(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Circunnavegación del Asia y Europa viaje del Vega [microform] : acompañado de una reseña historica de expediciones anteriores a lo largo de la costa norte del Antiguo mundo"




IMAGE EVALUATION 
TEST TARGET (MT-3) 




// 

















:a 



% 



LO 



l.l 



22 
2,0 



3í> 






1.8 





1.25 1.4 


1.6 




.4 6" - 




► 



■7] 



^>J 



^;. 



'e: 



e. 



¿'A 







í?)^ 






Photographic 

Sciences 
Corporation 




^ 



ív 



«' 




'^<\ 




V 



«^ 








Ó^ 



% 



^^ 



23 WEST MAIN STREET 

WEBSTER, N. Y. U580 

(716) 872-4503 



«i.'^ 



4^} 






% WJ>. 



CIHM/ICMH 

Microfiche 

Series. 



CIHM/ICMH 
Collection de 
microfiches. 




Canadian Institute for Hístorical Microreproductions / Institut canadien de microreproductions historiques 





Technical and Bibliographic Notes/Notes techniques et bibliographiques 



TI 
te 



Tha Institute has attemptsd to obtain the bast 
original copy available for filming. Features of this 
copy which may be bibliographically unique. 
which may altar any of the images in the 
reproduction, or which may signifícantly changa 
the usual method of filming, are checked below. 



n 



D 



D 





D 



Coloured covers/ 
Couverture de couleur 



I I Covers damaged/ 



Cou-. ¿rture endommagée 



Covers restored and/or laminated/ 
Couverture restauróe et/ou pelliculóe 



□ Cover title missing/ 
Le títre de couverture manque 

□ Coloured maps/ 
Cartes géographiques en couleur 



Coloured ink (í.e. other than blue or black)/ 
ere de couleur (í.e. autre que bleue ou notre) 



I I Coloured plates and/or illustrations/ 



□ 



Planches et/ou illustrations en couleur 

Bound with other material/ 
Relié avec d'autres documents 

Tight binding may cause shadows or distortion 
along interior margin/ 

La reliure serrée peut causar de l'ombre ou de la 
distortion le long de la marge intérieure 

Blank leaves added during restoration may 
appear within the text. Whenever possible, these 
have been omitted from filming/ 
II se peut que certaines pagas blanches ajoutóes 
lors d'une restauration apparaissent dans le texte, 
mais. lorsque cela était possible, ees pagas n'ont 
pas été filmóes. 

Additional comments / 
Commentaires supplémentaires. 



L'lnstitut a microfilmé le meilleur exemplaire 
qu'il lui a été possible de se procurer. Les détails 
de cet exemplaire qui sont peut-étre uniques du 
point de vue bíbliographique, qui peuvent modifier 
une image reproduite, ou qui peuvent exiger une 
modification dans la méthode nórmale de fílmage 
sont indiques ci-dessous. 



D 
D 
D 

n 

□ 

D 

n 




Colo':red pagas/ 
Pages de couleur 

Pagas damaged/ 
Pages endommagées 

Pages restored and/or laminated/ 
Pages restaurées et/ou pelliculées 

Pages discoloured, stained or foxed/ 
Pages décolorées, tachetées ou piquees 

Pages detached/ 
Pages détachées 

Showthrough/ 
Transparence 

Quality of print varios/ 
Qualité inégale de l'impression 

Includes supplementary material/ 
Comprend du material supplémentaire 

Only edition available/ 
Seule édition disponible 

Pages wholty or partially obscured by errata 
slips, tissues, etc., have been refilmed to 
ensure the best possible image/ 
Les pages totalement ou partiellement 
obscurcies par un feuillet d'errata, une pelure, 
etc., ont été filmées á nouveau de facón á 
obtenir la meilleure image possible. 



TI 

P" 
oí 
til 



O 

b( 
th 
si 
oí 
fií 
si 

Ol 



TI 
si 
TI 
w 

■VI 
di 
ei 
b« 
"! 
re 
m 



This Ítem is filmed at the reduction ratio checked below/ 

Ce document est filmé au taux de reduction indiqué ci-dessous. 



iÚX 








14X 








18X 








22X 








26X 








30X 








































/ 













12X 



16X 



20X 



24X 



28X 



32X 



The copy filmed hará has b««n reproduced thanks 
to the ganarosity of: 

Douglas übrary 
Queen's University 



L'axamplaira filmé fut raproduit gréce á la 
générotité da: 

Douglas Library 
Queen's University 



The imagas appaaríng hará ara the bast quality 
possibla considering tha condltion and lagibility 
of the original copy and in kaaping with tha 
filming contract spacificationt. 



Original copias in printad papar covars ara filmad 
baginning with tha front covar and anding on 
the last paga with a printad or illustratad impras- 
sion, or the back covar whan appropriata. All 
other original copias ara filmad baginning on tha 
first paga with a printad or illustratad impras- 
sion, and anding on tha iast paga with a printad 
or illustratad imprassion. 



Las imagas suivsntas ont été reproduites avec le 
plus grand soin, compta *^nu de la condition et 
de la natteté de Texemplsi e filmé, et en 
conformité avec les conditions du contrat de 
filmaga. 

Les exemplairas originaux dont la couverture en 
papiar est imprimes sont filmes en commenpant 
par le premier plat et en terminant soit par la 
darniére paga qui comporta une empreinte 
d'impression ou d'illustration, soit par le second 
plat, salón la cas. Tous les autres exemplairas 
originaux sont filmes en commenpant par la 
pramiére paga qui comporta une empreinte 
d'impression ou d'illustration et en terminant par 
la darniére paga qui comporte une telle 
empreinte. 



The last recorded frama on each microfiche 
shall contain the symbol ^^ (meaning "CON- 
TINUED"), or the symbol V (meaning "END"), 
whichever applies. 



Un des symboles suivants apparaTtra sur la 
derniére image de chaqué microfiche, seion le 
cas: le symbole — ^ signifie "A SUIVRE", le 
symbole V signifie "FIN". 



Maps, platea, charts, etc., may be filmed at 
different reduction retios. Thosa too larga to be 
entirely included in one exposure are filmed 
beginning in the upper left hand comer, left to 
right and top to bottom, as many f ramas as 
required. The following diagrama illustrate the 
method: 



Les cartas, planches, tableaux, etc., peuvent étre 
filmes á des taux de reduction différents. 
Lorsque le document est trop grand pour étre 
reproduit en un seul cliché, il est filmé ¿ partir 
de l'angle supérieu<- gauche, de gauche á droite, 
et de haut en bas, en prenant le nombre 
d'images nécessaira. Las diagrammes suivants 
illustrent la méthode. 



1 


2 


3 




1 


2 


3 


4 


5 


6 



¿?0 'C' 



0]l!('LiNNAVK(iA{lION 



huí, 



ASIA Y EUROPA 



y! 

I 



■MNnÉliwikKiNi,» 



r 




El, DOCTOR HARÓN NORDENSKIOLD. 



CIKCUNNAVKdAOlON 



IH.I 



ASIA Y EUROPA 

viA.iK i)|<;l vega 

ACOMi'ANAi... i.i; (NA ni>i;ÑA iii-i.)M|. a i.i: i.M'i:i,i.:|(ini> anti:hi()Mi:s 
A 1.) i.Aiuio di; i. a i osia nuhíi.: 1,1:1. antkíi o mindo 



A. E. NORDENSKIÜLD 

l'RADt'riiHi HKI ni Ki (I 

IAI{L<)S AXTOMO TALAVKKA 




BARCELONA 

LA POPl-LAK, CASA EDITORIAL DE FRANCISCO PÉREZ 

FASAJHI DHJ LiA. ADUANA 

i882 



nuiaia 1 ppi 



^^m^mm^mmm 



'"^^^'mmimm'm'i^m 



/8 



Es rnoriEPui i>e la tasa KnnoniAi, , La Popilah . 



Barcelona: Imprenta de l,ú. Tasso. calle <Iol Arco ,l«l T.n.ro, enrre loTñu^;^;;!,";^ 



.S. M. EL IIEV ()S(!AII II 



utcdo tan iiol^fo t, qoi.ctox. c'^i.^- 
pcii.^ó M. paltoi.alo, c\-Oíca o.la 
iiattaoou con la maijot .palíltiO 

tj to.^nclo. 

A. E. Nordenskiold. 



Tomo II. 



// o^¥SC> 




.\ 



IMIÍODICCÍON DKL TKADldOK. 






,io...s. . «t'N'aj., ,lu 1 '/",auM,.ü,lü.ul0 8al¡slaeer«»H aspira- 

Mi allcidii con lodo iio j)rii,.|,u '•onociiiiioiit.K. ,i ,; . , i • . , 

""■ '■■""■■ ' 'io ••■ I-. „i „j: ' ,';,•,'; ;'" '""■"'""■'•'■°"' 

I'-" la <n i.¡„„ ,|„1,„ „„ lie,,. J.,,, ' , , "'" "' ''"'"'■ 

Nc.r.l,.„»l,i„|,|. „i ,.„ |„ inM|.M-," "'''™'' '■'■' ' ""■ '\- '■:■ 

i'"' ^ ,>inn, A. ,.. ..a ,: ,; ,^:z:rir """"■^" -^ '■■^- 

A«¡ay l.;„r„,,a,,a,.a ,„.,„„„„ „„,„„.,„ d „" a , :,T'''''''T;-'''' ' 

'!"'■ '■"» "■"".■"«. alan ,1 la, rin,ri'"> " "''"■" "" ''" '"•l'"'.|Uol 
vi"i" lo. ,lal,„ ,10 „1 ,av, , ' " • "T" '" '"' '"»«'"« ""1-s.s •„,,. 

Me» .;x|.o,li,.¡„,„. „: ;„a,:,!;„;,,„'- '"" '"'■■'™ •'•■ '""•' ''" <- »'«'« l-ta, „„u. 
'■^i •'M la Iradiiccioii A nps-ip ,\n i... !•<• ü , 

..-."■n. s,. |„,.s,.,„a„ „ , a ,, , ''""■""'"''" 1"" -" u„ tral,a.i sl„ 

, al,,,, , .,1; ' "■■""" '" ""*•■'""' ■'' ""-"•" i'"»'- 



'¿/"• 



"i-n'vi(.j,i 5 Ahril 1882. 



<'Aiii.í»s Am(.m,,Tai,avi.:i{.í. 



.«¿MMib^ 



3 



a 



1 1 



1 




•ií:-:,<^ 



INTRODUCCIÓN 



La navegación que eu mi libro trataré 
de describir fué precedida y tiene su can- 
sa en utras dos, que salieron de .Suecia 
hiíciu la parte Oeste del mar glacial de la 
Siberia, y eu las que llegué á la desembo- 
cadura del Jenisei. la primera vez con el 
l»uqued(! pesca «l'roven>>, en el año 1^70, 
y la segunda con el vapor «Ymer», en 
el 187(5. 

A mi regreso de las antedichas espedi- 
cioues, aleccionado por la esperiencia que 
por medio de éstos habia ad(iuirido. y ba- 
sado en las teorías (jue á la luz de esta 
esperiencia pueden obtenerse de las ante- 
riores y más especialmente de las explo- 
raciones rusas á la costa norte del Asia, creí 
poder alirmar, que el camino franco de 
navegación ^ que en dos años consecutivos 
me había conducido á través del antes tau 



mal acreditado mar de Kara hasta la de- 
sembocadura del Jenisei. se estenderia 
según todas las probabilidades hasta el es- 
trecho de Bering y que en su cc.isecuencia 
seria posible el viaje marítimo decircunna- 
veg:icion del viejo mundo en nueva linea. 
Nada más natural que tratase de sacar 
l)artido de la oportunidad que para nuevos 
é importantes descubrimientos se presenta- 
ba. Se trataba de resolver un problema geo 
grático; llegar por el nordeste á la ('bina 
y el Japón. 

Más do .'JOO años han competido eu este 
objeto las primeras naciones comerciales 
del mundo y los más arriesgados marinos, 
V su realización, si la consideramos mera- 
mente como una navegación al derredor 
del viejo mundo, fué ya hace miles do años 
un deseo para los geógrafos. Determiné 



mmmmmm 



6 



I IH" 1 \\ x\ I c,\( iriN 



por lo taiilü Pii uii pi'¡iií'i]»io onii)l(>ar |iara 
este fin los medios [tccuiiiarius inic el 
Sr. A. SiliiriukolV. para la coiiliiiuacion úc 
¡a esploraoioues en t>l mar jj;lacial de la 
SiLoria, liahia piioslo á mi disposición á mi 
re^Toso tic la cspodicion del año ls7(i. 
Para una uav('í.M(M(jn como la ({uc oulonccs 
se proyectaba era insullciente csla suma 
y me dirijí con este motivo á S M. el 
Rey prPi^untando si la proyectada espedi- 
cion niaritima podria contar con al^'una 
j)roteccion del fondo nacional ju'iblico para 
su equipo. Kl Rey Osear, .jue en el año 
IS(51 como principe iieredero habia ya he- 
cho un imjjcrtante donativo á la espedicion 
(le Torell, acojió al momento con notable 
entusiasmo mi proposición y prometió con- 
vocar en breve para consultarlos sobre el 
particular, tanto á los expedicionarios del 
.[enisei como á los hombres interesados por 
nuestros viajes de exploración al polo Norte 
advirtiéndome que me encontrase prepa- 
rado para entonces á exponer los motivos 
en que fundaba mis opiniones con referen- 
(!Ía al estado de los hielos en los mares de 
la costa Norte de la Siberia. en los (¡ue 
tanto me separaba de la general creencia. 
Esta reunión que bien pudo considerarse 
cinno el dia en que nació la espedicion del 
Vega, tuvo lugar en el Palacio de Sto- 
cUholni (EstocoliHo) el día 31 de Enero de 
1877, y se inauguró con una comida á la 
(fue fueron invitadas gran número de 
personas, figurando entre ellas las de hi 
familia Real .Sueca, que á ¡a sazón se 
encontraba en la capital; el Príncipe 
.luán GlücUsburg; el comerciante Osear 
Dickson; el consejero de estado y ministro 
de Marina Barón F. W. de Otter. conocido 
por los viajes á los mares polares árticos 
enlósanos 1868 y 1871; el profesor su- 
plente Sr. F. Kjellman: el doctor A. 
Htuxberg, de los que el ¡¡rimero tomó 
parte en la invernada del año 1872-73 
en el Golfo de Mossel y la espedicion al 



i'i. \M \ ^ i.Li>.ji'\. 

.lenisei el año 187."). y el segundo, en los 
viajes al .lenisei los años 1x7.") y 7(5. Asis- 
tieron también los proies(jres suplentes 
llj. Theel y \. X. Lundstrüm que se ha- 
llaron en la espedicion del 187 5 al .lenisei. 

l)iose ;i conocer después de la comida 
el programa del proyectado viaje, en la 
misma forma (jue se hizo })úliIico más tar- 
de en distintos idiomas por medio de la 
prensa. 

Siguió ;i esto una animada discusión en 
la que se espusieron motivos en pro y en 
contra de la realización del plan; origi- 
nando en particular las circunstancias del 
hielo y las corrientes niaritimas del (.'abo 
Tscheljuskin una comi)leta y estensa deli- 
beración, la cual tuvo por resultado, que 
S. M. manifestase antes que ningún 
otro hallarse convencido de lo realizable 
del plan del viaje y dispuesto á prestar 
enérgicamente su cooperación á la empresa, 
no tan sólo como Rey. sino como persona 
particular. 

El comerciante Doctor Osear Dickson 
fué de la misma opinión (jue S. M. el Rey 
y prometió contribuir á los grandes gastos 
que el nuevo viaje de exploración exijía. 
Era este el 7 viaje que el Doctor O. Dickson 
en mayor ó menor cantidad sufragaba, (1) 
y á la vez que en gran parte adelantaba 
los gastos para la espedicion del Vega, 
quedí) como banquero de la misma, hacién- 
dose empero al regreso del viaje un reparto 
por igual entre S. M. el Rey. el Doctor 
Dickson y el Sr. Sibiriakotl'. 

Tuve la satisfacción de interesar al mo- 
mento en este nuevo viaje A los mares 
glaciales, y como directores de los trabajos 
botánicos y zoolójicos de la espedicion á 
mis antiguos y esperimentados amigos 
de viajes anteriores, el profesor suplente 
Doctor Kfellman y el Doctor Stuxberg, 

i|i I.iis xiiijes 11 Spiztliert; en ISfiK, ii (irodiliindiii un 
IS7(t. ,1 Spit/.lior-'on IS7¿-t's7:<. á .]ru,^n ou IH7.5 y m 
Jpnisci en I87(i. 



o. en los 

7(3. Asís- 

UplíMllos 

le s(! liii- 
I Jenisei. 
I coiiiid;! 
('. (MI l;j 
más lar- 
lio do la 

cnsion 011 

pro y 011 

i; ori;j:i- 

mcias del 

del Cabo 

'lisa doli- 

tado, qno 

! iiiiigun 

realizable 

A prestar 

, empresa. 

) persona 

Dicksoii 
el Rey 



les 



jL^astos 



exijia. 
Dicksoii 
alm, (1) 
clantaba 
;1 \o<xi\. 
liaciéii- 
1 reparto 

Doctor 

r al mo- 
s mares 
trabajos 
(diciou á 
amii^os 
^suplente 
uxberg, 

lijliindiii en 
li IS75VM 



l)ieii eonneidos esplnradores en la literatura 
de los viajes arlioos. 

Mas adelante en el mismo año. se olVe- , 
eió para tomar parte en la exjiedicion uno 
más de los que la tomaron en la invernada 
de Spitzborír el año ls72-7;}; este ora el 
ahora eapitan y entonces toniento do la ar- 
mada sueca L Palandor. que propuso unir- 
senos como capitán de la navoí^acion: pro- 
posición que acepté contento, en cuanto, 
por viajes anteriores, conocia su u:ran ca- 
pacidad como marino y explorador árti- 
co. So unieron además A la expedición, 
el teniente de la armada italiana Cxiacomo 
Heve: el teniente de la armada danesa A. 
Ilovíraard: el médico (licenciado en medi- 
cina) K. Alimqvi-ít: el teniente do la "guar- 
dia rusa (J. Nordqvist y el teniente de la 
armada sueca E. tírusewitz. á los que se 
agregaron 21 hombres de tripulación in- 
clusos los oficiales subalternos, se^'uii os- 
pecilicacion que insertaré más adelante. 

Una expedición con miras tan vastas co- 
mo las do la presente, en la que ora do 
presumir se tardase probablemente dos 
años, con buque propio, numerosa y bien 
asalariada tripulación . y un importante 
cuerpo científico, no podía menos de exi- 
fíir g:randes desembolsos. 

Con el fin de disminuir en alí?o los gas- 
tos, presenté en 2i) de Agosto de 1H77 una 
)ioticíon á >S. M. el Rey. en la que solici- 
taba el permiso para que el vapor I''//'', 
comprado para la exitedicion. ¡)udiese pa- 
sar al arsenal real do Karlskrona con el ob- 
jeto de que so le pusiese en perlecto estado 
do navo^'acion. Solicitaba también que, á 
tenor de lo que se hizo en la espedicion del 
: año lSfi8 y 1872-73, concediese al^runa 
subvención del Erario público, tanto á los 
oficiales como á lo ; marineros de la armada, 
que quisieren voluntariamente tomar parto 
4 en la proyectada espedicion. Con motivo 
de esta solicitud, S. M. tuvo ;i bien deter- 
minar, soíjun decreto del C(msejo de estado 



i:(,in\. 7 

y el mÍMÍstro de marina focba 13 de Di- 
ciembre do 1S77. va conceder aumento de 
sueldo por embarque etc.. para el oücíííI y 
los is hombros de la armada Real que vo 
luntaríamente viniesen ;i tomar parte en la 
espedicion de que se trata, ya también 
presentar á las (ortos un proyecto, en el 
(luo so pidiesen además otras ventajas para 
la misma. 

El proyecto presentado á las ( 'órtes del 
año 187N. fué acoupido con la aprobación 
que siempre ha distin.ííuido á los roprest li- 
tantes del pueblo sueco, cuando so ha tra- 
tado de un asunto científico: aprobación 
que so dispensó también á la petición par- 
ticular del niiomliro do la Academia de 
ciencias, y presidente do la cámara de co- 
mercio C. l"'r. Wforn. presentada íi las 
Cortes con ol objeto de proporcionar á la 
empresa ulteriores beneficios. 

No es de este lugar detallar los acuerdos 
de las Cortes, ni los escritos que con este 
motivo se cambiaron con las distintas au- 
toridades; pero sí es una deuda de agrade- 
cimiento hacer mención de la manera en 
extremo atenta con que durante esta tra- 
mitación, en todas partes se me recibía por 
empleados de distintas graduaciones, y dar 
cuenta en resumen de los beneficios que, 
principalmente á tenor de la carta de S. M. 
ú la Administración do marina en lecha 
14 de .Tiiuio de 1878, vino por último, á 
disfrutar la expedición. 

Después que dos oficiales de la armada 
obtuvieron permiso para unírseme como 
voluntarios, so me autorizó para recibir úo 
la caja de marina en Karlskrona por cuenta 
de la espedicion. el sueldo completo cor- 
respondiente á dos años de embarque para 
los oficiales y la tripulación agregados á la 
misma, ol que por el mismo tiempo corres- 
pondió al médico de la espedicion ;'i razón de 
3.500 coronas (1) por año, más el importe 

jh L'tiii ooroiiii cinco rciilos pró.\im!imnnto. 

'.V. del r.¡ 



i 



wm 



mm 



■ 



I 



8 rinruNNAVKriACiON 

dfi las nicinnes de los raarinoros Ao la ar- 
mada á razón do corona y media por líom- 
hre y por dia; contrayendo empero la obli- 
gación de devolver las cantidades qne nu 
fuesen necesarias i)ara ol objeto y dando 
por ella ^'arantía reconocida. I^a suma en 
que el coste de las provisiones excediese á 
las jue por dicbo cálculo correspondía, se- 
ria cul)icrta por la ospodicion, la que tam- 
bién pagó un considerable sobre-sueldo á 
los tripulantes pertenecientes á la armada. 
Se me facultó además para obtener por 
cuenta de la espedicion en Karlskrona. 
provisiones, medicamentos, carbón, aceite 
y otros objetos necesarios, obligándome á 
la devolución del valor en que estas mer- 
cancías excediesen la cantidad de 10,000 
coronas, y se me concedió por último que 
los buques de la expedición fueran equipa- 
dos y quedasen en completo estado de darse 
al mar en el arsenal real de Karlskrona, 
con la condición de que la expedición pa- 
gase la cantidad en que estas reparaciones 
pudiesen excederla de 25,000 coronas. 

En cambio se denegó por el Ministro de 
Marina en oficio del 2 de Febrero de 1878 
el que, en el vapor Vcya, comprado para 
la expedición, pudiese usarse la bandera 
real de guerra. Con este motivo se inscri- 
bió el Vega en Marzo siguiente en el Club 
sueco de navegación, y fué por lo tanto 
con la bandera de este club, ó sra la b")i- 
dera real si'.ecfi y una O. coronada en id 
centro, con la que se efectuó la circunna- 
vegación primera del Asia y Europa. 

Como se verá por la descripción que se 
hará más adelante, era el Ve¡/a un buque 
bastante grande, que al principio de la ex- 
pedición debiera quedar bien cargado con 
víveres y carbón. Seria por lo tanto muy 
difícil sacar el mismo á lióte si en su na- 
vegación á lo largo de la costa, en un 
nuevo mar no navegado, viniese á em- 
barrancar en un banco de arcilla ó arena. 
Por este motivo utilicé ávido la oferta del 



DBi, A>rA ^ mnoPA. 

señor Sibiriakotf, de proporcionar á la ex- 
pedición mayor seguridad en la primera 
mitad de su viaje, poniendo á mi disposi- 
ción medios para la construcción de otro 
vapor nuis pequeño. 

Era este el Sena, cuyo objeto principal 
sería el río de este nombre, y que al prin- 
cipio del viaje podría servir al Vega como 
una especie de ausiliar que se mandase, 
cuando fuese necesario, delante, para re- 
conocer el estado del hielo y el curso de la 
navegación. Mandé construir el Sena en 
Mótala de acoro sueco sistema Bessemer (1) 
y siguiendo en sa mayor parte el dibujo 
hecho por el ingeniero R. Runeberg de 
Finlandia. Este btque correspondía perfec- 
tamente al objeto qiie se le destinaba. 

Una circunstancia inesperada dio ocasión 
para surtir de carbón á los vapores durante 
el viaje, y fué ésta la coincidencia de que es- 
tando haciendo preparativos para la expedi- 
ción dol Ve</a obtuve el encargo de equipar 
también por cuenta del señor Sibiriakoíf 
dos buques más; el vapor Fraser y el bu- 
que de vela Express, que debían traer á 
Europa un cargamento de grano apilado 
en la desembocadura del Jenisei é introdu- 
cir allí mercaderías Europeas. Estas últi- 
mas no llenaban por completo la espaciosa 
bodega del E.vpresti, que á su vez podía 
utilizarse en la conducción de carbones 
para los tres vapores. Lo que era tanto más 
conveniente en cuanto según el plan del 
viaje, el Vet/a y el Sena, no se separarían 
del Express y Fraser hasta la desemboca • 
dura del Jenisei, pudiendo los vapores pri- 
meramente nombrados cargar allí por este 
motivo tanto carbón como el espacio vacío 
de sus bodegas ])ermitiese. 

Más adelante daré explicaciones del viaje 
de los otros tres buques, cada uno de los 

il) Enrique Bessemer, ingeniero iiiglós de nuestro 
si !o, ijuo ad(¡uii-ió grun nombre por su nuevo mólodo 
do producción del ucero. 

(iW. del T J 



í'f 



r « 



iMiionfi 



liar á la ex- 
la primera 
mi disposi- 
ción de otro 

io principal 
que al prin- 
Vega como 
se mandase, 
te, para re- 
1 curso de la 
■ el Sewi en 
Besscmcr (1) 
te el dibujo 
luneberg de 
ondia perfec- 
stinaba. 
la dio ocasión 
lores durante 
cia de que es- 
ira la expedi- 
■j;o de equipar 
ir Sibiriakoíf 
ser y el bu- 
;bían traer á 
rano apilado 
lei é introdu- 
Estas últi- 
a espaciosa 
vez podía 
e carbones 
ra tanto más 
el plan del 
separarían 
desemboca • 
vapores pri- 
allí por este 
spacio vacío 

lies del viaje 
uno de los 



cuales bien merece \\n puesto en l;i liislo- 
ri;; de la iiiivo^'aciiia. I'iira l;i incjiír cdm- 
preiisiun auiii|ur' liircni, quiero liacer liiii 
solo mención de (juc al cmpc/ar la expedí 
cion que ¡Kiui sií describirá, los sii.Mlieii(i's 
cuatro buíjues se encontraban biijo mi ili- 
reccion: 

1." Kl ••\'eu'a,'> iil mnndo del teniente de la 
armada sueca señoril, l'alander; circun- 
nave^'ó el Asia y ííurnpa. 
•2." VA V Lena. -^ al manilo del capitán balle- 
nero Clirislian .lolianaessen: el ¡¡rinier 
buque que desde el Atlántico lle^'ó basta 
el rio Lelilí. 
.'{." Kl «Kraser,» al mando del capitán mer- 
cante Emilio Nilson, y 
4." El <(Expres.s..> al mando del cajiitau 
mercante (tuudersen; los primeros (|ii(^ 
del Jeuisei trajeron á Europa car^-amenlo 
de fj^ranos (1). 

Cuando el IV// / se compn') por cuenta de 
la expedición, fué descrito i>or los vende- 
dores del modo si^u¡(Mile: 

El vapor Vcijti. fué liecbo bajo inspec- 
ción especial, con los mejores materiales de 
roble en IJrcmerlunen en los años de lN7v? 
al i:) por cuenta de la Sociedad AiKiniíiia 
' .Isliafv(>t.» Está clasilicado de I." por 
1"J años, -y., 1. 1 Veritas, mide iin total de 
:\:~i toneladas do reo'ístro y vil)!) netas: lia 
sido construido y empleado para la posv'a 
on los mares jiolares árticos, y reúne todos 
los rofuer/os acostumbrados y necesarios 



(li I''.l primrr c.iri;i\niciilo lio nici'c.-iiiciMs il(> lüiropn 
h JcnUi'i. lo llovó yo con ol ■Viiioi'» .■liiño IH7<i. F.l |ii-¡- 
mor liiii|ii(! i|ue desde Jonisci iiloiinzi) ol iiiiir AIIAn- 
lioo, l'uó Im liiil.iiulrii cMoríioii-riMliíadoii.» ni nuiíiilo 
dol ruso caiiilMii morcniUe Scliwaiionliorg y construida 
on Jonií.oisli lafio 1877i. 



r.iov. O 

para este objeto. .\demás de id ordinario 
plan de ridde tieii(> por tod;is a(|nellas par- 
tes donde se supone pueda liei:"ir id Iiielo. 
una coraza de la mnderii llamada (■(¡reen- 
lieart^) (especie ile inadera de (iiiyana) ex- 
teiidir'ndose esta cora/a desde muy cerca 
de los caneamos de los cadenotes basta 1.2 
á 1 ..") metros de la quilla. 

Tjas dimensiouos son: 

Qnilla metros 'MAS 

Eslora » \',\.\ 

Manirii » H.\ 

l'nntal >■. \,{) 

La máquina es de fuerza de (¡O caballos 
y del sistema W'idf con ma,i;'nílicos con- 
densadores superficiales. Consume unos 10 
pies cúbicos de carbón por bora. Este bu- 
que tiene arlioladura de ci)rl)eta. palos do 
mobila, jarcia de alambre y y;avias do 
aferré mecánico con privile^''io de inven- 
ción. Es lin;ero en las maniobras, y nave^i^-a 
bien, y sido á vela anda 1) á lo millas. 

1mi la pruelia á máquina bizo 7 '/.- mi- 
llas y puede considerarse de (5 j'i 7 el tér- 
mino medio de su velocidad marcbando al 
vai)or. Posee además poderoso molinete do 
vapor, timones V belices do reserva, v su 
baja bodi'^i'a se balia llena de cisternas de 
bierro que seadaiitan i)erfectamente al cos- 
tado y fondo del buque, formando así una 
resistencia no insiynilicante á la presión 
que pudiesen ejercer los liiidos. Estas cis- 
ternas snii también muy adecuadas para la 
conservación do provisiones, agua y car- 
bón. (1). 



(i I Para |iroporoionarmás local al oarliori y las |iro- 
\ ¡sionos SI' cacaron on IviirlsUruiui la mayor parle de 
oslas cislonias. 



:;l6sde nuestro 
nuevo mólodo 

. del T J 



Tomo II. 



mmm 



to 



ciiiii NNA\i:ii,M KiN |j|:i, A^iv ^ laii'ipv 



EL VEGA 



(1 



Sección vertical. 

n 






i 1-»^- 



I 






I- ;_Lj_. ; .-^J_:.i_.j_ 



I" n 



.1» l.'.iÍLn* 



Proyección de la distribución bajo de cubierta. 



I'l'l'í ' " 



i-IiL-l'lZ'l 1 



,s 

10 

II. 
12, 
l:i 
\l 
15, 

i: 

is 
II». 

21. 



— Armnrid Pni|iIi'ii(lo niiiin (l('|ii'is¡((i di' |ii'ilv<ii;i 

— Iil. pilla el ¡iisIrmiH'iil.il. 

— Silla i'ii t'l siilnii 

— C.iniarolü di' I 'ri'ini'iid' üiii^rwil/. 

— lil. (leí iil. Iliivo y llnv^'aard. 

— Id lr|iO.-hM ia de ilivii.'nui. 
— Ciirndiir 

, — (lailianili' drl iili''iliro SIlIxhrl'L' y el Iriiirllli' 

Nordi|VÍ>l. 
,— Sali.M. 
— Mr.-a i'ii f'l S.ilnií. 

— (lainarotr drl iluclor Almi|vi,^t 

— Id. id. Kirlllliall. 
, — K--Ilir.i. 

— Ciniaruli' drl rapilall Palaliiii'l'. 

— Id. di'l Dnrliir N'iinlfii>lvi.dd. 
— Ciin'cdiir i|Ui' (Huidui'e ai salnií. 

— (;arlioMi.'i'a>, 
— Caidciii. 

— (;iiin|)ai'l¡iiiiiMilo di' |irovis¡riiio.s de la oiilri'-pu- 
liiorla. 

— Caiiiai'oli' di'l iin'h'lii'o. / Coiisifíiido.-; en i'i 

— Id. ilid li'inriilr |{ii\i'. » .lapiili 



" 1 " I " 'l-Píí-r 

" I-- 1 o^ s Díj '' 

¿•2.— Id. |i:ira ilix ndi'iali's -illlialliM'llo.-i. 
¿:l. - S.iliiiirilii para liis iilii'iali's sulialliTiios. 
•2t. - llalíil.iri.iii p,ii-a lo.-. idiji'ldS d" cal'- i Cnll.-lrlli- 
plii|i'i-ia. 'diiH en id Ja- 

Ú't — Id. para la> rnli'rrioiics cílm: .dras. 'p'"'- 

211. — Hllil M. 

27 It.'pii.-lrria drl Salón. 

2i'<. — Majaili al i'oiiiparliiilii'lilo di' provi.-.ioiii'S. 

2!l. - (^oiiiilliii'.ii'ioii .1 la i'.'ija do las oadolias. 

:ill. — liajadi á la li.diilaf ion do.-.|iiiada i'i t'Xprriinciilo.s 

riolililioo.-.. 
MI - (iorilia. 
:12.-I{aiii lioilo proa. 
:l:l. — (".aja di' rallonas y lllp;:\rdo rilsrTos. 
:U. — liajada a la ai'inoria. 

:i."). — Id. al dopci-ilo do pro\ i.-ioni'S diarias. 
:it).— Id. id. de oalialloria. 

:tT. — Id. iil. did vi'li'inicii. 

.'iS. — Id id, (jol a.iíua y carlion. 

:t'.l. — Maijiiiiiaria. 
llt. l{oili'|_',i-ilos|ii'iisa. 



I 



Distribución sobre cubierta. 



4 



"ii" a Bfiil' 






"Tzr— 



&' 



tOSL 



-■•■— ^ íf' 



A. — Caja do loruióiiiolros. 

li —'limón. 

<; — liitái'oi'a. 

I). I'',. — (^lai'.alioya dol Sidon. 

!■'. — l'.do nio.--.uia. 

(1. — Haiada al Salón. i,, , , 

. . .{.on onli'ada común. 
11. — Id. a la mainiina. ' 

I.— El jiuonlo. 
K. — C^hinionoa. 

L. — lióles soliro ¡¡aralolas. 
M. — Palo mayor. 
N.— Lugar do lu.-i maderas do repuoslo. 



-R- 






f). — lísooliUa mayor. 

1'. — Lam lia vapora. 

i). — l'.si'olilla do proa. 

H. — (lallinoro. 

S. -liolrolo. 

T. — Palo trimiui'lo 

li. — Cliimonoa dol fopon. 

V. — Bajada al dopósito do caballoría. 

X.— .Moliiiolp. 

Y.— (^alii'oslanle sol'i'o el puonto do proa. 

Z. — Sorviola. 



assiMifafirt'imiíjwai 



r 

I 



I.NTnODlCUON. 

EL LENA. 

Sección vertical. 



U 



I Ci'ti-ifiii- 
filci.scn i'l J,i- 



'lies. 

is. 

X|H'ririRMilus 






m~4¡Q_Xl2M-& 



rMnn 



Proyección de la distribución bajo de cubierta. 




Proyección de la distribución sobre cubierta. 




A. — M;k|uíii,i. 
Ü. li.— Uoilf^ii (lo ciu-'íii. 

C— Ciijiís |)i\rii lii.s cíkIl'Ihi.s. 

n.—..\ lililíes (lo íiguii i|iip .sii'vcii (lo hMvti 

K — Hiiiiilio. 
''■ !'• — C.illjoiici'iit;. 

0,— (;;iiTi;n'(.lo(lo l(,.s lbpiMoru.s. 

11— Ciiii.irolodol iiliii|iiiiii.stii. 

K.-CoinjiiU'liiiiionlo do in'ovisiouo.s 

I..— C.iiiiiirolo dol cii|)il.in. 
\l- Id. doljiilolü. 
N.— Cociiiii. 

No liabia en no.sotros iiiolivo para du- 
dar de la.s coiulicione.s de nuestro l)uriup. 
(1) Vcvo, cu una expedición á lo.s mares 
polares eonio la que ,se proyectaba, era ne- 
cosano reconocerle nuevamente, conven- 
cer.se de que todas sus parles estaban en 
rerlecto estado, liacer en la arboladura 
etc., hs reformas necesarias al caso, y dis- 

o so,,n moL,. o. Q. ,% ol oon..umo de tv,rl,on por hora 
en uiiuveloo¡duddc7niil!;is. PO' "oía 



<>.— H.'|,U>l01'i,l. 

I'. — S.ddii. 
<J. U — Anii.iiios. 

li.— Ifajiídíi :\ hi iii;ii|(iili,i. 

S. — I'tioiilo. 

T.--l':.-,o(,lill,i ,{,. ],., |„,dr,-,'i,|o Ciir-.i. 

r.-I_t,i.¡.Hla ,d d,.|„-,.ito do i.rüvi.-ioijo.s. 

\ . — C.Éljrosl.iiilo, 

X. — liíij.iijii .-i |;i in,'i(|uin,i. 

Y.-Hmj,„I,u,| niiiolu.y cMmarolo dol mn,|u¡ni.-.|. 

/.-tMiiiMiüto dol (Mpitiin. Sillón ole. 



ponerle por último de modo tal, que pu- 
die.se ofrecer alber-ue á un cuerpo cien- 
tífico que ascendía con la oficialidad a 
nueve ])ersonas. 

Estos trabajos se efectuaron en el arse- 
nal de Kalskrona bajóla inspección del 
capnan Palander. Al mismo tiempo se 
bacian también los preparativos científicos 
especialmente en Stockbolm. de cuya Real 
Academia de ciencias se obtuvieron en pré- 
stamo un gran número de objetos para ob- 



! 



II 



12 c llic I NN \Vi:iiAi :il)N 

spi'vaeionos físicas. íislromuniciis y ;,''('()l(i- 
pcas. 

Kl sislciiia (le iiliiiiciilacidii iluranfc la 
pxpcdicidii. s(> rc^^'ia cu jiarlc |iur nuestra 
Ifi'mtia c\|tcriciicia cii la iiivcniada del año 
lH7y-7:{. (MI |iar1<' taiiihicii. jKir lus pri'^- 
l)ripc¡()lics especiales sobre el asuntn d¡c1;i- 
das pul' el di H' I (ir A. I']ii\all.di>;tiiii:-u¡d(( iiK'- 
(lico eii la dii'lia expeilicioil. ( 'iilisei'\ as (1 
inaiileca y harina se ediiipraniu ya eii 
Karlsknuia.VM en Sldid^lidlni (l']st(ic()liii())y 
Kiiilienliavn (( 'openaijiie): una poreion d<> la 
carneen cdiiserva se prcpan'i cu Std(d\Iidhn 
jidr /. \\ ikstriMU. la oirá se Irajo de In- 
;;'iaterra. Patatas nue\as y sa/nnadas (vf) 
se proporciduai'dU d(d ^ledilei'ráncd; de 
Finlandia una Itucna cantidad de Jui^'u 
do Arándano, (( >\ycdccus palustris) y una 
clase de IVauíhuesii (liulms ( 'liauíenidrus) 
en conserva; de Xoruc^'a rdpas de [liel de 
Ueud por conducto del al)oi;'ado l']l)cltol't. y 
asi succsi\aniento: cu una palabra, nadase 
(l|s]»eus(i al electo de e(|uipar el l)iu|in' del 
mejor modo ])osilile jiara llevar ;'i electo si 
¿^n-an misión, la (|ue podemos deducir d( i 
siguiente 

PLAN 1)K VIAJE 

Presentvih) a S. M. ki, lÍEv ne Si icci.'. \ 

IS'oiUl'íiA K\ ,n I.IO DH IK77. 

Los viajes de exi)loracion que cu los i', 1- 
timos años se lian dirijido de Suecii. ,il 
Norte, han obtenido desde hace tiempo un 
verdadero carácter luicional, lauto p jr el 
inten's con que no S(Jlo en el país sino en 
el extrangero fueron acogidos, cuanto por 



(1) Lns coii.sorviis .so cuiniiriiiMiii. |i:iiti' en (■. .-a lU'l 
Sr. Z. NViksU'iim de Slockliom, |i:irli' cii cii.sii Id sí; 
fioi' Beawois KjüIm'mIiíivii. 

(2) Liis pnliita.s Iciiiaii i|Ui' emliarcnr.so oii (¡(jIo- 
lioiv. (Gofcnihui'íro) Pii I." de Julio y [lai'a pon crvaí'- 
SP, tulliaii i|iif ('.--lar rucien cojidns y s^iii cmliai .'o ma- 
duras. Sp liiiit.'ron vciiic pur lu lanío del iiicdií dia |i(ic 
conduelo del Si'. Cai'l \\', Vnniaii de Slockli iliii. I>u 
(ístas sin duda aljiuria, uno de las mejoiH's mil -eseoí'- 
Ijúlico». conservúljunio.-- lodavia ¡dgunas eui ndo lle- 
gamos ul Jajion. 



I'EI. \M \ ^ II IIC'I'\. 

las considerables cantidades invertidas en 
(dios por el Ksliido y en cspeciallos [larticu- 
lires. y la e^eiuda práctica que los mismos 
ofrecieron á más de treinta naturalistas 
suecos; lo tienen también por sus importan- 
tes consecuencias geográficas y cienlillcas. 
y |;is ricas c(di'cion('s (|iie lian pniiMircid- 
nadd al museo nacional de Siiecia, (pie 
;rracias á las di(dias cNpedicioiies. es (d 
!uás completo di'l mundo en objetos natu- 
i'ales de las regidiií's árticas. ( nense á es- 
to estudios y descubrimientos, (jue son cu 
la actualidad ('> iirometeii ser en el porve- 
nir, de gran importancia práctica, couid 
jKir ejemplo; los trabajos meteorob'igicos ('< 
bidrográlicos de las expediciones; sus ex- 
leiisiis investigaciiuics refenMites á la jies- 
c;i de focas y morsas en los mares pola- 
res poniendo de uiaiiiliesto la rii|Ue/.a 
de peces en las costas de Spitzberg, de 
la (pie antes no se tenia idea; (d lialla/go 
de grandes capas de carbón y fosfato en 
las islas de iJareiit/ y Spitzberg que más 
1 ad(>laiite desempenarán un iin¡)ortaiite pa- 
I peí econ(iiuic(i para los países circunveci- 
nos; y más ([ue líjtlo, por el éxito feliz de las 
dos últimas expediciones llegadas á la de- 
semb()cadura de los grandes ríos Obi y .le- 
nisei en la Siberia, navegables hacia las 
fronteras de la CJiina, con lo ijue. un pro- 
hlenia de navegación jdanleado hace nni- 
chos centenares de años encontrci por i'ilt'- 
mo su solución. (1) 

il) La alcnta (■onli'.-.lacidii did doctoi' X. V,. Nor- 
di-ii.^ki'ild á la ii)n>iilla (|uo tuve (d f;u>lo de hiieerle 
con reliTcniia á la cxleiision en (|ue (d Ola y Jcnisei 
.-((11 naveí-'aldes. me [iioiioivioiía la sallsruccioii de ha- 
cer constar <|ue lot-on amlio.s hasta las cercanias de la 
IVonlera (diina, y añadir además, traduciéndolas |ia- 
labras d(d autor. i|uc la rcf-don lluvial del Jenisei dehc 
jiodorso navegar con frrandes harcazas hasla las mis- 
mas fiMjiileras de la China, recorriendo para ello el 
alluenle Sidi.'iiL'a. Ili^irando al Haikid y si,::uiendo purcd 
An.L'ora: i|ue al ( l|>i se le nave^'a con pe(|Ueños liui|ucs 
desde Hu^k. Irli.-cl' y Seniiplalinsk, y (|ue más ade- 
lanto nrdiay duda podrán em]ilearse estos ríos para 
el transporte di.' mercancias ú regiones mucho niáo Ic- 
¡aiias en el mediodía. 

;'.V. del T.) 



IMIlulil CUIDN. 



^^ 



vorlidas pii 
los [iiirlicii- 

los lllisilKl^ 
liiliii'ülislas 
is iiiiiiorlau- 

(•¡('IllillcilS, 
|i|'ii|ii)rcin- 

Micciii, qiio 
¡iiiK'S. es el 
¡i'tds iialii- 
H'iisc ;i ps- 
(|ii(' son (MI 
1 (>1 porvc- 
dica. coino 
iroliiiricns ó 
's; sus o\- 
's á la pes- 
iaros pola- 
la r¡(nu'/a 
ilzlicr;;', de 
•1 ]iiilla/-'o 
iosfalo o[\ 
í;" <|1H' más 
irtaiilí^ pa- 
íimiiivoci- 
I feliz (lo las 
as á la (lo- 
( )l.i Y Jo- 
liácia las 
. un pro- 
hace iini- 
I ]ior iilt'- 



.V. K. Nor- 
|) (lo liiK.i'ih' 
• lii y Jeni;ifi 
|i'(ÍOII fie liM- 
l'ciiliiiis (le l,i 
'lulo liis |ia- 
iJi'iiisci dulio 
\\ü\<i liis mis- 
il ri) ello el 
Iíi'ikIo |i<ir o! 
'Ños liUijues 
ju mi'is iidc- 
rlos pura 
li'lio nii'is lo- 



Idcl T.¡ 



I,os rosulta(losatlf|iiir¡ilos soiíjiistaint'ii- 
1e los (|iie ('.^tiimilaii a la eoiillliiiaci tli más 
cspecialiiieiile, cuaiiilo las dos nlliiiias cs- 
pcílicioiies lian aliierto eii la parte de los 
mares irlaeiales al l';>1ede la deseinlioeadiira 
del.Ieiiisri lili caillpo de e\pIoraeioll en e-- 
IreiiKi risiiefio. i|iie no solo liajo el pimío de 
\ista (•ientitieo. síiki lnijn el practico, alri'- 
voüie á afrihiiirlo ;:raii utilidad. V.u mies- 
Iros (lias, en la (''poca d(d \apor y A tel»'- 
;.'raro. se encuentra tiida\ ia liajo el punto 
de vista cieiititico lili liue\(i eaiiipo de e\- 
ploracioues aun no recorrido, l'iiede decirse, 
haciendo excepción de excursiones á lo 
lar;,''o de lo costa con holes más (i mthios 
;,'raii(les. ((lie todo este ;^raii ocisiiio ((ue 
aliarcando más de íti) ;;'rados so extiende 
desde la desemliocadura del .lenisei. y pasa 
]ior el callo de Ts(di(djuskin, (td promontorio 
l''al»iii de los antii,nios ;4'ei'ii;'raios). hasta la 
tierra de \\'raii;;'el, iiuuca I'ik' hendido por 
la ({uilla de un liiKjue ni vii) la columna de 
humo (le vapor al^^aiiio. 

Kstas consideracifines son las que me 
han inducido á luiscar medios para (d me- 
jor püsilile (jíiuipo ih\ una oxi)odicioii cien- 
litica y náutica, (|U0 tiene jior ohjeto in- 
ves1i;4ar hajo el punto do vista ^•eü¿4'i'álico, 
liidro^ráiico, é histórico-nutural, ol mar 
glacial ártico más aliado la dosomliocadura 
del Jeiiisei. llegando si [losihlo i'uoso hasta 
el estrecho do Hecriiig y j)udi(''iidoso opinar 
sin temor do pecar do exagerados, (juo desdo 
los c'f'dehros viajes de Cook en el Océano 
jiaciíico, no so ha efectuado exploración 
alguna (pío en el t(>rreno d<í los dosculiri- 
mientos haya presentado aspecto más hala- 
giioño, si es que la roiidirion de los hie- 
los ¡lennile ¡lenelrar en cKjUfl ui'ie coji im 
va/iorapropósiío para ello. Para poder dis. 
currir sohro osto asunto, seria conveniente 
dirijir una mirada hacia los esfuerzos he- 
chos paia entrar en el camino que la actual 
expedición, tendrá por oljeto emprender. 

Kl puerto sueco del que partirá la expe- 



dición será proltaMemente el de (iot(diorg 
((iotemliurgo'l. La marcha se halla deter- 
minada para primeros de julio de \HlH. 
VA c-amiiio se seguirá en un principio á 
lo largo de la costa oeste de Noruega, 
pasando por (d calió Norte y la entrada dtd 
mar Hlaiico, en dirección al estrecho de 
Matotschkin junto á la Nueva /enihla. 

liia couiuiiicacion maritiiiia entre estas 
ri'Li'iones y (d resto de l'liiropii alderta por 
Sr. Ilugli W'illoughliy y Wiidiard Chan- 
celoren l.'i.'i.'J. fiK' (d i'riito de la priiii(>ra 
expe<licioii (pie con miras exploradoras sa- 
liii de Inglaterra, siendo su viaje al mismo 
tiem|)o id primer esfuerzo para encontrar 
por el iiord(.'s1e lili paso á la China, y si 
liicii no consiguieron su (djeto, altrii'ise en 
camliio una comunicación maritima entní 
Inglaterra y el mar Ulaiico. que di('i nuevo 
aspecto, no solo á la marinado Inglaterra y 
Rusia. siiK) tamliien al coiikm'cío ihd mun- 
do. ('aus() con todo sus victimas, en cuan- 
to id Sr. Iliigli W'illoiighhy con la trijuila- 
cion entera del linquo á su mando murie- 
ron en la invornada de la |ieiiiiisula di; 
Kola. Millares de buques en nuestros días 
navegan conliados y s(\guros en osto 
ruiiiho. 

Con lo que ahora so conoce do las con- 
diciones d(d hielo en o\ mar do Murmaii. 
(asi se llama en mapas antiguos á ol mar 
entre Kola y Nueva Zomlila) se puedo na- 
vegar desde el mar HIaiico al estrecho do 
Matotschkin en la ultima parto de la tem- 
jiorada de verano, sin temer la más mini- 
iiia detención ó inconveniente por parto do 
los hiídos. Hace algunos doconios que por 
desconocer la época precisa y el camino 
conveniente, era el caso muy distinto, co- 
mo puede verse detalladamente por la re- 
lación d(í las dilicultades y peligros ú que 
estuvo oxiiucsto ol célebre explorador ma- 
rítimo ruso, conde liíitke.en los viajes que 
en cuatro veranos consecutivos, 1 N2 1- 1 H'2\ , 
repitiíj á lo largo de la costa oeste de lu 



li Cini:i'NNAMi<\i ION 

Nu('\¡i /(MuM;!. I II t'iit('ii(|i(|() liallciirrn. 
(*()M lili liiii|U(' iinliiiurid ilt'iljriiiln !Í (>st;i 
jH'sca. |iii('(|i' ii;i\(';:'ai' pur este iiiiir i'ii iiii 
solit vcriiiio iimcli;i mayor cnIimi-^Íií i 

<|iii' ('II lili li(Mii|iii ciialru \iccs iiiaviir, |ni- 
<lia riM'niTi'r mu Ihujiu' ('i|ii¡|iail(i para la f"\- 
pt'ilicidli con lodos los iiH'ilios i|iii> pudiese 
(ilVcccr un arsenal de ;^uerra. |)i'sde e| mar 
de Miirman puede penetrarse en el de Kara 
por eiiatro puntos distintos, á salier: 

1. MI fsl rri'hd (},• .li'i/iir cj llamado 
por los antii^'iios lidlandeses ['"retiiiii Nasso- 
viciim entre la isla de \'a¡u''iit«'li y la 
lierrii lirme. 

■J." I,a ¡iiierta del i\ara entre ja Niie\a 
Zcmlila y la isla \'ai;,'a1s(di. 

."1." Kl estrecho de MalotscliUiíi (|ue 
filtre los -,'X y 7 1" (|(. |;it. n. divide á la 
Nueva /eiiihla. y ]ior último 

•I." l'asando por la parte norte de e-ta 
thilih' ishi. Kl camino jior (d estrciiio norte 
(lo Nueva /omlija (¡neda ]i(ir lo i^'eiieral lilire 
(lo liiidos á priiici|iios de Setiemlire. y no 
delie, |Mir este motivo eli'jirse para una e\- 
podiclon. (Ule tiene por (tlijeto internarse en 
oslos mares hacia (d Mste lomas posible. \\\\ 
p\ oslro(dio de .hiiror y la jiuorfa dol Kara, 
se olectna temprano el d(>slii(>|o. [X'ro iiioles- 
laii en caiiihiopor laro-o liomjio Li'randes ma- 
sas de hielos ilotaiites. (|ue las corrientes 
marinas. (|ue a(|iii \ariaii con las mareas, 
arrastran acá y acullá. (Mi los yolfosá ainlios 
lados dol ostroidio. S(^ nota además, al iiiímios 
011 oi oslroclio de .Iui;Y;r. la falta de Imenos 
puertos, i)U(lieii(lü pore.-te nioti\o los ti'iii- 
panos (lo hielo llotaiites. ocasionar ¡^-ramios 
perjuicios á los buijues (|uo por este paso 
iuloiilan jioiiotnir on ol mar do Kara Kl 
eslrecho do MatolschUiu forma un ''anal 
anii'osto pero profundo do coreado 100 ki- 
lóiiiolros (lo lai'Li'o y anaiiis claras, á oxcop- 
cioii do un [)ar do bancos cuya situación os 
bien conocida, y si bien de ordinario uo 
se efectúa el deshielo liasla últimos do 
Julio, tiene eu caiubio lu ventaja de ser 



por electo de la c(iiilly:iiracioii de las cnstas, 
menos molesta (|iio (d estroclio iil Siid en 
cnanto a los hielos llotantes, y posee en su 
extremo Kste. buenos puertos. 

Kn los años lM7r> y ls7(i se encontraban 
no s(do (d e>tre(dio. ^jui) los maros junto al 

misino iiipletaniente francos de lii(do á 

nltiinos d(d mes de Agosto; pero liimdio 
antes habiasc disipado (d lii(do de tal modo 
hasta por la parte Kste. (pie un ÍHKpie bien 
hiiliiera podido buscar su ciiism en medio 
de los diseminados li'inpaiios sin p(dii;'ro 
aluMllio. Ka parte de Nue\a /eiiilda (|iie los 
pescadiU'es abordan en la primascra, of< 
Justamente con frecuencia la costa oeste 
frente a Matotsídikili . Con motivo de lo 
expuesto, me parece más se^^uro para la 
e\|)edicioii (dejir A camino á tra\(''s did os- 
treidio de Matots(diKiii por si on estas re;;io" 
lies ya al principio, ya en completo verano 
del 7N. sobreviniesen alu'unas cii'ciinstan- 
, cias. como por ejemplo, jtortinacos \Í(mi1os 
(l(d Siid, (|iie en época tiMiipraiia hiciesen 
al lii(do desalojar las costas. 

No pudiendo con todo calcularse si se 
olitendria desde a(Hii á principios de A;;'Osto 
un camino diri'rlti y despejado al ;;'olfo de 
l)i(d\Soii en la desembocadura dol Jonisei, 
(lidio uiioeiiconlrarse dispuesto á hacer una 
d;raii curva hacia (d Sud,con o! liii de evitar 
las masas át^ hielo, (pie liasta primeros ih^ 
Setieiiibro so deslizan jxir ol mar do Kara. 
Kii d(>toiicioii de aliruiios dias, que el hi(do 
jmoda ocasionar, proporcionaria á la oxjie- 
(licioii una liiKMia ocasión de llevará efecto 
importanles trabajos de historia natural i\ 
hidroii'rafia en ol canal, que, con una pro- 
fundidad hasta do yoo brazas, so extiende 
á lo larii'o de la costa Kste de la Nuo\ a 
Zembla. No tiene por lo demás ol mar de 
Kara nnudia profundidad. s('ilo unas l(i á 
MO brazas on t(''rmiuo medio, caroci(-ndo 
á pesar de ello, de rocas y bancos á Mor 
de agua que incomoden á la navegación. 
Ka más múltiple vida animal se eucueu- 



-fe 
■I 

I 



UiH cosías, 
ll Sud rii 
ispo fll sil 

ciiutniliaii 
's junio al 
ll' liii'lo á 
■ni iiinclio 
' lal iii'iili) 

iU<|Ml> liilMI 

(•II llK'llid 

ill |ii'li;^l'(i 

ill|iH|UO lliS 

lavcra, i'í< 
•(isla (icslc 
livo (le li> 
!•("» para la 
v<''s (lol os- 
>s1as roj;¡(r 
|('1(j veranil 
ircinislan- 

'OS vifMlldS 

la liicicscn 

ilarsd si se 
(le Aü'osl" 
I ;^'oiro (1(> 
I .lonisci, 
hacer uir.i 
iii (le cvilar 
¡iniM-os (lo 
(1(^ Kara, 
ic ol lii(i|(i 
I la cxpo- 
ir á oléelo 
naliiral ('? 
una |)ro- 
í oxiiende 
lia Nuo\a 
1 mar de 
inas 1(» á 
aroc'icndo 
los á llor 
,-ogae¡oii. 
euciieu- 



lr;i i>ii el ,iiite diclic canal a lo Iwvísn de 
la cosía Kste, siendo de a(|lli. de donde 
niieslrusdos anteriores eNpcdicidnarios Ira- 
Jeron al suelo patrio varios animales en 
(•■>treino interesantes v ori;:iiiales por mi 
formación sistemálicii. 'raiiiliicn las al;:as 
iiiiito ,1 la costa ^oii nnnierosas v alnindan- 
tes. hehiera. por es(i, procurar Mediar la 
e^pedicimí d(d año próximo á Matotschkin 
Id ni,is temprano po>ilile. con el olijeto de 
tener al menos tiempo para unos eiiantos 
(lias de traliajos cie|itilic(is. 

!,a navegación del mar de Kara al puerto 
de hicLsiin no encuentra, sei^'un las nliser 
Naciones lieclias aliora, iiicoii\eii¡eiite alí^U- 
lio. A pesar de ello, no es p(i-^ili|e calcular 
sise ||e;;ará ií este puerto antes (lid I (lal I ó 
de .\,t;'osto. ^'o jo eleetm'' eii 1 ó de ,\pis1(i 
de iNT.'icon un liiii|Ue (|e \(da. después de 
e\peiimentar en el mar de Kara la r,i;'a de- 
mora por el'eclii de las calmas. ( 'oii un \ apor 
liiiMex' podido alcanzar diclio puerto en 
ai|uel año en los primeros dias did mencio- 
nado uios. I-;! año l«7(), las condiciones del 
hielo rueroii iiuMios propicias á causa de lia- 
her sido írio ol verano y muy tenaces los 
vieiilos del Nordeste. |)eroanii en este año. 
lle;;U('( á la deseiiihocadiira del Jenisei 
en I ó de A;4'osto. 

]•]> mi ánimo delonei'me. al nn'^nos unas 
cuantas horas, on el puerto (h^ hickson con 
(d (dijeto de d(>jar al,i4'unas i'artas on las islas 
(|U(í lo rodean, en caso que. como os jiro- 
liahle. no tropezase con al,i;'un Iukjuo salido 
(le Jonis(>: con ol (jue pudiese enviar noti- 
cias de la expedición. 

Carecemos [mv comphílo de ohsorvacio- 
iios liidrog'i'álicas entro hi (lo.soiiihocaduní 
del Jenisei y oí caho FscliolJusUin. en 
. cuanto, como lio d¡(dio autos, niníJ:uu liU(juo 
do alto jiorto ha recorrido todavía estos ma- 
res. Do las oxpediciouos rusas eioct nadas con 
. hotos i'i lo lai'd;o de la costa, se conoce muy 
poco, y de sus frustrados osfuorzos para pe- 
netrar en estas a¿,'uas, no pueden hacerse 



IMIIdlil 1 I iiiN, |(V 

(le manera al;,'uiia centrarías deducciones á 



las condiciones de na\e;,'acioii déoslos mu- 
res cji ciertas ('pocas del año. S¡ teniendo 
conocimiento de los medios con (pie cuenta 
la Sillería en la actualidad para la prepa- 
ración de expedieíoiies lliaritiiuas. ]irocU- 
raseiiios iorinarnos una idea de los |i|'(.p;i- 
rati\ os o e(|UÍpos de las expediciones rusas. 
1 1 lie con nota lile insistencia en los años JTMI 
;i 17 i;i por distintos caminos se (lirio;¡eron 
.1 la eost;i iiorle di |;i Sillería, seria fácil 
comprenderlo muy autorizada de esta ma- 
niiestacioii (1). ('on justa razón esdeesjie- 
rar ijiie un \ apor hieii ei|iiipado ha de ¡loder 
ir mucho más allá de donde estas expedicio- 
nes tnvieriiii nece-idad de \(i|\('r con siis 
peiiueñas. pero liieii tripuladas eiiiliarcacio- 
nes, muy didiiles contra el hielo. iiiser\ ildes 
enalta mar y sujetas muchas veces con ra- 
mas sus piezas. 

i'o!' lo demás, sillo Iros oxpodiciones ijiie 
pnedeii llamarse del liloi'al y todas al 
mando de los pilotos Miniíi y Sterle^'oll'. 
son conocidas en esta parte del mar do 
Kara, Kl primer ensayo se hizo en el IT.'tH 
con una emharcacion de dos palos, "o pít's 
de hii'u'o. 17 de ;incli(i y 7 '/j '!•' '"i'lado 
construida en Toholsk v llevada desdi» allí 
á .lenisei jior el loiiioiile ()\\zyn. Con oslo 
lini(ue lleLiii .Miniíi frente de .lenisei á los 
~i-2' '}'-\ de la1. A, 1 )e aijiii se iiiamUi todavía 
más hacia el norte una clialupa, jioro ('sta, 
por falta de \ívores, lamhiea se vi() olili- 
u'ada á volver antes do Hoyar al punto de 
la ile.som1)Ocadura del Jenisei, que yo he de- 
signado con ol nomlire do puerto de Dick- 
son, Proh('iso de nuevo al año sio-uionto sin 



lii Inn (losi-ripcioii niiiuiciosn de cslos vi.-iji's so 
eiii'uciiliii cu: Heisc dos Kiii.si'i'liciii'ussi.solion Klotlon- 
Liouloiiiinls 1'i;bi)Inami v. W'uaxiíhí, l.iu^s ilcr Nurd- 
ki'isti' voii Siliii^ion uiidiuil' dom Mismccrc I8J0 — IX2V, 
Mi'iirlu'ilct von (i. Kni-.ki.haiuit. Iíitüti IS:!!I; dcIi (i. p. 
Mi i.i.iíii, Voyiijios el dócouvcilcs I'íiíIl's pi\r los Russos 
lo liinjr des celos do lii Mor (íIiioímIc etc. Aiiislordiim 
i:(¡(i. 



quo MI) ||(>pis(< iiii'is allá ili' ili)iiili< si> lialiia 
i<l(M>l vi>ruiii) iiiitt>ri)ir, lüista ijih' |ini' iilti- 
111*1, i'ii i>t ano 17 |i), <'iiii la aiitfiliclia •in- 
liarcai'iiiii ilr iIih paliH si> ciiiisiu;!)!!) ||r;::ir 
liiisla lus T.'t 1."»' hit. N. i|('s|iiit"< il<' ('(irirr 
^'raii iM'liicrn uiiti' un l'iii'rli' nlcujc ¡i la ili'- 
scmliiM'aiJiira ili'l rm. _v en •.' di' Scliciiilirf; 
justaiiu'iili' t'iiaiiild i'ii csla-i a;:iia>< i'iii|iiiv.a 
«>l iiD'jtir titMiiptt para la iiaviviraciun. IiiiIid 
(|Ui' Mihcr. iii.'H priiu'l|ialiiii'iiti' p( ir ln avan- 
zado de la temporada. 

I lay adt'iiiás á niH'strn ali-ancc dos co- 
iiinnií'ai'innfs lia^ada> en vi'rdadi'ras oliscr- 
\aci(in('>. con rrlrrencia ;'i las condiriont's 
(lid liii'lo i'ii i'>ta CH-ta. I'il aradi'inií'o Mid- 
di'ndorll" i-n m\ cididiri' \iaji' á la Silirria 
did Nortí'. 11i'l;'o [mr tierra hasta las costas 
(lid iriill'" '!•" Tiiiinur — {l'> i" lat. N.jcn 
•J.'i de Agosto de |Kl:t 1/ i'iK'iiii/ri c/ nin' 

si/I liirli) i'il Hil'l ll ishllli'lil llhl l/t'tltllli' c<i— 

lint lii iiiir di'Sih' liis ivliiKIS lio lii nisltl 
jiiidiii ulnircm'Si' cihi I" n'shi (I). 

hice a(l(>iiiás MiddendoríV. i|ue id yaciit 
l''oniin. el iinico (|ue lia [leruianecidn nii 
in\ iei'uo en (d uoll'o de Tainiur. deidara (|ne 
(d liielii (lid mar (|ne está d(dante. se disipa 
en la itriniera mitad de .\i;'osto. y i|ue los 
vientos del Siid lo alejan de la costa, pero 
no tanto, ijiie id liniite de los tiMiipamis 
ilotantes no pneda \er>e desde las alturas 
de hi orilla. 

La tierra llrme entre 'raimiir y el caKo 
TsclielJusUin lia sido marcada en el mapa 
(MI viajes i'on Irinnis, que en el año 17 l'J. 
hizo i'i lo lar;;'o de la costa id piloto Tsclud- 
juskin. 

Ahora ya se halla completamente luoni 
de (Inda, (|ue la punta del .\sia más avan- 
zada hacia (d Norte, fm'' descubierta \wv id 
011 (d mes de ^fayo d(d mismo año. y on- 
ionoos el mar á la vista, se encoiitraha na- 



(I) Til. V. MinnuNimni r. Rcisí- ¡n dom ¡iussorslcn 
Nonloii uml Osl.'ii Sil.iriciis. \\. IV. 1. .'i. L'l o. .MIS 

;|SI1T). 



tiiralmente ciilderlo pop los liicjoM. Kii caiii- 
, Ido nos encontramos s¡n dalos cotí nd'eren- 
cia al estado de los hielos durante (d \erano 
1 y id otoñiM'ii (d maral oeste y prosiiuo del 
calió Tschidjuskin. pero como ipiiera que 
se trata de las condi(dones di> nave;,'aciou 
de este mar. dehemos llamar ai|UÍ la aten- 
(don sohre i|iie l'rontschisidiew . en 1. (le 
Setieililire de I7.'t<i. ii (rurrs ilr ini ii'in' 
huiiir ), llei;'i con hot(>s desde (d l'lsti» á la 
punta N'orte did .\sia. la cual se supone si- 
tuada á los 77' Mr lat. n. y los Id.", dn 
I loui;'. e. y i|ue además, pescadores nor>ie;;<w 
, á Unes de otoño se han diri:4'ido repetidas 
I \e( ,vs. desde el e\tremo Norte de la Nueva 
Xemlda (77" lat. n. v tis lou''. e.) en di- 
reccion al i'Iste siit i'ncnií/i'rf liirlo nli/itiio. 
Se desprende de lo expuesto, (|ue no .so 
I poseen por ahora conoidmientos coniphdos 

a 'ca de las condiidom's hidro;,'áílcas en 

la e\tens¡oii de la costa comprendida entre 
el .lenisid y el calio Tschidjuskin, ijUe pue- 
dan lia-arse soIh'c ohservaidones verdade- 
ras. ,<oy sin emliar^o de opinión, que en 
' Setiemlire y prolialdemeiile en los últimos 
(lias de Ai;'osto. puede tenerse comphda 
conlian/a de encontrar (d uiar sin hielo, ii 
al mi'nos. un ancho franco canal. lihre del 
mjsmn. que se extienda á lo lai'ii'o de la 
costa, por ser enorme, mayor que la de los 
rios todos ¡unios del .Mediterráneo y mar 
.Neuro. (d caudal de ay'ua caliente i|uea(|ui 
ari'ojan á la costa los riostthi. Irtisidi y .le- 
nisei |iroven¡eiites de las esl(>pas ihd .\sia 
central después do enriquocerso on cuen- 
cas en e.\tr(>mo ardieulos en oí uios de 
A.irost(). 

Corre pu(>s entro el puerto de Diídvsou y 
la isla do Heli i» isla MIauca. una caudalosa 
corriento de a^aia dulce quo on un priii- 
<'i[)io so dirijo hacia ol Norte. l"]s muy ím- 
l»ortanto la inlluoucia ([uo la rotación do la 
tierra ojerco soliro las corrientes quo á tan 
altas latitudes, y provonionte.s del Snd, se 
deslizan próKimaniento on la misma diroc- 



I 



liH, Kii ciini. 
••nn rcrcrcii- 

it'' <•! MTílIKI 

pnisíiim ili'l 
i|iiii'r:i i|iii' 
li,i\('i:;ici()|i 

ijiií lii iitf'ii- 

\ . i'll I . (le 

'/(' lili iiiiir 
•'I I'¡sfi> ¡I lü 
(' siipoiic si- 
l(K lll.'l (ll> 
'i's ii(inu';;<is 
II r('|i('fiiliis 
li' l:i Niii'Mi 

. •'.) (MI (li- 
r/ti ii/i/n/ii), 

I, i|ll(' liu sr» 
■< ciiiiiidí-fos 
n^Vilicim («11 
iiilíihi iMiti'i' 
I. (|tl(' jiiii'- 
'^ vcnlüdc- 

• II, (jlin (MI 
los úlliiiins 
' (•(•ilijilclu 
ill iiii'lu, 11 
lilirc (Id 
i',i;'ii (le l;i 
(' hi di' |(K 
HHj y iii;ir 

' <|ll(' il(|UÍ 

i-^cli y .!('- 
.IclAsia 

(MI (MKMl- 
I IIIOS (le 

Jícksnti V 

« 

'!Ui(lal()s;i 
un priii- 
iiiiiy ¡III- 
iim (1(! lii 
lup ;'i tiiii 
I Siul, so 
lili diroc- 



1 

I 



I 



< 



iSlIliinl \. 

rimí (|U(^ -^IH intM'iiliaiio-i: iiiiin-iiiic a(|indla 
ni i'-.ta«i una ilirccrimí Is^-lc ' |inr ("iti' 
liiiiti\(t, liH ii;.'iliH del nlii y .I(Mii<i('i. Iíimhmi 
ijiic «•iiiiscrvar'ii' (Mi iim prim'ipin fniim imi- 
(•i'rrada«< tMi sn |irn|iiii caiici' a |u hir;;'o rli- la 
ni<¡ta de l''aiiiiiU'. Iiasta i|iii>, más allá did 
(•alio Tsidii'IJii-'Uii. |Mi('i|(Mi ciiiTíM' sin incdii- 
\(Mii(Mi(i' aly:iiiiii liáiM'a id N. I'!. •> al l'Nlc. 
.Iiiiitii .1 la ili'siMilliocadiirii di' jus ¡.'randcs 
rins III' i)li-;i'r\ adn i'li r^ta ('(M'l'ii'litc iMl 
tíi'iii|Mi liiMiaiicilili' y a iiiins 7 I di* lalitiid 
iiiii'fc. niia fiMiipi'ratura ijin' \\i»^á l'nMilc al 
.líMiisci ((MI 17 A^'-ii-lii l><7.'.) .1 I 11 .1 y 
frciili' al ()l)i ^i'ii |it di' .\^i)>1u di'l iiiisiiio 



i: 



el |ii|i>rfi) de iMcKsdii V (»l «'al»" I »('lii'l.|il>Klli . 
V.\ yojln di' Mi'Jicii. I)f'si'| iiiiici) t|iH' piii'- 
i|i' ciiiiipararsi' fon el mar de Kiirii C(tii rc- 
ri'ri'iicia a la i'Nfi'iisiini i|iii' cni/aii los i'jw 
(|ili' ('II ('I dcsciiiliiiraii. y las corrientes de 
|iH rjiis de a(|iie| u'uir<i, si> siipiiiii' intliiveii 
de lili iiiiidu iiiiiv iiutalile en la eurrieiile 
lia lilaila ( inirstreaill ila enrrieiile del pillo)- 
Taiiiliieii |u> vientos i|iie ni |ns iiii";es 
del niiirio suplan del NUrdesti' en estas ri'- 
U'iiiiii's, i|iii/;i euiitriliiiyaii á sii ve/ áinan- 
tener á lo lar;.'!) de esta costa lili canal an- 

clin. iM>i lilire de liieliK. 

i.os eoiioeiiiiinitos ipic pimcrMIlos (\o las 



¡ii",i. 1 I N, (I. ('niiii de nrdiiiaiiu. cansa I airiias iia\e:;'aliles desde el caiio .Isclid- 
('■■t, •nrrlnite iiue liiiiiaiia del Slld. va otra i ¡llskin en direeeinii |']ste V liaeia el l-eiia, 



ciirrieiili' iVia snlmiarina, i|ue cun |ik Iimii- 
noriiles raeilmnite -i' inr/cla eun las a;,'lliH 
de la sii|)erlicie V eiitVia las lili>lli:is. ya ('II 
la snperlicie otra l'ria cmilra eorrieiile iKM'te 
sal|iiiMda de hielos. (|ne por iiiotivo de la 
rol ación de la tierra furnia cu r\ a al ( (este, y 
|:i ijlie corre, cnllio se ve con claridad, desde 
l:i apertura entre el calió TsclielJusKin y (d 
exlreino Norte de la Nueva /eiiiMa hacia la 
parte Mste de esta isla, y (|iii/á motive (|ne 
(MI el Verano. L;'raii(|es tiMiipanus llotaiites. 
(.primicndose se a;:lonicran contra la costa 
Mstedela Nueva /eiiilila. Seiruii mi pro|i¡a 
expiM'iencia y la declaración iináiiiine de 
los pescadores, (de los llamados de la uraii 
pesca)., ve i/i.siií'li'i' i'l h ii'l<: i',i r/ ( )/ih)iJ rdsi 
¡mi' iiniijilcln , 

Para l'orniar una idea ile la distancia á 
la ((iK! las corrientes (|ue dimanan del ( (lii 
y .l(Miis(>i ])uedan impeler los hielos llotan- 
tes, hasta record a r.(| lie cual(|nieracorrien'e, 
]ior dehil (|iie sea. ejercíi ya iiillnencia (Mi el 
estado de los hielos, y qm' la corriente del 
río (le la l'lata, por eJiMiiplo. (mivo caudal 
de aii'ua no dehe llen'ar al del()l)i y .le- 
nisoi, so porcihíí (listintamonte á una dis- 
tiuicia de l.óoo kilómetros do la desemho- 
ciitlura dol rio, os din-ir, á una distancia 
tros veces mayor ([uo la (jue existe entro 

Tomo II. 



s(! fundan en particular sfdin^ las ohserva- 
cioiies de las espedicioiies (jiiecuii el iil«jeto 
de demarcar la parte mas norte del Asia, 
fueron eiiv iadas por el líohieriio ruso en la 
primera mitad del sii,r|i, p;|s:¡ii|i,. Ademas de 
reconocer el Liraii valor, y la estraordliiaria 
coiistaneia i|iie siempre (lislinu;iiioron á los 
esploradores pidares rusos, y el despeidio 
con (|iie hicieron friMiteá toda clase de 1ra- 
liajos y penalidades, hay tamliini ipie te- 
iKM' presente para formar un Juicio evacto de 
los resultados oldcnidos. iiue las esploracio- 
nes marítimas se llevalian á efecto con pe- 
ijuefins huijues de vela de tal construcción. 
(|Ue sei;'ii!i las exi^'iicias del día. no podrían 
einple;ir<e en las naves destinadas á \\\ 
iiav ('u'acioii de los altos mares, y eran 
muy di'liiles para resistir el (dioi|ue de los 
hielos. So encoiitralian no sído privados del 
vapoi'. i_;'ran aii\iliar de 'a ('poca actual, 
siiMi tamliien de una vcdadera y adecuada 
arliojadura [lara las inanioliras á la vela. Su 
tripulación era on su mayor jiarto lormada 
]ior .yeiito (lo las orillas de los rios d(> la Si- 
llería, (jiio iiiinca antes Iiahiun visto las 



(!) Vi'iivp 11 Mitlilonilorll' Itiiíf ini Sor'liii ii, o^Un 
Siiiii'ii'iis (ISiS) 1. I.", |.. .')!);>■ uri.i mcmoriii cío H.ic'i' 
rhrrtUts kliinadcii Tiijuncrlanilcr. 



Iii' 



18 r.incCNNAVi:(iAi:ioN 

a;ij:uaf5 del Of^ann, no haliíaii ospcriiin'utado 
lo ({lio (>ra uii verdadero olcajp, ni ensaya- 
do la nav(>;;'acioii entre lus Iiielus del mar. 
Tomando oii la debida consideración estas 
circiinslam '■ í. i»aréceme(|ne lus mencidiia- 
(los viajes lialilan de uii modo práctico en 
l'avor de que lamltien aijui. puede suiniucrse 
en el Otoño un iiuir na\ei;'alile. 

Los viajes á lo lai'n'o de la costa al l'iSto 
del cabo Tscb(djuskin se empi'endiei un des- 
de la [lolilacion do .lakulsk situada á las ori- 
llas (lid Lena á los (i-J" lat. y á unos l..")(UI 
kilinnelros de !a desemliocadura del i'io. Ln 
este punto l'uiM'on ¡u'ualineiite coiistruidiis 
las eml)ai'ca('iones que se iMiiidearon en es- 
tos viajes. La [irimeiM sal¡(i el año J7M.") al 
numdo del teniente de marina Prontscbis- 
ebew y después de sei;'uii' el curso d(d rio, 
pasantlo (d 1 1 de Apistoíd braxo Ks1(> de la 
desembocadura del Lena, se cii'cumnaveii'ó 
la estensa tierra de la delta de este rio. Kl 7 
de Setiembre no se lial)ia llci^-ado más allá 
dei o'olt'o á la deseml)oeadura d(d (ileiick. 
Tres semanas se tardaron por lo tanto para 
mive¿^'ar una estension que un vapor ordi- 
nario liu])iera podido recorrer en un s(do 
día. Se vio bielo. pero este no jieturbii el 
paso; vientos contrarios y probaidemenle 
los (jue soplan sol)re üerra. vinieron en 
cambio á detener la mandia de tal manera, 
(|uc si el buque de Proalscbisídiew impre- 
meditadamente se liubiose lieidio á la \ela. 
bubiese podido ser arrojado por aquellos eon 
iacilidad sobre las costas. Lo a\anzado do 
la lenijiorada indujo á este marino á d(>s- 



ii:l. ASIA V l;l liiii'A. 

lie la costa, y aun que acá y allá se eiieon- 
Iraron bitdos Ibjtantes. se avanzí't sin em- 
baro'o Clin prontitud de modo tal, que en 
I ." de Setiembre se lleí,^!! liastíi 77" ".¿'.l" 
lat. n" á las inmediaciones did cabo Tscliel- 
Ijuskiii sei^ain lo que abora conocemos, 
l'lspesas nuisas de biido le liicieron retro- 
ceder é ir de nue\o en busca de la desem- 
liocadura del Oleiiek que se alcaii/.i) (d 1.") 
del mismo mes. l'oco antes de esta i'e- 
(dia. el excelente cajiitan del buque ba- 
bia muerto del escorbuto, y nnos días 
más tarde, niuriii también su mujer que le 
liabia aconipañado imi e<ta pes.ida navei;-a- 
cion. Como (piiera que estos casos de escor- 
buto no acontecen durante id invierim. 
sini) inmediatamente después de terminado 
(d verano. coutrii)uyen con un coniinjenti» 
bastante característico á la l'ormacion de un 
juicio sobre la manera con que se equipa- 
iian las espediciones árticas de aquellos 
tiempos. 

liia nue\a es])eilicion se dirijiíj en 17."i!) 
al mando del tenií'iite de marina C'bariton 
Laptew á lo lar^:^'o de aquella misma costa. 

Salii) del Lena el 1." A;.:'osto lleirando al 
cabo Tliaddeus. á los 7(i." 17'. (d 'J de Se- 
lienilire despui's de una navei^Mcion en la 
que. sillo al frente del ü'oH'o de .lakani^a 
molestaron los bielos dotantes. Desde este 
cabo distante sido xr)áíir) kilómetros del de 
Tscbeijuskin. bubo que volver, ya por mo- 
ti\o de las nuisas de bielos dotantes que 
cerraiían el paso, ya también á causa de la 
temporada (jue se encontralia muy adelan- 



iparejar su buque para el invierno junto á tada. y penetrando en el pjllb de Jakani^'a, 



que se alcanzó el S de Stdiembn 



se iiaso 



in\ ieriio en lo más interior del mismo 



unas cabanas de verano, construidas por ca- 
zadores de pieles y situadas á los 7'J" ."¡I" 
lat. N. Trascurrió lelizmente el invierno y al Al año siguiente procuro regresar Lap- 
año siguiente (17.'í(i) se dio Prontscbisidiew lew al L(Mki ú lo largo de la costa, pero 
de nuevo á la vela, en cuanto lo permitie- su buque á la desembocadura de Olenek 



ron los bielos del trollo de Olenek. lo 



que 



no sucedió basta el 1.") de Agosto. El rum- 
bo se dirijió hacia el Noroeste (1) á lo largo 

!ll El oriu'iiiíil sin (ludniKiruii ciTor de impreiilii di- 



fí.' «nordcfilo ■, rn cu.iiilo los puiikis rni ilinnlos .nslron* 
niii'iis so vioiicMi oonlíiiido ihu- Ihs puiilus de ¡líiplida li 
l.i.~ ox|iO(lk'ioiK's i'i i|uc su ix'liurcii N. del T. 



IMHODICCIOX. 



in 



l.-li'niKÍ- 
l'liil.'l (le 

\\ T. 



fiK' (l(>s1roz;i(ln iiiH- liis tt''inj)aiio> llotanlfs, 
|)i^sinu>s ■!<' iimclios tralüijus y iioli^jrros 
(•oiisiü'uií'roii lodos lIcL-ai' al ciiartfl do iii- 
\¡iM'iio ili'l año ■.iiili-rior y uua> vecos desdi' 
iiqiii. y iiti'as desdi» el .lenisei. elecliir. el 
mismo l,a¡>1e\\ y su sei;-uiido, el l'ilotoTs- 
clioljiiskiii. juiílaiiieul.' con :d iSPúUvj» Ts- 
chekiii una porción de expediciouos con 
li'inoos (MI el siuiiieiile año. que luvíenm 
|)or oltjefo la demarcaciiui de lu peuiusula, 
i|ue cu el e\1reuio más uorue>te, nace do la 
lierra liriue di'l A úa. 

Con esto termiiuiroii los viajes niarili- 
inos al ( >i>ste del l/Mia. Kl estrouio nordeste 
del Asia, al ipie on ITI'J llei.'<') )ior tierra 
Tscheljuskin. uno de los ipie con más eni-r- 
o'ia lomaron parle en irran número délas 
ospedicionos auleriormenle nomliradas. no 
]uido alcanzarse jior o\ mar. y jior lo lauto, 
no podia lampoco lialierse couseiruido la ua- 
\e¡^'acion enli'c el Lena al.Ieni<ei. \ olvi-''- 
ronseen resumen l'ronlscliischew en 1." de 
Seliendire de 17."i(i. á uini disf;incia sido de 
alü'iinos minulos de dicha estremidad. y 
Laptew lo olectuo el -J do Setiemlire IT.'J'.t 
cuand 1 l(> rallaban unos TiO para tauíliien 
lleo'ar á ella, después de lialter efectuado es- 
tos su naveo'acion con liuques. que. clara- 
mente se desprende, eran inadecuados ¡lara 
el ohjelo. Entre las obstáculos y contrarie- 
dades ([ue hall.iron en estos viajes, no sólo 
el hielo siuó tamlden vientos duros y jtoco 



Del mar entre id J,ena y (d estrecho de 
líeeriui;' se tienen noticias más completas y 
numerosas ijue di» lu estension antes m)m- 
lirada. La esperanza de conse;;aiir tesoros y 
pingües utilidades mercantiles de las razas 
mimadas que hidiilahan I acosta, aliciomi 
ya. antes di la primera mitad did si,i;'lo 17 
á los aventureros pescjidores rusos (Pro- 
myschlenis á emjirender numerosas espe- 
diciones marítimas á lo lar^'o de la costa. 
]']n un majia que se encuentra unido á la 
antes nuMicionada .)bra de ^Ldler, basado 
en estudios heídios en el arcliiiO de >Si- 
beria. hav nnircado en el mará lo larofode 
la costa un camino que dice; Jíoo/f /i/ic/<'ii- 
ui'iin'iil l'oii ¡'rrijiiciilci'. Yoi/ai/c fuil ¡lar 
nii'i' cú \i\\X p'ii' I ruis ruisscaif.f riisscs. 
ilúiit i'ii cst ¡KDTcmf ¡/'S(/i''í' la /C'Hii.s- 
i-lKÜlin (1). 

]*'s sensil)le que las noticias detalladas 
de estos viajes se hayan olvidado por com- 
pleto, y que se deban en la mayoría de los 
casos á al,i;'una notai)le deso-vacia. á cues- 
tioí es de dere(dio ú ctras circunstancias ijue 
motivaron la intiM'vencion de las autorida- 
des, las escasas no1i<das que se han tenido 
de uno ú otro de estos viajes. Así sucede 
hasta con la más reiH)ml)rada de estas cs- 
¡lediciones, la del cosaco Descdinews, de 
la que se han recojido alyunas noticias, 
tan sólo por que entre éste, y uno de sus 
compañeros, se suscit(') una cuestión con 

o en 



favorables desempeñaron en ellos un impor- midivo del dere(dio do descuhrii.aent 
tanle papel, l'or temor y\c no encontrar es- ^j],^, ,](, \^^^ l)ancos de morsas sobre la 
tacion al-Hina de invierno visitada por los j,, ].;^|,, ,],, Kamchatka. Kste viaje fué 



eos- 



una 



lurales se volvía muchas \wi^<. .ji^la- , verdadera espedicion esploradora empren- 
^: mente en la época del año cuando los mares ^\\^\.^y^ (.,,1, ];^ aprobación del Gobierno, ya 

con (d Un de reconocer alo'unas m-andes is- 



polares quedan más desemliarazados de hie- 
los. Con la debida consideración á estas 
circunstancias, puede alirmarse con toda 
certeza, que en los dichos años no se ha- 
brían presentado serios inconvenientes ;i 



'1) Kl iii.ipn lleva ol titulo; «NouNnllo ciiplo des di''. 
couvi'ilL's l'uilos piii' dos Víiinsonux russk'iis oti'.. drcs- 
súcsurdos inémoiros iiullient¡i|iii's de coux qui oiil 
la circunmiveg-acion del eabo Tsídieljuskin i ossistúíi dos découvorlcs, el surd' ¡lulres connMissnn- 



cou un vapor convenientemente dispuesto 
para la nave^^aciou cnire los hielos. 



ros dont on rond rnlsoii 'dnns un mi'nioiro sépi 
Si. Pdcr.slioiir^' .'i \ .Vciidi^inic ImpiM'iiilc des Scii'i 
ees 175.S.V 



T 



2n i:iH( I NN \vi:ri,\( iiiN 

las 011 (>1 mur i;-laciiil de las (|U(' liacíaii nu 
siiiiu'iiiioi'o (le relatos los ¡¡oscadores y los 
iialuralos áo\ país, ya laiiiliicii, con ol Un 
(1(> oslciidcrliasla las ilcsconocidas coniarcas 
del Nordeste la rei^ioii triliutai'ia de Rusia. 

Descliiiew saliíi (d 1 ," de .liilio de KilS 
de Koliiiia eoiiio eaiiitaii de una de las siete 
eiiil)arca('ioues llamadas Kotsídier ( 1). (¡ue 
liipuladas por treinta lionilires con. ponían 
la expedición, ('ai'eceinos por coniplelo de 
toda noticia acerca de 1 de estos buques, 
los (pie es di' supinier que r(\:4Tesaron en 
breve y no ijue zozobraron, como distintos 
oscriiorcs liau supuesto. Tres de ellos al 
mando de los cosacos Descbnew y Aiiku- 
dinow y al del cazador Kolino,¡4'orzo\\ lle- 
u'ai'iui leliznienle á 'rscliukiskojiios en- 
contrando se^•^l;l parece franco el mar. Allí 
se jierdió la embarcaciíui do Ankudinow 
salvándose ouiporo la Iripulacimi. que so di- 
vidiíi eiii.o los otros dos buques, (pie bien 
pronto so separaron. Dosclinow conliniKiel 
viaje á lo larii'o do la costa ]']s1e de la ¡le- 
ninsula de los Tclniklcliis basta Aiiadir (pie 
so alcaiiz(» en Octubre. Ankudinow creyó 
baber ll(\i;'ado basta la desembocadura del 
rio Kaiiisciíalka doiule so instaló entro los 
naturales, muriendo por último del escor- 
buto. 

En ol año s¡i;-iiiente (Ki lU] salió do nue- 
vo Staducbin de Kolii la en dirocciou ]']si(> 
hasta las cercanías do Tscluiktskojnos, y 
navc^íó durante siete días en un mar sin 
liiolos, sog'uii podomos dinlncir de iiicoiii- 
plelas descriiiciones. Puede \enirse en co- 
nocimiento dé la opinión (¡no l)(\scbn(>\\ 
formó de la iiaveu'acion del mar. tomando 
en consideración, (pío hizo reunir maderas 
011 Añadir ¡¡ara la construcción do nuevos 
kotchers en cuanto hubo perdido su propio 



(li Emliurcíicion Imstanlo ;iiicli;i, düi Inriro ele 12 
l)i'u/.iis, y sin i|uill;i. S(.' mueven ])iir lo gcin'i'.il. ¡i ce- 
rno, solo con liucnos vionlos u>.iii voliis. iW'cinf-'clii 
Iteiso j> íi. I 



In.ipie. (jlueria con esto on\ iar ¡'i Jakutsk, 
las |)ieles (pie babia obtenido de los nalu- 
ralos; tuvo á su pesar ([ue desistir do su 
intento ante la falta (b' materiales para la 
construcción de iiue\os bu(jues, la (pie fá- 
cilmente se esplica, (• bizo laobservacion de 
(pie. el mar. al derre(|iir de Tscbnktskdj- 
iios no todos los años s(> encuentra libre de 
bielos. 

l)(>spues ipie en o\ año Kilí se fumb) 
Xisclini Colymsk ]ior ^Mi^nnd Staducbin 
se lian becbo hacia el Norte numerosos ^ ia- 
Jes desde los ríos de la Siboria con motivo 
(le las tradiciones (pie solire la oxistencia en 
ol mar ;^'lac¡al de i;-raiidcs islas habitadas, 
cubiertas de bosquos y ricas en pieles, col- 
millos de morsas y huesos de nía ' . 
hablan cundido entre los naturales >., ¡a 
c()s1a. ^luchas voces contrariadas, perr de- 
fendidas do uuovocon entusiasmo por las 
p'iitos (I los cazadores, so conlirmaron ])or 
último estos rumores con el descubriniien- 
to de las islas de la Nueva SiI)oria. de la 
tierra de \\'rann'(d y la parte Norte de 
AnKM'ica al l']sto dol estrecho de IJooriny-, 
dando lui;ar el estado natural de estos lu- 
gares ;i los fantásticos cuentos con que la 
credulidad de las irontes, adornó sin razón 
al;4'una las islas desoladas y siu bosques, 
dol nuir (b; los hi(>los. 

Todas estas tentativas á penetrar en el 
alto mar desde las costas do la Siboria, fra- 
casaron por el solo motivo de que una lirisa 
fresca velera, ora oii alta mar tan perjudi- 
cial como el mar cubierto de liielos á los hu- 
fpu^s con (pie contaban los bravos, poro mal 
O(|nipados osploradores j)olares do la Siboria; 
los era aquella mucho i)oorauu que ol se- 
yundo, on cuanto, en ésto, podían miudias 
veces salvarse sobre el hielo si el buque se 
hacía pedazos, y tenían que luchar tan sólo 
con el hambre, nieves, tríos y otras dificul- 
tades á las que los más so hallaban ya habi- 
tuados desdo la iníancia, siendo así, que on 
alta mar, los mal construidos buques, cala- 



I 



' i'i.íakutsk, 
los luitu- 
<islir (Ifi su 
ilns paní lii 
. la (|iii' IVi- 
('r\a('i(iii (le 
cliuUlslvuj- 
tra libro do 

^ so rundí) 
Staducluii 

lOl'OSOS \ i;i- 
'011 iiiolivo 

istoiioiu (MI 

lialiiliidas. 
[ñclos. col- 
^ ma í . 
alos u, !•! 

10 por las 
liaron jxir 
•uliriiiiicn- 
M-ia, úr la 

Norto do 

IJooriii^;-. 

o oslos lll- 

'011 quo la 

sin razón 
bosques, 

rar on (d 
oria, iVa- 
iiiia lirisa 
1 porjudi- 

á los lui- 
j)or() mal 
i Sihoria: 
no ol so- 

iiiuclias 

uqno so 
• tan s(')|() 
' difioul- 

ya liiilii- 
. qii(> 011 
!s, cala- 



iNiHDiu 

faloados con niusiro y barro, (lól)ilos. y uní- j 
das sus piozas cnii íloxiMos ramas, dáiido- 
so con facilidad á la iianda. pioiilo liaciaii ' 
Uiiua on ol nioiuonlo ou quo ol mar se afi- 
laba lili piwo. y sopordiaii irr<'misililoiuoii1o 
aillo (d temporal, sino iiodian alcanzará 
liompo un puerto do rofiiuiu. 

Liis o-;pl(iradoros iK) tardardii (Mi preferir 
l(i> li'inen-; para ir cnii e<1(iseii busca i\i' las 
i<las. V liaciondoosoursionos sobro los liitdos 
descubrieron ¡'or último ol importante i^-ru- 
])oá que so dio ol Uíjiubro de Nueva-Siboria. 
Kslas so visitaron con iVecuencia p(ir pi^ca- 
díires II cazaddi'o-; cdii el principal iibjoto 
de recüirer colmillos do mamut, comoiy'ual- 
nieiile liuo-os de los mi<mos. do riiiocoronto. 
oNoja. toro y caballo, quo alli on ,i;-raiid(>s 
cantidades se encuentran enterrados on ca- 
pas de arcilla y arena. Mslas islas fuerdii 
luep) perfeclameiite demarcadas en la os- 
¡ledicioii do HeilenslWim pr(q)arada jior el 
conde líumiinzow. raiicillor d(d imiiorio. 
ISO'.l-lSl 1. y cu la did loiiieiite Alijcius en 
1 H-2-i. La i>riniera se efectuó atravesando con 
trineos lirados por perros el mar cnbiiM'to 
de hielos, antes de (juo tuviese luuar ol des- 
hielo; so pasó el verano en las islas, y so 
rei;'res(i en el otoño, cuando el mar so lieló 
do nuevo. í'diuo quiera que aquí tratamos 
de las condiciones de navoiracion que ])uo(la 
tener el mar, nos serian do mucha utilidad 
las espediciones que de un modo tan mori- 
tíu'io se efectuaron, si en estas, se hubi(M'e 
observado desde tierra el estado de los hielos 
(liirantoel otoño: ¡>ero en las sucintas des- 
cripciones do estos viajes que se encuentran 
comprendidos en los do ^\'ran¿^ol páíj^ina 
117-1 !1>. única fuente (|ue en este particular 
ha estado ;i mi alcance, no se dice ni si- 
(jiiiera una palabra sol»re el asunto (1). 



il) Los viiíjosde Wrangel so efocliuiroii on e! iiivieiiio 
fccilipc fl liii'lo Con lr¡nco> lifiídus por ¡loi'i'os, y iiuii- j 
i|uo muy imiiorliinlos en otro st'iilido. no dnn ninguna 
noiiciii i|ut' indu/.cii ol (.•onvenciniieiilo dol esludo do 
los hielos en el vcivmo v otoño. i 



:io\, 'Jl 

]']n cambio, (d Sr. SibiriacolV. s(> ha s(M'- 
vido proporcionarnos indicias con nd'e- 
reiicia á est<> punbi tan importante do 
nmvslra expedición |ior medio de los indi- 
drenas de la Sjlieria (l(d Norte, cuyo priii- 
c¡])al medio do siilt^i^teiicia depende i\o la 
recideccion de c(diii¡llos de iiiaiiiul en (d 
nieiicidliado ^'i'Upo de i<las, Sed'Uii oslas 
indicias id mar entre la cusía Norte d(í Asia 
y las islas do la Nueva Siboria. ijueda me- 
dianamente libre de luidos todos los años. 

l'ii dosculrimionlo liien notabh^ se liizd 
en iNll por uno de los miembros do la 
esjiodicion do 1 ledoit^lnmi. ¡inr Sannikow 
vecino (le .lakulsk. Mncontri) osle en la cos- 
ta oeste de la isla Kntidiidi los restos do un 
cuin'te! (1(^ inviiM'iio lieidio de maderas de un 
modo brusco, y junto á (d. un liU(|Uo lioídio 
pedazos de consl moción muy disi i ni a ala quo 
se usaba en Siboria. De oslo, como i^ual- 
nienle do un d'ran número do jtortrechos 
que sembraban la orilla, dedujo Sannikow 
(|Uo uno (\o los pescadores, ((|ue con i_o'ual 
l)i'opiedad pueden también llamarse cazado- 
res) (l)de Spitzl)ord'(Mlo la Nueva Zembla 
fu(' hasta allá oiu[)uja(lo por los vientos, 
V so detuvo alli cmi su triiiulacion aluMín 
tiempo. La inscripción de una cruz, quo 
denotando un sepulcro se hallaba pri'i.xima 
á !a choza, no ínó inlorpndaibi dosd-racia- 
danioii1(\ 

FAi(iis//rii'inl/'s c.j-j.cili'iui/i'siji'l y o)7í'('j) 
so hicieron también algunos ensayos para 
desde ol Lona diriyürso hacia ol Kste: el 
primero fuii al m.ndo del teniente Fiassi- 
nius en 17;b"), quo dejó la desembocadura 



(!) CoiMO i|uiera i|ue p.iiM npoilerarsc de las fociLs 
se emplean eoii IVecuencia las ai'ina.s de fuego, y á ve- 
ces el ai'pon explosivo para la liallena, llamaré iiiilis- 
tiiilarneiile /"'j.-cfc/o/'c.-! (j ccciiiloreí á kis i|ue se dedican 
á esla iniluslria de ra-rt-pc.^cn. y Iraducii'é asi la pala- 
lira sueca l'iínij.it i|ue comprende amhas o|pei'acioiies. 

X.delT) 

[úi Así so designan con un nomlire general las mu- 
chas espediciones rusas i|ue en los iuTos I7:i}-I7í:! sa- 
lieron del iJwiiia, Olii, Jenisei, Lena y Kumsciiulka en 
dirección á los mures pol.irCB árlicos. 



22 i;iii<:inx\m:i.ai iiiN 

(leí hnv/.n mas l>]sln di'l liOiía (>ii 'J 1 de 
.\l;"o-<1(). y iiav(>i,''() lv?(> \\'(>rs1s (uno-; "JTO ki- 
liiiiK'ti'OM.) (MI ilii'ccridu al l']-;1(\ hasta ipio 
los lí'mjtaiios lldtaiili's le (ili<ti'iiy 'nui d 
paso ()l)li,:;;¡'in(l()l(> á lnisi'ir inici'tu cii la 
cosía, (loiidc so Irasctirriii el ¡inicriin. cdh 
la Irislo cijiisccuoiicia t\o i|iio iinirÚNcii del 
cscoi'hulii oí JfM'o y la iiiayur parto do 
lü-; 7r2 lioniliros de la o\p 'dicinii. 

Ku el siii'iiioiilo a ñu 17.'i(i so iiiandi» oii 
la misma diroocioii una iiiiova oxpodicidii 
i'i las (Jrdoiios dol loiiioiilo I)iiii1ri Laptow 
ol (juo onn ol buquo do Lassiiii iiilonli» tMi 
mediados do Aii'oslo hacor niiiilid al Msli", 
])oro ooiiKi i|iii(M'a (|iio (MH'oiili'aso lii<'Ii)s Hu- 
íanlos oii ii'raii caiilidad. I'uó 1aii proiilo (Mi 
^■(dvoI• liácia ol Lona. ({110 lo oioclucí á nl- 
limos dol mes. jtrocisamonlo 011 la (''pm-a 
dol año on (|Uo doliiora ompozarso la na- 
vo,i;'aoion. 

V.n 17M!l oni]»ron(li(> Laptow su toroor 
viajo y lloii'ú I' in\(M'ii(J ;i la dosomlincadura 
del Indiü'liirka <|ii(> so Iioli'i on vil de Sc- 
liomlii'o. Al año sin-nionto ooiitiiniip la (>\- 
podiciou un ])0('o más allá do la (l(>sonil)o- 
cadiira d<d Kolima liasla (>1 íxvhm calm 
]{aranow, dondo on 'J(i do Sotioiahro lo 
¡mj)idioron los témpanos avanzar liácia ol 
esto. Después do ron'rosar á Kolima (' iii- 
vornar en Xiscliiii KoliuisU. procun') abrir- 
so paso liácia ol Esto con aleamos hotos 
iírandos construidos durante ol invierno, 
y sin que ol (''xito coronas*» sus osI'uím'zos 
se vio oblin'ado á roLi'rosar por ofcctds i\o 
iiioblas. vientos conlrarios y hielos. Aljuz- 
^■ar los resultados obtenidos on estos viajes 
debemos touuir en consideración las embar- 
caciones on estrenio inconvenientes con que 
se efectuaron: on un principio, (en 17:L")) 
con un boto do dos palos construido en Ja- 
kutsk, y más lardo, con dos embarcacio- 
nes menores construidas en Nischnii Ko- 
limsk. 

81 á Juzgar fuésemos por los buques que 
lioy se emplean en los rios de la .SiI)oria. 



1:1. \>IV > I.LImi'A. 

las condiciones de aquellos otros, debemos 
más bien estrailarnos do quo hubiese (piion 
con (dliis so a\('nturaso al anchuroso mar. 
ipio nii Ib'irar á suponer, (pío oslas oxpodi- 
ciuncspoco afortunadas. ])uodan sor\ ir como 
indicio i\o la falta dt^ pr(^)l)abilidad on 
atravesar i'Moy^ maros mw mi biupic pro- 
visto do máquina do \apor. y cítnstruido á 
tenor do las o\ÍL;'onc¡as de |a ('iioca. 

Ri'stanos ah'ii'a tan sido habí, ir do los 
pucos esfuerzos ipio so han bocho para na- 
\('i;'ar liácia ol ()este desdo (d estrocho do 
]{eerint:-. 

Los viajes (1(> Desohiiow . desdi» ol Lena 
liüsta la desiuliocadura del Añadir, atrave- 
sando el esti'ocho do Heoriii.o' en Ki Is, jior- 
manoi-ioriiii desconocidos más do un sio'lo, 
hasta que .Miiller eiitrosac(J do los archivos 
de la Silieria los datos, no sido de ésta, siii(') 
de otras expediciones á lo lar^'o de la costa 
niu'to do Siboria. Ll quo so hayan loy-ado á 
la jinstoridad al¡.;-iin(is aiuintos de estos im- 
l)()rta!it(»s \iajos. so debe por comjiloto á la 
c:isualidad cniíin ya s" ha dicho ant(>)'i(ir- 
mente. á litijius y aiiálo^'os asnillos, quo 
dioroii lim-ar á (jiie las autoridades oscri- 
biosi'ii sobre el caso. 

I )e otras expedicieiies do oslo o'iMiero no 
toneiuiis imticia. sj bien alunina quo otra 
voz oiicontrainos referencia, soliro que los 
maros polares jian sido navoo'ados con fre- 
cuencia (MI la anti;4'íi(>da(l. En las dos- 
(M'ipcioiies de las ospodicioncs dispuestas 
j or las aiiloi'iilados, sucede á menudo que 
se habla de (Micuentros con coinorcian- 
tes. pescadores ii cazadores, que con miras 
particulares viajaban á lo largo de la costa. 
Poca atoncion se dií) á estos viajes, y tan os 
asi que «1 años después de la expedición 
de Doscliuew". si no so descoiiocia por (;oni- 
pleto, se dudaba al monos do la existencia 
de un estrecho oiilro el ostremo Kordesto 
d(d A<ia y la punta Noroesle de América. 
Xaveg(»por íin Boorino- ol estrecho en 17'Jil 
V lo (li() su nomliro. En su navegación á 



ni 
l.j 

h 

cil 
( 11 

til 



'í 



ros, (lf>l)fiiios 

lllllicsO (|11Í011 

i'Iilirosd ¡iiüi". 
'stas ('\|)('(li- 
II sor\ ir como 

lilllililllld (MI 

Imí([U(' pro- 
coiislniido ;i 

('pOCII. 

ial)l,ir (lo los 

•lio })aríi iia- 

(ístrcclio (1(> 

^''(Ie ol Lf.'iia 
idíi", afravo- 
1 KilK, i)(>r- 

d(^ un Sl'n'lo^ 

los archivos 
(lo ('sla, siiK) 
1) lie la cosía 
aii lo^-ado ;i 

lo Osfos ¡111- 

uuplcto ;'i la 
10 aulorior- 

■illlllos, (JllO 

idos osci'i- 

,i;'i'iioro lio 
a (|uo otra 

Im'O (JUO los 

|os con Tro- 
las (h'^- 

iiispuostas 
mido (jilo 
uiorcian- 

l<'oii miras 
la costa. 

k y tan es 

[xpodiciuii 
por (;oiü- 
xisloiicia 
|Nor(lesl(> 
fViUí'rica. 
011 172!) 
Ilación á 



iNiniiiii 

10 lai'-o do la cosía Norln del Asia lio so ¡ 
osloiidi() iiniclio(17-J" loiii;-, ooslo). á posar | 
(|iir no iiaroco so hallase coiilrariado por 
los hifdüs Cook filó el (jue ÓO años dospuos 
lorinini) en estos mares la ser¡(> dr los iiia.n'- 
nilicos dosciihrimienlos con (pío oiiri(|Uo('ió 

la cioiicia ^:-coi:r;ilica. l>ospiios do iia\(\u'ar 

011 ITTn iiii Iiuoii Iroclio hacia ol Mslo á lo 
larii-ii do la cosía Norte do Anu'rica, so di- 
riirii'i háeia el Ooslo y ll(>u'i'i á los l.SO'do 
loiii;itiid on "J'.i do Ali'osIo. donde oncoiilri) 
hielos (pío lo iiiiiiidieroii coiilinuar su direc- 
ción en oslo runilio. más ospocialnieiile 

( uaiiilo para una scrdadora iiavoL;acioii en- i 
1ro lo- mismos no parece ipio su hiiipie s(! 
hallase iMpiipado. ni fuese c(Ui\ onionlo. I 

|),'S(le ( 'ook so conocon Iros espodicioiies 
ipi(> (h?sde ol eslr.'cho de Hi>(M'Íii,l;' hicieron 
rumho al ( )(>sto. lia primera fin'' Aiiiori- 
ricaiia al niaiido del capilan Uodu'or en 
js:):) y lli\ui'> en a^'uas navo¿;"ahles. se- ¡ 
,u,'iiii parece, á la lonn'ilud del caljo Jakaii I 
yl7<)" lon^'. o. de (Ireonwich. La se- ' 
;^'iiiida fu(' la dd hallenoro Loni;', ipio 
011 lNii7 huscando un nuevo cauíiio i)ara | 
la jiosca do la hallena. s(> dirijiíi desdo el 
estrecho de Heorinu' hacia el Oeste más 
allá (\o lo i[uo uin^'uiio aiit(\s do ól lo liahia 
hecho. Kn 10 do Agosto soalcanzí) la hm- 
giliid del n'olfo de Tscliauu (17o" o. de 
(iroenw icli). Loii:^' salii) para jioscar á la 
liallona y no jiara e\¡)Ioracioiios cienliiicas, 
n^^'rosü desdo diidio punto, y en ol poíiuiíño 
roíalo (luo ha dado do su viaje, expresa el 
coiivoncimionto de ijue la navegación dosd(> 
ol estrecho de líeering al Oc('aiio Atlántico 
es muy posihlo. y añade, (jue si hien este 
camino marítimo iio toiulrá importancia 
iiiorcaiitil alguna, .■?erá al menos de utilidad 
jiara ]ioder oljtoner [lor medio de la comu- 
nicación entre el Lena y el estrecho do 
]5ooriiig las jjroducciones do la Siheria del 
Norte (1). Y Ilualmente una ospedieion rusa 



I) PclPi-mniiii, MIUlii'ilunLrcii IS(;,S 



LSI i!) 



C.í-^ 



fin'" enviada (Mi ol año último para llegar 
desdo (d eslrocho (\o |!i>eriiig á hi tierra de 
W'raiigfd. |ioro según noticias on los ])e- 
riiidicos. lio pudo á causa do los luidos 
llegar allá ni ¡nteriiarso mucho en direc- 
ción ()es1o. 

l'or conduelo del Sr. Sihiriacolf se han 
(ditoiiido noticias con ndoreiicia á las con- 
diciones de los hiidiN 011 el mar inmediato 
á la SihiM'ia ihd Norte. Ahora parece haber 
dismiiiuido tanto la pesca en estas regio- 
nes, (pío apenas so han encontrado algunas 
])orsoiias (pie hayan dado coiitoslacion á las 
preguntas hoidias. 

En Jakutsk hahia tan sido un sacerdote, 
que hul)iese estado imi las orillas del mar 
polar, y contal)a,(iue con viento á la tierra 
(piodaha el mar sin hielos, pero que estos 
a|>arecoii do nuevo con los vientos del 
])olo y hacen correr gran riesgo á los hu- 
(pios (pie no alcanzan un ¡¡uorto seguro. 

( )tro de los corresponsales, nianiliesta con 
motivo do las ohsi>rvacioiios hoídias en la 
expedición do Tsidiikaiiovski. qu(> el año 
1x7.") el mar fronte á Oliuiek se encontraha 
C'j/iijiliiihiii'ii/t' libre di' /lii'lus. poro añad(> 
á conlinnacioii. que dicho año en este par- 
ticular ora una escepcioii. No si'ilo en o\ ve- 
rano, siiH» á voci^s tamhien en el invierno 
y á una distancia do '.¿Ol) wersfs (unos lóO 
kiliimotros) lo la costa so hallan las aguas 
despojadas y sin hielos en (\sto Océano del 
norte. si hien so ignora hasta (piédistancia. 
Lsta última circunstancia se coiitirma tam- 
liien por medio do los viajes de A\"raiig(d. ú 
Iravi^'sdelhielo con trineos tirados por per- 
ros on los años l8"Jl-Ií<-j;]. 

l'na tercera persona dice: <íSegnn los in- 
Ibrmes que he recihido. está desjiojada de 
hielos en los meses de Julio ;i Setiembre la 
costa norte entre ol Lena y la desemboca- 
dura del Indigirka. I,os vientos del Norte 
llt^van el hielo sobre la costa, pero no en 
grandes cantidades. Según los informes de 
los que buscan colmillos de mamut, se halla 



2i ciiici NNA\i:il Mins 

el mar sin liiclo liaslii l¡i piirtc Sml de liis 
islas (le lii Nueva SilM>ria. Ms muy prolia- 
Iilc (|U(^ cstüs sciui un rcs^'uai'do coiilra los 
hielos jiara el distrito do WCi'cliuojaii. No 
sucede lo mismo eu la extensión de lii ensta 
de Kolima. pero cum tal t\\\<' del estrecho 
de Heeriui;' se pu(>de Ileij'ar hasta Kolima, 
no hay duda (|ue se puede ir de Kolima al 
Lena.» 

lia circuustanciii de (|ue los hiídos en el 
Verano haj(( la inlluencia de los \ ientos del 
Sud s(> retiran de la costa, pero no tanto (jue 
con vientos del Norte dejen de volver (Mi 
mayores á menores cantidades, seconlirma 
además por otros escritores, y pai-ccenie 
esto manifestar, (jue las islas de la Nue\a 
Siheria y la tierra do \\ ranií'el, no son más 
qu(> eslahones en un extenso ^-rupo de is- 
las (|ue se estiíMide ])aralelüá la costa norte 
(l(> Siheria. y que por una part(> prohihen 
á los hielos del mar intermediario desapa- 
recer por completo, favoreciendo en el in- 
vierno la couii'elacion de las au'uas, pero 
que ])or otra prot(>jen á la coshi de los ver- 
daderos hielos polares (pie se forman al 
norte (le las mencionadas islas. Las noti- 
cias (jue he dado afectan más especialmente 
á los meses de verano. Como en el mar de 
Kara, antes lodavía de peor renomhre, dehc 
deshacer aquí lamhieii en su mayor parlo 
el hielo en el (^toño. de manera que en 
esta (<poca pueda contarse con un mar me • 
dianamenle desp(>¡a(lo. 

La mayor parte (le los corresponsales que 
nos han dado noticias sohre el estado de los 
hielos en el mar i;'laci.d do la Siheria, so ha- 
cen eco de los que cunden en Siheria con 
v^ferencia á liaher visto desdo la costa y 
wy •ú Oestohalleueros americanos. 

verdad de este aserto se ne,¡.;'() siem- 

rc ¡i'[ modo más decidido. Se apoyan sin 

■ ¡ ^0 en i)urtc en un hecho real: yo 

mismo encontró personalmente á el hall(>- 

nero de iin huque, que por espacio de tres 

años hahía efectuado trauco con los hahi- 



l>líl, ASIA V l:l lliil'V 

tantos de la costa ente.' el caho Jal 'U y el 
estrecho de Heerini^'el cual se hallalia coni 
pletamenlí! convencido, de i|ue en cierto^ 
años, se podía nave^^'ar desde e| estre(diii 
de Meerinn' al (Kw-ano Atlántico, y no re- 
í;'1'(>s('i en cierta ocasión pol" el estre(dio de 
Heerin^' últimamente diídio. hasta (d 17 de 
( (ctulire. 

|)e lo (|ue he (>\pueslo se deduce: 

(^ue el Ocí'ano (|ue hafia la costa Norte 
de la Sillería entre la desemhocadura del 
.len¡S(>i y el ;^'(dfo de Tscliaun. nunca se 
snrc('i por la ((uilla de un hu(|ue V(M'(lade- 
ramente dispuesto para el mar, y (|ue mu- 
cho UKMios na\ei;'ii en ('I vapor alguno (M|uí- 
pado á ex profeso i)ara cruzar entro los 
hi(dos. 

(¿lio las oniharcacion(>s menores con qm^ 
se ha intentado pasar por est(í ()c(''ano, 
nunca se a1re\ieron á alejarse á ^vnn dis- 
tancia (1(> la costa. 

(¿no (d alta mar con vientos frescos era 
á ('stas tan p(di,i4'rosa como la mar cuhierta 
do tí'inpanos llotantes. 

(¿ue casi siein[tre han huscado un puerto 
coineiiient(> para el invierno, justamente 
en la ('qioca (hd año en que el mar s(> (>n- 
contraha más franco de hielos, os decir, en 
últimos del verano ú otoño. 

(¿uo á pesar do ello, se ha iiav(\i.''a(lo va- 
rias \ iM'os el mar entre el caho Tscdieljus- 
kin y el estrecho do Heerini;', si hien no se 
ha h^n'rado el éxito do recorrerlo todo de 
una vez. 

(¿ue la cajia de hi(do (pie se forma en el 
invierno á lo lai\t;'o do la costa, y (jue quizá 
no se extienda á la alta mar. so rompe to- 
dos los veranos dando lun'ar ú un extenso 
campo do hiídos llotantes, los cuales, unas 
veces son impelidos por los vientos d(d 
Norte sohre la costa, mientras que otras, 
los del Sud los soparan de la misma, no á 
tanta distancia sin omharn'o, (pie unos 
cuantos dias de viento norte no les ha¿.i-a 
do nu(!Vo volver sohre ella; do lo que pa- 



4 



INIltul 



lin Jal 'II y d 
' liallüliM ciiiii 
III' cu cici'lio 
I' <'l csfrcclid 
<'n, y lio rc- 
ostrcclid di' 
liislü el 17 (le 

•'(luco: 

i costil Norte 
1 tocad lira del 
11. iiuiica se 
¡wo viM'dadc- 
r, y (jiic iini- 
ali;Miii()0(|iii- 
¡ir ciilro los 

loroí! con qiio 
'sl(> Océano, 
' ;i íxnin dis- 

)s IVoscos ora 
mar cuhiorta 

lo nn puorto 

. Juslanionic 

mar se cn- 

os decir, en 

av("i,''ad() va- 

Tscholjns- 

:i Ilion no se 

h'lo lodo do 

i'onna on ol 
Y ([\\o qui/á 
rompo to- 
lun oxtonso 
fíalos, unas 
lientos del 
quo otras, 
lisma, no ;i 
(lue unos 
los ha¿^a 
lo que pa- 



i 



;;á 



roce prolialilo ijiio el mar de la Silieria so 
oiiciiontra coiiio separado del \ crdadi'iu mar 
«■•llK'ial ártico |ior Uli:i si'i'ie de i>|as, de las 
(|(ie se ('(Uiocoii laii sido la tierra do ^\ raii- 
<jiA. V las que coiiiponoii la Nuova Si- 
lioria. 

i'ari'ceiiie posilde por osle ni(i(i\(i. qin' 
un \a|ior deliidanieiile dispueslu para ol 
olijeto, jiodrá, sin onconlrar mmdias dili- 
cullados. al menos de las mo1i\adas por los 
liiolos. alirirsi' pase en osle <'aiii¡iio en uno-; 
cuantos (lias del ( Moño y residxer de esta 
manera, no s(ilo un prol doma ,:;'('oü'r;i íleo í\í' 
liace si^Hos. sini'i tenor ocasión de explorar 
liajo el punto de \\<\:\ i^'oon'i'álico. Iiidro- 
i;-rálico. :;•('( di'i,i;'ic() (' liist(irico-na1iiral. aiivi- 
liado jior los uiodios de (|ne ahora dispiuie 
el lioinlire de ciencia, un mar de ;4'raiid¡si- 
ma o\t(Misi()n antes desconocido liajo dichos 
puntos de vista, 

Cenloiiares de liallonoros visitan hoy el 
mar dol Norto del ostroclio do H(,'oriiii;'. y 
con esto motivo, ol camino desde alli á los 
puertos ourojieos y aniericaiios es una rula 
muy l'recuonlada. Hace aln'iinos decenios 
no sucodia asi. T-os viajesdo J}corin,i:'. < 'ook. 
Kot/.o1)ues. Heocliey y otros, so consideralian 
ontoiices como atrevidas esjiodicionos o\- 
jiloradoras do ^'ran intoni's ó importancia 
en coiicoiito ciontilico. poro sin inmediato 
resultado práctico, lavorocidos tan s(do por 
la casualidad. Ilaco corea do si^-lo y me- 
dio suco(li(3 lo mismo con la o\[iediciuii (h> 
Spaiviroiiboríí desdo Kamtcliatka al .ía])on 
en 17;}'.); con lo (|ue los viajes de explora- 
ción de los rusos á la parte más norte del 
mar Pacillco, so relacionaron con los do los 
h(dand(>sos y portii^nieses ú la India, las 
islas Sunda y al Japón. Si á nuosira expe- 
dición le fuese dable Ih^^'ar al canal de 
Suez, dosjuios do la cii'('unnavo,i;-acion de 
Asia, tondria lugar con esto un g'rando 
acoulociinionto que nos recordaría on pri- 
mer t(''riuiiio, que lo que hoy, hasta por los 
misinos inteligentes se considera como im- 

T.iM.. II. 



Miiiiv. ¡jr» 

I po<ilde. con mucha iVccuencia anas tardo se 
reali/a. 

Me eiicuenlro además complotiimento 
coii\ eiicidn. de (jiie una navegación á lo 
largo de la co-ta norte de Asia, siiii'ise 
Inqtie/a cdii circiiiistaiicias en extremo des- 
taxoraliles, iki suln es reali/.aldo. siin'i (¡no 
1 será taniliieii de una inaprociahlo imjior- 
tancia práclica: nunca de una consecuen- 
cia tan inmediata como lo seria un iiuono 
caniiiio mercantil, pero si de (dra mediata 
reprc'-eiitada jior la iililiihid (luo podría jiro- 
porcionar una comunicación maritima en 
tro/os. por una parte entro los juiertos de 
l>caii(liiia\ ia. ( Hd v Jonisoi. v iior oí a. 
entre ¡ix did (lei'ano l'acilico y r\ Lena. 

Si en contra de lo (|uo os do prosuiuir no 
pudiese la espedicion realizar nn programa 
l»or com|)leto. no dehe por esto considerarse 
I coiiin l'riHtrada. Mn es1(> caso dehiu'á de1(>- 
iii'ise por algún 1i(Uiipo en el sitio de la 
cosía norte de la ."^ihoria que so conside- 
re más adecuado para (Ntudios cieiiliiicos. 
( 'ada milla más allii de la desenihocadiira 
del Jeiiisei. es un paso más hacia el c(uii- 
pleto conocimienlo de nuestro glolio. cuyo 
olijelo alguna ve/, ha de alcan/arse, si liien 
hay necesidad do liacín' mayores li menores 
sacrificios, y en losquo es cuestión de decoro 
liara toda nación civilizada contrihuir á su 
manera. 

Los homlires do cioncia, en estas aji-nas 
antes nunca visitadas, tendrán ocasión 
do poder contostar á una porción de cues- 
tienes relerentes al estado antiguo y actual 
de las regiones pojares, cada una (lo las (|ue. 
ti(Mio ya por sí sola, la suticionto imiior- 
lancia ('' inloriVs para dar origen á una 
expedición como la (pie se ])royocta. 

Se 1110 permitirá sin duda hacer a(iuí ro- 
leroncia tan sedo á algunas de oslas cues- 
tiones. 

Si se esceptua on ol mar do Kara la 
parto que las des últimas expediciones sue- 
cas han esplorado, se carece por el momento 



T 



^3mm> 



'í>\ 



Hli I \\ \M I, M Ion mi \-U > M i m|'\. 



(lo lodo COiiVCIlcillliciiin Mccrc;! Je l.i \iil:i 
illi¡lii;il y lüs ¡ili^Ms (Id lililí' (|iii' liiifi;! I;i r<>-\.i 
iioi'ti'ilc Silii'i'iii.i^iliz!'' (•iicoiitriii'i'iiiiw ;ii|ul. 
en oposición ii lo (|ili' li;i<1:i hoy se lia i'l'ciilo, 
la iiiisiiia aliii!i(laii('i;i Ai' iiiiiniali'-; y ni'lt''- 
1;il(v-í (|iii' ('\¡sti' (MI ln> iiiai'i's (jiic i'oili'aii ;i 
Siiitzbcru'. Mil •'! iii;ii' u'lai'ialilc la SÍImtÍü. 
(Iflic la csiicfic aiiiiiMl y \('i;vlal cii cnanto 
se |inc(lc Jiizuar ili' aiilcniano. iorinar-c 
lan solo (le restos de la (■•|)(ica glacial ipie 
innieílialaineiite lia precediilo á la aclnal. 
jo i|ne no sucede con los mares |iolai'es dun- 
(le (d ( iuirstreaiii (corriente del ^^-olfo) es- 
liende sus abalas y adonde ('ste lleva e-pe- 
ciíís de las rei^'iones díd Snd. I ii se;^nio y 
coinideto conoidinienlo decnál ('s|ie(de ani- 
mal es de oi'iu'en uiacial. y cnál di' oi'ii;'en 
atlántico, es de s\ima in|>oi'tancia no s(ilo 
para la zoolo^'iii y lii .i^'cona'al'ia animal, sim'i 
laiiiliien para la ;j,'eoloi:'ia de l'¡scaii(lina\ ia 
V en particular para (d conociniieiito ile las 
ilislintas capas di' ticri'a. 

Pocos lialla/.y'os y (lesculiriniientos (den- 
lillcos lian llannido tanlo la ateiieioi. de 
instruidos (■' iii^aioranles. conm el de las 
o~anientas de colosales idel'a lites en el helado 
suido de la Siheria. aljamas \ih'i'> conser- 
vados hasta [lor coiiiideto. Mslos hallazpis 
lian sido más de una \e/, olijídode es|)edi- 
ciones y miinudosas in\est¡L;'aciones jiara 
los hombres de (deinda m;is pi'eeniinentes; 
•SO oncuonira einpei'o niuídio todavía en lo 
oniíTiiiático con rejerencia á una porción de 
(drcunslancias (pn- se rela(douaii cí)!! (d pe- 
riodo mamut de la Silieiia. (pie (piiza liaya 
sido contemporáneo de nuestro perimlo i:ia- 
(dal. 

Por lo demás es eu estreino iiicomphdo 
nuoslro conociun'ento sulire las especies de 
anímalos y plantas ([ue \i\iei'on en i^iiial 
liompo qun (d mamut, aun (|ue s(! salictiuo 



misma i'poca y ipie se halla tainliicli allá 
piir lo. las partes In llamado por los suecos 
iiii'ili-fii ilr .\ !),'■, ca-i pid rilicacioiies 11 car- 
hítnizacione- de plantas de diversas (-poi'as 
L;'e()l('ii;¡c!i«i. 

Ms cii L;'"neral de coiidiidoii ¡mpi'c^idn- 
dilde p;ir;i id cniíoidmiento de la historia 
antii:ua de nuotro ^^iidio, un estudio, (d 
más ci)m|(|,.to po>ilde. de la ü'colou'ia de las 
nv^rioiies polares tan diriídlmeiile accesibles. 
Para denio-lrarlo. iiece-<ito tan solo recor- 
dai' la ti'a>ceiid"ntal refnrnia que (dectmi en 
las teorías L¡.'eo|ii;;icas. el desciibrimienlo 
en las montañas y capas de los países po- 
lares, (le los IVisilesde uiia \('U'etac¡on her- 
mosa correspondiente á di«;tiii1os períodos 
U'eoli'>.u'¡eos en e>tremo distantes. Mii este 
particular, puede también c(UiseoMiir una 
c\pe(li(doii ;'i las costus norte de la Sibínaa. 
piniiíies re>uItados. Se encuentran además 
i'ii la Siberia ibd Norte capas sedimenta- 
rias rorinadas al mismo tiempo aproxima- 
damente (pie las de los leri'eiios carboníleros 
de Suelda, y (|U(> por (^ste iiioti\() con- 
tienen [xdrilicaídones de animales y plan- 
ta-; ijue son ahora de esjXHMal inter(''s pai'U 
la (deluda ;:•(>( d(i;4a"ca (h ntieslro país, á 
can<a de la rehudon ipie lieueii c(jii hermo- 
sas ])e1rillca(dones de plañías halladas en 
\n< últimíN años en dislintos ]nintos de 
nuestro teíadtorio. dándonos una viva idea 
de la ve^rtacion subtropical (juc! cubría 
antes la iiniinsula escandinava. 

pocas (delicias han de ll(>;4'ar á dar un 
(lia lautos resnitailos prácdicos como la 
meti'oroliii;ia. una idea. (> mejor diídio una 
es[)eran/.a realizada ya en jiarlí^, cpio dis- 
fruta la apro!)a(d()n ;j;'eneral como lo de- 
muestran las ^;'ran(l(^s sumas, quo en lodos 
los países (dvilizados se han asii^nado para 
la instituidon de cor[)oracioiioí! motoorok')- 



011 la parle más norte do la Siberia. dilicil- nicas y para la estimulación do eslndios y 

menlo accesible por liorra, so encuentran , observa(donos (bd mismo nvuero. Las con- 

poquoñas colinas cubiertas de huesos do dicdones de un i>ais depondou tanto do la 

inauíut y otras especies de animales do la temperatura, Aientos, presión barométri- 



-;^ 



n 



llllllllif'll .'lill'l 

)!• IdS Slll'CdS 

(•iones (I (Mr- 

II Ílll|l|TSC¡l|- 

I' l;i Iiis1(iri;i 
II estudio, el 
'()l()i;'¡ii (le las 
le iiccesililes. 
1 solo ri'coi'— 
le rlrcliir) eii 
^(•llliriliiicilto 
is ])aíses |io- 
etacioii lier- 
ilos [lerioilos 
les. Kn est(> 
nseii-iiii' una 
le la Siheria, 
trun además 
S(>d¡nienta- 
) !i próxima - 

('¡irlKMlirei'íiS 

noti\() con- 

les y plan- 

ifen-s para 

ro país, á 

011 liernio- 

talladas eii 

jiiinlos de 

1 \iva idea 

lie cnhria 

á dar un 
s como lii 
di(dio iiiiii 
\ (jiie dis- 
imo lo d(>- 
u! on lodos 
4'nado para 
meteoroló- 
estiidios y 
. Las con- 
uiilo do la 
)uronitítri- 



ca. ele. idc . il'' piHMJes iiniy (lisiantes 
(liie siilii eon la reunión de las olp>er\ acio- 
nes heidias en países muy lejanos <e pueil,. 
\enir cu conocillii'Mito de las leyes melen- 
rolii-íicüs de un luirar. In;! porción deeiii- 
pn'sas nieti'or(]lii,L;-icas inlei'nacionalcs >e 
lian realizado \a. \ ln iinuoiiia y la unión 
de los traliajos de sus di\ersas instituciones 
cu las dil'ei'cntes pariesdid mundo, pueden 
considerarse coinn un solo conjunto. i;-ra- 
cias al cual, se lia di' ohtener aluuii día c| 
lio piopueslo. poco más allá de los paraje 
de donde aiiiialiuente <e (ditieni'ii oli<er\a 
cioues. liav terrenos de imudios millares de 
|e:^uas cuadradas de las que iiiiiLiiina o tan 
-.(do aisladas oh-er\ acione-^ se lian coiim'umií- 
dii. V es juslanieiitc en ellas donde está la 
lla\c de una porción de reniiiuenos at- 
most'crico<. de iiliM modo dii'n'iles de (>s- 
plicar. de los cultos jiaises de l';uro]ia. 
I na zona metcoroli'iii'ica desconocida, pero 
lie la mayor importancia, toi'iiia a-i el 
mar ,i;iacial al iiorle de la Siheria y la 
tierra r- i<las situadas en el mismo, l'^s i|i. 
;;'ran \alia para la metoorolo.u'ia de J'luropa 
V Suecia. la obtención de datos lidedi^-nos 
con ri't'erencia á la distrilmcion de las tie- 
rras, (d oslado de los hielos, la presión at- 
mosjV'rica y la temperatura de e-ta ]»arto 
del Li'lobü lerráiiueo. todavía poco conocido 
en este particular. J^a exjiedicion Sueca 
tendrá aquí uu punto de ohservacimí de 
inmediata iini)ortancia para nuestro país. 
Hasta cierto punto, puede decirse tain- 
liii'ii otro tanto de los tlatos que desdo oslos 
lui;'ui'os pueden olitenerse para el conoci- 
miento do las circunstancias d<d maLi'nelis- 
iiio terrestre, ih' la aurora horeal. etc. . etc. A 
lo que se unen las ohservaciones de la llora 
y fauna autos desconocida (h; instas tierras, 
estudios o1uoL:rállcos v trahaios hidroii'rá- 
lieos, ote. 
^ ( 'oiuo es natural, no he podido hacer 

I aquí otra cosa quo una suscinta relación de 
I la> cuostiouos cionlilicas (jue ¡medou s(>r 



i\ 111111)1 II iii\. -• 

olijeto de la espedií iones. aiitt> una larn'a 
estancia junto á la costa Norte de la Sihe- 
ria. Sin ciiiharLio. lo espuesto es suticieiite 
para dcmo>trar que. aun on id caso tli' que 
la espeiliciiiii no coii>ÍL¡'uÍese su objeto ;4'e()- 
,i;rál¡co, puede dii^'iianieiitc imitar á las 
empi'e-as parecidas que antes salieron de 
Siiecia. y ser así de utilidad pai'a la cieiuda 
y ii'raii honra ])ara (d iionihi'c <ueco, 

Si pul' el contl'ario. como espei'o. sin 
L;Taiidi'~ contra!'iedaile>. y por consiguiente, 
en un tiempo comparativamente corto, [lu- 
diere lleii'ar la espediidnii al estreidio Ao 
li"i'rini:'. seria sin duda muy reducido (d 
liejllpo que dui'ailte la lia\ e;;'acÍon pudiesi? 
deilicar--e á estudios de historia natural, y 
á la soliudon de miiidias de las cuostiouos 
i.:eoi;'rá ticas que con anterioridad he ex- 
puesto. Sin tomar en coiisideracdon la im- 
portancia del pi'iiMi'ina. que en la historia 
de la na\ei;acion (hd mundo entóneos ([uo- 
daria resuidto. deho ohtiMier taiiiíiiiMi la 
expodicimí en e-^te caso, datos aproidahilisi- 



niii-^ y de L;-!'an coiisecuemda pai'a id cono- 
cimiento del e-;tadü .líooyrálico. liidro.n'ráti- 
co. zooliin'ico y liotánicoou ol mar do la Si- 
lieíaa. y á más. hallar más allá ihdostroclio 
de lii'crini;'. otras tierras en las (jiie la na- 
tniMleza sea más lozana y \ arlada: allí 11a- 
inai';i la atemdon de los osploradores olVo- 
ciiMidoles una cumplida remuneración á sus 
molestias y trahajos. (dorias cuestiones, 
que -^i Ilion á nosotros no nos aloctau tan 
de cerca, no di jan por eso en ii'oiioral do 
tenor imporlaucia para la cioiicia. 

Kstas considoracionos son las que me lian 
servido úc luiso ])ara iormar ol plan do la 
oxpi'diidoii ái' que aqui se trata. 

Sena mi ánimo salii'do Suocia, en Julio 
i\i' [x~iH con un vapor construido (>xproieso 
])ara navo,i;'ar outro los luolos, que ¡irovisio- 
nado para dos años ú lo más, lleve además 
lio un cuoriio científico compuesto de 4 á ó 
personas, 1 halloncros pescadores ó cazado- 
ros do los mares polares que se embarcarán 



2S 



iiK I s\ w I i,\i iiiN hki, \>.i \ ^ i:i imiM . 



IMI N'iil'IK'U'il. lili nliciiil (le Illiiri li!i . lili lili'- t iiMlllil'i', tlll IIIMP lliciliil ij.lllliMl ti' di'vpp- 

(licii. y i'lltl'i' lll¡irill('l'(i> y n|¡c¡;i|c-; sllliill- jüdii. 



liTliiK. |N ||(iii|liri'> (le li'¡|iiil;ii'iiiii :i lii iiii'- 
iiii>. |iri'i¡r¡r'iMln<i' rucscn Sdliiiilan'iw di' 
la ;ii'iii;id;i di' S. M. Si' dii'ÍL:¡i';i i'l rimilm 
f'ii lili |iriiici|iiii .1 un imcrtii riiii\.'ii¡i'iiti' 
di' lii rusta iiurtí' dr Nm'ili'ü'a. dniídi' ^i' tn- 
iiiar;i carlHuí y si' ira cu lni-^ra di'l i'>li'i'- 
cliii di' MaliiNrld^iii i'ii la \iir\a /i'iuMa. 



M i'l iii'!ii|iii y la^ i'iilidiniiiK's drl liii'lu 
|ii |ii'i'iiiili'U. siTia i|i' ili'<i'ai' ('iin'ii'si' la 
i'\li('dii'¡iiii ali^n haria rl Nurtí' para mt. >i 
laiitn i'iilri' i'l raliii Tsi'lii'ljií-kiu y el ,n'l'll- 
|Hi di' la< ¡-!a^ di' la Nui'\a Siiici'ia coui" 
i'iili'r i'^la> y la lii'rra dr \\raui:'i'l. im 
i'\¡-ti' aluiiua nliM tii'rra. ( uii la> lii'- 



allí Si' ('spiTara la Mca-inii |irn|iicia \i:\y;\ Iriiriiuii's ipii' liis ciriMiiistaiicias |iiii'ilau 

atiiiM'sar el iiiar d^ Kara, y <i' >i'^ai¡r;i iiinti\ ar. sr dirijira imi un |ir¡iii'i|i¡iM'| niui- 

liacia i'l |iiirrtn di' llicksuii rii la di'si'iiiiin- liu iIi'mIi' i'I i'^ti'i'cliii i|i' Mi'i'i'iiii;' liai'ia al- 

cadiira drl .li'ii¡-«('¡ ijiii' r^pi'i'ii [iiiilra airan- i:ainii di' Iik pui'rln-; dd \^¡a. di- dundc 



zarsi' en la |iriiii('ra iiii- 
lad di'l iiii's di' .\u'""tii. 
'Pan pi'iuiln cnniii la> 
rirriiiistancias ln piT- 
iiiilaii. cniítiniiara dcs- 
(l('ai|U¡ la ('\p('dii'i(Ui su 
curso á traxi's i\v\ t\i'^- 
]icjadii canal, ipic sin 
rciiii'din al;^aiiiii dclicn 
tni'iiiar lasauíias dcll )lii 
V .Iciiisci á lii lari;ii t\i' 




•^' 



^-'■\. 



se pii liMii cn\ iar mili- 
cias a niicstni pais. y 
<i'U'uii' lui'U'ii al di'iT •- 
il'ir lie \>¡a niic>trn ca- 
niiiin ha-la Siic/. Si la 
cspcdiciiiii iin pudiese 
alirir<e pa>ii mas ul plsle 
del ealiii de Tsclieljus- 

Lincii'ciinslancias muy 
diriciles de iM'i'M'i'r i'iui 



culi el lili de \er -i existe altamía ;^raiide 
isla eiitre la parte iinrte de la Nlli'\a /eiil- 
Ma V el iiorle de la Silieria. 



ciieiitra la e<peilirinn el i'inicn piintn en el 
prnyeetadii \ iaje. diinde tnda\ia im na\(';:i) 



antclacinii . serán las 
la Cdsta del caÍKi 'r-clieljuskin. daiuln ijili/.a \ ijue (leleniiiliai'.'ili si se ha de electíiar iii- 
aliiaiiias |ii'i|ueñas \ ui'llas hacia el iKU'neslc i medialamenle el rei;-re-ii ;i l'lurnpa , en 

cuyo caso el eijuipo y la tripulación del 

lMii|iie podr.'in muy hien dedicarse á cual- 

i|uier otro lili, o si se ha de iiixcrnar en al- 

l'lii el calió Tsclieljuskin. es donde en- u'lili piierlo coii\ enieiitemeiile situado eii 

ali^uiioile los^'ollosá la desciiiliocadura del 
l'"ailiiiir l'Ja-ina o .lenisei. Si por el cniílra- 
luKjiie al^'iino. y cuyo punto, i|ui/.;i con rio al i'lste del calió Tscheljiískin prescnta- 
ra/oii, es el más ilil'icil (MI el paso del Nor- 
deste. ( 'liando l'rmilsidiiscliew en IT-'iii.cn 
luKlucs pequeños y coiisiruidos con esca-os ! norte de la Siheria. desde donde se liniese 
iiieilios tan sido para la iia\ eii'acioii ilnxial. oca-ion en el si;4aiieii1e \eraiio de ejectuar 
lle^'o á pocos iiiiniitos did diidio (\slreiiio ■ expluracionos en el mar de la Siheria. y 
niu'dosfe del Asia, no delieii pn'si'utar^e i desde donde no hay duda, se ha de preseii- 
U'raudes iiicoiiveiiioutes a la mandia por j lar diiranle el \eraiio ocasión de lle^'ar al 
estos mares de uno de nuestros lnniues ! estreidio de líeerini;' cuando los vientos del 
equipado con todos los adelantos de la i'im- ! Siid hayan retirado los hielos de la costa, y 



sen incoiiN ciiieiites los hielos, deliera hul- 
earse ali:aiii puerto adecuado en la costa 



ca actual. i|uedándonos liici^'o en lodo caso 
Jiasta ol estrecho de Heeriii^-. que doliera 
poderse alcanzar antes de últimos de Si^- 



(le ¡loder (Miviar desde los cuartídes de in- 
vierno alo'una correspondencia ;i nuestra 
patria, si la invernada fuese necesaria. 



1 



llll (lll<ll(l- 



Ui'l MICll) 
'illTÍ('St> 1,1 

;ii'.i \i'r. si 

I V el i^TII- 
i'l'íil Ciillln 

aiii:'('|. 11(1 

II l;i- (le- 

M |I1|('(|;MI 

ill l'l l'ljíll- 

ll.M'ill lil- 
ilí' duiíili' 
\ i;ir imli- 
'II \i:í\<. y 

lll ijiTI' '- 

iiii'sli'd cii- 
'IKV,. Si |;i 

II |M|ili(W(' 

ii;i< :il l'lsti' 
rsclii'IJiis- 
iciiis iiiiiy 
'i'Xccr culi 
[Si'n'iii liis 
(•liüir iii- 
i'ii|iii , i'ii 

K'iilll lll'l 
Cllül- 

iiii' i'ii ;il- 
liiiulii cu 
Ul'll (|c| 

cDnti'M- 

l'l'<Cl|til- 

ra l,ii>- 

11 dwln 
tll\ ics(> 
l'ccluar 
lici'ia. y 
prcscii- 
',u-ar al 
itds del 

Oslll. V 




y. 



lie III- 
mostiM 



lia. 




- -3 



y; 



-n 



CAPÍTULO PRIMERO. 



Lii piiiliilii.- 'liiMiiM. Mii'inliio.- i\v \.\ ox|«i'dicion.— Delencioii en M.isi'. il),— Límllo de lo» bosquos.— Climí- E.-^- 
corl.ulo y motlio de cüiiil..iliilu - l.i pilmora ■•¡rcunniívcgn-Muii del ciilio Norte. -Ollier, \t\ rolticion de su \iii- 
¡,. —Iilcii de \¡\ pcMLiraria de l':.-r,iiiillii.ivi;. MI l;i primei-ii miUid del .sijilo XVI. — Ln^ iiiiipiís mus iiiiliguo.-5 del 
Xorli'. lic'lneiíjii i\r llcrlici-.-lciii s'\>vc el vi.ge do lítoniM.- (iii?t:ivo Víi.sm y ci piíso del Nui-de.slo.— Los viejos 
de \Villi>in:li|iv v Cliniie' luí'. 



Saliti el V<\'/n lid ]>!HM'l;) ili' Ivai'lskrona 
en '2'2 da Junio de 1N7X, Toiiia á su bordo 
15) hoiuhre.'^ dn la armada .';ue<'a inclusos 
los teniontos Palandor y 15ruso\vitz. ú los 
que debían unirse los dos otieiales estran- 
ííeros de marina, tenientes Hooiraard y 
.Hove, que tenían también que tomar parte 
en la espcdicion. Se hr.bían detenido estos 
algún tiempo en Kariskrona con el objeto 
de hallarse presentes en el arreglo del bu- 
que y las operaciones necesarias para dejar 
al mismo en estado de darse al mar. 

Con el iin de embarcar las provisiones 
que en Kjnl)enhan (( 'openagnev) se ha- 
l)ían comprado, se hizo allí escala el '2i de 
Junio y se siguió el ¿(i el rumbo para Gr»- 
teborg (Gotenil)ur¡^o) donde se fondeó el 27 . 
Kn esta travesía se encontró á bordo del 
^(-\Qf| el célebre geógrafo italiano comenda- 



(11 Ptir.i que le sea IViell al lector la pronunoiacion 
de ciertos noinlires propios, in'cesitarii tener presente 
que la letra ti tiene ij;nal sonido i|un nuestra o espa- 
ñola, y que la letra o es de sonido muy parecido á la 
tí II francesa, 

N deT. 



dor Cristóbal Xegri, qtie desde liace unos 
a líos lia seguido con gran interés todas las 
expediciones árticas, y íné comisionado por 
su (iobierno para presenciar la salida del 
Vi- I//' de Suecia y hacerse cargo del equi- 
jio. etc. 

Se eml)arcaron en Góteborg, el profesor 
suplente Kjellman, el doctor Alraqwist, 
doctor Stuxberg, teniente Nordqwist y un 
ayudante contratado en Stockholm (Esto- 
colmo)para los naturalistas, allí se embarcó 
también hi mayor parte del equipo cientí- 
fico de la expedición, como igualmente di- 
versas pro' ' 11 :v , ropas, etc., que se com- 
praron en Suecia. 

El 4 de Julio zarpó el ]'egr/ del puerto 
de Góteborg. En la luivegacion A lo largo 
de la costa oeste de Noruega vientos fuertes 
y contrarios hicieron retardar hasta el 17 de 
Julio la llegada á Tromso. Aquí me em- 
barqué yo. Carbón, agua, pieles de reno (1) 



^1) En niui'lias espediciones polares, se ha em- 
pleado pura las ropas la piel de foca en vez de las pieles 
de reno. Son éstas mus ligeras y de más abrigo que las 



í?ll (:im:i NSsviKiArinv i>i:i. asía v laiiorv. 

para toda la tripuhu-ion y una ;^Taii ciiiili- ó ppscadoros conlrutados oxprotoso para la 
dad do oli'üs ol>j''1us, ([wc por cinMila de la ospcdiciuii. 




THAJK l'dlAU li|:i VIlMll .MIM'O. 
I.n|iiin. .■ii'L.Nin niiiiiri/il un el Mu-rn ilcl N'njli- cu Slnkiilincp, 

n^;podÍL'ioii se compraron on Mulaiidia. fao- 
ro:i llevados á bordo en du-lia polilacion, 
donde también se enrolaron iros cazadores 



do rnci. molivo por ol c|uo, ilclicn |ior loilos coni'i'|ilris 
pi'i'l't'i'ii'óo 11 iii(uéil.i. comí) mejor medio de in'oteecion 
coiilrii lu.s Trios iiilen.so.-. t^u.iiido ('.--tos muí imm.s Ijerii^- 
liOs. liis pieles di' ruiM> prep.iriidiis del modo ordiii.irio, 
tieiieti el ¡ni'oiiveiiieiite (|ue se e.iliiii de ii^Uii y que - 
il.iii iiiservililes. si iiieii en o»t:is oeasiones por lo ye ■ 
iii'ral. el uso de ios :iljrij;osde pieles (.'s innecesario. 

Luá tscliuklis dn lo costa, (|ue cojcii foca» orí aliuii- 
dairclii, y ijuo tan siilopor medio do la compra puodon 
proporcionarse pieles de reno, considoi'an como in- 
[irosciiuliljles en ol invierno las ropas i|UO con oslas 
úllimas se conl'uccionan. 

\'i.-ton en osla época del año un capole' de ¡a mismn 
lornia ijue el pi:<l; de los lafiones, y cuyo corle parece 
!-cr Ilion adecuado al olijeto. Yo, prclicro en este par- 
ticular, ol Irnje polar del anliguo mundo al del nuevo, 
on cuanto ropas más ajustadas l'oi'iiian uquól. VA cal- 
zado do piel de reno do los lepónos, os por el contra- 
rio complelamonle íiisoin ililo para las ospodicioiies 
árlicas si no hay oi-asion de mudarlo con IVocueiicia y 
falla tiempo para cuidar do ól de un modo minucioso. 




Tii\.ii: i'Ci.Aii |ii:l .m i:vo mi nho. 

(iri'i'iilantics. >''v'itn una jiiiiliiin ;Miti.i.'iia i*ri el luii-ici.i etnnL'r..irn*o 
til' Kj'.lu'iiliíi'iii r.<i¡it' iiíi.Lriit' I. 



VA 'Jl de .Iiiliu se enconlraba á bordo todo 
el equipo del 1 V-y •. su tripulación estaba 
completa, todo estal)a listo para la marclia, 
V el m'^imo día á Ins '2 v ló minutos de la 



ill El oriiiinal do osle cuadro, del i|uo homo.- Imi- 
do conocimieiilo por medio del .oiisejo de ju^licia. 
II liiiik en Kopenlia\ II .-e halla hecho [lor un pililo!' 
alemán on l{i'rL;"ii ol año lii.'ii K\ cuadro lieno la si- 
.L'uiouto inscripción: 

Jllil Ci'íitvn Síliifllnii aiiff ^^n Jllfci 

Oc luoiihiiiíifr'fíin l)i'iii uní l)i'r 

bou ¿htcrnt iiiib lloiu'lcn \)abcn stc 3xc £racl)t 

das lutltc Ciintit bdit UUiiti-r iiiul)t. 

l'ara i|iie se len;;a una idea del .-enlido do oslo ver- 
so, liacemor, en un eslilo alyo lihro la sij;uienle Ira- 
duccioii: 

I. os Líroeiilandesos discurren por el niar on pe- 
(|Ueños hui|ues de cuero, y se visten do las [lioles do 
I lo.- animales y del plumaje dc' las aves en ol Trio país 
lio la noche invornal, .V. drí T. 



7^: 



lu.-- Ii'rii- 
.jLl^li^i:l, 
III |i¡lilul' 
UL' ki bÍ- 



011 \\o- 
flt'S (lo 
l'i<i |iilis 



I U'l 

timlc. 011 uiocliodplospiitusiaslaíi «linrras.) 
,1.. |¡i iiim<^iH:i niiiclií^ilniíihro rpiinida pii 
;;i pliiya. s'> l<^v.> <■! ancla jiara iMii|.r('ii(lor (Mi 
serio iiMo^tra p<pp(li"'¡on ártica. 

Si> .•iiciiiiliMlian ciilniicc'^ á Iiunln del 

i/iciuji. 

A. R. ^^ll•ll••n^k¡"lll pror-'sor y di- 

rpi'ldP <io lii cxpedi'^ioii iiici/ilHII — |S:t¿ 

A A. I. I'ir.milfr Iciili'iile. ulm- 

iM cniíil.m di' Im armml.i ttíiI 

Sil"r,i..¡<'l'.' il>>l v.i|i(ir V<-:/ii nncMi 2 |il — If^HL 

1' I!. I\¡nllm.in do.'ldr i.-ii filoid- 

li.i. |'r,i|'i.sor -ii|ili'nlo do linli- 

liioa 011 l.i CiilviT.-idiid di; l'l'p- 

siéIii. sii|H'i¡titotidoiilo do Ids • 

li;i|i:iins dii 1.1 '•-|ii'd¡oion ll.ii'i'i i II — lf^í'> 

A. .1 Siowhoríi. (loolof Olí lilcso- 

li.i. j^iiporiiiti'iirlonlo de los Ir.i- 

li.ijiis zuolri^ii'os do l¡i 0¥|)edi- 

,.■,,11 ii.ici.'i IS'V — ISl'.l. 

V.. Aliiii|\\i.~l. lii'fíioi.idu on nioili- 

iÍm;i. iiii'ili.'o do lii otpodioiiiii. 

li,|ii,.,M-.l. >:.•.. iiiK-i.-. III s — in:,2- 

K ('.. lliusi'wil/. li nioiilo do l;i 
,n-m id.i roíil Suoc.i.rscguiidodo' 



II K 1 I . 



)1M|I1I' 



n.ioi''i \ '2 — ISl-í- 



(i l'inVi'. Iiliioillo do Ifl ÜITTIlld.l 

riMÍ ll.ili.iiiii. sU|iprililondoMlo 

,!,■ lo- Ir.ili.ijfis liidrogriilicoá 

lio 1,1 c.'\|i('dic-¡.iii n;ic'iii :i:l 10 — IS."):! 

.\. I!i)vj:,i.ii'd. Iviii'iili' di' 1.1 .11- 

niíid.i l-o.il il¡!i.im;iri|UOs;i. sii- 

|»'iiiiloiidoiito di' los Ir.il'iíjiis 

iii.i-'nriii'os y iiioloorológli'd.- 

ilo líi os|iod¡i'ion, iMoiiJ 1,11 — IS.":i. 

II. NorilL'wisl. lonionli' di' un ro- 

i.'imii'n(o do la ^u:ii-di;i impiM-i.-il 

ItMs.i ¡iitiiproli'. ziHJlfiíio iiu- 

ílliir n.ii-ii) 2117) — IS.'S. 



1 1 

r. 

1 1. 

O, 

i;. 

1 1. 
II. 
i;, 
i;. 
1'. 
c. 
P. 



Nil.-on. 

A. l'clloiísoii. I 

Niiril.-lnim. '2 

I ;.lllr-l|-i.|Il. 

Iiiirol^.soii. 
I Im.in, 

Ciii-lsson. 
LiiihIltcii, 

ll.^l^^rl|l. 

A-pluiiil. 



pnlron nnooi 

ni.'li|UÍl!Í-lM ll.'li'Ni 



2." id. n.ioii) 

lo;:iiiii'iij iiiioii) 

id nnoiii 

iii.M-inoro nMoii'i 

iil. niii'ii'i 

id. niioii'i 

id. n.icii'i 
riimrlo y ooi-inoro n.ioi.i 

I. .Sm.il/imiiii;.;. iil. ii.iciii 
l.i'viii, id. mnyoriloiiio ii.ii'ii'i 

M I.iir-li^. id ii.ioiú 

I.iíjiii-'slr.'m, id. iiiii'ii'i 

Liiid. id. iiiiciii 



.)-l 
:¡ 7 

21 2 

11,1:2 
2 '2 

2:! '; 

23, !1 

r>,7 

c, i- 



2VI - 
27 '.I 

•2't I - 

22, i - 

12 !l — 

I.-. S — 



IS:i7. 

- is;t.-.. 

- l.S.Vi. 

isi.-,. 

- ISlll. 

- ism 

- isi:t. 

- i.s.-.i. 

- IS.-,(>. 
I.S27. 
I.s:)!). 

I.SH. 

isi.-,. 
I Si.-, 
l.s.-.ii. 



1". II. l'Viblo. id. 

S .Viuli.'rssoii, Cíirjiiiiloro 



noiii 2:1 S — IS.Vi, 



y 8 



1817 



.1. Il.iu.^iin. po.si'adiii' i'i o.iy.iiilor niii'ii'i 2:t 1 — IHJ."». 

I' .loliii-iii, iil id. ii.wiii ITi r> — 1SÍ..-|. 

1', Siv«Tl.-on, id. iil. iiiiiii'i 2 I — isr.:i. 

'I'li. A llii.sli'i'im. .iv iiiliiili' di'l 

iHlri'pi) ciriilili,',) n:ii:ii') 21 H \>^'>' , 

Vnó aili'iiiá.-i á Imrilo do\ Vcijii eii la l!'a- 
vcsia di' Truiii.'^í) al imcrto do DicUsoii, ol 
Sr. .'^. .í. Serchi'iMiiUoir. como comisionado 
jiiir (d 8r. Siliii'iakotV para cuidiir dol oin- 
liarqni! y dcsciiiliarquo de la-< morcaneias 
Huo doliian iiiiportaisn y exportarse do 8i- 
bcria con d irazcr y el K.rpri'ss, Kslos 
luiqiK^s liahiau ya salido liacía xinos días do 
Vardí) 011 dirección á Chaliarowa, en el ca- 
nal do Ju,i;or, donde se^'^un las iiisfnu'cio- 
iios rociliidas debían esjierar el Vi'f/". VA 
Lena, cnarlo buque puesto á ini disposi- 
ción, á tenor (\o las órdenes que se lo co- 
municaron esperó al Vc¡/ i en el puerto de 
Troinsü, do donde anilios vapores debían en 
convoy soiíuir la marcha hacia al Este. 

Cuando huliiinos dejado á Tromsü se di- 
ri^'ió en un principio por entre islotes (1) 
el rumbo en busca de Masii, en cuyo puerto 
debia detenerse el I Vy/a algunas horas jiara 
la entrega f\Q correspondencia en la oiicina 
postal de aquel punto, que es quizá la si- 
tuada más al norte del mundo entero: l'ué, 
empero tan fuerte el viento Noroeste que 
en esta ocasión empezó á soplar, que nos 
vimos obligados á iiorinanecer allí tres días. 

^lásíi, es una pequeña isla peñasco si- 
tuado cuasi en uiedio del estrecho IJrid y 
el do Mageró á los 71" lat. n. y i\ \V¿ ki- 
lómetros al sudoeste del cabo Norte, en 
un parage almndanto en pesca penetrando 
en su costa este un golfo que foruui un 
puerto de buen abrigo. 

(I I I.himiri' on ol Iriisi'iii'so do mi Iraduceioii iúo- 
trs á la Mfilonioraoinii do un sin númoro do poiiuoñaa 
i..ilas, i|uo linas voocs desnudas, y otras culiioplns por 
diiiiiiuilos liosi|uos, oomo on las oercanias do F.sln- 
oiiliiio. paroi'oii doí-lnoaivo do las aguas sin suelo al- 
fiuiio i|uo los susloiito, dando un aspecto tan cnrnclo- 
i'islioo á una gran paito do las i'ostas do Sueoia, 
FiíiLiiidia y tamliion Noruega. Dislingiiese on sueco 
esta aglomoraoioii con ol nombro Skári/ilrc/. 

Á' lie T. 



n 



I 



•"'-''"""numMl,M..,I,añasde 



1111(0. 
^ ;iía- 



'" ''" '•■'imU'u, COI, 

'-^ las I,;,, 
"•■•iiidúij., 



-' •' """""''•^"•onu,ásr,v,uenn.. 







ro-,iun,o,-„.,,wvo™,„..':,„:::';»j;;:; 



-^'K-uenfran abedulos de uno. t - ' ' '' 
'''^ altura (l) .,,•""''' '^ '^ '^ nietros 

1 ^^^- --^"í^í^uaniente hasta las 

''' Ln cl.isodc iiKodulp^ ■. 
(L,-Iuo noce h,„„ en 1 L h ' "°, '" '"''"^" "''"« 



4 



II oaiiihío (.01, 

'-llIfC las |);|~ 

'• üiinrjiío (MI 

niiM \(>/, ^,. 

■: el aráiidii- 

>^ IVpciiPiu'ia. 



xisio f-a 
isioii (lo 
'1 ülilo- 

110 hay 

''i'caiiías 

10 011 Ja 

lai- -la- 

al)rii;-o 
!iya, .«e 
metros 
ta las 



i 




X 

< 
u 



X 
u 

o 

H 



Q 

•< 
H 

O 

u 



Q 
cu 

CU 



co rcCo- 
/ii ritma 

i'is (jue 



Mir ■ ' 



■\l 



II 
1( 

IVi 
¡I 

(l< 

K 

ti( 

(le 

y 
le 

\o 

fjU 

(le 

1('T 

;isii 

Clll 

míe 

lllá: 

¡ll)0 

(|ne 

Itreí 

un 

las 1 

tíicii 

seco 

COlll 

dcst 



(II 

l'clcr 

,H'()in| 
vi.ije ( 
mi lo li 

(2) 
el Urt 
du abe 



l'tPfTTIí) t. 



m 



I 



pnrlcM iiií'is (lisliuilcs (]o l;i'< roiiiiion»'»; de Al iiorto de (n1o limito so von sin omliiir^'o 
i~:l()1os se (MicoiiliMroii culiiiM'tii-; de Iki-;- 
(|il('. como lo ]inicliiill Ux tronco-; li;illii(l(i-; 
ciilrc el iiiusl;o de hw u\:\< Icjiíiio-; junto ;i 
|;i costil Imikmisc: Rcnii |iucdc s(M'\ ir do 
cjcmiilo. Mn lii S¡iiiM'i;i se esliendo el linii- 
1e de los Iio-íhk's liiistü el •l)rinciIiio di' la 
didta en la desemliocadura del rio LiMia. 
es decir, liasta los '•/' lat. n. ¡nNAinia- 
meute (1). y como (niicra (pie el calm Nor- 
te está situado ;'i las 71" ln'. se deduce 
iVicilmen1e(|ueen al¿^'unos jinra^^es. es decir, 
á lo lar;^-o de los ^^randos ríos, los li()S(|ues 
(lela Sillería van bas-taiito más ;illá (|ue en 
l'luropa. Kstn depoiide en jiarte de la can- 
tidad de a^'ua caliento que estos ríos des- 
de el sud conducen on el verano, en parte 
taniliien, de la mayor fertilidad d(d suelo 
y do las soinillas que Irausporta la corrien- 
te dol an'ua. Se compone aquol de locundas 
tierras (|uo las inundaciones do la prima- 
\(M'a todos los años renue\an, uiiontras 
quo ol nuestro, se c()uij)ono [tor lo n'enoral 
do desnudas rocas do yrauilo y ,ü'nois ó es- 
ti''i'ilos capas d(> aroiia. {'or lo demás, ol 
as[)0c1() del limito do los liosqucs d<' Ivs- 
caiidinavia y Sillería varían \)ov comi)leto; 
mientras quo entre nosotros las avanzadas 
másalnorto do nuestros liosquos las forman 
abedules quo si Ilion tionon oí aspecto del 
quo crocii) on medio do privaciones, cu- 
liron sin embargo sus poijuonas ramas con 
un vivo y compacto verdor las l'íd^ras do 
las montañas, so compone la última xoíxo- 
laoion d(; la Siboria, do tortuosos y cuasi 
secos alerces (íj-irir ihilinvicu Ttircz) que 
como solitarios ponaclios do color gris so 
destacan por las cimas do las colinas ("J). 



junto á .lonisoi frondos »s arbustos de mim- 
bres y alisos, (^ue los grandes bos(|uos en 
Síberia se extendieron también hace cen- 
tonaros i'i millares de años más al imrto de 
donde boy so encuentran, lo prueban los 
colo-alos troncos (|uo entro puiverulonta 
iigrupacíon de corte/a y rannigo se hallan 
implantados, no siendo necesario ir jinr 
mucho tiempo hacia el sud (h>sdo ol limito 
de los liosiiuos. jiara ver los verdes, lozanos 
y gigantescos árboles, adornar la ribera de 
los i'ios. 

l'il (díma on Másíi no so distingue por 
ningún excesivo frío durante el inviorTio 
J), jiero el aire en cambio es húmedo y 
fresco casi todo el año. YA pais sin embar- 
go parece ser bastante saludable, á pesar de 
que el escorbuto en particular en invier- 
nos húmedos, ataca sin distinción tanto al 
saliio como al ignorante, al rico como al ])o- 
bi'o y al niño como al adulto. Según maui- 



K.iMisrlinlk.i. lo fiii'm.in do nuevo los nlipdulos. 
Til V, MiildiMiilorlV, üi'isc ¡n dcm iiusscr.-lcii Xor'dcn 
un(K).l.'ii Süiiiiciis IJ. IV. S.5K2, 

(I) Kl i'stiido ii coiiliiuiJioioii (la una idea del inodo 
lii'MÍi.'iio i|uo ímIUiví; en el clima la iiiiin'diata [iciixinii- 
daddcuiia lüiia corriciilp niai'ilima, |ioii¡oii(lo do ma- 
nillcsld la Icmperalui-a modia do los di.-tinlos mosos: 
I." en 'l'i-oms.i Ki'.l" M!)' lal. 11.; 2." oii Ki-iiliolni cfrcii 
(lid calió Noi'lo iTI"ir lid. II. l: :!.° en Vardn .TO" ¿¿' 
lal II.); V " 011 ImioiiIoMs y Karesuaiido junio iil río 
Miioiiio en el inicriiir de I, aponía ((iS" ¿U' lal. n.) 



(II Sopun l.atkiii Dlc Lrna iind ilir Fliii'!';/rhirl 
l'olcnnanns MiUliciluiiiion IHTi). s. !>1. En ol mapa (|U(' 
acomfiaña á la (>d¡cioii inojorada do Riiiiolliardl del 
viajo d(,' Wi'aiiiiid llicrlin ISIlOi so halla marcado id li- 
niilo do los liosi|Uos junio al Lona á los 71" lal. n. 

r2) En la poiiisula de Kola y on ol Mar lihmco liasla 
el IJi-al. furinan el lirnile do los 1jos(|uo8 una os|>ocio 
do aljelo (Picoa oliovala Lodolt.! poro más al Eslo, en 

Tomo II. 





rroinsó. 


l'-ru 


udm. 


v, 


rdr, 

(i 


Enonlokis 


E lloro. . . 


— 


'c¿ 


— 


l:!.7 


l''idircro . 


-- 


t.o 


.._ 


i.7 


— 


(l.i 


— 


17.1 


Marzo. . . 


— 


:!..S 


— 


:í.2 





5.1 





II. i 


Al.ril. . . 


— . 


0.1 


— 


0.1) 





1.7 





(i 


Mayo . . 


-t ■ 


.•i 2 


-j- 


2.7 


-f 


I.S 


-1- 


(».'.) 


Junio. . . 


-1- 


S.T 


I- 


7.5 


H- 


5.0 


+ 


H.O 


Julio . . . 


-1- 


1 1 5 


-|- 


!!.;{ 


-1- 


8.8 


-t- 


ii.i; 


.\j;oslo.. . 


„U 


10. V 


-|- 


!!.!) 


+ 


'.1.8 


-1- 


12.0 


Sotii>mliro. 


+ 


7.11 


i- 


5.8 


+ 


(i. 4 


+ 


■i.5 


OcIuIjI'O . 


-1- 


2.11 




2.5 


+ 


1.3 




4.0 


Novicmlirc. 


— 


1.7 


— 


1.1 


— 


2.1 


— 


il.íl 


Dicioiuliro. 


— 


;> o 


— 


l.ll 


— 


i.o 


— 


11., i 



Esla> cilVas so han lomado de A'or/</(',« Klinia por 
II. Moliii (una roiiiiprosioii do ^'o'jllirft i .\(iri</c por 
C. V. Sidiuhidor. Cliri^lninia, 187'.l,i y do A. J. Aii^'s- 
Iriim Uní lii/lli'iiififratiiirn i Iinnntckis{i'i{\prs nf Vct- 
.\Uad. Inrhíilidi 18(10. j 

5 



! rl 



I' 



I 



'Sin 



S4 riiici'NNAvrCiMioN 

tVsiaciou do una s(>ri(tr;i \(M'¡iiíi de l;i liic;il¡ 
dad se cura df un luddo ¡iilalililc ;iuii rl 
os('orl)u1() uiás yi'avc. con rranilnicsacn culi- 
serva culi ron. Se da de «Nía luciliciiia al- 
í^'uuas cucharadas diarias al ciircriiiu. y 
unos '.i lilros se supone sulicieiilc para cu- 
rar uiñus que han estado coiniilclaineiili' 
ahatidos por la eiit'erniedad. lla^o nieiiciun 
de este nuevo UK'-todo de emplear la iVauí- 
buesa, antiguio y conocido uiedicaniento 
contra el oscorltuto. en cuanto teiiun el con- 
venciinieutf» de (¡ik» las \ cnideras espediciu- 
nes polares (¡ue ih» ello nuieran tomar nota, 
se convencerán, de que ésta c(Miduc(^ á la 
salud y bienestar de todos los trijmlantes á 
burdo, y que el inedicaniento rara vez se 
rehusa al no ser poraípiellos que por com- 
pleto se alistieneii de la liebida. 

Entra en el ¡ilan de esta obra iiacer á 
medida que avanza el \ (',y'a, una corta re- 
seña de las exi)e(liciones de a(|uellos honi- 
lires que han recorrido antes el camino 
donde penetra, y los ([\u\ cada uno á su 
manera, han contribuido á alirir el paso 
¡lor medio del cual la circuiinavcii'acion 
del iVsia y Europa i)or último se lle\() á 
electo. Es mi deber por este motivo, dar en 
un principio cuenta de la expedición en la 
que por primera vez se pasó la extremidad 
más nort(> de l'jiropa. y esto con mav(jr nio- 
tivo, en cuanto los detalles del mismo son 
de gviin interés por los curiosos datos que 
contienen rel'erentí^s á la (;ondicion de los 
anti¿i:uos moradíU'es del Norte de Escan- 
dinavia. 

Esta expedición se llevó á efecto liace 
mil años próximamente, ¡lor un norue;j;'o 
llamado Other do Malo'^'aland ú llel^-e- 
laiid (1). Este, que parece lialier viajado 
mucho, vino á parar en una de sus excur- 
siones á la corte del renomlirado rey de In- 
¿.flaterra, Allrodo el ¿^Tande, é hizo ante 



liRI. \SI\ Y II nn|>\. 

este rey en sencillas y expresivas iVases, la 
descripción de un viaj(> uuirilimo que ha- 
l'ia emprendido desde su población natal 
en direcccioii al Norte y al Este. El (|ue 
esta narración se hava conservado, es debí- 
■ do á (jiic el rey .\llVedo, junlamente con la 
de otro \ iaje llevado á electo á la parte Sud 
del mar Báltico [lor W'uHstan, otro d(! las 
escursionistas del Norte, la incluyó en el 
primer capitulo de su historia an^^lo sajona, 
escrita sobre la de Pablo Ürosio titulada: 
<(l)e miseria niuiidi > (l). 

Esta obra ha sido lue,y-o traducida y co- 
' mentada por una porción de hombri's cien- 
' titk'os. entre lus (|ue nombraremos aquí á los 
i (>scandina\os II, (i. J*orthaii do Abo. Has- 
mus Kask yC. Chr. Kafii de Kjobenhavn. 
yi 'oiieiiliayue.) 

Con referencia á las relaciones de Other 
con el ri'y Alfredo varían las opiniones; 
aly'iinos investi^'adores suponen (lue tan 
sólo de visita estuvo en la corte de este rev; 
otros dicen que fué enviado por el mismo 
a viajes de exploración, y unos cuantos 



(I) La e.«ten.sion do l;i costa de Noniogti coniiircn- 
didu entre los 05" y (JU" lut ii. 



(I) Oro.siu n.ii'ii'i (MI P'.siinri.i ei) el ouiirlo si^lo des- 
pue.s de Ji'sui'i'i.rto y inuiiiUi |iiiiu'¡|)ius del (|uiiilo. Kra 
«■li.sliiino, y eseriliió su li'iiliiijo (mi'a doino.sti'nr (|ue el 
mundo, on oiKisieijrn i'i lo (|ue muclios autores |)a;.ra- 
iiok suponían, sulVifi en la époeii del eristianisnio jus- 
lanicnlf las mismas desgracias (|ue en la del paga- 
nismo Fsla es sin duda la causa, do (|ue su moncilona 
di'.-cripcion de las desgracias y miserias todas. i|uu 
alligioi'iin al mundo pagano, hayan sido leídas con 
lanío gu.'ílo durante mucho liem|)0, y pulilicndas on 
laníos ejemplares y un sin número de ediciones; la 
última (,'n Wien iVicna) en líTl. En la traducción an- 
glo-sujonii, de la (|ue aquí se trata, se encuentra in- 
sertada la descripción de Other en el primer capílulo, 
el cual no es en realidad sino una introducción geo- 
giáíica. i|ue escrihiú el rey .All'redo pai'a la ohra. Del 
aiiliguo original ariglo-sajdii se encuentran dos mag- 
níliciis manusci'ilos ilel siglo ix y x (|ue se consei'van 
en Inglaterra. 

La liistoria de Orosio se halla hoy sumida en el ol- 
vido, pero In introducción del i'oy Alfredo, y en par- 
ticular ¡a descripción de los viajes de (Jther y Wull'stan 
lian llamado mucho la atención de los es|)loradoi'es, 
como aparece de la nota de las traducciones i|uc de 
e-la parte de la historia de Orosio del rey All'redo se 
han hecho, y so encuentran en: Joscf Uusicortli kin;/ 
Al/rcd s aiiijlo-saxon rcisioii oj't/ie compendions líis- 
tori/ of tlie uovld I", (Jrosiíni. Lond. 1859, 



Ul 

"I 
l'l 

1i 






ivas iVascs, la 
í'iio (|ii(! ha- 
•'¡•i'iuii iialul 
-slo. Kl (|uo 
ttlo, os clclu- 
iiiciitn cüM la 
lii jiiirlc SikI 
"<i'<> (lo las 
it'lnyó 01) ol 
íi^'lü sajona, 
<i" ütiilacla: 



vpIt 



iimiiifif^staii por últiinn. quo t'iió uii prisio- 
iioro (lo ^'i'ori'a (|uo vino por casualidad á 
rot'orir lo que su oxporioiioia oniiooía do 
lioriMs lejanas. Sofíun la liáltll Iradnccion 



l'íirthan. (1) la dosoripcion do 



viaio (lo 



(Mlior dioo asi: 

■ Otlior. dijo á sil sofior (>1 jvy Alfredo. 
..(1110 \i\ia nuiolio más al norte (pie todos 
)>|í)s iioruo¿;os. ('onlaha ([ue \i\ia Ii.m'Í.i el 
»Norto en esto pais jiinlo al mar del oeste. 



L'io I. 35 

«ranto su viajo, ol dosiorfn suelo ;'i ostrilior 
»y ol aiicliui'oso mar ¡i babor. Después i\t^ 
otros dias,llo;,'() lan al norto como aoosluiii- 
'>])ran ir lo-; ballonoros (pie van más N'jos. 
•>Si;;'ui(') después 1oda\ ia liáoia ol norlo laii 
»l('Jos como 011 Iros (lias pudo ir; alli so in- 
• eliiiaba al Kste la tierra o el mar so intro- 
)>du('ia en la tierra, no sabía ciiixl do ostas 
»dos cosas; poro lo (pie si sabia ora, quo os- 
per() entonces algún viento oeste ó del 



Licida y oo- 
inbros cion- 
'■^;»quí á los 
Alio. Uas- 
íübenliavn. 

3 de Other 

opiniones; 
I quo tan 
í este rey; 
el mismo 
^ euantos 



> sijrlo (los- 
fuiíilo. Kr;i 

-ICilf i|uc' el 

lores /i.-ijra- 

liisiiio jus- 

•Ifl ;i,i-,i- 

IllOlKilDIlil 

lOíiiis, i|u«; 

i'ídas cotí 
lii-'odfi.s 011 

('inriL'.s; |;l 
ii'cion 1111- 
iL'iiliíi in- 

«'■■ipilulo, 
fion ^'po- 
oltPií. Del 
(los nidj.'- 
iiisci'Víin 

en ül ol- 

i^n j);ir- 
Vullslun 

íidüros, 

que de 
l'i'odo se 

1^1 kin¡/ 
ons Ais- 



i 




I. ¡Mili: l>i: Miimi i:i.\ i;n Siiii:ui\ 
Junio II Ild.L-iinjilii. ««'fim Mi'l'lfn'liirir. 



»decia sin embargo, que esto pais se estendia 
»desde allí todavía mucho más al norto, 
-■^poro que se onoontraba complotamoute de- 
.'>siorto. á escepcion do algunos pocos para- 
»jes donde los linonsos algunas veces so d(>- 
»tenian cazando en el invierno y pescando 
»en sus aguas en ol verano; dijo que quiso 
»una vez averiguar hasta donde liácia ol 
;>Xorte se estendia esta tierra y si alguna 
«persona vivía al norto de este pais desierto. 
»Viajó por este motivo en dirección norte á 
.»lo largo de la costa, dejando siempre du- 



(li Villorliels-Ilistoriooch Anlii|u¡lolsAciid IImiu' 
Delbs¡d:.IT. Stockliolm. im). 



■ norte, y naveg(') luego al Este A lo largo 
»de la costa tanto como pudo en el espacio 
»de í días. Aquí tu\o que os^ierar de 
v^uuevo que el viento soplase directamente 
•mIoI Norte, en cuanto la tierra en aquella 
«parte inclinábase al Sud. ó el mar so in- 
»troducia 011 la tierra; no sabía (|ue. Luego 
»navogó al Sud tanto como pudo en ó días. 
•>Allá, interna iidoso en hi tierra encontr(3 
»eiitonces un gran río. Se volvieron en este, 
>^on cuanto no se atrínieron seguir á lo 
»larg() del mismo por ol temor á las hosti- 
»lidados, pues la tierra so encontraba bien 
«poblada al otro lado del río. No encoutrii 
»tierra alguna habitada después (jue dejó 



Ül 



!W 



1 lili I S\ V\ I 1, \i lilN liKI, \SI\ > II llii|'\. 



»i\ su ]»!itri;i. y si tii\n |i(»i* tnihis partes ú 
»Iinl»'r(M'li¡i uiiii tii-rra desierta á osct'pcioii 
»{\() al;,'iiii(is pi'scailiins, pajari'rn-* y ca/a- 
>Hl()r('s, los ciiali's Iddus eran tiiii'iiscs, |'¡1 
»aii('lii) iiiarlii tfiiia á la i/quimla. 

»I.us liiariiiciicfos tiMiiiiu l)ii>ii lialijtailu 



>,.f, 



«las cniíiari-as (pii' ii- mili' han. imi iin <aiiia 
.|(i (|iii' (MI esto pii(l¡t's<' lialicr ili' M'i'ilail cu 
•■(■iiaiitii i'l miiHM lii lialiia \ ¡>>tii. A r\ le pa- 
»r('ciil (|ll<' lliK'iisi's y hiai'iiK'iiscs lialilaliaii 
"Ciiasi el iiüsiiio itliniiia. l-'in' allá, ailcinás 
■mIcI (It'sco i|i> roiioccr l¡i ('(iiiliyiiracioii (!•■ 



% 






m 




l''ll.\Mllti:sA (Hllls < M WAI'Miilll S I. ) 

1,M |i|.nil.i en Inilii .|i' Hiiimíiu ii,Uiii¡il. |m |>l.iiit<i cii llnrcii tiun.iñ" r.-i| ui.ln 






»sii país; poro Otlioro y sus compariords 
»no so alrovioroii á divombarcar, y la tior- 
»l'a (lo los liiKMisos (lol Toi- (I) so oiicoulra- 
»l)a i)or todas parles desierta, á esce[)ci()n 
»do los sitios (]uo ocuiial'an los cazadores 
«posoadoros á pajareros. 

>,A'arias noticias lo coniuuicin'i»'! los liiar- 
»nifinscs, ya de su propio territorio, ya d(> 



(1) ICiilii'luli'si' ;)i|iii |ioi' ,/""'"■•''''•■•■ li'> lii|Miii('s. y 
[lor liiii'iisrs del TiM', lii.- li.illiríilc's ilf |,i ccr-lii 'I'it lii' 
ja Líipuiiiu i'usii. 



»los torrónos, muy oii particular [)or motivo 
•hIo las morsas (1). eu cuanto tienen oslas 



(I) 1,11» morsns se onz.ui .uiii luiuiílmüiilc .-uliri' los 
liioliis .'i la cMiti'aila ili'l iiiai- lilain'o \ mi á iiiuclia ilis- 
lainMa (le lá co.^ta. iCoiisulii'.si': ...\, lí. XonlcrisNinlil. 
-lic(luj;rir(!lsc IVir t'ii cxpcdiliDii lili iiiyiiiiiii.m'ii al'.lr- 
•iiisi'i oi'li .Siliiricii .'ir 187.-), s. 2:1, Hiliiin- lili Vclcns- 
-Laps-Akail Ilamll IJ. i, N: r. {■>}. Aliiira sin duda so 
k's L'iiiHiL'ii Ira allá laii scilü (•(ui cácasi'z. y sc^uu |ia- 
roi'-', no do un niodo iiimcdialo junto á licrra; sin iMii- 
l)ai';;o, liponas olVocc duda que on la aiili.ni'iodad oran 
muy i'Oinuiios on la cosía uorlo de Nnrui'üa. 

Claraini'iilo so vo(|uo so les lia lioclio di'sapai'oror ilo 
a(|iii-ll.i.-, cor-las, do la ini.sina manara i|ui' on la a<'lua- 
lidad M' i'iiipic/a á liaoi.'rlo clo las de Spil/.liorg. La 



t 
^ 



'*'''■<• li(tsil)i;i 
'I'' \<'l'(|,i,| ,.|| 

<». A .'I I,. |,;,. 
■'<*'S ll!l llllll.il II 

'■'ll;i. ¡kIciii.is 
i.ü'lir¡ic¡()ii (le 



.1 



ir 

7? 



.^liUiy liiicii IiiK'M» («11 sus (lifiitrs.dc liisi|ii(« 
Id'' viiijiTiis tiMjcriiii ¡il^xniKis ;'i su rey. \ su 
/.piel es muy ;i|i|'()|iii>iln |i;il';i liiiciT cucriliis 
) |i;ii';i liis Imii|Ui's. l'lsliis iiinrsiis siiii iiiui'liu 
«uii'is |i(>(|ui'fi;is (|U(' (ilnis uuirsiis. y no tic- 
>wit'U luiíyor l¡ii';;n (|U(' 7 \iiriis. pero t'U su 
»|>n)IiÍo piiis r'sduuflc liiiis li;ill('U!is S(> (•(ijoii, 
>'I,;is liay ¡lili ili' cuiii'ciitii y (iclio \iil':is de 
«liiryo y las mayores son di' .")(». liicc (juc lA 
«misino y eiiico más, lialiian niiu'rlodi' (''s- 
«liis sesenta (Mi dos días ( I ), 

•íMra un lioiiilire lia-tante i'ico en lo ijiie 
ídoriiialia la |il' ipiednd (pie roiistiluia su r¡- 
»(|ue/a. es decir, en animales silvestres, l'o- 
)weia en la t''po('a(|ue visiti'inl rey.liOO aiii- 
»males domesljeados. no eoiiiprados; á estos 
"animales llaman ellos renos. I )e estos, seis 
■•xM'aii de x'dliccion. Tienen estos entre los 
»liiiens('s un ü'i'an precio en cnanto con es- 
))tos cojeii renos silxcstres. 

•>I'!ra uno de los primeros lioiiilires de 
>.ai|iiel país. Xo (distante, no poseía más ijue 



riipiíli'/ cnii i|ui' ili" iiñii ('II ¡iñii ili.--iMÍiiiiyi' >ii iiuiiii'in. 

-I' llrillll'C llrl llOcIlU (lu 1|MI' yo, IMl lilis llIlll'll.'IS ('n|M'- 

(üciiiMcs i'ii'liiMs (|Ui' i'ili|M'i'r' i'l íiñd ISriS, iiiiiii'ii lii' 
visloliis iiiiir>Ms juiíli) ;i líi i.-l:i ilc ll.in'ii!/ ni cii l.is 
Ciisliis (li'l ()('.-lc (le S|i¡l/,lii'l';i. |ii'|'(i lii' luiM.iilo en 
i'.iMihiii iMiu |p('sc'adiirf's i|U(' (lio/ liños , ■'mies |,i> Ii.iIm'íiii 
xi-hi rii iii.iii.'iiins ili' ci'iili-'luil'i'S y iiiilliii'cs. Yo iiiis- 
IIKi i|ll(' i'll .lllliii (Ir ISlil \ i cid.s illiimillcs en el cslri'- 
ilid (le IIÍmIhojiimi. mi |iui¡(' iMM'oiilnir ni sii|uiiM'a iiiin 
(le I lili- i'iiiiikIii i'II Iiis vill¡(;^ lii' los mmos iSl'iH y IS72-T:l 
visih' lie iiiii.'vo i'sl.is rcüiolii';.. 

lii (lomo no p,iri'(.'(! .ser |ifi.-¡lil(' pura seis l.oiiiLn.-, 
liialai- cu (los ilias scsciila ;_'i'aiiili's linlIcMia.-., lia ciiu- 
sado ('>!(' pimío f:raM ciiiliiii'a/.o á los coinciilarislii.s de 
la iiai'i'acioii ilc ( Xlicr. lo cual no sería de cslrañar b¡ 
se iPiílasc aijiií de ^'raiides lialleiias tales como /lalii nn 
iiiifütin'tltii. l'ci-o si la iiaiMMcion liace rcrcrcncia i'i 
oU'o iíi'licro de liallemis iiiciiurcs, puede lodavia en 
miesliMs días cazarse csti! número en los marct; gla- 
ciales de la cosía del Norle. N'ai'ias de las especies de 
liallciias peiiueñas van juiílas en grandes man. idas, y 
se las puede malar con laciliilad, cuaiiAo se iniroducun 
á veces en a^iuar: lan poco prorundas (|iie i|iiedan on 
sci'o a la liajii innr. Se consif^uc en oirás ociisionos 
olili^'arlas sidire la playa, .iacolio /ienler en su olirii- 
>(jn>r ¡iilus conlinonlur Syria, Palestina, Aral.ia. 
'.Iv-'vplus, Sclioiidia etc. .\rí;entorati lt,:\i, sid il7> 
liacc laiiiljien mención, (|uo las lialleniis en j;randos 
muelas, leinildes nara los 



iicio I 3r 

.\eiiite toros. \('iiile o\ejas y Veinte cerdos. 
»\ lo po -o (|iie aralia lo aralia con caliallos. 
-i'ero su ri(|iii'za se coiiipniíe Illas iH'incipal- 
'lueiite de la ciiiilriliucioli (|Ue los lineiises 
•pai;'aii. I'ista ciuitriliucioii consiste cu jiie- 
vles de animales, plumas de uves, huesos do 
»linlleiias y cuerdas pura liu(|ues i|ii(> se luí» 
'.(•('11 de piídes de lia I lena y de loca ( I ).( 'ada 
• cual pa;;a se^^niii su ri(|ueza. los más ricos 
■dieiUMi ((lie eiitre;4'ar (|uiiice piídes deiuar- 
>>1a. cinco pieles d(> reno, una ]ii(d de oso. 
■ dii'/, capazos de pluma, una casiu-a de piíd 
I '.de (Ko i'i di' nutria v dos maromas iiara 
I diiniue. cada una de sesenta varas, una 
i "de piel de morsa. \ la otra de foca. 
I I,a címtiniiacioii del relato de ( (Hicr lur- 
ma la descripción de la peninoila escandi- 
nava y la de un viaje (|Ue desde sus pa- 
trio> lares ( n[[M'eiidi(i hacia el Siid. MI rey 
.Ml'redo li; ce á continuación una iiarracioii 
del viaje on el Hiltico drl iliiiamar(|ues 
Wnllstan. I']sta parte de la introdiiccion 
I de ( Irosjo. se encuentra muy dist.ante de 
I mi tema par.a poderla insertar en la des- 
cripción d(^ (^ste V iaje. 
I l)e la -iencilla y (darisima (lescri[ici(in de 
! ( )tlier se (hspreiide. iine einpreii(li('i un ver- 
dadero viaje de exploración coa el iiiteiilo 
i de reconocer has 1i(>rras y mares descoiinci- 
(los situados hacia el iiord(>ste. hsta espi^- 
.; (lición l'in'' de n'raudes rcsult.ados, cu cuan- 
to se nave^-ripor primera vez la parte iior- 
¡ te d(! Kiiropa. Xo calie tamiioco la menor 
I duda de (|'.ir i'lher, lle,i;"ó en esta expedi- 
ción hasta la (leseuihocaduru del Dwiiui, ú 
iil mi'iios á la del rio Moseii en la tierra do 



il) En osle caso con la palalira liallena, se expresa 
(dariimente las morsas, cuya piel se empleii hoy día 
lodavia piirii la laliricacion de cuerdas por los cazado- 
res (1 pescadores noruegos, los cs(|uimales y los Icliu- 
liídiis. I'ls muy prolialdií pudiese larnliien prepararse 
para eslo olijelo la piel de la verdadera liiilleii.i, si 
liien. á causa del e-rueso de su piíd, apenas sin veii- 



•iiijioi-ada de ¡iriinavuru las costas du Norucija 



nave^anles, visilan en la taja, por nioli\ode la necüsid.iil i|ue se tendría de in.- 



Irumeiilos especiales para corturUi 



I 



ÍW ' Mil I NWM i.Ai I<pN lili. \»l\ ^ Kl'llnl'^ 

|)H liianiHMHtvs (1). I.ii (iicliii iiarrai'iiiii mis 
(lii ndoiiirts 11 conocer. i|iic lo iuAm norte de 
Mscundiimviii yii se eneiuilrulia en ,t(|ne||a 
épocii polilailo por los [,, pones, annijue niny 
e<eaxanienle. y qne sii nioilo de \ ¡\ ir no m' 
separalia innejiu del i|n)' liov junto a la 
costa t¡i>ni'n tudav la. 

La ra/a escandinava no inniíirr*'* ni se 



delinee de los ejenjplares lltoirráílcos i|in' 
MO iiconipañan de dos mapas del Norte, id 
nnodi'l ano I |hv' y el otro dtd uño ir».'f¿(l). 
Hasta en le nltjinn se marca i'i la (iroen- 
landia como nniíla á N'orm'^'a en la |M'o\í- 
iníilad de \ardidins. l'Nii» mapa, se^ain ma- 
niliesta i'l autor en la introd' ' \ Rn liasa 
eiih'e (i1i'u< da1o> cii lo-; -ulil irados po|' 



I 



lili 




lll i,'l l: Nulil 1.1, 11 MI M(,| II \. 
Dlbiijiiilii II t niir '|i I liih|iii' f nc-iiiilr.hlu .ii l.ninli'lj.n ,| imi I'''<.I. y Ijiijn ln im-|ii mn ilr lii.-inl | rinl-ct, .iii-ilmr i|i' lii nijiM i imi i|i> IAi« 

iUllii.l"H'll,llli'- ilrl NiiltM.i'll 1,1 IIIUMT«l'l,lil li' K, l-liillllll. 



• 1^ 



estal)leci() nn las iioi'ras llnenses hasta lú 
el siixlo xiii; y desde entonces, natnral- 
mentc, se tnvo en liw países del norte más 
conocimiento de estos terrenos; éste ciinn- 
cimientii fm- dnrante nMiclio tiempo com- 
pletamente imperfecto y en aly'nnos pnn- 
tos, menos correcto (|ue elde()tlier. Kl 
concojdoqne en la primera mitad del siy-lo 
XIV se tenia de la parte iiort(> d(> Muropa se 

(I) ConvioiiL'lKii'oi' coiisl.iri|Ui' el camiiioiiui' ( ¡llicr 



on esto Cliso rocoi'i'iu cu 



dii di 



íuiird 



11 proporción con 



M vüloculail moiliii en 



ic 11 lll vcld. uno de nuestros hu- 



i|iies ordinarios, puede 



lalicia que inir; 
ña.eiK'UeiiIra 



n/iir liny dia. ICsIa circuns- 
la lifriM'ii parece sor aljio eslra- 



su 



li.'acioll lenieildi) presente. i|uu 
Ullier nave^alj.i laii sedo con liuen vieiilo y pcrmano- 
cia (|uicti)Coii vientos contrarios. Parece lialier nave- 
Hiido ordinni'iamente 7(1' íi 80' onda )>'t huras, o ]ior 
día útil lo que todiiviii es más probable. 



(lo.s ar/(d)ispos do la diíJeesis do Xiduro. {'J) 
á la (|ne la (iroenlandia y la iierra de los 
ünenses pertenecia. y do cuytis partes ha- 
bitadas se emprendian con frocuenoia lia.s- 
ta el pais de los hiarinenses expediciones 
mercantiles y de pilla^^e, tanto ¡¡or tierra 



(I) Los mapas se lian sacado do /'/o/criic/ Connin- 
iinip/tid latiiii' rrddita á Jiic Aii^/elo. riinini niiip/xí- 



•cip/ti 
nuil i/iTcnh 



S'ii'iiliif) DiinÍA CiiTiiiiini 



fin 



'<r/>< 

r I l.Sli, y 
lUs Zie- 



de lll olini anleriormeiito nomlirada de J: 
fíler. iiiiprosa en ITiItá. La parteen quo esta üllimii so 
retiorc á la };eo^ral'ia de Escandiiiavia se encuentra 
impresa de nueve en (¡cni/riijiska Selctioncnn Ciils- 
krift ¡i. I. Slork/ioliii I.HT.S,' 

|2) lisios eran el dinamarqués Mrik ValKendolVy 
el noriii.ilido Olnf iMi^elbrekls.son. Taniliieii lii> ^ui'- 
eos ,lc)liaiiiies Ma;;iius. ar/obir-po de l'psala, y Pedro 
Mánssüii, obispo en Vesteriis. dieron imiiorlantes no- 
ticias acerca de los piiiscs del Norte. 



LTlVilicns qwo 
•I Nnric, el 
11" 1.'):í'^(|). 
A l¡i í iri»('ii- 
<Mi lii pnisi- 

' S(> l)¡is;i 

irados poi' 



f 



li II ■!(' In.* 



i.ro. (•.>) 

ii (!<• los 

ir<(N ha- 

■iii has- 

liciniK'S 

H' tierra 



Cusiiin- 

III ti /!/}(! . 
"■ I V.S2, y 

lus /,io. 
iilliniii so 
iii'ucnti'ii 

'■11.1 In/n. 

•lidnd'y 
llí. suc- 
y l'cdi'o 

iile.s no- 



ciiiiKi |Hir lililí*. '""''I'!'' 'lil'iril ciiMiiinMiiIfi'. 

cniíio con imipus (|lli' ili' «'st<> lilddu liil- 
cíaii lii ilistriluu'ioii il<' liM lit'PiMs del 
Nurlf. iiudíf'so iiaciT l:i idea del pa-i» del 
Norde>te. si no se liiiliieseu alzado \ ores 
eii eoiilniriit que se liasaliiiii, va en los n>s- 
tiK de aiiti;,'iias Iradieioiies, y mejor sería 
ijrcir. a|ireeiacion anfiu'ua de las ;;ontes.de 
(lue el A'^ia. Miiniiia y AlViea. se enenn- 
tralian rodeadus por id mar. ya tamlden 
i'ti cuentos (|ue relatalian i|ue lns ¡ndins, 
iiupulsados por los \ ientos, liaMan \eni- 
(Iii ¡'i Kuropa de la costa norte del Asia (I). 



i|i !)(' Idiln» cmIiim niM'iMi'iiiiic's Itin ili^-iMiliiliis siiliro 

lus ilHÜllH il'llll IIll'lH |lfi>llllli¡l¡(lllll ^Il'llll'-, (ll'l Nnlli' lie 

l''.*i'Miiiliiiiivin. ilf Uusiii II Nin'li'-AiiHTiiwi, y si'fiíini- 
iiiiiili' ni JM|iiniOH. chiiiOH. ni iinlinH , dula ya la primera 
di' lililí ópocii nillf'l'ior 11 la did iiiii'iiiiii'lilo do .Ii'^UiTÍi*- 
to. l)¿ iinoH iiiiti's di! Ji'hii('rii«li> rnciliiii yuiíililiu» Mi'- 
Itllus Ctdcr. did rey de Ion Hoiu» iPliliin liin lliiliia 
Sm'Vi'I'i i'iiaiido romo prociJii^ill iidminislralia lii da- 
lia, iiiiiw ciiaiiloH liidiiis, y cuaiidi) les prcjiulili'i (.'i'iiiio 
lialaari vciiidii á aiiiiclins licrras, ni' It' maniroli'i. i|Ui' 
linlMiill !-idii iliipulsadds piir las U'lli|ii'>lailr~ íIimIc id 
mar di' la India II las cosías de (íi'rmaiiia, ¡'nin/i'iniím 
Mrla, lili. ni. Clip 5. «i'fíuii unaiihi'a de ('.uiii'liii Ni;- 
pus. i|Un se Jiii perdido y s(> litiila: l'liniíi.-'. ¡¡■<i un- 
tura lin. lili. //. cují. (17. 

Acerca de un iii'onlociniii'nlo al;;o parn'ido m la 
oilad inedia, rellere en su cosinojiraria el salan Ácueas 
Salvius. Iiii^rii I'apa liajo el liotnlil'e de l'io II. losi- 
friiicnle: - lie leído por mí niisrno. i'iisii de ( Mío adaspo 
Dllo de Kreisiiij;', i|ue en tiempo di< los emperadores 
iileiiialies. Ull liuqiie indio y eoliiercianles indios lue- 
riMi impulsados por las lurinenlas liasla liis eoslas 
fiel inállicas. (pililo es, (|ue éslos, iiri'iislrados en di- 
\ersas direcciones por vienlo.s coiili arios vinieron di'l 
Ksle. cosa iiuo de ningún modo liuliieso sido pusIMe, 
si. como muchos suponen, el mar del norte hulileso 
estado helado ó no liuliiese -ido navef;ald(' ,'/'iii.t // 
Cti.<iiiiit/nifi/ilii til .[.«'I' i't l'.iinijnr rlii/iilitiilri'iTi'/ih'ii- 
Hc efe. /'íi/'isí/.-: l.'iOÜ, liiijii :>) yui/.i'i sea este el mis- 
iiiii hecho ipiü refiere el liistináador español (ioniara 
, llistiiriiil (¡rtii'rnl ili' lii.'i Intlins, /iinii/iK'ii l."),"i:i-.">:i i 
Clin lii adición de que. los indios lomaron tierra ¡unto 
!"i LiihecU en tienipo del emperador 'l'eodorico lior- 
liiirrosco 1 l.'ij-l lilll. üomarn ritiero lainhien. i|uc eii- 
contri'i al espiitri.ido ohispo sueco Oliius Miif;iius. el 
ipie con certeza le miinile^li'i, (|ue se podía naveíinr 
]ioi' el Norte desde Noiiiefia á lo larfio de la costa 
hasta China itraduccii.n rrancosiide la iintediclia ohra 
l'aris l,"i.S7. hoja h2). l'n tratado en extremo iiistrui'ti- 
\¡> sohre el asuntóse encuentra insertado en Aiibiii/rr 
J'iir nar'li.il; Olilki/iii/tli/n'il ni/ Historie, /¡¡nlirn/inn) 
IH80, este escrito y lleva por titulo (Jin en í-tnuluijii<k 
GaudeJ'va ÜkUidvn. 



I >> I M 

Se linio ¡I (>,to el! fl año l."i.»l) el luapii 

di'l Nofle drl oliispi, ollero < llili Mll^^'lli, 

i'l i|ue dio por priuierii \e/ á Kscandiiiii- 
\iaun liiiiite al norte aprosimadamente 
e.vaclo ( I ). ( 'erca de 'no años (V -e tardi» 
en que (ttlnf enconlra^e en Sir llu;;:li 
W'illoiiu'ldv su sucesor. Se atriliuve cen»»- 
nilllieiite ó este último, liacieiido omisión 
de ( )tlier. v\ honor de lialier sido el primero 
en esa lar;;'a si'rie de lioinlu'es que se lian 
esforzado en llei.-ar del Atlántico á la Chi- 
na puf el nordeste. 

( 'orre^poiide hacer olwervar aoui, que 
1 mientras Xie^^-ler en la parte oeste tie Vm- 
I ropa piililicalia tales mapas, se tema en el 
1 Norte nn'jor idea de las comarcas en cues- 
tión. ( '¡crio parece ser sin emliar;;o, (¡ue los 
noriii';;ds, riisos y carelos con paciücos ó 
airnerridos intentos en el si;j;-|o \\ y priu- 
I cipios del \\i. iia\e;;alian con rrecnencia 
en lióles desde la costa oeste de Norue^^'a 
al mar Hlanco i» \ice-versa, si Iiien no 
j conocemos más d(> estos viajes que la 
mu'rucion que Sigismundo vuu lierhor.s- 



>l O/rMM .\/ie/(ii(>'. .\mloiiHni, lui'l VfihliTnn;/ ilrr 
iii'iii'ti Mnii/irii mil ilni iiltvix (Inilmnir/i. \'iiinlii/ 

I.Vt'.l. .Miora. se^:ui municaiion del .lele hililiotcca- 

rie (i. i''.. Klemiiiiii^'. no i|nede i|iii/á nin;.'un ejemplar 
de laedicion del mapa, pero se encuentra evaclanienle 
ri'pruducido en la ediciun de llasel del añol.')!)? por< »hi 
Maf;ni l)r i/fiiliiiiii i>r/itrntriiiniiliiiiii carü.^ comJitio- 
nibii.'' rlc. Ln edición de hi misma ohra impresa en 
Homa el año l.'i.'ió. contiene por el contrario un mapa 
c|ue se separa en iilfio del mapa iirij;inal del I."):!!!. 

(2i MI interpretar los tan disentidos viajes del . Ni- 
eolo y Antonio Zeiio á lines del siclo mv. del mudo 
i|Ue lo ha hecho hr. Krarup dando ,'i entender i|Ue vi- 
sitasen lasciistas del mar (ihicial y el mar Itlauío, es 
11 mi ver lili acertijo hastante desat'orlunado, contrario 
á los innumerahle.'j detalles de la narración de los Ze- 
nos y iil mapa ([ue le acompaña, notahloon más de un 
conccplo, y (|ue se piihlicó por primera ve/ el año 1.")."j8 
en Venccia por uno de los descendientes de Zeno, 
desgraciadamente en forma alj;o mejoi'ada. lin el ma- 
pa se encuentra el año MCCCI.XXX. Coinjiiirese 
/cnirrurii Jírinr til Xordcn A . 'J'n/knini/.i Fur^iii/ uf 
Fr. Kiítnip, Kjühcnliurn 1.S78: 1{. II. Mujor, TÍw 
\(i;/ui¡i'.i of l/w Vciu'íiiin brotlivvs S'icoló ot Antonio 
Zvno, LüUílon I87if, y otras ohras relerenles ii estos 
viajes sobre los «¡ue lanío se luí escrito. 



^ 



It 



I 



id rmciNS- \vt:i;\rinN- nKt. Asi\ v r:i ¡irir\ 

1('¡ii (1) nos hiU'o (le (ir(\i:'ory Isloia;! en su 
(•('l('lir;i(l;i (iln'ii solirc Uusiii. y l;i tr;i\('s¡¡i 
(Id (Mi\ iililo I)ii\¡cl dcsili' el lii;ir lih.lico ;'i 
Tl'dlKlllicill ¡iñ'i 1 IIM). 



\',\ viaje s(> lialhi ('(iiii|M'tMi(li(li) 



•)\ 



liajii el 



(lisliiilivo liliilo (le ('Xa\ cpitid |i('i' Marc 
(ilacialc'^ y la iiarracinii (Miipif/a cdii una 
os|)licai'¡iiii que I Icrin i'sti'iii dlitiiMi ilcl 
luisuio Isloiua. el cual, cuamld /[dvcii haliia 
apriMidido ol laliu cu l)¡nauiarfa. ('(uno 
(■a\is:i ]);ii'a (>l('i:'Í!' cnu [ircriTciicia al ui'di- 
uariii «'auiiuo uiás cdrlu. id lari;(i cxlraor- 
diuario auiiquc s(>i;uni. i|uc liaciciidd un 
rodeo pasalia |tdi' fd mar did Ndide. liaco Is- 
Idiua UKMU'idU (Id jas ciiiMuisladcs ciilrc Su(^- 
cia y Rusia, y I(\autaiu¡du1ds de Siu'cia 
contra hiuainai'ca en Ih (''iidca (pie s(> eni- 
}irondi(>(d \iaje(¡ IIH;). I )esiuu's de cs|)licai' 
el Irayecl» de MosUow hasta la desenilio- 
cadura d(d Dwina, s¡d-ue (V\ presa iuIíisí^ dei 
modo sidaiieute: 



(I) A lii pi'iniiMM (^ilición ("oii pl liliilo Ifrnini Mn^- 
corilicíinini CDiiirnliirii. fie. \\'i''i\ I.M'.l. iiciiiii|>Mñíin 
li'cs ^rMliadus y un nia|>ii ili' niiii'li.'i ¡iii|i(>i'l.'iiii'ia puiM 
lu illilij;il:i jico.m'iiliii (le l<U.-¡.i, I''.>li> es. >¡|| i>iillinrL.'ii ;i 
ju/.^'iM' |i(ir <•! cji'iniil.ir i|Mf >r cikmk iilr.i rn Im liililidlr- 
cn iTiil lio Sloc-klidliiici. Iii'i-I.ii en |i.'irlp ,-i iii.irin y niii- 
clm |iiiir i]ui' i'l iiur .-I' i'iiriiciili-.i \-\\ 1,1 rdicidii ¡lalia- 
liM (le la misma uhra i'ii rl año .--¡jiini'nli'. 

"((louHiilari lidia Miisrovia rl |iai'imi'i]li' (Icll.i liiis- 
sin olí', pur il Sijíiior Skíismuniiu lilicro liarmir iii 
lll:liiii:iislAiN Ni:ii'i;iui cli'. (¡cinNnMi. Ii-adulli iniui- 
mi'lilo (ii lalino ¡II liii.uua luislra V(il;:rar(' italiana. Ve- 
lii'lia lááll. ron líos j;ralia(los y un rtlapa cnn la inscrip- 
rioiiii'p' fíiacomo Gaslalilo rnsmd.irrarn iii \riiilia 
MI)I.. ') V. lli'rlirrsli'in vif-ili'i la 1 i lisia ilris vci'cs romo 
enviado dtd i'iii|iiM-adi)r romaiiM; la |iiimi'ia el añi) | 
lálT, la sr,L;lllida i-ll l.")JI>y |Ullilii'i'i rnii ninli\o de cs-- 
Ins viaji's una dcsf ripi'ioii did pai>. pm- la ipic vino 
osli' ( iilonri'S á ser i'onni'ido para !'is ciii-npriis did 
Ol'sIc. i'oiistiluycndi) c^la drsiriprion hasta para los 
lni^mllS■|•usos una im|ioi-laiiti^ lui^iitc^ mifiinal para id 
estudio deleslado de la ei\ ili/a.'iun de los liempos 
anliiruos en los imperios (lid O.ar. Adeliiiif: enumera 
de esta olirn en Krifliscli-lilfr(irt:'rlif l'liiT.<irli[ ¡Ut 
Jífiscndcn in Itn^i'ltintl ln's ITIM). .S7. /'riiTs/mn/ rí 
Li'ip:i¡l ISm, onre Iradueeianes latina.;. (lo> ¡laa.in.is. 
nueve alemanas y una lioliémiea. l'iia Irailiieeion in- 
jrlesn .se pulí iei) nicas larde por Ilark'uyI Soiiely. 

(2l Viin //(•/■.'/(7-síí'/;i i. ■' edición. Iioja XW'lll. ei; 



la 2." pm '(? do las tres f[uc con [lairinaeion e 
liono líi c lí'a. 



^pe. 



u 1 )es|)ties de lialierse euiliarcado en cuat ro 
"lidtes ;i la desdiiiiidi-adura did rio l)\\iiia. 
•>sii;'iiierdn en un [iriiic¡[iid en (d oci'auo la 
ocosta de la deicidia. en la (|U0 se veian 
■•muy altas y piinliau'udas nKJiitañtis. (1) 
'y cuando (Ie(>sl(> inodd Imliieroii recorrido 
>iliez y seis millas y liuiíierou cruxado un 
>\d'dIlo. Idinaron la costa ¡/i|uierda. dejiíndo 
■'la alta mar á la dercídia. la (jue cdiuo ii;ual- 
•^mi'iite las |ir()\imas inonlañas. toman s\i 

Mioinlire did' rin de l'etzora. Hallaron en 
\^es1e sitio una raza de Lreiites llamada la]io- 
»nes liiienscs ijiie iiunijue lialiitan iiolircs y 
>diajas clio/.as á la malla del mar. y lle\an 
'■•una vida casi jian^cida á la de lus ani- 

uiales salvajes. s(> decían s(>r njuclio más 
■•|iacílicds (lue los llamados |;i]idnes silves- 
»tres. 1 )es|mes i|U(> ¡lasardn (d ¡uiis de lus la- 
mpones y na\(\d-arou hacia a(l(dan1(> oclieiita 
»millas. llei:-aron á la tierra XortjMjden, (|ue 
»se encuentra hajo id dominio del rey de 
^>Sui'cia. I, os rutenos llaman á esta parle l\;i- 
>\¡enska Selma y la ii'ente la apidlida Kajeni. 
"Cuando, avanzandosid'uieron su marcha ;'i 
>do hii'd-() de una costa luuv (hvsÍM-ii;ii y ^■^)Y. 
"tilda (|ue se destacaha hacia la dercídia. lle- 
"¡^■aron á una |ieiiinstila ipie se llamalia //e- 
»//y / iii'isiiii 'jjy ijud lormada por una L;'ran 
»roca se eleva solire lasairnasen íoriiia pa- 
•■recida á la (li^ una nariz. Pero liay en ella 
>.una ciieNa ú caverna 4111' trai;"! el ad'ua 
:'>por espacio de seis horas s(\d:ui(las. y arroja 
•>lu(\d'o con ^'ran estri'pito y ruido en nue- 
»vos remolinos, (d aun;! ijue antes tra,i;'(>. 
".M.U'unos l;i llaman el omhlid() (hd mtir. 
"olros í'Iiarylidis. Se decía que era tal la 
.fuerza (le est(> remolino ijiie atraía liácia sí 
ȇ los bu(|ues y otnr; objetos cercanos y los 
>frad-a])a. R(deria Istoma, que i^d nunca es- 



'!) Aipií se lian eonrundido Iqb monl.iñas ipie .se 
lian visto en Xoruejja. en euanlo es Ihija la eo.-,la del 
ntur HIaiieo. 

\i) Es iinn IrüdiiiTion poro .-lei.rt.ida de' l.i pal.il.ra 
SinJíddiliüS la ¡iiinlii .-•iiiiítí i|Ue cuii IVeiUelii ia se ulj- 
serva en ol'ras nntijíUiís. 



lili (MI ciiiilro 
no Dwiiiü. 
'I (ici'jiiKi l:i 
no sn voiiiii 
litarais. (1) 
III recorrido 
cni/ado un 
il.'i. ilcjaiiilo 
•oiiio iüual- 
. loiiiaii su 
lallaroii en 
iinaila lapo- 
II iKiliivs y 
r. y llevan 
le los aiii- 
uuclio más 
lies süves • 
is de los la- 
i1e (H'lieiila 
poden. (|iie 
del rey de 
a ¡larlí^ Ka- 
da Kajeiii. 
I marídia á 
hial y cor- 
ri'elia. Ile- 
iiaiía //í'- 
uiia ^-raii 
orina pa- 
ly en ella 
el aL;-iia 
y ai'i'oja 
en nue- 
Irapi. 
del mar. 
a lal la 
hacia si 
nos y los 
luncu es- 



i.is i(iin so 
■ii.-l,, ,!,■! 

|u|;.l.l'a 

II ¡;i SI' uIj- 



• liivo en peli;;ro tan i^'rande cnnio en el ijue 
>'ii(|ui se encoiiln'i. en euaiilo el remolino 
■ atraía hacia si i (ui tal l'nerza lii< liuijnes en 
»inie(i||os naveii'ahan. que solo con í_'ran(lps 
)M'sruerzos y !a ayuda de los reiuns jnidieroii 
yi^sciipar. Cuando huliientn pasado la Nariz 
'Santa, llegaron al calm de una monlaña 
(jue tenían precisión de circuiinavei;-ar. 
..Después de istar aipií uno-' día< detenidos 
«á causa de vientos contrario-;, dijo el (.'a- 
»pitan: Ksla roca que V(>is se llama Sr^irs 
>>v no la pasaremos tan lacilmonte si no nos 
xrecoiiciliaiiios ('(111 ella liaciiMidnle un do- 
»uat¡vo. Isloiiia maniresli» halier echado en 
»cara al capitán su ridicula snper>;1icion. :i 
>;!() (|ue el reprendido capitán no replicii. 
»Asi coiilinuai'oii detenidos li:i-t:i el cuartn 
»dia ii causa de lo allinroliido did mar. pero 
»coiu-luy(i hu'LXo el t(Mnporal y levaron an- 
»clas. Cuando la naveií'acion con viento 
«iavorahle si> hiilio continuarlo dijn el c;i]>i- 
»taii: N'osotro-; (w reíais d(< mi- amonesta- 
»ciones de reconciliación con la roca de 
^>S/',iws y las consideraliais como una necia 
»supors1icion. pei'o de se^airo ikis huliiese 
"sido iinposilile ¡lasarla. si durante la no- 
»cl!e en secreto 110 liuliie<e idn ha^ta la 
«roca y solire ella ofrecido mí holocausto. 
».\. la pre.i;unta de cual era el holoi-au-^to 
»olVecido contesti'i el capitán: lie entendido 
»harina de echada mezclada cmi manteen 
■»si)lii't> la roca saliente (|ue . íiiio-^. Siirnicii- 
■xlo su nave,í^'acioii lleu'aron á otra irraii 
vpiiiita llamada Motka, (|ue es más liien 
»uiia península. Sohre la estremidad de l:i 
»m¡siiia hay un castillo llni-lln's (|ue si^rni- 
»tica C/isii <lf f/i' r/liii. en cuanto c| rey 
»de Xerueui'a tiene alli un i^auírdia para 
;,»(let'eii(ler sus fronteras. Dijo el intérprete 
'%>(iue este punto era tan larpí que apenas 
»lio(lía circuiina\e,n-arse en o(dio días. p<ir 
'^»lo (pie. ])ara no esporimentar demora de es- 
''*»la manera. trasjKU'taron solire tierra con 
'»;^'raii trahajo sohre honiliros sus hotes y 
.»ot ros efectos, en una distancia de '/, milla. 



i.« I. tí 

■•Nave;4'aron á continuación ¡i lo lar,i;ii di los 
■MliUilojipos o la tierra de los lapones saUa- 
j(^s hasta Ih'/^ar á un punto (|ue se llama 
•Dront Trondlijem y se encuentra situado 
>.á "JOO millas al norte de 1)\\ ina (1) úo- 
"cian que el ]»r;ncipe de Moskow acos- 
■ tunil»ralta colirar contriliueion liasla eslp 
punto. •■ 
La narración liono in1on''s. en cuanto 
nos da \ina idea di^ como se nave^aha luice 
loo años á lo laryo de la costa norte de 
Noruei;'a, y i|uizá liaya ejercido hasta 
imlirecta intlueiicia en el en\ io de la e\jie- 
dicion de Sir W ilhini^'hliy. poríiue de la 
edición d(^ los trahajos di^ llerherstein, im- 
presa en \enecia (d año I .")")(). (Uíl)i(i muy 
pronto tiMier conocimiiuito el veneciano 
('aliot. (d (|ue como ,i;'raii piloto de Ini^lale- 
rra dirijiíi á la sazón con i^ran esmero el 
equipo de la primera e\])edicion inf^lesa 
hacia el Nordeste. 

Aun es 1oda\ía más |irolialjl(\ (|m> el 
niajia de Ivsc.indinavia de Olai Ma;^'ni. d(d 
(jue anteriornn'nt(> se lia hecdio mención, 
fuese conocido en liií^daterra antes de I,"),").']. 
l']s este la expri'sion de la idea de t^xistencia 
de un paso marítimo norte entre el mar de 
la China y el Atlántico, y la (|U(>. en opo- 
sición ii los nni[)as de los cosmi'iü'rajbs de) 
Sud de Muropa. vino lamliien á ser causa de 
que (iustavo W asa traíase de organizar una 
expedición noidesle. Desgraciadamente ésta 
no se lle\(j á el'(>cto, y lodo lo que coiioce- 
nio- de la misma, se halla comprendido en 
una carta esci'ita al príiicijie elector Au- 
Li'usto de Sajonia por el rranc(''s Huliert Lan- 
(|uet. (|ue en 1 ÓT» 1 visilii Suecia. ]'¡n esta 
caria le(diada en I." de .Vliril (]o lóTl! dice 
Lanqnet: v Cuando hace '2'2 años es1uv(> en 
•'Suecia. el rey (iustavo hal)l(i conmigo con 
'>frec\n''ncia acei'ca de este camino mariti- 
1110. Me e.\iji('i por último que emiirendiese 
la expedición. ])rometiendome equipar dos 

A) lili \('/. (le ilcrir ni \i)ii>' ilcliicín MT -iii iluil.i 
//i'is lililí <lcl ll\\ili;i. 



>Mn 11. 



•'tí 



: 



\Ú I irnl NN \Vi:r.\i:iriN 

'>ltiunit's culi lodo Io(|uoriu'so uccpsiirio (larii 
•>uii;i lai'^'ii <'s])('(li('ioii.1rii)iil;iii(lolos con los 
•)iii;'is inlclivoiilos mariiioros qiin liiirian lo 
>U[uo vüinaiulasp. IVro oiitonccs lo coiiioslc 
>H\\\o prefería viajai'porparajcslialtiladosaii- 
»1(>sqiio liiiscar luiovas liciTasdcsicrlas 1 ;•• 
Si (íuslavo \\ asa Imhicsc encontrado un 
honilire apto para llevaide á electo sns i^ran- 
des i)laiios. podía muy iiien lialier aconte- 
cido, que Suocia iiul)iese iiecjio discutilile 
para inii'laterra el honor de ser la primera 
en abrir la lar^-a serie do las exjiedicioiies 
del Nordeste {-2^ 

La uaveii'acion de Inu'laterra es lioy día 
sin com])aracion alguna mayor (|ue la de 
toda otra nación, sin "mliariio. no data de 
auti^nio. Á mediados d(d sii;-lo W'I era 
todavía en (>\tremo insi^niiílcante y se en- 
contralia limitada más princ¡iialmen1e al 
litoral y l'lurona. con al,i;'una que otra es- 



! I 



(1) Fllllicili I„itli|licli i;|iis|iil.i' SiTi'clii'. Ilal.ic 
lii'.i'.i, 1. 171. Cüiii|i.in'ci' lili iifhCulii (Ir A. (i. .\1j1i|\ví>I 
(■II Si/ í/((SÍ)v('/ lii/niíi'/ J'úr IST."». iJTü. 

i2; líl in-iiiicro i|iio cslimuli'p los vi.ijcs (le ('s|il(ir.i- 
linli á l,is rcjiidiii'.-í |iol;iros. luí' >¡ii ('iiiliiirj:o el ¡iii:l('s 
líiil.Pil 'riionic. el iinc (liir.iiiUí nuu-lio llcmpd IkiIhíi 
li.iliii.idii en Si'vül.i. Cmiui i|u¡(.'rii i|uu lodos los dcináü 
|)ili^^es ya si; oiii^oMü'filimi dcsiMiliiciion |jor csiiafiolcs 
y iioi'tujrucsoí!, iii.siiiU('i ('.~ii' ¡il vcy 1'".iii-Í'1UL' \'I11 en «d 
liño ir)27 lijar su alomioii en cxpioracionos dol Noilc 
DospUí^s de licuar al l'tdo dialicr ido liácia (d N'ollo lo 
sulii'iciili'i iiudi'ia uno dif'jirsi' al Fslc. Pasando cn- 
loiii'cs ('II |.rimci' lu^'ar |)or la licrra de los lárlaros. 
lUíf-Miido Iu(',í;o á la (lliiiia, dí's|iU('s á Malaca, ii las 
Indias Orientales, y al imImi de liiii'iia líspcran/.a. y 
cirL'unnavcüar asi (I iiiumlo culero ■. Podría uno 
laniliion dirijirse al ()i>sle ronliiiu;irá lo largo por de- 
Irás de Terra nova, y vohcr por il cslrcilio de Maga- 
llanci;. (Jiic/iart líoldiu/í. T/if ¡u-iiu i/ml Xurc'/iiiitiii^ 
\'(iiíii/r:i. líit'l Di^cncerirs nj í/ic Eiii/li.</, iidlion ele. 
I^dii'liiii l.">N!l. s. 2.">0. Dos años nnles, relierc l'aulus 
.lo\ ius íi foiisecueiicia di? las coiiiunicaeioiies de un 
eniliajador d(d Ozar ruso al Pa|)a ( üiMiieiilo \'ll.i|ile. la 
Husia so llalla roiUsida al norle por un iniíienso oci^a- 
Mo. ¡'i lriiv(''s del i|ue, si uno so aliene á la eo,>|a di; la 
(leri'clia. y no encueiilra li(M'ra alguna ipie olislru- 
\a el paso, pueile llagarse :\ la (lliina. ' l'tntli Jniii 
i'i/)rra onmiii, Ma.-(d i'i'X, )!: e drlm s. SS; La dcserip- 
cioii sobre liusiii i|ue en ella se insería se eneuenlr.i 
hajo el \i\u\o: Liliclliis f/c If/ntioni' Hasilil n'l C/i'- 
iiicníciii Vil iinpiesa por primera vez en Honia en 
l.-)25. 



nEt, \SIV V í-flloPK 

pedición á Islandia y TerranuNa en Ijusca 
de pesca 1 ). 

MI ;.;-ran [loder maritímo de Esjiaña y 
Portu^'al y su envidia á otras naciones, 
no les perniilii) tampoco el que marino-, 
estranjeros (>n aquella época tuviesen tra- 
uco con los j)aiso.s asiáticos dol Este, los que 
Marco Polo do.scriljo con seductores reldto.>< 
de ^•randisima riqueza en oro, piedras pre- 
ciosas, costosos tejidos, especias y perl'u- 
uies. Para (|ue los cv -iantes dol Norte 
(le iMiro])!! pudiesen ¡rticipar de las ga- 
nancias i|ue aíjuí había (|ue percibir, parecía 
necesario hallar nuevos caminos inaccosi- 
liles para las armadas de la península piri- 
náica. Il(' aipii la esplicaciou del alan con 
(|ue los iiiL'iesos y liolaiideses una ve/ tra-; 
otra en\iaroii buques costosamente equipa- 
dos para que á través del j)olo. ó siiruiendo 
tambicn el camino del Noroeste á lo lari;n 
del nue\() mundo, (i el del Nordeste ;'i lo 
lar,:^() de la costa norte del viejo, buscasen 
una numa rula para la india y la ('bina. 
Kstas espediciones no coinduyeron hasta 
que la supremacía del [loder marítimo ile 
Ksiiaña y Portuy-al no hubo terminado, y 
auiKiue en ninL;'uiia de ellas se olituvo el 
objeto apetecido, son dignas de atención por 
haberse formado con ollas la j)alanca (|ue 
liizo nacer la navegación oceánica de In- 
glaterra. 

El viaje (b> Sir lluü'h W'illouirhbv en 
1."),"):! fué por lo tanto la primera expedición 
maritima. (jue emprendida on grande es- 
cala, se envió desde Inglaterra ú mares en 
extremo distantes. El equipo so llev() á 
electo con gran esmero por el célebre y en- 
tonces anciano marino Sebastian C'abot. el 



íli Mil el año lóíO, no leiiia I.iindros, .sin eonUir l;i 
añilada real, ni.'is (|U0 cuaU'O Iiiiijues euya eapaeidad 
exeediesí.' de IJO loiudadas. lAiiderson, Origiii ol' 
Commorce. Loiidon I7S7, Vol. II. s. 07). 

La in.iyor parle de las poldaeioiips del liloral d^' 
líseandinavia. didicn por lo lauto tener en nuo^lin.- 
(lias niuelia mayor marina de gran porte de la (|Ue 
L(Jiidrcs tenia en imu'-dlii t-poeii. 



qU(1 

mili 

ton| 

tes 

in- 

en 

da\| 

OX[i 

( 



u\a on busca 

lio España y 
ras iiaciunos. 

que luaniios 
lii viesen trá- 
I KslOj los que 
ictores relatos 
I, piedras pi-o- 
L'ias y ¡¡(M'l'ii- 
tes del Noi'lc 
ar de las ^a- 
rc'ihii', pareciii 
iiios iiiaeeesi- 
enínsula piri- 

del alan con 
una vez \v;\< 
KMilc equipa • 
. () sii;-uientlo 
sle ;i lo lariid 
sordesle ú 1(( 
('Jo. buscasen 

y la ('liiii;i. 
lyorou liaslii 

luarijiuio de 

ei'üiiuad(». y 

e ()1)1UV() el 

ileiiciou piii' 
jialanca (¡ui' 
lica de lu- 

ou^-lii)y en 

expedición 

.ü'i'audf^ (>s- 

ú mares en 

se llo\(') ;i 

élebre y eu- 

ü ( alioí. el 



'•, Sin conliir l.i 
■uy.i cipiicidiid 

Jll. Oi'ijíill ul' 

del liloriil (Ir 
I" 011 nuetitro.- 
iitc dü la (|ui.' 



CArÍTII'i I 

que (lió también al ¡ele de la expedición 
minuciosas insiruccioues acerca de cíiuio 
tenia que (pbrar ante lo-; dislinlo-^ inciden- 
tes de la na\e:,'acion. Ali:iiiia> de estas 
inslruccidues parecerían sin duda pueriles 
en nuestros días (1. otras pueden boy to- 
da\ia seguirse i'()nio ordenan/.as de toda 
cxi>ciliciiin exploradora bien nr^Miii/ada. 

OlituNo además Sir Ilu.ii'b Willoii^-bby 
una carta abierta de Eduardo W escrita eu 
latin. í^rieizo v otros varios idiomas, en la 



4:1 



liulia era tan ii'rande, (pío por primera vez 
y á lin de ]iro1eJer '•' la broma los buíjues 
jiuestos á disposición de Sir Willonn-liby ( 1 ) 
se liizo cubrir con del,i;':idas láiuinas de plo- 
mo la parte (Mi (¡ue en acjiudlos lle::-aba (d 
aii'ua. 

Ksfos buques eran: 

1.° IjOíki Ksjtc¡'ni:(i\>\\i[\\t> aliuirante, 
de I •Jll tdueladas. ¡i burdn ibd i|U(> se eiicon- 
ti'alia Sir \\ illiinL;liby coUKiJet'e de la es- 
cuad-i. huduso este, (d capitán del bu- 




Sr'iasiiAN (IvnMi. 
Sffiin un n'tr.'it" en Arlif i-\|htÍ''1mi'~ •[<■ E \al.' líliiKi'. I.imJnii bri. 2 



que so decía, que lo-; descubrímienlos y el 
establecimiento de ridaciones mercantiles, 
eran el único olijelo de la expedición, y se 
exhortaba á aquellas irentes (jue pudiesen 
llei;"ir á encontrarse con la espedícion, á 
tratar á Sir Willon^-liby y á los suyos, (bd 
mi-niii iiKido (lue ellos deseasen ser trata- 
dos (Mi caso que vinies<Mi á Ini;laterra. l'll 
ooiivenídniienfo que se t(Miia de lleii'ar ;í la 

(I, l'iM' cjomjilo el .iiliciilo :io. 

'-. Los Cr-CuCIV.Oi ll.'i-hd:^ il lili ¿i} oblonoi' pi\|-.l C.-I.l 
olir.i una copia üi¡j:¡Tial dul ivti-.ilo do Caliol. (|ne m'- 
. piiii so dice existo L'ii Iiiglaleía-a. no lueinii desaira. ia - 
,i¿ daiiienlo coronados jior el Oxllo. 



(jue. ^\'illiam fíeílerson. y seis comercian- 
tes, se componía la tripulación de treinta y 
cinco homlires. 

2." Edifird Ihj)virrntKj-e, de KiO to- 
neladas, en el (¡ue iba el capitán de la ar- 
mada y principal piloto Ricardo ( 'liancídor. 
Este buque se encontraba tripulado con un 
total de .")(! hombres incluso dos comercian- 
tes. Entre los tripulantes cuyos nomlires s(> 
encuentran en Ilakiuyt, se halla más tarde 
(MI la historia de las expediciones del Nor- 

I SiLüiii la de>rTÍ|MÍi)li del viaje por (;loni('li.> 
dan). AHaMuyt, I.' edición, páíJ. ¿71. 



lil 



il 



H 



I í I lili I \.VA\ I i.\i |(IN 

dcsli'. li)> (li'l cr-lcliri' SI('|iIiiMi Iíiii'1'uiil;Ii. 
ciiliitüii del liiiqiic v Arlluir l'd. 

."{." /{n/ii ('(iii/if(t'ii/>i', (If 1)0 liiiif'hiiliH. 
iil iiiaiiilo (le ( 'ui'iK'lius |)iil't'i)oi'1li, cmi "JS 
lioiiilii'os (le lo> ijiir" li'cs (>r;iii ciiiiii'i'iMMiitcs. 

Kl ('qiiijiü (If los biKiiios costiiliii ()(H)(i li- 
])V\i^ ostíTÜiiiis (li\ iilidiis 011 lotes de ;i "jri. 
Sir IIiil;'1i \\ illiiii^hliy fiu'' clp^idu JclV |)(pr 
iimtivii de su iii'ro;4';iii1i' ¡isjicrlu y su cxi»'- 
rii'iici;! (MI el arte di' iii i;'U(>ri';i ( ' 

P.'ira iuv('<ti,y'iir l;i ii;itur;ilr'Za ii(> his licr- 
r.'is (|<d l'lslc. s(> cousulti) sin iildciicrdo idln-: 
iKilicia ali^Miua á dos lái'lai'us qui' l'Miiaii cui- 
|il('i> cu las calialli'ri/.as dd i'r\ . Los liui)U('> 
salioi'uu de lialclilVc el -'" ,,, Mayu i .').") "J [•j\ 

Ciiii vii'uli) faN'oi'alili' i'ui'ruu rcuiulcailiK 
|i(ii' lióles liasla pasar (¡rciMn icii. doudí' 
(Milouri's se ('UcontralKi la corte. I']l i'cy 
jior uio1i\(i lio eiireruicdad no jiudo a>¡-- 
tir. [icro el consejo y la coi-tc y una nu- 
luerusa ai;'ru[iacion de ícenles se esli'cclia- 
liaii on las Ncnlanas. los terrados y la 
orilla. jiiU'a ver á los lun|ues tripulados por 
iiaveo-antes. (|ue \is1iendii nuc\(i-< trajes de 
i;'ala de azul luariim. eran saludados piu' el 
estampido del canon cuando ¡lasalian: el 
au'ua. las montañas y los valles pi'odnciaii 
su eco. y eran an i'uerles los i^'ritos de la 
niarineria. que lle;:'alian hasta el cielo^) í;};. 
Todo era Iriunl'o y ale^^-ria. no pai'ecia 
sino (jue se adi\inase ijue nacia aquel dia 
la mayor potencia mai'ilima qiu' la histo- 
ria universal reo-islra. 

MI \ iaje en si mismo l'm'' muy de>i;Ta- 



'li (^iiiii lili i'()r|Mii-is l'oiMi.iiii ciMl i'iiini |ii-ni-i'i-,ic 
.-liilurMci lililí olí .~lii.i;iil:i rciii ¡ii vr lirllir.i iiiiln-lriniii. 
iCl i;mi:ns .\ii\MS lici'.-illrl.-i'. llM^l,l^l, >. L'TL; 

(J) Diez (li.is m.'ií- 11 nii'iio.s .-oii en el MTíiiio ilr j.'r.in 
illl|ioi-liillci.i |iai;i l.is ruiiilicioiio.s (li'l liielii i'li los m;i- 
i'i's iti'l (lisliiiilr Nui-li'. y |ioi' c.-lc motivo. ¡\\ liin'cr 
nii'iicioii (Ir los vi.-ijc- ik' mi.s priülciícsorcs, lio i-i'ilu- 

cidosilMIipiL'lll IllK'VO S¡.slOmil. el .111 lijjlio (Ic lilS locllils. 

• :t) \'iliríiiilur lioiiilKiril.iniiii riiliiiiii.i, 'l'.irl.ii'ii' vol- 
\iiiiliir iiiilii'~. Miii'li'iii Miii.inl rrr|iil.ii-iil.i. n-ho.inl 
siiniiii^i iiiiiiiliiiiii jiiu.i. i'i'lio.'iiil v.'illi's, rclio.'iiil iiiiiliii', 
rl.ii-;.i|iii' X.uil.iiiiiii |ic'irrllil svdci'.i c'iimoi'. íCm:mi;.\.s 

.\l'\M- liilMlIcIsr. II \M I Vi. -. L'T2.) 



:i ASI \ \ II iiiip\. 

ciado para Sir Hu^'li y la mayor parte de 
sus compañeros, llespues de iia\ ci^'ar en 
dii'eccion Noi'te ;i lo lai'pi de la costa \\s\r 
de li:'latei'ra y j'lscocia. riieion juntos lo-; 
li'cs liu(|ues hasta XorucLi'a. cuya costa .-i' 
(li\ i<() el -' i; de julio á los lili" lat. II. 

Se salt() á tierra, y se encontraron allí 
ti'cinta casas pe(jiieñas. cuyos uioradoi'e. 
Iialiian huido pi'olialilemente poi' fenior ;i 
los csti'anjei'os. i*!sta re^iáon. seiiaiu se supo 
más tarde, se llamaha J¡'i/f/>'/"/u/ y era 
justamente la parte de Noru(\ua de donde 
(Mher em|ie/(i su espedicion maritima al 
mal' Mlanco. ( 'oiitinuada la iia\'e,L;acion a 
lo lai'i;-o de la costa, se ronde(i el „'. , " " en 
el puerto de Staiileu . ((^|ni/.as Steedljorden 
en la eo-la (teste de Loloten) en el (|Ue si' 
encontró una numérica y aniahle pohla- 
cioii. ]iero sin hallar en esta parte otra-; 
mercancías (pie pescado seco y li'rasa. 
A mediadiis de Au'osto. junto a Seiijen. 
una tempestad sepan'i á Eilnnrdo ¡-¡■iini- 
ri'iil i'ríi de los utros dos luKjUes. Mstos 
pi'ocur.iron entonces alcanzar \'ard(ihus y 
iiave;^-aron dando sueltas en distintas di- 
recciones, en una de las ijue se llei;'ii. en- 
tre otras, á una tierra deshahiíada y ro- 
deada d" hielos, de ai:aia'< tan |ioco pro- 
ruiidasjunto á la costa, (pn. ni siquiera un 
lióte ]io(lia atracar ( I ). 



i|,' l''.ii hi r'|iiiiM en i|Ui' si' i'in|ic/ii ni S|i¡l/.liri;L' l.i 
ficsc.-i ílo l:i luillciiii pcociirii (Iciiuisli'iir 'riioiiias KiIlii'. 
uno (lij los ciiiiiliiiK's (le los liUi|iK's (lu l.'i coiii|i;ifii.i 
Mosrovili. (|U(' \V¡lliiii;ililiy iil iiiivcfiíir víijííhkIo, dcs- 
pin's (le \.\ s('|i;!riii'iiiii ilr (lliiincclor. IihIum dcscii- 
lji(jrlo .-'i S|i¡l/licrg 'l'iiivli.is III. s. ICiJ'. I'',sli' iis( rlii 
(|UC de lili modo i-l,il-ii li.iri' líiii si'ilo drl ilcsni de 1 li- 
irlütciT.i de iiloiio|ioli/-.ir la |i('sr.-i de S|iil/,licrp. |ii|iilr 
demoslrai-si' i'omo iiicoircria. liare ya tiempo i|U(' se 
le li.'i cfnisiderado cumo desprovi.sl.i de tiiiiiianu-nlo. 
Nuevos L'xplei'adoics en camliio lian supuesto i|lli' la 
liiMTa i|ue vii'i W'illoiiLililiy di'lii,i lialicp sido lii tii'i'i'a di' 
liis|)ato.s de Nueva Zeinlila. Por molivos (|iie la lalla dr 
(.•s|iae¡o no me periiiileii oxpiiiicr. me parece taniliieii 

eslO pOl'O piisilile. .Me parece pnr lo COIllllirio ('11 i\- 
Ircmo prolialiie. i|iie la lieria de Willeiigliliy es la i>la 
Kidpujew i|UC liaiiciis de arena poro proriindos rodiMii 
La latitud en Cbte caso lia sido marcada "J" m.'is al mir- 
le, fiero lales errores no son iiiiposiMi's en las dt'imir- 
caci'iiies de los aiiliLiuii- navcLi.inles. 



r' 




lyoc ¡lartc il^ 

' ii¡iv(';;';ir (MI 

l;i ciislii l'¡sti. 

Itll juilllis |ii-; 

uyii ciist!) M' 
i' lal. II. 
'oiitrariiii allí 
is iiKiraddri'v 

jiiir IciiKir ;i 
c.i^'uii se su|iii 
Iflmul y era 
,:^'a (le (Idiiilf 

niaríliiiia a! 
iia\('L;-aci()ii ;i 

;'l:.r.i,,„„ ''II 

St('('(llj(tnl(Mi 

(MI el (Ule se 

iialilc jKilila- 

partc otra-i 

(•(I y tiTasa. 

1(1 a SiMiJ(Mi. 

"(rdi) ¡i'niii- 

iqucs. l'lstiis 

\ ardíijiiis \ 

ilistiuias (li- 

)iui(la y rii- 

II poco jll'ii- 
SÍ'|1|Í(M"I 111! 



S|i¡l/liil- 1,1 

TllñiiliIS VA'JiV. 

a Cciiii|iiiñi;i 

vai^íilido, (li's- 

lalií.i ilcscil- 

l'".^l<> ¡IhCCll] 

ili>s('(i (le lii- 

l/l'i'i'i;'. |iiicili' 

il>lll|lC) (|IJI' .-!• 

riiiKianicdlii. 

U|iU('>lll (|(li' l.i 

) la lirrra ili> 
ijiH' la talla ilr 
ll'i'C(_' laillliirli 
iliiirio cu ex- 
M>\ es la i.-la 
niidds (-(kIimii, 
-' i(i,i,> al ma-- 
i'li la> ilciiiai- 



CM'illln I. 45 

|)(' a>|ni •-(• liiz" riiiiilHi jiriiiKM'aunMilc al hilada. Al añd sÍL;iii(Mit(' |i('>cad(ir('> rusos 

\iir1i' lu('i:'ii al Sudeste. Se lle¡4'(i asi lias- íiallaroii (Miel silid de la iii\ (M'iiada Jiiii- 

|.| |., ,.,isla de l;i l-a|H)ii¡a ni-a. don le laiiieute con los liii(|nes y eadáv (M'cs de 

(d -'V ScIÍimiiIm'c se (Micoiiti'íi un Iukmi lioliiiires. d dJaiM'odid (|iie se ha lomado (d 

iiiKMdo. en (d que Sir llui:'li \\'illoni:lihy extracto antediidio y un te>laiii(Mito Jii^ti- 

de1(M'ininii |ia<ai' <d íiinÍimmio. j-il [iiuM'to se ticado por \\ il!(uiL;liliy (I ) lo que pnndia. 

(Micoiitraha situado a la des(MiihiicaduiM did (|ue e-te y una parte de la tripulación 1o- 



. -. .X, ■ fWm'^ ■» ^ "^ W""- ^ ^ - , *-\' : -~ ^ ■"• -"^ \ '..•^. ■' ■••V \ 'í •>'■'; 
















\ 







'A»__iir y 



^^ 






:.mfe£:^'"^'>-*...--:v.^~■^«%..^^^^^ 



W.MiiHi i:n i. Mil 
Sp/uii l.iii.-i-!iL't<'ti. 



rio Arzina. c(M'ca do A'ey///-. .Ve(M'ca (h^ la 
siKM'le linaldo Sir llu¡4'h Willoiio'hhy y sus 
ti',^ cdiujiañíM'os. lioso sahe más. ([iio lodosdii- 
raiite (d inviiM'iio. I'uim'oii sin duda \i(dimas 
d(d esc(jriiu1o. V\ diario d(d j(de teniiiiia 
con la anulación do (juo acto continuo (h>s- 
puesdo la lh\n'ada iiiamUinjü pararoconooor 
aoiii'lhi tiiM'ra Iros liouilu'(>s 011 diriM'iM'oii 
S. S. ().. iros (MI dirección ( ). v Iros (mi 



da\ia so (Micíjiitraha con \ ¡da 011 l'',n(M'o did 
I.").")!. I -J Losdos l)U(|Ues como í.ii'Ualiiioiilo 
(d cadá\(M' (le \\ illoiiL;'lihy se oii\ iaroii (d 
afio irir):)á In^-latiM'ra por (d coiiiiM'ciaiito 



(ieor^'(> \'illin;4'\\ ortli í ."i 



(I l'',l Icntadiii' cea (i ilicicl W'illoii.ijliliy. (|ui' riaiin 
i'Oiiii'i-ciaiili' s('i;ili.i la i'S|iO(li('¡i)(i . 

:.' llalvluyi. s. :m. l'urchas, III. s. lií; h 1 iii.ir- 

t;rii .-, ICll. 



dirociM'on S. \\. p(M'o la onconlraron iiiiía- m, 



1) !).■ rsl 



i> os (|i' iriiirii .>!' iMii'iila rii una ca 



•la di 



sKwa (.'.-crila |ior IIi'MiÍl' l.aiii' ijiii' id V./.w f\\ un 



^i| 



M 



11 
I 




I! 



4H I lili I NN \Vl:ii M ION 

Mil 1(1 ([\\o ;ir('ct¡i !i lü sit\i;ic¡iili de Arzi- 
ii;i. (l('s|ir('ii(lrst' ('slii (le las iiolicias del 
|ir¡iii('i' \ iají' (le Auloiiiu .líMikiiisoii llak- 
liiyt. s. :{;!.")) (|U(> inIc tardi'i siete dias pai'a 
lle^'ar (l(> \'ai'dnli\is á Swjaloiiids y ijiic 
|ia^(» en el s(''[)1iiuo la deseiiilMHMdiU'a di'l 
riu donde liiilu) invíM'iiadn Sir llui^'h W'i- 
llmi^liliy. rio ijue. süiiado ¡i los (íN" v!n' 
lat. II. y á los ;}!S':){)' loiiu". e. del iii. de 
(ii'eeiiw icli y á los ''/- del trayeclo (|iie uie- 
dia entre la poli|;ic¡on de \'ariloliii-> y las 
bocas del Swjaluiíios en el mar (ihu'ial, se 
señala hoy con el iiomlire de \'ai's¡iia en los 
niajias del (lia. I''n(' sin duda á la d(>seni- 
Itocadura de esle rio donde con Un tan des- 
.uraciado para la oticialidad y inarineria 
invernaron dos liuíjues de la primera (>x- 
pedicioii Nordeste. 

l'.l tercer 1)U(|U0 el lltln nd Hniiiirriitnrr 
al mando de ( 'liancelor. tn\(i ]ior el con- 
trario un viaje leliz y i|(> iniíMirtaiicia para 
el comercio del mundo. Como hemos dicho 
antoriorment(> se \ ió Chancelor en umi 
tormenta en (^1 mes de A,¡4'osto separado de 
sus comi)añrros. Xaven'ij por si solo hasta 
\'ard(ihus donde des|)ues de esperar siete 
(lias á Sir iluu'h W'illonn-hby. á pesar de 
(jne ali:'unos escoceses j)rocuraroii conven- 
cerle para (pie \()lviese. conliiuK» á las re- 
H'ioiií s ilesconocidas del mundo su camino 
con la tirnie n^olucion de morir (> conse- 
,i:'uir su (ilijeto. tan h'jos (¡ue el so! lucia 
noche y día sulire la incomnensurahlc es- 
teiision de los mares (^ 1 ). 

1)(' este modo llei;'(i por Un ;'i la desemlio- 
cailiira del rio l)\\iiia eii (d mar Hlanco. 



liiilli|U('l(' ••(•iillccl llii'm Id lli^- ImIiIc. lo I i'i'c.ivi' cncli 
oiir ,1 i'U|i|i(' tVoiii lii- liiiiid lii driiila', iinil hicki' iiilo 
llis ll.'llill MilsIlT (il'(]l-.2i' KillillfiWorlIlíi lir.llii. wllioll 

rciiciii'il owiT llio l.ililo. iiii'l |ili':is;mlly (Iciivi'n'il iii 

lili' Mt'll'0|lolll!UU', wlll) .SOCinill^ lo lllc.--r i!, .-illl ill 

Hiissc. Ili¡> i.s (ioils ^'¡ri.. (IIaki.cyt, s. .")(M).i 

ili (lomo ijuiei'n ijiii' el D\viii;i si' (,'iii'iii'iili',i más n\ 
Suil i|U(! ^'al^lílllU.s. (lilic rslii nnrr.u'ioM liiiccr rot'i'- 
roiirii! á uiiíi |iiÉrl(.' ilt'i vi.ijo, iililoiiür ú l;i rjuo so muii- 
lii'liii 011 lii flcsriMiiciüii. 



l'l'l. ASI \ N l:l IIIM'\. 

donde (Mitoiic(\s. un peipieño comcnlo se 
hallalia edilicado en (d mismo jiunto donde 
hoy está situado Andiaim'el. I'or su tra- 
lo aiahle s(> ^^'aiu» pronto la ccniiau/.a de 
los hahitantes. (pie le recil)i(>roii con n'ran 
i;(Mier()sidad. Mandaron estos (Mitonces un 
a\iso al C/.ar .luán W'asiljewitsch jiarii 
darle cuenta del estraño suceso, ol)teiii(''U- 
dose por resultado la invita, 'ion de este 
para (pie ( 'hancelor pasase ¡i la corte en 
Moskow donde jtasii ("sle con sus compañe- 
ros una parle del invierno muy oliseipiia- 
dos por el ('zar. Al verano suhsii^'uiento 
re^'res(i {wa su liu(pieá iii.n'laterra. estalde- 
ciendo de esta manera relaciones mercan- 
tiles (pie l'ieii pronto fueron de i^'raii im- 
porlancia para aml)as naciones, y ocasiona- 
ron ya enlósanos inmediatos iiu j^'raii núme- 
ro de viajes iiiaritimos de los (]ue no puedo 
aquí dar cuenta por no pertomM-er s\i des- 
cri}» i.in á la historia de las espediciones 
(l(d nordeste ( 1 . 

AuiKpie Sir llu;^'h \\'illon,i4'lihy no era 
ni Li'ran ^(Mii^-ralb ni marino, como se ve 
con facilidad, el voluntario sacrilicio de si 

' mismo V el denodado valor, tanto suvo co- 
mo de sus compañeros, han sido con fun- 
dado motivo vistos con asomliro. Tam- 
bién es incalculable hi inilueuciii que los 
viaj(>s de AVilloiii^'hby y Chancolor lian 
(jercido en el comercio de In;.:iaterra, en 

I toda Rusia v en el desarrollo del norte 



(I) Los escritos sobro estos vinjcs son linst.mlos 
mimorosos. \'.\ rolnto do los mismos so pulilicó por 
liriini'iM voz 011 Hiilvluyl. • Tlio ])r¡iir¡piiol Niivigiilioiis, 
\'iii;i,i;rs, iiml ni.-oiivrrios ol' llio l'liiLilisrii ri.ilion olo.» 
'■Ldikíi'cs I.")8'.). Ordin.nii'os IIiiii^ l''.dli.irds piiss olo. 
!>. ¿.V.); Copy (irsir IIiiiik \^'ilil)n^.'lllly .loiinuil, willia 
llst nll tlie mcmlior ül' tlio oxpodition p Íi(i5; Ciemonl 
AdniTis iHTOuiit ol' Cliancoloi's Voy.igo p 270 ele. 

Eslos misniDS osoritos so liiillan liio^o roimprosos 
en ol «Poljíiiniiígoii do Pui'rlins, (111 p. 211). El (|iio 
dos(>o coiioooi' mns dol.illos do osla litoriitura puedo 
oiiooiitrai'lii on l''n v. Ahull'nc. KriliMdi-liloi'iirisi'lio 
i'liorsiclit dor Uoisondon iii Hiis-huid, SI. IVtoi's- 
luirgoto . I.oip/i- ISK;. s. 200. ooh ,1. Hamioi.. Triidos- 
(•Miit dor Aolloro l(il8 iii Russkiiid, St, IV'torsIjurs oto. 



•V 



Loipzii;' ISi-7. 



^ 



'onvpiifo so 
Millo (IiiikIo 
*ur su Ini- 
;Uliiin/.!i (lo 

1 cnii ,:;'riiii 
iiluiici's un 
i I se 1 1 puní 

(ll)1(MlÍ(''ll- 

III (le oslo 
I cdrlc 011 
('oiii]i;ino- 
()Iiso(jiiia- 
lisiicuioiito 
a. (>stal)|{>- 
s iiiorcaii- 
,i;Taii iiii- 
\ ocasiona- 
ran iiúiiio- 
' lio puedo 
DI' su dos- 
podicioiios 



'■"* 



di' N(iruo,::a. V.\ coini'iito oii la dosouilioca- 
(lura dol Duina, so ha coiiNortido oii irrau- 
(Ic V llon'i'ioiito polilacioii iiiorcaiitil. y iiu- 
uioi'osus <4'Oii1os so lian ostalijocido oii las 
coalas aillos tan dosiorlas ild mar ;^lacial. 
1'AÍ^to _\a liiioii lolop'álk'a y ordinaria co- 
niiiiiiiMoioii jior \apor hasta la iVoiifora ru- 
sa. Los lial)ilaiitos do X'ardí) piiodoii ahora 
011 unas Olíanla-; horas loiior noticia no siilo 
(je lo acontecido oii París y I.ondros. siiui 
do lo sucedido ci; \o\\-^'ork■. India, ('alio 
do Jiuona lvs])oraiiza. Australia. o| l{ra- 
sil, ote. niiontras (pío hace cioii años lloi;'a- 
ha idli ol correo tan s()lo una \(v, al año. l'lii- 
toncos t'uií cuando un coniandaiito aiiiantí! 
d(d periodismo, dii) la ¡^'ran pruoha do do- 



( M'illtii I IT 

iniíiiodi' SI iiii>nio. Clin im leer de una \o/. 
todo (d corroo, simi (pie leia los poriiídícos 



(lia tras día en el niisuio iirdeii (pie un afio 
antes hahíaii sido piiMicados. Toilo esto 
Si' eniMieiiIra ya do idra manera, y ¡i pesar 
de ello, no si> estii eontentii. I, os ¡iitel'esi'S 
del comercio y la indiistri,' de la pesca o\¡- 
,i;'eii la comunicación por medio do una li- 
nea IV'iM'oa con el rosto de l'Iiu'opa. l'',sla so 
coiiseiruirá prohahleiiieiiti» dentro do albu- 
llos años, no pasándose tampoco niindio 
tiempo sin (pie (d l(di''i:'raro haya estendido 
su r(^(!. y hayan ostaldocido los \aporos una 
ord(Miada comunicación á lo larii'o i\t^ la 
costa u'lacíal. mindio más allá del mar (pío 
Chanoidor ahriii al comorcio del nniiidn. 



d»y lio ora 
inio s(; vo 
(icio do sí 
suyo co- 
'011 l'im- 
t. Tam- 
i (pío los 
lor han 
orra, en 
iiorlo 



liiisl.inlps 
lulilicú por 
:ivigi.ilioiis. 
■ ilion etc.» 
1.-^ pnss do. 
'Nal, williii 
■">: (^Icrru'iit 
270 ole. 
•i'iiiiprosos 

I). i;i .|uu 

iii'.i piicdi' 
ilrr/irisclic 
I. IV'lertí- 
I.. Tcmlps- 
■slilirn; ele. 



CAPITULO II 



Siiliilii (Ir Mili"'.— I.:i lii'iT.i (Ir |ii- |.,il.i-, ( iiiiidii'iniii -i (li'l ||¡i'|(i.~l.ns |ii|i|il('> ili' 1,1 ('\|i('ilirii)ii so ¡■i'IIIipii rn C.li.'i- 
li.'il-dwa, — \' i 1 1.1 MI 111 1 '\ I lia (11 ,'i(|iii'| |iiiiil(i. — l.a ¡L;!t'.-i,i. — Hil-d- v SaiiK'Vi'ildS. N'í-ÍIm i'i (lliiiliardw.i ni IST.'i. - 
(Idinina ilr iildlii.-- -aiiiiivcildS.-— Mddd de \cnlii' y lia l.ilacidiio ilc |d> .-aliid> r(ld-. I 'a imiij;iiii ciilri' liis >;riili'S 
ili'l l'dli).— \'i>¡la a |d> lui;aic» ilc Id- lidliicailslii.-., y al .-r|iiilcrd >aiiidyc(ld rn la ¡.-la \ai,L:al.-('li. — Ndlicia.-- aiili- 
fjuiisaccrcii <li' Id- xiliidvi'dd-, — Su lll;;iii' clr.ogi'álico, 




l'll \ i'f/il SI' ili'tllVO f'll M;is(i |i;i-.1;i |;i iiii- 
rlli' ilrl 'J't lie .lllliii ;'l (■;H|s;i ili> |ii'r1 iliiirr- 
viciiliis ciuilriiriiis. Ilin ¡;i. iiii'li|;i y lili nli'iíjc 

ÜTÜInli' (MI ('Xll'CJIln. hl||i;lc¡('ll1('S |i(il' Sí^- 

U'iiir ;i(|i'l;iii1(' l('\;iiiiiN anchis ji |ii'sar ilc 
coiiliniiar el 1ii'ni|iii muy (Icsfasdralilc. y 
liai'ii'iiilu iii:n|U¡iia a1 ra\('<aiiiiK el cstrcclin 
ili- Miil;'!'!'!! (laiiduiMis al mar. Al misiim 
tii'iii|Hi |i'\ 11 lamí lien d Li'ii'i . (|Ui' lialiia i'i'- 
ciliido (inlcncs de sr^aiir. (>n cuanli» riirsc 
|iii-ilil('. al 1 '7/'. y (le iliriii'ir su riniilm á 
( 'lialiai'uv. a en d canal de .Iul;'iii'. piiiiln de 
cita i|ue maripK' para les cuali'u iuniiies de 
la ('Niiediciiiii. dadd ca^n i|Ui^ una separa- 
cimí l'iiesi' iiic\ ilalile. jacula |ii'imei"i im- 
clie á causa de la nielila |ierdimiis de \\<\\\ 
al f.r/iii. y lili le \(i|\iinns ;i \er hasla el s¡- 
1¡(i ilesiLi'iiadn ¡lara iiiieslrn (Miciienlrd. 

Se dii'ii^'ii) al caliii Siid de |ii> i'alus id 
ruiíllin del 1 '7/ '. y auii(|ue lialiia deteniii- 
iiail'» en Trniii-ii |ieii(drar en (d mar de Kara 
|ior el (>s1r('(di(i más siid 'jiie conduce al 
misiiio. (>s decir, (d estreidm di^ .liiü'or. si^ 
])US() la ]ii'oa laii al Norte jior liaher (Mise- 
ñadd la experiencia (|ue niucdias voces á 



[iriiie¡|iiiN (lid N'eraiid smi tantos lus Iiiidos 
(|ue de aijui acullá smi ari'iistrados en el 
íSnW'it de entre la costa oeste de la isla de 
\'aii:-a1s(di y l.i tierra liriii(>. (¡ue se diliciiltii 
de un modo notalile la iia\('i;'a(Mdn en estas 
ai^aias. V.<\u se e\ita si se almnla a|ird\i- 
madamenli' la \ue\a /emlila pnr la Tierra 
de los Patos y >e sÍm^h,. di>sde alli la costa de 
la iz(|uierila de e-ta isla y la d" \'aii;'ats(di 
hasta (d canal de .!ni;'(ir. I''ii('' sin ciiharu'o 
iiiúlil esta |irecaucidii. en cuaiilo se mani- 
lestd en e\1re'iid [M'0|iic¡o (d estado did hie- 
lo. lh\i;'aiidd al eslreidio de .Iui;'dl' sin i|iie 
>e viese de i'd el más iiiinimo \estiu'iii. 

I.a 1ra\esi;, desde Xdruei;-a á la Tieri'a de 
los l'atos se eiicdiitrii en un |iriiici|iio l'aMi- 
recida piir luieii \ieiitd. ijiie aiiiaiiiaha qiie- 
daiidd drdiil y escaso cuanto más nos acer- 
cálianids á Nueva /emlila. Con la. ayuda 
del \a[idr si^iuiíise sin enihard-o la mandia 
cdii rapidez y sin nind'uii otro incidente 
(lue la caida cu (h^siirdeii do distintos ins- 
trumentos y cajouos do liliros, causada jior 
las d'randos osoilacionos dol Iniíjue v al'or- 
tunadamento sin nolalilo daño. 



IIK'II i'n (;li:i- 
:l rll IMT,-,.-^ 

I' l.'is jri'iili'.s 

iilil'ill.-. lIMli- 



|(i>i liidos 

liis cu (I 

la isl;i (le 

• (liliciilta 

1 011 csla.s 

a|H'ii\i- 

a Tici'ra 

li dista de 

aii;'aN('li 

|(^'iiliari;'n 

•I' iiiaiii- 

(Icl lii.'- 

-ill l|ll(' 

lii'i'ra lie 
|ii(i \'\[\ li- 
lla (jUC- 
|is acci'- 
ayiiila 
liiiarclia 
l'idciilc 
los ÍIIS- 

lula |Kir 
alur- 







y. 

■j 



y. 






■f> 



<y 



u 



tl^'i 




Til 

luí 

l'a 

iiti 

m 

lir 
l;i 

>■ I 
cis 

\;i 

1'"' 
ex 

I,.. 

f'ii 
t;ii 
pu 
i'io 
tai 
mi 
ost 

lUC 

for 
iilt 
lia, 
mv 
au( 
los 
hu. 
H 1 

Ili(¡ 

(MI 

i)ll( 

osp 
otr; 
luu 
poí 

Vül 

bre 




VA -jx lio Julio ¡i l!i> 1(1 y :tii minutn-; de 
l;i 1;inli' se ii\is1ii l¡i tii'rni. IÜm l;i |iUiitii 
i|iii' s(> (li'stac'ii del Sml de la Tii'rri d" Im 
Palos situada á los 7()" ;):{' lal. n. y ."ilT. i' 
Kiiiir- <^- '1'' í'r<'<'ii\\ irli. I,a Tierra fie lo-; 
Palos es una liaja cxlciisioii de cosía cu- 
liirrta por Ncrdcs llanura- y uu sin iiu- 
lucro de lu-qucíios la;;'os. ([uc cutre los l'¿ 
1(1' y los 7 1" .'lo' lal. u. a\au/a de la tierra 
liruic de la Nuevíi Xeuilda. Su uonibrc es 
la Iraducciou del ruso (1 usiininjn Si',iil jii , 
y jirovitMie d(d u'rau in'iun'ro d(> ¡¡atos y 
eisnos (el cisne eiuiuo. Ci/f/tins ¡(nrirkH 
\arr) (|U(' incuhau cu (>stas r(>i:'ioiies. Los 
jiatos colocan de ordinario sus nidos en 
extremo iiisi^^Miilicanles eii iieijiuM'iitas clc- 
\acioues (/í//'cí>r) Junto á los peiiueños la- 
>Xü^ que cubren la Tierra de los Palos. 
Los ^'randes cisnes, cu cxlreino temerosos 
de los cazadores, anidan por el contrario 
en el llano al dcsculiierto. y son sus nidos 
tan ij;'raudes, (luc ya á lar^'a distancia 
pueden verse: su material de construc- 
ción es el mus;,'!) que arrancan en una dis- 
tancia de "J metros del nido, (juedando (d 
mismo por medio de la hondura (|ue con 
este motivo se Ibrma. de cierta mauei'a. co- 
mo rodeado por un loso. Lo (jue es el nido 
forma un cono truncado de mets. ().()() de 
alto con mets. 'J, lo de dii'uuelro á la base: 
hay en su ¡¡arle superior una abertura de 
mets. (),'¿ do ¡¡rotundidad por míds. o. (I de 
ancho, cu la (|ue se encuentran colocados 
los I ¿jranch's blanquizcos y cenicientos 
huevos del ave. La luMulira los calienta, y 
el macho piu-manece en las cercanías del 
nido. Además chd cisne y el pato, anidan 
en los llanos de la Tierra do los Patos un 
buen uíimero do ribereñas, un par de las 
especies de Lcstris, una de las leduizas v 
otras, como i;j:ualnjente al.iíuna que otra jia- 
loma de mar ó yaviota en las cimas ile los 
peñascos de la orilhi. Por lo demasía launa 
volátil es sobre la misma costa bastante po- 
bre; al menos carece de los collados cubier- 
Tomo II. 



tos de pujaros que i>ü millones los habitan 
y i|Ue coii las luchas y queri'llas (|ue entre 
•dios existen, marcan de ordinario con un 
distinti\o tan e-pecial las ullas rocas de la 
co;ta en el lejano Norte. N'erdaderas coli- 
nas |iob|adas de alcas y ;^'a\¡otas tridácti- 
las, no las he \ isto en Nue\a /eiiilda. sin<') 
en re;.;iones m;(s nortes junto á la orilla 
Sud did ;4'ollo de Pesimannaja (I), 

.\ pesar de (|ue la Tierra de los l'atos. 
\ista á distancia parece ser completamente 
i;;'ual y baja, se eleva en forma de ondula- 
ción de un modo paulatino t\>'<{h' l:i costa 
h;'icia el interior, hasta una \erde llanura 
de unos (io metros de altura sembrada de 
iniíunieiMblcs la;i'os de poca profundidad. 
La llanura se iiiidina casi por todas parles 
hacia A mar con uini brusca escarpa de ;) 
ú 1.") mets. {\(\ altura, á cuya parte inferior 
se Ibi'uia en (d in\ierno un inuien.-o banco 
de nieve llamado «basamento de nievo,» 
que hasta bien larde no desaparece: No si; 
cHCHcnti'nn tu¡ii¡ ccnl'idei'us Ci-iilís/jifi'ro>\ 
como liíinporo niin/imode los bluqucs err. - 
ticos. q«i' jiudicran iiuau'/'i'star i/i/e fcf- 
ron otras en I" <inti¡/iifd(id l/is rundicia- 
lies de estos li'rrr,ios, ni se ven desde (1 
mar ciunis tie montañas cubiertas por nie- 
ves. Por est(> nu)tivo puédese en cierta 
éi)oca (hd año (durante todo el nie.s do Agos- 
to) uaven'ar desib» Noruega i'i Nueva Zem- 
bla, (dectuar allí cacerías, y re;L;rcsar sin 
haber visto indicio al¿^'uuo de hielo ni nie- 
ve. Lsto es verdad que hace referencia tan 
sólo á la parte baja de la isla Sud, pero 
en todo caso ¡¡onc de uuuiiliestocuan inco- 
rrecto es el concepto que ireneralmente 
se tiene del estado de la naturaleza de 
Nueva Zembla. Ya á fines de Junio ó prin- 
cipios de Julio, queda cuasi libre de nieves 
la mayor parte de la Tierra de los Patos: y 
poco tiempo después, desarrolla en unas 

(I) (Jompi'iroso Rodogürolsc Un- en ux|i(m1í1Í('I1 till 
iiiymiiiiiij:(.'n iil' Joniscf ocli Siliii'ioii ¡ir ÍST."i'. s. 17 
iHiliiintídl! K. Vcl. Akiui. IIuiicll. U. í. N':o 1). 



M» 



lili 1 \\ *U i.M InS |iKI. (>l \ N M lifirv 



í:'I T 



ú 



II ' 



(•llantas semana-^ i-l i'-|ili'iiil(ii' df >ii» iiiali- 
cois, la Mura ih'l imimln ártini. I'arajcs s»»- 
fiiH (|in' (li>rrii(aii ilt' liui'ii:! -itiüH'iiHi M'fii 
hrt'ii (Miti)ii(')<s, sin alta ,vi'i'li.i ni ailmsto 
al;4'Uii(i (pii' liis (iciilti'ii, di' lina laja |i(M'o 
rica alloiiilira di' llnrt'<. IialláiiiliKi- m -iliox 
\\\í\< liiiiiu dus i;i'aiii|i's rstiMi-imir^ di' 'iiia 
y espesa sei'lia ijih' pai'i'i'i'ii a di-taiiria ale- 
^'l'es y verdes |iradii>. 

A eoiiseciieiK'ia de la luTilida di' lirinim 
([\ie |i()r la iia\e;4ai'¡iiii .1 ln lai:,ii di' la cn-ta 
(le N(irue;;'a y iiiu'-tia drleiiciiiii rii Masíi 



|iiii ¡ilpi iiitraiii|iiilii. y li'iiiia (|iie al;;iiiia 
(|e«i;.TaeÍa lillliiexc |iudidi) aeonleeer, eii 
i'iiaiilii >ii niiiilii) era eiilll|i[etailieiite eiiii- 
tiarii) al de su deslino; supe sin eniliar;,'i), 
tan pr'Miti) eiuiui el capitán \il-.~i>n pocu 
de^pur \iiiii a nui'-ti'ii liiii'di), ipie lialiia 
salido laii -ii|n para Im-carnus. MI A'./'/íee,vv 
y i iiisr, hiis liaiiiaii «'-^pi'i'ado de^^de el ".'il 
iii el ^itiii deterniinadi) para la cita. Se lia- 
l'ian dado a la mar en N'ardn en \\\ de Jii- 
liii. y nn enciMitrariMi rn la travesía más 
lii''lii ipie nii'^iilro^. I'!l I fi/ti y ¡•'rcst'r si- 



experimentamos, nn pinlimos esta \e/ •■al- ;4üieriiii junios hasta el pm'rto de ('lial)a ■ 
tar II tierra, y con \\\\ tiempo mao'niliro y 
apaeilile en su mayor parte, continuamos 
¡nuicdiatanienic nne-tm camino niiiiicndo 
la costa oeste [\\- Niii'va /cinMa 1 n direc- 
ción al estreclio de .lu;;iir 101 mar estaha 
eoiiipletaniente lilire de hielos, y |a ticri'a. 
a escepciiin do alguna poca nie\e ijuc rn 
alo'unos parajes aun se ai^riipalii rn lo- sa- 
lles, se eiicontralia i|eN|ic¡;iih. Aipii y acu- 
llá, en las pronunciadas escarpa-; de la lU'i- 
lla. velase tamhien restos del liasaniento de 
nieve del in\iei'no. las (|ue miudias veces, 
cuando las cajias ¡nl'ei'iores del aire eran 
l'uci'li'mcnte calentadas por los rayos dd 
sol. aunientalia de tal modo por nmtivo de 
la relVaceion. (pie parecían á distancias en- 
lósales Ncntisipieros ipie [lerpend icidar- 
nicnte se alialan/alian solu'eel mar. í'uando 
a\ an/.ainos uiás alSnd. la atmosfera ipio 
estalla (dará nos propm'ciono una liuena 
vista do la costa de N'aiualsidi. Mirada 
desde el mar. frente á la e.ista oeste pai'e- 
cia formar esta una aiiifornu' y \ei'de lla- 
nura, en cuya paide l'",sti> notáliase al acer- 
(•;irs(; al estrechu de .lui;or. una frie ile 
bajas salientes montañas, últimas ramillca- 
ciones sin duda, del lu'azo norte de los I ra- 
jes conocidos con el nomlu'o de l'ajkoí. 

Cuando nos halláliaiuns frente á la en- 
trada del canal de Juü'or, se avisti) un \a- 
])or. Desjmes de nnudias suposiciones se 
reconoció al Frusiy. (¿uedi'' en un priiici- 



mwa. donde se anchi e| ;io de Julio por la 
noche en I I hra/as de ai^ua y fondo de ar- 
cilla. Ileeháliase todavía d(í iii(''nos al L''ii>i, 
y leiniaiuiis ijue lniiiies(> sido difícil al pe- 
i|Ueñn \aiMir na\en'ar en el oleaje ipu» sos- 
ln\¡niii> al otm lado del calió norte, en 
cuanto en el I ii/a, (|ue era mayor, nn 
uol|ie de mar rompiendo por encima de la 
ohra muerta, hizo pedazos uno de los cajo- 
nes trincados sohre la cuhierta. Nuestros 
lemores fueron infundados, el Lciíd hizo 
honor á sus constructores y á la fábrica de 
Molala y i.;'o!ierno pei'fectament(,' en medio 
de l:is Illa,, La cansa de su retraso fm'' una 
(le>\ iacion de la brújula, (pie por inoti\o de 
la ¡nsiyaiillcancia de la intensidad orizon- 
tal del maü'iKdisino de la tierra en estas 
lalitudes nortes, fin'' inutdio mayoi' de la que 
se iililuNíi i'M (¡litelior;; en las olwerx aciones 
lieídias al electo antes de la .larti. ','.\ Ul 
fondeii el ¡ji'ii I juiítii '" tros buíjUes, y 
i|ueili) asi reunida itio do oncu' itro 

iloi^'nado. toda n .1 jicíjueña escuadra 

del mar ,i;'lacial. 

l'!s ( 'haliai'ow I unai^Miue. 1 \ illa situada 
en la tierra del continente al snd del es- 
ti'eídio de .luii'or. y al oeste de la desembo- 
cadui'a un jieipieño riaidiuelo. muy abun- 
dante en ]ieces en ciertas (^'jiocas. Kste 
luii'ar se encuentra habitado duranto el 
Ncrano por un número de samoyedos, que 
dejan pastar sus renos cu la isla de \'ai- 



(I 
eil 

col 

"I 

sUl 



I 



llllll'llfl' Cllll- 

ill <'llll)ar;;(), 

ViN-(iii |io('i) 

, M'>'' liiiltiii 

I', I h'.r^tfrs'i 

(l<N(|(> |>| -JO 

cila. Si' Ii¡|. 
II l.'í (le .Iii- 

l'llVt'SÍll I1|;h 

■ l'rust'v s¡- 
• <l'' ('linl)a- 
•liilio |i()i' la 
iMiidi) (le ¡ii'. 
IOS ¡il Lr,i,i, 

¡rícii ¡ii |M'- 

ij<' que süs- 
i lini'fc. (>ii 
iiiuvor, lili 
leiiim «Ir la 
(le los cajij. 
. \ii(>stius 
Lcitii hizo 
IVibric-a (le 
3 fll lucilii» 
so riK- una 

lllutÍM» (ll> 

ail ori/mi- 
i (MI estas 
r lie la (jiic 
M'\a('ii)ii(>- 

,.! :)i 

Ui|ll»'s, y 
lli'ii itl'O 

osi'ii.((.lra 

a siliiaila 
del cs- 
f'scmliu- 
ly almil- 
as. Jvslo 
raiilo el 
(los. que 
de \'ai- 



\l-ltl |n II. 



M 



^'iifficli. y íMi la tiiiidru (I) ciTcaiia. comió ' como jas ;;r!iii(lf's jioMacioiios, la parte <|r 

ÍL.'iialiiii'iifc jxir aluiiiios rusos _\ lliilaiidi'«;('s 

arrufados (|ii<' \ ¡ciicii aquí desde |*us|(H('|'>'K 

|i!il'a eleetuar eoii los siliioyedos el ('(iiuereio 

lie caiiiliio. y pescar y cazar coii su ayuda 

en |(is p,-ri\imos maros. I'lii e| invlenid 

(•(inducen los siniioyeijos su> Lianados á re- 

;^MOiies más al sjid y los comerciantes ||e\ aii 

stis merciiiicias ¡i I'ustoscrsU. Mesen, Ar- 



la aristocriM'ia compuerta de alalinas hur- 
racas de pared. ■> de madera y ciiMertas 
Clin nn ti'idin llann de seco musp», y |a 
parte del piielild. un ciinjuiltii de sucias 
tiendas saiiiiiyi'd.is. ||ay alli además una 
pef|uefia iiíhsiii. Juiítn ¡1 la quo. como eii 
iiti'ns nnicliiis sitios de la costa se encuen- 
tran eruce< \(di\a^, I ,a iu'Icsiii es una casa 




* ^v ^^^fKm^*^ 



Ls. iiiLUsiA ni-: Ciuhahowa, 

Scg'jn fgtoKrnl'iu <lc I.. I'.'ilaiulcM'. 



cháiiiíel y otros punios. Asi parece ve- 
nirse sucediendo desde hace siy-|os, no ha- 
liiéiulosn edificado liusta en tiiMiipos moih'r- 
iins ]i¡il)itacion(>s lijas: al menos no se halda 
de ellas ei, las descripciones délos viajes de 
los holandeses á estos parajes. 

l'lsla villa, ó la Ciudad Saiuoyeda, como 
la llaman los pesciidorcs ó cazadores con 
énfasis, sfi halla dividiihi en dos ])aries 



il) Especio (lo oi5li'|),is f|iio se ciu'iiPiili'iiii nii la par- 
lo norlo (luí Asia. íS. dvl 7". ' 



de madera, dividida jior una panvl iiitcr- 
iiiedia en dos parles, la interior, hi verda- 
dera i^'lesia, mido poco más do 2 '/.• luotros 
de altura por una superficie do o metros 
cnailrados ai»ro\iniadamoiito. ►■fohro la pa- 
red este, so oncuontra en lii lemporada 
jiie aijuella ro;^ioii s(> halla hahilada, uu 
i^-raii número de imáfíoncs de santos co- 
liicadds alli [irovisionalmonte por los caza- 
dores (■) pescadores. Una do ellas que re- 
presenlaba á San Nicolás, era de bástan- 
lo valor y de piala maciza sobro dorada. 



.í^ 



',2 í ini:iN\AVi:o\rioN 

Pendían aiilo Iiis ini.'iü'iMios. ^^TiMuh^s an- 
lii^MKH y aliniladas láiujiaras de colirc. ó 
diídio con más propiedad, una elase de ara- 
ñas parecidas ;i cúpulas Id/antinas inver- 
tidas, sostenidas por 1i'('< cailciias, S(> eii- 
contraliau colocadas en (día un ^^-ran nú- 
nierü de d(d,ü"idas y algunas ¡locas i^Tuesas 
velas de cera que encendicnuí á nuestra 
Ije^-ada. Inmediatamente un poco más 
arrilia did sitio dondi' nosoti'os v;i|1;iiiki-^ á 
tierra, se encoutralian nuudios trineo- car- 
fiados con mercancías, que por medio dtd 
camiiio lialiian obtenido allí couKM'cientc; 
rusos. V las iie en el iiiviNÍmo olofio de- 
hian de llevarse á PuslosersI M-ta-: mor- 
cancías se componiau princiiudmente d(> 
aceito y pieles de xorra montes, zoi'v;i co- 
nuin. oso Manco, lolio. ü'loton. reno y 
loca. Las pieles de oso tenían nundias veces 
un túpiíio blanco pelo de imiiM'no. ptM'o so 
encontraban estropeadas por lialií-rsídas 
cortado la cabeza y las j^^arras. Ali::unas 
piólos áo, lolin que se nos enseñanuí eran 
hermosas y liastantes tupidas. Tenían ade- 
más los comerciantes i^ran acopio de jilumas 
de patos, plumas, plumón y alasde lnn'íipe- 
do. (¿ue ai)licacion tuviesim estas ú'linns 
no pudeaveriií'uarlo. se mo dijo tan sido, (jue 
se venderían en Arclián^vd. (^)uix;á se lleven 
desde alli á los almacenes de modas del 
oeste de l'lnropa para servir lue,i;'o ile adorno 
en los sombreros do nuestras señoras. Los 
ingleses ya on el año Kil 1 compraban en 
Pustosorsk las alasde los lau'ópedos (1). \i 
también entro los efectos pertenecientes á 
estos comerciantes colmillos de morsas, y 
cuerdas l'abricudasde la piel de las mismas. 
Es do estrañar que estas mercaderías y;: 
en la descripción de Other fuesen nom- 
bradas. 



1) «Lnüpr of nifaiAim Finch lo Sir Tlioin.is Smilli 
finvprnoi'; ;ind lo tlin rcsl oTlIip Woi'sli¡|iful (;orn|i,i- 
liii' !)(■ Miiplisli Mnri'liiiiils. ir.idiriLr ¡alo Huísi.i I'cm- 



DEI ASIA V KirnPA 

TCo Micontrándome muy impuesto en 1 1 
idioma ruso, solicité del Sr. SerebrenikolV 
que se hiciese cari;'o de exami r r por me- 
dio de aquellos rusos la manera de vivir y 
la ecoiKtmía douK'slica de la localidad; co- 
mniiicándome diidio señor sobre el pi''1i- 
cular lo siyaiiente: 

«Se compone la \ illa de al^jfunas chozan 
y tiendas. Habitan las chozas nuevo pa- 
tinillos rusos con sus trabajadores que sen 
■samoyedos (1) . 

Los ru-os no llevan consiefo •,'>. sus mu- 
gieres ni iiijo-. Mn las tiendas \iveii los sa- 
■ moyiMlos con sus familias. Los refiM'ido- 
"i'usos son naturales de la villa Pustoserks 
'>jun1o al río Petschora de la (jue salen in- 
xuueiliatamento después déla Pascua y Ue- 
»^;\n á Chabarowa liácir» fines del mes de 
»Mayo, después d,' Iialior recorrido una 
/'distancia de l.ino á l.iiOO kiliuiietros 
»((>(;•) á 700 versfs). So ocupan durante 
»su permanencia en Chabarowa de la cuida 
>ulo los renos, la posea de la ballena y v\ 
»comer io d(> trueque con [os samoyedo-:. 
»Traen consi,¡,'o desde su salida y encima 
»de trineos tirados por renos. 1o los los en- 
»seres de casa y artículos de comercio, y 
»como quiera que exi^^te en Chabarowa 
»una pobre y ruinosa c;';;illa. lle\an tam- 
»bien consipi la imáii'on de San Nicolás y 
»otros santos, haldendouna compañía para 



MUS 



III 



i;it. 



(I) F,l Sr. Sorplircnikol'f (>srrilip (iS:iniodinop-> on 
voz (1(> S.iiiioycilos coii.-idi'i'.UKlo como iiiroproclo ( >li' 
uliiiiio nomlirc. S.imoycdd i|uii'io dorir «icomcdoros di- 
si niismoii cuimdo siimodiii ¡lor el ronli'.irio r^i^iiilic-.i 
I. un r>|i('('i,ilu uno (|iic no puodo confundirse con ümi- 
iiiiii oli-o • y íii'üdo ,i.-.i i|iio los snmoycdos [luncii lu; 
II. ii :iiilro|)i''l'.-ij:os. dii ol Sr. Sm'oIu'piiíIíoIT j.i [ii'i l'^fcii- 
li.i ,il ullimo noiiiliri', i|U(; "s el piiiplcido |iiir lo> i'Usiis 
i'ii (^linhiirowii y luirccc .ser uiki li-.-iduccum IÍIi'imI di! 
imniliro i|ui' lii rii/,i samoycdn se d.i :i sí niisiiM. Cmi- 
r-idi'i'o sin cmlinrfro, prolinlijp, i|uo lii miiIílium li'iidii-ioii 
|ii'OVPiiPir. ^' di' npl'odolii soliii' liis iinli'opc'pí'.ipis i|Ui' 
cxisliiiii en i'l iiorlp, gciioralinci.N' iidniilido on la IÍIp- 
r.ilur.-i {rPojri'nliiM do l.i ImI.hI mm'iIí.i. ¡ipiíri'ce do ihiomp 
en forma ru.--a con p| iiomhio do samoyndo. {"innpa 
roso lo rpip pp dico m;is ad^IpnlP lomado do 1 1 <\>''> 



onpnoii 



de Gi 



KIoi, 



ipuosfo Pii rl 
^prolnvnikoll' 
I .r por iiK^- 
■!i (lo vivir y 
i'alidad; co- 
n'o o] paiii- 

11 ñas chozan 
< nnovo pa- 
iros qup s(Mi 

T ;\ sus niii- 
k ivoii los sa- 
os i-ffcridos 
I Puslnsfrl,'^ 
no salón ¡n- 
'asc'ua Y Ijo- 

(lol nios ili' 
'orri<lo niia 

kihunotrds 
an (luraiilo 

(lo la l'U¡i|;i 
lalloiia y ol 
^ainovodos. 
I y oncinia 
)dos Ii)s (>n- 
oinorcio. y 

"Iialiarowa 
ovan lam- 

Nicohis y 

pafíia para 



imodinos'i on 
porrnclo ( ílc 
'niiicdoi'Os di- 
icio .-¡.L^iiilici 

il;-e Cdl: "i|l- 

- iiuiH-ii tu; ■ 

I |ifc'r"r('ti- 

|icir lii> riisiis 

II lilc'l'.'il drl 
iiisiiin. (^iiii- 
:ii.i Ir.-idii-ioii 
i|iiir.i:j(i.s ijiii' 
lil >'M l.'l lilc- 
i'i' di' iiiii'\(i 
'dii. (;iiiji|i,i 
11 di' hi do~- 



^ 



r.APÍTt 

»]a posea do la '»allona on la ipi.' íi;,Mira 
»taHi!iion San Nioolás couio a<joionis1a. 
)>Par1o (\o sus romis (|UiMlan dnranlo (d vt>- 
»ran() on \'ai,i;-ats(di á dondo s(> llovan 1aiii- 
.^hjon á lra\(''s did liiolo alu'unos olms aun 
»(|i>spn(>s do la lloL^nhi á ( 'lialiarowa. Hacia 
"linos (lo AiT'islo. cuando r\\\\i\i'/.-A <d iVosco. 
))sp conduoon á nadn Ids i'omi- á trav(''s did 
))Osíroidio do .luü'or dosdo \'a¡;:-a1srli á la 
»tiorra lirino d(d continonto. Príixinios 
»al 1." do Ochihro. (sistoiua ;,'rio.ü"o; vmd- 
»voii ;i l'uslitsiM'sk lii-; rusiw '■mi sus ronos 
>^^o considora por (dios la ¡si-' do X'aiii-alxdi 
.)COHiii un niairnilico forrono de pa-1aJo 
.>ipara roiKK. y dojan por osto niolivo (|U(> 
))aI,.';iinos d(! ostos. liajo la viLTÜaucia do 
^,;ii;'uiias familias sainoyodas pa<on (d in- 
«viornoon dioha isla, la (¡no so roooniionda 
»tainl)ion ¡uirque on (día no acontocon ro- 
mbos do ronos. que por ol contrario so otoc- 
)duan con IVocuoncia p ir los sanioyodos (>n 
»la liori'a dol coiilinonlo. l)i>sdo liaco 
»)roin1a años ha rasado do un modo alroz 
»la poste Siberiana ontro los ronos (\m- 
>->\iÚM un ruso quo posóla ahora tan síHo 
»200 lio oslos anímalos ciuui'.n tonia mil 
>\li;'. la unos aiíos. lo quo {\\é conllrniado 
'ijior otros rusos. Las piusonas taniliion son 
.^atacadas do osta onforniodad. asi sucodió 
')con un nialrimiinio samoyodo quo dos ('» 
■>tros dias ántos i\o nu:'stra Honrada liahian 
«comido carno do un roño onlornio. (i(> 
«c'iyas rosullas la mujor hahia inuortí) al 
»día .dí^uionio y d marido so onci-iitrulja 
olndavia oo formo, siendo muy probaldo que 
daiiiliiiMi murioso st^Li'un ol dicho do las 
«S'ontos do la localidad. Al-^-unos do los sa- 
''>Mioyodos, por ojoniplo ol do más odad do 
»osta tribu (starchina) quo tiono mil ronos 
»son considerados como ricos. Los samo- 
»yed()s so ocupan como los ru<os también 
hon la pesca; jtarto do olios so diriifon on 
>)ol in\iorno á travt's do los Iraios á la Si- 
oberia del Oeste, donde la mies va Itarala, 
■)iiiarchando otros á Pustoserk. 



LO II. 



M 



»Los nueve rusos forman una compañía 
»(ar1o!l) para la pesca do la ballena; so 
.•>compono esta de 'J-J parles do la que dos 
«corresponden á San Nicolás, div¡di(Mulose 
.'>las otros V(Muto entro los accionistas. VA 
»bon(dicio do la c(iinpañia asciomb* en t('r- 
•>mino medio en (d liomiio de la pesca 
..(lo l.-Mín -J.lXKI ])ud. ('iiu)s -Jl.óOO á 
"."iv^óüO kilos) de acoilo do ballena blanca 
>.)(l)elu;.ían), poro on esto año no se habia 
»]ioclio j)OS''a aln'una por motivo de dosa- 
"N'onencias entro los accionistas. Para o\ 
» varlídl ■> ruso sirve do vo<^\\i: ■! /y/' 'los olili- 
■\'/'iri j/ics ¡(/iKtli's (Icrcclios, y como quiera 
'jque los ricos nunca quieren atenerse ú la 
«primera par1(> do la re^da, su audacia y 
••avai'i(da. causan aquí controversias como 
'>por todas parles sucede en el mundo. 

»Ni los rusos ui los samoyodos s(! doili- 
»caii á la agricultura, comprando do irbit 
»los prinnM'os la liai'ina ])ara su pan. Kl 
«precio do las harinas varian. este uño; 
«cuentan en Pustosorsk á rublo v 10 co- 
«pees por pud. La sal se lleva ahora desdo 
«Xorue^'a ú Mesen donde se pai;a á 50 ó 
«(')() copecs por pud (I). Los samoyodos lo 
«compran casi todo do los rusos. Progun- 
«tando muidlo jior piJlvora, j)lomo, esco- 
>'j)otas baratas, ron, pan, azúcar y vasijas 
«(tazas para \(\ etc.) Las mujeres samoye- 
«das usan vestidos de distintos colores, 
«más principalmente encarnados. En cam- 
«Itio do estos artículos se puede ohtenor 
«pescado, aceito, pioles de reno, colmillos 
«de morsas y peletería como pieles de zorro 
«de color castaño ('> blanco, pieles de loho, 
«oso blanco y o'jojon. 

«Los rusos de quo aqui so trata son cre- 
«yentos anfio-uos, pero la diferencia entre 

(I) F,l vnioi' iiili'inspro del riiliio de pliilfi os oí de 
Rs. lü'IO miiii|uo 011 las opi'i'iicioMi's do oiimliio on liis 
triiii.siicoiones dol piipol no so lo ooiicodo on mucho 
osle vnloi", 

VA i'pud.. i|uo piiilir'iMinns 11, humo la ai'i"ol):i rusa, 
posa npro.NJmadaini'iilo Id Mlo> :!(iO criamos. 

V, <ioi t:¡ 



iii i 



ll 



84 rtnr.iNNAVKCiAc.iov 

«ostos y los ortodoxos oxisto liiii sólo, oii 
>n\\io lio riiiiiaii laltiico, y que liaccii la so- 
Ȗal do la vvw/.mw el imlu'ar el anular y el 
»meru(|UO, cuando Ids rusos orldduxíis |;i l| i- 
;>cen eii cauíbioc ou ol pulii'ar. índice v did 
«corazón. Todos lossanioyodossc hallan liau- 
»1izadosou la creencia (jrlddoxa. pi'ro adoran 
»igualnieiito á sus aii1ii4'U(is idido-; y canii- 
»nan on porogrinacion en una disl.mcia de 
»m.is de 1,000 versts (-J.. •{:)() melrus) al In- 
»gardesus holocaustos. Hay on Vaigatsch 
»algunos de éstos, donde se hallan los ido- 
»los que los rusos llaman ubuhancs. •> (1) 
»Por lo deuii'is, tanto los rusos como ii>s 
»samoye(los son muy tolerantes on su 
«creencia. Los rusos dicen por ejemplo, 
»quo los samoyedos dan ¡i sus ídolos la 
»misnia imporlancia con que aíjuellos in- 
»visten á las imágenes de sus santos, y no 
«encuentran en esto nada digno de cen- 
»sura. Los sanKtvedos tienen himnos v 
«tradiciones en las que entre otras cosas se 
«retieren sus emigraciones. 

«Los samoyedos tienen una ó varias niu- 
«Jeres, hasta las hermanas pueden estar 
«casadas con el mismo hombre, l-^l matri- 
«monio se efectúa sin ceremonial alguno. 
«La (^sposa es considíMMda i)or el marido 
«como su igual en derechos y es tratada 
«como tal, lo que es bastante do cstrañar, 
«en cuanto los rusos, lo uiismo que todas 
«las demás razas cristianas consideran á 
«la mujer de cierta manera, como subor- 
«dinada al hombre.» 

Visité este lugar por primera vez á prin- 
cipios de Agosto del año 1X7 0. Se celebralia 
en aquella ocasión una lestividad rusa, y 
va desde el mar á gran distancia, iiodíanios 
ver un gran numero de rusos y samoye- 
dos, que en grui)os se hallaban sobre la 
orilla. Cuando no.s hubimos aproxinuido los 

ll) Esli! iiomlii(M|Ui' (Iciiolii un pnrccitln ^'rolnspo. 
Iiii sido Uirnljicii ¡iiOiJiliiridu en el .-iii'co, Lii jiiiLilirii 
' l)ulviin» es ])or lo Intitu uiui lii' liis jiociis i|ui' iiurjií'o 
idiomii lin loiiiíido del ruso. 



riKI. ASIA \ KIHDPA. 

\ hallamos entretenidos con Juegos diversos. 

! y aun(|ue era la primera voz. según ellos 
jjudieran rec(jrdar. que europeos instruidos 
visitaban su «ciudad >, no perturbaron por 
eso sus diversiones uiás de loque hubieran 
podidf) hacerlo con motivo de la inesperada 
[)resencia de síunoyedos jbrasteros, que hu- 
b: sen podido unirse á su compañia. Plabia 
algmos formando círculo que tiraban en 
turno sol)re tierra un pedazo de hierro en 
lorma de perno de punta aguda, consis- 




CaROTA I>K 1.a Mf.li;il SA.MOVEDA. 
*, ft ili-l tiiiiiíirn^ n.'iturol. 

tiendo el mérito (>n introducir esta de ma- 
nera tal que el pedazo de hierro quedase 
derecho en un anillo colocado en el suelo; 
otros se «íiitreteniaii en un juego pareciíio 
al nuestro de los bolos, y algunos otros lu- 
chaban. Jugando Juntos sin distinción al- 
guna rusos y samoyedos. liOs samoyedos, 
pequeños, feos, con su ¡telo en marañas 
desordenadas, vestiau sucio traje de verano 
hecho de pieles, sobreponiéndose á \eces 
una camiseta de algodón de colores llama- 
tivos. Los rusos (oriundos sin duda de al- 



lí 
ni 

cil 
1< 



nil 



(livorsoí?. 

iistruidos 
taroii per 
luil)¡f>r¡iii 

IPSpOl'iKi;! 

, que liu- 
i¡i. Hal)iii 
¡rahan en 
hierro oii 
, consis- 



I.APÍTI 

•niiKi raza tiulaiulesa ó (lesceiuliíMitos de 
los anliiruos liiariiKMi^oí:) altos, bien for- 
nidos, coa larixus caljcllos rizados ])(Muados 
con esmero, lucientes por rd aceilc y suje- 
tos á la cabeza con una cinta, ó cubiertos 
por un gorro como el del diseño que so 
acompaña, vestían láridas blusas de abi- 
■xarrados colores jdeiradas con \m cinturon, 
V se ¡¡areciaii á una e-^látua por su aspecto. 
A pesar de la íin,i:ida indiferencia que se 
manifestó en un principio y que parecía 



i.ii II 



tosía lo que recibirían en cambio con 
a;;'rad(), insinuación ;'i la que correspondí 
con y-nstoon lo (pie los medios á mi alcance 
me porniilieron. La más ])erfecta armonía 
reinaba en un princijiio entre nuestros 
compañeros rusos y samoyedos. al segundo 
día sin embargo estuvo muy cerca el que 
sobreviniese una fuerte disputa, por motivo 
de que los ])rinieros nos invitaron ;'i dar un 
paseo con un trineo, que se encontraba 
próximo á una cabana rusa; los samoyed )S 







TlilNKO SAMUYi:illl. 
Según un diljiíjo <k' Uj. Tliuel. 



(le ma- 

quedase 

|el suelo; 

l)areci(io 

)tros lu ■ 

•ion al- 

lioyodos, 

Miara ñas 

verano 

á veces 

Uama- 

li de al- 



sin duda ¡x-rtener al buen lonn. se ims re- 
cibió con cordialidad: se nos invi1(i en 
primer lugar á probar nuestra suerte y ha- 
bilidad en turno con los demás, en lo que 
para gran satisl'uccion do nu(\s1ros invila- 
dores. se manifesló bien pronto (jue en (>sb^ 
terreno no jiddíamos entrar ;i competir ni 
con rusos ni con samoyedos. I no de los 
rusos nos hizo luego pasar á su cabana, en 
lu que se nos obsí^quió con tt». tortas rusas 
(le triu'o sin fermento, v aguardiente. .Se 
nos hicieron también algunos pequeños 
ri^^galos, insinuándosenos con mucha cor- 



sé consideraríju por esta causa muy ofen- 
didos, y esplicaron del mejor modo que con 
señas pudiíM'on hacerlo, que ellos mismos 
tendrían mucho gusto en llevarnusde paseo, 
si es (jue lo deseábamos, y probaron su 
buena intención con interrumpir de vez en 
cuando la disputa jiara dar con el trinco á 
gran velocidad, una vuelta entre las ca- 
llanas. 

Los trineos de los samoyedos se encuen- 
tran dispuestos tanto para caminar en el 
invierno por encima de la nieve, como pa- 
ra hacerlo en el verano i>or encima del 



rv 



m 



musgo y los inar¡¡il(>s. y por cslu su cons- 
Inieoioii os laiiy dislinla i'i los trincos (ak- 
jor) (lo los hipónos. Como so vo por ol ^tu- 
bado (lo la página (|Uo antooodo. os una os- 
pecie de alto trinon. cuyo asionlíj consisto 
en un cajón liajo y curld. (¡no (mi comodi- 
dad Corma y alirit;'o no ]mcd(3 compararso 
con ol bien conocido vehículo de los lai)0- 
nes. Presentamos dos ostihis do trineos com- 
pletamonto distintos: el lajiou j)aro('o sor 
especial do la Kscandina\ ia did lujrte dosdo 



1 nil.l NNA\ l.l.ArldS |ii:l. ASIA > Klncil'A. 

península do Kanin, on la do Valitud y la 
Sihoria dol ()ost(\ Los trineos de las tchu- 
kckis por ol contrario, como ajjaroco de un 
^rallado (¡uo so acompañará más adelante, 
son más hajos ])areci('n(hjso jior esta razón 
á nuestros trineos do carga. 

llaliía o\\ las chozas un sin ni'imoro do 
pe(jueños jiorros, unos blancos y otros ne- 
gros do pelo largo, siUionto hocico y \n\\\- 
tiagudas orejas. (|uose empleaban exclusi- 
vamente para guardar los ganados de reno 




i:,«ftai.¿-- _,;¿ñ|;33ifc:->''-<^ __. 



-':.\!V6 



AkJ \ 11 rillNEIi I.AI'o.N. 
lumaijii ilel uriL'ninl en r\ Mii-ri) del N.trt'- ni SltMiJinlin iK-toi-oirim.^ 



M 






m ■ 



tiempo inmemorial: (d trineo alto poi' (d 
contrario parece sei'lo de la Rusia sotentrio- 
mil. Asi es (pie so encuentran en uso todavía 
trineos hipónos de la misnuí clase (jue los 
(]ue se dibujan en la obra de Olans Mag- 
nus. edición romana año lo.").") pág. .")'.»)-!. y 
á su vez también trineos samoyedos en las 
primeras obras que de estas regiones po- 
seemos, tales como ol fjuo so encuentra on 
el margen del nuipa {)rincipal do la obra 
^<Huyglion-van Linschotens Schip-va(M't 
vanby Noordon Amstei'dan KiOI.» Estos 
trincos altos también so ac(»síumliran en la 



y parecían ser de la misnuí raza (jue el lla- 
nuido <cren\\all-hun(h>n» (perro guarda-de- 
renos). En algunos ¡¡arajes de la costa del 
mar blanco se onqiloan los perros como ani- 
males do tiro, poro estos, según las noticias 
(|ue pude adí{uirir antes do mi viaje á 
Spitzberg en (d año l.STví, son do una raza 
mayor y más fuertes c[ue los porros tapones 
y samoyedos (1). 



il) En iiquellii oi'iision se Irnli'j tic utili/iir los por- 
ros par.-i fl liro de lo.s liiiicos (Mi lii pi'oyccUiclii csrui'- 
siuii por i'ticiiiKi di.' los liieluB, 



"**»*„ 



% 



lin/il y lii 
las Icliu- 
cce (le un 
adclanio, 
'sla razón 

lúnicro (le 
otros ñe- 
co y pun- 
u cxclusi- 
os (le reno 



Kii cuanio londoócl Vi';/'', l'ni tiiniliicn :i 
liorrii esta vez con el olijclo on un princi- 
|i¡(i. (Ic 1(iin;ir Junio á la ¡-'Icsia al;^'un;is al- 
turas solares para ajusfar la niarclia de Ids 
cronómetros. Mu mi viaje de \xi'> tuve 
ocasión de determinar la situación de este 
|niii1o con la ])rec¡sii)n (|ue el circulo de re- 
llexidii y el crnnimietro conceden. Obtuvo 
las sin'uientos cifras. 



1 M'llllil II. .>, 

nos de cidii'e pai'a la calieza, '2 rublos cada 



J 



a. (1!i":íS' .",0" 



l.ii |L;lr>i,Mlr(:lK.|,:u-i\\n Ion?, lid" " 111" K. 'V' 
' Grciiwirli. 

Cuando liiilie 1e,"niinado mi ol)servacion 



uno. 

('oiiio c(;nocia (|ue liis sanioyedos (>n sus 
expediciones siempre llesan Ídolos cunsi^'o, 
preii'unleles si no (|ueriau venderme al,i;'u- 
nos de (>stos. lOn un [)rincipio la conlt^sta- 
cion d(> t(j(los fué nei:a1iva: era natural, 
el fanatismo i'(di,i;'ioso (i el rubor que teniau 
ante los europeos del Oeste, de la natura- 
leza de sus dioses, no les permitió acceder 
;'i la petición: el lirillo metálico de aln'unos 
rublos (|ne se me cambiaron en Stockliolm 



(|ue el Ihi- 
;-uarda-di'- 
la costa del 
is como añi- 
las noticia-^ 
mi viaje á 
lie una raza 
ros laponcs 



kiliziU' los l"'!'- 
ii'Cliul;! csrui'- 




Samokdanim,tfahísaKm¿iferisprotya¿íú infidentium-^ 
Nec non [dohrfím ah ijjdcm cultorum (¡jf^i^S' 



Iiidi.ns V •|iíim:iis .-\miivi;|i(is. 
Si'^iiii Mil íiiili.Liiiu i.thIi;iiIu liijlmuli'> i'ii unlirii. 



a]irosuréine á renovar el trato con mis an- 
ti^'uos ami^'os d(^ la localidad, tratando de 
c(iiisei;'nir también de los sanioyedos ti'ajes 
y utensilios domésticos, pero romo quiera 
(|U" lio tenia c(innii,i.^'0 mercancías para el 
comercio de trueque, y la moneda con- 
tante y sonante no parecía tener para ellos 
^•rau importancia, resultaron muy altos los 
precios; por ejemplo: un bonito • pesk» (es- 
pecie de abrigo) de señora. '¿O rublos; una 
carota con colgantes do cobre. 1 rublos; un 
par de botas de piel do reno, "J rublos: ador- 

ToMu II, 



incitó por último á una vieja al abandono 
de ciertos escrúpulos. Se dirigió ésta á uno 
de los trineos cargados ijue parecían em- 
plearse como almacenes, y buscó en él lar- 
go tiempo basta (uicontrar una bota vieja 
inservible, do piel, sacó de esta una bonita 
media también del mismo material y de 
ella, por último, dieron cuatro dioses la luz 
del día; los que después de nuevas nego- 
ciaciones me fueron vendidos á un jirecio 
bastante caí o. .Se componían estos de un 
vpesk'> (MI miniatura, sin cuerpo y con cin- 



PTfl 



turón, uiiii nuinooii tío pit'l (le l.'i cciilinK'- Ií^miim ;'i I;i i|ii<' d lodo dchiu pui'ocoi'sc. 
tros, con cara do laloii. otra niuric'a á la Taiiiliicn \ i din-i s de iiu'jnf foriiKi v iiiuno- 





lllcil.ii.s .-.AMiiMMKiS 
> , ■li'l lílllKlñ.. ruilulMl. 




t 



i 



qiio lor 
(lol)lad( 



mulia la 
I. V una 



lian/, una láiiuiia de laluii 
l'ií'diM omiiclla oii harapos 




cas l)a-;laiilo bioii iioLdia>ou:i ariK do liicrid 
loi'jadu. uu sióiiduiuo posiblo ()l)1onor iiiu- 
^Miiia. 

La circunslancia i\o hallarse haulizada 
la \ioja IiPohioorii Auna Polruwua. la «jiic 
ino vondi(') sus diosos, Jué lo (juo facililíi i'\ 
n(\L;'(i{'¡o t^n oslo caso, en ciianlo como ora 
nainral. \\\c- ai)ro\('chr' do diclia circunstan- 
cia i)ara hacor vor á la duoñado los ídolo-:. 
|oorr(inoo do so^aiir adorando coiuocrisliana 
lalos trastos y la uocosidad d(^ doshacorso de 
olios inniediatauíeiito. Mis al par s(d'ís1icas 
y Oi^'üistas ari:uinentacioiH's. mei'ocioi'o;. la 
desapi'oliaciou lantcj de rusos como do sann»- 
yodos pi'osrMitos. declarando (diosa' su vez. 
ijue en su lotalidad no liahia ¡^-ran diforeu- 
cia ontn^ los "liulvanes-. [\o los sauíoyodos y 
las jmái;'onos de los cristianos. No parecía 
■-iiKi (pie Jiasta los mismos rusíjs consid(>ra- 
sen los Iiuhanes como reprosontaulos de 
alalina santidad samoyoda dol otro mundo, 
('liando hnliimos terminado c(ui (d comer- 
cio (lo los dioses, si bien por creer q\m había 
conse.L;'UÍdo poco, no quod(5 coin])lolamonie 
satislo(dio del mismo, luímos invitados, co- 
mo en (d año 187."), por uno do los rusos á 
I tomar 1('' en su calía ña. I'na entrada v 
y con coleantes d(í latón, uno de cuvos ; una habitación de unos } metros en cua- 



'l'iiAJí-: III. Mrji:iii;s >amuyi:iia^. 
s. -lili .lil.iij,,,!,. llj.rij(M-l. 



perliles Ibrniaban la cara de la humana 



(iro 



y de apenas -J '/-• ^l'-' altura Ibrma- 



i 



'i 



]»;ir(M'ors(>. 
ui y luuño- 



~; (le lucrio 

ICIHM' llill- 

l);iii1¡/.ii(l;i 
ii:i. la (juc 
r;i('ili1(i el 
coiuo ora 
¡i'cuiistaii- 
los i(lolu>. 
oc'i'isliaiía 
lacci'so di' 
soristieas 
■ociíM'u;. la 
(I il(> samn- 
1 á su vez. 
II difcr"!!- 
nov'-ilos y 
is'o parooia 
onsidcra- 
laníos (le 
I iijumlii. 
1 coiiicr- 
jiio había 
elainonle 
ados, CO- 
IS rusos ú 
iitrada y 
^ ou c'ua- 
i íonua- 



liaii la misma, l'u .í^Tando lio<;ar ncupa- 
lia uno de los riiicouos, (Miconlráiidosc 
junto al uiismii la pnorla cu cxtrcmn liaja, 
V á su iVciilc la alicrliira áf una \cn1a- 
na. di'liajii iW la cual liallaliaM'^c coldca- 
das alu'unas cajas (|uc sir\icrüii como uu'sa 
cu ai|U(dla ocasión; á lo lar^^^o áo las otras 
dos iiarcdof? y co^-ida aellas, nncontn'iliansc 
culiicrtos |ioi' pií'l de i'iMiii. I(is taiilados |iara 




AroiiN-n -amiy;:|(i iai'a i:i i:aiii:i.i.o. 

,',( 'K'I tíliiiartí luitiliMl. 

las camas á uno y otro lado de la lialiila- 
ciou. Parcela que en su tiempo esta aher- 
1iira de ventana se encontró tapada por 
ci'istales de los que la mayor parle estallan 
ahora rolos y sustituidos por talilas. No 
(lelie sorprendernos que el cristal aquí se 
considere conu) un (\«caso arliculo de hijo. 
Asi (pu^ entramos en la caliafia empeza- 
ron los preparativos para el g'ran t(>, sacán- 
dose do una ordinaria caja rusa de \ iaje. 



illln II. 50 

aziicar, rollos, tazas con .'?u liaiuloja y una 
liotella do an'uardiente. Se eucendii'i l'no/Jfo, 
se caloiilii auna y se prepani el ti' conu) de 
coslumln'o. caii-aiido o>to un iiisoportahle 
olor á carlmii. y un o~poso lininn so oxton- 
difi por la parte superior do la hahilacion 
que al mismo tiempo se lloiiii {\o curiosos. 
MI loslin Jiaciondo caso omiso iU^ las dichas 
pi'ipii'íias iiHiloslias, pasi) muy au'radable- 
iiionlo i'ii medio át' una animada c(in\orsa- 
cidii. ¡lor más (¡no (>l amo do la casa y la 
maynr parto de los convidados sólo coa 
U'ran diliciiltad podían entenderse. 

Desdo aquí nos dirijiuuis á las tiendas 
sanioyedas do piel do reno, las (|ue se cn- 
contralian separadas de las barracas cons- 
truidas de madera que habitan los ruso.s; 
también a([ui se ñus recibió con amabili- 
dad. Ali^uno que otro de los habitantes do 
estas callanas se habían }ineslo con cierto 
osmoro un traje dií picd de reno alg-o pare- 
cido al i.\e los lapones. Las ropas de día fes- 
tí\ii de las mujeres son bastante bonitas: 
se componen á*^ un vestido do piel de reno 
alii'O lariio, ceñidoá lacintiira.lau lino, que 
cae de medio cuerpo en bonitos y re¿^'ula- 
ros pl¡oi;-uos, la falda s(> encuentra ador- 
nada con dos (I tres volantes de distintos 
colores II franjas do piíd de perro, entro las 
que cosen vivos de pedazos do tela de colo- 
res llamativos; bonitas y bordadas bolas de 
jiiol (\o. reno, altas y de yusto, Ibrnuui el 
¡ calzado. Se va en el verano sin nada á la 
cabo/a. ll(>vando onlonces las mujeres su ue- 
u'ro y áspero canello dividido por detrás eu 
dos entrelazadas trenzas con correas, va- 
riadas cintas y perlas, que á manera de 
una artística prolon,^•acion de las mismas, 
continúan donde termina el cabello, de 
modo tal. que llenas de perlas, botones y 
adornos de metal de todas clases casi lle- 
i^an al suelo, hallándose todo esto tan per- 
foctainonto hecho, que pudiera creerse en 
un principio, que la mujer aquí se encuen- 
tra dotada con una cabellera increíble. Vi\ 



lí' 



no 



1 lili I N\A\ I i.V li'N 

^'nill liÚllKM'n lie liilci'iis di' |iri'|iM ;ii|orii:i- 
(l¡is cini linloiics SI' i'iiciiiitriiliiiii him lillirliiH 
voces colnciulas coa liustíiiili' ;;misIi) nitri' i'l 
ciilicllo. uní liiiiiliii'ii pi'iiilirijilii lie l;is ori'- 
Jas inic ||i'\:iii atra\('s;ulas. 'riiiln csio ailunu) 
lie la i'al)i'/.a i>s |ii)r cDiisiM-iiciicia iialuiMl 
liasfaiiti' pi'sadi). y lu i's aún más ni i'l iii- 
vicnii), cuaiuli) .;'i'a\ ila solin' la caln'za para 
proti'ji'i'la ilrl frío, una ¡^'nii'-ia rarola ili' 
piel il(> roiio di' nuirlio alirÍL;n rnn íionlrs 
d<* ])¡(>1 ili' |ii'i'i'n. ilr cuya pai'li' ¡(oslcriur 



'i:i. \>u ^ II iini'x, 




ClNTUnOX SAMilYKMO i;ii\ Mi lili lo 
Vu •li'l líininíin iiiiliirnl. 



ouolgan dos corrras ili' las quo piMidrii po- 
sadas piaras ili' laloii i'i coliri'. 

La nnijfM' Jiivcn. aquí i'diuo ou Indas par- 
tos. so adorna dol inojor modo á su ali.'ani'o. 
si Ilion á nuoslra visla no ajiarozca ronm 
lioiiila. Compilo nni ol linmln'o oii dosason. 

V os como osto t\o rslalura coi'la. do noii'i'd 

Y ásppi'o polo pai'ocidii ;i nM'ila: su cara 
amarilla osla nuudias voces lan sucia quo 
no so lo ñola ol ci)lor; los ojos son jio- 
quoños y oblicuos, lagañosos y raquíticos 
de ordinario, la nariz chala. |i(imulns apla- 
nados y salientes, las piernas del^^-adas y 
endoltles. siendo pequeños los ]iiós y manos. 

Kl traje d(! los hombres, ii;ual a! do los la- 
pones, se couipone de un ancho, soncillo y 
largo capoton (pesk) que se pliega á la cin- 



tura por niodio do un cinturon profussi- 
monlo adornado con bojonos y chapas do 
labm. dol quo cuelga ol cuchillo li laca. Las 
botas, hechas de piel do i'eiio. pasan do or- 
dinario t\(' la rodilla, y una gorra aji;.-1aila, 
también de la misma piel, constituyo ol 
abrigo de la caboza . 

Las cabanas úr verano, las únicas que 
hemos visto, son df forma ci'mica con un 
agujero en el centro [lara dar salida al liu 
mo del fuego, que se enciende sobre e| 
suelo en medio de la estancia. 

i'ln muchas caliañas s" halla cubierto ol 
liigai- del sueño [lor una cortina de tela de 
algodón de variados colores; esta tola se 
omidea [lara las pai'tes interiores de los ves- 
tidos cuando so tiene do ella en abundan- 
cia. No deben constituir las pieles el trajo 
ni;!-; ciiiiiodo por ser las telas do algodón. 
hilo y lana, lo primero que después del 
aguardiente y el hierro, ti'ata de cambiar 
con los europeos el s;dvaje cubierlo de 
pioles. 

l'lnire las gentes que habitan estas re- 
giones polai'os. so ludia en pi'imor lugar, 
sin duda alguna, el lapon de los renos, vi- 
niendo á continuación los esquimales do la 
(íroeidandia dinamarquo-^a. Ambas razas 
saben h.'or y iirofesan el cristianismo: han 
aprendido el uso de una porción de los 
productos de la agricultura, (b'l cmnorcio y 
la industria nuidorna. y notan su necesi- 
dad en cuanto á los tejidos de algodón y 
lana, utensilios de hierro forjado y fundido, 
armas de fuego. calV'. azúcar. j)an, etc. 
Continúan siendo niimadas y cazadoras. 
pero sin que por más tiempo se los pueda 
llamar salvajes, despertando por lo general 
sus sentimientos y muchas circunstancias 
lie su modo de vivir, las afecciones del ins- 
ti'uído europeo que por algún tiempo habitó 
entro ellos. Después de estos siguen en ci- 
vilización los esquimales del noroeste de 
América, en los que el trato con balleneros 
americanos, parece haber ejercido benéfica 



li . 



I profusii- 

(•Ii;i|);is 'le 

(i lúe;!. Liis 

isiiii di' ur- 

si ¡luye f'l 

l'lllicilS l|ll(' 

¡(•;i con un 
lililí al lili 

(' SIllll'C I' I 

nilpii'1'li) el 
(le ti'la di' 
da tidií SI' 
do los vcs- 
abuiulan- 
los ol trajo 
' alü'nilon. 
(^spiíos di-l 
lo caiiilúar 
uliiorto do 

oslas i'o- 

iior hü^'ar, 

ronos. vi- 

iiios do la 

las ra/as 
snii>: han 
111 d(> los 
iinoroio y 
u nocosi- 
iiIl;'oi1oii y 

fundido, 
jiaii, ole. 
■azadoras. 
los piioila 
o ii'oiioral 
nslancias 
's dol ins- 
ipo luil)i<it 
on 011 oi- 
roostc úi' 
allenoros 

henéñca 



innuoMcia modilioando su primitiva \ ida 
salvaje. Losjuz;.;'!) por la ra/a os(|niiiial dol 
piiorlo do Claronoo, cuyos individuos son 
1iii!a\ia liorojos, oxislioinlo onlro olios al- 
ucino i|ii'' oleo ipio liahiondo viajailo. no 
.,,|ii lililí liaido do las islas Ac Saiidwiidi 
cocos y esloras do palma, simí quo se lian 
inspirado on el amor á la estol ica y el or- 
den ih' los isleños del siid. \ienoii Iiiol;o 
los lidiukcliis. i|iie lia-ta el dia siilo do un 

1 lo muy liniilailo han estado en conliictu 

con iroiitos do raza europea, y cuyos me- 
(Ijiis de sulisistoncia parecen haher dismi- 
nuido seriamente en los riltinios años can- 
dando una decadencia iiotaMo en la eiier^;-ia 
naciuiial y en ol placer do la vida. Se on- 
ciiontraii [lor liii ni último oxironio los sa- 
nioyodos, al nnuios ai[uollos ipio haliitan 
ri'ii'ionos lindantes con las tioi'ras ipio ocu- 
pa la raza del (','iuca<o. Mn estos parecen 
haber ejercido perniciosa inllnoncia los co- 
iiicrciantos, las orn'iinizacionos y roula- 
iiicntos. y sohro todo las hohidiis alcohiilicas. 
(|c las razas más priviloo-iudas. 

l'roLi'unlando una \ozá un osr|uimal del 
iinroesto do (¡romlanilia. conocido |ior su 
ovtreinado amor propio, si no ([uoria recono- 
cer que el ;^'ohprnador dinamarqués i'uoso 
ni;is que id, me coiitesti'i: vi|no no lo i'cco— 
• nocia lan on absoluto, en cuanto si hion 
ol ii'ohornador tenia más lincas (|uo r\. y 
aparecía tenor más poder, huiía on cainhio 
vjjTOntos 011 Kíijbonhinii á las que dehe oho- 
»dioncia, en él on camliio no manda na- 
'dio.'> Esta misma aUi\a jirosuncioii sci ,i- 
cuontra on las viejas (diozas del lapon de 
los renos y on las cabanas úo jiiol do los 
icliuskchis, donde iludiéramos instalarnos. 
Va\ los samoyodos, por el contrario, parece 
halior sido subyuíriida por un sonlimiouto 
lio inl'erioriilad y miedo, que dominó on es- 
tos jnstanionto los ras^i'os más oaracteristi- 
cos do los instintos salvajes. 

Conocía por autii^'uas doscripciouos do 
viajo y por mi propia experiencia en .Taima!. 



, II. él 

que dohiaii do existir on varias otras partea 
y en poipioñas prominencias ouhiertas por 
los diseminados huesos do los animales in- 
molados, una clase de diosos, quizá inferió- 
rosa los (pie Alina I'otrouna suco de .su 
\ii'¡a bota, ('untaba nuestro huésped ruso 
que samoycdos do comarcas muy distantes, 
acostumbran ir ow poroi;'riiiacion á dichos 
puntos p;ii';i hacer allí sus \otos y ofrecer 
sus holocaustos, ('omiaii ellos mismos las 
carnes de los animales inmolados, seudira- 
baii con los huesos el Ui.yar dol sacrilicio. 
y iintaliaii los diosos con la san^-ro de los 
aiiiiiialos iiiiicrtos en ofrenda. Manifesté al 
momento mi de-eo de ir alia, poro por lur^^o 
tioiiiiio so me resistieron a servir de ^aiía 
los rusos présenles, hasta que por último 
se 1110 ofrocii) un joven [lara conducirme á 
la isla do \\'ai,i;'a1sc|i. dundo podría ver lo 
que deseaba. ( 'on esto motivo hice al dia 
sii;'iiioiito con una áo las lanchas <\o vaiior 
una escursioii á la orilla opuesta dol estro- 
cho i\o .juü'or, acompañándome el doctor 
Almqwist. el toiiienlo llov^'iiard. el caiii- 
taii Nilsson y mi ^'uía ruso. 

VA sitio dol holocausto so encontraba si- 
tuado en la ]iiirto más alia dol extremo sud- 
oeste do la isla (\o W'ai^'alsch y formaba 
una pO(|uoña prominencia natural (jue so 
elevaba unos dos metros sobre el llano que 
la rodeaba, terminando ésta hacia el mar 
con una pronunciada escarpa. Kl terreno, 
aunque iii'ual. s(> elev;i de un modo paula- 
tino hasta la altura de unos is metros so- 
bro el nivel dol mar. formando su baso 
muros silurianos de cal en posición perpen- 
dicular que se diri,yoii de esto á oeste, y 
coutioiien en algunas parles fósiles y pe- 
trilicaciones parecidas á las de Gotlandia. 
Había on los llanos aqui y acullá profundas 
depriísiones cubiertas por al)undantes y 
v(!rdes verbas de ii^ual crecimiento, lín las 
partes altas y secas lucía á su vez una 
alfombra en extremo lozana de blancas y 
amarillas saxífragas, azules erythreas, vale- 



Cd 



1 lili I NX W I I. V líl\ l'l I \--t\ \ I 1 HOPA, 



4 



riiiiiusy pariiiH, coiiKi i^Müiliiicntc iiinarillus 
clirysoplciiiiis. 

l'Isfas iiltiiiia'?. cuyas lUri»! sdii lutr lo y'c- 
iii>i¡il |i()i'{( ('(iii-iili'i'ailas. Mili ai|ui tan csii- 
Iwraiitcs. i|ii(' ('(iiistitiiyi'ii \n\v >\ sola-; 
lina Li'raii ¡larli' de la llorida aifíiinlira. Se 
carece por completo de Im)si|iics, ailipii- 
riciido lo-; ai'liiistos, y e>totail S(i|oeii a(|iie- 
llos parajes (|iie se liallaii al re-y'iiardo. ya 
en las liondoiiada- de los miIjc-, ya al pie 



clavados (MI el nioiitoii. I ii lnien niimero 
de caras las unas solire las otras se eiicon- 
traliaii talladas á veces en esto-i palos. 

M.' rii;^''ran número de id ros Imesds d.' 
reno, heclios peda/ns para la extracción de 
la medula. 

I, ' II Ilesos de osii. (Mitre los (|ue se veían 
las L;arras y la calioza a medio desidlar de 
un o-o, muerto tan reciiMitiMlUMite (pie l;i 
carne iii> IimIim tenjilo totla\ ¡a 1i(Miipo de 




^^:i'-^>'%,-:. 



■i' ■'■^^■<! 









ilíMi l'i: Iiis 11(11 im: MKTiis i;\ \\ i'-i \ m Wah; mcii. 
SPí.'iin iianijii lie A. llovL'niinl. 



de rápidas ¡loiidienti^s (|U(! vierten al me- 
diodía, apenas una vara de altura. \'\\ mon- 
tón de piedras. d(> unos (Miantin meli-(.-> (mi 
cuadro, colocadas (mi ali^una especial e|e- 
^aeion del llano, forma el sitio del holo- 
causto. S(i hallo (Mitre las piedi'as; 

1." ( 'rálleos de reno ipie eiiii<(M'\alian 
las astas unid;is al hueso iVontal y se lia- 
liian hecho jiedazos para e\tra(M'|es |a masa 
eucelalica. lias astas colocadi.s a maiuM'a 
do esposa triucliora entro las [licdras dalian 
al sitio del sacrificio su cai'áctiM' especial. 

y." ( 'ráneos do rouo con el frontal tala- 
drado colocados solin; ])alos (¡ue (>^talian 



entrar en putrefacción: Junio á esta calio/a 
de o,-o liahia dos líalas de plouio colocadas 
Hihre lina piedra. 

."i." i na cantidad do pedazos de hierro, 
por ejíMiiplo hachas (mi pedazos, trozos de 
cazuela de hi(MM'o. viejos (Mudiillos. la parte 
de latón de iii¡ pe(|uefio pito estropea- 
do, etc.. (te. y p(ii- nltimo. \u^ ¡(xUn'dsox 
cith's á los (juo todas estas preciosidades 
hahíairsido saiM'ilicadas. 

Se componían (>stos de centenares de pc- 
([ueíios palos do una altura de 15 y 20 cen- 
timetros los más, y aleamos de 870 cortados 
a la |iun1a snjiiM'ior (mi forma do caras de 



■■:á 



I Xl'lll l<> II 



);:l 



i'll IIIIIIHM'it 
se f'iicoii- 
|i!llns. 

; llll(>S(IS lie 

Iracrioii de 

lie SI' xci.iii 

(li'.Milliir lie 

ufe (|ii(' l;i 

1¡t'lll|if) (le 



st;i caliozíi 
i'nlociulas 

le Iiicrro. 

ll'iiZds di' 

. I;i \y.\v\i' 

['slríijica- 

lidsidiulrs 

■os (lo po- 
|- -20 cou- 

I ooi'tados 
caras do 



,111 iiiiilii i'ii cNtroiiKi u'ruli'>i'n. lo-i cualiw 
tndiHsc t'iicoiiiraliaii clavailiK cii tiorra lia- 
cia la parlo siidrslc did aiitodiidiu iiiDiilnii. 
.Iiiiiloal lii.^'ar d(d lutln-aii^lo \oiaiiso al- 
;:aiiiiw pi'da/iw ilo rofn^áda li'fia y ln-; vo-;- 
lii^'ios did fiioi;'!) i'uii i|ui' lialiia -ido ooidda 
|;i ('iiiiiida (lid saoriliiMo. ( 'uiilalia huo-lrn 
yaiia (jiio cu las diidias cíoiiida^. iiiilaliaii 
cdii sangro y iniiiicdcciaii cim aniiardi'Milc 
\.\-i 1 a-; de aiiucllcí- die- 
ses. Iialláiidi)-c (•iiiiliriiia- 
dii lii primero por las ii-raii- 
dc iiiaiKdias do saiiu'rc 
i|ii(' so indaliaii cu la |iai'- 
1c inferior de la alicrtura 
i|iie doliia reprosonlar la 
inií'a cu el mayor iiúmci'o 

de lo-: graiKÍcs ¡dolos. 

|)espiic.-; i|iio se lilllio 
dilmjado (d iiionloii. lo 
dcsp(ijaiilo< con Li'i'aii cui- 
dado poiiicjido una parte 
do sus dioses y lo-i sacri- 
licados liiii'sos 011 un saco 
ijuí' maiidi' llevar al lude. 
(Jucd('icoii esto onoxtroiiio 
intranquilo nuestro i^aiia. 
y me dijo Ipil' dclija cal- 
mar la ii'a de |iK - linl\a- 
no^'' (d'roidi'iidoles yo al,L;o 
011 liolocaii-ilo. Maniles- 
lele me ciicontralia dis- 
puesto á ello col! tal ijlic 
me cureñaso ci'.mo tenia ijiie hacerlo, ('en 
(■i:M'tos oscrnpulillos do ('(Micicucia i' inde- 
ciso jior si deliiera sor jiara id más lemildo 
la ira di' los <■ l)ulvanos'> ipic lix castÍL;'os 
(jUc esperan en el olio mundo al ijuo hace 
olVoiidas ó lul.sos dioses, me dijo que has- 
taha tan sólo con que pusiese aliiiinas mo- 
iiodas culro las piedras. Coloqui' ciitoucos 
con airo solonine sobro el montón mi duua- 
t¡\o. que fué sin duda la mayor preciosidad 
que hasta eiiloiicos alli se liahia saorilicado; 
se oüinpotiíu esto do dos monedas do plata; 




l'll 'Jt' "Ü I.IMI.-Éliu I 

tumi. 



mi ruso se ciiooMln'i salisloclio. poro mo 
dijo liahia >ii|(> priMÜLfo; mi pardo monedas 

de cohro Inihioso sido suiicicnto. 

W día ^i^^aiieiile ||c-ri;i conocimiento do 
jos <amoyedo> que se me hahia conducido 
;d <ilio de su^ lioln MU-tos. \(i parecían 

aquellos pr upai'-c mu(dio cu cuanto á 

ello^ m',-mo . jieiu dcidarahan que el j^aiiii 
no dejiria de s,>i' ca-tii^Milo por los ufen did os 
hul\ane- _\ que \a en el pro\ÍlUo olofio, 
-ill duda, -e arrepeutiriii de sus accinues 
al i'CLi'i'c-o de <us renos de la isla de \'ai- 
;;atsch. donde entonces se hallahan cuida- 
dos pul' saniovedos. y que -i ahora lio siilVia 
el ca>1i^o. lo sulViria cu el por\oiiir. ya td. 
sus hijos (I los hijos do sus hijos; podía es- 
tar si'i^nio que liis diose-; no lo dejarían 
impune. Mil cnanto á la ira de 1 )¡os. hi 
creencia rc|i;:aosa de los sanioycdus est;i de 
de porrecto acuerdo con las doctrinas de 
nuestro anti;;uo Icstauíento. 

por lo demás no era muy \iejo este lu- 
^'ar de sacrilicios; otro, en canihio. más au 
titilo hahia estado situado á (ioo metros 
más cerca de la orilla junto a una ¡^'ruta 
que sicnijire fué mirada por los samoyedos 
con supersticiosa xencracinn. .\lli se halla- 
han cnlncados un hiien ni'iniero de idulus de 
madera, [lero cuando unos ."iO años atrás 
un celoso archimandrita (1) reidcii uom- 
hrado. y (|Uo ])oroste motivo ora i\o los in- 
tran^i^'ontos. visiti) aquel luu'ar. hizo quo- 
iiiar el silin del holocausto y oriiiaii en su 
imesto una cruz (|ue todavía existo. 

l,os sanioyodos no huscaron el desquite 
destruyendo á su voz la insiyaiia ác la ve- 
neración cristiana: dejaron la vcno'auza á 
los mismos dioses, so^airos t\t^ (|ue estos 
d(>slru¡rian dentro de poco jior completo 
todos los renos del archimandrita, v no hi- 
cierou in;'is que vuriur el sitio de sus holo- 



(!) Sojrun i! iliili.i de los (•íi/,.iiloi't's rusos, qui/.ú no 
liiiyn liiiliiili) iiiii,i.'iiti;i oU'n iiutoriilml cdosiiislica do 
I III lililí •;oi';ii'i|uiu ijuc so linyu utrovido ir tiiii ü1 
Norli.-. 



M l.llliJl'N\AVKii\> luN MI VM\ ^ I.I'IK'I'V. 

CinistlH silu¡ll|i|n|(l ('II tii'ITiH lili |iilCO IJil'iS »l(> iwtos ||Í0><(M Sl> ilCOlll|llirillll, V IdS i|ll(> so 

«Iclllrii. (IimkIc, liii<t;i i'nldiiriw uii ilii'iiii- ilüll tli' liH |||¡siiiih cu Ih-i fi<'iii|m-i di- |ih 

Nt'riii'iiti' ('«'lo i'(>li;:iii-ii iiit lüiliiii iiili'ri'iiiii- liMhimli'-íc^, Si> ve en ('(mx'cwcufin <)ii(' lia 

[lidí) t(MÍii\iil l;i ildonicioll de slis ' liill- di'iMldn linlalilciiicilti' lil : a/il i|i> los dit)si'> 

viiiit's.'. de ('llaman cu c-td-! iiltiiims Ipcs H¡yl().<<. 

I'!l aiitiu'iKi |ii::ai' i\i' \i<- liulucaii-lo^ |)c-;|iiics de lialicr csaiiiiiiadi) y i ;;ido 

jiiidía aun entonces rcnmiiccrsc \n>v ciyi'au iiin'o de e>le aiiti;:iii) hmar de sacrillcio-*, 

número de pedazos de liucso y trozos de liize ||e\ ai' á tra\ e-: del liajo ¡stuio de arena 




'1 



i 



(iiii i\ i'i: 1 ns imi (II AlMiis i;n \' \iii.\im.ii. 
SrgiHi ililiiijii lii' A. ll.isfc'iuiril. 



liicrro oxidado'^. (|Ui' en una dilatada e>ten- (|ue separa did mar el lai;ii (pie se ve en 
sioii se cncoulraliaii esjiarcidos por el suelo ¡^raliado. un iieíjuño lióte (|ue la lauclia i 
cerca de la cni/ i'iisa. Tauíhieii se vejan \apiir lialiia traído de remolijue. y con <'l 
aijuí vestigios de la hou'uera donde los fuimos al remo el capitán Nilsson. (d ;:,'ui;i 

(liosos de ('llaman lialiiau sido (|iiemados; ! ruso y yo. á Ncr uii sepulcro saiiioyodo (|U( 

jiarccíaii ostos halier sido mayores y más ' so onconlralia mas internado junto ¡'i hi 
bonitos quo los diosos dol sitio moderno: orillíi del lap). 
circunstancia (]iie encuentra su conlirma- El .soi»u]cro so (Uicontrabu lierniusanicuti 



cion 011 la com[)araciüii de los o-j-nijados que 



situado Sülire una pendionto do la orilla dci 



I 



los l|U»» S(« 
ipDM (le \t>< 
('i;i ijll)' li:i 

|(i-¡ dioses 
i sijjlos. 
y r('('o;j;¡(lo 

sacrillcio-i, 



i 



|;il.'o ('iiili<'l|i'C¡(l;l |Hir lili >ill lll'lllicrii ili' 
llcH'i'S IHihil'i's; SI' fniii|ii)iii¡i (le lili ciijiiii 
hecho eoii jínill e^iiH'iu <|e ¡iiichus y fuer- 
tes l;ili|iilies siljetiis ,il í-iieln enn esl;ie¡is 
eiieliivinhis y Iras iesiis, de iiiuiln (pie ni 
aiiiiiiajes ije rapiña lii leiiiiiiiiiu'iis pniliaii 
penetrar allí: en ól estalia enterrada tan 
sdlii lina per-nna. I.us laMnnrs nu pai'eeian 

liallar^e ediMadn- df madera- n u'idas á la 

ea-iialidad siiii' tranla-; i|iii/a del ^nd. ennin 
ii;'iialliien1e la corteza emi (¡lie el fondo di I 



I \l'l II l.n II (í.i 

vcliiciiln al muerto para caminar cu hi 
otra \ ida. y es tamlden de |>resiimir t|iie los 
renos para tirar dcj iiii>niii lialnan >ido de- 
yolladiis en el fiinerariu iiani|iieti', 

('uliiH ijiliera i|iie [Hiede ser de ¡litciV'M 
salier ijiie |us ^aiiioyeijos, desde (|iie pop 
primera \ez le< ciinocieroli loseiiropeos did 
iii'ste. |i;in e-pi'rinieiitado notaldes reformas 
en su lUddn de \i\ir. repriidiicin'' ai|U¡ al- 
gunas de las indicias ipie encuntranios re- 
ferente á elhis eii las descripciones de las 




Si i'I i i lili - \M 



I S I hl I K N \' 



All, \ I-.1 II. 



se ve e!i el 
li hundía ile 
I. y con olla 
Ion. el ^'iiia 
Inoycdo (|ue 
Ijuiiio ;'i la 

Imosamonte 
la orilla del 



cajoli estalla ciiliieidu. ( 'diiio podía dedu- 
cirse do un 'pesk ■ hecho ¡leda/.o ' y de dis- 
tintos andrajos ¡ledridos ipie rndealiaii al es- 
(jUideto, haliia sido ensiielto v\ cadá\er en 
sus ordinarias ropas saiiioyedas. Se eiicun- 
Iralia además en el sepulcro, restos de una 
ca/uehí de hierro. iia\aja. ha(dia, harreua. 
arco y Hecha de madera, más al,:^unos ador- 
nos de mota!, (de, (de. TamliiiMi se eiicoii- 
trai'oii en el cajón fonuando i'ollo. pedazos de 
corteza destinados se,i4'uraineii1e para encen- 
der la lumlire en el otro mundo, .luiilo al 
sepulcro hahia un Iriiieo vuelto hoca ahajo 
írnoslo allí olarauíeule para (]ue no faltiise 

To.MU II, 



(■'\pedici(ines de liis iiii;-lesos y holaiidoses 
al nordeste. 

(j)ue han experimentado ndoi'iaas en 
ciianlii á ai'uianieiilo. n he(dio pro;;'resos en 
(d arte de la ::ue!'i'a ó caza, se desjirende 
>a de los ura hados a!it¡,i;uos(|uo a(|ui S(! in- 
tercalan. Mil estos se los dihiija siempre con 
arcoy llocha, las quií i»aroceu hahor caído en 
desuso en ciuiiito no hemos visto ni siquiera 
un hallestero samovedo. l'oseíau en cainhio 
antinuos fusiles de piedra y yesca, cuyas os- 
traviadas partos se encontra])an nnuduis 
veces inyoniüsamente r(>piiestus ])or pe- 
queños pedazos de liuesos y ccreas. Pre- 



"íi? 



(iU 

LTUiitalian con insistenciii por oscoiidas de 
j»¡si>,!i, siendo para ollo> todavía dosronoci- 
da^f las (|ii(' s(> car^'aii por la rocániai'a. Mu 
cslc parlicular. wn estallan i\. la altui'a de 
su época, como los es([u¡niales del [merlo de 
C'larence. 

I no do los relatos más anti^'uos (pie co- 
nozco de los sauíoyedos. es el de Stephen 
liurrou;2Íi del año 1 r).")() iiiie se encnentra 



• tcndidassohre pendías. Son cazadores e\pp- 
M'iinentados y ricos en reno>:. MI lunes 
• dia ;< zarpamos é liiciuius rnml)o á otra isla 
■>sitiiada ó l(':i'uas ( 1.")") K. X. \\. de no-;- 
^^otros. Knconti'i'me a(|ui de nuevo con 
»Losliake X)- y ■'^''"'' ''"" '■'''" licrra y me 
)M'oiiduJo á un montón de dioses sanuiVídos 
■xMiyo nnmi'i'd ei'a .'ínn, ]']i'a¡i(is1(i^ rl 1i'al)a_jo 
»más toscoy[ie(ir di' loilos los (pie he visto. 



,i 




H.M.l.l-slKUos s\.\i()^ i;i lis. 
Si -nn l.in-ciiiili II 



I 



reproducido en Makluyt (1.' («dicioii. pá- 
j.;ina .'31.S.) Kn la expedición de Searclithrii't 
se lee lo siüaiieute: 

»\'A sálnido 1 . ' de .Vii'iisto 1 ."<.")() saltamos ú 
'tierra (1). y vi ti'es morsa- ipie |o~ eazado- 
>n'es óinrocadores rusos lialuan muerto, y va- 
»loral)anen un r\rnlool colmillo de las que 
^>no oran muy ¡írandes.yen dos ó tres rublos 
»la piel de un om» lilancn. y me contalian 
.■>quo 011 la grande isla (^\'ai,l;■ats(dl) lialiia 
»unas pontos qiio ellos llamaron sfiiiw''if/s. 
>'Estos no tienen casa alguna, sinó_ sola- 
vineute chozas hechas d ; piel de reno os - 



>l) .sin iliiil.'i iMi algimii de los l.--kile.- jn-úxiiiio.-- i'i lii 
iíl;i du \\'.ii;;,it.~nli. 



l'lii miudios de ello- los ojosy la boca osta- 
•'liaii untc.dos de sangre. Tenían la lornia 
'mIc hombros, u^ujeres y niños, y lo que en 
«ellos (bdiia de nqiresentar ciertas ¡lartes 
»di'l cniMqiüsecncoiitraban también {eilidos 
■'do sangre. Algunos dioses se componían 
"tau sólo do viejos palillos con un par do 
«muescas hechas á euchillo. Un roto trineo 
«se encontraba (ui d nioinon como igual - 

, líente unapiel de reno qu(> los pájaros ha - 
•'bíau esti'oi)eailo. Pero ante alguno de los 
'>dio.ses ,se habían colocado :'i la altura do la 
'.boca tacos do madera que estaban comple- 



liíilli'iH'i'o ruso i|iir lii/.o ;'i Slrplien Dui-i'iju^li 



lina iiurcioii 



de su 



■^ .1 



(ii'u osta- 
a tbi'iiia 

) (lUC (MI 

|s parte-! 
Icñiduí; 
nixjnian 
1 par d(.' 
o trinoo 
|o igual • 
aros lia- 
tlp U}^ 
Ira (lo la 
jfomplc- 



-is 

54 
I 



»1aiii(^;.to iiiaiicliadn-; de .siiJi;-r('. ].u- >upuso 
»spr (d aliar ^olirc (d ijiu^ s(^ ofrocia l;i vic- 
»tiuia. \'i tanilúou Ids ¡iis1runi(^n1o-< con los 
»(|U0 haliiiin asado sucarno.y jior ln i|U(?(l(^ 
>>ollas so podía dpdiKMr.encioiidi^u su fu^^ro 
»inmedÍatauiiMi1(' liajola cazuidii. Sus hotos 
»son de piel d(^ reno, y cuando \ iiMU'U cu 
.diorra. los llc\au consigo sobro la orilla. 
'>Para sus voliiculos no oniplcan utros aui- 
)>males do tiro i|uo o\ rono. Xn tiouou otro 
pan ni otros giaiios (¡uo jus (|no los rusos 
-los proporcionan, y su instrucción os en 
.M^xtrouio pobro, no conociendo alfalieto al- 
onno.» 

(iilor l'"lo1(di(M'. ipn^ oii el año l.'iSN riu- 
el enviado do la reina Elisal>eth Junto al 
Czar, habla del modo siguiente de los sa- 
inoyedos en su descripción do Rusia (i): 

<E1 nouil)ro dolos sauíoyedos proviene 

«soíi'un dicen los rusos dt^ iiuo.yt' 1 0,1)1.'// ,' si 

»iniS)¡ios, en ruaulo aíjuellos vivían (>ii la 

/.antigüedad como earii)es. los unos co- 

»iiii(}ndoso á los otros. Este origen parece 

»ser(spgun los rusits) tanto más probable on 

^x'uanto comen toda clase de carne cruda. 

"hasta la entrada en putretaeciou. Pero se 

^llaman según ellos mismos «samodinos» 

>upie (|uiore decir • pertenecientos á sí niis- 

»mos». d(>notando con esto una ra/a indi- 

»gena (pie nuuca camiiia do sitio. Tauto id 

»h()mbrocomo la mujer, visten capotónos di- 

A>piel do loca (jue llegan bástala rodilla cmu 

»la parte vellosa hacia t'uera y jiantalonos 

•■del mismo matei'ial. 'rienoii todos id poln 

■ ii(\i;-ro. y se oncuiMitran ]>i'¡ vados por la na 

) luraloza do ¡)elo de liarba. Es difícil por 

voste motivo distiriguir por su estorior al 

hombro de la mujer, á no ser por las dos 

trenzas (]uo penden á lo largo d<" las m',.. 

• i as do esta última». 



lll.n II. 07 

l»e un modo algo parecido dcscrilx^ (I. de 
\'ccr á los i;amoved()s al dai' cuonta del 



ill 'TrciUisc of Hu.-iíin íind liio iidiniiiinfr Riiriuii,- 
wiiUi'ii Ly Docioii GiL'ís Fi.KiciiKn I.nnl Amliiijíiidoi- 
rriiiM tlio liilo Üuociie. KviM'gliii'iiiiis FJi/iiliclli, I,) 
Tlicoflorp Ilion Empcrour oT Rusiiii. .\. D. lóJS-:." 
l'riiciiAs, lil s. 'tía. 







Samüvi;ijiis 

ili.' Sihlci.-^inrr, NiMi-iMilil. -.tes Sii'wi'i'hi. UMiinncn ilio Zi>licln 
í;c1íui^'cii wci lien, Zill. 111 |ii',i:l.l , 



•J." viaue de IJarents el año lÓU,j. Obtuvo 



i|i F.l iiiodi) con i|iic se lineo monoion do los siimo- 
yodos 011 l:i do,si'ri|M?¡oii del viiije que como enviudo del 
l'a|Ki cercí del iiodero^n coni|ui,sl!idoi' de liis iioril;is 
nioiijíi'ilic.is, enipriMidiü el miiiorilo ¡lali.ino Joannos do 
I'liiiio (;iu-|iini eii los liños lli'f.ViT, nos dá de los 
,-iiinoyodos una idea lodavia más eslraña de la i|UO lin- 
demos formal' por id présenlo ^'raliado en madera. 

Se dice 011 esta deseriiicion, i[üv (D(;codai-Kaii liijo de 
(;liiiiLr¡.->-Kaii después de ser vencidos poi' los liun;^aros 
y polacos, sediri^ii') liáeia el Norte, venció ;i 15a»carti. 
es decir á Ins ¡grandes liiiiijiaros, y se eiiconlri) lu'-'.'-o 
con iv o Pr.iosilns do Jiúca y cstüniiigo 011 oslreino •- 
ilueñüs y los i|ue no comian cai'no, síik'i i|uo se ali 
niriilalian ccm eucorla .-olameiile aspirandn el vapor, 
y llegaron pnr ulliino á le.- samoyedos i|i,ie \iventan 
Milo do la ca/a y lieiii'ii de pielos sus lialiilacionos y 
iiipa>. como igualmente á una tierra junio al Océano 
dmide so onconlraron nniiislruos con cilerpn de per- 
sona, pií's do l.uey y caras de perro. Uelalion des .Mon- 
<;ols ou 'l'arlares par le frére Jií.an ni' l'i.vN m: (Ivni'iN, 
"pulil. par M. nAvi:/.\e. l'aris ISÜS, s. ■>><[. ,Iomf. Ra.ml- 
sio. Dello navigalidiii e viajíjii, II 1.5iS;!. id. :*:!(l.) 

Fn oira parle de la misma olira se dice: vLa (ierra 
üomonia liene al norle inmedialamcnto después dií 
Husi.-i á Miirdviiii y líilcri. os decir, la gran Hulgaria, 
Hascari. os decir, la ui'aiido Hun;:ria. luego los l'uro- 
sili y Sitnini/¡'i/i i|ue se dii'o tienen cara de perro. lUe- 
lalion des .M'uiiiuls. s. :!.')!. Ramisio 11 M. ■¿:\'.K\ 



'h.. 



f .o* 



>,! 






1\ 



w 



• 

este Haronts i]o los siniinyi'dds muy Imciias 
noticias (,'011 rofcrencia á la iiavo^acioa más 
al Ksto. y osluvo sinniirc (M1 muy Inicuas 
rolacioiios cou olios á oscciiciou de un casd 
ou (|uo los sainoyodos l)a.jauil(i liasl;i uno de 
los Iidtos liolaudi>s('s. tnmai'nn un iddliMpii' 
s(> les liabia roliado de un i^i'aiido montón 
do lioloeaiistos. 

Ilausido adom.i- los NamoyodiK dlijído 
<!<' una ostousa litcralui'a i\i' la ipio aqui no 
(•ori'(\sp(ind(^ Irat.ir. lüiliv otra- cosas ha 
sido muy combatida su ivlacion en r«dc- 
ivncia á otras iiaciouc<. Aci'rca de c-di 
l»ar1icular, mi instruido aniid-o. (d cclclji'ado 
tilii|n;^-n Mdusicur Aldmijui'-I do ibdsini;'- 
l'di's. UK? comunica Id sÍL;-ni(Mi1c: 

Los samoycdds lo iriisnid (jU(> ]:\< razas 
luüd'íjusica. moiid'ídica. turca y linlaii- 
dosa-ñiírica. se (Micucnií'an cdiniJri'ndidds 
cu la llamada raza ;d1aii'a o ural-allaica. 
1,0 caractcrislicd do osta raza cdusi-t" prin- 
ci])almcntc. en (luo todos Ids idiomas (|nc 
corr('S|idnd('n á la misma ]icrtcn(>ccn á la 
clas(> (I(> Ids llamados a,L;'lu1inantcs. La la- 
lación do las idiMs se cxjn'csa jM'cci-amcn- 
tc Pii csios idiomas pdr mcilio de snii- 
Jos. mientras ([ue la lli^xion. pndijds y pi'e- 
jiosicionos como (expresión de ndacion. les 
son compietamenli' d(>scdiidc¡diw. ()liMde 
las ]iai'1iculai'idades cararti'n'sticas de his 
idiomas altaicos y (|ue se nota en nuudios 
de ellos, os la armonización vocal, es de- 
cir, la imposibilidad de enconti-ar en prin- 
cipio de palabi'a silaba qm» lenii'a más i|(> 
una consonante, jorinánildse el conceplo 
plural con una adición es[);>cial. quedando 
las terminaciouos de los diferentes casos en 



hia. A--! \ V I riuil'A. 

el piui'al i^aia! á las del sini^'ular. T/a atini- 
dad entre lo-; distinb>> ramo-; de la i'aza al- 
taica, se funda |)or lo tanto más princi- 
palmente en la analoi;'ia i) la semejanza 
en la formaeion d(d idioma, mienli'as (pie 
la |iarb' mab'rial del leniiaiaje (lanío las 
palabras como la ; expresiones tle relación) 
nianiüivstan muy poca ('i niiid'uua aliiii- 
dad. [,a cireiinstancia de (|ue los samoyodos 
tienen en la aidualidad como vecinos más 
inm"diabi> aljama-; razas liidand(,'-;as iid-ri- 
•as. lales cdino lapones. sirjianos. ostiakos 
y volcados, y (|ue ('slo-; cii d'i'an parto tie- 
nen (d nii-ino niddd de vi\ir (]ue a(|uellos, 
lia indiieido :i aleamos aubires á la suposi- 
ción de lina inlima relación entre los sa- 
mdyedd-< y linlandeses. y la raza linlandivsa 
i'ii i;en(M'al. MI idioma de las «pontos de es- 
1a> dds ramas, ud dejan por el contrario de- 
mostración ali^aina ( o pro de tal suposición; 
lia-la con la l(M|daia de los ostiakos, los más 
próximos á los samoyedos. existe compa- 
rándola eon la de iwtos, lauta diferencia, 
como de la no di" a! día. y no tienen de co- 
mún otra cd-a que nn reilmddd número de 
palabras ( principalmente porteaeciente á la 
\ ¡da polar ui'imada). que han tomado los 
ostiakds di' |(w vecinos idiomas del norte, 
onconlrándoso |os samoycdos. en lo (jiie 
aféela e] idioma, a i^a.al cdiiipleta dislamda 
de las demás ramas de la dicha ra>;a. 

Hasta (|U(' punto la craiieoK.d;i¡i ó la 
moderna aiitropolou:ia jiodráii marcar más 
precisameiiti' la relaidoii de alinidad de 
lo-: sanioycilos c{iii las tribus de oirás ra- 
zas. o< asunbi que queda releo-¡|,[(j ^1 por- 
venir. 



CAPITULO IIL 



I,.i vid.i aniíiiiil un Nui'Víi ZL'iiilpla.— KI PiTM-rhiriu :;l;ii.'¡al il'. I'.l M.t,;;u1o oii.inn, — I.is Arra^.-El Copio oiiiuio rl]. 
— K\ Fi'ailecillo.- n.ivioln.-;.- I..1 (i.-ivinla latli-oiin. -Ln Goloinlriiia ilc mar.- Anadiv-. y l'aliis. — I'il Cisiu'. — La> 
I ¡liurcña».— Lü liiiiliorizn di' las iiicvoá.— La Zumaya ^uiÑadura. — El l(''iiw — El < r-o Idanro— I.a Zorra niuiili'.- 
—El Lommim-'.-lujectüs.— Moráus.— Eücns.— balloiiar. 



fll piir- 



Si ^n exceptúan al/^unos samoyodos quo 
011 estos úlliinns años so lian eslalilocido on 
Xufva Zcmljla. ó va^i?aii orranlfs duraiilo 
el verano por las venios praderas (1(> la 
isla (lo A\'a¡i;'atsli. |)(m]oiii(is docir (¡no Iimv 
día están doshaliitadas Iddas a(|iiollas ro- 
¡^■iones que eii ol aiili^'uo ooutiiieulo sir- 
\¡eroii Ar eaiiipii ;i lus expliiradoros pola- 
ros. Kutro ellas podomos citar ol Spitzber^^, 
la Tierra <\i' l''raiic¡-''i) .Idsi'. Xuova Zomlda, 
\\ aiü'alsh, la ]ioiiiii<>ila do Taiiiiur. las 
islas de Nueva Siltoria y (jiiizás taiuhieii la 
Tierra di' W'raii^^el. Mu iiiiii;-uno do estos 
|Miiitos se obserxau la aniíuacioii y la ^■a- 
riodad que los indi¿^enas, por sus costum- 
bres y género de vida especial, suelen ofre- 
cer ú los ojos del viau'oro en remotos países, 
lilon'ado el invierno desaparecen del lejano 
Norte casi todos los sores vivionlos quo 



íll Lo? iialui-alislas IVarK'i'scs ilan t\ i'.-.t.i cspccii' id 
i\oii\\ivc ác /ii'lri'l, |ioi-i[Ut' la comiiaiMii con San Pedio 
cuando andaba solire las ujruas; lo» marinos la llaniiin 
¡lanifHTO. por verla volar euando con más Curia sopla 
el viunlo de las Pampas en el Allánlico. IVontc al Ura- 
.~il y Huenos-Aircs. , .V. de los T.) 

i:¡ Esla especie pertenece lamhii'n al grupo do los 
Cridüs, y alí-'unos la llaman viv'u\ enana. 



pueblan la superficie do los mares, siendo 
011 camliio más animada la vida animal do 
aipiollas ri\u'if>iif^. " nn'jor dicbo, liállaso en 
verano monos oculta poi' la iVondosidail do 
la llora moridional. 

No son los n'rande.s niamiferos, como la 
ballíMia, las morsas y focas, los osos y re- 
nos, los que autos llaman nuestra atención, 
sino las innumiM'ablos a\'os (pie p(U' banda- 
das si^ a:^'ibin en torno do\ oxploradoi' polar 
duranto o\ lari;'0 dia del verano del Norte. 

^hudio antes de babor penetrado un Im- 
que en la verdadera ret;'ion del mar polar. 
roi!(''anle bandadas do ii'randos a\os do color 
H'ris, (juo vuídaii. ó m;is bien so d(>sli/aii 
sin aletear, i'asando casi la superficie do 
las aii'uas signen á la ola en sus ondula- 
ciones; tan pronto se elevan como desrion- 
don, buscanilo á\"¡das alu'una suslancia co- 
mestible: y tambiiMí nadan en la estola del 
bu(|ue para coi^-er los desperdicios que se 
arrojan. Estas aves son los [¡rocrlarios '.^ia- 
ciales árticos (Mamuck. Ilafliárt. ¡'rorr- 
Uiifiíi f/lticiiih's). (1) quo s(^ distini;'uon por 

(li El nolllllre.>!^l;•í'(l/()7<■/ i|ue los suecos, dan á c.^la 
especie, se usa laniMen para la ijne ellos llaman 



w 



íMííi 



S M 



'') i 



u^ 



.)i 



Tu ri|;( I NN \\ I r.Ai le N 

su \()i'iici(l;i(l y o-;i(li;i. (Viiiio liiiclni nial. 
1)') se ('(iiiic su cai'iM' sÍimi cii cii-d i|i' cxti'i'- 
liiada liceo ¡dad. pci'n si c! :i\ c lid lia (Mi;:ai- 
llidii rcficutcHKMilc ;;'i'iisa en pulrctacciiui. 
no (l('l)c sor (1(> iiiii¡4'iiii luoild un idinicntn 
■tan dosii;.;T;ulalil(' jtara ijuiíMi r>\t' acnstnni- 
liradi) ;i cii'in'rlc. Msta es|i(>ci(^ es ini'is cdinuii 
en la isla do Ids ( )sds y cu el S|utzlH'i'i;'. (juc 
(MI las (le Nueva Zenilda. donde ne [larece 
anidar en ,i:'ran níiniei'o. Tres puntes hay al 
:idrte de KscandinaN ia ddiide Id hacíMi lns 
jU'dcelarids p(ii\t:'ra lides I laudadas: el jiriiiieni 
es la isla de lns ( )mis. en las peiidieiiles de 
unas rucas situadas dtdaiite did llamado 
<• puerto nierididiial» de la isla ( P: el s(\i;-un- 
do es la cd<ta nierididnal de la Kaliia ilc üraii- 
dewijiic. eii la Tierra del >,'nrd(>stc: y el 
tercero, la;; salientes do las escarpadas nuui- 
iañason oí interidr (hd Isljord (i;'dlt'dde los 
liiolos'). l'lii estds últinids juiíitos. les nidos 
'^dii inaccosihlc^'. niicnlras (|ue en la i<la di' 
los ( )sns. por id cdiilrario. se pueden cdLi'or 
lodos Jos JiucNos de una colonia iMitiM'a: 
Ptu aplanados y de formas redondeadas por 
ii,'ual en aiutias oxlromidades: se di-1iii- 
i:'uen ]idr su color i.':ris siudo; y en cuanto 
al salor. parece ser 1ia>1aiite Imeiio. ],os 
nidos no tienen nada de particular por su 
aspecto, ¡lord huelen mal conid el ase 

Cuando el na\"et:'ante se interna más al 
norte. lle;^'aiido á las au'uas donde iiay 
llielos, olisc;'\a (|Ue de [U-dnlo cesa el oleaje. 
nlloja el viento, y id mar. (de\ánild-e y 
descendiendo con suave nioviniionto. que- 
da co'.uo un esjiejo. liaiidada-^ de nn''ri:'ulos 



I II A-<l\ V I I nOTA. 




'•,-iío/'//iííC((/i'/l' i'rii:il;i>í-¡(loinii |iC'l:ij;ir;r, el I,i1¡.--im1|(1- 
mo ícinpL'^liKl, |iiMi] c'.-l:i i'illiin.'i r.-|iri-¡i> nn li.il.üa un 
1,1 [i.iili' de los iii.ii'i's piil:ir('> (le i|ui' aliorii se Irnlii, 

1 l'.l -IX (le Miiyodc ISlill ■riihicsfii vil) en hi i.-l.i 
<lc lii.- ( isos. MJÍirc f\ liiulo i|UO ¡luii i-ulii'i.i lii ríinii. Iiiir- 
\(i> ilcl ]iriji'i_'lar¡o ^•l.iciiij; y cu nli-i |iiirli' iuilli') uii.i 
lii'inlir.i i|U(' ciiliriii sus huevos yc.-InliM suji-lr piir iiii.'i 
ij.'ila .il hielo, liii ajáoslo fie iriíK!. Harciil/. olisrivi'j ( ii 
el iioi'h' lie Nueva /<Miilila i|iie algunas ih' e.-las aves 
liaj.lali ele^iilo [laiM liacer .-us |iue.-las un IVapnieülo 
(lo iiielo cuhioi'to <'oi] un poco de Iíitim, lai e-ln- ilo> 
iilliinos rasos hi parle iiilerior del huevo no pudo ea- 
lent'irst' duraiile la iic'uhaciaii á má.-- de 1 1". 



enanos (Mcrf/n/ifs nJlc L.) do arras /'^VA' 
Hi-i'iiiiifli ii S(ili¡iii'i\i\vvvY^i\<. o na 1 1 os f'/ lia 
'//'////'■ L.) \ ueiaii entrnices i'i nadan entro 
los iVaLi'mentos de hielo. \\\ méroailo enano, 
i[Uo tain Ilion se suido llamar sju/tmii/ (rey 
del mar), ii inh/^'s. escasea mucho rrenteá 
la parte >ur de la Nueva Zemlila y no crod 
fpio anide aipii pues los ti'rrenos so hallan 
situados tan al sur. v es tan insiiinilicanto 
el (lesi)ldme i.\(^ las piedra - en las laderas de 
las montaña-;, ipio esta a\ccilla no podría 
\i\iraiiiii ciiiiiddaiiiente, l']n camliio so la 




Mi:i)i',ri.o i;nano. 
MorKulu.-Alli' l..j 

encuentra en el Spit/.horo-, donde anidan 
innumoraldes handadas en alturas do 100 
á 'joo meirds. que en muchos jiarajes. so- 
lire los cuasi iierpeiidiculares declives de 
las montañas junto á la cosía, ocasionan 
cdii las heladas moinulos desprendimientos, 
como ]i(U" ojempld. en el estrecho do llorn. 
en el üoll'o de- Mau'dalena. en las Islas No- 
nn\o'as (cerca dolos SO" lat. n.) y en otros 
puntos. Estas alturas constituyen oí palacio 
d(d uiéro-ulo enano, donde hay más salas y 
habitaciones que en niiiii'un otro del mun- 
do entoi'd. Si <o trepa por entro las piedras, 
se ven aparecer de ve/ en cuando, como sa- 
lidas de la tierra, verdaderas nubes de 
aves, que ya revolotean en ol airo como un 
enjambro, ó bien se dirijon al mar, dando 
á conocer su existencia las que pormuuo- 



losf/ ria 
lili (Milro 
o oiinuo, 
inif/ {voy 
\'\'('\\\i' ;i 
; no croo 
o liiiUau 
iiitic;iii1o 
idonií; (lo 
10 podriii 
iliio se lii 



o aiiiihin 
í (lo ion 
'lijes, so- 
IdÍNOS (lo 
lousiomm 
liiiiionlos, 
1(10 lloi'ii. 
lisias No- 
on oíros 
lol palaoii) 
is salas y 
Icl incn- 
jiiodras, 
ooino sa- 
mhí^s lie 
oomo lili 
ir. (laiiilii 
iioniuiue- 



coii liajo üorra por un ¡noosanlo imirniulld 
V cacareo, muy parecido. s(>i;iiii l''i'd('rii'ii 
Marloiis. al rumor i|Ui> [irinliici' un uTupn 
(Ir iiiUjor('> cuamln riñen. Si esta i^'i'iteria 
se interrumpiere un iiKinientii. liaslará si- 
liiarso 011 cual(|uier alierlura (Mitre las pie- 
dras (■' imitar su ii'raziiidn -i(\i:'uii MartiMis 
/•'///-/''/-/('/-'('/-/. 7/ pai'a otitoner inmediu- 
taiiionte de ledos lados una ruidosa conles- 
lacion. No lardan iinudio en posarse de uiio- 
vu suliro las piedras lo- individuos (|U0 ro- 



M'illl.ii III TI 

canzarse. su único |iii(>\(i IilaiKiiiizeo v 




.\i :,A. 

Iri.i nrüiiniii-liü Snliiii" 



Volu'ealian i^n los aires, y alli. después di» 
(lispulars(> el pue-lo. sooprinieii tanto entro 
SI (pie so pueden malar do 17) á ;j() d(> un 
solo tiro. Knloncos ronionlan (d \ iiolo aloai- 
iiasdela bandada.m ion tras que otras luiscan 
su soLi'iiridad como ratoiios en escondrijos 
de entre las piedras, pero pronto reapan'cen, 
comí) puestas (1(> acuerdo, jiara diriti'irso lui 
e-posas Laudadas al mar en liusca de >u 
:ilimoiito, compuesto d(> crustáceos y aludi- 
dos. Hsla ave so suinerio con facilidad, v 
sin hacer nido alnaino \)ono solire (d des- 
nudo suelo, pero tan á fondo ontn» las pie- 
dras que con gran diücuUad puede ui- 



aziilado. Mnti'o la< derrumliadas pi(>dras de 
las montana-, al norte del ostreidio de 
i loril. eiieoil1l'(' en |N de julio de 1 n;)N do-; 
huevos de esta ave sohre un 1(''mpaiio de 
liiido (jue esl.ilia oii1r(^ las piedras, Si'i;iiii 
todas las prohaliilidades. no haliia empoza- 
do aun la i'poca de ¡a juiesta. So iuaiora 
donde ]iiiedaii pa-ar (d iii\ ionio la mayor 
|iarto do estas liandadas de aves, (jiie á 
\eees renrosaii demasido pronto al Xorto; 
tanto os asi. (¡iie á linos ihd m(>s de Ahril 
en (d año IN7.'}. vi soln'o (d lii(do junio al 
estriMdio do llinlopeii un liiieii número de 
ui('ri;ai]os enanos muertos de iVio(l). La 
carne de os1(> m(''ri:'ulo tiene un ^'usto os- 
quisito y ofrece, con motivo del o^i-an des- 
arrollo de los músculos (hd pecho, miudia 
más de la (pie <o pudiera (aperar (hd pe(|U(^- 
ño tamaño (hd a\"o. 

.luntauHMite con (d m(}i\i;'iilo enano se 
hallan entro los hiidos á g-i-an distamua de 
tiiM'ra haiid idas de ariMs. cuyo número 
aumenta cuautj nu'is uno se acíM'ca á la 
orilla, sobro todo si las rocas do ("sta ol're- 
c(Ui al ave. tan ,i;-enoral en las r(\i;'iones po- 
lares, un sitio adecuado ]>ara la incuha- 
(dou. l'dio'on jiara esto lio los murallonos do 
peñascos que iierpondioularmonte dan al 
mar, pero que con sus dosio^ualdados y 
parles salientes proporcionan liuen sitio al 
ave (jue cria. Imi las \(M'(laderas colinas do 
las arras se encuentran los huevos'. (mi es- 
p(\sas líneas, tan iqirimidos entro si, que 
lloí^'an dosd(» la cima de los peñascos al j)i('' 
de los mismos cerca, do la superíicio ihd 
ao'ua. hall;indo<o además pobladas dichas 
eoliuas [lor mih^s de millares de estas aves 
(luo van y vienen, y atruenan el aire con 
sus o'idtos en ex-fremo desaii-radablos. Colo- 



'li Viildi-in l.i peiin ilculisors.ir si iiluuiies nn^riiilns 
i'iiíUHV-i. lo inir-iiio i|iio i'l l;in('i|i('ilo di'l Spil/JKM'í:. im 
|i.isnn el íiivÍltiio on .sus ¡íunriilii- át\ pií'di'.i, viilaiiilo ,-il 
ni.ir en Ihhi'm ilo si; nliineiilo laii súl'j ;\ ¿iMiiilos ¡iili !•- 
Viilüs ilü tieinjio. 



!"* 



w 



?2 



I.IIU.I N.\A\ I l,M liiS li|:t. ASIA > 11 iinri. 



ifl 



(•;iii su- lni<'\u< liili cerca \iiiip-; (le (ili'dS y 
sin i'iislro al;4'uii<i de nido, yii sobre la roca 
desnuda, (i Im ii snlirc la cajia de antÍL;'iKis 
cxcrcinciiliis. (jiic en id íiíim inTiM [iiide rccci- 
:;'cr ni;'is de nn'din IkiitíI. en la sállenle ¡mico 
extensa de una vorn ipie se alcan/.i'i pur 
inodio de cuei'da desdi' la crol.i de una d(! 
las iiieiicii)nadas eidinas. Cada aM' pune 
solo un liue\(> liastanle i^rande. de ct\Un' 
íjtís y iurina muy variada con [dnlas jiar- 
das. ( 'muido lo han culjierlo durante al- 
í^'uii tiempo, lo tapan luei;'n con una i;'ruesa 
capa de excremenlos. (jiie sirve á lusca/a- 
dores para dislini^uir los liui'vos jiasados 
de los frescos. 

Si coutni la colina se disjnira un tiro, las 
a\es salen á millares de sus ;;\uiridas. sin 
(|iie por esi(j ¡larezca (lisminuir el número 
de las (pie no so {>spantaroii. 80 dejan caer 
estas torjies aves (l(^ corlas alas un l)ueii 
trecho al salir de sus ^alaridas, hasta (|ue 
cojen (d snliciente aire para ¡■iMiiontar su 
viielii: hay al¡4'unus ipu^ en esta o[t aci m 
delii'ii zambullirse e'. el au'ua antes de pd- 
(\ov (devarse ¡or los aires, y otras, más des- 
il'raciadas, que caen á veces Justameiile 
dentro del bote que rema al pié de la mon- 
taña. 

Un incesante y dc.sau-radal)le n'raxnido 
indica la presencia de esta colonia volátil, 
cuyos ayudes :;'ritos de vez en cuando re- 
\(dan (|U(> no reina la mejor inteli^-encia. 
\<jui aparece 1111 individuo que ;'i \iva 
i'uerza (juieri^ encontrar puesto en una sa- 
liente ocupada ya por com[)leto de antema- 
no; mientras ijue allá riñen otros dos por 
la propiedad de nn huevo, que colocado so- 
bre el liorde dt" una ] 'ña de pocas pulula- 
das de ancho i.ieda al aliismu iMi (d calor 
de la lucha. \ a en los primeros dias de 
julio se hallan empollados la mayor parte 
de los huevos, habii'iidose visto á mediados 
(le ayosfo hijuelos did tamaño de un m(''r- 
yiilo seiiaiir á las madres. También ha- 
cen las arra-^ sus j)uestas en la isla tie 



Waldeii y en la co-ta inirte de la Tiei'ra del 
Nordes1(>. es di'cir. ninclio más al norte del 
parahdo NU. I le encdiitrado en id Spitzliei d', 
al sur del ei'idro rl(> J.omiiie. v en (d estre- 




l''HAii.i:(;ii.rii. 

Mni-MM.ii .irlii-ii- 1..) 



(dio de llinlopen. á la entrada did ^'•ollo 
\'an ]\lijen. en el estrecho liid. v en Al- 
Ivhi .'uet. en ísijorden. las mayores nioiita- 




I'ai "M \ i'i: M MI 

iL l'l:i fij-jli' 1..) 

ñas liabitadas por las arras. Kn lo tocante 
al número de indi\iduos, tan s(do la pri- 
mera de estas montañas juiede competir con 
las (le ja orilla sur (bd 'i'olfo de IJesiinaii- 



^•1 



CM'lil I II III 



7:1 



loi'r;i ni'l 
¡lorli' <1<'1 
lil/Jicl-^' 
el cstrc- 



(|cl l;'(iiiii 
y .MI Al- 
es iiiuiila- 



naja. (7y" :>\' Int. iioHo) y con la?; do l;i 
¡larte de la Nueva Zmiihla iiiim'dialauííMilc 
iiK'is al sur do dicho izoUb. Los linovds 
coiistiluyon un liuon aliiuonto. y la curno 
del ave os saltrosa. aunque no carocc do 
cierto sabor úc u'i'asa. í.as arras son al 
monos niuclio más ¡^-ustosas que las oi<loros. 

Kutre los tómpunos llouintos, además do 
las arras y los mór,irulos enanos, encuiui- 
Iranso ¡unto á la cosía (d ras dos especies 
de aves muy conf^onóricas: (d i'railecillo 
fMorniuii /^'ctirifs L./ y el oopru oiiaiio 
ff'ria i/i\//llc LJ 

No lieeonocido en el Spitzboi't;- monlnuas 
ocupadas por frailecillos; según ]iaroco ani- 
dan allí tau sólo en reducido número, aun- 
que se los encuentra todavía on la parlo 
más norte de la isla; también escasean bas- 
laiito en Nueva Zembla. El copio enano, 
por ol contrario, se ve en todas partes, á 
his orillas del 8i)itzl)org y Nueva Zembla, 
y hasta en la isla de Puiry á los HO" lo' 
luí. n., donde en ISO I hallé un gran nú- 
moro de sus nidos. Nunca se los ve en ban- 
dadas y hacen .sus puestas junto á la cima 
de las cortaduras perpendiculares de las ro- 
cas de la costa, nadando por parejas con Iro- 
ouencia en los golfos. 8u carne tiene un 
sabor parecido al de la d(d arra. aunque es 
más correosa y peor: sus huevos en cambio 
son buenos. 

Las arras, urias enanas, frailecillos y 
mórgulos no se hallan nunca internadas 
en tierra: jamás se las ve posarse ni solero 
el césped, ni en la arenosa playa; en caiu- 
Íjio, los desfiladeros de las montañas, ol 
mar. los bancos de hielo, los b'mpanos lio- 
tantos y pequeñas piedras á flor d'- agua 
son los sitios de su residencia. Nadan 
con facilidad tanto deliajo del agua como 
on la superiicie. Los cepfos enanos y (>1 
mérgulo vuelan bien y con velocidad; las 
arras, por el contrario, lo hacen mal y su 
vuelo es pesado. Quizá por este motivo no 
se alejan en ol invierno de los sitios de sus 

Tomo II. 



pui^slas siiKi lii moi'amoiilo nooosurin pura 
lloi^ar al mar liiire más i)ri'i\inio: y os 1am- 
liion (\o supoiHM". quo por (d mismo motivo 
las ooloiiias {\i< arras nn S(' ¡nslalon on los 
si1i(js dmidi' i'l niiir >o liiohi pnr compbdo 
h'jos do hi costa, (¿iiizá so deba á esta cir- 
cuüslanoia la osease/ de l;i especio en ol 
mar de Kara. 

Durante la navegaoinn en los maros did 
polo dos especies do gaviotas siguen á los 
buques casi siempre; la gaviota rapaz úc 
alas blancas (!) iLirus ¡/¡(wcus Brinun, 
y la ti'iilaetila. (|Uo se distingue por sus es- 
bidlas fiirmas y rá[iid(i vuolo /íjiiri'^ Iri- 
di<-l 1/1(1 L.i S¡ li)-! pes(';id(ji'os se amarran á 
algiiii téiupaiio dolante para descuartizar 
una foca, no tardan mucho en tomar posi- 
ción en las cercanías, para oblonor ellas 
lambii'u su pirlo on ol botiii. \\n gi'an 
numere de ;i\es lilaiieas odino la nimo. de 
pico azul negruzco, y negras ¡)atas: estas 
Iiortonecen á la torcera especie nn'is común 
de las gaviotas del norte, la gaviota de 
marfil. iLnrtí^ rlmvin'iis (Inicl .J 

Mucho difieren por sus costumbres y 
género de vida est¡vs tros especies de gavio- 
tas. La de alas blancas es bastante fuerte 
para ])0(|ei' poi- si misma defender sus hue- 
vos é hijuelos de l"s ataques de la zorra 
montañesii. Hace pe!- le g'Mioral sus pues- 
tas por osle motive . ; las einuis de pcíjue- 
ñus roeuN fáoilm ' 'o accesibles, ó solu'e 
moatc>fiLul()s ó m I • unos de pií^dra. prefi- 
riendo la proxiüi ■ id á ' is miu,'''- do l¡i 
arra^ ó á los isfetes de otras aves, por ofro- 
cerle las (tí;>- de sus vecino*! ocasión de 
(•»za y pittaje. Alguna viv.. como ou el 
golfo éx' Hrandi<»M iiM» en Spitzberg, anidan 
juci'as diehas s*\\*^ »s por grand(>s banda- 
das sobre la . salientes de las escarpada-- la- 
deras de la . monta¿as en medio de las arras. 
En la isl i de lus Osos be vi>4o sus nidos 



'1) A''-'-' -vo so In llnmn Ujirililon "l>nr£rm;isl,'ii'o« 
l)iii'gomii<;>Mii.. nombre npliciio poi' los pesf suioi-cs lio- 
liindeses. 

lo 



■■' « i 



Ti nnriNNAVKOArioN 

cu liis luií^iiiiis urilliH (le los liurdiK y pri'- 
c'isaiuonte l)iij(i <'l ¡ii'i'n rnrmado pnr iiii;i (•;!>- 

('¡Illa mU' caill (li'silr |(i ;iltii lie llli:i l'iHM Cdl'- 

latla i'i iiico. 

MI nido, (|ili' IH'Cisilii |i;ir;i su riii'uiiii'idM 
uu;i hii';;M scrid de wñn-i. á Ju/L;';ir |ii r la 
i;'r;iu cantidad di' cxcrcuiculd-; de a\cs ijiic 
cxistcujuulo al luisiuo. se halla cu alu'uiia 
cavidad de las rocas ó del sucju. y está rc- 
\cstid() cou un poco de broza y aly'uua ipic 
iitiM pinina. MI iinmci'd de sus Imcvos \aria 
de ;) á 1; ^^m muy 1)\umi(>s y su ciara, des- 
pués de ia cocción, turnia una pdalina 
Ldanca trasparente, siendo su yema de un 
color aiuarilleuto ro.jixo. I-a carne ilel aNc 
cuando polluclo. es ldanca y aii;'o pai'ecida 
á la del pullo. La u'aNiola de alas Maiu'as 
almnda por todas partes Junto á las cusías 
di^ Xn(>va /euilila y Spitzlteri:-. pem uo he 
visto sus nidos ni en la costa noi'te de la 
Tierra del Nordeste ni en el ^^'i'Upo de las 

Siete Islas. 

Mucho más coiuuu (pie la i:'a\iota de 
alas hlancas, es la de tres dedos, en las re- 
i;iones did lejano Xorte, Se la eiicnenti'a e;i 
medio (hd mar donde sii^am al liuijue tddn 
el dia cruzando piu- entre los topes de los 
palos, y picando á veces, seo'un dicen los 
Italleueros. la punta de la handei'ola cu,".ii- 
do se acerca ali;nna tein[iestad. Si (d ])Ui|ue 
se halla en (d puerto, reúnense de oi'dina- 
rio estas aves al n^di'doi'. en luisca de las 
sustancias comestihles i,ue siude halieren 
los desperdicios que se arrojan. Anidan pm' 
grandes haiuladas en las escarpadas pen- 
dientes de algún sitio resguanlado en hi 
niontafia de los pi'ocelarios. de lo que se de- 
duce, que las gaviotas tridáctilas sieinpi'c 
han buscado cu las rocas los mejores sitios 
jiara no ser accesibles á la zori'a. y prese i'- 
varse del nial tiempo. Kntre las aves del 
Xorte. ésta es l:i mejor constructora:sunido. 
bastante consistente, se compone de paja y 
liarro. v sobresale del bordea une (>stá uni- 
do, poco más (i mi'nos como en el ile unag(j- 



londrina grande. l,a^ puntas salientes do la<( 
pajas se encuentran |m)|' |o general doliladas 
hacia dentro de nuxiu. que el nido con su 
redoudeaila forma presenta un aspecto bicni 
aseado. MI interior ihd mismo se revistíMide- 
m;'is con una sua\i' capa de musgo, yerbas 
y al^Ms arregladas con (>suiero; en v\ de- 
posita (d a\e ."{ (I I liue\()s de buen sabor, 
l'Isteldando y abrigado lecho tiene sin em- 
bargo sus iiu'onvenieiites: en la expedición 
de Int.") (d doctor Slu\beru' eiu'ontrí'i en 




• I \\\'i\ \ iiiihu.rii.v. 

I.aní- tri'lMi'lyliis I. 



tiAVIíJlA l'i: M \H1II.. 
I.ririi* i'lf.ti'ni'ii^, Ciiiu'l.J 



uno de dichos nidos, nada menos que 12 es- 
pecios de insectos: entre ellos el L'nbw vc- 
(jrihnutJníi Rohem, un escarabajo y una 
mosca, etc., etc. 

La gaviota de marlll. llamada por el 
Sr. ^[artens ^^ Hathsberr», (consejero mu- 
nicipal) se encuentra generalmente como 
su nombre sueco «isnüYse» (gaviota de los 
hielos) lo indica. Cuera en el mar, entre 
ti'unpanos Ilutantes y en los golfos que los 
mismos invaden. Es una verdadera ave de 
los liiidos. que apenas se piunle llamar 
acviátiea, pues rara vez se la vo nadar so- 
bre la superticie del agua, y menos zaní- 



M 



I 



os (lo la« 
ilobhldiis 
L) i'uil su 
i'ctol)¡<ni 
,-¡sto udf- 
). yerbas 

I (■■1 (Ic- 

II s:il)()r. 
' sin Clll- 
ipodiciüu 
•diilrí'i en 



MUdlL. 

II-, íímt'I.) 

lie 1-J (>S- 

'i>l<:f VI'- 

lo y una 

a por el 
[¡(M'o nui- 

ilt(> {'Olllll 

Ma do los 
jir, entre 
f! que lo-! 
i-a avo de 
le llamar 
iiadar so- 
los zani- 



CAPlTt 

l)iiIiirso rninr» sus cnniíéiiorps, la íjaviota 
de alas lilanras y la Iridáctila. Mu ctianlo á 
voracidad coiiipite con la primera, y lanío 
es asi. (|ue eiiaiido solire el hielo se l-a ma- 
t;idn ¡ili^uii animal uTamle, i'ara \i'/ di'j;! 
de aparecer ¡tara saciar su apetito con la 
carne y la irrasa. Come además los e\cre- 
menlos de las locas y morsas y por eso se 
las ve horas enteras inniih iles y silenciosas 
esperando cmi paciencia la Ih'ü'ada de la 




EsnxiKS n.MiAN nio mavioia^ si;pri:MiuiiNAi.r:s. 
, l.arcis Sal'iiiii Snljinc. Ii. l..irii- Hn--li llii'liiinls.^ 

morsa Junto al anfujoro de la misma. 
(Malm.u'ren). 

Apenas se conoce aún el sitio de puesta 
de estas aves. Tan ^u'enerales como son. no 
sólo en las costas de Spitzber;^', desde las 
Siete islas hasta el oaho Sud. sincí en la 
Nueva Zemlila y la costa norte do Ann'u'ica. 
se han encontrado sus nidos tan sólo en 
(los ocasiones; la una en \^'ü] por ]\rCliii- 
tnck en el caho Krahhe. en la Anu'rica se- 
tenptrional, á los 77" 2.")' hit. n.. y la otra 
por el doctor Malm,í4'ren en el ¿;-ollb de 
Murchinson A los m' '¿' lat. n. Los dos 
nidos encontrados por este último consis- 
tían en una depresión de "j:] ;i -¿i) centíme- 
tros de ancho, en la tierra lilanda que se 
haliia acumulado sohre uua saliente de una 



l.il MI. "& 

corladura pnrpondicular de piedra caliza. 
Kn caila uno de los nidos no se encontn'i 
más que un sido huevo. (|ue <'n ."5(1 de Julio 
ya contenía e| pullueln ciiliierto de plumón. 
I'ara toda: las i;'a\ iotas de marlil i|ue halii- 
tan en el S[)itzl)erí; se necesitan de se/jforo 
muchos ci'ntenares de nidos como los del 
luidlo de Muridiison. ( 'omo no he visto en 
el Spit/.lier¡4' en (d otoíio niiii^'una cria cre- 
ciila di' este ;;énero de ;;'aviolas (1). creo 
(|ue dídie (Uicontrarse su sitio verdadero do 
puesta más al Norte Junto á la costa de 
umi tierra polar todavía no conocida, y ro- 
deada (jni/.á de constantes hi(dns. l)idie ad- 
vertirse (jue el ;;-o||o de Mnrchison aun 
estalla cubierto por los hielos cuando Malm- 
;4'ren (uicontri) los citados nidos. 

Además d(> las mencionadas especies de 
y'aviotas, se han hallado también. ann(|ne 
mu\ raramente (>n las rci^'iones polares, 
otras dos especies, á saber: el Luriis Sulji- 
////Sahine. v id Lun's líos.sii Riídiards. v 
si liien yo d(> éstas, no lie visto más (|ue la 
última, y ('sta tan s(ilo una vez en la pe- 
iiínsula de los tchuctcdios, doy el ;^'rabado 
de ambas para que se sirvan de ello los ex- 
ploradores árticos futuros. No son, si se las 
observa detenidamente, tan escasas como 
do ordinario se cree. 

Durante el verano resuena á veces en 
los aires, en las re¿;'iones árticas, un grito 
penetrante, producido más á menudo por 
la gaviota trid.ictila ([ue por la Idanca. pues 
la primera es perseguida de continuo por 
un ave del tamaño del cner\o, de color 
pardo oscuro, de pechuga blanca y largas 
plumas en la cola: gaviota ladrona, conoci- 
da por los l)alleneros noruegos con el nom- 
bre de \<TJuljo>>, nombre que éstos lo dieron 
por motivo de su gritar, i-o, i-o, y su na- 



(1) En mis muclios vinjcs ni m;ir glnciíil, Ion sólo 
iipii vez lie visto una gnvioln do mnríi! reveslidu lo- 
dnviii do plumón. Acontcrió oslo en PitlcKiiJ en el 
liño 1S7S, dolido mo la ulVcciii un indigcnn en cam- 
bio de un Uígópcdo Era lilanc.i con pinlas negras. 



I 



Trt CinCl'NNAVKaACION 

tiiralo/.u rapaz, ruando la ;;aviota ladrona 
vo <|U(' niia f riilái'tila ii al^rniia di' alas hlan- 
ras, so retira volamlo con un lanpjslino, un 
poz ú un pedii/.o do ;;'rasa. aconuMcla iniuf- 
diatainciiti' \ui'l:i cimi cstrciiiaila Nclncidad 
do aíjui para alhi cu dcrrcdui' de su \ ictinuí. 




"M-v.. 



o Wlol \S LAI'lUiNAS. 



n. I.o^li'i- p,ir.i>it¡rii I,, li. I.i'-lii- I'uIVmiiii lluM' 

('. I.i'-li'i- poiii.inii.i Ti:m. 



vlodan d<> lli(•ll1ilzo^ hasla ([uc suelta su pre- 
sa, (jueal pniitii eii^-nlie la ladmiia. n liasln 
que la pers(>n'uiila ave llei^'ando á la su[H'r- 
íicio do las a^'uas, so encuentra ú L'uliierlo 
del alaquo. Come además la íi'aviota ladro- 
na, ó eslercni'iirio [laiMsito. lus ]iue\os de 
otras aves, y más ])rinei[)almento los do los 
eideres y patos. Si tan s'do por algunos 
momentos se dejan sin cnstudia los huevos 
en el nido, pres(hitase al instante la rapaz, 
y os tan glotona, (pie uo se arredra d'' aco- 
meter el nido del (|ue huy<) asustada ol avo 
por la llegada del liomI»re. ocupado tan S()lo 



PEL ASU Y RUnOPA. 

' á la disfaripía de algnaas varas en la reco- 
lección de los huevos. Con ¡ncreilile deslre- 
I za pica (d huevo y (diupa su contenido, su- 
' cediendo á veces cuando el tiiMUpo urge, 
()ue dc\ora con tal lig(>reza uno tras otro 
¡ tantos huevos, (jun permanece innntvil y 
I sin tuerza para volar hasta (|ue arroja lo 
I i|ue trago. i)e este modo saca tamhien su 
part(> la gaviota ladrona en la recolección 
I de liue\os que liacc c| lionilircen los islotes 
I de los t'idercs. i^os cazadores están suma- 
mente irritados contra (día por(|iu'les priva 
en pirli' de un nicílio de sulisisteiicia, v la 
matan cuando pueden. Los li;d|eneros la 
I llamalian > strnntjagaren» (cazadores de in- 
mundiída) en cuanto creían (|ue perseguían 
á las gaviotas para obligarlas á dejar sus 
excromeulos, (pu', según se decia, los 
«struntjágar') acostumliraiían comer como 
lineado es(iuisito. 

La gaviota ladrona incuUa en hajos y 
áridos j)¡cos ó islotes, mmdias veces hume- 
decidos por las aguas, colocando en (dios 
uno o dos huevos solire la desmida tierra, 
y con iVecuencia. sin el más niinimo indi- 
cio de nido, siendo los huevos tan seme- 
jantes al su(do, quesillo con gran dilicultad 
se ¡medoii distinguir. LI nnudio periiia- 
iicco (MI la pi'oxiinidad did nido mien- 
tras se empollan los huevos, y si alguna 
persona ('» animal (|ue juzgiKMi hostil se 
aproxima, (d macho y la iKunhra tratan do 
llamarle la at(Micion alejándose d(d sitio v 
arrástranse por (d suelo batiendo su.s alas 
(l(d modo más lastimero. l'Uav(Mla pruehas 
d(í gran astiuda en este caso, teniendo buen 
cuidado de que uo se la atrape. 

( 'omo es sabido, so conocen dos varieda- 
dados de color en dicha especio, una toda 
gris, otra gris en la parte superior del 
cuerpo y blanca en la interior. Do (ístas 
tan sido una vez vi en las r(^giones árticas 
en (d estrecho de 15el en 1S,')S, la de un 
solo color. Por lo domas, todos los cente- 
nares de (Vstos estercoarios parásitos que 



I 



1 

tal 

'i'l 
la 



ho vistd. tciiiiiii si(Miipri' li!iiiii:i I;i ^'ur^íiin- 
1;i y hi pürtf infiM'iitr (lt>l ciicriio. 

AImiihIüii imiflio 011 Spitzhcru' y Nu»'- 
v;i Xi'iulilu, y sin ciiilüir^'o, apMüís |Kir(>ct> 
(Hio pondrán sus luiovos on la parte nortí' de 
la T¡<^rra del Nonloslo. .Iiiiitiiiiu'nte con las 
cspecios moiic'ioiíadas so (Micuciilraii taiu- 
liifMi. auiKiuo escasean, dos más: la de cdla 
aiielia (¡.<'.s/ris jioiii'/fitri) y la nifiueña 
(f "<lris Ií"//iiiii). Déoslas, la última so 
dis1iii;;'iio por tener el enerpu ni.i> deli^^ado 
y dos plumas muy lar;ras en la cola. Son 
mi'is al Kste más comunes (|ue en Spit/.lieru'. 
Con roforoncia á la manera de \i\ir de es- 
U tas dos ospeeios no he tenido oea-inn de ha- 
cer observaciones. 

Del mismo modo (¡n»' la ^'avióla ladrona 
persi^'uo á la de alas hlancas yá la tridái-- 
tila. ella ¡I su \('/, es acosada niny diM'erca 
Clin oxtraorilinario encono, ]iiir la poquefui 
valiente y veloz y'olonilrina de mar (S/mid 
iniirronríi Smini). l'ista lionita ave os ^'o- 
neral on todas partes en las cosías did S|iit/.- 
Iici'l;', jiei'o lia'^tante i'ara en Nne\a Zenilila: 
consideraldos bandadas erectuan sus pues- 
tas en bajos islotes y puntas despro\ istos 
ileyeriías, cul)iertos de arenas y ^'uijarros. 
Los huevos colocados en el desnudo suelo, 
dn sefial de nidoalmiiio, s(^ as(M nejan tanto 
por su color á los cautos rodeados y cubiei'- 
tos de liqúenes, que á duras penas se les 
puede distinguir, y lo mismo sucedo aun- 
que en mayor ^-rado, con el hijuelo recien 
nacido, que no obstante su lijei'a culii(>rta de 
plumón, se ve precisado á permanecer sin 
ahriyo al^-uno entre las frías ¡¡iedras. Por 
motivo de sus cortas patas y lar^'as alas, 
apenas puede la golondrina de mar andar 
pnr el suelo, siéndolo por esta causa impo- 
sible defender su nido del mismo modo que 
lo hace la gaviota ladrona; ataca sin em- 
bargo sin titubear á todo aquel, cualquiera 
que sea. i[ue tiene (d atrevimiento do apro 
xiuiarse á su nido. Volando circulai'nuMite 
ron marcada exasperación al derredor del 



capIti'lo mi. " 

perturbador de su qui'dud. y hiiciemlo sll- 
bir el airi', pi-saá veeis con taii violen- 
ta rapidez Junto á su cali'za . tpio no 
|iuode niiMun qu-^ t(MU"r verse hi'i'ido a 
cada nioiui'nto |ioi' el agudo piro did ave. 



r 



'SL^^ 



J^ 







i',\M/\> VV. 

.1 l:i.lcr. Ii. Ij'liM' mu Jiutli'ci. >•. Hi'inu'li.n 

■ 1. I'.ll" .Ir UH'Jlll.l- lil.in.'íl-. 



Además li' las idtadas nailadora^ hállaii- 
se en todas paides junto á la costa idrasdos 
especies d(> eidero-', el (dder común [Suum- 
fi'riii niol/issiiiiii Ij.) y el magnilico (Su- 

lll'lfCl'íf SpCífiíllili.'i). 

Vá primero anida A(' pri'feroncia en is- 
lotes bajos que al [irincipio de la iqnica de 
la puesta empiezan á estar i'odeados i|i> 
ay'ua libro, siiuido entonces inaccesibles 
á las zorras uKUitoses qu<> andan erran- 
tes. Las islas diuido más abundan los (dde- 
r(>s 011 (d Spitzberg, son las del Mdredon. 
011 (d estrecho de llorn. Cuando en ISócS 
visitt! aquellos parajes, todo (d islote estaba 
tan conipletaiiKMito ocupado \)ov los nidos 
(|U0 era pretdso andar con mucha ju'i^'an- 
cioii para no pisar los huevos. Kl nnmiM'o 
de los i\i^ cada puesta variado cinco á sids, 
])oro á veces hay más, lo cual dependo, se- 
gún dicen los balbuieros, de que la liomlu'a 
(bd indiM" roba cuando puedo los de su vo- 
(diio:yo lio \isto uno de bernacha en el nido 
do un oidor. La hembra cubre su puesta, 



I '5 




IMAGE EVALUATION 
TEST TARGET (MT-3) 




1.0 



l.l 



'^': m 



m 
m 



M 
1.8 





1.25 1.4 


1.6 




^ 6" — 




► 



P^¿ 



^ 



/2 






/a 






^^.s:^' 









í^ 



í? 



/ 




A 



Photographic 

Sciences 
Corporation 






,\ 



s 



ív 




<r 



<x 




ív 











o^ 



%' 



I. 



«^ 



23 WEST MAIN STREET 

WEBSTER, N.Y. 14580 

(716) 872-4503 






Q>.. 



•1 




o^ 



w 



t'\ " 



■ i 



78 f lili lSN,\Vi:ciAnnN 

niiontnis qno c\ iiiiiclin. imf.iMc por sus 
prcciov-ds coldri's. pci'iiiMiií'cc de L:iKiril¡;i 
]iai'¡i (Iiir l¡i scñiil de ;iliinii;i (•ikiihIh ¡iiiic- 
iiiizii :il.i,-'iiii pcli-ro. i II sii;i\(' y M.iihIii 
Icclio (le ('(liv'ddií (•(Hislitiiyc el nido y <'l 
iiipjor odrodoii es el (|ii(' ¡os ciilirc: la clasi' 
más iiifcrinr c-; |;i (|iir se (iMicnc d('<plu- 
iiiaiidd lasavpsniucrta'^. ( 'iiaiidDscaliuyi'ii- 
1a il la liciiilii'a del nido, esta procura cu- 
ín'ir lijcraiiiPiilc cdH cdri^don los Inicvns 

.■'i lili de i\[u> lio SI' \(';iii. y iidciilás i ialos 

con una sustancia muy iVdida. cuyo rcpu^;'- 
nanlc olor conscrxan sicnijirc los liucxos y 
el cdrivjon rccicuti'iiicnlc coi;üdo: c<la -ii-- 
lancia es sin ('ml)ar_;-o tan \ii|;i1i! <> so dc-^- 
componc lan iVicilmcntc (mi el aii'c. (|Uo (d 
olor se desvanece por complelo en algunas 
lioi'as. l']l ('¡der. i|ue jiací' al;^'unos aros era 
muy común en el Spitzher;;- (1). ha dismi- 
nuido tanto en estos últimos años (¡uc 
pronto se e\t¡ni:'uir;i la especie ;il|i coni- 

plelamentc. si no se p( cuto, no m'<\i> ;iI 

oscandaloso sa(|uro que de conliumi sulVen 
los islotes, sim» ú |¡i cejisurahlo (•ostuml)ro 
do aqufdlos (jue sólo matan las aves por os- 
l'iritu de extei'uiiiiio. J-ji Nue\a /eniMa 
ahunda tamliien mucho ei éid(>r: a<i. por 
ejemplo, un considiM'aldí» número de indi- 
viduos anidan en los altos is|,ii,>s d,.| ,^,,\\\^ 
di' Karmakul. pero su carne, aunque ])oco 
f?rasioiita es nías coriáciM y ]ieor (|ue la del 
arra: la de la hemhra (¡ue cyiu. p^r Id uk'- 
nos. apenas so ]ioilr¡a comer. 

l'll éidorma^^-nijico no aliunda tanto como 
la ospocie común. Kn e| Spilzhori;- se llama 
«Gronlandsojdor» (óidM- ile (Iroenlandía) y 
011 Groenlandia «•Spitzhori^-scjder - (-¡der del 
Spitzhor¿,^ lo cual paroco indicar que on 
iiiii¿,^uno (lo oslos (los'punlos so halla com- 
plof amonto aclimatado. So lo oncuoutra. 



(Il Lii Ciinlidiid (le t'dí'i'don i|Uf; do liis ro^'ioncs po- 
liircs se i'ocil)¡() on Tl■(lnl^n luí"' ili' TiiO Küri^iniinns en 
rl iifiu ISCS: de fMilt en IWÜI; de «82 en IKTll; d,. (i:l(( o„ 
IS7I y. de :ilN¡ en IHT2. L.i Cl)^el■ll,■l niju.il puede imIcu- 
liirse lí unn ciiiilidiid tres veces nnivor. 



prf. ASIA V iTnopA. 

I or el contrario, más alnuidaiilo on Nuovn 
/eiiiMa. Solo una \ez, oii id año ISTIl, lio 
\¡>to el nido de esta a\o ea las islas do 
.\\e|. en el estrecho de i5e|. dolido no cria- 
haii siíjit ali.'unas homliras Juntamonto con 
el rddor común, ('liando on ol año 1858 v 
iNCj. \¡sili'' o\ luisiuo paraje lio anidaha 
allí: pero tal voz so hallo on Nuova Zoiii- 
lil.i, 011 cuyos laicos, á corta distancia do 
la costa, tiene su verdadero sitio de piiosta. 
I, os huevos, que en opinión do los cazado- 
res so preliereii por ser de mejor irusto quo 
los del eider común, son al.^'o más peque- 
ños y do un color verde oscuro más vivo. 

Msta especio anida on las islas del Kdir- 
diiii. Juntaiiieiite con la Honiacha (.l//,Nr>' 
hi-niirlii ],.) de cuello lari^o, caracterizada 
p.or su color nei;-ro pardusco couicionto on 
la parte superior d(d cuerpo, l'oue {\o 1 á ó 
huevos Illancos en toscos nidos formados 
>¡ii arte íiIli'uiio. y disominados acá y allá 
entro los eideres ricos en edredón. lOsta es- 
¡lecie do palos almnda más en los pequeños 
laicos Junto á la costa, on la época do la 
muda: encut'ntraso sobro iodo en la parto 
de cosía comprendida entre el estrecho do 
Hel y el liordo de los hielos, y además on la 
Tierra do los Patos. I.os hallonoros los lla- 
man á voces perdices, eii^jañoso nomhre 
quo en id año 1K7:J me indujo á desembar- 
car en la costa al sur del liordo de los Hie- 
los: esperaba encontrar muchas perdices. 
jMM'o al Uoixar siilo vi la hornacha, que es- 
talla de muda. Msta ave toma su alimento 
más liien de la tierra y do los labros quo del 
mar. debiéndose á ello que la carne no 
ton.ü'a el salior ;4'rasiento y sea liuena, ex- 
ceptuando la do la hembra quo cria, que os 
Haca y correosa: los huevos tienen mejor 
; ¿rusto que los del eider. 

Kn el Si»itzberL;; se encuentra ol An^rr 
h'in-opsiv, Ú.0 Heclist. ospocie muy afino del 
pato bernacha: aqui escasea bastante, pero 
abunda en Nueva Zembla. 

l'ln esta última isla habita igualmoute 



CAl'lll 



Anst')' 
ne del 
'. pero 

monto 



una tercoru ospccio utiuo, la ui'a ,l;'I'Í-^ (.1//- 
•svr s,'//''ti>iH Giii''l) fiol palo /.'ramlc, ctiiin) 
sui'lcii llamarlo lo> cazadores ild país, es- 
|)fci(' (|ue ('11 "1 Spi1zlier^re>tá repi'cseiilaila 
por el (hisrr lriii'/)//i'/ii/iic/'i's, de Haillo. 
i'lstiis aves, muclio mayores (|ue los rideres 
V las beriKKdias, iiarecni sit liaslaiilc fuer- 
li's para di'l'ciulci'si' por si sdhis ('(nilra la 
zorra. 





la. i.i.-m: i.an ioi: 
l(:vj;iiii^ Hrw likii Vaihi, 




Iv>iiaixi>N 

Jd Cl^nt• tic'wicKii inu-lran.l.. hi |in-.ii-;.ui i>-|>i'.i.il Je l:i 
|jraii(|u¡;i^. Krtor S'.\iimi;ll. 



Por regla yonoral las hembras ponen en 
aliíaiiia altura, yaon un espaeio euiíierlíMlc 
iinisi^'o ó yerba, ó on las ]ieiidiiMiles d(> las 
montañas, junto ¡'i la costa, li liidí, al;:nnas 
veces, en la eima de aluain rilia/.o de la 
orilla en el interior do los tlordos. Dnranle 
el periodo de la muda, la oea ^a-is forma 
j^randes bandadas en los peípioños laii'os de 
agua dulce junto ú la costa: .su carne os 



III III TO 

más delicada ipn- la d"l pato doní('>stÍco y 
lio tiene el mas uiiiiiiiio sabor de i^rasa. 

Miitre las aves acuáticas, que duraiiti'el 
verano comunicau un aspecto tan caracte- 
rístico á la Nueva Zembla, debemos citar 
además el ánade i,daciiil y (d cisne. MI pri- 
mero ¡■'iil I i/nlit i/hn-idlis I,.) escasea en v\ 
.'^pitzltiM'^'', pero eiicuéntras(> á mi'iiudo en 
Nueva Xembla. y particularmente en el 
mar de Kara, en cuyas cortas l'orma i'ii el 
M'i'aiio Liraiides i)andadas. Kl cisno enano 
(^ '////// ".V lii'irii liil, Varr) es (>[ a\e más cs- 
bidta y de más liermoso plumaje entri- to- 
das las (|(d norte: va be descrito sus nidos, 
y abora añaiün'' (|ue se bailan en cimsid»'- 
rable iiúniero en la Tierra de los I'alus. 
l'lsta espi'cie tiene un color blanco puro, 
semijanle al del cisne ordinario jiero es 
al;4() más peijuefia. diliriendo notaldeniente 
por la eslruclura di' la tráipiea y del ester- 
nón. La carne parece dura y no nniy sa- 
brosa. 

Vm las re;:iones del alto norte las aves 
terrestres no son ni con mucho tan nume- 
rosas como las acuáticas, pero al;,ninas es- 
pecies abuiidaii Iiastante. I (onde quiera (¡ue 
se salte en tierra. \tMise en la orilla alimo- 
nas pequeñas aves de color jiardo i.;'ris, que 
unas \ eces de dos en dos. y otras por ban- 
dadas de diez a \ein1e. corren ])resurosas 
de un lado á otro: son las ribereñas, las e.s- 
pecies más comunes del norte, entre las 
cuales liyaira la triiií^-a maritima, de Hrüiin, 
el '\iiif¡il¡i/;-> de los cazadores de aquella 
re,i;-¡on. Se alimentan do moscas, mosipiitos 
y otros insectos, deniosf raudo con su i;'or- 
tlni'a hasta (pie punto saben proporcionarse 
medios de subsistencia on ose desolado 
pais, donde (d entomólogo no halla sin gran 
diib'uitad algunas pocas especies propias do 
la rei^ion ipie explora. La triiiga maritima 
pone cuatro ó cinco huevos en un nido bien 
heidio y pequeño, que se encuentra al des- 
cubierto en los espacios alfombrados do yer- 
I bu o musgo, á corta distancia del mar. La 



S(i ( inriNXAvrr.ArinN 

lioiiilirii iirncura liiiiiliioii |)rolr'j.'íM" sus Imc- 
vos (le la iiii-iiia iiiaiicra ciiinica <\\U' lo Iia- 
co la ^'a\i()ta ladruiia. tru carne es riijui- 
siiiia. 

I'lii cDniíiañia lie la 1r¡iii:a iiiariliiiia \(>nsi' 
;i \('vf^ linas rilicrcfias más ^rrandcs. ú iiif- 
J(tr (liclin. una csiiccir de tránsilo onlrc 
('■slas y las i>alni¡]i('(las: rs el liunitd falarn- 
jMi (Ipnliculadíi de |i¡c(i andif» {¡'/mh'ri - 
jiiis /i'lici'iit's. Un, I y/). Nii escás* a cii el 
Siiit/lxM'i;'. y aliunda liaslanlc cm la cosía 
nnrlc di'l Asia, siendo 1al vez el a\e más 
couiini de his (|U(' allí lial litan, l'oresld creo 
(|iie no delie Tallar 1am|iiico en la Nue\a 
Xemlda. annijue en e>1a i-la se lia olisí>r- 
vado sido una especie ¡iliiie. el lalaiaiiu lii- 
jicrliói'co de |i¡co eslreclio (/'/(//"/ '>y,//,v ¡.i— 
/irrh'',rri's. Lalli). l'lsla ave podria servir 
do iiiodeld del cariño conyiiL.'al. pues sioni- 
|ire se ve al maidio en couiliañia de la liem- 
lira: cuando nadan en las charcas de la 
cosía liu-cando su alinienlo. ca-i sieinpre 
van lan .¡unios (pie se locan: si la lienilira 
muere de un tiro, el nnudio rniprendi' el 
vuelo y huye, pero vind\e muy pronlo 
ciianilo oliser\a (|ue su jiareja no \>' siinie; 
nci'rcase nadando: da vuidlas con iiii|iiie1iid 
al i'eiledor de su (juerida coi'i]iañera. y em- 
pújala con el pico esforzándose ]iara le\an- 
larla. Sin emhari:'o. estas aves no se cuidan 
muídio del nido y del hienestar de su jiro- 
iréiiie. (• cuando menos asi parece. i\ jw/.^nv 
por los nido-: (pie encontn'i Ihmer "n el es- 
trecho de l!el en iNfil. Tres huevos sin la 
menor señal de nido marcahan el sitio de 
éste en el iVio suido, cuhierlo de jiiedras. 
La carne del t'alaropo es luislante delicada, 
como lanihien la de la< oirá- rihereñas que 
habitan eslos jtarajes y de las cuales no 
puedo hacer aiini una descripción jior falla 
de espacio. 

Cuando se recorren las co<1as óyese á 
menudo Junio á los montones de jiiedras. y 
las rocas un animado g;or¿,'eo: jirodúeele 
una anticua amiy:a de nuestra patria, la 



nei. ASIA V i:i n(ii'\. 

emberiza de las \\io\Oí< (h'nibo'ica iiii'olis), 
liien conocida de lodos los liabilanles. Su 
nombi'c eslá muy bien aplicado, por ha- 
berse rec(Uiocido (jiie en la estación de in- 
\ ierno esta preciosa a\ecilla se disemina 
en la península (>scandinavn hasta donde 
lle;ra la nieve más al Sud. siendo el limite 
de su área de dispersión en el verano las 
nieves de la liajionia. la estepa de la Silie- 
ria del Norte i'i las cos1a>; del S[ii1z!ier;r y 
Nuesa Zembla. Con verbas, plnnias v edre- 
ihuí fabrican alli su nido cuitladosamente 
en el interior de un montón de piedras, 
jireliriendo el (|iie eslA rodeado por una jira- 
dera. Cuando se oye resonar en los aires (d 
ale:4re ^'(ii-M-eo de esta avecilla produce más 
impresión, por ser h» única verdadera can- 
tora que habita en el alto Norte ( 1). 

J'lii las tierras ihd interior did Spitzbi ri^- 
encui'ntranse á veces en la falda de la- 
montañas una ^Mllinácea. el la;,''('ipedo did 
Spitzberg: (^/."f/oji/fs /ii/pcrborci's, Sundj. 
ri'preseutado por una esjiecie afine en hi pe- 
nínsula de Tainiur. á lo lari^'o di' toda la 
costa norte did Asia. No debemos dudar, por 
lo tanto. (|iie también se encontrará en Nue- 
va Zembla, aunijue hasta ahora no se haya 
\istoaunla e>pecie. ,\n1esd(d año 1n7"J 
sido se haliian enconlrailo en el Spitzber:^' 
al^'unos individuos aislados de esta espe- 
cie, pero en dicho año desculirimos. con no 
]ioca satisfacción, en las cercanías de nues- 
tra colonia de invierno, al sur del paralelo 
Nii'. una verdadera montaña de laí,'ópe(los. 
Kra sin duda la vivienda de unas mil de 
estas irallináceas. jiues al menos matamos 
durante el invierno unas doscientas, i'or lo 
visto anidalian alli en A verano debajo de 
las piedras. ('; indudablemente pasan la es- 

ili Al sur (lo Nuovii Zomliln se lialliin sin oiuInhíio 
oU'iis divcr.siis «vos ("nnloi'n.s, liiit'-s como la cmliori/.i 
(lo L!i|ponÍ!i (Knilii'riui Inpúnica) y iii iiiomlra iilpo.slro 
í.\liini/<i iilprsins L.i. Aiiidíin sobro oí sucio, (li'liiijo 
(lo iil^uii iiiliUslo ('i |i¡('(lr¡i; no csCiihCiiti muilio ycoiis- 
li-uycn -u nido culi oiorlo ohiiK ro i'ovislii'uddiu do po- 
luha dol vriop/iiinini jiolt/stttc/iiiim y pluimiii. 



ií 



M'l II l'l III. 



MI 



tiiciuii iVia •Mi1ri'L'':iil;É< ;il sucrio iii\ cnial (• m'sIc uii |ilMliiaJc parcMili. al di' aijiiflla 

i'ii lina í's|wc¡(' lie lctar;.'o. acurnicailas (MI ('s|ii'c¡i'. l,a /.niiiava anilla y |ia-<a el iii- 

sii («scoiiditc. \irriiii iuiitn ;i las iiiiiiilafias (le lus la;.''r)|i('- 

l'll i:«''ii''ni lie vida ili'l laL^iipcdn lid S|ii1/- diw. ijiic utiliza cuiiiii un iialliiicro. I,us 

ImT'.'- diliiTi' niindiu did i|iii' ulisiTva la es- liirnias do esta rapaz son cu ctVclu liiii so- 

|ii'ci(' df l']scaiidiiia\ ia. y laiiiliicii su rariK' iiicjanti's ¡i las di' <u vicliuia. iiui' <'s1a no 

lii'iii' iilrii LTUslii: suiuaiiK'iiti' irnnh. >u sa- sui-lc liuir nunca. Mu ci Spitzlicr;: escasea 

lii.!' ;;uarda uu liTUiimí iiicdin cnlrc la i\i'\ niuclin la zumaya iruiñadura. i»cru (>s co- 

lii'uní y la del palo (1). de ln cual se de- niuii en Nue\a /euiMa y la cusía norte del 
(luce ijue debe .ser esi|iii<ita. , Asia, diiiide hay ¿..;'rau(les manadas de jeui- 



•\ 



.-**»eff!. 




11(11. INA l'H l..\tiiil'lílHi,s. 
tiíjllo ik' Mc'iii'l i'ii S|pit/lpii>'. -i'gun lütoi;'! ulin lniiiudii |iim' .\. Ijixiill il .'! i|.- Juiiim <lf br;). 



f'uandn en el oUtiit) de IsT'J \nl\ia de minias, im IkiII.uiiIdsc en caniliioou el í^pitz- 

is. I'iir lu re::ular permanece inmóvil en 



l.ei 



una lai'ii'a escursiuii á lo larp) de las orillas 

del i:dlto de \'vde, em-outn'' á unoile nu(>s- la laida de atibuna montaña, donde su eo- 

tros cazadiUTs que lle\alia en la mano un lor hlanco, resallando solire el fondo vordft 

ave liliinca con maiiídias nei.n'as. la cual del suelo. |)eruiite distiii^'uirla á ^.'ran dis- 

lue mostró diciiMidonie (|ue era un lap'tpedo tancia. Al contrario do lo que sucede á otras 



iniiY irrande. VA huen lioiulire incurría e 



■liuzas. ve liastante Iiien hasta en uiedif 



un ^M'aNe error ornitoli'ij^^ico. ]iues aquello del dia; es muy recelosa, y por este motivo 



no I 



ra un la,ií()pedo. sino la zumaya ,i;ui- difieil de cazar, 



ñailora ' Sfn'.ni//cfc/i L.) la isnr» de los ca- Kl la^'i'ipedo y la zumaya «^uiñadora son 

zadores indi^'enas. (|ue en el invierno re- las únicas aves que con soofuridad invor- 



IJi Ili'df'nslrnii) (lii'i- l.iniMi'ii i|ii(' il I.i^(i|m'i|ii in- 
vcriiii t'ii l.iti islas do .Nui'Vii Sihi'i i.i. y i|in' es .illi niiis 
gmiidc y biibi'Oso tiue en lu tiurru del conliiR'iilü, 

Tomo II. 



lian en el Spitzlierií. y ambas, seiruii He- 
denstroui, uri¡jinarias de lus islas de Nueva 



Siberia 



11 



lili I N\ V\ I iiX' loV l'fl V»U > I t \i"l'\. 



iit 



r I 



ii! 



í s 



< i 



l'lii h\< vi'i:\><n('< cultiMiil;!-: ih- I'!iiim|>:i iiiiiiivnrn i|in' <mi '•! Aiiliiriin coiitinciito 

osciispaii tiintn lti> l;i;iuiIc> niiiiiiiri'rns. (jin' 1Ii';.m li;i!«t:( ilnixlf alc¡iiiz¡i la lifi'i'a. cu la 

iimclia-; |M'r-;n;;a> im lian visto en su \iila ilir<M*c:iiii iiortí'. Cifrli» inic l'aycr no viit 
ni >¡i| 



iiii-ra uim <'n cslmlii sal\aj<'. di'l ta- la c-ih'cíi' cu l:i Tierra de l''rani'isc() .Ii 



mano < 



lt> un I 



iiMTii 



\il SU( 



niisinn en |ii'rii nu-iitrnx lioiiiu> rccoiUH-ido en las ca- 



ri alto Norte. aiUHii <• el niinicro ilc i;'iMn- pas L:'rci| isus t|.-| calió de TsclicIjusUin I: 



is 



niamilcros no es nhoi'a tan eonsulcra- 



iMcllas (|c este animal, iialiif-mlosf» liallatlo 



Me romo lo era en el símI,, x\ n. rpoi-a en sn^ re>tos ¡unto al |iuerto de Harenlz. en 
due la caza de estos animales |ir(i|iorcionalia el e\triMiio nort • d.' la Nne\ i Zenilila. Mn 
un tacil medio de siilisistencia a Ncinte mil I i Tierra del Rey (arlos, ¡il este del S[iit/- 

l'cnr. Ii's cazadores norueiros mataron al- 
irnnos inilividuos de ja es|ie('ie sumamente 
.^''m'diis: y pocus años Ir'i el reno almndalia 
hasta en la costa norte de la Tierra del 
Nordeste, a-i como en las i das de ( 'astren. 
l'arry. Marten y l'liipi». situadas aun más 
al norte. .\uni|ue estas reiriones se hallan 
comprendidas entre los SO" y si" de lati- 
tuil N'.. los renos prosjieran alli hasta en 
invierno, pues no les falta suliciente ali- 
mento I n la laida de las montañas, desiie- 
jadas de nieve irraejas a las tempestades. 
La :L''<)rdura de alirunos iiit'i.\ iduos que allí 
matamos, y las niuclias lnn-llas ohservadas 
en la i-la de Castren en mayo de l.s7:f. 
revelan (|uo el reno s'^ halla pertectamenic 
aidimatado en aquellas reirioiies. Mstas (>s- 
pecies atines de |o>; ciervos del Sur J)arecen 
resistir ¡iruahnenle sjn irraii dilícullad una 
lemperalnra di' lo' á 5n". Kl reno ile N'o- 
rue;.;-a si,|i,,rta asj mismo A clima del Spitz ■ 
lierir: . alirunos individuos castrados, (pie 
i'omo animales de tiro Uev»- á di(dio j)un1u 
en Is7-J. y que ouipreiidieron la tu ira poco 
ilfspücs de sallar á tierra, fueron muertos 
por los cazadores en el v.>rano de IsT."). 
l'astalian entoncesjnntamente con los renos 
sahajes. y eslahan tan ;;ordos como ellos, 
l'.ii'cce extraño que este animal, á pesar 
de la persecución exlermiuadora que sufre 
en el Spjtzltor'' (W ahunde más aiiui 




(.i VM \> A (.IIÑ \1 lili \. 
Slris iiy.li'íi I..' 

(■| tri'inta mil |pi;iilires. Mu Nueva Zemlna. 
en el Spil/.lieri;" ,v sus ciM'canias la ca/a 
constituye act\ndm(Mite un (demento ile 
^ullsis1enl•¡a ]iara centenares de lioinl'i'es, 
pues iluranle el M'i'ano rai'a \cz pa<a un 
(lia >iii (jue se encuentre en las costns de 
aipiellas ¡s|;is aliz'una loca, nioi'sa. reno, ú 
oso Manco, lidiemos, pues, hacer una des- 
cripción solire el uMilo de ser y (d ii'i'iiero 
de vida d" los mamileros en las rei;iones 
j)ulares. a lin ile dar completa idea de las 
circunslancii.s ijue roilean al explorador 
polar .V su manera de subsistir en aquellos 
países. 

Comenzareiiius por e' reno animal í^'ru- 



•\i Sol.iiiicMli' liis JiíiriMs |ii'.-i',iilcir,is (lo Tromsñ 

(■iiliilui"'loll (MI I-I iii'io iHtiS liUi'VOi'it'IltüS .«i'is i'cnos; 
nui'vorifiilo.- jcti'iitii \ cinco i'ii i'l ¡iñü 18ül); y oclio- 
ciciilos U'i'iiiUi y sick- 111 IbTO. Si ú este número se 



y 



/ 



<ni 



\ 'I 



tr; 



C|l| 



;! i 



i 



L 



rArlTVi.o III, 



8.1 



MilKMito 

. i'ii l;i 

lili \ii'i 

•i I •IllSi', 

las cii- 

■ikin las 

liallüilo 

Mil/. (MI 

Illa. Kii 
el Sliil/- 
ai'iiii al- 
iiaiiWMilt' 
liiiinlalia 
(M'ra ili'l 
( 'aslriMi. 
aun más 
i> liallaii 
(!(> lali- 
liasla iMi 
>ii1(> ali- 
■;, (l('s|)i'- 
pcslaiii's. 
: (|Ui> allí 
isiM'vada^ 
le 1S7:). 
ctaiiiiMili' 
:>1a- i's- 
■ |iar('CiMi 
iiltail una 
I (le Nii- 
'I Spitz- 
iis. qui' 
it jlUllId 

iL;'a |Hii'() 
iinuM'los 
(> Int."), 
!(is riMiiis 

lU ('11(W. 

á pesar 
lio siilVo 
lias atpii 

lu Tromsó 
Icis renos; 
1): y ocliü- 
lunicro se 



qno 011 Nueva XiMiiMa y la poiiiiisiila de 
Taiinur. ddinlt' a|HMias je acusan Ins cuza- 
(liiri's. I'lii la parlo liaja dol sur ih' Niio\a 
/(Miiiij;! c-oa-oa i\>' tai iiinild. ;i posar Ai' la 
aluiiidaiicia ih' ¡la-tn durante o| xeraiio. 
(|iie (Miamlii '^e (|e-;eiiiliari'a os caso rari) 
\ er al;4iiii rol 111 : <u\n más al nnr'o. oii anilms 
lailos dol ostri'cliu do Matdtsolilxin oncuóii- 
Iraso á nioiiudu. 

llelieiiliw advertir aipli que liaco 1re<- 
ciontiis afids, cuaiidn el lidinlire \ is¡t('i por 
]iriiiiora nc/ la parte nnrte t\r Niio\a /(Mii- 
Ma. la especio no parocia ser más aluiii- 
ihiite ijiie en la actualidad. I'!n el relato 
del tercer \ ¡aje de Üaieiitz ''/-' IcC/',- /h,i- 
lii'iii ii'ii'/ici'iii: <f I ji'iiKi /.*.'>0')so dice 
teriiiiiiantíMiionto : ■ liclio oli>er\arso (jiio 
-¡ liiiMí la tierra ipie considiM'aiiios coiiH» 
( liiKMilaiidia el actual SpitzIiiM'i:) so liaPa 
co'.iiproiidida (MI el paralelo KO y más allá. 



(MKMitra todavía muy almiidaiilo ou A lior- 

do iV' los ilielo-;. >Íe|ii|o e\ Íd(Ml1o ipio so ro- 

pi'odiiciria muy priuito sj >o le ilispensara 
aliíiina protección. 

I']l liet lili de que i ^los ailillialí S Il() SO 

c\tiiiL;aii a ]iesar de la incesante pi^setMi- 
cioii (|Uo surreii III. o y otro año en el S|iilz- 
Ikm'i:'. lia inducido a la supi^ieidn ,|,i (m,» 
(Miiii;ran: pero ahora (pie le- osiudiado más 

detellidamente en \lle\a /emlila el moilii 
(lo s(M' <W los iiMios. i.u liallo jiislilieaila la 
oNplicacioii. .'-'i liiiliies,.!. ,|,. rmi,::rar del 
SpitzlxM'L'. como inuclias circiiiistaiKM'as lo 
hacen o-perar. los animales d.'lKMáan diri- 
üirse por aLiina tierra polar no conoiM'da 
aun y situada .al N. N. V.. V.w concepto di> 
algunos <'az (llores n percadores, no tallan 
indicios ]i!ira (M'oor (pío esa tierra iirnorada 
tiene haliitanles. |Mies >ei.Min .-e ha diclm 
\arias \eces. Ii.hím' cojido en el Spit/iicri;' 



(Mi'C(Mi allí aliuiidanteiiKMito hojas y yor- r(Mios con marca. La priiiuM-a noticia miIiio 
1 as. no l'altando animales (pío las coman. d licclio so delie á \ ilsew [Snnri ,i.sU r 
ciiiiio los riMios: mientras qiio (MI la Nue\a f/i'dirlfr rii,i .I.W'' i'ii h'urn/i". 17u I!. 



/ellll 



lia. a los ,(1 de latitud, no se desarii 



(; 



'), 



(plKMl dice (pie lo-; relios leniail 



lia scinojanlo voi;e1aci(Mi, ni tampoco e\is- marcadas la- a~tas y las orejas. \<, he oidi 



ten animales :jraiiiiiiiV()ros. 



Va\ el Spitzli(M\i;' lian disminuido mucho 
lis renos. (MI un priiiciiiio á conseiMKMicia 



(|í' la persoiMliMull (le 



los I 



lolandeses v los 



l.iiiil 



111 intK'liii; mil iilr.'is <|iii' aljdi.i lili M' \i' 
II cu lii iiiiiyor |i.iiic i|i> itirlios lu- ii'>'.. \i 

l'»l.':> lii Ins illi;lc.»i 



JKllli 



||^•ll 11 liM- (11 N ii('\,i 



/rllllilil i'H i'i .si;;lii Wl; v I¡| ('\|ii'i|ii'i>'|i .«Ufi'll ilr |S7 
lili ciiroii'.i'i'i liini(nK"o ninuuiio r?i In ('«(.«lii iPi'>li' ilr ol 



ingleses, y más lardo por la de los rusos y 

iioruo,i;ds. Mil la parto noroeste de la isla. i-ln ni sur ilel polio <li' K.nniiikul; ¡uto .-c 111,11 

(loado los ¡lolandosos tiuiiaii sus cstahhM'i- 

uiioiitos para cocim' la i;'rasa, ol animal ha 



ii.lins ¡ii(liviiliiii> i'ti !•! l:(i!I'o <1i' li(>iniiiiiii!ij,i \ i'n el 



iicliii (le M.ilol.-i'liloii. Kii (I 



il- is: 



ISTH, 



•u nulo iiljzmiiis di' los coiiiii.iñt'ros del coiujcido cii/.ii- 



ilesaiiarecido del todo 



• 1 nien >(> le (mi- 



\ pl'nl'.Klor Mol Ul' 



ijiii.ai .Sirvcrt Tnliip«>n, liu- 



iiurc^.m li)s quo se Cii/mi en l.i |iiiin.ivpr,i. no cuni- 
pii'iiiliilos en e.-lu ciii'iil.i; si SI' liciic pri'-nili' i|ii(' el 
iniiiuM'i) (le |iui|ues <>i|ii¡|iiiilos en Troiiisn es inciior 
i|iii' el (le los i|Ui' se (IrdiiMii id lr;ili('o en ll.iniiiirr- 



lii< ron de inverii.ir en (d <Ciilio iinric de los Pnli 
Sillo miitiiroii onop reno.s durniie el invierno y l.i pri 
iii:nri'ii. ^'.•ll•ios rusos i|ue liiiliicinlo sufrido un m'iisí 
lile |ii'riiini'i' didiieroii |ii'rni;iin'eir seis iii'io.» coiimm'U- 
livi s ei 



1 un |iiui(o de hi co.-lü de Sl.ins l''ni'i.|iiiid 



íMiiloy IJrotin , y (|uc en e>|p l.ir^ro liciii|io les fut' |ii 
ci.-o ii|M'l,ir 11 hi Cii/.ii |iíir,i suli>i>iii-. iiuni|ue sin el ¡i 



irniiis de I'ui'L'ii. '.iI >,ilUir en lierr 



1 su!o li 



l'iíl. y i|ue l.'i 1M/..1 did reno en el .S|iÍIz1iim'í: se erecUiíi 

lio --iilo |ior ci/iidore.-. de profesión de diversos |iiin- xilio di 

Ins. sini'i liimliielí por vi.ijeros, podemos iidinilir ijiie 1 ninii pi'dvor.i y liiiliis p^ira doee tiro.si liiiliinn enzinlo 

rn cndii uno de dielios añon se nnilMiiin por lirinino i dosi'ieiilos oiiu'uenld renos puiindo oii el iiñn 17ÜI l'uo- 



iin.des. Lii en/.ii del reno er.i 
lisli 



iiirdio li'Ps mil de e.sos iiii 

muy liiiTaliv.i en un priili'ipio, pero li,'i ilisiiiininMo ' i|ue so 



luillados y eoiiiUieidos i'i aU piiti-i,i los Ires viiijer( 



desde ISTd 
(aiiiudi 



irev i\ ¡,iii. (H(d)ilo di- l.is avcnliir 

los 



is ariieeid; 



liniil 



ir pniiicra vez m' proeedio ,i señal 



e.- ili 



■\ Spil/l.ei-.'.d.'.-i'; 



ii.iroii.-o nnii'liiis piinli 



Culi el nombre de los renos, lo euul piiiel a que aliuii- i IV I., le lioy, 177(1). 



á i'ualro nianiieros ru.sos arrojados |ior una lempcsla I 
á las iiimrdi.ii'iones do la isla desieiia d' ( Inl S|)¡l/\i>r- 
ireii. en la i'ii al pasaron Ires aTioa y »( is ine.-es, por 



I 






í'll i 



Si 



!is(>;;ur;ir ;'i viirins ciiziidoivs imnii';:(f< (|iii' 
¡il;,'iiiius iiidiv iihiii>< imicrtii-; cu el Spil/lifrij: 
Iciiüiii Ui< in'i\\:i< cdrlailii^: iii'im niisii>i'>iii 
pi)lii< i'ii iiilil;i i'l ;i>;i>rtii, riiiHl;iii(liisi> <>ii \:í^ 
cicall'icf's di' la- herida^ i|ii(' «mi la^ (iii'ja> 
lirodii»'»' i'\ iVio. I'iir ntra |iai'1i' di'Ui\ii's- 
trasc ijiic ni el S|iit/lM't'i:' im ha nciirridn 
iiiii;:iiiia <'iiii;:racinii rfiuffia de la Niir\a 
/riiiMa. pnr cuaiitíi la i'>;|ircii' del luilinMn 
dt> rsliis jiiiulos [lari'ci' |irrti'in'crr a lina 



I iiK I w *vi;ii\rii)N nía \sí\ v kl'Kopa. 

d ' la iiKi'ifaña. dmidi' pro-^poraii al parofor 
a |ii'sai' did <>\tri'iiiadii frío, ('iiaiidn i'ii la 
priiiiiNcra \ii(d\i'ii á la n»sta cslaii luda\la 
lia«¡1aiitt' líiinliK. pcn. iil^rmias sciiiimiis 
in;i> lanli'. ruainhi si< ai-iiiiiiija id liiidn 
MiliD' la iiii'M'. lli'LTaiidu a siT más dififil 
para id animal tn-par á la miititar.a. Piilla- 
ijiirriMi di> tal iiiiidci, i|iii> api>iia>< si'i'viriaii 
al linmln'i' para -ii aliiiH'iiln. |<lii cainhio. 
nniii'ii di' til iiiiiH'iM dili'aiiti' (d ViTaiiu 




Ti i:híM'^ I'I: i\s|ii v\n\ i i in mi. 
lir.ih liíiili mr i'ii S;.i|/Im r/- lli- l'il".rnl'i.i. i'i'r A l>\ m i , .' A' .l'il,.. I ■ .1 



.lax.a distinta di hi'- di'l st'i^undn. diNtin- 
;;:ui<''nd('si' ]M)r su inrnuí' taiiiañn. caln'/a 
in!\s rci'oirida. piernas mas curtas _v ciirrpu 
más rcolionclin y Lrrui'<ii. 

Kii niiii,Mina partí' si' punli' uliscrNar 
mejor (|uc i'ii el Spitzhi'rir <'l iri'iK'ru di' 
vida do lus ri'inis. |)nranti' i'l vrraiin. i'stns 
aiiimalfis iHiscan las vi-rdi's llanuras i'ii lus 
valli'S despejados de nieve, y á Unes del 
otoño, al decir de los cazadores, diri^íense 
á las orillas del mar para comerlas al::as 
arrojadas jior lasólas. Mn invierno vuelven 
al interior v se disemina n en las alturas 



i|Ui' pronto eiii;orilaii. i|iiedando tan luci- 
dn« en el otiiño. ipie lui'ii podrian optar ;i 
un premio en cuali|iiii'ra exposición de u'a- 
nado. Kn el musen de Trolllso se puede ver 
la columna vertehral de un reno cazado en 
la tierra del Rey ('.irlos. i|ue tenia do siete 
á odio centimetros de ;xrasa en el Ionio. 

Mste animal os hastaiite liniido en los 
parajes donde se le lia persei^uido mucho: 
pero 011 terrenos al^^o oscihrosos el cazador 
puede ponerse á tiro si tiene la prooaucioii 
de no acercarse en la dirección del viento. 
Lleirado el periodo del ce|o. (|uo comienza 



1(1 i'ii l:i 

•1 hiflit 
s difícil 

I. (Mlllll- 

crvii'iiin 

i-iiiiiliin. 

viTiimt 



1;m liii'i- 


■ 


i Millar II 


H 


(iii (1(> ixn- 


H 


IMK'di' ver 


u 


ca/ado i'ii 


a de sifti' 


I 


IdlIU». 


p 


do 011 Itis 
) imiclm; 


K'-y 


1 cazaii»»!' 


Ift 


•(M-aiiciiiii 


1 


1 viciili». 


1 


comicii/.a 


m 



A finos del ot.ino, so di\ nl;,'nuas \oooh <•! 
(•a<(i do (|iio i'l roiiii acniiit'ta á Iik ca/.adn- 
i-i's. «icynii dici'ii. I,a <"i|ioci(' di'l Spit/liiTu' 
II, I Niit'ri' \<>< alaniK'"! d'd • ;.'nriii > (larvas di' 
lilii-iiM i|i' una |iiil:jida cjiH' se dosai'l'ollaii 
didiajo di- I I lii'-li. ciiiiKi sucede á |a de I,a- 
piiiiia, y su i-anie es laiiiliieii iiiejiir. I'!ii 
estos iilliiiiHS eiiieiieiita afnts. |Mir |ii liHMins. 
IMi se lia ciiiiiii'idn entre |iis reiin> del ,''¡iit/.- 
Ii>t:,' l¡ÍliL;Mllia de las epideiiiia-; (|iie tan 
¡,'iMndcs (wtra;;'ns cansantii entre |(i> de la 
Mnrnpa del iinrte. 

Pasemos aliora al oso Illanco. I'lsfe ani- 
mal -^e llalla principaliiioiite en la cii>1a y 
en los i-.|ote>i rodeados de t<'nipaiin>; dotan- 
te-;. eiic(iiitrándos(de tamliien á menudo á 
ixvMi distan<Ma en (d mar. en los campos do 
liiido, 11 entro los ti-mpanos flotantes, donde 
e-; ma> tVicil cazar. Aliora escasea en las 
costas casi lilires de liiido en «d \crano. al 
sudoeste del Spitzherir V Nlieva /i-nilda. 
aliundando más en las did norte de estas 
islas, en los puntos rodoados ca>i sioiiipro 
de liielo>. i'ln las nnndias veces (¡ue lie <:\\~ 
tadoá tierra en |(i> estre(dios de Hid, llorii 
V |''oroland. on la costa ooslo <lol Spitz- 
lier:.'. jamás he visto ni un oso: uiiciilras 
(jileen la e\p'ilici(Mi iiue oillprendi con 
l'orrell on iNiii por el osfroclio do lliiilo- 
peii, y á lo lar^'o de la costa do las islas 
situadas más al norte d(d Spilzlior;;. s¡(mii- 
pre di\ ¡salíamos alalinos de (>sos animalos 
en nuestras estacione^. i,o mismo sucodi(i 
en la excursión con trineo (jiie oniprondi 
en conipañia ái' l'.dander on la primavera 
(le |S7:{al r(>(lodor do la Tierra del \or- 
(lesto. Por lo iloinás. (d o>o Idanoo so halla 
í'!i todas partos á lo laru'o do las costas nor- 
te (l(\ \^i-d V .Vni(''rica. y al parecer on ma- 
yor núiiKM'o á medida (¡uo so avanza (>n 
iliidia diroccioii. .\li,ninas vocos so avonlu- 
ra hasta las costas d(> Nonioija. primora- 
iiiento á favor di' los hielos, y después á 
nado, como sucodiii on ol iiios de mar/o 
(je \h:):\. Kn KJi'tllofjord, on la l'"inmar- 



I ACllUKT MI. ^^ 

ca oriental, fué muerto un oío Idaiicn. 



No deja (|e ser dil'icil la caza de osfe 
animal. ( 'liando oh^erva una persona sue- 
le acercar»!' á ella con >íua\es movilillen- 
fos. trazando iiunn'ro-ias curxas para no 
dar á conocer el \erdadoro punto á i|Uo 
so dir¡;,''o ni espantar á su prosa. Mn esta 
operación franijuea muchas voces las mo- 
les de hielo, empinase S(diro las patas pos- 
teriores á íin de \i'r á mayor distancia. Ti 
so detiene para husmearen todas diroccio- 
!los, pareciendo (|Uo se ;.'uía más hion ]»or 
ol olfato i|Uo por la vista para darse ciioiita 
de la naturaleza de los olijetos (pie |e ro- 
dean. Si se trata de atacar a una foca, 
au'áchase (■) so arrastra por la nie\e, ocul- 
tando entonces con las patas su ne;,n'o 
hocico. so;,'un dicen, única ¡larte (|ue con- 
frasta c(m la hlancura de la ii¡e\e. Si id 
lionilire porniaiioc(> (niioto. el ososo acerca 
tanto (lo osta manera (|ue so le jiodria 
matar casi á hoca de Jarro, ii de una lan- 
zada, lo cual croen aun más soiruro los 
cazadores. Al <|Uo so viera sorprendido por 
un oso, no llevando armas, le hastaria. jior 
lo (|Uo so ohsorva de ordinario, hacer al- 
jamas coiitorsi(mes violentas y proferir 
^^•ritos para ahnyenfar al o<o: jiero si (d 
lioiuhro omproiulo la fuo;a puodo estar se- 
^'uro do ([uo su ouomi;,'o lo irá á los alcan- 
ces. Cuando ol animal está herido huyo 
siempre, haliii'iidosi^ ohsorvado á menudo 
(1U(>, valióiido.so de sus garras, cuhro la he- 
rida con nievo; on las convulsiones de la 
muerto practica con sus ¡tatas «lolanteras 
un hoyo 011 la nievo y esconde la cahoza. 
Si (d huque está anclado, el oso nada al- 
iTUiias vocos hasta el sitio donde se halla: 
y cuando so acanijia en parairo lejano, se 
lo ve á nioinido. al despertar, on las in- 
luediacionos: es poniuo ol animal ha ¡la- 
sado la noche olfateando al rededor de la 
liiMida sin atnncrso al ataque. Sólo recuer- 
do un caso en que este animal tuvo la osa- 
día do introducir la cahoza en una tienda 



1 1 ' 






i < 



Rfl ( im rNXAVROAricv nri. asía > 1 1 nnr». 

0iMi|)a(l!i, Iioclio (K'urriiln o\\ d \i;iji' df 
Kiiiu"; i»''r(i li;i>li'i i'in't'inli'p ¡iIl'iiiih-í rixTunis 
]i!lP!l rs|i;iiifiirli'. Mis ciiiiijciricriis y \t\ lu'- 
inos a('!iiii|iii(|ii iiiiiclias ikh 'wn sin pniicr 
ci'iiliiH'lii, i'ii piiraLrcs i|iiiii|i> >,'liiaiiiMs ijiic 
liijciilras t'stiiv i(''i'aiiiiis ciitrciratlus al sucfio 
ali^iiii (t>i) espiarla iiucsIim lii'inla: ciiaiidii 
<'l CdciiH»!'!) SI' |('\aiitalia pai'a hacer el calV". 
rara vez dejalta de tener este animal á tiro. 

I']l n-i) mriiüi'stii :^T:in inejinaeidil ¡I 



de reno niny saliro^o. riHy:ó ul;,'nnn«i popn«. 
y disi-niim» ¡i su alrededor las i;a||etas, Al 
p,.M'|.,w;ii' no>otros por la noche reco;;iuhw 
niie-.tros efectos. reiMenili'se e| t(ddo y nos 
enlre:;'aniii> al desran^n; pero niiiMitras i|nr- 
miamos, el animal lii/o una se;,Minda \ i- 
sita, y entonces s(. rdiiiio toda la ••arne de 

reno ijue haltj.amos ( ido para la evciir- 

>ion del dia si^'iiienle por tallarnos o! asa- 
do. Mu una de las expedicjonos en hiisca 



'■- ^^^I^^^^^K^^ 




i i^iis m ,\N( ds. 

ImIuij.hIm- |i.,|- (i Míil/i'l i'ii IIitIui. 



saquear id de[)()silo de provisiunes de \n< de i''raid\liii matamos cieido dia un oso 

nu<iue- 'haiidonados ii de las liai'cis vara- ijue entreoirás cusas tenia en v\ esti'iniai^'o 

das en la costa. I, a mayor [tarte de |ose\- una i^'ran cantidad de emplasto, ó taletán 

l)ediciiniarios ártii'os pueden refei'!!- curio- i ini^'liV-; de un depiisilo cercano. MI oso ¡¡ue- 



.sas aventuras en las ipie tanto el humhre 
como el oso liar, estado e.\l)U0s1o< .á nii i^ra- 
ve i)(di,irro. l']n la e\p(>dicion de iNfil. \\n 
oso hastante corpulento, despui's de reco- 
nocer detenidamente el interior de nii hote 
cuhíprto con un toldo, (jiie durante ali.ni- 
nas horas dejaní:)^ sin vii;-ilaiicia en v\ 
interior de Stori'jorthMi, devor() un asado 



de trabar (anihien piedras d^i-midos, pero 
no capas de arena helada. 

l'iSt(> animal nada perrectainonto. pero 
no con tanta rapidez (|ue ])ue(hi escapar 
cuando se le persii,Mie con una emhar- 
caci(m. Si se dispone thí un l)ote con 
liuiMius remeros, el oso no puede salvarse, 
sobre lodo si, como sucede A menudo, Ira- 



t 

i. 



un "SU 
[(llllilJJ,-!) 

|l;ir('1;iii 
[o puc- 

pcro 

pero 
[sciqíar 
liulnir- 

lo Cdll 

jvarsc, 

tru- 



I M'llt'l 

1:i (le LMIÜir fl lll;ll' p.IlM iMll])l'<'ll(lt'r l¡l flILTa. 
|)ilt's ;i)|iii es i|iiiii|i' -¿I' li' piicili' iiiiitii" i'ii- 
iMd si fiicst» lili l»iirr<'.¡;<>. • iH;imlu |;i i>\pri'- 
<¡(ill il(> ItH ('¡iz;ii|urc-i. I'lii ('-;|(> (M-iO i'< pl'f- 
i'i^ii ;ipr<'>iir:ir>.' ¡i rcruiri'rlt' cnii d iirpon 
11 (|i' fii;ili|ilii'r (tiro llliHlti, piic-i de lo cuii- 
liMrin se iria ¡i Inmlo cii muy pnce li('iii|ici. 

1,11-i li;i||('ll('l'iK di' 'ri'n|ll>(^ rdiriiTiill ('II 

isdN \('i lite (W(i- ; ('¡lie iii'iit;i y In'-* cii I sCiii. 
iiiiM'iitii y iii'Imi ('11 l><7ii: sclciiiii \ ciiuti'ii 
i'ii isTI y li'('iiit;i y \\-i'< ('11 \x'rJ. pihln'ii- 
(1(1 (IcdlK'il'SC de ;i(|iii (|i|(' \n< cii/.idKrc- iKt- 
y\\ 'iTiw imiliirdii pnr tíTiiiiiin liicdin ;il ano I 
(■¡•II ()-!(i'< iil iiK'iKi-:. I'iii'ccc cslrafin ijiic cii 
) III ('iilisidi'l'iililc lirmici'd de indis idll(i> lid 
■-(' haya ciM'diili'aildjaiii;!^ una IiciiiIum prc- 
íiiida iil Cdll liiju('ld> 1^ I }. I)iiraii1(' la preñe/. 
p:ii'ece (|iie la (i-^a se dciilta muy liieii. i|iii- , 
/,;i< cu alalina caserna de liield. en ia> sier- I 
ra- del iiitcrior. Aun im se lia determi- i 
iiiidd Cdll s(';^'iiri(lad si el d>d lilancd se 
('iitro;,M al desc iiis«i diiraiile la estacidii 
riunirosa. aiimiue discrsas circunstancias 
iii lucen á creerld asj, pue-; de-nparece casi 
ilel todo (l(í ids silids i[U(' i'reciieiila. y ;i \('- | 
c '■: se lian desculiierid debajo de la liie\(' ' 
cuevas ddliue los o^d^ ('s1ll\Íeroil ocultos. 
.Ial>ies(>ii puso cierto día el Jiii' soiu'c una de 
e<tas i^aiaridas. lo cual le [trodiiju tanta 
sorpresa como al oso (|U(' la ocii[)alia. 

As(>erin'as:i ÍLTual iiic 11 1 (' (1U(> duranle el iu- 
xienio cstíí animal lle^M hasta la orilla del 
ae'iia para huscar con (|U(' alimentarle: pero 
no parece coníinuar oslo aserto la circiins- 
taiicia <h) hahi>rso visto tan scjlo uu o>o en 
dicha oslacioii oii las aü:uas liltros Junto ¡i 
nuestros euarteh>s de invierno, on la liahia 
(le Mossol. al norte ile la Tierra del Nor- 
deste. Sin oiiiltariío aquí s(> pueden reco- 
micor on ol hielo on ludas direcciones hiie 
Has del oso, v ¡unto á (^'stas las do hi zorra. 



ll) En h ¡iivoriiMiliidi' isr,;i á ISTO d doi'lor ['nu-^di 
\iij unii voz 011 el ocsU? de Grot'uliindiii uiiu osm cuii 
sus liijuelos. 



> III 



IÍ;,'op;H y simioxiH. I'".n eamltio lio se \o 
iiiiiLTiiii a.Tii'erd (l(> tuiH''a. y es por Id 1 iiito 
dil'icil adiiiilir (|ii> el eorpiileiito animal 
eliu'iera este sitio pira Nii resiileili'iu. To(l«M 
los dsiH «lue se iiiatariiii estallan, por hIim 
parle, tan llacos. ipie la irra-^a ohteiiid i 
apenas se pudo emplear para la comliii- 
tioii en cocina económica . 

• 'liando eaiprende sus correri 1 ; para hii :- 
e ir alimento, la liemhra ■ iiele ir acompaña- 
da del macho y de uno o (los de sus hijiioliH 
mayores; rara vez se les V(' reunidos eii 
mayor número, a no ser en los paraijes 
donde hay muchas morsas muertas, locas 
o delliiiapteros Illancos. 

l'Iii otro tiempo iiil'undia leiiior á los via- 
:;'eros de las re^riones ¡irtieas la presencii 
de un (Ho. pero hoy día los cazadores nd 
vacilan ya en acometer lanza en ristre a 
una manada de estos animales, por consi- 
deralile (|Ue si>a. Asi es como aliTunas ve- 
ces se han matado en poco tienipu hasta 
ddce. l'arcee (jiic lid -^e lieiie tanta coa- 

liaiiza en la caraliina: peí n la espe- 

dicioii de ixiil, ('arlos ( 'liydeiiius iiiah'» 
con su arma en pocos minutos tres dS(w 
¡unto ;i su lióte, culiierto coa un toldo eii 
fornia de tienda. 

No conozco caso alnainode (|ue un caza- 
dor iioriiei;'!) haya sido ;^-raveiiieiile herido 
por uu oso: diriase (pie este animal es más 
lemihh' y osado en las reirioiies doiido no 
ha lleirado ;i conocer los terrihle-; instru- 
mentos de caza (jue el hombre pos(>o. Kii 
los parai;'es dmide ahora no existo casi la 
especie, oiiconlrároiila en sus primeras ox- 
pi'dicioiK^s á Nueva /emhla los iii;;loses y 
holamlescs; en casi todos los punios dolido 
desi'mliarcaltan ('rales forzoso empeñar ver- 
daderas luchas con los osos, lo cual oosl() 
la vil. a á no ¡tocos hombros. Mu vJiJ do se- 
liembre do 1.')!)."). habiendo saltado á tierra 
aliíuiios marineros de la sei^iinda expedi- 
ción de Harenlz, corea da la extremidad 
este, para reco¿^er «uua especie de diauíau- 



II 



M • l)l> I NS \\l ii\i l< 

ti'-i (|ii<' (w|i('r!iliaii ('iii''»iilr¡ir allí • (cnirzíN 
-iii \,iliir ¡ilLriMin\ |tn'<''iiti>«*i' «le i'i'|ii'iili' 

llti i'ur|ii||i>lltii uso liliiiicii, si'iTtlII ilirr \ i'i'f, 
y cn^'ut por i'l (Mii'llo ii niin i|i' hn lri|Miliiii- 
1o«. A liH írritos ili'l puliré liniiiliri'. \ ni 
pr»';.'iiiit¡ir i'ste i|ii¡i'ii li' i'n::iii pn" d cin'llii. 
uno ili' siH riiiiip;iiii'rtH Ipil' <'^t;ili;i citim 
rullti'stiili' i|ili' i'IM un o^o y t'flio ii niiTiT. 
I'llltonriw el ;inÍIM;il <l('sti'o/o l:i »';iIm'z;i i|i' 
sil \irthn;i y rliiipii|.> |,i ^.iniri'''. I.us ili-niiH 
tripnlanl»'-; i|ni> se lialhilian t-n lii-rra arn- 
ilii'i'itn tMitonct»! fspiM'anilii salvar al infeli/, 
y pnM'ipitáriiusí' sulir»' <•! uso mn lan/as y 
f.iraltínas. pero lA animal, ir-j"-; ih- inlinii- 
il irse. a\aii/n pnr rl ciiiilrarin y apniJeriKi' 
lie uno tli> li)s a;,''ri'sori>s, á i|ni<>ii niatu ai 
plinto, \isto lo cual tmlus |iis niinpañi'rns 
fiiipri'iiilii'niii la l'iiira. Nn tanlarun en lie 
;.'ar ri't'u''r/iis ilrl iiiii|ii<'. \ aiiiupn' im sjn 
ri'piiLriíaiicia. pur ti'in'r ipn' liabrrsi'las , mi 
lili aiiiiiial tan iVni/, treinta lioinlires |i> 
imli'arní al pilliln. si liiiMl sii|o dos osiiroii 
ih'iiiiii'ti'rli'. III itaiiilu al iki» por iiltiinu ilcs- 
pin's i|i' lina eiirai'iii/aila liii'lia. 

Ilii la mayor parte ile |;is ilescripeiones 
lie los viajes árticos citaiise no pocos lie- 
dlos ¡ináloLr'is. aiiinpie siempre sin mal re- 
siiltaili» para el lioinlire. Mn el estreclm i|e 
havis lili nsu se ||e\ii un tripulante ije mi 
limpie aprisioi ado en los hielos cu iK-.'t»: y 
011 los tiMiipaiios ilofaiites ilel mar enlri' 
(íroenlaiii|:a y e| Spit/.licrir faltii muy poco 
]iara que le -iiceiliera lo mismo á un niari- 
iiiM'o (le lililí, el cual consiu;iiir) escapar á 
la carrera, arrojamlo al oso primeramcnti' 
la lanza, su única arma iletensi\a. v liie^o 
las jiriMiilas de vestir una tras otra, l'il <i 
de marzo de l.sTii el doctor Harircii fm'' 
acometido por un oso ipie le arrastni á lar- 
^'ii distancia: por extrafio (pie parezca, »'l 
animal no matii al punto su victima, ipie 
tuvo tiempo de pedir auxilio y pudo al ílii 
escapar y volver al lunnie. aumpie con la 
]»iol del tTi'ineo muy estropeada. Kslo fué 
debido ;i quo el oso trató de aplastarle la 



N i'i I \>i\ ^ II ii'ii'N 

calieza con su Imcico. como siieje liiicerlo 
cuando co:,'e alirniia iiior>a. Seoresltv con- 
sillera pelii.'-roso cazar este iinimal donde 
hay mucha iiie\e. I'il conocido dinaiiiar- 

<|l|és (', reterseii. LTUia de Mllc Clllilltiik. 
Kaiie y oíros, supone, por el coiilnirio. (|iie 
el atacar á un oso ofrece tan poco pe|ii.To 
eoiiio matar ¡i un cordero. \'',\ \ iajero >ilie- 

' riaiio lleilreiistroiii aseu;iir;i ipie cii¡ih|u¡era 
podría atacarle ^\\^ teinur con un cuchiMu 
siiiíeto en la extremidad de un palo, y aliro 
por el estilo dicen taiilliieii los cazadores 
norue;;os y linlaiideses. 

l/is focas y his morsas constituyen piiii- 
eipalnieiite el rei;imeii alinieiiticio del oso. 
hicese ijiie este animal puede hacer rodar 
por el hielo una morsa de un soloiridpe de 
su podei'o-a irarra. pero pocas veces coiisi- 
ii'iie atrajiar al reno ciiaiiilo |e persi;,'iie. 
pui'ipie t'^\i> ciiri'e mas ipie id. Sin eiiiliar;,'o, 
en la tierra del Nordeste he \ islo en dos 
ocasiones san i;' re y pelo de ese animal, ipie 
lialiia sido alcan/ado s¡n duda por el oso 

I Illanco. I']s ¡inliidalile taniliien ipie ai|e|ii;is 
de la carne se alimenta de aljamas sus- 
tancias vcLíctales. como alu'as. yerlias y 
iiiuspis: siempre i|iie examiné i'\ eslii- 
maü'o de un oso <'azado hallé sido restos 
lie sustancias ve^^etales. I,os cazadores co- 
nocen tan hieii el hecho, que dieron ol 

I . . . 

iioiulire de ((iainiiiel J.andlsonp' > (viejo 

rey de la tierra) á un oso de avanzada edad 

que el doctor Tlieel matii de un tiro en el 

u-oll'o de hiclxson ( IS7.")). y que imiy pere- 

zoso |»ara cazar, comía solo yerlia. Mste 

animal se aliiuenta al parecer de muy di- 

I versas sustancias: asi. por ejemplo, en d 

inv ieriio de iNli.'iá iHCilí, uu o.so robó de 

Torliiessen y devorii id contouido de dos 

barriles, que era pescado en salazón, y los 

cuales halló en mía cabana solitaria. 

Jia carne did oso se puede com<>r muy 

bien, pues tiene un sabor semejante á la 

d(>l jabalí y del loro, siempre (jue el animal 

no sea muy viejo ó haya comido reciento- 



( ' 



ilescí 

día pi 
lili pi 
I M pi 
lii.i y 
lili; o^ 
(le X(l 

caru-ai 

Iií:| \Í' 

;iiitii;a 
cura \ 
Jiii de I 

! lil:|!|C0 
llM) I I 
que !U( 



'■■Á. 



I vriii |m it 



M 



V fiill- 
ilollilt' 

lamai'- 

llilltlllv, 

•¡11, i|iii' 
|H'li;j:rit 
•1» silic- 
ili|ii¡)'r:i 
•iirliillit 

. y iilp» 

i/adtM't'X 



iiK'iil"' i'.inn' <li' r<"';i cii |iiili'fr,ifci.ni; l;i ;i|i ir.'jn. una iiii|i(irtaiiti' caiilitlad ilf rliin<- 
tlol o><i»zii'i •'"' lilaiica y si<m<'jaiit(' ;i la "li- rn \ una rdsfd^a sortija, ili' un n>ii Maiint 



ili> ( ii'iMMilaii<l¡a 



I). 



Marnt Pulii ilici' laiiiliii'ii t'li su ri-latn 
sdlirc las tierras ilo Iih Tártaros, (pn' iiiiiaii- 
ti's ,|i' |;i paz l'iiriiian Irilnis ni'Miiailas y vi- 



la ti'rtlt'ra. Ast';,'lir<'st' ipl" un se ili'lii' cn- 

iii'T i'l liiíjailn |Miri|Mi' |irn lin'i' inim'iliata- 
iiH'iit.' ciortii malestar. 

A pe^ar ili' niii' "'I (isii Manco lli'ija alLi'ii- 

iias \('<'(>s, aiiiMMi nuestros (lias, al iiiirledi' • \eii li;icia i'l Norte, (pie ¡iHi e\isleii osos 

Norue;.'a. (Iiunle se le |ier-ii.'ue y se le mata. ! Iilaiiens mn lainliieii ;.'raii(tes zorros iie- 

(Mlier no iljce nada ai-erca (le la piel de est(> ;.Tos. Iiorricos ( renos) salva;:es, y un aiii- 

aiiiiiial al lialdar de lo> productos déla ! mal pe(|uerio llamado ( 'nuites) ) ijiie pro- 

liiM'i'a linen.e. |)elii>iiios suponer, por lo porcionalia piel di- «•¡lndliiia ('.í). ('(»mo t|uie- 

lanto, (|ue -e le lialira conocido después díd ' ra (lue el oso se encuentra junto á la (•o^1a 



en prui- 
(|el oso. 
or rodar 
LTtdpe de 
«s coll^i- 
iersÍ;,Mie. 

ml»ar;ro. 

(1 en dos 
nal. que 
lor el oso 
• además 
¡as sus- 
erlias _v 
i.l esto- 
jo restos 
Joros co- 
lieriui el 
' (viejo 
da edad 
liro en el 
|uy pere- 
Kslí» 



ha. 



jiiuy <ii- 

llo. <'ll el 
robó de 
de (los 
lli, y los 
.a. 

Iier imiy 
lite á la 




Siv'llll <1| M'i, Mac.M'» ||.*i 



ilesculirimicuto de la Isjaiidia y (¡roenlaii- del mar o'|;ic¡iil esta noticia, nos revela (\\\o 
ilii por los iiorue;:'os. y (|ue se cimsiderii eii ya en (d si^^'lo \iii se encoiitralia lialiitada. 



principio como (dijeto en extremo rari 
prol 



il iiKMios visitada por cazadores, la parte 



loiiiore iiorucL;!! ijue emm'ro a lsl¡in- imrle ( 



l.d \^ 



li.i y coiisio;ui(i ;i||i hacerse (le una osa coii 



niaus Mauniis descrilie con bastante 



i!n; ositos, los re.i;Mlo en el año XHi) al rey exactitud la vida del oso Idanco. añadiendo 

lie N'orur'o;a. y reciluii en camliio un 'Mi(|ue además, ([ue es costumltre reiralar su jiiid 

riiiirailo de madera. Nadieeii N'orueu'a lia- á los altares de las catedrales y de las i;,'le- 

liii visto antes este animal. I,as |(>yendas sias jiai'a (|ue (d sacerdote no teñóla duraii- 

;iiit¡;^auis del Norte dicen además (|ue v\ te la misa frío oii los pié.s (Ohuis ^lao'- 

i'iii'a Isleil'con (d lili de ser nomlirado idiis. nus. edición romana lóóT), pá;r- <i'.íl). Las 

pn de Islaiidia reo'ali'i eii (d año IdóC) un oso 

Illanco al emperador Kiiriíjue. Mn (d año 
JIM) I \K\}j;i'> el r(\v de l)inumarca con un hu- 
(pio Ulereante bien equipado, de coniploto 

Tomo 11 



"■ I (ironl.iiiili.i liuloriscn. MiiiJuniarhi'r. Kjo-k'U- 
liii'.ii IS:W, oi p;!-. asi. 
'■■i] Rumurio, del ¿, VuncíJig l5H:t, pn;:. i'.ii. 

18 



cxpi'ilifiíüK's ;ii'tii';M (le l(w iiii;'Ii ;i"< y Im- 
laiiilc-^cs (•(iiilriliiiycrnii ;i ijuc Incsc mu-; 
(•(Miiicidii t'l iwd (MI la l'liirniia di-l ocsti'. Iia- 
IiícihIii ili-^iniíiiudo tanto t<| \aliir ilc su |)¡<<l. 
(|iii' t'sta. ciiiisidcrada i'ii un |iriiic¡|iiiM'iiui(i 
un oliji'tii de ::ran \al(U', no se pai^'a hoy á 
uias di' ".Ti ;i ."lO coi'nnas. |ii'i'riii currii'nti' 
i'nti'c Id-i aruiadiu'i's y ca/.ailnri's. 

Kiisu viaiTi'á la-:¡-;l;i^ di' Üai'iMil/.iMi 1 üil'.'. 
Sti'pliiMi |{i'Uiii't ciijiíi diK (i-ío-; lilaiH'iis ¡ii\ i>- 
ni's Ipil' l'ui'i'iui ciuiiluriiliK a lui^-hti-rra y <i' 
cnnscrx ai'iui 1ih'i;'i. en el .lai'din di' l'lantas 
de l'arisV l'!n mui'sIi'ik ilms se trarn con 
iVi'CUi'iiria \¡\os i'stiK animali's a Noruo- 
i:'a. para i'n\iai'los desde aquí ,-i los ¡¡irdi- 
nes zooloirieos de Mui'opa. en los ipie r;ira 
\ e/ se echa de menos el oso Manco. I'or 
la cii'i'unslancia de no aliaiidonar sino ra- 
ramente los hijuelos á la madre muerta, se 
facilita mucho la ca/.a. 

('un los ii-:ii> y |(K i'enos sido existeu 
aliiu'a en las rei;-i(Uies de ipie haMauíos 
otras dos especies de luamil'eros tei'restres. 
la /.ori'a (lV//ii'.v /■i:/<>jn>s) y (d lemmiiii,' 
[Mioi/is ( >!ii\/s/^). hicese ipie tamMen el 
loho se halla en Nue\a '/eiulila hasta el 
estreidio de Matotschkin. l']s muy común 
en las cestas del norte de Asia y en las del 
este de l'lui'opa. 

I, a zori'a no escasea en el S|;it/.herir ni en 
Nu'na /.emhla: su niadi'i;^'uera tii'iie á me- 
nudo muidlas i;-alerías socavadas en tierra, 
con vai'ias ahcrturas para comunicarse 
entre si. \o he \ is|o una de estas ^^aiaridas 
(>n la euiulire de una ¡iioiilaña de ai'i'as en 
la isla de \\ ahlhcri:'. en el e-^lre(dio de 
ll¡nlo|)eii. y idjserví' ipie eslaha muy hien 
pro\ isla de urias en deseoniposicion dise- 
minadas eu los escondrijos. La zorra adulta 
no apareciii una sola \ez mientras esln\i- 
luos allí, pero ;i \ cees veíamos ;i sus hijue- 
les, de pelaje ne^'i'o. rojo (i hlani'o. que co- 
rrian entre las ahert\irasy retozahaii en la 
inmodiacion déla madri^'uera. Mu la orilla 
norte ilol estrecho de Matotschkin descubrí 



l'll \sl \ \ II lii.l'V. 

I olra i^Miarida semejante, tamliieu con hi- 
juelo-:, ipie ilesli/.;inilose entre las aherlii- 
ras. perseiruíanse unos á otros; y asi mismo 
he \ isto alirunas desi(<rtas. [nu' lo rei.nilar 
en moiitecillos sei'os ¡h' arena, en mucln' 
parai^es de la cosía oeste de N ue\ a /emhla. 
PasiMiios ahora al lemmiiii,^ este animal 
no existe al pai'ccer en el S|Mtzheri;". pei'o 
en ciertas t''|)oi'as deheu presentarse en 
Nui'\a /emhla innunuM'ahles individuos, 
pues per todas partes se idis(>r\an en los 
terrenos llanos y más iV'rtiles. cuando al 
principio de la estación laxorahle couiien/a 
el deshielo, unos surcos de niia puli^ada 
de anchura i)or una (h> prol'undidad junto a 
la espesa yerha de los prados; estos surcos 
se forman por las repetidas jiisadas del pe- 
ipu'ño animal deitajod(> la nieve durante la 
temporada de invierno, en los espacios cu- 

: liiertos de yerha. Asi s(> e>tah|ece la comu- 
nicación entre las diversas ^alaridas, donde 

I el animal t'orma cómodos caminos (\no pre- 
s(>i'\ados del ripiroso frió del invierno, 
conducen ¡i los sitios donde lial'iii su ali- 
mento. l\ira lle\ar á caho semejante ohra 

' delieii coutrihuir con sus esfuei'zos miles 
de estos roedtu'es. en los cuales ha de estar 

j prodiiriosamente desari'ollado tA instinto de 

I la localidad, si como es de supiuier. i'cco- 
rren aipiel laliei'into sin extrax iai'se. ( 'lian- 
do comienza el deshielo, los numerosos 
surcos ipie hay por todas pai't(>s forman di- 
minutos canales ipie facilitan (d desai^íie 
[lara dejar seca la tiei'ra. tan cnhierta de 
|o< excreiiiiMitos de los lemuiini;' en ciei'tos 
sitios, ipu' sciiairamente dehen ijercer 
aipiellos considerahle inlluencia en las con- 
dicioni's del suelo. 

l)ii;-amos aliiu'a ali^una cosa sohn" los in- 
sectos, comenzando |ior los mos(piilos. Ms- 
los últimos no molestan eu las verdaderas 
re^i'ioiies pídares (^1); y en i;-eiuM'al la fauna 



|i l'',.-lii Si' i'i'lii'i'c :ii S|i¡lzli('rií y :i l:\ Nui'Vm Zni 
blii. pues cii l:is cosUis dol coiitinonlo no suooiio 



con lii- 

¡ilii'rtii- 

isi iiii-^m'» 

1 iiiui'lu ' 
1 /cmlihi. 
i< ¡luiíiial 

iilarst' iMi 
ulividuo-:. 

111 (MI It"'^ 

(MKiiiilo al 

ctiiiiiiMi/.a 

1 i)ul,::'atl;i 

ail junio a 

tos SUl't'O-^ 
\[\< del l>i'- 
iluraiili- la 
spacins i'ii- 
(' la ciiiiiu- 
ida^. (loiiili' 
os (|Ul' l>i'<'- 
iiivicniíi. 
l-i;i su ali- 
(«jaiili' oiira 

(M'/OS lililí'^ 

la di' estar 

ilistiliti» di' 
iiHM'. nn'd- 
lirsi'. ( 'uau- 
liiuuicrosiis 

foriuan di- 
dcsayüt' 

hiliicrla di' 



(•n i 



ii'l'li 



hi cjcrciT 
leu las ctui- 



ihrc l(ís 111- 



lui 



los. Ks- 
, crdadcras 
lil la launa 



lNr,i'Vi\ y.i'W 



lio ÜUOO 



do lo 



CAPlnio III. 



01 



oiitomolcyirica os liaslaufo poluv auiiquo la iiiisina oxpi'dici'tn finTon oxainiíiiido'^ 



mas rica di* lo (]U(' se lialua crcu 
aijiii. l*i'('doiuinaii los ar.iciiidos, acái'idos y 
|ioiliiridos. d(> los (Míalos el doctor Stiisc- 
Im'i';:' ¡tildo roco^or. duraiit(^ su cNiícdicioii 
á .Iciiisi'i. (Mi |N7.'>. iiiiiclios ('¡(Miiplarcs (|ko 
a sil ri'i;"r('>o m* clasilicarou didiidaiiiiMitc; 
lo< podiiricos |iiM' ol doctor'!'. Tullli(M\i;. de 
1 psala. y los aráiMiidos por el doctiu- 
1,. Kocli de NiirciiilicrM". Mstas csiiccics de 
iijscctos. rcprcsíMitadas por luiiui'rosos ¡n- 
(li\ idiios. se hallan cutre los diwpojos \(>- 
jctalt's. dcliajo de las pi(>dras (i (M1 los 
lVai;Mii(Mitos di" iiiadci'a junto á la orilla. 
(Miainlo no se arrastran piu' las hoja-; y las 
yerbas, 

!>' los ¡iisivtos propiamente dii'hos, la e\- 
p 'diciou de Nueva /iMiiMa llevo á su país 
nueve especies de estos coleópteros, clasi- 
ticados por el profesor l'\ W. Makliii de 



lo hasta pnr el catedrático A. M. 1 



oliiiLrreii. ( 



le K 



»r. Stiis 



ici-iiiiiMors 



pn 

(1^- V 



tocoliiio. lialiieiidocolecciiHiadoel I 'r. 
liiM'ir lllUclio> anélidos (|iie l'iieriUl desíM'itos 
por nuestro compatriota (i. I'!ís(Mi. ahora 
e>tiIdccido iMi ( 'alil'oriiia. I,a e\¡sti'iicia de 
este i:'rii|iii dt> espc(Mes aiiiiiialc-^ en una re- 
:.'Íon d.i!id(' el suelo e-;t;i s¡iMil]Me (Milúer- 
to di' una capa helada de xai'ias piili^^adas 
di' |trorundidad me parece un hecho síh^^mi- 
lar. |uies lio se explica la pri'<iMicia de es- 
tos animales (Mi un país donde (d iVio. mu- 
idlo más iiitiMi<o ([lie (d nece-^ario para 1 i 
eoiiijelacion (hd meriMirio. inipiíle ;i esos 
s(M'es piMdorar la tierra para huscarun sitio 
pri'<er\ado di' tan t(MM'iMe teinp(MMtnra. 
l'¡>to induce a siijionfM' i|ue el insei-to mis- 
mo, sus huevos o l,ir\as luiedeii helarse sin 
iiiiM-ir. Sin (Miil)ar:;o. parece i]U(^ muy pocos 
aiii'didos pueden soportar tan intenso Trio. 



irios Mi 



iniptiM' 



os y icpi- y licai|Ui poniin' la launa de los \(MMehra- 



ninii 



>mo Mil ('! o("sl(> de rirecnliiiuliii. el niosiuiilo. I;mli 



lii 



iptiM'os. un ort('>ptero y un Iukmi iiuiikm'o dos terrestres de las ri'u'iom's scptentrimia- 
iioptcros y dípteros recojidos por les es sumamente polii'e. comparada con la 

de las mas nieridiiuiah's. 

Mil id ii: ir variaii las ciriMinstancias; la 
villa animal es ai|iii en evtremo rica lia->ta 
(MI la- lalitiide-; mas al norte a ([iie ha con- 
sc;,Miido lleu'ar el liomhre. Con rara e..cep- 
ciou. si(Miipre i|ue se eidia la red arrastra- 
dora se sai-a ihd fondo d(d mar un uran 



:il iiiiiliM'iiiiiii iMi l.i |ini'li> sur di- lii islíi di' Di.-Un. ('^ 
slimnMU'lilr Irinilili', .'il ini'lios [viril li'.- l'crii'li ll(';r.iilii> 
cii lii,~ pciniccos diíis. iniild i|ii(' >! im se in'i'scrv.iii i'ini 



llll.l csiiccic ( 



1.' v.'lo al 



|irni'lr:(r i'n s¡lii)> c-i'ii,iij 



liiii'Ctiis de .icliUslos. inicd.in cnii i'l ruslro l.iii iliv- 



lii;ill'iiili) i|lli' :i|ii'ii:is 



le rrrniiiii'c. I. 



imrliíin, |iro(lli('ii'liil<>s(' immiuIcs vi'|ii;.is y 
■lU'i'o (•■ilM'lludi> i'li' ; pi'iM cuamlii -r 



|i:ir|i:iil()s >c' 

I'IIsImIms i'll 
luí -II lililí > 



numero de ( 



rust 



iccosii('(ii\ ersasiormas.ca- 



uiia \i'/. i'.-las dolnrosas |)ii-adiiiMs, |iai'i'rr i|Ui' i'l 



mi'Tius liuraiilc un vcr.iiio, iiu es ya laii 
li I nii 



l'.i. a 

ai vi'iu'tio di 1 iHii.-i|iiilo 



'ii.-lli|.< 



racol 



es. coiKdiílero-;. ast(>ridos. 



ei|Uiiii 



'tc.(n. 



lij (!iiini> la unirá crisoiiirla liallada |ii>i' \'. liacr ni 
i'l csln'flm di' MaloIscliUm liixo lanía iin|i(>i'lani'ia en 
1. 1 lilcralui'a /iHiliii;ii'a arlii'a. (l(',-ij:iiarc' aijiil las i'-|ir- 
I ii>ili'i'iili'ií|ili'riis i|iii'M'L;nn la i'lasiliiMi-ioii lic-.lia pnr 



MiMiii ('11 iiui'-ira r 
Nueva Zi'iiilila. Smi l,i 



Iri'c-liHI, -I' l'OlKliTIl a 



:uii'nli's: /■', 



llura i'ii 
lí li'irruli.- 



viciKlose pululiUar cu ilias serenos 
sídire la siiperlicie di' las a^aias un i^-raii 
niimero de teropodos hiM'oideos. (MMistá- 
ccos ele. 1 lasta que el doct(M' Stuxlieri:: nos 



lia^;"! una desiM'ipcioii de esta ]>arte de la 
Mi'iici.. /•". //'7((/c MM . ÁiiKtni iil¡)in ' Kalir.. .Iz/k- \ ida animal eii el alto norte, tan rico en 
i.„,,,uH;,wlat,„. Moisid,.. llomalot,, s,l,in.;, MaKl.. variedades, solo podemos referimos al ,:.'ran 

iiimuM'o (le escritos sobre el asunto, com- 



// ,íi 



iiiiii iiihiUSliUd'ii. MaUl.. Ci/llrtron ?' /i 



11/ ¡II 



■■/i, 



/ 



M.ikl., C'/iri^iifiirlii .<c/itrnlrii>niílis (?) Mi'ii 



r<(Si)('(íCí.< ((//iiicr/'iKiK l'alir . v.. i/r./ritiTnln . 

Iti' la isla do \Vaij;alsi'li si' Iraji'ron lamliirii .-irli" 



i'>pi'i'ii's no lialliu 



las en Nin'\a Zi'iiilila, i. os 



liiM'rliis 



liaMlan (loliajode ias piodra-, parlii'iilirini'iilc rii para- 



I I. 



isciiiiiiios i'íi'asean oii el mar el 



donde aimndan lo> e\i'reiiiiii 



los lie lo- I 



eülinili.:s. 



jal de Silieiia. pero .iliiindan i|e la 



llalli diinde hay ;:raii iiiiinero de nido> dea\e,-. ci 
liiii.s ealui'osoí áuolcii oslar doliaio de eiertos arliuslo.s 



los paraj;es al 

culirir el l'oiido del liuir. 



I 

)i"sle (le Nueva /,i 



Kara y en 
ido 



II 111(1(10 en iier- 
ilie pareeen 



f>2 



Cinri'NNAVEGACIOX DEL ASI\ Y EtnoPA, 



prondidos on las pulilioacionos de la Acado- 
iiiia do cirMU'ias. 

Kti las rosnónos pojaros, los miiinalos 
rorpnlontos si^ liallaii iiifis ;i hkmukío on el 
mar qiio oii la tierra. Las más de l;is uvos 
do quo antes lioiiios IriMado porliMiecoii 
por esto concepto al mar. y lo mismo su- 



eldo ya do las a;4:uas do que ha1)lamos aliora, 
tanto (|ue los h.illeneros so han visto oldi- 
;rad(is ;i Itusear. hace hiriro tiempo, otros 
paraires pm-a su pe>c;i cu los mares del 
l'olo. Mu su coii-;ecueiici;i. no son y;i las 
ballenas síik) otras osi)ecies ¡luinialos las qiu' 
indui'C!) ;i jo-; pescudori's y cazadores á irá 



'iil 




Gm I'" m; mohsas. 

Sl';;illl (lilillj.i l|(> (i. Vlll.EN lM.| 



í^ 



cede con todos los animales quo haco tres 
ó cuatro siirlos l'uorou oI)¡eto do la caza y 
la posea ou ol mar ¿;:lacial. Ksto elemouto 
de subsistencia, quo ou tiempo do la pesca 
de la ballena era tan ])roductivo (jue tal 
vez podría compararse con ol rondiuiieulo 
de las l'uoutos de aceite mineral d(> Auu'- 
rica en uuestra época, dista uiucho aliora 
de tenerla importancia que eu otros tiem- 
pos. La ballena boreal, cuya posen duba 
antes tan pingües beneficios, ha dosaparo- 



ejorcor su industria ou las costas del Spilz- 
borir (■) do Nueva /enilda. 

De esos animales puedo considorars(> 
c()mo ol más importante la morsa, quo on 
estos últimos cincuenla años lia sufrido una 
continua porsocuciou, tanto que la especie 
comienza á desaparecer ya, hasta el punto 
de no encontrarse ahora sino raras voces 
durante el verano ou lu costa oeste de 
Xueva Zembla, al sur del estrecho do Ma- 
totsclikiu. Al \i-;itar esta isla en lósanos 



m 



i 



' 



\v\\xi.ri 



is ahora, 
>to olili- 
in, o\yí\< 
WiYO^ del 
1 ya las 
s las (|ii(> 
■(^s ¡i ¡p á 




ol Spilz- 

ñdorarso 
. quo (MI 
Vido una 
i ospocio 
el pimío 
as veces 
losto (le 
^ de Ma- 
os años 



ISTó ¡I 1H7() y 1.*<7S. no enortntnimos ulli 
ni s¡i|uiera luio de (><t(is animales: pero en 
la costa este de \iieva /enihla y en al;^Mi- 
nos punios del mar de Kara se piieileii ca- 
zar lodavia muchas morsas; á principios de 
año liúllaso i,t,MUilnieiite. so;,'un ili.-eii, en- 
tre los ti^mpauos llotiinles de la costn oeste 
y más al sur. hacia la desemhocadura del 
l'elschora. aun(|ueel número de individnos 
cazados por los samoyedos en Clialiaroua 
panM'e ser mny escaso. Mn sus primeros 
viajes a estas ren'iones. \í)< lidlandeses vie- 
ron en camliio iiii ^'ran numere d»^ esos 
animales, annipu' no eran aipii entonces 
tan comunes como en la misma i'poca en 
el Spitzberg' y en la isja de los ()sos. 

Mn ol cuarto viaje de jvttdtan liiMiet á 
dicha isla, en Kiini, matáronse en seis ho- 
ras de siMecientas á ochocit>ntas morsas, y 
en ICidN cerca de mil imi siete horas. Las 
ipn^ so ahandoiiaron en las co-;tas a1raj(M'on 
tal núiuero de osos, (jue (mi lüOt» los tri- 
pulantes de un solo hu(|ue pudieron ma- 
tar cincuenta, hahii-ndose visto en un 
punto hasta diez y ocho de una vez. Ihi- 
lante el in\ ii'rno ipu^ un ea|»itan norueii'o 
pasii en la isla de los ( )sos lleí;'!) á matar 
hasta seiscientas setenta y siete morsas 
(1H2 I -"J ."■)): pero en la niisuui estación de 
isdo á lS(')(i. 'l'ohiesen no inati't en el mis- 
mo paraje más qui' una, y yo no he visto 
uiui^-uuo de estos animales en las dos oca- 
siones que visité dicha isla. Kn otro tiempo, 
cuando desaparecían los témpanos llotantes 
los pescadores eiu'ontrahau todos los añosa 
liiies del otoño muchas morsas en tierra. (') 
uiás hien mamulas de centíMiares do inili- 
viduos quo se hal)ian arrastrado hasta al- 
,iruua arenosa playa para pasar en ell;i días 
y semanas en un estado di> inmovilidad 
casi completa. Durante este reposo pareeíau 
enlrei;-adas á un profundo sueño, contán- 
dose sin oiuhari,M) ali,ainas. sei^un me ase- 
guraron los pescadores con quienes he ha- 
lijado sohre id particular, que viu'iiaiíaii 



ni. nn 

para advertir á sus eonipañoras cualquier 
pelii;-i'o. .">i se adii|ita1)an las dehidas pre- 
cauciones. (>s decir si los cazadores se acer- 
calian ala orilla, en dirección al sitio donde 
se h iluan reunido los animales, cuando el 
viento soplaha de tiei'ra. matando primero 
á lanzadas las ipu» estallan más pn'ixinias 
al ai^Mia. era ya fácil hacer lo mismo con 
las demás, pues lo^j cadáveres de sus com- 
pañeras im[)edianles licitar al lii|UÍdo ele- 
lUiMito. Ahora es sumamente difícil seme- 
jante caza, jtui's en los sitios más noinhrados 
por las muidlas morsas (jue antes se veiau 
alli a centenares no so encuentra lu),v dia 
ni una sola. 

Mn el mar hay tamhieii ciertos parados 
que esos serias tdi,::;en de proforoncia, y tiue 
los cazadores llaman con este motivo «liau- 
cos de morsas >: uno de ellos so halla en 
las inmediaciones de la isla de Mullen, si- 
tuada á los !S() ' hit. niu'te, en la costa nor1(> 
d(d Spilzher;;-, doud(> se mataron miles de 
individuos; y hay otro á los 7'J" ló' de la- 
titud norte. Junto á la costa do Palmal. MI 
híMdio de ([ue las morsas prelierau estos pa- 
rai;-es debe ser sin duda la circunstancia 
de eiu'ontrar aquí uu alimento abundante, 
no compuesto de aludas coiuo se ha dicdio 
c(Ui frec\uMu*¡a, sino de diversos moluscos 
vivos, parlicularuiente de la Mia truncatn 
y la S".firiirff rni/osa. Arrancan con tanta 
destroza de, la concha la parte carnosa de 
estos moluscos antes de comerlos, y los 
limpian tan bi(>n. que cuando se encuen- 
tra el contenido en el estóma^j^o de la mor- 
sa, parece un plato de ostras preparadas 
cuidadosamente. Sin duda se valdrán de 
sus largos colmillos para recoger su ali- 
mento, retirando la arena do los moluscos 
y anélidos que se hallan á cierta profun- 
didad (1). 

I) r.dniíii'ii'oso los instructivos informes do M.ilm- 
;iron. 011 liis pubiioncionos de la Roul Acadomia do 
lii'ni'ias, con les i'olalos do Soorosliy . .\rlic rogions,» 
l',diniliurj;o. 1S20, En ol graliado liohiiidL^s do princi- 



IM 

m 






p^ 






01 riBClXXAVIT, \rioX 

SoorosI)y dico quo oii o\ osti^niüiro (!.' niia 
íuorsa (Micniítro pedazos de lina toca JiAimi. 
Jiiiitaiiiciitc con aliTniMK iiciiiicfio-; crus- 
táceo.-;. 

Los colmillos más ^rraiidcsdc morsa i|U'' 
yo lu" visto fueron lusdiMín inaidiocomprado 
en el verano di' 1x7'.) imi la isla de San I,o- 
r(Mi/(), al norte d(d mar ile I{"lirim:: median 
H-J.") y H:U) milinietros de liiniritud. |ior •.'■J7 
y '^-i^i ou su mayor circuníeroucia. iie<aiido 




C'>IM1I.Ia;S PK MiilISVS. 

n. C.'liiiilln ili'l iiiiii'ho. I.ml.i e\|i'rhir. 
|i. Colmillo lid nuitlio. LnMo interior. <-. Colmillo 'le liomlirn. 

I 1,, 'IpI tamaño natural. 



Juntos fi,G80 gramos. Tambípu lio visto col- 
millos de hembra casi del mismo larL;'o. 
pero dilitMTu de los del ma<dio por teniM- 
una forma más esbelta. Aunque la i)arte 
o.vterior está siempre aixriel;. la. hállase de- 
bajo una capa de marlil d<d todo lisa, que 
á su vez encierra un Irucso central granu- 
jiento, semi transparente y graso.so. 

pios del siglo wii. '|ui> ro|irodui'¡mo.-i i'n ihio.-Iim oIum 
indiciisc líimiiiiMi ijiic hi? morsü.s se ¡ilmieiiliui do iim- 
lust'os. 



rri- .Asu V i:i niipA 

Cuando ol maclio onvejocn mucho se lo 

\e siempre solo, como un ermitaño. |iero 
fuera de este caxi \a con sus compañeros 
lie la mi<ma edad, formando considerables 
manada-;. I.ik bijmdos siguen largo tiempo 
á la madre, que los proteje con mucha so- 
licitud y afectuoso cariño, ('uamlo se la 
persigue, lo que antes procura es salvar s\i 
progi'iiie. auiuiue para idlo delia sacriticar 
■^u vida. La heml>ra con hijuelos suele ser 
siempre victima si se la w ib'sde un bote 
pescador, l'or grande ipi'-' si'a id alan con 
que á fuerza de golpvs y empujones trata 
de alejar su progi-nie. cuando no la oculta 
debajo de -lis remos anteriores. sumeigirMi- 
dola en el a:^'ua para ()ne no la \ean sus 
perse-aiidores. casi siempre se la cii:^'c y .se 
la mata. Ksla cacería es realmente cruel, 
peio el hombre no couoc > misericordia al- 
guna tratándose i|e (Jercer su industria. 

Las mor>as en general, y los m ichos so- 
lit arios en particular, duermen y descan- 
san en el agua, bien con la cabeza sobre la 
superlicie. ó ya .sumiugiéndola y dilatando 
sus pulmones de tal modo (jue hacen tintar 
el cuerpo, mostrando una parte del ilor.so 
sobre aquella ciKindo en el otoño desapare- 
cen los ti'nipaiios llotantes. Ksla última 
manera de dormir no j)arece posible y du- 
radera sino mientras que á la morsa le sea 
posible aguantar la respiración, lo cual po- 
drá hacer sin duda largo tienijxi. Si los tri- 
pulantes ib' una barca pescadora encuen- 
tran una morsa asi dorniitla. tlespií^rtanla 
desde luego gritando rnidosauKMile <>torii 
upP' (^levántate) antes de lanzarle el ar- 
pón, para evitar que en su espanto lle^-ue 
á perforar la emltarcacion con sus colmillos. 
Si se la dispara un tiro cuando está en el 
agua ó sobre un témpano, y no qin'd.i 
muerta en el acto, conservando fuerza para 
arnjarse al agua, se va á fondo y se pier 
de: y h(' aqui porqué se la caza exclusiva- 
menle con el arpón n la lanza. 

Kl arpón se compone de un fuerte ^-aii- 



I Mili I i> III 



05 



iñn. |M'rit 
miiafioros 
;i(l(>raliU's 
."•o liciiiiio 
iiiclia su- 
ido st> la 

salvar s\i 
saci'ilicar 

siu'lc ser 

' un liott» 
alan fú'A 
mes trata 
la iH-ulta 
iiacr^iiMi- 
Nt'aii sus 
ont^o y SI' 
i1(» cruiM, 
'(irdia al- 
histria. 
1 ichns sii- 
• ilt'scau- 
;a sohi'i' la 
(lilataiulii 
ciMi Ilutar 
ili'l (lorsu 
df'sapari' • 
i úlliuia 
il(' y du- 
rsa le sea 
) cual |t(i- 
Si liis tri- 

(MlCUiMl- 

licrtaiila 
iiti' '. tiii'ii 
•If (>1 ar- 
ito 11i'l;-ui' 

ColluiiliH. 

stá (MI rl 

no (Jllrd.! 

icrza para 

Sl> pilM- 

\('lus¡va- 
iM'tc i^an- 



clio di' liu'rro i'otí anzuiMo umv alilailo imi 



ii^j'i'i'iva iiiiiii'riIniiaMi' Iiai'cr 



Mii'i:-o contra 



dcli 



SU |tart<> más oxiorior. sujeto liJ.Taniciilf al >"ia morsa no arponada antes, por he- 
asta, y atado á iiiia de las extremidades rirse o nialars(> asi muclias veces alaiiimal 

sin resultado aliruno. Manil'estalian por este 
inol¡\o liallar^e niny irritados contra los 
\ lajeros. i|ne idu'unas \ec"s \eniaii al Spitz- 
lieri;' y i)ue t\i' i'ste modo cstropealian la 
ca/.a. Sin eiiilnir^'-o. no s(> puede ne^'ar ipin 
ellos mismos ni e>tos últimos tiempos, limi 
sei;aiiilo con iVeciiencia tan nial ejemplo, 
suponiendo muchos, ijue delie iniscarse en 
e-'to la causa de l;i nolahle disminución il(> 
niorsiis (MI los últimos años. Si se esialde- 
ciese un ciidiiT"! internacional pai'a la caza- 
pesca (MI (d mar jiolar. dehiíM'a pruhihirse 
ant(> todo hacer fueii'o contra las morsas 
(pie lio («stn\ iescn (davadas (mi el arpón, 

Las morsas, muy socialdes. se distiu- 
irmMi por su extr(Mnada cui'iosidad. rasu;o 
l'redoniiiiante de su caráctiM': he podido i'c- 
conocerlo asi en un liei'nioso ilia de V(M'ano 
(MI (d mirle, cuando r(MnaI>a en medio (h^ 
un con derahle húukm'o de estos animales, 
diseminados sohre t('ni|ianos Ilutantes (mi 
un mar s(M'(Mio y 1rani|uilo. Aiii'unas se- 
UMiiaii laniiliarmenle al lude ú lar^-a dis- 
tancia. prodnciiMido á v(H'es un u-ruñido; 
otras nadaban muy cerca de uitsoti'os. (mii- 
])inándosi> solin* (d airua para reconocer 
püíMiivs (M'an los intrusos: y muchas se oi)ri- 
miau de tal modo (M1 lo:- tiMiipauos do liielo 
(|ne los sunn'rjian hasta -A iMir'iiM mi(Mitras 
(|ne las (¡ne nadahan al n-iledor (jueriaii A 
toda costa oliteiuM" un sitio (mi (d t(Mn|ian() 
ocuiiado. aumiue (Mi las inmediaciones ha- 
lda otros (hd todo lihres. Cuando los caza- 
dores matan una li(Mnl)ra. smvvle á UKMiudo 
(pie c(\ir(Mi los liiju(dos vivos. ilom(\sticáu- 
dolos lu(\ü'() tacilnuMite: estos animales se 
encariñan muclio con su li'uardiaii, y (mi 
cuaíilo lo permiten sus dfdectuosos u'iedios 
de locomoción i>ara andar (Mi suelo seco, 
procuran sej^-uir :l los unirin(M'os (jue van 
y vienen solire cubierta, manileslaudo in- 
quietud cuando se les deja soloí. Sensible 



(le una (MKM'd.i (leli^'aila de \inas (hez hra- 
za<. lic(dia á iiKMiudo con piíd de nini<;i. 
l.aiMnM'da estú <ii¡eta ]ior su otro c;ilio al 
bote, y co'ocaila á proa (MiidadosanuMite (mi 
loriiia de esjiit'iil. Mocada lude de pesca 
li ly (li> ."> ;i jo de estos arpones con sus 
C(irre-|iondiiMi1es (Mierdas, ('liando jos ]ie<— 
(•adores ven una manada de niors;is. Jdeii 
sohre un hi(do llotanle. (• ya (Mi (d ai;na. 
pro Miran aciM'cars.' sihMiciosamente y con- 
tra (d \ ieiito á una di' ellas, lo siiliciente 
pai'a lanzarle el arpón. Si se aidei'ta el i^-ol- 
pi'. la morsii se sumerje al luinlo y procura 
liiei:ii nadar lo más posihh\ pero como 
con li (MKM'da e>lá sujeta al bote, liadear- 
rastrar á csti' consi^'o. Sus coiiipañ(MMs la 
si:^neii (Miriosas por conocer la causa de la 
alarma, una s('i;'unda morsa (jueda coiíada | 
luepi con (dro ariiou al iiote. y asi suce- ' 
<ivanieiite hasta ijue se utilizan todos los 
arjiones, Arrásti'ase (Mitonces (d bote ciui ¡ 
extraordinaria rapidez. |ior más (pie los 
remeros hapiu esfiKMVos para conteiuMde. 
Si todas las morsas síiimícii la misma di- 
reciMoü no hay realmente pelii^ro : pero 
(Miando una de ellas trata de tomar dis- '■ 
tinta direcíMon de la que lle\an sus com- 
pañeras de infortunio, es preciso cortarle 
la (MKM'da para (pie la hai'ca no zozobre, 
('liando las morsas estiin dest'alli (ddas por 
>us muidlos esfiiei'zos y la ])i'rdida de san- 
i:r<' comenzase á halar la (Mierda y todas 
los animales son izados á ]iroa de la liar- 
ca. donde se les da un u'idpe en la cabe- 
za con el asta de la lanza. ida\ándoles 
la luinta (M1 (d corazón si intenta d(M'en- 
derse. Desde (pie los cazadores han empe- 
zado á usar las (>scopetas (pie se cariran por 
la recámara, pretieren con frecuencia matar 
con bala mejor (|ue con la lanza la morsa 
clavada en el arpón. Los pescadores, por 
Ld contrario, consideraban antes como una 



^i" 



es (|ii(' 11(1 <(' |iil<'(l;i (•nii-('l'\;irlii> \ i\ ii> |;ii'_:'n 
1i('in|M). sil) iluda pdr mi ser iVicil piMpur- 
cioiiarlos o\ aliiiKMild ciiiiNciiicnti'. Sin mi- 
liar;^:". ''II Murni>a se lian rcciliido iiKir-a-; 
\¡\a<: el 'J'2 di' .liilin di' iNC.x. rl rapitan 
\\ iddi'li y I'!>ti'liaii |{i'lilii't. ruJiíTuii do-: 
liijucliw \ ¡\ (K. lili niaidin y una Iii'inl'ia: 
i'^ta iilliuia luui'iii aii1i'< t\(' lli'i;ai' á lii^ila- 
li'rra. jhtu o\ uiaclio pudo \i\ir diez sciiia- 
na»;: llrvadoá la curtí', uin-lrái'onli' al n'y 



n 



i. 'I 



F.N>i;ii' s iw: c.\/\-i rsi a. 

I llar;.un.— 'J I..iiwn I'.hm I i- innr^.K,— :1 S1>..I1cI, 
I ,. ill laiiKirj.' iiiitiir.'il. 



V ;i MiU(diu-< iiul)li's. llaniíiiiilu la aioui'inn 
]H\v üM IbriHa extraña y i:'i'an dncilidad. I ua 
uiorsa ¡Tivou iiuo cu ol año IN-JD fue condu- 
cida á San l'ctci'sliuriio inuri('i taiuliicii al 
poco tioiupo. <ir\icnd(i de asunto pai-a el 
célelire tratado de K. 1"",. Hiiers (|ue lleva 
por titulo íOIiservaciouos auotinuicas; y zoo- 
l(pL;-ica>: sobro la uiorsa. >> reproducido cu las 
Meuiorias de la Acaileniia Iiniierial de Cien- 
cias de .San Polerslnirg». 

Se caza la iiiursa para utilizar su jiiel. la 
urraca v el aceite: el precio de un iiuliví- 



i'Kt. \>.i\ Y n ii(ii>\. 

duii adulto en TiouvA. en ImIn. era de 
ocjieiita cornna'í 'iiiiasciouto diez poetas); 
pero cii iN/I liajii a cuarenta y odio. Su 
carne es dura y irra^o^a. de modo (|ue sido 
en caso de necesidad la coiiien los pescado- 
res. piM'o puedo aseirurar. por mi propia 
e\pericnc¡a. ijue la Icniíua. coinparati\a- 
iiienle pei|U''ña. tiene muy Inien salior. 

I,os es(|uimali's coiisideían la caiaie como 
un l>ucado i'Miuisito. 

Mllcjio antes d,.¡,is 1iiMll|ios histdl'ici'S. |;i 

liior-a lia >iJo -¡n diid.i para los lialiitaiiles 
del polo olijelí) de una activa caza: piro 
Sido en la expedición de ()tter al Norte se 
halda de la espc-ie por primera vez. dedu- 
ciéndose del relato i|ue se cazaba entonces 
en la costa norte de Kscaiidinav ia. lisio 
parece ser invorosimil. tanto más cuanto 
(|Ui' aun en nuestros días se lij lia en las 
costas de Norueira al^'iina (lue . .ra morsa. 
matándose al;ruuos individuos todos los 
años iVente áSuatoinos. en la peninsula de 
Kola. Kn el conocido escrito norueiru que 
1 lle\a por titulo ■ Konuiii:-ss Kiii.'",L;"sja> (Ks- 
' pejo del rey\ el cual data de lini's del si- 
llín MI. s,> descfili(> 1111 animal semejante á 
la foca (ly. con la única dii'erencia de iine 
además de varios pequeños dientes tiene dos 
^^•raiides colmillos en la mandiliula supe- 
¡)ior. A esta descripción, en la cual uo se 
exairera nada, siguieron en la Edad media 
otrns relatos con más ii mi''nos absurdos 
sobre el aspecto del animal y la manera de 
cazarlo. Alberto Mairuus dice l'JSO)("j) ijue 
]iara copM' la morsa basta corlar un peda- 
zo de su pi(d. cuando el animal duerme 
(•nitrado de los colmillos en a!i;-una liendi- 



I; Mil el año ISriS vi un:i foi':i ilo ImrLins ('(in los 
lili iilc's ili's^asliidos [Kir la oilad, y lii í|up por su i>oloi' 
i(.|ii |iari1u¡-co se iiaroc'ia lia-ilaiile ú la niiii>a ililiricn- 
ild poi-o di! Oíla fii i'Uíinln al larnaño. 

'2] Allierlus Ma,:;iius, ¡>r (ininitilihua. MíHiliia I 1711 
Lili. ¿'f. Ui'l niisiiiii modo ?<■ liare lanihii'ii una il('scii|i- 
eion de la ]ieíoa de la nioi-ía lia.--imilola íolirela vci'da- 
ile.'ii experieiieia. y ron la iii'erlada (iliservai'ioii de 
i|U<.' lo csorilo poi- los niUiguos sobre e;te jiaiticulur. no 
está conforme con la experiencia. 



( 



i'l 



ci 



L 



. <M'¡1 di' 
])i'S('l!i>i); 
iclio. Su 
(|U(' sillo 
|ii>s(';i(ln- 
i¡ |iro|ii;i 
);ir;i1i\;i- 
;;iliiir. 
riii' i'imio 

(iriciK. l;i 
;iliit;in1i's 
I/.. i: )ii'l'n 

Nnrli' SI' 
'/.. (Iciln- 

i'iiloiiccs 
\i;i. I'!s1(i 

S Cllülllll 

l;i i-ii las 
ra iiioi'sa. 

IdllllS |(IS 

liiisula ili' 
uop) qiii' 
^•sja.. vKs- 

!'S (ll'l si- 

iiii'Jaiilc á 

:a di' (pii' 

liiMii' dos 

la supe- 

lal no so 

ad niodia 

alisunlos 

liaiiora do 

);,:>) i|uo 

|ni [loda- 

ihioruio 

la hoiidi- 



.■IS l'dll lOíí 

|)i' ^ü i'olor 
l>i\ (lllil'icll- 

iiiliiii I IT'.I 
lii.'i (Icscri))- 
II vcnl.i- 

[iV.IClClII lll' 

rlii.'ukir. no 



rArlTfin tit. " 

dura (lo las roras, alarlo á \\\r.\ cnonla. su- | notalilo animal, asiinlo do tantas fálmlas. 

iTolando la otra oxlronudad do osta á una ¡ jtoosla ó|iooa ilala ol diluijo sacado dol 

oslara (^ á ;: árliol. y dosportarlo dos- ¡ natural (|Uo ai|ui rojiroduciinos. 
pups !'i jiodradas. |»o oslo modo, haciondo Tamldon dolionios dar á conooop otra 

osfuorzns para huir, la \ iciinia doja su piol partioularidad i\o las morsas, y os quo la 
V muoro pronto. (• os arrojada nioriliunda pi<'l, sidiro todo on la úo las liomliras vio- 
on la playa. (Ilaus dico adoniás (|uo ol Jas. ostá con iVocuoncia cuiíiorta do hori- 

cuor])!) do la morsa ¡'i caiisa do su rosiston- ; das y rasixiiños. inio lauto puodon prove- 
cía os muy projiia para lo\antar irrandos nir Ac las ludias ,\o ostos animales como 
posos, y que siempre se encuentran indi- i\>' su costumiiro do rascarse contra puntas 




l'i:si A un I, A MciioA. 

Sffllll Ol.AlS MAí.MS (IW^'. 



viiluos (lo la especie de venta en Koln. 
donde tal vez so utilizan para la construc- 
ción de la catedral. Olaus Ma,i;iius repito 
estos V otros errores semeiautes sohre el 
aspecto (le las morsas y sus costumlircs, 
di'sprendii'ndose del ^M'aliado que diii su 
ojiiniou acerca del animal. 

Ku agosto de ló'.M!. al año si,y;nieute do 
publicarse la ob.a de Ulans ^Ia¿ínus, un 
europeo vio por primera vez verdaderas 
morsas queal;^unos cazadores rusos lialiiaii 
Hiuortü en la isla Waigatscli. Aunque no 
se hizo descripción alguna del animal, to- 
dos cuantos tomaron parto en las exi)edi- 
cioncs de los ingleses y holandeses al Nor- 
deste pudieron ver miles do morsas y 
entonces fué cuando ^e conoció bien este 

Tomo II, 



do hielo, ó hion de alguna enfermedad cu- 
tánea. Lo mismo olisorví) 11. W. Klliotten 
las morsas del mar de Hehring: y i)areco 
(|Uo estos animales se hallan también aco- 
sados por los piojos, los cuales no se hallan 
en ninguna especie de loca, pero este ani- 
mal, en camliio, tiene en el estíjnutgo in- 
numerables gusanos intestinales que nunca 
se hallan en el de la morsa. 

Por lo que hace ;l las demás especies que 
se cazan en el mar glacial, sen; muy bre- 
ve, i)or cuanto so conocen ya bien y apenas 
tengo alguna observación que hacer. 

Kn Nueva Zembla hay tres especies de 
locas: la])rimeraes lado barbas [l'liora btif' 
bat/i, Fabre), bastante común hasta en las 
costas del Spitzberg, aunque nunca se la vó 



w*?^ 



M 



I iiK I \\ \M i.M iii\ i'i I >»i \ V 11 ni'i'\. 



jiMi' ;;raiiil(N liiniinilii-. I,;i t';i/;i de c^ti' .ini- 
nuil 1'^ til U\:\^ illlpiii't.'iiiti' (MI iMliilitii ;'i l(i> 
Incidid»! di' i'stiH iiiarc-!. iii;i1iiiidii-i(> ¡iiniiil- 
liii'iiti'. üiiii i'ii lit :ic1ii;ilid;id. iiiili<>: di< in- 
dividuos. I,n-! cn/lldíiriw \a< MMldi'll M llK 

!iriii!id(ir(>s á rii/ou di- \riii1i' ;'i M'iiilcy 
ciiH'd coronas, 

Lu loca ¿,'roonland('sa {^ji/iom iji'ücnltt/i- 



tiordds ijiic nu <(' lian ndu aun. VMix ani- 
males lli«\ ado-i de su curiosidad recorren a 
\eces lai';.''as distancias si;;uieiido lu estela 
de los liiii|ues. cu cuvo caso se pueden ma- 
tar lacilnieiite a 1irn>. A nieniidd esl.án tan 
;;ordas (|ui' iin se suiiicri;cn coiuo las dns 
especies antes escritas, cuando de un bala- 
zo (|iiedaii muertas en el ayuu. 







!>>-v- / J ^1 . ! . .^■^•'■.; m^ -TT^- 




■•i I 



La muiisa iikmuha cun chía 

Antit'iir' (fraJiH'Jo liolnnd ■>. ll 



ch'c/i. Mullcr). (pie es |;i sci;iin(la especie, 
produce taiiiliien muy liiieiios henolicios y 
ahiinda eiilre los hielos llotaiiles did mar 
do Murmansk y (d de Kara. 

La tercera i^spec¡(> i^s la loca ;jfris {¡iliocii 
/i¡s¡)iili/. \']v\\.). laniliiiMi muy común en 
la costa, por lo re^iailar se la V('' echada 
junto ú su ^;;uarida sobre los liifdos de los 



|i) F,.sI(';;imIi.\i1(1 se Inmi'i 'li' un l'm'siinil li'.'clio pur- 
F. iloiii'i) Miilii'i' Hi! hi nliiM ■■ L)osPi'i|pli() el (li'üiii'iilio 
l;l'Oirr.lplli(^■l doloi'tionis iVoli ctc^ .\mslt'rü(lim¡ Kllit. 
de HessL'l Guerritz. Ksli- mismo í;imIjiiiÍo se coprodii- 
(H' con colores en ül:ivii .\lliis m:i¡or, Piírle I.' Km,"), 
biijo el titulo: Ad eiruin 'Irlincatum ah HvsscloG A.y 



MI cisl()ibro moñudo /cts/ófon/ cfislala, 
Kr.rl) (?s una ospecie nunca vista en Xuovu 
Zembla, seiiain dicen los cazadores; pero 
did)e abundar (Mitrf! los liiidos al O, S, O, del 
cabo sur (l(d Spitzberg'. Mn nuestros repe- 
tidos siajes al mar íj,dacial sedo una vez 
hemos visto el cistt'jforo moñudo, ó mejor 
dicho, un hijuelo ^ue en ISÓS se mató ou 
las inmediaciones de la isla de los Osos, 

Kntre los bal(''nidos liiíura el narval, no- 
table por su lariío diente, que partiendo de 
la mandíbula superior parece la continua- 
ción del cuerpo: ahora escasea tanto en las 
costas de Nueva Zembla, que lo.^ poscado- 






íArlT! 



\s\iX illll- 

ccorrcii !i 

1¡1 f>slflil 

lodcii iiia- 
osli'in tiiii 

' un liiihi- 



rps no lo voii iiiiiica: poro sp;:uii ^^'it^lMl 
no (leja lio liiiltiT cu la isla do lltiitcu, 
paos so !iau hallado á veces. 







Pllll Jii I M'iiM s mi: t.\ >|ii|l>\. 



La ballona l)lau('a ó ■■:liclugan>; Dcl¡thi- 



ill Kl fri'iiliM(1o csl,'! Inin.iclo di' iiM.i lii'si^riiM'imí do 

M.iji' jii|ioii('Mi mMinifi'i'iiii iN" iiiio dn l.i col inii 

i|Ui' li'iíjc). Si';;uri i'iihiumíimi'Íoii de un ii^jrcgiido i\ l.i 
i'iimisiuii jiipoiii'sii i|iii' luí' {\ l'lsloriilmo en rl (ilnfio 
Hi'l liño IHSi), ol liliro se liluln h'mi-ktii i /un ■]{o- 
Intü do un iioliiblo viiiji' ni iiiiiri'> li'jiiiios. - I''! m.i- 
iiiisci'ito, i'n fuiíli'o lomos, luT' csctíIo i'I ¡imo |S:io. Si' 
dirf iMl l\ illtl'oHur'i'i'iii i|UO i'uiilidn íiIl'UIIu.-í iii|iotii'scs, 
i'ii Jl ili' iiovii'iiilirc do I7!i:{ ','!• so dii'iji.iii i'i .li'»c) onii 
un i'iUVMiiioiilo do .•irrn/.. di'.-<v¡i'ilo.s do su rimilio uii.i 
temposliid, y nnduvioron íjii'^o tiompo orrnnlos por 
los mnres liiistii ((uc ilojriii'oii. á ¡iiini'ipios do juiíiu dol 
nño s¡;;u¡orilo á iili;uiins do Ins isliis idóutieiis i|UO i'c- 
rirnlornoiilo liMÍiiiiii sido loiniidüs por los rusos. l*"r- 
iihinoi'loi'oii iilli dio/, Ino.•^os y rojii'i'sr.roii (t OolioUl» 
un ím'io dospuos. h ulliinos do junio. Kri o! oloño di'l si- 
miionlo :iMo l'uoron ii IrkuNN. doiidr, liioii li'aliidu> por 
|n> rusos pi'i'in.Mioi'ioroii ilurnnlo .S iiños. Do .illi miir- 
rliiiron 11 S:ii\ l'oli'r.slpurL'o. dondo el cinporiidor' los 
ronocdií') iiudiiMioiíi, d.iiidosoli's pioles y o.Mjui.-ilos 
ni.iiijiiros. Por úlliiuo. >o losonvii) por mar, piís.indo ol 
liiliodo Hornos, ni .liipon oon uno do los liuipios dol Cn- 
|iil.iM Krusonrriorn. So lii/o <'nlrof;.i do' ollo.> on \.\ pri 
inii\ora dol año ISlI.'i :\ la .-auloi'idados ¡aponi'.-,asdo Na- 
f;asaKi dospuos do lialioi- o.lado Tiior.! do su palriaunos 
liiro años. Oosdo Naj.'asaki so los oondujo ;i Joddo 
dundo IVoron in(orro;4ados. Uno liaoia las pro^runlas, 
dIi'o cscriliia la oontostaoion, y un lorooro diliujalri lo 
inás nolnlilo do los uoonloi'iniicntos: y después so los 
onviij li su pueblo nalal. Se dice iidenuis en la inlro- 
iluiiion, i|ue los náulVa^os eran ifrnoraiili'.s marine- 
ros, losquc por lo fíonoral pi'ost.ni pooaalonra.n prooi- 
fciiinonlo á las cosas más ini|)orl.intos. .Xoonsi'jaso píu' 
lo lanío no dar completo crédito á sus rt'lalos ni á los 
lüliujosdol liliro, los cuajos están comprendidos en ol 
ciiiirlo lomo, do unas Klll páirinas. Ms particular i|UO la 
jiriinora circunnavegación rusa del glolio, yol pi'imor 
vi 'je de los japoneses al rededor dol mundo tuviesen 
lupr en lu misma época. 



1.0 III. M 

)i '¡itenis Ifxrn.s pnlh's). 1) de i;,'ual ta- 
iiiai'iiM|uo (>| narval, so halla junto á las 
ciwlas del Spit/.iicr;,' y Nuo\a Zoinida, par- 
ticulaniK'iili' en los .sitio.<< dondo dosciuho- 
oan oiirriciitcs de a;.'ua diilco. Anto.s so 
(Miyiaoon un arpón ospccial llainado,v^r>//t'/, 
poro ahora .«o oniploan unas ^rrandcs redes 
suinanionte siilidas. la cuales .se colocan 
iVciitc ;i la costa, en los sjtids (|iic el animal 
sili'le rrociienlai , 

Solaiuonli los l)Ui|uos ijiio salieron do 
Tronisn en 1H71, ¡iño on quo la posea pro- 
dujo lus mayores hcnolleios, se corrieron dos 
mil cielito sesenta y siete de esos dcltináp- 
teros. cuyo precio ora enloiices de cin- 
cuenta y una coronas por ( aheza. 

Sin eniliariro. esta pesca es muy inse- 
fjura: unas veces reporta piíi^'íios hene- 
lleios, como en la primavera 'do ISKO, en 
la cual un capitán, ai)enas lle:,'ado al ;,'ol- 
tb do Maplalona, coixió en un dia con 
la red trescientos de estos animales. L'na 
ve/ muertos, no si)Io se utiliza la fjrasa y 
la i)iel, sim'i tamliion ol cuerpo, (¡uo se 
conduce á las fáhricas de ;j:uano del norto 
de Norue^-a si se puede obtener un tras- 
porte ecoiKunico. .\iiii d(>spues de haber es- 
lado los cadáver(<s tendidos en las playas 
del Spilzberii" se pueden embarcar sin irran 
iiiconvoniente, lo cual deniuostra hasta la 
evidencia que la descom})osicion on las re- 
ííiones polares se eleclúa c()n extreuuKla 
lentitud. 

("on su color blanco lechoso, verdadera- 
mente deslumbrador, sin la menor mancha, 
arru^'a ú ras^mño, la ballena blanca es uu 
animal ma^niilico cuando alcanza todo su 
de.sarrollo: en su Juventud no es blanca, 
sino de un tinte ^tís pardusco. En el 
Spitzberg,', los noruo^'os, los rusos y los 
samoyedos de Chabarowa se apoderan de 
este animal con red. Anti¿,'namente, según 



(ll Para ovilar conlusiones uso e.-íto nomliri' y n» 
el do 'pez lilanco>, i|ue si bien mas común os im- 
propio. 



T 



9P 



lOC cinri'NNAVROArioN PIL aria y RtnopA 

jmróce, sa coí^íuii iuucIiom »m) la (l»>M(Mnl)o- i y si mal no rccuorilo, no «"c ónooiiiró iiiAs 
oaduru dol JonistM, li Jii/;;iir por el in- (|ii(' \iiia en los mares alrcdoilor de Nui'va 
motíso núiuoru do vOrtebras <ju« se hallan ¡ /.ciiilila, (Uirauto mis dos v¡iy(!s uuteriuros 







I'IM \ IIAIIIII |l.\ . 

I'luii'ii liinlmlii 



Pii las vivioiidas, ahora dcsicM'las do a(|ue- 
Ihis rof,'iones. 

Eü las costas norto dd Spitzbori;'. y f^i 



al Jonisoi. Es tan raro ver ostos animales 
en la parto iiorlc; de la isla, quo un pesca- 
dor mo dijo, cumo (juien habla do un acón- 



:il 




l"'i (:\ iiisi A. 
I'liiicn hispiíla. Kiixi.), 



fü: 



la península de Tainiur, so ven f^randos 
manadas de estos dellini'ipteros. 

Muy pocas veces se hallan cerca do 
Nueva Zembla otras especies de balenóp- 
tóros: en nuestra última travesía de Tronisij 
POlameiíte se vieron dos pcqucfias ballenas, 



tocimiento extraordinario, que á fines de 
julio do 1S();J, hallándose en la parte oeste 
del estrocho de ^latotschUin, había visto 
cerca de tierra alg'unas ballenas de dos espe- 
cies, una de ollas do dorso liso, y la otra con 
una especie de protuberancia en estaparte. 



i. 



espirito III. 



ini 



Nufvu 
toriorea 



Pardeo muy 8¡iií;ular qun lii Imllomi con- 
liiiúo siniido tan cniíiun fii la«* cdstas ilc 
Nürup;;a. ¡i i»i'sar .l<i la activa pescado (|ii() 
es oliji'd) liacc mil aúos, mientras (|Uft sido 
¡lop casuuliilad se oiicJiítMitra al este del iii;ir 
Blanco, «xccptuandu, m» nlislaiitc. la cs- 
jiocio lilaiica. lia pesen de estos cetáceos, 
(|Ue en ^'raii escala se praeticaha en la costn 
oeste del Spitziicri;' no se etectiio por lo 
mismo tan act¡\anii'ntü en las iniín'diacio- 
nes de Nue\a /enilda. Ksos iVaí^'nientos del 
esternón de liallenas, iiue i-n tan inmenso 
iinmero se encnentran en las playas del 
Spit/.lier^' y en las del estrecjiode lieliriiii; 
no se hallan . se;j;iin yomismo he obstM'vado. 



\\u cnlotazn rnntrn nuestro bmiuo. l.lann^ 
á la tripnlacion sohrr' culiierta, y como 
todos comen/.a>eii n ;:'ritar, la hallena sd 
alejó (It? nosotros nadando. Ka parte (pie de 
ella se voia solire la snperílcie d(d au'ua 
asemejábase á una liarea, y cuando se sii- 
meriíio prodn/pi tal estrf-pito. (¡ne nos liu- 
Itiera a-ouilirailo nnudio ¡i no conocer la 
causa. A l>ios j;racias nos \inio> lilire.s del 
luónstrno sin percance al;.'n:M(..> 

('liando Ale.iaiidro el (Irande fué con la 
escuadra de N'earco desde i'\ Indo al mar 
Kojo. una lialleiia inrumlii' tul ,'-|ianto i|ue 
¡I lluras penas consi;;uÍo el ca|i¡1aii resta- 
lih'cer el (irilen entre los iiteinorizados ti'i- 



animales 

un pesca- 

uu acou- 




l)i:i r IN.U'Tlini) IILANllo. 
|ii'l|iliina[jtt'rii.>. li.'iii'a> I'ai.i.axi.— Segiin ililiiiju ilc A. W. yi I-Nneumedí. IInOí. 



fines de 
jirte oeste 
jia visto 
I dos es pe- 
jotra con 
Ita parte. 



ni en las orillas de Nueva Zenil)la ni en 
las costas del mar de Kara, ni en nin;4'uno 
do los parajes de la cosía norte de Siheria, 
entre el Jenisei y el Lena. IjOs sacrificios 
(juo tan inntilinento se hicieron durante 
tan lar^'o tiempo ¡¡ara Ileyar por est(> ca- 
mino i'i la China compensáronse en parte 
por los beneficios de una productiva i)(>scu 
de liallenas. 

Ka los primeros viajes ú estas re^'iones 
considerábase como un acontecimiento ex- 
traordinario y peliy:roso el encuentro con 
una ballena, según so desprendo del si- 
;íuiente párrafo del relato de Esteban 
Marrough en el afio I.")!)."), «El dia de San 
Jaime, dice, vimos tan cerca de nosotros 
una ballena, que bien huhióramos podido 
clavarle una espada, pero nos guardamos 
de hacerlo por temor do que descargase 



l)ulante-', y hacer que los remeros avanza- 
sen hacia el sitio donde el cetáceo lauzaluí 
dos chorros de agua, [)roduciendo como un 
remolino á su alrededor. IV'ro como toda la 
tripulación comenzara entonces á gritar, 
descargando gidi^rs con los remos en el 
aiTua V tocando las bocinas. (\spanti'»se lo 
([uc er;i para los macedouios \in monstruo 
terrible. De esto jiodemos deducir que en 
tiemí») de Alejandro escaseaba la ballena 
grande en los nnires qm» rodean á (í recia 
asi como los (|ue bañaban las costas de In- 
glaterra en tiempo de Ihirrongb. 

Algunos afios d(>spm^s, en cambio, cuando 
los pe.-cadores holandeses é ingleses veían 
una ballena cerca del Spitzberg, toda la 
gente rebosaba de alegría, y los hombres 
se precipitaban en los botes contra el ibrmi- 
dable cetáceo que tanto valía. Con tan buen 



íl I 



I li 



toi 



c»m.ti»J«*vruvio» pn .\*i\ v rinnp*. 



Invito so cff'cturt p^tii píMfn, qnn ío;»\ui ho ' on\n]m\hHU\ii7.\\\(fí((liii'nnj)ffrfi .si'hbb'tlih'í, 

(liclin autos, lii liiilliMiii liori'iil [hiili'tm (íriiy), (|ii»' ¡mi nnim mis (•(mií.''^iiop»'s, |n'r- 

itii/slíri'tii^), ciivii caiitiiru |»ni|i(irciiiiialia si^'iic con alan ii lus peces pei|neñiis <juo lo 

(lonpacinn A contonaroH ilo lini|nos y miles NÍrvon do itliniontn, hasta las niisnntN cohIum 

lie personas, se ha e\tinyni(|o ya casi euní- ile Nonio^xa, ilondo oiioalla al;;niia« vocoí y 

plelanieiito on el Spif/.liery;. I')n nnostras vionoá ser asi iVicil prosa del linmhro. lii 

repetidas o\podioi(Mios a oslas a^'nas, siilo poz espada (O/va ////^//(//oy) fué oo;rido liaoo 

nna vo/. ol '¿:\ do Jnnio do [.stil, \i- aly:nnos años on oí n-iisino inierlo de Troin- 

nins lina do oslas liallenas onlre los hielm sA: ostahii casi asllxjado jior liaKcr (|Uorido 

ílotaiites. fronte a la costa del Spit/.liory:. á tray:ar nn oidor <|ni' lloui» al osota;.'o, no 

los 7N' lat. N. ('(iiiinla iiallona lioroal no como di' coNtiimlire. os decir do calioza, 

oscasoa mindio on otras partos del ir.ar sino al cmilrario. Las plumas nuidas im- 

LTlaoial. y no so la ha porso¡,'iiido hüceciia- pidiermí la de;,''lnoioii. y e| a\o iniodi'i su- 

reiita ocinciienta aim-^ i'ii el Spil/lior;,'. osle Jela en la ;rar, anta de hi orea. A jn/;,'ap 



iioidio nos doninoslra cuan difioil os atraer 
i\i^ nuovo una especie animal á los par.iiros 



por los dososporailos 



altos 



(\i> (>sta nltiniii 



y sus inútiles esfuerzos, deliia sufrir un 

(hí dondo so la ahuyento por la perseciicÍMii. \erdadei'o tormento. (|Uo auuioiilii natural- 

I.a lialleiia i|ue e| capitán S\eiid l''nyn mente cuando ios ¡inli;,'onaH, aprovechando 

cny;|«^ cerca de las costas de i''iniiiai'ca cor- laii Imena ocasimi. arponaron a la \ictiiiiii 

responde a una es|iec¡e ih'l lodo distinla : lia-ta su iiiucrte. 



CAPITULO IV. 



(íi'ltfi'n ili' \'i'< iii>tnliri'4 Jiijror Sclmi- ■ y iHiir tli> KniM. — Iti'nln-i |i iim i'I pino ilc |ip> liuijuí'^ |icii' i\ Jujrur-Scliiir. 

l.iiit . iniinliM* m\* nUn^* ■ ili> \i\ linrrii — l.i iMiIrncln ilcl iiimi' di- Kurn — Su» iiIrcilnldiT!».— Kl liido ilcl iiilc- 

lior ili' Niit'v.i ' iiilil'i. — Kni'mhi'/. ili' lii* voi'i|iii|i'i'iiH inniiiiinii» de liii'li» i'ii ciiTloH |Miiitii< ili'l M.ii' l'iiliir — \.n 
nniiii'iiliv.ii en I'I miiiMli' Knni — Aiiimili'», |ilMiiln«, y roi'iniM'iimi'!* iiicli'ilii'ii!* cii Ik.» |ijimIiiii<h.— I'Ai'ui'síihi |)I)itI 
tiiiii'ili' Kiiri),— Intliii'iii'ii ili'l liii'lii iMM'l r'iinli) ili'l iniii'.— I''.l iijjuíi iluli'n,— Ldh duitoniiWri'nit rii el lucio ili>l 
innr — I.li'};iiil.i n IVhtIo |)iik-.iiii — l.i miI.i hiiíiimI i'm i-I mi^iiin. — I.os linlillniiti'-' y Imh \ívíi'iiiIm-í cii I.i ilrncin- 
lioi'iuluní ili'l Ji'iiisci — 1,11 llora i'ii Pinilo il' DicU^oii, — I,oh itiM'i'loliriuluti.— Kxcui'bÍuii ú Hl'II-UjíIioco — 
Jillrnill, — I.'i ilivcriiailii de Nllllimrliti-. i'ii |.i i-lii ili' Hi'iochou ski. 



I 

i 



Mil l;i Iriivcsíii !'i lii ¡slii (le Wiiiü'iiJscli 
ciii'diitrr- la .. l.ciiii . (|ii(' st'ild (Mitdiiccs s(> 
(lin';;iii al plinto do n'iiiiioii coiivciiiilo. I)i 
á su '.'aiiitaii iirdcii de aiiídar sin iii-rdida 
(lotioiniM) cerca de ( 'liaharowa, hacer pni- 
visioii de carliíin del h.rjn'css y [)re|iai'ar- 
se á continuar ol viaje con las otras ein- 
liarcacit)nes tan hie;4'o conio yo re^^resára 
de uii <'\ciirsio!i. V,u la tarde did :{] de Ju- 
lio rei,'rest'! ú liordo dfd \'>\'/", muy alei:'re 
y satistedio de lo (lue Iialiia visto y reco- 
liido en mi o.\i»e(lici(jii á la isla d<i W'ai- 
i4iitsch. La. Le lia, sin emhar^'n, no estaba 
aun del todo preparada, por lo cual apla- 
zamos la salida hasta la mañana del 1 ." do 
ULTOsto. Kntoncos todos los buquf^s levaron 
luicLis, entrando á vela ó á vapor en ol es- 
trecho de ^\"ui,i,'atsch, ó Ju¿,'or-Schar, en 
dirección al mar del Kara. 

El nombre de Jiujor-Scltur no figura 
cu los relatos de viajes ni en los mapas más 
antiguos, poro ya en 101 1 se lo cita en un 



inlormí' solire la •. ia comercial do los ru- 
sos entre ' i'ei liorsknie /anoros v Mon- 
pt/ei." iiilormí' adjunto á la carta de Ui- 
cardo Finch á Sir Thoinas Smith {Pinr/ztis, 
III, '>■>:>). l'l^te ti'rniino fonia su origen 
sin duda del antiguo noinlire d(> Jugarla 
en la partt» del ])ais situaila al sur del os- 
li'oidio, y este reciltii» el suyo, según so 
consigna ( por ejemplo en el mapa (|U0 
acompaña álaolira th^ Herhorstoin), de los 
húngaros (|uo derivan su origen do estas 
regiónos. Los jjrimeros navegantes holan- 
deses al polo norte Uamahan al estrecho 
Wdt'i/alsrli-Stind ó Frotum Ndsmvíctmi. 
Los geógrafos modernos tamhieu le dieron 
ol nombre do J'ct-Sioíd, pero no os exac- 
to, porque Peí no ha i)asado por aquí. 

Al principio no había una designación 
particular para la 1)ahia situada entro la 
península de Taimur y Nueva Zembla, poro 
el nombre de «Hahía de Carska>> (Ikhía de 
Kara) se consigna ya en las observaciones 



i t 



R^5P 



m 

I!' '! 



lOi rittc I N'\.\vr:(. ACIÓN 

quo sobro o\ viiijo iil nnrdfslo (^ii lóS I ex- 
puso ¡'i líi ('()iii|)iirii;i (le Müscow su rci^'iMilc 
cu ,jf'l(>. \n\ iio .Miirsli (^l'iirc/nis. I//. 
ó'O.'iy Al prinri]t¡o. sin (Muhiiryo. cslc i.nui- 
lire sólo so i'.süliii ]);ir;i hi oiiscnMilü do l;i i\i'- 
souilio('iiilui';i (lol rio Kaní: jtoro ¡loco ;i poco 
so Inuisllriii ;'i lodo el laiir siluiído al rede- 
dor i]n la haliia, cuyo nombro sauíoyodo 
más anH^Mio. orig'inario lambicu do un río, 
fuó. soi.'uu diciMi. Noroiuskoo, ioruia al^jo 
rusiticada (véase Pinr/ins. III . SO'), y 
\\'isson. pá^'. 917). En adclanle dosin'uaró 
siempre hajo oí nombre de «mar de I\ara'> 



biiui la cxlonsion li(|ui(la que 



d(>sdi 



latitud norte se extiende entre el cabo 
Tscbeljuskin y la punía norte de Nueva 
/ombla moridioualmonle liácia la cosía sep- 
tentrional d(^ l'lurojia y Asia. 

Kl capitán l'alauíler da las sic>'uientes ro- 
blas para el viaje en buques de vola por el 
estrocbo situado entro la isla de W'aiü'atscli 
V el continente: 

«■('omo el (^st roclio de .Inií'or no se divisa 
do^de el mar lacilmonfe á lar^'a distancia, 
0-; preciso, al acercarse, hacer buenas ob- 
servaciones ]ior el sol. si esto es posible, 
continuando la marcha con arrcg'lo á ollas 
hacia el centro del estrecho, y mejor de 
X. O. A la distancia (ie :i ó I millas mari- 
r.as in^-losas de la tierra el estrecho se dis- 
linixuc con facilidad, y entonces ya no se 
ha de olisorvar más. p(M'o es preciso dete- 
nerse, al entrar, en medio del ai^'ua nave- 
yablo. 

»Para anclar cerca del pueblo de los sa- 
lUí/Vedos so ha do estar á una milla ini;'losa 
])oco más ó menos do la tierra, teniendo 
esta á estribor, v dirii^irso ;'i N. O. hasta 
que se vean las chozas do los samoyedos; 
entonces se vira un j)oco do bordo para ale 
jarse algún tanto do la iglesia. A los gran- 
des buques no les conviene acercarse h 
tierra por aguas de menos profundidad que 
la de 8 ó 9 brazas, porque esta disminuye 
de repente hasta 3 ó 4. 



PI-I. ASIA V rillOI'V. 

»l)esdo el pueblo de los .«lamoycdos so 
loma el rumbo diroctamonte liácia la punta 
sur oriental de la isla de Waigatsch (Su- 
clioi Nos) por la cual debe pasarse á ¡a dis- 
tancia de media milla inglesa. Al sudoes- 
t(% muy cerca de esta punta de tierra, hay 
una gran extensión liquida de poca pro- 
fundidad, do la cual es preciso guardarse. 

! »l)esde dicha punta de tierra el buque 
so dirige por el N. N. E. ou la dirección 
del mar hacia el do Kara: en este trayec- 
to se tendrán en el espacio de inedia milla 
inglesa dos extensiones de poca profundi- 
dad á estribor y dos á babor. 

»Iia profundidad os por lo general de 
lo brazas, y en ningún punto del agua 
navegable baja de 9. 

>■>¥.] Jugor Schar puede sor franqueado, 
en su consecuencia, por las embarcaciones 
(b^ quilla más alta Al pasar por el estre- 
cho so ha de vigilar bien desde el palo 

, mayor, pues asi es fácil ver los sitios poco 
profundos cuando no hay «bruma.» 

En los relatos más antiguos se habla 
mucho do altas montañas cubiertas de hie- 
lo y nievo (|U0 debían estar situadas cerca 
del estrecho, entre la isla de AN'aigatsch y 
el continente; también se dice que aquí 

! podrían verse las montañas más elevadas 

I de la suporíicio de nuestro globo, cuyas 
cimas se hallaban á una altura de lOü le- 
guas alemanas (1). Los habitantes de la 
Kusia se])tontrional suponían que la glori'i 

i de tener las montañas más altas de la tier- 
ra se debía á los alrededores de Matots- 
cbkin-Schar, «donde aquellas son poco más 
altas quo el I^olschoj Kamon,» colina de 
algunos contenares de pies de elevación en 

I la desembocadura del Petschora. Esta ma- 
nera do comprender la orografía confirma 

i aíjuel antiguo refrán en que se dice que 



il) <Usos y costumlirps do los O.sHncos, por Jenn 
IJciiiai'd MuIIlm", cnpiliin do drnjioncs id servicio de In 
Indin, duninlc su ciuilividiid en Siberiii. (Colección de 
ciujos al Norte, F. VIII, Amsterdam 1727, póg, 38ü.j» 



:)yc(lns so 

la pimüi 

Isch (Su- 

' i'i la dis- 

1 siuloos- 

iorra. liiiy 

)0('ii pro- 

•nardarso. 

ol l)uqiie 

direocion 

lo Irayoo- 

'dia milla 

profundi- 

^'onoral do 
del agiiii 

anqiioado, 
larcaciones 
V el esire- 
:1o ol palo 
sitios poco 
la.» 

s se habla 

las de líie- 

idas cerca 

i¿;-atsch y 

que aquí 

elevadas 

10, cuyas 

100 le- 
i1os de la 
o la glori^i 

de la tier- 

:Matots- 
poco más 
colina de 
ivacioii en 
Ksta ma- 

conlirma 

1 dice que 



|is, por Jpiin 
Icrvicio de lii 
{Colección ele 
:, póg, 38'J.)» 



í f'On tierra (!(> (•i(\i:(is o] Iticrln os i'cy. l'll 

MuloIschKiii ;'i ¡lar ('.-1;i cii ciVcld ndciuin do 
una uaturaloza ^alviijo. d" iiKiiilafias cuyas 
ciinas so olovaii á una altura do l.nooá 
1 .'JOO metros: porii on caminn. alndodor 
dol eslreclio t\o .luizor síiIu so vmi llanui'a- 
bajas que hacia ol mar torniinan on una 
osoarpada ponilionlo. Kstas llanuras i|Uo- 
dan muy pronto dospojadas do niovo y -^o 
cuiíron (W una rica all'omlna ilo ui'aniiuoas 
(|Uo olVocou liuou pasto ;i las nianailas dt' 
renos do los samoyodos. 

Los más do los Iiuíiuís quo ])or ol ostro- 
clio de ^'n^•or tratan di^ ])oiuMrar on ol mar 
(Itd Kara han do anclar allí unos días hasta 
(|Uo roiiuM) vientos favoralilos. l'¡u las in- 
mediaciones dol ost rocho no hay huouos 
puertos, poro si jiarajos á ])r(q)(isito para 
anclar, ya en la bahía c(>rca de ( 'lial)ar()\\a. 
á la entrada occidental d(d oslroclio. *'< h'wu. 
sou'un los antiii'uos mapas li(}l-indosos. on 
la parte oriental d(d estrecho entro la isla 
i\o Mestni (isla do Staten) y ol continente. 
Do esto último punto uo puedo hablar por 
o\I)eriencia jiropi.!, ni tamiioco h(> oido i\i'- 
cir que los pescadores noruou'os hayan es- 
tallo allí, sin duda piu'que ya so habrá col- 
mado de cieno. 

(.'uando en IS7S pasamos por ol eslrocho 
(lo Vn,i;or, estaba complotamonto lihr(> do 
hielo: el tiempL. ora magnilico, ]ioro ol 
M viento tan ilojo, que las velas no servían 
: j do <^-ran cosa. A causa do esta circunstan- 
cia el viaje se hacia lentamente, sobro todo 
jiiirquo deseáliamos tenor reunidas las cua- 
tro embarcaciones y jiorquo ol bu(jue do 
vola E.vpress debía ir remolcado ¡lor ol va- 
por Fi'dscr para no quedarse atrás. Por 
otra parte se ])erdía muclio tiomiio con ia 
pesca y las obs(>rvacionos on el a^ii'ua. l-ln 
cuanto á la primera dio muy buenos resul- 
tados en ciertos sitios, como por ejemplo, 
l'uora de C'habarowa, obteniéndose sobre 
todo isópodos y espongiarios. Las observa- 
ciones nos dieron á conocer (pío ol agua 

Tomo II 



IV. loT. 

tenia ya a ]ineos pit'> do profundidad un 
cou>idei'alilo conlonido i\{> sal y (pie por lo 
tanto luj os consiilorablo la [tarto d-- agua 
(¡'.dco quo desemboca dolos ríos Kara, Obi. 
i''as. Joiiisoi y otros en el mar do Kara, 

peneli'anilo jior esto estrecho on ol Atlán- 
tico. 

l'In la tardo did 1 . ' de agosto habiamo'^ 
pa-ado (d estrecho y nos dirigíamos al mar 
situado ;il esto do aipud. ipie ya desde los 
siglos x\i y \\:i era ohjotivo de tantos 
proyectos, de suposiciones y deducciones 
de inteligentes gobiernos, áo comeroiantos 
ansiosos i.\o lucro: y (|ue también para los 
geiig'ralos y sabios Ao nuestra época ha 
sido hasta hace jioco un rnnrc í/ic(/i//ii(t'iii. 
Kste es precisamente el mar que desdo los 
tiempos áo Ihirrough hasta los de W'ood y 
de Vlaming fué ol i)unto de regreso de to- 
dos los viajes anteriores al nordeste: y ¡lor 
lo mismo, anti^s de continuar el relato do. 
nuestro viajo conveiulrá, on mi concepto, 
hacer una breve reseña sol)ro sus alrede- 
dores y su hidrografía. 

Si prescindimos de la pequeña isla de la 
Soledad ol mar de Kara so abro hacia el 
nordeste: al oeste se halla limitado por la 
Xueva Zembla y la isla de ^\'aigatsch; al 
oeste i)or la península do Tainiur, por ol 
país situado entro el l'jásina, ol Jenisei y 
\ almal: y al >ur por la parte más septen- 
trional de la Rusia (uiropea. ]5oli-(); '¡-oso y 
las grandes ensenadas formadas por las 
desomliocaduras del Olí y del Jenisei. 
Las costas (¡uo so extienden entre el cabo 
.l-ch(djuskiii y (d .loniscü so componen de 
colinas bajas d(^ formación pizarrosa cris- 
talina llamada t/iieís (1) y do terrenos vol- 
cánicos: desdo ol Jenisei hasta más allá (h^ 
la ]iarto más meridional dol mar dol Kara, 
do l(js depósitos de areniscas linas de las 



I 



II 



(I) l'iiii oriii'cic (lií jj:r;uiito ('uviimicn es muy iiliuii- 
le, lie modo (¡uc !ii i-ocii se puede dividir tVieilnieiile eii 
l.iminiis l)ii>iiiiite pni'iileki.s. 

i.V. ,1c ¡oá T.) 



r" 



lOfi c'ini I'NWVIT, \( ION 

estopas dol Civda y "\ aliiial: y cíM-ca do la 
isla (le \\'ai¿,Mls('li y de la \)iir\o iiicriilio- 
iial do Nuova Zeinl)la (hasta ol 7.'}" lalitud 
norte) de cal y depósitos úo ])izan'a (|iio 
descienden h:U'ia ol mar en Ibruia do es- 
carpada pendiente do nna allnra do 'A 
á lü metros. Por lo demás conslituyon la 
base de una suporlicie llana cubierta (le un 
sinnúmero tie pequeños charcos, (luo oii 
verano quedan dol todo libros do nievo. Al 
norte del 7;J" la costa occidental dol mar 
de Kara esti'i ocupada por montañas que en 
his inmediaciones de Matotschkiu son bas- 
tante altas y están divididas en un caos do 



l'fl vsl\ s 1,1 i.iiin. 

do liis \ iajc-; en lit> m;iros ]iolaros. Vo no he 
visitado el hielo del interior do la i»arte 
septentrional úc \tiova Xembla. pero sin 
duda las olworvaciones que ron el doctor 
15,.|.¡_,.n'|.,.ii iiit.,1 on el liielo del interior de 
(iroonlandia en Julio (]o. 1S70, ctmixlo alli 
luih'iti th'siipityei ido Inda hi nievo, y con el 
capitán Palainler en (d hielo dol interior 
i\i' la tierra dol Nordeste, á principios de 
Junio de lK7."i i'mli's df fomrn:(ir el des- 
hielo, serán aplicables también á los de- 
siertos de hielo i\c Nueva Zembla. 

Asi como 011 (A >>|)it/.bor^, el campo de 
hielo está cortado aqni ¡¡or profundas grie- 



í 




Si:(.(.i(iN iiiANsx Kii'^M. iii:i, iiiiM.o hi:i. i.\ i i:iii(in. 

n. Ciinal üliiert't tIe mi \t'nti.-ijii 'rt>. )>. C.ninl IUmm ■! ' iiitn.». r. ('.iiii.il citlticii'i pnr liuvctlüs tle iiÍüvl 

'I. ílriiiIihirMs iT. Ii.is \('iiti>i|iieri.iá. 



picos aislados que más hacia el norte se 
deprimen tomando .bi forma de mesetas. 

Alli donde las montañas comienzan sólo 
se ven entre estas al.^ainas escasas acuiau- 
laciones de hielo, y hasta las mismas cimas 
de las montañas se hallan en verano libres 
de nieve. Sólo más hacia el norte comien- 
zan los ventisqueros y f;'laciaros. que á 
medida que nos acercamos al polo aumen- 
tan en número y tanuiño hasta formar al 
lin una mole continua de hielo en ol inte- 
rior del país. 

El que hay en el interior de Groenlan- 
dia 5' del iSpitzbcrg cubre con su poderosa 
capa montañas y valles, convirtiendo el in- 
terior del país en un desierto helado; y 
aquí es donde se fornnin esas montañas de 
hielo y ventisqueros que roprosontan un 
papel tan importante en las descripciones 



tas, sobre las cuales forman frágiles puentes 
las tiMupestades do nieve, puentes que cu- 
bren tan completamente las bocas de los 
l)rocipicios. que cualquiera puede estar en 
ol mismo borde sin sospechar que un paso 
más será una niuorlo inevitable. Todo aquel 
que sin observar la medida de precaución 
orilinaria, uniéndose ¡i sus compañeros por 
medio de una cuerda, buscase su camino 
sobre esta suporlicie blanquísima del cam- 
bio do ni(n'o, casi aterciopelada, superíicie 
que si Ijíon compacta no tiene })or apoyo 
ninguna capa helada, correría un grave 
peligro. Cuando el viajero, después de adop- 
tar las medidas necesarias para no caer en 
las grietas avanza más por el campo de hie- 
lo con la esperanza de que la superíicie, 
al parecer llana, le permitirá recorrer un 
gran espacio, pronto vé desvanecidas sus 



Vil lio IlO 

l;i piirlo 

, ppro sin 

ol tlnctor 
iitorior (le 
Olido (lili 
', V con ol 
I interior 
ncipios do 
fir ol (los- 

;i los do- 
lí. 

campo do 
lid as grie- 



ilusionos, pups cncuonira sitios dondo ol 
jiiolo ostá cortado on todas jiarlos por os- 
trcclios valles limitados ])or poli^'rosas ^'rio- 
tas con escarpadas paredes de niia altura 
(le \7) metros. 

Entonces, sólo desi)ues do inllnitos ro- 
deos consigue llegar á parajes (lue llenos 
(le nieve pcrniiton el ])aso. En verano, 
euandoha desaparecido la nieve, (^1 desierto 
(le liiolo adquiere un aspecto del todo difc- 



r.M'lTi i,n IV. 107 

importanio para sostener la lucha que hace 
tantos siglos se ha emi)enado entre el sol 
Y el hielo. La arcilla y las partes oscuras 
de las plantas alisorhon el calórico de los 



rayos del sol mejor que el hielo, contrihu- 
yendo por lo tanto mucho al deshielo, pues 
ponetran hacia ahajo iormaiido agujeros 
ciliudriciis. verticales de .')(! i'i (JO eentime-- 
t ros de jirofuiididad y d(d diámetro de al- 
gunos niilimetros hasta el de un metro. La 



\-^:^.w- ■ tt^j'^jai 



es puentes 
s ([ue cu- 
as de los 
estar en 
un paso 
podo aquel 
irecaucion 
|i ñeros por 
|u camino 
del cam- 
Isuperlicie 
l)or apoyo 
Im gra\e 
Is do ad op- 
io caer en 
|io de liie- 
iiperíicie. 
lorrer un 
leídas sus 










Asi'i:i:to ni:i. iiiiíi.o iii:i. iMicnion di-: (ínoiísi anima. 

Ci"i|iin (le un (liliujip c|o S. ííiíKiii.iiKN di'l .':i ik' Julio clr l>>7il. 



rente. La nieve so ha derretido va. v el 
suelo ostá sucio á causa de un polvo gris 
arcilloso (]ue el viento y la lluvia disemi- 
iiau sohre la superlicie do los ventisqueros, 
y el cual procede sin dudado lejanas mon- 
tañas. Entro esta arcilla, y tamhien sohre el 
hielo, se encuentra una delgada capa de or- 
gaiiismos vegetales pequeños. Los desiertos 
do hielo de los países polares son, por lo 
tanto, tamhien la patria de una especie par- 
lii'uhV' de ílora que por reducida que ])a- 
rezca constituye sin cniharü-o una condición 



superficie do hielo se destruye y desgasta 
de este modo. 

Después de halior desaparecido la nieve 
otros muchos ohstáculos interrumpen la 
marcha del viajero, pues las grietas, antes 
cuhiertas de un frágil puente de nieve, iii - 
terceptan i'i menudo el camino con sus ne- 
gros precipicios hasta donde la vista al- 
canza. En algunos puntos hay además en 
el hielo extensas depresiones poco profun- 
das, por cuyos lados corren innumerahles 
arroyos rápidos contenidos por un cálice de 



•¡11 



liii'li) íizuIikIii, >ii'ii(l(i cciii iVci'iU'iicia las I una iin'va i^'i'ii'fa cii un L;'la"i:ir. li ItiiMi . >i 
ai^'iias 1aii almiidaiitcs (pK' lui'inau xcnla- ! nn< li illaiiin-! ciTim d"! liiiiit'^ del dcsiorto, 
df'i'os riiis, IdS cuales dcst'liiliiicüii pul' |(i re- j que si» Iri d'spi'iMididí) ali,'ii!ia molo, cii- 
ü'u'iar ('(M'ca do l''i)ullinvfn la cusia nccid<Mi- I vendo al iirir. |iu>s. ;is¡ (M)Uia los rios ordi- 
1al del Si»¡1zltprL:'. en un lau'o situado en el | uarius. lauílu'en el la^'n ludado tiene su des- 
centro de la depresiiin y (|Ue a su \ e/ tiene enilio -aduiM en ai[uel. !/i ninje a\ ¡inza hacia 
casi siempre una deseuiliocadura suMerrá- 1 (>l niar ImJo ti'i's diferentes turnias, es decir, 

nea á través de Lfi'ulas de miles de iiii-s de ', va en la de r '/ n-.t/'is tli- /ilrlu de corrit le 

i ' 

altura en el liii'le. Mu otras partes s.- xc un : i'i/ii<li, en cuyo ca>o la poderoNa capa de 

rio i|ue en la capa de liielu ha piMcticadu aqu"!. desjii>i|aza la y rota baja can violeu- 



I ; ; 

■ i i 



'«(t 







5í -y 
vi 




'■í'Hl 



1^^ 



1 



r.oiii'o i>i: iMi:;(i iii'.ni m. n:ks. 

ei|Ma .!■• 111. .1 lilM.Taluí ililiujínl.i y ■■jo.'ul.nli |"ii' r.-.| liiu.ili' • fii Uim.íiIíiiiiIi,i. 



un aL:'nJ(M'o. por donde desapareciendo co- 
uio ]>(U' encanto precipitase con un i'uido y 
i^striUMido (|ue puede oir<e á lai'i:'a distan- 
cia. i)ara reaparecer luás allá luijo la ioruia 
do una columna do a^'ua que. semejante á 
un líeiser (1) se eleva á mueba altura con 
un im[ietu irresi-tihle. 

Al,t;'unas veces iiye-e un estruendo com- 
]>aral)le al de un cañonazo disparado en id 
interior del hielo: es iiuo <o acaha de ahrir 



il) (ii'isci'.s SO llíimaii lo- |iOili^i-osos siM'liiloi-o.s de 
ii^uii ríilii'iiU'. lie |ii'0ijcdi.'iic'i.i vulciiiii-n l.iii iiol.ihli'.s 
CM I^hiliiliii. .V. ./■■ V T. 



cia por un \all(^ poco ancho de pendiente 
casi M'rtical. donde las nudos se precipi- 
tan con esfr(''[)i1o una s(dire otra, lorniando 
\ei'daderas montañas do _i;'ii;'antescas di- 
mensiones (jue descienden á centenares; o 
liieii en lorma do veutis{|ueros f^i/c ar/fii- 
: ni l'iilaniciiti' y (juo iiácia el mar lermi- 
uan en una ¡¡endiento lisa y vertical, de la 
cual so despr(Mideu á veces i;'randes masas 
de hielo, pero uinyuíui verdadera montaña. 
En ciertos casos son ccntisquerús ruda pr- 
tjHf^ios t/tft' csl iii ih's.'ici.iiu/üsc'-y que avan- 
zan tan poco á poco (jue el hielo del bord( 



rviMK I o IN 



UTO 



osiorto, 
|i'. fil- 
os ordi- 

su (los- 

'.a hficia 

's ili'cir. 

/¡■¡'it lo 

{•;\\y>\ di" 

violcu- 



sp iloiTÍt(\ pncomús niiKMios. con la iiii-;iii;i V.\ lii''!" d.-l ¡iit.>rii)i' <\o Xiiova Zfiii- 

rai)i<l<z que luda la masa. KiiloiK'í'^un tcr- Ma \u'\\i\ -hi ciiilur-o, uua oxtonsioii 



r—'-:i •"■^■v. •*«,-*Ptrí-n^:r' 




--s*ü «?-•— ^~' -^'(«.iv 



Vi;Misgn:iiii avanza m ni i.i:m \mi;mi-.. 
ciTca 'li' la Fíiiilli.iv en la ro-ln oi-'-i'l.'iit.il 'li'l Spil/hiTi;: cciiun .W iiim lot.i.-riiria t';iMa'la por A, Knvai.i. ol 30 Je Ajoslo (le l?r,'. 



i 



toudieiilo 
prccijii- 

l'urinaiiilii 
seas di- 
MKircs: (1 

ti(' tirii/i — 

Ir loriui- 
|al. do la 
p manías: 
lioiitaua. 

liHíiS pc- 

lie a va II- 
lel bordf 




N'i'.NTlsylRno yi i: si: nr.siiiii \. 
l'ildr-liay en la Niic-va Zi'inKI.i: r.i|.ia .|i' mi ililnijíi .[ ■ ||.!. Tiiti;!. Isr.S). 



mina esta hacia la costa en una pendiouto demasiado reducida para poder formar 
escarpada, sino linderamente cubierta de ar- 1 ^mmiuIivs niontañus, las cuales no exis- 
cilla, arena y guijarros. I ten, por lo tanto, en el mar de Ka- 



T 



; ' 



lio I lili TNN Wl (l\i lilN 

ra (l)y s.ilo rarns vrcps se hallan aij.'i 
^'rundes moles tlotanlcs, dcsprciidiilas (|i> 
los voiifisijucros. 

MI iioiulirc (le !■ Modcii'a do liiolo . dado 
;ior lili (•('lolii'o iialiiralista ruso al mar do 
Kai'a no Idim') jior lo tanto su oi'ii^'on dol 
ii'rau número do ¡iiontañas ("wí) siui) i\i> la 
ciriMinstaucia do nu(> la capa do hiolo, 
(|ue on inviorno se espesa nundio á eausa 
(lid ¡nten<o frío y d(d ])0('o eonlonido de 
sal en las capa-; su[)"riorcs did a^aia, aun- 



(!i A vi'Ci\-.. .-iii cinliiii'fio.ncoiii'oiiU'iU'.'m monl-iñüs 
lie hielo t'ii l.i |i,iilt.í riins S('|ik'iili'iuiiiil dd iiiiii' di' 
Kiir.i (1 en la i.-i>.-.l,i nurdi'.iU' de l.i Nueva Zi'inlila, lias- 
1.1 (IdiiiIl- iiuodeii |iiMloiigai'se desde la 'I'ieri'ci du l''raii- 
eisco .I0.-.C ú desde uli'os países jnilares descoiloeidii.-. 
íituadii.s más liái'ia el norte. 

•'¿' lili la mayor parle de lo-, ivlalns siiLre los via- 
.li'> al polo iioi'le, las 111 is i'olosalc's iiioiilañas lieiieii 
^laii iiiipiirlaiieia en la di'.-.cr¡pi'ioii de los auloro. 
I.ililo para td arlisla eo!iio para eleserilor. A decir 
veril, id, .-iii emlpariro, las moiilañas de hielo se eiieueii- 
Iraii en iiiiieho mayor mimi'ro en los mares siem- 
pre aeeesililes i|Lii' en ai|uellos donde impenelralili's 
mulos han impedido ;i los liinilles de los iiaveLraii- 
les peiielrar. Si fuese permilido aplicar, al lratar,-e de 
la dislriliucion de las iiiiiiilañas de hlido, una expre- 
>ion de la j.'eoi;ral'ia de las planta^, podría decirse i|ui' 
;-oii más hien lormas de hielo //orco/c.s i|ue /lo/ttrc^. 
Todos los pescadores de 'l'fi'r.inova y la mayor |iarle 
de Iü3 eapilanes lio los hui|ues i|Ue hacen el Iravi'Clo 
enlre Nuova-York y Liverpool han vislo ya más do 
una ve/, virdader.is monlañas de hielo: más para la 
m.iyor parle d,' los nave,i:aiiles del polo norle, estas 
lormaciones son desconocidas. auiii|ue el nomhro de 
monlañas so aplica á menudo on sus reíalos á los 
veiil¡si|Ueros de dimensiüiies alpí considerahles. Usto 
se hace sin emliargo. por las mi.-nias ra/.ones y con 
el mismo derecho con quo los hahitanles do los .d- 
redi'dores de l'lschora llamahan al Hulsclioj-i\-i- 
meii uii.i mullí. iña muy allí. .No olislai.-lc. auni|ue 
nunca se l'urm.in verd.ideras montañas de hielo en 
estos voiitisi|ueros, tan comunes en (d Spitzherj; y 
lainliirn ,'n ol mete de Nueva Zi'mhhi, sucede sin c'in- 
.lU'li) i|ne de ellos se desprenden enlósales 
■ auitan las olas de un modo i|ue pue- 
.1 lio peligroso para los hui|ues anclados 

I d-'oi-'ia Asi, [lor ejemplo, una ola enorme, le- 
^ ifrmcnto de hielo desprendido de un 

veii .1(1 el Zl de junio de liiül los palos do 

un barco anclado en el Helsund cerc.i del Spil/horj;, 
hizo rodar un cañón sobre cubierta, matij tres hom- 
bres é hirió á varios, {Piirc/ii\--, iil. 7:ií . Por mi pro- 
pia experiencia y la de los pescadores podría citar 
algunos hechos más auinpie 110 tan impoilantos. Por 
eso se evita cuidadosamente anclar demasiado cerca 
de las pendientes cscurpadas de los venlis(|ucros. 



pri ^.MA V Krii"r\. 

que rota muy pronto no puodo sop arras- 
trada [lor las corrientes did mar ni distri- 
liiiirse en este eu un espacio libro tambion 
en invierno (1). La mayor parte dol hielo 
i|ue en invierno se Ibruia fin el mar do 
Kara. y ijuizás lainhieu una porción del que 
lle^'a aquí desde el mar polar, s(> acumula, 
jior el contrario, contra la costa oriental do 
Nuevti ZeuiMa, donde lUi verano cierra los 
tres estrechos que eslahiecen la comunica- 
ción dol mar de Kara con el Océano Atlán- 
tico. Estas conilicioues del hielo son las 
(|ue han Itecho fracasar todos los viajes 
aiiti,¡,'uos al i)olo norte, dando al mar do 
Kara su tama y el nombre de (.bodo¿.ía do 
hielo... A<dualmonte saltemos que no es 
tan pidiu'roso como antes se creia: que el 
hielo de ose mar se derrite en su mayor 
parte y (pie por eso es navegable durante el 
\erano. 

Hace .stjlo alguno.s años que nuestros co- 
no'imienlos irenerales sobre el mar do Kara 
ovan no solamente incomjilotos sino ambieii 
inexactos: creíase que su launa era en ex- 
tremo pobre y quo todas las plantas mari- 
nas faltaban; no se hablan hecho oltserva- 
cioiies con la .^nda. excepto en las cerca- 
nías de la costa: y con razón so dudalia de 
la exactitutl de los mapas. Ahora todo esto 
ha tomado un aspecto muy diferente. Las 
líneas de la costa que limitan el mar esti'in 
iiidiciidas on las cartas yeográlioas; las 
condiciones del hielo, las corrientes y la 
profuiulidad de las diversas partes del mar 
se conocen muy bien, y adenitis se sabe que 
la antÍLTua idea sobre su escasez en anima- 
les y [llantas es del todo inexacta. 

Respecto á la profundidad, el mar de 
Kara se distin^íue por tenerla uniforme y 
además por la circunstancia de no produ- 
cirse en ol fondo dislocaciones violentas. 
A lo larn'o de la costa oriontid de Nuev.i 



(M No es fácil determinar hasta qué punto el mnr 
de Kara se liiela completamente en invierno. 



i 



i 



ilcj^a do 



jas; liis 

Ites y la 

[del mar 

fabe que 

auiíua- 

inar de 
Iforiue y 

prcdu- 
lolentas. 

Nueva 



lo el ninr 




J 

I'mhki ui.a 
i'i:i. MAU DI-; Kaua 

Kl |)iili|ipro en su 

tnrnin i'oiupleta. 

< I (li'l tniiinñii 

iiattir^il. 



I M'i 1 1 I 

/(•uiltla y di' la isla de Waii^iilscli •;(' corre 
un canal diMina profundidad de liarla oOit 
nictni^^.lli'iiii de a;^'ua salada 
tVia ( — "-¿,7"), que sirve de 
i'esidoucia á una launa ani- 
mal muy al)uiidan1e no sido 
por el número de individuos 
síik'i 1aml»ien por multitnd 
de formas pxirañas y raras, 
como las umlu'dnlas, idpi- 
dias. alectos, muchas espe- 
cic's de asIi'Tidos. ele. Hacia 
(d este, el fondo se eleva 
]»oeo á poco y entonces for- 
ma una snpertlcie silninla 
á de :<0 á 00 metros bajo el 

nivel del mar, casi tan tersa 
como la exterior. Kl fondo 
se compone en la parte me- 
ridional y occidental de ar- 
cilla; cu la re«í¡on de Beli- 
Ostroso, do arena, y más 
hacia el norte de formacio- 
nes silíceas. Las conidias de 
caracoles y las piedrecillas 
están rodeadas aquí á me- 
nudo de formaciones do me- 
tal do los pantanos (1) que 
se encuentran también en 
un extenso territorio al nor- 
deste del Puerto de Dickson 
en tan considerables masas 
que se podrían utilizar ven- 
tajosamente para la fabri- 
cación de liierro, si la re- 
¿^ion fuese más accesible. 

Kn la parte menos pro- 
funda del mar de Kara el 
aiíuaes en el fondo casi tan 
salada como en el Océano 
Atlántico, y durante todo el 
tñi) conserva una temperatura (jue baja 



basta — •.'■ y ví.T . Mu ca'ubio el ai^aia de 
la superilci,. vari i nnndio en sns cuali- 
dades; en cierltis <¡t¡oscs á vecN cn^'i po- 
table y en verano á menudo muy ca- 
liente. 

Aquí se obs.M'va la extraña circjinstan- 
cia de (|ue el a^aia de la sujierticie. á causa 
de su escasa cantidad de <:A. se conu'ela 
cuando e.-tá expuesta á la tempei'atnra que 




Mi F.slc inotiil i'ci'i'U.üi lioso so IkiIIm (üsuelln oh los 
|i;inliiiios y se doposiUi en roi'ni;\ scilidii cu los cuoriioá 
cjuc luill;\ ú su iilciince. ^V- df los T.) 



l.a |i.uti> -ni'L'ihir ilrl p.ili|ii'rri. I I '¡ .|,:1 laiii.-iÑM luiturnl. 

reina en las capas saladas did nifua cerca 
del fondo del mar. y que es nn veneno 
mortal para muchos de los crns1ácei)s. ané- 
lidos, conchíferos, caracoles y astéridos 
que se introducen en la capa de arcilla y 
arena. 

En muchos sitios la tlojedad del fondo 
del mar no permite la existencia de una 
vegetación de aliras; pero en la rcf^ion de 
Boli-Ostroso. Joliannsen enconti'it extensos 
bancos cubiertos de «yerbas marinas» 
(al,n-as), y en la costa oriental de Nueva 
Zeml)laeldoctor KJelhnann recon'ióen 187.") 
un númoro bastante considerable de al- 



* ijl 



IL' I lili I WAM 1, \' hi\ |ii:l, \su N llliiirv, 

;;as ( I), circiinstaiiciii t|ii(' le iicriiiitiri re- veré iil rcliilo sobro nuestro viajo por ol 
fular la aiiti;;'Uii idea inexacta soliro la na- mar do Kara Mi diario dio(í lo si^nuonte: 




lú,riii|\ i.i.Ai l.\i.i>. 'rinii , i>ii MAii i'i: Kmu, 
r/iiii:iñ.i tii|i|i'.— M. \i. iitiu. U IIhi--,,. 



luralozíi do la (lora marina do afiucllns I ^^ í/'' Afjos/o. VA liompo se conserva 
jiarajos. Ha lioclio jiara osta olira una • nui^'nílico, siu helar. La L'-n'i parece 
descripción minuciosa soliro lA jiarlicular ¡ ijuoror alojarse ih; los otros buques y no 





Fciiimai;iiim:> m: miim. i'i: ins |'\maN(is ion mamíamxi iii:i, mmi i. i-: Kaha. 

• , ili'i t^iiiiMi ;iliirnl. 



que mt'is larde copiaremos. Por aliora vn!- 



(li Yii on 1771 uno du los conifüiMorfis ilo P.illiis, el 
esludiiiiito SuJL'll, ciieonli'ó on lii Ijiiliia ilo Kiira vitriiis 
Ki'iindes algiis. (Pullas, V7í/y>, Sun Pc(crsbun/o 1771 
& 177Ü, III, .U). 



observa la bandera izada como sefial con- 
venida de que su capitán debe venir á 
bordo del Vct/ti, ó cuando menos acer- 
carse en su pequeña embarcación para po- 
nerse al halda. Por eso so envió el Fntscr 



r.W'í II 1 11 IV. 



ii;i 



on l)ns(';i d*' la Ía'H', ('(Hi la ciinl se riMiiic 
|)()i' la lanlc. 

.V i/f A'/iislu. I'iir la iiiañaiía vino el 
('!i[)ilaii .lulianiisoii á Imnli) del \ <'¡/" y le 
di (irdíMi de niarcliar con el doclor Alnii)- 
visl y los Icnicnics llii\i;ii;iril y Norili|\i>t 
en dirección á |{i'li-( )s1ros(). donde dn- 
ranto M6 lioras jiodrian cazar y csludiar ¡i 
su aiilojü el ¡)iu'liIo. los aiiinialcs y las 
plantas. La Lciiu didiia couliiiuar.su viajo, 



\ i>tii di'^dc ('! mar. i:iia ll;iiiui'a del fnijn 
nnil'oi'ine ipie soliresajt' muy imk-i» del airua. 
i'or l'ueiM i'l lililí' lieiii' niia iirolniididud 
ii;'ual. iK'iii laii |iuei) ciiii<i(i('rai)l(« (pío á 
una ditancia d'' ".'(i a :i0 kiliiiiiotros do la 
|)|;iya. si'ilo es de 7 ¡i H nntros. Se;,'!!!! las 
noticias del caidian íScli.soiiiiiMil'er;; so tione 
sin oniliai'^''o. aun en las imiiediacionos do 
la playa septentrional, una jirorundidad do 
•\ á I metros. I'lneontnir i'-ta en tal ¡uiraje. 




t^m&i^M:^^''^^. \ 



Succión ni? i.a cosía .mi;iiiiiri\ai. iii:i. i;sriii;i'.iiii m: Maiciis'Iiiíin. 

rppri'^^i'iitnndn jii r<ii-inn<'i<in <Ip Iíx-í |inroili's (le |iíimI|'.'i 4>ti hi {ií<i\n. 



si ora posil)lo, ])or el cstreclio entre la isla 
V Yalmal. al Puorto do Dicksou. donde 
tamliion los otros buquos delúau reunirse. 
Almqvist, Nordqvist y TIoviíaard estallan 
ya proparados para oí viajo, y se Iraslada- 
ron on so;Li'uida á la Len/i que ;'i los jio- 
cos momonlos, gracias á su máquina, has- 
tanto grande on comparación al laniaño 
del Luquo, se alojó rápidamente do las otras 
omliarcacionos. 

Durante el día habíamos encontrado niu- 
clio hielo roto y corroído, que á causa de su 
influencia calmante sobre las olas nos ha- 
bría sido útil á no ser por una esposa bru- 
ma, compiñora casi inseparable del hielo 
de la costr, aunque á veces se desvanecía 
un poco. I'or la tarde divisamos Beli-Os- 
troso e.i el horizonte. Esta isla parece, 

Tomo II. 



y hasfii una de I á lU metros, pero sólo 
l(Mitanionte aumentii y so conserva inva- 
riable en grandes snperlieic^. es cosa niuv 
común on las regiones árticas y so l'iindu en 
la circunstancia de que el hielo casi todo 
el año está igualando el iondo. Otra in- 
llueneia jiarticular de aquel os la de que 
empuja á la playa todos los pcñase-os que 
se hallan cerca do esta. I^a playa se com- 
])ono ]ior lo tanto en muchos sitios (jior 
(jeinjdo en varios jmntos del estrecho de 
.Matotschkin) de una jiared de jiiodras casi 
continua que llega hasta !a orilla del mar. 
mi(Mitras que por fuera el Ibndo do éste es 
completamente llano sin ¡liedra alguna. 

7 de Af/os/o. Un ligero balanceo nos 
(lió á conocer por la nuiñana que el mar 
volvía á (|uodar libro de hielo, cuando 



.^1 



II \ Cini I NN \VI i.\( ll>V 

m¿iios en un ^'ran p-ípacin fii diri ¡mi ild 

vinillo. Ayer (lisiiiiiiiiyi't ya d coiiti'iiiiln 
(lo sal il«>l a;;iia, auiinMitaiido <>ii caiiiliin 
í'l (l<> arcilla; el a^i'ua lillraija, casi pdtalilc 
lionc un <M(|(ir ^^ris amarilla di' Imitu y (n 
muy lurliia: de inndd i|ii(' el liiii|iii' parece 
nave^;;!!' pfir un mar de cieno nrcillixn. Ks- 
lanios sin duda en territitriu de lo-* ríos 
Obi y .lenisei. MI hielo por donde jtasamiH 
nyfii' procedía prnlialijenienle de las ense- 
nadas dol Obi, .lenisei ii Pjaesina: su s\i- 
])erlici(> era sucia y nunca lan clara como 
la del liielo de los ventis(|ueros ('i did luai' 
que nunca han lIei;-ado á estar en conlaclo 
con la tierra ii el aii'ua tiirlda de lo-; ríos. 
( 'uando la niev(> ha desaparei-iilo (d hielo ile 
las deseinliocadnras di> los rio-; esl;i cu- 
l)ierh) á mouiido de una capa amarilla de 
harro. Esta arcilla so compone sin duda de 
cieno (jue liaja con (d aiiaia de los ríos y 
os arrojado después por el impidu de las olas 
sobre el hielo cubierto de nieve. I/i capa di' 
niovo haco las \ove^ de harnei'oy vuehe á 
separar ol cieno del a^^aia. ipie pur lo tanto 
después de la iIesa])aricio:i de la nieve, 
puede lormar taml)ien sobre el verdaib'i'o 
hielo del niar un depiisito de barro. (|ue 
contione los restos de una multitud de pe- 
queños orfíanismos los cuales sido \ ixcn en 
ol ai;ua dulce. 

~> li' Ai/')'<to. Aun conlinuamos á la 
vela on ol mar do Kara, donde llolalia ali^ain 
que otro podazo (lo hielo. l']sto desapareció del 
todo cuando ostábainos al nordeste de Bidi- 
Ostroso. Varias voces durante ol día sólo 
tuvimos !) metros do profundidad, lo que 
sin ombar^'o no o:^ poüirroso á cansa d(> ser 
llano ol fondo del mar. La niebla, el Ím- 
petu de las olas y uii viento de poca dura- 
ción poro bastante fuerte retardaron núes 
tra marcha. 

El () (le A'/osío^ á las ;j de la madi'u^ra- 
da, divisanujs tierra en el horizonte. A 
causa de la niebla habíamos recorrido al- 
guna distancia en la ensenada de la dos- 



i| t \s|\ > II lllll'K. 

einboi'adura ibd .lenisei. de modo i|Uetu\Í- 
nios (jue \ iiKer |iara lle^-ar á nue-iro destino 
á Puerto i licUsoii. |,os tiq)es de los palos del 
l\.r/irrss se Ncían por encima de las '\<\;i< 
liái'ia el norte y pnilito Iik do-; liUi|Ues es- 
1 iban anclados al sur de una í<la. ipie su- 
pii-iinios seria la de l)icksoii: pero cuando 
piH'o des|H|es también el /t"»'/' lle^'i! á 
iiui'stro lado supimi)> que nos babíainos 
equiviM'ado. |,a playa que \ i^ta depile nues- 
tro i»rim(>r punto de partida parecía perte- 
necer al continente, era en realidad de esta 
isla, bastante extensa, dentro de la cual 
estaba situado el mismo luierto. 
I hespue-; di' una cNcur^iou á tierra tir- 
me. en la que vimos una cria de lan'i'qx'dos 
y donde el do-tor K'iellniín en las rocas de 
diorita fl ) ib' la isla hizo una colección bas- 
tante rica (b^ ])lantas. pertenei-ientivs en 
pH'te á aljamas espeeies no eneontradas 
aun por T'l en las rej^áones árticas, levamos 
amdas para buscar rd punto convenido. 

El caiiitan Palander se adelanti'i en el 
bote de vajior para examinar el ai;'ua ]irac- 
ticable aun desconocida. En el camino en- 
contró y mati) un oso macho muy ^'rando 
y irordo. I.o mismo (]ue (d oso (¡uo Thr'ol 
cazó) en 1x7.") en el mismo sitio, sido tenía 
mus^'o y liqúenes en v\ estiniiaiz'o. y como 
es apenas pr(d)able (jue el oso en esta re- 
^'ion ])uoda cojer en verano muchas focas, 
debe sujionerso que su alimento consiste 
pi'incipalmente en sustancias voixotales, á 
las (jue quizás so liabi'á de ay'reii'ar al^ain 
reno que lo^-ra sorprender. En 1870 vimos 
a(|uí un oso macho viejo, que en apuroncia 
pacía pacílicamente ¡unto á aIi;Miiif)s renos 
sin duda con la intención de acercarse á 
ellos al alcance do sus ^-arras. Por lo do- 



' li l)í()ri(a.> sG llíim.iii un.is rociis de riiloi- ni'j;ruz- 
00, vorildso. euynspiirU!!! con ¿ti lu yon los son principiil- 
inoiilL' ri'ldcspilo y iimriliolii ii')|iiroNonn on lii ilitihasni. 
l''nrin:in ii iiicMuilo Iüoiuíí on c! gi'iinilo y l,is rociis 
c.sIimIÍIÍi'ikIiis imlii;u;is y producen con IVecucnci.-i me- 
liiles. 

i'.V. ,1c los T.} 



Incfii-iiz- 
liiicipiíl- 

L i'ocns 
Leiii mo- 



iiü'i-i iniivcr (|iii' lu-; (isos siiii muy fniiiii- 
IK'S ('II i'sla piirtí- (le l;i cn-ilii S('|it('iit r¡iiii;il 
(le Silicri:i. |Hii(|i|i' i'ii lu-i |iiir(w iIi;i-< t\i' 
iiiicsti'ii csliiiii'ia iiialaiiiiis aun i\n> hciii- 
Itras, laiiiliicii muy ;;ori|(K. 

I'!l piu'i'ln ¡iiilícado aliiMM [Hir i'l t<'iiii'iiti> 
|iit\ I' ('II el mapa. I'u(' ilc-^riiliicrtu pm' mi 
cu 1M7."> y llaiiiadii l'ucrtii |)¡cks(iii. I']-; 
í'l uu'jdi' piK'i'td ciitioridii ('II loda la cd-íta 
scptciitridiial del Asia y alcaii/arú sin duda 
cu adclaulc una ;;Tau importancia para la 
impiirtacinii y c\p(irlac¡(iii de la Silicria, 
l'i-itá ri)dcad(i pur loda-; parles de islas pe 
(lrc;^'i)>;as y por eso coiu[i|etaiuculc uliri- 
;;"adii: el fondo es un lnicii terreno de 
iirrilla, I']! puerto perniile la entrad, i tan- 
to desde e| norte conio desde e| sudoes- 
te; sin (Miiliari^'o es preciso tomar prccaii- 
cif)iics al ciitrar por(|ue aun podria oxislir 
al;^'uii escollo lio indicado cu (d imipa tra- 
zado á toda prisa por el teniente liovc V,\ 
contenido de sal del a^'ua varia sin duda 
mucho se:;uu la estación y el lliijo ('» rc- 
llujo; pero no es nunca coiupletamciilc 
dulc(>. ni si(|U¡(M'a cu la siiperlicie. l'or eso 
sillo sirve cii caso de última necesidad para 
^'uisar; cu camliio dos arroyos do tierra 
liriae, (|(> los qu(! el uno dcs( mlioca al norte 
y (,'1 otro al sur did [merlo, oIVim'ou una 
¡¡rovisiou alMiiidante de au'ua potable, si uo 
puedo ohtouorse de aliiaiiios de los lechos de 
nieve qiio liusta el otoño si^ eucueulran en 
varios puntos de la playa en los alrededores 
del puerto. 

.\ nuestra llen'ada viino-; seis renos sal- 
vajes (|ue pacían en la isla de |)i(d\Sou. y de 
lo.s cuales uno ñu' muerto jior I'alander, 
luioiitras quo los otros fueron perse^'uidos 
eii vano. Además vimos sei;'uu ya (jucda 
diclio, alí^Miuo.-i osos y en todas partes se 
eiicontraroa outr(> los montones de piedras 
restos do lomiüi^'es y zorros. Por lo demás, 
la fauna de las primeras clases era en exlre- 
mo escasa. De aves vimos j)ür ejemplo sólo 
emberizas de las nieves, que en gran mane- 



riin IV. IITi 

ro aiiidalian enti'e los montones de piedras 
tanto en el continente como en las islas; 
una cria de lan'('i[ie(|os, una multitud de lie- 
cadas, solire todo especies de trÍli;;Ídos v 
lalan'ipido-i, (iiie sin eml»ar;,'o no [ludieron 
■r-lasiiicarsc con se;;'uriilad; los (''idere-:. urias 
y lmrL,''oiua('>tres lii,'uralian cu reducido nú- 
mero, pero los [latos jiolarcs y zamluilli- 
doras lio escasealiaii. No se vcian ases 
de las dunas y como no se encontralian en 
la jilaya rn'as (>sear[iadiis tamliien echalia- 
nios de iiK'iios las colonias de arras, | na 
handada de jieces se \ ¡(i en ol estrocho del 
I.eiia y delie su|ioiierse (jne acjui la aliuii- 
dancia de (dios es muy consideralile. I'ls 
de creer i|ue eii cierta estación (hd año 
taiiiliieii se encuentran ¡kjuí focas y dclli- 
nes Illancos en un uúiikm'o hastante creci- 
do. Sin duda en la caza d(! estos animales 
se haliia em|i|eado antes una choza de la 
<|Me aun se ven aleamos restos en una de 
las |ie(|U('ñas islas [ledregosas á la entrada 
se|itentri(iiial d(d [luerto. La ruina, si tal 
se [Hiede llamar una choza domadora dos- 
triiida. [lermitia reconocer (|Uo ol odilicio so 
lialiia c(im[iuesto di^ un cuarto con hogar y 
de un alinaceii de provisiones situado por 
fuera, y ((ue solo halda sido destinado [lara 
residencia de verano do los cazadores y pes- 
cadores (|ne duranlo la estación de la caza 
lIcLí-aliaii aijui desde las siiiiori s (1) situa- 
das más hacia el sur y actualmente ahan- 
(líMiadas. 

'l'iMigo la con\iccioii do ([ue aun vendrá 
el dia en (jue hahrá grandes almacenes y 
inindias haliitacioiK^s ocui)adas durante todo 
el año en Puerto l)icUson. Alu)ra, sin 
emliargo, toda la región hasta Cíoltschicha 
o.dá del todo despoblada, aunque según 
(l(Muuesira el majia anterior, antes existían 
i numerosas casas construidas á lo largo de 
' las orillas del rio y del mar, más allá de la 



Mi IliiliiUicioncs (lL'^lill,■lcl^.^ tiiiilo pKrii rcaidcnciii 
de invierno cumo de verunu. 



T 



lll'i nni'l'MNWI r, \i liiN nrt N»!» V n InH'» 

(|i'm»'Iii1m»i'iiiIiii';i il-'l .[i-iiisci. Ii i-¡t;i |;i Pj;!"- Mciii'Mit" t;iiiil»i(Mi porquo l.'H coítumlfrnji 
siiia. M'ifas im«í:h c-it.ui :i!iiiiil'iii;ii|as Irn-i' ^ciicilla-i ili'l fiíMiiiin aiifiu'iin lian i'i'iliiln 



DESEMBOCADURA DEL JENISEI 

Atina Rusíious 'iii.i ii >i|iit.i AimiIi'iiii.i' 

iiii|H'i'iali- -.■iiiiliiii-um l'.'liM|.n|iliiii.i' 

l'rll'ii|Mili ITl."i, 



'■lili ■'<iivi,,\ui (o *. <r^ 

^•'^'i: /l'n>i,hv .0 \ 

'i'ii Tiinuli,in \o .„ ., ,) 

. .1 \ ^ 

"//<■ \r./.;.. )" — '^ . . /\N^ 








'^llll\\ .">/V/7i/»'/l()\\ 



{ 









■ /.lili, trio A. ,-/'\ \S->''.'////./»,v/./.'.l/.;./(fCi(nv 
'M/((yv.iy„ jou "I ) o.:,/„ miiisziio 

"vs'il'r.ilO l'"'^ I /?-•'"" A'iVV/I.Mli» 

/\ •.'s:"W-.<\^' ' /¿"J .Urzriikllio 

Si .' . í r z l!\ hiu< 

•/"'^"•" / /o li f.<slin,>i„ws 



.' ^■. 





,*^ '''.'':'"' "'^"^ o K^'" "' ^ 



o :: ■ ir. •/•(■/( Tivuho 



t , Al'-/ > .,, /.irii.t/K' 
-1,1 ) I /, (o .'.' líiihllW 

^ l>i-i/ii/iin,> plr'A'.?, 9 ::. /,v.i/Kni\> 



- . A .7, ., _. 

\, i¡'<iio\vi, ol'L'>/ ' <,]h^:vÍA\>iu>\\\> 

I J ■ f^'' o^y .\/iiksiiiiiiusl\.\y 



'lllllltl ° oX / I , °\\°i-- w- 



szno 



/t<itli.-iziiio°yi 




linnipo, on [^y'iuu'v limar sin duila á causa lamhieu en la lojana costa sopfontrional de 
(le la (lismiiuicidii di' la r:i/,;i, poro prolia- la Sihoria á nuevas uocosidades ijue difícil- 



f»P(Tfl.O IV. 



ti: 



monto poilíati s!iti«if:ii'(M'><o on ntiii t^pofti mi 

i|l|i' llili:.'llll Nilpiir t';|i'ilit;ili;i i'l coilli'rcin i'll 

.1 Icrritnrid lluvial i|i>| .li-iiix'i. |,a ililli'ul- 
tad i|i> trai'i' liiiriiia fiii'. |iiii' < ¡iMiiplo, Iiact< 
al;,'um)s iIccoiiÍoh, es ilccir. m.iIcs de i|iii> la 
lia\(';:afiiiii pur \apiii' liiiliii'-c ('(iiiiciizailn 
ni el .li'iiisci, la faii-ia dr- ijiic si- aliaiidiiiiasc 
iiMii HÍiiKiviu situada imi la urilla (irifiital 
di'l rio a, liis "é'j" yr»' latitud iKirlc 

I.a-^ siiii(i\ ia- di' la d<'>i'liiliucadiiiM di'I 



rano á t|i<n>'as níf'lt!a>i, papoco quo no han 
pudicd (.tVi'i't'r a sns miradores niiiclias 
iiiM-iioniN para di^lViitar di" la-i di'liciax do 
la \ ida y li iMii<a d" lialuMNc t'|(M,'Ídi) 
priM'i'iaiii"iiti> i'st I ri-LTÍoii. suliri' tudn oii 
nii pai-< tan rico, en nn sncln cscidi'nti' 
(•(lino |o (M la Silii'ria, no |iar<'ci' (wpljcarso 
Iticn. I,iH i'íkIii^ d<' lina siino\ ia anti;,'iia 
(|\"'><t(H(HK()¡) (|n(< yo \i. cnaiido en cdui- 
piñía di' I -i dic'turi'-i !,und><lro:n y Kns- 




lliiNvx Di; LN.v siMnvu iriiiiA iii; Kiii>iii\\-.koj, 

Uijiia lío un ililinjii ilc A. ült'Mi::iiii. 



hal (le 
lifícil- 



.Icnisci lurnialian en su tiempo la> resiilen- 
eias tijas más avanzadas hacia el norte di- 
los puelilos eiiropeds ij . Silnailas al ¡lii' 
de la desierta estepa, expuestas en invierno 
!Í continuas tempestades de nieve y en ve- 



(tl Lm i'c.-iili'liriii Üjii iiii'in M-|ili'iili'i(inal li.iliilail.i 
iirlUillniLMllO pnri'UI'opcnscslii plii/.il CDtni'rciiil diilir^a 
ili' P.isinsiili (MI el iinrni'sliMlL' (irociiliiiidia, á los 'T-¿'i' 

clr hllilUil llOI'll'. I.ii |iOl'l) l|Ul' ilim l'll Itll.-in SI' >:iIm' ili' 

I.IS l'l'Sillolll'iiIS MlltL'l'il(C(.'S l.'|l lll lIl'Sl'llllldC'illlUIM lll'l 

.Iciiisi'i SI' i'Ollsifillil rii lll iilil'ii: Nolii'iiis lll.'is rccii'lilcs 
sdlirc lll roj;ii)ii más sr|ili'iili'¡on.il ili- Siln'i'iii i'iitrc los 
n'iis Piiii"s~¡(la y (Mi.ilaiiiíi. rsi'riliis i'ii t'ui'inii ili' prc- 
^.'iiiitiis y ro!-pu('>liis, Clin iiilniiliii-riiiii y nulas di'l au- 
lui'..>(K. K V. HiR'i- y Gr. V. llrliiii'i'. Smi Iraliajos par i 
iñiilriliuir al fioiioi'imiciilo ilol ¡iiipi'i'io nisu, N, ¿lili. 
San l'iU'i-óliui't:!), ISTji. 



iieri;', e:i 1^7."). em|iriMidiel viaje rio arriba, 
parecimiii' cual si im Iniliiese lial)ido en olla 
lina \ erdadera \ ida familiar. Tres casas con 
tedios culiiei'tos di» turlia se liahian con- 
siM'vado lo l»astaiit(> para ([ue el viajero pu- 
diese |nrinars(> una idea de su construe- 
cion y de la viila (|ue alli se lialiia hecho. 
Cada casa conlenia un lalieriiito de cuartos 
íiiuy i)e(iU(>ños. hahi (aciones con camas 
lijas en la [lared. otras con onormes ho^^a- 
ros, ali.Minas para baños cun estufas, alma- 
(•(Mies (|(> aceite con ua'andes dojuisitos do 
onormos árlmles huecos v saturados do 
aceite, colierti/.os para consorvar la Ljrasa 
ron restos de dííUiuos blancos etc. Todo esto 



^p 



! 



llft rinr.iNNAvriiAf.ioN 

(loiuostruba quo ol \\\ix',iv liiil)i;i loiiido su 
jieríodit (le apo^^'co iluriiiito o[ cual roiiialta 
aquí lú liieiicstar y so cuidalja la rasa (|ii(' 
en toda su solfdad formaba o[ conlro d(^ 
una vida quizás nii'is rica cu pa/ y conio- 
didad do lo que ou un principio hubioso 
podido croorso, 

Kii IHTT) un i<j))'i/i>isr//i7,'>'> (administra- 
dor) y tros trabajadores rus-^ baliital)au 
todo (d año Goltschicho. Sverobo osta,ba 
liabitado por uu hombre, y l'riluschnoy por 
un anciano con su hijo. Todos oran polu'os; 
viviau en poquoñas chozas culiiortas do 
turba, compuestas do un rocilii(h)i' y una 
habitación alumiada, sucia y llena de lio- 
llin, con un inmenso ho^'ar. v provistas 
de l)ancos de nuulera á lo lar^-o do las ])a- 
rcdos, y do una cama alta, fija en la pared 
sobre el suelo. Entre los utensilios de la 
casa sólo so observaban en abundancia lo^ 
destinados á la caza y posea, alijunos pu- 
cheros y calderas y una tetera. Las casas 
estaban situatlas todas cerca de la orilla del 
río á tal altura que las inundaciones do la 
l)rimavera no podían alcanzarlas. Sus inin»>- 
diaciones se co¡nponían de un montón do 
desperdicios sobre ol cual una multitud do 
tlucos perros de tiro saltaban en busca de 
su alimento. Para los habitantes do estas 
ro;,'iones no hay, soyun se dice, muchas 
mujeres rusas. El cosaco Teodoro, que en 
los años de ISTÓ v 1(S7() hizo alirunas ten- 
tativas aunque con mal éxito para .•¡orvir- 
mo do piloto y que ol mismo ora un solte- 
" 1 curtido y anciano, se quejaba de que 
el sexo bello ó débil era muy poco nu- 
meroso entre los rusos. Hablaba muy á me- 
nudo de las v'M)tajas de los nuitrimonios 
mezclados, é inspirado no sé si por recuer- 
dos ó esperanzas, opinaba que una mujer 
de los doljxanos era el mejor partido para 
un hombre de aquella región que quisiera 
casarse. 

L'n poco más hacia el sur, pero aun á 
mucha distancia hacia el norte del limite 



PF.I. ASIA Y l-cnnpA. 

Ao los bosques, hay sin embargo labrado- 
ros muy acomodados que habitan grandes 
simovias compuestas do muchas casas y 
habitaciones, en las que reina cierto lujo, 
ilonde so pisan altomljras de pieles, donde 
las ventanas no están rotas, donde hay es- 
tatuas de santos cubiertas de placas do oro 
y plata; paredes engalanadas con espejos y 
retratos grabados en cobre graciosamente 
pintados, que representan emperadores y 
generales rusos. Estas riquezas las han ad- 
quirido por su comercio con los indígenas 
(jue con sus maiuulas de renos viven como 
nómadas en la estopa. 

lias rocas al rededor de Puerto Dickson 
se componen de diorita, que es dura y di- 
fícil de romper poro que se descompone fá- 
cilmente l)ajo la inlluencia del tiempo. Las 
coliiuis están por lo tanto á menudo tan 
destrozadas que sólo forman enormes mon- 
tones do piedras; hallábanse cubiertas de 
una enorme cantidatl de liqúenes y en las 
superficies que mediaban (Mitre ellas, el 
doctor Kjolhnan reconoció las siguientes 
femoróganuis; 

' Cini'rdciii frii/iild Riclinrds. 

Erii/iron iini'/lorus L. 
Síiiisíiircd til/iimt DC. 
'J'(irít.Cítcnn) p/n/nudocarpuní ,1. Viilil. 
Oi/iiinitmlru Sii'llrri Cli i'l Sclil. 
J'ctliciil(tri,< itiulclicii W'illil. 

» liiríulu L. 

,> Ot'drri Viilil. 

EvUric'.iiunt cilhsitin lUiiigo. 
Mi/ofoli-i sili'tUirn IIülVii). 
Astrai/iiliis alpiítii.i L. 
Ori/tropis cuiiipr.itris (L) DC. 
IJri/ds octofictítlii L. 
Sicccrsiíi ¡/laciali-i \\. Br, 
Pnlentilla cmaniiiutta Pursli. 
Suxifro'/a op/¡osiliJoíia L. 

; Irüiic/iidti.'i L. 

.. HirculllS L. 

» ^tcllari.^ L. 

,> niralig L. 

lí /licrítfiij'oliíi Wuldót. el Kit. 

» pinii'tnUi L. 

» ccrnitd I.. 

» ;'íí(í/((/í.s L. 

» t:(f!ipito.'*ti L. 

C/iri/sosplcnitiin uUcrniJoliuiii L. 
liliíjtlioln rosca L. 



p 



C.APhfl 

í'íirii/(i miirrucarpa H. He. 
Cartlítiiiini' pfittcnsi.< L. 

bclUilifolia I.. 
Eiilrciiui r'<lir(ti\tii l\. Hr. 
('i)í'/ilriin'ii fi'iu'^lniht W. Hr. 
Diiihfi iil/iiiiii L. 

« i<hti,n;iutii [\\ lir.) DC, 

» i-(iri/iiiliot¡í li. lii'. 

.» W'iililcnlii'i ijii Un. 

» iiltiiirn ¡Li^di'li.) lUiti^p, 
J'u/Kirrr nwlicauli' I, 
Jitiniinriilns pi/i/nucii^ Wp. 
Itantinruliiíi hi/jirvlinron^ HulÜj. 
« liippnniriiíi L. 

» flllplilivrtif Sol. 

» iijjinlii It. Itr. 

Cnltltn pii/ii.<lris I,. 
\\'ii/illifr>/rll(i npi'tiila '•{,.] Ve. 
SIclldi'id F.itti (ti:<ii \\. \\\\ 
Cvrnstiuin alpinuin L. 
Ahinc árctica Fonzi. 

.> macrnairpit F(Mizi. 
« ;■»//(■//,( Wir. 
Sni/inii niídli.-t Vv. 
O.ii/iiti ilii/i/na :\. ' Ilill, 
Ihunr.r nvcliciii^ 'I'imuIv. 
Poli/r/nnttin r'npciriiiii L. 

,» }¡i.<tniia L. 

Siilíj- pol(iri.< \\';í. 
Festuca riihra L. 
PoH ccnisra Ail. 

)> árctica U. Hi-. 
fíli/ccria Kiii/ii^hitd [\. Hr. 
Catahrosii a/'/ii/n Sol.i í^r. 
cdiicintut Til. Fr. 
Cnlpnilinin lutifalinm M. Ur. 
Dupnntia Fix/icri R. Br. 
Knclcrla liirs¡iitii G.\u(l. 
.1 //•(( rirxpitos-a L. 
Alopccuriif (ilpiíiiia Sm. 
Eridp/ioru/n (ii\i/ii.<liji)lii¡iii Y\i>l\]. 
» nii/nuitiiiii L. 

» Sc/ifiii ii:rri IIoiipc?. 

Cam' rii/i'hi (iooil. 

>> aqiutlilis Wp-. 
Janeas bij/laniis L. 
Lu:ala /ii/pcriinrca H. Hr. 

n árctica 151. 
Lli\i/ilia í'rrntina [I,.] liclelienli. 

Nuestroí' boti'inicos rpco^ñerou . iiur lo 
tanto, una coloecion basilanlocoiisidoriiljlo, 
si se tiene on cuenta la situación sep- 
tentrional de aquella región. Kn el mar, 
en cambio, no encontraron alj^'as í^rrandes, 
lo que también podía esperarse, pues las 
pruebas hecbas con el instrumento de 
Ekman, destinado á sacar agua de ¿jcrandes 
profundidades, demostraron que el conte- 



IV. íto 

nido de sal era lan e.^caso en el fondo como 
en la siiperlicie, es decir sólo de 0,3 por 
cii'iilo.'ramliieii la temperatura fué durante 
n\ies1ra visita casi la misma en la superfi- 
cie, es decir de -¡-D" ¡i ló". En la primave- 
ra, después de la desaparición de la nieve, 
el ag:ua prol)a1)lemento esen estas re.ííiones 
del lodo dulce: pero en invierno es fría, 
y quizás ofrece el mismo contenido en sal 
que en el tundo del nuir de Kara. 

Ihidas unas condiciones bidrográticas tan 
varialiles se babía condado encontrar on el 
fondo del mar una fauna marina muy es- 
casa: j»ero no sucedió asi. La pesca con red 
i'i cierta ¡¡rofundidad dio al doctor Stux- 
berg un l)uen resultado, pues obtuvo las 
mismas formas que se encuentran en el 
fondo del mar de Kara. Esta circunstancia 
parece demostrar que ciertas especies de 
vertebrados pueden soportar un cambio 
mucbo más grande en cuanto á la tempe- 
ratura y el contenido de sal del agua, que 
las mismas algas; y que algunas especies, 
si bien viven por lo regular en la capa de 
agua salada fría en el fondo del mar de 

1 Kara, pueden sufrir no obstante sin per- 
I juicio, una disminución notable del con- 
I tenido en sal y un ascenso de la tempera- 
I tura basta los 12". 

I Para la ciencia moderna que tantas veces 
lia coasignado la existencia de una forma 
¡ septentrional al sur. ó viceversa, fundán- 
j dose en ded;; -^ • -^.^ puramente teóricas, el 
I conocimiento de las especies que pueden vi- 
1 vir alternativamente en agua dulce y á 
I una temperatura de -]- 1 ¿", y después en 
a'iua fría basta — -,7", casi tan salada 
( orno en el Mediterráneo, ba de tener cierto 
inte:'és. Las formas más particulares eran 
las siguientes, según el doctor Stuxberg: 
una especie de nii/sis; (lUish/lis R tthkei, 
Kr.; iúnthea enlomon Lin.] idotliea Sa- 
bia :i Kr.: dos especies do lisianasidas, 
ponto porcia selosa Sthrg. , Italimcdon 
i brecicai'ar Goi's; una especie de anélidos; 



li 



p 



i I 



120 



< incfxXAVuriAcloN deÍ. asía v i;innt>A. 



nnii iiiul(/i'l(i[ i/uldíii ¡nterniediii M. Sars, 
ijoldif ?) arc/ícn O'i'ni/ y un solo nrrcliis. 
En lo más rolinulo de algunas ensoña- 
dos (lo Puoi'lo Dickson so liiill(') madera 
llotando, bion biijo la forma do astillas y 
l'ra¿j;uicntüs do raicos, ó ya on la do árliolos 
enteros con restos de ramas adhorontes, y 
en tal abundancia, que el navo¿,'ante puodo 



tos do su lIo;i'ada al mar, h menudo de 
modo (jue los troncos quedan en posición 
vertical en el fondo del río, cual si ostuvio- 
son arrai,i4'ados en la arena. De este modo 
pueden oiitorpocor muídio la navo<.''acion, 
cuando UK'nos on los sitios j)oco profundos 
del río. l'na ensoñada do las inmediacio- 
nes de Puerto Dickson estaba casi cerrada 




Sii:vi:iisi.\ (.l.AClAl.is. H. I3n 
del |>ii<'it(j de LlieUxjn. 



proveerse allí sin dificultad de la leña com- 
bustible necesaria. Sin embargo, la mejor 
parte de la madera flotante que ol río lleva 
entre sus ondas no queda en las orillas del 
mismo, sino que se dirige al mar, donde 
sobrenada con las corrientes basta que, re- 
cogiendo demasiada agua, se sumerge, si 
las olas no la arrojan ;'i las costas de Nue- 
va Zembla, á la septentrional del Asia, del 
Spitzberg, ó tal vez de Groenlandia. Una 
parte de la madera flotante se sumerge an- 



por unas empalizadas natunJes de troncos 
do madera flotante. 

7 de agosto. Kl Vega hizo provisión de 
carbón del Express, y por la tarde llegó 
la Leiw, 36 horas después de haber anclado 
aquel en esto puerto, es decir, precisamen- 
te ;'i la hora convenida. Sobre su viaje el 
doctor Ahnqvist refiere lo siguiente: 

«El 2 de agosto Hovgaard, Nordqvist y 
yo subimos á bordo de la Lena para hacer 
una excursión á Beli-Ostroso. Debíamos 



CAPÍTII.O IV. 



l'Jt 



abordar la punía á( 1 sudoostc para liaccr 
observaciones boláiiicas y zooló¿^icas, diri- 
giéndonos luego á la playa opuesta de 
Yalmal á fin de visitar los samoycdos (|un 
allí liabitan. 

«Abandonamos el Ve//" ¡'i las once de la 
mañana. Durante el día vimos en algunos 
puntos al sur hielo diseminado, y á las diez 
y media de la noche encontramos una fiija 
más grande de hielo de unos íJüO metros 



jilaya ])reseiitaba á gran distancia tan j)oca 
proriindidad, (|ni' l'ué ])reciso abandonar el 
bote á niKjs .'(()() iiielros de la urilla, á la 
cual llegamos á jiii' por el ¡igna. 

]{eli-()stro>o se compone completamente 
de arena lina, y Síilo en la i)arte de la j)laya 
que estí'i al alcance d(d agua del mar se 
veiiiu algunas piedras del tanuulo de nue- 
ces; ni'is lii'icia (d intci'ior no encontramos 
una sola, ni aun de las más pequeñas. Kl 




■i.i 




5^ 



VlCHTKIlHAllOS llK I'LIMIKI l'K Dll.KSON. 
!i. Y'ildin :ii\'t¡oa (¡riw. 1 ''j ilel toiii.iriii natnr.il. Ii. Dinfli/H^ líntliLti K\\.. U'f< voi'i'> .imnont;.'!!) orí tarii.iñn. 



de ancho que se extendía al nordeste y 
suroeste, y la cual se franqueó sin dificul- 
tad. Por la noche encontramos algunas 
veces hielo diseminado y por la mañana 
otra faja de considerables moles. A. pesar 
de la niebla y lluvia conseguimos, gra- 
cias A las continuas observaciones con la 
sonda en profundidades de 10 metros, en- 
contrar el estrecho situado entre iJoli-Os- 
troso y el continente; y el 3 de agosto á 
las once de la mañana anclamos un poco 
al este de la punta meridional de la isla. 
La Lenii tenía un fondeadero de S'/j me- 
tros de agua á 1 milla inglesa de tierra. La 

Tomo II. 



punto más alto de la isla apenas parecía 
elevarse :\ metros sobre el nivel del mar. 
La i)arte de la isla á donde llegan las olas, 
es decir la playa y alguna ensenada ¡¡ro- 
funda, tienen la arena lina, desjjrovista de 
toda vegetación. Allí donde el suelo se ele- 
va un peco, está cubierto de una cai)a blan- 
ca y negra salpicada de musgos y liqúenes, 
diseminados, entre los cuales hay á largos 
intervalos montoncitos de gramíneas. Sólo 
más hacia el interior del país, v en riiior 
únicamente junto ¡'i las orillas pantanosas 
do los niimerosos lagos pequeños de agua 
dulce, así como cerca de los estanques y 

lü 



:: 



mm 



IJJ CIHCl NWVKliAl l(lN í>\ 

])anlaiios. el supIo (^s lipTiinioiilc vonU'. 
Liis pliiiilas (1(^ las ('la.'íos supcrinros siilo 
oslan r('j)r(V<(Mi1a(las por 17 (v-^iifcics. loila-: 
potiuoñas y ali'oliadas. y las más de lasciia- 
l(vs sobrosalcii [locas liiu'a< di- la an'iia (1). 
^[uy pocas alcanzan nna altni'a de ir> dc- 
cinicli'ds. Nin;;'una especio do sáuco< s(> 
onconiró, ni llor al^'nna do otro cohir sint'i 
vordi^s y Mancas. 

«Tambion los lii|non(>s oran escasos; niii- 
í^'una de las ospoci(>s conslitnia una voue- 
lacion ubundanlo v solo raras voces so on- 
cuonira oniro ellos alirun 'annt/n 'irn> » 
La V(\u'o1acion de liíiuones más abu'i and' 
se hallaluí on la madiM'a llolanle de la jil;.,.'i 
y on los jianlaiios. Las especies i;'iandos. 
como ol liquen del rtMio y de Islandia oran 
ou exiromo raras. Kncoiilramos unas NO 
especies y Nonbivisl recouiíi unas v>i) de 
muscos. Los invertebrados terrosirí^s osea- 
sealian tanto, quo si'do jmdimos hallar tros 
dipleros y una especio de beminóptoi'os. 
asi como alij'unas oruiras do insoclos y ara- 
ñas, rnicanienlo los podúi'idos so eiicoii- 
Iraron tan al)umlantes. quo cubrían ¡^rau- 
dos espacios del suelo de la playa. 

»A'imos varias manadas do rer-os. poro 
no nos t'ut' j!(i>ibl(^ ponernos á liro. Xordq- 
vist coyió en un ostauíjue quo so coinunica- 



ili L;is Cdlccciütic» rei'Ojiiilas so li:iii cx.iiiiiiKi 
nut'stni ivgi'eso por i'l dm'lur Kii'IImnu. iiiU'lii/.<i 1 
guie II te clii.sit¡ciii;ion: 

Süi ifru'in slclliiri.< L. 
» rcrinuí L. 

11 ririilaris í^. 

Corlili'iirin J'í'iii'flrKlct R. üv 
Strlíariii /ííííiií'/"-'' '«"'tb. 
Aira ('(((v/)í7í)í(í I.. 
Hicfnr/ilua piiuc'l'orii \\. lii'. 
Krin/i/ioniiii nis.-truliuii Kr. 

ji .S'cAcfir// -(•/•/ Iloppe. 
Ck/vs .<itliiui Wir. 
.S'((////lí( llirdti.i Vi\ 

Arc('i¡i/(il(í prti'Iiilind iLmcss.' .\ii(!s. 
CaliLhrn<n a/'/l'ln Sil i Fr. 
Dupontia i'iilu'i-i H. l!i>. 
Caven iii\<(n<i D'^sv. 
Lu'/iild lii/pcrbori'd H lír. 
» (i relien 151. 



lio ;> 
11 ffi- 



:l amv V itiiiii'A, 

ba con el mar un pococillo del p'nero de las 
mui'das. También hallamos mailera llotanlo 
en uTan cantidad, y más Inicia el intericir 
al:;'un tronco pntrid(t. 

>^La lln\ ia y la ui'dila impedían recono- 
cor el sitio dond(,' nos hallábamos, huranto 
la noclio hicimos la 1ra\es¡a por el ostroclio 
y anchunos :\ ])oco más ó monos 1 '/- milla 
in:^'lesa ib' la playa do \'alina!, frente á al- 
i^'unas liondas de samoyedos quo habíamos 
descubierto á alu'una distancia hacia ol in- 
torior del [¡ais. ("on ol mismo tiempo dos- 
tavoral)lo d(d día anterior intentamos tocar 
tierra, pero el aii'ua tenia muy poca pro- 
fundidad, .^(ilo a Iiasfuile distancia. Iiá- 
cia el este, pudimos lleL;-ar á la playa ]tor 
un sitio donde la orilla tenía unos !) nuciros 
de altura, siendo vertical por la parte del 
mar. Más arriba de esta oiálla, compuesta 
de barro poco compacto, encontramos una 
llanura semi>janto á una estopa. qu(^ bañada 
por pantanos y arroyos presentaba bastant(> 
\ enlor. Para iMicontrar á los samovedos nos 
dirigíamos bái-ia el oest(\ fraii(]ueandü va- 
i'ios arroyos que surcaban prol'undamente 
el suelo, y al cabo do media hora de cami- 
no llt>pimos á un rio anclio. (jue si liion 
]io.'o profundo, no pudimos vadear á ])u'\ 
Ln su consecuencia. rei;-rosamos á nuestro 
boto con la intención de buscar on ol otro 
lado del rio un dosoinbarcad(>ro: pero como 
la distancia entro la L'iin y la tierra era 
(bnuasiado considerable y ol viento aumen- 
taba, el capitán croy*') (ino (d tiempo no nos 
permitiría hacer una excursión tan lari;-a. 

wl'or lo quo pudimos deducir de nues- 
tra corta visita, la veii'otacion ora muv 
abundante en (\sta parte do la isla. Los ban- 
cos elevados do la orilla sobro todo, esta- 
ban cubiertos do una al)undancia de lano- 
rópimas y liqúenes que habrían merecido 
un examen más detenido. Nuestras ol»ser- 
vaeiones, sólo superficiales, sobre la fecun- 
didad de esta isla, podrían ofrecer sin em- 
barg'o interés para una comparación con 



CAPllt 



ostro 
I ulro 
como 
■a ora 

iiuon- 
|i(i nos 
larij'a. 

IlllOS- 

lüuy 

l)an- 

losta- 

aiio- 

|(>oi(lo 

|)sor- 

X'UU- 

eiu- 
cou 



la llora do Holi-()slro>o. UoolJíuios y roii'is- 
Iraiiios una parlo do plañías do ciasos su- 
porioros ( 1 ) y nuas K) o>;|)ocios do liiinoiios. 
Xordijvisf pudo observar ipio la fauna imm 
s(MüoJaiito á la di^ la i'<la vociiia y oiiconlríi 
dos ospccios de ('olo('i[)1fM'os. 

'^Dosjiuos do ]ial)or porinauocido ".'(i ho- 
ras on ol oslroclio. lovanios ancdas y nos di- 
rio'inios Inicia ol c>\i\ sii^uinido un oaiial 
do loa 1() niolros ilo profundidad: poro 
oomo no so oiicon1r(i más liáoia ol oslo su 
curso, Tuó forzoso r(>solvornos á volver para 
salir otra voz por la entrada occidenlal d(d 
eslroídio. auuíjuo ya (vlábanios oíM'oa dol 
extroiiio oriental de li.di Oslroso. Kn la 
costa iiorlo do la isla di\isanios una ui'an 
cantidad do hiido encallado. ad\irtiondo 
que osla iiarti> do la costa, vista dosilo ol 
mar. no so diforoncialia on nada do la vi- 
sitada por nosotros. Kl 7 do aL;"os1o lloii'a- 
mos i'i Puerto Dickson.» 

l)ol relato dol tonionto llorgaard sobro 
la misma o\cur,ion publicamos aíjui nn 
mapa do ]i(di-< astroso y la vecina costa de 
Valnial, en el quo doy al estrocho situado 
ontro la isla y ol continente el nombre de 
.\Ji'l//;/i/i, uno de los atrevidos marinos ru- 



(I I E.slíis son scpun la cliiíilic;\cion úu] doolor Kj<'l 
man, las siguiontos: 

Sa.i ifnu/a ccrniia L. 

•> fiii-picosu L. 

Corlilcaiid fcncstrntii R. 1^1". 
Druhii (i!/iiiit( \.. 
Iiiiiitnu-iiliis *■(///)//((;'('»,■•■ S. 

11 niralis 1.. 

» pi/i/niivii.-t \V^. 

» lupponicn^ L. 

II borcalis Ti-anlv 

Slrllarin K'l.runlfiii W. Hr. 
Sdlix i/lditfti L. 

An:to¡i/iil<i pcit'liilina 'I.a'sl And. 
('(ildliiiisa dlijidd ¡Sol.) Fr. 
11 riincinnn Tli. Vv. 

Diipontia /V.-'/íc/t R. Hr, 
C((/((/(io_'//'Oí-¿(s Idpponivd L. 
Cdrc.v sdltna W^. 

» rii/itla Gooít. 
Eriiiphoruin rosscoliuu Fr- 
Luciitd arciiaCd Sni. ( In/pcrborea R, Br. 
Lloijdia serótina (L,i Rcichol). 



1.0 IV. t2:í 

si)s que hace casi medio síl;'1o le franquea- 
ron ])or primera ve/. 

\ alnial ha sido visitado tan raras veces 
|ior oui'opoos. y lo (|uo (>stos oltsorvaron allí 
so ha puhlicado on olu'as do tan difícil ad- 
quisición, que tal voz coiivoiulrá reunir 
aipii los dalos más importanti^s (jU(> so co- 
iiocoii sobro esta poninsida, añadiendo los 
(locuniontos más iiocesario-;. 

l'(U' lo que loca o\ nombro, so escribe 
tainbiíMi V Volmortlanda •>( tierra do Yel- 
mort) (l); poro esto no os admisible. í< Val- 
mal « os do oríü'on samovedo. v sen'un cierta 
noticia particular did conocido etniílo^'o. 
doctor M. 1). l'luropacus. tiene la si^aiiüca- 
cion caracloristica de •• Extremo de la tier- 
ra. ■> ^■ 'Wlmors'). empero, era el nombre de 
un ollcial dol ballenero holandés portene- 
cioiito á nn tal Manuní;'. ijuo on Kilil dio 
la vuelta á la punta nortinlo Nueva Zembla 
hasta o\ i)uor1o de invierno do Harents, y 
desde arjui más hacia el sudeste. Kn su ex- 
cursión, ^'lanlin,u' no vii» nin,o-un paso,aun- 
(luo todos los indicios demostraban que la 
tierra dobia estar pnixima: poro varios tri- 
pulantes cridan verla, y los detalles que 
sobre el particular reíirioron á un dibujante 
holandés de nuipas, Dick Uembrantsz, ba.s- 
tai'on para (juo la supuesta tierra so mar- 
case on un ¡^-ran número do mai)as. por lo 
regular en forma de una grande isla en la 
parte sei)tontrional dol mar de Kara. Esta 
isla so Uaniii ^vTiorra de Yolmert.*) (2). La 
semejanza (Mitre los nombres «Tierra de 
Yidmert» y «Yalmal.-) asi como la existen- 
cia de la isla de Yelmert, señalada primero 
en los mapas, fué causa do (¿ue ol nombre 
Y'elmertland se transfiriese más tarde á la 



il) F,ii los tmipns do la ohrn dn Linscliolcn, ya cila- 
dn, impresa Pii Ifilll, y cu Blavü. AlldS /iiíí//or (i(i(i5^ 
I, '¿\, y 2ÓI lláinasu á esto país «Sica Wcfl Vricslant» 
(La Nueva Frioslanda OL'cidtMitali y « IVc^í Frisia Xo- 
en.» nomlii'os que si liieii son más mitisuos por la ini- 
prfiion. lio pueden mereeer la preroroneia sobre los 
propios de los indipcnas, 

(2) Véase N, WiUen il78r)¡ póg, 002. 



I I 



i tí 



~ 



crní l•^•^■\vl:^l\rlo^• 
K;l^a 



¥ 



pouiíisula quo sp]iai'ii áo[ .iiar di'l Kara 
la onsiMiada úi^ la (IcsoiulKK'ailura di'l <>li¡. 
l)(>lio advertirse, sin eiiiliar;:'n. (|iii' el •■ mi- 
l>re de ^ aliiial im st; (Mieiieiilra en las nliras 
ai'liy^uas suliro les viajes desde las au'uas 
iiavei;'aliles (Minipeas hasta (>1 (H)i. l'ni' jiri- 
iiiera vez le halh' (Mi oI ndato de la expt'- 
diciondo Skuralosn. en ITMT.ennin mmibre 
di> la pnnta luiidoriental déla i>eninsnla 
(lue ahora le lleva ( 1 ) 



(¡ue aliora le lleva ( 1 ) 

Las llanuras de Valnial. cen sus rieas al- 
Ibniliras de i^'rainineas. ofrecen á los '■•anio- 
yedos en verano sus ]iastos l'ivorifos para 
los renos: y el ]>ais tieni> (Mitonces, so~ 
_ü'un dicíMi. en eoniparacion con ^vas rc- 
ü'iones de la costa del mar ( dac' .' „na jio- 
lilacion Itastante numerosa, cuva ¡navor 
parte, sin emliari;-o. so dir ;;'e en invi'^fu' 
con sus con-^iderahles maniidas ..e i'cios 
más hacia (d sur. \o (distante, el país es 
uno de los nunios ctinocidos did imperio 
ruso. Aljamas noticias sohre (d mismo se 
hallarán en las descripciones d(> los viajes 



hallarán en la 
si^'uientes. 

f( 




du'uientes. 

Silifiiiitoso. 17. ¡7. VA i;'eó(h:'1o Seli- 
lontoso emiirendii'i en los meses de Julio y 
aii'osto un viaje en trincos tirados ])(ir re- 
nos, avanzando á lo lari;'o di^ la costa d(^ la 
ensenada il(d nlu hasta I>idi-( )stro\\ . |)es- 
graeiadamente pai'ece (jue í^í)\)Y^' este viaj(> 
no se ha pnldieado sino lo (|ue se encu(m- 



110 se ha pnldieado sino lo (|ue se encu(m- 
tra en liitke. >. Cuatro viajes etc.» 15er- 
lin Is:)."). pái;-. (i(!. y en W'ran^id. «Viaje 
á Sillería ■>. Herlin l.s.'i'.l. p.'ii;-. ;{7. 

De¡</ell' J 7 7 I . l'lste viajero i'ecorriii á 



Vc'níc «Viiijo do W 



iMiigcl í» berlin. )ia¡; 



peí. ASIA V r.tnnPA. 

lin l'iie preciso aliandonar la emharcaoion 
Yenii"/: en la playa de Valnial, á los 
(!!)"r)4' do latituil norte. Krnsenstorn hijo 
so salvó con su Irijiulacion, iranando la 
costa, ala cual 11o:,'ü el "JS do sotiombrn 
.«in recurso alLTUno. Cuando saltó á tierra 
lio *'Miiu ya alisülutamento nada, y .sin 
duda haliría perecido si corea del .sitio en 
que desembarcó no huliiese encontrado un 
rico samoyedo. propietario de 'J. 000 rono.s, 
que recojiíi los náulVa^ros con irran ama- 
liilidad. llevándolos con sus renos á Oh- 
dorsk. población situada en linea recta ¡'i 
unas ."iin» vorstas(l) de distancia, soí^un 
(d cálculo del samoyedo. En la descripción 
de Krnsenstorn, que lio podido estudiar, 
no so encuentran desirraciadanionte expli- 
caciones sobre la tribu quo los náufragos 
conocieron en su notable viaje (2). 

l\'ii/il/)in\//-/feil // Fi'/isrh, Jdl'O. Una 
(b'scrijicion muy minuciosa y sohre todo 
intoresanto do las condiciones naturales do 
la par!(^ más meridional ác l;i península. 
Se hallará en las publicaciones sobro ol via- 
je del conde do "W'aldburg Zeil y del doc- 
tor Kinschen. iNTiJ {'.i) 

Sr/toaneiilicr//, 1^77. A la parte sep- 
tentrional de I5"!i-Ostroso llegii el capitán 
Schoanenbery: durante el notable viajo que 
en ol citado año hizo desde ol Jonísei á 
San Potorsburgo. No se veía ningún ves- 
tigio de sores humanos, pero sí do renos y 
osos. Kl mar ora bastante profundo hasta 
la playa para liuquos de mucho calado. 
'Xn/ícias ¡i'irli.i'iifaresj. 



i\) l'n.i rrrstn. ú milla rusn. 

(2) "l'.iul von Krusenstorn Bosquejos do su vida de 
niarino'), Hir-éclil.fi';; en Silesi;i. Después me referiré 
nnis iletiilladiimeiile n los dos vinjes de Krusensteni 
en el m:ii' de K:u'a. 

(:tj . Folletos geográficos ¡ilcmanes» publicados por 
ói'den de la So'^iedad geográfica de Bremen por 
M. Lindemaiin ■. I. ISTT: II. 1878. (). Fiíiscli «Viaje á 
la Silioria Occidental en ISTii.» Berlín 187!). Tamliien 
se hallará un resumen l'urmado por ol conde de Wald- 
liurgZeil, l).ijo el título de: «Documentos literarios 
soLirc el territorio del Obi inferior,» 



Ln 

damo 

la CO: 

una 
ri' de 
siguí 
^<] 
qu(^ c 



capItiloiv, 



125 



La c.rpedin'on. simra en 187 .~>. Alior- 
flaiuos (luraiito osto viajo casi al criiti'o de 
l;i coíta oecidtMital do Valiiial. Para dar 
una ¡(loa sobro la naturaleza del país tonia- 
n; do mi rolato, no muy conocido (1) lo 
siguionto: 

«En la tarde del 8 do aixoslo dosomliar- 
qu(^ ccn Liindstríini y Stuxboru: ou una 
punta salionto do Valmal on ol lado sep- 
tentrional de la desembocadura do ua rio 



llanura lijoramonto ondulaila, cubierta do 
una vo¿^eta('ÍM!i ipio auii<iue en o\1ron)o 
uuit'orino ora sin eniliariro mucbo m;'is 
al)Undan1o (jue la de la isla do ^\'ai:J:atsch 
ó do la Nueva Zembla. La i^'uaUlad do 
la vo;íotacion debo consistir aquí esen- 
cialmonli^ en la naturaleza del torroiio, 
donde no bay niniruiia ^rriota; ol suolo so 
compone cu to hn partes do arona y arci- 
lla, sin (jue se oiicueutre uua sola piedra 




Sillo vv. sA<;iiirii:i(is i:n ,l\iM\t.. 
(■.o|iin lio un diliujii do A. N. l.iNii«ri(OM. 



\\^ 



bastante importante. El sitio en que des- 
embarcamos estaba situ;ulo á los 7 •.i" 18' do 
latitud norte y á G8°i:á' de longitud este. 
La tierra estaba limüada aquí por una 
ensenada con playa baja: á una distan- 
cia de 100 pasos se oleaba un diquo 
vertical do 6 á 10 metros do altura. So- 
bre este dique comenzalm una extensa 



(li NopilciisUirilii, (•Reliito sobre uiim cxpprlieion i'i 
lii desembocüdur;! do Jenisoi y ú Siboriii en 187.0. v Su- 
])lfm<'iilü 11 liis obiMi de l¡i Iloíil Acadcmiu sueca do 
ciencias. Tomo i, n." 1, pág. :!8-i2. 



del tamaño de una bala de carabina, ni si- 
([uieiM de un guisante on una extensión do 
varios kilómetros á lo largo de la playa. 
Ni aun del fondo del mar, á mayor distan- 
cia de la costa, so extrajo una sola piedra, 
condición notable, entre otros conceptos, 
también porque parece demostrar que el 
hielo en las orillas del Obi y del Jenisoi 
no baja á ost;i parto del mar de Kara para 
derretirse. Por lo demás los depíjsitos do 
arona no contienen tampoco caracoles tosi- 
les. como sucede en los lechos de arena de 



I 



i't 



I2fi rini rNN\viT,\rioN nr:i. asía v rinnp^ 

lii cstopii (lol .ífliisfi: y laiiiliiiMí pürccc (pie 
laltiiii a(|U¡ los vi'irliolcs (le NOai'li'.. Si he- 
mos (If Jii/irar por imcstras ol)S(M'vac¡oii('s 
Pii pstc sitio, la pciiiiisiila (|Ui' se halla 
enliv! hi cnsciiaila del ( »l»i y el mar de 
Kara so disliiiixuc muy e-^ciicialmciite de 
la llanura (juo se oxlicndc al ('r.\(' del Je- 
uispí. 

»No (Micontrauíos ¡iidi<j:onas. pero oii 
toda la playa so voian liuollas áo houihres, 
rocoiiocióudoso (juo muchos ihau doscal/os; 
también ohsoi'\ amos numerosas señales di' 
pisadas de renos y perros, y surcos de tri- 
neos samoyodos. Másarrihade la [ilaya \¡- 
mos un lu;^'ar destinado sin duda para los 
sacrilicios. pues contamos 1.") cráneos de osos 
de dilerente otlad reuniílosen un montón v 
miu'hisimos de reno, con la mandihula in- 
ferior de una morsa etc. Mn la mayor par- 
te de los cráneos de o>os los colmillos se 
liahian extraído, y á menudo lallaha 
toda la mandihula inl'erior. Al^^'unos hue- 
sos estaban cubiertos de miis^ds y ocultos 
en el suelo: otros eran sin duda más re- 
cien1(>s, se^'uii lo demoslraha la carne 

adherida. Kn medio d(d montón de huesos 
se elevahan cuatro postes de madera dos de 

ellos formados con estacas de 1 metro di^ 

larg'o, provista.s de escotaduras hechas con 

un cuchillo, para colocar los cráneos de re- 
nos y do osos, que estaban sobrejiuestos (i 

col¿í'ados, ó bien enlilados por un aii-njero 

practicado en el hueso frontal. Otros dos 

maderos, que sin duda eran los verdaderos 

ídolos del luti'ar del sacrificio, presentaban 

al^^unas incisione,'=: para indicar los ojos, la 

boca y la nariz; los .sitios correspondientes 

(i estas partes estahau pintados reciente- 
mente con sangre, y en el montón de hue- 
sos veíanse aun los intestinos de un reno 

recien muerto. A pocos pasos de distancia 

se hallaban los restos de un lioi^ar v n)i 

montón de desperdicios compuestos de toda 

clase de huesos de reno y de mandíbulas 

inferiores de osos. 



■ Como en niniíun punto de la playa 
haliía sitios cduvenientes d(! incubación 
]'ara las arras, ¡^'aviólas ú (dran aves jiarí^- 
cidas, ni se hallaban cerca de la co-^ta is- 
las (¡ue hubiiwcii pddido sr>r\ ir para anidar 
á los eideres ú otros la'.nídii'ostros que lo 
hacen por colonias, faltaba la animación 
qae prestan las aves de los mares polares. 
l']n la desembocadiii'a del rio, sin embargo, 
volaban grandes bandadas do eideres y de 
patos polares, y en los bancos de arena de 
la playa corrían grupos ile la especie Cnli- 
iliis di'Cii'in'ii, asi como algún triiigido 
(jue IiuscaÍKi su alimento. l,a soledad di' la 
llanura siUo se in1errum[)ia ])or algunas 
alondras y una pareja (b> halcones con sus 
hijuelus ifith-o ¡irrfi/n'xusj. Adenu'is se 
veían huellas de renos; y dos trampas de 
zorro colocadas en la [ilaya indicaban que 
t'Muliier. estos carnivoros (wistian en e.--la 
región en número suficiente para s(M' ob- 
jeto de ca/.a. 

»^ras tarde, por la noche, después de ha- 
bei' tomado algunos meridianos para de- 
terminar la situación del lugar, volvimos 
á bordo y se continuó el viaje: seguimos la 
costa á aliiuna distancia, en cuva ocasión 
pasamos una vez entre la tieri'a y una cn- 
tensa faja de hielo subnuirino que á lo largo 
de la costa había encallado en \ina pro- 
fundidad de 1> á Ki metros. Durante la no- 
che ])asamos por un sitio había como tien- 
das de samovedos. en cu vos alrededoi'es 
¡lacía un gran nVimero de renos. La tierra 
era allí muy baja y el mar m(''nos profun- 
do. Knderezamos pues el rumbo al noroeste 
en cuya dirección llegamos pronto á aguas 
más profundas. Apesar del poco contenido 
en sal y de la temperatura subida de la cajia 
superior del agua (-1 7.7" C' cogimos aquí 
un rlio borcalia y una multitud de cop(í- 
¡lodos en la superficie d(d agua.'^ 

La escnrsion que acabo de describir 
y el desembarco de Almqvist y lloogaard 
en 1H78 son las únicas ocasiones, al me- 






■ im'\-ii*K 



> M'l It I 



^s (le ]i!i- 

l);irii do- 

l(ll\ iliios 

¡mus l;i 

OC'il>Íiill 

na cN- 
(t l¡ir,i;n 
i pin- 
la lió- 
lo lilMl- 

(>(loi'ns 

l liíM'l'M 

)roriiii- 
oroo.'^lo 
I a,i;'uas 
nleniílo 
la capa 
os aqiii 
} COpí'- 






iMis (|ii(' \i) sepa, i'ii i|U(' li)^^ iialur.ílis- 
ta> han vi^itailo la ¡lartf scptciilrioiial Ai' 
la pciiiiisiila (luc s(>[i;ir;i el mar AiA Kara 
lid (lili. Aun jii-! pi'scadiiri'-; iii)i'U(';^'()S hi 
\i-<italiaii i'aras vccch. (•¡rciiiist;iii('ia quf 
ilcpi'iult' priiu'ipaliiiciilc del diricil acceso 
lie la cost'i oriciilal (á causa dchiiioca pi'o- 
ruiididad del a^^nia) y de la talla de puertos. 
Actiialiiieiiln. sin emliar:.:'o. deseuiharcau 
;ili;'uiia vez para liacer pi'o\ i-ion de a^'ua y 
ijiii/.ás paralrocar sus ahorros en las racio- 
nes de 1al):ieo. sus r uch i líos su jk'I'IIuo^ fu- 
siles vicjDs ('i anliunos. p(il\or;i. ]iloiuo ele. 
por los producios de la cria de renos, de la 
v\\v>\ y posea do los sanioyodos. Al itrincijiio. 
1 )s iridí,i;'enas luiian cuando voiau venir á 
los iioi'uen'os; y si les fallaiía el Heiiipo para 
escapar, los saludahan huiiiildoiaonio ar- 
Midillándoso é inclinando la cabeza hasta 
v\ suelo; laiiipoco les i^aistalia tralicar con 
ellos ni eusiMlarles su propiedad. Pero 
(Ic-ile (|ue lus saninyedos han (dtservado que 
l(js iiorue;:4'os no les Jricían dano. la des- 
conllanza y la humildad hau desapare- 
cido del todo. Ahora se co;m'ralulan de 
la visita d(> los europeos, ya por la ocasión 
que so ol'roco di> obtener jnir el trueque 
\ arios artículos do necesidad, de lujo y de 
adorno, ya también por la variación (jue 
(le este modo (>xiierimeii1an en la mono- 
tonía de la \ ida en la eslepa. Cuando los 
pescadores })asan ;í lo lar^'o de la costa 
llana sucedo ú nuuiudo quo los iiidii^'onas 
corren detrás invitándolos á desíMiihar- 
rar; si estos lo hacen y ali;'uiios samoyínlos 
vicos viven en la roij'ion, so hace al punto 
un convito, ^'randioso si se tienen encuon- 
1a las costumbres del ])U(>blo y, quo ¡¡or 
más do un rasgo rociiorda las doscripcio- 
iies do los tiouipos tradicionales do las na- 
ciones civilizadas. 

Lo que acabo de exponer es casi todo lo 
que sabemos do Yalmal; resuHa por lo 
lauto ([ue para los futuros naveg-antc.s al 
Jenisei queda aun abierto aquí un campo 



n IV. 127 

vii'i;'eii para los estudios otno.irrálicüs y de 
ciencias iia1ural(>s. 

;.í'ero cuáles son las condiciones del in- 
vierno en la desoiiibocadura del Jonisei''' 
De esto no sallemos aun naila, porque hasta 
ahora iiin;;'una persona do iuslruccioii 
ciontilica ha invernado allí; poro on cambio 
se e()nser\a el ¡nteresaiile relato de una in- 
vernada del linlaiidés N'ummeliii corea do 
las islas do Hrioeliosíjski, en el Jenisei, á 
los 70" 4S' do latitud norle. 

^'o visité el sitio el "J? de Agosto do 1X75. 
l'!s un lugar propio jiara la pesca, frecuenta- 
do Sillo 011 verano, on cuya estación es muy 
inter(<santo y está rodeado de una rica ve- 
getación de gramíneas y arbustos. Las vi- 
viendas so hallan situadas á orillas do un 
estrecho, entre las islas de Criocliocoski, 
que forman el grupo más so¡)tentrional del 
laberinto do islas quo ocupa la orilla del 
Jenisei entro los 01) '/o y 71" de latitud 
norte. Cuando llegamos, la posea había 
torminado por aquel año y el .sitio estaba 
desierto: poro dos casitas y muchas chozas 
do tierra, todas en buen estado, situadas 
on la playa, así como un gran número de 
botes diseminados en tierra y muchos cu- 
bos do madera destinados para salar los 
poces, indicaban los trabajos que on verano 
so habían hecho aquí. Ksto lugar fué el 
mismo donde Xummeliu paso uno de los 
iiniernos más peligrosos de que nos habla 
la crónica del polo ártico (1). 

En IHIC) Air. SidorolV, conocido por su 
vivo interés en los viajes á las aguas de 
Siberia, había hecho construir v armar en 



il) Cilo los dol.illcsdocsl.i ¡nvcrnnila rofiricndome 
á noliciiis vcrljiílcs dn Niiinmoliii. y ni G''itrljor</s ¡lun- 
ílrls-or/i S/n/urtstiilmiw/. pei'iódico de Goelljourgo 
pnra el coitkm'cío y l;i nnvo^'ücion del 20 y 21 do No- 
vioniliro do 1877. Lii iinrracion contoiiida on osle po- 
i-ii'idico, lii priiiiei';i y. ¡il miMio.s i|uo yo sepa, tamijicii 
la única .solji'c el viajo do (|iio so ü'al.i. lia sido dictado 
á la rodaccioii por So!no.inoiilioi'¡í y Xummeliri, con 
(ti/wlu (le lü.i (litirios, Sclisoanoiihori,' lialiia llegado ú 
(iooleljLirfio algunos días antes con su bui{uc, cons- 
li'uidüon Jcnisoisk. 



i 



I2H 



(■intiNNAVKiiMiiiix iií:i, asía v kiuopa 



í ii! 



Joiiiscisk un ImijUf, la Siyrrrnof Siitiir, 
(lili luz (It'l norte), (¡ui' «Irliiii oxporliir 
varias niorcancias dd .Imisci á i']ur(i|r!i, 
Kl l)Uf|U(> so coniU) al mando de Sclinoa- 
UíMilicr^'. capitán ruso, y Nuniniclin ser- 
via Iiajo sus iirdenes como timonero; iiíaná 
1)ordo además iNtripu jan tes. délos cuales la 
iiuiyor i)iirto habiuii sido deiiorlados á Sille- 
ría por sus crimeiies. A causa de varios con- 
tratiompios, el Inuiuo no pudo a^allzar en 



I montónos para [todcr encontrarla d(diajo ili- 

I la nieve. 

I Kl l(ide (U'tulireel termómetro marcó 
á las H de la mañana — I, T»" y bajó después 
cada (lia más hasta <iue después del til de 
octubre el mercurio ('stu\o durante al^rii- 
nos (lias contintiamonte bajo — 10". MI víO 
del mismo nios s(>ñalaba — 18", pero en los 
primeros dias de noviembre la tempera- 
tura volvií) á subir basta — '2\ VA ti de este 




Clln/\> lil: IIMillV IN l.\ IM,\ IH: llHIiii lluWMil, 
Ojiiri ili" Mil Ii0.-(|upjii ili'l niit'T. 



el primer ano más allá tle la desembocadura 
del Jenisei, donde so estacionó en el sitio 
antes indicado para pasar el invierno. Num- 
melin y cuatro de sus compañeros quedaron 
á, bordo, mientras que .Scbsoanenborg y el 
resto de la trii)ulacion volvieron el 28 de 
setiembre A J(?niseisk. Las heladas babiau 
comenzado ya; en las dos semanas siguien- 
tes la temperatura se conservó poco más ó 
inénos mientras el tiempo sereno alternaba 
con nievo v lluvia. 

El 5 de Octubre la tripulación se instaló 
en su cuartel de invierno después de haber 
recogido madera flotante y reunídola en 



mes el termómetro bajó otra vez hasta — 
17", pero el 11 suido do nuevo á — 3, .">". 
El 14 de noviembre marcaba — '2ii, í>", 
el '21 — '2[), .")"; en la mañana del día si- 
guiente — ',i2'\ y por la noche — 37", sct/iai 
su posición, porque el termómetro ya no 
l'uncionaba. Esta temperatura de 30" á 3"¿", 
alternando con la did punto de congelación 
del mercurio, continuó hasta Unes de no- 
viembre; entonces volvió á subir hasta 
— 11", 5; por Navidad tuvimos de nuevo 
— 31°, y durante los siete dias siguientes 
el mercurio continuó helado: así empezó el 
año nuevo. Después la temperatura volvió 



ll!í 



¡ajo til' 

miirct'i 

'¿\ a.' 

al^rii- 

, l'U V-Mi 

I en los 
inpo rá- 
ele esto 



M'lriln |\ 



I2() 



hasta — 

1—3, r.\ 

■•¿:3, r,', 

día si- 
r, sí'¡/ioi 
|o ya no 

I(r'á3'>", 

li^ohieioii 

de 110- 

tr hasta 

nuevo 

juientcs 

jipczü el 

volvió 



;i siiliil" ;i — 'JO . piTii |ii'i»iit(i liiijii (le tul 
liioilo (|iii' (IcmIi' el |i; (le ciicrn \ iiuos el 

mercurio liclado (liir;iiitt' ciii lía-. MI •.'•.' 

di' MiHM'u (d ti'niiiiiiii'trd iii;ir('ai)a — !>' y 
(d 'JU — (■''. hiiraiili' (d \w"< ilc fidircro la 
ti'Uipcratura no siildn iiuiira ¡i ni.i-; di' 
— 'J, \" y el iiii'i'ciiriii otuxD lidailo l(i-¡ 
d¡a>! 'JO, vi."!, ".'i! y "JM. siiccdii'iidii lo iiii<iiio 
i'\ 1, :). (i. 7. Id. Ki y \H d,' iiiar/o: el 
•J'J di> c^tc mes leiiiaiiios — 7(> y el ¡to — VfU'. 
Abril comeii/ii con — !!!". iicrn después la 
lemperalura suldn de tal nnidn ipie el |(! 
||e;;() á — 31 " alterna i ido ilespues enli'e — 'J I' 
y (i" (el (lia '2')). V.\ '2 di> mayo por la ma- 
ñana y la noche el leriiKimetro señalaha 
— l'J", al medioilia de — 'J " á — .">": el H de 
mayo. (»: el 17—10. .V: y el 31 ; O. ó". 
Kn Junio emitezamos cen t- 1. .')"; el H 
tuvimos al mediodia '- 11". y por la ma- 
ñana y noche del mi>nio dia -hví" á | 3", 
Uui'aiite el reslo de los mos(\s junio y julio 
la temperatura iluídualia entre \- "J'y (- vil". 

Mu lahvs circunstancias, el 1imo;iero 
Nummelin haliitaha con sus cuatro com- 
pañíM'os la mal i)ro\is1a caliaña de tablas en 
la pequeña isla d(> Hriocliososki. MI ."> d(> 
iictuhre hahian lle:L:'ado. y el 20 (d h¡(do era 
tan espeso que so podía marchar por en- 
cima. Kl 2() hulio tempestades de nieve, 
de modo (¡ue fué imiiosihle abandonar la 
\i\ienda. 

MI sol lució ])or última \e/. el '2\ d(> no- 
viembre, reapareciendo el IS) de enero, y 
el 1.") d(> Mayo no se puso ya. La tempera- 
tura estaba bajo el punto úo couíxchwion 
del mercurio. Para (jue el 11» de enero pu- 
diera aparecer el borde superior did sol. 
ilebe sujionerse una retVaccion horizontal 
de casi 1". Las islas del .lenisei son bajas; 
lio modo que proiiablemente se tenia un 
horizonte bastante abierto hacia el sur. 

Poco después de navidad comenz<i ;í de- 
clararse el escorbuto: los com])añeros de 
Xummdiii eran criminales sentenciados 
que habían sufrido su condena, y en los 

Tomo H 



cuales 11(1 podni esperarse una ;rran resis- 
tencia moral ni fisii'a contra esta enferme- 
dad; y como ei'a de temer, todos suciüM- 
biepoM , tres del escorbuto y el otro durante 
una 1iMitati\!i para lle^'ar desde la isla de 
Hrioelio\\-ki á una s¡mo\ia. cerca de T(ds- 
loinos. V.u --n lui^'ar. Nummdin pudo en- 
contrar como >^iis|itiito-; do-; houibres de 
Tol-toinos y iiiiis farde otro de ( ¡o|-scIiicIi;i. 

MI I 1 de mayo llen'ii del sur un socorro 
de tres bombres. coii el limoiiei'o Meyen- 
\\ alds. ijue.'^idoroll'lialila eii\ i;ido pura \ cr -i 
¡lodian sahar el buque. Tratálnne ant" todo 
de levantar con palas la nieve (|ue cubría 
aquel, formando una capa ile nieve de (i 
meti'os <(dire (d hielo del rio, que á su vez 
tenia 3 de e>|)e>oi'. ( 'uando por íin el buque 
es1u\() casi libre, una nue\a teni]iest;ii| (b; 
n¡(íve vohiii ;í cubi ''rio. 

A mediados de junio el hielo comenzi'i á 
moverse y el a.¡,'ua del rio subiii de tal ma- 
nei'a que Nuunndin. Meyenwalds y cuatro 
hombres, con dos perros, se vieron obli- 
^•ados á refuü'iars ' en el 1e(dio de la (dio/.a. 
á donde habían llevado alucinas provisiones 
y leña. Aquí peruianecieron siete dias ex- 
puestos {]o continuo á perder la \iila. 

Kl rio había subido entonces .") nndros; 
el techo de la (dioy.a se elevaba s(do ()'" "i.') 
sobre la suiierli(Me de la corriente, y de un 
nioniiMito ¡I (di'o jiodia ser arr(d)atado por 
los ti'inpanos dotantes, l'n pcíjueño bote 
amarrado en el techo 'V"; mi tal caso (d úl- 
1imo medio (b^ salvar- :■. 

'1 odo el país estaba inundado; las demás 
viviiMidas y cliozas de 1i(>rra babíaii sido 
arrastradas por (d a,;4Mia y el hielo llotanb'. 
(pie ainenazalia también la única eonslruc- 
(don tjue aun quedalia. Los homl)res refu- 
iliados en el teidio veíanse en la ])recisiou 
de trabajar dia y noche pai'a desviar con 
p(''r1i,i:as los fratíuienlos de liielo. 

1/1 ¡4'ran inundación había sorprendido á 
las mismas aves de paso, ijue en lar;;'as dis- 
tancias no tenían ni un solo ¡miito seco 

i: 



i;¡ 



i¡ 



'S 



tSí 



T 



|:ttt 



tn( f\N\vri.viriiN i'Kt ^-n \ i:iiicirM. 



<'!iiis¡i(|(fi liicrnii :i |i()s¡ii''i> t>iitn> Uh Innii- < 



piíra iltN(';iiis;ir; al;;iiiin-< la^'ojH'dux iini\ pira inn' Niimimliii y -iH (•(»m|>;u*ii'tiH |mi- 

tlii'raii iiliai.iliiiKir i-l li-i-lio y vdIvcp á in><- 

talai'Hc iMi i'l iiiti'iiiir ili'>triiii|ii de la calianii, 

l-'.l n'lali» i'M (|iii' si« dice cdiiio Nuiíllildiii 

\(il\iii <'ii rdiiipañia dt> Scliw ainMiIicr;.' por 



lircs sitlirr i'l ti'cln»; una di' <"^ta< a\ iví se si- 
llín (MI la caliiva di' M''\ i'iiwaids. v alirn- 



iia^ 



(dii'i' \i>< liriTu-!. 



MI '.'M df jiiiiin <•! !i;,'iia fniiit'iizn ;i lia- iiiar a Miii'dpa. será el asnillo di' uno dt> 
jar y el t¿r» lialiia di'sn'udidn lo liastaiili' los capítulos si;ruii'ut(M. 



CAPITULO V, 



llUtoi-iii tl<> Ion rinicA iil Piilii S'iirir -/c^./c ITiMi /ui^'lii \H'H Hmrounli, iririli l'cl y ,lMi'l»Mi;m, ITiSll. I'iiri.oi' 
Vliijcilil li>i« LfililllclocH. I.Vtl, (»ll\t'l'ii) Hrillli'l— SiVllliiln Mii|i>. UiHri 'l'i'lc'rl' Xiiiji', I.V.Ki, — lluiUdli, ItliiM. 

(ioui'i!iiii, imi. llii-iiiiiii, hLTi llr hi Miiiliiiii re, liirill, NIhuhíi^. liHil - SiiiililuMucr. lliT.'i — Hinili' llcjin n 
Uil finlH ñiliiiiilii iil imili' ili' Niirvii /i'iiilila. — Wdiiil y I'Iiiwch, IHTií — ( >|iiiiiiiiii'-' i'ii Iiii;l.ili'ri'ii m Iht Iii» ('(iiiili- 
cioiir-, (Id |ii(>|i) i'ii el M:ii- l'uliir — Noliciiiw i.()li|i' IMSpy.illli» i|llt' lian lli'j:,ii|(i ;i ,\\\;ir, l.illülilc^ .-.riiliMilrioim- 
U't. -I.ii» ojiinionc» boImi' Ih iimIuimIivíi del M,ir i'olar i oiiiiiiilaii i|i\ iiliila.-. I'aycr y Wcypri rjil, JMTJ a \X'i, 



VA luiir qno so liiithi ¡il nnric do l:i cd-^l;! 
lie I;i Uii-:i;i ounilioa fiió iIcsí^iiikIo poi' el 
i'i'V AllVcilo (Oriisiim. liliro 1, (Mp. 1. '-' i 
fiiii ol mmiliro do fjin'nisi't' ú QiiánuiCi'r (oii 
iiiiü'lo-siij'di Ciron Sur ( I), mar áo los ( 'no- 
nos), nouiliro 0!iiM<'toris1ic() (¡uo sin duda 
jniodo alo^'iU'oiisu favor la prioridad y (jdo 
Ilion uioro('(>ria consiM'varso. F,| viajo á la 
dosoul)i(>rla do Kstidiaii Hnrrounií. on I.").")!), 
t'ii(^ ol qu(! (li()á conooor á los haliitanlos yW 
la Kuropa ocoidonlal las islas do Nuova 
Zonihla y W'aiiratscli. (¡no s(>paran diolio 
mar d(d Mar Polar dií Silioria. Por (>so so 
cita á IJiirrou^'li á miMiudo como dosoubri- 
dor (le la Nuova Zomlda. ¡loro sin razón, 
pnos al lloii'ar allí onoon1r(» haroos ru>os 
trii)nl;idos por poscadoros (jih> conocían bion 
las a^'uas navo^rablos yol pais. l)o aijui re- 
sulta claramonlo (juo los babitaiitos do la 
Husia septentrional conocían enloucos ha- 



ll) I'jl lii h'iuliii'i'iiili lie Boswor.li i'^lc iionilirc .>i' 
sustituye; por el du W'liilc Siu iMar lilaiicu,,('i.iiiio para 
dnrlc un raráclor más moderno , jicro esto c-, una 
iiioxarlilud, poi'i|uo ul Mar lijiincd os s('p|o uiiii on.so- 
nnda del Oióano (Citen Suc) i|ii(> limi'.a la Kuropa en 
•'I niirlc. 



( la tiempo la Nuo\a /(Miibla y í|no aijiii 
lialiia podido dosai'rollarso nna na\o;;'acion 
muy ictiva por la ca/.a y la posea. Hasta 
os probable (|uo del mismo modo que la 
])ar1e más seplenlrioiial do Norno^-a era co- 
nocida baco mil años, no solo di' los lapo- 
nos n(tmadas. sim'i también dolos nonio^^os 
y Oliónos (1), lo ruoraii también los países 
situados al rededor del ostreclio de ^'ll^•or 
Y la isla do W'aiiíatscli. varios si:;'los antes 
del ^ia¡e de Hurroiii;li, asi do los samoV(>- 
dos que cual nómadas vivían en el conti- 
nente. como d< varia-: trilius linlandesas. Ks 
(le suponer ijiio ya entonces, lo mismo (pie 
ahora, los samoyodos Iraian sus manadas 
dr renos á estas rei^'ioui's para (lue pastasen 
durante los meses de verano en las inme- 
diaciones do la costa del Mar Polar, en los 
ricos prados A(^ i;-ramineas; y sin duda on- 
toncos, como en la actualidad. s(^^uirian á 
estas n(»ma(las salvajes los 1rallcaiit(vs de 
las tribus más civilizadas de la Rusia S(^p- 



ili Los Cuonos ooDstítuíuii una O'iliu, i|uc iialillalm 
ai|ncllas 1'o;,muik'> cu Iii í'pocii do \o> viajes de Uur- 
wu^ili. i'.V. llr /os '/".;' 



il 



m 



1:12 riiK.i NN\vi:(i,\i:ii)N 

toutrioiKiI. l'.I iiuinlu'i' de Niio\!i /i'iulila 
(pii ruso XdNviijii-SciiilJii-'ricrra Nueva) in- 
dica i|U(' ha sido doscul)i(MÍa ilos[)uos. pro- 
1)alili'iU(Mito por los rusos, aunciuo no sopa- 
mos (•('uno ni cuándo (1). VA reíalo d(d 
viajf (lo l']slt''l)an Jiurrouii'h, (juc como otros 
muciios se iihró d(d olvido i;'racias ;i la ce- 
lebro culecciou do Ilakluyl. uo es sólo una 
descripción del primor viajo de los europeos 
desde (d oest(>¡'i la Nueva /enilila. sim'i ([ue 
conslituve tauíliien la l'ueiile principal del 
couocimienlo .;ol)r(^ los \iajes más antiii'uos 
de los rusos á estas regiones. Por esta ra- 
zón me ocuparé un poco más detcnidanionto 
de este viaje (|ue de los ¡jtros, á los cuales 
delio referirme aun. 

No cabe duda que las nuevas é impor- 
tantes r(>laciones con;erciales que el des- 
cubrimiento ])or Cliancelor d(< l;i \ia do 
Infrlaterra al Mar Blanco promovió, se re- 
cibirían tanto en aquel jiais como en Rusia 
con ^'ran entusiasmo, y (|ue debieron co- 
municar impulso á una i n Unidad de nue- 
\as empresas, ("orno principio se formó ya 
en I.").")."), en Inglaterra, una sociedad titu- 
lada: V Mi'i'c//an/s fi'lci'itf/crcrs ufK/irjhnid 
fnv íhc discoccrif of lunds. ta rifortcs, 
¡slcs. iloiniuinns and ,^i'i//iiíofí:'s inihn')- 
nn'ii,» llamada por lo rei;-ular «ro/í/y/''////' d<' 
i1/o.sror/r/.» Sebastian Cabot. hombro que 
entonces tenia ochenta años de edad, fué 
nomlirado di'"^ctor inamovible; y los sobo- 
ranos, tanto de Iniílaten'a como de Rusia, 
concedieron á la sociedad muchos jtri- 
vileg'ios. Al mismo tiempo se enviaron 



fl) Alpuii.is ci-(;iiiiM.s rus;i.-5 n^liorcii i|ue el p.-iis on- 
Irc c'l Dwini y ol Pi'IscIkhm iSiw.iloUUiíj.i T.scliud', 
llofín i'i sor duiimlo In primciM iiiil.id (li'l sii:!o i\ O'i- 
lailiirii> (lo lüs caliivos do Nüwgoi'ud. .M |ii'iiici|i¡(i dol 
siglo XII ío linrn menoioii do un cuiivonloon l.i do.-oiii- 
bopiídui'ii dol UwiiiM, oircMiistiiiicia di' la cual podría 
dcducir.íü (|U0 una parlo del pai.-, cstabo liajiilada ya 
cnloni'os por ios rusos. Sin oinliarpí, no so liono nin- 
puiKi nolioia lidedigiia sobio la ópuoa cu i|uc oomon- 
ZiH'üii ios víalos do los ru^os y íiniaiulosos al Mar Po- 
lar (Vénso F. Lillio ■: Cuatro clajv? por el Mar Polar 
i-lrl nor/i\n H'rliii. 1^:!^). yvj:. :!.. 



Día. ASIA V runopA. 

acontes, comerciantes y exploradores por 
diversas vías do Inglaterra á Rusia para 
consolidar la amistad con este país y para 
examinar másdetenidamente el nuevo mun- 
do que. al menos para Inglaterra, se habia 
descubierto al est<>. l'n relato minucioso 
sobre estos viajes no es pro¡)io sin embargo 
del fin de esta obra. 

Los ingleses no so contentaron aun con 
eso. El viaje de Chancelor se consideraba 
s(ilo como el primor paso para empresas 
miu'lio más importantes, es decir para el 
descubrimiento del camino nordoriental á 
la China y la India. ^lientras (ju(> Chan- 
celor mismo fué enviado el año después de 
su vuelta con varios comerciantes al Mar 
Blanco . se proyectaba al mismo tiem- 
po llegar por la via, ya franqueada, á la 
costa oriental del Asia. A este efecto se 
armó un buque más pequeño, el Searrh- 
/¡rt'fl que se puso al mando de I'^steban Bu- 
rrougli(l). Los acontecimientos más im- 
portantes do este viajo eran los siguientes: 



Ll 



;í lio IMíiyn 

.':i lie iil.ril 



de !.").")() el buque sali<'> dt 
RaddilVo para Blackwall y Grays. llevando 
á bordo á Sebastian Cabot con varios caba- 
lleros y damas. Primeramente so les obso- 
quii' con un ])ai)(|ueto. y ellos en cambio hi- 
cieron á los marineros ricos presentes, dis- 
tribuyendo limosnas á un gran número do 
pobres á tin do que estos pidieran en sus 
oraciones un ])uon éxito para el viaje. Más 
tarde se diii una tiesta en tierra íirme, con 
cuyo motivo la gente se entusiasmó tanto 
que basta el anciano í'abot tomó parte en 
el bailo juntamente con las jcivenes de la 
reunión. En Orwell. Burrougii abandoníi 
su propio buíjue para hacer, accediendo al 



(li F,l vjijo se de^crilio en la olira de IlaUluyl, 
I.' edioion. pap:. lUI. Fu ol indico so cita con las ))ala- 
liras: n VVic coi/a^/c of Strp/iciiI>i(rrou;//i tonardc.^ llio 
ricer Ol/i tntrinlini/ ihv dn-cncri'i nj' t/w tiot/i eoast pus- 
suijc. 18ó().i) I)ol prólogo do la obra de Ilakluyl resulta 
r|uc se trata do nii relato revisado jior ol mismo Hu- 
rrouyli. Fn el lo\li so csciilio Itiirro-ro en voz do Hu- 
i'i'ouuli. 



"'P 

^^ 

fl 

Ib 

m<| 

do 

ab¡| 

voll 
i: 



aiido 



(llS- 

H'o do 
sus 

Más 
con 

auto 

I10 011 

Ido la 
litan 



lo al 



luvl. 



tí /)í(.S- 

iulUi 
Bu- 



rM'ITtr.O V, 



ISS 



(losro (le \u< ('(imorciaiilr's. la travesía ;i 
WardOluis oii o\ hiKjUC l'lilunrdo l'i'Cii '- 
rcnlHrti. A íliios del iiifs do mayo los via- 
joro=¡ lloirai'íMi al ("alio Noi'1(\ iioiiihro quo 
Hiirroui^h itrofondo IkiImm' dado cu su pri- 
uii'r viaje á es1;i punta iiiá-; s(>¡»ten1rioiKil 
de Kurojia (1). Xo se d¡c(> cuando l}iiiToni:-li 
aI)Ululoiió el Edil D'ih} Hiirmiri'iitirrii ])ai'ii 
volver á bordo de su projiio l)U(|ue: ikm'o el 
1 de junio coutcsió eu ol Scirrlillrrift á 
los saludos do despedida del Ediiirdu. 
El j" de Junio el luiquo estaba cerca de 
Kola, cuya latitud norte se deterniiuíi 
en ür/'lS' (-J). 

»K1 jueves jy-de junio ;i las (5 de la maña- 
na se reuuió coa nosotros uno de los barcos 
(loJJen)^ tripulado por cuareata y cuatro 
lioaibres, diez de ellos remeros. El capitán 
del barco me roi^aló una graa torta, seis 
coronas de uaa especie de paa que llaman 
cDl'irlifs, cuatro solios en salazón y una 
fanega do excelente harina de trigo. Yole 
di un peine y un espejito. ^[e dijo que se 



lian el i'iunlii) hacia el norte con olijeto de 
cazar morsas y pescar salmones. ^I(> diei'on 
uaa graa cantidad de su pan i>lanco de 
trigo. Mientras estuvimos anclailos en este 
rio. todos los (lias pasaron algunos de sus 
barcos, y observí'' que Ib^vaban cuando me- 
aos •>[ tripulantes. Por lia llegamos ;¡ con- 
tar de uaa vez basta treiata do aijuídlos: 
ea lino ii)a un hombre llamado (iabriel. 
que aie inaail'estii sus sinipatias. Díjome 
que todos ellos pensalian ir al Petschora 
para pescar salmoaes y cazar morsas, aña- 
diendo que con un buen viento el viaje á 
este rio duraba de siete ;i ocho días. Mucho 
me complació tener por compañero ¡'i (ía- 
briel; habla prometido anunciarme la pre- 
sencia de los bancos é lii/olo asi en efecto. 

1111 • I 'ii' i II lili /ti • 1 1 ■ 

'A domini^-o „ , ■ . iraliriel me regalo 

un barril de una especie de aguamiel llama- 
da ini't/i. y uno de sus compañeros me dii» 
otro de aceite, el cual debió conducir mi 
gente cargado en hombros en un espacio di- 
al menos dos leixuas inglesas. El lunes, tanto 



dirijía al Petschora, y yo le ol'r(>ci de beb~r. nosotros como todo-; los barcos salimos d(d 
VA nombre del capitán era l'licother (Too- rio Kola. Mientras el viento fué favorabb^ 



loro). 



estos últimos avanzaron con mucha más 



»Ei Jueves j'^ de junio levamos anclas rapidez ipie nosotros (l): pero Heles á su 
en el rio Kola, avanzando luego 7 ú s promesa. í iabriel y su amigo. d(Jando do 

leguas por el mar, donde un viento del 

norte nos oblig() á volver al mismo río en 
(jue ant(>s habiamos anclado. Aqui nos vi- 
sitaron los tripulantes de varios barcos ru- 
sos, para decirnos que también ellos lleva- 



'I) Esli nolicin oi muy iiilorosaiili.', pues (Ilm 



liM iiiie l;i» cnihn 



.■iones usailiis cnloii 



por lün ru- 
no puiliorn 



SUS y liulaiiilc.-os no eran lan inl'ei'iore,-. eo 
crooi'so en eoinparaoion á los ljui|ues de ios europeos 
del oe.ste. lo euai se eonlii'nia taniliien por ia eircuns- 
Inncia de (|ue iMi nin.Liuno de los reíalos solirc ios via- 



ili Sejíun ya lie dielio más arrilia. von Herliei'stc- 
>is rellere. i|uo los rusos ilsloma y nli-os) habían fran- 
iiueado va 'lilKij en 1 áreos de vela la punta norle de 



.K 



anloriore.- 



111'. 



anüeses a 



Ni 



Zemlila >o encuentran notieias que ¡n<lii|uen que e.rU 



l\lllie^on eonsii 



N'orueLra; estos bareos podían Irasporinrso en ea^o do 1 



lerad 
lomomuy .-U])er¡ores íi 



o respeclo 



I naveiiaeion 



105 



l}0 



cCíidad por tiorni. El Cabo Xorto \S'orlciipt 

■n S'ordUiíi, so llamaba en aquella ópoea Miirinans- 

.Vos ,1a punta de N'ornepi;. En el reíalo (|ue Hul- 



bümlire.-< de Kola. Como 
bai'cos de los poseadoros rusos y ülandeses no lian 



illuído : 
I Euiojí 



I dudií 



i'lo do eotiítruir lo.-. bn(|uesdr 



, da en su coleeeion de v 



lapssolire la narración 



' von Ilerbei'slein a<'erc'a del vial" de Ismot. 



1, eonsi- 



euanlo s(" sabe sobre las cond 
varios pasajes i¡>. los relatos 
bolandeses se li 



lenlal. seria iniporlante leunir li 



Clones (le ai 



uelle 



En 



nbre I 



os viajes 



de 



dr 



á Sivjaloi-Nos, en la península de Kola, eonm el 



:a 



Calio Norte, (llamei, I'rade 



San Pelersli 



ISi 



-'inal 



I'' 



■iO). 



Esto es sin duda un error do impronla ó del ori 
debo sor ()S"i-S', Kola eslá situada á los ''¡S".t| 



de lal. norte. 



jírabados. pero no so puedo 
leuireual será s-u , ¡irado de cxaetltud. Se.iiun ello 
lar/ja está consU'uida coi\ tablas sobrepueslas. no cla- 
vadas sino sujetas entro si con retoños do raices, 
como aun suelo verso á veces en las ropicncs do que 
a(|ui traíamos. Por lo demás la l'oi'ina de la lodja re- 
cuerda un ya'-lil de pescadores de la (^pocn moderna. 



so;g:iiir ;i s;is iiroi)i()s comparierns ivcojian á 
nuMiiulo velas para cspcranios. MI iiiirrco- 
los, á favor de nii víi'iiId rslc iioi'd.'slo, al 
pnuorsf o\ sol ll(^;;'áliaiiios iVoiitn alCaliu 
fit' San .iiiaii(l). Debo ohsci'Nai'si' a(|ui(|iii' 
en (odas partes, íIqmí • dicho eabo hasta el 
rio ó ensenada cpie coiuhu'c al Mesen, se 
encuentran bancos y por doijuiera hay pi>- 
liíj;ros: el a;^'ua apenas tiene dos brazas de 
profundidad y á pesar de eso no se ^•e nin- 



I 0(1 INN \vi;r,\ii(>s |.i:i. ASIA V rmopA. 

Ja y visitóme á bordo: eonio habia perma- 
necido con nosotros, iiyudándono.s ii fraii- 
ijuear los bancos, le re;;'ab' dos jieinecillos 
de mariil. un espejito de acero y alíennos 
otros objclns de escaso valor, jior lo cual se 
manifestó miy a^-radecido. Mientras tanto, 
sus compañeros de viaje hablan avanzado 
más al norte: el miércoles, día de San Juan, 
enviamos un bote ;i tierra para examinar 
la ensenada c(jn la sonda, y se piulo reco- 




r.\A I.ÜIMA li'.AIti.Mi m SA 
Si'i-'Uii (j de Vtuii. 



lií ' 



p:una tierra. En este dia anclamos precisa- 
mente dehinte de una estrecdui ensenada, 
á cuatro <) cinco le^'uas al norte de la cita- 
da punta de tierra. Gabriel y sus compa- 
ñeros entraron en hi ensonaila. pero nos- 
otros no pudimos hacer lo mismo. Antes de 
anochecer veinte barcos lle¿::aron con vien- 
to de nordeste á esta ensenada, donde tu- 
vimos un bu(m fondeadero para anclar. 
Por la noclie Gabriel se acercó con su lod- 



(I) El ciiIjo de Woionow fii el ladci orcidnilnl ilcla 
do.-cml'oendiu'a del rio >'e!5Cii. 



nocer que aíjuella quedaba casi en seco 
cuando el agua bajaba. Todos los barcos que 
hablan tocado allí estaban encallados. (A 
causa del aspecto amenazador del tiempo 
Ihirrough resolvió penetraren la ensenada, 
dond.e también encalh), pero sus amigos 
rusos le auxiliaron). Gabriel llegó con su 
bote, y lo proi)io hicieron otros varios, de- 
mostrando su buena voluntad; pero todo 
fué inútil, faltando poco para que los mis- 
mos auxiliares se ahogaran. Rogue á Ga- 
briel que me prestara su ancla porque las 
nuestras eran demasiado pequeñas para 



CMTIl I o \ . 



miostro l)oto; lii/.olo asi y aiiii \ñá\n utra 
pura oiiviármcla . 

l)('s|ni('s (l(> nmclios cst'iKMv.iis. Ihirniu'ili 
])iulo llo^'ar al a^na iiavr'^-ahlc y (Milimccs 
buscó un sitio mejor para andar al oiro 
lado d(d (/abo de San .hian. 

»Tan luoi^o cnnio bubinios anclado ^cl 
~ií7i7iMhi..'' '""briol llf'í^'o con oíros Ircs octia- 
tro (lo sus píMiueños büt(\s : me Iraia un po- 
co (lo su "//" ' ri//il (a^'uardionlc) y lUi'lli. 
Todos sus compañeros so mostraron uuiy 
alccluosos y complacidos de \iil\cr á \cr- 
nos, pues temiau (pie nos bnbii'seinos ex- 
traviado, (iabriel me anunció (jue se liabian 
vpcotrido las dos anidas y nuívslro cable. 
Después (le estas explicaciones bice entrar 
á varios de aquellos l)uenos liombres en mi 
camarote, donde les ofrecí biii'os y todo 
cuanto tenia á mi alcance. Mienti'as los 
obsequiaba de osle modo. Ile,y() á bordo un 
hombre do otro barco: era un carolio (/,v- 
rill), cuyo nombro supo más lardo, y (pie 
babitaba en ( 'almo,ííar: mientras que (ia- 
briel vivía 011 Kola, que no dista mucbo de 
la (losembocadura del rio de iy'ual nombre. 
Kl citado carolio me dijo (pie una de las 
anclas quo tenia ]U'os1adas ora la suya. Le 
di las o'i'acias. considerando (|U(> iwto vvw 
suíicionto ; y como me atenía á la costnm- 
bro de liaoor siilo obsoipiios se^i'un los ro- 
fí'alos quo recibía, no me ocupi'' nn'is del 
asunto, porque el bombre no traía mida. 
Cuando torniinri la visita dos]Mdi(''r(Uise y 
volvieron á la tierra. A(pií (ral)ri(d y A ca- 
ndió comenzaron á disputar, lloii-ando á las 
manos, y harto comprendí ipio la cansa ora 
babor sido el uno uu'is obsequiado que id 
otro. Gabriel no i^'aní) en la C(uitionda. 
porque el carolio tenia 17 lodjas, todas á 
sus órdenes, mientras qu(> ('\ s(i|o contaba 
dos. A la sii^uionto marea alta (iabriel y 
sus a;uii.;'Os volvieron á reunirse con sus 
compañeros anteriores, que oran |ior lo uk'- 
nos 2K, todos vecinos d(> Kola, ('oiui)ron(lí 
quo el carolio pretendía aiiropiarso el cable 



atado en su amda. pues al principio no (pli- 
so devolverlo, pero cuainlo le en\ii'' á decir 
ipi.» me (|uejaria. o'iti'(>i,''(i|e á mis hombres. 
Al día siuMiionlo. jueves, envii' nuestio 
bote á tierra para buscar ai^'ua y leña: 
cuando huiío llorado, el carídio rocibií) á 
mis tripulantes con la mayoramabili(lad:ob- 
soípiiidos con un convite, mientras (pu' una 
parte de sus marineros llenaban de au^mi 
al:^'iiiios barriles, ayudando á mi ,L;'(Mito á 
llevar leña al bote. l)'s|)ues su puso su 
mejoi' traje de seda y un collar do perlas y 
\in(.;'i boi'di) |iara presiMitarme su i'ou'alo. 
Aunipie ostinii'' en más (>s1o t\\\o su per- 
sona, poi'fpie recdiioci que ora un hom- 
bre \aniilo-:o. (lile la bienvenida y lo ofroci 
un plato de hi^-os. Entonces dijo (pío su 
padre imm un hombre de calidad y (pie ('d 
])odría serini> más útil (pn^ (iabriel por sor 
(■'sto siilo hijo do un sacordot(>, ^ 

DospiH^s de hablar do una tempestad du- 
i'anto la cual ])ordi(') un bote que había 
comprado en \\ arddebus. percance (pie h^ 
iletuNo corea did Cabo do San Juan, cuya 
latitud se íiji) (Mi (!(>" ÓO . Hurrouí^-h con- 
tinúa. 

■Kl jueves ! de julio, reinando un 
viento ost(^ nordíNto. levamos anclas y s(> 
avanzíi hacia el norte. Dos loi^'uas antes de 
]iasar ]ior el cabo vimos una casita, cosa 
(los\isada en (^stas ro,L;'iones. y jioco después 
aparecieron Iros hombres (mi la cuuibre do 
una colina. Snpusí^ (lo que después rosultii 
exacto) ipio habían venido (b^ un punto le- 
jano para cazar con traiin)a los armiños (1). 
cuya ]ti(d es tan apreciada, y después vi- 
mos miudios lazos en hi costa quo recor- 
ríamos.» 

l)esdo el 11 hasta el 1!) de julio el 
biupie permanocii» en la costa do Kanin 
Nos. El 11) al medio dia nos hallábanlos á 



\) I'i'dlialilrnii'iilc /ciri'd- inniilcscs. I, os i-i'sIms de 
li-ainpiis ili' /oiTo so oncuciiliMii iiuii lioy ili.i i\ mc- 
iiuilocii las costiis cl(>l mar (lliiri.i!. iloiui'; los i'Usos se 
lian ocupado cu toda caza (i jicsim. 



m 



f.inri-NNWrí.M.ioN di:i. asía v i:iitoi'A 



i 



Ids OK" 10' liit. II. (Kiiiiiii Nos ostii siliiudo 
íi los GH" 30). 

»Kl viernes í¡¡ dcjulid purociú iiiuona- 
/arolra t(M;ipesfa(l. y iiiioii1ra>; rctlcxioiíalia 
suIm'o lo (|ue coiivondi'ia hacer divisé una 
vola 011 una ousonada cerca del citado Ka- 
nin Xi)s: ora mi aniii;<i (lalirii'l. (jue lia- 
l>ióndoso alojado do su puoslo y sus com- 
pañeros . a('(>rc¡'d)aso á nosotros lo más 
])osil)lo. ludici) la diroccion dol esto; leva- 
mos aludas y lo soi:Miim,)s. Avaiizand 
siem])re en la diroccion esto siulosto. s.., 
])ord(M' do vista á (íaliriid, oslo nos condujo 
i'i un puerto llamado Morü'iovols, distante 
unas ;tO lo^'uas do Kanin Nos. La misma 
mañana mi amií^o divis('i una columna do 
luiino V so diriiri(') con su hoto al sitio do 
donde salia. roconociendo quo so hallaba á 
dos leguas dol punto on quo ostáhamos an- 
clados. A favor do un viento nordeste íja- 
Lriol volvi(J ;'i hordo on conipañia de un sa- 
moyedo(l). hombro J('iv(Mi. do un exterior 
al,i;o estraño para nosotros. Me ro;:ali) iros 
fTiinsos salvajes y una liornacha a 

FA [r de julio BurroiiL;-h pasii por la isla 
do Dol^'os. penetrando al día siü'uionto on 
la desembocadura dol Potschora. cuya 
latitud so íij()oii f.O" 10' {->). El -'^¡¡- de ju- 
lio el buque pasi) otra a i'z por bancos d(^ 
artuia con sólo cinco ¡¡iés do airua, y 
Burrou^h dii) ^n'acias á l)ios por tener 
el buquo tan poco >:alado. l']l dia si- 
iLTuicnte oncontr(i por primera ve/, hielo. 
FA ';!",^T'i'" liivo á los 70" -iü' lat. n. el 

L'.i 'te .lillio 

enoiuMitro va doscrilo coa unarnoriue 1)U- 
liona. 

lii poco más tarílo. el mismo dia. el 
S('(i)'c////ir/'f/ ancló 011 un buen fondeadero 
entro alijunas islas situadas á los 70" I"J' la- 



ilj F.^tp fui'' ol primor om-uoiili-o do ouivipoo.s dol 
oc-íto y snmciycdos. 

'¿I Lo.s c-ihos i|Ui' liinil.iii líi dosoiiilioo;iilura dil 
e.'iljo do Uiiski S.iworot y o] o;ilio Mi'd,ii-li¡ SíiwoiiiI 
t'bluii sitiKidos Ciisi íi los (iU" O'. 



titiid II (1). Hurrouo;h las llauK) islas de 
San Jaime. 

'A martes r„ , , ,. - pasamos con viento 

:'i lie Julio i 

do noroeste á lo lar;:ro do la costa hacia ol 
oeste. Cuando quiso oí'lv.ir las anclas vimos 
salir una v(da en la punta do tierra bajo 
la cual (|uisiinos pararnos; envió un boto á 
bordo. FA comandante dijo quo en Kola 
liabia estado con nosotros; doídan') quo ha- 
biamos pasado oí camino que conducía al 
Olii y (jue esta tierra se llamaba la Xuova 
Zemlda. os decir >■ Tierra Xuova •^. M(> dii» 
tambion varias 'nph'caciones sobro o\ ca- 
mino hacia el Obi. Le roí,'aló un espejo do 
inotal. dos cucharas de latón v dos cuchi- 
líos con vainas do terciopelo; entonces 
mostróse aly:o más inclinado á permanecer 
un rato con nosotros, accediendo á darme 
noticias que me pudieran ser útiles on mi 
empresa. ^ío rog-ahJ lambieii 17 ¿ransos 
salvajes. 

»Kste hombre so llamaba liOskate. El 
miércoles cuando estábamos en camino 
hacia ol este vimos aún otro barco de vela 
que portenecia t'i la coiupañia de esto Los- 
kate y hablamos con el pescador. X'os dijo 
sobro el Obi lo mismo quo el otro. 

»E1 vioriK 

á aumentar y ^iró al oeste; por eso ancla- 
mos entre las islas de Waiyatsch cuando 
el sol estaba al noroeste. A'imos á poco dos 
lodjas pequeñas: la tripulación do la una- 
vino á bordo i)ara reixalarnie un i;ran pan; 
1110 dijeron quo todos oran de Colmo^^'or 
oxcoptuaiido un hombro quo habitaba á 
orillas del Potschora y jiarocia el más há- 
bil entro ellos ])ara matar morsas ("j). ,\1- 
.::ainos individuos quo haliían permanecido 



lll.l.' Ai.-.-!.. 1 ■ i 

.,, , , , el viento comenzó 

.11 «lo Jtillll 



{li Sin dudii i^llls .siliMdn.s coren do l;i puiit.i nicri- 
dioiKil (lo Nuov.i Zomlilii. 

i¿) Prdli.ililomonlo orn do orij;on fiiiliuiil(''.s. Los 
Oliónos dol norlo do Noriiosn son ;iún hoy di.i ¡os linr- 
pdiieros in¡'i.« liiibilcs. L'ilirniirnonle. sin cmlnirpro, los 
l.iponos rivnlIzMn con olios en cl innnojo del ¡irpoii y 
de lu ouriiliiiiu. 



011 



(10 

pn 

fU( 

lo 



lu 1 



iiapIti 1.0 V, 



en 7.0 

Clil- 

iido 
I (los 

llllU 

);iir. 

a á 
li;i- 
Al- 
idü 



licn- 



Los 

|li:ir- 

Ion y 



011 tiorra: por.'íf'^^'uiaii á un (iso Illanco })or 
los altos arrocilVs en dirección al mar, don- 
de la ícenlo del liarco \o ina1() á nupsira 
lirosencia. VA mismo día sopji) un vicnlo 
riiorto y vimos mucho hielo llotanle. pol- 
lo cual noju/gué convoiiienle hacernos ;'i 
la mar.^> 

Durante los primeros días de asíoslo la 
embarcación peruuinoció casi sieni[)re in- 
móvil cerca do Losluiko, (¡uion nos rodrió 
varias cosas sohre los samoyodos, cuyos 
lug'aros do saerilicio.s so veían en la playa. 

«El jueves J de agosto nos trasladamos 
al puerto donde oslaba Loshake (1) mien- 
tras que antes estál)amos bajo la protección 
do una isla. Loshake vino ¡i bordo y me 
dijo: uSi Dios nos di'i buen tiempo iré con 
vosotros al ( )bi. porque las morsas esca.sean 
cerca de estas islas do ^\'ai¿íatsch.)) Si no 
]iodia lloií'ar al río Obi. (juería ir al río Nar- 
mczay (•.¿) donde los indígenas no eran tan 
salvajes como los samoyodos del Obi, quie- 
nes tiraban siempre que podían á todos los 
que no hablaban su lenguaje.» 

El .■' de agosto so vio avanzar mucho 
hielo contra el puerto donde estaba la em- 
barcación, por lo cual J5urrough volvi(') á 
trasladarse al mismo punto donde había 
estado al-iT. .ios días antes v cu va latitud 
se tijó en lo" '27)' . Loshake abandouíj de 
l)ron1o al día siguiente ol puerto, mientras 
Ihirrough estaba tomando los meridianos, 
hecho lo cual levó también anclas el li) de 
agosto para dirigirse hacia ol sur ¡i lo largo 
de la costa de ^^'aigatsch. Después do va- 
gar algún tiempo por acá y por allá, y de 
haber sufrido una tempestad con una ma- 
rea e.vtraordinariamento alta, Ihirrough re- 



solvió volveí' el 



(le 



lir 
se- 



lll Do lodii l;i lüirr.'icioii y del liprho do (luo oii el 
iiiiu' lloliilm «murho liit'lo». puodo suponcrsi! (|uo cslo 
¡lUPrlo csliiliii siluiído en hi [laclu iiorlc do ki \>h\ i\ l;i 
onli'iid;! del do Knra. 

(2) Niirmc/.iiy es |iroli:dilcmciilo el nll^mo ríu i|iie 
en el miipn de ^Insíii so lliimii Nni-ont/.n y (|uo desem- 
Lüc"ii en la cobla occidenlnl de Yalm;d. 

Tomo II. 



:l .Ir -clii'lilhl'i' 1^11 --' 

L'ltil,. a>.'..-l.. ■ ''' II 

tiombre ll(ig() á ( 'olmogor, doiid(> invernó 
con la intención tW continuar ol año si- 
guiente su viaje al Obi. l'Iste viaje no so 
llevó sin embargo á cabo, poniuo en vez 
de emprenderlo so dirigió al oeste para 
busear dos buques que habían seguido á 
Chancelor y (¡ue se perdieron. 

Todos los buíjues destinados para los pri- 
iiKM'os viajes d(> los ingleses al Nordeste 
tuvieron una suerte desgraciada, como so 
puede ver por la siguiente reseña: 

El Kdnto'do Bi'eii'rcnlurtí, mandado 
por Chancelor y Burrough, salió en lüó.'í 
de Inglaterra con dirección alelar Blanco: 
volvió en I.").")! y t'u('' saqueado en la trave- 
sía por los holandeses. (Pi luii.vs, III, '200). 
En lóóT) salii) d(! nuevo con Chancelor 
para el río Dwina y regrosó en el mismo 
año, mandado por ol capitán John Ihik- 
land á Inglaterra. En 1.j5ü condujo á Hur- 
rough á la ptMiinsula de Kola, marchando 
después al Dwina, donde debía recoger á 
Chancelor y una embajada rusa compuesta 
del representante Ossip Gregorjewit.sch 
Nepeja y de un S(''quito de 10 hombres, 
que debían ir á Inglaterra, llevando además 
un cargamento de mercancías por valor de 
•.¿0,000 libras esterlinas. El ^',| do noviem- 
bre de I.").")!), el buíjue naufragó cercado 
Al)or(loen; Cliancolor con su esposa y siete 
rusos se ahogaron, y la mayor parte de las 
mercancías se ])erdió. 

La Diien'f Espcrud-.a, buque almirante 
en ol viajo de 1.'),');}: su jefe y toda la tri- 
lacion murieron de enfermedad á princi- 
cipios de lóói, cerca do Arzina,on la costa 
de Kola. El buque se salvó y debía servir 
en lóó() para el traslado de dicha embaja- 
da. Después do haber sido juguete de la 
tempestad en el Mar del Norte, llego al 
puerto cerca de Dronthoini; pero desapa- 
reció después para siempre, á poco de su 
salida de aquel punto, sin que jamás se 
haya sabido nada sobre su suerte. 

IH 



ins 1 im I \\AVi:r,A( ms 

h¡i nurnaCnnfHínzii, se s;il\(i lii ])riiiii'- 
r;i vez. nniut el 1iiii|iip iiiilcrioi'. después 
lie iin;i piMii^rosa invcriiadii cfrca de ,\r/,¡- 
iiii: laniiiicii se ciiiplíM') en el tnishidi) de l;i 
oml)iij¡idii (l('sd(> Arci'iii^i'ol , pcnj oiiciilln 
011 la t'osfa (l(> Noi'MOí^'a, iicrcciciido lodos 
los ti'ipulunlos y pcrdiiMulosc el carü'ii- 
monto. 

De los cuatro Iniquos f|up ol •> de ai^TxIo 
(l(> I.").")!» al)aiidoi)Ul'ou el Dwilia, solo el 
Vlillip üiul Mari/, después d(> iii\ eniiii' 
corea de Dronllioini, ll(\i;'o felizniente al Tj- 
mesis el -¿H abril de ir)r)7. (Carla de Mim- 
sieur llenrio Laiie á Mr. ^\'¡llialll Saiidei'- 
so!i, coulenieudo un Iti'eve discui'so solire 
lo (|ue cu el espacio (1(> Ireinla y tres anos 
ha ocurriilo cu ios desculii'iuiientos del 
nordeste, ^^Pi ikhas. 111, víH»,) 

Del relato del viaje de Hurrouu'li resullii 
que ya á mediados del si^^-lo \v la uaveí;;!- 
cion rusa y ruso-linlaiidesa estaiía muy 
adelantada entre el Mar lilaiieo. el Pels- 
chora, Waii,'atsch y Nueva Zenilila: y ipie 
en aíjuella época los barcos llei;'aban hasta 
el ()l)i. La descripción que lUirroni;h hace 
(lelos pescadores rusos y ruso-linlandeses. 
demuestra, por lo demás. qu(> eran mari- 
neros audaces y expertos, provistos de eni- 
iiarcacioues muy buenas ¡lara a(juel entdii- 
ces y hasta sui)eriores á los l)U(iues in,i;'le- 
ses para marchar contra el viento, ('oii 
muy pocas variaciones esta descripción po- 
dría aplicarse también á lo que se observa 
hov en esas re^úones, lo ciuil demuestra 
que aun siií'ueu allí las cosas en la misma 
situación: pero si antes revelaban ]u'OL:r(^su 
ahora suponen atraso. Kn ^'cneral parece 
que estos países, lejos de avanzar en los úl- 
timos tres siu'los, han retrocedido. 

Al juz,¡.,Mr por una carta de la Com])anía 
comercial rusa que se había Ibrnuido en 
L(iiulres, Esteban Burrougb obró por su 



DKt ASI V ^ l:l lii.pv 

dos (i). V.n |ips;irio-: si;:'nientes los itii^-leses 
estaban ociipadus de 1;il mudo en sus nue- 
vas relaciniie-; ciiiiierciales cdu la Rusia y 
en oriíanizar lus livs \ iajes de l''robisliei' 
al noroeste, que pas() mucho tiemiio antes 
de hacerse una nueva tíUitativa ])ara (ex- 
plorar el iHirdeste. es decir, hasta (¡ue se em- 
prendió el \iaje de Arturo Peten 1 r)8() ("j). 
Kste i'ni' el primen) ipn' saliendo de la Eu- 
ropa occidental penetru (Mi (>l mar de Kara 
y qn(> por lo tanto adelanti» mucho la solii- 
cidU del problema de hallar una vía (jue á 
traxi's de les mares condujera pur el nor- 
deste al i'acillco. l'or eso deliemos referir 
aquí tamliien l's hechos principales de este 
\ iaje. 

l'et y Jacknian. el primero con el ,/">■//>' 
y el sei.'-nndii edu el d ¡i illi-rnio. salieron de 

ilarwieh el ''■'•■' de lN.-,(). El -•'"J"'"'. 

pasariiu pur el ('alio Norte, y el ; de julio 
l'et sesejiarii de .lackman. después de haber- 
se dado "'ta eei'ca de - A'ei'ove ()stro\eó 
\\'ai,iratchs. .. p;i ,' ile julio se vio la tierra, 
babir-ndose lijado (d día anterior la latitud 
euTlMS'. El bnijue s(> hallaba ¡)or lo lanío 
cerca déla tierra de las Ocas, en la costa 
oeste de Nueva Zembla. Entonces se diri- 
,i:'ic' al este sudeste y el '¿ di> julio encon- 
tré hielo. El jl de julio divisóse de nuexo 
1i(>rra y el buque anclii cerca de una isla, 
[¡robablemente una de las muchas (h; la 



i\) Ilíimoi. 'rr;i(l(!.sc;iiit el Míiyoi'>, pnií l(ir>. II.i- 
kliiyt. I.' tilii>ion |).'i,i-'- •'-''• ■ Viiijo ile diclio Kslóli.in 
Hurniu.uli, ¡111. l.'riT. (Ifsilc (".(iIiikilmi' i'i WíumIiou- 
siM'li'. |-:^ti' vi.ijc (li.> liuiTiiU,i:li li.i IhiiiLidii poco lii ¡ilcii- 
cloii; pi'i'o I r.sull.i del inisnu) i'l i'xd'íiño licclio de ipii' 
ya ciiloiii'cs lo.s linlandesos li.-iciiin un priin conicicio 
iMi la Lapnnia rusa. F.ii el mismo roíalo so cncutMilia 
lamliiiíii una lisia de Jialahras laponas y nolii'ias soln-r 
los precios y las moieani'las eonvcniciilcs para el co- 
meiTio con los lialiilanlcs de Kola. 

[i) Üos relatos solii'o osle viajo se liallan en la ro- 
lociion de Hakliiyl ípáj.'. ilKi y 47(i;. Hace alirunos años 
i|ue una copia del ini.-mo diario de Peí, so oiioonln') 




propio impulso al no dirigirse en X'ÜU des- c^on otios lihi-osenlrc los restos del cuartel de Haronls 

, /. , 1 / \; • :., • ' i„ „„-4 , ,i„ 1 . en la naiie nordocienlal de la Nueva /''mlila. No se 

de ( oliiioixor al (mu. sino a la costa de la , ,. , ,^.,. , . ,,,•,,, 

'^ _ lia pulilieado ;iun, peroen l.^íd el Cónsul Heiii de llalli 

Laponia rusa para bu.s'jar los buques perdi- meife.-,i la ooiiservaba en su poder. 



capIii 1 



liC). Ila- 
iKsIrl.mi 
hirnluni- 

I lii ¡lleu- 
do l|Ui' 

l'omorrio 

JlC'UC'Illl-l 

las ^olipi' 
Ira L'l cu- 
ín lii ro- 
llos liños 
|iicoiilri'> 
lUarniils 

\l) SI' 

Ik' llalli- 



l'iKM'lii del Kiii'ii. dolido so lii/ii proN is¡iiii 
do iiuidorii y ii,¡^'u;i. 

\']\ ][ do. iiilio 1Ioí;-(i junio i'i una tierra á 
los 7(1' "je»' hit. II. Al |iri!io¡|iio. I'ct la 
coiisidon'i como una isla y (¡uiso dar la 
vuolta á la niisiiia on diroooiou al iioroosto: 
poro oouio iiu lo coiisii^'iiiora, supuso (|Uo 
ora lii Nuova /oiiiMa. l)i'sdo !i(|ui iiiarolni. 
sii^fuioiido divorsas ilirocoioiios oiifro id sud- 
oi>s1(> y ol siidosto. y ol j^| llo^'i) á los (UT 
|ii' lat. II. l'll di!i •^ii'MiitMilo liulio IruiMios 
y (diul)asons: l'ot ori'yii oslar rn la iMisona- 
da dol l'otsídiora. y ilospuos d(> vor oii j' 
de julio la punta iU' liorra ijik^ liiiiila la 
dosoiiiliooadura dol rio al iiordosli-. poirotro, 
son'uii paroco. ontro oslo oalio y las islas 
(1(> Solouolz, 011 la li'i'aii iMisoiiada (pío so 
halla al oslo di' Modinski Saworot. .Vqui 
hizo pruobas con la sonda, supoiiioudo (pío 
ol ostrooho oiitro la isla do \\ ¡lii^alsoli y ol 
oontiiioiito dosoiiiliocaha alli. [loro (d ay'ua 
lio toiiia profundidad sutlcioiito ni aun ])ara 
lili l)olo. Pot avaii/.ii ontoiicos dojando atrás 
(d oslroidio do \'iii;(ir. ¡i lo lar^'o do la cos- 
ta de W'aii^'atscli. on diroocion á Niiova 
/oiuiíla, liasia una ensoñada do la costa 
oesto do \\'ai,c;-a1s(di oiilro dos islas ([iio 
crovü .sor his do W'oronski Ostrowo. fyi cii- 
ti'add de un crcclen/c pid'fto cs/ub" sc- 
i'.iiladii en nnibo^ huios por dos cruces (1). 
Kii las islas liahia luiudia luadora llotaiito 
oncallada, y on una do ollas .so oiicoiilri) 
una cruz, didiajo do la cual estaba sepultado 
uii hombro, l'ot escribió su apellido en la 
cruz y 011 una piedra al pió do la misma. 
])ara que Jaidcmaii su|)i(M'a. si llo^-aba á esto 
sitio, que l'ot liabia estado alli. l'or la iio- 
cho so [ovaron anclas y ol buque (bjbló la 
]iuiita occidental do la isla di> Wai^-atscdi. 
hospues continuó el viaj(\ sii^-uiondo sieiu- 
¡ire la costa de la isla, primero ou direc- 
ción al norte y norde.'^te, y luo.o-o hacia o\ 



il) Hace Vil. pues, :liH) año.- i|iie los rusos lialiiaii 
^slaMccido seríale.-- marilimns en Nueva Zemlila. 



n V, l;l!> 

sur. hasta (pío el liitdo estuvo tan cerca do 
la playa ijue el luiquo no podia avanzar; 
entóneos anidó en un liiion puerto junto á 
una isla sitinida en la parte oriental de 
\\'ai,i;atscli. ceriM ilo tierra. Msta isla fui' 
(piizás la que en los mapas nuo\os so indi- 
cii Clin o\ nombro de Alostni. Vo{ so hallaba 
por lo tanto en id mar de Kara. 

Se supone (pie l'ot peneiri'i [lor ol estro- 
(dio de Viii^or en dicho mar; poro la cir- 
cunstancia do no hacerse nunca nii'iicioii 
en el ridato do iiiii.i.''iiii estrecho, iiiieiitras 
(pie so halda do las miudias islas vistas 
durante o\ viaje; y ol lioidio do (pie desdo 
ol sur so di(i la vuolta á la punía occidiMi- 
lal do la isla de \\'ai,ifalscli, (leiiuiostraii 
(pie no fui" asi. K\ce]duando aliTiinos arre- 
cifes, cerca de la jdaya, no hay islas en la 
parlo meridional de la isla de AN'ai^j^atsch. 
hiirante su viaje al este de Medinski Sa- 
wiirol, l'ot croia que la tierra de Vu^'or- 
Sidiar era \\'ai;riit^'"li, y ^us observaciones 
con la sonda, ol •¿it do julio, so hicieron 
sin duda on la desembocadura do cual- 
(piiera do los rios ipio allí desembocan. 

La latitud indicada do (iU" 11', supo- 
niendo (pie sea exacta, doniucstra quo Peí 
so habia internado mucho en la ensenada 
de la doseiubocadura del río Kara. Aipü 
eiic(ui1r(» ;'i su comiiañoro Jackinun, de 
(piion so habia separado en la costa de 
Kola, y soliro cuyo viajo en este intermedio 
falla toda noticia, ("liando los dos buques 
se encontraron, ambos estaban averiados 
por el hielo; y cmno el aijfua iiaveg'ablo 
más hacia el norte se lialiia interceptado por 
ouormos tiMiipaiios, los capitanes resolvie- 
ron r(\u'ros;ir. después de haber celebrado 
coiisf^jo con sus limoneros. También á la 
vuelta debieron luchar contra los f^randos 
obstáculos quo les oponía el hielo, hasta 
(pie por tin el "J.") de agosto, hallándose á 
los (iu" 11) lat. n. encontraron cerca do la 
punta sudoriontal de W'aiyatsch ag-ua li- 
bro. Los Iniques v(dvioron. pasando á lo 



T 



lid 



rinrrNN\vt-(i\i ION pki ahia v i;i iiopa. 



hii'jLT'» '!•' lii «'iistii ui'ioiital il(> \\';iÍl;mNi'Ii. 
pDl' l;i l'licrt;! del Kiiim. (|U(' l'iMli'iiKMroii el 
'21 (le a^LTOsto. l)i>s(l(! a(|ui (Mulonvarmí el 
i'UliiI)0 á la ¡sla de KoI;l!:uJ('S(). cu cuyos 
l)an('()s aiiil)o>< l»U(|iics encallaron, s¡ hicii 
consiyfuioron pronto ponerse á lióle. I, a 
latitud dolos Itancosdi» arena so lijó e\ac- 
tanuMite en (iS' IS. 

MI 1 de setiembre el •• \\'/llíiiii'>> \()l\io 
á jierderse (je \ i<ta (I)- el H ol «Jort/i''^ 
ancl(') 011 el lionlo de 'Pana, en cuvas ori- 
lias clovábaso una ciudad llamada - Ilnn- 
g{\\\» ("J). Dos (lias más tiirdo el ,lor¡/i' 
l)asó por ol cabo Norte y el ."i do noviembre 
volvi() á anclar ou Kadelille. 

Pot y .lackman í'uoron los primeros na- 
vegantes al nordeste que rosueltament(í 
osaron penetrar en los hielos dotantes; 
procedieron con oner^^-ia y prudencia; y en 
la historia de la uave,¡,'acion les pertenece 
la ;^'loria de haber mandado los primeros 
buques que desde la lOuropa occidental 11(>- 
ü'aron al mar de Kara. Por lo tanto, IJarrow 
es injusto al decir («Historia cronoh'i^'ica 
de los viajes en las re^'iones árticas, >> Tiiui- 
dres 181H, pá,:;'. í)!») que fueron unos mari- 
nos sin iin[H)rtanc¡a. 

('on ol viaje do Pot y .lackman las oxi)e- 
diciones inn'losas al nordeste terminaron 



i|i HiiUluyt '2.' odicioii. I. \7y\) ilii'c rospcclo .-'i 
.iíii'kmnii: >'KI \\'í7//í(//í con (^liiii-ics .l.ickniiin \W\¡i\ ¡i 
un purrto t'U Norucí;:! ontiv l''roiul('ii y liuslock cii 
uitulii'c de 15S0, donde invernó. Dcride iii|uí mnicini 
M isliindiii en rejirero üijíuienlo eon un liuijiio del i'oy 
de UinnmiM'Cii, y desde enloneos nndií se lin oído de 
¿'I. Poco ni'is 11 menos id mismo liempo un ljiii|Me 
injili's cncidli'p cerca del Olii y su lri|iul.icion Iik'' 
muerln por los sin; jyedos. Se lin supiie.slo c|ue esle 
liui|ue l'ui'' i|uiz.'is el do .líii'Nni.ni." (N'('nse l'cn- 
CFIAS, III, .")W; ll:imel, piij?. 2:)S.] Ks ni'is prolmlile i|ue 
el l)Ui|uo <(ue luvo tun mnlii suerie l'uer.i el que 
dos añcs ¡mies del viaje de Peí y Jiickmiin fué envia- 
do por la compafíia ile Moscovia par.i avanzar desde 
el Pelscliora hacia el e?le. l-'n c>ta exjiedicion loma- 
ron parle James Uassendine, .lames Woodcocke y 
Iticardo Hrowne: pero solire eslc viaje sólo so cono- 
cen las prudenles inslruccioncs (|ui,' se diei'on. iHa- 
Kluyl, 1.' edición, pá;;. iOli.i 

(I) No he podido encontrar un nombre parecido en 
los mapas acluulos. 



para mucho tiempo. Mu cambio, Holanda 
se ociipii con alan del asunto, íh'acias 
al leliz éxito de la ^Mierra de la i;ide- 
pendeiicia contra Mspaña. y lialii(''ii(lose 
despertado el espiritii emprendedor (luo la 
libertad siempre lleva consigo, Holanda, 
ya antes un listado llorecienle por su co- 
mercio ('' industria, habla comenzado á 
linos del siglo \vi á disarroUarsíí también 
como potiMicia, marítima do primor orden. 
Pero la navegación á las Indias y la ("hiña 
so hacia imposible por lo [u'onto para los 
liolandosos (• ingleses á causa de la supe- 
, rioridad i\o l'Ispiífui y Portugal ¡¡or mar, y 
i\o. las tiMitativas de estos países encamina- 
das á monopolizar para sí las vías couier- 
cialos descubiertas por ellos, A tin do tomar 
también parteen los j)¡ngiios beneticios íjuií 
producía el comercio con los países do las 
especias y sodas, parecía por lo tanto de 
todo i)unto indisponsahle hallar una nueva 
vía marítima hacia los mares de Oriente 
y alrededor d(! las costas septentrionales do 
Muropa y Asia. Si tal camino existía en 
realidad, la situación de Holanda era evi- 
dentemente l'avorahlc para hacerse dueña 
do este ventajoso comercio. ^' aquí precisa- 
' mente debo buscarse la causa del enlusias- 
I mo con que en este país se acogió la pri- 
I mera proposición emitida con el objeto de 
navegar por ol mar que se extiende al 
nortí^ del Asia costeando el .Iaj)ou y la 
I China. 

\ No sin grandes gastos se armaron al 
(Moeto durante tres años con.secutivos dife- 
rentes expediciones que, si bien no logra- 
ron ol lin projiuesto, es decir el descubri- 
miento de una víamarítiuui por el nordeste 
hacia ol Asia oriental, fueron no tan sólo 
dignas de continuarse en la historia de los 
descubrimientos geográlicos, sino acreedo- 
ras á las ventajas conseguidas como com- 
pensación de los gastos invertidos en ellas, 
ya directamente con la pesca de l)allenas 
tan ventajosa para Holanda, ya indirecta- 



pubri- 

Irdeste 

1 sólo 

lele los 

•oodo - 

Iconi- 

ollas, 

lleiiiis 

fecta- 



nuMito por la pro|)oi.i(l('raiicla •'■ iiilluiMicia 

qilt> llivicroil y cjciciiToii (MI el cspirilll 
nacional del pucMo. Los IkiIuikIcsos coui- 
pararoii \n-< liazafias de sus coiiiijalriofas 
entro ol liiflo y la niov(> d(> los países pola- 
res con la expedición de los arp)Mau1as. 
con el |)aso de los Alpiís llevado ¡i ciilm por 
Anihal y con la expedición i^'nerrci'ii de los 
macodonios en losdosiorlos de Asiu y do la 
T.iltia. (\'éase por ejemplo Hhnins ^A/Ins 
iii'ijor'^, edición latina, KWI,'). I, 'J I y :il.) 
Como estos viajes son al mismo tiempo la 
tentativa más ^^randiosa p;ii'a la solncion 
de la enii)resa (pie dcliía rcs(i|\(>r el < IV- 
//(/», dan'' aíjni detalles m:is miniicinsos 
acerca de los mismos. 

I'rinit'rrinjf i/'lus Imlduilcs^'scn I '>!> I . 
— Mste viaje so ofectní» iirmaiido los Imípies 
el comorcio, en especial los comerciiintes 
/>'(iltris(tr Miirlicrdii , Jucoho \'///c/íi' y 
i'vitndsro Miir/soii. Al jirincipio tenían 
intención de e(|iiipar s(do dos btupies ('(iii 
()rden de penetrar liácia el este por el es- 
trecho situado cerca de Wai^'atsch; mas 
cuando ol c(d(d)re li'eiii^ralo l'laiicio hubo 
hecho presente (|U(í el camino alrededor de 
la parto septentrional de la Nueva /embla 
era el que con luavor sof^airidad prometía un 
feliz ('xito, so dispusieron otros dos buques 
más, do modo que en ló!)} se hicieron á la 
vela cuatro para efectuar descubrimientos 
cu el norto. Dos do ellos, es (hicir uno doi^rau 
porte, armado se^jun parece con este ex- 
clusivo oljeto, lliuiiiido (d /A^/'' (mensajero) 
y mandado por (iuillermo Harents. (1) y 



lllln V IH 

un hirco pi'seiidor. (hdiian intentar el paso 
por la punta septentrional do Nueva Zem- 
bl;i. Los dos restantes, es decir el Cisne di; 
/fi'/'iii'hi , mandado [nir Cornelio ( 'ornelisz 
Nay, y (d Mcninin ili- ¡'¡iih!inl:i'ii, man- 
dado por Mraiidt Isbrandtsz ( 1) Tet;,'las, 
i|ebi;in avaiiziir por (d estreidio inmediato i'i 
la ¡s|;i de Waiiratscli . 

L;is cuatro embarcaciones salieron do 
Texel (d .' de junio, y JK días más tardo 
lle^viroii á Kildnin en la La[ioiiia rusa, s¡- 



(I) Eli ri^ur so lliuiiiili,! W'illi-m l¡i(n'iil.<:i}on: el 
iiomliri! so oscril)0 tiimliioii niiroiil/., Uíii'oikIz, Hcr- 
imnlshioii. oío. — I-os tros viiíjcs de IJíircnls o.sli'ui des- 
critos cu uiKi olil'ii (lo Oci'iil de Voi'i'. i|uc por in'iriii'i'a 
voz so ]iulilic(j en I.MW cu Ani.-lcrdain, en iina edición 
lioiiindcsii, iiilinii y IVimcoM, Msla ullinia ilevii por li- 
lulo: Vnii/r Dcárri/itian ilc Fiui.-i Wn/u'/cs i/rs A/c/s 
Ircs (nliiiirtdilrsfuiís... ¡lar Irs luniri'S <í llollituilo el 
/.clundti lili nord... cvrs Irs ¡{oi/nnines ilv China el 
('ntiii/, i'tc. (Vcrdndorii descripción do U'os viujos ¡)or 
m.u' muy tidrnirfildos, liociios ¡lür ios iiui|uos do Mo- 
liinda V Zokiiidu en el norte hacia lo» reinos do Ciiina 



HoLLAyOVi' 




MaIIIM) lliiLAMiMS 
CiilM.i •\r iMi t-M'.iliacl.i i|.' (J. |,K Vcr.n. 

lio (|ue entonces constituía á menudo un 
punto de escala para los buques que se di- 
rin'ían al Mar lilaiKío. Al llegar á ó[ las dos 
divisiones de la expedición se separaron. 
Haronts sedirigií) á Nuova Zembla, don- 



y Citiiy, ele ) Esta olira fu('' impresa más tarde muclni» 
veces en varios idiomas, ya soparadiimento, ya en las 
colecciones do viajes do De Hry, Purchas y otros. 
N'éa.-.(! respecto á ella P. A. Tiole. «Méinoirc biblio- 
;/rii/)/iiqití' .iiir /c.s ¡niirnniiL- des nriPir/atcurs Necrlan- 
(tdls.» .Anislei'dam 1X117. 

(Il La j en las |)aliiliriis Isbrandsz. B ironlsz, etc., 
es la alireviatura do ;oon. y significa hijo; así por 
ejemplo hijo do Ishrandt, hijo de B irents, (^tc. 

Í.V. d'j lo.i T.) 



t(2 



I lili I \\\m:i,\i inN pi;i, vsu V nrimi'v. 



(le ll(';,'(i el '^' de jiiliu ;i los 7.T '¿h l¡il, ii.; 
la latitud s(\ (¡J('» iiiiilíiMiili) la altura del sol 
ili' inedia Mo('li(> cu uua ¡s|;i i|ui> se lliiiiio 
isla (le (íuiilcnuo. A\ aiiziuido á lo hiruo 
de la costa llc;,''r(sc dos días dcspiics ;i los 
7ri" .') I' lat. u. MI 'J de julio (.iVctuii la 
ti'ipulaciou una cxlraii;! caza ahwo hlauco. 
Vá animal cayo cu tici'i'a atravesado |ior uua 
llalli pero arrojfise al a;;-ua y liuyi» nadando 
con un \ i,i;'or ipic ■ cncciIío ,i toilo cuanto se 



|io dcnti'o. I,os luai'inos se sohrecoH-iprou 
<\i' tal modo. (|uc se iirccipitarou liáci.i la 
jHoa creyendo i|uc su última liora lialiia 
licuado; pero ai'oi'tuuadauíeule c| oso uo 
pudo asanzar mas, pori|ue el lazo cu (|uc 
estaba sujeto por el euidlo se liallalia tijo 
eu el remo. I n audaz marino avauzíi en- 
tonces liácia la popa y matii (d oso de 
un hachazo. l,a piel se cu\i(i á Ams- 
tcrdam. A i'iiu-a de este suceso id sitio 




i'.\/\ |i| I. oso M .\M I). 

(>I'M ik' un :-Tiilini|H di' ii. m. \ i.j.ii. 



lia oído decir d(d león y de oti'as liei'as. ^ 
l'ersi;4'UÍ('iS(d(,' en un lude y |i ^riise cidiarle 
un lazo al cu(dlo pai'a cojerle \¡vo. con la 
intención de llevarlo á llol.anda. pero cuan- 
do el oso so vil') sujeto i:'i'i1(i y se i'e\olviii 
C(ju lal \iolencia (|U(> ape.ias hay palahras 
con que doscriiiir. Con olijfdo de cansarlo 
le .soltaron más cuerda, mientras los lio- 
te.s si¿,niioron remando lentamente; y Ha- 
reais le ¿,'olpe(i con un calde. Mui'urcci- 
do el oso se diri'áó contra el I}ide v asiiise 
con una de las >4'ari'as anteriores, ou cuva 
ocasión jiareiits dijo: < (¿ui(>rn descansar 
Tin poco». Pero la iuleuciou del oso era 
oti'a, pues se lanz('i con tal \iolencia cou- 
1ra el bote (jue pronto tuvo meilio cuer- 



recilui'i v\ nomhre de <l'unta del ()so>. 
Hai'r'uis iirosin'uii) su marcdia hacia el 
norte y nordeste pasando jior unos sitios ú 
los i|iH' denomiui) Cruys Kylandt (isla do 
la ('ruz (1) y ('aiio de Nassau, nomlircs 
Ipil' se han cons(>rvado lamiiicu cu los ma- 
pas posteriores; el ^| de julio Woixn á los 
77" .■>:>' lat. n. Aijui so vio desde la jiuiila 
del palo mayor un inmenso campo de hie- 
lo (]ue ohli^'ii á Hai'cnts á re^'resar. No 
obstante, cspiM'ando continuar su viaje eu 
mejores coudicioues |iermaneci('i cu estos 



(ti A i'iiu.-;i il(; (li)b lO'.uiilu.s cruces (|ui' o.'iliihiiii co- 
liiiM(liis (MI lii islii. lí>lo deinuoslrii ([uu los rusos na- 
vc^'iiion liiinliii'ii onc'slii piíi'tu ilc Nucvii Zc'ml)l;i uiitiís 
i|uo los europeos del ocsto. 



iM'tlI 



rii. el 
I ios ú 
l|:i (lo 

m;i- 
|;i los 

IHUllil 

hic- 

. No 

IJo cu 

losio-í 



laii i'ii- 
kos liii- 



]i;inijfs scpIciilrioiKiIfs li;is|¡i i>\ V,i|,!'^',|" 
<li;i ni (|iii' |ii'i'i'i>¡iiii('iit(' <!' Ii;ill;ili;i ;il oiwlc 
(le lili ciiliii siliiiiilo ,'1 los 77 hil. II. \ :il 
(|iii' IIiiiih'i (';ilio ili'l Hielo; iiqiii níci'oii m 
la pliiya varias [licilras lirilhiiilcs coiiio el 
oro. llalla/u'os |)aiTciilos Imu li'iiiiio en la 
historia de los \ iajcs árticos un |i;i|ii'| has- 
tanto iiiiiiortaiilo. y \arias voces han re- 
^^■resaflo (le esas reuioiies hii(|iies cariTii'his 
(le metales sin \alor ¡ntrinseco ali;'iiiio. 

''"'' ':ii 'im'j^ii,"', "' ''''"'^¡"' ciitrelas islas di' 
nraiije. vií'roiise eii tierra '.'()() morsas. Los 
marinos las atacaron con Iiachas y lan/as 
sin jioiler matar una sola; |iei'o lo:^'i'aroii 
durante estas tentativas roiiiiierles al^^'uiios 
colmillos, (pie se trajeron más tarde á su 
patria. 

('onvenciilo ya di- (|ue por esta \ ia scp- 
teiitrional no podría peiietriir hasta donde 
se hahia propuesli}, liarenls resid\ ii», des- 
])iies de eoiisullai'lo con su ^i'eiite. diri- 
^'irse hacia el sur en dirección de \\ a¡- 
^^alscli. Dui'ante la \mdta. anotii á los 
7l"la1. n., i|iie prohah|ement(> se hallaiía 
en el punto en (|ue ( )li\erio Ih'unel ( I) Iri- 



ll) I'il lldllllin' (le ( )lii(lii¡ Üriincl >!• f\]rur\\ii\i l;ill 

A menudo i'ii Id.- rcliild- sdlin' l(is |ir¡nii'ros viiijcs i'i la 
Nucvii Zciiilil.i, y iniilii es hi iiilhii'nci;M|Ui' iii(iii'l c'\- 

jiloriidcii' par Iialirr cirrciilu cu v\ il('-.Mn'iillii i\r l:i- 

ri'lai'ioiii's (•onici'cialcs rnii llusia y o\i i'l ciiviu ili' i'\ 
|iimIÍ('Íiiiii's de i'.vjilnrai'iiin .d mar l'nlnr dnl iiorli'. ipii' 
olimí) i'iiiiYciiiciili' li.ici'i' MU lifcve i'oiimiMi ele -u 
vida, al(Miii''iidiiiiii' par.i clin sdlirc lodi) á S. Mullci' 
'■('icschicdciiis del' No()i'il,-.c|ii' (;riiii|ia;jiii(>.» llrcclil 
IS7Í-. \i:i'^. 2('i. (Ili.-ldi'ia de la (lomiiañia ilcl Norli'). 

Oliverio Hi'lliiel lia I ■ ¡i', cu Hnisela-;. ven l.'iii.") ciiiliar- 
eii>e en un liUi|iie rn^n diri.üii'iHlnM' div-dc Kula .'i (!ii|- 
indfinr. con dljeld de a|irciHlcr c| lai.-d \ c-liidiar l.is 
(•diidicidnes i'dmcrciales de la redimí, l'crn jos in^le- 
si's.ijín' liaturalmenle i|neriaii d|idner,-cá Idda inlliieii- 
ri,! e\lrañ:i en .sil ddininid i ieii dcseiiliierid, Id;;rii- 

i'dii de Ids ru.-dS ijue le luvieraii proii iil;;iinds liños, 
l'di' lili lili'' piie-lo en lilierlad, i'i má.-; Iiielí eiilre;;ado i'i 
los ricos niereadiM'es Jarov y (iriciiry AniNiew Slro- 
^ano\v).Griiciiis á ello, Uruiiel pudo toin.ir p.irlecn la^ 
ex]iedieioiios morciinlile.s de la ea.-a ile rdincrcio, (|iii' 
por lii ponquislii de la Silieriii iidi|uirii'i uii.-i iin|idrlaii- 
cia univer.-.il, expediciones c|iio .-se el'ccniali!ii.i l.anlo 
pdi' lieri'ii eomo por mará las refíiones did Asia liii- 
dalilcs con Husia; de esle modo pudo n.ivefiar por el 
mar gliieial llejjaiido á la düsemlioeadura del Olii. A 



Id V, IJ.I 

illa estado tiempo antes y (|ue |ior éste ha- 
liia sido deiioiiiinado ( ';istiii<arK, sin iluda 
el l\n-1iii Scliiir actual, iioiiihrc niso, em- 
pleado aun. de un e^treidio i|Ue separa la 
i>la de Mesclidiisidiarslvi de la isla princi- 
pal. |)eh(i ohservar.siii emhai';;'o,(|lle eil los 
mapas antiuaios se (lesÍL.'iia á menudo el 
esti'cidio de Matot-chkin Sidiar por una 
coütraccioii de la jialahra Kostiii Sdiar. 
Al snrdo' Saint Lawrencehai > -(Hahia 

de San l.ol'eiizo) (I) á los 7(1 '/.'. I{;ireiits 

encontró en una punta de tierra una crii/. 



ili~lalicias de Ürlliiel ^e eslaldeciernn Illas larde l'el.i- 
eidiio direelas eiilre lo- liolandcse- y esla iiiiporlan- 
le casa de eomereid, casi sdlierana en v.i>lds leri'ilo- 
rids, si lid de /((/■('. i/r /'iirh>. Al pnipiíi lieiiipd Urunel 
Iraliajii i'dii alan para laeililar la iiave;;arid|i de los lid- 
l.indc-cs por el Mar lllaiieii y eslahlecer allí una 

l'ii'ldiia I rlandesa, (|ue lid se ruiidi'iell la isla de las 

llds is. di'iip ida pdi' Ids liijíleses, sini'i eii (d silio en 
ipic hoy SI' llalla .\rNaii;.'el. llruiiel lonii'i parle des- 
pués en los preparalivos de tiii viaje ruso al iiordesle, 
par.'i id i'Ual Sll'd;;alidso lialil.i loiiiaild i'i su serviejo 
edli.-.lri|cldi'es sUci'o-, de |iiii|Ues. liriinel mismo niiir- 
ele'i piir lieri'ii á lidl.itiila para liusear ll'ipulaiiles. Su 
eiicuciilran iiiimerdsos didalles aceren de e.sla em|ire- 
sa de Hriinel en una caria de .luán llaliik á Gerardo 
Mirc.ilor, íi'eliad.i .1 '((-■//((/•'/i icl ( >^si'Uiuii fliifimii, 
L'a lll felirero de l.")S|.» l.a caria esi.'i impresa en la 
sceiind.i edición di' llaNciiyl. l."ií)S, I, ,")(l!l; pcrii apenas 
llccjidd .1 su palria, Urunel i'aniliiii de plan y i|ui-d ijue 
la cidria y las venlaj.is de la enipre-a redundaran en 
liclielicid de ^u pri'pia palri.i. |)e e>lc inodd se erecluii 
la primera Icnlaliva délos holandeses para arrih.ir pdr 
el camino del norilesli' á la (Miiiiii y al Jajioii. Si'ilo sa- 
llemos de esti' viaje i|ue Uruiiel inlciili) en vano plisar 
por el Jii;.'or Sellar y'|ue su eniliarciicion caríiuda con 
ahiindaiicia ^f pieles, visliiiiihre y cristal do roca, se 
|ierdiii al rc;.'re.sar en la dcsemhocidura del l'elsclio- 
ra. ' l{i:<í-/iri/rini//ii' nin ilcr Stinnii/fi/rii Litnill in '¡'¡ir- 
Inrli'n. i'lr , .\inslcrdani. llilJ. (Vi'ase l;i reimp 'esioii 
l'dldlitd.'.'rálica de Miiller, |.S7S) Ci. Kl cristal de roca se 
extrajo sin duda del 1,'ral, poiijue en In refilón del Pci.s- 
cliora lio existen minerales do osla elasu de huoiía cua- 
lidiul. Después cutre') Hrunelal servicio do losdmieses, 
pues sesahe ipie cierto Oliverio urunel so olVeriij hajo 
el reinado de Federico II en Dinainarcí, ,i descuhrir la 
Grdci.landia. .'i cuyo el'eclo ohluvo en l.'iS:! ol derecho 
de lijar su residencia en Mer^ícn, oloriíándosele la 
exención de conlriliuciones durante seis años. iVisiso 
• (ii'dcnlands lii-liuir-ke MindcsmarUer' , (Jopenha- 
'^\U' l.VM. III.CCC). 

il) l'rdlialilemcnle la hahia de .Sachaiiich de IdS 
rusiis. 

(■) '■l)i'siTÍ|Ma.in ilcl |i.ii- lll' lew <;iiiiiiv('il.is cu Tnrtiirin, ote.» 

i .V. </.; ÍU.-Í V.) 



ir» 



rlRl IMNAVl i.M l"N 111 í'l* ^ I I Iml'». 



I(>vatitii(la y (■(•rea di' l;i iuÍhiih dns cuvaN de 

iDüdcru, «'I cas Ii' lili lüiri'd iiim» y vaiins 

sacos con lüiriiiii, ii-^i coiiio ¡ilyíiiios sepul- 
cros, rcsto»^ sin diid.i al iiiiiduiiadn-<|iiir los I !('><- 
cadoroH rusüs lio salluoncs. V,\ j.| (l('¡i;,^ustn 



ti'ajii á Aliistcrdaiii una luoi'sa, ijiic lialda 
ciicuiilrado y iiuicrtn cu un tiMiipaiio tlo- 
laiifc.uñadiciiilosc (|iic dcsciilirio y cMiiiiim'i 
cii este \ iajc la |i¡irtc más scplciitrioiial de 
la Nu('\a Xcmhla, parle hasta cntoncoH 




Jan IIi ^ i.iii:.\ \an I.in-i i,i.i i:\, 

lllicnln l'll I.Miil l'íl lllllll Irlii: llllji rtn cu ll.ll rjl lúi Kll II i/l'll. 

(■.o|íiu lie un ri tililn iti -ii iiIíIIi; Nii\igiUi'í iii Orii'iiliili'iii '■'i\i' l.ii-ilníi''iiiiii IihIíiiin. Iliigni' (^Hiniti-, I".'' 



É^ 



]\o'j;í) á la isla doDal^'oy. .\i|iii t'iiciinií'ri \n< 
buques (1(> /cland;! y Knkliiii/cii llci^'a- 
dos hacia jioco. y Ids cualrn rcurcsarnii 
desde alli ;'i Hdhiuda, ddudc llc^^^aron á 
mediados de setiembre. I''.l reíalo de esle 
viaje termina con la nolicia de que Harenls 



(I) Viiijc |ioi' mnr ;'i las IikIííi.- Oi inilulfs ('ilVnlii- 
gucsiiá, Lu lliijii 15!)'.l. 

■ Xuta 'Irlng T.) 



niinca visijuda por lus na\i nfes de la 
Mliropa occideiilal. 

'rambiei; jos oíros dos hmiiies quo del 
mismo lieniiK) que los de Üarenls salie- 
ron (!(.' Texel, ei'ecl liaron un viaje nola- 
lile, descrito itarlicularmenle \wv Jan 
lliiy,i;]ieii \ an liinscliolen (1), excelenle 

(I) V \',ii/¡ii/ii\ iifir Sc/ii/i Viicrl. ntn.Idii /¡hi/;//ich 
riin J.iiií^i'/iiitrii. 1(111 lifi Siiindm mu lninjc^ Xuurn r- 



iinvi'^'iiiiti' i|iii' iiu'ií< liii'ili' lii/ii i;iiilos \ i¡i¡i'<, i'i|iici, Niiy \ Ti'tu'uliN acnriiiniriiirnii ,i |!ii- 

I.iH t'Uiliiii'tMciiiiH's lli'Süliiiii nuil fripii- rciih li!i<l;i Kilihiiti. ciiya \-<\;i se n'iirc- 

lai'iitll ili' .'•'• Imiiilil'c-; _v filtre clin-; tlu«< si-iiln iMi lili l'Im'i.I'Ih i'Ii I;i nltrii ili' I.iiH- 

iuli>r|M')'tiw, lili i>s|it\ii llaiiiinlii ( 'i'Í'^IiiImI flintcii. iIi'-.('|'íIiÍ,.|ii|iim> liastunir iiiiniiciii- 

S|i|¡mll''r y lili i'iniicrriaiitt' liulaiiiliw l'V. ili' siiiit'iiti'. 
lu l>a|(', i|ni' iliiraiilc lai';;i) tifiinMi haliiii Kl ', th'jiiliu. Nay y 'ri't;;'a|i's se diri- 







% % 






* ^ 



» V 



■:v-.'V 



V 'V > > 



I.A l>\.\ li|. I 



\ll la I.N I N í \ I .M iiM \ l;l sv. I N 



C.i'lii.i il' iih ^-i'iiImiIii 



hlo U.'la i.l.r.l i\r l.jii-i'lmlni. 



11.' (Ifl 

Ésalie- 

luotti- 

Jaii 

'lonic 



"/,7 



lien 



ro.<u\u]o 011 Uns;ia. Si'ilo so lu'zo pvnvisinn 
tío i'ouioslil)los para ocho mosos. Al priii- 



ijcn ili' Xiiori'cdfp. l.ii/il'in/ . Viulunl. li'ii.^tiiii'/.<.... /ni 
'■(lorlii/ ili' rriiiT filii/ . l'iMiii'Ni'r Ifiol. (<i\'iii¡r |iiii' 
n\iir (le Yiili llliyi^lirii N'.iii IJiiscliol 
l.il'jfo i'" liis c'Dsl.is lie Noi'ili'ji', 



en ni iKH'li' .'I lii 
(lililí) Niirtí' [.iipii- 



nin, I ilii 



IIhIÍiI. Hu^ill llllslil Milis llllllá (Il'l (lili. -' nii 



lllunull lll! Ill Olil'H SI' |lUlllll'(l o 



II Hlit ('II Ainslcnliiiii 



y lili cxtriicto si> oiiciicnli'ii en In c 



llICl'dDll (ll> Vllljl'S (ll 



ilimiiii, l(í'i:t. fíl vinio 1,'sli'i düsrrilo liiinl 



iii'M en 



/i/i(cú' -.1 //(/s niajor' Kili"». Linsrlioli'il cvi\ 'roiiiiii 
ú lionln. (Miiplco i|uo ni mismii licnipu coniprciidiii 
ruiic ;os (lo iiilciidciilc y lii ri'in'i'scnlnclmi drl p 
pifUilio di'l liliqui'. 



i^ionin (l(N(lo ¡H|ui ;i la isla do Wai.iralsoli. 
'l'ros (lias (li's|)uos oiicoiilraroii ;^n'aii(los 
li'inpimos tlolaiilos. Kl j" dojulio lloi;ai'(m 
a Tuxar. ¡sja (¡uo on ol mapa do Liiisclio- 
loii cslá situada oii la costa do Tiiiiau, á 
ciiM-la distancia al oosto do la dosoialioca- 
oadiira del l'i-lscliora. Kiicoiitraroii on olla 
una Iddja rusa, cuyo capitán nianilosti) 
soijfuu ndoroiicias ipio ol ostrcidu» ilo W'ai- 
^•alscli (1) ostaha culiiortn conlinuanionlo 



(1| Rslo (isIcitIiii i's el Yii'-rnr S.-li,'ir, ciivo nciiibro 



m 



Tomo II 



19 



1^ 



I i('i ':in(a'NNAVi:i-, vi:i<is 

(le liiolo y qno do^ipuos dn onizurlo so lln- 
'^n])H á un mar situado uiás al sur del 
(llai'ial y no tan iVío couio osle. MI día si- 
^'uionto olro^f rusosi añadiorou (\\u' lucu pu- 
dría pasarse por el cslroclio de Waiu'atscli 
si las halliMias y uinrsas (¡uc dí^slruiaii lo- 
dos los l)U(iU('s (|un iii1(Mi1altaii cruzarlo no 
olVpciorau uu n'ravo clisláculo á 1al cui- 
prcsa; dijorou adouii'is quo la iuíiuidad de 
arríMÚfcs y escollos diríciluiíuilc pcrniiliria 
el paso de uu buque, y por lin. (|ue (d yraii 
duque liahia uiaiidado lo etecluarau Ires 
euibarcacionos y que las Ires haliíau .''iilo 
destruidas por el hielo. 



i<:i 



do Julio al,i,Mnios caxad' "os d(d 



Mar Blanco vinieron á Toxar; liaMahan 
distinto leng'iuíjo (juc los rusos y porteuo- 
cíau ;'i otra tribu; sin duda eran l!nlandcs(\s 
ó carelos. Kn el puerto viíise un ,L;'ran nú- 
uiero de l)allenas, lo cual dio ln,i;'ar á que 
í.inscliotou, observara que la pesca de ba- 
llenas dobia producir allí i)íu,i;'ües finan- 
cias. Así que el hielo hubo permitido 
avanzar, los buques continuaron su \u(]o 
no sin haber colocíado autos cruces con 
inscripciones. l']l l^ do julio \ieron W'ai- 
^•atsch; desembarcaron en un cabo sol're 
(d que so lcvantaT)an dos criices y encon- 
traron allí nn indí,¡4'ena vestido poco más ó 
monos como nn lapon de Kilduin, el cual 
huyó al divisar ;i la Iripnlacion. 

Otros cabos en los que también existían 
cruces y en los cuales so hallaron contena- 
res deídelos fueron visitados suc(>sivanionto. 
Linschoten se detuvo iaml)i(Mi en el cabo do 
los ídolos, que examinamos durante el viaje 
d(d \'cf/i'. Kncontn» allí .'{()() ó -100 ídolos 
do madera (¡ue se^-un su descripción eran 
complelamente idéniicos ;'i, los que nosotros 
vimos, y tan mal hechos quo ape.ias podía 
suponerse que representaran lic:abres. El 



iiuni|ue iilf;ü modilic'iilo, si' i'iii'uenlr.i como ■ \Vi',l'OI's- 
coi-lzar, en el mapii do I.s.inc Mussm del iiño liilJ, i,ui' 
según el aulor es iinii copio do un miijia ruso. 



'RI. ASI\ V l:l IIOI'A 

rostro o-' niy a]dastado, la nariz salien- 
te; en voz úc los ojos tenían dos a^Mijeros, 
y otro representaba la boca. í'inoo seis 
(■) sieto caras t>stal)an rscul])idas ¡i menu- 
do en u!i solo palo, lo cual del)ía indi- 
car 'vtul voz toda una familia. \* También 
so encontraban allí muídiis cruces rusas, 
Al;;'unos días más tarde fu(' hallada en la 
¡ilaya meridional d(d estrocho una casa 
muy pei(uena. liona d(> ídolos, mucho me- 
jor construidos quo los anteriores y que 
tenían m¡((s y pezones do metal. Mien- 
tras los iiolandesos so hallaban entretenidos 
en examinar esta colección (h^ ídolos llo'-'i» 
un trinco tirailo i)or renos, en el cual iba 
un hombre armado de un arco. Así que 
esto vio á los extranjeros lanz() uu fuerte 
yrito, y al ])un1o una mullitnd do tri- 
neos con unos :]0 hombres salió del Ibnd.' 
de un vallo, intíuitando los in(lí,u'onas ro- 
d(>ar á los holandeses. Mstos huyeron á 
toda ])risa hacia nu boto y cuando este 
abandone) la i)laya, los samoyedos les dis- 
pararon al,¡4'unas Hechas sin cau.jarlos daño. 
l"]sta sorpresa, cuyo desenlace no fué por 
otra parto san¿^'riento, os lo único, al monos 
quo so sepa, (¿no ha tenido lu,i,'ar entre ¡n- 
díi;-onas y navegantes en o\ Nordeste, 
llailanso ¡)or lo tanto exentos estos del 
san^H-riento car^ii'o quo pesa so])ro la mayor 
parto do los que dur;uite los sii;'los xv y xvi 
efectiuiron \ iajos de descubrimiento en las 
reg'iones meridionales. 

Alii'unos días más tardo, el "L''"-"*-'"^'" 
. ' ;u (lo jiiiiíi 

tuvieron un amistoso encuentro con los 
samoyedos, quienes dieron á los holandeses 
varias espUcaciones del todo exactas sobi, 
la iiíitnraleza del jiais y did mar. Dijeron 
(jue val cabo do 10 ó 12 días no encontra- 
rían ya hielo y quo el verano duraría 
de (i á 7 semanas.)) Cuando los holande- 
ses hubieron obtenido las noticias que pu- 
dieron de estos «bárbaros (los cuales tenían 
mayor soj^-uridad en el manojo de su arco 
(jue uu ynómo nájtico y quo sabían dar 




3S del 
miiyor 

y ^'^1 
MI las 

' nf-'osto 
!■ jiili.i 

til los 
idcses 
sobir 
)¡Joi'on 
onirii- 
urariii 
ando- 
ifi pu- 
Iciiiaii 
ni arco 
a 11 dar 



noticias más seguras acercado su ca/.a (jiic 
sobro las aguas navogal)les») se despidieron 
de ellos. Como quiera que eii esta ocasión 
un marino tocase la bocina, los salvajes se 
asustaron do tal modo ([uo emprendieron 
la fuga; pero tranquilizados cuando se les 
dijo qm los sonidos do la bocina sólo oran 
una señal do amistad, volvieron ;'i saludar 
á los extranj'íu'os en la playa, inclinándose 
hacia el suelo con las cabezas descubiertas 
V las manos crnzailas. 

El , de agosto (Mitraron animados por 
la esperanza en el mar d(d Kara, <> segiin 
lo llamaban los holandeses, en el «Océa- 
no Tartárico Si'ptíMitrional.» Pronto, sin 
eml^iirgo, el lüelo les presout(') un obstáculo 
qu'í el .|'' de agosto los hizo refugliu-se en 
la isla de Mestni (isla do los Estados). A(jui 
descubrieron una especie de cristal de roca, 
que excepto la dnr(>za era igual ¡lor com- 
pleto al diamante, circunstancia deplora- 
ble que se atribuyó á la iiillucucia del frío. 
También se vieron colinas do sa;M'ilicio i' 
ídolos, pero ninguna choza n! rabuña. 

W (umtinuar Nay y Tetgales su viaje 
llegaron á un extenso mar lilire, y (d j'^ 
de a'^isto creyeron hallarse I'i'ímiIií á la des- 
embocadura del Obi. Dos de sus lirazos más 
importantes recibieron ¡os nombres de los 
biKjues Cisne y Mercurio, nombres que más 
tarde se han olvidado. Es did todo (>viden- 
te qm; (d río (pie los holandeses tomiiron 
por el Obi, era el rio Kara y quo los bra^.os 
de la desembocadura llamados del Ci<ne y 
d(í Mercnri-^ eran ríos costeros de escasa 
importancia que desde Valmal se dirigen al 
mar del Kara. 

El '^^ de agosto resolvieron regresar de 
su vitije considerando como demostrado 
que desde el punto alcanzado, fácilmente 
se podría pasar por el «Proiiioii/o¡'//'in Tn- 
hin ■> y llegar en su consecuencia por el ca- 
mino d(d nordeste á la ("hiña. \'if ron una 
multitud de ballenas que sacalian la mitad 
de su cuerpo sobre la superficie dol agua y 



r.\p(iri,o V. 1 i7 

arrojaban (hd modo acostuml», 'do un sur- 
tidor por las fosus nasales, lo cual se consi- 
d('r() como señal de que se tenia á la vista 
un extenso ()C(''ano. 



El 



de agosto Nay y Tetgales repasa- 



ron el est reídlo de ^'^lgor (Frelmn Nasso- 
rt'ctiui) y después .d(! (Micontrar el día si- 
giiiiMile á iiarents cerca de algunas islas 
[)e(|uenas (pie se llamaron Mauri(do, Oran- 
je y Nu(>va W'alcheren, regresaron todos á 
Holanda, completamente convencidos de 
(|ii(> quedaba ya resuelto el problema déla 
|iosibilidad del paso por el nordeste para 
llegará la China. \'erdad es que ya el 
año siguiente se demostn» que esta supo- 
sición se t'undal)a en razones harto super- 
liciales, pero de todos modos los viajes de 
Xay y d(> Tidgales uiereceii un lugar hon- 
rosísimo en la historia de la navegaidon; 
pues ensauídiaron de un uiodo importante 
(d circulo del conocimiento do las regiones 
sept(Mitrionales al descubrir (d estrecho de 
\'ugor que Iuí- cruzado por primera vez: y 
lo ¡iropio (jue HanMits, también estos nave- 
gantes son acreedores á todo elogio por su 
destreza, energía, valor y circunspección 
al desempeñar el cargo que se les haliia 
conilado. 

S'U/Hiuh) viaje (le los holandeses en. 
/,>/>, 7(1]. Después dol regreso del iirimer 
viaje s(> hizo un rídato sobre los descubri- 
iiiiiMitos hechos al jtriiKMjie !Mauri(do de 
Oraiije.al «aliogado» de Holanda, Juan Van 
< >ld(Mibarnevelt, y á las otras autm'idades 
del país. Issias últimas, después de haberse 
hecho cai'go d(d relato, estallan de tal modo 
convencidas de que en electo se había en- 
contrado el camino jior mar hacia la China, 
(pie al punto tomaron las medidas necesa- 
rias para (Miviar el año siguiente una flo- 
tilla de 7 embarcaciones, á saber: '2 do 
Amsterdam. v' de /(danda. '2 dcEnkhuizen 



(I) Rslp liM sido di^scrilo lanío por V<?or como pnr 
Liuocliulíjn en lus obivis ucciba ciludus. 






Ii8 



I 



V 1 (lo Rnftcrdiim, con l;i misión dd iii;ui- 
juraron rciilidail l;i nn<'v;i vi;i nnTciintil. 
Los eoiiuiudiinlos do la llolii ci'un Corii''- 
lis (alinirani(^), Ih'nndl Ti'h/db's (vk'(<-al- 
niirauto) , Uarcnts, Lmnhtn't Grrriis:. 
Ooin, Tomas W'i'Ucins:., Hinunn,) .Jniis:. 
y lh'i\ih'ih lla\-ln\<hi. Los conusariosiM'an: 
ÍjÍ)iscIiuIi')), Jüi'ubo IL.'CiilSi!i'r/,\ /''rdnrísro 
(lo la Dale, Jicm Conii-lis: . li'ijp, y A'. 
Bi(i/s. Seis de los buques so cargaron de 



c IIII.CNNAVI-C.ArlriN |i|;l. AMA V lUltOI'V. 

í^ninos rnsos.íjuioncs dijoroü que ol invierno 
Inliia sido muy iÍL;"uroso pero (jue el li¡(do 
desaparecería dentro de poco, y que o[ ve- 
rano aun duraría siete semanas. Añadieron 
(pK» (d país situado hacia (d norte, llamado 
«W'ai^MtsA, era una isla situada en el lado 
se|i1en1rional de la Xneva /euibla; (]ue en 
viM'auo le visitaban los indiifenas, los cuiíles 
al Uey-ar el invierno volvían al contiuente, 
y asei^'urarou que unos barcos rusos cárga- 



lo.^ 

esti 

liía 

aui 

()!• 

dis 

cer 

e\l 

(JUi' 



Sur. 




N.U-1-. 

Mai'a -«Mini: i:l 'iFi(i:ifM Nass^uvicim» (i .liüoii Si;iiaii. 
Si'cuii I.m-cliuluii. 



niin'cancías y dinero; (>1 siqitiino dcliia re- 
gresar con noticias á la patria, después 
i|ue la Ilota bub¡(>ra pasado el e-:ti'e(dio de 
Waigatsch. Ksle importante Oíjuipo ocu- 
pó sin embargo tanto liempo qm> hasta id 
; de Julio los buques nopudieron emprender 
el viaje. Kl j', de agosto llegaron á la vis- 
la de Kegor en la península de Ribatsch- 
ni, y el '¡!^ do agosto la Ilota s(í hallo IVeu- 
1e al estrecho de \\'aigats(di \ el c(Uitineu- 
linente: aquí encontró enormes moles ilo 
hielo. 

i-l ■■,-,::-, — í'' inpulaciou avisto n - 



dos de mercancías pasaban lodos ios años 
por ol estrcídio de A\'aigats(di, frente al 
()b¡. penetrando en el rio (¡illissy (Jeuisei) 
donde in\ei'nalian: y i[ue los haliitantes de 
las orillas (bd .lenisid pertiMUH'ían al riti. 
griego-catrdico. etc. 

111 |il de si'lii'inliri' , ,i .mi i i • i i i 

Kl :„ ,|7r,7:;-,T7:r" '"' llotilla llego al sur del 
estrecho de Waigalsídi poniéndose en con- 
lacto con lo-; samovedos. Su «^rev» recibi(> a 
los holandeses muy alectuosoniente y con 
gran amabilidad díjoles que el frío comen- 
zaría dentro de tres (i cuatro semanas; 
(|ue el liielu dotante no (b^saparecia en cier- 



fos aüos; que (Iiiriiiilc el iiivicnio loilo el 
ostroflio, lo iiiisiiii) (jiic las ciisiMiailas y I)a- 
liíiis pslaltaii hclailos pero ([ii(> el mar cu 
iuubo-! lailn-; iio si' ln'hiha; (juc más ¡illá del 
( )l)i Iialiia oli'us (liw ríos, do loscualos el más 
distaiili' se lla'iriha v Molcdiisay-). y (d más 
ccrcaiin. á menudo \¡si1ado [loi' los ruso;, 
<\Gillissy». Aili'uiás dijo (|uo la Horra so 
oxtoudia uiás allá d(d()lu liasla un cabo 
que avanzaba oii dirocoiou á la Nueva 



(Afín i.o V. I ifi 

i'oi'a. Aqui murioroii alLi'unos individuos 
bajo las ^Mi'i'as de uu oso blanco. ímpr*»- 
siouado-i por (!.sta dosi,'racia y lomiendo o\- 
[)oiii'r los buques cai'i,'a(b)S do preciosas 
urM'caiicias al clioque de las ouormes molos 
de liiido i|ue lidiaban en id mar did Kara, los 
coiuaudaiiles resoh ieiMii ret;a'osar. l,a tb)ta 
pas('i (d j' de si'ti'Mubro sin ai"'ideiite al- 
^•uno por (d ostroídio (lo Waiu'atscb. diri- 



riéuduso á Ilolauda. 




l'"iM>rA LUCHA (UN iN osD iii.w i'iiiAMi: i:i sMi.iM'o vi\ii; ni': i.ns ni_ii.A.N;)i:>i:s. 

('.u]iia cli.' un ,i:i'íOi;i'|ii ilu l.i uImíi '!•• (j. ¡n: Vi;i:i!. 



Zembla; quo vi\ ia alli u'enlo de su iribú I 
duraufo lodo ol año y ([uo más allá di- 
aquol cab'O babia uu oxb;'uso mar (|iu' ba- 
ñando las cosías d(> la Tartaria alcanzaba 
hasta las ro.u'ioiies cálidas (1). 

Cuando los holandeses j)euetrarou on el 
mar del Kara, oucontraron mmdio hielo 
por lo cual d(>cidiorou anidar c(>rca do la 
isla do Staten, donde on e| \iajo aute- 
i'iitr se abían encontrado cristales do 



ll) Kstn.s iiiloi'p^iiiile.s nolioiíis se PiiruciiliMii y:i en 
In obra arriba cilailí-. ik' Liiiscbolcn. iiiipi'osa oii KiOl, y 
no puL'dLMi ser por lo lanío apócrifas. DemuesU'an i|ue 
bi tierra de Taimur eslaba liabilada por riamoyodos. los 
'•nales conocían bien la geogral'ía de la misma. 



K^1a o\peili(don no olVoco nuevos datos 
para (d (vsíudio di^ nuestro .ydobo, pero os 
diii'iio sin embaru'o de adviM'tirse que. dados 
los conocimientos que actualmente tenemos 
sobre las condiidones del hi(do en el mar 
(bd K'ara. puetb^ presumirse c(m seguridad 
(|uo los holandeses, tanto durante su primer 
viajo como on el se^'undo tenian abierto 
ol camino al Obi y al .lenisoi. Si hubiesen 
apro\e(diado esta circuiistaiuda y continua- 
do el viaje hasta licitar á las regiones habi- 
tadas á orillas do uno de estos rios, segura- 
mente á principios (bd siglo xvii so ha1)ria 
establecido un importante comerido entre 
el Asia central y Europa por esti^ camino. 






T 



l.'rt rini-.iNx.v\ rcAciox 

Ti'rrc)' riaje ih' los huhiuilesi's ilc I ">!)(> 
(' L'>!)7 (1). I)(>spups del («xilo (l(>s;^Tiici:iilo 
(le la oxpodic'iuü de 1.")'.»."), (jiic ¡i cosIm de 
tantos siUTÜicios se linliia dis|>ii('st() y cii l;i 
cual se l'uiulalt;m lanías ('siicranzas. Ids 
Mstados (tcncraios nn ([nisiiM'on ya propdr- 
cionar los medios necesarios para un Icrccr 
viüje; en cambio (dVecicron un creciilo ])i'e- 
niio para los Mstulo^ (i conicrciiinlcs. (juc 
de su propia cuenta iiuisicnin armar un Im- 
que, el cual. por el camino indicadn aircdc- 
(1(U' de la cosía seplentrinnal del Asia.axan- 
zariíi hacia el este del continente en direc- 
ción á la ( 'hiña. 

liU resolución en que so fundaba la (ifcrla 
de este pi'emid decía como siyaie: 

<-l']Ktraclo del r(\i;'istro de las resolucio- 
nes adcptadas por los Señores Estados Ge- 
iicralcs do los Países Biijos l'nitlos. 



l''rilio 1 hx \to 



\:\ de ahi'il do i:)Ut;. 



liUS dijiulados de los Señores Mslados d(> 
Holanda diM-hiran ([ue liali¡i''i¡di»les dado 
cuenta sus Presidentes s(jhr(! la (ii'i;'a- 
nizacion de un viaje al .hipon y China 
por el c;imino del norte. s(^ han neu'ado 
;i tal empresa en vista de los enormes 
.ü;astos que durante dos años consecu1i\ds 
han ocasionado tales expediciones. Sin 
cmhariro, i^us \\\v. han resnelln y cmisen- 
tido en que con el concurso de las demás 
provincias se diera apoyo á los comercian- 
íes avíMitureros ([ue en cumpañia. i'i por su 
propia (Míenla. (iui>¡i'ran intentar el \iaje 
¡¡rescrito, sin contar con los Iukíucs y el 
dinero del país. Han acordado además (jue 
;i los mismos inenlureros (pn^ hubiesen 
descubierto el camino y hecho el viaje, 



(1) Lii de.scriíjciiiii de c.-le vi.ijc formii la pai-li' |ii'in- 
cipal de la olii'a citada di' De \'cii'. Sin duda la.- avcii- 
lurasdc esta invernada, la primera ijiiu so lii/.o á laii 
i'levada latitud y la jiriniera (¡ue .-e cita en la uliru de 
iJe \'eer fuiMnii eau.~a del gran l'avoi- i|ue ol pueMü le 
(lisppiisci, dandc lugar ú que se tradujera á tantos 
idiuMlas 



■;r. \><l ^ Y i:i iKil'v. 

dando buenos y corrientes informes, hasta 
el momento que su ¡^'enb' volviera, se les 
premie con la cantidad de veinticinco 
mil lliirines. Además otor^MU la exen- 
ción para «ios años de todo car¿^o sobre los 
transporti's de merctincias (pn> de este país 
hici<'ran á la ("bina ó al .hipon, y aun la 
de toda contrilnuMon en el (>spac¡o de ocho 
anos sobre bis mercaiici;is (pii^ do la China 
ó del Japón trajeran á esta tierra. V ente- 
rados do esto los diputados de las demás 
provincias y conl'ormes con ello, los de Ze- 
landa han manifestado dejarlo al arbitrio 
desús pr(>sidentcs: pero los de Utrecht nié- 
H'anse á consentir en el jireinio de '¿'i mil 
florines (1). '^ 

Mstimulados jior este premio ali;ainos 
comerciantes de Amsterdam equiparon dos 
bui|ues. uno á las (inlenes de (¡uillermo 
liarents y .lacobo Van lleemskerk. y el otro 
mandado por Juan ("ornelisz. Uijp. La tri- 
pulación se esco^aii cuiíladosamente, admi- 
tiéndose de preferencia hombres solteros, 
para (pie el nnuierdo tle la lamilla no in- 
lliiy(>s(íen el valor de la i^-eiite, haci('nilola 
desear una pronta vuelta. 

l']| 'iO de mayo estos buques salieron de 
Amsterdam, y el 11 de junio, hallándose 
á los 70 ■ d(> hit. n.. vi(M'on aleamos halos 
maíj,'iiilic()s. de los cnal(>s se puede formar 
una idea por los u'rabados de la obra de 
^'e(M• y en /?/"'•// '■'.Atl/i.s iii"¡o¡'.'> 

VA 1.") d(^ julio, uno de los tripulantes 
i^-riti) (l(>s(|(> la cnbiiM'ta (|ue veía cisiu^s 
blancos, pero al obser\ar más de cerca vo- 
cünoci('isc que oran fraq-mentos de hielo 
llotante {'2). El lí) de junio descubrieron 



(I) l''.l (iriginal ,-uoc'o ccinliiuia esto extracto en lio- 
laudi's, pero hornos prelVirido traducirlo ya i|UO os tan 
poco conocido diclio idioma en Ivspaña. (.V. de tos T.¡ 

CJ) Todos los navoganli's en el mar Glacial lian in- 
currido sin duda alguna vez on seniejaiilo error. I'ln 
ISCil, |i(U' ejemplo, l(>s Iripulantos do una laiu'lia, ipie 
vo acompañalia, creyeron ver marcadamente marinos 
con somiirei'os de ala ancha y on mangas do cumi.-a- 
i|ue en un i.'aho, al pareci.'r poco dislaulo, ostalma ha- 



I \riit 1,(1 V 

li;ii'i;i el Ciilio NíU'li' uii;i ¡s|;i mi('V;i , sit\i;i(lii ;i 

;i Ids ~ \'' :]{)' lili. II. Aquí iiiüliinin un oso 
^Tiiiulo. y por osi» I:i diiToii el imuilirc (li> 
¡sin (In los ( )sos ó úol i )so. \']\ •¿\) de junio Ijc- 
li'íirou ;i los HO" luí. n. v ;i oIim licrra liiisla 
(Miloiicos (lesooiiocidii, (|U(' soyun croycron 
so coniuniciiliii r(ui (¡i'ocnlandia: ora el 
ii'rau ^Tupo do islas quo ni;'is tardo ri^ci- 
hiú oí nombro {\o Sjiilzlior::'. Aipii en- 
contraron (MI un isloto los linovos {U> una 



ir.l 



al lin so d(>niostr;ilia (|Uo osto ansi'rido no 
so |)roii;i^;'a. como hasta (Mitonccs so lialua 
supuosto on Mscocia, os docii' (|U(> la lioni- 
lira ponia sus liuo\os en l;is i'iiinas do ár- 
liolos. los cuidos so inclin:ili;in sobro ol 
a^'ua. alirióndosf! a([uollos ími la suporllcio 
liíjuida [lara ilar [niso al p(»llni>lo roción in- 
cubado i|uo al ininto coiuonzaba á nadar. 
l)os[)uos do liiibiM' intontado inútilnionto 
avaii/.ar por ol norlo did S[titzbori;' so diri- 



do 



KlOSO 



líalos 
)rmar 



de 



autos 
•isnos 
a ro- 
liiolo 
i'ieron 



til 11 



íimi.-a- 




I ni i:s i.i: n,\iii:NTs ^ 



iii\. 



Cohia lie un ltíiIiíuIh ilc lii uljra ilo bi: Vi;i:it. 



especio do ansoridt 



IS, (K 



llijihl^ 



(I). 



u'iorou á lo laru'o do la costa occidental 



que todos los años llo^ii'a por o-nmdos bau- liácia ol sur (1). y ol 1 1 d(\¡ulio volvieroi 
dadas i'i ílolanda. poro d(d cual no se cono- 



a isla d(> los Osos, donde los lnn 



[ue 



s se 



ciiin antes los jiarajos donde anida. Apo- sei)araroii: Harents se diri^-ió al este, lii'icia 
yáudose en este hecbo. de \'oor observa (pie la Nueva Zembla, y Hijp al norte, liácia la 

costa oriental d(>lSpit.zl)or¿^. El "¿7 de julio, 

Bareuts llo¿;-(j á los l'X '20' lat. n. ;'i la cos- 
ta oeste do Nueva Zembla, y el 30 no pudo 



ci'Mulo scfKili'S. Lo uno s(> \ «'i;i 11(1 ora ni iii.'is ni mi'>iios 
ijiM^ iiiici monlaria nuiy distaiilc; las maiiuas do camisa 
oran cnnipcisdü iiiovo; los snnil.rci'os. oiimlircs de las 

una viliracion 



linas: V ol inoviniioiild rosullali. 



(ll Sin duda ol nnsrr hcrnicUi (¡íanso nnillado), 
muy común on la cosía ooslodol Spitzliorg. El nom- 
lii'o liolandi'.s de crotiiun^'. no dolio U'aduoirso sofiun 



".7 
lo liacon á monuiK. !'is inplosos ])0i' ol de 

ni monos oonfundirso con el roti/cs succ 



;anso i'ojí 



pifa 



I Cliso el lacsimi 



le dol 



propio mapa 



dp H 



ii'onls 



con i'l iünci-ario marcado: so puedo vei'on Porilaiius. 
Jí'rriim ct iirhift A nistctoilnmci.'iiiim /listoria» lAms- 
lordaní Idlli, y so lia reproducido on csUi obra jior irii- 
nrcsiüii l'ulolilOKriilica. 



ír^'.n 



iññ 



lt%\ 



\ 



ITiLi i:iii(:tN\\\i:i;M li 

;iv;iii/;ir y;i ;i (';m<;i del hielo, (jiic llri;;ili;i 
1i;h1ii 1;i |il;iy;i. |)iir;iiili' su |ii'i'iii;iii('ii('iii 
cu Psti^ ])ilii1ii. los \¡;ij('i'()s 1u\i(>roü lliu- 
cliiis iivciiliinis culi los osos illancos, iuui- 
<|uc sin sufrir iiiii;;iiii iicrcnncí». A causii 
(le los olisláculos (|ii(> oponía el hielo a\aii- 
zaron muy leutamenle: ile nudo que hasta 
el J'.' (lo ii.o'osto no lleu'iifou ;i las islas de 
Oraujc. Al din siyaiienle varios Iripulanles 
suhici'on á una alia montaña. i\i'<i\i' la cual 
\ ieron al «dro lado t\t' la ¡s|a au'ua lilirc. 
T.in alen'i'cs coino los die/ mil homhre:; de 
.IiMKdonIc al \ov id mar. los marinos que 
hahiau suhido á la inonlaña volviei'ou ]>re- 
ripiladanieiilc al !iii(|ue pai'a comunicar ,'i 
liirenls la iinpoidanle noticia. Kste hizo 
( ntoiices todo lo posihle ¡lara ¡¡asar jior la 
]innla septenlrionai de Nueva /emlila: 
cousPííniolo al fin y el |, do aLjoslo lleu'c 
c III L;-raiides dilicnllados á un puerto s¡- 
Inado poi-o ni;'is ii nnnios á los Tfi" lat . iioidi'. 
jiM'o toda-! la-; tentativas para pisar de aqni. 
más hacia (d osto rtiei'ou inútiles, l'or lin. 
liaronts rosolvió ol '.,V,|7'|. !!,,,,,' volver á llu- 
laiida. 

l'ero ya era demasiado larile. l'',l ¡nierto 
estaba cerrado por témpaiKK llotantes ijue 
couliuuamonto se uioN ian y quo levantando 
varias voces ol liuque á uiucha altura entre 
las mol(>s de liiido acallaron jior romper (hd 
todo el timón. Entonces vieron que seria 
forzoso invernar allí, por lo cual so trasla- 
daron á tierra las armas, los utensilios y 
viveros, enviáudose al uiisnio tiemiio Li'cnte 
para esplorar la rci^ion. \'icronso las hue- 
llas do renos, y otra cosa más im¡iortaiite: 
en la playa lialiia ,o-i'¡indfs troncos do ár- 
lioles con las raizes aun adhereiiliN y u-raii 
cantidad do madera arrastrada jior corrien- 
tes del mar á esta tierra, jior lo de 'ás des- 
])rovista completamente de hosquos. La 
madera encallada se i'ounií) en o;randes 
montones á lin d(> ijuí» en invierno no la 
cubriese la nievo, y eli;;i(')S(> un sitio para 
una casa, empozando á llevar madera do 



N iii:l AM V V i:i iiiii'v. 

«■onstriiccion |iara la misma. Las aberturas 
eiiln» el liiido ilotante so cul)rieroii ol -j.'- 
do setiembre con iiiia capa de lii(do (h; dos 

piili^'adas i\o diámetro, poro ol ."," '" ",' 

el hielo volviit á ]iartirso un poco, circuns- 
tancia que sin emliariio no fué do nino'una 
utilidad [lara los encerrados, porque su 
liuqu(> oslaba ontoncos oiirimido á tal al- 
tura entro los tiMiipanos de hielo que no 
pudo librarse de esta situación. Casi todos 
los días se cazaban osos que cían muy atre- 
vidos y á M'cos hasta lloaraban á liordo de 



ia oiubarcaiMoii. VA 



i\o oclulire todo id 



hielo se alojii hasta donde alcanzaba la vista, 
pero el bu(|ue continuaba inuHivil. enca- 
llado sobro los témpanos. Ll hielo volvii'i 
á cerrarse al rededor do estos ])ara abrirse 
de nuevo á más ó menos distamda de la 
phi ya. El .,,"," ''.'''''"- se viii desde la costa 
mucha ai;aia libro, asi como el || de marzo: 
y el ^ (hd mismo mes el mar a])areciri 
en cierta dirección did todo despejado de 
liiido. 



El 



:il 



,i de octubre la tripulación co- 
monzii á instalarse en la vivienda en (jue 
más tardo ¡¡asi'iol invierno do iriUli-UT entre 
continuos padecimientos, peli^n'os y pri- 
vaciones, seiíun so detalla en la obra de 
(r. do Veor. La tripulación no soilosanimó 
sin ombaro'o nunca, á lo cual se debió pro- 
bablemente la salvación de la mayor parte 
de ollas. La casa s(> habia construido en la 
costa Nordeste do Nueva Zembla, en la 
jilaya del Puerto do Invierno do Haronts, 
hallándose situada nnudiomás al nort(> que 
nini^uiia otra de las (nie hasta entonces lia- 
bian sido habitadas por hombres. ]']1 pais 
y su fauna oran desconocidos: la capa de 
hielo, casi tan dura como una roca, aunque 
so movía continuamente, era una cosa del 
todo nueva, como lo eran también los 
electos que un frío riyairoso de lar^'a dura- 
ción producía en los seres vivos y en los 
objetos inanimados. Antes de haber hcclio 
la jiruidia no podia saberse si los hombros 



re 



m 



m'Iti III \ . 



serian cüpiiccs di» sujnirliir |:i rs|i;iiij()s;i 
líMiiiioraliii'ii (li'l cslrciiiii iKirIc. |'(ir eso no 
(lf>l)Oiii()s os1r;iri;ir (|U(' l;i riici'/^in. el viilui- 
V el !'iiiiiiiii di' liis iiavcy'iiiilis liohiiKlfsi's 
al Polo Norlc! liavaii llniado di' adiiiiracinii 
á lodos los puchlos iiisIriiidiK-. y (jiic d 
reíalo (le su invernada se i'eeiliiera con 
fj;riin inleiw's siendo olijelo de un sinnú- 
luero de Iraliajos y deseriiieioues casi en 
lodos los idiomas cín ili/ado-;. l'or esosólo 



l'ueilo de in'elo de iiai'enls lialn'ia dídijdo 
|ires(.Mtai'-e por última vez el ¡: deoelulu'c. 
aMimamlo oira \c/ sidire r\ Imiázonle el 

I 

de lelii'ero. Se ha sujiueslo (|U(> la (lüorfli- 
eia en eueslion diniaiialia de un error im- 
|ior1an1e en el cálenlo diario, error iie,i,^i(lo 
sin emliar.^''o ]ior unanimidad j)nr la Iripu- 
laeion i|n<' halda iii\ ernado ("J). Los osos 
desaparecieron y \ol\ieron ú prosonlarso 
con el s(d. pero en su luu'ar viiM'oiisn du- 



co- 
(¡ue 
ñire 

!"■>- 
a de 

liUK') 

pro- 

arto 

|u la 

11 la 

lilis, 
|(|ue 
ha- 
lláis 
de 
lue 



(le 



los 



■ra- 
llos 
lio 
Ires 







[•".xTr.iiioii ni: i,a i:.\sa mí I?,\iii:m> 



Sivmt (i. hi: \'t MI. 



Miemos (jiK 



filar aliiunos dalos del diario rante la larn'a nocdie d(d invierno inuelios 



aquella inv(M'nada. 



zorros, iiue llei.'^ahan liasla la casa, y de 



i: 



de noviemlire el sol (U^sapareeio y los cuales se eoo'io v.u ^-raii mimoro para 



volvió á i)rosoiitarse el 



ili> rul>n'r. 
lie t'riiT' 



I. 



I mdi- 



aliinenlo: algunos eran cazados en ol mismo 



cacion de eslas fe./lias ha dado iinudio quo 



pensar, porqu 



e á los 7(r lat. n.. el lin 



ibo 



superior del sol deheria dejar de verso 
cuando la declinación meridional del astro 



excedía (mi olono de 



i:r(i; 



V e 



-;1e lialiría 



debido ajtarecer de nuevo en la primavera 
cuando dicha declinación no llegaba ú la 
cifra expresada, es decir quo el sol en el 



(1) Supoiiiomlo unn relVncr 



ion Iiorizniitü! di 



unos í./ 



:-¿) V 
lili 



(SISP SOlll' 



olí 



nn ISIticit, 



•o p»to punto: G. de Voer. p:'ig. 25 y 
• Alias ma ¡or, > iumo 1." entro Ins p.'ijíin.is 
;!0 y ;U unii liojit sin numoriicion. No es pos^ililo i|ul' 
li.iy;i habido un ciior en iii l'cclin por<|U(! Iii liitilud se 
lijii exnclnniente por mediciones de lii .'illurn del sol en 



\ 



de fel 



irci'o V rn 



ae marzo (vense 



l'CV. Ikij.i 



Adonií'is so oliservó en 



unii eoiijuneion do Júpiter y de la Luna por lo cual la 
diiei'encia de lonpitud entre el Puerto do liiclo y Vo- 
iiecia se lijii en Tij". l'or deleetuosa (|ue sea esta indi- 
(■.ii'ion, demuesli'a sin einluirfro que el ciiiriilo diario 
era exaelo. 



Tomo II. 



í íA 



IM 



|i 



ti 



I IIK I NN VVI l.\c luN l.l.f, ASI \ > 11 ||iip\. 



tejado (1(1 lii ruliiiñii; |)(ir \ ia de |i;i-a1¡i'iii|iii 
y para conservar el ¡'(iiiiiKi arr(';^láliaiisc á 
veces comidas en las (|iie el Imcn Iminor 
(lol)ia coiiiiieiisar lo (pie taltaha en iiiaiija- 
res. ('i)ii la vuelta did sol los dsos cdtneii- 
zaron á sím' (dra \('/ muy iindcstíis y los 
nave;4'aiites tuvieron una indnidad de aven- 
t\iras con estos aniiual(>s. aunijue todas 
teniiinarou lelizuKMite. \ ai'ios (wos (|ni' -e 
li!il)íau ¡ntroduiddo en el liiii[iie ahando- 



de la |Mier1a. (jue los marinos so vieron 
oldi.^-ados ;i salir |ior la (diinienea. I'ara 
conservar la salud tomaron ;i menudo 
líanos de \a|ioren un toiod arre;;lado al 
efeído. 

'''':■: .i,.",',i'oi ^'' ^ '" '•' pi'iiiKM'a avecilla y 
(d ^.' de mayo Marents de(dar() quo si (d Im- 
i|ue no si> liliraha antes de fin del uies s(> 
vohcria en liídes. los cuales se arren'larou 
al electo, pei'o lot sin ¿;'rau dilicultad, 



í 




lM::iiinu |.i, i,\ i:asa hi: 1!aiii:m> 
ScL'iin i;, iii: Vi;i:ii. 



nado por los tripulantes arrojjiroido lodo por 
el suído. alirieiido la \i'ii1ana di' la coidiia. 
culiiorta d(> una ,ü"ruesa capa de nieve. Al- 
gunos houilu'es (jue quisieron comer hiii'ado 
do oso culermaron ii'ravemente. mudando 
toda la piel después de su curación. I'na 
vez que por s(>r fd ¡Vio muy rin'uroso se 
caldeó la cabaila con un ru(^,i;'o do carlion 
de piedra, poco faltó i)ara que todos los 
hombres pereídeson asfixiados. Algunas 
veces, como por (ejemplo el j' de l'direi'o, 
habíase acumulado tanta nieve delante 



li(iri|iie la niayoi' parte de la tripulación so 
lialiia d(diili1ado mucho durante (d invierno, 
>u\ duda ]ior (d esciu'lmto. l)esj)ues de 
ei|u¡[)ar los botes y proveerlos debidamento 
de \i\('res. los nav(^;n'antos emprendieron 
la mandia por Un (d '^\ de junio. 

I n nomlii'e bahía nuuMdo el —, .Al 

¿i (le enero 

priiu'ipio del viaje con los botes, Barents 
cay() muy enlermo y siote dias después, el 
:'|| dejtmiode I riU?, juurió, mientras sus 
bombres, acosados por el hielo notante, des- 
cansaban en un tempano yrando. El mismo 



1 \rlll-l.i) V. 



(lía siiciuiiliii'i (itni imlividiin (|(> h tr¡|nil;i- 
cion, y el .^ (le julio un tcrcriM. 

Kl .'i'" ' ' Ids ii;iV('i;';in1i's ciiciiutniroii 
corcü (lo lii liiiliiii (IcSüii I.(ir(i|iz(i (Ins li;ir;'(is 
(le |i('Hca(l()i'('s rusos, y (•(Hini |(n IkiLumIc-ís 
los liiiliiüii ('{iiKicidd ya el aini aiitri'idí' l'iir 
ron rcciliidos arcduosanuMitc insiiiramlo 
sincpra conipasion. Coiilinuaiulo después el 



Los (•(luipañeros di' Harotits, después do 
lialier depd-^itadii en i'\ patio de lacasa do co- 
iiiei'cjo de !\(ila los dos jiotes cu (|ue con tan- 
tos pelÍLi'nisydiUcultades lialiiaii lle;,'adodes- 
de el puerto de iii\ ¡eriio á la La[ionia rusa, 
y ipie deliian i|ue(lar allí como reeiuM'do (1) 
del \ iajc (;ei primer nionuuieuto de iiii 
\ iaje al l'olo Norte se eriirio por lo tanto 




"üi 



Ion so 
lerno, 

>s de 
liento 

¡(^rou 

(;. Al 
[•onts 
[s, el 

sus 
1 dos- 
ísmo 



,l\c.cii:ii Van IIi:i:mski:iik, 

naciiln on IMiT rp Aiii- Irnliiin; iinuTio oii ImC i-rrr:i ile (iiliiallíir. 

C.'l'iii ili' lili l-imIiBiIm i'ii lí'l.i'c ili' liciiii'lla rpiK'ii |i(ir N. ni; (',i.i:iic:k. 



viaje en sus peqiKMlos l)(ttes. Ih^^^'aron todos 
sar.os y salvos á Kola, donde los lialiitantes 
los recibieron con re,ü'0('ijo. Mayor ale¿;i'¡a 
les causó encontrar arjui á .lan ('ornelis/ 
Kipp del que se lialtiaii separado el ano 
anterior cerca de la isla de los ( )sos, v soLre 
cuyo viajo S(ilo so sabe que en aquel 
tiempo lué s\i intención sul)ir á lo lariid 
do la costa oriental del Spitzberj^'. y ijue no 
siéndole esto posible volvió en el mismo 
otoño á su patria. 



en Kola!), [tasaron á bordo del Inique de 
Hijp. (|ue los condujo á Holanda, donde 
lle-aronel ^■''"i::v'' ";'"".. JJarents liabia sa- 
lido con 1(5 hombres, de los que \'¿ regre- 
saban sanos y salvos ;i la patria, y entre 



(I' ,luiil:niiciili' con unii lniliuizn de^liiuidií piíi'ii los 
iioi'uc^D.s, coMsIniidii üii \'iX'2 por v] primer ¡idjirm/a 
(fíi)liiTiKulon do Kolii {/ídiiifl, p.'ig. lilii I')ii Poiiliiiius 
■lícrii/ii rt urlii.< Aiii.<tctotl(iiiicniii(in liis^tona», Am.i- 
lurilnm Kill, \\i\'¿. lü.)so voni ri'prcsonl.ido el pjilio 
iiiti'i-ior de estíi Cii.?a y la rcoepciun de los náulVíigos. 



T 



■' I 



I.Vl Clin I NNAVI'dMIDN 

o\\r>^ Jiiooliit ]'i'ii I/';u¡isf!i'f/.\ liitiiilirc (|U0 

(liiraiilc tiMlít el \ iüji' se lialiia distiiiHMiiilo 

imicln» y (|in' \i\in hablante lii'iii[i() jiara 

alcanzar la t''|tn('a en i|in' l'w luilamlcsi's 

jUidÜM'oii iiii'ilii'-<i' |iiir mar ron Id-; csiiañit- 

Ics. Muriii cniíio aliiiiraiili' iK' la csriiaili'a 

liolaiulcsa i|U(' en •.'.■! de alnil di' HiC? Vi'ii- 

i'ii) ('OHiiiIctaiiK'uU' hM's¡tarinla cerca de (ü- 

hraltar. 

l)iiraiite el tercer \ iaje de Üareiils se 

(lesciilirieroii la i^la de |(is()s()s y el S|iit/.- 
lier^', y por él secDiincierdii la primera \e/ 
las condicidiies de la naturaleza durante d 
¡n\ ierno en las le^iinnes del e\l rcimi mirle, 
Kl éxito des^i'raciado de las ('\[iedi('iones 
orpini/.adas por Holanda pai'i'ce lialier n'- 
traiduásii n'oldi'i'no de repetir las tentati- 
vas para dcseníprir uiia \ ia cninereial pm' el 
nordeste á la ('hina y el .la|iiin; y además 
esta via se lii/.o entimces taniluen uhmios 
necesaria, desdi» que lloutman \ olviii con la 
jirimera escuadra holandesa de las Indias 
( )rÍiMitales rn el mi-ino aun en i[ne liis ciini- 
])afioros de liarents lialiian rei^resadii de su 
viajo. Hasta el pi'eseiite siiiiu im MihiTi ;i 
tratarse de la cuestión seriamente, aunijue 
on el intervalo no se dejaron do liacer ten- 
ta1¡\as para resol\ei'la. 

Kl deseo de exteiidei' el coiikm'cÍh del 
Mar Hlanco á la Siheria, y la envidia con- 
tra las sociedades ipie lialiian saludo nionn- 
]ioli/.ar el lucrati\ii cdniei'cio cim el A<¡a 
()i'ien1al. indujo alL;'una \e/, á \ai'ins cn- 
nierciantes. dui'ante el siu'lo wii. á en\¡ar 
luiques para reconocer hasta donde» seria 
posiljlo a\an/.ar más allá de Nueva /end)la. 
Me limitan'' aqui á dar cuenta ile las más 
importantes expediciones qui' así se or^'a- 
nizaron, citando los documentos literarios 
(lUc juz,¡4'ue oportimos. 

1()US. Knük.uk lli nsiiN desemliareii en 
su scgfundo viajo on Xuova Zomhla (cerca 
do la hahía de K'armakul, y en otros \arios 
puntos), pero no consii^aiiii llevar á caho 
su misión de avanzar por el norte do esta 



l'i:i, AMA V i:i'li"l'\. 

isla más hacia oí osle. MI viajo se hizo á 
e\|tensas de unos comerciantes ¡n.il'leses: y 
el relato >e hallara en l*iliril\s, III. 07 1. 
asi como un re>úmen crilico escelente de 
todos los actos diii'Miite la vida y xiajes de 
llud-oii en la ohra de (i. M. Asciier. 
Ili'iif;! Ih'ilsoii lili' Xiiii/iliif', Londres 
iNliU, (. \\'(ir/;s issncil h¡i lln' llu/ihii/i Si- 
iíf/i/>^ N." •.Mi) (1). Más al oeste del Atlán- 
tico, llud-oii alcanzii la i^'loria á que dehio 
ocupar un hiLi'ar preeminente en los anales 
de la na\ed'acion; [tero aquel mar t"ui'' su 
sepultura. Mil el este ni siquiera lleL:'o tan 
lijos i'oiiio sus predecesores, y |ior eso no 
puedo entrar aipii en detalles de <u viaje á 
la Xum'a /eniMa. Sulo diri' i|Ue dos de sus 
lioiuhres asoLi'urai'oii liaher \ isto en la ma- 
ñana del I ' de jlliiiii de lílU.S . á lo-i 
70" hit. n. una sirena. Iiei-ho sohre el cual 
dice el diario lo sin'uiente: <d';sta mañana 
uno de los tiapiilanles. al acercarse á la 
llanda del lini|ue \ ¡ii una sirena, dii» ño- 
cos y acndiii uno de sus coni|)añeros. I,a 
sii'cna estalla muy cei'i'a del lado del !iui|ne 
y miralia á los homlires con expresión ,i;'ra- 
ve. pero de pronto una ola la tumlMi. l,a 
espalda y el p('elio eran i:4'nales á los de 
I una mujer: el euei'|iii del taniafio de un 
liomlire. y la piel muy Manca: una espesa 
caliellera lilanca ¡¡enilia sohre la nuca. 
Cuando se sumern'ii'i los 1ri[»ulantes vieron 
su cola. semejant(> á la de un dellin, y con 
manchas como las de una macrehí ( ■.'). Los 
iioiuhres de los marineros i|ue la Niei'on son 
Tomás lliller y Roherto Hayner.» lúa foca 
curiosa fue prohalileiuonte la causa que diii 
orin'ou á esto antii^'uo cuento de na\ c^'antos. 
Kill. (ii ii.i.h;i!\i<) (IdiiiiinN, con el ti- 
tulo de ^<Aji¿iiii/it('d cliiof ¡uIdIo fur di'sro- 
ren'c fo ()h.'> («i'iloto on joto nonihrado 
para el doscuhrimiento del Oh'v^ trajo cu 



osi 

los 

/i 

ch 

a 

al 

M 

rir 

Si 

Mi 

hec 

lli 

lili 

se 

Iieij 



ll) nRMfii|iio IIiulsoii i'l navopiinto >. Londres ISIKI. 
I ("OJjriis pulilii'.Kliis por la Socicdiui, Hakluyt •). 
'. (2) Iv-|)ccie do pocos. [Sotui del T.) 



1 \l'l II lo \ . 



I' u:i 



lH's;i 



wrn. 
cniíi 



COll 



Sdll 

tuca 

lites. 
1i- 



\si-()- 



ll'iUU) 
Id (>U 



1 SI 1(1. 






osto iifu) uii!i ('iii';rii «le iu''ri'aii('iii>! i'i l\\^~ i Iih fi'iiipi'stadiN |i< iihliirarotí ú vulvcr sin 



tosci'sk, diMili» ilumli' SI' i1íi'Íl;'Íii ;i Nueva i 

/.i'Uilila. I'!ii la ilfsi'inlincailura ilrl l'ets- ' 

(•hura viii vil luiljas ijii'' cuiiilucíaii ilc lii . 

a I (i liuiiihns (' ¡lian ;i Maiin'aiisi'i » iiirtM | 

al esti" (le! niii ^l'i lii ii\s. III. :.:i(t. :,:\\). ' 

Mii'iilras SI' i'iiiplraliaii liH'ilius |iaia aiii|ui- 
i'ii' iiuticias sulii'i' cslus viajes pur iiiar a hi 
Sillería, lu-^ ileleu'ailu-; ilc la ( 'uin]iariia ile 
Mo-icuvia rei'iliieruii e\|i|ii'aeiulies sulire el 
Iiei'lii) (le iiue en ^-eiieral sulu se Iratalia ile 
Ile\ar las iiiereaiicias pur mará la e\tre- 
iiiiilail (le la Kaliia ile| Kara, i|e<ile iluiiilc 
se Iraspoi'tai'íaii al ( >li¡ pur tieiTa y pnrilu> 
lieinieiio-; rius y un hiLi'u. il'ii;(ii\s. III, 
."i.'llt). De oíros relates resulta ipie lus liu- 
ipies llen'ahau ('|eeti\aiueii1e hasta el (>lii. 
y hasta pur el estrecho de Matiitselikili.se- 
:^'iiiise\e en lus ¡i.t'uriiii"; Piiaiu^. III. 
.sol y ¡Sito). Mu el iiii-inu pa-aje se lee taiii 
liieii la Motieia, ya citada, sohre un ru-^u 
(pie en 1 ÓK 1 se olVeciit á servir de ^aiia |iur 
."lO rilMus. yendii pur tiei'ca de-de e| l'ets- 
cliura hasta el ()li¡: y adeiu;is (pie un Imi- 
(jiie del o(>ste de l'lnropa lialiia iiaulVa^ado 
en la desoiulioeadui'a did Ola, niurieiido la 
tripulación á inanus de lus samoyedos. MI 
ruso i'etiriu taiuhiun inie ei'a tVicil liara un 



halter loL,q'a(|o su intento. (N'i'ase Miiller, 
^fti'Si'liii'ilrnls ilrr Siini-ilsrlii' Ciiiii/n'ij- 

///>■., Itr.'clil, |n7 I. pa--. lsr>). 

1<1.").'I ( I ). Kii este ano se en\ iu una e\- 
pedieioii daiie-^a li;icia (d iiurile--te. |)i'I,a 
Martinií'i'e, .pie iha cuiiiu nir'dicu, i|(--eri- 
hiu (d \ia_je en lina ulira piiiilicada pur pri- 
mera \e/. en I t!7 1 en l'.iris. ipie lle\ a el 
titnlii: « \ i>i/iii/<' ilrs ¡'tiis S<'jilr,i/,u'iJiii'i'.i\ 
ili'/is li'iiih'l. Si' mili li's iiiii'i'i'S, uniiiii'fi' il'' 
/■/"'■/•.'. i't si'/iiTsli/iotis ili's !\nrii'i'¡/i>ii'ns. 
Lt' ¿mus, A i/ii/:jn'S, llni-iiiiil ii'iiy, Si/I> — 
>■/'•//.">', St'inoji'ili's, /friiilil ii'iis. i'l fslnii — 
i/i'/'s, riii'ii'lii ili' ji/i'síi'i'i'S fií/i'ri'S" (y). 
Iv.ta ulira ha uhtenido más tarde una ^'raii 
pnldiridad (M) sin duda á cau~a del ameno 
eslilu (\i' |,;i, Martini 're. lany dil'ereiite did 
Al' [o-i diarios de lus liiupies. •siempre sccu y 
aridu; y á causa de la intinid.id de histu- 
rias maravillosas ipie haiiia iiiNcntado sin 
cuiisideracion al^aina á la veraidilad u a la 
\erusiiiiilidad: es el Mnnclihau-ien ( 1) de 
lus viajes al nurduste. |)ice de lo> laliradu- 
ri's iioruei^'us, ([ue todos eran e-^(davos entre 
iiuliles lus (Míales eran s(dieranus (>ii sus terri- 
t'U'ius. ticaiiiis de sus siiliditus y aliciunados 
á viajar, |i' los alces aseL^'uraha iini' pade- 



hiK 



pie ir desdo \\'ai^;'ats(di á la deseiuluica- clan epilepsia, y (pi 



pescaitor de lialleiias //n'// 



llura (lid ( >lii. 
ii;|-J. Kl 

('nriii'l is:- . ni/i llihtru inteiiti) pasar poi' id 

•ia el este, pero 



ñor 



te de Nueva /eniMa h; 



.a los / / 



at. 11. eneoüirri hielo iiue le olili- 



(^ cuaii'lu se les ilaoa caza 
caían en tierra sohrecon'idos de convulsio- 
nes, por lo cual se les hahia (lado su num- 



(I) 1''. ili' .Xili'iiini; ll.;vi>lM crílico tih'riirla ele ,■ ¡ii 



i á volver. (W'itsen. p;iu'. IMu;). 
l()2."i. C'oKNKi.is l!ns\iA\. ci nitral 
ir la Compañia del Nortí' en lus l'a 



it¡i'\ ta Irrtia ¡iii'xac-lanicNlc i'ii liilT 

(lii ..Niají' a tus jiaUcs scplcnli'ioiíalt'S i'i 



rl cual M' 



ido ven t.is (■(isliiiiit.rcs, i't nc'lH'l'o lie vi. la y tas slip('l'>li- 



ise 



■iiMio (le li'S iiiil'Ui'^lOíí. ta|]iiMi's. iiuil 
iLii'.'i.t.i r.ili variiis .irraliailo 



■I.'., i'iiii- 



liajos, enipl'eildiii (d viaje culi un limpie de , ¡a, Sv cilan tas' si};lli.'liU's (■.ll.a..iic.-.: cilalr.i en 



1») tunehidas. tripulado por •¿\ homlires \- 

ahaslecido para dos años y medio: (lirii;-i(i- itVi v'iti 



IVaii.'i''>. l'.iris ICTI. Iii7:i, tr.Tii y Aiii.-lcntaiii ITOS; seis 
llaml.ui-.. tiiT.-.. l'.ciii/ii; ITO:!, 17110, 171(1, 



ili'inanas, 



se ]inr ol eslreclio d(> ^'uu•or hacia el esti 
pi'ro encí)iitri) tanto hi 



eto en e| m;ir iti' 



y 171S; una talin.i, (iiMiiicl\Bla(tr' t(i7,"); ilus liiilaii- 
>, .VrnsliM-ilain lllSl y lliSá; una ilatiaii.i, iiii]ir,'.-,i 
// (.¡mili Vni/iinír- ilul imukIi'- Aurelio itct^ti Aii/i. 



UlNl; V(l( 



la una impresa .^uclla en 



Kara que huno diMuiscar un [merto en (d 
cit;ulo eslreidio, A(|ui espen'i comliidoaies 
más favoraldes, hasta 'pie al liii (d hielo y 



17(111, la oira i-ii • S\irc;/tin.tiiiiii iili¡iir iliiirranfiíiin 
liil.t. di' Harria a.' (•(lición, I,('j|iilrc.> 17'i-i-i.S, 11, 1.">7). 



liaroi 



1 aleiiiaii. celola'C por .-^us aml.iUi. .vilas. 



.V. (^r A;s T. 



i 



IW rinr.i XN w i hm ihn mi, \<.i v v 1 1 r (ii'\, 

liH' (|t> <"7«'r<í/r ( I \ Hosiircld ;'i |n«; iiiiiri- i prnmV', y \u)v liii, l:i dlir.i coiM'Iii.Vf fnii 
iicrus, dice (|Uo <mi |ii cosía occiiItMiliil liii- inüi ctii'ri'cciiui ild iii,'i|i;i de las fiorriH |i(»- 



liiaii coiiiiirado 1i'«'s //í"/o.v <//■ rii utu á Iom 
iiiili^'t'iias lapntiiw, (|ii(< fnilds eran iiia;.''»''. 
('iiaiiiln (l''<atai'nii d |iiiiiiri(i dlitiiN ¡i'i'dii 
lili xii'iitd lijcrn; el scyiiiiilii |i' |ii'ii(liij(i 
riii'i'tc, y el tiTccni |('\uiitn lina Iriiipi'-tad 



lares. i|||i> i>|l n[iiiiinii del ailtop i\< liC tcücr 
i'i ii>í[)('ctii (Ule se representa en e| Li'raliado 
lie esta pá;;iiia. ('itii tales aliMirdns |ii)r(|iie 
la descrijieiiiii de dr j.a Mai'l iiiiere lia ejer- 
eidii i:a'iiii iiidneiieía en les escrilus aiiti- 



diiraiite la cual laltn | o para (|ue el Im- ;,Miiis solire las rej^'inlies ¡irfieiis. 



i|Ue se l'iiesc a pii|lli' ['J). I le l.i Nl|e\a 
/euiMa prete'idi' (|iie e-talia lialiitada por 



A-.'/' Arritii 










5? J •.'• '-^rnuí- \. 






1M» 

P,.ittis7<n'aríe* 



í/'tifV/.'-' 

Va m \i'\ it |)i: i \ M uíiimi ni 



un [tiiidilii partienlar. Ins \ zenililiiinos •. de 
los cuales se eoi^a'ei'oii Varios jiara llevar- 
los a ( 'ojie n lia u'iie. I le la Martiiiiere oiitii\ o 
lainiíieii la caiie/a de una iiior-a iine se ca/n 
con .i;-raii Iriiliajo jior medio di'l arpón. I'!! 
liliiiual s(> représenla en v\ dilinjo en lii^u- 
ra de pez. con im larpieiieriio en la iVeiile. 
( 'oiiio iniieslra i|e las a\('s Ao Nueva /eni- 
Ida ■^e da una aji'a 'y^jn iiijin'in's ¡iluntits iiii- 



'h Kli'fii'l II flcii'l >\'^ni{\ci\ t'ti ¡\h'nMU\ misprin; el 
iiomlirr iilciu.'ui iti'l iili'i' sin cmli.ii'fin so psitíIjo i'lt'ii n 

l'lflldliir \ un lii'lir \\-\i\.\ i|Ul' \ IT culi lil i lll lT|ircl.l - 

(.■iciii i|iic li' il;i M.u'liiiii'iT. i.V. ili' Ins T. 

r2' l.a liisliiri.i il'- l'is iiiiiliis ili' viciilü l'sIí'i sim'íkIíi 
(Ir lil olil'ii 'Di' ¡/ciltihiis .••r¡ilciilr-!}ll<(lihll,< \ di.' ( lliHIS 

Miisiius. 11(111111 1."!"), pii;;, ll!i. Il.iflii so lili un gi'iiljiiilo 
tic los nudos. 



|(l(¡l y I(i(in. l'ii pescailor de lialleiias 
(i nilli-fiiin ili' I liiiiiiiiiih pas(» en este año 
al rededor de la punta septeiilrioMiil dt» Nue- 
va Xeiíjlila liast I el cuartel de invierno de 
liarents. y dc-di» aijiii li;icia id este, donde 
uno de |,i> tripulantes creyó \er tierra (■■ I, a 

Tierra de .l(d rt. ■ W'itscn pay'. IKl'J). (I) 

l'll misino \ laniiiiL;li pretende lialier d(>s- 
ciiliiertoen HiNS. a v?.". millas al N. N. K. 
de Kold'ujew . una isla mie\a de M á I le- 
;;aias de cireiiiirereiieia. l'lsta i<la. descrita 
csactaniente y llamaila por el de^euhridor 
V Isla lie \\ itsen.» no se ha vuelto a encon- 
trar m.i- tarde (\\ itscii. jtá;.,'. ti\í;t). 

liiiid. V.n e-te año s(> en viaroii otra ve/. 
al,u;Miiios luKjiies d('<i|e los |'ais(\s Üajos al 
e~te. Mntre lo< armadores conlahaiise \arios 
i-raiditas. y los na\i'^'aiites ll(>\aron taiii- 
liieu cartas en liolireo. por(|ue se creyó que 
([uizás llo^j'iirian á ponerse o\\ rrdacioiios con 
aliíMina de las diez triluis pi'rdidas de Is- 
rael, l'ai (jiie no se tienen noticias de- 
talladas solire (>ste \ iiije. (|iie sin duda no 
(li(i resultados, ^Witsen. pá,i;\ íHiv'). 

ICTó. l'n [ii'scador liidand(''s de lialle- 
iias. C'df/icíís l'/i)'s:. Sii(ibhi'r¡/(')\ visito la 
Niie\a /emlila. en cuya costa luiiló \\ lia- 
lleiias y (iiKi morsas, l'rolialdemoute liabriii 
cojido aun má.'; ¡x'Ci's (2) si no Iiuliiese en- 
contrado á los *•.' '/_." un mineral (jiie juire- 
cia contener plata, oro y otros mótalos. Va\ 
\ez de lle\arse la ^-rasa cogada, (d pescador 



1 1 V'i'';is(' más iirrljiii |ii'i,Lr. 177. 

■■Z\ V.n liis idiiiniiis (lo urifioii •íPriniino la iiiilli'ii.i 
llovii id iioiiilirp ilp pez, ifi^cli) V. jr. cu succo hculjitl; 



lizo 

lU'IM 
l'c II 
,1 p 

A 

II ere 

paso 

H\ 

tierr 

le;;Mi 

lire. 

orilli 

mai'i 

a\a!i 

COIISI 

cían 
11 i lili 



V Pii uk'tnun iiulli.<<-li. 



i.V. '/c /o,< Ti 



I M'lll l.ll \ . 



twi 



tr;i vez 
i; I ¡US II I 
Mirios 
limi- 
ó (jlic 
es ('(III 
.. Is- 
s (le- 
da 111) 

li;ill(- 
^itolll 

:í l.ii- 

iiibi'ia 



illriiii 



l,i/ii cnliiiiccs -.ii ('iii'yMii.i'iilii i|i' ¡iijiii'l iiii- 

ihmmI, tan |ii Íiko cu su ii|i¡iiiiiii. [icni i|iii' 

i'i' iill(') sin valiir cuainlii fiii' cxaiiiiiiadu cii 
el pais. (Witscii. lia;.'. ',)\H], 

Slijlii wii (sin iiidicacioii dclafiiij. Wr- 
II(''r(N(> del tia\(';j:!iiif(' r«>'//'V/v l!niiti\ (jiic 
|i;i-i'i á lo lai'L;!! de Niicmi /ciiilil;! In-tii |ik 
H I '/_," y H.'i" lat. II., diimli' iMiciiiilrn una 
tierra de lldrdns. [loi- la eiuil a\aii/.ii diez 
le;;Mia'^. M;is ;i||;'i se \eia un ;^raii mar li- 
lire. y de-de niia all;i iiMiiitaña situada á 
iirillas de un eslreelm i'ii (|Ue se lialj.llia. e| 
inai'iiKi recoiMM'iii ipie aun liuliiera |iiididii 
a\anzar más Ii leia «d iinrte. |';iieuiitr(> alli 
(■(iiisideraldes liandadas di' u\(>s (|iie |»are- 
(•í;iii en csfrenin rauíiliai'r t\\ llsrii, ¡ni- 
ijiiKi ¡i'jllj. hescnntaiidii ain'Uliu- U'l'adns de 
los indicados, lo cual dilie hacerse tal vez, 
Iraláiiduse de relatos de los an1i;;,ai()S jtes- 
caditre.'< de lialleniis. (|ue sido s(> reciliiaii 
de s(^o;uiida ii tercera uiaiio. ]inrde siipo- 
nerse (|i!c liace y;i al^'Uiios siglos inie K'oiilc 
llei;'ii ;i |;i Tierra di' l''raiicisco Jo-i' a lo 
lai'o'o lie cuya cnsln siiliii'i hasta una latitud 
muy alta para aijiiellas rcLi'ioiics, 



I (i7i;. W Odtl y t'lii,ri\;. V 
^iuiiados por el rey ( 'iirlos |1 d 



M\* pii'decesurcs o Iih pescudorcs de lialle- 
ttil^, i|ilÍ)M|(<s se;;'i|ii p:ircee h;in \ivit;id(i en 
a(|nella r'poM uiuehus \eecs el norte de 
Nueva /enihla. \\ oml lialiia acuiiipañado 
antes ¡I Sir .loliii Narliounmo;|i einiii viaje 
por el peliu'rii^o e^t reídlo de Mairallaiies, 
d;iiido-e ;i conocer cu c^ta ocasión como ma- 
rino práctico y \;ilcroMi: pi'io uo sohimeute 
carecía de toda cNpeiieiicia en la na\e;;'a- 
cioii entre el li¡e|o. sino taiiiiiieii de la per- 
severancia y 1 raui|ililidad ijiie mui tan ne- 
cesarias p;iia los viajen en las a:;aias del 
extremo norte. V.w esta espedicion dio á 
conocer i|ue era del todo incapaz para A 
mando (|iie se |e lialiia coiitlado. Antes de 
salir estalla exccsivil mente e-uro del liliell 
(■sito, pepo ;i| plámel' elicllciitlo coli el hielo 
SU coiiliaiiza se perdii'i por completo, y des- 
pués de lüihiM' liaul'ra;4Milo en la coda de 
Nueva /"iiilila. si'do se le nciirriii para -ik- 

tener el :iliillln de l;i t ripn hicinii y e\ it;ii' 
una ri''ieli(i;i. dejarles helier ;i -w ¡iiitojo 
a^aiardieiite [\). |)espues(|esu vuelta hizo 
respoiisalde á Uarciits y otros e\ceIeiite-< 
liav(';.;'aii1es á las i'CLi'ioiies úrlicas de todos 
uei'oii coiili- los hccho-^ i'el'eridos iior oíros y (|ue;iiites 



e Iiii;'|" ,1 "ra 



lie su jiai'liila lialiia ;ice{il;ii|o coiilo cos;is 



emostrailas. Tor eso ui siiiiiiera liahriaino-i 



liara marchar por i;i \ i;i del uonleste al il 

i'acitico. Al (decto. el Aliniraiitaz,i;'o ¡no'h's hecho iikmicÍoii de este \ ¡aje si no le huí 



iie- 



arnio un hui|iie > .Spcn 



l.rrll: 



■ro como 



receilnlo v seu'iliilo una Lri'aii iliver^'en- 



en 



todo viaje á la ilescuhierl;i puede ocu!'- cia d 



e o|iiii¡ones solire la iitiliihid del M;ii 



rir tacilmeiite una desgracia, equipiise otro Polar para la navegación. La poh'inica dio 
hiKiue más pequeño, el '¡'ro p ív^^'.v, •> (pío , cuando iiuuios por resultado salvar delolvi- 
coiiiprado por ali;ainos particulares ( 1) se i do una jiarte de lasexperieuciasieiinidaspor 

los p.'scad'ires de hallenas holandeses ('■ hi- 
u'leses s()I,f(> las condiciones del hielo entre 



aii'i'cn'o a la exiieilicioii. i'.l maiiiio ilel |iri- 
r luujue iui'' conierido al caiúl;in WViod, 



me 



partidario más aiiasionadu de la empresa. (iroenlaiidia y Nuev a /eiiilda, aumiiie des- 

y el otro .so ¡uiso á las iirdenes ihd ca- ! oTa''iadameii1e casi 1o las eran relatos no 

lútan Flawes. Kl \iaje no tuvo resultado 

alo'iiiio, pues ni en el norte ni cu el este ' 

lle;L;"ó Wood liasta el punto alcanzado ]ior I' <Tiiiliilo i|ui' puilo iincoron inl ■■ipuro. illcc. i' 



|irniiilii' cjiíi' circuí 



I liolcllll ilu ;i;;w,iril¡i'llU' ili 



iii.nin cu Mi.iiHi. Iii cu.il lii\(i i'c loJos lioi'i'iu'lios li;i>,ta 

(!) líaliis fiUM'ciii .liiiiiic. 1)u.|iiim)c Yhi'N. Lonl Hcr- el S ilc ¡iilio, diii cu i|uc el i'ii|iil;iii Flinvos llcfíij Inri 

lili^y, Sil' NS'iliiuiiisoii. Sir lliiiiUcs. Mr. Siinuii'l Pccjw, | oporlimiiiiiciili' pnrn rolcviirnos.» iHiirrow, «l'iiii liis- 

t'l Ciipilaii llcriiiM'l, Mr. Diipcy y .Mr. Ilno|ij;üuil illar- ' li>r¡ii croiiii|i'ij;lcii ilc lo.s viiijes oii tus rcirimics ¡'irlicns,» 






ris, "Nav. Uihl.í II, iri:t) 



I.'aulrc- ISIS, pá- :>r,S) 



■HJiJVPMI 

n 



i 



cii'iIíi'ukkIik sdIii'i' lililí-^ l.itiluilcs muy i'lc- 
Miiliis ,'i (|ii. lii-; iii;ir¡ii(i> siiln llci^'iinMi , si>- 
¡^'uii (Icciaii. cii-^iiiiliiii'iilc. l'ln rii^'or. Ircs 
tl'iiliajns rucrdll l(iS (jiic cniíiiiiiicüi'dii el iiii- 
jmlsd iil \ iiiji' ili' N\ I: 

I .' I ii;i ciii'lü [ 1 ) Iciihi (MI |ii< (li'liiilcs 
lie la Real Sucii'dail snln'c la liu'ura ilc \iii'- 
\a /(Mullía. fiiiKlada. al dccii' del autor, ¡mi 
uiius dcsculiriiiii'Milos i[\\(' se haliiaii licclni 
])()i' i'irdíMi ('\|»r('sa del i'y.iiv. I, a cai-ta \ a. 
acíMiipafiad;! de un mapa diluijaild |Mir uii 
piíiliir llamad;) l'aii(da|iiiiMsk¡. (|U(' desde 
MdscíMi le lialiia ríMiiitidn (■(Uun rci'ald al 
autor de la caria. \']<\o ma|i!i indica i|ue (d 
mar de Kara es un lau'u de aj^'ua dulce (|ue 
SI* (Milii'e (MI iii\iiM'iii' de una i:'iMiesa capa 
de hiele, y i|ue sei^ain las indicias unánimes 
de les sameyeilos y lartai'Ds, se [iiiede pasar 
iiniy liiiMí iHir i ! inirte de la \ue\a /(Miiiila 
jiácia o\ .laiMiM. 

•J." (Mra calda CJ] conlmiida (Mi las ac- 
ias di* la Ueal Suciedad. iMi la i|ue se i'cpile 
la iiiiliida de la aiiliM'ior siihre la cnmuni- 
caciiMi ]Mir liiMM'a (Mitre Nue\a /eiuMa y (d 
eiinliiiiMite. y ou i|ue las dillíMiHades ipic se 
(ipu-iernii á HariMils s(> alrilmyíMi a la cii'- 
(Minsiaucia de ijUe si> haliia ac(M'cadi) diMiia- 
siadii ;i la 1i(M'ra. á le lari^'n de la /nal v\ mar 
estalla (MiliiíM'to á iiKMiudn de liiidn iiiieiilras 
i|ue á alii'unas l(\::aias (le la cMsIa nnselnda- 
lia nunca, ni siíjiiiiM'a en d l'nlo. iiiMiandn 
iiiiMK s sijlu casualiiiente. i)i\sp-,i(>s se dice 
tamliiiMi (juc aleamos c(im(M'ciaiites de Ams- 
1(M'da¡¡! liaMaii llei:'a(li) (m'ími le^iaias ni;is allá 
di> Xue\a /iMiiMa. uiM' le cual piiliiM'nn pri- 
vileil'iiis de liis l^stades ( iiMiiM'alivs ! .")) . A 



(11 Tun (Mvln csitíIii liMce |i')iv) ;il .-niliir |ioi' una 
]ii.'rM)iin i'N|ic'i-l.i ri'.~i(l.'iili' en Aiii^lrnliiii, ili'. /rr.-ni- 
.sni'i'iiiiH's liloMilici^. I\. :!. l.niiilri's ICiTi. 

iL'i i 'll rcl:ilo S'ilicr lo 1 1 111 ■ Iki.-Ii! ii llura ^•l' lia i, .-ru- 
|i¡(M'lo en el asmilii ili'l pascj ili'l llOl■(ll•^l('; i'ommiicaila 
|Mir liucii (.■(ukIihíii. 'riaii>ai>c'io; es liliis. \. ÍIT. Lmi- 
(Ircs u;:,'>'. 

ú!) MI l¡(Mii;)n i'ii i|ui' se cUMa'iinlii'i i'l vi.iji' n.i "slá 
iiulii'ailo en la cilaila caria. Harria ilirc i|iir Cdn L:raii 
(lilicullaii llil rcciilKicido cHlc ru (jl afín IHTH .-c lii/.o el 
loliz viajo i'l i'íie. Añailf i|lli' la> perlinas |"ir rniiiiiirlo 



iii:i. ASIA > laiiMi'A. 

causa de la resisiiMicia de la ( 'iiiii]iariia Im- 
laiidesa de las Indias ( )ri(Milales no seles 
C();.cc(li(i su pidicion y (MiIímiccs his cdiiKM'— 
ciantes s(> diriu'ierou á i »inamai'ca.(l()nde su 
explicacieii l'iii'' aciiiiaila al piiiiln con !i(>- 
iie\ (iliMicia. I)iis liui|ucs se aiaiiai'on: "!M'o 
en \-e/, de mandiaral Japón fuiM'on al Spil/- 
Iier;^- para pescar lialliMias. Imi la carta 
se dice adiMinis ijiie no siM'ia iiicon\'(Mii(Mit(> 
(l(*¡ar vivir ali;aiiias piM'soiias jnu' cierto 
tiiMuiio (Mili'e los saiiioyedos jiara avo;'i,ü;uar 
ln (|ue i'slos saliian sohre la (MicsIídu y i|ue 
cuando s(> coiiociiM'au niejoi' las aiiaias. todo 
i el viají^ de In^^'latiM'ra al .lapoii se podría 
Iiacer induda'diMnenti* imi cinco (> sois se- 
manas. Si " iionces (M'a iiidisp(Misali!e in- 
\(M'iiar. podría Iiaciu'se sin p(di¡^'ro al^aino, 
(Miipleando tan solo chozas de tierra mi ncz 
de una casa ciinsliaiida con tahlas. 

•"i." Til lihro impreso, cuyo conliMiido 
se nianiliesla mi el larii'o y estraño tílulo: 

<' Ureve dis(Mirso soiire \\\i pasaje por (d 
l'ido Xorle al .lapoii. China, ele l'"undado 
(MI tres e\p(M'iiiiiMilos. y re ful ación di* todas 
las (ilijeciones (|iie contra id paso por esta 
\ ¡a piieiliMi 'laciM'se: i.' j'or una nave^'a- 
(Mon lleude AmstiM'dam al l'olo Norte y ;'i 
(los i^'rado; más allii (hd mismo. "J.'' J'or 
una nav(\i;'acion dosde (d .Ia¡Mui hacia oí 



ili- las iiiic re ■iliii'i csla iiolicia Ii' lialuaii i'PtV'riile laiil- 
|i¡i>ii Mili' i'ii el l¡oiii|io en qui' SI' i'lcvi'i ostn |ilM¡('¡oii ii 
l<is l'lsladus (iriii'i'alcs. lialiia |iri'lrniI¡ilo iisiiiiismo i|Lii' 
no era (lir¡i'il iliri,i;irs(i dcsili' S|iil/lii'r^ .«(irocnlandia») 
al lioi'li' y (|iic imii'lios liiuiiics li(daii(U'.s('s \q haliian 
clcrluado así, l'ara ipic se coiiürmaivi osla iiolicla los 
iMiiicrriaiilcs siilii'ilaniii i|UOsc CNii mi liasen los diiiiios 
di' la Iluta mi'i'i'aiilf L;riiiMilandrsa duranic (d año Hlári. 
Asi >r lii/o en créelo, y rll .-irle de los iiii>iiios si' cii- 
i'oiiln'' la iiolii'ia do i|Uo el liii.|uo liahia lloi:ado liasla 
' .- Til" lal. 11. Ti-o.^ do los ri'-,laiilcsd¡arios osla han ooii- 
lorntos Olí i|iio el l."d(' ,\,Lro.~li) do l(i.V) so lialiian oli- 
sorvado los iSS" áli'. l'',l mar oslalia ai|iii lilu'o do liipln 
y do alia marca ^llarris, o.V,,,-, /{//,/.. „ H, lá;!'. ,1. H. 
l''orslor. ■ lllr.lor¡a do los dosouliriinionUis y navo.iia- 
('¡ouos 011 ol niirle.ii .'"aiiorori .soliro o| Oder !7X1\ 
|iai'oi'o lijar ol viajo li/ioia al o^|o de \uova Zonilda aii- 
lisdo llil I-. \i) (dislaiilo so Irala iKiui pi'olialilomorilo 
del iiolalilo viajo do \lamiiiL;li oii jlKi'i (') del viajo do 
|r,i;ri al cual mo lio roforidí) más arrilia, 



I 



("AP 



y ¡I 

•iu el 



laiil- 
(•¡(in á 
1(1 i|Ui' 

iiilia») 
.'il'iall 
•¡a I.KS 
liaiios 

Hi.V.. 
.-(■ 111- 

liasla 
III riiM- 
III ii!' 

Iiii'lii 

,1. ti. 
av('i;a- 

:si , 

Illa aii- 
■mcillr 
iiji' (li; 



Polo Norte. ;i." Por un f'speriinenio hocliu 
por el czar de Moscou. s(>i^iin el cual se 
dcuiueslra (jue más al norte (h Nue\;i 
Zembla hay un mar lilu'e (¡iie se exllciide 
liasla el Japón, China, ele. Con un ini'Ki 
de ludas las li(M'ras deseultierlas más jiri)- 
, xiuuis al Polo Norte. l*or José ^loxon. lii- 

drii^rafo de Su Muy lOxcclontc Majestad 
el Rey. Líiiidres 1(!7 I.» 

VA pasaje más notal)le de este libro, 
pequeño y en estríuno raro, es el si- 
guiente: 

«Cuando, hace \inos •^•.^anos. estuve en 
Amsterdam, fuíme á una ibnda para apagar 
mi sed con un vaso de cerveza. Client ras 
me hallaba .sentado cerca del ru(\i:-o en com- 
pañía do varias personas entn'i con otros 
individuos un nuirino: y habiendo elrocien 

\i lle^í'ado visto á uno de .sus ami'^'o.s empleado 

en la Ilota ¿i'roenlandesa, expresó .su asom- 
bro (pues no había lle^^ado aun el tiem- 
])o de la vuelta para la Ilota yroenlan- 
desa). 

Preguntóle qué acontecimiento le había 
permitido volver tan pronto á su ])aís. y el 
amigo (que era timonero de un buipie i[\v 
hacia los viaje.s ú (iroeulandia) le dijo (|ue 

I su embarcación no había salido aquel \ («rano 

para la pesca .sino que sólo había tenido el 

jg encargo de buscar la ]iesea del resto de la 

" ilota y de llevarla oportunauuuite al mer- 

cado. Pero, añadió, antes de que la Ilota 
hubiese pescado lo bastante para cargar 
nuestro buque, emprendimos por orden de 
i.i Compañía (íroenlandesa el viaje de ida 
y vuelta al Polo Norte. 

Kste relato fué cosa nueva para mí; eni- 
pe/é á hablar con o\ nuirino. poniendo en 
duda lo que había dicho; pero persistió en 
sus afirmaciones, añadiendo que el buque 
estaba en Amsterdam y que muchos d(> los 
marinos podían conliruuir la veracidad de 
sus noticias. Mauilestóme íju." habían lle- 
gado dos grados más allá del Polo; allí no 
había hielo y el tiempo era tan hermoso 

Tomo II. 



IllLo \. Iiil 

'. eimioen Amsterdam durante el verano. .-> (1) 
.Vdemás de estos datos existían varios 
trabajos (pie ¡)0(lían contribuirá la solución 
(b 1 problema y (jue \\ dod mismo haliía 
reunido, como por ejemplo un relato del 
capitán (iouhhuí que había hecho .'((I viajes 
al Spitzberg, en el cu;d se mauillesta que 
dos holamleses habían avanzado más al 

, este di' este gin[io de islas hasta lo.- 8íV'. 
consignándose la observación de (\no ccf.i 
de Corea se habían eojido ballenas en euy^ 
|iiel se vieron arjifoies europeos y que en 
las costas de los [¡aíses del ^far Polar se 
bahía encontrado madera llotante con ané- 
lidos mai'inos (vi). 



(ii Miis liU'ili! los iii'scailoi'os do Ijiilionns se lian 
mostrado más conu'didus rcspoclo á Ins noticiiis so- 
lii'o las i'lc'ViuliKs laliludoij si'iilontrionalos i|ue iia- 
liiaii aliMiizado. Un liolaiidós i|ui' durante 22 años se 
lial.ia nrupado en la pcsi'a do liailciias, dijo ontre otras 
rnsa>. ijiic al piii'oiilrarso en ITIKi casualnicnlo con 
■i'.-i'iiilsi'iíaiídlV (MI el '""l.suiid lialiia divisado á losH:i" 
liorra más allá did nielo. Sido oii iim ocasión vii'i 
ili'sdo ('¡cria distancia la civKla oriental de (iroenlan- 
ilia íi losT.Vlal. n i«Via¡c d(!l Sr. do 'rscliil..,cliafrolí, 
.Vlniiranto del Imperio Hu-so, ,il Mar l'ola'- » San Pe- 
lersliuri-'o I7'.i:i. piii: S:!¡. Tamlilon míos navofiantes 
liol.indcsos i|ue a principios del siglo x\ ii lialiían avan- 
zado Inicia el norle del Spit/lierjí iiasta losM2". dijeron 
i|ile desde allí liala'an \is(o tierra liácia el norle (Mu- 
llí -i-, •■ II i>loria de la Com pan ia del Xoi'te • páir. iSOi. 

21 Wilseii reliere en la pág. íli que lialilii con un 
marino liolaiidi''s, Henediclo KlerU. el cual lialiia ser- 
vido en los liUi|uesdo [leseadorcs do liallenas y después 
lialiia oslado preso en Corea. listo marino alirma (|uo 
so encontraron arpones iiolandcses en las liallcnns 
i|U0 .se lialiian cogido en las costas do aijuel país. Los 
liolandeses iioscalian entonces las luillonas sólo en la 
parlo más septenli'ional del Atlántico. Este liali^^^c 
indica |.ui' lo lanío que las liallenas [uieden nad:. do 
uiidcéano al otro. Como so salie que este enorme 
leláceo de los mares polares no nada do un mar ¡lolar 
.il otro pasando por el ecuador, la citada oliservaciúii 
deliia considerarse como muy importante, solirc todo 
(MI una ('poca en que aun no estalia decidida la cues- 
tión de si Asia y AnK'i'ica se coniunicalian por tierra 
en la roirion ]iolar. Witsen reliere tamliicii en la pá- 
gina !lO() que en distintas ocasiones so lialiian encon- 
ti-ado arpones de piedra en la piel de las ballenas coji- 
das en el norle del Aliántico. I'Istos arpones do Jiiodra 
pueden sin eiiiliari-'o tener kU origen lo mismo de las 
Iribus salvajes de las orillas del ostreclio de Davis, 
que no conocen el hierro, (|uede los pueblos que ha- 
bitan la parte septouti'ional del Pacilico. Muclio antes 
de (¡uc los europeos empezaran á pescaí' la ballena en 

21 



1 



^l 



|l)2 i:iRf;L'NNAVEGAi:iON 

Dospues del fracaso de su viajo, Wodd 
rofutó las (ipiíiidiK's (|iif> liasla ouloiiros 
había dofondido. (Icclaraiido (|U(' las narra- 
ciones en (lUc las lialiia Inndiidd eran <iin- 
plciacnlc una iViI)ula(l). i'crn IV' cu la 
cxisloncia de un Mar Polar na\ CMalile eii 
ciertos períodos no por (no desaparecii'i. 
llonilircs conio IJarrinyioii {'J). V. de 
A\'rauíJ:el. A. l'eferuiann (.")) y dlros la 
sostuvieron más larde. ( 'onroriiie con casi 
todos los navo,n'aiit(>s al l'dlo N(t!'te en 
nuestra i^poca. he participado por niuchn 
tiempo (le una opiniím (ipm^sla. es ('c ' 
he creído i|uc el Mar l^olar estaba cubierto 
continuauíente de masas de liiejo impe- 
netrables, más () méuos compactas: no 
o1)staute mis ideas han cambiado cuando 
duran1(> dos iuveru;idas, (una ncz á los 
71»" r>y , es decir, más hacia el Polo 
Norte que nadie habia i.ívernado hasta 
eutouces en el Autii^'i 1 contimuití^ y otra 
vez cerca del polo ártico del Asia, vi (pie el 
mar 110 se helaba completami'ule, ni tan si- 
quiíM'a ea l'is iumediacionos de l;i tierra. 
])edu/co de aqui (pie el uuir apenas se hiela 
nunca p(a' mucdio tiemi)o á u'raiides pi'ofun- 
didades y á nnudia distancia de la lieri'a. 
Kn tal caxt nada existe de iiiNcrosiinil en 
las narraciones anti;^'uas, y lo (jue una '('ez 
ha sucedido tamljíeu puede ocurrir otra. 

\'arias veces, sin embargo, durante el 



el M.ir di' lil'lll■illL^ >•■ luui cmcoiiIi'íhIcp junl.i .'i l\;imt>- 
cliiilU.'i ('11 iiliiuiiiis li.'illcna.s ¡irpoiics. en lus i|lu.' se 
veliin h'n/ados nnriiflcMM's InliiKis. iSlollcr. • DcscM'ip- 
ciou (Ic'l |i,iis 111^ K.iiiiIsclKilNa ■, l''r;iiii'rurl y I,(i|izii.' 
iTT'i-. pá-. KiJi. 

(!■ [,:i il'M'i'ipcion (k'l viajo fio W'iiod sr iiii|ir¡rn¡i) 
en Id'.lí i'ii [."iidrcs por lii> irnpi'osoros do la iíoal Sn- 
cicdad, Siiiilli y Wall'oi'd isP};uii la nollüia d(! Harn'iii;'. 
ton, <-La pusiliilidad fundada do acorcarso al Polo 
Norlo,> 2." L'dicioM, I.ondros ISIS, páu- .'17). SiJlo lio 
podido líM'P o.xtraotoá do o.-la doscripcion en Harris y 
otros. 

(lí) Uarrinirl'iii lia pulilii-ado ncci-en de esta eues- 
tion un j;ran niimi'ro do Iraliajos (|uo se eiicuontran 
rounidcs en la ojiivi arrilia cilada. de la cual so han pu- 
blicado dos edioioiies. 

{•'i) Kn vari(js pasaje» do las incomunicaciones". 
l«.M-7!i. 



Pl ASIA V Kt'rUH'A. 

viaje del año lKr>8,se observó que en tiempo 
sci'cno y calmoso se lomuilian tamiiien 
(lel,L;'adas capas de hielo en el mar lilire y 
sdlire u'randi's prorundidades. Pero si se 
tiene en cuenta (|ue aun el máximo do 
condensación del ananí salada no alcanza á 
estar solire hi(do: (|ue este es un mal con- 
(lucliir del calerico y (pn' el hielo recien 
Idrinado se culire pi'onto de unti capa de 
Jiie\(' (jue impid(> la evaporación, ¡¡arece 
proliable que la capa de hi(do en sitios 
profundos y abi(M'tos pueda lleu'ar á sel- 
lan u'i'uesa. (pie una l¡i;'era temi)estad no 
liaste jiara romperla. J'll puertd iiniximo 
á la líaliia d(> Mossel, \un' ciertd de poca 
profundidad, sólo so heló á principios de 
febrero con mavor consistencia, y du- 
rante los nltimos días de (uiero la marea 
fué tan fuerte ijiio hjs tres buques de la 
e\])edici(;n sueca estuvieron en peli^U'ro de 
naiifrau'ar ¡¡irccisuinviilc d cditíif' de Id 
//'/•¡•/i' iiihi'i'u í¡ los (SO' la/. ,1 . 1/ d fines ih 
enero! l']sle caso nos pnielia (jue el mar delie 
haberse hallado lilire á i^rau distancia en 
la dirección noroeste. 

Scizain se dice, el mar ('stá helado raras 
\e('(N del lodd durante el invierno, en la 
costa occidental del Spilzliei'L'-. hasta donde 
alcánzala Nistac'uitemiiláiidolo desde tierra. 
También en el Puerto de invierno de Ha- 
rents.enlacosta nordeste do Nueva Zembla, 
el mar se hallalia á menudo lilire de hielo 
durante la estacidii m;is fría del añd: y las 
jialabras de lludson al decir <<quo no era 
nuiraxilldsd (pie el naveiíante encontrara 
tanto hield en el Atlántico, porque en 8pitz- 
liei'i:' existian muchos estrechos y bahías.» 
demiiesti'a (pie taiiipocd (M cicla en la for- 
mación d(>l hielo en el mar libre. 

( 'ualesquiera (]ue fuesen estas condicio- 
nes, lo cierto es (pie el (íxito poco satisfac- 
tdrid del \iaj(> de W dod impidió tan ¡lor 
comjileto loda empresa en (>sta dirección, 
(pie casi transcurrieron dos si^-los antes de 
(jue so dis[)usiera una c; "dicion con el 



I 



01 

\(1 

iif 

ex| 

y 

esi 

esj 

in; 

de 

lirj 

coJ 

ci(l 

poi 

est 

día 



sa 



r.APhl 

objnto conlosndo, auiuiuo iii;i>; l.inle (ili'a 
voz iiog'ado, (lo l)uscar iiii pa-ajo jkm' el 
noi'doslo. La subsiyuionlo I'ik' la oi'lol)i'o 
oxpodioion auslriaoa ;'i las órdonos Ac I'ayor 
y AVoyproclil ou l,S7'J-7-l. diiraiilo la cuai 
oslos no pudioron avanzai' muclio hacia o[ 
oste, si bioii os prociso rcrduoccr quo so 
inaupfuró una nuova ópoca oii l,i lii^loria 
lio los viajos al Polo Xorlo con (d doscu- 
liriniicnlo do la Tiorra do {''rancisco .Insr y 
con una mulülud do preciosas avorin'ua- 
ciones sobro la naluraloza do las roi^imios 
polares. Considerada como viajo al nordeste, 
esta expedición fué la predocesora inme- 
diata del viajo d(d I'ív/r/. Esta expedición 
es tan conocida por las numerosas obras 
publicadas durante los Viltimos años y soltre 
todo por la propia ('' interesante descripción 



l,n V. Ki:'. 

do l'ayoi'. (|uo no nocosib) ocniiarme dote- 
nidanioiilc de ella. 

Sin onili:irt;'(i. si bis verdaderos viajes al 
nordos1(! cesaron casi del todo dui'anlo el 
lar.i^o 1iem]io que media entre las expedi- 
ciones de W'eeil y di> l'ayer. en canii)in se 
han el'eeinadd eii (dÍMlei'\alo una niuHilud 
de \ ¡ajes de espleiMcion V de pesca, ü'racias 
á les (|ue Ikmuos (ddenido los primeros co- 
nociinieulds tío las condiciones naturales de 
Nueva Zembla y do] mar del Kara, cono- 
cimieiiliis fundados ou Ncnbubn'as dbser- 
vaciones. Acerca de estos viajes, ejecutados 
])roferontemente por los rusos y escandina- 
\()<. insisliri' eii el capitulo si,¡4'uiente. 
Puede sin eniliar^'d aseyairarse que estos 
Sdii los (|ue [irejiarardii c\ feliz (''xito que 
nosotro- liemos alcanzadd en delinitiva. 



I 



I . i-'i: 






CAPITULO VI, 



Viajes de los rusoí ;/ noriienos al .\'or'l<:<ti\ — Hmiüw.ui IwniKnv. llüli). — Xolalilc p\|M'ilÍPÍon íil N'orlo, I7i)l-I]7. — 
Supucslu ri((uc'zii moliilüi-gicíi de Nui'Víi /oiiiMn.— Jusclikow, 1757.— Siiwwa I.osclikin, 17110. — nossmui.-^low, 
17(iS.— I.iisíircw, ISI!). — LiitKo. IS2I-2Í -Iwanow, I.SJ2-2S -P.iclitu.ssow. IS:iJ-:t5.— Von naor, 18:(7.— Ziwolkii 
y Moi.sscjow, 18:!8-:!',i. — \ou Kni.x'ii.-li'ni. INiKi y lS('c',— Oi'i¡.'''ii •'' liislciriii du l.i po.scn on ol Mni' PoIíip.— Cari- 
son. 1,S(')8.- l'.(i. Juliiimoscii, 1m;ii-7o.— Ulvc, Miick y Qviilc. 1870.— Miick, 1871.— Üesculirimicnlo do los reslos 
do ki invorniídií úo Haroiils. — Iiivornada do ToLiiosoii,187:2-7J. — E.\[iod¡cioiies jUocms de 1875 y 1870. — Wiggins, 
187U. — Viiíjos po.-itoiMoros al Joiii-soi y desdo el Jeiiisoi. 



T 



Délo expuesto liasta aquí resulta que los 
lialñtantes de las costas de la Rusia s(q)ten- 
ii'ioual han navej^ado con é.\ito antes (|ue los 
ingleses v holandeses en el Mar Polar v 
que ;'i menudo se emprendían viajes mer- 
cantiles desde el ]\Iar Blanco y el Petschora 
al Obi V el Jenisei. á veces exclusivamen- 
te por mar alrededor de Yalmal, pero re- 
^•ularmente milad por mar y mitad por 
tierra á travcs de la citada jieiiínsula. En 
el último caso procedíase d(d modo si- 
guiente: primero se pasaba ])or el estrecho 
de Yu<ror y la parte meridional del mar 
de Kara h la desembocadura de un rio en 
^'almai, llamado Mutnaja; después se avan- 
zaba á Tuerza de remos: luego los ])arcos 
arrastrál)anse con cuerdas río arriba y por 
dos lagos hasta una montaña de .'JóO me- 
tros de anídio que (mi Valmal IV)rnia la lí- 
nea divisoria de los ríos que se dirigen ha- 
cia el oeste y este; y por encima de esta 
montaña las mer<'ancias se trasjioi'tahan m 
otro lago, el Selennoe, desde donde, por 
fin, se utilizaba la vía acuática, .«iguieudo 



el curso del Selennaja hacia la desemboca- 
dura del 01)i ,1). 

Kstns y otras noticias so reunieron á cos- 
ta (l(> gran trabajo y no sin peligro por los 
delegados de la Compañía de Moscou, pero 
entre las así conservadas no se encuentra 
ni una sola vez la descripción de un viaje 
particular, l'undándose en el cual pudiera 
admitirse con Willoughhy, Ihirrough, Pet 
y Barents, un solo nombre ruso en la his- 
toria antigua de los viajes al nordeste. Los 
propios anales de Rusia del)en ser por esto 
concepto muy incompletos, ájuzgar por la 
introducción histórica al «Viaje» de Li'itke 
por otra parte tan ahimdante en precio.sos 
datos. Durante los siglos xvi y xvii se die- 



(li V(''a.-;o: «Nombres (lo las plazas quo los rusos 
vioi'iiu ilo.ido Poti'liorskoio Zauofot liaslu Moiígo/.oy» 
(l'urolias, III, 5:t!l). "ViaJ! do Mr. .losias Lofinii al 

Mr. Williarn Pursjilo 
Año Mil •. i Id.. ]>;\ff. 5Ui. 



Pots 



lira V ^Li insoi'nad.i ron 



V Marmailuke \Vi 



•• l'Alraclii do dos oarlasdo .losias Lo^aii del ['olseliora 
.'i Mr. ilakluyt Prior do Woslmiiisli'r .. «Giras olisor- 
vaoioiiosdeldiolio Wiiliain Piirsglovo>. El üllimo Ira- 
hajo oontienc cccelontes o.xplicacionos sobro el Olii. 
Tas. .Icnisoi, PJisiiin, Clmlangn y Lon.a. 



( VPITII.O VI. 



ron i^ ooiiocor on las orilliis del Mar Ulaiicíi 
marinos atrnvidos, poro nin,i;niii llakhivt. 
V por oso los nonilirosdo oslos marinos v la 
forma do sns \iaj(\s se lian Ici^iadn al olvi- 
do, oxcoptnando nn solo \iaj(' i'mpi'cndido 
cu un periodo rolalivamonte posterior. 

En líi sfíj^unda edición do la ft'ran ohra 
do W'itscn so oncnonira (pá.n'. IM.'J) rl re- 
lato do un viajo muN' poco albrlunado de 
pescadores por el mar de K'ara. enii)rendidf) 
cu 1()90, O" decir, on un liemito en i[iie los 
viajes entro el Mar Blanco, el (»lii y el .li^- 
nisei estaban j)róximos á ¡ulcrriimpirse por 
comploto. ^^'ilson nos ha trasmiliilo la nar- 
ración se<;-un noticias dadas jior uno do 
los nául'ra¿;'os, l\i>dlirii,i I iniivjii\ ^\\\o ha- 
bía sido varios años tiinonertt en un barco 
ruso destinado á la cazado focas on Nueva 
Zembla y la isla do '\^'ai^^•atscll. 

Enl()00,el ,' do sotiombro esto líodi- 
Avan Iwanow naufragó con dos barcos er, la 
isla de Serapoa Koska (banco de Serapow . 
situada probablemente en la parte meridio- 
inil del mar de Kara. El hielo se amonto- 
naba allí en invierno, formando elovüdas 
montañas, y desprendíase con tal estruen- 
do que «podía creerse so desquiciaba la tie- 
rra»: durante el Unjo, cuando (M viento (M'a 
fuerte toda la isla, excepto algunas colonias, 
estaba inundada. En una do estas so cons 
truyóla casa de invierno, con una mezcla 
do l)arro, sangre y pelo de focas y morsas, 
mezcla que se endureció formando una 
masa sólida: y las paredes so arreglaron con 
tablas tomadas de la embarcación, ha ca- 
bana ofrecía de este modo un buen altrigo, 
tanto para preservarse del iVio y las tor- 
mentas como del ataque de los oso-^. En 
esta vivienda so contrnyi') también una es- 
tufa, que so alimentaba con la madera lio 
tanto encallada y recoi;ida en la oi'illa. 
Pai'a el alumbrado servía la gi'iHa den'ilida 
de los animales cazados. Aquí inver- 
naron (juinco hombros, de los que once 
murieron del escorbuto. .\ la enfermedad 



contribuií'ia, principalmont(>, la falta do 
movimiento, pues la nniyor ¡¡arte do los 
hombi'os no salieron nunca de la choza du- 
ranto las cinco semanas (¡no duni la noche 
do invierno. I,os (pm más so conservaron 
fueron los (jue hacían más ejercicio, como 
por ejemj)lo el timonero, que siendo el más 
J()\(;n tenia obligación de recori'or la isla 
j)ara recojer leña. Como causa do la mor- 
tandad podría indicarse también la falta 
comiileta de viveros traídos del país. Du- 
rante los jirimeros ocho días el alinnuito 
so redujo á yerltas mai'iiias, sacadas del 
fomlü del mar. (pie se nu^zclalian con un 
poco do harina; más tard( comieron la car- 
no de focas y morsas, así como do osos 
blancos y i|(> zorros: jiero la d(> oso y de mor- 
sa (1) se consideraba como impura, por lo 
cual sí'do la comían ini caso do apuro: la do 
zorro tiene un sabor muy desagradable. A 
veces oscasoa1)a de tal modo el alimento 
(pie se veían obligados ú comer el cuero tío 
las pieles v botas. El iinmero de focas v 
moi'sas cazadas ora tan considerable, que 
los animales muertos reunidos habrían for- 
mado un montón de 90 brtizas do largo por 
otras tantas de ancho y (! pies de altura ['¿). 



il) I.ns riiiurof-iis prosn-ipcinnos do In runrcsma de 
los i'usos, tolji'u loili) ]iara Ids (jrlodoxot;. (Miisliluycii. si 
M' olisei'VMU i'.sli'icliinu'iilc, un oltstúculo iiivi'in'ilio paru 
loila coloiiiziioiou 1-11 las rojj;umi'.-i dol oxli'emo iiüi'lo, 
donde (d liomlire para evitar el escorbuto necesita un 
alimento aliundalite derai'ue fresca. Así, por ejemplo, 
las pri'ociipaoiones reli^'losas contra ciertos manjares 
fueron causa de la muerte de loda la colonia de orio- 
d \oH i|ue en 17(17 se fundii en la isla de Kolfiujrw, 
par.i i[uesus individuos pudiei'an eiili'ei;arse lraiii|ui- 
lanienlo á sus anticuas práclicas relij;iü*as y hacer la 
señal do la ci'uz del moilo i|ue ellos considerahan como 
la más perfecta. La misma causa contrilniyó ((uizás 
:ainliieil ¡i i|ue fracasaran los esfuerzos iiechos, sofíUn 
dii'cn, después de l;i deslrucion do Nowjii'u'od jior 
Iwaii i'l 'l'errilile en ir>7'i, para fundar ei]n losfufrili- 
vos de esta ciudad una colonia en Xui'va Zemlila. 
".Noticias liislí'u'icas de los samoyedo.- y lapones >, lii- 
•j.i\ y Mitau I7<1!(, pá>;-, 2S,. Mslas i' noticias- se impi'imie- 
ron poi' primera \ez en francés en Kocni^slieri:, en 
I7fi2. \'.\ autor fui'' Kliniísledl. sueco al servicio ib.' lo-, 
rusns. (|ue lialiía vivido mucho tiempo en A.'cán.uel. 

vi) lista noticia no os vei'osimil y so incurre sin 
duda iMi un error. Para formar tal montón de morsas 



m 



m 



mm 



168 riBr.uNN.WTd.M.ioN 

Aíleniiis so onconlrri cu hi isla una ])alloiia 
(Micallada. 

Jüi la ]irimavora llcu'aroii l^^ saiunycdos 
dol cnn1inoiitt> y roiiaroii á los rusos una 
]iar1i' (lo su Ixiliii. l'di" liMUur ¡'i ostos iiidí- 
¿xenas. lus domas cazadores, no pudiondo 
pasar por ol liiolo al oonliiionto. porniano- 
í'ioron 011 la isla dosiorla liasla (pío. por 
una foliz casualidad, al^-unos coinpalriotas 
(pío lialiiau ido á la p(>sca (1(^ tocas los rob^- 
varoii. Kolirií'iidosG ú osto roíalo. \\ ilson 
dioo (juo al año anterior un liarco (\t' pos- 
cadoros rusos liabia encallado más al oslo 
del Ola. 

l'iiodo suponerse que ya á finos del si- 
^.jlo xvii los viajes do los pescadores rusos 
;'i Nueva Zembla lialúau disminuido consi- 
derabloiiionlo, y (|uo mucho aillos cesarían 
las expediciones mercantiles, l'aroeo (pie j 
después de la conquista completa de 8ibe- | 
ria proferiaso la via terrestre por las moii- I 
tañas dol Ural. tan temidas antes, ;'i la poco 
segura comunicaoi i.i por el mar de Kara, ' 
prescindiend(^i de ((ue el g-obiorno oponía á 
esta úHiiiia aun (d)stáculos al establecer 
en verano cuer¡)os de guardia en la isla de 
^lasweje y cerca del ^'ugor Schar 1). Es- 
tos debían cobrar contribuciones do los pes- 
cadores y traficantes: y es probalile (jue los 
reglamentos v la vigilancia. rid)ando su 
alii'ííMito á los viajes al Mar Polar, retrajo 



sc nocesilorinn cunndo m(!'nos 50,000 anímalos y l.'i 
liomlircs segui'amcnle no pudieron maltii' tiintos. Sii- 
jionit'iido (|ue ul indicnrla longilud viincliura d(.'l mdii- 
ton dcliCii |iunorso piós en vez de Iumzíis, sü oliliono e! 
núini'i'o do 1.5(1(1 á :i,0()(> aniír iles muertos, niimoi'o 
i|UO en lodo caso aun ' exagerado. Pcoljalilcnieuto se 
debia deeir íl en vez do !i(l, en euyo caso el montón se 
podría formal' ruii unas .MMI focas y morsas. Los col- 
millos recogidos pesaron iO pud (') de lo cual resulta 
una caza de ir)(l;'i 2(1(1 iinimulcs, 

iti Wilsen. ]iMg. '.)15. Klingslodt reliore i|uc en 1<)W 
cincuenta soldados so fuei'on con sus mujorcsé hijos 
¡I Pustosorsk. y i|ue el woiwoda de e.-te lugar ohtenia 
(ales ganancias i|ue en It n i años pudo recojer unos 
l."),(l(IU rublos. {«Xoticids /liilóricaá de lus íuino;/i'- 
flos,» etc.. pág. 5.')!. 

(•) L'n ptiil (en ru-n /.«(; C'iuivalc .i id lilira.-. \. de los i. 



ri:i A'»! \ V i:i(inp\. 

ran á los más atrevidos y hábiles do la po- 
blación á doilicarse á un peligroso tráfico 
en (d Obi y á la pesca, oficio e\])Uosfo á 
tantas fatigas y privaciones. 

l>tas círciiii>1anc¡as serian por lo tanto 
la causa de (juo no so haya oído hablar do 
un solo viají^ ])or esta parto del Mar l\)lar 
durante el tii^npe (pío pas(i entro el de Ro- 
diwau Iwanow y la 'gran expedición al 
norte.. ^ Esta exploró entre otras part(>s do 
la extensa costa septonlrioiial del imperio 
ruso la región meridional de las aguas na- 
Ví^ablos de que aipií se trata, lo cual í'Í^'c- 
tuaron de \~'.\\ ;i \~'.''.> Miirawjew y l'au- 
low.y d(^ IT.'ii! á IT-'íT Malygiii. Skuratow 
y 8u(diotiii. El campo principal do sus tra- 
bajos, sin ombariro. no ostalia aípii, sim'ton 
la Siboria misma, y por eso volver»'" á ocu- 
ltarme más tarde do sus viajes por el ^lar 
de Kara, al reterirme al rídato sobro el 
dc-arrollo do nuestro conocimiento do la 
costa norte del Asia. V.w este lugar sido diré 
r( specto á esos nav(^gantos (pie dos[uies do 
inauditos esl'uorxüs lograron erec1i\amento 
ir di^^de (d Mar lílanco hacia (d Obi, y que 
los mapas do la región entro este rio y el 
lVl-(diora qu'^ aun hoy dia so usan, se run- 
dan en ¡larte en los trabajos de la <'gran 
e\[»edicioii al norte./. AñadiiN' (pn^ la mala 
fama del Mar de Kara es debida á las di- 
llcuHadirs Clin ijue la oxjieilicion troi)ez('), 
dificultades su-(dtadas priiici])almento por 
ol mal estado de las embarcaciones y por 
una infinid.id de (MTores cometidos en la 
maniobra. asi como por hi mala cIíh'cíoii de 
la estación para id viaje, etc. 

Así como toda> las tierras b^Janas y des- 
conocidas, tamlíion la Nueva Zembla lia 
tíMiido (b\sdc la anligiiedad lama de ocul- 
tar en sus entrañas abundancia de metales 
preciosos: ])oro esta fama no se ha coníir- 
mado nunca, y os proltable que siJlo se fun- 
de en la existencia de vestigios de metales, 
(■» (MI la liermosa capa dorada de sulfuro do 
silice, de que están cubiertos varios losilcs 



(pie 
lia 

la : 

(|Ui 

( n 

cad 

bril 

Ci 

de , 
d(- 
ON) 

pro! 
mio 



CAPÍ 



I'U li- 



li os- 
a ha 

)Cll|- 

lales 

iiíir- 

t'uii- 

;il(^s, 

iM (le 
•siles 



(|Uo ai|iií se (Miciu'iilraii. Sin ('iiiliari4'o, cslu 
ha servido de alicicule á niui'hos \ ¡ajes á 
la Nueva Xciiihla, (h' los cuales el jiriuiero 
(|ue se fonociM's el (h'l liuininTn .luschkow 
(11 Í7ri7. Siendo palroii de un haiTo pes- 
eaihir hahía oliservado las |iirdi'as, cüii su 
hrillo durado y jdafeado. y piulo eonveii- 
n'i' á uu Iralirautc ea sidujs de Arcáuf^'el. 
di' i\[W eshi iiidicaha la cxisleiicia de i^'raii- 
des tesoros en id inlcrini- de la Hcrra. l'ara 
exjilolarlos, id houihi'e ('qiii|Hi un harro, 
pro'.ueíii'iidii además á .lusidikow un pre- 
mio de •j:>i) ¡nitilos piii' su deseubriuiiouto, 
í,a eniiiresa, sin euiharí^'o, nn dii» iiinyuu 
resultado porque Juselikow murir> durante 
la Inivesia ;i la Nueva Zcmhla. (Liilke, pá- 
g'iiiU 7ü). 




Ci;i:i<N(i m: Amun iMiuvim m: Ni i \ \ Zi \ii;i..\. 
Anuii'iiiitL'- :iUi'riiaii~. Mu lU ■ 'i. 

Tros años más tarde, en 17<)0 (1) Sau- 
\\a J-osehkin. limonero de un Iiarm prsea- 
dor natural de Olunots túvola idea, sin 
duda muy aeertad.i. do ijr.o la costa o¡icn- 
tal de Nueva Zemhla que nunca era visi- 
tada por cazadores, deliia ofrecer mayor 
Jiúniero de animales que todas la- denias 
partes de la isla. Instimulado por esta id 
y proljuhlonionte tamliicii jior el deseo ih 
hacer algo de exlraordinaiio. empreudin 
un viaje para pescar en aquella rciCion. J)e 
esta expedición sólo se sabe que Loscld^in 
loyró en dccln pasar al rededor do toda l:i 
isla, gracias á una perseverancia que le 
obligó á eniple.ir, en la t irea que él mismo 

(I) Sp^uii Liillo'. |i'i;;-. 70. Ilaiml. TiMilcr-i'iinl el 
ninyoi',» png. J:lS. íiuUlm la leclia du I71:¿-li-. 



iiiii Vi. ICiT 

e había puesto, dos inviiMMios y Ires vera- 
nos. I'ui' este viaje se demostri'» que la Nue- 
va Zembla es efectivamente una isla, he- 
cho que auna mediados ihd siglo ])asado so 
pu-o en duda pul' niuchos gei'igrafos (1), 

Itespues ilid fracaso del viaje de .lus- 
chkow la fama de la riqueza en metales 
de la Nue\a /embla persistió aún. y en 
17IÍ.S se eii\i(i piir esd al teniente (víj iíos- 
sniuislou con el sub-tinionero (iuliiii. e| 
piloto en el .Nfar (¡lacial, Tschirakin. y 
1 1 hombres, para buscar los supuestos te- 
soi'os, dándosele al misnu) tienqio el en- 
cargo de trazar un mapa de hi>: pai'tes di\s- 
conocidas de la isla. Parece que el buqvm 
empleado fiara este viaje no era nuiy bue- 
no, piu\s poco después de la travesía se 
desculirieron en (d mismo agujeros en mu- 
chos ])untos los cuales liuhieron de ta- 
parse del mejor modo jiosihle. Rossmuis- 
low mismo dice lo siguiente solire el \íaje 
del liarco con vela: <^Mienlras tuvimos ci 
\iento á espalda- lávela grande nos prestó 
excelentes servicios, pei'o tan lu(\go como 
la lirisacamliiaba, siéndonos contraria, nos 
veíamos obligados á izar otra más pequeña, 
y entonces el \ieiito nos hacia voher al 
punto de partida.^) Según pai'cce. líoss- 
mu¡slo\\ era un hombre muy apto para la 
1 ireu ijue le fué onfuida. Sin encontrar 
obstáculos por el hirió, I ro si por las ma- 
las coiMlifiones «iel 'Mique. llegó al estrecho 
lie A4»'r,wís(dikin • fii;' medido y so'kIcíkIo 
cut«hn4t>samente í)esde una alta montaña 
situada en su (k-M-iubocadura orieintüi' vii' <d 

lo iW- -otii'inbn- . . . , . , 

:i.i íiL'..-io^ ''' '^'*^' *'•' '\iii"i complelainento 
Ubre de h^ . y ])nr lo tant.' abierto «d ca- 

niii- 'r.\r ;i el Jein'-ei. ])ero (d buque i.o])0- 

; nip'vo viaje con \ ela. 



día - 'r\ ir va ntk 



(I i En t'\ (irinior m ip.i de m, .Vilns |uililifiido nov \n 
Ac.idomiii i'o San Pf-'i-nljurito en IT:IT, la Nucv,. Zi.'iii- 
lilii se indica como una |«;ninsula que al iii>nie d. I 
PJiiCírinJi sc*lirot*ulo do la TiiTrn lic T;iimur. 

(2: En piíror "limonoro '• irrado do lenií'nlr... ,. 
t'Ual lia -!'|ionup (|U(' Ho^sUluiblo\v carcludo la iiis- 
ll'uci'iow urdiiiuria do los «aciales. 






I.: 



I(W 



(;ini:t NNAVi:(iA( KiN i'Hi. ama v mhcU'a. 



Rcsiilvií'i |i(»i' f^si) iiiviTiiai' en iiiiím'IisciiikI:! con ImIcs lioiTiiscas de nicM', (jiu^ los iiiai'i- 



(•(M'Cii ili' lii ciitlMilii iil'ii'iit;il (Id cstrci'lio (le 
Miitotsclikiii. ;i 1,1 cinil diii el iiDiiilirc dr 



iirros ii|i(>iiiis pddiaii alcjarso i'i diez liniziis 
di' distancia de la \¡\¡(Mida. l'n Iioinlu'c 



'rjulaiiaja-íiulia: 1raslad(i>c á cslc ^itid la fiii' sorprcndidd |ii»r una ciiaiido dalia ca/a 



callana i|m' un jicscadtir tema ni;i< al (ic<ti'. 
;'i orillas del cstrcidni. y además construyo 
otra con madera que haliia traído de su 
|iais. elii^'iendo para sitio la punta de tierra 
situada un poco más liácia el este, (|ue pe- 



al reno en los alrededores de la canana: y 
como no \o|\iese al callo de dos días, se 
resolvió rc^i'istrarle en id diarií; cmno 
'•muerto sin sepultura. •> 

MI :^ (1(^ aliril de 17(i'.i es1all(j ui'a (em- 



netrulia en el estrecho. Vo \isité esta ca- ! pestad de S. ( >. con niidila, lluvia y ^i'n- 



:*«?'*<« 




M \1iiim:iikix-Si;iiaii. 
i:..|.ia (le un ihliiij. .le Uj. I'iií.n. IK 



f 

II 



Ue 

mi 

sul 

y I 

ani 

de 



IjaTia eu 1n7(í: las paredos ostalian ana en 
]iié. pero el techo, plano, cardado de üerra 
y jiiedras, se haliia hundiilo. como sucede 
¡i menmlo con las casas ahandonadas en los 
jiaises polares. I^a caliafia era pe(|ueña y 
hahia lenido un vestiliulo y una hahita- 
cion. con un ho^i^'ar enorme y camas lijas eu 
la [lared. 

líl „yV'"-"r"r ole.strecho d(> ^ratolsohkin 

ai (li! M'iiiiiiiMi' 

se helíj y algunos dias más tarde el mar 
de Kara estaba cuhi(;rto de hielo eu todo 
el espacio que la vista alcanzaha. 

J)ni"an1e el iii\¡erno hnlio tan recias 
tempestades de nordeste, oeste y iioroeste, 



niza (hd tamafio de medias halas de cara- 
hina: y (d ,'! .i'./il.'l'^',, hulio (dra más violínita 
del X. O., soplando de las altas montañas 
<<un viento cai',L;'ado de emanaciones acres.» 
ei'a sin duda un /'o/ni (]). El electo perni- 
cioso de esti^ viento es conocido ,t;'eueral- 
mente en Suiza y en el noroeste de (iroen- 
landia: en esta última re^'ion sopla con 
inusitada Tuerza directamentíí desdo los 



(I) Con t'slc iinmlii'p sf> (lo.sipnn oii Succi.i, Alcm.T- 
nia. y sol re lodo on Suizii. el sirocco de los iUiliaiios, 
el sí/zcíí. íi do los árabes. 

(X. del T.) 



iiiari- 
rii/iis 
iiuliri' 
ca/ii 
u;i: y 
US, S(» 



como 



1 tciii- 



(•ai'fi- 



i('(i 



la 



anas 

•res.» 

Irnii- 

(M'al- 

roen- 

li con 

lus 



Icinn- 



N 



i'iit 



cAi'ntiii \ I 



(IC 



>Í(M'I 



os lio lili 



lo (Id iiilci'iiii' ili'l 



mis. iH'i'o 



'\tra 



no C-; iM 



ic i'oii la! i^'iMici'o (le \ jilii (lii - 



muy li'Jos i|i> li'iicr frío, la temperatura rantc |;i o-ciiim noi-lic |iol;ir inidicrii cscapai' 

sulio (le repente soiirc O; hi nievo se derrite al;^iiiio de hi iniierte. \ este resultado con- 

y evapora como por encanto: y liouilircs y ' tiilmii i;in -idirc todo d ijtifss (\). r\ p:iii 

animales enlerman por este súlijlo camliio cocido toilu-; \n< di;is y (|iii/;is tiimiden las 



de temiieratura. 



cstul'as de idiiiniai 



Kste \ iento sophi en las rei;'ioncs polares MI 



julio el hndo se rompió (MI 
de aií'osto 



(¡ue una iii\ criiada en \allcs riMÍeiidos de 



siempre cerca de l;is iiKJutanas iiltas. y Ik'' id Matols(dikin S(diar y (d 
a(|ui poríiiu' en ( iroeiilandia se considera (d estrcídio ipiediicomplidaniente de-.|iej;id(). 

Millonees se re-id\ii') coiitiiiiiiir (d ^ iiije por 
(d ni;ir de Kara, y al e|ec|ii his tripulantes 
inteiitiir.iii componer id limpie. lVá;:'il ya 
desili' nii |iriiMMpio y deteriorado por id 




I hielo, tilplllli 



o los ;ii;Ml|eros lo mejor posij 



(Olí una me/(da de tierra y de yerlias ma- 
rinas (11 deseiiniiKi-irioii . A menudo s(> |i;iii 



empleado en los \i:ijes ¡irtieos 



iitaui 



)1a lites. ., ; -j V n V 



cees ineroli luiis iiUle 



ijlie lus mejores lini|nes lie los iistilleros de 
uuerra: jiero estu m'z. Ro-smnislow . des- 
pués (|i. hiilipi' a\ anzadoal^^ainas lei:'uas más 
;il (w1i. ili'l estreidio de M;it(ds(dikin. y |iarii 
e\i1a!' 111. a muerte sp^^nra. deldii \(d\er;'i 
siis ciiiirteles de ¡n\¡eriio. donde pnr íor- 
iniia eiiconlri'i un pescador nisoeon (d cual 



\o|\i(i a 



Arcáii.ii'id. N 



o se lialiiaii enemi- 



trado metales pi'eidosos. ni tampoco con- 



cjias (le iierla- 



lero 1 scliii'aivín dijo a 



K 



I KossmiiHlow . i|ne en cierio | 



iiint 



ilinio (le 



i'ii i: 



San iMir-l.iii'L 



cosía iiieridiiinal liaMa \is1o una roca de 
extraordinaria liídlcza (pie á la luz did 
s( I desp(^dia un resplandor ma^aiilico. Des- 
]iues de la muerte do '['sídiirakin. líoss- 
muislow procuri'i encontrar la roca, pero 

inonlanas os on cslromo perniciosa, supo- I inútilmenle. por lo cual se desatii en im- 

niiuidoso (pie ]M'oduce (d escorluito (Mitre los 

liahiianles. 

Sin liacer un ej(M'(dcio reunlar al aire 

lilire, la tripiihudon permaneciri duranto 

ludo el invioriiü dias ontíM'os. v hasta se- 



I lifj.iiia iiui\ l'uoi'lc i|iii' li.K'pn los rusos. 

(\. <lrl T.¡ 
i2i 'rr.iihiciilo lileriiliiionlo. Su]i"ru'ni(is i|iic oslos 
iiltiiiilf-: MTiiii unii i'S|i('c¡(' (U> iiii'iiuu.is ú iilra ctnluir- 
i'iiridil .'in.'ilnL:!!. i|llr |inr .~ll loCMl;i .-r li.'i ili'sii;ii;ii|o 



manas, en sus poq 



UíMlas (diozas cuidadosa- '■"" ''^íi^ rmicl.i-c nonihi-f 



1110 



uto aliriu'iidas. lo luial esjdica lVudliii(Mit(> 



:!i I.ii coiii'Iki (le iiril.is nii 



'.V. <lrl T.) 
iriiiii. la iiili-iihi ú iiif- 



quo lio pudieran e\itar el esc 



ornuto. 



que, se^iiii parece. (Milormaron casi lodos, 
iiuiriiMido siete. (Mitr(> (dios 'l'scdiiral ¡ii. I,o 



Irih/riiui iiiiif^/KritlJ'rní Mik) su ciinii'iitra cii los iniii'i's 
nirriilioiiiilí't: luiy uiin i'orn'lia di; porliis lluvial, el 
linio ni(ir;/'i ritij'rr. i|Ui' si; halla ni los rios de lii Z'Mia 
templada. 

;.v. '/-■/ r.i 






Tomo II. 



|ir(i|i('i'i(K ciiiiti';) sil ciiiiiiiiirii'ru (liriiiilii. 
Sin ciiiliiir::'!». |iiii'iln ;iIi-(i1\it ;i oti' ih' 
l;i ;i(Mi<;icinii ili' lialn'r iiii'iilidn. piii'-i dii- 
riiiitc el \i;i,|i' ili' 1n7."i ciicnnti'í' imi Iii 
liiisiiüi l't';4Íiiii. (MI \iiriii> {■i\r:\< ih' |ii/,;ii'r;i. 
|)('(|ii('fiiis \('Í!is (le ciiar/n i|iii' (•i'iiz;ili;iii lil 
iii;i<;i y ciivím |i;in'(|i's ('sl;ili;iii riiliicrhis de 
ci'llti'lllll'rs il<' ( risliilcs (|(í nicil liirli rii|'lll!l- 

(Ins. riiyii siiiicriicil Kr¡ll:ili;i cdiihi la luna 
di' un ('s|irj(i. I.a pifilra |ii'iMÍ(i>a de Tsidii- 
raldn iin era si'^'urann'iilc ni;i-; i|iii' una 
vela di' i"-li' iiiiin'i'al lii'ilíaiili'. ^iii vajnl' 
alüUiiii. 

ntra VI"'/. (MI lH07 (iM^i ."O afiiK dcsinic-: 
did v¡aji> di' l{iK>iinii-:|ii\\ ^ un uiinrru lla- 
iiiado Ludluw t"iii' iMi\ iadii para i'xaniinar 
más di' riM'ra la sn|ui('sta r¡(|in'za rii iiii'- 
lali's. ^^l\il'| sin haliiT ('iiroiilradn ti'soi'o 
alyMinn. prrn din las prinii'ra.s i'\|i|¡('ar¡()iii's 
¡ii'i'rca di' la ruriiiai'iuii li'i'idi'iLi'ica drl país; y 
;'i su surcsiii' Piispji'ldW drlH'inos \ ai'ins 1ra- 
liajiis cai'luu'l'i'iiii'iis suhrt' la cusía mvslt' de 
N iii'\ a /i'Uiida. 

l,ii r\pi'(l¡ciiiii sii^aiiciiti' ;i isjc nltiiiin 
puiili) se nl'Ü'iUli/ri y riixin i'll 1 s 1 11 ;'i las 
iinlriirs drl li'iiii'lili' l.asari'W. pm' dis- 
jiosiciiMi drl aslillcrii dr i;iiiM'i'a de Ai'- 
cáiiu'cl: y r('lati\anii'ii1i' á sus prnlrcí'- 
-oras piidii ciiiilar con recursos liaslantc 
iiuiiKM'osos. No ulislaiilc. La-ai'r\\ no era 
sin iluda a|i1o jiaiM dirii:ir iiii \ iajc de i'\- 
[•luniciou á las rei:'iiuies árlicas; á luediados 
de verano una i^'rau [larle de su 1ri]>ula- 
cioii eureruu» del escorhulo: y alij'unas se- 
manas después de lialier salido de .\i'c;ni- 
^i'\. lialláiidose en una eslacion en ijiie 
casi lodds los 1(Miipaiios i^'raiidcs de hielo 
lluliinte lli.'valian aliuiidanle uixw.i ]iol!ih|e, 



l'll \SI K N II ll'i|'\ 

e\pi'iliciones del tcnií'iite ca|iitiiii (uü'h 
larde Alniiranle y ( 'onde) Lulke ( I) a la 
\iievii /eiiiMa. en los vcrauos de lH2l, 
I.S'J-.'. IH-JM y IN-JI. viajes llevados ú calni 
con sumo ¡ii'ierto (• in1eli;,^iMiciii cieulirica. 
La (l('S(M'Íp('ioii de los misinos consliliiye 
aun hoy (lia una de las ohras más ricas en 
rúenles para el conociliiieiilo de esta parte 
del Mar polar: peri Ulo ese liave;:'ail1e 

no a\aii/.ri cu niiii:'uii punto más i|ue sus 
predecesores, el i'elato de vMis \ iajcs no 
entra en el plan de la pai'te histdi'ica de 
esta (dira. 

I'liitre los viajes rusos citaremos tanihien 
lo> siyuieiites: 

I,os did limonero iwanow. de IS'J-J 
a IN-JK. durante los cuales Ira/it el mapa 
de la costa entre el rio Kara y el l*(>(scliora. 
haciendo al efeclo expediciones jior tierra 
en trineos de los sauíoyedos, 

I, os \ iajes de l'.icht iissow . de jS.'fJ 
a is:).-, ('¿). MI eimierciante A\'. lirandt y 
el empleado en la administracioii de lios- 
i|ues. Klokow . en Arcán;^'(d. enviaron 
en 1n:!"J una expedición liien orii'anizaila. 
pira eslaiilecer la comunicación mai'ilima 
con el Jeiiisoi, tra/.ar el mapa de la costa 
oriental de Nueva /emlda y ea/ar morsas. 
Al electo so emiilearou íres omliarcaciones. 
á s! hor: umi hiircaza ['.)) tripulada imr 
i o iioiiilires. incluso el comandante l'aclitu- 
ssou , leiiieiile del cuerpo de limom.'i'os, 
ijiie ya antes en sus viajos culi Iwanovv, 
liahiu estudiado hicMi hi tierra y la publaciuu 



il l''.^li' imiiilirc SI' oscrilic laiiiliii'ii I.ilkc. 

Ji l',>los iinlalili's vi iji's sO ili'.-ci'iliicrdM |)iii' pri- 
mera VI'/. .-.i'Lruii las iiaiTai'iniii's dr ZiwolUii, por el 
ai'aili'iiiiri) K. K. Miii Itai'f i'ii tA ■ Holi'lill cioillilico 



Ulientrasiine los iirrovos de nieve derretida. P'iI'H'M'I" p"i' l^i .Vcadomia Imporial do i'ioni'ias fii 



lie rájiida curriente. hajalian en Indas jiartes 
de la costa al mar. iiuejiise de las diiiciil- 
lailes para ohtener ai.ua dulce, ote. Todo el 
V ia 



San lVl('r.s|iiii--o, tdiiioll. N."l(, ID. II i|s;t:i.» I'mi'ito 
i|iu' iiiiti's iii) sn saliia nada i'ii San PcU'i'sliui'iro do Ins 
viajes do l'ai'lilussow. los iiiá.s nolalilos i|U(' puodo i'o- 
jiisli'ai' la liisloria rusa do los ina 



ai [Jaiiiaila N'uova ZoniMi 



ros polares, 
I ', ciiino los liuiiuos do 



je no tuvo, [K'V consiguiente, resullado Lasai'ow y lailKo. Ksla omliaroacion loiiía i2 piós de 

lariíii, por I 1 di' ani'lio y (i do alio; oslalia riihiorla á 
proa V popa y i'l cenlro proiorsado [uir niodio do 

De mucha mayor im[ior1aii(Ma iueruii las ; volas, 



(le 
./i 

co 

un 
!'. 

CO.'fl 

-.1 

\ 



uai 



alü'uno. 



CM'lTl'Ln VI, 



i:i 



'oslii 

ll'SIIS. 
(MIPS, 

por 

hlii- 

K'ros. 

IIOW, 

aciüii 



11' pi'i- 

.!■ el 

iililiro 

1^ i'li 

'.ll-l'CC! 

los 
(Ir n;- 

les di' 
i's (le 
(■l-l:i il 
lio (lü 



4 



4 



(lo líi costa (It'l Mar (ilacial: la pileta 
,h'insi'i,\\ las i'ii'dciii's tjcl ti'iiii'iitr Krutnw. 
coll !l liollllircs; y lllia |oi|¡;i de |ii -i 'nliiri's 
maullad. I |ior v\ timoiicid < i\\ ii-d;in'\\ . 
I'aíditiissow di'liia tra/ar id liiai'i di' la 
costa oriental de Nueva Xeiuhia: I\r(i1ii\\ 
so diriu'iria por el estreidio de Matosehkiii 
y i'l mar de Kara al .lenisei; mienlra- i|iie 

( i\\ osd;i|'e\\ delija oclijiar^e en |ii pesca 

pai'a culirir una pai'le de los n'astos. 

I'aíditussow no ]iudo penetraren el iii;ir 
de Kara, é invernó p(U' priniei'a \e/. en la 
parte meridional de la Nueva /enilda. ;i 
los 70" :tti' lat. n. y WS' :\-¿ loni;-. e. de 
( ireeuw i(di, eu una casindia vieja allí en- 
conti'ada, (juc sen'uii la inscripción de niia 
cruz erii^'ida al lado se construyo en I7.".'.i. 
La casa, en parle dei'i'Uida, se rejiaio 
coa luadcrii i1(daute. la cual alinmlalia en 
la ren'ion. y además se l'oi'mii una clio/.a 
|iarticular para haños, poniíuidola en co- 
in\inicacion c(m la casa poi' medio di' una 
;^'aleria licclia con liarriles v acios y cnliierta 
de \elas: esta i;'aleria se conservii iiias 
larde tau aliri^^'ada (|ue la Iripulacioii pndo 
jiermanocer en ella en mancas de cami>a 
sin tener frió. Kl comandante, inteli^-ente 
y uuiyapto pai'a de>em[ieñar su misión, no 
pcruiiti(') á su iiente aliaiidonarse al ('cio. 
al rcj)oso y á la periv.a; oliliu'ida ;i un tra- 
bajo rc^'ular, ú liañarsi» y á mudar dos ve- 
ces por .soinuiia la ropa Manca. ( 'ada do.s 
horas s(> Iiacian oliservaciones meteorolri- 
e'icus. La tripulación se consei'xo en liueua 
salud durate todo el inviei'iio^ pero licitada 
la judmaNcra (marzo), y ;i pesar de las 
incdidas ado})tadas, deídaniso el escorliulo. 
lie cuya enferuiodad luurierou ilos liombres 
cu mavo. Miicluis \ovq? durante el invioriio 
se alirii'i el liiclo. y el mar de Kara (|ueil(i 
lilire en toda la exten-don ipie alcanzaba la 
vista. A Unes de set¡em1»re s(> v iii una ma- 
liada (le ÓOO renos, una multitud de zorros 
se coyierou cu trampas, v además se mata- 
roa dos osos blancos. Los ¿jaa.sos se pre- 



sentaron porpidmera \ezen la primavei'a e| 
\ de mayo, 

MI verano si:,niienlc l'a(ditu--ovv a\aa/.ii 
con una lancli.i ¡i ln |arL;'o de la costa 
oriental lia-1a los 7 j ;|M' lat. n.; y como 
hallase an puerlo muy Imeno en la orilla 
izipiierda de nn rio. dii'i a (''>te el nombre 
de Savvina. .\i|Ui v iii los rcsfns .b» una 
choza. ;'i cuyo lado elevi'ibase una cruz con 
la inscripción S,t,ni'a I h-iunnf, '■> ilc 
¡innn I ' I 'J y (|U(> eu SU o|iinion era un 
l'ecncrdo del viaje de S:i v\ VV a l,o<idd\Ín, A 
su rej^'reso de esta excursión en lamdia. 
l*aehlUS'-ovv \o|vÍii ¡i bol'do de sU propio 
bnipie. y Av<í\r i I ^ de julio al \\ de 
ai^ii-lii ¡IV anzo. sin i|ue e| hiido le ojuisiera 
oli-facnlo-'. á lo lar,i;'o de la costa oriental 
h;iri:i r\ noi'te. en dirección al estl'cidio de 
Malutseblsin. hurante este viaje paso por 
(dril puerto muy conveniente, situado ú los 
7 "J ".M)' latitud n. en una ensemulaá la cual 
dio el nombre lie lialiia de Líilke; y (|i's|iues 
volvii'i |ioi' el csli'eidio de Matotsidikiii al 
l'ets(diora. 'I'ambiea á lu lariio de la costa 
oi'iental de la ¡Kiid»^ norte de "Nueva Zem- 
bla el mar estaba libre de hielo; pero las 
prov i-iones calculadas al -alir de Arcán- 
^■el para I i meses hablan di-minuido ya 
de tal moilo. i|ue el atrevido aa\ (';i'an1(> no 
pudo aprovecharse de |;i ocasión de dai" 
la vuelta (|uizás á toda la Nueva Zembla. 

l)e la< otras dos embarcaciones ([ue ha- 
1iian salido de Arcáni:e| al mi<mo tieaipo 
con la barcaza de l'achtassow , la ludja 
volvió con una rica caza sin (|U(> se reci- 
biese nolicia del ./«'///Ve/. I 'na justa iu- 
(jiiielud por la suerle de este liarco, y v\ 
deseo de conocer la costa oriental de la 
jiai'te noi'te de la isla tan liien conu) la pai'te 
sur, dierna el im¡)also al seyuado viaje de 
Pa(ditassow. 

Para esto id i^obiiM'uo equiíff» ^'"í^ ¿goleta, 
y ana barcaza, llamadas k'rolu,i- y Kn- 
sii/n^ir. nombres de los dos oliidales del 
Jc/iisci. l'achtassow se eucar'i'ú del uuindo 



V il 






■ I ,*f ' 




IMAGE EVALUATION 
TEST TARGET (MT-3) 



^ 








// 












:/. 



C/j 






1.0 



l.l 



■ 1IIM 



M 
1.8 





1.25 


1.4 


1.6 




-• 6" — 




► 



I 



V. 



<^ 



/^ 



VI 



<p. 



.■>; 



é> 



^>: 




/ 







Photographic 

Sciences 
Corporation 




^ 



4f 






4t>^ 





:\ 



\ 



U\"''^ 








23 WEST MAIN STREET 

WEBSTER, N. Y. 14580 

(716) 872-4503 






1 









{ ¡ 
I í 



t 



m I- 



t , 



Lili 



172 ( lllil NNWIHIACION 

(Ifi la pi'iinora, y del de lu sc^'uudií o\ ti- 
luomM'o Zi\\i)lka. l']sta ve/ el invierno 
de IK.")!-:}."» s(> j);is(> cu la parto lucridiiinal 
del cslivclio do Malolschkiii. oii la dosciii- 
liocadura dol rio 'i'scIiiraUiíia. dondo so 
ooiislniVít una casita con la madera quo so 
lialiia traillo, con lits restos ár tros (diozas 
viejas halladas cu los alrededores, y con los 
del casco del luuiue de líossiiutis/oir. (|Uo 
estalla (Mi la playa. I,a casa (>ra un ¡talacio 
011 comparación de aquella en (¡uo I'ach- 
tussow jialiía invernado antes: se <'omponia 
(lo '2 lialiitaciunes. la una de "Jl ■; l(i ])iés 
para la trij)ulacion (1 1 houilrros). y la otra 
de \'¿ X 10 piós para los olieial(>s y el ci- 
rujano: además lialiia, como de costumlir(>. 
un cuarto para los liafios. MI estrecho do 
Matotschkin no s(> heló hasta el '^l de no- 
viendiro. y el ternunuetro no liaj('i nunca 
del punto do con;4:elacion del mercurio; do 
modo (jiu» (d frío d(d invierno so pudo so- 
portar iacilmentt\ porqiuí .a tripulaciíui 
vestía el traje de los sanuiyedos. IVro las 
tempestades de nieve eran tan fuertes que 
!i voces i)asalian oidio dias sin jioder salir 
nadie do la casa, la cual so cubría tauíhiou 
de tal modo do nievo, que varias voces la 
(dnnienea dehiii servir de puerta. Sin om- 
liargo. la casa uf» estaha provista do una 
(diiüionoa verdadera. sin<> construida á 
manera do una cánuira jiara ahuuuir el 
tocino. Como los osos aciulíau on i^ran nú- 
inoro á la casa se uialaron onc(>, de los 
cuales uno estaha sobro ol tocho y otro en 
(d vestíbulo. Durante el invierno la tripu- 
laeiou hizo mucho ejercicio, dedicándose á 
la caza de zorros y otros trabajos. Kl estado 
sanitario era bastante bueno, atendidas las 
condiciones de la estación, ¡)uos sólo murie- 
ron dos liombres. l']n la primavera so levan- 
taron los majias del estrecho do Matotschkin 
y do una pnrto do la costa oriental del 
norte de la isla, después de varias excur- 
siones en trineo emprendidas al electo. El 
verano sin^uiento so intenli». aunque en 



PtíL ASIA Y i:i noi'A. 

I vano, pasar al rededor do hi parto norte do 
I la isla. Kl '¿ d(! junio hubo tronadas con 
luortes lluvias, vol '' do soliembro la ex- 
pi'diciou volviiiá ArcánL,^)l. I'or des¿^racia, 
P.ichtussov,' i'u('! ata(!ado del tifus poco 
después do su lloi^ada y murió el '^ 
do novioiultre do is:}."). l']sta ora una pér- 
dida muy sensiblí!. puo> por la abnofj^acion 
con que ('umpli<> la misión do que so ha])ía 
enear^^ado. asi como por su inteligencia, 
su valor y p rsoverancia, ocu[)a uno de los 
lugares más disliuguido i entre los nave- 
gantes al Polo, l'or otra parto, pocas expe- 
diciones árticas han recogido tal sórie de 
preciosos datos astronómicos, ni hecho tan 
importantes trabajos geodésicos y observa- 
ciones meteorológicas, obteniendo noticias 
sobro el Ilujo y el redujo ele. (1). 

l']n 1h;}7 el célebre naturalista K. K. von 
Haor emprendió un viaje á la Nueva 
/(Mulila en compañía d(d teniente /iwolka. 
el googiiosla Lolimann, ol dibujante Kóder 
y ol oml>alsamador l'hilippow ("J). Visi- 
taron el Matots(dd<in Scliur, penetrando 
con una lancha hasta su parto oriental, y 
como enciuitrason iibro di; hielo ol nuir de 
Kara, desembarcaron después en la bahía 
de IJosimannaja, cerca do Nechwatowa, 
en una isla situada en el estrecho do 
Kostin. La expedición no llegó por lo tanto 
en ninguna i)arto hasta ol punto alcanzado 
por sus predoc(>soras; poro es importante 
por las observaciones hocdias sobre la na- 
turaleza del mar glacial que rodea la 
Nueva Zembla, observaciones debidas A 



lll Lo.s dotiillos solii'o los vi.ijos de Piíolilussow os- 
liin tomiidos lmi piírlo dol Iriiliiijo íiimmIjii cili\do de voii 
HiiiT. y do lii 'Nueva Zoinblü ole.,» de Ciirlos Svciinkc, 
¡m|iiL's:i en ru.-o ¡i cxppn.siis de M. K. Sidorofl Snii 
I'cliM'sliUPíío IHCiü), y de.l. Spriror. «l.u Xuevi> Zi'in- 

lllil. su pi'il^l'iirill, su llisloi'iil IKllUl'ill y su YilioP 0<'0- 

ni'iinico-polilico, dcscrilii scfíuii los docuiiK'iilos lilo- 
Piírios iSupIfiiieiilu N." '2\ (h: liis 'Nolicius g;cogriilii'ii8 
dü l'utormiiiiri,>) Golli.i IWTi. 

i2) ílJülotiu cii'iitilico puhlicadii pu" la Academia 
Imperial de San l'<'lorsliui'go .■) Tomo 11 (IS:i7;. 
::iri; III 'lH:tS^, pájr oc, y enotros pasajes. 



UI 

bi 

1» 
is 

(1 



li'l 



CM'fTl 

un siil)¡o. Sin ciu])ar^() ¡i posup dnl rospoto 
que nioreco el ^ran noniltrc de H;ior couio ; 
Iioinbre científico, no s(> puodo n(';,'!ir que , 
por sus Irabajns sobro la naturaleza tW la 
isla, fundados ou un li^^cro oxámon, so han 
deslizado nuiclias idoa^^ inexaetas on la li- 
teratura científica sobre las condiciones ! 
naturales de la parte oriental del mar 1 
(ilaeial. 

Para terminar el trazado del mapa de 
la isla, el gobierno ruso envifien 1X38 una 




AufiísTo KAniowi rsi II Ziwdika, 

nni'idn pn iKlil rn Vi)r^^vin: imiorlncn ISIO en \iii'v,i ZoiiiMíi. 

(]o[-in (le un hosi|uejo á I.) (iliinKi fnrilitiido 
I or 1 1 Sr. l'AMi.o IJaícimmii F. 



nueva expedición mandada por los te- 
nientes Zi\\olka y Moissejew. Kstos pasa- 
ron el invierno de lH8S-;ií) en Molkaja- 
Guba, en la costa oeste de Nueva Zembla, 
íl los 73° 57' lat. n.; pero esta vez faltaron 
la inteligencia y destreza de Pachtussow, 
y la invernada tuvo un desenlace fatal. 
JiOs m;'is de los '¿5 hombres de la expedi- 
ción enfermaron del escorbuto durante el 
invierno; O murieron, y entre ellos Ziwolka 
mismo. Durante la primavera, las excur 
siones para efectuar los trabajos cartográ- 
ficos en las cosfas vecinas debieron inter- 
romperse, porque no se habían llevado 



i.o VI. 178 

anteojos para la niev', precaución (jue 
l'achtussow no olvid(>, teniendo además 
cuidado de teñir de negro los párpados in- 
feriores á iln de protejer la vista contra el 
reil(>¡o deshimi)rad(»r de la nieve. No obs- 
tante, la e\p(>dicíoii trazc» los mapas de 
grandes extensiones de la costa oeste de 
Nueva Z'Mubla, agregando preciosas noti- 
cias al conocimiento de las condiciones <lo 
la temperatura en esta región. <iue fu»; 
menos rigurosa de lo (jue se habla creí- 
do. Durante el invierno la temperatura 
no bají) nunca á más de ;{:}": en el mes de 
Julio s(')lo se tuvieron tres noches de he- 
ladas, pero algunas veces el termómetro 
marcó -j- is''á la sombra; en agosto sólo 
heló durante tres horas. Todo esto depende, 
naturalmente, do la inmediación de unas 
cor"ientes marinas templadas y del hecho 
de hallarse el mar sin hielo todo el año á 
poca distancia de la costa. 

Coi) esta desgraciada expedición a la 
Nueva Zembla, no tan bien organizada 
como otras, según parece, los viaj<'s d(! los 
rusos ¡i dicha región concluyeron para mu- 
cho tiempo. Antes del periodo en (jue los 
noruegos comenzaron á pescar en estas re- 
giones sólo pueden citarse dos expediciones 
más en la historia de los viajes al nor- 
deste. 

La primera se organizó por influencias 
del capitán de la marina rusa, Pablo von 
Krusenstern, quien deseaba emprender con 
la goleta de su propiedad, Yemnik, á la 
sazón en el Pestchora, un viaje al mar Po- 
lar, á fin de levantar el mapa de las costas 
situadas más hacia el este. Tenía inten- 
ción de encargarse (A mismo del mando su- 
j)erior y de llevar á su hijo. Pablo von 
Krusenstern el menor, teniente de la nui- 
rinarusa, como segundo comandante. Esto 
se adelantó para equipar el Verina/i. lo 
cual hizo con una inteligencia y previsión 
admirables, del mejor modo posible en una 
región donde entonces faltaba casi todo lo 



Ir 



17* 



cimisv wrr, \c:iiiN pki \si\ v i:i'ruip.\. 



iM'Ci^siino ii;ir¡i iirnvocr una (Miilnircacidii. 
\ lili l\iMiii.soiist('i'ii, padre, iki |iu(li) lli'^rar 
á tiempo al ]iuii1() do partida, ¡inr lo cual 
cuiillriii el luaiidu ;'i su liijd. 

J']ste salií) (1(> la deseMilmcadura del |*(>ts- 

ciíoru <>i ";;':;;';;;::;;;"■ de \h(uk tivs .uas 

después lleiriiá la Puerta del Kara (piecii- 
eoiitriMleltiiilo lilire di' hielo. a.^i como el mai' 
ijue se extiende más liáciu el este: jiero lo 
avanzado de la estación, el aparejodelectuo- 



e(|uiparse y además una liarca norueo;ii 
provista de euliierta, que recibi»^ el nomliro 
de h'iithriuii. 1*. \iim Krusenstern, pI me- 



nor, enear^'ado del mando, sah(i el 



do 



ai.'-osto de Kuya, á orilla dfd l'etsehora, 
dniíde sii-i liarcns haliian anclado. Kl "^ 
de ai.'-osto los dos |)0(juerios liutjues penetra- 
ron á i'uer/a de vela en el Vu^'or Scliar, 
después de lialier estailo detenidos lar;,'0 
liomjio por las tempestades y vientos con- 



I 

1 I I 



b'i I 



lj 








I'mUci MiN l\|il>l NsllMlN, r.l Ml'MMI. 
iiniíclii en H<\ jl iii I ••I i: iiiiicrliien UiTpíil, en l»ri. 



so del } o'iiinh y setiuii jiarece. taniliieu el 
tenor de las instrucciones reciiiidas iiidu- 
Ji'ronle á re;,M'esur después de lialier pe- 
netrado á cierta distancia en v\ uiar de 
Kara. De este uiodo llegó el ."' de setiem- 
bre otra vez al JVtschora sin lial)or logrado 
su intento. La tentativa de inanzar desdo 
oste rio liáeia el esto se repitió eu iXd'J por 
Miguel Sidoroll", ]ioml)re (|uo más tarda ad- 
quiriit tanta tama i)or su incansable alan 
on descubrir la comunicación niaritinuí en- 
tre Kuropa y Asia. \\\ Ycrinak volvió á 



trarios. Algunas chozas construidas por ios 
]iescadores ocupaban una parte de la orilla 
derecha del estrecho v en ambos lados del 
mismo veíanse <'Sa)no¡ie(l-tsrJnons>, (tien- 
das construidas con pieles de renos) y 
algunos de estos animales. Los que las ocu- 
paban liabian subido h los techos, uianiles- 
tando el mayor asombro con sus ademanes. 
Ambas embarcaciones anclaron cerca de la 
isla de Waigatscli; pero algunas horas des- 
pués varias moles de hielo penetraron en el 
puerto siu que hubiese cambiado la corriea- 



el ',' (le 



•MTII I II \ L 



le. arraiioaron ol Yoruuif/i (li> sus ujiflas y 
arraslrardiilcül mar do Kara. A duras pi'uas 
|iudo (|U('ilar lihrc y anclar <mi la iMiIrada 
uricutal dtd \'u^'ur Scliar. 

Kl jl do a^'ostd. Kruscnstoru lo\() do 
nuovo anclas [lara avaii/ar uiás hái-ia ol 
oslo, (\ Itiou buscar luojnr Iniídoadord (|uo 
ol ([uo acallaba do utilizar, (dili^radii ¡lor las 
circunstancias, [x^ro el \ ionio ora tan llojo. 




MlGlEI. KoXSTANTINOWITSCIl SlDOUOIT, 

nacido un Í^Ji en Arrliíiiiu'»'!. 



C|UO no so podía diriii'ir ol runilio indopon- 
diontoniente do las corriontos. Por lo lanío 
fué preciso amarrar ol buqiio con cabios on 
un campo do liiolo, con ol cual avanzó ol 
Ycrinnh durante los días siixuiontos más y 
niAs en el mar do Kara. La (>n)barcacion 
quedó muy pronto rodeada completamente 
de hielo 6 inmóvil; el tiempo ora á menudo 
hermoso: el termihuotroniarcalia -i- 1": y por 
un electo do espejismo, la li;j;-ura de los tóm- 
panos se rellojahu on ol hori/onto. jtroson- 
tando las formasmásmaravillosas y sorpren- 
dentes. Por todas partes veíanse estanques 



d" aj:ua dille» on o| liiobi mI-muiík í\>' 'j:vn\\ 
circuntoroncia y un;i proi'undiibid batíanlo 
coiisidorablo. Mu el cauíitodo liíi'lo más pn'»- 
\¡mo al buquo había, por ojoinplu. ciiatrn 
«lay:osA. i|i> |,,^ cuaje-! uno s¡r\iii para 
coiupji'tar la pro\ ¡sjoii de ai^Mia. ol otro 
para hidior. o¡ tercero |iara los uso> diarios 
y ol último para lavadero. 

11, ;i.i.' -.•ii.M„i,,,. I , . , , , . . 

''' .'.' .!.■ .,_• ,-i,. '■' bielo oiMpi'zo a iipriiuirso. 

reinando un lii^N'ro viento i|e o. S. ( ). Kn la 
co:i\ ieeioii de(|uoo| barco (juedaria pronto 
destrozado, so comoMZ(iá poner on salvo las 
])rovisionos y laslanclias sobro (d liitdo: |)ei'o 
la presión vo<.t) al poco tiempo. l'n;i fuerte 
lluvia que ui.ís tarde comenzii á caer con- 
vírti()so en ui'xada al soplar el noroesl(>. \\\ 
jN.i,. ,,'.',! i' 'h'\ísiise lii costa ih^ \aluial. á 
tiempo que un tém]tano di' una braza de 
ancho so iiitroducia ihdiajo did bu(¡uo in- 
clinándole por la iiai'te de estribor. Al ilia 
siu'uieiile estullii una te;npes|,id did S. Sud ■ 
oeste cou niovo. y el Ímpetu dej hielo sa- 
cudió (d barco \arias veces con tal vi(don- 
i'ia (¡no ios tripulantes se precipitaron ;-obro 
cubierta para sahai- las provisiones arro- 
j;índolas sobre el hielo. Kl bu(pie si^ halla- 
lia entonces cerca do los 7u lut. n. v 
(i.")" loni;-. o. de (ire(>n\\ ieli. poco más ú 
miMios (bdante ibd centro de hi entrada do 
lii dosembocadui'a del rio Kara. Los tripu- 
lantes trabajaron todo el día para romper 
con hachas y barras de hierro los ánii'ulos 
an'udos do lasni(jh>s do hielo (|U(> (q)rimian el 
buque. Kl " ;'•• j:!-;;:!!!^ ],ij,„ ,.,|„, ,. llovió. 
MI hi(d() s(> movía con tal tuerza que oi'a 
imposible iVaiKiuoarle: on la tarde del 
mismo día ol Yerm rocibi(') varios ^nil- 
pes muy violentos, y (d casco so oloví» á 
un pié de altura. MI 'j' do setienibro >ina 
fuiM'to teni[iestad impeli(') (d Imkiuo hacia ol 
nordeste; y como los tripulantes osporalian 
;l cado momento quo so hicioi'a jiedazos. 
construyeron una tienda sobro o', hirdo [lara 
guardar on ella una parto de las provisiones 
del buque, asi co;uo también la l(M~ia. Mra 



I 



rl 



T 






\% cini I NNAVi'r.Kí.ioN 

l)r('c¡s¡iiii('iil(' el (lia (1(<1 iiiili'iiario <li'l iiii- 
pcriit ni«:n. (iiif se cclclird ('(tii un sdlciiiiic 
jHiiu'lii' y alt';,'r('> iMiK'ioiios, auiii|ii(' ;i cada 
ínstaiilt' iiDilia cspcrars»' \ iT el liui|iii' aplas- 
tado ciitri' las iiutit's d(> jiido nui' la tcrri- 
Mp tempestad impelía. 

Kl ',' d(! setiemlire el bauprés d(d "niUlUO i 
se elevó á eiiu'o pies de altura sobre «>1 iti 
vel di'l airiia y durante toda la noche ha- 
bíase uidu un ciuitinuo rumoren el casco. 
MI airua alcanzo pronto la elevación de dos 

' i 

pies; todos los liomlires abandonaron el l»u- : 
que. pero poco después rl enorme cauíp" 
de hielo donde se había levantado la tienda 
se abriti, mientras (|ne la \ ia de ai^ua del 
bu(iue \()lvi() á cerrarse, lo cual permitió á 
la tripulación instalarse de nuevo ;'i liordo. 
Kl ,' de setiembre (d limiue snlVii» oira 
vez tal oi»resion (jue la cutiierta so ar- 
([uoó como una b(i\ctla, y id . ile setiem- 
bre KrusiMistern reuiii() la tripulación para 
invitarla á ele^'ir tres individuos. (|ue co:i 
el comandante (bdiian reunirse en consejo 
j'i tiu de acordar los mejores nnvlios de sal- 
vación. Dos días des[iues abandonaron d-' 
heidio <d l)\i(|U(> di'spues di> una comida e;i 
que los tripulantes saliopiviron lo mejor de 
la despensa. Después ]msiérouse en nuindia 
hacia tierra, pero ;'i causa de la desiü'ualdail 
del hielo, (d camino l'ué muy penoso. Pron- 
to se vieron obli^'ados ;'i dejar el bote, que 
al principio habían arrastrado por el hielo, 
y á car^'ar en hombros las provisiones más 
precisas. Al emprender la mandui un uui- 
rinero habia ¿^uarilado, sin ser visto, tanto 
ag-uardiente, que durante la primera jor- 
nada lle^'() á embriagarse por completo. 
Llevarle era imjiosilde y esperarle iiu'on- 
veniente. por lo cual le dejaron atrás para 
que se recobrase do su borrachera j)or el 
sueño; y á lin de que esto so consiguiera 
antes, despojáronle de su ropa excepto la 
camisa. dt>jámlole sobre el hi(do. 

Sin embargo, al día siguiente volvió á 
reunirse con sus compañero.s, despiies de 



DEL ASIA Y KlnnrA 

haber seguido sus hiudlas á oscuras diiranb» 
toda la iioidie. A menudo se encfintraroii 
sitio-; libres ib' hielo. (|ue se debieron fran- 
quear solire Ic-mpauos llotautes, los cuales 
se ponían en movimiento con ayuda de los 
gauídios dtd bote. 1,'na vez, cuando los náu- 
fragos avanzaban de este uu)do solire tina 
mole completamente cargadií, vieron (Mi los 
alrededores seis UKU'sas (jue pareciau imdi- 
naila-i á hacer coiuiiañía á los nav(\gantes. 
Kste aniiieuto de [).'><) habría heidio sunu>r- 
gir la mole sin remedio, y sólo después que 
uno de los mirineros hubo atravesado de 
un balazo la cabeza d(» la morsa que guiaba 
á sus couípañeras. se logró (¡ue desistieran 
de su [troyecto: el hecdio deuio-straba la gran 
sociabilidad de estos animales y lo poco (jue 
conocían al hombre. Después de haber llo- 
lado varios dias sobre un témpano cerca de 
tierra, y de franquear grandes distancias, 
saltando de mole en uujle, Krusenstern y 
sus compañeros llegaron por lin el '^l de 
setiembre á la costa. Kn las inmediaciones 
hábil un cam[iamento de samoyedos (jue 
recogieron á los náufragos afectuosamenli". 
ol)se(|uiándolos lo uu'jor posible; diéronles 
carne de reno cruda y cocida, lengua y 
tuétano de este animal , pescado crudo y 
grasa de oca. .\cabada la comida los viaje- 
ros, rendidos de cansancio, se acostaron en 
las tiendas de los sauu)yedos sohre blandas 
pifdes de reno. «Toda la inquietud y las 
penas, dice el jefe, se habían olvidado, y 
experimentamos un inlinito bienestar, cual 
si hubiésemos entrado en el Paraíso.» Des- 
de alli se dirigieron en trineos A Obdorsk, 
recibidos en todas partes afectuosa y hos- 
pitalariamente i)or las tribus salvajes. Sin 
embargo, esta hospitaliilad fué á veces eno- 
josa. Krusenstern. por ejemplo, se vio obli- 
gado por un ostiaco á I)eber seis veces al 
dia té y cada vez seis tazas, oiVeciéndosele 
por añadidura como golosina exquisita un 
extracto de tabaco y aguardiente (1). 

(Ii PhIjIo von Kriisonsloi'ii, 15osi[ucjos do su viJii 



íH 



Ü 



oiitriiruii 
ron tVaii- 

()■! ClllllfS 

il;i (le 1(N 
t lo-: iifiü- 
.)\)V0 llllil 
'OIl (MI los 
¡aii indi- 

10 SUllKM"- 
k-(V-i|l(Ilt (lt> 

II' y-iiialia 
csislioraii 
)a la ,i;-raii 

poco l|ll(! 

labcr llo- 
u ('(M'ca (!•' 
istaiii'ia-;. 
cnstfiMí y 

el ;;; a.? 

^(liaeioin'>! 
yodu^ (|Ui' 
p-íauKMilc. 
diéronliN 
l(Mi;:'ua y 
crudo y 
U)< viaje- 
slaroii on 
> lilandas 
ud y la>! 
¡dado, y 
tar, cuul 
lso.« Dos- 
()l)dorsk, 
i V hos- 
|ajps. Sin 
oes ono- 
vió obli- 
vocos al 
endósele 
liisita un 



O- 



lio su villll 



••vrlTii." VI 



1:: 



Kl avoiil lirado viaje de Knisciislcni |ior 
td mar ile Kara dcniosfralia una vez más 
(¡ue o! navo;;anfe ]ior las re;;ioiie> árticas 
debo evitar ante todo quedar <Mti,'iilo cutre 
jo* liielos. I*reci>anien1e la c¡rciiiis1ancia 
de que el camin» de hielo donde ijuedrí apri- 
sionado, corea lie ^ iipir Scliar. pudo avan- 
zar hacia hi costa oriental del mar del Ka- 
ra, príieha (|ue este último eslalia lilire en 
su mayor parte de hiido. y que un Iminie 
de vapor (> un huen barco de vela haliria 
podido lle^'ar muy lüon este año. lo mismo 
que el anterior, á las desembocaduras cbd 
( M)i y del Jeiii-iei. Kl relato sol)ro el viaje 
de Krusenstern es por lo demás la primera 
descripción completa inio tenemos ile \ina 
navegación desde (>1 ueste al este por el 
mar de Kara. Kntonccs apenas podía su- 
ponerse qjie diez años más timle una inli- 
nidad de embarcaciones avanzarían lilire- 
mente y sin obstáculos por el mismo ca- 
mino. 

Poco después de los dos viajes aquí cita- 
dos, y antes de que estos se conocieran más 
ireneralmento por los escritos ireo^ráíicos 
de ia Kuropa occidental, túvose a.unto pa- 
ra un nuevo capítulo sobre la nave^'aciou 
por el mar de Kara, capitulo debido á la 
circunstancia de (¡ue los pescadores norue- 
iros se vieron (djü^^idos á buscar un ]iue\o 
territorio para la caza-pesca cerca de Nuc- 
\a Zembla v más allá de esta isla. 

La historia de la caza-pesca en las inme- 
diaciones del .Spitzberg,' no se ha descrito to- 
davía lo bastante, y es aun muy oscura por 
muchos conceptos. Se supone que después 
del descubrimiento del Spitzberg en ITíOO, 
por lkrents,la pesca en el Mar (ílacial tuvo 
su principio durante el primer viaje de 
Hennet, en l»!o:j, con la caza de morsas en 
la isla de los Osos: y que la pesca de lia- 
llenas fué iniciada en 1(510 por Joñas Poo- 



ilo mnrino. Dcdicatios íi sus omigos. HirscliLiTg cu 
Slletin: éin pié de imprcnln. 

Tuuo II 



le. l'eri ya en el año siguiente. Puole, cu- 
yo barco se liabía perdido entonces en la 
costa oeste del ."Spitzberg, encontró en llorn- 
sund un buque de llull a! que confió el 
sal\ amento; y «los años uiás tarde, los 
inirlesfs. para rei-liazar á los i'slranje- 
ros de los parajes de la jtesca. que de- 
seaban monopolizar, viéronse obligados á 
enviar siete buques <le guerra, que encon- 
traron allí ocho enjbarcacioiK's españolas 
asi como un gran numero de holandesas y 
francesas I'ikmias. 11!. jiág. Kiví. 7l(i y 
i-n otros pasajes). Aun en nuestros días, 
toda noticia por la cual se anuncia la exis- 
tencia de nuevas fuentes de explotación no 
se propaga tan rápidamente como en este 
caso habría debido succ»ler si al lado de 
la historia del ■•tlescMiltrimienlo. escrita por 
llakliiys. i'urchas, de \'eer y otros, no 
existiera otra desconocida del dcsculiri- 
miento y de la pesca, sobre la cual podrán 
encontrarse (juizás aun algunos datos en 
los archivos de .<an Sebastian. Dunkerque, 
llull y otros puertos de mar. 

Como (|uiera que .sea. no cabe duila (|ue 
los viajes de los ingleses y holandeses al 
nordeste han comunicado el impulso á la 
pescado laltallena en el mar que se extiende 
alrededor del Spilzber;.'. jiesea que aumentii 
en muchos millones el tesoro nacional de 
estos ricos Kstados comerciales. La pesca 
se verificaba al principio en las inmedia- 
ciones de las costas, perú pronto las balle- 
nas se retiraron de estos sitios, do modo 
q\ie los [lescadoros debian buscar otros pa- 
rajes de caza-pesca, jirimero más hacia la 
alta mar entre el Spitzl»erg y (Jroenlandia; 
después en el estrecho de iKivis; y jior fin 
en el mar Polar Antartico ó en los mares 
deamiios lados del estrecho de Hehring. 

Kl S¡)itzberg quedi'i bastante abandonado 
cuando la pesca de ]>allena cesó en sus al- 
rededores, hasta que los rusos comenzaron 
á fundar allí colonias con el principal objeto 
de cazar zorros v renos. Muv poco se co- 

23 






!' 



m 



\:h 



riíii i\\ \vi;ci,\( iiiN rii:i. asi\ y iíiiiopa. 



HOCO (lo sus cacoríüs; poro do la circiiiistMii- 
ria (lo (¡no oii casi ludiis los Murdos del S|i¡1/.- 
hor;,' so oiicuoiilraii roslus ái^ sus \ i\ ¡tMida> 
y puostos de caza, dodiicoso (|iio Imn tVc-- 
ciioiitado af|Uollas ro;¡;¡oiios cu liastanlo cx- 
lonsioii. Paroco ijiio han iiivornado uuiclias 
vooos, [troUaldoinoiito iKirijUo la mala odii- 
dicion de sus barcos S()lo los poruiitia á uio- 



á las citadas islas >^<' vorillcí» ou iHól-.^'^ y 
1u\(i un fin muy dcs^rraciado para la ma- 
yor parte de |(is (|uo tiMuardU parto ou él, 
puos do M'iiiti' lidinltros uiurioron doce, Kn 
camliiu los viajos de los ii()ruod;()s al Spitz- 
lior^', iiiau;.Miradns á Unes dcd si^Ho jiasado, 
y ([uo priiicipaliuoiilo tienou pnr olijfMo la 
caza de lucas y uíorsas, durau auu hoy día. 



, i 



I 





1 


, i 


li 

1 ' 


i 







BAtll O |1H PKSlMlOnKS NllllUDciOS. 
l'.\ liaren "Vr: Vi'n», cniírli'íilu i'.i lii ('\|ji'ilii'iiin -iu-im iiI ,loni.<c¡ en l'rj. 



diados dol verano hacor la travesía do ida 
y vuelta al Spitzberg; y porque, á uk'mios 
de invernar no podían tomar parto en la 
caza de otoño, durante la cual se mata ol 
mayor número de renos y los más gordos, 
siendo también ol invierno la estación en 
que se adquieren las espesas y preciosas 
pieles de los zorros, pues entonces revisten 
su pelaje de invierno (1). Su último viajo 



rambion su historia se conoce muy iucom- 



il) Lns nolicins soliro ol <í(''nerode vida do los cn- 
Ziidoi'cs rusos en el Spit/.ljcrií se ciiciicntriii) en P. A. 



lo Hiiy. 'lírlution i/cs arrnt.uriá arririrs á qttatrr 
iiHitflotii ni^svíí etc.» (I7(i(!); Tscliilsclingow. «Vinje 
iii ^.'.■l^ P<)liir> (Siiii Pok-rsliui-fio ITit.'t); Jolin Hncs- 
ti'om, <Ui'lnp¡ori do un vinje ¡il Spil/ltorg en 178(1) 
(LiMidrcs ISOS. si'fíuii nolii'iii, ])ori|uo yo mismo no lio 
viíto csl.i oliPM,: H. M. Koilliiiii, «Viiíjoii In Finmiirca 
(Irionliil y Ocoidenliil. i'i \¡\ i.shi de los Osos, Sjulzber^ 
y A.iiviic'V'n 1S:Í7 y IS:iS. iCilsliiiiiiii !.S;;li; A. Krmnii, 
('Aniíivo pnrii nolicins i'icnlilii'ns do Rusiii," XIII- 
2(10 liS.'i'n; K. Cliydonins,.) «lixpodioion suocn al Spitz- 
liorp IS(i|,'> pn^r. i:!7); IJunór y Nordonskiold: «Los ex- 
pediciones supcíis ni Spilzlierfr y Ynn Mnycn en iSCt'i 
y ISd't,» (png. |(ll). 



capItci.o vi 



ITlt 



|ilotiUii('ii((' liiista ni l.'i iiii^iiiii NoniCLTii, 
ciiaiiilo iiii-iios liasta iH.Sh. aiHi <<ii i|ii<' las 
cxpcdicioiios (•¡(•iilillcas suecas ciiiiiczaroii 
i'i visitar rc^íulaniit'iilí' ostas r(';:iitiirs y á 
iiitri'calar cu sus reíalos ilexiajc iiuticias 
más (') ni(''iiits ('(iMi|ile1as solip" las partidas 
(le caza de los iinrucfjfos, cjcuil'li» «lue luas 
larde i\u'> imitado por al;,niiios diarios y pe- 
riódicos de su pais y eslraujeros, parti- 
cularmente por las <• Noticias de l'eter- 
mauii'>(l) auu(|ue no de uu modo muy 
completo y sistemático. 




F.i.i.iNc. Caui.shn, 

nnciilorii |í>lMiii Troms" 



Poco más ó menos en I8()(l, las morsas, 
focas, osos y renos comenzaron ;'i disminuir 
en el .Spitzl)erí4' do tal modo, (jue los 
cazadores se vieron oMiiíados á buscar 
nuevos territorios de caza. Dirii^iéronse pri- 
mero A las regiones septentrionales y orien- 
tales menos accesibles del Spitzberg, y 
después más liácia el este, en dirección á la 



(I) Anlosdi' 1858 se encontró en Ins v Noticias do 
Petermunn» un sólo dnto solire la cuzíi en el Spitz- 
lierg, cuvii existencia sólo crii conocida entonces, se- 
gún parece, de pocos geógrafos europeos. 



N'ie\a Zemlila. alejándose de esta isla en 
dirección al mar de Kara, donde avanzaron 
más (|iie toibm sus predecesores, l'ln la his- 
toria del paso del nordeste dídien dedicarse 
l»or lo tanto siempre algunas págimis á loa 
atre\ idos \ ¡ajes á Nueva Xembla de estos 
lieíjiicHos barcos (b; jtescador, abastecidos 
para un verano. 

Kl primer pescador noruego (pie visib) 
la Nueva Zembla rm'' Klling Carlson. c(i- 
nocido más tarde por liaíier tomado ])arte 
en la e.Npeíliciíui austriiica al Polo Norte. 




' ■■^:>\<i' 



■* '*■ s. 

IM'IMUmi lIliíM 



ImiANNKSCN, 



lllirjilii i'll l^ll l'll llal'-rj'il'il. 

Este se dirigiíi en IMÜS con una lanclia 
desde Hammerlest hacia el esto para pes- 
car, penetn') por la puerta del Kara en el 
mar (le igual nüinl)re. pero volvió pronto 
por el estreclio de Yugor y dirigi(3se des- 
pués hacia el norte basta el cabo Nassau. 
Atraído por la abundante caza volvió al 
año siguiente á las mismas regiones y pudo 
avanzar por el mar de Kara liasta cercado 
Poli-Ostrow, desdo donde volvió á Noruega 
por el Matotschkin-Schar. A'arios pesca- 
dores noruegos siguieron pronto el ejemplo 
de Carlsen, y uno de ellos, Eduardo 
.lohaunesen, hizo un viaje muy notable, por 






i' 



IHft I IRi'l'NN Wl'iai IIIN l>l 

lo i'ual ilin' sohrc i'l ¡iI^miihh piílaliras vn 
í'stc lii;»'¡ir. 

.IitliaiiiK'siMi aiiclii i'l ;t¡ di' marzo cerca 
(le la isla (le NrcsclidiiscliarsUi. sin liahcr 
\ islo (<ii su camino hielo llotanle. l)(>s|iues 
remoiili) á lo lar;,'o de la costa oeste de 
Nueva Xeinlila, |ior unas a;.Mias ca<i lilires 
de liielo. y pasando por delante del estrecho 
d(! MatotscliKin lle;;() al caho Nassau el 
l!l de junio. |)es(le aíjui V(d\i(i si^'uiendo 
la costa (MI dirección al snr. hasta (|ue el 
•Ji» lie junio entro por la l'iierta del Kara 
en el mar de iüual nonilire. ( 'ru/.o este por 
a;,Mias completamente liltres de hielo, y 
después de halier Iletrado á su parle oriental 
si;.;»li<i la co-ta de Valmal hacia el norte i 
hasta |!eli-( l^trow . VA 7 de ai;(wto licito á 
esta isla y desde a(|ui dirigióse al snr á lo 
lariro de la costa oriental de Nueva Xemlila 
hasta la INuM'ta del Kara |ior la cual tomó 
el camino de vuelta para Noi'nei;;a (1 . 

i'',!! el mismo año tamliien el ca/ador ("J) 
in;rl(''s.lohn l'alliser (H) se diri.irio por el mar 
de Kara y por el estnv'ho de MatoIschKin á 
]ieli-< istrow . \(i!\i(i por el ^^li,'or ."^char 
con una caza aliundante (I) de aiiuelhi 
re^'ion. donde la morsa retozaha antes tran- 
(|uilamenle «'ntre el hielo ílotante, y donde 
el oso lilam'o no hahia encontrado aún 
quien le iloininase (."»). 



(|i I'.l |irimi'r ri'l.il'i Milii'c t'stc vinji" m' luililiciM'ii 
Im /iVcísía (/(' /os ilfli(ih:< ilc la Hiitl Actidi'inid Sufca 
Jr rienrids fiíirtt jSTO, pii^. III. 

(Ji 'l'r.iilii/.i'o ;isi l.'i |i;iliiliiM iiiiili'.'í.i .</i(>rí.<iiiiin, 
iiiiiii|Ui! |n r k) tci-HiImi' M' cniíilc.i en un .m'IiIÍiIk iiiiis 
.■■iti)|ilio |iiii'ii iiuliciir un iiíii:ionatl(i ;i ciicpriii!., cori'i- 
ilíis, vU\ V, (/,•/ 7". ■ 

ll|i .\tlicniiflliii, ISliK, |i,ij;. \'.\H. Sotici(t.< ilr /'fliT- 

mnnn. \W.\. p.i-, :i!U. 

,i) F.l liiiliii ilf l'iilüsoí' ron^i.-tiii en Hl mor.siis, 
14 osos liliini'os y 'Si fooiis; oí do los cii/íuIoits de olicio 
crii 11 iiioiiuilo inns coiisidiM'MMc. I.ii ci/ii d(; lodos lo.s 
lineóos quf (mi imi c.-.le uño IimIiíiiii sidido de Ti'om&ii se 
(•ompoiiiii di' Hor» inorsiis, )>,'.V\2 locis. .">:! osos. ole. 

!.")) Tiimliicn S¡doi'oll'('ni|iroiidiii en ISIlílcoii el vii- 
povJorjf, di' su |ii'o|iii'il:id, un viiíji! mí nordcsli'. I.k'jió 
.sin onilini';;o con su liiii|ui' sirio linslii el IVlsclioiM y 
lii noliüiii i|Ui' i'irrulc'i por l.i pi't'iis:i. do i|ii(' td Jorjc 
cfeclivumciitc liubin llegado linstii el (Jlii se l'undu por 



1. »«t|\ V hllioP*. 

Kstos viajes li;,'uran entre lomas notahlti 
(pin pue(l(> ofrecer la niive;,'acion ártica, y 
ecliaroii ¡mr tierra de un ;,'olpe tothn las 
teorías (|ue fundándose en un estudio á 
menudo su|)erticial. (1(> los viajes anteriores, 
se huliian formado sohn^ las condiciones 
del hielo en el mar situado al osle do Nueva 
/eiulila, constituyendo p(tr lo lauto el punto 
de partida (h^ una nueva ('«poca en la his- 
toria de los viajes al nordeste. 

Ilespues d(> su vuelta á Norueí»!i, 
.lohaiiiieseii envió á la .Vcadeiuia de cien- 
cias de Mslocolmo un trahajosohn» su viajo 
en iHtÜ) y sus (diservacioiies liidro^'l'álicas 
en el mar de Kara, Irahajo (jue se premii) 
con una medalla de plata. Vo recilu el eii- 
cariro de enviársela, con cuyo motivo en 
la corrosfRindencia quede aquí s(> promovió, 
le dije una V(>z en bromn (|ue una circuin- 
iiavepicion dí^ Nueva /(Miihla daría por 
resultado sin duda una medalla de oro de 
la misma C('le1ire autoridad cienlillca que 
le haltia o1oi'^''ado la de plata. Kl verano si- 
;,Mi¡(Mite marcln^ á (¡roenlandia, de donde 
tardé en volver; y entonces tuve la satis- 
facción de rocihii' del capitán Jolianm sen 
un nuevo traliajo titulado «Ohservaciones 
hidro;;rálicas du 'ante una expedición do 
pesca en 11^70 alrededor de lii Nueva 
/emida,.» traliajo impreso más tard(> en los 
debates de la l{eal Academia Sueca de 
ciencias para ISII. pá^;-. 1 r)7. .lohannesen 
sij^-uiíi esta V(V,, como la anterior, el mismo 
camino d.» ida y vuelta á lo lar^'o de la 
costa occidental do Nueva Zomhla diri- 
¡xiéndose después á la Puerta del Kara, por 
donde pasó el \'2 de julio. Desdo aquí 
avanzó ])or la costa oriental de Wai^atscli 
hasta la isla de Mestni, donde entabló re- 
laciones con los sanioyedo.s. Al liablar do 
estos hace la observación, sin duda inespe- 
rada liara los filólogos, de que en la lengua 



lo Uinto en una de Ins muclina equivocaciones que tiin 
IVicilmente se iiUroduccii en la crónica del día. 



(le 
pal 
diJ 
ti vi 

mil 
ho| 
cil 

aml 

ta 

doil 

paii 

cerí 

lat. 

puij 

^alL 



M 



(I(> los s!iinoyi'<lo>^ «sn rocniíoniiii al;,'nii!H 
jpiílultras ii(ti'u<';.'¡H. ■■ Isl (>\l('riut- de l^s ¡n- 
ilií,'Pii!is Mo nlVccia 011 vcrtiud uiucIkis atriu*- 
ti vos; «•rail chatos, uiarcadaiinMitc vizcos, y 
iiiiiclios tciiiaii la Imca coiilralifclia, I,os 
lioinltrcs s(« lialiiaii coloi-ado en lila para ro- 
ciliiriosá cxtraiijcrits; y las imijcrt's fii so- 
í,Miiido tt^rmiuo inostráiidosc lodos muy 
amalilps. Kl I 1 dt» a;,'oslo estuvo en la cos- 
ía (!(> Valuial, á los 71' |s' lat. ii.; desdi» 
donde hizo la traxcsía á la Nueva Zeuilda 
para alisislecerse de leña y airua. Aueh) 
cerca de hi haliia de Idile. ;i los 7;t" |s 
lat. n.; y vit^ alli "JO renos salvajes. Des- 
pués volvi(') otra voz por el mar de Kara á 
^'almal. 

Uuraiite estas excursiones |)or el mar de 
Kara si' pasii el verano, .lohanuesen lialiía 
hecho un car;;;amento completo; más ¡'i 
pesar de esto, hallándose en un punto 
por donde los cazadores suelen volver á 
Noruopí, intentit ^anar además el jiremio 
ofrecido. .VI electo enderezii ¡trimero o\ 
ruuilio al noroeste y después al oeste, en 
dirección á la costa norte de Nueva Xem- 
hla. á (londf> lle;Lró el ."{ de setiemhre. Todo 
el mar estalia a(|ui lihre de hielo, lo cual 
atril)uvó .lohanuesen á la iuíluencia del 
Giil fslrrtnu, (corriente del ;;dlfo) por haliiM' 
encontrado entre la madera dotante cor- 
chos do rpdes de pesca norue;;'as. Desdo 
aqui volvii» á Norue;^'a después d(> haber 
llevado á caho un viaje (¡ue alixunos 
año.s antes todas las autoridades ¡jfeoi^'rá Ti- 
cas ]uil)rian considerado como imposible. 
Apenas necesito decir que la Academia de 
lOstocolnio cumplió la promesa liecha por 
uno de sus individuos sin la autorización 
competente. .lohanuesen te-ua entonces 
2Ci años de eda<l; era hijo de un experto 
pescador; habla tomado parte desde su ni- 
ñez en los viajes al Mar Polar, y liabiaso 
criado asi en la profesión á que so dedi- 
caba. 
En el mismo año otros varios pescadores 



r*plTl'l.o VI. INI 

licierou viajes notables por rl uuir de 
Kara. Kl i'a|iitan V,. \. I l\e pa>o primero 



h lo lar;,'o de lu costa oecidenlal de Nueva 
Zembla hada los 7<¡' 17 lat. n. y \o|\io 
después al estrecho de MaloIsrhKin. por 
doiide entro del 7 al M de aLToslo en id mar 
de Kara, que excepto alirunos iVairmentos 
de hielo muy disemiuailos, estaba comple- 
tamente despejado. Despui's de halicr cru- 
zado dicho mar en diversas direcciones 
V(d\ io el 'J I de ai;'oslo por la f'uerta de 
Kara. 

Kl capitán V . K. MacU hizo un \¡aji> 
auálo;;o. Desde el "JH de junio hasta e|Hde 
Julio avanzo hacia el norte a 1 i lari;o ile 
la costa oecidenlal de Nne\a /eiuMa. que 
estaba libre de hielo entre el petschora y 
la peniíisula del Almiraiitazi;'o, donde eiu- 
jiezi't el hielo solido y donde entonces ha- 
bía 1 1 bu(|uesile vela y '¿ \apores reuniílos. 
Kl S y !) de junio se oyeron aqui truenos. 
Desde la peninsu'.a del Almirautaz<j:o Maclc 
volviii á diriLfirse primero hacia (d sur y 
después (el IS de julio) por el estrecho de 
Matotschkin al Mar del Kara (|ue estaba 
casi completamente libre de hielo. 

l''l caiútan 1*. (¿vale, á su \('z, y el na- 
ve^Miile A. O. Nedrevaa^, penetraron piu* 
el ^■ul;or Schar en el mar de Kara, jior 
donde avanzaron hasta lf)s 7.')" v'".í' lat. n. v 
71" .'{.")' Ion. e. de (¡reenwich (I). 

También en 1H7 1 muchos pescadores hi- 
cieron viajes notaliles por(d Mar de Kara. 



(I) (cNoliciiis (lo Pclorniiinii ■ IS71, p.'i^r. 07.— Ailo- 
iiiiis do los viiíjos (li> rivc, M.ii'k y tjviiio, l'i'loriniimi 
ril.i uiiii c'ircuiiniivcfiíK'idii do Nuovn Zcmlilii por 
T. TiirKiid.-oii. l'.ii cslii iicMsion l'i'U'i'iiiiinn lia sido, 
iiuizns iiifiiiiscioiilonKMilo. viiMima de un orror. Tor- 
Kild>cii. quo en ISTO visili'i por prinior.i ve/ ol iiiiir 
Poliir, lii/.o td viiijo nlrododordo Nuova Zcmhla, poro 
.sillo como rLiufiMíío, .salvado i-ii ol l)Ui|iio do .lohaniio- 
M'll. I'^.l propio liari'o do 'rorUild.si'il, .l//(( lialiia iiiiil- 
t'ragado ol la do .julio oii niodio do la lialiía dol Kara; 
ol oapitan y sois lioniliros luoron salvados |ior Joliaii- 
iio.son sin í|uo Tnrivildsoii, romo dioo l'olorrnami, .--o 
liuliicse oncai-fíado do niiijíuii mando on ol l)Ui|uo i|uo 
lo haliia salvado. (Véase «Tromsi'i Stiflslilendc,» 1S7I, 
N."23.) 






T 



fPP 



|N2 



r.ini:i'NNAVKnAi inN 



^ 







poro 8(')l() iiih) (lo olloH, Aíiick, aviiii/)') ooii 
lii ;,'(i|('t!i ■l'nl'frs/Ji'nini' (I,u M-itrcllii pu- 
Iiir) más li.icia el csli» (|mi' tcidos sus |iirilt'- 
cosoros. Kl II (le Jmiid oiiti'ii |»nr lii I'ihtIíi 
lid Kiiríi en el iiKir de <'>lc iiiunlirc. i|iii> 
oiicoiiln'i sin nnl iir^ío ciiliii itn ¡lúii ilf iiiüi 
(■¡Ipil siijida y ('(ilicri'litc ilc liicju. del diá- 
iiicfro de \ ,x ii 'J 111.. |iiii" 1(1 ciiiil ri>;:r('S(i 
(liriü"¡«''lid(»s(' lii'icia el iiuric á lo lai';,'() do la 
costa occldoiital de Niii'\a /iMiiM.i liaslii 
las islas del (i ni [.slrcnii (7fl H» hit. ii.\ 
(liiiidc i's|M>r(i hasta el '•\ di' a^.'usto. La 
1i>lii|)i<ratiii'a di< la aliiiiis|'i>i'a suiíii) a(|iii :i 
-fio rr. Mi iiniiiiipc (|ii(' ios |ii'scad(ii'('s iid- 
ni(':^'us lililí dado a estas islas, se tniiin df 
xai'iiis íilijctos (lo los maros iiicridimiali's 
(|ii(' el (inl/siri'(ttii lia Iraidí» hasta a(|ii¡. 
como Jtor i'jcmpln corchos de redes de pese;! 
lionie^ías, en las ijue |;is iii;ir('a> de los pro- 
pietarios se reconocieron ;i inenudo por los 
peseadores; haliicliiiel;is de l;i i'/i/ailn i/ii/ii- 
/'//'//'//t de las Indias ( )ccidentale>; piedra 
poiiioz (le Islaiidia: restos de lin(|iies iiaii- 
l'ra^^'ados, etc. MI .'t de a^'o-to .Mack paso la 
l»unta más septentrional de Nueva XeniMa. 
l)esde aíiiii enlri'i en v\ mar de Kara, donde 
al principio eiicontr(i hielo; pei'o más alia 
halhilo cumpletamente lihre: Mack lle;,'<') (d 
rj de Seliemhroá los 7."»" vT) lat. n. y s-j" 
mt' loiiof. e. de (¡rcoiiwich (se¡_>'uii l'eter- 
manii: «1" 11' Ion;.;, e. seirnii la ^''/'kuhso 
Sliftsiilouli''^). .V la vuelta pas(i el W d(> 
setioiiibre por el estrecho de Vu^'or (1). 

Mil el mismo año V. .lohanneseii intento 
iiUK'lio tiempo en vano pasar por el estre- 
cho meridional al mar de Kara, diri^^'ii'n- 
dose después al norte á lo hir^j'o de la costa 
occidental de Nueva /eiulila: hasta v\ IT) 
de iiov¡eml)ro no salió del ('alio Nassau. 

Pelermann se retiere en el mismo año á 
los diarios muy notables de los capitanes 
noruegos S. Tolñosen, 11. Cli. Johannosen, 



il) «Tromsn SüfUlilondo, ^ IS7I.N."S;}, «Nolirins 
do l'elermunn,» IHT2, pn;,'. DSl. 



nil. ASIA Y Kl lli>l'«. 

I .1. N. Isalvsotí, Snpoii Jidiaiiuosen, Doniia. 
Simoiiseii y V,. Carlsen: pero como ninguno 

' do estos atres idos marineros avan/.r» en este 

' año ni al norte ni al este más allá de los 
puntos alcanzados por sus pivdíM'osores , 
llamo respecto á sus \ iajos la alonoioii so- 
hre las Noticias . para |N7vf (pág. :<«(! á 
;mi I y U'.ir») y sohro los mapas agri'gailos 
al mismo tomo de osle perii"lico (taMas |!l 
y '.'" . ijiie se rundan en e| traliajo del pro- 
fesor II. Molin en ('ristiania sohro las oh- 
servai'ioiies de sus compatriotas. Respecto 
al \ iaje de K. ( 'a'-lsen. deho decir, .sin eiil- 
liargo. (|ue durante el misino so liiz<i un 
desciihrimiento (¡ue se ha designado como 
el de una l'oiiipeya ártica, admiralilemente 
prolejida contra la inllueiicia d<>l diente 
roedor del tiempo, pero cuyo ahrigo r ' e 
eoiiipoiie de la\a y ceniza volcánica, simi 
de hielo y de nieve, ('uiindo ( , .sen, el !» 
d(> setienihre. desemharcí'i eii la costa nor- 
deste de Nueva /eiiihla á los 7()" 7' lal. ii., 
i'ncoiilró allí una casa destruida de K) m. 
de lai'go por (I III. de ancho, ahandoiiada 
hacia tiiMiipo y lli-iia de escombros y de 
liielo, l)e esto.; escoinbro> helados se sac(t 
una iiiliiiidad de utensilios de caza, libros, 
cajas, i'tc.. (pii' demostraban sor los restos 
(l(d cuartel lie invierno de Harent.s. Al cabo 
de casi tres siglos de haberso abandonado el 
sitio, salían á la luz del día. en tan l)ueii 
(>stado ()ue dieron una (dará idea de como 
el ouro[K'o había pasado su primor invierno 
en las verdaderas regiones polares. Des- 
pués (pie Carlsen hubo erigido en el sitio 
una s(>ñal, on la (jue puso un vaso d(! hoja- 
lata con un relato sobro el hallazgo, Ioiik'i 
los más importantes objetos encontrados á 
y bordo volvió á Noruega, donde so ven- 
dieron á un ingb's, Mr. Kllis (,'. I áster K¡:y 
jior 10,^<()() coronas; este cedic) las reliquias 
más tarde por el mismo ¡¡recio al gobierno 

'. holaiulí^s. Eiicu(}utraiise actualmente en el 
departamento de marina en la Haya, co- 

I locadas en un cuarto-modelo, que es una 



I, hiiniiii, 
n iiitij^Miiii) 
i/.i't (Mi f'stn 

llll'l lll< |lH 

ilcrcsurcs , 
'iirioii so- 
íi;,'. :»H(; !i 

ii.irr<'^':nlnM 
(tiiMas I'.) 
ü (Id jii'K- 
ro I.H uli- 
Ucspcctd 
r, sin <'iii- 

Ilizn Mil 
iililo niiiiii 
ltl)lcilU>tlt(< 
Id (lilMllc 

•jn.,, ,. , „ 
lica. siiKi 
,^on, d !> 

'OStíl 11(11'- 

7' lili. II., 
(!(< 10 III. 
uii(l()li:i(l;i 
ros V (le 
s se .'<;i('(') 
'.a, luiros, 
los roslos 
. Al i-aho 
donado d 
lan Ihkmi 
de coiiio 
inviorno 
os. Dos- 
Mi d sitio 
» do Iioja - 
;o, toiiK'i 
iilrados á 
! so von- 
istor K.'iy 
roliquias 
^'obierno 
nte on ol 
aya, eo- 
e o.«! una 



oopla lid (Id i.iti'rior de la oa-ia do Haronln 
01) la Niiosa /('lulila 1 . 

l)os|iuos di> la ospodicioii do Ciirl-oii. (d 
Piiorfo do iiixicriK» do Haroiils í\u'> \ isitado 
iNT.'i por (d pescador noruo^'o M. (íuiidor- 
soii, (|iio oiifro otras cosas ciicontni una 
caja rota o()ii mapas y una traducción lio- 
landosa do los viajes do Pet y .lacUiiiaii. 
I'ln Ih7i!, .\Ir, ('liarlos (íardinor. practi- 
cando oxcavacionos sistouíálicas pudo re- 
cojcr á su voz un iirmioro coiisidoraldo do 
(dijotos iniiy ciirioMis, cutiN los cu. dos IÍ;.mi- 
raliaii el tintero y las jduiiia> ' ■ (|ip^ los 
niivo;j;iinlos se lialiiaii sor\ido ' icia casi 
.SilO afios. y un cuerno do p'd\i-ra (|uecoii- 
toiiia (d lirove ndato do I ■ aconit ('iinio,' 
tos más imiiorlantos (! d viajo, r lato llr- 
mado por IleeuisKcrU y Haroni-, 1,1 Iialla/- 
i:'o i\n (iiilldorson e.\isl(> tiid:n la, so;4'Uii 
tciiiTo onloiidido, en llainniorlo ♦: d do 
(i irdiuor so ccdi(i al ;:(dii( rno de Holanda 
|iara coiisorvarlo Juntamenie con otras ro- 
li(|uias do Harents on 1¡' Haya. | 

Mu 1K7'.¿ las condiciones did Iiiolo, asi 
al norte did Spit/lier^' como al "odednr do 
la Nueva /eiiilda. eran en e> tremo dosla- 
\ (iraldi^s (:ij; do modo (juo varias ái^ las o\ - 
pediciones ciontillcas y de jiesca (|ne en j 
este año \isitaroii (d mar Polar sufrieron ' 
H'ravos percances y dos^'racias. Cinco de 
los mejores harco.s do pesca de 'rr()iiis(i .so 
piM'dieron en d liiido: la expedición sueca 
ipio (>n esto año .sali(i para el norte no pudo, 
como so proponía, lijar sus cuarldos de in- 
\ ionio cerca de las Siete Islas, sino ({uo so 
vio oitligada ú invernar más hacia cd .sur, 



il) V(''nso: Tlii' lliroc voyngos of Williiini l^irciiU 
l'V (iRitiur dí: Vi:i:ii, 2:(1 cdilioM willi mi iiilniduclion by 
l.ifiilciL.inl KcHii.i-MAXs Hkyxkn. London ISTfi iWcirks 
ií.-'Ucd liy lliu Iliikluyl Socidy. N:o .Mi. 

(-1 V.\ iniic i|U(' siMíxlicnde iil cslc del Spiízliorgc.s- 
I.iIp.i (MI cmnliio iii|ui'l uño liiisliinlc liliro do liido; de 
iiiüilii (|iip |)ur |ii'¡iiii'i'.i vez so pudo croclUMi' l.i circuii- 
ii.'ivc^jMfioii do lii piMii i.sla ^iUliidií iil Csto del Spit/,- 
lii'i'f:, (|uo y.'\ en IMllj IditU'i- y yo IiíiIjÍ;iiiios vihio dos- 
do lii puntudo l.i Moiiliifiii Uluncti cu td ¡iilerior dtd 
Fiordo Gr;mde ¡Síorf/onl). 



nM |s:l 

cerca t\o la lialiia do Mossid. situada ¡i 1(H 
NI)'; y la o\|iedicioii aiistriaca coiiliada al 
mando de Payer y W Cyproídit. (jiiodó Ido- 
ipioada por (d lii(do al;.'unas horiH dospuori 
de lialier coiiion/ado su campaña i-ontra 
este. Saliido es (|U(> ("«ta o\pe(|¡ci(i!i. diida- 
dosameiito or;:aiii/.a(la, anduvo errante des- 
pués dos ¡ii\ ionios consocu1i\(»s por el mar 
P(dar. hasta (|ue al llu eiicalh'i junto i'i 
una tierra hasta enlonoes doscdnoiMda, si- 
tuada más al norte de Nueva Xenilda y fiuo 
reidhii'i (d iiomliro(|(d emperador aiislriaco, 
ó sea (d de Tierra de l''i'un(dsco .Iiist-, |'',stas 
dos expediciones, sin eiiihar;:'!, no tricaron 
en las re^'ioiies inniodialas al ilinoi'ario >o- 
i;ui(lo por (d If/in, y -ieiido a^i no dfdio 
ocuparme .i(|ui de ollas más (hdalladamen- 
to(l . Mil (d mismo año so (doc1U() lamldeii 
una iinornada oi; la cosía ocoidonlal do 
Nuo\a Zomlda. y críMime (ddi;.'ado á citarla 
lio solo p(ir(|ue durante idla murió uno de 
los mas Mlrcvidos na\ ('fiantes al mar Polar, 
sino p(ir(|Uo nos da á conocer varias lasos 
nuevas, hasta onloncos desconocddas, do lu 
vida invernal <mi d oAlromo norte. 

Sixcrt 'roliieson. ora entre los jiescado- 
res na\(\L;'aiitos iioruoL,'os uno ái' los más 
alúdanos y atrevidos; dedicad. < á su pi'oje- 
sion on cuerpo y aluui. hahia corrido niu- 
olios polii^'ros, úi' los cuales .>iipo escapar, 
gracias á su valor (■? iii1(di'j:encia. l'!ii 18(il 
halda pasado alrededor do la parto oriental 
do la Tierra del Xordcslo, donde hizo una 
abundanlo p(>sca. piM'o cuando (pliso n^^'ro- 
sar, su barco (|U0(1() aprisionado en d hiido 
corea do la entrada meridional del estrecho 
do llinlopon, donde sufrieron la misma 



(!) Kl ospiíi'io liiinpnco.nio pormito liiiijlar de Ins 
divors.ití oxpodii'ionos i|uo, .--i liioii lociiron on Niio\:i 
/oiiilil.i, ;io (ivaii/.iicoii por (d osli^ mi'is i|uo sus priilo- 
ci'soros, ooiiio poi'ojomplo l.i oxpodioion do Uosoiitli.il 
011 IHTl. en lii c|ur loniMioii p.irlo o; cúloliro viajero al 
AlVii'ii y ni Spilzliorf;. harón di' lleiif'lin. y o! Iioláiiieo 
iioruoíio l{af;o Aiipiiird como nalui-alisla: yol \iiijo 
do roconoi'imioiito di2 Pavor y Woyproclit por el inur 
siluiído onli'(i ol Siiitziiorf: y Nueva Zembla. 



T 



\ ^ ]'• 



W.i 



i» 



\ \ ''4 



|Mi (lili I N\ \M i,M IOS l'l 

sucrli' olriis (liis lüircos, iinu de ellos, al 
niütido ili'l aiiciaiiii ca/ailur t!i> riifa<^, Mat - 
lila'^, iiiic i'ii l'l iii\ icniíi lie IS7'J-7:» iiiiii'Ík 
(MI iiii;i tiriiila ri'i'ca ili' ( ircx ImoK. v i-l hIim 
¡'i las nriliMii's ili'l iia\ (';;-aiili' \. Aslroin. 
Tiiiliw s(« \ irruii (ilili^ailiis ;i ri'riii,''iarsi' i'ii 
los ImiIi's. niji Ids ciialrs se iliri^iiTuii |iur 
el csIriM-lm (li« I liiilii|irii a la ili'si'iiiluH'ailii-- 
ra (li'l l'"iiM'iln lid llii'ld, ildihli' la i-spcili- 
ciiui siiciM ili'l aiiii INC)] ('liniiilni v siilvt> 




Sl\ I MI ( ■.Hl'.ll \\i' l'i'lill --I N, 
iiMi 1.. c'li rii'lli--i i n I^JI. iliiin.' <'n Nni'vii /i iiiMa rh 1 •• ;l. 

;i los náulVauos (^ 1 ). ToIhi'scii |ias(i sin iio- 
Vi'dad el iiivioniii (lo lsti;> a ISCidoii iiiia 
clio/.a ooiislniida al ofoclo oii la isla At' los 
Osos y ciiinmiicii á la Afadoiiiia Suoca de 
cioiicias una srrio i\i' preciosas oIisoi'n acio- 
nes nietcdrolo^'icas que durante su inver- 
nada iialna lieclio (^'j). V.u 1S(ÍS eMi|irendio 
varias e\|ieiliciones de pesca a la N(ie\a 
/enilda. \ iajes relices y en parte uidaides 
luijo el i'unloile \ ista í,m'ol,m',iIíco; ven IS7'J 
esln\o taniliien ocupado en la pesca en 

;ll Nl'.MM' lllllliT \ NiMllrU'lvb'lll. l.llf. l'\|ll'(lil'ill- 

li("- slli'i'iis iil Spil/liri-j.': V V.MI M:i\i'li en IMiH v ISlil.i' 

i¡.'l NcllMSl' lll^ . Di'liiilt'^ ili' l.l ltr;ll Ai'ímIi'MIÍ I SllC 
r:i di' i'ii'iii'iiis. pni'a ISlllf •• 



I »sl\ \ I I lldí'» 

ai|Mella re;rion. Como no pudo peii(>lrar cu 
el mar de Kara remonto la costa oíste, 
dmide a mediados de si-liemlire \ iose Ido • 
(jueado por el hielo -'''rea de las islas de la 
('ru/. Desde ai|ui siete de los tripulantes 
se diri^a'eroii con una lanelia al sur para 
iiiiscar ltui|ues, mieulras iiueToliiesiui, citu 
su lii.ioN dos liomlires, permaneció á lim'do. 
Sus \i\eresse reducían a una escasa can- 
tidad di' pan, un saco lieno de pedacitos y 
corle/as de galleta, un poco, de cafe. ti', 
a/iiear. jaralie y collada, carne y iiescado 
en sala/on, al,i,ninas libras de tecina, un 
par de latas con le^iimlires secas y un poco 
de manteca mala de vaca, etc. Mu camldo 
teman li'ua suliciente á liordo y en tierra. 
.\|iesarili' hallarse tan mal ahastecidos hi- 
cieron \ alerosauH'ute sns pre|iaralivos para 
la invernada: se recojio madera tildante 
reuniéndola en monloim.s en la playa; cons- 
truyeron una tienda con velas sobre la cu- 
hierla del barco, amonlom'ise bastante nieve 
en los lados; se preserve la cubierta con 
pieles de la . focas y morsas cazadas en ve- 
rano. I' lii/ose. en lin, todo lo posible para 
mantener una buena ventilación á liordo. 
.\1 princii)ioile la invernada llegaron luu- 
>'li()s osos á la estación, i^'racias á lo cual 
los tripulantes tuvieron aliuudaiite pro- 
visión de carne fresca. Mientras ésta dure 
la salud de todos fué buena, pero lia- 
Itiéndose concluido hacia .Xño Nuevo, el 
alimento principal se redujo durante tres 
semanas a carne salada de oso, ipie te- 
nia mal oiiM". Tobiesen y un hombre ca- 
yeron entonces enfermos. \<]\ frió subió 
á- :n>'/,*('. (I) y el 'JD de abril d(« I.S7:i. 
Toliiesen murió del escorbuto. Mu el mes 
de mayo, su lii.jo fué atacado también y su- 
cumbió el .'lile jnlio. Mientras tanto se lia- 



(li l\sli> lili'' liiiiilui'ii i'i'rrn ili' l.'i IkiIiíii ilc Mci^scl. 
en l'l ni\ ii'nin ilc IS7» 711. i'I í:i'iiiIi) iiií'is mIIu ili- IVli). i'h 
ili'i'ir i|iii' 1111 lliijíii i'ii inii}<iMui lie Iuk iIos ptiriíjos iil 

|uiiiiii (1 «ngi'hiriiiii ili'l iiii'i'i'uriii. Mu lii i'slnrion ili' 

iiiM.'rim ili'l l'i'./ii i'ii riiiiiliio l'iíji'i miirliu niTis, 



m 



i'trar ci) 
a (II stc, 
iKi> hlii- 
\;\^ iU' la 
|uilaiiti'>< 
air para 
■^('11, fttii 

;i liiirdi). 

usa caii- 
lai'ilits y 
falV>, \i\ 

jK'scailo 
i-iiia, un 

lili |tiii'it 
II caiiiliii) 
II tierra, 
'(•idos lii- 
i\(is para 

ll(tlaiili> 
iva; coiis- 
irc la ('Il- 
ute nieve 
rta ('(111 



ii( 



is (MI ve- 
lil(> para 
á liordii. 
Irmí iiiii- 

ie cual 
ite pro- 
sta (iiini 
liero lia- 
iie\(i, el 
lili te tres 

(pie te- 
Mm' 



e ea- 



lS7:i. 
Iii (>l mes 
l(MI V su- 
Ito se Iia- 



M.ISSI'I, 



|1!II'I1H'S M 

Mm'ioii lie 



< \i'i I' n> VI 



is:, 



luaii \ i-^iii idiji^'ados a iii'-lalar-c cu liena la n .curiilad \ el iVin aiiiiieiitalian: y les 

|i(ir(|iie en el liii(|iie entralia el a^iia. I,e-- \ i\eres se aealiarnii inny prniiln. Sin eiii- 

diis liiMiilires ijiie Milire\i\iaii taiiiMeii en Imi'í;'!) y,i al se;j:iiiidii día tiniereii la suerte 

rerinareii del eseiirhute. peni \ol\ieriina de poder malar un esn; y mas tarde ea/areii 

recidnar las l'iier/as. ven adusto se diri- laiiiliien algunas l'iieas. IVir lin, cuando dii- 



li 



¡Rieron en una laiiclia liacia el -ur. ilomii' raiile Irc-; seiiiaiias ^ no llcvalian aliiia- 

l'iieroii salvados pur uw liaren de pe-cadorcs uaipic ^ liiiliieron iia\eL;ado a reino, \ 

riisds. eii parte tamliien emi \ela. lVaii(|iieaiido 

l'll arponero llcuiiK \il.eii. t Me \n cerca de |nn Lilnuietros. Hc^^-aroii a dos pe 

dreas ()1ncii. \\el 1 leiirik'-cii . \iiiaiidiis ijuenas chn.as de ea/adorcs (pie los ius(u 




(!\-.\ II IWIIIAiiM IcmisIN INIV lsl\ 11 li.sll-. 



.1.' Mil 1" 



<l,'l m.iIm 



llaiis(>ii, Nils Andreas |''o\cii. Juan \ii lialuaii ciMistriiido eii la parl(' s(>pteiitri(Uial 
derssou y i.ars l.arscu, es decir los siete de la Tierra de lasih-as. I'ara tener ciiaii- 
liiunlires (pie en otiuio lialnan salido eu (d do menos uu techo iiiie L's preser\as(<. Iíh 
li(de, corrieron sii,¡^iilares a\ enturas. ( 'uaii- lionil>res, iMuididos de eaiisaneio, se insta- 
do aliamloiiarou el luKiiie solo lli>\aliaii ea- laroii allí aiimpie i.o eiieoiitraroii viver(>s, 
lio siiliio ■ torce ¿galletas. (I ea,jas (|i> fósforos, dos l'ii- ni ropas ni utensilios de iiiiii^uua especie, 
siles con miinicituies. un aiilcojo de lar^a Todos (>staliaii muy didiilitados por el liaiii- 



\ isla, una cafetera v una 



icro niu- 



iire, la sed, el l'rio y su lafi^'o viaje en el 



^;uiia ropa de iii\ ieriio para preserv arsc del liot(>; aliTiinos tenían los pies liiiieliados y 



irio. 



,\l ¡irincipio lii\ier(Ui (|iie arrastrar el «mi part(> lielado 



ite á unos 7 Kilómetros de distaneia por l'(>riiiaii(>ei(M'(m unas tres s(Miiaiias en la 

(dio/.a. v mataron en esl(> tiempo una foca, 



el hielo nara licuar al ■,\i:\\:\ iihre. v (li>s- 



iViii. es ■ pues a\ aiizar(m hacia el sur a lo lari^n de dos zorros Mancos y cuatro renos, con los 

la tierra. \']\ \iaje i'ue en estreiiio penoso; (|ue se alimenliiroii: pero como parecía i\\\o 



TeMii I! 



'¿i 



í 

I 
1 



m 



s V í 



I8(t I lili ( \\\\i i;\( ION 

no podriiui ('¡i/iir iii;'is vímhi-;. y como liim- 
poco so los olVociii ociision do iiuitar locas 
ú osos, rosolvioroii ¡iliaiMloiiar la casa y 
liacoi' un osl'uor/o para Ijcn'ar ;'i la ¡s|a di» 
\\'ai;,'atscli. ( 'liando omiiroiKÜoroii la mar- 
clia. Androas Ason y llonrik Nilscn to- 
maron las caraliinas v las nniniciouos, 
mientras inic los otros cinco avan/ahan con 
al^'iuios p(>f|ucnos trinóos (1(> mano (ino lia- 
liian oiicoiitrado no lejos do la clio/a y on 
los (Míalos carinaron sus ro[ias y ntonsilins. 
Los lio'os (inodaron abandonados. Poco 
díNpuos d(> lialior salido do la casa. Androas 
( Hson y llonrik Xilson perdieron de vista 
á sus compañeros durant(> una tempestad 
do nievo. Mstos últimos ocliarüu ontonc(\s 
suertes ]»ara ver si dolxM'ian volver á la 
casa (■) conlinuar su marcha, y como el azar 
indicase lo último, si^juioron avauzamlo 
hacia el sur ( 1). 

.Su situación ora on alto üfrado desespe- 
rad;), pues cuando ahandonaron la choza 
sillo lloNalian media libra de carne do reno 
y un poco do tocino. Kl tiempo ora terrible, 
sus ropas estallan destrozadas, y carecían 
hasta il(> ai;ua: de modo (jue sólo poilian 
hacer pei|uouas jornadas. ])e noche [lone- 
traban en la niov(>, y mientras los otros 
dorniiaii. un hombre \ií;'ilabii continua 
mente para impedir que sus compañeros 
(|uedáraii sepultados on la nievo y á iin do 
ahuyentar los osos. Hasta el sc[)limo dia 
todos resistieron valerosamente, excepto 
Anunidus iíansen. rpio muriii. Sus com[ia- 
ñoros debieron ahandonarlo on la nio\(^ y 
continuar su viajíMl'^l mejor modo posible; 
jioro poco a poco les debilitó tanto el ham- 
bre, que después do Tranquear unos Kio ki- 
lómetros a lo larii'o do la costa hiiliioron do 
ahandonar tamhion los trineos y la mayor 
parte de los objiMos (¡uo Uovahan. El dia 



(I) Rs ooslimiliro cnlrp los ih'sCjkIoi'cs. en oc'isio- 
nps iiii|port.inli'.s y |ii'l¡,L:rüs:is, cumulo es (lilicil resol- 
ver sobro \i) (|uo Iki de liiieerse. eoiiüiir U\ doeision ¡'i 
l.i suei'te. 



ít:l. ASIA V 11 iiiil'i. 

' séptimo ú octavo vieron un ])0co de lena 
amontonada y el raslro ác un trineo en la 
nioví". Si;.Miioii(lo esta huella. ;'i unos 1(1 ki- 
liimetros Ao distancia encontraron por Iin 
una casuclia habitada por sauuiyedos, que 
desde lue;:'o los acojieron amableuienle 
obse(|UÍ!Hidol()s del mejor modo posible, y 
mostrándose (mi particular sidicitos con 
N'ils .Vndroas Koxen, que tenia los dedos 
de los pi(>s helados y (|Uo además sufría 
mucho. 

Kstos samoyedos. tres hombros, tros 
mujeres v uu niño, hablaban el ruso, v so 
habían instalado para el invierno on la 
parto m(>ridional d(> la Tierra de las Ocas, á 
Iin do cazar focas y morsas. Tenían una 
barcaza o-nindo y además altrunas lan- 
(duis, y estaban provistos do abundante 
carne úo reno, harina, té. azúcar, etc. 
Sus fusiles eran del sistema auti^-uo: i)oro 
manejáhanlos con so.i^uridad. Los náufra- 
^•os pernuinociorou todo el invierno con 
estos indíii'onas, que ios trataron liastante 
bien. (Aumdo el tiempo lo [lermitia ayu- 
daban á los samoyedos en la cazado focas, 
y si no ora favorable. ocupáhansiMlel mejor 
modo iiosiblo, mientras que los indí/^'onas 
se distraían jui^ando á los naipes y á la 
dama. Para evitar el escorbuto, los samo- 
yodos hacían á nuMiulo ejercicio al airo 
lihro; comían la carne do reno cnula, ó 
cocida, y bebían la sangre. ííahitaron la 
casa hasta mediados do marzo; entonces 
tuvieron (]ue destruirla por falta de leña, 
ó instaláronse en una tienda formada con 
pioles de reno. Parece que estos samoyedos 
oran cristianos, cuando menos de nombro, 
aunque tenían unas ideas muy particula- 
res do su nuevo Dios; cuando, por ejemplo, 
veían una foca y no podían matarla de un 
balazo, tiraban contra el sol, porque creían 
que Dios estaba irritado contra ellos. Vi- 
vían matrimonialmonte, pero cuando el 
hombro reñía con la mujer ó so cansaba do 

i olla, podía tomar otra. Aunque no tenían 



1 



(•AfllTLO 

rolojos, sahian las lioras Iiaslaiilc l)ii'ii pol- 
las ('s1r(>llas y el sol; cu ve/ (le calen- 
dario scrviaiiso de un pcda/.n dr made- 
ra, en el (|ne liaeiaa una iucisinn para 
cada día. Aunque muchas veces reñían y se 
aniena/.alian, eran por lo i^eiieral pacílicos 
y docilfs; niaiiifeslalian ;i los náufrai^os 
mucha liondail. y mientras eslu\ieron con 
ellos dii'-roiiles ahri^^Mdas pieles y un ali- 
meiild rela1i\amen1e aliuiida:i1e: de modo 
(jao no carecían ile nada. 

Andreas ( )lsen y lleiirik Nilsen. sejia- 
rados de sus compañeros por la tempes- 
tad (le nieve, y sin trineos, leiiian cada 
nno media lihre de carne y su carabina. 
])ero nada más. No loii-raron matar animal 
ninguno, y aunque noso hallalian á mnclia 
distancia do la casa necesilaron tres dia-; y 
medio ]»ara volverá (día. lleiirik NiNen 
ru(' (d primero en hallarla, y al [lunto en- 
cendió i'uey:o para preparar aluMiiios peda- 
zos de carne de /<jrre (|ue aún liahia: An- 
dreas Olsen. (|ue en su dí^sesperacion hahia 
procurado apagar su sed con ai^ua de nie- 
ve, estaba tan dídjíl qne cuando por la no- 
che Ueg'i) cerca d(d boti> (jue se hallaba en la 
playa no tuvo i'uer/a ¡lara volver á la casa, 
ilahía conser\ado la vida comiendo niínc 
y i^raiides pedazos de su jnis/; (1) hecho 
con pieles crudas de los renos muertos en 
el verano. Después de haber estado un rato 
en el bote s(^ arrastri" háciii la casa, donde 
encontr(') á ilenrik durmiendo Junto al 
fuego que aun no se había apagado del 
todo. Al día siguiente ambos comenzaron 
á hacer los preparativos para una larga es- 
tancia en la casa. Aquí no había nada, ni 
I)rovisiones, ni utensilios, ni objeto alguno. 
Al principio tampoco lograron matar un 
solo animal y más de ló días conser» aron 
su vida, cociendo y royendo hi carne de 
los liuesos de reno, loca y oso, que como ; 



(l| Túnica de pieles, usudií por los hiporic- y i|uo 
llega Imsla mAsabnjo de lus codllliis. 

,\.dd r.; 



M. I«T 

restos dt' las cacerías de los rusos en (d año 
anterior hablan (|ue(lado (hdiajo de la nieve. 
Poco antes de N'oid'e ¡hiena lograron por 
lin matar un remi. I.o-; fósforos también se 
habian acabado: [wro (Micendieron fuego, 1i- 
raiulo tapones mezclados con pi'dvora entre 
los cables viejos (jue los rusos habian de- 
jado y (pie deshicieron y secaron. I na d(> 
las (diozas (|ne allí baliia fue derribada para 
utilizarla como combustible, y no teniendo 
ha(dia ni sierra, cortaban la leña con ayuda 
(le un pi'dazo de hierro (|U(^ habian sacado 
de la (|uilla (bd lióle, y (d cual convirtieron, 
snjeláiidoie entre algun;is pieilras. en una 
es|)(>cie de cutdiillo. 1 >i' algunos (davos ex- 
traído-; igualmente d(d lio1(> formaron tam- 
bién una especie de toscas agujas para 
coser: los tendones de reno sirvieron de 
hilo, y de las piídes hicieron xcstidos. Ha- 
bitaron esta casa hasta míMliados de abril, 
dui'ant'^ cuyo tiempo mataron once renos 
y un oso; de manera cpu' en rigor no pa- 
decieron hamlir(>: pero á mediados dt> abril 
sólo les quedi'i p()lvora para tres tiros: y 
comprendiendo la imi)osibili(lad di^ poder 
vivir por más tiempo en a(|uel luirar. re- 
solvieron dirigirse hacia el sur para lle- 
gar, si era posible, á la isla de ^\'aig•ats(dl. 
lMni)rendieron la martdia por tierra á lo 
largo de la costa, abandonando (d lióte. 
\[ cabo de algunos días llegaron leliz- 
mentí^ al sitio donde estaban sus cuatro 
compañeros y permanecieron hasta media- 
dos de Junio entre los sanmyedos, (jue los 
trataron con la misma bondad que á sus 
amigos. Cuando entonces resolvieron bus- 
car el lióte abandoiuulo para dirigirse hacia 
(d s\ir, .luán Auder.sson, sueco de naci- 
miento, declaró que deseab¡i permanecer 
entre los samoyedos y que por lo tanto 
i!o quería seguir ii los otros cinco á su 
patria. 

Los náufragos arrastraron el 1)ote du- 
rant(> dos dias por el hielo; jiero como les 
pareciese muy pesado, dividi(>ronle y abau- 



í 



■ 






s 


r 


í 

í i 







\ M 




i; 


¡i. 



188 ( 111(1 NNW i:(i\i:ioN 

donaron lii niitiul. l)o una ^jfran piel do foca 
quo los samoj-pdos los liabiau dado liicio- 
ron una especio do Iriiioo para la nlra 
mitad, ([uo duraufi^ Iros días arrastrarnii 
por ol liielo liasta lloirar al ai^ua lilin'. I)('s- 
])ues avanzaron duraiilo dioz días on la 
l'ri'i^il lancha, hasta llei^ar á nii ti'inpaiiii 
lijo de hielo cerca de la isla do Wai^MlscIi, 
donde encorilraron otros sanuiyodos. Kstos 
no hablalian ruso ni cuono: do modo (|ue 
no pudieron hacerse comprender sin ^••ran 
dificultad: poro los indígenas los ti'ataroa 
bien. prodi;Lrándol()s durante ocho días sus 
atenciones. Kstos samoyodos tenian renos 
domesticados con los (jue condujeron á los 
ni'iul'ra^os al sur hasta que oncontramu un 
liarco, con ol cual cuatro de ellos volvioroii 
í'i Noruoí^a: i)ues el otro, Lars Larsen, pre- 
firió quedarse con la familia de samoyodos 
que hablan encontrado últimamente. Sin 
eml)argo, parece quo la vida onire los ¡n- 
diiíeuas no era muy ag'radable. pues al- 
^^•uiios años después volvieron tamliion los 
dos hombres que se liabian quedado atrás. 
En recompensa de la hospitalidad ([ue los 
náufragos habiau recibido de los samoyo- 
dos en la tierra de las Ocas, estos recibie- 
ron del ij:o])ierno noruego una infinidad do 
regalos en ropas, perlas, carabinas, muni- 
ciones etc., que el ndejuliodo 1n,sii si'li^s 
entregaron con solemnes discursos y elo- 
gios. Durante el fostin quo con tal motivo 
se celebró en la costa do Nueva Zembla, 
pronunciáronse los brindis con champaña y 
dicese que esta bebida gustó mucho á los 
samoyedos (1). 

Asi como Tobiesen, ningún otro i>esca- 



(li Estas ncitii'ias sobro l.i iiivornadn do Tol)icson y 
sus con)p'<rieros so lian torriiulo do una copin dol diario 
de ToLioscn, c|uo pudo olitoncr, do un roíalo sobre 
las aventuras do los siete pescadores, reimpreso, se- 
pun ol poriiidioo «Finnuirlxpostan» on ol 'Aflonbladeta 
de is::i, N." 220. El relato sobre la distribuoion do los 
priMTiios i'i los samoyedos so encuentra según los po- 
rií'idicos noruegos, en el -Afionlilwk't de ISSO. 
N." 197 (2(i de ogostoi. 



|)|:i. ASIA ^ II llill'A. 

I dor pudo ])(Mio1rar on XHl'i ni en l><7.'{ on 
ol mar do Kara, porque sus hielos forma- 
niaron diiranto ol verano una com[)acta 
faja llotanto que á lo lar^'o ile las costas 
orientales di^ \uova /omlila y do la isla de 
W'aigatsch so extondia hasta el continon- 
1o. Según la opinión do algunos pescado- 
res con quienes habló sobro ol particular, 
esta faja do hielo sólo tenia la anchura dt^ 
algunas leguas marinas, y por lo tanto 
puede suponerse que tampoco on estos años 
haltria liabido on ol otoño obstáculos quo hu- 
bioscii jiodido impedir ol paso hacia el este. 

Y.n l'STl las coiulicioues dol hielo fueron 
muy favorables, y muchos pescadores cru- 
zaron como antes o| mar do Kara en todas 
(liivccioiirs; esin mar fué visitado en di- 
cho año tamI)ion por el capitán inglés 
.í. ^\'iggins. poro ninguno de ellos avan- 
zo hacia el esto (') el norte más que antes 
.lohannoson. Carlsen. Mack y otros desdo 
isiiíl á INTO. 

Sello al año siguiente los viajes al nordos- 

10 dieron un paso importtinto tanto bajo el 
imiito do vista i)uramonte geográfico como 
práctico. ciKindo logró dirigirme con un 
yate de pesca, nuimlado por el capitán-pes- 
cador Isaksen. por ol Jugor Schar, ((uo pa- 
samos ol •* do agosto y por el uiar de Kara 
([lu^ listaba casi libre de hielo, llegando á la 
desembocadura del Jenisei. Nuestro buque, 
ol /'ív//-e¿í, ancló el ló de agosto de 1870 on 
el oxoolonte jmorto donde lo hizo el Vi';/' 

011 su exjiedicion desdo el ti al lo de agosto 
do InTS. Desdo aqui. voncieiulo algunas di- 
ficultados y acompañado de los doctores 
Stuxberg, Lundstroin v tres hombres, re- 
monté en una lancha dol país por el rio 
hasta Saostrowskoj. donde encontramos un 
vapor con ol quo más tard(> nos dirigiuios 
al Jenisei. .\l salir de Puerto Dickson 
confié el mando del Procm al doctor Kjell- 
man. que con el doctor Théel volvió por 
el nuirde Kara v el estrecho de Matotstdi- 
kin á Europa; pasaron este estrecho á su 



\ II 

(|U 

on 

M-r 

'I' 

¡lOll 

ri: 
lo 
do 

iMl 

IKi 

xi 

lo 



CAl'ilf 

vuoHa flosdo o\ I liastii ol 1 1 án sctiíMiibro. 
Por <>1 viiijf (!(' 1^7.') yo fui el priumro 
(lii(> coiisi;,'!!!!) paliar dcsdf' »>1 Atlántico oii 
(Miibarcacioii hasta la (I('s(>iuI)oca(lura rio los 
uraiKlfs rios do, Sihoria. l'iio i\o los linos 
quo con tanto alanapotocian los anti;,Mios 
nave;,'ant(>s al nonlosto liahíasn aU-an/ado 
])or fin, do un modo iiiio jiara toda la Suto- 
ria olVocia una iniportanoia innionsa. Asi 
lo oroian tanihion los hombros notahlos 
d'd ^'ran impfM'io do ()i'ionto. y jior oso 
nuostro viajo y ro^Toso dol .lonisoi por Kras- 
iiojarsk. Tomsk, Onisk, .lokiitorinonhur^^'. 
Nishnij-No\\,i;orod, .Moscou y San l'o- 
lorsburü-o fué un vordadoro triunfo. Sin 
omhar^'o. al^^unos aseguraron (juo al huon 
resultado dol Prüreii hahia concurrido 
una sóri(» de circunstancias favorahlos (luo 
no so ropitiria tan fácilmente. Para do- 
mostrar «jue no ora asi y llevar yo mismo 
las mercancias por mar á Siheria. om- 
prcndi en l«7(i mi seixundo viaje al .le- 
nisei, avanzando con el vapor Ymcr, no 
sólo hasta la desemliocadura del rio sino 
mucho más allá luista cerca de Jakowio- 
\\a, á los 71" lat. n. Desdo aqui regresé el 
mismo año por uuir á Europa (1). Kn la Ita- 
hía formada por la desembocailura del .le- 
nisei descubrimos una extensa isla á la 
cual di ol ]iombre de Alejandro Sibiriakotr, 
que paj^ó los principales ^^astos de la expe- 
dición. Antes de emprender ol viajo habla 
visitado la o.xi)osicion universal de l''iladel- 
íla: y aquí creo importante citar el hindio 
de que habiendo salido de Nueva- York ol 
1.° de julio con un buque ordinario y des- 
pués de trasladarme á Noruoira para em- 
barcarme en el mió, llegué el ló de agosto, 



il) Los diitos solii'O el viiíji! i-oii el Ymcv son lossi- 
L'UitMiU's: mo íilcjó do lii coslii do .N'oruof;ii el ¿(I do ju- 
lin: pM'i'miiiiuci dosde el :iO de julio liiifl.i ."> de iigosUi en 
el e»lrci'lio do Malolselikin. iml' doliilc ellli-i' e.slil vez 
■ ■II el iniír (le K.iim; lleg.indo ;d Jeiiisoi el 1.") do iif;o.slo, 
;inclé corea do (lollscliielia el Ui; oniproiuli el viajo de 
le^i'cso el I." de selicnilu'e y crueó el MatolsoliUin 
Sellar el 7 de osle mes. 



i VI. IWI 

es decir al cabo do H! dias, á b» desembo- 
cadura del .loni<oi. 

l']n el mismo año el capitán W'iggins 
emprondiii también un viaji> al .lenisoi, en 
cuya ocasión avan/.i> con un vapor rio arri- 
ba hasta el laberinto de ishis situado entre 
los 70" y 7 I" lat. n. Kl bmiue invermí aqui, 
poro naufrag(') al afio siguiente con motivo 
del deshielo (i ). 

Los viajes del ¡'rurm y del )'iifr fue- 




ron la señal para emiironder varias expedi- 
ciones verdadoramentí^ mercantiles al Je- 
nisoi ;j al Obi. pero s(i|o me referiré á las 
siguientes: 

I']l va¡)or sueco Frasev, al mando del 
capitán aloman Dallmann, después do equi- 
parse en Gotemburgo por cuenta de Sibi- 
riakotr, hizo en IH77 el viaje de ida y 
vuelta, con un cargamento, dollremen, al 
Jenisei. El l)uque salió de Hammerfest el 
!) de agosto, llegó el 2 1 úGoltschicha, em- 

(1) Si'ilo sé soliro el viaje del eiipilnn \Vi,Lr£rin>. (|uo 
su primera iiiloneion l'ué dirigirse al ( )|ii- \wvo h eausa 
de las coi'rionles y Ijaneos (juc eneonli-ó en la desem- 
bocadura do oslo rio cambió do proyecto do viaje, lle- 
gando á principios de soliombro al Jenisei. 




I'"' ( Mil I NWM (,\i IciN III \M\ ^ lllli'l'V. 

|ir(Mi(li(') el viiijc (le r(\i:'ni-() el 1 I de soliciii- 
lircy lIo;,'(M'l -J 1 tM iiii-^iiu» mes á Ilaiii- 

llUM'i'csI. 

MI vüpor l.ii'S". (lirii,M(ln por o\ v\\\ñ\\\\\ 
l>;ilil, liizd (MI el misiiKi ano el primer \i:iji' 
(le Iii^'liilcrra ;'i Tolidlsk cdii un caririinicii- 
lo (1(> hierro, acciti» ilc oliva y azúcar. Sa- 
lii'i ol N (lt« Julio (le I! lili y 1Í('l;(i el vfü ilo 
scticiiilin' á Tolicjsk ( 1 ). 

Kl capitán Scliwaiiciilicri:'. con una clia- 



lialija pasado el invifMMio. y poco dí'spiies 
de naiifra^rar la eniliarcacjoii Aifrum b(,- 
yrtil . (Sewcriio Siauie) Scliwunenber;::, (|ue 
lle;í(> á esta re;;ioM. loy-ri'i comprar al inirlf^s, 
Mr. Sccliom. unpeínieño liarco couslniido 
iiXualmente en .lenisci-i. por IJoilin;^, con el 
lili de trasportar á esta cindad las mercaii- 
cias qne en IsTfi liahia traído yo con el 
)'//('■/• a Korepouskoi, simón' i situada á 
orillas del .leiiisi'i. á los 71" I!»' lat n. Las 



pat 

<(>S 

y r 
¡ar 
tiiv 
cu\ 

tudí 



! . 










|t\\in IwANowiTsr.ii .Si'ii\\.\M:Mii:ni., 
iiiiiin 011 i'^31 fii (!url;iMili.i. 



lupa demedia cubierta llamada f'/n'imfijr- 
S/D'iii (-J) construida en el .leiiis(>i, hizo la 
Iravesia de.sde e.ste rio á Muropa. Al relato 
que ya he heclio de esli^ viaje añadin'' aún 
aliTunas palalira.s. 

La inundación ocurrida en la ])rimavera 
de 1x77 haliia ol)li;Lcado al limonero Xum- 
raeliu i'i refud-iarse por e.spacio do ocho dias 
bajo ol lecho de la l'ráil'ü vivienda donde 



il) "Follptos Gcoííri'ilici..s .Mcinnno;- . lironicii IS77 
y IS78, lomo I, 2l(i y II, :(.">. 

j2i Estíi voz i'USii r-iyiiitii'ii La Altrnrn. 

ix.íivi t:¡ 




(il>IAV(l .VlMM.Il) .\'(MMl:l IN, 
iiiicii' en l^r-IÍ 011 Vilmr^'. 

inorcancias fueron recogidas sin embari^o 
por un vajior, por lo cual lioiling- vendió 
(d ])arco á Mr. Sceliom, que emprendiii el 
mismo una excTirsion á la parte inferior 
del Jenisei, á Hn do hacer esludios ornito- 
lógicos. Halda dado al barco el nombre de 
Ibis, y cuando no lo nece.sibt ya, susurró- 
se que el capitán ^^'ig•gins se encargarla 
de él: este capitán, llegado al Jenisei, se- 
gún queda dicho, con un pequeño buque 
que invernó cerca de las islas del río. nau- 
fragando al efectuarse el deshielo, se pro- 
ponía llevar su gente en el Ibis^ bien il su 



iJi = 



nnbartío 

vendió 

Jondií) ol 

inferior 

ornito- 

liibre do 

l^iisurrd- 

kirgariii 

(sei, se- 

buque 

ío. nan- 

se pro- 

len A su 



patria, <> al Olii: pen» liw niariiicrd-; iii^^'lc- 
ses declararon <|ue ni por todar< las glorias 
y ri'juo/.as d<'l mundo viajarían en tal eni 
Iparcaeiou. l)e t'stc uiniln Scliwaiiciihcrg 
tuvo la oportunidad d<' adijuirir d barcí» 
cuyo nombre camliit» por el de {'ircininja- 
Siiri" (Aurora), y con gran asombro de 
lodos los marinos expertos le condujo dec- 



c u'in lo M 101 

turado \¡aje. Kl u\ anelí" cerca de ]{e- 



li-()strou: el ;{() jia^o pctr la Puerta del 
Kara y el I 1 do setiemlire lleg(') á Nardíi. 
l,a I Iri'iiitnjii-SaiKi arriluí á ("risliania 
el .') I de iii'tubre . y ;i (íuteiibnrgo (d lo 
de noviembre; el -.'o dtd mismo mes pasi» 
])or Mótala: el •¿'•S de noviembre ancbi en 
l'lstocolmo y el 3 de dicien\bro Uegíi á 




- .^¿.^ífvái» -is-r.-wT; 5"-- i¿i- --' - ^^^^ 



1ÍL Y.\ii: «Uthi;nnaja-S\uia. 



tivamente á Noruega. Desde aquí se diri- 
gii) cí)n él á lo largo de la costa á Goten- 
burgo y i)or el canal del Ciiila á Kstoeolmo, 
desde donde hizo la travesía por el mar 
Báltico á San Petersburgo. 

El \'.i de agosto Schwanenberg izó en 
su pequeño barco la bandera rusa. Al salir 
de la desembocadura del .íenisei encontró 
al vapor Fraser, propio de Sibirialcotl" y 
numdado por el capitán l)allmann, que en 
vano intentó hacerle desistir de su aven- 



San Petersburgo. En lodos los puntos de 
Escandinaviu los ;itrev¡d(js marinos obtu- 
vieron la más cordial acogida. Su barco 
fué el primero que desde la ciudad de .íe- 
nisei había venido á Europa y aún es el 
Vínico cuando e.scr¡bo estas lineas. 

La «Ai.n'ora ' tenia óü pies de largo por 
14 de ancho y t; de calado: en la popa ha- 
bía una peciueña cámara que apenas ofrecía 
lugar para tres personas; y eu la proa se 
preparaba la comida. El cargamento con- 





m 



sistia (MI uiüi \)( i|ii('r)ii lüirtidií dt'^rnilito (I), 
jinscado, pieles y oiriis iiiiioslras (1(> ¡(roduc- 
los do la Sillería. 

La Iripiilacioii se eoiiiponia del caiiilaii 



(ll VA ^riililii se IhiMia liinilíji'li ploiiili.'iiiíja. Inpi/ 
jiloino, 11 ('¡riiliMcMnii'Mli' Iiii|i|iiimIi>. rmlaiio ilc liiurro. 

(S. ilrl T.; 



I IIUl \SAVi:(iAi:lON DEI. ASIA V |:I||I)|'A 

Sehwaiieiilier;;, liis tiiiioiierus Xmiiiiieliii V 
Meyw aid y d(is ciiiiiiiialí's deportados, (¡ue 
de osla manera inesperada vnhieroii á su 
])ais. \() estoy s(>^nir() de (|ue a'jui so les 
otorjíaria el perdón de sus delitos pa>iados 
en reconiitensa de la tan extraordinaria ha- 
zaña, en (|ue lialiian lomado parto. 




I 



I'' ^ 






U 1 



i 

t 

■i .i 



capítulo vil 



Siilidii de l'iieilo DicKson.— Doscml.iin|Uf i'ii uiki islii podrcposn ¡il cslc del Jiiiiüci.— Animnlos mucrlos.— Ilii- 
lliizgo de ri'istiilcs sobre el lii.'lo.— El polvo cÓMnico. — En ln Imliiu de Ins Arliiiins. — Doculirimicnlo do lii 
isla de lu Soledid. por Jotiunncsi'n.— I.le^-'iidn ni cnlio TsclicsjusUin. — Niiluriile/n de lii tierrii y del miir de eslu 
región.— Teiiliilivii de «vimziir direelumeiile iil este A lin de llepiirá liis Iskis de Nueva Silieriii.— Iiitluencin do 
lii iiieldii.— Pesen iiliuiidiiiilo con led— Ln islu de PrcoLrusclieniu.— Lu sepiirncioii de la Lena delunlc de lu 
deseiiiliociuUirii del rio de este nombre. 



Cuando en la niafiana del Si do a¿roslo 
el Froscr y el Express salieron para el 
punto siluado mt'i.s arriba del río, donde es- 
taba almacenado su ear^-aniento, también 
el Vcija y el Lcw' e.stuvioron prontos para 
hacerse íi la vela. .Sin embargo, parecióme 
oportuno que los buques permanecieran un 
dia más en Puerto Dickson, tanto para que 
el teniente Bovo pudiese concluir su tra- 
bajo carto¿,T;'iíico, como i»ara obtener, si era 
posible, con exactitud, los grados de latitud 
y long. n. deesteimportantepunto. A cau- 
sa de haber estado el cielo continuamente 
nublado, tampoco esta voz tuvo ocasión fa- 
vorable de hacerlo, como ñola había tenido 
durante el viaje de 1875, circunstancia que 
puede servir para dar h conocer qué tiempo 
reina en estos parajes en verano cuando el 
agua templada del Jenisei se reúne con las 
del mar. Ka la mañana del 10 de agosto el 
Ve¡ja y el Lena levaban por lo tanto an- 
clas para continuar su viaje. El rumbo se 
enderezó i'i la más occidental de las islas 
que los mapas antiguos colocan fuera de 



la desembocadura del Pj 



^•ásina, 



dándoles el 



nombre de Kammenni-Ostrow (islas de laí3 
piedras), nombreque parece indicar queres- 
jiectoá su naturaleza son iguales á las islas 
pedregosas situadas al rededor de Puerto 
Dickson. El cielo estaba cubierto, la tem- 
peratura atmosfórica erado -f- 10, 4" C. y 
la del agua al principio hasta de _)_ 10" y 
mas tarde de + ^"^ el contenido de sal de la 
superficie del mar era poco considerable. 
Durante el día no se vio hielo, y favorecido 
por una fresca brisa del S. E. el Vc¡j'i pudo 
emprender su viaje con todas las velas. 
Unas pequeñas islas pedregosas^ no indica- 
das en las cartas marinas, nos recordaron 
sin embargo pronto lo poco que debíamos 
liarnos de ellas. Esta circunstancia y una 
atmósfera pesada, obligaron al capitán Pa- 
lander á avanzar con mucha precaución, 
con gran vigilancia y sondeando continua- 
mente el agua navegable. También al día 
siguiente un tiempo caluroso y un mar des- 
pejado favorecieron nuestro viaje; poro des- 
pués la niebla se hizo tan densa que ya á 
la mañana siguiente el Vega tuvo que ha- 
cer escala en una de las muchas i.slas pe- 



TOMO II. 



'■ 



íl 



l'lfllj 



m 



iin<:iNX\vrri\rios nitt, a«íh V üinop*. 



I;- i 



(|ii('r¡¡H(HiO(>i!coiifr!iiiio-) (MI luicslrociiiiiiiKt. 
lios (loclDrcs KJcllimiii y Aliinp ist, el 
It'iiif'iili' Nnnl(|\isf y yo (Icsciiiltarcaiiuis 
ii(|uí. 1,11 islii, cu <'\tr('iii() ilixii'rtü y ilcs- 
poMadii, s(> coiiiiKiiiJu i|i> lina inosctu dn 
¡j;\\oi'< i\\U' cu al;;iiii(»'^ imiilít-i s.ilircsalia (Hi 
turma úc rocas, acariciadas por d frío y cu- 
liicrlas de ahumlaiicia de li(|uciics. Kn (-¡cr- 
ios parajes más liajos la nica estalia rcNcs- 
tida de \inti capa de cscomliros. cuyo ori;,'cii 
se explicaba [¡or el licclio de que la su]»er- 
licie de aiiuclla. secauduse v coulravcudosí» 
se lialiia dividido cu jilacas cxá^ntiias, las 
luús de las cuales median uu diáuiclro de 
O, H i'i O, .') UKítros; estas placas uo preseii- 
1al)an uin;,niua ve^xelaciou. y síiln eii las 
hendiduras veiausc al^ninas raras especies 
afroliadiis de miis^xos, lí(iuones y [llantas 
cu llor: di> estas últimas contálianse aln'ii- 
nas (1) (jno si no prosperaban, por lo nu'- 
uos pareciau resistir liieu la temperatura 
en aquella iicqucña roca seca (¡ue uin;;'una 
monfafia presíU'vaha cínilra las tempesta- 
des áo.\ Mar Polar. Mntre estas plantas 
halda sin omhar;;'o mucliisimas (|ue lO) 
prosíMitahau niui^un vesti^'io de l'oruiu- 
cion do frutos, 'ramhieu las especies dn 
miis^jfo carecían en su mayor parte d(! se- 
millas, exceptuando las que crecian cu la 
orilla, comjiuesta de arcilla dura. cuhiiM'ta 
de !urba do un charco Heno do a^iui su- 



(!) Fsins cniíi sciriin l:i rl.isilíc.ii'ion del (locloi- 
Kjt'llmiiii Ims sijiuionlc.'-: 

S<i.iiJ'r(i;/u ofi/icifili/olin L. 
ririttítri^ 1.. 
» rirs/iiío'^uh 

Ciivdiiiinni! Iifllidij'oliii L. 
Coclilcaviu /cnr^lratu H. Hn 
Ifditiini'iiliifi lii//irrhnrcii.9 Rol ru. 
SlcUdV.d Ei¡iinril.<ii \\. Uu. 
Crnu^tiiiiii nl/niutm I,. 
Al.'itic niarrni-iirfiit 1''kn/.l. 
Siii/ínii ni I (di, < Fu. 
Snli.r pnliiri.-i Wc. 
(i!i/cí'ri(i vilfoiilva (Antis. ) Tu. I'ii. 
í'nt(iljri»'(i (ilijiíld 1S01..1 l''ii. 
A ira r(r!tpito<ti L. 
Junciis biíjliiiiiis L. 



lada y situado cu las iumodiacionos de la 
playa. Numero-¡o-< pedazos de madera do- 
lante dispersados al rededor del charco de- 
inostrahau ()ue ('ste se lleiiaha i'i ve(!Ps con 
el a;,'ua del mar, i|ue parece halier inlUildo 
lavoraldeuicnte i'w el desarrollo de los mus- 
áis, V.\ doctor .\lm(|\ist cnc()ntr() un nú- 
mero de csjM'cics i)¡en lormadas y relativa- 
mente aliundanl(?s de li(|ueues. Kl mar en 
cauíhio estalla de tal modo desprovisto de 
toda cspcci(> de ali^'as, que (d doctor Kjell- 
man solo pudo encontrar una forma micros- 
(•('ipica. aunque los escollos situados al re- 
dedor ofrecían uu terreno luvorahle para 
este ;,^r''iiero d(! plantas. No hahía nuimife- 
ros. ni si(|uiera se vi(i el hahitaute ordina- 
rio de las solitaria^ rocas del Mar Polar, el 
oso lilauco. (|U(! en his rofjiones donde no 
ha conocido aún el plomo (i la lanza de los 
caz.ulores, y eonliando tran(|uilaniente en 
su fuerza, rara vez deja do acercarse i'i los 
recien Hoyados desde los témpanos ó es- 
collos. 

Sillo vimos aqui seis especies de aves: la 
•lue en primer lui^ar llamii nuestra aten- 
ción fué la emlieriza do las nieves, ijue ha- 
hía ahandoiiado las montañas fértiles del 
sur para aihdar en esta isla solitaria y fría 
del Mar Polar, y que entonces revolotealia 
al rededor del montón de piedras donde te- 
nia su nido, ¡liando sin cesar ciial si de este 
modo quisiera dar ;'i conocer su satisfacción 
por liaher eleí,'ido tal luy;ar, AdeniAs obser 
vamos dos especies de aves pantanosas, la 
Ivinijd marHiiua y el ¡tlidlaropus fulira- 
rt'i/s, que sin descanso recorrian la playa 
para liuscar su alimento, consistente en 
insectos. De las aves que matamos, mu- 
chas tenían el buche lleno de estos seres, 
aunque frecuentaban un paraje donde el 
naturalista hubiera pasado horas enteras 
para encontrar .síjIo una docena de mosqui- 
tos ú otros insectos de igual tamaño, lo 
cual revela hasta qué punto puede llegar 
la buena vista, la agilidad y la astucia do 



"^■«1 



i lio hi 

TU llO- 

irco tífi- 
cos CC)!! 
iiitUúilo 
os nnis- 
un nú- 
'ohitivu- 
mar on 
ivislo (It) 
)!• Kjoll- 
i luicrüs- 
(js al ro- 
ililc para 
inaniirt!- 
B ordiii'^i- 
Polar, el 
iloiult! \w 
liza íle lo'* 
imontc tMi 
arso i'i los 
mos ó os- 

lIo aves: la 
stra at (MI- 
PS, (ivio lia- 
l'értilos del 
aria y t'i'ia 
•evüloleaba 
s düiulc te- 
il si de este 
¡al is facción 
Muíis obser 
llanosas, la 
úHS fulií'i'- 
\n\ la playa 
lisíente en 
jamos, mu- 
istos seres, 
[je donde el 
[ras enteras 
de mosqui- 
tamaño, lo 
inede llegar 
astucia de 



i:*ríiri.o vil 

la becada (1) cuando se traía de cazar iii- 
seclos. Mil lodo cuso c-< diricil i'xpliciirsc 
(|iit' puedo atraer A osla a\c luseclivora rt 
una de las rej^Mones del ^xlulio dniídc iii.N 
escasean los iiisectus. l'II |icrs('j,'uiili)r de jas 
;;av¡olas ;;randcs (•.'), la ;;avii)ta Imlrona (::) 
asi como el ciicnii;,'o de esta, la iiitrt'pida 
;,'olondrina de mar ( l).sf> cb-jaron m'v jornal- 
mente y adem;'is alo^Muias bcrnachas; (<///- 



bcrcr, las cuales toman >*n nombre de la in- 
liiiiihid de siTcs ahíhw i|uc en ellas anidan. 
Pnr liu (IcImi decir (|uc i-l tcnicnb' Nnrdij- 
\ i-t dc<cubri('M|eba¡oile laspicdrasy pedazos 
de madera ilolanle al;.'unos |ii)C(n ¡n-ectos. 
entre ellos ini coleóptero 'un e>taüliiniilo\ 
Tiimbien el doctor Stu\ber;r encontró má-^ 
larde cerca del mismo ('abo T>elieljuskin 
otn; ejemplar de la niisnuí esp(>cie de ¡n<ec- 




Ei. '■Vi;ri\.> Y Ki. I.i:na amuiiimus ion c.Am.Hs A in tíi.mi'ano, i:\ \.\ m\\ava ni:i. 12 ii; \ííii>tci fiF. ISTS, 

(;"|iia lU" un ililiiijii lio O. Ni'iiii'.'MM. 



si'r henwlii); pero no encontramos ninyuu 
eider. 

Todas las citadas especies aparecieron 
en reducido número, y nada se encon- 
tró en este sitio que pudiera comparar- 
se con el tumultuoso movimiento de aves 
que reina en las islas inmediatas al 8pitz- 



(1) Kl oi'iginnl sueco dice lioc.idii, iiuiii|ue ninjiuiia 
do liis dos especies pei-lciiece i'i In l'iiniiliii de liis liecii- 
diis [Li'uicolae : lu n'iiign m.ii'íliiiiii es dr lii rnmiliii de 
los tririgidos [trin/jas) y el pludarupuíjulicuriidi de l;i 
íiimiliu do los l'iiliirópidüs l'/udaropi. 

(.V. I Ir loii T.\ 

(2) Osen i>i hurKomneslrc lüirtif. ijlnitru^ Uriinn), 
(¡t) Lí'.-ilris pnra^ilitii L. 

li) Stcrna macrotira Xatun. 

(.V. (lo los T.) 



los. Kn el S[iitzber¡j^ no liay nin;:'un co- 
leóptíM'o. auníjue la mayor parle de este 
,ü-ru|)o de islas está situado mucho más ven- 
tajosamente res[)eclo al clima, la natura- 
leza del terreno y la ve;L;'etacion. Kslo in- 
dica en mi opinión, que la escasa y dimi- 
nuta launa de insectos del Spitzberg ha 
emigrado aquí en los úllimos tiempos y 
(|ue la i)ropagacion de los coleiipteros .se 
hace más difícil por la imposibilidad en que 
se liallan de franquear grandes extensiones 
de agua. 

Por hi tarde el tiempo se había despejado 
lo bastante para que pudiéramos continuar 
la marcha. Algunas vo(!es encontrábamos 
pedazos de hielo y durante la noche les 



i I, 



: 



W 




\\'\ 







tfW I ínrrNvwKOAcioN 

tiMiipniui^i ¡lUiiiiMilaniii ih» iiii hkhIo iiHplif- 

l.llltt>; pcri) ¡Ulll (Mitc'IICiW SIH lllilllN III) CIMII 

toiliiN ia tan ;;raiiili>s i|iii> cu tji'iii|iii chirn n 
cu ayfua»' n!iv<>;raltl('s cniiociilas lniliii'>i> im- 
(liili) o|)(iii('r un (ili^táculd á la naM'irariiiii, 
l']l Ivi lie .\y:usl(t avan/ainos (•diilínna- 
nicntc entre exIctisoH campo'^ de hielos Ilu- 
tantes ilisoniiniido-;. re-tds lie iilrus años 
(• fra^rniento-» niny corniiilos del mismo 
año; lio inw oponinn ;,'Tave-i olis|;ienlo-< (pie 
nos iiiipIdieiMii a\aii/ar, y prolmlilenietite 
lialirianios enconlnido más cerca «le la costn 
nn afilia did lodd lüm'. pcm naliralinente 
no coiiveiiia. á cansa de la nicMa, y en 
a;_''iias desconocidas, acercarnos demasiado 
á la tierra. e\c( pto en cao de vi rdadera ne- 
cesidail. Al pie de nn ^'raii témpano de 
fondo, jnntn al cual nos haldamos detenido 
al;,'nnas horas, vimos ;,'randes Iiandadasde 
poces (^f/(i(h's jiolarís) (I); y al día s¡i;Miien- 
to observamos cerca de tina isla, donde el 
aj^'ua ora muy clara, (|ue ol jondo del mar 
estaba culiiorto do un sinnúmero de indi- 
viduos (\f> la misma ospocie. Probablemente 
.se d(d)ia esto á la misma cansa ([ue tantas 
voces produce una mortandad on los pocos 
del Obi, de tal modo que ol aire se llena 
do miasmas pestilentes: cuando el liifdo ha 
encerrado una bandada considerable de pe- 
ces en un reducido espacio, donde desjmes 
do lielarso la superlicie, el a^'ua no puedi^ 
ya sustituir al oxí^xeno ¿gastado por la ab- 
sorción del aire, los peces mueren aslixia- 
(los, (') realmente alioj^'ados. lIa;,^o mención 
del lieclio, poco importante en si. jiorque 
los vertebrados, y tíiml)ion los peces iiue 
de tal uiodo se privan mutuamente la l'a- 
cnllad de vivir, nos ofrecen un caso muy 
raro. Semejantes lieclios merecen por lo 
tanto rofíistrarse con mucho más cuidado 



il) líii prsc.i (lo psta r:imili.i dn siililii'.ini|U¡(ili'> ,'i 
Im ruiil piM'li'iiccc ol liíiciiliiü {(¡(i'hi.i iiiiirr/iiiii) oi'iijin 
en Kui'dpii i'i mi'is (le ."ill, 110(1 pi'i'soniis. [.os };,ulu.s liencn 
Iros nlotiis dorsales, dos uiuilcs y iiarliillns. 

i.V. '/(■/ 7'.) 



DKt. AMIA V KCttoPA. 

I que |;i |)reseiici!i 'di» formas animales bien 
conocidos en los alrededores de sitios donde 
i antes se \ieroii miles de veces. Kl raso que 
acallo di> citar ha sido durante mis nueve 
viajes á las re;,'iones árticas, donde la vida 
animal es tan extraordinariamente rica en 
Neraiio, uno de los pocos en que baile los 
restos indudables de vertebrados mnerlos 
de este modo. Cerca de los sitios de caza so 
\eii alu'una vez los de un reno, foca, zorrc» 
o ave. muertos de la herida causada por el 
plomo de nn cazador, pero nunca encontré 
en el .'^pitzber;,' un reno muerto de enfer- 
medad (') vejez, ni tainpoi'o un o-o. deltie 
1 blanco, zorro, leinmin;,', oca, alca, etc., 
! que hnliieran siicnmliido por una de estas 
causas (1). Sin embar;,'o. alli hay cenlena- 
res de osos blancos y renos, millares de fo- 
; cas, morsas y delllnes blancos, y millones 
do aves. Ks ¡treciso que un sinnúmero de 
: ellos mueran de nuierto «natural.* ;,(V'i''' 
se hace ib» sus cadáveres':' No lo sabemo-i 
hasta ahora, y ni si(|uiera podemos supo- 
lU'rlo. auni|iie a(|ni se nos présenla una 
cuestión de suma importancia para contes- 
tar á una inlinidad de pre;,'untas de jL^ran 
interiVs solire la formación de las capas j.;co- 
' l(i;;icas (|iie contienen iVisiles. l)e todos iiio- 
j dos parecí* extraño, que en el S[i¡lzber;r sea 
j más fácil encontrar las \('rlebras de un la- 
;;arto ^íi^.^aiitesco del período triásico ("J) 
i que los huesos de una foca, morsa ó a\e 
muerta de muerte natural; v lo mismo di- 



ili S.'iio puedo i'ccordaí' un eieinjiio iiiá> d'' lial ei' 
eliciilill'ado vei'lelii'ados imierlos de inucile unluiiil: 
ru(' i'uaiid'j on JHTil cnCDnOi', como nulos lio dicho, un 
f;i'aii iiiinioro do arras liiiiei'las en el liielo de la cn- 
li'nda del oslrocliii do llinlopcn. 

ilii Majo oslo noiiiliro so aj;i'upim aclualmonlo, co- 
mo sulidivisioncs, l.is ai'onisciis idiif-'arrndas, la (jidj/.a 
coiielilí'orn y las marjias irisadas, i|uo so considoñiircui 
nulos como lormaciiines do primor ói'don. La foi'mn- 
cion Iriásiou (!onlien(í plnnlns y animiilos parliculaio 
(|nn la dan i'i conocer tVicilmonlo; piilro los últimos 
l¡j;iiriin sohro todo coiiclins, caracoles y pocos; los res- 
tos de roplilescscasoan mucho y los do mamil'oros l'.il- 
tiin del lodo. i.V. tlcl 7'.| 



. 



í 



ronio"* rospoí*?' • h do paNí^-^ nicrliJiotiülos ' 
hiiMtiidos. 

I'!l lU lio il;,'nstr> psisiimos otril vc/ fpclifo 
í\ iiiüi ititiiiiilail ili> pi'i|ii)>i'iiis escollos t^ 
i-liH. Kl mar iNtalia al priiK'ipio liastaiito 
lilin*. Itero iii;'h fardi' ho i iilirin do iVa;,'- 
iiii<iiti)-4 do liiojo dtd;;ad<H, (|iio im ostaliaii 
rotori'ldo'', lo nial iiidicii ipio im han sii- 
iVido iiin;,'uiia prosloii duniiitotd iii\ionHi. 
l'!sto liiolo no nos opuso ;,'raiiilos inooiixo- 
tiioiicias para la iia\o;,'a('ioii, poro al mismo 
tii'iiipo lina níidija niny donsa lo onvidviii 
tnilo, do nianora ipio pronto nos vimos oii 
la prooi^iuii i\(' andar on una poiinoña oii- 
sonada dr> la costa. Mn vano iiitoiitr> lijar 
i\i' un mod(» ('» do otro ol luoridiano dol sitio. 
Casi 011 todas partos do |a ririlla lialiia aún 
ini liorilo liastaiito alto do niovo y liiolo 
(|iio 011 la iiiidda olVocian el iispocto iU' 
onornii's ;,Ha('iaros; i'uoni do rsto la tiorra 
entalla liliro i\o niovo. Hospocto á su lor- 
iiiacion U('<dii;_'ic,'i y á la llora y la launa, 
asomojáliaso did tddn á jas Ai' la isla qno 
aoalio do dosorüdr. MI a;,'ii!i dol mar ora 
ai|iii clara y salada y la poscii con rod do 
rniidii [iormiti(i por lo tanto al doctor 
Kjollman oldoiior una inlinidad do al^'as 
;:raiidos y al doclor SliixlioriJ: nuinorosos 
\ortolirados niarinos. 

('liando la niolda so despojó so^'uimos 
avanzando á vajtor. iiü'is apenas huhinins 
licitado ;'i alto mar filó preciso dotenornos 
junto á nn témpano ^^rande. Con las rodos 
arrastradora-! olilnvimos aqni una alnin- 
ilanto cos(<(dia do i¡-p¡indc.s v hormosas os- 
pecios de aniínide-:. nn inmensn número de 
astoridos, astorolitónidos, antedones, etc. 
Adoiiü'is encontramos aqni una cosa sii- 
niamenle notalde que p;ira mí aun ahora 
constiluye nn oni^'ma 

Hace varios años que con alan he pedido ' 
un oxi'imon do las materias pulverulentas 
que con el roclo, la lluvia, la nieve, etc., 
caen sobro la superlíci»! del ^^lolio; y he de- 
mostrado q^uo una parle do aquellas pro- 



VM. tW 

vlom s¡ii duda dol cosnio. Uo'-ulta do aipit 
(|Uo ostos microscópicos depósitos ilo po|\t» 
adquioroii una importancia e\lraordinariii 
para la historia dol di'sarrollo dn nuestro 
;,'lolio, rolacioniindos«« además con ellos o| 
iiimonso iiitorr>s (|uo rodoa todo cuanto una 
oNporioncia \ordadora nos comunica suliro 
o| miindomatoriiil sitiiailo t'uera de lati<>rrii. 
No ohstanlo, los países hahitados (|o nuen- 
tro ;,'lolio son monos propios para talos 
avori;,'iliicionos, popqui' ai|UÍ las partículas 
do polvo cósmico que sidocaoncn reducida 
cantidad dirícilmonte piiodon distiii;,'uirse 
dol polvo producido por la civilización, o 
sea dol (|no proviene >\i' las viviendas hu- 
manas, de los desperdicios de la industria 
;, ár las máquinas do vapo ' y (diimonoas 
lie las l'áhricas. No sucedo lo mismo en los 
campos iU' nievo y de hielo del extremo 
norte, separados por ;,'ranilos distancias 
úo los caminos iVociioiitados; de las polda- 
cioiies y de los vapores. Todo átomo de 
polvo extraño puede ilistiii;;:uirso aquí iVi- 
cilmonto, siendo muy prohahle que los res- 
tos jirorodentos de la civilización faltan del 
lodo en estas regiones. |)e aquí resulta na- 
turalmente que no quiso perder la primera 
oportunidad de hacer nuevas observaciones 
011 ol sentido indicado, oportunidad que me 
ofrociit nuestro dosemliarco invi Inntario en 
ol campo de hielo llotanto. 

.\|)oiias se detuvo ol ir//-', bají'- al hielo 
para ver si no haltría aqni al^'Uii polvo 
metalíloro, en la .superficie, como el que 
antes había encontrado al norte dol Siptz- 
Itor^: pero nada hálito que se le pareciera. 

Kn cambio, el teniente Nordqvist ol)- 
servó en la nitvo unas maindiitas amarillas, 
ó invitóle á rocoicor los iVa^íinentos donde 
se hallaban para que el doctor Kjollman 
las exanünaso. Supuse que las niaiudias 
eran debidas á I;', sustancia mucosa de las 
diatomáceas, pero del examen dol doctor 
Kjellinan resultii que no procedían do 
iiiu'nina materia or-íáiiica siuó de ¿granos 



'r 



19S rincí NN\vi;ii.\( :i(iN ni:i. asía v lanoPA 

cristalizados de arena. Eiiloueos también roconoci (luo la supuesta sustancia mucosa 
yo los examiné con uiús dctoncion. más , se comjionia de cristales (no fra¿jmcntos do 



, i 



11 




i . .; i 



ORixninKO PE i,A rosiA nií Taiml'h. 

Aiilodnn K>i'liiiclit¡i .1. Mui.i.Eii. 
'/« ilel tiiiiiiiMn iiiitiirnl. 



por desgracia, sólo A la mañana siguiente i tales) de un amarillo pálido sin mezcla al- 
de haber abandonado el campo de hielo guna de materias extrañas. El peso de los 



í^ 



mucosa 
satos de 



f:Aplrti.() 

cristales, obtenidos de unos '.] litros do 
nieve, tomados en un espacio de lu metros 
cuadrados cuando más, era poco nu'is ú 
menos de 0,2 gramos. Jos crislales no se 
encontraban sino en la snperlicie d(^ la 
nieve y no en sus capas iníeriores; tenían 
hasta un milímetro do di.'uneiro en su sec- 
ción transversal, ofreciendo el aspecto de 
la figura representada en el adjunto gra- 
bado y parecían del sistema r('inil)ico, ])ues 
formaban unos prismas surcados, obtusos 
en ambos extremos, con una marcada su- • 
porficie divisoria. Desgraciadamente no be 
podido medirlos exactamente, pues al poco 
tiempo se descompusieron en forma do un 




FoliMA DI- l.OS (lllS'rM.LS, 



fncoiitradüs t» l'I liielcí fucrH ili' Tiiiiiini-. ion nii niniiciit. 
Je au 4 4ü Vfcu^. 



polvo blanco no cristalino. Sin disolverse 
marcadamente estuvieron todo una noche 
en el agua resultante de hi nieve (i(>rre- 
tida, y cuando se deshicieron dividiéronse 
en forma de un polvo blanco sin sabor; 
este polvo se examinó á nuestro regreso, 
(después de conservarlo durante 21 meses) 
y entonces resultó que sólo oontenia car- 
bonato de cal. 

El origen y la composición primitiva de 
esta sustancia me parecen enigmáticos. No 
podía ser carbonato de cid ordinario, pues 
los cristales no eran romboédricos y no 
presentábalas cruces del espato calcáreo (1). 



!cla al- 
) de los 



(!) El espillo calcáreo ó (>.s|i!i(() ilo Iilnnda os uiiii 
VMi'icdnd hialina del carlioiialodo cal iiiiiiíilro, y eslá 
ci'islulizado en forma do romboodi'os do I!'.")" 5. 

[\o(a ilcí T.) 



VII. 199 

Tampoco sería aragonita (l); esta puede 
descomponerse por si misma, pero el polvo 
recien formado huitiera sido cristalino. 

;.Fueron los cristales desde un pii.icipio 
un nuevo carbonato d'' cal hidrátate, que 
se formó cristalizándose >. ol agua de mar 
y que más tarde, á una temperatura de 
JO á 20", sobre O perdieron el contenido de 
agua? En este caso habrían debido encon- 
trarse á más profundidad en la nieve y no 
en la sui)erlicie de la misma. ¿Habrán caído 
de arriba sobro la superficie de la tierra, 
siendo antes de descomponerse una maieria 
tan distinta de las pertenecientes á la tierra 
como varias composiciones químicas des- 
cubiertas últimamente en las piedras me- 
teóricas (2)? En favor de este aserto hablan 
la existencia de los cristales en la capa su- 
perior de la nieve y su descomposición en 
el aire. Desgraciadamente no existe por 
ahora ninguna posilúlidad de resolver esta 
cuestión; pero en todo caso el hallazgo 
puede ser un nuevo estímulo para que los 
hombres que viajan por las regiones del 
extremo norte recojan y conserven cuida- 
dosamente todas las sustancias extrañas, 
por diminutas que sean, halladas en la su- 
perficie de los campos de nieve distantes 
de las vías ordinarias del comercio de los 
hombres. 

Como este problema puede resolverse con 
más facilidad por la observación en las re- 
giones polar'^s, daré cuenta en este lugar 
de algunos descubrimientos análogos, he- 
chos antes por mi, ó por recomendación 
mía, para que puedan servir de dato á los 
viajeros futuros (3). 



(1) l.a aragonita toma su nombre de In circunstan- 
i-ia (lo lialiorso encontrado por primera vez en 1775 en 
Molina do Aragón; os otra de las muchas variedades 
dol earlionalo de cal anhidro y sus cristales afectan la 
forma de pi'ismas ortorónihicos. (.V. cleí T.) 

(2) Llamadas también are61itos, piedras del ñire, 
bólidos, piedras dol rayo; su nombre químico "is el de 
óxido ferroso fiirrico. (iV del T.) 

(i)) A. E. NordonsUiíild: «Sobre el polvo cósmico 
(¡ue con la lluvia ote, cae en la superficie de la tierra» 



iit '4 



i 



1 


iH 


' i 1 


'0 


. 1; 
j '. 

i- 1 





I I 



f ;i 



II,! 



200 ( lili I n.vavi ii'.iiio.v 

1." A principios tío dicioiiibrc do 1«71 
hubo en Estocolmo luui iioviuUi en extremo 
iil)iuulau1e, quizi'is la luús ('«¡¡iosa (|ue se 
haya visto en toda una ^eneiMciou, tanto, 
que varios hombres perdieron hi vida en 
his inmediaeiones de Kstocohuo. donde 
quedaron sepultados debajo delanie\e. Kn 
los últimos (lias que duró esta nevada 
mandé reco^^er en un pañuelo un metro 
cúbico de nieve poco más ó uiénos. y lia- 
biéndola derretido quedó 
conu» residuo un polvo ne- 










j^-ro que 



contenía trranos 



Sección de I; 



metálicos de hierro los cua- 
les ])odian separarse con el 
imán. 

■J." A mediados de mar- 
zo de 187"J, uii hermano 
("arlos Nordenskiíild hizo 
lili examen análogo en una 
lejana re^^üon, poblada de 
bosques, en Evois, en Fin- 
landia; y también aqui ob- 
miijerficie .le niev.- ^^,vo al dorritir la nievo 

de un cíimpo de , - 
liiolollotantoá UU poqUOllO reSulUO com- 
ióse» Int. 11. puesto de un polvo negro 
i,dcit,„nmio contenía hierro meta- 

nalurnl. ' 

lico. 
3." El H de agosto y el 2 de setiembre 
del mismo año exumint' al norte del Spitz- 
berg á los 8U" lat. n. y á los 1.'} á 1.")" lon- 
gitud c. la capa de nieve que cubría el hie- 
lo. La naturaleza de la capa resulta del 
adjunto grabado en el que la cifra 1, indica 
la nieve recien caída; '¿. una capa de 8 mi- 
limetros de diámetro de nieve vieja, endu- 
recida; '.i, una capa de 30 milímetros de 
una nieve aglomerada en una masa gra- 
nujienta y 1, nieve ordinaria en el niismo 
carácter y endurecida. La capa <i estaba 
llena de pequeños granos negros, entre los 



("Uüvi.siii de los dübutosdo la Academia,» iSTt N." i) y 
«Helalo sohi'e la expedición sueca ul Polo de 1872 ú T.'J 
("Suplemento de los debates de la Acideniiaj 1. II, 
N."18iiúg. 18.) 



I, A.M.V ^ l;l l.nl'A. 

cuales veíanse numerosas partículas metá- 
licas que podían extraerse con el ¡man y 
que contenían hierro, cobalto y probable- 
mente también nikel. 

4." Al derritir 500 gramos de graniza, 
caída en Estocolmo en otoño de 1873, se 
obtuvieron unas partículas metálicas pare- 
cidas con un contenido de cobalto (nikel) 
que sin embargo en este caso podían pro- 
venir délos tejados vecinos, porque la gra- 
niza se había recojido en un patio rodeado 
de casas cuyos tejados estaban cubiertos de 
placas de hierro pintadas de rojo. El color 
negro de las partículas metálicas encerra- 
das en la graniza, la circunstancia de ha- 
llarse en el interior de los granos, y por 
último su contenidf ■ cobalto indicaban 
también aqui un orig..a muy distinto. 

5." En un polvj (crioconito), recojido 
en julio de 1870 en el hielo del interior de 
Groenlandia se encontraron igualmente 
granos de hierro metálicos mezclados que 
contenían cobalto. La masa principal se 
componía de un silicato crislalino, bipris- 
mático, saturado de una sustancia orgá- 
nica de mal olor. El polvo estaba amasado 
en el fondo de un sinnúmero de pequeños 
hoyos en la superficie del hielo inferior. 
No es de suponer que fuera de origen vol- 
cánico, pues por su extructura cristalina 
diferia completamente del polvo vidrioso, 
que arrojado por los volcanes es arrastrado 
por los vientos á lejanos países é igualmen- 
te se diferenciaba del polvo que el 30 de 
marzo de 1875 cayó en varios puntos en 
cantidad bastante considerable sobre la Es- 
candinavia central y que indudablemente 
procedía de los volcanes delslandia. JMieu- 
tras que el crioconito consiste en pequeños 
fragmentos de metal angulosos y biprismá- 
ticos, sin mezcla de granos vidriosos, el 
polvo volcánico de Haga (1) se compone 



cu- 



li) Empleo eslo nombro refiriéndome á la lluvia de 
cenizas ijue en 187.5 so observó primeramente cerca 



lil 



CAi'irii 

casi oxclusiviuiioiilc (1(> poinu'ñas hiirlmjiis 
(lo vidi'io iii¡('i'nsc(i]ii(';i.s (\no iki ¡nlliiycn cu 
l;is siipi'i'licii'S (le ]hi1;ii'Í/.;icÍ(i|i de I;i luz (|Ui' 
])iisii ii IniVí'S (le clla-í. 

Tissaiidicr Iii/.(i más larde dliscrvacidiios 
aiiálo^ií'iis 011 París, y lainliioii la (>\|)('di('¡(ju 
iii¿^'losa do Nares al l'iilu Norle. 

Muclios creían (pie es |uic(i dí;^'iiii de la 
ciencia ocuparse d(> una cesa 1aii jiiicd ini- 
jtorlanle como lo es la caída de un ])(d\o 
microsc('ipico, jjoro yo no lo ci'eo a<¡. ('al- 
eulo la caiilidad del jiídso exislenle en o\ 
hielo al norle del S[iity.lieri;' en n. ] ;i j mili- 
¡4i'amo ]ior me1ro cuadrado, y probalde- 
meiile ol depósilo di' polvo (juc se verifica 
diiniiito lodo el año es aun iiiás considera- 
lile (|U0 osla ciiVa. ;l'ero un iiiilí.;¡amo jior 
nielro cuadrado de la siiitei'lici(i del í;'1o1)ü 
liace ]iara loda la 1 ierra unos ¡ÓüO millones 
de kili'i^'ramosl Semejauto uiasa acumulada 
lie año 011 año duranle unos ])eriodos ¿4'eo- 
l(ii;'icos do una duración pi'idialilemenlo iii- 
compreusiblo para nosotros, consliluye un 
l'aclor demasiado iniporlaiile para j)asarle 
011 8Íloiici(j al deliM'iiiinar los ras^^'os jirin- 
cipalos de la liisioria L;'eolói4'ica de iiueslro 
[ilauota. I na conliiuuiciou do oslos oslu- 
dios demoslraria lal vez (|ue jiueslro ü'lolio, 
muy peijueño en un ])riiicipio, so lia des- 
arrollado ¡loco á poco liasla alcanzar ol la- 
maño (|ue hoy liouo; y (juo unas oonsidora- 
liles])artes ch^ inieslras capas sedimenlarias. 
sdhre lodo (Mi las (jue se han deposifado en 
el mar lilu'e. á i;'ran distancia de la tierra. 



ili'l iMsIillo do Iliifra, en \>\ inniotlincion do Esloíolmo, 
o.-- dócil' 011 ol liinüo oxli'omo del Tiroa do il¡s|ioi'siiiii 
dol pidvo Ii.ibIm Mliorii ooiioi'¡d¡i. Sido por la o.\|iosii-loii 
liublicadii onlüiioos por lus por¡(idio(ps. pidiondo so ro- 
miticson Iiis iiolicin.s y olj.sorviicioiios lioolia> oii olrü.s 
]junlos, para coiiopimioiilo do la Hoal .\oadomia Siiora 
(\i' oionoias. siiposo i|iio una lluvia ai.álujía lialiía caído 
oa-ial mismo liompn 011 una p-i-aii oxloiision do la Es- 
caialiiuivia ooiiU'al. l''l |)idvo 110 cayó sin omliai'^uo on 
ijiual canlidad on Inda la siiporlicio. sim'i dislriliuido 
011 di\i'i'sos punios y on ilislinlas ooasionos. I, a dis- 
tancia onlro Pislocolmo y ios voléanos di' Islaiidia don- 
de luvo lufrar la erupción, es de oasi 2,(i(i(l IvilúmoU'os. 



.0 vu. liol 

son (h^ oi'íi^'eii ci'isniico. Asi tendríamos una 
explicación inesperada sohre (d orillen do 
los i'd'.'ds Volcánicos y una razón sencilla 
de la i^i'ualdad notalih» (|ue sin duda (\xisto 
enlVelas rocas plutiinicas y las [liedrasme- 
tei'iricas (I). 



I 



MI I 1 de an'osto cuando la iiiidila so 
Iniho disipado un poco continuamos nuos- 
li'a niai'cha á \apor: pero prcito í'ik' ])re- 
ci-ii anclai'de nue\o en una ensenada (|ue 
de-de el lado norte did («strivlio de Tai- 
mur l'iii'ma una escotadura on la isla dol 
nii-^nio nomhi'o. A causa do la infiniíhid de 
aclinías quo se coi^'ieron ai|U¡ con la red 
llaiiii'' esta ensenada Ijaliía de las Actinias. 
Xo olistante, este punto no es el único (jiio 
(MI el mar d(^ Kara podría reciliir su noni- 
lire por la aliuiidancia do vertebrados (juc 
iujuí existe, 

l']l tiempo (h^slavorablo nos iinpidi(') salir 
antes del IN de a¡4'oslo do la bahía do las 
Actinias qwo forma un buen puerto l)ien 
abrin'ado. Durante oslo lieinpo so liicioron 
(excursiones ])or diversos puntos más hacia 
(1 interior d(d estrecho de Taimur, dondo 
prodominalia una corriente alternada. VA 
estrecho 1(Miía demasiada poca profundidad 
]>ara franijuearh! con barcos yrandes. I^a 
formación y-ooRíg-ica alrededor dol estrecho 
de Taimur se compono de depiisitos do 
gneis (]ue constituyon unas cordilleras tia- 
jas. tan ag'ri(>tadas por ol frío, (]uo so han 
transfurmado en (Miormes monlonos de pie- 
dras, enbiiM'tas de I¡(ju(Mios. lüitrc ellos ,sc 
exti(Midoii pequeños valh^ y llanuras, (iuo 
(Mitoncos estallan sin nieve, (>xcepluaiid(j 



(It I'".s ilecii', doiiioslrando (|Uo la ]ir¡niora mnloria 
de las roca,-, pluli'uiii'as v volcánicas os do origen eós- 
iiiico. y i|U(Mos roniiinonos do calor i|uo se producen 
en oslas capas reconocen por causa Iransroi'inaciones 
i|uim¡cas á las (|ue el si'dimenlo C('isniico osla sujolo 
después de culiiirse de poderosas rorniacionos to- 
rreslros. 



¿\ii 



Tomo II. 



2Ü 



I 



'! '^ ' 



'I 

'■■■>: 



I', ■ 

■lli 



líl«:[f ,^. 



I 



I !: 



202 ( im i NN \vi:i,\c:ii>N hir, a>ia V i:i mn'A. 

iilü'uiKi-; iiioiitdiic^ (ji'(> 1i;i1jÍ;ui ij'ii'ilailo cu cnncí'iilo la c^lopa di' la Cíisla cslo del Jc- 
la> urii'tas. I,as llanura-^ Iddas cslaliaii cu- in'^i'i dIVccc una ditVriMicia iiofal)l(' ('oiiipa- 
liicrlas do una xc^'clacion muy verde; pein rada con las reiriones costeras de la isla do 



al examinarla más de cerca resiiltii no <er. 
como siM'reia. una Ncrdadei'a alfomlira de 



Waiiralselí v Nueva Zembla. La abundan- 
cia de musidos y liqúenes bien desarrolla- 



i^i'anuncas. síik'i una m'V.cla ile ('slas cun dos llamaba en camlKo la aleneion. Kn la 




üiíamin: 



A' 1 :m I 



IMpiir.i].ii;on Snliirii H. IIü 



una inlinidad de dil'criMiles especiis de 
musgos y li(iuen.><. Sido -^e encuentran 
unas pocas llores (1): de modo ijuc puresle 



;I' ni (lo.'lor Kii'Um.ii! Iim d.nlo l,i sÍ;íuí<miIi'' lisln 
(le lii.- |ihinta.s lluriTciMs reco^^kl;!-; |.oi' il i>n e=l.i 

Clnrrunni fi ¡'¡illa IÜi-IkiiiIs, 
Potcnliilu ciiutnjiíKita I'liisIi. 



C(.l 



sta V en las orillas de los montones do 



■V( ('"('/'; •(!'/« .■•Irllariri L. I', comosii. 

» ni ralis L. 

» rcrniid L. 

rinilciris L. 
C/ii\i/-").-'/ilfiiiiiiii idtvrnifoliuin L. 
l'nrdiiiiiiixc lii'lli'jijoliii L. 
Drulia cori/inho.<a li. Ur. 
Papater nni/icitidc L. 



w 



' del ,U'- 
; C'oiiiiüi- 
la isla do 
ibuiidaii- 
sarrolla- 
1. En la 



ones do 



iiiovo que on algunos puntos so halu'aii con- 
servado, los iiius¿xos loiiian numerosas se- 
millas. La villa animal en la tierra era es- 
casa: vimos al,:íunos renos, matanuis nn 
zorro y co^'imos un lemin,:^'. 

En cuanto á las aves, vimos las si;.;-nien- 
tes: cstriü'idos (s/rí.r iii/rl,')ij en liastaule 
número, de los cuales matamos uno: una 
especie de halcones que perseiruimus en 
vano: emberizas de las nieves (|ue anidalúin 
en abundancia en los montones de nieve, 
una cria de lagópcdos, de la que matamos 
algunos hijuelos; seis especies de avesjian- 
tauosas, las mi\s comunes ib^ la región y tic 
las que matamos uiuchas; dos especies di' 
gaviotas (tfiri'S f/lf'i'CKs y (fnlfc/f/hfs/; /(vv- 
Iris piirasHicd y L'it/¡'ütui el último con 
más frecuencia: aiiscr brnn'do que era 
nuiy común: y jior lin palos pdlares (^/m- 
rolda f/l^in'f'lin) que nadaban en grandes 
bandadas en el estrecho. En general hi 
fauna de aves era aqui muy escasa en com- 
paración con lo que estábamos acoslumltra- 
dos de ver en las regiones seplenlrioiuües 
situadas más al oeste de Nueva Zembla. 

En el uiar las primeras clases del reino 
animal tenían los representanti^s algo más 



Ji'antinculiis pyi/iiuviis Wi;. 

•I lii/pfi'hovviis lUiltb. 

» Sdlfi/iiiri'us Sol. 

Slellarid Eiltrardsii H. Br. 
Ccrtistiiim alpinttiii L. 
Alsinc niticrorarpu Fon/l. 
Sali\^ /)o/í(í'í> VVir. 
Pou íirctica R. Br. 
Arctophild p''n</iílint( (I.ípsI 
C(italir().<(i al'/idd (Sol.) Kr. 
Colpodinin Utlifoltinii R Br. 



\nds. 



Duponlia Fislieri R. Br 
Plcuropni/on Sabini R. Bi', 



ítr» cifr'pííosa 



L 



Hivrucliloa pnurilToia R, Br. 
Calaniaiiro.<!Í.< Idpponica (\Ví;.> II ii 



Al: 



np 



ceiinis alrnnu 



ll" 



Eriophoniiii onijiiftijoliuin Rolli. 



Ca 



rcx aqi 



SchfHvliccri Hop 
uitilis Wii. 



ir/n 
Jiinrii.^ bi'iL 



ri'iida Gooii. 



IaizhIü Ii 






(irrlicíi 



\. 



Bl. 



R. Rr 



i.o MI. -JOil 

numeroso^. V.n la travesía desde el Jenist i 
baliíanios \i^\n \ina nutrsa v sol)re el hielo 
(|ue Ilutaba [mr v\ estrecho se veía una in- 
linidad (b' fora<. tanto de la especie y// (v' 
h'irh'ih' cuino di' la ¡¡¡cirn lii^jiiiln . l']<to nos 
íiiilnjo á .-upoui'r niiiyor riíjiie/a de aníiiia- 
\i'^ en el fondo del mar, su[iosieion (jui* se 
coiilirmi'i por nui>s1ra jiesca ecm la red de 
l'oiido. Al llegar no \ irnos vestíi^'ío alguno 
ib' hi pre-i'oeía (b'l bunibre. peruabni'a una 
señal de jiiedra indica el lugar donde el 
I'í'//" y el I.i'iia estuvieron anclados. 

Por lo demás, poco faltó [laraque hubié- 
ramos encontrado un eonijiatriota en esle 
mal' iiu'.ira xisítado antrs por Ins Imiiues. 
.Mi(Mitra> estuvimos anclados en el estrecho 
(le Tainnii'. el cipitan Ed. Johaniiesen Ue- 
gii con su liaren de \i'la ^uí'i/h'inl di^ 
'IVoni-íi cerca del misino sitio. 1 labia salido 
de Noruega el '^'J t\i' mayo de InTn; llegn 
el (i tie .Innío á la Tierra de las ( )c'as. eu 
Nncna '/i'iiibla. y toci'i el •.'•.¿ ib' Julio en la 
punta norte do e.-ta isla. El lo de agosto 
se dirigiii desile Nueva Zenibla hacía el 
este. atra\esa;¡do i'l mar de Kara, éntrelos 
7 (i' y 77' hit. n. por agnas libres, y (d Iti 
de ago-bi din vi-la á la Tierra W Tainuir. 
de donde \ olvíi'i. primero con rumbo al oi'ste 
y despiii's al norte. A los 77 " 'A I ' latitutl n. 
y so' loiig. e. de Círeonwich encontni una 
nui'va isla, á la cual dio la vuelta, y el 
noniln'e ile SoUuUiJ. L;i isla estaba sin nie- 
ve pm'o carecía ib> gramas. En la tierra se 
presentaban alguiiiw osos y zurros azules, 
golondrinas de mar, lU'ocelarío-J, i)agolilas 
(gaviotas de maríll). liandadas de urias 
V una av(^ de cola redondeaila v pico lar- 
go. probablemente una pantanosa. En el 
bulo noroeste de la isla lu'edoniiiiaba una 
fuerte corriente septentrional. La situación 
apartada y el aspecto solitario de la isla 



fueron las razones que 



.lol 



lamiesen tuvo 



pai'a proponer id nnmbi'e arriba idtado. Hcs- 
de aq .: el capitán se diri^'ii'i hfieía el iiorti> 
V lleu'an'io a los 7,s" lat . 



^fi 



paso otra vez 



T 



2'l^ 'llli'CNN.WEnArinv 

piir \U('\;i /iMillilü. (If i|(iUili> s;il¡(M'I l'Jili' 
si'ticiiilii'i' |i;ir;i Nnrii(>i:';i. TiiiiiliiiMí á la 
Vliclla cilciMill'ri el iiiai- ilc K;iim (|('>|ii>- 
.iil(lo(l). 

IhlIMIlli' el riiMII]iii <|lli' lllli'-tlM iwt'|!|ci;| 

SO pmliHiii'rM'ii ('<liN |iiL;';ir('-. 1111,1 ilcii-;;! iiii'- 
lilii iisc\ir('ci;i la iilüKisrcra: sin (Miiliartz'n .'I 
iNilc sctiiMiilirc esta si' (Ic-qii'jn |ini' lin im 
taiilii. 1 ,i'S aiiiii-; ai-líi si'LJiíi'ln la- andas y 
iiiai'cliauíns iiiijiuNadiis |Hir d vapor vix- 
li'aiulo el laild (icciilciital i|i' la isla do Tai- 
iiiur: osla partí' ilo la cnsta cslá rmli'aila ilo 

llUlItitUil lio islnlos (jilo Ilii so OlICUi'llll'all 

011 los mapas y ijiii/ás la uiisina i-la do Tai- 
imir ostá di\idida oii diloroiilos parios [inr 
luodiii do o<ti'i'o]|iK. l'lii iiuosti'ii avaiioo. la 
uiidda aun Iia<ta!i1i' iloiisa ims iiii[iidiri tra- 
zar la oniiliu'uiMciiin o\;io1a do las islas on- 
1ro las Olíalos Iniscanins so^airn oaininn. iT' 
iiiiidoijuo muy siiporticialmonlo ln liioimn; 
(MI (d mapa. Nn nlistanlo víiihk ipio la punta 
uorto il" l;i i-la do 'rainiur im so oxtiondo , 
tantu li;ioia ol nurto oiunn lo indican por ln 
rou'ular los mapas. 

Mnoiintraiiios piK'o liiido. y ol qro \ inios 
oslaba muy corroido y pro 'odia de las di- 
sonadas 1) (\i' los r¡i)x. A¡ioiias <i diwant" 
lodo (d din vimos lui sido tiMiipano Lastanto 
^iZ'raudo para abrir -obro id id alidiimou di) 
una lnr;i al ol'octo Ao oxlraor los inlosiinos. 
No lialiiamos visto aún \ordadi'ro liiolo 
viojii tal oomo so lo oiiouoiilra on la oiwta 
iiorto dol Spitxboru'. I\o-poo1o á la natiii'a- 
loza dol liiolo so olisor\alia una ilifi'i'onoia 
complota oulro ol dol mai- do Kara y ol did 
mar situado al mirto y oslo do| S|iitzlioru'. 
K\\ todo ol dia no \imii-: una -ola a\o. idr- 
onustanoia iiiio im lio obsor\ailo iiunoa du- 
ranti' un \ia¡o do \orano por las roi;'ioiios 
ártioas; lampooo tuvimos ocasión {\o ver 
una foca. 

]']| 1 '•• do au'oslo (.'ontiuuamii' iiiiostra 



il; II. Mulin. 1.1 l.-l;i (le li SuIciIíkI, ele .» ton un 
m.ipa .\o!ii'¡;is do l'i>lerm;iiiii>. l'STü, [iílt. 'iT. 



marolia ;i lo lar^'o di a cusía, ora á \apor, 
oi'a á la \o|a. y oiixiioltus oasj sionipi'o ou 
una niobla oii oxtrciiio donsa. ijiio sido Ai' 
tioiupo 011 li.'iiipo s,> disipaba lo bástanlo 
|iara ipi" pudii'somos d¡\isar la oo-la. Para 
i|ir' los (|,i> liui|iio-' no so sopararaii 1ii\io- 
i'on (|Ui' li o'"r-i' ;i moñudo sofias con ol sil- 
liato do \apor. l'il mar so prosciitaba torso 
oomo un ospcjií. Sido ali:aiiios tidupanos ya 
;4'astados se prosoiilalian una ipio otra voz: 
|iorii diiranto id dia pasamos junto á un o\- 
ti'uso canillo Al' liiolo. que forman lo com- 
paola masa prcsontaba la solidez do tierra 
liriiio obstruyendo una onsonada en ol lado 
o •oidenlal do la poninsula do 'r.-idioljuskin. 
Msta suporliido Iclada ¡larocia con la nie- 
bla en extremo tuerto y ido\ada aumpie 
en realidad oslaba ol liiolo ca-i lan corroido 
i'iiuio el (|iii' Ibrmaba las lajas (|iio babia- 
nio; encontrado en aligamos es|i:iciiis del 
mar. 

I, a niehla impedía la vista ;i mayor di-- 
tancia en el mar y lloi.;ai('' á temer ipie la 
]iunla extrema soptontrional ibd .\-ia esta- 
ña rodeada do tanto biolo ijue no pudría- 
mos desonibarcar en ella. Poro iironto si' 
ontro\ io a tiM\iVs di' la niebla al nordosti' 
un promontorio oscuro y dosombarazado 
do hielo. 1 na onsonada abierta liiiida el 
norb- se abría en aquel punto, y auibos 
buques anclaron en esta baliia á bus .seis do 
la tarde del I '.» do ai.:'os1o. 

llabiaiiio- alcanzado onloncos o| lin \a- 
nanionto apoloiMilo durante ali;'umis sii;dos: 
[lor primera \ez anchiba un buquo en el 
cabo e\ti'enio seplontrional del .\ntii;aio 
Mundo. Xo delie extrañar poi' lo tanto, que 
osle aconteriniiento so celebrara izando la< 
banderas y disparando cañonazos y más 
lardo. i]i' ro^-roso do la oxcursion á tierra 
lirine eem un l'ostin a bordo cii ol que no 
faltaron brindis. 

Lo misino qiioá nuestra llorada al Jimií- 
soi. nosrocibii) lambion allí un enorme oso 
blanco «pie aulos do auclur ya habíamos 



^ 



yol' (11-- 
T (|Ui' la 
|-ia csta- 
Midi'ia- 

lltll >!' 

iril(>s1i' 
razado 
icia, ('I 
amliiis 
seis di' 

III va- 

• MI el 
,ii1i,i;'iin 

II. (|Ui' 

iiidd las 
y mas 

I tierra 

(¡IK^ lili 

II .I(M1Í- 
IIK' OSd 

liianios 



•\plTti.n \ri sor» 

\ i>;tit |»¡isiMrs(> |iur la playa. i'\aiiiiiiáiidiiii(is la imiita iir¡<''iit il t'ii dii'i'r •imi sur. Inicia 

una (jMt' otra vez. presa di' ricrla iiii|iiii'hiil cj iiif-^rinr <1" li Ijitim y pirei-i' alcalizar 

y liusiiH'aiidip cii dircccinii al mar para a\('- iiiii altura il" :{'mi nietrn-;. I.n iiiÍshki (|i1(> 

rÍL'iiar ijii'' clase de |)iir'sp,.iliw liiil, jan iina- la llaimru siliiada a sus piíVs sus eiiuas si» 

didn p.ir primera \e/. sus ilnuiiiiius. i'ji- liilliiliaii casi jiiires de uievi'; sulu cu las 

viiise un lude ;i dai'lc caza: l'riisew it/ ilelija faldas de la iijicilaña. en las prni'uiidas heii- 

matarle, pi^u el usu i'\ ilTi entrar en reía- diduras altiorta-^ [mr las inrreiitcs de nieve 



v^^f^ 



-W-' 




El, \"i:r.A ■ V i:i. I.i:na ■ >\miiaM'|' ii. t'.w.n T-'-iiia )i -kin. 

(;";'iii ik' un .IiImij.i ll.' A. IIms .WKii. 



ciónos intimas con nuestros fusiles. Los 
cañonazos le ol)li:j;"aron á emprender una 
fuira tan completa i|ue ni siquieiM volvió 
el día si<T:uien1(> conin por lo rehallar sue- 
len hacerlo estos carniceros. 



y en los peijuefios \alles de la llanura so 
veia atiuiidancia de nie\e. A lo largo de 
la playa veiasoaúiien muclios puntos una 
faja II reliordo de hielo. I'ei'o iiini;ain ^da- 
ciar inipu|sal>a sus moles do hiolo azul 
El caito soptontrional del Asia forma u/ia lilani[uizco por las pondionles de las moii- 
leuLTua de liorra haja. dividida por una en- tañas y nin:,'uii la-^'o de hiolo. niii^ama 
sonada en do< partes, de las (nie la orien- i'nca salii-nte ni laiu]toco la cúspide de una 
tal alcanza alü'o mas hacia el norte (¡iie la montaña einholloeian afiuel paisajo, el más 
iiccidentai. I n;i cordillera cuyas poiidien- monidono y dosierto rjue he visto en el o\- 
tes lonuan suave declive so extiende desile tremo norte. 



.- t' 






^' 



:}\ 



i- 




1 



2iXi nnct'NNAVKiucioN 

Lo mismo quf oii la isla oii qun anclamos 
el 1 1 (1(! a;^'nst(), ol tcrroao cslaiía (li\ ididu 
casi en todas jiarfos oii hoxí'i^oiios mus ó 
menos rp^íularcs, cuya snporllcic intnriop 
so hallaba por lo rotular falta do vo;;:p1a- 
cion mionlras (juo de sus ^Ticlas sallan 
ciorlas plañías, liíjuoncs y musp)s alrolia- 
dos. No obstanlo, en al^^nmossitios ol sucio 
oslaba ciibiorto do una allnmbra vo^otal 
formada do uuis^rns, li(|uonos, yraniinoasy 



PKI. ASIA V KUnoPA. 

' onii;,'rar al norto, y quo al llo^^ar al mar se 
liubioson \ist() obligadas ¡i pormaaooor on 
¡ la costa, inoapacos d(> avanzar más allá, 
¡ poro dot'ididas no obstanto á no rOiCjrosardo 
j allí, pues ol dootor Kjolhnan roco;^ió en un 
poqnoño ospaoio oasi todos los vogotales que 
on los alrododoros i)udian encontrarse. Las 
especies que caracterizaban principalmente 
aquella flora eran: Saxifragn opposilifolin 
A., ¡icjüver ncdifíndc L., draba (dpína 




I 'i 



Estancia im: i,a i:\i'i:pirinN i n [.\s i\\n:i imionks ni:i, caih) Tsc.iiia.usKrN. 

('.<i|ii;i ili' im dilniio (Ir A. lliiM.Wüli. 



falsas gramas y parecida á la que lia])ia 
visto en la bahia de las actinias; sin em- 
bargo las plantas llori leras eran aquí me- 
nos numerosas, los musgos más al rollados 
y menos provistos do seinillas. Tampoco la 
flora de liqúenes ora, según ol examen del 
doctor Almqvist, unilbrmo, aunque á me- 
nudo se presentaba muy bien desarrollada. 
La punta extrema saliente del cabo era ol 
sitio donde más abundaba la vegetación. 
No parecía más que muchas de las plantas 
de la Tierra de Taimur hubiesen intentado 



L.. ceras/ i'uní alpinum L., stellnria Ed- 
ir irdsil lí. /?/•., ahine niacrocarpn Fenzl., 
(ii)'(( ca'spilnsd L., catahrnsa álgida (Sol.) 
Fr. y ulujienivus alpinus Srn. Menos 
frecuentes erau: eritrichium villosinn 
Bdiiijc, sa.rifffft/a niralis L., sajcifragd 
revnuii L., saxifvnga ricnlaris L., saxi- 
fi'f'f/a slelldris L., saxífraga ca'spilosa 
/>., saxífraga flagellaris Witld., sari- 
fraga serpi/lli folia Pnrsh., cardami.w 
bellidifolia L., corhlearia fcncstrata >'. 
Br.. ox liria digi/na (L.) ílill., salix po- 



1 



•m Ed- 
Fen:l., 

7. 



CAi'lii i<> vil. 2»7 

I iris 11'//., j)On /li'.viio<fa il'//.. y li>:i>l" ¡ (li)clur Kjcllmaii, Li mayor de las plantas 



hiipcrhorea R. J>'r. IIal»ia por lo tanlo 
eiiln! lodas "¿3 ospocios do l;iinM'('>^Mnia'!. 
oiitre ellas ocho perlenpcioulc.-^ ;i la raiiiilia 



floriforas ])arPO(Mi inclinadas il adoptar una 
lornia nudosa simuí csrérica os una de las 
pniclias i|U(' (l<'nnu'stran quo la vpj;ctac'¡on 




• DnAU.v Ai.i'i.\.\ I.. m;i. lamo Tsij;i:i.jiskin. 
Tniiinño nntiirol. 



de las saxífragas; una adorniidora do color 
de azufre, que so cultiva gonoralmonlo en 
nuestros jardines, y el lionito erifrir/iiinn 
muy parecido á nuestro no-nie olvides. La 
circunstancia de que, según hace notar el 



del limite extremo septentrional del Asia 
tiene que luchar con un clima muy ri- 
guroso. 

Los únicos insectos que aqui encontra- 
ron en número por cierto no escaso fueron 



'il 



JllS I lili I NSaMi.m IciN 1 

I¡is |iti(Uiriis (¡'ijitcros). ¡.(iii \iiiin-. tuiíillit'ii 
!il;,Miiias iiioscuM y liiisl;i un nilcniiIcKi. el 
y;i citado osliililiiiidii. 

I'iii* lo (|iii' r('s|)(M'tii ¡i la-< ¡i\/'<. \iiiins 
niultituil (le liccadas. una liandaila en ('\- 
IriMUD nuinf'r(i<a di' lirmiclas ('.L/.sv/' hrr- 
iiicl(i) sin duda de paso |iara la-- r(';.';¡iiniw 
meridionales y iH'occdiMili's ipii/ás de una 
licrra |iolar situada más al noi'ti- del ('alio 
'IVeliidjusUin: \inios lamlden una ui'ia. 
al,i.Minas i;a\ iotas do inai'lil y tridáctilas y 
alii'un i|ue otro estribado, 

I.os niamifei'os se liallalian representiulos 
pur i'l citado uso, por renos y pur lemin;4'es. 




El. 1 iii,i:oi'li:ii(i ciVA Aia:\ m: i'l^l■l.llSlll^ ai.i:an/a má> 

II NCiA i:l, Ndiiii;. 

Micralviiiii.i |liili~nni Makt:. 

I:' verüs <iiiiia'iit:iilu. 



cuyos excroraentos y huellas oncoiilrainus 
en las llanuras. l']n id mar \imos una 
morsa, varias locas (P/iocn liispidn) y 
ali^'unas bandadas de dídiines Illancos. 

Todos los ríos se liallalian á la sazón en 
soco, pero sus extensos alvéolos indicaliau 
([ue en el periodo dol deshielo existían po- 
derosas corrientes. Kntoncps el murmullo 
do los arroyos v los cantos de las aves inter- 
rum])en sin duda la soledad y (d silencio 
(jue en la estación en ijue nosotros \isita- 
iiios estos sitios sólo ol'recen áridos cauces 
arcillosos, y llanuras casi desprovistas do 
toda vog'otacion. No olistanto os prohaide 
(|ue á cierta distancia hacia el interior de 
la tierra, en cualquier valle abrigado de 



I I AMA ^ II lli'l'V 

|iN \iciilii<did .\I;ir l'olar. puedan eiicnii- 
trarse cundiciniics naturales muy dii'eren- 
tes. pro|iias para una \ida eslmberante 
asi animal como \eu(dal; cstu última eu 
\eraiio es i|ui/ás tan rica en llori's cnnio la 
ijUe nos iilVe 'cn los valles di'| |''i(irdo del 
1 lielii y de la ■ i'!n>enada sin nninlire (lialiia 
de iJesiniaiinaja). 

\o vimos aipii huella al^'una de seré- 
humano-;, i, as narracinnes ipie cii'cnlalnin 
á pi'incipids (hd si^'lo \\i acerca di' la na- 
tnraleza de la punta septenti'ional drl \<ia 
hacen suponer sin embai'i.;'o conm pnilmlilc 
(|iu' los Uíimadas (h> la Siberia hayan lle- 
vado sus manadas de renos ha>ta aijindlas 
re;^'iones. \i es im]iosilile tampoco ijue lus 
jioscadores rusos de ('hatani^'a hayan cazado 
en la j)unta norte de la Tierra de Taimur; 
la circunstancia de que en los majias rusos 
el ('alio Txdieljuskiii está trazado cun toda 
exactitud, demuestra i|ue e| Immbi'e cuyo 
uonibi'o lleva con justicia, le ha \ isilado en 
realidad (1). 

I. a roi'macion ¡^■i>oli'ii;'ica s(^ compone de 
una esijuifa (-J) mezcdada de cristales (h^ 



I 



il) .\l}iliii(is uci'pjií'iiro.- l■ll^(l- lian imi'.-li) en (IuiIm 
i'.sli- lipi'liii; Mili lian-, |Mir ijciiiiilo, dii'i': No Ciiln' 
(ludil aliillliM ili' i|lii' iiailic ha rii'cllliliavi'j^ailii i'slc 
|ir(iinciiiliiriii \ i|uo l.a|i|i'u se i'i|uivoi'ii ciiaiiili) crcr 
hall! r lli'i;ailci i'ii un \\i\'\f Jinr mar á la lialila cu i|Ui' 
ilrsciTilidiM el 'raiimil'. Sus viajrs |i(i.-.h'i-¡c)n'.- ilniíucs- 
h'aii csti' Prrur. I.n ('niii|iai'ai'¡(iu ih' ln.-. lolalns y sus 
riiiiiliciiiijcs nir iiiiluiTii .-.¡11 riiiliar;.'!! áciTcr iiui' ni |inr 
lii'ria se haya ilc^iachi al r\liriuci ili' rslc |priiiuiililiil'iii' 
\"'V Ici i|Ui' i|ui/.ás 'l's('lic'l¡u>hin para verso lihi'.' di' una 
vr/ di' lak's Iciilalivas. i|Ui' iiirn pui'di'ii ciililii'ai'so de 
horrorosas SI' di'cidiii .1 .-ii|i(inri' i|ui' liahi.i vi.-to esli' 
imnlo i'Nlri'imi y nuc i'i-laha ronvciirido de i|Ul' la Si- 
lii'l'ia so liallaha rudrada |iiir el mar 011 luda su parlo 
soplciilrional, . iVia-r I lllmis nolii'ias soIu'ü la ro- 
.uioii i'Nlrcma -opiciilrlnnal ilo Silioria ■; voii Haor y 
MUÍ li('lni('i'>i'ii. 'I'iahají» dcsliiiados á i'iiiili'ihuir al 
roiKii-iinií'iilii di'l Impi'riii lUisn». X. liT.'i. San l'olors- 
liuri:o ISlJi. l'!s M'i'did ipio 011 la pá;.'ina si^iuionlc do 
su Iraliajd von H.irr dii'o i|iio no da i;ran impnrlaiioia 
á la nolii'ia do SlraliloiilnTL; do i|ui' la .Sihorla y Nueva 
/emhla oslan unidas: piro parece croer i|Uo un puoiilo 
do iiiolo otonio ix'Uiu; o.-^las licrras. 

\'l'. La osi|uil;i r> pizarní arcillosa e.-lá lonnada cn- 
loramonlo de rrrnnos de cuarzo y dií mica: descansa 
por lo común gohi'C el gneis. (.V. ilcl T.\ 



l|U 
pil 

v.\u 

b 

na 
col 
po 

i;'r;i 
\ac 
hav 

l.r 

l:in 

de 

mo.- 

Laj 

cap i 

mar 

des 



('II (lUila 

No nil.r 

1,(1. 1 rr-U- 

;ill(l(i cree 

¡i:í l'll illlC 

(Iciniics- 
l(ps y hils 
|iii' ni pul' 

llcilllOI'io' 

r.' lie lilM 

lli.Ml'SC lie 

1\ 1.-1(1 c.-lc 

üc la Si- 

-II |i;irl(' 

■ re l.i yr- 

>ll liiH'l' V 

lli'iliuir 'd 
l'.'t(>r." 

luiciitc (le 

irl:iiu'¡a 

Nueva 

III |iUI'IllC 

liiada t'li- 
llcscail-a 

'■/'.I 



c u'lrii.'i vil 



W} 



f|iiiasl(ili1ii ( I) y silicato (If ¡izurro. Mu la 
|iiiiita ('\tiviiia inisiiiu la <'si|iiilu osti'i (Tu- 
zada por un poiloroso Ilion df cuarzo puro 
Illanco. .So^íiiu la aiilij^'ua cosliiiiilirt' de los 
iiavc^'antcs al I'ulo Norte cri;,''iiiio-< ai|iu 
como rcoucrdu de miL'.slra \ isita un ^^rau 
posto de piodra. 

Para dctcruiinar l)icii la pisicioii ^oo- 
irráUca de este iiiiportautc punto por obstM'- 
\ aciones aslrominiicas, permanecí aiiui 
liasta el mediodía del "JO de a;,''osto. Kl 
Lona rocilii() la orden de sMÜr niioutras 
tanto para poscar con red. A odio minutos 
d(> distancia do la ensenada donde ostáha- 
nios anidados sn enconln'i hielo compacto. 
La profundidad del mar aumenlalia aijui 
rápidaniento. La vida animal del fondo del 
nuir era abundante, priHlominando los gran- 
des astt'ridos V ofiúridos. 



Se¿¡fuu nuestro plan do viaje propo- 
niauío diri^'irme desdi^ aiiui directamente 
li;'ie¡a el este á las islas de Nueva Siberia 
|>ara ver si por esta via no encontraríamos 
tierra. El 'Jü v '¿\ avanzamos en esta di- 
reccion sin ^'raudos obstáculos, entre tém- 
panos diseminados, más solidos y menos 
corroídos que los (¡ue lialiiamos encontrado 
en la parte occidental de la Tierra de 'l'ai- 
Miur. También vimos al¿.;:unas moles muy 
grandes, pero ninguna montaña de hielo. 
Aquí nos aeomi)anó otra vez una niebla 
tan densa que sólo pudimos distinguir los 
campos y fragmen.tos de liielo más inme- 
diatos al buque. Además do algunas espe- 
cies de leslris y de gaviotas tridáctilas 
vimos también alcas, especie que falta casi 
del todo en el mar de Kara. Jobannesen 
creyó que la presencia de esta ave indicaba 



|1) Ln quinstolilu, llamada lambion nndalucila ó l'el- 
(Ici^palo, es un silicato do iilúmina; présenla crislales 
romboidales y se encuentra en los esquistos arci- 

llübOS. 



¡A", dtíl T.\ 



i|U(^ el mar no se heluba del toilo en invier- 
no, porque no podia suponerse que las al- 
cas frani|ue:iiMii en el otoño y !a prima\era 
el niiir de Kara bebido para buscar sn ali- 
mento y parajes donde anidar. 

Kn la noche del '.'1 de agosto pasamos 




FiiRiiHV ríi'i M\ii sin'\ti(i ,\t. NiiiiTi': fia cauo 

rsi.llKl II MilN. 

OpliiiK'iintliii liiili'iitata \\v\/ 

I I/, íl.'l t'Kiinñ'i nntiiiiil. 



junto á moles de hielo bastante compactas. 
Durante todo el día siguiente jiersistió una 
niebla tan densa (jue no podia vcr.se la ex- 
tensión do los campos de biido en las in- 
mediaciones del buque. Por eso nos vimos 
obligados hacia el ukmHo dia á seguir una 
dirección más meridional, pero como tam- 
poco podíamos avanzar así, nos detuvimos 



I 



A 



'% 



I 



Tumo II 



'tt- 



ilN 



!li 



:.'|i) > tnriNN\v»:iivi:|i)S 

jtititii i'i un li'iii|i;iiiu ;;'i':iiiiii> parii iNjiiTur 
ijili' ¡K'liiraxi' i'l lii'lil|iii; |Mii' |;t t;ii'ili' se diw- 
|ii'in un [tMcu, y i'iifi)iic(N |iii(|¡iiin-< i'iiiiti- 
iiiiar mit'sln» \i¡ijt". Sin cniluirLiii, ynrn 
liiMiipii pasii <\\i (|ni> la nii-Ma l'ni'^i' olra \('/. 
lan i'spcsa (|ii(', s¡r\ ir-uilnim' di' nna IVa-i' 
tic Ins marinos, i^t' podía enriar cnn un i'u- 
cliilln. ( M'n'ria«!i' tMilunrc-! Ncrdadri'n pi'li- 
;,'rii di> i|U(' i'l \''\'/ I al fiuiliniiiii' a lii'Mla«i 
su \ ¡aJi' en el laliri'intd di' Iildo cu ipic nn-^ 
lialilaiuiK axcnluradd, ^niVicra la misma 
suerte lie! 7 i'f/i'f /">//'. i'ara e\ itar cstn l'ui' 
pl'eri<ii desislir de la fenlativa d<' dir¡;4;ir- 
no> desde el ( 'aliiíTselieljiísUn dircetaiuen- 
te á las i>las de Nueva Silii-ria y lia'-ep tn- 
diis los (>s|'ii('r/i»s pnsildes, para llei;'ar 
euantii antes ¡i las a;,'was libres de la eusfa. 

Cuando en la mañana di'l 'J^l de a^'oslo 
la nichla se tltvspcJK, eoiucn/anio-i por ln 
lanío otra vez de nuevo á avanzar al \apoi' 
cutre los campos de liielo, pero esta \ez no 
para tenernos en una dii'eecion didiTiniíia- 
da sino para Iniscar las a,y:uas Iümcs de 
Ideld. hos campos de hieln (|ue entuiices 
eiiciiiitramos estallan eiie\1remo corroídos, 
la cual indicalia i|ue ya no podianiiK estar 
IpJos i!e los limites del liieln llotanle. Xd 
(¡listante, todas las tenta1i\as para encon- 
trar en direccidii al este, oeste o sur liielo 
([ue nos permitiera el pasd, fuerun infruc- 
tuosas. Hubimos de ii!,-car. por lo lanío 
salida en direccio.'i ai in r •. de ilouile ha- 
liiamos venido, l'lsto ,". (• lantomás in(|UÍo- 
taiite cuanto (jue >^i \iento lialiia saltado, 
comen/ando á reinar un noroeste liastanle 
fresco, por lo emil sdldavanzamos lentamen- 
to á ca\isa de la jioca fuerza de \ apor did 
Vci/a. Hasta las seis y uu'ilia de la tarde no 
pudimos salir de la abertura (|ueeu forma 
do saco se extendía por el bielo yon la cual 
habiauíüs iienclradd al luediodia do la vis- 
{lera. 

Sin experiencia propia, ajienas es posibles 
formar una idea de las ilusiones (ipticas 
4ue la niebla puoib; producir en las re^-io- 



HICI. AHlA V Kl noi'A 

iie<< donde los objetos. en\ ueltos en la bru- 
ma, lio s)> cduoi'cti ya antes per su tamaño 
ni pi'i'iiiiliMi [lor Id tanto al observador de- 
dlh'ir la disliiiK'in. Nuestro cálculo de l;i 

misma, depeuiie en tales casos exclusiva- 
mente de la casualidad, |)ebe añudirMe, t|ue 
i'l misaio db-iervador sin salierlo, completa 

;i ni'nudo Ids CdiitdriidS ciiufusos de IdS (di- 

.¡etos, i|ue, rodeados por la niebla, presen- 
tan fantásticas formas. |)uran1e un viaje 
en laiiclia por el estrecdiodc Hinlopen. luvi' 
ijiie dÍ!'¡L;'irme una vez mire el biidollo- 
lanleii una ¡s|a (juc dislalia alyainos Uilo- 
metros. Cuando el bote se liizo al ayaia el 
cielo estaba (daro. pi'ro pri'cisameute cuan - 
do estuvimos dcupados i'u tirar aves para 
nuestra comiila, toib» se cnvdlvid en nna 
densa niebla, y tan inesperadamenti' (|ue 
lid Invimos tiempo para liacer un recomí- 
ciinienlo de la isla por medio di> la brújula. 
I)i' a(|ui resultó la necesidad desa^'radablc 
de remar á tientas ontre los pedazos de 
liield ijiic eiilreelidi'abaii con vidleiicia en 
el estreidio. Toibis se esforzaron entonces 
en cuanto fiu' posible en av('rii,Miar la si- 
• liiarioii de la isla cuya playa deliía ofrecer 
sei;'iiro piloto para iiueslros bmiues. V.\t 
cstü dislin;,'u¡mos una faja oscura en el lio- 
rizoiite (jue desde lucd'o creímos ser una 
isla á donde debiamos diriy-iriios; y la cir- 
cunstancia de liaber ido aumeiitando esta 
I faja en altura no ims caus(i extrafieza en un 
! pr¡nci]iio, poríjiie lo atribuimos á i|Ui' la 
I niebla se dividía V coiiio consecuencia de 
ello ([ue la tierra se dis1iii;;'uia mejor. IVoii- 
lo \ inios dos campos de ni(>vo en amlius la- 
t\u> de la tierra, ipie antes no habíamos 
ei'liado di' ver y un momento ilespues este 
feuiimeno so redujo á un UKÍnsti'Uo uuu'ino. 
cuya cabeza parecía la d(! una morsa, jiero 
de tan extraordinario tamaño ipio podía 
compararse á una montaña. Movióse osla 
enorme mide y por Un se vio (juo sólo era 
la cabeza de una morsa común que desean- 
I saba sobro un pedazo de hielo próximo al 




(Id 
cal 
ea, 
ees 

fSt 

I ul 
rr.i 

ni 

\ ,h 
\ rl 

-I' r 
bají 



Wi 



I l:i Itni- 
¡idor (!•'- 

lu ili' l:l 

\cliHÍ\;i- 
lirsi'. (¡iii! 

Clllllpll'tü 
|i' |(K (lll- 

, [iri'-tiMi- 

iiii \i:i.i"' 

|»(Ml. 1ii\'' 

lio-; Uilii- 
,1 auiiii i'l 
lite (Miiiii- 
;ivt'>i |i:ir;i 

IllMlli' <|Ui' 

II riM'iiiMi- 

III lii'i'ijiil;!. 
<ii;4'r;iiliilili' 
i(»(l;r/.ii-; ilc 
(i|i'iici;i rii 

I ('lltl)ll('('S 

i;ir la si- 

l olVccci' 

\i('s. Imi 

MI el liii- 

scr una 

y la fir- 

iiild (sla 

/.a i'ii un 

;i (|U(! la 

i'iii'ia lll' 

DI'. l*ron- 

luilius la- 

Iiabiauío-í 

puos osto 

> u;ar¡ui). 

)rsa, [XM'i) 

uo podía 

iúso osta 

I sólo era 

(' (loscan- 

'UN.ÍU1Ü al 



lidti'; |(W ro|inillii-> lijanrn-i rnrnialiaii Iih 
raiU|nHili' uii'\('y la ciiln'/a Mi';,'n»|tai'ilu/- 
ra, n>i|i)iiiii>aila y |in)iiiini>ut<<, liarla las vi>- 
nw i!ii niDiilai'ia. Apenas liiiliiM|i'sa|iari'('¡ilii 
r-ita rautasuia;_'iiria ruauíju uuu de los tri- 
piilautcs («xclauíii: ■ ¡TifiTa ;'i la vista! tie- 
rra <|p f,'raii altura! ■ \ inin-i iMitmin-; tuiliw 
(MI rfcrtri UIUI f'XtíMisioM di' tierra uiuy rlr 
\ lilla, las ciuias de irlandés iiiuiitañiis y sus 
\eiifisi|ueriis: pcrii tauíliieu este leinMiieuu 
se redujo muy prontn en un ?)¡co de liielo. 
iiajo y eiine;,'re('iilo. 

Kii la primavera de iN'.'t ralaiidop y yo 
eieetuaiijos coii iiue\e liouilires un \ ¡aje en 
trineo alrededor de la Tierra ile Nordeste. 
I»nrante rl misino vimos y matamos mnl- 
litnd de osos. Ciiaiidii uno de óslos si> jtre- 
S(Mitaiia á tiro mientras los trineos estallan 
en mar(dia. la e\pedi(M"oii se detenia por lo 
rebrillar, y para no alinyeiitar al oso, todos 
nos ocuH.iliannis detiMs de |ik veliiculos, 
excepto i'l tiradnr i|iii' aiMirrne.'indosc mi 
un sitio,! pro]tosito espíM'alia ipie la\ie1iina 
■-e apro\iniase lo neeesario para podm'la 
matar emi se;,'nriilad. Mn tales ocasiones, 
iliose una \e/. d caso cmi tiempo muy ne- 
liiiloso y liallándonos solire los liicjos de la 
lialiia de \\ alilenlier^'. que el o>o ijue se 
aceidialia y que lialiia sido \is1opor toda la 
tripulación, en \e/, ilo acercarse como de 
costumbre en lineas de /ÍL;--/a^' v en ve/ de 
olfatear su presa, en id instante imi (pie el 
lirador le apunto. desplc^M» unas alas yi- 
Lí'antescas y se alejii como lo electúa la pe- 
ijiuMia ;;'aviota de inarril. <Mra nc/ dnranle 
esto mismo viaje en trineos, oímos ijcsdc 
las tiendas en (Hie descansamos la \n/. del 
cociiKM'o (]U0 fjritalia: «¡In oso. un oso 
;4'rande; no, un reno, un reno muy ])eí|U(>- 
ño!» Ku oí mismo momento sonii una de 
tonacion y id oso-nnio se presentí) en forma 
de un zorro muy pci[neno que pai;'ii con su 
\ ida el honor de IkiIkm' representado por un 
instante el papel de otro animal do uuiyor 
tanuiño. Por estas indicaciones puede cole- 



1 lll MI. tli 

;XÍrsecnan difícil i- una navei,'aci(Ui entro 
la ni(d)la y (d liielo llntaiile de n;;uaH don- 
conocidas. 

[.asilos \(>ces qii(> c| lini|ue fue amarrado 
a un l(Miipauo d" liiido, se eidni la red ar- 
ra>trailera con los ;,'a|opines. I.a liicinnH 
arrastra I' liMitanieiite con id |iic|o que a con- 
siMMKMiida de una fre-ca lirisa de S. K. avaii- 
/ii (MI direciMoii al N. ( >. I,a coscidia con la 
red fui- muy aliundanle: as|(M'ii|o;;,'raiides. 
(M'¡iii'>ideiis, esp(»ni;idos, liololúridos, una 
yiiíantesca arana de niar (/','//'"",'/"""/)• 
masas de anélidos, caracoles, (de. /A'.v/'' /nr 
iit iUiís iiliiniil'iiifi' insi'i'/iti 'jHt' diii'i'iiU' tu- 
i/ij el riiijc lll mlnliir de hi- rostas tlrf 
,|.v/í/,\e )•. i'iii/i I ron lll ri'il " ' '"•h'aili'ni; 
y esto precisainenle en el ni i la punta 

estreñía norte de este (MililiU' .. ' l'llitre 
las formas recocidas (mi esta ocasión men- 
(donari' especialmente |a grande araña de 
mar represeiilada eii nuestro ;;raliaili) y tr(>s 
I ¡emplares de pequeños criiHiideos lijos por 
medio de pedúnculos, ha profundidad va- 
riaba entre (!u metros ;i Inn. i.a tíuiipcra- 
tura d(d a^'ua era (Mi la snperlicie de |. u" 
¡'l — (),()" y (>n el fundo de — I. I á 1. (I"; o\ 
coiiti nido (MI sal eveesivo tanto en (d fondo, 
donde casi i^aialaha al de los otros i^ra ni les 
ocr-anos. como mi la superllcie, donde iM'a 
una quinta parte menos salobre. p(M'o mu- 
idlo más aíin que mi la ca|ia suporlicial del 
mar de Kara, l'ls particular (|uo una tem- 
|i(MMlura qn(> desiMonde á un ;^'rado en (|ue 
se hiela (d a^Mia ¡tura, sea tan ventajosa 
pai'a (d desarrollo de una \ ida animal abnií- 
dante: cual es la que aqiii encontramos y 
que (!sta no sufra ¡terjuicios ¡i causa de la 
oscuridad completa que durante la mayor 
parle del año, reina en el fondo did mar 
cubierto de hielo. 

Lm'U'o que hubimos salido del hielo, nos 

diri^'imos á vapor, hacia tierra la (jue Ue- 

Ljainos á VIH' á las K y l.'i minutos déla 

tarde del 'J'A de a^-osto. Kra ('sta haja y sin 

¡ nievo y la profundidad del mar variaba á 



.( 



1 



«■ 



212 rini I N.\AVi;r,,\c,ioN Pi:i, asía y líinopA 

una (listiiiicia do lo km. do l;i cosía, oulro 
in metros y 1."). Son-uinios ('ostoiiiulo do. 7 
ii 10 kiliHiK'lros. I 11 vioiilii do N. O. hizo 
avanzar i'ápidainoiilo o\ Iiuijiio sin ayuda 
del vapor por un mar ilc Iraiuiuila supor- 
licie. 

Kl '2\ do a.n'osto "onlinuamos costeando 
á la vela en dirección al sur. La profundi- 
dad del mar aumonlaba a(|ui á unos 10 ki- 
lómet»"...-! de distancia do la tierra firme 



das de nieve entro el pió de la montaña y 
el terraplén de la costa, de unos ;)0 i'i (50 
metros do altura, íbrniabau una superíicie 
compacta culiierla de una alfombra de gra- 
míneas de un color verde pardusco, proba- 
blemente de la misma clase que las exis- 
tentes en la isla de Tainiur. 

Durante la mañana de aquel día tuvimos 
un tiempo magnífico y sereno; no vimos 
tampoco un sólo rastro de hielo, desde el 



isi 

ha 

av 

les 

d(; 

ciíi 



de 




Apaña marina 'PM<N(ir,oNin; iíxtuaiha dki. MAn sitiado ai, kste dul tabo Tsr.iii;i.,iisKix 

l/| <lel tamaño natural. 



hasta á X) metros. La tierra so elevaba po- 
co ;'i poco, y á cierta distancia de la costa 
veíanse lionitas cordilleras, que. á juzgar 
por la vista, se elevaban basta una altura 
de 000 i'i Dott metros. Estaban lo mismo 
que las llanuras de la costa, completamente 
libros de nievo: siilo on las hendiduras de 
la.s montañas había dei)ósitos do hielo y 
nieve que en algunos puntos parecían for- 
mar verdaderos ventisqueros, los que sin 
embargo desaparecían á cierta altura sobre 
el nivel del mar. Las pendientes despeja- 



buque; i)ero si una multitud de morsas y 
si debo juzgar por el ansia que tal aspecto 
retrató en el semblante de nuestros mari- 
neros, no pasará mucho tiempo sin que los 
viajes de pesca de los barcos noruegos se 
extiendan hasta el mar situado al norte 
y este de la punta septentrional del Asia. 
Además vimos multitud de uria? y alcas, 
las últimas seguidas de sus pequeños de un 
año de edad y del tamaño de las arras. Ha- 
cia el mediodía observamos «tierra situada 
á nuestro lado de babor.» Era sin duda la 



(■Al'íil'IO Vil 

isla de Preobrasclioiiio. Rosolvimof! (Insciii- 
barcar aquí y omplfar ¡i1iíiiii;i'^ 1i(U'¡h imi 
avfiriguucionos rolulivas i'i cifMioias natura- 
les y para la uiofli^'ion del uicridiaiin cuso 
do que el liouipo lo porniilicra. La di>1;iii- 
cia hasta la isla situada á ;^'raii altiini : or.i 
sin enibar^^o mayor de lo que lialM.iiiiDs 
creído; de modo que siiloá lasseís do la tarde 
pudimos anclar en la costa sudoeste cerca 
de la escarpada pendiente de una montañii 



2i:i 



\ l.nrdd lid l'i 







1..III) 


l.nniilii.l 


' ' 1 '. iiiim: 


. 2\ au' 


77" j:.' 


mil" {•>' 




-'- 


71 r '.:!■ 


inr !>' 




■ J;¡ 


7ii' iS' 


ii.r 0' 


o 


■ri >' 


7:,' II' 


Il:t" :i:t' 



Kii este último punto vimiw tierra á es- 
triliiir y (•alciilinno-; la iii-;taii('ia lia^ta la 
niisiiia en 1'. La i-<l¡i di' Preobrasehenie 
distaha di' aqni de 17, ó' sur y •.']" on>te. 
l''uudándoso en esto^ datos y en las anota- 
ciones del diario del l)n(|ue se li;i tra/.iido 




L.\ isiA 111: l'i(i:i>i;i! \-i iir.Mi.. 
Copiíi ili.' lili 'lihiíji' ilt! II N'>iiin.i\isr. 



en la que revoloteaban, n'ran número de aves. 
Durante los tres últimos días, niic^vo 
viaje nos permitió recorrer una re;Líion que 
en los mapas modernos está indicada comn 
tierra. Esto demuesti'a que hay que modi- 
licar notableiuenle el m:.pa de la Siberia 
septentrional; porcnyo motivo cito aquilas 
observaciones en que es1:\ fundada la deter- 
minación do la linea de nuestra naveg-acion: 

»1|lS|-UVAI.lo.\. 



I..|IÍIimI. 



l...ll:.-itMil. 



r.iilio Tsclieljuskiii (I, 



;ii;'.s 10:!' 17 



SOL'U 



n ohscrviiciüii etboluada con un liori/.onlc 



irliliciiil, dnsdo lion'ii. 



en el mnpa el viiije del IVr/íC. y no cabo 
duda que la situación de la costa este de la 
península de Taimar indicada por iu)sotros. 
es exacta en sus ruso^m priiicipides. 

La isla de Preobrasclieníe [iresenta en su 
snperticie una allbiiibra de ¡.^ramineas si- 
tuada á unos ;íO I) (iO metros de altura, y 
que íMi su [larle noroeste se dirige IiAcia el 
mar tormandn una pendiente escarpada, 
mientras que en el sudeste desciende len- 
tamente lia-.ta dos dunas de arena ({ue se 

(I) SjL;un üliscrviicion á Ijoi'iIo. I.ns oliscrviiuioiioá 
'on cilj;iinas liorii.- íuiIi'í ó di'h- 



ilo loimilnd lili 



o bJ llICK 



puos del medio din. oslnii redueidns ni modiodi 



!lí 



u 



1^1 'I 



i-i 



1. 



■2H i'.inciNNAVrnAc.ioN 

oxtioiidoii á inucli;i (lis1;iii('i;i ni;ir ¡idiMitro. 
("uaiido la visitiiinos. la isla rstalia lilirc de 
nievo V cubioiia de iiuisü-o iiKvclado do 
.tiranías, vogolacion que en las jioiidionlos 
del sudneslo do la isla, resi^'uardadas do los 
vioiilos del nniio. so hallaba liaslaulo des- 
arrollada. Aquí (Micoiilramos de miovo la 
launa aiiiiual ártica en su mayor ¡4Ta(lo do 
desarrollo. Las roeas salieules de la eosta 
esearpada do la isla, servia u de refui^'io á 
ü,'rau iiúiuero de alcas v i;-aviotas Iridácli- 
las que anidaban en ollas y oniro las (lue 
se veían laiulúen bástanles urius. l"]n el 
extriMno d(^ la playa corrían las aves panta- 
nosas en busca de alimento: en los salieutos 
snperiorosde las rocas anidaban bandadasde 
,¡4'aviotas y en las bajas pendientes volase ol 
buho l)lanco '^S"//'/,'- ;í//(7(V/j acoohando á s\i 
presa siloucioso é inmóvil, poro como sioni- 
])ro tímido y prudente; de modo que el ca- 
zador solo dilicilmente ])odia acercárscb' á 
distancia de tiro. En al^yunos puntos entre 
el pií' di' estas rocas y la playa so oxtondia 
un lecho cubierto de piedras, que ú las horas 
del llujo era inundado en su mayor parte 
por el mar. mientras que durante el rellujo 
Aoíase lleno de charcos poco i)rol'undos do 
aii'ua salobre. Aquí habían sentado sus rea- 
les dos osos blancos que fueron muy pront . 
muertos, el nuo por ol teniento Hrusow itz 
y el otro por ol caiñlan .lohapnosen. Los 
osos se díMlicaban sin duda á la caza de las 
alcas (|ne en unión de sus polluclos del ta- 
maño de los jiitirojos. nadaban on los char- 
cos al pié df> las rocas: tal vez acechaban 
las aves (|U(^ por cualquier incidente calan 
de los nidos. l']ii el mar se distin¿;uian bas- 
tantes tocas y al_i;-unas horas an1(^s de He- 
rrar á la isla haliíamos pasado al lado do 
yrandes manadas do morsas. 

La vog-otacion era mucho más abundante 
y rica on especies (|ue o\i el Cabo Tscheljus- 
kin. y tenía como es consiguiente un tipo 
algo más meridional, no solamente por es- 
tar situada inas hacia al sur; sino tambicn 



peí. a«u y líunoPA. 

jioniuo las orillas se hallaban más próximas 
al rio Chatanga. 

¡ Kl doctor Kjollnian recogió las siguien- 
tes (ir> especies do planta.-': 

Sfiiisiiiirrii nlpina DC. 
lii/iiindiulni Sífllrri Cliiim. etc. Sdileclit. 
Prih.riilufin /lir.iuta L. 
\ Eritrichiitm i-iUosttm Hungn. 

' Mi/ofulU tiilraticd Holítn. 

I'hacd frijidu I.. 
¡)ri/aí ocloprUtta I.. 
Sícrcrsiu ijldcialis U. Br. 
I'olenlilla rniiir;/ina(a Ptirsh. 
■ S(t.rifr(ii¡ii oppo.'iti folia I.. 

)> l/ninc/iidliti I ,. 

I » lliii/rHaris Willrl. 

» Hiii-iilii.i L. 

» scrpi/lti folia l'ursli. 

> stí'lluris L. r. (■iimosn. 
I) nicalis h. 

■> /licniriifolid \V;il(l»l i'lc Kit. 

» piinrtuía L. 

ermita L. 
1) ficiilaris I.. 

» Cd'.-'pitOSd I,. 

C/iri/.<o.'<plriiiiim dllcriiij'olitim L, 
lüitrciiid illiiariUii \\. lir. 
Parri/a iiiticrocarpa 15. Hr. 
Cavilaniinc bclliilij'olia L. 
Corhlt'diid fencstruta R. Br. 
Diiilid dlpiñd L. 
l'dpdciT ninlicdiili' L. 
I i'i iniiiti- II I II. < pi/ijind'üf Wf;. 

" /i//pcrl/i>rciis HoUb. 

i )i niriiliri 1.. 

' . siil/i/iiirfiií Sol. 

Call/id piiliislris L. 
\Vd/ilbcr¡¡clla dpptdla {L.\ Fr. 
Strllaria liumijiíía Hollli 

KiliranUii W. Mr. 
('crdiliiiiii dlpiniiin L. 
Alsinc inacrocarpd l''rii/.l. 
! » riihflld \Vg. 

I Sd¡/tna nicalis Fi'. 

( Ir// í'íVí (/(}/// na ( L . i H i 1 1 . 
/'i)lr/;ionuni cicipiinini L. 
! Sdli.v arcticd P;ill. 

i '^ rcticiiliila L. 

pi polarí'i \V^. 
I'oa (ircticd R. Br. 

pniti'nsis \.. 
Gli/ccrid anijiiíiata R. Br. 

,> cilj'oidca lAiíds.) Th. Fi". 
.1 rctop/iila pcndalina iLn'sl.) .\iid. 
('ütdlii'osa alijidd (Sol. I Fi'. 
Colpodiniii Idtifoliuiii W. Hr. 
I)iiponíid Fiá/icri H. Hr. 
.1 irit nr.ipitofd L. 
Ilierorhloa paiicillovii R. Br. 
Alopcciinis iilpiniís Sin. 
EvioptiQvnm dn;/uslifotiwi Rotli. 



i;ai'Íil'Lo mi. 



21 5 



Eviúpliovuin vüs'ivüluiii Vv. | 

Sc/iritc/ijcri IIoppi' 
Curt'x uri-inti Dcsv. 

» (((/((((/i/is \Vg. 
J uncus bii/luniis I,. 
Lu:ula htjpi'vborm H. Hi', 

» árctica Ul. 
Lloydui serótina iL.) ncicliciili. 

DesgTac'iadaiiU'iilt' la ("sjacion iiniy avan- 
zada sólo me poruiilió peniianociora ol Ve;/" 
durante al^jjunas horas on csla iüla ¡nlcre- 
santp, y á las 10 '/.■ ti'- '^i noche volvimos 
¡'i levar la.; aiielas jiara ooiilinnar nue.'^lro 
viaje ii lo lar^'O de la costa. 

Los días 2;"), *J() v '¿I de ai-'osto tuvimos 
casi siempre un lienipo honaiiciblc y her- 
moso y un mar despejado. La temperatura 
del a;j:ua sul)ii» ;'i !- .'). S" y su contenido 
en sal disminuyci considerahlemente. l'ero 
la profundidad se reducía de tal modo, que 
en la noche áv\ -27} nos fué muy difícil 
cruzar por alíennos hancos situados al oeste 
del delta del Lena, iVente á la desemboca- 
dura del Olonek. 

En un principio tuve la intención de se- 
parar el ]'('ffii del Lena pero sólo cuando es- 
tuviésemos anclados en uno de los brazos 
déla dcseml)ocadnra del río Lena. I'íM'o ;i 
causa de la poca ])rofnndidad del aii'ua na- 
vegable, del viento propicio y del mar des- 
pejado que se ofrecía á nuestra vista en 
dirección al este, resolví separarme del 
Lena en alta mar tV mayor distancia de la 
isla de Tumat. Así se hizo, en efecto, en la 
noche siguiente al día 'Jl de agosto, des- 



pués ([uc el capitán .Inhíiiiucsi'U hubo 'l'cc- 
tnado una scfial ('(iiiseiiidií desde el 1 i'i/,/, 
j)ara reciliir unlcnc^. el p;is;i[)ort(> [\) y 
cartas para la ]ia1i'ia. l'ai'a (le.-;ped irnos de 
nuestro liel couiiiauero en el \ ¡aje all'cde- 
dor del cabo septentrional del Asía dispa- 
ramos algunos culietes. y des[iues cada uikj 
ccintiiiuii el camino que tenía trazaibi. 

I)uran1(> el viaje de Noruega al Lena, 
las nielilas nos habían molestado mucho y 
una vez abamlonanios las aguas ili> la costa 
al este del ( "abo Tscheljuskin. eiiconti'anios 
tanto hielo (jue constituyii ¡lor sí sólo un 
obstáculo jtara nnesti'o viaje. Si huliií'se- 
nms podido seguir conslantenieute la costa, 
si el tiíMiipo hnliit>se sido de.-p(ja(lo y el 
agua navegabl(> liastante coiiocíila. (>l viaje 
del IV//U hasta la (b^senibocadui'a del rio 
Lena no Imlirín sufrldn inli'D'iii.rion ni- 
t/nitii ¡mr el lucht y estoy ciniN'cncído de 
(|\u^ las mismas condi(!Íones se ])resentai';in 
cada año cuando numos á iinivs del m«'s de 
agosto entre el Jenisei y el Lena. Creo que 
el sitio donth? se jiresentarán con más iVe- 
ci'KMicia obstáculos de hielo en el \ íaje 
desde el .Vtlántico al Lena no siM'á el ex- 
tremo norte de! .Vsía. sin() la región situada 
al este de la entrada di^l mar de Kara. 



■ V] .\n!i'.< (le l.i >,ili(l,i li.-ilii.i rc.'il.iili) |Mir coiilui'lo 
ili'l Ui.'.il Miiii.-lri'iii (li! nciroi'iiis cxlr.Miijoros iiii.'is 
carliis .iliicrl.is dol iiohionm riHo i'ii Iüs i\\.w si' i-oi'o- 
inei]il:i|i;i :i !ii.-i ;uiloi'i(Uidi'.-- i'Usas iiii.' liallárailKis i'ii 
luip.siro viají! pi'oslanios toiiij- lus auxilins (|uc las eii'- 
ruiisUincias cxiirio.st'ii. 



m 



CAPÍTULO VIH. 



E\ l-'r< !>(■:■ I 1 /■' • ''''S,.' i( nu'lil;i|] fl .li lii>i'i > \ lli'l W'H .1 NiH'lli'i;:!. — lioiilinld cnii el |iiKi|o ro.-pcolo :il vÍmJl- (li'l 
LriKi |>i I I 11(1 ilf csk' iiiiinliii'. — l'.l Ni.iji' dol 1.1'nu poi' il ÜcIIm. iiiiioiitiiiulo por el rio liu.-tii JnUuluk.— Lu 
lialiiriilc'/.i (■■ ■">!! i'iiii. — I.iis iL'i'i-iliilitis lil.iTcrus.— iUn'liiis roiidiciciiios de lii Iutim |i:ii':i i'l cultivo y iioi'csi- 
(1;k! di' CílíiMcri i . iiiii iiin'Miiii|ir> iiij.- <i'mo(hi>. — Los friMlidcs ríos, luluivis vi;i^ coilliTcialos do la SiliOI'ill. — 
l.ii i.-l:\ do Siliil'i.iKnll. - I.:i i'.-li p.i. I.ilM'ha Mi'poiiilo ÜiliOi'ia, — Modo do li:ivoi;:ii' por el Joni-ei: barcos 
ari'MsIiMilú!- pul' pi'i ros. Iiftid,i> llolaiilos mu\ idas al vapor. — Nuova.s porspoolivas |)nra Sihuriu. 



Kii la-^ iiiIrudiU'cidiK'-^ de i'slo relato If 
dicho (juocl \''';/" l'ui'' aciiiuiuinado diiraiilo 
la primera parle de .sU \iajt' ]ior oli'iw 1r(^-i 
lnKluos. que lulnnás dol priiu-ipai de la 
expedición eslaliau ;i iiii.< úrd(Mics: y eii 
otro lu^'ar iiiaiiiteslé lanilueu (juc lus \iaje< 
d(^ et-lus: Iiuqiies inereciaii ciuisii:'iiar.s(^ cu 
la historia de la iia\e,i;'acioii. (.ouio trente 
;'i la desoinhocadura del Lena nos htibianio-; 
>ei)avado del l)U(pic que más liiMiipo hal/ia 
acompañado al I cy" en su viaje hacia el 
este, convendrá dar á conticer aciui en jiocas 
palabras el olijeto d(^ los viajes del i'n'S'r. 
del E.fjii-i'ss y di^l Loví . esplicando las ra- 
zones que teiip) ]iara considerarlo^ de im- 
portancia. 

A las diez de la mañana d(4 !• de ag'osto. 
cuando el señor Sorel.irenikoír haljía ido ;i 
bordo del Express para encary::irse como re- 
presentante de Sibiriakoír del mando suj)!'- 
rior pobre los dos buques destinados para el 
viaje al Jenisei. el Fr/'srr. remolcando el 
E.r/iiwss. avanzó desde Puerto Dicksou rio 
arriba. El vi;ije se hizo sin otra axentura 



que la d(^ tocar á veces el fondo en las 
a,:L;'uas desc(Uioeiilas. El 1 1 de a^ü:osto lle;.:^a- 
Ikiii á Koi'cpow skoj ó sea el mismo sitio 
en que CU isTiJ di'sembarqué las mercan- 
c¡a< (lUe el )'//((■/■ llevaba abordo. Aquí ro- 
ciiLiieroii á mi antii:'uo compañero de los via- 
jes de IsT.") y l.s7(i. al cosaco FcoJoro, 
(]ue aún entonces diú pruebas de ser un 
piloto tan inexperto como antes. A pesar 
(le su (>xp(M'iencia de IcSTí!, ocasión en que 
había hecho encallar varias veces el Y me)', 
no había formado aún idea clara de la di- 
lereucia (Mitre la construcción de un buque 
y la ib> las 1 ¡arcas ordinarias del Jeuisei, 
con su quilla plana. 

8u opinión sobre la responsal)ilidad del 
oficio de piloto dábala á conocer cuando se 
le abandonaba A sí mismo, pues en los 
l)asos difíciles procuraba olvidar todos los 
]>i'lig'ros y peiuis en brazos de !Morieo. El 
señor Serebrenikoll' y los comandantes de 
los buques se vieron por lo tanto obli,ii;ados 
á ríH'ouocer por sí mismos las a¿^uas nave- 
li'ables, haciendo á menudo observaciones 



M'HI 1.(1 \ III. 



M? 



cdii hi sdiiilii. ])iii' 1(1 i'i\t;'Ul;ii' i'(ir uii;i l;iiiiii;i licl rm. |in'C'i>iiliuMi1(' cu el iiiiiit(> de his 



\;il"ir (lUC lil'('i'((li;i liis !i|ii|iii's. V.\ ;ii;i 



i~i|ll( 



(lllllllC 



,1- lii('l'c;ilici;is (l('li|;in 



ii;i\(';^'aIilo ruruüiliii ;i iiiciiuili) iiii;i ruja i (Icscmliarcai'-c para rccujcr dlro cai'ü'a- 
tiiuy csti'cclia (Milrc las ¡--la< llanas y cu- ! niciiln. llcsi>iics di' cdusti'uir (I Id ilc 



liiciias de csjK'suras liajas y i'icas alloiiiln'as 
(l(\c>;i'¡iiuas,poro al parcocr era liaslaiilc pin- 
l'uiida. jiucs aún cu lus sities d(iiidi> los Im- 
(pios avanzalian con pcli,^;Tii. sin la dircc- 
cidii {](' lili iiucii pilolii. lialiia un rmidd de 



aii'nsld un inici 



cinc, el 
icalii'i ( 



1 



cdiiicn/.d la (Ics- 

>0. l)('Sdc [Kl\\] ('1 



aiinsK 

cari;'a (pie se acaim ( i vn. iicsuc aipi, ( 
/• /•>■'■/• ^uliiii más airilia lia-ta l)iidinii para 
car.n'ar valias incrcancias ceiiio juir ojfMiiplo 
sclios. 1rii;'e. ccnlciio v aivMia. MI 'J 'c sc- 




L^ui re- 
os via- 



M \ M'ilK 1'|i\-i;k 



la di- 
buque 
euisei, 

dad del 
indo se 

en los 
idos los 
■leo. El 

líes de 
ligados 

uave- 
lioionos 



.") ;i :{(! UK^Inis. l)cspu('s de lialicr rc('ei;'ide 
a Lerdo un pescador (pie coiiocia iiicjor (pie 
Feordoro el ai;-ua praclicaMe. [uidicron 
avanzar \'2 horas culeras á lodo vajior 
eiilre las islas de l?ri(H'lio\\>ski( 1) más me- 
ridionales con una profundidad de .'lo á Ól» 
metros. Kl 11 de apislo llegaron á Tels- 
lejnos donde seencuculra unasiniovia liien 
conservada situada á los 70" 10' latitud 
11. yá :n() km. de distancia de Puerto Dick- 
soii. El I.') de aii'oslo anclaron (mi un liueu 
puerto prc'tximo á .*^aoslro\\skoj. simovia 
^ituada á unos loo km. más arriiía á orillas 



1) Designo con p>1c nomliro por (;\\\a do oiro lodo 
(I .siniiiinicro de i.suis .-iliiadíis oii t'l Jutiisci oiili'o los 
ii',1" i5 y 71° hit. n. 

T...Me I!. 



liiMiilirc .'I \a])or volvi(i ;i Saostrow skoj 
donde mii^ntras tanto lamliicn el Ej'jirvss 
lialiia tomado su cari^'a. 

Dudinoes un imelilo situado imi el punto 
doiulf^ el rio Dudiiika desemlioca en el Je- 
nisei. Aquí vivían dos sacerdotes, un smo- 
Irilcl (inspíH'tor de policía', al,i;'unos des- 
terrados, varios trabajadores rusos, cierto 
número d(^ indig'enas y el propietario del 
pueblo, el conuM'ciante í^otnikotl". cuva in- 
Huencia es muy u^rande. Este hombre eni- 
premh'dor (■ iiiteli¿;'en1e es liajo el punto de 
\ ista económico el soberano de toda la re- 
¿;"ion cuyos habitantes dependen de (A de 
uno ú otro modo. En camliio de trid-o, azú- 
car, té. lerretería. pólvora y plomo, tejidos 
y cuero, compra pieles, pescado, martil 

28 



mm 



!- ■'■ 



ri ! 



U 



íf 



¿>l*> « lili I \\ uniAiicix 

(le maiiiiil ele.. iMniíiiidn ('<1;i> iiH'i'r:iii('¡;i> 
pi)!' Illi'iliii (|i' \;niui'('s ;i .li';ii-i'¡-k . (Ic-^dc 
(loiulc - lilS llMIl-:])!)!'!;! a ('hill,l. Mn-ícull. 

San lV'1iM'>luiri;M cli'. l'",iilr(> o\v;\< \fv<>[i\r- 
ilados li(Mii' tauíliiiMi muy iiniHir1aiit('< li- 
loiios do carlion (mi la-; mniilañas d(> NtH'il 
situadas! á unos (io km. de l)udino. 

SotnikolV. liomlir(> (Mi ovlromn sciicilln 
(MI sus c'oslumlirt's ha sidd -iíMiipri' en alto 
irrado amaldc cuii lodos los natural¡-ta< 
(lUC visitaron la roí^'ion. Su c'a<a. situada 
cerca del limite do los liosquos. (>s prcdia- 
blemcnle id palacio mas ma^'iiiüco di- la 
pstcpa do Siboria. y olijeto di' admiración 
pai'a indíiz'onas di> los cimtornos. l-lsta 

co!i>ii'uula de t'uertes triuicos; se compone 
de dos pisos, tiene un ti'Jailo piulado ili' 
vovC - vm '' s venlanas con la coroiii/.a 
adornatla y pintada de Manco y ;izul: las 
lialiitaciones <on caUleadas. culiiertas do 
aUbuiliras di' pieles y adornadas do liosto-; 
de lloros on las \ont;iuas y dt' numiM-o-^a-; 
iniáo-oues d(> santos, toto^-rafias y ii'rabailos 
011 cobre en las paredes. 

Kl 7 do sotiemliro todo (\-;taba prepai'ailo 
para la partida y el Frusa- y id A','7<''-'sv 
levaron las anclas para liajar oti'a \ez (d 
rio. Cerca de Tol^tiij nos enconti'aroii llo- 
cllas más tardo ol vapor MosÁ/r ' [\) de Hro- 



(li El Moskira fui' el iirimor vnpor que do>(le el Al- 
Inntico Uegii liiiíla In eiuil.iil de Jeni.-ei: por eío citaré 
ai|iii loí diUos priiieipiiles de su vinje: 

El barón Kiioop y varios eoniero¡aiile> rusos lialiiaii 
alijuihido en 18TS el vapor Liii^a para Iraii.-purlai' 
mereaneias al Jen¡.se¡; pero el liUijue naulVaj;.'! en la 
costa do Niiruega. En su luirar so nlijuilii el vapor /a- 
rit:a de la matricula noruoiia para llevaí' las inercaii- 
i'ias del Liiii'(( á sudcílino. l'ero lamí. ¡en esta eniliar- 
cacion oncalli') en la dosenilioi'adura did Jenisei; .-u 
U'ipulacion fué salvada por elpeijueño vapor .U",.7.»(( 
que aconipañalia el /.arit:u. El capitán Üallmaiin; 
HoIcoíl: Sclimidt. cemercianle de líremen y r.lileii/. 
empleado en el miiii-lerio di' liacnenda ruso suliierun 



i'i;!, \<\\ \ rriiot'i. 

Ilion, al mando did capitán l)allniann quo 
tenia ;i bordo |;i tripulación did \apor iio- 
rui'i:-o /.i>r¡l:i mandailo poi' ol capitán 
Üi'Uiiy encallcdd (>ii la do-iMuliocadura did 
.lenisi'i donde la tripulación le liabia aban- 
donado, l'^l dafio no ora sin embai';:'o irre- 
parable: |iues cuando id I. "i de setiembre ol 
1 1' 1 1 Si' I- enconlro el liui|ue encallado solo 
tuxieroii ijue sacar el ai:ti:i ;i Tuerza Ai' 
bombas, poner el \apor ;i lióte y la máqui- 
na !Mi marcha para Noruepi. \'\ ID de so- 
tiemhre |iK tros liuque^ lloü-aron al ostrechu 
de Mato1>idikin donde anclaron aln'unos 
días en la lialiia de líidiii^'a para hacer i>ro- 
\ ¡siono-; Ai' ai^'ua y para arroL"lar el carbón 
y la cari;'a: el 'J-J del mismo mes pasaron id 
est reídlo hiicia el iie>to y el 'Ji; aiiclai'oii l'e- 
li/.menle y nm toda su cari::! en llammer- 
t'est (1). J.as morcancias quo ou esta ocasión 
por ])rimora vez so condujeron Ai'^Ai.' el Jo- 
nisoi á Kiu'opa se componían de unas 
fiíMi toneladas de sebo. ti'ii:'o. centeno \- 
a\ena. Las mercancias importadas ;i la Si- 
boria eran priucii);ilmonto li; toneladas do 
puntas. S de herraduras. ! de (davos de 
herradura, li! ' _, do hierro on barras. :i;} de 
taliai'o. (■)(! de sal. "J 1 barriles de |ietnileo. 
una lanclia do hierro doscoiupuosta en 
sus partes, ron el aparejo iiiH'osario oi: an- 
: das etc. {•!). 



Antes de relatar detalladamente el viaje 
del l^i'aix debo decir algunas palabras res- 



ar^unas lei;uas más al norle de .Kaiisei. i"\'ia¡eenel 
.lenisci desde la deseniliocadura liasla Jenisei en vera- 
no de ISTS.. en las «Notii'ias do Petermann> ISTü. pá- 
iiiiia si;. 

(!' lie tomado los detalles de e.stos viajes de una 
copia del diario del eap'tan Emilio Nilson. 

i'>!i I.as morcancias llevadas en ISTi'i al Jenisei por 
WJLrjjins y por mi. y las (jiie Scliwaneiiln'r^í exporte 
di' alli en |S77 sc'do eran muestras de tales en una es- 
cala aljío grande. N'o sé' nada respecto á la carga que 
el y.iivit:(i llevaba á bordo cuandn encalbi v\\ la ib'S- 
emliocadura del Jenisei. 



lio 

pa 

■•I ti 

nui 

y I 

\\vi 

tan 

un 

Cl'lo 

Ki 

dlizi 
oept. 

dii-i. 

ri'iri' 
ronn' 



cairiin VIII 



2in 



o\ vi;i,it> 



|\'liiio i>n v\ 

■i cii vpr;i- 

lS7!t. ii;i- 

Ijos lie uiui 

■■- cxpoi-í.' 
Til una I'-- 

Ion li> lli'>- 



porfo M liH ni('(li(l;is (|iii' SiliiriakdtV iiddpti' 
paiM asi\irurar su marclia ciilrc la iIinimuIio- 
iMilura ilol rii), ilmiili^ ilcliia s('j)arars(^ del 
]>•(/' y ili'l J11111I11 (!(> su (li'stiiHi. la riuihnl 
lie JaUuIsk. Ms naluralnuMili» inuv difícil 

« 

jiara todn luiipu' husoar sin [lilold una \ ia 
a Iravf's do un oxlcnso delta ci'u/adn pnr 
MUinorosüs lira/.ds más ii niciin-^ lUMlundns 
y dt'l Iddo de>c'(Uio('id(i cw cuaiihi a su Iii— 
drnij-ral'ia. SiliiriakdlV liaMa ad()[itado por In 
tanln las medidas uiuiviMiienles pava quo 
un jiilnld di> liairo saliese al enciUMiln) ilel 
/-'•/''' en la punía nurle did didla, lialiieiid'i 
celeltrado emi rl pm' Mieiliacien ilel señor 
l\nle«.(itl'. el sii;-uien1e conlrato (¡ue repro- 
iluzco Ii1eralmen1(\ iioi-iiue ])or \ai'ios eon- 
eeplos da una idea t!el de las diferenli^s eon- 
dii'iones sociales imi aipiellas a|iar1adas 
re,i,'ione<. I, a copia di'l cdnlralo (|ue mt> t'ui' 
remitida y traduzco dice lo si;:'\iiente: 

■ .lakut-^k. en el año mil oidiocii'utus 
-elenta y ludio. el lli de jchrero; yo el 
aliajo lirmado At'niiasii l''ei!nroll' \\'ii,o- 

kurotV. \ecileide .laklll-k. he ciiUMMlido 

con Iwaii l'latouow ilscli KolesoH". comer- 
ciante d(d se^'-nndo i;'remio déla pi'opia ciu- 
dad, en el siuniente conlrato. 

1.' \o. \\ iiinkurolV. me oñli^^'o ;'i cmi- 
dncir como piloto el lim[ue di^ expodiciiui 
dtd prnlesor Xordenskidld rio ],ena arril>a 
desdo ol puelilo Tas-Ary. situado á unas 
l.jd vorstas n' is abajo del i)uel)lo linlun. 
Mo o])lii:o ademas á proporcionar en la isla 
de Tumat. situada en la parte nordeste del 
delta del Lena, do entro los lial)itant(\s del 
puoldo. á mis expensas, un i)ilo1o qnr co- 
nozca liien la enlratla mas [irol'unda del rio 
l.ena para conducir el iuniue hasta el pue- 
Ido de 'l'as-Ary. El jete dehe dejar libre á 
esto piloto on ol puelilo últimamente citado. 

•J.' Como no poseo la lonuiaia i'u<a me 
ohliiro á llevar un inti'rpriMe ipie conozca 
dicha lengua y sepa escribir. Mn mayo do 
esto año vo. \\ inokurnlV. uie diriu'irt' con 
(■4 desde la ciiuUul de Jakutsk rio Lena 



aliajo lia*ta la isla de Tumat. donde ambos 
e<iieraromos la expedición. 

.■{.' I turante la bajada á la isla de Tu- 
mat ni'' cnujpronieto á buscar entre los ha- 
bitantes (lo la ro¿;¡oii un ,¡::uia exporto (juo 
deberá acompañarnos 011 mis jiropios barcos 
por el brazo más prutundo del Lona hasta 
la i-la. l-'.n la travesía desdo el pueblo do 
Ta-Ary hasta la isla de Tumat dolto hacer 
observaciones con la sonda y anotar la pro- 
fundidad del airna navoi^able. 

1 .' Asi mi<mo me oblipi á buscar entro 
el pueblo de Huluu y la isla de Tumat. dos 
sitios pro.servados eoiitra el hielo y del todo 
propios jiara la ¡•ivernada del bu<]UO. Ade- 
más debí, presentar al jefe de la oxpodioioi; 
un diario sobre vodo aquello (]Uo pueda con- 
<iderar como interesante para ase^jurar la 
navod^acion y la invernada de los buques é 
igualmente he de indicar los puntos peli- 
i^-ro-'is ,■ imiiracticables para la navoü-aeion. 

Ti." l)espuo> de mi lloarada á la isla de 
Tumat mi primor deber será buscar on la 
costa occidental de la misma un ¡¡uorto 
prot'undo y ciMiiodo para los buques. Al 
efecto me olili<_'o á traer dos botes de mi 
portenoncia que si inora jireciso se cederán 
en propiodail á la expedición. Me compro- 
m(>to á construir con madera llotanto junto 
al puerto oloirido. en uu punto elevado de 
la orilla do la isla, que pu^ib' verse desdo 
elCabu (tlonek. una torre para señales, 
i>/i'^'f li i'ii tíiújitoii íh' cosacos [\)\ cuya 
altura no baje de siete pies. Sobro esta base 
debo colocar un armazón de tres ó más vi- 
pis irruosas on cuya parte superior so fija- 
rá una larira pertiira jiara enarbolar la 
bandera: osla deberá ponerse á una altura 
do (Miando menos A'i pies sobre ol suelo. 
Hasta que el ri'> so hielo tendré quo vi¿.nlar 
la señal maritima de tal modo construida. 
Al electo el señor Kolesotl" habrá de pro- 



¡l) Proliablcnieiilc un íi|iulcro do cosncos. 

(S. del T.) 




T 






!.! 



I 1 \ 



'Jl!') I lili I \NA\ MiACIoN 

vccriiic (le iiiiii liMiidcrii y ilc una cucrdii. 
Kii el caso (le iiuc las iioclics riii'raii ikimiims 
dobcri' (Micciidcr crrca di' la señal iiiaritiiiia 
(los i'i li'cs ixraiidi's hn^anM'as ii sus|iiMid(M' 
faroles eadiclia señal, de luodii (|ue las li.)- 
^Mieras i'i faroles puedan verse ile-il(>,'| mar. 

(■)." l)es(le el |)uelilo de Tas-Ary delio 
conducirlos lm(|ues de la e\|iediei(i|i lia-la 
la. ciudad do Jak\i1sk. iudicaiido el ai;iia 
Havo,¡4'al)le imi el rio í,eiia. I)iiraiite tmlii el 
AÍajo el iatr'r¡)re1e estará á mi lado. 

7." l)osdo ol (Hade mi salida do . lakulsk 
hasta que concluya mi servicio on la e.\- 
])ed¡cion do Nordenskiold nosotros, es decir 
yo. W'inokiiroír y (<l intéi'|irete. seremos 
sionii)re sobrios (no emltriai^'ados), nos con- 
duoironios con honradez y corti'sja y ohe- 
(lecoromos puntualinonto las iirdiMies del 
capitán. 

H." l'or todas estas mis ohlii^'aciones el 
sóñor KolosülV ha do pauvirmo HOO rublos. 

'.)." Al llo^'ar la expedición en .lakutsk 
no doliere abandonar ol bu(|ue sin permiso 
del j(>le sini'í quo habré de p(>rnianecei siem- 
pre á bordo, l'ln el caso de qui^ el ca])i1au 
creyera conveniente que \ol viera á acom- 
pañarlo hasta la desembocadura del Lena, 
satisiaró esto deseo, recibiíMido una remu- 
neración particular do -HH) rublos. Kn este 
último viajo no estaró obligatlo ;i llevar un 
interpreto. 

lo. Si la lloLi'uda de la cviumIícÍou á la 
isla do Tumat so impidiera por cualquier 
circunstancia hasta el mes de no\ iemlii'o, 
tendré derecho á rei^-rosar con mi iii1(''rpre- 
1e á .lakutsk'. presentnndo al señor Kolesolj' 
un cortiíicado olicial iirmado jiiu' el coman- 
danle HaschlelV ó cualquier otro empleado 
local, en cuyo documento constará quo 
efectivamente he erigido en la isla de 'l'u- 
niat la señal maritima permam'ciendo aijní 
hasta quo el rio so cubría de hielo, y (|ui! 
sólo he partido cuando la e\]iedicion no 
podía ya esperarse. lOntonces el señor Ivo- 
lesoll'debc cumplir lo cuu\ cuido on eiju'c- 



>Kt, ASI \ ^ i:i HOPA. 

senté contrato y pagarme toda la cantidad 
de 1)1)1) rublo-i, n)is 'joo por el viaje de 

\ llella. 

II. Si |iK buque-; de la expedición lli'- 
gaseii tan tarde á la isla de Tumat, que el 
viaj(> por el rio Í/Mia arriba se hiciera im- 
posible, nosotros, yo y mi intérprete, debe- 
i'eiuos invernar con la expedición hasta id 
desliielo de iNTl». Nosotros, yo y (d intér- 
prete, hemos (1(> vivir á nuestras expensas 
alli donde invernaren los buques y deb(!- 
reiiios servirá la expedición cual si tbrmá- 
semos parte de la <ri[)ulacion. Cuando co- 
mience la navegación deberé conducir los 
buques desde c] sitio de la invoriiada á la 
ciudad de. lakutsk. l'or esto reciliii'i'' además 
de los 1)01) rublos convenidos la cantidad de 
NDi) más. l'ln el ca^o de que también d\i- 
rante este viaje se hiciera pr(>ciso volver á 
conducir los buques desde .lakutsk á la des • 
emliocadura del Lena, tendí'!- que hacerlo 
rei'ibiciiilo en camlijo ."too rublos; ¡km'O si 
los buques invernasen en .lakutsk están'' 
libre durante el invierno y únicamente los 
acoiupañan''. si fuera preciso, al año si- 
guiente en su viaje hasta la desembocadura 
del Lena. Ln este caso jiercibiré .'300 ruidos. 

\2. l)e la cantidad convenida el señor 
KolesolV me pagará al liri uir esto contrato 
:íoi) rublos ailelantados. l:)0 ¡Imi i»artida 
en el mes d(> niavo v "J.")!) en el pueblo de 
Huluu por mis gastos por el intérprete, ])i- 
loto y otros. Kl resto se me aboiuirá á mi 
\ uelia á .lakutsk. 

1."!. Si en el mes de mayo nu.' impidiera 
r.lguna enfermedad dirigirme á la isla de 
Tumat. tendré que devolver al señor Ko- 
lesoír la cantidail recibida al lirnuir este 
contrato, excepto, sin embargo, el dinero 
gastado como paga y señal para el intér- 
prete y los barcos. Si entóneos no pudiese 
(l(>volver la cíinlidad, yo, "W'inokuroír, ten- 
dré que trabajar en la mina de oro del se- 
ñor Sibiria!-.üir por el importe de la canti- 
dad no devuelta. 



(apItuio VIII, 



221 



11. Aiiiliiis ciüitiMyciitcs ostiunos oliÜ- 
^'¡idos jMir iiii('str;i iV' y ¡laliilira ;i «■iiiiii»lii' 
(^s1(> ('(iiili'iito (MI 1(iil;i> sus |i¡ii't('s, 

liia iKilii (MI l;i coiiiii ilicc ;iil(Mii;is (|U(' el 
jiicuta Afoiíasii [''cilorolV W'iiioUurolV puso 
(MI ve/, (le la liriiia su sclln al \>\i'' t\o csti' 
coiilrain; (|iio el ja(Mi1a .\li'\ii XassiuiolV 
MiríMiiilV lialiia ^'raliailii dicliu s(>llo: (\ni< las 
coiidicioiics se lialiíaii rccdnociiln |)(ir el cu- 
iiKM'ciaiilc Iwaii Kii!i'~(i|l". y i|iii' 1iii|Mt|U('- 



Ikmsi' (Mnlti'¡a;,'a(ln. Nn pudo ll(^;j;ar por lo 
taiilit al pimío do la cita y .lohauíiosíMi luvo 
(•jiin am'L,'lars(> con su p(>(|U(Mlo vapor dol 
mejor modo posible 



Al separarse ol fj<'iia did Vc.ja en la iio- 
clin del '¿1 (le a^íosto, se dirifíi(3 hi'ioia tierra 
y lleLi'o ya (d ",'« á la punía infis iiordorieii- 




Va \.\rii|i l.KNA. 



daba iuscril» «mi la adiiiiiii-lracinii de poli- 
cía del dislrilo de .lakulsk. 

El céntralo se lii/o con la iiilerviMicion 
del jj^oberiiador y (l<d olii-[io d(> .lakulsk. 
(juo tomal)an inutdio iiit(M'i's (mi o\ viaje pro- 
])ueRto; el último Iiasla (■(HKicia la costa d(d 
Mar Glacial por propia expiM'ieneia. A pe- 
sar (le todas las condiciones estipuladas tan 
rormaliiiente, lo (jue sucedi(') í'uó (|U0 el ¡ti- 
lüto para celebrar el coliro de la importante 
suuia quiso disfrutar un buen baiKiuele, y 
so rompió un brazo á cousccucncia de lia- 



tal del I)el1a did Lena, situada A los 73" 
17' lal. II. (1). Aquí debia estar la señal 
marítima, pero ni la bandera ui el piloto 
so veían. Para encontrar la señal, Johan- 
iiesen franque() 10 kiliim. ;'i lo largo de la 
costa liácia el oeste; pero cuando también 
en esta dirección hubo buscado en vano 
volvió á dicho punto, donde desembarcó. 



il) Si'Kiin ,loli,iniii'.>oii. En el mapa de Wrungf!l l;i 
liililud (in i,'sli> cilio so iiulicn á losTIi" :!()'. P;ii';i lii lori- 
gitutl i'csulliiruii dul cnlculo rtu Jülianiicson lá.V';}!' en 
vez de 127". . 



T 



í 



1 1 
ii 



! i 



11, I < 



322 ( iiici NN.wHriACioN 

Kii la oi'illa lialiía una clinza imiy \ i(<¡a. 
(lol iodo llfMia (le tierra, prolialilciiicntc de 
al¿^niia de las p\|iodi('ioii(N (|ii(' lialiíaii \ i- 
silado esta rc^^'ioii ¡i principios de este si- 
;rlo. \'¡/).sn un ;,'raii nú mero de renos sal- 
vajes. Como se^^Mín el conlralo citado la 
spfial marilima deliia ser\isil)le (l(>sd(> el 
Cal)0 Olonek, .loliannesen \()lvio otra \ ez 
al oeste man<eni<''ndose tan cerca de la costa 
como era posiMe; pero como aípii el a;,Mia 
era cada v<'z menos jirol'nnda, sin ipie se 




,Ii AN Citisiiw .|ni:A\M:si;\. 
Criirinriil.-iiiti' li.'l /,. na. ii.mmIi} i n l^iii, 

viera torre alLTuna .lohannesen tuvo (pie 
acomodarse á liuscar el mismo su camino 
por el Delta y al electo resolvi(') dirin'irse 
allmizode deseniliocadura más oriental (jue 
en los mapas está trazado como uiuy an- 
cho y (|ue se^'un parece íué emi)lcado tam- 
bién por los huíjues de la <'y;randc expedi- 
ción al Norte» (1). 



(1) Sc^'un LiilUiíi (■ N'dlii'ia?. de PeloniKiiin,» 18711, 
p;ig. !)2) el dolki dol Lona cslá fru/.ndo por sioto Ijim- 
zos principule?- do los (¡uo el más occidciiliil tioiio ol 
tiombrc de Analiirliscli; descmíjoca en el mar, corea 
de un cabo dc 5(i |)¡és do altura, llamado Calio de Hie- 



nUL A^^U V l;ir»0PA. 

A K> kilitmetroi más al esl(« del calió del 
|)elta .lolmnnesen eneontri» tres liancos de 
arena por los (|ue dio lu \iii'lta. hespiicscl 
a;;ua se hizo más profunda, de modo ipie id 
lini¡ne pudo a\anzar á ."> kiliimetros de dis- 
tancia de l:i tierra. MI 1." de setiemlire .lo • 
liaiinesen anclo en una ensenada, del con- 
tinente próxima á la desembocadura lla- 
mada llyeliowslvi y continuii desde aiiui el 
;i de setiiMulire á las 'J v MO minutos ile la 
madru;,'ada el viaje rio arriba. l*ero á las 
1(1 de la mañana el L'-iui tocó ya el fondo. 
Kl a;íua estaba bajando y sólo una hora 
después de la media noche volviii á subir; 
por eso el buipie no pudo ponerse á (lote 
hasta á las H de la mañana del dia sin'uiente 
y aun entonces á duras penas. ]']! \ iaje por 
el l)elta S(> hacia aun m;is difícil por la cir- 
cunstancia de (|ue los mapas hechos hacia 
1 lo años no servían absolutamente para 
nada, pues desde entonces el Delta ha su- 
frido cambios importantes: allí donde antes 
liabia bancos de arena hay ahora u'randes 
islas cubiertas de bosi|nes y i;'ramíneas 
mientras (|ue en otros puntos el rio .se ha 
llevado islas enteras. 

Mientras el buiíue estaba mcalludo nue- 
ve tuiíiíuses vinieron á bordo, en jieiiue- 
ños botes compuestos de un solo tronco de 
árbol hueco ijue siUo estaba capaz ¡lara con • 
i tener un hombre, .lohannesen iutonti'i en 
I vano á persuadir ú uno de los tun^^uses 
' para que sirviera de piloto al vapor: no lo- 
y;ró explicarles su deseo á pesar de todos 
los esfuerzos del intérprete ruso, circuns- 
, tancia que demuestra lo poco quo estos 
tunguses han ll(\L;'ado en contacto con lo.- 



1(1. l)L',--pue.^ !ílf.'ue ol l)iii/o Bjelkqj y en seguida el 'l'ii- 
iiiatsky. en cuya di'.seinliocadura Laplew crii^ii'! in 
17;tll una .-ieñal marilima i|ue aun e.xi.sle. Do.~|iui's \ii'- 
iii'ii los oíros Iros lira/.o.-^ principales del rio: el Kjclii.-^- 
lacli, el Trolimo\\>,lvi y el Kiselilacli y por lin la dcs- 
einliocadura oriental iriuy anclia, (d liycliowsM, l'ro- 
lialiiomenle uno [de los lirazos mL'iio.s anchos e.^ 
[irelorible parii la navegación rio ariiljn « este Ihm/.h 
ancho dirícilmcnto nuvegahlo á causa do los hancon. 



CAI'frllll VIH, 



Mi) 



I» llUf- 

iO(Hli>- 

)U('() (hi 

i'ii con- 

}Ut(t (MI 



igusos 



no lii- 
todos 
irciuis- 

lO ('s1()> 
con los 



iilii el Tii- 
i'¡¡ii<'i f'ii 
puos vic- 

'I KjL'lli^- 

iii Im (ii's- 
fki. l'ri.- 
iclios f'> 
'Sle lilM/.n 



illH'riiK di' |;i Silpcrill ó lilinliii'li lil diliiMil- 
l¡id 11 liis |ii»(';h ;.'iiiiih con (|ili' los siilviljcs 
ilpl'iMidi'ii \ii< li'iii;ii;is de los |iurldiis ci\¡l¡- 
zaiios. 

Solo rl 7 de <i'tii'Iiilil'i' |iudii |i¡i>;il'S(' JnH' 
lili |ior el ilcltii i'llllMIlilii i'Utoiici's en el l'in 
misino donde lux iio'uas se hacían mucho 
más praclicahles. .hdrannesen dice en su 
relato •«ohpe el \ iaje que era in\ ei'osimil ijne 
cnalquierii de los brazos occidentales l'nera 
iuiiiortaiite; pues una ve/, la masa de ao^ua 
i|ue (lesfMulioca en dirección al este es muy 
considerahle en comparación á toda la masa 
de a,i;'inis del rio, y además los lirazos or- 
ciilentales y septentrionales examinados 
por •lohanneseii sido contenían a^aní salada 
mientras ijue en la desemliocaduru oriental 
no tiMiia nini^'uii ^'usto salolire. l'or la ma- 
ñana del ,S de seliemhre lleo-nrou á Tas- 
Ary, primer pucddo á orillas dol Lona (luo 
está lialiitado todo el año. Dcseniharcaron 
para (ditenor explicaciones sobro el agua 
uaM'iz'ahle: ])ero no fueron entendidos por 
cuanto los hahitantes eran tungiise-. Por 
la lardo Ueo-avon á lUiluii, |)uel)lo situado 
á orillas d(d rio. Kn su alan de adelantar 
camino y suponiendo qu(^ tamhion este 
pnelijo estalla liahitado sólo \n)V i^asiates (1), 
.lohannesen ijuiso jiasar de lar^'o. pero 
cuando los hahitantes vieron el vapor sa- 
iudáronle con disparos do todos los lusi- 
les ['¿) que tuvieron á su alcance, en senal 
de alc^-ria. lüitonces el Lfiia echó his an- 
clas. Dos deleo'ados de la corona v u,i ;. - 
cerdote \inieron á hordo y el último iui- 
lirovisó una ("unción religiosa en acción do 
gracias. 

MU 011 los limites de la tundra hasta los 
indígenas ¡lann-en comprender muy bien 
la importancia del lioclio de que los buques 



(li I'iihiln'ii (|ue 011 Silji-M'iii sf! usa piir.i desigiini' to- 
das liis U'íIjus indígenas en «íonoral. 

|2) Kslo so ha inlorprctado sin razón, cual si liu- 
tiicscn disparado eunü'a el liui|ue 



pueden penetrar desde jos oCf^ailOS Ti los 

grandes ríos de Siheria y en 1S7.'> obtuve 
una pru(dia de la exactitud de este aserio. 
Mientras tardi' en encontrar e' vapor Al'- 
Jiniilrn es(u\e marchando rio arriba en mi 
pro[iio barco, acoinnañado de dos natura- 
listas y tres pescadorrs; desembarcamos en 
varios puntos, y en uno de ellos se había 
reunido un número de dolg;inos. Cuando 
estos com[)reiiilieron (|ue no habíamos so- 
nido del sur (lara \eni|er aguardiente ó 
comprar pescado, sino del norte, tlrsili' ,■/ 
i)i(ir, se a[>oderi'i de ellos un verdadero ('x- 
tasis. Mstuvinios expuesto-; a abrazo-! poco 
agradables por parte di» nuestros admira- 
dores vestidos de pieles y por iin uno de 
nosotros lu\o la desgracia de que los dol- 
ganos le sumergieran en el rio al intentar, 
en su entusiasmo, casiá\i\a i'uiMV.a de lle- 
varle por el agua al barco, anclado ;'i dis- 
tancia de una j)laya poco profunda. Tam- 
bién en Dudiiio los sacerdotes hicieron una 
función religiosa para dar á I)ios las gra- 
cias por nuestra leliz llegada. Dos de ellos 
celebraron la misa mientras (juo el sagris- 
tan vestido de un /influii (1) de piel do 
carnero que lo Uegalia hasta los pies, ba- 
lanceaba lleno dede\ocion y alan un (Mior- 
me incíMisario. Kl olor de éste ya no fué 
muy agradable desdo el principio; pero 
pronto cmpe/.(J á hacerse tan fuerte ó incó- 
modo que yo. á quien habían colocado Ala 
cabeza del auditorio, estuve casi aslixiáu- 
dome aun cuando la ceremonia so verili- 
caba al aire libre. Pronto el sagrislan es- 
tuvo envuelto en una densa nube de humo 
y entonces so observí) que sus pieles se ha- 
bían encendido al mismo tiempo con el per- 
fume. No obstante el culto no so interrum- 
pió sino sólo se apagó el fuego en medio do 



il) l'.spooiodo nianlo imu niang:as, anchoen su par- 
le inliMiiii' y i|UO vieno i'i ser la pie/a principal del tra- 
jo nacional de los rusos. 

^V. del T.) 






ir 



>( 



lili I \S \M i,\< |ii\ II I A>.| \ ^ I I linl'\. 



lililí risa ;:;(>niM'iil. iiii'rn'il n un nilni ilr 
!i;,'ii¡i Niicíudo soliro (>[ Mii;.M'istiiii. 

Kii la liiañaiiii ild !> de x'f ii'iiilii'i', il 
í.'iiif coiiliiiuú su \iiijt' riu arriliii acniniia- 
fiudr) del HUi'crdnlc y liis rmiciiiiiarins de la 
coroiiii quo sin ciiiliar;;'!! |ii(iiiln tii\ii'i'(iii 
(|ii(' dejarse OIl fierra, por ciiaiito en ■«ii es- 
cesd di' al('e;ri!l, se lialiiaii eialiriaL;adii ediii- 
|i|etailieiito. Kl 1:1 de setimilire liis siajeriis 
llegaron ;'i ►Schigansk donde recoyleroii uiiii 



iM'iMIIin li:il>ia venido ai|iii. al eeiilro di' la 
S¡li''i'ia rile i'eeiliidn eiiii ;;r;'n lieiiev oleii- 
eia y lio-|iitaliilail tanto por la> aiitorídadiw 
i'oinii pul' la poldaeinii, l'i'i'o eiiiiiu Jujiaii- 
ni'>en im meoiitrii ii<|iii á KolesolV^ repre- 
sentante de SiliiriaKoil'. eoiiliiiuó su \iaje 

rio arrilia '1 ipie el H de oetlilire ||eo;() 

al pui'lilo uaja situado á iiiia-i '.'Wu vers- 

tas de di>taiieia de W itiiii y poco más ó 
Ult'lios á los ItO' lat. n, |)i>s(|e uijiii Nolvíó 






1 




J MU I^K I N II. Mili " \\ II. 
Si'yilll W'll-I >. 



muestra de la hulla que aquí se eneiientra, 
pero que, sin emliarp). se mosiri» del todo 
inútil [\): el 2\ de setienilire llei;;u'on á 
Jakutsk. Kl ¡u-iiner luiqiK; que desde el 



(!) l'n (lopósitd fio luilln es ,'i miMiiido ini'ilil riTOii 
do la suporllciu poniuc Im cstiulu cxinin.-ilo (iiir.iiiU' 
si;;los íi lii iiitlui'iii-iii ili'l iiiri' ¡itiiuisri'i'ico, iiiii'iinM.s 

que, i'i mii.s |iriit'uiHli(l;\(l. pllodr olVi'CCi' un cnrluiii muy | 

liucno. I'or lo diTmis, o.s lu'ülinljlc ([uc !ic|ui lii pi/.iin'ii ' 

ó csiiuitu cui'lioiiil'or.'i, (|U(! á nioiiudo nidi.'ii los liloiics | 

de iiuilii, se im conl'uiidido con o! cnrbon vi'i-dcidoi'o. ( 

l'ui'ii lu genle inc.xpcrln en iiicl.ilui'j^'íii i,il error c.-s uiiii ; 

regla y no una excepción. | 



.•I .lakutsk anelaiido el luique Uli poco más 
al sur de esta ciudad en e| cuartel dc ¡n- 
\ ierno. 

Tanto el ¡•'rd'ii'r y el E.rjtvi-ss, como el 
L iii, haliian resuelto co!nple1anient(> las 
misiones (]ue se les Iialiiaii (Miear;;'ad() á la 
salida de la expedición y sus viajes Ibr- 
niai'.'in siempre un eslalioii importante en 
la cadena do las c.\]tIoraciones que lian 
aliierlo la naveii'aeioii en el .Mar Cihicial de 
la Sillería. 

Para dar una ¡dea de la inllueneia (lue 



í*VÍ|»l.u VtH, 



ti:> 



(•st;i \iii maritiiiiü imcilc iiili|iiir¡r cu d cci- 
iiii'i'ciu iiii¡vor>'iil, y lie las iiiii'Mis fuciilíN 
(le riirliiiKi y priisiicridiiil i\w por a<|'ii'llii 
\i;i |mi't!(Mi crearse á iiiíIIkikn de lioiiilin'x. 
(larc en jiocas palaliras un relato acerca de 
la iialurale/a ile las tierras (¡ue por esta 
iiavopu'ioii lle^'iiriaii en ronlacl.i con lo- 
aiit¡o;uos puisCM civili/ados de Iviiopii. 



ijoiide -mUi el cazador, el piscador y el nó- 
mada con sus renos puede, i encontrar un 

escii>i) alimento, i>mpie/.;i nii extenso terri- 
torio de lios(|ues (|ue difícilmente |»m'dt5 
cultivarse y i|ue podrá comparars(< (|uizi'i.>f 
respecto á su naturah'/a con las re;,'¡outH 
de Sueciii y Finlandia, situadas nías al 
norte de los (¡O' (i (U" lat. u. Más al sur 
de esta re;;'ion de Iiosijues, se encuentran, 
lauto ou Siberia como en América, ¡u- 







.Iakitsk r.N NUESTnos tius. 

('n|ii¡i lili un ililiiij.i ruso niii.lcrnii. 



)co mas 
de iu- 

•onio (d 
nt(> las 

(lo á la 
ics tur- 

inte en 
lio han 

icial de 

Lia (jue 



Tomando la Silieria en su accopcion más 
amplia, os decir, cdmprendieiiilo en ella no 
tan sólo la .Siberia itrüi)iamente dicha, sino 
(|uo también las partes altas del Asia, situa- 
das alrededor de las l'ucntcs de los ^;"rand(>s 
rios siborios, esta tierra puedo com])ararse 
muy bien en oxtonsioii. clima, lertilidad 
y en capacidad para servir de residencia á 
una jioblacion numerosa, con la América 
situada más al norte de los -10" lat. n. A 
iü'ual (juc esta parto do la America sop- 
liMitrional, el norte de la Siberia, os una 
llanura sin bosques. Al sur do esto país 

Tomo II, 



mensas distancias do un terreno de \ina 
lertilidad asombrosa, y do cuya capacidad 
do recompensar el trabajo del cultivador, la 
exportación de trillos, veriücada en los úl- 
timos anos do los ])aisos l'routerizos entre 
los Kstados Unidos y el Canadá, lia dado 
una prueba tan evidente. Entre Siberia y 
América hay, sin embar;^'o, la diferencia 
de que uüonlras los productos del suelo 
pueden exportarse do América l'ácilnieuto 
á los puertos del Atlántico y Pacífico, la 
mejor parto de Siberia, es decir, la que ro- 
dea la i)arto superior de los ríos .Trtisch-Obi 

20 






mw 



íi!:í!. 



H i , 



i I; 



y Jcnisci, está scpariulu de los (ici-aiKis |i(ir 
cxlciisas liorrui^; iidcinás, Ids htíiiuIís i'ios 
(|U(> cni/.aii la Silicria y que [larcciMi dcs- 
liuadus por la iialiiralcza á ronuar la-^ ar- 
Icria^^ (l(d i)ai>! lanío jiara su vida iiilcriia 
como ])ara sus n>lac¡oii(>s cim vi resto did 
mundo, se dirii^'cii lodos hacia el norte y 
d('S(Mul)ocaii cu un mar (|uc hasta imcstios 
dias s{> cousidcralia ihd lodo inacccsililc. 

Knlrc estas corrieutes el rio dohle Ohi- 
.Irtisch ocupa con sus numerosos alluentes 
un territorio de uiás (h' (iO.oiMi lei^aias i;'eo- 
,yráiicas, (d .lenisei-Anu'^n'a ca'^i .">(). ()()(l y 
<d Lena un poco más (h' 10,000 (1). Se^ain 
pUíHle verse en (d majia del sistema llu\ ial 
de Siberia añadido ú esta obra, sído una 
])e([uena parte de tan inieiisos tci'rilorios 
está situada al norte ihd circulo |iolai'. y 
tan Sido unas distancias poco considerables, 
están ociii)adas por la tundi'a, careciiMido 
de Iiosípios, circunstaiuda fundada cu el 
hecho de que la uiayor [larte de los tei'ri - 



[loco pobladas de bosi|U(VS, jkm'o cubi(>rlas, 
en caniliio. de la más abumiautf! ve^'ola- 
cion de ,:;'i'amineas. |'¡1 su(do auálo^'o en mu- 
idlos sitios ¡i la tierra ne^-ra (l'sílienwsemj 
(hí Rusia, recompi'iisa a([ui con una abun- 
dante cose(dia anual, los uienores trabajos 
de culti\(). A pesar de eso, (li(dias re^'iones 
tienen actualment(> sedo una pidijaciou muy 
reducida: pero muchisiiuos millones de 
liombres pueden (MU'outrar alli (d sustento, 
con tal de ([ue id cultivo tecuudice los 
abundantes recursos naturales did pais. 

I na (drcuiistaiKua en extremo lavonible 
para, (d desarrollo futuro de la Siberia, es 
(d h(>cho deque sus tros ;L;'ramles corrieutes 
s(ui iKive^^-ables en la casi totalidad de su 
curso. MI Obi. es ua\ei;'abl(> desde IJiisU 
(á los :)•>" ' , lat. 11.) y (d .Irtisch cuando 
midios di'sde Semipalatinslc (á los .")()" 18' la- 
titud n.). 101 .Ieuis(d, á su V(>z, después de 
haber salido con sus dos brazos principales 
del 1errit(U'io de su oriii'eii situado en 



torios de la co>ta dtd Mar (ilacial.tieniMi su Ciiina, cruza toda la Siberia en el sur y ci 
]u'o[uo sistema Ihn ial comiuieslo d(> rios 
pe([ueños, que no pueden considerarse, por 



tanto, como períeiKMdeutes a! territorio d 



(d iiortíí di'sde los 1(5" á los 7.'J" lat. n. fran- 
(jueaudo [lor consii;'uieute una distancia 
i|ue i;;uala (Mi lou^^itud á la ([ue mid(í entre 



os nos (1(^ (|ue aquí 



I rata. 



i'azando en 



\ 



eiKM'ia V (> 



Cabo Norteó entre la deseiu- 



el norte el limite de las tierras (|ue con bocadura ihd ]\Iississipi y la parí > septen- 
veutaja jiodriau cultivarse, á los (iO" latitud trioiial del la^o de W'inipen", es nuv(>¿.;'able 
n.. ([ueila, á pesar d(> eso, una área capaz | desde el mar hasta .loniseisk. l']ii esta 



U' t 



ultiv 



o (le 



UO.CiOO 



ici^uas cua(h"Kla> 



(dudad existe aídualiuento uu trálico 



i na- 



l'coii'i'alicas, 



La 1 



ereiM'a n 



irt( 



(i(> esla 



íii- 



vciiacion con mercaucnis por 



los dos bra 



ZOS 



l)erli(d(^, estará ocui 



lada 



po 



r tiuTcnos moii- 



)riiicii 



tales, 



(lesd(( Miuusinslv V la ]'e"'i 



oi¡ 



añosos 



le dilicu cultivo; per 



o ( 



1 resti 



cunipoue casi exclusivamente de llanu 



ras. 



del la^'o d(! llaikal. S(\;4'un dicen, el An- 
^•ara jiuede hacerse miV(\n'ald(! c:i lodo su 



ro]i 



cui'so i)or medio d(> unos trabajos de lim- 
(1) l'.ira lio (:o|ii.ii' iHimoros foiiio mil veces se lin i jiicza. poco costosos, en comparación ala 

importaiuda del lin y lo mismo sucedo con 
su continuadiu'. (d S(>'<Mii;'a, en su parte 
inferior entre la frontera china y el lau'o 



jlido sin previo estudio, lie lieolio un e.'ileulo en i 
Alliis Manual de Slieler ri>>|ieeto á la extensión de los 

'■iidome al eleelo 
■I Asia soiitonti'ioiial ,' 



tornlonos ( 
del nKi|ia d( 



li' los rios de SÜKM'ia, 



l'et 



erni.uin soln 



leiriM> jT-^''^ 



cciill'al: obtuve i)or resultado: 

V.\ territorio (luvi:.! del Olii (■•■■ii el Ta»,' H.i;:.,iiilO (;:'..'iiii) 

1) .. .. ,ii'iii-ii ■.'.rij.iiiiii i'i.s.» 

I.eiin i',:i:i.'i,(iiM í:i,riiio 

Do estos territorios i-.'.Hlii, 11(10 Uilóineli'oa cuadrados 



de IJaikal. 1) 



(^ esu.' 



modo, aliririaso una \ 



la. 



casi '.111,1)01) leguas g 
tur de losüo" lat. ii. 



ulradi 



is están si 



tuada 



lluvial iitira el triisportt) de los productos 
do la China septentrional y del sur do Si- 
beria, á un uiar, por el cual cu uu vapor 
ordinario podría Ucyarsc cu ó á G días al 



CAIMill 

Mar IMiiiico y ¡il (':il)(i Norte. OIra (•oiiiu- | 
iiicacioii parcciila ])U('(ln realizarse por el i 
rio (lol)le ( )hi-.lr1iscli con el oesle de hi Si- I 
beriii y las re^^ioiies (>le\ adas del Asia liasla | 
la J)snn;^'aria cliiiia. donde el .liiis(di Ne- ' 
¡LTro, (|ii(> naciendo al sur de la nionlai'ia 
del Altai, cerca del Seli'n.u'a, rio(|ue foi'iiia 
el oriii'on del .lenisei, deseuihoca en el lauo 
deSaisan. 

liOs tiM'i'ilorios lluviales delOlii y del .le- 
jiisoi so acercan uno á oli'o en \ai'ios |iun- : 
1os por medio (1(> alluyentes, tan ¡loco dis- 
tant(>s uno de oli'o, (|iie unos traliajos d(3 
canalización liaslariau ]iai'a comunicar 
en1r(> si ambos sistemas lln\ iales. I, o mismo 
sucede con los alluyentes d(d .lenisei y del 
LiMia (|ue (MI muidlos sitios casi se locan, y 
hasta el [,ena es naven'altle. seijun Latkin. 
dosúi' el puelilo de K'ofs(diui;-a al mar. l\*e- 
sulta ]iues, d(í todo eso. (|\u' la Süieria tie- 
ne en su interior un sistema de comunica- , 
cioii en extremo ventajoso; pero tamliien , 
so ovi(l(Micia al mismo tiempo, quo una 
comuin"cacion marítima entn^ este pais y 
el resto del i^'loiio. S(do es^iosiJjle por (d Mar 
(¡lacial. De alii se d(M'iva la inmensa im- 
portancia de la nave;j,"acion por (d ■\lar(ila- 
cial d(> la Sihei'ia. Si esta so puede realizar, 
no solamente Siberia será nno(l(> los j)aisos 
mejor situados del uuuido, respecto á la ' 
posibilidad de un Iransjiorte barato de mer- 
cancías, á virtud d(! los n'astos poco oonsi- 
doraljles de la canalización, sini'i que tam- 
bién, la proposición di^ una vía nuM'cantil 
por el nordeste á la China, podrá conver- 
tirse en un hecho. Si al contrario, la navc- 
^líacion por el Mar filacial uo se realiza, la 
Siberia quedará aún mucho tiempo siendo 
lo que es lioy dia. es decir, un pais ideo en 
producios naturales, pero iiol)r(> en todo lo 
cuucernienle al liieneslar y comoilidad de 
lo quo en nuestros dias el homlire civili- 
zado sólo dificilmeulo podría [u'esídiulir. 

i\[uclios quizás creerán que la falta ac- 
tual do comunicaciones convenientes allb- 



.(> MU. 227 

mentó del comei'ciii podría i'cmediarso por 
un Ierro-carril trazado por la Rusia y el 
sur de Sillería. 1 'ero no sucímIo asi: anles 
al contrario, una \ia marítima es u" ' coii- 
diídoii necesaria para la c\is1en(da de tal 
vía iV'i'rea. pues nunca [uiede ser cuestión 
de exportar los productos de la a,i;'ricultura 
y de los lios([ues por nu'dio de los ferro- 
carriles á distancias de :i,(i'/() á :.,()()() ki- 
bunetros, como es la (pie separa (1 territo- 
rio lluNÍal iV-rtil d(d ( )bi-.Irtisch del puerto 
euro[ieo más pr(i.\inio. Aun suponi(Mido ([ue 
(d porte de ferro-carril imdusos todos los 
i;'as1os ])udiese rebajarse á '2 '/:■ ''i'^ I""' to- 
n(dada y kih'iiindro, subirá en todo caso 
desde las regiones de Siberia en (jue se cul- 
tivan los cercabas, basta (d IJáltico áTó-rjÓ 
ciironas(l) por tonelada. Ninti'uno d(> los 
]M'odnctos ordinarios de la agricultura y 
s(d\iciiltiira [iiiede resistir un porte tan crc!- 
cido y !;-asfiis del traslado de la vía férrea 
á la marítima en los puertos, lo (jue fácil- 
UKMite se demuestra comparando estos ^'as- 
tos d(d 1rans[)iirte con los precios actuales 
d(d mercado universal \-. ¡j;.. para id tri^^o, 
centeno, avena, cebada, vii^'as de made- 
ra etc. P(M'o si el labrador de la Siberia no 
vende sus ¡iroductos crudos, el pais que- 
dará en adidanle tan poco [loblado coukj lo 
est:i ahora: y la escasa población que allí 
vive no puede procurarse los medios para 
coni[irar los jiroductos d(> la industria ac- 
tual que soportan los u'astos do un lar^'O 
traiisjiorte por f(U'ro-carril. Sin una coniu- 
iiícatdon por mar existente al mismo lieni- 
1)0, el ferro-carril queda por lo tanto sin 
frecuencia, (d pais en el estado en que se 
encuentra hoy dia y la escasa prosperidad 
d(^ su poblaídoii i'uropea, la misma. 

Para dar al lector una idea de la natura- 
leza y de la naveii'acion actual en un río de 
la Siberia, citaré algunos extractos de mis 



ili Inii coi'uiiii oiiulvalc i'i 1 IVaiii'o^lS réiil.; un ur 
¡\ ívi. 0.1)1 Í-. (X.dvt T.) 






ir 



I 



' :! 



i' :i 



■i I í - 



ti ! 



% 



22S CinClNNWlTiACION 

apuntes hechos 011 1H75 ou mi viiijo ro- 
montando el curso del Jenispi, antps do (\no 
vuelva i'i la descripción dol viiije del IVy; 
recuerdo sin embarca) ({uo las condiciones 
de la naturaleza del Obi -Jrlisch y del Lona 
se ditercncian mucho de las del Jonisoi 
porque el Obi-.Irtisch cruza unas re.n'ioncs 
más bajas, más fértiles y pobladas, mien- 
tras que el Lena lo hace con un territorio 
más salvaje, más hermoso en paisajes, pero 
menos cultivado. 

Al dirigirse de Puerto Dikson rio arriba. 
se pasa al principio por el anclio estreclio 
que forman la isla de 8il)iriakoir y el con- 
tin; nte, pero la isla es tan baja, que no es 
visible desde la orilla oriental del brazo de 
agua que los buques suelen frecnoniar al 
sul)ir y bajar por el rio. El continente, en 
cambio, es al principio alto y durante el 
viaje á lo largo de la costa pueden distin- 
guirse varias salientes do unas nunitañas 
del interior del pais, cuya altura es según 
mis cálculos, de 17^0 á ¿00 metros v las cua- 
les en verano se liallan libres de nieve, l'n 
poco más al sur de Puerto Dickson se ex- 
tienden hasta la orilla donde forman un 
arrecife o promontorio saliente al rio. que 
lleva el nombre de Jefremow Kamen (1) 
en honor del antiguo trampero siberio Je- 
fremow, hombre por lo demás desconocido. 

La isla de Sibiriacoíf no luí sido visitada 
por hombres, al menos que se sepa, ni si- 
quiera en la época en que numerosas simo- 
vias podian encontrarse en la desemboca- 
dura del .Tenisei. En los antiguos mapas de 
Siberia no está indicada la isla, aun cuándo 
dichos mapas, según resulta del facsímile 
representado en la pág. 1 l(i, contienen una 
multitud de siniovias actualmente abando- 
nadas en la desembocadura del Jenisei. 
Tampoco el relato de la grande expedición 
al Norte hace mención de la isla . I^a costa 



il) Kíimon es la voz rusa que feicrnilica promon-. 



tono. 



(X. de i T.) 



DKI. ASIA Y milOPA. 

oeste de la misma, único punto que hemos 
visto lleva el tipo de la tundra que más 
adelante describiremos. En las pendientes 
de las bajas colinas culjiertas de gramíneas 
se veían algunos renos, por lo cual creo que 
el primer cazador que aquí desembar(iuo 
tendrá una ¡d)nndanle caza. 

En ISTó vimos aún cerca de Jefremow- 
Kamen Ires osos que pacíficamente vaga- 
liai' •'• in(|uitarse por los resplandores del 
gra o fuego de madera dotante que ha- 
liiamos encendido á la orilla para hacer 
nuestro café. Aquí encontramos por última 
vez. en nuestra excursión por el río, ver- 
daderos animales marinos; apendicularias, 
clíos, medusas, grandívs lieroidos etc. (h'an- 
(le.s arbustos faltaban, pero la flora empe- 
zaba á tener un tipo dilerente de la launa 
vegetal del Mar (llacial. l'n poco más al 
sur del })romontorio de JelVemow empieza 
la verdadera tundra, llanura sin bosques y 
sin montañas, cubierta de numerosos lagos 
de pequeñas dimensiones y cruzada por 
estrechos barraiu'os que hacen con frecuen- 
cia muy penosa la marcha por esta super- 
licie en apariencia llana. 

Lo mismo que en los otros ríos de la Si- 
beria que se dirigen del sur hacia el nor- 
te (1) también la orilla occidental (2) del 



il) F.S una rotrla ^^'nciMl ijue cuaiulo los rios cru- 
zan lijeras c-aiias(li'l suelo cu una dii'ceioii muy dis- 
tinta ilol circulo polar iriiii'anilo liácia la ilescmlioca- 
(lura del rio), la orilla di'i'oclia es alia y la i/quiorda 
liaja. l',sli) ?e funda en la lorma cslerica y en la rota- 
cioTí de la Tiei'ra que á no existir oji.-táculoti, desviará 
el aiiua de los rios ((ue marchan hacia el norte en di- 
i'oecion al este y en los ijuc hajan del sur con rumi)o 
al oeste. La orilla im))ide esle desvio, pero el agua la 
destruye poco ú poco y desmorona In tierra, do modo, 
i|ue en el trascurso de los siglos el cauce del rio se 
desvia en la dirección indicada. 

(2) Oliservo ai[ui una contradicción entre el texto 
yla nota; pues si la rotación do la Tierra hace des- 
viar las aguas do los rios i|ue sulien hacia el norte, en 
dirección al este, la orilla oriental ó derecha debiera 
ser la atacada por aquellas y no la occidental. El glo- 
lio gira en la dirección dol oeste al este verilicándoso 
por lo tanto el desvío do las aguas, en el liemisí'erio 
septentrional en el sentido opuesto, gracias á la ten- 
dencia de lo.s cuerpos A permanecer en su posición; de 



:\ri ril.o VIH. 



2*20 



Jciiisoi os ou lodiis liis partos duinlo sooom 
pono do capas lijoras do liorrn,' oomplola- 
luoiito baja y á laouudí) iiaulaiiosa. iiiÍ(Mi- 
Iras quo la orilla orionlal so c'omi)oiio do 
una i^Tada vortioal do 10 á 20 moiros do 
altura, que al norto del limito do los bos- 
ques está dividida do un modo iiarlicu- 
lar cu puntas de Ibruia piramidal. Nunio- 
rosas conobas do conobitoros portonociontos 
¡"i unas especies que actuahuoiito viven en 



fundidad bajo la suprM'licií^, ol suolo conli- 
nuainonto so onouontra liolado. Kn uiucbos 
[luntos, las cajín^: do tierra so niozclan con 
otras do liiolo puro y claro. Y en estas ca- 
])as so lian oncontrado cadávoros enteros do 
olol'antos y riiiociM'outos ([uo durante miles 
(lo afios so consorvaroii di- la deseoniposi- 
cioii. Talos ballazí4'0s son sin onibar^'o, ra- 
ros, nii(!ntras quo restos y en particular 
liuesos aislados do estas especies de anima- 








Paisa,!!') á küIi.i.as m-:í. .1!:n!si:i. 

r.npia ilr lili ililiiijo '!■' A. N. I.rMisi iiíM. 



IOS Cl'U- 

luy dis- 
■mlioca- 
'.quioi'il;i 
la i'oUi- 
losviará 
o en (li- 
runnho 

aj^ua la 
moilii, 

,'1 rio so 

texto 
1-0 dcs- 

loi'tC, ('!! 

IdcLici'a 
El slo- 
bándoso 
nisfoiio 
lili leii- 
lion; do 



el Mar Glacial, indican ([Ui^ cuanto mt-iios 
la capa superior do la tumlra lia sido depo- 
sitada por un mar somojanto al que aboni 
rodea la costa septentrional de la Si- 
beria. 

La tundra misma está en verano tbd 
lodo libre de nievo, pero ya ;i poca pro- 



n(|uí resulta ciuc la oi'illa ocoiileiilal e.s la atacada po!- 
d ciioiiue continuo did agua. Y esto es lo exacto: dc- 
liicndo la noia decir, en mi opinión. i|Ue á causa do la 
liirma esfi'rica v de la rotación de la Tiei-ra, y a no 
c'xistii'olisláculos, el ajrua se dcsviai'ia en la dilección 
oeste en los ríos cuya coi'rienle se dii'ifre al norte, ven 
(lirooion al este, en los que bajan hacia el sur. 

(X. del T.) 



les f(3silos so onciKMitran en abundancia, 
asi como í;-randos masas do madera llotanto 
antii^nia, orii^'inaria do la época de los nia- 
mtits y conocida entre los babitantes rusos 
d'^ la Sil)or¡a. con ol muiibro característico 
do luadtM'a di> Xoó. Además so descubren en 
la t'iltima capa do la tundra del Jenisei, 
mucbo más al norte del limito actual do los 
verdaderos bosques. ro])ustos troncos de ár- 
boles arraigados, que indican que el limite 
de los bosques también en nuestro período 
gool()gico llegaba mucbo más bácia el 
norto que abora, quizás liasta el punto á 
donde alcanza hoy día á orillas del Lena, 



>hIí4 



^^ 



230 



rincf.NNAVKCiACKi.N m;i. asía y iu ruta 



i 



i i 



ir ■ I 



II : 



1': 




(le 

se 

rr 

(le 

(lo 

li") 

un 

lí 



Como niuPblrn ilo l.i raiiiiüdc iiiolu.-O'-'s suIjIVi.-íIcs llamos ai|ui los p-raliados d'- alp:iina.^ do las especies 



ma.s conuiiies: 



1. Myn nrciiiiria I,in, > ¡ ilcl tniii.iñ.j nnliir.-il 

2. » Iriinratn l.iN. víir. V'la.valli'ii-i.- l-uiin. ' 
,1. Snxicavii jilichuli.-. I.IN. ■' 3 

i, Ti'lliiia lilla CiMia . Va 

T). Cai'iliiiin ciliattiMí I-'aiíh.*' 

(í. I. Olla poriitila Mrr.r.. var. luiocata !^■^E^^;^^ll. ' ; 

7. \in!iila I x|ian>a Hia:M:. ', | 

¡1. l'"uíus Kri'j'eri Mull. » 3 



í», I-'n-^iis foriiii'aliip nixvr. ' '¡ 
1(1, » tnfíiatiis íi')ri.i). -,3 
II. Miii-L'arita i'lr,L.'aiil¡>s¡uiii Hi;an. 1' 



12. l'ioiin.tM 



ilicHiM-a Wuoli, I 



|iyrainiiial¡s Stiu'M. P , 



II. 'ri-ii'lifiliniii." l)nri'iil¡.> Hiioii. 1' 
l."i. Nalii'a lK'lk-oii|i.'b Joii>.'^T. '/i 



iij 



por ser luvürablos \;\<. ciHKlii'iitiKN ideales dd 
lorrono. 

V.n las p(Midi(Milos del (Ncarpadi) Üinitc 
de la liuulra y cu varios liarraiicos de <dla, 
se oljscrva una vo;^otacion bastante desa- 
rrollada, que á 100 kilúuietros más al sur 
de JeiVeuiow Kauíeu puede Ibnuar verda- 
deras esp(>suras d(> jilautas llori leras, uiieu- 
tras que la tundra misma está culiierla ('.e 
una alfombra veg'etal en extreui.) (>seasa. 
Unas ospeeics bajas de suli.i' l!ei;'au Jiasla 
Puerto Dikson (á los l'.i" 'M)' lat. n."!: el 
abedul enano, [liclula ndiin L.) ereee no 
como áriiol, sino en la forma de arbustos 
(jue replan por el suelo cérea del Cabo 
Scluiitanskoj (ú los l'¿" 8' la1. n.) vaquíes 
donde cogimos en 187.") en el suelo de la 
tundra, entremezclado con hielo, las bayas 
del rubus cluimaemorus L. Unos alisos 
bastante fuertes próximos á la altura de un 
hombre, (dlnastcr /ri/licosi/s Lcdi'hJ. se 
observan ya en los alrededores de Mesen- 
kin (á los 71" ¿8' lat. n.), y las islas di^ 
de BriochoAvski (A los 7U"y 71" lat. n.) \('- 
solas cubiertas en varios puntos de abun- 
dantes arbustos bien desarrollados. Como 
jirincipio del verdadero limite de los bos- 
ques, se designa la curva que hace el río 
(i los 09" ,J0' lat. n., un ¡¡oco uiás al norte 
de Dudino. Aquí las colinas apariM-en cu- 
biertas de una especie de bosque com])uesio 
de alarces (^luríx sibiric) medio resecados. 
¡4'rises y envueltos de musgo, los cuales raras 
veces alcanzan más de 7 á 10 metros ¿o 
altura, y merecen mucho menos el nombre 
de árboles, que los fuertes arbustos de ali- 
sos que crecen ¡¡roxinuimente á dos grad(js 
más hacia el norte. Sin embargo, si llega- 
mos á varias leguas más hacia el mediodía 
(le esto sitio y mucho más al norte del cir- 
culo polar, el bosque de coniferos, se eleva 
á gigantesca altura. Aquí empieza una 
verdadera selva, la más extensa del globo; 
pues comprende, con pocas interrupciones, 
desde el Ural hasta el Mar de Ochotsk; y 



rM'ini.ii VIII. L'.il 

(b'sde (>1 ."¡s" ('i .")1I" lat. n, iiasta más al iioi'ie 
del círculo pillar, es decir, anuos 1,000 l<i- 



liinu'ti'os en dirección norte y sur y quizas 
una distancia cuatro veces mavor hacia el 
este y el oi'ste. Us una selva virgi'u. in- 
mensa, casi res[)etaila (lid hacha del colono, 
pero destruida en muchas partes por gran- 
des incendios. 

En la orilla oriental, alta del Jenisei, el 
bosque comienza inmediatamente á nivel 
(le la playa, .'^e conqione principalmente 
de coniferos; di 1 pino cembra (^pi/ius rcm- 
bra L.), ai)recia(lü jior .sus piñones, de 
enormes alarces, del abeto siberense [pimts 
s/l'ir/'i-i's Lcdcb.). del abeto común [jjÍiWS 
si/lct'sli'is L.) y (le algunos (ejemplares del 
pino común [/li'ii/s s;/lrcslris L.) La mayor 
parte (h; estos árboles, alcanzan, más al 
norte del circulo polar, una altura colosal, 
más en este caso son con frecuencia de un 
color gris de la edad, y medio secos, por 
falta del cuidado que más al sur la misma 
naturaleza dispensa á la selva. Un medio 
de los árljülcs, el suelo está cubierto de una 
capa espesa de ramas y troncos, ya frescos, 
ya semipútridüs (J transformados en un 
montón de detritus M:>getal, sujeto tan scilo 
por la corteza, de modo que el viajero debo 
(e\itar aventurarse [lor caminos que él 
mismo tiene que trillar. Si á pesar de oso 
la necesidad le impele á cruzar tales pa- 
rajes, no franquea grandes distancias en 
un dia, corriendo además el peligro de nui- 
guUarse las jiiernas en la espesura. Casi ea 
todas partes los troncos derribados están 
cubiertos de uiui abundantísima cajja de 
musgo y cu cambio los liciuenes arb(ireos 
son raros, probablemente á causa de lo seco 
(|uc es el clima en el interior do SiliiM'ia. 
Los abetos car(H'en (Mi estos sitios de las 
colgaduras que en nuestros 1)osques se ob- 
servan y la corteza de los abedules que a([ui 
y allá se vislumbran por entre los conife- 
ros, so distinguen por su característico 
color blanco. 



232 



r.iiir.iN\AVr:(iAii..N w.l .\>í,\ v i;|-ií(i|'\. 



ii 



liü orilla oooidonlal ilol Jpiiisci, lo iiiis- 
1110 (1110 o\ sinm'iiiu'i'o ilo ¡sbs del rio, so 
coiiipoiii'ii (MI su iiiii yor \K\v\t' de IÍimtüs íiIu- 
vialos, ])iijas y ]);iiilaiiosiis (|uo el río inunda 
en la primavera, dciinsitaiidn en cIIms una 
almiidaiití^ ('a])a d(í cieno. De lal modo so 
Ibriua una pradera ierlil. culiierla ya do 
una allbmiira do ^'raiiiiis inlacla del hoz, 
ya de una voo'claeioii muy csjipcial de ar- 
bustos que alcanzan la altura do H uiolros, 



seeas. Kl ¡i^-iiii del río dcsompona pn la pri- 
maravera el papel ... jardinoro do tales 
jianjues, (luo raras veces pisa d pió del 
liumlire y en los cuales uliuuda ol ccíspcd y 
el lullaje de iiia;.;'níllco color vordo. Cerca 
do la orilla del río so encuentran también 
alibmbras verdes do una especio pequeña 
d(> i''/i(is('lifiii , sin mezcla alyuna con otras 
plantas, que forman un ctíspcd sin iy;ual en 
las mansiones señoriales. Lástima que la 







IJaucu vk Ido i:.\ Sií;i:hia, 
enipleailo |iür il \ jujoro nunicj.'o Clin. Anmkpn (.'ii i'i rio Angara, 



entre los (pe so encuentra una multitud 
de familias do plantas conocidas en Suecia, 
como por ejemplo, inipalieiis. urUm, so,i- 
r///>s, herarlen/ú}, etc., pero tle unas formas 
gii^anteas desconocidas en nuestros climas. 
A menudo una espesura de sauces [sulix 
vil file él ii' L.), cuyos troncos rectos y des- 
provistíjs do ramas iiií'uruiido á distancia 
r.n soto delüimbú del sur, alleniaucon al- 
fombras do gramineas verdes y llanas y 
con pequeños estanques, de modo que dá á 
todo el paisaje el aspecto de un parque ri- 
sueño esmeradamente cuidado y al cual se 
ha limpiado do las ramas caídas y yerbas 



estancia en estas regiones se haga casi im- 
posible ])or la peligrosa cantidad de mos- 
(juitos que pululan por la atmósfera. 

Una tabla compuesta por el doctor Ar- 
nell, publicada en el relato sobre las expe- 
diciones suecas al .ícnisei en 1870 (1), da 
una revista del área do dispersión de las 
especies más importantes de árboles del 
valle del Jenisei. De dicha tabla se des- 
prende (jue á orillas del río el abedul {bc- 
liiUi (/llórala Bec/isí.), el abeto [pínus obo- 



ili 'SupleniiMilo h losclohntcs do la AcademÍQ de 
cioiiciiis.i) t. IV, N.' 11, fu'ig. tó. 



Itor Ar- 
[s oxpc- 
;i), da 
de las 
lies del 
le dcs- 
|il {bc- 
\i(S obo- 

ímin do 



iM'di 

rttid 'I iirrz.), el ¡ilorcc jiiiws lurl.r I..) y 
el enebro (jioiijimfs roninii'nis /..) ll('i:';iu 
;i los (ilt" ;!."(' lili. II. (es dccii' Iias1;i i;i la- 
liliul de 'J'roiiisii : una esjieeie de sanee (.sv;- 
//./• ra/jrea L.) á ios (iK" .").'>': el jinnws jxi- 
Ji'S A.) y el abelo siherio (^jiiiii's sibirif" 
Ledeb.) á los (Ui" HO'; el ¡'damo trémulo (j>ii- 
pifh's trriiiida í..)n los (ió" TjT)' (lalilud de 
líaparaiida' y el jtini» (/ //íí'.v si/lrntic" L.) 
á los (■).')' r>0' ele. 

En medio de la zona delioscpies, la tierra 
¡laroce estar ocupada sin inlerrupcion jior 
ellos, de uiodo que solo e\eei)ei'.)nalmente 
se encuentran eliiros. liácia el norte se in- 
tercalan entre la región silvestre y la tun- 
dra desprovista de bosques unos terrenos 
df'si)oblados úo ve^-etacion arbórea, disper- 
sados al jtrincipio pero que proiri'esivamente 
iinnuMitan en extensión, llen^ando el mo- 
mento que los árboles solo se ven en los 
valles y sitios abri,nados, desapareciendo 
jior último (l(d todo. Muy parecido es en el 
sur el tránsito de las re^^'iones silvestres á 
las desi)r()vistas de árboles (las este[)as). 
que al principióse bailan cul)iertas de ^'ru- 
pos aislados, dis])ersados, más ó mi-nos i.;'raii- 
des de árboles frondosos, basta (|ue i)or Un 
desaparecen del todo y la tierra forma una 
inmensa marca de cuyo IV-rtil suelo el ca- 
lor del verano hace brotar una variedad de 
soberbias formas de plantas, cuyas llores 
iiliií^'arradas. á menudo irrandes v bien de- 
-arrolladas, revisten los campos de los más 
i'-^pléndidos colores. Aquí es la verdadíu'a 
patria de muchas plantas de lujo de los jar- 
dines europeos, v. g. do las peonías, del 
lirio azul, etc. 

¡:'i la zona silvestre de Silioria forma la 
selva más o;rande del mundo, ésta estepa 
llena de llores constituye i'i su voz el campo 
más grande propio para el cultivo, campo 
que en circunferencia y fertilidad están en 
razón directa. Sin aliono y con poquísimo 
trabajo podrían recogerse de ,su negra tierra 
anualmente las más ricas cosechas. Por 

To.MO II, 



i.o V III. i2:tt 

abora. sin emliargo. la ¡lobhicion de este 
uiaL.-'níllco su<do es muy reducida y lo pro- 
pio iiodi'iiios docir rcfi'nMitc á la zona sil- 
\esln' cuyo cultivo es más difícil. A ma- 
yor distancia de lo> rio> dicbíi zona (,'s en 
su mayor parle desconocida: pocas \eces ó 
nunca la huella el jiié del euroju'o; lVec\ii'n- 
tanla tan siíjiiiera los nómadas ó cazadores 
indii.'eiias. Xo obstante, en estas s(dva> no 
aliunda tanto la caza como ]iodria s\ipo- 
nerse (juizá<. porque en verano los mos(|ni- 
los se liai-en in>opoi'taliles para los anima- 
les de sangro caliente. 

La población princi]ial de la zona sil- 
vestre se compone de trilms do nómadas y 
cazadores indígenas, entre las que los sa- 
moyedos. los osliacos. los tungusos y los 
jáculos son los más numerosos. Sólo á lo 
largo de los rios se encuentran algunos 
puelilos rusos y casas solariegas, construi- 
das para so-leuer el trálico con los indíge- 
nas, la pesca, y en algunos ¡¡untos tam- 
bién jiara lavar oro. Sólo en la parte central 
del pais la población rusa es más numerosa; 
aqui se extiende en una ancha faja sobre 
tolla la inmensa distancia entro el Ural y 
el río Angara. 

Las babitaeiones rusas más cercanas al 

I norte consisten en chozas aisladas de tejado 
llano, construidas de tronceos de árboles ó 

I de las tablas de las balsas descompuestas (I). 
Las esculturas de madera y los adornos del 
p'^mM-o. como comunmente se los encuentra 
en las casas de los laiiradores rusos ricos y 
cuyas formas artísticas indican que los ha- 
bitantes han tenido el tiempo para pensar 
en otra cosa que en satisfacer las necesida- 
des momentáneas de la vida faltan aquí 
completamente; ¡lero hacia el sur los puc- 



il) Líiá provisiones y las iiiprcaricúis dcslinndas ni 
liiilico con loó indigoniis so lj:ijaii en i'l Jonisci y en 
muclio-s oli'üs ríos de Silieii-i cu colo.s;iIcs Imlsiis f,-,- 
jjriciidiis i;on vi^'üs. No viilc l,i |jon;i reiiioiiliir estos 
liíilsiis olni vez por el río, en virtud de lo ((ue, una vez 
dcsetirgiidus .-íO las aliaiidona 011 la orill.i ya |)iii'a po- 
drirse, yn para servir dp m.idera de oonstrucoion. 

■M) 



ppp 



!i 






?;i 



': i 



0;|i I lili I \N WI'ÚAi HiN 

hlds s(> li:ic('li 1ii;h i;T,'iiiiI(S y liis cii-íiis iikis 
(Icsiiliítii'iKliis y liijixiis. Iciiii'iiilo r-^\;\< iil- 
tiuiiis IcjilddS liil;iti'i';il('s cnii rl hiilii su|i('- 
rior (lii'i^^'idti Iii'iciii l;i ciillc. riciiiiK'iili' iidnr- 
imdi» de (Ncultiirii^ do iiiiidciM. riiii ¡uli'siii 
¡)iii1¡idii con vivds coliircs i'cciicrd;! ;'i uic- 
niulü que uno df ln~- vi'i'ino-; ilcl purlili) si' 
ha lioclio I)as1aii1(> rifo piíiM pmlcí' niiiílcür 
los ;4'as1ns do osle adctnio en Mcii di' su ;d- 
dca. Tildo indica cierta iM'os|)('iid¡iil y rl iii- 
IfM'ior de las c¡i<as es liiiiitante limiiio. e\- 
coplnando los escürliajus ipie ciPiTeii pnr In- 
das partes. Las paredes se lialhiii ¡idurnadas 
de nunioi'osiis totou-rafíiis y li1(ii;'rari;is. que. 
sin eniliar;^'o, ;i nieniidu , no se distin^'ueii 
por su ^Misto iirtistico. l'iias iiMá,i;enes de 
santos están coioeMiliis en los ¡in.u'nlos y 
delante de ellas se suspenden peiiueñas 
lámparas de aceite ñ delii'ados cirio-' qne s(> 
encienden en ocasiones sol(^:nnes. I, a cama 
consiste en un iirinazon de lulilas lijado 
cerca del techo y ella es tan n'rümle. ijue 
ocupa la tercera parte ó la mitad de |;i ha 
hitacion. estando colocada á tal altura ih'l 
Mieh) que se ]iuede pasar ])or delüijo sin 
doblar el cuello. V.n el lecho reina coinnn- 
meiile un calor tropical, que nianlicne á la 
1 ersona que descansa en un continuo su- 
dor, lo cual, sin eniliari;'o. no la impide á 
salir inmediatamente de rd y colocarso á 
nna tcmieratura (jne hace coni^vlar el mer- 
cui'io. La comida se prepara en ii'randes 
hornos que al efecto se encienden todos jos 
(lias, calentando al i)ropio tiem])o la hahi- 
lacion. Kl pauso cuece diariamente y tam- 
bién hasta para el más polire, una u-i'aiide 
lotera de latón [suniorin) es un articulo 
dom(''stico del (|m' dificilnuMite podría ])i'es- 
cindir. Kn cuahjuier casa el extranjero 
está siempre se^airo de encontrar coi'dia! 
y amable acogida, y si permanece alguu 
ralo on la habitación tiene que tomar por 
lo regular, y á cualquier hora del dia que 
se lo ofrezcan, un vaso do té con sus anii- 
triones. El traje en todas parles es bastaiito 



hi:l. \-.l\ V M liii|'\. 

parecido ;i la moda rusa: el del rico se coni- 
poie' de ancho-; pantalones i\\w encierran 
dentro de las botas; camisa entretíjida de 
hilos plateados y de un aiiidio kaflan co- 
munmente forrado de pieles; el traje del 
pobre, con tal que no sea demasiado miso- 
i'able, se compone de las mismas piezas 
aunque de un ;:énero más ordinario, si'icio 
y roto, l'ln in\ierno. sin euihargo, tanto 
ricos como pobres, los rusos y los indigo- 
nas llevan, se^'un se dice, ol piísk do los 
samoyedos cuando salen do sus casas. 

Vm mi viaje al .lenisoi en 187.') Iial)ía on 
estas re;;'iones siilo muy pocas personas 
o\ialadas por razones políticas, mas en 
cambio abundaban criminales de la peor 
calaña: asesinos, ladrones, falsarios, incen- 
diarios, etc. Kntre ellos había taml)ien al- 
igamos liidandes(>s y hasta un sueco, ó cuan- 
do méinis un individuo ([ue s(\iíun jiro])ia 
confosion expresada en sueco bastardeado, 
I había servido antes en la (iuardia Real de 
Mstocolnu). lia se^^airidad de las personas y 
de la proiiiedad era siempre completa y es 
din'uo d(í notar que una verdadera distin- 
ción de castas no existe en apariencia entre 
los indíi^ouas ruso-siborios y los deporta- 
dos á causa de sus crinuMies. Aun parecía 
i (jne nadiií tenía mucho interés on conocer 
I el delito ó se,¡.,Min la expresión local, la «dos- 
iii'acia ' (jue había motivado la deportación. 
; A mis pre,;L;"untas referentes á este asunto, 
I contestaban roirnlarmente con la fórmula 
' vaira: «Por mala conducta.» 
^ Cei'ca de Seli\\aninsl<o¡ , aldea muy 
g'i'aiidi'. situada á la orilla esto del Jenisei 
¡ cerca do la latitud do Aavasaksa encontra- 
¡ mos uiKi especie particular do colonia de 
' criminales. Ll diario de mi viajo en 187."), 
dice lo sig-uiouto referente á ella: 

La Iglesia rusa ortotloxa es sog^un se 
sabe tolerante jiara los partidarios de otras 
confesiones: luteranos, católicos, judies, 
mahometanos, buddistas, chamanes etc., cu 
cambio, persigue do uu modo análogo á 




íi 



N 



10 86 coni- 
oiicicrriiii 
i'lcjiíln (l(í 
al'laii ('(j- 
Inijc del 
ido uiise- 

irio, sucio 
^o, laiili) 
is ¡luli^o- 
>!k (!<' los 

IISUS. 

) lia1)iii on 
personas 
mas en 

lo la poor 

os, ¡IKMHI- 

lubioii al- 
o, ó ciia li- 
lilí propia 
lardeado, 
ia Real úc 
xM'soiias Y 
piola y os 
ra distiu- 
cia oiilrc 
loporta- 
paroc'ia 
conocor 
la «dos- 
)ov1 ación, 
asiinlo, 
fórmula 

ca nuiy 
'1 .Icnisci 
Miconlra- 
olonia (le 
en 187."), 

sc^un s(! 

do otras 

judíos, 

iSetc.,ou 

nálogo á 



rAi'lirid VIII 



SUCOSOS pasados oiiliv los protoslaiilos, á los I zas por 



as adi|iiicrcn iiiccsaii 



2:ir. 

ttMUCIllf 



sectarios dentro de su jiropio seno, inipo- . nuevos imitadores. I na iiiiiltitiid de scop- 
iiit'iidoles casti^i'os temporales en eslc ninii- ; zoseran iin^'rios (linlaiideses de liip>riiiaii- 
do y, amena/ándoles con penas i'tenitH en 
el otro. Soliro lodo en los tiempn^ anterin- 
res una multitud de sedarids 1'uim'oii de- 
portados á SÜK'i'ia, por cuya ra/.oii si en- 
cuentran alli con rrecneiicia colonias 
|iart¡cnlares. iiien situadas y hal'itadas ex- 
clusivamente (le 1(1^ partidariiw de una 



land) por ln cual [Mide cdiisersar coa (dios 
sin dilicnltail. ('on su lali(irio>i(iad y 
perseverancia lialiian lle:"ado á cierta pros- 
peridad: eran liospitalarios y ainaldes y 
so|tortaliaii con paciencia su ri^i'urusa suer- 
te, l'lllos inisnios iiii (jiierian sacrilicar ani- 
males (1,' saii,^M'e caliente por(|ne v\era un 




Tii;M'a I'i: (i>ii m os. 
S<';.'iin una r<ilnjiiaii¡i. 



.';ccta determinada. Una cosa parecida es la 
colniíia do los .scopzos cerca do Soliwanins- 
knj, (lel)i(Midose observar, sin emliari^o. (|ue 
el gt'uero del extravio relii;-ioso en el caso 
presente sirve quizás de excusa para vi vi- 
gor de la ley y de las autoridades. 

Inuidándose en un pasaj(> de la hihlia en 
el evangelio de Mateo, interpretado de un 
modo especial, los scopzos se se nielen á 
uiu'. mutilación ;'i consecuencia de la cual 
la secta síjIo puede existir por nuevos pro- 
p('lifos y lo extraño es (jue tales nianomo- 
iiiucos, apesar de las persecuciones ó ([ui- 



pecado matar lo que el Señor habia creado»; 
esto sin embargo, no les imjiidiu de pescar 
y comer ¡¡eces, vendiíMidonos ;'i nosotros, 
i|ue en su concepto estábamos ¡¡erdidos, un 
liermoso buey gordo, ú condición do que 
nuestra gente debía matarle. Su aversión 
C(uitra determinados alimentos animales, 
ot'recía sin embargo la v(MitaJa de que en 
vez de criar ganado liabíanse dedicado al 
cultivo de la tierra. Alrededor de sus clio- 
zas tenían campos de patatas, colza y coles 
que aquel año les ¡¡rodujeron una lüngüe 
cosecha, aunque su colonia estaba situada 



m 

(MI el circiiln iinl;ir. ^T;')'^ li;'ic¡!i i'l Mil' talc-í 
ciiltiiras ¡luiiii'iiliiii (MI iiii|iiii't;iii('iii y cs- 
l(Misi()ii y i'iinliMi ricii-i cu-jcclias df una 
ospccii» (lo patala'^ muy utiiikIc^. l,a\(M'- 
(lailcra cultui'a ili' císcales siilo (Mii|iÍ('/íi 
ciM'ca (le SyUdlialka. á Iik (¡o hit. ii. [icrd 
(MI Im ful iii'n. íMiaiulo |(w Iiii-^i|Ui'-; y Iii^ iihh- 



nnriNN wiKiM ION ni:i, \si\ v i;i imi'A. 



tcza .li' ali 'iliil. Cerca lie \d<. 1i(Mi(la< liay 
s¡('ui|iri' una Miultitiiil de [hmm-o-^, i|U(' (Mi 
iiiNicriK» se (Mii[i|iMii para el arrastre de 
toila clase de veliJiMilos, y en V(M'aii(i, como 
reiiioleadores d(> liarco-; (Miaiulo iiavc^íiili 
contra C(irri(Mite; si(Mid(» est(> medio d(> lo- 
ciiiiioi'idii (MI el airua, una d(; las cosas ([iie 



I I : 










'^^^^: 
^^'^1-^ 



l'iailliis IllMiiIi \Mii) IN liMlMi i:N II. .ll:M^l:l. 

I..I i.ini'liíi l.iniK ilcv.ijiilii ,1 li.iiili) lii lAin'ilii'inii -in'c.'i I nr liiTiO 011 l^rii. 

Cnpiíi ili' un cliJKij.i i|i' jh. Tmi:!:!.. 



pfos lialu'án disiiiiimido. la an'riíMiltura ad- 
(|ii¡rirá, lo mismo (iiii> en Kscaudinavia, 
mavor vmdo hacia el norte. 

Además de las viviiMidas rusas, con fro- 
cuciK'ia so encuiMiIran las tieiuhis da los 
iiuli^'"onas 6 «asiales., como les llaman los 
rusos. Estas tienen l,i misma forma de la 
Rota de los lapoiies. La liíMida de los sa- 
moyodos está ¿j^cnoralmente culiierta de 
pieles de reno y la de ios ostiacos por cor- 



niiís asombrí) á nuestros marinos noruegos 
en unioii con los cuales r(MUont(3 el rio 
eu 187."). Ver hombros en un barco que 
arrastraban perros, les era más extraño 
([ue el Kreml (1) en Moscou y las campa - 



il) Nornliro del rrlolirn pnlncio di; los czares, riimo- 
inoso pi)ri|ut' i'i. su iin'i'iiilio cu 1812 comenzó » ccliji- 
siU'aG lii cstreliii do Napoleón 1. 

(X. del T.) 



ií 



rAi'lill.n \ III. 



2.17 



(liis hiiy 

, (|ll(' (MI 
;istr(' (le 
1(1, ('(lino 
ii;i\ ('l:':iii 
) (le lo- 

'(»S¡IS (|ll(l 



1 



liaren Kicw (I). Pura lal viaje s.« ciiumii- 
cha mi iii'iiiioi'osiiliciciitc de (icri'ds ii. una 
cuerda (|U(' .se lija en la jiroa del Iiarcd. I,(i> 
pcrm-^ corren eiilniices á Id lar^'o de la llana 
(irillii donde inarcaii M-rdadero-; scmli'ro-^ 
con sus pisadas. V.\ liarco (pie sojn tiene 
poco calado so ;,'oliieriia ya por medio del 
reiiin iiiiUH'Jado por una persona sentada (Mi 
la popa, ya se inanlieiie á lióte á cierta 
(lislaiK'iíi de la orilla ein|)iij.ándolo (|es(|e la 



I ticen i|ue (MI la aetiialiilad la mayor 
parte de los in(li,ü:eiias (|ue esli'iii en rc- 
laeioiies con los rusos, conllesaii la reliLfioil 
cristiana, l'll sii,'uieiile suceso demuestra 
sin emliaruo ipie aún están saturados de 
las ciKtunilires pa^Miias. ('crea de una si- 
mo\ ia doiidf! iMi 1 1! de -leticnilire Iiiciino.s 
alto alu'Uiias luirás, encontramos un co- 
meilterio en el lios(|iie ccica de his vivÍPU- 
das. i,!)-; cailaveres S(' liallahan en '-•randes 




i .'m 



|ioruo;i'os 

|('! ol río 

irco (jue 

lextraño 

campa - 



res, filmó- 
lo i'l L'clip- 



\T.} 







li.Mii.Ds iii; (•!:«;(; \i")ni:s i:n i:i. Oiii. 

(^opl.l i\r Uli.l l"lu,l.'liirul. 



proa con una pértiiía. Los Ihkjuos menoros 
por lo i'o¿,'ular so componen de un s(ilo 
tronco hueco y api^sar de eso pueden leiier 
hastante capacidad, y formas muy houilas, 
e:racias al laniaño qno muchos coni toros 
alcanzan en estas regiones. Los porros so 
asemejan ú los délos esquimales do (rroen- 
landia que igualmente se sirven de ellos 
como de animales de tiro. 



(Ii Lii i'.ilcdi'ai (le Ki(?\v ¡joza fiím.i (io poseer his 
ciimpiíniís mus grniules di'l mumlo. ¡S. riel T-J 



cajas en la superlicie del suelo y á su lado 
liahia por lo general una cruz. J'ln uñado 
eslas veíase una imagen incrustada, lo 
cual sin duda, era evidente prueba de que 
un cristiano descansaba en el ataúd. No 
obstante varios vestidos (jue debieron per- 
tenecer al difunto, y un cesto de comesti- 
bles, sobre todo pec(>s secos, estaban col- 
gados en un ariMHto junto al sepulcro. 
Aún se dice (jue al lado de los sepulcros 
de los ricos los parientes depositan aderaAs 
de la comida algunas notas de rul)lo, para 



!^ 



2!W nnni'NNAVKíUf iipn ubi, amia V KinopA, 

(|iii> i'l ilíriiiitii ;il ciifrüi- (MI i'l iiti-ii iiiiiihIh 
11(1 carrc ¡ose en iilisoliitii de iliiici'n 

[''rciifc iil |iii('li|ii (le Niisiiiiii^w Kiij liiiv 
lllin «residencia '. ¡ilminluiiiidü de liis |;i\a- 
dure> de uní. jlaiiiiidu .leiin.iKdW ;i /mi Iiiiiiei- 
al |ii'iiiier ei]ii,|iii^t;idnr i\,' la Silieria i|ile 
asi se iijiellidalia. l']\ e>t¡ili|cciliiieiid(» drlii' 
su üri;;eii al desciiliriiiiieiitti de cini-, de|Hi. 
Hitos de (iro en lerriterins Im-laiile exten- 
sos al e.>1e del .leiii ei. (jiic |i()r aL'iiii 



liiirpt. más larde la eaii-sa de (pie iinieliOS 
de liH lavaderos niás |ir(»duelivi>s se altaii- 
duiíaran olrit-i; apenas snlra;,''aii Ins ;.'as- 
liis di> la e\|>|(itaei(iii. Muelles de los la\a- 
d(iri'«i. antes jos mas ricos dc| país se lian 
\ ip'llo p(jlii'('s en su alan de ;,'aiiar más, 
desapan i'ieiido para oenltar sii situación; 
otros (|ue tu\ieriiii la siiert(> de /^Mianlar sus 
' piids de oro. (tal es la unidad monetaria 
i|i|i' lo-i la\adores emplean de prefenMicia 



li 







Si:i'ii,i:iiiis i:\ i. \ si'i.\ \ \ íiu.iN m: Simchia, 
Ci.] ia ■!.■ lili ililiiijo Af I|i. riir:iii,. 



■tiempo tu\i(>rn!i la lama (1(> ser la tierra 
más rica en oro de lodo id orlie. i'ln poco 
tiempo se croaron imi este país fortunas 
eiioi'mes y jos relatos reierentes á los cen- 
tenares d(^ puds (jiie tal ó cual sacalia 
do las capas do arena, asi como el i;(''noro 
(1(> vida S(d)orliio y |iro(li;,qoso rpio llevaliaii 
aquellos ;l quienos la siiorto otorii-alia un 
])roiuio mayor en la lotería de los lavade- 
ros do oro, forman todavía el tema faxorito 
de la conversación en aqiud pais, l'll au- 
inoiito do los jornales y disminución Ao los 
depósitos del precioso metal fui'ron, sin em- 



, eoiiversac-ion) , lian oiiiiofrado á 
.isk. Krasnqi' -sk, Moscou, San IVtors- 
iiiiru'o. París, etc. Las residencias de los la- 
\ dor' lio oro so oncuontran abandonadas, 
forma do en la orilla oriental del río una 
st-rie de chozas de madera. iniderrihadas 
á las cual(>s rodean unas espesuras bajas 
roción crociilas y es de suponer que pronto 
Sillo quedará la Iradieiou de su antioi'uo pe- 
riodo do i)rosporidad. En mi concepto los 
lavadort^s de oro lian ejercido una inthien- 
cia duradera en el porvenir del país; pues 
fueron la causa de que los primeros inge- 



rM'llilii VIH 



2nii 



■;i(lo ii 
't'lors- 

los lil- 

biiadas. 

rio uim 

i'il)iulas 

I 



lajas 
Iproiito 
ruó pp- 



1)10 



Itluon- 
puos 



i 



iiit«ro-< (lo lii (Milturü. poiicfraraii h csln^ so- li niodn y fiiiiiainlo un ('i;X;irrillo lindo cotí 

lili |ia[ii'l 1o-!co. hi'clio ii la mano: con d 



li'ilailiw <<cnilM'an(lo el priiiii'r iri'ano para el 
cultivo (le la n';,noii. 

Mil 187.'» solit liülija (lo-< \aporcs(Mi d.li'- 
lii«('¡; estos no eran lMii|iiev¡ di' |ia-aje-). ni 
(je car;ra, sino más liieii tiendas de comer- 
cio iimliuiaiites luovidiis [lor el vapor. I.a 
antesala se componia de una tienda pro- 
vista de un aparador; eii sus (>stantes 
veianse o;éii(>ros de toda (da-se de l'errideria. 
fusile^, niuiiii'ioiies, taliaco. tt', l'o«toro>. 
azúcar, ;íral)ados en eolire y lito^rrallas de 
vivos colores ele. lüi la ^aja |iii>tei'ioi'. pe,- 
nianecia medio escondida entre liarrije-^ de 
aiíuardienfe. pieles compradas y otras mer- 
cancías preciosas y delicadas, la persona 
ipn niandalia el l)ui|ue, comerciante aiiia- 
liln y corti's, (|ii(\ ú no dinlar, no se ocii- 
li;i!ia tanto en los traliajos de marino, eonio 
en n'LTatear las inercancias. y raras veces |u 
tripulación le llamaha capitán (¡lii¡)ilaiil, 
sino ^•eiieralmeiite por (d nomlirc de señor 
fliostiiiil. \\\ vapor, li esta tienda ilotaiiti' 
como (piiera llamársele reinolcaha una i) 
dos lodjas ipie servían de almacenes, en los 
cuales hahia harina, sal yotras lueri'ancias 
do peso; y on ollas tamliien so salalian y 



mayor ilescnidn de| mundo camliialiaii fra- 
ses lio hpoma con las persona^ ipie paseiihaii 
|iiir la cuMerta del lonpie. |,a |i>y de, ((So 
proliiiii' lialilar al tinionero . no era aplica- 
da en esti> caso. V,\\ |a proa liaMa coiiti- 
miamente un lioinlire ipie sin cesar son- 
dealiii l;i pi'iil'iindidad cmi una lari,'a p(''rtiü;!i. 
l'aiM ev itar la fuerte corriente did |»rol'iindo 
cauce central del rio. e| eiirso se toiiialia 
acerc,''iiii|o>e tanto como era posiMe ¡i lii 
OÍ illa, tanln. ipie con frecuencia se lialiria 
pi.dido sallar a tierra y ipie mi lanclia no- 
, meya, remolcada al lado del va|ior, SO 
arrastralia á \a'v^ >olire el fondo de| rio. 
l»e aijiii se deduce cuan poco seria el cala- 
do del vapor. 

l,a .'^iheria, priiK ¡pálmente los territo- 
rios lluviales (lid .leiiisei y del Lena, con- 
; tienen alnindantos depiisitos de lnilla (|ue 
' es ]irol)aldc se entiendan á consideralde dis- 
tancia por deliajo de la llanura siiieriana. 
pi'i'o lia-ita alioi.i no se han explnlado ni 
atraillóla atención. Los vapores lluviales 
no se calentalian por lo tanto con carlion 
sini) con madera, de la iiiie i'ecuerdo se ii'as- 



t iron INO hraza 



s cno'.cas en el viaje con e 



coiiservalian los ¡ieci"j coin[)rados, cocíase el 

pan para la numorosa tripulación, etc. ^ vapor .■1/*'/''/''//''^ al remontar el rio. ( 'orno 

(d vapor solo pudo llevar una poquena can- 
tidad de leña. lii/,osi> |)ri'ciso se parase con 



como en todo (d cauíino entre .lenisei» 



V e 



mar no 



hal 



iienli 



)ia 111 un solo puente de deseni- 



liarque. tanto el vapor como las loiljas frecuencia no solainente para efectuar e 



irraslrahau en pos de sí una iiiultitiK 



trálico con los iiii.í^'iMias. simí tauíbien para 



i'iiso iií'ccsariu si's i 



'his de 



'I/un 



'hid 



harcos y balsas para potler rccqjor y dos- | surtirnos de comhustiblos. Además la niá- 
carpir las inercancias (jue se ofrecieran. No ¡ (piina di; vapor de pe i fuerza, au»i/>'ij c/i 
h:iliía sitio reservado al pasaje, mas con 
todo, los viajeros al Uo^'ar á l)ordo eran re- 
ciliidos liospitalariamente aun cuando des- 
pués ellos mismos leniaii que cuidarse iiis- 



,V(,' C'O 



no 



co 



rfinhiiii <l(> ji^'sos il,' ¡iloúin^ á moñudo 
poilia arrastrar lod:i su car^'a contra la 
rriente (|ue c'u ciertos sitios era liastanto 



iiidoso del mejor modo posible. Did fiuu'ti»; y en las roiterailas tentativas para 



iiiando náutico se encarj4'aban dos tiiuone- 
los (j pilotos (le un aspecto soberl)io y ori- 



encoiitrar cerca de la orilla un sitio donde 
la corriente no fuese rápida, el buque to- 



i^inal; vestidos do lari^-os kaftanos. cada \ caba á menudo el fondo ú posar de los con- 
irdia sentado lUi una silla I tinuos y'ritos do l'xdno (;qjoI) del piloto co- 



uiio hacia su ''u 



lirii\iina al timón, i)or lo regular sin tocar i locado en la proa. El buque avanzaba por 



m 



•2'íú (:iti(iNNA\i:(iAi;i(iN ni 

estas razónos lan Icnluinciilc (|U(' \<n\v. un 
mes s(> invirtió (Mi el vi.ijc do SiHislrnwskdJ 
i'i Joniscisk. 

Los (los lirazus ¡¡rinciiialcs en (juc el .Ic- 
iiisci s(í divido, más al sur do osla última 
ciudad, lienon una corrionto domasiado rá- 
])ida para quo los va[ioros d(d .lonisoi jui- 
diosen romonturla: on camliit.. so los em- 
plea SP^un ya dijo, sin dilieultad, jiara 
bajar desdo Sclen^a y el lapi do UaiUal 



ASIA V i:fii(ipv. 

oes. poniuo al;4'unos naturalistas como Ilan- 
stoeu (lí<2!i), Castren (!xi(!\ Middendorl" 
(viajes on los inviernos do 1S1;{ y ISII), 
y Sclimidt ^.H'ili) lian recorrido estas re- 
uioiios [iiililicando sus observaciones en 
jireciosos trabajos sobro la naturaleza y la 
polilacion i.\t' osla tierra. No ül)stantc las 
Visitas át' ios europeos del oeste forman aún 
raras excepciones; ningún viajante do la 
l'luropa occidental se ba extraviado t'i os- 



r 




^«-^■H 



l'n:iiLci i'AHiiiii,iriAi. '\ mmi as m: i \ uio i:\ Siiii:|(Ia. 
Cupiu ili' iinu rulnt.-i;iriu. 



por un lado, y por otro desdo la r(\i,non do 
Miniisinsk, torreiuj rico en cíM'oales. Las 
orillas so conijionon a(jui á menudo de ele- 
vadas cordilleras cubiertas do abundantes 
bosques y cruzadas do valles de una belleza 
extrema, poblados (b; una vei,'otacion bor- 
mosísima. 

Lo que acabo do decir solire el modo de 
viajar cu el Jonisoi, se rellena al año 1870 
cu ol que remonté el río con dos naturalis- 
tas suecos y tros marinos noruegos. Esto 
modo de viajar no era desconocido enton- 



tas r(\giones y nunca un negocio de expor- 
tación ó importación 'Miropeo lia figurado 
011 los cálculos mercantiles de los amables 
señores que mandaí: los vapores del Joni- 
soi. Entonces, sin euiL;.;"go, parecía comen- 
zar una nueva t''poca. Aunque la transfor- 
mación no se ba vorilicadotan rápidamente 
como muclios lial)ian creído, bi vida es ya 
direrente de lo que era y cada año que pasa, 
la translbrmacion se acentúa más y más. 
l'or esta razón be creído que mis apuntos 
del ^iajo do 1870 merecían conservarse. 



t'9 




xpor- 

iiriulo 

llallíes 

Joiii- 

nslbr- 

iiienlfi 

es ya 

pasa, 

lUÚS. 

-'.'.utos 
l'se. 



m 



h 



riiii 
culi 
nuil 

lllrr 

lo i,- 
hicli 
visil 
iliCiV 
solii 
ciíis 
oiilr 



Dos 

su cur 
f/n su 
islas (]i 
]';stB 
liriiuio 
<1<^ luai 
(•olniill 
espocic 

Por 
;ic;uléii 
-Middei; 
que el 
]»oiul¡ei 

J>1'0V¡SÍ( 

iios en 
vivir ei 

pi'íHlülU 

Ijieu en 



CAPÍTULO IX 



I.ns isliis di' Xui'v.i Silioriii. — F,l miimul. -Ilnlla/.uos iln momiíis di' iriiiniul y riiioi troníos. — C.uoriios lüsilos do 
rinocf-'r(iiit(\— 1..I i.-l.i do Slolliownj — I.ii i.s':i de Lí.icIidH'. — Dcsoulirimii'iilo do l.i islii. — Vinjo por el cslrocho, 
cniro 1,1 ¡sin do Ijiii'IkiH y ol (■(inliiioiili'. — 1..1 raiiiiii .■iinm.d do o.sl.i roiiion. — I,.i tormacinii do liiolo 011 iifíuii de 
llliii liniporaliipa f^ol.ro coro ;.'i'ailos.— La> islas úi' Ins Osos. — La masa y id iirosoí' dol liiolo roniioiizan á au- 
niriilai'. [.as diíoroiilos clases do hielo do mar, — 'l'enlaliva roilei'ada do aliaiiilcuiar la laja do at;iia dospojada á 
lo lai'jío do la cosía. — I. a isla i]f l,i.- (^ualro (^iluiiiiias. — N'iajo á lo lar^o do la cosía al Calm Scliola^ískiij. — l'',l 
liiolo, los bancos y la niolila rol.uilaii la marcha. — l'i-inii'r oncuonlro con los l.schulsclicos. — l)osonihai'i|iio y 
visila 011 los I ..ohlos do los Ischulsidico.-,— Caiiipamoiilos aliaiiihniados. - I'".l Irálico coa lo.-, iiidigonns so hace 
dilicil por la Talla dü iiiodios do liiioi|iio — Iv-laiicia corea di; Iikajpii. — Sepulcros do los oiii|uiloilos. — Nolicias 
solii'O oí piiohlo do los oiii|iiilonos. — Nuevo oncuoulro oon los l.schulsclicos. — La nahin do Koljulsi'hiii. — N'oli- 
cia.s americanas sohi'o la> cniídiciiiiics del hielo al iiorlo del e.-lrecho do lloliriu;.:.— El 1pUi|uc iiuoda cqjido 
ciilro el hielo. 



Después (lo ¡a dospptlida, el Lena loiun 
su curso lü'iciii la lici'i'a conlinuaudo el iV- 
//'( su caiiüun on dirocoion nordcslo á las 
islas do Nueva Siberia. 

Estas 1.:. sido célebres desde su descu- 
hrinüenlo, eiilre los eoleeeionadures rusos 
de niarll!, ;l causa de fu no1al)le riqueza eu 
colmillos y rraü'nieulos d(^ esqueleto de la 
especie l'ósil de clelautes. couocida bajo el 
nombre dcinamiit. 

Por las averig'uaciones cuidadosas de los 
académicos Pallas, von Baer, Brandt, vou 
Middeudoi'l'. Vv. Schuiidt y otros se sabe 
((ue el nuuuut, lia sido una especie inde- 
jiendicute de eleiantos, propios del norte y 
jirovistos de \\n pelaje tal que, cuando me- 
nos en ciertas estaciones les ha permitido 
vivir en condiciones climatéricas como las 
predüminantes en el centro y quizás tam- 
bién en el norte de Siboria. Los e.\.teusos 

Tomo II. 



bosques y llanuras cubiertas de gramíneas 
del .\sia septentrional han sido la verda- 
d(>ra patria de este animal (ju(> sin duda ha 
i'rec\ientado en otro tienijio aquellas rehiló- 
nos 011 u'randes manadas. 

La misma especie de clorantes ó cuando 
menos una congénere ha sido hallada en la 
América dol norte, en Inglaterra, b'rancia, 
Suiza, Alemania y en o.\ norte de la Rusia. 
Hasta en Suecia y Finlanda so han reco- 
gido !i veces restos do mamut, aunque poco 
considerables (1). Pero mientras que en 
l']uropa sólo se encuentran restos más ó 
nii-uos pequeños de huesos, en Siberia se 
hallan no solamente esqueletos enteros, sino 



(1) Nolicias más delalladas soliro oslo asunto dá A. 
.1. Malmiiren on un Irahajo sohre la e.\isleni'ia y dis- 
li'iliucion .uoourálica do los linllazjios de ninmuls. y 
condicionos do oxislencia anli-diluvial do oslo animah 
l"/''íns/i(t Vi'i. Sociclclcnájor/tandl-^, para 1S7Í-75. 

:tl 



cinrisNAViicAciiiN nri. asía y kimioi'a. 



I:. li 



1iiiiil»iou cadiivoros onioros ocultos cu la 
1 ierra helada, con saiif,n'o, carne, |)icl y po- 
los conu'ídados. l)c aquí ¡jucdc dcducirs(> 
í|Uf! el niannil, en el sentido ^'eol()^ico ro- 
lativaniente se ha c\1in^''UÍdo hace poco 
tiempo. Ksto se conlirnuí adenii'is ])or un 



nionunientos de remóla fecha del lígiplo y 
forma una prueha notahle dol hecho de (luo 
(d tipo oriii'inal del dihujo, ol mamut, ha 
vivido al mismo tiempo con el liomhro en 
la Europa occidental. Los restos de mamut 
provienen, por tanto, do una forma animal 



fii 




■.>yLl.l.l. II' 



lillllllllllllílJiííííiriÍHÍliiiiííÍM^^^^^^^^^^^^^ 

MI. .M\Mi 1 i:\IíIi:nu: i.n i:i. .Mlm:o ni: i.a .\i.\1'i:mia 1mi'i:iiiai. ni: (Iknc ias hk San 1'i:ii:i(siihiüu. 
(j'|uM ili' iiiHi lulu.i-Tiiriii ciiviüila p.ir i'l .•cfaili}iiiic'í> I'khmiH'i Si iimiipt ilo Siiii lV'liT^ljur,:-'ii. 



hallazfío de la anti_yiiedad encoutradn en 
l'"rancia. Además de una multilud de fra,i;'- 
mentos de silice toscamente lahrado, so lian 
hallado alli pedazos de marlil, en los que 
entre otras lli;uras hahia la de un mamut 
con trompa, colmillos y pelos, esculpida en 
rasyos toscos pero marcados y en un estilo 
parecido al que caracteriza los dibujos de 
los tschutsclicos, de los cuales daremos más 
adelanto al,i,ninos :2;rahados. ]']st(! dihujo 
cuya le^'itiniidad parece demostrada, es, ¡'i 
no dudar, cien voces nu'is anti,i;'uo que los 



rfig'antesca, que antes liahitaha en casi to- 
dos los países civilizados del tiempo mo- 
derno: que se ha extini;"uido en vida de 
nuestros antecesores v cuvos cadáveres aun 
no se han descompuesto por completo en 
todas las regiones. Do aquí resulta el gran 
inten-s que tiene lo relacionado con este 
mara\iUoso animal. 

Suponiendo que sea exacta la interpre- 
tación de un pasaje oscuro de Plinio, (d 
marfil de mamut ha constituido desde los 
tiempos más remotos una valiosa mercancía, 



I 



CAClillO l\. 



.'1:1 



quo. siu ciiibar^jo, con iVeciR'iK'ia se ha 
coiii'umlido con el niarlil do piolantes (hí 
aquella época y coa el de morsas. No obs- 
tante sólo A\'ils(>n habla más delenida- 
mento do IVan-mentos del es(|ue!e1o del 
verdadero mamul. hui'anle su estancia en 
Rusia recogió en l(i(i() una mullilud de 
noticias referentes á est(> asunto. V.w hi se- 
irunda edición de su obra intercala en el 
texto buenos ¿j-rabados del maisilar inferior 
do un mamut y del cráneo de una especie 
de buey fósil, cuyos restos se encuentran 
juntos con los del mamut (\Vitsen, '2." edi- 
ción pá.i,'. 7 Ki). Parece siu embargo (juc 
W'itsen, que consideraba los huesos do ma- 
mut como restos de un elefante fósil y quo 
conocía muy bien la morsa, no se ha lijado 
en la circunstancia de que en una parte de 
los relatos que cita el mamut y la morsa 
se han confundido evidentemente. Ksto no 
ha de estrañarnos porque ambos eran lia- 
])itantes de la costa del Mar (ílacial y ofre- 
cían el marfil do sus colmillos para llenar 
los almacenes de los Iraiicantes de Sii)eria. 
Todas las noticias quo el Jesuíta francés 
Avril, recogió durante su estancia en jNIos- 
cou en l()<S(i, respecto al animal anfibio 
Bchemot que se encontraba ou las costas 
del Mar Tartárico (Mar (ílacial) no se re- 
fieren al mamut como algunos autores, y 
entro ellos llo\vorth (1), han supuesto: 
sino á la morsa. También W'itsen quiere 
encontrar el origen del nombre de mamul 
i[\ie probablemente es tártaro, en el lic/w- 
mot que se cita en el cajiítulo 40 del libro 
de Job. 

VA primer colmillo de mamut fuó llevado 
á Inglaterra en Kill por .losias Logan. 
Había sido comprado en la región del 
Petschora y llamó eu extremo la atención 



(I) Ví'niso PIi. .\vril. < ■^■iilj(' á v.irios Eslndos de Eu- 
i'opn y Asiii pnrii descubrir un nuevo Ciimiiio ¡i lii 
Chinii olí'.-. (2' edición, Pni'is IfiíL', ¡¡iij;- -'O!)).- líiui- 
ijiie II. Ilowolli .■'Ivl innimit en Silieriü.'í (iiGeolog. Mii- 
giiziiie,!) 1880, jmg. i()8). 



s(>gnn se desprende de las obs(M'\ aciones de 
Logan en su carta á llakluyt. en la (jue 
dice no esperaba enci)ntrai' tal nicrcancia en 
la región del Petschora. (Purchas. 11!, .^IC»}. 
Como en acjuel ti(>mpo Moscou era visitailo 
con frecuencia por los ingleses que ])erma- 
neciaii allí niuclid tiempu. su sorpresa pa- 
i'cce indicar. (|ne el niariil fósil. s(>l(i algún 
tiempo después de la coni|uis1a de Sib(>ria 
se conocií) en la cai)i1al del imperio ruso. 
No he logrado hacer durant(> la expedi- 
ción del yi'ijii ningún balhizgo notable 
(|ue explique (>1 génei'o de vida del ma- 
mut (l\ pero ahora pasamos á lo largo de 
unas costas que ])robablcm(>n1o ocultan 
restos do mamut más aiiundantes (jne 
cuahiuier otra región dd globu y por un 
mar de cuyo fondo la red exploradora subía 
además de pedazos de madera tlotante. 
fragmentos sem¡-])útrídos de c(dniillos (1(> 
mamut: y como los indígenas con quienes 
adquirimos rídaciones nos olVecifU'on varias 
\eces dientes de mamut muy bonitos ú ol)- 
jetos hechos de mai'iil de mamut, quizás 
convendrá que demos bre\(M'esúmen sobre 
algunos de los hallazgos de mamut más 
imi)ortantes que se han conservado á la 
ciencia. En esta ocasión s(ilo puede tratarse 
de los hallazgos do (.momias.) (-i) de ma- 
mut porque los colmillos de este animal, 
bastante bien conservados ])ara servir para 
objetos de escultura, son demasiado nu- 
merosos para poder tan solauuMite r(>g¡s- 
trarse. Midilendorf calcula el número de 
los colmillos que cada año se vende en el 
morcado en 100 pares (:{): aquí puede de- 



(li Seíiun i'('f('riri'' nní'is ¡idehuile delalhidíiinenle. so 
encunti'ai'on dui'iinle la CN|ie(lie¡on del Vc'ja restos de 
animales iV.siles muy nolaliles. do varias especies 
de liiilenópicros, poro no de maniuls. 

(¿I Middeiil'orl emplea la ¡¡alahra moiiiidS paia de- 
.--ifínar los cadáveres de animales fósiles oncoiitrudos 
en la tierra helada de Silioi'ia. 

iMi lífti' cálculn más liiiMí es liajn i|ue e\ai;era(!o, \',\ 
vapor Clin el cual suM en IST."! por el .Icnisei tenia á 
liordo más de 100 cí^lmillos, de los i(ue sin emliai-go la 









pppü 

i I 



2Vi cinr.rw AViiunoN pi;i, \si.v y r:frinp,\ 

(lucirso (lUc (|ps(lr o\ (losciiliriiuií'iitn de hi 
Sibcriii deben hiilierse iveo^^'ido los coliiu- 
llos l)¡oii coasoi'vadüs de más de 'jo.ooo ¡lui- 
iiiulos. 

Kl liiUIaz,i¡:o do luiii moiiiia de iiiiiinnl 
se describe poi" priínera \(v. delalladainenli' 
en el relato sobre uii viaje (jik^ el (Mubaja- 
doi* nisu l']\-er1 \'ssl)i'aii1s bles, liolaiidés 
do nuc'iniionlo, hizo ( n \WJ á li'avíw di- la 
Siberia luista 'a ('bina, i ii couqiiiñi'i'o (|e 



laneiade laeabe/.a liabía un \ñé helado(l). 
]'¡s1e se llovó á Tnrucliatislv lo (|ne baec 
suponer se liieieni el lialla/^'o á orillas d(d 
•b'iii-íi'i. (lira \(V. (d mismo compañero de 
bles eneonli'o nn par de colmillos (jue jnn- 
bis pesaron \-J pnd t) sea casi -JOO ki;'. (^u); 
i'elirií» (|ue mientras los ^^^enliles. losjaen- 
bis, lunynses y ostiacos snponen que el 
mamnl \i\(' si.Mupi'e en (d sucio cii id que 
abre L;'alcr¡as [lor duro qnc sea por id t'rio 




„•,• 
lia 
l'i'i 

la 

;i i'i I 
\<« 
<\ 



Mami'i liiícoNsnii ÍI'ii, 

Si'L-iin Jim:-, 'riic -tii-l.'iil'- nuiíiiKil f.f ,;.'i'n|..,L'Vv, l-MiiiilnirL'.i. UHi. 



viaje (lid eudiajadoi' ruso, ijue le acompañi) 
por la Siberia y ipie todos los afios bacía 
excursiones para recoi^'cr marfil de"mamnt, 
ase^niró que cierta vez liabia encontrado 
una cabeza de este animal en un pedazo 
de tierra helada que se habla derrumbado. 
La carne ^staha podrida y los huesos del 
cuelloauu teñidos desanij-re. vá (derta dis- 



mnyor pnrlv linMii cnncptropido, csl.indo niui'lio.s Inn 
detorioriidiis, i|uo no puodo comprender cuino podínn 
ruljrir.-o los crecidos giislo.s del ü'iinsporlc! desdo l.i 
ümdra del .Iijn¡>"i liiisUi Mnseou. SeLiiin l,i milicin de 
los Iriiliciinlos de miu-lil loilii hi pMrlid.i. lo luieiio y lo 
mulo, se vendiii por íj-'umI :'i un precio medio. 



y que el ^'ran animal mucre cuando lleo^ 
tan c(Mr:i de la supertltde de la tieri'a (pie 
\"(> ú olfatea, el aire; los ancianos colonos 
rusos habifantos do la Siberia opinan que 
(d mamut es un animal del mismo ^xmero 
(jue el elolante. aunque sus colmillos son 
más corvos y nudios distante.s uno del otro. 
.Vna(li('i(|ue antes d(d diluvio la Siberia había 



(1) I.:i indiciicion de un li;dl,i/,j;n m.'i* .'UiIílmio de c:i- 
d;'ivei>es de nrimul. se eneui'nh'ii sej^un Middendort' 

\'¡;iji>s í'i la Silieriii. . \, I. 2~h, en la edición d(> la 
olira de W'ilsen vl.a 'l'arl.iria seplenlrioual y orien- 
tal.' 1(1(!¿. II i-7:). olira rara (|iio no lie podido adi|nirir. 

r2) Eipiivalenle á :2S0 libras i'usas. (\. </cl T.} 



! 



li 



(MÍOS 
([UO 

)1ro. 
¡iltia 



' IM- 
fHllll'l' 

|lc la 
ricii- 
liii'ii'. 
1/ T.) 






.«ido infis CMlidii i|ii(' iihorii y que I'ik'' po- 
Miiilii (le uii;i mulliliid de. (dcfiuitcs; óslos 
|ii'rt'ci(.'ron iili(ii;';idiis cii l;i iimiidiicidii, coii- 
;:(d!'iiid()so más tarde ciiiindo el clima se 
liabia vuollu más iVin, cii (d (d^iKi de los 
ríos (1). 

Las tradi(di)ii('s de liis iiidii^'iMiiis sobro (d 
uvuoro d(! vida d(d mamut jioi' dnhajo de 
la tierra so roiicrcii más miimcin-iimciilo 
;iúli 011 ■■(if''iior() i\>' \ ida y cosliiiiiliros d(! 
los o^tiai'os (|U(' lialiitaii (d polo ártico (de, ■> 
do. I. 15. Miillor, Horliii IT-JO; (olira tradu- 
cida al iVaucós (MI ol <:Rocu(mI do \'(iia,L;'os 
auNord,^ Amstordam I7:í1-:)k. \ |||. ¡íTM). 
So::'un los roíalos citados por .Midlor (|uo 
como prisionero do ;4'uorra suim-o haliia \ i- 
vido (MI Siboria (•^), los c(dmilIo'' lialdaii 
>ido los ouoruos dol animal. Con ('stos. li- 
jados más arriba do los ojos y movibles id 
animal abria su camino por la tiiM'ra y (d 
cieno, poro (Miando ll(\y'aba á un toi'rono 
i'idr(Mnoz(dado de anMia. osla so liundia de 
modo que id animal (|nedal)a s(^[)ultado y 
iiioria. MüUiM' relioro adiMuás ((ue mucdia 
liento lo luibia asoyurado que ellos núsmos 
habíau visto talos animales mas allá do 
lioresow.sk oii las o^i^andos cuevas del l'ral 
'en otro pasaje pág. :}8y). 

Klaprotli oliluvo noticias panvddas .-^obre 
'I iixMíoro de vida d(d mamut por los eliiuos 
011 los pueblos (lo la iVonlora ruso-(di¡na y 
011 la ciudad comorcial do Iviaclita. donde 
consideraban al niariil como los colmillos 
do una rala colosal 'ricn-sliu (¡uo s(do so 
iMicoiitraba en las r(\i;'ioiies Trias do la costa 
dol Mar (ilac'ial, rata (pío tenii(Mido la luz 



'I' E. Ysslifiínls .Iilo.s, "\'¡iii(! (le (r(^s ¡iños ii i.i 
f.liiiiM cli-..» Fi'iinc'foi'i 17(17 I i:'i,i;. ">."). I, ;i |ir¡iiu^iM edi- 
ción se jiuliüci') pii I70i en ¡(liniiKi IiiiI.iikIcs ('11 .\llis- 
liTílani. 

i' 'ramillón Slriiiilcnlioru' (l.i en I.,i |i;nle soplón- 
l!'i')i)al y oi'ionl.-il de l';iirii|i,i y Asi.i. . l'lstdckulino 
17:i'i, pá^. K!»:! iiii.i iiiulliluil ili' iKilii'ia.-^ soliro el iiiarlil 
l'i>il (li; la Silicri.i y i'oliorc ijik; el oxcclrnli' vi.ijc ro 
M 'MT Sclimidl lialiia i'iiconlraiUi i'ii la Siboriu i'i oi'i- 
l¡i- ili'l i-íu Tum. un ('.~(|uulrlii compli'io. 



ii.o i\. 21.' 

vivia on cuevas oscuras en el intorior do la 
, tiorra. Dociaso que su eariie ora rot'ros- 
(Miito y saludable (1). .Vliiainos sabios chi- 
nos, híista croyoroii podor explicar por ol 
doseubriiiiioiito (le ostas oiiormos ratas ter- 
restres id oriir<*n do los torroniotos. 

Sido 011 la última mitad did siiido pasado 
un sabio (Miropoo tuvo ocasión de o\amiuar 
tal ballazpj: pues á consociKMKMa do un 
desproudiinionto do tiíM-ra á orillas del rio 
W'ilui á los (? I" lat. n. so (les(Mibrii( 
en 1771 un riiioeorontí! con músculos: y 
[liid. La cabeza y los p¡(>s del inisuio se 
con<(M'vaii aún (Mi .San Petcrsburgo (2); 
<d rosto tuvo que ser destruido por falta do 
medios do transporto y oonsorvacioii. Lo 
conservado d(Miiostraba que este riuoce- 
roiitc i'osil (rliinorcvus cn/ifjiu't'itis Blc- 
iH''ii'i'irli/ estaba cubierto de pelos, dilbren- 
ciáiid(jse de todas las especies actuales de 
su pMiero. aunque se los pareciera en su 
forma y tamaño. 

Muchos años antes, unos cuernos de ri- 
nociM'onto fíjsiles habían llamado la a1(Mi- 
(Mon de los ¡ndÍL,'onas. Las libras de estos 
(Miornos les sirven para los mismos usos á 
í|Uo los ts(diutschcos emplean las láminas 
de las barbas do ballena, es decir, jiara au- 
mentar la fuerza de tensión de sus arcos; 
además, cridan que de este modo oblonian 
una intluencia boinMica en la son'uridad de 
l.i lloclla ¡lara alcanzar ol blanco, de i<.jual 
modo que nuestros antii^uos y supersticio- 
sos cazadores colocaban alii'unas "garras do 



I, Tilo.sius. ' Do .>kilcto niamonloo Siljiricoí !■ Mo 
niüi'ias do hi Acadi'niia do Siin l'otoi'sljui'go.» 1812, 
lomo V. pái; idlt — Midilcndorf. «N'iajc ú Silicrin,' 
N.. I.. pái;. 'J.~\. — \'uii ( (Uer.» nl.Ds restos de lo;s iini- 
ni.ili's •iiiranli'scn.s tVi.<iles c-n sus relaciones con Ins 
lr.i(!ii'iüni-'s del Asiii oriental y la literalura eliinn» 
■íí'i'i-aliajos de la Aoiideniia di' cii'ncias de lierlín dol 
año ÍSüi'.p.'iir. .Mi. 

J] P. S P.dlas "De reli((uiis animalium oxolico- 
i'U'ii piT Asiam borealem roporlis eomploinentiim > 
Novi coinenlaiii Aead. Se. l'elropolilanae. W'il 
pri> an. 177J.'> pái:. ."(i. y ' Viaje por varias piMvin- 
cias del Imperio ruso i tomo III .S.iii Peleriljurgo 177(1, 
pá-. i17. 



ppp 



:i 'f 



,11 



840 rilll I NNAVl:iiAi|(iN 

^ato y ojos (Ir Imlio oii l;i ciiclnirii :il run- 
dir las l)alas, jiara sc^^'iiridad del liro, I,(i«i 
iiidiiToiías siiiKiiiiaii i|ii(' los cráiicoy y ciicr- 
iios de los i'iiiiici'i'diiti's (Micoiilrados además 
de los i't'slos de iiiaiiiul eran proccdoiilcs 
de aves i^i^'aiitcscas di' las iiiic cu las lien 
das de ¡ijidcs de los Jáculos, ostiacos y tuií- 
¿ruscs se rcjoriaii iiniclias Inidicioiics 4110 




,M\t ■ V"^Wi-^''/l- -i- 



^■"iV 



C( liiiMi \<i: riiN(",i:iiiiMi: iii: \.\ Simdiiia, 
('on>crvíii|o en el Mii^pn '!■■ S:ui IVIcr.-liiii-f-i). 

rpcuordan el cuento del ave «Rok» de las 
Mil 1/ iijin. norlics. Kruiaii y Middeudorf 
llegan á suponer ([ue liaee aligamos miles 
d(> años, liallazi^'os parecidos dieron lui^'ar 
ú la narración de llerodoto sobre las Ari- 
inaspas y los i^rilbs que fj^uardan el oro 
(llerodoto. liliro J, cap. -JT). I.o cierto es 
que en la Edad M(>dia tales «garras do gri- 
fo» se conservaban como objetos muy jire- 
cfosos en los tesoros y en los gabinetes de 
arte, siendo ellos el origen de mucbos 
cuentos románticos o\\ el ciclo de tradicio- 
nes, tanto de Occidente como en Oriento. 



i'i:i ASIA V i;i i((ii'.\ 

Aun eneste siglo el sagaz viajero y explo- 
rador did Mar (¡lacial de Siberia. lledeiis- 
troMi creyi) (|ue los cuernos iVtsiles de rino- 
ceronte eran verdaderaim-nte garras de 
grifo. Dice en su oiira, con iVecuencia ci- 
tada. (|ue liabia visto tal garra de 20 wi'ft- 
rhdhs (o.i) ni.) de longitud y cuando en 
IHMO visitii San l'elersburgo. los sabios ru- 
sos no lograron convencerlo de la inexac- 
titud de su opinión (I). 

MI ballazgo de una momia de mamuts se 
lii/.o en 1787; pero los indígenas relataron 
á los viajeros rusos Sarytscliew y Alerk. 
(¡ue á unas 100 verstas más abajo del pue- 
blo d(> Alaseisk, situado á orillas del r;o 
AlaseJ (|ue (leseml)oca en el Mar filacial. 
las olas Iiabian separado de la ca[)a de arena 
un animal gigantesco en posición recta e 
ileso conservando la piel y polos, l'aroce, 
sin embargo, que este hallazgo no fué exa- 
minado más de cerca (2). 

Mu 17!tU un tunguso encontri) en la pe- 
nínsula de Tanint ([uo penetra al mar pn')- 
xiino al sudeste del brazo de rio por el que 
suiíia (d vapor /."/í'/, otro mamut cong(^- 
lado. Kspero cinco años hasta (|ue el ter- 
reno se huliiese ileshelado lo bastante para 
que los preciosos colmillos salieran a la cla- 
ridad (lid (lia. Cuando en 180(5 el académico 
Adams examinó el sitio, las partes blandas 
del animal estaban destruidas en parte y 
devoradas por los rapaces y perros. Sólo la 
cabeza y dos pií's so conservaban ilesos. 
Recogióse el esqueleto, parle de la piel, 
multitud de largos pelos de la crin y pelos 
V(d Indos de ¡)ié y itiinlio de largo. Lo bien 
conservado que se hallaba el cadáver puede 
derivarse de la circunstancia de que algu- 



(I) lictlunsli'í'im, <'0¿/v/í(7.-í o .S'í'6(;'(» (Siin Pclors- 
liuc^'o ISÜOi, pi'iíí. 12'), Ermiiii. •.•l/v/iifo - XXIV. |iá- 
^iiiii lid. 

(¿I Véiisc (.'1 triiliiíjii di' K. E. voii Hncr oii • Mi'lan- 
i/f.-í liiolíii/if/iii'A , lomo V, Snii l'L'ler.-^liUi'fíO, |ii'ii;. 'i''l. 
.Miililciiiloi-r. N. 1.277; (íiiwi'ÍIm ,S,ii-vIsi'Ii\vü, " Vi.iji' il'' 
111'Ijo liños 011 el iionU'slc de Siliui'iii, pie..) lividuciilu 
|ioi' J. II. liuose (Lei|)/,¡^ . tomo I, iii'g. 100. 



M 



Jei 
A 

to. 

l'Xl 

di: 

l|U( 



k 



011 l;i pp- 
inar príí- 
pr el quo 

ol tor- 
io para 
i la cla- 
uléniicn 
¡lauda-! 
parto y 
Sólo la 
liosos, 
a piol, 
y poloíi 
1,(1 Ilion 
r ]niodo 
ic alu'u- 



u l'cloiv- 

;\iv. |i.i- 

Mrl.:n- 

„V¡,l¡r,l.' 
llMlluriilii 



I 



r.M'iri 



lias partos dol ojn podían distiii^Miirso iimi 
iiiaiTadaiiicritc. Ui'slus parocidns oiicontrá- 
roiiso tíos años autos, ¡'i más distaiioia do la 
dosoiiibocadura dol I.oiia; poro ni so lialiían 
(>xaiiiiiiad() ni consorvado ( 1). 

Otro hiilla/^o s(! hizo on IH.'il»; osta voz 
sn dosc'ulirló un uiuniut ont(>ro á causa dol 
liundiinioiito do la orilla do un ^M'aii laiío 
sito al lado oosto do la dosoinliocadura dol 
Jonisoi, i'i unas 70 vorstas d(d Maríilaoial. 
Al principio so onottntralia dol todo intac- 
to, paroeiondo (¡ik; hasta la trompa aún 
oxistía, i'i. Juz;^'ar por las noticias do los iii- 
di^onas cjuionos aso^urahan Iialior \is1o 
(|U0 do la hoca on otro tioinpo oíd^^alia una 
lon¿4'iia nof^ra, parecida en su tamaño á la 
ternera do reno do un mes de edad; pero 
cuando en \xi'2 so le l)usoó por interven- 
ción dol coniorcianto Trollinow . ostaha ya 
muy deteriorado (2). 

Al hallaz^'o de Tro limo w si;,'iion los do 
Middondori'y Scdimidt. Kl jirimoro se ofec- 
tuíi en I ^^ \'.) ;i orillas dol rio Taimur ¡'i los 
Tü" lat. n., el último en la tundra ihd ííy- 
ila, al oeste de la desembocadura d(d Joni- 
siH á los 70" i:}' lat. n. Las partes muscu- 
losas de estos animales estahan peor con- 
servadas que en hw casos arriba citatlos: 
poro sin embargo, los hallazgos adquirie- 
ron mayor importancia para la ciencia, 
porque los sitios en que se realizaron l'ue- 
nin examinados detalladamente por unn> 
naturalistas bien jireparados al electo. Mid 
dondorf obtuvo el resultado de que el ani- 
mal hallado por i había venido con el agua 
desdo el sur al sitio donde se lo encontró. 

Sclimidt en cambio observó que (d locho 
d(>l mamut descansaba sobro un depósito 
iiiarino de arcilla que contenia gran vario- 



(li ]■ 1 i-eliilo lie Adií 



<!<• Im 



(lo T 



ilcsius iirnliM 



.1 ]iuliliea(lo on jtáfí. ■'i:U 
iliid.i. Xnw U.icr 011 su 

Iciiliiijo on <'Mi''liiii;;os olí' • \', (il-."i-7í(> il.'i un rclnlo 

iniíuK'ioso soliro esto liallaz.i;o y cilros 

t(irali'/.ii. 



a misma lía- 



lo i\. -IT 

dad i\o conchas de los mismos ooueliiroros 
propios d(d extremo norto, (|uoaún existen 
en ol Mar (¡lacial ; además not('i(|uo ostalia 
culiiorto i\o capas do aroiia allomando con 
restos Ncgotalos pútridos, did todo análo- 
gos á las ca[ias do ci'spcd (|ii(' ;miii conti- 
núan lormándoso á orillas do los lagos do 
la tundra. Hasta la misma capado tierra y 
arcilla quo contenía los huesos, los pedazos 
do piol y los pfdos (\o, la momia de mamut, 
aprisionabüii IVagmontos ^\t' madera do 
abu-co, ramas y hojas dol alio(|id onano (//'■- 
//'/'/ ciKiiiii) y {\o dos especies soptontrio- 
nalos de saúco (^suJi.r ¡/Itnnn // In'rhii- 
ci'(i) (1). hoosta circunstancia so dori\a 
(jiie el (dima de Siboria durante (d periodo 
iMi (jue l'm'' sojinltado ol cadáNcr, dobía sor 
¡larocidü al actual ; y como el agua cerca 
del cual se hizo id hallazgo es un pequeño 
río d(> la tundra situado más al nort(í dol 
límite de los bosques, no es verosímil que 
el cadáver huldose venido con (d hitdo de 
la primavera desdo las regiones silvestres 
do Siberia al norto. Schmidt supone, quo 
(d eleraiito silierio, aun(|ue no haya vivido 
coiistantomonlo al extremo norto del Asia, 
de tiempo en tiempo efoctuaba excursiones 
á osta región do igual modo quo ol reno so 
dirige hoy día á la costa did Mar (¡lacial. 
Por lo demás von JJrandt, von Schmalhau- 
son y otros haliian demostrado va antes oue 
los restos de alimento encontrados en los 
huecos de los dientes del rinoceronte del 
\\ ilui se componían de fragmentos de ho- 
jas y astillas de coniferos de unas especies 
arb(ireas que aún hoy día se encuentran en 
Siberia (2). 

Poco después de estudiado el mamut en- 



Mi.lilo 



(Jl'l', N. I. |i; 



(I) Federico Solimidl. 'Resullados científicos de l;i 
expedición oriiaiii/.ada iiarn iiuscar un cadáver de mar- 



lut.- ( Mi''Mioires de 



boui 



VII. I. 



Acadoniie de Saint Petei'! 
noXVIll, N." 1,1 



(2l Von licandt. "Molalos do la Hoal Academia do 
ciencias en lii'i'lin > i IS'tlii pá^. :¿¿i; von Sclimalliau- 
sen. «IJuiletin de 1' Academio do Saint-Pólorshourjj:,» 
XXII, 2ÍI1. 



N;: 



m I 



. i': 



2;l(l rilii I NNWti.M InN 

coiill'iitliHMi l;i tiiiiilr;i i|i'(i\(l;i |Hpr Scliiiiidt. 
(icranli) \nii M;ivili'll cMiniiiio li;ill;iz;;(is 
iui!'il((;^'(»s cu tres sitios ilistiiilos cutre \í)A 
rids Kolyíiiii I- liiil¡;4¡i'lv;i. ¡i unos l(i(l Uilu- 
iiM'fros del Mar (Uncial. Ki^^pccld ii cslos 
sólo pucdd i'cl'ci'iriiic ;i un Iraliaju de L. Vdii 
SclircnU i)uldii'ad() cu el Imlctiii de la Aca- 
demia d(> San l'ctcrsliiii'u(» (l'^^TI. W'l. 
117). 

(¡iiiadii por alüiinus iud¡;,'eiias. recoji cu 
ISTC) cu la dcsciiiliDi'iidlil'a del rin Meseli- 
Kiii al .leiiisei, á les 7 1 ' -'M lat. ii. aluai- 
uus peda/.os de huesos y piel de uii uiauíul. 
La piel media de -JO á 'j:> uiilimcli'os de 
;;TUeso y casi (^slalia curtida pni' la edad. 
cosa i|ue uo didie (^\t rafiariios. tuda \i'/, 
que, si liieu td mam\it lia \ i\ ido cu uno de 
los últimos períodos de la historia df la su- 
períieie terrestre, lialiráu trascurrido sin 
duila ceuteuares, miles y tal \c/ luilloiies 
do años desde la miU'rlc del animal á ipiien 
correspondían ditdios despojos. Mra c\ idcuti^ 
(|ue el río Mesenkin los hahía sacado de la 
orilla de la tundra: pero en vano inisíjué 
su Icídio primitixo culuerto [irolialileiucnte 
]ior el cieno del i'io. Vaí los alrededores cii- 
contr(' (d cráneo hastanle liion conservado 
de un liuoy almi/(dei'o. 

I n nuevo encuentro por cierto iinpor- 
lante. s(> hi/.oeii 1 S77 á orillas de un allueii- 
tp d(d Lena, en el distritodí^ WerchojansU. 
i'i los (')'.»" lat. 11. llallí'ise el ca(hlver hicu 
conservado de uii rinocoronte [rhiiinco'os 
Mijrr/iiiJaci/.),dQ especie distinta de la d(d 
rinoceronto dosculiiorto á orillas del W iini 
y examinado por Pallas. Pero antes de (ju(> 
(d rio arrastrase! ol cadáver. S(do se loy'rí'i re- 
cojer la cabeza jiolnda y un pié ( 1). 

lüi este hallazgo Sclironck funda su opi- 



na \sl\ V II imi'A 

Ilion de ijiic tamliieii tal i'specie de riuoce- 
loiite era una jorni.i prnpia del estremo 
norte, or^'ani/ada para soportar un clima 
iVio y (jiic |ior tanto v¡\io cu las regiones 
donde j'ii' ciicoiitrado el cadásor; o cuando 
niiMios. h iliia empi'ciidido excursiones á ta- 

I les (dimas. VA ti'rmino medio de la tem|)e- 
ratiira (1) de esta tierra es ahora muy hajo 
siendo el iiixiei'iio cu c\tr(>nio frío (se han 
oliser\ado aoiií hasta — (i;). '/') vid \eraiio 

' iiinv corto v ealuro^ii. Mn níiiu'nna paide 
del i;dolio la teiiiperatuiM presenta uiios e\- 
tiemos tan opuestos comoa(|uí. .\um|ueeii 
iii\ieriio los árliides estallan con frecuencia 
y \¡o|en1o estr(']iilo y id suido se au'i'ieta 
pul' los efectos del frío, la S(d\a está lueii 
desarrollada v se extiende hasta cerca de 

I la cosía (hd mar. donde (d in\ ierno es mu- 
idlo menos riiruroso (|ue en id interior del 
país. Uespecto á la [losihilidad ¡lara ipic es- 
tos i;'randes animales encuentren durante 

i el \eranoeii las ri^^ioiies de (|ue se trata (d 
suliidcnte pasto, no delic olvidarse (jiiií en 
los punios aliri,:;'ailos ('• inundados jior las 
aiiaia-^ de la prinia\era se encuentran aún 
mucho más al norte del limite de los hos- 
i|ues en Siheria ahuiidantes es|iesiiras cu- 
yas hojas frescas y suculentas no (|uenia- 
das por un sn\ tropical, constituyen sin 
duda un manjar delicado para animales 
i:i'ani¡iií\'oros: y tampoco dehemos dejar de 
darnos cuenta i¡i: (jnc núii les licrf's //í.í.v 
(li'SjKibliiiliis tlrl. c.r/ri'mn ,in)ii% soii fcrli- 

l('S COil^jld i'llililS li iiniclldS /'i'l/idiICS. Cll (¡II''. 

niiindo iii.ls. r/ fiiiiU'lIn si'/lo jiiirdc Ciicmi- 
h'nr í'ii i'lliis su /iliiiirnl.o, como pov rjoui- 
¡ilo, Cll la ros/fi orifulnl del Mar líojo. 

ll) l,.l li'lll|ii'IMlliríl HIimIÍ.i (le 1,1 ITLliiill lie W'rrrlp'- 
i.lll>lí M- ill'~|il'('liili' lie l.'l si^Jllicllli' l.ilil:i: 






(ll C/,i'r.<l<y Im ilcsorilo csd' liallii/.jiodcliilliKl.imcii- 
to en los lriil)iijor< ciuc si' |iiiIj1Í(mii por lii foccioii (Ir lii 
Silioriii orjpiilíil (le lii Soi'ÍimIiiiI (icii,L;ri'ií¡i'ii ili' Siiii l'c- 
It'i'sliurgo; y ii(li'niá> \i> lia horliii i'j ilnclor l.('0|iiil(l() 
von SciiiX'lick Cll los fMcnií'in'.v (le \' .Vcadciiiic de 
Saint l'.'tfrblioui-: ( 18«(l), ser. \11. lomo .\.\V1I, 
X."7. 



Miin-.i il'cl.ii'ia MiuvM Al.ril M.iy. , .nini.i 
— ¡s,!i —1,".:' — :i;i.!i -li.ii —ii.íd | f|;),i 



I 

.llllin A;.-.i.-ln Sel. ¡Oi'tlll.M' , \iiV. 

I +1.%1 I 111,11 , +:',:! i -i:i,!) ¡ -;i!i,i 
I I I I I 



bii:. 

-ir,,: 



Al 

aTMi 

I 



Cll 

di 

MI 

1i| 

re 

hal 
ihf 

re 

i|ii 

raj 

la 

lili 

la 

lili 

piii 

ellt 

I lis 



If riiiucc- 

lili cliiii; 
r('i;Íiilir-< 

: II cuiiiiili 
iniK'S ¡'i la 
1.1 1('iii|i('- 

iiiiiy liají 
io (se liiii 

el M'i'aiii 
lina [lai'li 

I IIIKIS l'\ 
klll|l|Ul' ci 
Tl'ClllMII'il 

1' aü'i'ii'l; 
ota liii'i 
i cci'i'a ili 
lio es lllll- 
Ici'iiii- (le 
l'a i|ii(' es 
I iliiraiili 
se trata c 

so (JIIC (M 

i)S ])or la- 

lIlMIl iUIII 

I' los lios- 
suras cu- 
I i|ii('iiia- 

IIVi'll sil) 

aiiiiiialf's 
~ (Irjar (le 

¡•J'tlS ill-'S 

I iV'rli- 
. ''/' '/"■'. 

(' Cilfdil — 
i)V i'ji'iil- 

Itlljl). 

■.•Wrrrli..- 



Ii:i, 



.j|A. 

-iii.r 



M'ÍTI 



( 'uiiiito iiiiis nos acorcaiiio^ á la costa di'l 
Mar (llacial, lanío más so rciMti'ii los lia- 
lla/^os di' restos de niaiiiiit. soIut toilo ni 
los punios (MI i|U(' di's|iii('s (Id dcsliiído en 
priiiiaMM'a se lian vcrilicado grandes Iniíi- 
diliui'iitos de tierra á orilhi'^ de los ríos, 
l'cro íMi n¡ii;;'iiiia inirtc son tan ¡iliiiiidaiitcs 
coiiio (MI las islas (|(> N'ucsa SilxM'ia. Ilc- 
(liMistroiii. vii'i ai|iii (MI la dislaiicia de una 
MM'sta diez colinillos ijiic solircsalian de la 
tierra y (Mnindo dirlio viajiM'o \¡-it() csta^ 
r(';í¡oMos, liaría H() años (|ii(> ími un solo 
liaiiro de ai'iMia á la costa oeste, de la ¡sla 
di' LjacliolV los coloccioiíadorcs de niiirfíl 
rccojian s\is mejores coscclias. Kl liecdio de 
(|ue lodos los años so V(M'ilicaii (Mi estos ])a- 
i'iije-; nuevos desiMilirimieMlos, se funda en 
l:i cinMiiistaiicia de que las olas sacan los 
liiicsiis y colmillos de las capas de arena de 
1:1 playa, d(í modo (jue después de un coii- 
liiiiio \iento del osle y durante el rellujo. 
piieiliMi i'ecojerse lales restos ími los liancos 
entonces oouipliílauKMite secos. l)ic(Mi (|ue 
los colmillos f|iio so oncueiitran eu la costa 
del Mal' (ilacial son más ])e(|U(Mios ijuo los 
que se hallan más hacia el -iir, proporción 
ipie quizás podría explicarse su]ioni(Mido 
que miiMitras A mamut vaii'alta por las lla- 
nuras de SibiM'ia, los individuos de dil'e- 
iviite edad pacían juntos y iine los más 
¡i'i\(Mies (Mitr(> ellos, como fueren los ni;is 
abriles, y (juizás más atormentados ]ior las 
moscas que sus conniañeros d(> mayor edad, 
avanzahan más hacia el norte ijue (Vstos. 

Sei;-iuulicen, so oucuentran en las islas 
(le Nueva Siberia, además de los huesos do 
maiiint. una multitud bastanti^ considora- 
liji' de IVa^'uientos de esqueleto de otros 
animales, poco conocidos por cierto, poro 
ipie como so supone sonde suma importan- 
ciii para la averi^íuacion de la fauna de 
vertebrados (|U(> al mismo tiempo con el 
iiKimut viviij 011 las llanuras sibíM'icas. El 
i;'ru])o de las islas de Nueva SiluM'ia es no- 
table tamljion por los «montes de lona» que 

TllMd II 



lO l\ J'i't 

lIcdiMistriim (Micoiitro en la co-¡ta sur de lii 
isla más iioi'dorieiit.il y cu_\o ori^jiMi ofreco 

lili eilil^'llia Miniallieiile dil'u'il de resrd\(M'. 

l''.stos montes -Olí de una altura de (I I me- 
tros y se ('om|Mui(Mi de ^^'riiesas capas hori- 
zontales de piedra arenisca (|iie altermill 
liasta la punta con troncos de arbol(>s libro- 
sos y bítiiminosos. I'ln |;i parte ¡iiferior ^\r\ 
monte los troncos están disjiiiestos horizon- 
laliiKMile. miiMitras ipie en las partes supe- 
riores se (Miciieniraii \(M'ticales aun cuando 
ijiiizás no arrai;;'ados ( I). Ademán, la llora 
y faiiii:! del archipi('dai,'o son desconocidas 
aún y las [letrilicaciones ((Mitre (días unos 
amonitos de soberbio brillo nacarado) (|U0 
lledcnsiriim recoi^iii ími las capas montañe- 
sas de la ¡s|;i de Kotídiioj estiniiilan á !iac(M' 
iiue\as a\e!'ii;'iiaciones, (pie priipiU'cioiía- 
r;ili al ;^'e('plo,y'o ocasión de dar luuMias ex- 
plicaciones sobre el clima y la di^triiuicioii 
antiM'iores de tiíM'i'as y niai'es (mi la superll- 
cie di'l i^'loiio. \\\ conocimiiMito d(! las con- 
diciones hidroLi'rálicas do aqmdla re;.;'¡oii. es 
de todo punto necesario para podiM' juzírar 
las condiciones de Jiielo ími el mar que ro- 
dea la costa norte del Asia: aipií tenemos 
el único punto practicable de salida para la 
e\[iloi'acioii del mar situado más hacia el 
nort(! y eiiteramente desconocido aún: dos- 
de las montañas di^ las dos islas más sep- 
tiMitrioiíales. Iledeiistríim creyí'i desculirir 
(Mi (d horizonte, al noroeste y iiordesle. los 
contornos mduilosos de nuevas tierras, nun- 
ca holladas por el ¡lii'" (hd hombre. Todas 
estas circunstancias dan á > le ^'rnpo do 
islas un intiM'i'S inmenso y Iíimkmi un ]io- 
doroso atractivo para las ciencias nainrales 
asi como para la ,i,''eoo-rafía: no pndiendu. por 
tuiíto, durar mucho tiempo sin (jue umi 
expedición ciiMitílica se dedi(|ue á exjilorar 
estas rii'iones. Precisaiueute por tal razón, 
(leseaba entonces visitar cuando iiuMiosdii- 



(I) ll(i(lpiisli'i"ini en olrolujínp. ¡ifit,'. liS. N'o es raro 
oiiponlr.ii' miideríi llolaiito enctilhuUi en ¡¡uíicitiii vur- 
ticiil. 



3-2 




|(^' 



> m 






T 



íOfí 



fllli I SíNAVI.iiM ION 



ruill'' ul^'UlKH (liil-* l'it'll ¡i pií'. Iiii'll ('11 |:i 

lüiicliii cstiis hIíh, ¡i lili (li- i'fccliiiir liH pr»!- 
|Kirat¡V()M pitra una i<\pi>(lu-to^ rutiira. 



MI ;iiri' era calino-;!) csfainli) i'l -aiclucusi 
s¡i<iiipi'i> niililailii; |;i li'iiipi'raliira siiliia 
i'i hl', <'I mar ilcspcjailo y sii ('((iifcuidd ili» 
sal ora ilo 1,n por i'iciiln, sitMidn su toiiip»;- 



nl I. A>.|A > I I lin('\, 

(N.'umH (lili- lii' vUti) i'M iiiM miiiir'rosDH via- 
jes á |ii-< iiiiir-N pulariM, Sulu di' nimnlo i'ii 
('t\uttilii «li'sculiríaiiiiw una loca. |)c las iivcm 
s"li) \ iiuiH ;,'iiloihlriiias (le mar, ;,'avi((tas y, 
hasta muy adciilm del uiar, uii tiúmcri) 
liastanto crecido de liiM-adas nadadoras 1 ), 
(|il(' son las especies más comunes en (dono 
nu la cost.i asiática del Mar (llacial. I, a 
isla de Stolliowdj tenia sidire todo en la 
costa norte una orilla alta y escarpailu que 



i 







1,\ i>i.\ iii; Sim.iiiiWd.i 
(j>|iiii ili' un ililiuj" lia O. Niinii(j\T-'i . 



I . 



i'iiiurii la (1(> f V?" á •!-.'{". Al principio avan- 
zamos rápidamente, jkm'o ciiamlo por la 
lardo d(d "JN de au'oslo desculniíiios las is- 
las más occidentales, SemeiiolVki y Stol- 
liowdj, la iirornndidad del mar disminuyi'i 
tan coiisideralilemeiite (|ue nos vimos oliü- 
yados á cruzar larii'as distancias de unas 
a^uas cuya profiindidad ;i lo sumo Ih^^aba 
ú (i ó 7 uu'lriis. íV \('ces eiicontramos tam- 
bién hielo muy corroído ó uiejor dicho po- 
roso, lo (|Uf! nos olilip» á dar ^'randes vuel- 
tas impidiendo úi^ tal modo al Vct/// i)ura 
que avanzase á todo vajior. 

La launa animal ps aquí una de las más 



constituía un sitio excoleutn de anidar 
[lara las alcas, urias y ^-aviotas. ICn todas 
las rocas análo^'as del 8[)itzl)or¿í, anidan 
millones de a\('s (|ue ya á n'ran distancia 
mar adentro so. observan en numerosas ban- 
dadas buscando su alimento. Aquí n() se 
veía nada de alcas y también el número d(! 



(i I Si'^riiii p.ircrc i'l iiulnr i'(mi|ii'('iiili< li.ijo el iioiii- 
lii'c jrcucr.il lie • lii'iMil.i ■ <snii/i/)(ir) las cumIi'o l'miiill.i^ 
del ijfili'ii lie los '//((//(í/o/vs; /iiiiicolitr. trinjiir, ¡Jn- 
larnpi y lotiuii: >ii|i()iij;(i i|UO \n cspi'i'io ilo i|U(í se Inili 
es el hihipt's /ii//iiTliorciis, iiuii(|ue liiiiiliieii el pliiiln- 
/•((^HS rií/'/ís jiiiili'iii ileí-i^íiiiirso como nlieciidii nmliiiln- 
ra ■; las dos especies |iei'leiieceti i'i lii l'imiilia di' ins Ti- 
ja i'('i|i¡dos, siendo diblinloí) sus g(''iicrüs. (.\. del 'I' / 



mular 

¡11 lülliH 

iiiiduü 
istiUH'ia 
as liaii- 

i lio SI' 

uei'o d(! 



("1 iinni- 
riiiTiili'i> 



!lll\ ¡ 



I,,- 



(I 



r se Iral.i 
•1 plititti- 
1 iiMilailii- 
■ los U- 

id T ; 



H 



las ;,'!ivi(>tiis (M'a pcinicñu. riiiulailu tal M'A 
t'ii lo ¡naii/ailo di» la iwlai'ion ti en la cir- 
fiiiislutii'ia ili> i|iii> iiiii;;'iiiia i'oloiilii (l<> aves 
lialiíii lijado su rcsidrnrja )>ii las orillas \w- 
tlrcirosas de la isla. 

Kl fondo del mar s( iii|iniiia «mi iiiii- 

choH panijos i\o arena dura ayloiucrada ó 



CM'lll in IN. 2M 

la costil oosto de la isla de I jacliolV doudrt 
i|U('ria dt'-f'iuliarcar. I,a costa norte, y sn- 
;,'ini \iiiii)s ;i| dia -iniiicntc. tanildcn la 
oriental estalla lilire di> liiido |ii'ro los \ len- 
tos reinantes ^U> lus iijtinios días Iialiiau 
aiiiiiiitoiíadu una niullitnd de liicln corroído 
contra la c(i>ta nc^tc, Además el mar triiiii 




Il'n||||;A 1,MmM,,\, I.IN,, 

ilel imir !'iliu;>li> ni i.i'jli ilr Im ili'-iri.lK i'iiiliii'ti ilrl l.cna. 

'r.iimiriu nrliiiiil. 



más bien, so^'un más adelanto iiilentan'' 
demostrarlo, de arena ru)i(/cl'i(/i'. V.n est(! 
sitio la red arrastradera no subió ninii'un 
animal. Va\ caniMo en otros jiuntos el iondo 
se componía de una tierra arcillosa, on la 
i|ue abundaban las es[iecies ií/ol/'Cd c/thi- 
iiioii y Sabíiu'i existiendo además unas jar- 
las increíbles de briózoos, jiarecidos á las 
ai;iomeraciones de huevos de los moluscos. 
Sólo el Í3l) de agosto llegamos l'reute ú 




ll<illlll;V SUIINIM. KnoMll!, 

rlnl innr .iliia.ln liriilr i\ l.i .|i'-iiulinfii>liir.i 'Id l.ciia. 

rmiHiño nalinul. 



tan poca profundidad. q\ie auna distancia 
d(> ló minutos de la tierra, sólo llegalia á 
x ni(>tros. Kl hielo amontonado en la costa 
oeste de la isla, no era en rigor un olistá- 
culo que impidiera al \'<';/'' avanzara en su 
curso, pero en el caso de que hubiésemos 
intentado aqui un desembarco, nos liabría 
molestado l)astan1i" al tratar de franquear 
con el lioto ó la chaluiia de vapor la consi- 
deiable distancia que mediaba entre el bu- 
(lue V la tierra; v en el caso de uiui súbita 
helada, hasta habría podido transformarse 



^' 



E.^ 






■-:á^' 



1 


IBI 







«H 



il i! 



'2'd c:mriNNAVi:iiA(:io\ 

on lililí ('íiiliMiü (|Uo iiDs (líMuvi'M'a cu oslo 
silin ()l)lin'áii(|()ii()s ;i iiivoriiiii'. 'rniiiliioii 
iiii;i 1iMii|)c-<1ail ]in iir(>vis(a iimlia cdii-;!!!!!!!' 
un viM'dadiTo polii^To. oii unas a,:;'ua>: tan 
puco proriuida';, pai'a un Imiiuc anclado oii 
un ¡)ai'ajo oximoslo ;i los vicnt is. La ospo- 
ranza do rocorrop aleamos días osla isla, 
11(1 me i)arcci(i Iias1aiiti> rccoiiipciisa para 
arrostra'- el })clii;'r(i de pcrdiT i|ii¡/;is el liii 
])riiicipal do hi expedición, hcsisti pur In 
tanto osla vo/ del iiroyocto de dcsiMiiltarcar 
aquí, dirii^-ir'iidonos ]ior el sur hacia el es- 
trceju) (|iio Simpara la ¡<la de j.jaclioll' ilid 
(•(.Mitiiiciite y (|ue ha adi|iiirido tan mala 
fama en la historia del Mar (Hacia! do Si- 
lioria. 

l'iir lo (jue desde h^'jos [india Jiiz,i;'arse del 
asjM'ctd (\o sus moiilañas. la isla de Stol- 
hiiwoj se cüiiipono do capas ^•eolóu'icas lio- 
; i/.oiital(\s, luioutras quo hi isla do LjaidiolV 
al iu'ual del coiitinoulo vecino lo está de 
colinas altas, muy atacadas pm' o\ l'riu y 
lormadas proliaMomoiiti^ de rocas plutinii- 
cas ( 1). J'lutro ostas colinas so voian (>\tou- 
sas llanuras ([uo so,i;aiii las noticias del 
a.ii'i'imoiisor ( 'hwdiuoll' (pie en 177.") visitó 
la isla por .■'irdeii ihd czar. c()Uip(3uenso do 
hielo y ariMia sir\i(>rilo de 1(M'1i á cnormos 
masas de hueses y colmillos do mamut, cn- 
troiuozclados de los cuernos y cráuoos do 
una especio bo\ina, oncoiitrándoso asimis- 
mo cuernos (h^ riuDceroute. Xo se meiicio- 
iian huosos de ballena ó de morsa, poro si 
vimos Írnosos larii'os, oslrochos. torcidos on 
espirab> quo prohahlomouto eran los dioii- 
tes do! narval 6 iraicornio úvivino (2') 



íli I..i~ Tíj.Ms iilLil>'iiii('a.s ■'■ ";7(y)í//-'(.'> (|ui' li.iii pulido 
(li'l ¡i.lri'ior di' la lii'iMM _,icl |ht¡üi1ü li'rriíii'id y ipio 
ol'i'L'i'Oii iDilavi.- i'ai'i";i r<\s |ial()i;iioiiiiaiirn.s con los 
Vülcülics activo^, suii |)i'nic¡|ialiiioiilr el li'aiiuilo v el 



.-allf 



(.V. '/-•/ V. 
"Hrlai'i.iii ili' una i'\|i: 



Mil'dli Saiii 
iilicu y asli'oriijiiiii'a á las liarles si'|iliMilri(iiiali': 



a l¡u.sia niir el coiiirMlui-o Josi 



llill 



I, 



ISIIJ 



lOJ. I. a niiifsa no so fiiruoiilivi v\\ i'l 



niíl. ASIA Y Ktnot'A. 

I Toiln so oncontralia libro do hielo excepto 
aljamas d'^íotiH ])roi''.'.U(las do las moiita- 
\ ñas. No so voia huella al^'uiia do voiitis- 
< (|ueros, ni si(iuiera tan poquoños como so 
los encuentra en el S]ñtzl)or¿^, dondo la 
¡ tierra so olo\aá aligamos contonaros do pitivs 
I sobro o! nivel del mar. A juz,yarpor el as- 
pecto de las montanas, no es probalilc oxis- 
tieran antes ventisqueros en estas roo-iones 
' y lo proiiio podría decirse sin duda d(d 
continente. Por lo tanto, la parto más sep- 
tontrioual no ha estado nunca cul)ierta do 
tal capa do hielo, como suponen los parti- 
darios do una ópoca de Iiiolo o^neral que 
comiirondiora todo el o'lolio. 

fia i;'raiide isla situada iVonto á Swjatoi- 
iios fin'' descubi(M'la ("n 1770 por Ljaidioll'. 
cuyo nombr(> ll(>\a ahora. Kn I71S(S el se- 
crí^tario particular do lUlüii^'. Martin SaiUM- 
eiicontr() á Ljacholl" en .lalvulsk, pero ésti^ 
ya era anciano y débil, por lo cual, cuan- 
do SaiKM' le díMiíandó oxjilicacionos so]ir(^ 
las islas del ^far (ilacial, dirio-iíjlo para (dio 
á su compañero, Zatai ProtodiakonolV. Kste 
; rolirii') (pie el doscul-rimicnto do la isla íw. 
' deltido á una inmensa manada de renos 
(pie Ljachoír vi('i en abril de 1770, diri- 
I i;-irse desde Swjaloinos al sur y cuyas 
huellas \-enian del norte. Siii)oni(Mido con 
\ razón i[\w los r(Mios veiiian di^ cual([iii(U' 
¡ tierra situada al nort(\ I;¡aclioll' si^aiió di- 
¡ clias linellas en un trineo arrastrado poi' 
! perros. desculiriíMido de la! modo las dos 
! islas más meridionales do la Nueva Sibo- 
i ria; v en immmuío á esto descubriniiíMito. la 
emperatriz Catalina II lo otorgó ol derecho 



Illa 



I" ciili'e la doücmbocadura del Cliata 



y 



i'ca do Wi'íingL'l y las Ijajlonas gi'andos no se observan 
uuii'.'a ci'i'i'a do las islas d(! Nueva Silieriii, pero du- 
raiilo la cstaiicia do llodoiislroin on oslas i'0,ü:¡i.>nos vii'- 
i'onso Ices narval(\s onoorrados |ior ol liiolo eoroado la 



tosía, on la ensoñada 
{*()(ri/ii ki o Sitiiri') \w'^. \'M,\ 



i'soniliooadura del 



l'A nnrvnl 



nfnn 



rrrn.< tiiMH* l.ifíil>i'z;i [n'nporr 



i.iclii, la lioi'.-i |MM{iii'ñ.i y Hi} olla suli! un culiiiillo recto, in 



lili 



'1" 



i'l inai'Hl y i'o'hNiilo de surcos e.-piriilcs: li caiisn de o lo 



ilnilllo In- antii'iia- lo rlicroii pl noriilirp ilc 



tnnrnriiKí 



Ij 



litad li< 



.1. 



illllillri 



ido, qiipdiindo el otra iUroriado. 



jM'ni rcgalaiiuente >e di'-arrnlla 



(i\. del T. 



t II BMi-ll---'"-"^'^-^ «»- 



oxflusiNo (lo jioilcr cax.iii' y rccojíM' iinrli 

(MM>liils(l). 



cvpÍTiin i\. 2511 

|)i(>!Hii Vil cu;! liM'i'Dl" cit l:i-< (lil-; ' IMllllllS >^¡l- 

'j;\',it\\[<-^ i|ii ' aiili's riir:iiil);iii iil i; i.-ítn y osto 

el liiuilo (ie los viiiji'-^ [xir mar (1(^ lo-^ rusos 

V liiilaiiil('<i'~: niic lialútan \u< costas dol 



JijacliolV caleulíi l;i aiiclitira di-I cslrcclio 
quo iiiodia ciilro ol conlincnti» y la priWiiii:! 
isla ^Taiiilc iMi "') vcrslas ó li)'. I']! mapa ' Mar lilaiico y csloy ('(.luplclami'iili' con- 
de Wraiii^rl mi camliio s()|u suihiuc :!(r. Imi \('iiciilo di> (|uc 1(1 mismo sucederá á (^sta 
el lado (l(d coiiliie'iile el estrecho linda cdU , pnnta sa.i^M'ada y ;i todas las otras del M;ir 
un cal») ([lio poiudra ó mu(dia distancia , Cilacial d(> Sihoria. 
mar adentro; oste cabo ha sido ¡i meinulo 



VA nixu-A de iiiar d'd osfreclio estaha me/.- 



^^■■«(MM'KVVPr^i^MBRV 



' 'n^¿»/-9TY 



Cni'i;! lie iili -iili'ijd '\v O N'.niMi\i-i . 



f| 



^'If' 



el jmnto de \iiidta en la-^ tentativas de ; ¡dada con i;'ra;i parte de ai;iia lln\ ial y te- 
avanzar (h'sde la deseiubocadura (hd Lena nía una teni[t(M'atiira r(da1ivamoiito (de\a- 
liácia el (>sto y (juizás por esta misma ra- . da. aún á una pr(d"undi(lad do 1) á 1 1 metros, 
zoii ha rociliido al iuaial de idi'os mmdios j y^i d t'dudo del mar oncontramos una lau- 
caltos do la costa norte de INnia peli^'i'o~os i na animal encasa ci especies piM'e i'ica. (Mi 
para los iiav(\i^'antes. id calilleatixo d(> , indí\iduos, ([i. se amponia pn'l'er(Mi1(>- 
Swjaloiuos (la punta sa,i:-rada) nomlire (|m' : niente de idutlicn cn/nniou do las ([iie (4 
soLiaiu parece sii^aiilicalia para los aiiti^ams | doctor Stn\1)>M';.^- coul(i en una sola rocolec- 

cion ('(Ui la red ai'rastradera sni) (>je;upla- 
|)lares. ()l)tu\"imos ta'.iihi''n adeniás de al- 
U'unos ejem¡ilai'(^s de idollif i Stilitiici, 
iiuiltitnd di> es[)iini;'idos y lu'iüZiKjs, así 
comí) [XNpieños eoiKdiírei'dS y crustáceos, 
añedidos (de. : varios peces y aljamas pe- 
(liiefias alu'as lormardn parí-' de nuestra 
pe<ca. l'iir rdlimn. la reil snlii" ali^'uiids 



navod'aulcs rusos al Maríílacial «una [mu- 
ta d(> tierra [>or la ([iie sido |)iMÍia ¡lasarse 
difícilmente. ■ llov dia sin emhai'Li'ít nadie 



(I) Miiclin SaiK^c. ..Rcliirion, ole... p;t- 10:í. A. V.v- 
iinil, i.N'i.ijc :ilc('(li'iU)i' (le líi Tii'lTii ■, Ui'l'lill |S:!:!-¡,S, 
I .' I'.irli'. II. 1 1 'i;-; ■ -"i^. I.íi IKilici.i (lo l'j-!ii.iii ili' i|U.' i'i 
'li'.-^''ulii'illiioiili) di' r.^l.i-- i,-l.i: .-I' orulU) ;j| u;,ulii('l'l.ü 
!(;i.~lii el iiüo 18MI1 es sin .luiln iiir.\,icl,i. 




'é'k 



254 CinilNN VVKnAl.llIN 

*'r!i,a:mr'iiios do colinilliis do mamut y una 
iiiultilud do poda/os do niadora. oii sii ma- 
yor ])ai'to ]>i'i|iiorias ramas (jiio [larociaii ha 
lior oslado 011 posición Ncrtical onírica 
arcilla ;i juzi;'ar ])or ol Im^cIio do ([uo un o\- 
1romo do ostiis podazos di' lona oslalia cn- 
liiíM'lo do l)ri(izt)os vivos. l']stas luailoritas 
oran muy iiicóDiodas on la pesca por^no 
rompiaii las mallasdc la red arra-1i'ada por 
ol fondo. 

l'lii la no(do' d(d .'io do a^-ostn cuando 
impulsados ^ ci vapor pasamos froulo á 
SwajatoiiKH. (ilisorvamus nn lonruncno os- 
pocial. VA cicld ostaha di'spcjadn en o\ xo- 
uil y on la parlo oi'ionlal dol iirmamonlo: 
al nos1(>. 011 oamliio. Irihia una esposa oajia 
de nuiles de un cmIdi' ¿^tís a/nlado. I, a loiu- 
]iei'a1ura alternalia cerca de la siiperdi io 
do! a.n'ua (>n1ro -;■ 1" y r l.f!". la de la a1- 
miisjora entro Hl.ó" y : I.S". Auni|Ut; por 
lo tanto la atm()slora y ol ai;'ua tenian así 
la misiiía 1en¡peiMlnra soliro coro, \iiiiiis 
como so foi'iuaiía liii'lo en la sii[i(>rlicie di'l 
mar que ora calmosa y llana como ol uíncI 
do un osjiojo. Ksto liiolo comj)oniaso ya de 
linas ai;'ujas cristalinas, ya de una dol^'ada 
cajia. A arias xecos he iilis(>i'\;i(l() loni'nuonos 
an;'ilo,i^'os ou los maros árticos. (\s decii-. h,. 
prosouciado la iorniacion i\o hielo á una 
tomporatura d(> más i]í^ cero n'rados. 1mi 
esta ocasiou (ui ([ik' aún la capa superior 
dol agua estaha sulín^ coi'o i^'rados. la cons- 
titución dol liielo os sin duda una ospecii^ 
de fomimeno do helada en Ibnna do escar- 
cha que so i'uuda on ol hecho do que una 
cantidad do calor tantn s(> irradia á la at- 
uKJslora. comn hacia ahajo á la capa de 
aii'ua di'l loiidit dtd mar sostenida á nuuio-: 
cero .ü'r'idos. 

Durante tnihi el dia s¡,i;'ui(Mite continua- 
mos nuestro \ iaje al osle, disfrutando un 
tiempo uia^i'iiilico V un uiar calmoso v (h^- 
])ejado y lo propio hicimos el 1." do sotiem- 
l)ro con una temperatura atmósIV'rica de 
+ .").(')" al mediodía a la somhra y coa iiu 



PUL ASIA V Hl'nOPA. 

' \ ionto llojo d(d sur. l'or la noche el viento 
i camhii) so[)laiulo dol norte y la tiuiiporatura 
atmosIVrica desoendiii á — 1 '. \'imos pocas 
voc(>s la tiei'iM, annqiio ostáhainosá corta 
distancia de la co-;fa pues á lolarn'O de ésta 
habla un surco ancho casi despojado, pu'o 
internándose en el mar empozaba el hielo. 
l,a noche si^aiionti^ no\ii bastante, do modo 
(pie toda la cubierta y las islas do los Osos 
donde llei;'amos rl ."! d(> seli(Miil;ro, estuvie- 
ron cuiíiortas de una lijera sábana de nievo. 
Hasta entonces habiamos encontrado en 
toilo el viaje á lo lar¿;'o de la ci)sta a[ionas 
otros campos de hielo llotante ([iie los for- 
mados do poda/.os de hitdo lisos, didi^'ados 
y í'i'á¡4'ilos. corroidos y cambiados on varias 
])arles casi en cieno helado, sucios á menu- 
do en su siiperlicio \ i ! base de hi(do. No 
se había visto nin,.. li.i montaña de lii(;!o y 
tampoí'o i^'laciaros como los (pie (ui las cos- 
tas (bd Spitzberg' sustituyen las montañas 
de hielo de la (iromilandia. l'oro al esto dt' 
Swjatoinos ol hielo conuMizi') á aumentar 
on ,i4'rosor, lomando el mismo aspi^cto qu(í 
(d que so encuentra al lundo d(dSpitzborii\ 
]']<\-d voz era monos sucio y descansaba 
sobre una liase dura d(^ bi(do. s(djresa- 
I lente ;i miudia profundidad bajo la super- 
licie y pidiu'rosa para los buques. 

l'',l hiido dol Mar Polar puede dividirse 
on las si,o'ui(Mites clases: 

! . " Moiüihins (h- In'elo. Las verdade- 
ras montañas d(> hielo tienen una altura ilo 
más de 100 metros sobre el nivel d(d mar. 
^'h^ encallan á menudo á una profundidad 
lie "JOO á :ioo metros y ofrecen, por tanto, 
con fnM'uencia nn di;imotro traiis\orsal di' 
loo metros, pudiimdo lloí.;'ar á los r)00 y 
siiMulo la superficie susceidible de medir 
\arios kilTiiiudros cmidrados do extensión. 
Tales t(''mpaiios de hielo colosales se des- 
prenden 011 (d norte did Mar Polar sido de 
los i^laciares de (¡roenlandia y según la no- 
•i(da de Payer tamliieu de la Tierra de 
[''rancisco José, pero uo como algunos uu- 



! 



toro 

pono 

labia 

ciare 

lian 

mon 

gar 

ol iii 

dria 

cion 

ol hl 

veril 

sus 

tiem 

del 
dehl 
que > 

lar 
de W 
de ai 
Teni; 
callai 
el Al; 



.,,«»—"•• *iVií»»»*" 1'" ■ 



i:aI'| n id i\. 



1(ii'(\-í (r!i'¡ki(\ Hi-dwi! y oiros) piirocou su- 
]iiiii(M' y ii\i¡cr(Mi (Iciiiosti'nr jior iiictüi) (li> 
lalihi-í iiiMMihiilus (■; iucxacUis. i\o los nia- 
ciaros ((iii' so])i'fsaloii al mar abicrlo y ara- 
liau (MI un liDi'ilc vci'tiral y li~:o. sim') de 
j^laciaivs muy dosi^aialos , divididns imi 
moiilañas de liiclo, va muclio antes de lie- 
i^'ar al mar y que siíMupre doscmbocan i'ii 
i'I iiijcrioi' de [iroruinlo-! lini'dns, ('(nivcii- 
dria ijiie los (|\i(> escrilicii siilipc la lurina- 
i'iou do las moulañas do hielo se lijaran en 
el hecho de que si'do se rormai) cuando se 
verilica tiu muvimienlo v¡o1(Mi1(j de las ma- 
sas de hielo. (|ue á su ve/, producí^ en un 
liempo relalix ámenle corlo una e.\ea\ ación 
del profundo liordo t\o hiído. La uu)u1aria 
(li hielo más u'rande. al uiTmios (|ue yo sejta. 
(|U0 se luí mi^dido en la jiarle (l(d Mar Po- 



lo^ o'líieiares de Groonlaudia. .Seo-nn el i'e- 
lato del daiK's Petersen, compañero dií Ka- 
un en su viaje de IsriM-T).") y de Torell al 
di' iNiil. lili o;liU'iares del eslri'cho de llin- 
loiien en el Spit/lier;:;, son ii;'uales en 1a- 
uiaño y allui'a del hordií sobre el nivel del 
ai;'ua. á los poderosos (ilaciares de lluni- 
holdl eu (¡i'oeulandia que lanías veces se 
han desci'ilo. Tamliien rii el S|)i1/íl)er:j;' se 
encucnli'an en alo;uuos parajes reproduccio- 
nes en miniatura de las corrientes de hielo 
^•roenlandesas, ])or ejemplo, el glaciar que 
ha llenado (>1 Puerto >iorte, en o! Helsund, 
y oiro ¿glaciar que ocupa un antiu'uo jmerlo 
de pescadores de hallena holandeses, situado 
(Mitre la hahia ihí llecherche y la de van 
Keulen: un ghiciar al lado norte de la ha- 
hia de Wahleuhero-. y qui/ás la parte del 



ar SI 



luada cutre el Sidlzlier^' y la T 



ram^'e 



era la oue 



narenl 



\"io e 



ierra 
ir 



le W 

le apiste de \:>'.H> cerca del Caiio Xas-:au. 

i'eiiia una ailiira de K; lu'azas v lialiia cii- 



hielo (le 



\ lají 



interior 
de 1S7 



lesiL;-iiada (Mi mi majia 
'. como (Miseuada de la 



coda oriiMital do la Tierra del Nordeste. 



llasli 



l es liosihli.' iiui^ (li 



tal paraje so des- 



callailo a, una iirolunüKlaO de 



;il 



) iira/a- 



el ,Mar Polar Aniárlic 
dicen las moutañas de 



mero \ de colosales dim 



o s(> liallan. se^^ain 



hielo en :;'ran iiu- 



In ]irendan [ii'quefias montañas do hielo (jue 

por las (lias al 
Sjiitzhero'. 



ilesile allí 



m arrastrada- 



mar de la costa oriental 



(Misione 



M es li- 



Mir 



VA hielo de los glaciares ó ventisqueros, 
cito sujiouer (jue se forman de igual modo se descompone fácilmente y sin causa visi- 
que las montañas de hielo de (iroenlandia. hle en pr'da/.os pcijueños. Mstá lliMio de hur- 

liiijas (jue coiitiiMKMi aire comprimido el 
cual al derrilirse (d hielo revienta las ¡la- 
rodes adelgazadas de su recoi)táculo con nn 
ruido chisporreante parecido al (|ue produ- 
cid una chispa eh'ctrica. Se asemeja, por lo 



fuera prohahle ([ue al rededor del Po 
exisla un (>\teuso continente con unos llor- 
dos ([ue se extiiuiden á mucha distancia 



tieria adeut 



ro. 



)ll lUlX 



!/' 



itCtUl'i'S. 



VA 



os qut 



a iiUMiudo lian recihnlti el i :-iiilire de moii- 



tauto. (MI este conceiilo. á alu'Uiias es 



cíes 



iñas do hielo, se distinguen 



iquelhl;- 



il( 



(le sal (^sal clusperreantej que en 



) 'I' 



pe 



a^rua 



no tan si'ilo por su tamaño, siiiii tamhieu 
]ior su origen. Raras veces aeiuMi un diá- 



metro de más 



:!(! 



10 metn 



se 



lisuelveii proiiucieiulo pequeñas explo- 



solo 



sienes. Bareuts refiere que el 

de l,-)'.)(; hahia amarrado su lu 



\>i 



lo ao'oslo 



^xceiicionalmonte solircsalen m;i- 



U([ue en un 
li) I tiMiipane de hielo encallado en la cosía norte 



metros de la sup(M'licie del agua. Se for- 
iiiaii al romperse los glaciares, alargándose 
uuM' adentro con un borde recto, ii.nial v 



esc 



arpad I 



ale 



ulaciares se hallan (Mi uTau 



número en las costas ihd Spitzberg, tenien- 
do alli la misma altura que sus análogos, 



de la Nueva ZiMubla. De repente y sin cau- 
sa alguna v¡sibl(> el témpano revent(j en 
centenares de pedazos pequeños, produ- 
ciiMido una fiKM'tisima detonación que ater- 
rorizi'i á los tripulantivs. Yo mismo ho ob- 
servailo casos parecidos aunque en menor 





2.')(i llIlC.fNWM'l'.M ICIN 

osnihi. A mi modo de xcr hi ciaisa del t'c- 
lióllK'lio es |;i s¡i;ii¡(Mi1('. ]•',! 1(''m|i;ilio del 
liiclo sulVc rii el :;'l;ic¡;ir iiiiii |)r('>ioii muy 
riiiM'lc l;i ciiiil ci'Sii después (juc la uia-^a rae 
al mar. Con frecuencia la presión se com- 
pensa, las i'u(M'zas se neu1rali/an y no es- 
lallan. pero á VíM'cs sucedí^ ipie las pai'les 
inlernas del ti'inpano muy compi'iuiidas. 
i;o pueden expandirse liliremoule á causa 
(le la cai)a compacla de hielo en (]ue sigaien 
encei'radas. aun cuando la presión haya ce- 
sad(>: de lal modo deln' pi'oducir-e una 
l'nerle leu-ion interior e:i luda la masa de 
hielo, leiision (|ue dominando á la i)resiuu 
ex1(>rior olili^-a al liMnpanoá sallar en lui- 
]e«! de pedazos. T(M,euios. por lanío, aquí 
una ti'ola di' liohuiia ,1} pepo una cuyo diá- 
metl'o puede ser di' ."id Uietros y ipie uo sp 
com[)one de vidl'io siiii'i de hiele. 

Los ItMnpanos-Li'laciares se encuenli'an 
en alnindancia en las cu-tas del S|iit/.!ieri;' 
y de la parte norte de Nueva /eniMa. pero 
])ai'ece ijue faltan del lodo, n son muy i'a- 
ros on toda la costa septentrional del Asia, 
(h'sde el \ turor-Sidiai". hasta la Tierra de 
\\ raiii^'el, Mi'is al oe-;1e vuelven á 'Micon- 
trarse aun cuando no en i^'i'an numero, ha- 
ciendo suponiT esto (jue el oeste del Mal' 
(ilacial de Sihoi'ia Jio está i'odeadu de <l¡cr- 
ras ^¡4'hicialo.s.» Por lo reí^'ular. el liielo do 
los glaciares es do coloi' a/nl. y al derri- 
lirse da un au'ua pura, jiotahle: pero .''i vo- 
ces eoutieue sin emhar^^'ü veslii^ios de sal, 
circunstancia dfdjida al a,^'u;i do inar (pie 
las olas arrojan á nnudia altura sobre la su- ■ 
]ierlicie de los vontisipioros. i 

■^." Los jii'tliKos di' liicln de la hase he- 
lada (juo en invierno se furnia en las orillas 
del mar y do los ríos, l'lstos pedazos hay 
veces que sohresalen á ó (3 (i metros de la 
su¡)erlicio del a^aia; se componen rei^'ular- 



{I) Líis gotns (le vidrio iinninilns lic lioloiiia llenen 
les liido,-; i'edond( ímIos y tioiilnin rn unii punl.r. rom- 
]i¡i'ndu e.-lii 1.1 .L-'nlii s.-illii en mil [lediirilo.-. iinidiicMcndo 
uiiii peiiucñíi dclonacion. (.V. drl T.¡ 



f'i:i ASIA V r:i imi'A. 

mente de hielo sucio mezclado con tierra. 
1.' Ellil'ín ¡¡iiridl^ campos do hielo 
¡llanos, relativamente jioqueüos que al lle- 
i^'ar al mar ya cslán corroídos de modo (pie 
pronto se dorritiui y desaparecen. 

.-)." El liiclo de Ins ciis.^utidas de los 
pescadoi'es. que comprenden bajo este nom- 
bre los campos de hielo llanos, forniados (^n 
los llordos V ensenadas de la costa, v (luo 
han sufrido allí anticipadanionto el calor 
del estío. l']l hielo de las onsenaihis se dor- 
lite de un modo completo en dichaostacion 
y no suíde estar muy comprimido. Cuandn 
su ca})a de nievo ha desaparecido, por en- 
cima de la suporíicio del airua se ve poco 
do esto hielo cuyo color os ])arecido al (hd 
iiU'ua. mientras ipie por de'iajo de esta pue- 
den existir aún masas con adorables de hie- 
lo duro y resistonlo. l']s¡o ha dado luyar ;'i 
las pertinaces suposiciones de los pescado- 
ri's. de (pie el hielo acaba ])or sumoi'o-irse on 
otoño al Ibndo (bd inai'. Casi todo (d hi(do 
que encontramos dui'ante nuestro viaje per- 
tenecía á esta (dase. 

li.'' A'' //ielo del iivir es inerte y pre- 
senta á menudo vestigios do fuertes com- 
presiones sufridas sin haber estado expuesto 
a un tom])rano calor solar. Los pescadores 
apidlídanlo lítelo del lii'iy, queriendo sig- 
nilicar á mi entender, (pn^ deho su forma- 
ción al mar situado más hacia el norte. Si 
liiiMi es exacto (pie ha ba.jado desdo el norte, 
es dudable so haya formado ¡'i gran distan- 
cia de la tierra, c\i alta mar, ])ur(p]o el hielo 
do tal modo engendrado, difícilmente lle- 
garía á tener un mediano grosor. Ks más 
v.-rosíinil que haya bajado do los alrededo- 
res' di' un continente ¡¡olar aún desconocido. 

Jvste biido constituye la masa principal 
de los campos helado-- en los mares del est(! 
de (Iroei.iandia. del norte del Spitzberg, 
eiitri^ esto y la i-^la septenlidonal do Nueva 
Zemlila y en los del norte del estrecho de 
liehring. En los mares septentrionales no 
lieiio on verano tiempo jiara dorritirse por 



í 



\Min I 



coinplolo y li)'^ rt'slus del hielo drl ii);ii'. 
foriiKiii con tViTiipiicia iniiii' del liiclu uiii- 
riiio Inriiüiilo (hu'imlc i'l ¡ii\ icrno ■■¡l^iuciiIi'. 
[lor cuya ra/oii, la iinc\;i 'uiicrlicic hIVccí» 
jiioniiiiciicias y depresiones. 

Kl hielo (h'l mar es1á relorcido iiiuehiis 
vec(\s en forma de ;4'ra lides /(^ívw.v (ihmiiiIo- 
nes, i'ormaihis do pedazos (h» hielo al pi'iii- 
ci[)io aii,u'ulosos y iigeriimeule sídirepues- 
Ins, pero ([ue liieo-o so redondean y acahan 
por con;4'elai'S(^ on enormes lémpanos, los 
cuales unidos con los 1(''ni[.anos-^iaciares. 
consliluyen la mas;i priin'ijial did hielo de 
fondo que se encuenira en las costas de las 
1¡(M'ras jiolares. l']l a.n'iia obtenida al derritir 
el hielo del mar no está d(d todo lihre de 
sal. jiei'o cnanto más antÍL;'uo e<. tanto 
más disminuye su contenido de (doruro 
síhIíco. 



Al este de las islas de los Osos un fuerte 
liielo marino lui1)ía bajado en masas bas- 
lanle compactas contra la costa dejando sin 
eaibarg'o á lo lar^-o de la misma un canal 
abierto y libro de hielo. La fauna animal 
(le clases superiores en la escala, era aquí 
en extremo escasa, y ]ior lo que atañe á las 
aves debe atribuirse su ausencia á lo a\an- 
zado de la estación: ]mes W'i'an^'el habla 
de un;i roca situada ctu'ca de la-: islas de 
los Osos qu(! estaba cubierta de un sinuii- 
luero de nidos de volátiles. Además xiú en 
la más grande de estas islas, vesti,ü"ios de 
osos, lobos, zorros, leminii'es y r(Mios. 
(\\'ranij,'el, ^< Viaje» 1. ;io i _\ .TJT). A nues- 
tra Ueu'ada el mar estaba comjiletamente 
abamlonado hasta donde alcanzaba la vista. 
Ningún oso blanco nos saludalia desde los 
tíMnpanos, no se veía una morsa y si'do so 
presentaban escasas focas. Durante mas di^ 
una semana no vimos ni una sola ave na- 
dadora; tan s('ilo los falarcqiidos se en- 
coutrabau en mayor número á bastante 

ToMU II, 



distancia mar adentro: ijuizas poi'que enii- 
gi'aban al sur. 

I,;i fauna de los aiiimales iufei'iores abun- 
daba más. La i'cd arrastradora recogió en 
la su])orllcie del agua variíjs crustáceos de 
poíiueñas dimensiones ])er(j importantes j)or 
cuanto servían de alinu-nli) á lo-: animales 
grandes y continuamente extraíamos del 
fondo (l(d mar multitud de las mismas for- 
mas de animales, como en el estrecho cerca 
d(< Swjatoino-;: además había alguiujs astí'-- 
ridos preciosos y gran ninuero de (>sponjas 
caliciformes (h; regulares dimensiones. 

l']l ."i d ' setiembre, así (|un hubimo-; pa- 
-;ido las islas de los Osos, hicimos rumbo 
b.'icia el ('abo Sehelagskqj. Según se des- 
prendí' del mapa, t'Mf curso nos alejalia 
mincho de la costa y jtoi- lo tanto, también 
del canal que corre á lo largo do la tierra, 
jior el qm' habíamos avanzado basta en- 
tonces. Ll biido era fuerte y compacto 
aún cuando al [ii'incii)io nos permitía el 
jiaso. Pero á causa de un viento del norte 
que empezó á soplar a(|uella misma noche, 
la tem])eratura descendií') á cero grados cu- 
briiúidose el agmi que existia en los 1ém])a- 
nos llolanti's de una gruesa capa de hielo, 
siendo cada vez más coni])i.ctas las masas. 
De tal modo nos fué imi)osible proseguir la 
dirección tomada, y en su consecuencia 
\ olvinms oli'a vi'Z á tierra, teniendo para 
ello i[ue efectuar muchos rodeos por el hielo 
y so-;iener continuados (dioquos contra los 
1(''mpanos que nos obstruían el paso: al lia 
llegamos á las (*» de la tarde otra vez al 
canal despejado próximo á la costa y ancho 
de s á 12 kilómetro.-'. Poco antes do aban- 
domir los campos de hielo llotante no pu- 
dimos ver nada de nuir libre, pareciéndonie 
([ue (d hielo compacto so extendía hasta la 
tierra \ esto deniiu'stra lo i>rndiuite que 
debe ser el navegante al pretender juzgar 
la naturaleza del hielo llotante más allá de 
las inmediaciones del Imque. 

La temperatura atmostorica que dentro 

h:í 






■»:.:' r 





«■ 



ti:* 



I I 



:ir.H 



(;ihi.inn.\vi;(;ai iiiN iini. \m\ v iiiiiom 



(lolcanipo t]o liit'lo liahíabajiido á — .'{" vulvici 
i'i suIjíi' di! ropoiiti' ;i f 1. 1", iiiiciitra-; (jiic 
la (lol a^ítuí iiseemlia, il(! — 1, '2' á ; M, ó" 
(lií^iiiinnvi'iitlii -u ('i)iiloiii(Ii) (li>sal ilc "2. 1 ;i 
1 . ;$ por ciciilo. 'l'oilo iiidicalta ((iii' oiiloiicf^ 
Iiahiamos licuado á la ('«rrioulc despojada 
del Kolviiui que ¡'i causa de h\^ (•ondicioucs 
arriba citiuli".^. so dirijo dosdo la d('S(Mubo- 
cadura del i'io á lo lar^n'o di> la costa en di- 
rección al esto. 



el mar. tal scuiejan/a con las ruinas di» una 
ciudad colosal, ciu'cada en otro lienipo de 
tuertes murallas y cuajada do templos y so- 
liei'lio-! editicios. ([U(í casi no resistimos i"! 
la tentación d li,i,'urarnos en ellas los re- 
cuerdos á las lia/añas de un Tamorlan ú 
|)scliinu¡is Khan (I) en este extremo norte. 
La cara septentrional de las cimas de las 
inontañas <>stal):i cubierta do una li_:.,''era 
capa de nie\i'. recién caida. ])ero por lo 



r 



de 

coi 

al 

tod 

qu( 

hic 

lUO 

1 ( 
de 





Msl'ONJAS i:.\l.|i II (illMIÍ.S. 
■ Ii'l iii.ir -i|ii:i 1.1 iniilc .1 l.i (|,'«i'iiil .nlnrn ■\r\ Kolyína. 



Las islas de los (1sos situadas fuera do la 
dcsemliocadura del Kolynia. se conipon(>u 
en su mayor parte de una roca phitónica 
cuya superlicio está au'rietada á cau^a de. 
la intluencia del tiempo, quedanilo. sin 
embar¿,^o, en pié unas columiuis ^'i^iiHileas 
aisladas. Cuatro di^ ellas han d,»do á la más 
oriental ile ('stas islas el nniubrede isla de 
de las Cuatro Columna-'. ■•> AnáloLi'a- Innua- 
ciones se encuentran, no tan sólo en el ( 'alio 
Baranow. situado en frente, sino (jue tam- 
bién en un í^ran número de dtros jiarajes 
de la costa norte de Siberia. situada más 
hacia el este. A menudo, estas ruinas \)t}- 
dre^íosas se reúnen en ^'ru])os y serios re- 
gulares oxtendióndoso á grandes territo- 
rios. Y de este modo ofrecen, vistas desde 



demás, la tierra estaba libre de nieve. La 
distancia entre la punta sur de la isla de 
Ljacbotí y las islas de los Osos es do 36U': 
estos los habíamos fran(|ueado en tres días, 
es decir TJO' en 21 horas o 5' por hora. 
Teniendo en cuenta el tiempo que sr 
pierde por la pesca con la red exploradora, 
las averiguaciones con la sonda v la deter- 
mi nación de la temperatura y del contenidu 



il) l)sr|iiii,nis- Kiiíiii (Genjiá-I'Cíiiin ú Djeiiíiui ■ 
Kli.iin. fuiícliidor lU'l gran Iriipnrio iiioj;ol, i't'inó (Icmíi' 
120(1-1 ¿¿7, [•(■uiiii'ntlo liiijü su celi'o lodon los puisi ^ 
(li'l Asiii cciiU'.-il. la Uusiii. Pülunia, Silesia, Iconin. i ■ 
A la muoi'lo d<í su nielo Kiililai los Ulinnes sulialirr- 
nos se; rcln'lai'on ruiiilaiuiü Kslados pai'lii.'iilaros. Ta- 
inci-lan ó 'I'iniur Lcnli rrstauru el lm|ii.>i'i() du los nio- 
l:iiI,.'s V muri" en I yC). 



(S. ild T., 



rM'lli t.o i\. 



■2r,í) 



lio sal en varias iirortnididadrs, h\ iiiísiihi 
como la precaución que hay (|ii(' nliscrvar 
al navcj;ar ¡'i la vela \niv iin;is airnas di'l 
lodo desconocidas, osla velocidad dciiiuol la 
que durante osla parto do huoslro \iaj(' (d 
hielo sólo nos oslor'.Kilia inny poco. Cru/a- 
mos el Cabo Baranow en un canal despe- 
jado prciximo ii la costa, en la noche del 
■1 do setieniliro: pasamos frente á la (Mitrada 
de la baliia doTscliaun en la noche del ."). y 



(|U0 O'-luv iiun-< (dijii^'ados á dclcneriids todos 
los días al;.Miiia< horas, amarrando el hu(|ue 
á In-; It'-mpanos j^randes de hielo did iondo. 
I, a di'n<a nifdda ijue con frecuencia domi- 
naba durante el dia, oldipi al capitán l'a- 
lander á avaii/ar con (>xlrenia prudencia 
en aquellas aii'uas (h^soonocidas y poco [tro- 
funda>. causándonos ello otra piM'dida de 
liemjio. Kl viaje á lo lar^m de la costa 
norte del A«ia. comenzó á sor monótono. 




;*,-y,„,... 






t 






ieve. Lu 

isla de 

de :3t3u': 

es días. 

)r liora. 

([ue se 

oradora. 

a deler- 

ntonidu 



'illij llo'il' 
los puibl^ 

i:oiiiii. I' 

>ulliltlfl- 
ll'Oá. Tíl- 

li! los nio- 



La ivi.a m: i.\> (;i-Aiiiii C'M.t .\l^\•• 
t;..|.ia 'li> Mil iiihiíjn .Ir'J». N..|i|.vv|-;. 



á las cuatro de la tardf^ fl<-l día si>_'iíi">M'tf! 
Uegamcs al Cabo S-helui.-skoj. La 'aii- 
eia que mido entre esta íMinta de i ■ "rra y 
las islas de los Osos, es en línea r»'cta 
de 180'. A i-aii^a do los nnicliis: rodeos 
entro el bielo. Kvabiauíos empb > dos días 
y rnedio para franquear f>*4o írocho. lo que 
cnrresjioudia á 72' •»»> Sfl horas .v i por 
hora, velocidad que en un n'^v.» (te- ino- 
í'ida, en su maror parte infestada d'' hielo 
debe considerarse todavía coiuo muy satis- 
faetoria. Pero desde entonce-; la marcba 
comenzó á bacerse muy leuia. A la me 
dia nofbo el sol estalia ¡n {'2" á \'.i" bajo 
el horizonte v las aoclies eran tan oscuras 



También ci navoi^ante más entusiasta por 
visitar el Pulo, puede cansarse al cabo tU» 
tanto tiempo de ver eternamente hielo. 
bauc>|-< (\f arí'iia y continua niebla. 

Sin etubari^o. pronto se presentó un 
cambio at'radable: por fin nos comunica- 
mos con li»> indíij,'enas. Kn toda la distan- 
cia entre el ^'u^^ni- Scbar hasta el Cai)0 
Schelair-^koj iin habíamos visto huella de 
hombre ni vivienda luimana, exceptuando 
la vií»ja choza abandoiuula (Mitre el ( 'al)o 
T-cheiju-íkín y td ( 'hatan,:4-a; má.s el (5 de 
setiembre, c^ttüdo estuvimos á poca dis- 
tancia del ("abti Sclu-lairskoj se avistaron 
dos iíütes. Todos los tripulantes se preci- 



■m 






•2(10 



1 lili I N\ w i(i\i ION iii:i A^u ^ 1,1 |{(ii'v. 



|»i1;iroii MiliiT (Mil)i(M't;i OM'^ptu d ('iicinri'o 
([Uf por ii¡iií:'iiii;i ('¡ili'istrol'c. (l('J;ili;i olili- 
;j;¡ir.sc ii !ili;iU(I(Mi;ir sus cacíM'nliis y iiiuriiii- 
tiis y o[ ciiiil li;i (liulo hi \ iicltii iil A<i;i y 
Imii'ii|i;i sin liiiliiT (|('siMiili;ii'('iiilii ii¡ s¡(|ii¡i'r;i 
una VI'/.. Los liiili's i'staliaii ciiiislriiiiln^ ilr 
|ii('l('s. (le ¡;^'Ual Ilintlo i|U<' lus i'iiii'iras ó 
hotos (le iiuijiM'Ps i|i< los rsi|iiiuial('s. I'lsla- 
liaii ll(Mios ili' iiKÜLl'iMias. Iioiiilii'cs. iiiiijci'cs 
y iiifios (|ui' i'ciaii y rlnrlaliaii y cuyas 



Inta'iilad <Mi taliaco y |ii|ia> (le liarro liolaii- 
(Icsas. 1,0 (>\ tea ño era (juc iiin^'uuo de olios 
su|ií(M'a halilar ni una ¡lalalira (l(^ ruso, 
niiontra-; ipii' uu iiifio saliia coiilar en in- 
i^'li's liasla (lio/., lo i|U(> ili'iinu'>tra i|un los 
iudiniMias licnru uiás rclaciout's cou los 
lialioui'i'os auioricaiios. (|U(> con los trali- 
canlos rusos. Mllos uiisnios roconociorou el 
noniiii'c ili' fs, /n/l/sr/i ó hr/unitsrluí couio 
('I su vo. 



parí 
ou 
tan 
y o 
^^ahi 
a loí 

uii'U 

blaii 



**«ív 



Ȓ*- 







\\n\v |sr|HT--i|Ii I). 



vocos ¡iidicalian su inlonrioii do \'oiiii' ;'i 
liordo. La lüáijuina il(>1u\'o su inoviiuionlo. 
los botos atraoaron junto al vapoi' y una 
umllitud de sói'os vosüdos do ]i¡olos. doson- 
hiorta la oalioza. ti'opaiMU jior la pai'od dol 
buquo do un modo ijuo diTi á oonoooi' que 
ron autorioridad ya lialiian \isto oniliai'oa- 
oionos. ( 'ouionzauíos á liaMar. poro pi'onto 
resulti'i quo nadio do la tripulación dolos 
liotos 11 {\o\ liuipio oonoria un ¡djonia inlc- 
liííihlo á auilias partos, l'lsto íuó una docop- 
cion. ]ioro salimos dol paso dol mojor modo 
posible luodianto id lon,i;"iajo mímico, ('un 
todo, los iudi^i'onas coutii uaron (diarlando 
y jiionto roim'i i^'ran al'';4TÍa entro (dios, 
jiriucipalmonto cuaud'j so distri!iuv(>rou 



Muidlo-; ih^ olios oran bombnvs altos, 
luortos y Ilion rormados. l'sabaii ostroidios 
pantalones do cuoro y (d piisk do piol de 
roño. La cabo/a oslaba doscubiorfa y el 
polo cortado á raíz. o\c(>p1uando una e.s- 
troídia iVanJa por dolanto. donde el pelo te- 
nia una lonL;'i1ud At^ 1 centímetros el cual 
so llevaba ]ioinado sobre la frente. Al¿;'unos 
tonian ;^drros snjoto.s al cinturon, pareci- 
diisá los (|uo usan los rusos do ( 'liabaro\\a. 
poi'ii soii'uu paroida, consideraban al tiempo 
aún demasiado caluroso para servirse do 
ellos. l''| polo de la mayor parte de estos 
iiidi\iduos ora do un noi,n'o azulado y en 
oxti'onio esposn. Las mujeres llevaban li- 
neas ne^'ras ó iie^a'o azuladas pintadas en 
alíennos roi^'alos consislonles en su uran la frente v en la nariz, multitud de lineas 



ivi'irii') i\. 



201 



illos, 

'dios 

iol de 

V el 

os- 

n io- 

cual 

;'unos 

u'oci- 

l'OWil. 
(MlipO 

•se do 
oslos 
y 011 
11 li- 
is eu 
iuoas 



píirooidas oii la liarlia y ditVronto^ adorims 
011 las mi'Jilla-:. V.\ tipo de la cara no ora 
laii dosaiz'fadalilo cniíin el de |o>: saiilnycilos 
y PSíiuiíiialcs; ali;'iilia- di' las ¡lAciics jlc- 
;:'aliaii á sor alirn Imiiita-:. I'lii ciiiiiiiai'ai'inii 
a liis sanioyodos, ciMli lia<ta!i1i' a-^cadn-;. lo- 
iiii'iidu ol rostro de un cdlnr ImhiíIu, ca-ii 
Illanco sonrosado ALmiiio-^ de lu> ho ¡ilirc> 



y vestidos usados quo mis compañoros y la 
tri|uilarioii repartieron con nuinitlooncia. 
TihIu-! c>t:iliainiis convencido-! do ||e;,'ar al 
calid di' alu'iiiHis dia-' ;'i unas abalas iiaAC— 
i;Mhíi'> diiai|i' los trajes de ¡nxierno iin so 
lu'i'iwiini'ian. dniíde la l'alta do nnu n (dro 
(dijetd |iiiilria cnuipeii>ar-:e lacilineiili' ad- 
(juiriididiilc (MI el priixinio [Mierln y donde 




Tm 111 IM.IIi 11 VÜMIlMi ri; IN M\M(i IMI'IIHMI Mili: hH IMIISllNOS \'K TOCA. 
11m|ik1 'Ii' UIKI Inliigr.'iria ili- I. I'.M \Nhi:ll, 



oran rubios, y proliableniente descendían 
de los rusos que ya como prisioneros do 
iíuerra, ya como desorloi'os. Iialáan ido á 
vivir entro los tscliulsclicos con los cuales 
ío liabian nacionalizado. 

Uospues de al,i;-uu ralo conliiiuamos 
nuestro viaje; los tscliutsclicos bal>ían vuel- 
to á sus botes y sed-un parecía estaban sa- 
tisjeclios de los re;^'aIos recibidos, ciui el ta- 
Uicii 011 liojas distribuido ciui iinifusion y 
las [liiia-- do liari'o do las (|ue cada iiidi\i- 
tiuo rec¡ ió tantas como ])odía llevar en los 
iIihIüs; lo cual delie añadirse á los adornos 



el medio del trueque no consistiría en mer- 
cancías sino en peda/.o- do metal acuñados 
y en pedazos de papel. 

\']\ 7 d(^ setiembre avanzamos todo el día 
;'i lo lar:,^) do la costa entro jiodazos de hie- 
lo bastante dispersados. Por la noche nos 
]iaramos Junto á un tfMiipano de hielo flo- 
tante, ha red y los galopines cumplieron 
su dolier dando por resultado una abun- 
daiit(» cosíMdia. I'orojiorla mañana, nos en- 
contramos rodeados otra voz do ta! mmlo 
de hielo y niebla, que después de alu'uiias 
vanas tentativas do continuar nuestra mar- 



m ■¡■mí. 



I' 



, 1 1 









2i'2 rinriNMAVKOACiON 

cliii nos \iiiiiw ol)|i:;¡i(l(H ¡iliuriliir un peda- 
zo (le liicli) iii;is iiTiiiidi' cerca de la cusía. 
Cuaiidit la in'elila se liiilMM|es|)eJa(ln Ik has- 
faiite para que el liU(|ue pudiese verso des- 
de la tierr;i. rei'iliiuius uli'a \ez la \i-ita de 
una nmltituil de indi.u'enas ipie al ¡Li'ualde 
los anteriores tu\ ieroii la mejor ai'ii;:ida por 
parte nuestra. Mllos. á su \e/. ñus invita- 
ron piir medid di' i;'estos ¡i desemliarear pa- 
ra ví.sítar sus tiendas, (limo eii todo caso 
era imposible continuar e| \iaje. acepti^ la 
oferta, mandamlo al electo preparar un bo- 
te ijue me ('(uidujo á tierra acompañado de 
casi todos mis compañeros. 

La orilla consta de un rehorde liajo de 
arena que corre entre (>1 mar y una la^ama 
ó la;;o de i\<^{ui dulce ile escasa profundi- 
dad, situado poco m.ás o miMins al misuio 
nivel. !Más hacia el intiM'ior de la tiei'ra si» 
olova lentamente en l'orma de c(U'(l¡lleras 
desprovistas d(> \(>i;'etacion. lilires d(> nieve 
ó cubiertas imi parte de ella á causa do la 
nevada de los últimos días. Tales formacio- 
nes de la^n'unas ya de a^;'ua dulce ya sala- 
da, como a(|ui las vimos por vez primera, 
son caracteristicas de la costa nord-oriental 
de la Sil)(>ria. l'Istas formaciones han dado 
lugar á la opinión de i|ue en la costa norte 
de Siheria er;i di''icil trazar los limites en- 
tre el mar y la tierra. Imi invierno liien 
podn'i suceder asi, ponnu' e! reborde l»aJo 
que separa la laguna del mar se distingue 
dificilmente cuando está cubierto (¡;^ nieve, 
y en los viajes que en invierno si> hacen á 
lo largo de la costa })iiede acontecer muy 
fácilmente que se haya penetrado ya á mu- 
cha distancia tierra adentid. mientras ?>} 
cree estar aún en alta mar. l'ero cuando la 
nieve ha desaparecido, el limite se marca 
bastante y el mar uo es tan poco profundo 
como se supondría, á Juzgar por algunas 
noticias anticuadas, l-lu -.erano el hielo se 
deteriora aqui coulínuamente bajo la in- 
ñuencia del sol, y por eso el mar tiene ya 
á poca distancia de la playa una profundi- 



PK!. vsi \ ^ I I iiop\ 

liad de "j nielro^ que á un Kili'iuietro uvU 
' hacia el exterior aumenta hasta ¡i 10 y I 1 
melros. Por fuera de los priuuontorios (de- 
vados, el agua es regularmente navegable 
aunijue sean buques de muidlo calado y se 
na\egue cei'ca d" las rocas. 

I.os [)iieli|ii-; de los ts(diutsclico-i, se erigen 
comunmente solire id mismo reborde de |a 
playa (|ue separa la laguna •' d mar. has 
viviendas se cuinponiMi dt^ espaciosas tien- 
das de pifdes (|ue encierran un dormitorio 
paralelepipi'dico rodeado de pi(des de re- 
no bien curtidas y caloríferas y ipie :,(> 
' ilumina y caldea por medio de una ii va- 
rias lámi)aras de aceite. .\qui duerme la 
fimilia en ^verano y aquí ])ernianec(^ en 
invierno casi todo id día, Kn verano, pero 
I con m(M"..>s frecuencia en invierno, se ca- 
lienta adiMuás la tienda exteriíU" c(Ui lefia, 
á cuyo (decto se abre un agujero <mi la 
punta del tcídio. Sin embargo, el enijilear 
leña para calentar la tienda interior se coii- 
' sidera por los tschutsclicos como una prue- 
j ba de extrema necesidad (mi combusti- 
bles. 
: Mil todas partes tu\ irnos una buena aco- 
' gida y se nos ofrecía cuanto habia en las 
I tiendas, (¡ue á la sazón estal)an bien pro- 
\istas de vívei'cs. Mu una habitación se 
cocía carne de reno en un gran pu(diern 
de hierro fundido: en otro lugar, los indí- 
genas se ocupaban en cortar y limi)iar los 
I intestinos de dos renos acabados de matar. 
Kn una tercera tienda una mujer anciana 
sacaba el contenido verde, parecido á es- 
pinacas. d(d estijmago de los renos, guar- 
dándole en una bolsa de piel de foca, sin 
duda [lara que sirviera en invierno de ver- 
dura: Olí esta faena, la mano hacía las ve- 
ces de cuciiaron v los lirazos desnudos es- 
taban teñidos iiasta arriba, de esta espinaca 
jior cierto poco apetitosa que sin embar- 
: go. según el parecer de los colonos daneses 
1 de (iroenlandia, tiene un gusto bastante 
agradable. Otras bolsas de cuero llenas de 



^ 



I \ I-I 1 1 l.ll l\ 

ai't'itf luriiiuluiii lilii-^a lu liir;;u ilf l.is |>a- 
r»'(l('s (If la lidiila. 

Los ¡ii(liíí<MiiH nos ot'i'f'cii'riiii aceite pam 
comprarlo, asoniliráiiilose iiiiiclu» al \cr 
(|iic rechazamos osla oferta. Mu otras tien- 
(la> restos (lo locas medio despedazadas, 
eran e\ idcnti» señal de que la caza de estos 
animales fué alnindante en los últimos 
(lias, .hinto ¡'i una tienda se veían dos ca- 
Ijezas frescas de morsa con ;i'rundes \ lier- 



•i\\ 



da- y tan envueltas las teman, '[ue más 
que S(^re>í lininimis parecían pelotas de [)ie. 
los. Los [ladi'i's trntaliuii á sun hijos c(tn 
lienevniencia y liunc.i .se les pr(idi;:al)an 
insultos ni malas palabras Compré ¡i esta 
triliu ;rran numero de ohfetos domésticos 
y vestidos í|ne de-ii'r¡li¡re más adelante. 

l'ln la mañana del '.» de setiemltre intoii- 
tamos |)rosei,Miir nmvstro camino, pero la 
nielila nos ohlii;-i) |)roiilo ¡i liáramos cercu 



na aco- 

on las 
MI pro- 
:'iou se 
uchoro 
indi- 
liar los 
malar, 
anciana 
o á. es- 
jxuar- 



ía^^^M 




1 ii:Mi\ hi: iMiii iM ih.iis, 



iiiosos colmillos, l'ln vano inteiiti' comprar- 
las, mas al día siguiente nos ofrecieron los 
colmillos. Parece que los tschutschcos tie- 
nen una preocupación (|U0 les impide; v mi- 
d(>r las cabezas de los animales muertos. 
S(\i:'un anti;^'uas noticias, ¡¡rofesan á la 
calieza de la morsa una especio do ve- 
neración. 

Había una multitud do niños sanos y 
fuertes. En el interior de las tiendas los 
niños mayores iban casi desniulds: vi, como 
on el mismo oslado y descalzos sallan al 
aire libre y corrían en medio de las tiendas 
sobre ol suelo cubierto do escarcha. Tanto 
los hombres como las mujeres llevabau las 
criaturas pequeñas á caballo do sus ospal- 



de un ti'nipano de jiiejo di;l fundo, que so- 
i;Min vimos dosimos cuando la niebla se hu- 
i»o despejado, estaba encallado á poca dis- 
tancia de la tierra. La iirofundidad del 
ai^'ua era do 1 1 metros. Kn este paraje per- 
manecimos hasta la mañana del dia 10. La 
orilla se componía de un terraplén de are- 
na (I) (¡ue más arrilia del límite suiiorior 

(!) Cuino s(_' suplirle, 1,1 licri';\ e^lii ciiiiliiiuiuiiriilc 
IkíI.iiIii 11 [ioiM |iroriill(l¡iliiiI |p,ijo lii sil|iril¡c¡i', |icru cu 
iiiimuiiii |ini'iL< vi ImI riiiiiliio (lo (M|i;is de lii'iTii y de 
liielo. eru/.id.is de lilones de hielo, eoiiio IledeM.-lrnin 
dii'e li,i|iei'le en •oiitivido imi hi eo:,lii del iniir. ( "Oír//- 
II ki II Sidiíi", \inn. lüli. Tíil i-aiiiliio e>|ieciiildu ciipiis 
se eiieiii'iilrii prídiuljlemeiile solo en los sitios donde 
liis ¡nundiieiones de lo fi:'¡mavei'ii nn-iistnin poderosos 
depósitos dü cieno i|ue cebron ios leclios de hielo l'or- 
mados en invierno abrii-Miidoles durante miles de años 










í>. 






^ .vCU\^ 




IMAGE EVALUATION 
TEST TARGET (MT-3) 




LO íf i^ m 



i.i 



iU 12,2 



lU 



2.0 



1.8 





1.25 1.4 


1.6 




^ 6" _ 




► 




Photographic 

Sciences 
Corporation 



23 WEST MAIN STREET 

WEBSTER, N. Y. 14580 

(716) 872-4503 







/M ^^ 



^P-, 



^<. ^' 



yj 










« 



^! 






i ' i 



í : 



Ir 1 1 



) . 




2í'Á I iMi I n\am:iiai ion 

del Unjo oslalju culiicrlo de uiia ('sjk^s;! ;iI- 
Ibinl^i'íi (lo ¿¿[ramas, lo cuíéI (l<'iiuif's1r:i ([no 
el clima os on osla roi^ioii. ;'i |i(s;ir Ao su 
sitnaciuii príixima al jioln. hhicIki más l'a- 
voraItI(! al dosarrollo ilo la NOi^ctacinii ([iii» 
las partos más lavorociclas do la (•(i>1a ooslo 
del Spitzberg,'. luloriiáiidciso más á la ti<>- 
rra se voiu una cordillera o|o\ada ¡uro li- 
bro do nievo y más allá i\o la misma, s(> 
presentaban algunas cimas novadas d<> bas- 
tante altura. No haliia vciilisciuords. aun 
cuando croo pr()l)abIo la oxistoncia do po- 
quofios ^'laciaros (>n los valles (¡lu' cruzan 
las rocas del interior. Tampoco so velan 
moles de hielo movibles, ni on el interior 
de la cosía, ni á lo lari^'o do la jilaya. l'or 
eso es do suponer que (Mi el norte del Mar 
(ilacial d(> Siboria ai)onas habrá actualmen- 
te una tierra más cubierta do hielo (juo la 
trroenlandia. V.n al^-unos puntos de la cos- 
ta próxima al paraje donde estábamos an- 
clados, sobresalía la roca sólida, que forma- 
ba unas gradas verticales de 9 á \'2 nu'tros 
do altura, compuestas de talco, (1) cal más 
ó menos mezclada do sílice y escjuita silí- 
cea. Las capas, casi verticales, se dirigían 
de norte ú sur y no contenían potrilicacio- 
nes, y bajo el punto de vista goobgico es- 
tos arrociios olVocian por tanto jioca impor- 
tancia: on cambio cubríanles abundantes 
li(iuf.nes que servían de mucho al doctor 
Aluup ist para conocer la flora de liqúenes 

hasta entonces desconocida de esta región. 

I 
Nuestra cosecha en fanerógamas torres- I 

tres era poco importante á causa d(> lo 

avanzado de la estación, si bien tenía un 

gran interés ciontilico jiorque provenía do 



contra el dt'&liiulo. Miis ¡iddiinlf kiidii'' ocii.-ion do 
ocu|i¡ii'me olni ve/ du his cuosliuiios inloretiniitcs refi'- 

IX'tltCfi .'i Cflc ilSlllllO. 

(I) I.liiiniido liilllliit'n ^Sl|ui^lo Ijdcuso; os un;\ >us- 
liiiiciíi lerros^.i, I1(.'XÍ1)1l'. no i'I.ü-Iícíi y |irj;ii^o.-ii ni liiclo. 
Com|i(')iit'S(' do íilico, niii(.Mi('.siii, jit-dluxido do hioiin y 
de algunos restos do nlliúniiiKi y ¡ijjuii, y se Ij^dhi en lii 
nuciisiiuitu V en lus cupus culcíncns. 

uV. (/(■/ T) 



n' 

í::' 



i|:t. ASIA V .:lMir'A. 

una tierra única visitada hasta entonces 
por un botánico. Kn el mar el doctor Kjoll- 
man buscó en vano una alga. De las pri- 
meras clases animales solo se vieron nmrsas 
y algunas focas pero ningun mamífero 
terrestre. No obstante, parece que los lo- 
miiigos so los halla á voces on masas in- 
creililos. á juzgar ]ior las madrigueras y 
galerías de estos animales que cruzaban vi 
suelo on todas diroccio 'os. l'liitre las aves, 
la liecada nadadora conlinuaba siendo la 
especio más común y abundante sobretodo 
011 el mar donde reunida en bandadas do 
seis n sieb! individuos nadaba entre los pe- 
dazos de hielo on l)Usca de su alimento. 

No encontramos tiemlas on las cercanías 
del i)araje donde anclamos, pero en muchos 
silios do la orilla oran porcopliblos vesti- 
gios de antiguas tiendas, guijarros onno- 
rrecidos que hal)ian servido para consoli- 
dar las tiendas, objetos domésticos rotos y 
sobro todo restos de los huesos de locas, 
renos y nu)rsas. V.n cierto lugar descubrí- 
mos una multitud de cráneos de morsa 
colocado-: on circulo y que probablemente 
oran los restos de un feslin celebrado des- 
pués do una cacería feliz. Cerca do un si- 
tio cubierto en otro tiempo de tiendas, si- 
tuado á orillas de la desembocadura de un 
airoyo cuyas aguas no estaban consumidas 
aún por el calor n el frío, el doctor Stuxberg 
encontró algunos ])oqueños montones que 
contenían huesos carbonizados. La com- 
bustión había sido tan completa que el 
doctor Almqvist solo pudo clasincar uno 
de los fragmentos de huesos que se habían 
encontrado: era un diente hununio. Des- 
])uos de la combustión, los restos óseos y 
la ceniza se habían reunido en un foso cu- 
briéndolos primero con césped y después 
con pequeñas piedras planas. Según parece, 
pocos años hacía que el sitio fuera abando- 
nado y también lo con íi miaba el que las 
colecciones de huesos no eran antiguas. 
Sin embargo, debe precederse con tacto y 



# 



prudfiíicia al calcular en las rociones ;'ir1i- 
cas lu ciluil d(! un sitio (tcsuciipailo y aliaii- 
(lonadü por sus liabitaules, por cuaiilo al 
juzf,'ar las trasfoniiaciones que la suporlicic 
do la tierra sufro en el trascurso de los años, 
el naturalista fácilmente se equivoca por 
modelar los cálculos con la experiencia ad- 
quirida en las re^'iones meridionales. Lo 
])oco que ésta puede aplicarse al extremo 
norte se desprende la noticiado líink (I) 



apItiihix. 20.1 

parajes aliandunadns, sitos cerca del lu^ar 
doudí' cstiilianios anclados (M'an nuiclio más 
ant¡;,Mios de jo (jue podía suponerse á pri- 
mera \i-^la. Nose encontraltan acjui ;4:randos 
montones de desperdicios. 

Fué esta la ve/, jirimera que un huquo 
visitaba esta costa. Los indíp'nas conside- 
raban por eso nuestra lle^'ada, como un 
acontecimiento muy notable y parecía que 
la tama de la nnsma se jiiibia divnl,i,'ado 




'^- '^i^'^^y^^mm^^^ 



Si:( ( idN Tii.\Nsvi:iis.M. i!i: i \ si:i'i i.ciiii isiin tsiiko (2). 
(Inpin ih' til) ililiiijip 1 1 1* A. Si CMín;!.. 
(I. ricpi'iíito ili' iiiir^ii' (|iu'hiiiUi.^-, iiiiiv ('iirniiilii> pni' el tii'iiipn. Ii. C.i|.n ili' ir'-|i('il y innin< 



l'icilrn- 



de que en Groelandia es posilile distinguir 
los senderos cerca de las cliozas abandona- 
das hace si^^los por los colonos noruegos, 
observación que apenas me resignó á creer 
cuando yo mismo encontré en un caso pa- 
recido junto á uiui vivienda situada en el 
interior del fiordo helado de Puerto .lacobo 
en el noroeste de Groenlandia y que hacía 
siglos dejó de estar hal)itada. Aquí corrían 
desde las ruinas do la cata, en varias direc- 
ciones, unos senderos tan marcados cual si 
acabasen de formarse bajo las huellas hu- 
luanas. Es por tanto muy posible que los 



(I) H. Rinlí, «Gi'ocnlnndin (lopcriln pn los conccp- 
los googi'iilicoy estndislico» Copcnli.ipuo 1857. II,;!U, 

2; Dospucs de liesculirir que los tscliulcluos ox- 
poiirii liiml)¡cii sus difuntos en lii luiidrn, nos vinieron 
iludiis sobre si In rolecrion de huesos repre.senl;idn en 
nuestro grubiido ern en efecto un sepulcro. l';s posible 
i|up estos montones sólo fueron restos de bopiires que 
los Iscliutscbcos nlimcntiibnn con huesos irnfirepniídos 
(U' iiceilo y que más tiirdc eubriíin pnni protegerles do 
la influcncin ntmosfóricu. 

Tumo II. 



rá]iidamente. líecibimos numerosas visitas 
auiKitn} no había nini;'iina ti(Mula en las 
iinnediaciones; y yo me aprovechó de la 
ocasión, {lara comprar una multitud de 
utensilios característicos ;d género de vida 
de los tscluit écheos. Hacia ocho ailos que 
en el noroeste de (íroenlandia, recogí una 
multitud (]o oiíjeto-; <(et nográficos» y ahora 
me asombró la gran analogía que existe 
entre los efectos de uso doméstico qutí 
compró i'i los tsclmt.schcos y los que se en- 
cuentran en los antiguos sepulcros do los 
esquimales de Groenlandia. 

Mi comercio con los indígenas ofreció 
esta vez grandes dificnllades; pues me 
faltaba la primera condición para la marcha 
regular dt> una empresa mercantil, es 
decir, valores de fácil ¡iceptacion. Como 
durante los viajes en ISTÓ y 187G los ob- 
jetos pequeños que había llevado para el 
comercio de cambio con los indígenas, no 
me sirvieron de nada, pero sí el papel-mo- 

34 



í 



; ji 



' 1 i 



■^'•'< ( iiicixxAVrriAC.iox nsl, a-h y h oíip* 

iioila rii«o iiiii' iTM acojitiulo cdii avidc/. al 



r 



salir (!<' Snccia. cu i'l \>'i/'i S('il() iin' trají' 
tiinoro. jHM'd lili i:ii'i'('ai!ria«i jiara lal co- 
lucrcio. Sin ('iiiliar;:(i. el lüiicni iii)> «irvii» 
j)oc(i cu rl casii iirt'sciitc, Lus 1>clnit<clicn-i. 
aprecialiaii cu uicuiw uua unta <\i' "J."» ni- 
Mos. (juc el iiajicl alijirarrado cu (|uc iiía 
onvi'.clla uua pastilla de jaliou y una uiu- 
iicda de (iro (i ]>lata. tenia jiara clli»s uiás 
«'^tinia ijue l(iN Iidlcines de estaño (' latón. 
No olistautc. [ludc liacer t\i' luoilo (|uc me 
hirviera al;.'uiia <mic dirá iiicx.a de .M) ores, 
jicro sólo dos]iucs de lialicrla ai:'ujereaild y 
Irasforuiado asi cu uu arele. 

Las únicas uicrcaucias, (¡iw en ri^ror 
utilice uKis en el canitiio. eran taliacu y 
l'ipas de liari'd Imlandesas. J-lu cuanto al 
1 iliacd sdlo había recihido alirunas docenas 
dcuiaiiojos de la cariraijue SihiriakolVlialiia 
ijucrido iuii>ortar por el JiMiisei ;'i la Si- 
l"TÍa. ('duvcncidd de (¡ue aún cu otoño 
llegaría al l'acitico. distriliui uü pi'ovisiou 
de taliaco tau cspléudidauíeute. (jue prniito 
se apitij. poro pude satistacer las U(>cesi- 
dados do uiis aniiiros tschutsclicos durante 
alirunas seuiana<. K(Npcctd á (>ste medio 
do pa,i.'0, tuvo la suerte del malirastador 
cuando nuestro huquo fué Idoijueado jior 
>■[ hielo. Kn cauíhio. tiMiiauíos aloindancia 
di» pijias de liarrd holandesas: pdr casua- 
lidad las traj(\ punjuc dus cajas de ellas 
>luo deViicron importarse por la oxi)etlicidü 
lie IsTCi no lloiraron ú Tronisii sini'i después 
i!e la partida dol Ymcr. A la salida del 
V''i/ I l'oruiai'on juirtc de su carira y aunque 
eran dcniasiado fráyilcs para los duros 
deihis do los tschulschcos. prestahan hueujs 
servicios en los poipioños iioij:ocÍos do 
trueque y como rei;'alds de hionvouida á 
una ¡irán multitud de indiirenas reunidds 
al rodeddr did luique y á los niños, al olijeto 
de oldencr la lionc\olencia de sus padres. 
Roparti además uua multitud do monedas 
do {data con la imá;4'eu del rey Osear, á 
lia de dejar una í^uia ijue pudiera indicar 



los puntos ijue \ ¡sitamos en el caso do que 
nos sucedióse (Mialquiora dos;írac¡a. 

Por si jmedo sor útil ;'i los futuros via- 
i,'eros. diré (|ue las mercaiu'ias más busca- 
das son: ;.'ruesas airujas do coser y de 
zurcir, jiuclierds. cuchillos (d" protoroucia 
los ;rraudos). liachas. sierras, taladros y 
otras horran- ioutas. camisas do hilo y al- 
;roiloii de ¡irotorencia do colores aluirarra- 
dos y \ivos. perú tamhiou las Mancas), 
pañuelos, tabaco y azúcar. Además, debe 
añadirse el ai;nardíoiilo. quoos eu oxlromo 
solicitado por todas las tribus y por este 
medio de cambio reciproco y por tenor 
abundanto provisión en ol Vc¡f ', hul)iora 
podido, á no haber desistido en su empleo, 
obtener valiosos cambios. (\n\ esta nu)noda 
so Idirra cuanto so quiero, poro nodo todos, 
pues también aqui liay hombri's que no 
beben e| aiTuardionto. rechazando con des- 
lirecio el vaso (¡ue se les ofrezca. 

l'or lo uoniás, los Ischutschcos son co- 
nierciantoí astutos y calculadores, aco<- 
tumbrados á iruardar sus intereses. La 
profesión do barateros que ejercen los 
enseña á ser cautos, pues se relacionan y 
son el a;rcnto comercial entre América y 
Siberia. Muchas pioles do castor que se 
venden en (>1 morcado do Irbit proceden 
de animales co<.'¡dos en América y han 
jiasado de mano en mano entre los salvajes 
americanos y los sibéricos, antes do llegar 
por fin á los almacenos del comerciante 
ru-^o. Para oslo trálico entre los puebbts 
polares del A-ia y de América, se celebra 
una especie de feria en una isla del estreclm 
do Behring. En esta plaza comercial do la 
América polar, una piel de castor costaba 
no hace muchos años el valor de una hoja 
do tabaco (1). L'u tschutschco me ofreció 
una magnitica piel de zorro negro por un 



ca 



( ti 



il< C Ton Dillmar, ■Bolelin liislórieo-filológico 
do lii .Acíidetnia Je San Peler¿ljurgo. ■ I8,")<i, XIII, |iii- 
"inn l:!0. 



aso dfi qiii' 

'ill. 

ituros via- 
uás husca- 
■oser y di' 
protVi'iMicia 
taladros! y 
hiUi y al- 
s alii^'arra- 
s Mancas), 
t'iiiiis. dclic 
(«11 cxtroini) 
y por osto 
jKir tenor 
i] ', liuhiora 
su omploo. 
sta moneda 
nodo lodos, 
res (pie no 
,do eon des- 
a. 

ICOS son eo- 
lores, aeos- 
itereses. La 
ejercen le^^ 
lacionan y 
Anu''r¡ca y 
lor que SI' 
1 proceden 
ica V han 
los salvajes 
s de lU\ij:ar 
ouiercianli' 
os pueblo-; 
se celelira 
del estreclin 
lercial de la 
stor costal la 
do una hoja 
o me otVeciii 
e¿j:ro por un 



'ii'ieo-tilológii'D 
ISMÍ, Mil, [Ki- 



(•( 



< AI'lTll 

puchero de hierro. |)esj.¡;raciadaniente no : 
encontré nini^nno del (|ue pudiera dosha- ' 
(orme. Cuando los rusos lli'i;';irou por pri- 
mera vez á l'amtsehatka nliln\ii'nin oidin ¡ 
pioles y\\^ armiño pur una na\aja y dic/ y ' 
ocho por un .hacha, mas a pesar Ay oso, 
los ¡ndipMUís so linrlalian do los ert'dulos 
oxtranp'ros á (luienos 1;in iVicilmonte en- I 
irañahan. Ui.'on que cuantío Ins ru-os so 
lijaron en .lakutsk. un puchero so piii.'alii 
m tantas pieles de ¡iriniño oonjo oaliian en 
ol mismo (1). 

Kn la noelie del !• de setiemhre. la su- 
porlicie del mar so culirio do una ¡LTruesa 
capa de hielo roción formado, (¡no sin em- 
liariro. en las cercanias del huíjue. i'iio rola 
I tra ve/ por los témpanos do hielo llotanlo. 
listos parecían hahorso dispcr.sado al;^\in 
tanto. Al principio, fm' necesario efectuar 
un roileo hacia el oeste, con ol lia de evitar 
\\\\ camito do hielo tlotanto: pero tamhion 
cu esta dirección, el camino se obstruyo 
]ironto ¡lor una faja di' hielo viejo, reunido 
por la helada de la noche oii una masa tan 
compacta que se necositariui al^mnas horas 
lie trabajo para abrir con hachas y :,'anchús 
un canal que nos permitiera el paso. Al 
otro lado de esta faja de hielo, el airiia es- 
taba bastante despojada, poro en cambio la 
niebla se hacia tan densa, que para no en- 
callar fué del todo indispensablí» abordar 
de nuevo un témpano de hielo situatlo más 
adentro, pero más al oeste (jue el paraje 
de donde acabái)amos de levar anclas. Kn 
la noclie del 10. se observó un violento mo- 
vimiento en el liielo. Por fortuna, la at- 
mósfera se despejí) al amanecer, de modo 
ipie pudimos continuar nuestra marcluí 
entre unos témpanos de liielo bastante dis- ' 
persados, hasta que. al cerrar la noche, 
abordamos otra vez un campo de hielo. , 



<\\ Krtischeninnikow, «Historin y dosci'ipcion dul 
i'.MinlscliiUk;i. . Anii-loidiim ITTo, H. íCi; .\. Ermun. 
'Vuellii a la tiorro. 1.' piíilc. II. img. ¿.V). 



.\1 día si;,'uionte. Vi ^V selionibre.cuaiulo 
hubimos salvado liastaiito distancia más 
all;i do IrUaipij n sea dtd ('abo \iirti'. en- 
contramos un liielii tan compacto ijiie no 
había r ,)sibiliilad en s,.i,Mi¡r axan/.andn; 
tu\iiuos(juc voUor y sido á duras jieiias 
io:,'ramos abrirnos paso hacia tierra entre 
las compactas masas do hido tlotanto. 
.\qui el buquo se auiarrn dentro A^ un 
campo de hielo do IoUiIm. encalladn cerca 
líe la saliente más ^optentriniial de .Irkaipij. 
hasta que una corriente violenta prniluciila 
por ol tlujo, arrastrii u'randes témpanos de- 
lanío del paraje en que el barcn e-taba 
amarrado. ( 'ambiamos, por tanto, de sitid 
y anclamns en una |ici|iiena ensenada 
abiei'ta al norte y fonnada por ilns caiios 
que SI' alari;'aliaii niai' adentro. llesi^nMcia- 
dameiite nos lui'- fnrzoso permanecer aijui 
hasta el is de setiemliro. para esjierar 
Uiejiires condiciones del hielo. Mste i'etardo 
in\ oluntario debe considerarse cumo la 
causa mis inmediata A<^ nne<lra invernada. 

.Irkaipij es la punta más seplenti'ional do 
la [tarto del .\sia que Cookvin en 177.S, 
l'or esd se llaiui'i ("abo Norte, nombro ad- 
mitido en la mayor parte de los mapas, 
aunque por tal denominación ha sido ori- 
¿.-•on do errores, porque en casi todas las 
tierras so encuentran cabos del mismo nom- 
bro. Ksto es además inexacto, [lorque ol {iro- 
luontorio no tbrma la saliente más septen- 
triiiual ni do la Siberia. ni do c\iali|uier 
parte importante did jtaís. \\\ promontorio 
más se[itontrional del continonto do Siberia 
os el Cabo 'rscholjuskin. el más septentrio- 
nal de la tierra situada al esto del Lena 
Swjatoinos. y el más siqitoiitrional Ai^ la 
costa este do la bahia de Tschaun. el Cabo 
Scd\elae;skoj etc. Y\ nombre de Cabo Norte 
debiera, pues, cambiarse por tanto por su 
primitivo de .Irkaipij, bien conocido de to- 
dos los indií^enas que moran de-do la bahia 
de Tschaun al estrecho de Behrinir. 

Kn el istmo que reúne .Irkaipij con el 



' ' 



',.11 ; 



"i 



2<'.S 



r\w iNNA\i:<i\i iii\ pi:i. ♦'>i\ v Kt i%i>r*. 



coiitinoiito s(> )i;ill:ili;i (niUiíiln iio-Jotro-* \ i- 
sitaiiio>! i'sta rciridii un i»ui'li|i» riim|iiit'«iti) 
(le l<i 1i(Miila<. A'|MÍ viiiio> taiiiliii'ii ruina-!, 
os (If'cir lo-i rcslos di' una niultitinl ili' co- 
laros atitiiruo? (luc iKM'tiMif'i'ii'rnii al |iu''li!n 
lie lo-i iiiHiuiliiuc-! ( 1 ). o\ cual lialiia \ i\ ¡iln 
ni (iti'u lii'üiiiii (>u ('-^tas ri'irioin's. síimhIo 
cxpulsailu-; ili' ellas, hacia alijuiios si:,'|(is. 
j>iir Ids t-icliut-iclifiK. rcfuiriáudii-c. sciruii 
la Iradicioii cuoiila. a alirunas ¡sjas situa- 



I.i)-! iiiontniíf's (lo desperdicios quo so lialla- 
liaii on el paraje cnuteiiian huesos de va- 
rias especii's (|« haleni)pteros, outre ellits 
laiul'icu Ids de delliues hlaiicos, asi coMín 

de focas. liiorsas. renos, osos, perros, zor- 
ros y varias especies de aves. Además de 
lalos despojos d»? caza doscuhriiuns utensi- 
lios de piedra y hueso, outro olios hacha-; 
de iruerra. lijas aún en sus manidos do ina- 
ih'ra n hues(». i|ue hacia '¿hO años dcscun- 




liiKAiri I. 



das ii niayoi- distancia en el Mar Pnlai'. l'll 
doctor Alnii[vis1 y el teniente Noril(|VÍ<1 
practicaron (>\cavacioiies en estas ruina-; 
ant¡,i,nias para rccojer olijcto-: (|n(> pudieran 
contriliuir al conni-imiciito t\o, este pnehln 
filiiiloso. La-< ca^as parecían lahricadas en 
su parte sui»erior de barbas de ballena y 
abiertas en el suelo cou su mitad interior. 



(I) An/í (/(' siíiiiliiM 011 el loiiiíU'iji' lio lo.-. l.si'liul.->- 
clioos "li<iliili>iilo.s lU; i'íiaiis» y so us.i actuiílmi-'iiti! para 
ik'siniiar liin Isi'liul.si'lii'Oi i|uo vivoii oii la costa. Una 
palabivi pai'ooi'hi, onhilon.tc omplcaiía autos oi uno, ?i>;- 



saban en la tierra. Hasta las correas con las 
ipie el hacha estaba sujeta on el inan,i,'o 
aiin se conservaban. Los dientes do mor- 
sa (I) habían ofrecido á los hal)itaiitos an- 
tiiTiios al iirual que á los tschutschcos, un 



(!) l'ari'i'o (|up la morsa os aotiialitionic liaslaiiti' 
rara on o! mar siluailo al iiorlo do! osti'oolio lio Holi- 
riii.L'; ptro <'s do niipoiii-r i|uo on otro tiumpo se oiicnii 
tralla aciui on firaii núrnorü haoioiiilo do ai|Uolln rCf;ioii 
nn vordadoro paraíso para lodo puolilo de cazadoros. 
Miontras quo durante nuestra larjía estancia sólo on- 
eontramos pooas morsas. Cook vio on 1778 enormo- 



masas. 011 



la di 



ion d 



o su toroor v¡a¡e seoncuonlr.i 



ilioalivo lie la triliu do o .i|ii¡ir 



costa il'l Mar Cii.iL'ial. í-u.iiidn Li i'iiiif;raclon do ki^' lii 
l>Us tncliUtM.hcas invadió osto tonitoiio. 



ijUí- liahllnlia la | jii intorosanlo ^'rahado roprosoiitando morsas > Viajo 



Paoilioooto.'í Tomo III (publicado por Jucobo Kin^ 
Londres 1781. pág. 259, lablu 52. 



rAi'lTfto i\. 



2fiO 



10 sp halln- 

¡ns (le va- 
Milrt' ('lli)s 
, ihí CltlIlO 

M'i'n-;, /(tr- 
\(|iMii;is (|i> 
os iiliMisi- 
os hachas 
JOS do iiia- 
3s dcscan- 



luaforiiil (jUt' on iniichos casoí podia sorvip 
Clin más ventaja <iMt> el silc\ para la lahri- 
cai'ion de pniilas de lanza, tl>'('ha«i. aii/.iii'- 
h)s, haclias para taladrar d hicli». etc. V,\i 
las c\ca\acinncs se encontraron multitud 
de dientes de morsa mas i» menos laliradus. 
Tamliieii las harltas de ballena t'iieron em- 
pleadas en <,'ran escala, pero no desciiliri- 
mos grandes pedazos do colmillos de ma- 
mut, circuiistauoia (juo indica inie el piieMn 



cia-i con descondaiiza. Va anciano vino 
cual iMsualiii'Mite (h'sdi» e| int<'ri'ir del país 
al sitio en une trahajaiuns y permaneció 
aliTun rato, durante el cual miral>a nuon- 
tro-i Iraltajos ciui indir''reiicia aparenti\ 
hasta convencerse de i|U" por seucille/, o 
piir cuali|n¡er otra ra/.o-i incomprensilde 
pira i'l, evitfilt lUjos to'ir las l)ode;^'as de 
i^'rasa, IiusimihIi» en camltio pedazos viejos 
di' liuesus y [Úedras. 



as con las 
el maniro 
de nior- 
mtes án- 
cheos, un 



itC llllsliinlr 

i-ho (io ücli- 
|>u so OIICOIl- 

ui'Un re^iioii 
! n(i/.nd(ir('>. 
ciii siWo rii- 
S cnorní''- 
iconcueiiliM 
r.-as, •• Viiíji.' 
icobo Kiii:;;. 




Hksms ih: i\\ ■ \s\ i'i: i'i~> hnmim'ink^. 

II. Vi-l'i- 'I.M l.il .. h. Vi-l .- il.' .inilM. 

r,..piii il 1 •liliiij'i ilt' O. N'iiiiivMvi . 



110 t.Miia relación con las ro^'ionos del oeste 
en la ([uo tanto al)uudaii los restos de ma- 
mut (1). l']n muchos punios los tschuts- 
chcos se sirvieron de las anti;,'nas liahita- 
ciones (le los on(|uilones como almacenes 
de grasa y oii otros sitios habían practicado 
excavaciones en los montones de dospordi- 
cios al objeto do buscar colmillos do morsa. 
Los tschutschcos miraban nuestras dili;,^en- 

(1) líl mayor número do colmillos do mnmul so cii- 
i'utiiliM oii los IciTiloi'ios é isliis silu.idos entro ol (".li;i- 
laiij.',! y lii liiiliiii do Tsoliiiuii. Ai|ui l'allii In moi'Sii. Los 
iiiilijiciiiis del iiorlo do Silioi'iu eiisal/.iiii jior eso lii sii- 
l'idiii'ia di'l ( j-oiidor i|ue Imi'o vivir ln morsii oii Ins re- 
giónos donde |'iilt;i el niiimut y que liii pi'odijjiiilo ol 
m.irtil do mnmul en lis oosl.is donde la morsa no se 
eiieut'iilra. V. A. Ki'ni.in, "VuoUu al rededor de la 
Ticnvi, 1.' parle. II. 'ifii. 



li,'ualiiiente en la alttUM de .Irkaipij en- 
tre los moatoues de piedra, encontramos 
restos de antiu'uas viviendas {|U0 ({uizi'i.s 
habían servido de último rerui,'io á los on- 
(luilones. Kn varios puntos lie las i»eiulien- 
los de la montaña veíanse grandes coltu-cio- 
nes de huesos, cuiiipuestas ya de una mul- 
titud (en un sitio hasta ÓO) do cráneos de 
oso cubiertos d" liiiuenes. colo.'ados circu- 
lariiiMite con el ho ñi-o vuelto hacia el cen- 
tro: ya de cr.uieos de reno, oso blanco (1) 
V morsa alternando en un círculo mi'nos 



'li Rntre los eráinvm di> oso i'oeo^idos ai|uí, ol le- 
iiiente N'(n|i|visl oiicontró ilespuos de iiuosli'.i vuella 
el de un le.iii in irino oturin Slvlli'ri-. Kn lodo eiiso. 
no ni' siilii; si ol animal se jialiia cocido en lu rej;ion ó 
si el cr.inoo so lialna Iruido tu ella desde CumUcliatka. 



270 



riliCCNNAVIi. t< ION KKL AM\ Y I I lliil'A 



m 



rc'^Mlhir. i'ii ciiyn rciifrn ^^ li>\;iiitali;i un 
llliiiitiiii i|(> ¡istiH di' ri'iit». Aili'Ill.is (le ('sl¡i«i, 
ciicuiitruiiKis lili liiicso rrniit;il imi iVa;;- 
IIK'ütos ilfl ¡iwlii il,. lili alce, Al hhld df Itis 
otros restos oscfis ||¡iliia un siiiiiiiiiici'o do 
toiiiporalos di' focas casi todos frescos y lio 
('uliÍ»'rto> do li(|ii(Mics. MiiiiiiTo fallaliaii de 
las focas casi por coiii|i|clo los demás Ime- 
sos. lo (|iie dcuuiestra ipie ;i(|iie!l(K leiii|io- 



«S(<;run saltemos, la costil iiüiritima de la 
(MisiMiaila de Aiiadyr, so halla liultitada por 
lili |Uieli|o (|iie se disliii;,'iie de los tsclillts- 
cllf'os («seiii'ia|iiieiite por la estructura del 
cuerpo. <d traje y e| leii;,'uaje y que se lla- 
ma oti/.il'iii, l'is iiiiriii'is, V.n lii (loscrip- 
cioii del \i;ije del capitán liilliii^ por la 
tierra de los tscliiitschcos, este deuiuestra 
la alinidad prn\iina del leiiLTuaje de tal 




r ii;n-- 1 |i 



I Ni iiN IIIM'CS |;N i \~ MllN X-- 



'I 1 N \ I S'-X |i|: iiN'.illl iiMS. 



1 Clin i'l '!.• |>¡' .Ir.i I iiiiiHK" •!'■ 1^" ; ' ■ I""" .iliiiíil.— .' y 4 Naxiijn-. ,li' r.-oiniCi: ',—■'> " l'iii'li- !■■ I.ii i ■!.■ CMiiiila; I , 

'■• l'uhlii ili' luí\/i\ lie liii('.«ci; '/i—*' liiiilicirii ilr lim-ii; I ¡ 



rales no eran los restos de cráiioos do focas 
(lolerioriidns j)or c] lieuipo, sini» que hacia 
poro ([ue por una n otra ra/.on se les hahia 
amoiitoiíailu en este lu^ar. No encontramos 
eu los alrededores niiiLTUii resto do esque- 
letos humanos. \ no dudar, estos parajes 
eran lupires de sacrillcio. que dií un pue- 
blo se hahia trasuiitido ú otro por una es- 
pecie de herencia tradicional. 

"\\'ran;,a'l reliere lo siguiente sohre el 
puehlo que en otro lieuipo habitaba esta 



j)ueblo costanero con el de los aleutos de 
Kadjak, cuyo orii;eii primitivo es el mis- 
mo de los ¿j^roenlaiideses. Se-,'uu cuenta hi 
tradición hará coino doscientos años (|ne 
aquellos onquilones ocupaban toda la costa 
Ischutschca desde el CaboSchelagskoj hasta 
el estrecho do Behring,'; y en efecto, actual- 
mente descubrimos en toda esta distancia 
los restos de sus chozas subterráneas que 
debon haber sido muy diferentes do las ha- 
bitaciones actuales de los tschutschcos; tie- 
nen la forma de pe(|ueñas calinas, una mi- 



iiiiii iti> la 
litada |iiir 
•< Isclnits- 
ctiira (Id 
|iit' se lla- 
i (los(:ri|t- 
ii; por la 
It'imit'slra 
iji^ do tul 



■|MÍ(ii; I ) 



It'ulos di' 

el mis- 
•ufuta la 
años (¡iKí 
a la costa 
koj hasta 
o, aclual- 
distancia 
moas (luc 
tío las ba- 
íleos; tie- 

una mi- 



( Al'ill 

lad ps siilitorráiioa y id torlio o<\i\ formadn 
do r(i<4t¡||;i>! di> lialli'iia i ul)í<'rta>4 ili> una 
;;ruosa capa iji' tierra. I na df-iavoiioncia 
vioh'iita oiitro KrlirluiJ. jcl'i' priii<'ip;i! df 
estos (>s(|uiiiialos iKirtc-asiálicns y un - / - 
>•</»* ó Jid'e de trilm de lii^i tselinlsc lieos de 
roiios se lle\() al terreno de |(H liec|io>; , 
Kr!t"lioj sdeiiniliift viéndo'^e ()li|i;_M<l(i á eni- 
lireiuior la ru;;a y á eiiii;;rar nm su pueliln; 
desdo ontoni'os toda la costa (luediMlesicrla 
y despdlilada. I.os lialiitantes de la aldea de 
.Irkaipij donde, se;,'un <lieen. I\r;H'lioj se 
detuvo, relatan lo sÍM;iii(.nte ri'specto á la 
eiiii^Tucion de los (in(|uilones: su Jele liaMa 
muerto un erritu de los tscliutsclicos. por 
cuya razón el hijo del difunto ' > perse¡j:uia 
con atan; por al;.'un tiempo su]io evitar la 
persocuciou hasta que crey('» halier encon- 
trado uii rol"u;,'ioso;,'uro en la roca del ( 'alio 
Norte, donde se atrincherii detrás de una 
muralla natural (|ue!iúnse conserva. l*er<i 
e! jiiven errini de los tseliutschcos. deseoso 
de veni,'ar la muerte de su padre, encuen- 
tra medio de acercarse al cam[tainento y 
mata el hijo de Kriudioj. Aun cuando, se- 
u:\\u las |ev<'s estaldecidas la ven;i'anza es- 
taha en ri^^or satisjeclia, KríiclioJ. temiendo 
mfts persecuciones de parte de su enemii,'o. 
aprovecha la oscuridad de la noche para 
descolorarse .-'i favor de una correa desde la 
altura de su rid'uo'io. emliarcáudose <mi un 
hoto que le apuirda al pié de la roca y para 
eiii;añar á su pprse;,'uidor. s(> diriu'e pri- 
mero al este: pero á la noche sioniionte cam- 
liia (d runiho hacia el oeste, lleuda á la isla 
de Scdialaurow y seatrin<diera en unacho/a 
suliterr;'inea cuyas ruinas hemos visitado. 
Aqui poco á poco se le reunieriui todos sus 
ami''os V con olios huv(i en ITi haidaros 
(liarcos de jiielos) ¡i la tierra cuyas nu)uta- 
ñas, al decir do los tseliutschcos. pue- 
den verse en tiempo despejado. Al si- 
iTuionte invierno otro tsclnitschco, pariente 
de Kráchqj , desapareció con .su familia 
y sus renos, y se supone que tamliion 



.. i\. 2:1 

eiui:.'ri't á la tierra de ni;is allá del mar. 
".\qui puedo iiiterealar otra tradición 
que los hahitantes de la is|a de Kojiuts- 
eliiii nos rejiriei'ni), re pi'cto á esta tii'rra 
prolilemática. 1 11 anciano me contó ipie en 
vida de su aluielu, un harcocon seis lioin- 
hres y una mujer -e hahia atrev ido cierta 
vez á •^alir demasiado mar adentro; des- 
pués de ser\ ir por iiiiudio tiempo de ju;:ue- 
le ;i |os\ientos. (>| hai'cn encallo en una 
costa desconoeida euyiis lialdtantes pare- 
cii'ron. a los mismos tsidiiitsidicos, salvajes 
y emIirutecidiK. Todos los náufra;íos fue- 
ron a>e<iii;id(N eseepto la mujer á la (|ne 
se tratí'i con henesolencia conduciéndola 
por teilo el pais para enseñarla á los indi- 
:;'euas como lina co-a i'ara y extraña. I >e 
tal nioc!o ||ei:ii por liii á la tierra de |ns 
li'iiri/tinhis. piielilo qiii> hahitalia la costil 
americana d<d estreidio de Hehrini; y don- 
de supo procurarse los medios de huir do 
sus perse^'uidores. j-lsta mujer coiitii á sus 
compatriotas mucho de sus viajes y aven- 
turas y entre otras co-;as alirniét halier es- 
tallo en una e\teii<a tierra, situada al norte 
de la isla de Kidiulschin y que e\tendi('n- 
do-<e nuudio hacia el oeste se comuiiicaha 
proliahlemenle con la America. ,\l decirde 
la mujer haliitahan la tierra varios pue- 
Mos; los d(d oestt! se aseniejiihaii en todo á 
los tsídiutschcos mientras (¡ne los del este 
eran tan salvajes y emhrulecidos (|ue ape- 
nas nierecian (d iiomlire de seres humanos. 
Toda la narración contiene tantas aveniu- 
ras invíM'osimiles. añadidas soo'un la cos- 
lumhre did pais, tanto por la rfd'erida mu- 
jer como por la tradición posterior (|ue 
apenas nioreciora nuestra atención, si no 
fuera notahhí por la coincidencia con la 
historia de Kr;ichoj.^> ( 1 ) 

Cuando \\'ranpd oscrihia esto, no creyc) 
en la existencia de la tierra señalada en su 
mapa, ;'i los 177" lonir. e. v 71" lat. n. v 



il) WiNingcl, .•Viiije-, H.M-liii is:!'.i, ||. |m^'. ¿20. 



■I" 



í t 



lííl 



2T2 <.lii(:i'NN*v»-iUi:lnN 

t{\w íloMíMihicrla iin'iM liinli» |ii»r ••! iii;.'It''>» ¡ 
Kt'llf'ft, n'ciliiti el iinmln'i' di' \\ r!iii;:i'l. Ii¡i- 
»'i(''iiiliis(> (|(> OH\r iiiiiili) mtiIikI la iViisc prn- 
vcrlii.il ili' 'ylniHs ii non /in'-ti>lii" (I). Iltiy ' 
ilia ^iilii'iuoM (|Ui' la ticrru iiitMiciniiaila rn la 
tra)li('¡i)ii existe (>r(>ctivaiii)'ii1<> ,v uuU de mi 
Ih'cIhi lialila ni pm del aserta de <|lie se e\- 
lieiida liiista el are|ii|iii'la;;'ii de la i'o-ttu 
se|ili'tiliiiiiial de Aiiieriea. I.u referida lili- I 
t'i'aeiiiii de la liiujer leliutselica, delieria 
servir de indieio para Ids Niajes fiidiritsá 
la desc'Uitierta en el mar sifiiado al nnrte 
del estreeliu de Melirili;;: V inriliar lili laetur 
iiiiportaiile para jii/;,'ar la suerte de ijiie 
riir> vietiina la expedíeíou anierieaiía de la 
JiKini a (W). soiire la cual iiiieiilras estoy 
escril)ie!id() ««sto eareeeiiHw aún de ttida 
iKilieia. 

Kiitaldároiise pronto relaciones amisto- 
sas entre nosotros y los lialiilantes del piie- 
Iilo actual de tscliutsclicos c(>rca de .IrLaipiJ. 
Al principio creimo-i i|iie un liomlire al;;n 
;^'rueso. Iiieu l'oriiiado. alto y liermoso, lla- 
mado Tscliepurin era el Jefe de la aldra. y 
jior eso le ofrecimos varios festines en el 
eomi'dor ile los oliciales, donde |iara iiicjor 
consolidar nuestra amistad la ase^^uramos 
i;oii pe([ueños re^jalos. Tscliepurin encoii- 
Iralia sin duda las cortesías y l(js adornos 
iuuy de su ;,'ustü y á consecuencia de los 
ne;,'ocios de tnie(|ue linclios con nosotros y 
los re^'ulus, le era posilile satisfacer eiitoii- \ 



(1) "I,u/ por no luriri; í|uii'ri' iii<lii';ii'i|U(' cuíiIiiiim'I' 
fosii no [iii'ri'cu el iiombio ó ol ( ii'ilicalivo i|iii' Ih'Vii. 

'.V. ,/,./ V.) 

(•ii Sit:iiii un li'jiii.ijn en los ((Folletos ^'cojíríilieng 
iik'iniiiics •. N. TiV, el ciiiiiliin K. Diillm.inn ini t>olo lui- 
liiii vi.slo vil i'li ISl'ii; la liciTii fio \ViMn;.'cl. síik'i i|Uc! 
Iiiinliicu (li'.-i'injiiircíi en clin, (iorno (ÜcIjo iMpilan lia 
sostLMiiilo 011 Ion iiltinios liños i'clacioncs lia.-tanlL' In- 
(imas con una rnulllluii do fíi'ó^Titros, lialiic'niiosi? pu- 
bliciido nolii'iiis suyiis en |MM'¡odirüs f;coí.'rálicos, paro- 
ce cxli'año (juo sólo iiliora liiiya ¡icnmido on doscriliir 
fsto iinportíinlf! viajo l'.n todo onso, la noliriii do Dall- 
iiiiinti do i|uo un la licrní do Wraiv'ol y on la rosta 
dol Mar (ilacial so (Micuonlraii liuoyos alinizi'loi'os su 
liiiid I K'M un orroi'; sin duda cunl'undo estos unimulcs 
con ol reno. 



DRI. ANIA V Kt'n<lp« 

eos Nii iiieliiiticiotí á oslentiip sus rii|Uozas, 
de un modo como tiuiiea se le lialiria ocu- 
rrido i'ii sus sueños m.is felices, ( 'uatlilo 
durante los últimos dias \isito el IV7//, lle- 
Nalia por encima del pask una camisa en- 
carnada lie lana eii cuyo luirile inferior lu- 
cia una pie/a de die/. ores perforada. Sin 
eiiiliar^ío, diclio sea di' paso, ya á nuestra 
lle;,'ada ilia mejor \estido i|ue sus paisanos, 
su tienda era mas espaciosa y provista de 
dos camas para sus dos mujeres. ,\pesardi) 
e-o descultrinios jiroiito (|ui' nos lialiiamos 
ei|iiivocado al suspecliar (|un como toda co- 
munidad social, lamltieii oslu leudria un 
jefe, y este fuero aijuel á (|uieii ;,'ratuila- 
iiieiite lialiiamos considerado como á tal. 
pero no; ai|UÍ lo mismo como en lodos los 
|iiieliIos de los tscliutsclicos (|Ue más tarde 
\isitamos, reinalia unaaiian|uia coiiiplola. 
No olislanle. la nías perfecta armón;, t 
domiiialia en la peiiuefia cidonia, aún 
cuando no tuviera jefe. Ilaliia una multi- 
tud de niños sanos y fuertes á los cuales 
los indi;,'enas profesaliau <,'raii cariño, y 
una palalira alecluosa diri^'ida ti los pe(|ui'- 
Ños era siiilcienle para procurarnos una 
Idiena acogida en la tienda. A las mujeres 
se las tratalia como á i^'uales do los lioiii- 
liri's. (|uieiies consullalian con a(|Uellas 
cuando dehia verilicarse un trueque de im- 
portancia; muchas veces éste sólo se lle\¡i- 
Iki á calió cuando la luiena \ oluntad de la 
consejera estaba cautivada por un i)añue|i) 
alii^;'arrado. Asi mismo los in(li;,'eiias en- 
tre^^alian á las mujeres al punto los olijelos 
comprados, l'no de los niños tenia un co- 
llar de perlas con una moneda china pro- 
vista nn su centro de un a^'ujero cuadrado; 
otro llevaha una i)ieza de céntimo ameri- 
cana. Nadie liahlalia una palabra rusa, pero 
tamhien a(|ui un ji'iven saliia contar en iii- 
;^'lés hasta die/jConociéndoso el si^^nilicati- 
vo de la palabra slii¡) (bu(juo). En todas 
las tiendas se a eian estómagos do reno con 
su contenido ó sacos con otrcs alimentos 



í !! 



Irciio con 



I \I'IM 



\i't»»'í;i|r<<. N'íiriilM VíM'i's liiM illdip'lliix 110^ 
urr**<-ii>riiii I iiiim (-iitii|M>ii-'iiri<ili ilc los pnlu- 
/M'i il*- ii/lir¡ir II )l*'l t;il>;iri> i|U«> <listl'il>UllllMs 
iiiKix tiilM'nMilits s<>('i)M y iin'\i^Mil<is, ili' un 
tiiinuriii iil;.'ii lilii^nr ilcl (li> liis itM'lliiliiis. y 
i|i- un ^iistiM>M|nisitit. |i!ir)'ri<lii al ilf iiii)>- 

I (•-( rp'scsH. I ti:i Inca c(i;.'iila cmi nd ciilrc 

I I liii>|ii ijiiraiiti' nuestra rstancia, luc ilcs- 
luarti/atla pnr las uiuji-rcs cu l.i liñuda 
l!u >>slu iicasjiiii fstux icnm nulciidas i|i> una 
niultilml de niños á los i|U(> una n idnnc/, 
|i -ilcjaron con al;,'una>< lajas di' carnt- fii- 
sin^Tcntada. \.',i>< JiAcni'» cjcrutamn l.i 
«IcHcuarti/iicion mu iininrr, niosiiauíliKi' 
iil;.'o coipH'las cini sus lirazo>< y i'oslro ijc- 
hos de san;.'!'!'. 

La ruca |»rrdoni¡uautr en la ii':,inu con- 
siste |irinei|ialniente et y:aliio ( I ] (pi" Ir - 



I" i\. 27:1 

situación del hiido d(> lu i|UP orí |MHÍ)i|e al 
vei'ilicaí' iin recotiiH-iniiento i>n lancha. 
I l'ectue una e\eur«ioii a una montana si- 
tinidu c(>rca á ilonde ••stáliauíiH un(diidns, 
cuya altura era. ^e;.'un la inedieinn enu el 
lianMuelro. de uno |"j'.» in«'tros. |,os ischuts- 
clieos la llanialian llaniinon;.' < iniinaiiL;. 
hesdeai|Ui se tima una \ista luuy dilatada 

•olii 1 ni ir i|ue s(> preseiitalta euliierlo de 

coiii|iaclas iuasa<i de hielu tlotante, y tan 
>ii|o. ••erca de la costa veíale un eanal ile 
a;,Mia lilire, iiit''rniiii|iidM en unndios |iuii- 
ti><>, de un unido |ieli:;rii'io. de lajas lie|ada'<. 
1,1 piii |)|iili'iuíca (le la eiiul la montaña 
-e coini Miia. estalla casi cu lodiis parles 
ar'ii lada por la ac<Mo:i d>d t'rio en peda/o-i 
aii;,'ulosns. (|(. iiKido (|iii> sil siiperlicie pare- 
cía trasiorniada en un eiiornie montón de 



ia el interi<ii' de la licria lorina \aria: i piedras. Mu td ladu expuesto al \iento|e>< 



montañas aisladas ne;;i'as, en lornia de me 



•iiiiria una costra de |i¡>do trasparente y vi- 



ñeta y de una altura de liiii nietros ¡i Ion. I trea. <|ue s.- .i" prendía tacilmente. pur lo 
iiitre las cuales se esticnde una üannra eiial era uiny penosa la aseen-ion. Aiilerior- 
ciilderla de jjnimas pero desproJ-la de i iiniitc lialda oliíervado la roriiiaciou de tal 
ÍMisijucs. Ksla tiene por liase piiili,ili|euicii- costra de |iie|o en las einias de las mónta- 
le linas capas sedinieiilaiias; pues en la ] ñas imis septeiitiiuiiales del Spitzlier;; ( I). 
|<eiidieiite ueste de lrkai|iij se \e lu roca l''úiidasc iiidndaldeniente m el deposito de 
)i|iitoiiica solirepiiesta a una es(|iiila iie- [ una uielila acuosa tMil'riada. o< decir, de 



i:ra. vdH vesli;;iiis de petrilicaeioiics. ipie 



iiia iiielihi aeiinsa cuvas ijolas tieiieii una 



«II sil mayor parle consisten cu iuipresio- leiiiperatiira niny inloriorá cero ;.radussiii 
-jiilies Nc^'ctales poco marcadas las cuales (|iie ellas se traslorinaseii en hielo, lu i|ue 
|ii'rleiieceii sciíiui parece ,i la roriiiacioii , solo verilicaii cuando .al caer l¡e;,Mii (Mi con- 



iiermiaiio-carlioiiirera 



(•>')■ 



lact 



Alarmado por el prolom^ado retardo y 



o coii lili hielo (■) nie\e <• ¡den con un 
ohjetd duro y aiiiruloso. Tales la nii^bla ipn; 



|iara alcanzar una \ ista más cmnideta de la culii'e de hielu al aparejo de los huques, [^^^. 

iioiiieiio cu exlreiuu desa;_'radal)le ¡lara los 
liavc;4:aiiles y i|iie tamhien nosotros uiiser- 
\amos durante los dias siLTuieutes. on (]uo 



1: (ÍmIiI 



'Ul(ili(' I l'.S UIKI l'OIM 



ijiiirli 



ili' i'i'i-liili/iicioii iiiipcrrcriii y iicrlciiciM' íi los Icrroiios 



iiliol 



ilji'os: (•>tos hC i'oni|iiilieli ilf iinn iiirii si'ilid.i 



(!<• luir 



ri) ó (|i> H('l'|>('llllliii i|il>' i'iill 

l< 



iiiii'io <>\iilulii(lo. Su col. 



i|' <'.« |i:ii rciilii iil (1( 



Mi|iieMti'.s y presen I II uiiesdiliujo^ Nei'iles y rojii |i:ir(lii 
"«I uros. , .V (/('/ T.) 

¿I l''onii.'i('iuii f»<>üiri^'iiM i|in' ('iiiii|iri'n(lo el /ecli 
'ii'iii i'i lii riili/.ii iii.'i^-iii'>ÍMliM, hini'(>ii¡/ni reJM iiioileniii. 
1 1 liulla y la rnli/..i (•iirlionircrii; en el ciisii prcsoiilo s(.' 
h;il:i proliulilemcnlf de lu priuieni de eslii.s clunes de 
imim; estii es en su pni'le inlei'ior uiiti in.ir,i-M nej;r.i. M- 
luininusn y nululile pur hus nieliili'sde (!olii 



lieiie .ilfío de el apai'cjo del \'rt/ii SO cuhrió (le uiiu Capa 
tan ;íriicsa de hielo y de unas esj»i;.,Ms tan 
;:raudcs (pie al desprenderse i'acilmeiilt» po- 



Cleilíis 



dían causar una des'Tacia 



(•^)- 



ili Véu^e; Suplenieiilo i'i los licluitos d(- lii Acudo- 



deC 
l!i 



II. N"|s. 



h 



pap 



!•■ 



(.V. ,lol V.i 



iiii:i lieiail.'i... ni.i> [lelc/rti-.-is aun iifnen.i/.an .i 



liuiiue (luíanle los niP-e> ile invier 



Tumo 11 



no y 011 liempo i'i- 



" 7!vTf^Tr 



i'iHi r\\A\ ri.\i :iii\ m-t, ,^^l^ y im iini'». 



i 



Vi 



fi i 



!^. ...- 



1)(< 1:1 i)i''-;(';i riNiillaiMii \y.\\\\ i'l iln.'tnr 
Kjcllilüiii ;il:^'mi;i-^ ;il^;';i''. |i;ii';i el durlor 
Sl\i\lii'i'u' u'iMinli'-; iii;i--;i^ di' iiii;i ciiiiiiicc;!, 
líidsl lilis ll'illiki-i A'r.. iii-,i,illi'>sh-¡ilili} 

Milllll'/I'i'ili fiiirs fl lijhirls i/r/il/illílSHS 

l^lHiis. |ii'rit |HU';i-í otr;i-; |il;iiit;is. I'lii l;i o-; 
rariKulü pciidiiMitc s(>|)t(Mili'iiiii;il di' Irkii¡|ii¡ 




l.amin.u la ^tiii.iiiruiil.t J. lí. A<.. 



1;il(''^ lt;iiid;iil;i>; ijiic iii|iii'llii i'oru ptuliii Ha- 
iiiar>i(' una xcrdadcra uiniilafia de av('>;. Mu 
iiit'dií» (Id liiclit vimos multitud do fiicus, y 
adi'iiiás de lo-; cui'i'ViK marinos ali^'Uiios 
otros volátili's, cu particular lalarí'ipidos. 
Solo lialiia entonces un número reduciilo 
de peces, ,i causa dt' lo avanzado de la es- 
taciiui. a\iii (|uc tampoco la pesca de ve- 
rano parece dai' buenos resultados ¡ijuzy^ar 
por el lieclu) de i|ue los tscliutschcos un 
lialijau ríMinido provisiones de |»escado para 




('.ii:uvci M MiiNii iii: Ihkmi'1.1. 
(ir.ii'iilii> liiiri-Mlii- Caí. I. AS. 



ol inviiM'iio. Sin eiuharyo. nos ofrecieniii 
una (especie decuerso marino anidalia en aliruna ijue otra ve/, un salmón de reduciilo 

, tamaño. 

Kl IS de seliemliro (1) hi situación di'l 



uuroso. lio scil.uiiiMilo 011 los muros poinros siiii'i l.ini- 
|i¡on 011 o! IS.illii'o y oii ol Mnr ilol .Norlo. Siiooilo oii 
[uMMluiM (li'l ;isua do niiir 

Olil 



~l.-l OsUlcioll 'lUi' 1.1 



l„-,¡n 



o ooiv sin ijlio so oiu'ili 



iilro liohithi. (".nda 



\ih' so proi'iiHla oiiloil 



OO.H 



soliro ol liiiiiuo so trasliirma 



ili li 

Wioll. P.ll'il 



movim.oiilo oii un oíoiio 

l.la 



liclaiK 



ipij osl.i 
pone 



iliu 



lio a los 



ISO" 1 



OIK 



(lo (i 



la locha <lü nuosli'o oáloulo i\r 



i|iio so aumoiila 



l.in i'.'ipiílauK'iiio y ooiiLiola oii un liiolo Inii duro ip 
irlo do la ouliiorla. Doiilro do po 
rso 011 un lómpaiio 



III) os po>ii 



inod 



10 niuor- 



lioras ol liuijuo puodo IraslV 

tanto i|UO ya no oliodooo .'i los iiiarhioro 

tos do oansanoio. iiuo tionon i|Uo aliandonarlo á su 

suorto. Durante la expodioion suooa al Polo on ISliS ol 

vapor Sofín luó violinia do tal loinaiioiio auiiquo con 

un ó.\ilo feliz: sucodiúle oslo oii ol iiios do (iiíluhro 

fronte á l:i isla do los Osos. 



acuerdo con el dol Nuevo Mundo, nos lialirlaiiui- 
vislo obligados i'i atrasarla on un día, es decir, á os- 
oriliir en vez del ISdo soiiombrool 17. Poro ooiiio. o\ 
ci'pUiaiido la corla e.\oursion á Puerto Clarcnce yá h 
isla do San I.oron/.o, soguinios siempre las costas iltl 
.Vnliiiuo Mundo, no visitando durante nuestra esl.iii- 
oia 011 ol lioiuisrorio nuevo, ninixuna plaza lialiilail:i pa' 
europeos, conservamos durante lodo el viajo la tooli i 
europea. .\1 encontrar un liallonero americano y ooni 
p:irando nuestra focha con la suya, lo habríamos lie- 



piiilia llii- 
avc-;. Mil 
(' t'oi'iis, y 
; ¡lililí nos 
liiríipidos. 
rcihiciild 
I (l(> la ("s- 
ica (1(1 vc- 
sá juzí^ai' 

tsi'llCOU 11(1 

sendo parii 




olVí^oioron 
roduL'itlii 

nación d"l 



o. do ("il'OOl!- 

o cTiloulo il' 
js Imbriiiiiio- 
's decir. :'i (■^- 

>1'0 ("(11110. i'\- 

kicoiico y A l'i 
liis cosías ili 1 
lui'slra oslaii- 
n luiliiliula \i"V 
viiijo la i'ccli:i 
M'icaiio y coiii 
uilin'amiis Hi-'- 



(M'lrii I 

hielo (M'a coiiiplclaiiKMitc la iiiisnia, l'ci'ii 
para evitar una invcrnaila no parcela ya 
eoMVoniíMilo lardar por más tienipo. Ade- 
más lial)ia visto desde la enspidc de la 
iiioiitaíia, (|ne al día anterior visite', (pie 
aiiii existia á lo lar^n» d(> la cosía nii canal 
de ajíua liltn>, interrumpida tan sido en al- , 
i.Miiios puntos. l,(nainos. por coiisi^^-iijeiile. 
las andas y el V'';/'' prosi^Miio su camino 
en un H'^w.i iiavei^'ahle de tan solo (i á 
X metros (1(> prorundidad. Como el ley/ 
tenia un calado de I.N á .") liK'ti'ds tii\ i- 
mos muy poca aLi'ua liajo la quilla, y eso 
en medio del liielo en un niardid todo des- 
conocido. A unos "JU Idliiinelros de dis- 
tancia del paraje en que liaiiianios anclado, 
encontramos una faja de hielo ([ue solo 
atravesamos con ¡¡enoso esfuerzo y ;,'racias 
a los tuertes choques que la proa del \'ci/a 
podia resistir. Coiitinuainos después (>1 
\iaje, encontrando á veces a^-nas aún 
iiiéuos profundas ([ue antes, hasta (¡ue á 
las ocho (le la noche el huque choci)con1ra 
un tíMupano do hielo do fondo. Kl mar es- 
taha en ol rellujo, por lo cual, .siilo á lii 
inañanasi^j'iüeuto, pudimos ¡¡onornosii (hite 
después do quitar una parte considerahlo 
del tf'iiipaiio ;.or medio de hachas y pieos. 
Proliamos al^'unas \ .«ees hacer saltar el 
hielo jior medio de la piMvora pero nuestras 
tentativasfracasaron, La di'.iamitaes mucho 
más eficaz on talos casos, por lo cual esta 
materia explosiva dohiera llovar.se siempre 
ou los viajes euqut! se tratado hacer volar 
fajas (le liielo. 

VA li) el Ve//i( prosi^'uiít su rnmho del 
mismo modo que antes, en un mar trau- 
(¡uilo, casi siempre poco profundo, no ale- 
jándose de hi costa y pasando por en medio 
(lo elevados t(nnpanos. ([ue con frecuencia 
afectahan las formas más pintorescas. Más 



vado undiii de vcnlnjii, corrospoiulicndü luio.sli'o :27 de 
siiit;mlii'c 11 su ''!. I.o mismo sucediera si liuliiésemos 
iiilrado en un puerto americano. 



tarde al iiiisnio día <'iicimtraniii-~ hirln muy 
hajo, i'iiriiiado cii Id-: rins n en las halilas 
cerradas pin- Id-: liMiipaims y Ijc^'amos á 
un iii^Mia <|ue coiiliene poco cloruro sii- 
dico. sii'iiilo su leiiipcratur;! de más de cero 
^¡•rados. 

l'asamiis la iioclic aiiiaiTadus cii nii 
l^'raiiile ti'iiipaiin de hielo de I'oihIo, iia\e- 
U'amlo diiranli' el -.'ii de .■^clii'iiilirc ca^i 
e\(dnsi\aiii('iile ciiti'e iiii'lo hajo y siii'io 
que es (le siipiiiicr ipic eii el ¡ii\ ieriio pa- 
sado no sufriera MllU'lia pre-ioii. l'lstc hielo 
se hallaiía á iiii'iio< profundidad (|iie <'\ 
hielo azul (Id fondo, y podia ;ii'ercarse 
por consji^'iiiente más ;i Ja co-ta. cii'euns- 
tancia muy di'sai;'i'a. laido para nosotros á 
electo (Id i^a'an cahido de iiiiesti'a cinliar- 
caciíMi. l'roiito llei:'aiii(is á iiii pai'ajc donde 
(d hielo eshiha tan coinpacl i (|ue junto á 
la costa s()lo (|uedal)a un canal lilu'e de 
•i. .") á I, T) metros, pop jo cual nos \¡mos 
(dili^'ados. al calió de ali^aiiias horas de 
mandia, ahordar de !iue\i) á un lí'inpano, 
esperando condiciones más faxorahles. MI 
viento se haliia camhiado desde el oeste 
al X. y X. <).; esto sin einiiar;;'o. la tem- 
¡leratura se hizo más lir'iiiu'ua y (d 1¡eiii|io 
lluvioso. s(>fial de i|ue al X. y X. ( >. exis- 
tían (hdantede nosotros ^'i'aiides dislaiicias 
de aii'ua lihre. l'(U' la noche llo\i<'i en 
atiuiidanda s(qilando (d \ieiifo de norte 
X. (1. con una temperatura de— vi'. Al 
(lia sii;-uieii1e hicimos niia 1enta1i\a para 
encontrar más hacia adídante un sitio en (d 
cual la faja de hielo llolante, oprimida 
contra la costa, juidiera i'omperse; pero no 
fuimos afortunados, (|uizás á causa úo la 
densisima niehla ([ue nos envid\ia. 

La pesca con la red jirodujo en estos 
lui^aros pocos resultados, probahlemente 
])orque la fauna animal (ui ai^aias tan poco 
profundas so destruye por el hiido did fondo 
(juo existo aqui durante la mayor parte d(d 
año. Las excursiones á la cercana costa 
nos proporcionaron en camhio, a pesar de 



"pn 



mmm 



27(i riRCl'NNAVlKiAIIO.N 

lo avanzado do la estación, prociosos dalos 
do la flora do la roiíion de línuuli^iina uti- 
lidad para nuestros iHitánicos. 

KI '¿'.i on coiüpariia dol capitán PalandiM' 
liico una excursión en la chalupa do vapor 
al olijoto do sondear las a^'uas en dirección 
al este. Pronto loy-ranios descubrir un canal 
bastante profuiidn, no nuiy interceptado 
por el hielo y el 'JM el Vct/n pudo por con- 
siguiente, continuar su marcha entre un 



ii:i ASIA V i:iii(>i'A. 

cern'tse durante la noche, do modo (juo en 
los (lias '>\ y 2.") s()lo pudimos franquear 
poca distancia: el ".'(i, sin enihar^ío, conti- 
nuamos nuestro viaje, al principio con d¡- 
licultad, pero más tarde navegamos en nii 
agua bastante libn», hasta la punta de 
tierra señalada en los mapas con el nombre 
de ('alio ( )iiinaii. 'l'ambien los indigenas 
(|ue aquí vinieron á bordo designaron con 
este nomlii'e el calio.MI hielo qnn este día 












'■■f-f-"'-V f "-iX'fí 



Pkpazos pe iilKi.o iii: i \ c:iista pk i. a itínínm i a pi-: i.os ■isi;iinsi;iii;us 
('."l'in 'It; lili ilil)ii|'i '!■' II. \cri:iP',>MM. 



hielo muy compacto, si bien es verdad 
que, á menudo, se acercaba tanto á la 
costa, que sijlo tenía O '" "J.") de agua bajo la 
quilla. Esto sin emijargo, adelantábamos, 
aunque muy lentamente. 

La tierra formaba en estos sitios una 
llanura cuhierta de abundantes gramas, 
libre todavía de niev :, y que hacia el in- 
terior so elevaba sucesivamente en forma 
de colinas y montañas. La orilla estaba 
sembrada de gran camidad de madera flo- 
tante, y alguna que otra vez desculu'i res- 
tos de viviendas abandonadas. Por la tarde 
del 21) de setiembn^ abordamos un témpano 
de fondo en la abertura bastante extensa 
de un campo de hielo. |)icha abertura 



encontramos en estos lugares, era más 
fuerte qije antes y de un color blanco azu- 
lado, pero no sucio: por lo cual se deduce 
que su formación, debió efectuarse más 
adentro del mar. 

El '21 proseguimos la marcha surcando 
unas aguas algo más despejadas, hasta la 
bahía de Koljutschiu. Ningún rio desem- 
boca en este gran fiordo, único de la costa 
norte del Asia que por su forma larga y 
y estrecha, por la naturaleza de la costa 
que le rodea y la circunstancia de que en 
su interior se divide en dos partes, recuerda 
los tiordos del Spitzberg excavados por \o< 
glaciares. La desembocadura de la bahíii 
hallábase obstruida por grandes masas de 



lo (|U0, (MI 

IViuKiuciir 
;o, coiili- 
(» con fu- 
los (MI lili 

liuiitii di' 
i'l iioiuliro 
iiidi.i^iMms 
iiiiroii con 
o oste dia 



CAPItULO IX. 



ora mas 

|)laiu'0 azii- 

so dodiu'i' 

liiurse máí' 

surcando 
[s, luisia la 
i'ío desoiii- 
Ido la costa 
la larga y 
b la cosía 
de que oii 
I, reciionla 
|los por li's 
la l)ahia 
masas do 



hielo rtofaiilc. amontonadas al rndcdor do 
la isla arjiíí situada iinc ora lialiitada por 
una multitud do lamilias tschulsclicas. Para 
evitar osto hielo, (d Vi'i/n ei'ectuó un gran 
r(id(>o hacia adentro del fiordo. Aun que el 
tiempo era l)onaiicil)l(> y liermoso, enlodas 
partes dondo los t(Mnpaiios eran muy eoni- 
pactos formábase nuevo hielo. Kn los ca- 
nales de agua retozaban centenares do 
pequeñas focas que llenas do curiosidad, 
siguieron la dirección del buque. Kn cam- 
liio solo vimos un reducido número de aves 
-;in duda porque la mayor parte de ellas ya 
hahiau emigrado al sur. A las [ \ i,-) mi- 
ñutos amarramos el vapor á un tí-mpano 
cerca de la orilla est(» del (¡ordo. Desdo 
aquí vimos que el hielo se acercaba mucho 
al cabo que limitaba al este la deseml)o- 
cadura de la bahia, exi>tiendn el peligni 
de que el canal de agua despejada cercado 
la orilla, no tuviera bastante profundidad 
para el Vi';/". 

Por lo tanto, se envi(t al teniente llov- 
gaard con la chalupa de vapor para que 
efectuase operaciones de sondaje; regresó 
con la noticia de que el agua era bastante 
profunda fuera del cal)o. Al mismo tiempo 
hice con algunos naturalistas una excur- 
sión á tierra, enviando al pescador Johnson 
á la punta de la cordillera que ocupaba el 
interior del cabo, para obtener desde allí 
una vista de las condiciones del hielo más 
liácia el este. También Johnson volvió con 
la noticia tranquilizadora de que en direc- 
ción al sudeste se extendía al otro lado del 
calió á lo largo de la costa un canal de agua 
iilire bastante ancho, ^'o mismo recorrí con 
mis camaradas las perdientes de la costa, 
])ara examinar sus condiciones naturales 
hasta que nos lo permitiera el crepúsculo, 
í 'liando Johnson bajó nos retirit) que desde 
la cima de la colina se percibía ruido, pu- 
iliéndose ver los fuegos de un campamento 
al otro lado del promontorio; supuso que 
los ind. .''uas estuvieran celtdn'ando una 



ílesta. Asaltáronme irresistibles deseos de 
dirigirine hacia a(|uel paraje á liii de. se- 
gún mi opinión, "despedirme d(> los tscliuts- 
chcos; .) pues estaba convencidí) de qiw» iimi 
de los días siguientes ciitraríamos en el 
Pacítlco: pero, por un lado ya era dema- 
siailo tarde v oscuro, v por otro lado no cono- 
ciamos aún los sentimientos de los Ischiits- 
chcos lo bastante para liiirnos á entrar do 
noche en un camiiamcnlo desconocido, sin 
raznn poderosa, siendo nosotros en número 
reducido y armados tan solo de nuestras 
escopetas. Más larde nos convencimos do 
que tal visita no olVci'ia niiignn peligro. 

Por lo tanto, en vez de dirigirnos al pue- 
blo de los indígenas y como en todo caso 
el buque no podía levar anclas a([ue|la mis- 
ma noche, permanecimos aún algunas ho- 
ras en la ])laya encendiendo un gran fuego 
con madera flotante, al rededor del cual 
])ronto nos reunimos todos y estuvimos ale- 
gremente conversando sobre la parte que 
aún restaba del viaje y que nos conduciría 
á mares en los que no sufriríamos del frió, 
siiK) del calor, y donde á lo menos nuestra 
marcha no encontraría obstáculos por parte 
del hielo, la persistente niebla y los bancos 
desconocidos. Ninguno de nosotros podía 
entonces suponer que en lugar del calor 
tropical, tendríamos que soportar durante 
los siguientes diez meses de invierno un 
frío polar, bloqueados por el hielo en un 
paraje expuesto, sufriendo unas tormentas 
casi continuas y una temperatura, que con 
frecuencia bajaría mucho del grado de con- 
gelación del mercurio. 

La noche era magnífica, el ciclo claro y 
el aire tan calmoso que las llamas y el hu- 
mo del fuego subían á mucha altura hacia 
el firmamento. La superficie del agua, ne- 
gra y cubierta de una delgada capa de liielo 
rertejalia el resplandor en forma de una 
larga faja incendiada que allá, en el hori- 
zonte, se perdía en una cordillera de hielo 
cuyas prominencias y depresiones produ- 



^! 






I ' '.' 



F 



' i 



27S I iiK i N\ \vi:c,\(:ioN 

ciaii el ofcclo tic lojiíiias y olcvadas iiioiila- 
fias. I,¡i 1('iiip(M'¡i1ura era liíMi¡;^'iia. ^rracias 
al aire ('¡iIiiiosd. y el IcniKiiiictro s(ilo iiiar- 
ciilia "J" liajd ccrd. V.sír frió sin ciiiltari^o 
Iia-^li'i para culirii- duraiilc la iinclii' el mar 
(le una capa di" hiclii recién l'urniadd (jiie 
s(>^^iiü ints lo denídstni la experiencia al día 
si^uienle. ¡iiiii cuanddcii los jiarajes aliier- 
1(is sido podia retardar la niaridia (l(d \('i/ii 
pero no ¡nijiedirla. reuma sin eniliari^'u los 
campos de liiido amontonados por fuera de 
la costa tan si'didamente (¡ue uu huijuí" 
auiiijue i'ni'i'a un vapor, dil'icilmonto jiodia 
sortear tajes escollos. 

Cuando al día si^ruieufo, 2S do soiioin- 
lire. huldmos atravesado el cal)o (|ue cierra 
la liahia de K'oljutsíduu al este, oí canal de 
a;^'ua á lo lariro de la costa lilire de hielo 
tlotante pero culiiertu de una capa re- 
cien helada, iienlii) pronto on profuiulidad. 
I'l!>ta so lii/o demasiado reducida para v\ 
Vi'H'is el cual tuvo que intentar por esta 
ra/on ahrirse un camino jior en medio do 
los témpanos do l'ondo y los campos do hielo 
Ihdante. I. a ludada do la noche los lialiia 
reunido tan sólidamente que la tontati\a 
so hizo impraclicalde, viéndonos obli.ü'ados 
á tenor quo aliordar un 1(MU[)ano de lii(do 
de fondo, maniobra tanto más so^'ura para 
nosotros, cuanto (jue al primor caniliio do 
viento, podríamos volver á omproiulor la 
marcha y íranquoar las pocas loi^'uas que 
nos sojiaraban d(d mar lilire del estrecho 
de Hidiriny;: puos niuídias voces los ballo- 
noros no habían aliandonado esta roi^'ion 
hasta (d octubre. 

Como los pescadores do ballena america- 
nos durante los óltimos diez años oxton- 
dioran sus expediciones hasta el norte del 
Mar do líehrinir. antes de nuestra partida 
me había relacionado ya diroctamente. () 
bien valiéndome del ministerio de los ne- 
gocios extranjeros, con varios sabios y au- 
toridades americanos á los cuales pedi ex- 
plicaciones sobre las condiciones del hielo 



ni:i. AMA V i;i imi'A. 



011 osle mar. Kn todas partos mi petición 
fué acogida con particular iionevoloncia é 
inter(''s para (d proyectado viajo recibiendo 
multitud de impresos y mapas, por lo de- 
más puco accesibles, relorentos al mar si- 
tuado entre la América del Xorte v el Asia 

t- 

Septentrional y por otra parto, so me faci- 
litaron noticias ya orales ya ¡¡or escrito por 
\ arias [lersonas. entro las (pie citaré al cé- 
lebre naturalista, profesor W. II. l)all do 
W'ashinn'toii i|ue por nuudio tiempo vivió 
en (d territorio do Alaska y en la parto 
norte ácl l'aciiico: al almirante .lohn Rod- 
gors, (d cual on IH,').") fué comandante del 
buque de guerra \'iii''i')in,'s on sus cruza- 
das más al norte did estrecho de Ii(>liring: y 
al teniente de la nuirina americana, ^\ ahs- 
buru Maynod. Además, el capitán alenu'm 
l'l. Dallmann que durante varios años man- 
d() on estas aguas un buque destinado al 
tráfico costero con los indígenas, mo pro- 
porciouí) importantes explicaciones. El es- 
pacio no mo i)erniito copiar aquí todas estas 
cartas: pero á tin de demostrar que ha- 
bía razones poderosas para no considerar la 
tempora(|.a on qiu; el nuir entre la bahía ile 
KolJ\itseliin y el fstrecho de IJehring es 
navegable, como interrumpida al fin de 
setiembre, referiré on este lugar el extrac- 
to do una carta del señor Miller, presi- 
dente de la Alaska Commercial Company 
que me fu('' entregada por el cónsul gene- 
ral do los Estados-Unidos en Estocolmo. 
N. A. Elfving: 

«Lo siguiente es un resumen de las no- 
ticias quo hemos podido recojor en contes- 
tación á sus preguntas. 

('La barca Mussachíisctls al mando del 
capitán O. ^^'illiams, estuvo el 21 de se- 
tiemlu'c de 1«()7 á los 74" .30' lat. n. y 
I7:r long. o.; no se veía hielo al norte, 
pero sí en dirección al este. A la distancia 
de unos 00' se divisaban elevadas cimas de 
montañas al O. N. t). El capitán Williams 
cree que la isla llamada por Kellet «isla de 



M'iii r,< 



petición 
olcnciu <> 
>í'il)iendo 
or lo de- 

uiíir si- 
y ol Asia 

me taci- 
scrilo por 
iré al cé- 
. Dalí úo 
ipo vivió 
I la parle 
üliii Rud- 
idaulo del 
US ci'uza- 
loiii'iii^,': y 
la, ^\'ahs- 
m aloman 
años nian- 
■stinado al 
, me pro- 
les. El es- 
todas esla-^ 
V (]uo ha- 

ñdorar la 
bahía dt> 
iring os 
1 ñu do 

el extrac- 

or, presi- 

C'ompany 
ul geuo- 

stocolmo. 

de las no- 
'n coutes- 



IMüver» os un calio do la Tii'rrn ili' W'raii- 
^'ol, y añade (jne de sus (il)S(«rvaci(iiios re- 
sulta. (|U0 dosdo mediados de a^^'osto liasla 
]M'iiii'ipios do oclulire, no existe hielo más 
al sur de los 70" lat. n, v al oosie do los 
17."»" long. o., y (lue alionas hay un año en 
([uo en seliemhro no se pudiese llorar hasta 
oí Cal)0 Norte (IrkaipiJ) á los IHO" lony. o. 
Cuando como ro<;'ularmento sucede, en ju- 
lio y agosto reinan los vientos del sudoeste, 
la costa norte está en osla temporada del 
todo libro do hielo. Kl año 1H77, se consi- 
deraba como muy abundante en fuertes bo- 
ladas, V mucho hielo se encontraba liácia ol 
sur; el lS7(i era un año «abierto» ('// ojjcii 
season) y lo mismo el 187.'). Nuestro ca])i- 
tan Gustavo Niebaum dice que la jiarto 
oriental del estrocho do Hehrini;' está dos- 
pojada hasta ol noviembre; en dos ocasio- 
nes pasó el estrocho al '2-2 do oclubro. l,a 
costa norte estaba entonces libre de hi(do á 
liastante distancia [«iritliin rcasoiitihlc din- 
tanrc»). En iHlü) l¡i l)arca /V'""//, ancb) 
junto il la isla de Koljutscjiin desd(> ol s 
hasta el 10 do octubre. En este úllinm día 
lio se veía nada de hielo al sur y oivsto do 
la Tierra do "Wrnngel.» 

De estas noticias so desprende, que aun 
cuando tenía ra/on do iinpacienta/me de 
mi mala suerte perdiendo otra voz algunos 
días en un sitio en cuya costa árida, ex- 
])uesta á los vientos del Mar Polar poco po- 
dríamos trabajar en esta estación en pro- 
vecho de la ciencia en comparación á lo 
que habríamos podido hacer en algunos 
días, por ejemplo, eu las islas del estrecho 



de Hi'lii'ing 11 eu la üaliia de ."^aü l.oren/o. 
situada al sur di'l chIki oríi'iital ilel A<¡a y 
abrigaija, por lauto, conlra los \ieu1os del 
norte, no tenia sin embargo, ninguna ra- 
zou de liMuer i|ue no; veríamos (ddígados 
á íuvei'uar. 1 ,o misum creí derivar de la o\ • 
porioucia de mi invernada de ls7".á-7:5on 
(d Spil/.berg. donde S(ilo duranti' (d mes de 
lebrero se loriUíi una capa do hielo duriule- 
ra en nuestro pmM'to situado á los SO" lati- 
tud n. I'oro (MI td casi) presiMite no siicedi;') 
asi. la frágil capa de liiído (¡ue el "JS de se- 
tieuilire reuiiiíi ol hielo del toudo impidien- 
do nuestra uiar(dia. aumenb) de dia en día 
en grosíU' á efecto did iVio cada voz más 
riguroso. Iiasfii que tan sido \(il\ ¡('i á dorri- 
tirse en (d v(>rano del año sigMÜonte. Sin 
embargo, á ia distancia do tan sido cuatro 
ó cinco kilómetros do nuestro puerto de in- 
vierno había aún nuudio tiempo (les])uos de 
([U(> quedamos bloqueados por ol biido, aguas 
despijadas ;i lo largo do la cosía, y cuando 
hubimos regresado ;i nuestra patria recibí 
noticia do que el mismo día de nuestro inlbr- 
tuiíio un ballenero andaba en aquel paraje. 
El porvonii' demostrará si nuestro viaje 
á lo largo de la cosía de Asia hasta la ba- 
hía de Koljulsrhin ha sido una feliz casua- 
lidad 1) no. Yo, ])or mi parto, creo que 
cuanto mi'ní;s, fui' un premio de lotería 
que con frecuencia se sacará. Vá\ todo caso, 
consta que dos])uos do llegar aquí, nuestro 
bloqueo en el hielo, no se fundí» sino (Mi 
una fatalidad casual y en las condiciones 
irregulares d(d hielo en el norte del Mar de 
Bíbriu"' durante ol otoño de 1.S7N. 



nando del 

21 de se- 
lat. n. y 
al norte, 
distancia 

3 cimas de 
Williams 

H «isla do 



IIHII I 



CAPÍTULO X 



I.!i iiivei'iiiiihi se Ikii'<' prt'cis.i. I.a situiicioii del \'i';/ii. — El hielo nlrcilfjor «k-i |.ui|Uo — l'ii |iui|Uc' iiiiicrii'ano ii 
cortil (liülMlji'ia (li'i I ('■/(( iil (|ll('il,ii' fi'i'Ciiiii) úslu |)or el liiiln. — 1. 1 iKiluriiloZii «le la tierra \ocillil — VA Ici/ii se 
prepara paiM la iiiveriiaiia. — Tu dcpiisilo de provisiones y un ol>»ervaliirio .-e eoiisliuyeii en tierra. — Trajes 
de invierno — [.a teinp 'ralura en el l)i|.|ue. —lisiado saiiit iri t y i>rJ'Mi ilo I i- coinid is. — |íl iVio, los vienlos y la 
nievo. — I,os tseliulsclicos 11 Ijordo. — Ln visita de MenKu. — Evpi'dii-inii de cinla> .1 hi patria. — lí.vcursiun de 
N.prdiiiisl y Hnviiiinrd á la tienda de MeiiUii.— Vi-ila reiterada di' M<-iikii. — L' |Ue lué de las carias. — Viaje 
de N irdqvist 11 Pidlin. -Desculirinios un sepulcro IscliutsclKO. — Una eiiceria. — Traliiijos cientilicos. — Lii vida 
en invierno. — Nüclie lUieiia. 



Kii la scLTUfidad de (|iio alirtiiias lioras; 
i\o tiii \ ionio (1(^1 sur l)a.slariu!i par dispoi'- 
sar la laja di> hielo q\io obslrtijn inicstrd 
camino, leniciulo apotias la ancliiira de iiiki 
le¿;ua sueca, y tranqiiiliziulo por las iioli- 
cias arril)a citadas, procedenles d(> tinos 
aniericaiius que conocían i)ei'íeclanien1e las 
condiciones del hielo en el mar siluado al 
iiortf del estrecho de Behring', ¡il principio 
poco me inqtiieté del retardo ((tie se apro- 
vechaba para hacer pequeilas excursiones 
á tierra y ¡tara Ibnienlar las relaciones con 
los indi.iíenas. Sólo cutindo dia por dia ha- 
lda pasado sin (|ue se presentase un cain- 
hio, me convencí de que tendríamos que 
])repararnos ¡¡ara invernar, ])rocisaniente 
cu el limite cutre el Mar (ílacial y el Pa- 
cifico. Esto fué una fatalidad inesperada 
tanto más difícil do sojjortar con t'mimo in- 
diferente, cuanto comprendí (jue habríamos 
¡todido evitarla si hubiésemos Hoyado tan 
.'^ólo algunas horas antes á la costa oriental 
do la bahía de Ivoljutschin. Durante la 



parte anterior del viajo habíamos tenido 
numentsas ocasiones en qtie habríamos po- 
(lidí) ecoiiotnizar estas horas: el Vcf/n, 
nii habría tenidc que permanecer taitto 
tiempo en Puerto Dicksoii; habríamos po- 
dido adelantar un día en la isla do Taimtir; 
al oeste do las islas de Nueva Sil)eria, ha- 
iiriamo< podido ocuparnos un poco monos 
en la pesca etc. Pero sobre todo nuestra 
larira estancia en Irkaipij, al objeto de 
¡iguanlar mejores condiciones del hielo, ha- 
bía sido pornic¡(jsa, por cuando perdimos 
tres (lias sin queso hubiese presentado me- 
jora aliruna de las que esperábamos. 

La situación del buque no tenia nadado 
segura: pues, según se desjjrende del 
mapa que más adelante daremos á co- 
nocer, el \ei/n al quedar bloqiieado j)or 
el hielo, rio estaba anclado en un puerto 
sitK) que aguardando ur.a ocasión favorable 
jtara poder continuar su marcha, tan .sólo 
estaba amarrado por .ietrás de uii témpano 
de fondo, encallado á una profundidad de 



rAl'liti.i) X. 



Wl 



!i,r> motros y I.IOO de (lisluucia de la tio- 
r"'a. en uii parnjo oxpuoslo ;'i las tonneiilas 
y al)¡or1o (•(Miii)l('iam('iito en linca recta 
al N. 7 1" O. ¡lurel N. en ilireeeion al I-'.. No 
liMiia aijui otra defensa contra la presión 
|ioderosu del hielo producida jtor las Iciii- 
pestados de invierno en los mares polares, 
sino quo un arrecife d(> hielo encallado en 
tiempo del Unjo y el enal en niia marea 
alta estaba, por lo tanto, poco arrai¿;-ado. 



^'uiente s(> le caniliiii de sitio por cuanto 
sólo tenia ali^'nuas pnl^xadasde ayua hajo la 
(|uilla. Si el liu(|nc Imliiese ]terinanecido 
en este In^^'ar, mal parados liahriamos sa- 
lido del apuro; pnes las vicdentas teniiiesta- 
dcs dt> (itofiii y principalmente la de la 
noche del 1 1 de diciembre (>mpuJaron (>1 
hielo reciiMí formado contra aípiellos cerros 
acercándolos niuclio más á la cos,,i. Mn tal 
ocasión la capa de hielo (|ue tenia unos 



illicriciilio a 

-Kl V'V/" -'■ 

Til.— TlMJl'^ 

vientos y la 
vcursion ili' 

liis.— Viajr 
US.— Lii villa 



IOS tenido 
riamos \w- 
el V<'!/<>. 
cer tanto 
(amos po- 
|e Taininr: 
hería, ha- 
k'o menos 
lio nuestra 
I objeto de 
hieh». hii- 
perdimos 
lutado me- 
llos. 

I a nada de 
Irendc del 
líos íi co- 
leado i)or 
|iii puerto 
favorable 
tan sólo 
témpano 
ididad de 




Por fortuna el nivel de! agua parecía ha- 
ber sido precisameule entonces en nuestro 
puerto más alto que en otro 1iem]>o cual- 
i|uiera del invierno. Los arrecifes de hielo 
lio se pusieron por tanto á lióte sino á me- 
diados de verano do 1.S7'.), habiendo dis- 
minuido su parte sobresaliente á ofeeto del 
deshielo. Sin embargo, poco faltó por cierto 
que nuestro puerto de invierno tuviera 
peores condiciones aún de las que en rea- 
lidad tenia. El 28 de setiembre el l'ív/a se 
baliia amarrado primero en algunos tóm- 
panos pequeños encallados á unos 200 me- 
tros más cerca de la playa; pero el día sí- 
Tomo 11. 



T)!) cetíinetrosde grosor saltó con gran estré- 
pito en miles de pedazos que se amontona- 
ron sobre el hielo de fondo en forma de un 
enorme forñs ú valla de témpanos sueltos 
y angulosos, l'n buque amarrado en este 
sitio se habría cubierto de pedazos de hielo, 
oprimídose contra el fondo y aplastádosc ya 
á principios del invierno. 

Al quedar bloíiueado el vapor, el mar 
estaba cubierto á lo largo de la costa, se- 
gún queda dicho, de hielo recien formado, 
de poca fuerza ¡¡ara sostener el peso de un 
hombre, pero bastante grueso para impe- 
dir la marcha de un Lote. Mí'is allá, hasta 

36 






J f ' 



í¡ 



2S2 1 IHCtNSAVROACION 

iloiidf' alcüiizalia la visla, lialila (•(iiiipaclas 
masas <li' liiclo llolaiilc. suldadas tan súli- 
«laiiK'iilc por la capa itcícu rm'iiia.la. (|iii' 
liabria sidn inútil toda tiMitativa de avaii- 
xar. j'll 'J di' (ictuhrc pinliniiis pasearnos ya 
con la prccuicioii ucccsm-ia alrivlcdor d(d 
liuquc pur el hielo recien foiMnado y el 
(lia M los tschulsclieos nos visitaron á pié. 
MI lii había aiiii entre el vapor y la costa 
alíennos puntos en (pie la cajia era poco 
^'rncsa y nna nnlie a/,ul al este indicaha (|ue 
en dicha direceinn liiiliia conliiiuanienle 
a;i;ua d<>spejada. Msta sin embarco so ha- 
llaba á nmclia distancia del buque, pues, 
pii una excursión del doctor Alnii|visl em- 
prendida (d IM de octulire en dirección al 
nordeste, aipud se vii'i obli^'ado á volver sin 
haber UeiTiido al airua habiendo í'ra'iquoado 
la distancia de unos '¿{) kilómetros por com- 
pactas musas de hielo llotante. Mra exilíen- 
le (|ue el W';/'' estaba rodeado entonces por 
una faja de campos do hielo llotante do 
cuaiito niiMios :!() kilimietros de ancho, con- 
s(didada jior el hielo recién formado ijue du- 
rante el invierno llegó á tener un i;Tosor 
considerable. 

Más tarde, cuando hubimos comprendido 
que antes del año si;.;uiento no ¡¡odriaraos 
continuar nuestro viaje, el lonionte l?ru- 
sowitz midií» de tiempo en tiempo el diá- 
metro del hielo rocíen formado, obteniendo 
los siguientes resultados: 

(iinosoii 111:1, iiiKi.d: 
1 do (licicmlii'u Tiil cciitimL'lros 



1 do enoio 


!t2 


1 do li'lirero 


IOS 


15 do . 


121) 


1 do miii'zo 


12:} 


1 do ;il,ril 


12.S 


15 do .. 


i:t!) 


t de m.ivo 


151 


15 do . 


lii2 


1 do junio 


15V 


i 5 de • 


151 


1 de julio 


liil 


15 de » 


(i: 


18 de ■ 


deshielo. 



I) illenodo ngujoros.) 

En tan poderosa capa de hielo se forma- 



l>Kf, ASIA Y tnnnp.v 

han durante el invierno, con frocuoncia. 
grietas que se extendían á mucha distancia 
atravesando sin interrupción, tanto los 
campos recién formados como los témpanos 
do fondo antiguos y (dovados. L'na do las 
más grandes de estas grietas se abrii't en la 
noche (lid 1.") de diciembre cruzando el hielo 
por delante do la proa del buque; tenia casi 
un metro de ancho y era muy larga. Por 
lo regular las grietas sido tenían la an- 
(dinra de algunos eentímelros; pero sin 
embargo estori)aban á menudo l)aslante. 
dando ellas paso al agua del Unjo (|uo su- 
biendo á la superficie del hielo remojaba 
la nieve de los alrededores más próximos. 
l)os eran las causas de la formación de 
diidias grietas: éstas .se abrían va á ofecln 
de pequeñas dislocaciones del hielo produ- 
¡ cillas por nna tormenta vehemente, ya á 
efecto de la contracción del mismo en las 
fuertes heladas. Al abrirse ])roducian una 
detonación más ó menos violenta y á jux.g;ir 
por la frocuoncia do las mismas, el hecho 
ocurría más á menudo do lo que podía ob- 
servarse en id hielo cubierto de nieve. Tam- 
bién duranti' las fuertes heladas la capa (h' 
hielo, compacta en apariencia, estaba di- 
vidida en un sinnúmero de pedazos cuyos 
ángulos encajaban perfectamente y que. 
ora estaban del todo separados unos do 
otros, ora reunidos por la débil faja de hielo 
formada poco á poco bajo la nieve en la su- 
perficie dol agua que había subido por la 
grieta. Hasta á la distancia de unos (i ki- 
lómetros de la playa, el hielo estaba du- 
rante todo el invierno casi inmóvil excep- 
tuando las grietas dichas, mientras que 
hacia adentro dol mar se hallaba en un 
movimiento continuo. Los llamados pu- 
(//ju'ors ó sitios deshelados se encuentran 
en estos parajes probablemente durante 
todo el año por lo cual, cuando el tiempo 
era favorable pudimos ver casi continua- 
mente una nube azul de agua al horizonte 
en la dirección del N. O. al E. Un vientu 



t.AI'Utl 



ouoncia. 
ilisliiiu'iii 
tanto h»-^ 
li'Miiiiands 
la (\o la^ 
>riA (MI la 
l(H'l \\u'h< 
touíacasi 

ai'f^'a. Poi' 

n la aii- 
jKM'o sin 
hastanti'. 

jo (lUO su- 
romojalia 

prúxinioi^. 

UUU'ioU (ii' 

va ;'i oiVclo 
elo proilu- 
loiitp, ya ;i 
snio 011 las 
luciaii una 
L y íijuz^i-ir 
LSi, ol lieclm 
1? podía oli- 
li 



del sur soplando al;,'unos días aronvi lui'is 
tardo ol canal {\o u^nn liliro al Imíino. do 
modo ([\io pocas lioras haslalian i>ara i'ran- 
(picar la distancia, l.n via úr i\'^\\n lilirc 
ostalia polilada de locas do lo cnal se i\i'^- 
|ircndo (|Uo so hallaha conuiiiicada con un 
mar siempre despejado. Kn esta circuiH- 
tancia so l'ninlalia (|ui/.:is tamlii(Mi ol hecho 
(le quo no vinuis ni un solo a;,Mi¡oro d(» fo- 
cas (1) on los campos de hielo que rodeaban 
;il huquo. 

Kl corro áo hielo on ol cnal (d V'';/(t l'u»'' 
amarrado el 'Jii do solionilire, tenia unos 
10 metro.' áo larj,'o por 'J.'i de ancho; su 
cima so hallaba ú (! uiotros do altura s(dire 
d nivol del mar. No ora, por lo tanto, nuiy 
;:rando, poro si servia de Imona dotensii 
para el bu(|UO. No (d)stan1(\ también este 
témpano con la omliai'cacion. asi como o\ 
campo do hielo roción formado (juo minlia 
ciilro (''sta y la costa fueron acercados 
mucho i'i la playa por las tempestades fu- 
riosas do otoño. Al^Mina que otra vez un 
ruido sordo on ol casco del l)uque daba á 
conocer quo éste on talos ocasiones no se 
escapaba sin choques bastant(> fuertes; osto 
sin om])argo, el W-i/n no sufrió durante ol 
iüvicrno n¡n¿;un dosporfecto ni por las tor- 
montas ni por las fuertes heladas, durante 
las cuales unas detonaciones agudas indi- 
caban con frecuencia que una ú otra lion- 
diilura cu la madera se habia iMisanchado 
por la congelación del agua. «Hace tanto 
frió que los nudos (de la madera) rechi- 
nan,» es un proverbio bien conocido con 
el cual los habitantes dol norte quieren re- 
cordar í'i menudo cualquier noche rigurosa 
(le invierno que han pasado junto al hogar 
d(^ su casa; pero aquí estos crujidos que se 



il) Cuiíndo el nguii comienza á culirirse (h? liiclo. 
Ins l'ociis pruclicnii ngujeros on lu ciipii iiehida miinlo- 
iiii'iidolos ubierlos durunlc todo el invierno ol objeto 
do |]odcr respirar de tiempo en tiempo y descansar en 
1h óuperiicic. 

(.V. del T.) 



» X. '2K\ 

aporciliian principalmont(< de noejie (>n 
nuestras cámaras, eran bastante» incomodas 
por cuando ileliianios temer (|ue las grietas 
recien formadas (lensamdiadas prodin-irian 
peligrosas \ ias do agtUl en el cascd del 
vapor. .\ electo de la circunstancia do qiuí 
(d hierro so contrae más por (d frió que la 
madera, las cabezas do los (davos (|iu' su- 
jetaban ol uiadoraje ilel btiquo, se liiin>lian 
dnranto (d in\ierno profundamenle cii (d 
casco. Poro tampoco por esta causa se pro- 
ducía ninguna via do agmi, seria (luizii-, 
poríiuo (d frío s(ilo inlluia on la part(> dtd 
buque (|iH' s(> hallaba fueni de la superficie 
(bd agua. 

i'ln los primeros días d(> nuestra inver- 
nada interpr(danios ya \arios ndatos (pie 
los indigenas nos bicieroii de palabra y i)or 
medio do la niimica. de ukkIo (|ue un luKjue 
de balleneros auídalia junto á S(M'(lz(d\a- 
mon, ú poca distainda de muestro cmirlíd 
do inviorno. .V consecuencia de estas no- 
ticias so onvit) i»or la uuiñana did I do 
octubre al toniento Hrusowitz con dos hom- 
bros y el poquoilo bote Lhísh, construido 
en Copenhague para la expedición tU\ 
lS7v?-7;i y arreglado de modo que se lo 
pudiera llevar on trineos, con (d encargo 
de aclarar, si posible fuoso, el hecho. Volvi(> 
muy tardo al mismo dia sin babor visto 
ninguna embarcación. Mutonces supusimos 
quo todo se habia fundado on la interpre- 
tación inexacta do la narración de los 
tschutschcos. Pero no fué así, según se des- 
prende de una carta con focha dol ü de 
enero de IHSO, que después de mi regreso 
recibí del señor W. liartlett de Ne\v-J}ed- 
Ibrd y on la cual entre otras cosas, me dijo 
lo siguiente: 

«Mi hijo Gideon W. Bartlett sali(') de 
San Francisco el 1.° de junio de 1N78 en 
el barco ¿<i/ren de 875 toneladas, alquilado 
por nosotros y destinado íi la hahía de San 
Lorenzo, donde llegó el s de julio. Después 
de tomar un cargamento de 0,100 barriles 



8K4 CinCl'NNAVIHUCinN 

(lo iiroito y n7,0()(» lihrasdo Itiirlun, posul- 
1¡i(l(t (le la pesca (lo mu'sfnis halliMiorn^. el 
l)ii(|ii(' se liizuM |:i vcliicnii riimliii dircctit ¡i 
Now-Mcdiurd, liacif'iidii escala cii Iluiutliilu 
jtara doscapM^iii' liis harlias ipic ilcliian en- 
viarse pdr San l''i'aii('isc(). lüi la lialiía de 
S. I.oreiizd lili liijo iiii^iiio se riii- a Inirdo de 
liuestrd liai'ci) de lialleiieres lluíiihnir, al 
olijeid de eni|ireiidei' lili viaje di' estiidiiis 
y de recreo. I'lii tal ocasión \i-ito el ('alio 
de Itari'ow llcy'ando al este hasta los arre- 
ciles del I,i'(,ii cerca (l(< la lialiia de ( 'aniden. 
])es(|e ai|ni volvió |)r¡iiiero al ('alio liarrow 
(liri¿,'iéiidose en set^Miida ;i la ¡■-la de I leraldo 
donde visitii á nuestros ludleneros y \ io 
cojer y descuartizar un "liowliead (I)." 
Kl "J."» de setieinliri' se eniliarci'i á liordo de 
la o;f)I(>ta 11'. M, .]/'■//'■)' con h cual lle;4'iiá 
San l'rancisco el -J-j di> octiilire. ( 'mniia- 
rando las feclius ile viaje resulta (pie el víSl de 
selieinbro, es decir, dos dias antes de (jue 
V. anclí't corea de la lialiia de Koljntschin, 
mi hijo pasii cerca de .'^erdzekaiiKMi.» 

MI 2!) (lo sotioniltro corrosjiondo soo-uii el 
calendario americano al ."iu de setiemliro 
sen'un el del An1ii;'iio Munilo, del cual con- 
liiuialiamos sirviéndonos on ol l't'f/it. Por 
lo tanto, la ^'olela 11'. .1/. Mct/rr estino 
corea de Sordzokauíon aún dos dias dospues 
de (|uo huliimos anclado en iniestro puerto 
(lo iuvioruo. Ld distancia entro ainlios pun- 
ios os s(Uo de unos 70 IdliMuetros. 

Kl [luorto do invierno oslaba sii,,.ii(u i'i 
los (!7" 1' 1!)" lat. n. y 17.'}" '>'A' '2" 1oii,í;¡- 
1udo. de (rrooinvicli yá 1.1 kilómotros do 
distancia de la costa. Hasta el ( 'alio l'¡sl(> 
lialtia 120' y hasta el ("abo do la ]']sporanza 
(Pu¡/il-Huj)i',) cerca del Cabo Lisburn on 
la costa iimoricana iso' de distancia. 

La tierra vecina forma niia llanura liire- 



(I) Bou lii'fid 6 ■ rnlio/n .■ip.m"'"-]s t ■> oi nuíiiliro 
quu los iiiillonc'i'os norto-iimoi'iciiiios díni t\\ gloliiort';- 
fiílo iiofird 'i/lobiocí'p/iaíutí melu:'). lliiiiuido Uimljioii 



PRL ARIA V tCUIinPA. 

I rninoiito oudulaihi y cruzada por vnllos Hu- 

i viales elevándose desdo ol mar sucesi\a- 
meiite hacia el interior; al (|Uedar h|o(|uea- 
do ol \'i'i/a por ol hielo olla estaba cubierta 
de escarcha y helada, pero toilavia libre i\>' 
iiioN o, do modo (|Uo nuestros botánicos pu- 
dieron l'ormarse una idea do la llora del todo 
desconocida aún de esta re^'ion. Cerca (\>' 
la playa so oncontraban osjiosos lochos de 

j cli/iiiiis alfornando con alfombras do //"- 
liiiiillitis /ii'/iloiili's y más allá una marca 
de ;:'ramiiieas oscasamonfe poblada, inun- 
dada on primavera por el ao;iui y (ine sóln 
ofrocia un lii|uen foliformo, la i/i/roji/tuní 
/>i'ol}i)srií/t'ii y alixunas fanoroo;umas entre 
las (|ue la i/ríiicn'/i sihirirj ora la más co- 
mún. Dentro del limito do la plava liabi;i 

I ' 

OKtonsas lao;imas do a^ua dulce y salada, 

^nparadas por terrenos bajos y cuyas ori- 
llas estaban cubiertas do una veo^otacioii 
bastante bien desarrollada de muso;os, ;.'ra- 
mas y ^'ramineas pantanosas. Sido en la 
I coreana meseta, donde unas capas do ¿j;ne¡^ 
aofriotadas por la atmósfera liabían prepa- 
! rado una tierra más fecunda do la que suejí' 
¡ ofrecerla la árida arena arrojada por ol mar. 
la vei,'otacion tenia un 1ij)0 más múl1i¡)le. 
Aun cuando no había vestidnos do bos- 
i quos (1), veianso allí arbustos de sauce poco 
' elevados, extensos terrenos cubiertos de 
ciitpeh'uní nii/vtim y a ndronváa tctvaijo- 
)W, lo mismo como ^'randos arbustos de una 
especie do urtcmisa (ajenjo). A juzo;ar per 
los restos voo-etalos secados ó helados que el 
doctor Kjollman reunió en otoño y por 
nuestras recolecciones hechas en prima- 
vera, crece aquí en verano un número re- 
ducido de faIlero^^amas, en parte bien co- 
nocidas en nuestro país como por ejomiilo 
el aráiulano, el rubns dvimaemorus i^espe- 



cn 
r.i 



dcllin negro. 



(.V. del T.) 



lll Unes lio,si|uos liiijos so enriiond'íin prolüiMi' 
mcnle en el inlorior do la península do los Iscluil- 
clicos en los punijos abrigados contra los vientos tVin 
del norte. 



\i' 



tapItiio \. 



our 



irvallos llii- 
r siK'Psiva- 
(lar l»l()(|UP!i- 
iilüi ciiliicrl;! 

IViíl lilipc i\r 

i)t;iiii('OH pii- 
lonidí'l todo 
II. fVrca (le 
■i)^ lochos (le 
liras (lo /hi- 

11 na marcí 
tlada, iiiiiii- 
i y (|iio s(3lii 

f/i/rit/t//orii 
iranias <>n1rc 
i la lufis co- 
playa lialiin 
i'o y siila(hi. 
y cuyas ori- 

VO¿>otacinn 
iiusn;os, ^Ta- 
. Sólo en la 

pas fin rrXM^\< 

bían propa- 
la que suoli' 
por el mar. 
is luúllipliv 
o.s d(! Ihk- 
sanco jioco 
uhiorlos di' 
■la tetraijo- 
stos do uii;i 
juz¿j;;ar pnr 
lados fiiio<>l 
tono y por 
en prinia- 
lúmorn ro- 
to bien co- 
or ejoniiilo 
ovus (espe- 



iin prolüilili'- 
los Iscliiii.--- 
i vicnloij IVinS 



cié (le frainlmesa) y el diente de looii (ta- 
rajacn). 

Aunque l:i experiencia de los viajes an- 
teriores al l*(di) y sobre fiido la Ai' la expe- 
dii'imí sueca en IsTv'-TM donniostra qiio 
basta A los HO" lat. n. la capa do biolo pue- 
do al)r¡rse do reponte en niodio del inviorm», 
prnntn coinprondiinos (juo era preciso pn>- 
l»aranins |t;ira una invernada por lo cual 
Inniainos las medidas convonionlos. Lii nio- 
\e ronnida sobre la cubierta que al princi- 
pio se habia barrido todos los dias so dejaba 
intacta, de modo que lloaraba ;'i forinar una 
capa de njev»; y liiolode '.W cm. de ;,''rueso,