(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Codificación de los decretos del C. Venustiano Carranza, primer jefe del Ejército constitucionalista, encargado del poder ejecutivo de la unión"



¡888 









: ■' |l|i 1 

iiliiililili 

HH 

raiinrattwBlSiBnl 

axSBOaloSIKam ámSStB 
^ ^^^^^^^ 

liillililliii 

8888mBa «fflw a8888« 
38Ífis8&fiH&B8838®fflS8i 






HWB ^H wSt^'' : '''-' ; '^'*' í ^'''' i JiJ-'^ : '''' 



UNIVERSITY OF NORTH CAROLINA 



BOOK CARD 

Please keep this card in 
book pocket 



T°X 



u.i 



O 






I 5 



THE LIBRARY OF THE 

UNIVERSITY OF 

NORTH CAROLINA 




ENDOWED BY THE 

DIALECTIC AND PHILANTHROPIC 

SOCIETIES 



KGC 
Mk 



UNIVERSITY OF N.C. AT CHAPEL HILL 



00041395640 



This book is due at the LOUIS R. WILSON LIBRARY on the 
last date stamped under "Date Due." If not on hold it may be 
renewed by bringing it to the library. 



ml E RET 


DATE RFT 
DUE 


tag==*>_-f^-r?r^ 


o-: r - - v. 







































































































































Digitized by the Internet Archive 

in 2012 with funding from 

University of North Carolina at Chapel Hill 



http://archive.org/details/codificacindelosOOmexi 



c 



. Al V 




DECRETOS 



C. VLNUST1ANO CARRANZA, 

PRIMER JEFE DEL EJERCITO 

'.0-JSTITUCI0NALI9TA. ENCARGADO OEL 

PODER EJECUTIVO DE UA U-W ¡ C -J 



c 



^o PRov Js ,. 



DE 




L. A 



*& 



,& H,CA ME'' 




J/J»Vv VlEXICO, D. F. 

¡ M í'4KNtA t>E t^-v - - ' KKTARrA O &'* BKRNA 

• i í» 15. 



i I 



Primera Jefatura del 
Ejército Constituciona lista 



DECRETOS 



LIBRARY 

university of north Carolina 
chapel hill 



XJn sello que dice : República Mexicana. — Gobierno del Es- 
tado de Coahuila de Zaragoza. 

VENUSTIANO CARRANZA, Gobernador Constitucional del Es- 
tado libre y soberano de Coahuila de Zaragoza, a sus habitan- 
tes, sabed: 

Que el Congreso del mismo, ha decretado lo siguiente : 
El XXII Congreso Constitucional del Estado libre, indepen- 
diente y soberano de Coahuila de Zaragoza, decreta: 

NUMERO 1421. 

Art. lo. Se desconoce al General Victoriano Huerta en su ca- 
rácter de Jefe del Poder Ejecutivo de la República, que dice él 
le fué conferido por el Senado y se desconocen también todos los 
actos y disposiciones que dicte con ese carácter. 

Art. 2o. Se conceden facultades extraordinarias al Ejecutivo 
del Estado en todos los ramos de la Administración Pública para 
que suprima los que crea convenientes y proceda a armar fuerzas 
para coadyuvar al sostenimiento del orden constitucional en la 
República. 

Económico. Excítese a los Gobiernos de los demás Estados y 
a los Jefes de las Fuerzas Federales, Rurales y Auxiliares de la 
Federación para que secunden la actitud del Gobierno de este 
Estado. 

Dado en el Salón de Sesiones del H. Congreso del Estado, en 
Saltillo, a los diecinueve días del mes de febrero de mil novecien- 



7 



/0-Z>S-^ 



97882249 



—6— 

tos trece. — A. Barrera, Diputoda Presidente. — J. Sánchez Herrera, 
Diputado Secretario. — Gabriel Calzada, Diputado Secretario. 

Imprímase, comuniqúese y obsérvese. — Saltillo, 19 de febre- 
ro de 1913. — V. Carranza. — E. Garza Pérez, Srio. 



Nota: Este Decreto se publicó en el número 1 de "El Cons- 
titucionalista," órgano oficial de la Primera Jefatura, en Hermo- 
sillo, Son., el 2 de diciembre de 1913. 



CIRCULAR EN LA QUE SE EXCITA AL MOVIMIENTO 
LEGITIMISTA 

El Gobierno de mi cargo recibió ayer procedente de la Capi- 
tal de la República, un mensaje del Sr. General D. Victoriano 
Huerta, comunicando que con autorización del Senado se había he- 
cho cargo del Poder Ejecutivo Federal, estando presos el Sr. Pre- 
sidente de la República y todo su Gabinete, y como esta noticia ha 
llegado a confirmarse, el Ejecutivo de mi cargo no puede menos 
que extrañar la forma anómala de aquel nombramiento, porque 
en ningún caso tiene el Senado facultades constitucionales para 
hacer tal designación cualesquira que sean las circunstancias y los 
sucesos que hayan ocurrido en la Ciudad de México, con motivo 
de la sublevación d'el Brigadier Félix Díaz y Generales Mondragón 
y Reyes, y cualquiera que sea también la causa de la aprehensión 
del señor Presidente y sus Ministros, es al Congreso General a 
quien toca reunirse para convocar inmediatamente a elecciones ex-, 
traordinarias, según lo previene el artículo 81 de nuestra Carta 
Magna; y por tanto, la designación que ha hecho el Senado en la 
persona del Sr. Victoriano Huerta, para Presidente de la Repú- 
blica, es arbitraria e ilegal, y no tiene otra significación, que el 
más escandaloso, derrumbamiento de nuestras instituciones y una 
verdadera regresión a nuestra vergonzosa y atrasada época de los 
cuartelazos, pues no parece sino que el Senado se ha puesto en 
connivencia y complicidad con los malos soldados, enemigos de 



nuestra patria y nuestras libertades, haciendo que éstos vuelvan 
contra ella la espada con que la Nación armara su brazo, en apo- 
yo de la legalidad y del orden. 

Por ésto, el Gobierno de mi cargo en debido acatamiento a los 
soberanos mandatos de nuestra Constitución Política Mexicana, 
y en obediencia a nuestras instituciones, fiel a sus deberes y ani- 
mado del más puro patriotismo, se ve en el caso de desconocer y 
rechazar aquel incalificable atentado a nuestro Pacto fundamental 
y en el deber de declararlo así, a la faz de toda la nación, invitando 
por medio de esta circular, a los Gobiernos, a todos los Jefes de los 
Estados de la República a ponerse al frente del sentimiento nacio- 
nal, justamente indignado y desplegar la bandera de la Legalidad, 
para sostener al Gobierno Constitucional emanado de las últimas 
elecciones, verificadas de acuerdo con nuestras leyes en 1910. 

Saltillo, febrero 19 de 1913. — Venustiano Carranza. 



Nota: Esta Circular se publicó en el número 3 de "El Cons- 
titucionalista," en Hermosillo, Son., el 6 de diciembre de 1913. 



MANIFIESTO A LA NACIÓN 

Considerando : que el Gral. Victoriano Huerta a quien el Pro 
sidente Constitucional D. Francisco I. Madero, había confiado ¡a 
defensa de las instituciones y legalidad de su Gobierno, al unirse 
a los enemiges rebeldes en armas en contra de ese mismo Gobier- 
no, para restaurar la última dictadura, cometió el delito de trai- 
ción para escalar el Poder, aprehendiendo a los CC. Presidente y 
Vicepresidente, así como a sus Ministros, exigiéndoles por medios 
violentos la renuncia de sus puestos, lo cual está comprobado por 
los mensajes que el mismo Gral. Huerta dirigió a los Gobernadores 
de los Estados comunicándoles tener presos a los Supremos Ma- 
gistrados le la Nación y su Gabinete. Considerando : que los Po- 
deres Legislativo y Judicial han reconocido y amparado en contra, 
de' las leyes y preceptos constitucionales al General Victoriano 
Huerta y sus ilegales y antipatrióticos procedimientos, y conside- 



— 8— 

rando, por último, que algunos Gobiernos de los Estados de la 
Unión, han reconocido al Gobierno ilegítimo impuesto por la parte 
del ejército que consumó la traición- mandado por el mismo Ge- 
neral Huerta, a pesar de haber violado la Soberanía de esos mis- 
mos Estados, cuyos Gobernantes debieron ser los primeros en des- 
conocerlo, los subscritos, Jefes y Oficiales, con mando de fuerzas 
constitucionalistas, hemos acordado y sostendremos con las armas 
el siguiente : 

PLAN 

lo. Se desconoce al General Victoriano Huerta como Presiden- 
te de la República. 

2o. Se desconoce también a los Poderes Legislativo y Judicial 
de la Federación. 

3o. Se desconoce a los Gobiernos de los Estados que aún re- 
conozcan a los Poderes Federales que forman la actual Administra- 
ción, treinta días después de la publicación de este Plan. 

4o. Para la organización del Ejército encargado de hacer 
cumplir nuestros propósitos, nombramos como Primer Jefe del 
Ejército, que se denominará ■ ' Constitucionalista " al ciudadano Ve- 
nustiano Carranza, Gobernador del Estado de Coahuila. 

5.° Al ocupar el Ejército Constitucionalista la ciudad de Mé- 
xico, se encargará interinamente del Poder Ejecutivo el ciudadano 
Vonustiano Carranza, Primer Jefe de i Ejército, o quien lo hu- 
biere substituido en el mando. 

6.° El Presidente interino de la República convocará a elec- 
ciones generales tan luego como se haya consolidado la paz, entre- 
gando el Poder al ciudadano que hubiere sido electo. 

7.° El ciudadano que funja como primer Jefe del Ejército 
Constitucionalista en los Estados cuyos Gobiernos no hubieren reco- 
nocido al de Huerta, asumirá el cargo de Gobernador Provisional y 
convocará a elecciones locales, después de que hayan tomado po- 
sesión de sus cargos los ciudadanos que hubieren sido electos para 
desempeñar los altos Podeies de la Federación, como lo previene 
la base anterior. 



— 9— 

Firmado en la hacienda de Guadalupe, Coahuila, a los 26 días 
de marzo de 1913. 

Teniente Coronel Jefe del Estado Mayor, J. Treviño, Teniente 
Coronel del 1er. Regimiento "Libres del Norte" Lucio Blanco, 
Teniente Coronel del 2o. Regimiento "Libres del Norte" Francisco 
Sánchez Herrera, Teniente Coronel del 28 Regimiento Agustín 
Milton, Mayor Jefe de ''Carabineros de Coahuila" Cayetano Ra- 
mos, Mayor del Regimiento "Morelos" Alfredo Ricaut, 1er. Cuer- 
po Regional Mayor Pedro Vázquez, Mayor Juan Castro, Mayor 
Médico Dr. Ríos Zertuche, Jefe de la Guardia, Mayor Aldo Ba- 
roni, 1er. Cuerpo Regional Teniente Coronel Cesáreo Castro, Te- 
niente Coronel A. Hortos, 38 Regimiento Mayor Alberto Palacios, 
Capitán lo. Santos Dávila Arizpe, Capitán lo. Ramón Caracas, Ca- 
pitán lo. S. Garza Linares, Capitán lo. Felipe Menchaca, Capitán 
lo. Alfredo Breceda, Capitán lo. Guadalupe Sánchez, Capitán lo. 
Gustavo Elizondo, Capitán lo. F. Méndez Castro, Capitán lo. T. J. 
Múgica, Capitán lo. T. Cantú, Capitán lo. Dr. E. M. Rofaldana 
Galván, Capitán 2o. Nemesio Calvillo, Capitán 2o. Armando Garza 
Linares, Capitán 2o. Canuto Fernández, Capitán 2o. Juan Fran- 
cisco Gutiérrez, Capitán 2o. Manuel Charles, Capitán 2o. Rómulo 
Zertuche, Teniente H. T. Pérez, Teniente Antonio Villa, Capitán 2. o 
Carlos Ozéna, Teniente Manuel M. González, Capitán 2o. José 
Cabrera, Teniente B. Blanco, Teniente Jesús R. Cantú, Teniente 
José de la Garza, Teniente Francisco A. Flores, Teniente Jesús 
González Morín, Teniente José E. Castro, Teniente Alejandro Gar- 
za, Teniente F. J. Destenave, Teniente José N. Gómez, Teniente 
Pedro A. López, Teniente Baltasar M. González, Teniente Benja- 
mín Garza, Teniente Cenovio León, Teniente Venancio López, Te- 
niente Petronilo A. López, Teniente Ruperto Boone, Teniente Ra- 
món J. Pérez, Teniente Lucio Dávila, Subteniente Alvaro Rábago, 
Subteniente Luis Reyes, Subteniente Luz Menchaca, Subteniente 
Rafael Limón, Subteniente Reyes Castañeda, Subteniente Francisco 
Ibar, Subteniente Francisco Aguirre, Subteniente Pablo Aguilar, 
Subteniente A. Cantú, Subteniente A. Torres, Subteniente A. Amez- 
cua, Subteniente Luis Martínez, Subteniente Salomé Hernández. 

Los que subscribimos, Jefes y Oficiales de guarnición en esta 



—10— 

plaza, nos adherimos y secundamos en todas sus partes el Plan 
firmado en la hacienda de Guadalupe, Coah., el 26 de Jos co- 
rrientes. f 

Piedras Negras, Coah., marzo 27 de 1913. 

Jefe de las Armas, Gabriel Calzada, Jefe de las Armas ds 
Allende, A. Barrera, Jefe del Cuerpo Carabineros del Río Grande, 
Mayor R. E. Múzquiz, Mayor del Cuerpo de A. del D. de Río Gran- 
de Mayor Dolores Torres, Capitán lo. Manuel B. Botello, Capitán 
2o. I. Zamarripa, Capitán 2o. Julián Cárdenas, Capitán loVael Ba- 
tallón "Leales de Coahuila" Feliciano Mendoza, Teniente J. Flo- 
res Santos, Teniente Adolfo Treviño, Subteniente Juan G. Gonzá- 
lez, Capitán 2o. Federico Garduño, Subteniente A. Lozano Treviño. 

Los Jefes y Oficiales en el campo de operaciones de Monclova 
se adhieren y secundan el Plan firmado el día de ayer en la 
Hacienda de Guadalupe, Mayor Teodoro Elizondo, Capitán lo. Ra- 
món Arévalo, Capitán 2o. Francisco Garza Linares, Capitán 2o. F. 
G. Galarza, Capitán 2o. Miguel Ruiz. 



Nota: Este Manifiesto se publicó en el número 1 de "El Cons- 
titucionalista, " órgano oficial de la Primera Jefatura, en Hermc- 
sillo, Son., el 2 de diciembre de 1913. 



VENUSTIANO CARRANZA, Gobernador Constitucional del Esta- 
do libre, independiente y soberano de Coahuila de Zaragoza, 
a sus habitantes, sabed: 

Que la H. Diputación Permanente ha expedido el siguiente de- 
creto : 

La H. Diputación Permanente del XXII Congreso Constitu- 
cional del Estado libre, independiente y soberano de Coahuila de 



—11— 

Zaragoza, en uso de las facultades que le concede el Decreto núme- 
ro 1497, de fecha 13 de febrero del presente año, decreta : 

NUMERO 1498 

"Artículo único. Esta Diputación Permanente en legítima y 
legal representación de la XXII Legislatura Constitucional del 
Estado libre, independiente y soberano de Coalmila de Zaragoza, 
acepta, secunda y sanciona el Plan de Guadalupe, expedido en la 
hacienda de Guadalupe, Coalmila, el 26 de marzo de 1913." 

Dado en el Salón de Sesiones de la H. Diputación Permanente 
en la ciudad de Piedras Negras, Coahuila, a los 19 días del mes 
de abril de 1913.— Gabriel Calzada, Diputado Presidente.— Vicente 
Dávila, Diputado Secretario, 

Imprímase, comuniqúese y obsérvese. — El Gobernador, V. Ca- 
rranza. — El Secretario, Lie. Jesús Acuña. 



Nota : Este Decreto se publicó en Hermosillo, Son., en el nú- 
jnero 1 de "El Constitucionalista," el 2 de diciembre de 1913. 



¿P 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, en uso de las facultades que le concede el artículo 
IV del Plan firmado en la hacienda de Guadalupe, Coah., el 
día 26 de marzo de mil novecientos trece, decreta: 

Art. lo. A todos los Generales, Jefes y Oficiales que presta- 
ron sus servicios en las filas del Ejército Libertador en la Revo- 
lución de mil novecientos diez, y que se apresten en las filas del 
Ejército Constitucionalista, se les reconocerán sus mismos empleos 
y ratificarán al triunfo de la causa, en el Ejército Permanente; con- 
cediéndoles treinta días a partir de la fecha de la publicación de 
este decreto, para que se incorporen a nuestras filas los que no lo 
hubieren efectuado ya. 



—12— 

Art. 2o. A todos los Generales, Jefes y Oficiales del Ejército 
Federal que en el término de treinta días, a que hace referencia 
el artículo anterior, se presentaren a engrosar las filas de nuestro 
Ejército, se les reconocerán y ratificarán sus respectivo.-; empleos 
en el Ejército Permanente, al triunfo de la causa constituciona- 
lista, cualquiera que fuere la milicia a que pertenecieren ; excep- 
tuándose a los Generales, Jefes y Oficiales que se sublevaron en 
Veracruz en octubre último y a los que tomaron parte en la aso- 
nada militar contra el Gobierno Contitucional en el mes de febrero 
próximo pasado. 

Dado en la ciudad de Piedras Negras, Coahuila, a los veinte 
días del mes de abril de 1913. 

Publíquese y obsérvese. — Venustiano Carranza. 



Nota : Este Decreto se publicó en el núm. 2 de '' El Constitu- 
cionalista," en Hermosillo, Son., el 4 de diciembre de 1913. 



Un sello que dice : Ejército Constitucionalista. — Primer Jef e? 

VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, en uso de las facultades que le concede el Plan de Gua 
dialupe, de veintiséis de marzo de mil novecientos trece, de- 
creta : 

NUMERO 2 

Único. Se deconocen, a partir del día 19 de febrero del co- 
rriente año, todas las disposiciones y actos emanados de los tres 
poderes del llamado Gobiterno del General Victoriano Huerta, así 
como de los Gobiernos de los Estados que lo hubieren reconocido o 
lo reconocieren. 

Dado en el Cuartel General en Piedras Negras, a los veinti- 
cuatro días del mes de abril de mil novecientos trece. 

Publíquese y obsérvese. — V. Carranza. 



Nota : Este Decreto se publicó en Hermosillo, Son., en el nú- 
me.ro 2 de "El Constitucionalista," el 2 de diciembre de 1913. 



—13— 

VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cianaüsta, a todos los habitantes dé la República Mexicana, 
hago saber: 

Que en virtud de las facultades extraordinarias de que estoy 
investido, como primer Jefe de dicho Ejército, y 

Considerando : que es deber de todos los mexicanos contribuir 
en parte proporcional para todos los gastos del Ejército, hasta el 
restablecimiento del orden constitucional, y 

Considerando por último : que el mejor medio para acudir a 
todas esas necesidades, sin causar perjuicios directos y materia- 
les, a los habitantes del país, es la creación del papel moneda, he 
tenido a bien decretar lo siguiente : 

Art. lo. Se autoriza la creación de una deuda interior, por 
importe de CINCO MILLONES de pesos. 

Art. 2o. Para llevar a efecto lo dispuesto en el artículo an- 
terior, se emitirán billetes de circulación forzosa que, en total, su 
men la cantidad mencionada en el mismo artículo, y cuyo pago 
garantiza este Gobierno Constitucionalista, conforme al artículo 
9o. de este decreto. 

* Art. 3o. Los billetes serán de seis clases, por valor de un peso, 
cinco pesos, diez pesos, cincuenta pesos y cien pesos, distinguiéndo- 
se cada una de esas series con letras A, B, C, D, E y F, respecti- 
vamente. 

Art. 4o. Desde el momento en que esos billetes se pongan en 
circulación, serán dle curso forzoso, y , por tanto, todo los habi- 
tantes de la República están obligados a admitirlos como legal mo- 
neda y por el valor que representan, en toda clase de operaciones 
civiles y comerciales. 

Art. 5o. La persona que se negare a recibir o dar curso a 
cualquier billete de los que con motivo de este decreto se expidan, 
será castigada con un mes de arresto por la primera infracción y 
seis meses en caso de reincidencia. 

Art. 6o. Toda persona a quien se llegue a probar que al recibir 
estos billetes, lo ha hecho descontando parte del valor que repre- 



sentan, sufrirá la mitad de la pena a que se refiere el artículo an- 
terior. 

Art. 7o. Para la aplicación de las penas que se fijan en los 
do's artículos que anteceden; serán competentes todas las autori- 
dades políticas de las poblaciones. 

Art. 8o. Si las necesidades de la guerra lo demandasen, po- 
drán expedirse nuevas series de billetes, debiendo antes autorizarse 
cada nueva emisión por un decreto que fijará el monto de ella. 

Art. 9o. Tan luego como quede restablecido el orden constitu- 
cional en Ja República, se expedirá la ley o leyes que fijen el mo- 
do de redimir el valor de los billetes que se hayan emitido y a 
los plazos en que deben ser totalmente pagados. 

Art. 10o. Este decreto surte sus efectos desde el día siguiente 
al de su publicación. 

Mando se imprima, publique y cumpla. 

Dado en la ciudad de Piedras Negras, Coah., a los veintiséis 
días del mes de abril de mil novecientos trece. — V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el número 2 de "El Consti- 
tucionalista, " en Hermosillo, Son., el 4 de diciembre de 1913. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, a todos los habitantes de la República, hago sa- 
ber: 

Que en virtud de las facultades extraordinarias de que me 
hallo investido, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Art. lo. Se reconoce a todos los nacionales y extranjeros, el 
derecho de reclamar el pago de los daños que sufrieron durante 
la E/evolución de 1910, o sea en el período que comprende entre el 
21 de noviembre de 1910 y el 31 de mayo de 1911. 

Art. 2o. Se reconoce igual derecho a nacionales y extranje- 
ros, para reclamar los daños que hayan sufrido y que sigan su- 
friendo durante la presente lucha, o sea desde el 19 de febrero del 
corriente año, hasta la restauración del orden constitucional. 



—15— 

Art. 3o. El mismo derecho se reconoce a los extranjeros para 
reclamar el pago de los daños sufridos, por fuerzas revolucionarias 
o grupos armados, durante el período que se comprende, entre el 
31 de mayo de 1911 y el 19 de febrero del corriente año. 

Art. 4o. Luego que el Primer Jefe del Ejército Constitueiona- 
lista, al llegar a la capital de la República y de acuerdo con el 
Plan de Guadalupe, asuma el Poder Ejecutivo, nombrará una co- 
misión de ciudadanos mexicanos, que se encargue de recibir, con- 
sultar y liquidar el importe de las reclamaciones que por daños su- 
fridos en los períodos que fijan los artículos lo. y 2o. de este de- 
creto, fueren presentadas. 

Art. 5o. Al mismo tiempo que se nombre la comisión que men- 
ciona el artículo que antecede, el Primer Jefe del Ejército Cons- 
titucionalista, de acuerdo con el representante diplomático o 
especial que comisione cada Gobierno a que pertenezcan los dam- 
nificados extranjeros, procederá a nombrar una comisión mixta 
integrada por igual número de mexicanos y extranjeros, pertene- 
cientes estos últimos a la nacionalidad de los reclamantes, para 
que se encargue de recibir, consultar y liquidar las reclamaciones 
que se presentaren, de acuerdo con lo dispuesto por los tres pri- 
meros artículos de este decreto. 

Art, 6o. La forma, plazos, términos y condiciones con que de- 
ben ser pagadas las reclamaciones que por daños se presenten, así 
como la organización, funcionamiento y demás disposiciones de 
fondo y forma a que deben sujetarse ¡as ./omisionos se fijarán por 
una ley especial que en su oportunidad se expida. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Dado en el Cuartel General de la ciudad de Monclova, a los 
diez días del mes de mayo de mil novecientos trece. — El Primer Jefe 
del Ejército Constitucionalista. V. Carranza. — Rúbrica. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 3 de "El Constitu- 
cionalista, en Hermosillo, Son., el 6 de diciembre de 1913. 



—16— 

VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cioaialista, a todos los habitantes de la República, hago sa- 
ber: 

Que en uso de las facultades extraordinarias de que me halio 
investido, he tenido a bien decretar lo siguiente: 

NUMERO 5 

Artículo Único. Desde la publicación de este decreto, se pone 
en vigor la ley de 25 de enero de 1862, para juzgar al General 
Victoriano Huerta, a sus cómplices, a los promotores y respon- 
sables de las asonadas militares operadas en la Capital de la 
República, en febrero del corriente año : a todos aquellos que de 
una manera oficial o particular hubieren reconocido o ayudado, 
o en lo sucesivo reconocieren o ayudaren, al llamado Gobierno 
del General Victoriano Huerta, y a todos los comprendidos en la 
expresada ley. 

Por tanto, mando se imprima, publique por bando, circule y 
se le dé el debido cumplimiento. 

Dado en el Cuartel General en Piedras Negras, Coah., a 14 de 
mayo de 1913.- — V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 2 de "El Consti- 
tucionalista," en Hermosillo, Son., el 4 de diciembre de 1913. 



r > 

LEY CONTRA CONSPIRADORES DADA POR DON 

BENITO JUÁREZ. 

BENITO JUÁREZ, Presidente Constitucional de los Estados Uni- 
dos Mexicanos, a sus habitantes sabed: 

Que en uso de las amplias facultades con que me hallo inves- 
tido, he decretado la siguiente ley para castigar los delitos contra 
la Nación, contra el orden, la paz pública y las garantías indivi- 
duales : 



—17— 

Art. lo. Entre los delitos contra la independencia y seguridad 
de la Nación, se comprende: 

I. La invasión armada, hecha al territorio de la República 
por extranjeros y mexicanos, o por los primeros solamente, sin 
que se haya precedido declaración de guerra por parte de la po- 
tencia a que pertenezca. 

II. El servicio voluntario de mexicanos en lasi tropas ex- 
tranjeras enemigas, sea cual fuere el carácter con que las acom- 
pañen. 

III. La invitación hecha por mexicanos, o por extranjeros 
residentes en la República, a los subditos de otras potencias, para 
invadir el territorio nacional, o cambiar la forma de Gobierno 
que se ha dado la República, cualquiera que sea el pretexto que 
se tome. 

IV. Cualquiera especie de complicidad para excitar o pre- 
parar la invasión, o para favorecer su realización y éxito. 

V. En caso de verificarse la invasión, contribuir de alguna 
manera a que en los puntos ocupados por el invasor, se organice 
cualquier simulacro de gobierno, dando su voto, concurriendo a 
juntas, formando actas, aceptando empleo o comisión, sea del in- 
vasor mismo o de otras personas delegadas por éste. 

Art. 2o. Entre los delitos contra el derecho de gentes, cuyo 
castigo corresponde imponer a la Nación, se comprenden : 

I. La piratería y el tráfico de esclavos en las aguas de la Re- 
pública. 

II. Los mismos delitos, aunque no sean cometidos en dichas 
aguas si los reos son mexicanos, o si, caso de ser extranjeros, se 
consignaren legítimamente a las autoridades del país. 

III. El atentar a la vida de los ministros extranjeros. 

IV. Enganchar a los ciudadanos de la República, sin conoci- 
miento y licencia del Supremo Gobierno, para que sirvan a otra 
potencia o invadir su territorio. 

V. Enganchar a los ciudadanos de la República, para que ¡se- 
unan a los extranjeros que intentan invadir o hayan invadido su 
territorio. 



—18— 

Art. 3o. Entre los delitos contra la paz pública y el orden, se 
comprenden : 

I. La rebelión contra las instituciones políticas, bien se pro- 
clame su abolición o reforma. ( 

II. La rebelión contra las autoridades legítimamente estable- 
cidas. 

III. Atentar a la vida del Supremo Jefe de la Nación o a la de 
los Ministros de Estado. 

IV. Atentar a la vida de cualquiera de los representantes de la 
Nación en el local de sus sesiones. 

V. El alzamiento sedicioso, dictando alguna providencia pro- 
pia de la autoridad, o pidiendo que ésta la expida, omita, revoque 
o altere. 

VI. La desobediencia formal de cualquiera autoridad civil o 
militar a las órdenes del Supremo Magistrado de la Nación, tras- 
mitidas por los conductos que señalan las leyes y la ordenanza 
del ejército. 

VIL Las asonadas y alborotos públicos, causados intencio- 
nalmente, con premeditación o sin ella, cuando tienen por objeto 
la desobediencia o el insulto a las autoridades, perpetrado por reu- 
niones tumultuarias que intenten hacer fuerza en las personas 
o en los bienes de cualquier ciudadano ; vociferando injurias ; in- 
troduciéndose violentamente en cualquier edificio público o par- 
ticular; arrancando los bandos de los lugares en que se fijen para 
conocimiento del pueblo ; fijando en los mismos proclamas subver- 
sivas o pasquines que de cualquier manera inciten a la desobedien- 
cia de alguna ley o disposición gubernativa que se haya mandado 
observar. Serán circunstancias agravantes, en cualquiera de los 
casos referidos, forzar las prisiones, portar armas y repartirlas, 
arengar a la multitud, tocar las campanas y todas aquellas accio- 
nes dirigidas manifiestamente a aumentar el alboroto. 

VIII. Fijar en cualquier paraje público, distribuir y comu- 
nicar abierta y clandestinamente copia de cualquiera disposicióu 
verdadera o apócrifa que se dirija a impedir el cumplimiento 
de una orden suprema. Mandar hacer tales publicaciones y coope- 
rar a que se verifiquen, leyendo su contenido en los lugares en 



—19— 

que el pueblo se reúne, o vertiendo en ellos expresiones ofensivas 
o irrespetuosas contra las autoridades. 

IX. Quebrantar el presidio, destierro a la confinación que se 
hubiere impuesto por autoridad legítima a los ciudadanos de la 
República, o el extrañamiento hecho a los que no lo fueren; así 
como separarse los militares sin licencia del cuartel, destino o 
residencia que tengan señalados por autoridad competente. 

X. Abrogarse el Poder Supremo de la Nación, el de los Es- 
tados o Territorios, el de los Distritos, Partidos y Municipalida- 
des, funcionando de propia autoridad o por comisión de la que no 
le fuere legítima. 

XI. La conspiración que es el acto de unirse a algunas o 
muchas personas, con objeto de oponerse a la obediencia de las 
leyes, o al cumplimiento de las órdenes de las autoridades reco- 
nocidas. 

XII. Complicidad en cualquiera de los delitos anteriores, ocu- 
rriendo a su perpetración de un modo indirecto, facilitando no- 
ticias a los enemigos de la Nación o del Gobierno, especialmente 
si son empleados públicos los que las revelen; ministrando re- 
cursos a los sediciosos o al enemigo extranjeros, sean de armas, 
víveres, dinero, bagajes, o impidiendo que las autoridades los ten- 
gan; sirviendo a los mismos enemigos de espías, correos de cual- 
quiera clase, cuyo objeto sea favorecer la empresa de ellos o de 
los invasores, o que realicen sus planes los perturbadores de la tran- 
quilidad pública esparciendo noticias falsas, alarmantes, o que 
debiliten el entusiasmo público, suponiendo hechos contrarios ¿fl 
honor de la República, o cometiéndolos de una manera desfavora- 
ble a los intereses de la patria. 

Art. 4o. Entre los delitos contra las garantías individuales se 
comprenden : 

I. El plagio de los ciudadanos o habitantes de la República 
para exigirles rescate. La venta que de ellos se haga o el arren- 
damiento forzado de sus servicios y trabajo. 

II. La violencia ejercida en las personas, con objeto de apo- 
derarse de sus bienes y derecho que constituye legítimamente su 
propiedad. 



PRIMERA JEl'ATUÜA II. 



—20— 

III. El ataque a las mismas personas a mano armada, en las 
ciudades o en despoblado, aunque de este ataque no resulte en 
apoderamiento de la persona o de sus bienes. 

Art. 5o. Todos los ciudadanos de la República tienen derecho 
de acusar ante la autoridad que establece esta ley, para juzgar 
los delitos que ella expresa, a los individuos que los hayan co- 
metido. 

Art. 6o. La autoridad militar, respectiva es la única com- 
petente para conocer de los delitos especificados en esta ley; a 
cuyo efecto, luego que dicha autoridad tenga conocimiento de 
que se ha cometido cualquiera de ellos bien por la fama pública, 
por denuncia o acusación, o por cualquier otro motivo, procederá 
a instruir la correspondiente averiguación con arreglo a la Orde- 
nanza General del Ejército, y a la ley de 15 de septiembre de 
1857 ; y la causa, cuando tenga estado se verá en Consejo de Gue- 
rra ordinario, sea cual fuere categoría, empleo o comisión del pro- 
cesado. En los lugares donde no hubiere comandantes militares 
o generales en jefe harán sus veces los gobernadores de los Es- 
tados. 

Art. 7o. El procedimiento hasta poner la causa en estado de 
defensa quedará terminado por el fiscal, dentro de sesenta horas ; 
y en el plazo de veinticuatro, evacuada aquella : acto continuo se 
mandará reunir el Consejo de Guerra. 

Art, 8o. Siempre que una sentencia del Consejo de Guerra 
ordinario, sea confirmada por el comandante militar respectivo, 
generales en jefe o gobernadores en su caso, se ejecutará désela 
luego, sin ulterior rcurso, y como está prevenido para el tiempo 
de guerra o estado de sitio. 

Art, 9o. En los delitos contra la Nación, contra el orden, la. 
paz pública y las garantías individuales que se han especificado 
en esta ley, no es admisible el recurso de indulto. 

Art. 10. Los asesores militares, nombrados por el Supremo 
Gobierno, asistirán necesariamente a los Consejos de Guerra or- 
dinarios, como está prevenido en la ley de 15 de septiembre de 
1857, para ilustrar con su opinión a los vocales de dicho Consejo. 
Los dictámenes que dieren los comandantes militares, generales 
en jefe o gobernadores, fundados legalmente, deberán ejecutarse 



—21— 

conforme a la circular de 6 de octubre de 1860, pues como ase- 
sores necesarios, son verdaderamente responsables por las consul- 
tas que dieren. 

Art. 11. Los generales en jefe, comandantes militares o go- 
bernadores, a quienes incumba el exacto cumplimiento de esta 
ley; y sus asesores serán responsables personalmente, de cualquieía 
omisión en que incurran por tratarse del servicio nacional. 

PENAS 

Art. 12. La invasión hecha al territorio de la República de 
que habla la fracción I del artículo primero de esta ley, y el ser- 
vicio de mexicanos en tropas extranjeras enemigas, de que habla 
la fracción II serán castigados con pena de muerte. 

Art. 13. La invasión hecha para invadir el territorio de que 
hablan las fracciones III y IV del artículo primero; se castigarán 
con la pena de muerte. 

Art. 14. Los capitanes de los buques que se dedican a la 
piratería o al comercio de esclavos de que hablan las fracciones í 
y II del artículo segundo, serán castigados con pena de muerte; 
los demás individuos de la tripulación, serán condenados a trabajos 
forzados por el tiempo de diez años. 

Art. 15. Los que invitaren o engancharen a los ciudadanos 
de la República, para los fines que expresan las fracciones IV 
y V del artículo segundo, sufrirán la pena de cinco años de pre- 
sidio ; si el enganche o la invitación se hiciere para invadir el 
territorio de la República, la pena será de muerte. 

Art, 16. Los que atentaren contra la vida del Supremo -Jefe 
de la Nación, hiriéndole de cualquier modo o sólo amagándole con 
armas, sufrirán la pena de muerte. Si el amago es sin armas y 
se verifica en público, la pena será de ocho años de prisión : si 
se verifica en actos privados, la pena será de reclusión por cuatro 
años. 

Art. 17. Los que atentaren a la vida de los ministros de 
Estado y de los ministros extranjeros^ con conocimiento de su 
categoría, sufrirán la pena de muerte si llegan a herirlos y si 
sólo los amagaren con armas, la pena será de diez años de pre- 
sidio : entendiéndose siempre que no hayan sido los primeros 



—22— 

agresores de hecho los mismos ministros ; pues en tales casos, el 
delito será considerado y sentenciado conforme a las leyes co- 
munes sobre riñas. 

Art. 18. El atentado contra la vida de los representantes 
de la Nación, de que habla la fracción cuarfa del artículo ter- 
cero, será castigado con pena de muerte, si llegare a ser herido 
el representante; si sólo fuere amagado con armas, la pena s ; ;rá 
de cuatro a ocho años de presidio, al arbitrio del juez; entendién- 
dose, siempre que no haya sido el primer agresor, de hecho, el 
mismo representante, pues en tal caso el delito será considerado 
y sentenciado conforme a las leyes comunes sobre riñas. 

Art. 19. Los delitos de que hablan las fracciones I, II y V 
del artículo tercero, serán castigados con pena de muerte. 

Art. 20. La desobediencia formal de que habla la fracción 
VI del artículo tercero, será castigada con pérdida del empleo y 
sueldo que obtenga el culpable, y cuatro años de trabajos for- 
zados, siempre que por tal desobediencia no haya sobrevenido 
algún perjuicio a la Nación, el cual, si se verifica, se tomará e.i 
cuenta para aumentar la pena al arbitrio del juez. 

Art. 21. Los que preparen las asonadas y alborotos públicos, 
de que habla la fracción VII del artículo tercero y los que con- 
curran a ellos en los términos expresados en dicha fracción, u 
otros semejantes, sufrían la pena de diez años de presidio o la 
de muerte si concurren las circunstancias agravantes referidas 
al final de dicha fracción; sin perjuicio de responder con sus bie- 
nes por los daños que individualmente causaren. 

Art. 22. Los que cometieren los delitos de que habla la frac- 
ción octava del artículo tercero, sufrirán la pena de seis años de 
presidio. 

Art. 23. A los que evadan 'el presidio que se les hubiere 
impuesto, por autoridad legítima, se les duplicará la pena; y si 
por segunda vez reincidieren, se les impondrá pena de muerte, 
así como a los extranjeros que expulsados una vez del territorio 
nacional, volvieren a él sin permiso del gobierno supremo. Los 
militares que se separen del cuartel destino o residencia que ten^ 
gan señalados, sufrirán la pérdida de empleo y cuatro años de 
presidio. 



—23— 

Art. 24. Los que se abroguen al poder público, de que ha- 
bla la fracción X del artículo tercero, sufrirán la pena de 
muerte. 

Art. 25. El delito de conspiración de que habla la fracción 
XI del artículo tercero, será castigado con la pena de muerte. 

Art. 26. A los que concurran a la perpetración de los deli- 
tos de que habla la fracción XII del artículo tercero facilitando 
noticias a los enemigos de la Nación o del gobierno, ministrando 
recursos a los sediciosos, o al enemigo extranjero, sean de armas, 
víveres, dinero, bagajes o impidiendo que las autoridades loa 
tengan; sirvan de espías a los enemigos, de correos, guías o agen- 
tes de cualquiera clase, cuyo objeto sea favorecer la empresa de 
aquellos o de los invasores sufrirán la pena de muerte. Los que 
esparcieren noticias falsas alarmantes, o que debilitaren el entu- 
siasmo público suponiendo hechos contrarios al honor de la Repú- 
blica, o comentándolos de una manera desfavorables a los inte- 
reses de la patria, sufrirán la pena de ocho años de presidio. 

Art. 27. Los que incurran en los delitos especificados en las 
fracciones I, II y III del artículo cuarto, sufrirán la pena de 
muerte. 

Art, 28. Los reos que sean cogidos infraganti delito, en cual- 
quiera acción de guerra, o que hayan cometido los especificados 
en el artículo anterior, serán identificadas sus personas y eje- 
cutadas acto continuo. 

Disposiciones Generales. 

Art. 29. Los receptadores ele robos en despoblado, sufrirán 
la pena de muerte ; serán castigados con seis años de trabajos 
forzados, los que lo hicieren en las poblaciones. 

Art. 30. Los individuos que tuvieren en su poder armas de 
munición, y no las hubieren entregado conforme a lo dispuesto 
en el decreto del día 25 del mes próximo pasado, si no las pre- 
sentan dentro de ocho días, después de publicada esta ley, serán: 
los mexicanos tratados como traidores, y como a tales se les 
impondrá la pena de muerte. Los extranjeros sufrirán la de di^z 
años de presidio. 



—24— 

Art. 31. Los jefes y oficiales de la guardia nacional que fue- 
ren llamados al servicio en virtud de esta ley, percibirán su 
haber del erario federal, durante el tiempo de la comisión que 
se les diere. 

Por tanto, mando se imprima, publique y observe. Palacio 
Nacional de México, a veinticinco de enero de mil ochocientos se- 
senta y dos. — Benito Juárez. — Al C. Manuel Doblado, Ministro de 
Relaciones y Gobernación. 

Y lo comunico a Ud. para su inteligencia y cumlimiento. 
— Libertad y Reforma, México, enero 25 de 1862. — Doblado. 



Nota: Esta Ley se publicó en el número 2 de "El Constitucio- 
nalista" en Hermosillo, Son., el 4 de diciembre de 1913. 



CIRCULAR 



En virtud de haber quedado en poder de las fuerzas constitu- 
cionaiistas de la República Mexicana la mayor parte de las Adua- 
nas fronterizas del Norte, y siendo de ingente necesidad mantener 
y fomentar las relaciones comerciales con los Estados Unidos de 
América, y a fin de no entorpecer las importantes y cuantiosas 
transacciones mercantiles con la vecina República del Norte, he 
dispuesto que a partir de la fecha de esta circular, los Agentes co- 
merciales, nombrados por este Cuartel General en las poblaciones 
fronterizas de esta República, queden habilitados como Agentes 
consulares para que en debida forma requisiten facturas y demás 
documentos co)merciales, con las facultades que las leyes y regla- 
mentos respectivos conceden a los de. «u clase. 

Lo que comunico a Ud. para su conocimiento y demás fines. 

Libertad y Constitución. Cuartel General en Piedras Negras, 
Coah., a 7 de junio de 1913. — El Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, V. Carranza. 



Nota: Esta. Circular se publicó en el número 6 de "El Cons- 
titucionalista, '.' en Hermosillo, Son., el 13 de diciembre de 1013. 



—25— 

En virtud de haberse unificado poderosamente en todo el país 
la opinión pública abrazando el pueblo mexicano con patriótico 
entusiasmos los ideales de la causa constitucionalista y siendo con- 
veniente evitar hasta donde sea posible, los perjuicios y trastornos 
que trae consigo todo movimiento armado, así como cualquier 
conflicto que pudiera suscitarse entre los Estados Unido Mexica- 
nos y alguna nación extranjera, por los daños que involuntaria- 
mente se ocasionaran a sus nacionales ya en su persona o &x 
sus intereses, como Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, 
prevengo a todos los Jefes que tengan fuerza con mando, procu- 
ren por cuantos medios estén a su alcance, evitar que sus infe- 
riores y subalternos dispongan de cualquiera clase de bienes qur* 
pertenezcan a extranjeros y cuiden con la solicitud que aconseja 
al patriotismo, de las personas de éstos; pues sólo en caso da 
necesidad extrema, y cuando la medida quede verdaderamente 
justificada, pueden disponer die víveres y aprovisionamientos para 
sus tropas, expidiendo el justificante respectivo. 

Lo que comunico a los Jefes Militares para su estricta ob- 
servanciav 

Cuartel General en Piedras Negras, 7 de junio de 1913. — El 
Primer Jefe del Ejército Constitucionalista. V. Carranza, 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 5 de "El Consti- 
tucionalista," en Hermosillo, Son., el 11 de diciembre de 1913. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, a todos los habitantes de la República, hago sa- 
ber: 

Que en virtud de las facultades extraordinarias con que me 
hallo investido como Primer Jefe de dicho Ejército, y 

Considerando : Que al restablecerse el orden constitucional 
el Territorio de Quintana Roo, debe anexarse al Estado de Yuca- 
tán, del que fué parte integrante, para que ambas Entidades cons- 
tituyan dicho Estado, he tenido a bien decretar lo siguiente: 



—26— 

Único: El Primer Jefe del Ejército Constitueionalista y 
Gobernador Provisional del Estado de Yucatán, asumirá el mando 
político y militar del Territorio de Quintana Roo, considerando és- 
te desde la publicación del presente Decreto, como parte integran- 
te de aquella Entidad Federativa. 

Por tanto, mando se imprima, publique y cumpla. — Dado en 
el Cuartel General en Piedras Negras, a los diez días del mes de 
junio de mil novecientos trece. — V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el número 3 de "El Consti- 
tueionalista," en Hermo'Sillo, Son., el 6 de diciembre de 1913. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
eionalista, a todos los habitantes eje la República, sabed: 

Que en uso de las amplias facultades de que me hallo inves- 
tido, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Art. lo. Para la organización y operaciones del Ejército Cons- 
titueionalista, se crean siete Cuerpos de Ejército, que se denomi- 
narán: cuerpo de Ejército del Noroeste; Cuerpo de Ejército del 
Noreste; Cuerpo de Ejército de Oriente; Cuerpo de Ejército de 
Occidente; Cuerpo de Ejército del Centro; Cuerpo de Ejército del 
Sur y Cuerpo de Ejército del Sureste. 

Art. 2o. Los Cuerpos de Ejército a que se refiere el artículo 
anterior, se formarán de la manera siguiente : 

El del Noroeste, por las fuerzas de los Estados de Sonora, 
Chihuahua, Durango, Sinaloa y Territorio de la Baja California. 

El del Noreste, por las fuerzas de los Estados de Coahuila, 
Nuevo León y Tamaulipas. 

El del Oriente, por las fuerzas de los Estados de Puebla, Tlas- 
cala y Veracruz. 

El del Occidente, por las fuerzas de los Estados de Jalisco, 
Colima, Michoacán y Territorio de Tepic. 

El del Centro, por las fuerzas de los Estados de Zacatecas, 



—27— 

Aguascalientes, San Luis Potosí, Guanajuato, Querétaro, Hidalgo 
y México. 

El del Sur, por las fuerzas de los Estados de Morelos, Gue- 
rrero y Oaxaca. 

El del Sureste, por las fuerzas de los Estados de Yucatán. 
Campeche, Tabasco y Chiapas. 

Art. 3o. Cada Cuerpo de Ejército estará bajo el mando de un 
General en Jefe. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Dado en el Cuartel General en Monclova, a los cuatro días del 
mes de julio de mil novecientos trece. — V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 3 de ; 'E1 Constitu- 
eionalista," en Hermosillo, Son., el 6 de diciembre de 1913. 



Se previene a todas las personas e instituciones que hubie- 
sen facilitado cualquiera clase de recursos a ios Jefes y Oficia- 
les Constitucionalistas para la organización y sostenimiento do 
sus fuerzas y que no tuviesen en su poder la constancia corres- 
pondiente, ocurran a éstos para que les otorguen los justificantes 
respectivos a fin de que se reconozca y liquide su valor al triunfo 
ríe ]a causa constitucionalista. 

Cuartel General en Canatlán, Durango. a 10 de agosto de 
1013. — El Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, V. Ca- 
rranza. 



Xota: Esta Disposición se publicó en el número 6 de '"El Con; 
titueionalista" en Hermosillo, Son., el 13 ele diciembre de 1913. 



Ha llegado a mi conocimiento que algunos jefes y oficiales 
constitucionalistas que operan en este Estado no han expedido 
constancia a los interesados por las armas, caballos, municionas 
de boca y guerra y efectos que han pedido para el sostenimiento 
de la causa. Y como el propósito de la Primera Jefatura del Ejér- 



—28— 

cito Constitucionalista es que se tome lo indispensable para el 
sostenimiento de sus fuerzas, dando el recibo correspondiente a 
los interesados para liquidar el i)mporte al triunfo de la causa, 
se previene a los jefes y oficiales citado que extiendan recibos a 
los interesados que lo soliciten de aquello que ya les hubiere sido 
proporcionado y en lo sucesivo lo extiendan al recibir lo que se 
les facilite. 

Esta prevención se hace extensiva a todos los demás jefes que 
operan en la República. 

Cuartel General en Canatlán, Dgo., a 10 de agosto de 1913.— - 
El Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, V. Carranza. 



Nota: Esta Disposición se publicó en el núm. 6 de "El Consti- 
tucionalista." en Hermosillo, Son., el 13 de diciembre de 1913. 



Un sello que dice : Ejército Constitucionalista. — Primer Jefe. 
CIRCULAR NUM. 6. 

En atención a que el Banco Nacional de México ha emitido 
billetes de Banco sin la intervención que la ley de 19 de marzo 
de 1897, reformada por la de 19 de junio de 1908, reserva al Go- 
bierno Federal, supuesto que este Gobierno no existe; y conside- 
rando : que la Constitución y las leyes rglamentarias han con- 
servado su fuerza y vigor a pesar de la violenta usurpación de 
Poderes efectuado en la ciudad de México : que la emisión de bi- 
lletes hecha por el Banco Nacional de México no ha tenido otro 
objeto que cooperar al sostenimiento del usurpador Victoriano 
Huerta : que el valor de los billetes emitidos no está garantizado 
conforme a la ley y que, por lo tanto, esos billetes son fraudulento 3, 
he dispuesto : 

Queda prohibida la circulación de los billetes del Banco Na- 
cional de México emitidos desde el 18 de febrero del corriente 
año y los que en lo sucesivo emita hasta el restablecimiento del 
orden constitucional. En consecuencia, la autoridades civiles y mi- 



—29— 

litares no podrán recibir en pago los expresados billetes y pro- 
cederán inmediatamente a su decomisación a fin de prevenir nu- 
merosos y cuantiosos fraudes. 

Cuartel General en Hermosillo, a 7 de octubre de 1913. — El 
Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, V. Carranza. 

Al C 



Nota : Esta Circular se publicó en el núm. 6 de ' ' El Cons- 
titucionalista, " en Hermosillo. Son., el 13 de diciembre de 1913. 



DECRETO NUM. 10 

VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, considerando que la mayor parte del territorio na- 
cional se encuentra bajo el dominio de las fuerzas de mi man- 
do, y que por este motivo es necesario organizar el despacho 
en todos los ramos de la Adminitración Pública, he resuelto 
la creación de ocho secretarías adscritas a la Jefatura de mi 
cargo, en la siguiente forma: 

Art. lo. Habrá ocho Secretarías de Estado para el despacho 
de los negocios administrativos con las siguientes atribuciones: 

Secretaría de Relaciones Exteriores. 

Corresponden a esta Secretaría: 

Relaciones con las naciones extranjeras. 

Tratados internacionales. 

Conservación de dichos tratados. Autógrafos de todos los do- 
cumentos diplomáticos y de cartas geográficas donde estén fijados 
los límites de la República. 

Legaciones y Consulados. 

Naturalización y Estadística de extranjeros; derechos de ex- 
tranjería. 

Extradiciones. 



—30— 

Legalización de finmas en documentos que han de producir 
sus efectos en el exterior, y en documentos del exterior que han 
de causar efectos en la República. 

Nombramientos y renuncia de los Secretarios del Despacho. 

Gran sello de la Nación. 

Archivo General. 

Ceremonial. 

Secretaría de Gobernación 

Corresponden a esta Secretaría: 

Reformas constitucionales. 

Elecciones generales. 

Derechos del hombre y del ciudadano. 

Libertad de cultos y policía de este ramo. 

Policía rural de la federación. 

Salubridad pública. 

Trabajo. 

Amnistías. 

División territorial y límites de los Estados. 

Guardia nacional del Distrito y Territorios. 

Gobierno del Distrito y Territorios Federales en todo lo po- 
lítico y administrativo, como elecciones locales, policía urbana, Re- 
gistro Civil, Beneficencia Pública, hospitales, hospicios, escuelas 
de ciegos y dJe sordo-mudos, casas expósitos, y asilos, montes de 
piedad, cajas de ahorros, casas de empeño, loterías, penitenciaría?, 
cárceles, presidios y casas de corrección. 

Festividades Nacionales. 

Diario Oficial e Imprenta del Gobierno. 

Secretaría de Justicia 

Corresponden a esta Secretaría: 
Tribunales de Circuito y Juzgados de Distrito. 
Expropiación por causa de utilidad pública. 
Indultos y conmutaciones de penas por delitos del fuero fe- 
deral y por los del orden común en el Distrito y Territorios. 



—31— 

Relaciones con los Tribunales y Juzgados del Distrito Federal 
y Territorios. 

Ministerio Público. 

Notarios y Agentes de Negocios. 

Estadística criminal. 

Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes 

Corresponden a esta Secretaría : 

Instrucción primaria, normal, preparatoria y profesional en 
el Distrito y en los Territorios Federales. 

Escuelas de Bellas Artes, de Música y Declamación, de Ar- 
tes y Oficios, de Comercio y Administración y demás estableci- 
mientos de Instrucción Pública que en lo sucesivo puedan erearsa 
en el Distrito y en los Territorios Federales. 

Academias y Sociedades Científicas. 

Instituto Patológico Nacional y demás establecimientos na- 
cionales de carácter docente. 

Propiedad literaria, dramática y artística. 

Bibliotecas, Museos y Antigüedades Nacionales. 

Monumentos Arqueológicos e Históricos. 

Administración de Teatros que dependan del Gobierno Fede- 
ral, y fomento de espectáculos cultos. 

Fomento de artes y ciencias. Exposición de obras de artj. 
Congresos científicos y artísticos. 

Secretaria de Fomento 

Corresponden a esta Secretaría : 

Agricultura y establecimientos de enseñanza del ramo. 

Terrenos baldíos. 

Colonización. 

Minería. 

Propiedad mercantil e industrial. 

Privilegios exclusivos. 

Pesas y medidas. 



—32— 

Operaciones geográficas, metereológicas y astronómicas. 

Observatorios. 

Cartografía, viajes, exploraciones científicas. 

Exposiciones agrícolas, mineras, industriales y fabriles. 

Estadística general. 

Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas 

Corresponden a esta Secretaría : 

Correos interiores. 

Vías marítimas de comunicación. 

Unión Postal Universal. 

Telégrafos. 

Teléfonos. 

Ferrocarriles. 

Obras en los puertos. 

Faros. 

Monumentos públicos y obras de utilidad y ornato. 

Carreteras, calzadas, puertos, ríos, puentes, lagos y canales. 

Conserjería y obras en los Palacios Nacional y de Chapultepec. 

Desagüe del Valle de México. 

Secretaría de Hacienda, Crédito Público y Comercio 

Corresponden a esta Secretaría : 

Impuestos federales. 

Aranceles de Aduanas marítimas y fronterizas. 

Administración de todas las rentas federales. 

Policía fiscal. 

Comercio. 

Lonjas y corredores. 

Bienes nacionales y nacionalizados. 

Casas de moneda y ensaye. 

Empréstitos y deuda pública. 

Bancos y demás instituciones de crédito. 

Administración de las rentas federales. 

Catastro y estadística fiscal. 

Presupuestos. 



—33— 
Secretaría de Guerra y Marina 

Corresponden a esta Secretaría : 

Ejército Constitncionalista. 

Marina de Guerra y Mercante. 

Guardia nacional al servicio de la federación. 

Legislación militar. 

Administración de justicia militar. 

Indultos militares. 

Patentes de corso. 

Colegio militar. 

Escuelas náuticas. 

Hospitales militares. 

Fortaleza, fortificaciones, cuarteles, fábricas de armas y per- 
trechos, arsenales, diques, depósitos, y almacenes militares de la 
federación. 

Colonias militares. 

Art. 2o. En los casos no especificados en el artículo anterior. 
en los dudosos o extraordinarios y en los que surjan de la situa- 
ción porque atraviesa el país, como primer Jefe del Ejército Cons- 
titucionalista resolveré, por medio de la Secretaría de Relaciones, 
a cual Departamento corresponda el asunto de que se trate. 

Art. 3o. Cada Secretaría del Despacho remitirá a la de Hacien- 
da su respectivo proyecto de presupuesto con la debida oportuni- 
dad. 

Dado en el Cuartel General en Nogales Sonora, a 17 de octu- 
bre de 1913. — El Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, V. 
Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el número 4 de "El Consti- 
tucionalista," en Hermosillo, Son., el 9 de diciembre de 1913. 



—34— 

VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, en uso de las facultades extraordinarias de que me 
hallo investido, he tenido a bien decretar lo siguiente: 

Habiendo sido creadas las Secretarías de Estado de la Pri- 
mera Jefatura del Ejército Constitucionalista, a contar desde la 
publicación del presente decreto, quedan derogadas todas las dis- 
posiciones de los Gobiernos de los Estados, por las cuales se com- 
prendían asimiladas a los mismos las Oficinas dependientes de aque- 
llas Secretarías. 

Por lo tanto, mando se imprima, publique y se le dé el debido 
cumplimiento. 

Cuartel General en Hermosillo, a 20 de octubre de 1913. — V 
Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el número 4 de "El Consti- 
tucionalista," en Hermosillo, Son., el 9 de diciembre de 1913. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, en uso de las facultades extraordinarias de que me ha- 
llo investido, he tenido a bien decretar lo siguiente: 

A contar desde la publicación del presente decreto todo el ga- 
nado vacuno que se exporte por las Aduanas fronterizas del terri- 
torio nacional, pagará las siguientes cuotas : 

Becerros $ 4.00 uno 

Novillos de un año " 6 . 00 

Novillos de dos años " 8 . 00 " 

Novillos y toros de tres años arriba y hembras . " 10.00 

Se derogan todas las disposiciones que los Estados o Jefes 
Militares hayan expedido sobre exportación de ganado. 

Por lo tanto, mando se imprima, publique y circule para su 
debido cumplimiento. 



—35— 



Cuartel General en Herrnosillo, a 20 de octubre de 1913. — V. 
Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el número 4 de "El Cons- 
titucionalista," en Herrnosillo, Son., el 9 de diciembre de 1913. 



DECRETO NUMERO 13. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, a todos los habitantes de la República, hago saber: 

Que en uso de las facultades extraordinarias de que me haüo 
investido, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Art. lo. Desde la fecha de la promulgación de este decreto. 
y en tanto se provee a la legislación del ramo, quedan en vigor, 
para la Administración de Justicia del Ejército Constitucionalista, 
las Leyes de Organización y Competencia de los Tribunales Mi- 
litares, la de Procedimientos Penales en el fuero de Guerra y la 
Penal Militar, todas de 20 de septiembre de 1901, con sus adi- 
ciones y reformas anteriores al 19 de febrero del año en curso, 
y con las modificaciones que adelante se expresarán. 

Art. 2o. Las atribuciones que en las citadas leyes se conceden 
al Presidente de la Eepública, quedan conferidas al Primer Jefe 
del Ejército Constitucionalista. 

Art. 3o. En los casos en que en dichas leyes se usa la frase 
Jefe de la Zona, se entenderá que se trata de Jefe de Cuerpo 
de Ejército. 

Art. 4o. Se reforman los artículos 11, 12, 15, 22, 24, 32, 33, 
34, 35, 37, 39, 40, 41, 43, 44, 45, 46, 47, 48, 50 , 57, 60, 61, 65, 
70, 71, 76, 81, 84, 87, 99, 135 y 136 de la Ley de Organización 
y Competencia de los Tribunales Militares, en los términos si- 
guientes : 

Art. 11. Los Consejos de Guerra ordinarios se compondrán 
de un Presidente y de dos o cuatro o seis vocales, el primero 



FJK11IEHA JEFATUHA III. 



—36— 

Coronel y los otros, comprendidos entre esa clase y la de Ca- 
pitán. 

Para cada Consejo habrá los miembros suplentes necesarios, 
a juicio de la Secretaría de Guerra, de los que uno será Coronel, 
el cual, en defecto del Presidente nato, presidirá el Consejo. 

En todo Consejo de Guerra se procurará que el número (üe 
sus miembros, sumados al del Presidente, sea indefectibleineiitá 
impar. 

Art. 12. Los Consejos de Guerra Ordinarios quedarán estable- 
cidos con el carácter de permanentes, de la manera que a con- 
tinuación se expresa : 

I. Uno en* cada uno de los Cuarteles Generales de los Cuev- 
pos de Ejército, creados por el decreto de 4 de julio del año cu 
curso. 

II. Uno en cada uno de los demás puntos donde lo considere 
necesario el Primer Jefe del Ejército Constitucionalista. 

Art. 15. Cuando el acusado tenga la categoría de General, 
la Secretaría de Guerra designará de la manera, indicada «n el ar- 
tículo anterior, tres o cinco Oficiales Generales para que formen: 
el Consejo, y nombrará Presidente de éste, al más antiguo :> 
idóneo, a juicio del superior, si todos fueren de igual graduación. 
;Si al formarse el Consejo no fueren sus miembros de igual o supe- 
i'ior categoría a la del acusado, por no haberlos en número bas- 
tante, el Tribunal se integrará con los que fueren necesarios de la 
categoría inmediata inferior. 

Art. 22. El Consejo de Guerra extraordinario se compondrá: 
en tierra, de tres o cinco militares que deberán ser por lo menos 
Capitanes, y en todo caso, de igual o superior categoría a la del 
acusado. El Jefe que deba convocar al Consejo de Guerra extraor- 
dinario, hará formar una lista en que consten los nombres do 
todos los militares de la graduación correspondiente que estén 
bajo su mando y disponibles para ese servicio, y sorteará de entre 
esa lista los miembros del Consejo. 

Art. 24. El Consejo de Guerra extraordinario se compondiá 
en una escuadra o división naval, de tres o cinco oficiales sorteados 
por el Comandante de una o de otra, de entre la lista de los 



—37— 

que estén bajo sus órdenes, procurando hasta donde sea posible, 
no incluir en ella sino a los que tengan igual categoría, por lo 
menos, a la del inculpado, y que no pertenezcan a su mismo bu- 
que, y en uno de éstos, cuando no hubiere número bastante de 
ellos para que fueren cinco, sorteados por el Comandante deL 
mismo barco, de entre la lista de los que tuvieren destino fijo 
a bordo. 

Los miembros de los Consejos a que el presente artículo se 
refiere, se escogerán, por regla general, entre los del cuerpo de 
guerra; pero si el delito imputado al acusado fuese propio de sus 
funciones técnicas, uno de aquellos, por lo menos, será escogido 
de la manera señalada en este mismo precepto, entre los del cuer- 
po técnico. 

Art. 32. El Supremo Tribunal Militar tendrá su asiento pro- 
visional, en el lugar en donde se encuentre el Primer Jefe del 
Ejército Constitucionalista, y ejercerá su jurisdicción sobre todo 
el territorio de la República. 

Art. 33. Se compondrá de un Presidente, dos Magistrados 
letrados, de número, y de dos Magistrados supernumerarios, tam- 
bién letrados. 

Si las necesidades del servicio así lo requieren, el Primer 
Jefe del Ejército Constitucionalista podrá aumentar el numen» 
de Magistrados hasta seis ; cuidando que el número de numerarios 
sea igual al de supernumerarios. 

Art. 34. Para ser Presidente o Magistrado del Supremo Tri- 
bunal Militar, se requiere ser Oficial, General o Coronel o sus 
equivalentes en la Armada, y para ser Magistrado letrado, haber 
cumplido treinta años y tener título profesional de abogado. 

Para el nombramiento de Presidente, se tendrá en cuenta la 
mayor categoría militar, y entre militares de igual graduación, so 
atenderá al más caracterizado o al ele mayor antigüedad. 

Art. 35. Los Magistrados letrados tendrán las consideracio- 
nes, prerrogativas y remuneración propias de los Generales Bri- 
gadieres. 

Art. 37. Todos los miembros del Supremo Tribunal Militar 
lo serán también del Tribunal Pleno, el cual sólo podrá funcio- 



—38— 

nar cuando todos ellos estén reunidos. El Tribunal Pleno tendrá 
como Presidente al del Supremo, y en su defecto, al militar que 
designare el Primer Jefe del Ejército Constitucionalista. 

Art. 39. Siempre que por impedimento de uno o varios de 
los miembros del Tribunal Pleno, fuere necesario integrarlo para 
un solo asunto, la Secretaría de Guerra designará, con el carácter 
de interinos, a los que deban suplir a los impedidos, sorteándo- 
los de entre los Generales o Coroneles o sus equivalentes en la 
Armada que no estén desempeñando otra comisión del servicio, 
y si fueren Magistrados letrados, de entre los Asesores y Jueces 
de Instrucción, asimilados al empleo de Coronel. 

Art. 40. El Supremo Tribunal Militar ejercerá sus funciones 
en Tribunal Pleno, y en dos Salas Unitarias, (cuaifdo la com- 
posición del primero sea en la forma marcada por la primera 
parte del artículo 33) que se denominarán Primera y Segun- 
da Salas. 

Art. 41. Las dos Salas Unitarias se formarán, la Primera, 
con el Magistrado letrado Núm. 1 y la Segunda con el letrado 
Núm. 2. 

Cuando el número de Magistrados sea ei de que habla lu 
parte final del artículo 33, cada Sala se formará con tres Ma- 
gistrados. 

Art. 43. En el caso de la última parte del artículo anterior 
cada una cíe las Salas será presidida por el de mayor categoría 
o por el más antiguo, si todos fueren de la misma graduación. 

Art. 44. El Supremo Tribunal Militar tendrá un Secretario 
que también lo será del Pleno y de las Salas ; en cada una de 
éstas, habrá un Oficial Mayor. El Supremo Tribunal tendrá además 
la dotación de empleados, servidumbre y gastos de oficio que de- 
termine el Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, de con- 
formidad con el Reglamento que se expida según lo preceptuado 
por la fracción VIII del artículo 134. 

Art. 145. El Secretario del Tribunal será considerado como 
el encargado del despacho económico de las Oficinas y tendrá el 
carácter y remuneración de Teniente Coronel. 



—39— 

Art. 46. Los Oficiales Mayores tendrán el carácter y remu- 
neración de Mayores. 

Art. 47. Para ser Secretario del Supremo Tribunal Militar, 
se requiere haber cumplido veinticinco años de edad y tener título, 
profesional de abogado. 

Art. 48. Para ser Oficial Mayor se requiere ser ciudadano me- 
xicano en ejercicio de sus derechos. 

Art. 50. Habrá un Juzgado de Instrucción, por lo menos, ads- 
cripto a cada uno de los Cuerpos de Ejército creados por el decreto 
de 4 de julio del año en curso. La Secretaría de Guerra, de acuerdo 
con el Primer Jefe del Ejército ConstitucionaUsta, aumentará el 
número de Juzgados de Instrucción, cuando las circunstancias del 
servicio así lo requieran. También nombrará Juzgados Especiales, 
cuando la categoría del acusado sea superior a la de los jueces que 
deban incoar el proceso o averiguación previa. 

Art. 57. La falta accidental de los Jueces Instructores y sus 
Secretarios, será suplida por los que nombren los Jefes Militaras 
respectivos, dando cuenta inmediatamente con el nombramiento, 
a la Secretaría de Guerra, para su aprobación. La falta absoluta 
de los mismos y de los demás especiales y de sus Secretarios, será 
cubierta por nuevo nombramiento provisional hecho por la Auto- 
ridad bajo cuya dirección se esté instruyendo el proceso, y sin 
perjuicio de que se provea al nombramiento definitivo que será 
hecho por el Primer Jefe del Ejército Constitucionalista de confor- 
midad con el artículo 54. 

Art. 60. Habrá un Asesor con las consideraciones, prerrogati- 
vas y remuneración de Corone], en cada una de las Jefaturas de 
Cuerpo de Ejército. Cada Asesor tendrá para el desempeño de su 
cargo, un escribiente con la categoría de Subteniente. 

En tiempos de guerra, la Secretaría del ramo podrá nombrar 
Asesores, cuando así lo estime conveniente, cerca de las Grandes 
Unidades y de los Comandantes en Jefe de las fuerzas navales de- 
terminando la categoría militar con que deban ser considerados. 

Art. 61. Para ser Asesor se requiere tener veinticinco años de 
edad, cumplidos y poseer título de abogado. 

Art. 65. Las faltas accidentales de los Asesores serán suplí- 



—40— 

das por el Abogado que nombre el Jefe militar respectivo, dando 
cuenta inmediatamente a la Secretaría de Guerra para su apro- 
bación. En caso de falta absoluta, se proverá al nombramiento 
conforme a la ley. Los Asesores accidentales tendrán derecho al 
cobro de honorarios por cuenta del Tesoro Nacional, no pudiendo 
recaer tal nombramiento en un funcionario cíe la Federación o de 
un Estado. 

Art. 70. En el Supremo Tribunal Militar habrá un Defensor 
de Oficio. También se creará otro en los demás Tribunales Mili- 
tares, siempre que así lo requieran las exigencias del servicio, a 
juicio de la Secretaría de Guerra. La categoría de los Defensores 
podrá ser desde la de Subteniente hasta la de Teniente Coronel. 

Art. 71. En general, para desempeñar el cargo de Defensor 
de Oficio, vasta ser ciudadano mexicano, en ejercicio de sus dere- 
chos; pero para ser Defensor de Oficio del Supremo Tribunal Mi- 
litar es necesario, además, ser Abogado recibido legalmente. 

Art. 76. Las faltas temporales de los Defensores de Oficio, 
serán suplidas por el Abogado u Oficial que nombre el Jefe Mi- 
litar respectivo, dando aviso inmediatamente a la Secretaría de 
Guerra de ese nombramiento. 

Art. 81. Formarán el expresado Ministerio Público : 

I. Un Procurador General Militar. 

II. Un Agente adscripto a cada Juzgado perteneciente a los 
Cuerpos de Ejército, así como otro Agente para cada uno de los 
que nuevamente se establezcan conforme a lo prevenido en el ar- 
tículo 50 de esta ley. 

III. Los Agentes Auxiliares del Procurador que nombre la 
Secretaría de Guerra si así lo exige el servicio, y los de más que 
deban intervenir en los procesos o averiguaciones que, con arreglo 
a esta ley y a la de Procedimientos Penales en el Fuero de Guerra, 
hayan ele ser formados por jueces instructores especiales. 

En tanto carezca de Agentes Auxiliares el Procurador Gene- 
ral Militar, éste desempeñará las funciones que la presente ley con- 
fiere a los primeros. 

Art. 84. Los Agentes adscriptos a los Juzgados de Instruc- 
ción, podrán ser desde Mayores hasta Coroneles. La categoría de 



—41— 

los expresamente nombrados para un proceso, será por lo menos, 
igual a la del acusado, no pudiendo en caso alguno ser menor de 
la de Subteniente. « 

Art. 87. El Procurador General Militar tendrá las considera- 
ciones, prerrogativas y remuneración de General Brigadier. 

Art. 99. La falta accidental de los representantes del Minis- 
terio Público Militar, se cubrirá con sujeción a los preceptos de la 
Ordenanza General del Ejército y a las reglas siguientes : 

I. Si dicha falta previniere de impedimento para intervenir 
en determinado asunto, el Procurador General será substituido 
por uno de los Agentes Auxiliares del mismo Procurador, si los 
hubiere, designado por la Secretaría de Guerra, o por el Abogado 
que nombre la misma Secretaría, si no hubiere Agentes; los demás 
a quienes se refiere la fracción II y última parte de la fracción IÍE 
del artículo 81 de esta ley y los citados en el artículo 85, serán 
substituidos por el que nombre el Jefe Militar respectivo, el cua! 
deberá dar inmediato aviso de esos nombramientos a la Secretaría 
de Guerra para su aprobación, y al Procurador General para su 
conocimiento. 

II. Si la falta fuese temporal para el desempeño del encargo, 
el Procurador General, sus Agentes auxiliares y los adscriptos a los 
Juzgados de Instrucción, serán substituidos por los que nombre 
la Secretaría de Guerra para ejercer interinamente dicho encargo. 
Los Agentes nombrados por los Jefes Militares, serán substituidos 
por los que éstos mismos designen, conforme a lo prevenido en el 
artículo 85. Lo mismos Jefes Militares, sujetándose igualmente a 
lo dispuesto en ese artículo, podrán también designar en caso de 
urgencia al que deba substituir al Agente adscripto a un Juzgado 
de Instrucción, mientras tanto toma posesión el interino. 

Art. 135. Las Salas del Supremo Tribunal Militar conocerán 
por riguroso turno : 

I. De las competencias de jurisdicción que se susciten entre 
los Tribunales Militares de primera instancia. 

II. De las excusas de los Jefes Militares siempre que estén 
relacionados con asuntos, de que hubiere conocido ya o estuviere 
conociendo la misma Sala. 



—42— 

III. De la revisión de todas las resoluciones respecto de his 
cuales es procedente ese recurso y cuyo conocimiento no corres- 
ponda a otra Sala, por estar en ella los antecedentes del negocio. 

IV. De los demás asuntos que las leyes o los reglamentos so- 
metan a su decisión. 

Art. 136. Las funciones encomendadas al Escribano de Dili- 
gencias en el Supremo Tribunal Militar, en el Pleno y en las Salas, 
quedan conferidas al Secretario. 

Art. 5o. Se modifican los artículos 504, 505 y 525 de la Ley 
de Procedimientos Penales en el Fuero de Guerra, en los términos 
siguientes : 

Art. 504. La excusa del Secretario del Supremo Tribunal Mi- 
litar, se calificará y resolverá en los expresados términos, por la 
Sala en que radique el negocio en que se propuso la excusa; si 
ésta fuere admitida, substituirá al empedido el Oficial Mayor res- 
pectivo o el que haga sus veces. 

Art. 505. La excusa del propio Secretario, en Tribunal Pleno, 
se calificará y resolverá por el mismo Tribunal, en iguales tér- 
minos y en caso de ser admitida, substituirá al impedido sucesiva- 
mente, los Oficiales Mayores de las Salas Primera y Segunda. 

Art. 525. En la revisión de las sentencias interlocutorias sobre 
competencia de jurisdicción, se observarán las prevenciones si- 
guientes : 

I. Recibidas las actuaciones en la Sala que corresponda del 
Supremo Tribunal Militar, se señalará desde luego, día para la 
vista, dentro de los cinco siguientes al de la citación. 

II. Si solo se hubieren recibido las actuaciones de una de las 
autoridades competidoras, la Sala decretará que se pidan a la 
otra las suyas, señalándole un prudente término para que las re- 
mita. 

III. En el auto en que se señala día para la vista se mandará 
que las diligencias se pongan de manifiesto en la Secretaría de la 
Sala, para que las partes tomen sus apuntes. 

IV. A la vista concurrirá el Ministerio Público, para formular 
sus conclusiones ; los reos podrán presentarse por medio de sus 



—43— 

defensores como coadyuvantes de las Autoridades competidoras, 
pudiendo informar lo que consideren conveniente al efecto. 

V. El fallo en que se dirima la competencia, deberá pronun- 
ciarse dentro de tres días después de verificada la vista, y en él 
se expresarán los fundamentos jurídicos en que se apoye. 

VI. Resuelta la competencia, se remitirán las actuaciones a la 
Autoridad en cuya favor se resuelva acompañándole testimonio de 
la ejecutoria respectiva. A la otra sólo se le remitirá dicho tes- 
timonio. 

Art. 6o. Los procesos instruidos hasta la fecha por Tribunales 
Militares de creación especial, del Gobierno de los Estados y que 
quedaron refundidos en las dependencias de los Cuerpos de Ejér- 
cito, por virtud del decreto de 20 de octubre del año en curso, 
seguirán la tramitación señalada por las leyes que los crearon, 
ajustándose en lo que fuere posible, a las prescripciones de la Ley 
de Procedimientos Penales en el Fuero de Guerra que se declara 
vigente. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Dado en el Cuartel General de Hermosillo, a veintisiete de no- 
viembre de mil novecientos trece. — V. Carranza-, — Rúbrica. 



Nota: Este Decreto se publicó en el número 4 de "El Consti- 
tucionalista." en Hermosillo, Sonora, el 9 de diciembre de 1913. 



CIRCULAR NUM. 7 



Teniendo en consideración la completa seguridad de que dis- 
frutan las personas e intereses en los Estados de Chihuahua, Sono- 
ra, Tamaulipas, Sinaloa y Durango, dominados completamente por 
las fuerzas constitucionalistas de mi mando, y las disposiciones de 
la Ley General ele Instituciones de Crédito de 19 de marzo de 1897, 
reformada por la de 19 de junio de 1908 he tenido a bien disponer 
que todos los Bancos de emisión y Sucursales establecidos en los 



--44— 

Estados mencionados deben abrir sus oficinas, reanudar sus ope- 
raciones y dar el aviso correspondiente a la Secretaría de Hacien- 
da adscrita a esta Primera Jefatura, dentro del término de trein- 
ta días contados desde la fecha de la publicación de esta circular 
en el "Periódico Oficial," bajo pena de caducidad y demás esta- 
blecidas por la ley. 

Hermosillo, diciembre 6 de 1913. — El Primer Jefe del Ejército 
Constitucionalista, V. Carranza. 



Nota: Esta Circular se publicó en el número 4 de "El Consti- 
tucionalista," en Hermosillo, Son., el 9 de diciembre de 1913. 



DECRETO NUM. 14 

VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, a todos los habitantes de la República, hago 
saber : 

Que en uso de las facultades extraordinarias de que me hallo 
investido, y considerando : que siendo indispensable unificar el 
procedimiento para la aplicacióu de la ley de 25 de enero de 1862, 
por haberse observado que no ha habido la uniformidad que se 
deseara, debido, quizá, a la dificultad tenida por los Jefes Milita- 
res y Presidentes de Consejos, cíe obtener las diversas disposiciones 
que para tales formación y funcionamiento cita la expresada ley 
de 25 de enero de 1862 ; que para la más recta aplicación de aque- 
lla, es indispensable reunir en una sola, la ley adjetiva, concordan- 
te con las disposiciones citadas al principio, previas las innovacio- 
nes aconsejadas por la jurisprudencia militar, he tenido a bien 
decretar: 

Artículo único : se reforman los artículos 6, 7, 8, y 10,de la ley 
de 25 de enero de 1862, los que quedarán en la forma siguiente : 

Art. 6. La Autoridad Militar respectiva, es la única competen- 
te para conocer de los delitos especificados en esta ley, a cuyo 



—45— 

efecto, tan luego como dicha Autoridad tenga conocimiento de 
que se ha cometido cualquiera de ellos dictará orden de proceder 
consignando los hechos al Juez Militar del lugar en donde se co- 
metió el delito, o, si no lo hubiere, al especial que nombre, a fm 
de que sin pérdida de tiempo instruya y concluya sumariamente 
una averiguación, dentro de las sesenta horas siguientes o la con- 
signación, sujetándose a las prevenciones que siguen : 

I. El Juez Instructor hará saber al presunto responsable la 
orden de proceder, lo requerirá para que nombre Defensor, advir- 
tiéndole que de no hacerlo, se le nombrará de oficio, le tomará su 
declaración preparatoria, practicará las diligencias que fuere po- 
sible efectuar dentro del término citado, para la comprobación del 
cuerpo del delito y citará desde luego para la Audiencia del Con- 
sejo de Guerrra, a los testigos y peritos que hubiere examinado, 
así como a los que las partes ofrecieren presentar en dicho acto. 

II. Terminada la averiguación, se pondrá a la vista de las 
partes, primero al Ministerio Público y luego a la Defensa, por 
un término de veinticuatro horas a cada una, para el solo efecto 
de que formulen conclusiones ; presentadas éstas, o no. y sin per- 
juicio de hacer efectiva al Ministerio Público la responsabilidad 
en que hubiere incurrido por su omisión, suspenderá el Juez toda 
tramitación, dará aviso al Jefe Militar del Estado del proceso, 
para los efectos del artículo que sigue y lo reservará para dar 
cuenta con él ante el Consejo. 

Art. 7. Recibido el aviso de que trata el artículo que precede. 
el Jefe Militar mandará convocar un Consejo de Guerra extraordi- 
nario, citando por la Orden General de la Plaza, día y hora para 
su reunión, en un plazo que no será mayor de doce horas. 

Los Consejos de Guerra extraordinarios, normarán sus pro- 
cedimientos a las prevenciones siguientes : 

I. Reunido el Consejo, el Presidente pasará lista nominal de 
los individuos que deban componerlo; interrogará a los vocales qi 
tienen alguna excusa que exponer, y a las partes si no impugnan 
la composición del Tribunal, resolverá de plano el incidente que 
surgiere, llamando al Suplente o suplentes que se necesitaren y 
declarará instalado el Consejo y abierta la sesión pública. 



—46— 

II. El propio Presidente preguntará al acusado o acusados su 
nombre y demás generales, los exhortará a producirse con verdad 
y los interrogará sobre los hechos que motivaren su presencia ante 
el Consejo ; debiéndoles advertir que tienen derecho de exponer 
todo lo que fuere conveniente para su defensa, pero guardando ol 
respeto debido a la ley y a las Autoridades. 

III. A continuación el Secretario del Juez Instructor dará lec- 
tura a las constancias procesales indispensables para la compro- 
bación del delito y responsabilidad del acusado, así como a las 
conclusiones formuladas por las partes, quienes podrán solicitar 
se lean otras constancias del proceso. 

IV. Terminada dicha lectura, el Presidente procederá a exa- 
minar a los testigos presentados, bajo protesta de decir verdad, se 
les interrogará separadamente acerca de lo que sepan con rela- 
ción a los hechos materia del proceso, primero los testigos de car- 
go y luego los de descargo. Los peritos serán igualmente exami- 
nados en la misma forma, y si los testigos o peritos no hablaren 
el idioma castellano, se nombrará un intérprete, como está previs- 
to en la ley de Procedimientos Penales en el Fuero de Guerra. 
Los vocales y las partes podrán preguntar a los testigos y a los 
peritos, previa venia del Presidente. 

V. La falta de los testigos a la Audiencia no será motivo de 
suspensión del Consejo de Guerra, sino cuando éste, por unani- 
midad de votos, estimare que es indispensable el examen de al- 
guno de aquellos. 

VI. En seguida el Ministerio Público formulará su acusación, 
estableciendo en términos claros y precisos la responsabilidad del 
acusado, sin que le sea permitido alterar las que hubiere presen- 
tado por escrito de conformidad con la fracción II del artículo an- 
terior, a menos que nuevos hechos acaecidos durante la Audiencia, 
así lo exigieren, pero debiendo de hacer uso de este derecho, -antes 
de pronunciar su requisitoria. 

VIL En seguida se oirá a la Defensa, quien en el desempeño 
de sus funciones, no tiene más límites que el respeto a la ley y a las 
Autoridades. 

VIII. Las partes podrán replicar cuantas veces lo estimen con- 



veniente a sus derechos ; en seguida, el Presidente preguntará al 
acusado si quiere hacer uso de la palabra ; en caso afirmativo, se le 
concederá haciéndole nuevamente la advertencia de que trata la 
fracción II de este artículo. 

IX. A continuación el Presidente declarará cerrados los de- 
bates, y el Asesor formulará el interrogatorio o interrogatorios que 
se requieran, tantos como delitos y delincuentq^hubiere, basándo- 
se en las conclusiones del Ministerio Público y de la Defensa así 
como en las constancias procesales; la primera pregunta de cada 
interrogatorio, se formulará en la siguiente f orma : "El acusado 
N. N., es culpable de. . . (aquí se asienta el hecho material que cons- 
tituye el delito;)- después de esta pregunta que encerrará el 
hecho o hechos que forman los elementos del delito, se pondrán 
las relativas a sus circunstancias constitutivas, excluyentes, califi- 
cativos, agravantes o atenuantes en el concepto de que explicará 
que, votada la primera pregunta negativamente, no se votarán las 
demás. Si el acusado fuere mayor de nueve, pero menor de catorce 
años, se hará pregunta especial sobre si obró o no con discerni- 
miento. 

X. Las partes pueden impugnar la redacción del interrogato- 
rio y el Asesor resolverá si lo modifica o no; en el caso de que Ja 
impugnación provenga de los miembros del Consejo, se sujetará 
a votación si debe o no modificarse, lo que se hará habiendo ma- 
yoría de votos. 

XI. Aprobado el interrogatorio, el Presidente del Consejo, 
estando los concurrentes de pie y la escolta terciando armas, to- 
mará a los vocales la siguiente protesta: "¿Protestáis bajo vues- 
tra palabra de honor resolver las cuestiones que se os van a so- 
meter, conforme a la ley de 25 de enero de 1862, sin tener en 
cuenta la suerte que pueda caber al acusado y mirando solo por 
el prestigio del Ejército Constitueionalista y por el cumplimiento 
estricto del Plan de Guadalupe?" Cuando los vocales hubieren 
dado su respuesta afirmativa, el Presidente protestará a su vez, 
diciendo : 

"Protesto en las mismas condiciones, bajo mi palabra de ho- 



—48— 

ñor, resolver las cuestiones que se me van a someter " y lo 

demás de la fórmula anterior. 

XII. Acto continuo, el Presidente suspenderá la sesión pú- 
blica para, entrar en privada, en la que teniendo a la vista el pro- 
ceso y estando debidamente comprobado el delito, leerá a los vo- 
cales las preguntas del interrogatorio, las someterá a deliberación 
y procederá a recoger los votos acerca de cada uno de ellas, por 
su orden, comenzando por el Vocal de menor graduación que de- 
berá fungir como Secretario del Consejo, y concluyendo con el 
suyo ; al pie de cada pregunta se expresará si fué resuelta por 
unanimidad o por mayoría de votos; al pie del interrogatorio fir- 
marán, razonando su voto el que lo hubiere emitido en sentido nega- 
tivo. A continuación de dicho interrogatorio, resuelto por la cul- 
pabilidad, cada Vocal expresará bajo su firma la pena que en su 
concepto deba aplicarse al reo; la pena que se imponga, será la 
que corresponda a la mayoría de votos. 

XIII. Si el delito no estuviere debidamente comprobado, el 
Consejo resolverá en sesión secreta que se devuelva el proceso al 
Jefe Militar, para que ordene al Juez Instructor practique las di- 
ligencias faltantes y hecho que sea, vuelva a convocarse el Con- 
sejo que ya no podrá por ningún motivo transferirse y que de- 
berá pronunciar sentencia. 

XIV. La sentencia contendrá, so pena de nulidad, los siguien- 
tes requisitos: 

• A. Lugar, día, mes y año en que fuere pronunciada. 

B. Nombre, apellidos y empleos de los miembros del Consejo. 

C. Nombre y apellido del acusado, su categoría, si fuere mi- 
litar, lugar ele su nacimiento, edad, residencia, profesión u oficio. 

D. Los hechos declarados por el Consejo ; que se expresarán 
separadamente y por orden numérico. 

E. La cita de los preceptos legales que hubieren sido apli- 
cados. 

F. La absolución o condenación del inculpado. 

G. La firma del Presidente, la de los demás miembros del 
Consejo y la del Asesor, si hubiere sido consultado. 

XV. Dictada la sentencia se reanudará la sesión pública y es- 



—49— 

tando los concurrentes de pie y la escolta presentando las aricas, 
el Juez Instructor dará lectura íntegra al fallo, el Presidente de- 
clarará que dicha lectura surte los efectos de notificación en for- 
ma y mandará que el acusado sea puesto en libertad, en caso de 
absolución, o que quede, en caso contrario, a disposición del Jefe 
Militar, para el cumplimiento de la sentencia. 

XVI. De lo acaecido durante la sesión pública, el Secretario 
del Juez Instructor, levantará, bajo la dirección de éste, acta por- 
menorizada, y el Secretario del Consejo levantará la suya, bajo la 
dirección del Presidente, de lo pasado en la sesión privada. Ambos 
documentos se agregarán con los interrogatorios y sentencia, a,] 
proceso. 

XVII. Cuando no radicare el Juez Instructor que formó el 
proceso, en el mismo lugar del Consejo, el Jefe Militar designa- 
rá a un Juez y Secretario especiales, para que desempeñen las fun- 
ciones que le competen conforme a este artículo. 

XVIII. El Presidente del Consejo de Guerra, a cuyo cargo es- 
tá la policía de la audiencia, está investido de un poder discrecio- 
nal para la dirección de los debates, en virtud del cual, durante 
la audiencia y en todo lo que la ley no prescriba o prohiba expre- 
samente, tendrá facultad de hacer cuanto estimare necesario para 
el esclarecimiento de los hechos; la ley deja a su honor y a su con- 
ciencia, el empleo de los medios que puedan servir para favorecer 
la manifestación de la verdad. 

Art.^ 8o. Los fallos pronunciados por los Consejos de Gue- 
rra extraordinarios, de que trata la presente ley, serán revisados 
por los Generales en Jefe, Comandantes Militares o Gobernantes 
de los Estados, que harán las veces de aquellos cuando falten Au- 
toridades Militares, y si fueren confirmados, se ejecutarán desde 
luego, sin ulterior recurso y como está prevenido para el tiempo 
de guerra o estado de sitio. 

Art, 10o. Los Asesores asistirán necesariamente a los Consejos 
de Guerra extraordinarios que se convoquen, consultarán acerca 
de todos los puntos de derecho que se les pregunte, en todos los 
momentos sucesivos de las audiencias, ya sea en sesión pública o 
en privada, sujetándose a lo prevenido en la presente ley y en la 



—50— 

de Procedimientos Penales en el Fuero de Guerra, adaptada por 
decreto de veintisiete del mes pasado. En los lugares donde no 
hubiere Asesor permanente, el Jefe o Comandantes Militares res 
pectivos o los Gobernadores de Estados, en su caso, harán el nom- 
bramiento de Asesor, eligiendo a un abogado recibido conforme 
a la ley. 

Por tanto, mando se imprima, publique y circule para su cum- 
plimiento y efectos legales consiguientes. 

Dado en el Cuartel General de Hermosillo, a doce de diciem- 
bre de mil novecientos trece. — V. Carranza. — Firmado. 



Nota: Este Decreto se publicó en el número 8 de "El Consti- 
tucionalista, " en Hermosillo, Son., el 18 de diciembre de 1913. 



DECRETO NUM. 15 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, a todos los habitantes de la República, sabed: 

Que en uso de las facultades de que estoy investido, y consi- 
derando: 

Primero. Que es propósito firme del Gobierno Constitucionalis- 
ta evitar, en los límites de lo posible, que sufran daños los habi- 
tantes del país con motivo de la lucha emprendida para restable- 
cer el orden constitucional, o que sin proporción ni equidad ten- 
gan que contribuir para los gastos públicos y, principalmente, al 
sostenimiento del Ejército Constitucionalista. 

Segundo. Que la escasez de numerario aumenta día a día oca- 
sionando trastornos en los negocios y en las transacciones de todo 
género, lo que no puede subsanarse con una rápida acuñación de 
moneda, en virtud de las circunstancias porque atraviesa el país, 
y es indispensable proveer a la insuficiencia de circulación mo- 
netaria. 

Tercero. Que no habiendo recurrido en los momentos más di- 



—51— 

fíciles de la lucha a empréstitos, ni auxilios extraños de ninguna 
clase, menos deben admitirse actualmente en que las fuerzas de 
mi mando dominan la mayor parte del territorio nacional y el 
país cuenta con recursos poderosos para restablecer el funciona- 
miento de sus instituciones con sus propios elementos. 

Cuarto. Que las necesidades expresadas se satisfacen aumen- 
tando la deuda interior, creada por decreto de 26 de abril del co- 
rriente año, hasta la cantidad de veinte millones de pesos, de con- 
formidad con lo dispuesto en el artículo octavo del citado decreto 
a cuyo efecto se lanzará una nueva emisión de papel moneda por 
quince millones de pesos. 

Por tanto, he tenido a bien decretar lo siguiente: 

Art. lo. Se aumenta la deuda interior creada por decreto de 
26 de abril de 1913, hasta la cantidad de veinte millones, emitien- 
do billetes de circulación forzosa que sumen quince millones de 
pesos. 

Art. 2o. Los billetes serán de cuatro clases con valor de uno. 
cinco, diez y veinte pesos respectivamente. 

Art. 3o. Los billetes tendrán curso forzoso por el valor que 
representan, y, por tanto, las oficinas públicas de la Federación 
y de los Estados, así como los establecimientos, compañías y par- 
ticulares, están obligados a admitirlos en pago de lo que se les 
deba, sin limitación alguna. 

Art. 4o. La prevención del artículo anterior no es renunciable. 
En consecuencia, toda estipulación en contrario será nula de pleno 
derecho, quedando derogados para este efecto los artículos 1453 
y 2690 del Código Civil del Distrito Federal. 

Art. 5o. Queda prohibido el empleo de fichas, tarjas, vales u 
otros objetos de cualquiera materia, como signos convencionales 
en substitución de la moneda establecida por la ley de 25 de marzo 
de 1905 y del papel moneda. El que pusiere en circulación dichos 
objetos será castigado con arresto mayor y multa de segunda clase, 
según la importancia de la emisión; y el que voluntariamente los 
recibiere quedará privado de toda acción civil para hacer efectivo 
el valor que se hubiere pretendido darles. 

Art. 6o. Son aplicables a la circulación y redención de los bi- 
lletes emitidos conforme al presente decreto, los artículos 5, 6, 

PBIMEBA JEFATUBA IV 



—52— 

7 y 9 del decreto de este Gobierno del 26 de abril del presente 
año. 

Art. 7o. Las inscripciones y series de los billetes a que se re- 
fiere el artículo segundo, se determinarán por disposición guber- 
nativa. 

Hermosillo, 28 de diciembre de 1913. — El Primer Jefe del 
Ejército Constitucionalista, V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el níim. 13 de "El Constitu- 
cionalista," en Hermosillo, Son., el 30 de diciembre de 1913. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jsfe del Ejército Constitu- 
oioinialista, a todos los habitantes de la República, sabed: 

Que en uso de las facultades de que estoy investido, y consi- 
derando : que el interés del público no está suficientemente ga- 
rantizado respecto a la circulación de los billetes de los Bancos 
de emisión, si se admiten como existencia en efectivo certificados 
de depósito de otras instituciones de crédito o de cambio : que 
algunos Bancos han hecho un uso indebido de las disposiciones 
de los artículos 5o. del decreto de 22 de diciembre de 1905 y 5o. del 
decreto de 18 de mayo de 1912 que autorizan a los Bancos de emi- 
sión y demás instituciones de crédito a computar entre sus exis- 
tencias metálicas, por la cantidad que expresen, los certificados 
que expidiese la Comisión de Cambios y Monedas : que estas dispo- 
siciones están en pugna con el espíritu y la letra del artículo 16 
de la ley general de instituciones de crédito, que previene que h3 
capital que garantice la circulación de billetes deba existir en 
caja en dinero efectivo o en barras de oro y de plata y que ia 
derogación de aquellos artículos no causa perjuicios a los expresa- 
dos Bancos, supuesto que los certificados, por su propia naturaleza, 
pueden y deben hacerse efectivos a su presentación ; lie tenido a 
bien decretar: 

Artículo Único. El fondo regulador de la circulación fidu- 
ciaria de los Bancos de emisión, debe existir en caja, en la propor- 



-53- 



ción fijada por el artículo 16 de la ley general de instituciones de 
crédito, en dinero efectivo, en barras de oro o de plata quedando 
terminantemente prohibido admitir como existencia en numerario 
los billetes de otros Bancos o cualesquiera otros títulos de cré- 
dito. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Dado en el Palacio del Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, en la ciudad de Hermosillo, a 4 de enero de 1914. — El Pri- 
mer Jefe del Ejército Constitucionalista. V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 17 de "El Consti- 
tucionalista," en Hermosillo, Son., el 8 de enero de 1914. 



DECRETO NUM. 16 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
ción-alista, a todos los habitantes de la República, sabed: 

Que en uso de las facultades de que estoy investido, y con- 
siderando: Que el Plan ele Guadalupe, ley fundamental del Ejér- 
cito Constitucionalista, creó la Primera Jefatura de dicho Ejér- 
cito, otorgando determinadas y expresas atribuciones al Primer 
Jefe o al que lo substituya en el mando, y me honró con tan ele- 
vada investidura, pero no determinó la forma en que deba verifi- 
carse la substitución; que siendo necesario llenar este vacío por 
las contingencias de la guerra, a fin de que la marcha del movi- 
miento constitucionalista no sufra perturbaciones en ningún caso y 
todos sujeten sus actos a una ley preexistente, he tenido a bien 
expedir el siguiente decreto : 

Art. lo. En caso de falta absoluta del Primer Jefe del Ejér- 
cito Constitucionalista designado por el Plan de Guadalupe de 25 



—54— 

de marzo de 1913, asumirá la Primera Jefatura el Jefe Militar 
que designen, a mayoría absoluta de votos y de entre ellos mismo.:, 
los Generales constitucionalistas en servicio activo. 

Art. 2o. La designación se hará en una junta que deberá veri- 
ficarse dentro de los treinta días siguientes a aquel en que hu- 
biere ocurrido la falta : y a la que sólo asistirán los Generales, a 
que se refiere el artículo anterior, por sí o por medio de represen- 
tantes, quienes acreditarán su carácter con un documento privado 
subscripto por el interesado en presencia de dos testigos. 

Art. 3o. La junta se celebrará en la ciudad de México si ya 
estuviere ocupada esta plaza por las fuerzas constitucionalistas; 
en caso contrario, en el lugar previamente designado por los Gene- 
rales en Jefe de los Cuerpos de Ejército. 

Art. 4o. Los Generales que no concurran a la junta o no en- 
víen sus representantes dentro del término señalado en el artícu- 
lo 2o. tendrán por buena y legítima la elección hecha por los quí 
hubieren concurrido, siempre que el número de éstos no fuere 
menor de las dos terceras partes de los Generales existentes. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Dado en el Palacio del Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, en la ciudad de Hermosillo, a 4 de enero de 1914. — El 
Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, Venustiano Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 18 de ''El Constitu- 
cionalista," en Hermosillo, Son., el 10 de enero de 1913. 



DECRETO NUM. 17 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, en virtud de las facultades de que me hallo inves- 
tido, y considerando: 

Que el próximo día 22 de febrero es el primer aniversario de 



— DO — 

la muerte del Sr. D. Francisco I. Madero, quien fué Presidente 
Constitucional de la República Mexicana ; 

Considerando : Que el extinto Presidente murió sacrificado por 
los enemigos de las libertades públicas después de realizar una 
trascendental labor democrática, presentando así grandes servi- 
cios a la Patria ; 

Considerando: Que es un deber de todo mexicano honrado 
recordar dignamente la memoria de quien sacrificó su vida por 
la libertad de su pueblo, he tenido a bien expedir el siguiente 
decreto : 

Artículo Único. Se declara de luto nacional el día 22 de fe- 
brero de 1914. en memoria del extinto Presidente de la República 
Mexicana, Sr. D. Francisco I. Madero. 

Libertad y Constitución. — Culiacán, Sin., enero 22 de 1914. — 
V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 25 de "El Consti- 
tucionalista." en Hermosillo, Son., el 27 de enero de 1914. 



DECRETO NUM. 18 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, a todo los habitantes de la República, sabed: 

Que en uso de las facultades extraordinarias de que ' estoy 
investido, y 

Considerando : que la disposición dictada por el Gobierno de 
Washington, declarando libre la exportación de armas y pertre- 
chos de guerra, y levantando el embargo practicado en objetos 
de esa naturaleza adquiridos por las fuerzas constitucionalistas, 
nos coloca en aptitud de hacer algunas inversiones de dinero para 
proveernos de mayores elementos que redundarán en beneficio del 
país por la pronto terminación de la lucha que estamos sosteniendo 
contra los usurpadores ; que el aumento de fuerzas defensoras del 
régimen, constitucional determinará un aumento proporcional de 



erogaciones que deben proveerse, y que es conveniente limitar la 
circulación de papel moneda autorizado por algunos gomemos de 
los Estados de la Federación para sostener fuerzas constituciona- 
listas cuyo pago debe ser del exclusivo resorte de esta Primera 
Jefatura, he tenido a bien reformar el artículo lo. del decreto 
número 14 de 28 de diciembre de 1913 en los siguientes términos : 

Artículo Único. Se aumenta el importe de la Deuda Interior, 
creada por decreto de 26 de abril de 1913, hasta la cantidad de 
Treinta Millones de Pesos, mediante la emisión de billetes de cir- 
culación forzosa que en junto sumen la cantidad mencionada. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Dado en el Cuartel General en Culiacán, Sin., a los doce días 
del mes de febrero de mil novecientos catorce. — Venustiano Ca- 
rranza. 



Xota : Este Decreto se publicó en el núm. 33 de "El Consti- 
tucionalista," en Hermosdlo, Son., el 14 de febrero de 1914. 



DECRETO NUM. 19 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, a todos los habitantes de la República, sabed: 

Que en uso de las facultades extraordinarias de que me halio 
investido . he tenido a bien decretar : 

Se reforma el decreto de 20 de octubre de 1913 en los siguien- 
tes términos: 

Artículo Único. Todo el ganado vacuno que se exporte por 
las Aduanas fronterizas del territorio nacional pagará las siguien- 
tes cuotas: , 

Becerros $ 8.00 uno 

Novillos de un año ... 12.00 ,, 

Novillos de dos años . 16.00 ,, 

Toros de tres años arriba y hembras 

de todas edades 20.00 ,, 



—57 — 

Se derogan todas las disposiciones que los Estados o Jefes 
Militares hayan expedido sobre exportación de ganado. 

Por lo tanto, mando se imprima, publique y circule para su 
debido cumplimiento. 

Dado en el Cuartel General en Culiaeán, Sin., a trece de le- 
brero de mil novecientos catorce. — V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 33 de "El Consti- 
tucionalista," en Hermosillo, Son., el 14 de febrero de 1914. 



DECRETO NUM. 20 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, en uso de las facultades extraordinarias de que es- 
toy investido, y 

Considerando : que algunas autoridades del Gobierno Consti- 
tucionalista emplean diversas frases al final de los comunicaciones 
oficiales, dando lugar con esto a posibles confusiones en las ten- 
dencias fundamentales de la causa que sostenemos, he tenido a 
bien decretar: 

Artículo Único. Las leyes, decretos, circulares y disposicio- 
nes de todas clases expedidas por las autoridades y funcionarios 
civiles y militares del Gobierno Constitucionalista concluirán cor. 
las palabras "Constitución y Reformas" y las cuales se expresarán 
inmediatamente antes de la fecha. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Cuartel General en Culiaeán, Sin., a los catorce días del mes 
de febrero de mil novecientos catorce. — V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 34 de "El Cons- 
titucionalista," en Hermosillo, Son., el 17 de febrero de 1914. 



—58— 
DECRETO NUM. 21 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, a todos los habitante de la República, sabed: 

Que en uso de las facultades extraordinarias de que me hallo 
investido, he tenido a bien decretar: 

Artículo Único. El papel moneda emitido por los Gobiernos 
Constitucionalistas de los Estados de Sonora, Chihuahua, Sinaloa, 
Durango, Nuevo León y Tamaulipas, con autorización o aprobación 
de 1? Primera Jefatura, tiene curso forzoso en todo el territorio 
dominado por el Gobierno Constitucionalista, por el valor que 
representa y, por lo tanto, las oficinas públicas de la Federación 
y de los Estados, así como los establecimientos, compañías y par- 
ticulares, están obligados a admitirlo en pago sin limitación al- 
guna. 

Por lo tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé 
el debido cumplimiento. 

Dado en el Cuartel General del Ejército Constitucionalista 
en Nogales, Sonora, a los veintiocho días del mes de febrero de mil 
novecientos catorce.— V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 39 de "El Consti- 
tucionalista," en C. Juárez, Chih., el 10 de marzo de 1914. 



DECRETO NUM. 22 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, a todos los habitantes de la República, sabed: 

Que en uso de las facultades de que estoy investido, y consi- 
derando : que la escasez de moneda fraccionaria entorpece las pe- 
queñas transacciones y que no puede hacerse una rápida acuñación 
de esa moneda, he tenido a bien decretar lo siguiente : 



—59— 

Art. lo. Se autoriza la emisión de papel moneda por la can- 
tidad de doscientos mil pesos, poniendo en circulación billetes con 
valor de cinco centavos por la suma de cien mil pesos y de diez 
centavos igual cantidad. 

Art. 2o. Los billetes tendrán curso forzoso por el valor que 
representen, pero sólo es obligatoria su admisión en un mismo 
pago en cantidad no mayor de diez pesos; pudiendo los particu- 
lares cambiar libremente en las Jefaturas de Hacienda y en la 
Tesorería General el papel moneda fraccionario que presenten en 
cantidad de cien pesos o sus múltiplos por billetes de mayor valor. 

Art. 3o. Son aplicables a la circulación y redención del papel 
moneda fraccionario, creado por el presente decreto, los artícu- 
los sexto y séptimo del decreto numero 14 de 28 de diciembre 
de 1913. 

Por lo tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé 
el debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Cuartel General en Nogales, Son., 
marzo 4 de 1914. — V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 40 de "El Constitu- 
cionalista," en C. Juárez, Chin., el 12 de marzo de 1914. 



DECRETO NUM. 23 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, en uso de las facultades extraordinarias de que me 
hallo investido, he tenido a bien decretar: 

Art. lo. Habrá una Junta Hacendaría de Guerra en el Estado 
de Sonora, que tendrá por objeto allegar fondos para el sosteni- 
miento de la causa constitucionalista, procurando de los coopar- 
tidarios contribuciones voluntarias y fijando a los enemigos de la 
causa, que posean bienes dentro del Estado, las cantidades con que 
deban contribuir para el fin indicado. , 



—60— 

Art. 2o. La Junta se compondrá de un Presidente y dos voca- 
les, quedando integra'da por los CC. Francisco S. Elias como Pre- 
sidente, Ángel J. Lagarda y Alejandro C. Yillaseñor como vocales. 

Art. 3o. La Junta resolverá a mayoría de votos el monto de 
cada empréstito y el plazo en que deba cubrirse, Depositará en 
la Jefatura de Hacienda las sumas que faciliten voluntariamente 
los coopartidarios y comunicará al Primer Jefe los nombres de las 
personas designadas para contribuir forzosamente, la cantidad 
que a cada una se fije y el plazo en que deba pagarse. 

Art. 4o. El Jefe de Hacienda extenderá recibos por las can- 
tidades que con el carácter de préstamo voluntario reciba por :on- 
ducto de la Junta, expresando en ellos que la devolución se hará 
a los interesados, al restablecimiento del orden constitucional, a 
la sola presentación del expresado recibo y sin necesidad de ulterio- 
res comprobaciones. 

Art. 5o. El Primer Jefe del Ejército Constitucionalista en vis- 
ta del informe de la Junta a que se refiere el artículo tercero, 
aprobará o desaprobará las designaciones de contribución forzosa 
y, en el primer caso, designará la autoridad que deba hacerlas 
efectivas. 

Art. 6o. El pago de las cantidades percibidas por el Gobierno 
Constitucionalista con el carácter de contribución forzosa se hará 
en la forma y términos que determine una ley especial a cuyo 
efecto se otorgará a los interesados el recibo correspondiente. 

Art. 7o. El Presidente de la Junta nombrará los comisionados 
o auxiliares que estime necesarios para la mejor y más pronta 
terminación de sus trabajos, asignándoles la retribución que juz- 
gue conveniente. 

Art. 8o. La Junta sólo recibirá órdenes de la Primera Jefa- 
tura, ante la cual deberá rendir cada mes un informe de sus 
trabajos. 

Constitución y Reformas. Cuartel General en Agua Prieta, 
marzo 11 de 1914. — V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 42 de "El Consti- 
tucionalista, " en C. Juárez, Chih., el 17 de marzo de 1914. 



—61— 
DECRETO NUM. 24 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Oonstitu- 
cionalista, a todos los habitantes de la República, sabed: 

Que en uso de las facultades de que estoy investido, y consi- 
derando : que es insuficiente el papel moneda fraccionario que está 
en circulación, para satisfacer las necesidades crecientes de las 
pequeñas transacciones, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Art. lo. Se aumenta el importe de la emisión de papel mone- 
da fraccionario, creado por decreto de 4 de marzo de 1914, en 
la cantidad de ochocientos mil pesos emitiendo billetes con valor 
de cinco centavos por la suma de trescientos mil pesos y de diez 
centavos por la de quinientos mil. 

Art. 2o. Son aplicables a esta emisión las disposiciones de los 
artículos 2o. y 3o. del decreto a que se refiere el artículo anterior. 

Por lo tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé 
el debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Cuartel General en C. Juárez, abril 
10 de 1914.— V. Carranza. 



Xota : Este Decreto se publicó en el núm. 53 de ''El Constitu- 
cionalista," en Chihuahua, Chih., el 14 de abril de 1914. 



DECRETO NUM. 25 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, en uso de las facultades extraordinarias de que me 
hallo investido, he tenido a bien decretar: 

Art. lo. El impuesto sobre el oro y la plata que se produzcan 
en la República o que procedan de países extranjeros y que se 



—62— 

cobraba por medio de la fijación y cancelación de estampillas del 
Timbre, se causará en lo sucesivo en la forma siguiente : 

A. La plata pura, en barras, pasta, marquetas, planchas y 
sulfuros ; los minerales en estado natural, o concentrados, las ma- 
tas, residuos de fundición y cualesquiera otras substancias que la 
contengan, destinados a la exportación, pagarán noventa centavos 
oro, por kilogramo. 

B. El oro puro, en barras, marquetas, o en forma de piedra 
mineral, tierra, residuos de fundición, o cualquiera otra forma 
en que se haya combinado, o mezclado, pagará treinta y dos pesos 
oro, por kilogramo. 

Art. 2o. El pago del impuesto deberá hacerse a la Jefatura 
de Hacienda del Estado donde se produzcan dichos metales o óü 
la Aduana o Sección Aduanal de entrada o salida de ellos. 

Art. 3o. La liquidación del impuesto y su pago, se harán cons- 
tar en un certificado que se extenderá por triplicado, el cual de- 
berá contener además, en el caso de exportación, todos los datos 
necesarios para la identificación de las piezas y substancias, el 
nombre de la Aduana por donde deba hacerse la exportación y el 
plazo en que deba verificarse. Un ejemplar del certificado se en- 
tregará al causante y los otros dos quedarán como comprobantes 
de pago, conteniendo uno de ellos la liquidación y la conformidad 
del interesado. 

Art. 4o. Con las modificaciones expresadas, quedan vigentes 
la ley de 25 de marzo sobre Impuestos y Franquicias a la Minería 
y el Reglamento para el cobro del mismo impuesto, de 30 de mar¿o 
de 1905. 

Artículo Transitorio. Este decreto comenzará a regir el día 
lo. de mayo del presente año. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Dado en el Cuartel General en Chihuahua, a 24 de abril de 
1914. — El Primer Jefe del Ejército Constitueionalista, V. Ca- 
rranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 59 de "El Constitu- 
eionalista," en Chihuahua, Chih., el 28 de abril de 1914. 



—63— 
DECRETO NUM. 26 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionaüsta, a todos los habitantes de la República, sabed: 

Que en uso de las facultades de que estoy investido, y consi- 
derando : que es insuficiente el papel moneda fraccionario que 
está en circulación, para satisfacer las necesidades crecientes de 
las pequeñas transacciones, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Art. lo. Se aumenta el importe de la emisión de papel mo- 
neda fraccionario, creado por decreto de 4 de marzo de 1914, en 
la cantidad de un millón de pesos, emitiendo billetes con valor de 
cinco centavos por la suma de cuatrocientos mil pesos y de diez 
centavos por la de seiscientos mil. 

Art, 2o. Son aplicables a esta emisión, las disposiciones de 
los artículos 2o. y 3o. del decreto a que se refiere el artículo an- 
terior. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Cuartel General en Chihuahua, mayo 
6 de 1914. — V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 63 de "El Constitu- 
cionalista," en Chihuahua, Chin., el 7 de mayo de 1914. 



DECRETO NUM. 27 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, a todo los habitantes de la República, hago saber : 

Que en uso de las facultades extraordinarias de que estoy in- 
vestido, y considerando: que debiendo reembolsarse al Estado de 
Durango los gastos erogados por éste, hasta la fecha, en el soste- 
nimiento de la campaña librada por el Ejército Constitucionalista 



—64— 

para el restablecimiento del orden Constitucional en la República, 
he tenido a bien decretar lo siguiente: 

Art. lo. Se confirma al Gobierno del Estado de Durango, la au- 
torización otorgada para que pusiera en circulación vales hasta la 
cantidad de DOS MILLONES DE PESOS. 

Art, 2o. Estos vales serán reembolsados a la par o canjeados 
por el Gobierno Constitucionalista de la República, en los plazos, 
forma y términos cpie fijará el decreto respectivo que se dictará en 
su oportunidad. 

Art, 3o. Los vales emitidos por el Gobierno del Estado de Du- 
rango, en virtud de este Decreto, son de circulación forzosa den- 
tro y fuera del territorio del Estado, y por lo tanto, las Oficinas Pú- 
blicas de la Federación y de los Estados, así como los establecimien- 
tos, compañías y particulares, están obligados a admitirlos en pago 
de lo que se deba, sin más limitaciones que las establecidas por de- 
cretos u órdenes expedidos por la Primera Jefatura, para el pago 
de determinados impuestos. 

Art, 4o. Son aplicables a la circulación de los vales emitidos 
conforme a este decreto, los artículos 5o., 6o. y 7o. del decreto ele 
ese Gobierno, de 26 de abril de 1913, y artículo 4o. del decreto de 
28 de diciembre de 1913. 

Dado en el Cuartel General en Saltillo, Coahuila, a los veinti- 
cuatro días del mes de junio de 1914. — El Primer Jefe del Ejérci- 
to Constitucionalista, V. Carranza, 



Nota: Este Decreto se publicó en el No. 83 de "El Constitu- 
cionalista," en Saltillo, Coahuila, el 4 de julio de 1914. 



DECRETO NUM. 28 



VENÜSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, a lo habitantes de la República, sabed: 

Que en uso de las facultades extraordinarias de que estoy in- 
vestido, y considerando : que la Aduana conocida hasta hoy con el 



—65— 

nombre Oficial de ''Aduana de la Morita," ubicada en territorio 'del 
Estado de Sonora, había recibido esta denominación del lugar en 
que originariamente fué establecida: que habiéndose trasladado 
con posterioridad dicha Aduana a la Ciudad de Naco, Sonora, se 
le ha seguido designando con su nombre primitivo, cuando no exis- 
te razón alguna que justifique la continuación de ese nombre que 
sólo podría dar margen a confusiones, he tenido a bien decretar lo 
siguiente : 

ÚNICO : La Aduana conocida hasta hoy con el nombre de 
"Aduana de la Morita," sita en el Estado de Sonora, se llamará ofi- 
cialmente, a partir de esta fecha, "Aduana de Naco." 

Por tanto, mando se imprima, publique y circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Dado en el Cuartel General en Saltillo, Coahuila, a los 26 días 
del mes de junio de 1914. — El Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 84 de "El Constitu- 
cionalisía," en Monterrey, Nuevo León, el 9 de julio de 1914. 



DECRETO NUM. 29 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, a todos los habitantes de la República, sabed: 

Que en uso de las facultades de que me hallo investido por el 
Plan de Guadalupe, ele fecha 26 de marzo de 1913, he tenido a bien 
expedir el siguiente Decreto : 

Artículo único. Se deroga el Decreto número 16 expedido en 
la Ciudad de Hermosillo el día 4 de enero de 1914. 

Por lo tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 



—66— 

Dado en el Cuartel General en Saltillo, a los veintisiete días 
del mes de junio de 1914. — V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 90 de "El Constitu- 
eionalista," en Monterrey, Nuevo León, el 23 de julio de 1914. 



DECRETO NUM. 30 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, en uso de las facultades extraordinarias de que ir? 
hallo investido, y 

CONSIDERANDO : Que la actual situación porque atraviesa 
la República, impone la necesidad de procurar fuentes de ingresos 
para el sostenimiento de la Administración, sin que se perjudique 
el desarrollo de la riqueza pública, y teniendo en cuenta que el pe- 
tróleo es un ramo naciente, de incalculable riqueza, que puede so- 
portar un aumento de impuesto, sin que se resientan por ello los 
productores ni los consumidores, toda vez que con el pago del au- 
mento del impuesto, únicamente contribuirán los extractores a ayu- 
dar al Gobierno con una pequeña parte de sus utilidades, he tenido 
a bien decretar lo siguiente : 

Se reforma el inciso K. de la fracción XIV del ar- 
tículo primero de la Ley de Ingresos de 1912 a 1913, que se ha- 
lla vigente, en los siguientes términos: "K. Impuesto especial del 
Timbre, sobre petróleo crudo de producción nacional, a razón de 
sesenta centavos por tonelada, que se pagará en oro del cuño nacio- 
nal, conforme con el reglamento de 24 de junio de 1912." 

Esta reforma comenzará a surtir sus efectos desde el presente 
bimestre y a ella se ajustarán las liquidaciones que se practiquen de 
conformidad con el artículo 6o. del citado Reglamento de 24 de ju- 
nio de 1912. 

Por lo tanto, mando se imprima, publique y se le dé el debido 
cumplimiento. 



—67— 

Dado en el Cuartel General en Monterrey, X. L., a 20 de julio 
d e 1914.— El Primer Jefe del Ejército Constitueionalista, V. Ca- 
rranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 90 de "El Constitu- 
eionalista," en Monterrey, Nuevo León, el 23 de julio de 1914. 



DECRETO NUM. 31 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitueio- 
nalista, en uso de las facultades extraordinarias de que me ha- 
llo investido, he tenido a bien aprobar la siguiente reforma al 
artículo 3o. del Reglamento del 24 de junio de 1912 : 

ARTICULO 3o. Todas las empresas, negociaciones y compa- 
ñías que se dediquen a la extracción del petróleo crudo dentro del 
territorio nacional, quedan sujetas al pago de la cuota de sesenta 
centavos por tonelada, que fija el inciso K. reformado, de la frac- 
ción XIV del artículo lo. de la Ley de Ingresos. 

Esta reforma comenzará a surtir sus efectos al verificarse la 
presentación de las manifestaciones correspondientes al bimestre 
en curso, de conformidad con lo preceptuado por el Art. 6o. del ci- 
tado Reglamento de 24 de junio de 1912. 

Por lo tanto, mando se imprima, publique y circule para sus 
efectos. 

Dado en el Cuartel General en Monterrey, N. L., a 20 de julio 
de 1914. — El Primer Jefe del Ejército Constitueionalista, V. Ca- 
rranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 90 de "El Constitu- 
eionalista," en Monterrey, N. L., el 23 de julio de 1914. 



PBIMEBA JEFATrUA V. 



—68— 
DECRETO NUM. 32 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitución 
nalista, a todos lo habitantes de la República, hago saber : 
Que en uso de las facultades extraordinarias de que me hallo 

investido, y considerando : que el Plan de Guadalupe, de 26 de 
marzo de 1913, desconoció en su artículo 2o. los Poderes Legislati- 
vo y Judicial de la Federación, por haber amparado y reconocido 
al llamado gobierno de Victoriano Huerta, por lo que desde aquella 
fecha dejaron de tener vida legal el Congreso de la Unión y los 
Tribunales Federales; 

Considerando: que con la desaparición de los Tribunales Fe- 
derales podrían quedar impunes los delitos que fueron de su com- 
petencia ; 

Considerando : que por Decreto núm. 13 de 27 de noviembre de 
Í913, esta Primera Jefatura tuvo a bien crear Tribunales del Fue- 
ro de Guerra, debiendo ser ahora los mismos que, en razón de las 
circunstancias, conozcan de los expresados delitos federales, para 
que impartan justicia dentro de las exigencias revolucionarias; 

Por lo expuesto, he tenido a bien decretar : 

Art. lo. Los Jueces de Instrucción Militar, conocerán en pri- 
mera instancia además de los delitos que las leyes relativas les se- 
ñalen, de los del orden federal, comprendidos en los artículos 46 y 
48 de la Ley orgánica del Poder Judicial de la Federación, de 16 
de diciembre de 1908, con sus adiciones y reformas anteriores al 19 
de febrero del año anterior próximo, siempre que los autores de los 
expresados delitos no debieren ser juzgados conform a la ley de 25 
de enero de 1862. 

Art. 2o. En los lugares en donde no hubiere jueces militares 
practicarán a prevención, las primeras diligencias, los especiales 
que nombren los jefes militares del lugar en que se hubiere come 
tido el delito, y en defecto de aquéllos, los jueces del fuero común/ 
Los jueces darán aviso al Supremo Tribunal Militar de la inicia- 
ción del proceso, el que remitirán con los acusados, si los hubiere, 
al Jefe Militar respectivo, quien a su vez, hará la consignación a 
quien corresponda, dentro del término de veinticuatro horas. 

Art, 3o. Los procesos serán instruidos de acuerdo con las pre- 



—69— 

venciones del Código Federal de Procedimientos Penales de 16 de 
diciembre de 1908. con sus adiciones y reformas anteriores al 19 
de febrero de 1913. 

Art. 4o. El Supremo Tribunal Militar substanciará los recur- 
sos de indulto necesarios en el fuero federal, y conocerá, en segun- 
da instancia de los procesos a que se refieren los artículos anterio- 
res, si conforme a la ley. admiten aquellos los recursos de revisión, 
apelación, denegada apelación y del incidente de apelación mal ad- 
mitida. 

Art. 5o. En las contiendas jurisdiccionales, así como cuando se 
trate de impedimentos, recusaciones o excusas, que debieran ser re- 
sueltos por tribunales superiores, se seguirán en segunda instancia 
los procedimientos marcados por la Ley de Procedimientos Pena- 
les en el Fuero de Guerra. En los casos en que la última resolu- 
ción hubiera de dictarse por la Suprema Corte de Justicia de la 
Nación, porque fuere parte contendiente el Supremo Tribunal Mi- 
litar, pronunciará aquella resolución el Primer Jefe del Ejército 
Constitucionalista. 

Art. 6o. Las facultades, derechos y obligaciones que confor- 
me a la Ley de organización del Ministerio Público Federal de 16 
de diciembre de 1908 competen al Procurador General de la Repú- 
blica y a los Agentes del Ministerio Público, se entienden conferi- 
das al Procurador General de la República y a lo Agentes del Mi- 
nisterio Público, se entienden conferidas al Procurador General Mi- 
litar y a los Agentes del mismo ramo. 

Art. 7o. Las facultades conferidas en las leyes citadas al Eje- 
cutivo de la Unión, se entienden igualmente concedidas al Primer 
Jefe del Ejército Constitucionalista. 

Art. 8o. Este Decreto queda en pleno vigor, desde la fecha de 
su publicación. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé ei 
debido cumplimiento. 

Dado en el Cuartel General de Monterrey, X. L., a los 31 días 
del mes de julio de 1914. 

El Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, V. Carranza. 

Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 95 de "El Constitu- 
cionalista," en Monterrey, N. L., el 4 de agosto de 1914. 



—70— 
DECRETO NUM. 33 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio 
nalista, a todos los habitantes de la República, sabed: 

Que en uso de las facultades de que estoy investido, y consi- 
derando : que es insuficiente el papel moneda fraccionario (pie está 
en circulación, para satisfacer las necesidades crecientes de las pe- 
queñas transacciones, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Art. lo. Se aumenta el importe de la emisión de papel mona- 
da fraccionario, creado por decreto de 4 de marzo de 1914, en la 
cantidad de UN MILLÓN DE PESOS, emitiendo billetes con vale- 
de diez centavos, por la suma de cuatrocientos mil pesos, y de cinco 
centavos, por la de seiscientos mil. 

Art. 2o. Son aplicables a esta emisión, las disposiciones de los 
artículos 2o. y 3o. del decreto a que se refiere el artículo anterior. 

Por tanto, mando se imprima, publique y circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Cuartel General en Monterrey, julio 
31 de 1914. — V. Carranza. — Rúbrica. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 97 de "El Constita- 
cionalista," en México, D. F., el 20 de agosto de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del del Ejército Consti- 
tucicnalista, Encargado del Poder Ejecutivo de los Estados 
Unidos Mexicanos, a sus habitantes, sabed: 

Que en uso de las facultades extraordinarias de que estoy in- 
vestido y considerando que la falta de numerario que tanto se Ka 
acentuado en toda la República durante los últimos meses, dificul- 
ta en extremo las transacciones del pequeño comercio y del público 
en general, y la misma escasez de moneda fraccionaria comienza a 



—71— 

resentirse en las oficinas del Gobierno, lie tenido a bien decretar lo 
siguiente : 

Artículo lo. Se aumenta el importe de la emisión de moneda 
fraccionaria creada por decreto de 4 de marzo de 1911. en la can- 
tidad de $5.000,000.00. CINCO MILLONES DE PESOS, por medio 

de billetes con valor de cinco centavos, por la suma de 

$2.000,000.00 ; de diez centavos, por la de $2.000,000.00 y de veinte 
centavos, por la de $1.000.000.00. 

Artículo 2o. Son" aplicables a esta emisión las disposiciones de 
los artículos 2o. y 3o., del decreto de 4 de marzo de 1914. 

Artículo 3o. La Secretaría de Hacienda queda facultada para 
decretar las medidas que crea conducentes para la vigilancia de la 
impresión de dichos billetes así como para determinar las contra- 
señas que éstos deban llevar. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. — Contitución y Reformas. — Dado en el Pa- 
lacio Nacional de México, a veintiséis de agosto de mil novecien- 
tos catorce. — V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 4 de ''El Constitucio- 
nalista," en México. D. F., el lo. de septiembre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Ccnstitu- 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de les Estadas Uni- 
dos Mexicanos, a su habitantes, sabed: 

CONSIDERANDO : 

Que la Jefatura de Hacienda en el Estado de Querétaro. fué 
suprimida por decreto de 31 de mayo de 1894, debiéndose esa supre- 
sión a que las reducidas labores que tenía a su cargo, podrían des- 
empeñarse por la Jefatura de Hacienda en el Estado de Guana jun- 
to sin perjuicio del mejor servicio público. 

Que en la actualidad, es de urgente necesidad la creación de la 
Jefatura de Hacienda en el Estado de Querétaro. toda vez que de- 



—72— 

bido al movimiento de fuerzas militares se requiere que para el 
pronto despacho y sobre todo para la suministración de haberes y 
pagos de carácter urgente, éstos se hagan con la eficacia debida, lo 
cual no podría efectuar la Jefatura de Hacienda en Guanajuato. 

He tenido a bien disponer lo siguiente: 

Artículo lo. Se restablece la Jefatura de Hacienda en el Es- 
tado de Querétaro, con el siguiente personal : 

Cuota diaria Asignación 

fija anual 

Un jefe $ 7 00 $2,555 00 

Un contador 4 80 1,752 00 

Un escribiente, archivero 2 20 803 00 

Un escribiente -. 2 00 730 00 

Un conserje 1 20 438 00 

Un mozo 

Artículo 2o. Se amplían las partidas 11098, 11102, 11103, 
11109 y 11111 del Presupuesto de Egresos del año fiscal de 1912 a 
1913, en las cantidades que_ se expresan. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en el Palacio Nacional, en Mé- 
xico, a los veintinueve días del mes de agosto de mil novecien- 
tos catorce. — V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 6 de "El Constitucie- 
nalista," en México, D. P., el 3 de septiembre de 1914. 



VENÜSTIANO CARRANZA, Primer Jefe d|el Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de los Estados Uni- 
dos Mexicanos, a sus habitantes, sabed: 

Que en ejercicio de las facultades que conceden al Ejecutivo 
la fracción XIV del artículo 85 de la Constitución y el artículo IV 
del decreto de 12 de mayo de 1906, y de las de que me hallo inves- 



—73— 

tido conforme al Plan de Guadalupe, de 26 de marzo de 1913, he 
tenido a bien decretar lo siguiente : 

Artículo lo. Desde el día lo. de septiembre de 1914, queda ele- 
vada a la categoría de Aduana Fronteriza, la Sección Aduanera de 
Reynosa, situada en el Estado de Tamaulipas. 

Artículo 2o. La planta de empleados y sueldos de la Aduana 
Fronteriza de Reynosa, será la que a continuación se expresa : 

Cuota diaria Asignación 

fija anual 

Un administrador de sexta clase $ 7 00 $ 2,555 00 

Un contador de sexta clase 5 20 1,898 00 

Un escribiente de primera, clase 2 50 912 50 

Un cabo montado de tercera clase 3 60 1,314 00 

Cinco celadores montados de segunda clase. 

a $1,95 3 00 5,475 00 

Dos celadores a pie de cuarta clase, a $803. ... 2 20 1,606 00 

Un mozo 1 20 438 00 

Artículo 3o. Se amplían las partidas 11143. 11149. 11157, 
11181, 11186, 11190 y 11198, del Presupuesto del año fiscal de 1912 
a 1913, en las cantidades que se expresan. 

Artículo 4o. Desde la citada fecha de lo. de septiembre de 
1914, la jurisdicción de la Aduana de Reynosa quedará establecida 
y modificadas las de Matamoros y Camargo, como sigue : 

ADUANA DE MATAMOROS. 

Desde Boquillas hasta la mitad del camino entre Matamoros y 
Reynosa. 

ADUANA DE REYNOSA. 

Desde el punto anterior hasta la mitad del camino entre Rey- 
nosa y Camargo. 

ADUANA DE CAMARGO. 

Desde el punto anterior hasta la mitad del camino entre Ca- 
margo y Mier. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el de- 
bido cumplimiento. 



—74— 

Constitución y Reformas. Dado en el Palacio Nacional, e:i 
México, a los treinta y un días del mes de agosto de mil novecien- 
tos catorce. — V. Carranza, 

Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 8 de "El Constitu- 
cionalista," en México, D. F., el 5 de septiembre de 1914. 

VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucic- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo, a los habitantes del 
Distrito Federal, sabed: 

Que en ejercicio de las facultades de que me hallo investido 
conforme al Plan de Guadalupe, de 26 de marzo de 1913, he tenido 
a bien decretar lo siguiente: 

Queda sin ningún efecto la disposición de primero de septiem 
bre del año en curso, dictada por los Ciudadanos Gobernador del 
Distrito Federal y Comandante Militar de esta plaza. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimeinto. 

Constitución y Reformas. Dado en el Palacio Nacional, a sie- 
te de septiembre de mil novecientos catorce. — V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 9 de "El Constituciu- 
nalista," en México, D. F., el 7 de septiembre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la Unión, a todos 
lo habitantes de la República, hago saber: 

Que en uso de las facultades de que me hallo investido en vir- 
tud del Plan de Guadalupe, he tenido a bien decretar- lo siguiente: 

Artículo único. Los funcionarios y empleados públicos de la 
Unión antes de tomar posesión de sus puestos, otorgarán la pro- 
testa de ley en los términos de la siguiente fórmula : 

"¿Protesta usted cumplir fiel y patrióticamente el cargo de. . . . 
que el ciudadano Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, En- 
cargado del Poder Ejecutivo de la Unión le ha conferido, cuidando 
en todo por el restablecimiento del orden constitucional de la Re- 



— ÍO — 

pública, de acuerdo con el Plan de Guadalupe, de veintiséis de mar- 
zo de mil novecientos trece?" "Sí protesto" contestará el inter- 
pelado, a lo que la autoridad o empleado superior ante cpiien dicha 
protesta se otorgue, replicará: "Si no lo hiciereis así, la Nación oí 
lo demande." 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Dado en el Palacio del Poder Ejecutivo de la Unión, en Mé- 
xico, a 8 de septiembre de 1914. — V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 12 de "El Constitu- 
cionalista," en México. D. F., el 10 de septiembre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucic- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de los Estados Unidos 
Mexicanos, a sus habitantes, sabed: 

Que en uso de las facultades extraordinarias de que estoy in- 
vestido y a fin de hacer más efectiva la vigilancia que el Gobierno 
ejerce sobre las Instituciones de Crédito, he tenido a bin decretar 
lo siguiente : 

Artículo lo. Se modifica el artículo 113 de la Ley de Institu- 
ciones de Crédito de 19 de marzo de 1897 en los siguientes térmi 
nos: 

"Artículo 113. La vigilancia de todas las Instituciones de. Cré- 
dito corresponde a la Secretaría de Hacienda, para que ejerza estt 
atribución por medio de quince Inspectores, a quienes dará las ins- 
trucciones que estime conveniente para desempeñar el cargo. Los 
Inspectores no serán adscriptos a determinado Banco, sino serán 
cambiados de una a otra Institución cada vez que lo estime conve- 
niente la Secretaría de Hacienda. 

Si al practicarse los cortes de caja y balances, que previene la 
ley, no se encontrara ningún Inpector en la misma localidad o no 
pudiera, por cualquier motivo, intervenir y autorizar con su firma 
dichas operaciones, lo hará en su lugar el Jefe de Hacienda y a 
falta de éste el Administrador de la Renta del Timbre." 



—76— 

Artículo 2o. Quedan vigentes todas las demás disposiciones 
de la Ley de Instituciones de Crédito que no se opongan al artícu- 
lo anterior, con la sola excepción de que los títulos de crédito que 
deban ponerse en circulación serán autorizados con la firma del 
Tesorero de la Federación o Subtesorero Contador en lugar de lle- 
var las de los Interventores, cuyas demás obligaciones y faculta- 
des serán atribuidas a los Inspectores. 

Artículo 3o. Los honorarios 1 y viáticos de los Inspectores se 
pagarán con cargo a la partida que el Presupuesto de Egresos se- 
ñale para los Interventores. 

Artículo 4o. Se deroga la fracción V del artículo 114 de la Ley 
de 19 de marzo de 1897. 

ARTICULO TRANSITORIO. 

Este decreto comenzará a surtir sus efectos desde la fecha de 
su publicación. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé ei 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en el Palacio Nacional de Mé- 
xico, a doce de septiembre de mil novecientos catorce. — V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 18 de "El Constitu- 
cionalista," en México, D. F., el 17 de septiembre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de los Estados Unidos 
Mexicanos, a sus habitantes, sabed: 

Que en uso de las facultades extraordinarias de que estoy in- 
vestido y considerando que es de todo punto indispensable pro- 
veerse de los fondos necesarios para hacer frente a los gastos que 
demanda la Administración Pública, y por otra parte conviene re- 
tirar de la circulación los billetes que se han emitido hasta la fe- 
cha por el régimen constitucionalista, para substituirlos por otros 
de una sola clase y evitar de esta manera las dificultades que se 



— i ( — 

han presentado en el comercio, por ignorarse cuáles son los que 
tienen el carácter de curso forzoso, he tenido a bien decretar lo si- 
guiente : 

Art, lo. Se crea una Deuda Interior, por la cantidad de 

$ 130.000,000.00, CIENTO TREINTA MILLONES DE PESOS, me- 
diante la emisión de billetes cuya redención se hará en la forma 
y plazos que por decreto especial se fije oportunamente. 

Art. 2o. Los billetes que, en virtud del artículo anterior, se 
pongan en circulación tendrán los valores de un peso, cinco pesos, 
diez pesos, veinte pesos, cincuenta pesos y cien pesos que correspon- 
derán a las series A, B, C, D, E y F, respectivamente. 

Art. 3o. Del importe de la emisión de los billetes de que se 
trata se destinará la parte necesaria para canjear por su valor no- 
minal los billetes emitidos hasta la fecha con el carácter constitu- 
eionalista, por esta Primera Jefatura y por los Gobiernos de los Es- 
tados que han sido autorizados por esta propia Jefatura. 

Art. 4o. Los billetes de la presente emisión son de circulación 
forzosa, se admitirán por su valor nominal en toda clase de pagos 
y transacciones y tienen poder liberatorio ilimitado. 

Art. 5o. El que se negare a recibir o dar curso a los billetes 
que se emiten, así como el que los recibiere con descuento, será cas- 
tigado con las mismas penas y en la misma forma prevenida por el 
decreto de 26 de abril de 1913, dado en la Ciudad de Piedras Ne- 
gras. 

Art. 6o. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público queda 
autorizada para vigilar la impresión de los billetes de la presente 
emisión, así como para fijar el monto de cada serie y señalar las 
marcas y contraseñas que deba llevar. 

Art. 7o. Los billetes serán firmados por el Encargado del Des- 
pacho ele Hacienda y Crédito Público y por el Tesorero General de 
la Nación. 

Art. 8o. Este Decreto comenzará a surtir sus efectos desde la, 
fecha de su publicación. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 



—78— 

Constitución y Reformas. Dado en el Palacio Nacional de la 
Ciudad de México, el 19 de septiembre de mil novecientos catorce. — 
V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 21 de ''El Constitu- 
cionalista, " en México, D. F., el 21 de septiembre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucic- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de los Estados Unidos 
Mexicanos, a sus habitantes, sabed: 

Que en uso de las facultades extraordinarias de que estoy in- 
vestido,, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Art. lo. Se aumenta el importe de la emisión de moneda frac- 
cionaria creada por decreto de 4 de marzo de 1914, adicionado por 
el de lo. del actual, en la cantidad de $3.000,000.00, tres millones 
de pesos, por medio de billetes con valor de cinco centavos, por l r ; 
suma de $1.000,000.00; de diez centavos, por la de $1.000,000.00; y 
de veinte centavos, por la de $1.000,000.00. 

Art. 2o. Son aplicables a esta emisión las disposiciones de los 
artículos 2o. y 3o. del decreto de 4 de marzo de 1914. 

Art. 3o. La Secretaría de Hacienda queda facultada para de- 
cretar las medidas que crea conducentes para la vigilancia de la im- 
presión de dichos billetes, así como para determinar las contrase- 
ñas que éstos deban llevar. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en el Palacio Nacional de Mé- 
xico, a veintiocho de septiembre de mil novecientos catorce. — V. 
Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 29 de "El Consíitu- 
cionaiista," en México, D. F., el 30 de septiembre de 1914. 



—79— 

VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Encargado d(el Poder Ejecutivo de los Estados Unidos 
Mexicanos, a sus habitantes, sabed: 

Que en uso de las facultades de que estoy investido, he tenido 
a bien decretar lo siguiente: 

Artículo único. Se pone en vigor el decreto de 18 de diciem- 
bre de 1912 que modificó la ley de 17 de noviembre de 1893 respec- 
to del impuesto del Timbre que grava la hilaza y tejidos de algo- 
dón de producción nacional. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en el Palacio del Poder Eje- 
cutivo de la Unión, en México, a 29 de septiembre de 1911. — V. Ca- 
rranza. 



Xota : Este Decreto se publicó en el núm. 29 de "El Constitu- 
cionalista," en México, D. F., el 30 de septiembre de 1911. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la Unión, en uso de 
las facultades de que me hallo investido, conforme al Plan de 
Guadalupe, y considerando que es de urgente necesidad la re 
organización del Catastro en toda la República, para que tanto 
los Gobiernos de los Estados como el Gobierno General conoz- 
can exactamente la verdadera riqueza del país y puedan así 
distribuirse racional y equitativamente los impuestos sobre los 
contribuyentes, he tenido a bien expedir el siguiente decreto: 

Art. lo. Para formar el Catastro de la República, se estable- 
cerá en cada uno de los Municipios de los Estados que la integran, 
una Junta que se denominará '"Junta Calificadora," que tendrá 
por objeto registrar las propiedades raíces, fijar su avalúo y el mon- 
to de los capitales. 

Art. 2o. La Junta expresada se compondrá del Recaudador de 



—80— 

Rentas, el Tesorero Municipal y tres ciudadanos contribuyentes, 
que serán nombrados por la Primera Autoridad Política Local eú 
cada Municipio. 

Art. 3o. La Junta se instalará dentro de los ocho días siguien- 
tes a la publicación de esta ley y procederá desde luego a nombrar 
dentro de su seno un Presidente y dos Secretarios; pudiendo .fun- 
cionar hasta con tres de sus miembros, si los demás no concurrie- 
ren. 

Art. 4o. Instalada que sea la Junta Calificadora, hará e:i se- 
guida publicar ese acto para conocimiento de los habitantes del Mu- 
nicipio, por medio de la prensa y de avisos fijados en los parajes 
públicos, distribuidos con la mayor profusión posible, expresando 
en ellos el local y horas en que diariamente verifique sus sesiones, 
para recibir y despachar los asuntos que le encomiende esta ley. 

Art. 5o. Todo propietario o usufructuario, poseedor o admi- 
nistrador de capitales existentes en la República, e invertidos en 
fincas rústicas, urbanas, semovientes, giro mercantil, industrial y 
fabril, está obligado a presentar ante la Junta Calificadora de la 
Municipalidad en que dichos bienes se hallen, una manifestación 
pormenorizada de todos ellos, conforme al modelo que obra al final 
de ésta ley, dentro de un término que no podrá exceder de un mes. 

Art. 6o. Las manifestaciones en referencia deberán expresar 
la ubicación y extensión de las fincas rústicas y urbanas, y rsspec- 
to de estas últimas, el número de piezas de que se compongan y su 
material de construcción. Deberán expresar, además, en todo ca- 
so, el valor de cada una de las propiedades! o giro que constituyan 
el capital del manifestante ; en el concepto de que el Gobierno ten- 
drá el derecho, en caso de expropiación por causa de utilidad pú- 
blica, de pagar a los interesados como indemnización el valor que 
definitivamente se fije en el Catastro. 

Art. 7o. Cada manifestación deberá ir calzada con la firma 
del propietario o quien lo represente legalmente, haciendo constar 
en ella la dirección de su domicilio. 

Art. 8o. Las manifestaciones presentadas serán examinadas 
separadamente, anotándose al calce de cada una de ellas la resolu- 
ción que corresponda, ya sea aprobando la calificación que aquellas 
contengan, ya reformándolas o adicionándolas con los bienes que 



—Si- 
se hubieren omitido. La resolución que se tome en cada caso será 
autorizada por el Presidente y por los Secretarios de la Junta. 

Art. 9o. Las Juntas Calificadoras recabarán de las Recauda- 
ciones de Rentas y de las Tesorerías Municipales respectivas, los 
datos que juzguen necesarios para el mejor desempeño de sus fun- 
ciones, y tendrán el deber de oír y tomar en consideración las de- 
nuncias que se les presenten sobre la baja calificación de las pro- 
piedades y de los capitales. 

Art. 10. Los contribuyentes que no hicieren su manifestación 
dentro del término señalado por el artículo 5o., incurrirán en ta 
pena de un cinco por ciento sobre el valor de la propiedad que ocul- 
taren; se sujetarán al avalúo que de sus capitales hiciere la Jun- 
ta Calificadora, y quedarán además comprendidos en lo dispuesto 
al final del artículo 6o. 

Art. 11. Concluidas las labores encomendadas a la Junta Ca- 
lificadora, para lo cual dispondrán del plazo de sesenta días, pro- 
cederá en seguida a la formación de una lista por duplicado que 
contendrá el registro de los capitales calificados por ella, determi- 
nando para cada especie el valor que les corresponda. Un ejem- 
plar de dicha lista se fijará en lugar visible fuera del local en don- 
de verifique sus trabajos, para conocimiento de los interesados, y 
la Junta conservará el duplicado. 

Art. 12. Los contribuyentes que se creyeren perjudicados por 
la calificación hecha por la Junta, según los dos artículos anteriores, 
podrán ocurrir en queja ante ella misma por escrito y dentro de 
los quince días siguientes a la publicación de la lista a que se re- 
fiere el artículo anterior, a fin de que la misma Junta resuelva lo 
que estime de justicia. 

Art. 13. Se formará además una Junta Inspectora del Catas- 
tro en la Capital ele cada uno de los Estados, a la cual deberán re- 
mitir las Juntas Calificadoras el resultado de sus trabajos, y que 
tendrá/ por principal objeto resolver en definitiva las quejas o ic- 
clamaciones de los contribuyentes sobre la calificación de sus pro- 
piedades o capitales. 

Art. 14. La Junta Inspectora del Catastro se compondrá del 
Gobernador del Estado, del Tesorero, y tres miembros que serán 
nombrados por el primero. 



—82— 

Art. 15. Al terminar estos trabajos, la Junta Inspectora del 
Catastro formará tres listas de los capitales en definitiva califica- 
dos, de las cuales conservará una de ellas, remitirá otra a la Teso- 
rería General del Estado con todos los expedientes, y la tercera a 
la Secretaría de Hacienda. 

Art. 16. Los Gobiernos de los Estados tendrán como base las 
calificaciones hechas con arreglo a esta ley para fijar los impuestos 
del Estado y Municipales. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Refnrmas. Dado en el Palacio Nacional, cu 
México, a 19 de septiembre de 1914. — V. Carranza. 

Manifestación que hace el que subscribe, del capital que posee en 
esta Municipalidad, de conformidad con el artículo 5o. de la 
ley del Catastro de fecha 

FINCAS URBANAS. 

Una casa en tal lugar de este Municipio, marcada con el nú- 
mero sita en la calle de cpie mide tantos metro:) 

de frente por tantos de fondo, componiéndose de total de 

piezas de que se compone la finca, y construida de (material 

que se haya empleado en su fabricación), siendo su valor 

Otra en la misma, marcada con el número sita en la ca- 
lle de que mide. . . . componiéndose de construida de 

y reconoce hipoteca de $ al Sr. don , según es- 
critura otorgada en ésta en.... (la fecha que sea), siendo su va- 
lor $ 

Otra ídem en la misma, número.... calle de... que mide... 

componiéndose de construida de hipotecada a mi' favo" 

por el dueño, Sr. don en la cantidad de $ ""con el interés 

mensual de (tipo que se haya pactado), siendo su valor $. 

Otra ídem de mi propiedad, marcada con el número sita 

en la calle de que tengo manifestada en $ y con las 

mejoras que ha recibido importa actualmente $ 



—83— 

FINCAS RUSTICAS. 

Un día (o los que sean), de agua de mi propiedad, que poseo 

en con sus tierras de labor y agostadero correspondientes 

(expresando la fuente o saca donde se deriven), con un valor de 



Otra en tal parte, que procede de (la fuente o saca de donde 
se deriven), (si está libre o gravada), expresando en este último 
caso el importe de gravamen, siendo su valor $ 

La Hacienda o Rancho (aquí el nombre que lleve), con una 
extensión de (expresando el número de sitios de ganado mayor ó 
hectáreas de tierra que mide), siendo su valor $ 

SEMOVIENTES. 

Tantas cabezas de ganado mayor, menor, o la clase a que per- 
tenezca, que poseo en mi propiedad (expresando el agostadero o 
agostaderos en que se encuentran), con un valor de $ 

FABRIL E INDUSTRIAL. 

La fábrica H., situada en la (parte donde esté situada), ex- 
presando si es de hilados, tejidos, o de lo que sea, con tantos de- 
partamentos y dependencias, fincas con su descripción, etc., etc., 
con un valor de $ 

Un molino de trigo, de maíz, de nixtamal, (o lo que sea), con 
su extensión y los departamentos o piezas de que se componga, con 
tantos caballos de fuerza y la clase de fuerza, su capacidad y can- 
tidad de granos o semillas que muele al día, siendo su valor $ 

Nota : El Decreto y Modelo que preceden se publicaron en el 
núm. 29 de "El Constitucionalista," en México, D. F., el 30 de sep- 
tiembre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de los Estados Unidos 
Mexicanos, a su habitantes, sabed: 

En virtud de las facultades de que me hallo investido, y eon 
objeto de abreviar en cuanto sea posible, los trabajos preparatorios 



TBIMEBA JIFiTUBA 



—84— 

a la liberación definitiva de la Universidad Nacional de México, 
apartando obstáculos administrativos y de mero trámite, he tenido 
a bien decretar: 

Artículo único. Quedan derogados los artículos 3o., 5o., 6o., 
7o., 8o., 11 y 12 de la Ley Constitutiva de la Universidad Nacional 
de México, de 26 de mayo de 1910, en tanto se estudia y promu!- 
ga una nueva Ley reorganizadora de la Universidad Nacional. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en el Palacio del Poder Eje- 
cutivo de la Unión, en México, a 30 de septiembre de 1914. — V. Ca- 
rranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 30 de "El Coustitu- 
^ionalista, " en México, D. F., el lo. de octubre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Einoargado del Poder Ejecutivo, a los habitantes de 3a 
República, bago saber: 

Que en uso de las facultades extraordinarias de que me hallo 
investido y Considerando : 

Que el Poder Judicial Federal fué desconocido por el Plan de 
Guadalupe de 26 de marzo de 1913 y no podrá ser restaurado hasta 
que se hagan las elecciones de Ministros de la Suprema Corte de 
Justicia de la Nación, en los términos que marque la Ley; 

Que siendo necesario que se establezca una Administración d3 
Justicia con el carácter de provisional para el Distrito Federal j 
Territorios de la Baja California y Tepic, cuyos Tribunales han ce- 
sado de hecho en sus funciones y sólo al Gobierno Constitucional 
que se organice, corresponderá restablecer en ellas; 

En atención por último, a las circunstancias actuales que de- 
ben tenerse presentes para que el establecimiento de la Justicia no 
entorpezca el Plan de reconstrucción general del Gobierno, tengo 
a bien decretar lo siguiente: 



—85— 

Artículo lo. Se establecerán en el Distrito Federal para la 
Administración de Justicia, los siguientes Juzgados: Cinco Juzga- 
dos para el Ramo Civil; Cinco Juzgados Menores, Cinco Juzgados 
de Instrucción, Cinco Juzgados Correccionales, Ocho Juzgados Au- 
xiliares y los de Primera Instancia, Menores y de Paz foráneos a que 
se refiere la Ley de Organización Judicial de 9 de septiembre de 
1913 y la's Leyes de adiciones y reformas a la misma, antriores al 
18 de febrero de 1913. Se establecerán en los Territorios de la 
Baja California y Tepic, los Juzgados de Primera Instancia y Me- 
nores que marcan las citadas leyes. 

Artículo 2o. Todos los Juzgados a que se refiere el artículj 
anterior, con excepción de los que en él se denominan Auxiliare*, 
tendrán la jurisdicción y atribuciones que les marcan las leyes ci 
tadas en el artículo anterior. 

Artículo 3o. Los ocho Juzgados Auxiliares que se establece- 
rán en la Ciudad de México, tendrán la jurisdicción y atribuciones 
a que se refieren los incisos siguientes : 

I. Los Jueces Auxiliares conocerán en materia penal : de las 
faltas que no estén sometidas por la ley a conocimiento de otras 
autoridades; de los delitos del orden común en que se deba impo- 
ner la pena de extrañamiento, apercibimiento, multa que no exceda 
de $500.00. arresto menor o arresto mayor, o reclusión en estable- 
cimiento de corrección penal, que no exceda de dos meses aun 
cuando con arreglo a la ley, se hayan de aplicar conjuntamente 
dos de esas penas. En materia civil, conocerán dichos Jueces: de 
los juicios de desocupación por falta de pagos de rentas, cuando 
éstas no excedan de $10.00 mensuales; pudiéndose en los mismos 
juicios o por separado, demandar el pago de rentas si éstas no co- 
rresponden a más de seis meses; de los juicios en que se deman- 
de el precio de hospedaje, cuando éste no exceda de $5.00 diarios 
y se reclame el que corresponda a más de un mes ; de los juicios en 
que se demande el pago de salarios, sueldos o emolumentos por la 
locación de servicios cuando no excedan de $3.00 diarios, ni se tra- 
te de los devengados en más de dos meses; de los juicios de cual- 
quier naturaleza cuya cuantía no exceda de $50.00 y de los ofreci- 
mientos de pagos relativos a negocios comprendidos en las anterio- 



—86— 

res disposiciones y de juicios de consignación, referentes a los mis- 
mos. 

II. Cada Juzgado Auxiliar conocerá de las faltas y delitos 

que se cometan en la respectiva Demarcación de Policía y en l¿) 
Civil, de los negocios relativos a predios ubicados dentro de ella, 
cuando se trate de arrendamiento o tenga que ser citado el de- 
mandado, dentro de la jurisdicción del Juzgado. En caso de du- 
da, será competente el Juez Auxiliar que haya prevenido en el co- 
nocimiento del negocio sin que haya lugar a cuestión alguna relati- 
va a competencia de jurisdicción. Si un Juez conoce indebidamen- 
te de algún asunto que no le corresponda, esto será motivo de co- 
rrección disciplinaria que impondrá la Secretaría de Justicia, pre- 
via queja del agraviado. 

III. Los Juzgados Auxiliares despacharán en local anexo á 
las Inspecciones de Policía y el perímetro de su jurisdicción, será el 
que a la Inspección corresponda. 

IV. Cuando el Juez en cualquier estado del negocio, encuen- 
tre que éste no es de su competencia por razón de cantidad. o de 
jurisdicción, suspenderá de plano el procedimiento y remitirá lo 
actuado al Juez o autoridad que corresponda. 

V. Los Agentes aprehensores y los denunciantes o quejosos, 
se presentarán a los Jueces Auxiliares directamente rindiendo los 
respectivos partes o formulando sus denuncias o quejas, cuando se 
trate de faltas o de cualesquiera de los siguientes delitos : 

A. Casos de robo sin violencia a las personas comprendidas 
en la fracción primera del artículo 376 del Código Penal. 

B. Casos de abuso de confianza y de estafa, cuando el valor 
de lo usurpado o estafado, no exceda de $50.00 ; y casos de fraude 
en que se deban imponer la pena de robo sin violencia: cuando el 
valor de lo defraudado no pase de la expresada cantidad; 

C. Casos de injuria comprendidos en la fracción primera del 
artículo 645 del mismo Código. 

D. Casos de faltas, comprendidos en el Título IV del Código 
Penal. 

VI. Luego que el caso les fuere sometido, los Jueces Auxilia- 
res practicarán una averiguación sumarísima para comprobar la 
existencia de la infracción y la responsabilidad penal y civil si se 



—87— 

demandare. La averiguación se practicará en audiencia pública 
en la presencia del acusado y se limitará a las diligencias que el 
Juez estime necesarias para el esclarecimiento de la verdad, acep- 
tándose todos, los medios de prueba. Si el inculpado no estuviere 
presente, o fuere necesario oír la declaración o dictamen de perso- 
nas a quienes haya que citar o practicar alguna diligencia que no 
se pueda verificar desde luego, podrá suspenderse la audiencia difi- 
riendo su continuación para otra hora del día siguiente. 

TU. Cuando fuere preciso, se hará conducir al inculpado por 
la policía, librándose la respectiva orden con las indicaciones nece- 
sarias para identificarlo y si no se encontrare en la Municipalidad 
de México pero sí en el Distrito Federal, la orden se librará al Ins- 
pector General de Policía. Los procedimientos mientras se obtie- 
ne la presentación del inculpado, se limitarán a comprobar el deli- 
to o falta y sus circunstancias en cuanto hubiere peligro de que se 
desvanezcan o destruyan las pruebas y la audiencia se suspenderá 
hasta que esté presente el inculpado. 

VIII. En todo caso se hará saber al inculpado, el motivo del 
procedimiento, el nombre del acusador si lo hubiere; se le tomará 
declaración, se le careará con los testigos que depongan en su con- 
tra, podrá presenciar todas las diligencias y se le oirá en defensa, 
por sí o por persona de su confianza, quien podrá estar presente en 
la audiencia. 

IX. Cuando la pena sea alternativa de multa o arresto, el in- 
culpado tendrá derecho de quedar en libertad bajo protesta, siem 
pre que se consigne a disposición del Juzgado el máximum de la 
multa que pudiera imponérsele en el caso de ser condenado. 

X. Cuando en vista de la averiguación practicada, el Juez 
considere justo que se aplique una pena que no sea de las que él 
puede imponer, lo hará constar así y se abstendrá de fallar remi- 
tiendo el expediente al Ministerio Público para que lo turne al 
correspondiente Juzgado. En tal caso y en la misma resolución, el 
Juez Auxiliar dictará auto de formal prisión observando en lo con- 
ducente lo dispuesto por los artículos 233 y 234 del Código de Pro- 
cedimientos Penales. 

XI. La sentencia comprenderá tanto la responsabilidad penal, 
como la civil, si ésta se ha reclamado, y se pronunciará tan luego 



como la averiguación esté concluida, según las reglas precedentes 
o sea el mismo día de la denuncia, queja, parte o consignación, o a 
más tardar al día siguiente. La sentencia será pronunciada en pú- 
blico y estando presente el acusado o acusados. 

XII. En los asuntos penales no será necesaria la intervención 
del Ministerio Público, pero éste deberá ser oído si se presenta. 

XIII. Cuando sean consignados menores, el Juez procurará 
empeñosamente que para defenderlos comparezcan sus representan- 
tes legítimos, las personas de quienes dependan o que de hecho los 
tengan a su cuidado o cualesquiera otras de su familia o amistad 
capaces de prestarles consejo o en último caso y por lo menos, un 
vecino honrado y de buena voluntad. Cuando el Juez lo crea útil, 
podrá exhortar a las personas de quienes dependan los menores, 
conminándolas si lo estima necesario, con imponerles multa hasta 
de $25.00 si los abandonan o descuidan. 

XIV. A los consignados ebrios que no sea posible reconocer 
desde luego, se les reconocerá cuando se les haya pasado la em- 
briaguez, a menos que se asegure el Juez de que éste será conduci- 
do por persona de su familia o que se haga responsable de él, y pre- 
vio el pago de la multa correspondiente. 

XV. Los Jueces Auxiliares como funcionarios de policía ju- 
dicial, se encargarán de la práctica de las primeras diligencias, 
mientras se presenta el Juez Correccional o de Instrucción, siempre 
que el Inspector de Policía de la Demarcación, les dé aviso de los 
delitos graves o de averiguación excepcionalmente difícil en que el 
Inspector no deba intervenir. 

XVI. Los Jueces Auxiliares, asesorarán a los Inspectores de 
Policía en los puntos difíciles que les consulten asentando en las 
actas, la opinión que emitan, pero ni la consulta ni el dictamen, se 
harán constar en oficio o escritos especiales. 

XVII. La parte resolutiva de las determinaciones referentes 
a condena, libertad, formal prisión o remisión del inculpado a dis- 
posición de otra autoridad, se hará constar en boletas tomadas ele 
los libros talonarios. De cada boleta se liarán cuatro ejemplares 
iguales: El primero quedará en el talonario, otro se entregará al 
inculpado y los otros dos a la Inspección respectiva de Policía, pa- 
ra que dé cumplimiento a lo mandado y remita un ejemplar con el 



—89— 

preso. Los cuatro ejemplares serán firmados por el Juez y el Se- 
cretario y llevarán el sello del Juzgado. 

XVIII. En los negocios civiles para estimar el interés, se aten- 
derá a lo que el actor demande no comprendiendo respecto de ré- 
ditos, daños y perjuicios, sino el importe de los causados hasta el 
día en que se celebre el juicio. 

XIX. Si se dudare del valor de la cosa demandada o del in- 
terés del pleito, antes de expedirse cita para el demandado, se oirá 
el dictamen de un perito que el Juez nombre a costa del actor. Si 
el demandado en el acto del juicio objetare la jurisdicción del Juez 
Auxiliar por exceder la reclamación de $50.00, el Juez oirá lo que 
ambas partes expongan y la opinión de los peritos que presenten las 
partes, resolviendo en seguida. Si declara ser competente, se con- 
tinuará la audiencia como establecen los incisos relativos siguien- 
tes: 

XX. En los negocios civiles, a petición del actor se citará aL 
demandado para que comparezca el mismo día o a más tardar el 
día siguiente expresándose en la cita por lo menos el nombre del 
actor, lo que demande, la causa de la demanda, la hora que se se- 
ñale para el juicio y la advertencia de que las pruebas se presenta- 
rán en la misma audiencia. Esta cita se expedirá en presencia del 
actor y será entregada a la persona que deba llevarla. 

XXI. La cita se enviará al demandado por medio del Comisa- 
rio del Juzgado, o de algún gendarme al lugar que el actor designe 
para ese fin y que podrá ser: La habitación del demandado, su des- 
pacho, su establecimiento mercantil, su taller, el lugar que traba- 
je u otro que frecuente y en que sea de creerse que se halle al lle- 
varle la cita. 

XXII. El Comisario o Gendarme que lleve la cita, se cerciora- 
rá de que el demandado se encuentra ' en el lugar designado y le 
entregará la cita personalmente. Si no lo encontrare, dejará la ci- 
ta con la persona de mayor confianza que se encuentre, si se trata 
de la habitación, despacho, establecimiento mercantil o taller del 
demandado; pero si le hubiere buscado en otro lugar que no sea 
alguno de esos, no se dejará la cita, sino que se expedirá nueva 
cuando lo promueva el actor. 

XXIII. El actor tendrá eJ derecho de acompañar al Comisa- 



—90— 

rio o Gendarme que lleve la cita, para hacerle las indicaciones que 
faciliten la entrega. 

XXIV. Las citas se extenderán en esqueletos impresos, toma- 
dos de los libros talonarios y un duplicado se agregará al expt- 
diente respectivo. 

XXV. El Comisario o Gendarme que entregue la cita, recoge- 
rá en un libro especial el recibo de ella, el cual si no supiere firmar 
la persona que debiere hacerlo, será firmado por otra persona pre- 
sente en su nombre, asentándose quién haya hecho la entrega. En 
el Juzgado habrá el número necesario de libretas, para que pueda 
llevar una cada encargado de entregar citas. . 

XXVI. El actor y el demandado, podrán presentarse de co- 
mún acuerdo, y sin necesidad de cita previa si lo hacen juntos y 
en tal caso el negocio será examinado y fallado desde luego por el 
Juez. 

XXVII. Los menores y las mujeres casadas, podrán compare- 
cer por sí mismos sin necesidad de representantes legítimos, como 
actores, cuando pidan: 

Primero. El cumplimiento de obligaciones procedentes de con- 
tratos de obras o de locación de servicios, si ellos prestaron ya éste 
en todo o en parte ; 

Segundo. La restitución de cosa de su propiedad, o que ten- 
gan a su cuidado ; el precio de cosas que hayan entregado y cuya 
restitución sea imposible o difícil; o la reparación de daños que 
se les hayan causado, sea en su patrimonio o en cosas que tuvieren 
a su cuidado; todo esto si hay motivos que hagan urgente la deci- 
sión judicial y se trata de actos cuya ejecución por menores o mu- 
jeres casadas, esté autorizada por la costumbre del lugar; 

Tercero. Como reos, cuando sean demandados sobre cumpli- 
miento de obligaciones que hubieren contraído sobre materias pro- 
pias del arte o profesión en que sean peritos o habiendo manifesta- 
do dolosamente ser mayores y no estar sujetos a patria potestad. 

XXVIII. Los menores y mujeres casadas que conforme "al in- 
ciso anterior litiguen por sí mismos, tendrán capacidad para todus 
los actos del juicio y de la ejecución de la sentencia más no se les 
podrá reconvenir fuera de los casos comprendidos en la fracción se- 
gunda de dicho artículo. Cuando el Juez tema que empleen nía i 



—91— 

la cantidad o cosa que les corresponda recibir, podrá ordenar que 
la entrega se haga al respectivo representante legítimo y mandará 
depositar entretanto la cantidad o cosa, si fuere necesario. 

XXIX. Cuando el Juez considere que la gestión del menor o 
de la mujer casada pueda perjudicarlos a ellos mismos a terceros, 
podrá suspendiendo la audiencia, ordenar que comparezca el res- 
pectivo representante legítimo de la persona de quien dependa el 
menor o que de hecho lo tenga a su cuidado o cualquiera otra de 
su familia o amistad capaz de prestarle consejo, como su patrono o 
director en el juicio. Esto se entiende si la comparescencia expre- 
sada se pudiere obtener en el mismo día o a más tardar el siguien- 
te y sin que por no obtenerse, deje de fallarse el juicio. 

XXX. Para los efectos de este Decreto, bastará que el Juez 
se cerciore por cualesquiera medios, de quiénes sean los represen- 
tantes legítimos de los menores o mujeres casadas que hayan li- 
tigado. 

XXXI. Cuando se presente como actor o como reo alguien que 
no sea personalmente conocido por el Juez ni por el Secretario, se 
procederá a su identificación por medio de declaración oral o carta 
de reconocimiento de persona caracterizada y de arraigo, por docu- 
mento bastante o por cualquier otro medio que fuere suficiente a 
juicio del Juez. No será necesaria la identificación, aunque se tra- 
te de persona desconocida, cuando por la naturaleza o circunstancia 
del caso, no hubiere peligro de suplantación de la persona. 

XXXII. El que se presente como actor o como reo usando el 
nombre de otro para hacerse pasar por él, será considerado como 
falsario y castigado con las penas que señala el artículo 713 del 
Código Penal, aun cuando no firme el acta relativa, si concurren 
los requisitos que enumera el artículfo 711 del mismo Código. 

• XXXIII. Si al anunciarse el despacho de un negocio, no es- 
tuviere presente el actor, el reo expondrá su contestación y se pro- 
seguirá la audiencia* hasta dictar el fallo. Presentándose el actor 
durante el curso de la audiencia, se continuará ésta con su inter- 
vención, según el estado en que se halle. 

XXXIV. Si al ser llamado a contestar la demanda no estu- 
viere presente el demandado y constare que fué citado debidamen- 



—92— 

te, lo cual comprobará el Juez con especial cuidado, se tendrá por 
contestada negativamente la demanda y se continuará la audien- 
cia sin que el demandado pueda ya formular excepciones. Cuan- 
do se presente durante la audiencia, continuará ésta según el esta- 
do en que se halle y con su intervención. 

XXXV. S,i al anunciarse el despacho del negocio no estuvie- 
ren presentes el actor ni el demandado, se tendrá por no expedida 
la cita y podrá expedirse de nuevo, si el actor lo pidiere. Lo mis 
mo se observará cuando no concurra el demandado y aparezca que 
no fué citado debidamente. 

XXXVI. Si a la hora señalada para el juicio concurrieren am- 
bas partes, cada una expondrá oralmente sus pretensiones, exhibi- 
rá los documentos u objetos que estime conducentes a su defensa y 
presentará a los testigos o peritos que pretenda sean oídos. Las 
partes podrán hacerse mutuamente las preguntas que quieran, in- 
terrogar a los peritos y testigos y en general presentar todas las 
pruebas que se puedan rendir desde luego. 

XXXVII. Todas las acciones y excepciones o defensas, se ha- 
rán valer en el acto mismo de la audiencia sin substanciar artícu- 
los o incidentes de previo pronunciamiento. Si de lo que expongan 
o prueben las partes, resultare demostrada la procedencia de una 
excepción dilatoria, el Juez lo declarará así desde luego y dará por 
terminada la audiencia. 

XXXIII. Ante los Jueces Auxiliares, sólo se admitirá recon- 
vención hasta por $50.00. Las acciones del demandado relativas a 
negocios cuyo importe exceda de esa cantidad, se ejercitarán en 
juicio separado ante el Juez que fuere competente. 

XXXIX. El Juez podrá hacer libremente las preguntas cpie 
juzgue oportunas, a cuantas personas estuvieren presentes en la 
audiencia ; carear a las partes entre sí o con los testigos y a éstos 
los unos con los otros, examinar documentos, objetos o lugares y 
hacerlos reconocer por peritos. 

XL. Cuando una de las partes lo pida, la otra deberá concu- 
rrir personalmente a la audiencia para contestar las preguntas que 
se le hagan, a menos de que el Juez la exima por causa de enfer- 
medad, ausencia, ocupación urgente u otro motivo fundado, o por 



—93— 

calificar de fútil o impertinente el objeto con que se pida la com- 
parescencia. Hecho el llamamiento o desobedecido por el citado, 
o negándose éste a contestar, si -comparece, el Jnez podrá tener 
por ciertas las afirmaciones de la otra parte. 

XLI. En cualquier estado de la audiencia, y en todo caso an- 
tes de pronunciar el fallo, el Juez exhortará a las partes a una 
composición amigable, y si se lograre la avenencia, se dará por ter- 
minado el juicio. 

XLII. El Juez oirá las alegaciones de las partes, para lo cual 
concederá hasta diez minutos a cada una, y en seguida pronuncia- 
rá su fallo en presencia de ellas. 

XLIII. Las sentencias se dictarán a verdad sabida, sin ne- 
cesidad de sujetarse a las reglas sobre estimación de las pruebas, 
sino apreciando los hechos según los Jueces lo creyeren debido en 
conciencia. 

XLTV. En los juicios ante los Jueces Auxiliares, no se hará 
condenación en costas ni se impondrán multas por temeridad. Los 
gastos de ejecución, serán a cargo del que resulte condenado. 

XLV. Los Jueces Auxiliares tienen la obligación de proveer 
a la eficaz e inmediata ejecución de sus sentencias, y a ese efecto 
dictarán las medidas necesarias en la forma y términos que a su 
juicio fueren procedentes sin contrariar las reglas que se estable- 
cen en los incisos que siguen. 

XLVI. Si al pronunciarse la sentencia, estuvieren presentes 
ambas partes, el Juez las interrogará acerca de la forma que cada 
una proponga para la ejecución y procurará que lleguen a un ave- 
nimiento a ese respecto. 

XLVII. El condenado podrá proponer fianza de persona abo- 
nada, para garantizar el pago. El Juez con audiencia de la parle 
que obtuvo, calificará la fianza según su prudente arbitrio y si la 
aceptare, podrá conceder un término hasta de ocho días para el 
cumplimiento y aún mayor tiempo, si el que obtuvo estuviere con- 
forme. Si vencido el término el condenado no hubiere cumplido, 
se procederá de plano contra el fiador, quien no gozará ele benefi- 
cio alguno. 

XLVIII. Llegado el caso, el ejecutor asociado de la parte que 



—94— 

obtuvo, y sirviendo de mandamiento la sentencia condenatoria, pro- 
cederá al secuestro de bienes, en los términos siguientes: 

A. El secuestro podrá recaer en toda clase de bienes, con ex- 
cepción de los vestidos, muebles de uso común e instrumentos y 
útiles de trabajo en cuanto sean enteramente indispensables a jm- 
cio del ejecutor, y de los sueldos y pensiones del Erario. El embar- 
go de sueldos o salarios particulares, se hará sobre la parte que 
el ejecutor considere equitativa, en atención al importe de aque- 
llos, a las necesidades del ejecutado y de su familia ; 

B. La elección de los bienes en que hubiere de recaer el se- 
cuestro, será hecha por el ejecutor, prefiriendo los más realizables 
y teniendo en cuenta lo que dispongan las partes; 

C. Si no se hallare el condenado en su habitación, despacho, 
taller o establecimiento, la diligencia se practicará con la persona 
que se encuentre y si no hubiere nadie, con un vecino y el gen- 
darme del punto ; 

D. En caso necesario, se podrá previa orden especial y escri- 
ta del Juez,practicar cáteos y romper cerraduras en cuanto fuere 
indispensable para encontrar bienes bastantes que secuestrar; 

E. Si el secuestro recayese en créditos, rentas, sueldos o sa- 
larios, la ejecución consistirá en notificar al que deba pagarlos, 
que los entregue al Juzgado luego que se venzan o sean exigiblcs. 
Cualquier fraude o acto malicioso para impedir la eficacia del se- 
cuestro, como anticipar el pago o hacer aparecer despedido al obre- 
ro o sirviente de que se trate, hará personal y directamente res- 
ponsable al notificado y en consecuencia a él se le exigirá el pago 
de la cantidad a que haya condenado la sentencia a reserva de que 
a su vez lo exija a la parte condenada. 

F. El remate de bienes raíces cuyo valor no exceda de $10.00 
se hará en subasta pública, en la forma que el Juez determine, anun- 
ciándose por medio de aviso que se inserte por lo menos una vez 
en el "Boletín Judicial" y se fije en la puerta del Juzgado y pre- 
via citación de los acreedores que resulten del certificado de gra- 
vámenes que sin causa de derechos expedirá el respectivo oficio del 
Registro Público de la Propiedad. Si el valor del inmueble exce- 
diere de $100.00, el remate se sujetará a las reglas establecidas en 



—95— 

el Código de Procedimientos Civiles. Para determinar el valor, el 
Juez admitirá toda clase de pruebas y podrá también allegarlas de 
oficio. 

XLIX. Si los bienes secuestrados fueren muebles, el ejecutor 
los hará transladar al Monte de Piedad y los pignorará en la mayoj 
suma posible, pero que no exceda de la necesaria para cubrir la 
cantidad a cuyo pago se haya eondenado y los gastos de translación. 
Si la cantidad prestada bastare para cubrir dichos pagos, se entre- 
gará el billete de empeño al ejecutado y en caso contrario, el em- 
peño se hará en el concepto de que el objeto salga a remate en la 
almoneda más próxima y el billete se retendrá en el Juzgado hasta 
que el acreedor quede íntegramente pagado o hasta que los obje- 
tos pignorados se realicen, entregándose entonces al acreedor la 
demasía que hubiere. Los gastos de translación, serán pagados 
desde luego por el ejecutor tomándose su importe de la cantidad 
prestada. 

L. Si no se obtuviere la pignoración de los bienes secuestra- 
dos, se transladarán al Juzgado donde quedarán depositados hasta 
su remate, siendo en este caso obligación de la parte que obtuvo, 
anticipar los gastos de translación. El remate se hará en el Juz- 
gado al mejor postor sin necesidad de previo valúo y teniendo el 
acreedor en todo caso el derecho de hacer postura. 

LI. Cuando la sentencia condene a pagar cosa determinada 
para obtener su cumplimiento se podrán emplear los medios de 
apremio que autoriza el inciso LXX y si fuere necesario el cateo, 
previa orden especial y escrita del Juez que podrá autorizar ' que 
se rompan cerraduras en cuanto fuere indispensable para encontrar 
la cosa. Si ni aún así se obtuviere la entrega, el Juez fijará la can- 
tidad que como reparación se deba entregar a la parte que obtuvo 
procediéndose a exigir su pago con arreglo a los incisos anteriores. 

LII. Si la sentencia condenare a cumplir una obligación de 
hacer, se observarán las reglas siguientes : 

A. El Juez fijará al obligado el término que considere pruden- 
te; 

B. Si transcurrido ese término no hubiere cumplido el obli- 
gado y el hecho pudiere prestarse por otro, el Juez designará per- 
fije; 



—96— 

C. Si el hecho no pudiere prestarse por otro, el Juez fijará la 
cantidad que el condenado deba pagar por indemnización a la par- 
te que obtuvo ; 

D. Si el hecho consistiere en el otorgamiento de un contrato u 
otro documento, lo otorgará el Juez en rebeldía del condenado ; 

E. En los casos de las fracciones ByC, luego que el Juez or- 
dene que el hecho se preste por un tercero, o que se pague indem- 
nización, se exigirá al condenado que pague la cantidad corres- 
pondiente, observándose lo prevenido anteriormente. 

LUÍ. El tercero que considere perjudicados sus derechos al 
ejecutarse la sentencia, ocurrirá al Juez Auxiliar, presentando sus 
pruebas, y el Juez, con audiencia inmediata de las partes, resolve- 
rá si subsiste, o no, el secuestro o el acto de ejecución practicado, 
sin decidir sobre la propiedad de la cosa ni sobre otros derechos 
controvertidos. 

LIV. Los juicios de desocupación de predios o localidades se 
substanciarán conforme a las reglas establecidas para los demás 
juicios, sin tener en caso alguno período de lanzamiento. Cuando 
la sentencia condene a la desocupación de una casa-habitación o 
de giro mercantil, se observará lo dispuesto en el artículo 19o. de 
este Decreto. 

LV. Las cuestiones incidentales que se susciten, se resolve- 
rán juntamente con lo principal, a menos de que por su naturaleza 
sea forzoso decidirlas antes, o que se promuevan después de la sen- 
tencia ; pero en ningún caso se les dará substanciación especial, 
sino que se decidirán de plano. 

LVI. La acumulación sólo procederá cuando se trate de jui- 
cios que se sigan ante el mismo Juez Auxiliar, y se resolverá lue- 
go que se promueva, sin necesidad de audiencia especial ni otra 
substanciación. 

LVII. No se admitirá promoción alguna sobre nulidad de las 
actuaciones por falta o defecto de citación o notificación. 

LVIII. Las disposiciones de este Decreto se aplicarán también 
en los juicios sobre actos mercantiles, sin que a ello obsten ]as dis- 
posiciones en contrario del Código de Comercio. 

LIX. En los negocios de la competencia de los Juzgados Au- 



—97— 

xiliares, únicamente se aplicarán las disposiciones de los Códigos 
de Procedimientos Civiles y Penales y de la Ley de Organización 
Judicial, en lo que fuere indispensable para cumplimentar las dis- 
posiciones de este Decreto y que no se oponga directa ni indirec- 
tamente a éstas. 

LX. Ante los Jueces Auxiliares no será necesaria la interven- 
ción de abogados ni se exigirá ritualidad alguna ni forma determi- 
nada en las promociones o alegaciones que se hagan. 

LXI. El despacho de los Juzgados Auxiliares comenzará dia- 
riamente a las 8 a. m., se podrá interrumpir de 1 a 4 p. m., y conti- 
nuará hasta la hora necesaria para concluir todos los negocios cita- 
dos y que se hayan presentado en el curso del día, pudiendo los 
jueces retirarse cuando no tengan ya asuntos pendientes y fueren, 
por lo menos las 7 p. m. 

LXII. Las audiencias serán públicas, con excepción de los ca- 
sos en que, a juicio del Juzgado, convenga que sean secretas por 
respeto a la moral y a las buenas costumbres, o para evitar que se 
altere el orden. Si a la hora señalada para alguna audiencia, no 
se hubiere terminado el negocio o negocios anteriores, las perso- 
nas citadas deberán permanecer hasta que llegue su turno al asun- 
to respectivo, siguiéndose rigurosamente para la vista de los ne- 
gocios el orden que les corresponda, según las señaladas para los 
civiles y las de entrada en los asuntos penales. 

LXIII. Cuando fuere necesario esperar a alguna persona a 
quien se hubiere llamado a la audiencia, o conceder tiempo a los 
peritos para que examinen las cosas acerca de las que hayan de 
emitir dictamen, u ocurriere algún otro caso que lo exija, a juicio 
del Juez, éste suspenderá la audiencia por el tiempo que estime 
prudente, procurando que no exceda de una hora; y si fuere ente- 
ramente indispensable, dispondrá que la continuación se difiera pa- 
ra el día siguiente a más tardar. 

LXIV. Fuera de los casos especiales señalados, se harán las 
citaciones por el Comisario del Juzgado ; y si esto no fuere posible, 
por medio de gendarmes, según fuere más rápido y eficaz. 

LXV. Para cada asunto se formará un breve expediente con 
los documentos relativos a él, y en todo caso, con el acta de la au- 



— 98— 

dieiicia, en la que muy suscintamente se relatarán los puntos prin- 
cipales y se asentará la sentencia, así como lo relativo a su ejecu- 
ción. Bastará que las actas sean autorizadas por el Juez y el Se- 
cretario, o los testigos de asistencia, en su caso ; pero los interesa- 
dos tendrán el derecho de firmarlas también, pudiendo sacar copias 
de ellas, cuya exactitud certificará el Secretario, previo cotejo, si 
así se pidiere. El condenado que estuviere presente, sea en juicio ci- 
vil o en penal, firmará^en todo caso el acta, a menos de no saber 
o estar físicamente impedido. Los documentos y objetos presen- 
tados por las partes, les serán devueltos al terminar la audiencia. 

LXVI. Para la facilidad y rapidez en el despacho, las citas, 
órdenes, actas y demás documentos necesarios, se extenderán en es- 
queletos impresos, que tendrán los huecos que su objeto requiera, 
y los cuales se llenarán haciendo constar en breve extracto lo in- 
dispensable para la exactitud y precisión del documento. Cuando 
por motivos especiales fuere necesario hacer constar más de lo que 
cupiere en el hueco correspondiente, se escribirá al reverso del do- 
cumento o en hojas que se agrgarán a él. 

LXVII. Los Jueces Auxiliares no son recusables ; pero deben 
excusarse cuando estén impedidos, y, en tal caso, el negocio pasará 
al otro juzgado de la misma demarcación, si lo hubiere ; y si no. 
al que despache en la inspección de policía más próxima. 

LXVIII. Los Secretarios serán los ejecutores de las resolucio- 
nes que se dicten cuando lo necesitaren para cumplir su cometido, 
podrán requerir el auxilio de la policía. 

LXIX. Además de la obligación general que, conforme a las 
leyes tengan los funcionarios de auxiliar a la justicia, los inspecto- 
res de demarcación, los médicos y practicantes del servicio de las 
comisarías y los demás empleados de éstas, en todo lo concernien- 
te a sus respectivas funciones, auxiliarán a los Jueces Auxiliares, 
siempre que para ello fueren requeridos. 

LXX. Los Jueces Auxiliares podrán emplear los medios de 
apremio que en seguida se enumeran, para que las personas cuya 
presencia estimen necesaria, concurran oportunamente a las audien- 
cias lo mismo que para asegurar el puntual cumplimiento de sus 
determinaciones, inclusa la ejecución de sus sentencias: 



—99— 

A. Auxilio de la fuerza pública ; 

B. Cateo por orden escrita ; 

C. Multa hasta por $100.00 ; 

D. Arresto hasta por quince días. 

LXXI. También podrán aplicar los Jueces, para conservar el 
orden en las audiencias y hacerse respetar cumplidamente, así co- 
mo para castigar las faltas que sus subalternos cometan en el des- 
empeño de sus funciones, las siguientes correcciones disciplinarias: 

A. Apercibimiento ; 

B. Multa que no exceda de $100.00; 

C. Suspensión que no exceda de ocho días, cuando se trate de 
subalternos. 

LXXII. Los Jueces Auxiliares estarán forzosamente impedi- 
dos para conocer en los casos previstos por el artículo 233 del Có- 
digo de Procedimientos Civiles. 

LXXIII. La planta de cada Juzgado Auxiliar se compondrá 
de un Juez, dos Secretarios, dos Escribientes y dos Comisarios. 

LXXIV. Los Jueces serán abogados titulados y tanto ellos ce- 
rno los Secretarios y Comisarios, serán ciudadanos mexicanos en el 
ejercicio de sus derechos y mayores de edad. 

LXXV. Las renuncias y licencias de los Jueces Auxiliares y 
de sus empleados, se sujetarán a los preceptos establecidos por la 
Ley de Organización Judicial, respecto de los Juzgados Correccio- 
nales. 

LXXVI. Los Jueces serán suplidos en sus faltas accidéntale?, 
por los Secretarios en el orden de su nombramiento. Si la falí.a 
fuere por más de tres días, se nombrará Juez interino. 

L XXVII. En los casos de falta de Secretario incluso aquellos 
que provengan de ocupación, los Jueces Auxiliares actuarán con 
dos testigos de asistencia, escogidos entre las personas presentes y 
podrán nombrar Ejecutores especiales para la práctica de las di- 
ligencias urgentes. Cuando hubiere necesidad, el Juez cambiará 
las labores a los Secretarios, teniendo en cuenta el buen servicio. 

LXXVIII. La Subdirección de Ramos Municipales, dispondrá 
lo necesario para que el pago de las multas que impongan los Jue 
ees Auxiliares se pueda hacer en forma fácil y expedita. 



IIÜMEItA JEFATURA 



— 100 — 

Artículo 4o. Los depósitos judiciales que tengan que hacerse, 
conforme a las prescripciones de los Códigos de Procedimientos Ci- 
viles, de Procedimientos Penales, de Comercio y artículo anterior 
de este Decreto, se verificarán precisamente en la Tesorería Gene- 
ral de la Nación. 

Artículo 5o. Los Jueces de Instrucción, sentenciarán a los 
reos que con arreglo al Código de Procedimientos Penales, debían 
ser llevados al Jurado Popular (pues por ahora quedará suspendi- 
do el juicio por jurados) y para dictar dichas sentencias verificarán 
previamente una audiencia ante ellos mismos, en la cual se oirá 
la acusación a la parte Civil y a la defensa y tendrán en cuenta 
los hechos plenamente probados con arreglo al Código citado, para 
aplicar las penas que correspondan, marcadas en el Código Penal. 
Cuando la prueba no reúna los requisitos de ley, absolverán al acu- 
sado. En la citada audiencia citarán para sentencia y pronuncia- 
rán ésta dentro del término de cinco días. 

Artículo 6o. Los Jueces de lo Civil, Menores, de Instrucción, 
Correccionales, de Primera Instancia, Menores y de Paz foráneos y 
los de los Territorios, tendrán los requisitos que marca la Ley de 
9 de septiembre de 1903. 

Artículo 7o. Habrá en el Distrito Federal un Procurador de 
Justicia, otio Procurador de Justicia en el Territorio de la Baja 
California, otro en el de Tepic y quince Agentes del Ministerio Pú- 
blico cuya adscripción se fijará por el Procurador de Justicia del 
Distrito Federal, de acuerdo con la Secretaría de Justicia. 

Artículo 8o. Los Procuradores y los Agentes a quienes se re- 
fiere el artículo anterior, deberán tener los requisitos que previene 
la Ley Orgánica del Ministerio Público de 12 de septiembre de 
1903. 

Artículo 9o. El Servicio Médico-Legal para esta Administra- 
ción de Justicia, será desempeñado por los Médicos de Comisaría, 
los de Hospitales, los de Cárceles y los Peritos establecidos por las 
leyes anteriores al 18 de febrero de 1913. 

Artículo 10o. Habrá un Cuerpo de Defensores con el personal 
y requisitos a que se refieren las Leyes Orgánica del Ministerio Pú- 
blico de 12 de septiembre de 1903 y relativas anteriores al 18 de fe- 
brero de 1913. 



— 101 — 

Artículo lio. Habrá tres Peritos Intérpretes que depender?;! 
de la Secretaría de Justicia y estarán adscriptos principalmente ai 
servicio- de los Juzgados del Ramo Penal, de los Juzgados de Pri- 
mera Instancia foráneos del Distrito Federal y Auxiliares de la 
Capital y cumplirán además con las instrucciones que en relación 
a su cargo, les dé la mencionada Secretaría. 

Artículo 12o. El "Boletín Judicial Constitucionalista" depen- 
derá directamente de la Secretaría de Justicia y se publicará en 
esta Ciudad todos los días con excepción de los domingos y días de 
fiesta nacional. 

Artículo 13o. La dirección inmediata de dicho periódico, es- 
tará a cargo de un abogado con título oficial, que tendrá bajo sus 
órdenes a un escribiente. 

Artículo 14o. Los sueldos que disfrutarán los funcionarios y 
empleados que se mencionan en este Decreto, serán los que fija pa- 
ra los cargos respectivos el Presupuesto de Egresos de 1912 a 1913. 

Artículo 15o. Los Jueces Auxiliares de la Capital, disfruta- 
rán el sueldo de $8.50 diarios ($3,102.50 anuales) ; los Secretarios 
de los mismos, $5.00 diarios ($1,825.00 anuales) ; y los Eseribiemes 
y Comisarios, $2.50 diarios ($912.50 anuales.) 

Artículo 16o. El Procurador de Justicia del Distrito, los Jue- 
ces de lo Civil, Menores, de Instrucción, Correccionales, de Prime- 
ra Instancia y Menores foráneos del Distrito y los Auxiliares de la 
Capital, el Jefe del Cuerpo de Defensores, el Director del Servicio 
Médico-Legal, los Peritos Intérpretes y el Director del " Boletín Ju- 
dicial," otorgarán la protesta ante el ciudadano Oficial Mayor, En- 
cargado del Despacho de la Secretaría de Justicia, y los demás fun- 
cionarios y empleados, ante sus respectivos superiores. 

Artículo 17o. Los Procuradores de Justicia, Agentes del Mi- 
nisterio Público, Jueces y Defensores que deban ejercer sus funcio- 
nes en los Territorios Federales de la Baja California y Tepic, po- 
drán otorgar la protesta (previo acuerdo de la Secretaría de Jus 
ticia) ante la primera autoridad política de aquellas Entidades (• 
si no la hubiere, ante el Jefe Militar respectivo. 

Artículo 18. Ante los Tribunales de Justicia Constitucionalis- 
ta que establece este Decreto, no se podrán demandar las penas 



— 102 — 

convencionales pactadas en obligaciones civiles o mercantiles, ni 
un interés mayor del 6 por ciento anual. Los Jueces desecharán de 
plano toda demanda en que se incluya el pago de alguna pena con- 
vencional o se cobre un interés mayor que el fijado antes. 

Artículo 19. Cuando se sentencie la desocupación de una ca- 
sa-habitación o de giro mercantil cuya renta sea menor de $50.00 
mensuales, se dará al inquilino un plazo hasta de tres meses a jui- 
cio del Juez para que verifique la desocupación y se le concederá el 
mismo tiempo para que liquide las rentas insolutas aceptándosela 
fianza bastante también a juicio del Juez, para el pago de las ren- 
tas. El otorgamiento de la fianza impedirá en todo caso la reten- 
ción de bienes. 

Artículo 20o. Todas las sentencias que dicten los Jueces a 
quienes se refiere este decreto, causarán ejecutoria y no habrá en 
contra de ellas más recurso que el de responsabilidad que se hará 
efectiva por la Secretaría de Justicia, previa queja de la parte 
agraviada. 

Artículo 21o. La Secretaría de Justicia al aplicar la pena a 
un Juez responsable de una sentencia notoriamente injusta, con 
acuerdo del Encargado del Poder Ejecutivo, podrá decretar la pér- 
dida del ejercicio de la profesión e inhabilitación del funcionario 
responsable, para toda clase de cargos, empleos y honores, hasta 
por diez años y se comunicará esta 'resolución a todos los Gober- 
nadores de las Entidades Federativas. 

Artículo 22o. Los Jueces a quienes se refiere este Decreto, 
ajustarán sus sentencias y procedimientos a los Códigos Civil, Pe- 
nal, de Comercio, de Procedimientos Civiles y de Procedimientos 
Penales, con las modificaciones a que se contraen los artículos 4o., 
5o., 18o. , 19o. y 20o. de este Decreto y el procedimiento especial 
marcado en el 3o. para los Jueces Auxiliares. 

Artículo 23o. Quedan en suspenso los juicios civiles y proce- 
dimientos penales que se seguían ante los Jueces que han cesado 
de hecho en sus funciones, mientras tanto se expide el Decreto nu- 
lificando o revalidando lo actuado o fallado por ellos, a partir del 
18 de febrero de 1913, hasta la fecha de la clausura. 

Artículo 24o. Xo podrá establecerse ni seguirse procedimiento 



—103— 

judicial alguno, con motivo de actos o determinaciones de autorida- 
des militares ya ejecutados, o de los actos o determinaciones del 
ciudadano Gobernador del Distrito Federal, o del Comandante Mi- 
litar de la Plaza, que en lo sucesivo se verifiquen o dicten hasta el 
restablecimiento del orden constitucional. 

Artículo 25o. La Secretaría de Justicia designará el local pa- 
ra el establecimiento de los Tribunales de Justicia Constitucionalis- 
ta a que se refiere este Decreto y el día en que a la mayor breve- 
dad deberán comenzar a ejercer sus funciones. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en el Palacio Nacional de la 
República, a 30 de septiembre de 1914. — V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 32 de "El Constiti- 
cionalista," en México, D. F., el 3 de octubre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Ccnstitucic- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de les Estados Unidos 
Mexicanos, a sus habitantes, sabed: 

Que en uso de las facultades extraordinarias de que estoy in- 
vestido, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Se concede a la Sra. Pilar Ponce. viuda de Rea clon, una pen- 
sión de $150.00, ciento cincuenta pesos mensuales, por los servicios 
prestados a la Patria por su finado esposo el Lie. Serapio Rendón, 
quien fué asesinado por los enemigos de la Causa Constitueiona- 
lista. 

Esta pensión la disfrutará íntegra la interesada mientras no 
contraiga nuevas nupcias, a partir del 14 de septiembre último. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 



—104— 

Constitución y Reformas. Dado en el Palacio Nacional df 
México, a tres de octubre de mil novecientos catorce. — V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 34 de ''El Constitu- 
cionalista," en México, D. F., el 6 de octubre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la Unión, a sus ha- 
bitantes, sabed : 

Que en uso de las facultades extraordinarias de que estoy in- 
vestido, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Artículo único. Se modifica la parte final del artículo 3o. de 
la ley de 25 de marzo de 1905, que estableció el régimen monetario 
de los Estados Unidos Mexicanos, en los siguientes términos : 

"Artículo 3o La liga de las monedas de bronce será 

de noventa y cinco por ciento de cobre, dos y medio por ciento de 
estaño y dos y medio por ciento de zinc con tolerancia de uno por 
ciento en todos los metales. La moneda de cinco centavos se fa- 
bricará con níquel comercialmente puro o de bronce con la liga in- 
dicada para las monedas de este metal; pero en este último caso el 
diámetro será de veintiocho milímetros y su peso de nueve gra- 
mos." 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le. dé el 
debido cumplimiento. 

Dado en el Palacio del Poder Ejecutivo Federal. — Constitu- 
ción y Reformas. México, a 15 de octubre de mil novecientos cator- 
ce. — V. Carranza. 

DECLARACIÓN hecha por el señor Subsecretario de Hacienda y 
Crédito Público, Encargado del Despacho, Ingeniero José J. 
Reyncso, acerca de las " Obligaciones Provisionales del Erario 
Federal" llamadas comunmente "Bonos" y que fueron lanza- 
das por la administración pasada. 

"Practicada una inspección minuciosa en los asientos corres- 



—105— 

pondientes se ha venido en conocimiento de que han sido puestas en 
circulación "Obligaciones Provisionales" de valor de un peso has- 
ta el número 360,000, de cinco pesos hasta el número 390,000 y d3 
cincuenta pesos hasta el número 100,000 ; por lo que el Primer Je- 
fe del Ejército Constitucionalista, Encargado del Poder Ejecutivo, 
animado de los mejores deseos para evitar al público los males que 
el desconocimiento de dichas Obligaciones pueda traer consigo, ha 
ordenado que se reconozcan aquellas y en consecuencia pueden 
aceptarse sin temor alguno hasta los números mencionados, tanto 
más cuanto que los íeferidos "Bonos" tienen curso forzoso." 



Nota : El Decreto y Declaración que anteceden se publicaron en 
el núm. 43 de "El Constitucionalista," en México, D. F.. el 16 de 
octubre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de los Estados Unidos 
Mexicanos, a sus habitantes, sabed 1 : 

Que en uso de las facultades extraordinarias de que estoy in- 
vestido, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Se concede a la Sra. Felicitas Labariega, viuda de Pastelín, 
una pensión de $100.00, cien pesos mensuales, por los servicios pres- 
tados a la Patria por su finado esposo el C. Edmundo Pastelín, quien 
fué aesinado por los enemigos de la causa constitucionalista. 

Esta pensión la disfrutará íntegra mientras no contraiga nue- 
vas nupcias y a partir del día lo. del actual. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule 5 se ; e dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en el Palacio Nacional de Mé- 
xico, a trece de octubie de mil novecientos catorce. — V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 44 de "El Constitu- 
cionalista," en México, D. F., el 17 de octubre de 1914. 



—106— 

VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de los Estados Unidos 
Mexicanos, a sus habitantes, sabed: 

Que en uso de las facultades extraordinarias de que me hallo 
investido, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Artículo Primero. 

Se reforma y adiciona la fracción IV del artículo lo. de la Ley 
de Ingresos expedida por el Congreso de la Unión para el año fiscal, 
de 1912 a 1913, vigente en la actualidad, como sigue : 

IV. Derechos de exportación sobre los siguientes productos : 

A. Raíz de zacatón, a razón de seis pesos los mil kilogramos, 
peso bruto. 

B. Ixtle, a razón de un centavo el kilogramo, peso bruto. 

C. Chile, a razón de dos centavos el kilogramo, peso neto. 

D. Guayule en yerba, en estado natural o triturado, a raz< n 
de quince pesos los mil kilogramos, peso bruto. 

E. Vainilla, a razón de dos pesos el kilogramo, peso neto. 

F. Maíz, a razón de dos centavos el kilogramo, peso bruto. 

G. Trigo, a razón de un centavo el kilogramo, peso bruto. 
H. Frijol, a razón de tres centavos el kilogramo, peso bruto. 
I. Arroz, a razón de tres centavos el kilogramo, peso bruto. 

J. Garbanzo, a razón de dos centavos el kilogramo, peso bru- 
to. 

K. Café: 

a). En grano, a razón de $3.25 los cien kilogramos, peso neto. 

b). Con película, a razón de tres centavos el kilogramo, peso 
neto. 

L. Tomate fresco, a razón de dos centavos el kilogramo, peso 
bruto. 

M. Azúcar, a razón de tres centavos el kilogramo, peso bruto. 
N. Melazas, a razón de dos centavos el kilogramo, peso bruto. 
O. Alcohol, aguardiente, tequila y demás bebidas embriagan- 
tes, a razón de cinco centavos el litro. 
P. Alfalfa : 



—107— 

a). Fresca, a razón de $2.50 los mil kilogramos, peso bruto, 
b). Seca, a razón de $7.50 los mil kilogramos, peso bruto. 

Q. Cueros y pieles sin curtir: 

a). Los de venado y chivo, a razón de doce centavos el kilogra- 
mo, peso bruto. 

b . Los de res u otros, a razón de ocho centavos el kilogramo, 
peso bruto. 

K. Lanas de todas clases, a razón de ocho centavos el kilogra- 
mo, peso bruto. 

S. Ganado caballar, por cabeza $20.00. 

T. Ganado vacuno: 

a). Becerros, por cabeza $8.00. 

b). Novillos de un año, por cabeza $12.00. 

c). Novillos de dos años, por cabeza $16.00. 

d). Toros y novillos de tres años o más, por cabeza $20.00. 

e). Hembras de cualquiera edad, por cabeza $20.00. 

U. Ganado mular, por cabeza $20.00. 

V. Ganado asnal, por cabeza $1.00. 

W. Ganado cabrío y ovejuno, por cabeza $2.00. 

X. Cerdos y lechoncillos, a razón de tres centavos el kilo- 
gramo. 

Artículo Segundo. 

Se adiciona la citada ley de ingresos, en los términos que a 
continuación se expresan: 

Art. 9o. Los derechos de exportación a que se refieren las 
fracciones III, IV y V del artículo lo., se pagarán precisamente en 
moneda de oro del cuño nacional, con exclusión de cualquiera otra 
especie de curso legal u obligatorio. 

Art. 10. Queda facultada la Secretaría de Hacienda para re- 
ducir los derechos de exportación sobre ganados, a que se refieren 
los incisos S, T, U, V, W y X de la fracción IV del artículo lo., o 
para acordar la libre exportación de los mismos ganados, cuando 
por circunstancias especiales sea conveniente a juicio de la misma 
Secretaría. 



— 108 — 

Artículo Tercero. 

Se derogan las disposiciones de la Primera Jefatura del Ejér- 
cito Constitucionalista, que gravaron la exportación de otros pro- 
ductos no comprendidos en el presente decreto. 

Transitorio. 

Este decreto comenzará a regir el día lo. de noviembre, y se 
aplicará a las mercancías que se exporten en buques que zarpen dul 
puerto de su embarque, después de las doce de la noche del 31 del 
corriente mes, o que crucen la frontera internacional después de la 
citada hora. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Dado en el Palacio del Poder Ejecutivo de la Unión, en Mé- 
xico, el 17 de octubre de 1914. — V. Carranza, 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 45 de ''El Constitu- 
cionalista," en México, D. F., el 19 de octubre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de los Estados Unidor 
Mexicanos, a sus habitantes, sabed: 

Que en uso de la facultad que al Ejecutivo concede la fracción 
X del artículo 11 de la Ordenanza General de Aduanas, he tenido a 
bien decretar lo siguiente : 

Art. lo. El maíz y el trigo extranjeros que se introduzcan pol- 
las Aduanas de Chetumal, La Ascensión. Progreso. Isla del Carmen 
y Campeche, desde esta fecha hasta el 31 de diciembre del año ea 
curso, quedan exceptuados de los derechos que asignan a dichos ce- 
reales, las fracciones 103 y 104 de la Tarifa de Importación de la 
Ordenanza General de Aduanas. 

Art. 2o. Las Aduanas de Chetumal, La Ascensión. Progreso, 
Isla del Carmen y Campeche, así como sus respectivas Secciones 



—109— 

Aduaneras, sólo permitirán, durante el período que señala el ar- 
tículo que precede^ la conducción de maíz o trigo en tráfico de cabo- 
taje, cuando los buques soliciten transportarlos de una a otra .1 
otras de las expresadas oficinas, o cuando, tratándose de embarca- 
ciones menores, salgan éstas con destino exclusivo a puntos de la 
costa situado preciamente en las jurisdicciones de las mencionadas 
Aduanas. 

Art. 3o. Las demás Aduanas y Secciones Aduaneras de la Re- 
pública do concederán, a ninguna embarcación, en el período que 
señala el artículo lo., permiso para que tome cargamento de maíz o 
trigo en lugares de la costa situados en las jurisdicciones de las 
Aduanas de Chetumal, La Ascensión, Progreso, Isla del Carmen y 
Campeche, salvo que se justifique debidamente que los referidos ce- 
reales se destinan a otro u otros lugares, habitados o no, compren- 
didos en las citadas jurisdicciones. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Dado en el Palacio del Poder Ejecutivo Nacional, en México, a 
16 de octubre de 1914. — V. Carranza. 



Xota : Este Decreto se publicó en el núm. 17 de "' El Constitu- 
cionalista," en México, D. F., el 21 de octubre de 1911. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de los Estados Unidos 
Mexicanos, a sus habitantes, sabed: 

Que en uso de las facultades extraordinarias de que estoy in- 
vestido, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Artículo lo. Se autoriza a la Secretaría de Hacienda para que 
mande cargar a la cuenta de "Pérdidas del Erario," las cantidades 
en efectivo o en valores tomadas por las fuerzas revolucionarias 
Constitucionalistas de las oficinas públicas federales, o entregadas 
a las mismas fuerzas por dichas oficinas, desde el 19 de febrero de 
1913 hata el 20 de agosto último. 



—110- 
Artículo 2o. Para mandar hacer el cargo de dichas cantidades 
a. la expresada cuenta, se examinará administrativamente el caso, a 
petición de los interesados, y si las pruebas que rindan son bastan- 
tes para justificar que los valores y cantidades a su cuidado fueron 
tomados por las fuerzas revolucionarias Constitucionalistas, o en- 
tregadas a éstas, se ordenará por la Secretaría de Hacienda el car- 
go de las sumas y valores respectivos a la mencionada cuenta, sin 
que para este efecto sea necesaria sentencia judicial. 

Artículo 3o. Si en contra de los que tenían a su cuidado can- 
tidades, en numerario o en valores, de la Federación, tomadas pol- 
los revolucionarios Constitucionalistas o entregadas a éstos, se hu- 
biere procedido en la vía económico-coactiva para hacer efectiva la 
responsabilidad que les resultaba y la cual se les descargue confor- 
me a este decreto, los gastos ocasionados por dicho procedimiento 
coactivo, se cargarán igualmente a la cuenta de "Pérdidas del Era- 
rio." 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en el Palacio Nacional de Mé- 
xico, a los 21 días del mes de octubre de 1914. — V. Carranza. 



Nota : Este Decreto se publicó en el núm. 48 de " El Constitu- 
cionalista," en México, D. F., el 22 de octubre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de los Estados Unidos 
Mexicanos, a sus habitantes, sabed: 

Que en uso de la facultad que al Ejecutivo concede la fracciói 
X del artículo 11 de la Ordenanza General de Aduanas, he tenido a 
bien decretar lo siguiente : 

Artículo único. El maíz y el trigo extranjeros que desde esta 
fecha hasta el 31 de diciembre del año en curso, se importen por la 
Aduana de Frontera, para ser consumidos exclusivamente en el Es- 
tado de Tabaseo, quedan exceptuados de los derechos que asignan 



—111— 

a dichos cereales, las fracciones 103 y 104 de la Tarifa de Importa- 
ción de la Ordenanza General de Aduanas. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en el Palacio del Poder Eje- 
cutivo Nacional, en México, el 23 de octubre de 1914. — V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núni. 49 de "El Constitu- 
cionalista," en México, D. F., el 23 de octubre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la Unión, 

En uso de las facultades de que me hallo investido y teniendo 
en cuenta que se ha solicitado de la Secretaría de Hacienda la am- 
pliación del plazo que fijó el artículo V del decreto de 19 de sep- 
tiembre último, a efecto de que pueda presentarse debidamente el 
avalúo de fincas alejadas de los centros poblados, y teniendo también 
persente que en algunos de los Estados de la República se ha expe- 
dido un decreto semejante concediendo un plazo mayor de treinta 
días para presentar manifestaciones semejantes, he tenido a bien 
decretar lo siguiente : 

Artículo único. El plazo para presentar las manifestaciones 
a que se refiere el artículo V del decreto citado, se prorroga hasta 
el 31 de diciembre del año en curso. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en el Palacio Nacional, en Mé- 
xico, a los veintisiete días del mes de octubre de mil novecientos 
catorce. — V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 52 de "El Constitu- 
cionalista," en México, D. F., el 27 de octubre de 1914. 



—112— 

VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitudo- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de los Estados Unidos» 
Mexicanos, a sus habitantes, sabed: 

Que en uso de las facultades extraordinarias de que estoy in- 
vestido y teniendo en consideración que la extracción de las espe- 
cies metálicas que constituyen la circulación monetaria de la Repú- 
blica, agravaría notablemente los males que resiente el país y lo 
privaría de los elementos de que dispone para satisfacer las nece- 
sidades más apremiantes de su vida económica, he tenido a bien 
decretar lo siguiente : 

Art. lo. Desde esta fecha queda prohibida la exportación de 
la moneda del cuño nacional, en el concepto de que la Secretaría 
de Hacienda queda facultada para permitirla cuando lo estime con- 
veniente y mediante las condiciones que en cada caso tenga a bien 
señalar. 

Art. 2o. La infracción de lo dispuesto en el artículo lo. se cas- 
tigará con la pena de comiso de la moneda, objeto de la exporta- 
ción. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en el Palacio Nacional de Mé- 
xico, a veintisiete de octubre de mil novecientos catorce. — -V. Ca- 
rranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 53 de "El Constitu- 
cionalista," en México, D. F., el 28 de octubre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
naliste, Encargado del Poder Ejecutivo de les Estados Unidos 
Mexicanos, a sus habitantes, sabed: 

Que sin perjuicio de lo dispuesto en el decreto de 28 de febre- 
ro último que declaró de curso forzoso los billetes emitidos por los 
Gobiernos dé los Estados de Chihuahua, Durango, Nuevo León, So- 



—113— 

ñora, Sinaloa y Tamaulipas, con autorización de esta Primera Jefa- 
tura y de la circunstancia de ser las Obligaciones Provisionales del 
Erario Federal también de curso forzoso, en uso de las facultadas 
extraordinarias de que estoy investido, he tenido a bien decretar lo 
siguiente : 

Artículo único. En todos los enteros que por cualquier concep- 
to se hagan en las oficinas públicas de la Federación deberá pagar- 
se cuando menos el 50 por ciento en billetes emitidos por el Ejército 
Constitucionalista. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
Constitución y Reformas. Dado en el Palacio Nacional de Mé- 
xico, a veintisiete de octubre de mil novecientos catorce. — V. Ca- 
rranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 54 de "El Constitu- 
cionalista," en México, D. F., el 29 de octubre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de los Estados Unidos 
Mexicanos, a sus habitantes, sabed : 

Que en uso de las facultades extraordinarias de que estoy in- 
vestido y considerando que los servicios públicos de la Federación 
requieren mayores ingresos que los que se están recaudando ' con 
arreglo a las leyes vigentes en la actualidad, he tenido a bien de- 
cretar lo siguiente : 

Artículo lo. 

Se modifica el valor de las estampillas para tabacos a que se 
refieren la fracción XIV (inciso E) del artículo lo. de la Ley de 
Ingresos del Tesoro Federal para el año fiscal de 1912 a 1913 y el 
artículo lo. del decreto de 6 de febrero de 1913 que reformó dicho 
inciso. Los precios a que serán expendidas dichas estampillas son 
los siguientes : 



—114— 

I. Las de cigarros nacionales y puros recortados nacionales, a 
$2.25 el ciento. 

II. Las de cigarros extranjeros, a $4.50 el ciento. 

III. Las de puros de perilla nacionales, a $30.00, $12.00 y $6.00 
el ciento, respectivamente, según que estén destinadas para cajas 
hasta de 25, 10 y 5 puros. 

IV. Las de puros extranjeros importados, de cualquiera clase, 
a $60.00, $24.00 y $12.00 el ciento, respectivamente, para cajas has- 
ta de 25, 10 y 5 puros. 

Artículo 2o. 

Las estampillas especiales para tabaco nacional, cernido, pica- 
do, en hebra o de mascar a que se refiere el artículo lo. del decreto 
de 20 de mayo de 1904, se expenderán: 

A $4.00 el ciento las destinadas para paquetes hasta de 100 gra- 
mos (P. N.) ; 

A $10.00 el ciento para paquetes de más de 100 gramos hasta 
250 (P. N.) ; 

A $18.00 el ciento para paquetes de más de 250 hasta 500 gra- 
mos (P. N.)r 

A $36.00 el ciento para paquetes de más de 500 gramos hasta 
un kilogramo (P. N.). 

Las estampillas que menciona este artículo se usarán : 

Para paquetes hasta de 100 gramos de peso neto, 1 estampilla 
de $4.00 el ciento; 

Para paquetes de más de 100 hasta 250 gramos de peso neto, 
1 estampilla de $10.00 el ciento ; 

Para paquetes de más de 250 hasta 500 gramos de peso neto, 
1 estampilla de $18.00 el ciento ; y 

Para paquetes de más de 500 gramos hasta 1 kilogramo de peso 
neto, 1 estampilla de $36.00 el ciento. 

Artículo 3o. 

Las estampillas especiales para tabaco extranjero, cernido, pi- 
cado, en hebra o de mascar a que se refiere el artículo 5o. del cita- 
do decreto se expenderán: 



— 115 — 

A $8.00 el ciento las destinadas para paquetes hasta de 100 
gramos (P. N.) ; 

A $20.00 el ciento para paquetes de más de 100 gramos hasta 
250 (P. N.) ; 

A $36.00 el ciento para paquetes de más de 250 hasta 500 gra- 
mos (P. N.) ; 

A $72.00 el ciento para paquetes de más de 500 gramos hasta 

1 kilo grama. 

Estas estampillas se usarán: 

Para paquetes hasta de 100 gramos de peso neto, 1 estampilla 
de $8.00 el ciento; 

Para paquetes de más de 100 hasta 250 gramos de peso neto, 1 
estampilla de $20.00 el ciento ; 

Para paquetes de más de 250 hasta 500 gramos de peso neto, 1 
estampilla de $36.00 el ciento ; y 

Para paquetes de más de 500 gramos hasta 1 kilogramo de pe- 
so neto, 1 estampilla de $72.00 el ciento. 

Artículo 4o. 

Las estampillas a que se refieren los artículos 2o. y 3o. del pre- 
sente decreto se usarán para el rapé nacional y extranjero, respec- 
tivamente, pero en doble cantidad de la que causa el tabaco cerni- 
do. Por tanto se usarán : 

Para rapé nacional: 

En paquetes hasta de 100 gramos (P. N.), 2 estampillas de 
$4.00 el ciento ; 

En paquetes de más de 100 hasta 250 gramos (P. N.), 2 estam- 
pillas de $10.00 el ciento ; 

En paquetes de más de 250 hasta 500 gramos (P. N.), 2 estam- 
pillas de $18.00 el ciento ; y 

En paquetes de más de 500 gramos hasta 1 kilogramo (P. N.), 

2 estampillas de $36.00 el ciento. 

Para rapé extranjero : 

En paquetes hasta de 100 gramos (P. N.), 2 estampillas de 
$8.00 el ciento ; 



PBIMF.BA JEFATURA VIII 



—116— 

En paquetes de más de 100 hasta 250 gramos (P. N.), 2 estam- 
pillas de $20.00 el ciento; 

En paquetes de más de 250 hasta 500 gramos (P. N.), 2 estam- 
pillas de $36.00 el ciento ; y 

En paquetes de más de 500 gramos hasta 1 kilogramo (P. N.), 
2 estampillas de $72.00 el ciento. 

Artículo 5o. 

La presente reforma sólo afecta los precios de las estampillas 
y por tanto subsisten las disposiciones del decreto de 20 de mayo de 
1904 y los preceptos de la ley del impuesto sobre tabacos labrados 
de 10 de diciembre de 1892, así como los de su reglamento de igual 
fecha y circulares y decretos relativos, en cuanto no se opongan con 
el presente. 

Artículo 6o. 

Los efectos de este decreto empezarán el 6 de noviembre pró- 
ximo. 

Artículo 7o. 

Por la diferencia que en virtud del aumento de precio tendrá 
el valor de las estampillas para tabacos, existentes en 6 de noviem- 
bre próximo, correrán en esa fecha las oficinas de la Renta el asien- 
to a que se refiere la circular número 586 de 10 de junio de 1912. 

Artículo 8o. 

Desde la fecha de este decreto hasta el 5 de noviembre próximo 
entrante no se venderán estampillas a los fabricantes de tabacos en 
cantidad mayor de la que proporcionalmente corresponda a ese pe- 
ríodo de tiempo, tomada como base la cantidad y un diez por cien- 
to más, que para el mismo período resulte como promedio de consu- 
mo sobre el número total de estampillas que haya comprado el mis- 
mo causante en el semestre de enero a junio de 1914. A los cau- 
santes que- no hubiesen hecho compras en dicho semestre, y a los 
que necesiten antes del 6 de noviembre próximo estampillas en can- 



—117— 

tidad mayor del promedio, se les venderán éstas con el recargo que 
establece este decreto y se aplicará a "Aprovechamientos de Era- 
rio ' ' el monto de ese recargo. El promedio para los fabricantes que 
se hubieren establecido con posterioridad al 30 de junio de 1914 
se basará en la cantidad de estampillas compradas desde la fecha 
del primer pedido hasta el día anterior a la fecha de publicación de 
de este decreto. 

Por tanto, mando se imprima, publique y circule, y que se le 
dé el debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en el Palacio Nacional de Mé- 
xico, a 27 de octubre de 1914. — V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 54 de "El Constitu- 
cionalisDa," en México, D. F., el 29 de octubre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
naüsta, Encargado del Poder Ejecutivo de los Estados Unidos 
Mexicanos, a sus habitantes, sabed: 

Que en uso de las facultades extraordinarias de que estoy in- 
vestido y considerando que los servicios públicos de la Federación 
requieren mayores ingresos que los que se están recaudando con 
arreglo a las leyes vigentes en la actualidad, he tenido a bien decre- 
tar lo siguiente : 

Artículo lo. 

Se declara vigente hasta el 31 del presente mes de octubre el 
inciso F de la fracción XIV del artículo lo. de la Ley de Ingresos de 
la Federación para el año fiscal de 1912 a 1913 que estableció un im- 
puesto especial de timbre sobre ventas de primera mano de lico- 
res, aguardientes, tequila, mezcal y demás bebidas alcohólicas de 
producción nacional obtenidas por destilación ; sobre ventas de pri- 
mera mano de vinos y cervezas de producción nacional, y sobre los 
derechos de importación de los productos similares procedentes del 
extranjero. 



—118— . 
Artículo 2o. 

A partir del lo. de noviembre próximo entrante causarán di- 
chos productos las cuotas que en seguida se expresan : 

(a) En las ventas de primera mano de licores y de alcoholes, 
aguardientes, tequila, mezcal y demás bebidas alcohólicas de pro- 
ducción nacional obtenidas por destilación; sobre el precio de ven- 
ta : 25 por ciento. 

(b) En las ventas de primera mano de vinos y cervezas de 
producción nacional, sobre el precio de venta, 10 por ciento. Estas 
operaciones y las que menciona el inciso precedente no causan el 
impuesto que fija la fracción 28 de la Tarifa de la Ley de lo. de 
junio de 1906. 

(c) Los productos extranjeros similares a los que mencionan 
los dos incisos precedentes pagarán por impuesto de timbre al in- 
troducirse al país el 25 por ciento sobre los derechos de importa- 
ción sin incluir los adicionales. 

Artículo 3o. 

El impuesto que fijan los incisos a y b del artículo precedente 
será pagado por los compradores de primera mano. Cuando los 
productos sujetos al impuesto sean remitidos en comisión para su 
venta dentro o fuera del territorio nacional, se considerará perfec- 
cionada la venta por el solo hecho de que la mercancía salga de la 
fábrica, de las bodegas o de las agencias del fabricante, quien debe- 
rá cubrir el impuesto que corresponda, calculado sobre el valor de 
plaza, a reserva de exigir su reembolso al comprador. 

Artículo 4o. 

Se deroga el artículo 42 del reglamento de 28 de junio de 1912 
relativo al impuesto sobre vinos, licores y cervezas. En consecuen- 
cia, no subsiste la franquicia por la cual tenían derecho los fabri- 
cantes de licores a recibir estampillas en canje de las fijadas en sus 
facturas de compra de alcohol. 

Artículo 5o. 

Se reforman los artículos 8o. y 9o. del expresado reglamento 



— 119— 

de 28 de junio de 1912. en el sentido de que los asientos del libro 
especial de ventas y los del libro de entrada y salida de productos 
gravados por el presente decreto, deben ser practicados al concluir 
el día en que se efectúen las respectivas operaciones ; y si en algún 
día hábil no se efectuaren éstas deberá expresarse así en el asiento. 
Los dueños, encargados o administradores de fábricas que lleven 
libros de contabilidad autorizados, pueden llevar también el libro 
de entrada y salida de productos a que se refiere el mencionado ar- 
tículo 9o. del reglamento con los requisitos que señalan dicha dis- 
posición y el presente artículo 5o. ; pero si no lo llevaren quedan 
obligados a practicar diariamente, en los libros de Contabilidad au- 
torizados, los asientos de entrada y salida de productos, o a expre- 
sar (en su caso) que no hubo producción o salida. Las facturas de 
operaciones cuyo importe sea de veinte pesos o mayor cantidad, se 
expedirán precisamente en la fecha en que salgan de la fábrica o 
de los depósitos el alcohol y demás productos, ya sea por venta o 
por remesa en consignación. 

Artículo 6o. 

Los asientos que deben practicarse en el libro especial de ven- 
tas por operaciones menores de veinte pesos expresarán como im- 
porte de ellas la cantidad total cargada al comprador, sin excluir 
el valor del impuesto ; y para que este valor quede eliminado y no 
se exija impuesto sobre su monto, en las manifestaciones preveni- 
das por los artículos 11, 13, 14 y 34 del citado reglamento de 28 de 
junio de 1912, habrá de expresarse como importe de ventas sujetas 
al impuesto la cantidad que resulte de sustraer, de la suma que 
arroje el libro especial de ventas por operaciones al menudeo en el 
príodo respectivo, un 20 por ciento si se trata de alcoholes, licores, 
y demás productos sujetos a la cuota de 25 por ciento ; y un 9.091 
por ciento si se trata de vinos y cervezas. 

Artículo 7o. 

En lo que no se oponga con el presente decreto se declaran vi- 
gentes las demás disposiciones de dicho reglamento de 28 de junio 
de 1912. 



—120— 

Artículo 8o. 

Se declaran sujetas al impuesto de 25 por ciento sobre alcoho- 
les las ventas de primera mano de preparaciones obtenidas por adi- 
ción de agua u otro líquido a cualquier alcohol (aguardiente, mez- 
cal, tequila u otro semejante) y las de productos resultantes de mez- 
clar dos o más alcoholes para obtener un tercer alcohol o un licor. 
Los industriales que practiquen estas adiciones o mezclas no tienen 
derecho a canje de estampillas fijadas en las facturas de sus com- 
pras de alcohol. Las llamadas "ampliaciones" de vinos y de cer- 
vezas causan también el impuesto que corresponde a ventas de pri- 
mera mano de estos productos. Las preparaciones que se hagan en 
las cantinas y fondas para el consumo inmediato de productos no 
elaborados por el propietario de esos establecimientos, no causan 
el impuesto de primera mano; pues no se reputa mdustriai. la alte- 
ración de que son objeto en esos casos los productos do que se tra- 
ta 

Artículo 9o. 

Se reforma nuevamente el artículo 32 del expresado reglamen- 
to, reformado ya en la circular número 603 de 28 de septiembre de 
1912. El texto de dicho precepto quedará modificado como sigue : 
Para los efectos del pago del impuesto que causan las bebidas al- 
cohólicas, licores, vinos y cervezas, no se considerarán sujetas al 
gravamen las remesas de mercancías a los depósitos, bodegas u 
otras dependencias directas que los fabricantes establezcan por su 
exclusiva cuenta, y cuyo manejo y administración estén a cargo de 
simples dependientes o de factores en los términos del título III, 
capítulo II del Código de Comercio. Cuando un fabricante remita 
productos de su industria a una sociedad o asociación de la cual 
sea miembro el mismo fabricante, o a alguna negociación o estable- 
cimiento cuya propiedad le corresponda en todo o en parte, la re- 
mesa se reputa hecha a una dependencia directa del fabricante aun 
cuando se le dé el carácter de envío en comisión, o el de venta. Por 
tanto, se tendrán en el caso como ventas de primera mano las ope- 
raciones que verifiquen las sociedades, asociaciones, negociaciones 
o establecimientos mencionados. 



—121 — 

Artículo 10o. 

Forma parte del precio de venta de primera mano el valor de 
los envases que ponga el vendedor por cuenta del comprador aun 
cuando el comprador quede facultado para devolver tales envases; 
constituyen igualmente parte del precio los gastos de acarreo, con- 
ducción y cualesquiera otros, con excepción de los fletes de ferro- 
carril, que deba reembolsar o reembolse el comprador al vendedor. 
Se exceptúan, además de los fletes de ferrocarril, el cargo que por 
concepto de timbres se incluya en la factura respectiva y el impor- 
te de envases consistentes en barriles y barricas. 

Artículo lio. 

Toda salida de productos en comisión o venta causará la cuo- 
ta que establece este decreto, aun cuando el acto tenga por objeto 
la ejecución de convenios ajustados con anterioridad. Si se hubiere 
extendido algún documento timbrado con arreglo a la cuota vigen- 
te al tiempo de la celebración del convenio, se le agregarán las es- 
tampillas necesarias para completar la cuota causada conforme a es- 
te decieto sobre el valor de la mercancía comprendida en el párra- 
fo primero de este artículo. 

Artículo 12o. 

La falta de los asientos diarios a que se refiere el artículo 5o. de 
este decreto, se penará con multa de uno a cinco esos por cada día 
en que se hubiere cometido la falta. 

Transitorio. 

A partir del primero de noviembre próximo entrante, los cau- 
santes cubrirán en sus boletas de ventas al menudeo las cuotas que 
correspondan en el presente año fiscal con arreglo a este decreto, 
sin necesidad de que las oficinas del Timbre tengan que expedir nue- 
va boleta ni que hacer anotaciones en las ya expedidas para dicho 
ejercicio. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circuí. ? y se le dé el 
debido cumplimiento. 



—122— 

Constitución y Reformas, Dado en el Palacio del Poder Eje- 
cutivo Federal, en México, D. F., a 29 de octubre de 1914. — V. Ca- 
rranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 56 de "El Constitu- 
cionalista," en México, D. F., el 31 de octubre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de los Estado Unidos 
Mexicanos, a sus habitantes, sabed: 

Que en uso de las facultades extraordinarias de que me hallo 
investido, he tenido a bien decretar lo siguiente: 

Artículo único. Se adiciona el Presupuesto que rige en el Ra- 
mo de Hacienda y Crédito Público, en lo que falta del presente ejer- 
cicio fiscal de 1914 a 1915, con las siguientes partidas : 

11578 Para el pago de los adeudos a que pudiera ha- 

ber lugar, de conformidad con los decretos 
de 6 de septiembre de 1894, 29 de junio de 
1895, 31 de octubre de 1895 y 31 de mayo de 
1901, así como para el de los saldos de ejer- 
cicios fiscales posteriores al 30 de junio de 
1909 y, por último, para cubrir las cantida- 
des que por réditos y amortizaciones tuvie- 
ren que abonarse al Banco Nacional, si el 
saldo de la cuenta corriente resultare a su 
favor $ 100,000 00 

11579 Devoluciones en efectivo por ingresos indebi- 

dos pertenecientes a años fiscales anterio- 
res 15,000 00 

11580 Montepíos y pensiones civiles 75,000 00 

11581 Montepíos militares, pensiones, retirados y mu- 

tilados, ilimitados y cuerpo nacional de in- 
válidos 800,000 00 



—123— 

11582 Para el pago de las pensiones de retiro a que se 

refiere el artículo respectivo de la ley.... 50,000 00 

11583 Para jubilados y pensionistas, declarados por 

el ayuntamiento de la capital antes del lo. 

de ¿lio de 1903 1,000 00 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en el Palacio del Poder Eje- 
cutivo de la Unión, en México, a los treinta días del mes de octubre 
de mil novecientos catorce. — V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 61 de ¿ 'E1 Constitu- 
cionalista,'' en México. D. F., el 6 de noviembre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Con titucio- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de los Estados Unidos 
Mexicanos, en virtud de las facultades extraordinarias de que 
estoy investido; y 

CONSIDERANDO : 

Primero. Que los empleados mexicanos y extranjeros que han 
prestado sus servicios a las autoridades establecidas en el Puerto 
de A r eracruz, durante la ocupación ele él por las fuerzas de los Es- 
tados Unidos de América, se lian dirigido a esta Primera Jefatura 
del Ejército Constitucionalista por conducto del ciudadano Gober- 
nador y Comandante Militar de este Estado, manifestando expre 
sámente que reconocen que sólo al Gobierno Nacional toca resolver 
las cuestiones de orden interior, como son las que se refieren al cas- 
tigo o indulto de las personas que como ellos, han servido a las au- 
toridades extranjeras. 

Segundo. Que expresamente declaran que se conformarán con 
las decisiones que el Gobierno Nacional dicte acerca de ellos, con 
tal de "no ser un obstáculo al propósito eminentemente patriótico 
de conseguir en breve la desocupación de Veracruz;" y 



—124— 

Tercero. La la espontánea y patriótica actitud de dichos env- 
pleados, los hace acreedores a ser indultados por las penas en que 
hubieren incurrido, expido el siguiente 

DECRETO: 

Artículo único. Se concede indulto general a todas las perso- 
nas que hubieren servido como empleados en los diversos ramos de 
la Administración Pública que de hecho han funcionado temporal- 
mente durante la ocupación de Veracruz por fuerzas de los Estados 
Unidos de América. 

Lo comunico a usted para que lo ponga en conocimiento de las 
autoridades federales y locales respectivas de la República, para su 
inmediata publicación y exacto cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Cuartel General en Córdoba, a nue- 
ve de noviembre de mil novecientos catorce. — V. Carranza. 



Nota : Este Decreto se publicó en el núm. 66 de " El Constitu- 
eionalista," en México, D. F., el 12 de noviembre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Consti- 
tucionalista, Encargado del Poder Ejecutivo, en uso de las facul- 
tades extraordinarias de que estoy investido^ considerando que el 
Gobierno del Estado de Chihuahua, ha emitido y sigue emitiendo 
billetes en una cantidad mayor de la que estaba autorizado y te- 
niendo en cuenta que, por la gran cantidad de billetes de ese Es- 
tado que están circulando, puede presumirse una posible falsifica- 
ción; y considerando, además, que el Llamado Gobierno, emanado 
de la Convención Militar de Aguascalientes, ha autorizado o trata- 
rá de autorizar emisiones de papel moneda, he tenido a bien decre- 
tar lo siguiente : 

Artículo lo. Desde la fecha de este Decreto dejan de tener 
circulación legal, y por lo tanto, carecen de curso forzoso los bi- 
lletes emitidos por el Gobierno del Estado de Chihuahua. 

Artículo 2o. En su oportunidad se ordenará el canje de los 
billetes emitidos por el Gobierno del Estado de Chihuahua, cuya 
emisión haya sido autorizada por esta primera Jefatura. 



—125— 

Artículo 3o. Se declaran nulos y sin ningún valor todos los 
billetes que emita o autorice el pretendido gobierno emanado de la 
Convención Militar de Aguascalientes. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Veracruz, a 27 de no- 
viembre de 1914. — V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 1 de ;i El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz, Ver., el 12 de diciembre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la Unión, a los ha- 
bitantes de la República, hace saber : 

Que en vista de las circunstancias porque atraviesa el país y 
con objeto de asegurar el funcionamiento del Gobierno, de atender 
debidamente los diversos ramos de la Administración Pública, y de 
dirigir con eficacia las operaciones militares, ha tenido a bien ex- 
pedir el siguiente decreto : 

ÚNICO. La Primera Jefatura del Ejército Constitucionalista y 
del Poder Ejecutivo de la Unión, con las Secretarías de Estado de su 
dependencia, residirán fuera de la ciudad de México, en los luga- 
res donde lo requieran las necesidades de la campaña. 

Por tanto, mando se imprima, publique y se le dé el debido 
cumplimiento. 

Dado en la ciudad de Córdoba. Ver., a los veinte días del mes 
de noviembre de mil novecientos catorce. — V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 1 de "El Constitu- 
cionalista," en Veracruz, Ver., el 12 de diciembre de 1914. 



—126— 

VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la Unión, en virtud 
de las facultades extraordinarias de que me hallo investido con- 
forme al Plan de Guadalupe, y con fundamento de lo dispuesto 
en el artículo 145, fracción X de la Ley de Ferrocarriles, fecha 
29 de abril de 1899, 

CONSIDERANDO : Que las necesidades de la actual campaña 
y de los servicios públicos exigen imperiosamente que esta Primera 
Jefatura asuma la dirección, manejo y administración de todas las 
líneas ferroviarias, estaciones de tránsito, estaciones terminales y 
sus dependencias y de las líneas telegráficas y telefónicas situadas 
en la región dominada por el Ejército Constitucionalista, he tenido 
a bien decretar lo siguiente : 

Artículo único. El Gobierno Constitucionalista se hace cargo 
desde esta fecha de la dirección, manejo y administración, de to- 
das las líneas ferrocarrileras, sus estaciones de tránsito, estaciones 
terminales y otras dependencias, ya pertenezcan a aquellas o a cua- 
lesquiera otras empresas relacionadas con las mismas, así como de 
todas las líneas telegráficas, telefónicas y demás vías de comunica- 
ción, cualquiera que sea su naturaleza, situadas en territorio domi- 
nado por este mismo Gobierno. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en Veracruz, a cuatro de di- 
ciembre de 1914. — V. Carranza. — Rúbrica. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núim 1 de "El Constitu- 
cionalista," en Veracruz, Ver., el 12 de diciembre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Enoargiado del Poder Ejecutivo, en uso de las faculta- 
des extraordinarias de que estoy investido; y 

Considerando que han cesado los motivos que se tuvieron en 



—127— 

cuenta para dictar las modificaciones provisionales de la Tarifa 
de la Ordenanza General de Aduanas, publicadas en 24 de noviem- 
bre de 1913, así como es necesario procurar el abaratamiento del 
papel para la impresión de libros y periódicos, he tenido a bien de- 
cretar lo siguiente : 

Artículo lo. Se reforman las fracciones 583, 584 y 586 de la 
Tarifa de los derechos de importación en los términos que a con- 
tinuación se expresan : 

Fracción 583. Papeles blancos no especificados, cuando el pe- 
so del metro cuadrado sea mayor de 50 gramos, sin exceder ele 
150 Exentos. 

Fracción 584. Papel llamado "Couche," Nota 201. . . .Exentos. 

Fracción 586. Papeles de color natural de la pasta, cuando el 
peso del metro cuadrado sea mayor de 50 gramos, sin exceder de 
150 Exentos. 

Artículo 2o. Se deroga la nota explicativa número 196. 

Artículo 3o. Se derogan las siguientes disposiciones de esta 
Primera Jefatura del Ejército Constitucionalista : la modificación 
provisional a la tarifa de la Ordenanza General de Aduanas, fecha- 
da en Hermosillo el 24 de noviembre de 1913 y su reforma fechada 
en Ciudad Juárez el 7 de marzo último ; la expedida en Nogales, 
Sonora, el 28 de febrero* del corriente año, que gravó la importa- 
ción de la planta " lechuguilla" con la cuota de 50 centavos los 100 
kilos brutos, y la fechada en Saltillo, Coahuila, el 12 de junio últi- 
mo, que exceptuó de derechos algunos, papeles y sobres. 

Transitorio. 

Este Decreto comenzará a regir el día primero de enero próxi- 
mo. Conforme a sus preceptos se liquidarán los derechos de las 
mercancías a que se refiere, así las importadas por embarcaciones 
que fondean en el Puerto de destino de las mismas mercancías, des- 
pués de las doce de la noche del 31 del mes en curso, como las que 
se introduzcan por las Aduanas Fronterizas de la República después 
de la hora citada. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 



— 128 — 

Dado en la H. Veracruz, a cinco de diciembre de 1914. — V. Ca- 
rranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 1 de "El Constitu- 
cionalista," en Veracruz, Ver., el 12 de diciembre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de los Estados Unidos 
Mexicanos, a sus habitantes, sabed : 

Que en uso de las facultades extraordinarias de que estoy in- 
vestido, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Artículo lo. Se condonan las multas que estén pendientes de 
cobro en la fecha de este decreto, por infracción de las leyes y re- 
glamentos vigentes sobre impuestos del Timbre y que hayan sido 
aplicadas con anterioridad al 19 de febrero de 1913, o posteriormen- 
te por oficinas dependientes de la Administración Constitucionalis- 
ta. Para disfrutar de esta condonación, los responsables deberán 
cubrir dentro del plazo de dos meses, que se contarán desde la fe- 
cha de este decreto, el impuesto omitido. Llenado éste requisito, 
se archivarán los expedientes relativos, se cancelarán las fianzas 
con que se hubiere garantizado el interés fiscal, y se devolverán 
los depósitos constituidos con el mismo objeto, siempre que el de- 
pósito no se haya hecho en oficinas del Gobierno Usurpador. 

Artículo 2o. Se exceptúan de la condonación a que se refie- 
re el artículo anterior, las multas reclamadas por la vía judicial, 
comprendiéndose aquellas respecto de las cuales haya sido inter- 
puesto el recurso de amparo. 

Artículo 3o. Los responsables de cualquiera infracción de qae 
no tenga conocimiento la autoridad, y que provenga de la falta de 
pago de los impuestos que se recaudan en la forma de timbre, o de 
contravención a alguno de los preceptos legales o reglamentarios 
que los rigen, quedarán exceptuados de toda pena, con tal de qae 
la infracción no importe responsabilidad criminal, y de que dentro 
del plazo de dos meses que fija el artículo lo., se presenten a de- 



—129— 

nunciarla ante la respectiva Administración de la Renta, para que 
previo el reintegro del impuesto omitido, se reparen y subsanen las 
omisiones e irregularidades cometidas. Las visitas de inspección 
que se practiquen dentro de los dos meses indicados, no se harán 
extensivas a documentos, actos u operaciones correspondientes a fe- 
chas anteriores a las de este decreto. 

Artículo 4o. Las multas aplicadas con posterioridad al 19 de 
febrero de 1913, por infracción de las leyes y reglamentos relati- 
vos a los impuestos que se recaudan en la forma de Timbre, que 
permanezcan sin haber sido hechas efectivas, y siempre que no ha- 
yan sido impuestas por alguna oficina dependiente de la Adminis- 
tración Constitucionalista, se levantan por improcedentes. Si por 
el importe de la multa se dio fianza, se cancelarán éstas una vez 
que haya sido recobrado el impuesto que en su caso se hubiere de- 
jado de cubrir, sea cual fuere la Oficina que admitió dicha fianza ; 
en el concepto de que la liquidación del expresado impuesto debe 
hacerse con arreglo a las cuotas que la Revolución Constituciona- 
lista reconoce como legítimas. Si el importe de las multas a que 
se refiere este artículo quedó garantizado con depósito constituido 
en oficinas no dependientes del Gobierno Constitucionalista, no ha- 
brá lugar a devolución alguna ; y en todo caso el impuesto legítima- 
mente causado que no estuviere satisfecho, se exigirá con arreglo 
a la Ley. 

Artículo 5o. Cuando para el cobro de las multas que condona 
o declara improcedentes este decreto, se haya incoado el procedi- 
miento económico-coactivo, no se levantará el embargo mientras no 
cubra el responsable la cantidad que importen los gastos de ejecu- 
ción y el impuesto omitido. 

Artículo 6o. Respecto de las multas pendientes, solo de la dis- 
tribución que previene el artículo 366 de la Ley de lo. de junio de 
1906, que provenga de infracciones denunciadas o descubiertas con 
anterioridad al 19 de febrero de 1913, o de aquellas cuyo expedien- 
te ele denuncia, visita o consignación se formó por oficinas autori- 
zadas por el Gobierno Constitucionalista, se hará la distribución 
entre partícipes en la forma prevenida por la citada Ley general 
del Timbre. Las cantidades aun no distribuidas que hayan ingre- 



—130— 

sacio en pago de multas no comprendidas en el párrafo precedente, 
se aplicarán íntegramente al Erario Nacional. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Veracruz, a 7 de di- 
ciembre de 1914. — V. Caxranza. — Rúbrica. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 1 de "El Constitu- 
cionalista." en la H. Veracruz, Ver., el 12 de diciembre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Cons- 
titucionalista, Encargado del Poder Ejecutivo, en uso de las facul- 
tades extraordinarias de que estoy investido, y considerando que, 
en vista de las emisiones de billetes que se han hecho y siguen ha- 
ciéndose sin autorización de esta Primera Jefatura, conviene — para 
evitar perjuicios al público — unificar hasta donde sea posible la cir- 
culación de papel moneda y fijar claramente cuáles son las obliga- 
ciones aceptadas por este Gobierno, he tenido a bien decretar lo 
siguiente : 

Artículo lo. Desde el primero de abril de 1915 dejarán de te- 
ner circulación legal los siguientes billetes: los emitidos en Mon- 
clova, Coahuila, con fecha 28 de mayo de 1913, firmados por fran- 
cisco Escudero y S. Aguirre ; los emitidos en Durango en diciem- 
bre de 1913, firmados por M. del Real Alfaro; los emitidos en Du- 
rango en enero de 1914, firmados por J. R. Laurenzana, Pastor 
Rouaix y M. del Real Alfaro ; los emitidos en Tampico con fecha 
6 de junio de 1914, firmados por el general Luis Caballero ; los emi- 
tidos en Guadalajara con fecha primero de agosto de 1914 firmados 
por el general Alvaro Obregón y por el teniente coronel F. R. Se- 
rrano y los emitidos en Durango en agosto de 1914 y firmados por 
el general Domingo Arrieta, José Clark y Juan B. Fuentes. 

Artículo 2o. La Tesorería de la Federación efectuará el can- 
je de los billetes mencionados en el artículo anterior, en la forma 
que vaya disponiendo la Secretaría de Hacienda. El vencimiento 



—131— 

del plazo a que se refiere el artículo anterior no implica la nulidad 
de valor de los billetes que hayan dejado de canjearse. 

Artículo 3o. Son nulos y sin ningún valor los billetes emitidos 
por el Gobierno del Estado de Sonora, así como todos los que ha- 
yan emitido fuera de los enumerados en el artículo 1. y sigan emi- 
tiéndose sin ser autorizados por decreto de esta Primera Jefatura. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Veracruz, a 8 de 
diciembre de 1914.-^V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 1 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz. Ver., el 12 de diciembre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucic- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la República Mexi- 
cana, 

Considerando : 

Que al verificarse, el 19 de febrero de 1913. la aprehensión del 
Presidente y Vicepresidente de la República por el ex-general Vic- 
toriano Huerta, y usurpar éste el Poder Público de la Nación el día 
20 del mismo mes, privando luego de la vida a los funcionarios le- 
gítimos, se interrumpió el orden constitucional y quedó la Repúbli- 
ca sin Gobierno legal; 

Que el que suscribe, en su carácter de Gobernador Constitucio- 
nal de Coahuila, tenía protestado de una manera solemne cumplir 
y hacer cumplir la Constitución General, y que, en cumplimiento de 
este deber y de tal protesta, estaba en la forzosa obligación de to- 
mar las armas para combatir la usurpación perpetrada por Huer- 
ta, y restablecer el orden constitucional en la República Mexicana; 

Que este deber le fué, además, impuesto, de una manera pre- 
cisa y terminante, por decreto de la Legislatura de Coahuila, en el 
que se le ordenó categóricamente desconocer al gobierno usurpa- 

PBI1IBBA JEFATUBA IX. 



—132— 

dor de Huerta y combatirlo por la fuerza de las armas, hasta su 
completo derrocamiento ; 

Que, en virtud de lo ocurrido, el que suscribe llamó a las ar- 
mas a los mexicanos patriotas, y con los primeros que lo siguieron 
formó el Plan de Guadalupe de 26 de marzo de 1913, que ha veni- 
do sirviendo de bandera y de estatuto a la Revolución Constitucio- 
nalista ; 

Que de los grupos militares que se formai^n para combatir la 
usurpación huertista, las Divisiones del Noroeste, Noreste, Oriente, 
Centro y Sur operaron bajo la dirección de la Primera Jefatura, 
habiendo existido entre ésta y aquéllas perfecta armonía y comple- 
ta coordinación en los medios de acción para realizar el fin pro- 
puesto ; no habiendo sucedido lo mismo con la División del Norte, 
que, bajo la dirección del general Francisco Villa, dejó ver desde 
un principio tendencias particulares y se sustrajo al cabo, por com- 
pleto, b la obediencia del Cuartel General de la Revolución Consti- 
tución alista, obrando por su sola iniciativa, al grado de que la Pri- 
mera Jefatura ignora todavía hoy, en gran parte, los medios de que 
se ha valido el expresado General para proporcionarse fondos y sos- 
tener la campaña, el monto de esos fondos y el uso que de ellos 
haya hecho ; 

Que una vez que la Revolución triunfante llegó a la Capital de 
la Jiepúbliea, trataba de organizar debidamente el Gobierno Provi- 
sional y se disponía, además, a atender las demandas de la opinión 
pública, dando satisfacción a las imperiosas exigencias de reforma 
social que el pueblo ha menester, cuando tropezó con las dificulta- 
des que la reacción había venido preparando en el seno de la Di- 
visión del Norte, con propósito de frustar los triunfos alcanzados 
por los esfuerzos del Ejército Constitucionalista ; 

Que esta Primera Jefatura, deseosa de organizar el Gobierno 
Provisional de acuerdo con las ideas y tendencias de los hombres 
que con las armas en la mano hicieron la Revolución Constituciona- 
lista, y que, por lo mismo, estaban íntimamente penetrados de los 
ideales que venía persiguiendo, convocó en la Ciudad de México 
una asamblea de Generales, Gobernadores y jefes con mando de tro- 
pas, para que éstos acordaran un programa de gobierno, indicaran 
en síntesis general las reformas indispensables al logro de la reden- 



—133— 

ción social y política de la Nación, y fijaran la forma y época para 
restablecer el orden constitucionalj 

Que este propósito tuvo que aplazarse pronto, porque los Ge- 
nerales, Gobernadores y Jefes que concurrieron a las sesiones de 
la Convención Militar en la ciudad de México, estimaron convenien- 
te que estuviesen representados en ellas todos los elementos arma- 
dos que tomaron parte en la lucha contra la usurpación huertista, 
algunos de los cuales se habían abstenido de concurrir, a pretexto 
de falta de garantías y a causa de la rebelión que en contra de es- 
ta Primera Jefatura había iniciado el general Francisco Villa, y 
quisieron, para ello, trasladarse a la ciudad de Aguascalientes, que 
juzgaron el lugar más indicado y con las condiciones de neutrali- 
dad apetecidas para que la Convención Militar continuase sus tra- 
bajos; 

Que los miembros de la Convención tomaron este acuerdo des- 
pués de haber confirmado al que suscribe, en las funciones que ve- 
nía desempeñando, como Primer Jefe de la Revolución Constitu- 
cionalista y Encargado del Poder Ejecutivo de la República, de que 
hizo entonces formal entrega, para demostrar que no lo animaban 
sentimientos bastardos de ambición personal, sino que, en vista de 
las dificultades existentes, su verdadero anhelo era que la acción 
revolucionaria no se dividiese, para no malograr los frutos de la 
Revolución triunfante ; 

Que esta Primera Jefatura no puso ningún obstáculo a la trans- 
lación de la Convención Militar a la ciudad de Aguascalientes, aun- 
que estaba íntimamente persuadida de que, lejos de obtenerse Ja 
conciliación que se deseaba, se había de hacer más profunda la se- 
paración entre el Jefe de la División del Norte y el Ejército Cons- 
titucionalista, porque no quiso que se pensara que tenía el propo- 
sito deliberado de excluir a la División del Norte de la discusión 
sobre los asuntos más trascendentales, porque no quiso tampoco 
aparecer rehusando que se hiciera el último esfuerzj conciliatorio, 
y porque consideró que era preciso, para bien de la Revolución, que 
los verdaderos propósitos del general Villa se revelasen de urja 
manera palmaria ante la conciencia nacional, sacando de su error a 
los que de buena fe creían en la sinceridad y en el patriotismo del 
general Villa y del grupo de hombres que le rodean; 






—13 

Que apenas iniciados en Aguascalientes los trabajos de la Con- 
tención, quedaron al descubierto las maquinaciones de los agentes 
villistas, que desempeñaron en aquella el papel principal, y se hizo 
sentir el sistema de amenazas y de presión que, sin recato, se puso 
en práctica contra los que, por su espíritu de independencia y sen- 
timientos de honor, resistían las imposiciones que el Jefe de la Di- 
visión del Norte hacía para encaminar a su antojo los trabajos de 
la Convención; 

Que, por otra parte, muchos de los jefes que concurrieron a la 
Convención de Aguascalientes, no llegaron a penetrarse de la im- 
portancia y misión verdadera que tenía dicha Convención, y poco 
o nada experimentados en materias políticas, fueron sorprendidos 
en su buena fe por la malicia de los agentes villistas, y arrastrados 
a secundar inadvertidamente las maniobras de la División del Nor- 
te, sin llegar a ocuparse de la causa del pueblo, esbozando siquiera 
el pensamiento general de la evolución y el programa de Gobierno 
Preconstitucional, que tanto se deseaba ; 

Que con el propósito de no entrar en una lucha de carácter 
personalista y de no derramar más sangre, esta Primera Jefatura 
puso de su parte todo cuanto le era posible para una conciliación, 
ofreciendo retirarse del poder siempre que se estableciera un Go- 
bierno capaz de llevar a cabo las reformas políticas y sociales que 
exige el país. Pero no habiendo logrado contentar los apetitos de 
poder cié la División del Norte, no obstante las sucesivas concesio- 
nes hechas por la Primera Jefatura, y en vista de la actitud bien 
definida de un gran número de jefes constitucionalistas que, desco- 
nociendo los acuerdos tomados por la Convención de Aguascalien- 
tes, ratificaron su adhesión al Plan de Guadalupe, esta Primera Je- 
fatura se ha visto en el caso de aceptar la lucha que ha iniciado la 
reacción que encabeza por ahora el general Francisco Villa. 

Que la calidad de los elementos en que se apoya al general Vi- 
lla, que son los mismos que impidieron al Presidente Madero orien- 
tar su política, en un sentido radical, fueron, por lo tanto, los res- 
ponsables políticos de su caída y, por otra parte, las declaraciones 
terminantes hechas por el mismo Jefe de la División del Norte, en 
diversas ocasiones, de desear que se restablezca el orden constitu- 
cional antes de que se efectúen las reformas sociales y políticas que 



—135— 

exige el país, dejan entender claramente que la insubordinación del 
general Villa tiene un carácter netamente reaccionario y opuesto 
a los movimientos del Constitucionalista, y tiene el propósito de 
frustrar el triunfo completo de la Revolución, impidiendo el esta- 
blecimiento de un Gobierno Preconstitucional que se ocupara de ex- 
pedir y poner en vigor las reformas por las cuales ha venido luchan- 
do el país desde hace cuatro años. 

Que, en tal virtud, es un deber hacia la Revolución y hacia la 
Patria proseguir la Revolución comenzada en 1913, continuando la 
lucha contra los nuevos enemigos de la libertad del pueblo mexi- 
cano ; 

Que teniendo que subsistir, por lo tanto, la interrupción del or- 
den constitucional durante este nuevo período de la lucha, debe, en 
consecuencia, continuar en vigor el Plan de Guadalupe, que le ha 
servido de norma y de bandera, hasta que, cumplido debidamente 
y vencido el enemigo, pueda restablecerse el imperio de la Consti- 
tución ; 

Que no habiendo sido posible realizar los propósitos para que 
fué convocada la Convención Militar de Octubre, y siendo el obje- 
to principal de la nueva lucha, por parte de las tropas reaccionarius 
del general Villa, impedir la realización de las reformas revolucio- 
narias que requiere el pueblo mexicano, el Primer Jefe de la Revo- 
lución Constitucionalista tiene la obligación de procurar que, cuan- 
to antes, se pongan en vigor todas las leyes en que deben cristalizar 
las reformas políticas y económicas que el país necesita, expidiendo 
dichas leyes durante la nueva lucha que va a desarrollarse ; 

Que, por lo tanto, y teniendo que continuar vigente el Plan de 
Guadalupe en su parte esencial, se hace necesario que el pueblo me' 
xicano y el Ejército Constitucionalista conozcan con toda precisión 
los fines militares que se persiguen en la nueva lucha, que son el 
aniquilamiento de la reacción que renace encabezada por el gene- 
ral Villa, y los principios políticos y sociales que animan a esta Pri- 
mera Jefatura, y que son los ideales por los que ha venido luchando 
desde hace más de cuatro años el pueblo mexicano ; 

Que, por lo tanto, y de acuerdo con el sentir más generalizado 
de los Jefes del Ejército Constitucionalista, de los Gobernadores de 



—136— 

los Estados y de los demás colaboradores de la Revolución, e inter- 
pretando las necesidades del pueblo mexicano, he tenido a bien de- 
cretar lo siguiente : 

Art. lo. Subsiste el Plan de Guadalupe de 26 de marzo de 1913, 
hasta el triunfo completo de la revolución, y, por consiguiente, el 
ciudadano Venustiano Carranza continuará en su carácter de Pri- 
mer Jefe de la Revolución Constitucionalista y como Encargado del 
Poder Ejecutivo de la Nación, hasta que, vencido el enemigo, quede 
restablecida la paz. 

Art. 2o. El Primer Jefe de la Revolución y Encargado del Po- 
der Ejecutivo, expedirá y pondrá en vigor, durante la lucha, todas 
las leyes, disposiciones y medidas encaminadas a dar satisfacción a 
las necesidades económicas, sociales y políticas del país, efectuando 
las reformas que la opinión pública exige como indispensables para 
establecer un régimen que garantice la igualdad de los mexica- 
nos entre sí; leyes agrarias que favorezcan la formación de la 
pequeña propiedad, disolviendo los latifundios y restituyendo a 
los pueblos las tierras de que fueron injustamente privados; leyes 
fiscales encaminadas a obtener un sistema equitativo de impues- 
tos a la propiedad raíz; legislación para mejorar la condición del 
peón rural, del obrero, del minero, y, en general, de las clases 
proletarias; establecimiento de la libertad municipal como 
institución constitucional ; bases para un nuevo sistema de orga- 
nización del Ejército ; reformas de los sistemas electorales para 
obtener la efectividad del sufragio ; organización del Poder Judi" 
cial independiente, tanto en la Federación como en los Estados; re- 
visión de las leyes relativas al matrimonio y al estado civil de las 
personas ; disposiciones que garanticen el estricto cumplimiento de 
las Leyes de Reforma ; revisión de los Códigos Civil, Penal y de Co- 
mercio ; reformas del procedimiento judicial, con el propósito de 
hacer expedita y efectiva la administración de justicia; revisión de 
las leyes relativas a la explotación de minas, petróleo, aguas, bos- 
ques y demás recursos naturales del país, para destruir los monopo- 
lios creados por el antiguo régimen y evitar que se formen otros 
en lo futuro ; reformas políticas que garanticen la verdadera apli- 
cación de la Constitución de la República, y, en general, todas las 
demás leyes que se estimen necesarias para asegurar a todos los ha- 



—137— 

bitantes del país la efectividad y el pleno goce de sus derechos, y 
la igualdad ante la ley. 

Art. 3o. Para poder continuar la lucha y para poder llevar a 
cabo la obra de reformas a que se refiere el artículo anterior, el Je- 
fe de la Revolución, queda expresamente autorizado para convocar 
y organizar el Ejército Constitucionalista y dirigir las operaciones 
de la campaña ; para nombrar a los Gobernadores y comandantes 
militares de los Estados yremoverlos libremente; para hacer las 
expropiaciones por causa de utilidad pública, que sean necesarias 
para el reparto de tierras, fundación de pueblos y demás servicios 
públicos ; para contratar empréstitos y expedir obligaciones del Te- 
soro Nacional, con indicación de los bienes con que han de garan- 
tizarse; para nombrar y remover libremente los empleados federa- 
les de la administración civil y de los Estados y fijar las atribucio- 
nes de cada uno de ellos ; para hacer, directamente, o por medio de 
los jefes que al efecto autorice, las requisiciones de tierras, edifi- 
cios, armas, caballos, vehículos, provisiones y demás elementos de 
guerra; y para establecer condecoraciones y decretar recompensas 
por servicios prestados a la Revolución. 

Art. 4o. Al triunfo de la Revolución, reinstalada la Suprema 
Jefatura en la ciudad de México y después de efectuarse las elec- 
ciones de Ayuntamiento en la mayoría de los Estados de la Repú- 
blica, el Primer Jefe de la Revolución, como Encargado del Poder 
Ejecutivo, convocará a elecciones para él Congreso de la Unión, 
fijando en la convocatoria las fechas y los términos en que dichas 
elecciones habrán de celebrarse. 

Art. 5o. Instalado el Congreso de la Unión, el Primer Jefe de 
la Revolución dará cuenta ante él del uso que haya hecho de las fa- 
cultades de que por el presente se haya investido, y espcialmente le 
someterá las reformas expedidas y puestas en vigor durante la lu- 
cha, con el fin de que el Congreso las ratifique, enmiende o comple- 
mente, y para que eleve a preceptos constitucionales a aquellas que 
deban tener dicho carácter, antes de que restablezca el orden cons- 
titucional. 

Art. 6o. El Congreso, de la Unión expedirá las convocatorias 
correspondientes para la elección de Presidente de la República, y 



—138— 

una vez efectuada ésta, el Primer Jefe de la Nación entregará al 
electo el Poder Ejecutivo de la Nación. 

Art. 7o. En caso de falta absoluta del actual Jefe de la Re- 
volución y mientras los Generales y Gobernadores proceden a ele- 
gir al que deba substituirlo, desempeñará transitoriamente la Pri- 
mera Jefatura el Jefe de Cuerpo de Ejército, del lugar donde se 
encuentre el Gobierno Revolucionario al ocurrir la falta del Pri- 
mer Jefe. 

Constitución y Reformas. 

H. Veracruz, diciembre 12 de 1914.— V. Carranza. 

Al C. Oficial Mayor Encargado del Despacho de Gobernación. 
— Presente. 

Y lo comunico a usted para su conocimiento y fines consiguien- 
tes. 

Veracruz, diciembre 12 de 1914. 

El Oficial Mayor, 
Adolfo de la Huerta. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 1 de "El Constitucio- 
nalista," en la II. Veracruz, Ver., el 12 de diciembre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Consti- 
tucionalista, Encargado del Poder Ejecutivo, considerando que, pa- 
ra el mejor logro de los fines para que fué instituida la Comisión Re- 
guladora del precio del henequén en Yucatán, es indispensable pro- 
veerla de los recursos necesarios, he tenido a bien decretar lo si- 
guiente : 

Artículo lo. Se autoriza a la Comisión Reguladora del precio 
del henequén en Yucatán, para que emita billetes hasta el valor de 
diez millones de pesos, en la siguiente forma: 

Tres millones en billetes de $ 5.00 

Tres millones en billetes de 10.00 

Dos millones en billetes de 20.00 

Dos millones en billetes de 50.00 

Artículo 2o. Los billetes a que se refiere el artículo anterior 
serán de curso legal y forzoso en el Estado de Yucatán, y en el de 



—139— 

Campeche si a éste extendiere sus operaciones la Comisión Regula- 
dora. 

Artículo 3o. El producto de la emisión que se autoriza se de- 
dicará a la compra de henequén conforme a la concesión respectiva 
y para los fines a que la Comisión Reguladora esté destinada. 

Artículo 4o. La emisión que autoriza el presente decreto queda 
garantizada : 

I. Con diez millones de pesos que constituye el capital actual 
de la Comisión Reguladora, 

II. Con el henequén que se adquirirá con el producto de la 
emisión que se autoriza, 

III. Con el producto de las contribuciones actuales y futuras 
que a beneficio de la Comisión Reguladora ha impuesto o imponga 
el Gobierno del Estado. 

IV. Con el monto total del activo de la Comisión Regulado- 
ra, y 

V. Con la garantía subsidiaria del Gobierno del Estado de Yu- 
catán. 

Artículo 5o. Queda obligada la Comisión Reguladora a redi- 
mir el papel que tenga en circulación conforme a la presenete au- 
torización, en el término de cinco años, contados desde la fecha del 
presente decreto, o antes si la mencionada Comisión liquidare sus 
operaciones. 

Artículo 6o. La Secretaría de Hacienda nombrará una perso- 
na que se encargue de inspeccionar las operaciones de la Comisión 
Reguladora. El sueldo que se asigne al inspector será pagado por 
la Comisión Reguladora. 

Artículo 7ó. La Secretaría de Hacienda expedirá un reglamen- 
to para regularizar las funciones o inspección de la Comisión Re- 
guladora. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Veracruz a 12 de di- 
ciembre de 1914. — Firmado, V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 2 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz, Ver., el 19 de diciembre de 1914. 



—140— 

VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Encardado del Poder Ejecutivo, en uso de las faculta- 
des extraordinarias de que estoy investido, he tenido a bien de- 
cretar lo siguiente : 

Art. lo. Se modifica y adiciona el artículo lo. del decreto ex- 
pedido por esta Primera Jefatura con fecha 17 de octubre del año 
actual, en los siguientes términos : 

Art. lo. Se reforma y adiciona la fracción IV del artículo lo. 
de la ley de ingresos expedida por el Congreso de la Unión para 
el año fiscal de 1912 a 1913, vigente en la actualidad, como sigue : 

IV. Derechos de exportación sobre los siguientes productos : 

A. Raíz de Zacatón, a razón de $6.00 los mil kilos, peso bruto. 

B. Habas, a razón de 2 centavos kilogramo, peso bruto. 

C. Ixtle : 

a. Lechuguilla, a razón de 1 centavo kilogramo, peso bruto. 

b. Palma, a razón de 3¡4 de centavo kilogramo, peso bruto. 

c. Espadín y samandoqui, a razón de 1|2 centavo kilogramo, 
peso bruto. 

d. Chicle, a razón de 3 centavos kilogramo, peso neto. 

E. Guayule en yerba, en estado natural o triturado, a razón de 
1 centavo kilogramo, peso bruto. 

F. Goma de caucho y de guayule, a razón de 10 centavos ki- 
logramo, peso neto. 

G. Vainilla, a razón de $2.00 kilogramo, peso neto. 

H. Maíz, a razón de 2 centavos kilogramo, peso bruto. 
I. Trigo, a razón de 3 centavos kilogramo, peso bruto. 
J. Frijol, a razón de 2 centavos kilogramo, peso bruto. 
K. Arroz, a razón de 3 centavos kilogramo, peso bruto. 
L. Garbanzo, a razón de 3 centavos kilogramo, peso bruto. 
M. Café: 

a. En grano, a razón de 5 centavos kilogramo, peso neto. 

b. Con película, a razón de 4 centavos kilogramo, peso neto. 
N. Azúcar refinado, a razón de 3 centavos el kilogramo, peso 

bruto. 



—141— 

O. Azúcar Maseabado y Melazas, a razón de 2 centavos el ki- 
logramo, peso bruto. 

P. Alcohol, aguardiente, tequila y demás bebidas embriagan- 
tes, a razón de 2 centavos el litro. 

Q. Alfalfa : 

a. Fresca, a razón de $2.50 los mil kilogramos, peso bruto. 

b. Seca, a razón de $7.50 los mil kilogramos, peso bruto. 
R. Cueros y pieles sin curtir: 

a. Los de venado, a razón de 15 centavos kilogramo, peso bru- 
to. 

b. Los de chivo, a razón de 12 centavos kilogramo, peso bruto. 

c. Los de res u otros, a razón de 8 centavos el kilogramo, peso 
bruto. 

S. Lanas de todas clases, a razón de 8 centavos el kilogramo, 
peso bruto. 

T. Ganado caballar. Por cabeza, $20.00. 
U. Ganado vacuno : 

a. Becerros, por cabeza, $8.00. 

b. Novillos de un año, por cabeza, $12.00. 

c. Novillos de dos años, por cabeza. $16.00. 

d. Toros y novillos de tres años o más, por cabeza, $20.00. 

e. Hembras de cualquiera edad, por cabeza, $20.00. 
V. Ganado mular, por cabeza, $20.001 

W. Ganado cabrío y ovejuno, por cabeza, $2.00. 
X. Ganado asnal, por cabeza, $1.00. 

Y. Cerdos y leehoncillos, a razón de 3 centavos kilogramo. 
Z. Grano de cebada, a razón de 3|4 de centavo kilogramo, peso 
bruto. 

Transitorio. 

Este decreto comenzará a regir el día lo. de enero de 1915 y 
se aplicará a las mercancías que se exporten en buques que zarpen 
del puerto de su embarque, después de las doce de la noche del 31 
del corriente mes o que crucen la frontera internacional después de 
la citada hora. 

Por tanto, mando se imprima, publique y circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 



—142— 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Veracruz, a 17 de di- 
ciembre de 1914. — Firmado, V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 2 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz, Ver., el 19 de diciembre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Encargúelo del Poder Ejecutivo de la Unión, ha teni- 
do a bien expedir el siguiente decreto : 

CONSIDERANDO : Que por los primeros contactos tenidos en- 
tre las fuerzas del Ejército Constitucionalista y los que militan a 
las órdenes de los generales Villa, Zapata y Angeles, se ha venido 
en conocimiento de que las fuerzas enemigas están mandadas en 
gran parte por Oficiales y Jefes pertenecientes al antiguo Ejército. 
Federal; 

CONSIDERANDO: Que esto demuestra una vez más que los 
enemigos del Ejército Constitucionalista son ahora los mismos ele- 
mentos que sostuvieron al general Huerta, y que, no habiendo sido 
aniquilados, vuelven a reorganizarse bajo la bandera del villismo 
y del zapatismo ; 

CONSIDERANDO: Que conforme a la ley de veintisiete de 
enero de 1883, los oficiales y Jefes que perteneciendo al Ejército Fe- 
deral lucharon contra el Ejército Constitucionalista se hicieron reos 
de la pena de muerte, pero por razones de humanidad, al entrar el 
Ejército Constitucionalista a la Capital de la República en el mes 
de agosto, dichos Oficiales y Jefes que se rindieron a discreción no 
fueron pasados por las armas; 

CONSIDERANDO : Que, al comprobarse su nueva participación 
en el movimiento reaccionario armado para impedir el completo 
triunfo de la Revolución Constitucionalista, se impone la necesidad 
de una medida de rigor, para evitar, una vez por todas, que vuel- 
van nuevamente a tomar las armas contra la causa del pueblo. Por 
lo tanto, 



—143— 
SE DECRETA: 

Artículo lo. Todo Oficial o Jefe que habiendo pertenecido al 
Ejército Federal fuere cogido con las armas en 1? mano, sirviendo 
contra la causa Constitucionalista, será ejecutado el mismo día en 
que quedare identificado como Oficial o Jefe del antiguo Ejército 
Federal. 

Artículo 2o. El Jefe de las armas que hiciere la aprehensión 
ordenará la ejecución dicha y levantará tan sólo una acta de ella. 

Constitución y Reformas. H. Veracruz, diciembre 18 de 1914. 
— Firmado, V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núni. 2 de "El Constitucio- 
nalista," en la H. Veracruz, Ver., el 19 de diciembre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Consti- 
tucionalista, Encargado del Poder Ejecutivo, en uso de las facul- 
tades extraordinarias de que estoy investido, y en vista de las 
condiciones anormales que prevalecen en la República, he tenido 
a bien decretar lo siguiente -. 

Artículo lo. Se prorroga por dos meses más. o sea hasta el 
día último de febrero de mil novecientos quince, el plazo para pre- 
sentar las manifastaciones a que se refiere el artículo 5o. de la Ley 
del Catastro de fecha 19 de septiembre del año actual. En los lu- 
gares no ocupados en la actualidad por las fuerzas constitución a - 
listas. comenzará a contarse el plazo de dos meses desde el día en 
que las citadas fuerzas vuelvan a tomar posesión de ellos. 

Por tanto, mando se imprima, publique y circule y se le lé >ú 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Veracruz, a 25 de 
diciembre de 1914. — Firmado, V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núni. 3 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz. Ver., el 26 de diciembre de 1914. 



—144— 

VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Consti- 
tucionalista, Encargado del Poder Ejecutivo, en uso de las facul- 
tades extraordinarias de que estoy investido, y considerando que 
es de urgente necesidad remediar la escasez de trigo y harina que, 
por la incomunicación con los puntos productores del interior del 
país, se viene experimentando en los Estados del Golfo de México, 
he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Artículo lo. Durante el término de dos meses que comenza- 
rán a correr el lo. de enero de 1915, mil novecientos quince, estará 
exento de derechos de importación el trigo que se introduzca a la 
Eepública por cualesquiera de las aduanas marítimas del Golfo de 
México. 

Artículo 2o. En el mismo período de tiempo la harina de tri- 
go que se introduzca por las aduanas mencionadas, pargará por de- 
rechos de importación, tres centavos por kilogramo, peso legal. 

Transitorio. 

Se aplicarán las disposiciones del presente decreto a las mer- 
cancías importadas por embarcaciones que fondeen en el puerto de 
destino después de las doce de la noche del 31 del mes actual. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Veracruz, a 25 de 
diciembre de 1914. — Firmado, V. Carranza. 

Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 3 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz, Ver., el 26 de diciembre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la República Me- 
xicana y Jefe de la Revolución, en virtud de las facultades de 
que me encuentro investido y 

CONSIDERANDO : 

Que durante largos años de tiranía sufrida por la República, 



—145— 

se ha pretendido sistemáticamente centralizar el Gobierno, desvir- 
tuando la Institución Municipal, y que la organización que hoy tie- 
nen varias Entidades Federativas solo es apropiada para sostener 
un Gobierno' absoluto y despótico, porque hace depender a los fun- 
cionarios que más influencia ejercen en las Municipalidades, de la 
voluntad de la primera autoridad del Estado ; 

Que es insostenible ya la práctica establecida por los Gobier- 
nos de imponer como autoridades políticas, personas enteramente 
extrañas a los municipios, las que no han tenido otro carácter que 
el de agentes de opresión y se han señalado como los ejecutores in- 
condicionales de la voluntad de los gobernantes, a cuyo servicio 
han puesto el fraude electoral, el contingente de sangre, el despo- 
jo de las tierras y la extorsión de los contribuyentes; 

Que el ejercicio de las libertades municipales educa directa- 
mente al pueblo para todas las otras funciones democráticas, des- 
pierta su interés por los asuntos públicos, haciéndole comprender, 
por la experiencia diaria de la vida, que se necesita del esfuerzo 
común para lograr la defensa de los derechos de cada uno, y para 
que la actividad libre de los ciudadanos goce de protección y am- 
paro ; 

Que la autonomía de los municipios moralizará la administra- 
ción y hará más efectiva la vigilancia de sus intereses, impulsará 
el desarrollo y funcionamiento de la enseñanza primaria en cada 
una de las regiones de la República, y el progreso material de las 
municipalidades y su florecimiento intelectual — obtenido por la 
libertad de los Ayuntamientos — constituirá el verdadero adelanto 
general del país y contribuirá en primera línea al funcionamiento 
orgánico de las instituciones democráticas, que son en su esencia 
el Gobierno del pueblo por el pueblo ; 

Que las reformas iniciadas por esta Primera Jefatura, inter- 
pretando las aspiraciones populares y los propósitos de la Revolu- 
ción, serían ilusorias si su cumplimiento y aplicación no se confia- 
se a autoridades particularmente interesadas en su realización, y 
con la fuerza y libertad bastantes para que puedan ser una garan- 
tía efectiva de los progresos realizados por la legislación revolu- 
cionaria ; 

Que el municipio independiente es la base de la libertad poli- 



—146— 

tica de los pueblos, así como la primera condición de su bienestar 
y prosperidad, puesto que las autoridades municipales están más 
capacitadas, por estrecha proximidad al pueblo, para conocer sus 
necesidades y, por consiguiente, para atenderlas y remediarlas con 
eficacia; 

Que introduciendo en la Constitución la existencia del Muni- 
cipio Libre, como base de la organización política de los Estados, 
queda así suprimida definitivamente la odiosa institución de las 
Jefaturas Políticas; 

Que elevada con esta reforma a categoría de precepto consti- 
tucional la existencia autónoma de los Municipios, defenderá la 
fuerza pública de la autoridad municipal; pero para evitar la po- 
sibilidad de fricciones entre las autoridades municipales y las de la 
Federación o de los Estados, la fuerza pública del municipio donde 
el Poder Ejecutivo resida, quedará exclusivamente el mando de 
éste. 

Por todo lo cual he tenido a bien decretar : 

Artículo único. Se reforma el artículo 109 de la Constitución 
Federal de los Estadas Unido Mexicanos, de 5 de febrero de 1857, 
en los términos que siguen: 

Los Estados adoptarán para su régimen interior la forma de 
gobierno republicano, representativo, popular, teniendo como base 
de su división territorial y de su organización política, el Munici- 
pio libre, administrado por Ayuntamientos de elección popular di- 
recta y sin que haya autoridades intermedias entre éstos y el Go- 
bierno del Estado. 

El Ejecutivo Federal y los gobernadores de los Estado , ten- 
drán el mando de la fuerza pública de los municipios donde resi- 
dieren habitual o transitoriamente. 

Los Gobernadores no podrán ser reelectos, ni durar en su en- 
cargo por un período mayor de eis años. 

TRANSITORIO. 

Esta reforma comenzará a regir desde esta fecha y se publi- 
cará por Bando y Pregón. 

Dado en la H. Veracruz, a los veinticinco días del mes de di- 
ciembre de mil novecientos catorce. 



—147— 

El Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, Encargado del 
Poder Ejecutivo de la República y Jefe de la Revolución, V. Ca- 
rranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 3 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz, Ver., el 26 de diciembre de 1914. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de los Estados Unidos 
Mexicanos y Jefe de la Revolución, en virtud de las facultades 
de que me encuentro investido y 

CONSIDERANDO : 

Que el matrimonio tiene como objetos esenciales la procreación 
de la especie, la educación de los hijos y la mutua ayuda de los 
contrayentes para soportar las cargas de la vida ; que, en esa vir- 
tud se contrae siempre en concepto de unión definitiva, pues los 
cónyuges al unirse entienden conseguir por ese medio la realiza- 
ción de sus más altos ideales ; pero, desgraciadamente no siempre 
se alcanzan los fines para los cuales fué contraído el matrimonio, 
y, por excepcionales que puedan ser estos casos la Ley debe justa- 
mente atender a remediarlos, relevando a los cónyuges de la obli- 
gación de permanecer unidos durante toda su existencia, en un 
estado irregular contrario a la naturaleza y a las necesidades hu- 
manas ; 

Que lo que hasta ahora se ha llamado divorcio en nuestra le- 
gislación, o sea la simple separación de los consortes sin disolver 
el vínculo, única forma que permitió la ley de 14 de diciembre de 
1874. lejos de satisfacer la necesidad social de reducir a su míni- 
ma expresión las consecuencias de las uniones desgraciadas, sólo 
crea una situación irregular, peor que la que trata de remediarse, 
porque fomenta la discordia entre las familias, lastimando honda- 
mente los afectos entre padres e hijos y extendiendo la desmora- 
lización en la sociedad; 



JE1ATUHA X 



—148— 

Que esa simple separación de los consortes crea, además, una 
situación anómala de duración indefinida, que es contraria a la 
naturaleza y al derecho que tiene todo ser humano de procurar su 
bienestar y la satisfacción de sus necesidades, por cuanto condena 
a los cónyuges separados a perpetua inhabilidad para los más al- 
tos fines de la vida ; 

Que la experiencia y el ejemplo de las naciones civilizadas en- 
señan que el divorcio que disuelve :1 vínculo es el único medio ra- 
cional de subsanar, hasta donde es posible, los errores de uniones 
que no pueden o no deben subsistir ■ 

Que admitiendo el principio establecido por nuestras Leyes de 
Reforma, de que el matrimonio es un contrato civil, formado prin- 
cipalmente por la espontánea y libre voluntad de los contrayentes, 
es absurdo que deba subsistir cuando esa voluntad falta por com- 
pleto, o cuando existan causas que hagan definitivamente irrepa- 
rable la desunión consumada ya por las circunstancias; 

Que tratándose de uniones que por irreductible incompatibili- 
dad de caracteres, tuvieran que deshacerse por la voluntad de las 
partes, se hace solamente necesario cerciorarse de la definitiva vo- 
luntad de esos cónyuges para divorciarse, y de la imposibilidad 
absoluta de remediar sus desavenencias o de resolver sus crisis, lo 
cual puede comprobarse por el transcurso de un período racional 
de tiempo, desde la celebración del matrimonio hasta que se permi- 
ta su disolución, para convencerse así de que la desunión moral de 
los cónyuges es irreparable; 

Que, por otra parte, el divorcio por consentimiento mutuo es 
un medio discreto de cubrir las culpas graves de alguno de los cón- 
yuges por medio de la voluntad de ambos para divorciarse, sin ne- 
cesidad de dejar sobre las respectivas familias, o sobre los hijos, 
la mancha de una deshonra; 

Que, además, es bien conocida la circunstancia de que el ma- 
trimonio entre las clases desheredadas de este país es excepcional, 
realizándose la mayor parte de las uniones de ambos sexos por 
amasiato, que casi nunca llegan a legalizarse, ya sea por la pobre- 
za de los interesados o por temor instintivo de contraer un lazo de 
consecuencias irreparables, y en estas condiciones es evidente que 
la institución del divorcio que disuelve el vínculo es el medio más 



—149— 

directo y poderoso para reducir a su mínimun el número de unio- 
nes ilegítimas entre las clases populares, ciue forman la inmensa 
mayoría de la Nación Mexicana, disminuyendo, como consecuencia 
forzosa el número de hijos cuya condición está actualmente fuera 
de la Ley; 

Que, además, es un hecho fuera de toda duda, que en las cla- 
ses medias de México la mujer, debido a las condiciones especía- 
les de educación y costumbres de dichas clases, está incapacitada 
para la lucha económica por la vida, de donde resulta que la mu- 
jer cuyo matrimonio llega a ser un fracaso se convierte en una víc- 
tima del marido, y se encuentra en una condición de esclavitud de 
la cual le es imposible salir si la ley no la emancipa desvinculándo- 
la del marido; 

Que, en efecto, en la clase media la separación es casi siempre 
provocada por culpa del marido, y es de ordinario la mujer quien 
la necesita, sin que con esto haya llegado a conseguir hasta hoy 
otra cosa que apartar temporalmente a la mujer del marido, pero 
sin remediar en nada sus condiciones económicas y sociales, por 
lo que sin duda el establecimiento del divorcio tendería, principal- 
mente en nuestra clase media, a levantar a la mujer y a darle po- 
sibilidades de emanciparse de la condición de esclavitud que en 
la actualidad tiene; 

Que, por otra parte, la institución del divorcio no encontraría 
obstáculo serio en las clases elevadas y cultas, supuesto que las 
enseñanzas de otros países en donde se encuentra establecido, las 
tiene acostumbradas a mirar el divorcio que disuelve el vínculo co- 
mo perfectamente natural; 

Que la experiencia de países tan cultos como Inglaterra, Fran- 
cia y Estados Unidos de Norte América, ha demostrado ya, hasta 
la evidencia, que el divorcio que disuelve el vínculo, es un pode- 
roso factor de moralidad, porque, facilitando la formación de nue- 
vas uniones legítimas, evita la multiplicidad de los concubinatos, 
y, por lo tanto, el pernicioso influjo que necesariamente ejercen en 
las costumbres públicas; de mayor estabilidad a los afectos y re- 
laciones conyugales; asegura la felicidad de mayor número de fa- 
milias y no tiene el inconveniente grave de obligar a los que, por 



— 150 — 

error o ligereza, fueron al matrimonio, a pagar su falta con la es- 
clavitud de toda su vida; 

Que si bien la aceptación del divorcio que disuelve el vínculo 
es el medio directo de corregir una verdadera necesidad social, de- 
be tenerse en cuenta que sólo se trata de un caso de excepción, y 
no de un estado que sea la condición general de los hombres en la 
sociedad; por lo cual es preciso reducirlo sólo a los casos en que la 
mala condición de los consortes es ya irreparable en otra forma 
que no sea su absoluta separación. 

Por lo tanto, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Artículo lo. Se reforma la fracción IX del artículo 23 de la 
Ley de 14 de diciembre de 1874 reglamentaria de las Adiciones y 
Reformas de la Constitución Federal decretadas el 25 de diciembre 
de 1873, en los términos siguientes : 

Fracción IX. El matrimonio podrá disolverse en cuanto al 
vínculo, ya sea por el mutuo y libre consentimiento de los cónyu- 
ges cuando el matrimonio tenga más de tres años de celebrado, o 
en cualquier tiempo por causas que hagan imposible o indebida la 
realización de los fines del matrimonio, o por faltas graves de al- 
guno de los cónyuges, que hagan irreparable la desavenencia con- 
yugal. Disuelto el matrimonio, los cónyuges pueden contraer una 
nueva unión legítima. 

Artículo 2o. Entretanto se restablece el orden constitucional 
en la República, los Gobernadores de los Estados quedan autori- 
zados para hacer en los respectivos Códigos Civiles, las modifica- 
ciones necesarias a fin de que esta ley pueda tener aplicación. 

TRANSITORIO. Esta ley será publicada por Bando y Pre- 
gonada, y comenzará a surtir sus efectos desde esta fecha. 

Constitución y Reformas. Veracruz, a los 29 días del mes de 
diciembre de 1914. — V. Carranza. 



Nota : Este Decreto se publicó en el núm. 4 de "El Constitu" 
cionalista," en la H. Veracruz, Ver., el 2 de enero de 1915. 



—151— 

VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de lo Estados Uni- 
dos Mexicanos y Jefe de la Revolución, en virtud de las facul- 
tades de que me encuentro investido y 

CONSIDERANDO : 

Que una de las causas más generales del malestar y desconten- 
to de las poblaciones agrícolas de este país, lia sido el despojo de 
los terrenos de propiedad comunal o de repartimiento, que les ha- 
bían sido concedidos por el Gobierno Colonial como medio de ase- 
gurar la existencia de la clase indígena, y que, a pretexto de cum- 
plir con la ley de 25 de junio de 1856 y demás disposiciones que 
ordenaron el fraccionamiento y reducción a propiedad privada de 
aquellas tierras entre los vecinos del pueblo a que pertenecían, que- 
daron en poder de unos cuantos especuladores ; 

Que en el mismo caso se encuentran multitud de otros pobla- 
dos de diferentes partes de la República, y que, llamados congre- 
gaciones, comunidades o rancherías, tuvieron origen en alguna fa- 
milia o familias que poseían en común extensiones más o menos 
grandes de terreno, los cuales siguieron conservándose indivisos 
por varias generaciones, o bien en cierto número de habitantes que 
se reunían en lugares propicios, para adquirir y disfrutar, manco- 
munadamente, aguas, tierras y montes, siguiendo la antigua y ge- 
neral costumbre de los pueblos indígenas ; 

Que el despojo de los referidos terrenos se hizo, no solamente 
por medio de enagenaciones llevadas a efecto por las autoridades 
políticas en contravención abierta de las leyes mencionadas, sino 
también por concesiones, composiciones o ventas concertadas con 
los Ministros de Fomento y Hacienda, o a pretexto de apeos y des- 
lindes, para favorecer a los que hacían denuncios de excedencias o 
demasías, y las llamadas compañías deslindadoras ; pues de todas 
estas maneras se invadieron los terrenos que durante largos años 
pertenecieron a los pueblos y en los cuales tenían éstos la base de 
su subsistencia ; 

Que, según se desprende de los litigios existentes, siempre han 



—152— 

quedado burlados los derechos de los pueblos y comunidades, debi- 
do a que, careciendo ellos, conforme al artículo 27 de la Constitu- 
ción Federal, de capacidad para adquirir y poseer bienes raíces, 
se les hacía carecer también de personalidad jurídica para defen- 
der sus derechos y, por otra parte, resultaba enteramente ilusoria 
la protección que la ley de terrenos baldíos, vigente, quiso otorgar- 
les al facultar a los síndicos de los Ayuntamientos de las Munici- 
palidades para reclamar y defender los bienes comunales en las 
cuestiones en que esos bienes se confundiesen con los baldíos, ya 
que, por regla general, los síndicos nunca se ocuparon de cumplir 
esa misión, tanto porque les faltaba interés que los excitase a 
obrar, como porque los Jefes Políticos y los Gobernadores de los 
Estados, estuvieron casi siempre interesados en que se consumasen 
las expoliaciones de los terrenos de que se trata; 

Que privados los pueblos indígenas de las tierras, aguas y mon- 
tes que el Gobierno colonial les concedió, así como también las 
congregaciones y comunidades de sus terrenos, y concentrada la 
propiedad rural del resto del país en pocas manos, no ha quedado 
a la gran masa de la población de los campos otro recurso para pro- 
porcionarse lo necesario a su vida, que alquilar a vil precio su tra- 
bajo a los poderosos terratenientes, trayendo ésto, como resulta- 
do inevitable, el estado de miseria, abyección y esclavitud de he- 
cho, en que esa enorme cantidad de trabajadores ha vivido y vive 
todavía ; 

Que en vista de lo expuesto, es palpable la necesidad de vol- 
ver a los pueblos los terrenos de que han sido despojados, cómo un 
acto de elemental justicia y como la única forma efectiva de ase- 
gurar la paz y de promover el bienestar y mejoramiento de nues- 
tras clases pobres, sin que a esto obsten los intereses creados a fa* 
vor de las personas que actualmente poseen los predios en cuestión : 
porque, aparte de que esos intereses no tienen fundamento legal, 
desde el momento en que fueron establecidos con violación expre- 
sa de las leyes que ordenaron solamente el repartimionto de los 
bienes comunales entre los mismos vecinos, y no su enajenación en 
favor de extraños, tampoco han podido sancionarse o legitimarse 
esos derechos por una larga posesión, tanto porque las leyes antea 
mencionadas no establecieron las prescripciones adquisitivas res- 



-153— 

pecto de esos bienes, como porque los pueblos a que pertenecían 
estaban imposibilitados de defenderlos por falta de personalidad 
necesaria para comparecer en juicio ; 

Que es probable que, en algunos casos no pueda realizarse la 
restitución de que se trata, ya porque las enajenaciones de los te- 
rrenos que pertenecían a los pueblos se hayan hecho con arreglo a 
la ley, ya porque los pueblos hayan extraviado los títulos o los que 
tengan sean deficientes, ya porque sea imposible identificar los te- 
rrenos o fijar la extensión precisa de ellos, ya, en fin, por cualquiera 
otra causa; pero como el motivo que impide la restitución, por más 
justo y legítimo que se le suponga, no argulle en contra de la difí- 
cil situación que guardan tantos pueblos, ni mucho menos justifica 
que esa situación angustiosa continúe subsistiendo, se hace preciso 
salvar la dificultad de otra manera que sea conciliable con los in- 
tereses de todos ; 

Que el modo de proveer a la necesidad que se acaba de apun- 
tar, no puede ser otro que el de facultar a las autoridades militares 
superiores que operen en cada lugar, para que, efectuando las ex- 
propiaciones que fueren indispensables, den tierras suficientes a los 
pueblos que carecían de ellas, realizando de esta manera uno de los 
grandes principios inscritos en el programa de la Revolución, y es- 
tableciendo una de las primeras bases sobre que debe apoyarse la 
reorganización del país; 

Que proporcionando el modo de que los numerosos, pueblos re- 
cobren los terrenos de que fueron despojados, o adquieran los .que 
necesiten para su bienestar y desarrollo, no se trata de revivir las 
antiguas comunidades, ni de crear otras semejantes, sino solamente 
de dar esa tierra a la población rural miserable que hoy carece de 
ella, para que pueda desarrollar plenamente su derecho a la vida y 
librarse de la servidumbre económica, a que está reducida; es de 
advertir que la propiedad de las tierras no pertenecerá al común 
del pueblo, sino que ha de quedar dividida en pleno dominio, aun- 
que con las limitaciones necesarias para evitar que ávidos especula- 
dores particularmente extranjeros, puedan fácilmente acaparar esa 
propiedad, como sucedió casi invariablemente con el repartimiento 



—154— 

legalmente hecho de los ejidos y fundos legales dé los pueblos, a 
raíz de la Revolución de Ayutla. 

Por lo tanto, he tenido a bien expedir el siguiente Decreto: 

Art. lo. Se declaran nulas : 

I. Todas las enajenaciones de tierras, aguas y montes perte- 
necientes a los pueblos, rancherías, congregaciones o comunidades, 
hechas por los Jefes Políticos, Gobernadores de' los Estados o cual- 
quiera otra autoridad local, en contravención a lo dispuesto en la 
ley de 25 de junio de 1856 y demás leyes y disposiciones relativas; 

II. Todas las concesiones, composiciones o ventas de tierras. 
aguas y montes, hechas por las Secretarías de Fomento, Hacienda 
o cualquiera otra autoridad federal, desde el primero de diciembre 
de 1876, hasta la fecha, con las cuales se hayan invadido y ocupado 
ilegalmente los ejidos, terrenos de repartimiento o de cualquiera 
otra clase, pertenecientes a los pueblos, rancherías, congregaciones o 
comunidades, y 

III. Todas las diligencias de apeo o deslinde, practicadas du- 
rante el período de tiempo a que se refiere la fracción anterior, por 
compañías, jueces u otras autoridades, de los Estados o de la Fe- 
deración, con las cuales se hayan invadido y ocupado, ilegalmente. 
tierras, aguas y montes de los ejidos, terrenos de repartimiento o de 
cualquiera otra clase, pertenecientes a los pueblos, rancherías, con- 
gregaciones o comunidades. 

Art. 2o. La división o reparto que se hubiere hecho legítima- 
mente entre los vecinos de un pueblo, ranchería, congregación o co- 
munidad, y en la que haya habido algún vicio, solamente podrá ser 
nulificada cuando así lo soliciten las dos terceras partes de aquellos 
vecinos o de sus causahabitantes. 

Art. 3o. Los pueblos que necesitándolos, carezcan de ejidos, o 
que no pudieren lograr su restitución por falta de títulos, por im- 
posibilidad de identificarlos o porque legalmente hubieren sido ena- 
jenados, podrán obtener que se les dote del terreno suficiente para 
reconstituirlos conforme a las necesidades de su población, expro- 
piándose por cuenta del Gobierno nacional el terreno indispensable 
para ese efecto,, del que se encuentre inmediatamente colindante con 
los pueblos interesados. 



—155— 

Art. 4o. Para los efectos de esta ley y demás leyes agrarias que 
se expidieren, de acuerdo con el programa político de la Revolu- 
ción, se crearán: 

I. Una Comisión Nacional Agraria de nueve personas y que, 
presidida por el Secretario de Fomento, tendrá las funciones que 
esta ley y las sucesivas le señalen ; 

II. Una comisión local agraria, compuesta de cinco personas, 
por cada Estado o Territorio de la República, y con las atribucio- 
nes que las leyes determinen ; 

III. Los comités particulares ejecutivos que en cada Estado se 
necesiten, los que se compondrán de tres personas cada uno, con las 
atribuciones que se les señalen. 

Art. 5o. Los comités particulares ejecutivos dependerán en ca- 
da Estado de la comisión local agraria respectiva, la que a su vez, 
estará subordinada a la Comisión Nacional Agraria. 

Art. 6o. Las solicitudes de restitución de tierras pertenecientes 
a los pueblos que hubieren sido invadidos u ocupados ilegítimamen- 
te, y a que se refiere el artículo lo. de esta ley, se presentarán en 
los Estados directamente ante los Gobernadores, y en los Territo- 
rios y Distrito Federal, ante las autoridades políticas superiores, 
pero en los casos en que la falta de comunicaciones o el estado de 
guerra dificultare la acción de los gobiernos locales, las solicitudes 
podrán también presentarse ante los jefes militares que estén au- 
torizados especialmente para el efecto por el Encargado del Poder 
Ejecutivo ; a estas solicitudes se adjuntarán los documentos en que 
se funden. 

También se presentarán ante las mismas autoridades las solici- 
tudes sobre concesión de tierras para dotar de ejidos a los pueblos 
que carecieren de ellos, o que no tengan títulos bastantes para jus- 
tificar sus derechos de reivindicación. 

Art. 7o. La autoridad respectiva, en vista de las solicitudes 
presentadas, oirá el parecer de la comisión local agraria sobre la 
justicia de las reivindicaciones y sobre la conveniencia, necesidad y 
extensión en las concesiones de tierras para dotar de ejidos, y resol- 
verá si procede o no la restitución o concesión que se solicita, en 
caso afirmativo, pasará el expediente al comité particular ejecuti- 



—156— 

vo que corresponda, a fin de que, identificándose los terrenos, deslin- 
dándolos y midiéndolos, proceda a hacer entrega provisional de ellos 
a los interesados. 

Art. 8o. Las resoluciones de los Gobernadores o Jefes Milita- 
res, tendrán el carácter de provisionales, pero serán ejecutadas en 
seguida por el comité particular ejecutivo, y el expediente, con to- 
dos sus documentos y demás datos que se estimaren necesarios, se 
remitirá después a la comisión local agraria, la que, a su vez, lo ele- 
vará con un informe a la Comisión Nacional Agraria. 

Art. 9o. La Comisión Nacional Agraria dictaminará sobre la 
aprobación, rectificación o modificación, de las resoluciones eleva- 
das a su conocimiento, y en vista del dictamen que rinda el Encar- 
gado del Poder Ejecutivo de la Nación, sancionará las reivindica- 
ciones o dotaciones efectuadas, expidiendo los títulos respectivos. 

Art. 10o. Los interesados que se creyeren perjudicados con la 
resolución del Encargado del Poder Ejecutivo de la Nación, podrán 
ocurrir ante los tribunales a deducir sus derechos dentro del tér- 
mino de un año, a contar desde la fecha de dichas resoluciones, pues 
pasado ese término, ninguna reclamación será admitida. 

En los casos en que se reclame contra reivindicaciones y en que 
el interesado obtenga resolución judicial, declarando que no proce- 
día la restitución hecha a un pueblo, la sentencia sólo dará derecho 
a obtener del Gobierno de la Nación, la indemnización correspon- 
diente. 

En el mismo término de un año podrán ocurrir los propietarios 
de terrenos expropiados, reclamando las indemnizaciones que deban 
pagárseles. 

Art. lio. Una ley reglamentaria determinará la condición en 
que han de quedar los terrenos que se devuelvan o se adjudiquen a 
los pueblos, y la manera y ocasión de dividirlos entre los vecinos, 
quienes, entretanto los disfrutarán en común. 

Art. 12o. Los Gobernadores de los Estados, o, en su caso, los 
Jefes Militares de cada región autorizada por el Encargado del Po- 
der Ejecutivo, nombrarán desde luego la comisión local agraria y los 
comités particulares ejecutivos. 

Transitorio. Esta ley comenzará a regir desde la fecha de su 



—157— 

publicación mientras no concluya la actual guerra civil. Las auto- 
ridades militares liarán publicar y pregonar la presente ley en ca- 
da una de las plazas o lugares que fueren ocupando. 

Constitución y Reformas. H. Veracruz, enero seis de mil no- 
vecientos quince. — V. Carranza.— Rúbrica. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 5 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz, Ver., el 9 de enero de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de los Estados Unidos 
Mexicanos, en virtud de las facultades extraordinaria de que 
me encuentro investido y 

CONSIDERANDO : Que se hace necesario revisar, de una ma- 
nera completa y radical, la legislación petrolífera del país, regla- 
mentando cuidadosamente todo lo relativo a la exploración y explo- 
tación de depósitos de petróleo y carburos gaseosos de hidrógeno 
existentes en la República, con el fin de evitar que la industria pe- 
trolífera continúe, como hasta ahora, haciéndose exclusivamente en 
beneficio de las empresas petrolíferas con grandes perjuicios para la 
agricultura y para las vías fluviales del país, sin que de estas ex- 
plotaciones, ni la Nación, ni el Gobierno hayan obtenido los justos 
provechos que deben corresponderás ; 

Considerando : Que algunas empresas petrolíferas han estado 
haciendo construcciones de oleoductos, exploraciones, explotaciones, 
perforaciones de pozos y otras construcciones, sin la debida autori- 
zación del Gobierno legítimo de México, y que estos trabajos hechos 
arbitrariamente han tenido un gran desarrollo, sobre todo durante el 
período de perturbación de la paz porque ha atravesado el país du- 
rante los últimos cuatro años, aprovechando la falta de medios efec- 
tivos de coacción que pudiera oponer el Gobierno Mexicano ; 

Considerando : Que se hace necesario evitar la continuación de 
explotaciones indebidas que traerían mayores complicaciones que 



—158— 

embarazarían más todavía la labor ya difícil de revisar la validez 
de las explotaciones existentes y de unificar la condición jurídica 
de la propiedad petrolífera, y amenazarían constantemente con pro- 
ducir conflictos de carácter internacional que ocurren a causa de 
la nacionalidad de algunas de las empresas explotadoras de petró- 
leo que, sin embargo de no cumplir con las justas obligaciones que 
tienen hacia el país, de donde extraen inmensas riquezas, ocurren 
con gran facilidad a la protección de gobiernos extranjeros. 

Por lo tanto, he tenido a bien expedir el siguiente decreto : 

Art. lo. Desde esta fecha y hasta la expedición de las nuevas 
leyes que determinen la condición jurídica del petróleo y sus deri- 
vados, deberán suspenderse todas las obras que se estén ejecutando 
para construcción de oleoductos, perforación de pozos petrolíferos, 
y en general cualesquiera otras relacionadas con la explotación del 
petróleo. 

Art. 2o. Por ningún motivo podrán continuarse los trabajos 
que estuvieren empezados, aun con permisos provisionales expedi- 
dos por autoridades legítimas, sin obtener antes la autorización ex- 
presa de este Gobierno. 

- Art. 3o. La infracción de estas disposiciones hace responsables 
a las empresas petrolíferas y a sus administradores, de los perjui- 
cios causados por las obras cuando sea imposible volver las cosas a 
su anterior estado. El Gobierno Constitucionalista podrá mandar 
destruir las obras que se ejecutaren en contravención a lo dispues- 
to por este decreto, a costa de la empresa que las hubiere construido, 
de sus administradores o gerentes, o de cualquiera otra persona que 
aparezca manejando o dirigiendo la construcción. 

Art. 4o. Los manantiales de petróleo que broten por virtud de 
obras ejecutadas en contravención a la presente ley, se considerarán 
de propiedad de la Nación. 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Veracruz, a los siete 
días del mes de enero de mil novecientos quince. — V. Carranza. — 
Rúbrica. 

/ 

Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 5 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz, Ver., el 9 de enero de 1915. 



—159— 

"VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Consti- 
tucionalista, Encargado del Poder Ejecutivo y Jefe de la 
Revolución, en uso de la facultades extraordinarias de que 
estoy investido, y 

CONSIDERANDO : Que es uno de los fines perseguidos por la 
Revolución alcanzar el mayor grado de moralidad en todos los ra- 
mos de la Administración, pública, y subsistiendo aún la institución 
sostenida por gobiernos anteriores con el nombre de "Lotería Na- 
cional," que no puede considerarse más que como una empresa de 
juego de azar, sostenida, fomentada y explotada en beneficio del 
Erario, pero con grave detrimento de la moral y de los intereses pir 
blicos, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

PRIMERO. Con esta fecha queda suprimida la institución que 
con el nombre de "Lotería Nacional" ha venido funcionando en la 
República, con su matriz establecida en la ciudad de México, «pie- 
dando derogadas, en consecuencia, todas las leyes y disposiciones 
que a la mencionada institución se refieren, con excepción de los 
preceptos que tengan conexión con su liquidación definitiva. 

SEGUNDO. En el término de dos meses, contados desde la 
fecha del presente decreto, todas las agencias de la Lotería Nacio- 
nal existentes en la República, deberán rendir a la Secretaría de 
Hacienda la liquidación correspondiente, acompañando los valores 
y documentos relativos. En los lugares substraídos actualmente 
al dominio de este Gobierno, el plazo de dos meses comenzará a co- 
rrer desde el día en que sean ocupadas por las fuerzas de la Revo- 
lución. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Yeracruz, a 13 de 
enero de 1915. — V. Carranza. — Rúbrica. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 6 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Yeracruz, Ver., el 16 de enero de 1915. 



—160— 

VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Consti- 
tucionalista, Encargado del Poder Ejecutivo y Jefe de la Revolu- 
ción, en uso de las facultades extraordinarias de que estoy investi- 
do, y considerando que han aparecido en la circulación en cantidad 
considerable billetes falsificados de la emisión hecha en Monclova, 
Coahuila, por el Ejército Constitucionalista, y no siendo fácil para 
el público distinguir claramente los billetes falsificados de los le- 
gítimos, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Artículo lo. . Desde la fecha del presente decreto dejan de te- 
ner circulación legal y carecen por tanto de curso forzoso, los bille- 
tes emitidos en Monclova, Coahuila, con fecha 28 de mayo de 1913 
y firmados por Francisco Escudero y S. Aguirre. 

Artículo 2o. La Tesorería General de la Nación efectuará el 
canje de los billetes legítimos que correspondan a la emisión a que 
se refiere el artículo anterior. 

Por tanto, mando se imprima, publique y circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Veraeruz, a 16 de 
enero de 1915. — V. Carranza. — Rúbrica. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 7 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veraeruz, Ver., el 5 de febrero de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la Unión y Jefe 
de la Revolución, a todos los habitantes de la República, hago 
saber : 

Que en uso de las facultades extraordinarias de que me hallo 
investido, he tenido a bien decretar lo siguiente: 

Art. lo. Se reforman los artículos 44, 45, 46, 70, 81 y 136 de 



— 161 — 

la Ley de organización y competencia de los Tribunales Militares, 
reformados por el Decreto número 13 de 27 de noviembre de mil 
novecientos trece, en los términos siguientes : 

Art. 44. El Supremo Tribunal Militar, tendrá dos Secretarios 
que funcionarán uno en cada Sala y por turno semanario en el 
Tribunal Pleno. En cada Sala habrá un Oficial Mayor. El Supremo 
Tribunal tendrá además, la dotación de empleados, servidumbre 
y gastos de oficio que determine el Primer Jefe del Ejército Cons- 
titucionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la Unión y Jefe 
de la Revolución, de conformidad con el reglamento que se expida, 
según lo preceptuado por la fracción VJL1I del artículo 134. 

Art. 45. Los Secretarios del Tribunal serán considerados como 
encargados del despacho económico de las oficinas, y tendrán el 
carácter y remuneración de coroneles. 

Art. 70. En el Supremo Tribunal Militar habrá dos Defenso- 
res de Oficio, que desempeñarán sus funciones indistnm.mente en 
las dos Salas, disfrutando de las prerrogativas, consideraciones y 
remuneraciones de coroneles. Los Defensores de Oficio de primera 
Instancia nombrados por la Secretaría de Guerra, siempre que así 
lo requieran las exigencias del servicio, tendrán la categoría de 
coroneles o tenientes coroneles, a juicio de la propia Secretaría. 

Art. 81. Formarán- el expresado Ministerio Público 

I. Un Procurador General Militar. : 

II. Dos Agentes auxiliares del propio Procurador y los demás 
que con este mismo carácter y a moción de aquel que estimare 
conveniente nombrar la Secretaría de Guerra. 

III. Un agente adscripto a cada juzgado perteneciente a los 
cuerpos de Ejército, así como otro para cada uno de los Tribunales 
que nuevamente se establezcan conforme a lo prevenido en el ar- 
tículo 50 de esta ley y a la de procedimientos Penales en el Fue- 
ro de Guerra, hayan de ser formados por Jueces Instructores es- 
peciales. , 

En tanto carezca de Agentes Auxiliares el Procurador General 
Militar, éste desempeñará las funciones que la presente ley confiere 
a los primeros." 

Art. 136. Las funciones encomendadas al Escribano de Dili- 
gencias en el Supremo Tribunal Militar, en el Pleno y en la Sala 



—162— 

quedan conferidas a los Oficiales Mayores, turnándose semanaria- 
mente por lo que respecta al Tribunal Pleno. 

Habrá además en cada Sala un Oficial Primero con el grado 
y consideraciones de Mayor, dos Escribientes con el grado de Car 
pitanes Primeros y dos Ordenanzas Subtenientes. 

El Ejecutivo, según las circunstancias y cuando las necesidades 
del servicio lo requieran, podrá aumentar o disminuir libremente 
el número de empleados del referido Tribunal de Justicia Mi- 
litar. 

Por tanto, mando se imprima, publiqué y circule para su cum- 
plimiento y efectos legales consiguientes. 

Dado en la H. Veracruz' a los veinte días del mes de enero 
de mil novecientos quince. 

El Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, Encargado del 
Poder Ejecutivo de la Unión y Jefe de la Revolución. 

V. CARRANZA.— Rúbrica. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 7 de "El Consti- 
tucionalista," en la H. Veracruz, Ver., el 5 de febrero de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la Unión, y Jefe 
de la Revolución, a todos los habitantes de la República, hago 
saber : 

Que en uso de las facultades extraordinarias de que me hallo 
investido, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Art. lo. Se modifican los artículos 504 y 505 de la Ley de 
Procedimientos Penales en el Fuero de Guerra, en los términos 
siguientes : 

Art. 504. La excusa de los Secretarios del Supremo Tribunal 
Militar, se calificará y resolverá en los expresados términos, por 
la Sala que conozca del negocio en que se propuso la excusa. Si 



—163— 

ésta fuese admitida, substituirá al impedido el Oficial Mayor res- 
pectivo o el que haga sus veces. 

Art. 505. La excusa del Secretario del Tribunal Pleno se ca- 
lificará y resolverá por el mismo Tribunal en iguales términos y 
en caso de ser admitida, substituirá al impedido el Secretario a 
quien corresponda el turno siguiente, y si también hubiere im- 
pedimento, los Oficiales Mayores de las Salas Primera y Segunda 
sucesivamente. 

Art. 2o. Queda en vigor este Decreto desde la fecha de su 
publicación. 

Por tanto, mando se imprima, publique y circule para su cum- 
plimiento y efectos legales consiguientes. 

Dado en la H. Veracruz, a los 20 días del mes de enero 
de 1915. 

El Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, Encargado del 
Poder Ejecutivo de la Unión y Jefe de la Revolución. 

V. CARRANZA.— Rúbrica. 



Nota : Este Decreto se publicó en el núm. 7 de "El Consti- 
tucionalista, " en la H. Veracruz, Ver., el 5 de febrero de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo y Jefe de la Re- 
volución, en uso de las facultades extraordinarias de que estoy 
investido, he tenido a bien decretar lo siguiente: 

Art. lo. Se modifican los incisos A. B. D. y C. del artículo lo. 
del Decreto expedido por esta Primera Jefatura con fecha 17 de 
diciembre de 1914, en la forma siguiente : 

A. Raíz de zacatón, a razón de 3 centavos kilo, peso bruto. 

B. Habas, a razón de 1 l|2 centavos kilo, peso bruto. 

PBIMEHA JEFATURA XI. 



—164— 

I). Chicle, a razón de 10 centavos kilo, peso neto. 

C. AZÚCAR, MOSCABADO Y MELAZAS, a razón de 1 1|2 
centavos kilo, peso bruto. 

Art. 2o. Se' adiciona el artículo lo. del misino decreto en la 
siguiente forma : 

AT. HENEQUÉN : a razón de 1 centavo kilogramo, peso bruto. 

BL CARNES de todas clases, frescas, ahumadas y salpresas, 
a razón de 5 centavos kilogramo, peso bruto. 

CI. TABACO EN RAMA. 

a. Capa a razón de 15 centavos kilo, peso neto. 

b. Tripa, a razón de 5 centavos kilo, peso neto. 
DI. TABACO LABRADO. 

a. Cigarrillos y puros recortados a razón de 15 centavos, peso 
legal. 

b. Puros de perilla a razón de 30 centavos kilogramo, peso 
neto. 

EL NUEZ, a razón de 5 centavos kilogramo peso bruto. 

FI. CHILE SECO EN GENERAL, a razón de 4 centavos ki- 
logramo, peso bruto. 

GI. CASCARILLA DE ALGODÓN, a razón de 1 centavo kilo- 
gramo, peso bruto. 

HI. SEMILLA DE ALGODÓN, a razón de 2 centavos kilo- 
gramo, peso bruto. 

II. ZACATE: 

a. Fresco, a razón de 2 1|2 centavos kilogramo, peso bruto. 

b. Seco, a razón de 7 l|2 centavos kilogramo, peso bruto. 
JI. HUESO, a razón de 1 centavo kilogramo, peso bruto. 
KI. SALVADO, a razón de 1 centavo kilogramo, peso bruto. 

TRANSITORIO 

Este Decreto comenzará a regir el 10 de febrero de 1915 y se 
aplicará a las mercancías que se exporten en buques que zarpen 
del puerto de su embarque, después de las doce de la noche del 
9 de febrero o que crucen la frontera internacional después de la 
citada hora. 



—165— 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. 

Dado en la H. Veracruz, a 22 de enero de 1915. 

V. CARRANZA. 



Xota : Este Decreto se. publicó en el núm. ¡ de "El Consti- 
tucionalista, " en la H. Veracruz, Ver., el 5 de febrero de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jeje del Ejército Constitucio- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo y Jefe de la Revolu- 
ción, en uso de la facultades de que me hallo investido, y 

CONSIDERANDO 

Que la Constitución de 57 estableció, con el carácter de dere- 
chos del hombre, la libertad de trabajo, la justa retribución de él, 
la prohibición de los pactos o convenios que tengan por objeto 
el menoscabo irrevocable de la libertad del hombre por causa de 
trabajo y ofreció expedir leyes para mejorar las condiciones de los 
mexicanos laboriosos, estimulando el trabajo. 

Que aquellas garantías, indispensables a la conservación y des- 
arrollo adecuado del trabajador y al correlativo progreso nacional. 
han permanecido letra muerta ante las dolorosas realidades de la 
esclavitud por medio del trabajo, trasmitiéndose de padres a hijos 
en algunas regiones del país; de la explotación del obrero, conforme 
al sistema industrial que ha consistido en ''obtener de un ser ha- 
mano la mayor suma de trabajo útil y remunerarlo con el precio 
más bajo," y no con la retribución justa; del natural desgaste que 
experimenta el individuo y la especie, con la jornada inhumana 
que no permite la necesaria y constante renovación de fuerzas, y 
por la falta de protección a las mujeres y a los niños que están 
obligados a trabajar para vivir; 

Que esta situación ha podido subsistir por falta de leyes regla 
mentarías de los artículos 4o., 5o. y 32 de la Constitución, llamadas 



—166— 

a crear los órganos apropiados para hacer efectivas las garantías 
que ellos, consagran, y por no haberse expedido leyes mejorando 
la condición de los mexicanos laboriosos, omisiones graves que es 
de urgencia reparar: 

Que esa legislación o Código del Trabajo, tanto por su propia 
naturaleza como porque afecta directamente los intereses agrícolas, 
mercantiles e industriales de toda la nación, debe ser de carácter 
general, para que sus benéficos efectos puedan extenderse a todos 
los habitantes del país; he tenido a bien expedir el siguiente 

DECRETO: 

ARTICULO ÚNICO.— Se adiciona la fracción X del artículo 
72 de la Constitución Federal, en los siguientes términos: 

X. Para legislar en toda la República, sobre minería, comer- 
cio, Instituciones de Crédito y Trabajo. 

Por tanto, mando se imprima y publique por bando y pregón, 
para su debido cumplimiento. 

CONSTITUCIÓN Y REFORMAS. 

Dado en la H. Veracruz, a los 29 días del mes de enero 
de 1915. 

V. CARRANZA. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 7 de "El Consti 
tucionalista, " en la H. Veracruz, Ver., el 5 de febrero de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Jefe de la Revolución, Primer Jefe 
del Ejército Constitucionalista y Encargado del Poder Ejecu- 
tivo de la República, en uso de las facultades extraordinarias 
de que estoy investido 

CONSIDERANDO: 

Que, en los terrenos de jurisdicción Federal, en las zonas 
marítimas y en las riberas de los ríos y, en general, en todos los 



—167— 

terrenos pertenecientes a la Nación, existen construcciones y se 
explotan diversas obras sin que estén amparadas por concesiones, 
contratos o permisos legítimos ; 

Que, conforme a los preceptos de la legislación Civil del Dis- 
trito Federal, toda obra construida en terrenos de dominio público 
sin la debida autorización es propiedad de la Nación por derecho 
de accesión; 

Que aunque cuando existen contratos, concesiones o permisos, 
éstos han tenido por base casi invariablemente el favoritismo o el 
lucro, sin que la Nación perciba los beneficios a que tiene de 
recho ; 

Que, si bien es cierto que en algunos casos la ley autoriza 
a la Secretaría de Hacienda para conceder permisos o concesiones 
para la ocupación transitoria de las zonas federales, éstos deben 
ser una mera excepción que en ninguna forma estorbe el uso común 
de los bienes mencionados y 

Que, las concesiones hechas hasta ahora, sobre todo en la proxi- 
midad de los puertos, han sido dadas en tal número y con tal falta 
de discernimiento que han llegado a constituir verdaderos mono- 
polios, en unos cases e invasiones extensas de las zonas federales 
en beneficio de particulares, en otros casos ; por lo que se hace 
necesario, no sólo de reivindicar el dominio público sobre esos 
bienes cuando la construcción y ocupación carecen de permiso, sino 
que deben revisarse las concesiones legítimamnte existentes, reti- 
rando todas aquellas que sin responder a necesidades de orden pú- 
blico, constituyen ventajas para particulares con detrimento del 
uso común, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Art. lo. Desde la fecha del presente decreto, todas las obras 
y construcciones que existen en terrenos de jurisdicción federal 
sin la autorización debida y legítima, pasan a poder de la Na- 
ción. 

Art. 2o. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público dictará 
desde luego las medidas conducentes para tomar posesión de las 
obras ilegales, y resolverá en cada caso, ya sea la destrucción de 
la obra, ya el destino que deba dársele en caso de que estime pre- 
ferible su conservación. 



—168— 

Art. 3o. Los contratos, concesiones y permisos considerados 
como legítimos por sus tenedores, quedan sujetos a la revisión y 
revalidación por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito 
Público, a la que deberán ocurrir los interesados en el término 
de tres meses, contados desde la fecha del presente decreto. Para 
los lugares substraídos en la actualidad a la acción de esta Pri- 
mera Jefatura, el plazo de tres meses comenzará a contarse desde 
el día en que sean ocupadas por las fuerzas del Ejército Consti- 
tucionalista. 

Art. 4o. La revalidación de que habla el artículo anterior no 
se concederá en aquellos casos en (pie la Secretaría de Hacienda 
considere necesario, por causa de utilidad pública, la desocupación 
del terreno o la apropiación de las obras existentes. 

Por lo tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé 
el debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. 

Dado en la H. Veracruz, a 29 de enero de 1915. 

V. CARRANZA.— Firmado. 



Nota : Este Decreto se publicó en el núm. 7 de " El Constitir 
eionalista, " en la H. Veracruz, Ver., el 5 de febrero de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Jefe de la Revolución, Primer Jefe 
del Ejército Constitucianalista y Encargado del Poder Ejecu- 
tivo de la Nación, en virtud de las facultades de que me hallo 
investido y 

CONSIDERANDO : 

Que modificada, por decreto de 29 de diciembre de 1914, la frac- 
ción IX del artículo 23 de la ley de 24 de diciembre de 1874, la 
cual establecía que el matrimonio legítimamente contraído sólo 
podía disolverse por la muerte de uno de los consortes ; y habién- 
dose establecido, por virtud de dicha reforma, que el matrimonio 
puede disolverse durante la vida de los cónyuges por mutuo y 



—169— 

Jibre consentimiento de las partes o por las causas graves que 
determinaren las leyes locales, quedando hábiles los consortes para 
contraer una nueva unión legítima, se hace preciso proceder desde 
luego a hacer en el Código Civil del Distrito Federal y Territo- 
rios, las modificaciones consiguientes, para que pueda hacerse efec- 
tiva la reforma mencionada : 

Que conforme a la ley de 29 de Diciembre de 1914, el matri- 
monio puede disolverse por mutuo consentimiento después de tres 
años de celebrado, o en cualquier tiempo por causas que hagan 
imposible e indebida la realización de sus fines, o por faltas graves 
de alguno de los cónyuges, que hagan irreparable la desavenencia 
conyugal ; por lo cual las modificaciones que se hagan en el Código 
Civil, para ponerlo en concordancia con la reforma mencionada, 
deben referirse, por una parte, a las causas que habrán de acep- 
tarse según el criterio de la ley como motivos de divorcio, y, por 
la otra, a las diversas consecuencias que éste tiene que producir 
forzosamente al romper el vínculo, y que no se producían cuando 
sólo autorizaba la separación de los consortes ; 

Que las causas que, como motivo de la separación de los coir 
sortes, enumeraba el antiguo artículo 227 del Código Civil, pueden 
en rigor aceptarse en su generalidad como determinantes del di- 
vorcio que disuelve el vínculo ; porque si ellas podían prestar y 
de hecho prestan, fundamento bastante para autorizar una sepa- 
ración por toda la vida de los consortes, fué porque se las con- 
sideró como seguro indicante de que la vida común de éstos era 
ya imposible ; 

Que, esto no obstante, no se estima causa bastante para el di- 
vorcio que disuelve el vínculo la que señalaba la fracción XII del 
artículo 227, es decir, la infracción de las capitulaciones matrimo- 
niales; porque aparte ele que ella no indica, ni mucho menos hace 
presumir, que los consortes se hayan perdido el afecto de una ma- 
nera irremediable, o que los altos fines del matrimonio se hayan he- 
cho imposibles, hay necesidad de no dar a los intereses meramente 
pecuniarios un valor exagerado, hasta el grado de sobreponerlos a 
los intereses morales y sociales de los consortes ; 

Que por cuanto a las causas que mencionan las fracciones 1 y 



— 170 — 

II del artículo 227, es obvia su aceptación en el nuevo artículo en- 
tre los motivos de divorcio ; 

Que la causa que expresa la fracción III del antiguo artículo 
227, es indudablemente un indicante seguro de que el consorte que 
comete los actos de inmoralidad que dicha fracción señala, ha lle- 
gado a un grado de perversión que lo incapacita, no sólo para un 
comercio legítimo y honesto con el otro cónyuge, sino que lo colo- 
ca en la imposibilidad de ser en la familia el director moral de ella, 
pues no puede ser un ejemplo saludable para sus buenas costum- 
bres el que se degrada hasta el extremo de perder todo sentimien- 
to de honor y de pasar sobre los más sagrados afectos, que deben 
ser siempre la base del hogar; pero, a la vez, debe tenerse en cuen- 
ta que no hay motivo para no formular una regla general que com- 
prenda otros casos de perversión tan graves como los anteriores ; 

Que si la enfermedad crónica o incurable, que sea también con- 
tagiosa o hereditaria, era, según la fracción XI del artículo 227, 
causa que ameritaba la separación de los consortes cuando dicha 
enfermedad era anterior al matrimonio y no había tenido conoci- 
miento de ella el cónyuge sano, no se ve la razón para que no sea 
ahora causa de divorcio ; porque no debe olvidarse que si el bien 
público requiere que el hogar sea un centro donde se cultive la mo- 
ral, también exige que no se convierta en un foco de propagación 
de enfermedades contagiosas o hereditarias, que tendrá indudable- 
mente que extenderse a la sociedad, convirtiéndose en un azote pú- 
blico y causando estragos tan graves y trascendentales como la de- 
pravación o corrupción de las costumbres ; por lo cual hay verda- 
dera necesidad de formular una regla general, como la que contie- 
ne la fracción IV del nuevo artículo 227; 

Que la fracción de que se acaba de hacer mérito, comprende 
también el caso en que uno de los consortes sea incapaz para llenar 
los fines del matrimonio, porque cuando dichos fines no pueden ser 
realizados, la unión carece de objeto y no hay el menor motivo pa- 
ra que, faltando éste, el otro cónyuge quede condenado a sufrir una 
desgracia que, si bien muy lamentable, no tiene por qué resentiría 
en su persona, si, por otra parte, no hay la abnegación que puede 
imponerle el afecto, de hacer el sacrificio de su dicha personal para 
que su compañía sirva de consuelo a la infelicidad de otro; 



—171— 

Que tratándose del divorcio por mutuo consentimiento, la ley 
debe autorizarlo únicamente en los casos en que la experiencia de 
la vida conyugal haya demostrado, de una manera indudable, que 
sería imposible o altamente indebida la continuación de la existen- 
cia común, con grave detrimento, físico o moral, de los cónyuges, 
o con graves perjuicios para la educación de los hijos; que, por lo 
tanto, la ley debe prever la forma de llegar al mayor grado de cer- 
teza en cuanto a lo irreparable de las desavenencias y a al imposi- 
bilidad de la vida común, a cuyo efecto se hace necesario esperar 
el transcurso de tres años, durante el cual no puede concederse el 
divorcio por mutuo consentimiento, pues durante ese lapso de tiem- 
po los cónyuges habrán tenido oportunidad de buscar la solución 
de sus crisis transitorias o de sus desavenencias reparables, lo cual 
no se obtendría si se concediera esta clase de divorcio en los prime- 
ros años del matrimonio, que la experiencia enseña ser los años de 
prueba y de adaptación para los caracteres de los cónyuges. A es- 
te respecto, los nuevos artículos 233, 234 y 235 de la nueva ley, exi- 
gen que el procedimiento del divorcio por mutuo consentimiento es- 
té rodeado de ciertas solemnidades y formas que den al juez el 
convencimiento indudable de la firme decisión, y libre voluntad de 
los cónyuges para divorciarse ; 

Que por cuanto a los demás casos enumerados en el nuevo ar- 
tículo 227 en sus fracciones V, VI, VII, VIII y X, es obvia su ad- 
misión como motivos para el divorcio, pues todos ellos implican la 
pérdida absoluta del afecto, y por consiguiente, la imposibilidad de 
la vida conyugal en lo futuro, o la inconveniencia de que se conti- 
núe la existencia en común, con detrimento de la personalidad de 
los cónyuges y de la educación de los hijos; 

Que por cuanto a la fracción IX del nuevo artículo 227, se 
considera justo conceder al cónyuge inocente el divorcio, cuando 
se le presenta delante un largo período de tiempo durante el cual 
va a estar enteramente privado de los beneficios del matrimonio, y 
amenazado de soportar, en cambio, todo el peso de la vida durante 
un largo tiempo, que casi 'siempre consumirá los mejores años de 
su existencia ; 

Que las demás modificaciones que se hacen al Código Civil, son 
las necesarias para que los efectos del divorcio conduzcan al fin de 



—172 — 

romper toda relación entre los consortes por lo que loca a sus bie- 
nes, como se ve por su simple lectura, no habiendo necesidad de 
modificar lo relativo a las actas del Registro Civil, ni a la restitu- 
ción de la dote, porque ya está establecido que las sentencias de 
divorcio se anoten al margen de las actas de matrimonio, y porque, 
disuelto el matrimonio por el divorcio, éste surtirá el mismo efec- 
to que hasta hoy ha producido la disolución del matrimonio por 
muerte, o la disolución de la sociedad legal por esta misma cau- 
sa o por cualquiera otra ; 

Que para evitar cualquiera mala inteligencia en los preceptos 
de la ley que no se ha creído necesario reformar, basta establecer 
que la palabra divorcio, que antes sólo significaba la separación de 
lecho y habitación y que no disolvía el vínculo, hoy debe entender- 
se en el sentido de que éste queda roto y deja a los consortes en 
aptitud de contraer una nueva unión legítima. 

Por todo lo cual he tenido a bien expedir el siguiente Decreto : 

Art. lo. Se reforman los artículos 155 y 159 del Código Civil 
de 1884, vigente en el Distrito Federal y Territorios, en los siguien- 
tes términos : 

Art. 155. El matrimonio es un contrato civil entre un solo 
hombre y una sola mujer, que se unen en sociedad legítima para 
perpetuar su especie y ayudarse a llevar el peso de la vida. 

Art. 159. Son impedimento para celebrar el contrato de ma- 
trimonio : 

I. La falta de edad requerida por la ley, cuando no haya sido 
dispensada ; 

II. La falta de consentimiento del que, conforme a la ley, 
tiene la patria potestad, del tutor o del juez, en sus respectivos 
casos; 

III. El error, cuando sea esencialmente sobre la persona ; 

IV. El parentesco de consanguinidad legítima o natural, sin 
limitación de grado en la línea recta ascendiente o descendiente. 
En la línea colateral igual, el impedimento se extiende a los her- 
manos y medios hermanos. En la misma línea colateral desigual, 
el impedimento se extiende solamente a los tíos y sobrinas y al con- 
trario, siempre que estén en el tercer grado y no hayan obtenido 



—173— 

dispensa. La computación de estos grados se hará en los términos 
prevenidos en el Capítulo I de este título ; 

Y. La relación de afinidad en línea recta, sin limitación algu- 
na; 

VI. El atentado contra la vida de alguno de los casados, pa- 
ra casarse con el que quede libre ; 

VIL La fuerza o miedo graves. En caso de rapto, subsiste el 
impedimento entre el raptor y la robada mientras ésta no sea res- 
tituida a lugar seguro, donde libremente manifieste su voluntad; 

VIII. La embriaguez habitual, la impotencia, la sífilis, ia lo- 
cura y cualquiera otra enfermedad crónica o incurable, que sea, 
además, contagiosa o hereditaria ; 

IX. El matrimonio subsistente con persona distinta de aquella 
con quien se pretende contraer. 

De estos impedimentos sólo son dispensados la falta de ñdarl 
y el parentesco de consanguinidad en la línea colateral desigual. 

Art. 2o. Se reforma el Capítulo V del título quinto del Libro 
Primero del mismo Código Civil, en los términos siguientes: 

CAPITULO V DEL DIVORCIO. 

Art. 226. El divorcio es la disolución legal del vínculo del ma- 
trimonio, y deja a los cónyuges en aptitud de contraer otro. 
Art. 227. Son causas de divorcio : 

I. El adulterio de uno de los cónyuges; 

II. El hecho de que la mujer dé a luz durante el matrimonio 
un hijo concebido antes de celabrarse el contrato, y que judicial- 
mente sea declarado ilegítimo; 

III. La perversión moral de alguno de los cónyuges, demos- 
trada : por actos del marido para prostituir a la mujer, no solo 
cuando lo haya hecho directamente, sino también cuando haya reci- 
bido cualquiera remuneración con el objeto expreso de (pie otro ten- 
ga relaciones ilícitas con ella; por la incitación del pno al otro pa- 
ra cometer algún delito, aunque no sea de incontinencia cama] ; 
por el conato de cualquiera de ellos para corromper a los hijos o 
la simple tolerancia en su corrupción, o por algún otro hecho inmo- 
ral tan grave como los anteriores. 



—174— 

IV. Ser cualquiera de los cónyuges incapaz para llenar los 
fines del matrimonio, o sufrir sífilis, tuberculosis, ena gemación men- 
tal incurable, o cualquiera otra enfermedad crónica e incurable, 
que sea, además, contagiosa o hereditaria ; 

V. El abandono injustificado del domicilio conyugal por cual- 
quiera de los consortes, durante seis meses consecutivos; 

VI. La ausencia del marido por más de un año, con abandono 
de las obligaciones inherentes al matrimonio ; 

VIL La sevicia, las amenazas o injurias graves o los malos 
tratamientos de un cónyuge para el otro, siempre que éstos y aque- 
llas sean de tal naturaleza que hagan imposible la vida común; 

VIII. La acusación calumniosa hecha por un cónyuge contra 
el otro, por delito que merezca pena mayor de cinco años de pri- 
sión; 

IX. Haber cometido uno de los cónyuges un delito por el cual 
tenga que sufrir una pena de prisión o destierro mayor de diez 
años : 

X. El vicio incorregible de la embriaguez; 

XI. El mutuo consentimiento. 

Art. 228. El adulterio de la mujer es siempre causa de divor- 
cio ; el del marido lo es solamente cuando con él concurre algunas 
de las circunstancias siguientes : 

I. Que el adulterio haya sido cometido en la casa común ; 

II. Que haya habido concubinato entre los adúlteros, dentro 
o fuera de la casa conyugal; 

III. Que haya habido escándalo o insulto público, hecho por el 
marido a la mujer legítima; 

IV. Que la adúltera haya maltratado, de palabra o de obra, 
o que por su causa se haya maltratado de alguno de esos modos, a 
la mujer legítima. 

Art. 229. Es causa de divorcio el conato del marido o de la 
mujer para corromper a los hijos, ya lo sean éstos de ambos, ya 
de uno solo de ellos. La tolerancia debe consistir en actos positi- 
vas, sin que sean causas de divorcio las simples omisiones. 

Art. 230. Cuando un cónyuge haya pedido el divorcio o la 
nulidad del matrimonio por una causa injustificada y se demostra- 
re la injustificación, el demandado tiene derecho para pedir a su 



—175— 

vez el divorcio, pero no podrá hacerlo sino pasados tres meses de 
la notificación de la última sentencia. Durante esos tres meses la 
mujer no puede ser obligada a vivir con el marido. 

Art. 231. Cuando ambos consortes convengan en divorciarse, 
no podrán verificarlo sino ocurriendo por escrito al juez, y en los 
términos que expresan los artículos siguientes ; en caso contrario, 
aunque vivan separados se tendrán como unidos para todos los efec- 
tos legales del matrimonio. 

Art. 232. Los cónyuges que pidan de conformidad su divor- 
cio, deberán acompañar en todo caso a su demanda, un convenio 
que arregle la situación de los hijos y la manera de liquidar sus 
relaciones en cuanto a los bienes, ya sea que vivan bajo el régimen 
de sociedad conyugal o de separación de bienes. 

Art. 233. El divorcio por mutuo consentimiento no puede pe- 
dirse sino pasados tres años de la celebración del matrimonio. 
Presentada la solicitud, el Juez de primera Instancia remitirá ex- 
tracto al del Estado Civil, para que éste la haga publicar en los 
mismos términos en que se hace la publicación de las actas de pre- 
sentación matrimonial, y citará a los cónyuges a una junta, en la 
cual procurará restablecer entre ellos la concordia y cerciorarse de 
de la completa libertad de ambos para divorciarse. Si no lograre 
avenirlos, se celebrarán todavía, con el mismo objeto, dos juntas 
más, que el juez citará a petición de ambos cónyuges. Esta peti- 
ción no podrá hacerse sino después de transcurrido un mes desde 
la última junta celebrada. 

Art. 234. Si, celebradas las tres juntas mencionadas, los cón- 
yuges se mantuvieren firmes en su decisión de divorciarse, el juez 
aprobará el arreglo, con las modificaciones que se crean oportunas, 
oyendo al efecto al Ministerio Público y cuidando de que no se vio- 
len los derechos de los hijos o de tercera persona. 

Art. 235. Mientras se celebran las juntas y se declara el di- 
vorcio probando el convenio de los interesados, el Juez autorizará 
la separación de los consortes de una manera provisional, y dicta- 
rá las medidas necesarias para asegurar la subsistencia de los hijos 
menores. 

Art. 236. Si el procedimiento de divorcio por mutuo consen- 
timiento quedare en suspenso por más de seis meses, no podrá ya 



— 176 — 

reanudarse sino volviendo a efectuarse las publicaciones en las ta- 
bla del Estado Civil. 

Art. 237. Los cónyuges que hayan solicitado el divorcio por 
mutuo consentimiento, podrán reunirse de común acuerdo en cual- 
quier tiempo, pero en este caso no podrán volver a solicitar su di- 
vorcio en la misma forma, sino pasados otros tres años desde su 
reconciliación. 

Art. 238. Cuando las enfermedades -enumeradas en la frac- 
ción IV del artículo 227, no sean utilizadas por un cónyuge como 
fundamento del divorcio, podrán, sin embargo, ser motivo para que 
el juez, con conocimiento de causa y a instancia de uno de los con- 
sortes, pueda suspender breve y sumariamente, en cualquiera de 
dichos casos, la obligación de cohabitar ; quedando, no obstante, 
subsistentes las demás obligaciones para con el cónyuge desgracia- 
do. 

Art. 239. El divorcio sólo puede ser demandado por el cón- 
yuge que no haya dado causa a él, y dentro de seis meses después 
que hayan llegado a sus noticias los hechos en que se funde la de- 
manda. 

Art. 240. Ninguna de las causas enumeradas en el artículo 227 
puede alegarse para pedir el divorcio, cuando haya mediado perdón 
o remisión, expresa o tácitamente. 

Art. 241. La reconciliación de los cónyuges pone término al 
juicio o al procedimiento de divorcio voluntario, en cualquier esta- 
do en que se encuentre, si aún no hubiere sentencia ejecutoriada; 
pero los interesados deberán denunciar su nuevo arreglo al juez, 
sin que la omisión de esta noticia destruya los efectos producidos 
por la reconciliación. 

Art. 242. La ley presume la reconciliación cuando, después 
de presentada una demanda de divorcio, ha habido cohabitación 
entre los cónyuges. 

Art. 243. El cónyuge que no ha dado causa al divorcio, pue- 
de, antes de que se pronuncie sentencia que ponga fin al litigio, 
prescindir de sus derechos y obligar al otro a reunirse con él; mas 
en este caso no puede pedir de nuevo el divorcio por los mismos 
hechos que motivaron el juicio anterior, pero sí por otros nuevos, 
aunque sean de la misma especie. 



—177— 

Art. 244. Al admitirse la solicitud de divorcio, o antes, si hu- 
biere urgencia, se adoptarán provisionalmente, y sólo mientras du- 
ren los procedimientos judiciales, las disposiciones siguientes: 

I Separar a los cónyuges en todo caso ; 

II. Depositar en casa de persona decente a la mujer, si se 
dice que ésta ha dado causa al divorcio y el marido pidiere el de- 
pósito. La casa que para esto se destine será designada por el Juez. 
Si la causa por la que se pide el divorcio no supone culpa en la mu- 
jer, ésta no se depositará sino a solicitud suya ; 

III. Poner a los hijos al cuidado de uno de los cónyuges, o 
de los dos. observándose lo dispuesto en ls artículos 245. 246 y 
247; 

IV. Señalar y asegurar alimentos a la mujer y a los hijos 
que no queden en poder del padre ; 

V. Dictar las medidas conducentes para que el marido, como 
administrador de los bienes del matrimonio, no cause perjuicios a 
la mujer ; 

VI. Dictar, en su caso, las medidas precautorias que la ley 
establece respecto de las mujeres que queden en cinta. 

Art. 245. Ejecutoriado el divorcio, quedarán los hijos o se pon- 
drán bajo la potestad del cónyuge no culpable ; pero si ambos lo 
fueren y no hubiere otro ascendiente en quien recaiga la patria po- 
testad, se proveerá a los hijos de tutor conforme a los artículos 
446, 447 y 458. 

Art 246. Sin embargo de lo dispuesto en los artículos anterio- 
res, antes de que se provea definitivamente sobre la patria potes- 
tad o tutela de los bijos, podrán acordar los tribunales, a pedimen- 
to de los abuelos, tíos o hermanos mayores, cualquiera providencia 
que se considere benéfica a los hermanos menores. 

Art. 247. El padre y la madre, aunque pierdan la patria po- 
testad, quedan sujetos a todas las obligaciones que tienen para con 
sus hijos. 

Art. 248. El cónyuge que diere causa al divorcio perderá to- 
do su poder y derechos sobre la persona de sus hijos, mientras vi- 
va el cónyuge inocente ; pero los recobrará, muerto éste, si el di- 
vorcio se ha declarado por las causas VI, VII, VIII y IX del ar- 



—178— 

tículo 227. La madre que conserve la patria potestad de sus hijos, 
la perderá si vive en mancebía o tiene un hijo ilegítimo. 

Art. 249. En los demás casos, y no habiendo ascendiente en 
quien recaiga la patria potestad, se proveerá de tutor a los hijos, 
a la muerte del cónyuge inocente. 

Art. 250. El cónyuge que diere causa al divorcio perderá todo 
lo que se le hubiere dado o prometido por su consorte, o por otra 
persona en consideración á éste; el cónyuge inocente conservará lo 
recibido y podrá reclamar lo pactado en su provecho. 

Art. 251. Ejecutoriado el divorcio, vuelven a cada consorte 
sus bienes propios y la mujer recobra su plena capacidad jurídica; 
pero se tomarán todas las precauciones para asegurar las obliga- 
ciones de ambos cónyuges entre sí y con respecto a sus hijos, en 
vista de la nueva situación. Los consortes divorciados tendrán la 
obligación de contribuir, en proporción a sus bienes, a la subsisten- 
cia y educación de los hijos varones, hasta que lleguen a la mayor 
edad, y de las hijas hasta que contraigan matrimonio, aunque sean 
mayores de edad, siempre que vivan honestamente. 

Art. 252. Si la mujer no ha dado causa al divorcio, tendrá de- 
recho a alimentos mientras no contraiga nuevas nupcias y viva ho- 
nestamente. El marido inocente sólo tendrá derecho a alimentos 
cuando esté imposibilitado de trabajar. El cónyuge que deba pa- 
gar los alimentos podrá librarse de esa obligación, entregando des- 
de luego el importe de las pensiones alimenticias correspondientes 
a cinco años. 

Art. 253. Por virtud del divorcio, los cónyuges recobran su 
entera capacidad para contraer un nuevo matrimonio, salvo lo dis - 
puesto en el artículo 287. 

Art. 254. La muerte de uno de los cónyuges, acaecida duran- 
te el juicio de divorcio, pone fin a él en todo caso, y los herederos 
del muerto tienen los mismos derechos y obligaciones que tendrían 
si no hubiera habido pleito. 

Art. 255. En todo juicio de divorcio las audiencias serán se- 
cretas, y se tendrá como parte al Ministerio Público. 

Art. 256. Ejecutoriada una sentencia sobre divorcio, el Juez 
de Primera Instancia remitirá copia de ella al del Estado Civil, y 
éste, al margen del acta de matrimonio, pondrá nota expresando la 



— 179 — 

fecha en que se declaró el divorcio y el tribunal que lo declaró, y 
hará publicar un extracto de la resolución durante quince días, en 
las tablas destinadas a ese efecto. 

Art. 3. Se reforman, igualmente, los artículos 287, 290, 300, 
399, 1973, 1974, 2051, 2052, 2054, 2055, 2085, 2086 y 2183 del mismo 
Código Civil, en los términos siguientes: 

Art. 287. Da mujer no puede contraer segundo matrimonio has- 
ta pasados trescientos días después de la disolución del primero. 
En los casos ele nulidad o de divorcio, puede contarse este tiempo 
desde que se interrumpió la cohabitación. 

Art. 290. Se presumen por derechos legítimos : 

I. Los hijos nacidos después de ciento ochenta días, contados 
desde la celebración del matrimonio ; 

II. Los hijos nacidos dentro de los trescientos días siguientes 
a la disolución del matrimonio. 

Art, 300. Si la viuda o divorciada contrajere segundas nup- 
cias dentro del período prohibido por el artículo 287, la filiación 
del hijo que naciere, celebrado el segundo matrimonio, se estable- 
cerá conforme a las reglas siguientes : 

I. Se presume que el hijo es del primer marido, si nace den- 
tro de los doscientos diez días inmediatos a la disolución 
del primer matrimonio, el que niegue la legitimidad en este caso, 
deberá probar plenamente la imposibilidad de que el hijo sea del 
primer marido ; 

II. Se presume que es hijo del segundo marido, si nació des- 
pués de doscientos diez días, contados desde la celebración del se- 
gundo matrimonio ; 

III. Se presume que es hijo natural, si nace después de los 
doscientos diez días siguientes a la disolución del primer matrimo- 
nio y antes de los doscientos diez días contados desde la celebración 
del segundo matrimonio. 

Art. 399. La madre o abuela viuda y la madre divorciada que 
tengan la patria potestad de sus hijos, perderán los derechos que 
les concede el artículo 3166, si viven en mancebía o dan a luz un 
hijo ilegítimo. 

Art. 1973. Las sentencias que declaren el divorcio terminan la 



PBIMEBA JEFATURA XII 



— 180 — 

sociedad conyugal, y las que declaren la ausencia la suspenden en 
los términos señalados en este Código. 

Art. 1974. La presentación de la demanda de divorcio, o la 
separación de bienes hecha durante el matrimonio, pueden termi- 
nar, suspender o modificar la sociedad conyugal, según convengan 
los consortes. 

El abandono injustificado del domicilio conyugal por uno de 
los cónyuges, hace cesar para él, desde el día en que se verifique. 
los efectos de la sociedad legal en cuanto le favorezca ; éstos no po- 
drán comenzar de nuevo sino por convenio expreso. 

Art. 2051. En los casos de divorcio, se procederá conforme a lo 
prevenido en los artículos 251 y 252. 

Art. 2052. En los casos de divorcio por mutuo consentimiento 
o de simple separación de bienes, se observarán, para la liquida- 
ción, los convenios que hayan celebrado los consortes y que fueren 
aprobados por el juez, salvo lo convenido en las capitulaciones ma- 
trimoniales y lo dispuesto en este capítulo en sus respectivos casos. 

Art. 2054. La suspensión de la sociedad cesará con el venci- 
Tiiii'nto del plazo, si alguno se 1^ fija, y con la reconciliación de los 
consortes, en los casos de divorcio intentado. 

Art. 2055. Si el matrimonio se disuelve antes del vencimiento 
del plazo, o si alguno de los cónyuges muere antes de la reconcilia- 
ción, se entiende terminada la sociedad desde que comenzó la sus" 
pensión, no obstante lo dispuesto en los artículos 1972, 1973 y 1974. 

Art. 2085. La separación de bienes por convenio puede veri- 
ficarse en virtud de causa grave que el juez califique de bastante, 
con audiencia del Ministerio Público. 

Art. 2086. En caso de divorcio por mutuo consentimiento, se 
observarán las disposiciones de los artículos 232, 2052, 2053, 2056 
a 2061, 2065 a 2067 y 2069 a 2071, salvo las capitulaciones matri- 
moniales. 

Art. 2183. Cuando el marido fuere privado de la administra- 
ción conforme a los artículos 2174, 2175 y 2176, o cuando la so- 
ciedad termine por divorcio o por convenio, la dote será restituida 
en los plazos que fijen las sentencias respectivas. 

Art. 4. Siempre que en el Código Civil, en el de Comercio, el 
de Procedimientos Civiles o en alguna otra ley se hable de divor- 



—181— 

eio, se entenderá que se trata del que disuelve el vínculo, y no sim- 
plemente de la separación de cuerpos. 

Transitorio . 

Art. lo. Entretanto se nombran jueces de primera instancia, 
el divorcio por mutuo consentimiento podrá verificarse haciendo la 
solicitud respectiva ante el Presidente Municipal del lugar, quien 
citará a las juntas que establece esta ley. y pasará, una vez que se 
cerciore de que los cónyuges quieren separarse libremente, el expe- 
diente a un notario público, para que otorgue la escritura corres- 
pondiente, en la que hagan constar su voluntad de separarse, y su 
contrato sobre la liquidación de la sociedad legal y la condición en 
que deben de quedar los hijos, a reserva de que este convenio se 
someta a la aprobación judicial, una vez que existen los jueces de 
referencia. De este contrato se publicará un extracto en las ta- 
blas del Registro Civil. 

Art. 2. Esta ley comenzará a surtir sus efectos desde la fecha 
de su publicación en el Distrito Federal y Territorios. 

Constitución y Reformas. Dado en Veracruz, a los 29 días del 
mes de enero de 1915. — V. Carranza, — Rúbrica. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 8 de "El Constitu- 
cionalista." en la H. Veracruz, Ver., el 12 de febrero de 1915. 



VENUSTIANG CARRANZA, Jefe de la Revolución, Primer Jefe 
d©l Ejército Constitucionalista y Encargado del Poder Eje 
cutivo de la República, en uso de las facultades extraordina 
rias de que estoy investido y 

CONSIDERANDO : que, la especificación sobre los distintos 
valores de los billetes que están emitiéndose conforme al decreto 
de 19 de septiembre del año próximo pas;ado, no es la más 
adecuada para remediar las dificultades que han venido presen- 
tándose en el mercado, en razón de la escasez de billetes de corto 
valor, he tenido a bien decretar lo siguiente : 



—182- 

Art. lo. Se modifica el artículo 2o. del decreto de 19 de sep- 
tiembre próximo pasado que creó la deuda interior de ciento 
treinta millones de pesos, en la forma siguiente : 

ART. 2o. LOS BILLETES QUE EN VIRTUD DEL ARTICU- 
LO ANTERIOR SE PONDRÁN EN CIRCULACIÓN', TENDRÁN 
VALOR DE $ 1, 5, 10, 20, 100 y $2, QUE CORRESPONDERÁN 
RESPECTIVAMENTE, A LAS SERIES A, B, C, I), E, F y G. 

Por tanto, mando se imprima, publique y se lo Jé el debido 
cumplimiento. 

CONSTITUCIÓN Y REFORMS. 

Dado en la H. Veracruz, a 3 de febrero de 3915. — Firmado: 
V. CARRANZA. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. i de í; El Consütu- 
cionalista," en la H. Veracruz, Ver., el 5 de febrero de L915. 



CIRCULAR 

A L03 JEFES MILITARES Y GOBERNADORES 



Tiene conocimiento esta Primera Jefatura de que son ya muy 
frecuentes los casos en que personas de diversas nacionalidades, 
titulándose agentes confidenciales o consulares de gobiernos ex- 
tranjeros, sin serlo realmente, y otras personan que se llaman 
representantes de colonias extranjeras o de grandes intereses 
también extranjeros establecidos en el país, pretenden hacer re- 
presentaciones, elevar notas y gestionar directamente sobre asun- 
tos de carácter internacional, ante distintos Jefes del Ejército 
Constitucionalista. Esta labor, aun en los casos en que se hace 
por personas realmente acreditadas, produce el efecto inconve - 
niente de romper la unidad que debe existir en el Gobierno 
Constitucionalista, y tiende a mermar la autoridad de la Prime- 
ra Jefatura de dicho Ejército, provocando el desorden y la iu 
congruencia en las resoluciones gubernamentales, con peligro pa- 
ra nuestra causa. El ejemplo de la defección del General Fran- 



—183— 

cisco Villa y de otros jefes de la División del Norte, constituye 
una dolorosa experiencia que debemos aprovechar para prevenir 
en lo futuro que se fomente la indisciplina política de Jefes 
inexpertos. 

Esi un propósito inquebrantable de este Gobierno cumplir 
sus deberes internacionales, otorgando la justa protección que 
dan las leyes a las personas e intereses ele extranjeros, lo cual 
sólo puede realizarse debidamente por medio de las autoridades 
apropiadas, pues las representaciones en favor de extranjeros he- 
chas directamente ante militares que dependen de esta Primera 
Jefatura, pueden ser motivo para que la protección que se bus- 
ca no sea tan eficaz como debiera serlo, con perjuicio de las 
buenas relaciones que este Gobierno se propone cultivar con los 
pueblos y gobiernos extranjeros. 

Por último, siendo facultad exclusiva del Primer Jefe del 
Ejército Constitucionalista dirigir tocia clase de negociaciones di- 
plomáticas y tratar los asuntos internacionales, recibiendo a los 
agentes de gobiernos extranjeros y resolviendo los asuntos que 
con esta materia se relacionen, creo necesario, en vista de todas 
las consideraciones anteriores, recordar a todos los Jefes del 
Ejército Constitucionalista, que no están autorizados para 
recibir ni admitir, ni mucho menos para resolver sobre notas, que- 
jas, representaciones o gestiones relacionadas con extranjeros, 
cualquiera que sea la naturaleza de esos gestiones, ya provengan 
de agentes consulares o confidenciales, o ele personas que se lla- 
men representantes de grandes intereses, y cuyos trabajos cerca 
de los Jefes Militares afectan o pueden afectar las relaciones 
diplomáticas de México o los deberes y derechos del Gobierno 
Constitucionalista para con los extranjeros residentes en el país. 
Los Jefes Militares ante quienes se hicieren esas representacio- 
nes, deberán limitarse, en todos los casos, a manifestar que las 
representaciones en favor de extranjeros deben hacerse siempre 
directamente ante el Primer Jefe del Ejército Constitucionalista. 

Por lo que hace a gestiones, insinuaciones u ofrecimientos 
de buenos oficios respecto de asuntos de nuestra política inte- 
rior, que algunos agentes extranjeros suelen hacer con la sana in- 
tención de ayudarnos a resolver nuestras dificultades internas, 



—184— 

los Jefes -Militares deberán siempre rechazar esos trabajos, de~ 
diñando invariablemente los ofrecimientos de ayuda política pro- 
venientes de extranjeros, por benéfica que pudiera parecer es:i 
ayuda, pues no debe nunca olvidarse que los asuntos de política 
interior son de la exclusiva competencia del pueblo y del Gobier- 
no Mexicanos. 

Esta Primera Jefatura encarga, por lo tanto, a los Jefes 
Militares de su mando, se abstengan de admitir a su lado agen- 
tes confidenciales o representantes de gobiernos o intereses ex- 
tranjeros, con el fin de alejar todo peligro de relajamiento de 
la disciplina de que tanta necesidad existe en los actuales mo- 
mentos de lucha revolucionaria. 

CONSTITUCIÓN Y REFORMAS. 

Veraeruz, febrero 10 de 1915. 

El Primer Jefe del E. C, 

V. CARRANZA. 



Nota: Esta Circular se publicó en el núni. 8 de ; 'E1 Consti- 
tucionalista," en la H. Yeracruz, Yer., el 12 de febrero de 1915. 



"VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Consti- 
tucionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la Nación y 
Jefe de la Revolución, en uso de las facultades extraordina- 
rias de que me hallo investido, he tenido a bien decretar lo 
siguiente : 

Art. lo. Se modifican y adicionan los artículos 2. 5, 9 y 10 
de la Ley de 25 de marzo de 1905, sobre impuestos del timbre y 
franquicias a la minería, en la forma siguiente: 

Art. 2o. Quedan sujetos al impuesto interior del timbre, sin 
más excepciones que las expresamente determinadas en esta Ley. 
los metales que se produzcan en la República o que procedan de 
país extranjero. Dicho impuesto se causará en lo sucesivo en 
los términos siguientes : 



—185— 

A. Los metales que se exporten en la forma de piedra mi- 
neral o tierra, cianuros o sulfuros, residuos de fundición o en 
cualquiera otra forma en que se hallen combinados o mezclados 
con substancias que no sean metales propiamente dichos, como 
sigue : 

ORO: a razón de ($110.00) CIENTO DIEZ PESOS el kilo- 
gramo. ' 

PLATA: a razón de ($2.60) DOS PESOS SESENTA CEN- 
TAVOS el kilogramo. 

COBRE: a razón de ($0.03 l|2) TRES Y MEDIO CENTAVOS 
el kilogramo. 

PLOMO: a razón de ($0.06) SEIS CENTAVOS los diez kilo- 
gramos. 

ZINC: a razón de ($0.05) CINCO CENTAVOS los diez kilo- 
gramos. 

B. Para los metales que se beneficien en el país hasta el grado 
de no quedar ligados ni mezclados sino con otros metales, y 
cualquiera que sea la ley del producto, se reducirán en un veinte 
por ciento los impuestos que fija el inciso anterior. 

Art. 5o. No causan el impuesto, ete 

C. No se causarán los impuestos asignados al cobre, cuando 
los minerales contengan el metal mencionado en proporción menor 
del tres por ciento ; al plomo, cuando lo contengan en proporción 
menor del diez por ciento, y al zinc, cuando lo contenga en pro- 
porción menor del quince por ciento. 

Art. 9o. El impuesto de las estampillas especiales que con- 
forme a las leyes vigentes deben fijarse en los títulos de propie- 
dad de las minas, será de ($ 10.00) DIEZ PESOS por cada per- 
tenencia amparada por dichos títulos, cualesquiera que sean las 
substancias minerales que se trate de explotar. 

Art. 10. El impuesto anual de propiedad de minas se causará 
en los términos siguientes : 

A. La cuota será de ($ 12.00) DOCE PESOS anuales por per- 
tenencia minera o sea de ($ 4.00) CUATRO PESOS por tercio 
de año, cualesquiera que sean las substancias que se exploten. 

B. Si el número de pertenencias de un fundo minero o de 



—186— 

diversos fundos pertenecientes a un mismo dueño y ubicados en 
el mismo distrito minero, excediere de diez pertenencias, se cau- 
sará la cuota a razón de ($ 12.00) DOCE PESOS por las pri- 
meras diez pertenencias y por las excedentes hasta ,'veinte, a 
razón de ($ 15.00) QUINCE PESOS. Por las excedentes .a veinte 
hasta cincuenta, la cuota será de ($ 18.00) DIEZ Y OCHO PESOS, 
y de cincuenta y uno en adelante a razón de ($ 24.00) VEIN- 
TICUATRO PESOS. 

Art. 2o. Queda insubsistente el artículo 3 de la mencionada 
Ley de 25 de marzo de 1905. 

Art. 3o. Todas las cantidades que deba percibir el Erario 
conforme al presente decreto y a la citada Ley de 25 de marzo 
de 1905, deberán ser cubiertas precisamente en moneda de oro 
nacional. 

TRANSITORIOS 

Art. lo. Este decreto comenzará a regir desde esta misma 
fecha. 

Art. 2o. Para las pertenencias mineras que tengan pendientes 
pagos de impuestos, y respecto de las cuales no proceda declarar 
la caducidad, se concede un plazo hata el 30 de junio de 1915, 
para que cubran en oro sus adeudos, conformes a las cuotas ante- 
riores al presente decreto. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé 
el debido cumplimiento. 

CONSTITUCIÓN Y REFORMAS. 

Dado en la H. Veraeruz, a lo. de marzo de 1915. 

Firmado: V. CARRANZA. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 11 de "El Consti- 
tucionalista, " en la H. Veraeruz, el 4 de marzo de 1915. 



—187— ' 

"VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Consti- 
tucionalita, Encargado del Poder Ejecutivo, en uso de las 
facultades de que estoy investido, y 

CONSIDERANDO que, por las condiciones económicas porque 
atraviesa nuestro país, se hace necesario vigilar constantemente 
las tarifas de exportación e importación, sujetando en cada caso 
las disposiciones de éstas a las necesidades siempre variables 
de nuestro comercio y de nuestros cambios, he tenido a bien 
decretar lo siguiente : 

ARTICULO lo. Se reforma la fracción IV del artículo lo. 
de la Ley de Ingresos, expedida por el Congreso de la Unión para 
el año fiscal ele 1912 a 1913, la cual deberá quedar vigente en 
los siguientes términos : 

IV. Derechos de exportación sobre los siguientes productos : 

ALPISTE: a razón de dos (2 centavos por kilo, peso bruto. 

AJONJOLÍ: a razón de dos (2 centavos por kilo, peso bruto. 

AÑIL: a razón de un peso ($ 1.00) por kilo, peso neto. 

ARVEJON: a razón de cinco (5) centavos por kilo, peso bruto, 
bruto. 

ARROZ: a razón de cinco (5) centavos por kilo, peso bruto. 

AZÚCAR refinado: a razón de (5) cinco centavos por kilo, 
peso bruto. 

AZÚCAR, MOSCABADO Y MELAZAS: a razón de dos (2) 
centavos por kilo, peso bruto. 

ALCOHOL, AGUARDIENTE. TEQUILA y demás bebidas em- 
briagantes, a razón de dos (2) centavos litro. 

ALFALFA : 

a. Fresca: a azón de medio (1|2) centavo por kilo, pesp 
bruto. 

b. Seca: a razón de uno y medio (1 1|2) centavos por kilo, 
peso bruto. 

ALGODÓN : 

a. Cascarilla: a razón de un (1) centavo por kilo, peso bruto. 

b. Semilla de algodón: a razón de dos (2) centavos por kilo, 
peso bruto. 



— ist¡— 

CAFE: en cualquier estado a razón de diez (10) centavos 
por kilo, peso bruto. 

CARNES de todas clases, frescas, ahumadas y salpresas, a ra- 
zón de cinco (5) centavos por kilo, peso bruto. 

CHICLE: a razón de diez (10) centavos kilo, peso bruto. 

CHILES SECOS: a razón de cuatro (4) centavos kilo, peso 
bruto. 

CUEROS Y PIELES DE TODAS CLASES sin curtir: a ra 
zón de quince (15) centaA r os kilo, peso bruto. 

CEBADA: a razón de dos (2J centavos por kilo, peso bruto. 

FRIJOL: a razón de cinco (5) centavos kilo, peso bruto. 

GARBANZO: a razón de cinco (5) centavos kilo, peso bruto. 

GUAYULE en YERBA: a razón de un (1) centavo kilo, peso 
bruto. 

GOMA DE CAUCHO Y DE GUAYULE: a razón de diez (10) 
centavos por kilo, peso bruto. 

GANADO CABALLAR por cabeza veinte (20) pesos. 

GANADO VACUNO: 

a. Becerros de menos de un año, por cabeza, veinte (20) 
pesos. 

b. Toros de menos de dos años, por cabeza, quince (15) 
pesos. 

c. Toros de menos de tres años, por cabeza, 'veinte (20) 
pesos. 

d. Toros y novillos de tres años o más. por cabeza, treinta 
(30) pesos. 

e. Hembras de cualquier edad, por cabeza, cuarenta (40) 
pesos. 

GANADO MULAR, por cabeza, veinte (20) pesos. 
GANADO CABRIO Y OVEJUNO, por cabeza, tres (3) pesos. 
GANADO ASNAL, por cabeza, cinco (5) pesos. 
CERDOS Y LECHONES: a razón de cinco (5) centavos kilo, 
peso buto. 

HENEQUÉN: a razón de dos (2) centavos kilo, peso bruto. 
HUEVOS: a razón de un (1) centavo por cada uno. 
HABAS: a razón de cinco (5) centavos por kilo, peso bruto. 
HUESO: a razón de medio (1¡2) centavo por kilo, peso bruto. 



—189— 

IXTLE: de todas clases a razón de un (1) centavo por kilo, 
peso bruto. 

LANAS: de todas clases a razón de ocho (8) centavos por kilo, 
peso bruto. 

LENTEJA: a razón de cinco (5) centavos kilo, peso bruto. 

NUEZ: a razón de cinco (5) centavos kilo, peso bruto. 

RAÍZ DE ZACATÓN: a razón de cinco (5) centavos por kilo, 
peso bruto. 

SALVADO: a razón de un (1) centavo por kilo, peso bruto. 

SACOS de YUTE: a razón de cinco (5) centavos kilo, peso 
bruto. 

TABACO EN RAMA: 

a. Capa a razón de cinco (5) centavos kilo, peso neto. 

b. Tripa a razón de un (1) centavo kilo, peso neto. 
TABACO LABSADO de todas clases a razón de quince (15) 

centavos por kilo, peso neto. 
ZACATE : 

a. Fresco a razón de medio (l|2) centavo por kilo¿ peso 
bruto. 

b. Seco a razón de uno y medio (1 l|2) centavos por kilo, 
peso bruto. 

ARTICULO 2o. Tratándose de ganado que deba exportarse por 
las Aduanas fronterizas, el Primer Jefe del Ejército Constitir 
eionalista, puede, en cada caso, a petición de los interesados, mo- 
dificar los precios de la tarifa, en vista de las circunstancias 
especiales atendibles que aconsejen su reducción. Las solicitudes 
para ese efecto, deberán elevarse directamente a la Secretaría 
de Hacienda. 

ARTICULO 3o. Queda desde luego prohibida la exportación 
de maíz, trigo y harina. La exportación del frijol, arvejón, ce- 
bada, garbanzo, lenteja, haba, arroz y azúcar blanca, solamente 
se podrá efectuar con permiso, para cada caso, expedido por la 
Secretaría de Hacienda. 

ARTICULO 4o. Se declaran libres de importación hasta nue- 
va orden, los siguientes artículos de la Tarifa de Importación: 

Fracción 37. Manteca de cerdo. 

Fracción 93. Arroz. 



— 190 — 

Fracción 103. Maíz. 

Fracción 104. Semillas y granos alimenticios no especifi- 
cados. 

Fracción 125. Azúcar. 

Fracción 129. Galletas de todas clases. 

Fracción 130. Harina de trigo y demás cereales y féculas no 
especificadas. 

TRANSITORIOS 

I. Los artículos lo. y 2o. de este Decreto, comenzarán a regir 
desde el día 10 de marzo de 1915 y se aplicarán a las mercan- 
cías que se exporten en buques que zarpen del Puerto de su 
embarque o que crucen las fronteras internacionales, después de 
las doce de la noche del día 9 de marzo. 

II. Los artículos 3o. y 4o. se pondrán en vigor desde la fecha 
del presente Decreto. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

CONSTITUCIÓN Y REFORMAS. 

Dado en la H. Veraeruz, a 4 de marzo de 1915. 

Firmado: V. CARRANZA. 



Nota: Este Decreto se publicó en el nóni. 12 de "El Consti- 
tucionalista, " en la H. Veraeruz, Ver., el 9 de marzo de 1915. 



A los CC. Secretario de Gobernación y Subsecretario 
de Comunicaciones 



CIRCULAR NUM. 47 

Ha sido informada esta Primera Jefatura de que algunos 
productores de cereales y otros artículos de primera necesidad 
se abstienen de llevarlos a los mercados de realización y consumo 
y los retienen estancados en los lugares de producción, movidos 



—191— 

por el temor de que les sean ocupados en el tránsito ; de donde ha 
resultado que habiendo en el país cantidades suficientes de estos 
artículos para atender las urgencias del consumo, se sufren a veces 
faltas de ellos para el abasto de las poblaciones y encarecimiento 
correlativo de los precios, en razón a que una parte considerable 
de esa existencia, ha quedado fuera de mercado por la retención 
a que se le ha sujetado. 

Deseoso el Gobierno Constitucionalista de que se desvanez- 
can los temores infundados de aquellos productores para que pue- 
dan llevar oportunamente a los mercados las existencias de sus 
productos que tienen retenidos, dispone que por todos los medios 
que estén a su alcance procure usted llevar al ánimo de esos 
productores, la seguridad de que las autoridades Constitucionalis- 
tas respetarán sus legítimos derechos garantizándolos, dentro de 
los preceptos de la legislación vigente y de los apremios de las 
necesidades públicas, que no serán molestados en sus operación e¿¡ 
transporte de productos y que éstos no le serán indebidamente 
ocupados en el tránsito ni en los almacenes o depósitos a que los 
destinen para su realización, sino adquirirlos, cuando el Gobierno 
tenga necesidad de ellos, por su justo valor y pago inmediato. 

Para el debido efecto se servirá usted prevenir a los Jefes 
Militares y autoridades de las poblaciones del Estado d3 su mando 
que le estén subordinadas, que se abstengan de ocupar de propia 
autoridad los artículos de primera necesidad, y principalmente los 
cereales que se remitan de los puntos de producción a los lugares 
de realización o de consumo a que estén destinados ; así como 
también que proporcionen las posibles facilidades a las personas 
que se ocupen de tales operaciones, ya expidiéndoles los pasaportes 
que fueren necesarios para su identificación, ya librándoles los 
salvo-conductos que necesiten para amparar los furgones, carros 
o vehículos de transporte, durante su tránsito, o allanándoles las 
dificultades con que tropiecen en sus operaciones. 

En los lugares en que haya vías férreas sujetas a la autoridad 
del Gobierno Constitucionalista. se cuidará de que en las estaciones 
en que puedan embarcarse aquellos productores, se pongan a ftis- 



—192— 

posición de los interesados, al solicitarlo, furgones en número sufi- 
ciente para hacer el transporte de ellos. 

Por último, esta Primera Jefatura encarece a usted la ne- 
cesidad de emplear toda clase de medios de persuación para con- 
vencer a los productores de los mencionados artículos, de que sus 
intereses no corren ningún riesgo de ser lesionados en manera al- 
guna, pues el Gobierno Constitucionalista, respetuoso de todo 
derecho legítimo, respeta y hará respetar esos intereses, y pro- 
curará por cuantos medios lícitos estén a su alcance, dar toda 
clase de garantías a las propiedades legítimamente adquiridas, y 
a las personas que no estén colocadas en actitud hostil respecto a 
este mismo Gobierno. 

Lo que comunico a ustedes para que, haciéndolo del conoci- 
miento de los ciudadanos Gobernadores y Comandantes Militares 
de los Estados y del Director de los Ferrocarriles Constiluciona- 
listas, se proceda a su cumplimiento. 

CONSTITUCIÓN Y REFORMAS. 

H. Veracruz, marzo 11 de 1915. 

El C. P. Jefe del Ejército Constitucionalista. E. del Poder 
Ejecutivo de la Nación. 

V. CARRANZA.— Rúbrica. 



Nota: Este Decreto e publicó en el núm. 14 de "El Cons- 
titucionalista,'' en la H. Veracruz, Ver., el 16 de marzo de 1915. 



Al C. Subsecretario de Fomento, Encargado del Despacho. 

Esta Primera Jefatura ha determinado se forme una Co- 
misión Técnica del Petróleo, dependiente de esa Secretaría, que 
tenga por objeto emprender una investigación completa sobre todo 
lo que concierne a la Industria del Petróleo en la República, y 
a sus relaciones con el Gobierno ; y que proponga las Leyes y 
Reglamentos necesarios, para el desarrollo de la Industria. 

La Comisión estará compuesta, de un Presidente y cuatro 
vocales. El Secretario de Estado y del Despacho de Fomento. 
Colonización e Industria, será su Presidente nato, y uno de los 
Vo'cales tendrá el carácter de Secretario. 



—193— 

Para llevar a la práctica los trabajos de investigación que 
la Comisión Técnica del Petróleo acuerde, se nombrará el per- 
sonal que fuere necesario, y contará como fuentes de información 
con el auxilio de las Secretarías de Estado y sus Dependencias. 

Para el funcionamiento de esa Comisión, se autoriza a esa 
Secretaría, para disponer hasta de la suma de cien mil pesos. 

Lo que comunico a usted para su conocimiento y fines con 
siguientes. 

CONSTITUCIÓN Y REFORMAS. 

H. Yeracruz, Ver., a 19 de marzo de 1915. 

El Primer Jefe del E. C, Encargado del Poder Ejecutivo de 
la Unión. 

V. Carranza. — Rúbrica. 



Nota: Esta Disposición se publicó en el núm. 16 de "El Cons- 
titucionalista. " en la H. Yeracruz. Ver., el 26 de marzo de 191a. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefa del Ejército Consti- 
tucionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la Nación y 
Jefe de la Revolución, en uso de las facultades de que me 
hallo investido, 

CONSIDERNDO, que, la práctica ha demostrado la conve- 
niencia de subdividir las Administraciones Principales del Tim- 
bre, tanto en el caso de que sus demarcaciones sean demasiado 
extensas, cuanto por que así lo exijan la impotancia y desarrollo 
adquiridos por las poblaciones que las componen, y que en estas 
condiciones se encuentran las principales de Monterrey y Oaxaca, 
he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Art. lo. Se establece una Administración Principal del Tim- 
bre en Linares, que comprenderá los Partidos de Cadereyta Ji" 
ménez, Cerralvo, Doctor Arroyo, Galeana y Montemorelos, con las 
Administraciones Subalternas y Agencias directas establecidas den- 
tro de sus respectivas jurisdicciones. 



—194— 

Art. 2o. Se establece igualmente una Administración Prin- 
cipal del Timbre en Teliuantepec, que comprenderá los Distritos 
de Choapan, San Carlos Yautepec, Pochutla, Tuxtepec, Villa Alta 
y Juchitán, con las Administraciones subalternas y Agencias direc- 
tas establecidas dentro de sus respectivas juridicciones. 

Art. 3o. En vitud del establecimiento de la nueva demarca- 
ción de la Renta del Timbre a que se refiere el artículo lo., la Ad- 
minitración Principal del Ramo en Monterrey, comprenderá los 
Partidos de Lampazos, Marín, Sabinas, Sabinas Hidalgo, Salinas 
Victoria, Villa] dama y Chino, con las Administraciones Subalternas 
y Agencias Directas establecidas dentro de sus respectivas juris- 
dicciones. 

Art. 4o. En virtud del establecimiento de la nueva demar- 
cación de la Renta del Timbre a que se refiere el artículo 2o., la 
Administración Principal del Ramo en Oaxaca, comprenderá los 
Distritos de Cuicatlán, Ejutla, Miahuatlán, Tlacolula, Ocotlán, 
Teotitlán, Villa Juárez y Zomatlán, con las Administraciones Sub- 
alternas y Agencias directas establecidas dentro de sus respecti- 
vas jurisdicciones. 

Art. 5o. Este decreto comenzará a regir el día primero de 
abril próximo. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

CONSTITUCIÓN Y REFORMAS. 

Dado en la H. Veracruz, a 19 de marzo de 1915. — Firmado, 
V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 17 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz, Ver., el 26 de marzo de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la Nación y 
Jefe de la Revolución, en uso de las facultades de que me 
hallo investido, y 

CONSIDERANDO : 
lo. Que de conformidad con lo dispuesto en el atículo 5o. 



—195— 

de la Constitución Federal, nadie puede ser obligado a prestir 
servicios personales sin su pleno consentimiento y sin la justa 
retribución; y que tratándose de obreros que viven del producto 
de su trabajo personal, no puede considerarse como justa una 
retribución que no basta para cubrir el costo medio de la vida, 
puesto que el primer derecho de todo hombre es el derecho de 
vivir ; 

2o. Que el alza considerable que han alcanzado los artículos 
de primera necesidad en todas las poblaciones de la República, 
y. principalmente en los centros industriales y fabriles, ha elevado 
correlativamente el costo medio de la vida de los obreros indus- 
tiales y fabriles, de tal manera que no pueden obtener en cantidad 
suficiente con el jornal de que hoy disfrutan, los artículos de que 
tienen necesidad para reparar sus propias fuerzas, y atender a 
sus familias; 

3o. Que esta situación de los obreros, se ha hecho más aguda 
y dolorosa para los que trabajan en la industria textil, pues por 
las condiciones especiales del lugar y de organización de esta in- 
dustria, el personal obrero de ella cuenta con menos elementos 
para ayudarse a sobrellevar las dificultades y exigencias de la 
situación general; 

•lo. Que según los datos reunidos por el Departamento del Tra- 
bajo, los precios de realización de los productos elaborados en 
esas fábricas, han venido aumentando considerablemente, sin que 
se haya producido un aumento correlativo en los jornales ce los 
obreros, aumento que hubiera sido no sólo equitativo, sino extrie- 
tamente justo, dadas las condiciones que reviste la situación ge- 
neral del país, y las especiales de los obreros que en esas fábri- 
cas trabajan; 

5o. Que algunos empresarios a quienes los obreros que para 
ellos trabajan, se han dirigido solicitando aumento en los jornales, 
han manifestado que no tendí ían inconveniente en concederlo, 
dentro de límites equitativos, si la medida se hiciere extensiva a 
todas las fábricas similares ; y 

6o. Que siendo justas las solicitudes de los obreros de hilados 
y tejidos, y no siendo posible en las actuales circunstancias, dada 
la urgencia del asunto, provocar una conferencia de empresarios 

PRIMERA JEFATURA XHI. 



—196— 

para llegar prontamente a un resultado definitivo, se hace indis- 
pensable la intervención del Gobierno para establecer, siquiera 
•con carácter de provisional, una regla de común observancia sobre 
el particular, recurriendo para el efecto a las amplias facultades 
de que se encuentra investido. 

He tenido a bien decretar lo siguiente : 

Art. lo. Se aumenta en un 35 OJO (treinta y cinco por ciento) 
el jornal diario que .actualmente se paga a los obreros de los de- . 
partamentos y demás dependencias de las fábricas de hilados y 
tejidos de algodón, lana, yute y henequén, establecidas en la 
República o que se establecieren en lo sucesivo ; y en un 40 0|0 
(cuarenta por ciento) los pagos que se hagan en dichas fábricas 
por labores a destajo. 

Art. 2o. Este aumento de retribución subsistirá hasta que pue- 
dan establecerse las bases sobre las cuales se- fijará el jornal o 
salario mínimo que para la retribución del trabajo personal ha de 
regir en la República. 

Art. 3o. Los aumentos de retribución que establece esta Ley, 
comenzarán a surtir sus efectos a contar desde el día primero de 
abril del presente año. 

Art. 4o. Los obreros que trabajen en las fábricas a que. se 
refiere el artículo lo., tendrán derecho a reclamar a los empresa- 
rios o encargacios de ellos el pago íntegro del jornal corriente 
con el aumento estipulado, y a ser indemnizados por dichos em- 
presarios o encargados, en caso de que alguno de ellos se rehusare 
al pago. 

Publíquese para su cumplimiento. 

CONSTITUCIÓN Y REFORMAS. 

Veracruz, marzo 22 de 1915. — V. Carranza. — Rúbrica. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 16 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz, Ver., el 23 de marzo de 1915. 



—197— 

"VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Consti- 
tucionalitá, Encargado del Poder Ejecutivo, en uso de las fa- 
cultades extraordinarias de que estoy investido, y 

CONSIDERANDO que, debido a la irregularidad que ha ve- 
nido existiendo en las comunicaciones, no ha sido posible terminar 
el canje de los billetes a que se refiere el Decreto de 8 de Di- 
ciembre de 1914, he tenido a bien decetar lo siguiente : 

Art. lo. Se prorroga hasta el día 30 de junio del presente 
año el plazo señalado por el artículo lo. del Decreto de 8 de 
diciembre de 1914, para retirar de la circulación los billetes que el 
propio Decreto enumera, y las obligaciones del Tesoro, común- 
mente conocidas con el nombre de "Bonos Carvajal;" en con- 
secuencia, los referidos billetes y obligaciones dejarán de tener 
circulación legal, el día lo. de julio de este mismo año. 

Art. 2o. La Tesorería General de la Nación continuará ha- 
ciendo el canje de los referidos billetes y la Secretaría de Ha- 
cienda autorizará para el mismo objeto a las Oficinas Federales 
que crea conveniente. 

Por tanto, mando se imprima, publique y circule y se le dé 
el debido cumplimiento. 

CONSTITUCIÓN Y REFORMAS. 

Dado en la H. Veracruz, a 27 de marzo de 1915. — V. Ca- 
rranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 18, de "El Consti- 
tucionalista," en la H. Veracruz, Ver., el 30 de marzo de 1915. 



"VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Consti- 
tucionalista, Encargado del Poder Ejecutivo y Jefe de la Re- 
volución, en uso de las facultades extraordinarias de que estoy 
investido, y 

En vista de la dificultad de comunicaciones que prevalece en 
algunas regiones del país, he tenido a bien decretar lo siguiente: 



—198— 

Art. lo. Se prorroga por dos meses, esto es, hasta el 29 de 
junio del presente año, el plazo señalado por el artículo 3o. del 
Decreto de 29 de Enero último, para que los interesados en con- 
tratos, concesiones y permisos a que dicha disposición se refiere, 
los presenten a la Secretaría de Hacienda para su revisión y re- 
validación, en su caso. En. los lugares substraídos a la acción 
de este Gobierno la prórroga, de la misma manera que el plazo 
principal, comenzará desde la fecha en que sean ocupados por el 
Ejército Constitucionalista. 

Art. 2o. Los mencionados contratos, concesiones y permisos 
que, transcurridos el plazo y la prórroga de que se trata en el 
artículo anterior, no fueren presentados a la Secretaría de Ha- 
cienda para su revisión y revalidación, en su caso, serán decla- 
rados caducos y se procederá conforme a las reglas que en ellos 
mismos se hayan estipulado para caso de caducidad. 

Por tanto mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. 

Dado en la H. Veracruz, a veinte de abril de mil novecientos 
quince. 

Firmado: V. CARRANZA. 



Nota. Este Deceto se publicó en el núm. 25 de "El Cons- 
titucionalista," en la H. Veracuz, Ver., b1 23 de abril de 1915. 



"VENUSTTANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la Nación: 

A los habitantes de ella, y a cuantos el presente vieren, hago 
saber: 

Que en uso de las amplias facultades de que estoy investido 
conforme al artículo 2 del Decreto de 12 de diciembre de 1914: 
y teniendo en consideración: 

Que para hacer más intensa y fructuosa la campaña que en 
defensa del principio de legalidad y de los ideales nacionales en- 



—199— 

carnados en la Revolución Constitucionalista, está haciendo el 
señor general Alvaro Obregón en el interior de la República, fué 
ampliamente autorizado por esta Primera Jefatura, no solamente 
para, dictar las medidas relacionadas directamente con las ope- 
raciones militares que tiene a su cargo, sino también para expedir 
las demás que tuvieren por fin el bienestar y mejoramiento de las 
clases sociales en general y especialmente el de las clases me- 
nesterosas, a quienes es debido hacer llegar desde luego los bene- 
ficios de la Revolución. 

Que en virtud de esta autorización el señor general Obregón 
expidió en Celaya, con fecha 9 del corriente mes de abril, un 
decreto relativo al tipo de jornal mínimo y a algunas relaciones 
entre patrones y obreros. 

Que examinado este decreto, se ha visto que responde desde 
luego a las necesidades del momento, las cuales llena de manera 
satisfactoria. 

Y que, si bien esta Primera Jefatura tiene en estudio una 
ley general sobre regulación del contrato de trabajo, en la que 
se establecen reglas sobre la jornada máxima de los trabajadores 
y sobre el salario mínimo que deben percibir, esa ley no se ha 
expedido todavía, por lo que el decreto de referencia expedido 
por el señor general Obregón suple desde luego la falta de una 
Ley especial de carácter general y puede regir la materia hasta 
la expedición de esa ley: 

He tenido a bien expedir el siguiente 

DECRETO: 

__ Art. lo. Se confirma en todas sus partes declarando que es 
perfectamente obligatorio, el decreto expedido por el señor ge- 
neral Alvaro Obregón en Celaya, el día 9 del corriente mes de 
abril, cuyo tenor es el siguiente : 

' ALVARO OBREGÓN, General en Jefe del Ejército de Opera- 
ciones, en nombre de la Revolución, y autorizado por el C. 
Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, don Venustiano 

Carranza, a los habitantes del Estado, hago saber: 

* 

lo. Que desde hoy, el salario mínimo en efectivo de los jor- 



—200— 

naleros, deberá ser de setenta y cinco centavos cada día, aumen- 
tando la ración de cereales que actualmente se les tiene asig- 
nada, en un 25 por ciento. 

2o. En este aumento de sueldo deben quedar comprendido.^ 
proporcionalmente los que hoy disfrutan los mozos, cocineros, la- 
vanderos y demás domésticos, cualesquiera que sea su carácter o 
denominación. 

3o. Este aumento de jornal no autoriza a los patrones o jefes 
para aumentar las horas de trabajo, de destajos o tareas. 

4o. En esta disposición están comprendidos los Estados de 
Michoacán, Querétaro, Hidalgo y Guana juato, que están contro- 
lados por este Ejército de Operaciones. 

5o. Respecto de los jornaleros en las demás entidades fede- 
rativas que aún están en- poder de la reacción, se irán dictando 
las mismas disposiciones, en proporción con las ya establecidas. 
tan pronto como sean controladas. 

Art. 6o. Al ser violadas estas disposiciones, el trabajador de- 
berá presentar su queja a la autoridad constitucionalista corres- 
pondiente, quien ordenará el reintegro inmediato de la cantidad 
que se le haya dejado de pagar, más lo corespondiente al tiempo 
que haya empleado en sus gestiones, fijando la misma autoridad 
el castigo debido. 

Constitución y Reformas. 

Dado en el Cuartel General en Celaya, Gto., a 9 de abril de 
1915. 

El General en Jefe, Alvaro Obregón." 

Art. 2o. El decreto confirmado substituirá hasta que se ex- 
pida la ley general sobre el contrato de trabajo que ha de regir 
en toda la República. 

Publíquese para su cumplimiento. 

Dado en la H. Veracruz el 26 de abril de 1915. 

V. CARRANZA.— Rúbrica. 



Nota: Este decreto fué publicado en el número 26 de ''El 
Constitucionalista," en la H. Veracruz, Ver., el 27 de abril de I9ir>. 



—201— 

"VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Consti- 
tucionalista, Encargado del Poder Ejecutivo y Jefe de la Re- 
volución, en uso de la facultades extraordinarias de que 
estoy investido, he tenido a bien decretar lo siguiente: 

Art. lo. Se modifica y adiciona la fracción IV del artículo 
lo. de la Ley de Ingresos expedida por el Congreso de la Unión, 
para el año fiscal de 1912 a 1913, hoy vigente, así como sus re- 
formas y adiciones por decretos de 17 de octubre y 17 de di- 
ciembre de 1914, 22 de enero y 4 de marzo del corriente año, en 
los términos siguientes : 

AJO: 

(a) seco, a razón de (8) ocho centavos kilogramo, peso bruto. 

(b) fresco, con su rama o sin ella, a razón de (3) centavo? 
kilogramo, peso bruto. 

AJONJOLÍ: a razón de (3) centavos kilogramo, peso bruto. 
ALCOHOL, AGUARDIENTE, TEQUILA y demás bebidas 
embriagantes: a razón de (2) dos centavos litro. 
ALFALFA : 

(a) fresca, a razón de (1|2) medio centavo kilogramo, peso 
bruto. 

(b) seca, a razón de (1 l|2) uno y medio centavos kilogramo, 
peso bruto. 

(c) semilla de algodón, a razón de (2) dos centavos kilogramo, 
peso bruto. 

ALPISTE: a razón de (1) un centavo kilogramo, peso bruto. 

ANÍS: a razón de (1 1|2) uno y medio centavos kilogramo, 
peso bruto. 

AÑIL: a razón de (3) tres centavos kilogramo, peso neto. 

ARROZ: a razón de (6) seis centavos kilogramo, peso bruto. 

ARVEJON: a razón de (5) cinco centavos kilogramo, peso 
bruto. 

AVES DE CORRAL, vivas o carnes en diversas formas: a 
razón de (10) diez centavos kilogramo, peso bruto. 

AZÚCAR : 

(a) Refinado, a razón de (5) cinco centavos kilogramo, peso 
bruto. 



—202— 

(b) Moscabado, a razón de (2 l|2) dos y medio centavos kilo- 
gramo, peso bruto. 

(c) Melazas, a razón de (2) dos centavos kilogramo, peso 
bruto. 

(d) Piloncillo y panela, a razón de (2) dos centavos kilogra- 
mo, peso bruto. 

CACAHUATE: a razón de (5) cinco centavos kilogramo, peso 
bruto. 

CAFE: a razón de (10) diez centavos kilogramo, peso bruto. 

CARNES DE TODAS CLASES: frescas, ahumadas y salpre- 
sas, a razón de (10) diez centavos kilogramo, peso bruto. 

CEBADA: a razón de (2 l|2) dos y medio centavos kilogramo, 
peso bruto. 

CEBOLLA: a razón de (6) seis 'centavos kilogramo, pesio 
bruto. 

CERA: 

(a) en bruto, a razón de (10) diez centavos kilogramo, peso 
bruto. 

(b) en marqueta o labrada, a razón de (15) quince centavos 
kilogramo, peso bruto. 

COMINO: a razón de (1) un centavo kilogramo, peso bruto. 
CONCHAS : 

(a) Madre-perla o concha nácar, a razón de (25) veinticinco 
centavos kilogramo, peso neto. 

(b) no especificadas, a razón de (5) cinco centavos kilogramo, 
peso neto. 

CUERNO: a razón de (1|2) medio centavo kilogramo, peso 
bruto. 

CUEROS : 

(a) de res, frescos, a razón de (10) diez centavos kilogramo, 
peso bruto. 

(b) secos, a razón de (15) quince centavos kilogramo, peso 
bruto. 

(c) curtidos, a razón de (20) veinte centavos kilogramo, peso 
bruto. 

(d) de cabra y venado, a razón de (15) quince centavos kilo- 
gramo, peso bruto. 



—203— 

(e) pieles no especificadas, a razón de (15) quince centavos 
kilogramo, peso bruto. 

CHÍA: a razón de (1) un centavo kilogramo, peso bruto. 

CHILE: a razón de (10) diez centavos kilogamo, peso neto. 

CHILE SECO. PASILLA Y DE TODAS CLASES : a razón de 
(5) cinco centavos kilogramo, peso bruto. 

FRIJOL : 

(a) Bayo o negro, a razón de (6) seis centavos kilogramo, 
peso bruto. 

(b) Blanco, chico, aluvia, ayocote y otros, a razón de (5) cinco 
centavos kilogramo, peso bruto. 

(c) Cow-peas, destinado a fertilizar terrenos, a razón de (2) 
dos centavos kilogramo, peso bruto. 

FRUTAS : 

(a) Frescas no especificadas, a razón de (2) centavos kilo- 
gramo, peso bruto. 

(b) Secas o pasadas, a razón de (3) centavos kilogramo, pe- 
so bruto. 

GANADOS : 

(a) Asnal, a razón de (5) cinco pesos cabeza. 

(b) Caballar, a razón de (20) veinte pesos cabeza. 

(c) Cabrío, a razón de (3) tres pesos cabeza. 

(d) Lanar, a razón de (3) tres pesos cabeza. 

(e) Mular, a razón de (20) veinte pesos cabeza. 

(f) Porcino, a razón de (6) seis pesos cabeza. 

(g) Vacuno: becerros, a razón de (20) veinte pesos cabeza. 
Hembras, a razón de (40) cuarenta pesos cabeza. 

Toros y novillos, desde año y medio a arriba, a razón de (30) 
treinta pesos cabeza. 

GARBANZO: a razón de (8) ocho centavos kilogramo, peso 
neto. 

GLICERINA: a razón de (5) cinco centavos kilogramo, peso 
neto. 

GUAYULE : 

(a) Goma de guayule y caucho, a razón de (15) quince cen- 
tavos kilogramo, peso bruto. 



— 204— 

(b) Yerba, a razón de (3) tres centavos kilogramo, peso bru- 
to. 

HABAS: a razón de (3) tres centavos kilogramo, peso bruto. 

HENEQUÉN: a razón de (3) tres centavos kilogramo, peso 
bruto. v 

HUESO: a razón de (1|2) medio centavo kilogramo, peso bru- 
to. 

HUEVOS: a razón de (2) dos centavos cada uno. 

IXTLE: de todas clases: a razón de (1) un centavo kilogra- 
mo, peso bruto. 

LANAS EN BRUTO: a razón de (8) ocho centavos kilogra- 
mo, peso bruto. 

LEGUMBRES NO ESPECIFICADAS: a razón de (3) tres 
centavos kilogramo, peso bruto. 

LENTEJAS: a razón de (6) seis centavos kilogramo, peso bru- 
to. 

LINÁLOE, esencia: a razón de (75) setenta y cinco centavos 
kilogramo, peso neto. 

MADERAS : 

(Las medidas se practicarán y la cuota será aplicada, confor- 
me a las leyes de 12 de diciembre de 1893 y 3 de diciembre de 1894, 
y Circular de 7 de enero de 1896). 

(a) Aromática de lináloe, a razón de (1) un peso los cien ki- 
logramos, peso bruto. 

(b) De construcción y ebanistería, a razón de (2.50) dos pe- 
sos cincuenta centavos metro cúbico. 

(c) Tintóreas, de todas clases, a razón de (2.50) dos pesos 
cincuenta centavos metro cúbico. 

MIEL DE ABEJA: a razón de (5) cinco centavos kilogramo, 
peso bruto. 

MOSCO PARA PÁJAROS: a razón de (5) cinco centavos kilo- 
gramo, peso bruto. 

NARANJAS Y LIMONES: a razón de (2) dos centavos kilo- 
gramo, peso bruto. 

NUECES: a razón de (5) cinco centavos kilogramo, peso bru- 
to. 



—205— 

- ORÉGANO EN HOJA O SEMILLA: a razón de (1 1|2) uno 
y medio centavo kilogramo, peso bruto. 

PAJA DE FRIJOL COWPEAS, de Chiapas, a razón de (1) un 
centavo kilogramo, peso bruto. 

PAPAS O PATATAS: a razón de (1 1|2) uno y medio centa- 
vos kilogramo, peso bruto. 

PELO Y CERDA: 

(a) Cerda de caballo, a razón de (15) quince centavos kilo- 
gramo, peso bruto. 

(b) Cerda de res, a razón de (10) diez centavos kilogramo, 
peso bruto. 

(c) Crines de todas clases, a razón de (10) diez centavos ki- 
logramo, peso bruto. 

(d) Pelo de conejo, a razón de (10) diez centavos kilogramo, 
peso bruto. 

(e) Pelo de chivo, a razón de (5) cinco centavos kilogramo, 
peso bruto. 

(f) Pelo de res, venado y otros no especificados, a razón de 
(5) cinco centavos kilogramo, peso bruto. 

PERLA: a razón de (50) cincuenta pesos kilogramo, peso neto. 
PINON: a razón de (5) cinco centavos kilogramo, peso bruto. 
PLÁTANO : 

(a) Fresco, a razón de (2) dos pesos tonelada. 
(b]_ Pasado, a razón de (l|2) medio centavo kilogramo, peso 
neto. 

PLUMAS : 

(a) de garza, a razón de (3) tres pesos kilogramo, peso bruto. 

(b) plumón y plumas corrientes, a razón de (25) veinti- 
cinco centavos kilogramo, peso bruto. 

RAÍZ DE JALAPA: a razón de (5) cinco centavos kilogramo, 
peso bruto. 

RAÍZ DE ZACATÓN: a razón de (5) cinco centavos kilogra 
mo. peso bruto. 

SALVADO: a razón de (1) un centavo kilogramo, peso bruto. 

TABACO : 

(a) Capa, a razón ele (5) cinco centavos kilogramo, peso bru- 
to. 



—206— 

(b) Labrado de todas clases, a razón de (15) quince centa- 
vos kilogramo, peso bruto. 

(c) Tripa, a razón de (1) un centavo kilogramo, peso bruto. 
TOMATE: a razón de (1) un centavo kilogramo, peso bruto. 
VAINILLA: a razón de (2.50) dos pesos cincuenta centavos 

kilogramo, peso neto. 

YERBAS MEDICINALES no especificadas: a razón de (1) un 
centavo kilogramo, peso bruto. 

YUTE MANUFACTURADO: sacos para semillas, minerales, 
etc., a razón de (8) ocho centavos kilogramo, peso bruto. 

ZACATE : 

(a) Fresco, a razón de (1|2) medio centavo kilogramo, peso 
bruto. 

(b) Seco, a razón de (1 1|2) uno y medio centavos kilogramo, 
peso bruto. 

ZARZAPARRILLA, raíz: a razón de (5) cinco centavos kilo- 
gramo, peso bruto. 

Artículo 2o. Quedan subsistentes las disposiciones de los ar- 
tículos 2o., 3o. y 4o. del Decreto de 4 de marzo del corriente año. 

Artículo Transitorio. 

El presente Decreto comenzará a regir desde el día diez de 
mayo, y se aplicará a las mercancías que se exporten en buques que 
zarpen del puerto de su embarque o que crucen las fronteras in- 
ternacionales, después de las doce de la noche del día 9 del mes 
de mayo de 1915. 

Y por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Veracruz, a los 30 
días del mes de abril de 1915. — Firmado. V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 28 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz, Ver., el 7 de mayo de 1915. 



—207— 

VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Cons- 
titueionalista, Encargado del Poder Ejecutivo y Jefe de la Revo- 
lución, en uso de las facultades extraordinarias de que estoy inves- 
tido, y Considerando que, la escasez de moneda de oro nacional se 
traduce en dificultades para los causantes que deben pagar impues- 
tos en esa clase de moneda, y teniendo en cuenta que hay en el 
üaís, fuera de la circulación, sumas considerables en moneda plata 
del cuño nacional, cuya aceptación al tipo corriente en relación a 
la moneda de oro, facilitará a los causantes el pago de impuestos, 
sin perjuicio del erario de la nación, he tenido a bien decretar lo 
siguiente : 

Artículo único. Todos los pagos que por impuestos diversos 
deban hacerse en oro. conforme a las disposiciones legales vigentes, 
podrán efectuarse en pesos fuertes y tostones de plata, del cuño 
nacional, estimándose cada peso en ($0.66) sesenta y seis centavos, 
oro nacional, y cada dos tostones en ($0.53) cincuenta y tres cen- 
tavos, oro nacional. 

TRANSITORIO. Este Decreto comenzará a regir el día 15 
del presente mes. Por tanto, mando se imprima, publique, circule 
y se le dé el debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Veracruz, a 8 de ma- 
yo de 1915. — Firmado. V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 29 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz. Ver., el 11 de mayo de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Cons- 
titueionalista, Encargado del Poder Ejecutivo y Jefe de la Revo- 
lución, en uso de las facultades extraordinarias de que estoy inves- 
tido, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Artículo lo. Se reforma la fracción 612 de la Tarifa de los 
Derechos de Importación vigente, en los siguientes términos : Di- 
namita, pólvora para minas, piroxilina o algodón pólvora y demás 



—208— 

explosivos no especificados, los (100) cien kilogramos, peso bruto, 
(12) doce pesos. 

Artículo 2o. Se deroga el Decreto de 21 de febrero de 1915, 
que grava las dinamitas y los explosivos industriales con un im- 
puesto interior de consumo pagadero en estampillas especiales de 
la Renta del Timbre. 

Artículo Transitorio. El presente decreto comenzará a surtir 
sus efectos desde el día 15 del presente mes. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Veracruz, a 8 de ma- 
yo de 1915. — Firmado, V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 29 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz, Ver., el 11 de mayo de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la Nación y Jefe de 
la Revolución, 

CONSIDERANDO, que el Cuerpo Médico Militar debe de dis- 
poner de todos los elementos necesarios para el buen servicio de 
los hospitales, y la pronta y eficaz atención de los heridos y enfer- 
mos, y con el fin de que esos elementos sean prontamente suminis- 
trados; así como también para obtener datos estadísticos, no sola- 
mente del número de enfermos, sino también de la clase de enfer- 
medades de los pacientes, y con el objeto de simplificar y hacer efec- 
tivos los trabajos de las partes o secciones de que se compone el 
Cuerpo Médico Militar, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

lo. El Cuerpo Médico Militar se compondrá de tres partes o 
secciones: la Sección Médica, el Cuerpo de Ambulancia y la Pro- 
veeduría, formando parte del Ramo de Guerra, y será considerado 
como un Cuerpo especial del Ejército. 

2o. Este Cuerpo lo constituyen todos los médicos, dentistas, 



—209— 

farmacéuticos, veterinarios, enfermeros, ambulantes y soldados que 
se ocupan del servicio médico militar en todas las secciones del 
Ejército. 

3o. Habrá en la Secretaría de Guerra un Jefe de la Sección 
Administrativa, que se encargará de tramitar todos los asuntos pro- 
cedentes del servicio, y quien exigirá el informe detallado del mis- 
mo a los directores de hospitales, a los médicos de los cuerpos, al 
proveedor del Cuerpo Médico, a los sub-proveedores y al Jefe del 
Cuerpo de Ambulancia. 

4o. Habrá un proveedor médico o farmacéutico, que adminis- 
tre los Almacenes del Cuerpo Médico y sub-proveedor para cada 
Cuerpo de Ejército. División o Brigada. que lo necesite. 

5o. El Cuerpo de Ambulancia que dependía del Parque Sani- 
tario quedará desde ahora bajo las órdenes de un coronel o tenien- 
te coronel, que será su Jefe. 

6o. El Jefe de Ambulancia, el proveedor, los médicos de los 
Cuerpos y Directores de Hospitales, rendirán sus informes al Jefe 
de la Sección Administrativa, y por su conducto recibirán órdenes 
que emanen de la Primera Jefatura o del Ministerio de la Guerra. 

7o. Todos los médicos dependientes del Cuerpo Médico Militar 
en campaña, tendrán un sobresueldo de un 50 por ciento sobre los 
haberes que les corresponden a su grado, y el 25 por ciento los am- 
bulantes, enfermeros y soldados del Cuerpo de Ambulancia. 

8o. Para el mejor servicio médico del Ejército, se establecerá 
oportunamente el servicio de médicos regionales, que consistirá en 
el nombramiento en cada ciudad o población de importancia en 
donde pueda haber guarnición, de un médico militar que se deno- 
minará Regional, el cual solamente obtendrá sus emolumentos cuan- 
do prestare sus servicios en la guarnición y fuere debidamente re- 
querido por el Jefe de las Armas del lugar y con el sueldo que co- 
rresponde al grado de mayor, sin el 50 por ciento adicional y sin 
carácter militar. 

Por lo tanto, mando se cumpla y ejecute el presente Decreto y 
que todas las autoridades lo hagan circular y obedecer. 

Constitución y Reformas. Dado en el Cuatel General, en la H. 
Veracruz, a ocho de mayo de mil novecientos quince. — El Primer 



—210— 

Jefe del Ejército Constitucionalista, Encargado del Poder Ejecuti- 
vo de la Nación, V. Carranza. — Rúbrica. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 31 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz, Ver., el 18 de mayo de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo y Jefe de la Revo- 
lución, en uso de las facultades extraordinarias de que estoy 
investido, he tenido a bien decretar lo siguiente: 

Artículo primero. Se modifica y adiciona el artículo primero 
del Decreto de 30 del próximo pasado abril, sobre derechos de ex- 
portación, en los términos siguientes : 

Algodón de pochote, a razón de (1) un centavo kilogramo, pe- 
so bruto. 

Azogue, a razón de (3) tres centavos kilogramo, peso legal. 

Cacao, a razón de (8) ocho centavos kilogramo, peso bruto. 

Carbón vegetal, a razón de (1) us centavo kilogramo, peso 
bruto. 

Camarón, seco, a razón de (1) un centavo Kilogramo, peso bru- 
to. 

Coco : 

(a) vivo, con agua, a razón de' (10) diez pesos por tonelada, 
peso bruto. 

(b) carne de coco en pasta seca, a razón de (5) cinco pesos 
por tonelada, peso bruto. 

Concha : 

(a) Madre perla o concha nácar, a razón de (30) treinta pe- 
sos tonelada, peso bruto. 

Conservas alimenticias y salsas de todas clases, a razón de (2) 
dos centavos el kilo legal. 

Cueros : 

(f) de lagarto, caimán y cocodrilo, chicos, hasta un metro, a 
razón de (5) cinco pesos por cada uno. 



—211— 

Medianos, de (1) uno a (2) dos metros, a razón de (4) cuatro 
pesos cada uno. 

Grandes, de (2) dos metros en adelante, a razón de (3) tres 

pesos cada uno. 

Curtientes : 

Raíz de cañagria, timbre, eascalote, a razón de (1) un centavo 
kilogramo, peso bruto. 

Maderas : 

(c) tintóreas de todas clases, a razón de (20) veinte centavos 
los (100) cien kilos, peso bruto. 

Mijo (semilla o grano y raíz o brozo), a razón de (1) un cen- 
tavo kilogramo, peso bruto. 

Perla, a razón de 10 por ciento de su valor. 

Pescado seco, a razón de (2) dos centavos kilogramo, peso 
bruto. 

Plátano : 

(a) fresco: racimos de menos de (7) siete gajos, a razón de 
(2) dos centavos cada racimo. 

Racimos de (7) siete y (8) ocho gajos, a razón de (3) tres 
centavos cada racimo. 

Racimos de (9) nueve gajos o más. a razón de (4) cuatro cen- 
tavos cada racimo. 

Plumas : 

(a) de garza, finas, a razón de (25) veinticinco centavos gra- 
mo, peso neto. 

(b) de garza, corrientes, a razón de (75) setenta y cinco pe- 
sos kilogramo, peso neto. 

(c) plumón, a razón de (25) veinticinco pesos kilogramo, peso 
neto. 

Sombreros de palma, a razón de (3) tres centavos kilogramo, 
peso bruto. 

Tabaco : 

(b) labrado de todas clases, a razón de (15) quince centavos 
kilogramo, peso legal. 

Tecali y mármol: 

(a) en bruto, a razón de un centavo kilogramo, peso bruto. 

PBIMEBA JEFATURA XIV 



—212— 

(b) artefactos, a razón de (2) dos centavos kilogramo, peso 
bruto. 

Tenates de palma, a razón de (1) un centavo kilogramo, peso 
bruto. 

Artículo segundo. Se adiciona el artículo cuarto del Decreto 
de 4 de marzo de 1915, en los términos siguientes ¡ 

Fracción IV. Carne, pescados y mariscos, secos, salados, ahu- 
mados y salpresos. 

Fracción 94. Avena en grano, cebada triturada. 

Fracción 123. Aceite de olivo. 

Fracción 101. Frutos, hortalizas, legumbres y artículos fres- 
cos no especificados. 

Fracción 132. Pastas alimenticias de harina. 

Fracciones 587 y 657. A sal común en grano y en bloques ; 
sal común molida. 

Transitorio. 

Este decreto comenzará a regir el día lo. del próximo mes de 
junio. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Veracruz, a 22 de 
mayo de 1915/ — Firmado, V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 34 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz, Ver., el 28 de mayo de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Encargado del Poder Ejecutivo de los Estados Unidos 
Mexicanos, en uso de las facultades de que me encuentro inves- 
tido, y 

CONSIDERANDO : 

Que la situación que guardan las clases menesterosas y su in- 
capacidad para mejorarla, se deben principalmente a la indiferen- 



—213— 

cia con que siempre han sido vistas por los gobiernos que se han 
sucedido en la Nación : 

Que en los pequeños poblados, constituidos por fincas rústicas, 
establecimientos industriales o mineros, es particularmente grande 
la miseria y la ignorancia de los peones u obreros que trabajan en 
ellos ; 

Que esa pobreza en que viven no solamente se debe a lo redu- 
cido de los jornales, sirio a que también éstos son forzosamente in- 
vertidos dentro de la propia negociación agrícola o industrial, es- 
tando imposibilitados los operarios para salir a proporcionarse en 
los pueblos próximos los artículos que han menester; 

Que el comercio en esos lugares, tan indispensable al bienes- 
tar de los hombres, asume con frecuencia el carácter de odioso mo- 
nopolio, por medio de las llamadas "tiendas de raya.'' en las que 
el propietario de la finca o sus amigos, explotan de manera usura- 
ria a los compradores, quienes, por temor a sus patronos y por la 
falta de otros sitios de aprovisionamiento, se ven obligados a acep- 
tar los exagerados precios de los artículos que se les expenden; 

Que en muchas negociaciones particulares se impide el esta- 
blecimiento de otros comerciantes y hasta la entrada de los de sim- 
ple tránsito, como son los buhoneros y vendedores ambulantes, y 
en algunas de estas graneles empresas la presencia de esos comer- 
ciantes sólo ha sido permitida mediante el pago de un impuesto 
especial de introducción, o sea una alcabala particular; 

Que existen negociaciones que tienen cercado el perímetro ocu- 
pado por su finca o industria, cerrándolo durante las noches para 
evitar la comunicación de sus empleados y trabajadores con el ex- 
terior, las relaciones de los de fuera con los mismos, y para obli- 
garlos así a que adquieran en la tienda de los patronos, los efec- 
tos que necesitan para subsistir, los cuales alcanzan, como ya se ha 
dicho, precios exhorbitantes, que reducen injustamente el salario 
de los proletarios ; 

Que para remediar esta situación tan intolerable para los peo- 
nes o trabajadores, que ha dado ya lugar a frecuentes protestas y 
hasta de carácter sangriento algunas veces, el Poder Público debe 
intervenir facilitando en los mencionados lugares el establecimien- 
to de mercados abiertos al libre comercio, que en virtud natural de 



—214— 

la competencia, traiga consigo una baja racional en los precios y 
una extensión mayor en la variedad de los artículos comerciales, 
haciendo que las poblaciones rurales satisfagan en mejor condición 
las necesidades apremiantes de la vida ; 

Que el aislamiento y situación peculiar de los trabajadores, así 
como el predominio que sobre ello ejercen los propietarios, lian si- 
do las causas de que éstos se hayan considerado indebidamente co- 
mo agentes de autoridad y hayan ejercido actos de violencia muy 
frecuentes, por la impunidad de quienes los cometen y por la for- 
zada resignación de quienes los sufren, se hace indispensable el es- 
tablecimiento en esos lugares de srvicios municipales que hagvaí 
más eficaz la protección que necesitan las clases trabajadoras; 

Que ese mismo aislamiento es la causa de que las poblaciones 
rurales se encuentren en una ignorancia completa, hasta el gra- 
do de que existen por millones, en el conjunto de estos núcleos so- 
ciales, mexicanos que ni siquiera conocen los elementos más rudi- 
mentarios del idioma nacional, y mucho menos los derechos del 
ciudadano, es evidente que urge llevar a esos seres, la instrucción 
de que carecen, haciendo que se establezcan entre elloo escuelas en 
que se haga efectiva la enseñanza obligatoria bajo la vigilancia y 
tutela de las autoridades municipales; 

Que los Ayuntamientos, como genuinos representantes de la 
voluntad popular, son los llamados a ejercer las funciones que con- 
duzcan a evitar los abusos anteriormente apuntados, una vez qut 
tengan autorización para establecer edificios públicos de su depen- 
dencia, mercados y cementerios, dentro de la ubicación de las fin- 
cas a que se ha hecho referencia, para lo cual se necesita una ley 
que les proporcione la manera de adquirir los terrenos indispensa- 
bles para ello, entre tanto se expida la orgánica del artículo 27 de 
la Constitución General ; 

Que es de notoria utilidad pública y de urgente necesidad, pro- 
curar que cesen los males que el pueblo sufre, ya que redimirlo es 
el propósito capital de este Gobierno. 

Por todo lo expuesto, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Artículo único. Se declara de utilidad pública la erección de 
edificios destinados a servicios municipales, y el establecimiento de 
mercados y cementerios, en toda población, finca rústica o centro 



—215— 

industrial, fabril o minero en que lo juzgue conveniente el Ayun- 
tamiento a cuya jurisdicción pertenezca éste, verificándose la ad- 
quisición de los terrenos necesarios para ese efecto de conformidad 
con las disposiciones de la ley de expropiación que expedirá este 
Gobierno. 

Transitorio. 

Artículo único. Esta ley comenzará a regir cuando se hayan 
efectuado las elecciones municipales y haya quedado organizado el 
Poder Judicial de la República. 

Por lo tanto, mando se imprima, publique y circule, y se le dé 
el debido cumplimiento. 



V. CARRANZA.— Rúbrica. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núni. 31 de '"El Constitu- 
cionalista." en la H. Veracruz. Ver., el 28 de mayo de 1915. 



MANIFIESTO A LA NACIÓN 



Por fin. después de cinco años de lucha originada por el largo 
régimen de opresión que mantuvo y agravó el desequilibrio econó- 
mico y social de la época colonial, la Revolución está próxima a 
terminar, venciendo al enemigo e implantando definitivamente las 
reformas económicas, sociales y políticas que constituyen su finali- 
dad y que son las únicas que pueden asegurar la paz fecunda que 
dimana del bienestar del mayor número, de la igualdad ante la ley 
y de la justicia. 

La Revolución ha tenido la simpatía instintiva y generosa de 
los pueblos libres, precisamente porque su objetivo no ha sido el 
?imple cambio de personal gubernamental, sino la substitución com- 
pleta de un régimen de opresión por un régimen de libertad. 

La lucha ha sido larga porque la impaciencia de los revolucio- 
narios para conseguir el triunfo en 1911 dio lugar a la transac- 



—216— 

ción con los elementos del antiguo régimen en Ciudad Juárez. Des- 
de ese momento estos elementos tan fácil y clementemente acogi- 
dos, empezaron a minar dentro del mismo medio revolucionario el 
prestigio y la autoridad de los hombres que poco después fueron 
exaltados al poder por el voto público. 

El Presidente Madero se encontró imposibilitado para realizar 
las reformas reclamadas por el pueblo, primero, porque dentro de 
su propio gobierno había quedado incrustado casi todo el perso- 
nal administrativo de la dictadura, y segundo, porque tuvo que 
dedicarse exclusivamente a combatir al antiguo régimen que se le- 
vantaba en armas sucesivamente con Reyes, con Orozco y con Fé- 
lix Díaz, y fomentaba, desnaturalizándola, la rebelión de Zapata. 
No habiendo podido la reacción, a pesar de esto, nulificar las ten- 
dencias reformadoras del nuevo régimen, decidió que el ejército 
federal traicionara al Gobierno legítimo de la República. La trai- 
ción la consumó el General Huerta a pretexto de salvar a la ciudad 
de México de los horrores de la guerra y con la cooperación de un 
grupo de extranjeros privilegiados por el antiguo régimen que ro- 
deaban a Henry Lañe Wilson. 

El asesinato del Presidente y del Vicepresidente y la compli- 
cidad o debilidad de los otros poderes, dejaba sin representante 
constitucional a la Nación. Yo entonces, como Gobernador del Es- 
tado de Coahuila y en acatamiento a los preceptos cnstitucionales 
121 y 128 de nuestra Ley Fundamental, asumí la representación de 
la República en los términos en que este derecho me es reconocido 
por la misma Constitución, y apoyado por el pueblo que se levantó 
en armas para recobrar su libertad. En efecto los artículos cita- 
dos, dicen textualmente : 

"Todo funcionario, sin excepción alguna, antes de tomar po- 
sesión de su cargo, prestará la protesta de guardar esta Constitu- 
ción y las leyes que de ella emanen." "Esta Constitución no per- 
derá su fuerza y vigor, aun cuando por alguna rebelión se inte- 
rrumpa su observancia. En caso de que por algún trastorno pú- 
blico se establezca un gobierno contrario a los principios que ella 
sanciona, tan luego como el pueblo recobre su libertad, se restable- 
cerá su observancia, y con arreglo a ella y a las leyes que en su 
virtud se hubieren expedido, serán juzgados así los que hubieren 



—217— 

figurado en el gobierno emanado de la rebelión como los que hu- 
bieren cooperado a ésta." 

Vencidas la rebelión y usurpación de Huerta y desde antes de 
que llegara el Ejército Constitucionalista a la Ciudad de México, 
la reacción, siguiendo sus antiguos procedimientos, comenzó a in- 
filtrarse en nuestras filas y a corromper a quienes debieron prestar 
apoyo a este Gobierno, determinando el desconocimiento que de él 
hizo el general Villa y la formación de facciones cuyos jefes se 
sentían alentados por la presencia de representantes extranjeros 
a su lado. 

Al abandonar nuestras fuerzas la ciudad de México, en ejecu- 
ción de un plan militar y político, se creyó que el Gobierno Cons- 
titucionalista había perdido el apoyo del pueblo, su prestigio y su 
fuerza y que seguía el camino de los anteriores detentadores del 
poder público; pero el aparente triunfo de la reacción encabezada 
por Francisco Villa, fué más efímero que el que alcanzó la usur- 
pación del general Huerta, y hoy, después de las mayores y más 
definitivas victorias militares obtenidas por el Ejército del Pueblo 
en diversas regiones del país, puedo decir a mis conciudadanos que 
el Gobierno Constitucionalista tiene dominio sobre siete octavas 
partes del territorio nacional; que está organizando la administra- 
ción pública en veinte de los veintisiete Estados en que se divide 
políticamente la República, y en más de la mitad de los siete res- 
tantes ; que administra todos los puertos marítimos tanto del Atlán- 
tico como del Pacífico, con excepción de Guaymas, y los puertos 
fronterizos al Sur y al Norte, con excepción de Piedras Negras, 
Ciudad Juárez y Nogales ; que más de trece millones de los quince 
que componen la población del país, es decir, nueve décimos de la 
población total de México se hallan sometidos al Gobierno que pre- 
sido ; que día tras día las facciones son vencidas y dispersadas, li- 
mitándose en la actualidad su acción ofensiva a actos de bandida- 
je, y que en breve la ocupación de la ciudad de México contribui- 
rá a hacer más coherente y eficaz en todo el territorio de la Repú- 
blica, la acción del Gobierno Constitucionalista. En consecuencia 
nuestro país se aproxima al término de su revolución y a la conso- 
lidación de una paz definitiva, basada en condiciones de bienestar 
y de justicia. 



—218— 

En medio de las más grandes dificultades y dentro de lo hu- 
manamente posible el Gobierno Constitucionalista ha cumplido con 
sus deberes : ha atenuado para el pueblo las lamentables consecuen- 
cias de la guerra ya prohibiendo la exportación de los artículos 
de primera necesidad, ya adoptando medios prácticos para facili- 
tar la adquisición de esos artículos a las clases pobres; ha dado 
garantías e impartido protección a los habitantes del territorio ba- 
jo el dominio constitucionalista, quienes por regla general viven 
una vida de trabajo normal; ha prevenido o castigado las faltas o 
abusos originados por el estado de perturbación social, los cuales 
por lamentables que sean, ni por su número ni por su importancia 
pueden considerarse como la característica de un régimen de go- 
bierno. Soy el primero en lamentar las privaciones que ha tenido 
que soportar el pueblo mexicano como resultado de la guerra y 
que constituyen uno de los muchos sacrificios que tienen que hacer 
todos los pueblos para conquistar sus libertades ; pero estoy resuel- 
to a emplear todos los medios que estén al alcance del Gobierno pa- 
ra cumplir la obra de humanidad que las circunstancias reclaman. 
Afortunadamente los últimos triunfos sobre las facciones ensan- 
chan la esfera de acción del Gobierno Constitucionalista y le faci- 
litan el cumplimiento de los deberes que tienen todos los gobier- 
nos con sus propios países de impartir garantías a los habitantes y 
procurar el bienestar de las masas. 

Por lo que hace a nuetras relaciones exteriores, no obstante 
que uno de mis primeros actos fué el de dirigir una nota telegráfi- 
ca al Departamento de Estado del Gobierno Americano dándole a 
conocer mi carácter frente a la rebeldía y a la usurpación, una de 
las mayores dificultades que ha entorpecido nuestras labores ha si- 
do la falta de inteligencia entre el Gobierno que tengo el honor de 
representar y los Gobiernos de las demás naciones y especialmente 
el de los Estados Unidos. Los grandes intereses del antiguo régi- 
men han creado un verdadero sistema de falsedades y calumnias 
contra el Gobierno Contitucionalista, propalándolas día a día por 
conducto de los poderosos órganos de la prensa "científica' 7 ame- 
ricana a la prensa mundial, con el objeto de deformar ante la opi- 
nión de los pueblos los procedimientos y las tendencias de la Re- 
volución mexicana; esos mismos intereses han influido para que se 



—219— 

rindieran falsos informes a los gobiernos de otros países y de una 
manera especial al de los Estados Unidos cuando han deseado for- 
marse un juicio de la situación mexicana. El Gobierno Constitu- 
cionalista se ha visto imposibilitado para hacer rectificaciones a 
esos informes por carecer de las oportunidades y de los medios que 
traen consigo las relaciones diplomáticas establecidas entre gobier- 
nos. 

En los momentos actuales creemos estar en condiciones de ven- 
cer esta última dificultad, porque el Gobierno Constitucionalista se 
encuentra ya de hecho en posesión definitiva de la soberanía ; y el 
ejercicio legítimo de la soberanía es la condición esencial que debe 
tenerse en cuenta para decidir el reconocimiento de un gobierno. 

Si como lo esperamos y deseamos en bien del pueblo mexicano 
y de los extranjeros residentes en el país, los Gobiernos de las de- 
más Naciones reconocen al Gobierno Constitucionalista, le prestarán 
con este acto de justicia una eficaz ayuda moral no sólo para estre- 
char las relaciones amistosas que siempre ha cultivado México con 
esas Naciones y poder discutir sus negocios comunes conciliando sus 
mutuos intereses, sino también para consolidar más rápidamente la 
paz y establecer el Gobierno Constitucional constructivo, sustentan- 
do en las reformas y el programa de la Revolución, cuyo fin es el 
mayor bien para el mayor número. 

Estimo, por lo expuesto, que ha llegado la ocasión de llamar 
la atención de las facciones que todavía se empeñan en presentar al 
Gobierno Constitucionalista una resistencia armada, sobre la inutr 
lidad de su actitud, tanto por las recientes y definitivas victorias al- 
canzadas por nuestro Ejército, cuanto por el convencimiento que de- 
ben tener de nuestra sinceridad y capacidad para realizar los idea- 
les de la Revolución. En consecuencia, exhorto a estas facciones a 
someterse al Gobierno Constitucionalista para acelerar el restableci- 
miento de la paz y consumar la obra revolucionaria. 

Con el objeto de realizar los anteriores propósitos, he creído ne- 
cesario ciar a conocer a la nación la conducta política que observará 
el Gobierno Constitucionalista en la ejecución del programa de re- 
forma social contenido en el Decreto de 12 de diciembre de 1911. 

lo. — El Gobierno Constitucionalista otorgará a los extranjeros 



—220— 

residentes en México las garantías a que tienen derecho conforme 
a nuestras leyes y protegerá ampliamente sus vidas, su libertad y 
el goce de sus derechos legales de propiedad, acordándoles indem- 
nizaciones por daños que les haya causado la Revolución, en cuan- 
to esas indemnizaciones fueren justas; las cuales se liquidarán por 
un procedimiento que se establecerá oportunamente. El Gobierno 
asumirá igualmente la responsabilidad de las obligaciones financie- 
ras que sean legítimas. 

2o. — El primer cuidado del Gobierno Constitucionalista será 
restablecer la paz dentro de un régimen de ley y de orden, a fin de 
que todos los habitantes de México, nacionales y extranjeros, dis- 
fruten por igual de los beneficios de una verdadera justicia y estén 
interesados en cooperar al sostenimiento del gobierno que dimane 
de la Revolución. La comisión de crímenes del orden común no 
quedará impune. Oportunamente se expedirá una ley de amnistía 
que responda a las necesidades del país y de la situación, la cual 
en manera alguna eximirá a los amnistiados de la responsabilidad 
civil en que hubieren incurrido. 

3o. — Las Leyes Constitucionales de México llamadas Leyes de 
Reforma, que establecen la separación de la Iglesia y el Estado y 
que garantizan al individuo el derecho de culto según los dictados 
de su propia conciencia y sin lastimar el orden público, serán es- 
trictamente observadas ; en consecuencia, nadie sufrirá en su vida, 
libertad y propiedad por razón de sus creencias religiosas. Los 
templos continuarán siendo propiedad de la nación conforme a las 
leyes vigentes, y el Gobierno Constitucionalista cederá nuevamente 
para el uso del culto, aquellos que fueren necesarios. 

4o. — En el arreglo del problema agrario no habrá confiscacio- 
nes. Dicho problema se resolverá por la distribución equitativa de 
tierras que aún conserva el Gobierno; por la reivindicación de 
aquellos lotes de que hayan sido ilegalmente despojados individuos 
o comunidades; por la compra y expropiación de grandes lotes si 
fuere necesario; por los demás medios de adquisición que autori- 
cen las leyes del país. La Constitución de México prohibe los pri- 
vilegios y por lo tanto, toda clase de propiedades sean quienes fue- 
ren sus dueños, utilizadas o no, quedarán sujetas en el futuro al 



—221— 

pago proporcional del impuesto conforme a una revaluación justa 
y equitativa. 

5o. — Toda propiedad que se haya adquirido legítimamente de 
individuos o gobiernos legales y que no constituya^ privilegio o mo- 
nopolio, será respetada. 

6o. — La paz y seguridad de una nación dependen de la clara 
inteligencia de la ciudadanía ; en consecuencia, el Gobierno se em- 
peñará en desarrollar la educación pública, haciéndola extensiva a 
tocios los lugares del país, y utilizará para este fin toda coopera- 
ción de buena fe, permitiendo el establecimiento de escuelas par 
ticulares con sujeción a nuestras leyes. 

7o. — Para el establecimiento del Gobierno Constitucional, el 
Gobierno que presido acatará y cumplirá las disposiciones de los 
artículos 4o., 5o. y 6o. del Decreto de 12 de Diciembre de 1911. que 
textualmente expresan : 

"Art. 4o. — Al triunfo de la Revolución, reinstalada la Supre- 
ma Jefatura en la Ciudad de México y después de efectuarse las 
elecciones de Ayuntamientos en la mayoría de los Estados de la 
República, el Primer Jefe de la Revolución, como Encargado del 
Poder Ejecutivo, convocará a elecciones para el Congreso de la 
Unión fijando en la convocatoria las fechas y los términos en que 
dichas elecciones habrán de celebrarse." 

"Art. 5o. — Instalado el Congreso del a Unión, el Primer Jefe 
de la Revolución dará cuenta ante él del uso que haya hecho de las 
facultades que por el presente se halla investido, y especialmente 
le someterá las reformas expedidas y puestas en vigor durante la 
lucha, con el fin de que el Congreso las ratifique, enmiende o com- 
plete, y para que eleve a preceptos constitucionales aquellas que 
deban tener dicho carácter, antes de que se restablezca el orden 
constitucional." 

"Art. 6o. — El Congreso de la Unión expedirá las convocatorias 
correspondientes para la elección de Presidente de la República, y 
una vez efectuada ésta el Primer Jefe de la Revolución entregará 
el Poder Ejecutivo de la Nación." 

Constitución y Reformas. 



—222— 

H. Veracruz, junio 11 de 1915. — El Primer Jefe del Ejército 
Constitucionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la Unión, 

V. CARRANZA. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 38 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz. Ver., el 11 de junio de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado djel Poder Ejecutivo de la Nación, en uso 
de las facultades de que estoy investido, y 

CONSIDERANDO : 

Que, aun cuando todos los pagos por contribuciones hechos a 
las llamadas autoridades de la Convención y del villismo, son ra- 
dicalmente nulos y en estricto derecho el Gobierno Constituciona- 
lista debería proceder al cobro de los impuestos dejados de cubrir 
durante el tiempo que las fuerzas enemigas de nuestra causa han 
estado ocupando algunas poblaciones ; sin embargo, como una gra- 
cia que sólo puede emanar de un Gobierno legítimo como es éste y 
en vista de las circunstancias de pobreza, y de la crisis económica 
porque atraviesan todas aquellas plazas que han estado sujetas a 
los desmanes de las fuerzas enemigas, he tenido a bien decretar lo 
siguiente : 

Art. lo. — Quedan condonadas todas las contribuciones que los 
causantes hayan sido obligados a pagar hasta la fecha de la nueva 
ocupación de cada lugar o plaza por las fuerzas constitucionalistas. 

Art. 2o. — Los rezagos que se encuentren pendientes en la fe- 
cha en que ocurra la ocupación de las plazas por las fuerzas Cons- 
titucionalistas, serán cobrados sin recargo alguno, siempre que el 
pago se efectúe dentro de un mes siguiente a l a fecha de la ocupa- 
ción. Pasado este término se efectuará el recobro con los recargos 
legales. 

Art. 3o. — El Gobierno Constitucionalista no reconicerá en nin- 
gún caso anticipos hechos a las autoridades usurpadores en concep- 



—223— 

lo de impuestos correspondientes a época posterior a la ocupación 
de las plazas por las fuerzas Constitueionalistas, y, por lo tanto, to- 
dos los impuestos correspondientes a un período posterior a la fe- 
cha de la ocupación de las plazas serán cobrados, independiente- 
mente de que se hayan pagado a las autoridades enemigas o no. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Veracruz, a 19 de 
junio de 1915. — Firmado : V. Carranza. 

Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 41 de "El Constitu- 
cionalista, " en la H. Veracruz, Ver., el 25 de junio de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo y Jefe de la Revo- 
lución, en uso de las facultadas de que estoy investido, y 
CONSIDERANDO : 

Que el constante acaparamiento de moneda de metal y frac- 
cionaria, así como de billetes de denominación inferior a cinso pe- 
sos, ha producido suma escasez de esa clase de valores que debe 
atenderse a remediar, facilitando, sobre todo, la emisión de papel 
moneda de pequeño valor, haciéndose por lo tanto necesarias emi- 
siones de papel de corto valor, con el fin de aliviar hasta donde sea 
posible el malestar que existe en el comercio y en las clases pobres, 
he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Artículo único.— Se amplía en $70.000,000.00 SETENTA MI- 
LLONES DE PESOS, la Deuda Interior creada por Decreto de 19 
de septiembre del año próximo pasado. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Veracruz, a 18 de 
junio de 1915. — Firmado : V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 42 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz, Ver., el 29 de junio de 1915. 



-224— 

VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo y Jefe de la Revolu- 
ción, teniendo en consideración que no ha terminado aún el 
canje de los billetes a que se refiere el Decreto de 8 de diciem- 
bre de 1914, be tenido a bien decretar lo siguiente: 

Art. lo. — Se prorroga hasta el día 30 de septiembre del pre- 
sente año, el plazo señalado por el artículo lo. del Decreto de 8 de 
diciembre de 1914 y prorrogado por el Decreto de 27 de marzo del 
año en curso, para retirar de la circulación los billetes que el pro- 
pio Decreto enumera y las obligaciones del Tesoro, comunmente 
conocidas con el nombre de "Bonos," con excepción ele los billetes 
emitidos en Monclova, Coahuila, con fecha 28 de mayo de 1913 y 
firmados por Francisco Escudero y S. Aguirre, los cuales dejaron 
ya de tener circulación legal, de acuerdo con lo dispuesto por el 
Decreto de 17 de enero de este mismo año ; en consecuencia, los re- 
feridos billetes y obligaciones dejarán de tener circulación legal 
el día lo. de octubre próximo. 

Art. 2i. — La Tesorería General de la Nación, las Jefaturas de 
Hacienda y las Administraciones Principales del Timbre continua- 
rán haciendo el canje de los repetidos billetes y obligaciones. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Veracruz, a 19 de 
junio de 1915. — Firmado : V. Carranza. 



Nota : Este Decreto se publicó en el núm. 42 de ' ' El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz, Ver., el 29 de junio de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado del Pider Ejecutivo y Jefe de la Revo- 
lución, en uso de las facultades extraordinarias de que estoy 
investido, he tenido a bien decretar lo siguiente: 

Artículo único. — Se prorroga hasta el día 31 de octubre pro" 



ximo el plazo concedido por el artículo 2o. transitorio del Decreto 
de lo. de marzo del presente año. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Cinstitución y Reformas. Dado en la H. Veracruz, a 19 de 
junii de 1915. — Firmado :, V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núin. 42 de "El Constitu- 
cionalista." en la H. Veracruz, Ver., el 29 de junio de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista. Encargado del Poder Ejecutivo de los Estados Uni- 
dos Mexicanos, y Jefe de la Revolución en uso de las faculta- 
des de que me hallo investido, y 

Considerando que el Gobierno, por virtud del Decreto de 4 de 
diciembre ele 1914, se ha incautado las líneas ferroviarias de la 
República, utilizándolas principalmente en los servicios militares 
de la campaña que se sigue contra la reacción, lo que pone a los 
empleados ferrocarrileros en condiciones de peligro comparables 
a las de los miembros del Ejército, lie tenido a bien expedir el si- 
guiente Decreto : 

Artículo lo. — Los deudos de los empleados de los Ferrocarri- 
les Constitucionalistas de México que sean muertos o inutiliza- 
dos para el trabajo, en servicio de trenes militares en una acción 
de guerra, tendrán derecho a recibir la pensión del treinta y tres 
por ciento (33 0¡0) del sueldo que el empleado percibía en los Fe- 
rrocarriles en el momento del accidente. 

Artículo 2o. — También tendrán derecho los deudos de los em- 
pleados de los Ferrocarriles Constitucionalistas de México a reci- 
bir la pensión del veinticinco por ciento (25 0|0) del sueldo del 
empleado, cuando éste falleciere o fuere inutilizado para el traba- 
jo en servicio que se considere militar aunque no sea en acción de 
guerra. 



—226— 

Artículo 3o.- — Igualmente tendrán derecho a percibir los deu- 
dos de los empleados la pensión a que se refiere este Decreto, cuan- 
do el empleado sea muerto en asalto o ataque de gavillas o fuerza 
armada, estando en servicio de trenes no militares o en las esta- 
ciones o en reparaciones o cuidado de las vías o telégrafo. 

Artículo 4o.— Los deudos a que se refiere este Decreto son: la 
viuda mientras lo sea, los hijos mientras sean menores de edad, 
las hijas cuando no tomen estado, y en defecto de dichos deudos, 
los padres ancianos. 

Artículo 5o. — Los deudos mencionados ocurrirán al Jefe del 
Ejército Constitucionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de los 
Estados Unidos Mexicanos, con las pruebas que consideren sufi- 
cientes para justificar su parentesco y que se encuentran en las 
condiciones requeridas por este Decreto para percibir la pensión 
y dicho Jefe estimará si son o no bastantes las pruebas presenta- 
das y concederá la pensión cuando proceda. 

Artículo 6o. — Las pensiones a que se refiere este Decreto se- 
rán pagadas por el Gobierno General, comenzando a surtir s¿is» 
efectos desde esta fecha. 

Constitución y Reformas. H. Veracruz, 22 de junio de 1915. 

V. CARRANZA. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 48 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz. Ver., el 20 de julio de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de los Estados Uni- 
dos Mexicanos, y Jefe de la Revolución, a sus habitantes sa- 
bed: 

Que en vista de haber desaparecido los fundamentos en que 
se apoya el Título XLIX de la Ordenanza General de la Armada 
Nacional, reformado por Decreto de 15 de octubre de 1895, para 
el cobro de derechos de practicaje a la entrada y salida de Buques 
de los Puertos de la República y considerando : 



—227— 

Que los buques nacionales y extranjeros, lian aumentado su 
tonelaje de acuerdo con las necesidades y adelantos modernos, lo 
cual da por resultado que entrando y saliendo menor número ele 
embarcaciones, ha aumentado extraordinariamente la importación 
y exportación de mercancías, así como el movimiento de pasajeros, 
con lo que han aumentado en consecuencia de manera extraordi- 
naria los ingresos de las Compañías Navieras, por concepto de fle- 
tes y pasajes, disminuyendo en cambio los ingresos por derecho 
de practicaje. 

Que la cuota de un peso setenta y cinco centavos por pie de 
calado que se cobra a los buques extranjeros y a los nacionales 
cuando éstos procedan de viajes de altura, no está en relación con 
lo de otras naciones, ni con las exigencias del progreso actual. 

Que la cuota fija de cuatro pesos que se cobra a los Buques 
Nacionales en viajes de cabotaje, sólo corresponden al Piloto que 
efectuó la maniobra, la cantidad de ochenta y tres centavos, la 
que no está en relación con la responsabilidad del Piloto, ni con 
el trabajo efectuado ; he tenido a bien disponer lo siguiente : 

Artículo 1. Los buques extranjeros y nacionales en viajes de 
altura cuando arriben o salgan del puerto de Veracruz, pagarán 
por derecho de practicaje, la cuota de tres pesos por cada pie in- 
glés de calado. 

Artículo 2. Los buques extranjeros, aún cuando sea en viaje 
de cabotaje, pagarán la cuota designada en el artículo anterior. 

Artículo 3. Los buques Nacionales, mayores de cien tonela- 
das en viaje de cabotaje, pagarán por derecho de practicaje, tanto 
a la entrada como a la salida del Puerto de Veracruz, la cuota de 
un peso cincuenta centavos por cada pie inglés de calado. 

Art. 4. Los buques de la Marina de Guerra de las Nacio- 
nes Extranjeras, sólo causarán la cuota por derecho de practicaje 
que señala el artículo lo., cuando soliciten o reciban los servicios 
del Piloto del Puerto. 

Artículo 5. Los buques de guerra de la Marina Nacional, só- 
lo causarán la cuota que por derecho de practicaje señala el artícu- 
lo 3 cuando soliciten o reciban el servicio del Piloto del Puerto. 

Artículo 6. Quedan exentos del derecho de practicaje : 

I. Los buques nacionales menores de cien toneladas en sus 



PRIMERA JIFATOHA XV. 



—228— 

viajes de cabotaje, pero en viaje de altura pagarán la cuota de tres 
pesos por cada pie inglés de calado. 

II. Los buques que por su excesivo calado queden fondeados 
fuera del puerto siempre que no hayan recibido los servicios del 
Piloto, para fondearlo o introducirlo en los canales. 

Artículo 7. Todos los buques mercantes, nacionales o extran- 
jeros, están obligados a tomar práctico a su entrada o salida del 
Puerto o cuando tengan que efectuar algún movimiento de un lu- 
gar a otro del Puerto, pagando por cada movimiento que efectúen, 
la cuota fija de diez pesos. 

Artículo 8. Para los efectos de este Decreto el pie inglés de 
calado equivale a trescientos cinco milímetros. 

Artículo 9. La operación de amarre y desamarre de cabos á 
la entrada y salida de los buques tanto Nacionales como extranje- 
ros, la efectuará el personal del bote del Práctico, cobrando a los 
nacionales, la cuota fija de diez pesos y a los extranjeros quince. 
Siendo la misma cuota en los movimientos que efectúen. 

Artículo 10. Los buques Nacionales cuando salgan del Puer- 
to después de la puesta aparente del Sol, pagarán al Práctico la 
cuota extraordinaria de treinta pesos y los extranjeros, la de cua- 
renta. 

Artículo 11. La estancia de los prácticos a bordo, causará la 
cuota diaria extraordinaria de cinco pesos y de los tripulantes tres 
pesos diarios por cada uno. 

Artículo 12. El cobro señalado en los artículos 9 y 11 no pro- 
porcionará ingreso alguno en las arcas del Erario, sino que serán 
cobrados directamente por el Práctico que efectuare la operación 
•con el Vo. Bo. del Piloto Mayor. 

Artículo 13. No causarán enmienda de fondeo las que se ha- 
gan por culpa o error del Piloto al fondear el buque. 

Artículo 14. Quedan derogadas por este Decreto todas las 
disposiciones anteriores comenzando a surtir sus efectos desde el 
lo. del entrante julio. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. Dado en la H. Veracruz, a los veinticinco 
días de junio de mil novecientos quince. — V. Carranza. — Rúbrica. 

Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 43 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz, Ver., el 2 de julio de 1915. 



—229— 

VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la Unión, a to- 
dos sus habitantes, y a cuantos la presente vieren, hago saber: 

Que en uso de las amplias facultades de que estoy investido ; 
y teniendo en consideración: 

I. — Que por ley de 24 de noviembre de 1912 fué reformado el 
artículo 43 de la Constitución Federal, creándose el nuevo Terri- 
torio de Quintana Roo, con la extensión y límites que allí mismo 
le fueron señalados. 

II. — Que desde entonces el Gobierno Federal asumió la direc- 
ción de la administración pública en dicho Territorio organizándo- 
se en él los servicios públicos y dictándose las disposiciones lega- 
les y administrativas encaminadas a establecerlos y regirlos. 

III. — Que tanto la pacificación de ese territorio por medio de 
la sumisión de los indios mayas rebeldes que lo poblaban, cuanto 
el establecimiento de los -servicios administrativos relacionados, 
obligó al Gobierno Federal a hacer sacrificios de vidas y a erogar 
crecidos gastos que han pesado sobre toda la Nación, puesto que 
han sido hechos con fondos pertenecientes al Erario Federal. 

IV. — Que el mantenimiento, conservación y mejora de esos 
servicios administrativos exige aún la inversión de crecidas sumas 
que en la actualidad no pueden ser soportadas por el Erario del 
Estado de Yucatán, sobre el cual pesarían onerosamentej absorvien- 
do una parte muy grande de sus ingresos. 

V.— Que en las actuales circunstancias porque atraviesa la 
Nación es indispensable que la acción del Gobierno Provisional sea 
pronta y expedita, evitándose en cuanto sea posible los retardos, 
las dificultades y aún las fricciones que pudieran surgir entre las 
autoridades dependientes del Gobierno General y las del Gobierno 
Local del Estado de Yucatán. 

VI. — Que los acontecimientos últimamente ocurridos en Yuca- 
tán, con motivo del levantamiento en armas de los elementos reac- 
cionarios, ha demostrado que esos obstáculos y esas dificultades y 
fricciones no solamente son posibles sino que han existido en rea* 



—230— 

lidad, y han contribuido en cierta manera a dar carácter de mayor 
gravedad a los sucesos ocurridos. 

VII. — Y que, si felizmente el Gobierno Provisional ha logrado 
restablecer su autoridad en toda la Península de Yucatán, no ha 
sido sin sacrificio de vidas y de recursos de toda especie ; siendo 
de temer que los cabecillas de aquel levantamiento, que lograron 
escapar al extranjero, eludiendo así sus responsabilidades, inten- 
ten cometer algún nuevo atentado desembarcando ocultamente en 
las costas extensas y difícilmente vigiladas del Oriente de la Pe- 
nínsula Yucateca ; por lo cual es necesario adoptar toda clase de 
medidas para evitar la repetición de aquellos sucesos, repetición 
que sería muy de lamentarse, pero que el Gobierno Provisional es- 
tá resuelto a reprimir con todo rigor, energía y actividad; 

He tenido a bien decretar lo siguiente : 

Art. lo. — Se deroga en todas sus partes el decreto de esta 
Primera Jefatura expedido en Piedras Negras el diez de junio de 
1913. 

Art. 2o. — El Territorio de Quintana Roo, con los límites que 
señaló el artículo 43 reformado de la Constitución, seguirá consi- 
derándose en lo sucesivo como Territorio Federal segregado del 
Estado de Yucatán y sujeto al Gobierno General, con sujeción a 
las leyes y disposiciones expedidas hasta el 19 de Febrero de 1913 
y a las demás expedidas sobre el ¡jarticular por esta Primera Je- 
fatura. 

Art. 3o. — Las Secretarías de Estado anexas a esta Primera 
Jefatura, dictarán las medidas que sean de su resorte para tomar 
a su cargo' los servicios públicos en dicho Territorio. 

TRANSITORIO. — Este decreto comenzará a surtir sus efec- 
tos, desde su publicación en el periódico oficial, 

Publíquese y circúlese para su debido cumplimiento. 

Dado en la H. Veraeruz, a 26 de junio de 1915. — Firmado: 
V. Carranza. — Rúbrica. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 42 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veraeruz, Ver., el 29 de junio de 1915. 



—231— 

VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista y Encargado del Poder Ejecutivo de la Nación, en 
uso de las facultades extraordinarias de que estoy investido, 
he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Artículo único. — Se reforma el artículo 3o. del Decreto de 4 
de marzo del presente año, el cual deberá quedar vigente en los 
términos siguientes : 

Artículo 3o. Queda enteramente prohibida la exportación de 
arroz, arvejón, azúcar blanca, frijol, garbanzo, liaba, harina,, len- 
teja y maíz. Todos los demás artículos considerados como de pri- 
mera necesidad, requerirán permiso "expreso de la Secretaría de 
Hacienda, en cada caso, para su exportación. 

Transitorio. La prohibición contenida en el artículo anterior 
surtirá sus efectos desde las doce de la noche del día 30 del ac 7 
tual. Los permisos concedidos para la exportación de artículos de 
primera necesidad de los mencionados en el artículo anterior, (pie 
se encontraren pendientes de ejecutarse, quedarán cancelados en 
el estado en (pie se encuentren al comenzar a tener efecto la pre- 
sente prohibición. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Veracruz, a 28 de 
junio de 1915. — Firmado. V. Carranza, 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 45 de "El Constitu- 
cionalista, " en la H. Veracruz, Ver., el 9 de julio de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitir 
cionalista y Encargado del Poder Ejecutivo de la Nación, en 
uso de las facultades extraordinarias de que estoy investido y 
en vista de que aún prevalece la dificultad de comunicaciones 
en algunas regiones del país, he tenido a bien decretar lo si- 
guiente : 

Artículo lo. — Se prorroga por dos meses más ; esto es : hasta 
el 29 de agosto del presente año. el plazo concedido por el artículo 



—232— 

3o. del Decreto de 29 de enero último y prorrogado por el Decre- 
to de 20 de abril de este mismo año, para que los interesados en 
contratos, concesiones y permisos a que dicha disposición se refie- 
re, los presenten a la Secretaría de Hacienda para su revisión y 
revalidación, en su caso. 

Artículo 2o. — Los mencionados contratos, concesiones y per- 
misos que, transcurrido el plazo y prórroga de que trata el artícu- 
lo anterior, no fueren presentados a la Secretaría de Hacienda pa- 
ra su revisión y revalidación, en su caso, serán declarados caducos 
y se procederá conforme a las reglas que en ellos mismos se hayan 
estipulado para casos de caducidad. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé, él 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Veraeruz, a 28 de 
junio de 1915. — Firmado, V. Carranza. 

Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 44 de ;í El Constitir 
cionalista," en la H. Veraeruz. Ver., el 6 de julio de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la Nación, en uso 
de las facultades de que estoy investido, y 

CONSIDERANDO : 

Que si bien los Gobernadores de los Estados nombrados por 
esta Primera Jefatura no deben tener más facultades .que las que 
sean indispensables para atender a la administración de las enti- 
dades políticas que respectivamente están a su cargo y satisfacer 
desde luego, las necesidades más imperiosas del pueblo, entre tan- 
to se restablece el orden constitucional, para que entonces las au- 
toridades legítimas emanadas de la voluntad popular dispongan lo 
que estimen más conveniente para los intereses públicos de los Es- 
tados; 

Que en esta virtud, entre las facultades de los Gobernadores 



_ 233— 

no pueden comprenderse de ninguna manera las que traspasen los 
fines indicados, ni mucho menos los de disponer permanentemente, 
o por tiempo considerable o indefinido, de los derechos de los Es- 
tados sobre impuestos, u otorgar exenciones o concesiones de ca- 
rácter definitivo, aunque éstas sean a cambio o en compensación de 
servicios que se hayan prestado o que deban prestarse en benefi- 
cio público ; ni mucho menos puedan comprenderse las de dispo- 
ner o comprometer de cualquier modo los intereses de la Federa- 
ción, contrayendo obligaciones a cargo del Tesoro Nacional, dis- 
poniendo de los bienes que le pertenecen en propiedad o haciendo 
condonación o exención de impuestos, porque, además de que ta- 
les facultades no pueden derivarse de los objetos únicos a que 
debe obedecer la función de las autoridades referidas, no les co- 
rresponden ni aún en pleno orden constitucional; 

Que otorgar a los Gobernadores de los Estados, otras faculta- 
des de las que exijan las necesidades del momento, sería crear un 
obstáculo para la regularización y buena marcha de la administra- 
ción una vez que se restablezca el orden ; pues podrían celebrarse 
contratos o hacerce concesiones que imposibilitarían la acción de 
las autoridades constitucionales; 

Que careciendo en lo absoluto los Gobernadores de los Esta- 
dos de las facultades de que se ha hecho mérito, es inconcuso que 
son inexistentes los actos que hayan ejecutado extralimitando sus 
atribuciones ; 

Que siendo en estos momentos esta Primera Jefatura la auto- 
ridad suprema de la República, a ella corresponde velar tanto por 
la unidad y eficacia de la acción administrativa dentro de sus le- 
gítimos fines, como también evitar todo aquello que pueda intro- 
ducir el desorden y suscitar dificultades ulteriores. 

Por todo lo expuesto, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Artículo lo. — Los Gobernadores provisionales no podrán otor- 
gar concesiones que eximan de impuestos del Estado o municipios 
a los capitales de los concesionarios. 

Artículo 2o. — Tampoco podrán los Gobernadores crear deu- 
das a los Estados, ya contratando empréstitos interiores, o ya ex- 



—234— 

pidiendo vales, bonos o billetes de circulación forzosa sin autori- 
zación expresa de esta Primera Jefatura. 

Artículo 3o. — No tiene ningún valor legal, y, por consiguien- 
te, no producirán ningún efecto las exenciones de impuestos que 
hayan otorgado hasta hoy los Gobernadores provisionales, ni los 
demás actos a (pie se refiere este decreto, para los que no hayan 
sido expresamnete facultados. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Dado en la H. Veracruz, a los veintiocho días del mes de ju- 
nio de mil novecientos quince. 

El Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, Encargado del 
Poder Ejecutivo, V. Carranza, Rúbrica. 



Nota : Este Decreto se publicó en el núm. 46 de ' ' El Constitu- 
cionalista, " en la H. Veracruz, Ver., el 13 de julio de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la Nación, en 
uso de las facultades extraordinarias de que estoy investido; y 

CONSIDERANDO : 

Que el desnivel que de hecho ha venido existiendo entre el 
poder adquisitivo de la moneda metálica nacional y los billetes 
constitucionalistas, se ha extendido, si bien no en igual proporción 
a los billetes de banco, que desempeñando en el mercado funcio- 
nes de moneda, se encuentran de hecho con un valor superior al 
de la moneda Constitucionalista; que tal disparidad de valor tien- 
de a hacer desaparecer del mercado los expresados billetes de ban- 
co, ya sea acaparados por el comercio y por las instituciones de 
crédito, ya sea exportados al extranjero, con lo cual se produce 
una disminución en el acervo monetario del país, que está trayen- 
do entorpecimientos en las transacciones mercantiles; que por lo 
tanto y en vista de ser iguales las condiciones, se hace necesario 



—235— 

decretar respecto del billete de banco, las mismas disposiciones 
que se han dictado respecto a la demás moneda nacional. 

Por lo tanto, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Artículo lo. Queda prohibida la exportación de billetes de 
Banco. 

Artículo 2o. Los Bancos de emisión que por razones de mero 
orden administrativo interior, tengan que hacer remisiones de sus 
propios billetes al extranjero, podrán hacerlo previo permiso de 
la Secretaría de Hacienda y conforme a las reglas que ésta dicte. 

Artículo 3o. Los billetes de banco que se exporten o preten- 
dan exportarse con infracción de este Decreto, serán decomisados 
administrativamente por las oficinas o Aduanas que descubran la 
infracción, ingresándolos al Erario Nacional. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Yeracruz. a 29 de 
junio de 1915. — Firmado, V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 41 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Yeracruz, Ver., el 6 de julio de 1915. 



VENÜSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalisía, Encargado del Poder Ejecutivo de la Unión, en uso 
de las facultades de que estoy investido, y 

CONSIDERANDO : 

Que los ideales democráticos cuya realización ambiciona el 
pueblo desde hace tanto tiempo, no toleran la subsistencia de es- 
tablecimientos penales que carezcan de los más elementales requi- 
sitos de higiene que la civilización exige y la humanidad reclama, 
para no agravar con sufrimientos inusitados el castigo que las le- 
yes determinan para los delincuentes, como sucedía con el uso pa- 
ra prisión militar del Castillo de San Juan de Ulúa ; 

Que durante largos años esta fortaleza sirvió para alojar en 



—236— 

lóbregas, húmedas e insalubres galerías a los reos del orden mili- 
tar y no pocas veces a los procesados políticos acusados de rebel- 
día o sedición, exponiéndolos a adquirir, como en efecto sucedía, 
graves enfermedades y dolencias incurables que con frecuencia 
ocasionaron la muerte de muchos de ellos; 

Que el Gobierno Constitucionalista, interpretando las aspira- 
ciones populares y el sentir nacional, desea borrar esta mancha 
arrojada sobre el nombre de México por dictadores y déspotas, 
cambiando la aplicación de este edificio federal a otros servicios 
de la Administración Pública para dignificarlo, conservándolo co- 
mo un monumento histórico y como residencia eventual del Jefe 
del Poder Ejecutivo de la República; 

Por lo expuesto he tenido a bien decretar lo siguiente: 

Art. lo.- — El Castillo conocido con el nombre de "San Juan 
de Ulúa" deja desde esta fecha de tener el carácter de presidio. 

Art. 2o. — Las dependencias del edificio de que se trata que- 
dan, una parte, a disposición de la Secretaría de Guerra para que 
siga siendo utilizada como arsenal de Guerra y Marina y la otra 
a disposición del Ejecutivo Federal, para que se sirva de ella co- 
mo residencia eventual del Jefe del Poder Ejecutivo de la Repú- 
blica. 

TRANSITORIO. 

Único. — Este decreto comenzará a surtir sus efectos desde la 
fecha de su publicación. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Dado en la H. Veracruz, a 2 de julio de 1915. — El Primer Jefe 
del Ejército Constitucionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de 
la Unión. — V. Carranza. Rúbrica. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 45 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz, Ver., el 9 de julio de 1915. 



—237— 

VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Oonstitu- 
cionalista y Encargado del Poder Ejecutivo de la Nación, en 
uso de las facultades extraordinarias de que estoy investido, y 

CONSIDERANDO: 

Que. la falta de buques nacionales destinados al tráfico de ca- 
botaje entre los puertos del Golfo y la Península de Yucatán oca- 
siona en algunas regiones una gran escasez de artículos de consu- 
mo general y, por consiguiente, su encarecimiento, con grave per- 
juicio del pueblo, he tenido a bien decretar lo siguiente: 

Artículo lo. A partir de esta fecha, y por el término de tres 
meses, improrrogables, que se contarán desde el día de hoy, in- 
clusive, hasta las doce de la noche del día 19 de octubre del pre- 
sente año, se autoriza a los buques extranjeros para hacer el trá- 
fico de cabotaje entre los puestos del Golfo y los de la Península 
de Yucatán. 

Artículo 2o. Los buques extranjeros que hagan uso de la 
franquicia que se expresa en el artículo anterior, quedarán exen- 
tos del impuesto denominado "Derechos de Tráfico Marítimo Inte- 
rior. ' ' 

Artículo 3o. En todo lo no especificado por los artículos que 
anteceden, el tráfico que se autoriza se regirá por las disposicio- 
nes relativas a la Ordenanza General de Aduanas. 

Y lo comunico a usted para su inteligencia y fines consiguien- 
tes. 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Vera cruz, a 19 de 
julio de 1915. — Firmado, V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 50 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz, Ver., el 27 de julio de 1915. 



. —238— 

VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista y Encargado del Poder Ejecutivo de la Nación, en 
uso de las facultades extraordinarias de que estoy investido; y 

CONSIDERANDO: I. — Que es de urgente necesidad dictar 
disposiciones conducentes a unificar de una manera definitiva la 
circulación de papel moneda para poner término a los temores y 
vacilaciones del público que, en la generalidad de los casos, no 
puede distinguir los billetes de curso legal de los que no lo son; 

II. — Que, por otra parte, el hecho de haber aparecido billetes 
falsificados de diversas emisiones, ha producido en el comercio y 
el público la alarma consiguiente, que se traduce en la deprecia- 
ción del papel moneda de circulación legal, lo cual constituye un 
serio peligro para el crédito del país, que es forzoso prevenir sin 
pérdida de tiempo ; 

III. — Que para el logro de los propósitos enunciados, — unifi- 
car la circulación del papel moneda y hacer renacer la confianza. 
— el medio más adecuado es la emisión de billetes de una perfec- 
ción artística tal que no sea posible su falsificación, en cantidad 
bastante para poder retirar todos los billetes que actualmente se 
encuentran en circulación; 

IV.- — Que para que de una manera definitiva se logre unificar 
la circulación, no sólo es indispensable retirar los billetes mencio- 
nados, sino, también, amortizar los diversos billetes emitidos por 
Jefes Militares para atender necesidades de la campaña, cuya vali- 
dez se ha reconocido, y a los que se refieren las Circulares núme- 
ros 10 y 32, expedidas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Pú- 
blico, en 25 de febrero y 13 de julio del presente año ; y como pa- 
ra ello no bastaría una emisión equivalente a la que se autorizó por 
Decreto de 19 de septiembre de 1914, se hace necesario aumentar 
la deuda interior en $50.000,000.00 CINCUENTA MILLONES DE 
PESOS, con lo cual podrá emitirse una cantidad que llene debida- 
mente el objeto a que se le destina ; he tenido a bien decretar lo 
siguiente : 

Artículo primero.— Se aumenta en $50.000,000.00 CINCUEN- 
TA MILLONES DE PESOS, la Deuda Interior del país, a que se 
defieren los decretos de 19 de septiembre de 1914 y 19 de junio del 



—239— 

año actual, quedando, por tanto, fijado su monto en la cantidad 
de $250.000,000.00 DOSCIENTOS CINCUENTA MILLONES DE 
PESOS. 

Artículo segundo. — En virtud de lo dispuesto por el artículo 
anterior, se autoriza una emisión de billetes por la cantidad de. . . . 
$250.000,000.00 doscientos cincuenta millones de pesos. 

Artículo tercero. — Esta emisión será destinada al canje de las 
emisiones existentes, con el fin de retirar de la circulación los bi" 
lletes de curso forzoso y los considerados válidos que se han man- 
dado retirar por disposiciones expedidas con anterioridad, así co- 
mo para amortizar las diversas emisiones de papel moneda, cuya 
validez se ha reconocido. 

Artículo cuarto. — Los billetes que se emitan en virtud de la 
autorización concedida en el artículo 2o., se grabarán en papel es- 
pecial en forma no falsificables y serán por las cantidades y en los 
valores siguientes : 

Cincuenta millones en billetes de $ 100.00 

Cincuenta millones en billetes de 50.00 

Cincuenta millones en billetes de 20.00 

Cincuenta millones en billetes de 10.00 

Cincuenta millones en billetes de 5.00 

Artículo quinto. — Los expresados billetes llevarán en facsími- 
le las firmas del Encargado de la Secretaría de Hacienda y Crédi- 
to Público y del Tesorero General de la Nación. 

Artículo sexto. — La Secretaría de Hacienda y Crédito Públi- 
co queda autorizada para fijar la serie a que deben corresponder 
los billetes de cada uno de los valores indicados, así como para se- 
ñalar los números, marcas y contraseñas que deban llevar. 

Artículo séptimo. — Destinada como está esta emisión a subs- 
tituir, mediante canje, las emisiones anteriores, regirá respecto a 
ella, una vez puesta en circulación a virtud del expresado canje, 
lo dispuesto en los artículos 4o., 5o., 6o., 7o. y 9o. del Decreto de 
26 de abril de 1913. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 



—240— 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Veracruz, a 21 de 
julio de 1915.— Firmado, V. Carranza. — Rúbrica. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 49 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz, Ver., el 23 de julio de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
ciomualista y Encargado del Poder Ejecutivo de la Nación, en 
uso de las facultades extraordinarias de que estoy investido, y 

CONSIDERANDO : Qus son del todo aplicables a nuestros 
puertos en el Pacífico las consideraciones que se tuvieron en cuen- 
ta para autorizar a los buques extranjeros a efectuar el tráfico de 
cabotaje entre los puertos mexicanos del Golfo y la Península de 
Yucatán, por lo que debe concederse igual autorización a dichos 
puertos del Pacífico, en beneficio del pueblo de aquellas regiones. 
Que a mayor abundamiento en el litoral del Pacífico no existe ac- 
tualmente ninguna Compañía Nacional de Navegación, en servi- 
cio, que pudiera atender el citado tráfico de cabotaje : he tenido a 
bien decretar lo siguiente : 

Artículo lo. A partir de esta fecha, y por el término de tres 
meses, improrrogables, que se contarán desde el día de hoy inclu- 
sive, hasta las doce de la noche del día 27 de octubre del presente 
año, se autoriza a los buques extranjeros para hacer el tráfico, de 
cabotaje entre los puertos mexicanos del Pacífico. 

Artículo 2o. Los buques extranjeros que hagan uso de la 
franquicia que expresa el artículo anterior, quedarán exentos del 
impuesto denominado "Derechos de Tráfico Marítimo Interior." 

Artículo 3o. En todo lo no especificado por los artículos que 
anteceden, el tráfico que se autoriza se regirá por las disposicio- 
nes relativas a la Ordenanza General de Aduanas. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 



—241— 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Veracruz, a 27 de 
julio de 1915. — Firmado. V. Carranza. Rúbrica. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 51 de "El Constitu- 
cionalista." en la H. Veracruz, Ver., el 30 de julio de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista y Encargúelo del Poder Ejecutivo de la Nación, en 
uso de las facultades extraordinarias de que estoy investido, y 

CONSIDERANDO : 

I.— Que la emisión fraudulenta de billetes del "Gobierno Pro- 
visional de México," hecha por el llamado Gobierno de la Con- 
vención puede repetirse durante el tiempo que transcurra mientras 
se lanza la nueva emisión, autorizada por el Decreto de 21 del ac- 
tual, que unificará definitivamente el papel moneda, permitiendo 
retirar de la circulación mediante el canje, las emisiones hechas 
hasta ahora ; 

II. — Que como en posibles emisiones fraudulentas es suscepti- 
ble de repetirse la numeración que llevan los billetes legítimos de- 
signados por las circulares de esa Secretaría, números 31 y 33 de 
9 y 16 del actual, respectivamente, y el público quedaría en la im- 
posibilidad de distinguir los billetes válidos de los nulos, con lo 
que sería fácil y seguramente defraudado ; 

III. — Que para hacer ineficaz otro nuevo intento de fraude 
por parte del llamado Gobierno de la Convención el único medio 
adecuado es retirar de la circulación los billetes enumerados con 
las expresadas circulares canjeándolos por otros de los de curso 
forzoso ; 

IV. — Que a fin de que no disminuya el acervo monetario me- 
diante el canje de que se trata, es indispensable emitir en papel 
moneda una cantidad igual a la que alcanza el que se retira de la 
circulación, sin que por esto se eleve el mondo de la Deuda Inte- 
rior, puesto que se destina en su totalidad a substituir al que des" 



242— 

aparezca, sin perjuicio de ser substituido a su vez por la emisión 
autorizada por el citado Decreto de 21 de los corrientes: 

He tenido a bien decretar lo siguiente : 

Artículo primero. — Desde el día primero del próximo mes de 
agosto dejarán de tener circulación legal los siguientes billetes 
emitidos en la ciudad de México el 28 de septiembre d 1914, firma- 
dos por C. M. Ezquerro y Nicéforo Zambrano y el 20 de octubre 
del mismo año, firmados por Reynoso y Nicéforo Zambrano: 

de cien pesos del 1 al 250,000. 
de cincuenta pesos del 1 al 200,000. 
de cinco pesos del 1 al 1.198,000. 
de un peso del 1 al 1.635,000. 

Artículo segundo. — Los expresados billetes se canjearán en ía 
Tesorería General de la Nación y en las Jefaturas de Hacienda y 
Oficinas del Timbre que la Secretaría de Hacienda señale por otros 
de circulación legal durante el próximo mes de agosto. 

Artículo tercero. — Exclusivamente para reponer en el acervo 
monetario el papel que desaparece de la circulación, se autoriza 
una emisión de billetes por valor de $42.625,000.00 CUAKENTA Y 
DOS MILLONES SEISCIENTOS VEINTICINCO MIL PESOS, 
que a su vez será sustituida por la emisión autorizada por Decre- 
to de 21 del actual. 

Artículo cuarto. — Los billetes que se emitan en virtud de la 
autorización que antecede llevarán en facsímile las formas del en- 
cargado de la Secretaría de Hacienda y del Tesorero General de 
la Nación. 

Artículo quinto. — La misma Secretaría queda autorizada pa- 
ra establecer las series, números, marcas y contraseñas de los bi- 
lletes de esta emisión. 

Artículo sexto. — Destinada como está esta misma emisión a 
sustituir mediante canje los billetes que se retiran, regirá respec- 
to de ella lo dispuesto por los artículos 4o., 5o., 6o.. 7o. y 9o. del 
Decreto de 26 de abril de 1913, y sus correlativos los artículos 4o. 
y 5o. del Decreto de 19 de septiembre de 1914. 



—243— 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Veracruz, a 28 de 
julio de 1915. — Firmado : V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 51 de "El Constitu- 
cionalista, " en la H. Veracruz, Ver., el 30 de julio de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la Nación, en 
uso de las facultades de que estoy investido y considerando : 

Que el tipo de cambio que se tomó como base para la aplica- 
ción de los portes en toda clase de correspondencias postales en 
los convenios celebrados con diversos países de la Unión Postal 
Universal, no es aplicable actualmente en virtud ele la baja que 
ha sufrido nuestra moneda, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Artículo Único. — A partir del día quince del mes de agosto 
del presente año, los portes correspondientes en el servicio postal 
mexicano, serán de acuerdo con la siguiente tarifa : 

SERVICIO INTERIOR 



PRIMERA CLASE 

Servicio Servicio 

Interior Urbano 

Cartas y todo envío cerrado por cada veinte gramos o 
fracción y las tarjetas cartas con respuesta pa _ 
gada 0.10 0.01 

Tarjetas postales sencillas y cada una de las dos par- 
tes de las tarjetas con respuesta pagada 0.04 0.02 

Las correspondencias oficiales de los Gobiernos de 
los Estados y las cartas particulares de los Go- 
bernadores, gozan de reducción de porte : poi- 
cada 20 gramos o fracción 0.06 0.04 

PBIMEBA JEFATURA XVI 



—244— 

SEG-TJKTD A. CLASE 



Servicio 
Interior 



Publicaciones periódicas registradas, por cada 500 

gramos o fracción 0.02 0.02 

TEECERA CLA SE 

Publicaciones no registradas, libros, toda clase de im- 
presos y los papeles de negocios, por cada 100 
gramos o fracción 0.02 0.02 

Muestras sin valor comercial, por cada 100 gramos 

o fracción 0.02 0.02 

GiTJIKrTA CLASE 

Bultos postales, por cada 500 gramos o fracción... 0.20 0.20 

DERECHO IDE CERTIFICACIÓN 

Por cada pieza 0.20 0.20 

SERVICIO INTERNACIOIsTAL COTÑT ESTADOS 
XJ3STIIDOS, CUBA. "Y CAÍN" AÍDA . 

Cartas, tarjetas, tarjetas cartas sencillas y las comu- 
nicaciones oficiales sujetas a franqueo 0.10 

Tarjetas postales sencillas, cada una 0.04 

Tarjetas postales con respuesta pagada, cada parte.. 0.04 
Publicaciones periódicas y demás impresos de 2a. cla- 
se, cada 500 gramos o fracción. 0.04 

Impresos y demás envíos de 3a. clase, cada 100 gra- 
mos o fracción 0.02 

Muestras, cada 100 gramos o fracción 0.02 

dartas pliegos y los paquetes que se depositen cerra- 
dos, por cada 20 gramos o fracción 0.20 

Tarjeta postal sencilla. 0.08 

Tarjeta postal con respuesta, pagada cada una de las 

partes de que se compone 0.08 

Impresos de todas clases por cada 50 gramos ó frac- 
ción 0.04 

Papeles de negocios hasta 250 gramos 0.20 



—245— 

Excediendo de 250 gramos y no de 300 0.24 

Así sucesivamente se agregarán cuatro centavos por 
cada 50 gramos o fracción. 

Muestras hasta 100 gramos 0.08 

Excediendo de 100 y no 

de 150. 0.12 

,. de 150 y no 

de 200 0.16 

„ de 200 y no 

de 25a... 0.20 

1: de 250 y no 

de 300... 0.24 

„ de 300 y no 

de 350 0.28 

SERVICIO TTSTTEFLTSTACDTOTSrj^Tj COIST LOS PAÍSES 

3STO OOOVEJPRElSriDIIDOS EJST LA. XJISTI03ST 

FOSTAL TJ-ÜKrrVEIRSAL. 

Las cartas, tarjetas cartas, tarjetas postales sencillas 
y con respuesta pagada y paquetes cerrados que 
no puedan examinarse por cada 20 gramos o frac- 
ción 0.40 

Impresos de todas clases por cada 50 gramos o frac- 
ción 0.8 

Papeles de negocios hasta 250 gramos 0.40 

Y si excede el envío de 250 gramos y no de 300 .... 0.48 

Y así sucesivamente se agregarán 8 centavos por cada 

50 gramos o fracción. 
Muestras sin valor mercantil hasta 100 gramos . . . . 0.16 

Y ocho centavos por cada 50 gramos o fracción ex- 

cedente. 

Por tanto, mando se imprima, circule y cumpla. 

Dado en la H. Yeracruz, a los veintiocho días del mes de ju- 
lio de mil novecientos quince. 

El Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, Encargado del 
Poder Ejecutivo de la Unión. V. Carranza. — Rúbrica. 

Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 52 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Yeracruz, Yer., el 3 de agosto de 1915. 



—246— 

VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista y Encargado del Poder Ejecutivo de la Nación, en 
uso de las facultades extraordinarias de que estoy investido, y 

CONSIDERANDO : Que no subsisten ya las razones que se 
tuvieron en cuenta para facilitar la introducción de sal extranje- 
ra, declarándola de libre importación, por haber sido muy abun- 
dante la producción de las salinas de Yucatán y Campeche y de 
algunas otras regiones del país, he tenido a bien decretar lo si- 
guiente : 

Artículo único. — Se reforma el artículo segundo del Decreto 
de 28 de mayo del presente año <{ue declaró a la sal, entre otros 
artículos, libre del pago de derechos de importación, quedando 
nuevamente en vigor las fracciones relativas de la Tarifa, en los 
términos siguientes : 

Fracción 557. — Sal común en grano y en bloques : a razón de 

(2) dos centavos kilogramo, peso bruto. 

Fracción 557. A.— Sal común molida, para mesa: a razón de 

(3) tres centavos kilogramo, peso bruto. 

TRANSITORIO. 

El presente Decreto comenzará a regir el día primero del pró- 
ximo mes de agosto. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Veracruz, a 30 de 
julio de 1915. — Firmado: V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 52 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz, Ver., el 3 de agosto de 1915. 



—247— 

VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la Unión, en uso 
de las facultades de que me encuentro investido, y 

CONSIDERANDO : 

Que los enemigos del pueblo lian llegado, en la exasperación 
de sus derrotas continuas, hasta cometer atentados contra perso- 
nas pacíficas e indefensas, pues es del perfecto conocimiento pú- 
blico el crimen cometido por las gavillas que encabezan JOSÉ 
T~RINIDAD SÁNCHEZ y EMILIO MÁRQUEZ, las que la maña- 
na del 14 del corriente volaron mi tren de pasajeros en las cerca- 
nías de Apizaco, ocasionando la muerte de numerosos seres no 
pertenecientes al ejército constitucionalista ; 

Que una vez producida la exploción (pie destruyó varios ca- 
rros llenos de pasaje, el tren fué asaltado y los supervivientes, ro- 
bados y vejados, siendo muchos de estos heridos con alevosía y 
otros muertos sin reparo, impotentes como estaban para presen- 
tar resistencia o combatir, pues todos eran pasajeros civiles, des- 
armados ; 

Que si la lucha con hombres armados por sangrienta ijie sea, 
es explicable, aun cuando los reaccionarios no defienden ningún 
principio determinado ni pelean por causa justa, el asesinato en 
masa de personas no combatientes es un crimen cuyo castigo exi- 
ge la sociedad para su propia conservación y por dignidad huma- 
na, ya que delitos de ese género, repugnantes hasta dentro de las 
crueldades de la guerra más encarnizada, van dirigidos no contra 
quienes defienden una causa legítima y libertaria, sino contra 
aquella parte de la sociedad que por su integración merece res- 
petos y garantías de todos, pues (pie la componen niños, mujeres, 
ancianos y enfermos, violando de esta manera hasta los más ele- 
mentales principios de la civilización ; 

Que en los momentos anormales por que atravesamos la ac- 
ción de las autoridades y de las leyes no bastaría a refrenar los 
impulsos de quienes premeditada y alevosamente realizan críme- 
nes de esta naturaleza, por lo que hay que apelar a la acción co- 
lectiva y a la solidaridad social, facultando como medio de supre- 



—248— 

nía energía, a todos los ciudadanos para que, en defensa de la sa- 
lud pública, liberten a la sociedad de individuos cuya existencia 
es un baldón y un peligro para todos; 

Que esta determinación del Gobierno Provisional de la Re- 
pública, por inusitada y dura que parezca, está plenamente jus- 
tificada con la magnitud de la catástrofe y con el salvajismo y sa- 
ña desplegados por los autores del delito, que a toda costa hay que 
castigar y reprimir, requiriendo lo extraordinario de su barbarie 
medidas también extraordinarias para prevenir la repetición de 
atentados idénticos; 

Que JOSÉ TRINIDAD SÁNCHEZ y EMILIO MÁRQUEZ no 
solamente son alteradores del orden público, sino salteadores y 
plagiarios, incendiarios, violadores y homicidas, que. en caso de 
ser aprehendidos y procesados, tendrían que ser condenados a la 
pena capital por las leyes ordinarias ; y con más grande razón por 
la ley que expidió don Benito Juárez el 25 de enero de 1862, ac- 
tualmente en vigor ; 

Por todo lo cual he tenido a bien decretar: 

Artículo único. — Se declaran puestos fuera de la ley a JOSÉ 
TRINIDAD SÁNCHEZ y EMILIO MÁRQUEZ responsables de 
haber volado con dinamita un tren de pasajeros, en el kilómetro 
132 de la línea del Ferrocarril Mexicano, la mañana del 14 de ju- 
lio del año actual. 

Cualquiera autoridad o particular de nacionalidad mexicana. 
quedan autorizados para aprehenderlos y ejecutarlos, sin más re- 
quisito que la previa identificación. 

Constitución y Reformas. 

Dado en la H. Veracruz. a los treinta días del mes de julio 
de mil novecientos quince. 

V. CARRANZA. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 52 de "'El Constitu- 
eionalista," en la H. A>racruz. Ver., el 3 de agosto de 1915. 



—249— 

VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encardado del Poder Ejecutivo de la Nación, en 
uso de las facultades extraordinarias de que estoy investido y 

Considerando : 

"I. — Que, debido a la irregularidad en las comunicaciones se 
ha dificultado el envío oportuno de fondos a las Jefaturas de Ha- 
cienda y Administraciones del Timbre para el canje de los bille- 
tes retirados de la circulación a que se refiere el Decreto de esta 
Primera Jefatura de fecha 28 del próximo pasado julio, y 

"II. — Que, a fin de prevenir hasta donde sea posible la pro- 
babilidad de que el público sea defraudado por nuevas falsifica- 
ciones que haga del papel moneda Constitucionalista el llamado 
Gobierno de la Convención, se impone la fijación de un plazo en 
el que los billetes legítimamente emitidos en México en 28 de sep- 
timbre y 20 de octubre de 1914, cesen de representar valor alguno ; 

"'He tenido a bien decretar lo siguiente: 

''Artículo primero. — Se prorroga hasta el 30 de septiembre 
del año actual el plazo para que los billetes legítimamente emiti- 
dos por este Gobierno en la ciudad de México, con fechas 28 de 
septiembre y 20 de octubre de 1914, sean canjeados por la Tesore- 
ría General de la Nación. Jefaturas de Hacienda y Oficinas del 
Timbre, conforme a lo dispuesto por Decreto de esta Primera Je- 
fatura de fecha 28 de julio del año actual. 

"Artículo segundo. — Los billetes a que se refiere el artículo 
anterior que no sean canjeados en el plazo que expira el 30 de 
septiembre del año actual, adolecerán de caducidad, extinguiéndo- 
se, — por el solo hecho de no ser canjeados en el plazo señalado, — 
el crédito que representan a cargo de la Nación. 

"Artículo tercero. — Se exceptúan de lo dispuesto en el ar- 
tículo anterior y sólo durante el curso del mes de octubre próxi- 
mo, los billetes cuya identificación y procedencia satisfagan ple- 
namente a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, previa so- 
licitud y comprobación por parte de los interesados en cada caso." 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 



—250— 

Dado en la H. Veraeruz, a 23 de agosto de 1915. — V. Carran- 
za. Rúbrica. 



Nota : Este Decreto se publicó en el núni. 56 de " El Consütu- 
cionalista," en la H. Veraeruz, Ver., el 24 de agosto de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la Nación y Jefe 
díe la Revolución, en uso de las facultades extraordinarias de 
que me hallo investido, y 

CONSIDERANDO que, las negociaciones mineras en general, 
a consecuencia de las perturbaciones sociales del país, se lian vis- 
to obligadas a interrumpir sus trabajos, sobre todo en aquellos 
puntos que han estado sujetos a los demanes de las fuerzas enemi- 
gas del Gobierno Constitucionalista, así como por falta de materias 
primas que no han podido adquirir con motivo de la guerra euro- 
pea, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Art. lo. — Durante los> plazos que en seguida se expresan, se 
reforman las cuotas que señala el artículo 10o. de la Ley de 25 de 
marzo de 1905, modificado por el artículo lo. del decreto de lo. 
de marzo de 1915 sobre impuestos a la minería, en los términos si- 
guientes : 

A.— La cuota será de $6.00 — SEIS PESOS — anuales por perte- 
nencia minera, cualquiera que sea el número de pertenencias, du- 
rante el tercio comprendido entre el mes de julio próximo pasado 
y el de Noviembre del año actual. 

B.— La cuota será de $8.00— OCHO PESOS— anuales por per- 
tenencia minera cualquiera que sea el número de pertenencias, du- 
rante el tercio comprendido entre el mes de noviembre del año ac- 
tual y el mes de febrero de 1916. 

C. — Desde el lo. de marzo de 1916. las cuotas serán las que es- 
tablece el decreto de lo. de marzo de 1915. 

Art. 2o. — Para las pertenencias mineras que tengan pendientes 



—251— 

pagos de impuestos anteriores a julio último, se les concede que 
paguen $6.00— SEIS PESOS— anuales por cada una de las prime- 
ras veinticinco pertenencias y por las excedentes a razón de $3.00 
—TRES PESOS. 

Art. 3o. — A todos los propietarios mineros que hayan pagado 
el tercio que comenzó en julio próximo pasado, se les devolverá el 
excedente, deducido lo que deban pagar conforme al presente De- 
creto. 

Art. lo. — Se concede un plazo hasta el 30 de septiembre de 
1915 para hacer sin recargos los pagos de las cuotas que fija el 
presente Decreto. 

Art. 5o. — Los pagos a que se refiere el presente Decreto de- 
berán hacerse en moneda de oro nacional o en su equivalente en 
monedas de plata conforme al Decreto fecha 3 de mayo del año ac- 
tual. 

"Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. — Dado en la H. Veracruz. a 31 de agosto de 
1915. — V. Carranza. Rúbrica. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núin. 58 de "El Constitu- 
cionalista." en la H. Veracruz. Ver., el 3 de septiembre de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo, en uso de las fa- 
cultades extraordinarias de que estoy investido, y 

CONSIDERANDO : 

I. — Que. para la realización de mercancías importadas, el eo" 
mercio fija sus precios a base de oro calculando en esta moneda 
sus ganancias, mientras que. con la depreciación del papel mone- 
da, resultan extremadamente bajos los derechos aduanales vigen- 
tes. 

II. — Que. aun cuando la fijación en moneda de oro de una 
parte del monto de los derechos de importación, hará ascender i>¿s 



—252— 

precios de las mercancías importadas y descender la cuantía de 
las importaciones, lo primero tendrá efecto exclusivamente en ar- 
tículos de lujo o de no inmediata necesidad, puesto que los artícu- 
los de primera necesidad están exceptuados del pago de derechos, 
y lo segundo hará disminuir el monto de nuestros pagos en el ex- 
terior con beneficio del cambio, y, 

III. — Que la fijación paulatina de los impuestos en moneda 
nacional de oro, facilitará en el momento oportuno la adopción de 
un sistema monetario racional; he tenido a bien decretar lo si- 
guiente : 

Artículo único. — A partir del día quince de octubre del año 
actual, los derechos de importación que fijan las fracciones I y II 
del artículo primero de la Ley de Ingresos vigente, reformada es- 
ta última por decreto de febrero seis de mil novecientos trece, se 
cubrirán con el veinte por ciento en moneda de oro nacional, o sü 
equivalente en pesos fuertes y tostones conforme al decreto de 
ocho de mayo del año actual, y el resto en moneda de curso legal. 

TRANSITORIO: El presente decreto se aplicará a las mer- 
cancías importadas por embarcaciones que fondeen en el Puerto 
de destino o que pasen la línea fronteriza después de las doce de 
la noche del día catorce de octubre próximo. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Veraeruz, a 18 de 
septiembre de 1915. — V. Carranza. Rúbrica. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 60 de "El Constitu- 
•ionalista," en la H. Veraeruz, Ver., el 24 de septiembre de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la República Me- 
xicana, y en uso de las facultades de que me hallo investido: 

CONSIDERANDO : : Que la adición que por decreto de 27 de 
octubre de 1908 se hizo al artículo 102 de la Constitución Federal. 



—253— 

para que en el recurso de amparo en materia civil uo pueda pro" 
ponerse sino después de pronunciada la sentencia que ponga fin al 
litigio y contra la cual no concede la Ley ningún recurso, cuyo 
efecto pueda hacer la revocación, tuvo expresamente por objeto se- 
gún se dijo de una manera clara y terminante en la exposición de 
la iniciativa del Ejecutivo de lo. de mayo del mismo año antes ci- 
tado, poner coto al "abuso que de recurso de amparo" se había 
hecho en los negocios judiciales del orden civil, produciendo los 
efectos de enervar y dilatar la acción de los Tribunales Civiles, me* 
noscabar la responsabilidad de la justicia del orden común y des- 
alentar a los encargados de ministrarla, y lo asentaron las Comisio- 
nes Dictaminadores en la Cámara de Diputados en su Dictamen 
de 22 de mayo del repetido año. en el que se dijo que la reforma 
constitucional indicada por el Ejecutivo, venía a poner coto a un 
mal que era creciente y trascendental, tomando un término medio 
entre la opinión que ve en el amparo el remedio para toda clase 
de deficiencias en la Administración de Justicia, y aquella que por 
el contrario, considera que el amparo en juicios civiles es pertur- 
bador de la Administración de Justicia, invasor de la soberanía de 
los Estados y recurso peligroso que, fundándose en una garantía 
de imposible realización como es la aplicasión exacta de la Ley en 
materia civil, trae en realidad más males que bienes; 

Que una experiencia de varios años, constante en múltiples eje- 
cutorias de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, vino a de- 
mostrar que las restricciones para la promoción del amparo en ma- 
teria civil, era notoriamente inadecuadas y. por lo mismo, inefica- 
ces para corregir los males que señalaban al Ejecutivo y las- Co- 
misiones Dictaminadores: porque aparte de que se dejó en pie la 
debatida cuestión, contradictoriamente resuelta por la misma Su- 
prema Corte, respecto de la procedencia del amparo por inexacta 
aplicación de la Ley en materia civil, los mismos de la adición per- 
mitieron a la malicia de los litigantes y a la diversidad de criterios 
en la Corte, dar a las expresiones "sentencia que ponga fin al li- 
tigio y contra la cual no conceda la Ley ningún recurso, cuyo efec- 
to pueda ser la revocación" una amplitud que dio como pavoroso 
resultado que se amparara contra autos, providencias y aún sim- 
ples actos negativos y disposiciones de mero trámite dándose en- 



—254— 

tracla al juicio de amparo aun que constara en los autos qué no se 
habían interpuesto los recursos comunes para la revocación. 

Que además de esto, con la adición de que se trata, poniendo 
restricciones para la promoción del amparo en juicios civiles, se de- 
jaron intencionalmente sin correctivo inmediato, las violaciones de 
otras garantías distintas de la tercera que otorga el artículo 14 
constitucional, cuya reproducción se aplazaba indebidamente, y en 
muchos casos de un modo irreparable hasta que se pronunciase la 
sentencia definitiva y se agotasen todos los recursos comunes ; 

Que el aplazamiento del recurso de amparo en materia civil 
por violación de garantías diversas de a de exacta aplicación de 
la Ley, se convirtió en un poderoso medio de opresión, pues la au- 
toridad judicial pudo impunemente cometer toda clase de atenta- 
dos contra la propiedad, los derechos de las personas y de las fa- 
milias ; 

Que otro de los males que produjo la adición del artículo 102. 
fué el de que con frecuencia se siguieron juicios de rebeldía en los 
que el emplazamiento vicioso o deficiente, daba por resultado que se 
pronunciasen sentencias sin que los demandados pudieran defen- 
derse, ejecutándose aquellas en sus bienes de una manera irremi- 
sible, supuesto que siempre se alegaba que el amparo no procedía 
por no haberse interpuesto en tiempo hábil los recursos comunes ; 

Que para remediar los males antes expuestos, es necesario res- 
tituir el artículo 102 constitucional a su primera forma, conservan- 
do íntegro el pensamiento del Legislador que quiso hacer del ampa- 
ro un recurso constitucional y no un recurso. extraordinario, a re- 
serva de que una Ley especial, inspirada en un alto sentimiento de 
justicia y con amplio criterio científico, señale los límites del am- 
paro en materia civil, y las condiciones que deben regular su in- 
terposición, de manera que a la vez que proteja todos los derechos, 
reprimiendo las arbitrariedades del Poder, ponga coto a las mali- 
ciosas promociones de los litigantes. 

Por todo lo expuesto he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Artículo único. — Se deroga la adición que por decreto de 27 
de octubre de 1908, promulgado el 12 de noviembre del mismo año, 
se hizo al artículo 102 de la Constitución Federal el que, en conse- 
cuencia, vuelve a quedar en los términos siguientes: 



—255— 

Artículo 102. — Todos los juicios de que habla el artículo an- 
terior se seguirán a petición de la parte agraviada, por medio de 
procedimientos y reformas del orden jurídico que determinará una 
Ley. La sentencia será siempre tal que sólo se ocupe de individuos 
particulares, limitándose a protegerlos y ampararlos en el caso es- 
pecial sobre que verse el proceso, sin hacer ninguna declaración ge- 
neral respecto de la Ley o acto que la motivare. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Dado en el Castillo de Ulúa, a los veintiocho días del mes de 
septiembre de mil novecientos quince. 

El Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, Encargado del 
Poder Ejecutivo de la Unión. — V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 6 ele "El Constitu- 
cionalista," en México, D. F., el lo. de noviembre de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la Nación, en 
uso de las facultades extraordinarias de que me hallo investi- 
do, y 

CONSIDERANDO : I. — Que los Bancos de emisión han cesa- 
do prácticamente de llenar las funciones económicas que les asigna 
la Ley General de Instituciones de Crédito ; 

II. — Que las Instituciones mencionadas siguen efectuando ope- 
raciones sin estar ajustadas a las prevenciones de la ley relativa, 
lo que puede redundar en grave quebranto de los intereses públi- 
cos, y 

III.— Que es ya tiempo de determinar y fijar claramente la si- 
tuación económica de los Bancos de emisión para proceder a ^a, 
reorganización definitiva del sistema bancario. 

He tenido a bien decretar lo siguiente : 

Art. lo. — Se fija un plazo de 45 días a partir de la fecha del 



—256— 

presente decreto para que los Bancos de emisión ajusten su circu- 
lación fiduciaria a lo que previene el artículo 16 de la Ley Gene- 
ral de Instituciones de Crédito. 

Art. 2o. — Las concesiones de los Bancos que dentro del plazo 
fijado no comprueben ante la Secretaría de Hacienda estar ajusta- 
da su circulación fiduciaria a lo prevenido en el artículo 16 de la 
Ley General de Instituciones de Crédito, se considerarán caducas, 
conforme al inciso II del artículo 109 de la mencionada Ley, y se 
procederá a su liquidación legal. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. Dado en la H. Veracruz, a 29 de septiem- 
bre de 1915. — V. Carranza. Rúbrica. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 61 de "El Constitu- 
cionalista," en la H. Veracruz. Ver., el lo. de octubre de 1915. 



VENÜSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, Enarcgado del Poder Ejecutivo, en uso de las faculta- 
des extraordinarias de que estoy investido, he tenido a bien 
decretar lo siguiente: 

Artículo lo. — Se reforma la fracción IV del artículo lo. de la 
Ley de Ingresos expedida por el Congreso de la Unión para el año 
fiscal de 1912 a 1913, adicionada y modificada por diversas dispo- 
siciones de esta Primera Jefatura del Ejército Constitucionalista. 
Dicha fracción quedará vigente en los siguientes términos : 

IV. — Derechos de exportación sobre los siguientes productos: 

A. 

Aceites vegetales Kilo bruto $ 0.02 

Aguarrás y trementina „ „ 0.01 

Ajo: 

(a) Seco „ „ 0.10 

(b) Fresco, con su rama o sin ella.. „ „ 0.03 



—257— 

Ajonjolí.. „ „ 0.03 

Alcoholes, aguardientes y licores Litro 0.02 

Aletas de tiburón y otros peces Kilo bruto 0.01 

Alfalfa : 

(a) Seca Los 100 ks. bto. 1.50 

(b) Fresca „ „ „ „ 0.50 

Algodón : 

(a) Con o sin pepita Kilo bruto 0.03 

(b) Borra y desperdicios Los 100 ks. bto. 0.50 

(c) Cascarilla Kilo bruto 0.01 

(d) Semilla „ „ 0.02 

Algodón de pochote „ „ 0.01 

Alpiste ,, „ 0.01 

Anís e hinojo , ., 0.02 

Añil o índigo Kilo neto 4.00 

Arroz Kilo bruto 0.06 

Arvejón ft n 0.05 

Aves de corral en pie o sus carnes frescas . . ., ., 0.10 

Azafrancillo „ „ 0.01 

Azogue „ „ 0.03 

Azúcar : 

(a) Refinado ,, „ 0.05 

(b) Moscabado Los 100 ks. bto. 2.50 

(e) Melazas Kilo bruto 0.02 

(d) Piloncillo y panela „ „ 0.01 

B. 

Buche de pescado Kilo bruto 0.01 

C. 

Cacahuate Kilo bruto 0.05 

Cacao „ „ 0.10 

Café „ „ 0.10 

Calzado de todas clases Par 0.25 

Camarón Kilo bruto 0.02 

Candelilla o cera vegetal Los 100 ks. bto 0.25 

Carbón vegetal , ,, ,, 0.20 



—258— 

Carnes frescas, ahumadas y salpresas. . . . Kilo bruto 0.15 

Cebada y centeno Los 100 ks. bto. 2.50 

Cebolla Kilo bruto 0.06 

Cera de abejas : 

(a) Blanca o amarilla, en marqueta o en peda- 

cería ,, ,, 0.10 

(b) Manufacturada ,, ,, 0.15 

Cerveza Litro 0.01 

Coco: 

(a) Con cascara Kilo bruto 0.01 

(b) Carne de coco enpasta seca. . Los 100 ks. bto. 0.50 

Cochinilla Kilo bruto 0.10 

Comino „ „ 0.02 

Concha : 

(a) Carey ,, „ 0.15 

(b) Nácar o madre perla ,, ,, 0.02 

(c) No especificada Los 100 ks. bto. 0.50 

Conservas alimenticias animales y vegetales. Kilo legal 0.15 
Coquito de aceite : 

(a) Semilla Kilo bruto 0.01 

(b) Cascara Los 100 ks. bto. 0.50 

Cuerno Los 100 ks. bto. 0.50 

Cueros y pieles : 

(a) De res, no especificados, frescos. . Kilo bruto 0.22 

(b) De res, no especificados, secos.. .. ,, ,, 0.28 
(e) Curtidos ,, „ 0.38 

(d) De cabra y de venado. ,, ,, 0.25 

(e) De lagarto, caimán y coeodilo.. .. Pieza 4.00 

(f ) Raspadura, recortes y pedacería . . Kilo bruto 0.02 
Curtientes : 

Raíz de cañagría, timbe y cascalote .... ,, ,, 0.01 

CH. 

Chía . Kilo bruto 0.01 

Chicle „ ,, 0.10 

Chile seco de todas clases ,, ,, 0.08 



—259— 

E. 

Esponja : 

(a) Limpia Kilo bruto 0.20 

(b) Sucia o en estado natural „ „ 0.0r> 

F. 

Frijol : 

(a) Bayo o negro Kilo bruto 0.06 

(b) Blanco chico, alubia, ayocote y 

otros „ „ 0.05 

(c) Cowpeas destinado a fertilizar te- 
rrenos „ „ 0.02 

Frutas : 

(a) Frescas Kilo bruto 0.02 

(b) Secas o pasadas „ ,, 0.03 

G. 

Ganado : 

(a) Asnal Cabeza 5.00 

(b) Caballar „ 20.00 

(c) Cabrío „ 3.00 

(d) Mular „ 20.00 

(e) Ovejuno. ... „ 3.00 

(f) Porcino „ 6.00 

(g) Vacuno ,, 

Becerros „ 20.00 

Hembras „ 40.00 

Toros y novillos de más de un año. ... „ 30.00 

Garbanzo Kilo bruto 0.0S 

Glicerina ,, „ 0.05 

Guayule : 

(a) Goma de guayule y caucho.. .. „ „ 0.15 

(b) Yerba „ - „ 0.01 

H. 

Haba Kilo bruto 0.03 

Henequén „ n 0.03 

Higuerilla n n 0.01 

PBIL11B1 JBFAIVE1 XTII, 



—260— 

Hueso ... Los 100 ks. bto. 0.30 

Huevos Uno 0.03 

I. 

lxtle Los 100 ks. bto. 1.50 

L. 

Lana de todas clases Kilo bruto 0.10 

Legumbres frescas, no especificadas. . .. „ ,, 0.03 

Lentejas „ „ 0.08 

Lináloe Kilo legal 0.50 

M. 

Maderas : 

(a) Aromática de lináloe Kilo bruto 0.01 

(b) De construcción y ebanistería. . . Metro cúbico 2.50 

(c) Tintóreas de todas clases. . . . Los 100 ks. bto. 0.20 

Miel de abeja Kilo bruto 0.05 

Mijo: 

Semilla o grano y raíz o brezo „ ,, 0.01 

Mosco seco para pájaros „ „ 0.05 

N. 

Nueces Kilo bruto 0.05 

O. 

Orégano, en hoja o semilla Los 100 ks. bto. 0.50 

P. 

Paja de frijol cowpeas de Chiapas Kilo bruto 0.01 

Papas. ,', „ 0.03 

Pelo y cerda: 

(a) Cerda de caballo „ „ 0.15 

(b) Cerda no especificada ,, „ 0.10 

(c) Pelo de conejo ,, „ 0.10 

(d) Pelo no especificado „ „ 0.05 



—261— 

Perlas • • Ad valorem, 10 0|0 

Pescado seco Kilo bruto 0.04 

Pezuñas de res y otras Los 100 ks. bto. 0.50 

Pimienta de Tabasco „ ,, „ „ 0.02 

Piñón „ „ „ „ 0.05 

Plátano : 

(a) Fresco: racimos hasta de 7 gajos.... Racimo 0.02 

Racimos de 7 y 8 gajos „ 0.03 

Racimos de 9 gajos o más ,, 0.04 

;b) Pasado Los 100 ks. bto. 0.50 

Plumas: 

(a) De garza, finas % Gramo 0.50 

(b) De garza corrientes Kilo neto 75.00 

(e) Plumón „ „ 25.00 

Q. 

(.¿uesos de todas clases Kilo bruto 0.02 

R. 

Raíz de Jalapa Los 100 ks. bto. 2.00 

Raíz de zacatón Kilo bruto 0.05 

S. 

Salvado Kilo bruto 0.01 

Sebo y grasas animales ,, ,, 0.02 

Sombreros de palma „ „ 0.03 

T. 

Tabaco : 
En rama : 

(a) Capa Kilo bruto 0.05 

(b) Tripa „ „ 0.01 

Labrado : 

(a) Cigarrillos y puros recortados... Kilo legal 0.15 

(b) Puros de perilla Millar 1.00 



—262— 

Tecali y mármol: 

(a) En bruto Kilo bruto 0.01 

(b) En artefactos ,, „ 0.02 

Tenates de palma „ ,, 0-01 

Textiles no especificados. 

(Ramié, lino, etc.) Los 100 ks. bto. 1.50 

Tomate Kilo bruto 0.01 

V. 

Vainilla Kilo neto 2.50 

Y. 

Yerbas medicinales no especificadas Kilo bruto 0.01 

Yute manufacturado. 

(Telas, sacos, etc.) ,, „ 0.04 

Z. 

Zacate : 

(a) Fresco Los 100 ks. bto. 0.50 

(b) Seco „ „ „• „ 1.50 

Zarzaparrilla . . Kilo bruto 0.05 

Artículo 2o. — Cuando de conformidad con el artículo 326 de la 
Ordenanza de Aduanas vigente, declaren los exportadores que los 
datos consignados en sus pedimentos de exportación son exactos, 
deberán expresar en las manifestaciones correspondientes a cada 
una de las mercancías la cuota que servirá de base para el ajuste 
de los derechos. 

Artículo 3o. — Queda desde luego prohibida la exportación de 
arroz, frijol, maíz, trigo y harina. 

Solo con permiso expreso, para cada caso, expedido por esta 
Secretaría se podrá efectuar la exportación de arvejón, cebada, 
garbanzo, haba, lenteja, salvado, azúcar de todas clases y ganado 
vacuno. 

Artículo 4o. — Tratándose de ganado que deba exportarse por 
las Aduanas Fronterizas, el Primer Jefe del Ejército Constitucio- 
nalista, puede, en cada caso, a petición de los interesados, modifi- 



—263— 

car las cuotas de la Tarifa, en vista de las circunstancias especia- 
les atendibles que aconsejen su reducción. Las solicitudes, para 
ese efecto, deberán elevarse directamente a la Secretaría de Ha* 
cienda. 

Artículo 5o.— Se declaran libres de derechos a su importación, 
hasta nueva orden, los siguientes artículos : 

De la fracción 5. — Carnes, pescados y mariscos secos, ahuma- 
dos, salados y salpresos. 

De la fracción 34. — Conservas alimenticias animales. 

De la fracción 37. — Manteca pura de cerdo. 

De la fracción 93. — Arroz. 

De la fracción 94. — Avena en grano y cebada machacada. 

De la fracción 101. — Frutas, hortalizas, legumbres y tubérculos 
frescos, no especificados. 

De la fracción 103. — Maíz. 

De la fracción 104. — Semillas y granos alimenticios, no espe- 
cificados. 

De la fracción 123. — Aceite de olivo en latas. 

De la fracción 125. — Azúcar común. 

De la fracción 129. — Galletas de todas clases. 

De la fracción 130. — Harina de trigo y demás cereales y fé- 
culas, no especificadas, para uso alimenticio. 

De la fracción 132. — Pastas alimenticias de harina. 

De la fracción 693. — Jabón corriente, sin aroma e impropio 
para tocador. 

Artículo 6o. — Los efectos, no consignados expresamente en el 
artículo anterior, que la Tarifa de Aduanas vigente comprenda en 
las fracciones citadas o en sus correspondientes asimilaciones del 
Vocabulario, deberán causar sus derechos. 

Transitorio. — Los artículos lo. y 2o. de este Decreto comenza- 
rán a* regir desde el día 20 de octubre de 1915 y se aplicarán a las 
mercancías que se exporten en buques que zarpen del puerto de 
su embarque o que crucen por las fronteras internacionales des- 
pués de las 12 de la noche del día 19 de octubre de 1915 y los ar- 
tículos 3o. al 6o. se pondrán en vigor desde la fecha del presente 
decreto. 

Las concesiones y permisos, ya autorizados por esta Secreta- 



—264— 

ría y a que se refieren los artículos 3o. y 4o., quedan subsistentes 
en los mismos términos. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en la H. Veracruz, a 29 de 
septiembre de 1915.— Firmado: V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 5 de "El Cohstitu" 
cionalista," en México, D. F., el 30 de octubre de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la República, en 
de las facultades extraordinarias de que me hallo investido, y 

CONSIDERANDO : 

I. — Que dado el gran volumen de artículos de primera necesi- 
dad que se importan libres de derechos, los Almacenes fiscales son 
insuficientes para su depósito, y el estancamiento de dichas mer- 
cancías es contrario a las tendencias que inspiran las exensiones 
que los favorecen, pues que tales efectos no son lanzados inmedia- 
tamente al consumo, sino que son retenidos por largo plazo en las 
Aduanas con fines especulativos, y 

II. — Que las multas y derechos adicionales que señala la Or- 
denanza General de Aduanas por infracciones a la misma, han lle- 
gado a perder su oficiosa virtud de que, por la depreciación del 
papel moneda, dicha penalidad viene resultando de una cuantía in- 
significante, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Artículo primero. — Se modifica el párrafo segundo del artícu- 
lo 152 de la Ordenanza General de Aduanas, el cual quedará en vi- 
gor en los términos siguientes : 

"Cuando se trate de cualquiera otra clase de efectos, los im- 
portadores presentarán su pedimento de despacho dentro de los 
tres días siguientes al en que terminó su descarga el buque con- 
ductor; el reconocimiento, despacho y retiro de las mercancías, de- 



—265— 

berá efectuarse en un plazo que no exceda de quince días, después 
de terminada la descarga y sin abono de días inhábiles. Las par- 
tidas de mercancías cuya entrega se autorice, deberán ser retira- 
das por sus dueños totalmente. 

Artículo segundo. — Los derechos de guarda y almacenaje que 
se causan con fundamento de los artículos 163 y 275 de la Orde- 
nanza antes citada, así como las penas y derechos adicionales que 
la misma establece, se causarán en moneda de oro nacional o su 
equivalente en pesos ^fuertes y tostones conforme al decreto de 8 
de mayo último. 

TRANSITORIO. 

Este decreto comenzará a surtir sus efectos en la Aduana de 
Veracruz para las mercancías que no hayan sido retiradas del do- 
minio fiscal antes del día 5 del próximo mes de octubre y para las 
penas y derechos adicionales en que incurran los importadores, des- 
de la misma fecha. Para las demás Aduanas de la República, este 
decreto surtirá sus efectos desde el día 20 del mismo mes de oc- 
tubre. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Dado en la H. Veracruz, a 30 de septiembre de 1915. — V. Ca- 
rranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm.* 1 de "El Constitu- 
cionalista," en México, D. F., el 22 de octubre de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la Nación, en 
uso de las facultades extraordinarias de que estoy investido, y 

CONSIDERANDO: Que aún subsisten las razones que motiva- 
ron la exención del "Derecho de Tráfico Marítimo Interior" con- 
cedida a los buques extranjeros que hagan el tráfico de cabotaje en- 



—266— 

tre los diversos puertos nacionales, concedida por los decretos de 
19 de julio del presente año, he tenido a bien decretar lo siguiente : 

Artículo primero. — Se prorroga liasta las doce de la noche del 
19 de febrero del año próximo de 1916, la autorización concedida a 
los buques extranjeros para hacer el tráfico de cabotaje entre los 
puertos nacionales. 

Artículo segundo. — Los buques extranjeros que hagan uso de 
la franquicia que se expresa en el artículo anterior, quedarán exen- 
tos del impuesto denominado "DERECHO Í)E TRAFICO MARÍ- 
TIMO INTERIOR," siempre que presten gratuitamente el servicio 
postal de transporte de correspondencia entre los puertos que to- 
quen. 

Artículo tercero. — En todo lo no especificado por los artículos 
que anteceden, el tráfico que se autoriza, se regirá por las disposi- 
ciones relativas de la Ordenanza General de Aduanas. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Dado en la Ciudad de Torreón, Coah., a los veinte días del mes 
de octubre de mil novecientos quince.— Firmado : V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 6 de "El Constitu- 
cionalista," en México, D. F., el lo. de noviembre de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de la Nación, en 
uso de las facultades extraordinarias de que estoy investido, 
he tenido a bien decretar lo siguiente: 

Artículo primero. — Queda absolutamente prohibida la expor- 
tación de algodón, semilla y aceite del mismo. 

Artículo segundo. — Las personas o casas comerciales que ex- 
porten alguno de los productos que enumera el artículo anterior 
«on propósito de reimportación, cuando ésta no se verifique, ya sea 
total o parcialmente, además de pagar los derechos de exportación 



—267— 

correspondientes incurrirán en una multa igual al valor de las mer- 
cancías exportadas, para lo cual las Aduanas de salida exigirán 
previamente fianza que garantice, además del importe de los dere- 
chos aludidos, el valor de las mercancías de que se trata. 

Artículo trcero. — La exportación de algodón, semilla y aceite 
del mismo, para su reimportación posterior, se regirá, en todo lo 
no especificado en el artículo que antecede, por las prevenciones 
relativas de la Ordenanza General de Aduanas. 

TRANSITORIO. 

Este decreto comenzará a regir a las doce de la noche del día 
treinta y uno del presente mes y sus disposiciones se aplicarán a 
las mercancías que se pretendan exportar en buques que zarpen 
del puerto de su embarque o en ferrocarriles que crucen la fron- 
tera internacional después de la hora y fecha citadas. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en la Ciudad de Torreón, 
Coahuila, a los veinticuatro días del mes de octubre de mil nove- 
cientos quince. — Firmado : V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 6 de "El Constitu- 
cionalista," en México, D. F., el lo. de noviembre de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionailsta, Encargado del Poder Ejecutivo de la Nación, en 
uso de las facultades extraordinarias de que me hallo investido, 
he tenido a bien expedir el siguiente decreto: 

Artículo único. — Quedan clausuradas al comercio exterior, las 
Aduanas Fronterizas de los Estados de Sonora y Chihuahua hasta 
que sean ocupadas por las fuerzas del Gobierno. 

Por tanto_, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 



—268— 

Constitución y Reformas. Dado en Sabinas, Coahuila, a los 
siete días del mes de noviembre de mil novecientos quince. — Firma- 
do, V. Carranza, Rúbrica. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 11 de "El Constitu- 
eionalista, " en México, D. F., el 12 de noviembre de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cioaiailista, Encargado del Poder Ejecutivo die la Nación, en 
uso de las facultades extraordinarias de que estoy investido, y 

Considerando : Que es indispensable, para que no se paralice 
la industria de tejidos de algodón en el país, que el Gobierno ad- 
quiera la cosecha de esa fibra, levantada en la región ele La Lagu- 
na, y la ponga al alcance de los industriales de ese ramo, ya que 
estos tropiezan con serias dificultades para adquirirlo directamente, 
y la importación de algodón extranjero acarrearía grandes males 
económicos ; que la urgencia de impedir la paralización de la in- 
dustria de que se trata, obedece al constante propósito de la Re- 
volución Constitucionalista, y del Gobierno de ella emanado, de 
favorecer a las clases trabajadoras, entre las cuales ocupan impor- 
tante lugar los numerosos obreros de las fábricas de hilados y te- 
jido de algodón, expuestos, sin la medida de que se viene hablan- 
do, a quedar privados de los medios de subsistencia. 

He tenido a bien decretar lo siguiente : 

Artículo primero. — El Gobierno adquirirá mediante convenio 
con los propietarios, todo el algodón procedente de la cosecha del 
presente año en la región de La Laguna. 

Artículo segundo. — Para el caso de que no haya avenimiento 
con los propietarios, se declara objeto de expropiación por causa 
de utilidad pública la fibra a que se refiere el artículo anterior. 

Artículo tercero. — La expropiación se hará por el Gobierno, 
con sujeción, en lo que sean aplicables, a las bases acordadas en la 
ley de 3 de septiembre de 1883. 



—269— 

Artículo cuarto. — El algodón que se adquiera en virtud de 
este decreto, se destinará a las fábricas de Hilados y Tejidos en 
la proporción conveniente para que no se suspendan sus labores, y 
a lo precios equitativos que la Secretaría de Hacienda fije. 

Artículo quinto. — Los Jueces de Instrucción Militar en funcio- 
nes de Jueces de Distrito con jurisdicción en los lugares de produc- 
ción del algodón, son competentes para conocer de los juicios de 
expropiación que sea necesario promover. 

Artículo sexto. — Será nulo y de ningún valor todo contrato de 
venta o toda estipulación que restrinja o altere los derechos de los 
propietarios sobre el algodón de que se trata, y que celebren con 
posterioridad a la promulgación de este decreto. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en Sabinas, Coabuila, a los 
siete días del mes de noviembre de mil novecientos quince.— Firma- 
do : V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 16 de ''El Constitu- 
cionalista," ' en México, D. F., el 18 de noviembre de 1915. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista, Encargado del Poder Ejecutivo de los Estados Uni- 
dos Mexicanos, usando de las facultades extraordinarias de 
que me hallo investido, y 

Considerando : que la Cámara de Comercio y la mayor parte 
de los propietarios y administradores de fincas urbanas del puerto 
de Veracruz, se ha dirigido al Ejecutivo de mi cargo renunciando 
la protección que para ellos ha pedido el Gobierno de los Estados 
Unidos antes de evacuar la plaza, manifestando terminantemente 
que acatarán las decisiones que en justicia dictare el Gobierno Me- 
xicano, en lo que se refiere al cobro de los derechos fiscales recau- 
dados anteriormente por las autoridades extranjeras ; y por creer- 



—270— 

lo así conveniente para los intereses de la Nación, he tenido a bien 
expedir el siguiente decreto : 

Art. lo. Al ocupar las autoridades mexicanas el puerto de 
Veracruz, no exigirán a los habitantes de ese puerto, el pago de 
impuesto o cualesquiera clase de contribución de carácter federal, 
que hubiesen sido satisfechos con anterioridad a las autoridades 
extranjeras que temporalmente ocuparon esa plaza. 

Art. 2o. Para gozar de la exención que concede este decreto, 
bastará que los causantes presenten en las oficinas recaudadoras 
respectivas, los documentos que justifiquen haber hecho el pago 
de sus impuestos o contribuciones a las autoridades establecidas 
durante la ocupación de Veracruz por las fuerzas americanas. 

Lo que comunico a usted para su inmediata publicación y exac- 
to cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en el Cuartel General de Cór- 
doba, Veracruz, a los ocho días del mes de noviembre de mil nove- 
cientos catorce. — V. Carranza. 



VENUSTIANO CARRANZA, Primer Jefe del Ejército Constitu- 
cionalista y Encargado del Poder Ejecutivo de la Nación, en 
virtud de las facultades extraordinarias de que estoy inves- 
tido, y 

CONSIDERANDO : 

Que existe gran escasez de cueros de res en el mercado nacio- 
nal, y que el alto precio que este artículo ha alcanzado ha sido mo- 
tivo de que se venga sacrificando el ganado desatentadamente en 
muchas ocasiones en forma delictuosa, con grave detrimento de la 
agricultura y en general de los intereses públicos, he tenido a bien 
decretar lo siguiente : 

ARTICULO ÚNICO. 

Queda absolutamente prohibida, a partir del próximo mes de 



—271— 



diciembre, la exportación de los cueros de res a que se refiere el 
decreto de veintinueve de septiembre último. 

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el 
debido cumplimiento. 

Constitución y Reformas. Dado en la ciudad de Saltillo, Coa- 
huila, a los dieciocho días del mes de noviembre de mil novecientos 
quince. — Firmado, V. Carranza. 



Nota: Este Decreto se publicó en el núm. 21 de "El Constitu- 
eionalista," en México, D. F., el 30 de noviembre de 1915. 



ÍNJDICJH 



GOBIERNO DEL ESTADO LIBRE Y SOBERANO DE 

COAHÜILA DE ZARAGOZA 

Páginas 

Decreto del XXII Congreso Constitucional del Estado de Coahuila, 
del 19 de febrero de 1913. — En el que desconoció al General Vic- 
toriano Huerta, como Presidente de la República, concedió faculta- 
des extraordinarias al Ejecutivo y excitó a los Gobiernos de los 
demás Estados a secundar su actitud. . . . \ 5 

Circular del 19 de febrero de 1913. — En la que el C. Venustiano Ca- 
rranza, como Gobernador del Estado de Coahuila invita a los Go- 
bernadores de los demás Estados a sostener el Gobierno de la Le- 
galidad 6 

Decreto de la H. Diputación Permanente del XXII Congreso Constitu- 
cional del Estado de Coahuila, del 19 de abril de 1913. — Por el que 
acepta, secunda y sanciona el Plan de Guadalupe, del 26 de marzo 
de 1913 10 

SECRETARIA DE RELACIONES EXTERIORES 

Decreto de 17 de octubre de 1913.— Crea ocho Secretarías de Estado 

adscritas a la Primera Jefatura del Ejército Constitucionalista. . 29 

SECRETARIA DE GOBERNACIÓN 

Decreto del 24 de abril de 1913. — Por el que el C. Primer Jefe del 
Ejército Constitucionalista, desconoce todas las disposiciones y ac- 
tos emanados de los tres Poders del llamado gobierno del Gene- 
ral "Victoriano Huerta, a partir del 19 de febrero de 1913 12 

Decreto de 10 de junio de 1913. — Anexando al Estado de Yucatán el 
Territorio de Quintana Roo, y declarándolo insubsistente como 
Entidad 25 

Decreto de 20 de octubre de 1913.— Deroga todas las disposiciones de 
los Gobernadores de los Estados, en los ramos que corresponden al 
Gobierno General 34 

Decreto do 4 de enero de 1914. — Se determina la forma de sustituir al 

Jefe que designó el Plan de Guadalupe, en caso de falta absoluta. 53 

Decreto de 22 de enero de 1914. — Se declara de duelo nacional el 22 de 
febrero del primer aniversario de la muerte del Sr. Francisco I. 
Madero 55 

Decreto de 14 de febrero de 1914. — Determinando que toda la corres- 
pondencia oficial termine con las palabras: "Constitución y Refor- 
mas" , 57 

Decreto de 27 de junio de 1914. — Deroga el decreto expedido en Hermo- 

sillo, Son., el 4 de enero de 1914 . .. 65 



Páginas 

Decreto de 7 de septiembre de 1914. — Declara sin efecto la disposición 
que dictó el Comandante Militar de la ciudad de México, el lo. de 
septiembre de 1914 74 

Decreto de 8 de septiembre de 1914. — Determina la fórmula en que los 
empleados deben protestar, antes de tomar posesión de sus pues- 
tos 74 

Decreto de 9 de noviembre de 1914. — Concede indulto a los empleados 
públicos que prestaron sus servicios durante la ocupación del Puer- 
to de Veracruz por fuerzas de los Estados Unidos de América.... 123 

Decreto de 20 de noviembre de 1914. — Declarando que la Primera Jefa- 
tura y las Secretarías de Estado, de su dependencia, residirán fue- 
ra de la ciudad de México, en los lugares que lo requieran las ne- 
cesidades de la campaña 125 

Decreto de 12 de diciembre de 1914. — Declara subsistente el Plan de 
Guadalupe de 26 de marzo de 1913, y lo adiciona con lo que la Re- 
volución promete para su triunfo 131 

Decreto de 25 de diciembre de 1914. — Reforma el artículo 109 de la 

Constitución de 5 de febrero de 1857 ' 144 

Decreto de 29 de diciembre de 1914. — Reforma la fracción IX del ar- 
tículo 23 de la Ley de 14 de diciembre de 1874, estableciendo la di- 
solución del matrimonio en cuanto al vínculo ' 147 

Decreto de 29 de enero de 1915.— Adiciona la fracción X del artículo 

72 de la Constitución Federal , 165 

Circular de 11 de marzo de 1915. — El Primer Jefe recomienda al Se- 
cretario de Gobernación y Subsecretario de Comunicaciones, dar 
garantías y toda clase de facilidades a los productores de cerea- 
les, para que puedan llevarlas a los mercados, sin ser molesta- 
dos 190 

Decreto de 22 de marzo de 1915. — Ordena el aumento de un 35 por 
ciento al jornal diario de los operarios de fábricas de hilados y 
tejidos 194 

Decreto de 26 de abril de 1915. — Que confirma e) que expidió el Gene- 
ral Alvaro Obregón en Celaya, el 9 de abril de 1915, ordenando el 
aumente de jornales 198 

Decreto de 28 de mayo de 1915. — Declara de utilidad pública los edifi- 
cios destinados a servicios municipales que se erijan para tal ob- 
jeto 212 

Manifiesto a la Nación de 11 de junio de 1915. — En el que se consigna 

el programa que la Revolución realizará a su triunfo 215 

Decreto de 26 de junio de 1915. — Deroga el decreto que anexó el Te- 
rritorio de Quintana Roo al Estado de Yucatán 229 



SECRETARIA DE JUSTICIA 

Decreto de 30 de septiembre de 1914.- — Que establece en el Distrito Fe- 
deral juzgados civiles, menores, de instrucción, correccionales, au- 
xiliares y de primera instancia 84 

Decreto de 29 de enero de 1915. — Se reforman algunos artículos del 

Código Civil del Distrito Federal, en lo relativo al matrimonio.. 168 

Decreto de 28 de septiembre de 1915. — Deroga la adición que por de- 
creto de 27 de octubre de 1908 se le hizo al artículo 102 de la 
Constitución Federal 252 



SECRETARIA DE INSTRUCCIÓN PUBLICA Y BELLAS ARTES 

Páginas 

Decreto de 30 de septiembre de 1914. — Deroga los artículos 3o., 5o., 6o., 
7o.. 8o., 11 y 12 de la Ley Constitutiva de la Universidad Nacio- 
nal 83 

SECRETARIA DE FOMENTO 

Decreto de 6 de enero de 1915. — Declara nulas todas las enajenacio- 
nes de tierras, aguas y montes pertenecientes a los pueblos, otor- 
gadas en contravención a lo dispuesto en la Ley de 25 de junio 
de 1856 151 

Decreto de 7 de enero de 1915. — Suspende las obras de construcción de 
oleoductos y pozos petrolíferos, hasta la expedición de nuevas le- 
yes sobre la materia 157 

Oficio de 19 de marzo de 1915. — En el que comunica a Fomento la crea- 
ción de una comisión técnica del petróleo 192 

SECRETARIA DE COMUNICACIONES Y OBRAS PUBLICAS 

Decreto de 4 de diciembre de 1914. — Declara que el Gobierno Constitu- 

cionalista se hace cargo de los ferrocarriles 126 

Decreto de 22 de junio de 1915. — Establece pensiones para los deudos 
de empleados de los ferrocarriles constitucionalistas, muertos en el 
servicio militar de campaña 225 

Decreto de 28 de julio de 1915. — Modifica la tarifa para el porte de 

correspondencia 243 

SECRETARIA DE HACIENDA Y CRÉDITO PUBLICO 

Decreto di 26 de abril de 1913. — Crea una deuda interior por importe 

de cinco millones de pesos 13 

Decreto d" 10 de mayo de 1913. — Reconoce los derechos de nacionales y 
extranjeros para reclamar el pago de daños por causa de la Revo- 
lución 14 

Circular de 7 de junio de 1913 — Dispone que los agentes comerciales 
constitucionalistas, en el extranjero, ejersan funciones de agentes 

consulares 24 

"ireular de 10 de agosto de 1913. — Se previene a las personas que ha- 
yan facilitado cualquier clase de recursos a los jefes constituciona- 
listas, les recojan comprobante 27 

acular de 7 de octubre de 1913. — Prohibiendo la circulación de bille- 
tes del Banco Nacional, emitidos del 18 de febrero de 1913, en 

adelante 2S 

'ecreto de 20 de octubre de 1913. — Estableciendo tarifa para el pago 

de derechos de exportación de ganado vacuno 34 

ireular de 6 de diciembre de 1913. — Ordena la apertura y funciona- 
miento de los Bancos, en los Estados de Cnihuahua, Sonora, Ta- 

maulipas, Sinaloa y Durango 43 

-creto de 28 de diciembre de 1913. — Aumenta ¡a deuda interior a 

veinte millones de pesos 50 

ecreto de 4 de enero de 1914 — P-tablece que el fondo regulador de 
los Bancos debe existir en caja, en dinero efectivo, barras de ore 

y plata 52 

creto de 12 de febrero de 1914.— Aumt-nta el importe de la deuda in- 
terior a treinta millones de pesos. . . : 55 



Páginas 

Decreto de 13 ele febrero de 1914. — Establece tarifa para el paso de 

derechos de exportación del sanado vacuno 56 

Decreto de 28 de febrero de 1914. — Declara que el papel moneda emi- 
tido por los gobiernos constitucionalistas de los Estados de Sonó, 
ra, Chihuahua, Sinaloa, Durando, Nuevo León y Tamaulipas, con 
autorización de la Primera Jefatura, son de curso forzoso 58 

Decreto de 4 de marzo de 1914. — Autoriza la emisión de papel moneda 

fraccionario, por valor de doscientos mil pesos 58 

Decreto de 11 de marzo de 1914. — Establece una Junta Hacendaría en 

el Estado de Sonora 59 

Decreto de 10 de abril de 1914.- — Aumenta el importe de papel moneda 

fraccionario en la cantidad de ochocientos mil pesos 61 

Decreto de 24 de abril de 1914. — Fija el impuesto que se debe pagar 
por el oro y la plata que se produzcan en el país o que proceda del 
extranjero 61 

Decreto de 6 de mayo de 1914.- — Aumenta el importe de papel mone- 
da fraccionario en la cantidad de un millón de pesos 63 

Decreto de 24 de junio de 1914. — Confirmó autorización al Gobierno 
de Durango que pusiera a la circulación vales hasta por la can- 
tidad de dos millones de pesos 63 

Decreto de 26 de junio de 1914. — Declara que la Aduana llamada de 

la "Morita" en lo sucesivo se denominará "Aduana de Naco".... 64 

Decreto de 20 de julio de 1914. — Reforma al inciso K de la fracción 

XIV del artículo primero de la Ley de Ingresos de 1912 a 1913.. 66 

Decreto de 20 de julio de 1914. — Declara que todas las empresas, nego- 
ciaciones y compañías que exploten el petróleo crudo, quedan sr 
jetas al pago que establece el inciso K reformado por decreto de 
20 de julio de 1914 67 

Decreto de 31 de julio de 1914. — Aumenta el importe de papel moneda 

fraccionario en la cantidad de un millón de pesos 70 

Decreto de 26 de agosto de 1914. — Aumenta el importe de la emisión 

de moneda fraccionaria en la cantidad de cinco millones de pesos. 70 

Decreto de 29 de agosto de 1914. — Restablece la Jefatura de Hacienda 

en el Estado de Querétaro . . . 71 

Decreto de 31 de agosto de 1914. — Eleva a la categoría de Aduana 

Fronteriza a la Sección Aduanera de Reynosa 72 

Decreto de 12 de septiembre de 1914.- — Modifica el artículo 113 de la Ley 

de Instituciones de Crédito de 19 de marzo de 1897 75 

Decreto de 19 de septiembre de 1914. — Crea una deuda interior por la 

cantidad de ciento treinta millones de pesos 76 

Decreto de 28 de septiembre de 1914. — Aumenta el importe de la emi- 
sión de moneda fraccionaria en la cantidad de tres millones de 
pesos 7S 

Decreto de 29 de septiembre de 1914. — Pone en vigor el decreto de 1S de 
diciembre de 1912, respecto del impuesto del Timbre que grava la 
hilaza y tejidos de algodón de producción nacional 79 

Decreto de 19 de septiembre de 1914. — Reorganiza la formación del Ca- 
tastro en la República 79 

Decreto de 3 de octubre de 1914. — Concede a la Sra. Pilar Ponce, viuda 

de Renden, una pensión de ciento cincuenta pesos mensuales.. .. 103 

Decreto de 15 de octubre de 1914. — Modifica el artículo 3o. de la ley 
de 25 de marzo de 1905, que estableció el régimen monetario de los 
Estados Unidos Mexicanos ".."". 104 



Páginís 

Decreto de 13 de octubre de 1914. — Concede a la Sra. Felicitas Laba- 

riega, viuda de Pastelín, una pensión de cien pesos mensuales.. 10a 

Decreto de 17 de octubre de 1914. — Reforma y adiciona la fracción IV 
del articulo lo. de la Ley de Ingresos expedida por el Congreso de 
la Unión, para el año fiscal de 1912 a 1913 106 

Decreto de 16 de octubre de 1914. — Exceptúa de derechos de importa- 
ción, el maíz y el trigo extranjeros que se introduzcan por las 
Aduanas de Chetumal, La Ascensión, Progreso, Isla del Carmen y 
Campeche IOS 

Decreto de 21 de octubre de 1914. — Autoriza a la Secretaría de Hacien- 
da, para que mande cargar a la cuenta de "Pérdidas del Erario" 
las cantidades en efectivo o en valores tomadas por las fuerzas re- 
volucionarias constitucionalistas de las oficinas públicas federales, 
o entregadas a las mismas fuerzas por dichas oficinas.. .. .. .. 109 

Decreto de 23 de octubre de 1914. — Exceptúa de derechos de importa- 
ción, el maíz y el trigo extranjeros que, para ser consumidos ex- 
clusivamente en el Estado de Tabasco, se importan por la Adua- 
na de Frontera .' 110 

Decreto de 27 de octubre de 1914. — Prorroga el plazo para presental- 
las manifestaciones relativas al Catastro 111 

Decreto de 27 de octubre de 1914. — Prohibe la exportación de la mo- 
neda del cuño nacional 112 

Decreto de 27 de octubre de 1914. — Previene que en los enteros que 
por cualquier concepto se hagan en las oficinas de la federación. 
deberá pagarse, el 50 por ciento cuando menos, en billetes del 
Ejército Constitucionalista 112 

Decreto de 27 de octubre de 1914. — Modifica el impuesto del timbre 

sobre tabacos 113 

Decreto de 29 de octubre de 1914. — Establece las cuotas que causa- 
rán las ventas de primera mano de licores, aguardientes, tequila, 
y demás bebidas alcohólicas de producción nacional, obtenidas por 
destilación; las ventas de primera mano de vinos y cervezas de pro- 
ducción nacional y los derechos de importación de los productos 
similares procedentes del extranjero 117 

Decreto de 30 de octubre de 1914. — Adiciona el presupuesto que rige 
en el Ramo de Hacienda y Crédito Público en lo que falta del ejer- 
cicio fiscal de 1914 a 1915. con las partidas que enumera 122 

Decreto de 27 de noviembre de 1914. — Declara sin curso legal los bille- 
tes emitidos por el Gobierno de Chihuahua 124 

Decreto de 5 de diciembre de 1914. — Reforma la Tarifa de derechos de 

importación 126 

■Decreto de 7 de diciembre de 1914. — Condona multas por infracciones 

a la ley del Timbre 12S 

Decreto de S de diciembre de 1914. — Declara que el lo. de abril de 1915 

dejarán de tener circulación legal los billetes que enumera 130 

Decreto de 12 de diciembre de 1914. — Autoriza a la Comisión Regulado- 
ra de Henequén para emitir billetes 132 

Decreto de 17 de diciembre de 1914. — Reforma el decreto sobre derechos 

de exportación 140 

Decreto de 25 de diciembre de 1914. — Prorroga el plazo para presentar 

las manifestaciones a que se refiere la Ley del Catastro.. "7". .. 143 

Decreto de 25 de diciembre de 1914. — Declara excento de derechos de 

importación al trigo , 144 



Páginas 

Decreto de 13 de enero de 1915. — Declara suprimida la institución de 

la Lotería Nacional -. 159 

Decreto de 16 de enero de 1915.- — Declara sin curso legal los billetes 

emitidos en Monclova, Coahuila ISO 

Decreto de 22 de enero de 1915. — Modifica el decreto de 17 de diciem- 
bre de 1914, sobre derechos de exportación 163 

Decreto de 29 de enero de 1915. — Relativo a las construcciones existen- 
tes en la zona federal 166 

Decreto de 3 de febrero de 1915. — Modifica el decreto de 19 de septiem- 
bre de 1914, que creó la deuda interior 181 

Decreto de lo. de marzo de 1915. — Modifica la Ley de impuestos del 

Timbre y franquicias a la minería de 25 de marzo de 1905 184 

Decreto de 4 de marzo de 1915. — Reforma la Ley de Ingresos de 3 de 

junio de 1912 ' 187 

Decreto de 19 de marzo de 1915. — Estableciendo las Administraciones 

Principales del Timbre en Tehuantepec, Oaxaca y Linares, N. L. . 193 
Decreto de 27 de marzo de 1915. — Prorroga hasta el 30 de junio d^ 
1915 el plazo para retirar de la circulación, los billetes que enu- 
mera el decreto de 8 de diciembre de 1914..' 197 

Decreto de 20 de abril de 1915. — Prorroga por dos meses el piazo pa- 
ra presentar contratos, concesiones, etc., de construcciones en zo- 
na federal 19" 

Decreto de 30 de abril de 1915. — Reforma la Ley de Ingresos de 3 de 

junio de 1912 ".. 201 

Decreto de 8 de mayo de 1915. — Autoriza para que se haga en pesos y 
tostones el pago de diversos impuestos que conforme a disposicio- 
nes anteriores debería efectuarse en oro nacional 207 

Decreto de 8 de mayo de 1915. — Fija cuotas de importación sobre ex- 
plosivos y deroga el impuesto del timbre sobre los mismos 207 

Decreto de 22 de mayo de 1915. — Reforma la Ley de Ingresos de 3 de 

"* junio de 1912 210 

Decreto de 19 de junio de 1915.- — Condona contribuciones pagadas a las 

pretendidas autoridades convenció nistas 222 

Decreto de 18 de junio de 1915. — Amplía en setenta millones la deuda 

interior 223 

Decreto de 19 de junio de 1915. — Prorroga el plazo para retirar de la 
circulación los billetes enumerados en el decreto de 8 de diciembre 

de 1914 224 

Decreto de 19 de junio de 1915. — Prorroga el plazo para el pago de im- 
puestos mineros 224 

Decreto de 28 de junio de 1915. — Prohibe la exportación de artículos de 

primera necesidad 231 

Decreto de 28 de junio de 1915. — Prorroga nuevamente el plazo para 

presentar contratos sobre construcciones en zona federal 231 

Decreto de 28 de junio de 1915. — Acordando que los Gobernadores pro- 
visionales de los Estados no podrán otorgar concesiones que exi- 
man de impuestos del Estado o municipios a los capitales de los 

concesionarios 232 

Decreto de 29 de junio de 1915. — Prohibe la exportación de billetes de 

banco 234 

Decreto de 19 de julio de 1915. — Autoriza a los buques extranjeros para 
hacer el tráfico de cabotaje entre los puertos mexicanos del Golfo 
y Península de Yucatán 237 



Páginas 

Decreto de 21 de julio de 1915. — Aumenta en cincuenta millones la Deu- 
da Interior y autoriza una emisión de doscientos cincuenta millo- 
nes para canjear las emisiones anteriores, a fin de obtener la uni- 
ficación del papel moneda 238 

Decreto de 27 de julio de 1915. — Autoriza a los buques extranjeros pa- 
ra hacer el tráfico de cabotaje entre los puertos mexicanos del 
Pacífico 140 

Decreto de 28 de julio de 1915. — Retira de la circulación los billetes 
válidos enumerados por las circulares 31 y 33 y autoriza una emi- 
sión por igual cantidad para canjearlos 241 

Decreto de 30 de julio de 1915. — Se reforma el artículo 2o. del decre- 
to de 22 de mayo que declaró la sal, entre otros artículos, libre 
del pago de derechos de importación, quedando nuevamente en vi- 
gor la fracción relativa de la Tarifa 246 

Decreto de 23 de agosto de 1915. — Prorroga el plazo para el canje de 

billetes legítimamente emitidos en la ciudad de México 249 

Decreto de 31 de agosto de 1915. — Reforma las cuotas sobre impues- 
tos a la minería 250 

Decreto de 18 de septiembre de 1915. — Establece que los derechos de 
importación se cubran con el veinte por ciento en moneda de oro 
nacional o en su equivalente en pesos fuertes y tostones, conforme 
al decreto de 8 de mayo, y el resto en moneda de curso legal... 251 

Decreto de 29 de septiembre de 1915. — Concede a los bancos de emisión, 
cuarenta y cinco días de plazo para que cumplan con la obliga- 
ción que les impone el art. 16 de la Ley general de Instituciones 
de Crédito 255 

Decreto de 29 de septiembre de 1915. — Reforma la Ley de Ingresos de 3 

de junio de 1912 256 

Decreto de 30 de septiembre de 1915. — Modifica los artículos 152, 153 

y 275 de la Ordenanza General de Aduanas 264 

Decreto de 20 de octubre de 1915. — Prorroga hasta el 19 de febrero del 
año próximo de 1916, la autorización concedida a los buques ex- 
tranjeros para hacer el tráfico de cabotaje entre los puertos na- 
cionales, eximiéndolos del "Derecho de Tráfico Marítimo Interior". 265 

Decreto de 24 de octubre de 1915. — Prohibe la exportación de algodón, 

semilla y aceite del mismo 266 

Decreto de 7 de noviembre de 1915. — Clausurando al comercio exte- 
rior, las Aduanas Fronterizas de los Estados de Sonora y Coahui- 
la hasta que sean ocupadas por las fuerzas del Gobierno 267 

Decreto de 7 de noviembre de 1915. — Declarando que el Gobierno ad- 
quirirá, mediante convenio con los propietarios, todo el algodón 
procedente de la cosecha del presente año en la región de La La- 
guna 26S 

Decreto de 8 de noviembre de 1914. — Declara que al ocupar las auto- 
ridades mexicanas el Puerto de Veracruz, no exigirán a los habi- 
tantes de ese puerto el pago de impuestos, o cualesquiera clase de 
contribuciones de carácter federal, que hubiesen sido satisfechos 
con anterioridad a las autoridades extranjeras que temporalmente 
ocuparon esa plaza 2(19 

Decreto de 28 de noviembre de 1915. — Prohibe la exportación de cue- 
ros de res 270 



SECRETARIA DE GUERRA Y MARINA 

Peginas 

Manifiesto a la Nación de 26 de marzo de 19] 3. — incluye el Plan de Gua- 
dalupe, de la misma fecha 7 

Decreto de 20 de abril de 1913. — Hace llamamiento a los generales, je- 
fes y oficiales del Ejército Libertador y Ejército Federal para que 
se incorporen al Ejército Constitucionalista, ofreciéndoles ratifi- 
carles sus empleos al triunfo de la causa popular 11 

Decreto de 14 de mayo de 1913. — Pone en vigor la Ley de 25 de enero 

de 1862 para juzgar al General Victoriano Huerta y a sus cómplices 16 

Ley de 25 de Enero de 1862. — Que establece los castigos que deben 
aplicarse a los que atenten contra la independencia y seguridad 
de la Nación 16 

Circular de 7 de junio de 1913. — Previene a los Jefes con mando de 
fuerzas que den garantías a los extranjeros y expidan justifican- 
te cuando tomen aprovisionamiento para sus tropas 25 

Decreto de 4 de julio de 1913. — Crea siete Cuerpos de Ejército y dis- 
tribuye las- regiones dominadas por el Ejército Constitucionalista. 26 

Circular de 10 de agosto de 1913. — Previene a los Jefes con mando de 
fuerzas que deben expedir comprobante de todo lo que pidan pa- 
ra el sostenimiento de sus fuerzas. . . . 27 

Decreto de 27 de noviembre de 1913. — Pone en vigor las leyes de Orga- 
nización y competencia de los Tribunales Militares hasta el 19 de 
febrero del año en curso y reforma algunos artículos de dichas le- 
yes 35 

Decreto de 12 de diciembre de 1913. — Reforma algunos artículos de la 

Ley de 25 de enero de 1862 4 1 

Decreto de 31 de julio de 1914. — Estableciendo que los jueces de ins- 
trucción militar conocerán de los delitos del orden federal, siem- 
pre que los reos no deban ser juzgados por la de 25 de enero de 
1S62 68 

Decreto de 1S de diciembre de 19,14. — Declara que todo oficial o jefe 
que hubiere pertenecido al ex-ejército federal que se le aprehenda 
con las armas en la mano, será fusilado 142 

Decreto de 20 de enero de 1915. — Reforma algunos artículos de la Ley 

orgánica y competencia de los Tribunales Militares 160 

Decreto de 20 de enero de 1915. — Modifica algunos artículos de la Ley 

de Procedimientos Penales en el Fuero de Guerra 162 

Circular de 10 de febrero de 1915. — Previene a los Jefes Militares y Go- 
bernadores que no deben admitir agentes confidenciales de gobier- 
nos extranjeros que quieran tener representación ante dichos je- 
fes o gobernadores 182 

Decreto de 8 de mayo de 1915. — Determina cómo se divide el Cuerpo Mé- 
dico Militar para su funcionamiento 208 

Decreto de 25 de junio de 1915. — Establece la tarifa, que pagarán los 
buques nacionales y extranjeros que arriben o salsan de Vera- 
cruz 226 

Decreto de 30 de julio de 1915. — Declara fuera de la ley a José Trini- 
dad Sánchez y Emilo Márquez 247 



RECTIFICACIÓN 



Por error tipográfico de la edición de donde fué tomarlo el do- 
cumento del Plan de Guadalupe que aparece al principio de este 
libro, contiene equivocaciones en los nombres de los militares que 
lo firman, cuya rectificación es la siguiente : 

Teniente Coronel, Jefe del Estado Mayor, Jacinto B. Treviño ; 
Teniente Coronel del Primer Regimiento, "Libres del Norte." Lu- 
cio Blanco; Teniente Coronel del Segundo Regimiento. "Libres del 
Norte," Francisco Sánchez Herrera; Teniente Coronel del 38o. Regi- 
miento, Agustín Millán; Teniente Coronel del 38o. Regimiento. 
Antonio Portas; Teniente Coronel del "Primer Cuerpo Regional," 
Cesáreo Castro; Mayor, Jefe del Cuerpo ele "Carabineros de Coa- 
hnila. ' ' Cayetano Ramos Cadelo ; Mayor, Jefe del Regimiento "Mo- 
relo.;.'-" Alfredo Ricaut ; Mayor Médico del Estado Mayor, Doctor 
Daniel Ríos Zertuehe ; Mayor Pedro Vázquez ; Mayor Juan Cas- 
tro ; Mayor del E . M . , Aldo Baroni ; Mayor del 38o. Regimiento, 
Adalberto Palacios; Mayor Tirso González; Mayor Adolfo Pala- 
cios; Capitán primero Ramón Caracas; capitán primero, secretario 
particular del Gobernador de C o almila, Alfredo Breceda ; Capitán 
primero Feliciano Menchaca; Capitán primero Santos Dávila Ariz- 
pe ; Capitán primero F. Garza Linares: Capitán primero Gua- 
dalupe Sánchez; Capitán primero F. Méndez Castro; capitán 
primero F. Cantú ; Capitán primero de Estado Mayor, Rafael Sal- 
daña Galván; Capitán lo. de Estado Mayor, Francisco J. Múgi- 
ca; Capitán lo. Gustavo Elizondo ; Capitán 2o. Nemesio Calvillo ; 
Capitán 2o. Armando Garza Linares; Capitán 2o. Camilo Fernán- 
dez; Capitán 2o. Juan Francisco Gutiérrez; Capitán 2o. Manuel 
Charles; Capitán 2o. Rómulo Zertuche; Capitán 2o. Carlos Osuna; 
Capitán segundo Antonio Vila ; Capitán segundo José Cabrera; 
Capitán segundo Manuel H. Morales; Teniente Manuel 
M. Gonzákz; Teniente B. Blanco; Teniente de Estado Ma- 



yor Juan Dávila; Teniente de Estado Mayor Lucio Dávila; Tenien- 
te cíe Estado Mayor Francisco Destenave; Teniente de Estado Ma- 
yor Andrés Saucedo; Teniente Jesús R. Cantú; Teniente José de 
la Garza; Teniente Francisco A. Flores; Teniente Jesús González 
Morín ; Teniente José E. Castro; Teniente Alejandro Garza-. Te- 
niente José X. Gómez; Teniente Pedro A. López; Teniente Bal- 
tasar M. González; Teniente Benjamín Garza; Teniente Cenobio 
López; Teniente Venancio López; Teniente Petronilo A. López; Te- 
niente Ruperto Boone ; Teniente Ramón J. Pérez; Teniente Alvaro 
RábagO; Teniente José María Gamez ; Subteniente Luis Reyes; 
Subteniente Luz Menehaca ; Subteniente Rafael Limón; Subteniente 
Reyes Castañeda; Subteniente Francisco [barra; Subteniente Fran- 
cisco Aguirre ; Subteniente Pablo Aguilar; Subteniente A. Cantú; 
Subteniente A. Torres; Subteniente Luis Martínez; Subteniente A. 
Amézcua ; Subreniente Salomé Hernández. 






1HS 



íi'.-h;'i-jíh;='- ■ •/■•■ iPJIliPiC^ffl 









BHH 



Bul 






1111.11» 



fifia 

ÉlSil 












K»3|ffi¡ 



^K Mil