(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Recueil complet des traités, conventions, capitulations, armistices et autres actes diplomatiques de tous les états de l'Amérique latine compris entre le golfe du Mexique et le cap de Horn, depuis l'année 1493 jusqu'à nos jours [microforme] : précédé d'un mémoire sur l'état actuel de l'Amérique, de tableaux statistiques, d'un dictionnaire diplomatique, avec une notice historique sur chaque traité important"

v^l^ "^^^ ^^V 



\> 





V 



^ 





SF 



IMAGE EVALUATION 
TEST TARGET (MT-3) 




I 



1.0 



1.1 



1.25 



m. 12.0 



12.5 

lit 

w 

m 
u 



u ||.6 






m 









n 





V 



V 




w 



Fhotograiiiic 

Sdenoes 

Corporation 




•<^ 



23 WIST MAIN STMIT 

WIBSTIR,N.Y. 145M 

(716)t73-4S03 






Â:<sf 



'>^ 
.^^ 



CIHM/ICMH 

Microfiche 

Séries. 



CIHIVi/ICMH 
Collection de 
microfiches. 




C«n«dian Instituta for Hittorical Microraproductions / Inatitut canadian da microraproductiona hiatoriquaa 





Tachnieal and BibHographie NotM/NotM tachniquM «t bibliographiqua* 



Th« Institut* has attamptad to obtain tha bast 
original copy availabla for filming. Paaturas of thia 
copv whieh may b* bibliographieally uniqua. 
whieh may aitar any of tfia imagaa in tha 
raproduction, or which may significantly ehanga 
tha uaual mathod of filming. ara chaekad balow. 



□ Colourad eovara/ 
Couvartur* d* eoulaur 



|~~| Covars damagad/ 



D 



Couvartura andommagé* 



Covars rastorad and/or laminatad/ 
Couvartura rastauréa at/ou palliculéa 



pn Covar titia missing/ 



La titra da couvartura manqua 



□ Colourad mapa/ 
Cartas géographiquas tt eoulaur 



a 



Colourad ink (i.a. othar than blua or black)/ 
Encra da eoulaur (i.a. autra qua blaua ou noira) 



rn Colourad platas and/or illuatrationa/ 



D 
D 



D 



D 



Planchaa at/ou illuatrationa 9n eoulaur 

Sound with othar matarial/ 
Ralié avac d'autraa documants 

Tight binding may causa shadows or distortion 
along intarior margin/ 

Laraliura sarréa paut eauaar da l'ombra ou da la 
diatorsion la long da la marga intériaur* 

Blank laavas addad during rastoration may 
appaar «within tha taxt. Whanavar possibla. thasa 
hava baan ominad from filming/ 
Il sa paut qua eartainaa pagas blanchas ajoutéas 
lors d'una raatauration apparalaaant dana la taxta, 
maia. lorsqua cala était possibla. caa pagaa n'ont 
paa été filméas. 

Additional commonts:/ 
Commantairas suppiémantairas: 



L'Inatitut a microfilmé la maillaur axamplairs 
qu'il lui a été possibla da sa procurar. Las détails 
da eat axamplaira qui sont paut-étra uniquas du 
point da vua bibliographiqua. qui pauvant modif iar 
una imaga raproduita. ou qui pauvant axigar una 
modification dans la méthoda normaia da fiimaga 
sont indiqués ei-daasous. 



D 



Colourad pagas/ 
Pagaa da eoulaur 



r~| Pagaa damagad/ 



Pagaa endommageas 

Pagas rastorad and/oi 

Pagas restaurées at/ou pallicuiées 

Pagas discolourad, stainad or foxe« 
Pagas décolorées, tachetées ou piquées 

Pagaa datachad/ 
Pagas détachées 

Showthroughy 
Transparence 

Quality of prin 

Qualité inégala da l'impression 

Includes supplementary matarii 
Comprend du matériel supplémentaire 

Only édition availabla/ 
Saule édition disponible 



pn Pagas rastored and/or laminatad/ 

Fy] Pagas discolourad, stained or foxed/ 

rn Pagaa datachad/ 

rri Showthrough/ 

rn Quality of print varies/ 

r~~l Includes supplementary matériel/ 

p~| Only édition availabla/ 



Th 
to 



•Ri 

P« 

of 
fHi 



Of 
b« 

th< 
sk 
o« 
fir 
ait 
or 



D 



Pages wholly or pertially obscured by errata 
slips, tissuas. etc.. hava been refilmed to 
ensure the best possible image/ 
Lee peges totalement ou partiellement 
obscurcies par un feuillet d'errata, une pelure, 
etc., ont été filmées é nouveau de façon é 
obtenir la meilleure imaga possible. 



Tli 

ah 

ni 

Ml 
d» 
an 
bt 
Hf 
ro 
m 



Thie item is filmed et the réduction ratio chacked below/ 

Ce document est filmé au taux da réduction indiqué ci-daeaous 

10X UX 18X 22X 








26X 








30X 






























y 






























12X 








16X 








20X 








24X 








28X 








32X 





Ihê eopy fNm«d h&n haa bawi raproduMd thanka 
to tha ganaroaity of : 

\jpf ' Library 
1ijHc Univtnity 
Torontt» 



quaNty 
lafllbllity 



Tha imagaa appaaring hara ara tha 
paaaibla eenaMarlfig tha aondMan 
of tha original oofiy and In kaaplng 
fHniIng oontfaot ipaolfloationa» 



Original eoplaa In printatf popar eovara aia fUmad 
baginning ¥Hth tha front eovar and andlng on 
tha laat paga with a printad or Nhiatratad Impraa- 
•Ion, or tho baok covar whan a pprop r iata. AH 
othar original eoplaa ara fHmad bagtnning on tho 
firat paga whh a printad or Hkiatratad Impra a 
iion, and andlng on tha laat paga «vith a printad 
or ilhiatratad Impraaaien. 



L'axamplaira filmé fut raproduit grioa à la 
généroalté da: 

Law Library 
York Univtrmy 
Toronto 

Laa bnagaa auhnmtaa ont été roprodultoa avae la 
pkia grand aain, eompta tanu da la eondMon at 
da kl nattaté da l'axamplaira filmé, at an 
conformité avac laa eandltlona du contrat da 
fNmaga. 

Laa a wam pla te a a ariginaux dont la eouvortura an 
paplar aat Impriméa aont fNméa an oommonçant 
par la p r amiar plat at an tarminant aalt par la 
darnié r a paga qui comporta una ampralnta 
dimpiaailo n ou dliuatratlon. aolt par la aaeond 
plat, iale n la eaa. Toua laa autraa aicampl a i r a a 
ariginaux aont fNméa an oommonçant par la 
pramiéra paga qui comporta uno ampralnta 
dimpraaaien ou dlNuatratlon ot an tarminam par 
la dar n iéra paga qui comporte uno taNa 



Tha laat raeordad frama on aach microficha 
•haN contain tha aymboi — ^(moaning "CON* 
TINUEO"). or tho aymboi ▼ (maaning "END"), 
«vhlcha%or appilaa. 



Un daa aymboiaa auhranta apparaîtra sur la 
dar n iéra hnaga da chaqua microficlio. aalon la 
caa: la aymbolo — »> signifia "A SUIVRE", la 
aymboio ▼ algnifio "PIN". 



IMapa. piataa. charta. ato.. may ba fHmad at 
diff a rant raduetion ratloa. Thoaa too larga to bo 
antkviy kwludad In ono axpoaura ara fHmad 
baginning In tlia uppar iaft hand comar. laft to 
right and top to bottom. aa many framaa aa 
raquirad. Tha followrfng diagrama IHuatrata tha 
mathod: 



Laa cartaa. pl a nchaa. tabiaaux. atc.. pauvam étra 
fHméa é daa taux da réduction cHfféranta. 
Loraqua la document aat trop grand pour étra 
raproduit an un aaui dlché. H cat fHmé é partir 
da l'angla aupériaur gaudia. da gaudw é droite. 
at da haut an baa. an prenant la nomlire 
d'imegee néceoaaira. Lee diagrammes auhranta 
iHuatrent le méthode. 



1 2 3 




1 


2 


3 


4 


S 


6 



RECUEIL COMPLET • 

B E TRAITÉS. 



<H 



t. it. 



.-/k. 



.r- 



TH T'Il/O^l .'Umù 



niWA' ï 10 



mi %'> 



DU HtHB kvnxn : 

HISTOIRE DES PROGRÈS DU DROIT DES GENS, par Henri 
Whbaton; traduit en espagnol et augmenté. Paris, 4861. — En 
' vente àHa liJâhdrie de k. Dtirand, éae des Grès, 7. 



BISAMÇON, IMPUMUIE DE J. JACQUIN. 



n 



\ 
ï 



Henri 
— En 



js*^U- V* 



RECUEIL COMPLET 

DES TRAITÉS, 

WNfimONI, GAPinUTIORI, Aiiinuii ' 

BT AT7TRBS ACTES DIPLOMATIQUES 

DE TOCS LES ÉTATS DE UAMËRIQUE LATINE 

Oompria «atra U |eISi du Htatvi» «t U otp d* Hofa, 

DEPUIS L'ANNÉE 1403 JUSQU'A NOS JOURS, 
ntcint 

d'un mémoire sur l'état actuel db l'amérioue, 



;-îr. 



Bi TABUunr KAipfnviin», tfpm mmomunui vuumàxitfm, 

AVIO UNI MOVIOB BISTORIÔUI 80R OBAQUI TRAITÉ IMPORTAMT. 



/> 



■Ç\t 9^^ A^t^r 



ni 



M. CHARLES GALVO, 

MBHBIII CORRISPONDâNT DE L'IHSTITUT HKTOKIQIII, Dl LA SOCIÉTÉ DB OÉOflRAPHIB, 

DB LA SOCIÉTÉ IMPÉEIALB ZOOLOOIQDE D'ACCLISIATATIOII DB rRAHCB , 

DB LA SOCIÉTÉ DBS ÉCOMOMISTBS DB PARIS ; . 

DB L'INSTITDT HISTORIQDB BT OÉOGRAPBIQVB OU RIO DE LA PLATA ; 

CBAROÉ D'APPAIRBS DO PABAOUAT PRÈS LBS COURS DE rRAHCB BT O'ANOLBTBRRB. 



TOME QUATRIÈME. [S 



-•♦*■ 



PARIS, 

A LA LIBRAIRIE DE A. DURAND, 

Rae d«« Grëi, T. 

i86S. 
' "" TOUS DROITS RÉSBRVtS. 




JXJri>A'4^^ (/^ ^ 



- a 1 rt 3 1 « 3 w I «f ^1 



y\n^^^ f AWA^as! 



'■I 



\ .(*) MOÏUA' 






\ 



PRIMER PERlODO. 



ESPANA Y PORTUGAL. 



r 



GORRESPONDENGIA OHCIAL É INÉDITA 
U DIliRGiCIM H LJIITK MTM IL PIlifiOlT T IL iliSlL, 

POR D. FÉLIX Dl AZAIA, 
PRIIIBK COMM^RIO Dl Ik TUCUA DITItlOII. 

( CONTINUAGION (i). ) 



18. — Al virty, tobre la demareacion. 



1798. 



Curuguati, 20 de junio de 1791. 

Excmo. SeftoT, 

Recibi la de V. E. del 13 del pasado , con la copia de lo que 
Y. E. escribiô al sefior virey del Brasil, el 10 de marzo de 1790. 
Ambas me imponen de las ideas de Y. E. y del jefe portngues, 
que, aunque opuestas entre si, no son acordes con mi modo de 
pensar, qae me précisa dedr el amor i la patria y la jasticia, y el 

(1) Véaae U primera parte en el tomo UI, pég. 819. 



1795. 



lofera* obuiiide 

d«l brigadier 

D,Je*éC.d«8ia 

1 Firia. 



El rty admiiiè 
la inbroiielea. 



CoBfmlo 

lobra wbrogaaiOB 

de rioa. 



6 KSPAAà X rOilUOii., 

empleo de jefe de la tercera division de demarcadoNi : mucbo 
luasi nendo mi demarcacion, en mi juioio, el negooio mas grave 
que paeda ocurnr en el viroinato. Y como no si decir muohas 
y graviiimag cQgaa en pooas palabras, supUco k V. E. diiimula 
lo dilatado de esta carta. 

El Exomo. Sr. D. Juan José de Vertia , luego que reùbûi el 
tratado ùltimo de Kmites, se informé del sugeto mas instruido, 
que era el brigadier 0. Mé Custodio de Saa y Faria> quien le 
dijo, que no podia veriflcarse el articule 9 , porque no existian 
rios con el nombre de Ifj^urey y Corriéntn , que son los limites 
que ^a dlcho articnlo. Dijole tambien> que el tratado penùl- 
timo asignaba los mismos rios, y que, como los demarcadores 
no los ballasen, se convinieron las certes en subrogar en su 
lugar los rios Igatimi é Ipané-guazù. 

El Sr. Yertiz comunicô à S. M. estas noticias , proponiendo ht 
subrogacion mencionada, ({ue admitiô el rey de acuerdo con el de 
Lisboa, expidiendo la reaUn^truccion de 6 de junio de 4778. En 
ella se lee que a juntas en la boca del Igatimi las dos mitades de la 
subdivision espaûola y portuguesa , ban de empezar en este su 
demarcacion , tomàndolo por limite; puesnobay rio i\lguno 
que se conozcaen el pais con ei nombre de Igurey, y el Igatimi 
es el primero caudaloso que entra en el Paranâ por su banda 
occidental, pasado su 9aIto Grande. Subiendo à suorigen, seveu 
no distantes de él las vertientes de otro rio que , corriendo al 
poniente, desemboca en el rio Paragnay, en que es conocido 
con el nombre de Ipané ; el cual deberâ tomarse por limite, por 
no ballarse por esta parte rio alguno que tenga el nombre de 
Corriéntes. o Estas literales clàusulas bacen ver con claridad 
que SS. MAI. Gatôlica y Fidelisima admitieron la propuesta 
subrogacion de rios, no abaolutamente, sino por lo qu|^ se les 
informé, y en el supuesto de no existir los rios Igurey y Cor- 



riéntes. 



aesa? ^zoxz&riBcnm b>;ï31d co^ïosiqm sw .oîl«8 hh orîl 



À este aliide el virey portugues cnando diceâ y.E.,que «dicha;» 
real instruccion de 6 de junio es supoesta é ilusoria; que no 
ban convenido las cortes en seâalar el Igatimi é Ipané; que 
dicbainstroçcion es ooadiciQnal^ etc.,>pttes todo elle nosigni- 



•. 



. 



ioha 

leao 

que 



V 






Am otet ooia, aino qae dioha initruoeioii se eipidid en Tirtod» itii. 
de la tserdon de dioho D. losé Giutodio, qoe dijono haber rioe 
Uamadoe Igwre^ y Corriéntei; liendo asi que el yinj del 
Jauéiio eree que loe hay , y qoe dieha ioftroeeioii admite el 
Igatimi bijo la condioion de que no bay Iguiey : f por eonil- 
guiente, nendo el supnesto, 6 condieion falsa, no debe UMt 
lugir la in»traedon, sîno lo literal del mtado que no ba lido 
anulado por la iostrocoion, «ino luplido, por ouanto se creyd 
que ténia un defecto que no tiene. 't >^ 

No puedo oeultar i Y. E. que mi sentir es el del viiey lusi- 
tano, en ouanto à que dioha instruccion envuélTe la eondioion 
de no existir loe nos Igurey y Corriéntes, yen que, si los doe 
6 une de elles se hallase, debemos preferirlo eon el tratado à 
la menci(^ada instruccion; repntando i esta eomo eipedida 
bi^o un supuesto falso y para un caso que mo suoede, di|j4ndo- 
la en lo demas en su vigor. 

En efeeto, existe el rio Igurey en el conoepto del Tiiey portu- 
gues, y en el mio, aunque discordâmes en ouâl sea. Bajo de 
este supuesto, es fonoso que yo oiga à mi concurrente, para 
saber cu4l es su Igurey, y las razones en que fnoda su ereencia; 
y que él me oiga y entienda cu&l es mi Igmny, y mis funda- 
mentos para tenerlQ por tal y por el del tratado. Hecbo este, 
seri juste que la parte infundada céda, y si ambas lo fueren, 
sera eleaso de dioha instruccion. 

Presnmo que el Igurey, que pretenden loe Lusttanos , ee el w. 
arroyo Garey, que entra en el Paranâ por el ocddente, bejo del 
Sflto Grande, y que se fundan ùnicamente en la semejanza del 
nombre : pero no tienen razon, respecte à que los reyes hideron 
el tratado 6 oontrato penûltimo en la segura ereencia y conyenio 
de que el rio Igurey, sea el que fuese , se hallaba sobre el Salto 
Grande del P^ieanA; y sin mas motiyo qqe ester dioho Garey 
bajo del Salto, f» doppreciâ en dichadenuirc^cion, segnn eonsta 
expresamente del diario de sus comisarioe. 

El tratado tUtimo se taso bijo del mismo coneepto, segnn se 
ye <p qoei^ombra à losmismosiios, y en que dieba instruccion 
de Q junio dice qne t por no hallarae lio con él nombre d» 



BitoltMii 
Mlfwty. 



1711. 



M. 



Id.C«bMtru 



8 IWAlA X rOMTlIOAL. 

Igurey, se subrogae el Igatimi , por ler 6l primero caudaloio 
sobre el Selto Grande. » De forint que batlândose infonnadu 
lu oortes de no eiistir el Igurey, aolarâron so intendon didendo, 
que el rio de la demarcadon debla ester sobre dleho Selto, j 
qne pqp tener esta dronnstandai y no otra, el Igatimi se subro- 
gaba al Igurey. 

Ademas de que tambien quieren 88. MM. y lo ezpliean en el 
tratado, que la demarcadon no siga cnalquier rio oomo el Garey, 
sino los muy candalosos é inequivocables. Poi* otro lado, el rio 
cuyas eabeceras eetén mas prôzimas à las del Ignrey, sea el que 
lùere, debe desembocar en el dd Paraguay, dentro del trtfpieo, 
6 en la zona tôrrida. Asi lo explicaron los reyes en las instruo- 
dones dadas & sus respectivos comisarios pasados, Y las del rio 
6 arroyo Garey est&n mas prôzimas à las dd rio Xejui, que 
▼ierte enel del Paraguay, en los S4* 13* de latitud austral, 
esto es, muy fuera del trôpico,y déjà à la parte del norte nue»- 
tros pueblos de Iquamandigù , Goncepcion , Belen y Taouari, 
con los mejores yerbales de esta provinda. 

El rio que no dudo que es el adgnado con el nombre de 
Igurey, en los tratados penûltimo y liltimo, es el rio Yaguarey 
6 Yaguari, que tambien tiene los nombres de Monici é Ibin« 
belma , y desagua en el Paranà por la ribera ocidentai, bida la 
latitud de 22* y medio, sobre el Salto Grande del Paranà. Dicho 
Taguarey es mucbo mas caudaloso que los Garey, Igatimi y 
Amambay,por consiguiente mas adecuado para limite, sin que 
pueda eqpivocarse ', porque, sobre ser muy conocido, es el ùnico 
que entra en el Paranà por très bocas. Ademas de que, de 
Yaguarey à Igurey bay tan poca distende y tanta identidad, 
que puede y debe tenerse por yerro del que copid los tratados 6 
el mapa que se tuvo présente para hacerlos. En efecto, es fiicil 
conocer que la yoz Igurey esli alterada y corrompida, pues no 
es ngnificativa en guarani, cuando las de Yaguarey y Yaguari 
lo son, y muy castizas. 

Las eabeceras de dicho Yaguarey 6 Yaguari, segun los diarios 
y mapas de los demaroadores ultimes, son las mas prézimas i 
las de Qtro muy caudaloso que vierte en el Para^ay por su 






I 



nrAflA T PORTVOAL. f 

eotU orieotal, en U lona tôrrida, hâda la Utitod de tt* 4' : 
eayu dieuistaiiAiaf , j otni eomblikadu cou «1 tralado pêndl- 
timo y oon Im initraooionas aeordas de sui respeotivos comiia- 
rioi, detinniiiaron à eitoe, lin que en ello tuvieraii controtenia 
ni dudai é ereerlo por el que el tratado llamaba Corriéntei, y i ex- 
preiarlocon este nombre en su mapade la demaroadoir, cnàndo 
por el rio Igatimi demaroaron el rlo Paraguay hasta el Janrd. 

Este riO| oreido Gorriéntes, tiene ademu las dreunstancias 
de grande caudal, y de ser inequiTocable, porque entra en el 
del Paraguay, Junto i nnoe cerros que diohoa débarcadères 
Uamaron Itapucù. 

Agrégaseilo dicho, que el Yaguarl, y el que tiene sus cabe- 
ceras mas prélimas à él> vertientes al rio Paraguay, cubren 
perfectamente los establedmientos y navegaciones de ambas' 
coronas, quedando distantes de elles las pobladones espafiolas 
y mas las portuguesas. 

Todo lo dicho es lo mas conforme à la intendon de los sobe- 
ranos. lo mas fundado en sus ôrdenes, instrucdones y tratado, 
y consta de los diarios y mapas de la demarcacion liltima, cuyos 
originales solemnes, tirmados por los respectives comisarios, y 
aprobados por ambas cortes, paran en los archives de estas, â 
que me reflero : limitàndome i incluir copia de un pedazo del 
mapa de la demarcacion ûltima, para mejor inteligencia de lo 
quehe dicho. De modo que ningun hombre juste se separari de 
cuantodigo, ni dudàrâqueel rio Yaguari tiene todasiasseftales 
sin faltarle una, de ser el que SS. MM. indicaron con el nombre 
de Igurey, y de ser el mismp qiie tuTieron présente para 
hacer didios tratados. i » 

Bien se que se ha solicitado con empeflo de los Portugueses 
que admitan el Igatimi, en virtud de la instruccion acordada 
por ambas certes, el 6 de junio. Tambien me persuade que 
alguno hasabido persuadir à V. E. esta idea, pues que Y. E. me 
ordena que démarque los ries Igatimi é Ipané; pero yo no tengo 
la culpa de que, por falta de buenas noticias, se baya solicitado 
lo que nos perjudica inflnito, y à mi ver es contra las reaies 
ôrdenes ^ instrucdones que tengo, pues todo se ba hecbo dn 



17tl. 



iO 



JUPAftA T POBTtlOAL. 



1795. 



CiMcn qo* pued« 

Aura demirear 

«lrioI|ttiini. 



mi noticia; siendo aei qne se debe supMier que 70 107 si ma» 
instruido en este pnnto. Tampoeo esta en ml* maso e1 qae 70 
entienda la real instruccion eitada con la etaridad quehehecho 
ver 7 como subordinada al tratado, ni qne otros la entiendan 
como absolata, siendo condicional 7 sinpeijuieio del tratado, 
pues que no admite la subrogacion de los Ipané é Igatimi sino 
bajo ^1 &l80 supuesto de qne no existen loe Igure7 7 Gorriéntes; 
pero si estos existen, oomo lolie becho ver, debe prevaleoér el 
tratado sobre ella. Para que Y. E. se convenza mejor de esto, 
baste decir, que tengo érden de S. M. comunicada por el Sr. 
conde de Florida Blanca al Sr. D. José G&lvez, 7 por este al Sr. 
D. Juan José de Vertiz, el 7 de abril de 478), en la que se da 
preferencia al tratado. 

La circnnstancia de jefe de ia tercera partida me obllga & 
decir à V. E., qne , segun la real instruccion de 9 de junio, no 
puedo demarcar el rio Igatimi , como se me manda, sino en el 
caso de no hallar el rio Igurej, que en mi juicio existe : 7 en 
cuanto al Ipané , tampoco puedo admitirlo en ningun caso. 
Para que Y. E. se entera de mi razon 7 de que le ban infor 
mado mal los que ban contribuido k que Y. E. me ordenase 
demarcar el Ipané , ba de saber Y. E. , que cuando se propuso 
à S. M. la subrogacion de los rios Igatimi é Ipané en lugar de 
los Igure7 7 Gorriéntes, se creiaque los Portugueses poseian 
el Igatimi, 7 no era asi, 7 se ignoraba que teniamos dos pue- 
blos al norte del Ipané, de quienes se tuvo despues noticia. Y 
viendo que quedaban por los Portugueses si se cumplia dicba 
real instmccion, dirigiendo la linea por el Ipané, se hizonueva 
consulta al re7 sobre esto 7 unes 7erbales de Misiones, â que 
S. M. contestô con la érden eitada de 7 de abril de i782, po- 
niendo notas al tratado ; 7 en la del articule 8<* dice, que « bien 
claro es qne en el articule 8" no se ceden los pueblos de Espa- 
fioles é Indios (esto es, Concepcion 7 Belen) que cita el briga- 
dier Saa ; » que es lo mismo que decir, que no puedeir la linea 
por el Ipané. Esta drden , que se me ba mandado observar, 7 
esclarece este 7 otros puntos , es la postrera sobre estas mate- 
las, 7 me persuado que Y. E. no la tuvo présente cuando me 






ISPAAA T POlTUGALi If 

mandd tomar pot limite al Ipané, ereyendo al pareeer que 
àitkùs pnebk» debiaik teoMBO por oedidos en &Tor de la d»- 
maroadon. 

En cuanto & la importancia del asnnto, debo infSonnarà 
V. E. que de demarcar los Igatimi é Ipané, en higar del Ta- 
guari y el que lo encabeza , bay 30 léguas de latitud y 3<* tin 
cuarto de longitud , segun se ve en el mapa a^junto. Que si la 
linea va por los dos segundos, quedarian por nosotros los mejo- 
res y mas abundantes minérales de yerba con las majores tier- 
ras que hay desde «111 al Rio delaPlata; que tendremos franca 
la comunicaoion del Perd por los Chiquitos, y finalmente, ez- 
tendiéndonos bàcia el norte, quizas no pasaràn mudios afios 
sin que esta provincia posea â Cuyabâ, Matogroso y los dia- 
mantes de las cabeceras del rio Paraguay. Todo lo contrario 
sucederà si la linea va por el Igatimi é Ipané ; y para no dila- 
tarme, suplico â V. E. tenga présente mi carta de 13 de octu- 
bredel79G. 

En vista de todo lo expuesto , me veo precisado sin arbitrio 
à solidtar de mi concurrente que démarque dicho Yaguarey 6 
Yaguari, y el que encabezase con él y vierta en el rio Paraguay, 
respecte à que, siendo lo que quieren los soberanos y los queel 
tratado Uama Igurey y Corriénies , no pueden ser subrogados 
con otros. Asi, si se me propusieseô mandase demarcar el Iga- 
timi û otro Igurey bajo del Salto Grande del Paranâ, no los 
admitiré por las razones expuestas : y si no bidesen fuerza, 
solicitaré el expediente interino de que habla el tratado , que 
no puede ser otro que hacer el mapa de los rtos cuestiona- 
dos, para que los reyes decidan en su vista como duefios y en 
fuerza de las razones en que se apoyaren los dictâmenes. Pero 
si los Lusitanos no acceden à demarcar el Yaguarey y su conca- 
bezanîe, ni tampoeo al expediente interino, me 8W& muy sen- 
sible , porque babré de morir en el desierto , eausando graves 
costas al erario, sin poderlo remediar. 

Para abreviar las cosas , séria conveniente que V. E. 
enviase al rey esta carta y la de 13 de octubre ùUimo, para 
que se solicitas^ de Lisboa <][ue sus comisarios acoedan 4 iQ 



un. 



qm Mria «wm«M. 



Solieiuid 

pm 

que M dtoMrqiit 

6 Taguart. 



Sobra tdopeioii 

da un BMdi« 

inltrio). 



179B. 



iS BSTAftA Y PORTOOAIi. 

joito , 6 por lo ménos que accodan à un eïpediente interino. 

Doy & y. E. las gracias , porque me ha dispensado de tratar 
oon los Portugueses lo perteojscieate à la demarcadon de D. Juan 
Francisco Aguirre; y en cuantoA no pennitir que los Portu- 
gueses hagan exploradoneQ de nuestras tierras, haré cuanto 
esté de mi parte, seguny«j:». la dispose. ^ 

Nuestro Sefior, etc. n r^^flôfesid 



DtmortiMicnMbU 
4t lot PtrtagMtM. 



.Cf 



19. -pf il/ miMno^/mm ^ue «e rttirm laspartidoi, 

Excmo. SefLor' ..aniwgA uSHgfâai:,^^ .«sswi S eoc^ 

Se pasé el tiempo en que 'ofrecieron llegar à esta los Portu- 
gueses y dos meses mas, sin^que puedan disculpar tanta de- 
mora, cou el prétexte de msdos tiempos y otros acaecimientos 
del yiaje. Por otro lado, el temperamento del Igatimi es raor- 
tifero en los ultimes yprimeros meses del afto; y no igno- 
rando elles esta circunstancia , es creible que no aparecéràn en 
el présente ni ^n los principios del aûo de 1793. 

Yo no se que ideas puedan tener los Lusitanos para haber tar- 
dado los ailos de la vida de un hombre en resolverseàdecirnos 
que vendràn : y despues que lo han dicho, temo que ba de pa- 
sar el siglo présente sin que aparezcan por aèà. Dejo aparté lo 
sensible que me es la consideracion de que paso la mejor parte 
de mi vida y los ailos mas utiles de esta en destierro, viendo 
que he de acabar el reste de mi existenciainûtilmente, 6 babré 
de pedir mi retire de esta veterana partida , porque los hôm- 
bres no son eternos; y solo traigo à la consideracion de V. E. 
los costos que sufre el erario, mayormente ahora que se estàn 
manteniendo muchos peones en el apronto y custodia de los 
auxilios que pidieron los Portugueses, y los que por nuestra 



iôÀ que tiene tma ini. 



parle estàn prontoa para haoer una 
de no prindpiane. 

En el présenté fiital aâpedd'ifiB'Ias eosas es easnalidad el 
acertar : & veoes me determino à proponer à Y. E. que se reti- 
ren los a6zilios qne pidieron 16s Pùrtagneses, fÉ6 liallan.en 
el camino de Igàtimi, despidiendo los peones que los atienden, 
haciendo lo mismo con los nùos ; pero hallo el inconveniente 
de que si llegan los Lusitanos se hallarân à pié y los recursos 
muy distantes. Otras veces me ocurre por mejor retirer mi par- 
tida 7 deshacerla, para ovitar saeldos , segnn solicité de Y^ E. 
el 13 de febrero de este a&o, j este es lo qae tengo por mas 
aeertado^ fimdàndome en que esto mismo acaban de hacer los 
Portugueses, segun me ayisa D. Antonio Alvarez desde Gbiqui- 
tos, y lo que me escribe D. Diego de Alvear haber oido à sus con- 
currentes que solo vendra al Igatimi la division que debe obrar 
con D. Juan Francisco Aguirre. ' 

Bien veo que solo un hombre instruido en lo future puede 
disponer lo coj^veniente , y que si se retira y deshace mi divi- 
sion y llegan los Portugueses, sentir&n hallarse nn concur- 
rentes : pero si no vieneo, 6 vienen solo los del sefior Aguirre, 
es claro que el principio de mi demarcacion se dilatar& mucbos 
a&os,.creciendoàpToporcion los costos^yhaciéndose précise 
entônces que venga otra division jdven à reemplazar estai que 
solo por anciana sera acreedora â su relevo. ^ .^>> . 

Y. E. con mayores luces podr& déterminer si he de licencier 
mi partida en caso que no aparezcan los Portugueses en agosto 
y setiembre^ 6 cuando aparezcan solo 16s que han de trabajar 
con Aguirre. En todo caao, si Y. E. no disponé lo coiltrario no 
apareciendo los Lusitanos en dicbo tiempo, retiraré los auxilios 
que se les tiene prontos en el caibino de Igatimi, y toda mi par- 
tida à la Asundon, reuniendo la animalada en la estancia mas 
prôxima que pueda â esta vUla; pues de este modo se ahorra- 
rân 6,000 pesos al afio, y se conservarân los animales, que mue- 
ren à los seis ii ocbo meses en aquellos lugares. 

Nuestro Sefior, etc. 



OUItUi 

pw Ul MMif». 



■iMdMkM* 

ladhiiiradtAttHU 



Aitn pnnM* 
■ik iMinrA 



a 



I7M. 



RMinkte. 



■aUTCqMtsfo 
pen «faaluria. 



y*iu^\ !s ti- 









; u i';,^-.'Ks.» i.'/. 



^fiinâdèiàV^ilè 



'^41fl. 



Liwio que recibi )» (te V. 9^ d» 1$ 4e jidio ùltimo, eo que 
me oomnnica qoe \» LontaDon eitialieii ^tHwMni {an %q P«r 
blo, ri» dar pu» eUo otio mptifo que !• enfennedel ie «n ee- 
trénomo qna babia paadoâ euvaxaa alJa)iéiroi,T«MM cegmar 
i esta capital, y lo tevidgaé feliamente en ooee diai «on to4a 
lagente y animaleB. 

Tome esta resolucioUffoudado «ique la animalada empe- 
zaba à perecer en aqueUa tiërra, doQde no pueden vivir sino 
seis ù ocho meses; en que con mi retiro se siiorran 600 pesos 
mensuales en sueldos y raciones depeones y capataces; en.que 
los Portagueses, qne eono<Sék mejoir que nôsotrosque el Iga- 
timi es pestilencial en los ûllimos y primeros meses del aflo, 
no ban de venir à lo ménos hasta el mayo prôximo, y en mi 
juicio en inaolios afios, 6 hàsta qae se décida cuâl es el yerda- 
dero Igurey ; y finalmente, me fundo en que^ b{d>ie9do yo 
dejado en Curugaati todos los articulos de almacéli que pue- 
dan entorpecep mi marcba, podié transferirme à dicba fillaen 
el tiempo que los Portugnesas desde ^atimii en caso que pare- 
ciesen, que es cosaque miro mny distante : ylo indioael decir 
que ba pasado al Janéiru, eon el fin de curaTse, el ast»inomo f 
siendo asi que pudiera mas bien decirse que va & bùsear la 
muerte, porque San Pablo ea el pais de la salud> como Janeiro 
de la enfermedad. El no indjtoer sn jeemplazo, ël no salir el âe-^ 
trâjUHxio sanp, Ai bablar à poco mas 6 ménos de euândo saldriai^^^' 
todo significaj da à entender losaftos^ne Mtan para que Ue^ ' 
guen à estoâijpaises. tOjaU saïga enttda esta pi:ofè«o{a l q;tte.eÉ' 
mi juicio es tan elerta.eomo laque biee Ântes de salir de esa 
paxa este destino , oponiéndome fnertemente & que no tiniesen 
estas divisiones al Paraguay à esperar aflos y causar grandes 



v 



eoflo% Mgoa iM «onsti à Im ««ItaNf D Ji !: Joié de Vtttii 
y D. FnuMHM4e Pftala Sans. 

Nom iM«oiilta qttft,«ik el^ideii tegvkr d«l lenkio, deluA- 
.it 70 eiperar éiden de V. E. .para letiraniie ; peto, de habedo 
veiifieado, habiia ûdo pieaiso especar très meees, en eoyo 
tiempooMhubieraquedado nn ammales, se haltriangastâdo 
al fié de 1,000 pesos, 7 se hubiera privado à la provincia del 
totb^ de k peonada 7 & les muleres éh^os de maridos 7 pa- 
dresieaTei pnjuieios ao (piise que gEaiaaen mi eoneieiioia. 
Borieuyas ooosideiiffloiies eqM«o que V. £. aprnebeosi^fesolor 
don «liectttiTa, 7 de lo eontaarie dispenga; pnea»^ eoaoln di- 
eboy ea4K)eo8 dias velfeié al liigar que dujé. 

NuesWSefior, etc. :Mmm 



, . .=dij.,ô8 miim jfli HOC ôiï^ m îéiôgsaî oiiju ïj 
31. -^ Si^re la demareanoné 



■i.iiJi. 



i7«l. 



«•kabir 



Asundon, aetiemlm 19 de i7(H. 



,„, JEicmcu Seftop, 

Recibii&de V. E. de 18 de agosto, en que da leoibo & la mia 
de SO de Jumo ùltimo., lo cnal no pierde un punto de su 
fiiwia, aunquebaya en ella alguna naturel equivoeacion en el 
motivo que ca«sô.4a expedioion^e la real instsuceion 4e 6 de 
juniodelT78. 

Me dice Y. E. que es mas £&cil para nosotrossoetenar 4Ue et 
Yaguare7 es el verdadero Igure7) que el Iguary de d'Anville 
para los Portugueses : sobre lo cual tiene V. E. mudho juido, 
toda la justida 7 la razon. Yo S07 de sentir que lo mas util, 
expedito, fundado 7 conforme al fitatado, es sostener'diche Ya- 
guare7, 7 que el empe&arnos en soliciter los Igatimi é Ipané, 
no puede s(»tener8e en el tribunal de la justicia, mm euando 
engan 7 confiesen los Lusitanos la mencionada instruodon de 



qm«l 
Mal 



i7M. 



qm MMMUaia 



41 - IfefAikA f fORTMiL.. 

6 de Janio. HabUndo ingeDauBinte, oompitaido que li loi Par- , 
tugneses «taneieii bien impoMtot «i tôt intmni 7 ta lai 
raioaef qne las apoyan «n «ila parU«ludii«nii daida Imgo ad- 
mitido 7 wlidtido lo miaiiio ^ot noaetrai hainoa tiigido da 
ellos, que 61 là damarcaeioii d» ka Igatini 4Ipaiié, fo* ea la 
mas pojadieial 7 en al, dia daatraottrt da aate ptofinda : 7 
ouaodo no qniaieran «flo» podiann «n soUdisimaa fimdaman- 
tos repugnar diehos rioa, sin que por naaatia parte sa padienu 
sostener. Pot lo ménosT» no batto lispiasto 4 las niona^ qoe 
ellos poedan dar> 7 no ban dado todaffo, ^agu» «rao^ en apo7o 
de su repagnanâa & ka Igatimi é Ipané*' ««>«})) 'ituRv. •^! -s 

V. E. oon maa jnido 7 conocuaiento Niohaii lo qoe oon- 
Tiene, 7 en mi juido es sostener d Ya8oafe7 sia soliÂitar^ nom- 
brar ni admitir loa Igatimi é Ipa|D^ m tratar de la lefenda real 
instmcdon, qoe para nada es meaeater en mi demarcadon. 
Si, eomo pareoe regolar 7 eati mandado en lu iastmcdones 
qne tenemos, D. Diego de Altear solo bnbisse tratado de la 
demarcadon bastael Salto Graïkle, dejandc^para mi todo lo 
conoemiente al Igare7 que me esta asignado; à û, cnando ae 
empDbâ & tocar este punto ton les PorUi^ueses, se me bnbiese 
dicbo alguna oosa, eomo parada predso» respecte 4 qua est07 
en propordon de instruirme mu que otro en el aaunto > creo 
que lu disputu estarian acabadu; que se bubiara sostenido 
dasde el pxincipio lo que era justo 7 venteioeo, 7 que se bubiera 
obrado con mu instruccion. Pero eomo conddero que bubo 
grave oausa para exonerarme de la eontroverna del Igure7, 7 
para ocultirmela, me résigne con d pooo aonoepto que moed 
en dioba ocadon. .^ 

Nuestro Sefior, etc. 



*.^aé\ 



IS^aAa t PORTtraAt. 



17 



M. — Sobre volver d Curuguati, 



Asuncion, 19 de oetubre de 1791. 



17M. 



Excmo. Sefior, 

Recibi la. de V. Ë. de 48 de setiembre ûltimo en que auponién- 
dôme en GuruguaK me dice, que en caso de no haber aparecido 
los Portugneses en Igatimi, que no haga retirar mi division, ni 
otros auxilios que los que puedan padecer détériore por su exis- 
tencia alli, y no faagan falta para el transporte de los Portu- 
gneses' desde dicbo riojy que yea que se depositen i la menor 
distancia, en que puedan libertarse de démérite , pues de reti* 
rarlos à la Asuncion se seguirian demoras y costos. 

Por lo que hace & mi partidi, nada de cuanto hay en ella 
pnede padecer détériore por ester en Curuguati , sino los ani- 
males ; pues aunqne los demarcadores consuman lo mismo 
alla que aqui , para subsistir en Curuguati se necesita peones, 
capataces y animales , sin que las rares circunstancias del pais 
permitan dispensa en este : aquellos comen, y estes perecen i 
los pocos meses, sin arbitrio, en aquellas tierras, y baràn falta 
cuando se uecesiten , sin que quizas tengan reemplazo cémodo. 
En este concepto, y el de que la estacion de la partida en dicha 
villa no puede tener otra utilidad en caso alguno que la de que 
no esperen los Portugueses doce dias, y de que los perjuicios 
serian gravisimos, me resolvi à regresar, ségun dije à V. E. el 
pasado. 

No obstante , como el conteste de V. E. me haga sospechar 
que mi retirada de Curuguati no habrà sido de su agrado, y de- 
biéndome arreglar i las disposiciones de V. E. aunque me pa- 
rezcan diferentes de mi modo de penser, dispondré mi vuelta 
i Curuguati luego que en el pr6ximo correo reciba la ôrden. 
Pues aunque me sea sensible no haber acertado con el con- 

T. IV. 2 



Sobr* no ntirar 

la difition 
ni otroi lasUiM. 



, Raton 
qatUiTo Aura 
para ngmar. 



Agoarda 

6rdeii para ragrtaar 

A Curugaail. 



fi 



tf»AtA Y roBtDOU. 



iTts. cepto de V. E , me consolaré oon haber hecho lo que me pare- 
dô que debia, exonerando mi obligadon y condenda, y oon 
ver que el yerro de no haber esperado la ôrden para mi reti- 
rada se enmendarA tohiendo, dn que mi procéder haya per- 
judicado à la demarcadon , àntes bien babrà ahorrado algunos 
pesos y animales à la real hadenda. ^ 

Por lo demas, eomo nadie es tan prictico en la proyinda 
como yo, que miro las cosas con todo elcelo y reflexion de que 
soy capaz, dispuse en mi retirada que los animales quedasen à 
trdnta leguaK de Curuguatl, que es lo mas préximo donde pne- 
dan sabsistir, y dejé los auxilios que de érden de V. E. ntud 
este gobernador para los Portugueses à veinte l^uas de Iga- 
tiroi. Pero como ya estuviesen insenribles, los mandé retirar 
con mi aeuerdo, y no se han reeroplazado con otros mucbos, 
porque se inutilitarian igualmente àntes que llegasen los Por- 
tugueses, que conmucha probabilidad se puede créer que no 
llegaràn hasta abril 6 mayo prôximo. No obstante , cuando 
V. E. condderase util y predsi la renovacion de este auxilio , 
puede mandarla verificarà este gobernador, que esta encar- 
gado de ella. 

Nnestro Sefior, etc. 



23. « Sobre eitablecimientos portugueses. 



Asundon, 19 de julio de 1792. 



Ciwtu 
eoniidcneionet. 



Excmo. Se&or, 

Aunque en varias ocasiones be hablado à V. E. de mis idéas 
sobre esta demarcacion y de los establecimientos portugueses, 
con todo, la importancia de ambos puntos me oblîga à aûadir 
algunas consideraciones que me ban sugerido las ûltimas noti- 
cias, para que V. E. las ponga en noticia del rey sin pecder 
tiempo, porque pudiera parjudicarnos la lardanza. 



V 



ttPAJlA T POMTUOAL. It 

Ademas de la josUcia que nos da el ûltimo tratâdo 6 oon-': 
trato, para que yaya la linea, 6 raya divisoria^ por los nos Ya- 
guarey 6 Monici y Gorriéotes , segnn dije i V. E. en 30 de ju- 
nio de 4791, se seguirà de ello no solo el que esta proyiocia en 
un afto se prolongarâ , sin costo alguno, desde el trôpico al pa- 
ralelo de S2* A', que son las mejores tierras del vireinato y ton 
yerbales prôximos al rio , sino que con esto tendremos escales 
mas prôzimas y abundantes para ir à los Ghiquitos y â los es- 
tabledmientos que hagamos costa arriba y. separarémos para 
siempre à les Portugueses ; porque todas las tierras al norle 
de dicbo Corriéntes hasta la laguna de los Xaràyes, son impo- 
blables, porque las crecientes del rio Paraguay las inuivlan à 
larguisimas distancias, sin permitir que los Lusitanos se 
acerquenà nosotros ni al rio, ni intenten beneficiar dichos yer- 
bales para vendernos la yerba , ô para llevarla â sus minas , 
donde se estima mucho : estas ventajas son inapreciables. 

Las ùltimas noticias comunicadas por D. José Antonio Za- 
yala , que se esta fortiflcando en los 31* de latitud, nos asegu- 
ran, que desde alli â Coimbra, que se halla en 49° 53', tam- 
poco hay tierra poblabie en la costa occidental de este rio. Por 
otro lado se sabe, que desde poco mas alla de Albuquerque, si- 
tuada en 48* 53', el rio Paraguay corre hasta el Jauni por la 
laguna de los Xariyes, que es tierra anegadiza é intratable. Dd 
modo que las ûnicas tierras altas de la costa del rio Paraguay 
estàn , por la oriental , desde Goncepcion ô trépico hasta el rio 
Corriéntes, y por la occidental, desde Coimbra à Albuquerque. 
Este lîltimo trozo de tierra alta es justamente lamasprôxima 
â los Ghiquitos , como que solo distan veinte léguas, en cuya 
distancia se hallan dos cordones de serranias que vienen de 
noroeste à sudoeste : la una, Uamada de San Fernando, besa el 
rio en Albuquerque , y la nombrada San Pantaleon, en Coim- 
bra, segun me avisan de Ghiquitos. En ellas hallô el Excmo. 
Seûor D. Manuel de Flores, en la demarcacion ûitima, todas 
las sefiales de minas de oro y diamante, y por otro lado, Her- 
rera (Décoda VIII, lib. 5, cap. 3, in fine) dice : a que Nuflo de 
Ghàves, habiendo dascubierto en la provincia deltatin, en que 



17tl. 

CtM 

n 4M 

MprelM|wla 

la prof ImU, 

«in cotM abiyiiio. 



' ElUBliOD 

d* lu 
Aniwi ikmt «lut. 



ITfl. 



OMWiUjat 
°qn« rttoluria 

dt «MUa»r 
lot Porla|MfM 

tC*tai»r« 



86 ballan lu tierras roencionadts, machos metales & treinta lé- 
guas de Santa Crus la Vieja, volvid con 60 soldados, fraguas y 
herramientas à tomar mejor conocimiento de dicbas rainas ; 
pero que Antes de llegar fué tnnerto. » 

Este supuesto, si contra justida y ùltimo contrato se permite 
A los Portugueses mantener à Coimbra y Albuquerque, no nos 
quedarà dônde fljar el pié en la costa occidental del rio Para- 
guay : los Portugueses , establecidos alH , seràn duefios de su 
navegacion y de la provincia de Ghiquitos, pues tienen la 
mayor proximidad, y es probable que ballarân en las sierras el 
oro y pedreria que disfrutan por nuestras condescendencias en 
sus ii^mediatas, y que nos indican los SS. Flores y Herrera. 

Por el contrario, si nos quedan Coimbra y Albuquerque y nos 
poblamos alU, en el mismo dia que esto siiceda tendremos 
abierta la comunicacion y comercio con los Chiquitos, Môxos y 
Santa Gruz : pues los barcos no tienen tropiezo > y el goberna- 
dor de Cbiquitos ha ^scrito à este , que no halla reparo en 
abrir caniino hasta el rio, ni tampoco en conducirlo hasta 
los 20« de latitud. Pero, como ignora que desde Coimbra 
al grade il es tierra anegadiza, quizas no podrâ establecerse la 
comunicacion tan abajo , con solidez y para todo tiempo. 

Ademas de la ventaja infalible de comunicar con los Cbiqui- 
tos, lograremos, en poseyendo à Coimbra y Albuquerque, las in- 
computables ventajas que se dejan entender, y las que insinué 
à V. E. ellS de octubre de 1790; cuyo papel reproduzco, por- 
que no puede ser mas interesante. 

Por supuesto que los Lusitanos harân* los mayores esfuerzos 
para quitarnos las tierras altas de la costa de este rio, pues co- 
nocen que de no conseguirlo , vendrân â perder con el tiempo 
sus minas de Matogroso, Cuyabâ y Sierra del Paraguay, -que 
con justicia volverian â sus légitimes dueûos; pero los centrâtes 
y la justicia se han de sostener à toda costa, y siendo la materia 
gravisima, no debe cederse un punto, ni admitir transacciones 
que no sufren las circunstancias locales. 

La que han insinuado los Portugueses, ofreciendo despoblar 
â Albuquerque, conservando à Coimbra, es querernos alucinar 



reinta le- 
raguas y 
I minas; 

B permite 
B, no nos 
rio Para- 
los de stt 
tienen la 
sierras el 
lencias en 
srrera. 
pque y nos 
tendremos 
i, Môxos y 
il goberna- 
reparo en 
irlo hasta 
) Goimbra 
blecerse la 
ipo. 
los Cbiqui- 



lue, 



iin- 



le insinué 
[uzco, por- 

esfnerzos 
f, pues co- 

el tiempo 
5uay,-que 

contrâtes 
lia materia 

isacciones 

I despoblar 
alucinar 



mpaAa t poetusal. m 

tin el menor prpveeho; porque, conservando el ftierte del sud, 
siempre serin duefios de la navegacion del rio y de sns tierras 
poblables, sin que nosotros podamos establecemos en loque 
ofrecen dejar, sino cuando elles quieran y por el tiempo que 
gustasen ; privàndonos delà mas c6moda comunicaoion con (M- 
quilos, y de poner en planta lo que avisé à V. E. en dichas re- 
flexiones de 13 de octubre. 

Pero aun debemos desconflar de que Terifiquen la evacuacion 
de Albuquerque, que han prometido; porque despues que la 
ofrecieron, quintuplicaron su guamicion y la de Ck>imbra, elé- 
vando i ellas los jefes mas acreditados, y han reconoddo é 
intentado establecerse en los 21', y à esta hora ya lo hubiesen 
hecbo si no los hubiésemos prevenido, segun dîcen las ûltimas 
notioias, que, aunque adquiridas por los b&rbaros, se bacen 
creibles en vista de la gente que han hacinado; con la que 
quizas nos hubiesen atacado, si no hubiesen visto que no pueden 
entrer en contiendas efectivas con uuestros buques. 

De forma que no dudo que obran con mala fe y que dicen 
lo que no piensan hacer,ofreciendodejaràAlbuquerqueouanto 
mas la fortifican, queriendo venir mas al sur, aprovechando de 
nuestra credulidad, fomentàndola con voces estimuladas del 
deseo de quebrar nuestras vents^as, insinuadas en mi papel de 
13 de octubre, que conocen muy bien; dàndonosuntestimonio 
de ello con haber dispuesto que no se use otra moneda en sus 
establecimientos de este rio que barras de oro, concierta marca, 
las cuales llevan un 75 por ciento de aumento de su valor, 
pare que no puedan introducirse en esta provincia por el co- 
mercio. 

Es cierto que en el dia no nos séria muy dificil arrojarlos, 
por fuerza, de Goimbra y Albuquerque; pero sipor alguna tran- 
saccion los dejamos en posesion de alguno de dichos presidios, 
no dejarànde fortificarse mas y mas, en termines que el echar- 
los nos séria dificultosisimo, y quedarian nuestras ventajas per- 
didas. 

El expediente que ha imaginado nuestra corte , de poner 
presidios entre Ck>imbra, Albuquerque y los Chiquitos, tiene 



1798. 



tl MrAdA T rORTVOAL. 

1795. mnchoi incoBveni«&tet; poique ui como el ihuarnot en la 
coita noses ftcil, expedito y pooo gravoio, porqae el oomerdo 
fomentaria nuestroi establecimientoa, el internaraoa en lai 
tierras es diCfcil, costoso, complicado y de poca ntilidad al 
comercioi qae Goimbra y Albuquerque podrin obitniir, y nnnea 
podrin los estableeimientos, tierra adentro, Uenar las ventajas 
de mi papel de 13 de octobre. 

Para cohonestar la conservadon de Goimbra y Albaquerqne, 
y mover nuestra creduUdad generosa, sin dada alegaràn qoe 
no nos sirven» y que de otro modo quedaria su oomunicacion 
con las minas expuesta à la invasion de los bârbaros. Lo primero 
es tan ftlso como se déjà de entender de rois reflexionea ; y lo 
segundo es un prétexte, pues hace 53 afios que los bârbaros no 
turban su navegacion, ni pueden turbarla, porque casi se han 
acabado, y en brève no existirân por la bàrbara eostumbre de 
no crîar sino un hijo. 

A lo dicho esperoque V. E. a&adirâ lo que su mayor eono- 
cimiento alcanza, para instruir à S. M. sobre unas materias las 
mas graves, pero que hasta poco b& nadie ba visto. 

Nuestro Sefior, etc. 



24. — Para que no corra la Hnea por la cordillera. 



Asuncion. 19 de enero de 1793. 



Coufcrrticiai 
de ambii corlei 

•obre 
la liiiea diviioria. 



Excmo. Seiior, . 

Acabo de saber que nuestra corte ha entablado y esta siguiendo 
sus conferencias cou la de Lisboa, & fin de que la linea divisoria 
entre los rios Paranâ y Paraguay se dirija por una cordillera 
que, empezando en el Salto Grande del primero de dichos rios, 
signe al oeste, paralelamente al curso del rio Igatimi, al sujr de 
este, y continuando despues hàcia el nocte, déclina al oeste para 
acercarse y besar el rio Paraguay en el estreobo die San Fno)- 



àatê Jatier, litnado m 10* U* df latitud luitral. Aiinqn* tite 
Dovadad no baya llagado & mi cou finnalidad, eomo la inaa 
UJera lOipeeha lea bastante p«rA que 70 do ^rda momanto an 
aaodir con mit coDOcimientoi à aelarar un punto taugra?e, me 
veo predsado 4 molestar à V. B. para que en primera ocation 
dirija al rey este papel, que no puedo exeusar, porqoe me con- 
sidero el principal obligado i adarar la materia, onya biitoria 
es la tiguiente : 

Hace nueve aftoa completos que llegué à esta prorincia, ain- 
roas instroccion dessus intereses y de la demarcacion que la 
que tiene cualquiera, y la que balle en las instruccionea que 
me dieron y no considéré sufiaientes para perder tiempo ni ooa- 
sion é informarroe. Y como eu el Sr. D. Pedro Melo de Portugal, 
enténces gobernadorde la provincia, conociese mas luces y celo 
que en el eomun de los gobemadores, bablé varias veces con él , 
y una me dijo que, respecto à que loa mapas y noticias acredi- 
taban la existencia de la mencionada cordillera, y que esta era 
tal que no admitiamaspaso que uno muy angosto^quesepodria 
tomar por lindero: mucbo mas cuando solo cediamosâ los 
Lusitanos el poco espacio que média entre los rios Igatimi y la 
dicha cordi liera, y gan&bamos por el oestelos grandisimos cam- 
posque bay entre ella y el rio Paraguay, desde los 33* i/3 de 
latitud al estrecho de San Javier. 

Me gustô este pensamiento, y lo insinué al Sr. D. José Varela 
y jUlIoa, que era mi jefe , para que me dijese si se podria pro- 
mover, y me respondiô que no, porque ni los tratados ni las 
instruccionea daban lugar i ello , ni querrian los Portugueses. 

Mas adelante, aclaràndose mis luces, vine en conocimiento 
de mis errores, y de que nadie babia entendido este trozo de 
demarcacion : balle los rios Igurey y Corriéntes, que sefialan 
los tratados, y secreian imaginarios; y por fin conoci y cal- 
culé las ventajas de primer érden que dicbos rioe nos propor- 
cionan. Laa eseribi à V. &, y V. E. las trasladô al rey. 

Con el aetual grado de claridad se ve la ignoranda 7 peijuido 
de las ideaa yiejaa , que son : que la linea vaya por los rios 
Igatimi é Ipané, '6 por la referida covdillera; porque con la 



f7fl. 



ConfcrtMia 

•M D. PWro M«l* 

dt Partiifil. 



EiIttoMia 

d« Im riot l$W9t 

y Cwrrttult». 



S4 



B8PA!)A T PORTUGAI. 



1795. 



El Yaguire; 

•« el Igurty 

de lot traudot. 



Deba deiechin* 

la linea 
por la cordillara. 



Ineonvenieute 
de nu hacerlo. 



Ventaja da praterir 
•1 rio Yafttarey. 



primera idea perdemos lo que hay desde el paralelo de Gon- 
cepcion al del rio Gorriéntes 6 Appa, y lo que média desde el 
Igatimi al Yaguarey 6 Monici , que es el verdadero Igurey de 
los tratados. Porque, cuando las cortes celebraron el penùl- 
timocontrato, sabian que dicho Igurey estaba al norte del 
Salto Graude del Paranâ, y que era muy caudaloso : cuyas 
circunstancias anotaron en las instrucciones â los respectivos 
comisarios, para que lo conocieseu; como la de que sus cabe- 
ceras estaban prôximas â las del rio Gorriéntes, para cuyo 
conocimiento tambien les dierou seflales'^ov escrito. Todas 
las referidas circunstancias, y cas! identidad en el nombre, 
se hallan en dicho Yaguarey 6 Yaguari, segun he hecho ver 
en mis oficios anteriores; y como el ûltimo tratado se for- 
mallzô ingenuamente bajo de la misma fe, creencia y palabra 
que el antenor , esto es, que el Fgurey, sea el que fuese, corre 
al norte del Salto Grande, y ccn las demas circunstancias, no 
puede dudarse que e\ yaguarey es el Igurey de los tratados. 

Gon mayor razon debemos desechar la Ifnea por la mencio- 
nada cordillera, pues nos quita lo que hay de ella al Yaguarey, 
sin que ganemos lo que el seâor Melo y yo nos figurâbamos en 
las vertientes al rio Paraguay ; porque desde el rio Gorriéntes, 
para el norte, es tierra anegadiza que no permitellegar à dicho 
Paraguay. 

Cuando lo dicho no baste para que jamas pensemos en tal 
cordillera, precisamente ha de bastar el saber que solo existe 
desde el Salto Grande hasta poco mas al norte de las cabeceras 
del Igatimi, segun estoy informado: por consiguiente, cuando los 
demarcadores se hallen sin ella, tendrân que acudirà las cortes 
para que busquen el modo y por dénde caer al rio Paraguay. 
Y cuando se quiera peusar en que continue la linea por lo mas 
alto de las tierras , supliendo asi la falta de cordillera con la 
lomada 6 cuchilla, como esta por lado alguno bese ni se acer« 
que con mucho al rio Paraguay, siempre sera imposible bajar 
âeste ; y deaqui muchas disputas y una linea interminable. 

Ademas de que, como de contado entrâbamos cediendo las 
tierras vertieotes al Paranâ desde la cordillera al Yaguarey, ya 



BSPAftA T rOHTUOAL. tK 

no tendria oobro lo perdido. Por ûltimo, el trozo de cordillera 
existente, segun las ideas que tengo de ella y la ezperienda en 
estes pafses, no podrâ demarcarse en muchos afios , por lo mé- 
nos yo tomaria vivir hasta que se acabase; cuya circunstancia 
sola es suficiente para preferir les nos Yaguarey y el que enca? 
beza Gon él, pues ambos son conocidos, caudalosos-y de todos 
modes preferibles. 

Por si el motivo de tratarse de dicha cordillera fuese el de 
entablar alguoa transaccion , annque sea la que fuere siempre 
nos sera perjudicial y contra la justicia y el tratado, dire bre-^ 
vemente lo que mas nos interesa y lo que ménos , para que en 
la necesidad de perder^sea lo m ^nosque se pueda: y para suplir 
mi mala explicacion inoluyo un mapilla (i). 

Desde la cordillera que corre al sur del Igatimi al rio Ya- 
guarey, hay muchos y excelentes minérales de yerba, que no 
benefician por remotos ; pero las tierras pasan por malsanas y 
de mala calidad, por carecer de barreros, 6 tierras salitrosas sin 
las cuales no vive aqui sino seis meses toda clase de ganados. 
Pero, aun cuando produjesen otros frutos, no podrian extraerse 
sino por el Paranà, que esta cortado por el Salto Grande ; de for- 
ma que dichos terrenos podrân muy bien servir para desierto que 
sépare les dominios : aunque à los Portugueses les pudieran 
sermas utiles, porque pueden comunicarcon elles porel rio 
Tiete. 

Por lo que mira à las tierras vertientes al rio Paraguay desde 
el trôpico 6 paralelo de Concepcion al 22* A', que es el del 
rio Gorriéntes, por todas circunstancias se gradûan como las 
mejores del vireinato. Salud, minérales de yerba, barreros, sa- 
linas, pastos, aguadas , maderas y todo lo que aqui se desea 
esta en elles, y tenemos el mejor rio del mundo para fomenter 
sus pobladores y protegerlos. De alli sacariamos abundantes 
auxilios para las empresas de costa arriba, y para sostener el 
establecimiento de los Hermanos y otro . que debemos hacer 
mas arriba, cuando nos dejen à Goimbra y Albuquerque : con 



1795. 



Pcijuieio 

d« uni mnMceion 

enilquiera. 



Mueboi mineralM 
d« jetba. 



Riqnau 

de lit 

tiwnt urlieBlM 

klPan|ai;. 



(1) No se ha ençontra4o en el l)orrador autôgrafo de Aiara. 



t7<a. 



Tiemiorinulw 
dil Pingaty. 



La proviaei* 

naetNla 

d« cîtrtM Untnoi. 



lo que leremo» dvefto» dt ana alh^^c mvf predoM , que es el 
rio, 7 de filatogroso y Guyabâ en el primer rompimiento in se 
quiere; ymiéntras ttnto protegerémos y comerciarémos con 
los ChiquiV», observando de cerca à nuestros fronterizos. 

Desde dicha latitod de 3i" 4' basta pasada la laguna de los 
Xàr&yes, nada valeo las tierras orientales del rio Paraguay, 
porqu&aunque en el interior tengancampos bnenos, lasinun- 
daciones ne permiten acercarse à las costas del rio con bastan- 
tes l^as, y por comsiguiente no pueden tener nategadon ni 
comercio. -, 

De forma que si , como lo determinan los tratados , lleva- 
moe la linea por el Yaguarey, basta su cabeeera principal, y 
de alli buseamos la principal, mas piâxima de otro rio, y cae- 
mos por este al del Paraguay, desalojando ademas à Coimbra y 
Albuquerque, que estàn en lo nuestro, no dndo.que àntes de 
mùdios aftos se verân mis ideas verificadas; porque no es po- 
sible que no tengamos las minas de Guyabà y Matogroso, 
cuando las podemos atacar c(m funzas compétentes , llevadas 
por el mejor rio del mundo, sin que los Portugueses puedan 
sestenerlas ni Uegar à ellas, sino por el embudo obstruido del 
rio Tacuari , en canoas y con los trabajos que nadie ignora. 

(Jltimamente, esta provincia tiene grave necesidad de loster- 
renos que hay desde Concepeion à los 23*" 4' de latitod, y el so- 
licitarlos y conseguirlos con todo lo demas que he expuesto , 
no es pedir faTor sino lo que prescriben los tratados y la jus- 
ticia; pendiendo de elloe el tener 6 no dicbas minas portugue- 
ses , cuya nadon, teniendo cubierta su nayegacion de los nos 
Pardo y Tacuari con e^cios casi inmensos de de8poblado> 
n» debe pretender reducir à estos pobres vasallos del rey à una 
estrechez que no les basta para sus ganados. Tambien deberà 
acordarse de que cuanto posée lo debe à la generosidad de los 
monarcas espaâoles. 

Huestro 3el&or, etc. 



■SFAiiA T rOlTUOAL. 



9tt. — Sobn la éemarcacim. 



Asuncion, 30 de abril d« 1703. 



\ 



infc 



Excmo. Seiior, 

Para que Uegue à Y. E. siu lésion el mapa qae he hecho del ui iuDdadwMs 
rio Paraguay, lo di al allérez de fragata D. Anselmo Bardaxi, *^^j;3" 
que salid para esa. En él verà Y. E. que las inundaciones iieiPortngaMM. 
annales de dicho rio no permiten el menor establecimiento à los 
Lusitanos en su costa oriental , desde el rio Gorriéntes à Appa 
para el norte > pues*aunque el cerro del Pan de Azùcar y sus 
inmediatos no sa inunden , segun las ûltimas notidas no 
puede hacerse establedmientos en ellos, sin grandes costos & mi 
ver superiores al poder portugues porque son de pefka viva. 
De modo que no queda otro arbitrio & nuestros fronterizos que 
el de fijarse en la angosta lengua de tierra que desde dichos 
cerros signe para el este : y aun este sera muy dificil, porque 
apénasbay tierra y jamas podrâ ser otra cosa que una guardia 
muy leiana del rio y sin chacras de cultivo. 

En este concepto vendra Y. E. en conociouentoclaro de que, unn diviMm 
si la raya divisoria sigùe dicho Gorriéntes, como lo exigen los p«'«'»'«c«»i*»«"' 
contratos, porque parece que es el que encabeza con el Yagua- 
rey hasta el Jauni, dejindonos las, usurpaciones que nos ban 
hecho en Goimbra y Albuquerque, jamas podràn los Portugue* 
ses poseer ni embarazar la navegacion del rio Paraguay, aun- 
que llegasen à poblar, como lo idean , las tiercas que hay a| 
norte de dicho Gorriéntes . Ptfrque cualquiera poUacion en ellas 
ba de ser lânguida, no teniendo minas ni otros medios de intro- 
ducirni extraer que el de canoas por los riosTacuari, Pardo y 
Tiete, escasos de ag,ua mucha parte del a&o y llenos à/è arre- 
elfes. 

Al mismo tiempo verà Y. E. que para comunicar esta pro- 
yi^cia cou la de Ghi^uitos h&^ dos caminos marcados en eV 



ÉUàHk r POBTUCAL. 



I7M. 

ONeaaiiaM 
pm ewaanicar 
CM la proviad* 

daCkifallM. 

ONdt MM 

dMMMilM 

Mal V» il*«A 
Jou d* O76IM. 



Domingo 

Htninos do Inla 

•i|ai6ololro. 



Siorn 
Su Foratndo. 



mapa : el que empieza donde la Sierra de San Fernando 7 pa- 
sado un poco el pueblo de Âlbuquerque, es el que llevd Juan ' 
de Oyôlas, fundador de esta ciudad, 7 por él llegd i las sierras 
del Perd. Segun las noticias antiguas 7 modemas que he po- 
dido adquirir, no tiene obstàculos, 7 puede abrirse por carre- 
tas que podràn surtir los Chiquitos, poblando de nuevo las ee- 
tancias que tu?o el pu^lo del Corazon, 6 Uevando de Santa 
Cruz de la Sierra algunos pobladores. 

Porél fueron los quince Portugueses de Albuquerque , de 
que diô aviso à V. E. poco bà el gobernador de Cbiquitos, pro- 
testando iban à buscar negros fugitives. El mismo fué frecuen- 
tado de lôs barbares Mbayàs , cnandoen tiempo de los Jesuitas 
iban à atacar i los Chiqaitos , quienes }o embarazaron [con un 
presidio , que obligé à los barbares à abrit el camino que va 
marcado mas al sud, empezando en los 20* de latitud , 7 es 
malo, iM^jo, pantanoso 7 tiene que atrayesar el grande bosque 
que habitan los bârbaMb Ninaquiguilas. 

El famoso conquistador Domingo Martinez de Irala siguié 
otro camino, que empezô en el puerto que llamé ék los Beyes, 
f es precisamente una de las dos laganas que ha7 al oeste de 
este rio , en la latitud de los 47" 57' 7 17" 50' ; dé alli tomd 
recto al oeste 7 penetrô por los Gbiquf tos hasta el Perd. Por el 
mismo fueron à Santa Cruz 7 Ghuquisaca el gobernador Fran- 
cisco Ortiz de Vergara con multitud de gentes , 7 el obispo La- 
torre con Nuflo de Châves en tiempo de la conquista , sin que 
ningun historiador nosdigaque ballaron embarazos. En efecto, 
pocos parece que pueden ser, porque nor lia7 por alli nacion 
guerrera , 7 la distancia desde dicha laguna ô Puerto de Tos 
Re7es al actual pueblo del Santo Corazon no pasa de nueve lé- 
guas, segun se ve en dicbo mapa.* 

El sitio donde avisé à V. E. el i9 de julio de 1792 que habia 
antécédentes para créer que ténia minas de oro 7 diamantes, es 
la Sierra de San Fernando : aiiadiendo abora à lo dicbo entdn- 
ces que seguramente las minas que el historiador Herrera 
dicedescubriô Nuflo de Cbâves, estaban en dicha sierra; por- 
que Cb&ves no vi6 ni pudo vei'otra en sa derrota. Agrégasd 



ttPkfm f PORtUGAt. !• 

«demu qae las historias nos dicen que los Indios habitantes da 
dicba sierra Uevaban colgadas à las narices piedras eristalinu 
de varios colores, y sabemos que aun hoy cnelgan de las mismas 
narices alhajQélas que no pueden obtener sino en dicba sierra, 
porque ni salen de ella, ni comunican con otros. ' 

El haberse establecido en Goimbra y Albuquerqne los Portu* 
gueses, su resistenda à abandonarlos y el afan i sostenerlos 
contra lo literal de los tratados, es para mi otro indicio que 
junto à lo que dije en dicho 19 de julio, y à lo que refieren las 
historias de las piedrezuelas, me dejan poca dudade que hay 
minas de oro y diamaates en dicba sierra. Por lo ménos, no 
podemos prudentemente dudar de su existencia, que si fuese 
cierta, como lo presumo, pudiera alterar el sistema del corner' 
cio, y desde luego el valor de la pedrerla que venden los Por- 
tugueses y que recogen en las sierras vecinas. 

Tambien se impondrâ V. E. de que los Lusitanos , con sus 
estableeimientos de Goimbra y Albuquerque, son due&os no solo 
de la navegacion del rio, de los caminos, ùoicos que podemos 
abrir & los Cbiquitos, y de dicba sierra y sus minas, sino tAta* 
bien de que no hay medio para verifîcar lo que el rey déterminé 
y mandé à este gobernador, este es, de cortar à' los Portugueses 
su transite à los Gbiquitos. 

Por ùltimo, à fin de no molestar, dicbo mapa bace palpable 
que si ios fronterizos nos dejan, como es juste y lo exigén los 
tratados, Goimbra y Albuquerque, que sobre estar en lo nues- 
tro, tienen contra si estar en la costa del rio , que es lugar pro- 
hibido por el tratado, y si la raya divisoria va por el Corriéntes^ 
nunca podrân dominar el rlo, ni disfrutarlo en otro tiempo que 
el de nuestra iroluntad; que las flotas de Guyabâ y Matogroso 
caeràn en nuestras manos en la boca del rio Tacuari, 6 mas 
arriba; que podremos en la paz chupar de sus riquezas por un 
comercio que, en mi juicio, ba de sernos ventajoso sin peijuicio ; 
que podremos francamente comunicar con los Gbiquitos, y 
entrar en las labores de las minas , que parece indudable bay 
en la Sierra de San Fernando; que los famosos estableeimientos 
de Matogroso, Guyabâ y Sierra del Paraguay serân precarios & 



1791. 



BiittMcia 

prokabi* 

d« ■!■•• d« ON 

y i» ditmaiMi. 



PaijoieiM 

qmeaoMa 

Im PvrtugiMMi 

MO rat 



part Im EtpidMts 
ti Im «budoDH. 



m». 



DhwbUijm 

É lof Portn(MtM 

eiwiotsampat 

■I for. 



AUaratlWa 
degnadw 



Il 1»PAAa y MBTOOAt. 

•08 ilegitimos duefios, y qne al fin oaerin en miestni manot 
con el liempo, y an mas trabiijo qne el pennitir i los Para- 
goayM que pueblen hasta el rio Corriéntes, y hacer que los 
Chiqnitos aciarquen las estandas y una Vigia desde el pueblo 
actual del Corazon ; y mandar al jefe de Gochabamba que funde 
un pueblo de Espafkiles bàcia la laguna 6 Puerto de Cande- 
laria, que creo que boy llaman de Ut Crut, esto es, en elcamino 
de Oyôlas ; con cuyas escalas los Paraguayos subirân por el rio. 

Por el contrario, si llega la llnea divisoria & dicbo Corriéntes, 
qnedando los bellos campos que bay libres de inundadon al 
sur de él para los Portugueses, podrân estos obstruir todos estos 
designios, poblando y fortificando la costa. Igualmente si que- 
dan por ellos Goimbra y Albuqaerque , 6 uno de los dos, serin 
àrbitros denuestrcs caminosà Ghiquitos,y atravesar&n nuestras 
ideas cuando gusten. Las raras circunstancias locales no ad- 
miten medio : 6 la demarcacion va por donde debe, esto es, 
por los nos Corriénted *y Paraguay, quedando por nosotros 
Goimbray Albttquerque,6 no. Lo primero, que es lo juste, nos 
traeri mil utilidades, y entre elles el dominio de los minérales 
portugueses ; y con lo segundo todo lo perderémos, como tam- 
bien los Gbiquifos. 

La gravedad del asunto estimularà à Y. E. â no perder mo- 
mento en remitiral rey estas reflexionescon dicbo mapa, quien 
ademas es una demostracion palpable de cuanto be escrito à 
V. E. sobre esta demarcacion, en mis cartas de 13 de octubre 
de i790,30 de junjo de 179i, 19 de julio de 1793y 19 de enero 
de este afio, cuyas reflexionas reproduzco. ' 

Espero que V. E. abreviarà la remision de esta caita y mapa 
& S. M., aiiadiendo las reflexiones quenoalcanzo : miéntrasme 
queda la satisfaccion de haber becho cuanto be pudido para 
adarar unes ideas las mas interesantes y graves que pueden 
ocurrir en el vireinato; aunque por mi malaexplicacion y poco 
6oncepto, como por ser nuevas, temo que no hagan la impresfvn 
que exige su importancia, y que en brèves aftos la experiencia 
pondra de manifiesto. 

Nuestro Sefior, etc. 



utkiik t poftTtidàt. 



M. — Reeièo é ta r^olueim dei rey. 



\ 



itm. 



Anindon, 19 de majo de 1793. 

ExciDO. Seftor, 

Recibo la de V. E. de 18 de abril de este afio, en que me copia 
la del Eicmo. Sr. duque de la Alcadia, que hace vet que ddie- 
mos tener por nula la real instruccion de 6 de julio de 1778, 
en cuanto à la demarcacion de los rios Igatimi é Ipané ; y que 
debe seguir la linea por el Yaguarey 6 Yaguari y el Corriéntes, 
segun mis ideas. Y enterado de ello, lo cumpliré cuando Uegue 
elcaso. 
. Nuestro SefioT, etc. 



Nulidtd 

4f ont iMiTMttoit 

•n eierto «no. 



27. — Sobre los eaminos de Chiquitos. 



Asundon, 19 de setiembre de 1793. 

Excmo. Se&or, 

Doy recibo à la de V. E. de 16 de agosto de este allô, que 
incluye otra del gobernador de Chiquitos d« 31 de marzo, y me 
ordena que.ezponga nûdictÂmen sobre la comunicacion de esta 
prQvincia con la de dicho gobernador. 

El aeierto en la materia dépende de las buenas noticias que 
por précision se han de adquirir en ambas proviucias. Las que 
han de venir de Chiquitos me parece que debe Y. E. ezigirlas 
del comisario de limites de Cochabamba, porqne siendo faciil- 
tativo y mas instruido que el gobernador de aquella pro- 
▼incia, dicta la prudencia que se le prefiera para el caso, y 
tambien que se le envie un tanto de esta cartay de las noticias 



Dieiiam 

lobre 

Il MmDiiieaeioii 

con la provineia 

d« Cbiqihoi. 



I7t3. 



M. 



Dot cmiaM 
pan eemiiiiicar. 



M MnftA y MittoAi. 

que di & V. E. lobre los eaminos à Chiqnltos , el 30 de abril de 
este^ifio, para que le lirvan de gobierno. En ellas veri V. E. 
que Juan de Oyôlaa, fundador de esta dudad, no halld la mener 
diflcultad en penetrar deade este rio en el pueblo antiguo del 
Santo Gorazon, y de él i Santa Cruz de la Sierra y mucbo mas 
adelante; ni deipués en estes ultimes tiempos la han hallado' 
los b&rbaros Mbayàs, ni quince Portugueses que poco hâ fueron 
de Albuquerque al pueblo de Santiago /sin que yo pueda com- 
binar estos hechos y otras noticias con las diflcultades y escollos 
que reflere el gobemador de Chiquitos en su carta, mirando 
eomo impracticable este camino, cuando muchos lo han tran- 
sitado. . 

Sin duda carece de noticias, 6 terne à losbàrbaros Guaycunis, 
t*ayaguâs, Guanàs, Mbayàs y otros ; sobre lo cual todo lo ignora, 
porque de la nacion Guaycurû solo existe un varon : los Paya- 
guâs, sin faltar uno, estàn en reduccion dentro de esta ciudad : 
todos los Mbayàs babifan al este de este rio, ménos una parcia- 
lidad que hay en el Ghaco, pegada âél en los fl* tf' de latitud, 
este ( > très léguas al sud de nuestro presidio de los Herma- 
nos. Yambien los Guanàs habitan en esta banda, ménos muy 
pocos que viven en el Ghaco, en el paralelo de 21* 56', distando 
de este rio ocho léguas, y sou nfiestros amigos, lo mismo que 
los Mbayàs ; de modo que en el camino desde nuestro pueblo 
de Santiago à Albuquerque, no existe barbare alguno, sine 
muy pocos de la nacion espantadiza y en extrême pusilànime 
llamada Guato , que navega en diminullsimas caneas la laguna 
que hay pegada à este rio, muy poco al horte de Albuquerque* 

Tampoce hay nacion que pucda embarazar el transite desde 
Santiago à Coimbra, sine la Ninaquiguila, idéntica à la Guato, 
que habita un bosque que se ha de atravesar; père este camino 
es maie, pantaneso, se inunda en las crecientes, y ne tiene que 
beber cuando bajaelrie. Las mismas diflcultades, sin quitar 
ni pener, se hallarian si se quisiese cemunicar los Ghiquitos con 
el presidio de les Hermanes ; por cuye moti^'o tengo por encn* 
sado intentar esta comunicacion. Lo mismo digo del camino 
que de Santiago à las cercanias de Coimbra han trajinado les 



M»k1(k Y rOlTUCAl. 



SS 



IIba7iipinhoitiUiaràI«BCIik|iiitM,7«totparaataoar4lM i7t». 
libayis en loi i&lttmoi tiempot J«gti(lloe(k 

El tercer fltmltio qiM dt'MtoproftaêfttiA H. ^ ChiqnitM vn urm «mim. 
abri6 Domingo MtKittMî d« iniÊ,7 ÔÊtifiûmM ftocoeotado d« 
estas gentesqne por H fbeiM I ftindw à Sente Crai de la 
Sierra, prine^ia en la cOfla de eeli ilo; en la latii id de 17* 57', 
segun lo a?iié A Y. B. dieWdta ^ de ibril, y ei el mas cer- 
caoo 4 loe Chiqvitos. >« ^H *ii-)f ^m) ««^oa .. 

En estes heohos eonslailtes' iâe he Ansdado y fonde pan aflr- g. pa»u»mmiku 
mar resueltareente, qut ipiochMhoi etf nfoniear (eft k>s diiqaitos, *** lochivOM- 
à pesar de cuanto dice y pMdàdeob'Mi'gebetiiadori que ignora 
la historié y géogmllt d*^ an provinda.; pnea si la supiese , no 
hallaria difleeltadei «a Mâèel^lo qoAmnebïsimos han heobo 
Antes, ni mtraria e6iné emfireea el babet pasado desde San- 
tiago A las taperas del Gorasen , onando este camino , en h» 1^ 
timos tiempos jesuiUeos, «M ta* IM^iitado eomo el d«Gelali.«i^ 

Tambien admire qné diebo gobëènad(tf propenga eemo pve- ei mmim 
ferible el eamfiie por la boea del Jaurd , cuando tengo notidu "** ^'***^ . 
que no k^sufohallar eaandrpMO hieni^ una eipedidon 
cen este ftn : pero avii enponieaKlo podble esta Idea, tto la con- 
sidère adoptaMe, porque oofta à toea el eamino qne loa Porta- 
guesés llevan de GnyabA A Matogfoee. Ademas de que ee mo- 
cbo mas breva el qne se puede> abrir per donde Irala flié A 
Santa €riis, jNgan dije «n mi oSeio de 30 de abril, A qne me 
reflerô. ^-'P «5v'- ■■? awi.m^ 

Gànten|o eon el gobenador de Cbiqaitos en que loa Porta- 
gueses no abririn camino desde Âlbnqnerqne y Coimbra, con 
el fin de contrabandear, porque tienen los génères de Euiopa 
tan caroS; que el contrabando les séria tan peijndidal como 
util à los Espafloles ; pero podràn abrirlo con la idea de sonsacar 
â nuestros Indios para llevarlos A sus minas. Tambien podrAn 
abrir 6 frecuentar el del Barbado, que menciona dicho gober- 
nador, con el mismo fin 6 el de Uevar ganados de Santa Cruz y 
Cbiquitos A Matogroso; pues aunque el referido gobemador 
diga que los Portugueses no los necesitan, no puedo creerlo, 
porque se que han comprado algonos caballos A los MbayAs de 



T. IV. 



ITfB. 



fniim ncMiNiM 
•ummmImi. 



,'>;.y,ii,i.,U/ ^ 



PUn d« Aura 

lobr* 
«M Maonicaeioa» 



aé ItnftA T rOITIlOAL. 

esta provinda y que los han Uevado con inlnita pena en oi- 
noas à Matogroso; io .|ue no harian si abundasen de cabalgar' 
duras. 

Ûltimaàente , en dicbo mi ofloio de 30 de abril verA V. E. 
los caminos que me consta haber sido frecuentados desde la 
orilla de este rio A los Chiquitos, y que por consiguiente se pue- 
den freouentar, sîn que por esto se entienda que son los uni- 
cos ; pues si se buscan por un sugeto inatruido y capai de 
bacer un mapa de sus investigaciones, no dudo que se h«dlar&n 
pi"«Qticables, no solo los que be indicado, sioo tambien otroi 
quizas mcijores. Para lo cual , si estuYiese en mi mano , para 
no perder la ocasion que hay en el dia, y quizas no babrà en 
siglos , mandaria al comisario de limites de Cocbabambà, ({ué 
por si à sus subalternos facultatives prolongase el mapa qm ba 
becbo de Ghiquitos basta el rio Paraguay, à por lo ménos se 
aceroase à él lo que pudiese, sin dejarse ver de losPortugueses, 
pues de este modo, y Sabiendo que los Paraguayos tienen faci- 
lidad de navegar este rio basta el Jaurû, séria fâcil determinar 
con acierto y elegir el camino. Ken que mi dictàmen es, que 
no se debe abrir hasta que los Lusitanos baye i evacuado & 
Goimbra y Albuquerque, porque desde estos pun,tos nos emba- 
razan el transite siempre que quieran. ^ : a 

Con este motivo me ba parecido del caso exponer à Y. E* 
brevemente mi plan , del modo y por donde debe abrirse la re- 
ferida comunicacion, suponiendo que los Portugueses nos dejan 
los presidios que tienën en la costa de este rio; pues sin esta 
circùnstancia miro muy trabajosa dicbatiomunicacion, respecto 
i que las tierras que hay al sur de dichos presidios se iuundan 
en tiempo de crecientes, y el resto del aflo no tienen que beber. 

Yo mandaria boy mismo al gobernador del Paraguay que 
formase una poblacion de Espaûoles 6 Pardos en la costa E. 
de este rio , al sud y cerca del Uamado Corriéntes 6 Appa, re- 
partiéndoles las bellas tierras inmediatas. 

Hecbo esto, ordenaria la demolicion de nuestro presidio de 
los Hermanos, y dispondria que de Santa Cruz 6 Gochabamba 
pasasen Espaûoles à formar otra poblacion en la orilla é inme- 



iSrA^A T itoiTUOÀl. É 

diadones de la laguna que bay pegada al rio Paraguay, al 
OMte de él, may poco al norte de Albnquerqiie . dando à eitof 
pobladores las tierras inmediatas que fberon del antigno pte- 
blo del Corazon. Con esto, ain costear preaMios, qoedaria franco, 
el camino desde aqoi al pueblo de Santiago, y con las escalas 
compétentes & proporcionadas distandas. 

Hecbo esto, que miro como may factible y de poco 6 ningun 
costo , por lo ménos en lo que bace à la pobladoii paMguaya, 
dispondria, despues de exactes reconooimiento8> ftiudar otra 
pobladon eerca del rio Paraguay b&da la latitud de 18*, que ei 
el sltio que eligié Domingo Blartinez de Irala, y en el cual 
mandô à Nuflode Cbivesque biciese una pobladon, con la 
idea de asegurar la comunicacion del Paraguay con los Gbiqui- 
tos y el Perd; y que no se tnnàà por la dei^obedienda de dicbo 
Gbâ?es , quien con la gente destinada por Irala para ello, pasd 
i fondar la ciudad de Santa Gruz de la Sierra. 

Esta pobladon nos ascjguraria una segunda comunicadon eon 
los CSiiquitos, investigaria las minas de oro y diamantes que, 
segun d^e i Y. Ë. en 30 de abril , presumo que. ezisten en la 
Sierra cercana de San Fernando , y flnalmente observaria de 
cerca & los Portugueses, los contendria en sus limites, y nos 
daria las proporciones necesarias para participar de las minai 
portuguesas, y aun para poseerlas en lo future. 

Es cuanto se me ofrece sobre el particular, en oumpUmientd 
de la érden de Y. E., que con mayores luces podrâ déterminât 
lo que convenga. 



Nuestro Sefior, etc. 



oqifiiijîria 
' 7 

■.■'r(d 



ùb 



171t. 



yw tê tu Âu iiÊ. 



M 






1711. 



ISrAftA T POITUOAL. 



M. «— Para que m tum^ par ttgundo eomiiorio al tentera et 
navio D, Martin Bonn, 

ABuncion, 13 de abril d« 1784 (1). 

Eiomo. 86fU>rf ■••■j "" ■>' ■■'■• .-.^ .. ii..<'. 

MMi.MM.bf. Este correo he redbido BÎh 'èBrà Ù^ 'iiaMfaMiclÀtb-'ddl 
'(iîSrio' Excmo. Br. D. Juan José de Vertii, su fecha 24 de diciembre 
âo. Mania BoMo. de 1783, en elccial,des|raes de nombrarme 8. E. comisariode 
la primelra subdivision de la segunda partida, déclara de- 
benne sucedér el tenietite de Ik esicoittf D. Manuel Rôsas ; y i 
ambos el ingeniero D. Pedro Cervifio. Pero eomo no se haga 
mencion en dicbo nombramiento del teniente de navio D. Mar- 
tin Boneo, à quien recibi en mi partida en virtud de una copia 
rubricada por el Sr. D. José Varêla, en que el mismo Sr. Ver- 
tiz le déclara mi segundo cou fecba de 10 de diciembre de 1783, 
me ba parecido preciso bacer présente à V. E., que el cark- 
• ter de dicbo Boneo padecerà el desaire de no ser reputado 
por los Portugueses , y que no tendra el lugar que requière su 
graduadoD en mi piriida. 

Estas consideraciones me bacen suplicar à V. E. à fin de que 
le caracterice de mi segundo y sucesor, preflriéndolé à dicbo 
Rôeas y Genrifio, pues de k> contrario fioneo no tendri oaràeter, 
porque el de mi s^undo con que Tino >se le ha quitado en di- 
cbo nombrtniiento. i<j» uL ^Mi{ù•^^ m Qu ^ 
otjj<NuestroSefU>r, etc. ' Aotm ol>;>iiq ou .oiomiiq 

-fJ2 t. .. .-..., -.rjj j;: ii.: i;!;.'^]*".') 0JbjC.ton id OllSq f,l?!9 é 

(I) la llrf«gÀlarIdad que se oBéeHri eik'el^tfrdéft cMâM^ffUitrle éhM4»- 
respondencia, ei la miima que 19 «noiientirft.cn «li;lBXii)i:<|u« liejtnreiilt) mn- 

vneiente no altérer. i;, ,,,.p ^j,, .,r„.jjij.j.^y ^[^.-^q^ ^I ajibsiip 

-03 ùâ^ïh & oqiouD w. ■ •'■' ' "m .3 .V oop o-ibsiq oieb 

i m'muik fil k $84q aup &it>(\ &nmni\ oh&b 9ri miu^ h , hb 



'.an jimM .u 



nrAAA T roiTiKtAt. 



«î 



171». 



19.— Para que nm^rt ttreerjefe de partida à D, Jceé BoléHo$, 

AtuncioDi 19 de mano de 1787. 

Èxcmo. Sefior, 

Habiéndose retirado de mi partida el oomandaatt de su es- 
colta D. Manuel de Bésas» que teuia el car&ctar de tercer comi- 
sario, y veuido eu su lugar D. Joaé fiolifloa , ain que traiga 
asignado car&oter de teccer comisario, me ha parecido preciio 
hacerlo présente à V. E. para que se lo déclare» ya sea enviin- 
dome nuevo nombrfuaûento como el del 13 de majo de 1784, 6 
como i y. E. parecie][e. 



Nuesf^oSe^r^^ti 



u:/r..j ^iinfi .y 



^f (:}l) ornormr 



firll'l''; lit 



ilf[ 






M MabN ttrcw 

D.jMlMilM. 



30. — /iettro de D. Martin Boneo, 

San Joaquin, M de mayo de 1791. 

Siipsl :Tî.qi-c i.i:»:,i,J o.;ii >;;jiiOJ..iu;jLu. - 

f ?. Exemo. SeAor^ . p 

Laadjunta representacion es de mi seguirdo, el teniente de 
navio D. Martin Boneo, quien hace présente à V. E. el estado 
de su salud, y pide el retire de esta partida. En coanto à lo 
primero, no puedo informar à Y. E. sino que de algun tiempo 
à esta parte he notado torpeza en su oido ; y en cuanto à lo se- 
gundo, debo deoir que dicho Boneo no podria aliviar mis tra- 
bajos de la demarcacion , y que con los subaltemos que me 
quedan lo podré verificar sin que él me haga faltà. 

En cuyo concepto y p^ ,i ahorro de la real hacienda, consi- 
dero précise que V. E. niande retirer à su cuerpo â dicho ofi- 
dal y i quien he dado licencia para que pase à la Asunoion & 



D. Martin B«m« 
MlMla M rtUro. 



98 ESPAAA T PORTOflAl. 

1798. esperar laôrden de V. E., que por hallarme yo inuy distante se 
podria dirigir al interesado y mejor al gobernador intendente 
de la provincia, para que cuanto àntes cese la gratificacion que 
tiene por un objeto que no ha de cumplir. 
Nuestro Se&or, etc. 



1 



I 



31. — Sobre quedar retirado D. Martin Boneo. 



Asuncion, 19 de setiembre de 1791. 



Excmo. Seûor, 

Qoeda nundo. Por el oflcio de V. E. de 18 de julio ûltimp quedo impuesto 
de hallarse separado de mi partida D. Martin Boueo, teniente 
de uavio y segundo cèmisario de ella, cuya determinacion he 
comunicado al resto de mi partida y principalmente al minis- 
tro de bacienda, para que enterado de ella sepa que ha de cor- 
tarle su asiento y gratificacion. 
Nuestro Spflor, etc. 



32. — Al gobernador, sobre el retira del carpintero. 



13 de noyiembre de 1788. 



Reliro 

del carpintero 

P. G. Rodriguai. 



i 



Excmo. Sefior, 

Habiéndome hecho présente Pedro Guillermo Rodriguez, que 
por sus achaques y cortedad de vista no podia continuar el ser- 
TÎcio de carpintero en la partida de mi mando, le he concedido 
su retiro, cuya plaza convendrà que no se dé à otro hasta el 
tiampo précise en que h&ya de salirsei demarcar;baciendo 



! 



EBPAftA T PORTUGAL. 99 

présente i V. E. qae he tomado la referida determinacioiiy con"* 
sultando el ahorro de los reaies intereses. 
Nuestro Seftor, etc. 



17M.. 



33. — keconocimiento del Igatitni. 



Asuucion, noyiembre 16 de 1791. 



Recibi la de V. 8. de 14 del corriente , en que me copia lo 
que el Excmo. Sr. virey le ordena, relative à que açuerdc con- 
migo la prâclica del reconocimiento del fuerte deNuestra Seflora 
de los Placeres, que se supone situado en la costa septentrional 
del rio Igatimi por los Portugueses; y como este particular se 
tratô en la junta que bicieron ayer, me ba parecido excusado 
exponer aqui lo que se me ofrece y V. S. solicita. 

Nuestro Sefior, etc. 



SOBM NCOBOMf 

•l fmrto 
deNuMinSeBora 
d« lot PUmtm. 



34. — Sobre que los Portugueses ofrecen evacuar d Albuquerque, 



Asuncion, enero 2 de 1792. 



Recibi la de V. S. de 23 de dicierobre préximo pasado, en lo, PoriagnatM 
que me copia la novedad que le comunica el Sr. virey, quien «■•»<»•■ •'«sq» 

* « ' » j Albuqneiqu», 

la ha tenido por el Excmo. Seflor ministre de Estado, de que pwonoA cvimbn. 
los Portugueses habian mandado evacuar la poblacion de Albu- 
querque, situada al occidente del rio Paraguay, sin verificar lo 
mismo con la de Goimbra; y aunque estas noticias no perte^ 
nescan al troso de linea divisoria que me esta augnado, con 



179B. todo quedo ettterado de ellas para lo que pudiera ofreeene en 

lo futUTO. 

Nuestro Seilor, etc.^ 



35. ''- Sobre la extension de la provincia. 



8«bre perlenMeii 
dtl iMpoed. 



1 on Ish 



CoocMion 

de terreoof 

■I pueblo de Belen. 



Asuncion, 13 de enero de 1792. 

Recibi el oflcio de V. S. de 12 del présente, en que solicita 
saber si el Itapucù , que dista sesenta léguas > poco mas 6 
ménos, de nuestra villa de Concepcion, pertenece à los domi- 
nios del rey, 6 â los de Portugal , en virtud del ùltimo tratado. 

Las tierras de esta provincia, por aquella parte del norte, se 
extienden hasta el curso de un rio grande, que parece ser llamado 
Gorriéntes, que entra en el Paraguay, por su costa este, en la 
latitud de 22° 4' ; en este concepto el paraje llamado Itapucû, 
de que Y. S. me habla, pertenece â esta provincia, por hallarse 
pocas millas al sud del mencionado rio. 

Esto es lo que puedo contestar â V. S., porque es lo mas 
conforme al ùltimo tratado y à lo que me he de arreglar en mi 
demarcacion; pues aunque se ha creido por algunos que nues- 
tras tierras debian acabar en el rio Ipané-guaiii, y esto mismo 
parece que quierenlos Portugueses, yo no variaré mi concepto, 
ni admitiré otro iindero que dicho rio Corriéntes , hasta que 
S. M) disponga otra cosa. . jpoboo 

Gon que solo resta afiadir; que los gobemadores de esta 
provincia, D. Jaime Sanjust y D. José Martinez Fontes, oreye- 
ron que las tierras que médian entre los rios Ipané-guazd y 
dicho Corriéntes pertenecian à esta provincia; y por tanto 
hicieron merced de ellas al pueblo de Belen, el primero con 
fecha de 9 de marzo de 1761, y el segundo de 22 de noviembre 
de 1762. 

Ck>n este concepto considère que V. S. tiene legitimo derecho 



BSPAftA Y PORTOGAl. 



M 



179S. 



y précisa obligacion de requérir y embarazar todo establed- 
miento extranjero en dicho Itapucû y en todas las tierras qn* Derwho 
médian entre los rios Ipané-guazù y el Grande, que corre de t^^'J!£^^l,u> 
este à oeste, desembocando en el del Paraguay hâcia la latitud ««woi.ro .«euot. 
de 22° A', y pocas millas al norte de Itapucû ; pues aunque no. 
esta seflalada 1 a linea divisoria, y por tanto no se puede saber à 
punto fijo el lindero que S. M. aprobarâ, con todo puedo ase- 
gurar â V. S, que lo dicho me parece lo mas conforme à las 
reaies intenciones y à los tratados celebrados ùltimamente; y 
esto basta para que miéntras no nos conste otra real determi- 
nacion contraria, nos atengamos & lo dicho y defendamos lo 
que nos parece corresponder en justicia. 
Nuestro Seflor, etc. 



36. <— Al gobemador, tobre limites. 



Asimcion , 14 de junio de 1794. 

Muy Seiior mio , 

Recibo la de V. S. de 7 de los corriéntes en que, despues de 
copiarme la real resolucion para que confronteihos nuestras 
observaciones, me hace relacion de lo que sabe del curso delrio 
Corriéntes, y de lo que sobre él ha escrito à la superioridad, 
que es justamente lo mismo que he hecbo saber al rey muchos 
aîios hâ; de modo que las noticias de V. S. vienen à ser las 
mismas que tengo , y fundado en ellas escribi â V. S. en 7 de 
enero de 179^, cuando V. S. las ignoraba ; y como desde en- 
tônces no baya ocurrido otra novedad que la érden que Y. 8. 
me copia, nada me resta que aûadir. ''^^^' '^^ 

Nuestro Seflor, etc. n woiûk 



Sobre «lenno 
del rio CorriéntM. 



*' ^jU1uJL^<.'i WMj'^-'^i^'-i vv-c:. 



4t 



BSPAfiA T PORTUGAL. 



ITfft. 






37. — Al mimiOf tobn una poblacion portuguesa. 

Asuncion, 14 de junio de 1794. 

May SeftOT mio , 

RomorM Acaba de espardrse en e1 pûblico la vo% de qne los Portu- 

uM ^l^eion Sueses se han establecido al norle de la Tilla de la Concepcion, y 

d«ioi PoitugoMM. al sud del rio Gorriéntes, en terreno que nos compete por tra- 

. tados , segun esta declarado por S. M. en 6 de febrero de 1793, 

cuya real resoluciou tiene V. S. — Y aunque no hallo suficiente 

fundamento para dar crédite à dicba voz, la materia es ian 

grave que no puedo ocultarla â V. S. como jefe de la provincia, 

para que le sirva de gobierno. 

Nuestro Seiior, etc. 



38. — Al virey, acusando el recibo de una real ôrden. 



Se MON raeibo 
dt OM tmX Mm. 



Âsuncion, junio 9 de 1794. 

Excmo. Seiior, 

Recibi la de V. E. de 10 de abril de este afio, en que me co- 
pia la del Excmo. Sr. duque de la Alcùdia , fecha en 10 de 
agosto del a&o prôximo pasado : y por ella quedo enterado de 
que S. M. esta impuesta de las reflexioues que bice â Y. E. el 
19 de euero de 1793. Y no ocurriendo que aûadir sobre el par- 
ticular, pido à Dios guarde à V. E. muchos aûos. 



ESPANA T PORTUGAL. 



4a 



39. — Al mismo, muy retervada. 



Asuncion, 19 de Junio de 1794. 



179B. 



Excmo. Sellor, 

En vista de la de V. E. de 33 de abril prâximo pasado, que 
tambien pas6 V. E. al gobernador intendente de esta proviDcia, 
me ba comunicado este lo qne sabe del rio Gorriéntes, y le be 
contestado que sus noticias son las mismas que tengo y be 
participado â Y. E. mucbas veces, de qne S. M> esta bien im- 
puesta. 

Con este motivo no debo ocultar â V. E. que contemplo con- 
yeniente que dicbo gobernador no sepa otras cosas que las pré- 
cisas ; porque aunque no puedo justificar, ni es de presumir 
que tenga correspondencia ilicita con los Portugueses, lo posi- 
tivo es que en repetidas ocasiones ba recibido de ellos mucbos 
regalos de excesivo precio, y que à los que ban Uegado à nuestra 
villa de la Concepcion^ los ha obsequiado con esmero impondé- 
rable personalmente : y lo mismo se bace por el comandante y 
por un Portugues que D. Juan Lorenzo Gaona, secretario y fa- 
miliar del gobernador, tiene, segun dicen, de capataz en sus 
bénéficies y comercio en dicba villa, de donde cada cuatro 
meses llevan los Portugueses sus embarcaciones cargadas. segun 
be oido. 

Tambien es cierto que habiendo desertado un soldado de 
Goimbra, y venido à esta desde Misiones, donde se balla este 
gobernador, ha mandado que se arreste y devuelva , tomando 
por motivo los tratados que no hablan de tal cosa. Verdad es 
que el asesor i quien mandé ejecutar la devolucion, se ba re« 
sistido , por parecerle contraria â la humanidad y al derecbo 
de gentes, y à lo que, àntes de recibir regalos, dispuso el mismo 
gobernador en las instrucciones que diô al comandante del pre- 
sidio de Borbon, 



Sobn MipMhu 

de Aura 

eontrt 

el gobernedor 

de 11 proTineit. 



Sobre deToIaeion 

deaa 
toUado deiertor. 



179S. 

FundtmtBto 

para 
lu Mtp«chit. 



Id. 






M. 



-iasqoso ètiaZ 
on lub 2 1» 



M nVAkk V POBTOGAl. 

Actualmente ha Uegado à esta un Portugues por Misiones, 
donde tratô con el gobernador^y dicenque lo ha recomendado, 
porque en su casa lo ohsequiô muchO. Dicho Eortugues parece 
de 45 afios, y dice que vieue â ordenarse , cuando no hay aqui 
obispo, ni trae dimisorias, ni tiene heneflcios eclesiisticos : y à 
los que te reconvfenen cbn ésto, responde : que esperaràal^ 
obispo, que se ordenarà y domiciliarâ aqui. 

Igualmente tomô este gobernador con mucho empeflo y el 
iûâ;^or ardor, hace mucho tiempo , poblar tas tierras que hay 
entre dicha villa de Gon^epcion y el curso del rio Cornantes; 
y lo huhiera verificado si V. E., con quien consulté la idea, no 
le iiùbiëse mahdado suspender : y despues que Y. E., en vista 
de la determinacion del rey de 6 de febrero de 1793, le mandé, 
segun él me dijo, que ejecutase la poblacion de dichos terrenos, 
yanohaqueridohacerla. ' " ' ' ' '^ 

' Todo lo cual ha podido muy bien hal rlo hecho este gober- 
nador sin malicia : pero la politica y buen juicio exigen que 
yo lo ponga en noticia de Y. E.; porque en materias tan gra- 
ves, que pueden acarrear fatales résultas, se debe precaver aun 
lo que parezca imposible. Por lo ménos creo que, sin avisar à 
Y. E., noquedaria cubierta mi obligacion, ni satisfecho mi re- 
celé : mucho mas en el dia, que se ha esparcido la voz que me 
ha constemado, de que los Portugueses se estaban poblando al 
norte de la Goncepcion y al sud del rio Corriéntes, en terreno que 
nos compete. He dado aviso de esto al gobernador, y procurado 
averiguar el origen de dicha voz que he hallado infundada : 
pareciéndome que ha podido tener prineipio en los Portugueses 
que actualmente estàn en Goncepcion; lo que me hace temer 
que, si no es cierto lo que dicen, por lo ménos piensan hacerlo. 
Ya ve Y. E. que si Uegase este caso, complicaria infinito la de- 
marcacion de limites y que , no pudiendo procéder à vias de 
hecho, tendriamos infinito que sentir, quizas sin remedio,aun- 
que para mi podiâ servir de disculpa esta carta. 
^ La penetracion de Y. E. y supifudencia sabrân hacer de es- 
tas noticHis el uso que convenga al real servicio, miéntras 
ruego k Dios guarde à Y. Eî, muobos aâos. 



IS^AftA T rOMTOOAL. 



4S 



■M 'îO'T »?Irslr^ 



17M. 



40. — ' Al mimo, tobre el rio Corriéntet. 



Asuncion, 14 de agosto de 1794. 

Excmo. Seflor, 

Recibo la de V. E. de 30 de jamo de este afto , en que me 
manda auxiliar & este seflor goberaador iatendente en lo que 
se le ofrezca para el objeto que de ôrden de V. E. ba de verifl- 
car; y como ba llegado dicba ôrden cuando ténia prontas mis 
cosas y cabalgaduras para pasar i Misiones, no suspenderé mi 
viaje, pero dejare ôrden à mi segundo para que franquee todos 
los auxilios que pendan de lapartida; yporlo que hace âlos 
conocimientos que yo pudiera dar, podràn verificarse desde 
cualquier parte donde me ballâre. Pero el asunto y los lugares 
estân boy tan sabidos en esta ciudad , que no necesita el gober- 
nador de preguntarme, porque cualquiera es capaz de veriûcar 
lo que y. E. dispone. 

Nuestro Seûor, etc. 



S«br« 

qos Aitrt •otili* 

■I golMrnador 

int«Bdenle. 



..uiaoïq \,iobun^^^' "" Al gobemador, {, ^n ,i<hqm<iiù ?,ofl 
mw^iiiio^eolm oi^ii r Asuncion, Wâé marzo de ïîjflfeià^^î^i^q 



He leido el oficio de 90 de junio de 1794; éii qtië'Si EV'ô^- 
dena que V. S. ocupe los terrenos que hay al sur del ria Gor- 
riéntes, aunque no sea mas que con una gnardia d pueste. 
Tambien he visto lo que V. S. ha contestado en su representa- 
cion de 24 de agosto de dicho afto, numéro ÂO, diitgida à per- 
soadir que ha tomado tambien sus medidas y que crée tan di- 
fioil que los Portugueses no hayan desistido de la idea de ocu- 
parlos, si es que la han concebido, qte responde de las résultas. 



Sobre oenpMion 

da Im temoot 

•1 S. del rio 

ConitelWk 



t7*S. 



EImBot AlvMr. 



16 RSTAfilA r VOKiWkt. 

Luego manifiesta V. E. la presundon de que dichos fronterizos 
quieren poblarse en los terrenos que médian entre los nos Ta- 
guari é Igatimi; y ht]o de este ooncepto el acuerdo de V. S. con 
el Sr. D. Diego de Alvear propone por mas litil y ventajoso 
omitir lo que S. E. ha dispuesto, prefiriendo abrir un camino, 
que, empezando en Concepcion y tirando al este, conduzca ilas 
bocas de dicho Yaguari para fundar en algana de ellas una po- 
blacion que prevenga à los Porlugueses. Gon ella y el fuerte de 
Borbon , se persuaden VV. SS. que no podràn los Lusitanos 
adelanlar sususurpaciones, y que no habrâ necesidad de otros 
estableoimientos. Para remediar VV. SS. aun lo que les parece 
increible, y es el que los Portugueses se establezcan al sud de 
dicboGorriéntes, hallan muy fâcil obligarles à la desercion, 
sin mas diligencia que la de establecernos al norte de dichd 
Gorviéntes con la mayor cercania à elles. 

Gomo oonduye V. 8. manifestando alguna desconflanza del 
proyecto, y se halla pèrsuadido, segun me ha dicho, de que 
concurren en el Sr. Alvear grande talento , vasta instrnccion, 
infinita habiiidad y virtudes beréicas, es de sospechar que ha 
adoptado dicho proyecto por deferencia â tan grande hombre. 
Si yo hubiese de determinar, tambien despreciaria mi dict&- 
men por seguir el de dicho sefior ; pero, como no se me manda 
porel seftor virey accéder & veto ajeno sino decir el mio, no 
puedo ménos de advertir que no veo en todo lo expuesto por 
yy. SS. que se hayan tenido présentes tiuchas consideraciones 
graylsimas. 

Las medidas tomadas y cuantas se puëdan tomar, son insù- 
de oieriu medidu ficientes para impedir que Ids fronterizos no se establezcan, 

contni ' 

lotPorturiMM. cuando gusten, al sud del rio Gorriéntes. Para eso no han me- 
nester mas que venir en sus canoas , como lo hacen con fre" 
cuencia, pasando por delante de Borbon, como pasan, sin que 
nadie les pueda estorbar por los tratados ; y en Uegando al sud 
de dicho Gorriéntes, saltar en tierra y hacer un rancfaito, de- 
Jando en él cinco hombres de los de Goimbrs. Un rancho como 
este, lo fluelo hacer yo enunahora para dormit" en los desiertos : 
y lesbasta para sus ideas, porque yy. SS. no los han de echar 



InmBeienela 



InJatUeia 

de nn rwnedio 

propoMlo. 



KSPAÂA T poutuoal. -ël 

por f uena y ménos los bàrbaro8> qae les son mas afectos y fleles 
que & nosotros. El remedio que VV. SS. proponen para este caso 
es, à mi ver, i nj usto en tieinpo de paz ; porque no es otra cosa que 
hacer un atentado é injusticia notoria , poblàndose VV. SS. en 
lo quecreen s^eno, porque ellos sehayan establecido en }o que 
disputan por parecerles suyo , aunque en verdad sea nuestro. 
En sustancia , el procedimiento que VV. SS. proponen esta , 
en mi juicio, poco distante de lo que el tratado prohibe oon 
gravisimas penas, bajo del nombre de via de heeho. 

En la relacion que VV. SS. hacen del camino desde Concep- 
cion à las bocas del Yaguari, conozco la falta de instruccion en 
la materia, porque no debe ser al este. Esta es la primera vez 
que hablo de tal camino , por consiguiente han engailado à 
VV. SS. los que les han dicbo que yo le hacia intransitable , y 
que de este error supuesto habia convencido el Sr. Alvear al 
seflor virey en su gabinete, con los pianos en la mano. Para 
bacer nàas palpable la posibilidad de dicho camino, citan 
VV. SS. el de los Jesuitas, que, segun el P. Antonio Ruiz 
Mohtoya, salian de la Asuncion por el rio Paraguay arriba, 
desembocândose como â las 40 léguas en el puerto de Màra* 
cuyù, pasando desde alli â embarcarse sobre el Salto Grande 
del Paranâ. V. S. ha estado en Goncepcion, distante mas de diei 
léguas de esta capital, de donde pudo inferir que el pnêrto de 
Maracayû que citan y toda la derrota jesuitica pasaba muy al 
sud de dicha Concepcion; y por consiguiente, que nada ténia 
que ver con lo que VV. SS. proyectan. En efecto, el camino del 
Padre Montoya,que VV. SS. ignoran, empezaba en la Asun- 
cion, y navegaudo su rio hasta el de Xejui lo seguian hastasus 
cabeceras prôximas â los campos del antiguo pueblo de Terre- 
caûi, donde V. S. tuvo las cabalgaduras que àprontô â los Por> 
tugueses, y se conocen sus ruinas como siete léguas al norte 
de Curuguati. De alli, que era el puerto de Maracayû, segaian 
los Padres â otro pueblo no muy distante , llamado tambien 
Maracayd y continuaban hasta el Salto del Paranâ. Si no hu- 
biese mas dificultad que la de reconooer el Yaguari, yo les ense- 
âaria â W. SS. el camino franco y tfsijinado mil veces, pero 



1791. 



Gamin* 
dMd* Conetpeio 
à lu boMt 
d«l .Yt|narl. 



bi'jli»b!}v''t ' 



179S. no TE por ConMpdon oomo VV. SB. pitmin. Bropiau en Cu*^ 
ruguaû, ligue por dioho Torreeefli y va A dar il paio del ri* ^ 
Igatimi, deide donde lia tropieio paadeo VV. 88. ir al norta 
por eampoi, huta eocontrar «1 Yaguari : y tJ quieren itine- 
rario, oreo que lo hallarin en eile arcbif o. Loa Cnmguatefloa 
andaban auualmente este oamino, legun he viilo en yarioa pa- 
pelef I y he hablado con variot que lo han andado ; porque loe 
Curuguatefioi no baoe sino como treinta afioi, li no me engafiOi 
que ban dejado dioba oorreria. • tt uv ,>ik unt vuunuv 
Va miittadt Aun. Vamoi 4 lo 'aoiUndal , y para baoerme entender , agrego un 
mapila, que aunque no lea ezaoto en ouanto al cuno de loa 
rios menorei, lo es sufloiente para eiplkar mis ideai. En él s* 
ve la diitanoit de loi rioi Paraguay y Parani, dividida en dos 
troios ; el uno ooraprende el eepado que hay entre loi rioa 
Ipané y Corriéntei, y el otro entre el Igatimi y Yaguari. Aquel 
fué muy apreciado de loi antiguoi por sua exoelentei oalidades ; 
era el mas Ueno 6 poblado de Indioe, que ballaron por acÀ loa 
oonquistadoresi que fundaron en él los pueblos de Atirai On»* 
rambaré, Ipané, Perico>Guaxd, Taré, Prombey y Gaaguazû, sin 
oontar la multitud que Uevaron à Santa Crus de la Sierra, ouyoi 
desoendientes se oonooen eu varios pueblos de los Gbiquitoi. 
Los yerbales y demas oonveniencias que se han deseubierto 
esU)s aftos dltimos , son notorias y las disfrutan en parte los de 
Concepdon. Aii| solo dire que tiene el rio Paraguay , franco 
para el comercio, y que prop<»ciona auxilioi y esoalaa para todo 
lo que se ofretca mas arriba. 

El segundo troso, entre los rios Igatimi y Yaguari, fné abso- 
lutaroente despreciado de los conquistadores, que hallàndolo 
casi desierto, nunca fljaron el pié en él, sino el V. P. firay Luis 
Bolifios, que inici<i la reduccioncita de Pacoy*i, que se deshizo 
en un momento. Desde entônces nadie ha becho caso de lai 
taies tierras, no obstante de ser conooidas; sino un Portuguea 
que, oon un:, estansuela de ganados, se estableciô junto & una 
laguna de un potrero grande , y los Portugueses del pueblo de 
Nuestra Sefiora de los Plaoeres, que no ban querido volver à 
él por séries costoso é inùlil para sus ideas. bicho espacio^ 



d* virloi pytblot. 



RtduMioa 



twààà t roRiwMJu 4|l 

segUD noiieiai que oooflnnan 1m PortugiMMt de Igatimi y lo 
que informa el Btcoio, Sr. D. Mtnnel Antonio Fléres, no 
sirven paru genados, porque no teniendo barrera 6 la tterra 
salitrosa, abeolumente neoeuria en aquelloe terrenosrojos y no 
calisoi, no Tiven loi animalae. Cnando te deipoblé Xerez, y 
abandon^ el roenoionado Portiiguea tu estanauela, quedaron 
bastautei tacai en'plena Ubertad, de las qoe lœ Curoguatefloi 
eu las raferidas corridM motaron algunu, perocon tanlaeseaaet 
que, cuando roucho, enel viaje à Xerez enoontiaban tfes 6 cuar 
Iro ; siendo indudable que si él paie ftiese adeenado babrian en 
200 afioa inundado la tierra donde nadie las ba persegnido. La 
bistoria noa dioe que todo el gaaado que hay , dasde aqui al Rio 
de la Plata* desciMde de eiete vaoas y un toro que tnjo mi 
paiiano Juan de Salacar. Dicbo Sr. Flores » bablando de eito« 
tiene por imposible k.protperidad del ganado en dicboe lugareSi 
alegando otras racones; y loa dà Gnrugnati, que son reair 
nos y de la misma oalidad, no pueden mantenerlos. Pero pres- 
cindamos. y aua démos por sentado quelasmencionadastierras 
sean exoelentes para ganados y todo fruto, no por eso mejorar&n 
para el Estado, porque no hay r«o para sacar cosa alguna, y el 
bacerlo por tierra es la vida perdurable. Curuguati esta rodeadçi 
de infinitos yerbales, y no tiene un no por donde eztraer la 
yerba en las crecientas ; pero, como no sirve para embarcadon^s 
de qoilla, esto es, para Uevar, es una villa Uenade desdichas, 
auuque esta muohisiffio mas cerca de la Asuncion que el pais 
de que se trata. 

La résulta de todo es que VV. 8S. responden de que los Por- 
tugueses no se poblar&n al sud del rio Gorriéntes, sin que se 
coDciba c6mo pueda nadie responder de otro que tiene interes 
en bacer aquello, y puede sin que le cueste un real» ni balle ni 
puede ballar el menw embarazo en las disposicioDea de VV. 
SS. Proponen abrir un oamino nuevo y eostoso, cuaudo lo bay 
para ir al Yagoah ; y sin tener présentes las drounstancias de 
las tierras al norte del Igatimi, quieren hacer un establed- 
miento en el Yaguaii ; prefiriendo la pToteccion de un terreno 
iaûtil , y descuidaado lo que vale mucbisÉmo y pueéa defeu' 

T. IV. 4 



i7aa. 



tin A ^hv"*!!' 

OrlgM 
M (tnido «Mrao. 






Carafiiiti. 






*?il. 



Do«««MlM. 



UM gurdia 
d« qulM* boabrM. 



HO WȈltA V fOMTUOAL. 

denc lin expenuui ni diileulUd. La rtion en que W. 86. m 
fùndtn de prévenir à loi Luiitanoi en aqaellu pertei, no me 
haee la mener fuena; porque no Jnigo prudente gastar en eio 
lumai enormei que no le ban calculado, como era réguler y 
predso en eite oomo en todo projeoto; ni las podr&n rehaoer 
con las tentaju que se flguran y que 70 tengo por nnlas. Si 
loi Portogueies se ban estableoido ya, quet-arà lirnstrado el 
proyecto de VV. 8S.; y si por eso nos viéseînos preoiaedoe, aun- 
que no bay tal précision, à eederles el pa' en la demareaeion, 
que es lo que VV. 8S. temen tanto, creo que nada perderiamos 
y que los Lusitanos no ganarian sino un desembolso sin reco- 
bro. Penser que con «sto nos ban de llevar tambien las tierras 
al sud del rio CoRiéntes, como VV. 8S. dicen, no veo la co« 
neiion que tenga uno con otro. Por ûltimo, aunque me es sen- 
sible, la précision me obliga & decir que no es de roi acuerdo 
cosa alguna de cuantas contiene el de VV. 8S. 

He visto tambien los demas papeles que V. S. me ba fran- 
queado , y son : uno de V. S. al Sr. virey , que empieza : « En 
ofim Mporado, » su fecba 34 de agosto; otro que comiensa : 
« Acompaiut à V. E,^ » fecba 14 de octubre ; otro de 19 de no- 
viembre, que inicia: « En oficio deUde octubre ; • otro de 10 de 
enero que empieza : a Dirijo d V.E.el mapa , » todos del afto 
1794 , ménos el ûltimo , que es posterior, Ademas be leido los 
oflcios siguientes del se&or virey & V. S. Uno de 17 de setiembre 
qje da principio: a E»tà bien ; » dos de 19 de noviembre que 
empiezan : Aunque como verd V. S.yvy Teaiendo présente; » 
otro de 19 de febrero, que comienza : « Becibi loi dos oficios ; » 
siendo el ûltimo del aûo présente ,1^8; 4<^mae del anterior; y 
todos los devuelvo. . . ^ « ,, 

Hecbo concepto de todo, no me détendre en decir iV. S. mi 
parecer sobre lo que no importa , como es lo que se babla de 
demarcacion : porque la corte esta bien impuesta, desde àntes 
que se biciese el tratado y despues. Asi, cifiéndome à lo que 
conviene,no puedo ocultar mi confusion. El Sr. virey baee 
mas de siete meses que clama por que se baga una guardia 6 
puesto de tropa para quince bombres : esto es, un rancbo 6 casa 



IIPAllA T POITVOAt. M 

d« pi(ja de oebo nrai , radeada de eataeas : V. S. ha diipneito, 
lin qae yo vea la aprobacion, baoer un puesto de estancia, que 
no es otra oou lino un oomlito oomo un ranebo para doe 
6 trei bombres, que repnnten 6 aliendan à unas poeas eabeias 
de ganado; 7 laa oartas de loe que eitàn con D. José Bolifios, 
encargadb del establecimiento , dieen , que estA baeiendo ^ti^ii- 
cAtutratando de capilla 6 iglesia, de SOO varas de tablas para 
pnertas 7 yentanas , de eurefias 7 lo que Dios sabe !-No es me- 
nor mi oscuridad encuanto A la situacion, porqueV. S. me ba 
dicbo que era en la orilla del rio Paragua7, 7 dicbas oartas 
atestiguan que estA nueve léguas tierra adentro, 7 en la misma 
orilla austral del rio Corriéntes; lo que sera manifiestamente 
contra el tratado, si la linea vapor él. Tambien veo que V. 8. 
encarga oon razon los aborros del erario en sus instrucoiones 
al comandante destinado; 7 que este, para bacer la guardia 
que ordena S. E. 6 el puesto de estancia de V. S., llevé nueve 
carretas, 400 cabalgaduras, 70 7 tantos bombres, etc. : 7 toda- 
via queria llevar capellan, cirujano, pilote 7 ministre de real 
bacienda, para aumento de costos 7 perjuicios, 7 dar mas que 
reir A los que saben los gastos 7 aparatos que se ban. becbo en 
siete meses para construir un ranebo de paja 7 chvar unas es- 
tacas. 

Si 70 bubiese dirigido el asonto, babria mandado al oflcial 
que regresô de Borbon poco bA, se detuTiese eu lacosta oriental 
del rio Paragua7, como un cuarto de légua al sud de la barra 
del rio Corriéntes, 7 que con sn gente biciese un ranebo ptjizo 
de ocbo varas, rodeado de estacada. El lugar es adecuado 7 el 
que debe ser :con que, dejando en él dlez 6 doce bombres con 
un saijento 7 dos caftoncitos, estaba todo concluido. Lo mismo 
baria bo7 enviando 25 bombres en el bote del ramo de guerre ; 
pondria alli dos canoas, para que en caso de grave insulte pu- 
diesen los presidiarios irse A Borbon 6 A la villa , 7 para que 
cada mes usen dos de elles en la una para ir A buscar viveres 
A une de dicbos lugares. Tendria por excusado el oficial , por- 
que basta un saijento para no dejar pasar al sud ninguna em- 
barcadon extranjera, aunque trajese pliegos : pues bûialo que 



l7fS. 



ptm htetr 
no nacba. 



tm. 



DcjieittbUoido 
M dicliffliD. 



tfi BSPAAAT PORTUGAL* 

el Sr. virey, que cuando esoribe al gobernador de Rio Grande> 
nuestros chasques llegan & la primera guardia portuguesa, eoi? ' 
tregan los pliegos con recibo y regresan inmediatameute, sin 
esperar la respuesta que traen los Portugueses à Santa Teresa, 
que es nuestro establecimiento fronterizo. El gobernador de 
Rio Grande hace lo mismo. Gomo la idea del Sr. virey en ha^ 
cer dicha guardia parece que ha sido fomentar à los Espafioles 
para que se adelanten cou sus estancias , prévenir à los exlran» 
jeros y embarazar el comercio que hacen 6 pueden hacer en 
Concepcion , lo dicho oreo que basta para todo, y ya ve Y. S. 
que no tiene dificultad ni el mener costo; si, como conviene, 
lo ezpende todo el ramo de guerra establecido aqui, con el ob- 
jeto de fun&r y mantener presidios. 

Este es mi dictâmen por conclusion, sin que pueda sepa- 
rarme un punto de su contesto, y debiendo repntarse por opuesto 
ft él todo cuaoto se ha hecho y lo que se esta haciendo. Cual- 
quiera cosa de mas momento que lo dicho sera , à mi ver, 
inùtil y costosa ; y si no es en el sitio que fijo, no solo sera de 
mayor gasto y riesgo, sino que no Uenarà el fin. La idea de 
puesto de estancia, que como he dicho no veo que esté aprobada, 
lajuzgo intempestiva; porqueprimero se ha de observar el mo- 
Yimiento que pueden hacer los barbares y los frouterizos, àntes 
de arriesgar los ganados, que tampoco se podr&nr Ilevar vives à 
Borbon, como V. S. piensa : pues para eso habrian de caminar 
muchas léguas por las tierras al norte del rio Corriéntes, que 
se duda sean nuestras, 6 por las del Chaco, que por alli son 
casi todo el afio intransitables. 

Âun resta que decir por lo que hace à reconoojmientos sobre 
que V. S. insiste tanto. Si no estuviese flrraado el tratado de 
limites, séria util reconocer los rios Yaguari, Gorriéntes, Gua- 
chie, etc., para ver si podriamos dirigir la liaea por unes 
mejor que por otros ; pero el tratado esta hecho, y es forzoso cum- 
plirlo como suena : para esto no hay sino un medio, que es hacer 
la demarcacion en la forma dispuesta Supongamos ahora que, à 
Costa de mucho trabajo y pesos, viniésemos à saber, por los re-' 
conocimientos que V. S. solicita, que el Yaguari , por ejemplo. 



BSrAftA T PORTUGAL. 83 

Cône diez léguas, mas à ménos, mas alla que lo que se piensa , 
que da diez é mil vueltas é retortas, y que encabeza con el 
Guachie û otro, ningun trabajo nos aborraban estas noticias ; 
porque, sea lo que fuese, corra por ddnde y odmo quiéira, y en- 
cabece eon quien encabezâre , el tratado se ha de seguir y los 
demarcadores de ambas coronas lo han de andar juntos, haya 
exactes pianos y notidas, lo mismo que si no los hubiera. En- 
tdnces nadie dudard que el trabajo que Y. 8. quiere hacer, 6 
por major decir quiere que haga yo y mis subalternes , resul- 
tarâ bien oeioso ; debiéndose notar, que dicho enfonces no esta 
léjos, y que miéntras tanto no creo haya necesidad para nuestro 
gobiemo de que sepamos mas de lo que sabemos;y aunque 
concibamos algunas utilidade&iaii Ip que y«B- propone»^ QO me- 
recen los costos. f/î-'o;- 'r^-a rt-v'-^v^ i,^- 

Si se tratase de hacer otrôs establecimientos é investigacio- 
nes, para las cuales serian precijos los reconocimientos^ se dis- 
pondr&n entônces : porque las operaoiones deben ser sucesivas 
y proporcionadas. Poridré un ejemplo : hecho el ridicule fuer- 
teciio que he propuesto, & poco tiempo sabriamos si podriamos 
Uevar ganadosâ él para surtirlo y & Borbon. Oeaqui se seguiria 
natnralmente el conocimiento del curso del rio Corriéntes, y 
sacariamos las cuentas si podriamos bacer un pueblo bâda 
sus cabecerasj donde nos podria convenir, pero quçjio Jti^lode 
él ni de otras cosas, porque no es tiempo. ' ^ ' , '^ 

V. S., en vista de mi dictàmen por escrito, que es el mismo 
que dije & Y. S. de palabra, sabra lo que ba de hacer; porque 
yo he cumplido con darlo tal cual lo éntiendo, sin pretender que 
sea infalible ni preferible à otros. 

Nuestro Sefior, etc. 



1795. 



«r 



FEUX DE AlÀM.. 



i-gg. * - 



PRIMER PBRlODO 



;cî,rJ4 



SSPANA E INGLATERRA. 

DK LO OCURBIBO tH LA EXPbGHAClON , , 

Dl LOI rOUm Dl lOCA GUCA V IITI9 M U filOPAD Dl MRTAUIA Dl INDIU. 

. :i* EL AftOM17«l, POKLOtMOMIS. tmîs) OH ijJXjIi'-^ 

Formada de los pliegos remitidos à S. II. (Q. D. G.), por el vifey de Santa 
Fe D. Sebaitiande Eslaba, eon D. P«dro de Mur, au ayudante gênerai. 



-a^"' 



:i :ùv/J 



1741. 

Trigieo tUMto 

d«l cjército inglet 

ea CtrUgena. 



Aunque son ya tan pûbiicas en Ëuropa las circuostancias del 
tràgico suceso de la armada y ejército ingles en Gartagena de In- 
dias, que no bay juicio imparcial que las difioulte, es forzoso re- 
ferirlas segun las expone D. Sébastian de Eslaba, virey de Santa 
Fe, con fecha 2i de mayo, y segun las individualiza su ayu- 
dante gênerai D. Pedro de Mur, que ha venido à Espaâa con 
tan importantes noticias, porque corren desfiguradas y dimi- 
nutas, no ménos por la oficiosa venalidad de algunos infelices 
gaceteros, que por el eficaz estudio con que la corte de Londres 
las oculta, recelosa de las impetuosidades de aquel pueblo, 6 
por mantenerlo iluso y empeûado, se considéra conveniente 



que vea el muodOi qut el ley ha procedido dasde que empeid 
este guerrt con la mas iguai y fundada razon, no busca ahora 
en sus incidentes la inversion dd la verdad^ sino que se corn- 
prenda por su desnuda reladon cuanto ba fkyor^do la Omni- 
potencia el yalor de sus trépas y lo j^sto de su causa en el aba^ 
timiento y destrozo de sus enemigos. 

Para que se entiendan mejor los hechos que ban de expre- 
sarse, y se distinga d(Snde briUà mas la gàllardia de nuestras 
armas, y dénde pudo raerecer disculpa el tenaz empeilo de los 
Ingleses , es preciso describir primero el teatro de tan raemora^ 
blés acciones. ) 

Esta Cartagenasituada en la parte méridional de la America, 
que propiamente se Uamr^TjiQrra Firme; su figura se acerca i 
cuadrilonga, y su fortiflcacion por los très lados es de peque&os 
baluarte-o à la antigua, porque mira al mar de algunos àngulos 
salientes ' Mt'^antes que son los que forroan su muralla. Jùn- 
tase al ,- v n ite por las dos partes mas estrecbas y tiene en 
cada una dos baluartes, casi regulares; la parte que mira al - 
nordeste se comunica por un puente de madera, à una lengua 
de tierra qtie oorre en Ibrnm de média luna , cinco l^as hasta 
Punta de Canoa, y tiene en su mediaôon le^que se llama la 
Boquilia, que no es otra cosa que un terreno bsjo por donde se 
mezcla el mar en ^us çrepientes con la ciénega de Tesca, del 
mismo modo que esta con las aguas de la bahia. La otra parte 
estrecha de la plaza que mira al S. 0., y esta defendida de très 
baluartes , los mejores por su tamafio y oonstruccion, se une 
tamlMen à una lengua de tierra que sigue hasta Boca Grande, 
extendiéndose en la mediaeion con un braio de tierra que con- 
tribuye k la formacion del puerto. ^ c 

Al 8. E. de la plaza cae el arrabal de GimàÂi, Imtdo à ella 
por un dique de tierra y fortificado por el propio t^empo que la 
plaza; tiene tambien su eomunicadon con el continente por 
otro igual dique y defendido por el castillo de San Felipe de 
Baràjas. Este fùerte se balla situado al E. de la plaza/ sobre el 
monte de San Làzaro,que lo domina. Forma una linea paralela 
con el arrabal , à distancia de 325 toesas, y se reduce 4 un rer 



1741. 



Dtteripeim 

dtCarU|MM. 

EMà 

en Sud-Amiriet. 



El «mbal 
d« Gimani. 



iul. 



Et potrto. 



s', 
i:'!ià««l il- 

.«0!»S«jT«p»ll.('r. 



UlMhll. 



M tgé'kHà i nHotktiKhk. 

Ûàétb de mamposterift côn très mèdios betloartes que tiens i su 
ikquierdà, ntt peqnefio horftabeqnede fajinas, do» A>rtaduras, 
la Uhà que flanquea «1 borhabeque, y la otra que airve de oo- 
muiiicacion para bajar, la detecba donde bay una plataforma 
Cda àna batéria de tpkco caftbnes, opuesta por aquella parle à 
la Tenida del enemigo. 

' ' tïasî al mismo rumbo que el arrabal, algo mas al S., esta el 
j|>tierto/qae se fdrmà del braïo que sale de Tierra Bomba y de 
la Islsl de MàtïgàY la de Manzanillo, ; entrândose en él por dos 
bocas que divide un bajo, las defienden dos faertes, el uno que 
se llama GastiTlo Grande, sitnado en la Punta de Tierra Bomba, 
f ieî otro en te del idiote del Mànzanillo,de quien toma el 
tioîtibre.'''^ ^-^ *^<^' '^"i 'î '^'i ■ *<fx;aiui|iiku J .a^iiiiiii auiis- 

" La babfail|tie n ^ 'fleura âiùyl^làr, tiène très léguas de 
ft. & B. y esta dividida casi por mttad de una punta de la isla 
dé Bôcà Ghiéa. Esta iàla, que se comprendia ântes en lo que se 
llama Tierra BOfnba, e'rhpezô & serlo el aflo pasado do 4740, que 
la impetuosidad de una borrasca abriô la que se -ha nombrado 
Boca (îfàtïdé, que es por donde se comunica el mar con la ba- 
bia, bien que con fonde solo capaz de lancbas. 

La entrada en la bahia, capaz por su fonde de cualquier navio, 
es là que se llama Boca Gbica; ténia en su derecba, construido 
en una pequeflà isla 6 bajo , el fuerte de San José con 12 cafio- 
nés, y intés de Uegar à él , en la punta que llaman de Abani- 
cos, una baterfa dé fajinas y tietra con 14 cafiones, y mas ade- 
lante, volviendo sobre la izquierda, otra de 4 en el sitio que 
Ilàmanel Baradéro. En frente de San José, con corta diferencia, 
en la isla de Boca Gbica, esta el castillo de San Luis, cuya 
figura es de un tetr&gono de 60 loesas de longitude sin camino 
càbierto, y solo con dos porciones de contra-escarpa, que em- 
pieza la una desde el frente de la pueHa principal con que se 
cubre aquella parte y algo de la cortina derecha , y la otra que 
eétà delanté del frente que mira à la baterfa de San Felipe : 
pero ambas con tal desproporcion , que teniendo de 40â li 
pies de alto ^ 7 de ancho , le faltan por detras 4 pies al plan, 
de suetté que sirven de parapeto y contra-escarpa contra el 



17*1. 



Sdidt 

d« 

Edaardo ▼•mon 

de Jamiica 
coniraCaruima. 



IWAiiA i IMGLAZBSRA. BT 

misino eastillo. Sus murallas, que por difeventea partes se dea^ 
cnbren basta el pié, no pueden lesiâtir al cailon, igualmente 
que sus parapetos, que carecen del espesor correspondiente, y 
estàn terraplenados de areoa, piedra y tierra de maila calidad. 
' No hay obra alguna en él que esté à prueba de bomba, y su 
puerta no tiei "^ puente levadizo ni lastrillo que la defienda. So- 
bre la derecha de este eastillo., en 1o que se dice playa de 
Zumba, babiados baterias con 12caûones, tanto para defender 
la eutrada de Boca Ghica como paraapartar el desémbarco> que 
es ficil por aquella parte. 

Contra estaplaza, pues, salie de Jamiica el almirante Eduar- 
do Vemon con la mas numerosa y fuerte armada que vieron 
jamas aquellos mares. Componiase de 8 navlos de 1res puentes, 
28 de linea, 12 fragatas y paquebotes de 20 basta 50 ca&ones, 
S bombardas, algunos brulotes, 130 embarcaciones de trasporte, 
que Uevaban â su bordo mas de 9,000 bombres de desembarco, 
que debia mandar en tierra el brigadier Wentwortb, en los 
r^mientos de Ariseson, de Wentwortb, de Wolses, de Robin- 
son, de Lopateisb, de Wingures, de Grantes, de Moretens Goocb 
y de Lands, y 20,000 negros de macbete destinados al trabajo 
de la fsyina. 

Para resistir à tantas fuerzas solo babia en la ciudad y sus Fuems qu« hibu 
fuertes la acreditada experienoia del virey de Santa Fe, D. Sebas- '" '* "*'"" 

y en el pnerto. 

tian de Eslaba : 1,100 bombres de los batallones de Espaiia, de 
Aragon, de la Plaza y piquetés sueltos ; 300 milicianos, 2 com- 
pafiias de negros y mulatos libres, y 600 Indios del monte para 
trabajadores. Y para la defensa del puerto 6 navios de guerra 
con 400 soldados de su gaarnicion y 600 marineros : los dos 
>navios, para embarazar que por Boca Grande entrasen los ene- 
migos con lancbas, si lo intentaban, para bacer por alU su 
desembarco, y los restantes en Boca Cbica para impedir el 
ingreso i la babia; unos y otros, no ménos que los castillos y 
baterias, à la ôrden y acertada conducta del teniente gênerai de 
marina D. Blas de Leso. 

El dia 13 de marzo, & las 9 de la mafiana, se avistaron por Aniuiei«eico«d» 
Punta de Canoa las primeras vêlas del enemigo^ que f ueron un •«•■in- 



F«BdM 

toda la anuda. 



8t MMAA i INGUnUà. 

1741 . navio de 76 caStMi > otio de 50 y nape^Behat,^ pee» liette el 
14, que, no obttante la caza que le dieroa ^ entié ta el poerlo 
ima balandra con el aviio de que veoian, inâetetiblemeiile 4 
atacar la plaça loe ingleee», no ae oonÂbid que padioea ser 
destacadoa de 8a«8caadra los lefeiidos baquee^ AcalonSeuM^Dcei 
8UI protidenciaa el' tiiey : pai6 à naidir à bordo del navio la 
Galkia D. Blaa de Les», y le eobé la oadana i Boea Ghiea para 
esperar, dispoeeto ui, todoe loi movimientos del enemigOi > i£ 

Ocuplbanae en taato las très menckmadaa Tdac en sondeat 
laplaya, y el dia 15, èlaa 4 de la tarde» ee dejé ?er tôdala 
armada, y loegoque monté la Punta deCanoa» dié fondo entre 
los ires navios, algo mas distante de aqnellosqae delaBoquilla, 
cuyo reducto, qoe se Uama de la Gnus Grande^ y es solo de 
fajina, sin foso , estacada ni puerta , y asimisma la i^ya, fùe- 
ron luego goamecidos por d virey con 3 eonqtattias de gran»- 
deros, 4 piquetés, las 3 oompaiûas de pardos y 40 cidMdlM 
armados de lanzas, que j^udieron juntarse entre los Taqueros, 
todos à cargo del teniente coronel D. Pedro de Caséllas, coman- 
dante del segundo batallon de Aragon:.ji> m Bù-^MoimB ?M ona^â 

No obstante ser accesible para el desembaroo esta playa, no 
se atrevieron los enemigos â intentarlo, temiendo ein dnda la 
oposicion ; y el 17 destacaron 4 navios â sondear lu eercanias 
de Boca Ghiea, segun se observé ; y habiendo el 18 rendido el 
palo mayor uno de ellos , al virar bordo para inooipovarse eon 
su escuadra, à los très que quedaban se les juntaron otros coar> 
tro en el 19, acercàndoseles en el 20 todo su annamento, con el 
designio (al paTecer)de](irocurar su desembatco enPkyade Zam^ 
ba. Para facilitarlo sin los riesgos de la resistencia, se dividieron 
los7 nayiosqueestabanancladosjpasandolos 4 à bâtir el castiUo 
de San Luis de Boca Chica, que estaba à cargo del ingeniero en 
jefe D. Carlos de Nanz, y los très à ejecutar lo propio con las 
bateiias de San Felipe y Santiago, mandadas por D. Lorenzode 
Ataqaaàunea*uuo Aldercte, capitau de los batallones de marina; lo queejecu- 
^nabateria. ^,^q ^q j^^q obstùiado fuogo, quo cousiguierou demolerlas 
enteramente y préciser & nuestra tropa, que quedé al descu- 
bierto, i retirarse por no perecer sin arbitiio ni utilidad. 



8a sondaan 
lateereania* ■ 
daHecaChiaa. 



Hwwkbw 

qMMirriwM 
lot laglMM. 



BombardM 
doruu 4dlH. 



. Ufàtà t IMOUVIWU. M 

Àuolé lu^ la asmada il abrîgo de la Bnwnada y Yinumn 1741. 
I06 3 na^iM i onine oon los 4 que batian el oaitillo, cou lo AMitta 
que M aumentô el ftifgo oorrespondido gallardamente por el de 
esta fortaleu, el de las baterias de San José 7 Puata de Aba- 
nicos,que mandaban el capitaa de batallonD. Praneiseo Garay 
y el teniente de navio D. José Polanco Campusaao, y por el de 
nuestros na^os del mismo modo; de suerte que cuando eesé, 
al caer la nocbe, 4 de les 7 enemigos se retiraroa à lemolque, 
calando sus OMatelaros, alyàndolos à toda prisa, évidentes sefia- 
les del ezoesivo descalabro que padecieron. 

No ftté considérable el que expérimenté el castillo , pues se 
redujoidesfflontarle des caflones; peio en la misma noohe 
comensaion las dos bombardas con ouatro morteros & arrojar 
incssantemente unamultituu de bombas, y continuaron en los 
dias 21 , S3 > S3 y 24 con tan porflado teson, que arruinaron 
la mayor parte de los edifieioB ^1 casUllo y dennontaron aigu- 
nos caflones; y por un soldado ingles que en esta mafiana se 
paaé k nuestro campo se supo que en la misma nocbe habian 
hecho los enemigos su desembarco en Playa Zamba, y que ba- 
biéndose desoonocido dos piquetés suyos, se bicieron fii^o y 
murieron un oapitan y 80 hombres , qnedando otros mochos 
beridos. Plantaron luego una bateda de 12 morteros para gra- 
nadas reaies, y el vitey, que desvelado atendia repetidamente 
asi al OBstiibdeBocaChica como à donde lo pediala necesidad, 
dispuso que saliese el capitan D. Miguel Pedrol, el teniente iheoneeia»nie. 
D. G&rlos Gfil Frontin y el alférez D. José Mola, todos très del 
batallon de Aragon, con un piqueté de 60 hombres escogidos, 
â reconocer las operaciones del enemigo y à bacer algun prisio- 
nero de quien infonmarse , por ocultarlos la firagosidad del 
monte, en que se apoyviba laizquierda de su campo, segun pudo 
descubrirso, como la derecha bàcia el mar, su vanguardia en 
las baterias de San Felipe y Santiago , donde construyeron la 
de sus morteros, y su retaguardia en la antigna bateria de 
Zaraba, bien atrincherada â lo largo de esta playa : y aunque 
se mantuvo este capitan y su tropa cuatro dias para ejecutar lo 
que se le mandaba, que los provocé â salir 4e sus trinoheras, 



DeMmlwreo 



17,41. 



liOtloilMW 

fntruD 

la taltrU 

dtl Daratltro. 



Formin 
uni b'*«rU. 



mat J^igsi 



S« nilabiMe 

U biUrii 
da Abinicoa. 



10 MiA«A i llfaUfflItA. 

tootodoleg Uamtda y batiôndolts Ut marcht) y qot dltimtmnite 
M les présenté à su retagaardia é hiao fuego, no logrd que se 
woviese ninguno , ni otra demostracion que el haberle dispa- 
rado seis granadas. .v 

No cesd de dia ni de noche en tedo este tiempo el bombardée, 
y el 30 forcaron los enemigos la pequefla bateria del Baradero, 
que ténia cuatro caftoiies, y la mandaba 0. Jerénimo de Loi- 
saga, oficial de marina, y la de Punta de Abanicos, ineendiàn- 
dolas ambas y clav&ndoles sus artillerias; pero les costô consi- 
dérable pérdida de gente, porque, no piecatiéndose de una ba- 
landra que estaba surta al abrigo de la bateria del Baradero, 
por creerla desamparada, à causa de que su patron Pedro Mas, 
mallorquin, ténia cnUerta su gente para mejor lograr el lance, 
al pasar contra la otra bateria descargé sus pedreros y oafiones, 
prevenidos con nielralla, y aproveohô su fusileria de forma quo 
les maté mas de 300 bombres y les biriô olros muchos. 

Como conocieron desde luego los enemigos que no se rendiria 
el oastillopor el bombardée y que no harian sus navios la bre- 
cba que consideraban ya inexcusable, se ocuparon en rozar la 
impénétrable maleza del monte para arrimarse i construir 
nna bateria de 30 cafiones de à 18, que fué la con que le batie- 
ron despues ; ydescubierlo el intente por su gobernador, hizo, 
el dia 31 al amanecer, una salida para atrasar d deshacer sus 
trabajos^ y fué tan vigorosa y arrojada, que consiguiô ponerles 
en fuga , con muerte de mas de 50 bombres, hasta que, soste- 
nidos por tropa fresca y superior, se retiré peleando, sin per- 
der gmte ni la gloria adquirida. f 

^En 1° de abril se restablecié la bateria de Abanicos, con ca- 
âones montados, y el dia 3 diô principio la de los enemigos , à 
las siete de la maiiana, à bâtir un ângulo flanqueado del cas- 
tillo con el aumento de sels morteros de granadas reaies, cuyo 
fuego, como el de las bombardas, fué ineiplicable en el dia 3, 
que pasaron las dos escuadras, azul y roja, à excepcion de los 
navâos conumdantes, & bâtir tambien el mencionado castillo, 
en cuya accion debieron sin duda reoibir notable daiio , singu- 
larmente de la bateria de Ponta de Abanioos> porqne repitieron 



UrAiA i INaLAflWDA. N 

el dia i el empefio da ftnurla & todo costo , eomo lo lognron 
despues de ont recîa disputa j de baberolavado tia gaarnicion 
la aTtilleria.y retiràdose sin major pérdida. Ea Mte mismodia 
4, estando el virey y D. Blas de Leso en el alcâur del navio la 
Galicia, una bala de cafion lle^ô los pies del taburele que el 
virey ocupaba, y aunque las astillas le Jastimaron los pies, y A 
D. Blas de Leso un brazo, fué tan levé la eontusion que ni uno 
ni otro se embarazaron por ella para continaaren laiprovidtn- 
cias précisas, tin apartarse ni un punto del riesgo. •^«^^ " .v*- 

Continuaron aquel dia las dos esouadraSylas bombardai y l((s 
baterias de Gaâones y roorteros en disparar tan vivamente eon- 
tra el castillo, que abrieron brecba capai y f&cil al asaUo,d«8- 
montaron la roejor artilleriay lepusieron en el ûltimoaprieto; 
tanto que viendosu gobemador, el dia S, dos hortù .^utes de 
anochecer, quevenianlosenemigosenires columnasalavai:'^'». 
y mas de cincuenta lanchas con el propio fin , dosesperando de 
poder mantenerse en aquel monton de ruinas contra tan ore* 
cidas fuerzas, resolviô poner bandera blanca y tocar la Uamada 
para hacer su capitulacion ; pero respondiéndole solo con todo 
el fuego de las baterias y con acercarse las tropas en ademan 
de no oir proposicion alguna» déterminé la retirada, para sal- 
var aquellos valientes soldados y açudir con-elloç 44a {flrinoi- 
pal defensade laplaza. ^ - : «? -ni' iç. t;, . ih i 

Habia volado el virey, al primer aviso que tuvo del movi- 
miento de los enemigos , con cuantas lancbas > botes y canoas 
ténia juntas su prevencioa, y llegô & t^n oportono tiempo qve 
pudo recoger, sin desôrden ni riesgo , aquella tropa , rendida 
mas al dolor de su coraje mal satisfeoho que & los insultes del 
furor britinico; y destinando otra parte de pequefias embaroa- 
ciones para acudir à la bateria de San José à libertar sa guar- 
nicion, lo consiguiô igualmente^como el elavar su artilleria 
para privar al enemigo de esta ventaja. Desampar&ronse al 
mismo tiempo los navlos, i excepcion de la Galicia , que por 
falta de lancbas no pudo descubrir los barrenos como los 
demas, y cayô en manos de los enemigos, con su capitan 
D. Juan Jordan, el de batallones 0. Lorenco de Alderete y 30 



1741% 






ConlInoA 
el bonbtrdM. 



Bindan blraca. 



Llegtdaeportant 
d«l Tiray. 



shMid al 



StmifA 
cMD.BlMdaUio. 



Il MrAftA i moiATnftA. 

174t. hombres de m tripuladon. Al San Ftlipe, que qatAô eon n( 
popa en el bajo de San José, se le pegô foego, que prendiâ, sin 
poderlo remeditr, en el navio Àfriea, eon lo qne m abrasaron 
lo8 doe, 7 sole el San Cdrlot se eoniignié que se faese à piqua 
en medio de la canal. 

Retir&ronse el viiey y D. Blas de Leso à las très de la ma- 
fiana del dia 6, y provideneiaron inmediatamente el atnTesar 
desde Castillo Grande al Manianitlo todas ks emba^saeiones 
del eomercio (de apoliilado) , disponiendo les dos navios de 
Gwrra y Ikvgon en linea reeta para ecbarlos & pique y «errar 
asi las dos bocas del pnerto, en caso necesario, eomo se ejecutô 
eon los primeros el dia 8 y eon los seguûdos el 41 . Juzgôse al 
mismo tiempo neoeeano el desampamr al Castillo Grande, como 
no eapaz de defenaa é imposible en su pérdida la retirada de la 
guamioicni, que importaba mas unirla à la de la plaza, singu- 
larmente no quedÀndole al enemigo en el caso que pudiese ser- 
tir à su utilidad. 

Estaba ya la armada en la bahia anclada en Punta de Perico, 
y babian intentado un desembarco en Manzanillo , que recha- 
zaron vigorosamente nueetros piquetés , coando el dia 19, uno 
de BUS navios de très puentes se lleg6 i atracar por su popa à 
la del Conquistador f que babia quedado algo boyante , y lar- 
gando sus vêlas al comenzar la brisa, y virando sobre él, se lo 
llev6 arrastrando, eon lo que consigui6 desembarazar la entrada 
del puerto, como lo experimentaron inmediatamente sus bom- 
bardas, una fragata de 50 ca&ones y algunos paquebotes , cou 
lo que dieron principio al bombardée de la ciudad , que duré, 
sin intermision, basta el dia 17, y lograron, eon el fuego de la 
fragata y paquebotes , alejar nuestros piquetés y favorecer asi 
su desembarco. 
Ett«toToio|ir. fiiciéronlo en fin el dia 6, al amanecer,abrigados del fuego 
de sus navios, por très partes, que fùeron por el Manzanillo, 
por el Tejar de Gracia y por el de Alsibia, formando cada 
euerpo en columnas, que marcbaron, aunque molestados viva- 
mente de nuestra tropa, basta el Tejar de Gabala, donde bicie- 
ron alto y se fortificaron, extendiendo su derecba basta el pié 



TiMMin BniMnda 
4* nn dMtmbweo. 



HtAlkâ i moiAfiMA. il 

del otrro de NfMitn Stfton de It Popt, j ta iiqiriiidt à It Mt- 
rina. 

Conaigaieion éi 17 tomarel oonvento de Noeetn Seflon de 
la Popa; y eon alguna pérdidt ocuparon tamUeBal.Te^ 4* 
Lozano. U^iio feï ab oibdtt 'c* 

El dia 10 ataearon en el oamino de laBoqnilla el importante 
pnerto de la Crui Grande, que eitaba el eavgo de algaiMa mi' 
licianoe, y habiendo oedido estes al Impetn de los eBemigos y 
desempando el puesto, el virey le tdoaaà oon ouatro piquetés 
de tropa veterana, los cuales no solo akaniaion à lot eneidgee, 
sinoquelos ataoaron con tanto ardimiente^ne lograron su 
derrota con muerte de 17 hombres> que quedaran en el «ampo. 

Tenian resuelto los enemigofl tomar poreioalada el castillo 
de San Felipe de Baréjas, que tambien se Uama de San Làzaro, 
y esta situado à la parte del E. de la plaza, sobre an monte que 
la domina y forma una paralela al frente del arrabal de Gi- 
raani, y tiene la ciudad i distancia de 395 toesas . 

El manejo de los morteros de granadas reaies que los enemi- 
gos dirigian al fuerte, les bizo créer que bastaria para ineomo* 
dar tanto à la guamicion que biciese pooo constante su resis- 
tencia, y sobre este supuesto , el dia iO de abril , dos boras 
&ntes que amaneciese , se arrojaron con intrépide orguUo al 
avance, con cerca de 4,000 hombres , di^ididos en très oolum- 
nas, Uevando gran numéro de escalas y manteletes y mucbos 
utiles para mover tierra. mma 

Habia el yirey hecbo construit para la defensa de esta forta- 
leza un peque&o bornabeque de fejinas , con su camino cu- 
bierto y glasis, cortando la altura de un monte de una parte à 
otra. El frente de este bornabeque tendria li toesas de largo, 
con comunicacion al pié del castillo , cortado en el mismo ter- 
reno ; à la derecba del fuerte bizo tambien construir una pla- 
taforma con una bateria de 5 caiiones, que por aquella parte 
descubria y flanqueaba al enemigo, y de vm obra à otra exte- 
rior se continuaba |.3r el pié del castillo la comunicacion cor- 
tada en el mismo terreno, en cuyas obras consistia la particu* 
lar defensa del fuerte. 



1741. 



Tmii 



AUfNMyattto 
4i U Cm Onuàt. 



i» StB Falip* 
à» Barijat. 



HonubcqM 

pan d«r«iiM 

da la forialau. 



# 



1741. 
R«tgMrdo 



Avinca 
por il horntUqa*. 



il UtAftA i INOUTIUA» 

Dispuflo el virey con acierto el resguardo de todosettoi puM- 
toi, habiéndolos guaraecido con varios piquetés, mandados por 
loe Gorretpondientea oiiciales : uno del regimiento de Eapafia, 
roandado por el capitan 0. Felipe de Solia ; otro de las compar 
filas de marina , mandado por el teniente D. Manuel Moreno: 
otro de la plaza, mandado por el capitan D. Juan Toribio, yotro 
de volunlarios, roandado porel capitan D. Manuel Predol, que 
servia de guardia avanzada; y el gobernador del eastillo, 
M. Gonni, teniente de inCuteria, ténia de guamicion otro te- 
niente con 3K hombree. 

Poco àntes de las très de la maftana dieron principio los ene* 
migos al avance por el hornabeque , sufriendo gran fuego de 
nuestras batcrias del castillo, de metralla, y de nuestras obras 
con el fusil , habiendo ayudado mucho à la constancia y al 
acierto la asistencia de D. Blas de Leso à la bateria de média 
luna. El teniente de rey D. Melchor de Navarrete , que man- 
daba aquellas obras ei^eriores, las reforzô con algunos piquetés 
del reten , y habiendo dado cuenta al virey, acudié velozmente 
con nuevo socorro mandado por D. Pedro Caséllas , con lo cual 
se continua la pelea con conocido estrago de los enemigos, y no 
pudiendo nuestra tropa tolerar ya la pasiva defensa que hacia 
desde sus parapetos, salie de ellos & las 6 de la maflana, y con 
bayoneta calada se arrojaron todos tan impetuosa y gallarda<r 
mente sobre los enemigos, que los precisaron à volver la espalda 
con desôrden, dejando en el campo lasescalas, manteletes y uti- 
les para mover tierra, que habian Uevado para el asalto, y mas 
de 800 muertos y 200 heridos , entre ellds algunos oficiales , de 
los cuales aunque luego fueron conducidos à los hospitales y 
asistidos con cuidadosa caridad , murieron los mas en los dias 
siguientes, y entre ellos se contaron un capitan de granaderos 
y cuatro subalternos de distioguida calidad , un hijode milord 
Forbes, y otro sobrino del coronel y brigadier Granste, que ha- 
bla mandado el avance ; y anteriormente se habia sabido que 
en el combate de Boca Cbica habia muerto de un cafionazo el 
ingeniero comandante, sin que en nuestra trppa hubiese mas 
pérdida que la de 20 hombres entre muertos y heridos. 



U»à1lk i llfBlATnftA. Êlk'à 

Gon floertada prevemion ténia diipuêsto et tiny al pié dat 
cerro 10 k 49 piqaeles, para qne en tiempo oportnno intaatasen 
cortar à los enemigos la retagnardia , pero impidié esta aeoion 
una columna de 800 bombres, que saliô de su oampo k iMte* 
nerlos luego que pudierou l'eoonocer la preeipitackm oon que se 
retiraban y el ardor coq que nuestra tropa eootiauaba el et* 
trago. '■'''' ^>^»">M -U ulU<\^j Isivkj (.hubanin ;* 

Luego que les enemigos se aseguraron en su «anpo, pidieron 
permise para retirer los muertos y herido», y ol vire,' respon-* 
diô que estos estaban ya en el hospital y aquelloa seii: a entre- 
gados en determinado tiempo y paraje, y aiii se ejeeutéui > «.'i 

El dia 32 intentaron forzar el puesto de la Crui Grande y 
fueron recbazados , y el t4 quiaieron hacer lo mismo coa el de 
MaoEanillo con una lancba y dos botes, soitenidos por un na- 
vio de Hnea; pero despues de doe horas de fuego se retiraroQ 
sin pérdida nuestra, por el valoroon qt(e resistid D. Baltaïav d'U 
Ortega con 34 luilicianos del pais, io'miiù ètido ulU,ifps$ f Utt 

Desde el 21 al 33 aumentaron sus baterias de tierrai y de 
consiguiente sus fuegos, pero sin que en nuestra tropa se ezpe- 
rimentase pérdida ni se conociese desaliento. «i i.i ouiy/ucK) ea 

El 36 hicieron los enemigos entrât el navfo la Galicia por 
donde habian pasado las bombardas, dejândole à tiro largo de 
nuestro ca&on , y el 37 le arrimaron à tiro becbo de los ba- 
luartes de la plaza; y babiendo empezado à hacer fuego, duré 
reciprocamente basta las 40 de la mafiana, en que el navio se 
via precisado â picar sus cables y dejàndose ir à li u^rsa hasta 
bajar sobre el Manzanilto, donde fué socorrido y quàmado por 
los enemigos, despues de haber recogido la gente 

El mismo dia 37, por la mafiana, & las 10, m Icvaron las bom- 
bardas y se incorporaron con la escuac <"£ , y el 38, dos horas 
àntes de amanecer, cesô tambien el bombardeo de tierra. 

Âl romper el dia se oyeron toùos los instrumentos mùsicos y 
bélicos de los enemigos, con mas continuacion y mas estrépito 
que hasta entônces, y luego que amaneciô se huyô de su campo 
un marinero vizcaino prisionero , y dijo que los enemigos ha- 
bian abandonado enteramente el campo, y se habian emhar^ 

T. IV. 8 



17tt;; 



MfirfikHi.. ,k 



part mlrir 
loi '.' • irlot 



TtnttiiWi'" ">•' 
frnilniitA. 



Aumtnlo 
lia bturtit. 



Ealrad* 
de un na«io. 



Ineorpiranaa 
laa bombardât 
con la aieutdrt. 



0è 



KPkHk i INGtATERRA. 



1741. 

Embarque 
d« la Iropa. 



Pérdidat 
d«l eitf migo. 



Navl'iR 
mat Iralail'.a, 



Uemolioion 
lia catlillu*. 



eado eon sa tten, tropay pertreohos. Mandô luego e1 virey cfue 
cinco piquetés marchasen & picarles, si fuese posible, la reta- 
guardia ; pero cuando llegaron al campo, ya estaba toda la tropa 
à bordo de sus navios, y solo hallaron algunos barriles de pôl- 
vora, résina, balas^ porcion dé fusiles, algunas oajas de tambe^ 
tes y utiles de mover tlerra. Hicieron 9prisioneros ingleses eon 
un capitau de negros , y ocuparon nuestras tropas sus antignos 
puestoS) à excepcion de Manzanillo , que conservaban los ene- 
mjgos con una pequeiia guarnicion al abrigo de toda la arti-*- 
lleria de su armada. 

 las 10 de la mafiana del mismo dia llegô un bote con una 
oarta del al mirante Vernon, proponiendo el canje de prisione- 
ros, y el 30 se efectuô en la forma acordada por el virey. 

No pudiendo el virey hacer cômputo fundado de los muertos 
y beridos de los èneroigos, le fué forzoso valerse de los prisio- 
neros canjeados, los cuales dijeron que en la funcion de la ma- 
fiana del 20 perdieron entre muertos y heridos mas de 150 bom- 
bres, con lo mejor de sus oficiales, y que eu los 17 dias del 
combate de San Luis de Boca Chica muriô igual 6 mayor nû* 
mero, pero que ha sido mas crecido el de los que han fallecido 
al rigôr de las enfermedades de escorbnto y càmaras de sangre, 
que prosiguieron con mas estrago que nunca. 

Tambien aseguraron que de los navios que se emplearon en 
el combate del mismo castillo, salieron 17 tan maltratados, que 
once no podrian continuar la campaSa sin un gran reparo , y 
los seis estaban incapaces de ponerse â Ja vela. 

Para dejar el puerto sin defensa, y su entrada del todo libre, 
se ocuparon los enemigos desde el dia 1° hasta el 5 de mayo en 
demoler los castillos del mismo puerto , y babiendo hecho pa- 
sar â Doca Chica todas las embarcaciones , en los dias 5, 6 y 7 
de mayo , salieron el 8 mas de 20 embarcaciones con algunos 
navios de guerra , tomando su rumbo â la Jamâica , y eonti- 
nuando lo mismo las demas embarcaciones, cubriô la reta- 
guardia el dia 20 el almirante Yernon con U navios de linea 
y algunos paquebotes y balandras. 

Estas son las mas es«ncia1es partes de que ha constado el 



V 



fSTKftk i ITOlATfnWà. i^<^ 

todo de la mayor eipedicion que ban vfsto tos mares de Amé» 
lica desde su descnbrimiento, sin oxagerar el pode? ni el ndmero 
de los Ingleses. Son dignos de eterna alabanza et valor, la cens- 
tancia y fidelidad de los générales y de las tropas del rey, por- 
que si alguna de estas circunstancias les hubiera faltado, sm 
duda bubieran cedido al inmenso cdmulo de trabajos, al estrage 
continuo del fuego y â los reiterados esfnerzos de ira ej^eito 
arrogante y orgulloso. Pero, sin embai^, se ba visto eon evi- 
dencia que el triunfo ba sido complète^ porque umendo à las 
deposiciones de los desertores y prisioneros las noticias antécé- 
dentes de las résultas de los ataqnes y reencuentros pasados, se 
inflere que à lo ménos queniaron seis navios , porque en les 
dias 3, 4 y 8 se vieron en distintas partes de aquel mar seis 
grandes bumos que no pudieron proeeder de otra materia, y 
con igual certeza se conoce que los muertos pasan de 9,000 
hombres, porque ademas de los muchos que perdieron en Boca 
Cbica y en los reencuentros del puerto y sitio de la ciudad, 
babiendo el virey mandado ocupar los puestos desamparados 
por los Ingleses al tiempo de su embarco , ballô nuestra tropa 
la dilatada distancia de très léguas muy ocupada de cadâveres y 
seiiales de sepulturas recientes : y se confirmé mas esta notable 
pérdida cuando visiblemente se reconociô desde tierra que en 
las naves de la armada enemiga faltaba gente para bacer las 
précisas maniobras. Al contrario, en nuestra tropa ba derra- 
mado Dios tan abundantemente sus misericordias, que solo 
hemos perdido 200 hombres en el dilatado espacio de mas de 
dos meses de defensa , babiendo sufrido el estrago de infinités 
canonazos y mas de 9,000 bombas^ sin haberse libertado de 
balas rojas, ollas y flecbas inceodiarias con que se bacian mas 
continuas y méaos tolerables las précisas fatigas : siendo tam- 
bien muy digno de consideracion que basta el viento ba sido 
favorable, porque la continuacion de las brisas frescas ba impe- 
dido que pudiese Uegar â la ciudad el peslilente olor de los 
cadâveres. 

Dentro de este documente, maltratado ya por la traza , se 
encontraba un papelito sueito delapropialetraque la anterior, 



4741. 

C«idMM ImU« 

d« Im Iroptt 

del nf. 



Snt pirdidu. 



1741. 



Partieiptclon 

de lot InglMM 

•I tlmirantugo. 



98 K9PANA é INGLATIBRA. 

donde se leia lo signiente , con las interrapciones que ba per-< 
mitido leer la polilla : 

El 13 de abril, que el enemigo se hallô dentro de la bahia 
con la armada y tren de su brillante expedîcion, se lisonjeô de 
tomar la plaza f dispuso despacbar i Londres un paquebote 
participando al almirantazgo la posicion ventajosa en que se 
hallaba, baber forzado el puerto y que considerando de ménos 
(no se puede leer) de la plaza, se felicitaba tener logrado el éxito 
(no se puede leer), y pedia tomase parte la nacion entera en una 
conquista de que tantas ventajas debia prometerse. El almi- 
rante (no se puede leer) Londres, no menos fàcil que un faéroe 
en lisonjearse de futures aconteclmientos, trasmitiô al pueblo 
los mismos sentlmientos ( no se puede leer ), adelantô con très 
dias de iluminacion y bâtir monedas â celebrar las glorias dé 
la conquista para sufrir despnes el vergonzoso arrepentiinlento 
de su lijereza. b «< 

Es copia. 



^^^Ov^.^riX^(py^.(*^/'a>^j 



il 



PRIMER PBRiODO. 



ESPANA Y PORTUGAL. 



INFORME 

DEL VIREY D. NICOLAS DE ARBEDONDO 
A SU 80CES0R D. PEDRO MELO OB PORTUGAL Y VILLENA, 

SOBRI IL MTADO DK 1,* COUTIOH DB UHITBS BHTM LAS COKTB* DE BSPAiA T POBTOOAL, 

H 17M. 



NOTICIA HISTÔRICA. 



Una de las obligaciones de les vireyes que se retiraban del 
niando, era informar à sus sucesores del estado en que dejaban 
los négocies , en una exposicion que j sin ser destinada al pu- 
blico; era trabajada con esmero sobre los papeles oficiales. To- 
dàs las instrucciones sécrétas, todos los oficios reservados, sin 
excluir los que se enlazaban con la alta y misteriosa politica 
del gabinete, servian de materiales para estos documentos^.que 
contenian la bistoria mas auténtica del vireinato. 

Los Tireyes solian encargar estos trabajos , en que tanto se 
interesaba su buen nombre, à algun sugelo babil, que, sin des> 
naturalizar los bechos, los relatase en un estilo culto y élégante. 



1795. 

iDronnet 

da loi virayw 

rctiridot. 



179S. 

MmIo 
4« ait Uuilaci«B. 



injotlileabla 
<l« •Nbi*M, eh). 



Péitlidii 
<l« inibrfflM. 



Dcsenipefto 
(lu uu «ucargu. 



Su niérilo principal. 



70 UVAMA V PUHTUGAL. 

Esta institucion, cuyo objeto era dirigir y uniformar la mar- 
cha de lo8 administradores, no ténia mas defecto que la folta 
de publicidad, vicio de que adoleciaa todos los aotos del regi- 
men colonial, tan celoso de comunicar los conocimientos que 
podian ilustrar à los pueblos sobre su propia situacion é inte- 
reses. 

Los arcbivos , que en todas partes se franquean con genero- 
sidad, se ocitltaban indistintamente A toda clase de personas , 
renunciando de este modo al fruto de las invesiigaciones de los 
hombres ilustrados. Esta réserva uo tenialîmitesy se extendia 
à los mismos empleados, por mas eminente que fuese su rango. 
Azara fué poco ménos que expulsado del arcbivo de la Asun- 
cion, à pesar de ser oficial superior de la real armada y uno 
de los comisarios del rey para la demarcacion de limites del 
Paraguay. 

Si se hubiese puesto la misma vigilancia en conservar que en 
escondcr, no tendriamos que lamentar la dispersion de tantos 
materiales que interrumpen la série de tradiciones mas intere- 
santes. 

Los mismos inforiiies de los vireyes, que mereciau un parti- 
cular cQidado, ban sido envueltosen estas pérdidas, que tal vez 
debau tenerse por irréparables. 

Bl fragmento que publicamos pertenece al informe que dejô 
el virey Arredondo al Sr. iVlelo» que lo reemplazô en 1795. 

No obstante la tregua que se habia hecho en la cuestion de 
limites, vsostenida cou tanto calor por los demarcadores , no po- 
dia pr escindirse de bablar de sus incidentes y del estado & que 
habia Uegado este négocie al traves de tautos debates. Este en- 
cargo fué desempeûado por el Dr. D. Julian de Léiva, abogado 
de. mucho crédito en el foro argentine, en una época en que no 
foltaban talentos que le ilustrasen. 

El principal mérito de este escrito es el de haber compren- 
dido en tan pooas paginas la historia entera de la demarcacion, 
desde su origen hasta su termine, clasificando todos sus hechos 
y condensàndolos bajo sus respectives epigrafés con on laco- 
nisœo poco oomua en los hombres de su oficio. 



n 



BSPAftA T POHTUOAL. 1i 

Gidâ pàrrafo <8egua nos ha aseguvado el Sr. oandnigo Segun 
rola, que frecuentaba entônces la casa dei Dr. Uiva) es el re- 
sûmen de infinitos papeles que el autor registraba con uaa 
eeorupulosa diligeaoia, extractando lo que podia eontribuir à 
ilustrar la materia. sia sobrecargarla de datalles. 

Solo el estudio que babia hecbo de la historia del pais pudo 
facilitarle esta tarea^enque la abundauda de los materiales es- 
taba en oposicion con la brevedad, tan recomendable en esta 
clase de documentos (i). 



17»S. 



ESTADO ACTUAL Y PROGRESOS DE LA LlNEA DIVI80R1A. 



i . La célèbre controversia suscitada desde el descubrimiento 
del Nuevo Mundo, entre nuestra corte y la de Lisboa, sobre los 
limites que en tau vastas y desconocidas regiones debian cir- 
cunscribir sus respectivas conquistas , aunque pareciô termi- 
nada en su propio origen por la bula de Alejaudro VI de U93, 
tardô muy poco en reproducirse con inayor ardor que al prin- 
cipio, con ocasion de haberse establecido los Pqrtugueses en las 
tierras del Brasilia que ténia derecho nuestra corte, no solo 
por la décision pontificia de Alejandro VI, y por lo capitulado 
en el tratado de Tordesillas de 1494, sino tambien porque ya 
babian sido descubiertas à expensas de nuestra corona por el 
capitan Juan de Solis. Es bien sabido que Solis tome posesion 
de ellas en el afiode 1516, cuando los Portugueses no babian 
visto tierra de America, y que recorriendo Solis para el sur las 
exteadidas nberas del Océanohasta el caudalosoriodelaPlata, 
bicieron en sus mârgenes nuestros pobladores sus primeros es- 
tablecimientos el aûo de 1536, empezando â sufrir desde esta 
fecha la oposicion de los Portugueses , que con desprecio del 



Rnâmen hiitôrico 

d«l niodo y liempa 

ea qns 

lo* PoriugoeiM 

M introdujaron 

en «III parle 

de Amtrica. 



(1) PlDRO M iMQWhn, 



72 



ESPAÇA Y rORTUCAL. 



f i 



1795. 



HoiiilidadM 

(le loi PorlugnaM 

en In Amériea 

meridienal. 



referido tratadoyde la resolocion de Alejandro VI, habian 
arribado al Brasil despues que Solis faé muerto por los 
ladios. 

i. Desvanecidos aquellos extranjeros con las famosas con- 
qnistas del Oriente, y conflados en que nuestra corte prestaba 
toda su atencion â sostener las sangrientas y dificiles guerras 
que le suscitaba en Europala rivalidad de unanacion poderosa, 
y otros potentados éniulos de su grandeza, no perdieron tienipo 
en aprovecharse de una oportunidad que lisoojeaba demasiado 
las ambiciosas ideas que abrigaban de extender sus estableci- 
mientos y conquistas hasta las Indias Occidentales. En efecto, 
elles lograron fljar el pié en las playas del Brasil, y no tarda- 
ron mucbo en introducirse en lo interior del continente, con 
tan resuelta intencion de apropiârselo exclusivamenle, que 
Uegaron à forroar el atrevido proyecto de ir à disputar à los 
Espafloles la gloriosaconquista de las riquisimas provincias del 
Perû en que estabaii entendiendo. 

La tentativa de esta empresa, tan injusta como mal forjada, 
aunque produjo un éxito tan fatal que puso â la nuevaColonia 
en estado de ^alir del dominio de sus pobladores, no por eso sirvid 
de freno â la ambicion que la devoraba. Aun no se habian pa- 
sado ocho a&os desde este acaecimiento desgraciado, cuando la 
poblacion de la capital de Buenos Aires, ejecutada por el ade- 
lantado Pedro de Mendoza el aflo de 1535, excité la envidia de 
los Portugueses, mirando este establecimiento y sus anteriores 
como una usurpacion de sus dominios, sin otro fuudamento 
que el de una avaricia tan ciega como desmensurada. De este 
principio tuvieron su origen diferentes insultos que sufrieron 
de los Portugueses nuestros primeros pobladores, sin que bas- 
tase à interrumpirles la union de aquella corona â la de Es- 
pafia, veriflcada en el aflo de 1580; pues sin embargo de ser 
ya vasallos del mismo monarca, hacian la guerra à los estable- 
cjmientos espaâoles con todo el furor de exlraûos, reduciendo, 
con las armas en la mano, pueblos y provincias enteras al yugo 
de la mas despôtica y monstruosa dominacion. Creciô este de- 
senfrenado orgullo, cuando el espiritu de una gênerai rebelion 



ESTAS A T.PORfUaAL. 



71 



ovincias del 



puso en las sienes del daque de Draganza la eorona de Portu- 
gal, el aflo de 1640. 

3. Sin contar con diferentes atentados que corne tieroa des- 
pues de establecida la paz, el hecho solo de haber poblado en 
la banda septentrional de este rio,el afio de 1680,1a Goloniadel 
Sacramento, da à conocer claramente & que punto se dirigian 
las injustas miras de los Portiigueses. La posicion de un esta- 
blecimiento extranjero en frente, y con tanta inmediacion d 
esta capital, di6 mérite al gobernador D. Pedro Garro para 
desalojar à los Portugueses de la injusta posicion de esta Colo- 
nia : bien que, ântes de Uegar à este extrême, apuré todos los 
recursos que le dicté su prudencia para hacer comprender â 
D. Manuel Lobo, fundador y comandante del nuevo estableci- 
miento, toda la injusticia y malas résultas de esta usurpacion. 

4. El Excmo. Sr. virey de Lima volvié â exhortar â Lobo à 
que desocupase la plaza, porque en su defecto ténia érden de 
sitiarla y tratar â su guarnicion como à enemiga. No cedié 
aquel comandante â esta ûltima intimacion, ântes respondié 
decididamente, que habia poblado la nueva Golonia por érden 
expresa del serenisimo principe D. Pedro, régente del reino, y 
la mautendria â su nombre contra todas las fuerzas que se le 
presentasen : dando pov causal de este despecho, que los Por^ 
tugueses tenian derecbo de ocupar cuantas tierras encontrasen 
vacias sobre esta America méridional. Una respuesta tan alta- 
nera no dejé otro arbitrio â D. Pedro Garro que verificar el 
asedio de la Golonia en el referido aûo de i680. Las armas es- 
pafiolas, reducidas â las milicias del pais, triunfaron de la te- 
meridad portuguesa, haciendo prisionero al comandante y â la 
mayor parte de la guarnicion. Pero este suceso tan glorioso dié 
à conocer el «ixtremo de debilidadà que se veia reducida 
nuestra corte, por las sangrientas guerras y politicos manejos 
de suspoderosos adversarios; pues el duque de Jovenazo, pleni- 
potenciario de la corte de Madrid, se vie precisado & firmar en 
Lisboa, en 7 de mayo de 1681, el convenio provisional, por 
ciiyo primer articule ofrecié â nombre de nuestro soberano, 
mandar hacer demostracion con el gobernador de Buenos Aires, 



J79S« 



Poblarton 

(la Ih Culonia 

(Ici Sacianwnlo. 



Du la giiana 

ton lo« Porlaguetes 

(le la Golonia, 

y de 

lai capitulacionei 

con que voWicron 

A poietionane 

de ella. 



u 



IITAfiA Y FORTUCMa. 



FortilcMion 

dt la Colonla 

4 iilai 

d« San Gabrial 

y Mania Gartb. 



cmuliffnaen ei motbduu 9/ierocibn : j pdr lot rtetaiitM arti- 
culos 86 restitujé & los Portugueses la guantteloB prfii6Dera, 
lu tomandaate y trtillerity y voWMroa & ooupar la plaia per- 
dida, côn la aola limitation de qUe, pendiente esta oausa (que 
habia de resolvene por Arbitros, y en su discordia por el sumo 
pontiQoe), ne pQdieèea k» Portuguesee faaeer otros reparo$ que 
de tierra» para cubrir sa artilleria> ni otras habltaoiones que 
del mismo material. 

5. Firmado este conrenio por el Sr. D. Gàrlos II en Madrid, 
à IB de nayo del propio aiio de 1681, y mandado obsenrarpor 
real oédula de S8 del mismo mes de 1685, se juntaron los ir- 
bitroi en Badajoa para la resolucion de esta oausa. Omito re- 
ferir los ocultos mane;|08, las graves contestaciones, las repro* 
badaa inteligendas y los demas incidentes de este célèbre ne* 
gooio, porque no se ooultan à la sàbia iiustracion de V. E., 
pero no dejaré de advertir que, inutilizado el escarmiento que 
debia producir el asedio de la Colonia con la condesoendencia 
de nuestra corte, creyeron los Portugueses que nodebian guar- 
dar en sus procedimientos otras medidas que las que les dic- 
tase su capricho, ni mas limites en sus adquisiciones que los 
que excediesen à sus fuerzas. En efecto, muy en brève fortifia 
caron la nueva Golonia con toda la regularidad de una plaza de 
armas, como lo acreditaron las diferentes invasiones que sufriô 
de nuestra parte. Lo mismo ejecutaron oon las islas de San 
Gabriel y de Martin Garcia, y fomentàron un comercio clan" 
destine de tanto giro, que obligô à abandonar el nuestro i los 
•nacionales, y disminuyô en gran parte lôs ingresos de nuestro 
erario. Arrojàronse fùriosos sobre la nueva Xerez, fuodada en 
las mArgenes del rio Mbotetey, que desagua por oriente en el 
rio Paraguay, à los 10* y 20' de latitud, y sin embargo de 
hallarse esta oiudad en medio del continente de la otra banda, 
y tan antigua como la conquista, quedô reducida à unmonton 
de ruinas. Lo mismo sucedié A los diverses establecimientos 
que teaiamos en el Guàyra, y lo propio ejecutaron en otros 
diferentes parajes, encadenando de esta suerte una série de 
lioskilidades que> comparadas con las ^ue hemos sufrido en 



ISTANA Y FURTUGAL. 



3» 



Aueatro» tismiKM, presentan à la Tiita de V. E. an pUn le- 
guid« lia iaterropoion» desde el prmeijûo d« lacoaquistahasta 
el praient», y deieabrea q«e las miras da esta oacion se han 
dirigido siempre 4 hacerse dae&os del coatiaeate de la otra 
banda, y avaniarae despues hasta el Perii. 

6. Un sistema tan pernicioso ha puesto en précision innestra 
corte de mirar oomo asuato el mas interesante la demaroacion 
de limites de los territorios de ambas coronas, à fin de que su 
designacion y obeervancia sirviese à contener las freouentes 
introducciooes de los Portiigueses en nuestros dominios, y de 
reparar los perjuicios que irrogaba su comercio clandestine. 
À este importante objeto se ha dirigido el tratado preliminar 
de limites del aâo de i777 ; pero como la experienoia ha en- 
seûado que la santidad de los tratados no embaraea 4 los Por- 
tugueses la prosecucion de su plan, ni drcunscribe sus miras 
4 termines ajustados, es necesaria toda la yigilancia del que 
gobierna, para contenerlos dentro de sus limites y hacerlos 
anœglar 4 la observanda del tratado. Por lo mismo, ocupando 
esta materia un lugar tan prindpal en la reladon de . ii go* 
bierno, pedia su historié una narradon individuel y cronolô- 
gica, que descubriese lodos los puatos à que se extiende la in- 
mensa proyecdon de la lineadivisoria;perosuponiendo4V. E. 
perfectamente instruido en los manejos artifidosos eon que 
los Portugueses han sabido entorpecer el cumplimiento de este 
tratado, eomo que aoaederon en tiempo que V. E. gober- 
naba tan dignamente la provinda del Paraguay, cuyos limites 
forman una de las mas principales partes de la demarcacion 
gênerai, solo me contentaré con dar unalijeraideadesu estado 
y progresos, contrayéndome oon alguna mayor espedflcadon 4 
los acaecimientos oourridos durante mi gobierno, por haberse 
verificado en tiempo que V. E. habia ya regresado 4 Europe. 

7. Apénas tome posesion del gobierno superior de este virei» 
natO; 4 ûltimos del aûo de 4789, reconod la necesidad en que 
estaba de dedicar toda mi atendon 4 instruirme en un asunto 
cuya magnitttd y consecueudas me lo representaban como el 
mas interesante. ;Pero cuàl séria mi sorpresa al ver <^ue, deç* 



17»ft. 



lleU«M y obJalM 

d«la 
Uan diviMria. 



Eitado del ncgocio 

à fines 

deUBode tT88. 



76 



RSPAflA T PORTUGAL. 






179S. pues de un dispendio de tiempo de cerca de très aiios, y del 
de los ingentes gastos del erario en realizar la demarcaoion, 
este negocio, tan importante , no solo se hallaba en sus princi- 
pios, sino casi de todo punto violadas las principales conven- 
ciones del tratado? Muydesde luego comprendi que la causa 
de este intolérable atraso consistia en la mala fe con que dé- 
ni oraban los Portagueses la conclusion de la obra, dificultàn- 
lola à su antojo y cuestionàndola sin fundamento, para man- 
tenerse por mas tiempo en la posesiou : à vueltas de este ardid, 
nos tieneu usurpado y nos despojan cada dia. Séria increible 
que la expresion y claridad con que estàn concebidos sus arti- 
cules, bubiesen dado lugar & este procedimiento, si no se su- 
piera que toda la sencillez del tratado de Tordesillas no pudo 
estorbar qne los Portugueses encontrasen el modo de hacerlo 
servir à sus ideas , retirando bâcia el oriente el punto desde 
donde se fijaba la linea divisoria , cuando les importaba para 
hacerse dueûos de la^ Molucas, y restrayéndolo hàcia el occi- 
dente, cuando se propusieron la ocupacion de las tierras del 
Brasil y Paranâ. Por un sistema de esta especie encontre que 
se estabau manejando los Portugueses en el negocio de la de- 
marcacion de limites : pues , sin embargo de los inmensos sa- 
criflcios que les hizo nuestra corie , cediéndoles ambas riberas 
del Rio Grande, del Yacuy y del Pardo, y la isla de Santa Cata- 
lina , conquistada por nuestras armas , se habian propasado 
enormemente de la linea fijada en el articulo 4* del referido 
tratado del aAo de 1777, fundando estancias y estableciendo 
poblaciones, à cuyo abrigo se cometian los robos de nuestras 
haciendas , y se fomenta hasta hoy el comercio clandestino. 
Encontre que , al prétexte de baber reducido â disputable la 
ubicacion de los principales puntos por donde debe fijarse la 
linea dividente, se habian establecido en la ribera occidental 
del rio Paraguay, fundando en tierras que notoriamente per- 
tenecen â los Espa&oles , los fuertes de Albuquerque y Nueva 
Coimbra, â poca distancia esta ûltima de la villa espaûola de la 
Goncepcion, fundada sobre el rio Ipané. Que con la misma in- 
justicia habian construido otro fuerte sobre, la orilla septen* 



MVAfiA Y FORTUOAL. ft 

trional del rio Itenes , denominado el Principe de Beyra , mu- 
cho mas abajo de su confluencia con el Sararé : como igual- 
mente, que habian hecho otros establecimientos con Gasalbasco 
sobre la màrgen oriental del rio Barbado , y otras estancitts y 
fuertes en diferentes lugares de aquella comarca, perteneciente 
sin disputa al dominio de Su Majestad Catôlica. 

8. A vista de tan manifiestas infracciones del tratado prellmi- 
nar, eipedi todas las providencias que crei oportunas & conte- 

■ ner los robos y comercio clandestino que ejecutaban los Portu- 
gueses en las haciendas y con los m'^^dores de la banda sep- 
tentrional del Rio de la Plata , destinando frecuentes y nume- 
rosas partidas , mandadas por oflciales activos y celosos , que 
impidiesen tan graves desôrdenes. Previne al gobernador del 
Paraguay que hiciese practicar un exacto reconocimiento del 
rio de este nombre, encargândolo à la pericia y vigilancia del 
capitan de fragata D. Martin Boneo, para que en un bote bien 
pertrechado subiese hasta el fuerte de la Nuéva Goimbra & fin 
de imponerse de su situacion y de hacer los requerimientos 
compétentes à su comandante. Hice iguales prevenciones al go- 
bernador de Méxos, D. Làzaro Rivera, y à D. Antonio Àharez 
Soto-Mayor, comisario de la 3* division de limites, sobre el re- 
conocimiento de los puertos ocupados por los Portugueses en 
aquella frontera , y protestas à sus comandantes para que los 
desocupasen, y por ùltimo dpgi varios oficios à los cùpitanes 
générales de Matogroso y Rio Grande , como tambien al virey 
del Brasil , no solo sobre los indicados puntos , sino tambien 
acerca de la morosidad que se notaba en la concurrencia de los 
comisarlos portugueses (aunque los nuestros se halkban mu- 
cho tiempo hacia en sus respectivos destinos) para continuar la 
demarcacion , interrumpida sin causa justa, y con inutiles y 
crecidos gastos del real erario. 

9. Evacuadas estas diligencias en el ailo de 1790 , primero 
de rai gobierno, di cuenta en el mismo à nuestra corte, por re- 
petidos oficios, de todos estes incidentes , haciendo ver en cada 
uno laimportancia de sus résultas, y las razones fundamenta- 
les que pers".:idian injustas , y de intolérable perjuicio , las 



179S. 



D« U comliioB 

4«D. MtrtlnltoMO 

|M>r 

•I rtc«Daciml»nla 

d«l« 
Nutv* Coimbra. 



De It nbieaeion 

del amyo Pinlinl 

y del Yeguiron. 



170B. 



D« !• p«ri«n«neli 

i II eorona 

d« Eiptfli 

(Ici ttrritorlo 

oeridenlil 

(Ici rio Pirtguiy. 



7S KfkKk T rORTUGAt. 

uiurpaciones de los Portugueses. Demostré hasta la erideneii ' 
que el arroyoPiratini, que descarga sas aguas en el sangradero 
6 desaguadero de la laguua Merin, y corre el mas inmediatoa) 
fùerte portugnes de San Gonzalo , era sin dada el dlvisorio de 
ambas perlenenoias, y el limite que debian respetarlos Porto- 
gueses, sin pasar por pretexto alguno A su mArgen méridional ; 
pues estas dos notas, 6 caractères, de entrar en el referido deta- 
guadero , y pasar el mai inmediato al aobredicho fuerte de San 
Gonzalo, que expresamente seflala el articule A'del tratado pre- 
liroinar, solo eran adaptables al arroyo Piratini, y no podian 
aplicarse al arroyo Yaguaron , que corre à mas de 30 léguas de 
distancîa del referido fuerte y deaagua en la referida laguna 
Merin. 

10. No eran ménos eflcaces las razones que persuadian de 
injusta la fundacion de los dos nominados fuertes, Nueva Goim- 
bray Albuquerque, sobre la banda occidental del rio Para- 
guay : porque , aun prescindiendo del dominio incontestable 
que corresponde A la eorona de Espatla en todos aqoellos terre- 
nos, es fuera de duda , segun lo resuelto en el articulo 9 , que 
todas las tierras que qnedan al sur por una y otra banda del 
rio Paraguay, desde el punto en que se le junta el rio Gorriéo- 
tes, 6 el que encabeza con el Iguarey, que desagua en el PtaranA , 
pertenecen A los Espafioles : desde cuyo punto , 6 confluenda 
con el rio Paraguay, debe seguir la Hnea por su cAuce , hasta 
encontrar los pantanos que forma el mismo Paraguay, llama- 
dos ta Laguua de los Xarayes, atravesaùdo este lago hasta la 
boca del rio Jauni. De estas expresiones se inflere claramente 
que los Portugueses no tienen derecho A formar establecimien- 
tos sobre la m&rgen occidental del Paraguay, en toda la exten- 
sion que corre desde la indicada confluencia hasta la otra del 
Jaurû en el mismo Paraguay : porque de otro modo no séria el . 
Jauni el divorcio que separase las pertenencias de ambas coro- 
nas por la banda occidental del Paraguay, sino la Ifnea prolon- 
gada hAcia el occidente, desde el punto en que confiuye en el 
rio Paraguay aquel rio de Gorriéntes, 6 el que encabeza con el 
Iguarey : pero este modo de producirse es absolutamente con- 



WkHk Y VOtfUOAt. 71 

trario à la olara y genuina inteligencia del referido aHiBolo 9 
y del Bubsecuente. A esta razon tan deoisiTa haeia oonsonanoia 
la calidad de aquellos terrenos , ywr la probabilidad de encon- 
trar en ellos no solo minas de oro , sino tambien de diamantéa, 
à causa de su similitud con los de Cnyabà : & qoe se agrogaba 
la necesidad de cubrir nuestroe establecimientos , y eslorbar el 
comeroioolandestino queoon ellos entablarian los Portngnesea. 

1 1 . Por lo que mira al foerte nombrado Principe de Beyra , 
situado en la orilla oriental del rio Itenet,6 Guaporé, may abajo 
de su confluencia con el Sararé , y demas puestoe que quedan 
indicados, aunque no me hallaba con la instruoeion necesaria 
para dar compléta idea de su injuste introduceion en terrenos 
pertenecientes â la.coronade Espa!la,porno hallarse en aqiiella 
fecba mapasque designasen sus situaciones, con todo^cons- 
tando por el articulo tO, que la frontera debia seguir en Hnea 
recta desde la boca del Jaurili , por la parte occidental, baita la 
ribera austral del Guaporé 6 Itenes, en firente de la boca del rio 
Sararé, que entra en dicho Guaporé por su ribera setentrional, 
era consiguiente que, hallindose el referido fuerle situaéo ea 
la orilla oriental del Guaporé 6 Itenes, muy ab^jo de la oon- 
fluencia que con este bace el Sararé, debia repntarse como uiia 
ocupacion injustade nuestros terrenos: pues de olremodola 
referida influencia del Sararé con el Guaporé 6 Itenes no séria 
el punto de division entre ambas pertenencias : miHtando esta 
misma razon con superior motive acerca de la navegaeioB del 
rio Barbado , que evidentemente pertenece como privatisa à los 
Espafioles, y por consiguiente debe reputarse injnsta la mieva 
poblacion titulada Palacio del Gener'al en la orilla orie&tal de 
dicho rio, como tambien las que ban formado en la banda 
opuesta del mismo : sin que tampoco se excluya de este propio 
concepto el establecimiento de Casalbasco , situado en Iront» de 
la confluencia del rio 6ari)ado. 

12. Aunque todos estes objetos, representades en mis res* 
pectives oficios, eran como se ve de la mayor importani^a , no 
tuve contestacioD de nuestracorte hasta el 11 de juniodelTM, 
en que el Sr. conde de Florida Blanca me impuso de real dr- 



179S. 



Dt la (undarlen 

Mpatrio filneliifl 

d« B«;ri 

on Mrrilorlo 

d* Eipaltn, 



De lo retuelto 

por S. M. 

en realôrilan 

de 11 dtijiinio 

de 1791 

•ccrca 



1795; 

de Ini pnnict 

coniuludoi 

dewl« mi ingreto 

en tsie vireinato. 



80 sspÀfii t po^TiiGÀt»'' 

den, que las varias altetacioiios qne haWàtti oëùf Hdô enf éHetf 
pachode los negocîos de Indias, y su agregatfioû aucèsiva- â 
diferentes ministerios, habian ocasiônado un atraso inévitable 
en el punto de la dernarcacion die limites entre Ibs^stableci- 
mientos espaûoles y portiigueses ett €stâ América'mètîdional y-, 
en sus incidencias ; pero ^ue, fljado 'yà liltimanientè el îBono- 
cimiento y despacho inmëdiato de ëiite puntCr iéh la primera 
secretaria de Estadô de su cargo, ësperaba qù« ùiiifcy y ôtro fae- 
sen en adelanle tan expedités cotnô ConVeiiidv'y^qtie-aciïrdôn-' 
dose en un mîsmo mitiisterid los ofîtios que'^iibiësen dé pa>^ 
sarse à la corte de Lisbod/y làs '5rdèues y avisos que se eomu^' 
nicasen à nuestra Âmérica, se habia de conseguir simplifioar el 
despachode cada incidente, yseguir con todaéxaietil^dei curso. 
que debiese llevar. Pero que , entretanto se examinaban en la 
referida secretaria todos los puntos de la dernarcacion de limi- 
tes, y se acordaba la. resolucion sobre cada uno, exigia pronto 
remédie el abuso que los Portugueses hacian de las dilaciones 
ocurridas anteriormente ; ya que, aprovechândose de ellas, 
habian ido propasândose à hacer establecimientos en los terre- 
nos de S. M., no solo de los que , segun el tratado de 1777, 
debian perteneceràsu dominio,sino aun de aqiiellos que hasta 
abora debian ser reputados como de pertenencia espaiiola. Y 
descendiendo à puntos particulares, aprobô las razones que tan 
fundadamente convencian ser el arroyo Piratini el divisorio 
establecido por el articule 4° : pues sole en él sê verifican las 
dos marcas, 6 cenfroutaciones, de pasar el mas inmediato al 
fuerte portugues de San Gonzalo, y de entrar ea el sangradere 
6 desaguadero de la laguna Merin, expresamente designada en 
el referido articule 4°, que con estes caractères explica el 
limite divisorio por le interior del continente. Consiguient»- 
mente desaprobé las intredrcciones de les Portagueses en la 
banda austral de dicho Piratini hasta el Yaguaron, y sus fre* 
cuentes robes de las haciendas que tenian les EspaûeBes, como 
en terrenos prepios, y pacificamente poseidos. Para cuyo remé- 
die, y â fin de estrechar à lo^ Portugueses de modo que no pu- 
diesen extenderse hàcia la parte del sur, sin desalojarles con 



WAftA Y PORTUGAt. 8| 

\iolenda de los esUblecimientos que indebidamente poseian] 
iQiéntns qo se tomaban las medidas necesarias para transigir 
este punto con la corte de Lisboa, se sirvi6 prevenirme, que hi- 
ciese constniir à modeiada distancia de los mismos estableci-' 
mientos ?irias guardias 6 puestos de trcpa : expresando , pôr 
ioforwe del Sr. brigadier D. José Vareia y Ulloa , qae estes 
puestos podrian ser très, repartidos de tal suerte que ocupasen 
todo el espacio que hay desde la charqueada antigua de Juan 
Gardoso,basta las estancias de José Outra y Bernardo Antii- 
iiez : cuidando de que la guardia , 6 puesto mas occidental, 
tu?iese una C^dl y pronta comunicacion con el fuerte de Santa 
Tecla. 

13. En cumplimiento de esta primera parte de la citada real 
érden, di todas las providencias que crei oportunas; y entre 
otras me parecid conveniente, para evitar las contestaciones de 
los Portugueses que forzosamente habian de reclamar la posi- 
cion de las nuevas guardias, cubrir este proyecto con el pré- 
texte de perseguir los ladrones y contrabandistas. Y para colo- 
rear mejor la idea , hice valer ciertos tratados que al propio 
intento acordô el Excmo. Sr. D. Juan José de Vertiz con eliirey 
del Janeiro : en cuya virtud se corria por partidas , de una y 
otra nacion , el espacio neutral para la mas ficil persecucion 
de los autores de estes mismos desdrdenes : pràctica que se ha- 
bia suspendido con motivo de la guerra declarada contra la na- 
cion britànica , y otras atenciones de este superior gobierno. 
Con este fin, pues, pasé oûcio, en 7 de febrero de 1792, al co- 
mandante del Rio Grande, D. Rafaël Pintos Bandéyra, comuni- 
cândole el pensamiento de bacer recibir los sobredicbos trata- 
dos, y que para el mismo efecto daba ôrden de habilitar una 
canoa grande en la laguna Merin, que à las (Srdenes de D. Joa- 
quin Paz sirviese para navegar en ella con tropa, recûnociendo 
las embocaduras de algunos de los ries y arroyos que desaguan 
en ella, y servian por sus proporciones de abrigo â los contra- 
bandistas y facinerosos. Aûadiéndo que ténia igualmente me- 
ditado aumentar algunos puestos en las cercanias de la frontera 
donde hubiese mas necesidad de celar aquellos desôrdenes , â. 



iT9a. 



De lo obndo 
en cnmplimienlo 
de le reil ôrdeo 

de 11 de Jnnio 
de 1791. 



T. IV. 



e 



I7M. 



I I 



De lu 

conietUcienH 

con cl eomindanle 

d*l Rio Grande, 

D. Rahel 
Piatoa Bandéyra 



fin te fin Iɧ fmtàûu salieiBn d» elles ftvNitBirltfl iiÉMIèei 
pMjtB» Este ftié ial aièitrlo de que ne lettft fut» dtr m^ 
çolor & in| proyecto , j faaeerio méùùa e on y ch oso. PiBto eoiiM 
Io8 Portugueses ee intereeui ttnto en estinder sue lMiit«n% 
como en que se mantenga fransa la pnorti )Mr donde iÉima 
d vebar nuestras haciendas f à fomentar el oontMbando^ lileie- 
ron formai eposicion al estableoioneal» âe !os paevtos y gin*>- 
dias, comunic&ndonie I^ntos Bandéyra eepiv ^e erta Msd > 
que al intente le pas^ el gobetnador de àqn^ continente* nânnx 

iéi Me ftté mas de admirar esta opesicion, enando les nais* 
raos Portugueses, por sus avanzadse operaciones sobre nueetfos 
campos, me habian obligado à que pasase oficio al propio co^ 
mandante, con fecha 21 de jnlio de 1794 , eihovtindolo à qne, 
en cumplimiento del tratado de limites , hiciese evacuar todai 
las posesiones que.habia adelantado al' sur de Piratini: pues 
cuando no creyesen convincentes las razones que persuadian 
ser el divisorio, debian â lo ménos dejaf dndoaa la materia, y 
dependiente de la resolucion de las certes, absteniéad(ffie entre* 
tanto de traspasar su mâi^en méridional , como lo baeian eon 
diferentes establecimientos y ruina de nuestras haciendas. La 
contestacion â este oiicio > dada por el citado comandante , fué 
remitirse â la resolucion del gobernador, a quien estaba subop- 
dinado; asegurando en^retanto, que jamas habia oido hablar 
sobre que el Piratini fuese el divisorio, estando por û oontrano 
cierto que les comisarios encargados de la demarcadon pro« 
curaron salvar las vertientes del mismç Piratini, buscando las 
del arroyo que corria mas inmediato al fuerte de San Gonzalo. 

Es notable la afectada ignorancia de este comandante y digne 
de repararse que, cuando asegura que los comisarios demarea- 
dores procuraron salvar las vertientes del Piratini, y busear las 
de otro que corriese mas inmediato al indicado fuerte » no ex* 
plique cttâl es su nombre, ni si este desagua en el sangrad^ 
de la laguna Merin : porque esta artificiosa omision, recayondo 
en un comaiiidante tan perito como Pintes Bandéyra, prueba 
que es fiogido el hecbo que se atribuye à los coausahea. Y 
es preciso que asi sea; pues el Yaguaron^ que preleaden p«r 



'1 ! 



vàfàMkf rompoetf/.' é^ 

Ifciite tofc Po t Uiff w ws , y es el ùaio6 qné bfty at fur dei Kréh 
tii|i> desagua^ it^moqueda expneMo, en el mismo cuerpo de U 
tegmialleriii ; ôfeonitaiieift que no oonviene ton la nota qae 
pOBvel arlknTo 41* il anarjro qiie ha de servir de ditisorio, pues 
eBteéMeaxgaienc^ sangradero de la lagcna. ^»p «'^ <)»i' >> 
411; SiAeaibalfor de estes eonvenoimiento8> ttmi i bienpreve^ 
mr a) gcAeniador de Montevideo tomase infStnrmes del ingeniero 
en âegundo D. Bernardo Le6oq j s<^efii los nn^yos establed- 
mientos porlugneses (donde me constaba pot Klaoion del to* 
mandante de Santa Teeia que se patrocinaban los robes de 
nnestras haciendas, hasta el extremo de hacerlos Ucitos siéra* 
preque pagasen el qninto à S. M.) perjudicabat al cnmpH- 
mieuto del articule 4" yacitado. Este oficial, onya pericia facul- 
tativa é inteligenoia de aquellos campos son bien notorias, me 
informé con toda individualidad , no solo de los nuevos esta- 
bleeimientos portugueses situados en la banda austral del Pira- 
tini, sino tambien de los que oouparon los Espafioles en toda 
la eztennon que hay hasta los rios Yacuy y Pardo , destruidos 
por los Portugueses, 6 cedidœ por los tratados de limites. Gon 
el informe de este ofieiad , recomendado por su honor, y por 
haber acompaûado el afio de 1762 al Excmo. Seûor D. Juan 
José de Vertiz en su expedicion al dicho rio Pardo, eon la cir*- 
cunstanoia de haber sido el encargado de la construecion de la 
fortalesa de Sauta Tecla , mandé que la primera gnardia^ 6 
puesto mas oriental de la firantera, se sitoase en el cerro del 
Juncal, entre laspnntas del arroyo de este nombre y un gajo 
dd de Téllez; que la segunda se colocase en las inmediacionee 
de los cerroa Agudoy Pedegroso,que estàn entre el gajo de 
YaguaroB Ghico y otro de Candiota, que desaguan en el Yagua' 
ron Grande; y la tefecera , entre el gajo principal de este y el 
arroyo Gandiota, que tambien lo es del mismo. Las rassones 
que me mevieron à esta eleecion, sin embargo de los puntos 
se&alados en la citada real ôrden de i i de junio de 1794 , con- 
sistian en que estas guardias asi siluadas tienen à sus espaldas 
funosos potreros, buenos pastos, aguas y maderas abundantes. 
Que la primera 6 mas oriental quedaba como 10 léguas al sud- 



f7d5; 



iDfonH 

delioifnitro 

0. Bcmtrdo l4ooq 

lobre 

Iii poMtionM 

porlagueuf 

en el arroyo 

rintiai. 



179S. 



De Ir fonnaeloii 

de uMcompaMa 

de 10 blandenguei 

par* la gnarnieion 

de loa 

nnevo* fuertes. 



De la paga 

del prett 

de eilot 

blandenguet 

en defeclo 



H MTAftA t H»T04a1.. 

oeste de la estancitde José Outra, y algo o>rt 4e .Iacfa<Mrq«6adf 
antigua de Juan Gardoso, pueatos seâalac «^ ixi dicba raal div 
deu ; la segunda , i 1 léguas al nor-oeste de la pf Unera , y 7 al 
oeste de la estancia de Bernardo Antûfiez; y la (ercera, ômaa 
occidental, 3 lègues al nor-nor'Oeste de la segunda, 8 al sud^ 
oeste de Santa Tecla, y 40 poco mas 6 roénos de todos los otros 
establecimientos portugueses de la banda méridional del Pira> 
tini. Gon laparticularidad^que la mas occidental de estas guar- 
dias tiene la excelencia que, desde la altura en que esta situada, 
se descubre el fuerte de Santa Tecla (con quien la real ôrden 
prevenia qM estuviese ligada) , el cerro de San Antonio, y la 
cucbilla del mismo nombre, à 3 léguas de distancia al norte ; 
del de Yacegua , à iO al sud-sud-oeste , y los de Bayé à 8 al 
oeste, y la cucbilla gênerai à una y média del nor-oeste : siendo 
lo mas esencial que se ven â corta distancia al npr-oeste los 
cinco cerros, paraje por donde se hadan las mayores entradas 
y extracclones de ganados para el Rio Grande de San Pedro. 

\6. Pero, como no bastaba la ventajosa situacion de estos 
puestos para contener à los contrabandistas y Portugueses que 
yelan por aprovecbarse de cualquier descuido ô toleranda 
nuestra, y mucbo ménos hallândome sintropa compétente para 
.tener cubiertas estas guardias, arbitré fbrmar una compa&la 
de 50 blandeugues voluntarios, gente muy propia, como Y. E. 
sabe, para las marchas forzadas, para pasajes de rios y para 
toda'clase de fatiga concerniente â sorprender las extracciones 
de los contrabandistas, fiados en la extension de aquelios cam- 
pos y en los auxilios que les prestan los Portugueses : y de- 
seaudo no gravar el real erario con el prest de estos 50 hom- 
bres, dispuse que fuesen pagados con el producto de los cueros 
que se aprehendiesen â los mismos contrabandistas, miéntras 
subsistiese el fondo de ellos : con cuyo medio se ocurria à los 
gastos que ocasionaba el celo de la campa&a por aquella banda. 

17. De todo di cuenta al ministerio, proponiendo que, como 
era factible que la vigilancia y actividad de esta tropa Uegase 
cuando mbnos à minorar las introducciones fortivas de cueros, 
en cuyo caso séria insufîciente el fondo destinado para su sub- 



d« entre*. 



«sTAfti r nvsmit. W 

sistendft» séria muy eonveniente qne se pagasen de real ha- 179s. 
€ieiidH, por ser notorias las utilidades de esta tropa, 7 aun pre- m »»> dcMaiaot 
ciso Talerse de ella, y 8. M. se sirviô aprobar mil providencias 
en esta parte. -flwtnA oinmisH an sisiïjeîS'î 

Pueron îepetidos les oficios que me dirigiô el gobernador del 
Rio Grandey protestando que la formacion de aquellos puestos 
era nna verdadera infraccion del tratado de limites, cuando 
pendian aun de la resolucion de las cortesiosderectiosalegados 
à los terrenos comprendidos en las yeitientes de la laguna Me- 
rin ; pero como las razones que desvanecen esta solicltud, y 
quedan ya indicàdas, son tan sélidas, y tan maniflestas al 
mismo tiempo las inùacoiones del mismo tratado en que ha- 
bian incurrïdo los Portugueses, no fué dificil darle una com- 
pléta respuesta que pusiese termine à la controversia. Ccn que, 
habiendo llevado â efeeto la formacion de aquellas guardias, y 
estorbado con ellas del modo posible unes desérdenes tan inve- 
terados como perjudiciales al erario y al comercio^ yo no puedo 
ménos de recomendar al celo de Y. E. la subsistencia de una 
obra tan dificil c^-mo interesaute al real erario y al rey, en que 
creo haber hecho â uno y otro elservicio dequepuedenesperar 
mayor ventaja. «^^^-^ ^^'-^ >m.hnW-:d 

i8. Debiendo correr la.linea divisoria desde las cabeceras del 
Piratini hasta encontrar la confluencia del Pepiri-guazû con el 
Uruguay, por la banda occidental de este, segun lo resuelto en 
los articulos 3, 4, 6 y 8, se hallaba este punto sin el debido es- 
clarecimiento : hasta que en 13 de abril de 1790 pasé oficio al 
comisario de la segunda partida de demarcacion, el cspitan de 
navîo D. Diego de Alyear, para que con la diligencia posible 
pasase al reconocimiento de dicho Pepiri-guazû. Dedicôse â él 
en su cumplimiento, y dejô evacuada perfectamente esta ope- 
racion, segun me dié aviso por oficio de 3 de agosto del si- 
guibnte aûo, no sin haber sufrido inmensas fatigas ylapérdida 
de algnna gente, que pereciô à manos de los infieles, y de en- 
fermedades originadas de los trabajos y mal clima de aquellos 
parajes. Nace este rio Pepiri-guazî'i . segun las noticias de dicho 
comisario, de un esterai que S(î hallah&eia el grado !l6y43 mi- 



Reconocimiento 

del arroyo 

Pepiri-gDixii 

por «1 comiiario 

deniareador 

D. Diego de Alteir. 



1795. 



Deteubrimiani. 

d« un Duevo 

rio tonfluente 

co'f«U'epiri-ga>'!ti. 



> «Mllt *.' 

■:■ ■ «' t. 



M UTADA t POUO«A&. 

initog de Itttitod, en campoe abiertoi y dilatados, y corre degde 
alli, por el rumbo gênerai de «este ead^oeste, la dtotaneia dd 
60 léguas, hasta su entrada en el Uruguay , formanflo dos 
grandes y hermosas cataratas, èon otva multitnd de peqnefios 
taltosy y reiM^e una numerpsisima peroion de êiroyoi Mnda^ 
losQs por 81 ribera septentriomal. v r« i».- }-, .^nmr/i .ri f , 

id. Gô^ sta operacion tan importante se logrô que nuestro 
geégiafo D. Andres de Oyârvide^ sin embargo de Yorse solo por 
la iatempestiva retirada del Portugues, al pretezto de que su 
iostruccion le probibia pasar de las cabeceras del Pepiri, reco- 
nocitise otro rio que encabezaba con este , y ligaba sus trabajos 
con une y otro reeonocimiento : y aunque solo consiguiô exa- 
• :\inarlo en la distancia de dos léguas , se adelantô no poco, 
pues se conociô la conformidad que ténia oon el rio denominado 
San Antenioen la demarcacion pasada, y ser fronterizo del ver- 
d^àevo Pepiri-guazù, por donde deberia tomar su giro la linea 
divisoria : lo que di6 mérite à que el geégrali) le pusiese el 
nombre de San Antonio^£i& aomoor. ^alsiliâi; ¥ ' i î! 

Por estas consideraciones previne al referido comiaario pro- 
eurase llevar â su ûltimo termine el reeonocimiento de dicho 
rio, comprendiéndolo por la parte del oriente, 6 de la villa por- 
tuguesa de Guritibâ, bâcia dondé se extendian los campes id>ier- 
tos y dild ados en que tienen su origen dicbos dai ries, por 
ser diiïcil y arriesgada por otra parte la entrada en aoue.bs 
parajes; y que à este fin dirigiese sus solicitudes, aunque las 
resistiese su concurrente ; pr f a esta misma oposicion ser\ iria 
debacer constarà lai cortes,que portiuestra parte nada se 
habia omitido conaucente â la observancia del îratado. ''x^-j 
efectiva la resistenci i de lo'. ^omisarios portugueses, asi poTque 
creian indtil el recoi ocimiento de il cio que a8egur'?;.bai.\ no 
ser el de que habla e articuio 8 con ( 1 nombre de San \nto< 
nie, que desemboca en el grande de Gurit^bà 6 Iguazù ^ como 
tambien porque no st onfbrmaban con el rio Pequiri , à Pe^ 
piri-guazù, que nuestro comisario llama el verdadero. Pero las 
sôlidas razones de este, que pueden yer8<^< ensn oficio dirigido 
i este superior gobierno, con fecba \% de dioiembre de 1791^ 



IW4«4 f roBiv^u. tl 

«MwvooeD c«t «vi4Mtcia<qiia Um im fios fafttladM ptr.âLfliH^ 
Mlo 8 90 MX xrtrM qna tel qM^MdiB iii4io»doa* ' ^ ^ i 

aafioUetentoqiHe k» IVrUigufl8<»s bac^ui est» iAJisIft opo- 
«icloiiri)UB:rMoti)ciiiiiAnto tan iieoeflario,proQi««iaa con al 
miàfor atdor'k lepelicJoo d« lai operaoïoiiea ya ooMloidu 3 
el rio ParanÀ à satisfaccion de «Uos mismos. Serriates 4e pre- 
teilo, que en este veconoeinûento no se liaJ^ia encontrado el 
Igurey, que segnn el acliculo 8 flay« en el Parani por su banda 
dcridental; desde cuya confluencia debia seguir la linea, en 
conformidad de lo resuelto en el articulo 9, basta encontrarlas 
vertientea de otro rio que desagua en è\ Paraguay. El gran ob- 
jeto que con esta operaoion se proposian loi Portugueses era 
conseguir que en lugar del Igurey se se&alase algun otro rio 
que desaguase «n el Paranâ, mas abajo de su gran Salto : oon 
lo que se prometian lograr que, oonsintiendo nuestros comisa- 
hos en sefialar algun oUra rio que oourriese al poniente k desa- 
guar en el Paraguay, les d^jase dueftos de los estableeimientos, 
baciendas y yerbales que poseemos entre dichos rios Paranà y 
Paraguay. ' 

%i. FaUô muy poco para que los Portugueses bubiesea lo- 
grado en gran parte los frutos de su poUtiea ; pues â baber 
obiaito eon ménos ambicion de extender aus limites, es oreible 
que '^u w.à bulHésemos preservado de los malos efectos que debia 
produar la damasiada condescendencia de nuestra corte con 
sus injustas miras. Es el caso que el Ezcmo. Seûor 0. Juan 
José Vertiz, lu^o querecibid el tratado de limites, procuré in- 
ioToan? del sugeto mas instruido de esta capital, que era el 
brigadier D. Joaé Custodio de Saa y Faria, quien le enterd que 
no podria verifioarse lo dispuesto en el artieulo 9, respecte à 
que no «zistian rios eon los nombres de Igurey' y Gorriéntes, 
que mn los que seîhla por linderos el referido articulo; por 
cnyo mottvo, Aunqpie el tr8t;;:(lo dal afio de 1760 asi^aba los 
mismos ries, como los demaroadores no los pudiesen encon- 
trtf , se 6un¥inieron las cortes de Madrid y Uebea en subrogax 
e& au faigar loi rios Igilmi é iptmé^gmiû. Comunioé el Sr. 
Verti^ estas aotiMas & la corte , propooie&do pana la tijecuoion 



im. 



la MitUMia 

y ««rdidwa 

aMcMlM 

d« lot rioa I|any 

yC«nitalM. 



De lo roimlto 

por 

Il real initrueeion 

do 6 do janio 

do 1T78 

•eerea 

do lo llnoo difitoria 

hieia ai aorte 

delà eaapala. 



il 



m»kKà Y vonuoAK. 



1711. 



.' if .'( »iJ«i; 

Real Mtu 

de T de ebril 

de l7St, 

eiplieando 

le réel inilraoeion 

de 17T8. 



Opo8icion 

(le lo( PorluguAMi 

& que so ejecuie 

lo muelto 

en la 

re»l iniiraccion 

de 1778. 



dé dicho «rtiétflo la MibM||Mlo& iMûdiJMMdt ; y en f» vista 
nuestro gaMMfe, d« aeaérdio Mt ePdé'lisboi/ateitid la p>6(- 
poMtà mibfogÉeidti d6 Hob , y* delspacbdila* nal inslraeoicii d«l 

6 de lènlv de 4778; en qu» tf^ dice lô sigtiieote : « Jsntaf en 
la beea del tgatimi lat dos mitiidâi de la stiMirisick eipafloUi 

7 portugnesay Ban de empecar en e«te en demaroaeion, tomkn- 
dcÂe per limite : pues no bay rio alguno que se conoxca en el 
pais con el nombN de Igurey: y el Igatimi es el primero eau 
daloso que entra en el Paranft por su banda ocddental, pasado 
su Salto giratode : y subiendo i su odgen se ven no distantoE 
de él las vertientes de otro rio , que corriendo al poniente de- 
semboea en el rio Paraguay, conooido por el nombre de Ipané, 
el eualdeberi tomarse por lïmite, porno hallarse por esia 
parte rio alguno que tenga el nombre de Corriéntes. » 

IS. Nb es necesarioponderar loaperjuicios que so seguian de 
esta resolucion, hablando con V. E., que por su ilustrada pers- 
pieaeia sabe muy bien cuàntos estableoimientos de Espafioles 
se cedian à los Portugueses , prolongando la linea divisoria bâ- 
cia este mmbo , en que se incluyen las nuevas poblaciones si- 
tuadas en la banda setentrional del Ipané. Se hicieron présen- 
tes à la corte estes gravisimos inconvenientes, y por real 6rden 
de 7 de abril de 178i, se mandé que, no obstante lo prevenido 
en dicba instruccion, debia salvar la linea divisoria la villa de 
la Goncepcion> y los demas establecimientos ruestros, Pero 
nada adelantâbamos, porque si la linea debia girarpor lospun- 
tos fijados en la instruccion del aûo de 1778, no podian sal- 
varse las posesiones espaflolas : y si se queria que qnedasen 
reservadas estas, sin embargo de los puntos fijados en el tra- 
tado de limites, se valdrian los Portugueses de nuestro ejemplo 
para burlarse de la linea, y retener todas sus usurpaciones, es- 
tuviesen fuera 6 dentro del termine limitrofe. 

23. Debimos, como dije an tes, à la codicia de los Portugue" 
868 salir del mal estado en que se hallaba este negocio : pues 
creyendo ccnseguir que la linea girase por bajo del gran Salto 
del Parani, se negaron & admitir la %brogacion del Igatimi é 
Jpané , en lugar del Igurey y Corriéntes, asegurando los comi- 



ioaes, es« 



«uioBforlugDeiM^loseipitaBC» gMMraleg de llutogroao y San 
Piblo y A lirey del Janeiro, que dq let eni. faoultativo alterar 
eltnrtido pi«UmiMr> por no l«ner instruACion de su corte para 
eoninvenir i napaoto Un eipseso. E^ cuya delÎBiua foé tan 
exceahFO el ealor de aquel virey« que llegô hasta e1 extrême de 
argûir de sopuesta é ilusoria la referida real instraccion, ase- 
gnrando que la« dos cortes se habian ooovenido en la 8ubr<^< 
pion de los dkhos nos Igatimi é Ipané , y que esta à lo sumo 
se podria admitir oomo condicional : esto es^ en el caso de no 
existir realmente el Igurey y Gorriéntes, de que haUan los ar- 
ticules 8 y 9. bnein >9ba9t 

24. Miéntras duraban estas contestaciones, que hadan ver la 
mala fe con que los Portugueses negaban la convencion de su 
corte sobre este particular, à pesar del respetable testimonio 
que daba la citada real instruccion, se dedic6 D. Félix de Azara, 
comisario de la demarcacion, & examinar este importante 
punto; y despues de bien meditado, me comunicé las razones 
que ténia para créer que la citada instruccion era bipotélica, 
esto es, que hablaba en el supuesto de no existir el Igurey y 
Corriéntes, como se babia informado por el Excmo. Sr. Yertiz. 
De que deducia que , existiendo aquellos nos , no debia obser- 
varse la instruccion, sino eltratado de limites; y trascendiendo 
las ideas de los Portugueses que acordaban en este mismo con- 
cepto , aseguré que se dirigian à sostener que el arroyo Garey, 
que fluye en el Paranà por su mârgen occidental, mas abajo de 
su gran Salto, era el verdadero Igurey del tratado : pero bizo 
ver que para esta suposicion no tenian mas fundamento que la 
semejanza del nombre , siendo cierto que las dos cortes , en el 
tratado penûltimo que hicieron, estaban en la creencia que el 
Igurey, fuese el que fuese, se hallaba sobre el Salto del Paranà, 
bajo de cuyo concepto se celebrô el tratado de 1777, y por esto 
la referida instruccion del aûo de 1778 dice, que por no ha<- 
Uarse rio con el nombre Igurey, se subrogue el Igatimi, por ser 
el primero caudaloso que entra en el Paranà sobre su gran 
Salto : lo que persuadia el firme concepto en que estaban am- 
bas cortes> que el Igurey debia jnntarse al Paranà mas arriba 



17»l. 



ObMrvMionti 

del comiiario 

D. FélisdtAu» 

tobre U tilMcioD 

de lot riot Igunj 

j CorritolM. 



MM. 






-tii tiu iM 
•rii mil »b 

n^lKV iil i 



10 IIMfcli. y IDU Mali. 

dtwMto. Que fiMn4tiMto»MgsBlM intaM 
ditBM 4 lot comiiariM deUmadM 4 li 4MaioB 4» liniilM.4tl 
•fto de I7ttû, 1» vcia qiw «1 rio^ wym oabMtnt ottutitÉMi 
ma» §fàiMimm «1 Iguny , set el que tâcm, dehia dmmlwcir «a 
«1 ria Ptngttay^ dtnUt d«l tff6pko : loque no ptcUa veitf i 
napeelo éàl Ctengr; pues las cabecevas de eala esUbaa 
pnkimas 4 las del rio Xcyui , que vierte sna aguM en el hm- 
guaj, eo M** 491^ de latltud austral , y por coosiguiente may 
fuera de laaooa USnida; dejando 4 la parte del norte auestras 
pueblos de Iguainandiyû, Ckmoepcion, Beleo y Taouati, cou Uh 
dos les yerbales de aquella provincia. 

Gonvencido pues este comisario con las fuerzas de estas ra- 
zones que el Garey de los Portugueses no era el que el tratado 
de Umites seâala eon d nombre de Igurey, paa6 4 demostrar 
qiM esta no podia ser otro que el rio Iguavay, 6 Yagaarey, que 
tambien tiene los nombres de Monid, ibinhéima, el eaal de- 
sagua en el Pamuà por su ribera occidental, hâcia la latitud de 
33 T giados sobre el Salto grsade del Paran4. Baraestoobsenrd 
qne diobo Iguarey era mas caudoloso que el Garey, Igatimi y 
Amambay ; y por contiiguiente mas adeeuado para sernr do 
limite : como t&inbien porque, siendo muy oenecido de Espa^ 
iloles y Ptfftugueses» y el ûnioo que entra en el Paran4 por 
tree boeas, no podia equivocarse con otro alguno. Que la dife- 
rencia entre Iguarey é Igurey era muy oorta> y podia tenerse 
por yerro del que copié los tratados, é del mapa que se tuvo 
praseote para baoerlos ; siendo muy £&cil probar que la vos 
Igurey estabaconompida,y nadasignificaba en guarani, ouando 
la de Yaguaiey é Iguarey eraa muy castizas en este idioma. auI 

Observé tambien este comisatio, que las cabeoeras 6 ver- 
tientes de dicho Yaguarey, segun los dianoe y mapas de los 
demarcadores del afio de 4750, eran las mas ]w6ximas 4 las de 
otro rio muy caudaloso que rierte en el Paraguay por sa ribera 
oriental, dentro de la cena térrida, hàoia la latitud de 22 gra- 
do6 4 miButoe : euyas circ^nstancias y otras, combinadas con 
el tratado del afto de 1780 y con las iastniadones aeordea de 
fia naspjtivoa oomiEarios, determinaron4a8t08!in4n|fiiitmPtttey 



y«iadiqnilft»é«nirla|)or«l(iueaqiMl tntado lUmaba Co»^i 
rUntm, «oâ Myo noDikr* la eipNiison tn m nuipa à» 4MDtiv 
Mflioo, euudo ialtt d» vtr al rio IgUipii» demaiearon «1 rl« 
Piwagiity liuU«liiun&. No debieado oinitfiio,^iw«ilB|iropio 
rio» àqnitD.UaiQaroa C(»niéatM| tien» las oireiuvUmolaa de lér 
oiiidaiaao é iuaqaivocAla eon atro, porqua atKra a* al Part- 
goay junla à anoi earroi, qua dicboa demarcadorea Uamaion 
Itapucû. Ùltimamanta, (^arv6 que la linea fonnaâa par eatoa 
rios, deada el Paraoâ al Paraguay, cubria perfeatamanta loa ao- 
tuales establaeimientoa y navegadones de ambas coronaa, que- 
dando distantes de elles las posesionea espaflolas, y maS las 
portugnesas. ai>M«nl 8»! noa ci uasi' mm oiiamw > 

as. No dejaron da hacerme luerxa estas razones, que admi- 
lablemente serviaa para salir dal estrecho en que noa babia 
puasto la designacioB de Igatimi é Ipané : pero oovo el aaonto 
ara de tanta importancia, y se trataba da alterar austaneial- 
mentela real instruceion del afto de 1778, crai preoiao ins- 
tniirme à fbndo sobre sus cireunstanoias, para inlormar con 
toda justificaçion al mihisterio. Mandé pues que se formaaa 
mapa da la situacion de aqudtos nos, y eon él quedé anterado 
de la utilidad, y aun précision de sostaner «1 paosamiento da 
nuestro oomisano. Y reflexiooando que, aunqoa al artknlo 19 
del actnal tratado np désigna expresamente con el nombre de 
Corriéntes el rio confinante del Igurey, asegura à lo menas que 
puede ser tal vez el que tiene este nombre, fué f&dl concluir, 
que la citada instruccion de 1778 procedid bajo de un supoesto 
evidentemente falso, cnando afirma, por relacion del Sr. Ver^ 
tis, que no se halla rio alguno que tenga nombre de Corriéntes, 
se^n les reconocimientos da los antiguos comisarios : pnea en 
el cirounstandado itinarario que se halla inolnso en la hiatoria 
del Paraguay escrita por al Padre CharleToiz, sa dioa : « que el 
rio Corriéntes desemboca en a el Paraguay, en 3S grados 3 mi- 
» nutoa (4 minutas sefiala D. Félix de Azara : pero esta es una 
a diferenoia de muy corto momento). À dos é très léguas de 
D distanda se Te al aud^oesle el eerro da Oalvan, que «st& solo 
fi 69 1^ band» occidental : ^t^ baja da la |i^ dal esta m 



im 



D» un plan 

dt loi riot 

euMUooadM 

qataudéUfiaur 

ptra dar comu ' 

i la eoria, 

qaa aprabô 

laa obMnaaitMa 

daAiara 

por Mm raal 

da • da fabiaro 

da 17H. 



^ 

^^\> 

*^*?^. 




IMAGE EVALUATION 
TEST TARGET (MT-3) 





{./ 







U^ 




4^ 



1.0 



1.1 



Ht lu 

2.0 



IM 



IL25 i 1.4 



■ 1.8 

I 



1.6 



^ 



>^^ *V^ 







HiotogFajdûc 

Sciences 

CarporaÉDn 







23 WfST MAIN STRKT 

WIBSTIR,N.Y. MSSO 

(716)172-4503 



'és 



? 









17H. 






RMl6i4n 

Mkm;#Mnibe 
qMdtb* llttir 

UllMI difiMril 

MtN«l fttnk 
ytlUraimjr. 



• ^limo4eUgnuicordill«i«. AUbamUdAlfl^ ds dieho rio 
> hay tambien muchos cenros, 7 una aDgo8tara.âBfllBahB oos^ 
»jnm\9, oon peftosqiieHaé'loa Jadosdel lie, y i6> Ibma «te 
n P|80 tta|t«od<^tta9nVreBU«Q'8ftgiadMiOàDinQtoi/Mu abajo 
» e*t& wia|»iiiiia quelovinaoM «Bgeilttnty y tèinaU. dioba. 
» plUl^eQ pe{to«>rtBda) y distarieonio ocho kgaai deV 1^^ 
» guasaL,:» Esia» notas é caractères ooDrienen peHéMamente 
GÇQ liis, que reftereD. Félix de Axarâ, y convenoe de tqiie el 
IgusT^y .era si Iguisy dd liltimo tsitadoy ft causa de q«e een 
^ Q^tP))^;eAcah8i;MrT0îrp dias^|ir6x4inameftt0 que «1 no de 
Cf<W#(MKi« 4uyo «AuœfortnAiuii&lniea iaequivi»able>que déjà 
i:Çii^@r,|o todioi ]iuaa$e(»estableciiiiieuta6 : al pasoquèdlpané 
sole t^B^e i expenerlos à Bas eontestaàMMs é insoJtos de los 
P^qgi^eses. Eu Yistnd de este ai de todo coasta & la oortSi 
i|iiplic|l0d9;qqe ae reflexionase la importaacia de este i;rave 
Mmptoparalatesolueionde limiles: y eatretanto preYloe à 
pi JPélix de Asara teoCase por los medios pwibles ver si asen- 
tiaii4Ps?oilHgtt9ses & admittr que la linea fiiese por les nos 
Tagui^rey y Gorriéotes» Mi informe, acompaftado de varios 
do€U|Biei|it9s instructivos, diô mérito à t}oe, ta leal érden 
d^ 6 de tebrero de i71>3, comunioada por el E^cmo. Sr. 
duquedela Aloudia, se declarase por aula la real instruc- 
cion del a&o de 1778, œasdaiido que U linea. siguiese por bs 
nos Igurey 6 Yaguarey, y Gorriéntes , en lugardel Igatinai é 

36» Poiteri<^n)ente, noticioso el reSBiidoconùsario de estarse 
trati|iidp por nuestra oorte oon la de tisboa, para establecer la 
Unea divi«»ia entre los nos Paranà y Paraguay, por la oordii^ 
liera que empesando en el Selto grande del primero sigae al 
P9;iUente pi^ralelamente el curso del Igatimi, me repres^té oon 
^n|4ffiQ0 Ips atrasos y perjuicios que um traeria tal toniven* 
ciofi,: y QOiisiderando muy fundadas sus razones > y demasiado 
interesante este asnnto, di cuenta de todo al ministerio, oon 
çuy9 moti^Q se euLfiàiô real <krden en 12 de febrero de 17G H 
por la cual, acusândose el reoibo del referido niapa» en cocre^ 
bocadon de ^ p^n^puesta %UQ 9e bMii^ de ^evar k Ibm, por el 



Baio-apMfcailo. '•■n;*oifïfï sau v ,?ona^'> 80j[i:>irm naidmfit Y^sd « 
- Sf7j .fistratantOv^ft^ oMtettabt ctl* imiilo {ior iorvestrt 
cortè, tr«(aeiiqileadâ/miitrad«D«i»lft'd6 k» pdMÏuiéttet for^ 
tuguesatdt Nuev&GoiiBlaa y Aiboqiieffqoflj sttttailBt lobib le 
banda tocoideiKtaliielTio Pangtiay. >Y| qîiMda indi<Mdd qiie èti<' 
oacgnàelEMOOodiiiimito de eitoa pBe8teild«a|iifiiii delMgftts 
U. Martin Boneo^^cualffaaliieiido sabidoen uikltoiJB bisà pèr^ 
tnehado lusta k àitara de 19* 13?« encoati^d^bri )a ilfiéié 
occidental de didio n» el preiidio portt^pMS^^ diniMàinad^ Il 
Nueva Çoimbra, à cùyo comandante le biia las jprotestiè^èMvèH 
pondienles eidire la usurpadon de a^^lo» tervenosi' ceBane^ie 
4 las instrncdones que â^te fin lekabia pauido ^ gèïlèrâàdor 
intendentede aquella provineia : f htfeiétidose^tei«dli>])erloj} 
PortQgneKs, que à aokgaas al nertebabia en k miema ébitia 
otra lortidexa> nombrada Albaqueii|iie> det«nili«6^ |iiia{^ fklt& 
paia reeonocer sa situaàén. Pero , deisqptnea de babev nati^adë 
oon este oliseto dos dias enteros, en)cottttô ai eomanAiiiie de di^ 
ebafortaileza^quien le pidiibiâ continnase su vlaje/decfe- 
làndole que ténia ôrden para elle del eapitan gênerai dé Miate'' 
groso : eon ciiyo incidente se vi6 predéado Boneo ft retiocéder, 
beobas sus protestas & aquel comandante, asi so'bre esté phHje* 
dimiento corne »^re la ocqpacion de aqvelloé ieri«nor con el 
referi^ fuerte;j:3ul m ^f^aèmdCi ^ ^^auBjugst 6 v . . ..oh 

38. Enterado de estes incidentes, pasé oficio al capitan {|eèe^ 
rai de Matogroso^ protest&nddle sobre ono y OfH». ¥ bobieftdo 
dado caenta à Is^rtey se me prefino^^po? k «ftiâa féal dideit 
de 1 i de j unio de t79i tnandase situer gnal^^^ ëstatiéinir ëtf 
lugares oportunos y ^roporcionadas distaacibs entm di^ ptë- 
sidio de Goinâira^yaaeBfxa Villa de la Coneepeion, ^i' iiâénf btfti 
banda del rio Peiaguaft à fin de qne eon dlas èe impidiesé fi 
los Portugueses introdudrse masbàciA elsnJr.Étftn ûiimpli* 
mieuto, previne al gobemador intendente de aq^là ^^rovincia 
Uevase à efecto esta résd resoluden) pasândole copia de ella, en 
la parte que trata de este particular. a 

39. Gompliô este jeté puntualmente su enoargo , y fuera de 



RMMCoiMkfl 



RmI Mn 



■I 
MNiagMjr. 



liHt 



•liMjt.-k tb 



olMtMbliriariBBtoiJbiidéfBltli^ 

9NÉ17 eLftpaMer.deiil)«HHd*^érioa^ i Ut alldlMJv il*> f^tM^ 
^^'y^y* qJHe «ittsidad qi» àatai dà éMur^ iDimidé de li MliBr» 
«•1 ii»»intMy. c&uièBlf» MfbefïQe i|iie ««jaMtoit BstoiffOfMt» > y«ël d» là 

tpÉKM«»di8lioaiiiiQpid«;af«eHi pmtlmUmhm di<!Mfirfl0É) 

fti&t«iE>Md(Bâ4|;qne Iw lHiitiigîi aiii è lmiim kiMlBt i MiiU M 

qnfi Miniédli iqrelcBtO) dtti^ ai{bdiis vpBwftnntviwik * mpoudif 
UtdepottdoBtdfloidiini obmsé^^ lot ItoHiigiiéMS) 110 UIDllkli 
dèreohol ilgmié^tiuiid lÉmbito', porfW'llabfeoio 7»'djMl<tf 
eilèirtftalioriiBtteiiè de ^ommUld^boli Boneô, te fofiWiÊèpéè 
reàlieden^de-iO deifgeet» d»IT9ii^qie la ëeflèis Uiboâ ûÊtè* 
eia DMàdtretnchar el Iteote 'dftjàUmqBerqae-^ Y nuque eu It 
nisJOHlMBd éidei seai^iéerteb Jaolttifiêa'qaB dnnita qtiB wt 
8é ditpoBieiB < 1a misole tespeote dd ide Nikeis îGahiilirA , no: 
eatbnge^ icoB^ pn^ là denotioioa de este Ikierta baUt li 
iBisiiii, y aaû sQperiot vacon^ poreetat treinta l^is mas idl 
sut qae el oteo y ea la nrin&a banda oceideotid del jn«Fagttay> 
pàrecia ya este negocio mtiy pronto âxonoluine fiBSunenta; 
pèro, à pesar de estos ftfndamentos, la eiperienda «endfté ^t 
les Portagoeses no pensaban en abandonat aipuilk» l^tes^ 
Lijofl de esto^apénaa vieron ftindado el de Barbon, enando «1? 
gobernador de Matogroto reclamô contia e«le «siableahnkmtol 
Gomo nna infraceion del tratado, que lo prohibia en vios tuyi^ 
naTegaeiondébiasercomunyOual èra el Paragvay, ydea^tti 
teinsnm motiTO para d«fender mas fii^meme la anbilsteneiir 
de Coimbra y AUniqnetqQe. Pero ooako d «rg«uienio'<|déiioir 
hadan^ em lo obiado per nnestra patte, tai^ vna tetotsiôff 
cottcloyoïto, lomada de la arbitranedad ooia que hsMan ettot 
estabifiindosnsfuertesjno faé difioilrednoiiloèdiéiici»,lu^> 
eiéndote ver que el de Borbon estaba comrtruido en ptfajeqiie^; 
segun tA. tratado de limites , eorrespondia evidentenkenie à lar 
oofona de Eqpafta : to que no podia veriftcarse reepectô deioi' 
presidios, pues nada les correq^iondia en la banda <oceideii^ 
del Paraguay, basta la confluenda que con éi haee el Jaurdi:; 
30. Las fondadas sospecbas con que sehallaba d gebemadov 



gmilMkl «H lU/nfigeiMt M lio Pingiityy àl «orMiip 

iwi» f de ii^toJMnpii m oaÉi]^ini»qiiA liaiU]Btt6R)ééi jh|bUIi 

ptotiiiiit,(feénii:eliilBr|ey i^eitièiitei hnl» <t ■m^todo lio 

GwriéiiliM^jqiM ^iOiMl ildfll^Pingaty aii IfraHataidi^^irTl^ 9 

Gitaodo«i iNMekfedé'ldsfloto» pMttoriesJiiiè bisicitatbidOiiOB 

EipafiobM» ari latmcm^.' deuteireott ^ov Idcicnif à vnftot 

veciDOt^ •iit«ite«Bi|ire8ï.D;!dainieau J«l<^IkJtBé Maftiaoi 

7 0» Antonio ;Pim*r; «in uttetioriiiid A dltima tmtaà» jdfl U* 

miteifcowi tambûoila poéeiloB inaltenUe fn» del miino 

Hapotû knn «btenido k» fodios Mbayii ^ qar'bijo «l ^titnlo dt 

amigot 7 aliadoi nconocen en TolMad eldotniBio espefialLé 

quien eetàn ai^etcMy 7 de qnien tiraaoi me gBjcstaMgBnndo 

que eléltioM» deettjetsetgobeniadotet^GuaBdO'ftiBdâ le viUa 

de Goncepcioni tl norte del Ipanéi fonndiuii i«diieciead»aqii»* 

Uos indieB en Hnyucé , la que ssbsistid per miuhd tiémi» : 

haala que i haMeDda ûdlendo en primer miiiM>nero> 7 00 ha» 

biendo quien ocopase sa; lugar> «ce dispanaroii lea Ji^o» qn* 

fiormàb» afoel paeblo : deducieaéo de eatos aetoe^ qneèlo 

méttog A dereiho de peeesion no» eotteaponde indiepnlab)»* 

mente «» el nwneienado Itapncûi À Tîeta de estas^raioniei qne 

me paiwieion de alguna eomideracicai,, 7 ta&iend» prennte 

que por Un eiNanatantiaB looidaede aqual Ingar nos «ra pen^ 

cîMo el MiableciaiientD qoe pcemeditaban loa Portagneees poe 

unaisiaqiielénnaeiiaqnelpatajtel ri^o Patagnay» cnya «uk 

vegadon lograban inteioeptar del tedo oontra el «spiritadei 

ûUimo tnta^, qne la hace comnn haetai la coitf uencia del 

Jawé» pravineA aqnel jefli^qne^por tedA lattiat peaaià»f 

peradtidas procaraae eponeneâ tan peijudioial intento. Lo* 

grôse con estas precavciones qne no se verificase ; pero oomo 4 



ma 



4tltfila, 



lin: 



DtIuMcM 
«mUM 
•il 



d«la«ilk 



il- f»àÈk T tORTOOiX. 

los Portugueftai hifenn tanto el BKtùàtéÉâMib inMfwtidè/ y. 
Jtnus' piodso de flitt lo qne les tiene eoeéti, ta de temer qoe, 
i^vonohiadoie de la lei^od em qne le prooede en tai division 
de lifflitei, lè avtncen à «ijecotar su ideas, bi^ el espedoso 
pmiésto de contener por este medio la ftiga de ine esela? oa, qnt> 
H el ireld eon que enînvn ans inlemaeionea y d oraMrdo eon 
BMateaa pfovinciM* 

31. El deseo que tienen dt entaUar ona MtnispolBidencia 
flMreantil eoa los fecinos del Nngoay^ h bm dado à ednocér 
tan dafimenle, qoe y« ao hty motito de^édar qne este en 
el in que ae habian ptopuesto en la oeopadon de Itapned. En 
eliMto, por ofieio de 8 de fabrero de I7M, ne di6 enentael 
gobernador iatendente del Pàftigàaf ^jtaft^^iMëndb Hegado i 
la Tilla de Concepcion nnos Portngneses b^o el ordhiatio ^n*- 
tezto de buscar esda^ faiilitiVds, y^n-li nilidkd ptfa hnpo- 
nerse de nnestras pioeesiones j lbrtàleiilr»^^'<ipeéialdieiite del 
nadmiento, diieecion y desagûe del Ho IpoJlié, qne entôiiees se 
trataba de baeerlo divisorio, mostraron nn sfrdiénte deseo de 
abrir comerdo eon aqnella proTinda, ponderando lIM tentajas 
qne le resultarian y fsdlidad de eonqniétar las naoiooes b&r- 
baras que intennedian : à cnyo fin traian por ^emplo el eo^ 
merdo que bacian cofilos pueblos de Cftiquitoif, eomprindoles 
sus efectos y ganados, aunqué coït dificultad, p^ la aspereza 
de los caminos que guian à aqudla provinda. 

Esta jBspede, que supieron insinuària los Portngneses en los 
tednos de la Goncepdon, produjo en Ips de toda la provinda 
nna conmocion gênerai, segnn informa d referido gobernador 
intendente en ofido del 49 del mismo mes y afto ; deibodoque 
algunos sugetos suspiêaees trataron espeenlativamente la ma- 
teria, y combinando el proyeeto eon algunos sucesos, eon- 
duyeron que el lucro que prodneiria i la ptovinda la tenta de 
sus caldos, ganados do asta y génerosde Gastilla, y de la tlerra 
de que necesitan los PortuguesOs, le séria ventajosisimo, pues 
por elles recibirian el oro deestos (cnyaonza se vende â 23 pesos 
plata), al peso que lograban dar salida ft nnos efectos que para 
ninguna otra parte pueden tenerla. 



Bittei fijlnil^ 4ft iWHiflfiidit iitili^aifit no solo infiliiiâfil inimo 
HBfihfflw iMiUfTfriiatftffi miA dasdA Inaso m nMDUÙon Dsn 
(Uup urinçinio â estfi.com6Ecio^8iiiû tamlnfin ûL dfilt sobfiniftdor 

bÂda el norte los establecimientos de aquel^ pJWriiH^-x^^ 
cirift .aL 'ff'HnMdiifl toMftMifl. iia4ift<AtxaùiLA JdaUhenc pot- ji 

daot^i |ia8t§ %i^^api^ipQf.l9.jHyNfi«|(pig » e^ e£|^^T|j| . Jff 

Coiillfli;^,^ V, jp^ fPf jip filé IM9^ 3» J»(fjÉ|i4fÂ:flWf 

repre^entaba^ ^bj^ ^ ^ pji^f iH^a fOÂuo» d^ saç, yent^îlç^^^pdQ 
çomeioi) a<»l|yQ,4e \9# f^^i4•uap9ia>pI^ci|l^^Q^c^a^do 
son abundiiii^j,, y 00^.^1101» j% conM^oa u^ oietaJl.tfmL ^i^ 
dable pomo 4l WP porfugiMiai» aeiiaiaûar 4 taa iu>l«}ni^ n^iuna 
de poJiUca Qfm^mà 4 ua conaccioeo qvia dipû^p d|B aqjueUa 
pcoTiiusia f 4^^i! 7 mb^i^I iwl^nsio, ibao; 4 . peiicibir tao 
visjyblea venUyiis. p«rQ,p9volj'a par4ias9 ma ^ff^ia 4 la ?iata> 
que con igual coroarÙQ coosi^tHr^^ l^og Pqrtugueaas ff^aat^ff 
MIS jauevoa.r«at{B^}f cÙBi/eatQ^i y aba«ta«arlo8 4e toda çlii&a, de 
ganadoa quff tai^a £pâta les hacen ; y 4» q^a rçsvltaria,^^ qup 
esta BDiama sroporcioQ vandna à ser motivo que Ipa iu^dp^esa 
à autoifiUr «a ellos^ é à,dificultar el abaadoao4e vaoj^ lug^ 
Ueoog ida m99^ minf^tleaV cuya perteneacia nos es taa JaipQrr 
Ua(e <»fDo iadisputablet Tambiaa Iprmé la i^texion de que 
les Portugueses, à beaafiaio de este eomareiOj coQs^uiria^ ioa^ 
traîne de fn«eattos tencnos i y opiBO sieaipre estin pi'wtos 4 
ocupar los qua hallau lâtiles à sua ipteraaesj si^ t^oi^i^ r^eto 
4 los limites mas ^xnocidoa, dictaba la ruoaqueiiQ e^a eoave^ 
fiieiita permitir>acer«af 4 ou^tras posesiones 4 qûep tiene tan 
estudiado el arte del engaflo. .^^j^ jjj,£3. ~ ^^^^ ^^ ,, ^ 

T. IV. 7 



I7al. 



nie: 
ti'.ii «t »t 



17IS. 



ConclMioD 
tobra iMpucù. 



H uvaAa t mitwal. 

U ixtriMMlM da It pUta» ds qae unom 1m PoitngiMMi, 
ertunptijiiicio ioevitible, ima taifstabiMidoaqiMioottttdot ' 
7 no en ménos de temer que aaa aacion» que txeede ett iA> 
duitria 4 luestni oolonits, extandiew el eomenio à algunoa 
otroB ramoa de los c^ae puede produeirlea ti oulUfo da loa fie- 
racée tarrenos que ocupan, y de entablar un comaraiode mara 
permuta, que al paao que minorase la oontribucion dal on, 
aumentaie la extràcoion de nuetUra plata ; ean lo que à un 
Uempo noB haUariamoa burladoi ydefraudadoa. 

Meditadae eatas congideraciones oon U detendoo que axigia 
su importaneia, tuve i bien al prévenir i aqaal; gobemador 
intendente, en oficio de 18 de marzo de I79i, que proeuraaa 
eTitar por ahora eemejante comer<fto, poniando para àh» da au 
parte todos los medios posibles de rigor y sagacidad,^ aunqua 
no fuesen en el todo suficientes à contener el ^eaérdea : y por 
cierto que haata ahora no he tenido mojtiTjt|i^4f)l?|^9pf^tinn* àê 
esta providencia. ' ,, ,-, „.fv 

33. Aqui tiene V. E. cômo la corte de Lisboa tiena faabilidad 
para sacar partido de cuanto emprende con la de fispafta. Yea 
V. E. c<imO| por no haber evacuado los fuertes que ocupa an la 
banda occidental del Paraguay, ha frustrado tantoa proyectos 
dtiles , que con aquellas miras ha sido preciso suspender. Ya 
queda dicho que en este numéro se comprende la importaati- 
sima aperlura del camino de Chlquitos al rio Paraguay, para 
facilitar el comercio de aquellas Misiones , y aun de lo interior 
del Perû con estas provincias. Pues la misma suerte ha tenido 
el establecimiento de nuevas poblacioites en la provincift de 
Méxos, en la espectativa de que desalojasen los establedmien- 
tos que quedan referidos. Con el mismo fin Jiube da suspender 
la poblacion de estancias hàda la parte del norte de nuestroa 
ùlUmos establecimientos del Paraguay; pues sin embai^o de 
que su gobemador intendente habia ya publicado bando, anun- 
ciando al vecindario la reparticion de terrenos, y fundados eu 
esta promesa habian conducido sus ganados muchos estande- 
ros hasta bien cerca de Itapucû, à los cuales,y aun al mismo 
gobemador, les pareciô mu y duro obligarlos â rétrocéder, fué 



WÊÊkH T reimoui II 

II 

pfeaefiè kiettlM obtertar tooMidàdo, k iptiiup dé que ni «rai 
êalùùm,'tA efJM «Iwn.qM 1iiiM«m iD«oiit«iiieote m qoé 
ptnntntoiMMi 1m que m habian Miableoid* en teneiios qnt 
eaian bieia al norta , à diatanda da doce leguu éê la Coneap- 
cian, oomo al aate da la misma villa : bien que ounaa dudé, ni 
pot OD momanto, qua al designio da loa PortagtMiaa en antf»- 
tanar el daialojo de loa nuavos fùartai , «ra aolo dirigido 4 ga- 
nar tiempo, burlàadose asi de nuestra credulidad. V. E., que 
1(M cooooa maa, Antaa y mejor qoà yo, barâ juido da si as muy 
tamarario al qoa tango formado de eatos extranjaros. 

33. Si an todos es tos pnntos aa dajan conocer à primera vlata 
las miras ambiciosas de ïos Portuguesas, an los que signen, re- 
latives à losèatàbladrnientosconlinaatea con nuestras provin- 
dds de Môxoà jf fibiquitdr, nos ban presentado sin rebozo las 
mas daras pniel^ de là prosecudon de aquel sistema^que 
desda el prindpio <& la conquista del Brasil formaron con 
tanto ardor como injuaticia, de introdudrse en las provincias 
dd Perd > drviendo i estas de antemural 6 de frontera las ya 
diebas de lidxos y Ciiiquitos. Y por eso, desde que se acercaron 
à allas, no ban casado de premeditar su destruccion, ya con 
los freeueoles y contibuos saqueos de sus nimierosas badendas, 
y yasedociaiido i sus naturales, para que, desainparado su pa- 
trio doniidlio, se transfiriesen à sus nuevos eslablecifiientos. 
Este objeto de acercarse al Perù fué el que se propuc^.ti: en en 
laformadon de Matogrosoivenciendo à costa de inmensos ges- 
tes cuantas dificuitades les presentaba là rigidez y esterilidad 
de aquel clima : pero , auperadas por su constancia, favorecida 
de nuestra desidia, lograron su estableâmiento : bien que tan 
redttcido que , segun el itinerario del P. Charlevoix, que dejo. 
dtado . no pasaba en el aflo de 1753 de veinte y cinco rancbos 
de paja, y una casa de pledra que se UbM para el capitan gê- 
nerai de Guyabâ D. Àntétiio Rollin , que babia pasado à la 
nueva villa , con el fin de fomentar dèsdé oiH el eêtabieeimiento 
portugueê en Ibs Mézos. Tal es la antigûedad , principio y ob- 
jeto de la pobladon de Villa Bella, erigida poco despuea en ca- 
pitania gênerai. Su situacion, segun el mismo itinerario, se 



179S. 



Namoi 

MUblMiinieato» 

portufnttM 

raIttinmadIaeioMt 

d« M6I01 

y ChiqnilM. 



17U. 



MalMiM 

daCayiM 
I Mal um o. 



iOO IWAftA Y rOBTUOAL. 

halUba m i^ AoryuHa cm haeen àiUn de $u junta Un doê fiôi 
Guopori y Sttraré , qui tient» tu fitentt tnuy etrea étl rio Parth 
ffuay, y eorrm h&eia tl ponitntt. Unda por el snr eon la pro- 
▼inda de Chiquitoi, y por el poniente con la de Mdzoï ; liendo 
la dittanda de esta Tilla , respeoto de una y otra , may oorta, 
segon el reférido itinerario : eon la particularidad de qae el 
Guaporé 6 Itenes, que corre hâda loi Môioa, es navegable deide 
Villa Belle. 

34. No coiiitentos loe Portogneees con esta nsnrpadon, usa- 
ron de un rasgo de au acostambrada politieai que ha.esparoido 
tanta osooridad en la demarcadon de los limitesTespectiTOsl 
estes parajesy que con razon se puede juzgar que sert imposi- 
ble dar la claridad correspondiente à ùna materia de tanta im- 
portanda. Para comprender este pernidoso artifldo«es predso 
suponer, que advirtiendo los Portugueses que por el articule 7 
del tratado prelimin^ de limites del afio de 1750^ se manda 
tirar una linea recta desde la boca del Jaurû basta donde en- 
contrase con la mârgen austral del Guaporé, cubriendo 6 de- 
jando libre el camino que bay de Cuyabi bida los Portugue- 
ses à Matogroso , creyeron estes, à vista de una expresion tan 
gênerai, que les surtiria buen efecto el arbitrio de mudar el ca- 
mino refende para adelantar sus intereses : y con efecto lobicie- 
ron asi , trasplantàndolo mas de 20 léguas de distanda bicia el 
sur del queântes firecuentaban. Otra igual trasplantacibn ejecu- 
taronconla poblacion de Matogroso, pues esta se ballaba situada 
al norte del rio Sararé,â diez léguas del Jugiar que actualmente 
ocupa la nue va. La antigua situacion^ asi del capiino cbmo de 
la villa, quedaba cubierta con la linea del reférido articule 7 : 
y aunque eltO del actuel tratado fué una copia literal de aquelj 
sin embargo j como la mudanza referida indicà una variacion 
considérable en las circunstancias locales, tomaron ocasion los 
Portugueses de argûir de contradictorio este articule 10, é in- 
conciliable con lo que se previene en el 20 : sin que à su pare- 
cer pueda salvar esta antilogia lo que a&ade el articulo 10 à lo 
que establecia el 7, i saber, que debe dirigirse la frontera en 
linea recta desde la boca del Jaurû , por la parte ocddental. 



■STAftA T rOITUOAL. IfH 

haila la ribert austral del Gnaporé en frenta da la flonfloanda 
que eon eite haca el Sararé; pues la reelitud da la linea hula 
este punto no as compatible eon la lesenradon de Villa Bella y 
su distrito, que por el 10 se bace al dominio portugues ; ni 
qneda eubierto el camino de Matogroso, segnn preseribe el 
mismo articulo iO, quedando une y en mueba distaneia al sur 
de la linea, y por consiguiente en territorio que no puede^eor- 
responder à 8. M. F., segnn el espiritu del dltimo tratado. Pero 
estes argumentos , que ban opuesto les Portugueses eon el fin 
de dilatar la demarcacion y la resoludon final de este asunto, 
y retener miéntras tanto lo uaurpado y fortificar loe nuevos es- 
tabledmientos, no tienen otro prindpio que aquella arbitraria 
routadon ya notada : pues es constante que si se hubiese ba- 
llade en el mapa que sirvié para formar el tratado» nuestn 
corte bubiera reconocido sobre su mutacion; 6 en caso de 
aprobarla, babria becbo elecdon de otro punto por donde gi- 
rase la linea, ya que estaba resnelta & que el camino de Cuyabà, 
Matogrosoy la capital de«sta provinda quedase para Portugal, 
y cubiertos eon la linea dinsoria. 

35. Con la mudanza de Matogroso consiguieron los Portu- 
gueses otras yentajas no ménos apreciables, à saber, la pose- 
sion de los ricos minérales de oro que descubrieron en las 
nerras de San Lorenzo y de San Gârlos, descubrimiento de 
suma importancia, y que es muy yerosfmil que fùese el môvil 
de la trasplantadon de Matogroso; pues no se encuentra otro 
interes capaz de hacerles abaudonar el antiguo suelo de la po- 
blacion, priyàndose de los campos que al norte y nord-este les 
propordonaban terrenos mas ventajosos para el cultive y cria 
de ganados, y ménos enfermizos que los que boy ocupan entre 
los rios Alegre y Barbado, à la falda de la derra de SanCârlos, 
en la m&rgen delrio Gnaporé, que dempre nos ba perteneddo. 

36. De estos inismos prindpios procède la ocupadonde nnes- 
tros terrenos con la plantificadon de los puertos Prindpe de 
Beyra, Casalbasco y demas que quedan referidos : pues lo- 
grando con elles los Portugueses aproximarse à nuestras pro- 
vindas de Mézos y Oiiquitos, ban hecho un comercio tan yen- 



ITtS. 



RiMtaiaantot 
d««roqi«poMM 



CmmnIo 

i» Im PortHMiw 

MD Im ■■mmIm 

d«M«IM 

y CbiqdiM.' 



17»l. 



CoMisiua dtda 
ÉD. AbIodIo 
Ahim Soiomayor ; 
y coDlradleeion 
que hiio A elU 
•I lobtniidor 
d« Matofroso. 



iOt tUÂ&A I ffOBTUOAi. 

UJoio ptn «Hm, ouanto perjndkial à lot iodiM, à quienti 
oompnn lui ganidos por bagittlu dt niogona importaneiA. 
D« suerte qne estai provinciat, entas tao abasttddaa da gana^ 
dos» llflgaron al axtremo de no poder subsistir ; basta que 4 
oelo de sus dos gobernadores, D. Lisaro Rivara y 0. Antonio 
Ltipec Carbsjal, oonsiguiô cortfur tan penûoiowia deséidanaa, 
d&ndome cuenta el primero del eomenia olandestino, qua por 
inedio de un oflcial portugues se maoïtenia en aquella provins 
ciai i pesar de todas sus medidas, Taliéndose de los pntailoa 
de ir en segujmiento de esdavos fugitivos» de coaducir pllegos 
al goberoador de Matogi^ofo, 6 de pretender qua la navegacion 
de los rios Barbi4o,XiMf|^lvip!^,Pft^O!99H>Bm^y«mea(a 4Jo8 
Portugueses. ,.).,,..>., k . u, ri. ;, .(,;^<»{,Mn ndiv-A ?,"«")m rî-^' 
37. EDterade,de tantos âesàrdauM, di ciiantaa pvovidendas 
crei oportunas para remediarlos : y babiendo pasado oflcio al 
capitan gênerai de Alategroso, reconviniéndole sobre la forma- 
cion de los referidos pù^rtos, eon infracoioa del tratado de U- 
mites, me contesté negaudo que fuesen fuertes lai poblaeionn 
de Casalbasco y Palacio del General : pues U primoift no era 
mas que una pequeUa é iruignificarUe po^acion, disMwte poco 
maa de medio camino 4e la Villa Bella, en \9, que jamas bubo 
indicio de fortalesa; y la segunda no era.niaa qua un «difloio 
civil, que junto à la casa de un mpràdor (exîatante bacia mas 
de 35 afios eu las inmediacipnes de Rio Barbado» y nna tagoa 
mas adelante de Casalbasco), se babia construido^ sinqua nada 
hubiese en él que mereciese el nomtoe de palado. Pero^ooMo 
no se trataba solamente de la grandeaa db fortificuçion de estos 
puestos, sino de la usurpacion que con ellos se baçia.an npus» 
tros terreaos, previne al comisaiio de demarcacio^ D, Antonio 
Alvarez Sotomayor que prowdiese 4 su reoonooimtento, y oon 
un mapa me instruyese de la situaoion de aqttaUoa lugares y 
de la frontera, para informar oon estes conocimientosà la cotte, 
y podec tomar entretanto las providendas oportnnn. Para dar 
çumplimiento i esta 6rdeo, quiso aqual «omisario navegar por 
el rio Itenes ; pero se le op«so «1 gobernador de llalograMy i 
pretesto de noser yerifioable sem^ante opération lin la con- 



nrAÀA T fOITOdAL. 

onmoila éél ooniitrio portugvM t 7 annqne totoiatyor le 
«OBtaMéqne no trt pndit Mia eireantlinda, eotiido lolo 
tftttba àê inilniine da la frontara, para dar ana id«a de alla 
à la eorto, ni ara Jaato que m la lonpidieiê la na?egacioii da an 
rio qve enando ménoa debia ler aomun, n« pada tencar là ra- 
•UlaiMla da aqnal JeHi, qua rcaneltamante la did àantandarqna 
entratanto no eonenrrianiD l«a danMreadoraa, no panuitiria 
que ae Tiolaaa la posasion an que aataba da navegar pritatlnr' 
mania para dièho rio. 

39. Sin embargo de esta opoeidon, e1 referidocomiiariotavo 
arlHtrio de former un mapa baatantemente eiaoto de aqnalla 
eemarea , de lu reftridea puestoa 7 de las aierru en qoe los 
Portugueees tenian minérales de oro : baeiendo ver que todoa 
ellos se hallabaii mu7 al sur de los puestos por donde debla gî- 
rar la linea divisoria, produdendo varias reflexiones que per- 
suadian la neeeddad de predsar à los Portugneses & que los 
desalojaaen. De tedo di euenta à la corte, donde se hallaba aun 
pendieate la resoladon de este grave asunto, que sin dada sera 
el mas difldl de aeordarse; asi porqne los Portugneses no es 
creible que se separeo de sa antigno plan de aeercarse al Perd, 
7 mas cuando en aquel pais tienen tau ricos minérales, como 
porque naestra eorte no puede didmular aqaallas usurpaciones 
mn dijar expuestas à perderse las dos provindas de Mézos 7 
Gbiquitos, de eo7a raina se segoirian las fatales consecueneias 
que mas debe precaver nueetro ministerio. 

99. Para avitarlaa en lo podble, miéntras pendia la résolu- 
don de este asuntô ^ mandé al referido eomisario, à los gober- 
nadores de llôxos 7 Cbiquitos, 7 al intendente de Goehabamba, 
me informaaen sobre loa medlos con que podrlan fomentarse 
algunos establedmientos que drviesenparaeontener & los Por- 
tttgueaes 7 œrrar loe oaminos que habiaa abierto. Hiiolo el 
prieMro oon bastante espedfloadon : pero no confonnàodose 
coB el dictàman de los otroa, faé précise pravenirles qae eon 
vista da lo que eada uno habia meditado , informaaen nueva- 
meste aràre tan importante objeto, Itevando i la vista el mo7 
intereaista de abri? camioo desda dicha provinda al rio Para- 



I7IS. 



HT S tttMtytr. 



labraN* 

miniilrM da 8. M. 
tobn iMMidiM 

dt iaptdir 

la eo«miaMi«B 

d* Im Porwgotiw 

de MaiogroM 

MBliiprofiMiu 

d«M6iM 

yCUfdiw. 



i04 



ISPANA T POMUOM.. 



179S. 



ObMrMcionei 

(obrt lodo 

lo aipneito 

tn «tu miUri*: 



guay, que llKilitase el comercio de una y otra. Pero asi ]wr la 
dificultad de combiiiar ans dictàmenea, oomo por los iDeonte- 
nientes de encontrar loe nuevos estableeiniieailoa , y por do en- 
torpecer la evacuacion de los fuertes sobre la bnuû occidental 
del rio Paraguay, queda este grave asunto sin redncirseâ efe<^ : , 
no obstante haberse logrado deseubrir la navegadon desde la 
provincia de Cbiquitos, cuyo viaje , aunque difioultoso por las 
inundadones de aquel pais, ba dado à conocer que no es im- 
posible reducirlo à prictiea, la que, lograda, traerâ creddas uti- 
lidades al comcrdo, pudiendo emprenderse la rednccion de las 
naciones del Ghaco confinantes con dicbo camino. 

40. Este es, Excmo. Selior, el estado actual de la demarca- 
cion de limites, retardada por las morosidades de los Portagae- 
ses, que frecuentemente, y por sus intereses, ban retiraâo sus 
partidas demarcadoras. La narracion. aunque abreviada, de los 
puntos que abraza su inmensa proyeccion, présenta à la vista 
de V. E. un dilatado campo> cercado de innumerables dificul- 
tades, en que ejecutarà su celo con mas provecho ia ilustracion 
de V. E., si procède ad^^rtido de que, del fondo mismo dei tra- 
tado preliminar de la demarcacion, résulta la mayor dificultad 
de su oumplimiento : pues ningim punto, de cnantos se ban 
controyertido y restan à controvertirse, puede tener resolucicm, 
sin que se acuerde ântes por las dos certes, y ?uelya la déci- 
sion al jefe de estas provincias : — mal inévitable, pero de 
tanta consecuencia, que 6 barâ eterna la empresa de la demar- 
cacion, û obligarà à nnestra corte à desistir del proyecto , aco- 
modàndose â algun partido que acabe de poner en mano de 
los Portugueses las riquezas que el Todopoderoso depositô en 
las de nuestra nacion. Ya en el dia podemos asegurar que va- 
mos casi à médias en el goce de este precioso mayorazgo, que 
réservé el Griador para los Espafloles ; y si no mudamos de 
sistema, vendra à ser mas de ellos que nuestro el fruto de es- 
tas provincias, sin baber tenido parte en los gastos y peligros 
de la conquista. Aun teniéndolos sitiados por todas partes, à 
costas de levantar fortalezas y compaâias de gente armada, se 
abren un nuevo camino cada dia, por donde se avanzan mas 



ISPAftA T FOiTUOAL. -lOB 

■liéoia el Perû. y Montevideo. Estas proTriaeias son el blanoo i 
que bacen su rtiro .desde prinoipio del sîglo xti, sin ({ne los 
baja eaneadolaJiÉigft^ni saciado el frnto que les ha rendido 
esta, Ya so ballan bien adentro de ambos territorios> y cada 
dia se Tanwrrimando mas. Ya ha oido V. E. en esta relaeion, 
que nos tienen nsnrpado los m^oree. minérales hàda llôxos y 
Ghiqoitos, y de antemano eonstai V. E. Im populosas estan- 
cias de ganado que tienen fnndadas. en la otra banda de este 
rio. Si en el dia salen por Montevideo todos los aûos de 800 k 
900,000 cueroe^ no son mucho ménot los que salai por el Bra- 
sil en cada uno. En el pasado de 1790^a8eendid à medio millon 
de cueros el dejecho del quinto que pegaroniS. M. F. los que 
se embarcaron en aquellos puertoa : wmÏQqud, abastecida la 
Europe con saperabundancia, es conseouenoia neçesaria el en- 
vilecimiento del efecto, hasta perder el comerciante parte de 
su capital, de donde se origina el oaer al oontrabando, que es 
el desquite de los perdidos. aî&& ùb&s^h 

iî)i il. No es posible guardarlo todo por medio de atalayas d de 
eentinelas, ni bastarialodo el câército de S. M. para defender 
unas pertenencias de tan vastes y remotos termines. Teuemos 
expresa prohibicion de defendernos con las armas, y no se nos 
permite otra licencia que la del ruego, la de las ^testas y la 
del recurso k nuf stro gabinete : medios muy honestos y tem- 
plados â la consonancia de la buena fe, pero débiles y despro- 
porcionados para bâtir à tin enemigo que nos ataca por la 
fuerza y pone en ella la defensa de sus injusticias. Es verdad 
que tenemos «giti^tadas unas convenciones provisionales, que 
pi-eservan sus derechos y los nnestros, miéntras se establecen 
los limites de ambas coronas. ^Pero que sirven los pactes ni las 
leyes, cuando probiben ellas mismas oastigarâ sus infractores? 
De nuestra parte se observan estos tratados con la exactitud 
mas religiosa, y de parte de los Portugueses se quebrantan â 
cada paso , sin mas pena que la de contestar à la protesta, 6 
al requerimiento que les hacen nuestros comisarios. Aun si 
pretendemos que pasen estos à reconocer un fuerte, un rio 6 
una poblacion que siempre nos haya pertenecido , lo contradi- 



17»l. 



CoUjo 

dalieonducla 

de Im PorlogaaMi 

eonla 

de lot Etptflolet 

en II obiemDei* 

deltraude 

preliminar. 



17U. 



Sobra la gnu-dk 
M fUMdo trtcnae 

4« la oM baiida 
dal rio daliplato. 



106 umAa t PoneoAi. 

€en iM ds aqualla aadon, cohoiMstaiido su grown ntifteiMlt 
con eLtitub de infincciim à los trattdcw pretiminant. 81 m in- 
ritte pÉr nofotros en Iletar i efeeto la vista de ojos proyilbtada, 
M prepatan 4 haceraos resistoncia, y ya cou este queda por 
elk» la disputa : con que podemes dedr, que euanto ban em-, 
piendido han aleaniadoi|| que solo somos dneflos hasta et dia 
de lo que han querido artet>atamos, pero oon la pension de es- 
ter esperando todo el aflo el término final de esta indnl- 
gencia. ' '^i^^^^-i^^^ ^ 

Pan conserrar lo que nos resta, ha sido neeesaria la cons- 
tniceion de los très faertes. de que dejo heeha mencion à Y. B., 
& que debe seguirse el gasto de su guamieien / conservacion, 
y el de los otros fuertes de Santa Teresa, San fiflgnel, Gtenta 
Tecla, San Rafaël y BaUnri, y el de Una corsaria que tamhien 
he establecido en la laguna Blerin, qae juntd emi el que hacen 
los comisarios de las partâdas àt lfn«« ditisoria, llega à 90,000 
pesos en cada afio. 

Estas son las ûnicas armas eon que la bondad dé nuestro so- 
berano se ba propnesto defender sus dâminios de unes perpé- 
tues invasores, & quienes la moderacion y disimulo coronniean 
alientos para mayores hostilidades. Â fnerza de oro y plata y i 
Costa de donaoiones y liberalidades , esta deteniendo nuestra 
coTtelas invasiones de una nacion su mas aniiga y altada, por 
no Tenir con ella à un rompimientd : y lo sensible es que tanto 
oro y galanteo no prodacen otro efectû que el de atistt la co- 
dieia. y ocasionar desdenes en quienes deberian pagar tributo 
y haoer pleito homenaje à Su Majestad (kxàliok, por el terreno 
que se les dej6 tomar la primera tez b&cia el fin del tiglo xt. 

42. Lo que mM insta por remedio es la custodia de gaaado, 
qne nos extraen sin césar de los campos de la otra banda, en 
porciones tan crecidas que cada vez se Ta conociendo mas su 
falta, y eobran mjiyor piecio ; inoonTeniente que en peeotiempo 
nos traerà el dafio de que se jnnten en Europa dos expendedo- 
resde un mismo ramo; pero de tan dîTersds eostosque el Por- 
tuguei podrà Tender à un i3 por ciento ménos queel Espallol, 
p ei j odietndose este y ganapdo aquM; resultande luego de la 



desigualdtd dei este Ulaaia» qna «l unp iWHle «laitio lln^m, j 
el otro se ye« Qbligada â dejfur d0 Uevar. 

Ta 00 distamos macho de toeac esto oon lai manoa J|inrqoe 
en el dia estamos yiendo, que los que negoeian ep «neioayie a^e^ 
4ndan en Montevidea^ con eldeûgnio de salir à la «ampafia à 
buBcar los cueros ono & uno , si J^aa Ap sacar idgun pro?eclio à 
este negodado : 6 que se valen de flaw de «u euenta una em- 
barcacion en Espaâa que, les rotori)^. el cai^amento & roénos 
Costa, cercenando al dueiio del buque el util que debe corret- 
ponderle^ydeqpeblkdisfratado jusfaniente en otro tiempo. 
Pero aun^lo^^queesya unaespecie dA^estanco en su linea, 
vendri i laltarà I^ nationales, .çrecieii^Q ,l9i, ^^aociones de 
cnecosqup^eb^npotel)Brasil. .^ n^ 

Nil), diîdo que loa f uertes nuevamente eonsti;iudos oontribuir 
ri||^ i ptçAaver estedesérdei), siendo fieleseï^ # cumplimiento 
de su obligadon los oficiales'que banide inandarlos. Sm em- 
bargo, es demasiado âmbito el de la campaûa, para que se créa 
guardada con média docena de fuertes. El mal bibito esta tam- 
bienenvejecidoenlosPortuguesesyen nuestros changadoxes, 
para que se considère remediadocon las primeras providencias. 
Solo el arreglo gênerai de la campafta, tantas veces intentado, 
es capaz de formar este numéro de division que debe separar 
nuestros terrenos de los que se asignenà los contraries. Sin un 
lienzodeeste#acizo, jamasestaràn nuestros ganados dentro 
de sus apriscos. Sobre esto puede Ter Y. E. los muchos proyec- 
tos que se han escrito; y su feliz penetradon le dira en brève 
el que debe preferir ; pero en la ejecucion del ekgido ballarà 
V. Ë. un obstàculo invencible , miéntra^s no se concluye la H- 
nea divisoria. Cualquiera que sea el pensamiento , se ha de es- 
tablecer sobre el terreno del dominio disputable de nuestra 
corona ; y asi nada tenemos en la otra banda, desde la laguna 
Merin al norte y oeste de ella, que no esté sujeto d disputas : 
con que no se puede tomar ninguna medida, sin tropezar à los 
pocos pasos con los escollos que nos tienen preparados nuestros 
rivales. 

Quizâ là diestra politica de V. E. sabra remover Ujeram^tç 



Ifll. 



"f06 UPàAA t POITUOAL. 

1791. eitot embaniw, y abrine puo ton el sombrero, por dondoyo 
no sabria entrar rino-con la eapada. Eite es el eonsaelo qae 
me qtfedii en lo muoho que hàbté errado en este eipediente. 
Si sneediere asi, como lo espero, se podrâ gloriar Y. E. de ba- 
ber trianilido del mayor enemigo que ba tenido la nadon ea^ 
este America, de SOO afips & este fecba, y eUa deberA tribater 
AV. E; los honores que se dében & un valeroso caudillo que 
logra liberterâsn pueblo de la opresion de un eompetidor 
que ya aseguraba la Victoria. To le anundo desde abora este 
felicidad, bajo el gobierno de Y. E., y me doy la enborabnena 
de baber yatidnado este fortuna A todos lOs habitedores de es- 
tes provindas, guiado de las seflales que dibujô la naturaleza 
en la persona de Y. E., y de las que ba dado de su politica en 
el mando del Paraguay, cob el aumento que le ba propordo- 
nado su inmediacion A la real persona, en los afios que ba ser- 
Tido de primer cabal^erizo A la reina nuestra sefiora. 





T- 


' nT^TTX 


k).: 


.atii 


30iDj»iS^ t;* . 


ow. 


■ .1 . 


' 


.Ù-. 




• 


l ^~ 




yii: 


■ .vt 


,j 


SOg;-)»- ., 



Û i>ih 






vtii+UÎ^î. 



î 



m^ 



mp -r 



atrôOi*^»"" PlHlODO. 



K-f'. 



ISPÂIU 1108 lWïA]M)g UHIDOS. 

7Vota(fo dis anittad, Hmitet y navegaeion entre Su Mt^ettad Car 
tôliea y lot Ettadoe Unidn de America ; firmado é VI de oo- 
tubre de 1795. * 



1795. 



HOnCIA HIBTdRIOA. 

Gaatro afios hada que los Estados Unidos de America se ha- 
bian declarado independientes de la Ioglaterra,cuandoeal78Q 
se presentaron ea Madrid, como agentes de la naevarepûblica, 
los seliores Jaan Jay y Guillermo Csurmichael. Era el objeto de 
sa mision que Espafia reconociese aquella independencia y au- 
mentase los socorros coa que ocultamente y en union de la 
Francia habia fonkentado desde el priacipio la insurreccion 
americana. Fueron mas felices en el ùitimo que en el primero 
de estes dos puntos. El coude de Florida Blanca conflesa ofi- 
cialmente que los subsidios dados por el gobierno espa&ol à los 
colonosenl781,ascendieronà tresmillones de reales y ves- 
tuario nuevo para ocbo 6 diez regimientos. Este sabio ministro 
deseaba que se aniquilasen las fuerzas del gobierno britànico 
en una larga y sangrienta lucha con sus colonias. Gonsideraba 



' NcoDoeiaiMto 
d« la iDd«pMd«Mia 
•■erieiM 
porUI 



I7«S. 



fM «Ma «biara. 



CMlHMMia» 

d« Paris. 

Soipwtioa 

dcluMgNiaeioDM 

ralSt|Mfla. 



Nlr^ lu Ktallido 
dtltiprioNnt. 



liO BSPAftA Y LOS B8f ADOS UKlDOt. 

poUtieo dir una protecoion indireeta que anmentase la réris-, 
tencia ; pero temiendd al mismo tiempo el funeste ejomplo de 
que las provindas uUramaripas de Espafta llegâsen à yer el 
trinofo de la insurreccion contra la metrépoli, se negô cons- 
tantemente à reconocer la naoionalidad de los Estados UnidosA 

Jay 7 Garmichael se esforzaron en vano durante mucho 
tiempo por tjustar un tratado de paz y de comercio con el go- 
bierno espaflol. Ocasion muy favoMble tùvo entônces este para 
estipular condiciones ventajosas, porque los comiaidnados ame- 
ricanos, à trueque de obtener el recpnodmiento de sn inde- 
pendencia y el libre eomereib con \as posesiones espafiolas, 
prometian diversas compensaciones, siendo muy principal la 
de apartarse de cualquier derecbo que pndiese cohi])ëtir à lok 
Estados Unidos para gozar juntaihente con los Espaffûleè la na- 
vegacion y comercio del rio Mississipi. -om-y^^imb m isi:. j 

En este estado llegiô el aûo de 1783. Decidido el gobiéVnô in- 
gles à suspender las hostilidàdés y â declaràr indb^'ndientéâ 
sus colonies, se ^rieronlas cooferencias de Paris, adonde èon- 
currié Mr. Jay, cesando desde enténces las negociacioneâqiiese 
seguian en Espa&a. El conde de Florida Blanca autorizô al de 
Aranda para que las eoutimiase en aquella corte con dicho 
agente; pero este, que Teia asegnrado irrevocablemente el 
trinofo de la causa americana, aunque tuvo diversas sesiones 
con el plenipotenciario espaftol, moÀtrô dificultades taies que 
no fbé posible ajustarel tratado. Las instmcciones de Florida 
Blanca eran muy categôricas. « El principal punto, 6 tal vez 
el i&nico que nos interesa con los Estados americanos, decia en 
despacbo de 20 de setiembre, es el libre y privativo uso ô na- 
Yegacion del rio Mississipi. » Pero precisamènte era esto lo qne 
no solo se negaba à deelarar el negociador americano, sino que 
al contrario reclamaba ahora que el gobierno espafiol admitiese 
i los ciudadanos de los Estados Unidos al uso y nayegaeion dé' 
dicho rio, segun de derecho les correspondia. Esta negociacidn 
se complice mas y mas con la reincorporacion de las dos Flori^^ 
dasâla corona de Espa&a, porque se snscitarotanuevas cnestio-^ 
nés acerca de los limites méridionales de laOeorgia, en qne no 



ftié^onbleteavioMea Um MgooiadoKi ; dt modo que 1m «ea- 
forencias de Paris no dieron resultado satisfactorio. 

À iottanciai de Mr. CanDichael, que continualNi aa Madrid, 
enrid «1 gobierao «spafiol à FiUdelia oa 1785 â D. Diego Qui' 
doqui, dàndole pleooa poderes pan seguir la aegoflitcioi. Sa 
nûion faé tan ettéril como las anteriores gestâones. Très afloo 
y medio estuvo alU sin poder conduir ningua amglo , à teees 
por los trastornoe politicos de la repùblica, y en otras por U 
ni|Uinleia poco conciliable de las reeiproeas preleosioaes. Tras- 
laddse la discusion à Madrid en 1600, babiendo venido Mr. Short 
para oontinuarla en union con Mr. Garmicbael; pero al cabo 
de cualro afios trascurridos en repetir memoriasy proyectos, 
las cofiBs permanecian en el mismo estado , é inexorable el go- 
biemo espafiol en no consentir la navegaoion del Mississipi y 
repeler la demarcaoion de limites propuesta por el gobierno de 
la Union, 

Sin embargo, los progresos de la revoludon francesa acaba- 
ban de privar al rey Catélioo de la aliansa dmentada en «1 pacto 
de Cimilia. Aun mas, vidse envuelta la corte de Madrid en la 
guerrade 1794, sin que contase para sostener la integridad de 
sus vastos dominios con otra aliansa que la muy dudosa del 
gobierno brit&nico. Y eslo pasaba al tiempo mismo que los fis- 
tados Unidos pretendian someter & un sinnûmero de restric- 
dones el oomerdo de las potendas con quienes no tenian tra- 
tados , cuando qaedabanirbitrosdeintentar cualquierempresa 
hostil contra los dominios uUramarinos de Espaiia, cuyas fuer- 
zas se hallaban entretenidas en Europa, y cuando , en fin , se 
veian amagos positives de posesionarse violentamente deladis- 
pulada navegacion del Mississipi. En tan azarosas circunstan- 
cias, el niinistro de Estado D. Manuel Godoyescribiô en mitad 
de este e^o à 0. José Jandeaes y â D. José Ignado de Viar, agen- 
tes del gobierno espaâol en Filadelfîa, para que insinuasen con 
deslreza al de la Union las favorables disposidones del rey Ca- 
télico faàda el arregio de las mûtuas diferendas, cediendo en 
cuanto les £aese posible soImto los puntos cuestionables ; pero 
obligândose los Estados Unidos por el tratado que se hidese 4 



ITff. 



OM* 



UrMla 



ipiianeioMt 
Mbit •! ami lo. 



UTAilA T UM MrAMtmitmM* 



1711. 



CmImmuIm 



M pUaipotoncitrie. 



Oirti. 



guaiktir It oooMrTMioii de lu ponrionei eipafiolat de oltit^ 
mar. . ^ 

El présidente de Ii Repûbliu entié en efeoto â Mtdrid un 
nnevo plempotendario, que foé BIr. Pickney, onyas ereden- 
cialei se ezhibieron el tt de jalio de 1795, entnmdo este des^ 
loego en conferencias con D. Manuel Godoy para fljar las bases 
del tratado. En agosto présenté forraulado ya un proyeoto que. 
se adopté en su mayor parte, salves algunas estipulaciones que 
rechazé Godoy en el oontraproyecto 6 réplioa. Exigia Mr. Piek- 
ney : 1* que cada uno de los contratantes otorgase â los sùbdi- , 
tos del otro todos los dereehos civiles, no loepolitieos, que 
gozasen los naturales ; 3* que se abriesen los puertos coloniales 
espa&oles alcomereio de los EstadosUnido8,oeQ tal latitu4 
que los buques y ptoduotos da^lai oolonias y los buques y pnn 
ductos de aquel territorio Itaesenieonsidçrados naciooalee para 
el page de derecbos y libertad del tràflco ; y en cuanto al que 
se hiciese entre dichos Eslados y la Peninsnla, tuviese todas 
las focilidades y privileglos acordados al de la nadooi mas fave- 
recida. En apoyo del «istema de tan extrafia asimilacion , decia 
Pickney lo siguiente : a En el examen de este proyeoto no debe 
considerarse à los Estados Unidos bajo el mismo aspecto que à 
las naciones europeas , porque aquellos no pueden ser rivales 
de Espafla ni en los productos territoriales, distinlos en su 
mayor parte de los espafloles, ni ménos en manufacturas de 
que carecen, pero que presentan un gran mercado à los pénin- 
sulares. Si EspaAa tiene idea de ligar sus interesesà los de la 
America, no veo un medio mas eficaz. > 

Pretendia Pickney ademas, 3* que ^1 otorgar el gobiemo es- 
pafiol el uso y navegacion del Mississipi à los Estados Unidos, 
seiialase un territorio en la mârgen izquierda para que aquellos 
naturales pudiesen construir almacenes y former un depôsito 
Gomercial ; 4*> que los respectives buques de comercio no estu- 
viesen sujetos â page de derecbos de ninguna especie, cuando 
entretanto en un puerto saliesen sin vender el cargamento ; 
5° que en case de guerre en que fuesen neutrales ambos contra- 
tantes, sus buques de guerre convoyasen indistintamente & los 



WntMk T IM IMTAOOS ORIDOB. i 1 3 

meroantes > ftMMQ esptfiolMi amerieaoot; 6^ y flnalmente, 
hallindose pendientes en los tribnnales espafioles para ser jut- 
gados con arreglo A las ordenanias de cono varios expedientes 
de buques aDglo-amerieanos , ap^iesados con contrabando de 
guerra «n la que acababa de soatenene contra la Francia, pedia 
Mr. Piokney que le nombraie una comiaion mixta para fallar 
sobre la legitimidad de taies presas. 

Godoy no solo se neg6, oomo queda dicho, 4 admitir estos 
atticnlo» delrproyecto , pero haB^ se mostx6 no pooo reaitente 
en permitir à los Amerifeanos la nav^adonidel Mississipi. Pero 
sobre Mte punto formé tan serio empeûo Mr. Pickney, que al 
fia hubo de céder el ministro espafiol , tomando en cuanto al 
depiSsito eonurrcial el medio'términoque se nota en elArti- 
eulo tS d<)) tratada!;fo«BTesp«cto al negoeio de presas,«epKer 
enraron oonetliar Ijupretensiones por el articule 9i^ Zaojadas 
lakdiflcultades, se Jrmd aquel el 27 de octubre; siendon^uy 
notable que en nada de lo escrito durante la negociadon apa- 
rezca su idea primitiva , esto es , obligarse los Estados Unidos 
à garantir la oonsenvacionde las cdomas espa&olas (i). 



17SS. 



■- *■ '. ■ -^)•,l>:'il;J^^ ©v/p'"'>7-, ef^s'^cTî. :/ .• 

DOCUMENTO, 

Deseando Su Migestad Gatôlicay los Estados Unidos de Ame- 
rica consolidar de un modo permanente la buena correspon- 
dencia y amistad que felizmente reina entre ambas partes, ban 
resuelto fijarpor medio de un convenio Tarios puntos, de cuyo 
arreglo resultarâ un bénéficie gênerai y una utilidad reciproea 
à los dos palses. Con esta mira ban nombrado, Su Majestad 
Gatôlica al excelentisimo seflor dm Manuel de Godoy y Alvarez 
de Farta, Rio», Sànchez Zmrzaa, principe de la Paz, duque de 
la Alcudia, seflor del Sotode Romay del Estado de Albalà^ 



(1) Gamtillo, CokMion de trafudoi eipelioUf, 



Firmid» 

«1 17 de oetobr* 

da iT»l. 

Ralifleado 

•17 demano 

; el as de abril 

de 17M. 



PleDipoUneieriot. 



T. IV. 



iU UTAftA T L0« ISTADOS UKIIKM. 

1718. grande de Espafia de primera clase, regidor perpéCno de la eia- 
daé de Santiago, «aballero de la insigne érden del Toison de 
Oro, gnn eruz de la real y distinguida espaftola de Gârlos III, 
comeDdador de Valencia del Ventoso, Rivera y Aeenthal en la 
de Santiago 4 caballero gran crnz de la religion de 8tfn Joan, 
consejero de fistado , primer secretario de Estado 7 del despa- 
cho, secretario de la reina nnestra seftora, euperintendente gê- 
nerai de eorreos yeaminos, proteelor de la real aeademia de las 
noMe^ artes , y de los reaies gabinetes de la historié naturel. 
Jardin botânico, laboratorio quimieo y observatorio tstrond^ 
mico , gentil liombre de cémara con ejerdcio , capitan gênerai 
de los reaies ejércitos, inspecter y sarjento mayor del real 
enerpo de gtiardias de corps ; y el Présidente de los Estados Uni- 
dos , con coBsentimiento y aprobaeion del senado, à D. T'ornai 
Pickneyf eindadano de los mismos Estados , y su enviado ez- 
traordinario cerc^ de Su Majestad Catôlica, y ambos plenipo- 
tenciarios ban ajustado y firmado los articulos siguientes : 
pm y Miitid. Art. 1*. — Habrà una paz sôlida é inviolable y una amistad 
sincera entre Sa Majestad Catôlica , sns sucesores y sdbditos , y 
los Estados Unidos y sus ciudadanos, sin excepcion de personas 
dlugares. 
uaiiM. Art. 2*. — Para evitar toda disputa en punto à los limites 

• que separan los territorios de las dos altas partes contratantes, 

se ha convenido y declarado en el présente articule lo si- 
guiente, à saber : que el limite méridional de los Estados Lni- 
dos que sépara su territorio del de las colonies espaHolas de la 
Florida occidental y de la Florida oriental , se demarcarâ por 
nna linea que empiece en el rio Mississipi en la parte mas seten- 
trional del grade treinta y uno al norle del Ecuador, y que 
desde alli siga en derecbura al este hasta el medio del rio Apa- 
lachicola 6 Catahoucke, desde alli por la mitad de este rio hasta 
su union con el Flint; de alli eu derecbura hasta el naci- 
miento del rio Santa Maria , y de alli bajando por el medio de 
este rio hasta el Ocëano Atldniieo. Y se han convenido las dos 
potencias en que si hubiese tropa , guarniclones 6 eslableci- 
mientos de la una de las dos partes en el territorio de la otra, 



179I. 



NtMlWMBitM* 

y 



lÊKfkHk r tôt MTADOS CHIDOS. llS 

segon lo8 limites que se acabm de mendoùar, se retiratIA de 
dkho territotiô eu el termine de seis meses defepùes de la tàti- 
fteacion de este tratado , 6 &ates si fuere posible, y qae se les 
peftnititA Uevat consigo todos lôï bienes f efectbs 4ti6 posè)Ui. 

Aat. 3*. — Para la ejecûciôn del articule amecedente se nbm- 
brarftn por cada una de las dos altas partes tonlratantes ùft 6b- 
misario^un geômetra, que se Jnntaràn ett NatchA,()tk la 
orilla izquierda del Miuiwipi, àttles de eâpirar el ilSl^mino de tels 
meses despues de la ratiBcaOlon de la èôttTeiicion ptesâlite, y 
procéderai! à la demarcacion de estes limites conforme â l'ô eà- 
tipulado en el articule anterior. Levantatin pianos y fbtmarin 
diarios de sus operaciones, que se reputardn tômo p&rte de este 
tratado > y tendrân la misma fuerza que si èstuvietan insetrtas 
en ôl. Y si pot cttalquier môtito te crèyése ttecèsario que Ibs 
dichos Êomisarios y gédmetras ftiesen acttmpafiadus con guti^ 
dias, se les darân en numéro igual pô¥ el gefteral 4tte ùiàiide 
' las tropas de Su Majestad en las dos FtoHdùs, y el tomaudaùte 
de las tropas de los Estados Unidos isn tu territdtiO del ivdoettt, 
que obrarin de abuerdoyamistosamènte^asi en este pûnto 
como en el de apronto de viveres é instrumentôâ, y en toinàr 
cualesquiera otras disposicioUes necesai^ias para la èjebUtion 
de este articule. 

Aat. 4». — Se ban 4:onyenidô tambieti eu qué el lïùiité ôècl- 
deùtal del terrltorio de los Estadott Unidbs que lôs sépara de ia 
^ colonia espa&ôla de la Luieiaita , esta en medio del banal 4 iba- 
dre del rio Missisiipi, desde el limite iëtèntrional dèdicbosEs- 
tados basia el compiemento de lôs treinta y un gràdds de lati- 
tud al nette del Ecuador, y Su iMajestad Catôlicà ha èouVèbido 
igualmente en que la navegadon de dibhô riô eb tôda àti ëitëû- 
sion desde su origeù ba^ta el Océanô sera libre solo â lôs sûb- 
dites y à \ùé dudàdabos de iôà Btadôâ Unidôà, à médô3 qUe 
por algun tratado particular hàga elteuàivaësta liberiAdà àùb- 
ditos de otraft pblencias. . 

Aat. 6". — Las dos altas partes cotitrâlaûléà ptôtiUtatitt por 
todôè lôs mediùs posiblës màâteUei! là paî y bUénà àfttiôùia d«ii»nt«D«ri*ptt 
entre las dlvetsas nadones de Indios que habitàfi M 1ê)$)!êbôs 



Libwtid 
da naf «fidon 
delMiMltiipl. 



fremcM 



mtrtlosladioi. 



1795. 



i 



il:! 



ii6 MPAftA T LOS ISTADOt U1IID0I. 

adjacentes à las lineas y rios que en los articulos anteriores 
forman los limites de las dos Florida* : y para conseguir mcfjor 
este fin , se obligan expreiamente ambas potencias & reprimir 
con la fuerza todo género de hostilidades de parte de las nacio- 
nés indias que babitasen dentro de la linea de sus respectives 
limites ; de modo que ni la Espafia permitirà que sus Indios 
ataquen à los que Tivan en el territorio de los Estados Unidos 
6 à sus ciudadanos; ni los Estados que los suyos hostilicen i 
los sûbditos de Su Majestad Catôlica 6 à sus Indios de manera 
alguna. 

Existiendo varios tratados de amistad entre las expresadas 
naciones y las dos potencias , se ban convenido en no bacer en 
lo venidero alianza alguna 6 tratado ( excepto los de paz ) con 
las naciones de Indios que babitan dentro de los limites de )a 
otra parte : aunque procurarin bacer comun su cdmercio en be- 
neficio àmplio de los sûbditos y ciudadanos respectives, guar- 
dindose en todo fa reciprocidad mas compléta , de suerte que 
sin los dispendios que ban causado basta abora dicbas naciones 
à las dos partes contratantes, consigan arobas todas las ventajas 
que debe producir la armonia con elles. 
Aatiiiet rMtprocoi. ART. 6". — Gada uua de las dos partes contratantes procurarà 
portodos los medios posibles protéger y defender todos los buques 
y cualesquiera otros efectos pertenecientes i los sûbditos y ciu- 
dadanos de la otra que se ballen en la extension de su juris- 
diccion por mar 6 por tierra , y emplearâ todos sus esfuerzos 
para recobrar y bacer restituir â los propietarios légitimes los 
buques y efectos que se les bayan quitado en la extension de 
dicba jurisdiccion, estén 6 no en guerra con la potencia cuyos 
sûbditos bayan interceptado dicbos efectos. 

Art. 7*. — Se ba convenido que los sûbditos y ciudadanos 
de una de las partes contratantes, sus buques 6 efectos, no po- 
drân sujetarse â ningun embargo 6 detencion de parte de la 
otra, â causa de alguna expedicion militar, uso pûblico 6 par- 
ticular de cualquiera que sea. Y en los casos de aprebension, 
detencion 6 arresto , bien sea por deudas contraidas, û ofensas 
cometidas por algun ciudadano 6 sûbdito de una de las partes 



ScguridtdM 
contra embirgoi 
1 6 detencion 
«bnquet6efeetoi. 



179». 



UPAAa y LÛ9 UTADOS UNIDOt. 117 

contratantM en la Juritdieeion de U otra, se procédera tloiea- 
roente por ôrden y /lutoridad de )» justicia, y segun los tr&mi- 
tes ordinarios seguidos en semejaotes casos. Se permitirà & loi 
ciudadanos y BÙbditos de auibas partes emplear loe abogados, 
procuradores, notarios , agentes 6 factores que juzguen mai i 
propdsito en todos sus asuntos, y en todoi los pleitos que po- 
dràn tener en los tribuuales de la otra parte . à iôs cnales se 
permitirà igualmente el tener libre acceso en las causas, y et- 
tar présente i todo examen y testimonios que podràn ocurrir 
en los pleitos. 

Art. 8*. — Guando los siibditos y habitantes de la una de ArriudtferM» 
las dos partes contratantes con sus buques, bien sean piiblicos 
6 de guerra, bien particulares ô mercantiles, se viesen obligados 
por una tempestad, por escapar de piratas 6 de enemigos, 6 por 
cualquiera otra necesidad urgente , à buscar refugio 6 abrigo 
en alguno de los rios, babias, radas 6 puertos de una de las 
dos partes, seràn recibidos y tratados con humanidad, gozaràn 
de todo favor, proteccion y socorro, y les sera licito proveerse 
de refrescos, vivercs y demas cosas necesarias para su sustento, 
para componer sus buques y continuar su viaje, todo mediante 
un precio equitativo ; y no se les détendra ô impedirà de modo 
alguno el salir de dichos puertos à radas; ântes bien podràn 
retirarse y partir c6mo y cuàudo les pareciere, sin ningun obs- 
tàculo 6 impedimento. . 

Art. 9°. — Todos los buques y raercaderias, de cualquiera 
naturaleza que sean, que se hubiesen quitado à algunos pira- 
tas en alta mar, y se trajesen à algun pucrto de una de las dos 
poteucias, se entregaràn alli à los oûciales 6 empleados endicho 
puerto, à fin do que las guarden y restituyan întegramente à 
su verdadero propietario , luego que biciere constar debida y 
plenamente que era su légitima propiedad. 

Art. iO". — En el caso de que algun buque perteneciente à 
una de las dos partes contratantes naufragase, barase 6 sufriese 
alguna otra averia en las costas 6 en los dominios de la otra, se 
socorreràâlossûbditosyciudadanosrespeclivos,asià sus perso- 
nas como à sus buques y efectos, del mismo modo que se haria 



Efeetot quiUdol 
à piralu. 



Socorros mâluot 

ta cito 

de niafragio. 



1715. 



Ml 



Libertti) 

(la enajADMion 

de bi«n«t. 



Paiapories 
y certifictdot. 



ils *m^H T LOS iSTAOOS UlfIDOS. 

coAba^ liabiU^tes dçl p^is doade suceda, 1a djesgr^cia^y pjigai^n 
soV), Us mismas cargas y derechos que sq, l^ubiecan e;p^dQ 4e 
dichos habitantes en semejante caso ; y si fqesio. neces^no, pajca 
componer el buque que s^ descargue el cargaii^nto en V)dQ 6 
en parte, no pagaràn imp^esto algano, carg^.(^.derecbo dis, lo 
que sç.Yuelya, & einbarcar para ser exportado. ^ 

ÂH^. ll'.-r-Los.ciudadaDosé sûbdilos de unadelas dos par- 
tes contratantes tçpdrân en los Estados de la oti;a la Ubertad 
d,e disponér de sus.bienes personales, bien sea por teslam^nto, 
donacion û otra manera; y si sus herederos fuesen siîl>ditos 6 
ciudadanos de la otra parte contrat^nte, sucederân en sus.bie- 
nesj ya, sea çn virtud de testamento 6 ab-intestato, y podrin 
tomar posesion,, bien Qn persona, ô por medio de otros que 1;ia- 
gaA sus veces^ y disponer como les pareciere , sin pagar nias 
dj^r^j^ps que aqueUos que debea pagar en caso semejante los 
habitantes del pais donde se veriûçase la herencia. 

Y ^i estuvïQsçiii ausentes los herederos, se cuidarà de los Me- 
nés, qi^ie les hubiese tpcado, del mismo modo que se hubiera 
hecho, en. semejante ocasioQcon los bienes de los naturales del 
p^s, hastaque el legitimo propietario baya aprobado las dlspo- 
sicioDes,para recpger la berencia. Si se suscitasen disputas en- 
tra diferentes coinpetidores, que tengan derecho 4 la herencia, 
serin determinadas en i^ltima instancia segun las leyesypor 
los jueces del pais donde vacase la herencia. Y si ppr.la muerte 
da algi}Qa persona que poseyese bi,en^s raicesfsobre el terntorio 
de unade las partes, contratantes, estos bienes raices llegasen à 
pasar segpn, l^s leyes del pais à un sûbdito ô ciudadano de la 
otra parte ,, y, QSte por su calidad de extranjero fuese inhâbil 
para, poseerjps, obtendrâ un término conveniente para vender- 
los y recoger su producto sin obstâculo, exentode todo derecho 
de retencipn de parte del gobieri)o d^ les Çstados respectives. 

Art. 120. — ^ \q^ buq,ues iiiercantes de las dos partes que 
fueseo destinadps â puprtos pertenecientes à una potencia ene- 
miga de una de l^s dos, cuyo viaje y naluraleza del cargamento 
dièse justas.sçspechas,, se, les obligarà â presentar, bien sea. en 
aUa<.i9ar, l^^^i^, 0,1)1 Ipspjiertos y cabps, np solo su^ pasappctes. 



, 1. 



IS9ANA T LOS ESTADOS UlfIDOS. 



ii» 



sino tambien los cortificados ,.que probarân upresauunte q»a 
su caigamento' bo es de la especis de los que estâo probibidos 
como deeontrabando. 

Akt. 13*. — à fin de favorecer él comercio de ambaa partes, 
se ba coairenido que enel easo de romperse lagnerra entre las 
dos naciooes». se concédera el término de un aâo' despues de sa 
declaracion à los comerciaates en las villas^y ciudades que bar 
bitan^ para juntar y trasportar sus meicaderias;.y si se les qui- 
tase alguna parte de ellasy.dhiciese algun dafio duvante el 
tiempo prescritaarriba, poT una^de las dos potencias^sus pua- 
blos 6 sûbditos, se les dari en este punto entera satisfaccion 
por el gobierno. 

Art. U<>. — Ningun sùbdito de Su Majestad Catôlica tomaci 
encargO' 6 patente para armar buque dbuquesque obren como 
corsarios contra dicbos Estados Unldos , é contra- los ciudada- 
nos, pueblos y babitantesde los mismos^d contra su propiedad 
ô la de los habitantes de alguno de ellos> de cualquier principe 
que sea con quien estuvieren en guerra los Estados Unidos. 
Igualmente, ningun ciudadano 6 habitante de dicbos Estados 
pedirâ ô aceptarà encargo d patente para armar algua^ buq;ue 6 
buques con el fin, de perseguir loa sûbditos de S' Jajestad Ca- 
tôlica ô apoderarse de su propiedad, de oualquier principe- d 
Estado que sea con quien estuviese en guerra Su Majestad Caté- 
lica. Y si algun individuo de una ù de otra nacion tomase se^ 
mejantes encargos 6 patentes, sera, castigado como pirata^ 

Art. i 5°.— Se permitirâ à todos y à> cada uno de los sûbditos de 
Su Majestad Catôlica, y à los ciudadanos,, pueblos y habitantes 
de dicbos Estados, que puedannavegarcon sus embarcacionescon 
toda libertad y seguridad,,sin que baya la menor excepcioa 
por este respecto , aunque los propietarios de las mercaderias 
cargadas en las referidas embarcaciones vengan del puerlo que 
quieran,, y las traigan destinadas à cualquiera plaza de una po- 
tencia actualmente enemiga, ô que lo sea despues, asl de Su 
Majestad Catôlica como de los Estados Unidos. Se permitirâ 
igualmente & los sûbditos. y habitantes mencionados navegar 
con sus buques y merfuaderias^.y irecuentaK oon igual libertad 



1796. 



PraetMieaM 
pan 

ctMid«|a«m. 



Prohibiebm 
d«l< 



Ampli* libttttd 
d« nwegaeiM. 



IM 



nrAftA T U» UTADOS URIDM. 



170S. 



I 



y mmnémaia 
!•• HMrMiltriit 
dtconirabando. 



!'1 



y seguridad las plazas y puerlos de las potendas ênemlgas de 
las partes contratantes, ô de una de elles sin oposicion û obs- 
tàculo , y oomereiair no solo desde los puertos del dioho ene- 
migo &' un puerto neutre direotamente, sino iambien desde uno 
enemigo à otro tal , bien se enouentre bajo su Jurisdiecion 6 
bajo la de muohos ; y se estipula tambien por el présente ira- 
tado que los bnques libres aseguraràn iguaimente la libertad 
de las niercaderias, y que se juzgarân libres todos los efectos 
que se hallasen à bordo de los buques que perteneciesen à los 
sdbditos de una de las partes contratantes, aun cuando el car^ 
gamenlo por entero 6 parte de él fuese de los enemigos de unà 
de las dos, bien entendido sin embargo que el contrabando se 
exoeptda siempre. Se ha convenido asiroismo que la propia li- 
bertad gozar&n los sugetos que pùdiesen encontrarse à bordo 
del buque libre, aun cuando fuesen enemigos de una de las 
dos partes oontratantes ; y por lo tanto no se podri bacerlos 
prisioneros ni seftararlos de dicbos buques , à ménos que no 
tengan la cualidad de militares, y esto hallàndose en aquella 
saxon empleados en el servicio del enemigo. 

AaT. 18*. — Esta libertad de navegacion y de comercio debe 
extenderse à toda especie de mereaderias, exceptuando solo las 
que se comprenden bajo el nombre de contrabando 6 de merca- 
derfas prohibidas, cuales son las armas, caftones, bombas con 
sus mechas y demas cosas pertenecientes à lo mismo, balas, 
pôlvora , mechas , picas , espadas , lans as , dardos , alabardas , 
morteros, petardos, granadas, salitre. fusiles, balas, escudos, 
oasquetes, corazas, cotas de maliayotras armas de esta especie 
propias para armar à los soldados, porta-mosquetes, bandoleras, 
caballos con sus armas y otros instrumentos de guerra, sean 
los que fneren. Peio los géncros y mercaderlas que se nombra- 
ràn ahora, no se comprenderàn entre los de contrabando ô 
cosas prohibidas, à saber : toda especie de paftos y eualesquiera 
otras telas de lana, liao, seda, algodon li otras eualesquiera 
materias, toda especie do vestidos con las telas de que se acos- 
tumbran hacer, el oro y la plata labrada en moneda ô no, el 
esta&o, hierro, laton, cobre, bronce, carbon, del mismo que la 



t^ 



MrAdA T LOS tSTADM imiMM. W 

cebada, el trigo, la avena y eualqniflra otro género de legmn- 
bres ; el tabaco y toda la especeria, came salada y ahumada, 
péscado aalado, queso y manteca, cerbeza, aceites, tïdo, azdcar 
y toda espeoie de sal, y ea gênerai todo género de provisiones 
que sirven para el sustente de la vida. Ademas toda especie de 
algodon, eafiamo, lino, alquitran, brea, pez, cuerdas, cables, 
vêlas, telas para vêlas, ànooras y partes de que se componen, 
mftstiles, tablas, maderas de todas especies, y cualesquieraotras 
cosas que sirvan para la construccion y reparacion de los bu- 
ques, y otras cualesquiera materias que no tienen la forma de 
un instrumente preparado para la guerre por tierra ^ por mar, 
no seràn reputadas de contrabaudo ; y ménos las que estén ya 
preparadas para otros uses. Todas las cosas que se acaban de 
nombrar deben ser comprendida^ entre las mercaderias libres, 
lo mismo que todas las demas mercaderias y efectos.que no 
estin comprendidos y nombrados expresalhente en la enume- 
racion de los génères de contrabando : de mènera que podrân 
ser trasportados y conducldos con la mayor libertad por los 
sùbditos de las dos partes contratantes à las plazas enemigas, 
exceptuando sin embargo las que se ballasen en la actualidad 
sitiadas, bloqueadas 6 embestidas, y los casos en que algun 
buque de guerra 6 escuadra que por efecto de averia d otras 
causas se balle en necesidad de tomar los efectos que conduzca 
el buque é buques de comercio, pues en tal caso podrâ dete- 
nerlos para aprovisionarse, y dar un recibo para que la potencia 
cuyo sea el buque que tome los efectos, los pague segun el 
valor que tendrian en el puerto adonde se dirigiese el propie- 
tario, segun lo expresen sus cartes de navegacion ; obligàndose 
las dos partes contratantes à no detener los buques mas de lo 
que sea absolutamente necesario para aprovisionarse, pagar 
inmediatamente los recibos , é indemnizar los dafiios que sufra 
el propietario à consecuencia de semejante suceso. 

Art. iV. — À fin de evitar entre ambas partes toda especie 
d^ disputas y quejas, se ba convenido que en el caso de que 
una de las dos potencias se ballase empeiiada en una guerra, 
los buques y bastimentospertenecientes à los siibditos d.pueblot 



ma. 



Pulenitt de mar 
ea UMi de guerre. 



im. 



d« cibibieion 
d« paHportci. 



! I II 



ift EWaAa T LOS ISTASOS UKIOOS. 

de la otra deber&n llefareoBsig* patentes de mat à pasapeitea 
que espresea el nombre, la propiedad y el porte del bug^ae, 
como tambien el nombre y morada de su dueiio y comandante. 
de dicho buque, para que de este modo constei que perleBetft 
leal y verdaderamente à loa sùbditos'de una de las dos.partea 
contratantes, y quedichos pasaportes deberân expedirse segua 
el modelo. adjunto al présente tratado. Todos los aûoadebecân 
sKiovarse estes pasaportes en el caso de que el bofue luelv» 
à su pais en espado de un aâo. Igualmente se ba couve* 
nid», en que los buques mencionados ariiba, si estuviesen 
cargados., deberào Uevar no solo los pasaportes, nnO' tam- 
bien certificados queeontengan elpormenor del cargaroento, 
el lugar de donde ha salido el buque,.y la declaracioa de las 
mercaderia» de contri^ndo que pudiesen ballarse à bordo ; 
cnyos eertiâcadoa deberàn expedirse en la forma acostumbradà 
por los oficiales empLeado9,en el loger de donde el naviase 
hiciese à la. vêla; y si se ju^aae util y prudente expresar en 
dichos. pasaportes la persona propietaria de las mercaderiaft, m 
podrâbacer libremente; sin ouyos. requisitos sera conducidoi 
une de los puertos der la potencia lespectiva y, juzgado por al 
tribunal compétente con arreglo' 1 lo arriba dicho, para, que 
examinadas bien las drcunstandas de su falta, sea condenado 
por de buena presa, si no satisfiuuese legalmente con los testi;- 
monios équivalentes en un todo. 

Art. 18*. — Guaindo un buque pertenedente & los- dichos 
sùbditos, pueblos y habitantes de una de las dos partes, fuese 
encontrado navegando à lo largo de lacosta, à en plena mar, por 
un buque de guerxa de la otra, é por un corsario, dicho buque 
de guerre 6 corsario, à fin de éviter todo dosérden, se man tendra 
fuera del tiro decaûon, y podrà enviar su chalupa i bordo del 
buque mercante, hacer entrar en él dos 6 très hombres, à los 
cuales enseâarâ el patron é comandante del buque su pasaporte 
y demas documentos que deberân ser conformes â lo prevenido 
en el présente tratado, y probarà la propiedad del buque; y 
despues de haber exhibido semejante pasaporte y documentos, 
9ê les dejarà seguir libremente su vi<\je, sin que les sea lidto el 



10, para que 



niiJlA T U» IBTAOOS UNIDOS. It8 

moleatvlQf. Qi proconf de mo4o algimo daile eau, A obUigurla 
à dej«r el ciunba qoe segiiia.. 

AVK. iOr. ^ S0 esUUeceriacônsttles reciprocamente con los 
ptivU^os. y làcalUdes que ^larea los de las naciones mas 
favor^cidas eii los puertos doode los tuvieren estas « <S li|s sea 
licilQelteQerlos. 

AKt)^%3i'. — Se ba convenido igualmente que los habitantes 
de los. territorios de uoa y otra patta, respectivamente serân 
adniitidoeeo los. tribujaales de justicia de la otra parte, y les 
seri pennitido eL entablar sus pleitos para el recobro de sus 
ptopiedades,. pago de sus deudas y satisfaccioa de los dafios que 
hubierei|Tec)bido;;biea sean las personas contra las cuales se 
quejasen siUiditos <^. ciudadanos del. pais en que se ballen, 6 
bien sean cnale$quiera oliros sugetos que se hayan reûigiado 
alli. T ]o8 pleitos y sentencias de dichos tribunales serin las 
mismas que bubieraa sido en elcaso de que las partes litig^tes 
fiiesen. siUxUtoa 6. oiudadanos del mismo pais. 
1 Aux. 31'..-^ A. fin de conduir todas las disensiones sobre, las 
pérdidas.qne loa oindadanos de los Estados Unidos hayan su- 
frido en.sus buques y cargamentos apresados por los vasallos de 
Su Majcstad Catélica, durante l&gnerra que se acaba de flna- 
lizar entre Espaâa y Francia, se ha convenido que todos estos 
casos se determinaTàn finalmente por comisariosque se nom- 
braràndeesta raanera. Su Majestad Gatôlica nombrarà uno, y 
eL pcesidente de los Estados Unidos otro con consentimiento y 
aprobapion, del senado ; y estos dos coniisarios nombrar&n un 
tercei:io,de comun acuerdo. Pero si no pudieren acordarse,.cada 
uno nombrarà una persona, y sus dos nombres, puestos en 
suerte, se sacarân i presenda de los dos comisarios, resultando 
por tercero aquel cuyo.nombre hubiese salido el primero, Nom- 
brados asi estos très comisarios, jurar&n que examinaràn y 
decidirincoD imparcialidad las^ quejas de que se trala, segun 
el mérite de la diferencia de los casos, y segun dicten la justicia, 
equidad. y derecho de gentes. Dichos comisarios se juntarân y 
tendrén sus sesiones en Filadelfia, y en caso de muerte, enfer- 
medad (i «naendft précisa de alguno. de ellos^ se reemplazaré 



170S. 



bublMlalMle 
d« etaulMt 



RMarw* UfilM. 



Tribanal 
d* arUlraamil*. 



1795. 



AnpIiMionn 
y fraaqaleiii 
eomereitlN. 



ill ' UTAftA T' LOS iSTAOOS imiOM. 

iQ plau de la misma manera que se eligid, y el nueto comi- 
sario harà igual juramento y ejerceri iguales fundones. En ël 
tirinino de diez y ocho meses contados desde el dia en que se 
junten, admitiràn todas las qu^as y reclamaciones autorizadas 
por este articule. Asimismo téndr&n autoridad para examinar 
iMyo la sancion del juramento à todas las personas que ocurrak 
ante ellos sobre puntos relatives à dichas quejas , y recibirin 
como évidente todo testimonio escrito, que de tal manera sea 
auténtico, que ellos le juzguen digno de pedirse 6 admitirse. 
La décision de dichos comisarios, à de dos de ellos, sera final y 
concluyente, tanto por lo que toca â.la justicia de la queja, 
como por lo que monte la suma que se deba satisfacer à los 
demandantes; y Su Majestad Gatôlica se obllgai bacerlas'pagar 
en especie, sin reba;ia, y en las épocas, lugares y bajo las con- 
diciones que se dccidan por los comisarlos. 

Art. Si*. — Esperando las dos altas partes contratantes que 
la buena correspontlencia y amistad que reina actualmente 
entre si se estrecharâ mas y mas con el présente traiado, y que 
contribuiri â aumentar su prosperidad y opulencia, concederân 
reciprocamente en lo sucesivo al comercio todas las amplia-' 
clones ô ÊiYores que exigiese la utilidad de los dos paises. Y 
desde luego, â consecuencia de lo estipulado en el articulo if, 
permitirà Su Majestad Catélica por espacio de très ailos â los 
ciudadanos de los Estados Umdof que depositen sus mercaderias 
y efectos en el puerto de Nueva Orléans, y que las extraigan 
sin pagar mas derecbos que un preclo justo por el alquiler de 
los almacenes : ofreciendo Su Majestad continuar el termine do 
esta gracia si sf) experimentase durante aquel tiempo que no es 
peijudicial à los intereses de la Espaiia; 6 si no conviniese su 
continuacion en aquel puerto, proporcionard en otra parte de 
las orillas del rio Mississipi un igual ostablecimiento. 

Art. 23*. — El présente tratado no tendra efecto'hasta que 
las partes contratantes le bayan ratificado, y laj ^ntiàicacioues 
se cambiarân en el término de seis meses, 6 Ântes si fuere 
posible, contando desde es^te dia. 

Ente de lo cnal,nosotroslos infrascritos plenipotenciarios 



nPAftA T UM ESTADOS OHIIMW. ItS 

de 8a Mi^estad Catôlica y de los Estados Unidos de Amérioa, 
hemos flnnado en virtud de nnestros plenos poderes este tratado 
de amistad, limites y navegacion, y le hemos puesto nnestros 
sellos respectiyos. Hecho en San Lorenzo el Real, à 27 de octu- 
bn dé 1795. ' 

El principe de la Paz. 

TOMÀS PiCXNST. 



1795. 



Jorje Washington, présidente de los Estados^Unidos, ratiflod 

este tratado en PiladelOa, à 7 de marzo de 1796/y el 25 de abril 

del mismo afio lo ratiflcdi tambien Su Majestad Catôlica el sefior 
reydônarlosIV. ■■'-■^2«:): ou.^jm. , 

■mil . «Bûoqà asl na.if tJSfji'-fvi 



' • ■" •t('^T9 Otî-V- *lir'^-- 



1 1 



/ • 



\ \ 



PRIMER PERlODO. 



B8PANA Y POBTDOll.. 



,^EMORIA HISTÔRIGA 



Dl LIS DIIARCACIONES DB LUITES IN LA AltRICA, 

IHTU LOS D01IIHI08 DB ESPaRA T POBTOGAL, 

CompuetU por D. Vicehtk Aguilar t Jobado, oflcial to de la lecretarla d« 
Eitado, jD. Francisco Requena, brigadier é ingenibrode les reaies ejérei» 
tes, para acompaliar al mapa gênerai, construido por este ûlUmo,de iodes 
les paises por donde pasala Uneadivisorla, conarreglo al tratado preliminar 
de limites de 1777 (1). 



1800. 



NOTICIA niSTÔRICA. 

Este manuscrito, que ve ahora la hiz pûblica por primera 
Tez, parece haber corrido la mlsma suerte que el célèbre In- 



(i] Antecede un indice de toda la'obra, y al fln de ella se halla la rela- 
cion de las notas y citas, relatives & dos documentos que se han tenido pré- 
sentes para su formacion. 

Con esta misma obrd, y el ntai>a que la acompaiia, se pueden arreglar les 
limites por ministres plenipotenciarios ûe ambas monarquias, sin necesidad 
de mas datos ni conocimientos, y por consiguiente, <^onvenirse las dos certes 
en el tratado deûnitivo que debe celebrarse sobre este importantisimo 
«sunto. 



IS»AllA T rOlTCOU. fVf 

ferme Seereto de los Sns. Joui 7 UUoa. Segnn los pocos dhtes 
que he podido ndquirir, perteneciô, como aquel, à los arohiTm 
pûblicosdeMadrid,dedondetambien,comoaqnel, faé sustraido 
7 llevado & vender à Londres. Alli le adquiriô D. Pedro An- 
tonio Latorre, siendo secretario de laLegadonPeraana,qnien, 
à su muerte, dejô encargado que se presentase el manuscrite 
al gobiemo de Bolivie, à quien, mas que al del Perd, debia io- 
teresar para sus arreglos de limites con el Brasil. Este espeeial 
interes tiene tam]^ien para la Repùbltca Oriental, porqoe la 
obra comprende todas las secciones de la demarcacion. 

El original forma un Tolûmen de i25 paginas, correcta 7 
nitidfsimamente escrito : debehabertenidounacartageogr&flca, 
que ho7 no aparece, aiinque se conserva la explieacion deella, 
qne se darâ como apéndice, por no truncar al escrito. 

Esta primera edicion es hecfaa por el mismo original, que 
existe en poder del Sr. gênerai D. Eusebio Gniiarte, encaïf ado 
de négocies de la Repûblica Bolitiana cerca del emperador del 
Brasil. Â la franqueza 7 bondad de aquel eaballero àeber&n las 
RepiSblicas americanas, interesadas en el arreglo de sus limites 
con el Brasil, la posesion de este importante esmto <i). 



liée. 



vkhora parte. 

Operaeiones de los comisarios demarcadora de am6« flonowB 
erteargados de la ^ecueUm del tratado. 

1. El artlculo tereero comienza à sefialar los paraje? por DMameioa 
donde debe pasar la linea divisoria, 7 dice que se foïmarà "^j;3,i^J7 
principiando por la parte del mar en el arro70 de Chu7 7 d«i«t 
fuerte de San Miguel inclusive. '"""'• "*"'*"• 

2. En este punto estuvieron conformes los comisarios espailol 
7 portagaé, D. José Varela de Ulloa 7 D. Sébastian Javier de 
la Veiga Cabrai da Càmara, 7 pusieron cuatro marcos (A) de 



(1) VLOSEmio Visiu. BaiMeea del Comereio del Platu. 



SttspéndfM 

Il 4e II ortlii 

oeeldmlal 

lia U Ugoni Mtrin : 

Informt lobri «tlo, 

jr cuàl fui 

tl rMnIude. 



110». figura ptnlepipfldi. Ed la cara méridional de lodos elloi g[ra- 
baron la insoripclon : 

I \ , , R. C. 

1784. 

Y en la que mira al norte : ^ 
« Terreno neutral hasta el Tahin. » 

Y en el que se colocd cerca de la barra del arroyo de San 
Luis : . 

« Laguna Merin neutral. » . 

3. Continua diotao articule. « Y siguiendo las oriUas de la 
j» laguna Merin à tomar las cabeceras 6 vertientes del rio 
» Negro. » i. „i . 

4. Sobre esto se suscité disputa entre los comi^arios espaftol 
y portugues : solicitai» aquel que la linea divisoria corriese 
por la orilla occidental de la laguna Merin desde el marco eo- 
locado en la barrii, del arroyo San Luis, basta el primer arroyo 
méridional que entra en el sangradero é desaguadero de ella, y 
que corre por lo mas inmediato del fuerte portugues San Gon- 
zalo (liuea C). ;* 

5. El. comisario portugues decia que sin restringir niampliar 
la disposicion de dicbo articule m, que, tan léjos de trazarse 
la linea por las orillas de la expresada laguna, debia dirigirse 
desde el marco colocado en la barra del arroyo San Luis, & 
buscar las cabeceras 6 multiplicadas vertientes del referido rio 
Negro (linea D). 

6. Sin embargo de los reiterados çficios que mtituamente se 
pasaron ambos comisarios en apoyo de sus dictimenes, cada 
uno permaneciô en el suyo ; y babiendo dado cuenta de todo à 
sus respectives cortes, solicité la de Espafia que se dividiese 
este punto, pero no accedié la de Portugal, con el prétexte de 
esperar mayor instruccion. 

7. Dejando en dicho estado la disputa, pasaron los diputados 
en el irroyo Tahin. à ejccutar lo quo prcvieue el articule iv, en que te dice que 

quedando privative de Portugal la entrada y navegacion de la 
laguna de les Pâtes é Rie Grande San Pedro, se traze la linea, 
« extendiéndese su deminio por la ribera. méridional basta el 



Demereaeion 



UrAflA T POBTOOAL. itt 

• aiToyo de Tahia : siguiendo por las orillas de la laguna de 
» la Maaguera en linea recta basta el mar. » 

8. En esto no ocurriô duda à los comisarios, y, de acaerdo, 
pusieron cuatro marcos (B) con laa inscripciones & la banda 
del norte : 

R.P. 
1784. 
Tenladelsur: 

c Terreno.neutral basta Gbuy. > 

9. Continua dicho articulo iv diciendo : « Y por la parte del 
> continente ir& la linea desde las orillas de dicba lagnna de 
» Merin, tomando la direccion por el primer arroyo méridional 
» que entra en el sangradero 6 desaguadero de ella, y quecorre 
» por lo mas inmediato al fuerte portngoes de San Gonzalo. » 

40. Esta parte de demarcacion quedô sin ^ecutar por corn- 
prenderse en la anterior indecisa disputa, Ébbre si la linea babia 
de ir por (G), como pretendia el comisarié espafiol, 6 por (D), 
como solicitaba el portngues^ 

il. Segun el expresado articulo que a continuari la perte* 
» nencia de Portugal por los cabeceras de los rios que corren 
» bàcia el mençionado Rio Grande y faàcia el Yacui, basta que 
» pasando por enoima de las del rio Ararica y Goyacui, que 
» qnedaràn en la parte de Portugal, y las de los rios Piratini é 
» Yhimini que quedarân en la parte de Espafia. 

i2. Aunque ambos comisarios conyinieron en las vertientes 
à cabeceras de los expresados rios, y por tanto no ocurriôduda 
en este punto, se suscité por el portugues una disputa con mo- 
tivo de solicitar que entre los limites de una yotradominacion 
quedase neutral una faja de cinco à seis léguas; à lo cual no 
condescendiô el espafiol (Â) : y à su consecuencia, dejando 
tambien aqui un pequeilo espacio sin demarcar, en las inme- 
diaciones del fuerte espaûol de Santa Tecla (K), pasaron al 
norte de esfe, y por la cucbilla mas elevada de aquel terreno 
que sigue basta el monte 6 bosque grande, erigieron diez mar- 
cos (E), cinco à la banda de Portugal, y cinco à la de Espaiia, 
quedando entre unes y otros una faja neutral como de dos le- 

T. lY, 9 



110». 



Oacdaiindonirtn 

eitrto paraj* 

buM Im ctbactnt 

di le* riM Tacat 

1 GrMda 

d« San Padro. 



Sueada lo mima 

daadaahi 

hula patado 

al faaria aapaitol 

da Santa Taela. 



I 



!i 



1100. 



Vuelfe 
ft (uipundan* 
U dtmtmcian 

porli 
lilipuli lateiiadi 
ubr«loiy«rbtl«t 

de tlgunot 

pntbiot eipiflulM 

d«l Uruguty, 



Deucaardo 
entre lot comiierioi 

•obre 

loi Tcrdaderos liot 

Pepirt-guaiâ 

I San Aaïunio. 



18Ô * MfK^k r rORTUAAL. 

guai. En loi de la parte de Espafia grabaron lai inicripeijDnef 
nguientes : al occidente : 

R.C. 

. 1787. 

Y en los de Portugal al oriente : v 

R. P. 

1787*. 

Y à la parte opoesta de estas inscripciones : 

« Terreno neutral. » 

13. Para seguir desde la entrada de dicbo Monte Grande 
hasta el rio Uruguay, previene el tratado lo siguiente : 

14. « Se tirarà una liuea que cubra losestablecimientos por- 
» tugueses basta el desembocadero del rio Pepiri-guazû en el 
D Uruguay, y asimismo salve y cubra los establecimientos y 
» Misiones espa&olas del propio Uruguay, que ban de quedar 
a en el actual estado eu que pertenecenàlacoronadeEspaila. » 

15. Para la ejecucion de esta parte del tratado, abrieron una 
picada por donde pasaron el Monte Grande, y ocurrieron dos 
disputas entre los comisarios. La primera se suscité por soli- 
citar el portugues que, cou arregio à lo expresamente estipu- 
lado entre las dos certes, pasase la linea, dejando à la banda 
de Portugal todas las vertientes à los rios Yacui y Grande de 
San Pedro, y pretender el espafiol que, segun lo prevenido en 
el citado articule, se salvasen los establecimientos espaîioles; 
bajo cnya expresion entendia las estancias que algunos pueblos 
de la banda de Espaûa tienen muy^ al oriente de dicbas ver- 
tientes 6 cabeceras de los mencionados rios Yacui y San Pedro, 
para disfrutar los yerbales (t) en que estân en posesion : de 
forma que, segun el dictimen del comisario portugues, debia 
pasar la liuea por (F), y segun el del espaâol por (t) (a). 

16. La segunda disputa se suscité sobre elverdadero Pepiri- 
guazû, à cuyo desembocadero eu el Uruguay debia dirigirse la 
linea, en lo cual no convinieron los dos comisarios espafiol y 
portugues, sin embargo de los reconocimientos que para ello . 
se ejecutaron (a). 

17. De acuerdo de ambos, pasaron los astrénomos de las dos 



nfkHk T PORTVOAt. iS4 

partidii i reconoetr lu birras del Pepirl-guazû y delUragaay- 
plU d« M iniiiediatoi anteriores demarcadores, 7 con efecto 
enlraroi «a el Uruguay por un rioque desagua en él, y naye- 
gando agaaa abajo» eneontraron como à las diez millaa la barra 
de un pequefto rio, à que de ningun modo eorrespondian las 
sefialei del Pepipi*goaiû ,de los antiguos demarcadores nom- 
bVados para la ejecueion del tratado de limites de 4780 ; pero 
sin embargo, el aitrônomo portugues puso en un &rbol de sti 
orilla la inscripcion siguiente : 

a Post facta resurgens 
» Pepirl-guazû. Afio de 1788. n 
Fallironles en este tiempo los viveres, y regresaron al eam- 
pameuto de los comisario: (a). 

18. El espafiol por los mismos diarios advirtiô que los astrôno- 
mos no habian reconooido, nvel verdadero Pepiri-guazû, ui «il que 
tuvieron por tal los antiguos demarcadores. Lo hizo présente al 
portugues,y persuadido este, acordaron los dos un nuevo reconoci- 
miento, que efectivamente se hizo por los mismos astrônomos (a). 

19. Entraron estos segunda vez en el Uruguay por el mismo 
rio que en la primera, y navegando aguas arriba, hallaron à 
seis léguas un rio que entra en él por la parte septentrional 
con ciento y diez toesas, 6 doscientas cincuenta y seis varas y 
dos pies de anchura en su boca ; en cuya barra eneontraron 
todas las seûales caracteristicas con que se deseribeel verdadero 
Pepiri-guazù (K) en el mapa, que en acuerdo de ambas certes 
se entregô à los demarcadores para la ejecueion de dicho tra- 
tado del afto de 50 ; y que debiendo haber reconocido, no lo 
hicieron por el motivo que en lugar mas oportuno se referirà, 
dando el primer fundamento & esta disputa. 

20. En dicha boca grabaron los astronomes en una biguera 
brava las siguientes inscripciones : 

« Te Deum laudamus. 
» Âgosto 1788 (a). » 

21. Descendieron el Uruguay, y conocieron entônces que 
el rio por donde habian entrado en él, era el verdadero Uru- 
guay-pit& (H) , seûalado como tal en el mapa referido. 



1100. 



i32 



EMPARA T PORTUGAL. 



ilOO. 



neeoBoelmlmloi 
CD al rio Igitatà 

b CurlUbd. 

Loi Poriuguciei 

nbuMD eoncluirlM. 



32. Continuaron la navegacion aguas abajo, j conocieron 
que el rio pequeâo de la banda septentrional, queelastrônomo 
portuguestuvo en cl primer viaje porelPepiri-guazù, y donde 
habia puesto la inscripcion Post facta resurgen8,no era el verda- 
dero Pepiri-guazù, ui el de los antiguos demarcadores, pues el 
de estos, y el que tuvieron por el Uruguay-pità, los recono- 
cieron en (G) siguiendo su navegacion. Este por cima de aquel 
en la banda méridional ; y aquel en la septentrional. En la 
mârgen del primero; hallaron casi perdida la inscripcion : > - 

R. F. 

1759, 

puestaporlos antiguos demarcadores ; y puso el astronome 

espa&ol en una lamina de lalon, clavada en un àrbol : 

a Hucusque auxiliatus est 

» Nobis Deus. Pepiri. 1788. d 

Y el portugues :, 

« Sine auxilio tuo , Domine, 

» Nihil sumus. Pepiri-guazû. 

D 1788 (a). » 

33. Hallândose à esta sazon los segundos comisarios de las 
partidas espafiola y portuguesa eu los reconocimientos que des- 
pues se referir.in, recibiô el espaûol ôrden del virey de Buenos 
Aires y aviso de su principal, en que comunicândole el ha- 
Uazgo del verdadero Pepiri-guazû, le remilieron el mapadel Uru- 
guay, levantado â su consecuencia, y le encargaron que, en- 
trando por él con su concurrente portugues, lo reconociesen con 
las bocas de los dos Uruguay-pitâs (G) y de los dos Pepiri- 
guazùs (H) (a). 

Si. Asi lo ejecutaron ; y por los astronomes de las partidas 
de dichos segundos comisarios , se reconocieron las cabeceras 
del mas oriental Pepiri-guazû, que es el verdadero; y en un àr- 
bol de la montaîla que domina el nacimiento de dicho rio pu- 
sieron la inscripcion : 

a Fundamenta ejus in montibus 

» sanctis. {Salm. 86.) — Pequiri ô Pepiri-guazû, 

» 14> de junio de 1791 (14). D 



RSPAfiA Y PORTUGAL. 133 

Y aunque despues de esto el portugues se negô à buscar por 
aquellas alturas las vertientes que fuesen & entrar en el rio 
Guritibà 6 Iguazû, las cuales serian las del San Ântonig (H) , 
de que babla el tratado en su articulo 8% y de cuya ejecu- 
cion estaban encargados dichos segundos coroisarios, cômo 
se dira despues , el espa&ol coDtinu6, y con efecto bal 16 varias 
aguas que dirigiéndose bâcia el norte se encaminaban al 
Curilibâ, con todas las sefiales que se podian desear de que 
se unian à él. Le arduo de la empresa para hacerla por si 
solo el astrénomo espa&ol, abandonado ya de su concur- 
rente , le impidiô descender siguiendo aquellas mismas 
aguas basta el Curitibâ 6 Iguazù , y ântes de rétrocéder 
grabé en un ârbol, â la orilla de aquel rio, la siguiente 
inscripcion : 

a Inquirere et investigare 

» Pessimam occupationem 

» Deus dédit hominibus. 

» {Ecles., cap. iv.) 
» San Antonio-Guazû , 17 jun. 1791. o 

25. La resistencia del segundo comisario portugues à que su 
astronome reconociese diebas vertientes , impidiô la demostra- 
cion mas conveniente del paraje por donde debia trazarse la 
liaea, segun el articulo S" del tratado, en el cual se dice : a que 
» seguirâ aguas arriba de dicbo Pepiri basta su origen de dicho 
» principal, y desde este, por lo mas alto del terreno bajo las 
» reglas dadas en el articulo 6°, continuarâ & encontrar las 
» corrientes del rio San Antonio, que desemboca en el Grande 
B de Guritibà, que por otro nombre llaman Iguazù ; d lo cual 
si se bubiera hecbo, se babria aclarado en favor de Ëspaîia la 
disputa que estos mismos segundos coraisarios habian ya te- 
nido acerca del rio San Antonio, cuanào, hallândose en el Pa- 
rauà, entraron por el Guritibà â reconocerlo y buscar su boca, 
cuya expedicion se va â referir. 

26. Continua el articulo 8° diciendo : a que siguiendo este 
B (el rio Guritibà 6 Iguazù) aguas abajo, basta su entrada en el 
B Paranâ por su ribera oriental, y continuando entônces aguas 



1800. 



1^4 ESfAfiA Y PORTUOAi. 

isoo. » arrji})a 46l roisino Parani luMtt donde se le juota el rio Igur 
» rey por su ribera occidental (linea Y). » i ; 

37. Entraron pii€e dichos segundos comisarioi en el Coritibft 
6 Igtta^ù, por su desemboque en el Paranà ; y habiendo nave- 
gado aguas arriba , eocontraron en la mârgen méridional 6 
austral el rio que tuvieron por el de San Antonio (G) los ainti^ 
guos demarcadores ; y es el que aproxima sus cabeceras con las 
del Pepiri-guazû de los mismos. 

28. Los astrénomos de estas partidas reconocieron , annque 
con sumo trabajo, el expreiado rio San Antonio , hasta Uegar à 
su origen à nacimiento que esta en las faldas de una cuchilla; 
que por su parte meridions^ da aguas al oorrespoudiente Pepi- 
ri-guazù (G) de los antiguos demarcadores. 

39. No les fué posible pasar mas adelante por varias causas, 
aunque se les habia encargado que desde alli bajasen por èl 
mismo Pepiri-guazù al Uruguay, y asi se retiraron , dejando 
grabada en un ârj^ol lainscripcionsiguiente : 

« Non plus ultra. ^ 

» 1788. D 

30. En el segundo encargo ô aviso que el virey de Buenos 
Aires y el primer comisario espaîlol dieron al segundo del ha- 
llazgo del Pepiri-guazû (H), se le aiiadia à lo-dicho, que estando 

' en el Iguazû 6 Curitibâ, se adelantase como veinte léguas mas 
arriba al occidente de San Antonio (G), que tenian visto, y 
era el de los antiguos demarcadores , para reconocer si se ba« 
llaba algun otro rio, que descendiendo de la parte méridional, 
confrontasen sus cabeceras con laii del expresado verdadero 
Pepiri-guazù, en cuyo caso convendria, y era conforme al tra- 
trado, que la linea divisoria fuese por ellos. 

31. Neg<3se àeste reconocimiento absolutamente el segundo 
comisario portugues, con la violencia de que no lo dejaria prao- 
ticar al espanol, por ser aquellos terrenos (en su concepto) de 
los que si tratado cède y considéra de Portugal ; con cuyo mo- 
tivo se viô precisado nuestro segundo comisario i retirarse con 
el portugues, y dejando en el campamento de ambas partidas, 
que estaba situado â la orllla del rio Curitibà 6 Iguazù wrca 



1890. 



Loi conittriM 

bOMU, 

paro en nne, 
el rio l§urtt. 



BSPAfiA T fmmiGAL. 13S 

de sa VLtm^m^ Pinanà, la» âguientes iiuoripeioiiM en vm 
fnmde higuera. 
En la cara méridional : 

« Scitote quoniam Dominus ipse est Dans. 

p Tin kal. junii i780. » ; 

T en la oriental : 

« Gonverte nos, Deus , salotaris 
» noster, et averte iram taam. * 

» à nobis. {Saltno 84, v. 99.) » 
33. Prooedieron ambos comisarios & la ejecucion de la ùltima 
parte del citado articalo 8*, en que se dice : « T continuando 
» entônces aguas arriba. del mismo Paranà, hasta donde se le 
» junta el rio Igurey por su ribera occidental. » 

33. Navegaron pues aguas arriba del Paranâ hasta su Salto 
Grande, sin hallar rio alguno que se conociese con el nombre 
de Igurey, y que entràra en él por la banda oriental. 

34. Desde el ailo 1778 tenian noticia de este las dos certes , y 
de acuerdo formaron una instruccion fecha en 6 de junio del 
mismo, previniendo â sus respectives comisarios demarcadores, 
que no encontrândose rio alguno con el nombre de Igurey, se 
trazase la linea por ol Igatimi (L), situado mas arriba del Salto 
Grande. 

35. Desentendiéndose siempre de esta instruccion el segundo 
comisario portugues , solicitando é insisliendo varias veces en 
que fuese la demarcacion por el pequeûo rio Garey (J), 6 por 
otro que entrase en el Paranâ por bajo del Salto Grande, ex- •"••«'•"••*«'^- 
presando (con mucha equivocacion) que en esta situacion colo- 
caba el tratado el Igurey, y no por cima del Salto, como se 
hallaba el Igatimi (L). 

36. À este se resistié constantemente el segundo comisario 
espafiol, porque ya ténia algunas luces de que si algun rio de- 
bia entenderse por el Igurey del tratado, era el que se conoce 
con el nombre de Yaguary 6 Yaguarey (M) que entra en el rio 
Paranâ mucho mas arriba del Igatimi ; por ser el que acerca, 
sus vertientes casi en un propio paralelo con el Gorriéntes (M) 
de que babla el articule 9" (a) ; sobre ouyo punto tuvo despues 



Lot eomiMTÏM 
no eoavUnm 

•n qa« 
M tmtitoya 



186 



BSPAAA T FOKrUOAL. 



. 



1800. dicho segundo oomisario ôrden del virey de Baenos Aires, para 
proponer al mencionado Yaguarey à Yaguary (M) en laga^ del 
Igurey ; y posteriormente aprobé el rey esta propuesta en 6 de 
febrerodei703. 

37. Sin déterminât nada, se retiraron los comisarios, dejando 

la décision de esta disputa al acuerdo de ambas certes. 

MoMprfMou 38. Continua el tratado en el artïculo ix, diciendo : « Desde 

'■ •^"''J J'^""''' la boca" 6 entrada del Igurey seguirâ la raya aguas arriba de 

injHU probibioion este hasta SU origen principal; y desde él setirarâ una linea 

""ViM E*!lîî!i*** '®*^** P°' ^^ ™** ^^^ ^®^ terreno, con arreglo à lo pactado en el 
citado articule 6 (o), hasta hallar la cabecera 6 yertiente prin- 
cipal del rio mas vecino â dicha linea, que desagûe en el Para- 
guay por su ribera oriental, que tal vez sera el que llaman 
Corriéntes; y entônces bajarâ la raya por las aguas de este rio 
hasta su entrada en el mismo Paraguay. » ' 

39. La ejecucion de esle artïculo se encargô al capitan de 
navio D. Félix dtf Azara ; pero aunque esteestuvopronto por mu- 
chos aiios, no pareciô la partida portuguesa (a) : bien que si 
hubiera parecido, nada se habria adelantado, porque, debiendo 
principiar su comision desde la boca del Igurey y dirigirse por 
sus cabeceras â buscar las del que confrontase, que acaso séria 
el Corriéntes, y desaguase en el Paraguay, como ni se hallô el 
Igurey, ni los Portugueses convinieron en la sustitucion que 
por entônces se hizo del Igatimi (L) , segun se ha referido, no 
era posible continuar la demarcacion sin fîjar este punto. 

40. Aûadiase à este, que cuaudo por la citada instruccion de 
6 de junio de i778, se sustituyé el Igatimi al Igurey, se previno 
que por las cabeceras de aquel se demarcase la linea â buscar, 
no ya las del Corriéntes, sino las del Ipuré-guazû (C), que se 
hallan casi al frente y desaguan en el Paraguay. 

41. Ni los Portugueses convinieron en esta sustitucion, ni 
Azara hubiera convenido; solicitaban aquellos, que al Igurey 
se sustituyese, no el Igatimi, sino el pequeilo rio Garey (J) û 
otro mas caudaloso que estuvlese tambien por bs\jo del Salto 
Grande del Paranâ, y en este caso dirigir la linea por sus cabe- 
ceras & encontrar por las de otro que por la banda oriental 



eotraie en el Paiagtiay « que débit predsamente ser ej Jerai <a), 
<* Mando de este modo varies pueblos de Espafia à la parte de 
Portugal. 

42. No hubiera convenido el comisario Azara con la susti- 
tucion del Garey (J) al Igurey, comoproponian los Portuguèses, 
por ser enterameate opuesta al trritado, ni le pareda arreglada 
à este la del Igatimi, acordada por las cortes y comunicada en 
la citada instruccion de 6 de junio de 1778. 

43. Para esto se fundaba en que los antiguos demarcadores, 
navegando por el rio Paraguay, babian entrado, reconocido y 
dado nombre de Gorriéntes (N) al que se titula asi en los mapas, 
y de que babla el tratado. El mismo lo habia ya reconocido 
tambien y advertido que sus vertientes encabezaban con las del 
Yagoarey (M) 6 las del Yaguary, de que se ha hablado ya, y 
que desagua en el rio Paranà mucho mas arriba de su Salto 
Grande y del Igatimi (L); y asi opinaba con sobrado funda- 
mento, que la linea debia trazarse subiendo por el Paranà 
hasta elYaguarey (M) 6 Yaguary, y por sus cabeceras buscar 
las del Gorriéntes (N), sobre lo cual représenté con antelacion ; 
y aprobado su dictàmen, se expidié la ôrden que el Yirey de 
Buenos Aires comunicé & D. Diego de AWear, para reconocer la 
boca del Yaguarey, como quéda insinuado. 

44. Continua dicho articule 9, diciendo: o Desde cuya boca 
(del Gorriéntes en el Paraguay) subira por el canal principal (o) 
que déjà este rio (Paraguay) en tiempo seco, y seguiri por sus 
aguas hasta encontrar los panlanos que fprma el rio , Uamados 
la Laguna de los Xaràyes, y atravesarà esta laguna hasta la 
boca del rio Jaurû. » 

45. La misma falta de concurrencia de los Portugueses im- 
pidiôla demarcacion de esta parte de terreno, y aunque el 
comisario espaflol dispuso que une de sus dependientes lo reco- 
nodera, navegando el Paraguay, se opusieron los Portugueses 
establecidos indebidamente en los fuertes de Goimbra y Albu- 
querque (D), situados en la ribera occidental de dicho rio, 
que segun el tratado pertenece à Espafia. 

46. Sigue el tratado en su articule 10 diciendo : a Desde la 



ISS». 



1S«0. 

N« M bice 
yu dnmrcatlaa 

porfalu 

d« MBMrNnda 

4« h iWMn ptrlida 

pMtofotM. 



CravïMMn 
lot eomistriM 

etttrlts pwtidu 
•n hicar adeoiM 
oiM denuureieion. 



4SI utaHa t poitoaaIm 

boQâ del Jturû por la pute Moideatal Mgtirâ U Ikoatow «n 
lïnea lecti (P) hasU la ribert tostnl MiioGMpséé IMm, 
en frente de la boca dél rio Sararé, que entra en dioho Guporé 
por 80 ïibera septentrional. » 

T fionduye este articulo ; • Desde el lagar que en la mâijÇMi 
austral del Quaporô fuere sefialado por témrïno de raya , comio 
queda ezplicado, Injarà la frontera por toda la corriente del rio 
Guaporé (9) hasta mas abigo de su union oon el rio Mamoré, 
que nace en la provinda de Santa Grue de la Sierra, y atra- 
viesa la mision de los Mdxos, formando juntes el rio que Ûaman 
de la Aladeraé Amazénas por su ribera austral. » 

i7. Tampoco se prooediô à la ejecucion de este articulo por 
la resistencia de los Portugueses à conourrir con los comisarios 
espaîioles destinados à demarcar dicho terreno, que sucesiti^ 
mente fueron D. Rosendo Bico Negron, D. Juan Francisco 
Aguirre y D. Antonio Àlvare. Sotomayor, todos ofioiales de la 
real armada; los iiiales, cada uno en su tiempo, y repetidas 
veces, solicitaxonpor medio de ofidos^que elcapitan gênerai de 
Matogroso remitiera la partida portuguesa, y la demolicion del 
fuerte Principe dfrBeira (G), hecho despues del tratado y contra 
lo dispuesto en él. 

48. Por esta propia causa no pudo ejecutarse la demarcacion 
de la parte respectiva al articulo 11 del tratado en las siguientes 
expresiones: a Bajarà la linea (9) por las aguas de estos dos 
rios Guaporé y Mamoré yaunidos con el nombre de Madera, 
basta el para^je situado en igual distancia del rio Maraûon é 
Amazénas, y de la boca del rio Mamoré, y desde aquel paraje 
continuarâ por una linea leste-oeste (R), basta encontrar con 
la ribera oriental del rio Jabari, que entra en el Marailon por 
su ribera austral. » 

•49. Goncluye este articulo il con las palabras siguientes: 
a Y bajando por las aguas del mismo Jabari (S) basta donde 
desemboca en el Maraâon 6 Amazônas , seguirà aguas abajo (F) ' 
de este rio, que los Espaûoles suelen llamar Orellana y los 
Indios Guytena, basta la boca mas occidental del Yapurà (F), 
que desagua en él por la mii|;en septentrional. » 



ISPANA T POBTUGU. IM 

80. Aunqae la Q|)«cuctoo de «sta iUtiina parte dél dtado a^- 
culo If le habia enoargado por la drden inatructiTa à loi comi- 
sariei que se lian reCtrido y que debian procéder unidos god los 
Portugoeaes de Blatogroso, no lo hiâeron; pero aunqœ estes 
hubieran «oocurrido para la parte de demarcacioa que era de 
su cargo, les hubiera sido muy difiicil practicar la que com- 
prenden las ùltimas copiadas ezpresiones delcitado arUculo il, 
por el dilatado y penoso viaje que para elle era necesario, na?»- 
gando el rio de la Madera desde el punto que dentro de él 
debian fljar en igualdistanda de la boca del Mamoré à la en- 
trada de aquel en el Marafton, subir por este aguas arriba, y 
del mismo modo por «IJavari, basta marcar en su orilla el otro 
extrême de la linea (R), que desde dicbo punt»babia de tirarse 
leste-oeste. 

54. Conociendo este muy de antemano el brigadier D. Fran* 
cisco Requena , gobemador de Mainas, y encargado de lo res- 
tante de la demaroacion, propuso y acordô con su concurrente 
portugues^hallàndoseen Tabatinga, frente de la boca del Ibari, 
que, seûalado por los comisarios referidos de Matogroso el ex- 
presado punto en el rio de la Madera, entranan por aquel 4 de- 
marcar el correspoudiente en su mârgen oriental. 

52. Gomo no se verificô el seûalamiento del punto en el rio 
de la Madera, no nudo tener efecto el correspoudiente en el 3? 
van, dondedebia terminar la linea leste-oeste (R) ; pero sin em- 
bargo, due&os los Portugueses de su boca por la fortaleza de Ta- 
batinga, situada en sus inmediaciones, sobre la mârgen opuesta 
del Maraûon, bicieron varios clandestines reconocimientos de 
aquel rio, en que los aprehendiô la diligencia y cuidado del 

' comisario espaûol, para adquirir estanueva é innegable prueba 
de su mala fe, la cual se acreditô mas cuando, no obstante 
esto, se resistieron â que lo reconociera, como solicité, ô uni- 
das ambas partidas, 6 por la suya .solamente, y para estorbarlo 
mejor, con declarada violeacia colocaron las guardias (h). 

53. Â este tiempo babiayareclaroado el comisario espafiol la 
entrega de la banda septentrional del Maraâon (F) desde la 
boca del Javari basta la mas occidental del Yapurà (f), que se* 



1100. 



140 



ISPAJiA Y P0HTU6AI.. 



1101. 



Aeumrde 

(obr* lefMUr 

an mipa 

de U btndi nom 



guB el tratado debian ejecutarse; pero aunque lo ofrecié asi el 
portugues para cuando llegàraa à unirse en Tabatinga ambas 
partidas, y se verificô este caso, y tambien el de comenzar la 
de alguùos efectos, y establecer el primero à su consecuencia 
algunas casas y sementeras , se quedô en este estado por i^e- 
garse el segundo à continuarla, hasta que por parte de Espaflà 
se le entregase el fuerte de San Gàrlos (u) y los demas del rio 
Negro. 

54. Rehiisô elcomisario espaftol estaentrega, ya por no ser 
conforme al tratado, como se dira oportunamente, y ya porque , 
aun en el caso de que hubiera de hacerse, debian précéder las 
demarcaciones de los muchos terrenos que hay ântes de Uegar 
al paraje en querestàn situados. 

55. JFueron inutiles las sôlidas refiexiones que sobre el par? 
ticular hizo el comisario espaûol al portugues, y por ûltimo, 
reduciendo à un ajuste y ezpediente interino este punto, con- 
forme à lo prevenido en el articulo 15, acordaron reconocer y 
levantar mapa de la parte del Marafion desde la boca del Ja- 
vari hasta lo mas occidental del Yapurà : habiendo fijadoàntes, 
de comun acuerdo, à 4,740 varas, por no haber terreno à pro- 
pôsito mas inmediato â dicha primera boca soltre la marcha 
austral del Maraûon, un marco con la siguiente inscripcion : 

a Para futura memoria. fin' la fortaleza ée Quito , vireinato 
» de Santa Fe — y del Estado del Gran Para y Mara&on.—- En los 
» gloriosos reinados del muy alto, poderoso y auguste rey Gatd- 
» Uco — de las Espaflas y de las Indias — el Sr. D. Gàrlos III, 
» — y de la muy alta, poderosa y'augusta reina Fidelisima 
» de Portugal y de los Âlgârves, — la Sra. Da. Maria I* y el 
» Sr. D. Pedro m. s 

En virtud del tratado preliminar de paz y de limites de 4777, 
sus comisarios mandaron erigir provisionalmente este marco : 
aÂ5de juliodel781. 

» Francisco Requena, Teodosio Gonstantino, comisarios de 
» S. M. G. ; Ghermon, comisario de S. M. F. » 

56. En el centre de esta inscripcion se ezpresan los rios qae 
son de comun navegacion & los vasallos de ambascoronas, y los 



HPAilA T rOKTDGAL. 



444 



que respeetiyamente les son priyativos , con arregio i loi arti- 
cuIos6yl3. 

57. Procedieron pues ambos comisarios à la navegadon del 
Marafion aguas abajo, y habiendo llegado à la boca del cafio de 
Abatiparana (g), dijo el portugues ser aqaella la mas occiden- 
tal del Yapurà que se buscaba. 

58. Dttdô el coroisario espaflol de la verdad de esta aserdon, 
7 para averiguar lo cierto, mandô à su segundo que , entrando 
por dicho ca&o (g), observàra si sus aguas corrian del Marafion 
al Tapurâ, 6 por el contrario : pues en el primer caso no podia 
considerarse boca de este la que se buscaba. 

59. Insistiendoelcomisario portugues en su opinion, j sin 
esperrr el éxito de dicho reconocimiento , hizo fijar un marco 
en la referida boca de aquel cafio à la parte boréal de ella; so- 
bre lo cual protesté el comisario espafiol que no lo reconoceria 
por limite, miéntras no estuviera asegurado de ser dicha boca 
la mas occidental del Yapurà. 

60. El éxito acredité la justiciade esta protesta, y comprobô 
la sospecha del comisario espafiol, pues reconociô su segundo, 
acompafiado de un astronome portugues, que las aguas corrian 
del Marafion al Yapurà , y por consiguiente que no podia ser 
dicha boca de este rio. , 

61. Un tan évidente convencimiento no fué bastantepara que 
desistiese el comisario portugues en su opinion, y procuré elu- 
dirlo diciendo , que aunque en el mes de setiembre en que 
reconociô dicho cafio el segundo comisario espafiol, corrian las 
aguas del Marafion al Yapurà, sucedia al contrario en otra 
estacioD que sefialô. 

62. Deseoso el comisario espafiol de decidir esta duda (aunque 
paraél no lo era), y de dar un nuevo convencimiento al portu- 
gues obstioado en su dictàmen, luego que llegd la estadon 
seftalada por este, le aviso aquel para reconocer de nuevo dicho 
cafio ; pero nuncase presto à elle, aunque por muchos afios re- 
pitiô su aviso 6 instancia. 

63. Levantado ya el mapa del rio Marafion desdeTabatinga 
hasta el expresado^ cafio de Abatiparana, se continué desde este 



isoo. 



Mkrt lakoM 

■M MfidMM 

M \tpari. 



IMO. 



flNOMclaltalo 
dtl Ytpaié. 



^Jk BSTAftA T rORTCOAL. 

panje basta el pueblo de Fefe (Alias Ega) ; en euyo tiaje reee- 
nociô el comisario âapaflol la verdadera boca mas occidental 
del Taparà (f) y otras tftrias que, oemo el cafio de Abatiparana, 
dirigen & él en algnnos tiempos las aguas del Marafion , por ser 
el terreno muy bajo y pantanoso , como lo demuestra bien èl 
mapa. 

64. Desde el pueblo de Fefe, donde habian fijado sus campa- 
mentos ambos comisarios, se prepararon para procéder à la de- 
Dupoiit; malt f* marcacion^Tetenlda en el articulo It, que dlce asi : o Conti- 
d.1.. Portuiami. ^ ^^^^^ j^ fronterft subiendo aguas arriba de dicba boca mas 
» occidental del Yapurà y por medio de este rio , basta aquel 
» punto «n que puedan quedar cubiertos los establecimientos 
» portugueses de las orillas dedicbo rio Tapurà y del Negro. » 
05. Para la inteligencia de las operaciones practicadas en eje- 
cncion de esta parte del citado articulo i% es necesario expre- 
sar lo que sobre este punto se acordô en el noveno del cele- 
brado en el afio de 4750, al cual se reflere aquel : dlce pues : 
a Gbntinuari la frontera por medio del rio Yapurà y por los 
» demas rios que se le junten y se acerquen mas al rumbo del 
» norte. » 

66. Propuso el comisario espafiol al portugues que acordasen 
previamente cuâl era el rio que entrando en el Yapurà por la 
banda del norte debia terminar la navegacion aguas arriba de 
este à los Portugueses, y que dejase cubiertos con su curso los 
establecimientos de Portugal en el Yapurà , y los que tuTiesen 
en el rio Negro. 

67. Âccediô à esto el comisario portugues, y en la conferen- 
cla présenté un mapa que su segundo babia leyantado el afio 
anterior; segun el cual propuso el comisario espafiol un rio 
sefialado, en el que reunia las circunstancias de entrar en el 
Yapurà por el rumbo del norte , y 4e cubrir los establecimien- 
to!:; portugueses ; pero do condescendié el de esta nacion. Viendo 
aquel que eran inutiles sus reflexiones en las dilatadas confe- 
rencias que tuvo sobre el asunto, é igualmente sus instancias, 
para que, 6 se firmase por ambos dicho mapa, 6 se le dièse una 
copia de él, se nô obligado à entrar en el Tapurà y bacer la 



lltAllA T POITUOAL. 143 

demarcacion interinamente, por no habene acordâdo oosa al- 
guna sobre la ezpresada disputa. 

68. PiooodiiSsa.al reeonocimiento y demarcacion interina del 
T apura, y despues de cerca de un mes de navegaekm (▼) Uegft- 
ron à la boca del rio Apaporis (i), pooo mas abajo del Salto de 
Cupati, en el cual concnrren todas las oircunstancias, sefiales y 
caractères queprOTlenen de loi articules ix del tratado del aflo 
del7B0ydelxiidel777. 

69. En vista de dicbas sefiales propnso el oomisario espafiol 
que se fijase la boca del ezpresadorio Apaporis (i) por termine, 
de donde no pasasen aguas arriba del Yapurâ los Portugueses, 
por ser conforme al tratado; y que por aquel se continuera la 
demarcacion por la linefi (p) al punto que se debia Qjar en el 
rio Negro. 

70. Sin embargo de ser tan justa y f undada la propuesta, no 
condescendiô el comisario portugues à que se ejecutase, y aun- 
q^ e nunca negô que por dicho rio Apaporis quedaban cubier- 
tos los establecimientos portugueses, solo decia que navegando 
aguas arriba del Y''purà,pa8adoel Salto de Gupati, y al pié 
del Salto Grande de Ubia , se encontraba otro rio mas à propd- 
sito (1) para la demarcacion , con la mira de extender sus do- 
roinios por la linea (r) hâcia los paises al oriente del vireinato 
de Santa Fe, incluyendo tambien la fortaleza espafiola (u) del 
rio Negro. 

71. En este estado propuso el comisario espafiol, que for^ 
mando dos partidas compuestas de vasallos de ambas coronas, 
reconociese una el Apaporis, y la otra navegase por el Yapurâ 
hasta el rio que enunciaba el portugues; pues de haeer estes 
reconocimientos sin la insinuada division, era exponerse à que 
estando prôximo el tiempo de las inundaciones, pereciesen 
muchos por las enfarmedadea que ocasionan, y que al fin que- 
dasen sin reconocer aquellos parajes. 

1± Negôse tambien à esta propuesta el comisario portugues, 
por cuya causa se vi6 obligado el espafiol à procéder de acuerdo; 
y unidas ambas partidas à dichos reconocimientos, que ejeeu- 
taron navegando primero el Yapurâ, y babiendo sahado el 



iie«. 



iU UikH T rOITDOAL. 

iio«, Salto Grande, y reconocido sin poderlo piitr por ler inaecati- 
ble , entraron por la boca que eati 4 lu pté , 7 ei la del rio de 
I08 EDgafios , 6 Comiari (1), que fué el enundado por el porto- 
guee. 

73. AsimismOf reconoderon loi rioi Mesai, Cumaré, Yabiya, 
7 otroB que por la banda del norte entraron unoi en otros haita 
incorporar sus aguas con el refeiido de los Engafios; en*cu7a 
expedicion pasaron diferentes saltos peligrosos, basta llegar à 
los que son inacoesibles. 

74. Descendieron por el Tapnrâ 7 entraron en el Apaporis (i) 
con notable disminucion de los indlviduos de ambas partidas, 
por haber enfermado muchos. como justamente temia el comi- 
éario espa&ol ; 7 babiendo salvado algunos saltos, se retiraron 
las dos partidas sin concluir el reconocimiento, por baber en-^ 
fermado los mas de los que las componîan. 

75. De estes reçonocimientos levantaron mapas \o» comi- 
sariofl, 7 los remitieron à sus respectivas certes, aunque sin las 
Armas de ambos, por baberse negado à ello el portugues. 

76. Hecbo este, se retiraron las partidas al cuartel gênerai 
de Fefe, de donde babian salido; 7 aunque M comisario espa- 
fiol instô repetidas ireces al portugues para.que se pto^^^ediera de 
acuerdo à completar el reconocimiento del rio Apaporis, se 
neg<5 à ello siempre; 7 entre tanto bizo por su parte varios 
reçonocimientos (g) por dominios de Espaiia 7 los estableci- 
mientos (n), motivos de mucbas discordias 7 desavenencias. 

77. Continua el citado articule 12, diciendo : a Como tam- 
bien quedarâ (cubierta) la comunicacion 6 canal de que se 
» servian los mismos Portugueses entre estes dos nos (Yapurà 
n 7 Negro) al tiempo de celebrarse el tratado de limites de 13 
» de enero de 4750 (l), conforme al sentido literal de él 7 de 
su articule 9 : lo que enteramente se ejecutarâ segun el 



(1) En el manuscrito original solo esta copiado el articulo IS del tratado 
de 1777, hasta et punto en que ponemos esta nota; y en seguida tiene la 
advertencia hoita tl fimehade eopiar. Por eso copiâmes todo el dieho ar- 
ticule 11. (ElSdUor.) 



MVAllA T rORTVAAt. 14K 

» estado que entôncM tenian lu« cosas, sin peijndicar lam'' 

» poGo à lai posesiones espaflolas, ni à sus respectiyas per- 

» tenencias y comunicaciones con ellas y con el rio Orinoco. 

» De modo que ni los Espafloles puedan introducirse en los 

» citados estableoimientos y comunicacion portuguesa , ni 

n pasaraguaa abi^o de dichaboca occidental del Yapurft, ni 

D del punto de linea que se formàre en el rio Negro, y en los 

» demas que- en él se introducen; ni los Portngueses subir 

n aguas arriba de los mismos, ni otros rids que se les unen, 

» para pasar del citkdo punto de linea à los establecimientos 

9 espaftoles y à stts comunicaciones; ni remontarse hicia el 

» Orinoco, ni extenderse bâcla las provincias pobladas por 

» Espafta, 6i ]ù6 despoblailos que la ban de pertenecer segun 

» los présentes arliculos. A cnyo On, las personas que se nom- 

» brâren para la ejecdcion de este tratado , se&alaràn aqùellos 

» limites, buscando las lagnnas y limites que se juntea al 

» Yapur& y Negro y se acerquen mas al rumbo del norte ; y 

B en ellos fijaràn el punto de que no deberâ pasar la nave- 

» gacion y uso de la una ni de la otra nacion, cuando, apar- 

» tândose de los rios, baya de continnar la frontera por los 

» montes que médian entre el Orinoco y Marafton 6 Amazônas : 

» enderezando tambien la linea de la raya, cuanto pudiere ser, 

» b&cia el norte, sin reparar en el poco maso ménos delterreno 

» que quede à una û otra coroua, con tal que se logren los 

» expresados flaes, hasta concluir dicha linea donde finalizau 

» los dominios de ambas monarquias. » 

78. Nada de esto se ejecutô, porque los Portugueses no qui- 
sieron manifestar el citado canal do comunicacion de que se 
servian en el aflo de 1750, aunque lo solicité el comisario es- 
paûol , estando en el Yapurâ , bien que ténia ya noticia de su 
situacion (ai). Tampoco permitieron que la partida espaûola 
pasase al rio Negro para seâalar en él el punto (x) de demar- 
cacion entre los actuales establecimientos fronterizos de una y 
otra nacion (San Cirlos Espaûol y Maravitanas Portugues), y 
por consiguiente no pudieron tampoco hacerse los reconoci- 
mientos necesarios para trazar desde él hâcia el oriente la li- 

T. IV. 10 



tif». 



146 



ESPAfiA ï PORTUGAL. 



1100. nea (z) por los montes que médian entve el Orinoco y Amazé- 
nas^ has(a donde fioalizan los dominios de ambas monarquias, 
sin en^bargo de haber estado doce aâos unido con la partida 
portuguesa el comisario espafiol D. Francisco Requei^a , repi- 
tiendo frecuentemente sus instancias para la ejecucion de toda 
esta parte del tratado; al cabo de cuyo tiempo , cansado de las 
vejacioDes, molestias é injusticias que le ocasionaban y hacian 
los Portugueses , se séparé de elles y se retirô à su gobierno de 
Mainas. 

79. No corresponde seguramente lo demarcado por los comir 
sarios de ambas coronas al liempo y caudales invertidos en las 
referidas operaciones; pero con la satisfaccion de no haber te- 
nido la mener parte en ello los Espa&oles , pues siempre estos 
estuvieron prontos al cumplimiento del tratado, y baberse re- 
conocido la ménos buena fe de los Portugueses , no solo en la 
falta de concurreçcia de sus comisarios por algunos parajes, 
sino tambien en el ningun fundamento con que suscitaron du- 
das, y sostuvieron las disputas de que se va à tratar en la se- 
gunda parte. 



SEOUNDA PARTE. 

'Easposidon de las razones que alegaron los comisarios en las insi' 
nuadas disputas, y modo de trazar la linea divisoria en los parajes 
que por esta causa quedaron sîn demarcar. 



Cmitante negativa 

d* loi PortuguMct 

ft U demueaeioii. 



80. La falta de cumplimiento de los tratados de limites cele- 
brados entre ambas coronas desde el tiempo de la conquista, 
ha sido siempre tan ventajosa à la de Portugal como perjudi- 
cial à la de Espaâa. Si la experiencia no lo acreditâra, séria 
increible la extension que por esta causa ban dado sucesiva- 
mente los Portugueses à sus posesiones , como se harà ver en 
lugar mas oportuno. 

81. Por tanto no es de extra&ar que siguiendo el propio sis- 
tema, hayan procurado impedir la demarcacion acordada en 



KSPAfilA T PORTUGAL. 141 

el trfttado del «&• tke 1T17, ya dejando de eonourrir sus comi- 
sarioi oofi los sEapafiotos en diferentes parajea, segua «e ha Irefe- 
rido, Y fa suscHaiido disputas ooa tan poeo 6 QMtgoa fdnda- 
meiiito, oeino se aévertirà en «sla «^uùda parte. 



isoo. 



PaiMaA DUPOTA. 

Sobre si,k Un«» -divisorU debe iMiane <dcgde al uni^o 4* Ban Luh, é 
buscar por la oriUa occidaoUil da la laguna Nasin 4I pnBier arrofo itoari- 
dîonal que entra en au desijguadero, y desde él las xerMaatea (la |os «iAS 
Negro y Yacui , como solicitaba el comisario eapafiol (L C) ,, 6 dirigino 
direcfamenle desde dicho arroyo de San Luis à las expresadâs vertientes, 
como prétendia el poHugues (L B}. 

82. La «pinion dd primero se fanda«n las espresioaes del 
articulo 4 del tratado ; despues de acordarse en él à favor de 
Portugal la enlrada de la li^una de lesiPatos, é<Rio Gwnde de 
San I Pedro (Adi) ., «us verlientes hasta et Yacui (49) , su naipega- 
cion pÂvaUffa;, «1 donikiio de •nbafi bandas , y-M dé lli rMieni 
iueridtoa«l ^aslad aivoyo de Tabin porlas«fiUaBdela9agir(ia 
de la JAangveiia , •«• linea f eela al mar, se cKoe : ti Y pot 4a 
» parte del continente ira la linea desde les orilkn éb dicba 
» laguna de Merin, tomando la difeocion por el primer arroyo 
» meiddional , que entra en el se&gradero 6 desaguad&ro "de 
» ella, y que corre por lo masimnedialo al faerte portugues 
» de San Goozalo. s 

83. ^Cômo pues se habia de comprender en la demavcacion 
este fuerte y el expresado arroyo mevidionall del sangradem de 
la laguna Aïerin , si la linea se dirigiefra segun -cidiétémen del 
comisario ,pQrtugues? 

84. Apoyaba tambien D. José Vairela su opinion en tel «rfi- 
culo 5 del propio traladû, en que se dioe : « Gonfornae Â-k) es- 
» tipulado en los articules antecedeutee , quedariii reeerfadas 
n entre los dominios de unay otra naciou las lagunas de Me- 
» riny de la Manguera.., ly las lenguas de tierraque médian 
n entre ellas y la costa del >mar,,ain que niqguaa de las dos 
» naciones las ocnpe , sirviendo solo de separadon ; de soerte 



PiindamenlM 

da laiolieilod 

dtil comiMrio 

e*piBal 
tobiael triio 

deU 
ilnet diviioria. 



148 



eSPANA Y PORTIGAL. 



1800. 



Prelfniion 
dtlot Porlugueiet, 

y funtlimrnloi 
•B que II ipoytn. 



h que ni los Espaftoles pasen el arroyo de Ghui y de San Mi- 
» guel j hâcia la parle septentrional, ni los Portugueses el arroyo 
» del TahiD, linea recta al mar hâcia la parte méridional. » 

85. De aqui inferia Varela que todo el terreno que bafia la 
laguna de Merin por la parte del occidente , debia pertenecer â 
la corona de Espaâa hasta el arroyo ô rio que en este paraje es 
conocido con el nombre de Pasatini, y que entra en el desagua- 
dero de dicha laguna; pues de lo contrario, 6 babia de quedar 
neutral, ô pasar al dominio de los Portugueses. Lo primero no 
era admisible en su concepto , porque no se expresaba en el 
tratado ; y lo segundo era enteramente contrario al articulo A, 
en el cual se seûalan con la niayor claridad los limites de Por- 
tugal por el Tahin , orillas de las lagunas de la Manguera y 
Merin, y primer arroyo méridional que entra en el desaguadero 
de esta. 

86. Estas sôlidas reflexiones no fueron bastantes â que el co- 
misario portugues desistiese de su primer dictamen. Decia, 
pues , que sin restringir ni ampliar las expresiones del arti- 
culo 3 , era de parecer que en el tratado no se especifîca por 
dônde debe pasar la linea despues de comprender y salvar el 
fuerte de San Miguel. 

87. Bajo el supuesto de esta falta de positiva explicacion, 
opinaba que tan léjos de poder seguir la linea segun el tratado 
por las mârgeues de dicha laguna, era muy conforme â su con- 
testo que se suspendiese la demarcacion por ellas,luego que 
fuese posjble trazarla con direccion à las cabeceras 6 multipli- 
cadas vertientes del rio Negro. 

88. Fuudàbase para ello , en que siendo estas las ùnicas que 
por aquella parte cède el tratado al dominio de Espafla, que- 
daban por cousecuencia indecisas todas las otras que corren por 
la laguna Merin ; é igualmente los terrenos de sus mârgenes, 
hasta que por ambas certes se determinase â cuâl debian perte- 
necer. 

89. Âûadia que determinando el tratado por formales y ex- 
presas palabras que el dominio de Espaîia se extienda en la 
mârgen septentrional del Rio de la Plata y Uruguay hasta sus 



ESPANA Y PORTUGAL. 



14» 



vertienies y las del ho Negro, séria injusta cualquiera otra pre- 
tension que por pi.rte de Espaiia se inyentase. 

90. Entre otras razones mas débiles que las expuestas, alegaba 
tambien que la expresion del tratado relativa al arroyo méri- 
dional que desagua en el sangradero de la lagona Merin &o 
podia Yerificarse; pues aunque las primeras y ùnicas aguas que 
éntran en él, y cuyo curso pasa por las inmediaciones del 
fuerte de San Gonzalo, son las del Piratini, su denominacion 
no es de arroyo sino de rio, y por tanto no puede entenderse 
de él la citada expresion. ' 

91. Probada de este modo la falta de explicacion del tratado 
en el punto de la disputa, y persuadido el comisario portugues 
que debia reservarse su décision â las cortes, expuso que en 
este caso era muy conforme al articulo 16 que los expresados 
terrenos occidentales de la laguna IMerin se aplicasen al Por- 

M.. Dice el citado articulo 16: a Los comisarios 6 personas 
» nombradas en los términos que explica el articulo antece- 
» dente, ademas de las reglas establecidas eu este tratado, ten- 
) drân présente para lo que en él no estuviese especificado, que 
» sus objetos en la demarcacion de la linea divisoria deben ser 
» la reciproca seguridad y perpétua paz y tranquilidad de am- 
» bas naciones, y el total exterminio de los contrabandos que 
» los sûbditos de la una pueden hacer en los dominios ô con 
» los vasallos de la otra, y la conservacion de lo que cada 
» potencia quede poseyendo eu virtud de este tratado y del 
» définitive de limites, asegurando estos de modo que en nin- 
» gun tiempo puedan ofrecerse dudas ni discordias. » 

93. De aqui deducia el comisario portugues que no siendo 
utiles â Espaiia (en su concepto) las orillas y campes fronterizos 
occidentales de la laguna Merin . por la gran distancia de los 
establecimientos espaûoles del Rio de la Plata, y estando desti- 
nados, segun su dictâmen, â quedar neutres, son de absoluta 
necesidad â los Portugueses habitante» del Rio Grande de San 
Pedro para su subsistencia y manutencion de sus gaoados. 

94. Las sôlidas reflexiones del comisario espaûol en esta 



1800. 



iW 



ESPAÇA Y PORTUGAL. 



1800. 

Ciilica 
i* smbn opinionei. 



di^uta dan* abundaiiU materia para nsponder i tes déMles 
fundamentos con qae el portugais quis«tsost«qer su dictàna«n ; 
y am diida^ pov baberle reeoBOcido Mi, y sapontendo ht rtai- 
ntradft folte de expèteaomi en el tratado, reourrié al medio de 
persuadir que, eoeforaae a) actkulo 16, debn decidirse» esfe 
pui|to en flBMot ée PoTingal, pero no eos nicher wânUi, pues 
exaiuiMdai sue razones à la lus de k verdad, léjM ée apefar 
su opiaiNii la deslouye, dando on nuevo reaice à la del comi- 
sark» eepaûol. 

95. Si las orillas occidentales de la lagona MeriB y los terre- 
nos eotre los arcoyos San Luis y Pifatini quedasen privatiTos 
de los Portugnesee^ en lii^r de consegnirae la reeipfoca segu- 
ridad, pas y tranquilidad de ambas naciones, y el extermiuio 
de los e<M>tral)andoa, objetos inkifessAtes qm tanto reeomienda 
el citado avtieel». 16, para que se tougan présentes en semejantee 
casos, se facilitaria el comercio clandestino, y serian mu y fM' 
cueote&ôcontiaiMs'lasdisousiones entre unos y otres'TasaUos. 

Q6> Los Poftugueses en este caso IfaiTarian eon su ma faoi- 
lidad hioift ios estableoimientos espaûoles los efectos de contra- 
bando, sigviendo el euiso aguas arriba de los rios San Luis, 
CebolIaUi Taeuan y Yaguaron , navegables por un largo espa- 
cio; y se baiian duenos de \oa fertiles terrenos en que se en- 
cuentran por sus cabeceras , muy ûliles para la propagaôon de 
gaiiados, en los que sin embargo de pertenecerâ los Espaâoles, 
haï) hecbo furtivamente graades matansas, para aprovecharse 
de los cueresj sebo y grasa } reduciendo considerablemente su 
numéro, con gravisimo perjuicio de sus dneâoâ. 

97. En las cabeceras de los mismos rios ettàn bs belles cam- 
pos que por exceleneia llamaa los del pais de la Baquetia del 
mar; y sigiuen^a su sistema los Povtugueses, nada bastaria 
pava eonteoiBi? las usurpacioaes y discordias ((ue hun hecbo y 
ocasiena|[)Oi hasta los mismos gobevnadofei en terrilovio eepa' 
ilql^ autt du|;a9tft la demaroaoion; pues el aûo de 1786 fné 
aprehendi4<^ ep la lagnna MeriA entre ot|»s embarcacionee na 
champa«, p(»rteneciente al cemaudante poriuguee de Rio Gran- 
de^ y una percion seosii^rabla de eueiosv 



RSPAAA T P0BTU6AL. 



iJU 



98. De lo expuesto se inflere cuia perjudicial séria para lo» 
intereses de Uspafia dejar à los Portugueses el dominlo de los 
terrenos en disputa, aun cuando contra la misma evidenda se 
convenga en que el tratado no los comprendiô asignàndolos à 
Bspafia. De forma que no se puede condescender con el dictâ- 
men d 1 comisario portugues, ya por los insinuados peijuicios 
que de elle resultarian , y ya porque son de ningun momento 
las razones de oonveniencia que alega, reducidas à que los 
habitantes del Rio Grande necesitan de los expresados terrenos 
para su subsîstencia y la manutencion de susganados : y à que, 
porque distende mucho de nuestros establecimientos del Rio de 
la Plata, nos son poco ô nada utiles. 

99. Lo priraero carece de verdad , pues à la banda septen- 
trional del Piratinî hay espaciosos campos incultes, donde los 
Portugueses pueden establecer sus siembras y crias de ganado, 
sin necesitar de los que se hallan âla banda del sur. Y en cuanto 
à lo segundo, aunque es verdad que la orilla y terrenos occi- 
dentales de la lagiina Merin distan de algunos establecimientos 
espaiioles del Rio de la Plata , no estàn léjos de Maldonado, 
Montevideo y los que à estos se sigiien por el norte. 

100. Trazadalalinea divisoriasegun la opinion del comisario 
espaâol D. José Varela, queda por la parte de Espafia el fuerte 
de San Gonzalo (a), que, restablecido, puede servir de barrera 
y coDtener à los Portugueses , asi en sus incursiones para la 
rnatanza y robo de ganado de nuestro territorio, como en la 
clandestine navegacion de la laguna Merin, que debe queJar 
neutral. 

iOl. Con atencion à todo, no queda duda en que, segun el 
tratado, en sus articules 3, 4 y 5, y conforme à lo acordado en 
el 16, es justo y muy convenicnte que la demarcacion se ejecute 
trazando la linea desde el arroyo 6 rio de San Luis por las orillas 
occidentales de la laguna Merin, hasta la boca por donde entra 
en su desaguadero el Piratini (a) , y despues seguir por este à 
buscar las vertientes de los rios Yacui y Grande de San Pedro, 
que ban de quedar por la parte de Portugal, y las del Negro, 
que ban de pertenecer â Espaûa. 



1800. 



xta 



KHVKiiA V POHTIiOAL. 



1(00. 



I 



Espacio que debii 

quedar neuiiil 
rnirccicrtoilimilei. 



! 



109. Si, no obstante lo ezpuesto, el curso de la negooiadon 
que se entable sobre esta maleria llegàre à términos de que 
teDga Espafta que céder algo de su dereoho en el punto de la 
disputa, puede adaptarse un medio que concilie les intereses 
de ambas coronas, y sus respectives vasallos, sin perder<j[e 
vista los importanteA objetos que tanto recomienda el citado 
articule 16. 

103. Kl medio siguiente parece que reune todas estas circuns- 
tancias : 

Desde el arroyo ô rio de San Luis y Marco (A) hasta la boca 
del iTaguai'i (1) en la laguna Merin, deberà trazarse la linea; 
continuarà por sus aguas y las del arroyo Chui (a) que entra en 
él, hasta sus cabeceras (3), que son las que mas seaproximrn à 
las principales del Yaguaron. y seguirâ por la cresta que divide 
por una parte las vertientes del rio Negro, y por la otra las 
que por el citado Yaguaron descienden à la laguna Merin, que- 
dando en la perlenencia de Espaûa los terrenos que hay entre 
cl expresado Yaguari, el Chui, y la principal cdrriente de aquel, 
el Pardo y Gebollati. 

104. Por la parte del sur del torreno en disputa, se trazarâ 
la liuea continu&ndola desde el marco (B) en la barra del 
Tahin, hasta la boca (4) del rio Yaguaron en la misma laguna 
Merin, dirigiéndose despues por el curso de aquel y sus ver- 
tientes hasta (3) que se aproxime dos ô très léguas â la que se 
démarque desde las corrientes al Chui {i} ; de forma que pue- 
dan despues continuar los limitf^s con esta proporcion, hasta 
unirse con los establecidos por cima del fuerte de Sauta Te- 
cla (k), segun demuestran los marcos (E). 

1U5. El espacio (1, 3, 3 y 4) que média entre los expresados 
rios Yaguaron, Taciiari y Chui , debe quedar neutral para am- 
bas naciones, sin que ninguna de ellas pueda hacer estableci- 
mieutos en él ; el terreno que hay entre el Piratini y el Yagua- 
ron es el que Espaûa cède à Portugal, con lo que se evitarâ en 
el mejor modo posible la comunicacion de unes y otros vasallos 
por esta parte y los contrabandos y disensiones que son consi- 
guientes. 



1 

Il !> 



;8 circuns- 



BSPA^A T PURTUGAL. 153 

i06. Por estas mismas causas séria muy oportuno acordar, 
que ni los vasallos de Espafia, ni los de Portugal, pudieran na- 
vegarlalagunaMerin; pero si no se quisiere establecer esto 
tan absoluta y riguroeamente, puede permitirse à los Espaûoles 
la navegacion de la laguna hasta la boca (1) del Yaguari, y k 
los Portugueses desde el desaguadero hasta la boca (4) del Ya- 
guaron. 

107. Aunque es muy fôcil pasarde estos limites, y mas à los 
Portugueses acoslumbrados à violarlos desde muy atras , sin 
embargo las guardias 6 fuertesque deberàn ponerse en laorilla 
de la misma laguna à la banda oriental de la boca del Yaguari 
por la parte de Espafia, y â la septentrional de la del Yaguaron 
por la de Portugal celarân su observacion, ayudando â aquella 
la del fuerte de ban Miguel, y â esta la que pueden establecer 
los Portugueses en la boca del desaguadero de la laguna. 

108. Por el curso de los expresados rios Yaguari, Chui y Ya- 
guaron, deberàn establecersemarcos y aun guardias en algunos 
parajes por ambas coronas; fijando los de Espaîia en la banda 
méridional del primero, y en la del Chui y su cabecera; y los 
de Portugal en la septentrional del referido Yaguaron , hasta 
aquellas vertientes que mas se aproximan â las del Chui, y 
desde alli continuarân aproximândose todo lo posible los limi- 
tes de una y otra potencia, hasta que la faja neutral que baya 
de quedar en medio sea solo de dos ô très léguas : observando 
siempre la régla de dejar las vertientes de los rios de su priva- 
tiva pertenencia , y lo mismo por la de Espaîia, hasta unirlos 
con los marcos ya establecidos (E), segun queda expuesto ; ven- 
ciendo à ites^ segun se propondrâ oportunameute, la dificultad 
que impidiô la demarcacion en las inmediaciones del fuerte de 
SanlaTecIa. 

109. Para la mas fâcil comprension de este proyecto, se ha 
se&alado en el mapa el paraje par donde , segun él, deben tra- 
zarse las lineas espafiola y portuguesa : la primera con los ca- 
ractères (A. A. Cl, 2), y la segunda con los (B. B. C. 3, 4) ; y 
por consiguiente el espacio de terreno neutral se mauifiesta con 
(<, 2, 3, 4). 



1100. 



Sulieita 

el comitirio 

porlogOM 

que fea 

de S 1 6 Icgaai. 



1.S4 



RSPAfiA Y PORTUGAL. 



}8»0. 



SBCDNDA DISPUTA. 

Sobre el etpucw que debia quedar neutral entre les limitet de gna y olra 
potençia «n el menio 6 cuchilla que divide lus aguas 6 verllentei de los 

. rios Yacui y Grande de San Pedro por la parte de Portugal, y las del Ne- 
gro por la de Espana, en las inmediaciones del ftierte espanol de Santa 
Tecla(l(). 



SolieiiDd 

ilel comitario 

ponuguei. 



El comitirio 
efpafiol tostieno 
qae no debe ler 

tan exienio. 



1 10. Despues de bechos los reconocimientos necesarios para 
este puato de demarcacion, solicitô el comisario porliigucs que 
entre las llneas de los dominios de Espaça y Portugal se dejase 
unafaja de terreno neutral de 5 6 6 léguas; alegando para esto 
el articulo 6 del tratado, en que se dice que à semejanza de lo 
establecido en el articulo antécédente , quedar& tambien reser- 
vadoen lo restante de, la linea divisoria un espacio suflciente 
entre les limites de ambas naciones. 

1 H . No expresô el comisario portugues, ni le era fâcil mani- 
festar, una sola razon que persuadiera insuflcicnte la faja neu- 
tral de ménos extension que la de cinco léguas , para que me- 
diâra entre los dominios de una y otra monarquia ; pero muy 
pronto desoubriô el objeto de su infundadn solicitud , prelen- 
diendo, por un o6cio que pasô al comisario espaûcl, la destruc- 
cion del citado fuerte de Santa Tecla (k) , alegando para ello el 
citado articulo 6 y el 19 del tratado, en que se previene , que 
en el terreno neutral no pueda ningun^ de las dos potencias 
tener fuerte, poblacion y establecimiento, aprovecharse ni en- 
trar en él. De forma que el comisario portugues procedié à esta 
segunda solicitud, como si la disputa se hubiera ya decidido 
segun su dictâmen ; en cuyo caso era consiguiente convenir en 
la pretendida destruccion del citado fuerte. 

112. Gonvino el comisario D. José Yarela en lo dispuestopor 
los articules 6 y 49, que citaba el portugues, pero le manifesté 
que en ninguno de ellos se previene que eT espacio de la faja, 
6 terreno neutral, sea de cinco 6 seis léguas, y si, solo , que en 
defecto de lagos y rios que puedan servir de limite fijo é inde- 



F.SPANA Y PORTUGAL. 



18S 



leble, se busqoAD Us cumbres de los montas mas sei&alado»^ 
quedando estos y sus faldas por téimin» neutral divisorio; 
cuya disposicion aplicada al caso de la disputa, resultaba que- 
dar neutral la cucbilla que Teparte aguas poc el norte al arroyo 
de Iviramini, que los Portugueses eu su plauo lo denominan 
Icabicuarmiai; y por el sur al rio Negro, cuya extension es de 
UQ cuarto de Vagua , suficiente para que no se confuudan en 
ningun tiempo los liinites de las respectivas posasiones; eon la 
cual queda el fuerte de Santa Tecla & média milla de distancia 
de la liAea por la parte de Espaiia. 

113. Auu cuando no bubieran sido tan débiles las razones 
del comisario portugues , ni tau claras y convincentes las del 
espafiol, no hubiera condescendido este con la solicitud de 
aquel, por hallarse instruido del objeto y 6a para que se habia 
construido el fuerte de Santa Tecla , y el desi^^^o de pretender 
su demolicion. 

^ 14. Luego que el ganado vacuno empezé â multiplicarsc y 
extenderse por las riberas del rio Negco , lleg6 â tal punto la 
codicia de los Portugueses , quQ m el espaclo de ciuco à seis 
a&os extrajerou de alli mas de cuarenU mil reses. Para atajar 
este desôrden, mandô D. Juan José de Vertiz , siendo goberna- 
dor de Quenos Aires , coustruir el expresado fuerte de Santa 
Tecla, y pasô â él una guarnicion de cincueuta hombres de 
tropa veterana al mando de dos oficiales , con la obligacion de 
registrar de tiempo en tiempo la canipa&a y perseguir â los 
contrabavdistas y cbangadores. 

115. Dicbo, fuerte fué demolido por el coronel portugues 
I). Rafaël Pinto Bandeyra, en las ùltimas desavenencias entre 
Espaâa y Portugal ; pero lo mandô reedificar despues D. Pedro- 
de Cebâllos, couocieodo su importancia para la seguridad y 
Gustodia de la frontera, é impedir las oorrerias y pillajes de los 
Portugueses, que empeâados en tener por alli el paso libre, no 
bati omitido medio alguno parapropoccionàrselo. 

1^6. i^ta brève y'sencilla relacion histôrica del fuerte 
de Santa Tecla maoiâesta desde luego las justas causas con 
que el comisaFÏo e8|>afio) «o^tradijo la solicitud del portu^ 



1800. 



Etfondtda 

la prcteiitiiin 

del comitïriu 

e*paQol. 



ItM 



uwaHk y poRTunAL. 



Mm!» il* Irciar 
Il llnM 



guM, lobre lu demolioion 7 It necesidad de conservarlo. 

117. Por tanto, debe iniistirae en que la Unea de demarca- 
oion, legun el proyeoto de la anterior disputa, se continUe 
deide los puntos (3, 3), que se establexcan en las oabeceras del 
arroyo Chui y del Yaguaron , hasta encontrar los primero» 
marcos (E) colocados en las iiunediadoues del fuerte do Santa 
Teola porta parte del norte, dejando por su longitud unespaoio 
ueutral mas à niénos ancbo, aogun lo permita el terreno, pero 
de modo que diobo fuerte quede en la parte de Espafla ; lo que 
puede veriûoarse truzando las lineas (K, S), segun se demuestra 
eu ol mapa. 

118. Uospues de baber Golocado los diez marcos que estàn 
al norte del exprosado fuerte de Sauta Tecla, se suscitô la 



TBRCGRA DISPUTA. 



Sobra ti loi yarhales (f) lituudos al orionto do nlgunos arroyoi y rios quo 
dan tui «guai al Yaoui y Grande de Snn Podro do cuyo aprovechamienio 
oat&n «n pousion los puebioa otpaAoies del Uruguay, doben quedar à la 
parte de Eipa&a 4 i la de Portugal. 



SetHV »i i)i'lu>n 

A U K»|iiiftn 

A *l l'«rlH(iiil 

ttttXo* vcrbilrt 



119. Cadaunode los comisarios pretendia los expresados 
yerbales para su respectiva corte, apoyândose aiubos en los ar- 
ticulos del tratado. 

130. Solicitaba D. José Varela que desde Inentradadel Monte 
Grande Respecte de cordillera) se pasar& à buscar en el Uruguay 
la boca del Pepiri-guazi), siguiendo por la serrania la demar- 
cacion ; pues asi se salvaban por una parte los establecimientos 
portugueses, y por otra los Espaftoles, en observancia de lo 
prevenido sobre este punto en el articule 4*, en que se reco- 
mienda tambien i los comisarios que lleven la linea divisoria 
siguiendo la direccion de sus montes por sus cumbres. 

131. El comisario portugues apoyabaasimismosupretension 
en el propio articule A, pues en él sedispoue que la perte- 
uencia de Portugal ha de seguir por las cabeceras de los rios 
que corren hicia el Grande y el Yacui, cuya disposicion es cou- 



UtkHk T POUTUOAL. 



iUl 



siguiente A lo que en el raismo articnlo se previene, & iab«r : 
que loi rîos que corran por cnalquiera de los dominios, perte- 
nezoan i é\ desde sus naoimientos 6 vertientei. (k)rriendo pues 
los expresados rios Yacul y Grande de San Pedro por los doml- 
nios de Portugal, era indisputable el derecho de este Asus ver- 
tienles, de forma que estas con sus nacimientos debian quedar 
de su pertenencia fuera de la linea : lo cual nopodiaveriflcarse 
trazdndola por donde proponia ysolicitabaolcomisarioespaflol, 
respecto de que interceptAndose asi las expresadas vertientes 
habian de quedar entônces por la parte de Espa&a. 

123. Ademas de estas razones que ambos comisarios alegaban 
fundados en el articule 4 dol tratado, oxpuso cada uno otrns 
v&rias, utiles 6 de convenioncia para los respectives vasallos. 

433. Deciu Varela, que los habitantes de algunos pueblos 
espaftoles del Uruguay no podian subsistir sin los expresados 
yerbales ; pues de elles sacaban la yerba cou que, comerciando 
en otros pueblos, adquiriaii los ganados y otros efectos indis- 
pensables. 

i24. El comisario portugues exponia , que el dilatado viaye 
que los Indios de los pueblos espaiioleshaciananualmentepara 
aprevecharse de las yerbas, les ocasionaba gravisiinos perjuv 
cios, ya por los insultes de los Indios infieles. yyaporqne 
siendo casi todo el camino despoblado y teniendo que Uevar 
desde sus casas el preciso mantenimiento, eran muy frecuentes 
las enfermedades morlales que padecian, originândose de aqui 
la despoblacion y falta de muchos lugares. 

125. Ùltimamente, rebatiô el comisario Varela esta espe- 
ciosa razon del portugues, manifestândole que la despoblacion 
que se advertia eu el terri torio de Espaûa no la habian oca- 
sionado los viajes de los Indios i los expresados yerbales, sino 
la usurpacion que bizo de ellos el virey portugues de Rio Ja- 
neiro, conde de Boba, durante las demarcaciones del tratado 
del aûo i750 ; obligàndolos por fuerza à transmigrar de sus ho- 
gares, y establecerse en lo interior delBrasil. 

126. Examinadas con la imparcialidad que corresponde las 
opiniones de ambos crooisarios en esta disputa, se advierte 



lift. 



Se iulifica 

de inlundaila 

la «olii'iluJ 



M 



198 RSPAflA T rORTUGAt. 

deflde laego que la del portngues tiene mas sôlido apoyo en el 
tratado ; pues deolaràndo»e expresamente en el articulo 4 que 
la pertenenoia de Portugal coutiouarâ por las eabeoeras 4e los 
rïM que corren hAeia tos denoroiimdas Gmnde y Yacui^no cabe 
la menor duda en qtie la Hnea (P) debe traurae de ihodo que 
las salve, dej&ndolas par la parte de km dominios portuguems. 
137. Es verdad que en este oaso ir& ia demarcacion por tin 
albardon lise que divrde aguas por una parte para los Cfxfre- 
sados rios Yacui y Grande, y por otra para el Uruguay, y que 
por ser pais llano podrin pasar fÀcilmente sus reepeetivos li- 
nwtei los vasalios de una y otra coroua ; peh) adetnas de que 
esta mayor facilidad no debe oonsiderarse svflciente paraprivar 
& Portugal de unos terrenos que tan expresamente depclara en 
su favor el tratado, puede ocnrrirse à la insinuadatransgresion 
de Hmites por medio de algun fnerte, que «on lus correspon- 
dientes guardias se ooloqtte en paraje oportuno. 

128. fil comisario Varela se empeftô en sostencrsu dict&riien 
mas de lo que permitia la justicia de la causa y la utilidftd de 
los terrenos en disputa : pues estos no pueden con propiedad 
llaniarse establecimientos espafloles, de los que dice tk tratado 
que debe salvar la linea, por el solo becbo de aprovechar^ de 
snsiyerbas'los haWtant«s de los pueblos de Espaiia ; y la uli- 
lidad y necesidad de los Indios espafioles del Uruguay que las 
disfrutan, provienen de que acestumbrados â reeogerla del 
modo referido, no han procurado sembrarla y cultivaft4a en los 
terrenos inmediatos. Asi lo persuade el segundo comisario 
D. Diego de Âlvear en sji diario, pues describ)e«do la yerba 
del 'Paraguay, las peregrinaciones y faenas de los Indiofs para 
buscarla, beueficiarla y conducirla â los pueblos de eu domi- 
cilio, maniflesta su preocupacion en no sembrarla, respeoto de 
qne babiéndose hecho en algunas partes semonteras de ella, 
ha correspottdido eoii abundancia y de buena calidad. 

129. En "vislade lo expiieato y con ntencion â \o que con- 
vendrâ proponer en dtrospuntos de disputa , pareee juste que 
esta se décida llevando la linea (F) por el Teferido albardon 6 
cresta que divide aguas, por una parte al Uruguay, y por otra 



U»A^A T rORTUOAL. |||9 

al Yaoïii y Rio Grande , con sus inarcas y correspond'ente faja 
neutral , desde los diex ya colocados (Ë) en el anterior terreno, 
hasta dcjar eu la pertenencia de Portugal las verlientes de di- 
chos rios, con los expresados yerbales, à un de conlinuarla des- 
pues, segun corresponda unirla ( siguiendo el nuevo proyecto) 
con las cabeceras (6^ 7) de los Uruguay-pitas, y por el curso 
de estes rios con las bocas de los Pepiri-guazùesenel Uruguay. 
« 4|ue es el asunto de la . 



tlOf. 



OOARTA DISPUTA. 



Sobre loU'Verdaderoi Tioa Pepirf-guaiA y ^an Antonf'). 



130. Una omision de los comisarios nombrados para 1. da- 
marcacionde la linea divisoria, acordada en el tr'.a ' > del aùo 
de 1750, y un conveuio y documento que à su oons^3uencia 
hicieron y otorgarou, dieron rootivo à la présente disputa. 

131. Diôse à dichos comisarios una instruccion de comun 
acuerdo de ambas certes, en que, conforme al tratado, se les 
previno, que la linea debia demarcar, entrando po »! Uruguay 
al Pepiri-guazû, y navegando por este hasta sus verlientes, para 
desde ellas buscar las de San Antonio, que entran en el Iguazù 
ô Guritibâ. 

432. Los caractères con que on dicha instruccion y mapa 
consiguieilte delta, formado con i^ ^^ acuerdo, se sefialôel 
Pepiri-guazû, fueron : rio caudaloso, vc^. una isla monstruosa en 
[rente de su boca ; un grande arrecife en [rente de sv, barra ; y es- 
tar esta aguas arriba del Uruguo'/ pi ta. 

133. En el conocimiento vm: de esta parte de la demarca- 
cion hicieron los expre&ados comisarios en el aûo de 1759, no 
los acompaû6 otra persona prâctica que un Indio de las inme- 
diatas Misiones, que habia hecho un solo viaje por el Uruguay : 
navegando pues aguas arriba , encontrarou d la banda septen- 
trional de este rio la barra de uno (G) que dicho prdctico les 
dijo ser el Ptspiri-guazù. 



r>.l» 

lot «n^uiidsiM riM 

Piipirl>guitA 

y Han Aiitoaio. 



160 



K8PANA Y PORTUGAL. 



18C0. f 34* No hallando en él los comisarios las sefiales referidas, 

dudaron de la aserciôn del prictico ; con cuyo motivo conti- 
nuando la navegacion aguas arriba por el propio rio . recono- 
cieroD , pasadas pocas millas , y â la banda méridional , ctra 
barra 6 boca de uto (G), que dijo el pràctico ser el Uruguay-' 
pita; pero la circunstancia de hallarse este por cima de aquel â 
que habia dado el pràctico el nombre de Pepirî-gujizù, contra 
lo expresado de dicho mapa, les aumentô la duda de ser los se- 
Aalados; y por tanto siguieron su navegacion hasta un saltode 
una toesa , por donde caen las aguas con tal precipitacion que 
hace difîcil su paso. 

135. Con este motivo, y desconfiando de hallar mas arriba, 
por la parte septentrional , rio alguno à qulen conviniesen las 
sefiales y caractères con que la instruccion y mapa describian 
el Pepiri-guazû, descendieron desde aquel paraje por el mismo 
Uruguay, y retirândose , otorgaron un documento en que, sin 
embargo de no convenir â los rios reconocidos las sefiales con 
que se caracterizaban el Pepiri-guazû y el Uruguay-pita, acor- 
daron que eran estes los denominados asi por el pràctico, des- 
cansando sobre la asercion de este contra tan convincentes 
fundamentos. ^' 

136. Esta indiscreta desconfîanza de los comisarios demarca- 
dores para la ejccucion del tratado del aîiode 4750, que les 
hizo omitir la continùacion del reconocimienlo del Uruguay, y 
el precipitado acuerdo y subsiguiente documento que otorga- 
ron, y â que no debieron procéder sin especial érden de las 
certes, fueron todo el apoyo de los Portugueses, para no conve- 
nir ahora con los Espaûoles en la situacion y curso de los ver- 
daderos rios Pepiri-guazù y Uruguay-pita (HH); siendo de ad- 
vertir, aunque de paso , que ellos mismos conocian , y no pue- 
den dejar de conocer, el error de los antiguos demarcadores : 
como manifiesta el hecho de haber descendido â los reconoci- 
mientos del Uruguay, segun queda referido en la primera 
parte (a) ; pero como en el segundo, y mas en el tercero, se les 
hizo patente de un modo innegable el verdadero Pepiri-guazû (H), 
no tuvo otro arbitrio el segundo comisario portugues D. Juan 



sin 



ESPAÇA T PORTUGAL. 161 

Francisco Roscio, para impedir la demarcacion que era consi^ 
guieote, y que en todos tiempos ha intentado eludirla cortede 
Portugal, que ezcusarse, como lo hizo, â buscar las vertientes 
6 cabeceras del rlo San Antonio (H), cuando se faallaban en las 
del verdadero Pepiri-guazû (b), sin embargo de que, segun el 
tratado , era esta la operacion que se seguia, y una de las que 
debian practicar los segundos comisarios de ambas partidas, 
por habérseles encargado la ejecucion de lo prevenido y dis- 
puesto en el artîculo 8. 

137. Aunque por los motivos referidos quedô sin demarcar 
esta parte de la llnea divisoria, los reconocimientos bechos por 
los astronomes y demas dependientes de las partidas de los dos 
primeros comisarios, por sus segundos despues, y ùltimamente 
por la partida espaâola de D. Diego de Alvear, no dejan duda 
en que los verdaderos rios (H H H) Urùguay-pita, Pepiri-guazû 
y San Antonio son los que se denominan asi en el mapa, y es- 
tân situados mas arriba de los que tuvieron por taies los de- 
marcadores del afto de i750. 

138. Por tanto, en observancia de lo expresamente acordado 
en los articules 4 y 8 del tratado del afio de 1777, es indispu- 
table el derecho de Espaûa â que la demarcacion se ejecute por 
los expresados rios. 

139. Este se entiende en el caso de que no se estime conve- 
niente adoptar otro medio, quizà mas ventajoso â las dos na- 
ciones, y mas conforme à los principales objetos de sus dos so- 
beranos : tal parece el que se va & proponer. 

140. Ya se ha referido que los principales fines en la demar- 
cacion de la linea divisoria deben ser la reciproca seguridad, 
perpétua paz y tranquilidad de ambas naciones, y el total ex- 
terininio de los contrabandos que los siî.bditos de la una pueden 
hacer en los dominiosy con los vasallos de la otra. Desde luego 
se conoce que, para conseguirlos , no hay medio mas oportuno 
que impedir, en cuanto sea posible y lo permita el terreno, la 
facil y frecuente conmnicacion entre los rasallps de las dos co- 
ronas; y que esto no podrâ lograrse miéntras haya rios de co- 
mun navegacion. 

ï. IV. 11 



1800. 



Son tôt <|n» •! 
eomiuri» MpaDul 
dnignô por Ulet. 



Un medio 

reiiproeimtoM 

ùiil. 



162 tBTkkk T PORTUGAL. 

1 8oa . Ul . Eg agÛQÎsmo évidente» que el espacio de veinte ô treinta 

léguas es de ««y poca^ coosideracion par& cu,alquiera de lasdoe 
naciones, roepecto de que los poaeea tau dilatados , que si re- 
plegâraa au poblacion k un término proporcionado para sacar 
de ellos toda la utiUdad y aprovecbaouentDS, que mejor cuitii-^ 
vados y beneficiados eïan consiguienlea 4 su fertilidad en las 
producciones naturales de que abundan, y de qw son su^p- 
tibles, no cabe duda en que sin el mener pefjuicio ni roeuos- 
cabo de las riquezas de los habitantes, y acaso con aumento de 
estas, lograrian los respectiyos Estados ô metiKÎpolis los n^nwaos 
6 mayores intereses que boy sacan de sus cq^onias ; aSadién- 
dose i esto las grandes ventajas de poder «rreglar nieior su go- 
bierno, y atender i su defensa con mas facilidad y piénos 
gastos. 

142. Aunque esta m4;iia»a es. tan cierta qwm> conformai los 
principios de todabuenapoljit^ca^ permitasecita^ s^^Hj^jilps.^em'? 
plares en su comproÈacion. "7,. \^-^ î„,:p ,5 \t, ■ tn ;r;^^^ >n > ?^'' 
^ 143. La Francia ha poseido hasU ahwa la tercera paxte„ 6 

poco mas, de la isla de Santo Domingo, y no de su mfjor ter- 
reno ; pero sin embargo, ba aacado de ella mucbas mas ventajas 
que la Espafia de las otras dos de su privativa pertenencia; (^ 
para bablar con propiedad : la parte francesa ba coi^trili^ida i 
su metrôpoli, y la espadola no ba podido mantenerae sin el 
auxiliode un crec^Q^it|]|iadq^ aue^ i^^ 
deMéjico. ' '''■•■"' j""' ' ' , .. ,r,3- 

144. Lo mismo sucede boy à Ë^paâa con la& demas islos y- 
algunas provincias de nnas y otras Indias; de forma qu|^ pue- 
den considerarse como verdaderas cargas del ËsMido, ad paso 
que las posesiones que en unas y otras tienen los Ingleses, 
Uolandeses y Uinamaïqueses, no solo producen para suconsai*- 
vacion y defen^, sino que cQntribuyenâ,susre$pectiyas melr4rr 
polis considérables sumas. i -i 

145. Résulta, pues, demostrado, que los iniportante£f objetos 
à que se dirige \g, demarcacion de la linea divisoria entre los 
dominios de Espai^ y Fortug^l, no podciu conseguirse mién- 
tras sea fâcil la comunicacion de unes y otros nasallos; que 



kspaAa t rovntiàt. ^iH 

éstà flo podk éTltaÂb habienAyrios die «MtMmtisrvegiéie»; tjue 
\aayeiïttLiis§ffHliVtâ&AeS de Va» ptstslôDés de Amériiea, segaii 
S1I presenfe^estadf», fé\ ({ti« fttru uâàtitupdt alguttos^glif, no 
son en pnptm^on i m ^imA6rt, sMm (A ndmeio'dtt srtf» lubi^ 
tantes, y eoMigtfiflntiâ itta^(!ttI)tnM t IfétHÊffidcr; y {(«r taîtto, 
que el espacio de veiilfe 6 tttMû V^iiàtf is tefMn<y es de nray 
pocacDnsidi9fâ«fioirpataeiia!i(|ttiértf de laf dos ttàeidneê, ^em-^, 
pre que por Mite mèdh» M eoflsigst là i«(%de<r seguridàd ^ pétf 
pétua paz y trant](oilfd^d de ambàs ûaciditéâ, j el totaf exfeii^f, 
minio de h» touXrêàimûtis ^tfâ Ibs ^bdîf^ de* Ta ûtsa puedan' 
hacer en \6t domiitfiosr 6 dfXù Itiâ tasaTl(te dis la dira • 

f4e. IhUérese de todd, qtie sfn d\Ida es To mas conveniei^ 
trazar la linest divfiarfa , dc! modo qtle fdVéï'cepfen el eufM'de 
les ries y sns dos itéras iS orillas, p&ra etîtar que sea eomom Fa 
navegados confDntfe ât 10 pi^venidb en el avMcnlo 49, y solo 
resta examinar si sera: f&dl éjecu^tlof tït nOfaBIe perjuicb, en 
les que, signiendiff el lAratado del aflo r777, halMn ëe set ngT^ 
gables para los Espaiioles y Portugueses. 

147. Dr esta daM'SDn toâ rios DJru'gttaçr, P^ipiri^^azd y %n 
Antonio, sobfe* que' se nfsît esta dlbptft^; pero no bay mpar^ 
en dirigir ht Iltfea deî fflodo sig^erttB : "^ 

148. Desd'6'los tUtimos marcos(ff, 7)' que se constrayan eo el 
extremo de liryfeiéa (F)f, con arreglo â lo propnesto en la ante- 
rior disputa, sahraiîdo por la' parte de Portugal fos ifeferidos 
yerbales , con? tas corrientes' & eabeceras de lot» rios< Yaeu£ y 
Grande de San Pledre, y por la de fi^pafiaj las dé \o» rios Negro 
y Uruguay, $e continuarà la linea con su intermedia faja neiii- 
tral maâ 6 ménos extensa, segutt' to exij» el terreno,'ba8fa 
encontrarlas aguas'd vertienfes qiïe distando ménos' entre ii, 
se dirijan las una^aî Oraguayf ila (G]f delor aniignois demar>- 
cadores, que podrâ ITamane espaSol, m$\ia este ptoyecto, y lu 
otras al Uruguay-pita (H) verdadero 6 portugues. 

149. Desde estes puntos, donde se pondràn los dltimos mar- 
cos, segohràn lOB limites agnas abajo, consideràndose neutral el 
terreno que média entre los dos Urugoay-pitas espa&ol y por>- 
tugnes, para et efecto de no^ poder construir en é) pobhcion 6 



tH«. 



164 KSPAftA T PORTUGAt. 

1800. forialeia ; pero atendida sa extension , sera licite à los respeo^ 
tivos yasallos aproveebarse de las producciones naturales dé 
los espacios que médian entre las vertientes que yayan à ellos; 
de forma que ni los Espaiioles puedan pasar de las cabeceras 
cuyas aguas se dirijan à su Uruguay-pita vG)» ni los PortUf 
gueses de las que corran hdcia el suyo (H). 

150. La banda oriental del verdadero Uruguay-pita (H) ser& 
privativa de los Portugueses, y podrân bacer en ella losestable- 
cimientos que quieran , y la occidental (G) del de los antiguos 
demarcadoras pertenecerà del mismo modo à los Espafloles. La 
banda oriental de este y la occidental de aquel pertenecerin 
tamblen à Espaiia la primera, y à Portugal la segunda ; pero 
solaniente para el efecto de aprovechar sus producciones, y de 
ningun modo para establecerse en ellos, ni formar poblaciones . 
que ban de probibirse reciprocamente, y celarse la observancia 
de este punto con el, mayor rigor : en estos termines continuarà 
la linea hasta los desembocaderos de dicho Uruguay-pita en el 
Uruguay-grande. 

i 51. Los Espaiioles y los Portugueses podràn navegar priva- 
tivamcnte sus respectives Uruguay-pitas , y entrar en el Uru- 
guay-grande; pero no pasarân los primeros de la boca del suyo 
aguas arriba de este , ni los segundos aguas abajo de la del 
Uruguay-pita mas oriental, quedando, por consiguiente, neutral 
' el espacio (8) del Uruguay-grande que média entre las dos 
expresadas bocas de los Uruguay-pitas espaâol y portugues. 

152. Establecida asi la linea divisoria, quedarà precavido 
todo motivo de disensiones entre unes y otros vasallos, y que 
puedan por esta parte bacer contrabandos ; contribuyendo 
mucho para evitar toda comunicacion entre ellos el Salto 
Grande, que hay en la parte neutral del Uruguay. 

153. Desde este rio seguirâ la demarcacion en los propios 
termines por los denominados Pepiri-guazds basta sus cabe- 
ceras ; la de Espaîia por el de los antiguos demarcadores (G) , y 
la de Portugal por el verdadero (H), continuando despues la 
linea à buscar por tierra las cabeceras de los rios San Antonio, 
la de los Espaûoles el de los antiguos demarcadores (G), que 



BSPANA Y PORTUGAL. 



\w 



reeonoderon los segnndos comisarios de las primeras partidu 
Alvear y Roscio, y la de los Portiigneses el yerdadero Saa An- 
tonio (H), que reconocid el astrônomo espaflol. 

154. Por los expresados rios San Antonio (GH) seguiri la 
Hnea hasta sus respectivas bocas en el Coritibâ ô [guazù-grande, 
y asi en estes como en los Pepiri-guazûs se observarân las mis- 
mas reglas présentas respecte à los Uragoay-pitas; de forma 
que ha de quedar neutre el terreno que média entre ellos; y 
aunque unes y otrcs vasallos de Espafla y Portugal podrftn 
navegar los rios de su pertenencia y hacer establecimientos en 
sus orillas por la parte de sus dominios^ no los podràn hacer 
en la opuesta dël terreno neutral ; cuyas producciones naturales 
disfrutaràn solamente, si les acomodase, en los parajes com- 
prendidos entre las aguas que corren à ellos. 

155. Es de créer que la corle de Portugal condescienda con 
este nuevo proyecto de demarcacion desde las cabeceras de los 
rios Uruguay-pitas (GH), hasta las bocas de los San Antonio 
en el Guritibâ, ya por las razones de redproca conveniencia en 
que se funda, y ya porque léjos de céder cosa alguna de lo 
que le corresponde, segnn el tratado del aiio de 1777, puede 
decirse con verdad, que Espafta cède de lo que le pertenece por 
él. Pero si, no obstante, pusiesen aignn reparo 6 dificultad los 
Portugueses, serfa bien fâcil desvanecerla con las reflexiones 
que suministraban los principios sobre que se funda la pro- 
puesta. 

156. No sucederâ acaso lo mismo con la demarcacion que si- 
gne; pero tampoco faltarân razones para persuadirla conforme 
y arreglada à las intenciones , utilidades y ventajas de ambas 
cortes. 

157. Aunque desde las bocas de los rios San Antonio en el 
Curitibà hasta el punto de la siguiente disputa hay un grande 
espacio de demarcacion, lo comprendemos en ella, porque el 
proyecto que propondremos abraza unes y otros terrenos. 



IM*. 



m 



IWAIA T rORTlKlAL. 



Sobre li tiluaeioa 
M r!« Ifuarejr. 



1«MS U . 

'^^"^ 'flwiin »WPOTÀ. 

m» JwnWlvi W Mb pw» liW iNttf* wt »w<» iP >l Pwwé qmdage iirlmtiva <f 
P^rt^|BfajylO|Vl^|^oMf«f^,«fl^^ 

Ittft. Queda reférido en h pjrimiBra parte, que notickMaa las 
certes df gu9 m W3» rio cpnocido fipn el nombre de Iguarey 
que f!Ktr4w §0 nli Pa^SAi por ci»a da su Salto Giande, acorda- 
iQ^ ^m^mtnmmm qy^ loou l««ha de 9 de jupio de 1778 se 
)«p di^p 4lo9^cpausank>s« eotre Qtras co^is^ qui» su^tilujeran al 
JSMimi ^iSm entra e» el Faraud par ciwa d« 8» Mt9 Grande, 
y que siguiendo si) ç^r^o «guas arriba basta fU3 cabeoeras, di- 
rJgie^MW U linw à la» d«liU93iiupediato que entra e^^el Para- 
guay, que es el Ipaué -guazù (b) (a). » n y htoO ! • 

i^9' Los fiouwsaribs pprtugueses »e d^senteudieron de dieha 

iustrucpipu m Iqs puAtQs que oo les aoumodabai} , pouk> el de 

ti Gir«V«i iguarry. la j^reseut^ di^puta; j asj £8 que el virey del Jauéiro insistia 

W que ]^a rio Iguarey, auuque corrompido su nombre en 

Garej (J)^el eual entra enel Paranà por bajo de su Salto Grande. 

1^. âw embargo de que esta situaciou es diametralmente 
9|uie8ta i lo que j$e ei^presa eu el tratado del ano de 1750, y à 
las instruççipjues dadas à Ips comisarios encargados de sueje- 
cucion , pues terminantemente dicen hallarse el Iguarey por 
cima de dj^o Salto Grande, y de que en este concepto se le 
sustUuyd el Igatimij solicitaba el exprësado virey que fuera la 
linea por el Garey, j que d£sde él siguiese à buscar las inine- 
diatas cabeceras del que por la banda oriental entrase en el 
Paraguay f el cual en este caso séria el Jejuy (x) (a). 

161. Queda asimismo reférido en la primera parte, que los 
£omisarips e^aûoles D. Diego de Âlvear y D. Félix de Àzara 
no conyeuiaa de modo alguno eu la solicitud de los Portugue- 
ses , ni se aquietaban con la sustitucion de los nos Igatimi (L) 
ô Ipané-guazû(b),acordada por las cortes, respecte de lo perju- 
dioial que era i la Espafia. 



El cooiiiirio 

portDguet 

pide H wMitnya 



BSVAftA T PORTUGAL. 



1«7 



101. Ademas de io que m expresa alU relatiyo A iropagQar 
las razooes de los Portugneses , représenté Azara al virey de 
Baenos Aires , y este al ministerio , qae el Iguarey era el rio 
que mny por dma del Salto Grande dd Paranà se eooooe coa 
el nombre de Iguarey ^ Yaguarey (M), y tamblto con los de Mo- 
nici 6 Ibinbéima, el cual encabeza ooa el qne se conoce por 
el Corriéntes (N) , reconocido por los demarcadores del afio 
de 1150. 

163. Fundibase para elle en que la -voz Iguarey es itraignifi- 
cante en el idioma de aquel pais , y sigiiidcarite la de Yaguary 
yTaguarey. En ia semejansa de estas dos "voees een la del 
Iguarey, que pudo muy probablemente dar mottro A eqnivo- 
carlas en los mapas y diarios, y en que cônVienen las sefiales 
del Iguarey de ser rio eaidalMo ) «ntrar en el Piafanà por eima 
de su Salto Grande y por la banda occidental, y «ncabezar con 
el Corriéntes. '^ /; u ,;-- ^ •: 

104. Persuadida aaestra cort«"dè èitâs iSltdtfs ^iteones de 
Azara, deteriaifid que la d«marcacion se biciera s^ud proponia, 
à saber : que continnàra la Ifnea y coman nategâiâén diAParanâ 
basta la boca del Yaguary d Yagnarey (M), y que sigtrîendo sa 
curso aguas arribahasta sus cabeceras, se busèaseb las dd Gor^ 
riéntes <N)v que les Indioé Uaman tambien Apos (a). 

165. No cabe pùea la menor duda en el inoMitestable dere- 
cho de Espafia à que la demarcacion se exécute segnn la pro- 
puesta del comisario Azara , aptobada ya por la oorte ^ y asi 
debe insietirse en ella; péro 4ioasiderando las tazones de ntili- 
dad y conveoiencia de unos y otros dominios, y teniendo pré- 
sentes los importantes objetos de ambos soberanos , manifesta- 
dos «i elcHado artienlo 16, podrà juzgarse mas o^rtunala 
demarcacion que vansos à proponer de esta parte, y del espa- 
cio qne Iiay desde las bocas de. los rios San Antonio^n el Guri- 

1 66. Desde la orilta septentrional de este, fiente de la boca del 
San Antonio verdadero (H), seguirân la linea (9) y limites de 
Portu^l & buscar ti Paraaà por eima de su 6aUo Grande, pero 
de medo que queden por la banda oecidestal de la demarcacion 



El cootisarie 

•ipalM prtUodt 

qat U lldM Nf* 

•I T«|uMy 

6 Tagairty. 



Et Jutu 

CM prelentien. 

Sepropone 

un meilio 

cODVfnienlc. 



(68 RSPAfiA Y PORTUGAL. 

1100. • las cabeoens 6 nacimientos de unos peqnefiod rioc 6 arroyos 
qae entran en él. 

107. Pqf la parte de Ëspafia, desde la boca del San'Antonio 
de los antigoos demarcadores en el Curitibi , contlnuarâ la li- 
nea (Y) por el curço de este rio aguas abajo basta entrar en e^ 
Paranà aguas arriba, basta s i Salto Grande por la parte de 
abajo. 

168. El terreno que média entre la linea portugnesa (0) y la 
orilla oriental del Paranà (Y), y desde el Curitibâ basta dicbo 
Salto por la parte de arriba, quedarà neutral : de forma que no 
ban de poderse construir en él porningunade las dos potencias 
fortalezas, pôblaciones, ni otra alguna clase de establecimien- 
tos. 

169. Los Portugueses no ban de poder navegar el rio Curi- 
tibâ aguas abajo de la boca del rio verdadero de San Anto- 
nio (H), ni los Espafioles aguas arriba del de la del San Anto- 
nio (g) de los antiguôs demarcadores; peroserâ privativa de los 
vasallos de Espaîia la navegacion del Curitibâ desde la expre* 
sada boca de San Antonio (s) de los antiguôs demarcadores 
basta el Paranà, y la de este aguas arriba basta su Salto Grande 
por la parte de a))ajo. 

170. La orilla septentrional del Curitibâ desde frente de la 
boca de San Antonio (H) verdadero basta el Paranà, y la orien- 
tal de este basta su Salto Grande por la parte de arriba , seràn 
absolutamente neutrales : de forma que aunque la navegacion 
de los expresados rios queda privativa de los Espafioles , en la 
parte correspondiente à dichas orillas, no ban de poder esta- 
blecerse en ellas con poblacion , fortaleza ni de otro algun 
modo ; pero bien podrân los Espafioles navegar los rios que por 
las referidas orillas neutrales del Curitibâ y Paranà entran en 
estes, para aprovecharse de las. producciones naturales de sus 
terrenos intermedios , sin poder hacer sementeras ni estancias 
con prete&to alguno, ni aun el de beneficiar varias produccio- 
nes. 

171. Lievadas las lineas de demarcacion basta el Salto Grande 
del Faranâ, la de Espaûa por la parle de abajo y la del Portu- 



ESPAfiA T PORTUGAL. 



169 



gai por la de arriba, segairà'aqnella (quedando neutral todo el 
Salto por la Hnea 10), dejando hicia el oriente las cabecerasde 
los arroyos que entran en el Igatimi (L) por las de este, y por 
las de los demas rios que van à desembocar en el Paranà por su 
banda occidental, basta acercarse à un paraje oportunc (ïf} que 
diste dos ô 1res léguas del nacimiento de las primeras aguji, 
que dirigiéndose al rio Yaguary 6 Yaguarey (M), encabecen 
mas préximamente con las que vayan al Gorriéntes (N). 

172. La linea de Portugal se continuarà desde por cima de! 
Salto Grande del Paranâ, aguas arriba (13), basta la boca del 
Yaguary 6 Yaguarey (M), y seguiri por las do este basta la ca- 
becera de él (13), en cuya inmediacion de dos à très léguas se 
halla fi j ado el punto de la referida linea espaîlola (11). 

173. Desde estos dos puntos (11 , 13) en que se aproximan 
las expresadas cabeceras, se formaràn Aoi séries de marcos, una 
de la parte del norte por los Portugueses, y otra de la parte del 
sur por los Espaûoles ; dejando entre las dos un espacio de ter- 
reno ô faja de dos 6 très léguas (como se manifiesta en el 
mapa). 

174. Las expresadas séries de marcos continuarin con la re- 
ferida faja intermedia mas 6 ménos extensa , segun lo permita 
el terreno, basta las primeras y mas inmediatas aguas que vayan 
al Gorriéntes (N); de forma que los marcos y limites de unes y 
otros dominios se aproximen entre si , estrecbando la faja in- 
termedia con tal proporcion , que al llegar al paraje donde co- 
mienze à ser navegable el Gorriéntes (M), se construya uno por 
la parte de Espaâa en su orilla méridional, y otro en la septen- 
trional 6 del norte por la de Portugal. 

175. La orilla oriental del Paranà (en el espacio 12) desde 
por cima de su citado Salto Grande, y la septentrional del Ya- 
guarey 6 Yaguary (M), con la navegacion de estos dos rios, se- 
rân privativas de Portugal ; pero la orilla occidental del primero 
y la méridional del segundo con todo el espacio que bay basta 
la expresada linea (10) demarcada por la parte de Espaâa, que- 
daràn neutrales, sin que los vasallos de una ni otra polencia 
puedan bacer poblacion, fortaleza, ni otro algun estableci- 



IIM. 



470 . nrAAA t portuoal. 

I so». miento ; pero bien podrin loi Porlngueses nayegtr loi rios qn« 
por las referidas orillas neutrales del Paranà , desde su Salto 
Grande, y del Yagoavey à Yaguary à Moniei , entran en estos, 
para aprovecharse de las produociones naturales de sus terre- 
noa intermedios , sin poder bacer sementeras ni estancias con 
pretexto alguno, ni aun el de bénéficiât diobas produociones. 

176. Hecha la demareacion de esta parte en la forma pro- 
puesta, Uena todas las ideas de ambos soberanos, explieadas en 
el citado articnlo 16 del tratado de 4777; pues los r^eridos 
terrenos neutrales faar&n dificil 6 casi imposible la eomuni- 
oaeion de los respeclivos vasallos, j por eonsigtiiente extermi- 
nar&n los contrabandos y se evitaràn motivos de disensiones y 
disputas. 

477. Sin embargo, dijimos que aeaso los Portagueses no oon- 
descenderàn con lo propnesto pvra esta parte de demareacion, 
porque es regular aleguen, que siende comnn â arabas nacio- 
nes, segun el tratado» la navegacion (T) del Curitibâ basta el 
Paranà, y la de este aguas arriba basta la boca del rio que se 
denoroina Iguavey en los articulos 8 y 9, 6 la del que por su 
defecto ee le sustituya en lasinmediaciones del Bafto Grande, y 
privativas de Portugal las orillas y terrenos contiguo» que, se- 
gun la propuesta, ban de qnedar neutrales, barâ en este caso 
nna cesion considérable. 

178. Tambien podrân alegar, que ei queda privatisa de Es- 
paâa la navogacion del Curitibâ, desde la boca del rio San An- 
tonio (G) de los antiguos demareadores aj^aas abajo basta el 
Paranà, y la de este agnai arriba basta la del Iguarey, 6 la del 
que eu su defecto se le sustituya en las inmediaciones del Salto 
Grande, quedan privados de comunicacion por esta parte los 
e^tablecimientos portugueses de Cnritibà y otros , con ios que 
puedan tener en algun tieropo à la banda oriental del Paraoà, 
por cima del Salto Grande basta frente del Igurey 6 su susti- 
tuto, y desde alli arriba por ambas. 

479. En cuanto à lo primero , se les respondeià manifestàn- 
doles, que son mayores y acaso mas pingûes terveaos los que 
en ia demareacion trazada basta oqui^seguneste nnevo {.reyieeto, 



IHPAtiA T PORTUOAL. 



«71 



cède Espa&ai Portugal en Ja« orillas occidentales de la lagona 
Merini en loi yerbalea (1) de los pueblos de MisioMS del Uru- 
guay y desde el fiaitoGraide del Paranà (por el egpaeio 43) 
baala al no Ynguarey à Yaguary (M), que iudubitablemente es 
el denoainado Igurey en el tratado , quedando privative de 
Portugal en «a te eapaAio la navegacion del ParanÀ , que debia 
ser comun à las dos naciones. 

180. iCltiDiamcnte, ae les puede responder, que ain embargo 
de pertenecer i Espafla, segun el tratado, los terrenos que bay 
entre los laos Urugoay-piias, Pepiri'goazûs y San Antonio , los 
ba cedido paraïque queden neutrales, en obseqvio de los im- 
portantes fines & que se dirige la demarcaGion.iii7)uw: 

181. En cuantoàque, admitido el proyecto en esta parte 
quedarân privados de comunlcacion los establecimentos por- 
tugueses de Guritibà con los que pueden tener en algun tiempo 
à la banda oriental dal rie Paranà, basta £reata del que se sus- 
tituyera al Igurey, puede contestàrseles que hasta abora no bay 
taies «6tablecimieatos;<queaun cuando los baya, no es tan fà- 
cil la aav^acion por los sallos que bay en el Cluritibi y en el 
ParaoAt oi Un importaate la ^municacion de ellos entre si, 
cogao »vitar por este soéo» que la tengan los vasallos de una 
nacion con los de la otra; lo cnal no puede veriûcarse de otro 
modo que el propueslo, para impedir en cuanto sea posible Jos 
contrabandtis; y por liltijtto, que, siendo la principal y mas 
necesaria comunicacioa entre los «stab'tocimientos y sus capi- 
tales, la tienen boy con los de Guritibà, y por este con los que 
pueden )m»f baata la oiilla del Paranà en el terreno que les 
es privativo por los rios Ibay, Paxanàpané, y otros<[iia entran 
eoaq«MU 

182. Ademas, puede demostràrseles la justa prq)orcion dçl 
nuevo proy^MitOfbaciéndoles observar que siqueda prlirativa 
de ioa Ëspaàol^s la navegacion 4el Guritibà , desde da boca del 
San Antonio de los autiguos d«marcadores (G) basta el Parauà, 
y la 4e este aguas arriba basta suâalto Grande, con la facultad 
de ajtfovecbacse de las pcodu««ioaes naturales de los terrenos 
que médian entre 1(« rioa que desesaboean «a elles por las ori- 



110». 



17t 



UPASa r POKTVOAL. 



iiOQ. lias neutrales , en la forma referida, queda tambiea privatita 
de los Portugueses la Davegacion del Paranà , desde su Salto 
Grande aguas arriba por (12) , hasta el Yaguarey 6 Yaguary 
(M), y por este basta sus cabeceras; con la misma facuUad qae 
los Espafioles de aprovecbar las producciooes naturales de les 
terrenos que médian entre los que desaguan en elles, por res- 
pectivas orillas neutrales. 

183. Y finalmente^ que es roayor el sacriScio que hace en 
esto Espafia , por ser de mas extension el terreno que cède por 
cima del Salto Grande del Paran& para que quede neutral, que 
el que cède Portugal desde la boca del Saq Antonio verdadero 
basta por cima de dicho Salto. 



8EXTA DISPUTA. 



Sobre la navegaeion del rio Paraguay. 



Sobn 

la Btvcgtcion 

(tel rie Ptragaiy. 






Solieitud 

ÏDjutiiiiaia 

d* loi PortuiuMM. 



i84. Se refiriô en la primera parte que, por la falla de con- 
currencia de los comisarios portugueses, no se procedid al 
cumplimieuto de lo que dispone el tratado en el articulo 9, 
relativo à la deniarcacion, desde las cabeceras del rio Corriéntes 
hasta la lK)ca del Jaurù en el Paraguay (a). 
.i; 185. No fuera fàcil comprender el motivo que tuvieron los 
Portugueses para rctraerse de concurrir â la demarcacion de 
unes parajes tan distintamente seûalados en dicho articulo , si 
el comisario espaiiol D. Félix de Azara, deseoso de adelantar los 
trabajos de su cargo, no bubiera detèrminado que D. Martin 
Boneo, oficial de marina , empleado en la comision , pasàra à 
reconocer el rio Paraguay (o) aguas arriba desde la ciudad de 
la AsuncioUt '.«sfi^i ^}- .■fu-w.v.^ f^-n-nc 

186. Procedié, pues, à dicho reconocimiento, pero le impi- 
dieron la navegaeion los Portugueses, que indebidamente esta- 
blecidos en la bauda occidental del expresado rio en los dos 
fuertes (dd) denominados Albuquerque y Coimbra, han inten- 
tado persuadir que les pertenecen en aquel espacio sus dos 
oriUas y la privativa navegaeion de sus aguas (a). 



UfkHk T rORTUOAl. 173 

187. A eate fin ezponen, que estaodo determiaido eu e1 trti- 
culo 10 del tritado, que sea privativo de Portugal el camino 
que suelen bacer loa Portngueses de Cuyabà 6 llatogroso, y 
dirigiéndose ente por el curso del Paraguay, eu aquel paraje et 
indisputable su pertenencia. 

188. Tambien alegan que sus referidos fuertei son tan neoe- 
sarios para la conservacion de sus establecimientos, como que 
sin ellos no podrànimpedirla desercion 6 fuga de sus eselavos 
y de los Indios habitantes de los pneblos situados en la parte 
oriental del Paraguay, evitar la furtiva 6 clandestina eztraccion 
del oro de Cuyabà por este rio, asegurar y custodiar sus con- 
ductas contra las invasiones é insultos de los lodios infleles. 

189. Noticioso nuestro gobierno de los uencionados ilegi- 
timos estabiccimientos de los fuertes de Albuquerque y Coimbra, 
y conociendo ser otro su objeto que el referido, como des- 
pues se expresarà, solioitô su demolicion en la corte de Lisboa; 
y aunque se convino en la de Albuquerque, nada hablô de la 
de Coimbra, que se halla mas abajo y en mejor situacion, por 
estar colocada en un estrecho llamado San Francisco Javier, 
que, libre de inundaciones por su elevacion, mantiene la cor- 
respondencia en tiempo de estas cou nuestras Misiones de Chi- 
quitos ; y aunque dijo haber comunicado ks correspondientes 
ôrdenes para la evacuacion de Albuquerque, no Uegé & Terifi- 
carse (a). 

190. Al mismo tiempo se mand<) por parte de Espafia al 
virey de Buenos Aires, y por esle al gobernador del Paraguay, 
que al occideute de dichos fuertes formàraestablecimientos para 
impedir la internacion, usurpaciones y contrabandos de los 
Portugueses por aquella parte ; pero no babiéndose encootrado 
lugar à propôsito en cl paraje seâalado, y considerândolo util, 
déterminé el virey, y se le aprobé, la construccion del fuerte 
de Borbon en la misma orilla occidental del Paraguay, por bajo 
de los referidos de Albuquerque y Coimbra (dd). 

191. Obstinadoslos Portugueses en Uevar adelante su desig- 
nio de que se reconociesen de su privativa pertenencia ambas 
orillas del Paraguay, y la navegacion de sus aguas hasta mucho 



iioa. 



E<p«Aa rtchat 

Im NiablMctalNlM 

dt C*<M*rs 



RfcUmadoBM 

rtdproMt 
dt lo» E«)iaBolM 

yd« 
lus PorinimiM. 



ISO». 



St MiUhr* 

é lai ra tonet 

•legadM 

por 

loi Portu|ueteii. 



471 ESPAfiA T PORTOGAt.' 

mas abajo de dicb *»* estAblecimientos d fortalezarf, sotici'tA'on 
qae se demoMese la censtruida por Espafla, sin embargo de que 
al propio tiempo esti^an elles foviMikKy estableefmientos en I« 
banda oriental de dicbo rio por bajo del referido> fnerte Borbon , 
en el paraje llamado Pan de Azùcar à ItapacA , que en idionia 
guarani signtficaserrania ; pero, no habiéndose condescendldo, 
permanece este paiit«> sin decidir (a). 

192. Aunqae el objeto de les PoTtngveses etr et esfaéblecl- 
mienta de dicbos faertPf no er verdaderaniemte e) qne màni- 
fiestan, y si el de consertar iin ntmbo 6 camino por donde 
bacer el contrabando eon los Espafioles delà proTincia de 
Chiquitos y Santa Croz de Ib Sierra, y temr fôcil entrada entre 
las dos eortes , sin embargo, se satisfarà & las razones que ale- 
gan. 

193^ Si faera cierta la asercion de los Portogueses relativa 
al camino entre Cuyabà y Matogroso' por el Paraguay, serfa 
necesario confesar que en el tratado se proMfdié, 6 con una 
indiscttlpable ignorancia, 6 que se ineurrié en uns eontra- 
diecion 6 inconsecnencia, en un pvnto de bastante importanda. 

i94. En eli articulo 9 se estableee que liBt line» divisorla baje 
desde las cabeœras del Corriénte^hastasn boca en et Paraguay, 
y por este aguas aniba & la» <iM Jauré, que le entra por chna 
de la laguna de los Xarâyes'. ,../■''' 

195. El articulo 13 dispone, que là nategacion de tos fMs 
por donde pasàre la frontera é raya sera eomnn â las' dos 
naciones , basta aquet punta en que perteneijieren â entrambas 
respectivamente sus dos oriltas ; y que'qoedarà privativa dichil 
navegacion y nao de los rios à aquella nacion à quien pertene- 
cieren privativamente sus dos riberas, desde* erpunto>eB que 
priocipiàre esta pertenencia. uiaMicfiuiMsb^ «î»^*i.mM-'«-^ 

496. Segun W dispuesCb en estos articulos, es ittdisputabie 
la eomun Baiv^;aciOD (o) del rio Paraguay, ilesde la boca* det 
Gorriéntes hasta la del Jauni, y asi ne* ea^ dvida ew qffe> 6 se* 
ignoré era el oamioo que snelen bacer los Pertagueses desde 
Cuyabà é llalogroso, euando se extendid en el articulo tO que 
fuei<a privative suyo; ô si se teniar solicia de que era el que 



SSPAfilA T PORTUGAL. 



«75 



ellos diceD , ge incumô en uoa dara é indisculpable ineons«- 
cuencia à conlradiccioQ mamfiesta, acordaodo que fuera comun 
à anibas naciooaa la navegacioDi 4e los riog por donde pasarâ la 
frontera à Uaea divisovia, j deteuninaado privati¥o de Por- 
tugal el referido camino. ;. a*sA ^o) ^u i ■.> - 

197. Hafiienda «l hoooc qae corresponde al tratado^ y con 
no débiles razones, se concilia perfectaniiente lo dispuesto en 
dichos articulas, pues esL dlos no hay la menor inconsecuencia 
ni contradiccioii, resp^to de que basta el tiempo en que se 
célébré y ajusUi no babian usado los Portugueses para su 
comunicaciou entre Cuyabâ. y Uatogroso del rumbo que ahora 
suponen por el Pataguay, sino el eamino de tierra-que seiialan 
algunos mapas, antiguos, bien exactos,, y se ha colocado en el 
nuestro ; el que va cortando las aguas de aqoel rio por cima de 
la boca del Jauriij, cuya nav^gacion qu£d6 sio duda porivatiTa 
de Portugal por esta causa. 

198. Basta bacer algunas reflexionea Ujevas sobre la conducta 
de los Porlugqeses en, la America méridional» para venir en 
coDocimiento de que , valiéudose de la folta de explicadon del 
citado su^ticulo sabra hI rorabo de dicho eamino, se aprove- 
charon de eUa para constcuir los dos r^feridos fuertes de Albu- 
querque y Çoimbra* s supone que el eamino de que alli se 
trata va por la& aguas del Paraguay. 

499. Âunque par los débiles apoyo& de su injusta aolicitud 
es regular que desde luego bayan desconfiado que Espafia con- 
descienda à.ella^sin embargo no ban cedido de su dictâmeu, 
ya por entorpocer la demarcacion que ba de pbner limites à sus 
usurpaciones , y ya por el partida que acasp se prometerân sa- 
car al concluirsa esta asunto, persuadiendo qua barân un gran 
sacrifîcioen demolerdichos fujertes ôentregarlos âEspa&a^para 
que, en cumplimiento del tratado , quede de su privativa per- 
tenencia la orilAa occidental diel Paraguay, y comun la naye- 
gacion de su» aguas en el, par^e de la disputa. 

200u Manil!«ata4o ya c^e el eamino de que trata el arti- 
culo 10 no eael que dicen los Portugueses por el rio Paraguay, 
queda deâvaneci4a. la ra^n dej, ealablecimiento y necesidad de 



1100. 



Ilot. 



I ■/ 



176 



ESPASA T PORTUGAt. 



dichos fuertes, para la conservacion de las condudas, respecte 
de que deberân hacerlas por el mencionado camino de tierra. 

201. En cuanto âimpedir la clandestina extraccion de oro, 
puedea para ello establecer en su propio territorio los registres 
à casas de resguardo que juzguen coavenieates, bien sea en las 
mârgenes de los rios, que son de su privativa pertenencia y de- 
saguan en el Paraguay, como lo tuvieron y tienen A la ro&rgen 
del rio Cuyabâ, ô bien en otros parajes , en que les sea licito 
formarlos, como en la poblacion de Camapuan, y en la que bà 
dos aâos, 6 poco mas, hicieron en el rio Mbotetey, donde ântes 
estuvo nuestra antigua ciudad de Jerez: del mismo modo pue- 
den precaver la desercion de los Indios y esclaves; pues à la 
verdad , k nadie podrâ dejar de parecer cxtraiio, que para los 
expresados fines bayan de bacer establecimientos fuera del ter- 
ritorio de su dominacion, y que en el de esta no se encuentre 
lugar à propôsito para ellos. 

302. Aunque jior esla razon no resultâran, conforme â justi- 
cia, la demolicion de dicbos fuertes y la comun navegacion del 
Paraguay, deberia Espaîla insistir en uua y otra por las de con- 
veniencia y utilidad. Taies son las de impedir el contrabando 
que por aquella parte bacen â nuestros dominios; la facilidad 
con que en tiempo de guerra pueden invadirlos â su salve é 
introducirse basta muy adentro de nuestras posesiones, como 
lo eslân ya basta cerca de 40 léguas ; evitar que por este medio 
suministren armas â los Indios inûeles para que nos bostilizen, 
como lo ban ejeciitado y ejecutarân ; no tener este obslâculo en 
el caso de un rompimiento entre laâ dos cortes, para ecuparles 
sus eslableciraienlo» de Cuyabâ y Matogroso;y por ùllirao, 
censervar el ùiiico corto y mas fdcil camino de cornu nicacion 
entre nuestra provincia del Paraguay con las de Cbiquitos y 
Santa Cruz de la Sierra. 

203. De todo lo expueste sobre este punto résulta, que 
siendo indisputable , segun e) tralado, que la frontera y linea 
divisoria debe cenlinuar por las aguas del Corriéntes desde sus 
cabeceras basta el Paraguay, y por este aguas arriba basta la 
beca del Jaurû, ha de ser comun la navegacion de estes des 



ESPAiiA Y F0RTD6AL. 177 

rios, 7 ninguna de las dos potencias ba podido , ni puede, con- 
forme al articulo il , levantar 6 construir en ellos fcerte, 
gaardia ni registro. Por tanto, es indispensable sostener con el 
luayoT esfuerzo la rigurosa y puntual observancia de esta parte 
del tratado, pues en elia no es posible trazar la ^inea de modo 
que se évite la coamn navegacion de los rios Corriéntes y Pa- 
raguay desde la boca de aquel basta la del Jaurû, que entra en 
este; y debe asimisino insistir Espaiia en que se demuelan los 
expresados fuertes portugueses de Albuquerque y Cioimbra. 



1800. 



StPTlMA BISPOTA. 



Sobre los establecimientos de los Portugueses en la parte pertsneciento & 
Espana, desde la boca del rio Jaurâ en el Paraguay hasta la del Mamoré 
en el Itenes 6 Guaporé. 

204. En el aûo de 1781 llegaron â Matogroso los comisarios 
portugueses, encargados de esta parte de la demarcacion, 
cuando aun no estaban en Santa Cruz de la Sierra los e&paûoles 
sus concurrentes , y aproyecbândose el gobernador portugues 
de esta demora, déterminé que aquellos reconocieran, como lo 
ejecutaron, todo el espaeio por donde babia de demarcarse la 
linea. 

205. Como en estes reconocimientos no pudo ooultàrseles 
que, segun la demarcacion seQalada con termines précises en 
el tratado, babia de demolerse el fuerte portugues» denomicado 
el Principe de Béira, porestarlo construyendo sobre la orilla del 
rio Itenes 6 Guaporé, cuya navegacion debe ser comun, y que- 
dar por la parte de Espafia los establecimientos de Casalbasco, 
en el rio Barbado, y Palacio del General, con varias estancias dé 
sus inmediaciones à la parte méridional del Guaporé, excusd h\ 
reunion de las dos partidas , aunque la solicitaron rcpetida- 
menteelvirey de Buenos Aires y los cumisariosde la espafiola, 
luego que se presentaron; valiéndose para elle de que, en vista * 
de la tardanza de esta , que fué bien corta , babia deshecho la 
suya , y de que esperaba ôrdenes é instrucciones de su corte : 



Llegi I* pariida 

porlngueM 

àqlM 

que U MptBoU. 



Ditpulu 

lebrt 

etUblMimienlM 

porlugutiMt 
tu cierio ptnjt- 



T. IV. 



li 



178 ISPAAi T PORTUGAL. 

1800. pero sin embargo de haber pff~«4o muchos aflos en que el co- 
misario espafiol reclamé ir->';«iitemente,jama8 se verificé la 
concurrencia del portugues ; aunque, segun noticias, se hallaba 
este en Casalbasco. 

306. El gobernador de Matogroso di5 una prueba nada equi- 
Toca de sus ménos rectas intenciones en este punto, y del mo- 
tivo que ténia para frustrar la demarcacion , cuando habiendo 
propuesto el comisario espaâol que reconoceria provisionaU 
mente el Itenes , para su instruccion y mayor facilidad de las 
operaciones que habian de practicar juntas las partidas , se re- 
sistiô coostantemente â elIo> alegando que, sin la concurrencia 
de la portuguesa , no podia procederse â dicbo reconocimiento. 

207. Fueron inutiles ios esfuerzos del comisario espafiol para 
hacer variar de dictàmen al gobernador portugues; sin embargo 
de que, entre otras sôlidas refleziones, le expuso que, teniendo 
Espafia igual derecbo que Portugal à la navegacion del expre- 
sado rio Itenes, segun el tratado, no podia, sin notoria injusti- 
cia, oponerse à un reconocimiento que Ios Portugueses pudian 
hacer, y aun habian hecho. 

208. Nada bastô pues; pero como nuestro comisario, Ios go- 
bernadores del Paraguay y Môxos y el vireyde Buenos Aires 
tenian noticia de la situacion del fuerte Jel Principe de Béira y 
de Ios citados establecimientos , y sabian Ios contrabandos , ro- 
bes de ganados , y usurpaciones de habitantes que por ellos ha- 
clan Ios Portugueses con la mayor insolencia, no cesaron de re- 
clamar, dando las correspondientes quejas, ya al gobernador de 
Matogroso, ya al virey de Rio Janeiro; Ios cuales, no pudiendo 
satisfacer las razones que aquellos exponian, dilataban las con- 
testaciones , y si alguna vez ofrecian remediar Ios desôrdenes 
que ellos mismos autorizaban, jamas acredilô el efecto que asi 
lo ejecutasen. 

209. Esta conducta tan extraûa â todos Ios principios de ra- 
zon y justicia, como propia y conforme â la que siempre han 

• observadp Ios Portugueses en la America, hizo que llegàra â 
tratarse el asunto en Espaûa par Ios ministres de ambas certes, 
alegindose >)or la de Portugal que Ios expresados fuertes del 



BSrAllA T rOlTUGAL. 179 

Principe de Béira , estableeimientos de Gasalbàsco y demas re- 
feridos existian ya cuando se célébré eltratado del afio 1777 : 
en cuya atencion, y en la que por su articule 16 se previno, 
que no se pprjudicâran à las posesiones, cultives, minas 6 pas- 
tos, que & la sazon poseyera privativamente cualquiera de las 
dos potencias, y que no fueran ccdidos expresamente, concluyd 
calificando de infundadas laa reclamaciones. 

310. Sin embargo de las notlcias con que se hallaba nuestro 
ministerio para rebâtir las razones del portugues y determinar 
este puoto como correspondia, nada se hizo ; pero son tan ob- 
vias y convincentes las que asisten à Espafia, que no dejan la 
mener duda en sus incontestables derecbos â la pertenëncia de 
dichos estableeimientos y â la navegacion del rio Itenes 6 Gua- 
poré. 

211. No es creible, ni aun verosimil, que si lus Portugueses 
hubieran tenido, al tiempo de celebrarse el tratado del afio de 
1777, les estableeimientos en disputa , consintieran en la de- 
marcacion que expresa el articule 10; pues llevada la linea 
desdo ^a boca del rio Janrû à la del Sararé en Itenes 6 Gua- 
pore, y continuando por las aguas de este, quedaban aquellos à 
su orilla 6 banda méridional, que es de la privativa pertenën- 
cia de Espaûa. 

212. Basta esta prueba, sin recurrir i otras niucbas que su- 
ministran las noticias publicadas por nuestros gobernadores y 
ccmisarios , para convencer de voluntaria la asercion de ios 
Portugueses sobre la existencia de dicbos estableeimientos an- 
terioralauo.de 1777. 

213. Le que acaso tendrian alli, serian alguuas estancias y 
pequeâas provisionales casas en que residir; miéntras en la 
continuacion de sus clandestinas entradas en territorio conoci- 
damente de Espafia, se aprovecbaban de sus ganados y abun- 
dantes salinas, uo con la prudeucia y economia necesarias para 
coDservar estas produceiones , sine con el desôrden y exceso 
que eran consiguientes al juste temor de que habian de ser pri- 
vados de suaprovechainiento. 'Asi es que las provincias de 
Môxos y Ghiquitos estait Lioy tan escasas de sal y ganado , que 



1800. 



t 



;u 



ii 



I 



I ^1 



1800. 



Prohibieion 

que bue 

el gobcmador 

de Metogroio 

•1 eomiurio 

eipa&oi. 



180 BSPAÂA T POHTUOAL. 

les falta mucho -para su précisa subsistencia en estos dos ramos ; 
pues pre^alidos los Portugueses de la superioridad de sus fuer- 
zas en aquella parte, se los han apropiado ; en términos que, 
aunque dos gobernadores de Matogroso , entre elles D. Luis 
Pinto de Souza, secretario actual de Estado de la reina Fideli- 
sima, negaronâlos Portugueses ei permise que solicitaron para 
beneficiar unas ricas minas de oro que hay en el terreno de la 
disputa (entre Môxos y Ghiquitos) , se lo concediô ùltimamente 
un sucesor suyo Uamado D. Luis Âlbuquerque ; y con efecto, 
las benefician con mas de cuatro mil negros, sacando de ellas 
muy considérables riquezas. 

214. Résulta, pues, que por principios de rigurosa justicia , 
de utilidad y conveniencia , debe insistir Espa&a en que la de- 
molicion se ejecute segun previene el tratado ; de forma que , 
desde la boca del Jaurû hasta en frente de la del Sararé , por 
aquel espacio deitierra, se construiràn dos séries de marcos con 
una faja intermedia de dos à mas léguas , segun lo permita el 
terreno, para que quede neutral. 

218. Asi seguirâ la linea bàsta la ribera austral del ho Gua- 
poré ô Itenes, en frente del Sararé, que le entra por su ribera 
septentrional, y desde aqui continuarà aguas abajo de dicbo 
Guaporé, pasando la boca del Mani jvé, desde cuyo paraje toma 
el nombre de Madera, y conduira en el âufrlo q^ t formarâ la 
orilla septentrional de la boc? del Béni, jon la orilla occiden- 
tal del expres9do Madera. 

216 Como por el articule 18 se previene , que en los rios 
cuya navegacion fuere comun à las dos nar'o^es, no se ha de 
pod } levartar o construir por alguna de eiIas fuerte , guardia 
ni I ) bistro, es necesir'r acordar hasta que distancia de las ori- 
llas h\ dd ex^ender se « ;ta prohibicion, para evitar disputas, en 
si caso de que Espaûa tenga por conveniente establecer alguras 
fortal ZoS ô guardiasàlas mârgenes de los rios que, por la parte 
de su privativa pertenencia, desaguan en el Guaporé 6 Itenes, y 
en el de la Madera , que los principales son : el Barbcdo , el 
Verde à Alegre, el Sararé , el San Simon , el Baures, antigua- 
mente llamado Guananirnï, el Machupo 6 Itomanar>, el Gaim&- 



BSPAAA T PORTUGAL. 



«81 



nés, el Mamoré, los dos Tatas, el Famayaquivo y el citado 
Béni. El acuerdo que sobre este hagan las dos cortes sera igual 
respecto de los rios, que por la orilla perteneciente à los Portu- 
gueses desembocan en los refendes Guaporé 6 Itenes y la Ma- 
dera. 

217. Se ba fijado el punto de esta parte de aemarcaclon en 
el ângulo que forma la orilla septentrional de la boca del Béni 
con la orilla occidental del rio de la Madera, porque, sobre el 
curso de la linea, en lo que signe se tratar& mas oportuna- 
niente en la 



1800. 



OCTAVA DISPUTA. 

Sobre la entrega de la fortaleza y poblacion de San Francisco Javier de Ta- 
batinga y banda septentrional del rio Haranon , hasta la boca mas occi- 
dental del Yapurà y sobre la verdadera situacion de esta. 



2i8. Queda ya referido en la primera parte la propuesta y 
acuerdo de nuestro comisario D. Francisco Requena con su con- 
currente portugues, sobre encargarse de seiialar en el rio Ya- 
vari el punto en que babia de terminar la Hnea leste-oeste que 
se tirâra desde el que se fijase en el de la Madera ; y asimismo 
se insinuô que aunque el comisario portugues , requerido por 
el espaîiol, ofreciô la entrega de dicba fortaleza , poblacion y 
orilla, y aunque comenzô à verificarse, la suspendié aquel, y no 
tuvo efecto, con el pretexto de que este habia de dar ântes las 
ôrdenes para que se entregasen à los Portugueses el fuerte de 
Sa:i GArlos y los demas establecimientos espaMes del rio Ne- 
gro. 

219. Reservando tratar de la injusticia de esta solicitud en 
lugar mas oportuno, se expondrà aqui brevemente el funda- 
mento con que requiriô el comisario espaûd al portugues sobre 
la mencionadi entiêga. 

220. Segun lo acordado en el articulo 11 , àéM trazarse la 
Hnea desde el referido punto que se fîje en el rio l'avari perlas 
aguas de este, basta su boca en el Maraîlon 6 Amaiônas, y con- 



Sobrt la enirtga 

de la forttlMa 

y poblaeloa 

daSan Franeiico 

JaTierdeTabatiD|a, 



I ! 



! i 



■! I 



II 

11 



.1 

! I 



181 BSPAftA T rORTUGAL. 

1800. tinuar por las de este hastala boca mas occidental del Yapuri, 
de forma que sean privativas de Espafla la orilla occidental del 
primero y la septentrional del segundo en el menoionado es- 
pacio; y en el articulo 30 se establece que se réserva & Espafia 
la banda de dicho rio Marafton 6 Amazônas , desde la entrada 
del Yavari hasta la boca mas occidental del Yapurà, y que los 
terrenos que ocupan en aquella parte los Portugueses , los eva- 
cuen on el término de cuatro meses, 6 àntes, lo que igualmente 
debia ejecutarse con los terrenos ocupados por los Espaftoles 
en otros parajos, y que segun la linea présenta en el tratado 
babian de pertenecer â los Portugueses. 

221. Aâadia à*estq el comisario espaiiol los perjuicios que se 
le ocasionaban ; pues à coùsecuencia de la oferta que le liabia 
becho el portugues de ejecutar la entrega luego que se uniesen 
las dos partidas, babia Uevado familias pobladoras de Mainas, 
con todos los utensilios necesarios, y comenzada à verifîcar, 
ténia ya rozado on grande espacio de terreno para su cultive, 
y construidas diferentes casas. 

222. Y por ûltimo, que aun en la hipôtesis de que perte- 
neciesen â Portugal el fuerte de San Carlos y demas estableci» 
mientos espaiioles del rio Negro, no debia tratarse de su entrega, 
basta estar alli ambas partidas; por ser esto lo mismo que 
respecte de dicha orilla 6 banda septentrional del Marafion 
propuso el comisario portugues al espaiiol, y â lo que habia 
convenido. 

223. No se ocultô al comisario espaiiol que el objeto del por- 
tugues en frustrar y eludir el cumplimiento de su palabra so- 
bre la entrega de la banda septentrional del rio Marailon 6 
Amazônas, con tan frivoles é injustes prétextes , era el de que, 
conservaudo el fuerte de Tabatinga,siluado en la referida mâr- 
gen septentrional de dicbo rio frente de la boca del Yavari , no 
solo era dueiio de ella y desu navegacion, sino que le impedia 
â los Espaiioles en el caso de que intentâran bacer algun reco- 
uocimiento , y poderlos hacer elles , retirada nuestra partida^ 
como lo practicaron, aun permaneciendo alli , creidos de que 
por la orilla oriental, 6 por las cabeceras del expresado Yavari, 



WSfkHk T POBTUQAL. 



189 



hallairian alguna comanicacion con sos establecimientos de Ma^ 
togroso. ,• 

924. La resistencia del comisario portugues al reconocimiento 
que del Yavari solicité bacer el espaftol, fué nna nueva prueba 
de las intenciones de aquel, comprobadas ùltimameote. cuando 
habiendo este eoviado algunos dependientes suyos por Uerra 
para sorprender À los Portugueses en el que dandestinamente 
bicieron^ y babiéndolos encontrado , formé un pequeiio esta- 
blecimiento, cnya demolicion y evacoaoion réclamé el portu- 
gues , alegando que el rio Yavari perteneda privativamente i 
Portugal : fundândose para ello en que los de su nacion entra- 
ban por él , tiempo habia, para extraer y aprovecbarse de las 
producciones de aquellos terrenos antiguos ; y que por tanto 
nada debia innovarse, hasta efectuar la demarcacion prevenida 
en el tratado. • 

233. El comisario espa&ol rebâtie sélidamente las razones 
del portugues , badéndole observar, que los Espaûoles habian 
oavegado siempre dicbo rio Yavari; que muchos Indios de 
Duestras Misiones de Mainas eran naturales de sus mârgenes li 
orillaSj y que si los Portugueses lo navegaban, solicitando un 
derecho privativo, era solo en virtud de haber construido en el 
paraje expresado el fuerte de Tabatinga; y aûadié à esto unas 
pruebas nada equivocas de la mala fe de los Portugueses, por 
las guardias que habian puesto en la boca del misino Yavari, 
en su banda oriental , muchas léguas aguas arriba , y en la 
banda septentrional del Maraûon, con un grueso destacamento 
en la boca del Putumayo , para impedir à los Espa&oles , como 
lo bicieroD, la navegacion y reconocimientos de estos rios, y la 
comunicacion por el liltimo con los pueblos del vireinato de 
Santa Fe. 

226. Acerca de la verdadera situacion de la boca mas occi- 
dental del rio Yapurâ, no pudo el comisario portugues negar la 
prueba que de ella dié el espaâol por medio del reconocimiento 
que hizo de la que decia aquel ; pues, como se ha referido, era 
solamente un cano del Mara&on : pero, sin embargo, suspendié 
la demarcacion de este paraje con el motivo que se ha referido 



inoo. 



i«i 



UTAftA T PORTUGAL. 



INOO. 



Bi eoMlurto 
te dmntrcMien. 



La EtpiAa 
intiilir 



•n qn« 
la Man «ntragadat 

al fuarle 
■ y la poblaeion 
<ia Tubiiinca. 



en la primera parte; de forma que, segun la condncta de los 
Portugueses, mas parece que su corte los nombre para impedir 
y entorpecer la ejeoucion del tratado , que para concurrir cou 
los Espaftoles à su cumplimiento. 

337. Segun lo referido , no hay la menor duda en que los 
Portugueses ban debido y deben entregar la banda septentrio- 
nal del rio Mara&on, sin esperar i la ^adon de sus marcos, ni 
otra alguna diligencia , pues los précises termines con que en 
el tratado se previene que ba de quedar à la parte de Espafia, 
yloexpresamente dispuesto en el articule 30 sobre este punto, 
no dejan arbitrio , bien sea trazando la Unea divisoria segun 
previene el tratado, 6 bien adoptando el medio que se va i pro- 
poner y que parece mas conforme à las intenciones y objetos 
de ambas coronas. 

338. En el articule 11 se previene, que bàjando la linea por 
lasaguas de los rios Guaporé yMamoré, ya unidos con el nom- 
bre de Madera, se flije un punto en este à igual distancia del 
rio Marafion 6 Amazônas, y de la boca del dicbo Mamoré, para 
que desde alli continue por una linea tirada leste-oeste , basta 
encontrar con la ribera oriental del rio Yavari, que entra en el 
Marafion , y por las aguas de ambos , basta la boca mas occi- 
dental del rio Yapurâ, que desemboca en el segundo. 

339. El curso de la lïnea trazada de este modo, déjà comun 
la naregacion del rio de la Madera basta muchas léguas por 
bs^o de la boca del Béni; la del Yavari , desde el punto en que 
termine la citada linea leste-oeste hasta su boca en el Mara-. 
fion, y.la de este aguas abajo basta la boca mas occidental del 
Tapurâ. 

330. Â los graves inconvenientes que, segun se ba insinuado, 
produce la comun navegacion de los rios â ambas naciones, se 
agregan otros mucbos de mayor gravedad en este punto de de- 
marcacion. 

331 . Ejecutada esta, segun el tratado.. y prèviniéndose en su 
articule 18 que â las orillas de los rios de comun navegacion no 
pueden levantarse fuertes ni poner guardias, no sera fâcil fm- 
pedir à los Portugueses, cuya conducta sera la misma que basta 



WnàHk T rORTVOAL. 185 

aqui, la navegacion de los rios Bani , YaTari , Napo y Putu- 
mayo ; y la de los dénias que por la banda de Ëspafia entran en 
el Marafion. 

333. El rio Béni se interna basta cerca de la Paz por las Mi- 
siones espafiolas de Apolobamba. El Yavari se comunica con 
el Ucayale, y este, recogiendo las aguas de variai provincias ri- 
cas del Perd, facilita su comunicaoion. 

333. El Napo y Putumayo se inteman por los obispados de 
Popayan y Quito, de forma que apénas hay parte alguna de los 
domioios de Ëspafia en los vireinatos de Lima, Buenos Aires y 
Santa Fe, donde no puedan los Portugueses llevar su comercio 
ilïcito. 

334. Serian consiguientes la sustraccion de los Indios de 
nuestras Misiones y de los muchos que aun estàn sin convertir 
en los terri torios pertenecientesâ Ëspafia, y el aprovechamiento 
de todos los frutos que producen. 

338. À estos inconvenientes solo podria ocurrirse poniendo 
guardias en el rio Béni, y en los demas que entran en los de 
la Madera por la banda occidental, hasta el punto desde donde 
debe tirarse la linea leste-oeste al Yavari , y ejecutar lo mismo 
en este y en los muchos que lf> entran por su orilla occidental, 
y por la septentrional del Marafion hasta la boca del Yapuri. 

336. Aunque esta providencia fuera ménos dificil , siempre 
séria costosisima al erario. Pasan de treinta las mas principales 
guardias que séria necesario poner en otros tantos territorios ; 
su relevo oportuno para conservarlos no podrâ ser fàcil por las 
grandes distancias de nuestros estableciniientos; el tempera- 
mento enfermizo de muchos parajes donde séria necesario co- 
. locarlas, las extinguiria ; no habria tropa que llevira con gusto 
su destine à ellas; y por ùltimo, los mismos oficiales y soldados 
serian los principales medios para proporcionar â los Portugue- 
ses el contrabando, por la natural propension de aquellos ha- 
bitantes, y por la necesidad en que los pondria la expresada 
distancia de nuestros establecimientos. Permutarian impune- 
moDtelas producciones de nuestros terrenos por los efeclos y 
géneros que les llevarian los Portugueses, y estos absorberian 



IMO. 



V 











^. 



\\ 








^ 



IMAGE EVALUATION 
TEST TARGET (MT-3) 





.V 



% 







1,0 ^^ ta 

m m 

m m 

S! L& 12.0 



|22 



1.1 



L2g lu. 11.6 




HiotDgFa[Jiic 

Sdenoes 

Corporation 













23 WIST MAIN STHIT 

WIISTIR,N.Y. USM 

(716)t72-4S03 



'^ 






f 













' 1M M nrAtA T FOKTOOAt. 

1 !••. todo el dinerb que le destinaM para la tvopa. Ea niia palabra , 
Espafta eostearialasgnardiju para oonservar sus Umit«g, y Po*c 
tagal disfrutaria todrja utilidad de sus terrenos. 

S37. Aflftdese & esto, que la navegaoïon cotnan del Maraftoa 
y demas ezpresados nos ofreceria casi diarias y refiidas dispu*^ 
tas entre los yasaUos de nna y otra oorona, pues el eurso de tnà 
agaas y los yientos no permiten se haga sino-en las inmedia* 
dones à sus orillàs, siendo necesario arribar, ya â una, ya à 
otra, para salvar las oorrientes, y ponerse à cobierlo de los biv- 
raeanes. 

238. No es posible estorbâr todos estos maies, pero se podrto 
reme^ar en gran parte, adoptando el siguiente proyecto. 

339. Queda ya referido que la Unea debe trazarse de la boca 
del rio Sararé, en el Itenes 6 Gnaporé, y descender por las aguas 
de este, siendo <!omun sn navegadon basta el paraje en que^ 
conoddo ya con el nombre de Madera, despues de unirselo el 
Mamoré, correspond^ fijar el extremo de la mendonada Unea 
leste-oeste al Yavari. La situadon de este punto en dicbo rio 
de la Madera est&, segun el tratado, muy por bajo de la boca del 
Boni ; pero la navegacion de aquel en este espacio no es de uti- 
lidad à los Espafioles , por cuya causa se propone el punto de 
la linea enel ângulo que forma la linea septentrional de la boca 
del Béni con la orilla occidental del rio de la Madera; pues de 
este modo, siendo privativas à los Espafioles la boca y navega- 
cion de dicbo Beni, quedan comunicables por este rombo sus 
establecimientos de Gbiquitos y Môxos , con las Misiones de 
Apolobamba y las demas que pueden establecerse hàcia el norte, 
y mas segurasunasyotras de lasinvasionesde losPortogueses. 

240. Oesde el expresado punto, dejando privativa do Espafla 
la navegacion del Beni, como lo séria igualmente siguiendo la 
deroarcadon del tratado, se tirari una linea por el aire, no al 
Yavari, como préviens este , sino al àngulo que forma la orilla 
septentrional de la boca del pequeûo rio Tonantis, con la occi- 
dental en aquel espacio del Marafion en que entra por bajo de 
la del Putamayo, que los Porlugueses llaman Itaparana, y mu- 
cbo mas arriba del cafio de Avatiparana. En dicbo punto de la 



UrAftA T HMrrUOAL. 

boca del Tonantii débe césar la Davegacion de lot Portagoeset 
aguas arriba del llarafion, pero les séria privativa aguas abjjo, 
asi como desde la boca del cilado Béni no podr&n descender los 
Espafioles por él de la Madera, que qaedaràprivativo de los 
PortugnesM en SOS dos orillas. 

^1. Aunqae comparada la demarcacionpreyenidaen el tra- 
tado de limites del alto de 1777 con la que se propone en esta 
parte, résulta que la reciproca seccion de terrenos es nn poeo 
mayoren bencficiode&oaiia, sîn embargo se ballar& onajusta 
proporeion, sise considéra qae en lo propnesto hasta aqui.y en 
lo que falta que proponer, cède Espa&a mas que Portugal ; y 
que, procediendo este con la buena fe que corresponde , no 
puede ménos de conocerque el nuevo proyecto de demarcacion 
es , sin disputa , mas conforme à las intenciones é importantes 
objetos que en ella se propusieron ambas coronas , expresados 
en el citado articule 16. 

242. A la verdad que no es fi&cil por otro medio que el pro- 
puesto evitar la comiinicacion entre los vasallos de ambos so- 
beranos, y las disputas y disensiones que son consiguientes, ni 
lograr, cuando no sea el total ezterminio de los reciprocos con- 
trabandos, segun se expresa en dicho articule, al ménos una 
considérable disminucion de ellos y la mayor dificultad de ha- 
cerlos. 

243. Podrà acaso decirse, que no es tan ficil trazar en el ter- 
reno la linea que se propone desde el rio Béni hasta el Tonan- 
tis, como la que previene el tratado desde el rio de la Madera 
basta el Yavari , sin embargo de que ambas tienen termines 
fijos, y son por el aire , pues la direccion de la segunda es por 
un paralelo, y la de la primera por un rumbo distinto; pero 
ademas de que esta mayor dificultad es de ningun momento 
comparada con las ventajas que ofrecit la demarcacion que se 
propone, puede bacerse de un modo que ni ahora, ni en lo su- 
cesivo, se susciten disputas entre los vasallos colindantes de 
una y otra nacion, ni se turbe con ellas la buena armonia que 
por medio de la asignacion de limites fijos se trata de hacer 
subsistente entre las dos coronas. 



ISM. 



~ iM' ' UrAllA T rOITUOAL. 

1800. 344. Ad la Hnea divisoria que en esta parte previene el tra- 

tado^ como la que se propone ahora, ban de pasar por un tér- 
reno dilatadisimo de algunos centenares de léguas, despoblado 
de gentës civilizadas, y habitado solo de Indios infieles y guer- 
reros, montuoso y desconooido;y como los ultimes estableci- 
roientos espafiolès y portugueses que se acercan & él por unà y 
otra banda distan tanto entre si, y regularmente tardaràn si- 
glos en aproximarse, no hay que temer por abora, ni en mucbo 
tiempo, las insinuadas disensiones y disputas , aun cuando en 
la présente demarcacion no se acordàra otra cosa que los dos 
conocidos puntos de dicha linea, cuales son la boca del Béni' 
por un extrême y la del Tonantis por el otro; de forma que sin 
el mener recelé ni peligro de los inconvenientes i que se debe 
ocurrir, segun las intenciones de los soberanos , pudiera reser- 
varse la puntual demarcacion de este distrito , para cuando se 
^ aproximâran unes establecimientos à otros, é se advirtiera que 
los de cualquiera de las dos potencias se habian interesado mas 
de lo que por un calcule prudente podia correspouderle , en 
cuyo caso, conocido ya el terreno, séria mucbo mas ficil Irazar 
la Hnea recta, àlo mènes oblicua, que fuera posible de une à 
otro punto, segun lo permitiesen los ries y montes, y se i-eco- 
nociera sermas conforme à los designios de ambos monarcas, 
expresados en dicbo articule 16. 

245. Este medio es, sin disputa, adoptable en las circunstan-. 
cias présentes; pero si se quisieran establecerahora reglas para 
cuando se verifique el caso de aproximarse les establecimientos 
de una y otra nadon, pueden acordarse las siguièntes. 

246. Aunque basta abora es desconocido el expresado ter- 
reno, segun queda insinuado , no lo son los dos puntos de la 
liiiea que proponemos se tire de une à otro ; lo cual es bastante 
para trazarla en el mapa como se manifiesta; de forma que, 
segun ella, si bubiera puntual noticia del curso de los ries Ma- 
moroni, Purus, Coari, Fefé, Turua 6 Intuay, y de la situacion 
de los terrçnos inmediatos, pudieran seâalarse con distincion 
y clnridad los parajes por donde se babian de ^ar los limites; 
pero coipo no la bay, solo puede acordarse que se ban de inter- 



.nriftA T MRTOOAL. 189 

ceptar el llamoroni à los ocho y medio grados de altaia 6 lati- 
tude el Paras à los siete y medio, el Coari & seia, el Fefé à dnco 
y medio, el Turua à los caatro y medio, el Yatai 4 los cuatro, 
con corta diferenda, y prooediendo , segan lo qoe en otros pa- 
nnes se ha insinuado , del mejor modo posible para eviiar la 
comuoicadoD de Espafioles y Portogueses , y dejando à este fin 
una fBja de terreno neutral entre los limites de nna y otra co- 
rona. 

247. Ûltimamente, para procéder con algnn mas conod- 
miento en este punto à rectificar mejor las ezplicaciones de 
dichasu reglas, paede acordarse por las dos certes, sin peijnido 
de lo qae se convenga desde laego sobre los puntos en disputa, 
incluses los referldos en la boca del rio Béni y del Tonantis* 
que sus comisarios naveguen aguas arriba de los mencionados 
Mamoroni, Purus^ demaâ, hasta la altnra que se ha expresado, 
poco mas 6 niénos, y que determinen algunos parajes que, dis- 
tinguidos por la misma nataraleza, se consideren como termines 
de unos y otros dominios, con la reciproca protesta de que si 
llegàre el casode aproximarse por las dos bandas los estable- 
oimientos de ambas naciones, 6 de cualquiera de ellas por la 
que le es reciproca, habrâ de hacerse en dicha linea la varia- 
cion 6 variaciones que ofrezcan la situadon del terreno y el 
curso de los rios ya mejor conoddos , atemperàndose siempre 
à las dtadas intenciones é importantes objetos de la demarc»- 
cion. 



IIM. 



ROTDtA mSPOTAi 

Sobre el punto que en el rio Yapuri debe terminer la eomun navefeeion de 
' amlMS naeiones, para que desde él te continue la demareaeion Mgun m 
previene en el articule IS. 



248. Desde que los comisarios conferenciaron en el pueblo m!^,^ 

de Fefé sobre el modo de trazar la linea divisoria en este punto, « 4»« 

conociô el espafiol la disputa que habia de suscitarse ; pues sin u ^JUlia^L 
embargo de que en el mapa que présenté el portugues se de- 



4aiBbM 



110 MPAilA T rOITUOAL. 

itoé. miifealMr B&rio qoe , conforme al espirita y lettra del tràtadlo, 
se dirigiera al Yapvrà por el rambo del norte, dcjjaodo cubiertos 
loi establecimientos porti^eses , 7 propuso aqael que se con- 
ciliera en que por él se Uevira la demarcacion , no pndo con- 
sognir esté previe acuerdo para fàcilitar Us operaciones, ni unà 
copia de didio mapa para dirigirlas con mas aeierto ; 7 por ùl- 
timo, se negé tambien el comisario portugues à que se flrmira 
por ambos, como lo solicita el espa&ol , con la protesta de que 
quedariae^ poder de aquel. Aunque esto era cuanto podia d*- 
sear el comisario portagoes, respecte de que estando levantado 
dioho mapa por los mismos Portugueses sin concurrenda de los 
Espafioles, 7 sabiendo estes la poca buena fe de aquellos, debian 
desconfiar de su rectitude i nada de lo propuesto seconvino. 

249. Luego que el comisario espafiol, navegando con su con- 
^ currente portugues, que fué el segundo, a^uas arriba del Ta- 

purà, lleg6 à la boça del expresado rio, que es él Apaporis , le 
hizo observar que en él se encontraban las circunstancias preve- 
nidas de entrar en el Yapuri por el rumbo del norte, 7 dejar 
cubiertos los establecimientos portugueses del mismo Yapuri 7 
delNegro. 

250. Desentendiéadose de esto el portugues en unas ocasio- 
nes, é inlerpretando en otras â su arbitrio lo dispuesto en los 
articules 12 del tratado de 1777 7 9 de 1750 , mandado tener 
présente para la demarcacion prevenida en aquel, dedujola 
solicitud de que la linea debia dirigirse por el rio Comiari (S de 
los EngàAos, que entra en el Yapuri ,mucho mas arriba que el 
Apaporis, hasta encontraf por él la cordillera que divide aguas 
por el norte al rio Orinoco, 7 por el mediodia al Mara&on 6 Ama- 
zénas. 

251. A este fin expuso que debiéndose buscar el rio cu7a 
direccion estuviera mas al norte, se aproximaba mas hicia estjs 
rumbo el Comiari que el Apaporis, 7 a&adid que asi con- 
yenia tambien, porque el primero de estes dos rios tiene mè- 
nes saltos que el segundo. 

252. Cuando el comisario portugues manifesta estas razones 
en apo7o de su soiicilud, no ignoraba su falsedad, pues 7a ha- 



UTAftA T rOBTUOAL. 



191 



lût leconido sa segnndo comisario ambos rios, y actw coilfla- 
ria que el espaflol dando crédito à sus noticias, como lo habia 
ejecutado en Fefé, respecte del mencionado mapa del Yapurà y 
tenenos contiguos, levantado por los Portugueaes^aseotiria 
abora à la propuesta directa de la linea, descansando BoHn su 
palabra, acerca de la mas pnSxima direccion y curso dfl Go* 
miari, al runibo del norte y de su mener numéro de saltos res- 
pecte del Apaporis. 

253. El comisario espaQol , como aun no habia reconoddo 
los eipresados rios, se cihà à rebâtir Jas solicitudes del portu- 
gués con las terminantes ezpiresiones de los tratados. Le hizo 
observar que , segun el articule 12 del de 1777, solo debia su- 
bir la linea por el Tapurà , hasta el punto en que pudieran 
quedar cubiertos les establecimientos portugueses de su orilla 
y de la del Negro ; y que este se Terificaba completisimamente 
GODtinuandolademarcacion porel Apaporis; y de consiguiente 
que no quedaba arbitrio para seguir la navegacion mas arriba, 
ni necesidad de bnscar otro punto para dar éntero cumpU- 
miento al citado articule. 

254. Ëxpuso asimismo que, segun el articule 9 del tratado 
de 1750, se habia de continuarlafronterapor el Yapurà y por 
los demas rlos que se le juntan y acercan mas al rumbo del 
norte. 

235. Sin embargo de este, convino el comisario portngues en 
navegar el Yapur& basta reconocer el rie Comiari 6 de los En- 
gâfios, y no pbrque creyera que el resultado de este reconoci- 
cimiento, cnalquiera que fuese , podia hacerle varier su bien 
f undado dictàmen , sino por ver si condescendiendo en este 
punto hallaba un nuevo apoyo que no dejase arbitrio al portu- 
gues para demorar mas tiempo la demarcacion ; y con el fin 
tambien de levantar un mapa de todo aquel terreno descono- 
cido para Espa&a, para que pudiera suministrar luces en lo su- 
cesivo. 

256. Entraron, pues, ambos comisarios con sus partidas en 
el citado rio Comiari, despues en el Mesay y demas que se ex- 
presan en la primera parte, reconocieron la direccion de aquel, 



itoo. 



ittl Bii el Mc(MioeimieûMi(Àé;iirfiii4^ 
rpn dot 'Apftjifôris,' onBéHirofi T|^à1tii|bne*n ulraèluoii' j luHmi 
y dinraciBsniéxIcntntto 'el'ébinnnino inpiliM ^xrimSSnti nlra^in 
veirdkd (ib^Pe d'i>orttigk<^^liiW '^m^', ê^MnmH 

norte, y bu méiniirtoilHncrd^ IrïnlM Téèpecto fln nj^épbmj^pééà 

Ûéiééiùk 'et ptrémi'é^è&kàë^ Bii^'mmiéf%àk^'toi^ 
nuog riesgos en su Davegacion. ^J «o^' '^ï A < aoireiU^î ) j , 

tbdoà Ib)i'medid84iii%0ittèà ià^^j^ 

stt4iQltiJitic^. Alsf ^d'aérediti la^tkindtaétk dél èptsÀ'Hérgèt^^ 
iiiôirttigueft/qùé âd cdkcarriô àméHosl^cono^^ ^^"^^^ ' 

i59. Ué réàoitàs de ésto le iùtàim\M^f&^f^Ùi^ 'Âë 
solo desaj^bô à sa segaAdo;d '^uë^liûliicira p^^àVà'él tio 
ComiAtf para seguir ^tor él lat'ââatdàèto^'étliçl'^tié^oliditô 
se dirigiera por todô el ;ti6rÉ) debt^j^tirf à|& ii^lii^, lU 
qiie'por sus (»dteèhu de em^'tiiï^Hlà' <^ 
montes que diVicli^'aiM'lPoî élt^itâiii^o^àl^iMd^ ;f^èi 
mediodfaaï MÉMèn d Àittaiôiiaii'^ ^ *^'^»'^^ «^'" «^^' ^ ^"-^^ 

gàés tr6 ïéiàa btib è^îib que el de (jèn^^f^f^dtô^dii 
rectolo qoé ji Inèià dei)^bi#8obi% eVpliiéfiic^Âl^lMtté'fléfi 
Cà^rlà y f^ d'éiiiisrdkt^ rio^ Nëe^ , de tjùè^èPtiMyiil&WlÉt'sir 
guienté dispUtkVf ^n 61 (^sd'dë Âa'ici^ar'iii^iM 
élitenitt^Dté la dé)a(iàtàkâ<À]^i:^ci^ 
tratadoriin^6bi><3flikflWH{ràâ(Wà'à%àibi!'^ 



ét'9M'fle^'i78l^'pmiMéyd^^âé^ie'^ngkp 



e^ 



.V| 



Ufkftk r fOMVOAi. 198 

minriof demareadorMi deientendiéDdose el portugiMi de ;Us 
tarminantei palabras eon que en elprimero aedeaeribe la linea 
difiaoria, leearrid al legnndo para enoontrar apoyo à m pre- 
teniion; y oon efoeto, n el dtado artienlo 9 dél ^el allô 1780 
hnbiera de aegnine en toda an extension, y no en sola aqnella 
parte pan la ooal se dta en el 11 del de ITtl, séria diffdl re- 
bâtir dieba soUdtnd, pnes se diee en él qne eontinuarA la fron- 
ton por en medio del rio Tapnrà y por los demas rios qne se le 
jnnten y aeerqnen mas al minbo del norte, basta enoontrar lo 
alto de la oordillera de montes que médian entre el rio Orinoco 
y el Marafion 6 Amaiônas. 

282. En comprobadon de que este era el giro que debia 
darse à la linea de frontera , alegô tambien un informe dado 
por el teniente coronel D. Ramon Garda de Léon y Pizarro en 
el afio de 1779. Este ofidal habia sido nombrado poco. tiempo 
habia por gobemador de Mainas y comisario prindpal de la 
cuarta partida de demarcadon; y aunqne no \ldg6 el caso de 
ejercer estes empleos , ni aun de pasar al distrito del gobiemo, 
donde nunca habia estadOj dn embargo, dando asenso i las va- 
gas notidas de algunas personas, tan escasas como él de cono- 
dmientos locales, informé al virey de^Santa Fe, que la linea 
débia trazarse subiendo el Tapurà basta mas arriba de sus sal- 
tos de Gupati, Ubia y otros, muy por dma del rio Apapo- 
ris, en que fijabael comisario espaflol D. Frandsco Requenael 
termine de la navegaciou comun de ambas nadones. 

263. Daba mas fuerza à este alegato del comisario portugues 
la circunstanda de que, habiendo dicho virey remitido à nues- 
tra corte el dtado informe, se pasé por esta à la de Portugal, 
como aprobando la propuesta para que sirviera de gobiemo. 

264. No hay duda en que la fâcil condescendenda de nues- 
tro ministerio, dn el prévio y debido oonocimiento, contribuyé 
mucho al comisario portugues para sostener la disputa, pero 
sin embargo rebâtie sélidamente su solidtud el espaflol. 

265. Hizole pues obsenrar, que , segun el citado articuto 42, 
solo habia de continuer la fronton por las aguas del TapurÀ 
arriba, hasta el punto en que pudien trazarse la linea, de 



isso. * 



T. lY. 



13 



IM • UTAlA I tORTUOU. 

itii. modo que qaedaaen coMertq» Ipf «ftablecimitii^t.portugMMi 
de lag oriUa» del miuno Yapufili y, del rio Negco. , . , .!« ,. 
S66. De tqui inferïA «1, conUana DvFri|06i»oa Rçqtt«M» que 
la demarcaciou no debia coatinuar mts^ arriba del Apaporia, 
reipectode q^e, fsta rio pa jiuUa al Yapuii.poiç el iQmW d4l 
norte 7 dc|a culiiertoa los expresadoa estableGimientoi fdirUi!' 
gueiai, que ei el tlinico pun^o en q<ie! #) arUau^ l|i del tftlado 
del777»aiDe&ereal,f,deldei76(K , , .awjaj .1 ji * . 
S67« Ilani^t4 aifisoi)siao el GOiniga|ioi,fy^#(d,.qiMiiii el |k»p^ 
tug^«Bf^ t^pairi^ ipapcar sa a9^Qitud,dfil<iaf»raiedel g(K 
beraadpr )^za|:rQ> 4I l^^^ & £avor de ^ la^n. e)> eplBveBoiimeoto 
é iDgénua oonfeaion de su segundo, con quien se haMaa raco* 
nocido lof, ^praf^oaTiPS, de Yapuci* Goffli^lii, >l«fa7» C«Aare 
7 Apf|^iri|,y,;b^^9^ futre upo 7 (^ ,#|i9j^;^4U«EeQO)a de 
qne el |»^)v^4i^,c(^Ri^vyq pQ(tygi^#,^^,^i^ 
men ,aq^ ,çQ];iomipÛ6ii^^.-prQpio d# f qa mif n|Qs tevreno» 7 paf a- 
jes der la di)|p^t^/)i 7 elMF«afl|Qil.Pizacii9.9^oc#)(^jn 8« infistme 
tao siD^jOçnociin^Miio cqno er^ f^i),,a4y«)1iv»-iffP«iBto de que 
habieado dea^e la boca del YapwÀ b^sta su prw^r salto «guaa 
arsiba |jbs mesea^ ^v^g^pi^ç^, asaguré qfii^, sei)!^^ àtlea 

S68. Aunque elcoiuûsario eapafiol P. Fiancisco BeqoMia no 
b«b^^^4(^iikto ^n siilidag 7< de su 

soUcitiid .parf re^fUtir la del pprt^gpi^s^, jfopa/s liab?ia eondeq- 
cei^dido à eaMi {^ Iqg, i^iioçByenieatâs g^9viuinp»„que vesuttft- 
riigi;>p«f^,«nJaj^i{iwPi^iaciQne8 46l l^apur^ ,poir,eifna de au 
salto grande é de Ubia, tiene Espafia estiibïaciiBieiH^ 7 miaio* 
Q^il poc elçfiiQnw 4fi diclH» DQi^Q.s^ §pcp||4i!^ot]i;«p «oxdi- 
llcg^^^ua Iaid« los Ànde^» en que: feball^^tlof gobi«rQQftdie 
QuHe^i iEV>PJfl7«i^r I 9tr«a ^ 4oa .ma» pQb>^^s , ;^eod(^ ^^ 
Ji^^iimMefi^e^^^vM^mMimPm^^ «» i|p*.la- 
gtti^ fjJtl^da<f^;k^rf),l«9.çf^#,^^>A^P^ fofm, 

las dia^|^Bea^De|C|pr«f(ta tfoute^ajsidq|«ir,ay in &i i -îMi^oq 6?^ 



nVAftA Y foimoAi. 



1M 



iM. AttnMu» paM. lu ruonei dt Joilida ydt iviMn 
conTeniencit, né m ddie eondMcetader eon U pnteDdida dé- 
mâMMkm pMpMita por 1m Port u g u MM ; 7 oorreipondt qna 
M ejMiMt flegtn opiné «I eoninurio «ptfiol D. WnaàÈM II»- 
quein, 6 lo que sera mejor, qae m tnxe la Itett it It liÉMtt 

170. DMde la booa dalTonantli, fut ha dt quêdar por la 
parte de Bapafia» aegan qaeda maaitatedo en It «nterior dlf^ 
pnla, ae tirwâ 7 tracera ima Unea qne termine en la BBârgen 
meridioMl del TaporA, firenle de It boea det Apaporto ; de H^mi 
que interôeptaod» aqnel rio qnede por la parte de irriba loda . 
la boca de este. " •'M' ^.^'---^ 1 ^^-i- - r{^'--B^ ■' 

~ 171. Desde tqnf agnas abijiflidel Tapnrà serA printità ië loi 
Pt^rtugueses sa navcgaokm , 7 dssde el nrisaao agnai ànUbÊ dé 
los Bspaftoles, como tarabien de estœ todo cl rio Apaporis. Dé 
esta htam se sahra por la parte de Portogal la «omonieasioaf 
de que sa «1 afto de 4780 se serriaD les P6rtognesei , entre él 
Yaporà 7 lio Negro, por nn canal 6 uSto , segnn se diip<Mie en 
los citados arUooloe • del tratado del afto de 47B0, 7 19 dél 
de 1777; pnes aonqae, oomose ha relerido en1a primera parte, 
no quisieron los Portugueses manifestario al comisaiioespafldl^ 
lo averigué este, y es el deneminado Pnapoi. 

271. La Unea qne debe tirarse desde la bona del Tonantis en 
el filaraiton 6 Amaadnas hasta la orilla meri^nal del TapnrA 
frente de la boeadel Apaporis, no podrà ser recta pôr la grande 
vuelta ô lomo que ferma en este purije dicho rio Yapnrft, se- 
gnn se demuestra en el mapa. ' * ' '-' 

173. La expreaada Nnea se diiigiiA de modo qne él cmrso 7 
cabeeerasdel Tonantis con las de todas las qnebradas é arroyes 
que denstts agnas al MaraQon qneden por la parfe de fispaHa; 
7 por la de Poilegal ks cabeeeraa 4 ntùj9» qne desemboqnen 
en el Yaptirâ por bi^o del expresado punte , frente de la bec» 
del Apaperis. De esta réglai exeeptnarA solaBMnte el ito fa* 
rees, que por interottse ttoeho debe intereeptarse «1 aqnel pt- 
raje t des^ donde pneda eentinaarse < k» ménos obliono qie 
sea poaible) la mendonadt Hnea , hasta el eitaâo p|nto de la 



iset. 



M^WUlkMI 



4lU «MHM 



•H TSjpMSt 



1M 



UfAHk T rORTUOUt 



iit§. orilla del Yaparà , frente de Ib booa dtl Apaporii , prooonado 
basear la sefial mat conocida que baya an dioho rio Puitoi por 
aquel paraje, sin reparar eo el pooo mat 6 ménoa, d tormiiiàn- 
doiê dtide Inego qae sa ooloqna maioo 4 loa dot y madio gn- 
dOB de latiiud<aoitral. ^r;:;r-v,i ^ ^ 

974. Gomo no hay establecimientoaespafiolea en el tarritorio 
por donde, aagan esta propuesta , ddlM paaar la demaroieion, 
ni en un grande eapado inmediato à él , y queda esUnguida la 
comun navegacion de los nos Maraùon à Amaxônas y Yapnré, 
no bay motito de temer la oomunioaeion redprooa de loa va- 
sallos de una y otra oonma; y por oonsiguiente se evitan del 
mejor modo posible las disensiones y contrabandoa, mayor- 
mente siendo como es muy dMcil pasar el saUo de GupaU , é 
intransitables los demas que dene el ùUimo de dioboa nos en 
^ la parte que ba de ser privativa de Espafla : pero respeoto de 

que los Portugu^puedea formar algdnos pueblos en la parle 
méridional del Yapurà , desde sus bocas en el Maraûon 6 Ama- 
zénas basta el expresado punto que en la misma orilla. ba 
dé seftalarse frente de la boca del Apaporis , sera necesario 
aeordarqne por âquel rumbo no ban de poder extender sus es- 
tabledmientos mas arriba de las cabeceras de las quebradas 6 
arroyos que entran al Yapuri en dicho espacio, ni del punto en 
que, como se ba referido, ha de interceptarse el rio Pureçs, ni 
los qun corran al Blaraiion é Amazôaas^ y deeaguea en él desde 
el TOnwtis abajo. -^'i'"^''! ob "r^r!^ r.i î-^,- -?:v.Tn firc 

S75. Tambien puede quedar acordado entre las dos certes, 
que ouando los establecimientos se aoerqnen al pars^e por 
donde, segun la propuesta, debe pasar la linea , se tratarâ de 
demarcdrla dejando una faja neutral entre los mareos de una^ y 
otra dominaoion , pues basta este caso no bay necesidad de 
fljsfrlos, como se dijo bablando de la linea desde el Bei^ al To- 
nantis. 

376. Si Portugal procède con la sinoeridad que corresponde 
en la demarcacion de limites, no podrâ ménos de conocer que 
la propuesta de esta parte llena todas las intenciones de ambos 
sobdranosi expUcadas en el citadb articub 16 del tralado> coq 



KSPANA T PORTCOAL. 



m 



uns proponioB tan Jnsta que no deja que deiaar, «tondklu lii 
raion« de ndproca utilidad j eonvenieneia. 

177. Dirigida la linea legun se propone desde el peqnefk) 
rio Tonaatii hasta la booa del Apaporii, qoedando-privadoe lot 
Portugoeses de la obmun navegadon del Blanflen, deade aqnel 
ptn^e agnas arriba haala la boca del Yavari, 7 de la de eats rio, 
tambien aguas arriba, haita el punto 6 extram* de la linea 
leste-OMle, que, Begon el tiatado, debia titane à él deade el rio 
delà MaderaM"^fitn^ *^ flot-nih 

978. LosEepaftoles quedan pritados de la eomun navegabion 
del Maraftoa , deade la boca del Tonantia aguaa amo hasta la 
maa occidental del rio Yapnrà , y de la de eate hasta la boca 
del Apàporis. SI se comparan foe espados de navegaeion eo- 
mun, de que segun las propuestas lineaahan de qoedar priver 
dos los Portugneses 7 Eq)afloles, respecte 4 lo dispoesto en el 
tratado , y los en que la adquieren privatÎTa, afthallaiAn casi 
tan iguales como sihnbieran sido medidost ' / '-hl^nr-f^: 

979. En enanto i terrenos, nada cède Portugal à. Bspafta, 
pero esta deJa à benefldo de aqnel todo el que hay entre la li- 
nea que ha de trazarse desde la booa del Tonantia à la del Apà- 
poris, y la confluenda 6 union de los rios Yapurà y Ifaraflon 6 
Amazônas; y asi, aunqne en la demarcadon propuesta en la 
anterior disputa, comparados entre si los terrenos que la» dos 
eoronas ceden respectivamente al tratado del afio de 1777, ré- 
sulté algun exceso por la parte de Portugal, quedajyiwm.qom- 
pensadoenestai I < >i ^t - 

■ 280. Es yerdad que Portugal eeder&à Espaiia ô'ievaatarà 
les establedmientos que tiene en la màigen méridional del 
Aforaflon, aguas arriba del punto que ha de fijarse ent elle, 
frente de la boca del Tonantis, denominados Yavariilkm Pablo 
7 Maturâ; pero este saerifido es mu7 cortoien sii por ser pue- 
blos reducidos, 7 por la facilidad que ha7 en aquellos ^pa^nûfs 
paratrasladarlos à otro dtio; 7mucho ménotai aeiOompan con 
las reeiprocas utilidades 7 ventajas de la demarcadon que fe 
propone, tan conforme à los importantes objetosde éviter dispu- 
tas, disensiones 7 contrabandos entre los vasallos de una 7 otra 



ISM. 



it» 



BSf AfU X POKTUOAI.. 



1M«. 



«■•.-illi lit' 



coroiM> y aiegnrardel in6|<tf modo ponble la wtalâUdad do 
los limites de los respeotivos dominios por medio de pimtos 

,. 291^ No le ha ds oonltar que, traxada la lïnea tegnn ae pro- 
pêne en esta ^t^kuta, oonsigue Bspaiia cubfir meior sus I4isio> 
nés y cstabledmientos, por la parte del virânato de Santa Fe, 
aim en el waù de un rompimiento oon Portugal. tPeve por 
TeniuM pedM este, en justicia, soUdtar otra cosa que el que 
queden igualniente cubiértos los suyos, como en eSeete que- 
dasf; •■''■ dûïnfitimipmu 

3^ m. Tampoco se ha de oenltar el beneflâo que cooseguiri 
Espaûa en alejar de sus posesionee é los Portugueses, adop- 
tando el medio propoesto; ni que el tenreno que eede en esta 
disputa, le es de ninguna utilidad, por ser anegadiao y 9a* 
ferme, 7 que no le interesala navegaoion del rio Yapurà, deade 
la booa del Apaporie aguas abajo hasta el Maraiion 6 Amaaé- 
nas, y por este i^uas anriba hasta el Tonantis ; pues nunca po- 
diian eomunioarse por agua las ultimes Misiones de Mainas 
eon las de Popay an en las orillas y quebradas del Yapurà , res^ 
peoto de los muehos saltos que tiene este rio , 7 algunos iDacoef 
siblesj ooBsiguiéndose ademas que los Portugueses no puedan 
inspeceionar nuestros estableeimientos de Putumayo y Alto llar 
rafton en tiempe de pas, ni oortar su comwuoadoa entre ellos 
en tien^w dé guerre, eeno podrian ejecutarle siendo eomuu la 
naTegaoion del segundo desde cl Tonantis , y la del Tavari 
hasta elexpresado punto de la linea leste-oeste, y conservando 
diehos pueblos de Yavaii, San Pabto y Matura. 
«'283. Sebre todo, la mayor ventaja que logra Espaia en la 
propuesta linea es priver à los Portugucaea de I4 navegaoion 
dei Tavari, y per oenaguiente de que por él puedan internarae 
en el Perù, por medio de Uoeyale y. otroa lioe que reeogen las 
aguas de les obispadus de Arequipa, Guzoo» Guammga y arao- 
bispade de Lima, segun queda insinuado. 



.^..fc^ i/iiiii zm'i^t' 

■A l^: l,yAt\ 



IfVAftÀ T PORTUGAL. 

tttaâk pispoTA. 



1W 



!!•#. 



Siitre al punto qu«, eonfbnnft el articuto It dèl trfaiaîdb, d^ t^itië m el 
vr^iM aiid iWoHegtt»|HirMtalfedeBi»i y «trotdomttiw. >î^«» <ff*4n!i<r 

1 I84i 9q hft Tdfui4o ya la wtieituâdeltOoiQtsMEVMiQrtipiiiiesi 
para qtte> un fijar punto alguno en el rio YftftaiÂj coniti&iiâra 
la demaioMioB aguat urriba, haaia que por wt .fiiliec^iaf» sd 
encontràran las cordilleras 6 cuchillas que divideu aguas iponjA 
sur al rio Negro yperel septentrion al OtlnocQfrij,igw]jnwte 
qnedamamfestadalainjuaticiaâeestaeolieitudtin m m&(.iKi 

385. Bien oonocié el comisario espaâol que el objeto 4el 
portugues era el que quedàra por parte de PetHi^ Iode eliiJO 
Negro; y por consiguiente los estableûinieatosteepa&ojM 4a 
San Gàfrlos y San Ag»stia^ lituados en sus m&rgenes!; y aai la 
acredité el suceso, pues con efeeto pidié exten^povtoe^iQ^taiA 
entrega de dicbosestabledmientosyeitencliendo su ambidQB k 
la perteneacîa de todo el rio N^o^ 

386^ Est» preteosion, no mènes injusita que la antecedente> 
la fundaba el ccunisario portugues en que bs de su nadon 
halnan deseubiwlo ^poseide y nategado de tieoipo inmemorial 
el axpresade rio Negro» citando para ello al Paire Gumilla en 
su Biaêrnaétt Orinoea ilmtvado , pero sin expresar el lugar u 
referir sus palabras; bien que, segun se refiere del contexte, 
pareeeque el linico apoyo consiste en que no habia comoni* 
cacion por agua entre los rioa Orinoeo y Negro.^ ? i; >rKj ru u .;> 

387. En eomprobacion de esto, expuso tambien^l tbunpaen 
que los Eepaiioles, s^un sus notieias, habiw entrado eo el 
ûltimo de diehos rlus, fijànddoen 1744. EHjo, pues, que ba* 
biendo entrado este aâo el cabo pcNrtugues de la tropa de res- 
cates, Frueiaeo Javier de Andrada, por d eanalé oaito de 
Gasiquiere, que eomunica ks^ aguas de aœbosrViosi bftUd enél 
al Jesuita Manuel Romao, superior de las Misiones espafiolas 
del Orinoeo, y lo condujo al real portugues del rio Negro. 

388. Aiiadia tambien que manifes'tândose el articule 13 del 



Sobre el panla 
qoedebe iljtrte 
en el rio Negro 

por limitée 
de ODOs j otrM 

dominioe. 



MO 



târàitM t twtMm. 



1M«. tratado del afio de 1771 d^4) 4»\ déi7V9/M ûkpéaé que ha de 
ejeealane la demmaèioit s«(^ièlP<MAiia^^lB^ edias 
eo este ûltimo aftdv De aqût în&iii^ j^iA «otéttMi n» exis- 
tian aun los establediâîéstoi é^SmlMûtfSfmÂfSotAa sobre 
laorilla del ri6 Negro» iie^ delilaitfferliénèiMf 4>Bspifia, ai Ira- 
lane la linëà de modo que se >iiairaiett>bt< f u^paéte; o £re \ik 
^^ H». À otre mgetô no taft Hulttiiid»*«êttif«dl éMnâaarlo «sptSol 
D< Francisco ReqntiÉa, hnMera Ééa8è!ftètili»alMnid<y él^pevtogaee 
con sus inexactes notidas histôricas, yMBOnsiBi'iSoisliii' y pttra- 
liogismôl'EfiMè«»i^ àttttft^oônâittio^ 1^ Mcones del 
pQrtngéBSj'âtttibfléirffMdétâ cjtte eitél^atode 4686 ya teniaii los 
ESi^oMllicicniës^^'èfftableèâi&iëntos es li» cÉd>eee^ 
rio, 7 eu la ittiBidiadkm à sn botia d desigûadero en el Marafion 
lior la t)aHcl o¥i0ntkl : d# forma cpie^ los * Espatioles faabian en 

^ aqueik ^poea' eztendido «QS conqnistas tMsporales f eq^i- 

tualespor el curso de este ri<» Itasla' nnu^o mas abajodela 
boea del Negro^ <]^e entra en ^i y por coiisigHiente, siendo la 
ocupadon de e^e rio por los ESpafides moy anteribr à la époea 
que le daba el comisario portugues, era necesario que este, para 
sostener su dict&men, demostr&ra lo contrariè/6 que pr^Éâra 
que àntes del afio de 4686 lo habian descubiejrto, poseido y 
navegadolosde snnaoioa ; pero ;c6mopodriaejeeutarl6ooando, 
seguu los ttatados celebrados, hasto aquella époea no perte- 
neda à Portugal ni aun la bocft delllaraiion d AaiaBdaas> eodio 
se dira en lugar mas oportunot ï'î''^* ' • ^^^9 ^ie^-ioft m onei 
oî£t|90. La referfflttcia que hace el articulo 42 del de 4750 en las 
palabras de que baya de ejeentarse la demaroadon segun el 
efttadd que mtônoes tenian las cosas, e» limitada â la^consér- 
yacion del canal, por donde en aquel tiempo se coraanioabm 
les Portugueses entre el rio Yapurâ y el Negro ; y asi continua 
diebo articulo dieiendo, que sea sin peijudicar tUBpoco à las 
posesiones o^^olas ni à sus respectiyas pertenendas. Estas 
no pueden ser otras que las de San G&rlos y San Agustin, sin 
embargo de que no existian aun en el afio de 4780 ; del mismo 
modo que d comisario portugues en Tirtud de la expredcm del 
propio articulo en que se dice, que se traze la Unea desde un 



IMO. 



liiiB.8i4o(Cpi»tnii4Q»)<A99riiiiiB:Â^ um a..a 

lot nomliiid9iif0i^tei«9ru^i^ iMMk» ^Mr^^^nidiiitaPiifiP 

fmk^i,im Uiidfimfti^T^ ,■ c .nèJaijd aBbfîon ?,£îaj&x.'jm eus nos 

M ^ en 1» wiHa jw^ioiM^ M m Hmtffkêmt^MiAm- uH!^^ 

gi^Bd(we &.busoae va jiuita mM «io I^I^gf^,i««|r6 )» ectl>|apion ^..,,,„ 
povtugaçsa cle Mi^nrit^iaK f lap espajtolaside Sw Of^^rJ &^ 
Agostin : cou lo cual foedaQ^ oiibicirtos los establ^cÂfpeQi^^Qe 
poraquella parte ëQiio>uiia3!*:OttteovoiMi«. ; k 

903. La Unea m%w los expresados pu9to& de Ip» no9<|;^»uà 
y Nçgio debeefc trasarae fijando otros dos que jntevçepteii los 
denominados Guapés é Isana» qae oorrea por e) te?¥ei>o inter- 
medio hasta entrar en el Negro, y loa demas que hs^a mjqnel 
espaoia. , -^.Qb m-: ■ ,- ,■ i;>ji .*s.t«è éfMs ■ 

994. Para la intarceptacion de los expresados riosj se bus- 
Guà^ alfunoB puntos seiialados por la niisma naturaleia, como 
saltos que iengan en m oirso 6 altuias contiguas : y en su de- 
fecto, se acordarà que el Guapés se intercepte un grade al sur 
del Ecuador» y el Isana medio grado al norte del mMjno» )>sûo 
las propias r^Ias que se lian expuesto tratando de la linea que 
debe trazaise desde la boca del lio Béni en el de livMftdfln , 
rbasta la del Tonantis en el Maraiion 6 Amazônas* d ish tioir ' ^ 

29S. Para lo restante de la demarcacion prevenida en el tra- 
tado, no bay noticias seguras y positivas que puedan servir de 
régla en el rumbo que convendrà Ueve, por no baber permitido 
el comisaito portugues que el espaîlol par&ra, como solicitô y 
propuso, à reconocer el rio Negro, y de alU los pai^esdel Oriente. 
El gobernador de Caracas représenté ser imaginarias las cordi- 
llwas d> montes que supone^los articidos 9y It delos tntados 



1I09. de 4180 7 I7T7 enti» el Otiaio» y AmaiàBii^ é ià» ■lii'dt»' 
cripdea del oafso 49 Ttrios fiM de aqoel<{Mn|^'pei«E «HiMMi 
esta lel^oiea todft la itttenliddaA iMflMiift jAii Mg^ 
no haber precedido feeonoelimeilto algmio a^Âateali;^ eia^ 
bargo, es muy yerosimil qvto «teidida la ailtticioar'^e ta<|t;el 
terveoo no oetimi diicnltad, trnando la Uaea en el eepaeio qaé 
média entre los rioe OrinooQ j.llitti&ott iAmàiàaûà^tBgan' 
previene el artioulo 13 ; pen» fleguraménte serfo merfor qtié sin 
atender al gifi» de los montes , il los hay^ se aoordin tratar la 
expresada Unea par lasi calieoeraB 6 naciaiientos de |osrio8y\ 
arroyos que per li| patte, del norte Ueran sus agttat al Orinoco 
y al Casiquiare, y por la< del medtodia > â los nos Jfogro/Blaneo 
y Mara&oa é AoMsteas ; de forma que qnedeo éeia perteneneia 
de Espafla las primeras con el lago Parimé, y de la de Portugal^ 
^ las segundas. ' •• • . ■.•'* -^^ >-'r.(i'ri"br^r .hu\a''-:\ f^-'i- 

396i Este método^ no solo es maaseo^iUo^y fteiiiSioo aI mas 
i propéeito pava dtseerairel oursode la Unea yeniar'e^ )0 su* 
cesivo disputasi diaensionesyeoBtfabandesi pue» «0mo este se 
proporciona con la navegacion de Vos lios y la Unea Ips dmde 
enteramente, cesatodo recelo de que pueda i9|ie«tavse»4]o 
ménos con tanta facilidad. 'vj si aja oïPido le >.9 i?l«a ? eoibsxi- 

297. Dirigida la linea por este rumbo> secontinuar&, nohasta 
el mar> como sin oonocimiento geogr&flco del terreno propuso 
en un maniflesto 6 representadon el dtado D. Ramon Garcia 
de Léon y Pizarro , cuando fué nombrado gobernador de Mai- 
nas y eomisario de la cuarta partida , sino hasta enoontrarla 
que divido la Guayana franoesa de 'la poriuguesaf euyas dos 
poteneias tienen arreglados sus limites por aquella parte hasta 
el mar/con todos los terrenos contiguos & la costaJtnRuD . fW. 

398. Aunquees tan notoria la justicia de los -GspaiLcdes en 
todas las referidas disputas, à'excepoion solamente de la ter- 
cera, no sera ficil que la eorte de Lisb(Mi lo reoonosca aside 
buoia fopara que se termine un punto tan interesante; k»^ 
se^ siguiendo la demareacion prescrite en el trotadoi 6biea 
adoptando la que se propone oomo maS conforme à su espirita 
y i los objetes que tuvieron en éi los dos soUranost x en que 



UMHf NMUOAI.. 303 

mà^oiU wa^me^neit.lN ?«ii(i|w 4t %vaibm wnnm f>tm 
tmf Êé Lim m ti iH w i i Pwo' ë la iwte di Madiid tefl é i i>— im 
poeo wkt* K» (Uiiiiy'pKijaÉoiM^qis* l« ht ooiil«Dait It iiiA»* 
eiâoii de cil» pinto deid» el dwmbfiiiiienlo y otiqo iiu 4e la 
Anéfiet meridieMl / tLO ^^ÈiAnnéoM do conoM» lae nrgeati- 
atalMf givretceiiiae^aé leobHgftoâ pMÊO^w^n ùtmAmkm 
ooa la mayott ianiedaé jHeiMê, y pot oamtoo inodioi ton Mia<* 
ginabloi, îànmàmt ol do tasuinae en cÉia neeasario. m < i^i 

tt§é La fiHado wfleaieii lobre it»iHi«|0do1aKUtia 
oia, y la foca atonoioK ooo que haata aliata liaik lido miiadM 
noeitni |K>Miioneade>Aaiétieav haU dadoet péiaeipat iMnesto 
é la aaÉbioiOflr>portu«teia> para eatoiÉlei^ rat doniaioe, miiN 
panda dilaladisiiiea ^jMqny lieoi temnot po rt ea o eiertoi i Ba- 

300. Por tantOj no debe parecer inoportuna la relaeioa' «aointa 
do lo ocnrrid» on osté paftienlar> paos ft su viitey y mèdiàste 
el eelo que Hoy aniiaia al knkiistwio esjjwftol, «s de eiporar que 
desde luego tomarA las mai a<^VÉs y eflcaoM iwoTîdenoias pan 
deteoer el (Amot que Hegarà A destrair nuestra domittacion en 
aqoella piffte dd mmi^i ai ddsde abora no se afdieaD loi ra- 
medios ; este es el objeto de la teroera partes >l 

-uM sb lohLm&ûQ'g okmàmûa mi <?i ■ ^mmiH 

Moik^'^lkiééH ér§»tM^ neot»iâaâ âe tèKalar ^ Hmttti 
',<: i) mimpatMêtYp^tugmtm m ta Amértea inmidiomL 4' 

301 . Cuando sa consldenui loo primerot y mas antignostrai- 
tadoi y oonTOndooes do Innites entre las coronas espaâola y 
porlugnesa sobre sosreapeeliToa dominios en la Amérioa méri- 
dional, y seadviorte la extennonque hoj tienen les do esta 
potenoia, no es fâoil déterminer si la arobidoii do les Porta- 
gneses ha inflnldo y fomeittado mas sus usurpacioBMSt ifo» la 
indoleneia de loa fiiqpafioles y la posa é aingana atendon que 
bastâ àbnra lea ban debido aquallas rioatposesionos; faion baya 



ISM. 



Ctuti 

delos 

•daiwumiralM 

d« loi P»rta(«iM'i 

m U Amérira, 

]r «u obj^. 



SM 



tVfkH T rORTIKSAI... 



iM •. ddo por ignonr sa predondad , 6 poxqiM It diftaieit iuMA* 
tibt el Mlo eon qua^debiui compUne lu «ttûts 7 joitai profi- 
denoiu que para sn oonienEaeion f bnenugobienio èutaroD 



lieinprftitilMtrQé 8Qiwnoo0*.'.,M>.L,.';c.'i> »....>.'ji'(iî'/jiiii li^ia..'.] ...<,.•. 
301. Sea, pufli, «aal Atenla^eaiua Je tas^jeitnllaaitaniiQ^ 
no cabe dnda en qne loa lâpidoi pnsveioai As ika^VcMilugneMs 
en la Àméiica mendioiial, 7 Iw medk» de qoeienlodo tiempo 
se han valide para Ihnras adelante sa Bist*BML<> éan sobradoa 
fondamentos para er^ qne vus intenàones se ^ri^ k demi- 
nar soles eitaquella parte del ïnaBdo* Una saeinta narradon ^ 
hist^rioa de to^tcoreida an. este panto-hasta el afto de 1777 en 
qae se eelebrd el ùltimo tratado^ fia condneta' dbsenrada por 
los Portagaeses apoyaday aun dingidaf ain dudaj por su 
corte, para e|ecacion de lo acordado en él , harân deniostrable 
estaproposicicm. - ii ; 

303. £1 espiritu de conqaista que auB dusaba éon el major 
ardorà fiées del siglo xt, y que restaurada Granada por los 
reyes catélicos parece que debia extinguirse con la-posesion de 
cuanto babian dominado los Arabes en flspaHa por mas de se-, 
tecientosrafto^ balld uaeampo muebomas extenso on él dcs- 
cobrimiento del Nuevo Mundo, yun fuerte estîmula.en laa 
exageradas aotioias que de sus riquezas dieron los primeros 
Boropeos que arribaronà él. 'i àb «t^iioiooDitu cM tà iiii>iqi<^i ^u 

304. Los Portuguesesy siempre émulos de las glorias dd El- 
pa&a,quenendo tener parte; en las eœpresas delospaises reden 
ÀescttbiertoB, noUrdaï^onen diaponerse para entrar «a oompe- 
tencia con los Ëspafioles; pero oomo era de temer que esta es- 
pecie de rivaUdad, I^os de oonducir & la espiritual conquista 
de aqueUoababitantes, fuera por ellos un motivo de esc&ndido 
que impidiesen la extension del Evangelio y entorpeciesen los 
adelantamientos de las armas de una y otra cerona con frsQuen- 
tes disputas y guerres , expidié el Sr^ Al^andro .VI una bola 
en4dêmayedei493^por laeual se ooucriaàestos inconve- 
mentes y maies que sin duda amenazaban. .0 .^ jitu 

. 30$. No es»e)^eM^fara el asuatQ del dia entrar en la discu-. 
sÎQn desi esta bttlaiuéexpedidaen vittud y 6 fionsecufnciade 



tSTAllA t niTMAl. 

hàbéfw eomprometido tm^i Mbtnnosi la dedaion de le 8U1« 
Apoitélidj-^o ino itog uito tlgonoi, Aporqne la apinioa oontm 
daaiinal tiell^lill|Rltorilàtaa al papapara diipoiiar à lo arbitrio 
delos paises nnevamente deseubierloayf aoii Iwitadeloipowi- 
dos> ccm» opinai! olvds. Lo derto et que, por laioHadabiÂa, se 
dedartf de la pértenoieia de Espafi^ todo el teifonoé Islas dea- 
oabiertas entâneesy y que en adclante le deeeubiiemi eitai al 
oeddente y Aiediodia de una Uoiea que debia imagfaiane tirada 
desdè el pdo Értieo al uitàrtneo, y qae ptsaie ma» altwddente 
de cnalqnievft de las Azoie8«y de Qabo Verdé-àdev kgiiaa de 
diatauda» como no se baHasen oeopadaa pw <Aro prince» el 
dia 3tt de diderobre de 1402) de§ando ad preserradas las con- 
quistas de Portugd, mediante el espado de dichasden léguas. 

306. No agradé 4 la eorte de lisboa esta demarcacion, y aun* 
que no dudô de su legitimidad, sin embargo ^ à instandas del 
xey Dj Joan Segundo de Portogal , y por Un tratado oelebiado 
con los reyes Gatéllooe en TordesfUas à 7 de junio de UlUÎ^ se 
asnpliô el término y diieccion de dicha Ikiea hasta tuesdentas 
y setenta léguas /cediendo Espaâa las lienasé islas qœpudie^ 
ran comprenderse en el espado de dosdentâa y setenta léguas, 
y Portugal lo que no le oorrespondiese por esta demareadon. 

30T. Ta desde esta épooa comennron las oondesoendeodas 
de Espafla & las intendonesde Portugalyla madafe de laeorte 
de Lisboa, pues no contenta con baber logrado' eitendei^ su 
domkiadoa dosdentas y setenta léguas por m«dra gracia de la 
de Madrid, no solo se excusd constantemente à demarcar la 
Unea del tratado de Tordesillas, segun el eaal^ miiy cortala 
extendon de su pertenencia en la banda y ooeta oriental del 
Bradl, sino que, estableddos en esta parte, dieren pkindpio^à 
las usurpadones de grandes terrenos pertenedentes A Espafla, 
que> olvidada de sus derecbos, à poco atentaé eonservarlo^, las 
miré con una indiferénciainoreible, y presiguid sna conquistai, 
sin prever los inconvenientes que esto pqdtia ocasiom^ éa lo 
sucesiYO. ■"• 'ifissrtôoîâ '£hûb ni?, aii» mimiivmimi^ 

908. Al paso que loe Portugueses se extendian en la America 
méridional dn la menor oofiddevadoniàf dicho tratado, «è 



iSM. 



Logro 

d* loi ' l*urlu(MtM 
M «I Iniado 
d«Toid«IllM. 



Ocapacion 
de Iti MoIdmi 






LesBipiitolM 

dfltMbrtii y OMpaa 
luitlainUpliiu. 



T rOMWAL. 

ia«i. uuniiBitofOD nloMt d« m otetntdeli euflado d«tiibri«M f 
HT iM iihmm. ocaparen h» EipafiillM 1» Moloeai, «i«l éi» éè MMK Htlllii- 
dM* otm klM nèHidu 4 ta ptrto «fiaotat 4é It UiMt fiê le 
ic»nd4>^iMtipiilô en él ; j por «oniig u iM m , iNfciaft lar de ta 
peitonendftde PertngtL. 

. aoo. Aiilo fldi^M ta fiorte de Udwt dindola Maiyèr flMk 
il tntido ; y al fia» lin mneho tnb^lo^iConiigatafOB taa Pafto* 
gueses que en virtad de un ajuste celebrado en Zangoaa 4 91 
de abtil da iH9# laaaedieia el aeAor Gftrtae Y taa Malooaa^ par 
taiuma de treseientos y dncnanta onil duoadoa <anqne sln 
dnda aa cegalariaa loaigaatos del demibrimîenta'y ocupaeion); 
y ademas la astipuld quafioen enai fuan al motivo ean que 
los Eepafiolea pasaion «1 toaoidenta da tas Vêlas , todo cuaato 
descubrieraa y poblirBtt f Hara pan RwiugaL 

340. SuoediéalsefiorCàrloaV su bija elseftor Felipe 11^ V 
aunque en su reinade ftieron deseubiartas y pobtadas por loe 
Espaaoles las istas f ilipinas, situadas Umbtan a» la pertenencia 
da taa Partugaesas, aesaffon las disputas que ya habtao empa- 
zado à sascitarsa sabra asto panto can la réunion de ta eorona 
da Portugal à la da Espafta, acaaeida en ilMO. UUj^ »««£ 

311. Gomo desde esta época faeron ya vasalloa de un nismo 
soberano los Espaftoles y Portugueses babitantes de ta Amdrioa 
méridional, ao saeuid6 ni huba naosaidad de ccridar laobser- 
vancta del tratado de Tordeaillas, é indisUntamento hiciewm nnos 
y otros kw desoubrimioitosy conquistas y poblasioneaan aqueUa 
parte ; pero no cabe duda an que , procediendo los Portugueses 
CMno sûbditos de ta corana de ExçêSH, debian pertanecer i esta 
las que bicieron» ea el caso de que voltiese à sepavafsa darita 
la de Portugal. ) *'\ sh oikbq'ib c&fô 

312. Verificése esto segundo, pero no lo primero ; pues suble- 
vados los Portugueses en el afto de 1640 , y habienda coronado 
por su rey al duque de Bragaaza> ao solo retuvieron lasdesca- 
brimientos, conquistas y poblacionesquebabian haebo durante 
la union de las dos coronas, sino tambien algunas ejacntadas 
por los Espaftotas; y enidadoaoa siempra de dar los mayares 
ensanches é sus ambiciosas ideas, seaproveeban de lasaireuns- 



nrAt* T roiTSOAL. 



M7 



iàwm àê aqp«Uo« tiempoi pan intenume mis y mas en t«ii- 
tpiioa qw i»|ii<p«tabltm«nte «wreapoodian 4 Espafia. 
r. 313. E^ta eontinaô en su aoostumbrada iaacdon, baita qae 
)08 PortugoMM» aowuuioB lin dodade élla, p«Nffoa à etUble- 
cene, goarnecidos de tropa y artilleria^ en I* btnda leptea* 
tfi<»il4el.ftiQ detlaf lato» dé <tue^ baUa mai de liglo y medio 
que eitaban an yoaeakn loi Kapafioke» diifiratando eus lefias y 

344. Nùtleiesà Espilià de Mlef 4aB^Ngola> jiiocedfaniento, 
biïo la coneapeodiente.nckimaeion à la eoite de Uiboa, pero 
esta sqpo de tel nedo entretener elorante (mediê deqae siem- 
pie set ba valido en aanugantes ocasieoet)^ que d gobernador de 
Bnenos Aires se tid éik laneeesidadde fermalisar un&eipe- 
dicionpara desalqjaBàileftPbitugusies de teGolonia, que babian 
formadOïMi el> nombre de Sa<»anieiifot eomo en efiMttv lo con- 
sigui6» toÔMndo per asalto la plasa en I680i:> >^ u<^ no <ih ^ii 

3I64 Habia i^eriile la eorte de Usboa eortaT eite sncesoi 
intentando persaadir que el terreno en que babia fundado la 
Gelonia noestaba oonpado. Para eilo presoitô un mapa foimado 
à su arbitrio, y centra io mismo que resoltaba de otre, enya 
atttMÉicida4 reeoooeia;; peroconvencida de su ménos bnenàfe, 
ttat4)deiisiiÛB8te protklfflMl» y con elécto se celebrô en 7 de 
mayedei l6Bi ; adordàndese entra oOras eosas que la Colonie 
quedaieen podfidr de los Pertngueaes por Yia de dep6sito, interin 
se decidia la dà^Mita^ y asi no se le permitieron baoer otros 
reparosque'de tierra para «ubrii su artilleria y para abrigo de 
las petsonas ; pero se les probibi6 fàbricar ediflcios é IbrUlesa. 

i ^iw A. «oo^eeuencia de esto, se acordé tambien que el eiqpre- 
sado depôsito de la Golonia no perjudicase los derecbos de las 
dos coronas de raoda alguno, y que los Espafloles gozasen el 
uso y aproveshamiento del misnio sitio, labores de sus ganados, 
caMy pueito» ensenada, costa y campefia, como fô ejecutaban 
àatei 44 haoerse didui poblaoion. 

:>3i3. Estas y^otras semeiaates expresiooes del tratado mani* 
fiestan inoontesttblemente el deiecho que de dicba banda sep- 
tentnonal del Bioib la Plat» ténia Espi^, la inijustaoeupadon 



IMS. 



CAiiliRMak» 
éêlê» MarpMiMMl 

rMHPMMt. 

iMMioa 



1M0. 



C«iM 

4«lt(Moita 
M 8«cninNlo 

•I Portoftl. 

8a rMdqnitialM 

par U BiptSa. 



Hrnn cmIm 

dtU Colonii 

i los PorlagatiM 

porel inMdo 

dtUircthl. 



haehapor k» PortufiMMi» j foe ImMw éMftf» lUp^iUp 
liGolooiiiio po4|>iMiiiftdiritf ^p n | iQ,i<gBjw4<B»iitw 
territorio. otti hvcinof* - ^drv'^iîin 

318: fiin •robngodê eHohOPpo U iiil|4il4d^liiaido 
•iempii JéeiHidâ en rasopm ffii^fl. tapA-^a fm wièMwii 
idait, fioaMMd d«idi loif» A ptywp dl ippd»^ d» ^utow 
oon la Golonii ; 7 aii ftoo^M parfj^m4»rtot «ilMoi M Iv»- 
tido M eitipalé ^nt w nomlifpMnfoiQlipifki. «mm «lalwio 
M iMunl^rfroB par «pif otn pKft*» p9i^4QPintiMi|ir f aolaiir 
>al pfiiU te4iipat« , 9)9 Aif b^U))^ ij^i EtftfUlm Iwioar eei^ 
iBHr à loi 9«rUiko«i# 4» ji|Mlfi# 4« vEi|)fil|a;7 4iMi«lto «1 
oongrâio *inj|^^;«i«pk|)(pu»,,coi|$i|Mi4 U<:M^ 0a poder 
de Portogal, fnistndos asi tfdoi lQe,iUrti9Q|i)g»^iMve lioe eoilee 
se ettipul^ ep el. G la d•vQlttoiol>^ que aa «|eo||^IQll, de très- 
dentoi mil îodûM^ qpe- de 1m puel^jœ e^QQlef deU mliigeii 
eepleiUKiontl del Rio de la PlaMi sa |leiaz«p loa PanUiUi. ,( ^ 

319. Bsteera èUntento de la corte de Liaboa, bien foera 
poique eipenie legitimar ro «turpacion oon el teanicano del 
tiempp^ mediante la indeleneia 7 circiuoatanciaa de la de Ua- 
dnd ^ aqneUa époea» à bien pozqne se prometiw aprpTeobar 
alganâ ocasion oportuna en qœ A la, 1S»pêM le foeia fonoa» 
hacer este lacriflcip por evitar nia70xes peq|uic^f EUo ea que 
asi se verificô> pnes en el afto de i701 oonsfgoid ^ortogalqiie 
por un tratado de aUanza le cedier^ Kspa(|^ 1^ CpIou^I^; ^en 
que reconocido nalp desde liiego pof ambps soberanos contra- 
7ente8, yolvieron los Espaftoles i oouparla cpn, laa ai»nas enel 

afiOdelTQtt. ; . ,.',_,;; ,.,,1,, .„-,j ,J ,,_,; 

320. Nadie ignora los suMsos que aligieron eaft^peltieinpo 
à estos reinos para manlener la corona en las «^enes de; su le- 
gitimo soberano el Sr. D. Felipe Y : como tampoco que condu- 
cido este yictonosoxQonarca por los principios de bondad que 
siempre lo caxacterizaron« se conyino en poner fin à los irré- 
médiables daf^ de una obstinada, aunquetan justa gnerra, 
sin embiffgo de que el yalor 7 lealtad de sus vasallos le prome- 
tian la continuaoion de sus yictorias, 

3S I . Esta f ué la ocasion en que Portugal consiguid su intente. 



MMià * fOMWâft. 

li C0lbAliMHMËlènrftolM^ pei<#'Mlfl>'iiÉaét iié ftf atM^ Hr . 

mu que ooanto alcanuie el Uro de eaflon. '^ ^ - '^ - ' 

wmim êm mésm ,^ÉAmammf;H^ttkm'li(ài^\ot 

dMif llé<lèfiRbi4aèfM^i«^«ti^ttt^ dé 

à l09 pilèrtos dtf mmiiiébi%kfi(rtkà6j^^m^ 

'Vëz 1fAéi(éi>W^oètt^anffo8^y>éMÏMIcéirM es «1^ 'i^ftiièi^ ^e 
àrmàs; perosj«itr^%^è^ del«t<^MitK^ l<)b«i^iiHo<ëi.'<Pre- 
>alidos ea la€oléh{it^Iî^ti^iàirfaMMfé iràs^^^h 
'dhirhiutioiii^é WMà^r^/bèëâlâki^ aliiet^ à los ifft- 

Mld^ de ÉsT^/^tiàrgîb'\è^fr^hi^Ackih^^^ y ptOitè- 

got>ériiad6r^â^iitéfhÉ{i^, IBlisâi^^ttf llM^e providèii- 

324. Ya por ùUimo llegaron à tal extremo los ita^nHoa, qtie 
ûb1i^d!($'^(»fbi'^'ièi«ifHèa(^'»^'l9Ù^ litio 

tovMVk WmUt^ éb'^a^ftt)' âk mttSYféiltècXLm hittta el 
IJhhtddël>aiffti^ë&^bi^a/>e (ïâkténtè è^Yôdip^ los ter- 
téûk M^t^ài ëh éttè icéisiaMs/'ëlH^i^dii^^^^^i^^ las 

depredkéiôtws- f ïi^édôénte^^c^tTedaB'dëW 
'"^'^S^- hoirie é^ian^twèVifoki^^é^^ é}«niP)>4â^{iiiil iiaU«^ 

la condescendiente coDdué^'ttlra r^^^éitle ÎJÎMd)a èon ellas 
laespaâota; Pteù &tf doJiâikâ^d^i^^ loi toiibos ter- 
T. ly. 14 



!••#. 



'î«?f 



La iaiceloB 



de It Btpila 



d« ioranioMi. 



■o.î* 



MO 



RTAftA T rOiTIWAfc. 



1IN. 



dtUColMit 
M Bmnmmio 



Ko euapWa 

1m Porta|MMS 

(llniadodtNailM 

d«i1M. 

jN uaia 

naldalTM. 



ritorios eontigoot al Rio de It Plata, é hiiUrPii ooRfriai y aih 
ddM mataniki de gantdo ptra traer loe cueroi ; de forma que 
babiéndoie eaviado una eionadra en el a&o de 47i7 pan évi- 
ter eitoB dewSrdenes, aprebendi6 & dos embaroacioBei flraDoeiM 
que ooD el referido ol^eto eetaban , uoa en Montevideo y otri 

en BMdonado* .< x<.r;'v<) -mi^- ,u'*'r^ ■>: > 

316. No era ftdl mantoncr ilempre bloqoeada la Coloaia^ 
y oomo à les Portugaeies Jamas les oontenian la laion y 
justidat sino la lùeru, luego que esta se alejaba y disminnia, 
oontinuaban sus invaiiones, rcîxM y exoeeos. Asi et que, oea-> 
pada la Golonia otra tes por los Espaftoles en el afto de 1701, 
se reslituyé à los Portugueses en virtud del tratado que se cele^ 
bnS éi^ 4763, pero se le dejô bloqoeada para eontenerlos en sus 
limites, y prohibid à loe Eepafioles todo tiato y comeroio con 
élloe el teniente gênerai D. Pedro .Cebàlloe,encaTgado de an 

entrega. , »a*jxnr tf. 

317. Ûllimamente, en el afto de 4776 Aie tomada y destmida 
la Colonia por las armas de Espalia ; à cuyo proeedimlento die- 
ron lugar los irregulares de los Portugueses, no solo por aqn^l 
paraje, sino en todos loe demas de aquella parte de Amérioa ; 
pues como en los tratados no Uevaron Jamas otro ot^tto que 
suspender los progresos de las armas espaftolw, luego qœ lo 
oonseguian, reiteraban sus usurpadones é insultes, faltando 
eon varies frivolos pretextos al cumplimiento de lo acordado. , ,^<^ 

338. Asi sucedid con el tratado de limites del afto de 47JtO, 
pues sin embargo de concederse por él unos eztensiaiisos Iw- 
renos usurpadoaà ËspaAa , prooedieron de modo i entorpecer 
la demarcacion de la linea divisoria , que fué necesario decla-, 
rarlo nulo, mandando restituir las cosas al ser y estado que te»* 
nian ànles de su celebracion; pero aunque asi lo aoordaxon 
aoiba&cortes en el afto de 4764 , retuvieron y conservaron ann 
los Portugueses los vastes paises que en virlud deaqœl tratado , 
babian ocupado ya desde Viamon y rio Pardo hasta el rioTa- 
oui, y los muy dilatados terrenos en que se babian extendido 
basta Santa Crus de la Sierra por la parte de M^os. ^ft^i^oâ 

329. No es ménos ilegitimo el establedmiento de los Portu- 



UTâH t rOlTWTAL. 



Ml 






giMM en «1 Mo OfiBde d« Bin Mro. PcMabridif iit» por loi i mi. 
EiptflolM, 7 en lu oomircas do rat retpeetf vai oriflaf ftioda- * imum 
fOD difBPintM ndnedonM, eon los nombm de Siota Tensa, 
flrata Miria, San Jotqain, los ApMolea, Jera^ Maria, Std Criit- 
tdl»al, Stnta Ana y la Natividad. Deitrayéronie eatai; y loa 
PauUitu, qoe eian loe fpn^idoiqne, huidot de noeatru Mldo- 
Mi y nnléÂdoae eon tlgonoa otroa,hiMan formado el pueblo 
de Bas Piblo y olroa haita la banda septentrional del Tacnf,ie 
ftaeraB aeeroando por la parte en qne dejando eete nombre, 
tona el de Rio Grande, y pasando é an orilla merfdionat , Aie- 
ron desaloifatlos por los êspafioles, pero Toltleron el allô de 
1734; y reonpersdo aqnel paraje otra vez, dorante la gnerra 
de 1735, permaneeieron en 41 enando por la oonfendon de Pu- 
ris de 16 de marzo de 1737 se estipnld qne no solo eesasen Itt 
boatllidadea, sino qne se mantutiesen las oosas, mléntras se 
i\)ostaban amistosamente los disturtiiM, en el estado en qne se 
ballaban ft la llegada de las ôrdenes en qne se eonranieasen. 

330. Reelbidas eataa, y abusando el gebemador de la Colonia 
de la segaridad qne daba à los EspaHoIes sn eontenido, dispnso 
dolosamente la ocupaeion del Rio Grande, enyiando nn natio 
eon gente armada, y oon efeeto b oonsignid. Desde aHf se ftie- 
ron sncesiramente extendfendo los Portngneses por los terrlto- 
rioe eontignos, ya fomando goardias en los mas pingQes , ya 
estableeiendo estandas yotras defensas para mantener lo nsur- 
pado. 

334. Ann en los tiempos en que se trataba de demarcar los 
HmHea à eonsecnencia del tratado del aflo de 17S0, ban obser- 
vado igual condueta los Portugueses, siendo entre otraa una 
praeba de ello la constmccion del fùerte de San Gonzalo bêcha 
en el afio de I78S, bijo el pretezto de formar almaeenes para 
la trops portugnesa que debia concarrir eon la espaftola âl la 
cjecueion de dicho tratado. 

335. Se haria casi interminable este punto , si hubieran de 
referirse todoe los atentados, insnltos y nsurpactones qne ban ""^iJ^^lSr* 
cometid» les Portngneses de la AmArica meridiottal en las 
poUadones y eon los yasallos de Espafia, ftntes del tratado de 



lUflitea 

MUMadmlkalo 

d«l fuMrU porlMiMt 

dt San GmmIo. 



AuqiM 



1800. 



iiis*4 soi»-. 



El gobarnador 
d« Buenos Aires 
Tisiu sa ditirito. 



212 BSPAAa T PORTUGAL. 

1777; y asi se conduira con la brève exposioion de algtfnos 
mas notables. ' ^ 

3331. Hallàndose en paz las dos coronas en el afio de 1767, se 
descubrieron tropas portuguesas en la Sierra de los Tapes, per- 
teueciente à Espafia, y confinante con el rto de San Gonzalo, y 
se advirtiô que estaban acuartelados y fortificados. £1 gober- 
nadorespafiol, que à la sazon era del Rio Grande, hizo al coman" 
dante del fuerte portugues San Gayetano la correspondiente 
protesta sobre el atentado, pero le respondiô que ignoraba el 
motivo de su queja, y le insinué que estando él subordiuado 
al comandante de las f routeras del rio Pardo, debia dirigirse à 
él sobre este asunto ; pero maliciosamente le oculté que à la 
sazon se ballaba en el mismo fuerte de San Gayetano dicho 
comandante de las f routeras. 

33<i. Recurrié â este el gobemador espafiol, y su contestacion 
fué asegurarle, que carecian de fundamento cuantas uoticias 
decian tener de sus soldados, y que por su parte cumpliria 
escrupulosamente las érdenes de su soberano con que se ba- 
llaba, de mautener la buena armonia sin practicar la mener 
vejacicn. 

^35. La experiencia àiô d conocer bien pronto la mala fe del 
comandante, pues habiendo contestado lo referido en 24 de 
roayo, atacaron los Portugueses el 29 al amanecer la viila de Rio 
Grande de San Pedro con setecientos ù ochocienlos hombres, y 
al mismo tiempo hicieron una irrupcion en el puerto de la 
banda del norte; de forma que el gubernador se viô obligado à 
céder â la superioridad de las fuerzas, y se apoderaron de aquel 
punto los Portugueses. jc 

336. Posteriormente acredilarcn estos su conducta, pues 
noticioso el gobemador de Buenos Aires de que en territorio de 
Espaâa babian establecido guardias y pùestos, para protéger 
sus contrabandos y extracciones de ganados, déterminé visi- 
tarlos por si en el aûo de 1774, y habiendo liegado al rio 
Peqniri, enconlrô tomado su ûnico paso por tropas portuguesas, 
que se manifestaban en ademau de guerra para defenderlo.;; 

337. El 2v bernador espaiiol hizo dos correspondiente» reque- 



bspaOa t roaTDGAL. 



113 



rimientos, à que solo contesta el comandante portugues acn- 
sando el redbo ; coq euyo motivo quiso reiterar ftquel su oficio, 
y habiendo à este fin mandado à los tambores de su tropa que 
tocasen la llamada} no tuvo otra respuesta qc^e una descarga 
eerrada de fusileria; à que correspondiendo los Espafioles, 
atacaron y ocuparon el puesto desaiojando de él i los Ponu- 
gueses. 

338. Por parte de estes se cometiô al mlsmo tiempo otro 
insulto, atacando, sin que precediese la menor noticia, ni 
indicio de alteracion de paz, una guardia espafiola en lasinme- 
diaciones del Monte Grande, y una partida compuesta de mili- 
cias de la ciudad de Corriéntes, la cual campaba mny sin recelé 
de semejante invasion junto al arroyo de Santa Barbara; por 
cuya causa la sorprendieron y atropellaron, matando algUnos, 
y baciendo prisioneros â otros, con despojo de sus caballos y 
equipajes. , 

339. Consiguiente â la demarcacion acordada en el tratado 
de 1750, debian quedar por la parte de Portugal alguuos pue- 
blos y reducciones que ténia Espafla en el Uruguay, cuyos 
habitantes se opusieron con las armas à influjo de los misio- 
neros Jesuitas ; pero, reducidos con la fuerza , fueron llevados 
por los Portugueses à rio Pardo y à Yiamon; y aunque en virtud 
del tratado del aiio de 1761, anulatorio del de 1750, debian 
devolverlos, para que las cosas quedasen en el ser y estado que 
entônces tenian, segun se acordô y estipuld, no lo bicieron, ni 
lo ban becho hasta abora. 

340. Los Paulistas ô moradores de la ciudad de San Pedro, 
como se ba insinuado ya, fueron en su origen Espafioles prô- 
fugos y facinerosos, que con independencia se establecieron en 
aquel paraje y sus inmediaciones, y que al fin reconocieron 
vasallaje â Portugal. Desde el aiio de 1620 hasta el de 1640, 
procediendo segun su caràcter, y auxiliados por los Portugueses, 
deâtruyeron y asolaron veinte y dos pueblos espafioles de Indios 
guaranis, situados trece sobre el Salto del Paranà, entre los rios 
Afieroby y Paranaparé,y los nueve restantes abajo bâcia el naci- 
miento de Igay, en cuya irrupcion fueron comprendidas tam- 



1800. 



SorprtH 

i* oDi gutrdit 

Mpaftala 

portos PorlagoMM. 



InennioBoo 
dolotPtolitUi. 



I 



lié BtfAlA T roiuraoAi» 

1800. hi#a Us ciudadeg de Guavià y Jarei y la ankigiia Villa RiM, y 
por ùltimo, & principios de este siglo, se apoderaxoo los misiios 
Paulistas del grande espacio que bay desde la villa de Gniitibâ 
hasta oerca del origea del Rio Grande de San Pedro, y m apro- 
piaron ochenta mil vafcas que apacentahan alli los mismos 
Guaranis. ' ' 

341.' Los citados Paulistas y algunos asesinos préfùgos de la 
villa de San Isidoro del Paraguay, capitaneados de un Portu- 
gués, comenzaron à establecerse en el a&o de 1767, â treinta 
léguas de dicha villa, en la màrgen del rio Igatimi, que desagua 
en el Paranà, y aunqne notidoso de ello el goberaador del Para- 
guay hizo intimarlM que desocupasen luego aquel sitio, y lo 
ofreci^on, fingiendo que habian Uegado hasta alli persiguiendo 
una partida de Indios barbares ladrones, oonstruyeron presu- 
rosamente un fuérte denominado San Francisco de Paula, eon 
los auxilios que para ello se les suministraron por la capi- 
tania gênerai portoguesa de San Pablo , y permanederon , sin 
embai^o de los reqoerimientos del gobemador del Paraguay. 

342. Como los Paulistas fueron desde luego los principales 
instramentos de los Portugueses para sus usurpadones, in- 
festaron el aûo de 1724 y siguientes los terrenos que baiia 
el rio Cuyabi; y noticiosa la corte de Lisboa de la riqueza de 
sus minas, nombre en el aâo de 1730 an gd)er&ador que los 
mandase ; el que fundé, conforme à la ùcultad que se le habia 
conférido, la villa de Buen Jésus de Guyab&jeriglda despues en 
capital de aquella provincia portuguesa. om la fl>H .mi:. 

343. Desde alli pasaron los Paulistas portugueses en el aflo 
de 1792 i la sierra llamada de filatogroso , dtnada al oocidente 
del rio Paraguay, y atraidos de la abundancia de oro que hay 
en ella, se establecieron, f undando una pobladon con ri nombre 
de Real de Minas, y à los dos aflos se le dié el de San Francisco 
Javier de Matogroso. 

344. CSon «1 objeto de hallar comunicadon mas oorta por 
tierra entre Guyabâ y Matogroso , reconoderon los Portugueses 
la derra donde nace el rio Paraguay, y en ella encontraron rt- 
«M minasde oro y una de diamantee, 



UPAftA T rOMTUOAI. W 

345. Héfiia la màigeii oriental del rio Itenes 6 Guaporô, ténia 
Espafia un paeUo denominado Santa Rosa eu los confines de 
las Blisiones de Môxos, y halûéndolo desocupado à consecnencia 
del tratado de limites de 4750, se establederon en él los Portu- 
goeses deq;>aesde su analaoion aoordada en i76l, sin que bas- 
tasen para que lo desalojàran varios requerimientos que se hi- 
cieron por parte de Espaûa; intes bien se fortificaron en él, y 
extendieron sus poblaciones en todo aquel distrito por donde 
oorre el expresado rio Itenes. ùMs^aa à atnË&nùmc^ ,ë3U)4 

346. En el rio Alarafion ô Amazônas pasan de setecientas lé- 
guas las que ocupan los Portuguesesiudébidamente, no solo 
por la razon gênerai de obstarlos la demarcadon acordada en 
el tratado de Tordesillas , que milita igualmente en los demas 
establecimientos que se ban referido, sino tambien porque ni 
aun tenian el derecho que para elle dan el descubrimiento y 
primeras conquistas. 

347. Es indudable que el rio Alara&on 6 Amaz6nas« y mu- 
cbos de los que entran en él, fueron descnbiertos y reconocidos 
por los Espaftoles en el aâo de 1500; babioido establecido su- 
cesivamente Mislones , auoque con éxito vario, para la conver- 
sion de los Indios habitantes de sus orillas y terrenos conti- 
guos ; pero les Portugueses, que aun sin el menor motivo, causa 
ni prétexte, ban sostenido siempre sus usurpaciones, hallaron 
para solicitar la pertenencia en dicbos rios el que se va à expo- 
ner brevemente. 

348. En el aûo de 1635, perecid à manos de los Indios el ca- 
pitan Juan Palâdos, que babia descendido por el rio Napo, pero 
dos religiosos legos Franciscanos, Uamados Andres de Toledo 
y Pedro Brief, Uegaron con sus soldados al Paré , y entônces 
dispuso su gobemador que èl Portugues Pedro de Tejéira con 
la tropa de aquella guamicion lo navegase aguas arriba, segnn 
lo ténia mandado rèpetidas veces el Sr. D. Felipe IV ; y con 
efecto , Uegé hasta Quito , y desde alli por disposicion del virey 
del Peni, y con los luxilios que se le dieron por aquella 
Audiencia, regresé acompaûado de dos religiosos Jesuitas 
Uamados Acuâa y Atienda; & los cnales se encargé biciesen 



1S00. 

S« MltblaMii 

inJnilt.dMI« 

•n la orilla 

del IiauM 

AGnaporé. 



Urarpacionet 
do lot Portaiaoaoa 
oneirio MaraBon. 



Ȏ 



nriftA T pORTceM;. 



flM. unadeseripcion exact» de aquel rio para preientarla al rey^i 

349. Concluida la expedicion, Itegaron à Madrid dichos téli^ 
giosos en 1G39, j al dar cuenta de su encargo, se subleyaron 
los Pèrtuguescs en el siguiente de 1640; con este motivo , y 
con las-noticias que les suniioistrô Tejéira, pretendieron desde 
luego que todo el rio Maraâon era de la corona de Portugal , 
afiadiendo que en nombre de esta tomô aquel posesion hasta 
muy adentro del rio Napo; pero sin hacer mérite, porque no les 
acomodaba, de los descubrimientos y conquistas que mucho 
Antes de la union de las dos coronas habian hecho los Espaûo- 
les,ni hacerse cargo de la inconsecuencia, inverosimilitnd yre- 
pugnancia de que habiéndose hecho la expedicioii por ôrdeues 
del Sr. D. Felipe IV, cuya principal corona era la de Espafia, 
y auxiliâdose por el \irey del Peni y por la Audiencia de Quito, 
que nada tenian con Portugal, tomàra Tejéira posesion en 
nombre de esta. Auuque lo hubiera asi ejecutado, desde luego 
manifestarian la ilegitimidad de este acto las expuestas re- 
flexiones. 

350. Las criticas circunstancias de los tiempos inmediatos à 
la sublevacion de Portugal no le permitieron & este procéder se- 
gun su pretendido derecho; y asi es que el Jesuita Samuel 
Fritz ténia fuudadas en el afio de 1686 muchas poblaciones 
espaûolas al oriente de la boca del rio Negro; y babiendo pa- 
sado al Para, le prendiô alli su gobernador, al un del siglo; 
pero puesto en libertad , en virtud de ôrdenes de la corte de 
Lisboa, diô â luz el mejor mapa del rio Marafion. 

351. Las noticias que de los estafblecimientos y poblaciones 
espaiiolas en este rio adquiriô por dicho Jesuita el gobernador 
del Para , dieron motivo para que determinira apoderarse de 
ellas por fuerza de armas , como lo ejecutô sin la menor resis- 
tencia, ya fuese porque las guerras de sucesion' no permitieron 
tomar las providencias compétentes para ello , 6 ya por la co- 
roun desgracia que siempre ha seguido â nuestras posesiones 
de America. 

352. De este modo Uegaron los Portugueses ù penetrar por el 
orio Napo en el afto de 1732, y aunque se establecieron dentro 



i 



B8PA*âi y POBWGAL. ÎIT 

de él en las imnediaciones de la boc» def rio Aguaria, eon el 
pretezto de qae Tejéira habia erigtdo alii iln marco, cuando, 
segnn soponeni se hareferido,ton)é posesion de aquellos pai> 
ses en nombre de Portugal /desampararon pronta aquel esta- 
blecimiento , do tanto por baberlo reelamado la Audiencia de 
Quito» cuanto por séries dificil mantMierse enél si los Espaûo- 
les intentaban desalojarlos. 

353. Consiguientes siempre los Portugueses en sus ambicio- 
sas ideas, se adelantaron considerablemente, de forma que en 
el aûo de 1743 y a estabau posesionados de la boca del rio Ne- 
grOj à que sesiguid apodcrarse do las 4el Yaporâ^ En la guerra 
del afio de 176â tomaron la boca del Putumayo, donde los re- 
ligiosos Frauciscanos do Popayan tenian poblacion ; y eu el aûo 
de 4774 se hicieron dueâos de la del rio Yavari, construyendo 
frente de alla sobre la oriila del Maraûon la foilaleza de Taba- 
tinga, con la caai impldieron à los Espafioles la uavegacion de 
estos rios. 

334. Asi continuaban los Portugueses sus ilegitimas ocupa- 
ciones eu territorio de Espana, sin que esta, en el espacio de 
136 anos que corrieron desde IGiOhasta 1776, hubiera tomado 
las correspondientes pi'ovidencias,ni hecbo con elvigorque 
debia reclamaciou alguna para atujar tan râpidos progresos. Tal 
era, pues, el abandono con que se miraban aquellos dominios, 
que solo se eucuentran algunas reclamaciones de los Jesuitas 
misioueros ô de sussuperiores, los cuales acaso procedieran 
mas por su interes particular que por el del Estado. 

353. Ya dilimamente en el aiio de 1776 se comunicô ôrden 
al présidente de Quito, brigadier D. José Dibuja, para que ata- 
càra à los Portugueses , desalojândolos de lo que tenian Usur- 
pado en el Maraiion, pero no se le dijo basta que punto se con- 
sid^raban de esta clase los establecimientos de Portugal, cuya 
indeterminacion que procedia 6 de que al ministerio no se le 
ocurriô, 6 de que lo ignoraba , entorpeciô por algun tiempo la 
expedicion ; y como en semejautes ocasiones siempre ha recur^ 
rido la corte de Lisboa al medio capoioso de prOponer à la de 
Madrid convenciones amigables,8in ânimo de cumpUrlas, como 



1800. 



El rio N«gro 

e« de la EcptUt. 

latutioi 

poriuguewi 
Un* e«p«dicion. 



tl8 



wpitA T roKtvau. 



4fM. 



Hit H»} ^Jl• 



lo aenditt U eiptfi€Bdai liaqiie êM^tuyt yodido kMirta 
meiior impmioii haita ahoM^n fiqiafia pvftmiw lu eon- 
jdiicti, conngoié qtn «ooidéadèie: forttitUza» an «ratédo pMi- 
mkM» dft Unités, se mandinui oesav lis boscilidades; cob lo 
<mal qaedaron ei'pendidos los eneidos gastos que ya biMft be- 
eho Dibi^a |w^1a expedidoo. «^j^»' ()i>iii>Jii£i9X)£ -àUùba&ktU , 
- 3S6. Eft las noismas raionës qoè lai pertiiitticia dél flattIUm 
fiiadaiiloePortiiguesés la del rio Negio; peroyaqiieiftrafti- 
tadaesta'SoUdtodt enando se rafliié que «u 1680 ténia fiBpafti 
di&rentes Hlisiones en el Ifeiaften^ nradio mas abajo de la boea 
d«| Ifegro^f qjtte A esteillegaion les ForCugoese* par el de t743. 
" JS7/Alhoiia bien; si la boea del ri« Nègre era de Espafka por 
la ecupadon del INfrafion > y sus eabeceras 6 àaciiiiienio estân 
en terriloiioy'que siettkpre là baD'ïMrtiiiecAd0>{C6nq«édere- 
ebopedrâ Portilgal preteider qtie le peiteneica^pifté algnoa de 
sa eanet nayormente oaando déspoes de Mlebraise el tratado 
de liantes del a&o '^ 1780, de resirïtasde les villes que biao 
por dicbo rio D. José £k>lano, nno de losoo&ilsarics demai«ado^ 
res, se fond6, sin que se bubiese nniàoà la«spafioIalapartida 
portognesàfla poblacion de 8att€irlo8,queciilffe la enlradadel 
rio de Gasiquiaré , el cnat pénétra basta A CMneco ; y asi es 
constante que siendo de Espafia las cabeeetas, nièdiadon f boca 
del rio Negroydebe eonsiderarse nsurpado euanto peseenlos 
Portogneses en ôl par sus recientesestableoiibieniM, diideeiifi 
épocsa ^'^ k&u becbo Zambien pér loa terrenos que baSa el rio 
Blanoo, sin otro objeto que el de baoer âeepifei qtie piwvataeéa 
una ilegitima oeupacion & los iooobteatablefi deredboa que dan 
à la Espafia lOs mas solemnes ttatados. aog iaicAaa m^p 

u 358. Uegô à tanto elezceso de los Povtuguesesyqué en el 
afibde i77Sblcieronttna irrupcion basta el distrito de la oapi* 
tania gênerai de Caracas, y por el norte del rio PsrinA, en la 
boca del rio liao, bicieron prisionero al cadeteD. Antonio I<6^ 
pea de la Paetite, que con nna partida de tropa JiabU^^ sailido d* 
la cittdad de Gkurior 4 reconooer aquellos tervenos , j lo con* 
dnjéron al Pu4, donde estUTO detenido alganoa afios. Y^ el 
d0 1777 insnllATon la (Mirtida espa&olaqneesc0ltabala oosecbg 



MiAU T r01fll«AI» 



U9 



d* tnu, q^ yor part» 4» la Outyana m ha«ft ea el fio Gaki- im*. 
boii« é iag^idieioa oon i^lenàa que eracnaat aa coinis^. 

359^ No ea lolo Portugal clqne> aprofocbindoM por eata 
parte de ifrinaedon de Eapafia^ha prœurado exieiider indebi- 
damente m dominadon , puea tambien lo hka ejeoo|ado lot 
Holandeses adelantando sus estableeimientos por al rio Ba- 
quÎTO» basta inuy ceroa del lago Parimé , en que han cotoeado 
nna gnardia; de forma qoe permanecieodo aquelloa paises é 
Espalla, se eomoiiiçaa por ellos coa mas ftcilidad los PorUigue- 
sesy.BolaadeBesqiieeslMcoalMBspaaoIes» ir>rM «aj0âi»li.h 
cisèo. SI lo feleiïéo basta aquii aunqne en eoupendio j por coaiuu impi» 
mayor, manifiesta los Uegitimos medlos con que loe Portttgue- '*|||^ J[22l||||r~ 
ses ban extendido sus posesiones en la America -méridional, 
usurpmdo terrenos que indiiputaUemente correspoodiaa AE»* 
palla por el tratado de Tordetâlas, ouyosaftieulos^i esoepôon 
de lo leqteetiyo i la Golonia del Sacramento ^ ban estado en an 
foerza 7 vigor basta la eelebracion del tratado pvelinôaar de 
limites M aiio de 4777, sn conducta despnes de esta época 
acredita que no ban alterado en nada su antiguo sistema, y que 
sin temeridad puede decirse que sa oi)jeto no es otrO queelde 
dominar soloe en aquèUa parte del maado. ; ^mt npiatO nh oh 

361. Àtttes del aiio de 1777 bobo ocasiones an que loe Por- 
tugueses pudieion dar algun colorido i la ilegitima osn^kadon 
de terrenes espafiolfls. Taies iueron el tiempo de la aubleracioii 
para separarse de la oorona de Bspaila, las gnerras cte «noeaion 
al pnncipio d^ este aigle, y la qoe ùltimamente hubo entre las 
dos poteneiaa en èl aflo de 1761. T sobre todo, el abandono oon 
que nuestro gobiemo mir6 basta diebo aflo de 1777 las pose^ 
sioaes de Amârioa ; pero desde enténces puede decirse que easi ' 
no ba dado Espafla û mener motifo â los Portugueses pan laa 
usurpadones quebaii continuado, ni paraprooeder oon laim 
regularisima eonducta que ban observado durante el tiempo 
■ de la demarcaicion, cuyas opeiacioaes han entorpeddo poi^ 
cuantoe medios ba podido sugerirles su desmedida aQd»ci<»i. 

361é Por tanto, no ser& temeridad créer que la.corte de Lis* 
boa,9inembat;gôdelos sisceros deseos^e m«ni£Bst6 de tor** 



SIO " nPARA T POBTUOAL. 

1800. mlnar este importante asunto de limites por medio de dicho 
tratado , lo propuso y concurriô à su celebracion, coq solo él 
objeto de suspender tas armas espaftolas, y entretener el tiempo 
cou el pretexto de las operacioncs uecesarias à la ejecucion de 
sus articules, hasta que las dlQcultades que para esta prepara- 
ban, le proporclôtiasen oportunidad de frustrarla enteramente, 
6 hasta que calmaado el ardor que por enténces manifestaba 
Espafia , pudiera , auxillada de esta,continuar sin peligrosu 
sistcma; pero es tal su ambicion que ni aun durante las de- 
marcaciones ha podido contenerla ni dejar de repetir pruebas y 
^ nuevos testimoniosdesupocabuenafe,y ninguna sinceridad 
con que procedid en el tratado. 

363. La claridad con que en este se designaron los parajes 
por donde debia trazarse la linea divisoria, y las ventajas que 
segun ella conseguia Portugal, conservando los dilatados terre- 
nos que habia usurpado , prometian desde luego que agitarla 
su cumplimiento para asegurarse en su posesion ; y que reco- 
nocido y contento con un partido que no podia esperar de la jus- 
ticia de su causa, ' si solo de la liberalldad de Espaûa,aunque 
sin mérite, no darla el mener motive de queja, ni cometeria el 
menor insulte; pero la experiencia acreditô todo lo contrario, 
pues las disputas que tan sin fundamento promovieron, y con 
tanta obstinacion han sostenido les comisarios demarcadores, 
y les nuevos establecimientes que han bêche en este tiempo, 
son un irréfragable testimenio de que nunca ha pensado la 
corte deLisboa en cumplir el tratado, y de que su ambicion 
no sufre limites. 

364. Aunqiie nohubieran sido tan sélidas, cenvincentes y 
conforme al tratado las razones con que el comisario espaiiol 
sestuvo en la primera disputa que la linea debia trazarse dcsde 
el arroye San Luis ^or la orilla occidental de la laguna Merin, 
hasta el arroye mas méridional que entra en su desaguadere, 
quedande de la pertenencia de Espaûa todo aquel terreno, bas- 
taba solo la duda que quiso aparentar el comisario portugues 
sobre la explicacion del tratado en este punte, para abstenerse 
de bacer establecimientos en el paraie conténcioso : pero sin 






3«0i 

ik r 



y coû 



rORTUGAI. fH 

embaigo diô pdrmiso para formar alli diferenies charqueadas 
y estancias, y puso guardias para su defensa en el afto je 1780. 
Reclamaron cl coniisario Varela y el virey de Buenos Aires al 
comisario portugues y. al virey del Janeiro ; pero su misma 
contestacion comprobâ la iqjusticia desemejante proceditniento, 
pues respondieron que era inoportuna la preteosion de que se 
retiràran los Portiigueses de aquel paraje, pues aunque hubiera 
de tirarse la linea por el Piratini , se hallaban dichas estancias 
en el espacio que habia de quedar neutral. , - ^ „,.. 

365. En esta respuesta se desentendieron 6 afectaron ignorar 
el articule 19 del tratado, en el que se prohibe expresamente 
à los vasallos de una y otra corona ocupar , por vias de hecho, 
terreno alguno sobre que baya duda, castigindose ^fW^, 
traviniese al arbitrio de la potencia ofeadida. 

366. Poco confîaban los Portugueses en la justicia de su 
causa en este punto ; y asi intenté su comisario que al brazo 
méridional del Piratini se le diera el nombre de Piratini mayor, 
con ânimo de extender sus dominios en el caso de que por él 
bubiera de ir la linea ; pero el espaftol no admitiô esta denomi- 
nacion por no ser conocido alli de los prâcticos, y si la de 
Ârroyo de Santa Maria. 

367. Aun llegô â mas el exceso de los Portugueses ; pues 
habiendo dispuesto el virey de Buenos Aires lo que estimô 
conveniente para evitar las extracciones de ganado , que los 
habitantes del Rio Grande hacian de los terrenos espaiioles por 
los rios Yaguaron, Tacuari y Pardo, los encontrô una partida 
espaûola de veinte y cuatro hombres , y habiendo querido esta 
impedirle sus robos, le hicieron fuego, y résulté un muerto y 
muchos beridos; sobre io cual se di6 la queja à la corte de 
Lisboa por medio de nuestro encargado de négocies D. José 
Camaâo, y no consta la respuesta, ni que por parte de Espaûa 
se tomase otra providencia. / 

368. Durante la demarcacion, y sin embsirgo de queenel 
tratadp se ^spone que lalagunaMerlnbaya de quedar neutral, 
fuero'n aprehendidas por el resguardo de Montevideo cuatro 
canoas portuguesas que hacian el contrabando por el Cebollati ; 



1800. 



mHkKk T tovnokt. 



fit*. 7 despaas m eogi6 â los PortugoeseB con eantldad considérable 
de cn'eios qoe habiàh eitnddo por dleho rio de nneetros terri- 
toriw, y otTM que entran en ella; pero sin embargo de esta 
indubitable transgresion del tratado, tuvo el comisario porta- 
goes la insolenda , no solo de sostener como légitima la usnV- 
paeion de didM» efoetos, sino de pretender que se les diera 
satiffkedon por las diligendas qoe el comisario e8];iaflol habia 
mandado praeticar pan la aprehension, y evitar semejantes 
ezçesos en lo svoedvo. 
LMportBiowM a09. À este fin dispuso el tirey de Buenos Aines establecer 
lê'iaUmLk °i^ ^**^^^ ^ ^^ laguna Merioi y algunas gnaidlas al sur del 
por nriM ntdiM. pintinl, quo permanederon ann despues de retinirse los de- 
mareadores, porqne continuaban tambien las que indebidar 
mente habian puesto los Portugueses ; pero una partida de estes 
requirid ft la espafiola que se retirftra. t^^'yf' 4 / s(g - ; ,0.^^ . s 
370. Nada contvice tanto la ménos Buenà fe céî ^uê fos 
Portugueses procedieron en el tratado de 1777, como la resis- 
teneia del comisario portuguesà la propuesta del espallol, sobre 
que ambos flrmasen el piano del terreno comimndido en V, 
primera disputa, y al acuerdo interino que en el articnio Itt 
preriene para estos casos, y la falta de oumplimiento de la eorte 
de Llsboa en lo prevenido por él articule 33 ; pues en el afio de 
I7M aun permanecian en Rio Grande, San Pablo y Rio Janeiro 
las tropas que, segun él, debieron retirer â los euatro meses de 
su oelebraeion. 

37t. Aunque estos procedimientos^de los Portugueses, tan 
injustos é irregulares, parece que exigian una igual correspon*^' 
dencia de parte de.losEspafloles, sin embai^o, arreglando estos 
su conducta â las ôrdenes del gobiemo , no se separaron de lo 
prevenido en el tratado, como entre otros lo acredita el hecho 
de que habiendo sido requerido el comisario espafiol Varela 
por el portuguès , sobre la demolicion de una guardia espafiola 
que tenian los Indios del San Pablo y San Miguel cerca del 
eerro de Batovi, por estar en terreno que debia quedar nentral, 
to mandiS asi de acuerdo con el virey de Buenos Aires, y se 
démolie. 



MVAHA T POKTUOAI.. , 

379. Fiado, lin doda^ en esta oondeicendeBoit que por lo 
eomon bau eiperimentado siempre los Portugaesea de parte da 
Eapafia, solidtd repetidas veoei el eomiflario de aquéUa nadon 
que le demolieseo los puestoa espafioles oonstraidos para eon- 
tener la extension de aquellos por la banda del siir del Ptratinii 
7 propoao lo que se ha refeiido aeerca del fuerte de Santa 
Teola. 

373. Gomo el ànimo de los Portugueses ha eido y |B8 que no 
se lleye à efecto el tratado , do han omitido medio alguno para 
ello ; y asl, ademas de las infandadas dispotas que i este fin 
promoTieron sobre la misma demarcicion, proenraron saseitar 
otras que diflriea en laa operaoionet, como lo c^utaron desde 
que se unieron las dos primeras partidas acerea de los poderes 
y eon otros varies pretestos; prooediendo todoa en esto de 
acuerdo, segun parece, en tista de lo oeurrido al segundo 
eomisano 0. Diego de AWear eon su eoncurrente D. Joan Fran- 
cisco Roscio. "'"} fif) obrJSTt h fv f-'inoiq 8HJ!flffï5!r«'' 

374. Dtinde mas se manifé^taron los designios y eondoeta de 
los Portugueses faé en la eonstrucoion de los fuerles de Alba- 
qnerqne y Goimbraj no en territorio neutral, sino en el que, 
por el mismo tratado» corresponde indubîtablemente à Bspafta ; 
como asimismo mi que sin embargo de ser eomun la nav^^aeion 
del Paraguay, la impidieron à un dependiente de la partida del 
comisario D. Félix de Azara; pero aun es mas extrafto que 
todo esto, el que los Portugueses, no obslante las continnas 
Justisimas redamacipnes y requerimientos de Espafta, no flolo 
mantienen dichas fortalezas de Albuquerque y Goimbra, sino 
que las renuevan haciéndolas de mamposteria. 

375. Por ûUimo, i que prueba podr darse mas convincente 
y Clara del iujusto procéder de los Portugueses en esta parte, 
que el hecho de haber bajado eon canoas armadas por el Para- 
guay desde ei fuerte de Goimbra à la yilla espaflola de la Con* 
eepeion, con el prétexte de reclamar eselayos, y el verdadero 
objeto de cometer los insultes y tropelias que ejecutaron? 

376. Si se consideran por una parte las uniformes y conti- 
nuadas operaciones con que los gobernadores portugueses de 



IN*. 



IMt. 



laialloi 

é InvitionM 

de loi PtilugUMM 

en lerrilorio 

eiptAol. 



todu lu provineiM eonflnantM con lu de Eiptfii bn proea- 
rado constantemente, no lolo retardar d fruitrar la ejecucion 
del tralado , sino exlender sus posesiones con notoria transgre- 
sion de sus mu principales, claros y terminantes articulos ; j 
si se refleiiona, por otra, la inaccion del ministerio portuguei 
en corregir y remediar estos excesos, hay sobrado fundamento 
para créer que procedian en virtud do algunas drdenei 6 ini- 
trucciones sécrétas de la corte de Lisboa. 

377. No puede seguramente airibnirse à otro principio la 
seguridad y cuidado con que deterniinaron construir y cons- 
truyeron los estableciq^ientos de Casalvasco, Palacio del General 
y otros, à la parte méridional del rio Itenes 6 Guaporé , guar- 
neciéndolos con barcos, tropa y guardias ; la resistencia que 
hicieron à que el coroisario espaHol D. Antonio Alvarez reco- 
nociera dicho rio, y la renuncia que manifestaron A que se 
trazase la linea recta desde la boca del Jaurû basla la con- 
fluencia del Jar^é en el Itenes ; sin embargo de estar asi expre- 
saniente dispuesto en el articulo 10 del tratndo. 

378. Esta fundada sospecha de que los gobernadores portu- 
gueses procedian en virtud de érdenes de su corte , la élevé à 
un grado de prueba incontestable la construccion del fuerte 
Principe de Béira, ejecutada despues de seis meses de concluido 
el tratado del afio de 1777 sobre la villa del mismo rio Itenes, 
contra lo expresamente acordado y dispuesto en su articulo 18. 
iC6mo es posible que, sin el consentiniiento de la corte, hubicra 
procedido el capitan gênerai de Matogroso â un establecimiento 
que, ademas de ser contrario altratado que yahabria recibido, 
exigia crecidos gastos ? 

379. EUo es que no solo se construyô dicho fuerte , sino que 
la experiencia acreditô que su objeto no fué otro que el de 
jibrogarse la privativa navegacion de todo el rio de la Madera, 
llevarse â su territorio las familias de Indios espa&oles, como 
lo ejecutaron con setenta en el afto de 1784, y protéger las ex- 
traccioues de ganado que harian los Portugueses de los territo- 
rios de Rspafia por los rios MachupoyBaures; Uegando â tanto 
su osadia,que con motivode haber advertido que se acercaban 



UTAdA B iOBTMU. 

lfùt,$qjulpm^ algniiM EiptOoltt, di6 ^rdia •& lobtniador 
pimqot lo9 pnndiiMO, «m «1 Un .tin dada de qit no neono- 
dtnn «1 ftiarUj ni pndiint inlonnar da ra iûgitiina litoi- 
0ion« .-il- . .v, 

380. Ali M qiM 4 m lalto ênti6 nna ptilidt portago«a por 
•1 BaoNt, y aoooMtiendo 4 lu oanoai da nntftru lliiionia, 
qnitd 4 loa Indioi las oartaa qva condnoian, 7 1m obligé 4 qna 
1m mottraian ganadM pan lobar. «s, >, >iuw 

381. Aon M piopaié 4 mas on ofldal portagoM, qna ha- 
biendo antrado cou ganta armada por el Maohupo, tuvo al atr»- 
Timianto, no solo de ?<yar gra?emanta ,4 loa babitantM da las 
liisionM Mpiftolaa da inôwa, sino tambien da inipirar an al- 
gunoi da aquallos IndiM ideas da sublavacion contra el go- 
biemo da Eqtafta. ^ 4 

37t. (Jltimanuata oomprueba lo miimo la expedicion que 
biso el generU de Matogroso por el Guaporé > para Mtableeer 
una fortaleia en la booa del rio Béni; lo que no tuvo efecto 
por baber pereoido alli muy 4 Iob principios el capitan de'in- 
genieros enoargado de la obra. 

383. En la parte de demarcacion encargada 4 la cuarU par- 
tida, nofueron ménos irregulareslos procedimientos delosPor- 
tuguesee. 8e ha referido ya que el comisario espafiol D. Fran- 
cisco Requena estuvo 12 afios en aquel paraje; y aunque en 
este tiempo que trabajô sin césar é bizo varios reconodmientos 
adelantô poco en el objeto de su comision por los inicuos me- 
dios con que los Portugueses entorpecian todas las operaciones; 
pero esto mismo le bizo ezperimentar mas de ceroa la con- 
ducta de elles, y conocer claramente que sua designios jamas 
ban sido dar cumpliniiento al tratado, sino adelantar sus po- 
sesiones. 

384. Debian los Portugueses, conforme al articule 90, entre- 
gar al comisario espaflol , en el término de cuatro meses 6 4n- 
tes, la banda septentrional del rio Varafton 6 Âmazénas, desde 
la entrada del Yavari hasta la boci. mas occidental del Yapurà; 
pero no solo eludiô el cumplimiento de este articule el comisa- 
rio portugoes, sino que durante la demarcacion fué aumentada 



MtU h, «batot, 

■nrpMionM, »u. 

ItiM Portn|MM«. 



T. lY. 



Itf 



226 



ESPAÇA T PORTVCAI. 



isoo. la gu&roicioB del f uerte de Tabatinga , situado en terraïKy per- 
teneciônte â Gspsfia por el tratado , y habieildo Hevado oeuHa* 
mettte artitteria, se pnsieron los Portugueses en estado de ^e 
no padieran embarazar los Espaiioles sus injustas operacionefé 

385. Por la misima razon debian entregar uir paeblof ^ue 
con e) nombi^e de San Fernando de Andinas estaba fKOklado 
en la propia banda septentrional del Marafton & Is boea èâ. Pn- 
tumayo; en cuyo paraje tuvieron mision los religraso» Fran- 
ciscanos de Popayan hasta el aûo de 1769, en que los desakja- 
ron los Portugueses, apoderândose de sus habitantes , y d<i to- 
dos los muebles, utensjlios y adornos de la iglesia: habia feeth 
nocido un oficial espaiiol dicho pueblo eeis meses ântes de rea- 
nirse las dos partidas demarcadoras enTabatiq^a^y lo halle en 
muy buen esiado; pero aunque segun el cltado aritoulo tenian 
libertad los habitantes para permaneceré trasladarse al terreno 
de Portugal, el comisario de esta nacion, 4 su paso por dicho 
pueblo para aqu^l fuerte , dispuso con Tiolencia que todos fue^ 
ran conducidos â la màrgen méridional del Maraiion , denomi- 
nando Aldelinha â este nuevo estabiecimiento; y que el anti- 
guo fuera demolido en termines que indicase mas antigua su 
destruccion. Requirid nuestro comisario al portBgaes sobre 
este procedimiento; y aunque le ofreciô que al bajar por el rio 
Maraiion le presentaria los moradores de San Fernando de An- 
dinas para explorar su voluntad acerca de si querian quedarse 
bajo la dominacion de Ëspaâa en su antiguo domicilio> jamas 
cumplié esta palabra. irun i'-^ 

386. Igual violenta traslacion y' destruccion ejecuttron los 
Portugueses en los habitantes y pueblos de San ioàquin , pues 
estando situado en la orilla méridional del YapUF&, que segun 
el tratado debia quedar por Espaîla , llevaron sus moradores à 
la orilla méridional del mismo rio per ciioa del Saltd de Gu- 
pati. 

387. Aunque procuraron hacer esta operaoion eon lA mayor 
réserva, no se ocultô al comisario espaiiol ; y asi, habieado lie- 
gado al referido paraje, advirtiendo que el portogues no le ha? 
Méiba die aquel pueblo, le paâ6 oficio reclaibatido «u entMgai y 



mPA^A T PORTUGAl. 



Sf7 



la restitudoa de sus habitantes ; à que contesté que lo habian 
abandonado muchc tiempo ântes de la celebracion del tratado, 
por una gran epidemia de iriruelas que padecieron , como po- 
dria informarse de elles mismos cuando llegâran las dos partir 
das al pueblo Tabocas, sitnado por cima de dicho Salto de Gu- 
pati ; pero anuque pasaron por esta poblacion en dds ocasiones, 
évité el portugoes que nnestro comisario se informàra de sus 
habitantes, eon el prétexte de que estaban ausentes ocnpados 
en la eaza, sin que le hicieran fuerze las razones cou que este le 
manifesté, que asi elabandono del pneblo de San Joaquin 
como h fundacion del de Tabocas, babian sido muy recientes, 
como se inferia eon la mayor claridad y evidencia de que en el 
primero permanecian muchas casas eon su blanqueo; habia se- 
monteras , crias de ganado de cerda casero , y aun no tenian 
yerba las calles, y las seûales y estado del segundo dabân eon- 
vincentes indiclos de su nueva construccion. 

388. No se contentaron los Portugueses eon privar injusta- 
mente à EspaHa, por medio de estas traslaciones , de unes pue- 
blos que segun el tratado le correspondian ya, y en que no ha- 
bia otra cosa que bacer que entregarlos , dejando i voluntad de 
sus habitantes la eleccion de permanecer en elles é pasar à 
terreno de Portugal ; sino que en establecer à los de San Joa- 
quin por cima del Salto de Gupati , en la poblacion que deno- 
minaron Tabocas , llevaron el objeto de que aparentando ha- 
llarse esta construida intes del tratado ^ daban algun colorido 
à su injusta solicitud sobre ladireccion de la linea divisoria. 

389. Con el mismo fin , y conflados los Portugueses en que 
podrian persuadir al comisario espa&ol que la boca mas occi- 
dental del Yapurâ era el caûo de Avatiparana, y de que la co- 
mun navegaeion de aquel rio continuaria hasta pasado el Salio 
de Gupati, construyeron, ademas de Tabocas, otras très pobla- 
ciones en la banda septentrional de dicho Yapurâ, la primera 
con el nombre de Maripi Nuevo , frente de la referida boca de 
Avatiparana, y las otras dos ântes de llegar al expresado salto, 
con los nombres de Curacis y Corotus. En Bsto llevaron la mira 
de poblar sus terrenos confinando â los de Espafia(que siempre 



180«. 



RSPAftA T PORTOGAl. 

1100. ba caidado poco 6 nada de ejecutar lo mismo en los sayos), 
para continuar. su ambicioso sistema y poder impedif à su 
salyo y en cualquier acoatecimiento que los Espafioles nave- 
guenelYapnri. 

390. Como los PortDgaeses tratan inhumanamente^ â los 
Indios , haciéndolos trabajar con ezceso , y suministràndoles 
poco y mal alimeuto, no tienen el numéro suficiente, y asi 
acostnmbran para surtirse de los précises, reponer de algun 

* modo sus poblaciones , y construirlas de nuevo , salir con par- 
tidas de tropa à caza de ellos, procurando siempre bacer estas 
crueles expediciones en ferritorios pertenecientes à Espafia. Asi 
fué como fundaron los expresados establecimientos de Maripi, 
Guracis y Corotos, extrayendo mucbas familias de los rios 
Apaporis y Muritiparana, y del Alto Yapurâ, cuyos terrenos 
corresponden â Espaîla. 

391. En di^bos dos ûltimos pueblos de Guracis y Corotus 
formaron los Portugueses el depésito de los referidos Indios, 
custodiândolos con la correspondiente seguridad basta ballar 
proporcion de transportarlos à sus establecimientos de rio Negro 
y capitania gênerai del Para; sin que bastasen â contener tan 
détestable conducta las repetidisimas reclamaciones y protestas 
del comisario espaûol D. Francisco Requena; ni sus continuas 
representaciones â la corte movieron al ministerio i exigir de 
la de Lisboa las providencias oportunas para el remédie de un 
desdrden que, â mas de ser tan opuesto à la bumanidad y à 
todo derecbo, perjudicaba gravemente y por diverses respectes 
los de Espaila. 

392. Como si para el logro de sus designios pudieran con- 
tribuir el maltrato y correspondencia con el comisario y partida 
espafiola, no omitieron medio alguno los Portugueses, por inicuo 
y vergonzoso que fuera, de que no se valiesen para bacerles 
abandonar la comision 6 acabar con todos. Se apoderaron de 
algunas familias que el comisario espaM babia llevado para 
poblar à Tabatinga, obligaban â los individuos de la partida 
que nayegaban por el Marailon â Uevar pasaportes, no querian 
que Uegasen à los pueblos intermedios por vfveres; â todas las 



BSFAÂA T PORTUGAL. 



Ît9 



embaroadones espa&olas qae los condudan las registrabtn* y 
ponian guardias portuguesas en ellas ; impedian j estorbalwii 
la caza y pesca, que eran los ùnicos arbitrios para bascar la 
précisa sqbsistencia, insultando muchas veces las canoas de 
monteria; castigaban severamente à los que yendian viveres & 
los Espafloles; de suerte que estos tenian que comprarlos ocul- 
tamente, y los tratantes, por el riesgo à que se exponian, np les 
yendian sino à precios muy subidos ; Uegaron al extremo de 
impedir & los Espa&olas en el pueblo de Fefé^ donde estaban 
ambas partidas, el que saliesen de su recinto; prohibieron que 
sus embarcaciones bajasen de Tabatinga, y no permiticron que 
pasasen de este fuerte los reemplàzos que venian de Quito para 
la partida espaûola; mandaron un teniente y cincuenta soldados 
para desalojar con violencia y avilantez à un cabo y cuatro 
soldados espafioles que cuidaban de unas sementeras. bêchas 
para la subsistencia de la partida ; y con efecto lo ejecutaron, 
apoderàndose de ella y un pesquero que habian establecido 
alli; fomentaron qulœera entre los soldados de una y otra 
nacion; retuvieron los pliegos que la corte remitiaal comisario 
Requena por medio del embs^ador de Espalia en Lisboa, ocul- 
tando tambien las ocasiones que habia para contestar por el 
Para, y por ûltimo cometieron el exceso de quedarse con algu- 
nos Indios Bogas de la partida espafiola y con un esclavo del rey. 

393. Si reconvenidos los Portugueses de tan inicuos proce- 
dimientos, no podian negarlos por su publicidad y circuns- 
tancias, procuraban cohonestarlos , imputando â nuestro comi- 
sario excesos que ni aun babia pensado cometer; y asi fué tan 
conocida la calumnia, que, en una ocasion no pudiendo desen- 
tenderse de ella el jefe de los Portugueses, se vid en la précision 
de retirar arrestado de la partida à uno de sus oficiales. 

394. Sobre todos estos puntos représenté muchas veces el 
comisario D. Francisco Requena, en solicitud de alguna proyi- 
dencia que atajâra tantos desôrdenes, insultes, yejaciones y 
tropelias, con que yiyiaen una continua inquietud y agitacion, 
con eyidente peligro de su yida; pero jamas se diô el mener 
paso por el ministerlo. 



1890. 



290 BSPAJiA 1 PORTUOAl.. 

IM0. 305* Al mumo tieiapo que los PortogueBe» tenian oomo en 

arresto à la partida espa&ola en el cuarlel gênerai de Fefé,eUoB 
se desmandaban por todas partes, haciendo clandeatinos reco- 
nooimientos por terrenos pertenecientes à Espaûa , atravesando 
por tierra de unos rios i otros hàcia sus oabeceras, como si 
fuera por pais de eneroigos, y uendo vasallos de una soberana 
que por tantos vincnlos estaba unida à nuestro monarca, lleva- 
ron su insolencia y atrevimiento i un grado increible, pues 
para des'cubrir nuestras posesiones de rio Negro por cima de las 
fortale^ de San Gârlos y San Agustin, y las comunicaciooes 
que por alli hay con el Orinoeo, pénétré con sus incursiones el 
coronel Manuel de Gama Lobb de Alraada, primer comkarïo y 
gobernador de la capitania de Barcélos, por el rio Isara, y no 
pudiendo navegar por él todo lo que queria, siguiô su viaje 
por el Iguari ; y dejando en este ûltimo las canoas . atravelsiS 
por d rio Negro, donde con los soldados que llevaba formô 
otras pequeâai embarcaciones y ezaminô todo aquel pais, 
bàjàndose despues por el mismo rio Negro à la fortaleza de 
San Carlos; en la cual, fingiéndose un simple soldado, car- 
\ gando para esto el agua, y haciendo el rancbo à sus camaradas, 

hizo créer al comandante de aquella fortaleza, llevando la pala- 
bra un cabo de escuadra, que se habian perdido en los bosques 
con niuchos trabajos por buir de infieles, y vistose en k aece- 
sidad de forniar canoas para buscar los establecimientos4e su 
nacion, y que habian naveg&do hasta alli por necesidad sin 
saber dénde llegaban. 

396. Las obvias reflexiones à que da abundante materia esta 
série de Buccesos acaecidos en el espacio de très siglos, oonven- 
cmdesde luego, que si à los Portugueses no se ponen limites 
en la Amérioa imeridional , Uegaràn muy en brève à dominar 
^los «olos «m ella, pues siendo ya dueiios dedilatados teroeaos, 
y da 1» inavegacion de muchos rios que se internan en nuestias 
posesiones, lo seràn igualmente de las producciones y comeiv 
cioide estas, y léjos de rendiriaquellas colonias espaâolas utili- 
dad algunaiisa ohBtrépoU, le serin cada diji 4e major gra- 
vâmen. 



BSPAfiA X PORTUGAL. 131 

307. Ademat de Mto, es de teoer m eonsidencion qjue la 
intûptaUinu de le oerte de Lisboa çon la de Lùnàsen puede 
jEi€iUUfr A los biglases, permaneciendo las cosas enelesUdo 
qae boy tienen, el designio de sublevar nuestras proTiaoîas 
confinantes con los portuguesas. 

30^. Y por ùltimo , esta en cierto modo comprometii^o el ho- 
nor de Espafia por la insolencia con que los Portugueses no 
solo ban dejado de cumplir lo acordado en el tratado de i777, 
hecho tan à su gusto, cual nunca podlan pensar, sino que con- 
tinuado su antiguo sistema, han adelantado sus establecimien- 
tos, y cometido las tropelias, vejaciones é insultes quo acaba- 
mos de referir. 

399. No cabe, pues, la menor duda en que , por todo lo ex- 
puesto, es urgentisima la demarcacion, ni tampoco en que es 
necesarlo procéder en este asunto , sin perder de vista la con- 
ducta de la corte de Lisboa en semejantes casos , porque si es 
posible, no le quede el menor efugioparaeludiryfirostrarel 
cumplimiento de lo que se acuerde. 

400. Los conocimientos ûltimamente adquiridos del terreno 
por donde ha de pasar lalf nea divisoria contribuyen mueho â este 
fin ; pero aunque la demarcacion aclararà los derechos de Ea- 
paûa, no seràbastante à precayerlosinsinuados y otros muchos 
maies de que estân amenazadas sus posesiones en America, si 
al mismo tiempono se trata de tomar las mas sérias proyidencias 
para contener las usurpaciones de los Portugueses , impe^les 
su ilicito comercio, evitar en cuanto sea posible su trato y co- 
municacion con los habitantes espa&oles de las provincias con- 
tiguas ; y en une palabra, si no dejaa de mirarse aquellos do- 
minios con la indiferenoia y abandono que hasta thon,. 

401. Este hubiera tambien sido objeto de nuestras reflexio- 
nés en la présente Obra, si no hubiéramos temido por una parte 
molestar la atencion de Y. E., y considerado por otra, que po- 
drân tener lugar mas oportuno luego que entre las dos cojt^ 
se acuerde lo conveniente en los puntos sobre q^e ^e yerpan 
l9s diez ilisputas que comprendeu la s(ig\mda pACte, 

402. Enterado de todo, no se ocultar&n à la alta comfirea- 



IIM. 



BITAftA r rCITMAL. 

1800. sion de V. E. la impôrtanda de este aranto, ni la neeeiidad 
de on noeTO tratado de limitei. El notorio oelo , aetiTittad 7 
efleaoîa qae animan à Y. E. en euanto condoee al mejor ser- 
yieie> delYey 7 bien de todos sas dominios, nos prometen, qae 
desde luego no se omitirft medio algano paraellp, 7 qae V. E. 
se dignarâ adinitir con el agrado que le es tan nataral nues- 
tros oonatos 7 deseos de contribuir à tan importante objeto. 



lŒLAGION DE LAS NOTAS Y «TAS 

MOJkTlTAS k LOS DOCUIIIRTOS QUI SI HAN TENIDO PRISIimS PÂIA 

BSTA OBBA. 



Numéros marginales de la obi^: 

3; (a) Diario de D. Diego de Alvear, folio 87, instrumento otorgado 
7 flrmado por los coniisarios en 8 de octubie de 1784. Diario de Ya- 
rela, folio 13. 

5. (a) Carta del yirey de Buenos Aires de 6 de marzo, 3 de junio, 
y del mismo 1784, numéros 913, 32 y 59 y 7 de diciembre de 1791. 

8. (a) Diario de Alvear, folio 103, dicho instmmento de 8 de oc- 
tobre de 1784. Diario de Yarela, folio 3S. 

10. (a) Nota. En ningun mapa se hallan los nos Ibimini ni Goya- 
cuy. El de Ararica se conoce tambien con el nombre de Bacari. 

Otra. Hay dos nos Piratinis, uno que entra en el sangradero ô de- 
saguadero de la laguna de Merin, y el otro que entra en el Uruguay. 
De este segundo habla el tratado de 1777 en el articule 4. 

12. (a) Representacion de Yarela al ministerio en 5 de agosto 
de 1791. 

(a) Diano de Yarela, dia 6 de mayo de 1787, instrumento flrmado 
por los dos comisarios en 30 de enero de 1788, y carta del mismo 
de 1* de setiembre de 1787 al Sr. Yaldes. 

15. (a) Carta del yirey de Buenos Aires de 28 de enero de 1790, 
numéro 11 ; yéase tambien la del yirey Yeriû de 5 de febrero 
de 1779, 



mkHà T roiTWAL. 



133 



!•• (•) GvUt dd Tirej de BoeiiM Ains d« 18 éê muno à^ 1790, 
aùmno iO. 

17. (a) Ctrta del Tiiey de Buecoe Ains de IS de enero de 1790, 
nAm. Il ; Yarela en la relaeion al minitteriode Sde agostodel79i. 

Diario de esté, dia 9 de mayo de 1788. 

18. (a) Relaeion de Yarela al ministerio de tt de agiisto è» 17M. 
Uario del minno, dialS de mayo de 1787. 

10. (a) Diario de Yarela, 4 de agosto de 1788. 

11. (a) Diario, id., id., 14 de agosto de 1788. 

13. (a) Id. de Alyear, foUos 453 y 607. 

14. (a) Id., id., id., Mo 611. 
(a) Id., id., id., foUoB 614 y 615. 

17. (a) Id., id., id., folios 368 y siguientes. 

18. (a) Id., id., id., folio 380. 

19. (ajld., id.,id., foUo381. 

31. (a) Id., id., id., folios 386 y siguientes. 

33. (a) Id., id., id., foUo 357. 

34. (b) Aiuujue es derta esta instrucclon, no se ha encontrado mi- 
nuta de ella en los papeles suministrados por el ardÙTO. 

35. (a) Diario de Alvear, folios 395 y siguientes. 

36. (a) Id., id., id., folio 411. 

(a) Id., id., id., folio 517. Cartas del yirey de Buenos Aires de 7 de 
diciembre de 1791, 6 de octubre de 1791, y 18 de febrero de 1793. 

39. (a) Carta del virey de Buenos Aires de 18 de oetubre de 1791. 

41. (a) Diario de Alvear, folios 395 y siguientes. 

43. (a) Carias del yirey de Buenos Aires de 7 de diciembre de 1791 
y 6 de octubre de 1791; y carta de 0. Félix de Azara de 19 de no- 
Tiembre de 1791. 

45. (a) Diario del reconocimiento hecho por D. Martin Boneo en 
el Paraguay, y remitido al intendente de aquella prorinda D. Joa- 
quin Alos. 

47. (a) Carta del yirey de Buenos Aires de 13 de setiembre de 1790, 
nùm. 9. 

51. (a) Carta de Requena de 18 de didembre de 1780. 

51. (a) Carias de Requena de 13 de abril, 6 de junio y H de julio 
de 1787, numéros 85, 86 y 88 ; 19 de febrero y 18 de junio de 1788, 
numéros 91 y 93, y 8 de enero de 1789, numéro 96. 

53. (a) Carias de Requena de 18 de noyiembre de 1780, numéro 7, de 
16 de julio, 8 de agostoy 30 de octubre de 1781, numéros 16, 18y 11. 



isee. 



«M 



ÊUàltà y pomuoAL. 



1890. «B.HO0lidtitoqiMuëtai>d«oilaknd«47M,ii6m«o»; 

90. (a) Cartas del oomisariollequena del 30 de oetubre de 4711 f 
dt iS da enevo de 17U, nùmeroa tS y S3. 

M. <a) Carias de Requena de Stt de diciembee de il8t, 7 de enMt> 
7 1<* de febrero de 1786, numéros 31, 74 y 77. 

07. (a) GartaS'der segundo «omisario D. Felipede Avedhiu de 98 de 
febrero y 28 de mayo de 1782, numéros 26 y 27. 

69. (a) RepresentadoB de Requena de tt de dieiemtee de 1,782, 
numéro 30, con la escritura que-eobre este aamto ecordoron. 

74. (a) Guanto se refiere dcsde el iM&meiie 70 o(»uta>del digrio del 
reconodmiento del rio Yapurà, remitîd^ perRefHena cqb su ciieda 
carta numéro 30, con que acompaftéTarkedeoumentos de sns cartas 
numéros 28 y 29. 

76. (a) Carta de dioho comisario de-tO de febrero de 1783, nu- 
méro 33. 

93. (a) Cartas del tirey de Buenos Aines de 6 de mano, 3 de jmio 
de 1784, y 7 de diciembre de 1791, nAmeros 913, 32^ 59 y i31. 
Diario de Ahear, |oUo 7K hasta «1 80. 

Nota. — El -mey de Rio Janeiro oontestando tohn eala ^^uta 
al de Buenos Aires, sostUTo la opinion del eomisaino portugues. 
Carta del yirey de Buenos Aires de 18 de octobre de I78ti> nu- 
méro 360. 

•6. (a) Diario de Alirear, fiilios 75 y 136. 

«7. (a) Id., id., id., fblio 137. 

100. (a) Nota.—EsbB ftierte al tiempode la demarcaoionestaba casi 
atroinade ; carta de.Varela de 25 de jolie de 1786. 

iOl. (a) Nota. — Este es el arroyo 6 rio mas meri<^ienal que entra 
en el sangradero de la laguna Merin ; carta del TiGey de Buenos 
Aires de 24 de mayo de 1785, nûm. 250. 

(a) Carta de Verela de 28 de julio de 1786 y 1« de stiiiembre 
de 1787. 

406. (a) iVbla.->Hay dos arroyos eon el nombre de Cbui : wio que 
desagua en el mar y es por donde principia la linea, y otro que entra 
en el Yaguarf y dirige eus aguas à la laguna Merin : de -este segundo 
se babla aquf . 

iOO. {a) Nota. •«- Para mayer daridad de esta primem disputa, 
puede yerse el mapa en eseala grande, firmado por V&rala y su 
coneurreale Cafend, y remittdo'por elrirey 'de Buenos Aires^n carta 
c|a 264e «neee ide ili79l^ nùm. 48, . «f i.r 



wPAflA T ronuoAi; 



ll0.(ft)Carta4k VaMU4lfir.Viidn4«*i* dt «tîMnbM # <17I7, 
y en otra del mismo de 5 de agoilo de IWA. Oiari* «te Atrear» 
folio 189. 

115. (a) Carta de VaMla4e tt de «goitode 1791, y dd vimy Vkrtii 
deSdelébvei(odeJ779. 

125. (a) Cartes del Tlrey de Buenos Aires de 4 ée Mbreee M 1779, 
numéro 94, j€8 de«oero de 1790, numéro 11, y la ^ VireU de 
5 de agosto de 1791 , con otras varias à queee nefieren. 

488. (a) Odario de Akear, foUo 351. 

laVu (a) Gaita de VAMlade 5 de agosto de4791. 

438. ia^ YéMua kMjnùmevos 17 j «guientee de cet0 extraoto. 

(b) Yéase el aihnero Si^sesteextracto. 

137. (a^ Garta del nrey de ftianos Airee de 28 de enen» ide illH, 
numéro lOi, j diario de Alvear, ioUos 453 y 609. 

158. {a) YéajMe los numéros 34 y^iguienies de este extcacto. 

MO. (a) Diario de Alvear, «olios desde «i 390 Juste el 45t y «n 
eltf27. 

161. <a) Yéanse los numéros 36, 42 y 43 de eete extiracto. 

164. (a) Gartas del visey de Buenos Aires de 7 de dioiembni 
de 1791, de Axarade iB de noYkmhre del mismo; del primero de 6 
de octiihre de 1702 y 29 de agwto de 1793, y 28 de febrero 4e 1793. 

164. (a) Yéuise los numéros 39 y siguientes de este extuaoto. 

186. (a) Garta de Du Martin Boneo de 14 de octiibre de 17ft) à 
D. Joaqoin Alos, gobemador del Paraguay. 

189. (a) Copia de la respuesta del ministario portugaes A la feda- 
macioa de Espafia, ipie aoampafiâ el sefior emb^jador D. Ikiege de 
Noronha, con carta de 16 de jtmio de 1791 : carias del virey >de Bue- 
nos Aires de 7 de^dUiembre de 1391, y 12 de enero de 1792. 

Nota. -> Aunque eobre este y «otro asnntede la misma clase se 
formô un paquefio ertracto, ne résulta otra resoladouicpie la siguiMite : 
« Anduagn pore impoHene à tmponerme 4e eito : » pevo no emista 
que se hieiese ; y est peraaaneoen «sto» pmatos Maidetenwnar. 

191. (a) Caria del viny «de Bueiios Aires de ôdeoetobro f 7 de 
diciembre de 1792, y 27 de febrero de 1794. 

201. {a) Carta del virey de Buenos Airesdafidaioctubvede 4092. 

292. (a) Cartes del vwey de Buflii(» Ai»i d* i9 de mm> 4e 4393, 
y una de Azara â este de la propia fecha. 

v205. (a) Carias del vineirdedBiMiios A«ee de S9de jsllode IWO, 
liùmero il ; â3 de eetiembre 4^ «ismo, 6 de «ctubaede 17tt, y 



IMO. 



sat 



Ufklik r tùnwAL. 



IMO. 6 de MkTtro de 1793 ; 7 de D. Lànro delUbtr», gobenudor da MAxm 
d« 46 d« mano de i79t. 

KM. (•) Carta del Tirey de Buenos Aires de 11 de abril de iTM. 

f06. (a) Este es el otro punto que r« insinua en la nota ai nu- 
méro 189 de este extraeto. Yéase la carta de la Andiencia de ChAreas 
de setiembre de 1791. 

i09. (a) Sobre este punto véase la nota al numéro 189, 7 loi doou- 
mentos que en ella se dtan. 

SIS. (a) Carta de! Tirey de Buenos Aires de de oetubre de 1791. 

S17.*^a) Sobre el rio Béni 7 su curso ha7 T&rias opiniones : algunos 
ereen que sus aguas van & incorporarse con el Inambari, 7 que Junto 
con el UGa7ate entra en el Marafion ; otros lo dirigen al rio de la 
Madera. Los PP. Franciseauc! <^el colegio de Ocopa, en sus nueras 
reladones 7 mapas impresos en Lima, son de diferente parecer; 
quieren algunos geôgrafos que sea tm propio rio con el Yarari ; 7 
<|^08, que sea el llamado Punis : lo cierto es, que sea ô no el Béni 
el que esti denotado por tal en el mapa, en aquella situacion entra 
en el de la Madera ^m rio mu7 caudaloso, 7 en su boca han hecho 
los Portugueses un desmonte para fortiflcarse. 

218. (a) Numéros 51 7 siguientes de este extracto, cartes de Re- 
quena de 26 de julio 7 18 de noviembre de 1781, numéros 7 7 16. 

222. (a) Cartes de Requena de 8 de agosto 7 30 de oetubre de 1781, 
numéros 18 7 21, 7 los documentes que las acompafian. 

223. (a) Cartas del mismo comisario de 13 de abrU 7 6 de junio 
de 1787, numéros 88 7 86. 

224. (a) Cartas del propio Requena de 29 de febrero de 1788, nu- 
méro 91. 

226. (a) Numéros desde el 57 al 63 de este eztracto. 
237. (a) Véase el pro7ecto entregada al ministerio por Requena 
sobre este punto de demarcacion, en 10 de marzo de 1796. 

239. (a) Yëanse los numéros 214 7 siguientes de este extracto. 

240. (a) El rio Tonantis tiene su curso leste-oeste 7 cuando entra 
en el Marafion lleva este su direcdon (por una grande ruelta que 
forma) casi N.-S. 

248. (a) Carta de Requena de 15 de enerQ de 1782, numéro 23. 
249 (a) Diario del rio Yapur& por Requena, remitido con oflcio 
de 6 de diciembre de 1782. 

255. (a) Yéase el miuno diario del Yapur&. 

256. (b) Noticia del rio de los Eng&fios ô Comiarf, papel remitido 



WAftA T MRTOOAl. 

por Raqotna en earta de 6 d« didambre dé 1711 , nAxàuo 30. 

187. (a) Notieias del rio Apaporis j eieritura d« eonttnio oala- 
brada en él, y remitida por Requena en su ofleio numéro 80. 

180. (a) Yéase el doeumento 6* remi'ddo por el eomiiario Reqoena 
en m citada carta numéro 30. 

Mt. (a) Memoria drl gênerai portuguee preaentada 4 Reqoena) y 
en respueita, remiUdas por este con carta de 8 de junio de 1784, 
numéro 86. 

S67. (a) y4ase la citada carta de Requena de junio de 1784, nu- 
méro 86 con los docomentM. 

270. (a) Véanse los numéros t39 y siguientes de este extraeto. 

271. (a) Esta sitoacion coincide con lo que dioe Mr. de la Gonda- 
mine, de que entrando por el Yapurà 4 8 dias se halla un lago, que 
de alU por el rio Irubashi se atrariesa al rio Negro. Extraoto del diario 
de dieho Condamine, pagina 60. 

280. (a) Los pueblos de Yavari, San Pablo y Matura ftieron de Es- 
pafla hasta el a&o de 1710, en que los Portugueses, porunainràsion 
que hicieron, se aprleraron de los despojos de las misiones del 
P. Samuel Fritz y se e&tablocieron en aquella costa. Diario del via^e 
dé Mr. de la Condamine, introduccion histôrica, pagina 101, impreso 
en Paris el aflo de 1781. 

284. (a) Numéros 180 y siguientes de este extraeto. 

280. (a) Carta de Requena de 8 de junio de 1784, numéro 86, con 
los documentes que la acompafian. 

200. La misma carta de 8 de junio de 1784, numéro 86. 

307. (a) Véase la Disertacion que sobre la Unea dirisoria dieron à 
luz D. Jorge Juan y D. Antonio Ulloa, impresa en 1784, pig. 28. 

308. (a) Véase la disertacion desde la pég. 28 hasta la 38. 

313. (a) En la citada disertacion desde la pagina 107 se refieren 
el descubrimiento y conquista del Rio de la Plata y los primeros go- 
bemadores espafioles. 

347. (a) Ulloa, parte primera, tomo segundo, lib. 6, capitule 8*, 
pérrafo 2«, paginas 816, 810, 820 y 523. El P. Fr. Pedro Simon, 
Historta de las conquistas de Uerra firme, segunda noticia, capi- 
tules 17 y 18, paginas 104 y 107, impresa en Barcelone en 1626 ; El 
Marafion del P. Rodriguez, libro 1«, capfttdos 3" y 8" ; libre 2*, ca- 
pitule 80, impreso en Madrid en 1684. 

348. (a) Rodriguez, libro 2", capitulo 8« ; Ulloa, parte primera, 
tomo 2«, capitulo 8>^ lib. 6*. 



.UN. 



f98 



lfl?AllA T FORTOOAt. 



iiAiDww 969. «. 

380. (a) Ikêm. ^ Ba e) «fto d» «7M, raM6 àêÊ&i êl Oa«uio d lige 
Wamd porttrtm EêtpÊM (hof «■ poMikn de kM liigleiM) a Aleman 
Nicolas Hontman, y por el rio Blanco è^ w maM al Vutà r JHmrto ék 
la Cmâmminê, vt^Ham 71, iaapwao an AmatenfeuB «■ I74K. 
9fM. (a) Hèauroa deade el 82 hasta ei M deeel»extneto. ''«^ •> <»• 
(a) Carta del virey de Bueaot Aires de 21 de mayo y 3t de oetaftre 
de 17«^ nùmeroi 18» y 369. 

366. (a) Caria de Varela al 8r. Valdes êè» è»]iilto de «786. 

367. (a) Mario de Ahear, Mo 181 . 

^) Carta de D. Joaé Caemaflo de 14 de agofta de 1789. 

368. (a) Diario de Varela, foUo it. >^Vfi^ ^ ' 

(a) Carta de Yarela al Sr. YaMes de 18 deJoHo de f786. 

369. (b) Cartes del yirey de Buenof Aire» de 6 f 18 de dictanbn 
del7M. 

870. (a) Carta d(l Tirey de Boene» Aires de I* de abril de 1787^ 
numéro 662, y Vai^la en la relacion presentada al ministerlo de 8 
riftagoitode 1791. 

(t) El yirey de Buenos Aires en sn carta del SI de enero de 1791. 

37! . (a) Varela en su relacion al ministerio de4t de agosto de 1791 . 

372. (a) Numéros 110 y siguientes de este extracto : oartas del ti- 
rey de Buenos Aires de 16 de agosto y 8 de dieieinbre de 1793. 

373. (a) Diario de Alrnar, folio 220 ; eartas del tirey de Buenos 
Aires de 6 de mano, 3 de junio y 7 de dlciembre de 1784, numéros 
913» 32 y 131. 

(b) Numéros Jesde el 23 al 39, y deede el 130 hasta donde eon- 
cluye la 4« disputa. 

374. (a) Véase la 6* disputa, numéro 184 de este extrade, 
(b) Numéro 48 de este extracto. 

(a) Cartes del yirey de Buenos Aires de 31 de mano de 1729 y 
27 de iébrero de 1794. 

377. Carta de la Audiencia de Ghftrcas de setiembre de 1782, é 
informe que sobre el partieular hizo la junta de limites. * 

(b) Numéro 206 de este extracto. 

(a) Carta del yirey de Buenos Aires de 12 de enero de 1792. 

379. (a) Carta de Ribera, gobemador de Môxos, de 16 de marzo 
de 4792. 

380. (a) Carta del yirey de Buenos Aires de 12 de enero de 1792. 



MnkH T PORTUGAl. 



239 



381. (a) CarU d« D. Lâuro Ribera de 18 d« Jimio de 17M. Carias 
del virey de Buenos Aires de 30 de setiembre de 179i, 31 de mano 

7 6 de ootubre de i7M. 

383. (a) Numéro 78 de este extraeto. 

(b) Véanse las très ùltlinas disputas desde el numéro 118. 

384. (a) Numéros desde ei 118 hasta el 114 de este extraeto. 

(a) Cartas del oomisario D. Francisco Raquena de 6 demayo y 4 de 
Junio de 1784, numéros 53, tt4 y SB, oon las euales aGompafiô un 
mapa. 

38K. (a) El oomisario Reqoena en su Ti^)e por el Marafion, afio 
de 1781. 

387. (a) Diario del Vapurâ por Requena en 178t. 

388. Véanse las disputas 8* y 9*. 

389. (a) Notioias adquiridas pOf el comlsario espaftol despues del 
reconooimiento del rio Yapurà, hallàndose en Fefé, y diario de la 
navegacion de dicho rio. 

391. (a) Cartas de dieho oomisario, numéros 44, 47, M, 03, 6tt, 
84, 89 y 104, fechaa en 18 de noyiembre de 1783, 30 de enero 
de 1784, 1« de febrero de 178S, 16 de noviembre de 1786, 11 de fe- 
brero y 6 de octubre de 1787, y 18 de abril de 1790. 

391. (a) Cartas de Requena al ministerio, n^imeros 35, 37, 41, 4% 
49, S3, 00, 64, 66, 70, 75, 79, 80, 100, 108, 109 y 413 ; sus fbciias 

8 de marzo, i" de abril, 16 de junio, 1 de octubre y 11 de didembre 
de 1783; 6 dd mayo, H de octubre y 15 de dieiembte de 1784 ; !• de 
junio y 1* de julio de 1785; 11 de enero, 8 de mayo y 1 de julio 
de 1786 1 18 de agosto de 1789 ; 6 de setiembre y U de didembre 
de 1791, y 17 de octubre de 1791. 

395. (a) Cartas de Requena al ministerio, numéros 111, 113 y 114, 
de 13 de junio, 17 y 18 de ootubre de 1791. 



tIM. 



1800. 

Firmadot 
•I 1* de oetnbra. 
El • de brumirio 

M cenjearon 
lat raiMcMionet. 



PlenipoUneiariM. 



■ -^-i^Vjffj» itKijed &6 -•■ ■ -f' ■■'^•'• ', ,» •. 
~^£i;ïn* ^iin m .miiii. .,, *»g, -;...,•., 

• ■ . - • Uitii is ïe.»i^ AXà.'lA oâ j* «.iiii • 

,'rjft«?3 feu" àmâ 9a fi onoinv^i Ut tàu9^>it >. ■;■.;. 

FRIMIR PIRlODO. 

*(..' \»# i/-^ rtb ni^L'JFirfm^j» fil 0JJA ;bTftq '•■> . 

ESPi'NA Y FRAUCIAl^'^^^ 

V :« ^'>,i'*>f^ ""'^ '^^iiÇ^^ ohûîrnsl mil) hh àoi,^ 

^ ^ f ». "^ '^'^^ ^¥^ .^^•^'^'^ t-?Lu«oi{!; b.ie&i; :, . 

Articuloi pnltnjttnans entre Espamy Franeia, obïtgàndoae la 
primera 4 céder la Luisiana y eniregar sets navios di Unea en 
compensacion del eatahleçimiinto territorial ^ue ofrece la ùl- 
tima cm titulo de rey ajl infante duque de Parrnfl; sefirmaron 
el !• de octubre de 1800. 

Habiendo manifestado tiempo hà la Repûblica FrancesaâSu 
Majestad el rey de Espafia deseo de volver à entrar en posesion 
de la colonia de la Lnisiana, y habiendo por su parte manifes- 
tado siempre Su Majestad Gatôlicauna gran ansiedad en pro- 
curar à Su Alteza Real el duque de Parma un engrandeci- 
miento que ponga sus Estados de Italia en un pié mas conforme 
à su dignidad, los dos gobijBrnos se comunicaron su objeto so- 
bre estes dos puntos de interes comun ; y permitiéndoles las 
circunstancias contraer obligaciones acerca del particular que 
les asegure, en cnanto de elles penda, esta mûtua satisfaccion, 
autorizaron al efecto, es à saber: la Repûblica Francesa al ciu- 
dadano Alejandro Berthier, gênerai en jefe, y Su Majestad Ga- 
tôlica à don Mariano Luis de Urquijo, caballero de la ôrden de 
Carlos III y de la de San Juan de Jerusalen , consejero de Es- 
tado , embajador extraordinario y plenipotenciario nombrado 



1800. 



Lcgaeionct 
rommu. 



Wkttk T FRAHCIA. 241 

cerca de la Repûblica B&tava y primer secretario de Estado in- 
terino; los cuales, despues de haber eanjeado sus poderes, han 
convenido, salva la ratificacion, en los articulos siguientes : 

Art. 1". •— Se obliga la Repûblica Francesa à procurar en Ttniiorio m luiite 
Italia i Su Alteza Real el infante duque de Parma un engran- ^i^n'^f,,^, 
decimiento de territorio que eleve sus Estados à una poblacion 
de un millon & un millôh y doscientos mil habitantes, con el 
titujo de rey y todos los derechos , prerogativas y preeminen- 
cias anejas à la dignidad real; y la Repûblica Francesa se obliga 
à obtener para ello la aprobacion de Su Majestad el emperador 
y rey y demas Estados interesados \ de modo que Su Alteza el 
infante duque de Parma pueda sin contradiccion entrar en po- 
sesion de dicho territorio à la paz que deberà bacerse entre la 
Repûblica Francesa y Su Majestad impérial. 

Art. 3**. — El engrandecimiento que babrà de darse à Sa 
Alteza Real el duque de Parma, podrâ ser en la Toscana, en 
caso que las actuales negociaciones del gobierno frances con Sa 
Majestad Impérial se lo permitan. Podrâ igualmente formarse 
de las très legaciones romanas 6 de otra cualquiera provin- 
cia continental de la Italia , siempre que quede un Estado 
unido. 

Art. 30. — Su Majestad Catôlica promete y se obliga por sa 
parte âdevolver&la Repûblica Francesa, seis meses despues 
de la plena y entera ejecucion de las condiciones y esti- 
puladones arriba mencionadas acerca de Su Alteza Real el 
duque de Parma , la colonia 6 provincia de la Luisiana , con 
la misma extension que tiene en la actualidad en poder de Es- 
paça , y ténia cuando la poseyô la Francia , y tal cual debe de 
ser en virtud de los tratados hechos despues entre Su Ma^jestad 
Catôlica y otros Estados. 

AiiT. 4**. --> Su Majestad Catôlica darâ las ôrdenes necesarias 
para que la Francia ocupe la Luisiana en el momento que sa 
ponga en posesion & Su Alteza Real el duque de Parma de sus 
nuevos Estados. La Repûblica Francesa podrâ , segun la con- 
venga, diferir la ocupacion; y cuando deba efectuarla, los Es- 
tados, directa ô indirectamente interesados, convendrân en las 

T. IT. 16 



RMlilaeion 
d« la tMMana. 



Orda 
para 
m oeapacion. 



Ut 



ESPAfilA T PRANCIA. 



IKOO. 



EaiNga 
d» baquet 
de gaarra. 



Ctuia cotnun 
para cuoi 
de aUqae. 






Subtiitencia 
de an Iratado. 



ii! 



I: 



condiciones ulteriores que puedan exigir Iob interaMS comn- 
nes, 7 el de los respectives habitantes. 

Art. s**. ~ Su Majestad Catélica se obliga à entregar à la 
Repûblica Francesa en los puertos espa&oles de Europa, un mes 
despues de la ejecucion de la estipulacion relativa al duque de 
Parma, seis liavios de guerra en buen estado, de porte de se* 
tenta y cuatro cafiones, armados y atbolados, y en disposicion 
de recibir equipajes y provisiones franceses. 

Art. 6°. No teniendo objeto alguno nocivo las estipulaciones 
del présente tratado, y debiendo dejar intactos los derechos de 
cada uno, no es de presuiiiir que eausen reoetbs à ninguna po- 
tencia. Mas si & pesar de elle sucediere lo contrario , y fuesen 
atacados los dos Estados à consecuencia de la ejecucion de di- 
chas estipulaciones, se obliganà hacer causa comun para re- 
chazar la agresion, como tambien para tomar las medidas con- 
ciliatorias propias à mantener la paz con todos sus vecinos. 

Art. 7*. — Los empeftos contraidos por el présente trat«fdo 
no derogan parte alguna de los estipulados^en el fratado de 
alianza de San Ildefonso, de 18 de agosto de 1796. Por el con- 
trano, ligan nuevamente los intereses de ambas potencias, y 
aseguran la g'arantia pactada en el tralado de alianza para to- 
dos aquellos casos en que tengan aplicacion. 

Art. 8*>. — Las ratificaciones de los présentes articules pre- 
liminares se expedirân y canjearân en el término de un mes, 
6 àntes si fuese posible , desde el dia de la fecha de d^cbo tra- 
tado. 

En fe de lo cual , nos los infrascritos ministros plenipoten- 
ciarios de la Repûblica Francesa y de Su Majestad Gatôlica, en 
virtud de nuestros respectives poderes,flrmaroos los présentes 
articules preliminares y los sellamos con nuestros sellos. He- 
cbfO en San Ildefonso, el 9 vendimiario, aâo nono de la Repûblica 
Francesa (1** de octubre de 1800). 

Mariano Luis de Urquijo. 

AliEJANDRO BERTHIER. 

En el 9 brumario del mismo aûo se canjearon.en San Lo- 
venco las ratificaciones de una y otra parte contratantes. 



mtoii- ^mvi9Uû 8&i îj: 



w'fflltfiJ >tmiy 



: ru3sl) 



PRIMER PlRtOBO. 



-■X- ^^■• 



•i;ib rcf "cist'tr. 






ESPANA Y FRANGU. 



' ;*■-■ 



Traiado entre ei , a.- Etpam y la Bepûblica Francesa, con- 
ciuido el 31 de nturxo de 1801, para la cesion del ducado de 
Parma, y retrocesion de la Luisiana, 



1801. 



Fimado 
■ «I tl d« nurio, 
Canj««llideibril. 



Su M^estad Catdlica y el primer consul de la R^ûblica Fran- 
cesa, queriendo establecer de una manera perpétua los Estados 
que por équivalente à los de Parma deben darse al hijo del 
infante duque actual dos Fernando, hermano de la reina de 
Espafia, hancomenido en los articulos siguientes y autorizado 
para formalizar este tratado. Su Majestad Oatôlica al principe PtoupoienciariM 
de la Paz, y el primer consul al ciudadano Luciano Bonaparte, 
embajador actnal de la RepiSblica cerca de Su Majestad, los«ua- 
les han convenido en los articulos siguientes: 

Art. 1*. >— El duque reinante de Parma renuncia por «i y 
sus herederos perpétuamente el ducado de Parma con todas iqb 
dependenciasen favor de la Repûbliea Francesa, y Su Majestad 
Gatélica garantiza esta renuncia. 

Art. 2*. — El gran ducado de Toscana reaunciado tambien 
por el gran duque, y garantida la oesion de él à CiTor de la 
Repûbliea Francesa por el empertdor de Alemaoia, ie daté al 



Rtfinneia 
dal dufM 
de Parma, 



CoiDpflM««ieB 
ddcaMOMa. 



RV 



ISOl. 



Toaa de poMiion. 



RiydaToMiM. 



Elfi y Pionbino. 



TnUdd 
MbrtlaLnUiiu» 



ôrdcn de ioeesioa. 

Eipedide 

ellB de octobre, 

ptra dtr poteilen 

de ta Lnitiana 

i la Repûbliea 

Franeesa. 



iBdanaiueioii 
al diqm da Paima, 



tu BSPAfiA T FBANCU. 

h^o del duque de Parma, en compensacion de los Estados cedi- 
dos por el infante su padre , y en virtud de otro tratado hecho 
an^^ormente entre Su Majestad Catôlica y el primer c<5nsul de 
la Repûbliea Franeesa. 

Art. 3". -f- El principe de Parma pasarâ à Floren(^ia, en 
donde sera reconocido ppr soberano de todos los dominios per- 
tenecientes al gran ducado, recibiendo en la forma mas solemoe 
de mano de las autoridades constituidas en el pais ïas llaves de 
sus fortalezas y el juramento de vasallaje que como â soberano 
le es debido. El primer consul concurrirâ con sus fuerzas à la 
pacifica realizacion de este acto. 

Art. 4<*. — El principe de Parma sera reconocido por rey de 
Toscana con todos los honores debidos à su cualidad ; y el 
primer consul lo harà reconocer y tratar como tal rey por todas 
las demas potencias, cuyo convenio debe précéder al acto de 
posesion. 

Art. 5°. — La porcion de la isia de Elva perteneciente k la 
Toscana quedarà en poder de la Repûbliea Franeesa, y el primer 
consul darà por équivalente al rey de Toscana el pais de Piom- 
bino, que pertenecia al rey de Nâpoles. 

Art. 6". — Como este tratado tiene su origen del celebrado 
por Su Majestad Catôlica con el primer consul, en el cual cède 
à la Francia la posesion de la Luisiana, conyienen las partes 
contratantes en llevar â efeeto los articules de aquel tratado, y 
en que miéntras se acomodan las diferencias que en él se ad- 
vierten, no destruya este los derechos respectivos. 

Art. 7"*. — Y como la nueva casa que se establece en la Tos- 
cana es de la familia de Espaûa , estes Estados seràn propiedad 
de Espafia en todo tiempo ; y à elles ira â reinar un infante de 
la familia, siempre que la sucesion llegue â faltar en el rey 
que va à ser, 6 en sus hijos, si los tùviere; pues si no, deben 
de suceder en estes Estados los hijos de la casa reinante en 
Espaâa. 

Art. 8°. — Su Majestad Catôlica y el primer consul, en 
consideracion â la renuncia hecba por el duque reinante de 
Parma en favor de su bgo, se entender&n para procurarle 



BSPA^A T FBANCIA. ttë 

iina indemnizacion conveoiente en posesiones ô en tenta. 

Art. 9**. — El présente tratado sera ratificado y canjeado en 
el término de très semanas, pasado el cual quedarà sin valor 
alguno. 

Hecho en Aranjuez, ^ 31 de marzo de 1801. 

El PRiNciPE os la Paz. 

LUQIANO BONAPARTX. 



1891. 



En 11 de abril de este aûo se canjearon las ratiflcaciones de 
Su Majestad Catôlica don Carlos IV y del primer consul de la 
Repdblica Francesa Napoléon Bonaparte. 



•*N fc<7^jgHS^;^Os»/^ 









. : Vf ■; 



' cr-- 



PRIMER PERlOOO. 



E8PANA Y P0RTD6AL 



i 



APUNTES HISTÔRICOS 



DIMiBGAGION Dl LIMITES DE Là BiNDA OBIENTU Y El BRASIL. 



1801. 



Dudas 

da lof comiuriot 

porlngaetet. 



Alenlidot 
del gobernidor 
da Rio Granda. 



NOTIGIA HISTÔRIGA. 

Estos apuntes no tienen mas importancia que la que puede 
darles ei silencio à que haa sido condenados los trabajos de la 
primera partida demarcadora en la frontera del Estado Orien- 
tal. 

Despues de haber logrado reconocer la linea comprendida 
entre las costas del Océano y la confluencia del Pepiri-guazii 
en el rioParanà, tuvo que desistir de su obra, por las dudas 
que promovieron los comisarios portugueses sobre la inteli- 
gencia que debia darse â los articulos 3" y 4" del tratado. Este 
era el arbitrio que empleaban paraeludirlo, interesados comq 
estaban en no ejecutarlo para no devolver lo usurpado, <^.,r.,r, 

Entretanto el gobemadoi- de Rio Grande repartia estanciàs 
en el territorio que nunca habia pertenecido à la corona de 
Portugal, y constitufa guardias para defenderlas , sin que bas- 



ESPAÇA T PORTUGAL. 



W 



tasen à contenerlo las representadones y amenaxas del TÎIrey de 
Buenos Aires. 

Un gobierno ilustrado se hubiera valido de la prensa para 
acreditarlajusticiade sus reclamaciones.ytal fez hubiera con- 
seguido cortar el hilo de esta controversia. Pero la habilidad 
de un ministro en el antiguo régimen era ocultar sus actes, y 
hasta silenciar los resultados , por mas conveniente que fuese 
divulgarlos. Ningun uso se hizo de los inflnitos trabajos de de- 
marcacion, en cuya publicidad se interesaba tambien la geo- 
grafia, y solo al cabo de un medio siglo se ba becbo posible 
anunciarlo. 

Âzara, tan piopenso â comunicar al pùblico el fruto de sus 
tareas, prescindié de lo que concerr . la demarcacion, y nin- 
guno de sus compa&eros se atreviô â romper este silencio^ 
no obstante que mucbos de elles tuviesen ya arreglados sus 
apuntes. i^ • 

En poder de algunos existen obras complétas sobre la se- 
gunda demarcacion de limites : algo se conserva en el archivo 
del departameuto topogrâfico de Montevideo ; pero todo lo ig- 
nora el pùblico, y tal vez lo ignorarà por mucho tiempo. 

Mucbos pasos hemos dado para obtener estes documentes, 
todos elles infructuosos; y si de los trabajos de la primera di- 
vision demarcadora no podemos presentar mas que estes apun- 
tes, no debe imputarse â falta de celo ni de diligencias, sino à 
las dificultades que hemos encontrado enllenareste vacio(i). 



iSOl. 



Uondoela, 
dii gobiwM. 



Silencio 
d« Axiri. 



Obm 

iobr* Il Mgnnda 
damtrucien. 



Apunlei. 



\i' 



APURES HISTÔRICOS. 



^ Recibido en Buenos Aires el tratado de 11 de octubre de ei nny 
4777, el virey de estas provincias oflciô al del Brasil, incluyén- ''• ""^i;.^"* 
dole el plan aprobado por ambas certes, Relative al modo de ex- •> dei Br«tii. 



(1) PiDKO OB ÂH6EUS, Coleccto» dt obroB y d9Cument0S' Buenos Aires, 
1817. 



ISPAftA T POnUOAL. 



UoDiMiMion 
indirarml*. 



r 



isf 1 . pedir lis divinones de demarcadores de Umites ; la formalidad 
con que debian conducirse ; el método de operar unidos en sua . 
tnbajos ; las proTidendas que se debian adelantar para conse- 
guirlos y abreviarlos, y otras muchas oosas importantes y pe- 
culiares de esta grande obra. < i t. ui,i>à-i.i.:i : '■. 

El virey del Brasil contesté con indiferencià & elte oflcio, sin 
aprobarlo ni desaprobarlo. Decia que este plan se desconcer- 
taria, por no existir ya mucbos arroyos que en él se referian ; 
miéntras que otros babian mudado de direccion. En una pala- 
bra, se esforzé en persuadir que .la naturaleza se trastorna' en 
este pais, variando el curso de los grandes nos y la direccion 
de las montafLas por donde debia pasar la linea divisoria. Ûiti- 
mamente, contra las expresas ôrdenes de ambas cortes, se opo- 
nia à que se formasen très partidas demarcadoras , la una por 
esta banda oriental , otra por el Paraguay, la tercera por Santa 
Cruz de la Sieira ; y pretendia que estes trabajos se encargasen 
à una sola partida, para de este modo alargarlos y bacerlos in- 
terminables. 

Vencidas, despnes de algunos afios, las dificultades que los 
Portugueses del Brasil fraguaban para que no se hiciera la de- 
marcacion , trataron de entorpecerla con ridiculas é Injustas 
disputas, cuyos documentos originales existirân en el archive 
del aatiguo vireinato de Buenos Aires, y de los que daré luego 
una corta idea. 

Esta grande obra di5 principio en el arroyo de Ghuy el 13 de 
abril de 1784. - : «• -> 

Las partidas demarcadoras espaftolas y portugnesas levaûtàn 
decitriotterritoriM. g^ union los planos do los territorios comprendidos entre el 
Ghuy, Costa del mar, Rio Grande, San Pedro y costa oriental 
de la laguna Merin. 

En seguida, consecuente al referido tratado de limites, se co- 
looaron de acuerdo con los Portugueses los marcos siguientes : 

1° Barra del arroyo del Ghuy. 

2» Gabecera de trf. ^^u^iwH eoJ 

^> d!^ ArroyitoGapayû, cuya horqueta desagua en la lagùna 
Merin; por la parte oriental. wv*i'ii^^ii èi^u-^i^-oh ««û. j^^ 



Diipalis injuiui 
daloi PortogaeiM< 



Principia la obra 
en 178t. 

Planoa 



Mareoi eoloeadea 
da aeaerdo. 



1^ 



DcmtrMeion 

d« peruoMeii* 

NipMlivu. 



isrAAi T roiTUOAi.. S48 

i** Arroyo de San Luis , à una légua de su barra por laf parte «soi. 
dêl E. 

5* À los 33* solm la costa del mar, albardon de Juana Maria. 

6* Màrgen oriental de la laguna Manguera. 

7« Cabecera del TahiiS. 

8* Barra de id. 

Résulta que nuestras pertenendas por esta parte empiezan 
en la barra del arroyo del Ghuy, siguiendo su cauce basta per- 
derse en su pantano ; y desde aqui hasta la barra del Gapayû, 
y costeaado la parte nieridioual de la laguna Merin , basta en- 
contrar el marco de la barra de San Luis, en cuyos punlos se 
colocaron los cuatro marcos de piedra, etc. — Desde la barra 
del arroyo Tahiù y siguiendo el cauce de este , hasta perderse 
en el pantano en que nace ; y desde este punto, pasando poi. 
el borde oriental de la laguna Manguera en linea recta el mar, 
en los 33<* de latitud austral, quedan por esta parte terminados 
los terrenos pertenecientes al Brasil, con otros cuatro marcos 
de piedra que lo demuestran : desde dieha barra del Tabiû, 
hasta la expresada altura de los 33»; y el terreno comprendido 
entre los expresados ocho marcos, costa oriental de la laguna 
,. Merin y la del mar neutral. 

Levantados por las partidas de ambas naciones los pianos to- protigu*. 
pogrâficos de la parte méridional del Rio Grande 5 de San Pe- 
dro, como asimismo el de todos los paises , rios y arroyos que 
' desaguan por la parte occidental de la laguna Merin ; sondeada 
esta, y reconocido el sangradero de la misma laguna , desde su 
barra septentrional hasta la méridional, notaado todas las bar- 
i ras de arroyos que desaguan en el mismo, prosigue la demar- 
! cacion desde la roencionada barra del Tahiti, en la costa orien- 
tal de la laguna Merin, hasta su sangradero 6 desaguadero, que 
sale â la laguna de los Patosôal mar, etc. Va luego la linea 
de demarcaciou â unirse con el arroyo mas méridional que en- 
tra en dicho sangradero, conocido con el nombre de Piratini. 
Los Portugueses le llaman àveces de San Gonzalo, sin que 
pueda en esto baber equivocacion ni contradiccion, por no ha- 
ber otro arroyo mas méridional que entre en el mencionado 



S80 



ISfAlA T PORTUGAL. 



iffi. sangradero, liguiendo la division bu cauee, haafa la» tertientes 
mas distantes que terminan en la cnchilla nombrada de San 
Antonio el Vieijo. Continua la division por esta cnchilla , hasta 
llegar à la eneracijada , qoe es la union ft ella eon la cuchilla 
gênerai, en ouyo punto se halla un cerro en el que por su 
falda del Ë. prinoipian las vertientes del arroyo Yaguaron , y 
por las del 0. el rio Negro : y siguiendo la division desde este 
cerro, por la cuchilla gênerai hàcia el fuerte de Santa Tecla, 
que pasa muy iomediato à él , continuarà por la ezpresada cu- 
chilla gênerai hasta el Monte Grande, é Serrania de los Tapes, 
à inmediaciones de la Picadaô Paso de San Martin; desde 
cuyo punto, retrocediendo hasta Santa Tecla, hay colocados los 
diez marcos siguientes : 



Dfl la parte de esta provineia. 



Ciaeo nircoi. 



1* En las cabeceras del Piray-guazù ; 
3* En las vertientes del rio Yaguari; 
3* Origenes del rio Caciquey ; 
4<* En el cerro de Gaaybate ; 
5* En la mirgen del rio Ibiqui-mini. 



De la parte del Braail. 



I* En las cabeceras del rio Ibirâ-mini ; 
'**' ^ En el cerro Mbaeber&, â très cuartos de légua al N. de él; 

3" En un ramo del rio Bacacay ; 
4° En f rente del cerro Gaaybate ; 
5° Gerça del Monte Grande. 

coioeadM Estos diez marcos, que se colocaron desde Santa Tecla hasta 

dMdasanuTMh el Moutc Graudc, â uno y olro lado de la expresada cuchilla 

•iHMiit Grindt. goueral, indican : los al E. de dicha cuchilla, los terrenos per- 

.tenecieates à Portugal, y los del 0. â esta provincia, con el 



UfklUA T.P01ITU04L. 



»! 



Mpacio entre unos y otros de trei enartoe de légua de terreno 
neutral; distandolrâ dot ûltimos como dos léguas pràdma- 
mente del mencionado faerte de Santa Tecla. 

Solo en los parejes donde se colocaron mareos, anduvieron 
acordes con el tratado preliminar los dos eomisarios espafiol 
y portugues, qoedando todo lo restante del terreno en disputa) 
hasta que sus respectivas cortes se conviniesen. Pero como el 
no haberse convenido no deroga lo establecido en dioho tratado 
preliminar, maxime siendo palpableraente injustas las obje- 
ciones de los Portugueses, se hace indispensable defender el 
dereobo que por el referido tratado nos corresponde. Y para 
mayor claridad pueden detallarse los terrenos correspondientes 
à ambas naciones del modo siguiente : — Por régla gênerai, 
todos los que, à mas de los que se hallaban establecidos en la 
banda del sur del Piratini, ô rio San Gonzalo, al tiempo de la 
demarcacion (pues aun estos lo estaban firaudulentamente, 
como despues se verà), se hubiesen tiituado posteriormente, y 
se sitùen tanto en dicho paraje como en cualquiera vertiente, 
sea del arroyo que se fuese, à la laguna Merin , comète infrac- 
cion ; lo mismo los que lo ejecuten en las del rio N^ro y sus 
gajos, y en el Ibicuy y sus vertientes; enlas que se comprenden 
el arroyo Tacuarembô y Taguari, con otros distintos arroyos de 
diversos nombres, que todos desaguan en dicbo Ibicuy : y solo 
tienen accion los Brasilefios en las vertientes al Icabacuà , que 
principia desde la mencionada cuchilla de San Antonio el 
Viejo à las del Bacacay y à las del Yacuy ; cuyas dos ûltimas se 
ballan ya en el terreno demarcado desde las inmediaciones de 
Santa Tecla al expresado Monte Grande. Y para examinar si 
alguno de los establecidos en estas vertientes se abroga mas 
terreno del que le corresponde, usando del neutral, sera facilf- 
simo averiguarlo, buscando, por q;uien lo entienda, la cresta de 
la cuchilla gênerai; y baciendo un tanteo prudencial desde 
dicbo punto, 6 midiendo si el establecimiento dista de él 22 
y média cuadras de â 100 vaias cada una, que corresponden i 
un cuarto y medio de légua, que deben distar los marcos de 
una y otra banda del centre de dicha cuchilla gênerai, se tendr& 



tlH. 



lobrt Im ur w o» 

NlyMliVM. 



«li»X slaif. 



vii 



UfkHk T PORTUGAL. 



1101. 



U. iilen 

da pontr mtreot 

en ottrlo* pirajM. 



Inicripelon puMU 
•n 11S8. 



ContribanJliitii 
y chiDgueadoref . 



Eslancia» 

porlugueaii 

•Dire el l'irtliui 

y Yaguarou. 



el reiultado necesario, para saber si lo8 pobladores conieUa 
infraccioD. -^ 

Se observarâ que no se han colocado marcos desde la Pioada 
de San Martin hasta la boca del Pepiri-gnazû , como asimisino 
entre Santa Tecla y las cabeceras del Piratini : poro sucedi<S asi, 
porque ambos terrenos fueron recouocidos por las partidas 
espafiolas y portuguesas, levantando el piano de ellos ; y 11e- 
gando al Pepiri-guazû el 4 de agosto de 1788, se separaron 
ambas partidas sin que hayan vuelto à reunirse, como luego 
se dira. 

Al fin del reconocimiento de la frontera que média entre la 
guardia de San Martin y la barra del Pepiri, ambas partidas 
pusieron la seilal siguiente, inmediata al Pepiri-guazû. 

Se hizo un pequeiio desmonte : en el medio se dejô un pe- 
quefio àrbol, que Uaman ibirâ-pità, cortândole todaslas ramas, 
y quedando el tronco de 19 pies 4 pulgadas francesas. Esta 
abrazado con uha higuera brava, que no es fâcil desprenderse 
aun cuando se pudra , y distante del suelo très pies y cinco 
pulgadas. Se le sacô un bocado hàcia arriba, de un palmo de 
frente que mira al N., y en él se grabô esta inscripcion : — 
t Te Deum laudamus, etc. 4 de agosto de 4788 : y ademas se 
cortaron varios palos à trecbos, sin método alguno. 

En este tiempo el gobierno de la provincia recibia frecuentes 
quejas de los habitantes de la campaîia , que reclamaban pro- 
teccion para librarse de los contrabandistas y changueadores 
del Rio Grande , rio Pardo y Paulistas, que con frecuencia ba- 
cian correrias en nuestras estanciàs , llevândose cuanto ganado 
podian â sus paises ; uniéndose en varias ocasiones para estes 
robos con los Indios Charrûas y Minuanes. Para evitar estas 
.agresiones, y los maies ocasionados por los vagos y gauchos de 
nuestras campaûas , se mandaron refuerzos de tropa , y varias 
instrucciones à las guardias fronterizas y de campaûa. 

Previniendo las instrucciones que se enviasen patrullas fre- 
cuentes â recorrer las fronteras , dieron parte los comandantes 
de Santa Tecla y Cerro Largo de haber encontrado varias estan- 
cias y guardias portuguesas entre el Piratini y Yaguaron, y re. 



ESPAÇA r PORTUOAt. 2^3 

mitieron las contestaciones del gobernador del Rio Grande, Pin- 
tos Bandeira , & las veconvenciones que sobre este punto se le 
hicieron ; que en sustancia decia, cou fecha 19 de enero de 4193: 
« que se persuadiesen de que él no consentia establecimiento 
alguno que excediese de las vertientes del rio Piratini ni del 
arroyo méridional que corre mas inmediato al fuerte de San 
Goozalo : que lodo lo demas provenia de informaciones falsas 
de los que no tienen verdadero conocimiento. d 

Esta contestacion da à entender à los comandantes refende, 
que el rio Piratini tiene diverso nombre, por lo que consultai 
con fecba 20 de enero de i 793. 

Tambien consultan sobre el oficio de 12 de enero de 1792 de 
Pintos Bandeira , diciendo , que por evitar contrabandos , esta- 
blecian una guardia en las Puntns del Arroyo Grande. 

La consulta de si el Paratini podrâ conocerse con diverso 
nombre , solo puede resolverse fundàndola en la poca inteli- 
gencia de los pràcticos ô baqueanos : pues el referido Piratini, 
ô tronco principal , jamas puede confundirse con ninguno de 
los très niayores gajos que le enlran por la banda del sud, por 
ser conocidos de todo el mundo con los nombres de Arroyo del 
Medio, con el de Tamanduâ , ci que signe â este , caminando al 
sud, y el subsiguiente del mismo rumbo con el de Santa Ma- 
ria , que los Portugueses inventaron Uamarle Piratini-mayor, 
por sus ideas particulares, como luego se verà. Y aunque hubo 
sus controversias al tiempo de la demarcacion entre los comi- 
sarios de las dos naciones, jamas consintié D. J. Varela y l'''oji 
en que se pusiese con tal nombre en sus pianos :* y aunque 
cada uno de los très tiene varios regajos, son de tan corta en- 
tidad , que â la niayor parte de ellos no se les cono> ' nombre. 

Debe observarse que los prâcticos 6 baqueanoj Je estes pai- 
ses, por su poca inteligenciasuelendar nombres que no tienen 
à los arroyos y cucbillas , y solo se les llama prâcticos por el 
ejercitado tino de saber viajar sin perderse : ignorando èl ori- 
gen de los arroyos , curso de sus aguas , nombres , barras y de- 
mas esenciales circunstancias ; dândoles apelativos que jamas 
tuvieron , segun sus ideas, ô los sucesos que les ha acontecido 



tsoi. 



Dadti 

iobt . tl Pinliai. 



Coninlii. 



RMoIr'-ion 

délit jj< «: ' 

lobre u *>lrtti ' 






Ignoniiicii 
da lot pricticoé. 



iiu 



BSPANA T rORTUOAI.' 



1801. 



TrantgrMion 

iMchti il imudo 

preliminnr. 



en dichos parajes ; hadendo desconocer por este estilo, aun entre 
ellos mismos, las sefias mas esenciales y vulgares, y aun mu- 
cho mas en los mapas geogrifleos, hechos con la mas escrapn- 
losa ]|)rolijidad : como m puede notât en el mapa topogiàfico de 
los terrenos marcados por la primera division de demaipdo- 
res de limites en esta provincia^ cuya copia existe en la secre- 
taria del vireinato , para proporcionar nociones esenciales à la 
superioridad para sus mejores disposiciones , inteligenda y go- 
bierno. Asî los empleados por él podrân darle los mas exactes 
conocimientos y'obrar con el aciertoque corresponde, y mas 
. si la instruccion de los comisionados en la frontera no alcanza 
sin(^ à producir por escrito lo que les suministren los mencio- 
nados pràcticos 6 baqueanos, pues no todos pueden manejaise 
por configuraciones del terreno. 

Con respecte à la guardia en las puntas del Arroyo Grande, 
segun la ezplicacion de su situacion , de que daba parte el CO' 
mandante de Saftaita Tecla , se deducia ser una de las transgre- 
siones bêchas al tratado preliminar, cohonestada con el fin de 
evitar los contrabandos : de cuya tolerancia hasta aquella fecha 
habia resultado , el que despues alegasen posesion los Portu- 
gueses, y quisieran viucular iudebidamente todos sus estable- 
cimientos en la parte del sud del Piratini. Pues aunque en este 
se dièse el caso que pudiera pertenecerles por convenio de am- 
bas naciones, segun las disputas pendientes, todo el terreno 
que baiian sus vertientes, siempre se habian excedido en la si- 
tuacion de la citada guardia de las Puntas del Ârroyo Grande, 
y establecimientos hechos â una y ôtra parte de su paso inme- 
diato â la laguna Merin , como asimismo en todos los demas 
que se hayan fundado despues de los reconocimientos de la de- 
marcacion en aquellos parajes, eu que debemos conservar ac- 
cion hasta que se esclarezca la duda. 

La relaciou de los que eiistian en aquel tiempo voy a expre- 
sarla: por ella podrâ iuferirse los que posteriormente se hayan 
promoTido, maxime cuando no hubo para elle reaies resolu- 
ciones, y no cab&r intepretaciou en cuanto se expresa en el 
articule 4° del tratado. 



KSPAftA T PORTOGAt. 



18*1 . 



Notieia de todoi loi «rtableoimientoi portofueiei, «a la eoita del ind dal 
Piratini y entre lus Yertientes, que te hallaron al tiempo de kw raeooo- , 
eioiienfa» hechos de ôrden del comiiario principal 0. J. Tarela j Viloa, 
à Mber : ^ 



EiUM«ciiniMl«t 
poriugiiPMt, 



4* Â poco mas de una légua de la barra de dicho Piradai se 
encuentra la charqueada de Juan Cardoso, que se estableeiô en 
1780 con permise del coronel D. Rafaël PintosBandeira, coman- 
dante de la frontera de Rio Grande por S. M. F. 

3" À jgual distancia, aguas arriba, un puesto de la mlsma 
cbarqueada, y entre este y la charqueada el f uerte de San Gon- 
zalo, que por tradlcion se sabe que alli lo hubo. 

3** Signe despues la estancia de Pedroso^ â la misma distanda 
que dista el -puesto de la charqueada. 

4* Â poco mas de una légua se encuentra la de Mu&iz. 

5** Â un cuarto de légua de dicha se encuentra la de Rodii- 
guez. 

6* A unas dos y média léguas la de Francisco Gorrea Pintos. 

7" Â ménos de un cuarto de légua de esta la del capitan 
Ferreyra. 

8« Â unas cuatro millas de esta la de Cardoso. 

9° Â unas cuatro y média de esta la de Baltasar. 

10* Â uoa légua de esta la de Garcia; y à un cuarto de ella 
un puesto de la misma estancia. 

1 1" Â média légua de este la de Miguel Ârias. 

12o  légua y média de esta la de Manuel Martinez. 

13* Â média légua de esta la de Manuel Flores. 

Todas, aguas arriba^ inmediatas al tronco principal del Pira- 
tini por la banda del sud, distando, la que mas se acerca â él 
média milla, y la que mas se sépara una légua. 

Entre sus gajos, tambien de la parte del sud, nombrados 
Arroyo del Medio, Tamanduâ 7 Santa Maria, se hallan : 

14° Lade Dutra en una punta de verlientes de Santa Maria. 

15* La de Miguel Pereira à la costa del sud del de Tamanduâ. 



CharquMda 
d* Juin CtrdoM. 



Fuerle 
da San GoDialo. 



Balaneia 
de Pedroio. 

La de Mufiit. 
La de Rodrigaei. 

La de Pranciseo 
CoirM Pinloe. 

La del eapiian 
Perreyn. 

Le de Cardoao. 

Lade Batiatar. 

La de Gareii. 

La de Miguel Âriu. 

La de Marlinpi. 

La de Klôrea . 



La de D^ilra. 

La de Migael 
Pereira. 



IM 



ISPAftA T POmCAL. 



1801. 

LadaMinueinobio. 
Lu df OiMmi. 



I.« de B«rMrdo 
Aniânei. 



Oeho 

eiUbleeimientot 
niM. 



ProTideneiai 

contra 

cilaa HturpacioDvt 

portu^uéias. 



Eitablaeimlanlo 

d* UM gnardiu 

eipaDolaa. 



16<* La de Manuel Rubio & la banda del norte de dicho aiv 

17« La de Cabézas à idem de un g^jo de esté, ininediata al 
Cerro de los Cedros. 

Siendo estes los ûnicos puestos y estancias que se han cono- 
cido â dicba parte del sud del Piratini, al tiempo que ][)racticô 
el reconocimiento de aquellos parajes pertenecientes â la de- 
marcacion de limites ; y el de 

18" Bernardo Ântiinez, de quien se tuvo noticia baberse 
situado posteriormente à inmediaciones de las asperezas del 
mencionado Arroyo de Santa Maria. '' 

Y segun los partes citados de los comandantes de Santa Tecla 
y Cerro Largo, encontre, en 16 de diciembre de 1791, â mas de 
los establecimientos referidos, los siguientes: 



i.iii 



iii'.' 



Eetanoias. 



^oia» ôî> Ecni 



01810* '.'ViBÎtji;. 



li,: 



1 . Guardia del yerbal. 

2. Manuel Rodriguez. 

3. Manuel Amaro. 

4. Jerônimo Mufiiz. 

5. La del teniente coronel. 

6. La de los Madrûgas. 

7. Manuel Garcia. , , . , . . , 

8. Juan Bautista, etc., etc.^'' 'p' ^ .^.'lO'i'Bnqmn ymiu^s'^ 

Estas usurpaciones de territotie obligaf on à la Espafia â dar 
providencias que pudieran contener â los Povtugueses, y se re- 
cibiô una ôrden real, feeha 11 de juniode 1791 , parafqâese 
situasen très guar^ias al ud del Piratiiii , que pttdiesen 4hipe- 
dir se extendiesen los Portugueses por esta patlë/'^i*'* c '^-^ 

■ • V ' • ,(■■■ • ■* cinijajjîl al 

Las très |;uardias espanplas al sur del Pica^j. ,^ . n01i;u» 

En consecuencia , en el aûo de 1792 se establécieron lâs très 
citadas gu.irdias en los parajes siguientes : l*En el cerro del 



ESPAÇA T PORTUGAL. 2.*i7 

Juncal, cuatro léguas al norte de los cerros de Echeniquc; entre 
las Puntas del Arroyo del Juncal y un gajo de Telle/.. 9* À ia- 
mediaciones de los cerros Agudo 7 Pedregoso, que ectà'i entre 
un gajo de Yaguaron-cl^ico y otro de Candiota,, que ambos de- 
saguanen Yaguaron-granide; guardia que quedarà cuatro lé- 
guas al nor este del Paso de MelOj, cuyo terreno es sumamente 
bajo y puntiagudo. 3* Que sera la mas occidental para fâcil co- 
niunicacion con el fuerte de Santa Tecla, en una elevada situa- 
cion inniediata â la costa del Ârroyo de Terres , entre el gajo 
principal del Yaguaron y el Arroyo Candiota, que tambien lo 
es de dicbo arroyo. , ; ■ . . 

Résulta que quedaron situadas en estes tértninos : — la i* d 
nias oriental, â cujirenta léguas al sud-oeste de la estancia de 
Dutra, y algo mas de la charqueada antigua de Juan Cardoso ; 
— la 2* â once, al nor-ueste de la primera y â siete al oeste de 
la estancia de Bernardo Antùnez; — la 3* à nueve, al nor-nor- 
oeste de la segunda, ocbo al sud-este del fuerte de Santa Tecla, 
y â diez poco mas 6 ménos dé todos los otros establecimientos 
portugueses de la banda del sud del Piratini : teniendo esta 
liltima la excelencia que de su altura se descubre Santa Tecla, 
al rumbo y distancia que se ba expresado; el Cerro de San An- 
tonio y la çuchilla del mismo nombre (que debe ser termine 6 
division entre esta provincia y el Brasil , como mas adelante 
explicaré ampliamente) à très léguas de distancia al noite; el 
de Yacegua â diez léguas al sud-sud-oeste ; y los de Bayé , à 
ocbo al oeste, y la cuobilla gênerai à una y média al nor-ueste. 
Y lo mas esencial , que se ven à corta distancia, al nor-este, 
los Cinco Cerros , parajes por donde se bacen las roayores en- 
tradas y extracciones de ganado en el Rio Grande de San Pedro. 

La guardia que tuvimos en los Gerritos de Ecbenique , que 
tambien es conocida por el nombre de la deiirredondo. distaba 
de Itacuruzû ô los Convéntos, veinte léguas, ya pasando el Ya- 
guaron por un paso que tiene inmediato del mismo nombre de 
los Gerritos de Echeuique, é bien por los dos pasos de piedras 
que 'ne mas arriba , ô por el de Perdiz; y veinte y cinco 
d T.a> gua , pasando el Yaguaron por un paso que tiene 



1801. 



C4ao 
qncdtron tiiatdat. 



Gainlia 
da Arrti»*i9, 



T. Vf. 



17 



180t. 



Llumtdi 

la primera 

SaH Antonio. 



Sa» Joté, 
U Hgundit. 

Sanl» Aofa, 
la lereern. 



Guardias 

San Rafaël 

y San Gabriel. 



Dilacionet 

etpmiosHS 

d« loi PortuguMCS. 



ItlS RSPAKA y PORTUGAL. 

en la misma falda de Yacegua , llamado de los Ladrone». 

À, las très guardias referidas .se les pusieron los nombres si- 
guientes :* 

1* El de San Antonio, que dista de la de los Gerritos de Eche- 
nique ô de Arredondo cinco léguas al norte : se halla aqii dis- 
tante de dichos Convéntos las mismas veinte léguas, con corta 
diferencia, y de Yacegua veinte y très. 

2' El de San José, que distarâ catorce de los expresados Con- 
véntos, y diez de Yacegua. 

3* El de Santa Rosa, que dista diez y ocho à veinte de los 
mencionados Convéntos, diez 6 doce de Yacegua y ocho de Santa 
Tecla. 

La guardia de San Rafaël en el Tacuarembé , al norte de 
Santa Tècla, distarâ de este fuerte catorce 6 quince léguas; y la 
otra avanzada que llaman de San Gabriel de Batovi de diez y 
ocho à veinte. , 

Las controversias que ocasionaron las patrullas de estas très 
guardias al sud del Piratini , obligaron al gobierno en 22 de 
febrero de 1792 â dar â todas las de frontera instrucciones , en 
que se expresasen con claridad las rutas que debian seguir las 
patrullas que impidiesen los contrabandos, robos de panades y 
evitasen las usurpaciones de territorios. 

Debe sabei^e que la demarcacion de limites, principiada en 
el Arroyo del Chuy, no pudo continuarse por la duda suscitada 
por el primer comisario de S. M. F., el brigadier y gobernador 
del Rio Grande Sébastian Javier^da Veiga Cabrai da Càmara, 
sobre la inteligencia que se debia dar â los articulos S" y 4' del 
tratado preliminar de 11 de octubre de 1777. Fué précise reco- 
nocer y levantar el piano de los terrenos que abraza dicha 
duda , para dar â las cortes respectiyas una idea sucinta de 
ellos, y que pudieran en consecuencia decidir este punto con 
acierto, como se previene en el articulo 15 del mismo tratado. 
Las comarcas y territorios que en virtud de este se reconocie- 
ron, levantando su piano corogrâfico, se hallan comprendidos 
entre las vertientes de la laguna Merin, por su costa occidental, 
el arroyo Piratini, que entra en el sangradero de ella al norte, 



BVAftA ir PORTUGAL 



iM 



7 el de San Luis al sud. Pero los Portugtteses, para paraiizar 
esta obra que debia decidir la duda, tardaron en venir al punto 
combinado para unirse con los Espafioles, y despues de haber 
coneurrido, proloogaron cuanto pudieron el trabajo de sus pia- 
nos, para irpoblando miéntras tanto terrenos, y reclamar luego 
derecho de posesion. 

Las cuestiones de los Portugueses se fundaban en que el tra- 
tado de limites no nombra. al Paratini, y que el Ârroyo de 
Santa Maria fuese , como no lo es , el tronco principal de Pira- 
tini, llamàndole por este fin Piratini-mayor. 

Estas y otras disputas, facilisimas de resolver con solo tener 
â la vista los pianos y diarios de la demarcacion, se dejaron à 
la resolucion de los gobiernos superiores de Lisboa y Madrid, 
sin colocar por esta razon marcos desde la barra del Piratini 
hasta Santa Tecla : disputas que jamas resolvieron los referi- 
dos gobiernos. 

Desde el S de abril al 3 de diciembre de 1786, se estuvieron 
en Rio Grande â invernada los demas comisarios portugueses 
para no trabajar, etc. 

Pero por lo terminante del articule 4* del tràtado preliminar 
de limites, no puede caberla mener duda de que el arroyo 
méridional , que corre tnAn ^nmediato al faerte portugues de 
San Gonzalo, y confluye en el sangradero 6 desaguadero de la 
lagana Merin, es el Piratini : ni tampoco en que, debiendo se- 
guir la lineade demarcacion del tronco principal de este arroyo 
hasta su cabecera por el mismo arroyo , como se expresa en el 
citado articule , no puede quedar otro espacio nuestro que el 
que contiene la ampiitud de su cauce, desde su origen hasta la 
conlBuencia de dicho sangradero : y si solo pudiera haberle 
desde la expresada cabecera , hasta unir las pertenencias de 
ambas naciones cou los terrenos ya demarcados , desde las in- 
fflediaciones de Santa Tecla hasta el Monte Grande , siguiendo 
el mismo ôrden que maûiSesta el citado articule. Este es, para 
las pertenencias de Portugal, por las cabeceras de los rios que 
eort«n h&cia el tUo Grande de San Pedro y ta laguna de los Pa- 
tos ; y para las de esta provincia , por las del Piratini y demas 



1801. 



En le qa« 
M riinilaban. 



DiapntHt . 
iadaflDiilH. 



Lat prettntionct 

portnguput 

ion inrundidat 

y «un abutivat. 



1801. 



OBtinAa 
Mia miuria. 



KWt espaAa t poiituoal. 

que vierten à la expresada laguna Merin; cuyas agua« se divi- 
den desde la oabecera û origen del expresado Piratini por las 
cucbillas de San Antonio el Viejo basta unirse con el liigar que 
llaman la Encrucijada con la cuchilla gênerai, que sigue dando 
aguas , en los niismos términos que la antécédente , ^1 Rio 
Grande por la derecba, y â la laguna Merin por la izquierda, 
basta el referido terreno ya demarcado, à Lis inmediaciones de 
Santa Tecla por su banda al norte. En este caso , aunque si- 
guiendo el mismo érden que se ha seguido en dicho terreno 
demarcado, dejando desde la cresta de dicha cuchilla gênerai 
très cuartos de légua por uno y otro lado de sus vertientes, hâ- 
cia los terrenos de esta provincia y Portugal , como queda esta- 
bIecido;pareceesta razon congruente para que no deba quedar 
mas espacio.neutro eu los demas terrenos en disputa : mayor- 
mente en la citada cuchilla de San Antouio el Viejo, en donde 
por précision debe observarse el mismo sistema ya establecido 
en los citados terrenos demarcados. De lo que debe inferirse, 
que las pretensiones de los Brasileilos, 6 los objetos que los con- 
ducea por la mera disputa de los comisarios demarcadores de 
las dos naciones , â que las inmediaciones del Yaguaron deben 
quedar por espacio neutral ( distando cuando ménos cinco lé- 
guas la punta del gajo principal de dicho Yaguaron, y lo res* 
tante de su tronco progresivamente, siguiendo en aumento diez 
y ocho à veinte léguas hasta la barra de la referida cuchilla de 
San Antonio el Viejo), son infundadas y aun abusivas en las 
disposiciones de los gobiernos de Madrid y Lisboa : introdu- 
ciéndose indebidamente , no solo en los terrenos en disputa, 
que no podian poblarse hasta la resolucion de ambos gobiernos, 
sino tambien en los que estân concedidos â varios vecinos de 
esta provincia. 

Los Portugueses continuaron en là referida guardia de San 
Juan del Yerbal, que distaba cuando ménos diez léguas de la 
banda del S., tronco principal del Piratini , tomando el pre- 
texto de situarse alli para, â consecuencia de lo aeordado entre 
los vireyes del Brasil y Buenos Aires, perseguir por la laguna 
Merin y por tierra & los contrabandistas, etc. Por lo dicho ante- 



kspaAa t portuoal. S61 

riormente. bastaria para deniostrar que el terreno que ocupaba 
no era neutrul y mucho ménos de Portugal. À pesar de todo, 
el comaadaote de esta guardia oficiô en 4 de noviembre de 
1792 al de nuestra frontera, reconviniendo por que nuestras 
tropas se habian ^ituado al noite del Yaguaron en los 4os Cer- 
ritos de Ecbenique, à guardia de Àrredondo , suponiendo que 
el terreno en que se ballaban era dudoso aun â quien pertene- 
cia ; diciendo que por eato no se pusieron marcos en la banda 
occidental de la laguna Merin, etc. : como si en la hipôtesis de 
no poder ocuparlo nosotros por ser dudoso , no fuese bastante 
motivo para que ellos no debièsen ocuparlo. Es del caso ahora 
recordar que los terrenos al sud del Piratini siempre pertene- 
cieron â esta proviucia; y hubo varias estancias de E^pafioles, 
y estes tuvieron varias poblaciones en muchas partes de los que 
vierten sus aguas en la laguna de los Patos, como son los que 
baûa el Icabaguà, Vacacay, etc., en los que los Espaâoles tu- 
vieron establecimientos y conservaron posesion de ellos, hasta 
que por el articule 4<* del tratado de limites se adjudicaron al 
Brasil. Y à consecuencia del referido tratado se deduce , que 
soroos arbitres, sin incurrir en la mas levé transgresion de es* 
tablecer en nuestras posesiones (que deben contarse de la banda 
de acâ del Piratini, porque no ba habido resolucion contraria, 
bastala fecha,de los gobiernos de Madrid y Lisboa ) cuantas 
guardias, puestos ô establecimientos nos convengan; favore- 
ciendo mas à nosotros el citado tratado de limites que no à los 
Brasileûos; quieues abrogàndose de propia autoridad nuevos 
establecimientos y guardias, de los que indebidamente se ba- 
llaban poseyendo en nuestras pertenencias al tiempo de la de- 
marcacion y reconocimientos de esta; como son la guardia de 
San Juan del Verbal, la estancia de Bernardo de Antûnez y 
todos los que àntes se han citado en los partes de los coman- 
idantes de Santa Tecla y Cerro Largo de 16 de diciembre de 
.4791 , sin mas fundamento y autoridad que la problemâtica 
« esperanza de la décision de Madrid y Lisboa , en la infun- 
dada cuestion de los terrenos que Uaman en disputa : los mis- 
mos que nos estàn adjudicados por este tratado, y que debemos 



1801. 



1801. 



Majrorti 






U Juan 

Ju«é ViTlit 

ial« lie Monlevideo 

tu IT7S. 



Eftnblcciniier.to 
du Iiulios 



MS bspaAa y puhtuoal. 

uwr coD preferencia, pues los gobiernos superiorei no ban dis- 
puestootracosa. 

Para mayor inteligencia, es necesario esclarecer que especie 
de establecimieatos 6 posesiones bemos tenido en los terrenos 
al sud del Piratini , asi como los tuvimos siempre en Icabagu& 
y Vacaoay, manifesténdolo con toda la posible indiTiduàlidad 
y designacioa de épocas, basta laagresion de 2 de abril de 1776, 
que nos obligé à retirâmes à Santa Teresa, ydesde aqueltiempo 
basta el a&o de 4784, en que se dié principioâla ùltimademar- 
cacion. Pero siendo esto dificil, por no tener à la vlstadooumen- 
tos que con toda propiedad pueden esclarecerlo (los que tal Tez 
abora se encontrarân en el arcbivo del vireioato de Buenos 
Aires, à en el de Madrid, ademas de los diarios y pianos de la 
ùltinia demarcacion , firmados por ambos comisarios), solo se 
referirân los que se saben por una série de casos ocurridos 
desde el afto de 1773, y se dan las siguientes notidas, para que 
con mas facilidad se apure su origen. f^ 

Por el mes de noviembre de 1773, salie de Montevideo 
D. Juan José Yertiz , capitan gener^tl de estas provincias en 
aquella fecba, à amonestar à los Portugueses que desalojasen 
los establecimientos que babian fundado en la costa del rio 
Pardo, en cuyo transite, y â principio del aûo siguiente, se 
construyôel fuerte de Santa Tecla, una légua mas al sud de 
una poblacion (jue babian tenido nuestros Indios Guaranies con 
el mismo nombre, cuyas ruinas aun se ballaban bastante fres- 
cas. Y eu este mismo aûo se establecié la guardia de San An- 
tonio el Viejo, en la falda y màrgen de un cerro y arroyo del 
mismo nombre, que desagua en el Ibacuaguà al norte del Pira- 
tini; sin que en estos terrenos, en aquella sazon, se conociesen 
otros establecimientos portugueses que los del rio Pardo , ni 
los bubo basta que se posesionaron del Rio Grande de San Pe- 
dro, cuya guardia se desalojô, ignoràndose los motivos. 

En la parte oriental del Vacacay, como à distancia de cuatro 
léguas de un paso, llamado de Minuanes, bubo otro estableci- 
mienlo de nuestros Indios Guaranies, pertenedente al pueblo 
de San Miguel, cuyos vestigios subsistian en el aâo de 1702, 



ESPAÇA Y PURTUGAL. 163 

con una laguna artiflcial ea la falda de un cerro, que diohos 
Indios denomlnaban de San JerônimOf en la que abrevabàa lua 
ganados. 

En otro gsjo de dicho Vacacay, por su banda oriental, que 
desaguajuntoàla confluencia de este en el Yacuy, llamado 
Arroyo de Santa Barbara , iàxabïeu tuvimos establecida otra 
guardia que insultaron los Portugueses, la hicieron prisionera, 
y del Janeiro f ué conducida à Lisboa. 

En la bocadel Monte Grande, por su banda del sud, tambien 
tuvimos otra guardia à inmediaciones de las Puntas del Arroyo 
Araricaâ, que la estableciô un tal Gatani : la que por repetidos 
insultes de los Portugueses fué necesarlo mandarla à la de la 
banda del N. y retrincherarla para poder subsistir con alguna 
seguridad, la que aun subsistia à fines de 1793. 

En las inmediaciones de Batovi, y en las puntas principales 
de las vertientes del Vacacay, por su banda occidental, tambien 
hubo otra guardia y puesto de Indios Guaranies del pueblo de 
San Miguel, que aunque fué insultada muchas veces por los 
Portugueses, se mantuvo siçmpre; hasta que, con motivode la 
demarcacion de limites, al tiempo de su ejecucion se mandd 
evacuar aquel terreno. 

Retrocediendo mas al sud hicia Santa Tecla, tambien hubo 
otro establecimiento de nuestros Indios Guaranies en la costa 
del arroyo Ibirâ-miri, gajo del Icabaguà, cuyos cercos de pared 
de piedra seca y tranquera de lo mismo en su paso , aun sub- 
sistian à fin de 1792 , que tambien se despobl6, segun noticias 
de todos aquellos naturales, por las inyasiones de los Brasilefios. 
Todos estes establecimientos, y muchos mas de que no se tiene 
puntual noticia, en dichos terrenos en que ni aun en tiempo 
de los reconocimientos que se practicaron para la demarcacion 
délimites tenian en elles los Brasilefios el mener establecimiento, 
se les cedieron, en virtud de nuestra puntual bbservancia à lo 
estipulado en el tratado acordado por ambas naciones. De que 
debe deducirse que, ni ântes de la agresion que nos obligé à 
retirâmes à Santa Teresa, ni despues de ella hasta fijarse los 
niarcos, hilos é mojones que determinasen las pertenencias de 



1101. 



Oirt gutrdia. 



Id 



Id, 



Oiro 

eiUblecimieato 

gnirant. 

Todot 

fueroii eedidpi 

& lui PortngutMt. 



IIOI. 



GMrdil dt BiloW 
lriiiir«rida. 



Piri* qu* da 
na comudMl*. 



QutJH coulra 
uot parlida 
portopaH, 



ConiaaucMnct 



164 rspaAa t poiiti}oal. 

ainbas naciones, desde la falda del Moote Grande basta las 
inmediacioDPS de Santa Tecla, nu nca tovieron ni hantenido 
los Orasileftos estableciroientos algunog por los parajes ciladoi; 
y si solo se establecieron por la banda del sud del Piratini , los 
que se marcaron al tierapo de los reconooimientos de la expre- 
sada demarcadon, ouya noticia anteriormente se da. 

De fin de 1702 à principio de 1794 no se ha podido adquirir 
noticias de acontecimientos remarcables. 

1794. Porhaber sido insultada la guardia de Batovï por los 
Brasileâos, se transfiriô à un punto de la costa del Yaguari, 
distante 17 & 18 léguas de Santa Tecla. Se proyecté el estable- 
cimiento de otra entre Santa Tecla y Batovi en la costa del 
Tacuarembô, llamada San Rafaël ; y siendo grande la distancia 
que quedaba descubierta basta el Monte Grande, se propuso 
colocar una en el Paso de San Martin , en la misma falda de 
dicho Monte Grande, por su banda del E. : con lo que quedaban 
cubiertas las estancias de los IndiosGuaranies, que, no formân- 
dola, estaban expuestas à ser desoladas por los nialhecbores 
fronterizos. 

1797. El cemandante del fuerte de Santa Teresa da parte de 
la primera guardia, corral y rancho que establecen los Portu- 
gueses en terreno neutral al sud del arroyo Tahiù. 

El comandante de Gerro Largo réitéra sus avisos sobre los 
sembradoH , chacras y demas poblaciones de los Brasiletlos i 
inmediaciones de la guardia de Arredondo, y de la prision de 
un blandengue de la misma, hecba por una parlida portu- 
guesa, etc. 

Los comandantes portugueses contestan como siempre, con 
ambigûedad sobre la verdadera posicion y nombre del Piratini, 
para argûir que los terrenos al sud de este arroyo pertenecen à 
los Portugueses, 6 deben considerarse neutrales : debiendo 
prescindir de la cuestion de nombre, pero no de que en el sangra- 
dero de lalaguna Merin, como se ba dicho, no entra otro arroyo, 
ni mas ni ménos méridional , ni en quien dejen de subsistir 
aun (como seiiala el articulo 4°) las ruinas del fuerte de San 
Gonzalo i sus inmediaciones, que el Piratini. A lo que no tuTo 



upaAa t portvoal. 



tA.1 



qne alegar en contra el comisario portugues al tiempo de la 
demarcacîon ûltima, por lo terminante que estân las expre< 
liones de! articule A", para que se pusiese en ejecucion lo que 
en él se prevîene. 

Entônces se reconociô su cauce principal, que dSbia servir de 
Hmiteàlas dos potencias.y todas las vertienfes de nuestra 
pertenencia que tribntan aguas â él por la banda del sud , que 
ocupan bastante terreno : de las cuales algunas tienen nombre, 
como son el Ârroyo del Medio, que conduce directamente sus 
aguas al Piratini; el de Tamanduâ, y el de las Piedroi, con 
otras diferentes caidas sin nombre que las conducen al arroyo 
Santa Maria, y este las vierte juntas en el tronco principal del 
expresado Piratini : en cuyo espacio se ballaban nuevamente 
eâtablecidos varies puestos, estancias y cbarqueadas portu- 
guesas, todo en la banda del sud del Piratini, y entre este, por 
la misma banda, y el expresado de Santa Maria. Y como era in- 
dispensable un reconocimieuto para que deiialojasenaquellapor- 
ciou de terreno, como efectivamente lo hubo, i que hicieron lot> 
Portugueses ? Valerse del prétexta de rambiar el nombre à dicho 
Arroyo de Santa Maria, cuando . todos los conocen por tal, y 
bautizarle con el de Piratini mayor, que es por donde empezô 
la quimérica cuestion ; consultândose à los respectives gobier- 
nos, y suspendiéndose por aquel paraje la demarcacion , pero 
no el contiuuar en poblar estancias los Brasileâos en nuestros 
terrenos, durante la misma demarcacion , como lo ejecutaron, 
entre las vertieutes de los arroyos Palmasola y de Santa Maria, 
Dutra y Bernardo Antûnez, en las asperezas del mismo Arroyo 
de Santa Maria y otros muchos : por lo que fué tambien recon- 
venido el comisario portugues por el de la partida espaiiola. Y 
finalmenle, con el prétexte de limpiar el campo de facinerosos 
y centrabandistas, han establecido guardias (que protegen â los 
mismos centrabandistas y ladrones de ganado de nuestros 
campes) en el Yerbal , Ârroyo Grande y otros parajes , sin que 
jamas dejen de avanzarso en nuestre territerio, porque rigida- 
mente no se les centiene. Por cuya razon la 6rden de 11 de 
juuio de 1791, mandando fermar las très guardias citados; 



1101. 



Llmilt «itr* 
Im dot pvlMWJM. 



liai. 



OeJuc('iuu<>* 

d* Ut eipotieionei 

iBlerioret. 



iSê B8PAftA T PORTUGAL. 

hablando del Piratini, cou relacion i la demarcacion, decia en 
sustancia lo siguiente : — a Para contener k los Portugueses, y 
estrecharlos de modo que no puedan exteuderse bâcia la parte 
del sud , gin desalojarlos con vioiencia de los establecimientoi 
que indebidameote poseon, miéutras no se tomen las medidaa 
necesarias para transigir este punto con la corte de Lisboa, se 
construiràn à rooderada distancia de los oiismos establecimientos 
varias guardias, etc. » Por todo lo expuesto no debiô perroi- 
tirseles à los Portugueses el abrogarse mas terreno de la banda 
del sud del Piralini : porque,como ya hemos dicho, àntes de este 
liltjmo tratado preliminar, no solo teniamos derecho por el 
anterior à todo el terreno de la banda de acà del Piratini, sino 
tambien al de la banda de alla, que baâa el Icabaguà, Vacacay, 
Yacuy, rio Pardo y Viamon. En cuya prueba,el 7 de noviembre 
de 4773 saliô D. Juan José de Vertiz à desalojarlos de los esta- 
blecimientos que tienen fundados en los dos ultimes parajes, 
que estàn mas ,de cien léguas al norte, hasta la entrada del 
Monte Grande, con todas las vertientes que van à la laguna de 
los Patos que poseiamos, y teniamos guardias 6 puestos en 
algunas de ellas, y se desocuparon cuando la evacuacion del 
Rio Grande. 

Lo referido demuestra que no solo son infundadas las re- 
producciones del comandante del Rio Grande al requerimiento, 
sino injustas, por disputar lo que su soberano tiene acordado 
en el tratado preliminar, con impondérables ventajas à lo que 
en otros tratados se teoiâ acordado. Y prueba de que es injusta 
la reproduccion que tiene por mayor exceso el que se Uamen 
con justicia aquellos terrenos pertenencia de esta provincia, es 
el permitir que abusivamfjnte los ocupen losBrasileîios,hallàn- 
dose, como dice, en disputa, y sin baberla aun decidido los 
dos supremos gobiernos : faltando ast por su capricho y ambi- 
cion, no solo à los tratados existentes, sinoâlaequidady buena 
correspondencia entre naciones vecinas. Con estas ideas el go- 
bernador de Rio Grande persuade â su gobierno con la lisonja 
de acrecentar su territorio, à que caiga en la sinceridad de pro- 
te(;er de cualquier modo la ocupacion de estas tierras, para sa- 



nPAllA T POftTUOAL. 107 

tiifkeer agi la ambidon ioMciable por nuwtrot fertiliaimos 
campof. 

1708. El oomandante de la campafia, D. Joaquin de Soria y 
Viaffloot, de la guardia de Santa Rosa, con fecha 3i de no- 
viembre, diô parte de que los Portugueses haoian ciaco pe- 
quefiag poblaciones de este lado del Arroyo Grande, y que aun 
intentaban ediflcar otras con una guardia avanzada, en la 
Punta del Arroyo de los Arrepentidos, 6 Quilombo-cbioo. Y el 
comandante de la guardia de Arredondo aflrma lo mismo, con 
feoba 16 del citado noviembre ; agregando que en los dias 13 
y 13 estuvieron los Portugueses repartiendo suertes dechacras, 
y fué précise entrar en nuevas contestaciones con nuestros 
fronterizos ; porque los arroyos Grande, Palmasola, Gbasquero 
y de los Arrepentidos se hallan todos al sud del expresado Pi< 
ratini : distando el primero once léguas, el segundo seis, el 
tercero nueve y el cuarto catorce ; de consigoienteesta era una 
nueva iniraccion como las antécédentes, que oblige à requirir 
al oomandante del Rio Grande de San Pedro. 

1799. Este contesté, detallando el ôrden de la demarcacion 
bien à su placer, y de muy distinto modo de lo que en ella se 
babia practicado ; tergiversando el sentido literal del articule 3* 
del tratado preliminar de limites, que aunque dice se irin à 
buscar las cabeceras del rio Negro, no exprésa baya de ser por 
la banda oriental de la laguna Alerin ; sino que se tomâra, 
prinoipiando por la parte del mar, en el Arroyo del Cbuy y fuerte 
de San lAiguel inclusive, y siguiendo las orillas de la laguna 
Merin, que son las orientales y mas inmediatas al Arroyo del 
Cbuy, à tomar las cabeceras 6 vertientes del rio Negro : pues 
con tomar las orillas occidentales de dicha laguna con todas 
sus vertientes, como pretendia dicbo comandante , no solo no 
se salvaban los antiquisimos establecimientos de estancia hechos 
en ellas, sino que se arruinaria este yecindario numeroso. 
Pues nada mas prueba la colocacion de los cuatro marcos en el 
espacio que cita, desde la barra del Arroyo del Cbuy basta la 
de San Luis, y los otros cuatro que se colocaron desde la barra 
del Tabiù, siguiendo la orilla oriental de la laguna de la Man- 



18«1. 



4* D. Jotquia 
d* Soria ViaoïMl. 



UMieiUoion 
d«l eniniindint* 
del Rio Gnnda 
da San Padro. 



^288 



BSPACtA T PORTUGAL. 



il SOI. guera, hasta terminarse el ûltimo en la costa del mar, & los 
33<* de latitud , que expresar el espacio que quedô neutral por 
aquella parte entre las posesiones de ambas naciones, sin que 
esta operacion pueda jamas probar otra cosa , ni contradecir 
al citado articulo 3<*. Solo la ambicion desordenada , distante 
siempre de toda equidad, pudiera graduarnos de fragua)dores, 
ignorantes 6 escasos de noticias tan irapropiamente , cuando 
por la cltada ôrden de 11 de j unie de 1791 se mandan esta- 
blecer las très referidas guardias para contener à los Portu- 
gueses; y estrecbarlos de modo que no pudiesen extenderse 
hàcia la parte del sud, sin desalojarlos cou violencia de los 
establecimientos que indebidamente ocupaban 6 poseian. 

Luego continuaba dicbo comandante, suponieudo que era 
una nueva invencion de los Espaûoles el querer que el Pira- 
tioi sea el término entre las dos naciones confinantes, y que 
los Ëspanoles poco 6 nada habian hablado en la materia, des- 
pues que se lès hizo prosente â las partidas demarcadoras , 
cuando pasaron por sus vertientes, el mucho tiempoque seha- 
llaban pobladas , etc. : siendo asi que los mas de dichos esta- 
blecimientos se hallaban muy â los principios, y el que mas 
se habia establecido despues de la conclusion del tratado preli- 
minar. Y icémo habia de haber en este contradiccion, sin pre- 
sumirse que pudieran los Portugueses faltar à la buena fe de 
dicho tratado ? Y no es esto lo mas insultante, sino querer des- 
lumbrar con paradojas los hechos positives , pues es constante 
que el tratado de paz no babla del Piratini, y si dice el arti- 
culo 4° de dicho tratado , « que seguirà la linea de demarca- 
cion tomando la direccion por el primer arroyo méridional qug 
entra en el sangradero ô desaguadero de la laguna Merin.etc. » 
Ahora bien, iqué se contesta si este es otro que el mismo Pi- 
ratini, aunque el tratado no hable Una sola palabra de su ncm- 
bre, y si solo de sus calidades? Pero nada de esto se opondrà â 
que todo el mundo le conozca por Piratini : y como en estas y 
otras sulilezas fundan los brasileûos sus particulares ideas in- 
trigantes , que se llame arroyo sin nombre Piratini, ô como 
quisiereu , jamas podrân ocuKar sus excesos, no atinando en 



ESPAfiA T PORTUGAL. 2()9 

que Tunden la imposibilidad de que dicho arroyo pueda servir 
de limites à ambas naciones , y si solo en que en la mârgen 
del sud estaba el fuerte de San Gouzalo, construido de tierra, 
que solo por tradicion sesabia en 1799 que alli tal fuerte hubo. 

Final mente séria ahora conveniente tener à la vista los do- 
cumentes que obraron en la demarcacion los comisarios de 
ambas naciones, relatives â sus oposiciones y disputas : los que 
pudieran encontrarse en el archive de la secretaria del ex-vi- 
reinato de Buenos Aires. 

1801. En estas circunstancias los Portugueses ya tenian no- 
ticias de la guerra con los Espaiioles : y como estes no las ha- 
bian recibido de Europa tan anticipadas, à causa de la que sos- 
tenian con los lagleses, que interceptaban todos sus buques, 
empezaron â reforzar todos sus puntos de frontera, y â exten- 
derse mas â nuestro territorio. Como los Espaiioles , no obs- 
tante, en 16 de julio de 1801 recibieron aviso de esta ruptura, 
trata;'on de retirarse al Cerro Largo y â Santa Tecla. 



1801. 



JjiO', 



1789. 






Daclaracion 

de gaerra 

que hixo 

k lot logleiet 

arloa III. 

Sa nulogrô 

la tenlatiTa. 



IIPI 



PRIMER PERlODO. 



ESPANA É IN6LATERRA 



Articulas preliininares de paz entre Fspana é Inglaterra , am- 
cluidos y firmados en Versâlles d'au de enero de 17S3. 



NOTICIA HISTÔRICA. 

Gàrlos m declarô la guerra à los Ingleses el 16 de junio de 
4779. Con arregio al plan de operaciones que eventualmente 
habian formado las cortes de Madrid y Versâlles , se uniô 
la escuadra espaûola , mandada por D. Luis de Cérdoba, 
â la francesa del conde de Orv^lliers , cuyas fuerzas corabi- 
nadas ascendian â setenta y cinco navios de linea. Hallâbanse, 
ademas, dispuestos en las costas de la Bretaûa y Normandia 
sesenta mil hombres con trescientos buques de transporte, cuyo 
desembarco en Inglaterra nialamente se difiriô contra el sentir 
del gobierno espaûcl, hasta tanto que la escuadra aliada despe- 
jase el trânsito batiendo â la enemiga, que no pasaba de treinta 
y seis navios. Pero el almirante Hardy évité el encuentro y 
huyô con tal destreza empefiarse en accion con los contrarios, 
que â pesar de haber entrado estos en la Mancha à principios 
de agosto^ presentândose très dias consecutivos delante de Ply- 



!^.>PANA É INGLATERnA. 



Î71 



mouth 7 esparciendo el espanto en Inglaterra , adelantada la 
estacion y no pudiendo sostenerse en aquellos mares, regresa- 
ron â Brest; quedando malograda de este modo una tentativa 
que llevada à cabo en otra forma hubieii dado la ley al poder 
brit&nico. 

FormalJzaron al mismo tiempo los Espafloles el sitio de Gi- 
braltar, empresa en que no fueron mas dichosos ; porque , si 
bien, estrechada la plaza por mar y tierra, se hubiera rendido 
no entrândola socorros, el almirante Rodney, venciendo obstâ- 
culos casi insuperables , logrô reforzar su guarnicion y pro- 
veerla de viveres y municiones. 

En la America se apoderaron los 6'ranceses este aûo de la Do- 
minica ; los Ingleses de las islas de San Pedro y Miquelon y de 
Santa Lucia. Pondichery cayé tambien en manos de los ûlti- 
mos, pero la Francia neutralizô esta pérdida baciéndose duefla 
de los establecimientos britânicos del Sénégal. 

Las campaîias de 1780 y 1781 fueron muy propicias â la Es- 
paûa. En la primera D. Bernardo Gàlvez, gobernador de la Lui- 
siana, desalojô âlos îngleses de todos los fuertes que habian 
levantauo sobre el Mississipi ; ocupô las plazas de la Mobila y 
Panzacola, completando la sumision de la Florida occidental : 
miéntras que el gobernador de Yucatan barria por su parte los 
establecimientos ingleses de la bahia de Honduras , costa de 
Campeche y pais de Mosquitos. En la segunda récupère Car- 
los III la isla de Menorca , cuyo suceso llenô de regocijo à los 
Espaûoles y fué un estimulo para que en el siguieute aîio se 
emprendiese con nuevo empeûo el sitio de Gibraltar. 
, f Oeclarada la guerra entre Ingleses y Holandeses en 1780, los 
primercs se posesionaron de las islas de San Eustaquio, Saba y 
San Martin. La Holanda perdiô ademas , en el siguiente afio, 
sus establecimientos de las costas de Malabar y Coromandel con 
la im.portante plaza de Negapatuan, y â Trinquemale en la costa 
de Ceilan. La Francia conquistô â Tabago y récupéré la pri- 
mera de estas islas. Pero quienes completaron su indepen- 
dencia fueron los Amèricanos con la famosa capitulacion de 
York-Town , en virtud de la cnal se rindieron en fines 



1783. 



FormtlMM 

•tMliodeCibrallir. 

Apodirtnie 

loi PraneeiM 

7 lot logleus 

de variai islai 

CD U Agaériet. 



Ocupacion 

lie Mobila 

5 Panxacola. 



i72 



ESPAÇA i INGLATERRA. 



1783. 

Eipwlicion frinewa 
iiliJi ds Marliniea. 



Propotielon 
de tnniteciooei. 



1 1 iî 



K' 



I ■ 



il 

II 

'Il 



de 1781 seis mil Inglesea, mandados por el lord Cr^vallis^ 
Eq 1782 salid de la Martinica una expedicioa frs < .^a man- 
dada por el marques de Bouille y se hizo duefia de las islas de 
San Cristôbal y Monserrate. Las armas espa&olas se apodera-, 
ron de las Bahamas , despues de una ezpedicion prov^ctada 
contra la Jamàica y que se malogrô por no habersé podido unir 
las escuadras espaftola y francesa, interceptada la ûltimay ba- 
tida por el almirante Rodney el 13 de abrilde este afto,cayendo 
prisionero el conde de Grasse. Formése ouevamento el sitio de 
Gibraltar. Todos los medios de que podian disponer los dos 
monarcas de la casa de Borbon seomplearon para someter esta 
plaza; pero su gobernador Elliot hizo tan bizarra defeosa que 
fueron indliles las tentativas, babiendo conseguido los sitiados 
quemar^el 13 de setiembre, las célèbres baterias flotanteg, costo- 
sisimo invente del ingeniero frances d'Arçon; y con las cuales se 
creyé por un ^momento asegurado positivamente el triunfo. 
Aunque los Espaûoles continuaron despues el sitio hasta la 
paz definitiva, fué mas bien para sostener con ventaja las nego- 
ciaciones diplomâticas que por que esperasen conseguir su 
empresa. 

Las negociaciones puede decirse que recorrieron sin inter- 
rupcion el mismo periodo que la guerra. No habian empezado 
todavia las hostilidades entre Ëspaûa é Inglaterra cuacdo el 
gabinete de Madrid recibiô una indicacion del comodoro Johns- 
ton , que mandaba la estacion britânica de Lisboa , segun la 
Gual estaba dispuesto su gobierno à entrar en transacciones so- 
bre la base de la cesion de Gibraltar. El conde deFlorida Blanca 
acogié gustosisimo esta idea^ y para Uevarla à cabo diô instruc- 
ciones muy reservadas à Mr. Hussey, eclesiâstico irlandes, que 
habia permanecido en Londres despues de la salida del mar- 
ques de Almodovar^ en cuya embajada servia corne capellan. 
Aprovecbando el intermedio de Mr. Cumberland . secretario 
particular del ministre de las colonias y de la guerra lord Jorge 
Germaine, Mr. Huf ^ey présenté à este y al présidente lord North 
un escrito, enunciando en termines générales el ânimo paciSco 
de la corte de Madrid y su deseo de volver al domioio de Gi- 



SSrvJiA i IMGLATBRIA. fT3 

braltar niediante uaa eampeasaewn en territorio, en buqnes y 
dineta. El miaisteiib britânico léjot de desechat la proposicion 
anterizô en forma à Mr. Hussey para qne pasase bajo de otro 
prétexte à EspaÙ»^ j personalmente tratase con Florida Blanca 
los medioft de reooaciliacion de las dos certes. 

El ft de diâembre de 1779 se faallaba ya en Madrid este ecle- 
siàsticaea eonferencia con el ministro de Estado. No dejô de 
asaltar al conde la idea de si la annedad que mostraba ahora 
el gabincte britinico de entrar en tratos pudiera ser con el fin 
de infundirreeelos en la Prancia, y rela|ar de este modo la es*^ 
treoha alianza que nnia à los dos nionarcàs de la casa de Bor- 
boa. Por otra parte, abriendo negociaciones clandestinas con 
la Inglaterra violaba el articnlo 3° de la convencion de 1*2 de 
abril de este afto, que expresamente probibia escncbar propo- 
siciones sin conocimiento y acuerdo de los contratai^s. Pero 
era tal el anhelo de recobrar la plaza de Gibraltar, que Florida 
Blanca diô nuevas instrucciones ywbales & Mr. Hussey, y con 
uaa earta que, en términos générales, le facultaba para tratar 
cou el gobierno ingles, le M7,o restituirse à Londres el 9 de enero 
de 1780. 

Guatro sesiones ocupô el ministerio britànico en discutir las 
proposiciones de Madrid. Reposaban estas en el principio ôcon- 
ditio aine quâ non de la restitucion de Gibraltar. No se atrevie- 
ron los ministros â aceptarla como base, pero acordarou pro- 
poner al gobierno esipa&ol que siguiese la negociacion sobre las 
estipulaciones del tratado de Paris de 1763, sin excluir que in- 
cidental 6 accesoriamente se tratase de aquella restitucion. Para 
el caso en que el ministerio-Kegase à entrar en la discusion de 
este punto, fijô , como medios de compensacion , la cesion de 
Puerto-Rico , de h fortaleza y terri torio de Homoa , de un puerto 
y territorio para una fortaleza en la bahia de Oran; pagode los 
efectos militares de la plaza y diez millones de dures como in- 
demnizaeion de los gastos beehos en fortificarla ; renuncia â 
toda alianza con la Francia en una guerra eventual contra la 
Gran Bretafia; confirmacion del tratado de Paris ; aliai'se i la 
Inglaterra contra los insurgentes de America ii ubligarse al mé- 

T. IV. 18 



1783. 



Cmfartoeiti 
n Madrid. 



Lat propo«icioBM 

ptrtUn de U Imm 

de la retlilnrion 

de Gibniltr. 



178«. 



CondueU «ftiUa 
d«l miniitro ia|lM 
M lu ii*|oeiMieBM 



Otn MgacUeion 
•nire loi aliadof 
y !• lD|laterrt. 



i74 tUltiA t INGUtfiRKi. 

nos i no darles socorroD directos 6 indirectos ; Puerto-Rico y 
Gibraltar no seentregarian basta que la Inglaterra hubiese so- 
metido à sus colonias. 

Poner precio tan subido à Gibraltar, por ardientes que fue- 
sen los deseps del rey de Espaûa de arrojar de la Penin^ula ve- 
cindad tan odiosa como incémoda , muestra claramente que el 
ministerio britûulcu, en su vago anhelo de romper la alianza 
de la casa de Borbon , qucria à la vez entretener à la corte de 
Ma^/id, sin compi'ometerse con la oposicioa que violentamente 
le host't'Aaba en el parlamento. Como Florida Blanca ignoraba 
erta scgunda é irritante parte del acnerdo del ministerio in- 
^ic^, ito •vhusô continuarla negociacion. Vino para ello à Ma- 
drid fiâsde Lisboa y con pretexto de regresarâ Londres Mr. Gum- 
btrland eu unes de junio de 1780. Ocbo meses empleô en inù- 
iiit^. .Meg'^ciaciones con el ministrô espaûol. Con estudio huîa 
el cciuisiûiiado iugles de abordar la cuestion de Gibraltar, y 
este era precisamente el punto à donde Florida Blanca queria 
bus«:ar la reconciliacion de las dos certes. Noticiosa al fin la de 
Vcrsâlles de estes iratos, consiguiô cortarlos, tanto.con sus 
justas reclamaciones como con la promesa de auxiliar con to- 
das sus t'uerzas para recobrar por las armas lo que en vano se 
habia procurado btener por medios diplomàticos. 

Seguiase al mismo tiempo otra negociacion entre les aliados 
y la Inglaterra por mediacion de las certes de Viena y Peters- 
burgo. Ajustada la paz de Teschen eu 1779, el emperador de 
Âleraania y la emperatriz de Rusia cfrecieroii aï gobieruo bri- 
tànico constituirse mediadc os para restablecer la paz entre los 
beligerantes. Aceptô aquel \^ mediacioii, y aun couviuo que se 
reuniese un congreso en Vit i a para discuti; y "^solver sus res- 
pectivas pretensiones. Càrloi 41 y Luis XVI, &"aque convenci- 
dos de que este arreglo ura àbmiisiado prematuro, no pudieron 
desairar à las cortes impériales. <î;i coogreso no llegé à reunirse, 
pero la negociacion se entablô por conducto de los représentan- 
tes de Austria y Rusia eu Londres, Paris y Madrid. Renovà- 
ronse en ella todas las discusiones que hemos visto eu la me- 
diacion de Espafia de 1778. Exigia el gabinete britâuico, como 



KSP.^NA É INGLATIRilA. STS 

preliminar, que la Francia abandouase la causa de los Ameri- 
canos, y esta à su vez pretendia con el niinisterio cspa&ol que, 
6 bien reconociese desde luego la Inglaterra la iudependencià 
de &US colonias , 6 se estîpulase una larga tregua duninte la 
cual , gotando estas la independencia de beclio , se pudiesen 
ventilar lodas las cuestiones de una paz gênerai y deOnitivà. 
En ttin opueslos intereses y en el que tenian la Espafia y Fran- 
cia de continuar la guerra para enflaquecer  su rival, siguiôse 
friamente la negociacion bacta el 30 de enero de 4782, en que 
el gabinete de Versàllespasô una nota â los medndores, dccla- 
randoqucno habia termines convenientes paracontinuarla^en 
cuyo senlido dirigiù tambien una comunicacion el conde de 
Florida Blanca al conde de Kauniz y al Sr. FinowielT, ministros 
de \icna y San Petersburgo en Madrid. Los mediadores prosi- 
guieron sin embargo dando pasos conciliatorios; pero estos 
fueron infructuosos, y si en el tratado définitive del sigiiiente 
aâo se hizo mencion de sus respeclivos plenipoteiiciaiios, fué 
n>as bien un acto de atencion que seîial de que sus oficios hu- 
biesen tenido influjo en la' conclusion de estas estipulaciones. 
À b iniitil mediacion de aquellas cortes se siguiô una nego- 
ciacion directâ .Liciada por el ministerio britânico. Hallâbase 
este fuertii;iente ccr balido en el parlamento por una nume- 
rosa oposicion \m pedia se restableciese la paz y declarase iu- 
depeudientes â los Estados Unidos. Lord North cnviôâ Paris 
en ntarzo del mi&nio aâo de 1782 un emisario secreto Uainado 
Mr. Fortb , con el encargo de ofi ecer la paz al gobierno frances 
sobre h base del utt possidelis en todas las pattes del yiundo; 
prometiendo en cuantoàlos Americanos.que se les tratariscon 
equidad siempre que se sujetasen de uuevo al doniinio de la 
nietrôpoli. El coude de Vergennes, despues de haberse puesto 
de aci ei'dD con Flori.la Blanca, confGStô nue îa Francia anhe- 
laba por su parte poner término à las ( alamidades de la guerra, 
pero que datâs de entrar en negociacion era preciso que el 
gabinete britânico declarase : 1* si estaba dispueslo h seguirla 
jùntamente con todos los aliados ; y 2<* en el caso positive, si 
aquella séria directa 6 por conducto de los mediadores. 



178). 



iUiullô ioAlii 
la mtdiaeioa. 



Pit propoetU 

A la Prineia 

por el gabinata 

briiinifu. 



CondieioBM 
quaaqiu^lUpuM. 



«7SS. 

CoBluUeion 

dtl MBd* 
dt VwgaaMt 

■I gablMl* 
Mttiko. 



NaeTMMnf*r«neiu 
•a Parii. 



Iniirneciones 

de la corle 

de Madrid 

al eond* de Arinda . 



176 RSPAAa É illOLATBIRA, 

Ântes que m resolviesen estas cuestiones preliminares, la 
oposicion babia triunfedo en el parlamento ingles, formàndose 
un nuevo ministerio de coalicion bajo la presidencia del mar- 
qijies do Rockingbam, a^ cual se asociaron lord Scbelburne y 
Mr. Fox. Uno de sus primeros actos fué comisionar ^n mitad 
de abril i Mr. Oswald para que pasase à Francia à conferenoiar 
con el mioistro americano Mr. Francklin sobre los medios de 
reconciliarse Inglaterra con sus colonies, ofreciéndolas desde 
luego la independencia. Francklin rebusô escuchar proposicion 
ningàna sin el acuerdo é intervencion del gabinete frances. 
Dirigiése pues â este el comisionado brit&nico, pero el conde de 
Vei^ennes le contesté que la uegociacion debia comprender 4 
todos los aliados y ventilarse en ella los intereses de cada uno, 
sin limilarla, cual pretendia el gobierno ingles, â la indepen- 
dencia de sus colonias. 

Oswald regresé à Londres para recibir nuevas ôrdenes 6 ins- 
trucciones del gobierno, y el 3 de mayo se hallaba ya de vuelta 
en Paris, trayendo en su compafiia dos agentes mas; Mr. Hyd- 
fort para tratar juntamente con él los asuntos peculiares â los 
Estados Unidos, y Mr. Thomas Grenville, jôven de 28 aûos y her- 
mano de lord Temple, & quien se habian dado plenos poderes para 
seguirla negociacion con los aliados. En la primera confei^ncia 
que tuvo Grenville con los condes de Yergennes y de Âranda, 
manifesté que la Inglaterra estaba dispuesta à declarar la inde- 
pendencia de las colonias, causa principal de la guerra; y en 
cuanto â Espaiia y Francia, se negociaria tomando por norma 
el tratado de Paris. Aunque el' ministre frances recbazô desde 
luego esta ùltima base , se acordé no responder defînitivamente 
hasta tanto que las cortes de Madrid y el Haya diesen instruc- 
ciones â sus respectives plenipotenciarios. 

Al conde de Aranda se las remitiô Florida Blanca el 29 del 
mismo mes de mayo. Son algun tanto extensas, pero como for- 
man la base de la parte espaiiola de la negociacion , y de su 
cotejo con el tratado définitive, puede calcularse con segurldad 
cuâl era el espiritu del gabinete de Madrid y sus esperanzas en 
una y otra época, las insertamos Jiteralmeute. Dicen asï : 



UPANA i INOLATIRRA. 



ifn 



« Un tratado en estos tiempos es como la transaccion 'de un 
pleito pendiente, para la cual no solo se deben tener on consl- 
deracion losderechos de las partes, sino el estado del mismo 
pleitu : la propordon que algunas de ellas tengan de ganarle à 
perderle en todo 6 en parte : los gastos y costas hechds y las 
que queden por hacer. 

» Comenzando por la Espafia y sus intereses, que son los que 
directamente nos tocan , no puede negarse que su pleito esta 
en muy buen estado y con esperanzas prôximas de ganarle en 
todo, â cuyo fin basta dar una ojeada sobre los objetos que 
podemos tener y que se han liligado 6 litigan. 

» En el seno mejicano tenlamos el objeto de arrojar de él 
toda dominacion extranjera ; lo que efectivamente hemos couse- 
guido con las conquistas de la Mobila, Panzacola y los fuertes 
del Mississipi ; y asi solo resta aflrmar la posesion perpétua de 
estos establecimieutos con sus pertenencias hasta desembocar al 
canal de Bahama, pouiéndose por punto el cabo Gafiaveral, y 
desde este, tierra adentro, se fijar&n los limites para redondear 
aquellos territorios y evitar disputas hasta volver à encoutrar 
los términos de las provincias internas de la Espafia, como la 
de Apalaches, Luisiana, etc., que se indicaràn cuando la mate- 
ria se halle en estado. 

» No debe haber dificultad en céder 6 ratiflcar la cesion hecha 
por el tratado de Paris à la Inglaterra de lo restante de la Flo- 
rida , desde dicho cabo Gaâaveral , incluso el presidio y ciudad 
de San Agustin , y aun de garantirlo ; quedando â cargo de la 
misma Inglaterra arreglar con el congreso americano la exten- 
sion y limites de la misma Florida por aquella parte de las 
colonias. El dejar esta barrera intermedia y este molivo de 
disputa entre logleses y colonos, se ha creido fundado en prin- 
cipios de buena politica y puede ser un medio de transaccion 
sobre este punto, supuesto que podremos hacer presto aquella 
conqnista con mucha facilidad y que los gastos estân hechos 
para ella. 

» En el golfo y bahia de Honduras y costa de la peninsula 
de Yucatan y Gampeche teniamos igualmente el objeto de des- 



17SI. 



m 



UTAHA i IHOLATKMA. 



usa. truir los eslablecimientoe ingleees y arroJariM enteramente. Lo 
que babiamos conseguido ya en el afio paudo por la mnyop 
parle y i estas boras se babrà logrado en el todo : pues, leguu 
los tiltimos avisos del présidente de Guatemala y de los oficiales 
de marina destinados à la expedicion, deblan dentro de poeos 
dias apoderarse de la Criba 6 el Picbe y despues de la isla de 
Roatan, arrojando hasta los Indios Blosquitos del continente. 

» Sobre estes hecbos, que conviene dar por sentados y seguros, 
segun las medidas tomadas, pudiéramos pretender que la nadon 
inglesa, no solo no volviese à formar establecimientos en aque- 
Uos parajes, supuesto que ba contraveuido k los tratados que la 
permitiau tfnicamente el corte del palo y los ediflcios civiles y 
almacenes para su custodia, sino que la quedase prohibida la 
misrna corta del palo. 

» Sin embargo , por via de transaccion , si se acomodasen los 
demas puntos en li forma que despues se dira, podriamos con- 
descender à dicha coi ta, con tal que precediese licencia y sefia- 
lamienlo de los parajes, becho por los goberoadores 6 personas 
que destinase la Espafta ; y con tal que los Ingleses que se 
haliasen establocidos sin la expresada licencia y sefialamiento 
fuesen arrojados con i)robibicion de volver â establecerse y & 
cortar, fuese con licencia 6 sin ella. A esto deberia afladirse el 
pacte de no formar pueblos. ni unirse en colonias los sûbditos 
de la Gran Bretafta, y la promesa de que ni esta ni sus gober- 
uadores de Jamâica à islas Antillas ni otros algunos daràn 
patentes de gobernadores^ jueces, jefes ni otra casta de supe- 
hores de aquellos establecimientos, bajo la pena de perder el 
derecbo à la corta en caso de contra vencion, y de no volver à 
ser admitidos à ella los sûbditos de ia Inglaterra. 

I» En Europa fué el tercer objeto de la Espafla la readqui- 
sicion de Gibraltar y Menorca; Esta ùltima se balla ya en nues- 
tro poder, y de Gibraltar podemos esperar otro tanto dentro de 
cuatro meses, segun los preparativos y resoluciones tomadas. 
Afi&dese à esto la gran epidemia que ba picado en la guarni- 
cion , la cual la va desiruyendo & pesar de los socorros de 
tropa y viveres que se ban introducido en la plaxa, 



UtAdA t INOLATMIA. 

» No podemos, pues, à vista da lo soeedido, céder en oada 
de eitos objelos que se pueden llatnar, eon el del leuo mejicano, 
los puntos cardinales de nuestra guerra y de naestra pas ; y 
para que baya algun ei|uivalente por via de traosaceion que 
facilite un tratado , espérâmes el buen éilto de la eonqnista de 
la Jamiica 6 uoticias del estado prôaimo à conseguirla. 

» Esta restitucion de Jam&ica de parte de la Espafta y de la 
Prancia y cetacion de las boslilidades comencadas para ella 
deben formar una superabnndante recompensa para retener à 
Menorca y adquirir à Gibraltar y para olras pretensiones de la 
Francia. Todo esto procède en el aspecto présente de las cosas. 

n Pero si este aspecto se mejora en los termines que espé- 
râmes dando compétentes dilaciones al tratado; como si por 
ejemplo nos vienen noticias positivas de haberse tomado Ja- 
mâica, 6 de baber sido derrotada la escuadra de Rodney, en 
termines de no poder socorrer aquella isla, y de haberse com- 
pletado la expulsion de los Ingleses del golfo de Honduras, 
cobvendrà afladir à los objetos indicados el de que se nos resti- 
tuya el derecho à lapescadeTerranova, y se nos facilite terreno 
donde formar nnestros establecimientos para la seca y salazon. 
El clamar sobre este derecbo siempre sera util para aproye- 
cbarse del sacrificio de su cesion ; pero los principales son les 
otros objetos indicados arriba. 

B Asi como puede raejorarse el estado de las cosas, puede 
empeorarse, y en tal caso para obtener la cesion de Gibraltar y 
Menorca pueden pensarse varios arbitrios, por ejemplo: la 
oferta de formar un puerto franco en Menorca para el recurso 
de la navegacion inglesa y su comercio en el Mediterràneo, sin 
perjuicio de las precauciones que el rey qniera tomar para 
impedir el abuse de la internacion de los génères en la isla y el 
continente. Puede tambien pensarse en la ideade pactar y esta- 
blecer para siempre la neutralidad del Méditerranée, aun en 
caso de guerra entre estas ù otras poteucias beligerantes, â semé- 
janza de lo que ahora se practica en el Bàltico, convidando à 
las potencias maritimas interesadas en su navegacion y comerciQ 
y â las que tienen dominios en sus costas à garantir la tal neu- 



1711. 







IMAGE EVALUATION 
TEST TARGET (MT-3) 








1.0 



1.1 



11.25 



itt fis g 2.2 
20 



u 



ITAO 



14 1" 




Hiotogra{M: 

Sdenœs 
Corporation 




¥j^ 





\ 





;\ 



^. 










33 WtST MAIN STRilT 

WIBSTIR,N.Y. USM 

(716) •72-4503 



MO 



UFAflA É 1H6LATBMA. 



1711. tralidad. Este séria un gran bien de todos, y la Ingltterra no 
necesitaba de pnertos ni establecimientos costosos en eblMedi- 
terràneo, ana vez que tirada nna linea entre los cabos Espartel 
y T^afalgar se supiese que de elles adenlro no debia haber 
guerra ni pasar embarcaciones armadas para ella. La experiencia 
nos ha mpstrado que estas ideas, que parecian de pura^ espe- 
eulacion, se ban podido reducir y reducido à prictica; y un pacto 
semejante se puso en el tratado de Espafta y Portugal de 1780 
por lo respectiTO à la America méridional. 

B Guando todo esto no bastase y se dilatase la adquisidon de 
Gibraltar^ se daria por nosotros algun équivalente, ya fuese en 
dinero, y a en algunas posesiones, como podrian ser de las que 
nos pertenecen por la cesion de Portugal en la costa de Guinea 
y sus islas, sin peijuicio de quedamos con los territorios y de- 
recbos necesarios para hacer nuestro comercio de negros, si 
queriamos, y los establecimientos que nos pareciesen para este 

fin- • 

» A mas no poder cederiamos algunos de los presidios de 

Africa, excepto el de Ceuta, si acomodasen à la Inglaterra para 
tener pié en el Méditerranée y facilitar su nayegacion y aun su 
comercio con las regencias. De esto podria tener celos la Fran- 
cia, pero se la sosegaria baciéndola observar que tal vez las re- 
gencias concebirian mas celos del poder ingles establecido en 
aquel continente; y en lugar de formar relaciones de amistad, 
podrian encenderse disensiones y disputas. 

B Aunque la Francia debe saber mas bien que nosotros lo 
que la conviene, debemos ayudarla para sus objetos, que son 
. quitar el borron de Dunquerque; asegurar laposesion de la Do- 
minica, aunque en el dia querrà tambien â Santa Lucia para 
navegar con libertad à Martinica; recobrar, bajo de alguna ré- 
gla y con libertad, el comercio de la India Oriental; rctener la 
posesion del Sénégal, afianzar con reglas y limites la pesca y 
establecimientos de Terranova , y hacer ralificar por el parla- 
mento de Inglaterra los articulos de comercio del trataào de 
«Utrecht 6 anularlos enteramente. 

» En esta liltima parte, nosotros ^ en lo que mira â nuestro 



UPAAA i IRGLATRIiaA. 



S81 



interesi siempre opinarémos que conviene en oaanto se pueda 
romper los grillos de los tratados sobre puntos de comercio , y 
que cada nacion quede en libertad de tratar con las otras segun 
ellas la trataren , como sucede entre los partiçulares. El gritar 
é insistir sobre este, aunque no se consiga, puede ser tambien 
un medio de reducir i las potencias beligerantes à procurâmes 
algun medio de acallarnos, supuesto que ellas son las ganan- 
ciosas en los tratados de comercio contra nosotros. 

» Se procurarà que en las restituciones de la Francia no se 
comprenda, si se puede , la isla de la Granada por su eercania 
à Caracas , y en lOs reglamentos de la India Oriental ver si 
puede asegnrarse mas nuestra libertad de comerciar y nave- 
gar; y si dejarian los Ingleses que nos situâsemos en Santo To- 
mas de Meliapur^ en caso de cedernos sus derecbos Portugal. 
Este se debe tocar sagazmente y no remaverlo si se teme caTi)a-> 
cion à contradiccion. 

» Por lo que mira à Holanda, solo ocurre el apoyar sus res- 
tituciones é indemnizaciones de acuerdo enteramcnte con la 
Francia, sacando el pariido del buen trato, «si en el Gaba como 
en Batavia j de nuestras embarcaciones que vayan i Filipinas. 
Segun lo que se nos avise, se irân especificaudo mas estos y de- 
mas puntos. 

8 Pero se ha de tener présente que este apuntamiento es para 
noticia del que haya de negociar sobre las materias del tratado, 
sin que convenga concluir cosa alguna sin nuevas ôrdenes 6 
instrucciones; aunque se diga que hay las suficientes para tra- 
tar y proponer despues de haber oido â los demas. Esto darà 
tiempo, que es lo que se necesita. 

En cuanto i las colonias, basta fijarse el sistema de que 
conviene déjà* las inglesas de la parte del norte y del sur, 
como ahora sucede. Con esto tendrân unos y otros en que pen- 
sar entre si mismos. Por lo demas, se hablarà aqui con Mr. de 
Carmichael, adjunto de Mr. Jay, y se verâ la disposicion de con- 
cluir algun tratado con el congreso, y avisarémos lo que ocurra 
y convenga, combin&ndolo con lo que se nos diga de Paris* Lo 
que si es necesario , es adaptarse à lo que permitiere hacer la 



1783. 



182 



E^FAliA È INGLATimU. 



1788. 



Nm«o incidanit 

que ptrulitô 
la Dtgoriarioo. 






Nnevo gibincla 

briiinieo. 

CoDtiiiùin 

lit orgoriiKïionct 

en Ptrif . 



Primera confercnela 
coB Araod*. 



Prancia en lo que tratàren los diputados del congreso con la In- 
glaterra. Araiijuez, 90 de mayo de 1783. — Florida Blanca. » 

Provistos de instrucciones los plenipotenciarios de las cortes 
aliaclas y vino unnuevo incidente à paralizarla negociacion. 
Segun los plenos poderes presentados por Grenaille al conde 
de Ycrgemies, se hallaba autorizado para seguirla ùnicamènte 
con cl gobierno frances sin hacerse mendon ningnna de log 
aliados. El coode de Aranda, â quien se habia eneargado que 
no dièse priesa gantes bien buscase prétextes para diferirla 
conclusion de todo arreglA hasta ver el ézito de la empresa 
contra Gibraltar, aprovecbô aqncUa circunstancia para decla- 
rar al plenipotenciario ingles que no entraria en género nin> 
guno de negociacion miéntras no exhibiese nuevo poder que le 
facultase para tratar con la corte de Espaûa. Grenvilte recibiô 
en mitad de junio otra plenipotencia con la clâusula de nego- 
ciar con la Francia y demat beligeratites ; pero Aranda tambien 
la recbazô pretèndiendo que 6 no se nombrase â la Francia> 
comprcndiendo â todos los aliados bajo la féi'niula de potencia» 
beligerantes , 6 caso de mençionarse â aquella poteucia, se hi- 
ciese noininalmente del mismo modo con Espafia. 

Miéntras se ventilaba este punto fulleciô el marques de Roc- 
kingham : organizôse un nuevo^ministerio en Londres bajo la 
presidenciade Scbelburne, tomando parte el jùven William Pitt, 
hijo segundo del lord Ghatam ; y Carlos Fox se retira colocân- 
dose de nuevo al frcnte del numeroso partido que se habia de- 
clarado contra la guerra. Sin embargo de este cambio politico., 
no se interrumpieron las negociaciônes de Paris. Vino à seguir- 
las Mr. FitzHerbert, mas adelante lord Saint-Helcne , reempla- 
zaudo à Grenville^ que pasé de secretario de su hermano lord 
Temple, virey de Irlauda. 

El nuevo plenipotenciario tuvo su primera conferencia con 
Aranda el 5 de agosto, mostrândole en ella su pleno poder, que 
le autorizaba ya posilivamente para abrir una negociacion di« 
recta con los représentantes de la corte de Madrid. Asegurdie 
con encarecidos termines el deseo del gabinete britânico de 
ajustar cuanto ântes la paz, y le entregô una carta partioular 



BSPAftA i INGLATIMA. M3 

escrita en igual sentido y expresiones amistosas por lor^ Gran- 
tham, el raismo que se hallaba de embajador en Espafia Antes 
de la guerra y se habia encargado abora del ministerio de rela- 
ciones exteriores. Aranda le contesté baci^pdo tambien las 
mas cordiales protestas del anhelo del rey Gatélico por resta- 
blecer cuanto entes la paz y armonia entre las dos coronas ; pero 
aiguiendo sus instruccioues , procuré dilater la discusion por 
algunos dias, aguardando noticias de Gibraltar, en cuyo sitio se 
trabajaba abora tan eficazmente que nadie dndaba de la ren- 
dicion de la plaza. 

Pero esta misma razon y el acallar las exigencias de los parti- 
dos impelia al ministerio britânico i apresurar las negociacio- 
nés. Aprovechando el rogreso â Paris del conde de Grasse, que 
habia estado prisionero despues de la malograda empresa con- 
tra Jamâica,le dié encargo de présenter al gabinete frances 
nuevas facilidades para la paz. Eran en cuanto à Espafia, se- 
gun aquel las comunicé â Vergennes el 17 de agosto , cesion y 
définitive conservacion de las conquistas bêchas en el golfe de 
Méjico; y eleccion de una de las dos plazas de Mahon y Gibral- 
tar, debiendo ^uedar la otra â la Inglaterra para escala de su 
comercio en el Levante. Floride Blahca autorizô el 25 de este 
mes à Aranda para que con arreglo â dichas bases concluyese 
yfirmase los preliminares de la paz, siempre que se ajustase 
ântes de la toma de Gibraltar, porque despues serian otras las 
proposiciones que se hiciesen. Indicàbale sin embargo que pro- 
curase obtener à Mahon y Gibraltar, ofreciendo â la Inglaterra, 
para su comercio del Méditerranée , à Oran y puerto de Mazal- 
quivir. Pero viéndose precisado & la eleccion , recayese esta so- 
bre Gibraltar, bien que pretendiendo que à los Inglescs quedase 
solamente Mahon y cierto radio territorial, y en el domioio es- 
paftol el reste de la isla. 

El gobierno frances, â quien se hacian concesiones aun mas 
Iisoajeras,i|uiz& con el fin de introducirla division entre los 
aliados, se apresurô â enviar i Londres â Mr. Rayneval, oficial 
primero del ministerio de négocies extranjeros, paraasegurarse 
de la autenticidad de los preliminares del conde de Grasse* 



17SI. 



AaMriH<i«a 

qotdM 

Florida BItnea 

i Araida. 



Lord Gnalhan 

rihai6 anirtr 

•a di«eutkw 

Mbra la eatrega 

d« tiiMlar, 



I78S. 



Tero aecadiA 

i lat prineipalM 

prtUniionet 

da la corie de Parb. 



i84 SSPAAA t INGLATinaA. 

Cnando este emisario liegô à aqnella capital, se haUa malo- 
grado ya la empresa de Espafia contra Gibraltar ; y, comprome- 
tido el ministerio britànico con una declaracion hecha al con- 
gresbde los Estados Unidos por al gênerai Carleton,habia dc- 
clarado la independencia de este territorio el 24 de setie^bre. 
Desembarazado pues de tan poderoso enemigo y gozoso por la 
malograda tentativa de los Espafioles, no solo negô el gabinete 
britànico baber facultado à Grasse para proponer aqaellos pre- 
liminares; pero aun mostré una invencible repugnancia de en- 
trar en discusion sobre la entrega de Gibraltar, a Preyeo , d|jo 
» lord Grantham en una de sus conferencias con Rayneval, 
» preyeo que esta plaza ser& una roca en nuestras negociacio- 
» nés, como lo es en el niar. » Indic6 sin embargo, aunque 
vagamente , que qnizÀ pudiera tratarse de su cesion si se com- 
pensase con Menorca, Puerto-Rico y la Florida occidental, y al- 
gun territorio por la parte de Nueva Orléans. 

Pero al mismb tiempo que tan dificil se inostraba aquel gabi- 
nete con Espaiia , accediô â las principales pretensiones de la 
corte de Paris, de modo que aunque abiertamente no se atre- 
yiô esta à separarse de sus aliados para firmar una paz parti- 
cular, busc6 desde enténces medios iudirectoâ de compeler al 
gobierno espaûol â transigir cuanto àntes sus diferencias. Es- 
cuchaba con frialdad las proyectos de Florida Blanca dirigidos 
â una segunda expedicion contra las Antillas britànicas , aun- 
que no fnese mas que para conservar una actitud digna y vigo- 
rosa durante la negociacion. El gabinete frances babia asegn- 
rado ya sus intereses, y rehusaba toda nueva combinacioii que 
pudiese comprometerlos. o Somos parientes , decia indignado 
de esta conducta el conde de Âranda en un despacbo oficial, 
hablando de las coronas espaîiola y francesa, pero el sistema de 
monarquia no lo es, el carâcter nacional tampoco; y son dos 
extrêmes indestructibles miéntras exista el mundo. Hoy hace 
nueve aûos que entré de embajador en esta corte, y en elles no 
he hecho sino conOrmar e?a opinion, que ya traia por los ejem- 
plos pasados. La diferencia de aquellos & estes consiste en que 
bay mas moderacion eiiterior y mas templanza en algunas 



ESPAÇA É IMCLATBKRA. 



i85 



ideas; pero el interior de precaver que la Espafia no Uegue al 
piiiàculo de su grandeza es el mismo. » 

Ello es que hay motivos muy fundados para créer que la 
Fraacia, olvldaodo ahora, como en otrasocaaiones^que solo las 
simpatias de familia y no un principio de verdaderà politica 
habia arrastrado à Espafia en su"^ querellas contra Inglaterra, 
procuré salvar sus intereses i expensas 6 sin cuidarse mucho de 
losde su aliado. Ëncuanto à la restitucion de Gibraltar, el ga- 
binete frances fuéobstâcolo mas bien que unauxiliardelosde- 
seos del rey Catôlico, fundàndose en la mâxima de que en tanto 
que el gobierno ingles conservase aquella plaza, subsistiria un 
motivo permanente de- prevencion entre las cortes de Madrid 
y Londres. 

Malogrado el sitio de Gibraltar, Florida Blanca roodificô se- 
gunda yez las instruccioces de 29 de mayo, ordenandoà Aranda 
que si era preciso cfreciese la restltucion de las Babamas y no 
interrumpiese los preliminares , sino mas bien reservase para 
la negociacion del tratado définitive los puntos relatives à la 
pesca de Terranova y revision de los tratados de comercio. Con 
arreglo al pensamiento del gabinete espafiol, continué Aranda 
sus discusiones con Mr. Fitz-Herbert, y el 7 de octubre le en> 
tregé un proyecto de preliminares que aquel remitié i Londres. 
Pero esta corte mandé à su plenipotenciario que verbalmente 
manifestase al espaflol que las bases del proyecto eran inadmi- 
sibles y propusiese otras nuevas sobre las cuales pudiese conti- 
nuar la negociacion. El conde de Aranda se opuso en termines 
enérgicosàla pretension del ingles, haciendo ver que ténia pre- 
sentado un proyecto y al gabinete britàuico correspondia ahora 
contestar con un contraproyeclo en que se aceptasen é modifl- 
casen sus proposiciones. 

Este incidente suspendié momentàneamente la negociacion. 
Pero la corte de Madrid, que no coutaba ya con la sincera coo- 
peracion de la Francia y temia que la -dilacion la comprome- 
tiese en los dispendiosos gastos y preparativos de lacampaiia si- 
guiente, previno à su embayador en Paris que avivandoâ aquel 
gabinete con el cebo de la parte espaiiola de Santo Domingo, 



17»S. 



Florida BUnea 

iBodi((6 

lut intlroecioaM. 



SaipenioD 

momaniiata 

d« la argociieioB. 



tm 



UtA*ik A IHULATEftHA. 



17M. 



Condirion 

qu« itpaoia 

psn U •ou«|t 

(Il Cibraliar. 



ProoMM d« retllloir 

lu Bahtmti 

é II Ia||lalcrrt. 



le prometiese su dominio si se obligaba i obtener la etmû 4e 
Gibraltar, buscando en sus propias islas un équivalente para 
el gojbierno ingles. 

Asï es como la negooiacion, que hasta entônces se babia se- 
guido directamente entre los gobiernosde Madrid y Londres, &e 
trasladd al gabinete de Vers&IIes, el cual para ventiler la eues- 
tion de aqnelta plaza enviô à la liltima de estas capitales à 
Mr. Rayneval. Uespuos da mucbas discusiones y resistirse los 
niinistros Schelburne y Grantbam & accéder i la demanda del 
gobierno espafloi, avisaba Rayneval el 33 de noviembre queal 
fin se allanaban à la entrega de Gibraltar, si Espafia « restituia 
» todas sus conqnistas , afiadiendo à Puerto Rico 6 la Gnada- 
B lupe con la Dominica, 6 la Martinica cou S.'inta Lucla. « De 
modo que se pedia à la corte de Madrid en compçnsacion de 
una sola plaza la isla de Menorca , la Ploi ida occidental , las 
Babaroas, la retyiperacion de los establecimientos destruidos en 
Honduras y Gampeche, y por fin una isla como la de Puerto Rico, 
no solo importante por su propio territorio , pero indispen- 
sable para Espafta como pucto ;ntermedio con sns posesiones 
continentales de America y vecindad con las Antilles. En 
cuanto à las alternativas de las islas francesas, era ilusoria , por- 
que la corte de Versàlles no las cederia sin compensaciones que 
la de Madrid no podia ofrecerla. 

Estrecbado Aranda por el conde de Vergennes à presentar 
nuevas facilidades para proseguir la negociacion, prometiô que 
entregando la plaza de Gibraltar restituiria EspaAa â la Ingla- 
lerra las Uabamas ; no insistiria en la prelension de hacer la 
pescaen Terranova , y concederia à los siibditos ingleses un 
punto y época eu cada aîio para adquirir cdmodamente el palo 
de tinte. Claro es que semejantes proposiciones no eran sufl- 
cientesà Uenar las miras del gabinete britànico. Con el preteito 
de terminer la negociacion àntes del 5 de diciembre, en que 
debia abrirse el parlamento, llegé â Paris el 28 del mes ante- 
rior Mr. de Rayneval, encargado de proponer los siguientes pre- 
limiuares : que Espaiia no insistiese en su demanda relati va à 
Gibraltar : loglaterra la cederia ambas Ploridas oriental y occi- 



I7IS. 



reairaj^yMM. 



ISPANà t. LItiLATRRIlA. 187 

dental, pero Espa&a babria de restituir en este caso à Menorea; 
7 preflriendo conservar eita isla , las Floridai entrarian en el 
dominio britânico. 

À pesar de qae Aranda no queria conteslar à estas pro- 
posiciones sin transmitirlas à conocimiento de sa corte , (anto 
le instaron Vergennes y Rayneval bajo prétexte de que el cortb 
plaio que mediaba hasta la apertura del parlamento no daba 
lugar à aquella dilacion, que al fia entregd al dltimo para que 
llevase à Londres como contraproyecto los siguientes prelimi- 
nares. Kl gobierno britAuico cédera Gibraltar. — Espafia dévoi- 
lera Menofca. — La Franoia reservàndose la parte espafiola de 
Santo Domingo darà à la inglaterra , como compensacion de 
Gibraltar, las islas Dominica y Guadalupe. — Couservarà Es- 
pafla la Florida occidental. — La Inglaterra renunciarà à todo 
establecimiento en Honduras y Campeche bajo la seguridad de 
designarse & sus sùbdilos un punto en el cual oémoda y equi- 
tativamente compren el palo de tinte. — Se refundir&n todas 
las antiguas estipulaciones de comercio en un nuevo tratado, 
cuyo principio sean los mismos intereses y soberania de las dos 
coronas. 

El 30 de noviembre se habia tdrminado ya la negociacion y 
ajustado el tratado de paz entre I09 Estados Unidosy su metrô- *•' 5«J'*"J"*'** 
poli. No temiendo ya nada el gabinete ingles de este poderoso 
enemigo, ypersoadido de que la Francia, por ma.; qi^e aparen- 
tase otra cosa, se hallaba resuelta à no continuar la guerra en 
union de Espafia, desecbô la propuesla de Aranda , y el 4 de 
diciembre entrée à Rayneval otra, concebida en los termines 
siguientes : — Si la corte de Madrid désiste de Gibraltar, ob» 
tendra las dos Floridas, y acerca de los demas puntog se tran- 
sigirà amistosamente. — Habiendo de d&rsele aquella plaza, se 
indemnizarà à la Inglaterra con la isla de Puerto Rico 6 con la 
Guadalupe, Santa Lucïa y Dominica ; 6 con la Guadalupe, Do> 
minica y Trinidad. — Espafia conservari una de las Floridas. 
-> Permitirâ una factoria inglesa en Campeche con la facultad 
de cortar el palo — Provisionalmente y hasta tanto que 
se haga un nuevo tratado de comercio , se confirmarân los 



PropuMtt 



1711. 

Dibilidail 

tu qiM IncnrriA 

il Mab«jitf«r 

ftpaAol. 



AnnJ* ariplô 

!• propoiieioD 

ingl«M, 



! 



îtM KSrAAA i IJGUTERIIA. 

anteriores. — Restituiri las islai Babamas y de Menorca. 

Cuaado VergeoDes llamô à Araada para enterarle del des- 
paclio de Rayneval, le dijo que el rey se hallaba resuello à no 
dîferir por mas tiempo el ajaste de la pac , y que vislo el em- 
pefto de Madrid en adquirir à Gibraltar y su negativa ^ des- 
prenderse de Puerto Rico, le babia roandado que no obstante 
el disgusto que ocasionaria à sus sùbditos, ofreciese desde luego 
à la iDglaterra en compensaoion de aquella plaza las cuatro is- 
lasfrancesas de Sauta Luda , Guadalupe , Dominica y Marti- 
nica. Sorprendido el embajador espaAol de esta generosidad, 
meditando que con la posesion de aquellas islas quedaban los 
Ingleses en estado de dar la ley cuando quisiesen à las Antillas 
espafiolas, y vivamentc instado por Vergennes para que eiami- 
nase si en sus instrucciones se hallaba alguna clàusula que 
pudiese sacarles de este enibarazo, cedié al fin y tuvo la 
debilidad de ipostrar un despacho que le habia escrito Florida 
Blanca en 23 de noviembre , que entre otras cosas decia lo si- 
guiente : a Parece que todo el tropiezo para la conclusion de 
la paz es Gibraltar. No ocultaré â Vuecencia que el rey piensa 
sostener este empefto con todas sus fuerzas, rniéntras pudiere. 
Pero sin embargo desearia saber Su Majestad que partido 6 
que veotaja considérable podria sacar la Espafia del tratado, si 
por algun caso hiciese el sacriflcio de desistir de tal empefio. » 

Se despacbô inmediatamente un correo â Rayneval con copia 
de este pârrafo, aunque se le mandaba que hiciese uso de él 
cuando se hnbiese perdido hasta la ûltima esperanza de obte- 
ner à Gibraltar por los medios àntes propuestos por el rey de 
Espaila. No se.hizo el dificil aquel plenipotenciario en dar co- 
nocimiento à Schelburne del nuevo aspecto de la negociacion, 
pidiéndole . que declarase definitivamente las ventajas que se 
concederian â Espa&a , una vez que esta desistiese de su de- 
manda. El 43 de diciembre escribiô Rayneval que la Inglaterra 
prometia para este caso céder las dos Floridas y Menorca ; pero 
habian de restituirsela las Bahamas y consentir el corte de palo 
de campeche. Aranda, colocado ya en este terreno y sin tiempo 
para consultarâ Madrid, acepté la proposicion inglesa el 18 del 



WkHk i ^OlATIMA. m 

citado didembre. Séria larga tarea entrar en el exéroeiiide lu 
rasones que tuvo este embajador para tomar sobre si la in- 
mensa responsabilidad de desistir de tina demaoda que ton 
tanto empeflo se le habia recomendado» y contra la cual en 
cortisimo fundamento el despacho de Florida Blanea qae se ht 
copiado. Ea fin , este ministro se vid en la necesidad de apro- 
bar lo hecho por el plenipotenciario, y eso que le escribid en 
S de enero de 1783 « que el rey estaba detenninado à no acep- 
tar ni ratiflcar preliminares algnnos en que no se hiciose por 
la corte de I^ndt-es cesion de la piaza de Gibraltar. » 

Asi es como terminé esta larga y complicada negociacion, de 
la cual fué Gibraltar el punto mas espinoso. Triunfd el minis- 
terio britânico en suempeftodeconservar la plaza;ipero quién 
sera capaz de referir las intrigas y astucias empleadas para ello Y 
No se valia ûnicamente de las armas del raciocinio, si no que en 
rasos apelaba à los aféctos de delicadeza y generosidad de la 
corte de Madrid. Pintaba de un modo exagerado la animad- 
version en que incurria por firmar una paz tan nociva & los 
intereses britànicos, y suponia que de la cesion de Gibraltar se 
podria segoir una acusacion capital contra el ministerio. Hé 
aqui como describia Rayneval uno de estes mémentos de temor 
del ministro Schelburne : 

« Hallândonos los dos solos, de repente se agarrd los muslos 
con las dos manos, y con una extraordinaria agitacion de todo 
su cuerpo me dijo : Mr. de Rayneval, veo que el miedo empieza 
à apoderarse de mi y esta Idea me haco temblar como V. ve. 
Asustado le pregunté que motivo ténia para ello, y me respondid 
que en aquella maflana el duque de Richemond le habia pintado 
con tanta fuerza el riesgo en que se habia puesto de perder la 
cabeza, que aunque por entdnces no le habia hecho notable 
impresion, ahora le habia sobrecogido de tal manera esta idea» 
que le parecia empezaba à tener medio. » 

Vencida la principal dificultad de la negociacion, pasd & 
Londres don Ignacio Heredia, secretario de la embigada de 
Espaiia en Paris, à arreglar los dos puntos relatives al corte de 
palo de campeche y tratado de comercio. Tomdse un térmioo 



1718. 



Trigat» 

M alnliitri* 
WtiAnlco. 



8obNUN|l9 

deotiMpoalN. 



T. IV. 



19 



390 



K9PA^A i INCLATGIIRA. 



I7M. 



rirai«M 
Im prtIiMinirnf 



8«br* inf*Q» 
dtflnliltM* 



Firmiw tt pii. 



VtaitJM 

^« M)qairi6 

la Bipafta. 



tnedio, dej&ndolos para las discusiones del tratado deflnitivo, 
ton lo cual pudieron flrmarse los preliminares de la pu el 10 
de enero de 1783. 

En el mismo dia se flrmaroa tambien los de la Franda y 
Qran Bretafia, no habiendo podido hacer otro tanto los Holan- 
deses, porqne la corte de Londres se empeflaba en retener las 
conquistas que les habia hecho en la India, seftaladamente 
Negapatnam, cuya rada es la mejor de la costa de Goromandel ; 
y exigja ademas para sus buques el bonor del saludo en todos 
los mares. Pero, sin embargo, se i^ustô una suspension de armas 
entre ambas naciones. 

Desde esta fecba se ocuparon los plenipotenciarios en la dis- 
eusion de sus respectives tratados deflnitivos. Aunque el conde 
de Âranda ténia los plenos poderes de Espafla , esta corte envié 
à Londres para que le auxiliase à don Bernardo del Gampo, 
oflcial del ministerio de Estado; el cual con arreglo i sus ins- 
trucciones quiso resueitar de nuevo el malogrado asunto de la 
cesion de Gibraltar. Pero se opuso decididamente el gabinete 
ingles à que en el futuro tratado se hiciese mencion de esta 
plaza en uno ni otro sentido. Quedaron pues reducidos los pun- 
tos cuestionables à la mayor 6 menor demarcacion territorial 
que habia de hacerse à los Ingleses para su iactoria y corte del 
palo de campeche, y i la subsistencia ô reemplazo de los anti- 
guos y perjudiciales tratados de comercio. 

Terminadas las discusiones sobre ambos y fenecidas asimismo 
las negociaciones por parte de la^Francia y de los Estados Uni- 
dos, estos firmaron su paz definitiva con la Inglaterra el 3 de 
setiembre de 1783. En el siguiente dia la firmaron igualmente 
las cortes de Madrid y Versàlles; y la Holanda concluyô tam- 
bien un tratado preliminar, que literalmente se convirtiô en 
definitivo el 20 de mayo del siguiente a&o. 

Âuuque el abandono 6 indiferencia de la Francia colocô à la 
Espaiia en una situacion nada ventajosa para sostener sus pre- 
tensiones, no puede sin embargo negarse que obtuvo uuo de 
los tratados mas veutajosos que se hicieron en los dos ultimes 
siglos. Récupéré la importantisima isla de Menorca, quedd 



nPAAA i ixolathia. Mt 

powedoN de lu dos Floridas y encerrd à los Ingleses en un 
estreobisimo territorio, quitAndoles tanta ftictorla y establed- 
aientos como abusiva y paulatinamente babian llegado & fbrmar 
en el seao mejieano (t). 



17U. 



OOCUMENTO. 



En el nombre de la Santisima Trinidad. 

El rey de Ëspafta y el rey de la Gran Bretafla/animados de 
un mismo desco de hacer que cesasen las calamidades de nna 
gnerra destrnctiva, y de restablecer entre si la union y labuena 
inteligeneia tan neoesarias para el bien de la humanidad en 
gênerai, como para el de sus reinos, Ëstados y sûbditos respec- 
tives, han nombrado para este efecto, à saber : Su Majestad 
Gatélica à don Pedro Pablo de Abarca de Bolea , Jiménex de 
Urrea, etc. , conde de Aranda y Cattelflorido , marques de Ter- 
res, de Villanant y Rupit ; vizconde de Rueda Yoch ; baron de 
las baronias de Gavin, Sietamo, Clamosa , Eripol , Trazmoz, la 
Mata de Castilviejo, Antillon, la Almolda, Certes, Jorva, Ra- 
buUet, Orcau y Santa Coloma de Pâmés; sefior de la tenencia 
y honor de Aloalaten, valle de Rodellar, oastilles y villas de 
Maelta, Mesdnes, Tiurana y Villaplana^TaradeH y Villadran, etc.; 
ricobombre por naturaleza en Aragon, grande de Bspafla de 
primera dase, caballero de la insigne ôrden del Toison de Oro y 
de la deSanoti Spiritûs, gentil-hombre de oftmara de Su Majestad 
con ejercicio , capitan gênerai de los reaies ejércitos y su emba- 
jadorcerca del rey Cristianisimo ; y Su Majestad Britânica i 
don Alleyne Fiti-Herbert, ministre plenipotenciario de la expre- 
sada M^estad : los cuales, despues de haberse comunicado sus 



FlrinidM 
•I M il* «n«ro. 

tl II y tl II 

dfl nltni*. 



l'UnipoUnciiiiiot, 



(t^ CAirriLLO, Co/eeeton de traioâo» etpaIkoU». 



S92 



BSPAiiA É INGLATBRRA. 



1788. 



Pii y anitUd. 



Itia d« HenorM. 



Lti Floridu. 



Ginnitu 

para lot •ibdiiM 

d« S. H. B. 



plenos poderes en debida fonna, han convenido en los siguientes 
articulas preliminares. 

Art. i . — Luego que se hayan firmado y ratificado los pre- 
liminares, se restablecerâ unaamistad sincera entre Su Majestad 
Gatôlica y Su Majestad Britànica, sus reinos, Estados y vasallos 
por mar y por tierra, en todas las partes del mundo : se envia- 
làn ôrdenes à los ejércitos y escuadras como tambien à los 
vasallos de las dos potencias para que cese toda hostilidad y 
Tivan en la mas perfecta union, olvidando lo pasado ; para lo 
que les dan sus soberanos 6rden y ejemplo Y para ejecucion 
de este articulo se expedirân por ambas partes pasaportes de 
mar â los navios que se despacharàn para Uevar la nolicia â las 
posesiones de dichas potencias. 

Art. 2. •— Su Majestad Catôlica conservarâ la isla de Me- 
norca. 

Art. 3. — Su Majestad Britànica cédera â Su Majestad Gatô» 
lica la Florida oriental; y Su Majestad Catôlica conservarâ la 
Florida occidental ; bien entendido que se concédera â los sûb- 
ditos de Su Majesiad Britànica que estân establecidos, tanto en 
la isla de Menorca como en las dos Floridas, el término de diez 
y ocho meses, que se contaràn desde el dia de la ratificacion 
del tratado definitivo, para vender sus bienes, cobrar sus cré- 
ditos y transportar sus efectos y personas, sin que sean moles- 
tados por motivo de religion 6 bajo cualquier otro pretexto, 
exceptuando el de deudas 6 causas criminales ; y Su Majestad 
Britànica tendra la facultad de hacer transportar do la Florida 
oriental todos los efectos que puedan pertenecerle, sea artilleria 
6 cualesquiera otros. 

Art. 4. <— Su Majestad Catôlica no permitirà en lo venidero 
que los siibditos de Su Majestad Britànica sean inquietados 6 
molestados bajo ningun pretexto en su ocupacion de cortar, 
cargar y transportar el palo de tinte 6 de campech^ , en un 
distrito cuyos limites se fijaràn. Y para este efecto podràn fabri- 
car sin impedimento y ocupar sin interrupcion las casas y los 
almacenes que fueren necesarios para ellos, para sus familias 
y para sus efectos en el paraje que se concertarà, ya sea por el 



ISPAfiA É INGLATEmiA. 203 

tratado deflnitivo, 6 ya seis raeses despues del canje de las rati- 
cadones ; y Su Majestad Gatôlica les asegura por este arlfculo 
el entero goce de lo que queda arriba estipulado : bien enten- 
dido que estas estipulaciones no se considerarin como dero- 
gatorias en nada del derecbo de su soberania. 

Art. 5. — Su Majestad Gatôlica restituirà à la Gran Bretaila 
las islas de Providencia y de Bahama, sin excepcion, en el 
mismo estado en que se hallaban cuando las conquistaron las 
armas del rey de Espaûa. 

Art. 6. — Todos los paises y territorios que pueden haber 
sido conquistados 6 podrân serlo en cualquiera parte del mundo 
por las armas de Su Majestad Gatôlica ô por las de Su Majestad 
Britànica, y que no sean comprendidos en los présentes arti- 
culos, se restituirân sin dificultad y sin exigir indemnizaciones. 

Art. 7 . — Se reno varan y confîrmarân por el tratado définitive 
todos aquellos que han subsistido hasla ahora entre las dos 
alta» partes contratantes, y que no se derogâren, sea por dicho 
tratado, sea por el présente tratado prellminar : y las dos partes 
nombrarân comisarios para trabajar sobre el estado del comercio 
entre las dosnaciones^à fin de convenir en nuevos reglamentos 
de comercio sobre el fundamento de la reciprocidad y de la 
mutua conveniencia : y dichas dos cortes fijarân amistosamente 
entre si un término compétente para la duracion de este tra- 
bajo. 

Art. 8. — Siendo necesario seûalar una época fija para las 
restituciones y evacuaciones que baya que bacer por cada una de 
las al tas partes contratantes, se ha convenidoenqueel rey delà 
Gran Bretaâa harâ evacuar la Florida oriental très meses despues 
de la ratificacion del tratado definitivo, ô àntes si pudiere ser. El 
rey de la Gran Bretaiia volverà à entrar igualmente en la pose- 
sion de las islas de Bahama^sin excepcion, en el espacio de très 
meses despues de la ratificacion del tratado definitivo. En cuya 
consecuencia se enviarân las ôrdenes necesarias por cada una 
de las allas partes contratantes con los pasaportes reciprocos 
para los navios, que las llevarân inmediatamente despues de la 
ratificacion del tratado definitivo, 



1781. 



R«tlitne<on 

de Prof idMcia 

; Bahimi. 



Id. de olrot pilMi 
; terrilorim. 



RenoTMioa 
de IraUdot 
■Dteriores 



Sebre re(lanientM 
de comercio. 



Eficaieion 

de U Florida 

orieDial. 



1783. 

Ileititucion 
de priiionerot. 



Id. do lus niiviut 

}' I tarUtt ((imadot 

en la Manriii. 



194 F.?F.\5i.\ É INGLATERBA. 

Art. 9. — Los prisioneros hechos respectivamente por las 
armas de 8o Majestad Catôlica y Su Majestad Britânica por mar 
y por tierra serân, luego despues de la ratificacion del tratado 
defiDÏtivo, restituidos reciprocamente y de buena fe sin rescate, 
pagando las deudas quehiibieren contraido durante suprision : 
y cada corona pagarà respectivamente lo que se hubiere auti- 
cipado para la subsisteucia y manutencion de los prisioneros 
por el soberauo del pais en que bayau estado detenidos, con- 
forme à los recibos y â los estados autorizados y demas docu- 
mentos anténticos que se presentaràn por ambas partes. 

Art. 10. — Para evitar todo motivo de quejas y contésta- 
ciones que podrian resultar por causa de las presas que podràn 
hacerse en 'el mar despues de firmados estes articules prelimi- 
nares, se ha convenido reciprocamente en que los navios y 
efectos que se tomâren en la Mancha ô en los mares del norte, 
despues de doce dias contados desde la ratificacion de los pre- 
scutes articulps prelimiuares, se restituirân por ambas partes : 
que el termine sera de un mes desde la Mancha y los mares del 
norte hasta las islas Canarias inclusive, sea en el Océano 6 en el 
Mediterràneo ; de dos meses desde dichas islas Canarias hasta 
la linea equinoccial 6 el ecnador, y en fin de cinco meses en 
cnalesquiera otros parajes del mundo , sin ninguna excepcion 
ni distincion mas particular de tiempo y de lugar. 

Art. h. — Les ratificaciones de los présentes articules se 
expedir&n en buena y debida forma y se canjearàn en el espacio 
de uu mes, 6 ântes si pudicre ser, contando desde el dia en 
que se firmen los présentes articules. 

En fe de lo cual, nos los infrascritos plenipotenciarios de Su 
Majestad Catôlica y de Su Majestad Britânica, en virtud de nues- 
tros poderes respectives, hemos ajustado y firmado estes pré- 
sentes articules preliminares y hemos hecho poner en elles los 
sellos de nuestras armas. Fecho en Versàlles, à 30 de eaero de 
1783. 



El gonde de Aranda. 
Alletms Fitz-Hsrbut. 



ite por las 
icapormar 
del tratado 
Bin rescate, 
su prision : 
ibiere anti- 
prisioneros 
nidos, con- 
emas docu- 
'tes. 

f contftsta- 
luepodràn 
)8 prelimi- 
i navios y 
del norte, 
de los pre- 
bas partes : 
i mares del 
ano 6 en el 
Birias hasta 
niesesea 
excepcion 



ticulos se 
el espacio 
el dia en 

rios de Su 
1 de nues- 
estes pre- 
1 elles los 
enero de 



ANDA. 
KKBUT. 



BSPAflA É INGL4TRRRA. . S95 



Declaracion del plenifMtenciario britânico. 

Gomo las intenciones de todas las potencias beligerantes, al 
tiempô de dar la mano â las negociaciones ^ara*la paz, han 
sido siempre que fuese gênerai : y como por consecuencia, los 
articules preliminares entre Su M^estad Britânica y la Repu- 
blica de las Provincias Unidas de los Paises Bajos deberian 
baberse concertado y convenido al mismo tiempo que los de Su 
dicba Majëstad el rey de la Gran Bretafia, Su Majestad el rey 
de Ëspafia y Su Majestad el rey de Francia : el infrascrito minis- 
tre plenipotenciario de Su Majestad Britânica déclara en nom- 
bre y de ôrden expresa del rey su seîlor, que sin embargo de 
que las circuostancias momentàneas bayan embarazado el 
coneertar desde abora los articules preliminares de la paz entre 
la Gran Bretaiia y la Repûblica, no se balla Su Majestad ménos 
dispuesto â arreglarlos y convenirlos definitivamente lo mas 
presto que sea posible ; y que entre tanto dicba Repûblica de las 
Provincias Unidas de los Paises Bajos, sus sùbditos y sus pose- 
siones seràn comprendidos en la suspension de armas que debe 
ser consecuencia de la ratificacion de los articules preliminares 
concluidos y flrmados este dia entre la Gran Bretaiia de una 
parte y las coronas d^ Espafla y Francia de la otra: ertcargân- 
dose Sus Majestades Catôlica y Gtistianisima de procurar que 
los Estados Générales de las Provincias Unidas de los Paises 
Bajos hagan igual declaracion, que afiance su consentimiento ft 
la présente suspension de armas y asegure de, la reciprocidad 
mas entera por su parte. 

En fe de lo cual nos ministre plenipotenciario de Su Majestad 
Britânica bemos flrmado la présente declaracion y hemos puesto 
en ella el sello de nuestras armas, en Versâlles, â 20 de enéro 
de 4783. 

• ÀLlEtNE FiTZ-HeRBBKT. 

Jorge III de Inglaterra ratificô estes preliminares el 25, y 
Gârlos III el 31 del mismo enero de este jafto. 



1781. 



Decliraeioii. 



•< 



I I 



PRIMER PERtODO. 



E8PANA É INGLATfiRRA. 



178S. 



Tratado définitive de paz entre las eoronas de Espaha é Ingla- 
terra, firtAaâo en Versdlles el3de setiemère de 1783 (* ). 



FiniaA» 
•I • di Mlitatbrt, 



CoBtidcncioDM 
praUainurct. 



En el nombre de la Santisima é individua Trinidad , Padre, 
Hijo, y Espiritu Santo. Asi sea. 

Sea notorio à todos aquellos à quienes pertenezca 6 pueda 
pertenecer en cualquiera manera. El serenîsimo y muy pode- 
roso principe D. Carlos III, por la gracia de Dios, rey de Espaiia 
y de las Indias, etc. ; y el serenisimo y muy poderoso principe 
Jorge III, por la gracia de Dios, rey de laGran Breta&a, duque 
de Brunswick y de Luneburgo, architesorero y elector del sa- 
cre imperio romano, etc., deseando igualmente bacer que ce- 
sase la guera que de muchos aûos à esta parte afligia à sus 
respectives Estados, aceptaron la oferta que Sus Majestades el 
emperador de Romanes y la emperatriz de todas las Rusias les 
bicieron de su interposicion y.mediacion. Pero Sus Majestades 
Gatélica y Britânica, animados del mûtuo deseo de acelerar el 
restablecimiento de la paz, se comunicaron sus loables inten- 
ciones, y las bendijo el Gielo de tal mânera que Uegaron à seu- 



(1) VéM« la nçtidt hiitMc* del witerior traUdo. 



I 



I 



BSPAJ4A i IVGhinUik. HT 

tar los fundamentos de la pa£j ârmando los articules prelimi- mt. 
aares en Venelles à 30 de enero del présente afio. Sus Majes- 
tades losdichos rey de Espafta y rey de la Gran Bretaiia, con- 
sideràndose obligados à dar à Sus Majestades impériales una 
prueba clara de su reconocimiento por la oferta generosa de su 
mediacion, acordaron conyidarlas àconcurrir à la consumacion 
de la grande y saludable obra de la paz, tomando parte como 
mediadores en el tratado définitive que se babia de conctuir 
entre Sus Majestades Catôlica y Brit&nica. Habiendo las dicbas 
Majestades impériales aceptado con gusto este convite, nombra- 
ron para representarlas, es à saber : Sus Majestades el empera- 
dor de Romanes al ilustrisimo y excelentisime senor Flori- 
mundo, conde de Mercy-Àrgenteau, vizconde de Loo , baron de pi<nip«tDeiaiio«. 
Grichegnée, caballere del Toison de Oro, cbambelan, censejero 
de Estade intimoactual de Su Majestad Impérial yRealÂpestô- 
lica, y su embajader cerca de Su Majestad Gristianisima : y Su 
Majestad la emperatriz de todas las Rusias al ilustrisimo y 
excelentisime sehor principe Iwan Bariatinskoy, teniente gêne- 
rai de los ejércltos de Su Majestad Impérial de todâs las Ru- 
sias, caballere de las érdenes de Santa Ana y de la Ëspada de 
Suecia,y su ministre plenipotenciarie cerca de Su Majestad 
Gristianisima ; y al senor Arcadio de Markoffy censejero de Es- 
tade de Su Majestad Impérial de todas las Rusias y su ministre 
plenipotenciarie cerca de Su Majestad Gristianisima. Y en con- 
secuencia de este , Sus dicbas Majestades el rey de Espaûa y 
el rey de la Gran Bretaiia ban nombrado y constituido por 
sus plenipotenciarios encargados de concluir y firmar el tra- 
tado définitive de paz, es à saber : el rey de Ëspaiia al ilustri- 
simo y excelentisime senor D. Pedro Pahlo Abarca de Bolea , 
Jiménez de Urrea , etc., conde de Aranda y Castelflorido , mar- 
ques de Tôrres , de Yillanant y Rupit , vizconde de Rueda y 
Yocb, baron de las baronias de Gavin, Sietame, Glamosa, 
Eripol , Trazmez, la Mata de Castilvieje, Antilion, la Almolda, 
Côrtes, Jorva , San Geuis, Rabullet, Orcan y Santa Colomba ùj 
Famés; se&er de la tenencia y honor de Alcalaten, valle de 
Rodellar, castilles y villas de Maella, Mesônes, Tiuranay 



298 



ESPAÇA É llfGLATP.nnA. 



178S. 



Pat critliina, 
uaiTtrialypcrpéiua, 



Villaplana, Taradell y Villadrau , etc., ricohombre por natu- 
raleza en Aragon , grande de Espafia de primera clase, ca- 
ballero de las insignes ôrdenes del Toison de Oro y de la 
de Sftncti Spiritûs , gentil-hombre de càmara de Su Majestad 
Catôlica con ejercicio, capitan gênerai de los reaies ejércitos, y 
su embajador cerca del rey Cristianisimo; y el rey de la Qran 
Bretafia al ilustrisimo y excelentisimo senor Jorge , duque y 
amie de Manchester, vizconde de Mandeville , baron de Rim- 
bolton, lord lugarteniente y cuttos rotulorum del condado de 
Hungtindon , consejero privado actual de Su Majestad Briti- 
nica , y su embajador extraordinario y plenipotenciario cerca 
de Su Majestad Cristianisima. Los cuales , despues de haber 
cambiado sus plenos poderes respectives , se ban convenido en 
los articules siguientes : 

Art. \ . — Habrâ una paz cristiana, universal y perpétua » asi 
por mar como por tierra, y se restablecerà la amistad sincera y 
constante entre'Sus Majestades Gatôlica y Britànica, y entre sus 
herederos y sucesores, reinos, Estados, provincias, paises, 
sûbditos y vasallos, de cualquier calidad y condicion que sean, 
sin excepcion de lugares ni de personas; de suerte que las altas 
partes contratantes pondràn la mayor atencion en mante- 
ner entre si mismas y los dichos sus Bstados y sûbditos esta 
amistad y correspondencia reciproca, sin permitir que de ahora 
en adelante se cometa por una parte ni por otra algun género 
de hostilidad por mar ni por tierra, por cualquiera causa ôbajo 
cualquier prétexte que pueda haber; y evitarân cuidadosa- 
mente todo lo que pueda alterar eti lo tenidero la union dicho- 
samente restablecida; dedicândose, al contrario, àprocurarse 
reciprocamente en todas ocasiones todo loque pueda contribuir 
à su gloria, intereses y venlajas mùluas : sin dar socorro ni 
proteccion alguna directa 6 indirectamente à los que quisieren 
causar algun perjuicio â la una 6 à la otra de las dichas altas 
partes contratantes. Habrà un olvido y amnistia gênerai de 
todo lo que ba podido haberse hecbo ô cometido àntes à desde 
el principio de la guerra que se acaba de finalizar. 

Art. 3. —Los tratados de Westfalia de 1648, los de Madrid 



ESPANA t. INRI.KTRRIIA. MB 

de 1667 y 1670, los de paz y de comerdo de Utrecht de 1713, 
ol de Bàden de 17U, de Madrid de 1715, de Sevilla de 1739, 
el tratado deflnitivo d'Aix-la-Chapelle de 17^, el tratado de 
Madrid de 1750 y el tratado definitivo de Paris de 1763, sirven 
de basa y fundamenlo ft la paz y al présente tratado ; y paca 
este efecto se renuevan y confirman todos en la mejor forma, 
como asimismo todos los tratados en gênerai que subsistian 
entre las altas partes contratantes àntes de la guerra, y se&ala- 
daraente todos los que estàn especificados y renovados en el 
tratado definitivo de Paris, en la mejor forma y como si aquï 
estuviesen insertos palabra por palabra : de suerte que debe- 
rân serobservados exactamente en lo venidero segun todo su 
ténor y religiosamente cumplidos por una y otra parte en todos 
los puntos que no se deroguen por el présente tratado de paz. 

Art. 3. ~ Todos los prisioneroâ hechos de una y otra parte 
asi por tierra como por mar, y los rehenes tomados 6 dados 
durante la guerra y hasta este dia seràn restituidos sin canje 
dentro de sels semanas , lo mas tardar, contadas desde el dia 
del cambio de la ratificacion del présente tratado : pagando 
cada corona respectivainente los gastos que se hayan jtecho 
para la subsistencia y manutencion de sua prisioneros por el 
soberano del pais donde hayan estado detenidos , conforme â 
los recibos y estados que se hagan constar y otros documentes 
auténticos que se exbiban por una y otra parte : y se dar&n 
reciprocamente seguridadesparael pagode las deudas que los 
prisioneros bayan podido contraer en los Estados donde se 
hayan hallado detenidos hasta su entera libertad. V todos los 
bajeles, asi de guerra como mercantes, que hayan sido apresa- 
dos desde que espiraron los termines convenidos para la cesion 
de hostilidadespor mar, ser&n restituidos igualmentede buena 
fe con todos sus equipajes y cargazones. Y se procédera â la 
ejecucion de este articule inmediatamente despues del cambio 
de las ratificaciones de este tratado. 

Art. 4. — El rey de la Gran Bretaiia cède en toda propie- 
dad À Su Majestad Catôlica la isla de Menorca : entendiéndose 
que las mismas'estipulaciones que se insertarân en el articulo 



1788. 

Renovtcion 
d« Irtudei 
•iilerloru, 



Retliiui'ion 

de nhtUM ' 

y priiionerot. 



hia (le Mentrea. 



•.m 



BSPAftA É INOLATIUA. 



178S. 



Lm flcrMa*. 



FMulMd otorgada 

A loi idbdilot 

de S. MB. 



siguionte tendrftn lugar à ûivor de los sùbditos britinicos por 
lo respective à dicha isla. 

Art. &• — Su Majestad Brit&nica cède asfmismoen absolata 
propiedad à Su Majestad Gatôlica la Florida oriental, igualmente 
qvLQ h occidental, constituyéndose garante de ellas. Su M^ajes- 
tad Gatôlica se conviene en que los habitantes britinicos û otros 
que hayan sido sûbdilos del rey de la Gran Uretafta en dicbos 
paises, puedan retirarse con toda segnridad y libertad adonde 
bien les parezca : y podrin vender sus bienes y trasportar sus 
efectos del niismo modo que sus personas , sin que sean date- 
nidos ni molestados en su emigracion con cualqnier prétexte 
que sea , excepte el de dendas 6 causas criminales : fijândose 
el termine limitado para esta emigracion al espacio de diez y 
ocho meses, que se ban de contar desde el dia del cambio de 
las ratificaciones del présente tratado ; pero si à causa del valor 
de las posesiones de los propietarios inglescs no pudiesen estes 
desembarazarse de ellas en el expresado termine, entônces Su 
Majestad Gatôlica les concédera prôrogas proporcionadas à este 
fin. Tambien se estipula que Su Majestad Britànica tendra fa- 
cultad de hacer trasportar de la Florida oriental todos los efec- 
tos que puedan pertenecerle, sean artilleria ù otros. 

Art. 6. — Siendo la inteucion de las dosaltas partes contra- 
tantes precaver en cuanto es posible todos los motives de queja 
y discordia â que anteriormente ha dado ocasion la corta de 
paie de tinte ô de vampeche, babiéndose formado y esparcido 
con este prétexte muchos establecimientos ingleses en el conti- 
nente espaâol; se ha convenido expresaraente quelossùbditoç 
de Su Majestad Britànica tendrân facultad de cortar, cargar y 
trasportar e! palo de tinte en el distrito que comprende entre 
los rios Valiz 6 Bellese y Rio ffondo, quedando el curso de los 
dicbos dos rios por limites indelebles , de manera que su na- 
vegacion sea comun â las dos naciones, â saber , el rie Valiz 6 
Bellese, desde el mar subiendo hasta frente de un lago ô brazo 
rouerto , que se introduce en el pais y forma un istmo ô gar- 
ganta con otro brazo semejante que viene de hàcia Rio Nuevo 
6 ffew-River ; de manera que la linea divisoria atravesâra en 



SSPANA t IXGLATBRRA. SOI 

derechura al cilado istmo y llegarà à otro lago que lorman las 
aguas de Rio Nuevo 6 New-Hiver hasta su corriente ; y conti- 
Duarà despues la linea por el curso de Bio Nuevo descendiendo 
hasta frente de un riachuelo cuyo origea sefialael mapa entre 
Bio Nuevo y Rio Hondo, y va à descargar en Rio Hondo : el 
cual riachuelo servira tambiende limite comun hasta sa union 
con Rio Hondo: y desdealli lo sera el Rio Hondo descendiendo 
hasta el mar, en la forma que todo se ha deniarcado en el mapa 
de que los plenipotenciarios de las dos coronas han tenido por 
conveniente hacer uso para ^ar los puntosconcertaflos, & On de 
que reine buena correspondencia entre las dos naciones, y los 
obreros,cortadoresy trabajadoresinglesesno puedan propasarse 
por la incertidumbre de limites. Los comisarios respectives de- 
terminarân los parajes convenientes en el territorio arriba de- 
signado, para que los sdbditos de Su Majestad Britànica em • 
pleados en benehciar el palo puedan sin embarazo fabricar alli 
las casas y almacenes que seau necesarios para ellos, para sus 
familias y para sus efectos ; y Su Majestad Gatôlica les asegura 
el goce de todo lo que se e&presa en el présente articule ; bien 
entendido que estas estipulaciones no se consideraràn como de- 
rogatorias en cosa alguna de los derechos de soberania. Por 
consecuenciadeesto, todos los lugleses que puedan hallarse 
disperses en cualesqniera otras partes, sea del continente espa- 
iioléseade cualesqniera islas dependientes del sobre dicho 
continente espa&ol , y por cualquiera razon que fuere :::n ex- 
cepcion, se reunirân en el territorio arriba circunseripto en el 
termine de diez y ocho meses contados desde el cambio de las 
ratificacioncs : para cuyo efecto se les expedirân lasôrdenespor 
parte de Su Majestad Britànica ; y por la de Su Majestad Cat6- 
lica se ordenarâ â sus gobernadores que den à los dicbos lugle- 
ses disperses todas las facilidades posibles para que se puedan 
transferir al establecimiento convenido por el présente arti- 
culo, é retirarseadondemejorlesparezca.se estipula tambien 
que si actualmenle bubiera eu la parte designada fortificacio- 
nes erigidas anteriormente. Su Majestad Britànica las harà dé- 
mêler todas, y ordeuard à sus sûbditos que no formen otras 



«711. 



K9PANA t INGLATRimA. 



<l IflAaMa, 



RMtIturinn 
y li'rrilorioi. 



t7ii. nuevafl. Sera permitido à los habitantes inglesea que se esta* 
blecieren para la corta del palo ejercei* libremente la pesca para 
su subsistencia en las costas del distrito convenido arriba, à de 
las islas que se hallen ftrente del mismo terri torio , sin que 
seau inquietados de ningun modo por eso ; ton tal que ellûs do 
se establezcan de manera alguna en dichas islas (<). 

Art. 7. — Su Majestad Gatôlica restituiri à la Gran Bretafia 
las islas de Pî-ovidencia f de Bahama, sin excepcion, en el 
mismo estado en que se hallaban cuando las conquistaron las 
armas del rey de Espafia. Se observera à favor de los sûbditôs 
espafioles,por lo respectivo â las islas nombradas en el présente 
articulo, las mismas estipulacioues insertas en el articulo 5* de 
estetratado. 

Art. 8. — Todos los paises y lerritorios que pueden haber 
sido conquistados 6 podràn serlo en cualquiera parte del mundo 
por las armas da Su Majestad Gatôlica 6 por las de Su Majestad 
BritÂnica, que no est&n comprendidos en el présente tratado 
con titulo de cesion ni con titulo de restitucion , se restituirin 
sin diOcultad y sin exigir compensacion. 

Art. 9. — Luego que se cambien las ratificaciones , las dos 
■MToi rtgitmnioi j^jjj^g partes contratantes nombraràn comisarios para trabajar 
en nuevos reglamentos de comercio entre las dos naciones so- 
bre el fundamento de la reciprocidad y de la mùtua convenien- 
cia : los cuales reglamentos deberân terminarse y quedar oun- 
cluidos en el espacio de dos atios contados desde 1" de enero 
de «784. 

Art. 10. — Siendo necesario seilalar una época fija para las 
restituciones y evacuaciones que se ban de hacer por cada una 
de las altas partes contratantes , se ha convenido en que el rey 
de la Gran Bretaûa harà evacuar la Flonda oriental dentro de 
très meses despues de la ratiQcacion del présente tratado , à an- 
tes si pudiere ser. El rey de la Gran Bretaûa volverà igual- 



Sobra 



ETteoteioB 

d«U 

PItHda erlMlai, 



(1) Por el convenio que estas dos coronas ajustaron en el ano de 1788 
se modiflcô en parte , y se ampliô en otra, lo dispuesto en el présenté 
articulo. 



CSPAAa i INGLATERRA. 



303 



ii«l Iralad*. 



mente à la posesion de las islas de Providencia y de Bahama, 1711. 
sin excepcion, en el espacio de très meses despues de la ratifl- 
cacion del présente tralado, 6 ântes si pudiere ser. En conse- 
cuencia de lo cual , se euviaràn las ôrdenes necesarias por cada 
una de las altas partes contratantcs, con los pasaportes recipro- 
cos para los bajeles que les han de Uevar inmediatamente des- 
pues de laratiflcacion del présente tratado. 

Art. Il . — Sus Majestades Gatôlica y Britànica prometea' sobr« «.bMrvmcia 
observar sinceramente y de buena fe todos los articulos conte- 
nidos y establecidos en el présente tratado , y no tolerarân que 
se contravenga à él directa ni indirectamente por sus respecti- 
vos sûbditos; y las sobredichas allas partes contratantes se 
constituyen garantes gênerai y reciprocamente de todas las es- 
tipulaciones del présente tratado. 

Art. 12. — Las ratiflcaciones solemnes del présente tratado, 
expedidas en buena y debida forma, se cai^earàn en esta ciu- 
dad de Versâlles entre las altas partes contratantes en el tér- 
mido de un mes, ô àntes si fuere posible , contando desde el 
dia eu que se firme el présente tratado. 

En fe de lo cual , nos los infrascritos sus embsjadores ex- 
traordinarios y ministros plenipotenciarios hemos firmado de 
nuestra mano en su nombre, y en virtud de nuestras plenipo- 
tencias, el présente tratado definitivo, y henïos hecho poner en 
él los sellos de nuestras armas. Fecho en Versâlles, à 3 del mes 
desetiembrede 4783. 

El conde de Aranoa. 

Manchester. 



Subrt 
U» rtlilMeionts. 



ARliCULOS SEFARAD0S. 



Art. 1. — Que no estando generalmente reconocidos aigu- 
nos de los tit'ulos que han usado las potencias contratantes en 
el curso de la negociacion y en el tratado, no sirvan de perjui- 
cio, ni puedan alegarse en lo sucesivo como fundados en este 
ejemplo. 



SM 



ISPAftA i IffOLATIRRA. 



1711. 



Que ttmpoeo sirva de perjuicio & U pràctiet que tenga esta-* 
blecida cada une de las dos potencias el habene extendido en 
frances este tratado. , 

Siguen dos declaraoiones bêchas en el mismo dia por los ple- 
nipotenciarios de Austrin y Rusia certiflcando que el ànterior 
tratado y articulos separados se concluyeroo con la mediacion 
de sus respect! vos soberanos. 

Su Majestad Britânica Jorge III expidid el instrumento de su 
ratiflcacion en San James, el 10 del mismo mes de setiembre 
de 1783; y dos dias mas tarde expidiô la suya en San Ildefonso 
el Sr. rey Cat6lico don C&rlos III , refrendada del primer secre- 
tario de Estado y del despacho don José Moflino; y el canje se 
hizo en Versilles el 19 del mismo mes de setiembre. 

Declaracion, 

El nuevo estado en que podr& hallarse quizà el comercio en 
todas las parles del mundo , exigirâ revisiones y explicacioncs 
de los tratados existentes; pero una entera abolicion de ellos, 
en cualquiera tiempo que se hiciere, introduciria en el comer- 
cio una confusion que le fuera infinitamente nociva. 

En los tratados de esta especie, no solo bay articules que 
son puramente relatives al comercio, sino tambien otros mu- 
cbos que aseguran reciprocamente à los respectives sûbditos 
privilégies y facilidades en çl manejo de sus négocies, protec- 
cion Personal y otras ventajas que no son ni deben ser de con- 
dicion altérable, como los pormenores que rairan exclusiva- 
mente al valor de los efectos y mercancfas , los cuales varian 
por circunslaucias de cualquiera especie. En consecuencia , 
cuando se trabaj&re entre las dos naciones sobre cl estado del 
comercio, convendrâ se entienda que las alteraciones que pu- 
dieren hacerse en los tratados existentes recaerin ùnicamente 
sobre arreglos puramente comerciales; y que los privilegios y 
ventajas mûtuas y particulares no solo se conserven por una y 
otra parte, siuo que hasiase aumenten si pudiero ser. 



En tal Mntido le ha preblado Su Mi^fltUd al nombearoianto 
por una y otra parte d% eomisarioi que tramen ûnioamente an 
el indicado objeto. Hecho en Vanillea, & 3 de setiembre de 1783. 

MAfrriMTBa. 



1711. 



Conira-deelaraeion. 

El objeto ûnico del rey Catôlico al proponer arreglos nnevos 
de comorcio fué el recliflcar segun laa reglas de reciprocidad y 
mûtua conveniencia los defectos que pudieren contener los 
tratados précédentes de comercio. El rey de la Cran Bretafia 
puede créer, por lo mismo , 4|<i« la intencion de Su Majestad 
Gatôlica no es de modo alguuo cl destruir todas las estipulacio- 
nes que comprenden dicbos tratados : al contrario, déclara Su 
dicba Majestad Gatôlica desde ahora, que esta dispuesta à man- 
tener todos los privHrgios, ficiliiïades y ventajas enunciadas 
en los tratadoa antigttoa , eo tanto qaa seaa rec^iMnocas 6 se 
reeraplacen p6r ventajas équivalentes Con el Qo pueade Uagar 
à este objeto, deseado por una y otra parte, se nombraràn co- 
misarics que trabajen sobre el estado comercial entre las dos 
naciones, y se ha concedido un termine dilatado para fenecer 
el trabajo. Su Majestad'Cit^lMIt «e li«M|iea de que este objeto 
se seguiri cod la inisma buena fe y con el mismo espiritu de 
coneiliacioB que haa presididoi ia redaecion de k» deroas pnn- 
toe comprendidos en el tratad* deftniUvo ; y confia en que loe 
respectives comisarios eaiflearân loda la posible celendad en 
la oonfeccion de esta importante oèm. 

Hecho en VerséJles, à 3 de aelàimbre de 1783. — Es copia. 

Aranda. 



T. IV. 



So 



PRIMER PERlODO. 



FRANGIA Y PORTUGAL. 



' TRAITÉ DE PAIX 

COMCLO PAR LA MÉDIATION DK SA MAJESTÉ GATHOLIQUI, 
INTRI LR PRINGB lifilNT D. IIKS DB PORTlIfiAL IT LA RiPDBLIQHB FRANÇAISE, 

RIOMÉ A BADAJOC, LE 6 JUIN UOt. 



, I' 
l! ' I' 



ironCK BI8TORI0UI. 

1801. Par ce traité entre le Portugal et la France, cette dernière 

puissance obtint une cession de territoire du côté de la Guyane. 
La rivière Carapanatuba, qui s'unit à l'Orellana à environ 
SO milles au-dessus du Macapa, devait servir de démarcation 
jusqu'à pa source ; de là la limite devait se porter vers la Ck)iv 
dillière, et suivre son sommet jusqu'à la partie la plus rappro- 
chée duRio-Branco, qu'on supposait être située sous la latitude 
de r 1/3 N. 

Par l'article 7 du traité d'Amiens, conclu le 4 germinal an x 
(S5 mars 1802), les limites sont fixées à la rivière Arawari, qui 
se jette dans l'Océan, au-dessus du cap Nord, près 111e Neuve et 
celle de la Pénitence, environ à un degré un tiers de latitude 



! L 



rnANCU T PORTUOAL. 307 

septentrionale. Cette rivière servira de ligne d& démarcation 
depuis son embouchure la plus éloignée du cap Nord jusqu'à 
sa source ; et ensuite cette ligne s'étendra Jusqu'au Rio-Branco 
ou rivière Blanche, son affluent, vers l'ouest. 

En conséquence, la rive septentrionale de la rivière Arawari, 
depuis sa dernière embouchure jusqu'à sa source, et les terrer 
qui se trouvent au nord de ladite ligne de limites, appartien- 
dront, en toule souveraineté, à la République française; et la 
rive méridionale de ladite rivière et toutes les terres au sud de 
ladite ligne appartiendront à Sa Majesté Très Fidèle. 

La navigation de la rivière Aravari, dans tout son cours, 
sera commune aux deux nations (i). 

Par le traité du 30 mai i8U, Sa Majesté Très Fidèle, en con- 
séquence d'arrangements pris avec ses alliés, et pour Vexi 
cution de l'article 8, s'engage à restituer à Sa Majesté Très 
Chrétienne, dans le délai ci-après fixé, la Guyane française, 
telle qu'elle existait au V* janvier 1792. L'effet de cette stipu- 
lation étant de faire revivre la contestation existante à cette 
époque au sujet des limites, il est convenu que cette contes- 
tation sera terminée par un arrangement convenable entre les 
deux cours, sous la médiation de Sa Majesté Britannique. 

Bientôt des diflicultés s'élevèrent concernant l'exécution de 
cette stipulation ; et par l'article t07 de l'acte du congrès de 
Vienne, du 9 juin 1815,- le prince-régent du Portugal et du 
Brésil, pour manifester d'une manière incontestable sa consi- 
dération particulière pour Sa Majesté Très Chrétienne, s'engage 
à restituer à Sadite Majesté la Guyane française jusqu'à la 
rivière d'Oyapoc, dont l'embouchure est située entre le qua- 
trième et le cinquième degré de latitude septentrionale , limite 
que le Portugal a toujours considérée comme celle qui avait été 
fixée par le traité d'Utrecht. « L'époque de la remise de cette 
colonie à Sa Majesté Très Chrétienne sera déterminée dès que 
les circonstances le permettront, par une convention parti- 



1801. 



(1) Pièces officielles relatives aux préliminaires de Londres et au traité 
d'Amiens. Paris, 1 vol. in-S», an v (1808). 



808 



FIIANCU T PORTUGAL. 



180 i. culière entre les deux cours, et l'on procédera à Tainiable, 
aussitôt que faire se pourra, à la fixation définitive dei Guyane^ 
portujjaise et française, conformément au sens précis de l'ar- 
ticle 8 du traité d'Utrecht. » 

Par le traité entre la France et le Portugal (i) du 38 août 
4817, la rivière d'Oyapoc est encore adoptée comme limites; 
son embouchure est fixée entre le quatrième et le cinquième 
degré de latitude nord, et le 322' degré de longitude est de 111e 
de Fer. 

Le gouvernement français prétendait ensuite que la rivière 
de Vicente Pinzon était l'Arawari , qui est distant de l'Oyapoc 
de 60 lieues au sud-est. 

Le Rio Oyapoc, confondu, dit M. de Humboldt(*), dans le hui- 
tième article du traité d'Utrecht avec le Rio de Vicente. Pinzon 
(Rio Calsoëne ou Mayacari) , a été, jusqu'au dernier congrès de 
Vienne, l'objet d'interminables discussions entre les diplomates 
français et pbrtugais. J'ai traité celte question dans un Mémoire 
sur la fixation des limites de la Guyane française, dressé d'après 
la demande du gouvernement portugais, pendant les négo- 
ciations de Paris, en 1817. Ribero, dans sa célèbre mappe- 
monde de 1529, place le Rio Vicente Pinzon au sud de l'Ama- 
zone. (V. Archives politiques ou pièces inédites, par M Schoell, 
1. 1, p. 48-58.) 



(1)Vo7es1l l'année 1817. 

(i) RelatioH hirtorique de M. d» Humboldt, liv. vni, chap. 14. 



i l'amiable, 

let Guyane^ 

is de l'ar- 



du 38 août 
ne limites; 
I cinquième 
) est de nie 



le la rivière 
de rOyapoc 

dans le hui- 
ente.Pinzon 
r congrès de 

diplomates 
ju Mémoire 
essé d'après 
it les négo- 
bre mappe- 

de l'Ama- 
M Schœll, 



14. 



1 1 



DOCUMENT 



(U'iprkt l'origiiial qui m eonwrta aui arcbWM ()• It Mer4uir«rie d'Eui d«» tftirM 
éirangèm du l>oriugtl.) 



1 '! 



1801. 

Fait et ligni 
la 6 juin. 



PléoipoMnliaiNt. 



Faii al amitié. 

C«(ialion 

d'boililitéi. 

Prisai. 

Priaonniara. 

Rapporta 

politiquca. 



Son Altesse Royale le prince régent du royaume de Portugal 
et des Algarves , et le premier consul de la République fran- 
çaise au nom du peuple français, voulant faire la paix par la 
médiation de Sa Majesté Catholique, ont donné leurs pleins 
pouvoirs à cet effet , savoir : Son Altesse Royale à Son Excel- 
lence Monsieur Louis Pinto de Sousa Coutinho, conseiller d'E- 
tat, grand-croix de l'ordre d'Aviz, chevalier de l'ordre de la Toi- 
son d'Or, coVnmandeur de la ville de Canno, seigneur de Fer- 
reiros et Tendaes, ministre et secrétaire d'Etat pour le départe- 
ment des affaires intérieures et lieutenant général de ses ar- 
mées; et le premier consul au citoyen Lucien Bonaparte : les- 
quels plénipotentiaires, après l'échange respectif de leurs pleins 
poVivoirs, sont convenus des articles suivants : 

Art. i*'. — Il y aura paix, amitié et bonne intelligence entre 
la monarchie portugaise et le peuple français : toutes les hos- 
tilités cesseront aussitôt après l'échange des ratifications du 
présent traité*: toutes les prises qui auront été faites après 
cette époque, dans quelle partie du monde que ce soit , seront 
réciproquement restituées sans la moindre diminution : les 
prisonniers de guerre seront rendus de part et d'autre, sauf le 
paiement des dettes par eux contractées; et les rapports poli- 
tiques entre les deux puissances seront rétablis sur le même 
pied qu'avant la guerre. 



(1 ) Déclaré nul par le manifeite du prince régent D. Jean , daté de Rio 
de Janeiro le 1*'' mai 1808 , et par l'article additionnel tfi 8 du traité du 
80 mai 1814. 



Tratado de pat, feito par mediaçûo de Sua Magettade CatholicOf 
entre o principe régente o senhor dom Joâo e a Republica frm- 
ceza, (usignado em Badtyot a 6 dejunho de 1801 (i). 



■: î 



1101. 



(TndMfto puliroUr.) 



Sua Alteza real o principe régente de Portugal e dos Algarres, Anif ■)•<• 
e priraeiro consul da Republica flranceza, em nome do pove ••<i*i«>b«' 
francez, querendo fazer a paz pela mediaç&o de Sua Magestade 
Gatholica, deram os seus plenos poderes para estefim,a saber : 
Sua Alteza real, a Sua Excellencia o Sr. Luiz Pinto de Sousa 
Coutinho, conselheiro d'Estado , gran cruz da ordem de AviZj pimipoiMeiiriM 
cavalleiro da ordem do Tosfto de Oiro , commendador e alcaid^ 
môr da villa do Ganno , senhor de Ferreiros e Tendaes, minis- 
tro e secretario d'Estado dos negocios do reino e tenente gêne- 
rai dos seus exercitos; e o primeiro consul, ao cidadfto Lu- > 
ciano Bonaparte : os quaes plenipotenciarios, depois da res- 
pectiva troca dos seus plenos poderes , convieram nos artigos 
seguintes : 

Art. 1. — HaTerà paz, amisade e boa intelligencia entre a 
monarchia portugueza e o povo firancez; tôdas as hostilidade^ 
cessarao logo depois da troca das ratificaçOes do présente tra- 
tado; todas as presas que houverem sido feitas depois d'aquella 
epocha, em qualquer parte do mundo que seja, serfto recipro- 
camente restltuidas sema mener diminuiç&o; os prisioneiros de 
guerra ser&o entregues de uma e outra parte, salvo o paga- 
mento das dividas por elles contrahidas; e as relaçOes politicas 
entre as duas potencias serao restabelecidas no mesmo pé que 
antes da guerra. 



da botlilidwlM, 



(1) Declarado nullo pelo manifesto dado pelo principe régente o senlior 
D. Jofto , no Rio de Janeiro , no !• de maio de 1808 , e pelo artigo addif 
çional n<* 8 do tratado de Sft de maio de 1814. 



1801. 

Ports «1 ndM 
da PertaftI. 



GwtiiUt 

dt* pMMMiMI 

pwlagaiiM. 

IMiwaiMiira 

dwlimiiM 

mir« 

Ih dMi GayuM. 



Twrriloiru 
Ntpaclifi. 



AlliiDM défeniive. 



Sis ' FRANUIA T PORTUGAL. 

Aet. 3. — Tous les ports et rades du Portugal, tant en Eu- 
rope que dans les autres parties du monde , seront fermés de 
suite, et le demeureront jusqu'à la paix entre la France et l'An- 
gleterre, à tous les vaisseaux anglais de guerre et de commerce, 
et ils seront ouverts à tous les vaisseaux de guerre et de com- 
merce de ia République et de ses alliés. 

A&T. 3. — Le peuple (irançais garantit pleinement la conser- 
vation, à la paix générale, de toutes lés possessions portugaises 
sans aucune exception. 

AâT. 4. — Les limites entre les deux Guyanes seront déter- 
minées à l'avenir par le Rio Arawari, qui se jette dans l'Océan 
au-dessous du cap Nord , près de l'Ile Neuve et de l'Ile de la 
Pénitence , environ à un degré et un tiers de latitude septen- 
trionale, Ces limites suivront le Rio Arawari depuis son em- 
bouchure la plus éloignée dn cap Nord jusqu'à sa source , et 
ensuite une ligne droite tirée de cette source jusqu'au Rio 
Branco vers l'ouest. 

Art. 5. — En conséquence , la rive septentrionale du Rio 
Araivari depuis sa dernière embouchure jusqu'à sa source, et 
les terres qui se trouvent au nord de la ligne des limites flxée 
ci-dessus, appartiendront en toute souveraineté au peuple 
français. La rive méridionale de ladite rivière à partir de la 
même embouchure , et toutes les terres au sud de ladite ligne 
des limites , appartiendront à Son Altesse Royale. La naviga- 
tion de la rivière dans tout son cours sera commune aux deux 
nations: 

Art. 6.— Il sera incessammedl procédé à un traité d'alliance 
défensivâ entre les deux puissances, dans lequel seront réglés 
les secours à fournir réciproquement. 



Art. 7. •— > Les relations commerciales entre la France et le 
Portugal seront 6xées par un traité de comme-:?A; en attende» it, 
il est convenu : 

1» Que les relations commerciales seront rétablies entre la 
France et le Portugal de suite , et que les citoyens ou sujets de 
l'une et de l'autre puissance jouiront respectivement de tous 



ii! 



rHANVIA T ronTUOAL. 313 

<' Art. 9. — Todos os portos e eiueadas de Portugal f tanfo na 
Europa comonas outras partes domnndo,serio immediata- 
mente fecbados, e aasim permanecerio até à paz entre a França 
e a Inglaterra , a todos os navios de guerra e mercantes ingle- 
ses, e serfto abertos a todoi os navios de guerra e marcantes da 
Repnblieae de seus alliados. 

Art. 3. — povo firaneez garante plenamente a conserva- 
fio, na paz gérai, de todas as possessOes portuguezas seni a me- 
nor excepçSo. 

Art. 4. — Os limites entre as dnas Guyanas serfto determi- 
nados no fnturo pelo rio Arawari , que se lança no Oceano 
abaixo do cabo do Norte , proxiroo da ilba Nova e da ilha da 
Penitencia a uni grau e um terço pouco mais ou menos de lati- 
tude septentrional. Estes limites seguirfto o rio Armoari desde 
a sua embocadura a mais distante do cabo do Norte até i sua 
nascente, e depois uma linba recta tirada d'esta nascente até ao 
rio Branco para oeste. 

Art. 5. — Em consequencia a mai^em septentrional do rio 
Artmari desde a sua nltima embocadara até â sua nascente, e 
as terras que se acbam ao norte da linba dos limites aciina 
fixada, pertencerfto em toda a soberania ao povo francez. A mar- 
gem méridional do dito rio, partindo da mesma embocadura, e 
todas as terras ao sul da dita linba dos limites, pertencerfto a 
Sua Alteza real. A navegaçfto do rio em todo o seu curso sera 
eommum as duas naçOes. 



ISOf. 

PtrtM de forlHiil 
lettohi-bitlof. 



GariDtta 
du pouMtAil 

p*rtn|MUi. 

Dttaminitlo 

dosliailM 

flair* 

M dut GaTtaii. 



T«rritorio( 
mpcdivoi. 



Art. 6. — Proceder-se-ba incessantemente a um tratado de Aiutofa derea*iu. 
alliança defensiva entre as duas potencias,no quai se regu- 
larfto os soccorros que bouverem de fornecer-se reciproca- 
mente. 

Art. 7. — As relaçOes commerciaes entre a França e Por- 
tugal serfto flxadas por um tratado de commercio; no entretanto 
convem-se ; 

1** Que as relaçOes commerciaes serfto immediatamente resta- 
belecidas entre a França e Portugal , e que os cidadftos ou sub- 
ditos de uma e outra potencia gosarfto respectivamente de tçdog 



Kcla^Oisï 
comnerciM*. 



314 



PRANCIA T rOMUOAL. 



18«l. 



Dtnrtet 

«I mircbtiidiMl. 



Drapi frtnftii. 



Eifcniion 
d« etrulnn 
tlIpoldioDi. 



(îtrinlie 

de rnéeulion 

du trailé. 



Brhaiigo 
dM ratiflealioM. 



les droits, immunités et prérogatiTes dont Joniisent eeui des 
nations les plus fàTorisées. 

9* Que les denrées et marchandises provenant de leur sol on 
maoufactures seront admises réciproquement, sans pouvoir 
être assujetties i une prohibition quelconque, ni à aucuns 
droits qui ne frapperaient pas paiement sur les denrées et 
marchandises analogues importées par d'autres nations. 

3* Que les draps français pourront être introduits en Portn- 
tugal de suite, et sur le pied des marchandises les plus favo- 
risées. 

4* Qu'au surplus, toutes les stipulations relatives au com'» 
merce, insérées dans les précédents traités, et non contraires à 
Tactuel, seront exécutées provisoirement jusqu'à la conclusion 
d'un traité de commerce définitif. 

Art. 8. — Le peuple français garantit pleinement l'exécu- 
tion du traité depaix conclu en ce jour entre Son Altesse Royale 
et Sa Mjgesté Catholique, par l'intermédiaire de Son Excel- 
lence Monsieur Louis Pinto de Sousa Coutinho, conseiller d'E- 
tat, etc., et Son Excellence le prince de la Paix, généralis- 
sime des armées combinées; toute infraction à ce traité sera 
regardée par le premier consul comme une infraction au traité 
actuel. 

Art. 9. — Les ratifications du présent traité de paix seront 
échangées à Badajoz ou à Madrid dans le terme de vingt-cinq 
jours au plus tard. 

Fait et signé à Badajoz entre nous, ministres plénipoten- 
tiaires de Portugal et de France', le 17 prairial de l'an ix de la 
République (6 juin 1801). 



Louis PiNTO DE Sousa. 
(L. S.) 



Lucien Bonaparte. 

(L. S.) 



n 



1 



FlAirCIA T PORTUOAL. 



31» 



• m««ideriu. 



PaiM» InacMM, 



OS dinitOB, immonidades e prerogativas de que gOMpu oa daa mi. 
naçOes mais favorecidas. 

3* Que os generos e mercadorias proTenientes do seu solo e 
manufacturas serfio reciprocameute admittidot, sem que possam 
ser sujeitos a qualqner prohibiçào, nem a outros direitos que 
nfto pesem ao mesmo tempo sobre os generos e mercadorias 
analogas, importadas por outras naçOes. 

3* Que os pannos francezes poderSo ser introduzidos em 
Portugal immediatamente e no pé das mercadorias as mais 
favorecidas. 

4* Que flnalmente todas as estipulaçOes relatiyas ao commer- emcoçio prowwri 
cio f insertas nos précédentes tratados e* nfto contrarias ao 
actual, serfto executadas provisoriamente até à conclusfto de um 
tratado de commercio definitivo. 

Art. 8. — povo francez garante plenamente a eiecuçfto 
do tratado de paz concluido n'este dia entre Sua AUeza Real e 
Sua Magestade Gatholica , por intermedio de Sua Excellencia 
senhor Luiz Pinto de Sousa Coutinho, conselheiro de Es- 
tado^ etc., e Sua Excellencia o principe da Paz, generalissimo 
dos exercitos combinados ; toda infracçfto d'aquelle tratado 
sera considerada pelo primeiro consul como uma infracç&o do 
tratado actual. 

Art. 9. — As ratificaçOes do présente tratado de paz serfto 
trocadas en Badajoz ou em Madrid dentro do terme de vinte e 
ciuco dias o mais tardar. 

Feito e assignado em Badajoz entre nés ministres plenipo- 
tenciarios de Portugal e de França, a 17 prairial do anno ix da 
Republica (6 de junho de 1801). 



du •IlipultfflM. 



Iiifrtctio 
d'w|utlU iriudo. 



n«li6cic0c*. 



Ldiz Pinto de Sousà. 
(L. S.) 



LuGiÀNO Bonaparte. 

(L. S.) 



»IH 



VRAKCIA T PORTUOAl. 



ikfi. 



PtiaiMiii 
4'm« Mmmc. 



Lieu du piiemmt. 



du nuUiU du Irailé, 



ConiinuBiion 

du MrTice 

iIm paquebui*. 



C«i prévu. 



I 



CondUiont aecrète$ arritétt entre h» pléniffOtentiaire$ de Son 
Attesee Royale le prince régent du royaume de Portugal et des 
Algarves, et du premier consul de la République française , 
comme supplément au traité de paix entre /es deux puissances 
signé dans ce jour. 

Art. 1". •— Son Altesse Royale le prÎDce régeut du royaume 
du Portugal et des Algarves s'oblige à payer à la République 
française la somme de quinze millions de livres tournois, dont 
la moitié en argent monnayé, et l'autre moitié en pierreries. 

Art. i. — Ces paiements seront faits à M&drid dans l'espace 
de quinze mois après l'échange des ratifications du présent 
traité, et à raison d'un million par mois. 

Art. 3. — Dans le cas où M. d'Araujo eût conclu à Paris un 
traité, ou seulement qu'il eût été reçu, et que l'on eût admis 
sa n^ociation, les traités de paix de ce Jour avec la France et 
l'Espagne, et les conditions secrètes ci-dessus, sont déclarés de 
nul effet et non avenus. 

Art. 4. — Dans le cas où malgré les traités de paix de ce 
jour, le Portugal évite une rupture avec l'Angleterre, le service 
des paquebots de correspondance entre ces deux Etats pourra 
continuer sur le pied actuel, saus qu'on puisse cependant 
l'augmenter d'aucune manière ni l'employer à d'autre chose 
que la correspondance. 

Art. 5. <— Dans le cas au coniraire d'une guerre entre le Por- 
tugal et l'Angleterre, le Portugal sera traité pour l'extraction 
des grains de France comme la nation la plus favorisée. 

Fait et signé à Badajoz entre nous ministres plénipotentiaires 
de Portugal et de France , le 6 juin 1801 (17 prairial de l'an 
IX de la République). 



Louis PiNTO DE SOUSA. 

(L. 8.) 



Lucien Bonaparte. 

(L. S.) 



I 



FnASr.lA Y PoRTlKJAl., 



:h7 



Condiçôei^ tecretas ajuitada» entre o$ plenipoteneiarm de Sua 
Altesa Real o principe régente de Portugal e dos Algarvet, e 
do primeiro contul da Republica franeesa , como tupplemento 
ao tratado de paz entre ai dua» polenciat , auignado n'ente dia. 



|i«l 



Art. r. — Sua Alteza Real o priacipe régente de Portugal e 
dos Algarves obriga-se a pagar à Republica franceza a somma 
de quinze milbOes de libras tornesas, metade em dinheiro e 
metade em joias. 

Art. 3. — Estes pagamentos serfto feitos eni Madrid no es- 
paço de quinco mezes depois da troca das ratiOcaçOes do pré- 
sente tratado, e na rasfto de um milbfto por mez. 

Art. 3. — No caso de que o Sr. Araujo tenhk conduido em 
Paris um tratado, ou que haja sido sémente recebido, e que a 
sua negociaç&o fosse admittida, os tratados de paz d'esté dia 
com França e cora Hespanba, e as condiçOes sécrétas sobreditas, 
s&o declaradas nullase de nenhum effeito. 

Art. 4. — No caso de que , apesar dos. tratados de paz d'esté 
dia, Portugal évite um rompimento com a Inglaterra, poderà o 
serviço dos paquetes da correspondencia entre estes dois Estados 
continuar nopé actual, sem comtudo poder augmentar-se de 
modo algum , nem emprega-1o em outra cousa que nfio seja a 
correspondencia. 

• Art. 5. — Pelo contrario, no caso de uma guerra entre Por- 
tugal e a Inglaterra, Portugal sera tratado, na extracçio dos 
cereaes de Prança, como a naçao mais favorecida. 

Feito e assignado em Badajoz entre nos ministros plenipo- 
tenciarios de Portugal e França, a 6 de junho de 1801 (\T prai- 
rial do anno ix da Republica). 



LUIZ PiNTO DE SOUSA. 

(L. S.) 



LuGiANO Bonaparte. 
(L. S.) 



a* il mllb«.-t. 



1 milblo por niM. 



€■«0 d« iiiilliilii)l«. 



8«r«l«o 
dot ptquMft. 



Cmo 
diiiumi Riiorro. 



1801. 



rtii 

I* 19 Mplembre. 



t'PUaipottniitir«(. 



Traité de paix conclu f par la médiation de Sa Majeeté Catho- 
lique , entre le prince régent don Jean de Portugal , et la 
République française, signé à Madrid, le 9fè septembre 1801 (1). 



(D'aprki reriilml qui m •••••r«t dani laa anhltM da la M«r4lilr»rl* d'Biai dat aiilrM 

éiraa|feraa da Pafiugal.) 



Son Altesse Royale le prince régent du royaume de Portugal 
et des Âlgarves , et le premier consul de la République fran- 
çaise au nom du peuple français , également animés du désir 
de rétablir les liaisons de commerce et d'amitié qui subsistaient 
entre les deux Etats avant la présente guerre , ont résolu de 
conclure un traité de paix, par la médiation de Sa Mt^eslé 
Catholique , et ont nommé i cet effet pour leurs plénipoten- 
tiaires, savoir : 

Son Altesse Royale le prince régent du royaume de Portugal 
et des Algarves, M. Cyprien Ribeiro Freire, commandeur de 
Tordre du Christ, du conseil de Son Altesse Royale, et son 
ministre plénipotentiaire près Sa Majesté Catholique; 

Et le premier consul de la République française au nom du 
peuple français, le citoyen Lucien Bonaparte. 

Lesquels plénipotentiaires, après l'échange respectif de leurs 
pleins pouvoirs, sont convenus des articles suivants : 



(1) Déclaré nul par le manifeste du prince régent don Jean, daté de Rio de 
Janeiro le f mni 1808 , et par l'arlicle additionnel n» 9 du traité du 
80 mai ISli. 



.iii. .ii>,iiiakiauii 



Tratado de pax, feito por mediaçâo de Sua Mageitade CathoHcûf 
entre o principe régente o sen/ior D. Joûo e a Hepublica fran- . 
ceta, oisignado em Madrid a 99 de tetembro (fe 1801 (1). 



«801. 



(TiadMil* paHlmltr.) 



Sua Àlteza Real o principe régente de Portugal e dos Algar- 
ves, e primeiro consul da Republica franceza, em nome do 
povo francez, igualmente animados do desejo de restablecer as 
relaçOes de comercio e de amisade que subsistiam entre os dois 
Estados antes da présente guerra, resoheram concluir iim tra- 
tado de paz, pela mediaçfto de Sua Magestade Catholica, e no- 
mearam para este effeito por seus plenipotenciarios, a saber : 



AHigNMl* 

■ tt d* Mtfmbro. 



Sua Alteza Real o principe régente de Portugal e dos Algar- Troci 
yes, Sr. Cypriano Ribeiro Freire, comniendador da ordem de <•«•?'•"••?•<•'••• 
Ghristo, do conselho de Sua Alteza Real, e seu ministro pleni- 
potenciario junto de Sua Magestade Catbolica. 

E primeiro consul da Republica franceza . em nome do 
povo francez, o cidad&o Luciano Bonaparte. 

Os quaes plenipotenciarios, depois da respectiva trocade seus 
plenos poderes, convieram nos artigos seguintes : * 



(1) Dedarado nullo pelo manifesto dado pelo principe régente o senhor 
D. Jofto , no Rio de Janeiro , no !<> de maio de 1808 , e pelo artigo addi- 
cional n« 8 ao tratado de 80 de maio de 1814. 



! M 



1801. 

l'iix. 

CMWlion 

il'liotlilil<i . 

l'ritoaniert 

il« gurrra. 



Cltiure 

de» pmrK et radai 

du Portiigil. 



S4.'urilé« 
que (loanu 
le Portiignl , 



LimilM 
d«i deui GayuM. 



330 



KR.\MC(A T POHTtGAl.. 



Art. 1". — Il y aura à l'avenir et pour toujours paix, amitié et 
bonne intelligence entre la République française et le royaume 
de Portugal. 

Toutes les hostilités cesseront, tant sur terre que sur mer, à 
compter de l'échange des ratifications du présent traité, savoir : 
dans quinze jours pour l'Europe et les mers qui baignent ses 
cAtes et celles d'Afrique en deçà de l'Equateur ; quarante jours 
après ledit échange pour les pays et mers d'Amérique et d'A« 
fi-ique au delà de l'Equateur ; et trois mois après pour les pays 
et mers situés à l'ouest du cap Horn et à l'est du cap de Bonne- 
Espérance. Toutes les prises faites après chacune de ces époques 
dans les parages auxquels elle s'applique, seront respectivement 
restituées. Les prisonniers de guerre seront rendus de part et 
d'autre, et les rapports politiques entre les deux puissances 
seront rétablis sur le même pied q^i'avant la guerre. 

Art. 3. — Tous les ports et rades du Portugal en Europe 
seront fermés de suite, et le demeureront jusqu'à la paix entre 
la France et l'Angleterre, à tous les vaisseaux anglais de guerre 
et de commerce; et ces mêmes ports et rades seront ouverts & 
tous les vaisseaux de guerre et de commerce de la République 
française et de ses alliés. 

Quant aux ports et rades du Portugal dans les autres parties 
du monde, le présent article y sera obligatoire dans les termes 
fixés ci-dessus pour la cessation des hostilités. 

Art. 3. — Le Portugal s'engage à ne fournir pendant le 
cours de la présente guerre, aux ennemis de la République 
française et de ses alliés, aucun secours en troupes, vaisseaux, 
armes, munitions de guerre , vivres ou argent, à quelque titre 
que ce soit, et sous quelque dénomination que ce puisse être. 
Tout acte , engagement on convention antérieure , qui seraient 
contraires au présent article, seront révoqués et seront regardés 
comme nuls et non avenns. 

Art. 4. — Les limites entre les deux Guyanes portugaise et . 
française seront déterminées à l'avenir par la rivière Carapana- 
tuba, qui se jette dans l'Amazone à environ un tiers de degré 
de l'Equateur^ latitude septentrionale , au-dessus du fort Ma- 



FRANCIA T PORTUGAL. 



321 



Art. i. — Haverâ no futuro e para sempre .paz , amisade e 
boa intelligencia entre a Republica franceza e o reinb de Por- 
tugal. 

Todas as hostilidades cessarfto, tante em terra como no mar, 
a contar da troca das ratificaçOes do présente tratado , a saber : 
dentro de quinze dias para a Europa e os mares que banham 
as suas costas e as da Africa àquem do Equador ; de qaarenta 
dias depois da dita troca para os paizes e mares da America e 
Africa âlcm do Equador; e de très mezes depois para os paizes 
e mares situados a oeste do cabo Horn e a leste do cabo da Boa 
Esperança. Todas as presas feitas depois de cada uma d'estas 
epocbas , nas paragens a que é applicavel , ser&o respectiva- 
mente restituidas. Os prisioneiros de guerra serfto entregues de 
uma e outra parte , e as relaçOes politicas entre as duas po- 
tencias serao restabelecidas no mesmo pé que antes da guerra. 

Art. 2. — Todos o portos e enseadas de Portugal na Europa 
ser&o fechados immediatamente , e assim permanecerfto até & 
paz entre Françae Inglaterra^ a todos os navios inglezes de 
guerra e mercantes ; e estes mesmos portos e enseadas ser&o 
abertos a todos os navios de guerra e mercantes da Republica 
franceza e de seus alliados. 

Quanto aos portos e enseadas de Portugal nas outras partes 
do mundo, o présente artigo sera ali obrigatorio nos termes 
acima fixados para a cessaç&o das hostilidades. 

Art. 3. — Portugal obriga-se an&o fornecer, no decurso da 
présente guerra, aos inimigos da Republica franceza e dos seus 
alliados,. socorro algum em tropas, navios, armas, muniçOes 
de guerra, viveref) ou dinbeiro, debaixo de qualquer titulo que 
seja, e sob qualquer denominaç&o que possa ser. Todo o acto, 
obrigaç&o ou convençfto anterior, que forem contraries ao pré- 
sente artigo, s&o revogados e ser^o censiderades como nulles. 



1801. 

Pli ■ CMM«l0 

dit boililidtdet. 



Oi purtot 

(!e Portugil 

terlo (echadoi. 



Porlugil 
nia fornectri 



Art. 4. — Os limites entre as duas Guyanas portugueza e ^^.^.^^ 
franceza ser&o determinados no futuro pelo rie Garapanatuba, dai da«s gujmm. 
que se lança no Amazonas a nm terço de grau pouce mais eu 
menés de Equador, latitude septentrional, acima do forte Ma- 



T. IV. 



Si 






FRANCU Y FOPTUOAL. 



Lei ladi«ni. 



Ciloyent comprit 

dini In 
nouvellM limitei. 



1801. çapi. Ces limites suivront le cours de la rivière jusqu'à sa 
source, d'où elles se porteront vers la grande chaîne de mon- 
tagnes qui fait le partage des eaux : elles suivront les in- 
flexions de cette chaîne jusqu'au point où elle se rapproche le 
plus du Rio-Branco, vers le deuxième degré et un tiers nord de 
l'Equateur. ^ 

Les Indiens des deux Guyanes , qui dans le cours de la 
guerre auraient été enlevés de leurs habitations^ seront respec- 
tivement rendus. 

Les citoyens ou sujets des deux puissances qui se trouve- 
ront compris dans la nouvelle détermination de limites, pour- 
ront réciproquement se retirer dans les possessions de leurs 
Etats respectifs; ils auront aussi la faculté de disposer de leurs 
biens meubles et immeubles, et ce pendant l'espace de deux an- 
nées à compter de l'échange des ratifications du présent traité. 

Art. 5. — Il sera négocié entre les deux puissances un traité 
de commerce et de navigation qui fixera définitivement les re- 
lations commerciales entre la France et le Portugal; en atten- 
dant, il est convenu : 

1° Que les communications seront rétablies immédiatement 
après l'échange des ratifications, et que les agences et commis- 
sariats de commerce seront de part et d'autre remis en posses- 
sion des droits , immunités et prérogatives dont ils jouissaient 
avant la guerre. 

2« Que les citoyens et sujets des deux puissances jouiront 
également et respectivement, dans les Etats l'une de l'autre, 
de tous les droits dont y jouissent ceux des nations les plus 
favorisées. . 

3** Que les denrées et marchandises provenant du sol ou des 
manufactures de chacun des deux Etats, seront admises réci- 
■ proquement sans restriction, et sans pouvoir être assujetties à 
aucun droit qui ne frapperait pas également sur les denrées et 
marchandises analogues importées par d'autres nations, 
onpt friBfiiii. 'i*' Que les draps français pourront de suite être introduits en 
Portugal sur le pied des marchandises les plus favorisées. 



Négociation 

<1'do (rait< 

de commerce. 



RiUblituement 

des 
commanieetion*. 



Drolii 
«let citoyeni 
reepectira. 



Denrées 
et marcbacdiaea. 



!i 



FRANCIA T PORTUGAL. 



91^ 



çapâ. Estes limites seguirio o eurao do rio aie à Rua nMcente, 
d'onde m dirigir&o para a grande eordilfaeira de montes que 
reparte as aguas; segnirfto as siaaosidndes d'esta cordiiheira 
até ao ponto etn que maie se approxiiua do rio Branco, no se- 
gundo grau e um terço norte do Equador. ' 



1801. 



Os Indios das duas Guyanas, que no deeurso da gnerra tive- indiM. 
rem sido arrebatados das suas habitaçOes, serfto entregnes res- 
pectivamente. 

Os cidad&os ou subditos das duas potencias, que se acharem Faraïude 
comprehendidos na nova determinaçAo de limites, poderao re- •'•"''•p*'"'''» '•«»» 
ciprocaniente retirar-se para as possessOes de seus Estados res- 
pectivos; ter&o tambem a faculdade de dispôr dos seus bens 
moveis e immoveis , e isto durante o espace de dois annos, a 
contar da troca das ratificaçôes do présente tratado. 

Art. 5. — Entre as duas potencias sera negociado um tra- 
tado de commercio e de navegaç&o , que fixarâ défini tivamente 
as relaçOes commerciales entre a Prança e Portugal ; no entre- 
tanto convem-se : 

1« Que as communicaçOes serao restabelecidas immediata- 
mente depois da troca das ratiflcaçOes, e que as agencias e corn- 
roissariados de commercio de uma e outra parte entrarfto na 
posse dos direitos, immunidadese prerogativas de que gosa- 
vam antes da guerra. 

2** Que os cidad&os e subditos das duas potencias gosarao 
igual e respectivamente, nos Estados de uma e outra, de todos 
os direitos de que n'elles gosam os das naçOes mais favorecidas. 



ËilipuUtOM 

roUtivu 

■0 commarelo ; 

rMpMli*w 

dirtiiot. 



3" Que OS generos e mercadorias provenientes do solo ou das 
manufacturas de cada um dos dois Estados serfto admitidos re- 
ciprocamente sem restricçfto, e sem que possam ser sujeitos a 
algum direito que nfto pesé igualmente sobre os generos e mer- 
cadorias analogas, importadas por outras naçOes. 

i" Que os pannes francezes poder&o immediatamente ser in- 
troducidos em Portugal no pé das mercadorias mais favore- 
cidas. 



18«1. 

Exécution 
do ceruioM 
•tipulitioni. 



Etbtnge 
dM ntifleationi, 



324 FRÀNGU T PORTUGAL. v 

5° Qu'au surplus toutes les stipulations relatives au com- 
merce, insérées dans les précédents traités et non contraires au 
traité actuel , seront exécutées provisoirement jusqu'à la con- 
clusion d'un traité de commerce définitif. 

ART. 6. — Les ratifications du présent traité de paix seront 
échangées à Madrid dans le terme de vingt jours au plus tard. 

Fait double à Madrid, le 7 vendémiaire an x de la République 
française (29 septembre 1801.) 



' ' Ctpriano Ribeiro Freire. 

(L. S.) 



Lucien Bonaparte. 

(L. S.) 



Paitment 
de 10 millions 
k It France. 



Article additionnel au traité de paix conclu à Madrid entre 4e 
royaume de Portugal et la République française , le 39 sep- 
tembre 1801 (7 vendémiaire an x). 
» 

Son Altesse Royale s'engage à payer à la République fran- 
çaise la somme de vingt millions de livres tournois , à titre 
d'indemnité, pour les dépenses de la guerre. 

Le paiement en sera fait immédiatement après l'échange des 
ratifications, soit en argent comptant, soit en pierreries, soit en 
effets et valeurs de commerce, à diverses échéances, dont la 
plus éloignée ne sera pas de plus de douze mois. 

Fait double à Madrid entre nous plénipotentiaires soussi- 
gnés, cejourd'hui 29 septembre 1801 (7 vendémiaire an x de la 
République française). 



Ctpriano Ribeiro Freire. 
(L. S.) 



Lucien Bonaparte. 
(L. S.) 



FHANCIA T PORTUGAL. 



32S 



5° Que flaalmente todas as estipulaçOes relati vas ao cominer- i soi . 
cio, insertas nos précédentes tratados e nfto contrarias ao tra- 
tado actual, ser&o executadas provisoriamente até à conclusfto 
de um tratado de commercio definitiyo. 

ÂAT. 6. As ratificaçGes do présente tratado de paz serfto tro- ntuBcifdu. 
cadas em Madrid no termo d& yinte dias o mais tardar. 

Feito en duplicado em nfadrid , a 7 vendémiaire , anno x da 
Republica franceza (29 de setiembre de 1801). 



Ctpriano Ribeiro Freire. 

(L. 8.) 



LuGiANO Bonaparte. 
(L. S.) 



Artigo addicioncl ao tratado de paz conduido em Madrid entre 
reino de Portugal e a Republica franceza, ai9 de setembro 
de 1801 (7 vendémiaire, anno x). 



Sua Alteza Real obriga-se a pagar â Republica franceza a 
somma de vinte milhOes de libras tornezas , a titulo de indem- 
nisaçao para as despezas da.guerra. 

pagamento dos mesmos sera feito immediatamente depois 
da troca das ratificaçOes , quer em dinheiro de contado e em 
joias, quer em effeitos e valores de commercio a diverses pra- 
sos, dos quaes o mais longo nao passarâ de doze mezes. 

Feito em duplicado em Madrid, entre nos plenipotenciarios 
abaixo assignados, hoje 29 de setembro de 1801 (7 vendémiaire 
anno x da Republica franceza). 



Ctpriano Ribeiro Freire. 
(L. S.) 



LuGiANO Bonaparte. 
(L. S.) 



Indemniiiflo 
de 10 milh8«*. 



PRIMER PERlODO. 



ESPANA Y FRANGIA. 



180S. 



Eipadida 

•I 11 de oelobre, 

para dar poMtioD 

de la Laiaiana 

I la RepAbliea 

franccH. 



Heal eédul(\ expedida en Barcelona, àiïide octubre de ItHO^, para 
que se entregue à la Francia la colonia y provincia de la 
Luisiana. 



Don Gàrlos, por la gracia de Dios, rey de Gastilla, etc. 

Habiendo tenido por conveniente rétrocéder à la Repiiblica 
francesa la colonia y provincia de la Luisiana, os mando que 
luego que os sea presentada la présente por el gênerai Victor, 
ù otro oflcial debidamente autorizado por aquella Repiiblica 
para hacerse cargo de dicha entrega, lo pougais en posesion de 
la colonia de la Luisiana y sus dependeacias, igualmente que 
de la ciudad é isla de la Nueva Orléans con la misma exten- 
sion que tiene actualmente, que ténia en poder de la Francia 
cuando la cedi6 â mi real corona, y tal cual debe ser 6 hallarse' 
despues de los tratados sucesivamente ocurridos entre mis Es- 
tados y los de otras potencias, para que en lo sucesivo perte- 
nezcan â dicha Repiiblica y los haga administrar y gobernar 
por sus oficiales y gobernadores , como pertenencia suya sin 
excepcion alguna. Os mando que luego que hayan tomado po- 
sesion las referidas tropas de la Repiiblica francesa de dicha 



nPAJilA T PBANCIA. 3^1 

1 

colonia , bagais retirar de ella todos los oflciales, sbldados y 
empleados quelaguarnexcan y estén à mi servicio, para enviar- 
les À Espa&a 6 à otros puntos de mis posesiones de America, 
excepte aquellos que prefleran quedarse al torvicio de la Fran- 
cia, à quienes no pondreis obst&ciilo para que lo verifiquen. 
Ordeno asimismo que despnes de la evacuacion de dichos puer- 
tos y ciudad de Nueva Orléans, hagais recoger todos los papeles 
y documentes relatives à la real hacienda y administracion de 
la colooia de la Luisiana, para traerlos â Espa&a à fin de arre- 
glar las cuentas, entregando sin embargo al gobemador li ofl- 
cial firances encargado de la toma de posesion, todos los que 
sean relativos à los limites y demarcaciones de dicho territorio, 
como tambien por lo respective à los salvajesy demas puestos, 
tomando de todo el recibo correspondiente para vuestro des- 
cargo; y que deis alexpresado gobemador todas las noticias 
que puedan convenir para ponerlo en estado de gobernar dicha 
colonia à satisfaccion de la Repùblica. Y â fin de que la expre- 
sada cesion se haga â reciproca satisfaccion de ambas poten- 
cias, formaréis un inventario por dupUcado, firmado por vos y 
por el comisionado respective de la Repùblica, de toda la arti- 
lleria, armas, municiones, efectos, almacenes, hospitales, ^as- 
timentos maritimes, etc., que me pertenecen en dicbp .olo- 
nia, y procedereis de acuerdo con el mismo comisionado â ha- 
cer una estimacion ô tasa exacta de todos los efectos que perte- 
nezcan sobre los diferentes parajes de la colonia , para que su 
valor sea reembolsado por el gobierno frances sobre el pié de 
la misma tasa. Espérâmes al mismo tiempo por la ventaja y 
tranquilidad de los habitantes àct la colonia, y nos prometemos 
de la sincera amistad y estrecha alianza que nos une al go- 
bierno de la Repùblica, que este darâ sus érdenes al gobema- 
dor y à los demas oficiales empleados â su servicio en la dicha 
colonia y ciudad de Nueva Orléans , para que los eclesiâsticos 
y casas religiosas que sirven los curato? y misiones continiien 
sus funciones, y gocen de los privilegios , prerogativas y exen- 
ciones que les han sido concedidos por los titulos de sus esta- 
blecimientos ; que los jueces ordinarios continùen, igualmente 



1801. 



328 



ISPANA Y FMANCIA. 



1 891. que los tribunales establecidos^ à administrar la juBtioia, segun 
las leyes y costumbres recibidas en la colonia; que à los habi- 
tantes se les mantenga y conserve en paciflca posesion de sus 
bienes; que les sean confirmadas todas las concesiones 6 pro- 
piedades de cualquier especie bêchas por mis gobeilnadores, 
aun cuando no hubiesen sido confirmadas por mi ; esperando 
ademas que el gobierno de la Repiiblica dar& à sus nuevos sûb- 
ditos las mismas pruebas de proteccion y afecto que han expe- 
rimentado bsjo de mi dominio. Dada en Barcelona^â 15 de oc- 
tubre de 1803. — Yo elrey. -^ Pedro Cebâllos.'-'EA copia del 
despacbo remitido à la Repdblica francesa para la toma de po- 
sesion de la Luisiana, — Hay una rûbrica. 



PRIMER PERlODO. 



ESPÂNA Y LOS ESTADOS UNIDOS. 



Convenio entre elrey de Espana y los Estado» Unidos de America 
9obre indemnizacion de pérdidas, dahos y perjuicios irrogados 
durante la ûUima guerra en cùnsecuencia de los excesos corne' 
tidos por individuos de ambas naciones emtra el derecho de 
gentes 6 tratado existente ; firmado e/ il de agosto de 1802. 



1809. 



NOTIQIA HISTÔMGA. 



Este tratado fué un semillero de discordias entre los dos 
gobiemos desde el momento de su formacion. Ambos se negar 
ronâratiflcarle, el de los Estados Unidos porque el espafiol 
rehusé obligarse à indemnizar las presas bêchas por corsarios 
franceses en las costas de nuestra Peninsula y vendidas en sus 
puertos, aunque con solala autorizacion y declaracion de buenas 
de los cônsules y agentes franceses. El gobiemo espa&ol rehu- 
saba tambien por su parte el ratificarle por dos razones: era la 
una el tiempo ilimitado que por el articulo 6 se concède â los 
Americanos para hacer sus reclamaciones; y la otra^ que creyen- 
do iigusta la pretension de que Espafia indemnizase las presas 
bêchas por Franceses, deseaba se estableciese asi en el tratado. 



3.10 nPAflA Y LOS R8TAD08 UNID08. 

180S. maxime cuando en su concepto el gobierno frances ténia reco- 
nocidadicha obligacion por los convenios hechos con los Estados 
Unidos en los afios de 1800 y 1803. Continuaron estas dife- 
rencias y negociaciones hasta el afto de 1808, en que sobrevino 
la guerra de la Independenda, cuyohecho aprovechô el gobierno 
de la Union para invadir las Floridas , Téjas y otras posesiones 
espa&olas de ultramar, poniendo à Ëspafla en el caso de aceptar 
el tratado de 23 de febrero de 18t0. Ântes se procediô à rati- 
flcar el actual convenio. El rey de Espafla le dié su ratiflcacion 
el 9 de jullo y los Estados Unidos el 31 de diciembre de 1818. 



DOCUMENTO. 



Pirmarfo Deseaudo Su Majestad Catôlica y cl gobierno de los Estados 

eiiidtagodo. ^Qi^Qg de America ajuster amistosamente las demandas que 

han ocasianado los-excesos cometidos durante la ùltima guerra 

por individuos de una y otra nacion contra el derecho de gen- 

tes 6 el tratado existente entre los dos paises , ha dado Su 

i>i«ni|>oicnciiri««. Majestad Catôlica plenos poderes à este efecto â don Pedro 
Cebàllos, su consejero de Estado, gentil-hombre de câmara con 
ejercicio, primer secretario de Estado y del despacho universal, 
snperintendente gênerai de correos y postas en Espafla é Indias; 
y el gobierno de los Estados Unidos de America â don Cdrlos 
Pinekney , ciudadano de dictaos Estados y su ministro plenipo- 
tenciario cerea de Su Majestad Catôlica, qnienes ban convenido 
en lo signiente : 

junude voruies. I. — So formarâ una junta compuesta de cinco vocales, de 
los cuales dos seràn oombrados por Su Majestad Catôlica, otros 
dos por el gobierno de los Estados Unidos, y el quinto de comun 
consentimiento ; y en el caso de no poderse convenir en el 
sugeto para quinto vocal, nombrarâ uno cada parte, dejando la 
eleecion entre los dos à la suertâ, y se procédera en la misma 
forma en adelante al nombramiento ulterior de los sugetos que 



■STAflA T LOS I8TAD06 UltlDM. 



331 



inia reco- 
)s Estados 
istas dife- 
Bobrevino 
I gobierno 
K)se8ione8 
e aceptar 
liô i rati- 
itificacion 
de 1818. 



Estados 
odas que 
a guerra 
) de gen- 
iado Su 
n Pedro 
lara con 
li versai, 

Indias; 

Carlos 
)lenipo- 
ivenido 

lies , de 
1, otros 
comun 
f en el 
indo la 
misma 
tos qae 



AM^Uician 

1 JUtlMMl*. 



nnidtneit 
yJwiMliceion. 



reemplacen & los que aetaalmente lo soo en les euos de mnerte, f n i. 
enfermedad 6 précisa ausencia. 

3. — Hecho asi el nombramieuto , prestari eada uno de los 
vocales el jaramenlo de examinar, dlscutir y sentendar las 
demandas sobre que juzgâren con arreglo al dereoho de gentes 
y tratado existente y con la imparcialidad que dicta la jus- 
ticia. 

3. — Residirâu los vocales y celebrar&n las juntas en Ma- 
drid, en doDde en el prefljo termine de diez y ocbo meses 
contados desde el dia en que se junten , admitirin todas las 
demandas que à consecuencia de esta convencion hiciesen tanto 
los vasallos de Su Mi\)estad Gatélica como los ciudadanos de los 
Estados Unidos de Aillérica que tuvieren derecho à reclamar 
pérdidas, dafios y perjuicios en consecuencia de los excesos 
cometidos por Espafioles y ciudadanos de dichos Estados durante 
la ùltima guerra, contra el derecho de gentes y tratado exis- 
tente. 

4. — Se autoriza por dicbas partes contratantes à los vocales neguni juxgtr 
para oir y examinar bajo la sancion del juramento cuales- 

quiera p jntos concernientes à las referidas demandas, y à reci- 
bir como di^uo de fe todo testimonio de cuya autenticidad no 
puede dudarse con fundamento. 

5. — Bastarà el acuerdo de très vocales para que sus sen- 
tencias tengan fuerza de irrévocables y sin apelacion, tanto por 
lo que respecta à la justicia de las demandas como por lo que 
hace à las cantidades que se adjudicâren por indemnizacion à 
los demandantes; pues se obligan las partes contratantes à 
satisfacerlas en especie, sin rebaja, en las épocasy parajes seîia- 
lados y bajo las condiciones que se expresâren en las sentencias 
de la junta. 

6. — No habiendo sido posible ahora & dichos plenipoten- 
ciarios convenirse en el modo de que la referida junta arbitrase 
las reclamaciones originadas en consecuencia de los excesos de 
los corsarios , agentes, côusules ô tribunales extranjeros en los 
respectives territorios que fuereii imputables à los dos gobiernos, 
se ban convenido expresamente en que cada gobierno se re- 



SaiiK.ivia 
iaipelabl6. 



ReMrva 

de cida gobierno. 



.132 



MPAftA Y LOS UTADOt UNIDOt. 



1101. serve, como por esta convencion se bace, para si, sus vasallos y 
ciudadaoos respectivamente, todos los derechos que ahora les 
asistan y en que promuevan en adelante sus reclamaciones en 
el tiempo que les acomodàre. 

7. — La présente convencion no tendra ningun vfAoT ni 
efecto hasta que se haya ratiflcado por las partes contratantes, 
y se canjearàn las ratiflcacio/ies lo mas pronto que sea posible. 
En fe de lo cual, nosotros los infrascritos pleuipotenciarios 
hemos flrmado esta conv ncion y henios puesto nuestros sellos 
respectives. Hecho en Madrid , à 11 de agosto de i803. 

Pbdro Gebàllos. 
CArlos Pincknet. 



PRIMER PERlODO 



E8PANA Y PORTUGAL. 



MEMORIA 

It u'tlIA DIVlKORIA DB LOS DOIINIOS DE S. I. CiTO'UGA T DU RIT Dl PORTIKAL 
EM LA AMiBiCA MUUOIONAL, 

POR D. ICûiJBL LASTAIiniA (1). 



SIOLO XY. 

4 . — La corona de Portugal emprendiô sus descubrimientos 
sobre la costa occidental del Âfrica , desde el cabo de Nou y de 
Bojador basta toda la Guinea , y mas adelaate hàcia el sur, se- 
gun la fué concedido y declarado por bulas de la Sede Apostô- 
lica, en 8 de enero de 1454, 15 de marzo de 1456 y 31 de ju- 
nio de 1481 ; excluyéndose por esta las islas Canarias^ segun el 
tratado de los reyes catélicos coq D. Alonso V de Portugal. 

2. — Descubierta la America por la corona de Castilla > se- 



18011. 

Panlo d* parlida 

de lot 
deieabrimlenlot. 



Mcridiino Mfiilado 
por la Sinta Sede. 



(1) Este manuscrito existe en la Biblioteca impérial de Paris , formando 
parte de otros documentes sobre el Rio de la Plata , en dos volAmenes en 
folio, con los numéros 4486-UM — S, raptemen/o. 



.134 



BSPAAA T PORTUGAL. 



1801. 



S* flrinaron 

loi poiierei 

retpeetivot 

en 1484. 



fial6 la propia Santa Sede un meridiario, detde el polo drtico al 
antdrtico, à cien léguas al oeste , desde cualquiera de la» iêlas 
del Gabo Verde, que habia de limitar y separar los descubri- 
mientos caatdlttiot al occidente de ella; y los que hicieren los 
Portugueses al oriente de la misma en el Oeémo; declarando 
no se peijudicaban las referidas anteriores concesiones pontifl- 
cias hechas à la corona de Portugal, segun expresa la bula de 
4 de mayo de 1403, refrendada por la de 24 de noviembre del 
propio afio. Este meridiano, que se ha llamado de la linea de 
concesion, exactamente es la encarnada Al Al Al, contando Idi^ 
cien léguas légales de Castilla de 26 y un medio al grado, para 
el oeste, desde la isia mas occidental del Cabo Verde, nombrada 
San Antonio. La linea amarilla AS AS AS es el propio meri- 
diano de las cien léguas maritimas de SO al grado, y la morada 
A3 A3 A3 es la misma linea divisoria de cien léguas espaûolas 
7 porluguesas de 17 y un medio al grado. 

3. — Sobre ^sta demarcacion desecbô la Sede Apéstolica los 
recursos de D. Juan II de Portugal; quien, desenga&ado, ocur- 
TÏ6 â la corona de Castilla, y consiguié ajustar con ella un con- 
venio amistoso, para el cual se firmaron los poderesrespectivos 
por el rey de Portugal , en Lisboa à 3 de marzo de 1494, y por 
nuestro monarca en Tordesillas à 5 de junio de idem. Cediendo 
de sus derechos la corona de Castilla , condescendiô se dilatase 
el mencionado espacio de las cien léguas hasta completar 370 
por el paralelo de las expresadas islas : se solemnizô y autorizô 
este mémorable tratado en Tordesillas à 7 de junio de 1494; 
aprobado por ambos principes y formalizadas las ratificaciones 
y el canje de ellas, firme D. Juan II de Portugal la copia que 
debia venir à Castilla en la villa de Setuval â 5 de setiembre de 
1494; comprometiéndose â su inviolabilidad , con cuantasex- 
presiones , vinculos y firmezas podian emplear ambas corooas, 
y sometiéndose, en caso de contravencion, â las mas rigorosas 
censuras del Vicario de Jesucristo ; à quien instruyeron que de 
su Yoluntad prometian guardarlo asi , como lo tenian tratado, 
con dicba calidad de las censuras. Se dispuso juntamente que 
cada una de las dos coronaa habia de enviar dos ô cuatro em- 



ISPAfiA T POBTUOAL. 3itt) 

barcadones cou astrônomos, nàuticos 7 gedgrafos , para qne, 
navegando por el paralelo y desde las islas de Gabo Verde al 
occidente de ellas, determiuasen las 370 léguas estipuladas, el 
meridiano de la demarcacion , y las tierras que cortase , divi- 
diendo los dominios de una y otra corona ; pero, à pesar de lai 
eficaces iostanfeias de la de Castilla , no llegô & Tmiflcarsç esta 
importante diligencia, para situar el meridiano divisorio i las 
370 léguas légales de Castilla de 26 y un medio al grade (que 
desde la mencionada isla de San Antonio exactamente repré- 
senta la encarnada Bl Bi B1), ô à las 370 léguas maritimas da 
20 al grado (que alcanzan i la amarilla B2 B2 B2), 5 à las 
370 léguas espafiolas y portuguesas de à 17 y un medio al grado 
que Uegan hasta la mqrada B3 B3 B3. 



I80S. 



8I6LO xvi. 



4. — « Los antiguos hidrôgrafos portugueses, escritores de Abaioi minianiot 
» cartas de navegar, como desde el principio que se empezé à ^*^*,'i^u^*' 
» descubrir esta tierra (America) su rey pretendia que le cu- 
piese roucha parte de esta provincia del Brasil, no siendo 
» hasta enténces descubiertoslos Molncos, abreviaron la longi- 
» tud y distancia que hay entre estos dos (^bos (el Verde de 
» Âfrica y el San Agustin de America), y pusieron en sus car- 
D tas que entrase en el repartimiento de Portugal 200 léguas 
» leste-oeste de esta tierra, y que él meridiano de la demarca- 
» cion pasase por el rio de la Corou junto al Mara&on , y casi 
» por SanVicente. » (Esta clàusula es del discurso que D. Juan 
Bautista de Gesio dirigiô à S. M. desde Madrid, à 24 de no- 
viembre de 1579, cuyo original se halla en el archivo gênerai 
de Indias de SeviUa, entre los papeles traidos del de Simâncas, 
legajo 12 de los de buen gobierno de Indias.) De modo que di- , 
chos hidrégrafos portugueses desquiciaban la America méri- 
dional, avànzandola al oriente, hasta que los puntos C. G. coin- 
cidiesen con el meridiano encamado Bl Bl Bl , que es él legi- 
timo, y que elles mismos concebian prôximamente segun pu- 
dieron alcanzar en aquellos tiempos. 



1803. 

Disputas 
<!• Iss dot eoronss 

sobr* 

•Idcscabrimienio 

délit Molncat. 



«.!■) 



! »', .it 



336 BSFA^A^^T PPR;^(H44 

5. -m^aQ de flQ|i«|nl|re 4ftin9941|gôii|t Q^ye .f{^f ria cou U 
noticia djç .6UDqe?«>4e9!mbriiai«i^ ^t^ (««.MoluflBpy'Sobie las 
cualâ8 4i8pu||uro)Q^ lai dos QiH«Nia9«{(Mnvilii^iid08e.ân.<iii» 8« hi- 
cies^ çp^gresq dit,V^»>Tâ^n(i?w> ipWoipoltjBicfariQ» 4 iateliganr 
tasx pa^f <i^^, de94» ii^^{Qi9m^â.fiD,d«iiQ9yQ4ft 4wbo aflov 
deterittù|i»|0n al«9en4iai»ad^.TQfdAa^a«i janlÉadQDaiwUe Bar 
«iw yiy^l»«9* «*!>*!*] m99h çW -ijifti fiaya fJtotHfQfe» 4^^ 

teoiik <ma.jrpr •} 4e8«ubriniui^ta;dâ 49B'^MoUi«aft,«oik>iel meri» 
diaoïo 4% ;y9lldwiU«s«gi^,ip)p d0^^ml«^mbf«ielO«($0»o, dçsrfe 
el pQl^^iHice M^9i^ât^(myfeh\étmmiiïà9ii \m desDubtimientos 
e8paâo)e§,è&çiA «i.oicc^deAteixiK)ri.<#ya{ ng^nifumos* â encon- 
tra^.,lAii! ^iNa9«, y de Iq$ < dfsouhiiaileiktoa. portugueses al 
ori^t!^? i^cAso^, a^W (Asommià^ami^ï^fil nadir, dpanto 
' diametralmente opuesto al zenit del de Tordesillas, cuyos tér*- 
jaai|!U}s,f{i^i^«^proa(M>i«(f^p9lAi«U)aa'«^aAtàrtiflo^^^ como el 
parfÛQi 9ff^oM,:6\.(hi^m.imki^(»c»diPfiiM'ii^àiépot& del tra* 
..tadpde ^orfte^illas ae^^uma aobsâf)«:idca claia7< distimiade 
los.ai^tiii)94as,(&)i que !$plcr:{flei ooncibiéililosiaft aiU» despnes, 
que diôla vuelta al globo naestra naç Ficiomf Preseinda- 
moade eate;p«into,lo quesucediôfué-quev formeudo el oon- 
gces» €»tre Badaji(>z y Yélvaa ^^ ofeida c^wièluyeioa por los 
globotyi cartas><8Mndo adulteradas las deios^ortugaeses) 
fiegim >H BOta aptecedenta;^ y; . laa naestcas ioeiaotaa r oome 
que en aquellpi^ tiemposv èe ffannabaii > *ô' solo pot defitotas 
confuses ,, 6 eorr^idas pov ' unas ob8ervacion&<% hachas por 
iDstpumantos astronémicoa que np aprQxiraad»aiik -el sentido i 
los yerdaderos pantosi^ aqrtqùè^bàstabàar para^^ecidir de 
buena Ce , tomâBdose «1 medi» pioporcionàl ée los>difer«iites 
resultados.— Eu eate aparénta cpocepto seteniitièron éilas 
obsetvaiciones de toogitud que scj btlttaniîdenhaoer'pop Ioë 
eclipMs de luna,lo oualTetacdaba la def isioiI/iâ'opbrcioiuulidA 

h(\tvrf/! 



1^1) Se reflere que el Papa Zacarias jiv^d^ herética la opinion ae lot^^nti- 

tbdtisri'uego la linea'àe cohctfMia (â ttiàs de' nd ii^té8ktié)ii\}^pQàitL en- 

tendevM piratorig^ii al opiraifo meridiano , d«édé él poto'^RtiirtitN^ |MI* el 

nadir h^sta voW«r al <ieUc%.iT>!) ûIh» «tb nmfiqi'avib ai ny RobBèfiq '* 

Si .*( r 



i 



ut tm U 

sobre las 
i]»sehi- 
•teligenr 

wtreBar 
if». 4Ûué 
.el meri- 

;iinientos 
âencon- 
jaeses al 
vdpnnto 
!uy08 ter»- 
i como e1 
a del tra- 
iistioita de 
despnes, 
^reseinda» 
lO el oon- 

pciv l08 
tugaeses) 
as, corne 

defitotas 
«bas par 
sentido à 
ecidir de 
diferentes 
FOU é lia» 
porlofi 
•oioiuitkde 

te loa.^nti- 
) podia en- 



ttPAflA T rOMUGAI. 337 

preteitos para que no se Terificase. Y habiéndose disputado 
en este congreso sobre si , desde la mas occidental , é de la mas 
oriental de las islas del Cabo Verde , se debia de empezar la 
cnentadela8 370 legaas, sostuvieron los Portugueses que desde 
la mas oriental (lo contrario pretendieron en el otro congreso 
que se roencionari). Se terminé este asunto por el ajuste 6 es- 
critura otorgada en Zaragoza, & 32 de abril de ISS9, en virtud 
de la cual entregô 350,000 ducados la corona de Portugal por 
la posesicn de las Moliicas, que habia de restituirlas à la de 
Castilla cuaodo esta la devolviese aquclla cantidad; advirtién- 
dose notablemente que permanecia en su fuerza y vigor y ex- 
presamente ratificado, en cuanto & lo demas, el fundamental 
convenio de Tordesillas y linea de demarcacion en él. esta- 
blecida. 

6- — La corona de Castilla ordenô y mandô que en nuestras 
cartas y mapas geogrâficos seflalàfemos esta linea de demar- 
cacion , asiento y concordia , segun expresa el lema de la pré- 
sente carta, sacado de la instruccion que se cita, dada por el 
Sr. Felipe U en 13 de julio de 1573. 

7. — En este tiempo existia el a Dr. Pedro Nnnbez, cosmd- 
» graphe maior d'el rey Don Sebastifto, primeiro mestre da 
» materia que nesta sciencia em o seu tempo reconheceo Es- 
» panba ; » segun lo elogia un manuscrite portugues del afto 
de 1758, en dos tomos en <4*>,titulado : «Detcripçâogeographicaf 
» etc. Colecçâo juridicay etc., do estado do Brazil, » con- 
forme à la cual descripcion présenta el trozo de la costa oriental 
de la America méridional , DDD , previniendo el autor que es 
a segundo a calculaç&o , e como estfto 'mostrando as cartas do 
» douter Pedro Nunbez ; » la cual reconozco que es una doble 
falsedad del manuscrifo , que adultéra mucho mas que no lo 
babia hecbo Nùfiez; pues el contemporàneo de este, nuestro 
nominado geôgrafo Gesio , en su citado discurso prosigue re- 
parando, que « los ^drôgrafos modernos portugueses (entre 
» ellos entenderemos à NùîLez , puesto que Gesio escribia 
B en 1579), no contentes con el hurto que babian becbo sus 
» pasados en la descripcion de esta tierra del Brasii , alargaron 

T. IV. M 



1804. 



Rtterneii 

i nai ioilineeion 

de Felipe II. 



AdullerecioB 

qn* hecen 

loi Porlagaete* 

del meridiano 
de demerceeion. 



^'AÈ 



eSPAfiA T POnTUGAL. 



1804. 



Li (umoM raria 
(le Juin Teioyri, 
vun el miimo lia. 



u los limites de su repartimiento, asi h&cia el oriente en las 
» Molucas, cpmo bàcia el occidente en el Brasil ; y porque cu- 
B piese â la corona de Portugal mucha mas tierra del Brasil^ 
» abreviaron mucho mas que no habian hecbo sus pasados la 
» distanpia y loogitud entre el Cabo Yerde y el Ga|)o de San 
» Âgustin^ y seûalaron en sus cartas de marear que la linea de 
D la demarcaciou pasase por la boca del rio Orillana {Am&iônas) 
» y por el rio de la Plata. Luego el referido manuscrito adul- 
téra mas las falsàs cartas de Nûilez , refifiéndose â ellas y à su 
calculacion , cuando describe el meridiano de demarçacion , 
haciéndolo entrar al oeste del rio de las Àmaz6nas, por el rio 
de Vicente Piuzon, y corriendo al sur â salir por nuestra costa 
patagônica en 45 grados de latitud, que es el paraje donde 
termina la. descripcion del citado noianu^crito. 

. ûiA ê\ àh aï«W)..ÎV|l.joI ajuoiUfiiiiuù'iq 

8. — Este acrecentamiento de falsedad , sobre là en que 
babia incurrido Nùûez, con los hidrôgrafos que Gesio llama 
modernos, en 1579, parece que no se hizo àntes del aûo de 
1630; pues entônces formé el cosmégrafo poriiugues Juan 
Texeyra su famosa carta, en que situaba maliciosamente la Ame- 
rica méridional, avanzàndola al oriente, segun y cômo repré- 
senta el trozo EEE, que es en la propia falsa peintura que reparé 
Gesio haberlacolocado los hidrégrafos portugueses de su tiempo, 
entre ellos Nùiiez, cosmôgrafo del rey D. Sébastian, que terminé 
su reinado en 1578. Este mapamundi de Juan Texeyra se balla 
entre la coieccion que en 1680 mandé hacer la corona de Por- 
tugal de los originales que habian formado los mayores hom- 
bres que tuvo , y conservândola con cautela en sii. arcbivo real 
de Lisboa, pudo nuestro geégrafo, el capitan D. José Séixas y 
Lobera, conseguir copia de todos ellos, valiéndose de inteligèn- 
cias y dinero, que desembolsé hasta 4,000 escudoé de plata, 
segun refiere en la dedicatoria de la propia copia de dicha reser- 
vada coieccion de iiiapas, cartas y pianos, sobre papel de marca 
mayor, que ofrecié al rey nuestro seûor , en su supremo con- 



rspaAa t ronTueAi. SM 

sejo de las Indias, en 16 de abril de 1692; cuya singnlàr y muy 
preciosa ofirenda he tenido à la vista, hallàndose en ella el 
dicho mapa de Texeyra sefialado con el nûm. 1. 

9. *- Este hidrôgrafo y todos los Portugueses de su tiempo 
sabian la verdadera siluacion de la America méridional; consta 
del mapa 5* de su citada coleccion , archivada con réserva , y 
copiada por nuestro Séixas y Lobera. En este mapa 5*, que 
représenta el antiguo y nuevo mundo, tienen sefialado el meri- 
diano de demarcacion cortando el Brasil con una diferencia 
despreciable, casi por los mismos puntos que el que sefiala en 
la présente carta lalinea divisoria encarnada Bl, B1, Bl, calcu- 
ladas las 370 léguas légales de Gastilla de 26 4/2 al grado. 
Entrambas dos posiciones son falsas de industria y maliciosa- 
ment&hecbas por los bidrdgrafos portugueses, antiguos y con- 
temporâneos de nuestro Gesio, quien asi lo asienta; y que 
sabian préiimamente la verdadera situacion de la America 
méridional, se deduce tambien de lo que prosigue exponieudo : 
« Que Juan de Bârros , cosmôgrafo bistoriador , al cual se debe 
» dar mas crédito que à otros Portugueses, determinando la 
» diferencia de longitud entre el Gabo Verde y de San Agustin, 
B colocaba 70 léguas del Brasil al oriente del meridiano de 
» demarcacion , baciéndolo pasar por punta de Hùmos y por 
» Gabo Frio, 6 por la bahia de todos los Santos, t)or FI y por 
B F2 6 por F3, que se aproxima al meridiano Bl B1 B1 . o 

10. — Los hidrdgrafos portugueses del siglo x\t, en caso de 
duda, no obstante la expresada opinion de B&rros, mas bien 
debian inclinarla contra los derecbos de su corona, que no 
contra los de la de Gastilla; segun se colige de las observaciones 
que expresa nuestro Gesio, en su citado discurso, con las si- 
guientes clâusulas : « Américo Vespucio, en dos navegaciones 
» que hizo para el Brasil, & instancias del rey D. Emanuel de 
» Portugal, por estimativa navegacion y derrotas, que el Gabo 

B Verde i la tierra del Brasil haber distancia por linoa 

B recta 700 léguas; y que de Sierra Leona en la costa de Gui- 
B nea, â la babia de Todos los Santos, hay 600 léguas de dis- 
B tancia. Se saca de estas dos distancias que el meridiano de la 



1804. 



8« eoBprnriM 

la maU h 

de lot PertnfiMief . 



Obterficionet 

de Cmjo 

«obre 

cala malaria. 



340 



ISPAfiA Y P0RTU6AI.. 



1804. 



Otro mip* 

ton «Ittraeion*! 

mtlicioMi. 



Ctru 
d« qai te Ttli6 
Minuel Lobo. 



B demarcacioD pasa 20 léguas mas al occidente d«l Cabo de 
Santo Agostino, y que al Brasil no cabe eu el repartimieato 
» de Portugal mas que las 30 léguas lesteoeste , y todo lo demas 
» es de Castilla. Gon esta opinion concorda Sébastian Gabotto, 
» y Juaa de Bàrros, Portugues, discorda por 50 léguas. JËmpero, 
» si siguiéramos la observacion que bizo Américo Vespucio, en 
» Cabo Frio, con el astrolabio y cuadrante^como es dç razon se 
» siga esta opinion mas que no la estimativa navegacion, se 
» sacarà de ella que todo el Brasil cae en la demarcacion de 
» Castilla, y que el meridiano de re;}artimiento pasa al oriente 
» del Cabo de Santo Agostino, notocando nada del Brasil. Goa- 
D curre con esta opinion Andres de San Martin, cosmégrafo 
» que fué con Fernando de Magallànes, por la observacion que 
> bizo en el rio de San Julian, segun la cueuta de lo que babia 
B navegado. » 

11. — ^1 aûo de 1678 , Jnan Texeyra de Albornoz , cosmé- 
grafo portugues, présenté à su principe D. Pedro un mapa que, 
aprobado por el cosmégrafo portugues IVlanuel Pimentel Villas- 
boas, indujo â emprender el proyecto de la Colonia del Sacra- 
mento. Este mapa, con varias alteraciones maliciosas, era una 
copia del mencionado del otro Juan Texeyra , que con el nu- 
méro i" coloca nuestro capitan Séixas y Lobera en la citada su 
coleccion, representândose en él la America adelantada al 
oriente , conforme al trozo de su carta EEE. 

12. — Â fines del a&o 1679 se encaminé el gobernador del 
Janeiro, Manuel Lobo , â estftblecer la Colonia portuguesa del 
Sacramento sobre la ribera septentrional del Rio de la Plata, 
casi en frente y à la otra banda de Buenos Aires. Nuestro go- 
bernador en esta capital D. José Garro le requirié à fin de que 
removiese su Colonia de aquellos territorios de nuestro mo- 
narca; y contestando que se ballaba dentro de los dominios 
del suyo, deslindados por el meridiano de Tordesillas , inter- 
vino en estas conferencias el capitan José Gémez Jurado , nues- 
tro piloto de la carrera de Indias, natural de Gibraltar. « Lobo 
» manifesté su falsa carta, en la cualel meridiano de demarca- 
» cion cortaba la America, saliendo al Océano méridional por 



Cabo de 
rtimiento 
lo demas 
i Gabotto, 
£mpero, 
ipucio, en 
» razon se 
acion, se 
cacion de 
al oriente 
asil. Gon- 
)smôgrafo 
acion que 
que habia 

E , cosmé- 
napa que, 
tel Villas- 
Lel Sacra- 
, era una 
m el nd- 
citada su 
antada al 

nador del 
;uesa del 
la Plata, 
lestro go- 
n de que 
sstro mo- 
dominios 
, inter- 
lo , nues- 
r. 9, Lobo 
demarca- 
ional por 



BSPAflA Y PORTUGAL. SM 

» los 45 grados de latitud , en la tierra que hay enti^ Buenos 
» Aires y el estrecbo de Magallânes; » segun expuso en estos 
termines el nominado nuestro piloto Gdmez Jurado , respon- 
diendo i la tercera' de \?^ U preguntas que el supremo con- 
sejo de lodias mandé hacerle en esta corte, donde habia venido 
conduciendo los autos de la materia, & los que se referia W9- 
pondiendo en 19 denoviembre de 1680. Por su contextovengo 
en Gonocimiento que la carta de la que se valia Lobo no fné la 
de Texeyra, oomo se ha creido , sino la misma que atribuia à 
Nûfiez, cosmôgrafo del rey D. Sébastian , el mannscrito portu- 
gaes que queda citado al ndmero?. Esto es, aquella carta que 
figura la America avanzada al oriente hasta el trozo DDD, que 
sefialô en la présente por los dates de este mismo manuscrito, 
por los de .u declaracion de G6mez Jurado, y por otras noticias 
de los Jesuitas, sobre aquella disputa en el Rio de la Plata. 

13. — Cu&ndo nuestro piloto Gômez Jurado respondia aqul 
à las preguntas del consejo, se ignoraba que, en 7 de agosto 
de aquel aflo de 1680, habiamos tomado por asalto con nues- 
tros Indios Guaranies dicha Golonia, ya fortiâcada, cuyo sa- 
ceso , como el del descubrimiento de las Molûcas , estrechô 
à las dos cnronas para que deslindasen sus dominios. Enefecto, 
la de Portugal instauré sus reconvenciones, fundàndose en la 
otra falsa carta de Texeyra, que no era tan escandalosa como 
la de Nùfiez, que habia servido â Lobo ; y en 7 de mayo de 1 681 
se ajusté en Lisboa el tratado provisional, que ratifiée S. M. en 
25 del mismo mes, estipulàndose la restitucion de la mencio- 
nada Colonia, lo que cumplimos en febrero de 1683. Pero, se- 
gun el articule 12 de los 17 de este tratado, se debia entender, 
sin perjuicio de los derechos de las dos coronas à la posesion y 
propiedad légitima de aquellos paises, que debian deslindarse 
por el meridiano determinado en Tordesillas, y habian de nom- 
brar sus respectivos comisarios, para aclararlos dentro de dos 
meses de su canje, alrreglândose al método en que se habia cefe- 
bradoel otro infructueso congreso dé los comisarios de nuestro 
rey y seflor Carlos I y Jel de Portugal en 1524. Para las confe- 
renciasse selialaron très meses, y en case de discordia, se su- 



1804. 



Conftrtio 
para decidir 
en el «lunlo 
delMllmiiM. 



34t ESPANA V PUHTtCAL. 

t«04. jetaron k la décision del Sumo PoDtifice,ea calidad de ir-' 
bitro, ante quien se habia de ocurrir deatro de un afto. À con- 
secuencîa, se célébré el congreso en los dos ûUimos meses de 
aquel afto, representàndose la propia escena en el rio Caya en- 
tre Badajoi y Yélves, con iguales diflcultades y resultados du- 
dosos^ que se observaron en el referido congreso que motivô el 
descnbrimiento de las Molùcas. Y aunque de parte de nuestro 
soberano se ocurriô à Roma por la décision, nunca compareciô 
la de Portugal. Lo ocurrido en este congreso se redujo à reco- 
nocer solemnemente como légitima basa las 370 léguas, que 
habian de terminer en el inviolable meridiano de demarcacion 
estipulado en Tordesillas, empezando à contarlas desde las 
islas de Cabo Verde , por su paralelo al oeste de ellas. Los co- 
misarios portugueses sostenian sin rubor que se debia princi* 
* piar el ciloulo desde la mas occidental, que es la de San Anto- 
nio ; cuando en el utro congreso del siglo xvi babian seftalado 
sus prededlBsores la mas oriental, que se llama de la Sal. Los 
comisarios espaûoles , siempre consecuentes , indicaron la de 
San Nicolas, que média entre una y otra, y se allanaron à ex- 
poner dos càlculos ; en que convinieron, demostrando que las 
370 léguas, por el paralelo y desde la isla de San Nicolas, que 
situaban à 16» 36' de lalitud Weal^ componian 23<* 5' dé lon- 
gilud ; y que por el paralelo y desde la isla de San Antonio, 
que colocaban & 18° de latitud, hacian 23* 13' minutos de Ion- 
gitud. Conformes en estes resultados, discordaron en su aplica- 
cion 6 determinacion pràctica sobre los mapas y cartas , que- 
rieudo udos que se prefiriesen las planas â las reducidas , para 
contar en ellas los grados de longitud calculados, que compo- 
nian las 370 léguas para truzar al fin de ellas el meridiano de 
demarcacion , y para seôalar los parajes por donde babia de 
pasar, desde el polo àrtico basta el antârtico. En verdad erau 
desechables las cartas reducidas de aquel tiempo , en las cuales 
no se atendia à la diminucion que tienen fos grados de longi- 
tud â medida que se alejan del Equador, presentândose igua- 
les à los de latitud, que babia inventado el principe Ënrique 
de Portugal, y que mostrô defectuosas Mercator, pero que en- 



ISrAAA Y PORTUGAL. 



343 



inendô felizmente mucho despues Eduardo Wright , encon- 
trando la solucion del problema , 6 la proporcion constante en- 
tre el radio y la sécante , segun reglas georoétricas , hanendo 
crecer, segnn ellos , les grados de latitud en la misma propor- 
cion en que se disminuyen los de longitud (Con arvegloiesta 
proyeccion muy interesaute y segura, que facilita la manifes- 
tacion del meridiano de demarcacion tan deseado , se ha for- 
roado la présente carta.) Los comisarios de la corona de Gas- 
tilla, entre ellos uuestro nominado piloto , el capitan Gômez 
Jurado, se valieron^paraladeterminacionpr&cticadelascartas 
holandesas, que^ siondo imparciales, eran recomendables tan> 
bien, porque los de aquella nacion habian viajado muchas veces 
al Brasil ântes de invadirlo , y todo el tiempo que poseyeron 
su parte septentrional ; mas, no siendo entre si conformes estas 
cartas holandesas, tomaron el térmii.'^ medio para seiialar que 
la diferencia de meridiano de la isla de Sau Antcûio y del cabo 
San Agustin era de 4° y entre la isla de San Nicolas y el piopio 
cabo 6* 45'. En cuanto à la diferencia de meridiano del misnio 
cabo San Agnstin, que es el mas orientai del Brasil, y del cabo 
Santa Maria sobre la embocadura del rio de la Plata, dedujeron 
nuestros comisarios 19* 3', por el derrotero recien publicado 
del cosmégrafo é ingeniero mayor de Portugal , Luis Serrano 
Pimentel : sumando esta diferencia respectivamente con cada 
una de aquellas, y restando los numerados grados que com- 
ponian las 370 léguas, demostraron, que respecte de la isla de 
San Antonio, la mas occidental de las del Cabo Verde en Âfrica, 
pasaba el meridiano de demarcacion 50** al este del Cabo de 
Santa Maria ; y respecto de la isla de San Nicolas, 2* 43'. Los 
comisarios portugueses echaron mano de la mencionada fal- 
sisima carta de Juan Texeyra, alierada y publicada por el otro 
Texeyra de Albornoz, y aprobada ppr el referido D. Manuel Pi- 
mentel Villasboas, que era uno de los comisarios portugueses 
en el congreso ; quienes, discurriendo sobre ella, seûalaban el 
meridiano de demarcacion , respecto de la isla de San Nicolas 
19 léguas al oriente de la Colonia del Sacramento; y respecto 
de la isla de Sau Antonio 13 léguas al oeste de dicha Colonia, 



18««. 



344 



UTaAA y POHtOOAL. 



1894. como se seflala en la présente carta el meridiano M B1 Bl, por 
el trozo EEK, de la America avansada al oriente, segnn la carta 
de Teieyra, que por inlelignucia y dinero eopid iauestro oapiian 
Séixas y Lobera de la resenrada en el archito rea) de Lisboa, 
junte con la verdadera, que séflaU eon el iii)inero B*, euyo ver- 
gonzoso colejo dej<} indicado. i; jt i; . li :i j. (aii. ^. 'd 
siitncio tutiicioM 14. — Si la parte de Portugal t^ e(^^rd«ii$ 'efi HMlià , ))tira 
<■• lot Peiiu|HtMt. ^jp 1^ décision de estas discordias , fué con malicia , 6 i ciencia 
cierla de que habian de resultar patentes los derechos de la 
corona de Gastilla, que de buena fe èstipulâ este recurso al 
Sumo Pontïflcd, ouya Santidad seguramente no hubiera arbi- 
trado por los Yotos de sus cardenales en consistorio, sino por las 
demoslracîones infalibles de los sabios> que componian las nue- 
vas academias de Paris y Londres; las cualescabalmenteexigian 
por monumento de su fundacion el globo que habilamos, dedi- 
càndose â darlo à conocer entre otros y grandes respectos , con 
relacion à la^naturaleza de la causa que ventilaban las dos coro- 
nas, y i bs ûnicos medios de deflnirla. En efecto, cuaudo se 
inventé el telescopio , à principios de aquel siglo , habia descu- 
bierto Galileo los satélites de Jupiter : â los 62 aiios ddspues, 
determinando maravillosamente Gasini el movimiento de ellos, 
habia hecbo ver su uso para calcular las longitudes. Averi- 
guadas con exactitud las leyes de la refraccion y el curso pro- 
gresivo de la luz, y mejorados los instrumentes , se determi- 
naban tanibien ya las longitudes por las distandas del sol à la 
luna^ por la de esta à las estrelks, y por su ocullacion ; de 
modo que , para ballarlas , yà no era preciso diferir su calcu- 
lacion por los éclipses lunares, que aun muchas veces eran 
inutiles por no ser visibles donde se necesitaban. Casi todos los 
dias podian ya situarse verdaderamente cualesquiera parajes 
del globo respecto de otros / y manifestarse la diferenoia de sus 
meridianos. Las cartas geogrâficas, que, aunque formadas 
geométricamente, no presentaban sus partes relativamente al 
cielo, y las hidrôgraQcas, que, por carecerse de observaciones 
exactas , ô de un compétente numéro, se habian tratado gène- 
ralmeute por las derrotas que debian ser diversas segun el 



ufaKa X poniutiAt. 



34» 



método de uavâgai' de cada piloto, y por loi accidentes que 
alteraboD sua càloulos , dando eicesivo mérgen al error 6 à la 
malicia, se oondenabaa ya al fuego poraquellos iofalibles tribu- 
nales, dedicados en suma à averiguar la ipagnilud y figura de 
nuestro planeta, y la verdadera posioioa de sus parles. Ricber 
habia dado d la luz astronômica la sUoaoion de la isla de la 
Gayena eu America; Halley la de la isla de Santa Elena en el 
Océano méridional ; Duclos , Waren y Uesbayes la de la Gorea, 
la del propio Gabo Veide^ la de sua islas adyaoentes, y la posi- 
cion de aquella costa de Afriea; y pasando siioesiYamenle à la 
America , babian deterroinado, del mismo modo cientiflco , la 

longitud do las islas Guadalupe y Martiuica y de varies 

punlos del Brasil Eu una palabra, el espiritu bumano, 

ostentando, cual nuuca, sus aloances en la carrera de las cien- 
cias CJ^actas, por cuyos principios, observaciones y consecuencias 
se babia de resolver el problema sobre el cual disputaban en 
aquel propio tieropo las coronas de Castilla y Portugal , parecia 
que todo estaba consagrado à disipar los errores, y â sacar à la 
vergUenza las supercherias de los Nd&ez, de los Texeyras y de 
olros antiguos y modernes bidrôgrafca porlugueses , que ofus- 
caban la justicia évidente de nuestro soberano; cuyos comi- 
sarios y los de Portugal se conducian à la sazon en el congreso 
de Badajoz y Yélves como si estas ciudades, ellos y el asunlo que 
ventilaban, perteneoiesen à otro planeta excéntrico de la in- 
mensa esfera que portentbsamente daban àconocerlaa referidas 
acaderaias, publicando los dates précises para que desatasen 
sus dudas ; este es, dÂndoles ya conocidas las verdaderas situa- 
clones de las islas de Cabo Verde al oriente , y de los parajes 
correspondientes al occidente, dentro de cuyos extremos babian 
de encontrar infalibleniente la diferencia de meridianos que 
buscaban. Y para que volviesen à certificarse por si misuios de 
estas situaciones, de las de otros puntos mas, si quisiesen, y de 
los que babian de componer sobre tierra la parte de linea divi- 
soria, les presentabau priniorosos instrumentes ^enseMndoles 
juntaïuente su uso , y el modo de calcular las longitudes el dia 
que quisiesen , sin uecesidad de aguardar los éclipses de luna^ 



1104; 



1104. 



Eli 
hé d« 17 1/1 
l«|«M tl grUo. 



346 uwaHa t pohtucal. 

yisibles donde pudiesen servirles. A las observacionet de estot 
se remitieron los comisarios portugueses eu el meucionado 
primer congreso, que precipitada 6 infuodadamente ocasiond 
el descubriruiento de las Moldcas : mas los de este seguudo , 
que motivô el indebido establecimiento de laColonia del Sacra- 
nientOi no propalaron semejantes diferencias; pues, por idea 
conexa, hubiera hecho recurrir à los indieados medios directes, 
infinitamente mas prontos, que acababa de alcanzar la sabi- 
duria de los astrônomos. 

IS. — Sea lo que fuere de ese malicioso silencio de los comi- 
sarios portugueses, elles consiguieron , por otra parte , que , 
para establecer los roferidos dates eu que conviuieron con los 
nuestros, se calculasen léguas de 17 1/3 al grado. Mo he podido 
averiguar, sobre este punto tan interesante, que importaba u9 
abandono de mas de la tercera parte de los légitimes derecbos 
de la corona de Castilla, si nuestros comisarios dedujeron y 
fundaron, ^ue las 370 léguas determinadas por el tratado de 
Tordesillas, debiau ser de las légales de Castilla de 26 1/2 al 
grado ; pues el que cède, dona 6 vende, lo hace por su medida, 
y es irréfragable que la corona de Castilla cediô do su derecho 
basta las 370 léguas i favor de la corona de Portugal, que las 
aceptô en el mismo concepto.., segun las ideas de aquel tiempo, 
en el cual, como en todo otro, fué recta la régla de interpre- 
tacion que dice : « Judicandum ex ideis temporum ; » & mas de 
que ese propio concepto lo santificaron ambos monarcas con 
la mas libre y solemae estipulacion, firmada en Tordeaillas, 
ratiûcada y canjeada segun costumbre, sujetàndose à su invio- 
lubilidad bajo las censuras de la Sede Apostôlica, refï«ndàndola 
y corroboràndola eu los mencionados casos posteriores, que 
ocurrieron en los siglos zvi y xyii , y en el 



SIGLO XVIII. 



C«mbor«ei«D 

dal tritado 

hadamanlil 

d« TordMllIti. 



16. — Asi fué que por el articule 5" del tratado de alianza 
de 1701, eu que cediô nuestro soberauo al de Portugal el domi- 
nio pleuo de la Golonia del Sacramento con el territoi-io que 



Urk%h T PORTUGAL. 347 

cubriese la artilleria, se salvd expresaniente, en cuanto à lo de- 
mas, êl Iratado fundamental de Tordeaillas; bien qne, por loi 
procedimientof de la eorte de Portugali m convirtid aquell^ 
alianu en declaraoion de guerre, y dieron por nulo eete tratado 
1m doi principes contrajentet. Pero en obeequio de la pai g»* 
neral de la Europe, ijuttada en Utrecht, Àttde febrero de 1746, 
eitipul6 nueitro soberano el contenido del citado artieulo B*, 
corroboràndoae Juntamente el tratado ftindamental de Torde* 
aillas en los termines expresados, y en otros équivalentes por 
la convencion de Paris, pactada «H 6 de marso i* . 1737, para 
que cesasen las hostilidades que causikban los sûbditos de Por- 
tugal, invadiendo aquellos doroiiaios de 8. I^i , se&aladamente 
los adyacentes à la roferida Colonie del Hacr&mento; la cu*^^ en 
todos tiempos nos fué précise raantener bioqueada. «torque m- 
tentaban propasarse mas allé del tiro de su aTtilI- rU. 

17. — Tambien se reconociô la inviolsMUilad del tratadi ie 
Tordesillas en el de limites de 13 de evMQ «^e 1780; pero ijuio 
fué para que en su vista eludiese la poUtica lusitana losporten- 
tosos adelantamientos del entendimiento bumano , que reetifi- 
caban intaliblemente los justoe derechos de la corona de Gas- 
tilla à la gran parte de la America méridional, que detenlaban 
los Portugueses aloeste del meridiano de iordesillas. Exl eiécto, 
la academia de las ciencias de Paris y la sociedad de Londres, 
protegidas generosamente de sus monarcas , como de intento 
progresaban en las ciencias exactes, emprendian su aplicacion 
pràctica à nuestro globo , situando verdaderamente otros mu- 
cbos de sus lugares, y desn ;< * indolos puntualmente à fin de 
allanar entre Espaf&a y Portugal la deroarcadon de Tordesillas, 
que se babia sumergido en la confusion, por la i^norancia de 
los conocimientos y re ias, para buscar âcil y prontamente sus 
datos précises, pci' !•& lalta de instrumentos para encontrarlos, 
y por la mala fe que los suponia caprichosamente. Hasta los in- 
cidentes politicos coadyuvaban, aborrando al mismo tiempo los 
gtfstos y diligendas que correspondia biciesen ambas coronas; 
pues la de Espaiia babia permitido el comerdo directe de Fran* 
cia con el Perù y Cbile, en cuyo puerto de Talcahuano Uega- 



1804. 



El triudo 

UmMm 
l« ■•Minocii, 



.148 



ESPAÇA Y PORTUtiAl.. 



1804. 



• iicSiiMul loi : 



ron à concurrir hasta quince embarcacioae^ francesas; de las 
cuàles se vàlia la academiadé las cienciaspara que contribuye- 
sen fi las insinuadas indagdciones , mediante las instrucciones 
àstrondinicas ynâuticà6,y los inàtrunientoâ primorosos que 
daba à lôs que habian de dirigir las derrutas , de observar los 
parajes dé Âfrica y de la America méridional, recalanâo gene- 
r'almëùte à las islas de Cabo Yei'de, à là Costa del Brasil y à las 
mas australes de aqoel continehte, cuyà diferéncia de meridia- 
nos desataba là dada del de Tordesillas. Todos los buques lie- 
Vabati pilotois ilustrados 6 astrôiiomos; âcada uno bubiera que- 
rida àcontpaitàt el inmotlàl Casitai /que se esmeraba en con- 
sûltar cbn ellbs los planes de sus' operaciones cientificas. Los 
mas se ejercitaban como de propôsito para sacar â la verguenza 
las citadaS catlas de lôs hidrôgi-afos Nûfiéz y Texeyra. Bastarâ 
recordar que el sabiô àstrônomo y naturalista Peville, amigo de 
Gàsini^ fi là Ida sitiiô â Montevideo y Buenos Aires, y despues 
otros miîcbofi puntos de la America , en àiiuel hemisferio; y el 
ingeniero Mr. Frecier las islas de Cabo Verde en Africa , la de 
Sànta Catànha, adyacente al Brasil, y toda la exlremidad aus- 
tral del propioi continente, de la cual diô â luz una carta parti- 
cùlàr; y âsu regreso situô tambien lababia de Todos Sanios en 
el Brasil. Despues de estas y otras inucbas observacioues de via- 
jeros célebi-es, de los astrôbomos enviados por la sociedadde 
Lôndi^êfsy academià de Paris, babia formado esta tin mapa del 
mundo', sobre el cual discernià cnalquierà el controvertido 
ffieridiano de Tôfdesfllâs. Se confîrmô palpablemente su de- 
mostracion por Ids datos que proporcionô la mémorable eni- 
presa de los academièos franceses.con nuestros sabios D. Jorge 
Juan y D. Antonio Ulloà, que se reunieî'on en Quito, bajo el 
Ecuador, éh niiestra America; y evacuàda su comislon cientl- 
fica, situando aquellos parajes , regresaron por diferentes rum- 
bôs, deterniinando de paso las longitudes de otros, entre ellos 
Tas de los mas prôximos para comprobar el meridiano de Tor- 
desillas, â sabër , la longitud de la desembûcàdura del rio Napo 
en el de las AmazônaSj y la de este en-el mar, donde esta el 
Para; segun las obsérvaciones de Mr. La Gondamlue, quien se* 



AU 
ESPAÇA Y PORTUGAL. 349 

guidameute rectificôla longitud de la isla de Cayena^ determi- 
nada por Ricber mas de- 70 aûos ântes. Nuestros dos nominar 
dos sabios , valiéndose de estes dos ûltimos datos , y de los ya 
averiguados de las longitudes de Cabo Verde y de sus islas, 
deniostraron matemâticamente el raeridiano de Toçdesillas, so> 
bre la citada carta gênerai de la ajcademia de Paris. Oesvanecl- 
dos asi los fantasmas de la mala fe^ confundidos sus autores^ y 
dislpadas todas las sombras del errpr> en med^o de este gran 
dia lumiuoso, fué ouando coQi4guiéla corona de Portugal que 
la de Castilla franquease los tesoros de su generosidad , renua- 
ciando la demarcacion de Tordesillas^ y que permitiese à su 
plenipotenciario cprrer à ciegas k mano por donde el plenipo- 
tenciario portugues se lalleyasp tortuosamente sobre vn mapa 
manuscrite que trajo âeste fin de Lisboa; conyiniendo, por 
liltimo , en que tan irregular trazo fuese la linea divisqria de 
los dominios de la^,, ^q^ coî;9b^^,,^j9|i ijtUi^^^ 
y de los sabios!) ,,„, •/ ,„;,.-, ,,^ ,,,f,; .tr .r.;;.a.'a ^î/ .vrc^,,,^-, r,; 
18. — Tal fué la naturaleza^^ modo y ocasion.del trata4o de 
limites del i3 de enero de 1750. Mas los PortugueseSi pre- 
viendo que las circunstançias futuras qo embar^zarian^su^ ar- 
tificios, ôque la inagotable generosidad del geniq ,do npéstrp 
pacifico soberano, y los misterios de su profunda politica, les 
seriau siempre propicios comq en este ensayp, procuraron no 
se Uevase à ejecucion, con el designio de ayanz^r sus invasiones 
en aquellas nuestras colonias^ y continuer el contrabapdo de 
millones de pesos fuertes que s$icaban de ellas pqrla,(j^e\ Sacra- 
mento; la cual, perteneciendo â su corenabasta el ,^îro de ca- 
fion, conforine al tratado de Utrecbt, debian, segun ei misnio, 
devolverla à la de Castilla, cuando deliberase su compensativo; 
como lo habia veriQcado, cediendo en el referido tratado de 
1750, por dicba Cqlonia del Sacramento, el territoriq de nues- 
tros siete pueblos guaranies orientales al Uruguay; cuyos rebel- 
des fundadores los sublevaron, contribuyendo al intente de Iqs 
Portugueses; y estes se condujeron, por ùltimq, con toda maûa, 
que à los 1 1 aftos, en 13 de febrero de 1761, no se pudo mènes de 
formalizar el acte de anulacion del referido tratado de limites, 



ISOi. 



Supercberiu 
do lot Porta(0eMi. 



tm. 



Cuaqaiiu 

y naevi eetion 

da U Colonii 

del Sieramtnio. 



Ihurpaetonct 

ereeinilet 

de los PortugnssM 

kiMilcBoi. 



3îJ0 KSPA^A Y PORTUGAL. 

resthnyéndose las cosas al ser y estado que tenian flntes de ba- 
berse firmado, dejândose asi en su fuerza y vigor los menciO' 
nados anteriores tratados, pactos y convenios, celebrados sobre 
la basa del fundamental de Tordesillas. 

4d. — Sobrevino, al siguiente afto, el rompimiento de guerre 
entte ambas coronas, y conquistamos la expresada plaza del 
Sacramento, que se volviô â céder conforme al articulo 2" de la 
pa2 de Paris de 10 de febrero de 1763, en el que se prescribiô 
la puntual observancia del citado de 1761, anulatorio del de 
limites de 17S0; reflriéndose juntamente à losdemas ante- 
riores, que corroboraban el de Tordesillas y su meridiano de 
demarcacion ; siendo muy réparable el contraste de los trabajos 
de los académicos de Paris y tendres, y de los empeilos de sus 
gabinetes, que, por fàTorecer â Portugal, se desentendian de 
que, mediante aquellos, ya no çomprendia se dudase de los 
verdaderos limites de los dominios espafioles y portugueses en 
la America méridional; restando solo la demarcacion prâctica 
por los infalibles datos averiguados. 

20. — Al paso que en lo sucesivo se rectificabàù ié^s, y que 
se daban ft luz otros mucbos para la comprobacion de aquel 
apetedido resultado , los Portugueses del Brasil avanzaban mas 
y mas sus invasiones en nuestros territorios, despreciando los 
firecuentes enérgicos requerimientos de nuestros gobemadores 
de M6ios, del Paraguay» de las Misiones Guaranies y del supe- 
rior de Buenos Aires : pues observaban que la causa de la de- 
marÈaciqn, en sus principios o^cure y enredada por la mala fe, 
sucesiyamente libre de capricbos maliciosos, 6 aclarada por los 
extranjeros, pero confusa entre nosotros, y posteriormente ma- 
nifestada por nuestros mismos sabios, se iba haciendo évidente 
aun à la comprension de nuestra juventud; y que babiendo 
pasado, en cierto modo, del tribunal de los congresos diplomâ- 
ticos al de las sabias academias, empezaba ya el pùblico à exa- 
minarla para fulminar su sentencia : advertian tambien la de- 
cidida proteccion que merecian las empresas cientificas, las 
cuales imprescindiblemente servian pare aclarar, cada vez mt . 
los derecbos de la corona de Espaîia, pues recien inventados l*^ 



RSPASa y PORTUGAL. 



3K1 



108 î" 



relojes de longitud, se experimentabâ su uso, en cotuparacion 
de los otros medios inM')!^; para encontrarla; segun lo eje- 
cutô el astronome Fleurien gjbre el Gabo Verde y en sus islas 
adjacentes, cuya situacion comprobô el inmortal Çoock y tam* 
bien la del Janeiro ; asi como Mr. Bougainville, habiendo intes 
rectiflcado la de Buenos Aires « y despues la de las islas Malvi- 
nas ; con cuyos solos dates, prescindiendo de los otros muchoq, 
podia ya cualquier niilo decidir la inveterada controversia del 
meridiano de Tordesillas sobre las nuevas cartas, que se publi- 
caban con el auxilio de los repetidos viajes, que^ reçorriendo las 
costas, las abrumaban, midiendo las distancias de unas puntas 
à otras , y comprobando estes detalles con observaciones astro- 
nômicas en los principales parajes. Taies eran las circunstan- 
cias en las cuales desaforadamente apuraban nuestro sufri- 
miento los Portugueses, hasta que fué una escuadra con tropas 
para x^cuperar la isla de Santa Catalina y demas terrenos inva- 
didos en aquel continente, y para conquistar la Golonia del Sa- 

cramento. :. »^w wi loq 

21. — En este mismo tiempo que dâbamos justaroente la ley 
con el cafton , solicité Portugal se decidiese en paz la materia, 
pretendiendo el arreglo de limites reducido à la ejecucion de 
los mencionados tratados de Utrecht y de Paris, y tomàndose 
por norte los mapas que habian formado de comun acuerdo los 
comisarios para efectuar el tratado de 1780. Pero el primer 
plenipotenciario de S. M. contesté demostrativaraenté que no 
era asequible reducir la negociacion en estes termines; que el 
tratado de Tordesillas sobre cuyo ténor, ban estado siempre 
conformes las dos coronas, era el solo que debia consultarse; 
que dependiendo su cumplimiento de operaciones astronémi- 
cas, era indecoroso que en el siglo de las ciencias dudàsen toda- 
via dos naciones cultas del modo infalible de seûalar los para- 
jes por donde debia pasar el meridiano de demarcacion , esti- 
pulado en aquel tratado fundamental ; y que babiendo obser- 
vaciones exactas bêchas por astrénomos célèbres , correspondia 
se procediese mediante ellas , y la inteligencia de nàuticos y 
geôgrafos,â fljarlos limites de cada dominacion , restituyén- 



1804. 



loloU cl V' 



Solieilud 

eitempoiiM* 

de Im PorlniOMM. 



. -i» A*fcJSV'i>» ■ 



■■'i" 



1104. 



<^<flM(ioaet 
(leS.M.C. 






BSPAfiA Y PORTUGAL. 

dose mutuamento los terrenos usurpados. Mas los Portugueses, 
à semejanza de lo que consiguieron en 1750, lograron por ùl- 
tjmo cuanto apetecian sobre la basa de un total olvido de lo 
pasado, y del no-uso de las acciones y derecbos que pudiesen 
competiiCiBonforme à la célèbre linea meridiana de T(^rdesillas; 
en cuyo lugar se subrogé para sienipre la que désigna el ultime 
tratado preliminar de 11 de octubre de 4777 : resolviendo asi 
los Portugueses el siguiente problema : « Dada una linea recta 
— BBB (véase en nuestra carta el meridiano de TordesiUa8)de 
fâcil é infalible determinacion prâctica sobre el terteno, y muy 
segura y ya fuera de los alcanees del error y de la malicia;, 
convertira en una garabateada à muy tortuosa GGG (es la del 
citado tratado de 1777), cuyas muchas sinuosidades sean otros 
tantos objetos de discordias interminables; y que por la difi- 
cultad de su seiialaniiento pr&ctica deje el C9mpo abierto à la 
invasion. » ., , . 

33. — La experiencia en los ultimes 37 aitos derauestra la 
resolucion de este problema : reparàndose que los sûbditos de 
Portugal ban abusado altamente del sagrado comproraeti- 
miento de su monarca à establecer con nuestro.rey y sejSor una 
perpétua armonia, amistad j buena inteligencia> que durante 
très siglos han perturbado ias desavenencias sobre limites de 
sus dominios de la America méridional ; las que se creyô de 
buena |e terminarian mediante el referido tratado preliminar 
que maniSesta sin equivocos la muy grandiosa muniGcencià 
de nuestro soberano, siempre generosisimo, sefialadamente 
cuando se ha tratado de la présente causa en que hacedido l'a 
favor de D. Juan U, rey de Portugal, 370 léguas sobre las 
ciento al oeste de las islas del Cabo Yerde que le habia seiia> 
lado la Sede Apostélica; desengaûânddle despues que no ténia 
derecho para bacer descubrimientos mas alla de las 400 léguas. 
Sean estes conceptos lo que se quiera, lo cierto es que libre- 
menjto se convinieron ambos monarcas en aqueJla demarcacion 
del tratado de Tordesillas corroborado en los posteriores basta 
nuestros dias. S" Toléré Su Majestad que se empezasen à con- 
tar las 370 lognas, no dcsde la mas oriental de dichas islas, ni 



EStAftA T PORTUGAL. .18$ 

(le la del medio, iiûà desde la mas oceidental. 3* Diiimaflé 8ii 
Mfl\jesUd que se calculasen légua» de à 17 y un medi* «1 grado 
de drculo màximo, y no marftimas de à iO el grado, ni ménos 
las implicitameote eedidas que eran de las légales de Castilla 
de à 36 y un medio él grado; ooà icnya diferenoia se' haa con- 
tado mas de S80 léguas en lugar de 370. T 4* ha snbsatiado 
Su Majestad las crimitaosas invaslones de los PortugUeses, por 
las cuales babian incurridé à ciencia oierta en las censuras, & 
las cuales se sujëtaron esponfftneamente los dos Vnonarcas con 
sus vasallospara no^uebrantarla inviolablliâàd del tratado de 
Tordesillas, segûn que à solioitud de aihbàs Majestades fileron 
fulinioadas por la Santldad do Julio II en su bula de 34 de 
enero de 1506y notiicada en los respectÎTos dôminios por medio 
del arcobispo de Braga y obispo de Viseo; distinguiéndose es- 
tos criminosos procéderas en caatro olases : 4* el indebido es- 
tablecimiento de sus capitanias del Para y del Maraûon h&cia 
el norte, y de San Viéente , de San Amaro , etc., h&da el sur, 
unas y otras al oeste del inviolable meridiano de demarcacion, 
por cuyas transgresiones mand<S Su Majestad oportunamente 
reconvenir â la corona de Portugal ; 2* la ocupacion de los ter- 
renos en que sin estrépito se sitnaron los Brasilefios cnando 
eran nnestros vasallos bajoel reinado de nuestrosinclitos reyes 
y sjfiores D. Felipe II, Ilï y IV, pues debiendo evacuarlos re- 
plegândose dentro de los limites de la corona de Portugal , ha- 
biéadose declarado & fl&?or delduque de Braganza, continuaron 
detentâudolos; 3* la usurpacion de los terrenos invadidos san- 
griêntamente por los Mamelucos 6 mestizos faoinerosos de San 
Pablo , quienes arriiinaron las ciudades y pueblos que legiti- 
mamente babiamos establecido, de los cuales rouchos queda- 
ron yermos , y ocupados otros indebidamente por los Brasile- 
Aos; y 4* la detentacion escandalosa de otros terrenos que pro- 
siguierôn invadiendo en contravencion del tratado provisional 
eu 4681, de la paz de Utrecfat en i715, de la convencion de 
Paris en 1735, y prevaliéndose de las ineficaces diligendaspara 
la ejecuciott del tratado de limites de 1750, anulado por el con- 
venio de 1761, desobedecieron y quebrantaron tambien este, 

T. IV. «3 



1901. 



Crimiiioso 

procéder 

do lot Por(ugueMfl. 



8M 



«spaAa t poutugal. 



lit 4. 



Sobre 
la aarti gtogréflca 

del Tireinftio 
del Rio do la Ptata. 



fortifloàndose eo lo^ pai-ujes dooile babiautos buspedado las tro- 
pas del mando del conde de Bobadela, y extendiéndose des- 
pues mucho mas sin respetar lo estipulado en la paz de Paris 
de 1763. Todas las cuales nsurpaciones he dicho que subsanô 
ûltimamente la alla munificeiicia de nuestro generpsisimo so- 
beraûo cediendo de los claros y distintos derechos que corres- 
pondian à su real corona , oontbrme à la demarcacion de Tor- 
desillas, corroboradas tantas y tan solemnes veces. Quedando 
para la posteridad su linea BBB Gomo siiubolo de la recta y li- 
béral condueta espaûola, y la Unea 6GG del tratado preliminar 
de 1777 como emblema del tortuoso procéder de los Portugue- 
ses, que epcubren en sus sinuosidades las miras ambiciosas de 
apoderarse del resto de nuestra America méridional. 

23. — Kn la présente carta reducida se ba situado esta, una 
parte de ÂMca, otradel Asia y susrespectivasislasadyacentes, 
conforme à las copiosasobservaciones astronômicas, descripcio- 
nés exacta^ y cartas mas correctas que posée el real depôsito 
de hidrografia; cuyos preciosos documentos aflauzan su exac- 
titude comprobada con el muy buen acreditado uso de las que 
ba publicado : babiendo merecido se me franqueasen para es- 
tablecer lo que escribo en la primera parte, y seiialadamente en 
la segunda con respecto no solo à las cartas, mas tambien à las 
posesiones internas ; pues conserva el propio real depdsito las 
originales que levantaron los comisarios espaâoles y portugue- 
ses con motivo de la demarcacion de limites del tratado de 1750, 
otras originales y copias auténticas de las que ban remitido con 
sus observaciones nuestros comisarios para la ejecucion del 
preliminar de 1777 ; asimismo varias cartas corogràfîcas y to- 
pogràficas de los vireinatos, capitaoias générales, gobiernos y 
provincias que componen aquellas nuestras colonias, y las ob- 
servaciones fisicas y astrooômicas de los dos inmemorables fun- 
dadores de tan importante establecimiento ; quienes al recorrer 
cientificamente el globo, las bicieron en la travesia por tierra 
desde Gbile à Buenos Aires (babiendo yo merecido contribuir 
à su logro en la parte fisica). Todos los cuales documentos y 
otras noticias y conocimientos bistéricos ban servido para la 



fo 
PI 






inPAftA T ponnoAi.. 39!( 

formaeion de la carta geogràflca èe\ tireinato de) FSo de la 
Plata, 7 para ra situacion respeetiva en la geografia. 

M. «— Pocos minntos han sido suicientes para demarcar en 
esta el deseado meridiano de Tordesillas , y el que llama de 
concesion el texto de la citada real instruccion de nuestro s<k 
berano el Sr. D. Felipe H, ano y otro eon distincion de las le- 
gnas s^nn la v&ria inteligeneia que se expresa sobre ellos. 
Pero han sido précisas muebas boras 6 dias para trazar la Unea 
de demaroacion que sefiala el preliminar de 1777. Su interpre- 
tacion, que debe réunir las ealidades de rerdadera, bonesta y 
decorosa, no podia alcanzarla sin la Inz de los cânones généra- 
les de la bermenéutica, y de las reglas especiales qne se dedn- 
cen del misniô tratado ; esto es, he debido : 

1* Fijar el verdadero concepto sustancial de la materia ô de 
la naturaleza y eslado de la causa, entresaoàndolo de entre sus 
incidentes, desembarazândolode otrosvarios conceptos equivo- 
cos é impertinentes para considerarlo por las faces précisas que 
indican los tratados y convenios, juntos à las reflexiones sobre 
lo^hecbosy circunstancias esenolales, â fin de poner en claro 
si la causa ba rodado sobre un problema puramente polftico, 
oefiîdo & probabilidades morales y controvertibles; 6 sobre un 
problema matemàtico, résoluble y demostrable por princlpios 
évidentes y deducciones absolntaroente necesarias. (Este basido 
el tema de la Memoria que antecede.) 

S" Garacterizar el texto, escritura, tratado 6 convenio por 
aquel concepto sustancial, esto es, si se otorga por las dos co- 
ronas el conflicto de una duda razonable de sus respectives de- 
nehos; 6 si ballàndose ya los de la una en estado de demos- 
trarse f&cilmente su certidnmbre matemâtica se convinieron en 
Ip estipulado por amor, amistad y buena inteligeneia : en una 
palabra, si el tratado e&una transaccion entre dos que duda- 
ban de sus derecbos, 6 un convenio amistoso entre dos sobre 
los derecbos claros y évidentes del uno , sin que razonable- 
mente se pudiese dudar sobre los confines de los dos. 
, 3* Interpretar dos textes confusos conforme â la clase del tra- 
tado y naturaleza de la causa, 6 por otro que clara, bonesta y 



1801. 



lalwpNlaeion 

<l«l priliainir 

d« <777. 



356 ISPAAA y PORTUGAL. 

1804. decorosamente oonsuene con ellas, 6 segun el método que en 
los respectives caaos se especiflca en otros articalos , como pre- 
viene el arlioulo 4*. Y reflriéndose el i6*> & las reglas especiales 
que envueWen los demas, se deducen estas en los términos si- 
guientes : ^ 

4* Generalroente cuando se désigna la linea ô raya divisoria 
por una corriente perpétua de agua,sns orillas respectivamente 
soft los términos de los dominios, llàinense rios 6 arroyos; 
pues estas denominaciones convieuen en lo sustancial de deno- 
tar caudales de agua que corren siempre/y solo se diferencian 
acoidentalmente en su corta 6 gran porciùn (conforme à los ar- 
ticules 8% 9", 40» y il»). 

ft" En el propio caso la madré 6 cance del arroyo 6 rio sera 
comun à las dos naciones; supueslo que lo ha de ser la nave- 
gacion de los rios por donde ha de correr la frontera 6 raya 
(segun el articule 13**). 

6° En èl propuesto caso se debe prolongar la raya buscande 
la vertiente, cabecera û origen principal, 6 seguir por el ramai 
mas largo de los que confluyen à componer el caudal de ag^ua 
permanente que se désigne (segun los articules citados). 

7" En el expresado caso ne se ha de entrar ni desviarse la 
raya del cauce de la corriente de agua, si no se previene termi- 
nantemente, y desde donde se seiiale, corne v. g. por los arti- 
culoslO^y H». 

8* En el mismo case de la régla 4* no debe haber espacio 
neutral, à no ser que se especifique; pueste que las orillas son 
los términos de los dominios comprendiendo sus respectivas 
islasadyacentes; y si estuviese alguna à igual distancia de las 
orillas, sera neutral 6 partible, si fuese de grande extension y 
aprovechamiento, conforme â los citados articules y al 14. 

9* Cuando se trace la raya sobre tierra en el intermedio de 
rios ô arroyos, 6 al pasar del origen principal de unes en busca 
del de êtres, debe reservarse una zona 6 faja de tierra neutral 
entre los limites de los dominios , segun les citados articules, 
especialmente 8» y 9». 

10" Esta zona neutral no puede tener otra mira sine la de 



rmmos si- 



RSrAftA T PORTUGAL. 3N7 

consultar el primer objeto que reoomienda «1 artieulo iO" eu la 
demarcacion de la linea divisoria, cual es, la reoiproca seguri- 
dad, perpétua paz y tranquilidad de ambas naciones, que se 
proporciona siendo sus limites inconfuDdibles; lo cual es mè- 
nes asequible cuando se sitùan sobre una Hnea indivisible se- 
gun la experiencia de los juicios finium regmiorwn. (F.?)te in- 
conveniente lo observé tanto de abogado como desempeflando 
comisiones de la real Audiencia y delgobierno superior de Ghile, 
donde mucbos preliroinares ban adoptado las zonas neutr&les, 
no solo entre sus terrenos de labor ô estancias , mas tambien 
entre los solares de muchas de sus casas que componen lacapi- 
tal y Uaman callejones de deslinde y desagtte ; pues junta- 
inente se libertan de esta servidumbre y se proporcionan la de 
vias comuues para sus predios rusticos.) 

11° De la régla inmediata se deduce que la anchura de la 
zona puede ser suficienlo hasla el alcance de pistola, ô de fusil, 
ô de caiion, 6 à poca mas distancia si acaso se presentan lagos, 
rios, peûascos é montes que puedan servir de mojones indelebles. 
Esta régla claramente se indica cuando repetidas veces se&ala 
el tratado la raya por los rios, que poco mas à ménosnotienen 
mas anchura en lo gênerai de su curso. El articulo G" parece 
que directamente la conârma, pues determinando la zona neu- 
tral en el progreso correspondiente de la demarcacion, expresa 
que antique no sea de igual anchura à la particular que esta- 
blece el articulo ô", componiéndolas de las lagunas Merin y de 
la Manguera, de las lagunas de tierra intermedia y costa del 
niar, tambien la corrobora el articulo 14% que declarando neu- 
trales las islas situadas â igual distancia de la corriente de agua 
por donde prolonga la raya, exceptùa las islas de grande exten- 
sion y aprovechamiento; pues entônces se dividiràu por mitad 
formando la correspondiente linea de separacion cou su zona 
neulral,que razonablementeno cabra mayor quebastael al- 
cance àà pistola, no siendo regular se inutilice mas terreno. 

42° Se debe demarcar la linea divisoria por los puntos 6 con 
las direcciones que cubran los establecimientos y territorios de 
ambas coronas, que deslinda el tratado preliminar sin que se 



1804. 



Ufkkk Y PORTUGAL. 



llOi. 



Objetui 

cil (lemai'cur 

la linui divitoria. 



perjudiquen Im pertMMiwias espattolas y sui oonmnioaOMnes 
por tierraôpor agua» ni sus cuIUtos, mina:}, paitoi, bos- 
ques, etc., que no sean cedidos por dicho tratado an beneflcio 
de la linea divisoria, segun se deduce de varies articulos, siendo 
expresos el 4% 12* y 16*. 

13* Se deben incuirir en los dominios del rey nuestro seftor 
los territorios que poseimos algun tiempo, aunque actualtticnte 
se hall an desamparados de nosotros sus vasallos , ô yermos , 6 
detentados por Portugueses ; si es que los taies terrenos fueioo 
especificamente reclamados à nombre de S. M. en las conferen- 
cias preliminares al tratado, y no se cedieron en él del mismo 
modo «specificado, 6 no los deslinda terminantemente para la 
parte de Portugal el texto de algunos de sus articulos, 6 si la 
contraria interpretacion implica los derechos claros y évidentes 
de la real corona, segun las reglas que anteceden ya générales, 
ya especialmente establecidas por el mismo tratado. 

AdemaÀ de estas previene su articule 16*: « Tendr&n pre* 
sente los comisarios para lo que no estuviese especificado en él 
(tratado) que sus objetos en la demarcacion de la linea diviso- 
ria deben ser la recfproca seguridad y perpétua paz y tran- 

quilidadde ambas naciones » Se entiende claramente 

a y el total extermiuio de los contrabandos » Esto abso- 

lutameiite no lo puedo comprender por la rudeza de mi 
entendimiento, que no es capaz de eneontcar relacioa al- 
guna entre la demarcacion de limites y el exterminio de lot 
oontrabandos ; aunque imagine en los comisarios el porten- 
toso poderde trasplantar la mayor muralla del globo, la 
gran cordillera nevada de los Andes, desde el sitio de su crea- 
cion à lo largo y segun las sinuosidades de la linea divisoria ; 
pues nadie ignora que aun ese eminente embarazo al parecer 
insuperable por sobre la linea de congelacion y sus perennes 
nieves, no lo es para los contrabandislas en cualquiera estacion 
del a&o, segun se observa actualmente; se experimentô muoho 
mas àntes del comercio libre , cuando se surtia claadestina- 
mente Cbile de la mencionada Ck)lonia del Sa<»'amento, que dis- 
tan entre si quinientas léguas casi todas desiertas, atravesaido 



nrANA T fUftTUOAL. 



DMaOMnes 

itoa, bos- 

beneficio 

loSfSiendo 

stro seftor 
tualttMnle 
f eruios , 6 
los fueioa 
conferen- 
,el mismo 
e para la 
ios, 6 si la 
évidentes 
générales, 

dr&n pre- 
îado en él 
ea diviso- 
iz y tran- 

mente 

Isto abso- 
ut de mi 
aôoQ al- 
nio de lot 
)1 porten- 
globo, la 
B su crea- 
livisoria ; 
l parecer 
perennes 
a estacion 
lé muoho 
udestina- 
), que dis- 
:avesudo 



el anchuroso Rio de la Plata. Por lo miiiDo tampoco puedo in- 
ferir, que mediante las distancias de los limites respectivos se 
quisiere que su de'marcacion contribuyese al total exterminio 
de los contrabandos, mayormente siendo constantes las reglas 
antécédentes 4', 5*, 6% 10* y il*, y muy lamentable la expe- 
riencia de la ley VI, tit. ^, lib. 4* Recopilacion de Indias, que 
expone en varios lugares de mi segunda parts i los numéros 
05*, 405* y 106* de.las que preceden al plan, y en este articule 
38* con su nota. Por otra parte , me ballo persuadido que «i 
contrabando solo puede remediarse directamente por la oorres- 
pondiente buena disposicion de nuestra agrioultura, indnstria 
y comercio, à mitigarse remisamente con loe paliativos de los 
resguardos y leyes pénales, con cuyos dos ûnicos medios , ni 
con el mismo mal, tiene que ver la demarcacion de la linea di- 
visoria : bajo de este concepto lo he trazado segun las reglas 
que anteceden, por las cuales se pueden dirimir las oontrover- 
sias que han suscitado los comisarios portugueses sobre su de- 
marcacion pràctica. 

Ëxaminaré brevemente las que han movido en el territorio 
de que trato. 

r Conforme al articule 3* principia nuestra linea por la 
parte del mar en el arroyo Ghuy y fuerte de San Miguel inclu- 
sive, y siguiendo las orillas de la laguna Merin à tomar las ca- 
becerasé vertientes del rio Negro segun las reglas 0*, 9* y ii*, 
subiendo por el rio Piratini, que es el que llama el articule 4*, 
primer arroyo méridional que entra en el sangradero é desa- 
guadero de dicha laguna, y que corre por lo mas inmediato al 
fuerte portugues de S^n Gonzalo ; echândose de ver en el ter- 
reno y en todas las cartas topogrâi^cas que sus cabeceras prin- 
cipales y las del rio Negro se buscan entre si , 6 que nacen di- 
vergentes de un propio paraje, por cuyo mismo rio Piratini , 6 
grande arroyo, détermina el articule 4* la direccion delà linea, 
previniendo expresamenie, que debe él, sin excéder su limite, 
continuar i la pertenencia de Portugal. Si pues ha de ir à la 
linea tomando la direccion por el Piratini 6 arroyo mas inme> 
diato al fuerte San Gonzalo, sus orillas respectrramente son los 



ISM. 



Br*T« eiimcn 

de eitrUt 
oonlrorertiaf. 



380 IWAftA T POmiOAL. 

tioi. términos de les dominios (régla V) ; su madré 6 cauee et co- 
mun i las dos naciones (régla K*) ; j no debe haber nas espa- 
cio neutral (régla 8')« oayo método etterdad que no lo eipe- 
ciflca el articulo 4", pero en él se nos reeomierida la régla 3* en 
cuanto À que se deba seguir el que en sus respectivos casos se 
espeoifioa en otros articulos, v. g. 1^, 9*, I0*>, II* y 13°; por 
los cuales se yiene en conocimiento que no debe haber espaeio 
neutral cuando la raya, linea 6 frontera sube 6 baja por aguaa 
permanentes, v. g. empezando por el Japura, entrando en el 
de las AmanSnaa, subiendo por el Jabari, pasando al de la Ma- 
dera^ continuando por el Guaporé 6 Itenes; corriendo despues 
desde la booa del Jaurû por el lado de los Xar&yes y rio Para- 
guay, desviÂndose de este por el que debe encaminamos A bns- 
car el origen principal del Igurey, descendlendo por él hasta 
entrar en el Parani, s^uir las aguas de este para tomarlas del 
grande Curitibà, y por este las del San Antonio, para pasar de 
sus corrientes al origen principal del Pepiri-guazû; desde cuya 
desembocadura en el Uruguay se viene à tomar las cabeceras à 
vertientes del rio Negro, y desde estas las de aquel mismo rio 
Piratini 6 primer arroyo méridional que entra en el desagua- 
dero de la laguna Merin ; por el cual debe ir à la raya, y desde 
el cual sin eiceder su limite de dicho arroyo debe de continuar 
la pertenencia de Portugal : Inego por consecuenda , sin que 
en ninguna de sus orillas deba haber zona neutral , asi como 
cuando se dirige por aquellos otros muchos rios que nombra 
' ; el tratado. Pero los Portugueses pretenden que se seflale como 
neutral la grande extension que termina al oriente por el Pira- 
tini AAA, al sur por la orilla de la laguna Merin BBB, y al 
oeste por elrio Parado, queriendo seaeste el limite de nuestra 
pertenencia y la linea de puntos negra GGCG. Esta injusta pre- 
tension de los Portugueses se manifiesta con otras razonesdi- 
rectas y expresaa en los articules 3* y A". El tercero détermina 
que las vertientes del rio Negro, como todas las demas de los rios 
que van à desembocar & los referidos de la Plata y Uruguay, 
hasta la entradaen este ûltimo de dicho Pepiri-guazû, que- 
den privativas de la misma corona de Espafia con todos los 



RSTAftA T PORTUGAL. 



361 



lee M eo- 
nu êspa- 

> lo eipe- 
igla S'en 
I cuMse 
' ly ; por 
)r espacio 
poraguas 
Ddo en el 
U la Ma- 
I despues 
rio Para- 
los à bns- 

él hasta 
larlas del 
i pasar de 
esde cnya 
ibecerasô 
nismo rio 
desagua- 
i, y desde 
Mntinuar 
, sin que 
asï como 

> nombra 
aie como 

elPira- 
IBB, y al 

nuestra 
usta pre- 
zones dl- 
Btermina 
e los nos 
Jruguay, 
izû,que- 
todos los 



territorios que posée y comprenden aquellos païses , inclnui 
la citada Colonia del Sacramento y su territorio , la isia de San 
Gabriel (aftade notablemente) y loi denuu ettablecimientoi que 
hasta ahora haya poseido 6 pretendido poseer la corona de 
Portugal hoita la linea que u formarâ : es asi que el articule i" 
que la désigna en seguida , puntnaliza que ira la linea desde 
lasorillas de dicha laguna de Merin tomando la direcoion por 
el primer arroyo méridional que entra en el sangradero 6 desa- 
guadero de ella , y que corre por lo mas inmediato al ftierte 
portugues de San Gonulo, desde el cual, sin excéder el limite 
de dioho arroyo, continuarà la pertenenoia de Portugal, etc. : 
luego la espa&ola debe Uegar hasta el mismo arroyo, por cuyo 
curso ira la linea que bemos visto anuncid el articule 3* con 
las palabras — a quedaràn privativas de la misma corona de 
fispafla... y los demas establecimientos... haeta la linea que »e 
formatât b la cual es la que segun el articule 4* ira por el pri- 
mer arroyo méridional, que entra en ol sangradero de la la- 
guna de Merin y que corre por lo mas inmediato del fuerte por- 
tugues de San Gonzalo, sin que se excéda la pertenencia portu- 
guesa del limite de este arroyo, que se llama rio Piratini (cuyo 
igual nombre se da tambien k otro rio que desagua en el Uru- 
guay, lo que se advierte para evitar confusiones). Tampoco 
qnieren bacerse cargo los Portngueses de que el articule 5* es- 
peoiQca neu traies las lagunas Merin y Manguera, y las lenguas 
de tierra que médian entre ellas y la cesta del mar; y que no 
mencionael indioado territorio que qnieren nentralizar, siendo 
de mucho aprovecbamiento y de mas de 500 léguas en area, 
cuando es manifiesta por etra parte la intendon del tratado de 
que no quede neutral algun terreno de grande extension y 
aprovecbamiento. segun se colige del articule 14°, que dispone 
se divida por mitad la isla que hallândose â igual distancia de 
ambas orillas de una cerriente de agua limitànea , tenga aque- 
Uas cualidades d.e grande extension y aprovechamiento , 
de las cuales carecen las lenguas de tierra que médian entre 
las lagunas Merin y Manguera y la costa del mar; pues 
son arenales , que como en toda aquella costa para Monte- 



IIOA. 



36t UfA^k T POBTUOAL. 

1804. video han proporcionado la formacion de otras lagunas. 
Para mayor esclarecimiento Je nuestro derecho sobre esta 
disputa y sobre la siguientc , es necesario contemplar los très 
puntos diversosde que trata el articulo 4«, y mencionàndose 
en él el rio Yacui, es tambien preciso no perder de vista el sig- 
nificado de esta palabra rio Yacui: la cual definiô nuestro pri- 
mer plenipotenciario^ el Excmo. Sr. marques de Grimaldi, en su 
respuesta à la Memoria que présenté el de Portugal en 46 de 
enero de 1776, diciendo, al numéro 41% o que boy se conoce di- 
vidido el rio Igay en très porciones 6 nos , bien que formen un 
solo caudal y una misma continuada corriente , que conserva 
su antiguo nombre de Igay desde el sitio de su nacimienlo por 
todo el curso que lleva desde el septentrion al mediodia ; pero 
que al volver su direccion al oriente se le distingue con el 
nombre de Yacui por entrar el rio Yacui en el Igay bâcia 
aquel paraje. Ensânchause el Igay ya con denominacion de 
Yacui cuandb se acerca al mar, y enfonces forma un lago , que 
se llama de los Patos, de-^ léguas de largo y de 10 à 12 en ^ 
mayor anchura; siendo dicbo lago el que se llama Rio Grande 
de San Pedro. » Supuesta esta acepcion de la palabra rio YaciU, 
se comprende mejor el verdadero sentido é intencion del citado 
articulo A" en su primer punto. Por el cual se convino en que 
la entrada del Rio Grande de ■ San Pedro y su navegacion hasta 
el rio Yacui queden privativamente para la corona de Portu- 
gal, fijândose la linea diyisoria por la parte del continente desde 
las orillas de la laguna Merin, tomando la direccion por el pri- 
mer arroyo méridional que enftra en el sangradero 6 desagua- 
dero de ella, y que corre por lo mas inmediato al fuerte portu- 
gues de San Gonzalo, desde el cual, sin excéder el limite de di- 
cho arroyo (ô rio Piratini), continuarâ la pertenencia de Portu- 
gal por las cabeceras de los rios que corren hàcia el mencio- 
nado Rio Grande y hàcia el Yacui hasta pasar por encima de 
las del rio Âiarica y Goyacui, desde cuyas desembocaduras 
da principo al rio Yacui y termina el Igay ; el cual desde ellas 
vuslve su curso al oriente. Con este convenio quedé terminada 
la discordia entre las dos monarquias sobre la entrada de la 



VUKfik T PORTUGAL. 



363 



laguiia de los Patos 6 Rio Grande de San Pedro , ngniendo de»- 
piiei por sus vertientes hasta el rio Yacui; y esta misma de- 
maroadon es à la que se refiere el articule 3*, que dispone 
queden privativos de la ccrooa de Espaûa todos los territorios 
comprendidos hasta ella, que es la linea que aquncia que se 
fûmuarâf y en efecto se especifica como dicho es en el articulo 
4* : es asi que el terreno que quieren neutralizar los Portugue- 
ses est& fuera de esa linea que demarca la pettenencia portu- 
guesa, hasta cuya linea deben quedar privativos de la corona 
de Espaiia los territorios que se encuentren ; luego la preten- 
sion de los Portugueses , que quieren neutralizar el territorio 
de esta disputa, es claramente injusta, escandalosa é indé- 
cente. Digo eslo porque descubren su doblada intencion de 
quererlo usurpar f&cilmeote en lo ulterior, conservândose de- 
samparado 6 no poseido por nosotros. Al propio tiempo mani- 
fiestan su ingratitud y mala volantad , pues no pudiendo oscu- 
recer el deslinde en esta pake que les exclnye todo derecho 
à dicho territorio, ya que elles no lo tienen, quieren que 
tampoco lo tenga la corona de Espaiia despues de haber sido 
tan sumamente libéral para con elles, segun queda demostrado 
en esta Memoria. Despues de lo que dejo expuesto en cuanto i 
esta disputb, recoaocerâ todo hombre imparcial que nuestra 
interceptacion del tratado en cuanto à ella es naturel y verda- 
dera, y que la de los Portugueies es temeraria , escandalosa é 
indecorosa. 

Pasemos à tratar de la segunda disputa sobre la direocion de 
la linea divisoria desde las ^abeceras de Ararica y Gcyacui 6 
desde el' Monte Grande hasta el rio Uruguay. En la nota al ar- 
ticulo segttndo de la s^unda parte de esta mi obra, especifiqué 
nuestra pretension , y la injusta de los Portugueses à aquella 
parte territorial que disputamos y se désigna entre la carta co- 
rogrâfica comprendida entre la linea amarilla DDD y la encar- 
nada EEB que por la parte del sur nacen del punto de concur- 
rencia en 29* 33' de latitud sur y 4° 20' de longitud oriental 
del meridiano de Buenos Aires, terminando ambas por la parte 
del norte en el rio Uruguay é los 27" 12' de latitud; pero k 



1804. 

T4mino 

de la diteordia 

tobr* 

1> ligBaa 
de loi Patoi. 



Cira diipula 

tobrt 

la lioea diviioria. 






' 364 RSPARA T PORTUGAL. 

1804. 4" 27' de dicba longitud la linea amarilla que sefiala la preten- 
sion de los Portugueses, y à 5« 10' de longitud la encarnada 
que circunscribe nuestros derechos; rodando la disputa sobre 
rnàs de 800 léguas roaritiroas cuadradas, que son de bosques 
muy interesantes por sus maderas y seîialadamente por los yer- 
bales, que siempre bemos disfrutado. Los Portugueses alegan 
una errada inteligencia del 2» y 3° puntos del articulo if, que 
previene en aquel; que pasando por las cabeceras del rio Âra- 
ricay Coyacui, se tire una linea basta el desenibocadero del rio 
Pepiri-guazii en el Uruguay, cuyo desembocadero pretenden er- 
radamente los Portugueses que es del Pepiri-mini, y asi dirigen 
casi rectamenle à él su linea amarilla DDD, alegando tambiea 
que de este modo se cumple con lo que se recomienda en dicho . 
tercer punto, sobre que se Ueve à ejecucion la linea divisoria, 
siguieudo en toda ella la direccion de los montes por las cum- 
bres de elles 6 de los rios, para que sus vertientes y nacimien- 
tos sirvan detmarcos â uno y otro dominio; y para que los que 
nacieren en uno y corrierçu bâcla ôl queden desde sus naci- 
mientos â favor de aquel dominio : lo cual diceo se verifica 
con su indicada linea amarilla DDD , pues cubre desde su naci- 
miento las aguas confluentes del Rio Grande de San Pedro pro- 
pio de su dominio, segun lo estipulado en el primero y princi- 
pal punto del citado articulo A". 

Pero se desentienden de que este se contrae meramente â la 
entrada y navegacion de dicho Rio Grande y al territorio de 
sus dos bandas, cediéndolosâ la corona de Portugal bas la el ri 
Yacui y cabeceras del Ararica y Coyacui ; desde cuyas desem- 
bocaduras en él principia y se denomina Yacui , como quedô 
defînido, y basta cuyas cabeceras se dirige la linea por las de 
los riob que correu hlcia el mencionado Rio Grande, y hâcia el 
Yacui: tomando la linea su direccion porel primer arroyo me- 
rîdional que entra en el desaguadero de la laguna Morin y 
corre por lo mas inmediato al fuerte portugues de San Gonzaio. 
Tambien se desentienden los Portugueses de que el conte- 
nido del articulo 4" en su tercer punto no esta concebido en 
termines absolutos, sino que expresa la restriccion que dice 



fiSPANA Y PORTUGAL. 



365 



« donde se pudiere ejecutar, » que las vertientes y nacimientos 
de \ùs rios sirvan de marcos â uno y otro dominio , para que 
los rios que nacieren en uno y corrieren hâcia él, queden desde 
sus nacimientos k favor de aquel dominio (como se verifica 
hasta el Artirica y Goyacui ); pero que donde hulidere rios que 
atraviesen de un terreno k otro, concluye declarando, a que no 
se podrà verificar este método , como es bien notorio ; y que se 
siga el que en sus respectivos casos se especifica en otros artl- 
culos para salvar las perteuencias y posesiones principales de 
ambas coronas. » 

Este es el fin mu y recomendado, y régla principal que en su 
segundo punto especifica el articulo 4* al seâalar la linea que 
se ha de tirar desde las cabeceras del \rarica y Goyacui hasta 
el desembocadero del rio Pepiri-guazû en el Uruguay, « cu- 
» briéndose los establecimientos portugueses, y asimismo con- 
» cluye , que debeu salvarse y cubrirse los establecimientos y 
» misiones espaûoias del propio Uruguay, que han de quedar 
» eu el actual estado en que pertenecen à la corona de Es- 
D pa&a. » Luego procediéndose de buena fe eu esta disputa, 
solo hay que averiguar ^cuàles son esos establecimientos y mi- 
siones espaûoias que pertenecen â la corona de Espaâa, y el 
estado de elles en la época del tratado ? Pero los Portugueses 
con sus referidos temerarios alegatos quieren desviar esta ave- 
riguacion, 6 encubrir la notoriedad de esos nuestros estableci- 
mientos y misiones , sus estaucias y bosques , que disfrutamos 
en las tierras del Tape , que pretenden cercenar con su linea 
amarilla DDD, y que solo queden suives y cubiertos con la uues- 
traEEE. r, 

Todo el mundo sabe : 1° Que los naturales del Tape, descu- 
biertos por nosotros, se nos sometieron libremente, y que ocupa- 
mos con trauquilidad la grande extension de su territorio si- 
tuado al oeste de la légitima linea del tratado fundamental de 
Tordesillas , y que vierte aguas al Uruguay y al Rio Grande de 
San Pedro. 2" Que reducidos por nosotros aquellos Indios, los 
ordenamos en pueblos; k saber : Jésus Maria, San Gristôbal, 
Santa Teresa, Santa Maria, San Joaquin, Apdstoles, Santa Ana 



«804. 



Varioi punioi 

qu* ion 
de Dotoriedid, 



MA 



KSPAJilA T PORTUCIAI. 



1804. y la Natiyiâad;à los cual^ ocho pueblos pertenecieron esas 
vertientes, entre ellaa las ^ .;!aTcas sobre las respectiyas orillas 
del rio mencionado con la triplicidad de los nombres Igay, Ya- 
coi y Rio Grande de San Pedro. 3* Que las referidas rednoeio- 
nes florecian en 1635 ; pero que al siguiente afio, dénuée de 
varios ataques con los Paulistas , faoinerosos del Brasil eeliga- 
dos con los gentiles Tapies, sucumbieron nuestros bravos Tapes 
à la ventaja de las armas de fuego , que habian contrarestado 
intrépidamente. dirigidos y animados porlos Jesuitas el P. Pe- 
dro Mola y el P. Pedro Romero y por sus coadjutores Antonio 
Bernai y Juan de Gârdenas. 4° Que destruidas sucesivamente 
hs reducciones de Jésus Maria y San Cristôbal , ordené la éva- 
sion de los que coaiponian las demas el P. Antonio Ruiz de 
Montoya, que al ejecutarse en Santa Ana di6 contraôrden el 
provincial P. Diego de Borda, esperando se le auxiliase con tro- 
pas de la Asuncion , Gorriéntes y Buenos Aires, y que no ba- 
biéndolo conseguido formé una numerosa armada de nedfitos 
y pas6 à buscar à los Paulistas ; mas recorriendo todas aquellas 
comarcas no los encontre , porque esos faciuerosos solo procu« 
raban Indiospara venderlos en el Brasil , y no terri torios; con- 
viniéndoles conservarse en las asperezas de San Pablo miéntras 
se hallaban sustraidos de toda autoridad, siu ley ni religion : 
cuya inhumana y fiera constitucion obligé al cabo â los Jesui- 
tas à despoblar aquellas reducciones, trasiadando sus numéro-» 
809 individuos â los otros pueblos situados sobre las dos bandas 
del Urjguay; pero manteniendo las referidas comarcas del 
, Tape para estancias de ganados de los de la banda oriental. 
5° Sabe tambien todo el mundo que asi disfru tamos estas eo> 
marcas del Tape durante un siglo, hasta que los diohos Paulis- 
tas, subordinados ya al gobierno del Brasil , situ&ndose indebi- 
damente en 1733 hâcia la banda septentrional del Yacui , se 
fueron acercando por la parte en que déjà este nombre para 
tomar el de Rio Grande de San Pedro , y al fin pasaron & su 
orilla méridional. Que expedidos por nuestras tropas , se apro- 
vecharon de la oportunidad de haber ocurrido estas al bloqueo 
de la Ck>l/>uia del Sacramento en 1734; pero qne tambien fue> 



BSFAfiA T PORTUGAL 367 

ron alejadas otra vez. Y que recibidas las ôrdenes para la cesa- 
cion de hostilidades pactada en la convencion de Paris à 16 de 
marzo de 1737, conforme à la ciial debian conservar&e las co- 
sas en el estado en que estuviesen al tiempo de su notificacion ; 
con la segui'idad de que nuestra buena fe no sospeeharia su in- 
fraccion, tuvieron los Portugueses la anlmosidad de volver des- 
pues con tropas y artillerias à posesionarse de aquella parte de 
nuestras comarcas del Tape. 6° Nadie ignora tampoco que, 
continuando nueslra légitima posesion de las restantes, sobre- 
vinierou las determinacioues marciales para ejecutar el tratado 
de limites dol aûo de 4750, à cuyo cumplimiento se opusieron 
escandalosamente los Jesuitas, que no querian entregar los. 
siete pueblos orientales al Uruguay con sus comarcas del Tape; 
y que, entrando en las mas remotas las tropas portuguesas, es- 
tablecieron sucesivamente los cuarteles y fuertes de San Gon- 
zalo, San Âmaro, Rio Purdo y Yacui, concurriendo à la cons- 
truccion de este la tropa espanola : los cuales pa^^jes debieron 
evacuar babiéndose anulado el citado tratado de limites por el 
de 1761 ; sobre cuyos particulares, con fecba 15 de julio de 1762, 
reconvino nuestro capitan gênerai, el Excmo. Sr. D. Pedro Ce- 
bàllos, al coude Bobadela, virey del Brasil, diciéndole : « Por 
» io que toca à los territorios de los puertos San Gonzalo, San 
B Amaro , Rio Pardo y Yacui , es innegable que desde tiempo 
» inmemorial ban sido estancias de ganados de los pueblos de 
B Misiones , y que los fuertes que hay en ellos se hicieron to^ 
» dos de ôrden de V. E. con el pretexto de la ejecucion del 
» tratado de 1750. » É individualizando las épocas de cada 
uno , y que à la construccion del de Yacui concurriô nuestra 
tropa, aûade : a Todo lo que es tan cierto, que aun los mis- 
» mos Portugueses que se hallaron présentes à su construc- 
» cion lo ban confesado,y entre ellos un oficial de grado de 
» raucbo boncr y crédite de la misma nacion. » Con la noto- 
riedad de est05 becbos estrecbaba al conde de Bobadela para 
que cumpliese el articule 2° de dicbo tratado de anulacion, en 
que quedô expresameule convenido que ambos mouarcas man- 
dariau à sus "espectivos gobernadores de America evacuar in- 



1804. 



3H8 ESPAflA T PORTUGAL. 

084. mediatamente los terrenos ocupados al abrigo 6 con pretexto 
del referido tratado del a&o de I7S0, demoliendo las habita- 
cjones, casas y forlalezas que en consideracion à él se hubiesen 
levantado por una y otra parte : y auoqne nuestro gênerai Ce- 
bâllos repitiô sus instancias por escrito al conde de Bobadela, 
eludîô este siempre el cumplimiento del citado articulo , como 
tambien su sucesor el conde de Acuiia, & quien volvié à recon- 
venir en julio y diciembre de 1764, corroborando sus recon- 
venciones con lo nuevamente estipulado eu la paz de Paris del 
aâo antei-ior. 7** Sabe asimismo todo el mundo el violento 
progreso que bicieron los Portugueses, ocupando en las comar- 
cas del Tape nuestro puesto de la banda del Norte , situado en 
frente de la Villa del Rio Grande de San Pedro, la que ataca- 
ron en 29 de roayo de 1767 con porcion de naves, de las que 
desenibarcaron 800 hombres, que se apoderaron de dicho 
puesto; y aunque el rey Fidelïsimc reconociô nuestra justicia 
ordenando su evacuacion , nunca lo verificaron. 8* No inénos 
sabido es que los Portugueses violando la paz subsistente entre 
anibos sobeianos, y sus respectivos sûbditos , continuaron la ir- 
rupcion propasàndose à la banda méridional delYacui enaque- 
llas comarcas del Tape sobre el rio Pequiri, donde insul : ron 
indecorosamente à nuestro gobo) nador de Buenos Aives D. Juan 
José 'de Vertiz; y que aunque los desaloj'^, v">lvieron â él , y 
cometiendo otras alevosias , sorpreniieioa â una partida de 
• nuestros milicianos é Indios, atropellando à mucbos, matando 
algunos , y baciendo prisioneros à otrob , con despojo de sus 
^^ballos y bagajes , cuando se hallahan acampados hàcia 
<"}. rio de Santa Barbara, sin recelo li.guno y sin indicio 
> « que sebubifse alterado la paz que reinaba entre ambas 
c.vtes. 

Ué aqui los progiesosde la invasion de los Portugueses en el 
terri torio del Tape, hasta la época en que se emprendiô la ue- 
gociacion que terminé con el ùltimo tratado de 1777, hallân- 
dose enténces los Portugueses sobre una y otra banda del no 
Yacui, y nosotros en iiueslra antiguay légitima pcsesiou h las 
comarcas septentrionales del Tape, donde esta el territorio de 



es en el 
ô la ae- 
hallân- 
del rio 
1 Jj las 
orio de 



RflPAfiA T PORTUflAl. 369 

la disputa , y el Monte Grande , en el cual se ban roantenido 
nuestras guardias desde la de San Martin hasla la de la Picada 
de Santa Victoria, cubriendo lasestancias, bosques-y yerbales, 
que ban disfrutado sin interrupcion nuestros siete pueblos 
orientales dei Uruguay ; los que infielmer^e se entregaron en 
la ùltima guerra à los Portugueses , conducidos de nuestros In- 
dios, que hacian la guardia en dicba Picada de San Martin. 
Queda pues averiguado cuales son los establecimientos y roi- 
siones espaûolas que pertenecen â la corona de Espaûa , y el 
estado de «lias en la época del tratado , los cuales deben sal- 
varse y cubrirse cor la linea que ba de tirarse desde las cabe- 
ceras del Ararica y Coyacui basla el desembocadero del Pepi- 
ri-guazû en el Uruguay ; cuyo becbo es el que debe esclarecerse 
de buena fe para la recta interpretacion del articulo 4", y para 
cumplimiento del articulo 16, segun el cual no deben perjudi- 
carse las posesiones de ambos soberanos en la época del tra- 
tado, ni sus cultivos, minas 6 pastos en que se comprenden los 
bosques y yerbales, etc., que no bayan sido cedidos por el tra- 
tado en beneficio de la linea divisoria , como no lo ba sido el 
resto de las comarcas del Tape, sus bosques y yerbales que sin 
interrupcion ban disfrutado nuestras Misiones hasta los tér- 
minos que dejo demostrados; manifestando c6mo progresiva- 
mente llegaron à poseer injustamente los Portugueses las otras 
comarcas , ya mediante la inbumanidad de* los Paulistas , ya 
abui^ando de las circunstancias que distraian nuestravigilancia, 
ô de nuestra confianza que inocente se expuso à la mala fe del 
conde de BobadeU;, y ya con violencia, siéndoles indiferente 
la violacion de Xoa tratados; pretendiendo abora apoderarse del 
resto del territorio del Tape mediante una mala interpretacion 
del articulo 4<*, desentendiéndose su ingratitud de la naturaleza 
de la causa, segun la he considerado justamente en esta Me- 
raoria, y de la especie del tratado hecho entre las dos altas par- 
tes contrayentes ; de las cuales, la de nuestio soberano ba es- 
tado cierta con certidumbre matemâtica de sus soberanos dere- 
cbos, que generalmente ha cedido en parte por pura amistad y 
en obsequio del sincero deseo de extinguir las desavenencias 

T. IV. t4 



1804. 



flTO 



RSPAAa T PORTUGAL. 



1804. 



La Itreari ditpnU 
M leerca 

dal rio 
Prpiil-guaiA. 



La cuarta es sobre 
et rio Igurey. 



que ha habido entre las dos coronas y sus respectivos vasallos 
por el espaoio de très siglos. 

La tercera disputa queda indicada al principio de la ante- 
rior, 7 es reducida à saber cuil sea el rio Pepirï-guazû , que 
desagua en el Uruguay y lo désigna el articulo 4*. Pretendenlos 
Portugueses que es aqiiel donde se dirige su mencionada linea 
amarilla DDD, y desemboca à -i" 37'delatitud oriental del me- 
ridiano de Buenos Aires. Asentamos nosotros que es el que 
eonfluye mas al este, à los 5** 10' de dicha longitud. Mas esta 
disputa de hecbo la han termiuado nuestros ultimes comisa- 
rios, descubriendo que el mas oriental es el verdadero Pepirï- 
guazû ; cuyas seûales indelebles han reconocido conforme à la 
descripcion que anteriormente se habia hecho de su desembo- 
cadura, hasta la cual no babian llegado los demarcadores del 
afio de 17S0, contentàndose equivocadamente con arribar al 
Pepiri-mipi, y por errônea consecuencia, pasando al San Anto- 
nio Mini en vez de dirigirse al San Antonio Guazd, que desem- 
boca mas al este en el grande Guritibâ 6 Iguazii, que sefiala el 
articulo 8". Esta disputa rueda prôximamente sobre 800 léguas 
cuadradas de superficie comprendida entre la linea amarilla 
FFP de los Portugueses al occidente , y la enearnada GGG de 
nosotros al oriente el rio Uruguay al sur y el Iguazù al norte; 
el cual terreno se halla yermo , cubierto de bosques, y en elles 
pinos. cedros y otras mad«iras de construecion naval, que es im- 
posible aprovechen los Portugueses , al paso que nosotros po- 
demossacarlaspor la corriente del Uruguay 6 por la del Tguazû. 
Pero los ingrates Portugueses , con variar voluntariamente los 
nombres de los nos solo tratan de perjudicarnos avanzando 
fructuosa ô infructuosamente sobre nuestras envidiables pose- 
siones adjacentes al Uruguay y Paranà. 

La cuarta disputa es de la propia naturaleza que la anterior 
sobre cuâl seael rio Igurey, que designan los articules 8° y 9% 
porcuyo curso se ha de desviar la linea de las aguas del Pa- 
ranà. Los Portugueses seâalaron primero el arroyo Garey ; pero 
como nuestros comisarios les hicieron reparar su pequeâez , y 
que desagua ddbajo del Salto Grande del Paranà , cuando el 



vasallos 

la ante- 
izù , que 
inden los 
kda linea 
del me- 
) el que 
Mas esta 
comisa- 
Pepivi- 
)rine à la 
iesembo- 
dores del 
irribar al 
an Aoto- 
le desem- 
se&ala el 
00 léguas 
amarilla 
iGGG de 
al norte; 
y en elles 
ue es im- 
ioti'os po- 
il Iguazii. 
nente los 
vanzando 
»les pose- 

i anterior 
13 8° y 9", 
i del Pa- 
rey ; pero 
ueûez , y 
uando el 



ESPaAA y PORTUGAL. ffli 

Igurey debe ser un rio candaloso, y hallarse mas arriba de di- 
cho salto, abandonando esta pretension por otra temeraria, que- 
l'iendo que el Gatimiô Igatimi sea el Igurey ; inasnuestro comi" 
sario D. Félix Azara arribéà ta desembocadura de este, que tam- 
bien nombran Iguarey, Ibinéima y Monici ; y reconociô en él las 
sefiales indelobles cou las cualesse ha descrito anteriormente , y 
en particular su gran caudal de agna de que carece el Gatimi 6 
Igaliroi, conocidosolo por estos nombres, y nunca por ningimo 
de aquellos con que se distingue el verdadero Igurey en los 
mapas e&tranjeros y nacionales, conio el de America méridio- 
nal publicado por D. Juan de la Cruz y dos afios àntes del tra- 
tado preliminar de 1777, y conforme ilas carias que levanta- 
ron los comisarios espaîioles y portugueses para la ejecuciou 
del tratado de 1780, que se hallan originales en el real dep<S- 
sito de hidrografia; en todos los cuales irréfragables documen- 
tos esti situada la desembocadura del Igurey, Iguarey, Monici 
6 Ibinéima , entre los 22* y 33° latitud sur, quedando la del 
Paranapané aguas arriba , y la del Ibay 6 Guaibai aguas abajo 
por la banda opuesta oriental del propio Paranâ , en que desa- 
gua el Iguarey 6 Igurey. Los cuales nombres , segun tradicion 
constante, son allerados porelde Igatimi 6 rio de Garay,que le 
dieron los Indios ; porque nuestro mémorable conquistador y 
restaurador de la capital de Buenos Aires , el capitan D. Juan 
Garay, andando en sus conquistas lo descubriô, llamàndose en- 
tônces Monici à Ibinéima. Los Portugueses , sin respetar el co* 
nocimiento évidente del verdadero Igurey, han querido dar 
este nombre al Gatimi é Igatimi , por donde sus demarcadores 
del afio de 1750 quisieron trazarse la linea para usurparnos el 
territorio septentrional del Paraguay desde el rio Xejui 6 desde 
el Ipané, que desaguan en el Paraguay por su banda oriental. 
Esta es la quinta y ûltima disputa que renuevan al présente 
sobre el importante territorio que me propuse por objeto de mi 
présente obra. Han pretendido pues injustamente los Portugue- 
ses que el limite septentrional de nuestra provineia del Para- 
guay sea el rio Ipané 6 la linea amarilla HHH, porque su cabe- 
cera principal es la nas veeiita al origen del Guatimi 6 Igatimi, 



1804. 



QuinU 
y ûttima Uiipala. 



1804. 



FaadiuiAntci 

di uni opinion 

d«l ffSor LaiiorrUi 



37t MfKfik T PORTUGAL. 

que porpura voluntariedad quieren seael Igurey qiiedesignan 
lo8 articules 8* y 9*> del tratado. Nuestros comisarios se haa 
opuesto constantemente sefial«ri«lo el verdadero Igurey, y por 
su corriente aguas arriba la linea divisoria haciéndola pasar al 
rio Gorriéutes, que desagua en el Paraguay por su ribera orien- 
tal, eu ya direccion se&ala la linea de puntos encaroàdos III, 
coniprendiendo con ella para nuestra provincia del Paraguay 
dos mil léguas cuadradas mas al septentrion del Ipané ; pero, 
segun mi opinion, deben sur mil y quinientas léguas mas, esto 
es, 3,500 al norte del Ipané, siguiendo la raya aguas arriba del 
verdadero Igurey basta su origen principal ; tiràndose desde él 
una linea recta JJJ por lo mas alto del terreno (que es la cor- 
dillera de San José) hasta ballar la cabecera 6 vertiente prin- 
cipal del rio Mbotetey, que es el mas vecino à dicha linea, que 
desagua en el Paraguay por su ribera oriental ; y bajando la 
raya por sus aguas hasta su entrada en el mismo Paraguay. Ya 
especifiqué esta mi opinion en la nota al articulo 1* de los que 
propongo en la segunda parte , y apunté los fundamentos que 
tengo, y son : 

1* El literal y decisivo contexto del articulo 9 de cuyas pala- 
bras me valgo para exponerla ; siu pieocuparme la expresion 
del propio articulo, que dudosamente dice : « Que tal vez sera el 
Corriéntes »> aquel rio por cuyas aguas ha de hiijar la raya hasta 
su entrada en el Paraguay. 

2* La silUacion y curso de los rios Igurey y Mbotetey, cuyos 
principales ramales son los mas vecinos, 6 se hallan conforme 
los supone el articulo 9 y fignran las cartas que levantarou de 
aquellos paises los demarcadores espaûoles y portugueses comi- 
sionados para el cumplimiento del tratado de 1750; cuyas car- 
tas originales firmadas por ellos existen en el real depôsito de 
hidrografia, y he dispuesto la mia puntualmente segun ellas, 
siendo concordantes con otras publicadas ântes del tratado 
preliminar de 1777, como v. g. el citado gran mapa de Ame- 
rica méridional de nuestro cosmégrafo D. Juan de la Gruz. 

3* Con la direccion que doy à la linea divisoria del Iguarey 
al Mbotetey, se salvan Iqs terrenos de nuestros pueblos Itatines 



bsfaNa y poktugal. ST8 

7 los de nuestra ciudad de Xerez, arruioados, los cilalei no se 
cedieron por el tralado , y fneron reclamadon por otra parte en 
las conferencias preliminai'es,segiin se indicaen los numéros ttS 
à 67 de la citada respuesta de nuestro plenipotenciario el Eicmo. 
Sr. marques de Grimaldi, esp iciflcàndose la situacion de dicba 
nuestra ciudad û la orilla dcl Mbotetey. 

4° Gon la linea de mi opinion se quita todo embarazo & la 
comunicacion de nuestra provincia del Paraguay con las de 
Ghiquitos, Santa Gruz de la Sierra y Mdxos ; cuyas producciones 
solo por el Paraguay pueden concurrir ûtilmente al comercio 
maritimo del Hio do la Plata, babilitado en nuestros dias para 
su extraccion, y paralaintroduccion de efectos europeos de los 
cuales se snrten aquellas provincias con mucha carestia^ oca- 
sionândosc cl contrabando de los Portugueses â causa do no 
conducirse por el Paraguay ; embarcândoles por su rio hasta 
aquel paralelo y pasàndolos por tierra basta sus pueblos me- 
diante carros 6 à lomo de mulas ô caballos, que se encaminan 
hasta alli misino por la banda oriental del propio rio Paraguay, 
siendo intransitablo la occidental segun es mauifiesto, y la re- 
conocieron nuestros antepasados, que habilitaron y traficaron el 
camino que en dicha banda oriental seiialan las cartas antiguas : 
siendo notable la que levantô uno de nuestros comisarios el 
aiio de 1750 D. Francisco Millau , cuya fiel copia conserva el 
real depôsito de hidrografia; y entre las cartas modernas que 
designan el^propio camino antiguo por la banda oriental del 
Paraguay se ve la citada de D. Juan de la Gruz, publicada dos 
aîios ântes del tratado de 1777, que frecuentemente recomienda 
en sus articules no se perjudiqueu los establecimientos espa- 
ûoles ni sus comunicaciones , y que se eviten los contrabandos 
que los sûbditos de una nacion puedan hacer en los dominios 
ô con los vasallos de la otra. No habiendo otro remedio para 
esto que el que los moradores de Gbiquitos, Santa Gruz de la 
Sierra y Môxos trafiquen por el Paraguay â mucho ménos costo 
que por el dilatadisimo camino terrestre del Tucuman, Pe- 
rd, etc. Sobre todo , conduce al mcjor gobierno econômico de 
las mencionadas remotas provincias su mas brève y i&cil comu- 



1804. 






:m 











\> 







^ 



IMAGE EVALUATION 
TEST TARGET (MT-3) 




11.25 



125 



■a 12.8 

u ISA 

!S lâo 12.0 

u 



■■MU 

U 11.6 



— 6" 



>V1 ^ 




o 



7 




I%olQgFaphic 

Sciences 

Corporation 






wA^ 




\ 





<^ 



^. 






'^^ 




23 WBT MAIN STRUT 

WIUTIR.N.Y. MSSO 

(716)872-4503 



1804. 



Em opinion 

•«qnololino* 

debo dirigino 

dol Iguroy 

>l MboMlay. 



3M SaPAftÀ T FOITUCAL. 

nicacion con la capital de Buenos Aires por la del Paraguay, y 
al fomeuto reciproco con esta, ballindose hoy sin ninguna re- 
lacion, lo cual peijudica à sus respectivos moradores, y direc- 
tamènte à la convenenda de esta su metrôpoli , que hasta el 
présente ha poseido iniitilmente aquellas colonies. Este 4* fun- 
dameuto, que se corrobora con la consideraciun de la natura- 
leza de la causa, y de la especie de esoritura 6 tratado , y que 
se ajusta à su intencion ô espiritu, y aun à la letra de varios de 
los articules, es suficiente para sostener en justicia mi opinion, 
aun cuando la letra del arlioulo 9p no fuera conforme à ella, 
esto es, aun cuando el rio mas vecino al Igurey fuese el Ipané, 
el Corriéntes ù otro cualquiera mas al sur del Mhotetey, que 
desagua en el Paraguay donde principia por la banda opnesta 
caroino carril de Ayôlas para Chiquitos , dejando hàcia el sur 
el de los Mbayâs estéril y muy escaso de agua. 

5* La linea del Igurey al Mbotetey comprende de nuestra 
parte un territorio absolutamente inùtil para los Portugueses, 
que no pueden aprovechar sus producciones, reducidas hoy à 
bosques y à los yerbales que disfrutamos actualmente en las 
faldas occidentales de las serranias de Maracayù, Amambay y 
San José ; la cual yerba es de ningun uso entre los Portugue- 
ses, y al contrario muy extendido entre nuestras provincias 
internas. Â mas de esto, en aquel territorio se halla el mismo 
camino de Paraguay y Chiquitos sobre la ribera oriental del 
rio de este nombre , siendo el terreno medio bajo j pantanaso 
en tiempo de lluvias; de que se infiere que los Portugueses lo 
pretenden injustamente solo por avanzar sobre nuestras pose- 
siones para impedir que nos seau utiles las referidas provincias 
de Chiquitos, M6ios y Santa Cruz de la Sierra, y con la espe- 
ranza de aprovecharse de él, cuando se apoderen de la navega' 
gacion y salida al mar por el rio Paraguay, que es el objeto 
principal de su insaciable codicia. 

Los cinco fundamentos de mi opinion, reducida à que la li- 
nea divisoria debe dirigirse del Igurey al Mbotetey, me resol- 
vieron â flgurarla de esta manera,que creia absolutamente 
nueya; pero vi posteriormente que la adoptaba uqo de los me- 



ESTAÂÀ T PORTUGAl. STfl. 

jores geogr&fos ingleses, girviéndome este imparcial (Uctimen 
por fuadamento. Ténia dispuesta mi carta y trazada la linea 
divisoria conforme la présente, cnando se recibiô en el real de- 
pôsito de hidrografia un mapa del globe, hecho en Londres por 
el célèbre Mr. Arrowsmitb, figuràndose en él los rios Igurey y 
Mbotetey, y la linea divisoria dol uno al olro rio. Pué inexpli-; 
cable mi gozo al notar qne reconocian los justes derechos de 
nuestro soberano los mismos Ingleses, que siempre ban estado 
à favor de los Portngueses y en contra nuestra , cuando se ba 
tratado de menoscabar aquellos dominios de nuestro rey y se- 
fior; pero en la présente disputa no ban podido mènes de se» 
guir el sentido obvio del teito en el articule %" del tratado, y 
el espiritu é intencion de este, sobre que la linea no perjudi* 
que los respectives establecimientos ni sus comunicaciones. À 
mas de constar la situacion de los rios Igurey y Mbotetey de 
manera que sus cabeceras son las mas vecinas entre si, segun 
las irréfragables cartasque he citado, y conforme à las notioias 
que babria recibido Arrowsmith de los Portugueses , preocu- 
pàndose estes de que insistiriamos en la ùnica opinion que 
hasta abora ban sostenido nuestros comisarios , seil&lando el 
rio Gorriéntes por termine septentrional de nuestra provincia 
del Paraguay. 

Por otra parte no ^noraria el nominado geégrafo ingles 
nuestras berôicas empresas mediante las cuales tomamos pose- 
sien à nombre de Su Majestad del territorio que salva conmigo, 
continnando la linea divisoria del Igurey al Mbotetey. Tendria 
présentes las penalidades de nuestros mayerespara babilitar 
el indieado camino por dicho territorio desde el Paraguay à 
Cbiquitos y à Santa Cruz de la Sierra ; pues consta que nues- 
tros adelantados estipularon con Su Majestad esta comunica- 
cion hasta el Perù. En su cumplimiento el adelantado D. Pedro 
de Mendoza envié al capitan Juan de Ayôlas con dos bergan- 
tines y una barca para el rio Paraguay, y prosiguiendo por 
tierra llegô basta el Perù; pero â su regreso murié â manos de 
los gentibs junto con un hermano de lecbe del emperador el 
Sr. Carlos V, un hermano légitime del duque de Arnos, y otro 



lt04. 



Viijtt d« Irait 

y olro* 
•l rio PtragMy. 



dfS I8PAAA T PORTUGAL. 

1894. de Santa Teresa de Jésus. En su solicitud hizo el propio vis^je 
el mémorable conquistador Domingo de Irala. El sucesor de 
fiiendoza , el adelantado Àlvar Nû&ez Cabeza de Vaca, procuré 
cumplir personalmente aquella estipulacion, y preparando très 
bergantines, 120 canoas ,43 caballos , 400 Espafloles arcabuce- 
ros y ballesteros y 1,200 Indios auxiliares, dispuso que' la mi- 
tad de la' gente y los caballos marcbasen por tierra , yendo por 
el rio con la demas tropa : Uegaron al rio Guachie, fondeô en 
la boca del Mbotetey, cuyo cnrso bizo reconocer demarcando 
su bpca y tomando posesion de él â nombre de Su ftlajestad. 
Habiendo llegado à los Xar&yes se dirigié para Chiquitos , y 
obligado à regresar ordenô la propia empresa à Hemando Ri- 
bera. El nominado inmortal Irala gobernando despues aquellas 
provincias repitiô segundo vis^je con 350 Espaûoles y gran nu- 
méro de Indios auxiliares , embarcàndose con unes en 7 ber- 
gantines, y enviando à los otros con los caballos por el camino 
de tierra en laibanda oriental del Paraguay ; pues la occidental 
se habia ya reconocido instransitable por sus inundaciones en 
tiempo de lluvias, y por falta de aguas y penalidad del piso en 
las otras estaciones : y habiendo llegado con toda su gente â los 
Xaràyes saltô en tierra y marchô por Chiquitos hasta los confi- 
nes de las conquistas del Alto Perû; desde donde se comunicô 
por correos con Pedro de Gasca, que residia en su capital de 
Lima; despues de las cuales negociaciones regresé à la Asun- 
clon del Paraguay, y comisionô al mémorable valeroso Extre- 
mefto Nuflo de Ghâves para que fùndase poblaciones, que faci- 
litasen el propio camino que dejidsa hechodel Paraguay al Perù 
por Chiquitos. En efecto, Nuflo de Châves marché con 320 Es- 
palioles, muchos Indios y caballos, que fueron por el descrito 
camino de tierra â reunirse , y pasando â la banda oriental del 
Paraguay por el paralelo de Chiquitos, se propasé de los termi- 
nes donde debia empezar las poblaciones dispuestas por Irala; 
y sabiendo la muerte de este héroe, no paré hasta el paraje en 
donde fundé la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, de donde 
regresé por el mismo camino â la Asuncion del Paraguay con 
el designio de Ueyarse su mujer y familia à Santa Cruz de la 



BSPAAA T PORTUGAL. 3V7 

Sierra, lo que verifiquô recomendado por el virey çonde de 
Niebla en la comitiva de Francisco Ortiz de Vergara; quien 
goberoando en la Asuncion pasô à Chârcas, à fin de sincerarse 
de su conducta anteaquella real Audiencia, « 6 de dar cuenta de 
lo que en la tierra habia, » segun principià él misnio la rela- 
cion de este su viaje y salida que hizo deUlio de la Plata al 
Perû desde 8 de setiembre de 1565, que partie de la dudad de 
la Asuncion del Paraguay con 21 naves de remo y 80 canoas , 
y en ellas 120 Espaâoles y 30 mancebos mestizos naturales del 
pais, para el puerto de Itati (en la banda oriental del rio Para- 
guay à 19° 18' latitud sur), & donde habia enviado por tierra 
880 caballos con 30 Ëspaftoles que los pasô à la banda occiden- 
tal ; y prosiguiô su viaje por tierra à Santa Gruz de la Sierra , 
7 de alli à Ch&rcas con el obispo del Paraguay 0. Fr. Juan Pe- 
dro de la Torre y con los oflciales régulâtes , cuya comitiva re- 
gresô al Paraguay por el propio camiuo; y vino à dar à esta 
corte Ortiz de Vergara, donde présenté la citada relacion que 
se ha\|^ en el archive gênerai de Indias de Sevilla , legajo 9 de 
las relaciones y descripciones, cuya copia auténtica conserva el 
real depôsito de hidrogràfia , y con ella se esclarecen varias 
circustancias de este viaje, en que discordan los historiadores, 
asi como en lo que dicen del inmortal Irala sobre su conducta 
para con Ayélas en el referido viaje que le ocasionô la muerte : 
sobre los cuales particulares se halla en el propio real depôsito 
otro apreciable documento, y tambien otra copia auténtica de 
la real provision expedida en Madrid à 11 de diciembre de 1571 
al adelantado Juan Ortiz de Zàrate sobre la érden que debia 
observar en su navegacion y en su destino; y refiriéndose al 
asiento que ténia celebrado se le mandaba, que cumpliese el 
capitulo sobre las dos poblaciones, que debia establecer para 
facilitar el indicado camino desde el Paraguay por Chiquitos à 
las Chârcas, de donde debia bacer conducir ganados al Para- 
guay; y en efecto condujo por dicho camino su lugar teuiente 
Felipe Gâceres muchas ovejas y vacas. Y habiendo muerto di- 
cho adelantado en la Asuncion del Paraguay nombrando por 
albacea al capitan Juan de Garay, pasô este & Chàrcas por el in- 



1804. 



.178 



kspaAa t fortuoal. 



18»i. 



Viaitu 
deUeiudtd 
de Xem. 



dicado camino à negociar el casamiento de 1/ Juana Orliz de 
Zàrate,bija del adelantado, cpn el oidor D. Juan Tôrres de Vera 
y Aragon, en quien recayé el adelantazgo, y podia sufragar & la 
fundacion de los dos mencionados pueblos; y babiendo regre- 
sado Garay con los poderes correspondientes extendiô sus mi- 
ras al oriente de aquel territorio septentrional del Paraguay, 
basta el Igurey, que naoe de los camposde la eiudad arruinada 
de Xerez, la cual fundô sobre el Mbotetey raediante la coœi- 
sion que di6 à Ruiz Diaz Melgarejo. 

Corrieron quince afios basta el gobierno de D. Diego Rodri- 
guez de Valdes y de la Banda , quien comisioné à D. Antonio 
de Afiasca, vecino de la Asuncion, para que visilase dicba eiu- 
dad de Xerez. Sus vecinos invitaron à los Jesuitas para que fun- 
dasen en ella un colegio; cuyas instancias renovaron en 1632, 
hacîéndoles entender que à los alrededores de Xerez vagaban 
varias naciones de Indios, entre ellos los Itatines, dispuestos à 
abrazar nuestia santa religion. En efecto, fueron con este desi' 
gnio los Padres Rançonier, Mancilla , Henart y Martine:^ que 
fundaron en el territorio que salvo con mi linea los pueblos 
San José, San Pedro, Angeles y San Pablo, que destruyeron los 
Mamelucos facinerosos del Brasil, babiendo esclavizado muchos 
neôfitos; pero reunidos basta 3,000 de los que escaparon se res- 
tablecieron aquellas reducciones ; de las cuales despidiô à los 
Jesuitas el obispo D. Fr. Bernardine de Cârdenas, quien de 
acuerdo con el gobernador subrogé clérigos de su diôcesis,âlos 
cuales no quisieron sujetarse los Itatines , que volvieron à las 
selvas despues de 16 aâos, en 4648. De este modo desaparecie- 
ron aquellos nuestros pueblos, babiendo tambien Uegadoà sn 
fin la eiudad de Xerez, cuyos moradores se vieron perseguidos 
de los Bârbaros y de los Paulistas, sin auxilio aigu no, ni fo- 
mente de su fortuna ; no babiéndolo tenido tampoco el expre- 
sado tr&fico del Paraguay por Cbiquitos al Perû , cuyas relacio- 
nes de intereses se babian probibido indirectamente con lo de- 
terminado en las leyes 2*, 4', 5* y 10*, titulo 14, libre 8% de la 
Recopilacion de Indias, que probibian absolutamente y con se- 
veridad el comercio del Paraguay con el Perù por oro y plata, 



kspaAa t fomtugal. 



379 



que era lo ûnico que podian apetecer los moradores del Para- 
guay, dando por estos roetales sus frutos y efectos. A mas de 
esta causal de la falta de trajino por el descrito camino que 
salvo con mi linea , sobrevino el establecimiento de las reduc- 
doues de Cbiquitos por los Jesuitas , quienes segua su sistema 
gênerai impedian à los Espafioles el trâfico por sus pueblos y 
su trato. Queriendo elles entablar la cornu '^.icacion de aquellos 
sus pueblos con losGuaranies, comisionaron para la renovacion 
del descrito camino à los Padres Hervas, Yergos, Zea, Arce, 
Neuman, Gonzalez y Suàrez, en los a&os de 1702, 1703 y 1715, 
en queexperimentaron lapersecudon de los gentiles Payaguàs. 
Y en 1740 les intimé el gobernador de Santa Cruz de la Sierra, 
D. Antonio de Argumosa Cebàllos , una ôrden de la retfl Au- 
diencia de Gb&rcas para que enviasen algunos de sus neéfilos à 
restablecer el camino por el cual se pudiese ir al Paraguay c6- 
moda y seguramente : en efecto, hicieron partir cien Cbiquitos 
que llegaron al Paraguay sin embarazo alguno , y regresando 
por otra ruta encontraron una partida de Portugueses coman- 
dados por Antonio PiAéiro, qnienes llegaron al pueblo de San 
Rafaël en 8 de agosto de aquel afio, enviados por el gobernador 
de Guyabà con varios regalos para que negociasen con los Je- 
suitas el comercio de aquellas nneslras posesiones con las del 
Brasil; de lo que dieron cuenta al virey de Lima, enviândole 
dichos regalos. 

Despues de las referidas tentativas para restablecer el des- 
crito camino que practicàbamos, y salvo con mi linea de Igurey 
al Mbotetey, no se tratô de otras basta la plausible época del 
comercio libre por Buenos Aires, que ha despertado en aquellas 
provincias el deseo de restablecer su inmediata comunicadon y 
relaciones directas de comercio tan conveniente al de su metrd- 
poli. Este era el asunto de una representacion que en 4 de 
diciembre de 1799 hizo el gobernador de Cbiquitos al virey 
marques de Aviles, quien diô cuenta de ella al ministerio de 
Estado en 5 de abril de 1800, segun instruye la copia numéro 
11 insertaen el apéndice. Dicho gobernador hacia présente que 
el obstâculo para la renovacion del referido nuestro camino 



ISOi. 



NaeTii (entaijtii 

para roslablacer 

Mt« camino. 



380 



kspaAa t tobtugal. 



1I94. directo diesde Chiquitos al Paraguay, consistia tambien en los 
dos ilegltimos establecimientos portugueses Coimbra y Albu - 
querque, situados y fortiûcados en nuestra banda occidental 
del rio Paraguay contra todo derecho; con cuyo perjudicial 
procéder seguraroente no han tenido otra mira los Portugueses 
que de inte^ceptarnos aquella comunicacion para coméfciar 
clandestinamente por ahora con las provincias de Chiquîtos, 
Santa Cruz de la Sierra y Môxos, surtiéndolas de efectos euro- 
peos desde Cuyabà y Matogroso ; cuando desde Buenos Aires por 
el Paraguay pueden proveerse aquellos nuestras provincias con 
mucha mayor conveniencia, y recibirlos auxilios necesarios 
para que la dominacion portuguesa no las comprenda al cabo ; 
que es el fin à que aspiran, embarazàndonos la comunicacion 
directa del Paraguay mediante los dos mencionados estableci- 
mientos, y con la présente disputa, en que quieren limitarnos 
sobre la banda austral del rio Ipané , cuando nos corresponde 
aquel territori* |)asta el Mbotetey, como he demostrado , y que 
nos es preciso renovar el prescrite caniino que practicàbamos, 
siendo inverificable otro por la banda occidental del rio Para- 
guay hasta Chiquitos à causa de las inuudacienes en tiempo de 
ellas y su mal piso cortado de hendiduras, y falta de agua en 
las otras estaciones, segun es manifiesto y lo recouocieron nues- 
tros mayores, quienes abrieron y nos ensefiaron aquella cornu- 
nicacion arrostrando heréicamente insoportables fatigas, ham- 
bres y frecuentes choques con los Barbares à cuyas manos 
derramaron su ilustre sangre, 6 perdieron sus preciosas vidas 
en el empefio de reducir y poblar aquel mismo territorio, que . 
salvo con mi linea, del que tomaron posesion à nombre de S. M.', 
y procuraron conservarlo mediante las diligencias y disposi- 
ciones que he relacionadb por mayor, creyendo que su recuerdo 
corrobora mi opinion de que la linea debe pasar del rio Igurey 
al Mbotetey. 

Por los cuales podrân navegarlos Portugueses, no porque les 
sea preciso, sino tan solo porque ya se nombre y déterminé el 
Igurey en el articule 9 del ûltimo tratado; el cual hubiera 
seguramente seûalado la raya mas al norte, esto es, subiéndola 



la 



lOJ 



BSFAfiA T PORTUGAL. 381 

por el rio Paido 6 Parao, y pasando el Tacuari por su principal 

ramai de Gamapnao, si se hubiera tenido présente qne esta es 

la ûnica ruta por donde & inmensa costa se èomunican las 

posesiones méridionales portugnesas con las de Cuyabà y Mato- 

groso ; pues saliendo de San Pablo van al rio Tiete ,,y por él al 

Paranà, y por este al rio Pardo, cuyo curso ascienden cuanto 

pueden para seguir por tierra basta Camapuan, y bajando por 

este, que se une al Tacuari, prosiguen hasta su desembocadura 

en el rio Paraguay, que suben hasta el rio Gbane, brazo del de 

los Porrûdos, por el cual continùan hasta el de Cuyabà, y llegan 

& la yilla de Jésus de Cuyabà, de donde seencaminan por tierra 

y atraviesan el rio Paraguay hasta el Jaurû , por cuyas aguas 

arriban à la villa de Matogroso ; el cual viaje practican sin 

interrupcion en cuatro roeses, y si lo hicieran por el Igurey y 

Mbotetey, tardarian ma8,comb se ve en la carta. Es évidente 

que los Portugueses no pueden alegar derecho alguno al terri- 

torio comprendido entre la linea del Igurey al Mbotetey, y la 

del rio Pardo al Tacuari, -sino tan solo porque el articulo 9 del 

tratado désigna el Igurey por término comun ; lo cual se cree- 

ria una necesaria consecuencia de la generosa cesion que quiso 

hacer S. M. de los territorios de Cuyabà y Matogroso, esto es, 

porque se les facilitase su comunicacion con las posesiones 

australes del Brasil ; pero como para lograrla les bastaba aquella 

ruta por el rio Pardo, parece qne este debiô ser el térii>mo 

comun, y no el Igurey, siendo de sospechar que los Portug'.a.^')S 

ocultarian estas ideas, segun su costumbre de procurar de^j- 

gurar û oscurecer los conocimientos locales cuando su igno- 

rancia pueda peijudicarnos y aprovecbarles. De todo lo ex- 

puesto se deduce que no solo es debido y conveniente el deslinde 

por el Igurey al Mbotetey, mas tambien que correspondia ade- 

lantarlo al norte hasta el rio Pardo ô Parao, y de sus cabeceras 

al Tacuari por todo su curso para subir el Paraguay, segun 

signe deslindando el tratado; para cuya interpretacion me ha 

sido preciso tener présente lo que dejo escrilo en esta Memoria, 

que he concluido examinando las disputas que temerariaraente 

han suscitado los Portugueses por menoscabarnos ingrata y 



1894. 



ItOi. 



Coaelutloii 
Ut Mil Menorii. 



îiM BSFAflA T MiTUOAL. 

ambiciosamente el territorio de que trato, y han defendido 
nuestros comisarios dejando mirgen à mi fandada bpiniou 
sobre la direccion de la linea diviaoria por el Igiirey al Mbo- 
tetey. 

En la cual me he afirmado con mayor satisfaccion ; pues ha- 
biendo manifestado sus indicados fundamentos el 8r. D. Félix 
Azara, cuando Uegô de Paris à esta corte, me contesté que 
liempre se habia inclinado à ella. En efecto , seflalô posterior- 
mente en una Memoria el rio Blanco 6 Guachie en lugar del 
Gorriéntes, anotando tambien al mirgen de uno de los papales, 
que tuvo présentes , puede ser el Mbotetey el rio i que debe 
dirigirse la linea desde el Igarey. Grec haber hecbo un singu- 
lar servicio, siendo el primero que he defendido los derechos 
de S. M. al indicado territorio septentrional del gobierno del 
Paraguay, aflrmAndose mucho mas mi conviccion con el Toto 
del Sr. Azara , quien como nadie ba estudiado aqnellos paises, 
dândolos à cibnocer en lo fïsico , geogr&fico y civil , segun lo 
acreditan sus obras impresas y manuscritas, despues de indeci- 
blés fatigas y muchos gastos, debiéndosele el descubrimiento 
oportuno de los referidos ilegitimos establecimientos portugue- 
ses, Goimbra y Albuqnerque, que se reconocieron por la pri- 
mera vez à su Costa, segun se certificd por el nominado virey 
marques de Aviles, que gobemaba aquellas proyincias , procu- 
rando el mejor servicio de S. M., al cual deseo vivamente con- 
tribuir con cuanto dejo escrito. — Madrid, 30 de mayo de 1805. 

(Firmado) Miguel Lastâbbia. 



Rf Into dtl rey. 



Copia literal del capitula xi del Extractode los préceptes y ôrde- 
nes para las Doctrinas del rio Parand y Uruguay ^ hecho por 
determinacion del Padre Manuel Quirini, en el ano de 1751, 
cuyo capitula trata sobre la armeria y armas (l). 

231 . El retrato del rey nuestro seilor y sus armas es debido 
y justo que se tenga en la armeria, para que â sus tiempos se 



(l)£8te documento se halla Umbien en el mismo volûmen de la Colec- 



ISrAflA T rOKTUOAL. 



818 



ponga en pûblico como se estila. P. Visitador. N. P. General 
Francisco Retz. Aflo de i73i. ' 

139. No se permila que nuestros Indios tengan en sus casas 
armas de fuego , ni usen de elles como suyas ; y si alguno tu- 
viere algiina, recôjase y pôngase en la armeria coniun, y cuando 
vayan à algun vis^e no las Uevar&n sin licencia del Padre su- 
perior. Ord. comun 57. 

333. Todos los antecesores mios han encargado el uso y eja|^ 
cicio de las armas de todos los géneros, y lo encargo de nuevo, 
por la cédula real de 1^ M. hàganse los alardes, y aq^uellos dias 
gàstese con los Indios alguna carne, yerba 6 sal de su preroga- 
cion para que lo hagan con mas afecto y aplicaciou, y una vez 
al mes se tire al blanco. P. Zea, P. Hernan, P. Machoni, P. Ber- 
nardo. Hàganse estes alardes, asistiendo à elles el cura 6 com- 
paùero; pues esta esto tan encomendado aun de nuestros 
PP. générales. P. Luis de la Roca. 

234. Adiéstrense otra vez en todos los pueblos algunos mo- 
zos escogidos eu el uso de las armas de fuego, y ténganlas lini- 
pias. P. Bernardo Hufdorfler. 

235. Entren los domingos de siete aûos arriba. con arcos y 
fléchas, y los que no lo hicieren seràn castigados de sus curas, 
los cuales deben asistir al registre. El P. Zea, y de cuando en 
cuanto el maestre de campo y sarjento mayor,han de registrar 
si tienen bastantes fléchas y sus armas corrientes. P. Bernardo. 

236. Los muchachos hagan tambien su ejercicio de armas. 
P. Machoni. 

237. Cada pueblo tenga reservados unes 200 caballos para 
que se puedan valer de elles en las ocasiones de guerra. P. Ber- 
nardo. 

238. Cada pueblo tenga & lo ménos 60 lanzas y 60 desjarre- 
teras, 7,000 fléchas de fierro, buenos arcos, hondas y piedras, 
y dos Indios depulados para que sierapre tengan limpias y cor- 
rientes las armas. P. Zea. 



1804. 



Arit'K* dt fu((e. 



EJcrclelo il* irmii 
;loi domiaiot. 



ArmstUo ruc|o. 



Ealrar 

lot doinin|«M 

con «m**. 

Rtgiilro do tllot. 



Machicboi. 



CtbtlloirMirvadoi. 



Amiti 
do pro««neiOD. 



Colec- 



yjr- ;•■ 



cion de manuscritos de la Biblioteca reai de Paris , donde esta la Memorla 
de Lastarria, ctiya publicacion termina en la pagina précédente. 



m 



RSrAAA T PORTUOAL. 



1104. 

OmiImIii. 



HaptrtnuadMlM 
4» (ttwrtt 

1 •«• WMlIlWM. 



S39. TéngaM eupecial cuidado en las centinelas de noche, 
roudando dentro y fuera del pueblo. P. Ignacio Prias. 

iiO. H&gase pôlvora en todos los pueblos cuanta se pudiere. 
P. Zea (1). 

341. Para los casos urgentes de guerra habri cuatro superin- 
tendentes sefialados por el P. profincial ; tino Uruguay arriba, 
otro h&cia Yapeyù, otro en la otra banda del Uruguay, y otro 
en el Paranà, y cada uno tendri sus dos consultores para los 
casos de guerra. Ord. corn. Id. 

34S. Los pueblos de la otra banda det Uruguay harân por su 
parte la espia de los pinares en los tiempos acostnmbrados , y 
se les seflalarà paraje à donde dejar sus sellas. P. Ignacio Prias. 
P. José de Aguirre. 

Es copia conforme al capitule xi del citado cuademo titulado 
Extracto, etc., que se encontre entre los papeles que tenian los 
Jesuitas, pertenecientes à la administracion de sus Misiones ; y 
lo conservo ei mi poder. Madrid, 31 de diciembre de i804. 

(Firmado) Lastarria. 



(1) Eite preeepto û ôrden jeiuitico no puede coneebirse en términot mas 
pracisos , elarot y abiolutoi. .Purece que se eumpii6 puntualmente , pues 
euando la expulsion de los Padres, eneontramos en aquellos pueblos Gua- 
ranies pôhora y erecidas cantidades de salitre y asuflre. Con este mismo 
simple que aun existia en almaoenes, hicimos pélvora euando los Portugue- 
ses invadieron en la ûltima guerra los siete pueblos del Uruguay que de- 
lentan. Con todo el P. Jesuita Juan José Rico, hallândose en esla corte de 
procurador gênerai de su provincia del Paraguay, neg6 anie el real y su- 
premo consejo de Indias el cargo sobre que en aquellas Misiones se fabri- 
caba pélvora , siendo un inconveniente que prohibian las leyes ; y expuso 
que no habia alH salitre , y que hobiéiidose ofrecido unes Franceses para 
ensefiar & los Indios su fttbrieacion, rehusaron los Padres , tanto por no in- 
troducir extranjeros , como por los inconvenientes de tenerla , que los im- 
portaba prévenir; bien que era cierto que en algunos pueblos la haci?i 
como hasta iO libras, y muy floja ; pues solo servia para fuegos artiflciales 
en sus flestas y que aun esto hubieron embarasado â la menor insinuacion 
de los gobfrnadores. 



\ 



PRIMIR PIRlOBO. 



E8PANA É IN6LATBRRA. 



INVASION INGLESA AL RIO DE U PLATA. 
CO^QUISTA Y RECONQUISTA DE BUENOS AIRES. 



Memoria y narracion hirtérica de la pérdida y reeonquista de 

Buenoê Aires. 



\ 



CAPtTQLO PRIMERO, 



TOMA n BUSNOS AlUt. 



Por los ûltimos de mayo, à principios de junio del afto 
de i806 , empezaron à aparecer en la costa del sur de este Rio 
de la Plata varios buques ingleses de guerra, coq quienes al 
présente nos ballàbamos en enemistad. La atalaja 6 vijla de este 
puerto de Montevideo, destinada para el descnbrimiento y avi- 



1806. 

Loi h|UMt 

M prtMBlan 

en 1(01 

«D «I 

Rio d« U Plan. 



(1) Eatos datos histdricos, asi como los doeumentos sobre la eonqaisU de 
Buenos Aires por los Ingleses y la reeonquista por losnaturales', son toma- 
dos de la interesante CoUeeUm dé doeumentoi relatives al Rio de la Plata , 
por el Sr. Dr Don Valentin Alsina, publicada en Montevideo, 1851. 
T. IT. 28 



3M 



BSPANA t INGLATBMIA. 



1S««. 



CondMia 
d«l fobtrptdor 

y dil virey 
iHtt NipMlO. 



808 de buqoes de esta eiudad , comienza à anunciarnos la arri- 
bada deaquelloS) y en ôrden à cUos remitir sus correspondien- 
tes partes à este gobierao. El mismo oflcio hace el pueblo de 
llaldonado, sito à la boca de este rio, desde cuya situaclon dia- 
riamente los divisaba. Con estas noticias ya veridicas , el go- 
bernador de estaplaza, D. Pascual Ruiz Huidobro, déspacba 
varies chasques â la capital de Buenos Aires, para que cercio- 
ren del hecbo al virey de estas provincias, marques de Sobre- 
Blonte. 

Este, fundado no se en que principios, desprecia, 6 no le 
hacen mayor novedad los referidos cbasques, en que se le 
anuncia el prôximo azote del enemigo. En este estado, como 
pasasen los dias, y los buques permaneciesen siempre à la 
yista, déterminé el dicho gobernador de este puerto ordenar al 
primer pilote de la real armada, D. José de la Pefia, que saliese 
con su falucho â recorrer la costa, y traernos noticias mas in- 
dividuales de tlos dichos buques. En obedecimiento â esta ôr- 
den pùsose en \iaje inniediatamente Pefta, que habiendn conse- 
guido el aproximarse â elles , conocié en numéro 3 navios. 
I fragata, 1 corbetayS bergantines enemigos(i), los cuales, 
luego que divisaron â este, procuraron darle caza; pero él, va- 
lide de la lijereza de su falucbo, procuré huir, lo que consi- 
guié , metiéndose en el puerto de la Ensenada de Barragan, 
desde cuyo destine procura el 22 de junio anoticiar al virey de 
todo lo acaecido. Este, luego que recibe el parte de Peâa en 
que le cerciora de las enemigas fuerzas existentes en el Rio de 
la Plata, y reconocidas inmediatamente por él, le ordena que 
sin demora alguna pase â la capital i instruirle , y tratar ver- 
balmente con él en el caso. Mas no se por que en aquel mé- 
mento no tome el dicho virey las mas activas providencias de 
defensa, sino que espéra â tratar verbalmente con este, como 



(1) Ettos numéros estân mencionados en el manuscrito. Bajo elles se per- 
cibe claramente — 4 fragatas, 3 corbotas y i bergantines, — lo cual viene 
bien con lo que poco despues se dice ; aunque algo mas adelante se observa 
otra pgqueAa variacion é este respecte. 



l i 



BSPAftA i mOUTBRM. 387 

si el dicho piloto le hubiese dedecirotracosa de palabra que lo 
qae le habia dicho por escrito. Ëllo es que Pefia, en cumpli- 
miento de la érden del virey, llegô por tierra el 23 à la noche 
à Buenos Aires , é inmediatamente se présenté en el fuerte en 
que conferenciô dos horas con el virey, ratificàndose siempre 
en lo que de antemano le habia dicho. Mas el yirey, quién sabe 
por que instrucciones , acérrimo en despreciar la opinion de 
Pefia,solo trata de convenir con él qne son enemigos , pero 
que no traen por objeto el bâtir las plazas, sino que vienen al 
corso, resentidos de las presas que en el afto anterior les ha- 
bian hecho en la costa del este los dos corsarids Orim y IMm 
Luisa, procédantes de este puerto de Montevideo. ;Pero en que 
fundaria el dicho virey tan flrmemente esta opinion? ^Acaso 
ténia alguoa sécréta comunicacion con ellos, en virtud de la 
cual le habian descubierto sus.ideas? Perono es creible. En 
fin, manda à Peâa que vuelva à la Ensenada, y con su falucho 
venga à Buenos Aires à sus ôrdenes; en cuyo cumplimiento, 
4^1 24 por la mafiana se regresa Peûa al dicho puerto de la En- 
senada. 

El dia 25, al amanecer, se presentaron ya â la vista de Bue- 
nos Aires las 4 fragatas , 3 corbetas y 3 bergantines que Pefia 
habia referido. A cuya vista i que diria el marques de Sobre- 
Monte? Con este rootivo se tocô la generala, à cuyo sonido todo 
el vecindario, como fieles y leales vasallos, se presentaron en 
el fuerte desde las 7 â las 9 de la maûana à defender los de- 
rechos de su rey y los propios , procurando infundir valor con 
sus acciones y palabras, ann en los mas viles y cobardes. Sin 
embargo de todo esto , aun no se tomaba diqtosicion alguna, 
sino ântes al contrario , se observaba una pura inaccion , no 
obstante que à los buques enemigos se les veia aproximar â los 
Quilmes, très â cuatro léguas distante de la dudad, y que con 
sus botes y lanchas hacian el desembarque. Al fin , à fuerza de 
instancias, y de un hecho tan claro , se distriboyeron armas à 
las milicias de caballeria de Buenos Aires , y se destinaron & 
atacar al enemigo en aquel punto,a80ciàndose 800 blanden- 
gues bajoel mando del comandante D. Nicolas de la Quintana; 



fSOS. 



DaMmbarfw 



388. 



I8PANA É INGLATBRRA. 



Comte!* 
hvonble iellM. 



■ 



1106* pero es de notar, segun pûblicas noticias, que no se les dié 
otras armas à una parte que espadas y pistolas, en que no ca- 
bia cartucho. Toda esta gente, comandada por el Sr. subins- 
pectorD. Pedro de Arce, Uegô â su destino, en elcual es 
preciso dejarles por un instante miéntras deoimos que à las 
10 y média de la maûana se proveyeron de fusiles en el fuerte 
à mi] y mas urbanos que en él se presentaron, pero sin piedra 
ni cartuchos, previniéndoles que por la tarde ocurriesen por 
dicbas municiones à casa de sus respectivos capitanes; y el 26, 
à las once de la mafiana marcharon 600 de las milicias provin- 
ciales con sus oflciales y banderas â pié, à Barrâcas , y por su 
retaguardia el Excmo. Sr. virey. 

No bien se habian retirado del fuerte los urbanos, cuando se 
obserrô en los Quilmes un corto tiroteo, à cuyo tiempo habian 
y a desembarcado perfectamente los enemigos, lo que hubiera 
sido imposible si se hubiese querido evitar ; pues estos , des- 
pues de mucho traba^o, saltaron en un baiiado, en donde, por 
la propia situacion, se hallaron imposibilitados para la defensa, m- 
y tuvieron que impender el 25 y 26 para salir de él; en cuyo 
tiempo los nuestros se contentaban con ser testigos oculares de 
#' sus trabajos y fatigas , por tener ôrden de sus jefes para no 
acometerles, miéntras no saliesen de aquel estado. Lo cual con- 
seguido el 26, rompen los nuestros el fuego en distancia que no 
sea herido el enemigo. Este va acercàndose y ganando terreno, 
los nuestros â cortas descargas tocan retirada, sin saber por que 
motivo, poniéndose en precipitada fuga, y dejando en el campo 
del ataque 3 ca&ones y un obus, de que inmediatamente se 
apoder6 el enemigo. 

Este es un suceso totalmente inaudito en las historias, y cuyo 
principio â todos se nos oculta. 
seinnda ienenit. Durauto la reMega referida, se toca segunda vez generala en 
la ciudad, anunciando al resto de los vecinos que en ella que- 
daban , que se hallaban sus compatriotas en el ùltimo apuro. 
Estos, fleles y deseosos de defenderlos, siendo hora de medio 
dia, despreciando el preciso alimento , vuelven à juntarse en el 
fuerte, en numéro de mas de 2,500, â quienes se distribuyeron 



; 



.;i ; 






BSPAfiA É INGLATERBA. 



389 



EsprMiOBM 
del Mb-intpMtor 
D. Padro de Aree 



armas, ordenando que 6 compailias do urbanos, qj^e compo- isoe. 
nian como 1,300 hombres^se fuesen à acuartelar i^la barraca 
de Marco , y chacarita de Santo Domingo , comandados por el 
brigadier D. José Ignacio de la Quintana, à quien el virey ha- 
bia destinado à este efecto ; y que en el fnterih , las milicias de 
negros y mulatos quedasen guarneciendo el fuerte y la ciudad. 

No bien habian salido los urbanos à medio camino de «u 
marcba, cuando refleren sugetos fidedignos que encontraron al 
Sr. sub-inspector D. Pedro de Arce, el cual viendo à su hijo diriiiduttn bijo 
que iba capitaneando una de las compaiiias de los urbanos, 
acercândose à él, le dijo estas trémulas y balbucientes palabras, 
las que he tenido à bien insertarlas en esta narracion , pcrque 
son dignas de toda atencion y memoria : Los eneinigos son como 
4,500, y pôrtate como debes y es debido, con concepto à que ma- 
nana estarémos todos bajo la dominacion de Su Majestad Britd' 
nica. Estas expresiones puede cada uno de los lectores glo- 
sarlas, y darles todo el valor que en ellas comprendan. Yo me 
contentaré con decir que el terror es seguramente un micros- 
copie de excesivo aumento ; pues no siendo mas los enemigos, 
como se sabe de cierto, que 1,560 hombres , se le aumentaron 
al caballero Arce hasta el numéro de 4,500. 

Mas al fin apénas habian Uegado los urbanos al lugar de su 
campamento, cuando se les presentô à caballo su comandante, 
con un aspecto mas à propésito para un fiinebre dueloque para 
batirse con el enemigo é infundir valor en los que comandaba, 
lamentando la triste situacion en que se ven sin tener siquiera 
un hombre â caballo para cerciorar â los que estàn destacados 
en Barr&cas de su llegada â aquel sitio, ni disponer conducir 
artilleria à las barrancas, uno de los puntos que con mas fàci- 
lidad pueden defenderse en la ciudad, la que tenian los urba- 
nos. En estas criticas circunstancias , la fortuna brindô â los 
urbanos acuartelados en la barraca de Marco con très caûones, 
que este casualmente alli ténia. Con este feliz hallazgo , anima- 
dos, môntanlos en sus curefias, y con el subteniente D. Juan 
Bautista Otamendi , mandan al fuerte â comunicarle al virey 
su feliz encuentro , y suplicarle les remitiese municiones para 



Condutta 

nagligtDU d«l vire; 

y de ID tiuUlulo» 



M 



I ; 



1808. 



' Ufgadt 
d« lot InglMM 
•I pMnt* 
d« Gtifn. TiretM. 



Cobtrdia 

d« un eoronal 

y d« nnot oteitlw. 

DcftDU berAiea. 



300 UPaAA i INGLATRMA. 

8tt defensf. En sa Uegada, el dicho Otamendi sabe no estar alH 
Su Exca , V ^ encuentra con D.José Pérez Brito, encarggdo del 
mando por el virey, el que hecho cargo de la soliciUid, ras- 
ponde por oflcio no haber lugar à lo que solicitan los ur- 
banos. 

Los enemigos, como hemos visto , ganada con tanta f entaja 
la primera accion en el canipo inmediato à les Quilmes , ha- 
llando el campo libre por la retiradade los nuestros, van ganando 
terreno basta conseguir llegar à las siete de la noche del dicho 
36 al puente de Gâlvez, sito en Barràcas , donde à la sazon se 
hallaba un trozo de los nnestros con dos caiiones, defendiendo 
aquel ventajosisimo lugar. Este, sin duda, es uno de aquellos 
puntos que, defendiendo con algun vigor, nuncahubiera conse- 
guido superar el enemigo. Este, luego que lleg6 al dicho puente, 
que ya ardia por disposicion del virey, hizo algun fuego, el- 
que siendo en sus principios con alguna energia yoluntaria- 
mente sosteni^a por los nuestros, ces6, y se pasô la dicha noche 
del 26 atrincherindose en la casa de Gâlvez, que esta del otro 
lado del puente. Âqui se nos oculta por que causa 6 motivo no 
se mandô demoler la dicha casa , viéndose que era tan seguro 
asilo al enemigo. 

He dicho que los nuestros sostuvieron voluntariamente el 
fuego, porque à la primera descarga, segnn pûblicas noticias, 
desampararon sus lugares, y se pusieron en fuga el coronel y 
oficiales de las milicias provinciales, quedando solamente con 
intrepidez y valor D. Juan Olondriz del regimiento Fijo, y el 
cadete abanderado D. Juan Vâzquez, hijo de Montevideo, con 
solas dos compadias de granaderos de milicias provinciales, con 
las que defendieron gallardamente aquel paso toda aquella no- 
che. Los restantes, con 800 blandengues y su comandante 
Quintana , se refugiaron â la casa de recreo de los Belermos, â 
juntarse con el virey, que se hallaba alli con. 2,000 hombres : 
este consiente en el abandono de Barràcas, y manda se dirijan 
al punto oonocido con el nombre de Paso Chico, asegurando 
que alli se dirigianlos enemigos , lo que nunca estos se imagi- 
naron. 



» 



bspaSa a ikglatibia. 



dM 



» 



Los pobres urbanos, desde el laga? Ai^ài k)s habian acam- iia«. 
pado. Dada sabian é ignorabaa del todo e&tos funeéios sucesoa, coaaMi* pairMUca 
mas como por otra parte no se echaba mano de elles para nada> ** '** "'^***'- 
se imagioaban que los nuestros se ballarian en buen pié , pues 
no bubieran implorado su auxilio. Gon este cufdado , despa- 
cban incesàntes patruUas y espias que averiguen el estado de 
los nuestros existentes en Barrâcas : estes vienen por fin la 
referida nocbe del 26, anunciàndoles el abandono de aquel lu- 
gar, y poca gente que allî se mantenia. Gon esta infeliz noticia 
coligen nuestro mal estado, y levantan la voz clamando se les 
lleve à aquel punto, que es el interesanteT, que quieren defén- i 
derlo, y que son gustosos en perder alH sus vidas. Parael efecto 
no pareciô un solo oflcial veterano que los dirigiese; y los ofi- 
ciales'urbanos, careciendo de pericia militar, y temerosos de 
incurrir en alguna pena,no accedieron à las sûplicas de sus 
gentes, por mas que lo solicitaban; con lo cual manifestaban 
el amor à la patria y fidelidad â su soberano. 

Eq este estado se pas6 toda aquella noche, hasta que por fin 
amaneciô el 27, en que nuestros pocos militares aun defendian 
à los Ingleses el paso del Riacbuelo; mas por ûltimo, roto ge- 
neralmente el fuego de fusil y caûon, ya cansados , y yiendo el 
continuo abandono que de ellos bacian , y la indolente situa- 
cion en que los habian puesto, pues ni un mai antemural se ha- 
bia construido para defensa de sus cuerpos» de suerte que co- 
locados en campo raso, el linico preservativo que tenian de las 
balas del enemigo, eran sus propias personas, tuvieron à bien 
el retirarse todos Uenos de gloria y bonor, sefialadamente el 
abanderado Yâzquez, cuyo valor llegô à salvar la artilleria, de 
la cual, apoderado el virey, desde la casa de los Belermos huy6 
al Monte de Castro, légua y média 6 dos distante de la ciudad, 
juuto con la gente que ténia ; cuya fuga es digna de notar, 
pues parece regular que ya abandonado el punto de Barrâcas, 
tratase de reunirse con los urbanos que se ballaban sobre las 
barrancas de la ciudad , lo que si hubiese practicado, hubiera 
tenido que rétrocéder el enemigo. 

En este interin, tratan de pasar el rio los enemigos, para lo 



InnpIiMbI* 

faga dtl firty 

•I Monu d« Cuira. 



992 



SSPAAa i IMOLATinA. 



1809. 
MmcIm ailiur. 

PlItioUMM 



dt cipitakaiw. 



Dtmotineionti 
de amor palrio. 



que se Valen de las lanchas que, no se si de intento, se habian 
mandado colocar en aquel oportuno lugar ; pero sea cémo se 
fuere, él oonsiguiô pasarle y aproximarse al centra de la ciu- 
dad : lo cual empezado & veriflcar, no se si para que tuviese la 
entrada mas franca, pues no es de decir que se hallaban ya en 
estado imposible de defensa, vuela el brigadier Quintanà, à las 
nueve de la maftana del dia S7; â ordenar & los urbanos que se 
retiren al faerte, pues se encuentran en un estado en que se 
ven obligados à capituler, i Oh ! ; y quién creyera que una ciu- 
dad tan populosa como Buenos Aires, con 13 à 13 mil hombres 
capaces de tomar las'armas, hubiera sido reducida â este infe- 
liz estado por 1,560 Ingleses,todos extenuados y fatigados! 
Obedecen los urbanos & la voz de Quintana , retiràndose al 
fuerte, al cual à poco rato llegô à caballo un oflcial ingles, con- 
ducido por D. Juan del Pino, con el objeto de capitular. Al sa- 
lir el dicho oflcial del fuerte, al llevar à su gênerai las propo- 
siciones de coàvenio, que al fin de esta obra colocaré, para que 
este las confirmase , los urbanos y el pueblo que estaban den- 
tro del fuerte, conociéndose ya bajo la dominacion britànica, 
sin saber cômo, comprendiendo en aquel entônces muchas co- 
sas, y sintiendo la pérdida de su rey, cual era de razon; des- 
pues de vomitar infinitos improperios,levantaIavoz y desorde- 
nadamente dice : Viva el rey de Espaûa, âlaa barrancas, fran- 
quéerue balas y pôlvora, y los canones del fuerte ; voces hijas de 
un justo sentimento y de un verdadero patriotisme ; las cuales, 
luego que fueron oidas por D. Francisco Gaballero,comandante 
del tercer batallon del Fijo, à fin'de contenerlas, levanta lavoz, 
interponiendo su autoridad : Oficiales de guardia , centinelas, 
atajen, no dejen salir d nadie. Puise cada iino cual debe estas 
militares expresiones. 

No amedrentô esto al pueblo , ântes produjo en él un nuevo 
aumento de valor, repitiendo segunda vez las propias expre- 
siones; pero â fin de impedir efusion de la propia sangre, no 
quisieron atropellarlas guardias y numeroso gentfo que se ba- 
llabaen la puerta del fuerte, y se contentaron con demostrar su 
sentimiento con acciones exteriores, arrojando los ftisiles, rom- 






ISPAAA fl INGUTIBIU. 



303 



pieodo algunos, virtiendo expresionesde verdadero sentimiento. 
Aqui es de advertir que la mas de la gente babia pasado 
desde el 35 hasta el 37 sia alimento casi alguno, expuestos à 
las lluvias y vientos que reinaron en aquellos dias; con cuyo 
motivo , à las 1 1 1/2 de este dia, se ordénô d la gente, que, de- 
jaado en el fuerte las armas, se retirasen à sus casas à corner, 
7 que à las dos de la tarde, hora en que habia de entrar el 
enemigo, volviesen i rendirle à este las armas. Todos obede- 
deron en érden à lo primero ; mas, por lo que toca à lo segundo, 
fueron muchos à quienes el rnbor no les permiti(i que lo ejecu- 
tasen. ; Y quién séria el que no se llenaria de verguenza en el 
acto de rendir las armasà una tropa advenediza, que se ballaba 
dentro de la ciudad sin saber por que medios? Ello es que las 
tropas enemigas al mando de los générales en jefe de mar j 
tierra, D. Guillermo Garr Berresford y Home Popbam, se pose- 
sionaron de la ciudad de Buenos Aires el 27 de junio de 1806. 
Suceso à la verdad inaudito, y Victoria sin lauro el mas minime 
para el vencedor. i Pues que valeroso gênerai numerarà entre 
sus hechos berôicos y victorias conseguidas la que ba logrado 
sin contraposicion alguna, como de lo dicbo se colige ser la 
présente? 



1816. 

COHé«tM 

•I «?!■•■ 
d« ItM-ptiria. 



LMlagl«Mt 

tomanpoMtiM 

d« Boenot Aint 

«I ITdtjnaio. 



CAPiTOLO II. 



SUCE808 POSTKMOaiS À LA TOMA. 



ha. 



Hemos visto ya en el capitule antécédente quedar bs^o la 
dominacion britânica tan extraordinariamente la ciudad de 
Buenos Aires, à quien el propio Ingles aun en sus primeros 
aftos de fundacion supo respetar, digalo el corsario' ingles 
Eduardo Fontano; confîrmelo por los afios de 1887 el terrible 
pirata Tomas Candicb , cuyas buenas disposiciones aun Luis el 
Grande tuvo que respetar , cuando por los afios de 1658, con 
ànimo de apoderarse de esta ciudad, équipé à toda costa très 
barcos , los que vinieron al mando del gênerai Timoteo de 



El piirioU PeAi 

participa 

este iucMO 

al gobierno 

da Hontevideo. 



1806. 



Apréttata 

Monle«iilco 

k la reconquiita. 



•3M nriNA i irolatiipa. 

Osmat, conocido por el caballero de la FonteD ; pero le nMà 
muy adverse su desigoio por habérsele apresado la capitana 
CDD pérdida de mucha gente y de dicho gênerai ; y las otrasdos 
regnesaron à Francia bien maltratadas. Ck)nfirmelo el jefe Esté- 
van Moreau, cuando por los afiosde 1717 proyectaron los Fran- 
ceses establecerse en las inmediaciones del Cabo de Santa Maria, 
à 8 léguas de Castillos. Esto mismo experimentaron los Dina- 
marqueses por los aiios de 1699 ; y otro tanto dirin los Porta- 
gueses por diferentes ocasiones , y los Holandeses en 1638. Esta 
ciuda^) que en otros tiempos supo defenderse del enemigo, la 
acabamos de ver dominada por un corto numéro de elles. Luego 
inmediatamente de haber experimentado Buenos Aires tan 
lamentable desgracia, el pilote Pefla, que se hallaba en la Ense- 
nada, tratô de salir de alli con su îalucho y comunicar i este 
gobierno de Montevideo tan infausta noticia, lo que verificé 
arribando à la Golonia del Sacramento, desde donde comunicô 
por oficio & est^ gobierno lo acaecido, mas no asegura mas de 
la pérdida ignorando en un todo sus circunstancias. Esta noti- 
cia causô la impresion mas sensible en los moradores de esta, 
ya por ser nuestros inmediatos compatriotas, ya por lasrela- 
ciones de sangre y mercantiles con que se hallan enlazadas 
estas 'ciudades. Con cuyo motivo, todos deseosos de saber el 
becho, ya el gobierno, ya los particulares, remiten copiosos 
espias, los que, pasados algunos dias, vienen confirmândonos 
la noticia de Peûa, el no saberse el destine del marques de 
Sobre-Monte, el que solo se sabe se puso en salvamento con su 
familia y haberes; que los enemijgos tienen ya en su poder los 
caudales de nuestro soberano; que los estàn colocando en sus 
buques junto con las armas mas preciosas que encontraron, y 
otras muchas nolicias à este ténor, que séria demasiado difuso 
si tratàra de referirlas todas. 

Con estas tristes noticias crece la sorpresa y confusion; y 
miéntras que el enemigo , lleno de ténor por verse con tan 
poca gente en medio de una ciudad tanpopulosa, por una parte 
trata de fortificarse redoblando las guarniciones del fuerte y 
Otros destines, que en un tanto le prometan su seguridad. 



f»rAAA i INGLATIMi. 395 

miéntras le llega el reftieno, que en el acto de la Victoria tiene 
pedidoà su rey, y porotra procura dulcificar los iAiinos de los 
patricioB, ofreoiéndolesconengaftos grandes ventajas de sacudir 
el yngo del muy amable gobierno de Espafta, y pasar à la domi- 
nacion de la Graa Bretafia , los de Montevideo tratan de fortifia 
carse à fin de que no les suceda el mismo azar, y al mismo 
tiempo ponen todas sus miras y empelio en aprestar una 
armada del mejor modo que las circunstancias les permitan, 
y pasar à la capital à liberlarla del pesado yugo de este 
nuevo Faraon. Mas conio el aima y môvil de estas empre- 
sas sea la gente y el dinero , y en «1 acto careciese esta ciudad 
de uno y otro, por ballarse con un cortisimo numéro de tropa, 
y el real erario con pocos fondes para amparar una empresa de 
esta naturaleza, la ciudad, llevada de un puro patrotismo, 
discurre medios como bacerse de uno y de otro.. Los vecinos 
voluntariamenle se imponen una pension durante la guerra, 
despues de grandes desembolsos que bace el comercio y hacen- 
dados. Superado de este modo el inconveniente de no baber 
dinero, se despachan circulares por toda la campaûa, convi- 
dando â sus moradores y habitantes para un acto tan berôico y 
ofreciéndoles el pré mensual de diez pesos à los que asistan sin 
jcaballos, y con doce à los que con estes, â mas de la carne y el 
mate, viclo reinante del *pais; extendiéndose i tanto la libéra-, 
lidad de esta ciudad, que aun â las tropas pagadas por el rey 
les prolonga el sueldo en la forma dicba. 

Con estas diligencias se consigue tener en brèves dias sobre 
armas 7 à 8 mil hombres, todos voluntarios, y que vienen 
dispuestos â perder sus vidas, los que diariamente varecibiendo 
en trozos el Sr. gobernador de esta plaza, y exhortàndolos con 
mucha bizarria. 

Organizadas ya de esta suerte las cosas, trâtase de bacer la 
proyectada reconquista; mas como esta no sea dable formali- 
zarla sin la proteccion de este gobierno, â quien en la ocasion 
ùuicamente reconociamos, se le comunica al Sr. D. Pascual 
Ruiz Huidobro esta idea. Este lïi conjelura una cosa ardua à 
resolver, pues teme, con fundamento, el excéder sus facul- 



1806. 



HombrM 
toi., ^lai «rmii». 



Se dcciile 

emprendar 

la recooqaitia. 



1806. 



<Buinoi AirM 
pidatMUiilio. 



Se oonfli el mtndo 
de'lM Iroptt 
k D. Santiigo 

Linieri 
y & D- Juin 
de Concha. 



386 MUàftà i iRouTniiA. 

tades, y ser responsable & esta acoion. No se detiem la dudad : 
pasa repetidos oflcios de un mismo ténor; el pueblo à gritos y 
por las celles lo pide , y se terne qoe , de no accéder, se forme 
algun siniestro tumulto en la ciudad cayas consecuendas se- 
rian fatales ; pues no es dable , dice el pueblo , que ballàndose 
con fuerzas suficientes, deje à sus queridos compatriotes bajo 
una tirana dominacion. Al fin el gobemador, impelido de estes 
antécédentes, bace consejos de guerre en que se décida la pre- 
tension. Despues de muchos debates, résulta del consejo, que 
se forme una escuadrilla de las lancbas cafioneras y bu- 
ques pequefios para el efecto de la reconqnista de Buenos 
Aires. 

En el interin llegan obasques de la capital , en que aquella 
eflcazmente nos suplica este socorro, pues 908 dicen sus indi- 
viduos que aunque es cierto se hallan en la présente época 
bajo el gobierno britinico, estàn prontos todos à sacudir aquel 
nuevo y extrafio yugo, y volverse à la potestad de S. M. G. 
Esta ciudad, que ya de por si se babia resuelto à tan berôica 
empresa, siente en si un mayor aumento de deseos al oir las 
eficaces sùplicas desusinmediatos moradores, pues ellos con- 
fiesan no tener en la ocasion otro amparo ni asilo que el de 
Montevideo. Este, que, como he dicho àntes, no aguardaba 
mas que la resolucion del gobierno para poner en planta sus 
ideas, luego inmediatamente que se viô con ella , comienza à 
aprestar lancbas y disponer buques en numéro suOciente para 
el efecto. Es tanto el regocijo y tanta la actiyidad , que cada 
uno de por si quiere tomarse tan honrosa comision; pues pre- 
ven ya que sus efectos serân para Uenarse de gloria y de un 
renombre etemo. De esta suerte consiguese disponer todo en 
algunos dias. 

Entre estas cosas llegan varias noticias de Buenos Aires , ya 
favorables, ya tristes, lo que bace de nuevo vacilar al gobierno 
sobre la dicba expedicion; mas la ciudad, siempre constante, 
sinquenada le amedrente, clama por que se lleve àdebido 
efecto; con lo cual el gobierno se ratifica en su anlerior resolu- 
cion. Ck)n este ânimo, regladas las tropas, se les da por gênerai 



ISTAftA i INOLATIMIU. 307 

principal al Sr. D. Santiago Liniers , capitan de navio, yel 
mando de mar se entrega à D. Juan de Concha, oapitan de fira- 
gata(i). 



1106. 





(1) EtU Memoria y lo* dooumentoi à que m reflere, oontinuan en el 
•iguiente tomo. 



FIN DEL TOMO COARTO. 



y I 



* • 



« 



TABLE DU QUATRIÈME VOLUME. 



1795. Correspondance officielle et inédite sur la démarcation 
des limites entre le Paraguay et le Brésil, par D. Félix 

de Azara. (Suite) !t 

1741. Mémoire sur la prise des forts de Boca-Chica et sur le 

siège de Carthagène des Indes par les Anglais, en 1741 . . 84 
1795. Rapport du vice-roi Arredondo & son successeur D.' Pedro 
Melo sur l'état de la question des limites entre l'Espagne et 
le Portugal. 

Notice historique. 68 

Rapport. . 71 

17P5. Traité d'amitié, de limites et de navigation entre l'Espa- 
gne et les Etats-Unis. 

Notice historique 109 

Document 113 

1800. Mémoire historique sur les démarcations de limites en 
Amérique entre les possessions de l'Espagne et celles du 
Portugal, par Aguilar et Requena. 

Notice historique 116 

Mémoire 1S7 

1800. Articles préliminaires par lesquels l'Espagne s'oblige 
envers la France, à lui céder la Louisiane et à lui livrer six 
vaisseaux de ligne, en compensation de l'établissement ter- 
ritorial avec le titre de roi qu'oilre la France à l'infant duc 

de Parme 240 

1801. Traité entre l'Espagne et la République française pour 



400 



TABLK. 



PifM. 

la cession du duché de Parrae et la rétrocession de la Loui- 
siane 243 

1801 . Commentaires historiques sur la démarcation des limites 
entre la Bande Orientale et le Brésil. 

Notice historique 246 

Commentaires > 247 

1783. Articles préliminaires de paix entre l'Espagne et l'An- 
gletçrre. 

Notice historique 270 

Document . t . . . . . 201 

17C3. Traité définitif de paix entre l'Espagne et l'Angleterre. 296 
1801. Traité de paix entre le Portugal et la République fran- 
çaise, signé à Badsgoz le 6 juin 1801 . 

Notice historique 306 

Document 310 

1801. Traité de paix entre le Portugal et la République fran- 
çaise, signé à Madrid le 29 septembre 1801 . ..'... 318 

1802. Gédule.royale pour la remise à la France de la colonie 

et de la province de la Louisiane . 326 

1802. Convention entre l'Espagne et les Etats-Unis sur l'in- 
demnisation des pertes, dommages et préjudices occasion- 
nés durant la dernière guerre, etc. 

Notice historique 329 

Document 330 

1804. Mémoire sur les limites des possessions de S. M. C. et du 
roi de Portugal dans l'Amérique méridionale, par D. Miguel 

Lastarria 333 

1806. Mémoire et narration historique de la prise de Buenos- 
Aires par les Anglais en 1806 et de sa reprise par les natu- 
rels. (Première partie.) 385 




BESANÇON, IMPR DE J. JACfiUlN. 



l£> 



246 
247 



270 
291 
296 



306 
310 

318 

32é 



329 
330