Skip to main content

Full text of "Catálogo de la colección arqueológica del Museo Nacional de los Estados Unidos"

See other formats


Google 



This is a digital copy of a book that was prcscrvod for gcncrations on library shclvcs bcforc it was carcfully scannod by Google as parí of a projcct 

to make the world's books discoverablc onlinc. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journcy from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prcvcnt abuse by commercial parties, including placing lechnical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfivm automated querying Do nol send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a laige amount of text is helpful, picase contact us. We encouragc the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attributionTht GoogXt "watermark" you see on each file is essential for informingpcoplcabout this projcct and hclping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are lesponsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can'l offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organizc the world's information and to make it univcrsally accessible and uscful. Google Book Search hclps rcadcrs 
discover the world's books while hclping authors and publishers rcach ncw audicnccs. You can search through the full icxi of this book on the web 

at |http: //books. google .com/l 



Google 



Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 

cscancarlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 

dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 

posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embaigo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 

puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir. 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 

tesümonio del laigo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 
Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares: 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La l^islación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 



El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 
audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página |http : / /books . google . com| 



ijGoogle 



I 



ijGoogle 



I I sor 



ijGoogle 



ijGoogle 



ijGoogle 



ijGoogle 



COLECCIÓN ARQUEOLÓGICA 

MUSEO NACIONAL DE LOS ESTADOS UNIDOS 

rimsoB noiu «luoi 






ijGoogle 



EXPOSICIÓN HISTÓRICO-AMERICANA 

MADRID, 1892 

CATÁLOGO 

DE LA 

COLECCIÓN ARQUEOLÓGICA 

DEL 

MUSEO NAOIONA-L 

DE LOS 

ESTADOS UNIDOS 

PROFESOR THOMAS WILSON 



MADRID ■ 

IST. TIPOGRÁFICO «SUCESORES DB RIVADENE\-R; 



Checked 
Mav 101.1 



ijGoogle 




ijGoogle 



^.WILBERFORCE EAMES 
■^ INDIAN COLLECTION 



LA RAZA AMEIUCANA. 



La somotologia del hombre prehistórico de Norte-América 
no ha sido completamente investigada ni satisfactoriamente 
definida. Hay muchas teorías, y en ninguna de ellas están de 
acuerdo los antropologistas. El profesor Putnam ha formulado 
{Century Magazine, Marzo 1890, tomo xxxix, núm- 5, pá- 
gina 688) una teoría que convenientemente presentamos aquí. 

I. Unas porciones de Norte-América estaban habitadas por 
el hombre en un período tan remoto, que solamente se puede 
calcular aproximadamente dándolo en siglos; lo que hay de 
cierto es que, á lo menos, han pasado siglos desde que los im- 
plementos hechos de piedra por el hombre primitivo se sumer- 
gieron bajo el cascajo ó depósito del lavado glacial cuando la 
gran sabana de hielo se derretía al retroceder al Norte, y los 
ríos cavaron sus cursos por el cascajo que había depositado en 
la costa meridional. 

II. Las evidencias que existen de un pasado más recientes 
son los sitios de antiguos pueblos con sus montones de conchas 
ó cascajos, sus fuertes ó murallas de varias formas, el cemente- 
rio y las sierras fortificadas. Además, hay los terraplenes de 
tierra ó de piedra que marcan las sepulturas de los jefes ó que 
indican una sepultura de familia ó de tribu, ó tal vez la sepul- 
tura de los que fallecieron en una importante ocasión, como se 
puede inferir cuando se examina el terraplén y su contenido 
cuidadosamente. Estos túmulos son de diferentes clases, y la 
condición de los restos que se encuentran en ó debajo de ellos, 



.V Google 



con los cambios más ó menos notados que han sucedido en los 
constituyentes de las estructuras mismas, enseña que algunos 
de ellos son más antiguos que otros. Estas varias condiciones y 
circunstancias del sepelio, muestran definitivamente que los ce- 
menterios son de diferentes períodos, algunos modernos y otros 
muy antiguos, mientras hay todavía otros que muestran ser de 
tiempos medios. Las variaciones en los modos de enterrar^ 
ciertamente indican distintas costumbres, que son señales de 
una diferencia, más ó menos, entre los pueblos de varios pe- 
ríodos. 

Estudiando este punto de diferentes pueblos, encontramos 
que la forma prevaleciente de los cráneos sacados de los anti- 
guos cementerios por todo el Norte del Continente, del Pacífico 
al Atlántico, son del tipo largo y angosto (dolichocephalico), 
mientras que los cráneos de los ancianos pueblos de Centro- 
América, Méjico, y del Sudoeste, y del Sur de los Estados 
Unidos, son principalmente del tipo corto y ancho (brachy- 
cepbalico). Siguiendo esta distribución de los cráneos, largos y 
cortos, como abora se encuentran en los cementerios, es evi- 
dente que las dos formas se han esparcido en ciertas direccio- 
nes sobre Norte América; la corta ó cabizancha del Sur se 
extendía bacia el Este y Nordeste, mientras que la larga ó cabiz- 
angosta, raza del Norte, ha difundido sus ramas hacia el Sur 
por arabas costas, y también hacia el interior por muchas líneas 
del Norte, tanto como del Este y del Oeste. Las dos razas se 
han cruzado en una que otra parte. En otros lugares se han 
unido, y probablemente no existen evidencias más marcadas de 
este encuentro que las del valle del Ohío, donde se han encon- 
trado cementerios y sepulturas de diferentes clases y tiempos. 
Esta variación en el carácter de los entierros concuerda con 
los cráneos encontrados en ellos. Algunos contenían solamente 
el tipo brachycephalico; en otros se hallaban ambos tipos, el 
brachycephalico y el dolichocephalico, con muchos del tipo 
intermedio ó mesaticephalico, indicando una mezcla de los dos 
tipos principales que parecen ser de razas diferentes ó subrazas. 

Parece forzoso admitir, por lo menos en el momento, á los 
siguientes grupos de indios norte americanos, y que á cada 



.V Google 



uno de ellos se puede dar el término de raza ó variedad de raza: 

I." La raza preglacial ó interglacial, ó el hombre paleolítico, 
que probablemente tenían pequeñas cabezas ovaladas. Esta raza 
podría haber sido autochtonous, ó emigrados muy antiguos del 
Norte de Europa. 

2." Los esquimales con cabezas largas. 

3.° La raza dolichocephalica de las regiones del Norte y de 
la costa, lindando con la tierra de los esquimales y difundién- 
dose hacia al Sur. 

4." La raza brachycephalica del Sudoeste. Emigrados anti- 
guos probablemente de la parte central y del Sur de Asia, 
extendiéndose hacia el Este y al Norte del Norte- América , y 
mezclándose con la raza número 3, mientras en la América del 
Sur se difundía costa abajo y en el interior, mezclándose con la 
raza dolichocephalica andeana. 

Estos grupos, cualquiera que sea el nombre que les demos, son 
los principales de Norte- América, aunque puede ser que haya 
otros susceptibles de ser colocados por allí y por allá, como, por 
ejemplo, los caribes en la región del Golfo, de los cuales se com- 
ponen los americanos, ó á los que se llaman indios, con todas 
las semejanzas y las diferencias. En esta inteligencia, si usamos 
el término indios como igual al de tribus primitivas de Amé- 
rica, podemos entonces aceptar la creencia de que de todos 
estos elementos ha resultado por fin una cierta uniformidad en 
las características físicas y una amalgama de mitología, de cos- 
tumbres y de artes, que ha resultado el formar, lo que se ha lla- 
mado por el distinguido antropologista americano Dr. Brin- 
ton, una distinta raza americana. 

La serie siguiente de cráneos prehistóricos es de la colección 
del Museo Nacional de los Estados Unidos. Se los escogió al 
azar y no se propone sostener ninguna teoría. Se hicieron tres 
medidas (en milímetros): el largo , desde la glabella á la máxima 
prominencia occipital; el ancho , la más grande, por medio del 
parietal, y la circunferencia, que está medida en la misma linea 
que el largo. Se presentan los extremos de esta raza. Et índice 
cefálico parte de 0,61, el mayor dolichocefálico, hasta 1,09, el 
mayor brachicefálico. 



.V Google 



ijGoogle 



VITRINA 1. 



ARTES PREHISTÓRICAS. 



Periodo paleolítico en los Estados Unidos. 

La existencia del hombre en el Continente americano du- 
rante un período de cultura correspondiente al período paleo- 
lítico de Europa, está admitida. Hay quien ha dudado de la 
evidencia de este hecho, pero el hecho mismo no se niega. Las 
averiguaciones con respecto á esto no han sido tan extensas en 
los Estados Unidos de América como en Europa, y los antro- 
pólogos no están unánimes en sus conclusiones sobre este 
sujeto. 

Los objetos aquí presentados sólo son artículos apartados y 
destacados de la evidencia. 



Los implementos paleolíticos. 

Los implementos, semejantes en forma, estilo y manufactura 
á los de la edad paleolítica de otros países, se han encontrado 
en los Estados Unidos, é indican un estado semejante de la cul- 
tura, aunque su contemporaneidad no ha sido generalmente 
aceptada, n¡ tampoco se ha establecido el parentesco de los 
hombres que los usaron en ambos hemisferios. Éstos se han en- 
contrado por centenares en todas las secciones de los Estados 
Unidos por la superficie, y por varias profundidades en el cas- 



.V Google 



10 

cajo de algunos ríos y en los depósitos cuaternarios. Estos ha- 
llazgos parecen establecer la ocupación humana de la América 
durante ó á fines de la época glacial. 

IMPLEMENTOS de piedra de las arenas auríferas de 
CALIFORNIA. — Estos objetos son enigmas de la ciencia pre- 
histórica de Norte-América. 

Si se puede poner alguna con6anza en el testimonio humano, debemos 
creer que éstos son morteros y objetos similares , hasta el número de que 
varios centenares han sido hallados entre capas de lava volcánica, y por ello 
pertenecen 1 períodos geológicos pasados. 

Si asf se encontraron, son de los implementos conocidos más primitivos 
hechos por el hombre, y sin embargo, parecen pertenecer al período neolítico 
ó civilización de la piedra pulida, por lo que pertenecería al hombre prehistó- 
rico del presente período geológico. Estas contradicciones deben aguardar las 
investigaciones de los geólogos y los paleontólogos, así como los arqueólogos. 

CRÁNEO HUMANO PETRIFICADO, CONVERTIDO EN HIERRO, 
de Osprey, Condado de Manatee (Florida). 

Hallado en 1868 por el seAor juez D. Juan G. Webb, en el subsuelo no re- 
movido, próximo á un montón de conchas. El cráneo se quebró por casuali- 
dad al ser descubierto. El esqueleto estaba entero. Los huesos se enviaron, 
pero algunos se perdieron. Parte de ellos están hoy en el Museo de Peabody. 
El cráneo y oíros huesos fueron convertidos en limoniCo (hydroso sesquióxido 
de hierro) por el progreso de petrificación. 

Las medidas del cráneo, en lo que su condición permite, son: 

Glabella á la protuberancia occipital 170 mm. 

Ancho sobre las orejas 131 » 

Ancho de la frente al caballete de las sienes 102 » 

Catálogo núm. 147.959.— Museo Nacional de los Estados Unidos. 

HUESO DE MUSLO HUMANO PETRIFICADO, CONVERTIDO EN 
HIERRO.— Esta pieza irregular, de limonita (hydroso ses- 
quióxido de hierro), contiene una porción de hueso de muslo, 
el cual fué convertido en limonita. De la bahía Sarasota, 
(Florida). 

Coleccionado por el seílor coronel D. José Wilcox, de Filadelüa. 
Catálogo núm, 148.126. — Museo Nacional de los Estados Unidos. 



.V Google 



r)RAX HUMANO PETRIFICADO, siete vértebras, con las co- 
rrespondientes costillas y esternón, de Osprey (Florida). 
Est2S dos piezas de piedra se pertenecen y forman un asunto, y fueron ro- 
tas como lo están, al extraerlas. Los huesos son petrificados, y se encontraron, 
según se muestra aquí, cubiertos de piedra dura de hierro arenosa, que se ha 
formado alrededor del esqueleto desde su principio. La piedra arenosa fué cu- 
bierta por sustancias de la superficie y tierra i '/i á 3 pies en la costa, y los 
geólogos la consideran del periodo cuaternario. 

Hallada por el juez D. Juan G. Webb. 
Catálogo núm. 147.824.— Museo Nacional de los Estados Unidos. 

SECCIÓN DE ABRIGO DE BOCA PREHISTÓRICA, — Claymont 
Naaman's Creek (Delaware). 
La estructura se ve en el dibujo por secciones. En la roca sólida habfa una 
cavidad de 20 i 30 pies de ancho y de 5 á 6 pies de profundidad. Ha sido ocu- 
pada por el hombre prehistórico, y tas varias capas, con sus ruinas, muestran 
los diferentes períodos. Las capas B, D. F. y H. contenían implementos 
prehistóricos, de los cuales son muestras los de las tres cazuelas B. D. y H, 
Las capas superiores contenían puntas de flecha, vasijas de barro y objetos 
idénticos á la cultura neolítica, mientras que las capas inferiores contenían 
implementos grandes y toscos parecidos á los de la cultura paleolítica. 
Coleccionado por el Dr, Hilborne T, Cresson, de Filadelfia. 

FORMACIÓN DE ROCA EN LA BAHÍA SARASOTA (FLORIDA). — 
Contiene conchas petrificadas de: (i) Venus, (2) Pec- 
tino, (3) Fasciolaria tulipa y otras, halladas sobre la formación 
de limonita que contienen los restos humanos que se agregan. 
Estas conchas pertenecen al período geológico cuaternario lo 
mismo que al reciente. 

Coleccionada por el señor coronel D. José Wilcox, de Filadelfia. 
Catálogo núm. I4S.126*. — Museo Nacional de los Estados Unidos. 

CONCHA DE PYRULA FÓSIL, llevando estampada una figura 
prehistórica de un mastodonte. 
Esta concha fué hallada en una capa de turba, cerca de Claymont, Déla- 
ware, por el Sr. Surault. Estaba asociada con objetos prehistóricos de piedra 
y hueso. 
Lleva una figura ó grabado en perfil, de un mastodonte, y tiene toda la 



.V Google 



12 

apariencia de antigüedad. El mastodonte vuelve la cara á la izquierda del 
espectador. 

Esta especie de concha es origÍDaría de la costa del Atlántico, en el Sur 
de los Estados Unidos. 

Depositada por la Sra. Spencer, de Brooklyn, por medio del Sr. Dr. Hil- 
borne T. Cresson. 

Catálogo núm. 148.313. — Museo Nacional de los Estados Unidos. 



VITRINA 2. 



IMPLEMENTOS prehistóricos en las arenas aurífe- 
ras.— Muchos implementos prehistóricos se han encontrado 
en la montaña La Mesa (Table Mountain), California, y su geo- 
logía puede ser interesante. 

En edades geológicas pasadas, el río Estanislao corrió por diferente lecho 
á dos ó tres millas más al Oeste que el presente y cerca de dos mil píes de 
mayor altitud. Este antiguo canal consistía en arenas traídas del monte, que 
contienen oro, lo que ha dado al Estado el nombre de El Dorado. Las arenas 
alcanzaron una profundidad, en muchos lugares, de 300 pies; volviéronse 
sólidas y duras, lo que se cree haber sido el resultado de una erupción vol- 
cánica de lodo Ó cemento , del que presentamos una muestra. Después, una 
erupción de basalto volcánico corrió torrente abajo, llenó la cavidad, la cu* 
brió, y al pafs adyacente, con una capa de lava de centenares de pies de pro- 
fundidad. Á veces se divide en varias capas. Esta erupción, ayudada tal vez 
de otras subsecuentes, trasladó el río al cauce de hoy dfa. Todo esto ocurrió 
en período de tiempo tan lejano, que el nuevo lecho ha profundizado á cerca 
de dos mil pies bajo de la capa superior de la montaña La Mesa (Table 
Mountain). 

Las arenas de las madres antiguas están ahora atravesadas por pozos y tú- 
neles abiertos en busca de oro. Estas exploraciones han traído i luz restos 
animales y humanos y objetos para industria que, si esta teoría es exacta, 
demuestran la gran antigüedad del hombre en América. 

MORTERO Y MAZO encontrados debajo de la capa de 
lava de Table Mountain (California). 
El original de este mortero y mazo, con otros morteros de piedra y algu- 



.V Google 



18 

ñus moharras de obsidiana, fueron descubiertos por el Sr. S. H. Neale, en el' 
túnel de Moctezama, á 1.500 pies de su orificio y 300 píes bajo la cima de 
lava sólida de Table Mountatn. 

Coleccionados por el Dr R. I. Bromley, de Sonora (California), y por 
el Sr. D. George F. Becker, de la Inspección Geológica, Washington, D. C. 
Bull. Geol. Soc. Amer, Vol. 11, pág. 189. 

Este mortero, núm. 99.368, fué encontrado también bajo la capa de lava 
de Table Mountaín, y traído por H. W. Tumer, geólogo. 

IMPLEMENTO de horsteoo de manufactura humana de los 
yacimientos de Equus, San Diego (Texas). 
Estos yacimientos pertenecen al período geológico cuateinario, y contie- 
nen huesos fósiles del mílodonte, equos, elefas y otros animales extinguidos. 
Catálogo núm. 139.817. — Museo Nacional de los Estados Unidos. 

MOHARRAS DE OBSIDIANA.— Éstas, con otros implemen- 
tos prehistóricos, se hallan abundantemente en la capa 
arenosa de un lago extinguido en el Oregón meridional. 

Se llama Lago Fósil, por la gran cantidad de restos fósiles de pájaros y 
animales extinguidos que se encontraron allí y pertenecen al período geoló- 
gico cuaternario. Los implementos están de tal manera relacionados con los 
fósiles, que indican su depósito contemporáneo. 

Coleccionado por el profesor D. E. D. Cope, Filadelfia. 

Catálogo núm. 148.127. — Lago Fósil (Oregón). — Museo Nacional 

de los Estados Unidos. 

MAZOS DE PIEDRA PULIDA.— Este implemento viene del 
arenal aurífero, bajo la capa de basalto ó lava, de Table 
Mountain. (California). 

El descubridor fué el Sr. D. Clarence King, entonces Director de la Ins- 
pección Geológica de los Estados Unidos. Lo halló en su sitio mientras bus- 
caba fósiles. Es diabase de grano fino. No puede caber duda de la autenticidad 
del implemento, ni de su origen humano, ni de su extracción del sitio ori- 
ginal de depósito. 

MOHARRA DE OBSIDIANA. — Encontrada en el caflón del 
río Walker, que formaba parte del antiguo lago extin- 
guido Lahontán, por el Sr. W. J. McGee, de la Inspección 



.V Google 



14 

Geológica, en los depósitos de barro no removidos, á 25 pies de 
la superficie, y <de tal modo estaba relacionada con los huesos 
de un elefante ó mastodonte, que no dejaba dudas de haber sido 
enterrados aproximadamente en igual periodo». (Historia geo- 
lógica del lago Lahontán, vol. xi, pág. 246.) 

El profesor Gilbeit, jefe de la Seccíóa de la Geológica, dice (Rev. Anthrop . 
Wash., vol. XI, Oct. 1889, pag. 312): «Este objeto fué indudablemente he- 
cho por el hombre; es de época bien determinada (la segunda ocupación de 
una capa de hielo del estanque Laureciano); se halló itt situ y por un diestro 
observador que reconoció la importancia de su descubrimiento antes que 
removiera la matriz que encerraba el implemento.» 

La segunda muestra de obsidiana se encontró en los escombros de una 
excavación, en Mono Lake (California), en margas del mismo tiempo que del 
caAón del rio Walker, y que el Sr. McGee supone ser cuaternarios. 

La tercera muestra de obsidiana se halló colgante en la fachada de un pre- 
cipicio de marga, Columbia (antiguo cuaternario), á la boca de la bahía Che- 
sapeake, Maryland. El Sr. McGee, mientras admite el evidente origen humano 
de estos objetos, y aunque es ¿I mismo un geólogo distinguido, y él fué el 
que lo encontró en su sitio, no quiere aceptarlos como evidencia de la exis- 
tencia contemporánea del hombre. 

MARTILLOS DE PIEDRA. — Guijarros de piedra, por la 
mayor parte llanos ú ovales, principalmente de cuarcita. 
Los ángulos y ribetes, quebrados y magullados por golpes innu- 
merables, evidencian su uso. Su distribución es general. 

CRÁNEO DE CALAVERA.— Láminas de los arenales auríferos 
de la Sierra Nevada de California. (Mem. de la Ca, del 
Mus. Zoológico, Colegio Harvard.) Por J. D. Whitney. 

Este crineo roto ué hallado en el Condado de Calaveras (California}, en 
Febrero de 1866, en los arenales auríferos, k 132 pies bajo la superficie, en un 
pozo que se hundió en tanto se buscaba oro. Había cuatro capas de lava vol- 
cánica encima, 40, 30, 15 y 9 pies, respectivamente, con capas intermedias de 
arena. 

Según el profesor Whitney, era un depósito de phocena; otros le han visto 
y le han considerado de época muy posterior; pero, sin discutir la época del 
depósito, debe estarse de acuerdo en que es de gran antigüedad y que perte- 
neció í un periodo geológico pasado. 



.V Google 



15 

La autenticidad de) cráneo ha sido controvertida, pero evidencias £ivora- 
bies van acumulándose; se van encontrando en iguales capas objetos que per* 
tenecen sin duda á la industria humana, y desaparece la duda de que no sea 
genuino. 

El análisis del hueso, mostrando ser un fósil, es como sigue: 

Fos&to de cal 33.79 

Carbonato 62,03 

§nice 1,44 

Oiddo de hierro. 0,81 

Carbonato de magnesia i,8é 

Agua y materia orgánica (Vestigio.) 

El cráneo original está en el Museo de Zoología Comparativa, en el Cole- 
gio Harvard, Cambridge (Massachusets.) 

MAZOS.— Guijarrones de cuarcita ranurados para atar el 
mango por medio de un mimbre. 
Estos se usaron en las minas y en las canteras para quebrar la roca. Pro- 
ceden principalmente del Lago Superior y de las montaflas rocosas. 

HACHAS TOSCAMENTE ESCOPLEADAS. — Hachas de piedra 
toscamente escopleadas, ó azuelas, con bocas de martillo 
en ambos ribetes. 

Muchas muestras indican, por las trazas del desgaste, que se usaban las taja- 
duras para atar un mango por medio de un mimbre. Se encuentran la mayor 
parte en la costa del Atlántico. Puede ser que indiquen el tránsito del periodo 
paleolítico al neolítico, pero no se sabe con certeza. 



VITRINA 3. 

CANTERAS prehistóricas y obradores en FUnt Ridge, 
Condado de Licking (Ohío). Serie de material é instru- 
mentos. 

Flint Ridge es una capa continua de pedernal con la piedra caliza ferrugi- 
nosa de Sudeste, Ohío, que yace sobre la «Piedra arenosa de Putnam Hill», 
de la Inspección de Ohío. 

Está en el Condado de Licking, cerca de la frontera Este, y está equidis- 
tante de las ciudades de Newark y Zanesville. 



.V Google 



16 

La capa de pedernal tiene de 4 á 8 píes de anchura y yace de 4 i 10 pies 
bajo la superficie. Se extiende unas 8 millas Este y Oeste, y á 2 millas Norte 
y Sur. Tiene una hechura irregular, habiendo sido muy corroída por arro- 
yuelos. Se formaron las canteras por el hundimiento de hoyas á través de la 
superficie de barro, y por trabajar el pedernal por medio de fuego y agua. 
Se quebraban los fragmentos y se los llevaban á los obradores en la vecindad 
más próxima, y allí se convertían en utensilios é implementos, ya labrándose, 
ya dejando los escombros del material. 

Aqu( se ven unos y otros: 

Martillos 8 

Material 4 

Grandes implementos picados (toscos^ 14 

Pequeños » * í»j 40 

En forma de hoja » (delgados) 16 

Perforadores, rascadores, puntas de flechas, etc 37 

Cuescos. ló 

Láminas 41 

176 
ASTILLAS. 

Algunas localidades de la vecindad estaban llenas de material más tosco y 
grave, mientras otras tenían gran cantidad de astillas pequeilas y delgadas, 
copos y escombros. Se hallaron los últimos en los altos declives que dan á los 
valles, y desde la cual posición se puede mirar todo el pafs inmediato. En 
estos lugares se encontraron los pedernales, astillas, copos, etc., tan numerosos, 
que impedían crecer la hierba. Escogi uno de estos sitios y lo cavé 10 X t2 
pulgadas cuadradas, 14 pulgadas de fondo, limpio de todos los escombros de 
pedernal. Luego lavamos la tierra. Los pedernales estaban á 7 pulgadas de 
fondo, y la tierra á 7 pulgadas, mitad por mitad. 

Las muestras de este hoyo están expuestas en las dos artesas de la caja aquf 
delante. Están como sigue: 

Puntas de flecha completas y perfectas 51 

En forma de hoja, perfectas 9 

» » imperfectas 16 25 

Cuescos bien labrados 15 

Pedazos toscos de pedernal 34 

ESCOMBROS. 

Barro duro quemado, pequeño 2 

Guijarros, no pedernal » 13 

Pedacitos de madera » 5 

Astillas y copos, pedernal 3141 3-'^9 

Total » 3.a94 



.V Google 



VITRINA 4. 



UN SILO DE IMPLEMENTOS DE CUARCITA EN FORMA DE 
HOJA.— Éstos proceden del segundo aterramiento del río 
Wautanga, condado de Cárter, al Nordeste del Estado de Ten- 
nessee. 
El silo era de unos dos pies de diámetro y dos pies bajo de la superficie. 
Los implementos eran puestos en capas, en círculos concéntricos, con las 
puntas al centro. Estaban enterrados en tierra vegetal , pero cubiertos, y el 
silo lleno de barro duro. No se halló nada con ellos, aunque un cementerio 
aborigen está en la vecindad inmediata. 

Expuestos por el Sr. D. Thomas Wilson, de Washington, D. C, 

HACHITAS DE PIEDRA SIN PULIR, PICADAS .—Éstas pa- 
recen hachas de piedra ordinaria en vfa de manufactu* 
rarse: picadas, pero ni afiladas ni pulidas. 

Objetos similares que pertenecen á la época prehistórica se encuentran en 
casi todos los países, pero muy pocos afilados ó pulidos en los Estados Uni- 
dos. Algunos tienen un lustre semejante al que tienen los implementos para 
cavar, pareciendo la vitrificación hecha después de picada, la causa de lo cual 
no se sabe hasta ahora. Éstos son principalmente de horsteno de Illinois y 
de Missouri, que con el tiempo se pone casi blanco; las muestras de pedernal 
de los Estados vecinos son numerosas. Éstas pertenecen principalmente al 
valle del Mississipf. 

SIETE MIL DOSCIENTOS TREINTA Y DOS DIS- 
COS DE PEDERNAL, del mismo tipo que otros muchos de la 
caja expuesta, hallados en silo en un terraplén de la hacienda 
Hopewell, en Anderson, cerca de Chillicothe, condado de 
Ross, Ohío. 
Se hablan encontrado otros hasu el número de 8.1S5. 

SILOS.— Implementos de piedra picada de los aborígenes se 
han encontrado por todos los Estados Unidos, depositados 
con regularidad en silos. 
La mayor parte de ellos tienen formade una hoja de árbol. Muchos son de 



.V Google 



18 

pederoal, muy delgados y bien rematados; otros, de cuarcita, son más grandes 
y naturalmente más toscos. Algunos de calcedonia, que han sido labrados en 
moharras con tallo y barda, son más grandes de lo regular y evidentemente 
armas acabadas. Ninguna explicación hasta ahora justifica su condición. 

UN SILO DE MOHARRAS CALCEDÓNiCAS.— Estas moharras 
son de las riberas del pequeDo Missouri, en el Condado 
Pike, que está en el Sudoeste del Estado de Arkansas. 

Le excavaron del duro barro colorado, de dos á tres pies de profundidad. 
£stabaD colocadas en capas de á dos, llanamente sobrepuestas. No había 
monumento, estructura ú otro objeto encontrado en conexión con ellas. 
Expuestas por el Sr. D, Thomas Wilson, de Washington, D. C. 

IMPLEMENTOS para cavar.— Objetos pequeños, llanos, 
picados, casi redondos en contomo, con el filo agudo, trun- 
cados 7 teniendo muescas. 

Las maestras que tienen muescas parecea ser para juntar á un mango por 
medio de una correa ó de un mimbre, pero no tienen evidencia de desgaste. 
Algunas muestras son pulidas en el ribete inferior como si fue^n usadas para 
cavar, pero el pulimento de muchas no se origina del uso, y hasta ahora no 
fué explicado, 

IMPLEMENTOS para cavar (?).— Objetos grandes, lla- 
nos, de forma oval, usualmente de material silíceo, afilados 
en los ribetes. Algunos son cónicos y truncados. 

Son más frecuentes en los valles del Mississipi, Ohfo y Tennessee. 
Muchos están gastados por el uso, pero algunos tienen un lustre que hasta 
ahora no se explica. 

DISCOS DE PEDERNAL PICADO.— Estos son peculiares á los 
valles del Mississipi, Obío, Tennessee y Cumberland. 

No se conoce su uso. Son de pedernal tosco, hechos de ríñones de silex, 
siempre picados, nunca pulidos, y á veces, aunque raramente, los ribetes 
muestran indicios de desgaste. Se hallaron de ordinario en silo, en terraple- 
nes y otras obras prehistóricas. 

Algunos silos en Ohfo contenían 8.000 muestras, en Illinois 5-OO0, 3.500, 
hasta 50. 



.V Google 



VITRINA 5. 

HACHAS DE PIEDRA RANURADAS.— Las hachas de piedra 
ranuradas son particulares á los Estados Unidos, y den- 
tro de su área la distribución de éstas es general. 

La ranura sirve para meter el asa por medio de una tira de cuero ó mim- 
bre. Son como las hachitas pulidas, de cualquiera clase de piedra dura, y su 
cualidad de expoliarse no es esencial; eran picadas ó labradas en la forma con- 
veniente, y después allanadas ó pulidas con rasparlas ó afilarlas. Son de dife- 
rentes tipos: I.', con la ranura hundida; 3.", con el filo saledizo ó alzado; 3.°, 
con el respaldo llano aparentemente con la intención de meter una cuña de 
compresión. Hay otras variedades de hematita de los valles del Mississípí y 
del Ohío, y de actinolita de los pueblos del Sudoeste. 



VITRINA 6. 

HACHUELAS DE PIEDRA PULIDA.— Estos son los imple- 
mentos representativos del período neolítico ó piedra 
pulida, por todo el mundo. 

Se usaban probablemente como el hacha ranurada, y el material, la lo- 
calidad y el modo de manufactura son los mismos. En la costa y entre las 
islas, las hachuelas similares son hechas de concha. Estaban injertas en los 
mangos en la forma que se muestra en la Exposición. 



VITRINA 7. 

PERFORACIÓN de la piedra. Tubos y cuentas. — Los 
aborígenes de América eran capaces de taladrar la piedra. 
Taladraban huecos anchos y delgados, derechos y encorvados, regulares é 
irregulares', paralelos y cónicos, de un lado ó extremo y de ambos, con ins- 
trumentos de madera y cobre, sólidos ó huecos. Taladraban piedras duras, 
como cuarzo, jaspe, etc., lo mismo que piedras blandas. 



.V Google 



RAQUETAS ó AZADAS. — Éstas se parecen á lahackuela de 
piedra pulida, y han sido clasificadas como hachas, aunque 
este uso no es cierto. 

Son de material compacto y masa fina, usualmente de clorita, lidita, piedra 
verde, y están siempre muy pulimentadas; son de varias formas, anchas, pía- 
ñas, delgadas, y están afiladas, lisas, pero sin corte para sustancias doras. En 
el centro de muchas de ellas aparece un agujero, i veces grande y desigual, 
y otras pequeño y recto, que bien puede indicaí el uso de corregüela. Otras 
muestras tienen una hoja pequeña y un mango largo y redondo. El filo está 
roto por accidente y no por el uso. 

Son peculiares de Ohío, Tennessee y los valles del Bajo Mississipf. 

PIEDRAS DISCOIDALES.— Estas piedras, siempre dis- 
coidales, muestran algunas variaciones: convexas, planasy 
cóncavas. 

En algunas, la concavidad ha sido socavada hasta que la depresión ha lle- 
gado á formar un hoyo y el implemento un anillo. Varían en diámetro de 2 
á 6 pulgadas. Son generalmente de piedra dura artificialmente labrada á pico, 
ó raspada, ó por ambos modos, pero con tal perfección, que excita nuestra 
admiración. Las más grandes se usaron por los indios en un juego llamado 
«Chungkee», descrito por antiguos escritores. La piedra se rodaba por la 
tierra lo mismo que en el juego de bolos, ó i'/ Giuocco del Formagio («Ruz- 
zolone» en algunas partes) de Italia. 

Se hallaron generalmente en los Estados del Sur y del Oeste. 



VITRINA 8. 

OBJETOS PARA CEREMONIAS ó ADORNO. — Tabletas perfo- 
radas, objetos en forma de bote, objetos en forma de pá- 
jaros, banderas de piedra. 

Los nombres de estos objetos son sólo convencionales, pero no indican su 
propósito, el cual sólo puede conjeturarse. La mayor parte de ellos se en- 
cuentran en terraplenes y en sepulturas primitivas, y muchos estaban de tal 
modo acompañados de esqueletos, que indicaban su uso posible como orna- 
mentos de las personas. 



.V Google 



21 

Algunos ban sido perforados para colgarse, aanque no todos. Son dema- 
siado blandos y frágiles para armas, y sus ñlos nunca podían haberse desig- 
nado como para cortar. 

Ningún viajero ó escritor antiguo mendona que estos objetos hubiesen 
sido usados por los indios, y al parecer habían dejado de usarse antes de la 
venida de la gente blanca. 

OBJETOS EN FORMA DE BOTE. — El título índica nuestra falta 
de conocimiento tocante á su propósito. Se han supuesto 
varios usos para ellos, tales como urdidores, asas para llevar 
paquetes ó para estirar cuerdas ó líneas; pero todo sin evi- 
dencia. 

Algunos de los objetos son sólidos; otros son huecos como un bote. La 
mayor parte están perforados de agujeros equidistantes del centro. Están 
bien hechos y bien acabados. El material es principalmente sienita, clorila, 
pizarrilla y galena. 

Se hallan principalmente en los valles del Mississtpf y sus tributarios. 

OBJETOS PERFORAt>OS PARA CEREMONIA. BANDERAS DE 
PIEDRA,— Éstos presentan gran variedad de formas é 
igual íncertidumbre en su uso. 

Se supone haberse usado para ceremonias ú ornamento, 6 con mangos 
largos, haber servido de medalla ó insignia de rango (bastón de comandante). 
No eran armas, pues que la mayor parte son de material blando, común- 
mente de pizarrilla; son frágiles y se romperían aun de un simple golpe; no 
tienen filo cortante, mientras que el agujero es demasiado pequeño para 
usarse como mango. Bien pocos son de material duro, como cuarzo ó jaspe; 
sin embargo, son inútiles igualmente como hachas de armas ó como rompe- 
cabezas. Las muestras enseñan el cómo se han hecho. Fueron golpeadas ó 
reducidas á dicha forma, y luego puUdas antes de ser perforadas. El perfo- 
rado es excelente. Las muestras rotas enseñan un uso secundario , habiendo 
sido perforadas y usadas después de su rotura. Pertenecen principalmente al 
interior. 

OBJETOS EN FORMA DE PÁJAROS.— Se llama asi á una clase 
de objetos algo parecidos á pájaros en su forma, pero que 
imperceptiblemente toman otras formas couTencionales, tales 
como el lagarto, la tortuga, etc. 

Están generalmente en bases planas y atravesados diagonalmente en cada 



.V Google 



32 

extremo. En muchos casos no se enseñan los ojos; otros van marcados por 
resaltos en forma de discos. Algunas muestras que pertenecen á esta clase no 
se quiso representaran pájaros ó animales, siendo iguales ambos extremos. 

Se han avanzado varias teorías acerca de su uso, como mangos de cuchilla, 
descascaradores , etc.; pero ninguna de ellas es satisfactoria. Pueden haber 
sido ornamentos, ó para propósitos ceremoniales ó caza. 

Están muy bien acabados y pulimentados. El material es principalmente 
de pizarrilla de filete, aunque se empleaban también sienita, clorito y otras 
piedras duras. Pertenecen al interior de las regiones de los Lagos. 

TABLETAS PERFORADAS. — Estas son pedazos planos, del- 
gados, comúnmente de pizarra, fajadas ó desnudas, aunque 
á veces de clorita. Están perforadas. 

Si hay un agujero único, esti en el extremo, y parece haber sido para 
colgar la tableta. Si hay dos, están equidistantes del centro. Algunos huecos 
han sido perforados de ambos lados, pero muchos de uno solo. Las orillas de 
estos huecos son frecuentemente agudas, no mostrando ninguna traza de 
desgaste por cuerda ó tendón. 

Se hallaron en terraplenes sobre el pecho ó los brazos de los esqueletos. 
Pueden haberse empleado como divisas, ornamentos, ó para a 
ceremonia. 



VITRINA 9. 

DOS FRAGMENTOS DE HUESOS HUMANOS, á los 
cuales están pegadas moharras ó puntas de flecha que, 
sin duda, se lanzaron al hombre vivo, y las cuales quedaron en 
esta posición después de la muerte. 

Se hallaron estos objetos cerca de la abertura de una cueva natural en el 
condado de Warren, Kentucky. 

Catálogo núm. 1.062. — Museo Nacional de los Estados Unidos. 
Coleccionados por el Dr. John E. Younglove. 

DELICADAS MOHARRAS de jaspe, calcedonia, obsi- 
diana, etc., de Oregón. 
Seiscientas una muestras fueron halladas en el aflo 1884 por los docto- 

DigilizPdbvGoOt^le 



res C, A. y J. A. White, en dos silos eo la ribera Este del río WiHamette, 
cerca de la ciudad de Oregón. — Aquí se exponen cuatrocientas de aquellas 
muestras. 

Catálogo núm. 97.163. — Museo Nacional de los Estados Unidos. 

CLASIFICACIÓN DE PUNTAS de flecha y moharras. — 
Las primitivas divisiones de las puntas de flecha ó moharras 
ó cuchillos son como sigue : 

I. En forma de hoja. 

II. Triángulos. 
III. Teniendo tallo. 
El primero y et último se dividen en las clases A., B., C, 

I.— En forma de hoja. 

En esta clasificación toman el primer rango las en forma de hoja, como los 
más antiguos instrumentos de su género. Incluye esta división todas las for- 
mas elípticas, ovales, oblongas ó como lanza, que tienen cualquiera seme- 
janza á la forma de la hoja, ó que no tienen tallo, brazuelos ó lengüeta. 

Clase A. — Tienen puntas á ambos extremos, siendo la parte ancha de 1/3 
á j/4deia base. 

Méjico: 98.832. — Illinois: 43.133. — Kentucky: 7,063. — Oregón: 12.837. 

B. — Son más ovales, más ó menos afiladas, con una base cóncava, derecha 
ó convexa. 

Tenoessee: 6.801. — New- Jersey: 19.365. — Indiana: 42.960. 

C. — Son largas, estrechas, con ribetes paralelos y bases cóncavas, derechas 
ó convexas. Estas pertenecen á la costa del Pacífico. 

California: 21.626, 21.636 y ai. 628. 

II.— Triángulos. 

Incluye esta división todas las muestras que, según la nomenclatura geo- 
métrica, tienen la forma de un triángulo, sean las bases ó ribetes convexos, 
derechos ó cóncavos. No tienen tallos, y por eso, no brazuelos, pero en algu- 
nas muestras la concavidad forma lengüetas al unir la saeta. 

Southern Utah; 20.991. — Kansas: 136.959. — Ohlo: 7.670. — Oregón: 12.746. 
New-York: 6.177.— Rbode Island: 18.057. 

ni.— Las que tienen tallo. 

Incluye esta división todas las variedades de tallos , derechos, apuntados ó 
dilatados, redondos ó llanos, sea que las bases ó ribetes sean convexos, dere- 
chos ó cóncavos. 



.V Google 



24 

Clase A.— Estin en forma de rombo, con tallo, pero no brazuelos ni len- 
güetas. 

California: 81,428.— New-Jersey: 19.371.— Massachiisetts; 18,052, — South 
Carolina: 91.863. 

B, — Tienen tallo y brazuelos, pero no lengüeta. 

Connecticut; 18,004. — HÜnois: 43,134.— Kentucky: 59.347. — Tennessee: 
8.914 y 8.238', 

C. — Tienen tallo, brazuelos y lengüetas. 

Wisconsin: 88.339,— California: iS-aSl. — Indiana: 3a,440.-OregÓn; 12,681. 
Tennessee: 34.581. — Kentucky: 18.084. 

Comprenden éstas las formas de puntas de flecha y moharras más comunes 
en todo el mundo. Hay ciertas otras formas que pueden ser pocas ó de loca- 
lidades limitadas, pero que se hallan en suficiente número y también están 
caracterizadas hasta el punto de no poderse confundir. He puesto éstas en 
una clase general con el titulo de Formas peculiares. 

IV.— Formas peculiares. 

Incluye esta división todas las formas que no pertenecen á las tres otras 
divisiones, y comprende las que están limitadas por número y localidad. 

Clase A.— Ribetes cortados al sesgo. 

Tennessee: 1.883. — Missouri: 99.307. — Tennessee: 8.239, — IlÜnois: 32.645. 

B. — Ribetes dentados. 

Georgia: 132.199.— California: 42,646,— Oregón: 12.776.— Mississípí: 10.688. 
California: 43.029. — South Carolina: 13,303. 

C— Tallos bifurcados. 

D. — Largas lengüetas cuadradas en sus extremos, peculiares á Inglaterra, 
Irlanda y Georgia. 

Georgia: 132.235 y 132.226, (Cinco muestras.) 

E. — De sección triangular, peculiar á la provincia de Chiriquí, Panamá. 

Chiriqui, Panamá: 98.477 y 98.478. 

F. — Más ancho el extremo cortado, corte transversal, peculiar al Oeste de 
Europa, 

G, — De pizarra pulida, peculiar al Norte de América, al país de Esquimo 
y á Nueva Inglaterra y Nueva York. 

Maine: 6.375 y 6,548, — Kentucky: 30.758. — Alaska: 62,097. 

COLECCIÓN DE UTENSILIOS PREHISTÓRICOS dc piedra y 
cobre, del condado de Warren (Ohfo). 

Moharras bien picadas, cuñas, cuchillos, instrumentos en forma de hoja, 
perforadores, etc., de pedernal, por la mayor parte de Flint Ridge, Ohfo, — 



.V Google 



25 

Pipas de piedra grabada. — Objetos en forma de pájaro y bote. — Tabletas 
perforadas.— Hundidores, colgantes ó dijes de piedra y hematita. — Pequeñas 
hachetas de hematita pulida y objetos de cobre en forma de carrete. 

Numerados (sobre papel) consecutivamente de 1.149 a 1.217 inclusive. — 
Expuesto por Mr. Warren K. Moorehead, Xenia, Ohfo. 



VITRINA 10. 

GRABADORES, pendientes ó dijes.— No se sabe el des- 
tino práctico de estos objetos. Los nombres sobredichos 
indican solamente el supuesto. 

Tienen la forma de una j>era, son de hematita ó de alguna piedra dura, 
nunca de piedra mole, y están muy bien labrados y pulidos. Unos tienen 
huecos en el extremo para ser colgados. Muchos tienen una ranura corta 
cerca del extremo más pequefio, mientras que otros muchos no tienen ni el 
uno ni la otra. 

Son más abundantes en el interior que á las orillas de los lagos 6 del 
Océano. 

MAZAS DE PIEDRA PARA MOLER PINTURAS.— La hematita 
más dura se usaba para mazas de amasar la pintura, aun- 
que se vallan también de otras piedras. Éstas tenían varias for- 
mas, pero la cónica prevalecía. 

Otras variedades de óxido de hierro, el limonita, el ocre, almagre y carme- 
lita, se usaron para pinturas. 

La pintura para el adorno personal se conservaba en pequeñas tazas, ge- 
neralmente de esteatita. 

RASCADORES.— Se vallan de estos implementos en Amé- 
rica, lo mismo que en Europa, en tiempos prehistóricos. 
Son copos espesos de pedernal, horsteno y obsidiana, con el extremo la- 
brado en corte convexo. Se usaban en Alaska cuando vino el hombre blanco, 
y allí se encuentran injertos en mangos de madera y marfil. 

Hay una variedad peculiar á los Estados Unidos, que tiene caftas, ranuras 
y hombros. La semejanza de las belemnitas y moharras ha causado la creen- 
cia de que fueron hechas de nuestras quebradas. 



.V Google 



/^RAN PERFORADOR DE PEDERNAL. 

Museo Nacional de los Estados Unidos. 
Isla de Santa Rosa (California), 23.659. 

AZUELAS. — Estas son, al parecer, solamente una variedad 
de forma y uso entre las háchelas y gubias de piedra 
pulida. 

Son raras. Su distribución en los Estados Unidos parece estar limitada á 

las costas Nordeste del Atlántico y Noroeste del Pacífico. 

GUBIAS. — Éstas son semejantes á las hachitas de piedra 
pulida, por el material y modo de manufactura y por 
todas las partes, aunque no por la forma. 

Eran probablemente manejadas y usadas como las otra^ Estas de la costa 
Sur y de las Indias occidentales son de concha. Son más abundantes en los 
Estados del Atlántico, y pueden considerarse limitadas á este área. 

OBJETOS DE HEMATiTA.— Hematita es el ácido anhídrico 
sesquioxidado de hierro. 
Fué diversamente empleado por los aborígenes. Le labraban como á la 
piedra y le daban mucho pulimento. Servía para hachuelas ranuradas, ha- 
chuelas pulidas, hundidores, colgantes ó dijes y para pintura. 



VITRINA U. 



IMPLEMENTOS de cobre. — Los indios de Norte- América 
estaban en el periodo neolítico de civilización cuando fué 
descubierto el Continente por Cristóbal Colón, y sus imple- 
mentos por la mayor parte fueron de piedra pulida. No cono- 
cían el bronce. Cobre virginal ó natural se encontraba por todos 
los Estados Unidos, pero más en el Lago Superior. Lo labraban 
los indios como piedra maleable, y con martillar lo convertían 
en implementos y adornos. 

Se está de acuerdo en que los indios, en el tiempo del descubrimiento, no 
derretían ni modelaban el metal. 



.V Google 



27 

Vieron los conquistadores adornos y objetos de cobre á los naturales, y tu- 
vieron gran contratiempo porque no eran de oro. 

El Sr. Fred. S. Perkins, de Wisconsin, ha enviado una colección de 395 
muestras de implementos y objetos prehistóricos de cobre, por la mayor 
parte encontrados dentro del Estado de Wisconsin. Algunos se hallaron en 
terraplenes ó sitios de sepulturas, pero otros los removió el arado. 

La distribución de cobre es general por el valle del río Mississipí y de sus 
tributarios, con extensiones hacia la costa del Atlántico. Los más comunes 
objetos son hachas, hachetas, martillos, cuchillos, taladros, buriles, moharras 
y puntas de flechas, brazaletes, discos, tabletas, tubos, cuenUs y láminas. Al- 
gunos han sido perforados, y otros adornados con mucho trabajo con figu- 
ras, á veces hechas por una puntura, y otras repujadas. {Véanse ¡as foto- 
grafías.') 



VITRINA 12. 

PIPAS. — Las pipas de los aborígenes de Norte-América ha- 
cen enfática la lección de las estructuras, ó la aptitud de 
los aborigénes á representar vivos animales con piedra ó barro. 

El uso del tabaco hizo las pipas necesarias, y la introducción de ellas en 
las ceremonias indias dio una oportunidad y también un estimulo al arte y 
destreza de hacer estas representaciones. Por eso las pipas tienen cualquiera 
forma y tamaño, se puede concebir, y representan todos los animales y obje- 
tos posibles y también algunos imposibles. Se necesitaría un volumen para 
describir las formas de las pipas, el material y manufactura, tan bien como 
los animales representados. 

Algunos de los animales son como sigue: 

Hombre, varias partes de su cuerpo, principalmente la cabeza y mano; ma- 
natí, castor, nutra, gato silvestre, iraptte, ballena, oso, mastodonte, serpientes, 
tórtolas, ranas, lobos, pájaros (30 ó 40 especies), águila, garza, halcón, lechuza, 
huaro, toncan, cuervo, golondrino, periquito, ánade, gallina silvestre, pinzón. 



VITRINA 13. 

MARTILLO DE ACTINOLITA, con mango pegado. 
Point Barrow, Alaska. 
Catálogo aúm. 56.033. — Museo Nacional de los Estados Unidos. 



líGoogle 



TAZA DE HUESO PINTADO.— Empleada por los aborígenes 
para mezclar y usar pintura con que adornar sus caras y 
cuerpos. 
Véase una muestra del ocre colorado en esta caja. 
18.327. Isla de SanU Cruz, California. 

Museo Nacional de los Estados Unidos. 

CUCHILLOS DE PIEDRA CON MANGOS DE MADERA. — Es- 
tas muestras incluyen copos toscos y hojas muy bien 
labradas. 

Están aseguradas por medio de betún 6 goma sobre mangos cortos y apun- 
tados. Tienen importancia grande para la ciencia antropológica prehistórica, 
pues que ensefian los métodos de pegar y el uso de copos de pedernal, lámi- 
nas, etc., comúnmente empleados por todo el mundo prehistórico. Se en- 
cuentran por la mayor parte en la costa del Pacífico, aunque se hallaron al- 
gunas en Méjico y dos ó tres enTenoessee. 

Museo Nacional de los Estados Unidos. 
California: 20.304, 18.204 y 30.501. Isla de San Nicolás. 
California: 2.406. Isla de San Miguel. 

CUCHILLOS Y COPOS.— Éstos son de madera silicada 
de California. En la forma se parecen á las puntas Muste- 
rienes. 

Trazas de betún sobre la base muestran la unión de ellos á mangos, y su 
forma ordinaria indica su uso como cuchillos. Muchas muestras han sido 
marcadas de esta manera, y ayudan á determinar el uso de láminas en forma 
de hoja y similares, tan comunes á todos los tiempos prehistóricos. 
Museo Nacional de los Estados Unidos. 

Dos Pueblos, condado de Santa Bárbara (California), 62.434, 62.500 y 
62.470. 

LÁMINAS DE PEDERNAL NEGRO EN FORMA DE HOJAS. — 
Éstas son hermosas muestras de pedernal picado por los 
aborígenes. La mayor tiene 240 milímetros de largo, 125 de 
ancho y uno de grueso. 

Se encontraron con trazas de betún ó asfalto para pegar á los mangos. Son 



.V Google 



peculiares á la costa del Pacífico, en la California Meridional. Ed la clasifi- 
cación de puntas de flechas y moharras, éstas son clase C. de los instrumen- 
tos en forma de hoja. 

Museo Nacional de los Estados Unidos. 

Isla de Santa Cruz (California), 18.334 y '8.333. 

Condado de Santa Bárbara (California), 21.634 y 20.419. 

NEFRITA, FIBROLTTA Y JADEÍTA.-Su construc- 
ción Y APARIENCIA.— La ncfrita y la fibrolita tienen una 
estructura ñbrosa, que consiste en agujas largas y delgadas, dis- 
puestas por atados, á veces por ramilletes ó penachos, y espar- 
ciéndose de todos lados. 

Esta estructura es probablemente lo que la volvía tan dura , y por eso tan 
gustosa y útil al hombre prehistórico. Las dos partes estaban casi descolori- 
das. La jadelta es más granosa; es una mezcla de cristales de roca parduscos, 
y aunque las formas de ellas sean muy inciertas y defectuosas, polariza en 
colores muy brillantes. 

Hachas de nefrila. — Alaska. — Museo Nacional de los Estados Unidos, 

Diomede Id: 63.614 y 89.660. 

SIedge Id: 45.06S y 44.221. 

Nortons Sound: 24.376, 24.375, 126.994, 63.751. 43-414 y 44.604. 

Washington State: 43.273. 

PIEDRAS PERFORADAS, CACHIPORRAS, PALOS 
PARA CAVAR, OPIATAS.— Proceden de las islas de 
Santa Cruz, Santa Bárbara, Santa Rosa y Catalina, y de la costa 
del Pacífico, en el Sur de California. 

Éstas han sido perforadas, según los diferentes métodos usados por los aborf* 
genes. Se convierten gradualmente de gruesos y graves en delgados y lla- 
nos. Con ensanchar el agujero pasan á la forma de anillo. Algunos agujeros 
no están gastados, mientras que otros lo están mucho. Se usaban unos de los 
implementos antiguos para cachiporras ó pesos y palos para cavar; pero 
otros más recientes servían de riatas para allanar y extender las riatas. 
Museo Nacional de los Estados Unidos. 

Isla de Santa Crut (California), 18.227 y 18.295. 

Isla de Catalina, 1S.359. 

Isla de San Nicolás, 18.430. 

Condado de Santa Bárbara, 20.378. 

Isla de Santa Rosa, 12.15o, 72.140 y 12.155. 



.V Google 



80 

GRAN HACHA DE JADE.— Molde de una hermosa ha- 
cha de jade, llevando una cara humana en su faz anterior, 
de Oaxaca (Méjico). 

La expone cl Sr. Geo, F. Kunz, de Nueva York. 

Este hacha fué aserrada en la dirección longitudinal desde el regazo, ha- 
ciendo asi una sección de 0,125 Qietros de largo, 0,05 de alto y 0,04 de an- 
cho. Las trazas de la sierra se pueden ver claramente en los lugares donde 
se cortaron pedazos más pequeños y se hicieron secciones incompletas. Pro' 
ximo á ella hay un pedazo que le parece mucho, y por eso se creyó que po- 
dría ser parte cortado de ella; pero no lo es. 

JADE ENCONTRADO EN AMÉRICA— El profesor 
Geo. M. Dawson, de la Sección Geológica de Canadá, en- 
contró pequeños cantos rodados de jade nefrita en la parte 
superior del río de Lewis, cerca de la frontera que separa 
Alaska del dominio británico. 

El teniente G. M. Stoney, de la marina de los Estados Unidos, descubrió 
y exploró el lugar llamado la «Montaña de Jade», al Norte del rio Kowak, á 
150 millas sobre la embocadura del Este. En el mismo lugar coleccionó 
muestras, tales como eran, y llevó varias al Museo Nacionil de los Estados 
Unidos. 

El Sr, James Ferry, de Nueva York, tiene un gran guijarro de jade, el 
cual se dice haber sido encontrado cerca de la frontera, entre Oregón y Ca- 
lifornia. 

Hachas de jade del Museo Nacional de ¡os Estados finidos. 

Puerto Rico, 16.896, 16.903 y 16.923, 

Washington, 23.379. 

Méjico, 7.844 y 98.864. 

Guatemala, 19.482, 19.483, 19.486 y 19.488. 

Santo Domingo, li-SSS. 

New Zealand, 17.705. 

HACHAS DE ACTINOLITA.— La actinolita es otra 
piedra dura empleada por el hombre prehistórico de 
América, 

Los instrumentos hechos de este material se encontraron en los pueblos 
de Nuevo Méjico, principalmente los de Taos, San Ildefonso y Santa Clara. 
Han sido pulidos por los iabricantes, pero parecen haberse pulido también 



.V Google 



81 

por el uso. IHeneQ forma de hacha ranurada, auaque son tan faltos de filo 
que dificilmente pueden haberse usado para cortar. Son diferentes del hacha 
ranurada usualuiente empleada por los indios. Las ranuras están hechas en 
otros lugares, hacia otras direcciones, siempre ahuecadas, nunca de bordes 
altos , mostrando fuertes indicios de uso; son irregulares, no paralelas ni 
opuestas unas á otras, y muchas veces consisten en dobles ranuras que se 
mezclan una con otra. No puede caber duda de que se emplearon tos instru- 
mentos con un mango, el cual estaba asido á ellos por medio de un mimbre 
6 correa, ó de ambos á un tiempo. Pueden haber servido de armas, y más de- 
bían ser rompecabezas que hachas ó doladeras. El martillo de ellos es de or- 
dinario tosco ó labrado muy poco. Tienen hermoso color negro, pardo, verde, 
castaño, rosa 6 solferino, espléndidamente rayados, matizados ó jaspeados. 

Varían por lo largo de 0,6 metros á 0,15; por lo ancho, de 0,5 á 0,6, y por 
el fondo de 0,5 á 0,5. 

Hachas de actinolita. — Museo Nacional de los Estados Unidos. 

Nuevo Méjico: 17.874, 140.008, 58.996, 32.755, 140.007, 47.858 y 58.901. 

LABRETES. — Instrumentos empleados por algunos aborí- 
genes, principalmente los botocudos y esquimales, para 
injertárselos á través del labio inferior. 

Estas muestras son de Méjico y están hechas de obsidiana. 

Museo Nacional de los Estados Unidos. 
Méjico: 21.178, 31.670, 31.669 y 21.904. 

JADE ASERRADO DE MÉJICO Y DE AMÉRICA CeNTRAL. — 
Muy raramente se encontraban en Méjico y en la América 
Central estos objetos de jade ó piedra preciosa, pues han 
sufrido muchas divisiones; han sido aserrados en dos partes y 
reducidos á pedazos tan pequeños hasta ser casi impropios. 

Es asi que se encuentran las hachetas de piedra pulida y otros adornos 
aserrados ya horí^ontalmente, ya transversalmente, en pedazos muy delgados. 

Estas cortaduras son secciones de hachas de piedra pulida del mismo largo 
y de la misma anchura. Casi todas éstas están aserradas de la manera des- 
crita. 

Museo Nacional de los Estadas Unidos. 

Costa Rica: 38.992, 9.865, 28.990, 28,985, 59.931, 59.936, 59.900, 59.907, 
59.849,59.908,59.947, 1.201; 59.911, 59-923. 28.977, =9,842, 59955,1.204, 
59.850 y 59.968. 



.V Google 



83 

Nicaragua: 10.452, 45.543 y S9-909- 
Nicoya: 58.850, 59.857 y 59.910. 
Sardanal; 59.898. 

COMPOSICIÓN Y GBATEDAD ESPECÍFICA 
de las variedades del jade. 

( Sílice 58 á 60 por roo 

T.--^ 1 Aluminio 22 á 26 — 

J*°=^^ i Soda ioái2 - 

[ Gravedad especifica.. . 30 á 33 — 

Í Sílice 56 á 58 por 100. 

Oxido de hierro 5*3 — 

Calcio* 1 1 á 14 — 

Magnesia 20 á 22 — 

Gravedad especifica. ■ . 29 á 30 — 

¡Sílice 34* 35 ?<-"■ "»■ 
Aluminio 63*65 — 
Gravedad específica.. . 3a á 33 — 

Sílice 48 á 50 por 100. 

k Aluminio 27 á 30 — 

s*— ■•■■teUi:;::::::;:: 'lil' = 

I Soda . 2á4 — 

I Gravedad específica.. . 32 á 33 — 

I Sílice 59 á 75 por 100. 

\ Magnesia 2iái — 

AcTiNOUTA.. .■¡Calcio 14 á 25 — * 

J Protóxido de hierro... 3*9 

' Gravedad específica.. . 30 i 31 — 

1 Sílice 53 * 94 P'^'' loo- 

\ Calcio 32 á 2 1 — 

Peetoijta ' Magnesia i á 41 — 

i Soda Sá57 — 

f Gravedad específica.. . 30 á 31 — 

ARMAS, UTENSILIOS Y ADORNOS prehistóricos de 
piedra dura y obsidiana, de Alaska, Méjico y América 
Central y del Sur. 

Instrumentos y adornos de piedra dura. — Los hombres prehistóricos de 
casi todos los países fabricaron, durante el período neolítico, sus instrumen- 
tos y adornos de la piedra dura, á veces preciosa, y además teniendo hermo- 
sos colores, y capaz de ser pulida. 

Ésta se designa por la palabra genérica jade; pero comprende muchas va- 
riedades de nombres: la jadeita, la nefrita, la fibrolita, la actinoltta, la pecto- 



.V Google 



lita y la saussuríta. Muy diversas han sido las opiniones de los arqueólogos 
prehistóricos tocante al origen de este material. Los de Europa han sostenido 
que la fuerte semejanza de él al jade de China, permite suponerle originario 
de este país. Los americanos han adelantado la misma teoría, pero se dividie- 
ron al determinar si venía de Sibe'ía ó de las islas del Océano Pacífico. Al- 
gunos americanos piensan que vino de una ó de otra (Siberia 6 las islas del 
Océano Pacífico) por medio del comercio, en un tiempo muy antiguo, aun 
antiguo al respecto del hombre prehistórico, y que de cualquier manera, Ó 
por rompimiento de las comunicaciones, ó por otra causa, cesó la importa- 
dón; que después de haberse empleado para fabricar instrumentos, el mismo 
material adquirió mucho valor, sea por su uso ó hermosura, ó por alguna 
virtud imaginaria, como amuleto ó divinidad (según piensan los indios de 
Norte- América), ó por estar dotado de propiedades medicínales y que le trae 
la fortuna 6 vida larga al hombre que le tiene. Por eso se volvieron esos ins- 
trumentos muy raros, y caros y cuidados. En todas las épocas del mundo pa- 
rece haber existido la superstición de que el tenedor de un amuleto se atrae 
desventura sí se aparta de él enteramente, pero que puede todavía gozarse 
de las virtudes del objeto, aunque lo ceda á otro, con tal que retenga una 
parte. Por consiguiente, el mayor número de los objetos son aserrados en dos 
ó más pedazos. En casi todos los fragmentos así aserrados se encuentran uno 
6 varios agujeros para colgar, lo que es prueba de que se usaron estos objetos 
como amuletos. Esta observación conviene á todos los instrumentos adorna- 
dos y á los que no lo son. 

Esculturas en piedra dura. 
Museo Nacional de los Estados Unidos. 

Méjico : 35-287, 9S.889 , figura humana ; 98.983 , 98.980, máscara ; 98.864, 
98.872, pendiente; 7.845, 31.648, 31.646, 98.879, pendiente; 31.646, 27.888, 
98,853, pendiente; 98.849, 98.847, pendiente; 31.646, 98.859, pendiente; 
98.874, 98.850, pendiente muy pulimentado. 

Costa Rica : 59.932 y 38.987. 

Nicaragua: 328. 

Guatemala: 31.906. 

Méjico: 109.883. 

Cuentas. 

Méjico: 98.938, S9.971 y 98.941. 

OBSIDIANA Ó VIDRIO VOLCÁNICO.— Este mate- 
rial lo empleaban mucho los aborígenes. Se encontraba 
muy abundante, se labraba fácilmente y tomaba ribetes afilados. 
Se labraba principalmente picándolo, aunque era posible afilarlo y pulirlo. 



.V Google 



84 

Servia para adornos , así como también para instrumentos , y se encontraron 
muchas admirables muestras. Se hacía gran tráfico por los aborígenes. Mil 
muestras han sido desenterradas nuevamente del terraplén Hopewell (Ohfo), 
á I.OOO millas de la localidad más próxima donde la obsidiana tenia su 
origen. 

Museo Nacional de los Estados Unidos. 

Méjico: 98.824, 98.824, 9.349, 98.771,98.772,98,768, 1.049,98.776,98.769, 
30.025, 20.025, 98-765, 9-3S3> 9-3S9, 9-359i 9-359 y 9-359. 

California: 34.564, 34.564, 43.647 y 42.650. 

Oregón: 139.397. 

OBJETOS DE ORO Y PRECIOSOS de sepulturas pre- 
históricas. 

Cbiriqui y Costa Rica: 14.676, 74.677, 74.614, 74.681, 74.680, 74.675, 
74.678 y 74 679. 
Ancón (Perú): 74.039. 
Méjico: 134.508. 

OBJETOS de sepulturas antiguas en La Patera y Dos 
Pueblos, condado de Santa Bárbara (California).! 

Estas conchas son naturales en la costa del Pacífico, California Meridio- 
nal. El haliotis era preferido por los aborígenes para adorno, y convertido en 
cuentas, tubos, medias lunas, etc., como se ve aquí. También servían en su 
condición natural de vasos para pintura y betún, como lo enseOan algunas 
de las muestras con su contenido original. 

Museo Nacional de los Estados Unidos. 

62.651 y 62.640. Concha de haliotis. 

Dos Pueblos, 62.542, Cuentas de concha. 

La Plata, 63.673. Cuentas de concha. 

Dos Pueblos, 62.510. Adorno de concha. 

La Patera, 62.680 y 62.680. Adorno de concha. 

Dos Pueblos, 62.550 y 62.575. Adorno de cuentas. 

La Patera, 62.683. Anzuelos. 

Dos Pueblos, 62.461. Punta de hueso, pareciendo haberse pegado á un 
mango por medio de asfalto. 

Dos Pueblos, 62.515. Taza pintada, de concha. 

Dos Pueblos, 62.431, Taza pintada, de serpentina. 

62.514. Ocre colorado. 



.V Google 



ss 

Objetos mostrando contacto europeo. 

63.580. Espada, hierro. 

92.581. Cuchillo, hierro. 
62.579. Hacha, hierro. 
63.563. Clavo, hierro. 

63.587. Badajo de campana de bronce. 



VITRINA 14. 



MONTONES DE CONCHAS sobre la costa del Atlán- 
tico, cerca de San Agustín (Florida). 

A DORNOS DE CONCHA. 

California: 18.153, 26.349, 29-156, 18.378, 23.702, 36.248, 30.241, 15.674, 
23.713, 36.348, 33.703, 18.185, 23-711, 23.702, 18.320, 30.398 y 18.187. 
ütah: 31.027. 
Wampum (río de Missouri Superior): 14.853. 

DISCOS DE CONCHA, grabados y adornados. (Algunos de 
éstos se suponen representar una serpiente.) 
Museo Nacional de los Estados Unidos. 
Tenncssee: 32.060, disco de concha; 83.174,62.844, 63.841, 63.840763,842. 
Missíssipf: 30.201, 

MASCARILLAS de concha, hechas para representar la 
cara humana. 
Tenneasee : 63.849, mascarillas de cara. 59.303. 
Virginia: 43.6847 145.944. 

GRAN TAZA DE concha de pyrula para beber, ador- 
nada. 

Museo Nacional de los Estados Unidos. 
Arkansas: 71.226. 



c 



UCHARA hecha de concha de Mussel, 



Museo Nacional de los Estados Unidos. 
KcDtncky: 34489. 



.V Google 



BROCHES hechos de los columelares de grandes conchas 
de mar. 

Museo Nacional de los Estados Unidos. 
Tennessee: 136.843, alfiler de concha; 115.996, 62.839, 63.838, 63.834, 
62.836, 59.292, 115.681, cuentas; 115.987, 62.934, ^'■934 y ^^•934' 
California: 15.765. 

FORMA CURIOSA. — Objetos de formas curiosas y 
anómalas se haUaron hechos por casi todos los pueblos 
prehistóricos, de los cuales no se ha dado explicación satisfac- 
toria. 

Pueden haber sido manifestaciones del arte del salvaje 6 del genio. de sus 
invenciones, ó quizá simples caprichos. Algunas de las localidades notadas 
son Honduras (América Central), Breonio (Italia) y Polonia (Rusia). Las 
muestras aquí expuestas son de los Estados Unidos de América. Unos han 
tenido dudas de las formas curiosas de algunas localidades, pero no de éstas, 
que se creen ser todas propias de los aborígenes. 

Museo Nacional de los Estados Unidos. 

Illinois: 30.127, 32.523, 32.522, 146.840, 43.133, 38.538, 98.662 y 31.479. 

Maine: 9.992. 

California: lS733i 15-732 y 20.630. 

Ohlo: i47-75't i47-75oy I4S-977- 

Missouri: 35589 y 103. 

West Virginia: 63.387. 

California: 36.417. 

Ohlo: 97.486. 

TUBOS Ó PIPAS.— Estos objetos son de serpentina y es- 
teatita. Estaban perforados, y el agujero de tal manera 
ensanchado en un extremo, que forma una pipa, y los usaban los 
aborígenes para fumar. 

Se hallaron en sepulturas primitivas, con las embocaduras de caAa asegura- 
das por medio de asalto, como lo ensenan algunas de estas muestras. 
Museo Nacional de los Estados Unidos. 
La Patera, Condado de Santa Bárbara (California), 62.607 y 62.439. 
Dos Pueblos, 62457, 62455 y 62.456. 



.V Google 



VITRINA 15. 



VASOS DE STEATITA.— Canteras de steatita, abiertas 
y labradas por los aborígenes, se bailaron en la costa del 
Atlántico y en la cadena de montaCas appalachianes. 

Estas canteras contienen vasos en varios grados de acabamiento, i una con 
los ntensilios empleados para su manu^tura. Frecuentemente se tajaban los 
vasos en la cantera y se llevaban á casa para ser acabados. 

PUNTEROS DE PIEDRA para canteras de steatita.— 
Éstos se tenían por la mano y se usaban para cavar el 
material y fabricar los vasos de steatita. 

El material era blando y fácilmente labrado; y se pueden ver claramente 
trazas de puntos de sus punteros. De la costa del Atlántico. 

ESCULTURAS DE Norte- América. — Al parecer, los 
aborígenes de los Estados Unidos tenían gran inclinación 
á representar la cara 6 forma humana sobre la piedra. 

A veces se valían de roca dura, otras de roca blanda. Probablemente fué 
el martillo el utensilio que más les valió, y se hacía la operación con rozar 6 
picar la piedra. A menudo, después se allanaba y se pulía la estructura. 

Sea que se valieran de estas obras como fdolos , para decoración y adorno, 
ó como totems, esto nunca fué bien determinado. Su distribución es general 
por todos los Estados Unidos. 

Los esquimales los tallaban siempre en madera, porque no tenían piedra. 



VITRINA 16. 

MAZOS.— Éstos, con morteros, eran de uso común por 
todos los Estados Unidos, aparentemente en todas las 
épocas. 

Tienen gran variedad de formas, largas y cortas, toscas y acabadas, cilin- 
dricas y cónicas, adornadas y lisas. 



.V Google 



VITRINAS 17 Y 18. 



SELECCIONES de la colección Latimer, de las antigüeda- 
des de Puerto Rico (Indias occidentales). 84 objetos. 

Fué dada esta colección á la Smithsonían Institution , por el Sr. Jorge La 

timer, difunto, que muchos a fies fué cónsul de los Estados Unidos en Puerto 

Rico. Se hallaron muestras muestras en cuevas, pero la mayor parte fueron 

sacadas por el arado y azada cuando se cultivaron nuevas tierras. 

Museo Nacional de los Estados Unidos. 



VITRINA 19. 



CRÁNEO HUMANO (fragmento) encontrado cerca de 
UQ terraplén en Beardstown, condado de Cass {Illinois), 

Largo, 182 milímetros; ancho, 130; índice cefálico, 714. 
Catálogo núm. 136.778.— Museo Nacional de los Estados Unidos. 

FRAGMENTO DE CRÁNEO HUMANO, de una antigua 
sepultura en Fleming, condado de Cayuga (Nueva York). 

Largo, 182 milímetros; ancho, 130 ; índice cefálico, 714. 
Catálogo núm. 148.032, — Museo Nacional de los Estados Unidos. 

DOS CRÁNEOS HUMANOS, de un terraplén en Lynx- 
ville, condado de Crawford, Wisconsin. 

«En el mismo terraplén se hallaron puntas de flecha de pedernal picado, 
una gran moharra de pedernal ó cuchillo, un disco de obsidiana picada, dien- 
tes de oso perforados, y cantidad de implementos delgados de hueso.» 

Catálogo núm. 115,467. — Largo, 179 milímetros; ancho, 125; circunferen- 
cia, 490; índice cefálico, 711. 

Catálpgo núm. 115.463. — Largo, 181 milímetros; ancho, 144; circunferen* 
cia, 526; índice cefálico, 80. 



.V Google 



D' 



CRÁNEO . H ÜMANO, de antiguas sepulturas en la isla de 
Santa Cruz (California). 

Fué arrojado por agua de la sepultura y expuesto. No se sabe si la pintura 
que aparece sobre este cráneo era aboriginal 6 no, 

Largo, 182 milímetros; ancho, 134; circunferencia, 510; fndice cefálico, 73. 
Catálogo núm. 16.330. — Museo Nacional de los Estados Unidos. 

CRÁNEO HUMANO, de un terraplén cerca de Prairie 
du Chien, condado de Crawford, Wísconsin, 

Asociadas con el cráneo se hallaron dos moharras de obsidiana, y ornadas 
de cobre en forma de canilla. 

Largo, 182 milímetros; ancho, 129; circunferencia, 510; índice cefálico, 788. 
Catálogo núm. 115.456. — ^Museo Nacional de los Estados Unidos. 

,0S CRÁNEOS HUMANOS, de un terraplenen Lenoir, 
condado de Loudon, Tennessee. 

. Deesteterraplén también se adquirieron puntas de flecha y moharras de pe- 
dernal, háchelas pulidas, piedras discoidales, pipas de esteatita, serpentina y 
barro, cuentas de concha, alfileres y conchas grabadas, implementos de hueso 
(leznas, etc.), vasos de barro muy bien adornados, é implementos de cobre. 

Catálogo núm. 116.043. — Museo Nacional de los Estados Unidos. 
Largo, 160 milímetros; ancho, 171 ; circunferencia, 334; fndice cefálico, 107. 

Catálogo núm. 1 16.044. — Museo Nacional de los Estados Unidos. 
Largo, 1 54 milímetros, ancho, ió8; circunferencia, 522; fndice cefálico, 109. 

CRÁNEO HUMANO, de una sepultura en un antiguo si- 
tio de campo sobre la orilla del río Coosa, condado Che- 
rokee (Alabama). 

Se extiende el campo una milla al costado de la ribera, con alfarería muy 
abundante (pero no formando capas continuas) , y contenía algunos imple- 
mentos de piedra y evidencias de entierros en la superficie. Se encontró y se 
abrió una sepultura. El cuerpo estaba cerca de tres pies y medio bajo dé ta 
superficie, la cara hacia arriba, con las piernas plegadas, é inmediatamente 
bajo de la capa de al&reria, conchas, etc. Por el lado derecho del cráneo, se 
encontró un corte de. cuchillo de hierro, por el extremo inferior del cuerpo 
dos tazas juntas, y alrededor del cuello cantidad de cuentas. La cavidad del 



.V Google 



40 

cráneo estaba vacia. No se halló nada conservado ea ninguna taza. Sobre el 
cuerpo habfa una capa de madera i medio quemar, y sobre ésta otra capa de 
barro cocido en homo. De la sepultura se llevó las muestras siguientes: Cri- 
neo y largos huesos, dos tazas, cuentas (de concha y vidrio), corte de cuchillo 
de hierro y un pedazo de barro cocido en homo. 
Largo, 13S milímetros; ancho, 1 52; circunferencia, 47(^ índice cefálico, 109. 
Catálogo núm, 99.212.— Museo Nacional de los Estados Unidos. 

GRANDE MOHARRA DE OBSIDIANA.— Terraplén 
cerca de Prairie du Chien , condado de Crawford (Wis- 
consin), del cual fué llevado el cráneo humano núm. 1 15.456. 

Catálogo núm. 115.501. — Museo Nacional de los Estados Unidos. 

CRÁNEO HUMANO PERFORADO, desenterrado el 
17 de Junio de 1888 en Detroit (Michigan), á dos millas 
Oeste de la casa de Ayuntamiento de la ciudad, en porción 938, 
River Road. 

Al mismo tiempo se encontró otro cráneo perforado y dos no perforados 
al parecer de mujeres, uno de los cuales no tenía sutura sagital. Con los crá- 
neos se encontraron huesos amontonados en masa, lo que Implica que los 
cráneos y huesos, de los que algunos faltaban, habían sido en algún tiempo 
otra vez enterrados. De entre el montón se tomó un fémur y un radius, res- 
pectivamente, 16 i/z y 5 5/S pulgadas de largo, porciones de las vértebras, 
una tibia y dos húmeros, uno que tiene 12 pulgadas de largo, y otro que, 
cuando era completo, no podía tener más que 7 pulgadas : ambos estaban 
perforados. También se adquirió del mismo lugar un ilium de 2 X i 5/8 pul- 
gadas y una pequeña costilla. Éstos, por el tamaño, sin duda son huesos de 
niño. 
Largo, 190 milímetros; ancho, 138; circunferencia, 534; índice céltico, 73. 
Catálogo núm. 147.273.— Museo Nacional de los Estados Unidos. 

CRÁNEO HUMANO, de una cueva para entierros pre- 
históricos, en la bahía de los Ángeles (California infe- 
rior), á 200 millas Norte. W. de Guaymas (Méjico). 

Largo, 186 milímetros; ancho, 140; circunferencia, 525; índice cefálico, 758. 
Catálogo núm. 139.570. — Museo Nacional de los Estados Unidos. 



.V Google 



CEIÁNEO HUMANO PINTADO.-^Se excavó éste dé 
arena de granito gorda, seca, en una cueva, ó bajo de una 
roca sobresaliente en Rancho, llamada Zorílto, á 20 millas 
Norte de cabo San Lucas, California inferior. 

Estaba envuelto con paño de certeza de palma, y ceñido con tres vueltas 
de una cuerda de fibra de agave. Con el cráneo se encontraron otros huesos 
^ambi^n pintados con el mismo color, como sigue: scapula, humerus, ulna, 
radiu!, pelvis, fémur, tibia y hueso calcio. 

Largo, 190 milímetros; ancho, Ii6¡ circunferencia, 510; índice cefálico, 61. 
Catálogo núm. 61.398.— Museo Nacional de los Estados Unidos. 

SECCIÓN DEL PEQUEÑO TERRAPLÉN EtOWAH (GEORGIA).— 
Modelo trazado por Víctor y Cosmos Mindeleff. Escala: 
4 pulgadas^ pies, 1:15. Área representada: como de i;ioacrés. 
Este es uno de los terraplenes pequeAos del grupo Etowah , situado en el 
Condado de Bartow (Georgia). 

Reincscnta una sección de un terrapUn, mostrando la construcción inte- 
ñor las diferentes capas de tierra que lo componen, la posición de los sepul- 
cros de piedra para los nichos que se encontraban en él, la posición de los 
huesos, etc. [f¿ame las faiagrafias de los obj'elos de cobre repujado.) 
Presentado por el Bureau de Etnología. 

EL GRAN TERRAPLÉN ETOWAH (Georgia).— Mo- 
delo trazado por Víctor 7 Cosmos Mindeleff. Escala de i 
pulgada 10 pies, i : 120. Ajea representada por 3 acres. 

Este terraplén se encuentra en la margen Norte de la ensenada Etowah, 
cerca de Cartersville. 

La base cubre un espacio de tres acres, poco masó menos, y está al nivel 
de 33 pies sobre el lecho del río. El terraplén tiene una forma irr^ular, 
dando al meridiano la parte más larga; siendo su diámetro en esta dirección 
como de 370 pies. En lo alto tiene un área plana de an acre de superficie, 
poco mis ó menos; la altura tiene de propordón media 50 píes desde la base. 
Una ancha calzada sube gradualmente desde la llanura por la fachada que 
da al Sur, hasta llegar i más de la mitad yendo hacia la cima. 

Hay dos terraplenes inmediatos más pequeflos, uno al Sur y otro al Sud- 
este ; cada uno á la distancia de 100 pies, poco más ó menos; sus bases son 
casi cuadradas y casi iguales en dimensiones. Ambos son truncados. 

La mayor parte del material de que se componen estos terraplenes es de 



.V Google 



42 

tierra rica de alavión , con porciones de arcilla roja de vez en cuando. Antes 
de desembarazar este sitio, grandes árboles crecían en la cima y en los de- 
clives. 

Presentado por el Burean de Etnología. 

ANTIGUAS FORTIFICACIONES DE TIERRA EN IlUNOIS.— 
Escala horizontal de i pulgada á 30 pies, i : 333. Vertical: 
de I pulgada á 6 píes, r : 72. Área representada: unos 57 acres. 
Este modelo representa una de las más extensas obras de los aborígenes de 
este país. El original está situado en el valle del Mississipl, 1 j millas de Anna, 
en el Condado Unión, Estado de Illinois. La muralla que encierra el terraplén 
tiene el perfil toscamente cuadrado y excede de 3.500 pies de largo. Encierra 
un área de 2S acres, poco más ó menos, y tiene de 2 á 4 pies de alto, con an- 
chura de 20 á 35 pies. La parte del Nordeste confina con la ensenada y no 
tiene muralla. 

' Dentro del cercado se encuentran cuatro terraplenes y gran número de 
excavaciones circulares 6 cercos de chozas {Atií rings). El terraplén inayor 
tiene como 12 pies de alto, los menores tienen como loo pies de diámetro y 
5 á 9 de altura. Las excavaciones circulares se encuentran más cerca de la en- 
senada y son más de 100. Varían de diámetro de 20 á 50 pies y de fondo de ' 
I á 3 pies. Fuera de la muralla, en el ángulo Sudoeste, hay un terraplén' 
muy grande y de 150 pies de diámetro y más de 4 de altura. Cerca de él hay 
tres excavaciones circulares de 1 20 á 1 50 píes de diámetro y de 5 á 7 de fondo. 
Presentado por el Burean de Etnología. - - 

MODELO de sepultura bajo un terraplén en el Condado 
de Caldwell (Carolina del Norte). 
En la excavación se descubrió que los fabricantes del terraplén cavaron en 
primer lugar ua hoyo circular, con margen perpendicular á la profundidad 
de 3 pies y 38 de diámetro; luego depositaron sus muertos en bóvedas ó se- 
pulturas hechas de guijarros y de barro. 

Cada una de ellas contenta un esqueleto humano. Habla en el hoyo cinco 
esqueletos que estaban cercados. 

Presentado por el Burean de Etnología. 

RUINA DE «Casa Blanca».— Escala : i pulgada 5 pies, 
1 :6a Área representada: 150 pies de alto, 210 pies de 
anchura.— Modelo trazado por Víctor y Cosmos Mindeleff. 
■ Esta ruina preshistórica, situada en el cañón Chelly, Arizona, es una com- 

DigilizPdbvGoO^le 



43 

lunación de aldea y morada de peñasco. Si era asi originalmente, do se sabe. 
La parte inferior contiene una gran habitación circular de i6 pies de diáme- 
tro, coa cerca de 22 habitaciones bien definidas y trazas de otra. Algunas de 
las paredes son de adobe y muy delgadas. La parte superior del peñasco está 
situada en una cavidad natural de la roca , que mide unos 94 pies de largo 
y 40 de fondo. Consiste en 13 cuartos, y está al nivel del borde del peñasco. 
Uno de los cuartos está apoyado en un estribo bien hecfao. En la Sachada del 
pedazo pueden verse todavía trazas de paredes que antiguamente se exten- 
dían tres altos del suelo, casi al piso de la cueva superior, y se tenia acceso i 
la parte superior, sin duda , por medio de los techos de los terrados de esta 
parte. El peñasco, que está colgante, sube casi á i.ooo pies sobre la ruina. El 
cuarto mayor de la porción superior , tiene dos altos y fué cubierto por un 
encalado de blanco con líneas amarillas. De aquí viene su nombre de Casa 
Blanca. 

Presentado por el Burean de Etnología. 



LOS PUEBLOS DE LOS ABORÍGENES 

RN LOS 

ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA. 



TAOS, PUEBLO EN EL VALLE. 
WOLPI, PUEBLO EN LA MESA DE UNA MONTAÑA. 

La región que se llama pueblo en los Estados Unidos, se' halla 
en los Estados de Colorado, Utah, Nuevo Méjico y Arizona. 
Ocupa el territorio de y entre la parte superior de Rio Grande 
en el Este, de San Juan y sus tributarios en el Norte, de Colo- 
rado en el Oeste y de Gila en el Sur. En muchos acres este te- 
rritorio está desierto. Cuentan para su aguada los pueblos con 
nacimientos y arroyos. Se escogieron como ejemplos los mode- 
los de los pueblos de Taos y Wolpi, el primero del valle, el 
último de la mesa ó altiplanicie. Taos está situado en el rio Taos, 
tributario de Rfo Grande en Nuevo Méjico, como á 200 millas 
al Noroeste de San José. Fué ocupado por los conquistadores, 
y sirvió de campo á sangrientas escenas durante la gran rebelión 
de 169a Wolpi (también escrito Hualpe) se halla en el extremo 



.V Google 



44 

Oeste del país de Los Pueblos, y pertenece á los indios Tusa- 
yanes, antiguamente llamados Moquises? el cual nombre no era 
aceptado por ellos. Algunas de las fotografías transparentes que 
adornan las ventanas, muestran vistas de Los Pueblos y de la 
vida de los indios. 

Fué cerca del aOo 1 530, que por la primera vez conocieron los 
europeos el Nuevo Méjico y Arizona, cuando se llamaba el 
país de las «Siete ciudades». En el año 1540, Vázquez Coro- 
nado, Gobernador de Nueva Galicia, formó un ejército de 300 
españoles y 800 indios, y marchó al Norte para conquistar las 
«Siete ciudades de Gibóla». Durante la misma expedición se 
sojuzgaron siete aldeas y se les dieron sacerdotes para inculcar 
en sus habitantes la religión de los conquistadores. Se llamaba 
esta región Tusayán. En un general levantamiento de los natu- 
rales, que sucedió en el ano i6go, fueron los españoles expulsa- 
dos de Tusayán, como también de otros pueblos; pero aunque 
dentro de pocos años todos los otros pueblos estaban recon- 
quistados y de nuevo cristianizados, |amás otra vez establecieron 
su poder los españoles en el Oeste hasta Tusayán, y desde 1690 
no ha habido ningún sacerdote en permanencia en este país. 
Practican los mismos ritos y ceremonias que sus mayores antes 
de la descubierta de Colón, y por eso tienen mucho interés para 
la ciencia prehistórica. 

Las más de las casas son edificadas de adobes ó ladrillos seca- 
dos al sol, aunque algunas lo son de piedra. Son bien acabadas 
en el interior, pulidamente lavadas con barro blanco, y son habi- 
taciones muy cómodas. A veces los pisos están hechos de lo- 
seta, pero están usualmente enyesados con barro de adobe; 
Éste es blando y fácil á mantener Hmpio. Los techos son forma* 
dos con mimbres rellenos de caña. Entra la luz por medio de 
ventanas^ antiguamente hechas de hojas de mica, la cual se sus- 
tituye ahora, cuando es posible, con vidrio. Se entra en el cuarto 
bajo por puertas, y no se llega á los superiores sino por medio 
de escaleras que pueden tirarse arriba cuando lo requiere la 
ocasión. L.OS terrados son el lugar favorito de los habitantes 
para sus juegos. Las estructuras ovales, en forma de cúpulas, 
cerca de las casas, son hornos de que se vallan para cocer el 



.V Google 



pan sagrado ó el de banquetes. En las jaulas de mimbre sé 
guardan águilas, halcones y pavos, los cuales se consideran como 
pájaros sagrados, y cuyas plumas se usan en las ceremonias y 
bailes. Caminos cubiertos conducen á varias partes de la villa. 
Hay pocas calles bastante anchas para dar paso á carros, porque 
se hace el transporte sólo por medio de caballos y burros. 
Fuera de la villa hay jardines amparados contra las incursiones 
del ganado por medio de paredes de barro. Wolpi es una de las 
siete aldeas contiguas á Tusayán. Se hallan estas aldeas en 
los capillos de puntas de las mesas, mirando á los valles, 400 á 
600 pies bajo. Las casas están edificadas en largas hileras, de 
muchos altos, cada una de las cuales se apoya en otra de modo 
que forma un terrado. En el declive ó en el valle bajo están los 
jardines. No hay corriente en 40 millas, y por su escaso pro- 
veimiento de agua cuentan con las fuentes y nacimientos de los 
collados y de los valles. La población de los Tusayanes de estos 
pueblos es de cerca de 2.000. Son sedentarios y sosegados, y 
viven mucho, como los Zunises. No deben tener todos el mismo 
origen, porque uno de los pueblos vecinos, Tewa, se diferencia 
de los otros en el habla. 



CUEVA DE HIIMY.-CAÍiÓN DEL MUERTO-ARMA. 



Uodelo trazado por Oosmoe Hlndeleff.— Escala: nna pulgada Tale 6 pfea. 

Esta ruina recibió su nombre por haber encontrado una momia bien pre- 
servada en una cueva muy cerca de illa. Está situada en un escollo, según va 
representada en el modelo; pero se ha reducido mucho de su primitiva anchura 
por haberse desmoronado, y está á una altura de soo pies del fondo del pe- 
fiasco. 

La morada se componía de dos desiguales cavernas de forma creciente, y 
sigue la confíguración de la roca. A la unión de las cavernas, en un angosto 
escollo, había una torre rectangular de ircs pisos de altura ; las paredes y los 
suelos fueron de material y de construcción superiores i los que se encontra- 
ban en ambos lados. El pueblo contenía varías construcciones, que podían 
haber sido «estufas» ó estanques para agua. No se cree hubo otro medio, por 



.V Google 



46 

su situación aparente, de obtener el agua. Las murallas son de mamposterfa. 
Las piedras con las cuales se hizo, están esparcidas como cuando las murallas 
fueron destruidas. El pueblo podía haber contenido 1.000 habitantes. 

Se hallan estas moradas ó cuevas á todas alturas en los peñascos, desde 30 
hasta 800 pies de fondo, y su altura igualmente varía desde la cima del pe- 
ñasco. Las habitaciones de las cuevas y peñascos, las torres y algunos otros 
monumentos, son perfectamente prehistóricos y se hallaron en la presente 
condición de ruina cuando las visitaron los españoles, y nunca fueron ocupadas 
en tiempos históricos por ninguna gente conocida. 

Presentado por el Bureau de Etnología. 



MiPA DB LOS LENGDAJES ABORIGÉNES DE NORTE-AHEeiCi, 



Enseña la distribución, según los lenguajes, de los indios de 
Norte-América basta Méjico, en el Sur, en el tiempo de Cris- 
tóbal Colón. 

Confeccionado por el Bureau de Etnología. 

Llita 4a lu friaelpalM tribal de Norte-AHérloa ehulfloadu por Iknlllu 
••gúi el habla. 

Familia AdatKBiia.— Teíaa. 

Adai. 

Fanllla AI|tonqai«Da.— Al Kate de loa Eatadoa Unldoa y Canadá. 

Abnakí, Algonquin, Arapaho, Blackfoot, Cheyenne, Chíppewa, Cree, 
Delaware, Kickapoo, Menominee, Miami, Micmac, Missisaga, Montagnais, 
Mohegan, Narraganset, Ojibwa, Ottawa, Pequot, Pottawotomi, Powbatan, 
Sac & Fox, Shawnee (23). 

FaiaUta AUiapnacaa.— Al Noroeste de Cañad*. 

Kutchio, Slave, Taculli, Hupá, and the various tríbes of the Apache. 
Chippewyan, Dog Ribs, Hares, Nahanies, Navajo (10). 

FamlUa Attaeapana^Texaa. 
AtUcapa. 

Familia Beolliakana.— Torran ova. 

Beothuk. 

FamUia Caddoan.— Loalaiana. 

Pawnee, Ankara, Wicbita, Keechi, Caddo (S). 



.V Google 



47 

Familia. Chimaknan.—Coata del Estada de Washiagton 

Chimakurn, Quile-ute (2). 

Fauilia Chieiarlkaa.— Coala de California. 
Chimaríko, Chimalakwe (2). 

Familia Chtmmcaj'an.-Costa dn Brlt. Coinmbta. 
Chimsian, Nass (2). 

Faaillia Chlaookan.—Coata del Estado de Wnsblng^n . 

Cathlamet, Chinak, Clatsop, Wasco (4). 

FamUla ChltliiiaclMm.-G<dfo de M¿Jleo. LoBlalana. 

Chitimacha. 

Familia Charnaabaa.— Coata de California. 

Indians of San Buenaventura, Santa Bárbara, and San Luis Obispo, Cali- 
fornia (3). 

Familia Coahallteean,— Texaa. 

, Comecrudo, Cotoname, Pacaos or Pintos (3), 

Familia Copehas.— Coeta de Callfonila. 

The Patwin and Wintu tríbes of California (2). 

Familia Ceatanean.— Costa de California. 

Costa no. 

Familia Estptlmales.^En la costa Nordeate d^ mar. 

Aluik, Ivimiut, Narsuk, Taterat, of Greenland; Itivimiut, etc., of Labrador, 
Aggomiut, Nugumiut, etc., of the central Arctic región; Chiglit, Ikogmiut, 
Kuagmiut, Oglemiut, Unaligmiut, etc.,of Alaska, and the Atka and Unalaaka 
of the Aleutian Islands (14). 

Familia Ess ele nlan.— Costa de CalITomla. 

Esseten. 

Familia de Iroqueiiea.— Cesta del AlUullee. 

Cherokee, Cayuga, Mohawk, Oneida, Onondaga, Séneca, Tuscarora, 
Wyandot, Iroquois (9). 

Familia Kalapoolan.— Costa de OregAn. 
Atfálati, Calopooya, Lákmiut, Yonkalla (4). 

Familia Karonkawan— Texaa. 
Karankawa. 

Familia Keresan — Nuevo Mésiee. 

:, Acoma, Cochití, Laguna, San Felipe, Santa Ana, Santo Doniingo, Sia (7). 



.V Google 



48 

FamlUn Rtowan -Wiamtní y ATebraska. 

Kiowa. 

P«nili« KltaDahati.— Idatao y Brlllah. C«lon>bU. 

Cootenai, Akoklako, Klanoh-KIatklaní, and Tobacco- Plains- Cooten ai (4). 

Familia Koluacban.— CoaW de Brlllah Colmnbla. 
Auk, Chilcat, Hunah, Kek, Sitka, Taku, Yakutat, Tungas (8). 

Familia KuUnapan.-Coata tie Califorula. 
Bailó Kal Pomo, Chawishek, Erio, Erússi, Kaimé, Ka\ Pomo, Komácho, 
Kulanapo, Sokó>t, Yokáya Pomo, Yasál (ii). 

Familin Kn-aD— Coata de OreK¿n. 
Coos Bay tribes, Mulluk, and Nacu? (3). 

Familia Lutuamlaa.— Co»la de California. 
Klamath, Modoc (2). 

Familia Mkriposan.-CttÉta dé CAtlfornU. 
Chukafmina, Chunut, Kassovo, Kiaw¿tni, Tachí, Ttniinneh, Wjchikik, 
Wiksachi, Yukol (9). 

Familia Moquelnmnan.-Costa de Callforela. 
Miwok, Olamentke (3). 

Familia Mnakhofean.— Geoi^a, Alabama, Mtaalaslpl 

Chata (Choctaw), Ctiicasa, Creek or Maskoki proper, Seminóle, Yaroassi (5). 

Familia Naleheaan.— I^nlalana. 
Nah'tchi (Natchez, and Taensa (a). 

Faaülla Palalfanlhan.— Costa de California 
Chumiwa, Hantéwa, Umiwi, etc., of Pit River, Cal (3). 

Familia Plman.— Snd de Arl^na y México. 
OpaU, Pima, Pápago (3). 

Familia PaJUDan.— Cesta de Callfomla. 
Konkau, Kwatóa, Otaki, Pusúna, Wima, Yuba (6). 

Familia Qnopatean.— Coata de f^lUbrula. 
Ehnek, Karok, and Pehtsik (3). 

Familia Sal Inan.— Cosía de C:aÍifomÍn. 
Indians of San Antonio and San Miguel Missions, Cala. 

FamlUa SairabáD.-Dach, OrégAto, Urltl»ta. Ctriumbia. 
. Atnah, BeihcéoU, Chehalis, Chülam, Cowliti, Nisquallt, Pent d'Oríñlleí, 



.V Google 



Puyallup, Salish, Shooswap, Skagit, Skokomisfa, Snohomísh, Spokan, TilU- 
mook, Twaiía (16). 

FamUla S««t««i>.-CaIlfarDlii. 

Saste. 

Familia Shtihapllaii.— Blo d« Coluiubiii, OregrAn y Wnablnglon. 

Clickatat, Chopunnísh, Umatilla, Walta Walla (4). 

Familia Slio«h«a«aB.~OregAn, Idaho, Nevada, CaIIforiilatUtah,WyomIng;, 
Colorado, Rínevo México y Tezaa. 

Banr.ock, Chemehuevi, Comanche, Paí Ute, Shoshoni, Uta, Tusayan 
(Moqui) (7). 

Familia Sioaan.— CanadA, Montana, Dakola(N.S.), W^yomlDg, M laaesota, 
Nebraska, lawa, Kanaaa, Mli»oari, Indian, Terrltona, Arkaaaaa. 

Satitees, Sissetons, Wahpetons, Yanktons, Tetons, Brules, Blackfeet, 

Ogalallas, Assinaboines, Omahas, Poncas, Kaw or Kansas, Osages, Quapaws, 

lowas, Otoes, Missouria, Winnebagos, Mandaos, Gros Veatres, Crows, 

Tuteloes, Biloxi, Catawba, Woccon, Sioux. Croro, Hidatsa (28). 

Familia Skiltnsretan.— Brit. Coi ambla. 

Tribefi of Queen Charlottes, Islands, etc. (2). 

Familia Takllman.— OregAm. 

Takelma. 

Familia Tañoan— Kuevo Kléxieo. 

Hano, Isleta, Jemez, Narobé, Picuris, Pojoaque, Sandia, San Ildefonso, 
San Juan, Santa Clara, Senecú, Taos, Tesuque (13). 
Familia Tlmnqua nao .—Florida. 
Timucua, Moscoso, etc. (extinguida), (2). 

Familia Tonlkan.— lUIaaissipi. 
Ton i ka. 

Familia Tonkawan.— Tnaa. 
Ton i ka wa. 

Familia Ucheaa.— Carolina d«l Sur. 
Yuchi. 

Familia nralllatpuan.— Eatado de WanlilnB;ton. 
Káyus, Molale (2). 

Familia WakaBban.— Coala de Brltlah. Colombia. 
Ahowsaht, Muclaht y Haeltzuk (3). 

Familia Waahoan— Callforaia. 

Washo. 

Familia Weilspek un -Cosía de Calirorala. 

Mita, Weitspek, Chillula (3). 



.V Google 



50 

Famlltii Wlshoakan. -Coata de California. 

Wishosk, Weeyot, Patawat (3). 

Kamilla líahonan.— Coala de Oregón. 
Alsea, Vakwina, Kuitc, Síuslaw (4), 

Familia Yonan.— Costa de (California. 
Tana or Nozi. 

FantlUa Tnkian.— Ceata de California. 
Chuoiaya, Napa, Yuki (3). 

Familia Yuman.— Al Sudoeste de Ariftona 3 B^a California. 
Cocopa, Kutchan or Yuma proper, Mojave, Havesupai, Hualapai, Seri (7). 

Familia Zuñían,— Nuevo MAxIeo., 

Zufii. 

(58 familias). 



.vGoogle 



ijGoogle 



DijiiMbíGooi^le 



ijGoogle 



ijGoogle 



ijGoogle 



ijGoogle 



I 



Disiiizsdi'Gooi^le 



ijGoogle