecho, 
lo que mi alma de nuevo sintiera, 
quando yo solo, muy triste me viera, 
amargo, desnudo, mi viso contrecho, 
doblando mi pena , muy mas que no era. 



En esto sentimos que cerca venia 
gente, con esta pasión dolorida; 
unos tras otros, con voz afligida, 
bien como ciegos, sin senda, ni guia. 
O Hijo, decian, de santa Maria! 
que diste a los ciegos la vista patente, 
danos siquiera, Señor prepotente, 
alguna pequeña vislumbre del dia, 
que noche no tiene su luz evidente. 



O Salvador, y bendito Mesias! 
Siquiera veamos, según nuestro ruego, 
por intervalo de breve sosiego, 
la lumbre del cielo, que hobo Tobias. 
No se prolonguen tan miseros días, 
pues que tu pia divina clemencia, 
viendo contrita la prava conciencia, 
perdona las culpas, ardientes o frias, 
muchas vegadas sin mas penitencia. 

El triste que iba, conjunto comigo, 
oyendo las voces de su compañía, 
recibe consigo muy gran alegría, 
como cuitado que halla el amigo. 
Viendo su gozo, patente, testigo, 
dixe: La gente se goza penante, 
hallando personas de su semejante; 
porque solafüím est miseris^ digo, 
socios habere penanmi delante. 

14 

Este, con ellos de presto se junta, 
dándome gracias de lo consolado: 
Camina, me dice mi santo Letrado, 
no cures de otra mas larga pregunta. 
Dexa la misera gente defunta, 
que purguen las culpas a Dios cometidas : 



(el cartuxano) 

porque, por esta manera punidas, 
el esperanza con ellas ayunta 
la certidumbre de ser guarecidas. 

CAPITULO QUARTO 

Do se representa la decima boca del Infierno, pasado 
un hondo rio, y grande; do estaban muchas bocas de 
mazmorras , por do echaban a los dañados, transgre- 
sores del Décimo tnandamiento ; y dice como hablo con 
Tarquino , forzador de la casta Lucrecia. 



Asi caminando por nuestra jornada, 
ya que dexamos la triste compaña, 
llegamos a una pequeña montaña, 
por parte de aquella planura pasada. 
Pero tenia la su devallada 
muy de pendiente, por una manera, 
que parecía sotil escalera, 
de la montaña por nombre Cerrada, 
la qual Barcelona reguarda frontera. 



Asi decendimos la cuesta muy hierta, 
hasta venir a su honda ribera; 
la qual se nos puso por la delantera, 
de olmos y sauces su frente cubierta. 
Era muy ancha, patente y abierta, 
la tabla del rio, feroz y valiente ; 
no se podia sentir evidente 
la habla, sin mucho clamor y rehierta, 
con el roldo del agua corriente. 



Nunca las aguas del Tigro ligero, 
pienso que corran con furia tamaña; 
ni menos el rio mayor de Alemana, 
con el gran salto que da nuestro Duero. 
Yo digo: Bendito fiel Compañero, 
y que te parece de tal incidente.^ 
Hace temer a la debile mente, 
ver que tal rio no tiene barquero, 
ni menos pasage seguro de puente. 



Este me toma mi trémula mano, 
tomando la via de mano derecha: 
y diceme: Dexa temor y sospecha, 
ca presto veremos el paso muy sano 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 

Asi caminando, me vide cercano 
de una gran puente, por don gratuito; 
mayor que la puente que hizo Benito, 
sobre las aguas del grande Ródano, 
con la potencia de Dios infinito. 



407 



Con mucho trabajo la puente pasados, 
por el gran viento que alli rebatia, 
de lexos oimos muy gran griteria , 
como de gente que llora finados. 
Mis cinco sentidos no muy alterados, 
con el favor de mi santo Guión , 
llegamos al duro lugar de pasión , 
alli do sentimos los muy condenados 
estar en mazmorras de fuerte prisión. 



Todas tenían sotil el entrada, 
en forma de boca pequeña de silo; 
tal que podiesen ios malos a hilo 
entrar a lo ancho, con pena doblada. 
En el corral de la dulce Granada, 
otras mazmorras yo vide semblantes; 
do los captivos, la fe roborantes, 
echaba de noche la gente dañada, 
con duras cadenas, y hierros sonantes. 



De las hedientes mazmorras salian 
vapores de humo, sotil y muy prieto; 
señal que tenian su fuego secreto, 
do los dañados cruel padecian. 
Y vimos en esto, de como traian 
muchos demonios, crueles y feos, 
unos amargos dolientes y reos; 
los ojos sacados, según parecían, 
•^rque cumi)licron sus malos deseos. 



Como ii^^ü .',i^AlÍL.n vciiii, > ..'- '■' 

os se turban en tanta manera, 
que toman la presa por la delantera, 
y huyen con ella lo mas que pudieron. 
Tan gran terremoto los malos hicieron, 
que rotas las simas y bocas temblantes, 
alí^unos salieron de aquellos penantes; 
- quales, ya quando de fuera se vieron 
pie se levantan , bien como gigantes. 



A uno me llego, maguer temeroso, 
teniendo conjunto mi santo Maestio; 
el qual me tenia mi lado siniestro, 
temblando la tierra con poco reposo : 
O malhechor, y varón criminoso! 
dime, le dixe, tu mala ventura. 
Que truxo tu alma, con tanta jatura, 
en este profundo cruel espantoso, 
que tiene de muerte semblante figura? 

10 

Este responde , haciendo señales , 
ya denotando que no me entendia: 
el impedimento nos quita mi Guia , 
haciendo las lenguas diversas iguales. 
Yo so, responde , de los naturales 
romanos, que son y que fueron perdidos; 
los quales de crisma no fueron ungidos, 
y deificando los duros metales 
fuemos aqueste profundo venidos. 

II 

Pero sin esto, nos truxo la obra 
de la codicia carnal de la vista; 
viene con ella la sangre ya mista , 
quando su hecho pestífero sobra. 
De aqueste pecado mi nombre recobra 
infamia, no menos cevil que penosa; 
quando la casta Lucrecia, famosa, 
renombre de casta matándose cobra, 
siendo yo c"^ ■ »■. >.» Tw.,-/. ri.ñ..^. 



De otros semblantes, si quieres oír, 
que son por aquesta mi obra punidos, 
ten muy atentos tus tiernos o¡d«»s, 
si quieres sus hechos carnales sentir. 
Luego le dixe, sin mas debatir: 
Calla, dañado, las tales historias, 
que son tan comunes, y tanto notorias 
ca yo no procuro lo tal escrebir, 
siendo notado de muchas memorias. 



I'or los rcsíiuui» •?> y i míu ii\ .uiui.t.-> 
que hizo la tierra con el terremoto, 
este se hunde con otros, de soto 



4o8 



JUAN DE PADILLA ( ET, CARTUXANO) 



asi como hacen, por las aberturas 
de los barvechos, las aguas corrientes, 
quando las nuves destilan recientes, 
sobre las tierras muy secas y duras, 
carecedoras de flores olientes. 

14 

Luego, mi Guia bendita me toma 
la mano derecha, diciendo: Camina; 
dexa la gente, ya hecha malina, 
con su dañada rabiosa carcoma. 
Aqui la codicia del ojo se doma, 
asi como tienes de aqueste sentido; 
este, con otros átales, perdido 
tienen el crédito santo de Roma, 
que con esperanza fue siempre crecido. 

15 

Asi caminamos de cara la cuesta, 
que se mostraba por la delantera ; 
subida su cumbre, con furia ligera , 
en tierra declino mi cuerpo de cuesta. 
Asi que debaxo de aquella floresta, 
reposa con sueño mi vista cansada; 
pero fue tanta la gran rociada 
de la mañana, que vino muy presta, 
que luego me hizo dexar la posada. 

16 

Mi santo Maestro me dice, ya quando 
del sueño pesado me vido ya suelto: 
Mira el Aquario, que tiene ya vuelto 
su rostro, la casa primera mirando. 
El cielo si miras, sotil radiando, 
retiene las claras estrellas mayores ; 
esconde las otras, que tiene menores, 
a causa del alba, que sale tocando 
de lumbre los montes, que son alciores. 

17 

Conviene por ende que presto partamos, 
tomando la santa jornada que sabes; 
por que sus cosas divinas alabes, 
y notes, según lo pasado notamos. 
Los que en el mundo ñel trabajamos, 
con esperanza del bien duradero, 
si obra condigna sembramos primero. 



resta que fruto semblante cojamos 
el dia de todos los dias postrero. 

18 

Y pues que de doce fieles jornadas , 
diez caminaste con mucho trabajo, 
como quien anda por menos atajo, 
toma las dos que no tienes andadas. 
En ellas dos cosas veras sublimadas , 
que son dos preceptos de gran excelencia: 
amar es el uno, con gran reverencia, 
a Dios sobre todas las cosas criadas; 
el próximo tiene segunda sentencia. 

19 

Resta de fuerza que notes aquestos, 
teniendo los diez Mandamientos notados ; 
la ley universa, los vates sagrados, 
de aquestos dependen, con todos sus testos. 
Tus cinco sentidos levanta modestos, 
no menos las alas de tu pensamiento, 
y puestos los ojos en el firmamento, 
veras los asientos, y hechos honestos, 
de lo restante del santo Convento. 



Tal animaba, la flor de prudencia, 
con sus razones, mi debile mente; 
el buen capitán a la timida gente 
hace lo mismo, con su diligencia. 
Y dixe: Maestro, si tu providencia 
a tanto convida mi flaca memoria, 
siendo la obra fiel meritoria, 
esfuerzo muy grande mi chica potencia 
recibe, con premio futuro de gloria. 



Apenas habia lo dicho complido, 
quando me vide subir aleando, 
asi como ave que sale volando, 
quando procuran subir a su nido. 
Iba delante muy esclarecido 
mi digno Maestro, con tanta presteza, 
que presto me vide, con su ligereza, 
sobre los dos elementos subido, 
sin que sintiese temor ni graveza. 

Aqui se acaba el Décimo Triunfo, que es de San Juan 
Apóstol y Evangelista. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 



409 



TRIUNFO UNDÉCIMO 

COMIENZA EL UNDÉCIMO TRIUNFO, QUE ES 

DE SANTO TOMAS APÓSTOL, EN EL SIGNO DE 

AQUARIO 

CAPITULO PRIMERO 

Do se pone la undécima subida de la contemplación ; y 
se pom el triunfo de Santo Tof/ias, con otras glorias 
lie Santos qrf-- <•-' »--•/'»••>•.•»/ a?.' -ft -•>/'-' r/.,„., ./.. Aquario. 



Ya comenzaba la seña diurna, 
por el oriente mostrarse dorada; 
teniendo Titonia primero privada 
toda la fusca tiniebla noturna. 
Y vimos salir radiando la Urna, 
tocada con rayos del sol radiante; 
Lucina mostraba, no muy adelante, 
su cara primera; no menos eburna, 
que nieve del monte que dicen Atlante. 



Asi que el Aquario de presto salia, 
con su vecino llamado Pegaso, 
el que la cumbre del monte Parnaso 
hirió con la uña del pie que tenia. 
El duro Centauro se nos trasponia; 
la Hidra no menos, maguera no toda; 
según el esfera contino que roda 
dende la hora primera del dia, 
que tobo primero la noche ya toda. 



Asi que después que salió radiado 
el Signo, que digo, por el acendente, 
mostraba ya Febo su rostro fulgente, 
l)or todas las partes del cielo estrellado. 
Pero de parte del suelo pesado 
no demostraba, con gruesos vapores, 
las fulgidas comas que titne mayores, 
juando lo vemos salir colorado, 
sufriendo los ojos sus rayos menores. 



Pero mi vista, por alto subida, 
jamas impedian vapores terrenos 
que yo no mirase los cielos serenos, 
uniendo la tierra de soto somida: 



según acaece de sierra crecida, 
que vemos que tiene serena la cumbre; 
y tiene su valle muy honda, la lumbre 
fuscada, con humo de niebla tendida, 
del suelo mostrado pequeña visumbre. 



Asi que yo miro, sin impedimento, 
la parte mas alta del lucido signo : 
y vi que tenia de pórfido fino 
una gran silla con su pavimento. 
En ella yo vide, muy mas que contento, 
un excelente Varón asentado; 
de claras estrellas entorno cercado, 
según que tenia su merecimiento, 
ante la cara de Dios colocado. 



Viendo la gloria de aqueste patente, 
según requería su gran merecer, 
dixe: Maestro, querria saber, 
quien es aqueste varón excelente? 
Luego repuso su lengua prudente: 
Este que miras, tan alto subido, 
es el que hobo la mano metido 
en el costado del Rey prepotente, 
quando ya vivo de muerto lo vido. 



Y mas las insignias que muestra su mano, 
que son de la regla fiel, y compás, 
muestran de como se llama Tomas, 
el gran Arquitecto de Dios soberano. 
El rico palacio del rey Indiat\o, 
con la limosna muy grande que dio, 
arriba en el ciclo muy bien fabrico; 
el qual disponia comprar el hermano, 
según lo que dixo después que vivió. 



El Rey convertido convierte las gentes, 
que vieron sus hechos muy maravillosos; 
sanando contrechos, sanando leprosos, 
y otros con muchas pasiones dolientes. 
Asi que por todas las Indias calientes, 
sembrando la santa palabra divina, 
dcxabalos sanos; la gente mezquina 
haciendo las sacras Iglesias intentes 
contra qualquiera potencia malina. 



410 



Este, haciendo divinas señales, 
con la gran fuerza de Dios que no falta, 
penetra la India mayor y mas alta, 
do eran las gentes muy mas desiguales. 
Aqui convertidas las donas reales, 
el Rey furibundo, Casirio no menos, 
viéndose de las mugeres ágenos, 
y mas de los fétidos vicios carnales, 
prenden a este patrón de los buenos. 



Y mandan echar en el horno, candente 
con el gran fuego que dentro tenia, r 
a este, que menos la llama sentia, 
que siente quien goza de frigida fuente. 
De alli lo saco la misérrima gente , 
y llevan al templo del sol su persona: 
delante del ídolo falso, razona 
tales razones, que súbitamente 
cae la forma del ídolo prona. 



Como los duros Pontífices vieron, 
que todo su ídolo se derritiera, 
como delante del fuego la cera, 
en este sus manos profanas pusieron, 
y tales heridas mortales le dieron, 
que pierde con ellas de presto la vida, 
y cobra la otra muy esclarecida, 
la qual de contino los santos dixeron, 
ser de principio sin fin, ni medida. 



Y fue, según fuera su merecimiento, 
alli sepultado su cuerpo con honra; 
la pérfida gente con mucha deshonra 
quedaba confusa de su pensamiento. 
Los otros , que miras tener el asiento 
cerca de aqueste varón sublimado, 
son los beatos, que tienen ganado 
lo que les dieron de prometimiento, 
por su victoria, según lo pasado. 

13 

Veras aquel papa devoto Marcelo, 
que los Cardenales y títulos veinte 
hizo con ocho de veste rubente, 
mostrando su intimo férvido celo. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 

Antonio se muestra, con poco recelo 
que tobo de todas sus mil tentaciones ; 
las quales se vencen con las oraciones, 
y con esperanza de ver en el cielo 
la cara del Rey de las Dominaciones. 



Frisca la virgen, se muestra potente 
con la victoria que hobo de Claudio; 
y mas se nos muestra con supero gaudio 
Ynes, y su cara no poco fulgente: 
la gloria se muestra de vuestro Vicente , 
y como retiene preciosa corona: 
con este se goza la noble Lisbona; 
y con Sebastian, caballero valiente, 
se goza no menos su madre Narbona. 

15 

Aqui radiaban las mitras nitentes 
de Blas y de Juan , con su rico tesoro ; 
y el que nos muestra la boca de oro, 
con otros obispos, que fueron prudentes; 
y vimos a Paula, con las continentes, 
que fueron muy castas viudas contino ; 
estaba no menos aqui Valentino, 
con otros benditos, que vide presentes, 
que tienen el ultimo grado del Signo. 



Yo que tenia muy embebecidos 
mis ojos, mirando los santos benditos, 
con otros que nunca se vieron escritos, 
ni tienen los libros de los entendidos, 
la voz del Maestro toco mis oidos , 
diciendo: No miras de como la Urna 
va decHnando la hora diurna, 
hacia los golfos que son escondidos , 
do se comienza la hora nocturna? 

17 

Asi que retraig© mi vista, mirando 
de como el Aquario se nos abaxaba; 
bien como nube que se declinaba 
hacia la parte marina calando: 
porque las aguas de aquella tomando, 
con los muy húmidos gruesus vapores, 
alegra la cara de los labradores , 
quando las pluvias están deseando, 
para remedio de los pecadores. 



JUAN DE PADILLA ( EL CARTUXANO) 



411 



CAPITULO SEGUNDO 

Do brevemente se pone la cosmografia de las Imüas, 
con su ilivision; porque en ellas triunfo Santo 
Tomas; y en breve suma dice mucho d¿ sus cosas 
notables. 



Yo que miraba de como la hora 
diurna... se nos apocaba, 
declino la vista, que el anima grava, 
hacia do vemos salir el aurora: 
y dice mi Guia, la muy sabidora: 
Mira las tierras del Indico suelo, 
do Gemino hizo, con férvido zelo, 
buena la gente de muy pecadora, 
con el resuello venido del cielo. 



Lanzo mis lumbres, alli, corporales, 
do me decia mi santo Doctor, 
mirando las tierras del Asia mayor, 
con todos los rios que tiene caudales. 
Y vi que tenia por colaterales, 
mares diversas, del gran Océano, 
del Euro, Bóreas , y Meridiano ; 
y hacia los términos occidentales 
toca las ripas del Mediterrano. 



Asi que mirando su vasta figura, 
la qual derramaba muy mas a mi viso, 
dexando la huerta del gran parayso, 
do siempre se halla vírente frescura, 
vi que de montes y grande planura 
tenia sus términos muy agradables; 
criando las cosas que hallo notables , 
quando yo miro la grande pintura, 
que mapa del mundo dirás, si tu hables. 



Sus grandes provincias, y sus regiones, 
se demostraban a nos universas; 
las quales estaban por ella dispersas, 

>n otros desiertos ocultos rencones. 
l¿n los rimados pasados renglones, 
hicimos de muchos mención evidente; 

lui de la India diré solamente, 
y como contiene sus dos divisiones, 
las quales el Ganges divide patente. 



Las dos divisiones sdh i/iim ron ciíra, 
que hacen dos Indias, muy grandes y latas; 
con fértiles tierras, placientes y gratas, 
según la pintura del mundo demuestra. 
La una, se tiende a la mano siniestra 
del Gangico rio, según su corrida; 
la otra, no menos se halla tendida 
hacia la parte que tiene la diestra, 
que nos demuestra la mar escondida. 



Vimos los rios, sus tierras lustrantes: 
el Indo, de donde su nombre deciende; 
Hipan con el Gange por ella se tiende, 
con otras riberas que son semejantes. 
Cria muy grandes a los elefantes; 
no menos las gentes, de tinto color, 
teniendo la Zona por superior; 
que les demuestra los dias equantes 
del Equinocio, con grande calor. 



Cria muy finas las piedras preciosas, 
berilos fulgentes, y las margaritas; 
y otras, que tienen, y hallan escritas, 
las donas reales que son ambiciosas. 
Dragos, y grifos, y sierpes dañosas, 
cercan y guardan sus montes dorados; 
los monstros horribles, y muy devisados, 
habitan las tierras, que son arenosas, 
y mas los desiertos , que son separados. 

8 

Asi que mirando l