(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Colección de documentos inéditos relativos al descubrimiento, conquista y ..."

Google 



This is a digital copy of a bixik ihal was presar ved for general ions un library shelves before il was carefully scanned by Google as parí ofa projecl 

to makc thc world's luniks discovcrable orilinc. 

Il has survived long enough for ihe copyright lo aspire and thc book to enter thc publie domain. A publie domain book is one ihat was never subjecl 

lo copyright or whose legal copyright lerní has expired. Whcthcr a book is in thc publie domain niay vary eounlry lo eounlry. Public domain books 

are our galeways lo the pasl. represenling a weallh ol'history. culture and knowledge thafs oflen dillicull lo discover. 

Marks. nolalions and oihcr marginalia presenl in ihe original volume will appcar in this lile - a reminder of this book's long journey from thc 

publisher lo a library and linally lo you. 

Usage guidelines 

Google is proud lo partner wilh libraries lo digili/e publie domain malerials and make ihem widely aecessible. Publie domain books belong to thc 
publie and wc arc mere I y their euslodians. Neverlheless. this work is expensive. so in order lo keep providing this resouree. we have taken sleps lo 
prevent abuse by eommereial parlies. mcliiJiiig placnig lechnieal reslrietions on aulomatccl querying. 
We alsoask that you: 

+ Make non -eommereial use of the files We designed Google Book Scarch for use by individuáis, and we reuuesl that you use these files for 
personal, non -eommereial purposes. 

+ Refrain from automated ijuerying Dono! send aulomated üueries ol'any sorl to Google's system: II' you are eondueting researeh on machine 
translation. optieal eharaeler reeognilion or olher áreas where aeeess to a large amount of texl is helpful. please eonlaet us. We cncourage the 
use of publie domain malerials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attribution The Google "watermark" you see on eaeh lile is essential for informing people about this projecl and helping them lind 
additional malerials llirough Google Book Seareh. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use. remember thai you are responsible for ensuring thai what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the publie domain for users in thc Unilcd Staics. thai thc work is also in ihc publie domain for users in other 

eounlries. Whelher a book is slill in copyright varies from eounlry lo eounlry. and we ean'l offer guidance on whelher any speeilie use of 
any spccilic book is allowed. Please do nol assume ihal a book's appearanee in Google Book Scarch means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringeiiienl liability can be quite severe. 

About Google Book Seareh 

Google 's mission is lo organize the world's information and to make it universal ly aecessible and useful. Google Book Scarch helps readers 
discover llie world's books while lielpmg aulliors and publishers reach new audiences. Yon can seareh ihrough I lie ful I lexl of this book un ihe web 
al |_-. — .■■-:: //::;-;.■-;.,■<■ s.qooqle.com/| 



id By Google 



■■•£..*' 



'/ /'. 



O 



id By Google 



A¿\ UNIVERSIDAD COMPLUTENSE 

W? lllElllllllllllIin 

5319408317 



¡¿ By Google 



id By Google 



id By Google 



I 



COLECCIÓN 






C ib 



DOCUMENTOS KEDIT0S 

RELATIVOS AL DESCUBRIMIENTO, 
CONQUISTA Y COLONIZACIÓN 

DE LAS POSESIONES ESPAÑOLAS 

EN AMÉRICA Y OGGEANÍA, 
SACADOS, EN SU MAYOR PARTE, 

DEL 

REAL ARCHIVO DB INDIAS, 

bejo la direeoioD de loi Srei. D, Joaquín F. Pacbeco 7 D. FramcU- 

00 de Cardenal, miembro* do varia* realni auadcinim oientifioa>¡ j 

D. Luii Torre* de Mendoza, abogado de loi Tribunojei del Heino*, 

CON LA COOPERACIÓN DE OTRAS PERSONAS COMPETENTES. 




MADRID. 

■nací 6. da Quiról, Sin Juin, SI. 

1865. 



■yGoogle 



■>¡)\r 



J!g![z S : !;) yG00gIe 



Relación de la religión y hitos del perú, hecha por los 
primeros Religiosos agustinos que allí pasaron para la 
conversión de los naturales (1). 



Jesús: IllniQ. Sri: Entre las cosas principales quel sabio 
pide á los que han de gobernar', es oír y entender tos 
negocios, audtem sapiens, sapientior erit et gvbernacvla 
possidebit: (o cual tan á la clara veo en V. S., por donde 
creo y tengo por cierto que haber sido promovido á este 
caigo ha sido eleotkm del Spíritu-Santo , pues con tanta 
diligencia inquiere y pretende saber las cosas y negocios, 
las costumbres, y todo lo de aquellas tierras tan remotas; 
y oreo quetmosmó SpiHtu-Santo alambra á V. S. , por- 
que todas lasveces que le oigo hablar de aquella tierra me 
espanto en ver que con ser tierras tan apartadas y de 
tanta diversidad de climas y temples, tanta diversidad 
de costumbres, de cada una habla como si las hobiere an- 
dado, que 'en verdad que yo, con haber por tantos tiem- 
pos andado y rodeado aquélla tierra, no sabría tractar los 



(1) Se ha tomad» este documento del tomo LXXXVJI de la 
Colección de D. Juan Bautista Muñoz. 

Digü^Google 



6 DOCUMENTOS INÉDITOS 

negocios tan al propio ; y así lo tengo por don de Dios v 
tengo gran speranza quel Señor por su misericordia quie- 
re ya dar algún asiento á tierra tan desasosegada : plega 
al Señor no sea por falta de los que la han gobernado y 
porque ia cobdicia no baya cegado el entendimiento. Y 
viendo yo que V. S., entre otras cosas que deseaba, era 
ver en qué se habían ocupado los religiosos de la orden 
de Nuestro Padre Santo Agustín de los re'M.05 del Perú* 
determiné de dar alguna relación dello, dejas cosas, que 
yo alcanzo, que todas no se pueden screbir por estar, acá 
apartado ; placerá á- Dios que volviendo aílá, daré mas 
larga relación á V. S. Y suplico por caridad V. S. su- 
pla mis faltas , que este atrevimiento ha sido del gran 
contento que tengo de ver y entender el celo con que 
V. S. trata los negocios y como todo lo pretende llevar 
por raaon y justicia, gutáudüií) todo á Dios. ' 

En el año del Señor de 165G, por el mes de Enero del 
dicho añoy la Mag; del Emperador,. N. S. ■, mando al Pa 1 - 
dre Fr. FranpiscoVSerrano., ¡qué «otónoes era < provincial, 
que pues había fradíes de 3a dicha orden en la Nueva*' 
va-España y habían -aptobardo tatdbiem 'qué enviase reli- ■■ 
giosos á las. provincias del Pera, -poesen ellas había más 
necesidad, y> asi el dtoifo iPadre provincial recogió doce 
religiosos, . varones: móy sierros 'de Dios, j los= envié á 
Seifilla .para quéced < aquella flota ' fuesen-. Los 'religiosos • 
soo los siguientes: Fr. Andrés de SaUuMrpBr.' HienSntmo 
Melbndei, . Fr . Antonio Lozano, Fi*. Juan de SatrtvPeáro, 
Fr. Diego, Palomino, Fr. Andcé» de Ortega,. Fr. Pedro 
de : Cepeda ,,-Fr. Baltasar Melgarejo; Fr; Juan del Canto, 
Fr.' Juan, Chamorro, Fray Francisoo de'Friás, Fri 3«a* Ra- 
mírez, á los cuales, estando en Sevilla -para - -embarcar, les 
escribíD "íbik carta onetruicion ques-ía que ee sigue: 

Dptze^yGOOgk 



vBé ammvo m ninas. 7 

' j ■■ . wurnHVEMmi» vktm y padiiks liros: e -■:: 

La gracia de*Spír»ta-Sao(»«éaartmpre e» bu guarda 
' 7 los lleva y ■ conserve en satramento, para que digna- 
mente le sirvaoeála'eJsr* pura que los escogió Yo he 
rogado al Padre ptw'iíiciatdej México tomase ese trabajo 
de quarer [r hasta Sevilla para qse los encaminase en sa 
viaje, .y él porMehaeer placer f 6 vuestras 'reverencias 
boeaa otra Isba tfenido por bieaípvt&fitóeci todartal 
«osa» bagaitto qwéídisere hasta su partida; ■ ■'< 

El iDodoqoe »errtá« paMiel qtteha do ir par mayor- 
de«6te, jantarsehan un dia;ciKwdo al Padre píOTiáelal 
piraciere 'y dirán va» tiilsa al Spírito-Sioto , y.dKfha; 
juntarse 'han eb un cierto ¡tugar, elegidos dos eecudpifia- 
éores, cari el Padre pVtfrtooiaideMéiiicoque'Be hallara 
presente, ejija«'pn Prior RawSftkiainentB , y «ste tai ele- 
gido y nombrado yo Je confirmo por tai Periodo vuestro; 
in nanitíe Ptaris,et Péiii etSpiqittí .Sttmti, Aimi. Y al tal 

etectoMé- anidó en virtud de saeettl obediencia qué im* 
galo acepté 1 y; se tenga portal Perlado, y mándeles na- 
das las/ coaaj^cbmoidiapoaeteaaflstra^c^^ y 1 
maamra; dé ivtvDi):y^eatd)ial sea* eiempre- Prior y Periodo. 
dentadas vuestras :reweociaeee«8as parles del Perú, 
hasta tabtd que vayan los religiosos qi|e ba« de ir dw 
México. Bidds; juntarse haji'<edoÍ9©n ta«ibdail ó pueblo 
que pareciere que Miasncon'viene, y d*íha ■ la misa ííet 
SpírituVfiaticto y guardando e| meóle- y eoácwirtn que 
quieren nuestras constituciones, eligiréis uñe det'vooeTpp 
de,lesa¡>cengregaclob} ■yífil'tal. aleotóltfliDarcehii'pirovIn- 
cialpor la manera susodicha, y- su oficio será eJ--qtto 
exerza el provincial desta provincia de.ifiae»iil»í¡y Giste 



8 .BOCUMBrroft «ÚUTaa 

modo se guardará de ahí en adelante en todos los trie- 
nios que;^ufscedt«re. Jacitado8i;^<B ;el- dia.«5ue en estas 
partes nos juutamos y eligiréis vuestro Perlado y Provin- 
tiatiporila maiiera;«so^i£l^i:^-cafiV;Ceiína M goberia- 
cijoairie.eeaaip^r^-yiíwg^ífe so ainguDoscréptilog y 'ej 
tal será aub,yeeto.á l loapro^inci(ttó8'átíítj*s 1 fíai-t8s^' < ; i mm 
t < ¡ íQeiero- padr as .mieó.ítdff ejUifk)& ( ¡t -.ja of aiBfeiiifc ma*dáj> 
aelQ-que!-httigais!(l>dei*acW!no¥íÜadesí.BÍoó-qa8'!pr9c»¿:- 
Efita ¡des pla^t^r ^regJaiV^ao^ft ¡de. ivisír-di* nuqstrfl-órdén, ■■ 
parqaEvsi otra oo** ^L^^esiba^4uiegeiícair&. i;Y no 
os rigais por algunos W*o?uíll^def<^oQeí¡;que6u£!len> 
signaos - : teQer;. tíaa! mirad iveeaír** layes ^ctíbf inatóha 
fffUíktüíiiai^ yiteiifcii.siieh^eii^pwtQ-.áilQ^-.ttóinftoSiVem^ 
de*foaqacge;mtíéaift;'iki¡(<;üal podei*jBaamfiBÉtameii(tevcr,; 
cHftodo'tea ^pósitfíle6'-(»n»iwí(rt»[íji, predican* (corno ¡«a 
fc»re¡teá ^emposáa mudaiton iówfibas. it»*á'.ideilas=- qwt. 
ellí* üustituyerQrt y etnfittS'.ífteem!)» liemposv.iy» asilos ha-; 
íiedttiimaá'BÍ^mettaBsíMnoíiefliostaprovirioiiJ í ; :; ? oM;: 
li.iQífigro.mia.cliaííeimo» pairas dafíitr.á.iesta^aníámico*. 
mwdá.qdwteijQiíiu&iJaauíaliiijátcjíNnéstroi SeMmaÜfittndb. 
saipnctida'eDeoineíuittA'tdfifainadíjaudiscapukftvqtie Xwb 
fo* pas<y-oonDO«diaji;yt<q«Bi esta procuréis) de pandar! ooo> 
gran.cKligencia y cridado:- íelwd ¡siempre, iraiéi amados 
pedrés, delaoteda-.voeeÉro6^ójo9'ii»/o!ira'de.'taa gritasen 
vioiOideDwwiiá'qqc-vais átoHie , nam-í!yque¡ei. , datno)sio.' 
saestso (adversario se ii4i<deí«sforaapás perturbara»)! mili 
fad qtieuole qoterais dartagav;nesisEidle; y ■■■si. alguno 
BOile Resistiere, vos'qvi spirkaalei-esüs wistruite-Hlum\iK. 
tpiritulénitatis. . - cl^-i-'.'.' 'wu :c i ¡irp 

■Otrt L oosa masipadraslles quiero advertir yeBpqoeiiu^ 

;(lí 'PpT¡lrt9»ft.. L-i.'Ji<iVU'i-] .,"-.' ! '■ ••li.'D-i., /* t..v f-.' 

D¡ ¡t.zM 3 yGOOgIe 



UW. xMMHHve dk: mniAs. ¡9 

yan áa-,QpÍQ¡wWi «ÍHO<4*e.^H9di<}«en.«uJí(i'aágísití): pron 
curad 'da'teoeis-.ajabia'da.d con, iodos; obedeced áloS go- 
bernadores y obispo», y 'con todos agradable; conversa- 
ción, fiqn mucho spiritu y .eeloychSFÚJad de los tortúrales 
do «313 par|e£. Suplico yo íi i-Nitóstoo Selotr'que sicmprto 
sea eo sif^uard* y les'fb>>g!«aÍa ; parA queaieoipre baga? 
su, saitGía-v^lwitad, y que. oiga yo flduy boeaiisi nativas 
siewpro do. vuestras reverencias ¡.y^nióguenlo. que baeidó 
grapui ^arfliq^e&WPP» y©) le «Infla y Jfedií.buetta cuentA 
de Ja .que mal ba flnoopwndad*, Id <c»l espora .'akanBaí? 
por ^s-arWM€^;Y r teqgaíipoirj5JafU>qije'.«'todolQqíio 
yo pudiere leSvfayprqsGíré «jorft y en? tedb.liompuíiy:, 
njógoles.-que siompre.que baya aparojo; nie. escriban para 
q*tó §epa yesque, van buenos; y mandóles que guarden; 
tstfrcafita., para; que vean loique handagtart]ai 4 ¡y'6"igMÍr: ¡ 
Dopte pu©$íra/Conv,enta de Medida del .Campo ¡y : de Abril 
íbUjde r )5$ftij»a».fTT-MenpF «eriuanD de'vüeslBostoev&- 
r^ndos.^-Fiíay, F*aDC,ÍftCí> Serrano, prowincúd.. ; ... ■■•: . i 
, .A:Gabode ; W:íue»ique:eéVa carta Uegó-, que fue: :pOF ol 
mes do ; aay^ ; y. ^«f^ ( íii ; ^eyilla-<* ftdtóproYiaoíai'de! 
&feia>, Fray, . V'ed r q , 4e &a n Koraaa t. «BgieflQBnSfl . toaron; i 
que fue al padre Fray Andrés de Salazar, .varón' apastó-- 
lico y cristianísima y so. embarcaron. Y en la mar pade-t 
cifaroB-mucnft.tFabaio^ porque.,aqueUa-,flqta!se.dat*vo; él 
ibap ma), proteidos de. las cosas agacesanas, coBío geníí} , 
nueva;, ¡en ia mar -y.- varones, qije .nwsfreSendian'lojeapifT) 
r f itual.. En fin, llegaron, á Panamá. ñor .Juaiodel-dicbd, 
año, donde estuvieron, tres meses, y se embarcaron* «n: 
el mar del Sur, y de ahí á dos meses llegaron á el puerto 
de 'Pacaanttfy* (l)y oíros &'PkHet, y 'caminaron ápíé ebu 



(i) Hoy. üMamayuv. .. -¡.'ü.,.- i :.:■;,■■ ■[ •.• -.e-suo 

D¡ ¡t.zM 3 yGOOgIe 



10 ' DOCUMENTOS INKDÍTO& 

harto trabajo por tos arenales. ■*& este tiempo venía por 
aquel cáramo el ílustrísimo VisoreyD. AtitOnfode Mendo- 
za, coo etcualveruael venerable padre Fr. jfuan Estacio, 
de la dicha orden , sa confesor; y venía también a ayu- 
dar á los padre». Y así llegaron é la cibdad délos Reyes 
todos, por Cuaresma, y allí «atendieron en hacer casa, y 
así lesdieroB el sotar, que era una huerta donde edifica- 
ron el moueslerio ques agora de Nuestro Padre Santo 
Agustín de Ja cibdad; de los Reyes, llegaron todot- sánela. 
y airtguH® murió «e el camino, y así toniftdoel sitio y I* 
casa, convocaron eaplWtoeo la dicha cibdad délos Reyes 
á I94íaa del me» de setiembre de 4801; y fue elegido en 
primero provincial él padre Fr. Juan Eslatíio. Y luego co^- 
meüiBron á«ntonder en la obra áqnfl habían ida, y .fueron 
el podre fr- Pedro d« Cepeda y otro religioso á la prb- 
Jiuétode Guarocbiri , Horra m*y áspera y fría; 18 lé- 
gaos de la eibdad de lo» Reyes', donde estuvieron poco 
tiempo, porque en este tiempo venia él exérciío del (ira- 
rio Francisco Heraandett Girón (1) á Pae&afebaéa. Y como 
los traites lo supieron, desampararon el repartimiento, por 1 - 
qoet tirano no los fóraase a ir en su real, y votviéronso a la 
cibdad de tos Reyes de donde saltó el rea! del Rey nues- 
tro señor basta Surco. Y Francisco Heréaodez se puso en 
la goa*a'(2) de Pachaebaoa, y de atóla orden érivfó al pa- 
dre Fr; Pedro de Cepeda y Fr. Baltasar de Mergarejo qne 
fuesen al real de S.'M. ó ; predicar y confesar.' El "pa- 
dre Melgarejo era predicador mtis oído que babiá en 
aqaella tierra y animó mucho á lo» del real del Rey, fin 

J,l). En «qte UBt8íflft.topio,fHWiifM9BWftV»ríti3 4MWM1ltO0'tw 
portantes, relativos á los Hechos y rebelión de Francisco Hernán- 
dez Girón. 

(2) Guaca: así llamaban en el Perú á loa tampHHt. ■ ,«il ¡'i 



> y Google 



DH. ABC!!! VO DB_ INBWS. if 

tasto, que vino á oídos dei tirano, y le escribió una carta 
la cuaíee vio on U)t)o elraaí, la fJUaiAsciaasí: '"- 



muí magnifico t reverendo seSob : 

: Sabido hé q«e vuestra paternidad me hace mas ¡guer- 
ra «on su lengua, que no Jos soldaéwconsuB «mas* ^ 
estoy espantado que no'acordaKiwevBéstra paffcrnidad 
de nuestra amistad , y oonakleratido mi búeti intente, ^ 
que lo que pretendo ■es servicio de Dios, vaeatra pater- 
Bidad me sea tan contrarioi Merced recibiré que httya 
enmienda en el ntegobio; porque de otra manera, dándo- 
me Dios victoria, forzarme há vuestra paternidad & que rio 
mire nuestra a mistad y quien vnestra paternidad es, Cu- 
ya muy magnífica y reverenda persona guarde. Deste mí 1 
real dé Pachacbaca{4) bésalas maneé- de Vuestra pater- 
nidad su servidor. -Francisco Hernandos Girón. - 

En este tiempo.se retifo' el 1 dicho Francisco Hernández 
con su exércfcoy y fué hft'átft TubatH ; donde fue del todo 
desbaratado, y así los fretiglosbs' tomaran & su obra y 
enviaron á otros doá'a te provincia de Oüainachu'co (2) 
que'foeroh el padre' Ff.Juan de 1 San Pedro y.'PV: Jnan 
del 'Canto, porque e« e^ provincia se tuvo noticia qué' 
Iho^r gran cantidad de ídolos y idolatrías y guacas, que 
llaman tos indios oratorios donde están loe (dolos, ymn- 



(1) Éste nombre se halla constan te ni ente escrito Pachac&maen 
la eopiü qué publicamos: pero hornos preferido la lección que se 
htíla en los mejoras diráionarioB geográficos. >"' 

(2) Esta provincia está encomendada en «1 capitán D, Juan ¡de 
Sandoval de Guzman, el cual ayudó mucho con el mucho calor , j. 
fa?W"t[ue tó9 dio y Beto a' la : doctrina y predicación del evangelio. 

[ifattlaúrvtHMbriiéittii) ■ -■■-■■- - <- ; '-i' * ' " ,! v 

»•" Goo S k 



id By Google 



fisto digo que Ua QtraS; órdeaes; como de Santo Domina 
y Saitf Ffaqciscsi, . flo' lian- irabajadq , mocito yi sacado o»u~ 
chas^doiq*,} y-ep, 1« predfloactea^el ¡evangelio ixxho 
como vagones apostólicos ;,;per©.'eato:que .aquí imotaré 
será da los padro^-^de.auesiía ó>dqn, .conreafKmdtebtlQ: 
á lo qOQüY^S. we wanda y para, quesean cofaQihaa, 
trabajado, y trabajan; que en verdad que espanta. T> así 
tractaró desta provincia da GuamachuQo.vltoieiMil. tenrói 
como ciento y treintajegfias de largo; ,-y mwobo mas da 
ochenta de ancho; confina por la ana parto qoo, Ja ,pi«- 
yincia de Caxamalca, .y por la otra con los UaaoB,: coíU 
/^caj^^Pacajfljítfo; .¡^ia,G4rapaíta:con.iosConcJ»tt-r 
qpa. Terna aquí la órdepcomaducieotaa loguasde ivisilfl, 
y,así,tractar/i primerQ lo qoe d^sQ)ibr.i^Foa Ic-s. padres de 
Sajjilo Agustín'; qué sintieron los indios; de Píos, cómo lfl> 
mochaban y adoraban; lo segundo cocQo.ordenabanewa 
sacerdotes y confesiones: lo tercero de loa ídolos y guacas, 
en part jcular y de alguno^ ¡herbp,Iariosj,.toiáo esto ó lo 
mas por ; vista de. ojos; y pomo ; digo na se. pu,ede &eí»bir 
todo, sino algunas cosaH notables,. ¡, .■..■:,:<.■ ¡ , i i¡i¡ ; r 
, Tuvyjpps.eo.casas.paos yanqctyQs, (l,)Jer«aa& especial 
uao. i quft¡se ; llamaba Marros, el cual parflqe íjue ■Nufistroj 
Señor, la ajqiflbrói yr fuá buen cristiano,., y : qsta sectetOr 
meiite, ayisó de algupas cqsas y guacas, yde aUí se dea-ri 
cnbrió|o demás,. Ageste -mataran Ips^pdiaa wn,m<jM 
c^e^.bebidas í .,o^e,!íoan(Íp ! entiendep qne.algURjimfto, 
(j^^'.s^is^tp^^flegf) j>,ma.ta%.,,:.. ; ,, . I; ;.; j: ,¡ „„ 
Comeiuando^.preguptar á jlos.sacerdoies qoé sentia» ( 
de í^os» ,á\fluien adorabaf ,'d^erpp fl"e4 MvfflV>.w¡>dw; 



(1) Indios obligados por sn linage i - jp w pétea ■wwtéwBbfe.-y 

que se diferenciaban, en su cond^op; y ífftge, ,d0.]#a, libres.. , i ■ 



1 3 y Google 



(to tudasi les Mea», al cuai tenían por prifteipal ttn, según 
su 'ky; : f ostedieeii qoeeatá ob el «iefo y (Jiie no se 
mueve deaftí, sino 4ué donde allí gobierna" todas íAs co~ 
sas.y tas ctía f y dicen qué) hizo el cielé y la tierra V las 
góbfer^deaílf, y este Tienden &lo, crió oíros dos: (ellos 
dicen oraz ¿hacer por-este verbo, Viij'ott, que qiilére de- 
oír hacer) paraqtte/féeseiMres, y todos estostrcs tuviesen 
una voluntad y <on parecer, ; y e&0S ob tenían mujeres y 
eratí cotifoi'mes en todas las cosas. E! demonio, ques como 
xomva 'de Dios, les díio esto y es-ta falsísima Trinidad, 
ifetoa doe quo hizo Atagujn, el uno se- llamaba Sarjad- 
zót*® y el otro Vüühgrabrwt-: estos lo tercian 'y 'gofcerba- 
bai lodo con Aíagtíja. ^reguotábamosles como sabían 
estos, dicen q'ue inmemorial tiempo á ésta parte sas : pa- 
dres Ib supieron de sus padres y antepasados, y asf' tino 
de mano en mano basta nuestros tiempos, después á hi- 
jo» Btibcesivameste. , 

1 Para adorar '& esta ralsa : Trinidad y mocharla tenían 
grandes corrales, y estos tenían por tatá parte la pared 
muy alta y tenían dentro' itrios 1 hoyos donde hincaban 
unos palos para hacer las fiestas, y en medio ponían un 
palo y reVoManle bon paja y atábanla, y «i que había de 
sacrificar sabía encima del palo, véstldode iihas vestidu- 
ras blanca 1 *, ^ mataban un coy(\) y ofrecían la sangreá 
Atagojtt y el cumíasela carne; 'y otros mataban óvejas'y 1 
ochaban la sangre al palo [ f comíanse la carne, que della 
no había de sobrar 'iladatti de allí habían de sacar nada' 
para las obras: Había en' las paredes mochas poyatillas 
para guardarlas reliquias que de la oveja ó carnero que- 
daban, y destos corrales está llena la tierra y tlesbarata- 



(1) üoy, animal parecido al lobo. " 

Digitze^^yGOOgle 



DEL «CHIVO DI mili II' 

moanuroiips» y en ios íowfc**(l) y 'caminos los hay con 
muchaspayalillas^ y muchosen el Peni lo* veen basta 
hoy día y no saben lo. (fue -es. Todo» *e entunaron en 
Guaraachubo y quitaron loa palos, al pié délos cuales 
eobabael mayor sacerdote gran. fiares de*zwa i chicha i- 
23c«:-(2)aaop.es.ttpá poca de harina de maíz, revuelta en: 
aguacalicütcy deeto tacen una comida general para tudas 
las:guacaa,..y bato dicen que come Ataguju. Y. én éstos 
corrales hacían' grandes fiestas ensas sacrificios que do-. 
raban cinco días, y hacían grandes íatjuis '(&) y cauto», ves" 
tidos lomicjorque podian,'yhay grandes 1 borracheráí, ó 
en todo este tiempo no dejaban de beberi anos csidoS ó 
otros levantados, < y así je celebraban sus desventuradas 
fiestas. , : ' ¿-. \ -.,.'; ■ 

'También mochaban á Atagoja de otra manera!, que es 
quemando coca,' que es una yerba que los indios precian* 
mocho, y dicen que trayéodola e»la boca sin tragar, to- 
man grande ánimo y se hacen ancket, que en la lengua 
quiera, decir .valientes: con está yerba hacen grandes, 
maldades y sacrificios, y se halla cantidad dolía enrías: 
guacas: iesima. yerba como íumaque, tiene la hoja mas ■ 
ancha, hay cantidad della en los Andes, del Cuzco, y en 
los Charcos, en Pecana. Sabe el Señor cuantas idolatrías 
y hechicerías seqnitarian si no la hubiese-, porque oomo' 
después diré, la mas delicada y encubierta: manera de 
idolatrar as coa ella, pues quémenla y dicen que aquel 
humo sube hasta el cíelo á Atagujo y leda olor; y esto ; 
hacen para pedir: vida para ellos y para 'Boa> hijos y para 

(1),¡ Tambo, cspleift de ventas ó poaadaq'eulos caminos reales. 
(2) , Piureí, (sic). Ama, lino; chicha, especie de Tino ó cerveza 
hecha cotí maiz; meo', Ja se eaplic» en el mismo pasaje. 
-(3): íaytti ÉtOfiim*, büik ó duiíüde loe ialioi dslParú. 

D¡o¡t.iM 3y GoogIe 



Mí J>WHMEirD08> INÉDITOS V 

sus ganados y para los demás indios y-para-quaroo se. 
mttsffcn -presto: también en esta fiesta- iniálan coyes y 
echan chicha y dan^aco y -las: demás coiaas. ■ - •; '-'-< ■ 

Haeenilambien otra manera de mocha y adoración já' 
Magulla y es que ordinariamente 'el Cacique y prenci- 
pales se salen,á comer en (a pampa ó .plaza, y allí beben;, 
y antes que comienzan á beber, -derraman nía poco de 
chicha del macte ó vaso en que beben, mochando y ado- 
rando á: Atagujn y á la tierra, y esto derraman en señal ■ 
de sal.wt ó bendición que hacen á su Criador, ó por me- 
jor deoif, al demotao; y eni esta han 'menester lossacer-; 
dotes y que están ' en las doctrinas tener aviso, porque 
piensan: que lo, hacen por limpieza y asi engañan. 

También hacen, y nosotros vimos, el sacrificio, queste 
Ataguju leniB'dos criados que,le servían: oi uno se llamaba 
Uvigaieho-y'.ei otro Vustiqui: á'estos mochaban matandq 
coyes y tes daban zaco, y la manera del mochar era. 
cuando el maíz, echa-la flor, dícenles: arogad áAtaguju: 
que no caiga granizo en las maíces, y rogalle que, me do 
mricho mais y Jejos y ovejas y de todas: las cosas que 
maa hobiere menester.» Y estos tenían ellos por interce- 
sores del pueblo y á estos acudían como nosotros á 1 os á San- - 
tos, y éstos dos servían á Atagujn; y. .cuando crió á, estos 
dos, crió á, otro ■ que -st) llamaba Guamansiri, del cual he- 
mos de tratar, después. Es menester que en tiempo del> 
granar dezmáis iél sacerdote:. tenga. diligencia, porque en 
este -sacrificio- se ■haeenjgrandes idolatrías. I ¡ ti. 

Antes ^quei comencemos á traotar de. lainrígen de los 1 
Ídolos, será bien dar á entender cómo el demonio enga- 
ñaba á éstos y como ios haoia sus sacerdotes Ó hechice- 
ros para hablar con él, porque á éstos desventurados y¡ 
bárbaros, con mostralles algunas cosas y hablalles les en- 



.-Google 



DW/'AHOBIVO NMKBIAS. 1V 

ganaban, y en ideoir. qae hablaba y aub feaeia *»y hatoíá 
«oa ellos, .cosa muy clara >yi que cada dia to han' Vistosas 
padres é'las.'.io;]io»:Jo : dinerr; ¿como ésta geste <se« tan 
instable ¡é de poeó sostente na¡ tienen; freno -eamti¿ apeti- 
tos, ni sabe-i*- resistir lá-lo que) .demonio .les .poney fáicU- 
mente los trae' fe lo que quiere.' Y «Jto-es el -mayor trS* 
bajo4« la doctrina .: dé aquella, gente, qae- aunque : ee* 
gran iuerxái hayan ipedido elbapiisirte, fáciliaéste el ; de- 
monio ion. tornará sus ritos, antiguos) é por eatoestftei- 
oéster grandementqen aque|latier*0, quesiiio. saceN 
doto Iohaeetíien ydaejemplo f .uolom'ud«nde allí, por- 
que los tíogaosoej. que acontece venir otro á 'la doctrina} y 
aunque sean baptizados decir quo no boo cristianos y tor- 
narse -á baptizar, como son 'amigos d« novedades y tie- 
nen poca i'tie. Ansi que de muchas ; ra3ner»ehafiia él sus 
sacerdotes, y no diré aquí, mas dé dotó tresmanerass 
por evitar prolixidad; •,.; - ;< ; ■■ - - '■';•' 

. La manera primeara <y mas general quel demonio tie- 
ne y tuvo en hacer ministros y alaos- y sacerdotes, eé 
que cuahdd vee que hay; algún, indio habí! para su9"né- 
gocio3 y mas aratiosqs encías cosas,- -aguarda qiíe salgan 
al campo por leña ó á sns estancias- y ihmaras (1), y 
«liando llegan á algosa laguna, que hay muchas en aqaella 
lierrav catolices- ebdénaonio. procura: de engaí¡alloe, : y 
échales delante ^unos matecplloe Ó Cfrkbacillos muy g»J- 
lateasen elaguayry éli.va -á. tomarlos' y tos calabacinos por 
astucia '-áa\ demonio huyen yióatranse: debajo del aguají y 
otras veces, nadando encima del agua 'jugando, Gmbbbéf 
ccnse tanto énlello, hasta q«e¡ están ; infldio tontos,'^ en- 
tonces el demonio tóinaío y métela* Hévaíoáltf'giiaea y 

(1) Chácaras, heredades. > •". \ 

Tomo III, 2 

D¡o¡t.iM 3y Cj00gle 



($ ROCtMIHTOSlINÍDlTCB.: 

üetwíovtttí ciaa* días, yáiótaoa diei.iyifllí les-eneeia las 
0^5 quftipírtettócfcOipara su oficio, ques aíguoaa mane- 
n«3 decocaapara ios indios, y después que sale de allí 
méiadaie ayunar cinco ¡ días, y después de ay unadosy q¡ao- 
daML)il para hablareoniél (odas. Jas vece» qdel quiere. 
E)-flym>oe8tjuftDO ¡ bade.comer agi(l), ques de ia que lla- 
gan íhí nuestra España pimienta; dtí las Indias, qnesgpah 
colsa pan* ¡os indios^ y cua3i no comen sio clkmi ¡,al. Oíi 
ha¡\\ detbeberaiíua ó chicbaques su vino*. ques (muí molido 
cocido y colado, ques la. que principalmente sustenta lee 
jfldioa, y es oaa bebida qué Losi emborracha como vino. 
^Q.;b«n de ;donri¡r coe sus mugeres, y si quebranta oí 
ait«novrnoieia Jiuen hechicero,, y aparéceles de noche y 
díceles;- << ¿porqué oo me servís?-, (y estoestando el indio 
duríniondo,) que yo; te haré rico y te daré lo que quiíie- 
íesvw Sdeste macera le sirven roucho3 s y enséñales otras 
muchas cosas é embustes: aquí diré una que. vi que di*¡o 
-el, ¡hechicero quqjfe babia enseñado endemonio, y es que 
.hacia salir sangre á otro indio ó india, sin hacer agujertí 
Jiicoira cosa, ui herida, alguna, y otras. posas lea'haceha> 
iftWi ,y deversidmi de cosas :que espantan y atraen- ái lo* 
|>o,lpws üMUosy loseitgaaai.r • -I . r/i . ; 

:.':K1 piineipai.de to i sacerdotes,! que -es un iadw qite se 
hamai&ulatmng&.yí era ©l'raaYordónio de todbs, el cual 
f»J«<íM('2) íy;eogn<Mccn }oá;¡padres,Joihizaiheicfticerh^stt 
aacerdotendesta .a$aer£laie8tatodo oria «oche durmiendo; 
vinflié.ét el deaionio en íigura deágiiiia<doso irte reces, 
y, él $01] la manta, queríala tomar en' tre3 noehes, y. el 
^Íéj)do.se; : p6FSe^uido *ta-aqtMÍ águila, abdab* íaay tríela 
y jQíWBWfti á.jieawí. <j<»:»Berta 1 aj}ttejUayíyiLOo4tí , penfla-i 



(1) Otras veces se lee: acAt tí axi. 

(2) Así, quila por aZco. 



J!g![z S : !;) yG00gIe 



tQ p, lwo:y ; _fteofl. de-la graD,.,tFWltiza; i)ft¡ viéndote- aaí .«A 

5Uflnte.apareflió'*ra l íU y que porque loquera* nauabo y 
teqaeri^hatsriiDtf^e í)ÍBn r y BenwpftdéJ; y iq«e¡toilWF¡ft 
muy rice y en mucha, ¡iblipdaocífli le daría cuanta hobiese' 
roeqesterfcy,©! io^4Qn;las.prw*e9a3i<ae iwlgóijf aceptó el 
oScioijj'ayBB.aYé,. a» ifHéel principal: <te;l¡i)a tegrWisaúer..- 
dotes, f: ¡.i'¡ , ! [>m ; iüiFml-!';' -, ümí/. ,-(■;■.'■■ ,;«¡n'!:i-; 
i.DoftUA manera, tamiíeri Uto heelHoeroyau,nlcq,iqu© 
dtco> ellos ó sacetiáote^ ó otro india .^ae se liase» Xiiüap 
¡/tcamn*! :-e*5ft* guardaba las ¡ovejas de< sií padre.Fyíu» día 
vino éíéVelídWíiftft^o ett;ltóbít0ideindi9»!iy; dí*ote y ro* 
góte 3Me!««t&W;Mn¡ipoi¡tlBritQ de aquejloadela tierra, y 
queaaJo dicaismü, y el mozo Síselo queJeplacia^ y Mi- 
taimes tofpó^,l| dei»f>fiia ¡a.Háflgvey^ ¡Gorai^ al parecer, yl 
koar&ede¡MÍIa; y olr&dia: tornóla aparecer: y (üxóloque 
matase dos y:hÍ7.o)o o^gín», y «sí ¡prosiguió basta que 
matoneo (¡reífltai/¥ oteo. <hadíxo¿Q, que hurlaeeiuna ove- 
ja para lometmfí, y düxaba lai¡banio,.,quQ comían utiost 
laoapiyoafy raposas! y,, oí roe laílimftlíijofiqaehaiy por aqaQ-: 
lia estancia, vitó sangre temaba: eL:deuM«*io; yeooio el 
padredel niozo ; Qclió mmos tsuto- ganado, preguntóla que.; 
q«« se :hai»a hecho, yíoi: le respondió quedos leones los 
habían: cQiaidoy y'ie^oiKíes ehmifdiaubai tiivo teniec y. 
mieij© de, euipado^ y^atijeníéináoíte.dtil, íuego:ql detBGttío; 
se eftíró-icBíéá^y íindalja de: acá paca «Jlái r¡aoiendd cosas 
de Joco y siá'juma; viéndole otro hechice!'© y tiíx.óleíOO*f 
rt» qiiieftJMbíá hablado cun él era:ei. derramo, y que lé> 
quería para su sacerdote y aleo, y que ayunase los ayu- 
nos acostumbrados y que fues^ á yísUa^y u á, ; ni 1 ft?hqr ( 6 
adorará el ídolo Gaisquii, dei estol diremos después, y 



> y Google 



30' oeCcSiSNTod iirÉBiToí 

deMIf'iktétetiieíjiífedó'iil^stro. BesWmíraflt<a-'y-de ! otrtni 
jbuftfeas'íoi engaña ;él ttemómo, y'esW avengaamos éla-u 
tetaante,' que comVson coméniños, faoHínente'los engaña 
y con casitas iosatraey ótt-as Veces "tea 'espanta, yes cbS* 
(le oír el gran: temor qué 'tienen á <eb demonio, que ellos 
llaman Zupai y á las guacas e ídolos, >"'' Y [ 

¡ Antes que (Paternos de Iqs ídolos que «e sacaron en 
particular y destruyeron, es menester entender quistas 
guacas y ídolos y cosas que adoraban y mochaban estos-, ■ 
ercm piedras hechos gestoíde inda» ¡otras de pateó cosas 
que les parecía á o|los que tío eran domo las otras. ¡GraJí 
ceguedad, quol demonio los tenia tan á su mandar, qoe 
lo que á 6t' <ie pamóía ■les' hacia adorar po^flMÁsI-'T la ma- 
nera qne tenia» general, ociando querían hacer bit mo- 
eha ó adoracioin, ora qüe'hacian una almohada muy la- 
brada de machos colores é labores, y para fas gtíacás que/ 
noBrfln tan principales, no las hacían tan galanas; y nacía* 
un ¡castillo ó canastillo de verguillas muy blanca», y te- 
xíanlocon lana, ¡y era; por abaxo'aacho y ed ¡lo aftoangos- 
to ( tenia austro ó cinco palmos de alto, una vez mayor otra 
menor, y en lo angosto hacían una red que no saliese fue- 
te siso que quedase dentro «na concavidad pata ponerla 
guaca, y áeste cestiiky vestían como persona/de muy üa-; 
das y ricas camisetas dejcíiwW (U) , que es las telas qm 
ellos haCoadé lana de las ovejas -detalla, cotisus mantas 
yi^ctitos, que son aderezosde cabras muy ricos ooni ar- 
geatoria y chapas do oro y plata y con plumas muy ga- 
lanas de diversas maneras; poníanles sirs chupas llenas 
fié toca (2), -y. poníanle guaracas o-'-lioiidas paira tirar, 



(1) Maa probablemente, cktHU.' ''■' ' 
■ (3) C'ücü, yerba ó arbitrio, parecida ^lamrymi. 



3y Google 



DEL AltCIIYO.VE'ltfDlAE. ** 

y algunas. Jes ponían capicetqs de plataócbhtB y. rodó- 
las y otras muchas cosas. Y aquí venia el demonio y .se 
metia en aquel «estillo que' vestido estaba y. allí hablaba 
con. ilos, hechiceros sotaineófe. Guando éí hechicero había 
de «fttrat; á habtar en la. guaca, tenían aquel lugar bien 
aderezado- los criados- de la guaba, poniaa ana ínanta 
muy . pialada y. hitiy grande como velo-, para que no vie- 
se el pueblo al hechicero en tanto qael hablaba ¿Lia gua-. 
ca,- y cuando ,|a- hablaba, respobdia la guaca recio para • 
que. el pueblo» lo>oye86 y iQqttapedía y quería dar: al- 
gunos djcenqueijas mas -veces nú respondía e) demonio; 
¡jinoqBe el hechieefo fiogia la vOr t -pero: tos: indias; afir*, 
roaa estotro, ¡quel demonio respondía, por cosa.mny ave- . 
riguada. Y después d# oída la (^apuesta y engañosobrácü.- ' 
lo, que muohaa veces y las más mentía, hacían grandes 
fiestas, .mataban" coyes y ovejas, y la sangre daban ala 
guaca; y-de^aquífiíe cuasi toda la ropa queso sacó do las 
gaaeasí .y se.qUQíBOiüjuehai ¡estaba toda niaochadaido san- 
gre y müy.ünsangreatada. Y despuea do ofrecida la san- 
gro, g«¿sahan á su modo aquellas «simes y comían todos; 
y el hechicero para sacrificar ha de ir. ayune», que en.. tres 
días no ha de comer sal ni a5ü, ni ha: de dormir con su 
mujer. Despique han comido, sirve el hechicero ala 
guaca; de aí6ua : ó. chicha, y allí luego hacían grandes-bar-; 
rach^ras y -taqiití, que son cantares en ldor.de la. guaca, ; 
y ■vertían mii(ib*<<fhiqba : .ó BRuaiy daban zaco ft la gjiaca. 
Ya dixe arriba loques isaeo, y para hacer la chicha y íaoo. 
y para guardar y para vestir {a guada, tenían sus criado» 
y. criadas y mayordomos y pastoree;' para los ganados .de 
laíguaca-yparalasdeoiás cosas necesarias para él'sácri^ 
ficií), .-Los hechiceros se vestían camisetas de pluma cbn 
muchas chapa&_de oro y plata, y ¡coa .grandes oofconaa' de! 



i 3y Google 



ti .WOeifflEKfOíTlKJJBlTOS"- 

pluma redoridas y grandes, : y otras ropas qiie daep'uci 
diremos; ">'■' '• < c ; i •"." "'P E ' ■'-'• ' ' ; " ■ ! ' ! " 1 ' ' ; " |l(j -1 hr: 

Como étdembnio^drodomoníiNray'f'ábulas^ siéuiJ- 
pro desdel principio pretendió eogáñatodon vusiotaáes á 
lo* <i| ue voc ciegos, asf áestagefrite para- traeliiiá'^iifsl- 
sédad iovcwtó mili fábwtas'para qué'adorasen ; k»-jqt(¿4 
práleBdia'j/cowq 3e'vera:;c¡aro en lo'qaé ■tíespt**sidift- 
okw: ¥a-atritíaihfetti«ps taenoion de ; coaió'teuáhdo: Ata* 
gnjuáfusí orifwáus'Sugadi-qabra y^óioVgá^^-crió'con' 
eHos'jubumeale ^»Gwamaa!Burí:pue8'ftúgd^demonio; : y 
los indios b tenian.- muy: ererdo, que Átagiíjtreíitió -6 -el 
mdndo desdé él oóejo £ ¡ cate 6 aainadsttrív y '■■ éste .ifíiW > & 
c4-rirando¡á4a i ínvíviaGÍa:dr-Ouaídíaicli^b ) ' ! i!5ued«--aHí'3«i 
había de-ODiaeníarjj-y-auando'viíio hírifó'et» ^> oVtátlanOíi, 
qtié'©n'4engaa!tíei;ÍJ«amaoha((»íse-l1anyaQ guat#igtntnei¿ 
y- bl- andaba mwy-pobpo entre elios. Y 'los'güaeheíflibeS 
le 'hacían trabajan y ha'üeV sub 'chácaras:' tenias estos 
guachéwihed una hermana ; qué" ttaBaabatt' '■GattftijpiHí»,' la 
cual -tebián m'liy encerrada que' ñola -vdiír ; nadita y un 
dia'fubron loa hermanos* fueto; : y 'éntoíiccs'Gtiaiüaflsurí 
ffléá eiía;j'.eoti balagoB y'e'tigafÍM ta lmbo' ; y empreñó; 
Y como los hbrnknos iguacheáube» 1ai**©ro(» phefisdtf'y' 
sepiei-on'eínoi-timo/y qak (juamanewri: había; sido -cíl Ü& 1 
trepador y. agrascn», : ptwidicrcmlG y quemáronlo y hicíé-: 
ronlo:poWos; ydicaü'kís ítwíiosqtie ¡líís polvos se- Kiibie- 
rooar cielo y-qB9«s'^aodó'-'allá : oob 'Áfrd^üja;"y : pftr ¡ esta 
oausa poá'jarllioticefi ffáiítjbp laeps^oft'de'lbs'ífídíoiyá 
ellb!pu8iereIl^ái■ft4y'baeBr^oabdo. ;; ¡. , | !."•■' '''- : :| i '. 

A^cábodflpbeo8 i )dia3:Ca(.tflguai* parto díte imevós y 
raú-rü-dfel partp¿:y!iMtonc«stoirrTiM)íi)|(i*hW'ro3y ediu L: 
ronlos eaitnrriiif!atfari,^>de dHí ■fsairerofl'dUB 1 'muchachos' 
dabdu gni(ias f yi:toatóloeuRa4*ifi$rSt yerftilwr, J"Gl ítnb-sR 



3y Google 



DKL ARCHIVO DE BIDUS. 33 

J|MM< el gcan Cefmatequü, prjilcipio de muchos majesy 
ei \úoiamte t«aída y honrado que había eb todo el Perú, 
adorado y revexenraado desdis Quito hasta el-Cirzoo y 
mas iftmiáó de losindáiwf jy el otro hepinááo se llamaba 
Pigneraa-.' E«té£atBqu¡l:ího <$ -ddüde mariói sb madre y 
retócitólsL y iccloncaa blímailpediólé dosi^uo^asóihon^ 
das que su padre (^auiinsari había dejado pwa ! que las 
diese á' lo que pariese , , pot que con. aquellas hab*a dw 
matar é los guaohémiots. /Yceertoacee dice quel fuerte 
mancebo isatii á los. guacbeminafc j.iy é algunos que que- 
daron echólo» dfe;la tiérra;'y entonces subióse al cielo y* 
dteflie á Atágwju : «ya ja tierra está libro y losguaohe- 
riines muerte* .y echados .de ia tierra ■, agora 1 te ruego 
que se criea indios que la hafaiteu iy4*bren.» Ategrtju 
Rapoiidió , que pues loh-abia hecho lan fuertemente ■ yi 
había naoerto los guacbominesj quefúesélá al cetro ipu- 
na que ellos llaman , que: »Q' llama Guaoat, encima 1 de 
Sánela Croa! qucs doude. agora esta fundada 1» villa -de Ja- 
Parrilla entre Tmxilio y lima, (eü él cual cerro yo 
he «etadó, porque allí hablalmiiefeas ofrendas de fhidha 
y ropa y ©tjrHs, cosas Cf«e 4 él ofrecían los jodios en me*- 
moría da au criador) y que fuese* a** dicho ©euro y' 
OíiíaeencbB íaquillasíi asadas de> plata yoroydeaHísa'-: 
«aria los indios y ,deaHí-s©«ultípHcarian:y sé imillipü- 
oaroa tritios; y así'&e,hítoyiiquede.alli sai» au principia. 
Y de aqui es qaies: graodo elraeataarie«twq«e tienen 'á 
Gítequtí'y él temor, porque dJeeo queit. ai que háes los; 
raiyosy (míenos y relampagueólos eualesíuwe tirando otut 
m bonda-i Adóriml«.y!mócfcanlo mucho y tienen del gran 
temor y sírvenle mucho y ofrescea mucho ó su guapa, 
por miedo que no los maté, y ha acontecido minchas ve- 
ces que va un indio solo por una salea y aeiectaá tro- 



3y GoogIe 



34 DQCUMEHTOS'BÉMTOS: 

nar-, y como olios son tan pusilánimes y de paco ánimo, 
muerde miedo, y!dicen.qué CateíjuíMosmata. Déaqui 
verá V. S. como sin.dubila por l aquella tierra muchos 
años antes kibia memoria: de cristianos y se traWa ^we- 
dicado el Sanio Evangelio, porqué por los'íQdios es muy. 
común, y allá en el Oólláo sé ihalld ana;estaíua de piedra 
en' un- -lugar que: no me acuerdo < del nombre, queslo 
JWdyipliblieoiés, como:ApÓ3lol¡y.cooÍBU; corona y aso-' 
tes (1) como acá los pintan.Y dicen los indios que aquel 
Vinqcochf} (-2¡J les'*]iieria hacer cristianos y lo echaron <íe 
la tierra.!'!.* segundo os que dioenlósindiosj que porque. 
los indios mataron los guacheúiines y tos echaron, ago— 
í» loa cristianos son mt> enemigos y les haoeto tanto mal 
y kñ roban. y tonbanaus mujeres y haciendas; y. por es- 
to ellos son nuestros enemigos, yelidemqnio;porqueiiMir' 
taroc loe £tiacheíuines.¡á Guamansuri, qtriére.'inal á los 
cristianos y los temé, y no querría que en .cosa recibie- 
sen' la ley. dé ios cristiaBosvy oo hay! que dubdar sino 
que .es grande él, odio que ¡nos han teaido. \ : ; '■<.--■■"■ 
i,: Después de pasado estoy el demonio inventor de la ido-, 
latría,. manduque Catcquilfíiose' adorada en Potcon; cua- 
tro taguas de Guaina chuco, y quefaese'aJlíservÍdo>yihon- ! 
rado y- mochado y que.de allí prevería á todos los indios 
y-lés daFia lo que hobiesen' menester, así decomidas *-omo 
d» ovejas, ¡y hijos. Y ! ansi es de r saber qu&ea esté Porcon 
. onilo'aito de un owro 'estáia tiíes' peñas muy grandes, y 
á-.la prímeFadláman'^lpoawijuti'iyiái la segunda Mamada-- 
tiqnil,\y,ú-lh tercera Piguerao¿q\i&i' Gatequil, '-yt ay berr-; 
mano PjguemoVy su madre CaotaguanJ Y|' eh/la primera 

1 ti) '^si: tal vez por axorcas ó ajorcas; gs decir brazaletes tí 
^góflascnpieb y'Tnarios.' -1 ' ', -'■ , '' ¡ *■" ■■>■■■■:'• > ■<■'; 
-.{») ,Lo;nuBBSoquBdan±of. ■; ■ "¡ : ' <a -':'■ :•'. ■ > 



D¡9¡t.zM 3 yGOOgIe 



DEL ARCHIVO BE.WDUS. 9!) 

W» el demonio, que Jos ia<Jíesih.¡c¡esen de,u<xa piedra una 
estatua de hombre lo mejor que ellos pudieron, y puaié-» 

rotilo encima déla paña primera, 'y esto oraíel- gran Apa?; 
cateqoilj la guacay ídolo do mas: reyeveoeiá y mas gs-> 
ñero! de,toda,la tierra, lenja abajo uii.grau pueblo para* 
su servicio: aí.eo nombre de este, -palian, por la tierra á¡ 
pedtp., (de tauwr que teman., daban cuanto . teniaa deáde! 
Qwito al Cuíco, y, como ¡digo '-todo.' ,el:paeblo estaba: 
pai»iser,ifiPÍQ de:la guaca y babia grandes ^asas de-ser-, 
vicio y tenia jnuobas hapieadas y r ciño© sacerdotes f ifcf 
rnayordoíoos y. otra mucha gente .y (litados; ¡..era donde 
mas. de, por. toda aqueiia tierra Uablabaieldemonio. i¡ i 
En tiempo que viaieeon les cristianos á i(a tierra* «#r 
líieadoJa disensión; y guerra. entre los dos hennanosdel 
Inga^ Guaíoacap, Atabaüpa.(l) y Huáscar, porquodiXe- 
rou á Atfdíftlipa/qíeUatsqiiilhabia respondidb que Gúas-í 
car babiadereinaíiy ao'él* envió H&.oapitan;eúyo ándon*; 
de estaba la gran guaca i ídolo de su hermano Guaseara 
y el capitaayoOIOQ en el pueblo baUó. resistencia, subió-en' 
la peña y¡ dio «na coz á el.ídolo Catequil y derribólo aba- i 
jo,. y dql golpo ; que dio q«elwó*e la; eabeaa.y i el cuerpo: 
bíaase.pedaMS, y entoncesloa indios da guerra que traía 
OQOSÍgp tojnajoa lajcabewy ecbanontatert>dn do y, dea* 
p»eg algunos pedazos, y robaron ; macha cantidad! de oroí 
y^plata qne tenia la;g«aoa ( yiáun dicen que destó Iteva-i 
ron í después á CaMinalca para dar a los cristianos. Uieo; 
también traer igrait cantidad de leña y.paoerlah aireóle^ 
doti de-la ; pesa!y.;cffircarlay- : [)Gnerle' fuego, 'la cual afir- 
moft loa ¡moradores de aquella tierra que acd,ió un mes- y 
taas, éryaho-Viüsto yihasta hoy dia hay gran cantidad do 

— w j i U i M i V •■ : ■-'' 'i'- - r ''■■'■■' " '■ /■'• '- t " 1 "'- 

~U)':A**prtlpV /,■ ii.-.;iii-;:-J-:i';(il/':i-!H , ; «;■> r.i yv~'. ■ 

>' ¡t.i M3 yGoogIe 



90 DOCUMENTOS imÉDlTOÍ ' 

carbones y piedraíi quemadas 1 ; pero quedaros ¡el -pueblo 1 
y los sacerdotes,*; todavía mochaban y adoraban lape-' 
iaViDespiiBselsacerdote mayor aupo ccWld catfezs'tte 1 
Gafeqvíl' estafo «i* aquel- ríV, y con ! graií cantidad d$m~ 
dioa y amigo* fuoron al : - rió : y" sacaron ia cdliéea y : tl^s : 
itedazo* del cuerpo!,' y con gdan retérehíjia dosflevttWi y-> 
hibtefo* ( úaa' gt-aft'^s* : y Ife tpudeíoa ' én ella y r lo -atl^r 

ittfian como antas y le ofrecían mucha ropa. tteipiíesq 1 **' 
víeroníqiie kiscriítiánoe ibdn en ítumento, po'rq'ue^niiPla; 
((«ftasen 'ó 'desbaratasen; quitaron de aliéis casa' y lleva-' 
ron la'cabeía y pedazos eii ana ¡stefra 0iHy 7 art» ! ¡f ; fea (füS' 
cueva quo'estaba 'en una pefia, y aíii'se 'adoraba y haíJia r 
elt*JeBtóftio' 'tíntete iwaL Lo primero que oott : el'favbr de 
Dita se descubrió foe ! esto, que'd^hícterüiv 6Í'ado l ratorlb' 
d«#crcop ¡estos 'padres Fr, 'Aníóiiio 'tozaflo'y Fr. Jttaii : 
Ramírez, y después, con grani'dlftdaltadiy tf»4tffjí> halla- 
re» en la siérrala cabeza 'y-pedasK 'do Éateqiill y ¡tfa- 
séroslos al ínonaitorio ,¡ dando grandes' 'gracias ó ^ Dios. 
Loe' ganados y hipa q«iitarob r y- rG P art tó tw * í ' ,9s 'P or ios po- 
bnwj deiá'rdpa; ¡hiciapon frontales y doseles par» tas : 
iglesias: hallaron' iáiguoástroihpetas : dep4Qfa;baxá^y tae-\ 
tal;, y otrps vestidos 1 dcfecercMites. Después eewkatüentej' 
(«-■viniendo al; dichó ; moaásteri<>ielpadfe ^cMbcíat;-. que 
loiguartrarbn'ipara q«8'' lo viese y ; diesft'' sjraolífe-k Dios! 
a^e habiaquitadotanb mai,,y!tomoliéroiíi¥ éBflaPdB vrt; 
róo : tíbajc el .polvo pbrquii t»i fepbiés» «semorfii: -qaífertM 
elfc^dc déforopiíytraxéíoriloií otraspajtaíJ ;i i '..'■■:\i 

- Después de eotrados'k» <a'istiados «H'la'tí«rpa,<.bnk in- ' 
día andaba pensando en tes ¿«seas dé Oatequüt tapsfffedfc 

Id idnd -piedra; pequeña : y ella íomdla y' Hevdla alegran 1 
hechicero y dixo: «esta piedra h al l ó ; » y onto a ec e el he - 
chicero preguntóle á la piedra ¿quién eres?;- j'lfc'pledra fes- 



, T>ti, archivo windias. 97 

pondió., ó por fiaejor deoir «l 'demonio en' ella: '«yo soy 

ares hijo-de' Catequil, llevémoste ata padrea y^eádé ahí 
te eqmenaaroná honrar: ¥ así bollaron; á otro qué se fiama *J 
ba Fatmbro y pintáronlos! ambos, y ¡así: 'iban los' toobhr- 
choree ¡hallado piedras- quo fdese» Ve'Mftos#s : ; yderian 
que aran hijos de CaHeqiril-, y aBsisfc'ffiídíipWcarba'ylqíle- 
per ioéitno y'apooadü so>«eora el -pueblo'qilé fio'lemü 
dos ¿ tres tVrmasídoktá- déstos; ¡y: estos ídolos -so imiftil 
pli^roii.' Después do oritradcs los eepaflolesaii ía iisrra¿ 
hatiaróii lo* padree iloB'dos prímdrosyy'deBpiteí sacaran-- 
alas tfa trebcíeitfps'de loa Iugaiie9''y>'pL»blo»j y losque- 
mátoói yüdeshioienda <y]>qiritaroQ los Íwchíoe#oB'.i :■ - ''> 
i Habm'fcu Ciíamaobubo ieu é\ tiempo deí Inga, rgyde 
aqueja; tierra; Opacas- 6 ídolos pñoéipatea, las flualetf 
adora^a ! 'ymocliaíjaáGuainacap y aiúi Topa frígá, las í.ua- 
las- tenia» éus vestidos y< trompetas y otíjás' 1 y- machas 
cosas que le&daba eí Ihgav Ycadé una eos ¡errados ¡feria- 
das y sacerdótes^teDiat^ibuehaíí'adereBoS'ide sds pereo- 
ñftSí'hw nombres de^lab'eiiíSlos 1 sonetos: Ulpilh, Pima- 
o»ma,-€ábqitiÍta,'-Qliiwgachtigo i -Nomúdéi \Otíht-aéabape,- 
GkianaMi&$itik,K¡(Mp6tm , t^aigmitp ^GdAs'^táUsacarok 
to^padPes'y ¡dasbíbieton'; ¿o* él favor 1 divino? y- sé quem*- 1 
wtaty despójaFong'i' ¡> '!■:■•*■!> :- r " ■!!;!:■'••■ • "-■ ■■'■'■■' ■ ''-t: ■ , 
: En'unn gfaíi^e'aévs, qóé'Wio qué *e 'pudo medir 1 y* 
eiPadite'íFK'il^RaiSii^'Ié'taidEÓ/tfeniá^iék^'Ocíib 
bráflab 1 ' d»>'i t*MÉctóí '-y hatoiá s f »a'iib3ió ! WMasV'ííiie'tKMí' fsd && 
goBturaí-'tip-ise 'ipudo!'»eblrár' »i : ínedir * eiMáfeáífe $ ! 
ella por unos escalones bien hechos, y en lo ¡meció dé 
abajo cataban muchas lofo4 : 'iAiiy'bieti pdeSta^ y'dtbn 
lado puesta una piedra, que era el ídolo que llamaban" 
LUUguen, á quien mochaban y pediari'águay'oferás í¿o- 

" CB.zBlpyGpOgle 



28 DOCUMENTOS INÉDITOS 

sas. ¡A esta: cueva i, -acorrían grande- gente de todas las 
próviucla» é pedir :st*s -oedfesidadoa,: y : era grande, la ce- 
guedad que tenían, y creían questa guaca les proveía y 
lesdaiba oí agua.y.las demás cosas» y ei'a. cosa de espan- 
to, ía diligencia queJ demonio: tenia' en. incitar los'iíuiios 
<f«e fuesen á adoraí á esta piedrau-Y así finiré otrased** 
sasqiielos teobiceros nos dixeron, que estando ano de+- 
Mos-muy triste : que se le secaba el maiui le a pareció <el 
demonio en figura; de. indio y le ditoque fuese ú tLlai* 
guen y luego Hoveria* ;y que no estuviese! tríete y .que 
ofreciese cincha 1 y tas tientas cosas que.-solian ofrecer* 
y> el; indio tomó su consejo yi hizo lo: queí dernojüo ■ lo 
dixo; pero- no llovió,, y 1 ansí se quedóVcoblo engañado,: 
ms por esta no se apartó de m idolatría. Los. Padres lo 
truseronjal monasterio y lo hiefieran¡:por caminój ypare-, 
eequs volvió; en.sí: ; habíale acontetido; esto. -ciíatrói.mc- 
seslhdhja. Esta eueva -cegaron: con muchas piedras' 7- lodo: 
los padrea, Jiá el ídolo Llamen hicieron polvos. y> que* 
maron^ de; n?ftnew^^.naj|Mid:iesfin volver: á!éJ. ; ?.;h 
. En'im cerra altísimo, y muy sedando (1), : que apenas 
se, podía, subir por su grande altura, , y porque alli.es cosa 
do. espanto: los, yientos.quc hacen, está otra cueva, do la 
caat sajia.gran y¡etHp,.y alrededor deila habia grandes- 
corrales para sus sacrificios: dentro della estaba un ídolo 
que llamaban Caur¡ t y allí dentro eohaban ; .y_. aiirojab-an 
sus sacriifcias: subieron allá con, gran diucultsid ltís.pa- 
dres y deshicieron todo. el editicí ; o ( ,quelít-«*!í*rort el ido- 
lp, .aunque, por ¡los grandes viento& ; a,peiíias:ppdi ( ani 'es- 
tar allí- .' • , ,;■> ' ■! ■' i\<\ ?;:■■:... -■■-■: "'/, i ¡ 

1 ¡Efttre unas- peñas altas : bailaron los padrea dtra cojava 



^—yGoogle 



qo umf hon da , donde estaba; otro ídolo o guaca 1 lamadó 1 

Qúottio: este ; mochaban . y adoraban cundo htfabau 1* 

ropa del Inga Go a iliaca pac y : lüsotros logas, y ofrecíanle 
coyes -vastaban las peñas coa la sangre: á esta venian 
¿¡mochar desde Caxamatca, y aun poco había que ha- 
bian sacrificado, porqne hallamos la sangré recién echa- 
da: para entrar en ella era con gran peligro^ -pero el pa- 
dre F>. Juao Bámjrez y Fr. Alooso>Maldopado don gran 
dificultad «flánm» y «en gran peligro, porque í^eslixar- 
se poquito caían cien mili estados de hondo, y et> Ver- 
dad que cuando se Vieron «"entro que-lcs pesó, visto- ei 
peligro; -pero con el favor de-Dios derribaron 1 él" ídolo dé 
allí y desbarataron la cueva: ofrecían raaabíeit- á este Gua- 
Hio, huesos y torteros (1) ycueraoryhusítíconqae na-; 
céttlairopa-y combi. ' '■■■■'' ■":'..-'<.' <-'-n »'»'• ■•<■ ¡ ';; 
í< En una xatea y despoblada tierra ■ estaba i'arJá 'piedra 
como lona ;maóo y estaba en una parte muy despoblad*:, 
á-oste ídolo üsmaban Crt^Mi'fc^ tenifl ufiffoasabeeha de 1 
metíe. ques'uir árbol de mucha virtiitt, 'y- otra- 'grande 1 
para las fiestas: sabia en esta casa muchas lanzas para ; 
guarda decía :gaácai estaba esta piedra é ídolo m-tiy-en- 
bixadó (21), qués un colorado que allá tienen muy pre- 
ciado á manera de bermelloál á esta guaca ■ cOúcutrian' 
siéted ocho paeblos á pedir agua. Hallamos aquí un he-' 
efetcera ■coscoban'o, que disto qué la guaca ki habiá¿pues-' 
to r así: esta destruimos, ' y derribamos las eá sas' y las q*H 
mamos, y. h piedra metimos y eeharodscomO'la's demos! 
dond&no.parescieío.i- ■ ; ,¡:> ; . r." :.;' ■',.<.' h o:! ;'-i 
Entraolasiótras guacas éidolosí una >de/Iis ngbe. mas 1 «b¡ 
denotnr.es una que hallamos en el pueblo que se -llamaba 1 

" (lj' ! Asi! tM Tez por, corderos, s ■ "/ ' ' ' ' 

; (^'.PaJsfc'a^rMteM^'i-' ■■■'! -"ei" ;¡:. ■ ' '^ !'«> ' : - 1 



> y Google 



3# . DOOinilKTOS IBKH'l'Ofr . ■ 

C*8Íaptima-;.la¡íaal:G*flaacap.(ll«íiaeh;fflfa(ih6¡)rJíl tíMien 
lí-guetrftf? eramuy.. su. querida: ,efa¡.dopala»>y ttiedio 
dft: Jangar era -rany mal; Iwdha/y.ieai.y^fitíiaiiinElgflkjgftnia 
desgarrada- y¡ en,f3¡» un agía jero*' y; dado. por «cima -/an 
lietltni guQ<pal"cciaíeuerf)o,hijcQaQO mas qtie :pa¿oá otra 
cosa. Es cosa <ic «otar ■ que ¡dlcedleq indios! por iau.y avá« 
aguada, ¡que, te echaiaau por ¡l*,ga'fganta ; «üa,os!iija .db 
9tfueU*iti«(íaiyía,C6n&«Biii, 6porirajm , :de6ÍF>el.defi»nib 
l4Üíaoia'la9iaibl©,y¡co(aOqu&laeQiisuuii»:ieohái)anlB;tajnH 
bieiv gran, cantidad i de sangre dencoyos. Diéen y agrupan 
tamban, questo- ídolo ¡andaba" y bramaba íoíhq. teon y ha* 
c¡& gtahTü¡doi:8aiíí>6€íy tíálwbe-aridoíoviBotQFdjíi Guaina* 
¿Wí»p«*a,qné,;toíTte*en. los: ¡padres,: y- allí la i vieron el 
pafJr9»J i 'f-iiHew>at»do/da ¡ Cant09 'yi fr*. Alonso/ yod; paijca 
prior Fr. Antonio Lozano la tomó en :1a manoi y lai dejó 
q»ffiLftf *¡Qfr*,i,y3..9e idflgfei/alGdinQ; uí¡ poc<S t .de.<. estiércol 
pafldQ; ,halla(QOfl,9H sb: servicia .citic» cfiaoVwy criadas* 
tQR¡aip«wlw«;adajfez«Si;dpí«>pa^»é le;ifabi»!d*dt>el In* 
ga, knjuílse aplidoijcoaaoilp: d«má* paralasjgleeias y pow 
broa: sacrificábanla, cqow á las ¡demás guaca». ' ■■;..■ 
..¡.TLiyiefo-Hilpí -padiin&a noticia dte un ídolo llamado ¡Gua» 
mawíffij.y andándola el rastro,' lo negaban. los iibdktd 
bravamente, ( y;a.iinqiie c#n halago» y amena;raBJio,aprí>-> 
ve.cb*b(i t ! ■acocdaíwn los padrea decic. ana i «isa-dial SpírU 
Ut-S«ní,o i y i etiEQíneodaFlo, A, ■£)&&.. para 'lq«érik8Cübi!Ú3Eio 
aqwf) idblo y-tuvjcso :Shj;M.-¡ por.' bien de quitar- aquella, 
idalatría-tan* grande^ ponqué tambieoí á éste ; íd<Mo temara* 
mucho el Inga. Dicha la misa, luego. un ÚHÍJD:,vtit> álofe 
padoeay ¡les ^Uxdjquoldadaíél ídolo y diría donde -fcs- 
tabaiidísÓFonlc q!ue> lo dieea y.no.^uK'iamítómor^iy" fao^> 
ron detrás de la iglesia, y estaba ¡allí en una pared! fron- 
tero del altar mayor para podelle adorar de. dentro de- ¡a 



,Googk 



dil «novo gamma. af 

iglesia, y parenia que adorábanla Ríos: «endriala pared 
doade ¡etfíb» hasta, binen palmos y estaban uithueco 
muy escondido: había o) Inga dfidole macha ropa'y ótraa 
cosas» y ae feacd un páuo.para eí; Stracto Sacramento y 
rauy rico.' teoia feúchos ojiados -y saiivioioc todo lo qiri+ 
tamos coa el favor de.Dfos.! ■.:..-. ',i¡i -,\r. -; -xl. n . 

fieman unarcostu cobre los ingas y reyes-'.-do aquélla 
tierra,* que c«and<a conquistaban algaba pcoviaoia, como> 
on el PecúihEtya ¡tania 'diTersidacl'cte temples y míos. se 
oponen á- o troa>, cuando ocflquistabaa tfíganai.prOviBcio,, 
miraban dowle.habiia otra que tuviese aeméjaiite templo,! 
y : tomaba. .la mitad ó gran parte de aquellos que^habiai 
conquistado y pasábalos á la: otra .provincia áomejaáte^ 
y á les,de la otra, digo otros; ta»las desuella provitóciaj! 
traja á ¡la coaqujsiada, y¡ estoS llaman mitimaes; pues 
uDB.de las provincia» iqu© ma&.paredia.áda det Cuioo-s» 
la frialdad y on el teDtplaíeBiGuaondbocOt y asíidafciCtaz* 
co trasomuckoa dül linaje del Inga á, (¡uamachüco qdo 
tiran del Ctiico, cuando ;Conquistá á tí uamachüco, y asp 
hay (pachos- ra.ftima.es Ingas Orejones, £dando¡aelps vj-, 
nieron. de antiguo, tiempo; traxerón ud ídolo ó! guaca, que 
se í¡,ama.ba, TopaíiintiUay, pequeña y negra,, que parecía 
plomada.de albarnie: eeu.se ; hallé cuasi. do, Ua pnaatUa» 
con gran trabajo y 1 gran doloit de quien las di6i hallóse) en: 
ellajfDueha.rppaíLyadereíoa' y mucha ■ sangre: ifeL*apa: se: 
aplicó á. tas, iglesias- .y pobres, ;cofbo' .tas deinéií. a l mu 
-jTambiqn se halUroo en eabfj tiempo traáffaattas'.átido^ ' 
los;, lau.ua,. pe llamaba Muni<luinda, que- ¡enJeafeBa^Gk» 
Guamachuco quiere decir redboda; ton osta.-aeíawoqse*! 
jaban,- y respoedia cuando habiaa tdejEéls guatos* jj á 
esta ¡pedían su, negro fawjr a ayuda parra coiitra -los «uet-. 
migos. En otra, /paite tenía» otra que se Ñamaba Yamr 

D¡o¡t.iM 3y Google 



31 BOCtMBMTOS 1HEMTQ3 

gttaiuyiié.\a otra ioflw>;/iiancíí,,<fiK! eraiv UttaípeBaí muy 
grandes: todas estas teman sub criados, unes para hacer 

efricbay otros para vestilla i y¡ otros para haeer'*aro, y 
teman ena rodelas y capacetes múybien heehos; ysaeri- 
Scáhadlaa conió'á.la&'.deBiás: fueron desbaratadas y que- 
madas y la gente quitada de allí. '''■ ■' : : 

! Como pareciera, por lo ora-despuesdrremos. pflraeada 
cosa, aaíion p&r.ticularfloinoon universa!,, tenia asa ¡dalo: 1 
eoíreilas otras, :los Gumbicos tenían níia guaca ■ & ídolo 
qué se llamaba Quispégnanayaifó este mochaban y ado- 
raban:para las tinturas para que saíiesen buenas, y dise- 
rwíílds hechiceros; <jue .no había mas de tres años que 1 !* 
habáatt bullado, ¡ y hallóla un ¡ hechicero y, hizo'al pueblo 
queda" nx^haae. por hijo itie; Otequil y pon tal 'era tenida, 
y- todas fas veces que tcniatl ropa par* pagar el tributó á 
su amo, hacían grandes fiestas con 1* guaca ya dicha. La 
oualHéniaitces sacerdotes ó : het;bÍ€eros que hablaban con 

ella, y hacían los ayunos que hYgnaca les mandaba, para' 
que la ropa saliese buena : bailamos enestfit guaca linda 
ropa, porque eiics dieaetr buena tintura: file deshecha y 
quebrantóla cómo tais demás,' yasí ; la : saOFÍficabánj ■■ ■'•■ ■'■' 

■ Tenia el jlnga Guainaoaptn papitan muy querido, que 
se.HaMqa.-Xukamaaga: cuand» murió, 'le^maBdó el In- 
ga qae! te i adorasen y te ' didiesen lo que habían menes- 
ter:: estaba : como: uaa medalla -ti imagen 1 en ■■ unía pared , 
muy bienhecha!,- wto'ddsiperrosjiinode un cabo y otro 

de. otro, pintados. y >el' capitán eft medio: estaban bien en- 
sahgrentirdos'de la : sangretie los' sacrificios: deshicieron-» 1 

se -juntamente conia parad. ; 

i. Una «tatas cosasque mas 'espanta, y para que se vea. 
cuando ¡endemonio; ciega hasta á qué trae á tos hom- 
bres, eUnga Guainüqap, uno de ¡os mayores hechiceros 



> y Google 



Wttm«»lTO,M,.JK»*6. 83 

tZupa^í] porque hJfi'jtagasujíista. preminencia teoiao;. que 

■uoidérrotouy«Uo f ;c«tói!tws1ejiiflsd«¡{^fl»a«bpcpj(ft* 
caatariUos de : agua: que JlaÍDabWí.pM^opíí^íipMííl qqe 

(íiüifldo tetílalfaaeielaglia.'la'ipHí^setiióí eatos Aarrtariíioft, 
jQ^üira¡isiltóHa>tjo5'qBeíiotéiiiflo.!ya;rati6;delí* : «ííei)i*>d, 
las toadles :liedianí;et : í líí dep ,É ¡ote, que-Qú,liabi«|qttíeailü 
pudiese sóírii!;;y-. la ceriti^nútiqíiaitífoiari ouaoílo! habían 
4c- pádi ragua,, juo taba ose íásitoQDeejofjáT pa>ji«k>-,ó locwiO 
Ib Uatúáremcft, los imaa'prin^ipalea^ uo¿das.d& laproiiíaV 
ciayjcíiando liaJ*a . aeoa..y aro ilóvjo,' y deíeíniíwibato'q»e 
era bien qee. enviasen. 4oa hechiceros. pftcaiqu&;áyunaaefl 
•■dos diaa y estovieatin Cn aqtóltáifirmhaclaiiriíiHiVen- 
-tosa, do padecían hartó trabojoi EfigiittdQifaftÉrBilfiüMBíiJS 
-cuamlfl fuimos á jjuabrs<r los í cáoiat Q*£qaiflcti0j N> imita- 
mos sufrir, y que allí .pidiesen a'gba-.'áí-hiajeartítilloíi.t.i-y 
-éiiir69teíiüo.qjieifue de cincuenta;^ siete, ■ toa hecbiceríis 
.füertoi! por. waiidado da ciertos. pF«jcj^|e8i^ibiüt¿to»Ío, 
utaasínoi llovió y:ios. faechiceroaptearaniíbaictauMBíiarey 
fría: fluasi lp mas dasljo vioroni:.lÜ8ii[}í^re8)f)' 1 ál3t»:,detío 
«ootóiál (uiasipalde Jos heciiJceróÉt -y (dieran aUí.otWs 
'muirfiP3.Gosa3,i;qafc ipbr evitar príOeitdad joo camto., R«- 
j*ebendíeroQl!les:priiifcípflle^.y.i^ciques^Me.[íerl9U;;lKi»- 
ra no: ^a. riombcan, y dieron palabra: dé eoroeoí&Ufae: 
iqaebráraaid.tos cáatataf y, ;arrojá'F003ñ , la CUfiSÍdia^ajo: 
algunas jmsilJiísrse ttijJIíwrottv n&:quadó ; teamotiai,deM(a 
igBfQaui'-; Í..U-) ;;] .'.¡.i; ■:,-, < :i¡ ;■'. ■(>..■■>'■, »-:.j.jj.i: »¡l,ol 
.-..Kiii todoa lospuBWpsdesta f pilovUi(£Íi3,je6:i3Uflciii(V«l4er 
/niojíio-quo tuviesen! i gqarlía ;qoEQuil:ide üoáoüel pneiikn 
-comaiosi teólogos (licett que. bby ari^l:q¡ae;l(rguapda 
paiticiilamiente.». cad*. ttepublic4-.gr puebM itjuexjctmib 
Tomo IH. 3 

--■*< Google 



. 54 
^d*^i^iclfeibcfiíi(!í¡(ií¡eaií>'!qu6-ve8)ijíí(tti^tbciffa'dfei(íroní»- 

figurar eüi ángel' ileuluíj atfa%ut$$d etfA SBi|ran|Bgoi^á 
¡en pretira, 7 <^qi»^'i«^^p>íBMcr¡iiabjafIuHa< gwa«a-'<ó 
^blovqá&--wa^wfa*igffin: ^édfaíhmcad»,- 1¿© roo* toa; piiareti 
:q«e btwjaftién> , i¡i8 t í)aSé*ido- i hay¡iii6VEi ,: p*ra mostrare] 
í*itóiidi'j:Ast'*n' cada ; -|we!í lo: había luna flisctrai grande 
-6ftioatt*.*i! obalrU«m£[baai iff*a-fí*¿«»oís--y * -¿stia -'lüruen fsi*r 
^«'d^puebtb^>enfaiogUtt'rfileblD;desÉI dé áiaberiaüü 

, -l«» i Ohao*^^«e^Ofl:fiosi[estoneia8.y'SGiülM , ado9i'é"?3Utó 
«hworapoi fkmk»:y- el«dhq : para: hacer su gestar Mas dé 
iP^oledKWiidiedlái ^ufaMánm par tos-süeáos padpeftiy 
iwmuiííia»i'íiiacti0«|efi»3üii^ar' pusiareni caruces, inid r.n 
- n oEúf othü pdvlBí se< ha Hái 1 6t»ip ídolo .llamado ■7 , p»(Bfeoro¡»y 
^t^tó¡eBiffl-c0rtiphWa-otrQ3'tres r olundseüaiBatia^''«^- 
-«htei, f e1ibt«í'G*fiXftfajW)í/*,' y tootm era mujer Gutu/a¡~ 
^to^rii'BM^^utttiaiiéJdQh) tettfa tf^sHijoa¡cpasigóiq*e eran 
¿btotódMddflri est&gtyKas 'halló vestidas o{ Padre ÜAaafo- 
-t^'f WBÍmo^b^aoBiídetóKfadeabsijEffiteoiiaiíj hablólas 
jBttwhttíífcieVai^uestab» pn¡oaa¡die]ifamiiy áspera v-nlende 
■^'padH^^niHJbO'itcabajo^'-iqiMjtslpGtaaBí-iM (p l udGti0egar& 
^^lH,i^'parao¿^i¥B BiosdiÓfdortas; ¡Estajgoítcí toolaov- 
-•vH é*ítieí^ estábd de^-;tietóp»'¡d^lloga,'.¡y 'eti^íiitiftíe 
-mcáíA^b^iaopin yjiabfeha. m^clio ^ti-ella y .hacía' e«t- ■ 
: teatleii fríos iiídioa qd& ¡creoiaiid»t^o . oEsdcn los.fcaoespy 
:oaií«idbí*ettfti raaa* tki . hasta palQJo'y medio que 'teoja 
fdc^rattdopiyaüóííu.'iKgia er»^&tio»adá¡Íyoacatad*JÜe 
toda aquélla tierra y la mas servida, la cual teoioupara 
^>seívidt0^ai'eiitó>y.ií&¡vaso:Üetp l iülEi ¡y ciiicd cbrotias, 
cadoroq it»iaiÍ<rllerhiduaaique'-i«:pQDia9F.QH'laoat)eaáéíta 
iiechwaüe^rraduiasde oafcpllu; y laminen lasencanca>- 
>baa.po»i'|abarlía^y -acunas ¡abajó, y olraá^airribd/'yioat- 

».-,Googk 



tofo* íffWSWÍMiíte ftoty&mbtetyWWMQZWWte»* 

rapa ptrft W ve»Mr,jtWíPitíaÍB(ft.y íweve ^WH (fcompfo 

.ytiuíja^Kí'argetHGii'te^fiíta^gHíff^Widadfíieyawp.ífe 
dia^siiimsnajjíi^yijfatyalí^^ 

muy (*erm09(W! afentow» jt.gpíiQ.-íEintidáííifíe.ftlumaaiík 

que tr¡wu colgtida^rteJsajailel ) brftsp/^|^«í»í l é'r.l'íí?fr,*o« 

ctefl cosaa>!:ttra»deí0*í*ei3i5 dftJwj b^ icetfesíiesWi gua- 
ca ydeavws qu& dtefm»;|íai¥fcgpfe eo/lí^UftflftíifiíftJflue*! 
iro Señor :«fervW»iqwpo l&s #pr0ve£b$rQm!¿ptf &m flep 
6an«e q*«arcw;¿af> glw¡í8gííiy'l»'rQpai y.lo (temaste *Iwí 

iquostsÉia alHrGwafcalMiqjon. quíiateba; pueet* , iwt +wJ*o reo-, 
-dkm raiyiWí'jiÍe«oulwrtfifci*ui íerfttetnaq.nwjeriteíj; yiihafr 
«fia entender ,áilos jndiesel-d^noñi» qflfe(pQFi4llí'*e|jefi"> 
«huta; loa indios y toa tonltipl#^'.:^eni*eata.ttopssn&*t 
■jeililtíft n^iiy.sfilflnaa y Con íopeíi de plaift, qae «roscón qde 
!se:pii€adeni lap topas, rty una «¡m-Jto de loimesmo» quee 
■con qué; se cogee to&otfbQliítet $ unas certaderaa-qiíalas 
iridias ■snelHtí; traer, para sa- -servicio: hacíanle grafldüs 
ifieatas; ;peiw los padrea ^uemaroa para q*q *»¡í»gW)r 
¡díaaen[Jaa8-BÍib6;d&,p«cd*íioak ■ .¡,-h yoiü '»hi; :i r.í-íib 
i;[- Ktffc^niiísiai+ajiBuj' a% simio; yeí-mai jiftafe afttesl- 
toHaHaiM&afcJaetaMqUbh*bͫ*a^ 
isrydos rasflftpan» efcsetwf i» 4e¡(« gdp«ft.»*doí<H;q*eiíie 
4atoaba-6tar¡K&H:i eníQetes •dwtfowas, : tenias 4iftrfasij^ 



D¡o¡t.iM 3y GoogIe 



3Ó : -ltfdl*Rh*OS'-|!téMT(W !l 

TOstides asi tíei'Ios! h^bfábwslídinoitteWíí'fcbflHiWííít*^ 
Irühattes; qbe)tambiett I! (od(^ l 'lodo-e«««qae^ió'lD9'inas't!ea 
filan -ítu'iHñwes f''«h6cflnfrér*s; ; y algunas guacas "¿tí iodo 
el ireía» del'Parú. líos ve^iid^» 1 éríab» bnáV camisetas natty 
abch*»y 'rosy^át^dasy^las'Wtelis r B#>*^iatt'¡pafa'i1a$ 
gi-atídés-tiéstas-yt lar oirá' ftt'ait'u'ttkg; vendas largas qtre'sb 
aíabatvfilas cabwiaáí'd'ofeQndóé ■üu'CEeros hacían Stín des- 
*eátt*radasí fiestas: "habían mas otras ires -castas 1 en q&c se 
llegaba la gente qíe <Wftf* á'lás. fiemas" .^Esteta seféi basas 
quomaroft los padres cotflo-s guacas,- y ! se deshicieran 'tas 
grwiítes- detrate* que paro ■sus:safcrifcitoíi¡3iiian..-y anda- 
miospawiildnlisíofaí íYéestps'andamios; sino para la fiesta 
ó ; fieetasde A'tógnjui qae *ra sl ! Supremo sacrificio/iá caí- 
tasuüiptuosb cas» ó endemoniada giiaca no llegaban ó 
ella skió los dei^ueblo, porque difien lffeínd¡üsiibdp9>p'o'r 
eósa'mu¡y cierta i, y averiguada, ique'si'Otcbs se EtrteciiiiB 
^ llegar 1 á^ella.^ que iu«go leí dató ona'cotiieie^,^! rasi- 
eándoBeilituegolepeáian igteánofliyiúaorfaBmüchc&,'y:ite 
raesmeiáioén-'eBto qW»feorite<!ifl¡a lo* que quebrantaban 
0) precepto q«'6 siéttpflái les*, mandaban; yera iquetó bai- 
■biíaii de mochar j¡ ayunar 'Uw áfio; y; «i quebrafotabau el 
ayunarse atrevían á mochar» 'toguácav Je aeabqciatfo 
■■dibhoj-y pV-GSto muy pecas- se atrevían 1 á'Hégar á;é)la, 
-asíteaia* pata iiwocharia yedoifaria'nn cerro, qna legua 
desta parte muy alto, y allí l)*g»ba» todos. -Eetaiguaiía 
■batía «huerto macha' gente, pbn lo 1 cual se desp«Wd un 
^aii|!puebtoíquesíaltó..cefri»í e) Fiia3ipi]eblo:desipofcíaa&y 
, de8hgch0'iieron'!ÍOB dichoe píidros, yi basta agora* están 
ías paredes medio ; eaidasi* y [á»l lo «flnrifttq todos JÍBfdutí- 
ta provincia., Sus fiestas eran como Jas demás, salvo que 
las carnes que aquí sobraban no las osaban sacar: cierto 



nu. APíayvo ■»* iinnAB. dfJ 

quiero! ha ¡visto l<ttfttaÍiu?teftjii^OTea'yistfflorío ; queI dfrí 

maQioi.lefíkeotcefSetflft, n&Sí espantará. 1, < ■;.' '■•'■• «li i-i 
■¡Cuando, naden ¡dQS'tte. un. vienU-e, agora seto, honlr 
Jsreswü^ca.wdjeifcfti^OyCíSw»'. siempre. iiiysMtoilSowpo 
UiW:y 1 nb;^^de ! sa^;;tia^ 1 ol:sesto;d¿P ) .9ii ( it(íiíra ; dc¡ 
wna ( ^ftwjü DidQW(qpet*iu»i : ;wwleslo, *$tie íW ■ llamaba 
^cwflAte^of^.,, ,fr tfosftMeacel sextordia • <a)poi 4 Wwhar 
á-l^falsaiilriiioUid^.qa^ (Mftgvj* y lo3:d#más,yaí4ie!l'os. 
iii «Í0)49a^ oftw^o 'le,q¡tw;é* ¿s.defflóaj^iOHio'diootí 
<jutm,psíracpmt#M^[lliioe;?eí» ^ueqOí); y si son ovejas* ¡puta 
gBfe n)niypÜqi^a4Mflfl4ii^ idQjjarl^queinOuyfiWilOBiítóá 
«íUí)0de!fii8tt-Y*WsN.Í ■; r; :';:■!■. !^: - '.■»: oui '■■■!■,: <mi 

gol&lA mw&!se)aJíabft!alss^¡priwm^ 
*e^iaasíi:ídolo.:y &unpa que se tíamaUa ^úm^mmtm^ 
ti<**ftUa -atraje se. llamaba J54wj*K0 y coa allasá 
A^MJv^stae eraAidotí i<»rpos nu*y *Ue», y bastos mo- 
cbabay y,, 1 adf«ftba*i' pane, ¿pie tes <lie¡*a fuerzas-pEcU»!»* 
o#m ¿iMb iiriados *«>*iift los 4amért^y hacían sha Gestas 
afi^ur^bíadM^^i^i^^tloacf^eeiyíaríiediQtitárartles 
ris,mWWj*¡^frOQj¥0lív r i6Sf«¡[Pii<íg3ió Diosqtttí<a8í'fl8a:i<j> 
Afirman loa moradores desta tierra y del pteebto, dcwh 

|Qtf^He [ ,M(ftllegí^»anirrev<WBieiBfitptfi j quGjiiegdse:te8 
eqcogjau ios, brazos ypie-rsaíi y quedaban toiados, y pot? 
^(Oaosabaa.ijegw d^tt^i.T asijopando los padres la 
Uterona-iquemar, w lawabapft raíetflíw de miedo; y -.así, 
masíporifowwqwedie^Vi^HBtodsvKpvaWffl do&indioa para 
mostrar^ pe q*emÓMW(mk* voluntad de los' indios, y 
eL4emwÍQiP»4wv«fa6ri«,^ara fcacer** el maiqáo Iuif 
ciaá'k»jiftÍio8j ,,■: ■;■.<!., .u, ¡;; « ■ ■!■■(! i : : 
Hallamos otro ídolo llamado Paucar: este era hecho 
como papagayo, hecho de barro,: é reverencia del derao- 



3y Google 



88 DflW*l*MTOs- UNérnTOá' . 

"eii¿, porrpjct'sc hizo papagayo; : y ¿'"wstó del pueblo ae 
metió debajo de la tierra. Y alli eo squeMugav hicieron 
elettífiftw-y guaca, «orno papagayo,' .para acordarse de 
Qqroellaimarsvitla qiiel dcoiMio hakia heobo . ' A «BU te- 
sfeao'grataieveTiincia y lédíracian^fan' cantidad' de ¡ciit* 
otiíií^iiebFaaflóBo, y der^ar^tós>p>di>GÍ; ■ el edfteio, y 
todwto (fuei'liabiíwjtiiíalptjff, cxrti'Jfcs-wiaiioB «f*e había. ■ 
■ >t/l(eito«'feá8#'íl¿dfos iift ^SWcB^tón-icieí'ifa^av f¡iid ;! sy 
Uaatbbat^o^deri'Cóa^ feíjd-siyo; el co»í «tea feéBefrde 
íioa.ui^bHCwque habte'^b wui>ifr«uaf«tttft y>«t»|áao# 
ük&> AMtüttD{KH«(M'(e , faalfe'' ; y quénró'iseuttiarpbrA ótip. 
mochaban los indios y adoraban y hÍM&Wgra'tidftS'fteátto 
*<riíto»'Wi«p«^d-TWii*^ldtótt^';e1^fflA«a!!9 *ft ellos 
iiaaiam^fandefe «*brtftdios; : qrt^sadffitdfca^táiíiali.i^f y 
Í^btrasicosas:-Bs*©s do^c(K!ípOB :; los teWiáb iesconditías 
eüi««fto^fíiwtOH^ ¡ d^'TOaizv^ue>dteew^te«Ht*Gi<i»9f!i í - 

eefctuíi Eaca»rt*Hd)EnriÍ4oa ^e^uafesfta dei feflo dafceSeft^ 

tólfcosihaiiffíonflasYpíídreei.. yabé i íte&a*^(¡fe^^a , 4áaáH" 
dolaB^i«jhá^dotttf ó*í*¿!ab^6- ¿yoiíitíf ¡^Wáee'ítieroa 

' *d85<á'^»t)|ré6l' i '« T iitJ f:!'"b ■ "K)b:v. "i ¿oi JHH-T::.'A 

u»t)eBdi%riftsfi ; l»»^Hiy«iy^6b(v4laina^Llfiga > 'ÚBidolb 
*tómado-ptt- eí prb^'*(s»*if6; ¡y- >*^H fíaísía tío corral 
Ueijoí dfttJÍetétofe/ - (^4i& - i p«r ¡ref'íS'liflho's Fitrfee contara».- Lü 
qiiesite^cajar/^eé^ri'^esiababeB m apoeetiio ^<*^iefto 
xmypvtéeaa»dA>imh*»í qiíeapístabsfl su' Witítik&mt 
qve¡ parboía«ibo8aife'ííiiial'ííla»^fe'iiuemo»;' ttawabuntos 
tw<wí¡^idi(»a.Iod;Mdids;<'e^ 

gafco&ieUos se ■■tíKtí^kí>-ffmma iW'mdiíhrftiW'y Ra- 
bian hecho aquel aposento. Tomáronlos les ii í»ditea y *d 



•<«)■ ¡eét^a^cÉiwldavlorjglKiiil ■.!; ihJy.iI .i¡''i.ri,-:ri] vu<o ■ 

Dptze^yGOOgk 



DBL< **tüIVO (* !|MW4S- 3ü 

9&,hiac4aroh^lipwméPonloey pusjáronlos de n*m<iw* que 
Étt8jq».pareci¿éeBt".:¿i;! ■ >■> n- -i / <-\i\<m¡:^\jI'/ t ■■;'. ,-¡ 
Había otra gnuca ^at*adtt,jíí«ot!et4«A<íí -aqui había 
BjQsak cien (deiw de miiíihfts íísnores 'y (wsh- pja»;d9 
uimtío: »od»3'se;de8tr*yainíOa«i,faTOfflde:í>io6.. -ú .u> 
' gafarse Wtnnq coa» pony €B¡tísu*,m;tt>éof>lMTeditii¡*« 
ó en los jimís de* Jogí y Roy d,ft aquella rt¡*fr»inyiaafl 
has tai hoy los fiataoi iteáíjnrfiDftj qMtB .*»a8:.ealebrit*itouy 
grandes* y ^¡jjaaqaéJífl^MJíiia do» Butebc«»f4JhtS(MShs, 
y ««riftsiiBiye viaW eiit^ucbci. tambipad fiapíneialmflnUí 
eoieá GHKOijt «a GuaJ»flflbucpi í ,&icQn.tífrt©s-«*iÍ06iq»6:í^i 
tiguattitate «oiieapoide Chtóefchiraal <jue en)oa|Mtan;de{ 
í«€f* «( «o -i*e»ía ■ *Q$|a i I a Cienra^as^odo m -;-f홫tafi*w¿<í 
«m^aa.i&efzfldd.eMtejpvipQ Qtit4eniot6o,ttwijho: -q«rrt 
[íioatoií lanera d& mtotwvi(t esa* eí*.«fls«a lo* queja 
weroOi4ao g<*Ddai«ai<& uti' «wioly tóniftjpeibs yte.e&i 
bcza eoiíO)d&]tiiF!reMdOk!(f:era4«n4«r^^e:dk»(Je'l*]ca-. 
Uftia uro poéiaa **r la ttola tietja«dp pittiBfcralllati^ A' es- 
Ut^fib^íra ó.ajrpJeiiite^etíaboQí-.íj'itóB^iiíWí áifljta >iaofl 
ebbran los indios palia iqj* pitwoitpwiiqtifttraift^iflBíixaa'» 
*ft(üJsatde.oró 1 9uJa,c.ol* i -tí:de^ii««i cpíáito botóenon laa- 
üba<k>y\¡m!&MÍGikicmofiürmfá imites, tiioiendo^yei 
úaotáiaaíQEiá, n«b8ii»iSwBr ¡y/Dios^y,! de¡aq«í ¡adfáaoío 
JoreBiofrrifeM.i^OtRi vtli ^¿es apartado _dieiehd©rp;ijei** 
<fiiwHi-»rt)iíaH«i©lí) f !lot*«tJ kiortmitoáas aqiidias n««o.-* 
eoa <ftejaBl) w.-MItenofl a -oa e toa i á éi aidg iiíttiiíndQ!fíU9Ííi 
ta^flr^ebflwe^y-mí #e. jflwi k*m tp&. ]*.f«rd**ionndb 
v¡stft:.¡yo::áial,prt^uaiado. íesto: ¡ánCRBflfott, iKCfc.yeH «i 
conformaban, y iodos dicen lo mesmo: y en memoria 

dtísW'feíteiíW'grarideá fiestasy ^neged, tos' cuates; 00*49 

lean'jd^atr^j \a^ii t y jiari Quitado tos p$fefiOn .gran. - 
fuerza y que no pintea serpientes ni culebras. : ;; >.f. ,y 



40- TMCtJltfMIros 'lffltMN* 

FWa'qwi ás vba ihasia caáhia"óegu<^addo» (rae isi» 
pecado y el demonio -y cuan con razón: dice el. Apóstol 
qué por-'fctfs pecados los-Cra')doí)Íos ó adorar aniroálds y 
cuadrúpedos; que noj'wílaiodntBiaoimatóalipor ianinales 
sucios y.ha«op^[»üaíQbs uüasüguacásd ídolos, que eran' 
tnra^ibrrBB qai)i]Iannaoi eltes afín; que porqaé satKtó.que 
l£»¡cora«-ieí ; míri¿.' f |! ;poiíque-:nb se lo tiomdi te :adoran-y 
mocha*: < blando puede?) tataim ialgina ,: sip$anlb tas ! tclpas 
y déwanlü secar áiel sol; y despajes Ido aecuvpónealé rana- 
nlatitaicbm^ií ufnjérviUda^'>y ponen le»na (venda ■ ó aawfo 
tIe'Io!qK&eík"s ;| 3DelQn tráori'y pónenle e» la boca izaoo 
pílra'i^cietcojaa'y : echani:bbi»3ba y chacen' so* sacrificio*.! 
Viiwo3¡ta!trorra^en<sb>it) l ono:cort^in hijo enlw-iilioa y «na! 
nraJep'dua>9eo¿s i laietbi y'la'qudwaBio^y^á eita adora* 
hánuy; hacían-fiesta, para qúsfW'Vea álcnanta ba*e¿a''^ 
ees-uedad lia 1 traído elídenwntoi á-íBstafpoiti-.e^ntó¡ *y 
eaanta ¿eotódad 'tien¿< ¡d* 'doctiüasí -- y i Iflrn^rei <di) ;■.■■■ < \ ' 
-^Desposa !tie-¡Attiguju,: 4 qtaiett' ellas mas adora? <*y itie- 
nenen t«a», es al É&l/elncuabtierie&poi'Dioe pribóipalj 
yf;A i, pI ; h«eiatii;'s(rat(deBi fiestas y tenían grándestaraplds- 
etfwi .'Cuatrioy' tódaS'iasi.protiflciak, ylon'el 'mobltadoisy 
del Sol ¿ ¡ en él cuat ~y*; feeÍGi*ado ;< m &l x^hwloa>.pu siento 
Io3 , efep^moieei4oí'tiro3'yijvcr3í*ero«a , acto: prendÍBMra '¡i 
Tflbalipal'ífiraHgrande (a -oasa del :sdP principal' «»nel 
Eühwi doh^-eílfeuágerrbl btwnasteriovdét señor iSanio 
Dbmtaigoiífeafeia grandes n*o#aeteFios yi císasdH majeres 
dbnnetój¡q»e*tafrwi ©acerradas y bfre«idW«al'Soli iqnd 
te llama*sn ,mmmwf-*>\ Inga-f'RsytfeiaqiHilia ;tte#. 



de órlelo j buen gobierno ¡íeg. 16 ; doi| manera qué estaba, en trea 
íí-biSs § oir'ós 'taiWos legajos'.' frMftl úáfgek del órigináí! MÜtrí 
de Muños. ."B-uiallíj >U \ , f.' J |r i -Lt U'.lll'IJ cu í'Up ' ■ ■ ííllí 

D¡ ¡t.zM 3 yGOOgIe 



DEinMCRW*! BE INDIAS, ll 

rtli^-LaMiata hijo !dolSoi,,¡qae. eo-: aíinell» lengua ¡ sttüa-i 
ma Punchao, y así en aquellas casas de las mamaconas 
ningiiho fSoarjeja el Itu& podw.eüU'ariiy .á:tDdeb>ln*:<(iie 
la* ¡servían. capaban- y «ntu eunucos; st twiadialLaban'qup 
haJbiaierradáíójíidolcaviest:, moriatfXMíoUjO'inousst-todo 
sn'.-IitBjp.<'¡Vi;así «ai diver9d*iiproijiociasi'había>gtáodíís 
adorasfanes «lochas y sítperstieiuies^á di (Sol yé!JaLona( 
y así aqafcdiréidoiWgima» para ¡íjimac -adviarSi), i.y Jos 
que tuvieren cuidado de los indios y sus'tjbatrtoaa oti- 
nojcaniA* .adoraciones, y áupefstiaiaueei qjkel -demobio 
le*;hace;ibt«er,¡«apfiCBtíB>©ii(e.eu estaprbvfijoia, ¿y «si 
diremos de ;Iaa demás (después,; coma tengbdfcbo, Paes 
en eeUipTOvinpiaiíestoaíndios, íwaodjoestánmalos.y.Bü- 
íesmos aporque l tieoejr «a^odide.^uel Sol; les ptetede da* 
U>isatudiiy vida.Jitaácenle ■ sacrifiéiwlwmo . á¡ ias¡ demás 
gwa^asié ídolos^ eoaódo véncejmno y 'eetáa; oaffiadosí 
sacan . coca de la chusca y> échanlaia valar ¡pon él; aire 
dicie*do á el áio!:. «dama. vida y no/ me-iotase,» y dé la 
mesmá manara iliaoea ¿iAlagaju. -!! ; 'xbu.. :.n\ti, 

-. I-apibioneiiandóqmerqn mochar^ el Sol y «doran eah 
btjaoseila narief-OQB samba aniarillaebmírcera, qttosiga* 
íarse- con aquella ¿ator amacillay en lacarkconjcoloiiado/, 
y.este ¡ipueafo.ál piatas;¡ yiesíaaa ia señal qraa quieren 
mochar -á el átoljly AStoikanen también para pedir *id*,ff 
caen .enJámaéttei todo estoitiaaefa ya los padrea quitado, 
^orqueitesibahidadoíá eoteAdersereL^ICriaíwa-de mm 
dos quilates qael hombre y ser criado para el hombre, ¡, 
:■( Hab¡*«tra;ma«eraidé adorabéiel/Sol,iqiiiB decían que 
attá donde nascéhay dofguooaa'ó.tóotofl en Oriente, y 
este lea-disq elidemoaia, lusitualps los dixo qrae salta* 
mábari y Agánr-yamoc, la otra YagdttMydhkfiaafA^Ui hacen 
la fiesta yadioha y pana talla' no^tieopri -lugar ■■■ señalado 



|C • .qWeCMENW&'IHÍMIK» 1 

como para!l^>(itva^i^ÍnóíÍqndtítestbmáladé'¥O0MÍii i -:alii 
i»;hBOSn'.i'i v.'\ 'ib ?.:. -:-> ai¡¡Ií"¡j'-*í íi ■: i^u v . i'hVjühI iuii 
■ríinabdafelhaic'ODiuiitótíñies-deíla.iüria, qoe«dlo3'HaBian 
tfitülüi ■■ ayunan' segnn; 4a deiío<;¡©o^Heftiahen,'.i»íhieraneií 
codIsbí imujeréfcj ni comen; 'sai J)i agí; oáraeisiljy itttliBlaé 
«támara cosab que' puede» ¡haber.? Bebe» «Bailo -peedeDí 
ponj4Í*klépíd , ittj-haicenrTaÍBÜaeapia;.-.3quí ofnofion.lafrcbti 
sas ya,(iifc*»sj^'fi6tcíit)aoeBí|para^Íi' l lasoteás¡iií;oe&a-> 
rías ptnnteateK''- ■ ' "' :i i'i oí''- :.!i'fil;-j icn-iivul í;ii|i 
t'ffiSsücósüi'd^'; eapantoiei 'fuicla y woerrasl'^ femtos que 
hacen cuándo ta;Tjiíaa é-S©t'B»i«l<¡iipsf-, qufi>«ieHo'ia<ÍDri4 
B>efávíBtikie<ÍOTijpeQ8Óqii8l:iiiBTÍdQ9eihüiídia, i 'jsíioraa'db 
y. dando grande» ''gritos* dicen' & la Uaná ;• ^qiio «optó -di se 
Maimah wttos quilla: «piMáiaiai-q^si'Ias' matirs^ Lqna-y-oará 
qtuelé iBulcres,' vuelve: A vitar ; -y isaiaíodalu geofeiáf estad 
Vttüesüiaqiútifi'hftceB samútiMa otaor.es ai^drétieíoBjipWH 
que |iÍBmap-qte/coní;las:-vóce$ kaieeriYiTürli* Lima. : i ^^ 
i.l ^nrií«B<jiiomQ; y'imQc^ivá'lo»!'tucfíMis!que B«tec:6 
prima noche y al alba, .y^ífcjeilos-. Uamaó en- testa ieagua 
ée> fiuMÍwchuc3 kc$¡¡t>sc, cpeiqíiieiqdánirJCBsirtu^tiQ- 
deeien*^; y>iuócfaides> guando eateaj,/para<|áG iva dó-iridag 
y.hat^Dt^randtS'iliestasse^uBeBtá.didaíii! ■ - «oí v.- ,¡ 
irtaínbianiadfflrffli'iy HM)eteurálas;óaJmlias-*|ua qUcaH-íBa* 
TiiwijdlocfoQpff-feif «aláiiBOgniaíá! artas dituán ¡que sufocan 
pd?qúo|aBdi>Bat!Pcá de Alagüjo; y pbÜéfHtoéeagLlyíihiaide» 
asas obsa*q» itiet^Tiis^ád^iviyi.liáudBiiftJniJéaioiqoq 
álaff'dtariébuflefl^A.l.iiínT.'iv '■■Kln;:;.:i'nip ^jpüuji -mw 
: ■iTamls^ídpralo-^-JiDÓchan á td . ticri»j i da>-oaai . llaüan 
' jtacAamiitíori'y ^Wwíróma 'parqae OE*hd»finaoen;de «Us 
«adres •caBQ>eiii8tla,^quB'elk»á qoinamalide partera, sisó 
arrojaHosen aquél-ssak^.y htigoJeQitodsfiulftstladii^ilas 
triadres-con iofe hyasitse¡vanüal mo^- éfyi¡a>& lasaü i¡t 

^^Google 



ue*,- ithtiHlvo : tíü íWttís. ifi 

tenar; y por esto l*uiocnan y pofque ledo fuerzas y por- 
que le dé ¡filman; y porqué no ne&wseVy porq«¡e eíaftdft 
ta taiWahiro se.' teti quiebra m patosy írifedosy y ps'to 
aacw ^nde quiera qutfso i«6 antoja kacerlas Gestáis 
abaeiufflÍJra'ias. '''¡ >'■ ■" o -i ■• ■ '. .r-! V. / .«.. .<..:» ¡ 
■ 'tXffl&do p<H**noiukw al wño¡'qoefeS'«rFai'tfi;wicru :de 
iMptlémo que el demonio les h*'íbo*tr*íoj' mechanly 
■adorará Ataguju yhacentióáe'ttomo!po:!oa l dus('íiic)y allí m&~ 
itM fci -cabeza del -niño * niRJa y 'pónónlenomtwaiyJíste 
mamvpw fcapt^moraquinuwhftiiiiiwrqpie! él nl3fró'»t»á 
íoso latiera, ni «ai pefcttose en^ íratejatvioíréefinlelas 
0OS89 ya ! dichas. ■ ' *-■■■' ' > '•'' ' ;■ '■'• '^■'■- >><- '■'■■ b '•■ 
1 'Cuándo ei ciño e9l¿¡OTÜde,íp6nenÍ«' otro oonÚM-e, y 
poaente unos peños pera «tarsos vefgaetizas, y ¿ntonDflK 
moctem y adorae otraiveí i A*tgu|itpacaqtíc le; dé-faer* 
«sal íacao y tas oosAa'irecesariaa^^nlohoes^i; mees» 
nata un coy y ofrece la iaogfeá Ih-goaia, y *>¡*detftaV 
hacen fiesta un día; y acabada lazedla;; qweg'bpher y cari- 
ta* «rio ó doBUKiiOT mas hone*fc)S> r«$«n riaa plática á 
clubOKvdieiéBdale^que nofláfperauHtoít» iy¡eltac© J , sine 
quelsirvftá «ui^wdre '■$• madreí y seabbda la. plática, díra^ 
1* «01 pobo de ctóujb, ^uescwpiiolssga dettaitierrfi, por- 
que de ta ciibuya, que íes comelinov lálkacenV para «fde 
oopiiehiwcá trabajar y :tnaer ; íeiaá cuestas y ao» hábil paita 
el' trafeajoí y luego- hacon grande» iwfracbora»: «dribrta 
el *jaeiestéen(la¡tIooieiiia, qneno oobsieata.qweue'ltoiniM 
ctiw nómbroisaó eliidé lairp¡ia;'q«8 moobofe-fláaiad á su 
hijd eimónxhrd iqaé aqñiüe ppnsfe y.iwel d^l iwplisiiio 
(V«rtÍadci!0)deJtato-CfaristOvN.r6Lí;': ■ ¡ .-?j ■■InlicV/utr. ■- 
-.■ <Udo<Mi* traiiajorqiip'tesrJBadiKsiKieaete'en aquolia 
tierra» leB'dfisatraigarki manera o;bq eetos'tiettenlat cá+ 
«irse, ^ae-íeii*n:juDa/casÍ»rahre<[y< íhwfa bvyuophay 

D¡o¡t.iM 3y GoogIe 



44 ■ DOCUMBKTOS ¡INfiñlT»* 

■■quipus Ja quilo.,! que^quo atrtqg q*« ae, oaaeo con,au 
m^x^i0.[hm d,»; : prob»f yr ^e^ponaigQkiijafe flaojap 
<«A|os ha,66í.i|j«ntónafffl] # agora: *nucl«M> vec©a ( cmuHto e( 
Padre los casa', tloxan 4afe mogeres^y ¡dice^i^eaoila 
probaron, y si sabia servir ó guisar de cQHt&Vtq~tKtilt9rlft 
.quieren» iquftijao-hieiprpii pantapaíjQí «gr«j> xúñtetf'ek ó 
Íd[tlatTA..;De9jwes ; deatd, 6>!eW8Qzoj^iqiie^a^aa.fi-.$0* 
una moza, pedíala ipQ^nwjeftóifroijpadraí y<.ql píwUe'sí 
.8&la^t}itf>Mar ( idíoñle tofia&flaís faltes:<Je laad^y que 
tieftc^fwiibijii)- y ; <íBto;diísH;:qfjo ^acen^pür^i^yew^Bo 
«tguejtó^.ri^a.íiflq hija «s B&ala : iimgm á.penwosa.if 
si el dicho mozo la quiere con sus tacha&íeWoactíS ha 
ílc vehir eJtraozo íáüQi^a dbl:ísuesto, caigadoideleña y 
{(íija^GhLcha^ij'-entoacflfrel^s^ro'ltídaisu hijaidiciBQ- 
dftiestab palabras:. «tpaljajatn/íá mi-hija,: sicUifuea© Atalas 
«©!fflíi'.pongasiia!(iulpaj;pQFquftj-o tediasei la verdaíl;»;.iy 
'«atonde lasidoneellíiá, ijue:de , Jas- oirás- Adelaplft lr*t 
tarsBBflSíiqiíesiífiíyiíaj^oL. .U¡ : ib i- :■-.!!■■,;„ i¡ 

í Cosaesüide ie¿f^tq í ,#*fe«stt»r; indias ifeiabieü .-tapian 
'CTDfwioo vbGftl^yí, se: confi»6iiban ; . la. ¡:dufl!,: se descubrió 
desta roflafcraJ au.daodo tm. padre por:«naiialc*v«4iarn 
■ra^de.miíflbi(,Kdye í .wido;^e.-eatrc\laiíiev€feGtab.ajiwiíiíT- 
dk> aeeafado, ¡wllhlméiá: sos yanaconas. ijr. criados y matir- 
déles qoó truxesen aquel iadi», y, comeiKál«)ái8tjaditjque 
lO'dijese qH©iqué:hatia en aquella siérralo; Halcá,.que 
así laPllaio*^ eiii lale-agu» del , dteruv !ll«oa ■ i» nieve y 
tantóifrifllíteid» y.idixo.ifietalguQ ídolo.' á< guaca hihia por , 
allí*! pues que estaba asaque, 'tic-tria de [adoraré' cotoch^r; 
y atrayéndole conalgutris. á»8oazas,-dixo qu& étÜiPia 
ponquéiestab» ath'i ylqde eca'pqrpenitenci»'qdetle ha- 
bw abdoelalcoj quesiieliheGhicero; -y pcegüotéle iqua 
pori qué era aquella pemteiwia, y .dixo^Beicoii^sóado* 



3y Google 



Dfeti ktíCttlVO 'M INBIÁS. 46 

iie;f^*xo , iqtfen'm-a'ol'alco'Q , s3efertlótíi,-*ll«nfii(tíyq(ie 
■éftl MtfdRpVtqJ&ty d6 : ottuf'^*tiéyt»Hwoti toiicbbsv T 
% twatifersde'fiu ^fesibh'etaiqtig-detíiarfííítt oí/mw; que 
' «n'la'lbhíttta^qliipreíi *teíir ! cülp»s, ::i f Icunfiísaliati'-sí' hq- 
' biariHbrtsdó' -sigo 6 reñido, sirio habían servido &ie*¡ ;i fí 

■ su 'priweípal ■6'«aciqné,¡tíflo tfflaidw acatamiento M' Zupai 
•■ypdemfjtMo-y'á'lá guacal ifilblG, '¡f c&Wfptidoicofiiítj qde 
-le mantiahaiel demonio- Vaim avtsdf-oníiio'untiTofía'qTi'e 
-etertoBS ; de<n¿H#, qüe'deíJpues qbévee'el ifomáflteíoó- 
- mo 1 ya los i tóioft hacen -lo que los Padres lesmaftftaiyy las 

cohhs i 'n*e- cristiano, les manida que ya que deañ< cristianos, 

■ qne no lo sean tic voinntadjfymiihagóh eTtea'qiie k« Pa- 
■árésioa mandnft:eeixsa. : d(i:sei; 'frfetiahos é ir' ¡a Is^gtcÉin 

y y*wtrína;i)Biao'f<or- : 'faiprza;.'y a&l tobemos en ¡algunos 
■;qtie d purafíion&Hostíeván á ladbctrina y misa, 'y huyen; 
; y ! 'áal> lae^avisaToftique tatobie» los hephicerbs les hacían 
:&oiífofer¡qlie:babia*;wtó í .''i la; doctrina de los Padres de 
l \-oíart[aÜ;)í , u>rdesp«esqiift>íie)c*an qu& no tífijiaiíqdeJ de- 
cir y que ya habían dicho todo lo questehabiaiide decir 
. yic&os'íiusíipéfcadíp yioohas, tafla&haii'uii coy. y/cUitá- 
.baisle'5^miráhante;:ol)ásaij¿raV y>a ésíátaíisána yrfeuena, 
deeíanle^ttandu itijo dd Bios, qúeyahrauperdoiiados tos 
ipeqatk<s*t,vpero si la asadura estaba'daiada ó tenia atgunb 
leücmó :pcHredairibre; llamábante h'ijpdél demonio, majo 
-y -perverso 'y que no habia -confesado ;bieq sais pecadas, y 
.dábanlos rocías pcmitertoiaE, que muchos nx>rián, y¡qaJtca- 
'Uandd>(kf'fiaeer la penitencia,, volvían y debiaá Jo que se 
lies lantojabari^: tjue.aqcéílo se les oivrdó, y tornaban á btf- 
cer 16 detcoyj hasta (pe. hallaban' buena i el asadiwa.iiV 
esto mas se hacia ca otras partes,. éil el-üuaasi,'; y/Coltao 
qñe no en/Gnamach«CQj y oslo tofie>$Qt l aíaf vardade- 
«íTftUíctonlü'.ííi! .'. ■•■■&'>■ ■■■■'■■ mI •„•! r i:i¡t ■• ! '■ ¡,¡: ir ■!> 



J!g![z S : !;) yG00gIe 



(InoAlolW hfvíuító "U'l?sLiiíí<íUÍo &r «Iqpfi/lejfftfttaneJ MUr 

-p(jc^de,tteíi»¡y)périeí«.po.)a'ijaaiy.isO[ila;¡K.;!lií$gOieíe 
1 pwr 1 ¡arw.(íel.de«íitatí el: Inocente ¿ y ¡«no tfc#e,qü¡e,n le 
¡aoccm, w-desaaWwDrif y>awiJiiieg<>.:maeMieíff;virl.ií!cl 
-del d^nMJnioi JiíflflLfengaaiSaí.yjiatiífl fav^reacen, ¡el/píe 

■Ife.derrilwiíuidawco^tifíi&.ai derivar* deiicttidií-y ¡pol-- 
-*on8fr.Aa.«8$a deleaido eon karina de majay ¡despulla- 
ha)ar!C<»iagiia.l ydmoncfis se iftvRBt*&katMn> y no, qite- 
r da¡ Bí«sfecfeey>>;pQi«iue guada oeotfefAoi E*te jaiciofue 
delante «V>padre Fr, Juan:RámÍreajry:'Iope«tórJ>ü,: y vido 
ii&íífclitecbíi y «ntettníivnürauértojdestiiíianera, |y.aw- 
pq«e^ro»c'a')COfaintT)eible,.nois^&iiaítiftt,quffi8éBue!lrafi 
■en /eelatiei-m» losnshreito3.fr'' falseóla (íofe'iy.en'gañoí^ no liay 
i(f,iie. decir sico suplicar: át el .Señor ^quo sas/libi** dctlos, 
'■tiraeiii y noe défútrnab para d^«Ktétf!,íiiB'fylaeda¡tle^y 
raald f»d es. qnw usa en osé» tierra, coi)-qLie-'tie*e;tan.eÍega 
testa [lokiróigfeBte.';Hj> ■-; níju) (uW¡U ü;.\'ih-' ¡ ■> im\> / -ib 
■ . ¡Jfflay. u«ayeBbajetiief*a''prowÍDOÍa, qiie tiqneíal .oiüdarl, 
,f|ueieh-cnmiéri(kiia-ó feebicmiiiilajiliiogo 1 eria^sanüs-rtí 
¿eí euérpojy^uando quiltrea üiil>J» alguno .eíifosi.hérfoó- 
¡lanios; procuran de dalleaqueüa yerba secretamente :pana 
íxjae- 1 muera, 1 y 8ÍÍ-qiiiéreii: quomucraitae^o, cbniañtcbíl, 
-y -que pqceiá pacb se. vaya secando da-n;pocaj- y así: ¡ve- 
rá» queicida»» año eefaan:á. parte im qí/iraaió-xaoiqíie, 
■y aup no iíiidettaii vivir año; entero;; $ mmiiaiitdeísadb 
-tai fj-aHe».dekJKtarlRO^ temor-, :i>k)8 lo8i'libm, r; qQB:deatíi 
ínaiiera mataron ó Manóse, :aqu6lyaHaóonay eriadiíque, 
'Hokj^epoibmáteía ídolos ¡y ípcnetos t : • « ■ .! ■-: '..i; c ,■ 
-^■ebnw el.iáítiKfflpo-foB metía en matar ova yerbas, api 
descubría á los que lo hadan, y especialmente á k»nwn- 



:, .Google 



sel wteatvoi wikmxs. ■ . V? 

miíí* If^jooetjfd- deptfli «tañará; tftaftf» «toa .peRa d® ;eBi)0¡ i y 

■amenaía áj rtqueUn tnjógeo dipwedd, -fJae-tJfcrdíga,!*; vflfr 
(dad* :i!¡efrtoQC^9.1iablft laniwágetn.y ;di©e>FHlmM>^¡KalaoB 

¡íí&la yertez Fulano y d&üfítú sí siga!; qbí>k>s íwios.p 
parientes. tlelmiieifiío. ooMb ai que diú teftyovbas y'éabaoi- 
la^»,^ úo¡J%t»>QwliMtf}uft\M haóer^elwa^doJoaPar 
dres, los cualc^jto^ki.oQOftiQtiííioii^por^ritóft gran -tnat»- 
•d^jyiiqu^ WB®rp8;^e9his$tí% ( 8flteelo8 «meoagwoa que 
lostashigaiifiOüSf lo'hicieeenj. ■ i;,!:/; : -.oium-is!; *-.»' ¿;lín 
AhiocáddolésiiiBHciLo ffLPddi'e- Kr. Jdsh; Bamhw ¡Ib 
mostrasen/ ,,estb yaidos* iy. si había aigunfliCoatToyeril*, 
se la; raostraroa w ¡olcas'dds maneras ! Üeiontpayorba :,, to- 
da» !oa;vimofl,:y: esUa dos serbas' tiran para, ¡ hacer sa- 
ilirílosihe^fíiaoíi'.iici'CLierpOv , y d ¡serón jpietdesta, mariera 
leíihaoiiniitbiiíaa^b* dos y.erhas yi iráonjha^dclante los 
^ajéstyi aüotait y mócuarnlab dicieQdoí<wt¿ai,ila,.qaítaiAiee9-. 
-tos heohuoaiíy yldeíta üUiwi»^censq««i**Tdiíi6iiS[elltí&- 
-íhizínhu 3Nii sójfdi:eB:p9r!artfedat>deaKBiÍo* qbefcilbique 
[■rnaaicuee^lü^orlVirlud de, lfl8 yerbas^comO/Uigo, las 
iaoas y laeiotraR ratóatrarefij- y aÉttíio«c(bierooi igran tp»- 
• ■liKii'tl«P:¡Pad*8.j,p8ra ^ItirittáiDioa; iqiatí hasta agora no 
-hÍMuaupj-taiáiniíjgíriie^diídieiífiiíosvaiiríqufl muyicamart- 
-nie*ti& ¡re iinillüiii uaofe. á oíros -y, 00 lo -fíodtimoe' ternediaii. 
i-iíiE-st<* fcarnbieHiitojiiao'dosnyerliaaiqíió' elldsii'iencirtiiy 
íiJodilas ^aicftsidt^aB ba3«ti[uod)5 pol;via? 1 y.oatos;Gehaitt eli 
b. qotaidB'óbqbida, y .CBulvesíos unataó ainuohos, iA.dc 
«trdiu¿Qérá:^toaiba.^is/palvoB.y'écAaDÍd£!éaiciaiquittfa 
vosa qoe se tes antoja y édiaatow. dtebajo idoiilspiti fiíhol 
que)ten@diftula.!;y-bbdosli2Siqúe]dellaicoinenBd méarüm, 



:, .Google 



M .^WWMIMlSTüWiJSÍWTOSr 

■y «I Da<teeFr; Juah<<R^ffflz;comif> una wá'deste árbdl 

'hébhiaaífo/íIicletHfeíJttfííeHbdel psatrdistab-iper espídeme 
.^iW##wat^«Jií^a/pc«tJ'ti(>ltíbÍ3<)'tiifll,CríO'que'Coiifo 
'estos 1 tfedtfetoe^perilielit féei tiéasel^rapnió^masi^Hs'- 
dicctoh'Sb'-eübs: ticchízatv las casas y 'iiis-etoaearas'y^se- 
'infiíitérfte'y laV acequias, 1 'plaque todo lo q no por allí anda 
'pereM.i-í^ndtrviflFoa les Padres, sabieridd esto, oclfediis 
■flídmdq «Mos iíeciiiiids, -v ■ sac;áTOiise¡<í(; ¡mas ílediento y 
-Gírteubnla''|biavtGe; ¡raird Vv^S. t«ai!'l09 ipftó'leldeáioaío-y 
^omoitos aitói; putóia^f*pwtó(ft*m»iaito* 1 ^ i i'' "■"' -ni/ 
'^Estos aiGO8ésflb«lotes : lalsG8;qu©'porniej(H^.ii0iíi)jfe 
allá les llamamos hechiceros; -ciiahüoi quieren pifegnatár 
•slgtmanoái a1ddmoftoáEtomária;¿BC8¡dd4oétenwo ; irnos 
.aíiioborfi*nnw;enBattgtados'coo sangre de coyes, y otros 
■Wüiaaonasiredeeülasitleaaedd uaHtóicoraoaaáeabeles, y 
■hbos lospOBÍan eu la-mano y oLrod-cti miií .paliHornuy 
igutano i ■y'.rotiijB iodos", cencerros:' grandes. de;! eoJiroi; 
-y! en: tocasdb: cualquiera deeías edsaaiió.ibstnimBDtoS 
ya .dicho|f, :iuG£» venia; el deiBoniovy losi dwho -fofs- 
-cfei¿ereS'()ihe«fetceiDa8 proglifitííbanle lo; que tenían o*t- 
oqsidad de saber/isi errisalrid para algua Grife rtrio^; d¡^ 
-aélc-ei dccaonio;-iúiái se ie\ cié éLbéllaodeMae nraaoaió 
■el; eof^riiK»)''Dbo«orfró^ y siiwnseítecaejtaorirá;»'^ 1 »! 
de pfdt¡n agua!, tajíibieuid». ainTcs[Rie*ía, . V^esfe-oó sajo 
-diceitodvuen sin; lagavssiiiü» uh íhuebaSi unaaLivecas ¡wle- 
.laiite.iy otrn»idétr«B -y otras -ó' los fcidosn desamanera -de- 
satínase! el liechiqero, y yiendolodesíltinadoíiiei demonio 
íáci¿menter.íe'. engaña- y-.d«,il«c(r.q'LH)'di¿a-á'«tpaeijlo'io 
rjueJ preteodep 3Í:eraagjtt¿>dlaele"qiMí:hiayd lodb^elpirel- 
lUo^'tBi ó ;á tal. ídolo ó goacájiy-que; hagan; tai ;b.; tal. sli^ 
Icnfeioylqiidiueigo ttovtirá: crin eslías ¡eosaé :y con oíras 
telos>k» tme ciügos; ávisáffioslesá ios desventurados^ y 



wcr. .írchjvodi; ikbus. 49 

dWen qués malo lo que lacen, ycooitodo esto: no se 
¿fuieren »partarldeífi).i ¡¡ ■. ■. ,n 
'iNo^lamoaté feajaniestás guadas'iV ídolo*,- en ■ uniré?)- 
-aaj y patfliDÍdaJy para loa pueblos yotras imichasiqbadexb 
de poner 'aquí y maneras de hechizos,! 'por evitar prolixi- 
■ dad, yseria rmócR acabar, porque cierto,: como se podría 
diíneotefá relación, tengo! pon cierto- que son mas dé tres 
mili ídolos los que los Padres desta orden de^Nueetto 
;Püdro -Santo Agustín, con -c-Uhvor .dlvir», han sacado y 
.quemado. y descubierto grandes tnales::y hechicerías, y 
cáptelas del dero.oniD.en esta provincia. de: Guaniachueo-. 
Ytbdb' esto se; puede averiguar dónde y .cómo y dfeqnaé 
maaera.se sacaron, .ylasdemás cosas que aquidigoes pa*- 
ra qiiepdr eUa9ííntiemlaná'losÍHdÍQS y no puedan echar 
ídadafalsü,,que: cierto el dtítuoiiio loa tiene^tañ; engáña> 
dos é usau de tantas cáptelas, que los Padres qué andas 
entreUos-e* meqeslec estén .muy arrisados,;- y nosblanien- 
tedealo y dtstos ídolos quo- tenían públicos, pero, en sos 
propias casas, piara cada cosa tie*<tn.su Molo en partieur 
lar, como; los ranaanos .teaiaaloa' penates y: lares y los de- 
ntás, y 'paira 'üiifs^a viso pondré ' aqui algunos en parti*- 
-calar/-'' ■ :"■ ■'■ ■ l.¡ - ■■■': ' .-'■.>'> : »- l Vi ■- ■ ¡r i¡ 

Unídoloó guaca para loácoyes y ¡que dicen ellos que 
los crld; qne 'la ¡ WammPatguin&c, ■ 'y' las palabras que le 
dicen:' «a, a, a po, juntas, la» manos, multiplica mis coyes 
y nose ■me'mueraB, porqué'tengaoqtfe'Comer.x i. ■! 
■ Otra tienen* en su casa tas mujeres,' que' llaman Mama- 
aztta, ques cuando hacen sü chicha ¡ú bebida de maiz, 
como arriba' tengo dicho, y ta enticen cauchtry sencoái , 
X^-ó'esp<;sa;.gríárdánla mttebo hasta" qué 'se' consume, y 
la' adoran;. dentro pn casa, y dicen questa les dá'ebáíua 
y chicha que beben. '-"íi 

Tomo III. 4 

j:g:[z S ; !;) yG00¿>Ie 



>H> .■¡DfXWWSÍCtOBt IH*MT(S 

•>■■■ (También ¡tienta otra dentro en casalqne llaman -Afo¡- 
ma-ucho qties cuando nascen ó.dfls'.treBiMflainiflaai-^ 
i^, que; como he dicho: es la qtre acá llaman pimienta 
de' tas indias]' yiestaá vainillas nasoen- acaso juntas; y ()ft- 
-gatías'iea ima vraroa;.estacortan y guardan, dentro dn 
casa iy la adora» AIsma-*-trchq,. para que los dé imieluiag-i 
ó ucho,qiie3 destq pimienta'dedus ludias, de foíoahstm 

'BÍl6Si'B(ÍUy : amÍgOBl •-"•:: 1, f.il'ií '¡'i P<J¡ í:':J. :r! firl(¡¡,: ti! III 

Tamltíen tienen dentro ed 5uca3a ; Olra, , goáca ; 6 íÜolb 
llamado JMj: cuanüoi^tenian-algun venado, mir4n:en::el 
vieníre^y. sí- hallan alguna, piedra ó algún -éef idrool dlttroi, 
sfBárdbnlo muy bien 1 quimas taiegwUéíyng aquélla pibdfá'ó 
estiércol, adoran y le ofrecen isaásre dacoyes.- Y dos*asi y 
délas de arriba se ha: sacado iy Quitado- ranchas ty sa- 
-aádolas do sus priopias casas, dándoles^ entender- su gran 



i También les. ha ensoñado ieli demonio poco bí , «fespMes 
-qaoilos/españolásieqtirarbn. enql ítecú, después quo-.fibrieri 
■cabras, óoaadoitlas mat*rt batían en el .vientre nuiqomp 
pelota: pequaílade ¡yenbaa secas, y 4 esta igaardao eu;8Ú 
^asayffiociaji'jf^adorantJi^qqaíÉi/miíltipliqWn tes*í»r 
bras; [lámanle Illa-cabra, y ofrécenle sangre de.cqyy 
.'hqceniíuafieáiaaicoBoo^ae-otrfla^-i,,; ■■(■:; l ;'.-. U i- T "¡ 
■A También; feraímiiltiplicar.laS'.ovejaaíttónein, qtpa q«fc 
se;. llama.íHqt/íiima: o* -uua pwídsa qne.se., les hace : ;ú 
las ovejas en ,el ; vipntrejv¡d#: comer íiewa salare ó 
-salitre, porque en eata-jljieffra hay gran eaivüdud] detall- 
Uialee, |i oslan sieinpne'tóa tienen con anstguaca; que se 
üamaíCarataagtü testas, Baoohan y; i adoran y sude iwher 
.gran ¡cantidad de]laa; y- Guanta* efe hallibi^aoqqorpwii,^ 
cada dia so descubren;: suelen, tener pana, efctaa grandes 
fiestas. .::«'■;.; fif) : . ■■.'■■ ,' 



a Dy Google 



MIL iAKCIIVO .lí» UTOUS. ' fA 

, Tsaúhkn.buaaAo' ib&n antesy van agora á sacar oro 
-puaj autri6utOiaeierlániá -hajlar los indios algua grano gói> 
dq y grande j" ébhanlo. dn unos canasthTosiy á estos llaman 
Mamacori y los -guardan, y á éstos adoran y mochan por- 
qoéeuandb sacan oro saquen macho, y aun hasta hoy día 
lo hacen; bario se tea dice y predica y da á entender su 
ceguedad, Dibs' loe alumbre. ' ■'•■■ 

Adoraban y mochaban eV fuego con estas pálabrast «hí* 
zote y creóte AUtgnju para callenta!' los pobres, caliéntame 
que-tio me muera de frió. » Y ea diciendo esto ofrecen maiz y 
harina, y esto hacia eada : año una vez para no tenerfrio: 
predicaron centra ello y díose á entender su vanidad y 
•ceguedad. 

1 Taitfbien toman las cascaras de los huevos de lasper- 
díées y sino de las gallinas, y ensartantes y cuélganlas y 
«decanías, diciendo que .aquello les multiplica los coyes. 

En el tiempo que se seca el maíz y se caen las Sores 
del y á los lugaresque están abrigados los lleva el viento, 
allí vah'-iós hechiieros y román aqnellashojas' y flores de 
raaiz-y tráehlas á sus casas y allí las moohan, y sacrifican 
un coy á las hojas mesmás echándoles la sangre encima, 
de las cuales se han quemado gran cantidad yreprehen- 
dídoles mucho. • » > • '■> 

■ Todo ésto y muchas mas cosas descubrieron principal- 
mente; estos cuatro Padres: ÍY. Juan de S. Pedro, Fr. An- 
tonio Lozano, Fr. Juan Ramírez, Fri Juan del Canto; los 
demás estuvieron eo el convento de los Reyes y fueron á 
ouas partes, comodespues diremos. 

Desde el año de cincuenta y uno hasta el de cincuenta 
y cinco años y 'cada día se van descubriendo: pues pro- 
siguiendo nuestra historia, en este tiempo envió la Orden 
al Padre Fr. Pedro de Cepeda á 'Castilla por frailes para 



, y G( 



64 D0CUNBNTO3 «(¿DITOS 

ampiela predicación, porque el PadreFr,.JuanJÍ8tac¡o, 
primero provincinciai, vino por frailes y murió en el cas^ 
tillo do Garci-Muñoz,. y así en el segundo capítulo, que 
fué á 21 días del mes.de Abril 1554 (1), fue elegido, puf 
provincial el yenerabley.muy religioaopadreFr. Andrea 
de Salazar, en cuyo tiempo se confirmó La casa de Gua- 
machuco. Y fue enviado el padce, Fr. Pedn) de Cepeda 
como digo á España por religiosos,, y en este capítulo se 
instituyeron algunas actas y Constituciones necesarias, ne- 
cibíéroose algunos religiosos y asi en la ocupación de 
Guamachuco se ocuparon, hasta que el año demil quinien- 
tos y cincuenta y siete á 15 de Mayo, se. celebró otra vez 
capítulo, todo ea la ciudad de los Reyes, y fue elegido 
en provincial el padre Fr, Juan de Sant Pedro, ¿{«estaba 
á la sazón en Guamaebuco y en.inedio de ¡su oficio, flor 
el mes de Noviembre de 1559 llegó ol padre Fr. Pedro de 
Cepeda,' con once religiosos que; llevó de Castilla, Jos 
cuales eran el padre Fr, Juan deBihero,Fr. Diego GutieÍT 
réz, el padre Fr. Juan Vadillo, el padre Fr. Andrés;de' 
Villa-Real,. Fr. Hernando García* Fr. Diego de Carava jal, 
Fr. Diego de Dueñas, Fr. Luis de Córdova, Fr. Luis López* 
Fr. Diego de Valverde y Fr. Diego Hernández*. los cuales 
luegose repartieron como después diremos; Agora saa 
cosa quiero relatar aquí, porqués justo que V. S. lo sepa, 
yes los .mandamientos, qué llevaron el padre Cepeda¡y 
sus compañeros desta provincia de Castilla ylo que cóoai 
tituyeron los Padres del Perü acerca de la,;«isita de. los 
indios, porqués cosa muy necesaria que. se guarde y que 
lo sepa V. S.'lilma, : pues traxodel capitulo deEspaña, que 
se celebró en el añode-1557 en la villa: de; Dueñas á 25- 



(1) El cuatro está dudoso. 

. DptzeDsyGOOgle 



Dtt. AAGHIVO Mt WplAS. 53 

de 1 Mayo, siendo la' seguada ve* provincial el muy reve- 
rendo padre Fr. Francisco Serrano,^ siendo en. el defmito- 
ri6 de la- dicha provincia avisados, enviaron á mandar lo 
siguiente. : 

Mandamos que por cuanto hay en esas partes del Perú 
penuria de, número de priores para elegir provincial en 
ollas, ordenamos y mandamos que hasta que haya núme- 
ro de diez casas, se junten los priores que hubiese con 
los sacerdotes que hubiere en la ciudad de loa Reyes, 
donde es nuestra voluntad siempre se- celebre capítulo 
mientras oo hubiere número de mas de diez casas, á cuyos 
priores con susidiscretos convendrá la tal elecfcioivy fin- 
tooces nombrarán lugar donde mas convenga que se ha- 
ga; y ansí juntos en ia dicha cibdad los priores, guardan- 
do el modo y manera que cuando á ellas pasaron, se les 
dio, y el tal electo en provincial . y priores, que fueren 
nombrados, ternán authoridad acerca de sus subditos que 
nuestras constituciones les dan. 

ítem: por cuanto tenemos información que algunos 
religiosos de las -órdenes que á esas partes han pasado, 
piden algttoas. limosnas con celo piadoso para enviar á 
sus padres Apacientes, de lo cual! se ha seguido' algún 
scándalo y mal ejemplo en estos reinos; por tanto orde- 
namos y mandamos ',qué ningún fraile demuestra Orden 
so -atreva á pedir; la tal limosna > -sin especial licencia in 
scriftis del Provincial que fuere, (asándole la cantidad 
que ;hobiere de pedir; y después, de pedido, e| mesmo 
Provincial Con los definidores envíen la tal limosna, con- 
signada en nombre de esa provincia, á los tales padres ó 
parientes del dicho religioso, 1 dándoles á entender como 
la.mcsma provincia se lo envia por socorrer á su necesi- 
dad.. Y esta-ee guarde así, porque cumple. partí evitarlos 

D¡ ¡t.zM 3 yGOOgIe 



St BbCtfStEBTOH ttt&AOt' 

tales escándalos que aéé seréelbféa, deenwítffraites'di- 
neros á estas partes, lo- cual mandamos se-guardeen vir- 
tud de santa- obediencia. Dígolo en este capituló cerca de 
las limosnas contenidas y si, lo que Dios no quiera, algu- 
no con poco temor de Dios y' cargo de sa conciencia lo 
quebrántase, siendo 1 oo olio convencido, pOrestaí presan-; 
tes letras le privamos de voz activa y pasiva, hasta qíí¿ 
potel Provincial y'difinidores desa provin^a sea dispen- 
sado con el tal, y por un mes padesea lacena dsiagra-' 
ve culpa; según nuestras constituciones disponen, y ! sea' 
piriVddo^dfe' la dicha limosna: y mandamos 'fi todos tos 
pefladD&yVeNgiosOsyá coya noticia esto viniere, luego lo 
manifiestes al Provincial, para que^execute laapenas a> : 
bredídjas en eí tal deliDcúenta. '■ •■• >.•-,[ '■.'■■: 

ítem: damos facultád'qne, por !a falla presente que 'de' 
religiosos hay, pasados tres aBos* pueda ser reelegido el 
Provincial y que los definidores 1 del capítulo pasado: 
puedan ser reeligidos al mismo oficio de difinidoretí, no¡ 
habiendo número de electores que pasen de doce adelan- 
te: -y ios escudriñadores -que fueren paraeíegrriprovincia, 
puedan ser elegidos en provincial , por la faJí* sobre dicha , ; 
y que los priores puedan ser reelegidos, porque tenemos 
información que asi' 'conviene. ' : 
'ítem: por cuanto' -tenemos información- que- algunos 
religiosos de las órdenes que asesas: partas han pasado, 
escriben y han ésoripto-eartasá el Emperador N: S. yá' 
loí'de su líoai Consejo y á Otras persqnas particulares, 
acerca de la gobernación >y provisión y-acaecimienlosy : 
otras 1 muchas cosas qoe saftlon acaecer en esos reinas,- de 
lo cual se han seguido y siguen muchos inconvenientes 
y- ftingun 'provecho; por tanto mandamos, en virtud de 
santa bbecHwaeia, qoe ningún, religioso- de «sa provincia 

*.»,GoogIe 



DB£/'AMWW4'*ttiflU>rA*. 38. 

escriba ningona catta ¡é las^pérsows sobredichas rila 
airas mrtg*Ha6!í ; y!!qee aí caso da; necesidad m ofreciese' 
de dar relación á el Rey N. S. ó á los de su Real Consejó 
3ce*B#divto8ol]redfo!hu; foo^mupicpieT-on et&ovinoiai, 
dc/«ía pí(M«iui y ipft*efeí*ttfe>#a «en couveeienixt avisar" 
de'3Í£irtíario$a> éldlolwlírovifwial'dsffl'ti)» ki tai caria y 
firmada del y los diftaidiires, ttfetMofcáJdbridqles parc- 
cfewjuá'qttíeft íefl'jwrftBiüre: qtie eoovieiwlH prerótea 
deHat CíWO-Wda^utmeairocon^naide ííueñis,* 36' 

(temfv'Áeim añm.>> ■;/-.:., .v:-.i«i . .» ,_.¡ (; ,:¡ 6 .«-. 

-S« et'íñefdíí sesenta, á-ontjodfcásüdelnKS^eiiw^gsáH! 
ba4o átttes'tf* la fíotnitMea do Resurrección, se juntaron á: 
capítulo 6nl**eh^ií)P0Víneia del'ftírú, .yrmaedarón es-i- 
tag-a(*t6B y-preeépfos de Kepaía> se gaardaseiv en todoi -y j¡ 
por todo, y como hijos de ofofedioocia da aqueta prwín-' ■> 
rftPl&6''i^eMeí^^y''iiiapda*Qn'-bti^c^9'«k'eidMíbo 
cSpflafcv *jhe ;i contearat*, de ila*>ieü8je4 «pondrá aquí, al-\ 
gnbas.: hj-i» ¡■•.■ni-, ■.•■■■ ..i) i.!;m i- i.<-i] ,/: : v., ■ 

¡ Qu&elí tos pítsWps d9i«Bpa&fiÍ¿3 prosumejí rdntbdo i; 
encado- que. el'eorbiBe'sigai fyi)Midie¡ se» asento* ■del, ainii 
faere con muy legítima causa. .■■!>■-: 

<<$*6Íe?v lovcott vemos dffl '«otreündioseé d^auíftxtes 
lag'fioiiáe 'difila' igtesiay iy ¡dígito 0d «nUptronadespuea de; 
c*T»ptttsw i iy Hetmán ¡su aneaba hora de coBtempkcibiivy' 
t^^>B^!W^*scJpl\ii^,\oap>0 8d acostumbra en nttes*- 
tra religión, y al comer y al cenar no. ©es© 1 Ja- leotioan ^ 

"^ItenW'quei-tds pt^res^quaiestáo: eat're. iodiosj' tengan 
jrríftvtaidario deaii ¥ia¡t*yiy <fte *os indios ''«anulbctriT 
rtHdtte y que ninguno »iu«ra feiiirbaptjsmb, y^esamiae&'' 
suá'sWtWUtbs acera* de ádministrai* los sRcranfentos>'^asw 
ñátKlel¿*llaf á fctto lo íjue^orfi'ietío , 'y-gfíiit 'Cui.d¡tóiV'<W ■ 
(^iie ; S^í#S«reHeii efi' fe l«ii^iStí-, ;: y que'todb^tleelriAett m 



56< .wfliapww*) «Ente» • 

indios de úfio lanera,, y. tengan Su catecipawj^or^ionea. 
y credcV «nila lengua* ! coma, se ha h^ch» «*;fíuam»r. 

ohoeo... :-'?.!/. ; C : Vl.' .'.: .£ '■;/!;> í, í-.íiizm'dii ff,') -,¡¡ 
Quij. ningjia religioso. juegue^ nitlgUn juego; «#;»«<•«-.- 
tra Grden^ yi que las reGreaci<íftii»ss»;Q muyj^iíadWporTt, 
quecos indios aos estén, iawy duuandi) , ¡y Qft t .tod» sejd#. 
granejetóplo^la&t-e'de Di©s,y dtó Iq3 bcwnbcce-! k!,/jí;-;;¡ 
: Que en ningún i oonveu to ni ■ ¡ viqaf i/tj ni docjí ifta £ ningu ti 
reügiQjSOíenga todift dfiíaanyirao.ipiípuad^eotraiireo ?&-• 
sa, sino los muchachos sirvan la.easfó y,, qpelas: i^áias-;. 
qaé-.tiiv'iorffini ¡par* ílaí!ar.tó' rapa¡ ó)';QO0er:el pafvseqn w$ - 
ja'6 y Q«sadá3>y róyan? ifcftxoS do eaia : .á lo .meaos-u» t*p- 
de-^ifldrai^áíOiiyas-easaSjhQí ¡vaya» ¿QBir^gjosps.-niji^j 
atrasa» á-llsíar Servicio á,ía# 1 VisitBS5 ; ai,lo l ^itraiBp hi-? ¡. 
ciamnv fertó non graves píaaas cast^íj^.ífio / t i>?<-.--ioq 
(,Qwfedingan wJ*g¡QeofteBg«i, hijee. sirv3,<^rfle^iQ¡s ; a;e 1 
plata: ;nkoí»;«-i ■ to-feajiaien ■rliaguQBf.íiaaa', . sino ; faei8#nvja 
sacristía para el culto divino ; y encomendamos mucho < 
á .dl^aure pnoviuejal toga, gran ¡pesqtó«a sofoit! .ellenysal 
píhir\oV)líi<ííffio«:)qii».lQ(¡taffier« fc,eou8iotier#»'>s?ft .Pastar • 
gado. .irurtítw i'.n| ..»-.. iiooü-iuííi . 

(ftemc'ii^ndatQotí:(«treí¡r«meJate'quft'ttin^un religioso, 
qderté;!^rthejiitdÍQ»!oi es otra ! parte ¡^rto ; vdnda^ai'truer,; 
que algutó^i eos»; ptM-quftidftinííside ^a;|fflfia3/qüeipQWB¡ 
nuealrea ceoátituciottes, Jk , ¡sroptítoríf^ «í*á ^tigau^con , 
olra*^gravtesi^eBí».(>n wh-!-] [« y -imir-» le ■; :r'i;::;!<s-i ,;■,. 
vsfyw ningani religioso :;pwt«ular:Cí$neí el -í ígnpdp; l bí . lo 
que dbmp«rae(i;í!ja(Maj*f, fin» «pie lo;wtbtén¡(oej)fliOr 
rflSiííiWCMios ydoftpnocluiídoirestiy den áiloa religiosos ¿q. 
q*e.[jiobi«!íeniiOieae3tefr ¿ 'yj4üdO]te ■psugasiea ■$!*«#-. d*l- 
depóáittí ,. GODÍenme á. nuestra ■ raligkm; y, ©a ¡todas las: m- < 
aaa. se ten^sií Jlbjp'dql gasjto'y f&«ü»a S-teSrBfkwee^ 

D¡ ¡t.zM 3 yGOOgIe 



mu. archivo dk< «mus. 57 

k)^coav*nto§. tengan. cuidado dtí:YÜ8Í(«c sus vicarías y^ioá- 
libros,, y- e! .Padre pnwinciaj lo» conventos y k> demás, de 
ip^iera .qipei. etf qUitfl toda ocasión' de propiedad; y guar- 
demo^en;*^? garles itoaa la; pobreza y .denlos- ejemplo, 
qne,)feRíi]ciij6 7pQri|Sok):'DtoÉj y Ibd&nnnafe déstos i indios. 

...Ue.m: Djiandaaios, flpBe&i pudiese ser, no salgan éivasU- 
tar y doctrinarlos ú^ktí iotóDQsIque'dosvyisi ftuMíC¡ui», ; 
ppr Ja gran i'alta;que al- presante haydft retigiobosvi va- 
ya» con. ¿I -los ■caciques y prqicjpales> dénalquett pnébi© ó 
provincia ique¡ faí^ná -vieitarj yiQíempre estén 1 : am¡é8,. y' 
los alguaciles y lenguas duerman delante (fcsii aposentó,. 

;.It^:; mandamos ViemiltfgauínBnareHOtá los'píibr&s y 
vicapioa, quedes todo tóstffi.as-fttrá el'.ser.virjo' AetNaes-i 
tro Señor y bien, de nuestra. ireji£ionÍy para iqnikar oca-i 
siones y escándalos, lo hagan mubhO'guacditfy y:áiht¡tes- 
tifQ, Pfldre;jrcQviiic¿8l 4o enoargarabs nwejio; y los:qne; 
lo: congrio hwjewn^i sean' cas ti gadoe.coo graveé ^peoae.^ 
La manLl-ade dqetrinar ; se pondrá déiaote^ r:¡ ■u-ii 

.ritosvilegadiwi íi lft,oiodad<)ííe' ; 'Kniwrilk>4i:Íos:d,ic4ití»(pa4' 
dres que. iban. tpo^gL.piídííf F¡r. Pedro deCepedayi'haHak 
ron al dicho provincial, el padre Fr. Juan de Sant Pedro, 
etf los' íttíyes' dondftios recibía benignamente á ft>s"q\ie 
fueron allí, que á otros W^á'ndÓ^ésperáseh'tín Itf'dfdÓa' 
cibdad de Truxillo, .porque ^ querja, tomar, c^sa y pro- 
veer unas doctrinas que había tomadoen las Chachapoyas, 
en>;ttn repartimiento del Juan Perica- deGadvaraviqué'se 
llardavieirnebainha (ty¡ ¡ yi efl los Conebpcosv que* tír-*. 
nBóo^deia'oibdadicbíi-fiííinca, iqilo ise flama 'Lennefcpin* ' 
bft. lí¡asi«l ; dw;ho Proviftcial.yiwái Ja eibdadd© Trullo 
tyegp,;^ allítonió una., eslBa y porqué fc0n$ balita tantas; 



(1) Quizá, 

\ D! S ; l;¡ ;^yGoogIe 



58 wwwiian , 03'i!(iSnn , («- 

uV»trÍBafc«l< rededor habla ié¡e¿esidaii do una 1 ' cá¡38' allí 

odvcmpaca domie ¡toonmireásb* los : qye.Pstírbaií"entré'lo* ; 
iwlios- en- las. 1 doctriaasi á obranse" y<á tdelcilo-tfóWfiiv'^r-i' 
qabide to^haohapoyasyOü^flBthaafc 1 ^ €drfélitítíí' / tb-' 1 
deei!fflNitMiiíp« éAa'.iábtihá ft'ifr&fUtti^W'tttftnVIlI' 
casáis nnestB0cpadf»9mt¡d Augusta d» 'iWsltW, : 6$ti» 
perprwaoit prÍBr,éV«i padrean BiEÍ¿^ CMíMW, f ffcirér* 
quta predrouse-Ra aqnellaioibriad;! ^y dí6! e 'ffer etifftp&iñetti 
a3 fWtn;Ifa::ÍiutJJrtfiBfe.qitiq faéWÉ&nceíí'iy 'tol ; fédVtf 
Er. Diego dé'Agwlar, «pie faabtai 'totuadv -'faí >ta8fofñr> -"feri * W i 
ci4dad'd«¡ los 'Reyes, ; '.(,■■.! ;1> *':■<■«!!■! < -.^¡■■bí'^Ju «h! 

/ Bnrioqtrofi dori*teHnebaHWba' J i qiiftS'«)ráo i 'dfje'é i ft ,i e] 
téporitodei4iiflib4aadei^€ha^á^oVa8/flbefiíDfl l ¿ibíi*' 
te yivaitítenleguas defiaitav itfeWfl ráu^ -áspera 1 ^'yVé ' 
gmdiÉoiedgd^iiiaBitcldD'el'KiS'tio' ha«eain(V : 'fló*er; : 'y'' 
ponestaicausa^ündiosíieBeií sos taSai'éaififca'iláa' é^ ! 
la»*oipbira.íete8'(»í^eY''alit«í: : - oriaS dwás'r^'ébaifeí' 1 
llegan cuasi á'fes^'Motíloacs, y fW'bérca' dé ■ aflí ifif Cofia 1 ' 
de 7ieia^:ctiift 'ha*fi itmos ■ indios' que 1 * llaWati IbsOh'ítl- 
ohofi,.todbs i eK6s i yellM í tGíi^graíllte3'[)a 1 petyS l f) 1 ). "> ' '-'''' 

.oib'i'I low» '•(] itBilL.v; -r¡Uql'j ( ¡M-.:ii'«n.jr.¡ >;ii¡b ÓOI 

mftm $fáWmW# l W^&)r:\* i.-)iip.r.bí ii. "V' 

-L'-i'! ; '^v'it^Rfe^o'tí W3TyÁGríísc:ó'''áERob; ! ''' ' : '" 

^r.n-jüil-.iüilj fíüí [■•'■.■;.■«! ! üü!.;,' ■•¡ip v.: '..i :>.>'.>*< mi !»w 

^Pnrquat iestej()cob abHgacion! da cotrtinon hacen 9adD6r> 
á-iVt S--;lp qatt)ipésn ^tt'éste^rein^; oomo--8H:i»dykior4i 
WnqtatréclbaiceU mi a .letraB-imcMiniVucfidlHl l =y! íoo«íioíS«m««i 
l <i] J' 1 ^A^ui *ertfalo¿i la' i»e Wicííóil / qVfe , k Ctóiíié -s* W-, ^itaéttidlH^daiW 

éSur&Jíffi^ffanfirtí^rÁft y riibncuda de ffunoz, que dicc-asi: 
*(W»f*. Simancas á 14 de Noviembre-d 

residencia en esta villa). Muñoz.» ., A ... . , > 

{2} Colección de D. 1 B. Muñoz, tora. ■VStSK& > '^ ' 



3y Google 



DEL AKCtATO «SANDIAS. 89 

la perdonará, en todos los navios, cuando coavériga, tengo 
de dáifSéfd. Y fíftssf esta es para-f&hncerstibflrlo- que ha' 
pasado después que' 'le escribí del G narco, y lo que mas 
he sabido que pasó en elfiuicoy cem la venida del Adeian- 
tarta Almagmtíél, yes que estaridb el liara, siete kguas 
dé la cibdady fíete me'sesíhabia (folaiguerraque te «dieron^ 
88par*ndó;mii? hermanos at Capitón Aivaradpqiie 4bft'par* 
acabar de conquistatte; que ain- duda ■ estuviera 1 todo 'efl 1 
pan; ett lugar el Adelantado de ir á;cercaf Stlttga y con-' 
qalstarióe enemigos y tornad Vesania del* sangre que, 
halMadGrraiasdo/^etóiltoe'cristiaocfe^binohaMs mubrW?, 
paso'cercosobre)o*espaSc*ésdél!€üMo;íypuestoque'íM>r, 
Tiad«tic^ñ¿ptOB.'«l'Cábild6 í lo >d»s*ba^efttrat ) -estando' 
el negocie erveetaííoqiie sé había de fef-^/ara dfovaqaeJ 1 
lia noChé.'tebbra t?égtias¡ qoe paso el, licenciad© IVadby 
mosCráftáosemiuy'feWable al ShUiielai) laido, desveló* 
mis heffmános; dÍfci¿ndoIeá ! queaqablla noche lio temie-' 
se»; Ecomo de íttf pe*soaa tiü se podia creer otra cosa; ! , 
descuidóse Hernando t'iüaefoyyitqaella «oché, i iíi'se- 
gUnda, entra en ; la dtKÍad y aaqaéa 'filos vtaiittk sus'ha-í 1 
oiondas, quítóofeslae armas é'CabfiUoa] hasta hoy: 13' hieo 1 
altttflbVt&é^regidores', quitó los quevyo tenia" piiesíoa?' 
potffflería fue recibido; por'coflfeejo del Licenciado Prado, ¡ 
qaes el prinoipaldeatos movimientos', préndió'á mis herv 
manes; * porque áe déféndian * Su casa; leí echó flae&í 
y se hébiefoa^de qu^naar -Víí/ds eaéíla por! teniertes< «m' 
mucha' gétacMa puerta' tontada, y "hasta q'tto seicaiaur 
oaeaeáeima', que 1 tsatíerna por : bajo denlas 'lanías^ cott^W' 
hattoíqué- ft&biaj tío se dieron; en lo ' 'cUát-paaarbft -hiTtós 11 
oí*fes' ; bieüf*ásVque ,; éentarlo á Vi S.- partíéirfarmente sferif 
riñbé*«éabá^:^'iestó''ra«rléi04»' 'dea cristianos.- feveáie¡ 
tiempo Wegabff'e^'capiW-A^ 

¡ UMS> Google . 



6© .: DOCtylBHTOfr INÉDITOS 

leguas .del Cuzco y siguió bu camino, puesto; fltiel Ade- 
lantado estaba en él, pensando que, com# mi hermano, 
este lo tenia ayudándome. Yllegando veinte y. tres le» 
gaafi de laicitidad/ed un paso muy inerte junto áiúri rio,; 
recibió cartas/ qutel Adelantado le escribiaioontirahechas, 

- dicieado que -se las- enviaba Hernando PizaWcVen qiwí le? 
mandaba que porqué! sabia que ,venia y de -allí podía. 
tomar su camino para segair-elloga, qno faéae aílft y, 
dividiese; sai gente por doa í> tres partes"; y era pasa eo- 
gaaalle, porque ésbatba «1 Adelantado cerca de allí en (ib 
ptwblo,- para en dividiendo; su gente, dar 'en Alvatadoy 
prenderle.; Y como «o el QtJieo>se .sonó este ensayo por- 
qüftila-coaa pasaba 'per' tal arte, fue avisada. Alvarado, 
de.^quo.pasaba.y (íonoscid la traiGiopique: se, )« orde- 
naba; y tíorao le respondió eí /Capitán al Adelantado con 
eUvi80.que,)»qfle*ií.haosr.sH;majadWoHPfleAtóBj|*prar: 
sos mis beri»ano9; é le ¡engaSaba con -cartas falsas, di- 
ciendo .que Hopna.nrlo Pizarro. ee las eaooibia, quería ha- 
cer d&to.qHede ellos; y co/hq vW que por aquí no po- 
día atr,ae¿Í©í¡ien;víale,á,reqwrirc^ y 

. con elfator Mercado , y L con D. Alonso, qaea el: qaa coba 
los lazos, y : el Licenciado Prado é otros caballeros, .¡quo: 
lo (recibiese por Gobernador., mostrándole la» proyiaiqnes. 
que . tenia. Loí.íiiíajes prendió. el topüaOüqy .escribió al 
Adelantado quél.los tenia; presos, que, le diese -á »¡s hef n 
manotf ó quél lossolparia, y que no le-impidíese la con- 
quiste: que ibaá. hacer por mi mandado. .Y .e¡M3«do-.en 
c$[q, envia Alvaradoá cierto : pa,gí> : dej rk>4 ver; si tenia 
algún vado para fortalecelle, poi-que «o te;enlrasen< por; 
éíí-y sópob el Adelantado y pensó que, por las .espalda», 
le:tom#baa el Cuzco, é vuelve, desando. cjiaoW tensen 
olcainino, é deW'.alüal cap¡táq :1 A;ly,araflo 5 y oomp ¡60¡ 



:, .Google 



M* ARÍ&n'O'DÍ INDIAS. 81 

hallé burlado, ^fcioto muchos puso ¡en mas prisiones á 

mis bet-raanos, HecB*«íU)¡''<tBíííaKie ; loS' mensajeros, quo 
&'V¿ i&'tea^'escriptoj'Ql C&piUn á hacerme- -'saber^lo 
tjne písate, y en tawtoq-ae vinieron 'y yoles enviéyen- 
viüíiQHs letraa>al' capitán- Alvarajáo para que' uo 1 ho/biese 
rompimiento) ninguno por su parte, y al Si*. Adelantado 
que dos yifiSemós y^taosCQncettásewos' en; paz' y sirvié- 
semos á ®J M. : é otras ■■ cosas como á ¡hermado, disi- 
tu atondo todo por el amor qoe -le; tengo, cuando llegaron 
a! paso donde quedo Alvarado, no le haiiaroQy porqae. ha- 
bía hecho el Adelantado junta de -indios en la plaza del 
Cuzco, y les; mando qoe viniesen! con ¡41 al' rio do estaba 
Alvarado, y le ayudasen y ¡matasen ios cristianos dellos 
qae pudieseo, ponqué eran sus i enemigos., y, hizo de los 
españoles oapitánesxjue los acaudillasen, y ansí vino con 
torfa sii' gente y puso su real cerca del paso de Alvarado. 
Y laego se'ardoUnó LermaooB cincuenta de caballo, el 
cual deso amotinado 1 el real; :y después el Adelantado, 
por aiañas, hilo gratulas promesas é dio-una noche sobrél 
■y. ík> peleo 'la gente ■ de Alvarado, sino fue Tordoya é Vi- 
llalvaiy olrosidiei^éidoce caballeros con: Alvarado, y dr 
fin, los prendieron y desbarataron y 'llevaron presos, Y 
murieron destá parte dos españoles -y en eHos¡<Fue'Don 
Pedro, de Soto Mayor de un. alcabuz, y de ta otra cinco, 
y- ansí los llevó al Cuzco. Lo* mensajeros quo ¡cnwié se 
volvieron e me dieron la nueva, ;é pasó Nicolás de Rive- 
racofr mis. Dantas- al (iuzco, y después acá se me. han vw 
nido vecinos -del Cuíco, que me lo han cantado desli 
manera, ó me ha».dicao:coinr>ha ipaná ido Almagrb qup 
ai cristianos se. viniesen: para: acá, -¡que los matasenios in* 
dios;. y ansí lo: toan. hecho, ¡que han muerta algunos y le 
llevan los caballos,, élá una que. i» , ve¡iia¡ do estaba ptñ- 

BitzeDtyGOOgle 



'&p,})0ttf¡m l* ««fcewíaiWííTOantóy'Be .1* .eehttpon da* 

J&nteáAltsiagm.iiéfespoiidií) tf u q ^ lo -h.abi a» beah# bien™ ié 
^ae^ecíwrhuetíQ»/. Todo lOitíaalí^stdtfelftió meiUOTa.etaqr 
;«¡uset»j!qne nosé qué siifritmoñioiiiic hasla d^noretoeríííu- 
t(íoaiiveí , it*!e3:eoaa*, j&iw» puedu creer -sino que! enemigo 
-h»TóÍDadoi;£faiestef teea*re,t!p«e8 takA^mü -|W»ite'¡y 
-consienta.! L-oaqu't; se toe hao¡vemdq,.rne bím traído nao- 
1 idamietitoa' que ha dado- AtaagTOiCOtítra-espaSíqles qtfe ee 
- vÍniorptiacá,iür£í«idodQsu faamhvü, éb qtio lo» mandaba 
'premien, é : si se (feféridífiS8ii t kjue-kis-.idiataBeBj ol; canal 
¡envió aj.S,- M. : Ha a hecho ■ grande®!. probantes contra 
-mihecraanü Hernando ^Pízarro., proridieudo los hombrea, 
• ■; porque dápougaa i contra -tíl, y¡ei S r .! Licenciado Prado ¡ha 
(dado: parecer /qu© Je cbrtóslaubab^za; iéico*no está sin 
.culpa, f5ü;írtíale Ji)it»s. Y porque tone mi hermano; quo te 
ma*en oon -da bocado, coiao^flioíeron 4 Ydlalvaieo Jarda tf- 
cel,:ha itttrad&do insten: mi costal de : rauiz ; íostatkl o^la 
!cáiie©l ¡jíar# comer; yripoeato guacha reijueradifaíiu® le 
-Suelten, ;|nara IhwarAi SuM. stf. oro, noqtiteréw¡ SaJ)i- 
ido ratw; ettviá.aliácouinisletraaá loeseiiopüslicenciaííO 
Esraoosayelde^GamaéDoctorSepúlvedaé Juan Smuítü 
¡(!^\leaMa^1o^wparaqoe.ím^BeadéraDCQ^dia,há cuarenta 
diaa,y inftíiiúgd ¡res pu GSta. -Plega á Niieeíro Señor qae^ht 
/acuéoden [«jmonSi' M: use .sirvan qlleliesUt' iodo eomo 
-en el tierupoidecoimunidad/é si no ¡hay iremedíovitodose 
asuela; y.lo peoc esquela tierra no so conquista ni se ca- 
ucada en eHo. Ai Lima aonenjp el Adelantado/ d&Teairy 
qup dice qnés suya équffl ila ha desaquoar como *1> Guii 
coj citeo quedos señores Licenciados llegaron, a tiom- 
j«V que se movía é. estará i!gmedriadó;¡é ¿micV; M.;qnfc 
aótea petrderá 1 mi. estado y la vida, que yo dei;o<zaü 



:, .Google 



BBVi<«wn»a".-wr «HHas. <Ü3 

súm que S. M. sea deservida ni muera uu solo hombre. 
v&S-tibfi&fáfclattoeta^ p*kp>>i*<»al*irV«)3e&<»t* tpte 
pues spirüinqdioi^í telar^ hJipuerfa^yo poaer en so- 
sie¿o, para lo cual tengo de hacer cuanto pueda, como 
lohehecho. .--, ¡¡ei.'.v -. -.». . •■ '-i .-'.' 

A lqs señores licenciados Hernando, Caldera y al Obis- 
■ ( pp deJiOiftoasUiy 'eipertHíílo oott toa' abláctetele traen, 
i poffqce pietie<i<iu¿>ooni»lloe,>6Í fos qtttínepeybedwer; fia- 
-rá mía toegocio» e« ¡pas f norq«OJ<ae ldi<íe*qiie<liee'-e t l Ad«- 
•larítado/qu* ha<io perder iaiaatwswóno fe* de: perder el 

■ Gamo.:. :ir. 0-. '-ViVi ■• rt:r::;¡ ; j *l¿,'* wrn.Ii-1 ' !'■- '-■ 

-: , Gqn .elwñar fator, Joan¡ Suaiíji de' GaTaVajal,.etvvJG 1 'á 

• rerjuprir ai Adelantado que; medióse áfíemftftcto 'P&ár- 
ro;poifa .epviav"Ü'S. iü w oro. Con pl 6Í »¿f eeii'et We, 
le.epMio en ün-deíSeíiemDW 4 (* «íehk tte'Qctuftré ; á 
VuSi ^;aliieñoRi Gobernador i pava ■■que Id déépaenritlpe 1 r 

■■eXánieo-quiíS. M-' .n*»d«j'é;anttff!tto'.pBeda sel, ■péWjta 
np pueda dejar asía- guatean ti»w^o ta*deíÍ6«do. K hago 

■ eete l quíü'plimicatOvpoi'qa»Sl'*l ( .nw mandé' «got-á'dewn*»- 
weqae 1 63-¡nia8[^mdo¡qfue-tolleVe' i fni herifta'BDl'iííLle ftfíio 

-bieil.poiifiwírrtya'io^uées^'eh , eiCi]í€o í qñe<íí ! mWehb. 
■Nnestro-SeSwi'^ ibtfy reVevei^^^ffiuy>ÍAKagnffiéa*p^r- 

• sena da Vl8j!gü»fde <y!|*»peire ení'sásérvlciti'yen ina- 
-yOTidaaifeiaclipionsa.y-Béi^ia 'Villa 1 ' ÚéiáViii&fyW'ée 
•Agomoude- tóS^agjMt^fiert^i'íte'^.'k.^^ 

. (fiiaarn»i'! ¡y í!Jp i.vmj wvv.'J '<■' ■ ! i: - .! 1 . "' '■■ ¡: :Í'. ! j .M 

^Bei*anga^fobis|rtdtíi*Tíei'r« ! PírtrieV ¡•'« ,: »""' 



d Dy Google 



Si .. /MKtuMWxaaiiHUUTea 

. Qprt$4a l Á}míteP<!*n<m>i¿z d*Qwedoakfbtp0tBdék,'<áoÍre 
o¡r.vi .nWj oltJUií-j -ís-imI/i!) i^nsJ Ibui oí ¡¡-ib-) ,o-,' > 

MUY PODEROSOS SEÑORES. .Hlh'XÍ 'i:¡ <t 

-ai !;)■ le v tiil 'O r o!luiura]f «ihri w.-ft ■- wü-ft sol A 

. .ii-nAi efi^^Mft^.UegÓ! Mbüfcpitt'.'tfaB «Biidaiaqtólteb qqe 

,iPpn.5wl)?R?aJ , ,feerp»:á J*.aeúv¡nciaale,<ita¡ioyiy>iephH(o 

.o^d^s^r^^Wagu&jyiisqs amigos yíaua otras ¡per- 

..gnuas,, (3<iP ttfl( lA^LúerftH'háceri,MhqhÜM'oa atnavesado ¡« 

comprado todas las sedas é paños é otras cosas é-moscá- 

.dsi^, / QftJaftÜí-(m*«Et«i!::quo:JOUchíls¡ciíai»'deaqufclhi9 

faltap.éiíWihví:piíí;(ion : agQm' habfirios;\teA¡a»s,[iporqwe 

m ^a,^u vano 4<j4fll: p'rovíchioi que dicetí «quedo* iíiob- 

, te, sajq quien $ I. «aoitfa quesaa,.;» guando aakrdaron/quesie 

■¡lumbre ps*l£Q ■é'«6>aní.strasoié díesii ■ Jaacáctaii.aV Bresi- 

• .dc$t¿¡, .pot; et!a&;:y i f}lEa8ide-.algttao&;pa!!tieulanesy''áei«albc 

fiftfP9l el ;iHians{iai,0., .Dieg» nde Al«agi»> es;_ ■■sriwbviétqae 

.li^óialCüico.é.preüd^pieLliá^raaijdOiPirarroM^pQ^uc 

,#9, lo^u^i^lfidejftr-oQtraí, >;iauoííi«)'.pr-ÍBiaro. báp sus 

..CfllpiplioUpjitos.; é -tíiffijhi&a [Pvwdi6:.ó.Alüwiso:dfe Abaratólo, 

gue.jGpa gÉffltp ¿1*3 á; pocorr,$r al¡tHiistiio.'Htfl'aaaíio¡.I>iead- 

ro, q^^Wúa.LiBga.^uH^efioíide küs-iadiesi) ..■muchos 

mesas, habia, ^r^ad^é .^.fjouoha ú&jcasidad'/ lEiá„oebe 

^p^eadio.rojf, jen, ; un;pa§q¡ ,0 ipuentei -é. fjrwBfitorié le 'pasa- 

, too lascas. fie. los feflaSfriss .«la.-: parte: M Aimapaj/y 

también en la entrada del Cuzco dicen que el Piaarro.nb . 

..halló s en, Ipf yue, caa^lití^tahaii, ¡a (atewrtad:.^ flooipüñía 

quél quisiera, é eA fu>¡<ÍHípo qu# tal h^bo<que:^<NbLGkiadii 



(1) Colección de Muñoz, ttimoIXXXI. 

(2) Asi; sin duda por, el lugo,. 



d Dy Google 



DW, AltGttltO Bi'ISttlÁS. «& 

éH'ftV^ie-afhrftrd'feii'lttQderai'e d¡# que sí> ! dtfiBteiPtatj 
pton*s-fc*itiflMr, Rescriben ■qíiostB' ftr# ! uri'D'.!>A*otiso 
Enriq*ez. V tflüett qtó'Dieg^de'FtfetaBfttori Viéfldé'qílé' 
Francisco PwalTo, gobernador, iba A socorrer ó tielííirtii* 
dela ! ptí8¡b& : á -su hermano, con íodaja'geníe^qnet iniíkí 
juntar, le requirió q-ueioo'pasaeo adelante;' p«»qüe'# te J 
nia píoTtsioneg desta Abdieocía real para entender entre' 
ellos, y-no tddubdo, porque ■■■cüíindo de ■ aquí : partió, 1 
s»!habiá dicho que Almagro é : todos los' brtetfanós qiftí 
oon.éHiaíbian ido -qrao maertos; é otras .eósas 'rautíbáa 
sé ¡¿teclas- pata (q*el>Audterí¿ia proveería lo^de' le paré^ 
ciáreqtíeteoaveeia'al aBttktóá9*nfit$tílt;\lit$iitto péV'éate 
reqweritiiteotóeseí'iberi 'que paró 1 'francisco Pizarró,£qué 
fué Diego de Fuen-míryGr á"4r*tar¡ k¿' concordia eiatre. 
Almagro é Piftnrro, y rjotiél ^ ;, liceaoiadosBspiaosa';^ 
el dei'la^atta: Y pienso qa#¡si&"rJul>dá> litólo' sé^cW 
certaria ía ■$at, y- que ios -uno* -y ¡loa fctrtfs'h&bran ofen- 
dido á servir áVV.'MM^, ¡jorque d& Ví}fa"dtrO-ft ¡despaW 
tirios y man;dw4bs,- ! co'«i0- yo- se -liplwí-: escrito" á eí uñcHé 
al otro. PdropOrqyeaqoí sedice> : y algunas deálas cartas 
to aéueii'daByque Almagro en'oieít* párié dé (a'cósfá'dé 
la mar hiHa Vafcfp en tierra > un. navio- de los íju'e- IteváM 
en -su desc^PtmientOy ^cottio este , 'bavídW[farésciíi; 1 'hti- 
bia fama en Paiiamftqitó«ra perdido; y' él dexát/afá'alli 1 
pot* algotf 'respeto huerto 1 , ó pWque había rfiás (fué'; 'sobré' 
fSte'Caisco^ andaban :eaforraiía el : amistad é compaSüa* 
destos^apitanesy'é cada am prfeteudia "ifnfel ^uzcdcra 
de su gober nación: 'Dicen que después que tornó Alma- 
gro, tomó aquel navio é Una galeota del íteebciatfo Espi- 
nosa y. cargadas de oro, -las envió á ! Tf'¡ MM- •¥' '¿otíio 7 
Pitorro tovo noticia detítoj'erivió estotros dos ttavítis fiara 11 
loe tomar, ó asi- eb basca dellos vifüefóíi fasta Panamá, J 
Tono III. S 



68 ..MtjpiNTfts- isáoiTW 

ó trtpteroD, las carias 6 nuevaa qUQihe ; dwl».' ti«^rw 
agora decir, que como Almagro vido que «un se estaba 
en aquel la? parles el oro de, V Y * MM. porqtie.habia vm\t 
do Hernando Pizarra, é aquello ni otro no SP, había en- 1 - 
viado á España, ó porta culpa, de los» qua lo habiau do 
enviar é llevar, ó,por el aizamieatQ,de,losiudíc^; ó puli- 
que también lo quét U»ia no quería qu& por íoíwultta ,de 
los Pizarros ni de su mano viniese v siao ¡ del la de q»i«n 
lo había ganado, é dar primero relacioa él & YV,. MWLqw 
Otro ninguno , cota» era nwfm, que por este (nWpeto 
Lo envió por laforma que^i dicho, por no ¡ saber ¡.poiqué 
camino ni dónde habja de aportar, pues qBestotrps qfli 
vfosque vienen Ivon ellos so loa han hallado, ni íonsia-: 
tió PUarro que, de persona del tonudo se tiuxeso catta 
alguna sino la» suyas, e.ao otro pasajero] aOtes escriben 
qua dos hombres de los que venían dcQuíío. daban tarja 
arroba, de orea esto* navios porque los truieesín -é Pa- 
namá, é -no quisieron haoerlo por no .é/iejir al .goberean 
oador Francisco Piaafre , de. que se colige. :j¡ suena, que 
aquellos que tan largo flete ofrescian/debiaade ser men- 
sajeros del Bcnalcaiar é enviados á,, Y V. Mftl,, -parale dar 
noticia de la riqueza, de aquella tierra, é á oa^itular. pon 
sí, sin dar razón primero A quien I.» «pvíoVfti par cuyo, 
mandado fuá, questa es una ; fruta, ó fraude, que .ha. tmur 
choque se usa. El principio de .la, cual fue- Diego Velwn 
quez, é á,' éj iLstpagaipn eft ufa* ^f^^haraaiampte, 
porque es costumbre, útil ,á uoop y muy perjudicial 6 
otros , y desta,. misma ha nascido no. se- opatóntar; nin- 
gún gobernador con la tierra ^ue le .encomiendan 
yV v VUL t sjn.nsorpar MoJ*qu&>«»aa;pae^aJ]e£ar<é 
apropia^-: no sé que , es aqwest&jqtie ea¡CaMUJacott t ojt<; 
corregimiento y do unacibdad ó villa, hay poeqs que ¡so . 



d Dy Google 



ML ARCHIVO DI 1MHA9. 91 

dea Ataña á k gobernar bien, y acá w> se contentan co» 
un reina; pero voy atínaatlo en que la causa desto es, no 
poblar ni asentar, einb disipar é destruir é pasar ádelan-- 
te. porque su fita no es permanecer od la tierra-, sinipttegí- 
poblarlft. Y por esta causa hay tan poco oujcbwio en la 
conversión dü;k>s indios y tan peca; dihgeneia en labrar 
las minas, sino andar á doaailinar el oroquestá en poder 
de los naturales. Por, cierto, muy bien es que el oro se les 
quite y se lleve á España, porque mijor estará en poder , 
de hombtes que no de hostias ; pero bien sería que con / 
estos indios se tuviese forma, bien tratándolos para qbe 
sirviesen éjfle salvasen 6 fuesen cristianos'.: Hó aquí agora 
que Quito paresce, é dicen qoes muy rica cosa, é tanto 
bueno mijor que la qué se sabe del Perú édoAtaba- 
liba; y anda secreta y oufíarrada la nueva, hasta questoa 
mereaderes é sus consortes hayan vendido sus gatos per 
liebres, y no querrá Fiancifco Pizarra ni Almagro qces- 
to se ies quite tampoco .de sos gobernaciones , porqué 
aquel Benaleazar fué. enviado por ellos ó por él uno de-> 
Has, é es fecho de su mano, paresce aquí áloe que echan 
seso ¿montón, que V.V. MM. deberían dar lo de Quito á 
Pizarroé el Cuzco á Almagro, pues que, en ta verdad 
todos dicen que realmente el Coico cae ou Ja goborno- 
cion de Almagro. Y como yo oigoá éstos predicado- 
res, auftqaeí soy sordos alcanzo algo délo que dexan en 
el buche, y no lo digo porque mí' fin principal es que 
se hiciesen las cosa» come á Dios y á mi Bey con- 
vienen, porque con estas anda el bien del próximo y la 
drecha justicia. Noto yo destas ■ contiendas que há algu- 
nos días que YV. MM. enviaron por este oro, y queantes 
de se publicar las guerras, pudiera ser llevado en paz, é 
que le han puesto en necesidad de hacer armadas para 



;68 -Docninrroe iiwDiine 

lo llevar, ó muchos é grandes gastos, é-atm' podría' ser 
^ue algunos cambios se tomasen; esperando este diaero 
cada dia. Noto yo que eo saliendo Almagro del Cuíco, 
luega so alzó la tierra, é que tos que quedaron eu elia no 
haa seído parte para descercar á los cristianos del Cuzco. 
Noto yoquceatorvaado(l) Almagro, lo primero que hizo 
fue echar los indios levantados del cerco ■*> que do teosa'- 
ron atender , é fue causa de redemir é llevan tar el cer- 
co quel Litiga tenia sobrel .Cuzco. Pues veamos 'este hom- 
bre:- no era capitán de VV; MM. é anda sirviendo é venia 
de servirle; ¿pasqué no le había de acojer en casa é pue- 
blo de W. ¡MM., eft especial siendo compatero él é Pi- 
zarra é habiendo á su costa ganádose la tierra?; ninguna 
causa yo hallo para que los vasallos de VV. MM. no sean 
acogidos en sus tierras é pueblos, é como digo, habién- 
dose desdel principio fecho tan á ¡costa de Almagro como 
de Pizarro; sino que como es hombre largo é parte bien 
lo que tiene, halla mas amigos, porque él no quiere los . 
dineros sino para darlos, y en cient mili hombres no se 
halla uno de semejante condición y desta- bnena reputa- 
ción en que las gentes le tienen. Están quejosos -los' que 
no querrían verle tan apropósito de VV. MM.-'y de los 
conquistadores. Pero coa todas las nuevas y con ir pri- 
mero los mensajeros dé Pizarro, todo el mundo sabe la 
rectitud de VV. MM. y .la esperiencia é prudencia de su 
muy alto Consejo, qué querrán, saber las cosas muy de 
raíz y al propósito , pero por acá yo dabdo que haya 
tales pintores. Y rescelando desto el Cathólieo Rey de 
gloriosa memoria, mandó cuando Pedradas fué á Tierra 
Firme, por un capítulo espreso, que no fuesen letrados 

i (1) Entornando, lo mismo que, incomodándose, ó poniéndose 

airado. ''■' . ■ 



D«L «CHITO SI INDIAS. 60 

á aquella tierra; pero no aprovecho mandarlo-, pues que 
los que lo habían de. executar lo disimulaban . Verdad es 
que al principio no se admitían abogados, y el alcalde 
mayor alegaba por arabas partes y sentenciaba por aquel 
por quien él había mijor hablado. Por cierto, cosas han 
pasado en estas partes, que entre negros no se hobicran 
sofrido, y pluguiese á Dios que todo lo malo y perjudi- 
cial al servicio de Dios é de VV. MM. fuese pasado. Yo 
presumí un tiempo de avisar á VV. MM. de muchas ver- 
dades, y hallé vivo ál Rey de gloriosa memoria, en tierna 
po que si viviera, yo pienso que fuera muy servido de 
lo entender; é murió desde á poco. Y ful i Flándes y di 
relación de lo mismo al granChancilferdéBorgoña, é fue 
remitido al cardenal D. Fr. Francisco Ximenez, y por- 
que no se lo remitieron 4 él solo, nunca quiso oír nada, y 
por questaba ya puesto en enviar ciertos frailes geróni- 
mos, que nunca salieron desta cibdad ni entendieron cosa 
de Tierra Firme. Mandó V. M. que yo fuese gratificado 
é se me pagase» mis gastos; pero tan poco se hizo eso 
como lo otro, y porqué no me anduviese diciendo ver- 
dades, quédeme con haber perdido el tiempo, quefoeron 
cuasi tres años, y con mas de mili é quinientos ducados 
de mi hacienda, gastados en caminos, y atendiendo mi 
remedio y el da otros/ Digo pues , que acá no hay ma- 
yor confusión rjue las palabras de un licenciado ó letrado, 
destos que por acá andan á concertar negociaciones; y 
si VV. MM. lo quieren ver, manden acudirá sus residen- 
cias, y por allí se puede ver que cuando en sus propios 
olidos hicieron desatinos, qué es lo que podrán hacer en . 
lo que toca á terceros. Caballero ha de ser é hombre de 
buena conciencia ó esperiencía é no nescesitadó el que 
suele acertar en tales negocios; y no tanto papel y escri- 

DptzeDsyGOOgle 



7$"' BO0UHSIT06 Hí BalTOfi 

baños, sino tía buen natural, y persona que hoya visto 
muchas cosas en la par ó en la guerra. 

Yo he escripto á estos capitanes lo que me páresce y 
cuánta razón teman VV. MM. de los mandar ordenar sino 
se ordenaren, y que miren muy bien quien los conseja, 
ói que por ningún interés ni pasión no se aparten de la 
paz ni den ososa en que en un pelo V. M. sea deservido; 
ó héselo -eacripto muy álá vendad é'mis' cartas lo di-, 
ría, é ««uno amigos que los he tratado é. tuve hacienda 
antes que ellos y: no tengo necesidad de magano dellos, 
y pienso que si me creyeren, que ellos acertarán; y tén- 
galas pon hombres que no. errarán en ia voluntad ni en 
la obra al servicio de VV.MM., si malos consejeros no 
loa hiciesen errar. Piegaá Dios que todo «ucedá á su 
sanio servicio y al-de VV. MM., para que su santo fin é 
propósito dé' «onqit ietar los infieles é tener en paz los cris- 
tianos se consiga, é los dexe vivir largos tiempos, como 
vuestros reales corazones- se desean.— ^Desta su casa real 
é ¡fortaleza- de la cibdad é puerto de Santo Domingo de 
la Isla Española, á lidias de Octubre de 1537 años. S— ■ 
G. G. B. . M.-í-Los reales pies; da VV. MM. besa.-^Gon- 
zakt Fernandez. 

Olra caria del wsmp- González Ferwndwdt (hiedo, tabre. 

. el propia asu-ntoqw ¡a anterior, (I) 

HVK MHUEBOB06. BBfÍQRIS;, , . t . 

Con, las naog.que salieron, deste.nflejrlo; en. fin, A$ Octu- 
bre de .aqueste £ño, e,screb,í^.Vy..MM. lo gue.acjui se.. 
supo, ,pqr- cartas, qjie, yiniqroflde, la .Tierna Fjríne, de la 
-(1). C&toifmibmMa*, tawUUXL- 

Di B itzed D yGOOgIe 



DEL ARCHIVO DB 1ND1AM. 71 

prisión de Hernando 1 de : Pfíai-ro ó su hermano Gonzalo 
PiBItrrd eri 61 " Cuíco; é aquellas cartas' dan culpa a( ma- 
riseat'Di Diego 'de Almagro, 'ycotto lo que hasta, agora 
se'sabe es par amigos y aficionadas ai gobernador Fian-- 
cisoó fearrb; y por pana de Almagro ninguna cosa sa- 
bemos, no me maravillaré que la pasión da*e la tinta y 
loe oídos de tw que por *eá andan; que son muy diver- 
sos;' ¥ como yo ítfs tengo* i estos gobernadores por «mi- 
go*, heles >eseripÍ0' mí pa*éecer rmrf á' la' dura, conseja»* 
do a cadtruno dellos que estén en paz y miren el eervi* 
cío tie VV. -MM. como es raion, y que no «rea a á malos 
ni á personas -apasionada», porque no pierdas el crédito y 
lo que hatt trabajado; y no pienso que serán tan mal 
mirados; 1 queden tugará la discordia, puestoque me cree - 
rátf y véWSn que mis cartas van encaminadas á la verdad 
y fuera-de toda lisonja é interés, sino deseandoquetiser- 
vicio <te Dios y 'W.'ÜMi se haga y que ellos acierten, y 
el qtfe déHoS'mejoríoieiere aqueste 1 es mas mi amigo. Pero 
junto.conesb>, : qbiero'arisárá VV.MM., como criado y 
fiel -vasallo, que antesqoe aquí se supiese que era vivo Al- 
magro, -se ; sabe 1 que-nbnea se dejó ir un' hombre adelante 
décliaaiesdesdeEfepaíte iba» y desd» estas idas yde 
I*Tierra Firme, 1 á le' acompañar, 4 servir 6 VV. MM, en el 
descubrimiento quot iba á hacer: y gestó aqui ban ve- 
nido- muchos y algunos- de los que yo-conozoo, éque ha 
tiempo que están en ludías; que me lo han dicho y míe 
lo hablan de decir lo cierto. De maneraque desde que Al- 
magró paso adelante, se te hacia mala compañía por los 
que airas quedaban, do quien el confiaba * debiera ser 
favorecido' para su caminó é que cada di» se supiera del 
é él de otros; antes deteniéndole la gente é quitándo- 
sela, le hatóaii de; faltar muchas cosas como le ¿altaron, 



3y Google 



72 .DQCBHÍHTQS (HÉBITOS 

pitee ibisn seiba visto que en la ¡ htíraiquel fue pajado eien ; 
leguas adelante del Cuzco, llevando gente por tierra que 
ooifcSH pensonaiba y obra armada por/la mar co» mfuühoS] 
y.gtiahdes y. propiosigaslos.yeodoá servirá VV. flIM:, en 

este' punto ae alzó tojtierra é cercaron los -indios -el Cua- 
co >é maiaro&,mnehoftcriatiaQos desmandados, ó poces á' 
poooteaidAveraas par|«g; ó.á lee que estaban en el Cdíi 1 
«Jidieroo iea. indios 'áVeaíender ,q»et AlínagrQ ó los qiw¡ 

cooieí iban erae muertos, é.á Almagro é los .suyos dijeron 
qtie todos losicnstiaoo^que estaban en : :el Guaco" tos tía-*, 
bifln; muerto; é ¡quebraron los puentes. -é .los pasos é-pu- 
»ieron la tierra: en: tal estado*: qjiql'miatfioFranoisco Pin 
iareo «seribió. á-esla. Keal . Abdienefe. éá otras partea; 
y-.así*cpeo'íjueá ¡VV, MJM. ; el. estiiemado trabajo-ét ae-; 
Oesldad «m que estaba;; pidiendo socorro é -cuasi de- 
clarando; la total perdición del. y -de' todos, los cristianos,- 
queden .aquella ¡tierra estaban; jí' asi todos loa que de 
i\ltó ''finieron diciendo lo. mismo. Agora vemos- que, oscri- 
be af* .toreado. Almagro', se doíeercó/eJ-'-Cuiíea,, espoleó 
ccM. los , indios ; é los siguió é hí»í estrago en ,elk»s,,-pf>r 
donde el Gutm>>i)quedó< libre, en el cual dicen- que- >io 
seiquiso aeojer -Hernando Pizarro, porque cada uno. des- , 
tits ¡idos" golieyuadór^- pretiende que aqu.<íllo.[t)s de egt ; 
gohern«tioo ? '- de que resultó- -I* ¡ piiision. que dicen.' 
Ksíaei nuevas.-. -.de esa prisión é ¡aquestas" quejas coaita : 
Almagro vienen, ¡por vía do ■ Pisar ro; é ■ sábensor- por SUS 1 
caitasió -por. loados navios qUelieavi¿ tras; uña rgateotaj 
q*e soROiqiüed; Almagreiíhabiadespacbadoipára ,'VV. MM..,- 
uaos(dÍQ'dníqtie.:c'on.niac!ho ofo¡éo6a4a rblapioa .-de su, 
camino é. de -lo qae.habia hallado^ é otros dicen' ífue,a!Jí 
ontíabáKfiortoaühQirjbroi que á viva- roce ¡aformatSert á, 
Wn&S&k. dtístícsmiüo édeia' compañía que le había Techo 



J!g![z S : !;) yG00gIe 



DEL. AÍIOHVO BU INDIAS. 73 

Pisarro; équelpesáiHleíedesíQ, envió irás esienavíoóg*- - 
leota, . é no la halaron n¡ basta agora se sahedeüa, antes 
se; eree que como Pizarro prevoyó á todos los 1 puertos de : 
' su goheraacioa, que. la babean tomado.) sipo sefuó.ppr 
la.NuevaEsfaaa. CjreobHjnqueoJdaslaBpartesseoKíán las 
cosas de otra manena, porque al presento no se sabe- cosa 
sino, por los del- bando ¿ opinieo dePiwro, y cuando 
habtea todos, habrá diversas tintas -y letras, que aunque 
todas sean de una color y muestren que quieren vuestro i 
Healservicio en las palabras, ke efectos mostrarán la ver- 
dad con el tiempo- "¥ cuantos mas fueren los informadores» 
Utato mas es menester el aviso, y qae alumbre Dios vues- 
tro Real entendimiento para lo proveer oooao coevieneá 
una cosa de, tanta importancia, paraque s« Real servicio 
se oontinúe y aquellas tierras se conserven! Aquí se.ha : 
dicho que. ciertos Letrados y Diego de -Fueamayor; hur- 
Dtaoo del Presidente desta Real Abdíencia, fueron á en- 
tender en la concordia de entre estos capitanes, y pienso ; 
sin duda que eHQs.estau'en paa, porque sin «ntenderen ¡ 
esto personas áei ciencia, se deja entender que de hacer 
otra cosa, se deservirán VV. MJJ. y «e penderán los unos 
y Jos, otros. De Füedmayor bien creo que; hará el deber y : 
lo questaAiidieneía la m»ndúven-¡o'Cual paEe&ceqtíei, eu 
ventura de W..MM., acertó á irpreveniday compró pro- 
viaionespara que allá no hobiese escándalos; pero, contó- , 
do. lies es de agradecer é los Letrados beberse puesto en 
este trabajo sin les, sefialar .salario par ello,- aunque, pia- 
dosamente se defbe ereer si su consejo será tan apro pósito i 
de su&lítras, como de la hacienda :de aquellos capitanes. 
sobre quien hade llover los pasos que dieren. Vea -y«¡ 
queiPwarro yAlmágCQ.siaLetfadoSjiueronmucbatierapí»! 
campnñero&éiairiigosé Jaquel une tenia- ftie de entrambos; 

Dptze^yGOOgk 



74 DOCÚMlKTOS INÉDITOS 

y (ó de entrambos de cada ano aVeHos, y asi allegaron 
mucha hacienda ertpfl^ylftgastarbnsimeBdóáVV.MM.' 
toda y aun la de sns amigos, ¿descubrieron aquel grande' 
y riquísimo imperio austral, y no füerórt menester Letra- 
dos para esto; ' pero después qtle los hídfeb en aquella tierra* 
' é enteadtítron entre ellos, se perdió 1» amistad , 'y se per- 
derá la tierra, sí tantas tetras andan en ella. Conociendo 
aquesto, el Católico Rey, de gloriosa memoria, abuelo y 
padre 1 de VV, MM. mundo que á la Tierra &rtw no pV 
sasen -procuradores ní letrados ni abogasen'. Y guardóse 
ostoi después que Pedrarlas llegó á i a Tierra Firme, al 
revés, ■ perqué ei qde era Alcalde máyoi* 1 abosaba ambas ■ 
partes, y desune había fecho e) proceso,' é su 'placer' 
sentenciaba por la ■ qué) quería ó por quién m<>jer había 
legado;iydeni«*deStó «n estas- partes dánse nuevos- ■ en,-^ 
tendiinientoMé'lbque en.sü¡Real Goüsejo Be provee ó -tu-., 
fermaheontra ellos, si no es á placer del que gobierna, y' 
asi luego; se hinchó la tierra 1 de letradés'y procuradores;' 
pero pláceme que en eTConsejodé TV. HM. los cotwcen 
á,todos; y por el recabdó que se han dado coneuSíeGri» 
en los oficios particulares quede VM.MM. han a&úútútk 
trado, verán l» ! que- harán con el qu£ todos juntos me noa rea. 
No creq ques par* 'estas -partes un letrado sino la miaña 1 
pestilencia y may peer, pórqué^aquella'si quita- 1« '«a**;' 
deja ía hacienda á quien la debe heredar; ' y estos letra ■* 
dea lo ano y io otro abrasan y consumen. Agora Á-loá 
dos días destemes de Noviembre, hairllega(Ioearta3 : aqüi 
que dicen, lo que ya ".se sabía -primero de la prisiondd' 
Hernjlndo Pirarro? y diccffl mas, que 'andando Almagro 
en su descubrimiento cerca dedos años éw que papó Míi-» 
cha» oescesidades y especiatÉneotéen tafritlfr herraj»., des- 
pués que gastaron las andas é cade-nasudo ■ u» navio : :qae¡ 

Dp.ze.^yGOOgl? 



DEL ARCHIVO DE .INDIAS. 75' 

dar allá aporté, gastaron herraje de plata y oro, y descu- 
brió tierras muir boGoas y de admirable riqueza de Wo é 
pkta, tanto qae dicen que so viene hombraY de cuantos 
fdcroe con ét que so veaga" may rico. Y andando por 
aquellas tierras le dijeron lo* indios que lcjs«ristíanosqoe i 
estaban enJa cibdad de los Beyes y en élCuico eran moer- ■ 
tos, lo paal el no dejó da «roer, Tiendo como acabo -de 
tanto tiempo no le iba o» hombre ai un cintro ni una her- 
radura ni la menor cosa del mundo; é á esta causa, dió-la ! 
vuelta para socorrer á tos qae estaban' atrás 1 . Y viniendo > 
de camino, sapo pomo en et Cinco estaban ciertos espa- 
bilóles cercados de indios, éíuó á socorrellos, y avista 
del pueblo dicen que bobo' un gran tecaenlro con los< 
indios é hizo macho estrago* en ellos y plugo á N. $. qae . 
los desbarató: Hecho esto, faése al Cuíco donde estaba ■ 
Hernando Pizarro con toda 1 la gente dé la cibdaá atipa- 
dos, qae aunque los vieron pelear con los indios, no se 
curaron de poner sus personas en ayudadlos; antes Her- 
nando Pizarra se pliso ea-defeadella la entrada, y aun- 
que le requirió Almagro con las provisiones" Se VVi- 
MM., diceu que no aprovechó nada, por' manera tjtté' 
ne tuvo otro remedio sino preoderiffiáíéliéáqubémiaHO,' 
que dicen Gonaaló Piaarro. E luego les rescribieron por 
■gobcrnadoré pasólas varas de'la> justicia e"n qonstffa'de'' 
VV: MM; y ea poco tiempo pacificó la>. tierra toda'' 
y la rediició al' senüc» de "VV. MM:, 

Y oslando las cosas en este, estado, llegó Alonso de Al- 
varado , capitán de Francisco Piastra, 1 coa ; BOU o 900' 
tambres de muy buena geate, 'y ■■ pasaranséle-á la- parid' 
dé Almagro, asi que él tiene harta gente. Y drccestai 
carta que oomo Francisco Pizarra lo supo, uva aHa.o¡wi¡¡ 
hasta 66 hombres, y eosno Je/ dijeron: que Alniagrttnad» 



76'. DOCUMENTOS INÉDITOS 

bia enviado la galeotaque be dicboá W. MM;, envió lue- 
go dos navios, como dije, tras ella y con otro.» despachos 
y -quejas para VV. MM., y- mandóles que pasasen pot> \ 
todos. )ps puertos de su gobernación y apercibiesen ásus 
tenientes de- tos pueblos para qué si la galeota pasase, la 
detuviesen, aprendiesen á los que iban en ella. Y cuan- 
do osla carta se escribió,, había mas de 20 diás que . los 
navios de Piaarro estaban en Panamá, ó no se sabia -de ■ 
la, galeota- Dice mas esta carta, que Jas provisiones que 
de' VV. 'Mil. trujo Hernando Pizarra para Almagro, nun- 
ca, por requerimientos que se le hicieron, las quiso dar ni 
las dio; ó- que en un recuentro ó desbarate dé indios ha- 
lló Almagro un -cofre, que habían tomado los indios á al- 
gún español que habían muerto, que llevaba las proVí-: 
siones*- que- se. habían .sacado duplicadas, é allí las halló. 
Sádeoir 'á-VV^ MM.', por lo que be oído de algunos es- ! 
pañoles que ..saben aquella tierra, quel Cuzco entra en la 
goíwrnaqioo de Almagro, é mucho mas, é aun algunos 
dieeq.que.|*cibdad:de los Reyes; y si el obispo frey To- 
más ;de Berlanga bebiera querido ir á partirles los lími- 
tes- é estos gobernadores, ó ellos estovieran en paz, ó 
VV. .,MM« ..pudietaní haberlo proveído como cpnvinie». 
ra,á¡w servicio; porque él fue requerido; de Joan Espi- 
nosas-ptef parte dé Almagro, para ello, con la provisión 
de V¡V. MM., ó se le ófresció navio é gasto é todo ló que 
hobiese menester para suida;" -ó. él 'se esousó de tornar 
altó. Esto yo! lo. be visto signado en esta ciudad. Muchos 
pa«escere3;daa pobrerestas oosás ios que aman el servicio 
de V.y.rMM. ó tos que están sin pasión, y aun los que Ja 
tie»eni porque. ea estas partes hay muchos hombres que 
haa>vu*o aquella tierra < y conocen A entramos goberua- 
docesji^hdUaa que la mayor «oemistad quo eütru estos 

'■*< Google 



DEL ABflIIlV© DT INDIAS. 97 

capitanes hay es ser' tan buen compaBer© Almagro, y tu 
buco partido, cnanto e* PñarMteniplado^ei ¡gastar & dar 
do lo que tiene. También; dicen qae ai ¡Hernando Pizarro 
no volviera á estas partes, que estas contenciones no es- 
tuvieran tari enconadas, ni ellos discoides; < bien se sos* 
pecha qué como llegue Caldera, ques otro Hernando, ha<- . 
brá vasija en que. todas estas confusiones, y debates se 
echen á cocer y se haga el- potaje de tal sabor, que nun- 
ca se avengan, Pero como está Dios en medio y la baci- 
na ventura de VV. MM. -y la voluntad que los leald* ter- 
aán á la paz, y sobre todo el castigo 'ó gratificación que 
segas sus méritos VV/MM'. mandarán dar á cada uno, de 
confiares que todo parará eu bien é aun el suceso tari 
api-opósito del 'servicio de Dios y de VV. MM., que no 
pueda el demonio ni la malicia ó cobdicia de los hom-i 
bres impedirlo. Otros dicen que nunca dos tocados esto- 
bieron bien á un fuego, é que los amigos reconciliados 
pocas veces quedan soldados, de manera que faites in- 
convenientes; é que para estorbar aquestos, era bien de* 
xarlo todo en poder del uno de, estos" gobernadores', 6 
quitarlos á entramos 6 poner otro, porque cesasen sns di- 
ferencias; pero á mi flaco juicio y al de otros de mas 
esperiencia paresce que así como vuestros reales prede-i 
ceeorcs algunas veces mandaron á los grandes é. ricdi 
hombres de Castilla, al uno que no entrase en Toledo, al 
otro que no pudiese estar en Córdoba ó Sevilla ó otra 
cibdad principal; que asf se mandase á estos, é que de 
mano de VV. MM. este Cuíco estuviese en un caballero 
leal servidor- de VV; MM., que tuviese aquella fuerza ó 
gobernación en justicia, con solamente aquellos pueblos é 
indios que hobiesen de servir á los gobernadores de aque- 
lla cibdad, en tanto quel uno de estos gobernadores se 

DptzeDsyGOOgle 



79 -toanamtm ikbuitot . 

«wwreoó .V,V : 'MMv 1e maadaní mudar 4 otra pafta dunda 
lefe tfrva* poiíjud á:Ja. verdad eí adelantado.]). Diego de 
Almagro es grari ;parson.a ¡pan* aqáellaBt parteé. 1T téngase 
déJ por averiguado que.su pensamiento nanea frie sino 
de ser.yiüibién.á V#; MM; y asi lo pienso del; adelantado 
D. Frílitca&t» Piaam), Sino anduviesen testas letrasi-en>- 
treüos ,, no saturno ¡Jécur venialínetite para ¡énojafc 6 
■ViVv MM. «ii la menor cosa del mundo; peíalos legistas 
y algunos revoltistas particulares, que ataque yo tas son* 
brej «Ka los conocen auiy bitín , tíú tanto qtae les. dejen 
■estar en aquella,, tierra^- no se espere sosiego ni ftáa 
da faltar novedades. Mas há. df> %i íiños que conos*» y 
he tradado y com orneado á Almagra é Piaarro ,. muy 
particularmente al uho y al "oti>0, y ■como amigo de en- 
tramos, yo .lie* be escripia (ni pantácer .para .que :hagan lo 
que Xantofonte eácribei que Cambltes ■ «ansejaifa' é su hijo 
Cir».;reyide Peíste:,. ¡al cual deeia q-aes mejor conservar 
la saMrá, que curar :1a. enfermedad, y qae así. estes capif 
tañes, sí aae.oreea, acertarían ma3.encon3ervarB6.en pa¡¡, 
sirviendo á VV¡. M¿1., que s»con sus diferencias, -venir i 
términos que: tengan necesidad .de buscar perdón y. pro- 
curar de nttfcvo la gracia de VV, MM. Y que procurasen 
d0«atar bien een diodos' y tenerr vuestros vasallos en jus- 
ticial pontee» íocüg dice el autor que hediobo; elceptro 
ele oro; no ha«e qcyjelítey vivaeeguro, aiao la copia dé 
los amigos, tas.-cu4les.no son fieles por natura, porque- si 
asi fuese» todos serian! fieles como las otras cosas natu-* 
talflfcsoa fieles igualmente á cada uno; mas adquiéranse 
no por fuerza, mas coa beneficios. Y también JasiW acor- 
dado á estos caftanes que minen, como de *«as retados 
reales están honrados con títulos y mayoridad sobre uiu- 
chos hombres, y estén gmtifioados é esperan serlo mar 

Dptze^yGOOgk 



DU.,AMWWJ>R;mBIAs. 79 

clio, rwí; ó^enoidebea^ar ocsfliqn porn«gflQ* ipawí-- 
ra á que, podiendo a*»J)itr t«R^ta *n)í>re«a|eQBío¡la qjjft 
tjeneu entcc Í9B pi«tt06i Maya otro gobernador ó capitán 
á ponerlos en paz é á mandarlos, pues que con mucha 
causa araron ]<y harían. VV. MM-» si ello» cea tiempauo 
se comidea o. dejan las .diferencias ó las convierten «fl 
servir cada unocoow lo, cometí aaroo, sin rifar,. Ni creau 
que por su$ : méritos «i habilidades, los poso Dios donde 
están, ni «a taa grandes oficios, ó- cargos, sino ee la bue- 
na ventura. de. VV. MM-, de dofldeilia resultado Ja dallos 
para que os sirvan, de lo.qoal avoca ni algund tiempo 
ni , hora debían cesar da dar infinitas- gracia» átDjos 
Nuestro Señor per eüo. 

A vueltas de la Tierra, Finoo, quiero acordaí,. á 
VV/MM. rcUioo cosas: la : priínera,qae esta igíesia-jde.Sfin- 
to Domingo tiene .grandísima ne,cesidad:de;si¿ prelado,: así 
par^ lacera dellaina^rifll.coiiiWpsraloque.^pirilualtQeíi,- 
teicoavieadái'^stapoblacio&t enila .aiJiniüistraciQQ dolos 
Sacramentos ji¡hace* órdenes YcoafiFPiaciQoes y la crisnja, 
como en otras eoeas qae no pueden hacer lqsoU|QS sa-¥«W 
dotes;, y. porque las ovejas sin pastor, :,y¡síó w. está coa 
cuánto peligro viven. Esto-nOíSe mentía tanto cojmo, con 
la ida del obispo Bastidas, que ¡e maqdaron ir á visitar 
su iglesia de Coro ó< de, Venezuela, y aunque allá hará 
provecho, eu aquellos poíloscrietianosque ajlí están, aquí 
hace tanta íidta en todo lo qucadiciio, qué! suplía ,é ha- 
cía que no.se sintiese el ausencia del Obispo dosta Iglesia, 
y cedadla lo echaremos, menos, porqués, tan buena per- 
sona y. de, tas buen ejemplo, quecortifioq á VV. MM, t|ot 
dáosla fiíbdftd 19 ba 3e*tiid&,efi el ánima' E por servicio 
de Dios,; VJf . JíMl- |e,deben f mandar;fpae toroft presto, 
porque hace mucha falta á esta iglesia y á toda lacibdad, 



BO DocoMitíroS fttftolTóS - 

por ques nwy buen hombre y-buy -limoSnch) é tiene esta 
Iglesia' qiies.'glot'ia de' taverí ¡y pienso que si porj'ói ñé 
íuerftyque aó habiera attégadíM laboróla al'estádo'eu 
que está. " ?•'■!> -'■ i (' K:¡...!'i íi ■ ?r;¡ . ■'*■ /i- ;.-■; ■'; 
'La 'Otra ee, ■ qué para la -gobernación 'des ta cibdad hay 
grandísima necesidad que haya en eflaíVdcurador mayor; 
que tengá'voto en ol ■ falimiento,' oque siü-feu -voto 'too se 
pueda hacer cabildo, aslcomb lo' hay en SwHtír y en to- 
dos los pueblos bien ordenados de España; porque en mi 
conscienciaV^oea laetMfi» ¿4' ver --la» cosas que-aquí p»* 
san é ] se disimulan; ó rio otean hablar loa-veciiioe 'en ellas; 
Y este, que seB nombre de barba y' arraigado en la tierra ( 
porque habiendo aqueste, será Dios servido é VV. MM. , 
e [michas cosas se enmendarán. ■ << ' ■■'■ 

' 'La' otra, que hobiese cuatro jurados, pues que toda ¡á 
etbddd estájiaclusafen solaíínaperrocha¿ équeá lome-* 
nos; ¡ los dosdelioa residiesen su mes que les cupiese, por-; 
qria iernáu neseesídad de visitar sus haciendas ; é qué 
TVv MM; proveyesen 'los primeros, é vacando estos; se 
hiciesen por votó de los vecinos é perrochiarios, no de 
hombrea artesands é de poüO; sino' de cibdadaaos' honra-J 
dos ó- de los -buenos- : 'de hvcibdad é arraigados, é como 
en otras partes de España se hace. 

lio otro, que aquí bobo un-fielesecutor, que fue -Ro- 
drigo del Castillo; é- toda esta cibdad 16 contradijo, y eq 
especial el régiitneotó, porsü propio ¡atores, mas que po? 
Otro buen fin 1 . E V V. 'Mil mandaron que pasado aquel que- 
daseen el regimiento aquel oficio, y á la verdad, no serlo 
taí hombre, «orno Rodrigo del -Castillo, mucha ríraou tuvo 
la cÍbdad : delo contradecir; ya ques muerto, lia la oibdad» 
fecho ó mejor diciendo eetoá' regidores; un fiel y esécu^ 
tor, é aquel hace otros dos tenientes ó sustitutos, así que, 

o,^, Google 



DEL «CHIVO J)K INDIAS. 81 

«ñipa tpes;< pidiéronles varas, y este es «n mercader, 
que ni Id Iglesia ni- muchas cédulas de W. MM. le han 
podido sacar, dé aqoíé enviallo ásu mujer 1 ó hacer que la 
traiga acá^ Y. porciertó es muy mayor inconveniente ha- 
cer los.ragidorestale3 oficiales, que. proveerlos VV. MM. 
en personas-de honra ó cuales deben ser para tal oficio; 
pero en fin, .aquí andan: porque las cosas de acó ni jamás 
se ordenen .hi salgan de la voluntad de tres ó cuatro. ' 

La quinta es, que aquí han venido provisiones de 
W. MM. .pata que estos oros bajos que andan en 
este oro corriente, se quilaten ó anden eh su valor. E ha 
aprovechado poco mandarlo,, porque dos ó'tres sátrapas 
no quieren, é la raaon que dan paradlo, es que dicen que . 
se sacará el oro de la tierra y que es dañoso á esta re- 
pública é ó la Isla; ¿no dicen en esto lo cierto, sino lo 
quellos quieren, porque hay un cuento de razones en 
contrario, por donde sédebe hacer. Y¿la una, es cumplir 
la voluntad y- mandado de VV. MM. y de su Real Con- 
sejo, é no buscar cautelas para, lo que quieren; la otra 
porque andan diversas mareas en éste oro corriente, y 
por bajo que es, todo anda á 40.0 mrs., que es concien- 
cia, é aparejo de muchas falsedades, y no vale alguno la 
mitad. Y comoporlamayorparte, son pedazos pequeños', 
traen mordidas: las marcas, é por. poco que muestren de 
una letra, ó un-, perfil de marca, pasa. Y hay poco que 
hacer á un platero de marcar, escondido de la manera 
quél quisiere un pedazo destos oros ó muchos, y para 
que parezca la marca vieja é'no fresca, con un poco de 
agua fuerte saben mostrar la antigüedad que quisieren 
que tenga la marca, caso que auuque parezca fresca , 
toca en un canto del oro é allá va. La otra razón, es que 
ya que se saque de la tierra cómo estos dicen, que á 
Tono H¿. 6 

D¡o¡t.iM 3y Google 



82 DOCUMENTOS INBJHTOS 

España va ó se Heva, é no á Turquía; footra, ©fique quie> 
rea guardar e) oro bueno, así como lo pueden haber ,i./é 
quieres pagar lo que deben con el malo; la otra, andando 
los oros en su precio justo, no habrán lugar, dé se que* 
Sar los que venden ni los que compran ni deein,-.odara.-e 
buen ore, ni tomad estotro, n Una dalas cbsasi.qael-rey 
D. Sanen» IV puso contra su, padre el .rey D. lAJonso X, 
para se le alzar con el reino, file deoirique habia hecho 
mala nu>aoda{ pues aquesta que acá anda 'malísima es, 
é no la favorescen sitio tramposos, porque todo sea como 
ellos; y aunque VV. MM. la mandan hacerboena.y que 
en todo haya retitud, no quieren aca.sio.olo cootrarüK 
estas é otras muchas utilidades habría con losioficioe. que 
he dicho. 

A VV.MM. suplico .perdonen mi atrevimiento y larga 
escriptura, porque en .este error, ai lo es, no beipourridoi 
porque pienso que en esto sirvo á VV, WMv, y porgúese 
que en ello sirvo a Dios, el cual largos- tiempos ó soman- 
to serviciólas vidas de VV. MM, guarde y prospere, así 
como sos reales coraaones.se desean, y vuesbos natura- 
les vaaattos y subditos y la religtoné república cristiane 
lo han menester. — Destasu fortaleza de la cibdadé puer* 
to de Santo Domtpgo, de la lela BspaSola, á nueve días 
de Diciembre de I«|7 afios.— Sv C.. G. R. M.— Los 
reales pies de VV. MM. besa, — Gonzalo Fernandez.' 

CARTA DE JUAN VÁZQUEZ DE AVILA, DENUNCIADO» VARIOS ABUSOS 
EN LA GOBKRNAOION DE INDÍAS(l). .,. 

S. C. C. R. M. 

Con el acatamiento y humildad que á V. M. debo, co- 
tí) Colección de Hufioz, tom. 1XXXI: 



a 3 y Google 



DEt'AnCHIVO DE INDIAS. 83 

fflfcáítf •Re'y' , y l Séflor natural beso 'los' i-eMés pies de 
V. Sf. , hétíal'^ór merecía de Días prnforamehfcé, y 
y (o &gtittt<fó ,: ítobit) Rey, señor y padre y amparo de tó- 
do(fistis i *ásallo9 ; 1 [tüe's todo esto obliga, V. M. sea ser- 
vido miíndar' leer estofe pocos renglones' y éiicoinendar- 
los á'1a meirioVia, para mandar remediar -lo que su real 
áerVieto Seai ; peitfqWé verdadéráméiíte no carecerán de 
loda tardad. 'Ysepa V. M: que paralo que toca al ser- 
vicióle Dios Núestnv Señor' y de V. R.-3VÍ. y bien de 
Wdds'HnS vasallos, ansí españoles como naturales' dé la 
tietvs, ^ue es barto menester y con brevedad el reme- 
dio* el cual ptega A diestro Señor por la preciosa sah¿ 
gre que erfiét'santO árbol dé la Cruz por el genera hu- 
ntaBoderiam^'Sea-ferft&yde ponerá V. M. en su real 
coraícln fepeoUtíó deseo , detmls del que V. M.' dé coh- 
tind hn.¡tenido y tiene'Cortio cristianísimo que es, para 
que asn'brevedad'lo mandó remediar, corno Dios Nues- 
tro Se^r^ sabe q"ne es menester. " r - ' 

■ Iftei.^jpr oasbái.esla carta V-. M.noledie'recrédHo por 
las razones que para ello hay, 10 primero por ser pobre de 
jmcio § ¡'de hacienda, y lo segando por no ser conocido 
de V. 1 M. fi¡ dé; ios señores ¡dé su alto Consejo, y lo ter- 
cena por seV esta la primera que á V. ¡VI. en humil ser- 
vicio escribo, á Dios Nuestro Señor pongo por testigo, de 
laque dixere sea éTel juez de mis palabras y deseo y 
' del cetó con qwa tne moví 6: tomar atrevimiento de es- 
criHir estos pacos renglones. 

V. M, «aandó' proveer á la Nueva España de Visorey, 
y- él' Negó en tan buen punto á la tierra, que todos los 
qwíe viven ¿febfl&o de SU gobernación,' 'dan mili gracias á 
Nuestro Señor, qaé fue servido de dañes .ian cristianísi- 
mo Principe por señot\ Y después tan buen caballéroiy 



id By Google 



UEL ABCaiVO DE INDIAS. 85 

sepa rfiuydé fcierto que si él camino no hóbiese mar ea 
medio, que de lasveinte partes de la gente queen estas 
tres gobernaciones hay, que las diez y nueve tuviese 
V. M. á la puerta dando gritos; Otra cosa sepa V. , M. que 
de los qtfe se van á quexar destas partes a! real Consejo 
de Y. M., los menos déflos llevan razón, porque los cui- 
tados de los agraviados, por faltarles dineros y licencia 
para salir, no Van, porque en esto se estreñían sobrema- 
nera los gobernadores, que en sabiendo que uno se' osa 
quexar^' luego trabajan de dar con ellos en el hospital! 
Que los que llevan quejas y dineros no son los maá de- 
llos sitió amigos y paniaguados de los gobernadores, y 
para afirmar daños que han hecho y ayudado á hacer, 
fingen quexas para sacar con ellas provisiones acá para 
hacer mas mal dé lo hecho, y desta manera van algunos 
con engañosas, qéejfls. ' ' , 

En estas gobernaciones estaban muy gozosos con que % 
V.'M. enviaba aquí su Real Audiencia, vén cabo dé tanto 
tiempo que se esperaba, vino el doctor Robres, que ha 
hecho mas agravios en seis meses que otro en diez años: 
prometo á V. M.' que muchas personas dexan de pedir 
sii' justicia , por no parecer delante del, temiendo su feroci- 
dad y ! sus palabras tan deshonestas y tan afrentosas,' por- 
que no parece hombreen sus palabras y obras, sino espíri- 
tu infernal. El vino á este pueblo de Panamá pobre y adeu- 
dado y sin granjeria ni mercaduría, y dé ocho meses á esta 
parte, él'tiéne navio* y hato devacas y estancia, que tiene 
mas dé ciento y cincuenta personas y al fin está yá'me- 
jot- hacendado que ningún vecino dé Panamá; 1 mandé 
V. MV ver dé adonde le ' habrá venido. Sepa V. Sí. 
que estás tierras nb "queriaií'ser gobernadas de hom- 
bre que con necesidad viniese de Castilla sino de 

Dfc, t;s31 vGüügle 



id By Google 



DEL ARCHIVO 1JE INDIAS. 8? 

tres gobernaciones, les mande amparar y abrigar de toó- 
los niales y daños eomo padecen por vivir en éstas tier- 
ras de ¡eaatfrerlo, donde no puedan ir á dar sus quexas 
¿V.M. 

Ya le constará á Y. M. de algunos corregidores qae 
V. M. manda proveer en esas ciudades de España, y con 
estar á treinta y cuarenta leguas de V. M-, se descuidan- 
de- la justicia y hacen hartos agravios; pues cuando estan- 
do- V. M. tan Wca se alreven ¿qué harán los que acá 
están, que verdaderamente m temen á Dios- ni á V. M.? 
Y los míseros' agraviados, ya queteüga» dineros para el 
caminó como son -dos las navegaciones y tantos los tra- 
bados de la mar y los navios que se pierden, que llegan 
al Nombré de* IJfow d enferman 6 mueren 6 se gastan,, y 
ansí so vtietven. llorando sa misera y mala aventura; 
pues e't remedio de la Española mas tardío es que ir á 
España. ";'■ 

Sepa V. M. que los gobernadoresó jueces, que man- 
dan en otras partes, de continuo envían despachos en ca- 
da flota y duplicados y dineros, que ao les falta prestados 
por amor- ó por temor. Y comoen la corte de V. M. son 
cooocidos'y tiene* sus procuradores salariados, envían pro- 
banzas hechas: coa los testigos- que ellos 1 quieren, que no 
Iésfiiftaii;y vistas 1 por'los señores def Real Consejo creyen- 
do ser verdaderas, luego mandan proveer lo que se pide. 
A Dios N. S. pongo yo por testigo, S. C. M. , de las probanzas 
qué S. A.'M. ve y sabe, como nadase le encubre, que 
van hechas por los gobernadores, que si acá se tuviese la 
justicia á arca partida, áe probase de verbo á verbo ca- 
recer de verdad. 

Algunas personas dicen acá, y yo se lo hé oído decir 
á un criado de V. M. que manda en estas partes, que á 



8b documentos inéditos 

los pobres los porteros de V: M. les daa con la puerta en 
los ojos, y que no hacen cuenta en el Real Consejo de car- 
tas de personas pobres ni de palabras; sino que aquellos 
que tienen favor, que aquellos negocian, y que los que 
tienen favor con los que tienen dineros. ■ -. 

... Los miseros que acá están y estamos, no creemos tal 
cosa, antes nos paresce que quien tales cosas se-atreve á 
decir, que merecía ser muy biea castigado. Y después á 
los gobernadores y.personas que acá mandan no les fal- 
tan dineros y favor conque alcanzan lo que quieren; por 
amor de Jesucristo, que V. M. vuelva y favorezca á los 
pobres; pues que demás deser pobres, son vasallos de 
V. M-. y no es justo que siendo vasallos de tan excelen- 
te y crUtianisimo Príncipe, les falte, el amparo de au Rey 
y Señor natural. Plega aquel alto Señor, que coa singular 
arapr que al género humano tuvo, y lleno de piedad y sus 
sacratísimas espaldas en árbol de la cruz puso, por 
muy. largos tiempos la real vida de V. M, acrecenté y el 
estado aumente en su santo servicio, como por V. M. es 
deseado para que Dios sea servidoy los vasallos de V. M.: 
seamos coa justicia y misericordia gobernados,— De Pana- 
má, diez de Hebrero, año de mil y quinientos y treinta, 
y nueve años. — Rumil y menor vasallo, que los reales! 
pies y manos de V. S- C. C, R. M. besa— Juan Vázquez' 
Avila. , ; 

CARTA DE FELIPE GUTIÉRREZ SOBRE LAS DISIDENCIAS ENTRE PI- 
ZARRO Y ALMAGRO (I). ., 

■ ;■ ■ . ■■ - s.c. c.m. ■-" ; 

Porque después que áestaciudadllegué, hé dadolar-' 



■ : (1) Colección de Muñoz, tomo LXXXI- , ,' Vj 

Di B itzed D yGOOgIe 



DEL AHCHIVO »E 1HD1AB. 89 

ga cuenta á Y. M. de las cosas acaecidas en esta tierra 
y de las .diferencias que entre amos gobernadores ha ha- 
bido, en esta diré solamente que, á causa de. no ser el 
tiempo tan oportuno y conveniente al servicio de V. Itf,- 
coma convenía, tengo sospecha y temor mis rela- 
ciones no habrán ido é V. M. Y porque, las cosa» destas 
partes han sucedido tan aviesamente, que nadie ha sido 
parte para lesponerórden, y V. M. sepa (a.verdad deltas,. 
b diré desde principio lo mog breve qu» ser pueda en, 
los capítulos siguientes: » - 

Después que de la ^provincia de Veragua salí y vine en 
socorro- desía tierra, que. estaba alzada do, los naturales 
del.ia, y después de me haber hallarlo en la pacificación 
y -reformación.' della,' con. muoha costa y peligro, habién- 
dome juntado con ¡el; gobernador, D; Francisco Pizarro 
para proseguir entramos la; jomad» : y socarra del .Cuzco,, 
á que yo había salido -de Lima,, tuvimos uueva que .el 
adelantado D. Diego de Almagre^ habla entrado, en fih 
Cuzco y preso á Hernando y Gonzalo Pizarro, y aunque 
en la entrada hay cargos y descargos, cuya declaración 
yjuiciq-á Y. M. pertenece, elgobewador Pizarro, tenien- 
do al capitán Alonso de. Al varado junto al Cusco, que ha.-. 
bia días que era ido á le socorrer questaba cercad» de 
indios, se quiso juntar cou éi para saber lo que había, - 
pasado y conformo á- a^o guiar los negocios. Y en ■■ este 
estado, le' vino nueva que también Alonso de Altacado 
era preso por Almagro, y que toda íla* gente! eslaba.de su 
parte; y como Bubcedieron las eosDs.de rigQr y so mindó' 
la guerra de -indios á .crisUanoa, por lo que tocaba al 
servicio de JJios y al de V. M. y;á lasque esloy obJiga- 
dOidexé el cargo, qtte de Capitán general dol gobernador, 
Pizarro había tomado para. contra los infieles, y por. mejor ■ 

D¡o¡t.zM 3y GoogIe 



W BOCIMBKTOS INÉDITOS 

mediar la pa/ eilt'pelos gobernadores diferentes, amonesté 
y requerí al atiei-y al otro kh que para el efecto 1 delta eón* 
venia y oiiao injusta era su diferencia y contraria' al- ser- 
vicio üe bies yde V. M. ;y noaprovechó mi diligencia, 
dado que por, 'proseguirlo qne deboque tanta, que las 
eoáaa vinieron á medios y capitulaciones de concordia, 
las cuales se asentaron cerca de Chincha y tovimos por 
cierto se 1 guaídárt» después. Desdé á poeos dias, suelto 
Hernando Pi*atTr>,;pafeseio A élyaíGoberüaráor^surier-' 
mano, que por la provisión que-Wuxo : Peraazulaa qáe : 
aobrevmo, qae ríetela restitüirseenteposéeloH del- Cómo, 
lo eoal pssieron en-efeéto, y vino Heróaiado PlWrWfettt 
la geste, quedándose' el ©obetfnador, su beiimanri, énla 
ciudadde losíteyes para tiaow relación á V. M. Yebma. 
viíft lliscordia notoria- y el- rompimiento qiie se esperaba 
oon>% VéaidAl de Hernando Pfejarro »t Cuzco, parecióme, 
q'ue podría eseusar macho daño, y con esté k*eiicíoft ; nle 
virad eoH^fiernatído Pizarro, cónsoloeargo dé ponerlos éri 
pac. YasC le a-ffloneetéy procuré en lodo el camino, hasta 
que ltegamoa lilla legua del Cuzco, do haMaroos la génEe 
del gobernador Aloiágrov que hasta tos ver-, áo tu tí mos de: 
elifife «Hiela-, asi pof estar de guerra la tierra como por 
sa-fraigosidadi; y-siii haboSílugar,- medio» ni relfledios tíi 
ift*éft¿ion'*f*é forzado de, dar la batalla, ( : -": ■-■'- ■ ■ -¡ ■ 

'¡Después de habeílo vencido Hera.aad«- Piaarro, loouil. 
no pudó- ser sin dañó, aunque eseasé ettftie- pintea ftáHé- 
aioseo esta c-iuflad- del Guacd a D. BÍBgü de Ainjagro, re- 
trtóíto onta torta h>W deíla,- do teagd por eiertio!^ matara,! 
Si t y« , iio | tóe'híjHára"p^sefttó , qiltó1e*ar»é i y:t^^ , ^'|t»6J 
ápoAeí» de Hernando bizarro, el cual Ic'tnatwlo prender y 
meteriín un cubo. ¥' porque en la bttattfi, comeres aso 
eWisenaeJEinies' tiempo»,' había ■ habido : robos y 'tomas- de 

*- Google 



DIL.iAUHirO'Bn 'HUMAS. 91 

caballos y arpias y otras cosas, .yo .entendí enítarrestituu 
ciotí dolió, y trabajó cuesto pudo que uo bpbiase agravia-: 
dos, como mi probana lo muestra, y hice* anustadesentre 
muebíís, que asU*ban diferantes» etonaesido muertes y da- 
ños; y medié y propuse lapMeon Hernando Kzorro, y 
coino no hobo efecto, trabajé, lo que fue en mi mano, de 
escusár la muerte de 0: Díegó de Almagro, y qué sé re- 
mitiese á V. M., ó á lo meaos, se nevase su negocio á 
Lima, para que los letrados, que en ella había, lo viesen, 
lo cual tampoco aprovechó, porgue Hernando Pizarro 
hizo del justicia. 

Después, ac£ ^en elentceiaftto d#Upri&ioa, dal Ade- 
lantado, ,cop la mucb^ jupiare gante que habia, se ha 
Ifecbo grao dañq en. laAienra, de ; .que ; se hatyrá ulMlo 
ctfepM»$Y-#- -,- ; . , -\.-,--- 

, typjvieqe, al servicio 4 e i$os yde Y. M, y á la pusjepte-!, 
cíp$y.reform#í}ipn desta tierra, quecqn mucha brevedad 
se provea, de remedio, porque si m defiere, segim la, newír 
sjjjad liqnc la tierra, seria raury $r#if¡e ; ipcpuve&ieiíffei V 
pues que .en toda k> yu,« en oúba &¡4o, be procurado cV 
servicio, de V. M., coa tantos |rahajps¡ y peligros,. suplica A, 
y.,%i. tenga. mempn^üaara^r^irs^ de m,í., penque, qoíiw, 
suspenso quedo, eq esta ?iu^ad, ;: bfts(í». ver l».q#ft'VH-Mt. 
ojanda- proveer; que, .poc ;es¿e¡ fin. me .\\e> espusa^q; de, 
encargarme .d^nfleyo^dew^briin^a^ps, qjWtwft'f&fflfr 
¿n oftesfiido,, X.WWjW^fiW. 4' .¥P"Ícip. <Je/ .{#«& .y. 
acrasceptafliieiito;de ( las mentas; Rea)os da V..51- y buena : 
gobernación desdas partes.pooveraia, y es inu^ jjpeesasfo 
p<£ mu.y justas yeviden^ 1 iÍMOB^, l p^.lfl. : ¿abefnaqiga! 

nes que envío por memoria, suplico á V. M . lo mande ver, 
y hacer lo que mas sea SfRjrjjfei ett^,f^M9ljWffiM3jtfa$9- 

D¡o¡t.zM 3y GoogIe 



98 . DOCUMENTOS 1NÉS1T0B < 

tro Señorguaíde y otm$erve,' con acrescenlamíento de 
mayores reíaos y felice ti toda de los enemigos'de nuestra 
fée.— Del Cuxco, á 10 de Febrera de 1539 años^' 
S. C. C. M.— Criadtcde V, 61 1 que sus Reales pies 1 y 
manosbesa.— Felipe Gutiérrez. - 

Carta del Obispo del Cuzco al Emperador sobre asuntos de 
su iglesia, y otros de la gobernación general de pquei 

■ • ■ s.'c. <Tm. "' " ' 1: : ; 

• La gracia de Nuestro Señor sea siempre con V.'M.: 
después que llegué al puerto, del nombre de Dios, con él 
cuidado que para lo "que V< M : - me manda ya sn servició 
debo, procuré de saber las cosas desta tierra para avisar' 
á 'V. M. Yaití supe -de la prisión de Hernando Pizarra, y 
escribí á V. M. y ansí mesmó desde Panamá, como me' 
partía en un barco á toda priesa para remediar sí'pudie- 
se qué nosehicieseVmas deservicio á V.'M, Llegado 
á la' ciudad de les Beyes supe como el Adelantado 'había 
suelto a Hernando Pizarra, y cómo Hernando Pizarra re- 
cogió gente y. volvió sobre esta ciudad del Cuzco, y es- 
cribí fuego A V.'M. á dónde en llegando, procurécon to- 
da diligencia que se rae diese luego gente para proseguir 
mi camintf para esta ciudad del Cuzco'. Y ansí estando el 
gobernador D. Francisco Pizarra junto con los oficiales 
deV. M. y alcaldes y regidores 'de la-ciüdád de los Be- 
yes, yole pedí por. merced y requerí qiie me' diese gen 1 
te, pues Via cuánto importaba mi venida para 1 poner étó 
paí toda esta tierra, y. sabia como yo no podia ' pasar ár 



'(1) Colación ds'Hafioz.'tomaliXXXII. ni" : , ' .' >'■ { 

Digitze^Dy.GOOgle 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 93 

esta ciudad del Cunto, sin venir á buen recaudo, por es- 
tar la tierra' dé guerra como parescia. habiéndole muerto 
dos ó tres capitanes con mucha gente ; y el roe respon- 
dió que .-me daría gente,' ■ y después ■ en efecto no' se roe 
dio, no sé por qué ,' podría ser por falta de la gente que 
era necesaria para semejante camino. Tengo por cierto 
que si al Cuzco-yó me partiera, que nó muriera el maris- 
cal. Estando yo en Lima, entendiendo en que se me diese 
gente, vino la nueva de, como Hernando Púarro había 
desbaratado la gente de D. Diego de Almagro al Cinco, 
y como había prendido ai adelantado D. Diego de Al- 
magro y tomado la ciudad del Cuzco. Y luego fui al Go- 
bernador y delante de los oficiales-do V. : M., le dixe en 
la iglesia de Lima, que mirase cuanto deservicio era de 
Dios y del Rey que' pasasen semejantes cosas, que en- 
viase Juego. al Adelantado y lo enviase á su gobernación* 
y que le mandase que no consintiese que se hiciese agra- 
vio ninguno ni violencia a" la gente del Adelantado; y é| 
me respondió que no le hablase en soltailo, 'que no lo ha-' 
bia de soltar. Y visto esto, le dixe que envíase á mandar 
que se le hiciese. muy bien tratamiento, y que puesla 
cosa, no era fácil eino ardua; tener preso nn gobernador, 
que me parescia que rio se debia tratar por terceras per- 
sonas, sino qae éL;en persona se debia partir luego para 
el Cuíco y soltar el Adelantado, 'y confederarseconél, y! 
hacer ló que convenia al servicio de Dios y de Y. M. Y 
que por ir él, de quien yo tenia confian» que mirarla 
mucho lo que conveníala! Adelantado, eomoá" persona 
con quien había tenido tari langa hermandad, yo nó me, 
partía juntamente con éh mas que en partiéndose él y te- 
niendo noticia que la tierra estaba algo mas segura, yo, 
me partiría luego. < ' ¡ ' 



> y Google 



91 ■DOfitlMEUTflS íSBMTde '' 

■ ■■■Yrousi fleide ¡íipodoé íísaa me p8fK\Veh lefl'Oífífifftoj 
efrwk vallé qnese dice Trh, 3upede doKcrikkts dieT ade- 
lantado- Bon ¡Diego de Al magro*, «MHno Mefcnando Pitarfo 
hiw*ft)pr«íe9li->c<jirtra f Bl AAelantadfv^ypor'el loaettsn^ 
cid y te corló la cabeza; los cusios so hallaron preseeteri" 
lo-^-ioroo.: Yansi desuní icaúBtio eseribí esto también ■■(> 
¥.1VU Pasando adelante, iviiieati^esmdoiporraftdhá^N 
te destallen:»,' y ¡vi-tanta psniicion en olla,. que¡ hábiéft- 
díila^yo- visíó antes, no pndedexar fíe sentir grao ptiiia, 
porqrii), :anst como.pdr Jaiióbíéte de : táñente natura! de- 
lía y la tetbiH dad qbe paila las ieosas He nuestra. safita'Teé: 
Uoneircoíno por Tí riqueza y'grbsfedád. de fá tierra ««debe 
tener- rhiidho.Wiida'doidella. Ahfí viendo la perdieron, oon- 
raaere á quien ^aeri» ágran. GompaBiom-YA llegua-á fes>- ! 
ía ciudad. deí -Giizcü iín Aunes, US de Noviembre l5@3v-& 
donde hítüé al gobernador !D ; 'Francisco. Hierro,' y fu 
rescifeido del y de- toda Ingente desta ciudad con 'mweha 
alegría y con toas : 'voluntad ¡que agara<,soy' aoftidoi -por 
hacer ío.-qoeoumpleiat servicio de Dios y é lo qué ¥\ M.me¡ 
taalada.YooBoó este.ee ooóluQourBodostaífierra^flboiiFes- 1 
aer siempre;* los.qo* rigen, y oon tradicen sus obras, y c,o~: ■ 
moleDgatñosecBens^odenotístrGRedoBteriq'nef&ereBcebi' 1 -'' 
docon tanta voluntad y solemnidad y en tan breve tiempo; 
después fué de^sn ideenio pueblo tan pial qtrerido y mol 
tratado, no -rae roáraviHo .dbsto y de todo lo que •**& m© ' 
sWscetliese , pues; ¡3é\ mesrao uaeStra ¡Redentor esto ¡dicho ' 
qtle por su: nombre los que Je siasén y hacen io que 61 : 
raanda hati de -ser odiosos á los otros. ¥ certifico á V, 1 InV 
que si no .me 1 acordara del: sitio ; chista ciudad; yo :11o ía 
conosrjwraviáj lo meaos por loa edificios y pueblos delta. 
porque cuando! el gobernador Don 'Francisco; Pizarra 1 en- 
tró aquí yentré yo con él, estaba este valle tan hermoso 



3y Google 



DEL AafiHIVO »• JRD1AS. AS 

enedjficios y población, que entorno tenia, qub ara cosa 
de adqiíí(tciion vello , por<|«j> aunque la andad en . tí. «o 
ternia ajas de 3 o í,ÜO()oaSa&, turnia en torot) cuabi á' vis- 
ta loó $0,000, fa fortaleza, que «ataba sobre la cSbdad, 
parescia desde 4 parte una. muy g*an fortaleza de 
las ,4? España; agora la mayor parto de Ja. <Iiudwt 
esta toda derribada y quemada; la fortaleza do tiene Cuasi 
oadaeo-hiarro,. Todos los pueblos de al derredor no tie- 
nen sino Jas paredes, que pdr maravilla bay Casa. cubier- 
ta. Lacosa que mas contentamiento me d» en 'esta cui- 
dan, fué la iglesia» que para en Indias, és bario buena 
cosa, aunque seguí* la riqueza ha habido en esta tierra, 
pudiera ser mas, semejante al Templo de Salomón, de lo 
que es. Digo esto porque V. M. sepa la devoción de la 
gente deata tierra, que yo creo que no tiene 20 marcos 
de plata en todo cuanto tierna y porque sé: 'que á V..M. 
le- a placer^- En el; principio de la narraoioa tío las cosaa 
desta tierra encomeaiaré á decir délas iglesias y deleul- 
tp divino*. y de lo que yo .he hecho y haré enellas y de le 
que coaViieae hacerse. '._;,. 

El. número dejas 1 iglesias que .agwa hay en esta pro-, 
vincia es: primera, esta santa iglesia catedral de. 
Nuestra Señora del Rosario, que es en esta ciudad del 
Cuzco; la segunda «sen Ja ciudad délos Reyes; la terce- 
ra esen la ciudad de T/fujiUo; la cuarta es. en la ciudad 
de Señor San R%aei; la quinta es en Puerto Viejo, 
eq.,un pueblo quei.se dice Yi|la Nueva; la, sexta es 
en la ciudad de Santiago» nuevamente, fundada en- 
tre Tumbea y Puesto Viejo; la sétima esotra que nue- 
vamente se ha fundado ea un pueblo» entrol Cuíco y la . 
ciudad de ios Reyes, para asegurar eV camino que se dice ■. 
San Juan.dela, frontera;. A Wdas estas iglesias he distri- 



> y Google 



96 ; DOCÜMBNTOS IKÍDlTOfl 

buido todos tos ornameniosqwde'allá truje, proveyendo 
á cada fina según su necesidad. A las iglesias de la pro- 
vincia de Quitoque son la delpueblo ; de Quito" y la ' de 
lá ciudad ide Apopáyán y la ciudad de Cali.no he proveí- 
do de oroatoeot» por no" los tener, tíe escrito que se 
¿«tapia loque V.'M. tiene mandado, que se comprende 
íosdieamos; he proveído qúieh tenga ¿tírgo de aquellas' 
iglesias. Y enseñé: los naturales, y ansí mismo eutodafr 
estas otras iglesias escogiendo 'loa mejores sacerdotes dtí 1 , 
mejor vida y doctrina, para que las eosasdel'cultodivino' 
y conversión de los indios se traten como conviene y como 
V. M. manda, aunque acá : lo princípáten que: todos los 
sacerdotes entienden os en sus intereses, y enmi ausen- 
cia-no se entiende en las eosas del culto divino como yo 
quenas i ■ ■ 

En esta ciudad del Cuzco; doüde agora estoy, hepuésío, 
conforme á uní provisión que de V. M. traxe-, cuatro clé- 
rigos, que sirvan de dignidades 1 y calongias; y esperando 
la erecion que pease" que V; ftí. me mandara eaviar en' 
este pliego que agora vino, no he querido poner mas; 
pero' pues se tarda porné quien sirva la iglesla'comd >don- 
viénd, entre tanto qué VMW. provee; y pagarse 1 ham de 
los diezmos. ■ ■ ; " 

Loe diezmos en está provincia serán buenos, : por ser 
tierra' muy aparejada para todos los ganados deEspaüa,- 
yansr mésmo para todáplanta y árbol; y porque pla- 
ciendo á Nuestro Senopj los indios dezmarán; por estar 
ensoñados á tributar siempre 1 y' á'ofrescér de todas las 
cosas que cogen al Sol, al odal ellos tedian por Dios, y no 1 
está -en mas que ellos diezmen, sino que sus amos á quien 
sirven; «6 lo manden. Y para eslo : & menester et favor' 
de Y. M.¡ ypara reprimir la mala costumbre y soltura 



DK. ARCHIVO DE INDIAS. . 97 

y libertad que los cristianos quieren y tienen en estas 
partes, que s á machos dellos les parescé que no es bien 
pagar diezmas ni hacer otras cosas de cristianos. Y no 
obstante qué dé derecho di riño y natural se deba diez- 
mo de todos ios frutos dé la tierra, dicen que de algunas 
cosas no hati dé pagar, diezma, y ansí mesmo de lo que 
los indios les traen, no estando dezmado , tan poco bao 
de pagar diezmo, debiéndose de derecho / pues io crio 
Dios, pasando y cnando la obligación Real coolamcsma 
cosa. Y ansí mesmo dicen que no lo han de traerá las igle- 
sias, paresciendo ser de derecho que se traiga. Y la razón 
que .para estas cosas dan, es decir que es tierra nueva, y 
es la mesma que yo les doy, por la cual deben.de dez- 
mar al pié de la letra , conforme al derecho; porque en 
las tierras nuevas conviene poner las cosas en la cum- 
bre, para que cuando fueren descayendo, queden en al- 
guna cosa, como paresce por las cosas de- la primitiva 
Iglesia, que si no encomerizáran ta$ altas como enco- 
menzaron, segun'.la caida: ■que han dado , casi no 
hubiera agora cosas de cristianos. Y conviene mu- 
cho en esta tierra que al pié de la letra se guarden es- 
tas cosas y otras semejantes; para que ansí se enseñen 
á guardar á los indios, que nuevamente vienen á nues- 
tra santa Fée, Y porque las cosas de que acá se diez- 
ma y debe dezmar son muchas, aunque bastará en'ge- 
neralmanifestallasá V. M.j mas, porque tenga noticia de- 
bas, para mandar que de todas ellas se diezme, las es- 
pecificaré aquí; y son las siguientes, no nombrando las 
cosas desatierra, que; no hay necesidad. ' > 

De animales: corderos de Jas bvéjasde acá, cortes, qae. 
esiunamanera de conejos domésticos; patos, queseó) como 
ánades grandes* que. se crian muchos cñ' esta; tierra! - 
Tomo III. 7 

: ¡::: 3y Google 



§8 BBCÜHBfTOE HEHMTOS 

Frutas: ytmabas, guabas, guanábanas, qme es uüafrtt- 
la ñe hechora de pinas grandes' racomaes; peres, que son 
como peras verdinales de España en la figura, tteoeü dcdea- 
írocuesco; pepino*, qne son mejores qnetós de España, fle 
que hay grande abundancia principalmente ea las tierras 
calientes:; agí, que llaman allá pimienta dé las Indias, sin 
ta cual no comen los indios cosa ninguna; y otros muchos 
géneros de frotas. ' 

Legumbres: habas, frísoles, chochos, que son como 

altramuces desas partes, y otros génerosde legumbres. 

Granos: mata, que es el principal mantenimiento- de 

los indios, quiúcaqae es como arrea y muy gran mantea 

mroiento para los indios, y otros géneros de granos. 

Raices: ages , batatas, caví, 'que es una rail que pasada, 
es 'como higos pasados desas partes; maní, que tostada, 
es como avellanas tostadas; papar., que es una cosa como 
turmas de tierra de España.- sino que son mas grandes 
y noli enen tan buen sabor, las cuales raices seeaslas lia- 
man ckunsiu, y destas se mantienen en las tierras muy 
frías, ansí xorao an Collaov É donde no pueden coger máii; 
xiarms, que son unas raices cómo nabos, muy aguanosas, 
que matan la sed comiéndolas, y otros góneros de raices. 
•Lana de fas ovejas do acá; queso y loche,, vendiéndolo; 
algodón, pescado/ soco, cuando se .toma cantidad en las 
pesquerías; coca, que es una hoja > de ua árbol pequeño, 
qué parescé zumaque dq allá de Castilla, es urtaooaaque 
nunca : los indios andan sin: ella eá la boca, que dicen que 
aquello: los sustenta y -tos refresca, de manera, qñe aon». 
que anden con sol, < no han calor, y. vale e« ésta tierra á ■ 
peso de oro y es la principal reuta.de los díemno». ' 
< Gonvwne mxteh¡o, pues Dios iiurateu Señor 'fue servido 
dadora' V'jM, el gobierno de estas tierras tan largas y 

„ m Googk 



DEL ÁMBITO JW- INDIAS. 99 

tan ricas, adonde, según yoereo, nuestro Señor será muy 
servido y muy «Jabado, que en reamóse ¿miento desto V. fif . 
mande que con-todos los frates de 1» tierra conozcan á 
Dios, pnes él es el criador delios, por que ansí so debe ha- 
ceryansi esdedarecho nattiraly divino; y desto sesigai- 
ra que las -iglesias aeran bien servidas, porque ternán 
reñía para que Jos ministros se puedan mantener, é V. M. 
no- gastará sus reates rentas. Y que los diezmos los ¿rai- 
gan todos á la iglesia, porque allende de parescer que 
■ ello e& de derecho; contra el cual en esas partes, por el 
gasto que se haoe en lie vallo & la iglesia que es mucho, 
ha prevalescido'la costumbre en contrario en algunas 
partes. En esta tierra no hay gasto ninguno en traello, 
porque los indios trsoq acuestas todos los tributos y co- 
mida á sos amos, y pues traon la comida á sus amos 
acuestas, «osa conveniente es que traigan los diezmos á 
Dios que es< amo dé todos; y para cumplimiento desto me 
par,esee que V. M. debería de mandar que el que no qui- 
siere traer con sus indios los ■dlesmo» á la iglesia, que 
no lo' traigan sus indlqsa comida 4 él, y que si se la 
truxeren, : que pueda ser' castigado como un hombre que^ 
carga indios. V. M. tenga por cierto que aunque acá hay 
algunos buenos cristianos, pero que"kt mayor parte no' 
piensan -sino como se subtraérán del yugo de Dios, sien- 
do tan suave eomo es; y atw* «e apellidan y hacen con- 
cilios para esto, conforme á lo d.irf Satutisíiai populi medi- 
taii sunt inania, adoersus dimtinum (tisrumpdmui vincula 
eorum, et proiciamts 4 nübts jugula ipasrum. Y por i tanto 
conviene que V. M., comoéatóllcopnnoipeqne es y pa- 
trón ¡de las iglesias, que las defienda á- ellas y á sus dere- 
chos, ; y mande que sus gobernadores- y justicias, que en 
loque tocase á los diezmos y eri todas las otras eosas 

D¡o¡t.iM 3y Google 



*08 DOCmUNTOa INÉDITOS 

que eoavtaíerea. ó los derechos de las iglesias, que prin- 
cipalmente los defiendan-, y manden qué se paguen sus 
diezmos y derechos sin contradicióu alguna, oomo con-: 
viene que al pié de la letra se paguen en tierras suevas, 
y que no baya suplicación en ésto, porqué máodaudoi 
V. M. esto y haciéndose como deben las óosas de Dios 
y de sus iglesias, todo se encaminará bien. V. M. maode 
proveer acerca de todo lo susodicho, muy particularmen- 
te, porque yo no he querido conturbar el pueblo en algu- 
nas cosas cerca desto, sino hacello saber a V. M. para 
que V. M. lo mande. Y déxanse á esta causa de cobrar _ 
algunos diezmos, aunque á la iglesia le queda reservado 
su derecho. " " 

Yo mandé dar una carta para que de todo se pagase 
diezmo, y ansí mesmo los.diezmos personales; y el. cabil- 
do vino á mi, diciéndome que en lo de los diezmos per- 
sonales y en las décimas de lo que los indios les dan, 
lo cual no sembraron para ellos," que sobreseyese; é yo 
por lo que arriba he dicho, hago lo que me han rogado, 
hasta que V. M. lo provea, porque no tengo de hacer 
cosa con turbación del pueblo, reservando su derecho a 
la iglesia. Y. M. mando pagar de todo el fructo que vi- 
niere, á manos de cristianos, como no esté dezmado. 

La razón de los diezmos de esta provincia he enviado 
á Y. M. El año pasado se arrendaron en esta ciudad en 
2,000 y tantos pesos, yagora en este año de 39 hizo que 
se arrendaran en 3,000. Los de la ciudad de los Beyes se 
arrendaron en 1,300. Los de Trujilio sa suelen arrendar 
en 300 pesos, y ansí mismo los de San Miguel. Pienso 
que habrá, del alcance que: he hecho de diezmos en los 
deata ciudad y de Lima, ¡3,4 4,000 pesos, y destose ha 
gastado mucho en cosas de las iglesias y salarios tío mi- 

-:s: l;s ^yG00¿>[e 



DEL ARCHIVO DK JUDIAS. 101 

nistros. Los de Puerto Viejo andan en la meaina cuenta 
que los de Trujillo y San-Miguel, en las cuales iglesias de 
Sao Miguel y Trujillo y Puerto Viejo habían gastado la 
mayor parte en salarios de ministros y ornamentos y co- 
sas de iglesias. 

Paíésceme que pira esta iglesia, al presente, bastan 
seis clérigos, que sirvan de dignidades y calongfas, y dos 
curas; y que V. M. no debería de mandar proveer mas 
agora, hasta tanto que esta tierra se asiente y se vean los 
diezmos que hay. 

Yo he escrito a V. M. , por un padre que está aquí quo 
se dice el Bachiller Morales, el cual sirve en esta iglesia 
de dignidad de Dean: es persona de buenas letras y vida, 
yo rescibiré muy gran merced, y esta iglesia mucho pro- 
vecho en que V. M. le provea de la dignidad que sirve, 
y sí estuviere proveída esta dignidad, V. M. le proveadel 
Arciprestazgo desta iglesia. Y ansí cuando por aba ho- 
biere alguna persona tal, avisaré á V.M., porque como 
es la distancia tanta, los que de allá V. M. provee,a!gu-_ 
nosnovienen, por no tener coa que venir, y otros se mue- 
ren en el camino; y ansí el servicio de las iglesias en es- 
tas partes padesce detrimento. Y para que mejor servida 
sea esta iglesia, pare3ce que seria muy conveniente que 
losqueV.M. mandase proveer de allá, allende de te- 
ner algunas letras y vida, fuesen todos que supiesen 
canto de órgano, para que la iglesia fuese mas honrada 
en el culto divino^y impusiesen los naturales de acá, 
porque destá manera, con una mesma costa, se oficiarían 
los oficios divinos en esta sáftta iglesia mas suntuosa- 
mente. 

La erección desta iglesia nos hace muy gran; falta; su- 
plico i V. M;¿ con toda brevedad la mande enviar, para 

■«—íGoogk 



102 DOCUMENTOS lJfÉDITQfl 

que venida ella, se distribuyan las rentas dosta iglesia 
como conviene, y se pongan todos los ministros ansí en 
esta iglesia como eá todas 1*3 otras, y se de el «siento 
que en todo conviene. Y V. M. mandará que ea. ella é 
todo lo que tocare á salarios de ministros, áitímpre se 
tenga advertencia á que los gastos de acá son muy esce- 
sivos,, que certifico ;í V. M. que en esta ciudad del Cuz- 
co no se halla á comprar una arroba de vino por 100 
castellanos, y una mano de papel cuesta 25, y por aquí 
podrá V.M. ver las cosas de acá. .<: 

En esta provincia, como es tan dista até desas partos, 
hay muy pocos religiosos, porque los provinciales desas 
partes envían muy pobost V. M. defce de niaadar pro- 
veer en que vengan muchoB, y maiidallos favorescer, por- 
que esta gente natural desta tierra es muy hábil y tonta 
muy bien la doctrina del Santo evangelio. Y pues la tier- 
ra es tan aparejada, es conciencia desalía sta que lleve 
fructo; yo tengo macha necesidad de quien me ayude en 
esto. Y pues Y. M. alpriacipio, otiaadoseiviDierotiádes- 
cubrir estas tierras, mandó particularmente que viniesen 
flaires de la orden de Señor Santo Domingo, Y. Mi lo 
mande continuar, ymande que vofflgíin para que se pue- 
ble una casa que está en esta ciudad, que los ludios te- 
man por casa y templo del Sol, qae fs nna cosa muy se- 
ñalada,, y porque la <órden de Señor San -F ranease© y la - 
de Señor Santo Domingo Ñempre tavieroa hermandad; 
y estas dos órdenes, según paresce boy día, son las q»e 
- mas en observancia floresoen- entre las m wHÜeabtea, y en 
estas tierras nuevas es nJkestar nares ejemplo.. Y' destas 
dos órdenes me paresce que V. M. debria poblar es4a 
tierra y prohibir qu3 no hubiese acá oirás; porque all.ande 
do no hacer fructo en la tierra ninguno» ao entiende» sino 

^/4x, Dy Google 



T>EL ¿«CHIVO SE 1NWAB. 103 

en bus propios intereses y grangerías como seglares, y . 
dan mal exemplo, y los indios se escandalizan de ver 
tanta diversidad , y se da molestia grande á los seglares, 
per andar como andan algunos flaires ■ soios y con gran 
distracción y e*o escesira codicia', .como ■ paresce mani- 
fiestamente, que no se na encomenzado á edificar una 
casa en no pueblo, cuando ellos tienen ya otra, y de un 
flaire solo ó des osando mucho. No sé sí Y. .M. rae cree- : 
rá, porque parezco ser paite en esto, mas yo digo segnm 
mi conciencia y lo que me paresce que conviene; V. M. : - 
mandará proveer en esto lo qne mas pareeciere ser su 
servicio. Estes meemos religiosos, en ios pueblos .donde 
edifican bus convenios, no dexan de hacer á los curas 
sus oficios, antes pretenden ser ellos los obispos y que 
se baga lo que á ellos les paresciere, y no lo que sueleo 
hacer los curas y vicarios puestos por los obispos. 

Yo deseo mucho que los jueces; qae en nombre de 
Y. M. aeá están, ansí como gobernadores, tenientes y 
alcaldes, imitasen mucho é.Y. M. y tuviesen el. celo y 
afición alas cosas do Dios y dé su iglesia, como Y. M. 
tiene y -quiere qué iodos tengan; y si esto, se hiciera, , 
todo andaría, á derechas. Háse ofrescido acá algunas va- - 
ees hacer algún delito alguna persona de corona, y pre- 
sentándose ai juez- eclesiástico y mostrando su lítale de 
dororra. manifiesto; dando el juez eclesiástico su inhibito- 
ria sobre todo esto, no se quieren inhibir, antes se de- 
xan descomolgar y .no quieren venir á la obediencia de 
la iglesia, pecando mortalmenteen ello, y por su causa 
se pone entredicho; y todo eajo.lwccn pensando qae- sir- 
ven á V. M. y que -haelga deUo. Yo les ha ttíqbo que no 
puedo cueer quQ'V. M. huelga de tal cosa, porque' voo^ 
sus leyes realeSi y monda en mucha* delias qué favo?.¡ 

\ t -aB^Bd^Gbbgli 



404 DOCUMENTOS INÉDITOS 

rezcan mucho la jurisdicción eclesiástica- y no se entro- 
metan en ella, y que !a voluntad de V. B[f . es . que. en 
tanto que no les constare manifiestamente no ser de sn 
jurisdicción el tal delincuente, que haga todo lo que pu- 
diese en defensa de su jurisdicion y en castigalle, mas 
que después que les constare manifiestamente no ser de 
su jurisdicion, que luego se inhiban y que no pequen mor- 
talmente, no queriendo obesdecer, porque yo tengo por 
cierto que no es acepto á V. M. tal servicio; V ( . M. man-: 
deproveeren esto lo que mas fuese servido. >■ ''• 

Los gastos desta tierra, como á V. M. arriba he dicho, 
son tan escésivos, que si las iglesias y sus ministros no 
se ,ayudan con alguna- cosa, padescefán mucho trabajo, 
si todo se ha de hacer á costa de oro y piala.- Digo esto 
á propósito, queV. ftf. debe mandar que todas las igle- 
sias desta tierra, y principalmente la iglesia catedral, ten-i 
gan algunos indios, los cuales estén dispuestos particu- 
larmente para ¡as dichas iglesias, para que las limpien y' 
para que las aderescen y enramen cuando fuere meaes-' 
ter, y las reparen cuando alguna cosa bobiere qoérepa-: 
rar. Esto es tah' necesario, que no pueden pasar sin eilo: 
sin tener la limpieza y servició' que es menester en losi 
CHltos divinos; y dado caso qué V. M; manda easus. 
reales provisiones que los indios comarcanos edifiquen las 
iglesias, todo es menester. Y esto que yo digo es para el) 
servicio cuotidiano y limpieza de la. iglesia, para lo cual: 
bastarían 300 ó iO'O indios, que s& diesen á cada iglesia, 
y algunos mas á la iglesia catedral. Esto hablo como, 
persona ide. esperencia, que hay machasepsas en las iglp- 
siasque reparar y que limpiar, é si >an á pedir un in>, 
dio á un vecino para ello, no lo quiere dar diciendo, que 
buenos diezmos se tiene la iglesia, que lo pague. La ia- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 105 

devoción de ta gente de por ■ acá es tanta, queno lo 
creerá nadie desasnarles si no ío vé. paresce cosa muy 
conveniente que se dé esto á la iglesia, pues ee dan in - 

- dios á monesterios acá, y los indios desta tierra tenían 
aplicados indios é pueblos para las casas que tenían de- 
dicadas al Sol, y para esto no es menester dar mas ra- 
zón de que son casas de Dios y conviene que ansí sean 
servidas con todo. E si por, acá hobiese la devoción y 
consideración de las cosas de Dios que debía haber, no 
era menester que yo> escribiese esto áV.M. 

Por leyes lie V. M., los alguaciles de los obispos no - 

- pueden traer vara, salvo á donde hay costumbre; y al!' 
la han de traer diferente de las otras varas, y ansí e) 
alguacil que yo tengo para execatár la jurisdicion epis- 
copal no la trae: suplico á V. M. dé licencia pata queia 

.puedan traer ios- algoacites que ansí yo pusiere, porque 

. en estas tierras bay mas necesidad della que en otras 
partes, p or ser la gente tan suelta ; porque lá Vara es- 
panta muchas veces y prohibe -que no se hagan algunos 

"delitos, é óbralo que/ la lanza en la choza del viñadero- 
Esto es lo -que se meofresee agora, que debo hacer 
saber A V. M. acerca' de las iglesias y del culto divino; 
V. M. mandará proveer en todo particularmente lo que 
mas fuere servido,' ' 

¿Un lo de la protección. de los indios, que V.< M. me 
mandó que entendiese, lo que hay que 'decir es: que es 

.' ana cosa tan importante, para el servicio de Dios y de 
;V. M., defender estatúente de la' boca de tantos lobos 
Como hay contra ellos, que creo que' sino hobiese quien 

: particularmente los defendiese; se despoblaría la. 'tierra, 
y ya qué no fuese ansí; no servirían ni' terbian sosiego: 
Los indios della hánse alegrado y holgado mucho é to- 

D¡g¡t.zM 3y GoogIe 



106 iXKKJMENTOS INÉDITOS 

litado mucha ánimo para estar quicios y sosegados y 
servirá V. M., y t afosque acá tiene en saber que V. M. 
envía acá particularmente quien lo» ampare y. de&en- 
da; é yo lea be platicado muchas veces, diciendo ceibo 
V. M. los quiere como hijos y los .llama hijee, y qué do 
quiere que se les haga agrario ninguno, é qua junta- ' 
mente con esto quiere mucho á los cristianos quo están 
en estas tierras, -é quiere que loe sirvan é mantengan y 

■ den de Jo que tuvieren. E todos estos indios, cuando se 
juntan, no hacían en otra cosa, y dicen que V. M. es muy 
bueno, que esta es manera da alabar á ana persona; y 
que lo quieren servir por el cuidado que tieae deUos. 
E como la codicia de ios españoles de por acá es tan 
grande é tan desordenada, que sin mirar lo que ai ser- 
vicio de Dios y de V* M. conviene yála perpetuidad 
desta tierra, ae quiere aprovecharla tengo muy gran 
contradieion con ellos. Y ansí por nacer lo que debo en 
este oficio y lo que debo á mi oficio pastoral, creo que se 

■ empezarán ¿ quejar á V. M. de mi, y bien sé quo no le 
será á V. H. «osa uueva>astQ,.y,no Me.maraviHaré^ue 
se quaxen de nú, pues muchos apealóles, ,cuyo indigno 
sucesor yo soy, en fundación do-iglesias murieron. Yo, 
paresoiéadofDe porcia doctrina de. JNuealíO Señor y. de 
sus discípulos, que esta cosa la debía lievar coa sufri- 
miento y tolerancia y con toda moderación , he procu- 
rado de hacello ansí; •$ antes creo y teaao ¡ser culpado 
de remisión, quono de escasos que «d esto haya tenido, 
como V. M. ftllé podrá ser informado do los quena tu- 
vieren pasión, que verdaderamente; como- á,V. ,M-<he 
dicho, íiay mucha gente ea esta (ierra <que no procuran 
sino coa» tendrán toda libertad, habiendo ■ de ser es- 
clavas de Dios yaervidbresde V.-Ml .,. 



J!g![z S : !;) yG00gIe 



WL ARCHIVO DE INDIAS. W7 

La provisión que V. M. me mandó! dar acarea déla . 
protección, interpretan á sn propósito diciendo, que yo 
do soy juez, haciéndome V. M. por ella joezoonao fiares- 
ce, pues me da que pueda castigar con pena pecuniaria 
y corporal . Dicen que solamente soy procurador de los 
indios, y que yo que no puedo castigar á quien los mal- 
tratare, sino que cotilo un; procurador, tengo de ir a las 
justicias á pedir que castiguen aquel que los maltrata. Y 
porque lo contrario desto esta claro en la provisión de 
V. M., esto no lo digo para que se provea, porque ya 
esta proveído, siao porque, pues una cosa tan dará como 
esta interpretan desta manera, por .aquí verá V. M-cómo 
interpretarán aquello en que hubiese duda. 

Pretenden las justicias desta tierra que nadie no les 
vaya á Ja mano, sin»' mandar absoluta mente, y aunque el 
Gobernador tiene buena voluntad, y la muestra para lo 
que conviene al servicio de Dios y de V. M.; pero como ■> 
es hombre criado, en Indias, muchas veces se va tras 
lo que le persuaden :1a gente de acá . Y como á Y. M. hé 
escrito, yo no 'pretendo mando ni jurisdicción alguna en 
esto, porque no es cosa de tan poco trabajo ni de tan po- 
. oo escrúpulo de consíaeecia para que se desee; sino pre- 
tendo cpje se httga lo que conviene ai servicio de Dios y 
de y. M.; é si yo viese que aíiaí sc-haeia, do asolaría 
palabra. • 

Partícula* méate iré diciendo a Y. M . las cosas en que 
se me han opuesto tenientes y justicias , para que V. M. 
lo maade proveer,' y allebde de lo que yo-disere^ mande 
declarar lo que en la dicha provisien 4e la protectoría' 
allá paraselere que tiene alguoa (Urda, porque segundea 
es-la gente, convieneque vengaban cUroqne no puedaha- 
berduda. So en esto y en todas las otras cosa^q^hobiere 

D, B ,tzeD 3 yGOOgIe 



108 .DOCUMENTOS INÉDITOS 

alguna dificultad -de parte del pueblo, siempre avisaré á 
V. M. é terne el sufrimiento que coaviene, hasta) que 
V. M. lo provea, como lacosa.no sea de calidad queno 

- sufra dilación, por la ofensa que podrá haber en ello. 

Dicen lo primero, que los indios estravagantes que an- 
dan por los pueblos y por la provincia, ansícomo yana- 
conas, que llaman á los indios que sirven de mozos á los 
cristianos, que no han de tener' libertad, sino que el Go- 
bernador ó sus tenientes los pueden encomendar por utta 
cédula á quien les paresciere, y que los tales son obliga- 
dos á servir á aquel á quien se encomendaren por cédu- 
la. Y esto, como V. M. vee, es contra la libertad que 
V. M. tiene maridado qué se les guarde, y és contra ra- 
' ion que á una persona libre, sin hacer por qué, le quiten 

- su libertad, que sino es quilalle la vida, .no les pueden 
hacer mayor daño, alo que á mí rae paresce. El indio 
que desta manera le compellen por una cédula á que 

-sirva á uno, es de peor condición que un esclavo, por- 
que si á un esclavo su amo le da mala vida, ruega á otro 

¡ que lo compre, y como su amolopueda vender, ven- 
diéndolo, sale del trabajo que tiene; y los ludios enco- 
mendándose por cédula, si sus aráoslos tratan malcomo 
no los puedan vender, y se han obligado áservilles toda 
su vida por la cédula de encomienda como acá dicen, 
paresce manifiestamente ser de peor condición que es- 
clavos. No hablo aquí de los caciques, porque estoscon- 

. Tiene que por cédulas se encomienden y "que sean obli- 
gados á servirá quien^ son encomendados; porque esto 
es necesario para que se conserven ellos'y la tierra, que 
de otra manera, habría gran confusión, E sí ia gente de 
un cacique no tuviese obligación de servirásu' amo, sino 

■que libremente se pudiese pasar á otro ame, recibirían 

DlB -- y GoogIe 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 109 

grandetrimenírG tos encomendaros, principalmente Guan- 
do cuantidad da gente se. pasase á otro cacique, de ma- 
nera que.se les despoblasen pueblos; aunque .sufriHes esta 
libertad como.se sufre en España, en los vasallos de se- 
ñores, paresce conforme á razón y. en gran favor de 
los indios, porque sus amos y caciques procurarían 
de tratallos mejor. Lo que arriba digo á V. M. es 
de los indos extravagantes que andan por la provincia 
como personas libres de un pueblo. en otro, procurando 
de córner ó con deseo de ver diversas tierras, que á es- 
tos dí á otros ningunos no se les debe quitar sir libertad, 
sioo que sirvan á quien bien les paresciere, é que no se 
encomienden por cédula, sino llamados por el Goberna- 
dor ó su teniente ó por el protector, sean interrogados 
coa quien quieren estar, é sabido, los sobre dichos los 
encarguen al tal amo para que los trate bien, de manera 
que si el tal amo no les contentare, -puedan estar con 
quienles parescíere; y esto mesmo se debe guardar en 
los indios é indias libres que de otras tierras estuvieren 
en.esta provincia. , 

Yo he querido,. como protector, ampararlos indios en 
su libertad, viniéndome á pedir socorro y viendo que 
ansí conviene para la real conscieoeja de Y. M., y han 
malos sacado de entre las manos los tenientes y justicias, 
encomendándolos #or cédulas como arriba he dicho, qui- 
tándoles su libertad como, arriba he dicho, con ofensa de . 
Dios y.de.V. M.„ que la. mayor lástima del mundo es ver 
loque acá pasa en esLo. 

Ansí mesmo indios é indias libres de otras provincias, 
que están en esta qnirien lo usar de su libertad en esta 
provincia, y irseá aus tierras, hau venido, á mí á que los 
ampare en-ella, e no he. podido, porque los tenientes y 

■ ■*< Google 



ÜO .DOCUMENTOS INÉDITOS 

justicias dioe» qiio por no serdeMaticfrano mopuedo .en- 
trometer en- amparallos, yme los han sacado de entre 
1 maros encomendáwkiJos por cédulas y quitándoles su 
libertad, no estante una cédula- de V. M„ en que c©n» 
calólioe príncipe tiene mandado lo contrarío. Suplico á 
V. M. no consienta 'semejantes cosas qqe estas, porque 
se ofende gravemente Dios Nuestro Señor en ello, y se- 
mejantes iojwriasqueestas, cargan, la conciencia de V* M.j 
á quien conviene prohibillo. Pues esta geate é tierra 
de buena voluntad se someten á su rea! imperio, no per- 
mita que se Íes baga tan gran daño, sino que á ■todos se les 
guarde ta : libertad que antes tentau; y pues dan sus tier- 
ras y sus haciendas é sirven con sus personas, no sean he- 
chos esclavos, pues no' hay porqué, - 

En lo de los indios que se traen, aquí de otrae provin- 
cias, V. M. mande que los que los trujeronseanobtigados 
á volveilos á> su costó "á" soa tierras, queriéndose ellos ir. 

Es ían grande «I escesoque es hace contra la libertad 
de los indios, que no osa muchas veces ua indio salir fc 
brómente por el pueblo, sino que uno dice qnele'Iiade 
servir a ol por fuerza «usqtae no quiera, y si este se es- 
capa de aqfleti k¡ toma ©tro é lo echa cadenas é le hace 
otras agravios, porque le sirva. Yo dolióndomede lo qae 
pasa, remedio mucho desto, ■ aunque -hasta que V. iVt. 
provea particularmente, no ■ ¡puedo hacer- tanto como 
quiero. •■ 

Ansí mesmo' seles hace posa -nueva quo yo visite ó 
envié á visitar en los puertos los navios que se parttttr, 
pava ver $i llevan indios -de esta tierra, -y tos que 
vienen -de otrae tierras, para ver si 'traed ioáiosí : ya vé 
V. M. cuan oo»veniente«es esdtf y cuan necerario. 

Sara execacioa, desto oficio, de protectoría, en que' 



D£L ARCHIVO DE INBUS. 141 

Y. M. me manda que entienda, era muy necesario que yo 
tuviese nu alguacil particularmente, ycárcelpor mi, por 
que de otr& manera do puedo exccutar .bien las cosas 
que tengo de execotar , que loe alguaciles de la ciudad 
lo hace» de mala gana y los careo! eros de peor; é si fue- 
Be necesario alguacil de campo, que también lo pudiese 
tener. 

La pena pecuniaria en que V. M. me manda en la 
protectoría que pueda castigar, es muy liviana, porque 
muchas, veces es tanto-el provecho que uno saca mal- 
tratando a ras indios, que no se le da nada que lo cas- 
tiguen an ÜO castellanos. 

Ansí mesmo manda Y. M. que los visitadores y mis 
lugares tenientes qoe pusiere, para que en mi ausencia- 
defiendan y visiteo los indios,: qoe sean aprobados por el 
Gobernador; muchas veces está el Gobernador tan laxos, 
que.no se puede; haber, la aprobación, y la persona que 
ansí pongo, np se admite ni puede nacer nada sin la 
aprobación del Gobernador, y los indios resciben detri- 
mento, machas vedes sin tener quien los ampare ; pues 
V. M. doxa 4 mi disposición otras cosas, de mas impor- 
tancia, también podría des» esta. 

Yo sé que es tanta la codicia de los españolas desLas 
tierras, que han de querer persuadir á V. M. qnie'haga. 
esclavos en estas tierras, y .que -se carguen los indios, y 
qua Jos saquen de la tierra, y que se echen á minas, y 
que ao se les dé. libertad ninguna. V. M. tenga. pon cier- 
to que es tas- proposiciones 'que se signen, que los indio». 
no.se- hagan esclavos, ni se les quite bu libertad por otra; 
vi», ni se echen á minas, ni se carguen, qi se saquen dé 
sus tierras y asientos -so» proposiciones- tan verdaderas 
y tan per so notas en todo- lo descubierto do indios, qilo 



112 DQCmURTOS .INÉDITOS 

quien quiera que hablara contra ellas, no debe ser oído'. 
Y principal mente se deben guardar en estas tierras don* 
de hay muy pocos indios, y menos por las .turbaciones 
qué en esta tierra ha habido. Y pnes que Dios Nuestro 
Señor, cuyo imitador V-, M. debe ser, suavemente dis- 
pone todas las cosas y se sirve de cada uno según su 
manera, ansi V. M. se debe servir y mandar que se 
sirvan destos indios según su masera dellos , , y que el 
oro y plata que se les pidiese, que lo saquen ellos como 
solían sacarlo, y que no ande cristiano ni sobrellos fati- 
gándolos, porque desta manera terna V. M. indios en es- 
tas tierras por muy largos tiempos, que cada día se au- 
mentarán y darán renta á V. M., y de otra manera se 
acabaría muy fácilmente; y si alguno tuviese tanta codi- 
cia que ésto no le satisficiere, compre negros que eche 
á las minasi 

Cuando esta tierra se levantó, según me dicen y yo 
he visto, el Gobernador d¡ó licencia para que se. hiciesen, 
esclavos en algunas partes, y ansí se herraron algunos.. 
Lo cual se hizo contra una cédula Real de V.BÍ., que al 
principio de la conquista destá tierra se apregono, . en la 
cual Y. M. manda muy justamente qéepor ninguna vía 
se hagan esclavos. Y Y. M. crea que es menos daño 
para la tierra afcanzallos, si estuvieren de guerra, que no 
hacellos esclavos, qu3 por ser mas repugnante á la in- 
clinación natural el matar que el hacer esclavos, se ma- 
tarán menos, y haciéndose esclavos, allende de morir 
muerte civil, con el apetito de servirse dellos ó de vén- 
denos, se harían muchos mas sin comparación, y si se ¡ 
diese licencia que todos los indios de tal cacique se hi- 
ciesen. esclavos 1 por algún delito que hobiesen hecho 5 si 
el tai cacique tuviese 10,000 indios, parecerían después 

»■" Goo s Ie 



fiSL AlUlklVO DE INDIAS. JI1B 

herrados mas de 50,000, y todos dirían que eran de 
aquel cariqne. ¡¡. ■> ' . . ; i • ■ . 

En pasaUos. de sos asientos á otros ¿I hacer venir á ser- 
vir los dé la sierra á la cosía ¿llevarlos de la costa á la 
sierra, es notorio que 'resaben notable daño, porque si 
no sé mueren todos, á lo menos amérense la mitad, como 
lo he visto y sé y todos loa desta tierra los saben: -V. M. 
mande proveer en esto, que todos los pueblos y repartid 
míenlos se hagan teniendo respeto á esto. 

Dicenme que hay una cédula de V. M. , en 'que permi- 
te que un conquistador pueda llevar ft bastilla, cuando se 
fuese, cierto número de piezas. J^a información, por donde 
V. M. mandó proveer esto, fue conforme al apetito de la 
gente desta tierra, y sino hobiera lo que adelante diré, 
no fuera mucho inconveniente; mas V. M. sepa. que cuan- 
do yo fui á esas partes, llevé 8 6 9 indios, ansí chicos 
como grandes, para lenguas y para que V.M. los viese, 
y con poner toda la diligencia posible en curallos, no me 
quedó sino, uno, porque en saliendo destas tierras y lle- 
gando á Panamá, por maravilla escapa indio y es lástima 
de vellos morir por el camino. Y que antes questa licen- 
cia de V. M. bebiese, se llevaban tantos, que hubo nece- 
sidad de prohibillo y castigallo; ya V. M. Vee lo que se 
hará habiendo Ucencia. Y pues acá hay fundadas iglesias 
y muchos cristianos y se enseñan las cosas de Dios con 
toda diligencia y. cuidado, acá se pueden enseñar sin que 
Be lleven á esas partes; no se debria sacar de la tierra. 

Como en otra carte he escrito á Y.'M., yo triixe una 
real provisión suya para traer á esta tierra todos los in- 
dios quedella estaban en Tierra Firme, queriéndose venir 
contigo: y como llegado á Panamá, supe la turbación 
desta tierra y me paresció ser cosa mas importante ve- 
Tomo 1H. 8 



i 3y Google 



■') H i -bocum» tos : «áftlTOB : 

riirinmle. preste ató qtto «o delottffclié AiínwF! tasiirriiofl, 
dexé la provisión ai Obispo de Panamá, enoai'gándofelo 
■y dándote rai pddte-rjBara.oitojipbr- virtud ds la provisión, 
¡tarazados ftioieS© enViárfiy coffio despuesácáipartísoiá, 
ipo'T¡ÍHÍTíron. fthn 1 jiha--doeenfá , .;(Íe indios, ;4iabieBdaemPia- 
iianiá ^¡en toda Tie»ríi¡Fintie;'inas.da 3^)*>s«g«iii(-Kcini^ 
te.6(iate»i»m-.deUfflhJDiiMntra';safiwiiuBtád3[sevéiid«toítJ 
■trtieqan y «stóbiap-y :se.|ie»ieii.en. iBlaaitrabajíonloiÓBidef- 
masíadamente como.á eBtlaYosiíipanísceinH^iio Vv;Mi¡do 
debetusandar reSnedíar.- ¡' . :■; . ,; ■ -tu ".>:■,. ¡v-i'T 
■ . Boiesta ,tí)írra-"qiiíed«ro*l algunos h¡joái.y :feijaa¡deiítyaf 
•baHb>^b#o&.y Jiijftay bielas de Gtt^oaba^qweJ&téiel 
Qeñbr^éstó. tierras y pj^ era suya te'Uería s VtjJÍ.. Mené 
obligación de lo.» mandar dar de comer, ponqué : andan 
pe^J^^qw qs. lástima ¡de- \^í]^j-^ 
qttólaSJiMigerasi despu^ demiseawiaSfjseMiíWaDcrisV 
ti¡«ii*s ..yi sé' c^enifiOíi.aljgiíQoa .criáteriop,. y .noJaHará 
q«iea se. Oase coBieltosí y #ne Y¿iiM.v,:ivfcnde'j]ue: ae dé 
de' comer -en la jUetra&káxrisfcianoa^Hecoii ellas «b aa* 
■asreiu! Y.convboíilíaoza tiit© ; VuM.i k> irosadaBáiaijisij^yo 
-entiendo- .en oawdlaa; y 'én-. «Sinbre'dftA';. -¡H- , proírreto tt 
los que tejoaflW con días <j«hb y. M. lea táándánVdárrda 
«omor onusta, tierra. Los tarpneai, por!Ber;JageBte kfetoti 
^ierrájtaabeHioftsa íojno eg^tenTendfteabfeoecajyicíípftiinl 
ifécilma4te!s&ieiran^iaflí«^a.)bí(ra,;yitj*da pat«(.parasoc 
que «Sria CMiyentónfe q«a Y> M.¡ los. maniáase ÜtewnroA 
esaa pattesí y. «llá kis Wandaae^reoiBdiiry porque .por la 
quietud deetos, .Reinos é conversión de toda estagetUo, 
qii»<efe cosa mas importante:, : patéacame q*é se puede 
sufrir, ■principalmente ¡vfendoi'que; tantán #rán ¡proba-- 
foilidad.que con estas «aheKerafl:se levantara fácilmente 
la tietira,: aunque agora. tenemos mucha necesidad do un 



D¡9¡t.zM 3 yGOOgIe 



1)KL ARCHIVO, DE. INDIAS. 41 Ü 

tyjp.de Gp«nflCí4» .que<«(,di$#PatilQ.,, con el cual so 
ac^dillafl los indios dea$a tierra que están de pa? ea 
niiysti-Q fj^or.'X.coiBOhUí tierra sea, tan ásperaj no beata 
tod,a J* gente española dclmundo para tofloar qI Inca ,que 
Wdj ,aIia^Q; ; y copio este Paulo sea, amigo nuestro, y 
pretende ser /él el faca nuestro,,, esotro qqe anda alzado 
pensábaos,, y Jepemog por niay pierio que<lo traerá depas 
ó,, la nBialara.ppnq^Uene qopi3 ; d« gejiíe^&.dflípoes.dfí 
gafado, leste Pa«jg h , parejee c^:cofry¡enk#íie, paj* el sor 
WBgp (l de;.;l3, tierra que ¡no haya otro JSeñpr. ni otn* teca, q¡ 
eopoz?ao o^o, 4¡p.eal,GGl)eroador, e¡í posare tíe-V, M* 
.,,tY,.,pQrqneí. el fli a)ü«iníeDt<íi deUivwi. g#a,,agM&:; anda 
aljM.dpf) fea ^ide tap¡preJBA¡q¡ia4 6 y .iM..en,sn ijtealflaieienda 
yóift9dfls 1 ws;vas4liq*iy64iodp^Q,i^ino,p«.haber;muer'i 
ift, 3egiíB:. J dieeo-.,^i3aa#idi}i gQfl .«t;is&anos y -mas. db 
aft^Qp.indíflfinSPsi^^IagtierrflfiSínifi^iBaJostFatamienR 
l^.-MP^^^r,!pec^(i^ l y^.M..scí)q(8a(»aid9or^ .qua 
bpb^ra;:hab$o >r ej^die Ia.|(i9rra..fie pagjiJ^JjiBüiqqfc 
V. flfc casü^9á,qmeof/fte,p^saideitodfl;e6l<>.' pana,qae 
dejaqHkadelatrieY ningWtto se atreva, á hacen malós.trataH 
Diieolí^áloeindioa, pw.donde:s&' levantéis tieitra; q«e¡ 
pareare que, Bjeresceflloaque tal bicieeOn, de perderlos 
üv&os-qtie, tieqep. y. ¡aer inhabilitados, .para quó¡nunpa 
PVfitlaq íene;t\ iqtfiosv.ep.Ia. Merca, y quien ¡bayán ,sidO' 
estos, parescerá por la caria que el me&aio Man envió al 

adelantadp^p.'Diego^de/AItoagíQ,: en la ci*tl, fcoiabrajja 
lap persGpas.jqtK> le ibabiaoihecbftflgravios^la icuaf llev* 
ü. Alonso Enrique*;, al eualV. M. debe mandar que esté 
a^gnnoft dias ,en ese si^ ífceal:Consejo de l«$Iad¡as f para io> ;/ 
filmar -de roue&as c9&asqyq*eá ha, visto, porgue aper- 
sona qnejas baiVÚMo&notado muybieo,,, ■' ' : , , ..¡ 
A»: V, W-eswibjróa deeta. tierra coiMa l¡> Jibe#¡id de.) 



d Dy Google 



11fi DtMJBMEÑTÓS ISÉDITOa 

lositidios, diciendo y poniendo loe úlconYénientesque'acfi 
me ponen, que es decir. qáe' ; 8Í saben qiiesohRbresyqüe- 
n n din entrarán cdüñn &tao yotro día coq otro, por ser gen- 
té mudable' y- «tonga' de novedades; á lo cual yo he iresiJ 
pondido que lodo esto trae consigo 1» libertad y 1 esto'eB 
ser libree poder estar con quien quisiere, yestoes mdjf 
gran favor de los- indiósj porque como el amo sepa qué 
el indio tiene libertad para estar conquién quisiere, procu- 
ra de tratállomuy bien. Otroinconveniente ponen, diciendo 
que como Ias : ¡odias sepan que son ubres, se mudarán de 
un amoá otro, y habrá rencillas y pendencias entre los 
cristianos, que'se matarán unos á otros: á ésto les ■ he 
respondido que si se mataré*», que para-esto tiene V. IuV 
horca y cuchillo; y que en esas partes hay gran numáéf o 
de mozas de servicio, que libremente se tundan de Un 
amo & otro, y no por eso se matan los-'hombr'es en Cas^- 
tilla. V. -M no dé oídas á rabones que proceden dadésor- 
denados apetitos,: y mande que se>íesguarde la libertad, 
porque ansí convieheal servicio de'Dibs ylde'-V. & y 
la conservación de estos ■ sus reinos; T( no permita qué 
pase lo que ha pasado hasta aquí, que sino es con una car- 
ta raía que me pide un indio libre para ir de un pueblo á 
otro, noosan caminar; yauncon ella no van seguros, por- 
que cada uno que quiere hecha-mano de ellos y tos ha- 
ce servir por fuerza. 

Pocos dias há que un alcalde déste pueblo dio licencia 
& uno para que echase una india en cadena/ porque no le 
quería servir, é yo procedí contra el y puse la ludia en su 
libertad y á él castigué por la pena que me paresció. 
- Queriendo yo entender en amparar los indios de Nica- 
ragua y de México, que están en esta tierra muchos, -para 
que se vayan á su tierra ó hagan lo que quisieren, por- 



j:g:[z S ; !;) y'G00¿>Ie 



DEL AMBlVft.pl INDIAS. 447 

que vinieron ámí que los amparase, ó di un mandamien- 
to para que presentasen ante mí algunos indios libres, y 
el. teniente mandó al alguacil que no lo ejecutase; no en- 
vió á V. M. los autos de todo esto, porque no hay nece- 
sidad, qué ello pasa ansí como digo, é yo lo sufro, aun- 
que coa mucha pena, hasta que V. M. lo sepa, porque 
ansí conviene. - 

Ansí mesrao dicen que si uu indio me viene á pedir que 
le ampare y defienda, porque le coman sus tierras algu- 
nos cristianos ó otros caciques, á que la toman sus indios-, 
que yo no soy juez para entender en ello, porque dicen 
que es cosa que escede de 50 castellanos, en los cuales 
yo puedo condenar y no mas; é como esto sea agravio 
de indios, y Y. M. por su Real provisión me hace defen- 
sor dellos en cualquier agravio, y no es pena restituir 
uno lo que no es suyo, paresce que yo puedo entender 
en todo esto. , 

Ansi mesmo yo he querido visitar en esta ciudad del 
Cuzco todos las casas, de. cristianos á donde hay indios, 
y todos los ranchos y buhios de los indios, y. caballeri- 
zas y cocinas, para saber si los dotrinao y enseñan cada 
noche, como se debe hacer, é si curan los que están en- 
fermos. ó. los dejan morir, é si les dan los mantenimien- 
tos y cosas necesarias, pues se sirven dellos, é si los tie- 
nen atados ó encerrados; y. aunque V. M. me manda que 
hagaesto, en el, principio de su Real proviaioodela pro- 
tectoría* náceseles cosa muy nueva, y es muy necesario 
como V. M. vee, ( y 

.. Así' mesmo hay'necesidad queV. Mi espresamente me 
haga executor de las ordenanzas, que V. M- y los Hoyes 
Católicos sus antecesores tienen, hechas, contra los que 
.maltratan indios, con. prevención de jurisdicción, porque 

. ■ , „ M GoogIe 



H 8 DOCUMENTAS ' IN É1HTOS 

0b la proví&ioH de protector no "Viene eap>eso. Estoes^lb 
qué agora hay que hacer relación á V. M. de la protec- 
ción' delósradios. -' ", '" '■' '' : "' - i '" ! '' ■'' 
■ A'V.'M. representarán allá'l'oa-cónquistadoresinilbhós 
servioios, dándoles por ! causa para que los iiexen servir 
de los iridios com'o de esclavos; V.'M.- se lós^ tiene 1 muy 
bien pagados en los provechos que han'h'abídó déstá 
tidrra; y ido tos ha de pagar con Háíer á sil^asáiltó'«s- 
clavos. Sdplicoá Y. ¡ M. qúe'etatodd lotócántfe r á'és^ ; cá¿ 
'pítülo; iriandfr ptói'eec particular ihentó 1 eo1n'o' ; coflviené 
'para-él remedio désta'génte^y tierra, 1 y cotóo V. M. mas 
sea servido'. ■ : ' ,:! '"' '•' '' " :1 " ''• '' '' ^ ir,, "; if) '"'-' 
1 ''Hria-de 1afc cosífs' requisitas para que'la'léy'bbn'gue.'fe 
qué Venga a noticia de''aquéífos',' á quién Ladeóbligárja 
qué 1 'áéBeri'an' de venir; éstosiüdios no tienen noticiare " 
hutí^rds léy^s.pórddnaépáresce qáé hastk qúe ) Ú fiffii 
gan, que no les obligan, y que paracastigallos pdt* eílásj 
éé 'menester üiié sélek'rjubliqíieii 1 , áió' menos lásc'ómu- 
rfés' -én' qüfc'süe'Ierr 'comumheiite incurríK' Y aquí báncas- 
trgátíó' algunos las justicias', y paréscéme que ítíjusiá- 
roéhtey pofeetó que he dicho. Yl/M^toancfe qué' seles 
a'p'i'égbneñ'p'or sus lenguas, pai^ , qde>feng^ i á , sünbhc!á ! J 
V ! qtféán'tes 1 qué 1 ' sé'les nóliflqúétí, qúe'tro s¿ castiguen 
tilngañó por penaré 1 'muerte,' sino poVbtrapeiíá; ' ; ' ' ' 
' ;|! ¡Porque los 1 cáteiqües destas tierras tienen algunas 1 le* yes 
"níjústte;"y' 'crüelüíéhte Tas exécuíakf 1 contra sus iridfds 
mñchas^efcteS en" sus pueblos, pues V.'M. es señbr' í a , és- 
ta tierra, no lo debe consentir, sino que' siís IeyeV£é 
guartíén'y ejecuten, j mandar prom'bir que rió'sé'ha- 
'gah'semejantes crueldades. ' '''' "' ■■' "' ''■ '' i; ' : ' ; '' 
(En íó que toca al estado de látiérra, ya arribá'rfíxfe 
algo á T.M. de la perdición deTIa, 'de tá' enaT há'lfiflb 



DE6 iitcinn mitíoias. HO 

causa di alzamiento: de loe indios y la discordia entre los : 
cristiandsi Y la ouiyor: parto de su perdicioa ha'Bido la 
discordia tcrtrestos dos gohemadoresi popqaeinó la ha-i' 
lasado y Isapieqdo la gente' qo* : habia'eQ la tierra, no' 
( i-an haetAirtep ios- indios haoéc'poeaioiagtmi^pá'qub'yti; 
que 1 se'aUAw»)'' /fácilmente te' pudkiran tapen venir' de 
pari'EsUi espantada toda {a tierra ,■ porq» plantan que' 
[ea'D)íealen:los,qu I eiaoá díoen que htiyun gran Esüm-e»; 
Castilla, weniki que acá pelean uoos-oeuíiques contra otros; 
y piensan que 1 nb hay. otro rey amo -aquel queveace ni 
oiro, porque aoá eatreltos no -sé acostumbra que na ca- 
pitaiirpecho contra otro.- estando eqtrambosdebaxo de un 
señor. No-da.de maravillan \qu» $q maravillen I os indios, 
porque darse «oa batalla xpmoal y- tan eraeliKtfnO ajquí 1 
jíiidíó entre '-personas qiie tenían superior y a quien de- 
mandar juitáfia, cosa es digna que todos ~i& jHwavilleu' 
della, y principalmente habiendo' las injoriari y ¡áltenlas 
y ninértee ¡que 1 después de< léi batalla bobo, segito'dicon. 
V. M. efleaqcejoo se tiene mayor enemistad entre rao^ 
roi-y 'orialianosv >que i*e tenia y ¡ha tenido 1 entre la geatd 
de'D) Diego deAhoagro^ D-' Francia ftzarYo. ¥ «0 
ha peleado wjbj«; esta üerr-ai/cbmó bi fuera sayalero pía; 
y:s»*¡enen,h©y día t*nt*:enernistiad, i que las; pfaiíoa- 
eioaesojp perewaeioqefcoBrirn'poob on[ctttÍ3. . -■ <■■ 'ÍJ '''i 
:; De3paea¡de ^a. ¡batalla dispararon -gran ; pa*té'iáe kw , 
vencidcsen eundritlas porta (ierra, 1 y tlanhecb» algún 
dapo^aunqüe.yaietiOóbemndiiry yo : 'hea*©s rfinediatlt) 
mucho y de éadn díase- remedia. .-I,' .''*.■''' ■■■■'>•■> i 
■• 'ífcíbtii' oada>uao denlos gobcimactoi'Cí lepra aeqeBÍdadtle 
contentar la gente, no osaban '.castigar ib qup «sal 50 
■hiiciaptmira'^oa iodiosy pwqé» , <no. , se-¡ fuese <i« gente; y 
ilnstiaada.nnb^se IpriMÍra iicefloia d&hjfcer'fc} que rf**- 



i 3y Google 



490 BoccMKiiros iSMMToa- ■* 

ría, roñando y haciendo otros agravios álos indios. Y 
como en estas turbaciones el Gobernador yí °1 otro han 
quitado indios y dado á otros, los indios están atónitos 
y no aabén á quién se han. de servir , perqué piensan 1 
que los han de tornar á quitar á los amos que tienen; 

El Inca, que anda: levantado, anda.yamuy al cabo, 
porque trae muy poca gente, por estar ya los indios des- 
ta tierra tan trabajados con las guerras, que : no le quie- 
ren seguir, sino estarse en sus pueblos; creemos, qué se 
tomará presto ó que verná de paz. Yo Je he escrito al- 
gunas cartas y creo que han ido á su» manos, que apro- 
vecharán ¡mucho, porqué me conoscia. mucho antes que 
me fuese desta tierra; pienso que si á alguno ha de.venir 
de paz, que verná ó raí, porque sabe como vengo eo 
nombre de V. M» á amparar á él y á loa . indios de toda 
esta tierra. Y teme venir á el Gobernador, porque le ha 
muerto un hermano yi mucha gente, aunque no sé si dar 
ñará 'para, esto haber: yo hecho acatamiento al Goberna- 
dor cuándo me salió á resoibir.qué entré en esta ciudad, 
porque preguntando, á indica: delinca que anda alzado, 
que si sabe- el loca que yo soy/veoidoá la tierra en oom^ 
bredeS. M, para defendellos, dixo que muy bien Id 
sabia; y preguntado qué. porqué* no se venia á mí de 
paz, diio el indio que decía .eí Inca qué porque yo cuan- 
do vine hice, la mocha al Gobernador, que quiere decir 
que le quité' el bonete, que no quería teñir á mi dé pat; 
que él que no había de venir de paz sino á uno qtte 
viniese de Castilla, que no hiciese la mocha al. Gobernar 
dor, (porque: le paresce á él que este lo podrá defender 
por Jo qup ha hecho, y no-otro^ ■ . ; 

La tierra no está asentada como conviene, porque los 
indios sirven á media cara, en Ver que el Inca anda al- 

DptzeDsyGOOgle 



DKL ARCHIVO DE 1NDUS, til 

zado yiqne hay algunos capitanes eo la tierra, asi como 
Paulo é Tizo y Vilaoniá, aunque los, indios de la costa 
están sosegados y sirven bieo. Tiéncse por cierto que eo 
tomándose el Inca y,im cavilan qnesedicá Vilaoma,que 
ea como; papa eo esta tierra, que luego servirá toda la 
tierra como ha de servir, porque Paulo é Tizo están de 
paz y son muy' buenos amigos," mas como arriba hedí* 
cbo á V. II., teniendo algún' caudillo destos en la tierra, 
siempre teruánaías para sus malos- pensamientos, principal- 
mente dándoles Ü tierra tantos aparejos para sus propósi- 
tos, que 1 toda es fortaleza por ser tan doblada como ea. 
Su fuerza destos indios es la sierra é la gente de sierra, 
y á esta Causa seiba hecho agora en la sierra un pueblo, 
eatresta citidad y la' o íudad dclos Steyes, que se dice 
San Juan de la Frontera. Está! muy aproposíto para 
asegurar la tierra,, y ansí ' creo que hará el Gobernador 
otro la Üerra adentro, entre la ciudad de los Reyes y la 
ciudad de Troxtllo. Y serán muy provechosos estos pue- 
blos, ansí para defenderla tierra, como para relevarles 
indios de trabajos, que no terrón necesidad los de la sier- 
ra deveoirá servir á la costa, donde se mueren. V. M. 
tenga esta tierra ea mucho, paos con tantas alteraciones 
ansí de indios como de cristianos, en las cuales se han 
hecho muelos daños en ella, no está caída del todo, que 
es argumento que ea tierra para sustentar mucho. Yáse 
toda agora remediando de cada dia, porque el Goberna- 
do* y yo no pensamos ni entendemos en otra cosa, tino 
como la ayudar é poner én pió é reducir al estadoque 
¡conviene' que. tenga. ■ > 

. En' la tierra de adelanté, se entiende en poblar y. en- 
viar quien descubra y pueble, porque para la seguri- 
dad de' b tierra y para q«e ño se hagan daños ectella, 

. »„.-,GoogIe 



ljí . Mmunros wbdixob ■••■ 

conviene eatarpobilida. Y.segqo-ditu»; *;l,Mai'H:'«l',]aUietri* 
po-fle .su inutirla, por UBa,;pr.o\¡fcioii' : dt/ V. Mi:' 'nonibríi 
íi .Diegode; Ali?ar*do.'para:qúd en «u -lugar gobernase to 
gobernación; haáía^astoqueY 1 , Afciprwve^efee'atcbo'oHii 
■yeltáacqu^O;Fnaoasc:()Piiarrod¡^oquetenia,oJ¡i-*iprdvK' 
sion de ¡V\ Mi., oa qué: V¿¡M.. msudaba que. después de la' 
miuerte.delAdelaDtaáDviél-lacpraveyeae.'E ya' porquera; 
aqnellagoberaaoioh fie. remediase 'la gentéqüe, Jeládelan™ 
lado D. p¡9gO:ile:iAlmagpo,quBdahap^pdida, firseíjqftoie - 
parapria, queiteidebia d*¡ dejará.' DiegiJ d* yUvicad®, pwsa 
que con prórSs'iÓB de V. M. habta3idfflBomí*íídO''porel 
adefeutado D; DJwgo de Almagra. Yal Mftrqrics'lo lia pa- 
~ restado, .que poi* haber pasado lo que iba pasado' y por. 
quitar- oaasi anee ¡desdirá' bwDMJantel cosapiqw* w-blea 
quüjél ¡la envíe ápoblaiyy a3mí'¡;avfeu4 &aa¡ Srtarwrí 
taita* ¡dé- V. W.'y mt notpbre úé'-M: M.,i pura quedante*, 
cubra: cdbqutsté; á. pueble: KBipcMaia ijaa timiitfd muy 
bieq é 'V. 'M.;:porqnp por. lo-pasado Bé^colíg&Iqtwlssri 
arisí, porquo dpsflG.qwe;eBtó oh leslas'ipárteBs ; sfemprn-M 
ha>.faetbb muy:-hie&>; ea ilasidis^rdies -^ I03I geberha*- 
. dores" entendió' :coQ' > randhai:Sdiiigehéiaii'pHríi«p(jiieílob en - 
paa-iipara! que ;no : roropieaqn;. ¡yi'pari*' jqiuoJtatí-'fceUaae 
HafiiandoiPiwiPRd. < Y barandado sinfendo ápfiíiinftJ '«o»* 
ira' el local,' «porque 1 o*uvo:eo defensa deUos fcatwqaefede 
XáuxafquB'i eaiiarbn'íiped.ir.eocftiTo oqBlrfiel.'ÍDCBi -.7 
ios arópdrlí' mny^tyen^yi;&^ab3><tgtan'eloieri mbmtAaá 
^CoEeo"'y'teoi«n(.kí i notloiaiquo i ¡el-- loo» 'eBlaia ien/G»í> 
inangbily dtie'htufia imuohp ftíanoy ansí fcHosuirilunatcs 
como á los que pasaban por allí, saltó dysla.; mudad 
coa geste txmtra «ly por ■> mandado del 'OoberñAdoig^ le 
dio gaePiu siguiéndole- ;liirstá';qpo ■sci--i&'-mé*é-¡mf a«fi 
fflonttmasddideioe oabaUos^ot-podren petóari. YlalItaU 



i 3y Google 



DEL'AHéaiVtt bE INDIAS, Mi 

de destfl-, en las «osas locantes á l«;ítéal Haciendad» 
V. M., ííené muy giWi diligtinda- y pme'tíra'twkr'tit 
oprovpeíwflriebfo qtfe' ise' paedé haber ó préCHrírr; -yét^ 
qaehflBtaafqai deilpstaeícpieede V, M. se'ha* habíd» 
muyo'ptíéa provecho; pórno¿e ? haber <^aflg¿ado , 6(ítoé 
OQmr^iia', y:dB : aqirí'adeSaiíttí' por su-aolítttad eefiiá 
ViT' M.'mucho aproverJhamieoío dollosi 1 pbré3oefL«i"quft 
ea 1 persona de quién* V. M: puede encargar cualquier* 
cósales** servioioi y- si la gotferaáeloniidé; adelante 
ó otra¡ alguna por arcare ha de^eneofliendar á ótw*-, 
^uac»fariaaitty.bieniiíii*í, ansí por el deseo que miieeJ- 
ira de «áfvír * VI M.>, coráo pof tener ya 'espoúeEttlH 
(fe'UsiioosaB^ttesíítíi'palrWis.' ; ' - ■■ :.'->i~*.'¿\ iAw 
Be la gobenwoííw^tíii'&détóotej ywno sattdí tíáctel*^ 
dfeiíí'VtlBR, íjue'tidtá He ^vistó, -*f pdrfae l píedio''lqt/e 
V.'-ítrtftwya ■»llá ,: la»lga¡>Péteoi*« , id¿'tHÉfeniW yi6¡' m 
«áe ípéfigiy ea ¡euidadehctej >&m¥ -acét «irá-'+etóbión : "ffltfeti 
quc'dietnpfe^h bü fiBje<í(ie ron alleEfBíifríJssié, segterde? 
Páranlos qift alta füéroii, Vol ¿detentado" El DiBgtrtte 
"ifUUtogr* aftéptóá 1 «hlrtpípw'iflate [Ierra, jí ■ai-dBelítifera 
^feraadwit^'liatla^rauygían tierra doma agora haí 



i ■ (A 'feote deáa rtfótáaeía del ¡Peni; como otrai'teéeí 
heeÉcHtó¿ li f i .'M [ .j i e* i ifitty'hábír''i)aráte3citór i radoct( , Íi- , 
«a 'dBl'SitotA Bíaigelío-'sort 1 cofa*) • íatodóreé desag-p«4 
t¿*f V í l'J í !ttí ,J |iréa^ííOíi ! ayddaí'id(í -ífAesIrA'Sefeot-.'-l»^ 
tiMér Sóaega dé fa',ií éi*i ; > feaferá toüy Jgnffi i áogrteflto er? ■ ed 
igt*sih : , J y!*8rt«üBé9ter í/oí»V. M tfM«d0W-telM"al&ltKfr 
úadbi , '^i« , tatí^tW |, mnWiéalor tfa'ki qu& focarla* ír*L 
írtfcckm 'dtí'los ihdiWB' -y'tJdífibabloa déSgleskk 'y 1 üoept*- 
tatóff,"pflrq«W yosleatf(#eia6«aWá ; €1 wbíB'tett»^ '" ,J '•"'! 
-''Hita- iftt<fti , *j* 'to'íiy'apareja*á para traéis wrién¡é6"fella 

nBW GoogIe 



)84 DOGUHltN'iOS JNSBITOS 

todos losganadosque hay en esas parles, y pienao que se 
darán mejorque allá, .y que se dará toda la horialuaque 
altójSe da, y cualquier arboleda desas partes; ■ parque; ya 
sehaserabradotngoy cebada, y á loque paresce, de aquí 
á cuatro ó cinco años, si lo continúan á sembrar, podrán 
llevar los navios cargados de trigo á Panamá; porque yo 
vi una mata de un grano soló de trigo, que tenia .380 ca- 
gas con sus espigas, y los granos de las espigas tan gran- 
des, que rompían las vainas y .saltan fuera deHas; y no se 
siembra como allá sino grano a grano, .porque há : ime- 
nester que esté una vara de medir y mas un grano de 
otro. De puercos está toda la. tierra llena, y hácen$e en 
esta tierra fría . mejores tocinos y mejores pemiles' que 
en esas partes, é sin otro qebo nirjgvmo sino con el pasto 
de la tierra, se hacen como de bellota. De toda bQrtali- 
ya hay gran abundancia enloda Ja tierra, porque adonde 
quiera : se da; os muy estremada; tierra para viñas, á lo 
queátodos paresce; espóranse agota plantas, aasí de vir 
descomo de oíros árboles, que se. traerán de Guatimala. 

El curso de los temporales desia: tierra alta,. que es el 
Coico, y por toda la sierra, es que cuando : pasa el Sol: de 
la equinocial hacia el Sur, que es en Setiembre, enco- 
mienda á llover acá y llueve casi, ordinariamente bastí el 
mes de Abril, que vuelve á pasar laequinooial hacia esas 
partes, y desde Abril ó fin de Mano dexuck llover y se 
agosta toda la yerba, y hasta Setiembre, quetorna á yol-' 
ver «obre nosotros, van, menguando : losjdiaíf, .y hace or- 
dinariamente muy gran sol despues.-queeafrael día' has- 
ta.la tarde, y á la tarde y á fa mañana hace, un aire muy 
frió y biela; la .diferencia del creace* o descrecer los dias, 
puede ser en estas partes dos horas, poco oías <&• menos. 

Esta, tierra puede V. M, tener por muy,. rica, porque 

D¡ ¡t.zM 3 yGOOgIe 



DEL ARCHIVO Ȓ' INDIAS. (25 

én todas' las partes hay minas dé oró y de plata d en la 
mayor parte déltasy y cretí : y 1 térigo por ciertbj sino falté 
leña, que fia dé haber las mejores minas de plata que ' ha 1 
habido eü todo lo descubierto. " ' : ,: ' > - ) 

Agora tenemos 'nuevas (le unas minas que se Han des- 
cubierto en una provincia que se dice losCharcae, las cua- 
les descubrieron Herbando Pifárro y Gonzalo Pizarra, que 
es la cosa mas rica qne se ha visto, según todos dicen. 

Y pues'V. M.'BOs manda, que juntamente con decílle 
las "enfermedades desiás tierras, que digamos la cura é 
demos nuestro parescer, S mí me paresce que seria 
gran remedio para esto descubierto, que V. M. lo man- 
dase dividir, y dar al señor Marqués su gobernación, y 
tas demás, la de adelante y la de Quito; proveer luego de 
quien lo gobernase, porque la tierra es tan larga y tanta, 
que nof w puede' gobernar por ; nno sin gran perjuicio 
áellfl; éyo tiO' puedo tbnlpocó cumplir con lo que debo 
en visitar tas iglesias: Paresce que Seria conveniente go- 
bernación, que buenamente se pueda gobernar; desdé 
Tumbea hasta eMérininoqué á V. M. les paresciere dar 
en tordo déstav ciudad del Cozco, con tos repartimientos 
que. tienen les vecinos delta; paréscé tíosa convenible que 
entre una tierra q«e se dice Ariquipa en bu término, 
ponqué ha deser puerto donde esta ciudad se ha de -ser- 
vir: La provincia do Quitó, con Puerto Viejo y el pueblo 
de Santiago y toda aquella costa hasta el rio de Santiago, 
paresoe' que podría ser otra gobernación, y deBdé los 
términos de Quito, tas provincias que ha descubierto Be-J 
ualcazar, pareece que podría ser otra gobernación, al 
cual V. M; debe' gratificar sus -trabajoB, porqué ha ser- 
vido uiuy bieb á V. Mi, como yo soy (esligo, y es perso- 
na de muy buena mafia y vida y ha gastado' mucho en 



(26 DOCIIKEÍCTQS. ^SSDITOS . 

ser.y4cjpiÍB;Y.,¡ t \l, Pf.e&p ^YJsion.iO^^hagpidesto. de, 
' SwVoB or H ,e ÍP V> W°¡ ■(oKciadeqi^ de. oídas, /;?$- 
(oroe^, las ¡p%ma r cíanes,,y relaciones .que, en ,ese ?ea| 
Consejo habrá; es menester, que se' gobiernen,, y ,,castH 
guau ,|as cosa; desja. tierra,. oon joaa., .efecto , rflorajje. bay 
ggaq flordicion.QljftlIai;, ,..,,, (: ; ,„; ., V |.j ,.,,;, ; ,,,.,, ;.,,, 
oi:[i B J!¥lM ^ M- * ! PSSTÍÍS'»MSi.!ÍWi | » l iie 1 tos.gran,, 
dess'eryiflos fljte el «¡apgués P, jjrflru^co,.Puar ; rota s £e- 
c,bp„,y iuje, ha.gaslaq'q tj>da SU yu¿ e#,Yi|jsstí0.ser,yioio, 
y que, é( r»,.sjdoie) ,a,ue J» descflbjei^lj^as.es^^err. 
ffl»i. y que esft ajoi-a^abcal» de,s»s,ajas„ eaperanoMr, ' 
g|^.dB»panso;,qiis|y..Jj)..;aB l lodí,(\tte8 i fla8 l !Bijgra, pita 
que ( |B)jV.ea 1 qne J queo>n.rerr^iados#us, hijos y; ¡Maní dest-¡ 
cápsq. $ ,ftua.para,estQno;sea iDCQavenjen^Ias.tjurbacipTi 
repasadas, ;poes naresj» p^, ; ip,)^J^r^r£<eJ.g,ua 
Kijiiipre rastjtuir.en,r», rj^asiflOjO/ttle hao jaitadorfomp 
el que.la quito; éyp rt^^.poE.imujs.otectBguawnw 
cl.lJIaüíiDés d|6 par/^r.ni.í 1 onai>fi(lflHaiaujrtPi»ielade'i 
pojado. Rt Diego de ; Almagcq¡,e tengo por,^iei¡to;ojue la 
pasó de su muerte, ¡corao de^*,m«e^|de,™¡bjir«aiw 
P«yo,;,y .cod»; pajesoerf par. e| jjro)»Ba;.sÍBjHflre,|o„cp||-, 
SÍ4Í' W»s WnchoB , nartidQB, paja • , que ; e6tu\s¡ssfw ; eu , paz. 
(El^rineipal «medio,, soirs.todpyea qu»,V„'Kiinoa en- 
víe i, ,NÍ6Ítat4iJo.nieBps.e^!rto'a.ñpSi^ 
como, é gobernadores.» ppimw wtfamHy igsMr&¡tyd.P?j:* 
todo» « se iwitartaimuj grauíBs.^añjB^coMj* paresce. 
qw. *udo¡ Jo.pasadosi.anti>», :si Y- ¥,ihabie««| mandado, 
viajar, eauaierra. ! v.ip i,; ..." ■...■] *■.;. ,,.•>>':<; ■;, -on.;.; : 
;,; EaiiáY-t 41. pidieren de^reedtoiconirailiq desto, ,np: 
laSwgal, porque ns,^4Maí(iKipu8d»ta'o* janean oat-, 
go de ««meieaciaí porque por, «spertmcia pafe&ee- el daEoy 
que se aigue'dewser visjíaidaseetas tierraai * 



.Google 



DnñAfttftJVO Mí ÍHDM.S. iHI 

lii^qWt^íkertwiBfiírfla.jieJflajCoseitque^MH mé 
mandos,*» loi,t>rÁ«Wffiff, ipa & a MoWitofflé cuestas tde< la 
tyffll Haci&ad* dftiíi'. 1^. „'á, tos. ©freíale*, ,y teniendo ^eon-r 
íBkteracknv : íi los gastpa de V, M. , isobré Juego «1 laldad* 
ijé quQ.pllo^ mosíiWH^e hicieroa; ansí ¡de «Q;,co«& cíe 
ptatm .y-JfMleya. ücraindo. VpvdHgQ^ «lct;iHfc!ííio<too¡.t*)pat 
,fl0#,d#.tQdQ,^lQ>; Yr loifflpsinDi'Jijbe.ttmjííta; <ci<udad> del 
J¡w«M#fll«rA ,«i,«*eaBceí*iqq« s4 tócíenmitaa oficialas, í)4i 
•Ucgttciadq^derá^fcQe-ila t8iGP.de;todo ello^conej ¡huh 
^ha4esBO:-qttB;tíet)e'¡4kbg«vÍr -AjV^-JHk ¡ya feBÍeodai^iBa 

n»s bWKveqtte ^uditóhs; ^.alobnbsiqu«^yoihÍBÍ«é,/y4o4 
4js¡Aas|jnforn»aíponfea(deloóíUosl;ji «¡tesméíitoqqúé des* 

pne$i (io ,h^¿í*ti tas buePMis.!S6su(?ian.,tt)iBapl ■:■-. ni,;--. .1 
-i! ^ Ja jcottiiéooique Vv¡M/ me-^aildó^quB> eatendieaej 
acocea ¡de*, leía. tesoroé y. .rescates ,.yí¿ kalp™eslo4odai(fib>i 
getM)ia¡qn-|iBÉí informan dal'ceso, eacénttato>t¿dd dérairy 
aoai. he ¡batí»; .toa preces^ -en que ita lít lerdetsaora y lf( 
íirobfecionide coo^o >bb. ápregouó^ Y hé descabiépta el 
libro :dfil inuioiíleWa):i>*' pdrque;!» cosaco eeíaba.taíifcdaf 
ral; toe í|«se .informar do. letrados! pir no entar? Gomceallá 
V. Moverá; por/lo^kie,eDvio;^l l¡bentfada.GiMara r >pusb 
*0da ■ -Jfc :s^liciti*d , :quealseryic!<*dc W¡Mi ieoa^enft, eq 
«Ho, -puesto ¡-que : la dJspoaiqioBu defe tierpjia,- éft qoqastá y 
Kallft(nog<|« 1 ti(íi:ray:i»^iiíria ! iMnifcsiar!elcasó J haiia que 
ísajBüS repoeo¡eslé. Ypaestoqueiel licenciado .Oáldbra ha, 
«8tíid0:y <lslá.moyite«neroBi)i!'y coomuclia raio»j por lee 
desafueros y atrevimientos que en muchas cosas- tas gen-*. 
tefl ; deet3d partes ha»tenk]©, áo iba -sido, tañía pa$te este 
nidd()^ataíique>isÍ0itimbargod¿l,oná/prodaraseoDQ>mu r 
ote, voluatad jí deseo- to qué á la Rail . Ascienda dd 
V H 'M^- UupcMitaba, \ia cual, idemáSideiio-ipe lydacijporsit 

D¡o¡t.zM 3y GoogIe 



198 DOCUHKKTOS INÉDITOS 

intención ho : fisto y conoscido, halo mostrado por to que 
«n su parescer manifestó, et cual jautamente coa el de 
otros letrados, envió á V. M. T porqué ségífG el oslado 
de lu- tierra, ansí para esto como para otras cosasi él va 
á informar árV.M,, de que resultará mucho servicio, V.M. 
resciba del la información que le hiciere, porque á lo que 
d¿l conozco y siento, dirá lo cierto y lo que al 'servicio 
de V. Mv conviene y á la buena gobernación destos rei 1 - 
nos, principalmente por no ir prendado, como W sé, de 
ninguna' de las partes que han tenido las alteraciones pa- 
sadas, salvo -Botamente de vuestro- Real servicio y áe\ 
pro y. buen tratamiento testos pobres y mlaeraBles ni- 
dios. Yo quedo poniendo en efecto lo que eu el dicho 
rescate se debe hacer, con toda la diligencia queel tiem- 
po sufre; y envió lo que acá he 'hecho en ello con el li- 
Géoeiaüoá vuestro Real Consejo, de lo cual el dicho li- 
oeaciadb Caldera hará mas relación; Y por la reputación 
qiie en estas partes. tiene, y por ser É hombrede tan bue- 
nas leüm y medios* yo no quisiera «fue se fuera destas 
parto» laniaina, por- el provecho que del sentía enmu- 
chas •cosas/,. Esta ciudad lé importunó que tuviese cuida- 
do de suplicar á V. M. por mercedps y otras cosas, y 
puesto que si él acá residiera algún tiempo, pudiera ir 
mas aprovechado; pero por poder ir á informar á V.M. 
lo de acá, lo pdspnso y también porque sí topare algún 
juez do '.Vi M. en el camino, será del informado topán- 
dole, y no rescibirá poca Lumbre para lo mucho qué'hay 
que proveer. 

Lo que V.M. .me mandó que avisase al Gobernador; 
que enviase el servicio de oro y plata que hicieron deV 
ta cuidada V. M., yo se lo dixe; y como está gastado, 
ansí por el alzamiento de los indios como por las turba- 



tUM, ARCHIVO DE 1MMA9. 499 

ciones de los cristianos, no los puede agora enviar, dice 
que «I ios enviará presto « V.M. Envió áV. M. eí tras- 
Jado del original, auctorwado con todas la» firmas de los 
vecinos;: y ..sogun pareace, es mas cuantidad de lo que allá 
se pensaba y paresce que;perteiiesce á los .reacates: va 
con esta carta juntamente el proceso que he hecho acer- 
ca de los rescates. 

En lo de Jas esmeraldas, que V.M. me mandó; yo di 
la cédula al Gobernador, y le encargué mocho .que tu- 
viese mucho cuidado en lo contenido en ella; y ansí él 
y yo procuraremos con toda diligencia que toda» las pie- t 
zas queen esta gobernación hobiere, que viniesen áquin- 
tatse¡y¡ 1 no>.pare8Ciere ser dignas dé enviarse á V. M., 
se envíen.. 'Y ansí está proveído que no se quinte esme- 
ralda en ninguna parte de Ja gobernación, sin que la trai- 
gan antel Gobernador y los oficíales, para este efecto. 

■En lo que V. M. me mandé que: entendiese, acerca de 
los tenedores de bienes de difuntos ab intestato, .en la ciu- 
dad de los Reyes y en esta, he entendido por ver si po- 
dría enviar algunos dineros, de difuntos; y son. tantas tas 
trapazas, y embarazas -que hay en estas tierras, que con 
haber, según :. y,o creo, mas de 50.0Q0 castellanos, de 
bienes de difuntos ab intestato, todo se ha hundido, y 
lo queparésee tiene mil .embarazos 'de deudas y otras 
cosas,-, de manera, que yo no he hallado en poder de los 
tenedores dé difuntos qué enviar. Conviene, que á quien 
V. M. encomendase que tome cuenta ¡i estos tenedores 
de difuntos, le dé comisión para que entienda enlodo 
lo accesorio á esto, y averigüe todos los pleitos y embá 
razos que sobre tales bienes hubiere, y desta, manera se 
podrá hacer algo. , 

Los tenedores de bienes de difuntos ab intestato, tienen 
Tomo III. 9 



"tí» * ■UflCOM'ESTOS lllálNTC* 

tailcbo trabajo muchas veces 'e% ¿nfcrár le» fcfenés 'y be* 
ii«flcíalic*í; y ansqueáo so» fibra $$ Raridad., tiene neoe- 
■srdud para Bufe gastos de algüraí rétaubetadíob; j 6 oá*¡- 
sá tfe po fes los haber dado hasta agota por vffii tura ; nó 
pf>a&a uremelta diligencia qne portdrian efteHo-, apagándo- 
selo; VO*M. : debe mandar que sé 'tes éé címfwme'é como 
se da en México y en las Islas, que me dicen que se tes 
da<á 10 por 100; y esto te de ser d* lo 'que oabwren 
y berteficiareti , y no de lo que sin Praliajo se lies daá 
■cargo. ■"'■■'.■ 

Coa Zafcailos resciteí «iftá protision de Y. M,, enqiie 
manda qae yo y eri licenciado 'de la Gama «trtendaaidS «n 
hacer información de lo que pasó en la entrada del ade¿ 
lantedo D. Diego de Almagró en esta ciudad. Yo cree* 
tjue él y algunos de los que entraron con él estén yatwea 
castigados; mas porque sé hicieron ulgt/nos áaSos dé 
que hay necesidad de reátitocioni y algunas <pterfeo- 
nas de las que no tatfriéron fiieroo culpadas, «aavíene 
que Y. M. lo sepa'. ' '• ■■'■ : 

AwsímeBtño me manda V.M. qm líftgaiflos ¡ofbrnaM 
cion en qae liinit^a cae ésta ciudad 'del Cozcó, mamlá 
también Y. M. á mí y ; á tás oficiales, '[Wr^tos Reales Céáw* 
las suyas, que 'nos dio ZartwtHoS, que le informásemos ha- 
ciendo discreción de la sierra 'á donde converoá qqe se 
■den los indios, que Y.' M. hace merced al -.'marques 
D^FraociscQ PizatTO» 1 y támbien;sebre fcdél |)ueUlo d* 
Gua»las, y cerca dé la merced qup V. M» Cfoiere hálíer é 
■su 'hija clima ¡Francisca; en iodo entenderemos como 
V. 41. hob manda. Conmuchaidüigencia y con (a mayor 
brevedad que 'pudiéremos 'enviaremos lá V» M. razan de 
todo, y ansi mesmo yo entenderé, con el cuidado qée de>- 
be-, en todas fas cosas que V. M. me mandó que enten- 

D¡o¡t.zM 3y GoogIe 



mandó, dar» j hdrt wtauioRií ¡^«HrAhMaobir/in -.'I 
-Su ^qiMdtpcMfclftfeAflflcjflBlfedS'jV, V 4 ,M».{p« l 
oaoaqne wnwemiajMiliw.nMlikMVfcaaitaW ^(Fft 
bmwiüon porpiwrtM'iíeX M«' viaüm áiítatapo» 4; 
lo» otcoa ó¡feia)íftque.#atóo t» )ps pueblo»; pann-er, si, 
gandul Jes. iwimwjw*» que-debea ,gqard¡w «.¡al.ííi™ 

r»n^/^,«BW«*s» <Pt»W<» 'OQjlwy. iel>nfC4«trio:-ivM . 

QQmtyn». í i- -,h-,; «II u¡.i! mi .alibi»? '.[j ■itoa / ,!.;[ 

Aesi w^iwporveulJiraíufarmfteóRíl Vmftf/, qu&<x» r , 

r.«!jiiii:iaof,6amiqpi«o»TÍsi», < i»tisif|viiiidii»6ig«6.iy<,iMy 
njJiéiproieeohaíleUifs, lili.sij», po*. oegligfnKi»,(Iei:JtB 

to» súlicilí, ¡V. M. btbd «echa: f«ove<!l»(,s k»b>ih)W> 
ansí, ponqué lantén*», y., Jf. ,fea leatafleowj ebttate» 
bienios indios ceaío 683 tifinga es|deii¥,iflf r - | C y|.) mi. 
ítela cualidad, deatalieuru' y da laottaheat^denla geur, 
te é pueblos, traje» :y»ed.¡Mpay njras coaua,. y«. «síjÓt 
feeréflmí Pi»« <( pwo, ¿ lo «¡gn¡6(s»é,8 ¡íuHliPW.'Ba- 
crjtui^é fijaras, ¡lp mejor Que ye.'Jtíd¿exej ,é 4o ,anniftfié; 
agofa/ ) «ouunetttedjgp nm auwípe se JiobieranTOíradQ 

mojo(,I»lpgUI¡ll»4lB.jVr¡aMta)B» en la .fuqtiaCiíMde lo» 
pueblos ^.^sístíapostilBAiseipeishera ftada,. perque¡e»ts 
eiwiadJiaWt.de estar toas, apartada de Ja tierra *|u.(tw) 
eit^^ea,p^4deBd«|Jageni(íd0«abaHo!pudieíe[peí 

laaMilidfwredpr-doHaj ponqué. toda. taiuw»a;«lellOT(fSn 
pwíolos^eetaa part6.s,a*,,lps,&a¿Kíllos, ftipocqausa .del 

maliaitktiqM lieíeloí»' O»» j»iit¡8ul»r(B«ittS o»itó dtfen<t 
ditsa-jrep VI .aeíQP'ide JosábdiOa'eeíía .^leváíaov qwfiporf 
u» tener por '<4ende>cor>e*'kt$ caballos al dearodor ;daila,: 

- - ■*< Google 



49$ MtMteftft» AtibttAS "• 

llegaré* k^íMios ir quemad lwto'efftoftb!oy.fil«ft6t'¿ 

les cercados 1 todos Wla- plato, 1 teftléfido'tes totíiadüfiodo' 
a^m^ se'g^d^env'^tóaac()tá»ao^(6itór''iio- 
ticia qhfl Vfenftf^el^deWMtidd.'flátrWafl con-sn» Vidtoña-. 
Isa «udadidéLitná : esl# n&l^Raadai-poSque podiendo 
ostarjnrttfla Ja mar; a : dofidfftovreraimay 'buen<sitib y' 
no tiobioía írabajo eft íraerlaÉ mercaderías',^ éetá'dofrte- 
griife buenasí deia 1 mar, yMléndi'desto, efett nitrada' s*- 
br^elrió, Cfdd vanluy teridrddlynaVe murgran casctn 
jal, y gente de caballo, por aquella parte, no la ptfede 
defendef: W&fiii llegaron los-' iftdíóR, euacdff'Vimíroíiso- 
brellaj pbF'áqueUa^artffdel'Vio, qtíeíí puB(tírbii¡ao tfluy 
gfeo- kesdtfeiftídi' pórqdQ'eintrandO' (ote eaballoS'ewéP'NlO',' 
seraneaban -macbo»^ rt¿ipoíKae p(Jleaf¡tJy9Í<«i!luviení 
sitiada ; eo- llano eom» eonvenia; la '■ pudieríiH 1 'defender 
(^hcitówa do á caballo á todos los Indios del müiwÜo. Lé 
etaidadüde Trapillo, eatá-'^fa Ijuen sitio? peen* pfldfeca ¡es* 
tar cerca del jiueftfi\ fca Cíttddd de <Sffu Miguel no tiene 
agojg Bino' >a!lgo lasos, y ; pad¡ei , á ll e«íaf'(íí¡ : '9ÍWd' i á' donde 
Tíntese*!; agua por nftdje'deí'püeblo.'í 1 "' «'(i-, ■{ '>' 
-- Pííra; defensa de tttdesieáto*) pueblos, porque nd«bQ'4ai6 
poblatitoneé taQ'gPaQ(fes»ccínlt) 'seciaó 'tnítnestef; rae ^ ^ 
reseé que ,r V; : ' : ftÍ. debert* Waft&r qtte' todos 1 los VettlnGé 1 ,' 
que tienen indios; fueae'cada'^o'GellfeíObligad&ídqie- 

Bér panada peVs©»a>>arr&ag f ^- «atadlo; f ito hombreen su 

.easayatisr tseswio ¿on'aftwasy«iaIjallb,> f'tíév ^pe*» 
de'ipri'va'okja de-tos itrios;-''}- 1 ^ae^jn.Httote; io'VisiísiSe 
e^Mdaían^y*sMutó!^, , y ; fcfteetd-iiO:Be'le*narm : agt'a^ 
Vib, ipowpj»eptíenda eáisuBilhdios; ytíeító'-olataerabl «n 
poebÜ» fuese d& cincuenta' veciwtí, ihaiwJa cieft'dflicaba- 
Hoi¡qu$> bastiría' 'paria' defender' y ofender». ir (por «stít 
faltajidergexibe, que había en >¿9tai ciudadi<dcl €oeeo( ! sin» 

nzM^Google 



UBI. ABCS1V0 DI INDIAS. *93 

aeaesciísra qne ruando la cercaron 66 hallaron aquí mas 
do cien hdm&resiqííe pasaban á la gtibernaolDnldei 3W 
ledo, ee ■ la í llevaban .-muy-: ¡fácilmente los indina, que no 

tttvidraareaistentJia. < / ■■■ : ', u ■ . . ■• ■':.; N .7 ... !i 

En estas tierras hay muy gra.ndeaescesoá en losjuégos» 
porla'grfnÉáaíidadque se juega, y porila perdición do 
loa queja ¡pierden,, -qüe.bay Wiychos hotabms wiy rica^, 
qué.se-podrian-ir-á ((Stsfüla, y .remediar á sus deudos y á 
otros, : y juegan í&oil méate. tododo^que tienenfcs' esto, coa» 
YvM. vee; ea .contra- 1» querOíaS manda y^OHtrft.io qu« 
vueatraa 'IáyíC; Reales dispon ea.iParéséieine 'quedara ,. 're- 
awdtacest»y/para.TCBied^iQtm9 J cosas,qtie.iiiepai'65t!en 
dbn^dha-iioportíinííJHparae^sferviyiodeDioe-ybien' desta 
tierra Y.i flí. debería mandar dosfeoías <ea .esta tierra: la 
primera^qitóíaíflgun.JHgftdoc^íde loaqueto tianieoipor vi- v 
eio; so lea diesen indios, 'porque'.jiigaodo todo toqueittár 
ne¡i93 ciardiqHo loa ha dfe «nlestBft y iftttigaritporqae ¡te 
deu pari*iqu&i«Kgi|ei¡.ia'otra,.es qm pues oríünariame¡w 
to-deilolqaose gana ajuero, así q«a no. haya fraude , en 
el qtfe ioigana, tos doctores acbosejan -que ■ ¿siempre dis- 
tribuya parta delta 6n. obras; pías, : y« M k 'hará/muy gran 
servicio a Dios .yi ..remediará á aiijcha» doncellas pobres 
que-hay enínasi partes, iy,¡ «aflftró-de pócatíof, 4i mjiohos 
cristiaaoi dc'loa.que bay enie&tas partes, y poblará, este 
su .liecra. yiraprimirá Miesceaercfe! tos juego&t ^en que la 
papte,queáV.:MyIe8'Pai^cifir&dftftodoJo',q»eserwdie't 
re, lo aplíqueípata qt^sdürtóí^iafdMneíiHaspobi-.es df)*tts 
partes/e mis] tlerrat qu&» pop falta ides.tR, .esta ¿i0r«i«5tá 
despoblada^ .yroüc¡6c»(del0aqiieaeai*stóíi{aei»caflarito;y 
{foblafjaní! si. iuvleso!«on quien;: yiqtie :^ii|(te)bpeeia ( *;aw- 
ta, pilque- fcerpuebl#>de.bsena<gBptef/ .7 ( ,L lobi v,-, > 
ioíJq'B el adelantado-a»! Ülog*,de-AJ«wuití .niero^lp^ 



í Si ■ SOCOMIKTOS IffÉDlTGS ' 

chas oatbalteitri y .■bototo ggote al détóutwimieqto atótapro» 
viriciaUls-TolBtiOi y sirvieron i á V. 'M; baciéaoW inuohds 
ijasiía; acora,' después de isa tañerte, quedan 1 todo* peridii 
dos. V. M. mande que, en lamcsraagoberteácioitádónde 
•^fVieiíMi'i » hwdé'de- comer. 1 ' : \'wi ?'..-vi!>j ;,■•> nü 

■ ■!' A ■VJM.'esetibo. algunas cártama ínéttrtKia deal^imos 
q«©*!han haflliiíío pn ! e3tiiadiforénoi«B,y(ín'iodaá,'8i>ieii 
me acuerdo, 'isa remito á to'q«&p^re3eíor*f>ar ^siníbrr* 
«WK?foaes¡> pesque ¡yo no me hall& en e^as dig&srdiaaj y 
no;e*niÍ:Íntenei&(i sino informar á : V;!M. de laJTerfdaft 

■ ■ '"A "V: '>!•. 'he supf icado por otras cwtasH me.;haga taier* 
W& de 1 Ayudarme para 'el gastó que longo ' eti )a 'prowbto* 
rte, >pues juntamente con el mneboi trahafo, fa e* ttexa efe , 
gastan ■tóacho'oncítiíallos'y herraje yrotrak césasY aadwi* 
db Paitándola tierra^ y a^ta^ino'yaa^ba^oramas 
do '18,000 oastelfanes, delps-gastos^iiebiceieniiii veoí-» 
db, y de loque 1 hegaBladoea Iba caminos; ¡deepnesqae 
estoy «a esto 'tierral, s^qaepí^»baqoeeirarquy jwcq lo 
^n^tleb'iá;'y , grati'f«i«le ule to>qú* había "de- haber ésta 
»fíb, se^9t6i^pagar.te6dinoTT3sqiieA'vM í rae oíaiidódir 
para s;yadade l ml'Wii)iiw^ : el; Nombróle Díos;yeii'Sai 
^ñtli, po^ue^ada i^'itt'quiÉawaiUoB'ofi'íisiRtítodoj de.to 
qoe habi#d& haber. iStíplitte á'V..- Mi queríalos diézmqs 
qtoe esWiVieíen regidas at fcempo qne viniere la eroccSosj 
^o 'faefneda-siDíOTiier'pam'ayuda á pagarnos deudas, 
p»rquq!»Hií(^1o^'gé3(o«'tMgrtni(^;!y'íatÍerTaitpi^r* 
dida'j qaeicoriF¡nHuBna¡dí!6eiiitiMd ^(éfde'de»da\i^ ■ ,■=■: 
i-i-Stfplto* *i¥>. Mk^batíflé veti estU'caflt» y'pTísveér-aéw-f 
C3 ! do t^o : to'íW'elfe ! <:o(i(efiidolpartJ'oiiiarmeaí«i'pofqiÍB 
iüáom^úéitfüí-'áis^i '1« dit^'coíi^lieeía iqVie^ ua'pveUdp 

y servidor de V. Mifftí&b^ tettéryfeow'íle* quai sieniprp eW- 
*¥Íbi#&B "Vi Mi te*i4o 4a»4idtíaritfefi¿«tfre8íMr9. Yupor- 



qoe para Ja fundación deístas iglesias y reformación de 
lasbuenft» costumbres, é sufrimientos papa la coatradicion 
que o» lodo ello hay da todas partee, do basta mi pobre 
espirito, porque yo, no mereico que Dio* Nuestro Señor 
toe dé rtnWi cnanto es menester para, este; y yaque me 
lo digse, ha y tantos que. contradigan lo bueno, que es me 7 
jor el favor, (tey, M„ par* el, final lo tiene pnestt. Dio* 
como patrón en asi.iglesuvy ansílp pidoá,V, J|. moyhur 
(oMemente, pnea quepai ¡nténtQ, e»ma;a|ML,V..M,Se,[10- 
dri informar, «o es, sin» servir i Dios y i. V. SI. V si 
para todo Y. M. no melq da, yoeterae lama» triste vida 
que nunca perlado,, ha tenida ,y al % no podré sufrir ios 
trabajos, «orno hombre qmven teda sn vija so habido en 
«ms t»les¡ qoe wrdadetemeotpesta oh» de Iqsobispos 
deaoaos.bneoa obra, y yo procura de deseallacomo diñe 
el Apóstol; y ínsito mgopof varadero, «tapado. Y 
V:..M. puado ereer -une, después qne entré en esta tierra, 
yo he tenido t*atas.t«abajqs y tengo, y tanta eentradir 
cionon sorvir é Oíos y aV. 4 M.,qus sino fuer» porque 
V. M. me tuviera par pünillíniime y por nombfle que no 
e«« paraiponer el pecho áeetaa sosas y otra? mayores, me 
hobiera vuelto á V. M.; mas yo sufriré todp.eMrabajft, 
catnaBdoj» el sydflJe,dB'Nu9»trp Señor, y esperando el 
ftvoride'V !M,;;euj* S- C Y. C, parson», contod» "» 
Real progenie, Nuqsti» Señor guarde silnnpie y prospere 
con mttehs pns y sunjeeionde todo to*nwspso, como to- 
dos sus capellanes descaíaos, — Gesta so ciwlad <¿ei G<w,eo, 
Míe MareolM»,' i • „,- .„•. 

Allá dirán á V. M. por ventura que yo estoy [nal con 
ejl g9hefn»dnr; yo. le .tengo en, to que ,nna persona que 
represéntala persona de V.' M. se debe te-ncr, y non esto 
lé digo muchas 'veces con Heñíalo que conviene. al.'serr 



.Google 



136 DOCüMwrros wñ>m» 

vicio de Dios y de V. M., y que guarde y haga lo qae 
V. M. le manda; y cuando veo que esto no aprovecha, se lo 
digo algunas veces oon cólera, y á esta causa podría de- 
cir cod verdad á V. M. quel está mal consigo, pero rio 
yo- coa él; y. los qae otra cosa dixerená V\ M., serán de 
los que acá dicen que el Obispo se ha de conformar oon et 
Gobernador en cualquier cosa, por desordenada que sea, y 
el Gobernador con el .Obispo en lo mesólo. 

El licenciado Benito de Carvajal ha servido mucho á 
V. M. después que vino á estas partes, porque ha sido 
Teniente General de Gobernador, y trabajó mucho por- 
que se concertasen él y el adelantado D. Diego de Al- 
magro; é desque no pudo y vio que la cosa 1 iba rota, por 
no se hallar en cosa que fuese ofensk'de V.M., déxóla 
vara de teniente que tenia: es persona de- muy 'buenas 
letras y mucha cordura, 'f á quien V. M. podría enco- 
mendar acá cualquiera cargo, y descargarse con óf: En 
la reformación entiendo oon el Gobernado*-, y-entendéré, 
entre (arito, que viere ¿[ae se ñaco en ello lo que es ser- 
vicio de &'m y 10 que V. M^ mande;. •■-■•'■'. '■!>■ ' 

De V. S. C. C. M. muy humilcapeMani-^BjiíííóopíM 
Cosamensis. (1) '"' '■■• ■.-• i. ■;'..•/ ■ .; 

' (P. S.) La sumadeoroy piataqueseenJíía'á V.M., 
del alcance que aqui se hizo A Ice ofieialer deV. M. , eu 
esta ciudad det Cuíco, es-la siguiente: ' ■ ¡ '• H 

Vejóte y siete ttrif doscientos y 'cincuenta f>mK¡ pe- 
sos, cinco tomines y tres granos. -'" ■■ ■'"'■ ,' ■'■*. *■(•''• 

De plata vaxa: ciento y veinte y dos ■ as-toba* y céatro 
libra». .-'.-, ,.,.!'... :,■■:. -\ij 



• (í) í)el Cuzco ó Cozco. Esíe Obispo ora tfr.' Vicente 1 VáWefdb, 
roliffioaif dominico, elevado i aquella dignidad «n 1584 ,yq«« ioomr 
paBo á Pizarra en la conquisto del Perú, y figuró mucho en aquella 

HTI1 nrman .■ ■ . ' . . ■' H • ' I . 



i 3y Google 



DIL AMHJVO. DS MMáS. 497 

De piala blanca: diez bembas y trece libr«á. 

Pieraoqueestorbaráu mucho al Gobernador, para esta 
reformación, la» -pasiones pasabas* porque qo le paiescerá 
que merecen tanto los q*» le .contradijeron, come -los 
que fevorescieron; y cuando, esto dañare tí»tfo¿ qge¡ no se 
descargue. Ja conciencia de V. M^, ya-avisatíé'.i^tjíí.'-* 
F. V, Efñ$copu$ Coacoimsi*. < . , !,• - - : <í (; .- :,¡t 

Carta del tesorero Mamuide BepmaU, al' Emperador, sobre 
lus disidencias entre Pizarra -y Áimay '* ■ (1). i. r 



,S;ÍLC..M. 



. ^Bcbaecosaspodriañscribic á V. M.; locualdexede 
hacer por doá cosas: la uua por babee escrito á Y¿ ftí.. 
largo todo lo snbeedido «Hiestís parteaj la, otra ponqué 
es el mensajero deata y verdadero abtor4oUas<D¡ AIob-t 
ao Enríquez de;Ou«nan.,' l geoUl-bou)bre>dct.la oasa de} 
Ktaperadbr y V, M.;.el aualf-debe setfcreidoi porque 
si acá lo hobieré ádo, iaa -hubiera;' pasado taitfodttü©. Bl 
cual, '«¡arto, como: hombro, que ¡a Y, M. no ba de dfcctr 
manes de .la iverdadi, , eco» m leenuta- que soy. ha Iflatete- 
do el fraile Fray Francisco de. Bovadilla, provincial -de ¡a 
óitíeri de laMeited;tpo^iiea*odo elgobeíaud^jft.jJQiíi'- 
go de Almagro,, que baya sao ta gloria* - en yjó, sps.ipQasíyo- 
ro&al gobernador D. francisco Pizarro, que fueconpl dicho 
D. Alonso y Juan de Guwoan, eoBíadofKteiV, M.„uw ! cpa>7 
pañero m loa oficias ; realea de l&gíibRi'aaíioBrdeD. Die- 
go de :Alinbgro y á .KegQ, Matine* de: Mercado,, alcalde 
del «astillo! de Nicaragua , para tratar las papas ó concov- 



(lí Oatemt.itolluaoi, tomoLXXII. . - ■ ,--■.,../■ 

D¡ ¡t.zM 3 yGOOgIe 



4&& Metmneros ««uros 

día coa el dteho &; Fíancisoo '¡ftzanro y partir los (imites 
cVada gobaPMtólone», o» tanto' qw vlrn«ea jopa compe- 
tente proveído porV. M. p*ra cHo; 70 e«aba oónieb'ifrj 
cfcib Di Francisco Píiarro, porque no babea podido pawp 
eoiiio elfdioho D. Alonsodiráá V. M. , í quien ros remíf. 
to,-^ entendimos elios-yyo, porqu» tambten l me«fcvió lt 
mi poder para ello D. Diego de Almagro, «Q qup tuvie- 
sen paz é sosiego, y dimos por medio y mejor remedio 
que seflaltti*» cada uno dwíos góbornatlores^dtís personas 
meóos ápasionadusl y que mejor mirasen eí sérvióio de 
VV. MM. , y que todos cuatro partiesen los límites y los 
pusiesen en paz y sosiegí), íJegAn^dicho he. Y fue señala- 
do, por parte de D. Diego de Almagro, D. Alonso Enri- 
q«« y Diego' 'Martínez de* Mercado' aqsodttfces^ >yfpor 
parte* de D. Francisco Pizarra, «1 fraile fVayí Juan do 
fillaa, yíeo-provincial de- tos Domiriicbs y ai capitán Fran* 
cisco do ! Chaves.' Y para' firmeías de&to, faeraoj'ci cea* 
lador filan de Gnxinaii éyoa D. Diego de. Almagran que 
etílaba en Chincha, trciriu'tóguasde'íLiiímd.e ¡db estafad 
D. fVanoiteoiPdiarrty. ¥Pr/PraBcis(WJdc ftyradillaisobro-t 
dícho.qufao ii* o¿n nóseArdS y júegando el hflmtne.pw 
éltfáíiito 1 hol^amps *íeUb.í^ftrq«ft creiWe' -fínate ^aramias 
fcePWdtó d» Dios- yi '' do- W. MM; y barira ¡y deaeauto da 
ioiígatiewiadures. Y ltoífa<ioa doblaba D.Diogsi.de iAi* 
magro; íecibióoOfi muy bieu.y mi* y-mejor, desque bupio 
lo ijúa imítaos et«ioert»dB,'-i» wat epuobd- Y athwéséwi 
^'«padre^VFVawcfac^'ddiBovwiilta; el cual oo ' írata 
cótieoíWd* la^eliifltad 1 don el tábíto^ni an otomía 
rioestra ■aiftq^']ego¡v l y ; dí£oá D¡. IKego-d8:¡AlEriagro 
qué «ra'poneií tfe'bttU) pottótío í» dos dó oáaV p«*W;»y 
que condoliéndose de la sinrazón que pedia . Ql Francisco 
Piíarro, que si se potüa- 1 estae» sbs nl6aio¡i,-le-ptt>iuet¡a 

«Google 



sel Khabivo rffl iwniJts, (Sfe 

" pdr el hátfito'de NfieslrB "Señora de ta¡ Merced' eiiy a fird- 
ficion él tenia, de lo da* 'y sentenciar que ftfc!-e ! bu- gotter^ 
aaciOü 'eK-Cuco, <y -que llegasen fes-iímites fca*to veinte 1 le- 

^Mto' pobfette-e» Gtiínbbd donde 1 á, le 'm1»h eBWbBÓtf 
». 'Oípíííj á*Alrtí*grbr ercmndb'qmi tanh'jmtfcííaj'Otiu» 
i'foMd *J9 parelfeiaty^íésée, yque¡el fraile» afrera-a» 
monto; eítto&dGápues wmbBtrd»; oetxti» y 1 holgóse doto, 
y pítresdóte «uy mejor camino -y diwaet cuenta '¡deltói 
cató*TfeoVeh>'del EtoperadOT-y dé VJ i|f*fn>¡ dreytjftds 
qUe dO tobíéra tanto mal dobaso on ■ hábito- Uto buenioi 
no trié pfeiresció" máf, y 1 qwíátime inforroae'del fraile yde 
l?fe' palabra 9 dieítts rior éVlas cuales 1 si'iifa» «I 'menos me 
dfeboi : íWinuylaS'diiío á'D. ¿togo-d* Almagro,- y acpal vm 
representadas -poV'la féc que. debo á : Dios>y4'iV/M\í Y 
díápfies diíV la hówibley espantable sentencia,: 'qtié yíi 
V. M.Mjrá sabido éwaíido'«9ta-U¿gare á-sus üealee mal 
nos, por la cual no solamente no apagó el interés al fue- 
gtfvk^TranclsojO'YiMim/smoéhceadi^vViarortigüado 
de la gente de; aá oompafltá, por d» fue muerto oí des vern- 
turado D. Diego de Almagro y sobre dúdenlos hombres, 
en la batalla que le didfaerhandoí'izaiTo, por un manda- 
miento que dio él, irregular, contra su regla y orden de 
he<^^c^trt^i^o^6iqae''é*<pod8r'q«fe' r 'tó ! *mos 
!oss¿Uf*d¡^09,¡poriwrfcddB; Diegode Almagro, pdfee 
p^rtíéítettdef eQ : é9WB : 'p««a4así sn*x de ^monceé pat^t 
adelanté, ponteado remedió «vte porvenir? oomo'por 1 «i 
podar 'ft ■«'«'■ HI Wníri ! ffife miftiüú @©rww nttbJldigáMMnfe 
«n tfáb'f étrtodtt -lo ttemS^dlr* Don Alonso [Etttiqtfíz, &\ 
ctóal-me'renerory *V! M sapítctyje éé-tmmQweMéi 
porque es persona que todo lo sabe muy bien y de quien 
V. M. se debe fiar, püfeéfcé íKftnbw * 'k»m smgulir y 



i 3y Google 



■(•40 iKKaJ/«i*rofi, wkiutos ■. 

de- fidedigno y lóalos* ¡acoram real, y deasrcojidioion 
i» bó sfigao fH)r,)a efcrafcfcíiioWrftdy./ ;> .i¡ ..-; ' i .".ii-i1 
- . Befe*, ¡hago «&er á V.ríiU qup #$ enpl laraoí.camíiwu 
como .en ¡estas hojosas pe*tenciak:y. ditemnoiaB, bo. pa- 
sado aney grandes: peligresiy trabajes y gattofij-, de, w- 
ueFa.qse ya egley.Qmy pobre é fetigado, aunque fliug 
«toaolad* eiliaaf eo el aervieiode /V-: M. y. coatfiaíí} cp« 
safcel- de su c&thóJica voluiitadj ; i^ae me. bito-.tftstaa coerce^ 
íííís para mi btea y no para fni.malv coa» el.Uempo y 
fortuna jia.cflbgado. Y e^oy confiado; onqwtV.JVli i^an-i 
do a* graUtud: y :OleiPíeoe¡ft:me [harániBeroediís^y! pecofflt' 
peosas á mÍs'd«floa y pérdidas. Nuestro SeáGr.ta Jtmwr- 
rifll y Keal Persona de Y, S. C,¡C. M. guarde, con eatódci 
de,mtiy©res. 1 reio(»:y «Bñorioa, epqao stfreal'coraaoi^deh 
8ea:üelCtizeo, Pascua de loa J^yes,dei año de 539 .-rrpa 
,Y. S.'C'.Cíilt. hmoüdeé menor ítífwdo, que Su» Reai» 
{lias y^aosibesa.^^'flaoToro; ;>t»aua)..iieSpiíiftil-.'' . / 



WW:flíiWr(i¿uagw:t>^ia.^ ■■.;.-! ->í, 

.'-■ '.:..;- Á b¡ '.. ■■: ■■-!■ -/i.:«- / mj.iiin'/. fiL cv'.-r .i; ( ,l!",i;>: 
-M .-.i:i.i .¡u ir-; L - . ■■.:<& iC^C fM.il, i| «.r. cIM'.íkI n<: 

..! 1 1 Iab Reales i piéa >y jmuoí ; <te< Y™ M^ -¡ besp, ¡ por U , m*? 

oed que f eses W da vuestra; leftrahlieal, que Hsrmado dff 
^JmUos ffl6'díó;,qt^ pafan^^aft^upremo-iíien^.fayof-j 

SWfWft^ftieHa,- va».,]» M : m dado*,fl»3fldaí^e,pa^^ 
lar oe*awí-que Umínvaí &mtQ9-($i<®ew<iWW<ife> la» 
piedras. esmeraldas 4a»ihfr<: eff e#t* ^{Wí;4p>:X-!i& 



Ul ; , : ^|R^^d8|(íi%WÍWH'^?íí. i ( i.-íí wlab •>. .K ."' 



, y Google 



DEL ARCHIVÓ Mi IfflWA*. U1 

que yo descubrí. Y .para mi fuera gran felisibdad, (sic) 
haber 1 téhidó^posíiysm táífrtír^guerrás coiüd se háaofrea- 
citio, para questó áo'-hübiera estorbado él "descubrí miento 
déla mina dellas, porque mas largo sehubiéra'seHrid'ó; "j 
yo agora lo hiciera como mi deseo lo ha deseado yagq- 
ra la voluntad me lo pitiíe, sintiendo que V. M. es afi- 
cionada á ellas. Y como hasta agora se han descubierto 
pobftfl, y-eéUfófós.'iodros-lafi.eattasaQ. labrándolas mal, por 
es»o>! al pésente oo'cumpltí ma k. qué dobb.Y de! poco 
poder, ' buBtóBwató>eujifceo á: V.mMjj «i tabto que mas 
puedo,' <ibáucle r«eoib.tc!seÍB ésmesaldas, del pesoqueipor 
fée de escribano paresoeWr; ponqóei por estar Fuera de 
mi. cusa en servicio de V. MI ett esta ciudad del Cuzco, 
na¡pwedodftoaixia la suerte que sod; Y pue& ellas <misf 
tuasxltevaa. consigo teve^enuiav^mdDdttVi. M. refrescar 
la queme queda, ¡ mandándome ea queilerairva eouparti- 
ewlar, porquei ewestai memoria meiterná.pop pagado' áí 
lo quóhé servido. Y porque Hernando de Zaballoa ¿lleva - 
dofdeitQ, de mv> parta ■besará á .V. M. los -pies, y ¿e¡ ka». 
bbtri, é Yi> Mi suplico mande oír 1 y; le dé todo crédito. 
Naostn>;Se6ür Y. -■&.' G. Gi.M. guarde .y. ¡prosperé, lan 
bie» aventuradamente coúlo su doraStoo teMeie*, y sus 
servidores lo querríamos i—Deate Cuzoo, 88 d# .Habré*©, 
163e.^-De Y. S. C.rG. 'M^mtny humill ctiad*:yn:v*sallo, 
qué tosjBuyfieales pté>y maabsde V. M.,beáa<— TtElmar- 
q&és^iEfíuniltto PifMi»; ,<:\ 'h-Mwr Un ••:.. 



■t¡-\ fiüfuYvrf-*.- 
■"/..;- r.l .b 



<H| -'\.::»\ 



> y Google 



i^qmeq.de P)wtm# Almagra,. fy 

jo6«[R£fCt^i $&#&, (l), ; ,.,.,, ..,. ; ,.-- ;íj! .' .,-, .V .\'; u ¡ B |,![; 

-IV !•-. .¡v ."'. '."¡j i ! 1 í(Sr¡£ ( .C. l flta; i I •.(';] t'fijni 'i,/ i,i 1,1 

V:-:M.< desda dasibdad dé Jc»> Rtí^v'todo k^aieBcido*» 
estas pafl6SihflÉta:eQfeDce6:iéict¡i(i»Oiyo,iji«iWíBeBtc í»»&1 
dcahea'beaaa^dr ítielüeaneiaíb Eefünoea <ié :iítttorí IU*ft 
Xbacazide ÍJapyajal, Ind^ia iieniíio á ost» oj«dadi (lelGvMO 
ácbablar el ádtlaatadD B. DiegiS db álmagroi queriente 
peesos-á IHeraande Pizarro é Gonaaki PííMiwj. htotuos* 
deigobernádor/ íajitlraruiiscG Fjzarr© óiAutóooa»; edbi» el 
aüistadré rera»ioilHM^odatcMlbaéll08/^BÍwM|Maihaoqr é 
VIMlieste, sewioi© tiotosconfonoa^néaguBi fraiiflja^pa 
aa atüvedtBé'detabte nao tóipatfscic.'sa^uiniíte'tiidofelkl 
d«á]fts;de'pqr eartatí, !W. Masera' raiinfohmado, por Í$lft4< 
G«taij ansí «Jet dicha FúenriíayrHv uriqítt dé oíros.. BieaV 
pues. di >qeya [partida: popotdias, el 1 dicho Ado&aítadovinrí 
á«fta'fcibd*di>fiílcHi iJa'de ! lB3' fteyes^biBiiariesczadü «a* 
qsfli 9eÍ8¿loBÍtoS 1 4iomtn'tís de ¡oábattoéideipiíf; aSü atradseda 
loíÜqae/aqiííiíaeitóíteíaB'd tansazím -fhe *mby (rop&rtuHadó 
quenó-se- saliese tfesía ¿ibdadnv <fmtQbj>tKii*ipuo i .<é He+i 
gado al pueblo de Chincha, ques vei»**''y «wJ»tegUas>dp 
. la cibdad de tos Reyes, paró allí é hizo alto, que poblaba 
allí una villa ó cibdad. A donde fueron un reverendo pa- 
dre Fr. Francisco de Bovadilla, provincial de la orden 
de Nuestra Señora de la Merced destas partes é el dicho 



(1) CoUccion de Mudos, tom. LXXXI. 

D, B ,tzed D yGOOgÍe 



cu.' muxuyo .«r ureus. 143 

talar Hlbn'XilareE á tornar & íositoatlflar: iea ias dkiaSfwií- 
oes^'casdbrBQÍdadt égvealcpmscote'porb&Mfc-BÉliJbqibes- 
40, iif$/[^dé.cb« el diehftgoWnadoi' PJa*rol. E -al n*e* 
nboqnB «ntohces se (ornó fue, ^;lo d^sehí e* ma-ota 
deidteho provincial, para <|ta-élcomeiijpW'¿rbürQbeQ¿ 
fcweitaelo qitóié paredtese. M venid* GéSawjcpa «Uíh 
oho Oobetwtíor, él 4*»: «u parte bolgórdello, -élaosi tú 
oomproaidÜBmm eo sos ranos bod^ lasdiferetreiasé 
dudfl^qne tenían. ü rioaido .yo vi esto: hecho, no pensé 
se había' techo chica jornada,- porque. Vaiia por uveragna- 
doqnte estaría rper lo que mandase, é que ■* .babria maa 
diferenilia ni pasron, pwes aniboelñ «ombrshan ¡por fuen, 
porissnsotnarde lasidiphas diferencias^ &«L>dioba Rro- 
pvüsoial «reptólo Busodúcfao, *i se vina lia poner ob-el me+ 
dio>dfl;oaniÍDOi qpo hay: desde Chinoba á<Aa nibdad.de 
los Beye*, «a nopuoblo. de indios /que sadóteiMalat é.allí 
por parte de cada ¡ oqodeiJos golísrnadores.se-'solicifcó é 
hi»»:fiti :procaso, é iprooaró que Mí se -.viesen «fl. diobft 
Gobernador é Adelantado, ¡con .penas- queiviatoa^cltos 
misma* ¿Gucoaíoartát*». E visto 1 que no había habido cob~ 
eta8i<m«?n>'su Tiata, sentenc¡Qqaeldiakn Adela otado rdsti-i 
toyeseeitaieoo aldichofiobemadón,^ soltase ásusiberma-i 
twwéé \t& domá&que tenia pnosorf, arinoírás tuertan Icondw 
«oaes;) é qoéitoigaardas», basta tañí o ,qee parescáese-ot ra 
«^aiprtfl , ieifiafpbrVJMyDel(BbBai|ioTi parte (detdiio ha Aden 
tentado flietapéfladorB visto ipbr ebdioho jaeB^éjpor «fritan 
tj#©tafl^heloie3e>roa&pa3io*¿ tarnóié'mHÉklabquBrisálpúsiáaé 
't* te»ieOTTa'asta ; «ibñ*di em'iiflÉ {«amonaiqueiautinrieseieq 
n«*tore á& Vjil&j,4iá8ta'qTidien¡eIlo<nlmflasef|Brefl^r lo 
queibéeeaeiiYiiJo, iéq«e tosttémlás » aupliesB.fi tampoco 
qiifeo.«sl*r'[ior i tílloffil , íliihoiAdeIatttai*o. E él Goberüa- 
dor'íbbOQt'cóiáiponei^eiseisíegtiasdol-diel» Adelantado!, 



U4 DOCUMENTOS .IIIIÍD1T0S' 

doptkibihoniasdispoaicliofideenteilderenladichtí <xm- 

eerdia^é^ctesdia allí rematamos otros nuévoBoOneiertos, 
' por vcTechada-á' una- parte tanta altcnreion, porque de 
panita'eff, blancoae-ptidiGse^eirteníier-ea'el servíoiode 
V.'M.'i ¿diicoaqúfetar é poicar é descnbrir.cald tterra. 
E ausise asentó, guese-soltase Heroando Pirarto, el eaai 
fuosoelto,-'é cbirotras ciertasi «ondicioneB,- hasta que: ví- 
uiese provisión de V. M. «n qae otra cosa mandase. E. es- 
tando en estos térmiaos'é con macbo^ríncipio para tener 
eonwrdia, ll^gó Perauzares^co». aaa-provisioa'dft V.M. 
para quemada uno tuviese en ¿íoberaaoion loiqtie tuvie- 
se 1 eQnqojstad*: 4 pacificado?, sobre -cayo enteBdimienlo 
difiriere u tanto,' qaemugiinb fué parte Ipara. tea oeavenir, 
aunque bobo lauchas que ¡os solicitaraos, porqué, caá» 
oho¡ quería sifeteatar que era on.su favor la dicha, fsrovi' 
síbn. E riéndolos- en ¡esteieatado,. 'me; 'yoiyíi: a ,1a cíbdad 
delosiRéyes, éestando ! ea eUa,!supfi como ab tornaba á 
tratar de Li conformidad, "f poreontinuar lo. que habiá 
H:a'bija(iO::á'nQdejardebacer.tQda*¡a8:dU¡gi«iciaáá:mi po- 
siblesi .volví oWavet donde estaba el dicho gobernador 
D: Francisco' Fufe rró, ele bable, é haíié en éUoqtte aicm- 
prift, que .ara ; evitar paatóaes'é difcientsaa, ó eneraba lue- 
go al dicho adelantado.. Almagro 8obrello;,.é.U)do loque 
te) eaerebi émpusejó eecvtit supe* laptdem,:E por, aogaá- 
tarl.ihis tía ñapo, me;torné á la ciMad "dados Reyes^ió po* 
coi diaB después: entró en ella el difcho .Goberflador» ó 
dejó a Hernando Pi2arEo> icón la .g&nte^aQieoaéliseitaHó 
por au capitán o teniente, E queriendo el ;Wioirec«penar 
su poeeeioné di ;«troi defenderla, Jlegaiftn.á 1«b maoos, 
caaj una legua de; esta eíbdtói, á doosle* el dicho-Adelan- 
tado salid della á topan al dicho 1 Hernando Píxarro, don- 
de; moriesoa atgHQa gente+ ^é á lo que. yo he podido sa-r 

< - Goo S k 



DEL ARCHIVO DE IflDllS. 445 

iMír íTO8Í' f dfl cirujanos edínd de Clérigos,' serían hasta 43, 
pocos Aias.' H aquel díase prendió el"dicho adelantado 
Almagro, é fne puesto en et mismo lugar quél tenia al 
dicho Hernando bizarro é á su hermano. Lo cual sabido 
ett "Id cibdád dé los Reyes donde el dicho Gobernador 
estaba, yo 1 le^cohsejé que luego se viniese para ésla 
elbdad; para; 'qUe' tornase f: a^rzar' los negocios; é ansi 
sé partió: fuego; é yo me partí tras él é le alcancé en 
Xauiá, 1 quéd ÍO leguas de la ciudad de los Reyes. E lue- 
go despachó cartas al ;dTéhó Hernando Pizarra, como él 
veifta',' é'qfle hasia que llégase, ' no se entendiese en la 
causa desdicho Adelantado: é dicen que no llegaron acá 
lasrcártas; porque las traían indios é cómo estaban en 
tddo tó-mas del camino de "guerra; no podían pasar; é 
véihte'léguas desta cíbdad, éo un rio que se dice Ávancayl 
supinaos cortio Hernando Pízárrohabia'conclusó el pro- ,, 
¿éso con'el ; d¡cho Adelantado, é le. había cortado la ca- 
beza:' B 1 abofa ques muerto, quiero decir á V. M. una 
verdad, lá ctiUl no patíesce 1 cpntrádicion, segund lo que 
aoó 'pasaba & víveos que para eí bien común é quietud 
genei'al-era cortveftiente; segund el fuego andaba encen- 
dido , ! -que : muriese Almagro Ólos Pífearros; porque' que- 
dando ia¡ gobernación en-el-uno, todüs seguirían la'opi- 
éióo desque!, é no térniaú caudillos que íáí desViásen 
delta; testaría todo Btl quMttdé sosiego, coíno 1 después' 
se ha vísto.'' De las diales alteraciones lá tierra quedó* 
muy causada é llena dé diferencias é pleitos, é la gente 
tan desasosegada, qué aun hasta los naturales seguían 
unos un apellido é otros otro. E llegados á esta cibdad, 6 
visto él Gobernador lo que he dicho é la nescesidad que 
habla qite se pusiese en orden ó :, se" -alejasen pasiones é 
pleitos, me rogó é importunó muchas veces me encarga- 
Tomo 111. 40 

op^Google 



4 ifi pQCEMElfTOS INÉDITOS 

se;d?.l^ l p^^¡stcwJW;de.!^j^(yí ) ,.pQwói^qtMl PQF 
¿telante el se,rvicjo¡íje y.-.ty. é |>acjfic.acion de Ja^Aierjii,.* 
de loa.qae en, el^a. _c8tabaD. 1 íte \o c.ual.jrQ me escupe mR 1 : 
chas, v^s.'.^á^Uj.jimpijrlunjaciqft^.dí itoífei el¡ ¡puerto 
ij, ^td^,laj^qle éíeligiDBps é vec¿nfl9 í ,irpqujri{toq'pmQ ; cpií 
ejjsei^jcip de.Y, Mf-é.Io mocho que^nello le sermcia* 
é yo con9eieadRlo.i1 vjepdf jla'O^P^dí^qpfi-detloibsT 
bia, lo,acef>t^ipqr ser^r á, ( y. E, i: 9in tener._.re?pflto qtre 
ningofi in^íes.e f CQmp¡liasta boy no lpi'he^pid.G.ij,»i 
provechp,.ni t^l¡se,Dae. «gue.ioifje, tengo de salario, <ni 
Dor^gtra yia; £ en ello he, tenido asaz trabajo^. é, cpn,.^ 
f la h.uena diligencia é en Ja^qqena; dicha ds, ¡Vf ftt ((í $ 
cpn s,u Bf^ nqmbre, hajsido^ryjdo 'Nuestro) §mty q*w 
¿do.se tia.jtyestq ff> órd. e fl- é •quw/í'di ^ pe ha pp^psftpjfl 
rn,uy,biep la d, Herencia dpi u,n, Gobernado^ al iRko^qoe 
tqÚosest^p eq gaz^c^n^ntp^i^/Gada unqpsa:ped« «O; 
iustigia^sin, temor ni,c¿ra ) cpaa,flue.3e. lo esfprbeí segwnii 
pjodp mas largamefitp Y. ^. ; podcá ser injfointda^dfl 
lós^mucho^gueaj^ yan, i aVcuya„r,elacipa. mppuedp; »uy 
Ijjg'n. remitir. i&ajwi su pi^p;,^;Y. l M.;IpsoaiDde9«ber í ;pQrt 
que. para raí^ngo pcw cierío v que ; snj(í§tfí .ppeo^fi-ttews 
£P 1 .pu,e, : he ( servj ( dp nías jjuq,qn véjale aSos. que ; ha.quft 
síry9 ¡ en.,es^.parteji J íi;Y r¡ ftí.!.E:.pfirqi*e ccá»o : b9 Ai<M> 
^dqes^en^fdep^iqft.fiQsasiínieltaji á &u.;¡CiHW»,í:tfift 
quisiera^ppesente; %aji|íffra# á mj dttónp t ¡fi, dexar ,est*. 
eiuqad con la mielen |a..bpiiía.,í4 ¿ruaeíá aaryic' á-Y. -;M* 
á donde 'fuera servido,. aunqaq;acít «.ha publicado que, 
rae habia hechomercedme mandapseryir en Panamá, en 
el ^Jbdiencia, quqaíli.se,!!? .mapdadO: paaer; lo, cual he, 
tem^^pormiiy^sra^dinerced.' ppAjtenflr. algundí wieutp/ 
6,poder tener ;.mi: pasa,¿ratJgep.é bijoseonmigp, qqeíap^i 
toiieinpo'h^qye^nite'abíWnte^dfrflcift.por.eerviir^ Ya]MV] 

am CoogIe 



DKL AHCHjVO 1JE «MAS. I $7 

$,el ¿¿oheffiadpr ¡me ha ^gadq ; ^p«s$idj^|de, .pactóle, 
Y r p,, tl nq,le dexe al pre^epte é .^ayude.ipB.. Vf4»íff *a- 
asentar esta tierrí, é : en hacer ó estas potaciones que 
a^opaiqujeré .hacer jde españolea , lo [Cual, .se, tiene por 
cierto .^er^en nincho servicio de. V. ftl. ó, pro de.toda la*. 
tisera, fi pprqucen : ejlo me conjura cot} el servicio de 
Y. ^.¡a^cjiaj ¡jo está, dedicado, para : ,sjempFe, nutras 
T^iere,,fl9t.pue^9„^exaí' de le ayfldaí:,, 3 ppptfpdose ep 
órdcn,.meir£ (i servir qn Panamá ó á; donde mas Y. W. : 
faere^sefyid^.EjanáeapeJiaré^iiue Y. $:;?n.e|lp/ *Pi 
sgryiíjo. de, ¡nje, mandar, .. , ... ._, ¡ . _ (í ¡ _;> ;. 
..i E¡J¡j Obispo deata cibdad llego. aquí, habrá. casv circo. 
meses, é como trae tantas junsdiciones, ansí la episcopal 
como inquisidor , é protector , é cuentas , apenas nasce 
c^sa . fjue. np.ee Ja adjudica, eVprocpra, por ,la. wa Ñu ti 
por la o|ra. ,Spbr i eJo^.c 1 uaJ¡l»eipo.a,^snida.silgiíiias,.diferen- 
cias, é 16 mismo tiene con las justicias ordinarias, por- 
que quiere tener muy jaco^rala/laja jurísdicion Real de 
Y. M.; aunque yo me he puesto á su defensión lo posi- 

ot^pp to cpjnó se^ve/^por Jas.jfées .que, e^jta Pa^frodo, 

cosa^^aup.en, qui^ajtfrias ,é, darlas;. é ,ep, gtáajftftfc 
W W.íte^h.'PRW) ™Wft > ál 9 s ^'^¡é.jj^qiaa, 
< DW:ííPiWVíVÍ'P9í 'M f n 9^ÍP ton -i é daj/causaá.mjtt^ 
cpjji<3 /Jifer^ppiasisobi;^ estíos ca^os, S^-.BJ comp 1( ba ; 'CO*. 
mep^do^.é quiere,, hobjes^^e pasar,, ^o Iftf^fajw.nad^, 
para ser Gobernador. E demás de los inconvenientes 
que he dicho que delta resultan, ,, loa parrales cuando 

D¡o¡t.iM 3y Google 



t¿á tíbí&MEKTOS itfÍDÍTOS "' 

caio se les Itfreáce depédir justicia 1 , andáh'atdbígLÍós, ; no' 
áitbiendóí qíiietí'oé&rH'r, é ansí ¡té leá : dHata 'toáchas' ve ¿ 
ce3/Ftídírid-yti ! Va' Óíi1ig3dtl* ; avísar dé lo'^eobiiürérf 
en 'loqué' fofcare"á(l Servicio de V. m.' é'Vd "juriiHícfioif' 
Real; lo ápanío aquí, pues de los que van; hiasetatera f 
y partictfármédté'V. : M: podrá' Ser iófóríBÍídÍ5'J Nuestro 1 
Señor lamida. £ tüuylleal e^¡idó : dé Y', M! a^fesctente é 
prosperVtírin táitóhoVmas" feinbs'tó^ekoWófí.'fcíífiíoV/JM.' 
Ie> desoí 'é sus éfta'dós'e ■vasallos' 'lo "désearitos!— D'esta ' su' 

¿tíKM ; p<iéf Grtioo; s i fo dé mító ke'ié3$!¿¿p:'v.- s: : 

C. C. M. humilísimo siervo é criada; qti'e; sW tony' ■&!- 
(TraB^ttíáíiiís 1 t^Realés'piea bésa.-^-EI 11cenclidd : 'de' la 

q^j.;,; ; ; *;■<: ¿- ,.o.r.¡l*iíw M;!m;i -li c-.lí.-j » ; W»v.i 



ul> letJI n:>uiEtat.iff "Jls^C 1 . 8 '^''»."-' 1 "" Tjn ' : ■' ¡ '- ;? "" " D P 



-■iOfT .-iBÍniíiil:' -.i <>■''' 



"i ' 



.]*oih ':(-j.:i ■ < •»!■". i*. ;.K .Y 



tf-YÍ.'lM. fWlo**! 'stfáWaihseft/hámridoiym# ! dV 
íaseds'aS^AcetíidyséÜfeta-'iííerfa y de las qué ■cádáW 
suceden';' iiitói'ÉBíi lamías piales, qútf si presto Dlos^'Vv 
H;' 1 ntiW<íratf%Wéihédioqué tántóeíndcesáTio.'asípara 1 
remediar los Tríales pasados y el Castigo que és : necesario, ' 
etftoo i rtóráevitar'Io9'quc"cáda dla'sé hacen, hb : po'dfé'en 
esW'tfecir'ni'as, , ' , ginp que cóuVtéoé 1 tantq'a! '--serVickf 'de" 
Dios y-de V: M.' qué áesta tierra venga 'tairta attundafti' 1 
cfa d^JTiáticiá; cuaoto agcíra J 1iay falta de ella. Y por- 
que "ésfei^tíb' es l pW otra tlósaV'sinó páfá' Mcér sáfefer, 

r ' m ;;yjt::--fW^,' .' [■• «Ii«l''It U .W\ Sil :-, -i. ■ I •': C'-lf 

vly^Rftí^AftiiKw.-fitíi'Ejtinrii' 1 ' ju f' c,: " :i; ' "'""i 1 

■ DptzeDsyGOOgle 



por., fió. qiie soy/ obligado a V. M* de le hacar.jsaber, 
las ftersonas. (! qiie.ea.. estas partea por servir ,(j V. ,/W, 
han puesto sus personas y haciendas á todo riesgp, y, 
para que la Real qoQciencia de V. Jl. sea descargada, na- 

üScán(Ío\es sus servicios como -MaleS' servidores; ., es^, 
pecialinente digo de D. .Alonso. ;Eariquez do. Guarnan; 
quesea, todo .Jo, -.que., acá. se ha fíírfieiáfí al servicio da 
V. M-, le ( ha servido, así eu la guerra de los ¡odios, tiaiu- 
rales^eetasparWs, en i: &lal3aiweuí& ycero0;deljCqz€O,¡eiií 
eí ¡pjoal.^/halló y ¡í¡ue.Mae,sáre:.,de'., Campo y.Qppiíaa, y 
por .sa .ánchistria yasfiienz^ fue tfuicW; parte j]ar,a sos-, 
t^ner esííis reinos á V,,,^,, como en lajalteracMmea'i 
. dj los gobernadores, merendó ,,paz como es manifiesto, 
y lleva, pfobadp, que ;ap gastará querer. deshacer; e*jtq. 
losqiiefwnBÍ^o de. entraría opipion, contra al^ser^j-,^ 
• c¡p ( .dt¡ V.,M. Quierp^ajgpjia ¡pforaia,r,!A Y- DíL/y ;4,, 
los.de pi;muy. a|(p .^nsejp, de ,lqi- necesario, á ftu/sa- ; ' 
na conciencia, y Real soi;v ! icip,,mayqro>eote la causa, quti 
fue, Fr.; Francisco ¡de Bo^adi\la f provifipia] de la orden -de. 
%estra; SeSora de. la Merqed,,jd e f 3 ifPflpl^uiíM J^^Qi 
y¿ byen, eeryipjpr.de Y. •.$.,.,. 
A¡magro y, hí de; mas de dqcif 
ti^fo á t Y,,|tf. que ¡ murj,e,rpu„ 
Ppai;rp;le ; dio, capitanes y, j 
t\dad ep ; .,vuestro servicio, p 
sopa, ante : quien se pueda j 
oí^lpcaflle alo quchizo r F ¡ r. F 
siguiente:, lo/cual cerlificp í! 
deJ)Q ¡decir verdad á ; mi Re 

parte ,,dej .gobernador. D, Francisco P¡aarro,, :t 4 donde, 
eafabajel.ísp.b.eroadoí D. Diego de, Almag^^^ba?; 
que de decir quijos, iba á cQqcerl^,,! y/fup en su 



erímpañía 1 él fatór Guillen Suarez y con ét fuimos dcstai 
ciudad de íosReyes yo y él contador Juan dé Güréaaü', 1 
á'eotendérén los mesmós conciertos. Y llegado qW 
fute á donde estaba el gobernador l D. Diego -dé' Al-> 
miagro, y ío insistió en 'que lo dexase ver á Hernando 1 
PÍearN>; ! y después Üe ^haberlo visto, I' "virio 'cotí - tídí 
pirecér' á Dl< Diego : aé l! Almágro, : diciénde1é' en'müy.' 
gran'se^retb-y'qSle' éh L tal 1 Se lo ttrVÍése; 'qué 1 é* Via 
lft 'rtfzbtí : y 1 justicia qué féniá :: én , 'lo v qué'; pé'dia dé' 
su gobernación y qué' él oro veia , 'tóejor medio, sino 1 ' 1 
que lb ;i bomprdnMtÍésé én sns manos, y 'que asimis- 
mo D'. Francisco Pizarro lo dexa'ria étí las suyas. Y' 
que se- lo hiciese saber y qué elle prorn'etra qué notó ■ 
mandarla ' saíir" dé la ciudad del Cázeb'ydft lasóse-'- 
sron que ett'éflal tenia, ni UinVpocole mandatf a rfetraéV 
del Yaiié de GhiiicKaj dorfdé entonces 'estaba. Y' qué * 
mandaría- qué I03 uiercé-derés, qué feo, la ciudad délos' 
Réyéa 1 «stabanV trüSésená- hender las 'rrieréadérraS ■' y ; 
bástiiñentos' 'i dónde el gobernador -D. Diego 'dé' : AI*' 
ibagró ¿stabál'para ; que ! su' gente fuese Tépárádái 'délo' 
necesaritíj y' ''que tinos 'con 'otros-' sé "contratasen. Y 
qrte áái 'méimo lé 'mandaría dar navio, en' qué poniese 
eWiár""á i 'V. li M. -Sus déspacHós y relaciones' dé'ías' 
cosas qué én eí viajé dé Chile le habían sucéditlov 1 ^' 
qué en todo .ésto 'entendía de mandar tí6nfórnJé~''á : 
justicia;'- porqué vía qué lá tenia. Y viendo ! el sin' ven- 
tura dé ». Diego ' dé Almagra ser' él nna'^rsoná" 
religiosa 'f 'fle ftmlá auctoridad y á quién VJ ífc'fó'h'a- 
b?i' encomendado ! 'las religiones' 'des'tás partes, dé sü' 
órdénl dio Crédito á sus palabras aunque fingidas, al 
parecer etáü ihuy buenas, porqué sise efectuaran, deflo 
sé sacará 1 ' mucho 'fruto , to cual todd¡ fué al contra*' 



DEL jlttCBtVÓ »E IndUI. Í3I : 

rio; 'pol 1 Crinera 'que- dentro del (Era btatiéo que' le' 
riioaréj 'le traía las zarazas de la muerle : qué después ' 
lfe'dieróñ por'se fiar del Padre. La cual 'eSuteWy'eá'géíñd ! 
yó'cíeo queW toda urdida por íférrfiíhdo'Pizárro cflao- 
dó té fdé á ver, pórqóe segtin fiue público, ák qae'entdn-" 
cfesft prometió Anchi suma dé fíefcos de dro'pfjr que' se hi- 
ciese loque tengo' dtoho-'áY. 'if., 1os' euaíeé pesos dé oro 
nóse leB^iertí^^uádespftes^f^Rcij/Y^raproiaé^ 
tido eo stas inanós, ¿onoo sé 1 coinprométió 7 por eñtaaín J 
bos gobernadores, é dtó M sentencia' ípier ya "TTÍ 1VI . < 
habrá 1 sabido, la cual fué una' de fas causas priricipalés 
délos males tan grandes que han sucedido en estás:' 
partes. Y de todo esto rae dio parte el gobernador 
D. Diego de AÍ magro, "qae habla pasada con el'Pádrt^ 
BovádHIa; y akintesmo aparté y de máy gran'secrelü,,, 
el mesmo Bovadilla me lo dixo á raí y ms encargó que 
do mostrase que me platea hV haberse comprometido 
en sus manos, cuando me viese en presencia de 
D: Pranciatio Pitorro, porqiié ! esperaba detoné pré'sloU 
vérbieeóV'él,' 'conloa pÓÜefeypara efectuar 'tóSóbrti-' 1 
dicho 1 , sino que mosWáBe' qíie 1 me 'pesaba',' porqaé'iib'-' 
saliese la tettS» dé bu manb, porque jarába''por'ÚMó r H* ' 
denes qne^habiá iiécíbídb 1 , 1 qué si de 'sus manos :; 
16 imitaba,' 'tíoírió ya^pofr' parte 'á*é f D. Diego dé 1 ' Alma'- 
gK(' 1 esiab% ,i pdesto / , que se' echaría ; cón una' piedra 'at ' 
póStiuezó éW ta mar. Y fódo'eitó 'déeuí fi&réi 'atraer' 
mejoV'sú cautelar á éfectü, como después por (lá óíbra ' 
lolmtosírói'í aunq^úéyo póf algunas Cosás^úé'&ntfé^vi 
de í éovad#lá"ctiáutlo métr&ia preso £>-. FrantSstío^Piiárro, 
di¿8 H aí gobernador' D; DtégO <f¿ lAtráagrS 'que ¡tro V 
comprometiese en sus manos, porque no había de dexar 
de hacer toda cosa en* fevor de D. Francisco Pizarro, 



432 I pOCUMENIOft UÜÉD1T0S : 

y en contrario lo que á el le tocase; y : él no obstante , 
lo que yo )e dixe, quísose confiaren su persona, por. 
la auctoridad que de su religión y orden tenia; y esto; 
es lo qne pasó eo realidad de la verdad. Nuestro, 
Señoría S. 0. C. y B. persona de V. M. guarde y 
aumente, cotí, mayores reinos y señoríos, .camo su roal ' 
corazón merece y „sus .¡subditos y vasallos lo .hacemos ; 
menester..— De loa Reyes, á 30 de Mayo, 1ÍJ39,— De- 
Y. S. í¡. C. ftj- menor criado y hechura, que sus peales. 
pies y,maaos besa,-^Te3orerp, jHaaoeI.de, Suinall... 

En la cubierta: «Ala S, C. C. M. del Emperador 
y Rey auestroSeñQr.ü*(JVi(ffl de Muñoz). .,■ 

Relación hecha p$r el tesorero Manuel de Estpimll al ■ Em- 
perador de lo sucedido entre .Pizarra y Almagro (l). ■ 



: ia causa porque Y. M. hasta agora no. habrá, visto: 
cartas ni relación mía, ni meóos de los otros vuestros, 
oficiales de la, gobernación .del nuevo reino de Toledo,' 
que por provisiones de Y, M. . estaba ©acomendada al 
adelantado D. Diego de Almagro, que haya, gloria, dejq, 
en esta tierra suboedido, será lo que adelante diré, eu,; 
esta breve relacionóla cual suplico é V.; M, .mande ,le«r L . 
en. su real presencia, en la cual protesto decir y hacer 
saber á ¡V..M. la verdad de lo que en esta tierraha sub-, 
cedido, en lo que yo be visto y. sabido é oido, , despuc^ ; 
que á esta tierra llegué, como criado y vasallo de V. M.j, 
Y aunque por otras relaciones ya. habrá sabido el- sub--, 



(1) CMm da Muñ<w, tomo LXXXL. 



id By Google 



DEL ARCHIVO ME IHfíiM. 1S3 ' 

ce& Agesta (Jerpa; especialmente por laquellevo el alcal- 
de Diego- Martínez de Mernadq,,yel. capitón Fernand Pqb-íí 

cedeLcoa,no dcxaré yo de decir en esta, lo que me ha) 
i parescitjo informar y hacer saber á V; U, Yo llegué &•-. 
esiac.ibdad de tos. Beyes á priacipio del mes de Junio del 
año pasado : de 537 años, on-|a cual supe eomo; el go- 
bernador D... Francisco Pizarra, pocos dias hhbráv fialria 
salido, della, conciertagente.de pié y, de caballo cm cáa-j 
(¡dad. en socorro de la cibdad del Cuzefl, que habrá «e-i' 
tado aliado, y rebelado co,ntE¡í:e|.B©fYicJQ 4ef V. .M^idell 
Señor -y. naturales della, como adelant&diró. tól cual an-, 
les destoya había enviado en el dicho socorro á Alonso, 
desvarado, can quinientos hombres de pié,yd« caba-; 
lio y con ballestas é arcabuces para la guerra de kw'in-- . 
dios; é .asimismo supe como D. Diego de Almagro., venia 
ya la vuelta dé Chile fiara la cibdad del Cuzco. Jfii esto 
tiempo, el gobernador D. Francisco P¡*«rro, ea el Guar- 
ro, que es jr^intc leguas desta cibdad,», supo como yo era 
llegado i aquí, -el; cual .envió á, mandar á a» teniente y ca- 
pitán Francisco de ,Gpdoy que me prendiese y detuvié-! 
se ^nestí» cibdad, e! cual lo hizo asf, dándome por cár-< 
cel caja, cibdad -y. mandándome que, so pena de muerte, 
qo saUeso.della. Esto envió á mandar, el dicho Gober- 
nador, porque en el Guarco tuvo nueva de ; 2;3 de caba- 
llo; que venia» de Cochacava, (1) que, es veiate leguas da 
la cibdad¡del Cuzco, lo^cqales enviaba el diqho/!A|puaQ: 
de Al varado, cpmo D. Diego de Almagro había llegad» de.. 
Chile, é había entrado en el Cuzco por fuerza ,y. lo hahia 
.tornad,^ y saqueado y robado la gente que en él estaba, 
y, prendado á Fernando Pizarro, habiéndole quemado la¡ 



DlglbBday GOOgle 



(5* -DOCUMENTOS ItMsDlTQS' 

casa dónde estaba, y qué ttabian liecho 'oirías robos" é- 
insultos, y que así mesmo hábia preso á áu hermanó' 
Gonzalo Pizarro é á otros. Estas nuevas alteraron mtieoó' 
al dicho gobernador Pizarro, y énvio fi mandar" qué ee 
comprasen tortas lás'armas, arcabucero Ballestas é 'dirás- 
armas, que en esta cibdad hobiese, y que sé hiciese y le 
eoviasenWdá la gente que aquí estaba- fin esté'tiém-' 
pattego á esta ciudad nn navio, que había ¡íío á Cnile fin 
demanda del dicho Adelantado, al cual ya el dicho '<i¿>- ■ 
befaador habia mandado que se buscase por la ruar, por¿ ! 
que yo vide una 1 carta'que escribió al licenciiídb Espi-- 
nos*/ en que le rogaba que' ! una galeota, que tenia en el' 1 
puerto desta cibdad, saliese' del puerto á buscar al dicho 
navio-y traello á esta cibdad; porque debió dé creer que 
iba con 'algunos despachos para V. M; y relación délo' 
que lefeabia sucedido al' dicho Adelantado en el viaje de" 
Gbile^ ¿oCras cosas que podía avisará Vi M. Del maléstre 
éunarinérOB, det'cíiat dicho navio, supe algunás'cosas del' 
dicho viaje, é^disefon cómo desde él ! vallé" dé Arn 
quipe, que es niierve leguas del Cuíco y 430 ¿testa cib- 
dad f ;el dicho gobernador D. Diego de Afmagrd sé'Hábia ' 
partido á ta cibdad del Cuzco con toda su gente, porque 
allí había tenido' nueva cierta que él Inga ,' señor dé la 
tierra', estaba aliado y rebelado' contra el servicio de' 
V« ; M., ; y'lod» la tierra de guerra, y que tenfan cercadóS 1 
los españoles' dé la cibdad del Cuzco, dándoles muy cruel : 
guerra, é qué no habia en ella mas tíe 30 españoles, y 1 ' 
qtteieni* présoel Inga á Fernando Pizarro, yqueasV 
raísmó todos los españoles, que bahía en esta cibdad dé' 
Lima y Tfüxiíío; 'eraií muertos ■cotí el- gobernador' don' 
Francisco Pizarro. Y qüel dicho Adelantado, con intención 
de socorrer, favorescer é ayudar los españoles ; que esta- 

D¡o¡t.iM 3y GoogIe 



DEL JflcnJvO' BE ltfUl AS. rt& 

batí en el Cuzcb<y tpiítarles et-cereo que en él tenia fecW' 
el Inga, S Cítaq'aial.allb y ífaéllo de paí é á ; Inobediencia» 
de V. M., ífaTiiá ido á la diéha ; ci befad' dét 1 Cusco. &i esté ' 
tiempo yo pedí licencia al teniente Francisco de Gtfd&f^ 
par* ir én'segtrimiento dé nfi viaje, é'verWé con él dtehü' 
adeláótadd Almagro, y á servir mi ofidio' dé \-uestro (éso* 1 , 
rerij; y irtme IIPq¿Í8dffleí,'aicSeaító'í(fié íoefloMéBeBoBt*' 
quel diend gobernador Fraricisco Plíaf rb lo enviasen más* ' 
dar . ' TodB esto ^uise escribir i Vítt,U no hallé : ap*^l 
rejo pJrra'ello, aporque 'los navios, :que én está cíbdad' 
bibiá/eMabán' deténtaos' por mandado de D. Francia. 
cb 'PíiaítTO, : él cuál tiende á poco me ótfvid'^ mandar 11 
qrftftofe FaéSe'a háeéif'él ¡d&ho ' viajé. Yo salí desta ■ciW; 
dad coa Weneion ' dé ir á la cibdád delí 'CdÜfcó; ; y eft ' 
et Cacr^ue'lána'áea/qué es nueve ,! íegnas destá eílWlád,' 3 
hallé !ál "dicBo D.' Francisco Pizarrb, muy apasionado é- 
indinado cbnírft él dtebo adelantado' D Diego' dw Al^- 
ntágroj 1 pWd/úé le hablan traído nuevas «¿fino "Atató8ó ,: 
de Alvaradb estaba' desbaratado 1 ' y 'prBbbpbr-el'tfíehó' 
D. DiegQV'aV Almagro 1 , él cual con toda la; ! gé¿ttebíf- 
biá Aovado á la etbdad del Cuzco.' Sabido es&'per 
el dttlto ®: 'Fíaftcfecó 1 Pizarra, acordó dé- enviar mén-> 
sajemos al 'dicho D. 1 ' Diego' de Almagro, y 1 ftierbu el' 
liiíenciadó Bipinó&á' 'y el licenciado de hVGama y él • 
fator Gnílleri Suaréz de Carvajal y el' alcalde Diego ¡ 
Mártiáéz de Mercado y 'él'doetoi - Fernando de 'SerM'l-^ 
vefflí y Díeg>b :: dé Fued-niáyOr é otras ciertas personas, ■ 
qu^'íban con' ellos para ■ : ! Segnridad ' del 'catíino' que 
e5tStía" i fle l, gdérr£(;' con su- '-poder,' para o-ué'fellosj' éon' 
parecer é ac%érdó ; dé D. Rjrnando^Piz'arrd^S&feonfor* 1 
masen ó concertasen con el dicto adelantadól): TJtego 
de Almagró, é se entendiese en iá soltura ó deliberación 

Digü^yGoogle 



t;66; pOeCMBRTOSiNBDITOS 

dej dicho 'Fernando .Pizarro. Sabido -.que iban estos, 
mpnsajpros al Cuzco, rogué y. requerí al dicho D. Fran-¡ 
cisco Pizarra. rae ; diese licencia para ir con ellos al, 
Cuíco, que, pues, que yo era criado é oficial de V„,M,,-; 
sería parte, juntamente G.on ellos, á queL .dicho don 
Btegq ,de<. Almagro ; se conformase coa él, da mane- 
ra q<je no tiabiese en>re ellos ninguna diferencia, ni dis?, 
cordia/nlV. 1L fuese, deservido. No me ¿(uiso dar 'licencia 
para.ello, antea me mandó traer por su mandamiento i esta . 
c^odad, en son de preso. Partidos ¡los dichos .naen^a,- 
jet08,a( Cwco, el dicho D. FrMcísco.P.ifarrQ,, deade 
á.ciftríos días, .se volvió á esta- cibdad, y -en fila, luego 
procui'Q,. por todas las vías que pudo, hacer ucucha $eji- 
> te, comprando; muchas armas, ¡ arp.abupes .emballestan, 
é dfodoleq 1,0. que. habían menester para «us, pe'rso-r ; 
iias, para teneUos contentos, diciendo, que . ¡ol¡ dicho ¡ 
Alfpa&o,, la : habia tomado el Cuzco por tyérca. de 
armas;.' é robado los, vecinos ó otras persftaas qu^-ea ; 
el .Bsftaho.u,' é: q.iio,asiiüJ3mft haihia preso é , desbarata.-;; 
do ó. 4-lpnso de Alvarado, é robado /la geufe,.qua,! 
iba -con él, habiéndolo él enviad©,, en socorra de' ^ uz ~ ; 
co a servir, á'VT.M-.; y ; qaff esjaba ,, alzadp , contra., 
voesjt'o ■■ Real servicio, y. que tonia tiranizada la tier- 
ra, é- qtras muchas cosas, que yo yíé.oj, para poovQcar 
la gente que estuviese, nía! con el dicho Almagro., 
Estodú; que ;hacia el dicho* Pizarro,, porque, le hahtaa 
escribo desde el. dicho, asiento, dij Cochacajca {1), que 
el .(iichor .Atjela ufado quena venir á ; esta cibdad- ,Y cotoo 
v^de qucf-Franciscp Pizarra andaba coi* mutiha diligen- 
cia, haciendo esta gente ó comprando armas é d¿ciáa- 
n^Tfi tí ( .|. ". . ' - ■ >:, • " ■„{■ ■ :..i,.. . ,.....•«, 

,.(lf lu ^¡fTfeinos f (^ifl9 wt«, qi^,por,.ff^¿«»íft,. ,. i(!j » . ¡, 

D¡ ¡t.zM 3 yGOOgIe 



DEL IABCH1V0 DE INDIAS. (67 

dbÍéS ! lo' qiie r téñs;ó dicho, fó 'hablé díciéndofe -qué 
mirase, ([lié aqael1a- gente que Hacían-armas qüecóta-* 
prabá, 'seria 'iriéjbr para conquistar é pacificar la tiet*s 
rae L! thner el Inca á ía obediencia dé V. M., que ntí 
para otríi trtrá cosa en que' desirviese á Y.- M.; é. 
procurase pbr todas las 'vías que pudiese 1 de ae-Cb'a- 
serváH ¿bW D. Diego de ; Alai'agrb, ¿nohobíese rbnK 
plmieritól'Wro-éVy que aí'ffiáV fca«r beétoj; T/ íl:¡ 
te ^castigaría y le ■ nJandatía dar la pena que-' por éiló- 
íSéreciese'. 1 A esto 1 mfr respondió muy' enojado; echan"-*' 
dose' mano- de ía* barbas diciendo para estas «que éhme¡ 
Ib' paguen é otras 1 palabras de hombre enojado é coa pa-' 
aibn.'Weüdé * pocos días, volvieroirdelacibdaddel Caica 
el'fiteencfadó tte la Gama y el iator Guillen Suarez de €ar^ 
Tá]ál ! 'y'Bftígo de'Puetí-maybr, ií con'-lbs'cííalfe¿'yo b»slé¿ 
déseáatíoMarjaz é efanfóraiidadde : éntre l "eBtóS'id9S gobe*^ 
fiadores,' T&r* ¡que' cofl ! ellaV. M. r ftlesé , mé¡^í i ' 1 áerVidb; i y 
irié flliéron qaéellos habían sidé'bíeft'reüibídós'* fégo- 
cíjidoSaéí 'dicho 'Adelantado, frique 1 tebiaft'tobVido«¡ér-' 
tos'aatéiflos i-é Coneiértosv 6 qae> ño habiah po*dr> ■acabw* 
úíéáyp&rqae \o qo^quertaÍD^Bíego de Atmagr&í no que* 
ría Feí'mírftóWzárre, -y lo 'qtt* quería femando Pízflpi> 
rüy no 'quería- D: Diego de Almagro, y que eí licenciada 
EspinOsa : ha*J>a"rauerto, cuya muerte üo había fecho 1 
poca falta íT : los negocios, é qiíe el ' dicho Adelantado 
' sé había resumido oo» ellos, en el decir que el había' 
de baxar á los llanos'desta tierra, á un puerto de; 
mar, coa' el : oro y plata que en el Cuzco habia délos 
quintos de VvM.i á enviarle relación de loque le habia 
sabcedído en él ; viaye qae> htrbiá $eh» á iÍ8s'provineias-> 
de Gtíifej-'é ■úé' lo qne -despaeá' acá ■ !e habia gubcedidO} é ) 
de ; cami«ó pacifista tíerra'qifeen el hallase de guerra; ' 



4S9 ' DOCUMENTOS |N¿<JlTOS 

é.qge.|rairia fiposigaA;Feínapdo:ftzan;o, paja s£ ipejpr, 
cwc^r. é. copfoiHnax. con el ( dicttq P|, ( Francisco; Pip , 
zarío.^ende A pocos días, se supp en Bsta 1: cibdad couií» 
«1 d¡«l¡ip ^delaplaqlp habftisajjdpidel (Jujeo, Cffliff"5ha, 
geotaiy qoe yenia u, ,flala|)sib#d„ En fiMe MfiB 1 !»^ Míq 
barcóen peta cftíjad P^egp¡ ; ije EaeoftBíay^ cqnciefl^ 
ow»,yplataidíiiy,ÍH,. ,«),«"»!/ baíjia vepjdp<;del,(;ui£p,4 
aun d¿ qije Eerajmdp jfíisrrp le había rogado qjie fo^o 
a, esos reinpp, é que le había níafltt^q dar diejí^iü caste^ 
llaopp;^ aqteeríjae sfcpmlflrcafte,. Usable dieiéri£(pjp,,qii# 
ppes|„él, habia -..yeÑte A .ealai.tjerra.rwn.dgup.jwdfir, 
de N r M- P de yees^, Abdepcia ..Ifeql que reside c# %j 
BwMl> U»9 W«íoe»f> della, pues sia.ceinxi.esttsgpk 
bpüpadpses quedabaajdifci^Dles XLÍap.dfl qp,iebr*,-„y qjift 
pUB6él|lp^'«vUar:atei!na 1 paft((eBCJa ; qaefflli)e-e)lqjjj>^ 

en irBe.,fuerade.,|a üer».,E (wmpjeyjoeqviqjestaljaoísi, 
iswip»d«,ide,¡ir,.tp(laji»ile,tqB««,R»e;p>alle , f»fcirÍWWi 
carlBs.qiw.tepia «trip lampara y. :M>; *: Rana, lq»,deii», ¡Befl. 
Coo»ejp;*»»fiwqqpeesla«|PPd i ia||«yai; ll ^ipasesiaÁ'SSi 

qHepnieya^deBíachosaiipsiillf^apdolosdclgob^naiíkir! 
dqa FraEfeíSQoPÉaíro, éqHpn>eFíJgabaque,:ftPiírtí,lo:ep- t 
««rga», pem qiipai «I ípsUMPKse.áwcaigpj^íine^Hpj, 
dariaí y. M. E yq.vislo, qoo estaba tipio,«* ; pllp ,é,,quffi 
iba; wn despacha d&l d.ieho gpbernadpr.Piíarrpipjde su^ 
bdr««no,Fwoa»dp:Pi^irfip, nqrpeíjptse.ppflfiardél.'é.PP^ ■ 
esto D0iAe.dt:lps,d¡choa qiis despachos' para: y, Sk\Y<f»ji, 
resce, por lo^que después supe, que desdo el pueblo, q#e. 
dice de los Soras, que esdiezjpuove leguas deMacibdad^ 

que el dicho Adelaniadp hahifl enviad» delante áiJuan do, 
to«aap,.g»b«i«»dw#By.'M.enla:gol)|Br8ao)Bu 1 d,e)|i5(aaa, 
ve Toledo, éD. AlpnsQ Entiquejde SiiyioBP í,el BlcaMe,, 

DiBitzeD^yGOOgle 



bbl.aiichivo.de indias. 499 

DlegQ Harl.uiqa.de MeroíKjo éó un religioso, -OGt» ellos, con 
W procurador y escribano, con su poder para hacerle san 
ber su. venida,* é .que, era para contentarse ¿¡«oafenDanfe 
coa él, é para pacificar é conquistar la tierra, para mas 
(seryiicá Vi.'V- y traían poder los susodichos para que 
ellos, juntamente conmigo é con Juan, do TurnÉgaao, Veí-- 
dof.de.-V. Mf.de.. la dicte rgobernatcioq, .entendiésemos 
con -oí dicho D. Fraqciscv Pizarra en lo&medios ó oonn 
ciertos que nos pareciese, sobre lá : partición é división de 
sus- gobernaciones» Estos, mensajeros, viniendo por el.dit 
cbo. camino á esta cibdad, en el pueblo de. Mará, que es 
13 leguas delta, por up, capitán del dicho Francisco Piíar- 
ro, que. estaba allí con quince ó veinte hombros de capa* 
lio., fueron presos y ¡esquitaron las armas y los despa* 
chos.qoc traían, así para Y. Jí. eopo para ..personas- paiH 
tícular estíos cuales; iíu/seofpn al dicho D, Francisco Pi2ar4 
ro; é au# di¡t. que los vio é abrió las carias que iban pan 
¥, M. ( é pana-; los <Je vuestro Consejo, y tos tuto en<su 
pCdesiUR.díaAdos,, porque no Mi'JoSíttóBKia álos.dícbcte 
WiQieajflroe, ¡ainode^de á -tres-o cualr» diasiqae'.flalli* 
tonwfoo, Sabido, porel dicho Oobeüoador que venían toa 
dinhosimonsajeroSj envió á ellos al fator Guillen 8uítroj( 
deiCaryajal, á decirles que fuesen..- bien venidos, é que leí 
habi&pp?ado:ppre| desabrimiento que les habiaiii hecho, 
eo.elííicbQ puehlo de Mar?, que nohiabia sido por suimatiti 
dado, y les.hiíío volver sus armas.. El dicho D. Francisco. 
Pízarro salió á recibir los dichos -mensajeros una legua: 
desta cibdad, é yo asimismo vine allí y el. dicho veedor 
lurnégano, é vide.que los dichos mensajeros le dieron la. 
Quibaxada que traían del dicho Adelantado, los cuales, i 
juntamente conmigo é.co.n,el dicho Veedor, por virtud' del _ 
dicho poder, movimos ciertos conciertos con el dicho don 

D¡ ¡t.zM 3 yGOOgIe 



Iftfl tmkhímispitos ntévné&\ 

Francisco Pizarra, b vihiéronse a resumir en ^tíe Ú pasie- : 
se^ mi manos dtv ciertos caballeros la divigidn'y ' part'uitori 
tte'BüSígbfcerDaeíoaés. En esto, Fr. Fraatíisce'deBo'viliiilla; 
previnoia! 4e la orden dé Nuestra'Señora'de la Merced, 
q«e se halló en la dicha plática, sé movió á' ir a Verse cotí 
et-dicho- Adelantado é hablarle cerca destos negocios; nd 
sé'ttiíalíó ¡Me deí (ticho ■ Francisco Pizarro;' mas- por ib 
qoedespués-pareci*, creó que fue dé párecéi* deéníráih- 
bós; Pof éntoftces sé quedaron desta manera ka dichos 
negocios; y eldleho provinda! BovadHIaae foe á ier'co» 
el dicho Adelantado, ' y el dicno gobernador* bizarro "Úe 
volvida eitói'éibdad e dixo á: los' dichos mensajeros qué 
se volvieséná- un pueblo, que; se dice PábhácamaVqiíe es' 
euatró legíia$ desta cibdad, que desde allí se hacían lo¿ 
eon<}ÍertoepB^tto ; ^HÍso-queentra'sen'en : ella¡-ereíoüdoii , ne' 
hsríaá algona gente para'e! dicho Adelantado coa-prome^ 
ss»4 de otra l niari"«'a, ■ y así los dichos mensajeros se fue-i 
fon ai riicho-pbebloltfePictiacartiá. Én esle r (íémpo-Hcg©' 
allí' Gbnaálo Pitóttfü ^'¡Alonso de AlVaradoc' Lof 6*1*0' (kj 
AlBam;*:otr*$'B«e*ié hombres eontífoá; qnie^shalSa» 
favorecido paraei'BOlta^de laprisieti eivqne' estaba 'uti 
te'tficHa ¡cibdad del Cuaco; e supe que fiíe desta mándrái; 
Kt dicho 1 Lorenzo da ÍAídana es un dabatteftvíiflé* iháWi» 
ido conelidicho Adelantódoá Chile, é caandb'se'qatee-Vé^ 
nir á los llanos 1 etfnél orode V. M., el didhó Lorenzbde 
Aldanase habí* (hiedado enel ! Cuzco, con ínténeioa'de 1 
soltar á los dichos Gonzalo Pízarro e Alonso de AlVarado, 
porciertodesabriniiehto qué después diioquehabiare-' 
oibido del dicho ¡Adelantado;^' cuando el dicho 1 Adefeto-^ 
tadó : estaba 30 é'itó feguas* delCuzeo,' él dicho 'Lorenad 1 
de^Aldana habia reunido ciertos' amigos équidos dé! *ÍM 
chd'ÍV'anciscoPizarroy Fernando Piíarróé GotizslIO'Pi-' 

D!g! 1;S ^yGOOgIe 



tm. jumjhivo ijb «días. 461 

aá»0|dpara:iipe<;a6í juntasen >é -soltasen >& los «asodichoe.é 
-asíÍQ;likierDH; ó inaaíHGcheiaejuiHaroa todos y fueron á 
Ib posada ttel oapitaa Gabriel de ¡Rojas, que en la cibdad 
■del. Cuzco ihahia-.fjuedado pfl^üTenien te, lé por engaño le 
íhiitieroa abrin Ja puerta de tai casa donde estaba; y entra- 
^n'deutfoy.teíHiéndiDrQoé hirieron en una mano, é hi- 
cieron áh que guardEtf>a¡los dichos presofi'que les diese las 
.lfeivcsr dduíjicUbo donde; estaban; y se las tomaron y sa- 
caron 4ot dichos Gómalo Poarro é Alonso de Alvarado de 
Jal pristóa ea que estaban* ¿metieron dentro al dicho Te- 
niente; y que luego? Rabian' ido & buscar á su casa al al- 
calde* fWfcciaoo Peces, yquo se había ido huyendo por 
.wOaiveattaa^.jde miedo que no le matasen; y que le ba- 
iiian ; pegado ¡Cuego á las puestas- de su casa, é habían to- 
■«íadoJee :íabaÍlosré. anidas e iotraa cosas; que hobieron 
.raénestei ittíd quiee mejor- lea habita parecido, é afrentado 
e.iojuiríadp'0)^has:';peTS(>naSj itontandolesi por fuérzale 
tAflRtnt]SUfVplua<iAi;6Us haeieodaa, é que ■ así ae habían 
-Y&OidiOob svUnai: ■-., '■■ r ,1 Wn .,. '. . .' .■ i 
-v^njGSíei tioofpíVjleludfohouü:: Diego de Almagro lle- 
!gó( .al ;aaíeatQ. t de Chibcha^que ea 30 leguas desta cíb- 
ida&i qI¡ : cual., ya había sabido la, soltura délos dichos 
¡Gonzalo,' Piffiírflo.tí:: Aloaso de ; Alvaradcy en et cnal 
fuad* ijn;ipueblo;.ll¡A(oa.d-ü :1a. ciudad de. «Almagro,» 
; pcN3(íiie-,'di*ilqji)e itenJ9; información de pilotos: que. aun 
■ ntañ.ai]e1eftte.,fegi(ba»;4os. tócmirioa de su gobernai- 
■ci(Wk>iiV9:ifuJ ficW el dicha Adelantado y! le halle 
m-, Ql fJwbq, asiente- de Chincha,' ;y le hablé loque 
ÍB© |pareqíft :) é i>mejor supe decir; paradle atraer á todo 
ibjjaft: concito él! «Oiiíbrraídad con, ,d dicho Du Fran- 
stíQpj Ptóarroi; pojáéndole delante: oteante V.- M. seria 
-servido de atí 'amiaUd/ybérmajidtidjé compañía, como 

Tono in. a 



'IOS .'.-DOttJlreslHlí'lllMDrM» 

bastó léistówMMl ihabian- teiiido/íé-iflpil»' ipopiw)laiaaria 
íc8b9a:cjuo -eli ÍA^a. .sé' ppnqoistoaei ife' tru&e»i£[la>6ba¡- 
'(Kbdéfia'-'de' V^rM'.ü-quél'UÍdsmJi^irtttu kfcuicn*<é¡ dé 
guerra; li^éitia 'tierra: seiasegjirííseliyí^á.iíJatiiralesifliií'' 
-seri i ; -Ij¡^ i jr.ítffitaciós ■<&■ oo molestadas i ni ffetígddosy loómb 
-lo' halMMVSidou é¡' ¡seq-iaui' ibabíendÜ'idiBe ftéioiie»! Buitre* ó! 
■■y- el diehb';gobema(Ior¡!Prtan'ÓJ Bli'-me-ñsijibióiiMeDé 
-se holgó; -coiirQigo/corao-'Co&xriáolo'éfoBcial'ide'Vv'MJ, 
:é. ffüe'iidíio-- íqoe; siempre.' »i¡ ¿nte*cióa< tla&iaoeido y 
-eiiá' da'BérviFiá'V; M-; ■■■••& queeía» naated'ceta^ijidiei- 
-teti/-. éli;liebia. ido^éi desUWieliniíevaB- tierras; é^vo- 
ivipoiási conl bíií iiéjér é- ot¡w$, -.v oií «Ho^ibabta' •iajs9- 
-twfíai looplia suma >d& pífeos [de-oroi, 'é¡ pasado 1 'ttKichtíá 
-trabajos;:; hambres, fiio»i-'é , . , -!iipeetida<l J -¡4K , Íy : St«iIa í; ;fc 
jgeníeiajue: ponsigo. HeVabá/nfiíB:- ñio I*¡iaassgriíe>amé 
(mejor "aribadte <que¡ ea-bstási-paiUca' sq^ baíii*/h«cho. 
E iqwe i '! pw i no- ilafcerohaHado tiqrr» (Esputaste' psuja 1 po* 
ider ipbbteriMBe <l)abía -vdeicó;' y^ ttn¿WaW''pbPqu«ilavo 
noticia del alzamiento del Inga é naturales de-')*lier- 
-c*i á'porivbhif .!á soeom!rüos;«3p : aaoles ípieiérí éílaivita- 
bün. tY que él deseaba:: la: amistad y ^fertilidad éon' Hl 
dicho 1 , f rianbisfo: 'PttaiTo,"«ü- coiwpa fiero, ^como hasta 
iantonées la había ■■ tenido;- ■ é< ■ paiW nJejof' ío'¡ hrt¡efy& 
había ■ Tenido: del (Cuzco ; ó (ebceaidén ■ ¡t» = ^11 *f i* é^ufe 
ya-habüK&itáfuló-- sus mengajerOíral 4ftíh*¡FraH0lWJi> 
-Bizarro; comoyo-yaihaMa'VÍstéi.i^tiiáctfW^^M.'qUb 
ébnbscí^del dicho;. D/- Diego 1 de , Arinttgrt>Miitéii«io*'-é 
vojuutad de no deaervw'encdsa á- V. M.-é de¿ebr hvpa* 
¿. amistad é conformidad 'y "bei-maüdad ~ctfíi> o! dicho 
fij^FratícisdoiPiaarro,' ¿ «sí'lóí'idíchb dhcü-ie> publico 
amiebafe veces, .en péfoKéoí'. y1'étt ¡ MeHeto/' El I padre 
■Bovai.liHa ¡-vino ; al -Aióho^^áído >;fie"C¡bittcba>y^bl' fa - 

D¡ ¡t.zM 3 yGOOgIe 



MU,, A&fiHlTO DI INDIAS, (63 

ttf.^ijfo .guare? ; de ifiwvajaU el qua.1 fue. , muy km 
recaído del djcbp Adelantado é de la gente que con - 
sjgq .estaba, y lp regocijó lo que. ptfdo.iEl cual, eo-* 
tendiendo en, . loe negocios de entre él , y difiho gober- 
nador Pjzarro,.sfipe del dicjao Adelantad» que bebían 
dexado U división é partición, de los térniiiiosde las 
gob^,rn»cipnef ,enfU8 : ni(í9os >r para que $[ lp sentenciase, é 
deter/ninase como Juez arbitro; é yo diciendo al dicho 
Adelantado que, como había hecho tal cosa, medixo que 
él bie.o. bahía sabido lo que había bocho, porque el dicho 
Bovadilla le había dicho «jue él estaba muy bien in- 
formado hasta donde llegaban lo? terrainoa de su go- 
bernación,, y que !e habí* prometido, por el hábito 
de, Nuestra Señora . de la .Merced^ de no le quitar un 
palmo de tierra ;é que le entendía dar hasta el pueblo 
¿el Guarco, que es 20 leguas desta. cjddad, ¿por. esto 
lo habja puesto en . ,sus Jvanqs. Y lo mismo me dijo 
el dicho provincial Bovedilla, : hablando coa él en secre- 
to^ é.a^. .el dishft.Bovaí^ se. volvió, con este con- 
cierto-, Y supe, ,conjp se había fecho el compromiso 
.por ; el. d/cho gpbernadpr Pizarra ó por las personas 
que tenian poder del dicho adelantado 0- -Siego de 
Almagro, luego el dicho Provincial se vi«o »1 dicho 
pueblo de .Mará, que es eo la mitad delqamjnp de 
Chincha 6 esta cuidad, e,allí,;ante dps escribanos w. 
tendió en el dicho negocio, tornando cierta informa-? 
cion de pilotos, habiéndose presentado ante él las 
provisiones de ambas gobernaciones y fecho ciertos 
abtos. Antes qué el pleito se concluyese, dio u/imun- 
daraiento,¡, en que mandaba, que cada Gobernador pa- 
reciese ante él» con cada 1% de caballo é con su servicio 
é con los oficiales de V. M. de una gobernación é otra, 



, y d 



164 . ■ documentos inéditos 

dlcieúdtí'convénfr'asl peírá mejor déteü'iftSáJtr SI negocie 1 : 
(■ Entrittnbds gobernadores, en cumplimiento deste man- 
damiento, vinieron al dichopileblo de Mará, en lo publi* 
cO de Ja maSasa que se contenia etí el dicho manda- 
tniebto, é allí, en presencia del dicho ; ProviiiciaíÍ sé la- 
claron --ó movieron ciertos conciertos, éntrelos cuales se 
platicó iá soltura é deliberación de-Fernando Pizárro, 
pórqneésto era la fcósa qué 'mafifso deseaba por el di- 
cho D. Francisco Pizarra é mas se procurábale hofkrde 
vente el dioho Adelantado 'qué haría, sobre la soltura de 
Fernando PiMrróv aquello qú^os letrados le dkesen qtlé 
pedia hacer. íft' licenciado Prado y eí licenciado ¡ de la 
Gama ! díGroa por parecer al dioho Adelantado qne le 1 sol- 
íase; coa que diese fianzas de íiO mili 'Castellanos 'el di 1 
cho Fernando Pizarro, que se presentaría ante V:H. con 
el 'proceso cjue el Adelantado Contra él Había hecho en 
la' cíbdad del Oázeo éuaridb'fé había- tenido presO,'é'qaé 
le daría al - dicha Adelantado ' un navio, en 'que 'enviase 
sus despachos á : V. M.pé que no saldríádela tierra has- 
ta tanto que le hubiesen dado el 'dicho navffl, 'é qurj tío 
seria contra et dicho Adelantado pór'nitigdna vía ni for- 
ífta, y. que hiciese juramento, pleito, homenaje/ como 
caballero de lo así cumplir.' Y fueron fiadores del dicho 
Fernando Pizarro el capitán Fernando Ponce de 'León y 
Antonio Picado, secretaria del dicho gobernador Piiar'- 
ro, 'é Joád dé Barbarán y Fernando González y- Fernando 
Bachicao, vecinos desta cibdad, en los dichos 50 mili 
castellanos, cada uno por 10 mrll, para la cámara de 
V.'M. En esto vino él dicho Adelantado^' por parecer dé 
ios dichos' leírados, é se dieron las 'dichas fianzas,' como 
parecerá por el- testimonio qué dello 1 iáé tomó ante dos 
escribanos, «t cuál -envío á'V.' M. Y podrá mandar Ver sí 

DptzeDsyGOOgle 



ÜEU ARCHIVO DI 1KBJAS. (68 

fuere servido. E alli cenaron los. gobernadores juntos, y 
en esto, avisaron al dicho Adelantado como le habían 
traído allí engañado, é como tenia celada, de gente; ( aUi 
D.. Francisco Pizarra*, y que .Gonzalo 1 íizarfo, su 'her- 
mano, estaha allí encubierto ,en an ; cañaveral , dos ó;' 
tres tiroa.de ballesta de donde .estaban los dos gober- 
nadores juntos, ..con 100 ó 300 -hombres de pié ó de can 
bailo é con artillería, arcabuces é ballestas, para pren- 
der al dicho Adelantado, siuo. viniese en lo que lo fuese. 
pedido; por e| dicho D. Francisco Pif»rrp- Sabido esto 
por el dicho Adelantado, lo mejor que pudo se despidió 
dql dicho Boyadilla é del dicho Francisco. P¡xarro , di- 
ciendo que.'él so. quería ir á dormir tres leguas do allí» 
donde habiadexado su cama y: servicio, é que ptro dia. 
se; daría conclusión a los negocios; y así se filé, el, dicho 
Adelantado, y el dicho Gobernador se volvió á .dormir al 
Real, donde estaba -Gonzalo. Pizarra con. , toda su. gente.: 
Aquella.. misma noche el ¿apitan¡. Francisco, Gqdoy fufy 
donde' estaba el- dicho Adelantado, á decirle departo del . 
dicho Gobernador, como Gonzalo Pizarra había, venido 
allí sin .bal licencia^ sin, él saberlo, é que él habia pesa- 
do de su venida, 4* ¡que no embargante .aquello, no se de-, 
3iase.de dar conclusión: en, ,los pegoeiqs ofro dia, y. .así 
el dicho, capitán Francisco -de, .Godoy se lo rogó,¡ ;como, 
persona qv^dejeaba servir á t y. ; j& Ye), dicho Adelan- 
tado le respondió que él habia . venido ;al ,d¡cho, asiento, 
de-;Mara, ó verse con el dicho Francisco Pizarrp solo, co-t 
rno el. dicho . Provincial lo había ¡mandado, é que parecía 
que le, tenias, armada cabala,, ó. qp.&\ él tenia, tejnpr que 
no, le niatósfin ó prendiesen, é que él se quería volvuna! 
dicho asiento de Ch,incha ) donde*, estaba, mi gente, ó que 
desde .allí senacaibaTian.de ^acer las. dichos negocios, .siel 

D¡o¡t.iM 3y Google 



46* DOÓWlIftOS INÉDITOS 

dicho Francisco Pizarro quisiese; é así se fue el dicha 
' Adelantado al dicho asiento de Chincha, con él cUal yo 
asimismo ful. E dendé ft doa días, vino allí el alcalde Die- 
go Martínez' de Mercado y él licenciado Prado* qué ha-' 
bian estado con el dicho padre Bovadilla en el dicho' 
pueblo de Mará, mientras entendía en el dicho negocio 
que le estaba comprometido, é dtkerób que otro di» 'sV 
guíente, después de las vistas dé loa dichos gobernado- 
res, el dicho Provincia! habia pronunciado setiieüciá, en 
que había mandado que el dicho Adelantado restituyese 
la Cíbdad del Cuzco al dicho francisco Pizarro ó á síi te- 
niente Hernando Pizarro, soltándole de'la priáioft,' y qué' 
el dicho Adelantado se retruTOse 'al pueblo deTá'Nasca, 
é que desde allr para adelante tuviese por limites de's'u 
gobernación, é de allí para aeft tuviese por lfmitéá éi'dí- 
chó Francisco Pizarro, hasta tatito que V. M. mandase 
otra cosa, como lodo esto é otras cosas mita largo se con- 
fine ta la saya, la cualyó creo que Y. M; habrá man- 
dado ver, porque he sabido que' con él prbcéab kehá'lle- 
vado 3 ésod reinos ante V: M: E que esta ■séntetteia sé 
habí A pronunciado estando preseoteel diclwt&bei^dbr 
é aas capitanes é todo su exéfeito, é que delta había ape- 
lado la parte del dicho Adelantado, per ser tan injusta é 
agraviada, é porque había determinadoé sentenciado en' 
aquello'qué él no tedia poder, povqwi solHcttéúté se ; ítí 
hahia comprometido !a división y partieióii de los : lirní- 
tes de entrambas gobernaciones, coftfbrme á una pro^ 
vicíoft qasi V. M. habia cometido á O. tt. tomas dé 
BeHanga, obispo delíerra Firme, 'para emendé- en la 
'partición de l*sdi'chasgóbernacioneé;éporqu6felcériiprí^ 
^iso é proceso é sentencia, que' defío pW; está ánfe 
escribanos, por dtf^recerSIa verdad,' *outt entremeto 

-:s: l;s ^yG00¿>Ie 



DEL AHCHlYft MC INDIAS; 1<7t 

eaníocir yo hada $abr&. 'ello:; linaicosi.idirtírT 1 eéy^naotó. 
paraca ^de '«ata rsénfencia 'fisé aíguoli parle ;i pe raliifletei)! 
luaw'fhegO' entre los dichos gobernadores, poxqae etifiebo-i 
gobernadorrdon francisco Kiarro;-con ella, ¿í y sli;ge*rte> 
tomaron, ñauaba 'aYilaafeza/iidioithdü'quü' si' ¡na la imiiti»! 
plian w i la. ■.Habían', 'de! liaoBF: Cumplir ''por 'fiierafc, tíotno- 
el dixfoo, FraViotialtóhabrá/mahdiidbíT .'■ < ■! -.uUir.! '.hi: lili 
''■V^to.ptrr-fell-áiob&AdJaláotadoififfltabíkB.iUidtos* nógoi-i 
eios! «ó ¡abattca 7 términos ■'iíití.vse acabar 'ui-iuBecerütaisi: 
prestólo coaib «d habla podido hacer 1 relación' láiV.-MJE 
de lo qüeeo : (tata:ti«rrai'hafaia:pasafia, pbbno tener na+i 
víb mpor ño tfuerérsdfco'd'w el dioHo:-Dj. .FrateqsBO "Hi»: 
tentó, 1 aouqoe jó por ¡nú 'parte 1 Vy 'loa tfiéHosl'irieHSJtJBrrisjl 
coandq é¡ ládichaicibdad de Lint» vinieron; Í! reque.Hra<0&^ 
al difcho'í>.!t>atÍQyco';Püiarrónos diese! navio tín'q^ona' 
Tiásetaioi'ke.'iasbmphofl'íiíV'] Mo^tticiéáemwirelawoo da 
lo qíwtobia áabcesírdo'ODi está» t ierra;: sdando oierta» : bs-j 
dusas ¡para ello, cbnioiparéeará por testimonios ; dé tas/di^ 
cbdfl reqheriritieritoel «aóordickos Aa ¡hacer di y yo y -los' 
otros ofiüaiés íieiV^'iM. 'un íbalsfr pari erfella' étivíap fi> 
V. (Mi toe diente ■despaeawp. LA ciíat » hiro;d» ndderas,¡ 
lo-Ecejor que¡se ! pedo aaiier;paFa' poder [navegar so tethi] 
hasta fffl^affláy^iesx^rff'rtm^QiDfljhabiájii/yiba eUtrasj 
aventurari)n,9tiii ó feiafeiieípañoleay cbwilgilaoá indios! 
para laillevahj aonqiía oop ifaacbo. pelillo ¡ dfe.Baqpersb*! 
néa éi.riesfgfflidersws ¡vidas. Eu¡ este bieírapro ya procitfé.dsi, 
infármármesíiMí tadjor 'pj ite pddd, Hé algdriatfpíwebriaÍL qufei 
me pareció.BOiteMhpaeioH'-niíaKeioniani'eátos-iiiígiMjkra^ 
asVdcrloisfabesHüto delnJiajórde Ga.de, epmoteo.' lodá.la 
eotradla 'dbl Guáeéiy eA Ib pnéatcdeoAiranoai)^ curiado ! ifc 
prisiímic! ídésiiaratufci'da AlflñAoíláei-ftádpárádo;' paira: Itoero 
bribiréíbacer íBlaoipniái-V'/M.i:^ siipa- bbroó elcidiobd 



a 3 y G00gle 



16i DOCUMENTOS IWÉDITOS - 

Adelantado babia ido'ákacer lá'diírha jo»hada¡ coriefen-^ 
to y tantos hombres de píéé deiá cabatlonloy bienade*n 
rezados de lo necesario para-: la giferrá úú los indins'ó: 
conquista é pacifioacion de la ¡tierra, y que énelc-anuno: 
habían pasado machos trabajos > de i hambres 'ó- fríos .en' 
puertos de nieve, écómo;Gomez'de¡AlTBfkhV hermanó; 
del adelantado D. Pedro de" Afváradó^ desde lai provine 
cia de Chife, hahia ido á descubiirJadeiadéhrnte.é-pásó 
de allí mas de ciento:é;treintá leguá3i : é qutesehabttha-) 
Hado cien leguas del estrecho de Magallanes,^ quesera; 
tierra inhabitable é de muchas» ciénagas é ríos éde- pocái 
gente y- pobre, por lo cual eé.htfbia' Ynetto>á fihjlej do- 
había quedado eTdicho Adelantado JO. Diego ¡deiAlmai*,: 
gro. E que allí, coáAeuerdo é barecerdaimbohas pbrsoí-, 
ñas da bien, se había dete'miasdódedarravueítaialGbz'f; 
co, porque no había dispofeiciotipará poblab.^ttí donde se- 
pudiese dar de comer á 'oincuenta%v¡eciofosL,'y r 'tá>9»toien! 
porqué juntamente con esto babia tañida nlierai iqae oh 
Inga, señor de la tierra, estaba oleado írúbéladp coatró. 
el servicio de YfcM., y qne déla vuelfa-se aigmria nnrtn 
provecho' y servicio á V; M. ; , e^jno-- dehesar «ii eíta .á* 
persona alguna, pnea no< se podían «fastentar^i vttaiphcen! 
porqne habían intentado de entrar por aiguhas partes M 
tierra adentro en la dicho provincia de Chile, équoilo se; 
habían podido pasarlos grandes paertoside; qieve'qab h*M 
bia. Yporqoe mas largameuta, por ; laroÍacio&qaeel áu; 
cho. Adelantado hizo, del dicho, -viajei deshila •á:W' i ü/L',\ 
será mejor -infirmado, sábrétieHoiiio dké)tma.<V ■;■>■<) n ■ ru 
Asimismo supe qué' viniendo ! di dibhc* Adelaritada 
de dicho su camino para: la dicha eibdad 1 lde-1 i&ratov ■ 
en 'el valle' de' Aniqbjpa ¡ había' ' sabido^ por: BaHoi fogaj , 
hermano de Manco Inga' Manco; quft-ooiwigoitríriái ;ó 

D;g;[^^G00g[e 



DEfe iRCMl'VO HE IWMA». 409 

porotws faluchos imfitá df) Ja ti«ra,.qit* el.-diQbo bga;, 
cacique tenor nalunai-dbsla tierra; estaba alzado é qt*e> 
había* ¡ ifluerlo muchos cristiahQS^yeitdd deata«ibdad:áj 
la del rCiweoj y.-afue había dade,.muy. cruel guerra á ka ¡ 
eapaííateeíi que én ftl Cuzco. estaban/ que. no* había 'Cto ella, 
ntts-.de r30;esp*ñQles,'é que Fraocisoo Pizarra era^mnerr; 
te éwi hariüaBO Filiando Pisarro preeo, é:que lo tenia: 
flií¡ fíU. podar, ,elt .¡loga : coa oíros «apafioies: E que el 
^(Ab-Adela^doibaiíiaiasGPíptó.Cfertas cartas/ al dicto- 
Inga, ■ para ]&,: atraer á la .olifediencia.de V. M- ■ é, 
parados [tratase ;bien' al dicho Fernando , PizacrD é 
ájilosiiptrqe ,eapiañolee qae tenia-, presos,¡ é para que se- 
hrweyese: I&;guerri(; >qu.ev<dabs a.' loaldícbos espado-) 
teSjMpOrqae él iba ¡ por mandado de -V. M-,. con. sus 
pnfwwooes; , -:¡i. ,ca&tigar ; los que : en í<ell<t' culpa tu- 
viesBd^éotevoreteerr.i^ftmparar el o¡iohe : Ingaj-é ( na.tub 
nlles-.;d& laltiírraJlYfeeboL^etOv eUishflM Adelantado, 
había: prDsagtúdo: au.c&mino, á la : dioba ' cibdad det 
Cu»)Oi:ldfiade ¡ti) loga fe habia enviado ciertos rrusn- 
sajeros,, . dándole buetUa.oV kt.dab&de &a alMinien-» 
to é müchasqUesaa de Fernaíwlo Püarro.é Joan Pizarra 
y, Goartlo ¡ Piearro .érde/íótcaslpersoaaí, sdcfooS, del 
Guzoti.. ■ Y, . que ' se ifcafciaB ¡carteado; <el ; i dlahoi AdelaQi 
(rttauy el: dicho Ibga , yifihviá4ole 'por! mensajeros, 
para .totaa/flaegumwLer'á Pedro deOoat.^aíguacil mah 
yflr idé,,sw jgeherftacidn,: , é a Juan iGrterrc;; de Malayer, 
p&maertí penwiaaiaiuigía del ■ dicho, Inga, .haslA taatft 
que «é'/vinoíd concertar., que : se ■ viese corl. él; oriiilricay 
(J),:queiies coatiolleguaedeliCuíCOt cóaiStí hornbresde 
Búnopmpdila, fpbn lo qBaí"el diniío ,AdeIi(rrtadó ■ &&■, 

•■'"■(t^'ÜÁ eí4rí¿i¿8l : iib tay diferer«U , &t& 1 WytJ -áíduscslás* 
así itíulf- ■» lírcey .-¿Cttt aa 'Teces m toe» Iúalarf ; J. (¡V*ta é¿ Sitios. ) ¡ i 



Ilti DOcmwnwos ikébitob : 

dé-ét pueblo <J©¡ Ureos,' qlues cinc»; legiiasde la¡orb- 
dadidel 1 Csacd,'' había ido* ti dicho fw*Wo delocayí 
cónl'lbs dichos 150- ; hombres, desando en" el dicho' 
pueblo de "Urbes su recarga coa ún : espían suyo, qúaí-sc! 
dide < Joa» ' de Saavedrü . i Y llegado) al nücho 1 pesbíode > . 
Ineay^ estando aguardando al' dicho Inga, cotno bsta«; 
ba concertado, habían venido 'cisco d seis mili tedios' 
de guerra, dáráote grita diciendo: t» mentiroso ' eg Abnaw 
gro, : yá ; habemo» sabido 1 sus mentii4s<y^ea¿fteltó.>>':EstO' 
diz -que -decían : los dichos indios, p©r ; una ¡carta qeé 
había -escrito- el dicho ; Fernando -Pizarra al dichoso* 
g#, díeiéndole que Almagro erq mentiroso y que'ná 
tenía pode» ! de " : V*¡ M. ! ^ara-; | eHony-que¡ le quería.' 
engañar, -y que su hermano y el: eran gobernadores é¡ 
ntt' oteo- niritrtmo, ■ la cual carta *itiron é leyeron los; 
dichos nienrájwos;' de cuya cabsa : el draílo Adelari^ 
tado le había sido forzado salir 'del dichoi valle- de 
IflRay éiree háciai la dicha 1 cibdad del' Cmgo: Eiporqwií 
esta' 'carta que tomando Piaarro oscHb'ió al difcho loga? 
y ! lás'qiie ; el ' dicho Inga escribió al dicho ÍAdeiantaw 
do'¡'^^cierfo-.i*ar,otwaiie»to que un india;' fíricLcipal hi ' 
¿o¡, al: dicho Adelantado sobra su lalzanwsiito é tevanta- 1 
míente' de ''Ia ; tierra^ se 'han «uvi*fc á V. M./ por dd 
s&brá.íttejor Ia*absá<éél -alraiBiento de la tierra, no ' *d 
digo aquí ntets particularmente por evitar prolíxídad. Anís 
BOisad stopeíqiwíabia* |^ Fernando PAtarrbia venida del 
diche Almagro; é como'cob la mitad ¡de la gente que traía 
hcbiaUdo' al dicha-ínoay á verso Coa et Inga, y la otra 
nütadibafciá delado on el. 'puéWoixío'llrcoBv eatié de la 
eibdad ífetGiiicó, cdmla gente «pie én ella estaba; A punte 
d?i«wer,ra ?t para,dar ; £p ( Ia re^ga aej,di^p^^e|aiítadp, 
que wstaiífi'fio el dicha i Ureos, ó- desunas. destefatailci.é 

^- 3y GoogIe 



DEL ARCHIVO DI ñlDlAS. 171 

preftdélto; é que sido viera que le habían dé resistir bu 
proposito; lo éfetuára é pusiera por'lá 'tíbn'.E 1 quéíéT 
dklho : Adelantado, : antfei que' llegase a' ja "éílJaad déV 
Cuzco, le liaba hecho' «aber su venida, y enviudó 1 al' 
óontfídor'júan déGflzmané al LacTiilleí Guerrerd é á 
otras ciertas personas, coa' Sü'p'odér^pára'présentaé 
las provisiones que 'dé 9. M. tenia áe'sá '^bbe , í J Qa-' 
cion, é para; reqüérif quele récrbíéáen por Gobérdaddr 1 
dé V. M., Como por Jas' 'dichas provisiones loman-* 
daba, é haciéndole saber' cdino' él había venido dfe* 
Cbilé en socorro' de aquella cibdád é déscercallOs de 
los indio^' qiré' estaban réb'erádós' ó de guerra; é Si. 
cbno^ástar'á' {iácíficár lá' tierra é' á servir'á' V: MÍ' 
Yqoé Fernando Pizarro le' hábfa respondido, por el te- 
Borero ¡ Aldñso ftiqoeimé y el' licenciado Prado y el capi- 1 
tan OáBrieí <fe Hojas, queíuéáe bienvenido y que si ve- 
nia S&ocoh'erlósí i atildarles,' que : v¡níése'mucho^eUbÜé , n' 
Korá'; y-tí? 1 vérita a presenten provisiones' é hacer alguna' 
úovacfai! en lül'dbdad, (jüe se'áclaraseé que desde'lUego 1 
afretase' los polos. Y qué 1 había dicho qué éi Ühc6meii-J 
dífflá al ,f a¡ábl<rsu anima, á : q*é desdé lúegb : se lá ófréJ 
dá',' 1 Ú'ks nábia dVpéHer ,: QT'pftnto ! de i: hom*a i .'E qae'éí 
dictó Ádeiaütado, no embargante qué luego pudiera en* 1 
trareh ! !á <^dáo^ ; se'.hábia aposentado junto' á ella eu un 
baVria7,'db ; 'le nevó y llovió' cuatro JWts, que "allí estuvÜ 
sín^dder 1 ' hacer' lumbre ni' 'guisar de : comer, pásandb 
colchó frib'y'aigaas' ?' qué «acabildo de la dicha Wbda& 
habí* respondido que estaba?] prestós'tí aparejados de-fé 
mmt por Gobernador, eontaadótescdmo 1a díéhScitídáa 
del'Cuzco entraba «n su'gólíerhadOn/'parft ib eúaVel'di-i 
cho 'Adelantado fcizó cierta probanza •tfép'ttotór y persd4 
nasde'fe'mar.'pdrWcá'al'pa^^ 



3y Google 



172 pQOHBrn» INÉDITOS 

sn gobernación, y que estando los negqeios ep este estado, 
oe habían puesto treguas entre Femando, Pizarra y el dU 
qb,q Adelantado hasta otro dia, con, ,\a\ que po se fpítale-. 
QÍese;DÍ deshiciese; ninguna. dp las pueutes.. por do entran 
á la, dicha ; oibdad; y,que, uquella^noche. se había ■dichp i 
que Fernando Pizarra había mandado. deshaoer ciertasv 
puentes., é que 'el capitán Rodrigo. Orgonos vistoesto, por; 
evitar .muertes de hombres que se pudieran, subceder,, 
comunicado con el dicho 1 .Adelantado aquella misma no-, 
che,, habia entrado en la dicha c.ibdad con toda la gentei 
Y q«c el dicho; Adelantado se había ido # la iglesia della,, 
y el. (h'chQ. capitán Qrgpnos habia^entrado. eq Ja casa; 
donde^steba- el dicho Fernando, Pizarra eon.Gonzalq Pi- 
zarra., su hermano, é. con otros treinta óx uarenla hombres, 
erque al tiempo que enjtraron t las .velase rondas r del di- 
cho Fernando, Pizarra habían .dado alarnaa, repicando las 
campanas,, j ,q«e tos que, r estabao en la ; casa d,e( dicho^ 
femando Pitarras^. .dqfendííMiy.que habían (pjaertq. u,o¡ 
hombre de los de Almagro de, un xarazo que tiraron. .jgs. 
de Finando Pizarro, -é .puro; de! loa del, dicho Feroaadq. 
Pizarro, Y que visto esfq jwr eL-dicho capjtap'Opgonesy, 
habií reqiiirido.muclia& : vfices,a] dicho Fernando Pizarra, : 
que se. diese ,équa evitase esc^n^aJ9éalbQr(^j,gofq«|eel 
Adelantado; ni . éj. no lo qúerian; y con. IpdiQs esto Fernando, 
Pizarra nq se habia querido dar á la gente del. dicho jí,1-¡ 
magra..^ que ( en esto, habia : pegadQ. fregó á un .galpón, 
dejpiga y 'madera donde; estaba ¡ej dicho Fernanda Pizar-; 
ro,. y así; salió del y. lq prendieron á él ^ á Gpnzalo PUawp 
^jieriaanp, : Aá. ;: Qtfaeí^ 

eljdiphq.Adebntado 1 4fPJ8 ! ^(»dÍdo ll t'regoqar, y^neise 
pregonó, o^.^gima,,Dersfliía /eqtrase.en casa.d¿,p(iigiin 
KRciop estante' ni habitante .pp:,iíi dicha c¿bdad;,,pi h? to- 



DKl ÁKCBÍVÜ ÍJK INDIAS, i "5 

mase oíisa'algtifia'áfl'lo suyoj'é que si alguna' pereona 1% 
hofeiésettíomádo 1 *a!igtf; qüe'fués'éD aoté'él que él ■ sé Ío*tt^ 
ria'págar é [ Volvé*v é qaé el cabildo del» dieha; de iliia 
cMformidad lo había recibid» por Gobernador, por vir- 
tud 'dé íá provisión de V. Me de- la pfofcaéza, E^asi- 
mísmo supe qué no se había tomado'" bada» Bft'lvo uo. 
puerco, que^mató un hombre de pié, : 6 dei+tá piata, ! qi(e 
di%ó*UQ estante de la dicha cibdad que le había 'faltado, 
qné no se püdó< averiguar 1 . : Lo qué yo certa destose de^ 
círa'V. M.< ] es, u que otra eg&a noaupé poréosa CtertaVmas 
delo'qúe dicho'tengó, que me'íaforinaron. SHpe'áéímísfiáo 
que el dicho Adelantado hizo cierta' información contra 
eldléno Feríiaodo PizarW, é que le habían visto des Lelra> 
do&ylfr'bablaB'dado'-pof parescer qáemérecía'ipeHa'dé 
muerte por eHó.'B que enasta coyoetara,' el ¡dicho Ade- 
lantado iKibía salado" ¿oitto ^ kv dicha cibdad del 
'Cuzco' él diohO ; Alongó' de-Alvarado, coti'los dichos qíi'r- 
uréntos'hoínbVes^écfaé eLdfcÜo AVitaagró había salido del 
'Ctiüc'ó Con su'genle> é que estandben Ápurímá, qae e>s 
'diez teguas» dé ; la' dicha cibdad' del : Cazeo; habis hecho 
'escribir uoa cártá'ál dicito Alonsa de Alt-árado^ como que 
-se^Ih escribía Fernando 1 PSiarro,' díciéndóle qoe.vftese 
bíeri : Tenida, é que rt'pártiebo su gente 1 por »ciertáe partes, 
Tjfneíüése coníía el'ÍDga; : y ■ qoeleSéfr éí-dicífíf Adelantan- 
do había mandado escribir rt£, : po* ! tomar al dicho 1 Alonso 
de AlVarado^ysíígerite, 1 sin haber rompimiento di'tnuer- » 
tes de hombrea. -E que antea qae esta carta tlegaáe al di- 
ctó Alonso de Alvarado-, ya-habia llegado á é! un hombre 
qué babiá salídodel Guzco j , i ^ae v habta ! iido¡ por-íueca'dé 
ttainiaOj'céW'unalcaPtá de Fernando 1 íffSzarfo;- «tinqué le 
ttacla ,; saber ctamé / el Adelantado batía' ■veaido-atGiBooiy 
aétlafíriáDei-a' qüefohab[ítómadó,éoomo oslaba- presó" 



,,Gob 8 le 



4 «al Jp^flIIwfi^8Z^O:3PiM^FO^:8^..h^Il¡^aTOi¡A-6M , 0^:Lii 
quejo íjíiesep api. saber á D. Eran^p|Ift^B,..¿¡ < (iu# 
.BUIguoias: <BenwJffiOSií«:«Byíwe Almagro,: <qup Iflftí^ST 
diese. 4 Wilm .creyese, «tf|j v Y 4^ ^Mdfl,;i#Í0t floj- 
el *Üpíio,Al^ii»p da AJyawdp, se-habia feeh» fiieríei«& 
Ja dista j^ejtfaoíteiíAívaflray:, é <mandá haper ;1 pica_8 
4 .bienrOfl ( par«> tfU»*' í bac^albe^dis^eü el, tío. 
Bi qg(nal::diflboi & ^Difigt» de AJntagrp le hubia. enyiads 
por68s..me&sajerea l á Die^pid^Alvaradooé,^ Goroer.de 
¿bronto éüéiDí. Alonso, Enrótuwde Guzmamí al íte^SHr 
$Mkt ^ñwia,4 haoecle.a^ccoDíP.éi estaba rftcebjdaipor 
^^rnadpí !^ taipiWaídelCHWOLpOitel QabildoideJia, 
PM. VÍ4ud ; de Jas, provisiones que. ; d,e -y. ■ M. para, ello; tp T 

d^r/A ; fl^4Íetar^;í^ci6cftf,Ja¡U6fFa. & ümh>§ la.oJwr 
jdieníáa de y¿W>;.j6 quej^ia# ¿levada vuelas, prow- 
-áopegi.jíialítPide ^c^^qiveiitQ, del .cabildo;; para, que 
(dfiilp.lfl^owtaíe^ííjíe elid^bo Alonso deAJvarado.ha- 
J>ja pendido, á^íos d¡c|^ mensajeros ylQs ; bapia echadp 
,ep ; C^rpeiafl cpBfifjüoa,, diciendo; que las .proy¿si©ae»,de 
¡y^ Wmerau .«aríapacios d^ac^illerqs.delCoafieje,, ¿,«¿16 
AliffBgro-eraMín tirano, .éi^ijüs: tqdo era 'falsedad é mal- 
dad, é que aei tuvo á los diches cotíiísajeros. presos treio^- 
la .diasé mas. Y, vi^o,i>pv el dicho Almagro confie ha- 
,hian prendido . les dithiW mensajeros» >y ..*l desacato: que 
Jia¡jÍan:tenído ó íati.provisioDea dey. W., se. allegó cqp, 
-SU gente á 1$ dicha puente de ■ Avancay , .é que desde allí 
le había enviado: un religioso á decirle, ¿que porqué.bar 
bia prendido los dichos 'sus mensajeros?, que los soltase y 
s£4os,eq?iase, i &qiio)M hiciese feo que qujsjese,„é ¡que po 
4 H>sei.Iwgar k ái:8S6éftd;ltePi alborotos, %w¡ encesto,. ,$ 
dicho Adeiantade.MbiaBabidQ.ppr nueva de ¡indios que, 



MUj ¡AHQIIYOí OS BIDIftS. : l¡75 

el dichón AlouifflLtkJ Alvfetaado con aumente, por-aínrea- 
iminoiba al Coico, y qué; desde allí el 'dicho 'Adelantado 
■se había !Wi8Ü0)él¡¡y.sa;geDteá'la Jifera á la^dkáiacib* 
dad, par llegarjaates que ¡el Micho Alonso de ¡ Alvirttdd; 
-y íqii©ies»o|habia sido ^tótorxa enviado eSeetaugenilé al 
dicho AJbhBti deíAltfarado áau:vatifo¿ í rdyendoi qoe por 
•aliiilé ledtrbria el! diobo Adelantado; ¡yilofl indio* que 
dSenottilaínuaTacmoyenon que iba al Guzcb. í' que den- 
ótela tremó, euaíro diasque á ¿l; áHegfrel 1 diohb'Ade'- 
iJautado.iMua «poieit «■ razón al dicho! Alonso 1 'de Alvara- 
do, ié eiviá ud i alcalde de la dicha cibdad ¡é'Oíiprowfr- 
rador dalla, 'cea un. escribano coa u&mandánweato á ie 
requeriré maorjarque taegoi se^'iníeseaoa <sij< gorilo ó 
iaücibdad-delOuzco, é ■se fuese dé allr á «1 «dicho D, Krari- 
cisod ftrár-rby f*tie l ndí>tie líos-iterarnos ¡desu goboroa- 
¿itm, pwqee^bábi* sklit mfomiado qaé -rofeaban ■'•é' mal- 
-íratabaanloiÜBdiiísnatarílloadfl la tierra, tomándoles' sus 
-gana dos é man taúi miemos , é sna inuferés é hijos*; V ^ Bf - 
^aobloaosclátorherráadolo» étrtros malos lratanMeB>- 
-tbta. ¡¥>que -oltítotiuialJaAdfi 6 procatfador yioscribMioha- 
■bÍ9B! idoiooa las difsháe provisiones émandauíienlos^ al 
didboiAloaBo.de AJvarado,ié ■qmá <é\ c a oMasoiertas 
■poT»ofl9S!jirmcip*l69'i3e sa ooíwpámia qe-ie habiaH-letdo; 
iytqM Isyá^dota^i'seiaiápabao^obbidbs, didióadoJee q*» 
■«a fuesen detall Biffldqufe lei tirarían coa el ;artillería>y 
-qaeifcabyijíafl tirado ^uri tiro;; '6 que habíari toreado ¿a 
vara.ial alcalde y quebrádosola y ¿chádolá pdrel- rio 
'abaxo.-Eooo esto los dichos alcalde-, procurador y ee- 
críbapO'se babiao vuelto á M -dicha .cibdad del Cuico^ -y 
(dhwron al dicho Adelantado lo que lea hatsa jasado con 
él dicho ¡Alonsodef Alvarado,' éi- caal visto su rebelión 
ycoatiiaHjoiá,:>hab¡a .toreado á ir¡ &■. laildicba puente. .de 



.Google 



¡tUJ . DOCUMiJS'l»BUHHtllT»l 

Amancay, y llegando cerca deJla,' (a geate:, del: dicho 
;AIoüsg d&Alvitr¡íd6, que alií lé-nia^conieniarbü á;iirar.coti 
«i artillería,: dicioadb palabras .de maÜD OltetUB áihVgenr 
tfí/deldtehdAdBlaíitadki.i E queivieto: por;fil¡ oopd .áo 
había bastada tddós . Jos cutf ptia»tentoSi¡u^oeriiBÍentos 
ai mandamientos, para qael dielha Adtfuso de AI Varado: le 
■aoHaseibuB mensajeros y; .selvjmeáea la.cibdadidei: Gn&- 
-co.fcompu 'gente, :'£¡ se saliese, de los tórrainos de!la.dicia 
eibdadíídiil (lazeo^íá f&\k oapitaaiOrgUDos ajwrdttroü'de 
-darán eJidieboiAlodso.de ¡Ahrarado:. -alna nocfiev'medila 
-hora aotes qiíe.iartianecitíseí;; pfr'ddsviadoiidtí/dicbD.irfo 
■ tíníró : boda Ja ígeot» de; caballo ¡del dicha 'lidetaBUdoiooíi 
¡el diohoiQrgonos, é {jornala geatendel dicho -Alonso de 
-Atv'arado^feslatw repartida- en . «nachas, ::parite; >¡p coa» 
■aquella .mésala noche ; los , habia;rt .¡dtismeladüiiios indios 
-dándolas grite», ■hofbcr ! poc*¡'íte»3ttrf>ciíi, i é:i|)a9jp«»i aaLÜe 
la otra parifl.jdeLrioéidoabarfltaroe ,&piemdiefoB ;áLi di^ 
-«ato ■Atanjffl[de^hwado-.é.-.á¡Gtfa&! ciertas ipereoras pria- 
«ipaleside Buloompañfe; éiftiiiiiecoaÍLia.D,: EedróifletSb- 
■lotaayor'é'an.b^8hi^.deílos'del:(ii<íb<fc!AloiMO¡.dé .Alí- 
: varado,^ s*:ahog&ran. en- eLtio, á'laüwueUaj'Oiroa treáb 
¡■caatro hombree. ! X que- á la. sazón ,66 bujía*' táma&Vá 
ralgttbasipdrsóaas'jpojiííJigttOGS esp^aJtis.rjr'wlaTroBiá.-jya,- 
íaaceoas'-délaigeflfleideli dñdtO Adelaaiadói alguna ropa é 
arraíis ; pero lueg© él íticfao AdelasíadWimand&apvegc*- 
;éaríq»fl[iodas:laafafjnasj.queise habían. taujadó^Iaa íroie- 
'8enJ'ante;éli-parí( tiarjasáiStíb-dneños.', éque asimismo 
-que á todos loa que le faltaae rbpa:^ otías ooüass se : lo 
/vioteeén á,Ua , fi*r,que ¿I .& i© fiíaiídarianíolYdiy ónqoéiasí 
l »e vólviéaaáchd, aiioque alguno, pácesete, i Y 'que iiacÉo 
reato, -d dkhot-AdéUnt^o,^»ei'ia , í Vaüír<áf:efeía(.tiibdíiid ) 
■para desder;ella. hacer relaciona .V. Mude. do saboedido; 

„..»,GoogIe 



tiÉL jÍHCHfvÓ bR INDIAS. < 77 

i'qh'e' lo iátftk dfcíábto'dé Wá6er ¡ ¿iór :i c6risbjó : défliceh- 
dlkbíHWi ^''badhillfr' SoMifaV'lüi al^nos"^ 1 -' 
baIleros ,! ó!e-sá ;! cóln , par¡ia, díciétailoto qué aunque suitt- 
taáÜfiflr' rde jé; büéaiá ^ tíeuo desértíi 1 S V.'SÍ., sé' djria 
qUB'Ibá haber'atgtfna p'ásión y enojo Con Bl'dltho ¿ober- 
ñá»* Bi'FraSSM'Kiafeí Ijúé *#' s3ría' l dádfe ía 
eUtíHi cIBaid dH tíaibé ! líac'ef ia'Üiclla rtslacifto'í f." Sf!;' 
e'iíai r fel ¿itíító XnéiantitBó h'atoa' tflJSnjdo la ¡da é se vida; 
á&dicbá iiMtódei'ctókoVÉsIa és íoqíe yosu'pe.'cSomo 
fénico' dicho, de tas tíéPsóbas que hié'paréséió estar sin 
píslóií;4;¿értiá¿0 á 'Vi M'.'qíie oira cos¿ no Wsabido 
éb 'ctitíifllHÓ 1 , hablíftido ato eAo 'con ¡Was perdonas de cré^ 
dtfó'íjtoe en ello sé'halRÜrOníy porqué lomas deató'est'á: 
pofescrttnra'íí'í 1 testimonios arito escribanos, 
éstiíildrüO a trias cé'rca''détío , pues' qué por e 
ralla' véríjád 1 ', algunas délas tíllales yo envío 
c^y'riWsIjnás, que BibrttffeKo félá'rión.á '■ 
Hfan'BeívadboenTiadootrai. 1 ' '"' 

"¡ttHS 'ésio'ésbíibia á 1 
IrJsWf»! Vuestros oficial 
tUlsaV ; rjtilJol 'dicitó 'Ádol: 
ct^'en f el [ 'ó , icWVa>le' ; * 
PanáU; i asi enviarnos 
despulios para V'.'M. y 
dtflafflar qué la ¿rulaba' 
qitó'en' el Nómbré'dé'ili 
sen Ids diíhos despachos 
cbo íi. ' Francisco Pbtarró 
apelado dé la séútólcia' 
vidiiW; StfóVió'iitie'vlis c 
eílvWpá l eltó , ai , ca|ii¡al 
caJiiÉiíí'rancisto de' febt 

Tono III. (S 



•íiBitzeD^GOOgle 



I»* 

uMam 

W fflPWp 

ama 1 ™ 



a D n ai er oiii 

■ é -S»lff: 



dado .por 



,, Google 



UBI, ,ABC((1Y9 DE INDIAS. 1J9, 

Instad», |f¡,< 

% 5,1»» 

W.-.Sfltíft,,, 
WnlPnW 

napdj fflfp, .npmmi. .cun^ijas ¡o». <¡m,c69?. sa r 
aj. dj$p¡, ,lrt¿q, _ m pfl. cp)ff. , 9) , ¿(¡cho. Gobei-ii^oi:,^, 

^Áí^IjIW .e?" M|, T 8<#' 1 ífi" illá «Í ' es . Bf?,fl sc Af T í«, 
4- sejyjcio 4, «Jwdlos é .,(#•**: «op«s;, y. (jje ..iHíW». 
UegfjAf ¡ af .pqtjblfí-,, qi?f>. ¿J .ten», fundido, efli Sapi 
Ga^an, y n 4pflié?ho^, tóiníndft las, yfjraa , á lop ;¿V, 
caídps; y ,,nne^n(Ja5e|af,.J5 qujtando Ja. horca. ,f ,ni- 

Pj^u^Joa alcajdss,é íe«¡(iflíes é,o(jt»f pjjraosas.flWi 
es(at»n..,eo..e|.di,íhp pue^,, y. timándoles y jobán*, 



a 3y Google 



i*60' ' tiOCÓMENTOS INÉDITOS' 

dotes, 'lo que allí l íyiiiiik ,: El ! 'dic^ , 'Á3ñatita^ol :ii "VIatÍi 
que le hábíaüentodó : engafiad6 i t 'yque , 'A'e Hecho '^ojérian 
romper con 'él f deservir á'V! 1 M.,' déléfmiWáé' 
irse al asiento de Guaytáfa, que es tiafíntiO^deT (fcic'ií 
aT. principio de la" sierra, pitra ' allíaguafdár jtóticla" 
de^'V/'M.^ creyendo' que dfe 'la 1 ' Isla Española; M' 
vuestra 1 Ab^íencia Real, había de vénir¡ é 'sustentarse 



I 
qW en ella Iban, (rayéndolos' atados 'Con colleras 1 , at 
pescÜe«t,á esta cíbdad,' comoíhdioái'Sábíao'dab^oV' 
él dicitó Adelantado, ¡M 'é'^o.y los 'oíros 1 Vuestros" ofi- 
ciales 'aébrdanios que uno de 'nosotroá'' fuese á esos 
reíüoá a tíaV^uefáta y ; razon á V/'M. Je ; Io ! Wce1Syf5' 
en' lá tierra ," f ! se' "Concertó ' qiie l " fuese'-' el ' ¿otftádoí' 
lúan de Gnzm'an;' la '¿uáí ! jbro'ádá' primero' estaba 'yé; 
para Hacer/sirio que I' liego caí fenfermd,' por 1 ló' ¿aál 
cesó 'íni ida. El cual -féré y ' halló al gobernador 1 d6n 
Francisco' Piíarró en ! él dictio asiento de lima y 
Caxca, é allí le habló como él iba 3 'embarcarse' al 
puerto dé esta cibdad, para irá esos 'reinw'fcori despa-; 
chos para V. itf.,' 'que mandase se le diese natvío'^n' 



3y Google 



SIL ARCHIVO DE «BUS. 1$ 

que £u,óse <j que. oo le detuviesen. E porque le puso 
jescusas'para' no dárselo, se lo requirió cop una pro- 
.yisipp de/ Y.,;M. que yo truxe ( .en .que .manda que 
no seap. detenidos vuestros, , oficiales ni oirás .personas^ 
fl»s ideqfjfi reinos, quisieren jr,u nacer. rglagon.4 Y-.Ski 
.énoemb^anteep^, «o! quiso, dalle., eL,.d¡cnp ( ,aa T 
jtjp.Di .pandar' fl»e,,se, lo diesen,, aptés la njap,dé.,,.sg 
polpri.de., p(«f((i„pjntidád de, peso» fjfygñ, que, (iepja, 
jpatdair^Jos. cuales, yo y, el Veedor le, enviamos al di,-j 
r^p^GQotadpr para que los.pagase ( ,porque nojtooieae 
pingqna. cabsa .para deteuelle. E[ oual los pagó; y ,pq 
})astó,esto para, lo dexar ir, antes lo detuvieron como, 
dicho,, tengo, ai meaos lp dexaron venir do estaba el di-, 
qho,, Adelantado, ya que no, la. dejaron irá esos rei-; 
nos, .lAqui en este dicho asientq de ,Guaytara se buzo 
ficción idéatele oro, y plata por r ja, seguridad dé, 
los,oy¡p ) tos 1 ,de 1 -,y í : JSJ., (porque, algias .personas,, qué, 
loi tenían, se.fluerian.ii;. ilesos reipqs;,ó asl^Úi sejiopu, 
•|gBft„f|iio, ,y pjíta de ios dichos qnjntpa, ios cuales^ 
jn^.p^eií^ainos, ppyandp é, .que e»a invierno,,^ 
t;ap)in9,;de mucho, trabajo y falto de indios^ édjj 

AnPgiiiflüW'Wf Migp'!!fi„^ e lrdJ ch P,I!-,írTO a ?i>R,T 
WWV, te 4Í!.# ; d r c ty' .^rWAl P' ' P>fi8P «fe *!■»«- 
gtp,, opp^juerflPf pareper de (os.pirps,p%iales de Y.i¡>J,, 

i^^,.^. l ,^ J l^imjrió|4 l J^irñ r #;!o,.M^^R , i 
«t^!^rfrefcr , «5; > M <ffiWrrrrSM«. i.9 é ^ln,irf í» 
é.rflpabdo., ,nara .que me, irj.^plvjera'^n , la, «iliífjd. 
d|^,jPui¡co ; .£ donde, ,yp lp,¡^isf^.. E^._.e8te.,MemD3, 

.hermano Ferpando!, Pisarro,. ye^ian. ep, su^segpimienr 
^..^jkajjiap ..llégate, .(las^.ej djcho ,p»e$p,,,de,,Új 

DiBitzeD^yGOOgle 



V'82 nttcttuS'rós néünós' 

M$ Ca*ai, l '*désdé'iBl i étÜdérlilbSi wü» áét, jSit ¿H* 
IbS'tiMjíéilfratltó^tiiHáWapara eraicttn'biehtt'aii 
Guayfcta'!'á alguno dé Mé'onateí'ty dW Aüfelánáab 
Srt» éhVfad¿%étte paiii fe'ré»íslír j> 'dáitat'la' (BÜ**, 

t«ioiíu^im®'iBMiiffoápiMH'éaS'íi«(!w'«iui 

císco'Pl««ro,' é [)*' 'eViíaW'laS'Vmiíte»' Jtt&iSlM'Wtioi 
Hfiad te^uii;' á rio Biabábante eslc?"» fflta'Tráncficb 
tóto j>WMnílli P»o't!bn' su gWetebfti*' de 1 *» 
tíat'Stblhar'ibs dtcnos pastó ideaba*»' «"iffljtílpi 
en ei¡dk"&M*l;"Aritó¡ iéWsuítfel M8 ! Átfeta'nían'o 
cSmiíebel , We ! iW'"Ita; ; qiia : é8 Meé léguWtfeW'iSif 1 - 
aaB.'dtó un'tdtipó Bbtebn; 'qdb'áAt 'cW¡¡tM cbVcÉrta 
gente dtó dicho Ftabclscbíizafrt; fcalffi'pftiiKBWW 
gídbf*lfcb!ícb'éÍ'bti J 08tel* , boa»rA'qitó l, cbB 1 -el 1 Vbnfl(fr, 
y les babiab tediado' lo* pí**so's ! qné Se 'HblJíaWhecnb 
éí : el tioüS ftiíia Contólo Ktatfb <smsb>Ue nl Mi l a«lt 
A6 * CIjiliVá'dlkartiie'tiailSáB'Sido ¿h los" fa^iWéíIftáíi 
dóBe' sofero* dbíá'iMMi 'eil ; (fdi v esl¡í»art? 5"(pi ; l(ii 
hablan tonWrMslinisIno ciertos dfcparjtos/íjrfflieWBan 
pWí'VY'H!', Hél rbgímieaA'áá'W dMtf¿tadj<iflpa*« 
dicho .«Arjtad», y ¡bis ciibiffe aH&IIW cSttttfW» 
P Htt(|b , éMVabSn:EiaJ«o , Aaé&i(iSiao;*c<)M<í^(a6 l iíií#íe 
Babatfibttaáo (ba f utíbs' , |/asó'5; , «río pW'Wn/tó'lrtii 
fétfa'feédb Metí e¡'hiAo, j »d íiicjór' l ¡plb jftdtsS! cétf'Sí 
geste/ É BtóiV l 'tíanclsü6 l 'taüí"y. FekababmrfHii 
c«b'fe , 8%á, , 4iiíettio'h l »W't)aeíilí'tté , Bua^ai4 l «fi'« 
IffeKriiekb', É pMWMS'Ml s» oto'leguairniSklfl»- 
nY¡f¡e l ¡''tonUab '« fotadrV riinbhcl'ferWfelb yWSliftibs* 
ltipaí 'de' fegtóle ■ÍBf'-'afcho 1 ABelálteÁ. 4; ttnH'Waie 
rfte llégiffdi r á 'üí pj-ío de nSVe 1 ' miíy WBaraiHaV'ie 
pMliaos po [ "élbttclitfftfc(é"ffleV¿ 1 q*M¡< pW¡SB«a 
-gehlé'tlaStalíiel'ateilb francisco rtaBfb l| no"i! s Í8*a necni 

DiBitzeD^yGOOgk 



D1L AHdBlVÍ) «15 1IÍDÍAS. fSS 

ít<\¿ stottl,' i! ■''a'fflAS'iiléiarHBdo (¿UHfeA 'Bií ¿ir'*»;' 
]»d¿«aHrtrt¡l i<5 VéM»; tWiJuS la fléMe (jlln 'AíS'^l' 
iSe» 'AtMUMtaOb <U|MÜIa"ildá» fetatai mbjcir'átíéteSai' 
9ot 6 ; jui«4; é iJddiah suMr mis Brábájbí (¡di Váflélltí' 

mébuMtiMí aun ehsm jjüáas * BüFMtfcMM ítfiW 

* (««Hoto) «tH*|'a-h<i'i#Éiíis é|bé « UiaeSSi'ftatíljiíflflS 

eidM¿a6áqeé4(íMbi«iie(éiilba'ciiaiot-()SiiiStafeab; : í 
fah-4i» «serwa'V.o*. V"feb Vas* -iW'Büite I 
V'.-M.,i'íjtie : a¿«>ó*i'ísti ei-aieiib ! 'ÁtiéiiliiaaÜ : ak« ífeSéó'W 

pW(tóil»i ,; 8i*(i«. !Ílll;l1 -< 'I' l ' '"'' ' I'""";'' 1 oibih 
■ WaffiWfrráh^ !| K^ ! 'í , 'Béflmtf<í ) 'Ptoii, , bíí 

tóMai«V : «!i!W'<i'u*«ljUel i b«(Mli« l «-a ^aif'iHmtiéd'S 
SiíritóBab'lifeiteiS'iM-it'AS'.ISii^ela^etfa'llfetóíáii*-' 
alií-pbmlttzlií l ÍB*-Í6 l «telM*te : S Uto fltój 'tí ! i*te 'tí( 
pifo»»'* lí*! B él'tifcife «détaiHWb WW su taíifiiio 

«tirfa 'svíuaw; hasik iiég» « bueÉit lié i-ÁW; ijus é8 
alwyiiioíii(j'!iígu»s«!stataija<fi'í i (fflto N ai?i' í biric6,: | i3(í 

atB'eijíí'eS 

•ttetteílBc 

WMSgo'I 
KMMWMI 

hWw» 
•mases ái 

krtwaB/f 
wa* i ni«jfe 
eataw^éi 1 

0#n8Í¿Ü. 
hüS'fuS'lfcl 

Di B itze<l D yGOOgIe 



cerja^ ^Ugqo, .supo, (¡OjflS, jldifhfl,||?BSW(ií>.Pi«P:*P8 
^ b H.. l ifSa(j(>. W # «R f»4¡Bft'W 4;PBfi° fcWMiít?**! 

albafrajiaí é aderezar su.geot^derilgupas.íiruias, fa qaB. 
defeudflí,eu, 9Úa*l,#*«SÍfii 
« su>f))al i ,prppeíila, 9BSüWai»i K 
.((¡W q»S,!8)i d.ifke^AdBljio.lajk) 
Lnn fajjro.^allego, «af^tse ijkij 

. que se habia ay,esíuía¡jí)¡fc¡\»¡i¡j 
ÍP) ?! c l»l'|i i í» 1 fl9l»aW«¡abft4s¡fl l Mft^^0i¡9gWB. ¿ 

etacityaqí del Cuzco, ,é,prendej aJ¡qjcJio,4d6Í»a!ad»;)é 
gue había (feto, é. decja que,daba,¿.|Sacp iRv-sib^H^.ln 
geu,te i que,cOB8¡gp,traia,é,>qj!e,j}¡.sjgunO! nj6psjjej)(^.,Yiq 
jieseu, del dicha adelantado, que, i pqh5j 1 fu¿sii!(a| í jj»,dj 
W'E? Gu)ietrez, ; les, tif ajgp cpn Jo» ^^uc^,,,^ «*»» 
e*!!* * «!>#*■ Aí'AaiafWlo, 9,«PW> «WWtuQiWW» 
l»' s f roftíP'ir (!? lí.piM»» W» WigWíJíi sawsiái, ¥ 
'SfífíifMS'inffal. I»!! »'!".*, .d#nd¡%te»!rad«,-Wfl»Ai 
8W?6 Pafio^de^ie^aaju^ ^fl;,é,qo^toiíj)ojii»j!)«M 
fe te jiafecer dq^^cb^.j^ieodp me J . lW1 ¡<ir < , 8 f¡ li ^| 

"MStiro» «"«feH) .íi.HtSiBffiWíB ¡mnwfitms 

W?;awJtegaDa í ,sj,.lp j ui|jda í e t s|f W l, i pr W ó*tq ) í|,di} 

^feoüfW'wríq;, wi a lam*iiep mMs>ú wmtir. 

' fe.JW W,ig l :Sli<;t!fl.4'(olapta* i »)i!e feljíp'» ypjujíai 
R? 1 ? 8i!a- Fftifafe^WOsM'OifiííWcféaiSflcafeaifPMte 
pyífik EerffflH^<hs p «flWW4 S' orHíaoV, juaftldftlftHBH» 

l?SÍ*i ÍÜS'^I 1 ?* ,9"Sife¡BaMS(».(mS ^WifibftfffliíWl 
éfrKTO SP%» 8WffS t Sfl *«^^^Phftl» 1 B.«Iií 
%.W e fe,?aW^fli 4 tt^Sr, alfflHra^e^pajfilJíB,^ 

DiBitzeD^yGOOgle 



cabildo, da ln,aih(Jp4,';,é|á ¿.fracoUe -algnw» ; nnwo«:M8r 

Iw^o^íI^W («fq aq/|s!|¿fliiBíOBS¡Blpse.aliwrvJí¡ftiib 

Mií, E«rnwdojM«am>»"i¡l(^^<JpopG3yajfKl «tnow 
sin» áa«l>»ft,¡fí.qw> 3wMimp<jiI<? íwapi*ife¡»eítmw«lo 

n»or iJft Iff^oaadp- fiiwrrfi, é dp.sw .gíRft,.«(».|Ha matdse», 

Bft.SMn«.|awlK . ¡ir áiiBRlandar m^líÜHuJH a»yiajUaí«*iS¡ 

. tofflteiWfHi»! regjdgwiJfl la dtpBa^qiMfui, y BUCKmtah 
rsíiqwt mito tf^m^^s M*tf«*>'*»tri**lli«íií 
qjlSrPiOgiwS IRragnaimieria ffiAfntfliidenettellowijooJí» 
listBisdqüiWF» hab¡« djcbaé pjjbüoado qu<¡.4 te'mah 
«Kro^qiiíSieiBíiaíiía.flnalaa.awwidSoii.te ajwrtwoeai 
Sn.sWBitisWP, i*w»PW> y» f vpwdos PjüKtrttestab» 
BBy (W<W!#i ,Guzc(>,iiiot l i|0:f.i«l¡el,. capitán, QrgMqe 
»an|íiÍ»MH»t!J8 toda h, gente «JeJ¡í,cil»te«lí i p«tai/.qije 8» 

iwaft fn«s 4il»>«i(WB>>?ia d^^ütia. FemwitteiPiwmij 

KiW)' , i|<)s .(teiLáaaro^ei^oto Fernando,, páar» Kiiumió 
legw y..4>>;#*i6i<MegMI> d« la «¿Jai itei Cuíwj y 
el.diolisJJreaacMiftiBr* Al te.pibdadijiíiolraniip iporj* 
waü?wie! ijlictm fflpiia«;Ofg(»Qa »8,lasi(i Jas «ujna$ del 
Kuz,C(ht.<IW.e9 ui«,l«gjiaii>Bqi»5¡i9:<i«!.la,*oliícj¡idaa( ! jr 
ei^i»ft^;et,ilisliB 1 4rf¿bintai|atwWaiW«!B«i»na»IM(7 
daBnfljjljeMq. gH8i#sWt«i!Íq.> víalo (jl¡e,wscBO'üíialtegaltt 
fllvon>pi(pi«a«i,: yjtfoliijndojixiiCuanto ar,^Uo sedesmvta 
AfPÍ>a'Wfl^o,¡8f#oiii)!4; 1 ¥.iJiI«,yliHii«Wt(Su'4eWii»T 
t>K»!^asr<« poi)daa.eígoir< annqaAiina rflasMipflrqii» 
h»li¡»j smdp',fBu*i¡pi3lai ^vallígBéAifiiHrta dt>;WHSíls 
d*o»YK ««USrtsl¿itl(fas 1 ,q»e i t8fi(l,i¡|itebqBBii»ft*altií 
RIPiWdílLPÍK» ^e»» l ,p»s 1 jíp,iB«,i'|llidíf iSiuptoc e»,sl 
*8WSJB.b*l iS| ¡«...«o»? wmm lu , dswnl)a„|í,Hr*i - 

DiBitzeD^yGOOgle 



488 -Mtitraürtros infintas " 

«raba 'é ■■Üeie«"S ! Jird(tíitl6 '» UJdo 1» q* ufa tttíftféi 
MMé 01 test** SipWvtia ' i»l» ! tjii4 iSrtfiraibt» fa»8^ 
OK)6 * *«r al dictó Adelantado,' pkH «*>iii feo po-l 
di«Haf aig«!>éiti*JHr, 'B «sí rti«6S;.¡f' »BtSil«o : ha- 

Maoda ^oKéin^aaíMéSMíAi éoftiBss ésbfíbiéSíl isa 

ü*tta"'«t ''«i<5h<K FíHlímlJb'PMlriM; cS4 ! ,als»6 ÍBdi'O í((iS 

la- ab/tm pa» 1 ipia «6S- siwiaíb -WM»»!|ilrt li Í» «tój 
el aiWl-PfcpIBiatlll'HzaWi'éttIi sit^te'liieti'éíthseía 
Mt «W^bui • l»ná*as' e ¡ei(¡tit(ítna<j, Hr*y*w<s<* aslaaís 
<«7^Mw é <tlttiah(ifl»la % mmbh* e ÁmtM^qwi 
traw>, l: y SBJaebfcéiKlijse 8 la ^Aio 4& l Stíw Amuf- 
. ladnnji» tetaba jiintá- para Msiaif # 'dlc» Rutaiip 
tl«"l'l)aV«) ) "'t)cliteuoh« á 'BoftaS-'W «feria 'ji'STgtfl- 
nos *íí«MMÍtba¡'Sbl«i<i«ilÍfeitós,- : «)B«B«íí''« MUtf 'WB 
«ni -sríatniits ^ * lí fe«ató'*3l i :dte!íi)''Me[ak(«ao, , 4 

mí«4sWo''*»«» ! di* 6 (res- tiros^ dé ' artiitewa del 
<Bch<s Atftranladov á 1 asi sé «wíorbti' acfesnflo *" M 
g«m»'ae('llí*(l()''IAIlB%rl)i' *irfci8rite'' «tó' btttf <9 Hfi 
oatiaüBrlaiH'g'txjt^lft' lél h80Üti¡ nrt'H» Initll, WHBbi 

eirgemaV *>* fe' ¡pü* 1 efe* dM» Aífetam***,' M MlM^ 
«io'"aii 'fbc« * iseifeíá) tra%¡ efe «BWllrtKf«ibS'(jatart» 
lANn'(¿í(*)*'nS*ki'«iéülí)t>i^ti' , íS8telüf ■* tas; p0f 
d»UiiJ<li' nte¿!o"'de ! 'iia "aiW3j(j"S»aii9!s ft*«a»', I! il 

ttkto 'Pe#aaill*)' Míér» y'ia^eiiWW'd'» pHiM'Á' |>Ja 

i* **' dftiitl aífsy*,' 'é ■yd ^(«¡ío'ftalHB (¡«sipa»»*); 
úi dSfHe-Oí'goaos <M' »u ■ gsate WrérseWó'M* ' dit 
*M í>lfef»*lKlO"Pilltrt(>,''"aaaqUé':nt)'l<yda,- f ■»&.•■<# tai 
M SIWlriWlMi H»»DSB1 00(1 tóS'8tras¥'6ti'61 f»nd*d«w| 
MSWaiqab <4MWi«»t-t4''v(tof1llV'!iitt"Mé'dll ; !ttu?{«4 
ea''t*9tíh(!tai.d*)ti8(ti{lt/,' lliarNíft)ti"Btala'l'5'W W«oí*i 
•bteSS 1 SS^'lO ^IOc»On'Wr¡W¡qW'%'*MoSÍ'Bia«í 
- dnHiiíh* fcüllncW ftWteo VéftüJó, fci por td'deíéWtta 

»."-,Googk 



i , m-iiíktvij a wiiti. fot 

$üe'"SMil 'Á' J ^¡ai¡"kMkmáü f «C^éíte^ tsti 
pota,' Wtítt'ixMfieÚ dícrií. MWiteiíi I>Mfto forti «0 
Mffl» Sé ^ftálti'é'ítfd'líiiNSBlfSi'iS ; SWabfH*«S; 
cóh l'ÓO'feBWos; 1 ¡So 'Ai loVWShfr'UB flnM'WíftilSU 
ria/'te^si ' éf^liéW.n'tíl ! «*h* l!l l6"tó»i cVUe!íh4liKí <fil4 
##iiffli*Sl «I tí'HriSW,' Mí8'n»H»*fii 8 l* h*^ 
Ífa ! m«ii(fe %MÍ>»^/«*I^kil«H»s «ftnttSi 

i«í ai4taSSn; j s¡-SíM<"iió' *ías»fdMn,' i[ e' i te}'«J¡ 

«Tí 1 Itft! attaft»'' MY'ttMIS'i bli'fliiS" ■ttti.'WHHH 

rtfi*(ló' ! 'y i 'désaní¡a8«j' « 'itátáíoií] 11 '? a»¡f*aoM 

B«tH* : fe* WiAw w'ciáilitfflfhswsyf fie acato 

jüBaSitaife, <ÍÍS b (ÍTÍé "*Rlo n íé B1 «Sfel l >ín* ! ift& (testa ** 
flet*, l S'ttVi^péT^íaMÍf;Aegof l ^a«*iahdto , ÍW* 
Ufe (Sifflilí"é HÍaefaléó ' %Ét s ' tía rj dáfefll# ; ! y" * !i Hie * líW 

tSfe^'aatsi'tarfwfea, v! ■jí 1 »»'^* «'totea 

8K ¥"»f' ! g»i*' il te 'ttcWÍMMW ,; K«ÍTMi'c*y4dá6 
i¿lí a á"dí!h6 'AaaitaSJo "«ÜBa^ílas 1 ] IMhas'aiiaaí, 

¡feataMb': 1 í.'i'i»?a', : H*iVd,v-4i'h,!»'!tta8 ftn.iaaWa 
-da "asst 8 B« ffl'*i#' , ad i !tto»í, u 4i. i, '$i* i biíaBá"8tií- 
mtw'wítéwm ■< iKWWfiiiárí ^f&eáW'ani 

SéSItS? ifer" la^Bia-W'B'tór áMa8 l » l! W!*ÍW'BB 

i* ! f ii^f4 *ttoe' V ,;i ia^fiae , i« ; i«feij#(g*. 
«íHftiif, ¡, i«flít«i«»':it« ! irt6iife8'* il i(* l )>íe(iói; °aií 

-éfé*l»fes^»f, "«í'tS^'taaBáW'to, aSdmtaWUe 
■BataK "taiMl* ¡(M m '■ ! at íkW¡fo B1 « kBftAa^IflaHt . 

inaptas Wteit pfw «? < tóíateM ! «i s fe4¥ j iít(bfBi 1 a» 1 , 

A'MaiffeSl»'e¡(HBí)lifabí(i l , ,L, dl*¿d6lte l, ilrSUÍ, 

má*di ¡1, ^8»'éiiils°%jiéidM'4itewW ;,, JíJí! l t<Sí6 

apzeD 3 y GOOgle 



!5f ..JWWíWüf 

SWüWHiAw 9PfWW#iW*> <Mirl«flj»ie ís <w,iTflWSr 
toMSíto.Pf 1 , ;B¡IPW , Mi>.ff!S. #nflft;MÍ« a i>WÍ".i:# 

WPWie'.s* 1 "».!^ * P^lfclCT» c <WfWÍi.P'!!l WW 

diffiíywí ?i .íWiiws?ti io -i % l* 1 #M!: f <wffl e w.tw)ü 

<ÍÍ(^#>l9! B#if^ft?ío é ..4f sh 9»f l S«' ílfii'RW.f fin 
*M»Í! d . e ¡R°* "^jFSWiifinWTOSiif » «>$?» «9 
(jftftub)> ; fri/) jit^dio^jr le ,solp?fmn jüHl(flé|fa^iif, 

P* WloffiteW.í "?« "#>.i|* ro b fW,t9*W u cffl<?!h 

JfflftiiH ^^Áí 8 ÍMW ,TOflíer9 n ÍÁ D !9B%i¡(9 
W« , ^MM49w4 e .A!?SSí d S>.í f#°ff, Wfi'w 
RMm.m 9 w «w«!iw..44i!*ft*toWB , l ( » pjian^deffde 

4afttq.Ó B 0c(i(),djas, Jo^wapd^ba po^íregoms (Jj^se gfr 

ísím d *,4M¥" d > i m t*fm f m ^mmfewNm 

W,yM¡M>°ÍW!(f el Wi;B a (ft "Wtó ;m»|)<16 jífrffiíir ¿ 

?íe:tfr i ísi at ^Mflf.fi"^ - R» e ™ .!?>$?,««»»<,(» j"> te"» 6 .* 
« d slj d f ( ;te)ií'Wí» d .,Pwf;^í#' , 8!9ií«st«; d íte#«i!Wr 

DiBitzeD^yGOOgle 



htL ÁfttíiílVa' 'fife'ra'bl Í8Í 

¡MiiilasfHffqXiéínWid; E" asi ¡tóaabaÜ'Hoyiéifio, «ésc'árB 

cMaosa'a^rtóaosé'cdrrtdfeWíte^daweifcAaií!.' 

laníífad¡'tól'Aj# patofeWla <JibaUU ; , 'tWttJfré'Sl aKfto'FeW 
nánab'Míériétó tofrUaMasé "ttrénlíK" Y SMi) '¿''tó 

Bifegíj, *gá'dé(-a¡aiti Aiiéiaiiíaao,"y á'é«tt as AÍrtwa 

dó íi'Wtá bibíHB; íM Atoniá 'dmivWatoíip «s'guari; 
¿a*.' vtetó^Stó talnDtt ponür'arasailbh'al'teío #áeü 
laWWbV«W#*Hó ; W¡6 Fiscal; >CofflíaéÍ é'cdnWAtrtlii 
¿¡éráonaa Jiiíó pídéfciós, nij eal)ai^alltó : q*(!%fléne¿artlÉI • 
poj'fóífc, pf«cédi6 cMrá'ellos muy simAthaite; espe 1 - 1 
éiá 1 cAto'ét'fliaói'Áaalantadó/nb'Aiíat) ISs'íeWiliibJ 
í'plaíós'qiié'tS'eMii péaidtiít' páf -iií pdtié; * ja qtfe liáá 

aí Wüér'á"éstí clbaad'á'ftiíé'íe'Viésfe con éWUi/tí/k 
BéHtóítor S'büW éttíe' SeSrtétitíágetíl prb¿b«4 , ; i e"Ai( ! Sd : fá 

oBiwdiaií hu^íihs'W «ato te*; 1 eS aínMefétab* 

maM6c¡W las pucrtas'de'áif'casá, de celaba' "íl : dicte 
A8é1an6*ff'|irew! é'H* ; e>éen'en^'«Wfen toatPWÍ 
dóWlc«ós*lílb^'fcft'bal^a«b 1 'é' 1 do•¡^W ll y'fe8bs'^fe i Wl , 
cálfeéWqtitj'éíí 1 üi'cfteíHátpia', 'y*!* JBtereiSWfflii 
de'K'íitiA'Kri'tttÍBSIe WlleM quédenla? é Bfeítr» déí 
tftóbW <!iAo', crnhdé-í»s¿aik preso el dlcíó /Idelü Jtaijó) pW-' 
#dt5(í : rtnteri6lk ;i MA'ei;'W : qóéW , maá*«iaaegbllal'; 1 . 
1 de lil 'c¿M ! bl-afch8"Adélanta*> ajbe» pah» abte V."1¡1 f' 
le ; klg6 dWpbf amóTde'Bitíí, atesado düíoáafis, le'oW 1 
gafe «'apelación ! ;! afcienable que SKrasé'So* canter W* 
jS?éáSa«li , habia ll sértiao J á¥; B.,'f'éi#& fiabilí sido' 
<* ptfttHernescalon jtára qiírtV f'WIWma^ 1 sllbiesefí» 
eii'W eiaüacBn' que' ésWA.'f aiSenBc*««13>)Aubh^> 
pala!» de 'dotó é4o'<fipllíicW;¡q*i¡, ^mpasé ie 'inWtt&p 



3y Google 



M'M ií'cffldaa'WJ^iKtb.'tHiitólJÜó qué Sbá 4 eásígat 
Mert»pra-sft(»'q¡ie 'ékábtto''6t l la td¡h l pafffa'>HérSal|Matt 
fflMla^oVWtálSSíSO tégo 1 * <M"CÍiitett,"iiSoia if <¡o¿ 

f»tlMlJi<-6licWi¡Wádte (lHiiM (¡tóf>«¡¡á>1teí3ifiiSí ! 'cfW¡ 
aibW>i¡fta*lk Mlírrt, AbihM'tdirílIé^pqtóháWltW:-' 

ri»¡H<*!#ae''ánt! &'iwp*-'ii<am¡Jé &mhé¿"ñé"m 

gWPÍBlb 1 Mpi «Miase 1 * [*ja«>5BKéa l meWé , qÜt) 
** Vltki'mn qeí«8«¡ MléacaV, que di eiVcílftati!' 

eM t*0r"ia*i iWHeiW.'Eil Sitó 4il!Í»d t tIfe/ti{i6 , ,'*¡J« l i ,i la ! 

dwa'siasaiaMiOiiicb'^^rtaWBi'Síaffci'sWi** 

T»r8;'^r«aal ! é*M ! c(M<íoírij*St*¥ l y i cMritoiíi l :' , v6k* 
&>«' l rtpa 'de 'Martas; qtfi 'filo' fcl"lirtó con quVíÜirfe E tob 1 
elWüd JuaWde &p1f»*; ! eKa*> del ludia 1 AdéteÉdli» 
que' [d'«bi«m«tib'a (Ss'BW VWegóclaí' «WW 1 
cía ! sWy»S'ab.le>Vf W'^-cliaí 'IrétxB'taá' 1 ptttVHic* W 
4Úey/fl. baciá'-mel-céd'al diebb'«áelan^iH'quo>hé\*l' 
dtóe'ítl goBíJriittadíi ííi 'pérsoria' qneél ei 'so'-líkieWi? 9é-' 
IBllaSiÉÍ'pór-BeféWerftí'Ccyh te «H'iel ac«»'>BWj) l '<Íe''A»I | . 
tt¿¿rb fe*ifirM4i! aictór gmmlén Í>ü¡8#0 '/"el 1 «4J-: 
íesponSWa ella, antes q(le i !a«a«bart'défeereské-' 
baM.'-qúé T*tóBiiWqW'feraj « cfiré 1 : *I u aft!Hb l ' , *laeiÍtr- í 
Ia»WB¡a%«ém^pW r déll« i ^''lW^Ha'¿oinetMtf, , *qdá , 
*íél)¡S l ^l'ds l «áci«iméh!ed' 1 , jiíi«iiá(i¡' , p(if «M* 1 
Kt6ae'8^diiá^^aSriq^l«*«Héla^(yvi5lb#at! , ¥ , . l !ll , .' 1 
loque quisiese 1 , qflé 81Ü«>fa''dé"p6b»aTi Mi MÜ'VtíHé > 
tfoteaWeh'fcótóo satleBiSíefeimVdeWÍB VBéláatoaí'-fe'éSl 
mismo los oficiales de V. M. bicimó'á'tí*te : T 1 e'qtierinf¡<*}i 1 ' 
toí^Taiaio G»6é»oaUof!l<ji'e!ños' j a»se 1 tiée*is paüMr 



-.Google 



Btfc'ilUMHV* t* IKBIaS. Í9fl 

qiiebsiabarmirooieiidáaa á el diühr> ¡Adela ntflíicvícofi la 
(parsopa que fel'ttatíia scña4ado¡ pue* 1 ^ <M. 'W habió h'é-'- 
tehoiiroeroed falto/é >qo¿no.poblá8e oí' aitotia»¿ poblar 
Ip ditíha; twroiApaiq ao wa -de' sn ■ gnberrtáctá*; iiá'otfad 
oo*^tql»'|c«ri-atoÍB^ á yaekro'Reál-iíifll'Viíjró'. £h<ífícW> 
gdbéraddor ¡Sfcanb <-ioi resporidio qiio & ■ 'pddia ; .pobtnr 
ia dicha; tKwra^é qrie ten&iprotfisHKi pUraNjli<> d* V;»Mv^ 
feqílet'UBfaipbfUcíiaifibbat-i oficíalo* éotrat <«ijsái;,Vcwso 
si eoolíend en ¿ds dicho» raqaeitmfeu Ujb qa*á Vi ftt. «bu: 
w¿.;>y ifaaciéitf(rie.iuhoklestos-d*r4*OB reftoimtaMo*)"*! 
ditjho'SrtiiuiUwi» Pitanro pmqm¿n&á «fi puñal qae irtli*, é 
aüwniendiiíJ jmli¿dicióidílai6.patábnifr feas ,é ftjüf iosasv B 
Qh'ffleríiandq deí'Zá* ató oaVque 1 pocos díaghabia que ha- 
biá ívenído ido «áesü'ií-tíótíe oon 'tuertos ■ despachos p¿r«i 
el dichoi gohen*ados.PiiarTo; viendo ¡al dkihíj Gobernador- 
í*ü tdlterado «eootra ■ qií, arre toetid á mU ; poníeado 'ías ina^ 
BeriaoiiiBÍ,p«r»(Hle),l ediándwine. i empeines i é *>©ttpbjo- 
aesideUpófeeolp ffl dichb Gobernador; ¿stréeleyo^oe 
rojptist^b&fliíiiaájinanps; quoiloacriíackp óírfikiales dé 
V.;M;nm>,faíbi»n deiseEUsiiríítadofc,- y ^l'-m^iüx^qwíf 
aatfoóai) devallí ieonuél diabfc>,i;er,quB mas valia «aigapaiJ 
td T (feniVl M.j (|Ge'6olitti:cani,-K'iiQ:6um¡B!;.;(&aíistrey 
salp del cbqbüOahernaddo, -que;«sítHÍ8raó á! ÍCEtpcoirriAlj 
entaüaj iteolaodu. un palí))Qala> mancólo áltóípílraldawHb 
con, él, é dixo que roa Ida™ -ufa fapfetonu¡Y ItíSídifse-' qüc* 
nó: rae : afrentasen, nüqua^el GoberDBdbr do -cwtBBrttesel' 
porqué aupqtie ..«illas rae deciaai-é haciari las dichas afren- 
tan, no les recibÍH de la :boc» é manos dellosj ;sÍDÓtdel>dÍ-- 
cho gebiiinadbriPii»rro,Lptieii euuu : presencia tédec^^óJ 
bwíiati.é qlie.ai yoi rafe hol}ár.a:tan cereaidelEntperadbtf.ó > 
d&itt Emperatriz eortoleHofe-de'ai amo., ipjer •■no toc osa- > 
Tomo ni. 43 



(94 .WCWKÍTOÍt WCTITWi, 

r¡an,d£#ir,,i» haper; las dicbaa afraotaí é injtfríw, per flr 
querir lo-íjueal servidio <fe V.: M: convenía. 151 dicho 
ZayallodimediSo guama fubtóóoa lal.cUabJo, y lapieio» 
¿quéafidateiBlItcon ioiEuipocatkf ócoh Edi Emperatriz? 
qiteijiirabaA D*oa que me Horaria i preso. c&». grillos »y 
oadeftai'* Espina ante ;V.-;M., paíqi»»: leí» -padpr -paro 
ello. Y el dioho Gobernador , «a holgaba. Afttov idánádtei 
ítvHatííMft para(«Up,ü « dictándome btp dichas' pabdbra* 
fyas, Y. de&to fueron te&tigüs D. Alonso Enriques de>G« 2- 
mao y ej contador Juan de Guzíoari y! «1 (veedor Juan de 
T«roágjBí> lis ■lOírfts personas, éasí loi tengo So-otado da tos 
Ho*(bfp8 de las pefaodaa d* qiaflí» yo mii podía fi*v trae 
Qtvwá V. .M. para quo'lOiJiiitnda ser* teemecUac /óicasti* 
gSfl, «..así lo suplicio humillmenteAV. \ftt^ pbetyuílodo 
lo.be sufridle padescido por vtie&raflcaasertiaiO.oon tas 
dfttoá» rüotastíaa é injurias ó afrentas qweíte rafritíido 
de&MP'uftrrtis. En: este medio tiempo, vinoá la oibdad 
dül Guaco el dicho Obispo, cosí el iral plattoarposiuMichai 
cosas oonventefttea ál sarvicio dé Vi M; y le dimoá cueiw 
ta de todo lo que habíamos requacfcm¡áik»s diehosIJeT* 
usado ftizarro é gobernador ; Pijacroij sá hermano' ; í 
que pues ét «raparte paca aconsejapi al idichd debaran-* 
dor lo ípie conweuiaaliserviciodeVi 3*. éül ofende ttf 
Uorm,vq«e ló hiciese condal coai si» respondió que 
él así! Jo había hecho ó aconsejado^ reqpJwido al dicho 
Goberaadoc, é'quei oo-podia met8>hacer,;.gu6QÓ se habí» 
de apuñear con él. Ea>ostd, yo é, loe otees oücaalea de 
V. M., visto qoe hséta entamoeá no Iwíhibiob potüd© ni 
UQido' tiempo para podar hacer relación á V< M., aotao> 
tango dicho^reqaerimos.ai dicho Gwberhadbn diese ii*- 
coaeia á nao. de nosotros: pora. podelto hacer, elicnat dkb 
cencía paira íp*e fuese uno de losdiobos viaestrosiofioia- 



fía*? Hffidy* «nie&o ^eotandec-ea teitowMY.hw&aipirrtí 
de-i ,d#sbí< (abijad díliGftzeníi *mqae.Btuyi pobrt^eowfo 
!fr]eaM'¥J'fiftH;iW5í*ti t 9 d»^ álweí KÜBOfA dar cuenta 
k\MW. íi^-iM.iiCteiiH^k),.-^;*!*» tong©,Kji«iaj.porqüfe 

)^[|fR^>IÍ(^MafpW«^|(>4',S;b(iu^}d0| flícto.Oiiispu lé 
^é,jto» ) ^phm l1 iivA ll 90f)^iig«r^ tfUÍ*lro**ficwAfg-o4fff(a* 

M ra„)ti i M .. fc p*ift-í«i d* NMf»ít* R«rti ofl Wtejft, » que «itíí 
f. & *fc..i3Mtegído, A!*sfrfc <»A*rtferi9l,,-dic^oi€QÜertial- 

dpF^njrifeirt íflpií»te-,dpll« i -nn ftwtó«m»lrto, é *actt:dc 
jq^c^tdíifliifí^Weidftil*: 4i!ihfl. l í*bd«d¡ 11 par» que mía 
pi^ieteD^dMoriratet^^'Ocawiliiettraíai^ria'^teiiio 

C(Ji)Brigt>iiGb^íaloiflÍBáicmO'eílbra ^ r 4&a..itíae6os;#fó plata 
qnü yfí babiá tbcJbídkn'de^aloondohittion qübKm ií «U*t 
dad- tíeiíGiiscsirae hirólfnra la:Gámwa:de^ V;<^M^b«M^- 
doBftsoltií^Urila [iriaipa féipor-loa /lidilos cjaef eotaottis 
«ánliá?. toa iijaflQ maricos pailas míales,* flae'fiteitm id* 
madcwpím Adrad, -idqsjMesV de .babtT;eHtradft & dicfco 
Ite»a8i4doinl?réarrQ:íeDi te didh^ «bdad dal Curooi por «ti 
ra^odamioirtolfl idelloh aiialdfl;«i« la. di(Aw cüwhn* dol 
e*ti«i^,d9íii»ya eabaói yo ob; pude -kía-taroeri te-dtoíii 
t«!Bcií>0"Á .YuiBL -E 'pabs<4nai«áí ¡bidü,este!í4ienipíj;yb:ei¡ ' 
bus oomptóeroeíiofioialeaidB!Vi;!tt.,ino!fiaí*?inlo*)podÍ(Íí) 
b»iocrfi*ia.t3oaeiJ redibatei !senvioio.de:nneflh:m#íiíiítídl 
qHaha'»id«Iy:iefi<ile'!9ÍeínpiwieoruÍP«as, Iyti*cbr8 iW'fáU 
tató.deeq«o:teitgaC*o&;tieiwpb;C i^atx^eirpaua iel1oÍ"i-'' / 
-■iiDiegolíielAt^aírítdo.séiqmbaToiildssle puertos! partt' ir 'i 
GBOsreiiioaiiáíhaCwt relabiórt á Vi^lf/i de tqqpe hn esta 
tíSti^haspbfiddU^ri^sooDiiidBbieatev a» satería fiatoan^ 
dd PíKiFro,.qBeáie3tal(ébidajiliabiaiTteáiiltri ábdbToiiieü* 
tajde/GobteotadÉ^«lLhawabiMi¿ pbrap*& saltemió qaé no 

DlglL^oyGOOgle 



496 ■ BoflrMWtw» inAbito» ' 

ledaaaritiH -h-j ¡é tfuase. dtecl* 'qtife» faabfoitoahdatriíenlo 
drf dicho Gófeet-riJidor, su hermano, en está ílbdaa tíara 
«kteneltíij 1 e¡ lo hobiera leoho aiAea, 1 ' si 'fe hubieran dado 
liaenriav porque 'ba estado preso ó'detturíddiiíastd'agóníi 
Hqinando Piiarra sé ewM^ó'^toismOden'de á'feWtie 
*V:,cm<» días; dicifindd" q*&'ibfi * «sí» con Vi ! M.'S fríe 
tí ar ;<juenta¡ dé lo! que había 'hiítUo'éh '«MS^i erra? plega 
á DúK^qve atf eeaV-Esta tiel-rá'eW* mafníál ' 'érát&íra' ^ 
(Gana torales della líltty (teétnindóíj'é i(4fi*doy, porq'ue'fiá 
■habido .faoji grah báheírfe éa-éllá,<^&-:*Rdandb' en ^ 
Celia» é Gharwr'íé'Af^uipaí-queíi^i'W baetiis^'dá'tó 
tierra ^e iiai.goÜ*#h¿Gíoa'^(it Nii^b^íóteAs/'iiiáé tM qáW, 
<QKA(|OSié: seiscientos homíbresy ei'dktho Haréando: Pitara 
¡mi'-é QsrHalaPizSírró eon ¡ ditos orobankio, Tpíióbmatí'ha 
f OíÜdd, Jaaltrataudt* ilofeiiadiofe liaturbUis da t« ilidrrcr, top 
mémio\Mori é plata.eírdpá Adadosd maie'é<gailaUoi" : a 
otra» 'molestias. Coi'vieiieinipeliaqBe -Y: MiiparigartttMÍ* 
dio ma.eilo, porqdeisi esto fao se hace; littibprá se ataba» 
itf >tfe destruifé. perder, éV^Mv perderá I* mejor tosa 
qa^iSa ha detcUbieÉ-tóeb Indias, 'ían-iraportahtóáiviieáí 
(rtt toíote ne*l;!'y los'aaatiirates dellaiaiidarániísiénipre 
Bliitítloa^ lawtuitadoe triaiaudo españolas, usomo bada díd 
íaataa.Bl ifags^estítráavia^ado-^reMlado-cofltra et 
(WWiciOideiF^.fií.,: ése anda¡iDo!inuy leroeide;: lo» «■» 
pañoles; éi ha muerto agora pocos dias há .algtf9os : er»i 
llanos» cérea del camino qoe-va deáacibdad alíGuzccy 
yéndoleá conquistar. Ei gobernador D. Francisco Pizar- 
tro está en el Cuzco, «i dii que quiere 5r¡r póhiar los Char- 
cas é Arequipa, 6 repartir Tos'hidiós detla fUias personas - 
qíKi l«&?brefcdeMja é &yuda«toeü ra, batafíaíqüe^azrdio 
GonUaieJ dicho -Adulentadáy -é álofrqae rpas> español*» 
mataron en ella; est*ndg los'dBBT8Íiluratíoé ; dfi-CfeiIe¿ que" 



ml Ancairo bi )Bi>u* 49T' 

d^wllrwroc»(TOnfluÍ8taroa:é («dfwiiroo.la-tferrd & su) 
co^«uscl4a^wlo4Bea.9'«DdfiS¡Bu«uu.dQ pesosdé oi-o pa- 
ra -.(nejar «6 < servir t i ¿ i debióadol**liOiy< é» día, rana r loa de ' 
hambre, fechos, [pedanteo adeudados,; andando por fosi 
nto^dejtekporpdiQs pefeíOO/parecer ante gífateivp'orqj.ial 
nuitienea^traooeR^ue-nft.wéiíiif sittóropaidfrlotmdio*, st r 
(HeaffeiGoaquo^ comp*«- T ^gna«büddi«l Bénfedíd dep 
VíM-ft^rt^AM^M.^uéesicbMtdíi^bsrirBtíbhqiía-u 
ti«»,ó icaaipaaiooi por amor dé JHoái V.- Mrio r^roédtó' 
tt»hiwV«dMj tan wtndoá esta tiente justicia* oual >Qoiív>ee* i 
gai queja ponga en cowiieitoté rapo», jwrqae>»6s&dig&[ 
lo rqtoibasta a.qtádkieit; que/ha» éicha estcfe Piiíanrqs, *¡uo* 
Herdifleroii ( qu«;tÍtiBE)iiiüu(Ac*í, V'. ML les perdonará Ihmi 
cntpa»é^dttiUM : qBfl'liair.(í»n*t¡do,' éaadoftioonwdM k> 
BealidOQoieü^! de V.: SJL fl.onao üetoteó ee del- Iwnrjcta! 
de!tóo9 ( ^Nnedtrt>Séiiot,'é daap jiislKáar AcitérdbsáiVi'Itfi" 
dente huérfano fagode ¡D. Diegatl» Arraagro, Kh«uaeriindo{> 
eftúHOsiinutihosyígnafldea serTíóiaiqae si padre bíío &> 
V.i^iea estttapiíMeflltattoláempOi jrlQtquakieifcpretW 
baj^ por oliqbjnaoatow» dsvtteítráífleaücerpiwéfátrt-' 
BiDokS; y<piiea que dato» b^Q;^sáIlorha;tíabidt> ! diuy> 
grannaíici* eb todas íasJifdiaaiy en^tocÜ maftátnal EspañH 1 
é reiDo^jufltóiBai&i^aetla hayá/deLigalaikion ymercídes' 
qneM¿;-M., .ájs»ibijd.bi«dereien.rt!coihpbDs!iideiid}.'ynii{jf 
penBÜtaque;uo puoht so-píenda la faDWréihrarta. dé eajt» 
Ttcst«o6toberbadoF.á criado, qcKstaaoaífiff.jíirrió; I' .Y 
-¿Sardécwijá V..M¡i;qile en JalJáérra-iqua.haíta hojrt*Btái 
detottbiorlaD el» eatM^roviBcias^tiueieaidésdftpl riaililaj 
Santiago ¿Usad* «dabde cemieézaia) BefaeraacjoaideodaK) 
f'iweisooi Piwfrro, bastado, ¿fee^ei ¡ díchci Adíáahtadouy] 
*a'B¿Qíftibay toas ida -rail] édo&cíentasjIaguaBdacaauwi 
noticien loqiíer ba deflfcubjertoiBafcaiotóariiíídr toivplafo 



198 r »«flttKffl)S> 0*M*oS ' ' 

Quito* hay tfeB;byenas | t^rn*iMiitíWi[y"todo^ertoiiltee ; el í; 
diohpLDo *>a»eÍ8í:o Pi»urro-(fud«*i9Ufo*£!Í*ebi tóa Untó*' 

porque eorioicbídél.qde ■ t*e¿» óodiákfbfíi éiaé, seglía*! 
lo qpe >b,a herbó édkho épubttca*3, pe¿qmsi6Hti>( awcK^i 
XXK iadbttandoledruél sobre tos Üínítes ^^u tlfObem«cidn t '¡ 
qae IfrMito habí» dsndado Beüplar qio-tKiH&Btflnowi» 
. per aquello; p(M^te^a'FUo(tesJle^aBáiu'-g*lBér»b^6Q;'' 
Peü toque bniesíá tietífa tts viste, por Jo qttfttoeiariH»*' 
ík» d«¿ gdberaadoitf Dt.'í'rancáfr.o Piwmy ¡ha^WeefaííVimr' 
percteev debaxp A*i masar ■astterct*^ parecer ^to¡lasipeiK 
soo^a queiV;;M.¡tie««¡ et «jReat'QoHséj*, fqueí-e*in»¿ínei 
mufck» al Berwioto dtí. W. M-iy-bian deüa^rrejiqub Wf] 
lad 5*bernBci8ote queiV: Miííea&ifeooopnefi'itod'ai 5* PQ' 1 
laa qafcdeiíiquí aiietoate eacomeiidaíé, abarate qusiúiujpfrtf 
wlpiiéiia' tener hermajaóíi iporqiLB.leáié&úWMi4^oa$sá) 
qüBi'ta^JiíiUErra^ir^iarfUx^fc^tós^jfllodo'ialipi-crtw^ 
cba dállala^ la HepeH'ióiTepertahiwrtrer 9í, tfcomo W has» 
beaba fi(Éo»iierpiaiíofl deLrgobe3«atíeriPí^arr^' porque/ 
cGjub)BfiaNrg«'db4taledlM é* capHrtMttóijulaioiai q|M< 
l^ndiD^inórÜayí Jiadieicfua.'!*»! mi id á'ip raaqoy f>eada 
q^Q:^tetoiitioiTnitfegiié;'yc>iiillofe<ifi(fi^Utd da y:.üftiirai$ - 
Offlbpañarosí noíiub^pibii^^bitrea^iáowbJ^i^oo&rt» 
nÍ!iii»ndJrt*feitíiondq(¥. Mijiai düfewi dátiles tío-Bfealfajnp 
aejtti ÍJa astea loo fsfltque taisidoj- i»u>da>qaaJitíittbugiM| 
V. M. eatodD^«ste' liewpo iaoi«og¡^»oha^cfó6it , ixiff 
tóiBídar;lcirtioi!á'^aa crudos ¡é ofitpaltó,- y qu*>tte des- 
pachos que H»tfr->trsúda-para ^nepaírt» &-miM>'<íwnrúi 
ooAoolcwu^HniteM qáesloii traeri'ífeáa; pasaHaiper^la' 
poaitaidel iaüchd ^obaraadop :Ft*nri9Goiftiál-ne,-'¡<w8e i J 
moaipot I) cierto qae iél,<V tora pereaaii -por ««iojaiidados 
eiukquiei títappanUí qw^dioUb'idáiaflrfí^áá moaptwji 



D» 1MJNW M UIDUf. tft 

viniese, que fuese en provecho suyo y en servicio de 
V.M-Jo fc«réoipM(Si)iiw, i«n}ueA«l,»>]« dañasen. S 
porque fuirow 'i»Atto»»dQe que el 4i(¡ho ZavaUüs, q«e de 
vuestra corle vino, traía despachos de V. M. para no- 
sotros, te requiriólos que nos l»s<íh'ese. El cual nos res- 
pondió que no nos traía ningunos,. y que V. M. ni los . 
da, |í iMstto JtefMl (Snlejd »» ae, MmijWtMI de mxúm, I ni 
sei»a»iqi»a:«l» érenos, « sjárnniMyMMliKe «Sítate»,, 
B deuda «dos «tres días jiaadtó, hactaiwl» baria.- 1»*"!-, 
«torio que parwiaide «artas^ gmada,;gr,.tmtdmlr«i 
tros yliegotde papal ea Wancoi-flomo. paweii <po**li 
MqnerMwh) ,qs«l* V. M.euv»; é a«io»iso)B:4esBue», 
queéiestereütlad JWsoé, vwo 6 oUa, dtcnueatra átate mi. 
Ruñéis» SIíiklwiBilu, criado q#8i«ra de Hewa<«io,P««r- 
09, que-tabis, ide e fliwtpa jtsgftaiw puyos, ntfi jrijjuwafl' 
del» «es toma «Jguwos, despachos, ;é diío.q*»: WJ Ai; 
■rateóte i» nay of«. «o» de quehacer reíanlo» A Y,. If.j. 
siempre leadréx«apeo«í ojidatioeerHrá V„ -M,,oan,.u)i«> 
artaa *í8iar«n, ,qn4 yal ctep que Dios J lí . M, «eren «Pfcri 
vMo» de twqiiíjj- abrir Ja (Bertadeiteümi-a coa wm* 
tjsia, pai* q*e podamoí aalif delia f :ksaeríebcjgn4o i lo 
que «eweaga * vitestmSeaUprwjo,, -M í¡. In *<ftp« l '¡9l 
I*r*»e d» V,Moa»mwl«fio»r«erio,.i)«n,a|,6Bsonifl<le 
tod»iel»»nde,írl¡>e»et»e)M»d*le líwReyup, 4Swteíw»»i 
d» :1 538¡ «#«1,^0 YjS.. ft, |C«M.! Mp>H#i.ofX9í «esorr, 
«iado y#W>dit«, o^s»i«perÍ9j^^yffl»»oosJ)esa,«r- 
leeorerft, Manuel Daspiflall. ,:..,¡|, i [, oim" airp r,-¡ -m... 
•!*1i¡ <.«..< au;i"., ii' •. ¡.-•.i ul.McS . r ■ i> , n ■".! 
■ : ' "■• '""-'.i. . '.'.: !.li..-)5nq'a.a!r.;f.: 'I 1 1 



DiBitzeD^yGOOgle 



8W DmmtiMm vfimw 

Baria (k Man Smrt3(k>(!urtajoltá>Bmp»aM,MMtJil 
'■■ *vticúú'd<> la cmtpímxyqdnmtíiúÜPicliX'iXy ; "<■; 

-•ifl ;.n;'| .V .'■ '., ■ - i, ■-■!: i M . .íli r 'jl-iVj mfeouv 
-/I ■■[! i::!.': -i v.mS.'&'OJ'Mv [■ BOfi: : -r(i,- .1 -.-I .AO'flf;-, 

. -.' I iii .'n .V ■ ;:p 7 ,- J-- . i i.-i! *on i;;¡ :.i>y iibíi'jq 

■•'El me» de AgoMapaíadoescpibl á ■¥/ te¡laa»-l»'qui> 
pasaba-en 6*s>partesii'innlaiii*nl« ratl eMteíMiíaloi^te 
cafik*r> (balate ¿izar» Mío wi'eMiig» ésa geta», jb»»¡»«l 
lSlrmli »0a míj«í principal; qaé^niuoho Hra*Ua, áfio*» 
hijos'Suyes' y ua herffiaH^qáeeracapltaíi general»; -V ptnt 
quó'W'tiei4pl>(füe l <!>3tci , aija6ssio, ei*Ia»(|uiW<!r»»ldo*tai 
provincia aSr'Ooflai» á¡paciac*r y eastljáf ílsonijli'desóm) 
(tenes : y tapflos; que'en fuellas coriiareáií>aB liaoisn é 
loe'íiaturaNtepb!' algunos cristianos de^a^adosily.* 
fhiidáf ciertos'púeblos, deque ■y-.'Hb-ierH'mií'eiir'Mo',' 
s» le hízis «abeí lo qoe ! pasaba'. ' V pánjueYall Uímpo que; 
la gefte'otJeaba/cortiel eapítaé'GoB>íait>'J»teapfw en aqueu 
IMlWprera^feHobo'doveoir, éJheehbi'ol taldakariit»,» 
otWü'4 decir al toga, ^de par» do \VM.y qüe'tferilro ! ás 
tMaMwte espetaba par* que -vinlfMe'da psz! éouimál 
qVptbbeaéFí» «entra él t»r W gama; kasw nmsrMS'p 
ecna«e>tfeL nitrado. '>E'pitta> qü»ta"t>» efíbáSa* 'llérasfl 
mtlS'efádlti, puso»en¡6llalau ded-éto ífÍTiichW'aWiierBÍKJ 
no'e'-W ili(jjt*;''Btlvlaiíd<)' i S- ¡¡«SVat tnJfrrjtRíxWII» era* 
mu}' Mea IWttdosi^^liíüfJesaiD «a'háVlfc'blmyélj"}»» 
manera qae dentro del dicho 'tWupo'íd '«orieníS üi^tfíiC 
tac su venida. Sabido por el Marqués que Gonzalo Pizar- 
ro tenia tratos de paz con el Inga, considerando la nece- 

(1) Colección de Muñoz, tomo LXXXI.— Este Ulan PerezdeCar- ' 
vajal. Caballero de Talavera, pasó al Perú con Hernando Plzarro, en 
1634, llevando el oficio de Factor Beal. 

Di,i z «i„GoogIe 



sídaá <qoe ; -tiabianda su persona 1 p*fa.la nconoiiislori fde td> 
negocie, aunque estaba bdBÍ<cienfegaas'dd aquij-pteüriéhuí 
de 'éh servicio de* Y;. Militadas lastíosasd^[raebGRjí¿íy>Q}Y¡¿'t 
dadoelireipetaque su vejeaiferiwuda y-ti;abajür , pa(»#¿. ) 
dos, sé partió Inegfxíasiporda posta, yiTinoáiestíiValtetJ 
dérlucay, donde enviados s«8 mensajeros al' Jnap.'teiJlw; 
respondida ;m»y:¿>ibnieB«i:.su8 Eedibejadoré«. : ¥e»tóai&*ní 
estos tnqosVioomo elJtfwquéí «notadas' las patftesidtmibs 7 
reídos, idondei taafi alteíacioniJiaiaari á^oe natimlleM<te' 
oapHaneafdeiiInjja ycguétrra^áilbs españoles; WniaiBÍKm-; 
pre;boeoavipitóviaíOft é reoaudo ¡para paciflcactosji porqu¿> 
ea vírdwi/eaíeato- se n* desvtíddó 8iémpfe7.c«0f'dtti^' 
genc!a,.*fcaofeióq«ó«Lectó'gcjQté deespaSíoleá, -qiie&Ua- id©' 
áJa'prmiaaiadateindesnyojiáteaeüa.en quietud {tomói 
oafiriÍHti*.ái ViiiaünjítfittiM9Sjel Papaáe^as^enWsSv pe*"^ 
sondee igeaBdftiaaÉofidadüíitite ellos, el cuat sepa grao 1 
paíia obn I el bam trtitamie'nío . qufj: recibo-, -pannqae-'BP 
Inga'véngaáilflf pazimasibreVe, .¡Y desl» hiEM¿i>aííetieiao^ 
por cierto que es Nuestro Señor servido que la btesa" 
ventura, que siempre suelqacompañarlas cosas deV.M., 
cümíeno6'ffa^ái reman >ei(tpe«stas gentes) donde^Veetttút 
eotemwóVift*bka' Jqoó venia cataloga á>ta\j)b«dieík;iaVde 
V. M. : , y después en conoscimiento de Dkís",) »vtti:>\ 

En las letras pasadas escribí á V. M. , coraoen los Charcas 
había descubierto Her-tándü Ffzarro minas de plata, de 
muy gran riqueza; y ha sjdo Nuestro Señor servido que 
d^p^^o#w^rWideac8í s»hahdeá«AierÍ«it>tr*slal- 
gnaas enMivsrsWpw tes; Utoi mencia: riea3 qoeiaqu^flasf 
qué dÉflns 1 Wslá»y3de'ltU) Otrns^y ¡de «trasqttíi feadfc din 
se^^r^caesoub^ J '1tt8renla3 , reákfe'dt^Vt)Mi:teíc*i'- 
rán grande acrecentamiento. Yo fui al .ColIao_á .visitar los 
indios de V. M., y led.dro'iídea^con atitaitaiHtaAéfceadrio 

D¡o¡t.zM 3y GoogIe 



919: aMiaraw» n 

(te£8|iañot«slmiDsro8,<q»e fuéaeea 1» Btiom'del mpSÜfa 
iadiü*, qote por tdde- el tiempo dei vetas» intaúiieeezi en, 
elfeM^CDOtodflflJíisívitBaÜM atíandarttemeiile necBsaPine; 
O*ei,quoqpe pobres laa tainas, /con eápecaafiocJBa'IeS' 
quedé f jr--J» óooJinutciott) epempce se< juotará Mkna; de oroi . 
a^iaa^yudeicemouteHi*: weedidrei daré asi» ¿:Vj'I4íj 
Irt)SidieBi80s.deBta i ciudad: alai Guaro; deBUsfresdateiOfe,; 
líaíiwcm .ouaüro arilL ématrocieptoié 1 ciucoeaW peáoButa^ 
ooflí, Jiítaft tdieBDOs do Saact/ Joan da kfwartefei, villa: 
nudv&mflnta poblada, vali5ieL:dieipn) duiiéetos . jpeiep» 
de era; lotjute han valido ehnwwráras puefcéos^«raí)'©.l 
Tmmej» y Vesdür bttbtfít dedo 1 á V. '-«., aviad d«U«. 
Nktotflfc-Seap laváaa y iamüats» OAadade Y; M. «»••>: 
pewiy ^aardeccm aoieaaaDiaaHeBti detoiyonM rccnpió, 
seí»iicwsi [OOíno saá sóbdttas é vasailoadeaoJaiaoR. *Bol G«i» 
ooyiá ítre» dfi¡ noüanabhj rfe nilt é grioieotoaióireiateé: 
Wey«¡fl5atíf-&. ■G.G.M.et humilde roeafloi de.V>. Mt¿j 
<?ae«M* Rwiea pióay toatios besa ¿editan; £uarei;d*Ga»-; 
yajai.! t! )■■-. : /■: wñ * oi).íjií¿ .-- <w,;- oh-n . ■:; 
, ]■'. .7 .!> a. ■ ■'■ ■.-,',<\ ¡:t:o'.'. !■>< ■: ••t¡oi'i:í -íi; 1 .i/ü.'I'viv 

■:\£ÍáfchsogtAvfaqUslehab¡ai htnhot,Ítoh¥raMW*> 
Pizarro (.1),;- i ■!■ . ■ ;'¿ta\w-.v t ■ ■> ,-...,-,<■ ; ..iV .Y 
, v .;..:( intiii.cifl ■ . '..7 í¡¡(¡: .-.■j*.-Í-«-íí.|;.s-;:'i' ':;fi- : 
.;. .frlii-.l *r,.iii- r.S.sft &1*kIí <.hEi¡dir*.f;b ñv*\ 

áiti dtsía tiofra^ ,roe dé atrevimiento^ ewritew taatw ve n 
ce^yíiíidtt-ashfi^iíforíiwdo la^o.4e ! teaiKww -deata* 

=,..; ■ii.ii>:-i LImíHüJ Uj ' .fetcoiuuiln') ,i-r v! í-a ¡:-Vi 

.W-jttdMBfMffe<Mtifi«L lq»IUa&fel ■■ ,.!' . / ! '■•::»! 

D¡o¡t.iM 3y Google 



providüas 1 , qhienai Bios^uoi^aj'anillegailolá duttfta tíoi 
V-.M. ) qaB> segori lo sucedido .lyifa «acia dilación:, dislí 
reíiedio,' tengo du^Ia haber iBÍdp M\¡ M£ Weu íioforenadé' 
ddloL.Ehionade lascariasique GBCfilrí^ dis$ efc iocaqveH! 
meito.lgr/inde q*e .aay ; pa*¡á Ja mafegdberoais^.desta! 
tierí*í'pOTfeeritai^:y;Wn'graiií4«:y estar deHa»d<te>;unl 
solo'Croheraadáiv- dé ¡donde, se< aigueiiavy greado de§et-<i 
vicio dé Dibs !.y dé;V¡ .M ;i i tíi ¡caasa de, ¡los: ioaloi. ítala» r 
raíenfais de tasikisy y da!k»iroi)osyi enjertes ontpa.los; 
crikianós;>iq*e por estar <eb;miiclias (parles aauy/ lenas* 
oWGffberpadqr,! ntse puedarim [tabeó remediar.! Y como» 
hombpfeque'btaBidadw tódateata toa-ra^rávléiBiEparacan 
(lelfepaftiíileutodó l gob6tnact«*esv q»e> setía-bian: VS M .- 
Daabflweppro¥e«r;»D.e8taa J pro^íqcl6s í poáfoéiÓM aqueta 
lias y una Audiencia que residiese «a,Lirifc; ja ttBfraies+l 
taba bien. gobernada y las reatas reales de V. M. muy ■ 
tDaotarcfteéDasdaéi yjt hacerse, üa4Dtóy^,g'páii. l tm-irat> & 
BíoSí.eot1eaBr?9 caentatom los. indios; «pie hasta ¡éajal^se 
ba.4e«Üdoiy.'tiÉoo mtayipo^ótmñgwnab Ycwttndó^irtre 
los gobernadores hobiese alguna diferencia, teuüendoacá 
jaeces superiores á quien ocurrir, se remediaba coa tiem- 
po; pues por no haberlos, ae tucn.íiaiisado en estas par- 
tes los inconvenientes pasados, de que se 'han seguido 
tanfaaamairtes yeHcáttífatofl^queiiiaeo ptndiiia torfailísUi 
Üefia.!¥ipoh^íttAtéBg6porcisiitoquo Y; Mv ¡habrán taand 
4add' proveer en fcato 1 ílot ifueimas ¡oooropga iá. m servH 
ció, sólo en esta diré que pues j$ STT ellaTífi 1 5yín£TaTji6 

táam ,ojDS<detto envié yicoo»Q"|aedÍT4« lodos io» Jjae de 
ScSTian tt6v ; étík fuetea oVsapasl6nM^;'Bfé mautfe -¿lésJ 

'i. [MUí-ii-:^ lí, ■..■!!■ .-. :j -.:■: :> .-|,:,T.: fii-.il; -'.'i v ' '' : ' - V'^ ■ -■ 

agraviar de las injusticias y notorios agravios^jjua I ej, l gpj: 
bernador Francisco EüBmii»fti»ahB^o»í(i«iÁá«doraft ( la 



miiyor pMle de los indios, qüe>Qn nrttobce de Vi¿:M.nie¡ 
liatkia eúcoirieodad», ski taúef para ellaaiiogunapraJÍQ.,' 
Mandándome Vi Mí dar ¡fiara eilblasprbTOsionBsqáeídei 
raí íparte' se pedirán^ popqttB; ninguna >de>ElaBfi ordHiaífias! i 
ba eúmpíído, poniendo: á todas inooaive^ntB8y'dáiido*¡ 
les árJbdaerJta! entendkr^ntos colorados, qna-ie*' paeral 
a^k)3^iiele:ai^i^aD,:paFaaodumplillas,.!Y'aiiiealo-J r iBD-í 
todo 16 qab por^aii parte ae-pidiefé, siipHeo/á YO Mi <ñá/ 
favorecido ítlajiBtreiav j maride ¡tener rifemaría dütnúiti 
oomol de' Cfiada y ¡hijo decriado tato' -aatigaa- jde-íVrii ■ ¡Mi-j- j 
Guya C'/Cj pksooa Muéstrb.Seiíorgparde yipfawperiQÍeóni) 
contíiiaf anvLotortas y acPecteotalniéaÉo ideraáyoriBsreliioHi 
y'^o(írio8,l-»DoVOi^CQ,3<ldeDicieiobreidaia4tí:-^VW> 
saHq y criado «toiV^M^ quesu« eesáreas manos tylpiési 
besaü*t*6lipei!Güaerrei.(15i '- 'td t¿;m\ -.-J. nv.i v-.¡;II' 
■ vi,:! .!'. .7 uli f íí/'j ¿,,T'ji n/,1 -, i-bfK.- ,'u!. n-.-tl r-ÍU 
Caria de^D^iego i^¡Aljakgraiá^Au4iñúciadePaMiiná^í 

'■■dawdo lüetüiaí^t ia ifauertc de Ptármpyidi*ido'>$*;lii 
:Con/inncm,eií el. gobierne, í.pat¡a'tí\)qae Artejo orfídíiiteti 
^•di»;(^ < ;.;■/; -T/t-h !>;;<■, !:. í.e^i'if-.! KnoUriTjií.'-i: ^ol 

-::■■•]', iv o '■ ' .;'): r.rn os .iítiií'hj cwuji >'.■ tíivi'tsqufc se*>*jiií 

-'!¡:<i Kt:ií'3 .;-•■ 'MUlrMAGKÍÍ'1003 ^SBRariBÍ 0(1 'l{M¡ Srrtr; ;c.¡¡] 

oI>!;j'' iiüií ■ "u; 1 -í> .iütiBiwj s , )l0.'JÍB'j,iie:n;i eolasJ 
i :-¥a,!v«EeiiilB¡i««nc«dé8habcán!(*ibidejel esttdoteaiqaci 
ho/eatadri, ideapiiés ctufifuéídestavjd^tfii í Ariptaqta'da,ftont 
Diega ie Almagro^ mi padrejjqueíDidS'lenga.ea aiEJehJ.í ^ 

'.-Uii l ^iJV^H-1^ ¡V ' f r -í;;!H Clip 'V.llj i;|> i ,f ole,-- ,<!¡I> 

(1) ¡Felipe Gutiérrez obturo cohceslon eij I535, para conquli- 

fc^tó'p^vmWdfl Verii¿uk.' , ert ) PiérrÍ FlhM, y-hARnitt'tftDiltt 

»ri»i -.wfto-.ei «t* fe«jtÜ» í ;.p8e*. 1 ooD algunos tái'iiuauíqijmiti. 

R^fr d tR í í 1 S il ftfF .H»Wí5í^' í W ta P WWfl toB*Nfr*W 

después parte eo las disidencias' ocurridas aobte el gobierno do 
íÜ¿lW&ríáM B1 8» «"■'""-" 'i •'■™ l -i! l¡il siH ««.«:' ,« . 

DiBitzeD^yGOOgle 



DM, ÁMBITO' DS IM HAS. 908 

coBio^iPedéííebajo Ae »!» vara-delimarquéiD. ¡ifrarfeisco 

^íAm)J'Yom)-yo qúe^Miso*¡o(itóTiw1qsiih)lb»tia^y 
itiafos^tr&am ¡antee 'que ¡me ' .hicieron íyy Ia:*eoeaiifa*' eú 

tnbífieáno^'dpSJM,:, á:quiettocwrí<qiie:Dieita^iBfpv 
^BWS**ñOfiiígliBÍí¥)idií, d¡d«prién ro ld*5sp<n^ayipagaoh- 
db loe'ServIeiM tJW¡ grandes que mi ipddneila (iíioj dfc'lan 
gftrtf'gaRaDC-iíié «et^ceolaiBiattioparaisp Real 'coctiaaj nd 
Itíij fléoestdtó dffieoBlariasí y por osmio lea «anta re. ,3í 
desafia feípaaíioj y ¡vefcdué A dará Vucptrat mercedes^ uso* 
ttfdít tepfesente'óidlrífciqiie siiokfne ma> 1 legato < a!-, alna 
VftrMe tafyañigitkh '««¿rdán.denie-'dwí [aaodaihiepíe que «ni 
^dre i '(áe^d^óy-\fih(ífttnaB9'e| í ser*icia>de^.'M¿, y quosp 
tabb,isd poden d© mis ¡enemigos, sHrfíia ' masidei to| q¡ie- ¿Ü 
jtticid-'teátBbafettegpeciál^ser cada día quien á mi pa* 
oVe q«rtó¡ta vida y habían «3cürecüdoaé9 servíciD»,' por 
fllaíie(-a:-qüft''dól ,| ni: de* mí ¡no había memoria j V cegata 
eméBaietídqiifetMarquéáiaís -leáis; é'á ¡lodos aria «raidos 
éeriades fuesdiuhicruel'y Tftorua/y-wbrB mCsabKedit)- 
see'qiiittuejeeutaüé pop la'aktdida cónqn&tó xisoconuii 
paÜsaí E^taid»'bigur*eoníMaa8a^ gimiendo mi> neeesiJ 
datd; iespeiíando el 'íeraedió' yimeeeBdes que de&.' M- era 
ratfoir-'qde yóíaldonaaie^ muy confiado' .oto -gozarlas; ¡feu^ 
eieisdG á¡SJ M. saqvwioalcomo ya lo- deseo, fui i informan 
do quet Marqués Urajtaba mi prendí mi doto y fiov'detér^ 
minado' que noqnddase en el mundo quien la muerte do 
mi padre te pidiese. ¥ acordándose que para dársela 
hallaron testigos á su voluntad , ; asi mismo los hallaron 
paramí, por dañera, que padre y hijo Baffin por- aa 
faioió juzgados; <£oii no <Jejar mí; vida en ajvedsrlí) 'taa 
diabóHco y de&iüafidoi, temiendo, tá-muerifc, ídetwníimu 
do,doic«mr'de<M»diendd m¡¡vioVyfcoüra ( ^m*a«''eri** 



:, .Google 



HS .UOOBIlISSOS-iHÍBlTI»; ¡ 

dos de M .paám¡y).mai^i)% ar-oidé-dte. tallar ■'■&*'?« o**8 , 
y preBd&rte<paMes*ii«i»Laiayoije9dp5o8,pa8sí!l jittí\<*| 

B. Mi ya veariík,! y/áioad* Uh&;hiciefa->«8ti(!iai -Y^l-MarT 
qoés,i uoimaipÉiBoiiaeoipaííaiJ on,i» ¡dafetift^: d« «P^ .prisipfl 
épflfconh;*m«doipara>elta>JiiiD ,td(Jto-, qtie;pQji ideaba 

pefeatb quH¡ oí)iaci>hijdidffiiRa(iré áiqqi«miéJ IjatiiftaiHarhí, 
tan padia-refai-bíriporriiengaisafl»! toe pesó i»ae*íi-a5íin«»c 
fé, qointodoti canocierandi ratteiw^raU difótwwia, (Wf 
ve» i que ¡estaba taai-padesosfc ^ «balado p$ta**,ei# 9UQQ> 
HmlwbüitoMabraiiiviénjc^ 

qserpor éfiÁ-eápohda.íBanecfeqaeciSe'-'ilíiza.ípür jflie.khde 
DÍDBLj:p.(ir-hn-iTDíiiQttdí .porgüe»«ftÍdsBeií^oiei^ tep/to 
gOj Írptei;s& 8B¡teudie«fci¡á mas Itó coasepi'sríffiiíVÍdíí 9fl 
»oqtoq¡^jueíitegaba,iA e©a»^í;íH-hBi1h:o, iproowé Mh 
»s fijas ti Cüéft:nu»a s& Rúcendíeseieftiet lpti8Í¡!a,y:¡qt» 
eeaasou «secmiion ¡de p»im©nfl*da-:pesae*^>qtHB¡4«to 
opihiott^iabanssegwito^wstabffljifltncBüidaí.-yl.cfm^ 
íqniüreéldaotóa éihDbifesíí jusiiciaJ qaq iíf iflitor|»a»ió[caa«' 
tÍgaaa^iéJ«4bmaasi0aiba^iqu««iii-«a^nt«te¡SJ M^tej 
6ifigel|uaíi6íaé. gcíbémaí*aJaUéhra.. Pdceote*do> .4 Ja.lrífc 
pdJblieftl^«omnéidadj idersi^oibd^ijinefitáalee áq>Sutfll>( 
qiiff,-p0r;lü3.senqcIo9.:de : Tm(.paiJEe;é/|«8-.Uiber(',él[dei-í 
cwbktotoiid gaoadtiieéta] tierna^ i^;|»rttñefia,¡<fe*taigii*t 
«menta ípic:á,oln^ Id gobcitoaeiow-dblla|.mfl pidiera!* ipar 
OoltóCHador^ y : denuda ^fiítfas^gttfal^oéii^ga* 
timhi tán &\\ whMo, (oí.iteáAüáíy va araorii)» «JonfortoM 
dad -da todfr la c^públieaiJ iAfSkqpedá 4odx> «c^put.^ Ua 
Mentadosyy-. sereoftá/ Ha ándate de todp3*«lpMi\»(> <liol>q 
«nudaiwai!iy.'tDid<i¡estó pacífico- y loBiptiBbkfe etr>-ÍHíiriji* 
si»i««fcnñicladiy>iaticíd .que han 'türtadol iYxw«*>Aych 

—.Google 



D» itSOHlTO «.«mis. ÉOff 

da de ) tíi«6 > iB*:fi8entar&,cadaiidla 1^ pat ten iriém, cjoo dq 
todo*!*ea obedecían por nañora* y S¿nlll raeré/ taattoieá 
servido. Mima as razón «ombiai deben PoBqtíeuaoaba^áé 
eoabeopipioott «¡paréiaütiíMtea, é Yó.étodflsipÍBUmde* 
flioéji» pohbeiotíbide lataxia; yeJ;dóaciirbrimÍeñto'ideítíry 
porqüej lo* (tiempo» pa&atafo*y <p«* se.ihab gadtado taf> nal 
cottaibtjwttíQfe^nea&iipR'ofíecñdp é; (kfeoBÍdo*^i8 taa 
Iwnido^iBgoraiHQ gbneDi ¿«fe atoanc*» ^iioollreoii<;ií-cm 
iest«>pe$apuBsio!e*téii ífwtBírasniewaiieB ictét-tosuqtóHtA 
ei íerú bu «wtegQ, y, ^ml|»riq(wlMM dofetuJjrjrarjá irá» 
á. poder de SjiM.v ««$ acrecentadas y joa^ti^cadas qúo 
basto;*^!in;aaI>fá«a*:pflsk*i«i;iBoininiBnla^ sito. toda 
qütftUidl awwídOiidiSeníiciO'idñ S¡. Mi y3nroi)ddiencw( 
aprovechando íufcrealwnaoutti Suplico émeatommlouttt 
dos, pues «1 qaao paneeeqi)fcloihÍío;DiíB>y üo ífiSLhombttia; 
QÍ,yotlo¡qBÍ»e,así : oQnW Díosilo biaopor m ju¡oi»8ecw*Oi;lé 
coMKt ten^odkiiQ la ¡tierra a3ÍÍ9oaeg«daí;todp3-9o.pají^ 
vwestoa» íutracdés ;per' el preseaiei aiaráen^auspopdf* 
cttaiquiera uwedad, piíM la tierEa ae eonsorvaríi ctnoú 
estajeará &JH. muy SBRViido. fi deapsea^aetodalagen^ 
tei que/witieiíeiíivac¡ítcU^es, las teusfant, 4 otroetváyáa * 
poblar é descubrir, podtaa, píftVe* IoqiW «lutipíete.. 1f *• 
tifi^p^qiieU^iww.as^flQolsayfi^L^Ies.iiiorwibaowas 
alteración*, piwa Bo;preteoden;«ÍBQ;SQí«(ío y tqw«flud,J 
ppbjar^'itiacrarjriflervir,;» SvJHU porque eon éste deseo 
dada», eavunofli^'f^tapctnoaj; Y-de c*ra manen*, .iHrea^ 
vuestras mercedes que de nuevo la tierra se revoalffe'.lé 
inquieta', porque de las cosas pasadas unos y otros han 
pretendido cada uno su fia; é sino descansan de los traba- 
jos que han padecido con tantas persecuciones, de buena 
ni de mala, perdiéndose no terníU. "M." détlá cuenta ,~e 
los naturales se díiBtrmnaii-é no asojctaráa «o suaoisae é 



:, /Google 



MB W>OT*Í"KT03'lfUÍtflT*8. 

péroe9rájtima3(lelo«jqü»;H*tt^oPecyííi, ■^causen'** r>bslás 
écdBBfifviar la tíérrff-y los.vecfeos y niuraflores detla<^l>)t 
¥:!puhB.'en3l)(«ta'ícoBifoímiiiadiifo. tengo te- tierra; b: con 
voluntad de4bd©3 fui elegía» po» Gob^rnador y pqrqaei na* 
üfciéjiiendiaihayaiié iá)jfefitici«imábalcalaohDisei¡iy, «itáeiu 
Asa f«4 tá»ihan deiticatádf oiHÜeoer ; enitaDtb^pie>^; ioí¡. 
oü-a .qesaoniaoeW; porqíie'd*>l(»iipÍ3»do i t¡íi)-tei*HTÍbiaiiT* 
sofisópliüoié^ugBtnas tnettedes¡mat)den-d63paetaH'dBíii 
Aindi>?iioiavBeai -«Aa. cédíila;. par» que todo^me, ob«dp#ls* 
y (tengan ¡ pw i &obeno«k»¡i porqbeiiasí< m« ¡fiosegados , 'iefc* 
oáptodos'fcp áwnrpsí^'iüasiy^moíOrise-Kaeá' el sefrvipió 
db<S..<uC¿ ^íertó'magpíiiíteiftósrrai éwitiáindifSí ha&tai 
whinüideique- se quisiéfe&U(wabt*r.<&itfaieetff. Rsitao lp 
ataadasBS' Vuestras rriqrtredesi proveer, iea taiho»qii& 8/#; 
deddraiHU'Béal. volnfitadiipód'fifi ■&#'■ q\ífá «por ■■parte db 
álguiiat'geíiíe v < , qiie poraca" riuncáJ fohau,- mas^Biiit^o&'de 
pwipaesqbeide «fettan-, qitó-Beiteváhtósftiál^ttffiescéndítoí 
ütó»qiiq^Dio3iyil8vJ*. fuguen mas d«S3rttdoe;i Ntiesiro ; 9e- 
Barv^^^inuy'magiiffioaa pterdouas-doitvüeíítras'mercedea 
guawkJ, tha-'p*4BfaHUB¿at¿ como desean. ^Desws-ífeyéev 
á H'de/íuflé de *9iJ aW.--6e*d'las íaMüos'tte voe$tr*í 
atórcedeB>-^^D^go' tlei>'A4tt|agr<> : . <> l \ .-■¡■u'.u-j.-.jh í. ■jüU.Y. ¡ 
'' J 8l'8obm''e%orito^efá : *ar^/que,de ; W'i(>Va'enco¥poi T a-l 
HÚ-Mf&'Mfa' ■ limera- Éisdifthlüi AJOS iírííy tóagttííicti* 
teñohes,. toS'8eBOfeit"ioidii-08 ddi ■AcdífeiWia''Rfeñr'r'qijft 
pOf'S. J^•^'re8ide»'eüUá'ctbdaí'de^^ómá■■^^bft» ^ 



Ul'-'llll Oí' ,*."..■ OLÍ r-'i?.| >r.tf!¡) i; 

i ,1íKi-.u-j „■■; ■ ■ .U ? i .i, 

t 4f"-íftu^ft«tóiw#W.»^(N¡ta 



¡-■-U(¡ iuií 
•Ñlnu. ,i:iü 

deMáfitk.) - - ' 



i 3y Google 



MI, ASCWO. »Jt INDIAS. 209 - 

Cartade \laju#KÜ .yytgÍmeitío<Íe< ciudad, .'dr-losr.jReyes á 
lu 4y4i^a:de.¡fimaníi,partáipaáfatomlíeAte dqPi» 
ztrro.y düW notiñm* y. pidiendo se enviasá provisión del '■ 
g^ñenao-dM/Pefik, etí favefi de l Diaga de Almagro (1). ■ 

. 'Muí S*BE4(i»a..8E8uit. • '/ 

D. CíiegqdQ Alioagrot ;bíja dct Adelantado que 
haya jjlpjáa, como 'celoso del . .servicio de V. A. ío. 
proveido d& desjwehar este -navíb con brevedad, pata 
escivbv. y hacer saber lo sucedido en estos romos. 
Y es que diz que siendo, avisado él y los. caballeros y¡ 
gente que cqp él : estaba,,de co&o «jb marqués ygoberna'- 
nador í>. Francisco Pwairo y sus amigos écriados é atJe-< ' 
gados, estaban determinados de an acaerdo de los querer 
matar, y qtte pata este eiecto se andaban pretecbando 
de armas; é que á cabo de tres años y medio que lia 
questabanesperando remedio ajusticia de V: A. para que 
los desagraviasen, é con müoha molestia ó pobreza ó 
afrentas, les quiere'dar. este gago, E por no ver sufin; . 
acordó el domiego, que .sacontaron vointo é seis días del 
mes de Julio, pro xUao pasada, :coaaIgunüs amigos é cria- 
dos suyos,' <Je ir. íi suiícasaii.dQtídéitawióiel marquésFran» 
cisfi© Pi?arro,'é un biermaeo 'suyi^que.ae decia Francisco 
Martin;:é Fpflocisiio de Chaves, étdoscmeiosdnl Marqués; 
éotro de Francisco de Chsíwa.. Y povMo, que convino al ¡ 
servicioo^V fc ;Aí;y(paeificac^d»etosrekiois, se recibió 
luego por ftoJbernadori y<QQttiQtDbreide<Vii;A., D. Diegos 
de, Almagofe engata aüxtaá de los' Reyeí , hasta, tanto que 



(1> ^p^Kwíwii^I^toz.^^iiCÍSXÍ.,' 
Toho III. 



a ^Google 



210 i dooimentos wáwrosi ':■ 

V. A. olra cosa proveyese. E luego quelite recibido, pro- 
veyó do, despachar sos provi^iKS.ála.cibdaddélfíüícov^ 
para que desta* novedad BQvse-ittewseVi, é q«w lo fceci- 
biesen por .tal Gobernador; é'to.me&Mo'se hixóálo&'de- 
más, pueblo* (leste reinti poblados de .cristianos, y dello 
- hasta agora no ha venido respuesta. Venida que sea, será 
V. A. avisado de lo qué sucediese, Eriíió seguridad é su 
palabra, en nombre de V. A., á todas las personas que se 
haliaponéniia batalla' y hubieron injuries éiafrentas á'la 
gente.de su padre* despuefe oetetriados'ó prisión; que^nt : 
recibieran satisfacción dellos deeosa pasada^ nÍTt!Íitíva- : ¡ 
ria cosa.qae!Uiviesen,'y;q«e estdviesen'segut'os sin aítéra"-- 
cion ni tentar. ■■! \ ;■'> <i¡ .vV.ivú'*. di.; s"b-*>n¡i >:. [ 

Asimismo proveyó q»e las peWjnías/'qucsiaban pues- ;- 
tas por el marqués y^goberatdoTJJ^Frirtioiseti'P-tíaífiii'-n 
que haya gloría, ¡para-que abase» los oficios 7 ¡cargó 'efe 
justicia', no se removiesen y que ed-nombré de,V, Al lo " 
sirviesen quietamente. ' "•'■ ■ T "'* '■'•'■ '■ 

E ansí mikmo entendió luego en proveen de envíala! ; 
Inca,. señor natnral destos reinos, que ha andado .y- está '■■ 
alzadoé de guerra, ¡paca, que venga 'de'pái; Y partéate"*' 
efecto,: le envió una persona 'suya é á yo españ'ol'é 'cierto^ ' 
señores é principales tiesta tierra, por sercogaPihuy ÍoSw:>; 
poetante; créese que ; verná''de paa; -poif causa del -mucho ■!■ 
amor quél y los ; natu|alep;d65to#'reiBa& 'tuvieran á'm ; 
padrqj :pf»r '■ los bienes trátaraieHtos <qúe ■ les hiBÓl >D8^Y&I Í 
qrfesucedieaesaráVjAv&vísador' ■-! ■■'■''■ (-' '>''■!; ' ■ 

Al presente la tierra fesíá pacífica y ■ 0."í Diégo^clebAlioá- 
groi." nuevo gobernador, caballeros;; yg'ewte -qtré ÍJefcsígoH' 1 
tiene, están muy cetoaes'd-fll servicio de-Dios^ &i, VV'&,-"' ' 
é de tener estos reinos é la pacificación^ la justicia ami- — 
nitrada con toda rcütud é ninguna -altéfacion;' é'ási sé; 

D¡o¡t.iM 3y GoogIe 



»Efc"IíiCrtirf tfií tamis. 21 \~ 

conserve: Párécenos 1 qíieafprésentécüfl^etie'qae Y. A:' 
envíe nueva provisión ft'IÍ.-'Elie'gb dé'lAlinírgro-, qúeíé' : 
obetíeicaa confbrnüe al re^bímiénto désta tñbdaa^gbVqiife'' 1 
en los demás pueblos, qnestán pobladoV, fe -cristianos, po- 
dría ser hacer alguna innovación en no la querer recibir, 
dé io cual se podi^r^r«eraaí50', 1 cteqiíe''V'.'- l A .'podría: 1 
ser deservido, hasta qué'^M: sea ^informado' dé'tó'&ito- 
cedtdo, y provea én elldVqtié Sea servido /Tiene consi- 
go en esta cíbdad, de la gente que quedó de su padre, 
hasta trecientos é cratftiénta' ttothítres'de caballo, sin los 
quede cada dia vienen, qaestaban desterrados % en estos 
reinos, estos sin los 'ainígbs qtre 1 década ¡dia se'tt'fle^án. 

•Habrá Síes días qnéHegarbn'á éste 1 'puerto Unté navios, "■ 
qae salieron dé- iPáaáma hatóácuaWmeses'éri iSfcctesér- ! 
va del 'licenciado' Vaéír. de G&tTOr dá'tí ! ñtrevl'cbmó hasta^ 
agor8no-se ha'sabidoqurel ÜaVíden qjné'se eihtíarcóha- 1 
ya apostadla ésta costa, é(fe i s^ta l rdáotó se Hen^sospé- 
chaqué le haya'Sacedido^lgtfnadesgraciájdelóiiüésu- ■ 
cediese será v\!A. avisado W oíro navio qüé^fartlrá des- "• 
pues -deste.'é'érifiréve.'cShíqsíén se enviará el drb'y piala ■ 
qflef dé»Tv-Ai hobiere: Nuestro' Sefior la muyreai petso- ' 
na'de^.-A. gáafde yprdspéKí con-acreceiitáttlu'énto' de 
imwhes liras feinos'éiseBorfOs, ébátó^sttreil'fcbrazondé-' ' 
(«eafuDBst* óibdad de losJteyes, # 19 dé Julio de mill-é 1 ' 
qoittüehtos é cuarenta^ sá ! aS<w:-'-De r T.'A l . tiiuyhumff- 
der vasallos; que snSttiíiyWéálés'iJies besTm-l—érrétóbal 1, ' 
deSbte^FteiWutóoPéceW^tttffor^ 



'me¡¡-el liceifíriatio^tó*^ 

Agíerov Nicólás'.de: Rivera .-"Por; hiatfdadó 1 dé la ptíclít ' n 

> y Google 



é regimiento destacibdad de los Reyes'.'; Pedro de Sa- 
linas . 



2^3 QOCUWKfpq WFW|0^ -.,, 

El. sobre ^I^ade^,.QB^rt, ¿ ql^(^síl^y^ J ^fOI]Boa!^•: , 

da, dice ; de. ía. manera ,s^j^t(s: A, M- m^yf poderosos. 
señores Presideitfesvé.QidereSfdtjl Ahdencia é Chaueül&- 
ría Real de S.'M.,.<iae reside '0Q> la eibdadde ¡Pana- 
má. (Nbta:4e, Muñoz) .<.. i- .,■ ■,,- >v , ;; ..t.¡. ■, - ,-■.,,:■ ¡. ■ -■>, ■ 

Carta del,maestra Martin, ¿e, Aratifio i td-^efor . Villalobos; 
(lamióle, parle de. lavwertt<de-.Pizarro y de «orno <f(fa¡r~ 
.MbaJ)ifgod4,Alma$ww&f > * r & í 1 ). ■■ .:':<■.,•>■• 

. , «Oí, MAC«U'I(^|..SafíW : . ' 

(^^^ificafl^^fl^id<jrd^yu^anfi6rc©d,lequie- , 
ro Uacei- &al*ev l las.nu£.vas;de apa, porque. £|eo qm.wwú 
mas dq.ivf í(» e de o(jfp, y.aoai spmfci^ykqHtso, ÜWfr 
Njieslro, SfiSjOr, de. ¡levar .dejffci' presen^ vida: §1 manques 
D. Franciseo Pisirco, que^ioslepwga^eD su gloria y 
á su.herinana F/apcísco Martia, y 4 Erancjseo de Chayes, . 
y para . decir la . verdad, yo . no -d^é f ée que los mataron, 
porqaeme padece ydice, .todo ,el.'owi>dq flW quiso PÍOS 
y sus pecados que muriesen, qua-de otra; maoer* . ao e?8 
bastante todo el resto; y mufietocr, de malaí lauevte; ua 
domingo., que se eoutajcon Y^tHoécwcíideJunLo. .Bsííín- 
do eu misa mayor, entrólo Uoíobre encasa de,£>. Diígo 
da Almagro,, é^ diJo.Qstas paíafcrftit <|«e!qué:hacia;.qtiie 
á mas de dq^ Ijoras.iaJiabJau dft tnat#í¿ ély átodoa 
8ua,.am r Hgps. L ^ai^wdp dftlaate' Ji)R»!perrado8u ¡su. «yo^ajan.- . , 
dó icejpw.laíi.piieFtWp yiop, A? dejaron, ealic aJique vi«e. 
«>n,eí;m«saje; -jr-iea.aq<í«íla sa^teUáTOí^iWCflM^ie- - 
teÁo^b^idpáip^y.ííreBidfióoflJíiílto'y fil m&OWt :■&.' 

(I) Colección de MuSoz, tomo LXXXII. _ ., ■■ 



del AncñWd tó! iriDMs. SIS 

Diego. Sitiaron, a^spues'qúe sé acabó la misa, do ' su 
casa y 'frieron derecho á éSsa íiét ] Marqués, diciendo: -viva. 
et'íhíf Jr'miMÍtoí flfe/rrwTfcí'Wi'y «í*-éWtor6WéQ Cí^k)él 
Marqüéá, (íuea^ittíllíia ño Vhioñ 'miáa: y 'íiqn¿tla¡ maña- 
na, segun'drceu sus criados, mandóá s«3' criada qué se 
armasen, toiio sé la cabsa por qnéó para qné. Y estan- 
do en ai pateeio, con treinta' hombireiy eú tenPeriteyios 
muertos arriba dicnos-, er»fr¿ Di Diego coi sféte ! éoiiipá- 
fierOsenél paíaftí^'fqáiafr'ÍWos qa& rió 1 muriesen ibas 
gente, rt«e asf como mataron ai Marquésy Ira otros; 
cesó todo: Un hombre que mató al iÑlarqaé»,- dé tos de 
Ahilé, murió; que dicen qaélnldstóbMirrqraéStó mató, que 
ambosca^éronén-íierraTniíértos; según dtcéh él murió 
peleando valientemente y la váileroo;poco 'sus dineros. 
Todo él mundo esta espantado de como tfiíé "bastante y 
como se hhrótan breve site ítta's muertes-dte hombres; que 
había tnas ; de doscientos RoóAres'tfé Gnílé, : y tro supo 
ninguna persona, sino' 'aquéllos qué acaecieron entonces 
eli'easá^éttbsTiicTéro^cóeirfá dé hombres desesperados, 
y habiendo Cuenta' que estaban 'sénterncia'dos á muerte'. 
Bien pensé ^o'qüé; segiin habni mnchos castellanos dé 
riirái jiarte y otra 1 , 1 q^úe ¡niüriéráh hombres; mas quiso-Dios 
que nó muriesen Brts de 'aquellos qué! fue servidor Y 
después prendieron k todo* lo* vecinos y no enojarbtrá 
ninguno én cosa niírgimá-'ift ; témtíroii cbsá tíibgéma,' s^hfo 
caballds y armas; y ésto p^rfi&lbüfetí á éada^ilhb^Bl 
iicenetádo Caravajály eí secretario Áritdtíid í%atfd están 
tódáVía- presos, después 'desasado todo esto, la justicia 
é L tégi'dbreí tomaron pórGdbeVíláátjy 1 é recibieron á don 
tMégO dé Almagro, ségíín' f dVk'iíiáuera 'que'ft.' fréü- 
císco Pfcárrb estaba; é toábs'tos amigos ^él Marques é 
todas los fiema;; vecinos ^'habitantes' están' tan ' contentos 



, y d 



,y 1 39, aqajgqs r oop .él comp $. . JVlafqiié* „ y d we- á tod^p 
«M* :MWR^ ««¡fra* ^¡(?. &i qi»tar,. : Mpo,. y aj^a? ¿tac, 
#!fljíe aorfjfvftt^ipíia, ¡de gaoaf hpwta , y¡. yengac, la miarte 

-(¡epal, a^í;.y,tí§i^- muy pacíj^)^)da..la ! tiariia-.y.ha e% 
.yiada gor^l-Inga,. créele $t^e»fcegí>..s$tá aquí v Cort$cp 

4) vu&1^ pierced q u& t^W taafWflOfier, é guarda , quesera 
Jcsj^to.qaej^áDioíq^J^yenír^los.si^ 
.iir<is,.k>fi cffftU-ocieatos cat^lt^s,; l^ooiUces t;m buiyios.y 
dis tonta líipnra^.qn^íw se haiiai-áu otros, lautos ím -todas 
das ; ladi»s, y oflos -.ha_Q bocUc coma caballeros y hcunbixss 
.q^eso^jq^er^J^.Uw^dqfli'^G^.^feiíiw^niogpr 
r qii,:,y dicQii -ellos que estaban^subrejkíber servido al ftey 
ejMQ^a afi rt v(da y .ije¿ididp^ y.tadezados, yqua cxm. todo 
-esto-jB^efa^.'que^.^y Jpsfca.cle oir xje ¿ijtsücia, ;y,Jw9P 
.i^pdrájli^fla dja.^UIjJ^b^e^.éj.Gaber.nadori Bte« ; pjí} 
^qcir,^e*tra,flíejiGetI, 4e^fl«4rQ X>. . piegqdeA^aawfc 
como-lira hombro ^ie^qui^toy^ue^do d^ . tpdoí y.amigo 
d^buenos: yoJceefUriqo. ea.lo-^fie^astaagQJ-aYtíoios., 
qiiíl,m»c^,^plaj^ : hace^^o,aLpaíIfe,.porqtLe.to(loBlc 
^¡¡^ibtefk ^Wtft+apps joj^ 
flfflíWSfljft^fí^HW W-.par^ia^í j«ei.n.i, werto n¡ .v^, 
-jíyíüfq^.ep e?ta;c¡^da4,!!qu^ ;; e^,iiweíta y que, : .l^ .había 

jpripaflp^ hasta. bfl^Q|dia, ( i^ : ha^auevas l da Jstq&r;/. • 

^^Uyec^jJ^e^ro^^j^ 



•DM, «CHIVO J* 'BOBAS. ' 915 

-.vOcsfcra. mortffiíiqüP'Slis^iiaQa'besa.-t-Ei uwastre, Martin 
4ft^ue0 ,(■!)> ¡,>! ;„!'., il .. ! i .... ■; ... v ,,■' : - ■ 

• fíprifíf <if. Almagró á la Audiencia. de Panamá, dando par- 

- M (fe al&uHas ,alttrcu:íones octerridas ■.despueí de-kt mher- 

■(■•. » 4t><Pi¿»rrQ, yquereUándose delObigpy'4el€u2co. {2) 

■ fevdiji.;;V .f.-ji.-l -■''. -- ."'.. " ■ ■;:•'••; ■.'. .-. "fi ■ .. 

-..-, ,.:/ .-'. '\\\--,Vma «¿trancos séhwbs: -¡ - i' i" :■■;'■; 

,..- lüjñgo que sucedió la «inerte del parqués D. Fráncis- 
cq¡PÍsiiTo„jjBe!bayaglGrw, bsorebíá'VV^Mids^, largo, lo 
ftfiaoaciíjo .engate 1 .tierm ¿oí» Gerónimo de Curvano, 1 (3) 

■ (|ue .ea^ié-Go»; tnís.letfafe para £. M., y en. ellas leitíaba 
cuenta oiel.tistedtteaque la tierra estala, enyiarído á su- 
plicar íi:"yy. Mda., ^niesiel, easohabia sido guiado .por ía 
Yüiuutadn.diviiia'qttó! no quiere que nadie 'goce dolo aj<t- 
«0* IPíttiDstíiettdOj'CQmO ja8tojuesqiio«, l que.en«9tó tierra 
se^edefei». ajguií ajautíg^ puesl el ¡Adelantado* 'raí-d*- 

;§§?, qpíbayftiglorip^laTdeacubrió'ó'coD^uiatócop.iDti- 
;«&qs gasWfté darFastóqiieoío ¡ da sangré ;de. su. persona, 
4e ( (|iierP0 podo gdíar. pof'la -enemistad, tan grapde que 
sifimpTe iQíavtaron.el Marqnéa ésas' herederos! é coáoa- 
oit^fl-eato, ^lJcfíbiklo([lfísta:CÍbdad:éqíieialc§ deS.M., 
'que en mM residea,tB¿lia1)i&nreotbid6>^ofi^oberaadqr 
- wy,s\>: -, -:.-.. ■ 1 ■..: t - • Jj .i..v ;:,..'.:• •!![.■ ■■;■ T ' 
.W; itnifüaf»: '.i..;', ; ■■. ■( ; .;*■:.] r. -:.n ; .■■■< -iu . ■'■ 

(1), El sobre escrito de la, carta que de suso va encoroorada, 
'"iÜteao'lA'forma'sigufenté: A.Wi sbaór' dl : docto rViWlobos, oidor 
^or¡kW, : :m^;dblls*ldeÍPU¿ntó'.:'(Aítffl BfJflÉSúe!)' 
-■ ^jüpal^fíMidíWaRoigtaitKfMEXHIr.:.^ fl^l ^O- r" oí- 
jpj Daaje dle«.Fr ; tyfflteM San l£art^, e^ ¡carta aj oblen? de 
Panamá, que era sobrino de los oidores de( Consejo Ijcal. Leguiza- 
-ffioíiS^iííW^qflWJl se 'Mee' m&hciin rtltó ¿bají))- cátralWó de 
•jM<*ff)(S»Wí.í*< carta emdq^íeanto^-íJftífliíráítiiflí.^. ': 



isyGoogle 



.fÜ& .-.-.iWÍCüIMRnW mBDfWK 

..d^tos reinos, tástaq-ue.S. M.-proveyepello qne filas foe- 
se servido, y lo mesmo han, hecho los daniés pnéblós, 
pues VV. Mds. estaban en ese lagar, ea nombre de S. M. 
mandasen m© -enviasen, sus proVnloees reales para qae 
gobernase la tierra, -basta qae 1» noluntad deSv M. se 
declarase; jxmpiét lá tierra estuviese en toda par é so- 
siego é no se recreciesen nuevos escándalos, motines é 
alteraciones; porque siempre tengo creído que S. M., co- 
mo Señor agradescido, me ha de dar regalardon de los 
mochos servicjoH' qufe iini'padre le hilo, confirmándome 
la mei^ed qüeá él é:á mí despues;de siis-dias «onc'edió, 
(puesian jdstasenié debe. Ydeao haba* Wí. 'Slds. pro- 
veído con. fcrevscfcidTo-qii&y^ 
-resultado qve, estand® íoda'éstaitiírra'pacfficaly asen- 
teda é reposado» tes ánimos de todos,- agiiárdáüde 16 qae 
-S r : M. mandaba, «a ha .rebelado ¿ atlífd» cnntrafsu tteal 
aervicio un mal hombre, qjieiaeLdiceGomezátt'Iteráaya, 
el cual vitiohuyeiidó de los retaos -de Bspaüít por*>trai- 
dor, por machos delitos' é ins'nltd&qtie <Bc«lfa' el servicio 
deS.M. croinetió; y¿coVa i ^ M a'f«eronlcoüfi*AdossHs 
■bipnea para la cámara de S. Mi ^ delíos se hinieroll ; mer- 
cedes al iicenciado'Leguizámp. Y no icooteüftííon haber 
sido úab de. los primaros iovieütores de las alteraciones 
pisadas, q*i* fyáh entre el Adelantado, mi SeSor; y el 
Marqués que haya gloria, de nuevo ha .movido, é altera- 
do gentes ansí mismo bulliciosas é escandalosas como él, 
6 ^hab^n^o^ ej^ 

mas; estando .yo en esta cibdad de lo» ,BayeBL«nUnidiei*- 
do en cosas tocantes'aJ "servicio "de Sv SI. EflaW'muchos 
e ¿Wlqs traíaítíiéTiíís fin los' Ve^^s^lííjL,,, ^I&ndóles 
sWhafiiendas&temén^^^ ■ 

ren seguir tea mala opinión, por no ser deservidorek do 



:, .Google 



téi: xttéstro as mus. *%ft 
sURey. Eansi ftito'í'KjstóHteVoómircainií déái- 
^tíd6teí'S«éSt«í'Éiíilífe,i<ín¡Kiiil(ire3doiitRÍ ; 9b n *(iln«- 
' tiff ¡tos ; H¡jbWmbjeréSle jábate W'idi&iaSí, 'qies^eása 
lastimbWW'oir; E'isiüiflitts'aetia»,' ü'ó ; ■p'WKJiíiIú 1 sdfiW tas 
' ínaloé títotámíerftbkcfcnio'ae'fés'hacén; s© : v1dbe'rt"á'don- 
: 'ae'yoésf<»'í^é'te¥áv(rt»ia:Y6te'eíMé Irégaétii 1 , 
eír nombri aS'-S! al H.; : tóiitgS düfCüzob ¿"no'haga] tan 
gran r 'dBseríiciblá ) bHa t é l a J S:M.;'nt-Í8(n tnatós tratamien- 
tos 'ílt» ! éspáBiISí ■ irélskhiW tfé' B: ' H. ; ñf á'lbsnaliya- 
'íés: áb áé'fb tjaé 1 ükMr^qüíáMeiídó perseverar en' sB're- 
bbltóii, prbríurVré'rJo^pl-elfifer ebirer mtísnlD (íj dafio 
(tue'fó^iibcíáti'é'^segiín'HfeHWs^ué hbtoieré cometido,' 'le 
'bastigaré.'K'yV.ltds; s*pltío%iibiItdenibtite lae¿oprb- 
'veari'cbn lJfevBdfiíi Id'qué'máa al servicio ftó'S.'ítv con- 
venga,' üoüadab'isiSBtia ptebúás^asionadas ijue nb- 
brán'ído dbstótéin'tó^aes'blart/paf'ésce tbbér dañadas 
Süs'ihténciotieá, ji ¡SjUWXfySÁ de* bóífipios, po'r'naber sido 
, comb 1 sc% [ 8igaríbs i Belfos cntpados eiíib pasado,; é quie- 
ren 'segbir'ntás'W'rJpftífeh, que no mirar el Servicio Í3e 
S:M;'¥ : ^ , mee'nTfebfe ! prbvi9lbneiteálei;'pVa'qoé'yb 
4obíbrnétóiíeT.ra eh'bb'ñiDreldé'S! M'. ! , : tiásta;qiie su"fteal 
VolbntadWdécláW, l '^rBie (á íiéWS 'este asen&cSíé re- 
Í)t*',*'í'e%cjifj9é l, '*e i lbs ffioénbj'frabajos ^iiS líaslá 
agora háh tenido; 'íJótrpí áího descansa y con'ra pa¿ se 
Hbrifa.á reforUikfi'creb ««'tolal 'desrVnítídnJ'fflré nial 
ifeaWrteníó'rPí.fBntíSfees Jé cSnb9CerA'i<V6uHirta¡i', 
'é rib"'SOrá' 'btra'smb nv'iüsfefiiacfcí rlestds 1 reinos,' deque 
tantos sér«ds á"§!'lt' i »- l lé , TÍi(b ! hécW é 'liaran' de aqat 
'adelante? " -imkjí orno !=:.•> Job Ai , v iJ-¡ ..n :ul <r 

'Wrlás'prarárfflq&íeliátÍBec&.íaafcnaéiViivib 

j-oll o ,Jn; ' *>fi iiipc ob -j^ ij'jj o^fi'J/J '■:>'. '.t¡ ,-'■! ■■■■■!: ■>'■ -' ■ 

ti) Asidií*wi*itó)»i«itM*»* ! * i *'«»<y , '' : '' i, ' l, ' , ' Vi!,! 



> y GoogIe 



,™ta ;i tipra.5uR5ripi':,(ii|O r i(fij)i^((;iaj^si^!r,,3!.,pícae*> 
tón¡a.inyc)f9^..é.,|gf?v(SO^()S,^ll9¿p».^ Sffigos, sjtpl 
j'uei, 3e B. M,. I <H!Sese¡P<>Pfi>?e>;a i ! .flasJBítr, Ip.pasíido, ,é 
.(Hvidir : laggob^r^9¡ppev.<ígffi^^ c í;Rft r i^ ? 4)4íT¡*F- 

caii|), s,p secretar»,; y^f.^pOriiaa.lp, bajera,, .jopjue! y¡a 

¡jue^ í flo^i^rja.G 1 be/Je^r,i^§ftíJy>\itP!ggJ' I ^ ( ^9 v ¡&VJ^f|P 
Ias',q¡ne Vejada., en, oqph^.j^ §£j¡l. i/e, epviidjan, jo 
tgníendo ¿celo al. serjjcjp d^a^y,* ^pr.Ja o^iipía b^ce 
saber' ft V.y.J|^s/(»mo 1 yistp 1 qug,cf)»^pj f i l nju(;f|0 alaer,- 
vicio dg J)Í0S ; <S,de *c;¥ll 'Wiif^liWyffe^ffflW .^.* 
."■alar, paj cpn el toga, , sB/5%p ¡ r,u£ij>al desja, ¡je^pa, ,)e í¿- 
bi S f «yi»*) PSS^réTOÍ.íp-f'ljSffla ,¿u>rmaaa,.su 1 ía it ,ji 

fl°'P? .'# - ■SffiPSSi!'? >9 n Wf¡> ™HS'ff)(ftWW -- jfi.<l r 9í ■ ^ hacta- 

^vep'^ de.|¡az j.f ^ar^^iepc^ ^|^., ; GD^t9do> 19a 

los po^esJJ i;eoibí¿ f^niny.g^a^le^i^^pit^tas^) 
teper m^y jpn re^jpjjflr ej)p, jio^^epyRS.in^^a 

M^ffww°í¡ 1 P i *8fe'iW#i e %fifSF;S o síiíeffS i í s 

If-. JS°¡rW!*t «W^ííiffjGflaWÜ"» AíWs fe:¡WW 

aguardar; coa la venida del cual creo hacer á S.,,j\J[{ |an 

aes mercedes, porque pienso tener de jgnjj adelante otros 
términos con, él,fln6,l»as^.aq«(sf| h» ¡Jejiido,,., ;. ,. ., 

«.—Google 



. ■ . £^tawf^v flfciii|»aRd«t l |E^tA ii^HfMÜ^; Jgwl ,• aeSpí obispo, 
I|»I Vi^nlendfl .•yjljSsdflji.BWifl ffirwVHqwiltpli» ha 
Jwi#.6»!)Hi<*!<>.i»!)Wevip)»jijfcI>Í9»ii¡illBíS- Mii «I »m- 
i*P%*n>lí ?oi>yef9Í90!4!>4o*»»W«)«i«ii la» powrrrérAi- 
rWDVi* 1 *;!»» <m& tte¡im«toii¡¡ st»fri,:í<¡e,oa»ptoi> «¡ras- 
nos en ¡«ntsppVsrjeftJa paj,é 1 s9s¡ l ego, [ tlf'sMtj mims-tim 
4f» ifMefeses, P>WÍ»s; dando M <tie»f*> # íefiosh^aWír 
do la tierra.agpra . PíVlps. ^foi»a5,mf9)aia, Veáis»*)*! 
todoB el: $ppt^|é,obedjaacia,;ilue debja^WftqioíMlOPfi 
.hal^ía^^(^ ! CfiBtr^pdaflde1ap,.pí^Ípaefi-qag^(^fl(.en- 
treel í|delanlajpi;ini seSot, J Bl.Jtfafqi^|íppT-|ia'4e|Sjf- 
-W ^St^.-TTOngW, pon» á S f ,JJ<*e,9PorH«. íN ÍB^ ■«*» 
,par(» para qus.iaataían, ¡a, »¡!»«|lie frsao<!dM>»Ba>loB,d«- 
aoa.que en la tierr-a habido, forjao Ufiloíier.jr&rpn)»- 
diiar. ¿ .gQnér, .en ¡pfuiiUfno la*U>jsu ; w»fjrj ¡m ,p»sip»« 
(agorado nupyft.ppt fSBWinlaf lo,e«s»4p> (whtffldo ;i».¿ 
todo e( posbip wpligaita qafc:e»»«ldteje;fia.$i«l£vW;. BP 
íue$ed¿sowidtí y IpaqjíP: habipa eolradQ «a: la cibdad 
d^.Cu¥POi.forcihj^Piiii^vÍDÍoafiAieo.ayHDpeifti<jüia«ligt»- 
ta agites. .M-.pfOiisya^teiqusifiioíStiWtijidftiitderoiaMt- 
fffl|(eiH>M.dJsaa^ar^.a^ofi^co«i)inatoiilfll¿-bi|tar 
lta. pOT^¡ |a-:ipaja^i,^r<|up,íi4«Bi»s qiM .ípa.,^oa««- 

narlo él, se evitaria#.pr l apíteíidaw>&; el;d& del.tpoWfcJes 
ítaaíQiv PFÓWw» 'Bufado, 1 ;*! salta d«ft« xiadad Sóí tome 
íPrts>: í*f>S"i *» PHwÁo'dot pao»».,,*!»)) .ha' ««ssowdfcde 
^(ipí.jiluvjipitoíoniigciwiuismp á suismnaíio Jiodac Juan 
Á)aflquej,cS*e.íoe Jonjéate ep ¡aBU>,c¿hda&#l3»poJ#s¡ai|fr 
japiha jWo pop de¡ Joi^gcipakki aUeradp5e¡t ; (j8sta'tiar- 
ra, ji i o) ) ^f l ,<i^,¡i^aU«s,p-cQ3aí ! íihpp*nB!)!»'/<» ; <iUíi ha 
*¡M»pAwW e l/ s W , M» 4(3 & W'/ llo»*M**f Wfldh 
i.iflwwlHrawwfleiP'» <* ><ahM» íowentW»**» 

hi4»4ff^iÍwfrHL»»i|aíqBW'|i*I«.¡P<W4Bei#<l«4J- 



> y Google 



ifco néeoMÉWros íhéditos - ' 

jesorjuo> por veüg&rmte iníarMfe, tiattia raag qa0 ^or-raiton, 

■V porque no tengo Gü «'Vengar 1 1fcis : injurias, 'que détlás 
-me be desnudado;' Sino at¡aer»icto déS. 'Mi «hijo,* sof- 
tícontr»*! ToliMtad a#<»** lowdeste'Wiíll); Dé t» Ufe 
lisias B«attu"ha reluWa*> (¡úe toda la tierra esuHtitjuietá 
*desa«osegin*r, por ?ér°q«é asa persona ¿orno el Obispa, 
que- en estos tiempos bábin de mitigar todo el fuego que 
tefetesd y poáér toja paz éa la tierra, : sé ausenté dellá: 
Nenftadado-agaraá entender %rtuevo la raula intención 
•pasada^ ser 1 mas ámtfeodé pasiones, qüé»no celoso de la 
-ps*;' A'Vt. Mí»'. eSptiótj no dea wéaito á'Sús ; rél8c¡dae», 
pues;' por la InfórmaofoU qúecóBtraéWa.'VTvftlas. W- 
■reí ♦'conoscerao lo qife%a servido á Dios é i Si M. en. 
Testa' tierra. Ya VYJ Has." podrán juígar 1 Bel 1 dé hombres 
apasionados é que quieren 1 seguir stísbhndoS,' 'porqúe : acá 
yo-y todos los -que acá ésíameS' «6 tetómos'tíelánté'Sino 
si servréiode Dios'y' *»8.<M! y SU Réalobfctieneia. y coa 
deseo' dé la' pas'y- sosicgO'déstoS iítis reinos y «listen íácion 
•díltw. 'YYV. Mda.'prWSnn 1 *on brevedad lo'qué-piao, 
-pnwquestén quietos y patíneos o téttgar, sosegados é 
-reposados los átomos ipbíqué'de' «» procer, résnTOHá 
-nwy gran daüoi é S; tí, " per*ra' ¡mitón» ¡tesoros que sé 
podrán yéscobrirí 8¡>*o 1 e3tatt I enpaí.' '-"' ' '''* ! ; lr .' !J 
"uíDéi señor freSiáeBté itóbe sabiá&atlBfíoiéfa.miiíaé 
que llego-á nn pueblo 0*0 88 dibe'€a»; ««ís en la gobert 
liauicmao Venalcáíar, é am éstuw muy titai*e se le llí- 
-mm«D6rto'4ooV*>»rvio'l9;' pleja á'NaesIro'SéBn'ile 
le dars-alud, contó yo deseo: íjo que del mas supiera lüé* 
'gb«Mfé*V»;«d».:cU»nt4.^I^ésrrb«aír!aSÍÉtiymagl- 
niñeas 'personas' dé VV. Jfd».' gmtmy -acreciente én : eS' 
taéVtBnpréspcroebleíWetoiiraaatóSWé.comoVV'JIfiia; 
d*se*ii.^Beltrtl^yés,á8 l d¡a»'déImesae'Novietdbre 

' „ m CoogIe 



de!, , archivo (*. mm*. sw < 

Md8.j;D;DiegodeijltoWgrfr.: .!.■=.!■". ,r : ■'■• ■■■',■•/» 
Y eo las B^kJftfl <le *a dtoba oarU Túesiva «Mato ■•*■».• 

puesto lo -siguiente,!-:, veri r! '. *</:■'' i^.'j 'i ■•■■■. ._..r 
A los muy! raagniíiíot» se&ores PittMdeate é Oidores,, 
qae poí mandado de S. M : . tsaitíea eoPanan*H flftfli **«. 
MwñmJ. ■;*•!■. i : r- 

Caria ds Fr.. Vkm» de Yaherfai .Qbi»po del (foco áila 1 . 
Atidm<^ de fAtutr»á^ dando- part&dfi'l&.mucrtú de. Pi-*; : 
¿arroy dék o¿mridod$spuef de tifa, if ijmreBáHddaetdt 
: Almgro ¡}simf<*rtiat& (i% • > ' 

HlftWt^IHSMftS B MUY HA«rWJCOSSKW»Bii. i' •• 

Lagraci8'deNae9ímSeSot , sdasiem[ireco!iVue9trasSe- 
ñoríaseMercedesi Estando en nuestra iglesia del Cínico, fue 
nueva cómo D. Dlago, í»íjo del Adelantado D. Diego deAl- i ■ 
magro, é sus atoigoe, mi domingo, tjue se contaron 26 días 
del mes de Jtinió (teste presente año deísoáreataé uno, dei- 
pues de la misa maf or, salieron arinadosé con sus espa- . ■: 
das sacadas,' rodelas Jotras armas, écerrendo, -fueron p« 
la plaza pública desta cUMad do lofffteyes, hasta llegará Ja. ; 
caÑídél Gobernador de ■V i -M; J el marqués.' D. Francisco' 
Pizarra* donde entraron- é-le mataron é con él á o tros > 
ootíoé diez qse con é! se bailaron. Ü muérttvel Gobernar ;■ 
dar, salieron ébascaríío tóaossas de los^voiinos'dBila ■■ 
cibdad, y bordaron 'la* armase -CaHal^qWé'haílB^o»,^! 
prendieron aigdnos vecinos qae'fe3 ; papesoi6; é liiego'hl'J'. 
cietwi jnbtsfr ó cabildo los alcaldes- é^ regiríoíes é hioíero-a 

W[- a'oUcñtm.fo Mním¿:.taaioaaaaaEif;;;:^-..:' ;<>'■ - '-'. ■.< -A: 

■ D, B ,tzM Dy GoogIe 



2ÉSÉ --MetiMKfff ott 'ft£taoM<- 

as varas de S. M. álos alcaldeSS&fttfol^áUHr^déthi&j' 

pueblos de españoles de la tierra partPÍJtttt'itó-reüibiese*; 
y.-toviMen'poVtí*hGdb<^!^or, 8>áéspeett d$> ptotáidw 
safe tfbüjifeclMBf $rifrmt nó'lftreoitíieséni'segiiip su daSíido: 
pensamiento, comenzaron á hacer gentes con sus 4tám- ■ 
bores é banderas tendidas pregonando paga, para costa 
de' Ib i t[ií&' toinanW'mucfla parte-de'^* difleFo^xte'ta- 
Real Hacienda de«S:M. yiW»ío dft (o*defahtosi qóe en 
eata ;«ifedád oslaba pafe enviarse á SewUl» # los oficíales 
de S. M. ; é ansi mismo á tojés 4ó» vecinos desta eibdad 
é á los mas han tomado un pedazo, con lo cual pagan la 
gente é trUíafti0.:<S&b*do esto por nueva auténtica en la 
cibdad del Cuzco, como dicho tengo, paresciéndome que 
quito; ihabis' " peasadúi é> ¡«tentado' -:iw»/ «dS* itao : iaonfle 
coaíira.SujMJ é liseboüna coftataoifoa y: tan horsibie con- 
traiAj^ericicicidKjDioa.é líe S. M.» ¡d*bian WSnef ¡atento de, 
seguir ¡su diabólico- y^chwlo.propóflito^pstira oirás cosas 
que acabasen dev destruir te tierra y. agrttviír y ifioleaWr, . 
Iosi;wi8allos : de S. Mi., é irtteeir ©tr&s.coaais: 90 su ¡ deservicioc 
co*..rafi««(3o de; la oibdad deJ fiuzcó, viafe á estt.deioa,. 
Reyea^.. donde ©wB*ígo_ y!k»í ¡de-su'.pareiaUdade.a^-:,! 
ba»^éibicíeron -lop^wh^ t á : .*veTfia* eobett* ré Urafcw ..-. 
coawt(8e;'ai3j'í(sefl lo», dugos <jue he did*», 4, haber» lo > 
quftí^aeA'iciOi.dQ^iBB v.,,dsj '& H> ! OQnvitikpej'iilegado- , 
á eítai£ibdad¿. halIáIoí.apoderad*s.¡y-:píK»ltoft en armas^ -A-,, 
doDdA^aJtóBhdptforJftao,^ 

nitatopaAO. ¿iakfte^QRitefit» ¿íi(luillie«¡Iíj|Brez é^dir.) 
cewjiadfli)>i»>w#il^y- Amonio' Koadoj! ^mtsriflidel Mar- 
qués, é á los demás vecinos y estantes, vasalles-é- servidoras- 
de S. M. , muy encogiddi ¿Xetiíerosfcsé optesüsf é fafttté qfm 

■«Google 



hatrán eflvi^FGS^W^tmi'^ttpTÍaV'í las 
citóles 1 a¿Tfie«tePtl«á I ,»««e!fe»'K!S»tfc8¡ : S'ftSWjir 
laiPSnafeí íájflWMjWaflP BÉaWf '«j» , ítfeffiiái*! ' 
stftóáhfc Y'BKtpMSWtetói^b^'gí 1,; él «¿Aito 1 
príffl^'í'iSlonSB'iMC^r^aíi^óWbttii^átfáíflifSVil 
qn^'«'6'6llios'HfÍ!- , j' , 6M(¿dt!'taeMIO,'4* , >éiiSH ; i;6Í ! «|l 1 
á fl^il») d?ÍVja(5'í l KÍba ls Bo(ífcs a a«'sa- ánto'W'MáVq'if« c I 
T'p8«^''i¿ik , p»Í!M4 , qiie1)aañ)í['lbiJ4¿ hMin feSHb; 
háse-dltebpWf'milylcSírtí'qili M i li i 'mdla« <WS#jt¡l¡ !r 
guÜ-ítoMaroií'ia^tiéaÜ eáWérSWWKiii' aíft:*fií ln 
mtStófi »bító'llí8t8?»ié! l «*'W%at 'jMHSÚ ciMaí"^' 1 
niBddo de W i VSÍ!>BiSI»,'tóKa'¿ 'wJrWfcWlíalMS'án' kF 
pUriá'JrtM?* í ; 8íi :, A!Miín(<i'aíS(MBÍélS, ptS*¡ift di* ; b,Wl> 
váilikaiclDbab'píMteVfeiiíiHWÍatiteS'dílfepit'í'estt'ciB^'' 
dad! qnfelédds'JoS^liabiaiI fée«ñí«f 9"0. Diigé por- 

délódeJ «y-tíAírf, 'íéSraeWSÜ 46««Ssp«Sf d« ytMKjgÍMt»"'' 
establbdatf , fe lbs> «%<!»; SJéHífi» ibftH-rtiitati qá» : níidaíiáá ' 
oraMÍlíHlclfc*iléfte-Í.»iitbW>Pk:t*)9<:crct«rib*ÍMár-- 
qoéSPqJe"íéhiink I pí*offct8'í)'JbiS^o'é ií'iMi'eípítaii ^sn 
netál!' Iiiá'ír Wr HeWáda, 1 * ÍMAdáS SiiíbápiMmés, 1 ^ tít'ÍÜ-'-» 
se'alilaWá'fePs^vMtfye'-B^'ya^K^iijfeteilaWSfl'' 
lofBAoírf ré8p^« i aé']»! l ,''Ml6i9lláiídbfeé'é''Wis'^¡tei¡ " 
poi-qffS'iifl'lb BMSÍÍ'éW biísW-, ^tfólííftfeb'eteriÜe'áíKi-": 
oosiias Id sai'Sfcít SWpnUJStlés'ta «*f>datj; »ti*>fe «#->'-■ 

D.'Mgó'ij'Jíiartfcfeiwad'a s« «instilas pKbciiíaies'Wl 
est^rAjí; f : te[tte!sí*(é ■61i«S«cátb , <(B6a S.' ; JÍ. halllflll' ; 
holA» eii'to'*?W'lp3(í»db qli» he diífW, é'questb'ltb Ib ■ 
pcxfiéto fánbfflírf oob'WBkcfiPiaelítóe y «stáadaks y des"! 
trdft*ili"llttMi d^I'>M/4*»8eM»eraaS'4> ag«wi¡<)« tfíife Y 
vasMbBÍ'qaé i«¡lt¡t584i» ; 9h sliy'tolraséúyqúe'lMite rase,»'* 



^Google 



"ífií^te 1 SaMPS^Mp^didOj^r^y^cwo- <* ÍÜ*8o 
W> |M ?°íflff»H de I) flS^ÉíWj #(W i * , .s)WtWr9Wi ll 3Í« i 

va,á esta .cibdad d?.Jpf(i^Í^?r.iW9ío la^cji^jdelCflipov 
ng.bab^|.qiBril}9,i^¡J^ i áÁ.;.DlS8?:P<ff 1 «<>it>Br!i>Klqt, p¡. ; : 
al.Tqnieflte$jfi;ROttibr^^e? gen^ea ^ejprdoy^.é Q.^ 
Pedro fuerte forero, se salieran, de £p/cp, sabida la nus+ . . 
v *< ^«WMW»*^- 4 fwiélvafeí ^ojauien, eapjta»;,, 
q>«l< Gpbprnadoc, q»? IWWSlflriSrOmPMÍ 1 » «»milt"!»HI ■■,, 
eaYi^fií^^e^biiiricier^tiBj/^^e^^se^niabuefla 
nofeia, jara gue yilyiBsa, y, so jontaseajos vasallos dg ; 
S vJ \í, y servidores; ó resistirá engenta,, queipor su au*; 
toridad no ;se- apoderase» ,ea la tierra, icpuoo habían becbo . : 
á estabilidad éflqeria^baüeF.es '»SÍ9ina8¡ é ansí »¡¡«-,.. 
- mo le, bieieronsaber,á Ppir Aiwures,. teniente deigober- ■' 
nadpr que. efa ; en la yüla,(dp($a P|a^a, ques un puebla que, . 
se fruida en la provincia 4fr l^s- Charcas; é asahos, capi-v 
tai^s co». pagante se; yi^poj^larr.pn (a^cipdad.idei 
Cuseo. jy^a^de|^>,'>me)|a,'éi(iseriw»d8^- *l- ye» §?..: 
nmnb^ilbaslailaatoflne S>jMi MOTPjWP -flí» SPW.Ííe 4 , ¡ 
su.íepiVJt« ) |(iS»yioÍBflíi iJM»"»flí>i¡ajp», 4 flelfíebai-sdi de,, 
cPMaiPSfessflaspara euá^feasa^bjdai.esla niusva.;pof : 
D í; Die(o, ; !5„aj|a 1 yale*)reji ,se i^e^p/Jtaagren^riesaiá^ 
juntar sqldados fc geste deiS»re.,l*™jW¡ sobre ?' Cuíco> 
áronwihgqute gasto*! esl^, ¿«pedcufuíK pp toda,! 
la tierra; powjneísegnndeilPCWfljiBifclieímante. se, djej, 
y dft s» eii»a;jr, de«eSf»!ts»,pH*d£ . icolagir , ,fll, que per . ; 
fuejw¡es|a ffcriáalidad dejóle .fluisíBOihsoer,^ D.Die- . 



Dgk 



t>KL ARCHIVO DE' iRDIis. S95 

go Gobernador de todos' estos Tétaos ' fe apoderarse 
en ellos, par'esciéndoles que' S.' M., viéftdbfcs' qtte- tie- 
nen la tierra, les 'perdonará y 'dará la goÜérnácioo del 
Duero Toledo ■ y desimulárá el castigo 'de sus ¡delitos! 1 
Esperando están á García "de AlvRt'ádbv que Venga do 
la» cibdádes' de IrujHíó é Piura, cou'la gente-' é" armas que 
de allí pudiese recoger, para: partirse 1 TÜego la vuelta del' 
Cuzco á hacerlo dicho. Taxríbieh 'se dice que, arites'qfte 
salgan destacibdad, tienen acordado de en un navio echar 
á los ihijos del Gobernador é á muchos : de sus -amigos y 
criados, ansí vecinos cómo estantes 1 , é- créese, porque se 
sabe que tienen muchos grillos y esposas y colleras, todo 
fecho dé una pieza. Yo he entendido y entiendo, por to- 
das tas vías qué puedo, cu quitalles estos millos y daña- 
dos' : propósitos que tienen, y éstínfstir •escíndalos 6 redó- 
ciHos al servicie- de S. M.í j é'hásea i: flg6ra nenguna cus» 
hépddidó acajaaf rJon ellos, 1 hi;awn Cfeoqoéádé'tonte.fo 
pudiera acabar; no cesare dé fiaftelló ansí siempre, 'aun*' 
qué con harto riesgo -mió, porque, como gente altórruía, 
están por comer dé todo. Yó y nlis clérigos V'«í lodos fos 1 
religiosos que'en ésta cibdad están, -áíempré desdé qné* 
esto aconteció, estamos éñ coñtfáaa importüaacioil á tKos 
Nuestro Señor, icón nuestras armas, qué'soh las oraciones;' 
lo quiera remediar por su misericordia. Eljuez qué B.M.' 
enviaba á este reino, he sabidódéstá gente dé Chile 1 qüV 
desembarcó mas abajo del río 'de San Joari; 'éaporló S' 
Vite {!) qües en lá gobernación de Bónítlcáaár , -ó dicen 
qnestá muy enfermo para morir! no sabemos qué ereer, :1 
porquestas nuevas salen deílos "V no se puede saber de 
otros, porque tienen tomado mar é tierra, é á so. poder 



(i) No8epaede'l8erWen:cre¿esCBU.^fti^Jlftt««.) '-■ '*"' 
Tomo 111. i& 

¡i, t = ,,.Goo¿>Ie 



ÍS . i IWJ9W T »illW'' r os 

qnií¡éfflP^ ( WiWÍ¡eoHM.|Hi^iflí(»imi!r.4,yV.§ras.éílerT 
<^des v n^Jaíí#; pe^ rl a| ¿ie^flflOiy la poca libertad no 
npsjdá ingar i|eí|¿||n,4 eiscfl.sejjcaflue, hay mas de 
caal^c^tOft-jíoiB^ire^líieni.eivoídenj.^réese, noel jpes 

l|os, ,$pnia|o p^JTO»cuaudo. 1 e^o.flC9fltee¡ó > :iera W>**¡ 
d9,S(4fl,líeW»da i de.,U,pr(ffju p qia,(Íe|a.(¡anela, é m>,s^ 
sa^,8^e^,Yap¡(o,,|Si^!ij((S(,socorfB á los del £uk¡o, 
oorfá^sB^tioo^q^.^sbaraüriaaá^ta geotp, é.auo 
fiir.y^ijora^iíi.il./popuae.aimdue, los de (Jbile tienen. 
se^and. l e^^d¡een 1( qaiu¡eü>op^sei9pjeptos ( ^ombres ) ..soo 
PW°SJf?i»W.«PI¡ e f»;HWr 1 H<Wdpí á rpmper les ayu- 
dtfiafl. , é <WSS SPitWHP flo^íJWÍflrfn íj.lo» ^liestán 
eo,:e| ¡Cuzco, en ¡noaibije de S. M. ¿os daños questos han 
fcfiW ÚMdr iíWÍJ n i¿».e 8 W<)'« wm PP- lo» nalur, 
R#eSiiS«!| 1 m ll5'i«WÍeí p „j;,d6. l pad( 1< .d¡S: se, espera q»° 
««fe 1 ."WjMtW *e 1*S ataja S' MÍ*"'-. Parésceme, que al 
seffiií¡i(l|(!e i g, 1 M, Il cop,v|epe,ojie VM.,.Sras, éMnds. vean 
cojib£e,>[edfl<i.p provean., e| remedjn. á|,eata.,t¡erra ,y lo 
ama(t»sr(ficio4e : S. Jf-í qppy|eine.,<WW) vy.Sra. éMer, 
WM 8 ysrt%WiG<WWWií(lía semejaolss negocios, aun- 
qWiítfflW^flWlWiiUsWftsíles»: «Mí*. 4 «*■ »,ha di- 
ch», quedan iropucg^>s,daao obedecer, sino provisión ó 
ma,adaa>'dfi'la Real persooa.de S. M, c oo.de otro; pero. 
^spfiCíunos. en,, .Nuestro Señor que, ellos .yaAverán,' sobre, 
s^éiBi.^eaquialji.poivolyiefen y'-se-coposcieren, vi- 
niendo cualquier mando ó proyisiop ftpal de. S/M. é de 
Vy. Sras, éMgrcedes en.su. Real.aqmbre, sacados es^os 
apasionados de. fl)i)e, .(odos loe demás que eo ; este reino 
habitamos somos vasallos de V. M. y lo obedeceremos y 
favorescerejnps pecho. por..tierra.^.Ñues,jro,SeñQr, la re- 



üglc 



DEL AUC^VQ D£ 1NDÍAS. 837 

verendí^^perepBiayipuym^gpífi^peraonísdeVV.Se-- 
Sorías é Mrds. guarde y conserve y prospere por muy lar- 
gos tiempos, coa acrecentamiento de muy grandes esta 
dos, como todos sus servidores deseamos. — Desta cibdad 
de los Reyes., á 26 de Octubre de 541 años.— A S. M. se 
le dá, entender. la nescesidad que hay que esa Abdiencia 
pase, en estos reinos. TV. §ras. y Mrds. .escribirán apun- 
tando en e'lo,, porque importa mucho para el bien desta 
tierra al servicio de VV. Sras. e Mrds. su capellán,— Fr. 
Episcapus Cosquensis, 

, E después de haber escrito esta 4 vuestras mercedes» 
continuando las amonestaciones que arriba be dicho que 
á esta, gente hacía, viendo que aprovechaba poco, acor- 
dé de dediles en. público lo que en secreto é particular- 
mente como en esta vá, é decir á D. Diego éá los demás 
de su parcialidad, por ver si avergonzándolos en público 
se desisterian de sus malos é dañados propósitos, y tam- 
bién para apartar alguna gente.' que con sus embaimien- 
tos les sigue. E ansí lo hice, quet dia de Todos Santos, 
acababa la misa mayor, estando D. Diego é muchos de 
sus aliados, les dije que era de servicio de Dios Nuestro 
Señor é de S. M. émuy gran daño de la tierra que se nom- 
brase á ir contra la gente questaba en el Cuzco en nom- 
bre de S. M., ó que no lo dehia de hacer, é, á vueltas 
desto otras cosas que han hecho é hacen mal; é acabado 
el sermón, hubo entre ellos grandes alborotos é motines, 
párese iéndoles mal lo dicho, oque, aolarándoles aquellos 
á los soldados, no les siguirian, é hubo paresceres entra 
ellos que me matasen, é en fin, vinieron á mi posada cier- 
tos capitanes dellos y rae reprehendieron lo dicho cpn. par 
labras desacatadas; y á lo que colegí. quisieran queme 
desmandase para executar su mú propósito. Visto esto, 



> y Google 



228 documíhtos íHEDrros 

tenia concertado un navio en quel dotor Juan Blazqnez, 
mi hermano, se escapase de la prisión en questos le te- 
nían, y se viniese á dar, aviso al señor Presidente é Go- 
bernador de lo que pasaba; é acordé, pues mis requeri- 
mientos hi amonestaciones públicas ni secretas no apro- - 
véchaban para qué esta gente se enmendase, de me ve- 1 
' ntr ansí mismo con él al señor Presidente, ' para le infor- 
mar dé lo que allá arriba hay y del intento desta gente, 
y de lo que pudiese para reducir esta gente'al servicio 
de Dios é de S. M. Dentro de siete ó ocho días pienso 
que seremos con el señor Presidente, y siempre que 
pueda avisaré á Vuestras Mercedes deste propósito.— Des- 
te puefto de Túmbez 1 , á 11 de Noviembre.— A servicio 
dé TV. SS. 4 Mercedes, su capellán. — Fr. Episcópüs Cós- 
qttensis. - 

Y en las espaldas de la dicha carta estaba puesto lo 
siguiente: A los muy magníficos S. S. del Audiencia Real 
de Panamá mis S. S.— (Nota de Muñoz.) 

Carta de los licenciados Bravo déla rabia, Altamirano y 
Mercado de Peñalosa á la Audiencia deVanámá, sóbrela 
rebelión de Francisco Hernández. (1) 

. Mor Ilustres t muy. magníficos Señores. 

■ En diez dé HebrerÓ próximo pasado, escribimos á 
V, S. la relación de! estado en que quedaban estos reí- ' 
nos, y esté despachocon los qué más se han escrito', se en- 
viaron al Gobernador dé Tierra Firme, paraque con todo 
recaudo ios enviase en los primeros navios. Lo que des- 

(l> Gokecion ia MaSoz, tomo LXXXII. 

'Disüzs^yGoogle 



DEL ARCHIVO BE 1KDAS. S29 

pues acá ha .(sucedido es, que Francisco Hernández, coa 
' todo su «ampo, estuvo en Guamanga desde 27 de Enero 
hasta 20 de Hebrero, y se juntó con él Tomás Vázquez, 
su capitán, coa la gente de armas é otras cosas, que es. 
crebimos á Y. S. recoso en la provincia de Arequipa- 
De allí salieron la via desta ciudad y entraron en el valí*} 
de Xausa ques 3o leguas della, en 28 de Hebrero, don- 
de estuvieron doce días;, y continuando su camino, -llega- 
ron á Nuchacocha, 15 leguas desta ciudad, y porque de 
allí podían venir á ella por tres caminos, quel uno se dice 
el camino real, y el otro el de la cuesta de 1 la sed que» 
el dé los Calingas, y el otro el de los Olleros, Esta Audien- 
cia Real mandó quel campo de S. M., questaba sentado 
una legua della en la chácara, que dicen de los frailes se 
pasase al valle de Latí, ques en el camino real, por estar 
en medio de los otros dos caminos, para que mas fácil- 
mente se pudiese salir á cualquier dellos. Visto como los 
alterados venían con determinación de dar la batalla, al. 
campo que tan carca estaba desta cíbdad, para acabar de 
sacar alguna gente que en. ella había quedado, se acordó 
quel doctor Bravo, de Sarahia y el licenciado Mercado de 
Peñalo&a, para dar mas autoridad y calor al negocio y. 
animar, la gente que ñieseajal Real, el licenciado Altami- 
rano al puerto desta, ciudad y tomase en ¡ ella armas y 
otros navios- que en el había-, y- tuviese buena guarda en 
ellos, por muchos inconvenientes, que de no lo hacer, se 
podrían seguir, lo. cual se hizo. Del valle de Xauxa salió 
un Lozana, capitán de Francisco Hernández, contreinla 
y tantos hombres á correr aquelvalle y recejar el ganado 
que en el hubiese; ■ y no pudiendo tornar á juntarse con 
su campo, porque por el camino de G-uadacheri vjania la 
via desta ciudad, como está dicho, corrió., hasta -el valle 



.Google 



236 BooihniiTCís Inéditos '' 

de Mama; seis leguas donde estaba sentadó : el : cátripé da 
. S. M. y prendió seis corredores qile al dicho vallé', ere- , 
yendo que Francisco Hernández hiciese aquel camino, se 
habían 'enviado Teniendo noticia delta, dé envió al capitán 
topé Martini con' cierta igentej y I6s 'désbárátdy' truxo' 
presos 27 dellósr tomadas sus confesiones 1 y hecno'pro- 
ceW contra Salvador I&zaúaV ! Francisco Juárez 1 y' Fran* 
ciscoYéza, qué eran las péVsonas mas principales que alif ■ 
venían; y mas prendadas 'estaban p'ara- sustentar él aíte-' 
rtcion, séhízo justicia dellos; los dfemas éstóo'pr'é sos y sé 
procede contra ellos. El Domingo de Ramos, !7 del pre- 
senté, ['Francisco 'Hernández, con ! todo. su' eámpd, eh que 
traiá 700 hombres, ' según la verdadera relación' de los 
qné se han pasado, baxó por la cuesta déla sed, queseó 
él camino de los Calingas al valle dé Pachacama, Cuatro 
leguas desta ciudad y tres 1 donde estaba el campo, y sé 
puso desta' parte- del rio en un fuerte de edificios antigües 
que allí hay: Y porque desde el dicho valle podía entrar 
en ésta ciudad por otros tres caminos, ques el uno por la 
ébsla de la mar; y él otro el dé la Herirá, y el otro el cami- 
nó real qliestá en medio dé entramos , se alzó el campo 1 
del asiento ^ue íiabiá tomado, y se :; píisó donde dicen el 
acequia grande, ques en medio dét camino real dos leguas- 
donde estaban los alterados, qne : parécib ser lugar eou- 
vemértte paré esperarlos;' porqué hlabíéadótos de ir é biía- 
' car, se hablan dé pasar grandes arenalesyeed' por no 
haber agua ni 'podelte tomar sin riesgo, y por poder 'ffti 
eümeme, según ia disposición del lugar ' donde" 'estflbafty 
ofender y defenderse sin recibir daño; y á'estai éa*9a sé 
acordó despera! los allí. Éthrhes siguiente, sé enviaron 50 
deácabalio y los arcabuceros á reconocer «'Sitié! y dalles 
arma para si 1 alguna persona se quisiese ■ pasara porque 

. , .."-.Google 



[iee ÁBÓátvH tai íiídías. É34 

sé tenia noticia que venían afganos' oprésbsí y'conWa; su' 
Toíuntadjy estafldo IsacaVarntiraadó con los alterados,* 
Diego ¡dé SHVa, veclrto' del 1 Cuzco y tres soldados qüete's 
aiab con ellos, aepaearooaifleál.- Deíttós dé 'habeíse'áeta-- 
pré dicho é publicado por tícOti' éÁtíA, 1 'tyátf '-ÍVañcisw 
Héroandei vMü.ctiti$t¿k ¡flétórtaitíacittn á darte tHtááa; 
dixeron que en ; la cortsttHaqnó el : inismd ; d?a : liabliiri l tb[H'-J 
áó, de lo que deliran hacer, w httbia coaeertado'y 'deter- 
minado qae lánoche siguiente diesen la' batalla-. Ú martes 
siguiente, SO del presente, se pasaron otrdsocHtt o n'u«!é 
vecinos y soldados', personas 1 mu y pandadas, dé 1 quien 
Francisco Herhandéi- tenia toda cohflahzaí lOiaándc-fái 
dellos avisó y relación deboque trataban- y pretendían: 
hacer tos alterados, áfirmaron ! ¿toe déérarfcoií graádeWJ 
minac/onyconMrríiidad'f[iie, ; aüBq(íe-no'qifeda9en ékó> 
solos' tr^erifós hombres; hablan de' dar' tobalíílfd ¡dé no¿ 
cfté y qiíe; éntehdiafi 'qne' serla aqfféHS' tioétíé, >'é pafaléllo' 
fratában'de buScát a*flides^ como' desbaratar 1 el'-'cittnpdí 
El dicho dia martes en la noche, est lindó: esperándola 'éd 
escuadran para la batalla, se fétitó con hasta 'cuatrocien- 
tos y cincuenta hombres dejando dónde ¿ataban 1 (duchas 
armase mUnicioheé, '"esclavos' indios, ganados© ofiVas C6¿ 
sás, é se fue por ios llanos^ la vuelta déla Wtoüa; qties. 
ca'mino'qaévaá'dai' á Iftcindád de'A^qoijtf;' próriñfcia 
del Collao é Charcas. Envióse en sü : segtfittiíéa4 á Pabfc 
de Meneses, maese'tíe campó, con la gente qütí 'pareb'io 
que coñvehiái; c! : Itéat : sepasó aijválle de Pacnacaíria,' don- 
de al presentóla: 61 AuBfedda se 'volvifi B 1 Atá'oiúítódi 
■■' Wírecé' de ! Hebrera3's« : re^bierbncartóJitfél-mWriScai 
Alonso 'dé" AWarádo/'córrexidor en fa'proV?Briít ! dft |: Ii(s 
OfMUf, J '9 i| dtf Sataehó •&& ügártdi eoTresidór^fe'Pai, 
qaestaba en eld«sagsidsroj^igñ^c¡efQn,síÍ^^á"^n- 



3y Google 



33? «JGtnttirca* >v<ñuxQft , 

te, swwas.y. municiones querían y laxaban por acá» 
como V , S. lo ¡entenderá por el,, traslado de sus ■carias y 
otros recaudos que van con esta. Viendo [a determinación 
con que Francisco Hernández bajaba .para esta ciudad, y 
quel Mariscal no podía venir á tiempo que hiciese efecto, 
se temando que hiciese alto en la dicha provincia en par 7 
te, dopdp . sj , Francisco Hernández diese la vuelta por allá 
la. tuviese :ahra.. ,.-(!) defender é resistirá los alterados» 
como V.;S,. lo podrá ver por la carta que so le escribió, 
qBeyacqaesta, i , .' 

; . Undiadespues.qAie se.ratúia.ron,sercaibióotracartadel 
tyarigca|¿et q«e^ace saJb¡ercQma,,está'e# .Eopjaja,. veinte 
y sais leguas de, la ciudad de Arequipa.,. con, la gente que 
tiene, como V. S. lo entenderá por.su carta .quo.Tá con 
esta. Está en parte, donde los alterado?, no pueden pasar 
á aquella provincia sin que los desbarate; avisósele; luego 
de; lo sucedido y lo .mismo se hizoA la provincia de Quito 
y, alas domas ciudades de aquí para ¡abaxo,. para si por 

"f;aso aportasen por^Uá' ■"./:■ , , ¡ -■ : ; •■■■ -.. ; ■:. ( ■■■"•_ 

. .,Se, envían pasajeros para esos reinos algunos, que han 
sido enlas .alteraciones pasadas.; El Arzobispo enyia á Baila 
sar de ¡Loaysa¡ Bartolomé, de. las, Cuevas : y Francisco de 
Ayala,; clérigos .culpados oa lo. de .Francisco, Hernández, . 
t , ..^.bnei^iY^iPOseQyian^pqri^s^pipQarador^sál). 
Antonio de, Ribera y D. Pedro de Cabrera, Suplican se le¡s 
flttóftda gn^ las m^cedes ,qae pedirán. ■.,. 
.. En .lSdeiprfsqnteilegó al pnerío ¡desta ciudad upa 
fragata de.Cbile, ,y ,en ella^aspar depcejQs^^.veciqp de 
Sanüa^,;<»n;cartas de : los..cabildQs'deatueliaprovinqia, 
d¡c iendo. cojao los , naturales se alzaron , y mataron al Go- 
bernador .y con él hasta 40 hpmbrce-^Qae^ligieron.por 



! 'ffl H^^uiUne9p»cibfl^lbl*¿B , d 1 <>nfiíiiál.' ' ■ 

Digitze^^yGOOgle 



-DEL i A tWBIVO BI INDIAS. 333 

capitaüéjKsU^ia á Francisco de Villagra.queairtejwate-; 
nieote de Valdivia ; y piden lo confirme el Audiencia mien* 
tras V. M. provee: nada se ha proveído. Los oficiales de 
la ciudad de la Concepción escribieron que Valdivia de- 
bía cierta cantidad á S.M.: él dejó pocos bienes. Geróni- 
mo Alderete, que está en la corte, llevó dineros suyos. 
De los Reyes, 30deManol55i'— Doctor, Brabo de Sara^ 
bia. — Licenciado, Altamirano. "-Licenciado Mercado de 
Peñalosa. i ',•■■:■,': 

traslado de -una corta qttél Arzobispo de los Rpyes escribía. 
á los del. Conseja de ¡as- Indias. del asiento de Caitas sobre, 
, la. rebelión de F ranciseo Harnandpgj (1). 

--.Y. -MüY PODKROSOS SEÑORES. \ 

. : ,A,.ll do .Enero ■deato año escribí á V. A. é bice 'algu- 
na -velación, de lo gubcedido en neta tierra, remitiéndome. 
en lo demás á la L relación y cartas que esta Real Audien- 
cia, envió: lo que después hay que. dar cuentan V..A. es 
que Francisco Hernández salió del Cuzco á 8 de- Enero, 
en vez de venir á esta cibdad, reparó en Guanaanga, 
donde .estuvo veñudos días. Y .detúvose allí tanto, por 
esperar á Tomas Vázquez, vecino del Cuzco, que hahia. 
enviado á, Arequipa 6 recojer gente, armas, cabalga- 
duras; y en -esta y en atrae haciendas de vecinos é par- 
ticulares biso mocho daño. Salto de Guaraanga á 16 de 
Hebrero, llegóaXauxa á 24; por donde quiera qu« pasa 
él ó gente suya» en Jos indios é comidas. é ganados haeon 
gratad daño., Y aunque su voz es libertad y remedio de 



(1) Batí, ilegible, quitóíWtf». ..-■..:■• ■ s 

D, B ,tze<l D yGOOgIe 



234 DObtMEiftosiráfirfc»' "' 

fcís' vecinos é'gotilequé ha^en esta tierra; donde ha esta- 
do y por donde para; lo deja taiidestruldoyroba , íío, ; que 
tarde podría ser de 'provecho. Trae tanto recaudó é 
guarda' en su gente!,' que' aunque tenehioS aviso de' atguV 
nos vecinos y soldados que desean venir á servir á'S.'M.; 
no tienen Fnsáí para ello, y por la misma causa, aunque 
se M hecho diligencias para saberlo gente que'trae 'é de 
aús propósitos, nb se ha podido entender cosa 'cierta: 
Dicen que trae algo mas de seiscientos hombrea; y que 
entre ellos habrá hasta docicntos y cincuenta que se. cree 
que le sigan; y).::'(l) cartas, que muchos dellos vienen 
esperando a entender la gente que acá hay y él propósito 
que tienen, porque Francisco Hernández publica 'siempre 
que tiene mucha parte en este campo de S. M., y que 
tiene avisos de lo- que acá se hace', 1 y otras cosas con que 
trae engañados á muchos, y otros conocidamente vienen 
forzados y de qtaierisé tiene por flier'to l 'qüé', nabíedcVlu- 
gat, sé pasarán 4 : servir 1 á S. Jtf. tífviérne8 ; pasadó, seguid 
do del presente; vino á este campo ata soldado que Se 
huyó de Xaü*a de 'Francisco Hernández, y' el Dominga 
signiéntei' vinieron Bernardo Arias, natural de la cibdad 
de Toledo, y Diego de la ilave, ñáturíl deTnnÜlío.afP 
tigao3 en esta (ierra y que siempre han servido á S.' H:',' 
que también se huyeron, : un' poco anfes que ¡legasen á 
Xanxaj y porque vinieron Eneró de 'ctttítfnoy rodetfndo, 1 
vinieron después' qué este'dtro. Balo de' la 'genfca'quéi 
FranViisoo Heniíndez'trae'yvoiuntatleíí que tienen, con^ 
forman con kt qué tengo dicho, y partícularmento nwri- 
toran á afganos vecinos y soldados conocidos; que-'vieiwa 
esperando tieiiipo- para pasarse. Dicen,' é'po*> cartas 



(1} Colección ú* Mufioz, tomaLXXXII. . ■:*.■.-./': . 

itze^yGOOgk 



del Ancelvo SE India». SS5 

de" otras -personas lo hemos así entendido, que Francisco 
Hernández dice que yieneá embarcar los Oidores y á míy . 
j becho'estb, enviar procuradores á S. M. 

: -Fríldciscd Hernández envió un éférigo; 'que se llama 
Francisco de Ayalá, á'este Campo, Reatando el ca'pitad 
Lope- MaVlín en tra pueblo que solíanla Parcos, once "lW 
guásimas acá de Guamánga dónde quedába'FranCi&eó- 
Hernández, preguntando Lope Martin ai clérigo por nué 
MSdé GiiSnftnga, dixole que Francisco Hernández habia . 
mandado apercibir trescientos -hombres, no sabia para qué, 
á fraque! Xopt» Martin ae huyese/ de donde estaba; y ere- 1 
yendo : Lope Martin loqué el clérigo le decía, vinoso re- : 
tirando con buena Arden hasta Xauxa y allí estuvo algu- 
nos dias, hasta que da aquí sé le escribUJ sé viniese. Y 
el clérigo vino á este campo á I7de HébreWy pregun- 
tándole a que venía, trató en las cosas deFraneisdoHéi* 
nándei coo disimulación, haciendo entender que venia 
parasorvir en este arzobispado en la doetrlna de los iu* 
dios donde estaba.' Antes qne-sefueseá Francisco Hérnari- 
'deiiy poploquéen el camino 1 habia dicho y-otroslndia 
cios, yü 1 'le mandé llevar* '<& ¡la dudad y poner en la 
cárcel y ; qtie : niogüno le ; hablase; y tres' ó cuatro Bias 
después envío á decir qne. le mandase iraer aquí; qué 5 
quería haberme cosas de mucha importancia; é venido; 
anduvo titubeando; finalmente :se le tomé sti confesión 
y : Te mandé volver á la cárcel y apretalle con prisiones 
yque se lediesewrmento moderado, y declaró así en la 
confesión' como por él tormento loque V. M. podré man- 
dar ver por traslado quede todo envioi ; Elc!érigo sé des-* 
teVró perpetuamente de las. Indias. T. A. será set^ído de 
mandar que con estos tales so tenga c&enta, para que no 
vuelvan acá/< ■ < ■ ■ ■ ' • 

D, B ,t.iM 3y Google 



836 90CBHEKT06 lNJfBlTQS . 

, En 14 do Mario, se tuvo nueva que Salvador deLoia- 
na, natural de Oropesa, á quien Francisco He; mandes 
habia enviado, .cuando entró en la provincia de Xauxa^ á 
recoger ganados y la gente que por allí hallase,' con trein- 
ta y tres arcabuceros, y en el entretanto qtie andaba - 
haciendo esto, creció un rio que pasó, é no pndo volver 
donde estaba Francisco Hernández. y abaxó hacia Lima, y 
doce ■ leguas deste campo, 4 donde habia enviado, cinco 
soldados- para que avisasen si baxaba por allí alguna 
gente, estando descuidados una noche, llegó y los pren- 
dió y vino con ellos, para a travesar. seis leguas donde este 
campo estaba y juntarse con Frdncjsoo. Hernández. Y 
proveyóse al capitán Lope Martin con sesenta arcabuce- 
ros, para que fuese á prendelloa, y acertó a. salir á coyun- 
tura, qqe dentro de cuatro horas prendió ventiocho dellfla 
y Jos otros se huyeron por un cañaveral,. y el mismo dia, 
qqe salió volvió con ellos, porque, para poder mejor atf a- 
vesar, se habían acercado mas á nosotros. Al Loienai y á 
otros dos se condenaron á hacer cuartos y se executó 
la sentencia, y los demás se pusieron presos i en Ja mar 
en u« navio. Bl -'traslado 'de- la sentencia va con esta.. 

Domingo por la mañana, 18, llegó . Francisco-Hernández- - 
é Paobacama, ques cuatro leguas de- Lima, y. nosotros lo, 
tupimos el meaioo dia, que estábamos cinco leguas, de 
aquel asiento .en parte. que se podía acudir á tres cami- 
nos que «basaban de la, sierra á Lima; y él se desvió 
por otro camino. Y el, mismo domingo nos venimos á po- 
ner á dos leguas y media de donde Francisco Hernández 
estaba, y este raesraodia, la noche, vinieron de la ciudad á 
«Maoampo, el doctor Sarabia y el Licenciado Mercado de 
Peáalosa, oidores, porque el Licenciado AJiamú-ano esta- 
ba en la mar en guarda de los navios, y con su acuerdo 

01011.^ Google 



BEL ABCBlVO BE 1SDIAS. 23? 

y parecer de proveía, los" dia's que aquí estuvieron, todo 
fo que' locaba a la guerra, porque ellos lo quisieron así, 
que aun lo tenían cometido al Licenciado Santillan y á mí. 
Y luego el lunes por la mañana , fué á dalle una arma: Pablo 
de Meneses; que es Maestre de éámpo, con cíen arcaba-' 
ceros y sesenta dea caballo, y escaramuzaron un rato 
coa alguna dé su gente; y pasó á este campo dé'S. M. 
Diego de Silva, vecino del Cuzco, natural de Ciudad Ro- 
drigo,' y Gamboa; alfereí de un capitán de Francisco 
Hernandei, ^FVa'íicisco de Chbves, natural de Truxillo, y 
bq vizcaíno, buen soldado. Y ese dia y noche siguiente, 
se pasaron hasta- veinticinco vecinos y soldados; y el 
martes se pasartm otros, y cada día se viene' gente, que" 
basta boy sé habrán pasado más de cien hombres. Y ése 
lunes en la notlie; el Licenciado Santillan é yo, con pa- 
recer del Maéslte de campo y sargento mayor' y capitán 
Cristóbal Peña y Diego d'eOrbina, qué todos tres son 
soldados antiguos y que sirvieron á'S.'M." en la guerra 
mucho lieulpo, se Acordó' que el martes, al albo, fuese, el 
Maestre de campo con docientos hombres á dalle otra 
arma, y ehticencrado Santillan fuese tras él con tres- 
cientos, é y" o con el resto del campo en la retaguardia. Y 
segund después sé entendió, con menos aparejó que este 
sé deshiciera, porque mucha de su gente estaba esperan- 
do que le diesen arma para pasarse; y acabado de tratar 
esto, comunicárnoslo con el Doctor Sarabia y el Licencia" 
do Mercado, yparescióles que se llamasen otros cinco ó 
seis entre' caballeros y capitartesy'para' qué con todos se 
tratase el -nesock): y 1 finalmente' se remontó, diciendo 
que! tifa© que ; tenia- era fuerte y otras cosas de demasia- 
da cordura y fuera flelo que'ía guerra y coyuntura pe"' 
día, de manera que aquel día no salió nadie á dalle ar-. 



3y Google 



upa. Y el misoio día -en. la .tarde,, alzó. su .campo, .y se; re- 
tiró y anduvo aquella nocbecineo leguas; y el miércoles 
siguiente á hora de las ocho de la. mañana, tenía andadas 
otras ; tres, y asj ha jdq caminando hasta Chipcha, que 
está 28 leguas de Lima-; y después, q«e9tuvo.diefc Ito 
guas de donde había salido, ha ido .mas despacio. Y el 
Maestre de campo salió con spsopta arcabuceros y cua- 
renta dea caballo en su seguimiento. Fueron cou él e) 
capitán Lope Martin y I,ni8 Dábaios de.Ayal» 5 jiaturalde 
Toledo, capitanes de infantería, y GomeiíAriaa Paivila, 
natural de Segovk, y otros^aballeros; ¡y antes, se había 
enviado Gerónimo de Silva,, vecino de, la, ciudad de Lima, 
á que entendiese el, camino, que Hevaba, y, jornadas ¡que, 
hacia. Entró, ¡ eMunes,ap de) presente en Chincha,: y di 4 
cen que descansarían. alhvun dja¡.E|l Mae&tre .de cam,po; 
escribió ayer, quq r e& la, postrar «arla suya: que se : ha re-' 
cebido, cuatro leguas de £qincha, que la- noche siguiente 
pensaba dalle utia.arina; y hoy se ha env.iado al capitán 
Vasco de Guevara, natural de ToledQ, con, quince arca- 
buceros y quince, de caballo en buenos,, caballos, para 
que , se junte coa el Maestre de campo. , Cada, .dia se le 
xa quedando gente y se vienen á este ican^o, y dicen los, 
que vienen, que ha publicado entre sus soldados que á, • 
todos los que se vienen á servir á.&.M. los ahorcan ó los 
embarcan, y que tiene, roiiy.gr 1 an recaudo ¡é: guarda de 
noche y dedia par» que no se. le. huya nadie.; Después 
que salió de Pacbacanpa, ha ahorcad&cipco de sus solda-i 
dos, porque en[an dio que se querían pasar, y han alan* 
zeadoít dos, los.cuales llegaron aquí heridos.. Este campo 
partió e.n, sa seguimiento vienes 23, y liegamps ;íiiPach8;• 
ciLn)ae|,nles^d¡a,yauí eatayitnqs hasta elIu'nfíftSíi, e#- 
perandepara acabar ;de recoger la gente, t que^ojefio. es 



Dtf, AHfJiJVO DE. INDIAS. *3Í 

s^()ó C0n$fipajiad5 y,aanqiie antea ^8» gíanó^vpluntají 
y ca^r,. para dar, 1* batalla á Francisco Henaandevcii 

huyépJose y viendo que se ls$. mandaba segujlles, mos- 
tearon grand. cansancio y tibieza. Eúosr, reseña de la 
gente^aptes.^ue saliésemos de Pachacama, y halláronse 
trescientos y setenta é cinco arcabuceaos ■ y.dQscieptoe 
«P^t^ RÍflP^fW- ,y :R en t9, ochenta ,y, .seis ..o> .^bjdlo, 
sin; Jos, ,que ; eli Maestre de..cáfn^o,.bafcia,ilevad<í adelante, 
quejón. ppr ( tpdos nueyecie^tos cuarenta y uno. fallaron, 
de ;1(?3 ^que^afltes había, trescieptos yeiatei bpmb¡fflfc y 
• cada día se. nos. va quedando gente, qup aunque se poae 
mas recaudo é ¿guarda, oo basta,, ¡En. esto asiento ge ha 
becbq reseña, é halláronse,. de infantería ó de caballo se T 
tecientos pincuenta, hombres, sin hpp .que el' Maestre; de 
can}po ( , llevó, que ,cpn Ips^que j íryer se le enyiaroa, son 
ciento.; treinta. Francisco Hernández, segund dicen. Jos 
ppsjU'crpaaue se. han huido, llevará cuatrocfeotps y cin-i 
cuenta .-.bombees-. El campo parte de aquí hoy viente é 
t^ueve,4^1 irísente, y seguirle .hemos todos jufltpsjí .?on 
algünAgen^e escogida* ty que, pareciere: que hp&ta<r> confi 
forme a la nueva que se tuviere, que aunque, sise .va, 
deshaci&ud¡o, no ^onyiene ir de manera que (a cósanse, 
ponga en cood¡qiao.i J _ .-,,.., j , . . . .< . .;,-._ i ; . 
., : E¡1 mariscal ^lonso de. Alvaradp escribió de Pooia.^., 
ques en ep el Cpllao; pueblo deS. M. sesenta leguas del 
CpzQp;,' y.tenia á la sazón mas de. setecientos .hombre 
Sancho de ligarte, : corregidqr de.la ciudad de la paz, que 
había. estado t?n el dicho desaguadero con dpscientps hpm^ 
hrqs, se. iba, á juntar, con el Mariscal eu Paucarcoll a, que 
eapincu^qta. y, cuatro Ie£ua,s del Cuzco., %$& lígar^ sjíea.-, 
to (1) que si Francisco Hernández fuese á Potosí le pue-. 



i Dy Google 



940 Dóetjínüi'rÓé ik¿bitOS 

ite salir-al encuentro y ..-. . : (1) 'ijae sube at Cuzco 1 áe' 'po- 
drían venir á él. La misma noche que Francisco Hernández 
buyo, se dio aviso al Mariscal y á Sancho de ligarte; y 
cuatro dias después se ie hizootro mensajero con el níía^ 
rao avisó, é de lo que después había sucedido: y también 
"se escribió al Cuzco. - . . . . -.-¡i. .; •■-... 

Aunque este negoció tuVo'poco'cüefato.ásidopartóde 
la causa, como -dé' la -persona é gente que le bit Bebido, 
por estar atierra tan llena de gente.ocíosa' é tfué desea 
buHició., ha llegado á lo que escribo, y áúüqué'l^anciscb 
Hernández. se : acábe, si en este tiempo'oo Viene Vísorey, 
temo qué ha de haber quehacer en deshacer la gente y 
sosegalla, porgue demás dtíla gente que aquí se ha jun- 
tado 1 y <H Mariscal tiene y Francisco Hernández jnntó; 
que serán todos tres mil hombres, en todos los pueblos 1 
que 'nó han enviado aquígente, loscorregidores'lahanhe- 
cBo; y.asf toda lá tierra está etí arma y ios íírdPoS'retíbetí 
gr&bdes daños. Plega á Dios deponer sttraatibeV íéstó/ 
: Losoídores, "Couio : ya : tengóescritó', cometieron 'este 
negocio ¿1 Licenciado Santilláh y ámí, ycomO or/espe- 
rao de nosotros gratificación después de acabado, hacen 
todo lo mas de ruego. Y demás de la libertad que la 
gente desta tierra tiene y la guerra trae consigo', sé tole- 
ran machas, cosas asi poréstoi como por temor de que 
ap'ratándolos, no subceda alguna -desvergüenza, porque 
minea se puede estar seguro desto, especial faltando 1 VI 1 - 1 
sorey^Ysi en esta flota no ha venido, temo el deshacer 
desta gente, mas qafe no lo de Francisco Herriaúdez. Y 
también hay inconvenientes en estar cometido éstóádoá,' 
- como en gobernar 1 muchos; y demás de lo' que yo rehusé 



(1) Ilegible. ■< - 



' JWfc.AKCHiyt) BE INDIAS. '%iÍ 

.ol entrar en elle, Jp habría dexado, en especialdespues 
que Francisco Hernández se huyó, sino por ¡ucortyeaieov 
te&qqe parece que sgbcdde, rían. 1 ,¡ .■ ,-' 

. .-,A¡treinta, escribió un/frailedeSaníoDomingoiique-estó 
gu Chincha, una carta cuyo tremado va con asía. El Maes- 
_tre.de campo escribió de. dos leguas adelante: también 
envió el treslado; y en. lo del socorro qua pide, espérase 
.segunda carta; y el campo va caminando apercibido para 
podelle socorre'r. Este Mendipla era, upo. <Jc ; los mas; cul- 
pados y mas principales entre estos, aunque andaba ya 
rftpispy aun enviado á decir que, enviando. el perdón, ba- 
ria algún servicio y severnia, dando áentenderiqoe ma- 
taría ó -Francisco Hernández, y sospechar esto debió ser 
la causa porque lo mató. 

Los capitanes y oficiales que están nombrados en este 
.ejército son los siguientes: Pablo deMeneses, maese de 
.campo 'y'aiferez general; Lope de Ztiaw, J^armaojQ del Li- 
cenciado Mercado, oidor, Sargento mayor, Francisco de 
P<jña, , hombro platico en la guerra. Capitanes; de' .1 caballo 
P.Jwa.de ¡jiandovaU . D. Antonio de' Rivera, : Diego ,4e 
Atora,;. Alonso de Cácerep, Pedro do Zarape", "hijo deblii- 
■ce^ciado Zarate, oidor que fué, Pedro de- Añasco, M.igutjl 
4fyla Serna. Pe infanterías Afltonw.de-Lftxau,, natural, de 
ífadfifi.Luis Davaloa.de.Ajiafe» Lope Martin, Joao Mat- 
doa,ado ; Rodrigo Niño, natural de Toledo, Diego LopQz 
(Jp t ^¡^ga', natural de^alafuanca». Jofta íellp de,;$$tOrína». 
,y,qc, ,, natural de Sevilla,. Baltasar Velaz^uez, natural rip 
tres-.^.... (I), Ruy Barba,, Cabeza deiRaoa,. Dfimás ¿Jestp 
e^áo,. aquí muchos vecinos y caballeros, catre lo cual.qs 
uno de los que mas autoridad da á este campo, Rodrigo 



(1) ne R ible. 

Tono m. 



, y Google 



3*2 ^ÓCinJBHTOS IMÍnrfoS 

de Coniferas, gobernador que ha indo de Nicaragua, que 
es í^bre día consejó, eSpérienciaí y Wl Ramírez DáVáfóB, 
á quien siendo Corregido** del Guise*, prén'dlS Frdtíffláíiís 
Bér&andézy yofros' niaclios.— N 1 .' é; tes' &iíy pdd¿roaa 
personaste V. S. yMriís ' guarde 1 y' : prosperé ctJtt'lafc» 
centairiiéntodé niayóif estado 1 . -rfiéste asiéntóde caías : éb l - 
bre el rio de LundgoáSaí á primero de Abril efe : 1 55*4^ 
Muy rjcdefososaeñoresV Bésalas tóanos dé V: A.'stfsSéWfii* 
Él Aírobisno dé íos HéyeW: 

Tardado tienfia liOrto) qitil Arzofospa de los Reyes ésWíSíó 
'W 'Consejó de tas Indias del 'valle 3e Chincha, sbÜréil 
misma asuntó 1 qué luí atiteriót • (IJv 

Mbt poberosos Señoíies. : •. 

En primero de AfcríitJseribU V. A-, el duplicada éflvio 
agora: lo que después ha sucedido es, qofel Maésti'e'de 
campo, PabloctoMeoésea, había salido, como á V. A¡ UJü>- 
go escripto, coa alguna gente, para ir dando alcance'» 
los corredores de Francisco Hernández y recoger los tjife 
del sé huyesen; y el' sábado 31 dé Marzo llegó cérea' dé 
donde estaba Francisco Hernández, ques en un VaHé-qoo 
se llama lea, 43 leguas de Lima, y llevando en su -eaíopa- 
Sía un soldado qué se' ÍFanríí (2) dé Cuevas, que éé 

había huido de Francisco Hernández. V juntádose ebn& 
habiéndole «aviado á buscar comida, porque di$o que 
sabia donde la había y llevaban falta delta, se paso A 
Francisco Hernández y le dfco donde quedaba el Mae** 



(1) Coltccion de Muñoz (Orno LXXXVIH. 

(2) En blanco en el original. 



J!g![z S : !;) yG00gIe 



' DIL ARCHIVO DS INDIAS. 243 

lihs campó' y 1 gente que tei 
Martin estaba adelante eoa c 
pbdri'a tomar descuidados. C 
Francisco Hernández, y de 
Martín é á ünó délos soldad 
huyeron, é á Lope Martin sé 
arenales grandes que allí ha; 
por haber preso a 'Lozana, y 
dtí los que mas tenían, se h 
tarón la cabeza, é al otro so 
estar Lope Martín adelante y 
á buscar comida' con otro so 
estaba descuidado, y ansí lie; 

cerca dellos, y Viendo que venia cuu iuuo »u campu, ai- 
ganos de los nuestros se turbaron y pusieron en huida, 
y el Maese dé campo, con hasta 35* ó 40 hombres, vino 
escaramuzando con ellos casi dos leguas,' y en la escara- 
' moza murieron Cuatro de los nuestros y prendieron venti- 
ciüco, nueve ó diez de los nuestros, y los demás de los 
que se habían venido de Francisco Hernández y juntado- 
se Con el Maese de campo. Murió en esta escaramuza Mi- 
guel Cornejo, vecino de Arequipa, de encalmado y mucho 
Calor, y era enfermo de asma, y coéese que le ayudó 
aquel' diá á ahogarse. Vasco de Guevara, que se había en- 
viado con otros treinta de á caballo para juntarse con el 
Maese de campo, acertó a ir por otro camino y pasó 
adelante de la gente de Francisco Hernández, é después 
del desbarate del Maese de campo, acudieron sobre él. 
algunos y rescibió también desmán, aunque no perdió 
ninguno de so ' gente sino parte del fardaje.' El Maese 

(1) Ilegible. 

Di B itzed D yG0ÓgIe 



Sii DOCUMENTOS IXÉDlTfJS 

decampo y todos los demás que iban 50a ,¿1, é a| r 
ganos que andando en la escaramuza se' pasaron de 
los de Francisco Hernández, vinieren á este real. El 
Francisco Hernández, diz que recelándose que este cam- 
po le siguiria, aquel mismo día se volvió hacia lea donde 
había salido, y otro dia por la mañana llegó allá, que 
estaba diez leguas de donde pasó el recuentro. Allí estuvo 
hasta el jueves siguiente, y aunque se trató de seguille el 
Domingo en la noche que supimos la nueva, como este 
negoció estaba cometido á dos, hubo diferentes acuerdos 
y ansí no se hizo, y por esta causa se ha dilatado el des- 
hacer deste, que segund la poca gente y ruin que trae y 
la pujanza deste campo,. hubiera poco que- hacer. Partió 
el jueves de lea, llegará según dicen el Domingo álaNasca^ 
ques 21 leguas mas adelante de allí: puede tomar el car 
mino del Cuzco y,él de los Charcas y también podría,, su- 

- biendo la sierra, volver á Lima por el camino que traxo. 
Este campo, llegó á este vallé de Chincha, miércoles 4 del 
presente, é lia hecho alto aquí, hasta ver que camino to- 
ma Francisco Hernández, porque si por ventura volviese 
á Lima y nosotros nos alejásemos de aqui siguiéndole, no 
pudiendo ya alcanzarle, podría entrar en Lima, y aunque 
hay alguna genle, noque baste para resistirle. Y si va al 
Cuzco ó á los Charcas, el Mariscal .ha escrito de 22, de 

. Marzo, deLurichache, 22 leguas del Cuzco, que tenia 1030 
hombres y venia caminando hacia el Cuzco; y si este 
sube por allí, podrá salirle al encuentro. Créese quel 
Francisco Hernández huirá del Mariscal y también deste 
campo, como lo ha hecho, entendiendo la mucha posibli- 
dad que en ambos hay y la poca gente quél tiene y cada 
dia se le huyen. Al Mariscal se le da aviso continuamente 
de lo que acá sucede. 



j:g:[z S ; !;) yG00¿>Ie 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 245 

' Los vecinos de los pueblos de este reino, que se halla- 
ron en los Reyes antes qae saliésemos de allí, eligieron 
por Procurador, para enviar á S. M. yá V. A., á D, Pe- 
dro Luis de Cabrera, vecino del Cuzco,. éáD. Antonio de 
Ribera, vecino de Lima, en nombre de todo él reino. Y 
como Francisco Hernández vino tan cerca desta ciudad, 
pareció que no era razón dexar de hallarse én la batalla, 
é á instancia de D. Pedro é D.Adtonlo, el Licenciado 
Francisco de San ti lian é yo, por un aucto, les mandamos 
que sirviesen personalmente á S. M. en esta guerra, por 
que lo quisieron tomar por color por cumplir con los ve- 
cinos que los habían nombrado. Y en este medio tiempo 
como habido tanta necesidad de dineros para los gastos 
de la guerra, y se habían tomado prestados en mucha can- 
tidad de vecinos y mercaderes; y aunquel D. Antonio 
había ofrescido que prestaría 30 mili pesos y cien yeguas, 
después se escusó dello, é avisándonos el corregidor Ber- 
ifárdino de Románi, que había metido en la mar, Cuando 
Hernández llegó á Pachacamá, cantidad de oro y plata 
y también otras personas, se le escribió y envió manda- 
miento para que de lo de D. Antonio tomasen ocho mil 
pesos; y desabrido desto, apeló del aucto que antes había 
pedido para quedarse, y aaque después se le mandó que 
sin embargo de la apelación viniese á servir á la guerra, 
ansí por estar en la coyuntura en que estaba como 
por ser capitán de gente de á caballo, y que diese cuenta 
de 6800 (1), que habrá rescibido para ayuda ¿hacer la 
gente de su compáBia; sin embargo de todo esto se em- 
barcó y es ¡doáese ; reiuo. Advierto á V. A. délíó, para que 
sepa lo que pasa. D. Pedro se queda y va sirviendo eo-es- 



(1) Quizá pudiera también decir: 65W-— (Notad* Mnüá.) 



2ítí DOCUMENTOS I .TKDITO.S 

ta joroada, y acabada, irá á dar cuenta ,á S. M, y á Y. A. 
"' " -*- -- >a que \o eligieron.— rDestevaJlejd^. 

¡1 de 1054.— Muy poderosos Señores,. 

V". A., su sierro-— Frote? ferppitnus 



Relación cierta y breve de los desasosiegos sucedidos m ferit 
después de la muertedel Sr. Virey D.^nfyiio de Mendo- 
za, $ de las musas de donde procedieran, por elticenáa- 
ao Juan Fernandez, Fipeat fó Audiencia declama. .(1) 

Por Junip (le 1552, denlas de,b#be,rkifl Oidores de la 
Real Abdiencia de. Lima, empezado .á retazar,. hicieron 
en, su acuerdo, estando el- Virey .D. Antonio dp.MendoMjr 
en la cama enfermo, un acto .en que quitaron el semejo 
personal, yenviáñdoaelpá 6rmar> no quiso, diciendo que 
rio .convenía y que demás desto, la cédula y mandado de 
S.^Jfl. para que se quitase había llegado ájwa»osdel pre<- 
sidente Gasea aptes que partiese del Piró para España, y 
había' suspendo la, ejecución dellfl.haíjta;taoto que.lle- 
gaiflo ¿l^^spafia y, platicado cfla-S, M- ¿^epflre^áeUft 
epjte/ttdia, tyraów éprpyeery inaíidarJOigWiftiepesePVi- 
4°,>.y gue$u$s el.de la :£a^,,.,sie^ [ #(^jdGi^,,ba;b¿a 
hec^o aquella, su^ftnsipfl,: que ;su parecer; era qge $0 
guardase (2) hasta W respjie>ta de íS-áí- becha «pjfre.fo, 
qpp el (le la $aspa le hpbiese tymw&fip* ¡y . S9M> j^íe^ooj ¡ 
luqgo se eflteRdyiy ditfulgü ppr^ 1 jWiMfti pflip Óñéfflr 
ha*go.déI,, jos ,(ridorae lif&fftt&mpfl, íB*} rícÜfaiaroj» {**- 
tfmm qg# .ninguno .sr Biry'me 4e mp indios, *i tes <Jieva- 



(1) Colección d» MoHoz, tomo LX XXVH... 

(2) J^ar.apMafdttM, ¡ Tr , 



a 3 y G00gk 



9e mas de lo contenido cu tasa ó retasa. Y ansí se pre- 
gQno ; víspera de S. , Jijan, dp, Junjo de 5^, de lo cual bobo 
ppr, pl pueblo mucha murmuración é descontento, acr(jr 
sentada de ver que se hobiese ihecJuQ contra elparesperr 
d^Virey, á. quien .la gente p>q^pa,a&^ii,. aunque 
algunas oidores le culpaban de que pase bobiese cunfpr- ' 
mado con ellos. A Ja sazpn estabaaeoLima, poro Alonso 
de, Hiuqtasa, Lorenzo, de AMana, An,tojÚQde¡Ul|oa, Gon^ez 
ág, SqUs, Martin Robles, Martin, de Almendras, vecinos 
dg.yjua de Plata,, y^ros, lofauajep. empezaron !|WSO á 
salirse de Lima para volverse á sus casas, eseepto Pero 
de Hinojosa que se gi^edló el postrer*) hasta el fin del- 
Agosto siguiente.' Estando los, negocias : en .este estado., ; 
se. aderezaban públicamente en Limamucha, mas cantidad 
que s^iaa, <lp todas-armas,, y se deciaejuese aqda^a.or-, 
denaujjo algún desasosiego hasta que -finalmente á : los 
quince dpi Julio sig-uiente se, descubrió ¿¡pe le ordenaba 
unjáis de Vargas, natural deSeyilía, ej,caal, fue preso 
y ( en;«l tormento cpnfesóque jíl y otroa muchos 90 ,espe- 
rajjan.ifnas daqpe muriese el yjr$y¡ p*,ra embaccar áb» 
oidores y aliarse, y también se dijo publicamente que en 
, su, ^icbo babia dañado mucho á Pedro de Hinojosa, y se 
sospechaba, que también á Qppqez de Solía ,y á otros. 
Egjan^pesteiLuís de Vargas preso» después de haberle' 
dado tormento, enco^ndafpp Iqs pfderes al Fiscal, en, 
cq.yaj pesada estaba, que ,le ljabla.se Ji.splas presentan-', 
dojeque para desearlo desuconqencja, .cppio hpmbr 9 
que h,aí}ja de morir, ies.av^isase.mas en .particular jde Jo 
que, babia en Ja tierra y.dejpqi^.con^Diaproiveer.píira 
e^b^r.Jas ■muer^a ri tobos y.'ptrosdañLps que suelen re- 
sultar ije cualquier, ab^miepfo, el .cuaí respondió, -según. 

%í!^Jr c Pv ^ W-fW c P°* r # WV? e ? :P^Kfc Pprq, 

i-:-,.,,, Google 



Ú& BoetMBkTes'isétitTWf 

que todos en general, vecinos y soldados^ deseaban y tra- 
taban qUé'la tierra' se al&se'pbrq^éesta'fjan qúexosostie 
las oidores,' porque tos* 'relataban sin ir ni enviar á saber 
loque lespodíaridar sus indios, y porqué Tes lia bian quitado 
eí'sefVicio'péráonál contra el párésc'er tíél Viréy, y sacado 
los iridios de las niíntts 1 yeslofnáiifó'qué en ninguna pár- 
tese'cargasén, siendo en algunas íneiscnsable, y qué es- 
trechaban tanto la tierra, qne ño les déxaban vivir y que ' 
se sospechaba qué lo haciañ de envidia-, porque no 'lio- 
biéáe en' la tierra quien tuviese mas qué ellos, y otras" 
muchas 1 cosas ; cómo gfenté a'paéioríadaYDéste Luis dé 
Vargas se' hito justicia, á 18 dé Julio de 32, y del Virey 
D: Antonio de>Mendóiá murió £21; y los oidores que- 
riendo, según de dííco', hacer del ladrón : fiel, ! proveyeron 
á'Pedrd de'Hinójosa por corregidor á ios Charcas en lo- 
gar de Pablo dé Méneses que á la sazón lo érá. y ansí se 
partió para allá por' principio de Setiembre. Después, 
como está 1 dicho de -Iris demás vecinos, uno de los cuates 
era Martin de Robles, á este al 'tiempo que volvía á'su 
casa,' le salieron á decir qiie se trataba de' que Pabló 1 de' 
Ménesés,' corregidor de Tos Charcas (e adulteraba la mujer ' 
Id cual verdadera toénte se entendió ser falso testimonio^' 
levantado' cautelosamente para meter discordia éntrelos 
dos como entre personas principales, creyendo que de¡ta' 
resultaría lo que mudhíjs soldados y gente vagamunda' 
deseaban/ que era verguérra en la tierra, creyendo que 
por' altf serian aprovechados 1 .' Y'cón este color salieron ' 
nltichos ¡ de diversas 'partes, y Vinieron i ofrecerse aV 
Martíh'Vle Robles al camino , 'diciendo que le ayudarían á 
sáíisface'rse de Pabló dé itfénéses.'y' oíros íe dftiéron que '' 
sentíase; pues tenia muchos ám^^V :1a (ierra estaba' tiÜ* 
dbpóticSbá, qne' sé podría hacer' señor delia; y ánsi'llego' 



Dgk 



DEL ARCHIVO DE llfDIAS. '249 

con cantidad de soldados hasta Chayánta, que es obra de 
20 leguas antes de villa de Plata, en la cual estaba Pablo' 
de Muñeses con cien t hombres pocos más ó menos puestos, 
á puató, porque le 'habían dicho qué,, Martin de Robles.! 
venia á dar sobre éí. En este tiem'po'llégáron á Potosí Per 
dro deHinojosa y Gómez de Solía, y Pablo de Menea vino , 
allí y le entrega lavará de Corregidor, y eutregadá están- ' 
dcfélallí y Martin do Robles, eh Chayánta se trató, Siendo '' 
medianeros 1 Gdnleí dé Solía y otros,' deque Pablo satis-' 
faciese á Mánhvde Roblésj firmando ciertos capítulos, en, 
que se contenía que ii¿_ era él .hombre para' pedir cosa 
alguna á la' mujer dé Robles, y que si se lo pidiera r 
que ella era muger, que lé diera de chapinazos, y le. 
petara las barhas.y si no que : 'saliese . á ' matarse con. 
éí'. Aceptó 'Pablo' de' Bíéneses lo postrero, y llegó el 
negocio á que Mártin'de Robles se acercó siete leguas' 
de Potosí y estuvo 1 una ¿oche armado esperando á Pablo 
de Meneses. Y sabido' por él corregidor,' Pedro de Hiño- ' 
josa, cottib' Pablo quería salir; tuvo medios couque lo es- 
torbó; y para satisfacer á to que sé ha&iádiehó contraía 
honra de la mueer dé Robles, concertó aue Pablo se ca- 
sase, y seca' 
con lo cuál 
sosiego bié 
andaba en 
Acabado es 
desoldados 
diciendo q'i 
véiiir aHÍ; c 
qaé%íóí 
' por 1 'élto.' : I 

D, B ,tzed D yGOOgIe 



85P noctMíifTOS ikíditos 



: ojie debajo 
!ps deaojie- 
adpres.yse. 
cea (Je. tildas. 
¿eS. 1fi do 
¡en ój-de» «» 
de yer rqs T 
;^SBel,j(a 7 , 
i ^acejr,al5j:- . 



l^Gho^e^cJtQ.; ,. 
iegjijeía^:. 
fje JJjnpjflsa 
piadicieodc;.. 
¡.pará^er 

> ^úe.sinGlp 
«<!«,», 

i.i"SP..SwA> 

039 iip.ecají 
jo esto ycpn 

•¡P' S v #4; 
dpif#?p,e,p 

^S? "WWW 
ipoaandpjipi- 

,„.,GoogIe 



DEL ARCHIVO 



DB 1NDUS. |M 



( fií."tfftwí | ifr.-.; t ; 



■ip Oh!. lVl¡*--.< ■!■:■!- 



231 'fiOCMESTOS INÉDITOS 

Juan Reinon había' desarmado & ti. García é ido á dar 
mandado ' al Pueblo Nuevo ,, y lenida Vasco Godinez, 
Maese de campo de D. 'Sebastian, le malo, lo cual supo' 
poruña caria Antonio de Lúxan, natural de Madrid en 
FótOSi/Ysabido, se dio tan buena" maña que prendió á 
Hegás de Guzmán, y soltó al alcalde Martin dé Almen- 
dras, á quien él tenia preso/, y te entregó su vara, .para, 
que hiciese como hizó ! justicia del Hegas de Guzman, y 
ansí se acabó y se deshizo, aquel alzamiento á los 13, de, 
Sfrarzo de 1553, áüriqtie D. Sebastian, en villa de Plata. 
y Hegas de Guzmaáeh Potosí,' habían ya juntado arriba 
de'.Otíbo cientos hombresyY por principio de Abril siguienr- ! 
te proveyó 1 eí ^Abdiencia fiea| de Lima, qué el mariscal 
Alonso de Álvarado fuese u por corregidor de los Charcas, 
y á entender en éj testigo dé' aquel' alzamiento, y que él 
Fiscal fuese á le ayudar en lo del castigo; y ansí fueron, 
y negaron á Potosí en findé Julio de 53. En éste Jiempo 
se dio ávíso' á la Real Ábdíé'nciá,' - de como en el CUzco 
legados, dando muestras que querían , 
;ir las retasas, y en defender su servicio,' 
icuíármeíite el Fiscal aptes de llegar, á . 
jscribió tres Veces, to que proveyeron 
!Z Davalos, por corregidor del Cuzco y 
js licencia, para cada vecino servirse de. 
los'índios qué hubiese menester para su, casa, y guarda 
dé sus' ganados, y' para hacer sus' sementeras, pagándo- 
selo', y haciendo el concierto ante la, justicia, y luego' 
dentro 'de tresfó 'cuatro ínásés enyiárop. otra provisión, ! 
dando por ningunos't'oaqs^qs conCiéVtós hechos, dicíen- , 
do qué habian sfdo muy bajos para 'los Indios; y enviaron ' 
instrucción de lo que se había de pagar á cadaindio y do 
la forma que se había de tener M los conciertos. ! Á ésta 



DEL AUCHITO DK I3DIAS. VIS 

sazón, el Mariscal y el Fiscal, bacian en. Potosí el casthjp 
del alzamiento de D. .Sebastian de Castilla, con.el r¡gqr 
que hallaban por derecho., sin tener respeto á otra cosa 
más, de á lo que les parescia justicia, y ansióla habían 
hecho de diez y ochp ^veinte, y tenían njas^e sesenfa 
presos, unos en la cárcel y otros en fiado. 

Estando ellos entendiendo en esto,; subcedió que, en el 
Cuzco, un Domingo, en la noche doce de noviembre .de 
1S53, estando el corregidor Gil.Ramirezfláyalqgy mu? 
chos vecinos del Cuzc^ cenando con Alpnso de/Loaísaj. 
sobrino del Arzobispo de Lima, que aquel dia se, había, 
veladocon una sobrina de D.^fiaUasarde Castilla^ entró, 
Francisco Hernández ^Giron,; ¡natural dé .Cáeeres,, i cpg 
veinte épincoó treinta hombres y prctiÜió al Corregidor, 
y hizósé elegir por Proc^ra,dojr.y'CapÍtan,GeneraI y y.ma^ 
taron allí á Juan Alonso Palomino, y alzó bandera e« 
nombre de la libertad, y ,mató á D. Sebastian .de Casti- 
lla y al contador Jqap. da C^ceres, y jun^ haa(a ,setó^ 
cientos hombres, pocos, mas 6 meaos, y enyjó adelante 
á Francisco Nuñez de Piernas gordas, con cierta gente á 
Guamanga, y á Tomás Vázquez, vecino del Cuzco, con 
obra de setenta hombres á tomar al Pueblo Nuevo y traef; 
la gente, armas y cabalgaduras que .pudiese, el cual np 
pudo pasar porque Sancho de JJgarte, corregidqr. ■ de 
aquélla, cibdad, se habja puesto eo arma, en el desagua- 
dero con hasta ciento y cincuenta hombres, y ansí revol- 
vió sobre Arequipa y la tomó y mató á Martjn ; Perez de 
Lezcano, y sacó delta la, gente, armas y cabalgaduras que 
pudo, y salió con todo ello á Guamanga donde se tornó, 
¿juntar con Francisco Hernández, y de allí bajaron, í^as-', 
ta Pachacamá, cuatro leguas de Lima, donde est^vier^n 
el Domingo de Ramos, y lunes y martes Santo de 1543.. 



Síl fJÍlCUifENTOS 1KÉD1TOS ' 

J&éttáHiémpVlít.Rfettl Abdtóa : 'hítt>ía nombrado Wr 

WWÉfttes'^tóbStt'dtó' yíi(tá ,: fet¿¿Íiitó6 tíérnaiidéi 
txtá fflaá de mítí y trescientos h'ótóbires, y diez y séís'tí- 
roVdé cámpo^ y pbr^ diversidad flecólos ñó le faéttíá a 
acometer hasta que di !iia'['te ; s eh la líoehs áfzó suícáínpd 
# se'rétlrd hacia el-'Cuzteb fot la' Via dé los llanos.' y 
dendé á ritícó ó Seis s'alíero'Q'e'n' su seguimiento coá"eí 
campe hasta' Chincha, qué es treiirta'ieguás adelanté de 
ttttiif'y' doék maiattá dé Itítt, dolada el hizo alto. tf^ti- 
VíaroÍTá rHibfc' Mfenésés,. maesé dé ¿ampo, cotí hástS 
tííení hotrifw'es párá qné Riese adelanté dánrfolé armaVy 
deáaaésegándoíe para le^deshaéb'r, eí'cüal llegó úna'nó^ 
ehe dos; 'leguas del, y sé cree' íé deshiciera, porquécon 
toá'iqáe' 1 habíá recogido <fé íóS qué' huíáu de Fraííciíícd 
HérnarideZ hevatfa'ce'rca dé ciento. y cincuenta hombrea 
Y tornaba 'S'É'f á ios' sayos 1 , durmiendo hartos de virio;, 
efe- un salto dé botijas quo allí hablan hecho, sino fuera 
por mi Cuevas, natural de Velliefena, tierra dé Granada,' 
qué «o color 'de ¡r 4 huácar rbaií "se pasó á él, y le avisó 
de cómo' venían sobre él. Y Pablo dé Menesea_,üo echan- 
do menOs aquél soldado, sé retiró aquélla noche ciri- 
CÓ legtías, y quedóse Lope Martin, con otros dos, 
eflibóscado id principio de los algarrobales' dé caí.' 
Ei francisco Hefüandéi, tenido él aviso que le diÓ Cue- 
va^; hecho una celada $ vino cóií su gente, y prendía 
y 1 mató á tope Martin y á los qtíe' estaban con él y io- 
mi^ lengua dé á dónde estaba Palito cotí la otra gente; 
y tomada marchó para allá, dé manera que, cuando salíaf 
éí'áía^ dio sobre ellos y los desbarató y mató cerca, Ü¿ 
cuarenta y prendió otfdS, y et Pabló se escapó y volvió' 
at ítéál por uüos despoblados dé arena. El Francisco Hér- 



> y Google 



ItüL ARbHlVO »í ' litfilAB. 388 

nan'dcz se tornó á volver por' feü :! earhino y se filé á la 
Nasca, dotrde estufo con sil gertté cíhct 
cío el campo del Rey en CHihcha, qütí 
mas acá, en este tiefflpo ía fteal-Abdíor 
que tuvo, ehvió una provisión para' qüi 
Volviese á sú iglesia, y el Licéncíadb fe 
diéhcíá, y mandó que Patio fuese con 
hombres en seguímientode Francisco Ifernahdez, y eli- 
gieron por Maestre de Campó á D. Pedro' Portóca'ríérb; 
pero anduvo todo tan turbado* que finalmente «o fué n'a- 
dte traS él, sino que 1 lodos se Volvieron' á LSma, ansí por 
la mala orden que hubo, corno porque se creyó qué bas- 
tara parales deshacer el Mariscal el cual' había' venido 
desde Potosí al Cuzco, y desde allí había salido por Con- 
de suyo hacia Parinacocha, en busca de Francisco Her- 
nández, con más de mili hombres, gente luóiía bien ar- 
mada y encabalgada, el cual se tuvo y tiene por cierto 
que le tomara en la Ñaséa ó en ó'trá parte donde se pu- 
diera aprovechar del, sino fuera pbr cuatro soldados qué 
cerca de cuarenta teguas, antes denegar alla,sehuyeron 
del Mariscal, y le dieron aviso dé como venia sobre él 
y de la fuerza que traia, dé cuya cabsa salió de allí cotí 
menos de cuatrocientos hombres, porque los demás se 
Te habían quedado; y al tiempo qué! Mariscal acallaba 
de llegar á Parinacocha cansado, harto de pasar nieves 
y despoblados y tiería muy áspera, te dio lado á siete 
leguas del y se subió hacia el Cuzco, quedando el Maris- 
ca) con su jente por parte dé abajo. El Mariscal, tenida 
nuéVa de .como había pasado, revolvió sobre él, cami- 
nando noche y día por cenagas y quebradas, caminó* 
grandemente trabajoso,' hasta que él domingo de la Tri- 
nidad, pttr la mañana 20 de mayo, sé puso ¿obre él, qué 



•„L,í 



2fí6 DOCUMENTOS INÉDITPS 

eslaba alojadp gn unos íisjeplos deindio3,que se ¡dicen 
Cb'uquingaj ribera del no, Av'apcay, que es, un sitio muy 
fuerte,, porque, tenían ej rio-de por modioque va poruña 
hondura muy grande, y muchos, andenes y árboles por 
delante, y. por esto y también porque mucha de ía, .gente 
del Mariscal venia dañada, así -por la aspereza conque 
.los trataba y odio que le tenían como porque eran de la 
muchos no quisieron 
y otros se pasaron al 
[arte real, quedóla vJ- 
reaí Abdiencia de Liraí» 
o .campo de pocos mas 
tirano cerró su gente 
envió desde, cerca del 
de íllescas, su sargen- 
soger gente, armas, ca- 
ira, proveer su ca,mpo, 
y, robos tan notables, 
, que es noventa leguas 
e quinientas barras de 
<¡ otras cosas, hasta que 
con otros' amigos su- 
yos, y restituyó los robos á sus dueños y juntó basta se- 
tenta soldados y. púsose con ellos á Ja puente del des- 
aguadero para estorbar á' jos tiranos el pasaje de arriba. 
Quitó también el Urano las campanas del Cuzco y hizo 
ciertas tiros de campo, aunque no, le salieron buenos mas 
de- tres, y envió á Arequipa á .Piedra-hita,, vecino del 
Cuzco, natural de Toledo, que era undde los tres prin-: 
cipaíes suyos, con pocps mas de ciento y treinta sóida-: 
doí,. ¡V cinco ó seijS ,c!ias, antes. qué llegase, fue avisado 
Gójpez de Solís, qué estaba allí con ."ciento y cincuenta 

.Google 



DH, ARCHIVO »B INDIAS. £S7 

hombres, que iba con provisión de la Real Abdiencia á 
juntarse con Bolonia en el desaguadero para recojer des- 
de allí todo el resto de jen te que hobiese en lo» Charcas. 
Y sabido como Piedra-hita venia sobre él, hizo un fuerte 
en la plaza de Arequipa, para esperarle con él: y el Pie-' 
dra-hita anduvo una madrugada hasta las diez de la no- 
che siguiente, diez y ocho leguas y llegó con su gente 
cansada,' hambrienta y soñolienta á tres leguas de Are- 
quipa, que es al pié de la cuesta que dicen Ghiguata, y 
en acabándose de apear tuvo carta, y mensajero de Are- 
quipa que do pasease basta entrar en el pueblo 1 que sin 
riesgo le podría lomar, y ansí partió luego y llegó aque- 
lla noche; j y después á la mañana, estando Piedra-hita 
con parte de los suyos, porque otros se habían derrama- 
do á buscar de comer y á robar en la plaza á vista de 
Gómez de Solis, se aseguraron para hablarse, y vino á 
que Gómez de Solis dexó su gente en el fuerte y salió á 
hablar con Piedra-bita, y hablaron un rato solos, lo que 
ellos podrán decir, pues son vivos., que yo no lo he sabi- 
do mas de que se resumió el concierto en que Gómez de ' 
Solis le entregase las armas y cabalgaduras, y que la 
gente del fuerte se fuese cada uno á su posada con se- 
guro de que Piedra-hita no llevaría consigo mas de los 
que de su voluntad quisiesen ir á servir á Francisco Her- 
nández y ansí se hizo. Y después Piedra-hita dio licen- 
cia á Gómez de Solis para que se fuese á do quisiese con 
cinco ó seis hombres, y ansí se fue, y el Piedra-hita sa- 
lió cqn su presa y volvió á juntarse con Francisco Her- 
nández, el cual con toda su gente hizo á principio de 
Octubre de 1554 alto en Pucará, que es un pueblo de in- 
dios despoblado, cuarenta leguas el Cuzco, y ciento y se- 
tenta de Lima., lleno todo de cásenos y paredes de pie- 
Tono ra. i? 



isyGoogle 



258 Documentos inéditos 

dra, sentado á la alda de un cerro que tiene á un lado, 
y por todos los otros lados está raso y muy llano, peto 
metida la gente en él en la plaza y entre las paredes, ve- 
nia á estar tan fuerte que con cuatro, doblada gente, do 
ies podían acometer sin muy grande riesgo, y tenia : ys 
tanta gente como la parte del Rey, Con ciento y tantos 'ne- 
gros piqueros que se le habían juntado por robar y an- 
dar libres. El campo del rey se sitió obra de un cuarto 
de legua donde se vían muy bien por ser tan llano, y' es- 
tuvieron ansí seis dias en los cuales tuvieron muchas es- 
caramuzas, y en todas ellas ganaba gente la. parte del 
tirano prendiendo y matando; y los del Rey, de los cuales 
se pasaron á él en este tiempo ocho ó nueve, hasta qué 
el domingo siete de Octubre, Un soldado dañado de los 
del Rey, natural de cibdad-Real, que se dice Francisco 
Fernandez Hidalgo, le fue á dar aviso como el campo 
Real estaba sin pólvora, y que habían enviado cíent 
arcabuceros por ella, porque teníala monición atrás y 
no había llegado, y le persuadió que diese sobre ellos 
porque les faltase aquella compañía de arcabuceros y la 
monición. Y con esto salló el lunes siguiente, de madru- 
gada, y en acabándose de poner la luna, que seria hora 
y media antes del dia empezó á juar su artillería, que 
eran tres tiros de campo y cuatrocientos y setenta arca- 
buces, en la toldería y sitio Real. Subcedió, que el mis- 
mo domingo á media noche, volvieron con la monición 
los arcabuceros que habían ido por ella, y mas que un 
soldado leal qttel tirano habia prendido en la de Chuquin- 
ga, que se dice Francisco Méndez, se escapó y vino á dar 
aviso que se apercibiesen que el tirano quedaba adere- 
zando, por el avisó que habia tenido, para venir á dar en 
ellos aquella noche, y alumbrólos Dios, aunque hobo 



UL ARCHIVO DB INDIAS. 259 

contrariedad de votos, á que se calieron de ios toldos á 
an raso. Y el tirano ignorando esto, vino por dos partes 
y descargó dos ó tres rociadas en los toldos, -hasta que 
como no tos respondían entendió ser salidos de allí, y 
Jos negros y algunos de sus soldados entraron en los tol- 
dos, y los robaron y hirieron y mataron algúnos.'qiiQ por 
miedo ó por pereza se habían quedado en ellos, y el ti- 
rano hizo quemar una botija de pólvora para que alzase 
como alzó llama con que divisó donde estaban, y se fue 
para ellos, y estuvieron disparando de ambas partes casi 
una hora, y la gente Real dé caballo, que serian tres- 
cientos, huyó casi toda, porque cierto esto, y !a mayor 
parte de la gente deseaban que Francisco Hernández 
se conservase, porque el Rey ni su Abdiencia no tuviese 
mano para retazar ni estrechar, ó por mejor decir, poner 
orden en la tierra. Pero Dios servido de dar ánimo al 
escuadrón de pié, con que tuvo firme, y de quitarle á los 
tiranos, de manera que sin ver de que empezaron á huir 
retirándose á su fuerte, ya que esclarecía, y aunque 
la gente de. caballo pudiera revolver y deshacerlos antes 
de llegar al fuerte, porque volvían desordenados por on 
llano raso como la paloma, no lo quisieron hacer, de 
suerte qué el tirano se tornó á encastillar con mas de 
quinientos hombres y con pérdida de los demás, y él 
campo Real se tornó á recojer y juntar. Después de esto 
los oidores tornaron á hacer lo que antes habían hecho, 
que fue procurar de reducirlos por clemencia y enviar 
perdones á gente del tirano para que le dexasen y se vi- 
niesen á servir al Rey, y si antes hacían burlas deltas, 
entonces mucho mas, porque asieron un esclavo morisco 
que los llevaba, y cortáronle las narices y mano derecha 
y enviáronle con algunos dellos, colgados al cuello, y 



> y Google 



260 DOCUMEHTOS INÉDITOS 

otros pusieron por vía de escarnio en almoneda, y trayén» 
dolos en pregono hobo quien diese por ellos mas de cin- 
co blancas, porque todo eldia se tenian por poderosos 
para proseguir su intento. El miércoles siguiente en la 
■noche -se le huyó y se vino al Bey, Tomás Vázquez, y lue- 
go Piedra-hita, y después otros capitanes y soldados, 
hasta que quedó con pocos mas de trescientos hombres. 
Y el jueves siguiente, á boca de noche, se salió del fuerte 
sin que nadie le embarazase, y tras él los que le habían 
quedado, aunque muchos delloa echarob por. diferentes 
caminos, de suerte que Pablo de Meneses, con obra 
de cincuenta hombres, prendió sesenta juntos; pero con 
todo esto juntó el tirano mas de ciento y treinta y se vino 
con ellos poco á poco esperando á los demás que creyó 
se le juntaran para venir á dar en Lima, paresciéndole 
segund él dixo después que no había en ella gente ni ar- 
mas para resistille. Como los oidores 16 habían sacado 
todo, en este tiempo habían quedado en Lima el Arzo- 
bispo, enfermo, y el oidor Altamirano, porque fue de pa- 
rescer que er Audiencia no saliese de Lima, y el Fiscal 
. y oficiales reales, los cuales, en acabando de salir el cam- 
po se ¿untaron á dar orden en apercibirse para en caso 
de mal subceso, y hicieron de nuevo y recojieron arca- 
buces y otras armas y cantidad de municiones y sacaron 
de los navios tres tiros de campo y se pusieron á una 
legua de Lima, camino del Cuzco, con casi quinientos 
'hombres; y proveyeron que Cervantes, vecino de Lima, 
-con tres ó cuatro fuese y fué á Xaaxa y juntó casi dos- 
. mili indios para qué si el tirano ó gente suya aportasen 
■ por allí, le estorbase el paso. Y como dio la batalla tan , 
lexos de Lima, y vino huyendo por nieves y despoblados, 
fuéronsele quedando gente, de suerte quecuandollegóá 



■ Google 



DEL ARCHIVO DB INDIAS. 361 

la Nasca nó traia mas que sesenta hombres; y con todo 
esto, un clérigo que doctrinaba los indios de lea, creyen- 
do que od Lima no había tanto recabdo, y que bastaba 
la gente que el tirano traia parala tomar y robaría; dixo 
por estorbar, que no viniese á ella que estaba mucha 
gente puesta en .campo, aunque no sabia* lo que dixo, ¡ 
pero Con esto hizo' echar por otro caminó, que fue por 
las cabezadas de Lunagnana, veinticinco leguas de Lima, 
por donde fue' con. los sesenta hombres á caer en ios in- 
dios que estaban apercibidos. Y á la sazón habían llega- 
do á X&uxa Miguel de la Serba, Gómez Arias y Juan Ta- 
llo, vecinos de Guanaco, que los enviaron los oidores 
desde el Cuzco á guardar el paso de Xáuxa con setenta 
hombrea; pero estos no pelearon coa el tirano sino los 
indios solos, los cuales á puras pedradas le mataron nue- 
ve hombros, y prendieron los demás, hasta qué encerra-. 
roa al Francisco Hernández con otros tres en unos pare- 
dones, y allí cargaron cantidad de indios sobre él; y es- 
tandoebesto f acudióélGomezAriasy Ibsderaásy lepren- 
dieronj y después de preso ahorcaron á uno solo que 
se decía Guadramiros, antiguo secuaz dé Górmalo Pizarro, 
y soltaron y dexaron ir libres á todos los demásj que so- 
lamente trüxoron a Lima preso, á Francisco Hernández, 
porque se les debió hacer vergüenza soltarlo.' Estuvo en 
Lisia cuatro dias prese. Cortóse!» la cabeza á 7 dé Di-' 
ciemprede 1 564. HízoSe pqr él llanto general por mucha 
gente mal intencionada, y por la mayor parte de las mu- 
geree, porque casi todas estaban, tan de su parte . como : 
los hombres. Y así acabó aquel alzamiento, tan contra vo- . 
luntad de muchos de los de la parte del Bey, como de 
los de Francisco Hernández, porqué quien lo 'acabó fue ! 
verdaderamente Dios .y pola gente, que todo andaba dé 

CB^Google 



26Í BOCÜMENTOS IXÉD1T09 

manera, que si Dios no lo atajara se acabara de perder 
el Piru. Y así confiesan, todos en genera!, '(pie Dios puso 
la mano en ello, y el mismo tirano estando preso, dixo 
acunas veces, quien me' vendió fue Dios y no la gente; 
delitcy, que yo la tuve vencida. Habían muerto en es- 
tos negocios casi quinientos españoles y al pié de dos: 
mili indios. -Habíanse gastado de la Hacienda Real casi 
un millón y medio de pesos de oro, y otro tanto ó mas, 
de particulares quedan perdidos-, gastado lo que tenían; 
mas de seiscientos de ilós que se. hallaron dé-parte del. 
Bey. Y con todo ésto andan libres y aun publicando quo> 
merescen los qne fueron cabdillos principales del desa» : 
sosiego, porque después de haber hecho todo lo qne pn* 
dieron, estando ya el tirano casi vencido, le dexaron y 
se vinieron, lo cual ba sido y es una de las cosas que 
mas ha abierto, y si Dios lio lo remedia abrirá cada dia 
la puerta á las desvergüenzas del Piru, decir como di- 
cen públicamente, y tienen que es ley inviolable qne 
aunque uno haya sido mny gran traidor y metido la raa-. 
do cuanto hubiese podido contra ,su Rey, se purga todo' 
con una carrera de caballo. 

Decir que á los desasosiegos subcedidos en Piru, des-: ' 
pues de la muerte dé Gonzalo Pizarra, dio cabsá Juan ó 
Pedro ó Alonso ó que el descontento delagente de don-, 
de ellos han procedido. y plega á Dios- que no procedan- 
mas. Ha nascMo y nasce de' una cabsa particular, es muy - 
grande empeño, y si alguno lo dijese, será, ó por no te- 
ner entendida la tierra, o por enojo particular y a borres- ; 
cimiento de la persona 6 personas á quien los atribuye- 
se,' ó por otro respecto torcido, porque como hombre que • 
lo he mirado, y considerado, y' hallándome casi é todo 
ello, y quo procurando de entender estos negocios, he* 



DM, AHOHVO DE. INDIA». 965 

comunicada con mochos, ausí, leales como traidores. Juro 
á Biosy 1 esta croa, y- A lo» ;aao.tos.. cuatro evangelios, 
W*no bueno y fie! cristiano, que á lo que yo entiendo, 
se han venido á juntar muchas oabsas, y que todas jun- 
tad y no ana sola, nidos, ni tres de gpr sí, han venido 
á dar este descontento, y estas oabsas; unas han sido y 
son generales que han desabrfeíocasi á, todos; otras par-, 
ticulares, que han dañado partidas de gente á quien par-, 
ticularmente han tocado; otras propias y que solamente 
tocaban á la persona de Francisco Hernández: de todas 
las cualesansi juntas se hizo levadura, con que se acedó 
la maza, y muchas deatas cabsas han sido y son tales, 
que si en ellas ha habido ó hay culpa, ; mas ha sido de los 
traidores que las han querido tomar por ocasión para re- 
belarse, que uo de quien las ha dado, porque si se Dó- 
blese de poner culpa á quien tas dio, no sé cual de los 
que; han gobernado y gobiernan, se podría eximir della 
aunque realmente no la tuviese, y para que esto se en- 
tienda mejor, digo, qué las que yo he entendido y entien- 
do son estas. 

Continua y públicamente se han quexado y quexaa 
los comenderos aunque no hayan seido conquistadores, 
diciendo, que ello» ganaron este reino, sin que S. M. te 
costase cosa alguna, y que atento á esto seria justo que 
$. M. tes perpetúaselos indios;, y alegan muchas cosas, 
fundando que seria mejor para S. M. y para los indios. 

Vino del Consejo Real de Indias cédula para que.se 
hiciese, información: do tas tierras que en los términos de 
cada pueblo solían- ser del. Inga y del Sol; envióse recab- 
do á las justicias pamque la hiciesen: entendido por los 
vecinos,. mostraron todos en general, y particularmente 
los del Cuzco, gran sentimiento, diciendo que era para^ 



i 3y Google 



tC4 DOCUMENTOS lfl¿Bl*09' ' 

después de averiguado tomarlos S. M. para sí, y'qne 
quitadas estas no podían vivir porque en ellas están casi 
todos suscacharrosde cocí y las ¿tensas donde siembran 
y donde tienen platttadas-aüs huertas y otras heredades. 

A veinte y cuatro vecinos, -fiadores de Gonzalo Pizarra 
que-dió para que'hariá residencia del cargo de goberna- 
dor, seles puso pleito, en demanda de lo que tomó dé tas 
casas y hacienda real, quejábanse, diciendo que ya 
S. M. lo había cobrado encorporado en fas confiscaciones, 
que se hicieron contra Gonzalo Pizarra, y contra otros 6 
quien Gonzalo Pizarra lo dio. 

Vino cédula de España para que los oidores parescién- 
doles que Convenía, diesen orden para que los vecinos 
no entrasen en sus repartimientos; no se execiitó, pero 
entendióse en todo el reino y dio gran descontento. 

Envióse otra cédula,' que los oidores y perlados diesen 
sil parescer sobre si se podría dar orden cómo los indios 
diesen una décima á S. M. Vínolo á entender la tierra, 
porque D. Juan de Mendoza, que era huésped del licen- 
ciado Sianca, acertó en absencia suya, á toparla entre 
un libro, y la trasladó y envió al cabildo del Cuzco. 

Empezáronse á hacer las retasas, y unas se hacían 
por la visita sola que se hizo cuando la primera vez se 
tasaron y otras muchas conque el Cacique de cualquier 
repartimiento que se le antojaba, véniaó enviaba coa ua 
prihéipal suyo á decir á los oidores, que estaba muy car- 
gado, y con esto le quitaban una parte de los tributos á 
veces no pequeña. Destose quexaban los comenderos en 
diferentes maneras: unos decían que no se 'podía hacer 
sin Oírlos á éTIos también, como al indio qué se venia á 
quexar; otros decían que no se podio hacer retasa, sin tor- 
nar a visitar los repartimientos, y aunque era necesario 

DptzeDsyGOOgle 



DEL ARCHIVO DI INDIAS. 265 

que tos mismos tasadores los fuesen á visitar, otros de- 
cían que no era posible, sino que lo que les abasaban- 
en las retasas, era; pan» aplicarlo después á S.-M.; otros 
decían, que lew oidores lo hacían de envidia, porque no 
faobiese en la tierra quien toviese mas que ellos. De to- 
das estas cabsas juntas, empezaron Ó decir, que se tenia 
entendido que S. M. quería todo- lo del Piru para ai y 
que como esto hubiese de ser, que! no podría el Piru de- 
xar de hacerse señorío, y gobernarse libremente como 
Venecia. 

En casi dos años que pasaron desde 'Agosto de cuaren- 
ta y ocho, quel de la Gasea. repartió la tierra hasta que 
se hicieron las tasas, hubo muchos que sacaron' á .sus 
indios mucho mas tributo 'de lo que les pertenecía, con- 
formé á la tasa que después se hizo. Envió la Real Au- 
diencia á Lorenzo Destopiñan, por Juez pesquisidor á las 
Charcas, para que averiguase estas demasías para hacer- 
las volver ó los indios. Averiguado y dio grand descon- 
tento, porque algunos ó casi, todos lo babian gastado y no 
bastaban sus' haciendas para restituirlo. 

Quitáronse délas minas los indios que sudaban á saoar 
plata. ■ ■ :''•'■' 

Quitóse- el servicio personal que fue. el artículo que 
mas sintieron: dtóscles después licencia para que cada 
uno se pudiese servir de los indios que hobiese menes- 
ter, pagándoselo y haciendo el concierto con autoridad de 
la justicia de -cada pueblo. Tornóse deudo, á tres. ó cua- 
tro meses. á enviar provisión en que se dieron por nin- 
gunos todos los conciertos hechos con! los indios, diciendo 
que habían seido bajos, y envióse instrucción de cómo 
y por cuanto tiempo y á que precio, se habían de con- 
certar. ;"'.■'. '.-.- . ?..i! 



j:g:[z S ; !;) yG00¿>Ie 



30tl Q0CUHBK1QS INÉDITOS 

- Los cestos de coca que los indios solían darse de vein- 
te é cinco libras empezaron á mandar que fuesen de á 
diez y ocho, porque los indios no tuviesen tanto trabajo 
ensacarlos de los Andes, tierra áspera; donde se coge y 
aunque lo que venían á montar las. siete libras que se 
baxaban en cada cesto se lo mandaban dar acresentado 
el número de los cestos; dio descontento á los. comende- 
ros, diciendo qae no les convenía por ' razones que da- 
ban para ello.: . - '■ . 

Dióse provisión para que ninguno caminase con india.. 
El cumplimiento desto se tuvo por imposible, y á tos 
que al modo de vivir del Prru viven' mejjoí' y mas pacífi- ■■ 
eos, les dio mas pesadumbre, porque estos tratan en lle- 
var rapa de Castilla y de la tierra, y coca y manteni- 
mientos de unas partes á Otras en cameros, y asi van 
pocoá poco caminando cuatro ó cinco jornadas por des- 
poblados durmiendo ensus toldo3, por lo cual tienen nes- 
eesidad forzosa de alguna india que mientras cargan y 
descargan les haga la cama y les guise la comida y les 
lave la camisa, y que llegados á poblado, mientras com- 
pran y venden^ hagan lo mismo y les mire por su nato 
y la demás hacienda, que tos que andan desasosegados 
inquietando la tierra caminan á qcho y á diez leguas sin 
llevar comida que les guisen, sin hacienda que les guar- 
den ni aun camisa que lesr;Iayen.') i>. 

Francisco Hernández; dixo qoa bahía tenido en su po- 
der provisto» en que mandaban. los oidores quoías jusü-i 
cias hiciese usar sus oícios á los que fuesen oficiales, y. 
que á los vagamanÜos. los hechaSeu de- la tierra, con la 
cual debió él de hacer harta gente, penólos oidores di- 
cen que nunca dieron tal provisión sino, para que manda- 
sen baxar los que hobiesen ido sin Ucencia del de la 



*>Et Awanvo Dc.inDuu. 367. 

Gasea ó de la Raal Ahdfeneiá para ver, ai habían venido 
á Piru cóo Ucencia de S. M. 

Otros se quexaban, diciendo que habían. servido ma- 
cho, y que á otros que habían ofendido Be habían 1 dada 
ricos repartimientos y qué ellos estaban pobres sin toner 
que comer. ■■-■-*-: 

Como en Piru, se tienen mas cuenta con interese que: 
con: cristiandad desean casi todos la guerra, porque el 
mercader y los demás que tienen que vender, véndanlo! 
á subidos precios en tiempo de guerra.: Al oficial meca-' 
nico de cualquier oficio, no basta oro ni plata para pagar- 
le tas obras dé sus manos. El casado escúsase que no 
le envíen á España á hacer vida con sn muger : el vecino 
sírvese de sus indios y sácales todo lo qué puede sin 
que nadie se lo estorbe: para los que do tienen son ca- 
si todos los bienes comunes: otros muchos, aunque son 
ellos los que tiran la piedra y escondiendo la mano .ur- 
den, los desasosiegos", vienense á eneaxar en que les dan 
indios, que es puerta que pluguiese á Dios que ya estu- 
viese del todo cerrada, y ansi como digo los mas del 
Piró se huelgan con la guerra, paresciéhdoles que el 
qoese'escapa se aprovecha con ella. Ayuda también la 
mala inclinación de la gente del Piru y< «i poco castigo 
de los delitos que en él se hafrhechú y hace, y los mo- 
chos culpados que de cada ahamierito quedan desparci- 
dos por el reino, los cuales do quiera que están andan 
ordenando otro desasosiego* confiando de librarse por ¿1. ' 

De todas estás cabsasjahtas se viooiá emponzoñar ca- 
sitado el Piru, de manera <foe los mal intencionados se 
dañaron del todo, y los demás andaban, tan desganados 
y tibios, que fue neoésario^queDiospiisiese, (¡orno puso, 
lá mano en el. negocio; porqué público es que los vecinos 



3y Google 



958 - DoanasTOB inéditos 

del Cuzco, estaban concertados, y tenían ya nombrados 
oficiales de guerra, para hacer ellos lo que hizo Francis- 
co Hernández, y 'que le temían dado cargo, del cual no se 
contentó, sino que quiso ganar por la mano, ydixo des- 
pués de preso, Dios de paz- eii el Pira, porque no muera 
mas que yo y la masa que en él queda es muy grande. Y 
también es público que D. Pedro de Cabrera, cuando vinoá 
verse con los oidores, recién' alzado Francisco Hernández, 
lesdijo, que por loque aquel negocio éramenos pesado^ y 
de tener en menos, era por. haberlo hecho Francisco 
Hernández. ,'::.- 

Las cabsas que particularmente- concurrieran en Fran- 
cisco Hernández; y le hicieron desatinar, fueron: '■ 

Su mala inclinación, qué era soberbio, ambicioso, y 
desde luego que entró en el Pira dnco que le parescía tier- 
ra dispuesta para la poder señorear, él que se diese bue- 
na mafia , y como hombre qué debió de tener siempre 
este mal concepto, no tenia cosa propia, sino que cuanto 
podía haber, lo daba y gastaba ordinariamente con sol- 
dados. 

Por esta cabsa, aunque tenia rico repartimiento, esta- 
ba adebdado en mas de veinte mili pesos, y estaba por 
fiador de su suegro, Alonso de Almaraz, de otros veinte 
y seis mili quinientos pesos, en que fue alcanzado del 
tiempo quesirvíó en la tesorería Real de Lima. 

Solía llevar -a sus indios mas de veinte mili pesos de tri- 
buto: eu cada un año, baxáronseíos á cinco ó seis mil. 

En tiempo pasado, mató á Jorge Robledo, que vino de 
España por gobernador de una- parte del nuevo reino dé 
Bogotá, y ahora había venido provisión requisitoria dé la 
Abdiencia de aquel reino, para que lo enviasen allí á es- 
tar á derecho con los herederos del- muerto, y segunde! 

«.—Google 



MIL ARCHIVO DB INDIAS. Sfftí 

poco secreto que hay en Piru, es de creer que lo sabría y 
se temería. 

Por Agosto de 48, luego que el presidente Gasea re- 
partió la tierra, había procedido el licenciado Cianea 
contra Francisco Hernández, en el Cuzco, sobre que in- 
tentaba de alzarse por principio del año de .5 1 . Juan de Sa- 
yavedra, corregidor del Cuzco, le prendió y envió á Lima 
preso, sobre que intentaba segunda vez de alzarse, é la 
Real Abdiencia se lo acumuló todo, y estuvo mucho 
tiempo preso, hasta que se concluyó el proceso, pero no 
lesenlenciaron, sino que le dieron licencia para volverse 
ésu casa, y temía que, cuando estuviese mas seguro envia- 
rían por él para sentenciarle. 

Caando el Mariscal y el Fiscal hacían en Potosí el cas- 
tigo del alzamiento de D.Sebastian de Castilla, publicóse 
que hacían información general, contra el Francisco Her- 
nández, y contra otros, pero ellos dicen que nunca tal 
hicieron, como parescerá por Los procesos y que aunque 
la hobieran hecho, que S. M. tiene de Ser poderoso pa- 
ra proceder por mano de sus ministros contra sus vasallos 
y castigarlos cuando hobiese porqué. . ; 

Juntóse con todo lo de arriba, el grande inconvenien- - 
te y peligro notorio que es gobernar cuatro, y otras co- 
sasque Dios por su misericordia remedie y conserve en 
paz de su mano el Piru, que cierto es bien menester. (1) 



(I) Hasta aquí la carta, copia de mano agena. Hay otra de di- 
versa letra con algunas variaciones, en la cual vá añadido: -Esto 
es en suma lo que el Fiscal de V. M. me encargó, juntamente con 
«tras causas que dejo en mi pecho, las cuales si V, M. mandas- 
entera relación, porque requieren remedio. » El título y lo que se 
&ue desde en la gobernación de Benalcazar, con la lista qua va ala 
espalda, es de letra del citado fiscal licenciado Juan Fernandez, el 
cual en carta al Consejo fecha en Lima 8 de Diciembre 555 escribo, 



.Google 



870 SOCUMENTOS I 

, En la gobernación deBenatcazarse alzó un mesó dos, 
antes que Francisco Hernández, un Alonso Oyon, od au 
-pueble que se dice Timan*, mató las justicias dedos ó 
tres pueblos y había- ya juntado séguri cuasi cient hom- 
bres. Fue. con parte déllosá dar en Pasto y allí lo desba- 
rataron. y dwenque murieron mas de cincuenta.. 

En Nicaragua se alzó un- GaitaBy Tarragona, el astró- 
logo, que vino 'de México, y finalmente los desbarataron 
y dicen que murieron treinta y seis juntos. 

En Panamá dicen qué intentaron de alzarse el comen- 
dador Párraga y otros culpados en el alzamiento de don 
Sebastian, que fueron desterrados, por sentencia delMa- 
ríscal, dicen que se hizo allí; justicia delíos. . . 

- En Chile se. rebelaron los indios de Aranco: mataron, 
al gobernador' Pedro de Valdivia, que iba .con sesenta 

. hombres: á castigarlos, y .á Jos que iban con él. Sabido 
por Villagran, su Uniente, juntó ciento y cincuenta hom- 
bres coa los cuales, bien armados, fue sobre ellos. Matá- 
ronle 1 los noventa y él volvió. huyendo con la restay los 
indios «solaron por el pié ana ciudad que se dice Con- 
cepción. 

Dios lo remedie todo, que bien es menester lo haga 
él de su mano según la mala maña que acá se dan. 

- Dexados á parte otros muchos,. quiero poner aquí. al- 
gunos que creo conoció V. M. (1.) y son ya muertos; los 



«También tengo enviado i V. S. , por do9 vías relación de lo suce- 
dido desde el mes de Julio de 53 que el Virey D. Antonio de Men- 
doza murid hasta 1 de Diciembre de 54 que as hiío aquí justiciada 
Francisco Hernández.» Va la rubrica de dicho Fiscal al fiinde la 
Potdata y de la IMla. 

(1) Vuestra Merced leo, y presumo que dirigió esta relación 4 
Algún amigo que debió de estar allá con Gasea. 



> y Google 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 271 

meno3 do muerte natural, y los mas á cuchillo: unos en 
estado de leales- y otros de traidores. 

Leales: El generar Pedro de Hinojosa, Aloaso de Cas- 
tro, su Uniente, el contador Hernando de Aivarado, el 
contador Juan desaceres, D. Baltasar de Castilla, Juan 
Alonso Palomino, Lope Martin, Gómez Aivarado, Pedro 
Hernández Panlagua, Miguel Cornejo, Diego de Urbina, 
Diego de Almendras, Juan de Sayavedra, Juan de Bar- 
rientes; vecino del Cuzco, Rodrigo de Pineda, D. Juan 
de Mendoza, Antonio Ulloa, Diego de Mora, Gerónimo 
de< Villegas, Sancho de Ugarte, \). Gabriel de Guzman, 
Hernand Alvarezde Toledo y otros muchos. 

Traidores: D. Sebastian de Castilla, D. García Tello, 
Egas de Guzman, Hernán Rodríguez de Mónroy, Francis- 
co Hernández, Juan Alonso de Badajoz, Alberto de Or- 
duDa, Christóbal de Junes, Villaiva, Villalla, Blas Gómez, 
vecino del Cuzco y otros muchos. 

La vuelta que hizo el campo de S. M. desde Chincha, del al- 
cance de Francisco Hernández y la salida de la Real Au- 
diencia é campo de la ciudad de Lima, en busca de Fran- . 
cisco Hernández, y la batalla de Pucará, fasta la vuelta 
de la Real Audiencia al Cuzco. (1) 

Venido el Arzobispo de los Beyes, el licenciado San- 
tillan, del pueblo de Chincha, quedando Pablo de Meüe- 
ses proveído por General del campo para seguir á Fran- 
cisco Hernández, según hemos dicho, se partió el estan- 
darte Real é general Pablo de Meneses, para la ciudad 
de Lima, á once de Mayo de 1554, por acuerdoé man- 



(1) Colección de Muñoz, tomo LXXXVII. 

Dlgüz^oyGüO^Ie 



272 'DOCUMENTOS INÉDITOS 

dado de la Real Audiencia .para reformar el campo é 
seguir la guerra contra Francisco Hernández, segud suh- 
cediese al mariscal Alonso de Alvaj-ado, que se tenia 
nueva andaba cerca de su campo de! de. Francisco Her- 
nández. Llegamos á Pachacama á 23 del dicho mes de 
Mayo del dicho año; asentóse allí el campo é desde á dos 
dias se fizo alarde de la gente que con el Estandarte Real 
había venido. Otro día siguiente, que fue dia de Corpus 
Christi, á 24 del dicho mesd. e Mayo'del dicho año, se tu- 
vo nueva que el mariscal Alonso de Alvarado había dado 
la batalla de Chuquinga á Francisco Hernández, quedaba 
victorioso é con mucha gente de la del Mariscal que ha- 
bía escapado de-la batalla. Otro dia siguiente vino el 
campo al asiento del Cuzco, dos leguas de la ciudad de 
Lima, ése asentó allí, donde luego empezó a venir gen- 
te déla del Mariscal, que habia escapado de la batalla, 
como fue el capitán Juan Ramón é otros muchos. Prove- 
yó luego la Real Audiencia saliese é fuese el campo en 
busca de Francisco Hernández por vía de Jauja, é que 
allí se juntase é de formase , porque se tenia nueva que 
Francisco Hernández estaba todavía en el asiento de Chu- 
quinga, doudedió la batalla, énose entendía el desinio que 
tomaría si iriaal Cuzco é.revolveriasobre la ciudad de Li- 
ma; é para esto parociócosa conveniente, como lo fué, que 
elcampo de S. M. tomase á Jauja por ser-provincia muy 
bastante de bastimentos é de gran cantidad de indios, la 
cual, tomada por el tirano, podja tener mas fuerza de la 
qge de presente tenía. También pareció cosa muy nece- 
saria que en Guarnaaga hobiese mas fuerza de la que ha,- 
bia, porque el enemigo no la ocupase con algunas ban- 
deras, é sabiendo que en ellos estaba gente del campo 
de S. M,, entiéndese no .había descuido en le querer 

:,;.i: ¡:if Google 



BEL .ARCHIVO PS UID1A&. 273 

buscar, y castigar;, é ausí fué proveído .para que, fuese, á 
]a ; ciiKlad i .de.Guamapga á estar en «lia ¿tener el pueblo 
é íiabjtaf de, lo que viere; convenía es tanto que ti tajü- 
gc-llegaba, á Antonio Quimones, vecino de la ciudad; del 
C»zcü, : con cincuenta arcabuceros é veíate yeinco caba- 
llos, jiartiiídul.asiento del Cuzco; donde estaba el campo. ¿ 
á trenta días del mes de Mayo del dicho año. Luego se 
mandaron apercibir para que lomasup el valle de Jauja» 
cuatro componías de infantería, las cuales, con el Estan- 
darte Real é general Pablo de Mencscs, luego salieron: 
fueron Juan Jeito de Sotonjayor, ó Antonio de/^ujan, 
é Rodrigo Niño ó Juan Maldonado, ó que por consiguien- 
te, fuesen saliendo todas las demás- compañías 6 resfo de) 
campo, con Jas cuales ae, dj^o iría, la Real Audiencia: 
como fué. Partió, el Estandarte, Real é general Pablo de 
,Meflesc3,.é las dos, compañías de Juan Tollo de Sotouiayor,, 
é Antonio do; Lpjan; del asiento del Cuwco, ya djchq, a 
tres de Junio del dicho año; las. oteas dus compañías no 
salieron con el|as porque no bobo -recaudo, bastante de 
de indios paura el camino, é salieron después. desde á po- 
cos días é api todas las; demás. Llegó el Estandarte ReaL. 
por sua, jornadas al valle de Jauja que,es : cuarenta leguas 
del Cuzco, digo de la ciudad de Lima, ó trece días del 
mes de Junio del dicho año; desde ¿.cinco días llegaron 
las dos banderas que quedaron para partir. Allá se tuvq 
llueva como Francisco Hernández estaba todavía en el 
asiento de Chuquinga y enviaba gente á las minas de 
Guaralípa é habían venido a reconocer Andaguaylas, é se 
temia .ve^nía á Guagamanga, é que Quiñones coalagenw 
te. que con él iba, había llegado á Gua;manga, en la cual 
estaba Juan Cobo, capitán de Francisco Hernández,, con 
gente que era la que. se ■ había sopado que iba á las mi*> 
Tomo III. ' 18 



id Dy Google 



274 nOCUMBüfOS irjK11iT05 

Das de Gua5alipa.á' Andagúaylas; é steado avisado como 
' Iba Antonio de Qnifiones, se' salló del pueblo Un día an- 
tes que entrase, é se fue retirando la vuelta dé Francis- 
co Hernández, 'proveyó Pablo -do Medesés gente & las- 
puentes de Lummchaca é pasó de Gallara, 'que ¡ éí uii ca- 
mino que' viene á sal ir desde donde Francisco Hernán- 
dez estaba, por (a'sierraá cerca del valle de Jaujas para 
que si por caso por 1 allí quisiere venir á dar en el valle 
ó pasará Lima "fuésemos luego avisados. Otrosí proveyó 
fuese el sargento Francisco Gallego, de la compañía de 
Juan -Tollo, á la ciudad de Guarní co, que está cuarenta 
teguas del valle, ■ á traer los «oldados-que allí tuviese ó 
llamar los vecinos, el cual 1 fue é trajo cincuenta hom- 
bres de á pié é de á caballo: Desde- á sers días llegaron 
algunas eonípañías, las cuales venían por esta orden, por- 
que no fes cosa-posible, ni lo era sacar todo'et'campo 
■Yístó' por 'tós Oidores que en Jauja hábia 1 ya co- 
pia de gente, para poder ir en busca de Francisco Het-- 
Dandezi mandaron apercebir el campo para partir, éque 
se saliesen delante tres banderas, que fueron Antonio de 
Lúxan, é Rodrigó Niño, é Juan Maldonado de Buendia, 
á- los cuales mandaron marchasen á priesa, fasta Guaman- 
ga, porque se entendía, seria necesario hóbiese mas fiaérza 
Üe gente en éHa,ácáasa de que Juan Cobo, se deeia que 
enviaría Francisco Hernández mas fuetiza de 'gente sobre 
ella; é ansi desdé cinco dias partió el Estandarte Real," 6 
Real Audiencia- é todo él resto del campo, que'fúeá ptí- 
(üero dé Agosto, -é por ías jornadas, venimos á la ciudad 
dfc Guamanga, habiendo andado cuarenta leguas, dortdo 
entró el cairipo 'á'l 1 de Agosto del dicho año; alojamos 
fuera dé la : ciudad. Allí se tuvo nueva que- Francisco 
Hernández estaba- en- Abdaguasfasy que es pueblo veinte 



, 3y Google 



dkl i-uícnní» ,tn ■ ikdub. 878 

íeguas de Giiatnanului, tufelíiale, é quo habia icnviaílQ ; at 
Gooce ' por Isa a urger, ¡ é , pop <tat 6 eibas mageres dé'lQspvofe 
emos dé), y ftabJern:feoidb;y estaban con él.'i'&mhitf&.&ífc 
tai<« nueva, como él .capitán Francisco de .Bolonia j, bahía 
raiefto én la ciudad Üe P*r* en e4 colegio, aj capitón! 
Gactillo, capitatí de Francisco Hernández, ó habia Alnñ^ft 
fcanderapor S. M. ¡ ProreTó la Real Audienoia á Aiociün 
dfttSoüsi : par»'quo.porlaiiüa de Arequipa, fuese. &<(»*» 
ai Cdtegio á ponerao eme) desaguadero, fadiecrio gente 
ptfrSl M.. ádefeadéra*fti8l psfeo, ó;veoii J por4a3:e3paU) 
das-sobre Francisco! Hernández^- Ileyó provisiones bastanr. 
tes; para qué toáosle obedeciesen. Luego' se acordó' 'qua 
partiese el campo en. busca.^del enemigo,' á; causa .dé) 
atepo^iari I* guerra antes;quí entrase et invierno, .qufeHpoí [ 
hfeierra' donde se haftla-fl^exerciíar, es muy trabajo») 
deagaas, é nieves.' Tenia ■ ya : »ueva que Francisco Herti, 
aandez; ss retiró ,de AtidaguaikKj, la vneiia dei Cuzco, y' 
HD8Í 66 apercibió .pa7W:paríír v 'habiendo enviado delaate 
á r Aw$agHaitas: y á kw.fleipas pírebloe;> á ; tener recaudo! 
dé bastimentos pora el ej¡ntpd. ITeniamps 'aueva P quetfe-* 
nia^Fraricisco Hernández ochocientos hombres: rnaada* 
rod fuese dolante la compaSia de Diégq Lupez Ae.Záfii? 
ga^ióaBsí íué, é'(i.osdb:á dos 3iae sáliótddo el .campo* 
ISíidel mes- de Agostoiítei dicho año, i Sos ét dbrfoir ido» 
teguas del asiento'deWlartodaChpriaRvdhudé fa&la;rem 
Sida batalla de BacRirfeCastro, ó de D. Diego. dé;Aima*í 
gro, el;moró:.'Yino ei campo por sus jornadas ali poobíaf 
dé ¿índaanwifas; ■dóHdese' tuyoientendide.deacaiiaariá ak 
goaosdiss porséi pnnfíocíá may il^astaoté'.dé >¡ndioaéi 
baatitíreotos J Los >oidbfes ■mandaren, so para 1 aeny süio qpe 
otradia partiese é ansí & hizo:' faiiíuos fasta «I pilcólo do, 
Goctioeasa dond» se alcanzó ai capitán •Diego'.. Lope» de! 



S78 nocHMnnw inonuToa < 

Xañiga, qna con su compaSiá habia'beeiw» alto,' á> cansa 
de qué vlegado al riode Avahoay, que.es trea legqas mas 
adelantei falto gente de Franaisco' Hernahdea qufc con 
8a capitán suyo que ^decSa Diego Gavilán, guardaba 
laquéate. Visio que Venia geotctíci: íimpoíde-S/M. ¡la 
qo¿rod é so fue á dar nneVa á Frarecíscb HernmídsE. Bi.-í 
taitaneotn^nrandoú haterla-pirwrW paYa <jne pásate, al 
cafttjjov Allí éstuvóel campados dia^. ■ é otnosig<weiH6 
íitio nuera do bajo del rio qáe parecían ciertas basdeíaS. 
dé) Francisao Hernández áei otro cabo, la ¡cuaLié enten- 
dió' ftie arma falsa para sacar de aJlí el campo,- ¡ 6-itu4> 
partieron las baoderaé é- campó ,i la cresta aliajo< fasta el¡ 
rió 1 , ípfe'hay tres leguas de mala bdxada; aqaifde la-bate-; 
Ha del mariscal-Oí Bielde Almagro é'Atonsadef'AlwrK 
vado, siendo capitán; del marques PiraiTO.íile^ádofl^aUarl . 
jo, láa banderas pasaron él rio por eT vado trabajeaamen^ 
te, é ansí aquella tarde pHsó-la mayor parte del campo»: 
é OtroUia signienie el íefíto, átcaww de que el rio ib* 
lióndo, y estniíy- corriente « pedrexosoj aqüetta (a«áe¿ 
estando pasando partedel bagaje, 'poriKi»baIsa<focbadb 
eaSas, estándblo mirando algunos capitanes ¿soldadas de 
eneióia 6e onaá peñai que .sé bacian. 'sobre' rio* a» baw 
Jé <bI capitán Ailtotíio de Lujan, al: bajo de las peñase 
qabrerireber.conl la mano, álrésfcald los pies éeayó en'el 
agua. 'ése hundió sin quepáresoitíse mnflini tornase arrii 
ht, al fué fallado aunque se' paso gmn 'diligencia én i fó 
tascar Hombrea que sabían nadar: ét>a¡ aquella dande.oa- 
yíg lomas angosto delrio, porqae allí tetaba formada!» 
puwiteré nabia dos plcasde hondnrai &etnodia£gtrien« 
ta¡ partió de allí: el campo é fnafi alojar en>«l asiento >dd 
piléblddeAvancayí doa.legnasde allí, é -veinte y doa de 
laicmdad del Cnzoo, dpatle.se asentó ó sdprdveyóseí tro-* 



^Google 



ML-AMHtvO'Mtojmas. 379 

icasea tos iijdioa que veniaotleíiaaQiáiiga, é se trajjeseh 
ibasHmcfitos poít|«é habia taltii ilo - cual^sé búeaicoabwn 
to-'trabftjo, ¡porque Io9Índ¡oíwacudLa».i( servir, preciosa- 
Mentó. AUtsadtóilacotBííaiüaíieAuionio.deJLiyaá, q.a« 
»fl'habSttidliog»iia, al.oapitato JuaaRíiaitin, oapiba* q«4 
¡fooidoS.'ft}. con el marñoat AJvarado,; luego olvo-4ia.ee 
enviaron ooriedores frrfta-datttubrif. el, rÍQ.d 1 e 1 A : pur,itaa- í 
dabde bc receló aiempre esperáüia F«(lciP«.» líeítvwjlflí 
A drfpnder ifll paab¿pyr ser el rk^uy cBtídaJoBS* que eq 
riíagua tiempo. ae vadea, ;é tos.nawstijías dej a f»wy alta» 1 *} 
<ne puede pasaf /ciubpft si nonesi perú)» ;pufio,le.qua aquef 
rio tíéne, á por la dé Laüíaiitihada, quee9 0<ibx>>le@qas,d3 
aMú/iel rio arriba. Nuestros lüorredorea desabrieron : ;ei 
riai trajeron atieva nueva 4pie;l» puente, estaba qilartiftda* 
é «pié 00 ipereoia nadie jie,l qtroycabojPraveyuaa:que.!la 
eompaáia deiJuaB Ma>donodti:de Buadia,;fuea» ai , paso 6 
¡paeola'de LuBKáwhaca, y estuviese eu e|la para que,. á 
por allí.; quisiese pasar FjpaucJBeo, Hsnlaadeíi, -fiaésa ¡<fl 
campó «nriíádo/el anal -fubiéiillóidesteiQabo &et rioioiep- 
talgestedé Francisco HerdaDdea.é tidino.los silitiQro* se 
■pasaran deliqtro cabo del rio; dexando parte. del. fodajiQ 
qtna (edian; éi fyottm á dari ¡aviso) á Ettaocisíio.Heraaítdet. 
Detde ádos di»s f por órdan de la Jleal Audiencia. ¿f 
■maádúfDe^acaatwwMmpááiasé sepustesetion e! asienta; 
qtas Maman GiiBvtuwiin», Bíthro^llriai del Apurimaeiwu- 
ittArtb qofl no losd^ubriessfi.deL.tárocaibo,. éiyenqa 
'tes-bsMleras de iBaltáfar Vel^zqiuefe) ^Rodrigo Itiñd, de 
r ^Í3tmñn,.é de Pedro ¡do Abasca, éO. Luúvdo 'EolOdüi 
"de caballee*; -ó aefiasipronj qn. «i asiento de G-uaytarkoa. 
"BHrtñvdia Of>vÍarQo!á (íanir que dd otro cabo del rio. se 
tí»Wati puesto doslíand^ras,^ Bpstrado: ojertaigente^ié 
"que eelnvieroualHulgu» llanto, «sebabia pasado uEiBígfo 



878 

de -nuestro campo á.eüoe, ase habían: ido- Aquia8taY«t$l 
campo nueve 1 diai^á) causa de «a se ¿notarlas isdiíWinrti 
bastí omíuLos taor prestó, fin Q8ls:t¡eo1pa!B8 ; ¥ÍQ¡eroft;- dot 
coleados del campo *ie ¡Francisco HaraOnáe*; el uflft djB 
tes cialea era, Juaa Lapdz ate Ganíbaa, idfmdoddjdt)»* 
JjBóiíor de Velejee,! que lé habían tomado pteta>bB.;éJ 
rnencUeñirode ViliacwK, tós'cudte (üxieroaqueFrancift- • 
colíernaadftz ha biaesitadoea el asiento de Limatatabdi, 
que es cuatro' leguas adelastddetíhrde, ükpqrlaia; 'é qfc» de 
ulh 1 había partido la: vaelta-de Lincay, que es tía valle 
inuy fuerte, seis lejías del» ciudad; del Cuneos oque rili 
pensaba esperar á'denla batauV' También certiftearo» 
haber salido -del campo de Francisco Hernandozi ípojitai 
ni&n(ladQ¡ erdapitdnflieaVaMhittf condoaoieotosbwñbres, 
é'qaq iba 1 la. vuelta 'dk Arequipa-, iaenal nueva isfl,bnkia 
sonado antesenniiastro campo, é'qiie * .causa dftjnpnes- 
Jtar-qofi ci capitán Piedra-hita, ¡no babia efcpérado ten 
Apa rima , A en L¡ matambo, f q'ie es asiento asa^ifaenta: 
aquí llegó ¿1 ca*üp0-el míbiscal Alonso de Alíaradov 
*~ Salióbl caia'po delasienko do Abancay^ y fueenjdoe 
jomadas fasta ©t asiento de.lon Luearaas, qub'BoaccHíco 
Jegnae, donde iestavb: tres/días;, é :etuo ¡siguiente partió 
para paaar el riodtíAparíma;.lie^aoiDS ali rio,é k>p*«(r 
pbr un ! vado que afl;haQe media;:í©3BU':mQa abajó ;d» .Ja 
-puente, la ca¿lIobmfidixee^tab*'qiiemadaé no, se sabe 
tfOB enniogiio tiempo te haya+adsddo: llegado^ de»*rp 
ule dos Horas pasotodaíja gfeoleé fardaje' por ef vaíkveí 
dial es recio é' fariosoy é dé iriuy grandes piedrastisa 
.peligra eoál péraooa aágbna, escepto ana india; 1 fijo coto 
sque pacéció habetíh) Dios «ncámbsadot éiqae dio, al caiij- 
rpo buena espenabMt ante no Bttjteqaó aquel rio geípadio- 
i se jasarían aío:palig», mí tan bce«eaitfttti^ ponqué >ibafl 

-^Google 



SEL ARCHIVO DS IMDliS. 279 

m e.t campo ipiea veiitojraUánwasMúvDaeJa: guerra por 
luoy breva pasaclíiesUii-je, del cual, , como -digo, se tenia 
recela q#e; *'r«ncísco< Hernandos lo defendiese;, ó si ansí 
fuera, el - cappa, no pudiera pasar por allí, ó haber :de 
ic á pasar por otr© cabo, era> muy á:l* : IW|a éipadeciéra- 
^6 necesidad, : ¡é gran trabajo. Pasada el rio, las:pr¡maras 
tenderas que ;pasaron,, tomaron lo' alto da la cuesta, é 
fneron á r.ecpBOcer. ira cañaveral que está arriba en lo 
llano que allí .se hace, donde podía habef celada, é tío fa*- 
Jlamos cosa alguna., Alojóse aquel. día jel «ampo mas ade- 
Jaote media legua del cañaveral, eu un asiento del pueblo 
de indios, habieado andada cinco teguas é pasado di rio 
■que fu© gran diligonctaj Estaüdo alejados les parecióá'IOB 
/oidores 'que el campo pasas* adelante, é íuese aquella 
.noche á tomar á Lúnfttambo al cual asieúto. -hábian ja, 
ido las tres banderas que primero ^-pasaron el rio é toma- 
jón lo alto, con el ¡maese de campo D. Pedro Pueriocar- 
reroque'era ya venido, al campo, ó óos alcanzó en el 
aeieato de los Lucamaes,: cuadro leguas del rio, pangos 
decían, y -era ansí, que. tomado aquella noche el sitio de 
- Lüiatainbo.eepasaban lauchas 1 angosturas, é mallos pasos 
que, había en el camino, donde podía el -cíuWp0 recitar 
daño lomando ai enemigo á tomar el sitio 'de Limatdm- 
ho, é se alargaba la guerra .por ser aquel sitio tan fuerte 
é no se poder poner campo, menos de á tees leguas del. 
1í:esíandp#llíse tendrían mas 1 amentado nueras de Fran- 
cisco HernandeB, por la'via del Cuzco',' a ariBt'marcho el 
campo tod» aquella noche, entendido por las' primeras 
itanderas,' ya estaban: alojadas en Límatambo, é llegó oí 
vam-pOi ¡ai ¡asiento .aotes.. que amaneciese. rAqüél día' a* 
4I0JÓ media legitimas, adelanta al pié &e> oía cuesta graoJ 
de, qiw sa dice : Urecacenga; Allí vino' na capitán i iidib 



> y Google 



fcíjfl DdWüIEKTOs'iKlítHTÓS^ 

eooeiUCoenta iaéBóa de bacíóií Ganares - , sófffaUbí airtigiite 
del tiempo (íe'lus logas, Í08 , c(m'léíi''di?¿ertfá-iíaeveftf*é 
fr'aeiVírá'S. M:, éqde FraricS^ fernáftdez haBia esta* 
tfo eo'et Incay, 6 salido de'la'viíeltaf ■ del Cuzco cotí^sa 
campo, é queiiíabiít ; pasado póP cerca 1 dBl'CfcÜW^W en- 
trar en bI camino 'dé'UreoV donde se'ereia por ser cosa 
fuerte esperaría tá batalla! Eotro día partió el campo de 
allí, é subid la cuesta* ya dicha, é filó atetar al ralle de 
Jáquijaguána, donde feo la batana é desbarató de Goñ- 
■zalo Pizarra, En ei camino vino á : ios oidores el capitán 
-Martin 'déAlar¿OB,-qoefáe presoé malferidóen fa bata- . 
lía de Chuquinga, -el etiBTdiko' qtie venia del "Cozco, é 
hábiá do» diasque habia salido ; dét, * no llegó totes por 
h&be,r rodeado* por' miedo de (os corredores dé Francisco 
Hernández, él ciial habia pasado doé días, 'había por junto 
al Cuíco, sín querer esirar Oo el. Otro -díase echo bando 
ése apercibió párá efltrai' el campo «tila ciudad deíGuíi- 
ico; tratóse que ■Francraqíí 'Hernández, había dejado de 
enjtrar é pasar 1 por mctlio ^dela^iudfidVa cansa deque se 
tenia acá por nolGrioi'ágtte'rO', é'oierto entré 'los. qfíív's'On 
amigos deilos, qne todos los campos que htm sdRdo "áé la 
■nadad del Coico? donde Quiera quéüanvenid^fi'feaiaHa 
se han perdido^ éqiaeel campo üe 9. ;•&. habfft'dé qtte^ 
brantar estei agüen), é quese pasase ¡en órdén porroedío 
del, porqueosassenábia de esperaren la ayuda de Dtoá; 
que no eafag validades tía lo* «¡meros. Eánsí'se tfMro - 
en la ciudad del Cuzco por 1 medid déli todásf las tiatide-» 
raatendjdasí ó gesté de infantería en ¿r'den dfctaMe, ; 11e- 
¡rasdo consigo «1 altillerfa é vanguardia,' é traadlos ía ; geít¡- 
te acibállQj/que traían por todos- mií;yblefr hombre^,-* 
héose gran satva ^'ár¿abacería'por''Wdas : láá'fltínes ; pot 
de plisó. Alojóse del otro ladade : lriróiHad' i !l el£8* ¡llattb 

. » m GoogIe' 



DÍL'JÍBCttV* ; »l'l!?l«JÉS. fiíS 

quéillamatl las Salinas; dfHKtéfaé'febatoíWda B. Diego 
y-Pízarro; estuvo elearapó de S. M. en el'*aiéiitió dé las 
Salinasi tresüitoi-áaadé'&l'émpetib 4 dfecitffcpté ^■capitán 
ffiStaez de S>M¡a hábla^iílo d^sfcSratfldoeti'Ai'e^iripn^ por 
Rédra4i ! ila. / E' otro : día ! í¡u& 'se íróotaron,' veifltéde Se- 
tiembre dtídiíího año, páríiii el cartipo de allí,' la vuelta 
del Gdllao por donde ; iba Francisco Hernández, W> ■ftabien'- 
dí» si- esperaría ertUrcos, óQmquñca*a. Aqueldta se tfl- 
vo nueva, era pa^dódetíreteMbatovueítade Qüiqnir 
gjftápel'Ctiat'era otro pás^'ma'yfuérte donde* á'síi' ven- 
taja' podía ésperatJ'Vinó el campo fin dnstfirisíí Urces; y 
deAde altí salió para' 1 Qu^UixátiaVenét camino sd'tuvíe- 
ífto atrevas de aigimóe ^iie se vinieron del- campó dé 
l'l'anfcíscCrHei'HíincleKj'delos ¿oldádosdel mariscal: preses 
e* Chuqu inga , ■ que' Francisco fíernamléE no parairíft 'hasta 
teiüara, fr'qüé aftí ©aperaría que éita'co&'nitty Yúeítei-lS 
S» Jomaron 1 %oit su- capitán Piedra-hita. l&í^'jdMadfls 
tfeNPefr campo a Quiqulxana, é Átrodla salio'de'a'irí y 
flítífl-cHfeo ■ pueMo qué' se dtee Angalla: 1 e» el'íoanlinb 
»ibo alíampO'un¡^ad^ : de'lOT'qué ! habiankíó ¿Are- 
qtíipacoii KHdrarWíd; traia ClertoVtíespaclioS'dííPledra- 
trttto para Francisco Hernández; 'dónde fe daba 'cuenta de 
Vótaó habí* desbaratad*) á'Gortez de SeKsrdíxóseV'é.fíie 
Oferto que' viho este soldado .i rtüésíró' campó 1 ; pensando 
^'eW'élcampbdá'Francraéd'ffé'rtlaíídez: Aaál faé iflátv 
fehalído ei-campo la Yuelta ,; del Cdllao don algtma-faltade 
bastimente» á can9¡ide í q'«e 'los taÉíoS'eatabatf ! alzados 
t*ór beber' pftftítdó r Francisco Hernández balite; ■ ; Llegó 
¿í'>eanipo ;; á<'^ln¡'p(tebía ,:i q i ue' , se dtefr 'Chígaífb," 1 eráe-iéa 
nueve legUSré de Pucará, dónde seíeriia nueva ctéftá -qtíe 
estaba ÍViínílatO HeVnarideí éfth Stí'féfrmpV.J Aqtíí píoVeL 
verón quéi'foesei adsfáhleV á loapúeblo's 'comWca'nbs á 



3y Google 



iwsoar :# iant^ ( o^ida.para$ue;,el^inBB estuviese -prop 
roído, 6Í¡hQj*¡eee ( de.isitiar sobre Pucará, donde estaba 

veci.aoidel C¿zco ff ,,qu^.^-» prPSreedor,gGDeral,.coiiyoiate 
arcabuceros, el,puaJtil^anda,pl puebtq >de;-Aya&íO> ptpj 
die ppri |a ¡TOao^fia, : vi6,en ( la,p4aza,geí*ltí 1 d,e francisco 
.Hern«Hd^,;éBQptidq3 por «JJps olieron é.¡$ly, giróse- 
Íes de flianfera S".» V>M tmvwn $ ¿í prá ninguno de k» 
^ue cpn#. iti^,i:QLro^lf"-(«rttódq^llíeL Campo céwriw* 
sja <>¡9ría¡, de,que Francisca : I^»aop>3 esperaba en.JRo- - 
«ara^;l^ípd^;^ppre,Iw-ílQrwftores.:deIaníei ,é¡ tpdjj 
.bueo ¡recaudóle, fue el Campo ajamar en dos jornadas iré» 
]figua6de,Ayabir$, é^iete dft;PviGaca JL (íB un aitioi ribera 
*ltí-an np i: lugar dispuesto para defender el campo si íutfW 
racometidp;: fe dpailhOtoo di* fqefion! Bordeo, yWWIr 
drones formadít&al'pueblo y asiento '<*¿ Ayabire. É¡n eí . 
;a3iepto;de atr^ sBihuyeraiiid.ps soldados. aKcam-pqda 
Francisco Jfernandev-M el.- ««o tomado y vuelto af ow»- 
rpo: aquel!», nqcbe. ce ajoxó el fíampp en , Ayabiípj 
.cuatro Jcguas: dfliRqoara» 'lo; Dfta^íwítfirquorserippdpj 

.fizQUl^g^a^^lBní^p^atadden¡eyesóflwqtf€lqwdA^'0[^ra^s 
pocos pabeilflpQB é' tiendas que oo-payeroQ ftm la gjwn 
.Qarga.deJa;&ÍGya.£trodiapaFtróde aHíe.1' Campo- yse alo- 
jados; .ÍB£uaf ; de-»a!H; aqj^l dia nuestros corredores se ío- 
-parpn (?pp>Jas de^Rrapci^co Ja«rnaade*,.upalegua ! p«mOT 
^a^isU; fuerte,, hobieroniupaescataarnia donde se atajó 
& pre&dtóf upa dallos ó fue traidoi preso, é. queriéndolo 
,;abqrcar'ios;;P!¡(dore&, : i^aDdaron8e,le diese la vida pprq^e 
r.vics,eB : lai'etóioericia.qu£eQel ! .Coa 1 sejO;de:S.-M. so usan*, 
.flípi ;l>oj»bre (an espado cpmo,a0 1 u^-,era > ;pusque!-se tya 
J^,ftt3Rdo/.dfi| r ftaipfl í d^^ l :M>ifl4Heín|» l ^ eetovo 
eu Cbinuba, habiéndola enviado j^oepia: aquel día hur 



J)P olftíí escar ft#yi*a& eaifti loe cpf redoréis, á las cuales fue 
«l.prisioneropara peosuadir Á.qpfi ,se ¡pasaba ápuestn) 
(¿ampo é ; no ,e& llegaron, mas. donde ae ; pudiesen, iitaj*q 
ni .^e quiso, pasar ninguno. Pf».oJ??tonte.qflp Je, | hau\i.J este 
rfa, faliójPieíífa-^itíel.ÍMBPkítíOi» .¿54.ho|nbrej l ,.á $p 
j£ftrEer,stw:corre(Ítii^s : é se volvía; fw.^i^ajto-de. ÍVa». 
f3¡£Cfl;Hernaode^ Otro dia ma^bw,.e]. foa^o ea.órden, 
U ^upiíf del, fuente ¿Je. pucará, ¿flndp n *g^^a.fraBpisco 
^ÍRr^aiDdez é ^ campo, yendo delante el J3íacse.do Cam,- 
¿# : -con, gente, do, á acabaJLo descubriendo; fueron siempre 
escaramuceando nuestros correduras con los suyos,, fasta 
qu& ;: llegaHicw á .vista*, dej .fuerte, é alojóse ;pl Caiapo 
#¡uel dia en una oya. que .hacia la falda de uu. cerro, jun- 
to, á un, rio.caudal, que pasa ¡per medio del ,vaJu> de Pq- ■ 
!pars»iÁ vwnepe^ado.cQjfifelfliisqwPiffiara é fuerte, don- 
íl^esUbaiFra.n.ctscG; Hernández; .durmióse, aquella noche 
$nepcuadrqfh|$ ansí se había dormido algunas .; antes con 
Jiario trabajo,, po* 1 ser, Ja [ierra del Collaplan fría é texa- 
pefHuosa de nieyes, Otrp día se, .-bascó fitio para asentar 
ejj-canipo ó, se ! ase?l|D'uo Row ajas^tribai «ob«( la-bar- 
iapc* : del mismo rj¿>, donde m haciai una pía» harto 
grwade para todo .41, Ja, cual por todos, cabos estaba cer- 
■ c^da. epfno. de una; caba mu^aacha: fue. asiento harto 
fuerte, ¡cercóse lue$o de, tf^clwa .de altor de medio esta>- 
$o,<quQ con t¡* cata quedaba; bien .fprü&cado-; púsose. «1 
■Qam^o ;de suelta ; que as,p¡ud¡efle. fpjrmar.-ei escuadrón,: 
plantóse el artilierja ; nielaflte. del bacía ría, bando, de su 
fuerte ^,pBf^rt<»aQel«i^aoe^:porooi]^q^., en^a^- 
.da ; d«;!a»■^i^iach^faa,.|w^a^^Q ^jwr^iaide pocha-ÍHé.- 
futios wara^tiMosv ; estana : «l,/^ fuente, da,l , . qfo> cuatro 

¿*Wi3fcfllMWípt*PIIHWi í.HO j.'j,n¡j„.-n¡ .*■ -. ! ;■ r .'; 

..n.'Teoía, Franpiaco H^uande^ w. mmf>t ¡«M .*W^> 

^^Google 



fc8i ^nkitfnfe-tttéin-ras 

tófetttbé- sitto 1 qtíe IWtáan 1 Pucará; qd3" l «to' tebgúá dé ¡o- 
dlta'ijUiérédecWüéngtt'cbsa ftorte.ié'ans^era'fttérai é 
fortaleza dé los pr^ios naturales: dí/ün cerro qué terna 
tina le^óa cn'tdrtlb, algomoataüdso,- deárfedlaspequéñoítí 
qucpór 'allí era' 'cosa' inffy 1 p^oTecboaá'pói* ser toda (a 
tierra del'Collao' rtiuy falta dé lefia: 'tiene arpié del unas 
caserías '6 ' bWraleii grandes', cercados* los 1 cuales, ' llegan 
por lo bato íastala ; bffrr*m;a áe ilü riitcattdal que Se 
di^o viene por el valle del olró tíSlJíj; á Art espáWiiw del 
mts irio cerro sale otra lófnft ; (fe"ée*TOsqiie'ée rea' un gran 
treteW d# tierra doridé tebiansttí ganados'* cabal^ada-i 
fas herbajando sin q«e : Se les pudie&é estorbar ni-hacar 
dsnio: en untt deHaqüéllás p&i^gTtindés!, *ércíídás :i de 
"pared; tenia íraMisW HartiaHae^láttxáíiipb'é'ftíparliá ' 
"aros -arcabuceros por ■ láffr "'més'lbtt' paredes", por manera 
^ue 1 estaba 'tan fuéríe,4ué siendo 1 dedrtietídé ¿1lf ■ Wafoi* 
■rade pétferseel'qué-IeaéoineKes&í ¡póf défüéríra' , ae sa 
"fwene tenia ánsf toesmo 'unas* 'sepültriraVoV paredóbes 
'donde- podía» stís'afeabacéros pelear tí titeara tíioífeaT 4 
-g^nVeírtaja: #lif h^iidiiqtóerdadétfaétter pegadü^óa 
eTfee'rrb alto; • stí hacfá ; oírb cerríHoííó tíroy-alto'dbndé'té- 
"tíia puesto onapieza deaWilJeVí^cotrqúe'íiraba' á flües^- 
l trb campo, éotras : dosrení& ; &Itajaén to'Hafto 1 t»ttMas'eo»v 
les algunas Vtíceív fetda^Víírábati é^ftsabaa algnnas ¡ pte'i- 
! lotas por dirta '4e húesíro ftreríe elotes' cáíatt détitfo-sui 
qué- hiciesen Tiinglin'i)laño: ; (HTbtria , -8iguíeñ(e; solieron dé 
su fuerte Mgrisia í<értte de? á'fto^a'í'á'etíbiíceros'é «at-. 
bailo -é viWieí^A i éscaráaiatótiírr l «Leíá ^ tolero ,&JkÍ8 
■cuales siílierou'íHslóg^iieátWsí'hoIio uha ! éseai-amaía pe- 
'queBa sin qáe'serebiWe^^aao, -fué andada retii-ar 
por orden de los oidores. Otro diftse iifc'quesalia.dé'su 
faerte, por la bflbda éé áóúd&éixé tenían sus ¿abados, 



1 3y Google 



del (UMUfrvo ©inmi^s. 28fr 

WHífili* awteié pagaban «trio» .6 dí^oñe^nó'buscar.co- 
müto 4 «tajaran la que véate, *n»aefttro ipampo. Kuli^ 
áíllosi el, gppofal Pablo de rMepewa e*m .slgaa#*;fwipiífi-/, 

aeavéf^alresftjieiíto?. ta»brt*ei d^ l 4-,cf)()allQ« 1 areaj^i- 
«ard»: riste pwltfsdaFraacifif» JUEtpoaedeiz, que<a«fiaM, 
, doscientos, cincuenta hoijabríis», ¡m- detuvieron éiflo fueron, 
adelanta; comeqzó*e;á grabar, : escar¿iíQi«a..lo3 «aejuigoa 
perla;otr* banda del rio é. loa uaíwaJes por estotra, se.. 
eaperaroM retirar facía su 4j«srte t aj cgftl,, no oU=tante.| 
ijue detuviftSGu del otr* cabo dei W,. -pedían «(Uñar si», 
qftelosiine6tros.se ^defendí©»©? .porgue pasaban elr^ 
por .detrás d# su fií^la^u^eitt^iflQWhedícbo, pegan- 
do á la barranca del no, pasaron, nuestros arcabuceros 4 
(jal^lloB el rjoü'ús.ftUos, é yéndo^ retiraiído &e.adelíua r 
(«con soldados de los.nuestfQBj, <Jeto*G*a.Ws;'a»t?6que 
pudiesen ser socorridos, matarau al, «no, e ai otro prend,i*7- 
con habiéndole dado una lanzada; »n 'el. rostfoj Humase 
Palomares el que fue preso. Cada,^Üa,hebia ajiícbassar 
caramuww á cabaílo, en la», cuales BpsiíepiaB/gfafilveB-- 
taja á causa, de. que á la parte dp su í*e*te ae baeian al^ 
ganas quebradas, dqnde pmetiaft.arcabfjcerGp.á pie é á 
caballo, ¿los nuestro»! en íiendo.que.saliaodel fuerte A 
escaramucear, no b^staba_ÓFd^i¿le»ef>ta9!qjua n« saliesen 
á la escaramuza, é con ijoditaa do J,l^^^-á las roanos oon 
elfos, dafeon en sus ac«abncero*ren ; las;q»ebra4ap é aneí 
prendieron un soldado de nuestro earopo que se decía, 
Rawdoiia; aetiguo ¡en, epte.Teinp, éllevadoal Beal de Frao« 
cisco Hernaudez, Jo cortaron ta.r-afepz'VPi'an las escara^ 
muzas á tarda-é mauasa nwy.iprítyiiapriasv'ó hablábanse 
w cercando Jos; unos á los otros. Habiten, e| campóle 
Francisco Herflaüdee un espitan, sujo, que ;#e decía Ber- 
oardinft de : pables, ye^oo dq.flffOíCflpilajKde nuestro cam-, 



ÚD y Google 



*# ■ Wlfcí-talHrros iNáirtroa - ; 

ptf qat « nie*'Rnit«t*ii: corieeiWon : qtte: la escaramui« 
' ifelfllrodWíílKüItfliMSíWfeS'yernoéinBírtr'A* kablIR 
setfdáda tfáoi'detlee con tnMmtó "dd'atraeri"«1'oiro¡<4'«i 
caoipoí c Qtro ^'siguitattHiiWnWÍoil'tf te esbílramiB» '-*. 
apaflárOBte á ul« íaBé ; del cartipo' a-tóSlaf adiós si u» 
ítpStatt con- al otro>, y estando hantáúdo, > seijun parecióii 
^íóroWdepyeiW^eWMrM-toéajpiW^HafMrba'BlOtói» 
ocho soldados' é prendl»oli(e«Áeyá roble -preSSata^oJua 
pudiese ser Socorrido á éátísa de'ttener cérea ías-ijaet»*- 
das que dixeé-sttsarcatacerfe en ellas: En estos dios * 
t«Vo nueva.qac véniaicferta inuntt'lori para nuesíro «aun-' 
pOiio^c 1 venía 'para-Ia!ciWada*Lim*, «ándese ¡foese-ít 
aaeteríít'eB^éPcanipvOI dípífaíi'lGiJiáez Arias eott cuarenta' 
arcabuceros: dixoseluOgd, ílespiies'depaftldb, qaeWét 
campo *> ErancSáM-Setti adátese sabia como Venta esta! 
monición éqde podrían- salir á' -toldarla;: proveyóse ñlése; 
también pe* ella el espita* Diego LopOz de Zudiga i sí 
compañía'* ansí'fue-, !Í ra l: eaal rio negó fasta otrodia des- 
puesdédádífla batalla, eceró diez- botijas líe pólvora, qü<V 
enViarón'lo9eáp'¡B»Veíí1íl'íig0tá¡! ; negaron 1 * muy b«étí 
tiempo porqtle nabía iécesídia dolía; en 'éste ' tiatoftf'Stt 
pasardb - demuestro cftopb;- al de Francisco 'Hernández, 1 
trts'ó 1 ^»^'^!^*»*'»^!»^^?^!*»:"' ■■'"■ ■•1ti.rl.-¡) 
■■' Pasadas las fescaVátóás-ya'<aicb*s, rendido- el enar» 
dermbdbrráj' «idWarYliíish'' rttiesíro campo pór'ía *n)fc> 
*a del rio, & sotiaróa SlgüdOs arcábttiazos;'la gedte 'Ijua 
guardaba -la trmchéA' : áeudlo >Vtt ' defensa- ítell*, 1 'ÍWS 
haber gettté ed'loBiljíirdertiniacttaA; los Mlés desJ 
gnesclé noshab^^hmíWgu^peloIaS'^r <fi*«"4* 
la'trlóehérá; yHí'H^areabhésí éeívWriSrW. "Oíto i» 
SO súpó qáe »inCVa «ií'íeslítSimadHfeT cípltén Piedra-Mtit 
cotí cineuedta o »éseWa -arcdbVeros é ealjallb; lid hito 



„ Google 



ntt untura b» ikmas. 48T 

daño algano. Otro' diaá ctédiodia, ''te-íuJróTayiao'env 
nuestro córápo, pbe^arta 1 q&^vMüidel'de Francisco Hcr-- 
nandei', tomo aquella [ -noche habi&u ; kfc ; ve%¥r d« lieeboá' 
daroa Hrtéstro fuerte encambada e phseurar de ganarlo 
y echarnos del; después Uüa^hotíi 1 aW^qufeímoobéetóqe, 
se viiio un soldado que se cfice tfranciseo Mewfez, ansí 
roesmo del Mariscal, é dijcque Francisco lleraarfdezé 
su gente -quedaban fuera del fuerte apercibidos paraTQ- 
m'rá dar encamisada e* eJ naeíwo '$ que iraian -iodos ca-; 
luisas 1 Wanc'ás sobre'las armá^é'SlgudWs pa9os ! de iiJ8DfflJ.i . 
Acordóse qii e porquera noéhé-antes', «uando-dió el- arma 
Piedra-hita en nuestro campo, no había salido la genteA 
ella como 'con venia, 1 que • aquella bdcbe"ae sacaáoai cam- 
po frseiorm'a^nesMtóroiaasfa^^^ 
^Franoi?(!o : Het i Qaoííeí:v , í8i í V!íiiese : comó.dbCÍ*! amsíitiWfí 
ó cuatro toras después de anoeheéido se edtwéri^ié- sa- 
car la gente ' e banderas ■■ poMó-iajo de la barranisa «íel 
rio, pórque !; éo:fiié*aiOS v¡strJsé»a: obra dei.CaaírOClefilo» 
pasos de nuestro f serte, cubiertos fcon una loaii ti» que por¡ 
todo-aquel llano se : hafiíálí(' l dÍ8posicio)!} , de 'iatiéWfi' 3» 
formaron los'dscuadrOnesíi ocho' días Üol mefrd* ®duh 
bré del dicho año, ñb fce supo porqué cabo habia¡ de ver 
oh- Francisco Hernández á dar en nuestro- fuerte ti para 
Saberlo había cahtHad 'de gente de á caballo '{«»• tftíte 
tíquél Hano; eotrtel añ'-fttórte'y ertrttroífectia >íal n»*J 
Che clara- con la luna , te cual so piMti&< : dos hora» 
Sotes ■que -am'aneetesev Franoísía ■Heruaudez -ordenó«í 
geW, é venia segun-pareBdio,, etf esla'forinai- qto-pob 
lav^rilla 'del ipio,- dije qtfe : , Tenfád¿''Bu ftfert$al ' riueétt^í 
iftftiaielcoíi todós-'feisj'auyd^j^apttaáes'* fceMe á>ipi¿4 
solamente tfíiiar veioto dt; á ctíliallof¡ truia doficíefitas íint 
cuenta-picas é quinientos arcabuceros, venia enderezado 



-^u^ Google 



taS .,WM8HHKT(!ft t |pjiíHTS#, : 

ái-dacipwtl* parte por.doítle, ja AQctaurptp* acta. habi» 
dadp ^nrqwf^^tshhjtflyp^lafeai^ ,4fA<Uvm:4Wt 

¿Ofí^íos.ciucuwta negror ique: -trate eq w ca^ipp d¿¡^ 
9í(jlü«i(|«8*B-JB!Óe(jfftj(l»rl(*igiwrra OQ^pjcasjé ascab^ces, 
í-.iSHs.twiftdeíaa éataffltxHies,, érCG^ellofi.atra bapd^raydñ 
tétente iM^w^oBíe^añ^fiieaíWiyii^rpn á< dar, pop 
la.feaadfl cobrarte- de dkmd? tebifrdfl dar Fr^isifQ gep- 
naadeívMíwUa parte donde eji ¡a«e*tí o- fuerte to^aioos 
plautadaftl artíHoria¿ ooo esta yrdep salió de. sn/fuer^a 
Fjaneifico Hefnaode? ^y esttfiíOc esperando. fasta,,qw#ee_ 
*eti«se Id Iitna> ¡ ;;[.■■: ,«t .- ■ , ; ■•, ,,■■■ ¡i.* ■ ¡ •';[-•,■[■ ■;'! 
- :JUt gentecto oueelTO^attHp^ aali^, <wm. •$&(>& pt'W> 
n^Qhe en cuatrotíiento» pasos del fiarte, cubiertos .009 1^ 
U^mAbamdca q»e be.^h^«H§JWí¡a,alJí!la i di?ROHcáoft" 
deláq(w!illíHío:-8o ■ftnríoá'-.elriesovadi-oQ de picas que se- 
nal» Arciwiditfast bínase da TeirU&.y M^órdea, par.fren» 
taile oar«j6í(CTa'-$iir:-fiierte.eÍjrw «rfrt»a, ipaía ..quPi « *ít 
me?eOi|P«P:'io,1lanftó pojr Ja/wa^TÍ» pudiese, ele*' 
<8wdfl>Ri (Cfflnbfltir $in daibmqcb/a, Tuelia ai moverse la 
ósdcQ 1 : $Aiso&# 90: laa^ritaet'as^rdeü^fivstn las banderas, 
que eran irtutív^ide infaa.teria, loda ,1a mejor gente, c por 
gwvaiciQB, < así roes/no eu q«e babia mifchos caba)Jeroft é 
«By íweooa' Bola>dos, gyaínioióae ,por .vanguardia ¡4e 
tres Wlera*dQ afleabucerusé^por los Lidos c retaguardia, 
aeiOí(a fc( flcJ9|i8ft9e dos; : mangas. dfroeaenta, arcabuceros 
kw> ouajes í<ts- (teodinrou por, el, lado del tifjcuadroü .faoia 
deJanUíf. deiteana^írai; ca.pitaa :i Jaao Raown, se teqdfé 
porJanbanda.íwíliierdaideVescuaíjroOj faefa la barrauojí 
del rijo* HQfdofldeJaiiocbe.autes-.babia tenido .ql.arjw, 
para ¿jae íuvieseí tomados .uncís partjdooea que alji estar 
toB^3p*rId«l^ee^.elI»adgo; : pQdw;.ven¡^, ^puwaropné 



D¡o¡t_iM 3y Google 



«"»«*flW e r»S 4:1» >"Mna^Pfito,d_fd,i!B«Had^w]¿e 
1? !W>P.W M«n*qWjdB«,te.íwas%Ía,el fqett^«Hr 

Sfiln* 1 '.,!*»»*^ Al'.fií'WO» Dk P»dra,.« lr cpq,e||qs,,ei 
WWWn^flS^nViBSf», «"*./»'■,(»*> e| eaümigí) yjuiaip 
»»rJ9iH«*>. M,Mto»«IPOf!.d^|a<ita, i ew solrosalie»- 

•tftySil "JWWMW 'Aiiffl<<M>r •WB, agí»! |4"AWibÍ>I(» 

*¡war.«twswrf a .. #sw*»m<r».'f>w;'íí,ii»l>i nm !•,«»£ 

4t»i**ftha)H<» W.flf««IW«SlWWl<¡»SPi <Wü!W,Ml¡a,,GÍ<)"¿" 
tfi.lfiiasHBIi» saWlflfe <»,Wfl. > e»»t > aíSl estfnqartfi.Real, 
offlialfere^iflpí.iSnwpi A#W«i*#opr4<! «bfa de tio/jW»- 

losíWUffldpres de Ja gsa|. Aüfl^js, dost^^iípi^e'^ar 
Wl>Í»nS(iKli«nq¡adq,^rip^d»dt,SapülhR.i^.^9ew¡ifl# 
M»(i»»>.d»¡<fti5a|P9»i é.*»)?*»'! 1 ?" I"ao, jdfl^fldiMfajj 
i^^R*4Í!atHlte^,taia(U«de = aaií8j,e»Cfl«dip)i.,l?a r 
Waoefc^a l sne*i^i«^^^i»ioniB^ l af^^seit^,,|l<l r q» 

«MjftlMoisLoaa^^i^sDAaBrniewiié^aí^lí».^ 1 » 1 »!* 
Mba(|aí,EoiiOia^laja^^dr^sH«|«j^4,f||f>SjeJ4o^!()c 
Rl»V^fi^P^Í<«B«^o,'fB«?«Wr.to.pe(«^d¿<!(iia 
B»W»ta^ (wsWtia* 4 fl¥» ; »W>awn MK ía fcQot^d&S^ffBjr 
i JW «*P9di<W; é)a,«WÍ8!m'o» <Wf¡ Heñían í gwen, flran; ; ;¡j 
ijHDfelwloqMdelaiají,, P9W1 d4wM«ROfiaj»,,l|¡»,pjo ir 
■0D9„sa «JÍ»tr»i*> l«' Beal.jVu(»iBofi*¡ 4),ífaHíca5Íaf 
(wn-si)dai9Si)ell(igW!#»ila.iis>»»il!p¥i!«pqiíie,ft. 1 Jl t . i j)»í 
*iM.*n!«.W«««^flwlbaS!j(owfcfrla||i.i^.dqB!(í,¡ear 
»»n«.Bk«rgan(oiip^)rojr(filajB4ejfci)iM ; S4^;fl 1 :»»WlW 
te toaUaAinsuilwa.miWBfBe^ta MatiasSa"*^* 

Tono III. 1» 



'50» . ■micv^iwm^^^^oi•'• 

'Docto! fa* qaé sé 1 p'nW lí'Tdíéi'í WHftillí tW ¿lítoi 
-Minies, las hiecnás ¿'(íbiértíSflí rió» sran ; silenéib:'pn.eil 
tt ! lí lUfUr," ttireitrtJS' deitíHífíáí 88 ' 'á 'caballo 'tüfleíWt ' 

*cif'ídt' ^aa'oii é»cii*Jr«i l v*i'W'i>iljtf «PWtH 

^W«!i' meW Vétta'WWpur*aá , naa ; dtfflátat'ijitá 
ISe%ácla ,I ebWe«a t, «5fertó y°W'&eSÍroíTbs' , <|üe ;, >ítsiif»iÍ 
'píMa +Wá"H8l' íío', qüe ; ér*We9cnadi^aV*rá¡f«f¡éi) 
Hernández, «' paso üa'lllrdoV'Ua'S -ridéts» cttMéVtí/s,'"» 
l I)egaro« l fásta i 'cihcuetita pisos donde KteaWáb» lá'vá*- 
guardia déla imnga dé'jnan 1 BStÉoo; qu<¡ seriaV'octienW 
^sós :i rfé , Wúé*i« , é*¿adMn, | le»lH'>*pai«fdií l iífteSb60»ll 
cierbónuestras iñécte''eB < éTeaeaádM, u e fitílerM'altb! 
T«mjlle elfos *to'nlSIÍ«»«il>fc««'íti«Si* ftírIS.'í'yliSIfí 
Wyade ÜBí, autólté'ftálSá' éseúfov Tos óaoelloneWHcíl 
•tfas.fel capitán loan Ilarúbn'tiiánítóü «i genle quíHi«!fe-,';f 
corhemaron i-fttWj M ih anJiefWbánda alcanzaron í loi 
p'krédonesqúeftierón^dsVécóraófaeJesn'pito.híéionih 
^¡rdrcfemot(nár'Iaígebte'deFWncfeet) l HlírnandB¿: r ÍTOi 
ad'laroaadafoójioca^WVieíollillrgaf-ite'iSríléb/al-se;^ 
'dieron óhk toa\% 'Ijaleferiade arcabasatoeo' lama^í-á} 
en'lacuaíMrtéron al ¿apilan 1 Jnah'RaAcwenunmuslbSIa 
toatófbn'a1juitós f Wdadds;á feBni«leiáprel«roa recio, ta 
toáriga j » Vióoretin«arflkclí UéMto'escoadron, el Cual 
ébtSnio'loégbi jngafel arciMcerilé artillería; por W*i 
sigüHntCiáh á priesa ¡pie Jó foWfWíaAj APrauOtecb Bar* 
nantfe'i' rep'árar.é facer ahA para' reconocer üüestrd esciMI* 
'*Í6h: ; EiÍToed¿ó láWtalta'ckiarcabltóeWá' vm ovaYarnenll 
S'tan'ápííeSa; que n« pafitóia^nO'Si»» de afcabllo6r«! 
"ficiá'ían escuro, qüeWse'Vela o*t«cosa ni eíydeVisalbaiindíi 
'deiaU mecha*; 1 qbédó! <Á MOuadtoK'é'genté de PrincisM 
HettKufe.'dianadéio'peio la baisllayissr cubierto bou la 

Ol .¡II . a,f 

».-,GoogIe 



Din uimtvB'ix frotas, áéí 

bátraBcaquepepalS seihacia- dol'rid,! >é con tos pare- 
*VKMpj - donde: llegaba "maestra ' mariga; donde estaba 
nuestro eeonadrin © artillería ¿ ■ drcabwJerifr; i era cuesta 
arriba, ! ¿ como estaban-tan -.bajo* yeVa dé noche é tan v 
escurtí,: ttjda ouestKi-srtíHerfáé dhiabftééHa 1 leVlfctt porcia 
madelasicabeías'i'éporel^'oDeigHPente^á piratería -era 
alta - : que tes mas 1 pelotas daban en- las pieos y en; las baa^ 
deraa, éáunqaeiíe heriao-ó nwíéban aigoBOSde entram- 
bas partes, no eran tantos ¡/«¡ómo si lia disposición a"e los si- 
tios uti fuera ansí é ser de noche é tan escuro , que murh*. 
ra ; grari oanlidadide geirte de '< entrambas' partes, porque 
doró do* horas el ootubatífco» tanta priesa como digo, 
sin que nuestro escuadrón' pudiese atiiür A donde rom- 
per 'coo-ei suyo, rrietk» con 1 nosotros; el cual escuadrón 
nuestro -de picas, estuvo tan firnaeé con tatito- Valor, cual 
inric» ha .estado' en este reino m fiing«n*batalla que en 
elha^a dado,'á causa de la» muy buena gente que en las 
primera* sordcúes-liabiar de muchos 'caballeros, é" buenos 
soldado^ ¿.de lsárgieáto mayor FranciEeo de < Riña , é capí- - 
tan -Rodrigo Nlño/c -de otros dos ■sargentos que allí mas 
se señalaron, que ftíeron Francisco Gallego, sargento de 
Joan TeHb/é ¿aspar Hernández de Luís DaValos ¡' 
,• Habiendo combatido en ■«stá'fottna hora f media, é 
wiíídose al bseuadron muchos dé- á cal* lío; qne ! les habían 
muerto Ws caballos, «tirada de punto 1 toda la manga de 
Jltáu Ramonj recogida al escuadren, vmo'Francisco Her- 
nátider Con su gentó, pflrlaband*irqnierda,á donde es- 
taban* los eseuadrcfnes de fr caballo, e cOmt> habían queda- 
do revueltos entre éHos parle" dé 'los de nuestra man- 
ga'; é Vierbn'que venían 'retirándose, ; venian por aquél 
lado ■cebados' en ellos coii toda vitorlá, Santiago; libertado 
el ésctoch^n^péqueño'deJeáballo/donde estaban los tres 



„Googk 



Otaros <í cflpiíap I>4i^upq)d«S0«d«iíaAj«tnqtBfifiqrattaU'i 
HjQpameníe 4 y» Jfi«¡o dfll, «fin 4(M :Qldoriw 6 capil** 
doii Juiíp^qufidáníiífíifiitodpatesidmiAs dal escuadrón» 6 
Pí^piferonjíon^ineílio/de l»lgeate,ds:BraiicÍB«> Hernanr 
dez, ái^dgIe8íir*m(i.Biudl(^WXíabHiazo8él(íwcibar(H» 
6 : ;Ak>w : -dG 4vüq,,4tfe!eitdelwiwap -D^Ante de >£sAdom 
vale; bárieron algunos deqllüa,m«]aji»eBtf); ol.-.c*al:*iféwís 
herido se .físty&éjti eawadkpQ,¡é¿msí «uo&moel capibafc 
Blariin (fee.A^oa.ique-lij.imtacoo el caballo. ■ Bn-pató 
ia^taote cargó, la a«»Jawwíq. «le la freetede,»ué6tro es-i 
ptiadron.-é: ]a da la,ft«v"iifiteBideJa4Banó derecha, -qiw 
era ta cpmpajua; dp .Baltasar yfi9¡nju«¡i £■ coma vi* Fnnb- 
cíhca HBrftaodpíjfl^a.un 0^líaiBOíiifijos yampeíarpaiá 
paer de los sayos» que Jos. Jtoinab<tq;i)ito3 tros areafauoeroq 
fiwadesoBbiertepiíCowwaaTOOtá tteeir, {tperdidbsjwiaoa, 
í'ecojer¡>>é.a(WÍ;M<n¡Pflr^la i «*eltade 1 suftlerl«pe>ídelaii- 
4ed^nwestrQe*q«adrda grande d« i- oabilIo»:ía9»atíireüita 
■pasos,! El e«*l j yiéodoJop tan «terca, ; palmeó aoeroeterlos é 
rfifnoliQé;. pasaron pov¡ dejante del liraudoteOy podasípe- 
ífiÍa.s;íocíwdtt,é)fti<K»j^sft ato»bofi. ¿íw&tca fisteaüron 
■.quedó ftftte bajo:BR«Asiíwqnp:S¡w^ro estiivo^éiGaraa 
aun aoera-^idife.ao pud^ yiwisid ^ueioigo haWalhiitd^ 
fácia^su fuerifi-óifó^wítelcw, [fasta 1 qa^iíue «aeJíwftíJÍdo; 
é,recelá.ndoí^Ao*íir tfotespor «tgua^c®Dtto^d0id^r*^ 
^luyo qw^o,á i^o^ar^bá/4ÚW.«»gl»i<mll0v Aj)stpe>fuft 
iwíg^ad^^w^o^rMudta, dftsbafíhtadQ» ce» #bj7» 
4eg|5Merloapg^;ta4Mtaa» aQOwítidoníKíraq*!^ 
q^,qoo í ;SftQ».ft[W&.4,lí^a-íSfl^er)# 1 Qea;gi^,fal^ i d<! 
jft^^ti^^^08.4,deiip8QMd^gJia^dft^|efif«4«^ 
jo 8^i40ad94ggno9.pqc^ar<^b<iWWWéíapt* ( )^iíto c#j 

^■Ar^uip^qijp^^^iJHaattodiían^^fl ^^ wa n üaj 



i 3y Google 



¿arremetió á1netwse ! on alióse fue del-fibado de dos arca- 
BUffl^naflMróaoMaoostlile Iban", WtoOdigo, iignien-i 

*•;'!•«<«»! et'éstándaHfe da emie ¡SIS» "Mo'Mjéron a 

HBCBtrO «ñkpb ^''' wll" ¡" ' 1«V ■"• ■!•■•!>' ii" -l i¡i.-/':ii > i'i ■ 

Al tiempo qae Francisco Hemae&ij í cOKKitidr la 'Bata" 
lia, coinoistó'diciOi >el escota**» déJo» segfóe-y eípa- 
nolesjfllie Venían por lo llano de eollrelel oWfijéMeJ e' 
Mrojileñtiwba pbi>nue3rh> fuerté'é díteroti tt : los pabélfo'- 

Befe Ó\íieftdas,:-d(írid&'n0!llalíat0tt i: i1ísi3ten'iíia' ; algiina, ró^ 
efttóa te que 'pOdierdH'; mataron : afganos españolea' : qué 
as hatoa&qáedado escondidos e> dtfos ehfértnbs, é salte* 

rtnMcia donde se dio i* batalla; a M paítete escuadren 
gfcrnde de a caballa-, e allraiteaiétíéhjn á ellos algunos 
de na<fel»o»! cslallos * ibl»pürOBÍ«i 'i- mataron algunos 
de eBós'te lomah*rl* »* iMttdeWis. Murieron en esta 'ba¿ 
Ulla, <*ó los'de 'Francisco JlerniiUdéB, has» 20 honibres'é 
ñ«twaíguaoe : hertdo»; , fUBron : pi f tísbH & andidos éqneA 
dados entre nnosíra'gtmt'e'lSOhómbres, áelbscnalés'isS 
raalaréo pót jofetieia lucgb líl soldados , dij los mejófeS 
iJuafWMWisw Heiwa»aeif!i«il* en su campo; lo» domad 

SB salvaron bbtoHnosotrés; jldi"Sar de'Ioá (binados alMa- 
rlscalenfede Chuojñingai éOlWBlBilciiOsliííierO», tjiie 
«8 pedieren ser ^lc«^of ll sel<ae!*o^bé , ¡ ,i *!tosfclialeS 
se recogieron después algunos al'fuerte de f'raheísco 
HerhanttM, e6Hto adelante íe (Mi- "■'< ,;l "I "' ' ' "'T 

HecojióS8alfOcrl8TH«tiscoIfe»nandlik,landesl)atalaJ 
(i», l ^UeicpivpeiJ«é6oRlMDeeo;ne i iiueSI*-ds<?aeáHosle'die-' 
i<Mtf se 1 acaban» de' pitfief i ¡nunom todos: Llegado a" 
tle»té';tteg»ron to amedren lados 1 , qo» eBsillatan jiíríi 
saír ndfwsdwpohl etilro-eHbw del fuerte,: «'Francisco: 
Horna«Kl<s¡ 6 'sos capitanes- asios detuvieran áqael di»: S 
oM dtaitfg^nts'se "regieron «1 fuerte y tfe' los ojie 



«Google 



294 D»niwroMinMrM<'. 

habían Sid» dgsbüpatadoa, ea la batalla ; fitóositeietttoié 
tantos boiubres^ por «t«der^gue'totitó.á juntar *0í) hora-' 
l?re^ tan araed<eutadoSi tqiie^oiií atóntelos deabarateica* 
en cualquier encuentro que con ellos saioJuáera/ifnenr. 
del faerlfi donde estaSbao. "" - -h: ■•■■" <>,.' i -.■■ •!: \'. 
- 'Recogióse la gentív de auestro campo ftl alojamientoié; 
fuerte ima hora después, del »ol snhdo, ¡donde «eiproVe- 
y«de enterr* lofl Djúertw^wrw los heridos; é tacar 
justicia de-,algunpe.íle,los,pri8ioneí06; lo cual Ktvhpo. JU, 
npehe siguientatoi-nauoo^á. salir del ca»p© , Ijiert ornea 
del fuerte de Francisco Hernauder, unte .quinientos pa- 
sos; estuvo alliel: campo, todaí lar noche en orden, y eséua-r 
tirones, con harto . trabajo por; el. gran, frío que haoia, é 1* 
xnala noche, que se habwMlevado la pasada de la-batalla. 
6 otras muchas, atráa, é tambienla gran falta quehabia eft 
en el campóle baEtime,ntoe;, 'no, -aj-ufíaten! A-.paaw fciea 
los,¡tral>aj{B P : Aunque notoriamente : s«.!vÍdoi Ia.íMmfti6Wiflí # 
miedoque lagííntede francisco, Hernández Venia, 4>&et 
nia&jde la. mitad menos que. antes, eco* ajenos ánimo, é 
fueiv-ae^era, tan fuerte ^l«tjaq«e tenjan;!queaunq*o «j 
ti-ató deacometerlos.é sacarloa del é deshaceriosi .pareció 
e^a cc«a á-dopde : w,aTen^r^ba^ucih0.é:á mucho : nesga* 
é que podría suceder, ^eieuefte, que nos perdiésemos ^por 
algnnajidesórden, -copio se perdid el Mariscal en Gh«q«ioea, 
é que no se podia ir sirque >so te di«s«álQance> é)o, des- 
hará tasemos^, estando, .como estábamos Wo ,ceroít< dolí é 
contajitoayiw.Xftnsi^is^.oMoóilaconfusigniqvieihabid 
eo ( el 1 campq,deJ'isH^Q 1 !Her^^ la Real 

Audiencia que se echasen «arfase, perdones, p*rtíc,ulRres 
para algunas personas, queipas^qdofte at limpia- d«S- M. r 
Ifis^rdoittabanyieiaroMcpal^.esfwialnwiBte ¡w:í»y¡¿ 4" 
Ihpmód V¿wmA4 fcedrahíta, é ¡á «iVoa.oatf&fipeSí, cHfc> 

— y GoogIe 



4,<in .pegrp él í ¡mi jM»„ q^SpgipJq WíwepanAeltolk-. 

PISPOS ,4 ÍIWMáscp .gscsindsv ,4 cual flajuá.fus capi^ 
^*s,l*geHlqA^tá:W#¡dÍ»9l)d.e; WwÁl^WlbnlM, 

ceítiWUfí : lqs Oidores; » ó se, ufaron j^uclio de ellos,, ó, 

n>M¿iin«i«il)?r,n"»*»«ílo. pwiisícwftiíf-.í^w.mí 

d^ja:,»e», quisiera P9WT-Í» Jffi|áe : |os,peij|(Qne« de, 
•0Sí>WqWí>.««ft9r a H ! H^.* > *i , P ! Mav«df« í e<*ad9 $ t>fWrj 

doma 1 , BMPíiwMiWrísrRiáiPwiír,* íwe^rp.oainpo,.., 
Qtto dist.^^sslia Hü»^ MW.m. ppsm> «**?»«»*> 

«!l(W'Í9SjítWÍ8(»i;Sn,)í.f l ;»I.Se.Síií<í.^)l)'e8lr<),,<:ai|il>(( ¡ 
el,SHS¡¡ap) 1 IliQn)S»,,);M(jflej.é, ¡ )ijego,.¡9trQS dpi¡,.«jlda|Jos,| 
<*S"9ifí<í M« «MfelifrSJUih (*!#». ¡HJ 'edrab.jtílj e^se-j 
ñajide^ue pe pasarúiíaqA^jfc &ansi yaquQ,,apochecia_. 

8 H».Í *M.|P! *Í».Í W»'Wf*M 1 W-8SSJ l %, 4 fMtlei-Bza-. 

•WW ( l fi?PW s . (^i?W)!lfif¡<i*i XiíWWPq",? ¡íi'Wíí'Wm 
FfflWWW flerpai^.,sé l a^»fl«>'> cu^o.&cyico d^; 

>ra<w.eto'PWJ^Pí«i él »(pls,PH* s wqfa!»pp..í'ft:fs e fqi 

tomado ó salvarse, é porque no lejmatasen al Rey, Jíabjqqflj 
ó^d^ado,pu^nu f ji^Íji,le íw a»||e,ds¡» íteflitar, fljego 
q*M«n '$ PiSge ; lfeJií(if.4!Í|faSf» jte' .&%*« SWSl 
mayor Juafl¡de4i^9e^,s M ¡jpi S r 1 9n | á jW ejtrp,f «aeo,,^ 
tros ellos mas de ciento ciocueatabombres, pocos á pocos 



„L,i 



»8 : M*tettirtk#n«»«o*<" 

< flttttte&Ma*/ eabatg* «WN> él'Woipo fMt R^W 
stt scgiliin¡entd, :aH¡e^>ó^¡te- W »«pWMIa'*r *#WJ Y 
(*WHdd>p»l*j^rtir» 1 te9troslccWliil!)lii!(, ll v!teWtix!átta»' 1 
aWa; creyendo ; que?eWá [ dW en «neto tAap^MptSffJ' 
^MW'gwiléeSckWil'eíedíWWllea/y-éíWiidof**^! 
d8ni ; ' ! ]]dgartm Í69 eapltaneí'de Ffcniiseo fjfirtanüsí"* 
gente quéhe dtóhó SU- ¡taa»Sííí¿ y al «nSpb- que «*<(#«»»' 
b*B cnlíátg'arpai'á *¡£WlleTé c^'W'+a^nebMtai» 
la'gáite* lasuyaeMlfe Seaottósi n'tt pártte» *tt -eosd' 
conveniente dejar dé eíW-'tit 6¥deü J 1 ésertUfalCilq» 1 
119 noche, porque^ sel" lá pióadade aqlifeflos é«p'*nes S' 
géOtB'flngida, podían fácilmente; 1 ttdtf <SperaH«j¿FMr«' 1 ' 
coHeítoldezen.el'eimínDvIós'íjnedU efa'^staHan' Btf 1 
ttei'itt&ttt» desbaratamos; atóíaqueltó'notr,é'Se , ti*ll6 : ' 
bat>érie pasado deeticíjá hüestrd i tenipdrJ*Kiéntbá l ltórh¿' 
bri»:'S todos ¿b' tki quítete liá'iíArmai'. 'E otto J ldM"(fii' 
gmérite,>r ttrtftn ttilos Oiifcta.'sé'pWféyil «iüi^i^' 
se 4 Walle'iato l Heniáiiáfezrp«njii« Se tiííSiit ntfeva'qWMa"- 
ddánte'^n'ptoca^erilIJ'é'iqueUa detas ltiibil <«gMfc'ri*io' 
cutí eTiháese dé cátapó Dit^o dé Al varado é álWréí 'ge* 
rtéral Alberto de Ordúña * tapitatres Beiiiafdiiíó.deW^" 
Hes'ó Juan Col>6! é ansí salití ensn¡tógúim¡enraelgírií^' 
ralPabtó de Merlése»; ; Í0Í1 ¡ié tajiilanes'Biego fcojtertte" ■ 
ZéñWVmaiSm Téfat^Ufer'í'e llevaron lasla : cféíf fiWn¿' 
bres. La'RéálAudíeWíia y e*rkdSrre l Healé'ltéiítoTjBlcain>-' 
pe; aeoríó' de ahí á' Mi dSiS de'pirtlrsépto lá SMaff 
del Cliítíó.'é aüsl Vino á'iós 11 dtf-mes deOCÍuW<W 
dfchríiiBo.: :; '■■ '•■">'■•■•■■''■■ i '■" -"i"'": < •' •-■ ■■ "'•- "'"'""i 1 

^ ! eéla !: &atBf(áhúteÍl ? BoW 1 itl«á3 1 ÜS ¡ l.olar' ; Ji'e»*i l 
Bíf,'* % kefflilaron íígnn'üs' : ¿afeé6s"SrJfdaao*; * patiú-' 
eítStéBcióni Ws»# pará"lii{dftiart6"s8 : feác»illí¡ !t ">{<"» 
¿o:wji t íiíiO)üq.-.onIt!torif;)¡I!>ul.í!;'io'l¡J' '.Íj -■•i.IÍ-.oil!. SB1* ■ 



■ Google 



v . , r .o^,\v.:U', '■ ' i: -fmt^ijMll. - .!!; <>/9Vi ;* uvHi'f ofj ol'l 

'■■;>■<'■ "-"«"i' " :;1 ! 'w^tah 1 ■« ;,; '-■ n*»-"''"** 

i.! [Kji-'ih iin;üi!-ifi!ñ-i (■! -'jiiíit'uiii') sof) ¡olnniflíii'v/ie "i .no'ii 

■*»»W fjétieW'Pfflló ai^lfiSÍSSéí'íiqttWdffl.qtte* 38P 

ccíitaí'tíi »'ile J tetel 'BéF&M'jto'ei'a^iMiíSíító ife' 1 

Mili» dMa'teWMiW Cttüa^im póf '¿oide' 18 ■düílaÜ 1 ' 
itá fVaiítílüío'Séttíaiidéí; fc^lí'ttnftftí «guie ü¡é tornijW' J 
i*tlial¿^S( J ^¿te : a*rft*íd9aa , a i Í!írégl4Íiai!Í , hihSISli !j 
oo Kfertáhtíéz, t}üé :l cbtbd Ss'tíiírríí'lISnS'é V3é toUeTras'iildi 1 '' 
vés,' sBÜiéVaíií^tWlóS'aaíiSljioSteM'SíMoféí'S loáWW^" 
le* jajraMti' luí áímíS^'^MsMSíte'lí salles miihM]* ' 
se^eSéflüsótUií'aíéSipcI'iiM'eltóffiifúHéB, íañsl'itóíí 1 
dS«^tó ! ^á«^W^8»B^i ; 0¿''i*étfc "Jji*"» 11 
diBe:AlSlii«itfa¡ i 61«í«S>lii«o.a**il(i8iito'<S!rda'(l«ailPhSifii!( !l 
paistloxlirW^íWél «i Hf'MrrÍDÜSM H«fatrtKk; ! f 'eS"» 
tanatea oWj)iíét»qiíé*'*(fe l Y*(#«.lDéiiíiíclií Méfejtf 1 
GéüéfSt; (raiftt í(tBs «iá* á tOI'd^gl'li^tífcfMIó' Bonséií'HSi'i'' 
Dáh'ifcí'í^'llbíB-ahialkeíPot.lflciliilMilIcsian'rfít-iiisUtíl 11 
legtó' dSt , Va<**8 ri «o«8B'ÍíÍW»aÍíí 1 f ! slh«eklHléV <joe te*» 1 

íAekrrtirtefásIé'te^ílfelfWaSaVitétatft.'fflUalrfaíoo'Std-: 
ntatooSmiM*' : fi6«e-ll¿iiVi! / stlWattoá:01(x)tfia , dtSt;aii6' 
s¿£ren8!tíWií,:tfe<<0 -¡il '«eiélWcOtl-tf'itktffdiHa gaifltíí'" 
altf se mVo' UnéWlié t«i»io8;< *W fel alacie * ¿te 1 ' 
po<DiégM «vürtKfe'é'WtfeiiiíSí'íía^tattfti'KMiia» 'salí*-' 
da- : aé>¿m"m« a» ü«tírW(ÍBcitti«a«)BÜh'te y*stas" 

negrSSj «Mlis a«ca*>íit!tir{>i> imo*aIll'8íftre*! élMtarolt'i 
á *%aiV) tf e'SMelb« á tttrta doé'íttHsTOl 1 , aeslos qiio |>fen- 
diei'oil; ■fdésft-S 'atíítáíf '«rfftíeffii! , nóíHbia ! itl aüspiMaíBI 

q«é<toWWiW kíAaikfcaí, Wfc MtMttt salidb; iatí po<!- " 



ügk- 



blo de Villali se creyó alcanzáramos á los enemigos, y 

descubriesen el campo. LJggadoaal pueblo quísose luego 
ir en su seguimiento, dos capitanes lo estorbaron diciendo 
que era, neMsarip,desca»s|i)i<iiyy ^.«deicoasr, á.Joa,c)(- 
balgaduras.^que^iuiria.nueTa pwfio#!, 1 ibafl. £flj,$;v, 
nUrondos.spkjaio¡i, |^e,r W ;p>i )l enaflu,eftp!iovÍDcja fl ,£ . 
dijeron: que jej.j^le.^lj^, l^b]a,í|a^.eo». seij.. 
capitanes O^.ffraac^, Je^aajrlei^^attfíDja, hqrplfls* y;: 
dieTOn ! raton,del ; ca i n J ii|p 1 pj)«,írt 
aUU.caíoinasaitodftiíquaf.djasq (oda.)a,ffpcH,s.nQr.rí,-. 
maÁana^,yendo,fl«ajc^^o ) ^cjujiaf,oj|,pj^sliq«,.^ 
resOT.uegro que l|e^a|(¡os,.Qa^lo¡toie1 1 cual se.'wnp, {,>! 
ns««!WSprredores^d^9 .cpmq^doa.leBias, de. ji!|í ejja|¡a,. 
Diegttde ^l|varado 1 é J loí.4fln^cag^eí^^uto, ( ; Con,e?^!, 
>HflT»|á»!pui|o la genja, (¡¡((MeiM ,M«fltoíWW!í!3.PP>;;, 
ooa, ladera; 4euuaTStería ff .s^yiqrofl [os eBímigo^íf delan.^.. 
W y.ellos yier^u%geuHi'W,Seníra^, ¿¡Jo* -que ¡banioiij 
hécia, pljqs: .(ieieiQn ^¡para.eflneiarBqft flepijíuido segyu, . 

<iW"ff,d.%ron;B^e|e^n)^as?l«olBM#ny%A^,PrW.W,,, 
Fpai^co^rqaijdej, l yjn^,aB ¡ ¿ger9o, 1 u^p,aá,qtrqsi l ,< ! esj,¡ 

peamos ,q¿s,amigOíiS»,»,Lle^adfl 1 4e^t?wnflufistTOK 
coriedores,,e!cap»a&,,Pwg8 í M8ndeí,,i^ 
nuestro ,qaajpp,Ja,DOc|u»,qj«>jlF<apqiscftj5tri)iwdaii.9alj6 ¡¡ 
dej,{uer|e, ,y,era capean de,,£(¡ansj»í%lHernandaz, ¡é, itaa¡ e 
copel g9noraI^bJ#(^ Me^eaes, ^íojtjojlegó 4 i ellos,¡opf¡ 1 
O0*ople„ó d(i^M»a,ae^ojros.qufl;agj)í g(eneipl;Gope n |, 
r«f»»L«P9« r o»i[f»SWidÍWIi»ll <te»«8»irSlie 4SSÍ» (»fi«!n 
gepewl.Francisco HerftWáeí, ,y WlwiMQjMIflsdiis Aasli,, 
qBfi,ll¿8^lie«ra;gen^qu^fa^iias(flB|p jpq^rampa ¿paj, 
q"B 1 |RO^^^nr*»di^íiPi«l»d«i¡*b7ars4o 1 i <|»to,|aBj>., 
ñOT»l l#l¡©J«H*fl.» «OT. JM flMaíejHte'doajia.aíafMbsj,, 

- . . . n .„«„CoogIe 



metieron j ejlpis Jos,,fjafjlanes f ppestrfl^eotpj. ^anetjij-, 
ii)n^ 1 eDiraí!)op l .diciei»/¡ip; ?W.^MpW>i v (yflp 1 8ra50 
cr^idqr^!>! ;]Los ct)al^,np ^Vieran^ig^r. (ja?*!; ^jaíu4illaif ( 
ni poner rpecl|a en.sernwfiBM, analse ijadjerqn, é-Sí!? 
prendier'on^lojios ¿loa. desañauM-^qe las, cu3tesi8e:hu Tu 
yeron,trés <},ouatro,.^:c«ales,traJifei9R ¡ flawí)|a n,qche.,|loa,. 
indios de .aquella. cpnaarca._que a|lí ettat>an. I :3 I anaj[ ge,., 
vq|v¡óel Generajppa tod%etf,ps presos, llfl^f^. t^n [ p¿ifu%l ] ^-[ 
que.se^ice^flQagorcafdoriJe ,es¿\rp «piro diíp.iBn ,lpsj 
caa]^,p«yiaiido.,fipr¡yiD!elófigo i ipaía : .quelp8.<iqnfes»ae¿r 
á^.pfl, pueblo, cerca, 4e;^í ! .\fiWi¿^iqa J de P¡sgo,;dji Afl, 
varadq, y,.e^ ; capitaa ; íaan Gqbo..y . dal cqrpnej , yjU>|pfcq», 
^tA^W.Üft O'dufta,, akftreí, *et»ra|,.j,cle!,c»j)¡l»n 
Rernardiqq ó¡e. fiobles é ; de otros, «prdaqps; ^pon- log dffrr 
"Wíifireso»» é^recaurjpj .se^ta» e|.Kn^al£ mitanes,, 
í^íop^dpíá,l|(H^ad.deICqí3t, dí|)dei9lFfli(iÍI>.fÍ5ri 

ipa adelántela vueltade Arequipa; éjqup d8>Pie80|de,rtlol> 
i*radp,,y,lo»ilejMsi q« prendieron i ,oo,íiat)iapiKBaa d«!) 
ellos,, de ,qqo salió d«l'l«erte:<fela««i,<fc.íllii8 ¡iii®¡l*mn 

sigpjeníjo.lítsls alt'»nonllí»i.i. ii»n "•. .muí.! f.;-inil oi.iíla 

Jjl r; n./i;;>. ,¡í Ó ,1^'HJíi i)-, i '■■■:>. ,- '■'(■j ■»:=' ;;.[li'> <(>! 0>/I01 
flf^iS»;!*!Í>'9IK¡K«| ) a»r(l(l)l4K:j(:^»)»l(lili|ll(l»J«B''f«„| 
[;>¡ii¡ i¡'> ( ..'i!.:v!; ¡..X '.l'íyuíoOuh i,!n: rímiilton :n^ílfil! 

-Ü,legadoIa,R.s»l, Audiencia y: cstandaris Baai ¡trasto ital, 
caiBnoíi la«toJti4dpLC»í£»i «gaivs* J)adi«oo,:ó¡íi|«%i , 
da,«ll.í:q| gepewliPaftlOtfe Mese^cnftjg» pre».slcfiia,eBr7 
taqfQSiíii»tado»i|fejltiwiPi¡«»esa gmM\,m<il?il\fi>WW*rJ 
qilg !f iBflO»(»l8BIlwpií(!iitoj9b|(¡¿*[, lq»iHs«>p¡laa«)|el(ftj 
rl«.,Ara¡, éinflifleopieiid)a,rt^e*»ioqiii9it<)ijia(Jai>NÍ.jtiai2 

'«...-.Google 



3wF TOcttirtrrbs nrunnnr 

VjBe, atfJatfjV^áflrtomalr feT^ÍVSMifff'áela 'pri^fSSÍálft' 

Qiiilft^rttcyevnti- Itís-OMóres 1 4í*'i!ír avisase iiiioíátf 
détÍtíi*^rrqBe l *sttn«;seé'rkau(ro : ,'eas¡t¿isnlos¿'16l- ! 
niase eJ'vafeoY tanja •con^iiaS'éompaSias; é pHra"td- ; 
fflsr'erdtóll(ÍVané ; lí'afl«áton ápdrcibÍT áijúeluégó satig- 
sén'laadds eora^iyas ; qaéW!a : c¡u^d dé : Guama Vinfei 
rtlh í-SeréVas: W. íiiéáüilgíiéfWí'cufciícápitáliteifliíí 
rb» [ Jiran'Telib ! de'Soíomaybr de : mfahtcría , é j)i¡*ue\'aé' 

W6'li0'ilibreSÍaeSé'ii ; ar<IreWvi(]Kaé / Muiáédé«;b<nék'O 
el'pasd'á'Fraticiiíccl Hcrnáildéi, ¡arpar áf!f fuese, Iü'pffih- 
di^ , *tíatelí;'í*^fué8ii't((! l c«at4o;1é , siga^eséIi: lr| ••' 

nPalHcTÓir do lí Ciudad d'd 1 Curco,' los ¿ajiiúds'ltlati' 1 
TelfWsMbmafor ¿Miguel' déUSerna, da de toaósSáb^ 
trá'^Wiíe'll'BertoVlel&ifVdel'dKnb año, con nombre*' 
de ! MaUlértá^»*! 'atballóVqW éacarbh 1 det restó dé si»' 
ciupteías; flíígaiJtts a ia'ciuáül de : éllstóá , liírüaron Hoe- 
^ , feb» ,, ftmc'rsí6' i Se«aWéí'Bal)!á'íftgá»*la''Ñas(!iii ; 
dolias'ijiiisa'ioilicW un bergantín (¡he 1 allí criaba pifa sé : 
ealrjáNlárve'qtie llevaba seseóla crfeteütah ora brcs í eqtré / 
no*bfc .podido' tema»' ^I«#gaitt(n : ,' baMa ido li oosü 
abajo bacía Lima, se creta subirla 1 tfttYafte de Jauja: ÍHé^" 
ronse los capitanes priesa con esta nueva, é llegaron á la 
boea'dM tall&de>«Hrja;iá ai poebB qne se díóe Llanap»^ 
llanga; recibieron carta de Gómez de Zarabantes, en quien 
estatfenCbnicadadospaftedelÓsiiidioAdelvalle/fluéiJb- 
craileíler nuéíias'lior vlaMle «Hübs 1 , íqiie ! íra«fcisC0' Htjr^ '• 
natideuOirou venlaalvaacwM á90 Coaitaes, é que''*»-': 
tdbííbíibb'leguís dtJátHj qae'Wiirase lo que convenía hu^ '. 
ce*J li«s ( ¿aiMi*íicsi!s*bidR r la'i^je\l»j'«iaildarbncab'álgat; 
Btf'geataj ^tie'ee daa'fBfltytTiaéaetib^^dQsfliíanleseV^in^' 

"'" ~^5f^. ' Lj.^/.Google 



raftopave Iegu^.]f9^.el,,)aj»l?0;aíi>,«S( ! <itt(f^.ABtíH>«PÍB>, 

Ifr^iW.^ i^ ^¡Wpvi»i»l)re49l:(liP)iq*S<>5?WIÍ¡f« ÍIW 

«SítW «n,el,yf Ha owca^.ifs^BptegHfl I»M | >» 1 W»i£m 
dfflja, é que if^ia¡pafflpr ; »;,T«#ia ; Fiífii!)sw¡fi«»Ba»í« 
Bflíií^ am H04S 4MMJmWMw' *.PW>WIB»|>fH4)Íl 

diuMjflpepto.gqr fto§ds MS*> í'»s* PM>. ffl)iS!ipiwi 
B»sÍ8fM] UH»:lW¡aM*t *, affiajHipproa,; Í,;,[|IÍ>WPIW 

osev^e Bpf!4ftyepi*Frai^iK9,B^pas^j0(í,fflji)sMfl, 

íepdp pp()ie^i 1 traer.,il6taS)0|».yor(|a^r*da|a (eatft, fiq 
ÍÍISmciSfP flsfeanq>íj &w$..qMp,.¿i¡|| lipjií^idsM.Ips 
¡adws,,<jpa Fraqejae^ejflapfJef «SaK^too.lsg'WMte 

W»ai)9> é gentp.idaiaiüMri./* qMe'írjianJ^toiprea, 
V(^ilp;qw,;li»Jqi^qssiaft,!i)»,«íRÍ(a8es««YJan>qi(i)¡( 
«BWiWtfflli. que depja» flaptista 3í«WfW»»i «MWÁ 
%Mldio« (»a;|lgqp9S|jj»4^,paiSflpe 4i#f »««!*» ,!9)*i 
cwiiq« ííapfvws) Hanwwil»i' i* ijwMPft* watí» ppqjuj 
í*?|lp«»Br]apC(s^;^q5Pjii^es¡)fa^aj|fiíai^fli¡»BÍdia 

4i»lPfl^.q«p,^ld^ 1 StV^,dp.S!l»« l »».iq«l¥l9l l M<»t 
PÍ»'ifl»|í!S4aban,. l y ,^r^.qu 1 e ! ^nau.,pq(,¡l0d«*, ftsta 
(»l«"!ta *p»prf|»,,,tlí!%lin»»-|p|¡p)up,q)k; ./kjrit, gapda.do.ije 
esMwiew »P,ty»Ffapi^o^pnaudefci WI saq-oj-íjüsae 

DiBit'ze^yGóOgle 



oWdeéstaWranctsbo' Hernández, B^MBo 1 ! aUnq¡le ¡ niibo J 
dh>erW 1 f^ééM, :i á'caol*'(Ie t que iá gé'úto 'qiK'tiiínan 1 
eétoba'tnaleneaDafgadien bftSttaS cansadasdel Wrgb'ca-' 
n«ííft'ifíte'!iM«ili i '«í«aa; ; ly SÍ'léBS' 'nueva del» FrtnciSi- 
WIfelTtóWei l 6%É! 1 rtí¡rÍlMV ¿b lé'podÉ^í'Wfeóí^íy'fert' 
difiealtdsó el «M níánd/rjbrq'ote él y'Sti gente tratan mriy' 
Wiéiía9 l íibalgadUÉ»a; l *iao;é*|ifíttii' qoe él : pasase eletóó 

rá^pytinÉéMacOBl'bdsegHartíírliaiUasde^ai-astlberbHaQ- 
a^ ) Iapasaba;,é''S! por caso sé retiraban 1 , serian del espía 
é'ihdióS'KiégOaWsadoS é SiéndO : tán'pbcaia ventaja, pro- 
curarían 'alcanzallb: Eke'dia vino nueva délos indios, 'qué' 
áos'legiiás mas atrás de'donde estaban /'se: habíánqucda^' 
do cincosbldados'rfué'máadadoá los indios |06 ; trajesen, 
porqüé'tfflerou'iqáe aé'su l vrrfniriadsVquedaróh;' : e qué 
prégliníátan por los'Copi'tBhes dé S.iMI'Erte^dieKoasien-' 
td* ! Mitwrk'rtni6 Frahciseó'He['bartde¿ ! ae[He]ranoche; , y i 
eatuvb'él dÍd ,! Eigaiehíé';lc« l 'cápi'tane9 mandaron, no "ab 
éctá^W 'entreabres; ni'íe'mostrése' gente 'por el valle; del 
ésbaBolés.tporq'íié iíd dejasen 1 de pasar él : rio d'l* pnenté 
etWchdWíricísc'ó Hernández; 6Í"crfal otro, qitefiíe día 
de'SatítaiafcálSta,' 8*'de Nóvlémbre : deldíoho año, visto 
que 1 los 'capitanes 'rio te acometían; y ¿¡Francisco Hernán*' 
ató tema riuevi que la 'gente del Rey quaaill estaba era 
poca 1 , 'abordo 1 pasar elirto'é berjmeferlbs éápitañes'é'pasar 
pdr'el vadoa 'supe*»,' tlr vuelta! Se la provincia de Qui- 
tó!,' donde 'ero Sli designio,'^ anal' jiasé poCnri v**>el'rio. 
linegS 1 faefdd Wéípitanfes ávlsid^ ! det estacado ipasal 
táet rio 1 8'qo*'venia''p6r l l(j ; llánri''cbri su gen»; qué'háü 
TSá cókatlo dfei'y «ele liileris"»^ 8'caatro' j<"dé' í'tre» 
notnbresv'pWIa'frdenqüelraia; que Serianpdr todos 1 se- 
tenta kilmbres', pócfliuas 6 rúenos; tos 'capitanéaiaca- 
Voü .*S'tóiideras al cánrpb, i falláronse cincuerita'y dos 

. . D„„ 3 „Google 



«íi.'iWMlrtí ÍMtóks. JOS 

aiSufíísé'VéisieYVlísáballofe; WViifes'pbesfdáeiiiS^ 
ÍBnm'arbliirda'la-WátildónaeWííairaiibistó'Héi'liáili 
a¿i. Shfiáds íríia^í'egaii Ufel^ferübó' flé' Aíatrfiuja/'tlgsL' 
diJBrferúti lS"áé'btó'iIé : '-iyíi8kií»fÍt!Sa/iaéiJ ,r « , Fráiií 
ctednetóíláeii'á^nWs.te'cualeá'^Wáff'fiiiWhañ'iA^l) 
afBéii'por 0iíÍ!«í4 i 6éfia i 'da' , Ki) l . M VTstl) 1 pó(- éi'Ffanéíscti 

afe f í i íaMlK'^fa , 'ae , '»fabtóWt/ : * ) qaS ! »a 1 'ay«4la^ 
para 81 pelear eif'io'llaiióÍTior 1 réspeKTde' V'gea'te "¿e S 
cab'állddel Rey, é%*16ssáfos 'todos arcabuceros/ ioriiií 
Sl^nialibilereclai'irna'láabrá'aS'lili ¿Siroco ndeviUí» 
baos paredones de 'litíáscasáS'viéjas'; 1 ^ apeó'Sd'cofitdda 
Stt'güiife en los -parijaiítóíe^rdÉlioidS 1 Se manera,- qtoé 
ptidiésétí alíí peléar'bb'n x -^nta5a/ía c j úar'éra mucba para 
fe focií -getlÍ! , q«é1o!l"í!aí«lalie8'f(íSáBatt.' ííste pttf'lis 
'capitanes qtó R-aflcfecó HeroatadézTíatSía femado fátírtéi 
tt faerbn 1 sigaieridbi'é sc"apeart«:.«m"sü Senfe S tirtai 
arckbíizi : délWs '«riharoti ún eácaabrBneá? Se' alguna* 
piá xjilé ¡léTaBatf.STte aríab68(irW ^nJdfo^6k4"a{j : iri1at- del 
arlilférrá de(éseb¡Mro'a; ! émarcbár<jn »c?ata!'paredoses 
tfpásb HüF átilñbdr;' ios Me r«8»« l Ito-'|)di¡'»ir'laaó ddlds 
arcabuceros.' Melados ftst*lrd4Ci«Stte l pa¡fós-a'el : íaerte' : dc 
i-Yaacísco Heiila'iifc: '» l Ciltiítábe6 l 'íiiaoaáfdÍj nacer alto 
alagéiteíp'drnolSsdcomeléV'á'la'n'BWn'WntáJá.-éguai''- 
daría' dolr léíérlóa ccrcáaoWaüácirKlü'aél "WínHS itoíge 
estiban, é nia(i«rbn : qoe dóWlMoeaéloÍr6 ll dé lís'pai- 
rí'ddliéW éb tfos'óeíl-ílllos.'ié-pilstóésn'íiWá dé leo Indibs 
diíltficHÓ +a11¡! : qlib allí ÍSUBoV, pári'qi9**lesfcíí si acáíb 
'sé désíto^ábali'íbrdelrSs'aÉ Ibs'fífalobésre'aiWf'seti- 
rárdo Se su parte algunos areábuzaTtó/deloSHÍualeíttóí 
^éróii^tadiefclte-iili'liaíalKlbfVistd 1 por 1 la g«nSé' l d< 
Francisco BéVmDÜéJ el : éeTWque 1 tealaS : #que"lds ! é!(pl' 



w. .xmwf/sSistia 

^m.^ms^I^m^iü^m^^K^fo, teta» 

fiswnNs m ■.(s* , Wife»fl ,i w<hi«i "wWww 

WMiÍBi MI WR0W>Wr»>i<i! *8*»flK»il)<l#l» 
Mfifl'HÍ» )r c^Pp ls ' > .iSW««ífiP'*S e .r»8 ! í 5 «fllÍ¡<!?JÍ»efi 

tep a líW8,F9*saWA4u 1 9 s ,ÍRÍH»,S^iW a *J > «()ffl4¥. 

feB^Í.'iSllíiWtBtiSrí' ■SBBJWp i ftStpa**» 1 9?l'4l <J S .él^íW 
*)8»í¥.«(!Sllfll»íl*ÁJ<W.W róWíífiHfKHOT-./WaS"!: 
fflMiA «WiWP fiffflWiMís^iAJfllfiWKifflffl (¡op Iflfl-ÍST 

-Y¡ *IfeHWÍ»,iHw»fl« aV^Wi.d^BSffiakffl»!)! * 
«i4iél«l/9í!MajlAW!í.^llBHÍ í»,tfla|« *'-*¡f W" ^ff 

«jW«Bt» ) l>f|i?lb|ífls,()pi„»pKf|»?i toB*»i«Í« ] ^ftíJB'W 



Dgk 



DEt' AB¿ÍÍWo'Í>É tÜÁS'. 308' 

donde los xa p¡ tañes Bcieron 'justicia de algunos dé ellos,' 
4 á los Qeraéts sétíléhbísiion é 'desterraron del reino. E 
partieron para Facilidad' tie tima con ■Francisco Hernán- 
dez^ desde S dos días 1 éuria jomada dcsta, cato dé Jauja, 
lofi aleadlo' eTmáesé tíé campri'b. Pedro Puerto-Carrero; 
qtíé babia salitíó, cbmb;se ¡"Ka- dicnoyéh seguimiento; 
de : TYaitóiscb'TJerharidez; é a^sTIo trajeron preso á'lá'cíá- 
d.id de Lima', en la cual' sé entró con las banderas tendi- 
da^'; é' lo entregaron eii'la cárcéí dfé'laHeal Audiencia^ 
donde lo sacaron para" le cortar la Cabeza; a 7 tfias del 
roe'stlé DIcienSbre'dé 1 554 áHós; con pregón que' decía: 
«estaéslái justicia qdémartdáhacér Si M. é D /Pedro' 
Pnertó-Carréro, máésé de campó; en sil nombre, á esté 1 
Kombrü, pW traidor á'lá corona Réál; mandante cortar 
lít' cabeza por ello, é que sea puesta en él rollo desta ciu- 
dad, 'é que sus cásassean derribadas é sembradas de sal, 
con un mármol éñ ellas Con nn letrero que declare su de- 
liícrriQúietf táliíaceque'tál'lJílgiie.it ' ' : Li ■ 
"Partí derNbmbré'de Dios á 6 v dé Abril de ÍSm #8o* t 
para' seguir -mi' viaje fiara los reinos de 'España-. Llega- 
mos á Caríajena en i'^dél dtbhd toes, salimos de Carta- 
jeba á 23 del dicho mea, llegamos á 'la Habana á 10 de 
Mayo, y salimos defíá'á 26' del dicho -mes; llegamos á!a' 
TérceVa'á ¿8 de dicho mes. : ''■' "' ' '' 

Carta de > Afáhéó di ' Ahárádo Üíá AudiéMa de Panamá" j 
' ¿obré lii rbbefíon' de Pranóiiíco Éerhandés. '(í )- '" ' 

•■•'■■■ 'mjrALfd't KtofcROSO SlEffcKr ' 

gffi asiento de Fotbsf; escribí ÜT. A.fó'alteracio'n 86? 
~t\) boíeccioV de Muitoi, ; IwnV tÜJÜtVtt ' ' ' : " ' : ' 

Tomo 111. 90 



, y Google 



Franqisco Hernández ¡y¡ lo$,preveo;iniieiiJLos¡,y aplato de, 
guerra, quq, yo hice, contra él, .^9^^,^ enhueca suya, 
carainodel Cuzco, -porque, tuveijue^iqíi^^a^.biiscaiir, 
me;. y; ansí hizo la.rnuestra, ^ ecbap^o ;¡ gen> ( e;de'g^errava|. 
ColÍap¡ por el, camino de Jfo^j,, pero despues.niudó j?tg-¡ 
pósito^c^n 650 honres,, $ s/avino-á e?.ta;!CÍji(Íad,.de los. 
Reyes,- dqñde resjde; Ja, Autúpnoia, ,1$. cuaj^ ¡sabido su ;aj4 
^aliento y ¡venida, se.ap^ctyierop,, fJé> g^n^iaTUHqríi}, 
y i; armas,.8n ¡qu»juntap^,^und^n]e djfef;, mas,de, nj^il, 
y. veíate kjmbres^^.pie^as. de¡ar|¡l^ía, y, 5$p arcja,*, 
buces>,que ) ^alJierP>í. ; d es^|9Íuda.d i ^ j)G-'neff^. Lj dps legua^, 
deHa.-Y .Francisco. lÉernaoíie^fitesfl^ un pueb|Q,,.qu!e l .j3e 
dice, PacbKama, que, ser,ian, .qtfqs dos. del canifio^e $. M^t¡ 
donde e^uyo. ; tr£s : jdÍafl,.eo^s^ en$rai;,íín 

étpqr.doa partas, $n rie.sgp. j^pgiaap^pqrque,!, Éranc¡s^ 
co, Heriiiui^ez no tenia artería. ^ingu,na..)í estando así, 
los; dos campos, á c,abo de,;tce# djas, Francif^p, Hernández, 
se retiró una noche, y,eLca$pp.d(í ¡ ,y. A^pfl.e^uysquen] 
dp¡ en . eJ,pi(iQ.imismji ,que. ten ( iafl,,lias^;cifl>M)i.d|a?.,d^s- 
pues.ide ido Fran^jscp^.^erjiafldez, que, roa^ó| ^Icaq^. 
é Pachac^mai que era^sitfp goe^rajac^cOiHej^apd^,' 
dexó¡¡ en ^l^cualjeg^v^iel^nípg.de y,; -A^ P°? ,*&•*• Aíj 
rato4e,lps,cuaíes, ] pi i QYey^^ 

se de campo, con 100hombres,.^n,^eg^iipÍentode p ^F' ) rflq't 
cisco Hernández, que iba ya muy lexos, el cual fué siem- 
. pFe^jg^endo^ cesta, ^«#^0 pueblo,, o^se^ice,^ 
Nasca,,60 legras, ^d&^,$ibdad\ X .empampa,! ¡foX A., 
después de haber despachado á Pablo de Metieses; si- 
guió también la cosía, jjfiCQ^.pQco., bast&Uegar al Guar- 
co, donde tuvieron nueva que Francisco Hernández ha- 
bja d^bfiratfldq^ial/ n^ej^ca rngQjfthjp d e^Mepeaes, 
porque tuvo aviso d^j^^ú^fpg^p;.-^ ^.desij^a-- 
K ■ .HI omoT 

,,,,„ Coogk- 



usa*. -archivo, a» «nuAS. 3B7~ 

te'eoYijJacari,. cuatro leguas de un poeblo que' sollama 
lea;, lo cual hecho, Francisco HernamleE llegó á lii Nasca; 

- y. aílí estuvo de asientoüna» de cuarenta ¡dins, haciendo 
herraje y ¡otras municiones;. Y¡ ol campo de V. A. estu- 
vo lodo este tiempo mifíbíocha./qnes treinta leguas de 
donde estaba el : Francisco Hernández. £1 cual, á cabo- 
dcstpa días,., después ] que hubo hecho sus moniciones, 
partió: de la Nasca la vuelta de. la sierca, á -tica provta-. 
cia que ;seI]ama.Lucana,qnüScamiao dol'Cuíeo; lo cual 
sabido por el exércilo de V.. A., questaba en Chincha, se 
vqlvieroná esta ciudad de los. Reyes, -coo -su campo íbr^' 
ruado. Esto.es lo que hicieron los oidores de V. A<, des- 
de- el día que supieron la ; nuGva del alzamiento de Fran- 
cisco; Hernández. Yo también -.tuve nueva desta rebela- 
ción, en el asiento de Potosí, iques en Ja provincia de las; 
Charcas, 170 leguas de la cjbdad. -dei Cuzco; y asi como 
lo, supe,' hice junta deja gente, armas y caballos de aque- 
lla r príwincia y apercibía ta: ciudad de la Faz hiciese lo 
mismo, y juaté hasta 1 8Q0 hombros y recogí arcabuces, 
armas y municiones y sciíal£ ca,pitaaes y Jos demás ofi- 
ciales ¡necesarios;, y ansí hiceexército fofnjado, aunque 
sjn ;a0i|leri«^iííM'qus na la;toye;ni aparejo: para, podella 
hacer, ,porque ,tonia .nifeta que Jos designios deFrajiciaco 
íhfi:nandíii,era. ir,Spb[>e mí,; aunque después edadó de' 
propósítp. ,Y, en, ;G(5(e estado, tenia yo "la .provincias, i cuan- 
do vescibí .mensajecos, de ■: |a Audiencia, con despachos 
q^nie.flníHafon^ifiiOVÍ6fftfl«sj y^poder^para ¡baow¡loqae 
yftyo 1 tei*ia:bfJf£a tf* 1 ^ pode^pagarhy socorrer á,l»¡ 
genteideygíierrívy: gastar ■■ en 1 tes muoicwses'.^ien lo.dfl^ 

. mas íá>,la,gu,erjí| i*wesarw,!X-|M*'í u P> co, fe JfcrifefHtengo 
icho^ yo. t^siaiiropva-' que!. propositó de. : Fimneiscor Her- 
naod¡ea era irnuiíi hus^.-en consecuencia de lorcuai^ha.-: 



3y Google 



3Dft~ BACtitntttos tífefltoff 

bitf echado gente de gaen'a-ai-CóllScv por el camina- de 
Petosí, determiné de salir, como lo hice', coa la gente 
qne tenia ya á pauto, á enoonftralló en el camitto 1 , sí vi- 
n-teáev co3a qué 1 TO; deseaba) ¡torqué'era tierra .ltsnü'y 
aparejada párbipeteai':; Y 4'c«btMÍe oché ó nnéve ■ joma-* 
das que yo había cariado la vuelta del CtizCo 1 ,, tuve 
nueva qae Francisco 1 Hernández; mudando! propósito, había 
saHdo del Cusco, Ut vuelta de Guatriaaga, ques ; tíamino dé 
Lima, donde vino. Yo no dejé de prosegnirmi jornada 
hasta Cuzcbi donde luego que llegué supe ía retirada dé 
Francisco Hernández por lea llanos arriba, y con íffifereíí- 
trs trasvés de su dísigne; porque unos me deciatí que subt- 
rhín á lasierfa y«lrds qué prosiguirián por los'llanós'hasta 
Arequipa; yde ambas cosas tfrve mochas cartas y avisos. 
De cuya- eatisay por ücr estar ya cierto cuaf dé los dos j 
caminos tomaría, determiné dé ponerme en parte,- dónde 
pudiese eon facilidad saíirle al eaeueiitfopbr ambos ca- 
minos. Y así salí de ÍJunso y vine á Parioacocha, qñes pro- 
vincia aparejada pa£alo : dÍchó, dónde supe qnelexércHo 
de Y. A, se había vuelto 1 á Lima desdé Gtrraefca , como- 
arriba tengo dicho, y Francisco Hernández Girón liabia 
1 legado ;á los Lhcanps, que» 1$ leguas atas hacia Lima 
del asiento do Párinaeoeha, donde me- llegó etrta nueva. ' 
Y eorredoresmios, enjeontrárfáose éím los S«ye#¿ pren- 
dieron uno daltoa, del cual supe que FranéiSoo Hernán- 
dez hacía muestras con : sus corredores dé Vétfr en busca 
mía, y qae pessaba darme lado por «fro camlüCi, eomof 
lolmo la vuelta; de 1 Ghuq-ainga, «nues un sitio fuer te- como 
adelante díte. Lo cual sabkio, Wtté ao camino dé : trave- 
sía y dime tía priesa posible, tanto quet día qtte¡ vmé'é 
vista dellos anduve aquel día y noche 13 lfigttás,' procú- 
raMÍo, cuanto fue en raí , de aícanialle, antes qdc entra- 



Dgfc Aijcuiyo »k. uuiias. dfw 

se en el fuerte; pero ya cuando yo llegué al fuerte, fe*r 
bia un dia q¡ue,l lo había tornad^,, par -q^jélcamiooqucl 
llevaba era opas breve qael .pa ¡y ciando lo aupe me 
llevaba ya .mucha ventaja.; V ansí el domingo do la tri- 
nidad próximo jasado, ]ixg#¿<qQft toda tai geato -ahora 
do prima a. Chuquioga, gue ya.,e| enemigo tenia ocapadoi. 
Y sin que Francisco Hernández tímese nueva de mí ni 
me sit^diese, hasta que le,dtafm.a > me jjwsa del á tira de 
Alcabuz poco mas. Y por^e. la orden de ■lo que voy di- 
ciendo lo requiere, |iara ¡que V. A- WkJqt lo ..entienda, 
quiero significar el sitio de Ctuiqaiaga: que et enemigo 
tenia ocu^do y dpude yVme puse; el. cual .era, una gcan 
quebrada y, por ejla iba un, rio» que, dab* a la rodilla 
las viberH& del cual, en lo mas hondo de la quebrada,, de 
la. una parto , y de la otra era un prado llano á la luenga 
del rio; y de la parte de Francisco Hernaadez alguna 
arboleda al pié de La ladera; y. de la otra parte desie'pra-- 
do, enla ladera de Jaquobrada, habíannos andenes, des- 
pués de los cuales hacia un llano, en que tenia Froacip* 
í;o Hernández .su campo situado. E.yo : oae puse dest* 
otra parte -del, fío, éntrente del enemigo, en la ladara 
desta otra paute, de manera que para ¡legar al enemiga 
había yo.de .basar, de la íad.Bra. hasta- el. prado llano del, 
y de allí había de pasar. el¡ rio y subirla ¡adera par-a lle- 
gar, á donde. él estaba. .Bosta roauer a estábamos situados 
él domingo de la. Trinidad, que yo llegué allí, como arrir 
ba he, dicho. Y luego se me pasaron del real de Francis- 
co Hernández, y entre ellos un capitán suyo que se H»t 
waba Rodrigo de Pjne^á, vecino del Cuzco, que tenia rer 
parlimieuto; este me dixoqae Francisco .Hernández lo- 
»¿a propósito de retirarse aquella noche, y que si yo ba- 
gare nú campo, de la, ladera^Io rbajo ep fll pradQ.prJiJla 



* BÍ ™ 3y Google 



3( Ó - BOCDMKNTOS INÉDITOS 

del íii>, que se rae pasarían -machos de loa enemigos, 
que por estar mí campo aílíó en la ladera, noto osaban ha- 
cer, temiendo aerian 'alcWwadós al subir de la ladera; y 
también- W dio por aviso échase algunos arcabuceros de 
lít otra parte del rio, en el monteciUó questaba al pié de 
la ladera, qaéstaba ocupado por Francisco Hernández; 
'para- que dé allí; trabando escaramuza, hubiese lugar 1 de 
pasárselos que quisiesen con mas seguridad. Esteavisó 
párésció bien á mí éá todos mis capitanes y que debía- 
mos bajear , : contal que no acúmetiésemos;:y asi tóaiVdé 
lnegoá Martin dé Robles qii» con cient arcabuceros fuese 
por la mano izquierda á ocupar por la moñtafitíélá quéa- 
laba al pié de la ladera que tenia Francisco Hernández, 
■y puesto allí nó se mostrase ni tirase arcabuz alguno, 
'hasta que yohobiése contoda la gente baiádoal p'rácK- 
lió llano, cábela ribera/y hobiese : allí ordenado mis es- 
cuadrones; y que entonces .yo mandatift tocar una! trom- 
peta, para que «n oyéndola, y no antes, comenzase á 
tirar á los enemigos, porque á esta sazón habíamos dé 
Wace un acometimíeüto, con los escuadrones, deq'tte'iba- 
tBOs al rio, haciendo ráueálra de querer'pasár ; á ellos; 
para entender la determinación de los enemigos y sí se 
pasaban ájguiioa, como el capitán Sbdrigodé Pineda y 
los demás 1 que ; se' habían pasado' me ! hábiari : dicho y cer> 
trocado. ¥o deaptíea de habeT'envi*oNi á Martin déRobtes 
alaitío y con !a geute que arriba digo, mandé que baxa-í 
sé ' delante' el sargento mayor y tras él los capitanes de 
infantería y los arcabuceros y piqueros, para que en lle- 
gando allláno 1 , hiciesen su éséuádróh; y : tras elfos ségtrt 
yó con la gente dé S caballo, porquél camino era tan 
arJgésio,' qtié no podíamos l&xar hasta lo llano masde 
^'éS ! mió, I EI ; capitan , MaVStide , Róbleá éscedíó'de 16 

»>.»,Goog"le 



I>ÉL ARCHIVO DK INDllfl. ' SU 

(jaé yo iéniándé,' porque tío étí'tfe'tuvoea te EflOfttkffúela, 
como yo le mandé, sitió Íuegó ¡ ¿'éiíes¿ubHó;y coméózó á 
'tirarles; sin guardar laseBíi ¡'dé la't'rompetaq'ueyó le há- 
foia d&dó.'y comenzándolos 1 á : tirar, atemorizó tóiicho á 
Frahcfsco'fi'ernáodez y;su ; ^énte; fpbr^ii^'láo fe 1 habla Vis- . 
ib'j&sar? y por 1 ésto 1 y fJor veyqué'tfáyb cóti toda mi gen- 
te bkxatólá'IolÍano, ! pareS(i¡éddol'és'l¿ue i Íba i á pelear, se 
huyo del escuadrón dé Francisco iRernandef ^óV oda la- 
dera arrító, tino de ios'prmcip'aW bbn catorce de á ca- 
ballo, "y á Martin i dé Robles'syie basaron algunos arcabu- 
ceros délos 'ene'migos'y también' Francisco Hernández 
echó el bagaje delante y con stí escuadrón dbíufanterla 
comenzó á retirarse. Y á : está sazon^n^blíln basado dft 
Jos oúestrósá lo llano cinci capitanes dé' iafantería qué 
yo llevaba, cóh 1á máyor'paVlé dé'lós arcabuceros, 
sin piqueros ni genio- de á caballo, que iban ',' basan- 
do unos en pos de otros por ía és'trechura'dercamino. 
■ÉátpS'capitanes, luego 1 ' que se vié'rbn"én Ib'nano; sta 
'aguardará su sargenta mayor ni'á su maese : deí ; campo 
niá'ínlniá la demás gente que veníamos^ 1 aislados',' y l sin 
esperar Shátérel ésóttádróii' comtí i; yó'les^habÍa ! márida- 
'íj'o, cada; uno deltos* tbmÓ, incontinenti ¿omo'-llegaron, los 
"arcabuBer i óy qóéfe quisieron seguif, y divididos cada'ülib 
¡por §á parlé sin órdeif, pasaron'él'rlb cada uno lo mas 
'presto 'qué podía' y subieron álbS enemigos qúéstabán'en 
! 6Ü¿rdén y en sus puestos para 'defenderse; -yí Ió ; s pique- 
'iba cuando baxaron' al'llaho^tto 1 bálla^n'caípítan'bi ar- 
; cabuceró^y : .ellosseldefrania , rbn V huyeron ¿(orlas qW- 
bradas y'raónte'qü^esíáDá'dé^ cuandb 

'yÓ lfegü , é'con'la'ke^té i 'de á caoafib arrasar deVrío, 1 toe . 
'Viniefpd'á ded^qile los'ffapfÉáti'és y :t fóda ; iá infantería se 
Üaíjía 'deshecho , y né paréscia nádíé ' sínó ; 'ítíby póéos que 

«.—Google 



am.^^.^ftlííín^píileípíip^trás^lgi^as; J#rjanc¡as; .en T 
jtqoqesdixe á la .caJ^lteria^que ,ioe siguiese, ¡y, puse .las 
.piernas, ale^ballo.^ga^ 

,dej Al^^de^n, hóiajbre^p^rqpe puestos allf eflcjea», pp> 
eneramos en llano romper. .con^Fratwieco Jbjrqandex.. .j 
.yendo asV nje ^¡OT^e tpdá^la. cabañería* ,(¡pn el 
.estap,tyr|e;.I)¿;al, ,,sp había,, id.p, el fip aba^Of, aiej^pdQse 
de ja&eÁe^gqs.pscepte «uajb^nfjera qgetjjvíjtcoqsigp 
hasta 30, Be á caba]Io; ; Iq,cuaI .visto, leay^ u^cabalh^p 
á ljamarios, é v.p prpsjgui,nü,caaiino con, Jos que digo.. 
Y así conioiuhí.^andeíay me pqse.pn lo llanoj ido .es?- 
,taba Franqiscp Heruandpz,, estos .30: ¡me dejtarpp y se 
fueron tris los, pffdsj y^yisto.que quedaba,sólo, acprdé 
4eir ( á. T tod3 priesa á :r pusca.r ^a g^nte^íje cabalip,,y ballér 
los.d,e la otra parteidpl rj,p,.poij i donde bapfamqs pasado, 
jí los cuales dyp íeas palabras, y. qu¡e lo haiíiap hecho 
malcomo malos, caballeros^ qup^mirasen el puu,t'<> jp 
jqoestájbaHios y.quey^lvie^u sobre si ¡á hacerlo ¡que d«r- 
,bian;. con. todo estp,' ,np. pjjde^sacar mas de hasta ÍQ, ó 
50 hombres^ con los cuales, vioe £ Francisco Hernández, 
^y-orden^ndolos^ mejpr queipude. lo.rpmpí cqn los 
enemigos;- y ppr PjpS:,cpies ver^ad.jue np me sigui¡5 
masdela primera hilera y los deiuás se retinaron á fue- 
jra, que.np quisieronrseg^uirme, y, cada uño, fué por su 
,parte. Lo cual .vjslfy enjrié á' una, persona principal. ¿I 
real mió, para que en las tiendas ,det\ivie.se r lá gente,, para 
_que po sq fuese, ppr pü - ^ parte; viniéronme í decir quenp 
pc-diao recoger ninguno; entonces, sojjí á mucha priesa a,I 
jfealy hallé'.qjie e¿a;asXcp.inp me habían dichp. X deixé 
^jli dos pcapitapp3,y ( oasé,. a^ejante^ .penda suelta, y á 
,]tres.cuartqs de legua, recpgí^pp^pmbres.-cp^.lps cua- 
jes votyia, quand,o top$ Íqs ; ,q'p : s .capitanes que .hflbjU.tfef- 

..'„ m GoogIe 



w mfm%mjmF- Mff 



Carta dt hjs : '<M^e's qitó^fa&^'Wto' ¿r tféhiitó feal, ! én 
perse^ion^Wancisdó tíérH^it^ i Sfa''Ai^^^á^é 

Paúatrú, H) • ;,r;,i ,-.: ^vii-j ul¡ü-,.. - * ■■ :•< .. .1 

--. !T ; ,:.i-:. :; / ^'■,!'--.h «jíifil-rjí, -'.,1o ;, ,. : :.| : . .. , L „ 
;. i.o'.. ^ ¡NJBY. itíüSTÍEg.Y; MWiMA«JÍRÍQ!ÍSi>!SEf»<K|8»> .:::,' ■..■>, 

,:, íte^íe. ía^cibjfed <Je t los jicjib^ escribimos á V. S. el 

encuentro qye.huboel cimro'guel' mariscal D. Alonso 

' de Aly^radq baxp : dé la ¡nroyinciatfe las Charcas, cóii 

Francisco Hernández WEoa ó eternas, alterados, en el pue- 

, .:, f.( -. ,>• .-'■'■ ~ j ')" \llííi<\¡>:> \¡i ■¡.l'UiriS'v -. *: ;['_; 

Di B itz« 3y GoogIe 



SM "fafatí^SÑTOsfÜKbWá- 1 

l>lo : d^i !S dffi¿í[i»i^á? / eQ llj py la ¿eb'te 'del 1 'áíblió Mariscal 
fú^W^TAlida t f'\ó'^e hasta alÍt L: ¿aSÍ5. íJóí que des- 
pdeír'se líizíí é'ha sucéíídb'és, qúe'éntéiiaidó por esta . 
Real Áuaiéncíá'qué lag'énjé del Mariscal, 4ué"báÜ6'de^ 
Baratada á'ttí'ábáíd de Í6s tteyes, y la qjú'e'hab'iá ecel 
i y.ga'stítda'áe seguir J¿ guér- 
:acía, ninguno quedaría é por 
iése en el, campo dé S.. M., á 
I, Y'ansí después dé"bieiifor7. 
iá'.qué hay ,' subió eri ségui- 
asía sé poner ¡i vista delló's, 
. . Q.qóe sédice. Púcaráü, dpo- 
'dé. se hicieron fuertes!/ fi 1 pasadas algunas' escaramuzas y 
representándoles la batalla, para que saliesen al. campo, 
copó Trárici^n' Hernández vio que no seléiba'á.da'renel, 
fuerte; por la gran ventaja que téaian; lunes á ocho' dé 
Octubre, al' poner de lá luhaj v¡no' con lodo' su campo, 
éñ que h&bia mas dé 7Q0 españoles é 260 hegrps, á dar 
la batalla.'jür Real éxércitó le.saíió á recebir, y con el 
ayuda 'de N. S.' 'fue desbaratado y parte de siigentó muer- 
ta; y con la qué le quedo, se volvió al fuerte; porque por 
ser de aoqhíí^^o'.se^pudQ.acabar de deshacer) El miér- 
ooles,8ig«i(|ute\ se pasa.r^al-tfaiQpods S-,M M ,9911 perdo- 
nes que se les habian enviado, Tomás Yazqaez ,ié,Jiian 
de Piedrahita é otros capitanes del dicho Francisco Her- 
nández, concierta geate. Visto' por él y ¡los. qne con él 
quedaron, el dicho miércoles en la noche, dejando el 
servicio é, bagaje ó a.rtiílcríá que'ieniari,' 'séfúeróñ del 
fuerte eri cuadrillas, desbaratados,' por diverjas' partes y 
sín saber unos, dé oíros, séguntl despues'paréc'¡o\ Envióse 
en so 'seguimiento al "capitán Patio de Mépésé¿'. , co_q 1 jQ3 
capitanes Diego López-"- flé Ztiñiga é Baltasar 1 'Yélázqüez; 



Dgk 



d*l : Áácmvo : i>r rtf>i*s. ;íJÍS 

é prendieron á Diego de Al varado, maestre de campo 
■déFifccÓo Francisco Hernández Girbn;'y á Juan Cobo, -Al- 
berto de'Orduna, Chñstóbal d¿ Funis y Antonio de Vi- 
llalba y Robles y Juan Enriqoez de Orfellaná; -suá* capita- 
nes, con hasta 50 hombres é 25 negros; y por otras par- 
tes y vias-se han prendido'' otros dé los 'culpados en esta 
alteración, los cuales traxeron á esta cibdad del Cuzco, 
dooáe +oW(o el Beal elército y se'há bécAtr jorticiáide- 
lloí:' 'Para prender ecast^ár'áÍ'r'ahcÍscoHerndüfe;'(^e 
^'presente' ü6 s*' sabe'ddotfe» eStá,' ní^Ue-vaya coi) géó 1 * 
te| éá ios demás alterados; i qué -'Son' pocos 'é sto : rtingmi 
ferfpítan ni persona principal, sehan' enviado capitanes; 
obh gente, 1 a los biiscai-, y esériptoá'llas 'josticiw de las 
cibdádés' é viftas'- desiós- réiítío^; : qué 'tengan é1 K misttio 
etrídddo, 'ana' con 'españtües'cbmdícón indios, 1 ©» ¿ui're- 
pártírhlentoa, qúes dóhdé 'prhicipaíméñíé los ■de'Hncíien- 
tessfrtan a esconder. E con esto ¿osarán los mucíiói cra'i 
fibs é' trabajos questos reinos baia:' I p v adecídd,' ! eh : un'año( 
que há- que sa comenzó' esta. alteración, *é ! quedasen eit 
toda paz 'é quietud, é con la ayuda de Dios lo estarán 'de 
aquí" adelante: £ ; ht ; Audiencia flear'é'stard áqÓT'arfg'nriós 
días, encendiendo en proveer y despachar algunas 'cosas; 
cjuéc6nVíenen'séfviciódé S. Mí é * la gobernación étit* 
to^Téiflos; é dada-órdéri en eHo, rj sé irá' á'M'cíbdad tte Ktá 
ReyW¡ ; dedóntíe avisará If ( V: ,t Sí»tóiqti(i mas se hicieren' 
€WSrtléfy' 1 líóbtíébteWb^ÍrÓ i afe^ltó%^ilaSÍr^yn^ 
maghífi^pérsdtias'rle 'V."$. i ntórcédeé/có'nfafciis'íier^ 
Tidórfes deseamos!— Déí CtuAíoi'fcincd'de ; Wó^i'énYbreVle 
l«5*'afibá:^May ilustré j niuy nVágnifiébs' señorea, bV 
aámoálas'Wu'fbs á" V. S y merííedfes'í Wsér\íiddre3\^ 
El Doctor Bravo de Sarabia. — El Licenciado de SantilUn. 
— El Licenciado Mercadrj di Peáalosa , . : ' ! ' •" l; ' yV - í 1, 

ragnzeD^yGOOgle 



•.!,.' "li :,tl..-isa ,.-•! ..,■: .l\t. •■[. íi;.!¡(' ¡ !>■.;. ¡!.., .■>:(;, 

#««»»*Sf™íí>iO al, v ; ¡,¡,h:';-I nía:'. / ■■ '■ W ; -..HiJI 
■ \¡'r.:'>M v»| v ;>/,-^',,-: .-; » ¡...Mloiliil tir.n; ia! 0(.-i .ffiü 

!',■,■«•! i 'im¡ffi'»w»JTi>mTu>wi!iirwswi«3-:, . r .-ji 
.i-MfO i .:. '.iiiiU? ijsa ;■■ í;.v.z 'íi -'íííh! '■.! ."■■:■ ¡"-.iIk 
- ■'Pt é ififfl , %^:BPWl q» e . l Sfi ¡ Mde !° .«cedido, al a**- 

que e),i*WP(ííadfl|gjWt¡ilw> pfift.eJ.ejtórMto, eq.Clüi^ha, ' 
P 6 difirw'uoas caleras, : que, me '(«safPPéW Ruúto, 
«"«jfiep^Jwpr.wiiVipfe.soito.fiuíi, »i d¡. Cüdn^ií 
Xi &4l?i#f í !d i P'9í. D ¡,fiW l ''b¿ it wH>4catfa i»i Brwir 
á90>jlip#mia, ¡ flaríi ; firiBflfla„ l Y s j»59ae ele otros ;¿|4n4 

li/^nciado^QtU^iX.l^í^usas^rqué. ysepíííw^ 
PPfi «^filá,PaMo,ltÍe'neses,',y fot flKíese de campo. 4 
P- !?edi»,,Pi^tOT|Cafreso| H0I9 escribo aquí, ¿q qnfl 
&spu^|snced¡|5 ss.¡ ( qqe,„p^ec¡¿ndome que ^raocisco, 
Hernández ¿StaJba; muy; yUor¡QSp^y.,con,-niucna- ; gentojr 

wnwsi,;í*|9? qu^eniyjliacuri y.fituqui'g^il'íWí' M\»z 

á£,, y qj^nuestraigeate estaba cou alguna tibieza, y aun 
lenwr.iettjyiefi^ns dps yflces flps ftapi». cjesbaijjtjdqiüjf 
Wjrt WfifWfl»; 1 M?eE)e i* g«arra icón inas ca¿>f. $,&,-. 
tejdaiJfl»el)i)s(aialjf 1 ss : lfthabia : l)ecl(o; aunque; jio. bien 
Wy^do,,p^pr¿ i con5fl¡ e .«aflpañaros,, 8 or, wé& 
cansa^,cii^ipe"pafes9¡erop «onve^r^^M^Qoi^! .(¡njrt 
ájud^Rcmuose^cpp ,el.canipo¿ brearle,.. donde quiera 
ajiestayiese, Xas);S3Íin W ..dpstac^adC.y_eon ; l^,nwy ( or 
presteza, ,qu£¿íército,' ¿a , caminado/en ^sta, , tierra, fiqo 

ÁnMlurS.-:,,- VMnTñA? "A— . iíMi ■ ¿, .' „*.•< .■'; ' ■ <¡<¡ :! 
(1) OefcMfcn.í.HoJfli.^syjg^,,,,.... ,.,.„ : ,. , r . ¡ H __ 

DiBitzeD^yGOOgle 



Mit'AftBrVoSí VirtaMÍ. 3t¥ 

InirtS'fiUa de bnsllm*m*s, póWjuí'lioi'Ws'lbS^LieliíaiÍJo,' 
yHfaoajosae ño9 i j l pa*»', Qtiti'tét'eilWÍériml'fVaSieti' 
nos '^emádlílá! pueirtWdé'AVÍíliiÉyy ; Ap«íii«í y'^iii- : 
q*ijtoia,"y'(!e!íhechm loaWitiiós en%[ Cuíco 1 , fe'ftiemóá' 
aleanáar en el Collas, cierAd y ! tóenk' ; legtras' desta eiu- :! 
díüreil un pueblo suyo, 1 que 1 se'lKnia Pucaranjantígna ; 
fie™ de lo* htcaí: ¥ erV'veMarl'qjytlbjr'la'es, 'Ídn6tí ! 
el -dé mucM» «as anteirtiliia péfeáító, 1 'segWii-' deSbiles' te " 
sipo, 1 daría batalla; si le slgu«*mos; porpariscerle quV 
n«iitW campo;' con' el Wrgd'tímfinV'fer trabajó de lo» 
rtó»; qoeiéil Verdad' fué ¿tan*l pdrqne sa («sarr/b'iUado 
con S«le* : inv»rn6; cosí qué jamas Se avistó;" en 1 esia : 
tierra. * k) hténbS; ét de 'A^úrilAá,' bjhé éÜ«¡'tHti«H*Ín-: 
diUs-Sé' tiene por ■iWfegí'o; 'y li neteélaáB Sé los'llasti- 
lientos; había de llegar deshecho/y. 'qUo"co'd'la'íuracna. 
gente y áfmas'qoél tenia y *A¡tterut yotSifias voluntados, 
lo'&eabaWa de desnacer. 'Fue Dios sérWJo que' lunes, á 
los Cebo de Octubre; dbíhoras antes del día ni; poner de 
la luna; saliese de su fuerte, por ciertos' avisos 1 que tüvb 
demuestro campo, á cometernos en el'asíento qnetenia- 
i»9: 1» coal entendido 'de 1 Un Franeiéco Mebdet, qtie'po- 
colfnte* que él saüesé mfm i nuestro canipo f bW él ; 
avisó; SilibuSS Con togk'lir'gerte i: y ; arWérfá:á esperarle' 
ennaedfo del lamino, do»** W/totoXtitS f fuéríes- 
Mratadd.y'mueba de su geate'mrWa J^reSá^W'ioV' 
nueatros' murieron állf «ri'-ef 'éattprj i'iutít* quince,' y'que- 
daWntJeridbs cincuenta é'tres l ,''dé , lo3'cuatés' aTgurtoshan" 
muerto después, de tas heridas/Dardía'batatlá'casí ! dqs 
hOrBa de «Oche, porque se coüeriío * éaci*4ieM6sfe ra 
lénaj'n» se prendió ó hiato en élIa'Fríwcléco'Herliandéi 
ytodoslbsquecoli él' habían sando; por 1 Culpa dé' ¡agente 
do a caballo, que aunque algnnoS' i» 'Bifen^ocos lohlcie- : 



^Google 



rq^ bief), ;l ,(p»,;dg|^ t po i :^i^econ |1 Tpmpee,. q«pqpev,)eR' 
f¿f : n^and^^d^íflcea^n^ ^yieponla i>eai<s-hA*íÍa. 
nuestro escu,adrpn de,iüf'aoScría ; y..las espaldas á : Ja arca- : 
b^ceria, <$? ^ífHspp.jH^oamd^f.Sitos'se, est^saa copia, 
np(;lip,,.pero.íos.que ia y¡cr»3n-,sabqn -qiip pirdieraq^bi^nj 
aupg^,de,pach8| sJD0¡jles. ia.ltara.vYfllftOta.d ó.^^ert^:. 
I^Bfaqua.fupcc^iípa.íiyeiFpaiafjispp IJernaDde^ae^owias»! 
ásafueríe^ coa IpérdJd^ -jqleí la, mitad de la 3gefttery,.aTmas , 
qjie. sacó. Hajlgse. Fra^Uc». Hernández ea e$te. batall». 
c^'tapt^;gep^^raofl^li^3^ : ifle^rpftr^a^a¡ ( t^v^pqr,i 
ciarla. Ía.yitprja r .y-a^i^caírtá, jcs^yqq^i, porg^^oia. 
ma,s.d£ seí^qfas,^papft!ps :; y.dofiientop,y ,ocl¿flt^j)B- ,. 
gros I „qoe v (jQnj,tí(ulíi ; de, Uber,tf)d, ;fcaijia i( y ! 8gadfl $ jij-y- 
armado; , y .Qua$rpcieni.o$ y setenta .arcabuces .y >cuatrc>h 
píe^s^e^j^erja, , que,. de las :caoifianasiqae. t¡o#i6 4i la?:' 
iglesia^, ¡moD^^rios en.el:.QiMCQj había ¡becfcojy/ porr. 
que e^Jas,esi^u^^«^q«e,,fiaochq 1 díaíi>qvie^t!íva j eI* 
un campo á< vista del oteo, había., ganado coa ijoMtos,. 1 
aunque d^sto .fxifi l&.causaJa veoAaja que ;nos tenia. £m el 
asienito,, por (^eftas;.qvwJH--a^aí»,,y; sepulturas 1BP> tpaílV 
cecea ,$é!. Qoedarqn .de.lp^pedi^o, cw üoio teínor; que. 
no, 993ro» íoas ; sa\Lr : á escaramuzar j y pl miércoles jfwla- ■ 
laate se nos fíasíírOB.jTomás,,^^!^!; y JPifidjcarhita. y Jos 
Ga^ao^s y otrpfir.quafrfljcaiútíiQa^s coa par^e¡.de ( ^ ) gen fr( 
te^,(o^flue ; ÍB,,p^q>n^ : ,aops boyeíon, po£ : .uDa.pMjft-,jr l < 
otros, .por otra, |E$ «alió agflj^la. nqcJhq ooq ; ¡no ma* <Jp>i3ihi*'. . 
tro t; ¡iODpbre8^ de l quiefli 1 6époBfiaba, ( *emieRdoqae-M"9TW-i 
yp^,l6^niarasen f! y J aq^vp.PP^¡(J 1 o,,{Berfl de uingUftiCíln, 
njipo JUA Qasi,;^o¿b)i.Ja ttoqhe.. ^piesrjach^á^Pa^fdj^jSíenftT.! 
s^a¡ cpp r pie^.arcab^e^, flp9.,^^,i?ft, : e( ;; alcawei ,^l; 
cuaj^e^ ¡rastro .d^ 
PVÍftfips* T ?"*» í^bQí.yi^fforppBliy'MafPP.Ilf AH«fftf! 

.Google 



deQr^Hñ^^sii^l^r^Eg^oiwaU.QCja Jbasta flp, soldados^ 
30, negros.,, y 1os : pre^jj^ái jQdj^.si^.isn^^njmp^rar 
dejeoderse^y C94. ejipa pe vifl^al-iGuíCo^.^i^jh^iaj ,qi*eva. 
de^FrancisÉED lfer}^ind^, / .4pnde;e,t;^i(^eR9ia,;,pe ^olyip. 
después de la Vitoria, ,Be-al£ se^q^eyó,,^ |p£.ca,pita-, 
nes, Miguel de la Serna y Joan Tello, con sus compañías 

pprque 00 .pasase .abaso;,^. eji capjfcan^bró que^ató 
á^rrillp , .sargento .^^,.(1^,^^ vjffieniande 2 , 
quistaba en el desaguadero con gente, ,ae. bagase b^eia 
Timana, porque no se subiese la costa arriba, y que! mae- 
se de campo .y ; el .ca^nJMUa^J^a^ez,, con sus 
compañías, por la ría de los Soras y tucanes, y el licen- 
ciado .Gom^ JJerflanfleft, ^n^.a^^Hce^as, ^qn Ja vm 
d^^cana ft ,e^tra^a^n.í&n 

tarja escprid [dq , . fycps ,diíjs, .de^Rups ,qa>§ , sa^ fy , (00^, eata _ 
genfe^se íuyo.aueva,, como ha^.sali^p N d« ill Cop,d^su.yp 
ydadp.en Camana.ppn^T^abftce.rfls, ¡¡j. tjpajlí;^ íué,, 
por la costa, apajo basfa ^¡Lnaguana^ppr. dpn^e, se> subió 
¡tíasjerr^ y s^lip^^uxa 1 ..c [ fey;eflojp|Q < ^,,a<[ue) paspnp, 
. leestar^tomadp^Fuei pipSjsery^p cjueí, paja^gqe'deii 
tojíp íjjsínabajpstJiue.e^ ^sípa re^aps^ban t^qjdfl dfi Uft ( 
añp'á^fa jpartece^a^enj, io^apitapes tyijjuej^d? .Ja^er,-, 
n_as,,y jpap( T.efÍp^estuyieseB y^ffy^l^^city^gfyjle-. 
g^yaslTOQ.apdfl^ 

sin, escapar^ ninguno:, jraptóse .¡a ^¡piuflad^ donase, 
^^,^1,^^10^.^.^,080 ^,ci^e^i^n ;$],,«#<* ¡cqn^d/;, 
^Sffe^fcl] foMRe,?p^e,^a^adp ¿¿/aja jornada,., 

acá fueron, aunque el mayor t rabajo que tuve fue con 
mis compañeros; pefr^ba atodo ¿K entender <^e 



á»' - Ütl(Mkjatios'ÍíÍím&'\ ' 

así ctirivtiiifa'al 'tifien ádceso'defrie^ícV Üha cosa sepa 
V.Si, que iSi'éIfAfnKéni^ !í h'ó fbfef^'^'ercáoipoVlios'es-' 
taria'íodá' fef 'títífW '^b'f^nclscó' ífér-nándéz.^De Liiiiiaj' 
á 1¿ de Enero de Í535V^Skrv&íor 'dé Í. '&:. qne'sns 
"manosbésa— -Oí 1 . Brávtf dé Safaba " •""'"' 

.:;¡P ; .-, '.■.,.■) >.t* [¡ib t o'¡7¡' iiiiol c mil ¿i ¡; ; ■ !■ ,| i , .;:"í' .■-. 

Chftáde fo'¿ OvÜtfes ieaSéuüá^ '0'a 'dbmiriar tá ; <r"ééiwii ' 
' ' 'de FráticxM i 4i&ricm$£,'evt <faé ááh 'eukñtti de fá[ muerte; 
~&-éSté\''\&lÍtiiWía%úeWd%W 

' lUs pm: (f) ■ ' ln --- ,:G "' " ■' !,Jir '^--"' * " "- í¡ ■••■ ™r 

-»■ :■■■ -■ .. ■■■.,.!-. f.v(v-íí id -A Bi7 ulw; .•ii.iili.if»; .-■ 
' Itafe'fe cIútfaMl 'C-Jícoféo ííííiti'tíWÍÍÚéiüliTé^el 
pa'sadFéi áSó dé f H^^. ééHf etííníifjs á V.' Síl^'tídnib' prdh cartaá' 
del corregiddrdé 'Areijilliía 1 tüvitíia^ réfecíbh b^e" ■SVán- ; 
cisco Hernández baxó'coh éitertar gén'íé'í de la 1 ''provincia' 
de Condésuyb 1 al válte de^Cámana, qireá eii los llanos é- 
costó de la mar; y'comb séénvió eii'feii alcance y segui- 
miento á D^I , ecWd 1 P1A^t'ítóái i ríró 1 i: niaósé , de campo del 
Real '^aércitü; é'$ ; cafjftan 1íáltásar"VeIaiíqutíz;; é'á guar- 
dad eí J pasd de r Xau¿a á'los Capitanes Joaií Tetlo tífe Só ' 
tomador é : MígneT de'la Serna',* sto otros capitanes que 
poroíra&'vía&sétiáhenvíádb'. Lo d;ue después násübce- ; 
dídoes que tVááciáco Hernández íja-íó tféi'dfcho valle dé 
Cámaná, i pot' 'léirllanos, costeando hááta'ei váíle/de La-. 
riagüana;'22 leguas tiesta ciudadJ'T)UBcandb ! nako pafá 
sé embarcaré V á -inqutetár'lb'ife abáio',. p^quéV &¿nsa' 
dti; i sei i la gente poca, era más parle' bara ló oprimir é 
tornarse 3 'réh^ceO' é^cDmb'nb'lo' íialtó/ ; por estar ya : 



Digüz^Google 



DD/'AHCHIMO I« INDIAS. SSC 

pitwe*ío;que ! no»fo.hüb¡(3sd;;aQtoodido por 161 quo'jdcsta 
cftidad, babia salido cantidad dcgénteá lo prender é im-f 
pedir e|'pas©;si viaicfse á ella; 99 Volvió á'aubir ■ai vallé 
4© -Xaoxa, -para pasar abaxo- por íi? sierra, oo.mo : por : par- 
te i que ile paifectó estar mas sia riesgo é 'desocupada; á 
donde: los capitanes JoaiiTeHo-é Migaei de.laSenia, que" 
aHise habían 1 enviado para tener tel paso, eóxt> [ favor de 
k»iodias que para ello esíabaní prevenidos, lo ;prendie" 
ron , coa hasta 4 a -hdmbres que :Eo habían quedado* Tráxo* 
se'á esta 1 ciudad; 'del cual tomada su confesión se biza 
justicia; en siete dias ■ del 'mes. de Diciembre del dioho 
año' pasado; de que partiduianeente' se alegraron ea.es- 
tds reinos porJa quietad é sosiego' ;qjie, coa su .■: muerte» 
habrá .©m ellos: Antes que., saliésemos de l¿ ciodad ; dcl> 
Gnato/bei prayey^ipertoná^qeifaese.-á tos pjovitlciaH 
det : JGUDatí y .Charcas, á recebar £ Beneficiar. lostribatoS 
darepaptíniiedtos vacos; queBtáí'ieh las diohítí príWjnH 
elftií é quintos reales 1 , e quelo «ruxesaná -esta ¡dudada Id 
c«ai ylo que- mas se ipúdieáeovecOgeripor atói'bajoi s& 
enriará ,eoa ia:brevedad.posibleí;y la cuenta de taiqiíí 
se-bu gaa(ado:M la 'alteraciotí pasada, queai presftMe se 
está haciendo é sacando. Asimismo se proveyó en IferdiH 
cha ciudad del Cuzco, 'po?: corregidor 1 dé lai provincia' de 
lq«iCbárcaáí at oapJ6an.dcm , !Jí»n!de : Sarici©val, vecino 'de 
ktíiiídad 'deiTruxüRoj y se Je diaVIpara. ayuda de costa, 
les: tributófe ■■do- 1 loa' indios: ; deliiiTeparümionto de Puna; 
é por' corregidor del Gttzco t >á Gatoilasode ■Ja-Vega,, Meoi- 
fto-dOila dicha tíiudad, con tr<_'s «¿11 pesos íde-salarío, é 
por-s» tiaiénte : aMic-eQdador>íanjaráz-, coú : dosmill pesoa 
é -cierta! comida;: ó por corregidor da ¡a. '.Paz, .al capitán 
Jdau'iRerüisn,. vecino deUa'/jcoa'-^tt'OS 'tresiioilüpesote;;'» 
po r .ooriíégñdíir de Arequipa; ■ aíiicfinc-iadói Gomoz ¡Reman - 
Toho UI. 21 



> y Google 



3ff DOCUMENTOS i1I«DIM>S;í.; 

dé*)!vecino della, cod do* miHpssoá.. Ponqué; pl.|aíeaenq 
te 'pareció qne convenía,, ^ p^a la 'quietud; -á-. sosiega !,db 
la tierra, que lofueíen recinos ó pejsouas- prinqipaléSüé 
rioog, para qoe con mejoc é con iaa%- &erza:é autoridad 
pudiesen gobernar yexecut*rilaj«fiticw;'fas ouates nd 
lo quisierch- -aceptar ;sin «sidra 'fetlorloe;. .pfitria cosía que 
conloe oficios se les bfrccialw Dada orden de .1». qne mas 
bo pareció proveer para k'^oheraácicoé adunnisteacioá 
de la justicia de lo de arriba, nos volvimos ¡uegoM esta 
ciudad, donde al presente estamos,' entendiendo: -en ,\ws 
negocios ordinarios ¡y «n los denlas 'qite' se iefreeeai ''<>^\. 

■ 'Las personas que han servido á. Éj.M;. en; efiía gtierra, 
con «argos, son: pablo de MeheWs,;ér:kk <• maestre de 
éa'ropo, D. Pedro Pontocarrero, é, da alférez génerat, Lope 
deZuazo, é de capitanes, <Lui*<DávaIos Davala, D. Joan 
de Sandovál, Pedro de Añasco; Diego'Lopéz 'de Znfiii;*; 
Rodrigo Niño, Juan Telio deSotemayor, Huiz Barba Ca- 
beza de Vaefl, Joan Ramón, Baltasar Velazquez, Juan Mal* 
donado do Buendia, Pedro:de Zarate, Alonso do -Cáceres, 
Miguel de la Serna, sin dlrofirduchogcaballeros, vecinos 
é soldados, qne han servido con toda! diligencia .£ fide* 
Hdad. ' ■::■■:-> .ri-ti.-i- ■-■ .■!): > ::¡ ".*» 

:'¡ At principio deeta 'alteración, ¡á causa que ¡ansí- de Jos 
que quedaron .de Gooíalo'PÍzarrb,i.coino deB. Sebastian 
de Castilla, andaban hiado&ly csconáSdos: hiufihbsídélm" 
cuentes, 'porque' no se juntasen con ¡Francisco HernandeE, 
sé dio perdón general á loa qne iñnfeseh á 'esta -ciudad & 
servirá S. M. ó apudáeseniá' -algunos de i los capitanes 
questfin en su Real sertricjoj "prir-toaar; ; entendido que, ^ 
DOihacerse, se irián con írgncisco (ifemaddea. 'iQmbjks 
quei Audiencia salió ¡ deeta ciudoÜ, i se dieron atrás* ! porti* 
eulares 'porref doctor Sarabia, ; ¡licenciado Sahtittan , u\ 

; .ui i wT 

».-,GoogIe 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 323 

cenciadQ Mercado de Peñalosa, que 
á los que se huyeron. de Francisco, 
ron al Real exército, desde quel i 
ciudad basta que llego á Pucarap, 3 
cual se hizo por deshacer -las fuerzas 
dez, que conja mucha gente que t 
de Villacuri é batalla de Chuquiqg 
de los cuales los mas hizo buenos amigos, según se en- 
tepdio de algunos quedél se huyeron, estábil tan poderoso 
como á V. S. se ha escripto; é porque persuadidos de la 
clemencia que con los que ; se pasaban se usaba, todos 
le desasen é viniesen al servicio de S. M., con lo cual 
se diese fin á los grandes daños é muertes que, ansí de 
españoles como de naturales, se habían hecho, é se hi- 
cieran, mayores de allí adelante, si la guerra durara, y 
los muchos mas gastos que en ella S. M. había de hacer. 
Después de la batalla, ansí mismo, se dieron algunos per- 
dones, porque aunque Francisco Hernández quedó tan 
desbaratado como á V. S. escribimos, si con la gente é 
armas que le quedaron no se huyera ó estuviera quer 
do en el fuerte, según la fortaleza del asiento que te- 
nia, necesariamente se habiaa de dilatar la guerra. Y 
para si Y. S. fuese servido mandarse informar mas parti- 
cularmente de lo subcedido y estado en que al presente 
quedan estos reinos, enviamos á Arias Maldonado, hijo 
del doctor Baendía, que, como persona que se ha halla- 
do presente y servido áS. M.con to,da fidelidad y con 
dado desde el principio del alzamiento hasta que se hizo 
justicia de Francisco Hernández, podrá, dar de todo bue- 
na relación. .Suplicamos á V. S..Ie mande hacer todo fa- 
vor y, merced, que cabe en su persona. 
Después que. Gaspar Orense partió destos reinos, han 



> y Google 



324 DOCUMENTOS INÉDITOS 

venido procuradores de las provincias de Chile, con car- 
tas délos cabildos delta, etique dan relación del estado 
de aquella tierra, que cierta provincia de indios, que se 
llama Arauco, que teriiá Pedro de Valdivia, mataron al- 
gunos españoles, que con Francisco de Villagrá se habían 
juntado para el alzamiento y castigo de los dichos indios; 
é que Francisco de Aguirre é Francisco de Villagrá, an- 
sí por esto como por gobernar en' las dichas provincias, 
habia hecho cada uno por su parle junta de gente, pre- 
tendiendo el Francisco de Villagrá el gobierno por el 
nombramiento que los cabildos de aquéllas provincias ha-' 
bian hecho en él de justicia mayor é capitán general, y 
él dicho Francisco de Aguirre por una cláusula del testa- 
mento de Valdivia, en que le nombra por gobernador, 
por facultad que para ello tenia del obispo de Patencia. 
Hánse dado por ningunos los nombramientos, é mandado 
que no usen dellos, y respondido á los cabildos y escrito 
á ellos que deshagan la gente' atengan toda conformidad, 
sin'hacer guerra á los dichos indios, é que las cosas es- 
tén en ei estado que estaban al tiempo que Valdivia mu- 
rió. No se ha enviado persona, entendiendo que la verii- 
dade visorey para estos, reinos será entreve, ó S. M. ha- 
brá proveído de gobernador pira ellas.JEa 30 de Euero pró- 
ximo pasado, recibimos' una carta Üe S.M., hecha en Va- 
lladolid, 20 de Diciembre de 1553, cerca del hacer cierta 
averiguación con los indios; hacerse ha lo que S. A. man- 
da. — Nuestro Señoría muy Ilustre, muy magníficas per- 
sonaste V. S. y mercedes guardé, cómo sus servidores 
deseamos. — De los Reyes, á cinco de Hebrero de 1555 
años.— Muy Ilustre, muy magníficos señores, besamos 
las manos á V. S. y mercedes susservídóres.— ^Licencia- 
do Bravo de Saravia. — El Licenciado Ferfláiido de San- 



«Google 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 325 

tillan. — El Licenciado Altamirano. — El Licenciado Mer- 
cado de Peñalosa. ..-..:■■ 

Descubrimiento de las siete ciudades, por el P. Fr. Marcos 

de Niza. (1) . 

INSTRUCCIÓN DE DON ANTONIO DE MENDOZA, V1SOREY DE ' 
NUEVA ESPAÑA. 

Primeramente: luego como llegáredes á la provincia 
de Culuacan, exhortareis y animareis á los españoles, que 
residen en la villa de San Miguel, que traten bien los in- 
dios que están de paz y no se sirvan dellos en cosas ece- 
sivas, certificándoles que haciéndolo así., que tes serán 
hechas mercedes y remunerados por S. M. los trabajos 
que allá han padescido, y en mí teman buen ayudador 
para ello; y si hicieren al contrario, que serán castigados 
y desfavorecidos. 

Daréis á entender á los indios que yo os envió, en 
nombre de S. M., para que. digáis que los traten bien y 
que sepan que le ha pesado de los agravios y males que 
hon rescibido; y que de aquí adelante serán bien trata- 
dos, y los. que mal les hicieren serán castigados. 

Asimismo les certificareis que no se harán mas es- 
clavos dellos, ni los sacarán de sus tierras; sino que los 
dejarán libres en ellas, sin hacelles mal ni daño; que 
pierdan el temor y conozcan á Dios Nuestro Señor, que 
está en el cielo, y al Emperador, que está puesto de su 
mano en la tierra para regula y gobernalla. 

Y porque Francisco Vázquez de Coronado, á quien 



(I) CoUciio* da Muño», tomo LX1TI,. .. . . . , ■ 

D, B ,tzed D yGOOgIe 



326 dOciMkntós inéditos 

S. M. tiene proveído ~paé gobernador cíe esa provincia, 
irá con vos hasta la villa de San Miguel de Culuacan, 
avisarme heis como provee las cosas de aquella villa, en 
lo que toca al servicio de Dios Nuestro Señor 1 y conver- 
sión y buen tratamiento de los naturales de aquella 
provincia. 

Y si con el ayuda de Dios Nuestro SeBor y gracia del 
Espíritu Santo, halláredeá camino para pasar adelante y 
entrar por 1? tierra adentro, llevareis con vos á Esteban 
de Dorantes por guía, al cuál mando que. os obedezca en 
todo y por todo lo que Vos Je'mandáredes, Como á mi 
misma persona; y no haciéndolo así, qué incurra en mal 
caso y en las penas que caen loa que no obedescen á las 
personas que tienen poder de S. M. para podeHes 
mandar. 

Asimismo Iteva el dicho' gobernador, Francisco Váz- 
quez, los indios que vinieron con Dorantes y otros que 
se han podido recoger de aquellas, partes, para que, si á 
él y á vos os paresciere que llevéis en vuestra compañía 
algunos, lo hagáis y uséis dellos; como viéredes que con- 
viene al servicio de Nuestro Señor/ 

Siempre, procurareis de ir lo más seguramente que fue- 
re posible, é informándoos,, primero si están de paz ó de 
guerra los unos indios con (os otros, por que no deis oca- 
sión á qué hagan' algún desconcierto contra vuestra per- 
sona, él cuál será causa para qué contra ellos se fiayá 
de' proceder y hacer castigo; porque de esta manera en* 
lugar dé ir á hácelles .bien y dalles lumbre, seria al con- 
trario. ■ "'..'",'' 

Llevaréis mucho aviso de mirar la gente que hay, si 
es mucha ó poca, y si están derramados ó viven juntos- 
La calidad y fertili&atí delta, la templanza de la tierra, 

—Google 



DHP MÉmtO Bi BUHAS. S8Í 

tos árboles ¡y plantas, y animales 'domésticos y salvajes,; 
q*KVhubiere¡ ; la manera ttetaf «Ierra, sí es áspero ó llana; 
tesjrlóa.teiífoB fraudes é-peÍ5ueao'3^V]a$ piedra»' y ^me^ 
éaléá que hay éa eiía; ¡f ■ de las «tísas que se pudieren en- 
viar ó traer- Araesña; trafeHaí ó : env*allaí>, para qué detOf 
do pueda S. M. ser avisado. .i •' « V. 

Saber siempre si hay noticia de la costa de la mar, asf 
de la parte del NortéT'GÜHitf de la ctel-Sur, porque podría 
ser estrecharse la tierra y entrar algún brazo de mar la 
la tierra üiteíiirbrV síllegár'edesá la costa dé la mar del 
Sur, «n fas pímt&sqtié entran, al pié déalgund árbol se- 
ñalado'de 1 grande; dejar ; enterradas cartas de ío que os 
püreséíeré' que cotfíierie avisar, y al tal árbol donde que- 
dare 1 la cari» hatélte atgona^crda porqué sea conocídoí 
asimismo en las boüasde los rios y en las dispuaieiónes 
db puertos 1 ,' en los arboles mas señalados, junto al agoáj 
hace la misma 1 'sefiál de la croa y dexar las cartas, por* 
«fue,, st ■ ¡enviare ' Retíos, irán advertidos de buscaréstá 

fl^ñal.'"* '-'"■'■ '■ ri ' ■'■■ :!'J:.-J f '.j T 

'■ Siempre procéxareis de enviar aviso con indios d&co- 
tííoos va y sois' recibido y lo q«e JialEáredes, muy partí- 
TJutármettte. ; » ,'nduv>\ '■..-. ' --'..i '.-'■■::: • <)*' v '■ ,■■! 
'■'Y sí DioVNüéstro'Sencfr ftié^é servido que halléis al¿ 
guna'" población grande,' donde ¿s ' paresciese ¡qué habrá 
buen ájSaítíjO' páfáhacer'monéstérib-y enviar religiosos 
que entendiesen éñ 1* conversión, avisareis con indios 
# volvereis' Vos á €ut iiacan ; . Coii : tüdo sééréta dárefe aviso 
"pata que se jirove* leí que convenga sin alteración^ por- 
qüéV'6n : k'p^Íncatíóddelb qné's^lialla're, ■sé mire él 
servicSó dó Wüe^tft'SóSor^ hiéndela geriife'dé Ifc tiértá 
'<■ ' Y'éWrilqué tóda lií : ir¿rra ; eá'déTEmpWatíor ; Nne¿tW&^ 
^Oi^'Vó^eii'min'óbbre^&nlárefeposesíondellapor S. &[', 



> y Google 



y haréis la señales jiSutesi quesos pareciesen qm fee te-r 
quieren para tal ¿aso; .y;-dMriw¡£ entender ¡átoíf.naturajT 
les de la tierra que hayflOijDioSí'ej» el cielo y el Emp&í 

rador en, la tierra, que estopara: mandalla y gobernalle 
quien todos han de ser. auhjetos: y <3e,rw.r-TjP;i Antonio tfe 
Mendosa. .< :,. ; ; , r -,->■ .1,'. „■; ,;!'_,„ ¡ oh 

; ',í,.v¡ -.•,-. .; /./^ERTOTCAaOMSS., ,. ¡i,„ /,!., ,: ,h 

[i-Digo.yo Fra.Jfláreoa ddjtfiza,';de los (Observantes^ 

San Francisco, que rescibí un treslado desia jostrucpio? 
' firmada .del ;llustrísiuio Sr.. R. Anfjouio de Mendoza, .yiy 
serey ygoibernadQr de la Nneya España, la cual me,eftr 
tregó^por mandado doi^ ,S, : , y. en ^ su nombre, Francis- 
co Vaíqaez r de Coronadp^gobepaadflr^dpata nfleya^Galir 
cía; el cnal :ti-esIa(¡o;es saeado : 4e^ instrucción de verbo 
ai perkro,^¿con:-eÍJa «prregida; y;coocertad3i Ja cuaj 
o^^Án#rueoiQpjprp.Boeft©dff.|a c^pHr ;i fie;lmen(¡e y de 
no ir ni pasar contra ella ni contra cosa de lo eo-.ella 
contenido; agora -ni en ; n¡ngun tiempo,, Y por qu : e .asi, lo 
lO/guardwé.y cumpUre f/ íirnic aquí mi nombra, en Tona- 
la, á veinte dias del mes de Noviembre, de naíll y, quir 
Atentos ó'tr^nta.é^chpafiQ?, j> donde me.dió j¡ entregó 
eA:el;difibo-noni¿re t .k,dicb^:¡astracwon, i ques,e^ 
.^fiia^sta Nueva ¡Galicia.r^Era.Márcjps deNij^.. i- . j¡;i ; 
. • : iPígo yo Fray Antonio de , Qbdad-]RpdrígQ""[ frgi^de la 
nrden.de los Menores; y.mjnjsUo. proviflciíu' queá ¡a sa- 
aon soy de la proyinGja tJeJSaoJo.EjajigelJQ .desta piui;- 
ya España,, ^«^¡veipíaiiíjquoyíii envip\ á Fra-^Márposde 
Kiaay «aceptote, fraile,, ¡( pr^íte/p;y ( rfl|,igÍQso,y ,efl, t,oda 
^udiy^igiQa^.que.!^^ 
djgnido^ d^^a^par^di^ 



3y Google 



DBL ARCHIVO Ȓ BWMJ. 329! 

eosasárdoea -y dificultosas", fue aprobado y : habido por 
idóneo y.euficiento para hacer teta jomada y! descubri- 
HileMo, asi por. la, suficiencia arriba dicha de su persona, 
ooéiQ .por'.ser doctáfinp solamente en la teología, [k'ró'aun 
en Ja cosmografía', enejarte déla mar; y.atísi consultado 
y difinidoi que faese él, fué cóni '«1ro oom^íañéró, fraila te»! 
gol, que se llama' Fra. Onbratoj por mandado del Señor 
Don Antonio dé Mendoza,' vifioreyi destá dicha NuevaEs- 
paña; y .'$'. S.de dio todo 1, el 'aparejo y récábdo que fue 1 
menester para' el dioho camino y' Jornada; y esta instruc- 
ción -que aquí está ésfcrilá; Ja ctíal-yo vílyS. S. lo corau-i 
nicó conmigo, preguntándomelo que della toe parecía,: y' 
pareáciéñdome-bieir, sé' dfólal- dicho Fra.: Marcos, porma- 
no dcFrarreieco .Yazqnea' do Coronado; la -cual el resabio 
sin falta y axocot(> fielmente, como en efe lo ha parecida! 1 
Ypor quei b 'sobredicho ésanei:verdad y etí ellb rio hé! 
fidetoeíai ninguna, he escrito: estafee y testimonio y lo fir- 
mé -de mi ' nómbrei.*íHKeCba en.lWxico,» á veinte y seis> 
dias de Agosto, 'añq da mili é quinientos é treinta éoue-: 
re:¿— Fta. Antonio ~de QibdadrRodrigo, ministro proviíi-' 
Cial; !,, ■:■:■•:■.}■'';.■. t, ■, ¡i": ' ■ ■': ¡:. iv.- ■«'-.■ 

' :; . ■■-■■ RELACIÓN. ¡ ■ .:" ■.-■■■ •'. 

- Con el ayuda". y favor de la Sacratísima Virgen* María, 
Noestra Señora y del -seráfica nuestro, padre San Fran~> 
cisco, yoíFro; Marcos de Niza^fraile^pfofeso de la 6V 
deddejSari'FranpiBOo, en eamplimientodela instrucción*. 
arHba coDleniáavideJlIlustrísipo SavD. AiitQU^de.MeoTí 
doza/.YÍsoreyvyigoberaador,por S. Mirde laJíuevaJSs^ 
paita,, partí de Ja ¡villa de Sao Miguieli de fe ■ provincia. de¡ 
Cuínaican, -viernes; aieterdiasi del.ío-es de Marzo : de mili,. é 



quinientos é treinta, e nueva aiwís^Ilovabdo pon'aómp** 
ñerd al padre Frm^noratO'y llevando Eoñaaigo A Esté-; 
baade: Bpra«tésj :iuagro¿'y & ciertos indios, de loe qael din 
cboSr.Visorey libértóy compró para. 1 eáte, afeotp^toai 
adates me entregó :Francisd> Varquez de Coronado, go- 
berfoádor de láiNoevaQalicia^yi.criQ otra raiichíí canti- 
dad de iridios de Petatean* y deT pueHa que llaman, deL 
GnehiUo ? qué serán- cincuenta -leguas dé la> dicha Villei! 
Los ■©■ales > vinieron' «l- vallé de Gulutaah, simfieando; 
gran alegría , por habellesíoeirti&cado'loB indios liberta-; 
dos, que! dicho Gobernador ehvifi delante á.hace%s ■sa- 
ber sa libertad y ique no sé hablan de hacer esirtavos á&r 
líos ni haceltes guerra ttí'mal fmtamieñlo,' dlciéodoles 
qué así lo quiere y mandaS. M. ! Y oonesta. compañía que; 
digo* tomé mi camino hasta 1 allegar! al pueblo de Peta* 
teaii, hallando eaél camirioimuehoalrefecihimiedtoay pre¥ 
senles de comida,: rosas y otras cosas! desta calidad, "fl 
casas i](i& rae haoian.de petates y ríHaasv éntodá&las'pár* 
tes donde noihabia poblado:- Enaste pneblo:dol?etateaü 
holgoé tres dias, porque "-mi «oía pañero Fra . Oaorato 
adoleció de enfermedad, que me convino dexallo sali; 
y conforme á la dicha instrucción, seguí mi viaje por 
donde me guió el Espírifu-Sanfo, sin merescello yo. E 
yendo conmigo el dicho Esteban de Dorantes, negro, y 
algunos de. loé libertados y mucha gente dé la tierra, Tta- 
ciéndome en tofhís partes qué llegaba machos . rascibíí 
míentós y regocijos y arcos triunfales ydándóme áñ-ia 
comida que tenían, aunque poca; .porque dicen haber 
tres aSos que nó Llovía, y porqueros indios de aquella 
comarca; mas e&teádiah en, esconderse qqe «a sembrar 1 , 
por temor de íos'chratiáña»' de la villa de ¡San Ifligdai i 
que basta 1 allí soliaa Regara' tes hacer guerra y. esclavosJ 

».-,Googk 



DiÜ'ARCHlTlJ'DKIJrfiíÁS. 551' 

En todo esté iarniro,' qWseí-ian 2$d #Ó leguas- <th 
a^oefla partes déPetatean,VWcp*sá digna de pbnér^quíy 
écebto que vinieron á mí indioVde fa isla an que e&uw 
et Marqués délValtéJ déloscáatósirié! certifiqué ser isla, 
f no como algunos quieren decir, tierrafirmei y vi qtíé 
detlá pasaban á la tíerm ¿rm¿ etií balsas , y dfc.la tierr 1 * 
fií'me á ella 1 , y el espació, que hay de la isla álafíeVhr 
firme, puede ser media legua de mar, poco mus ó me- 
ños. Asimismo me viniefrótiá Ver Indios 1 de otra isla ma- 
yor quella, questá mas ádeíantre', de los Cuates tuve ra- 
zón (í) haber otras treinta islas pequeñas, ■ pobladas dé 1 
gente y pobres dé comida, ecebto dos, que'dictínqaé tie- 
nen maíz. Estos, indios, traiafr colgadas 'dé lá garganta 
muchas conchas, en las coáíes 1 suele/ labér 1 perlas; é" yo" 
les mostré una. pería'qué llevaba para muestra, yirte 1 
dixeron que de aquéllas habiá eo'Iás 'SslaW, pero yo' no; 
les vi ninguna. Seguí mi'camino por Ün despoblado 1 de 
cuatro diás, yendo, conmigo indios,;,'así de las íslás'íjúé; 
digo eoíno de los pueblos que 'dejaba atrás; V atcübo del" 
dWpóbíadó, halle otfí>s indios, que áe adjuraron' dé' me' 
ver, porque ninguna nbíjcia tié'üen dé chrisílanós, á causa 
d^ no contratarse con fos de aMs ; ppVoí despoblado; 'És- ; 
tos me hicieron muchos rescíbimíentoá, y me díerb^n mu- 
cha coiñidá, y procúrabán'tfétocarnié eri lá.ropk, y me 
llamaban Sayota, que quiere decir en' su lengua «liómferé 
del cielo», á los cuales, lo taéjor qué yopüflé, hícé étí- 1 
teoder por las lenguas lo contenido' en la instrucción, que\ 
es el "conpscímiento .demuestro Señor én el cielo y dé| 
S. 'til. en la tierra'. Y siempre,' por 'todas t&i vías djúé pfj-' r 
día, procuraba de saber fierra' dé muchas ppWácibnés ^ 

(I) Está tacrito ron. , qun también pudiera 'leeí'áé relación: ' 

«...—Google 



332 DOCUMENTOS INÉDITOS . 

de gente de mas, policía y razón que coa los que topaba; 
y no tuve nueva mas de que me dixeron<que. la tierra 
adentro, cuatro, ó cinco; jornadas, .do se rematan las.cor- 
diUoras de las sierras,' se hace una abra llana y de 
mucija tierra, en la cual me dixeron haber muchas y muy 
grandes'. poblaciones, en que. hay gente vestida de al- 
godón. , Y mostrándoles yo algunos metales, que llevaba» 
para tomar razón de los metales de la tierra, tomaron el. 
metal de oro y medixeron que de aquel hay vasijas en- 
tre aquella gente déla abra, y que traen colgadas de las 
narices y orejas ciertas cosas redondas de aquel oro, y. 
que tienen unas paletillas del, con que raen y se quitan 
el sudor. Y como esta abra se desvia de la costa, y mí 
intenciouerano apartarme della, determiné de dejalla. pa- 
ra la vuelta, parque entonces, se podría ver mejor. Y. ansí» 
anduve tres días, poblados de aquella misma gente, de 
los, cuales. fui recibido como de loa de atrás. Llegué á una 
razonable población, que se llama Vacapa, donde me 
hicieron grande rescibimiento y me dieron mucha comi- 
da, de la cual tenían en abundancia, por ser toda tierra 
que §e riega. Hav^ désta población á la mar, cuarentale- 
guas; y por hallarme tan apartado de la mar y por ser 
dos días antes de la Dominica de Pasión, determiné* de 
me estar allí hasta la Pascua, por certificarme de las islas 
que arriba ( digo que tuve noticia. Y asi envié mensajeros 
indios á la mar, por tres vías, á los cuales encargué que 
me trujesen gente de la coátay de algunas de aquellas 
islas, para informarme déllos; y por otra parte envié á 
Esteban de Dorantes, negro, al cual dixe que fuese por 
la derrota del Norte, cincuenta ó sesenta leguas, para ver 
sí por aquella vía se podría tener razón '(1) de alguna 
(1) Oom,o antfií. : . . 



DEL ARCHIVO DE HUMAS. 335 

cosa grande délas que buscábamos; y^cbocertó' 7 con él 
que si tuviese alguna noticia de tierra pobIada'y''rica que 
fuese cosa grande, qae no pasase adelanté, smó que vol- 
viese en persona ó me enviase indios con 'esta señal que 
concertamos: qué si la Cosa fuese razonable, me enriase 1 
úaa cruz blanca de un palmo; y si fuese cósa'graudé, la 
enviase de dos palmos; y si fuese' cosa mayor yme-i 
jor que la • Nueva España, me enviase una granchizi' 
Y así se partió el dicho Estaban, negro, de'mi, Domi- 
nica de Pasión después de comer, quedando yo en esta 
población, que'digo que se dice Vacajfeu Y de ahí á cua- 
trodias, vinieron sus mensajeros de Esteban cíín útíH cruz 
muy grande, de estatura de un hombre, ymedixeron, de 
parte dé Esteban, que á la hora me partiese eri su'ség'oimieri- 
to, porquehabia topado gente que le daba razón déla ma- 
yor cosa del mundo; y que tenia indios qwé habían es- 
tado en ella, de los cuales me envió uno. Y este'nié dixó' 
tantas grandezas do la tierra, que dcxé de creellas para 
después de habellas visto ó de tener mas certificación de 
la cosa; y me dixo : que .'había treinta'' jornadas, desdé 
dónde quedaba Esteban, hasta !a primera ciudad de la 
. tierra, que se dice Cíbola. Y por que me pareció digno 
de poner eu este papel lo-.queste indio, qGe Esteban me 
etfVió,dice la tierra, lo quiero hacer, el cual afirma' y di- 
ce: que en esta primer provincia hoy siete ciudades muy 
grandes, todas debajo dé un señor, y decasas dé -piedra 
yde cal, grandes; las mas pequeñas dé un sobradoy una 
aiutea encima, y otras , ¡de dos y de tres sobrados,- y- la 
del señor >de cuatro, juntas todas porgo orden?' yen las 
portadas de Un casas principales machas labores de pie- 
dras 'turquesas, do las cuales, dijo, qu^hay'tivgraaabim- 
daneia. Y que Jas gentes destái* ciudades -anda tóay 



, y Google 



¡J9t VWfJilWTOfi INÉDITOS - 

feiefl.ye^iffa. T,o^as.ni«cfias:pprticuIaridades rae dixo, 
a^ídes^ts sjet^iciljdailescorao de otras provincias mas 
adelan^, cadfl uqa. n>, Ja&cuales.diee ser mucho .¡taas.co-- 
saqufistas siete f,iudadi!s; y para saber. del como lo sabia, 
tuvíw§ ; w(ichfls dwandas y respuesta», y haHéle de 
muy 'buena.. razoa. Di gracias á.Nneetro Señor, diferí mi 
partida en seguyoientade Esteban de Dorantes, creyea*- 
do L quQ.me agiianiaria, como concerté con él, y también 1 
porque prometí á los mensajeros que envié ala mar que 
los aguardada, porque siempre propuse de tratar, con la 
geute que tratase, mucha verdad. Los mensajeros vinie- 
ra» dia de Pascua florida, y con ellos gente de la cosía y 
dedíisislaaj de los cuales supe- ser las islas, que arriba 
digo, pobres de comida, como lo había sabido antes, y 
que.son pqb,ladas de gente; traían conchas en la frente y 
dicen que. tienen perlas. Certificáronme de treinta y cua- 
tro islas, cerca l/isunasd© las otras, cuyos nombres pongo 
nn otropa peí., donde asiento el nombro de lasislasy pobla- 
ciones. La gente de la.costa dicen que tiene poca comida, 
asjaHos como los : de las islas, y que secontratan los unos 
con los otros por. balsas; aquí la costa se va al Norte 
cuanto roas puede, I&stos indios de- k costa *oe truxeron 
rodelas de cuero de vacas, muy bien labrados, grandesj 
qqe les cubren de pies á cabeza, con unos agujeros en- 
cima de : la empuñadura paia poder ver detras dellas; 
SOP tan rectas, que creo que no las pasara una ballesta. 
Este día me vinieron tres indios, de los que llaman pin- 
tados, labrados los rostros y pechos y brazos; estos es- 
tán eu .cerco á la parle. del E. y llegan á confinar gente 
dellps cerca de las siete ciudades. Los cuajes diíeron: 
q«B fine (venian á ver, porque tuvieron noticia de mí, > 
entre otras cosas, me dieron mucha notioia dalas- siete 



dadadeai y provincias qael indio (do: p«t«Jbin me <Kxl¿, 
cásipor la raiwná maberiqu«;KstébHn me> te: eavíá Ááe* 
eir;' y asi dospódí :1a ajearte de la '«eeti; -.ydos indita M 
tesinas diseron qaéqé qnqriaü andar oomigo siieto ó 
echo días. ITconlellosy <conlaa' tres pintados que diga, 
mepartí d^Vacapa, segundo día de! fósbaa Ftovida, por 
el camino y derrota que llevaba i Esteban, del eual había 
recibido otf08»e06ager<e ( -cóawtca erusidel (¡amañode la 
primera que envió; dándome prieaay afirmando wr la 
tierra, en cuya demanda Iba, lartiajory mayor cissaqua 
jamas: se- oyó. Los cuales mensajeros,' particularmente, 
me dijeron sin faltan eñ cosa paulo de lo que dito el 
primaro; antee disacoq macho-mas y me dieroo mas ola* 
«iirf«on.'Y así caminéaqa»ldia;)8ggiindo día dé Pascua,' 
y* otros dos dias par las tobma* jorcadas qae llevó Esté-' 
bah;al cabo deles coates, idpéooo la gente que le dio 
laiiKtUcia de las Rietp ciudades y de la tierra de delantre'; 
Los cuales me diece/on que, de aüj, iban en treinta jor- 
nadas á la ciudad ide Cíbola, que es- la primera, de las 
siete; y no me lo dijo soló udo, sineírntohos; y muy par- 
ticularmente me .dijeron la grarafaaadé las .casas/y ta 
manera ddllas, como ate lo dixe«oa' los primeros. Y ttett 
claame que, demás doatas' .siete eictdadaa, hay otros 
reinos que: se llaman Maraia y Acus y Totonteac; quise 
tres, saber á qué iban tan lejos ale soa casas, y.diséxonr 
ms que iban por turquesas y por ^cuetos: de vacas y 
otra cosas; y de lo uno<y dtí Icuotro. tienen en. aqueste 
pueble cantidad; ■ asimismo quise saber eVrescate. coiilque 
krhábian, y dixíronme que con é\ sudor yserviciode 
sus peisoaas, qoeiiia»: á]aprimer»tíüidad, queso dice 
Gibóla, y que Isii'véiKaEí.éB cabar'Jas tiorbas' yjejiatros 
servicios, y qao te»; áñ. cuan» de aiáoas, desaquellas que 

»*"» ^Google 



aMíiíieaeii,;:yfturfluei8sií:pdr Isapervioióí ;i¥' ostes'idbflfie 

ptieWo traen- todos tarqftéias coJgadaB:de¡ias orÉjasyi de 
las narices, -finas: yí amenas, 'y 'dicea qüaidellaá: están heti 
c!ias labores en las; 'puertas principales > do-.CHioJa. Dísé* 
ronibe qpe-íá manera desvestido d& ldsdfl-Gibbla-.es; anaa 
oamLsas'de nlgodedj largas Itft&Cael empeine .-del. pié j copan 
botón á la garganta;. yilm: torial'lárgqqüe-cuelga del; y las 
mangas destete camisas,; ¡anchas ^ tanto de ■amb&H!Qin6' , da 
abaja; á mi. paresceres^QmQiveatt^ bohemio; Dicen que 
andan ceñidos, coa.qintaalde turquesas, y q-na encima 
destaa camisas,, b» ■! upes traenfanuy abenas- mantas j 
los. otítos eneros db vataB;;DMiy 'bien 1 labrados, (que ifeoea 
por. mejor vestido, d«: queileaaquetía tierra- dicen: que 
hay muebla eah t ¡dad,: y asimismo tas, mujeres; añil an iresüVi 
das .y cubiertas hasta; ió8>piéai!do.Ja¡jhisíiia nlaner'a.JteBci^ 
biéronme ¡ eatos ináioa;rody!biieiv.'y:.taTÍeiróhímucbo !euid»í 
da deisáiier el día que! partidle '"Váoapa- para ■ tbnerwertfu 
el.tjaiairio:i!OJDÍday aÉftoeiíloaj:y traíanme -enfermos qaé 
los corase ¿y procuraban ; de tócármcbn ¿la . ropa :,; 'sobre: los ^ 
ew(es yo dceia;et .-Evangelio;, fliéroprne algunos caeros 
de vaca, tauibiénMtdobadpaiSyülafecados ,.,qüe;jeii'.éltóá 
paremia-ser hechoe!d© bambres de maoha ; ptíKbía¡-:y t«? 
do&deciah que vksalan dü'€ibala.':Otr<ndía ses;trí mi-ca- 
■miüp/.tJevafu'lo'comigoJos pástattoscquií' hg¡ me.qaecKtQ 
desar . Llegaé ■& otra pibtaqtfllny donde; fué muy bien-rm 
cibido de la ganledello^los CDateg-asímismo^ceuraljan 
de tocarme la ropa, -y. me dibron molióla de te -.tierra que 
•yoi'lievabH, (ari partícularmentO':oomo!loi' : da' atráe,'y 
abeoidñceroor coma de>:attf habiaiiidoigeota; con^Bdté- 
baa Doraqleí^.iaáti'a-iófiíimfoijoriMydiefjry -aquíxlepé! uaa 
criiZ' gratrdeí; qne Eatétotemehiftraii^ys'adoi piyseolriidi 
fc}f*2 la'nupsaiidelatoneb^tHffmaiasísjwó CDfBCÍa£ty*teasó 

„„„ 3 „Googlc 



DK'iMBITO D« ITOIAS. 337 

dicto qoo me dixesen ^ue me diese mucha priesa, qué 
él rae aguardaría al cafeo del primer despoblado. Aquí 
puse dos cruces y tomé posesión, conforme ala instruc- 
ción, porque me pareció ser aquella mejor tierra que la 
que quedaba atrás, y que- convenía desde allí hacer an- 
tee de posesión. Y doeta manera anduve cinco dias, ha- 
liando siempre poblado y gran hospedaje y rescihiraien- 
to y muchas turquesas y cueros de vaca y la misma ra- 
zón de la tierra; y luego me decían todos de Cíbola y de 
aquella provincia, como gente que sabia que iba en deman- 
da delta, y me decían como Esteban iba delante, del cual 
tuve allí mensajeros de tos vecinos de aquel pueblo que 
habían ido con 61, y siempre cargándome la mano ea de- 
oír la grandeza de la tierra y que me diese priesa. Aquí 
suplique, desde á dos jornadas, toparía con un despoblar 
do de cuatro jornadas, en que no hay comida, mas que 
ya -estaba prevenido para hacerme casas y llevarme comir 
da; dfrae priesa, pe-usando detopar al fin del con Esteban-, 
porque allí me envió á decir que me aguardaría. Antas 
de llegara! despoblado, topé con un pueblo fresco, de 
regadío, á que me salió á rescibir harta gente, hombres 
y mujeres, vestidos de algodón y algunos cubiertos con 
cueros de vacas, que ea general tienen por mejor vesti- 
do qtrel'da algodón. Todos tos deste pueblo andan enea- 
conados con turquesas que les cuelgan de las narices y 
orejas, y á esta llaman cacona; entre los cuales venia «I 
Señor deste pueblo y doshertaanos suyos,: muy bien ves- 
tidos de algodón, éooaconados, y con sendos collares de 
turquesas al pescuezo; y me truxerou mucha casa de val- 
nados, conejos y codornices, y maíz y pinol ,, todo en 
mucha abundancia; y me ofrescieron muchas turquesas 
y cueros de vaca, y,xícar»aiH»y lindas y otras cosas, de 
Tomo III. 22 



isyGoógle 



338 DOCDHÍHTOS INSOnWf 

lo cual no tomé nada, porqué así lo-acüstumbroá hacer 
despties'qae entre en Ja; tierra donde no tenia n noticia 
de nosotros: Y aquí tuve la misma relación que antes, de 
las siete cibdadés y reinos y provincias, que arriba digo 
que tuve; éyo llevaba vestido: un hábito ;dc ; pano pardo, 
que llaman dé Saragoza, que me Uto traer Francisco Váz- 
quez de Coronado, gobernador de la Nueva Galida? y el 
-Señor deste pueblo y otros indios tentaron el hábito con 
las manos,' y me dixeron que de aquéllo había mucho en 
Tótonteac, y que lo traian vestido . los naturales de allí. 
de 16 cual yo me reí, y diseque no seria sino de aquellas 
mantas de algodón quellos traían; y dixéronme: «¿piensas 
que no sabemos que eso que tú traes y lo que nosotros 
tra&oos es diferente? sabe que en Gibóla todas las casas 
están- llenas desta ropa que nosotros traernos mas; mas éa 
■Tqtonteac hay unos animales pequeños, .de los cuales qui- 
tanfo conque se hace esto qué tuluaes,» Yo me admiré, 
porque ■ no habia oido tal cosa 'hasta que llegué aquí, y 
qtóséme i informar muy particularmente dello, ydíxéron- 
me que los animales son del tamaüto dedos galgos de Cas- 
tilla^ que llevaba' Esteban,- dicen, que hay muchos en 
Tótonteac; no pude atinar qué género de animales fuese. 
Otro dia entré en el despoblado, y. .donde había de ir 
á comer, hallé' ranchos y comidai bastante, junto á un 
arroyo, y ala noche hallé casas y así mismo comida, y 
así lo tuve cuatro días que me duró él despoblado. Al 
cabo déllos, entré en un. vaüe may bien poblado de gen- 
té, donde en él primer pueblo salieron á- mi muchos hom- 
ares y raugerés con comida; y lodos traian muchas turr 
quesáequé les colgaban de las ¡narices y de las orejas, y 
algunos traian collares de turquesas, dé las que digo que 
traían- el -Señor y sus hermanosy del- pueblo antes del des- 



DEL- ARCHIVO M'WfDlAS. SSO 

poblado, eoeto- que aquellos traían sola una vuelta, y. estos 
tra*an<'trea y-castro-, "y muy" buenas matítaij.y cueros : de 
-vaoa ;■ y Uas* »trgeres las -mismas turquesas 'en las-narices 
y orejas^ y raí*y¡ buenas báguus y- carHiBás^íAqttí había 
tenttf noticia d^Cibol-a, 1 coiaií'Rflila; Nueva flspáñít, de'Mé'- 
xicd yeWel'íerti.-'del Coítcoí-y tanpáWicularmonte con- 
tában la ■oiaiiorÉí l de''Jas'oasB8 y de-láipoblacion-y calles 
y pleaás ^ella,- 1 Gomo^péípsóiías' qne habían estado' én ella 
tauobas'víaces/y qu¿ íraiab 'de a-iíá las'cosasde pulida, 
qiie^ienian habidas- por 'so servicio, como lóstfe ■atrás 1 . 
Yó ! leá decía qWS'tioi era ¡posible qeetos casas' fuesen de 
la manera que me 1 ¡decían}! y para 'dármelo á entender, 
ttímabfm'tierlwy'eenñiav'y echábante agua, y señalaban- 
:me como poiiian fe' piedra '-y como sóbrate el edificio ar- 
riba, poniendo; aquelloy piedra hasta poocllo en lo alto; 
pre'gcrtttábalésa^los faQmbveS'dé' aquella tierra .si tenían 
alas [tera subir 1 aquellos sobrados;; -reíaos© y señalábanme 
el escalera, -también como la podría yo señalar,' y toma- 
ban un paloy poníanlo. sobre"la-cat*za -y deejan qué aquel 
altura hay Ide sabrádofá' sobrado rÍHtnfiiett tiive aquí relá- 
cioudei : p£íño : deíla-n(adeTótoa I &eac, donde d5eeu que las 
casas son como' las de Gibóla ¡y.-. mejores- y mucHasmas, y 
qüéfes cosa muy grande y que too. 'tiene cabo'.' Aquí sup« 
qae'lft 'costase vuelve al^oaieiité,'iany;de reojov ponqué 
hastíala eftíradá'deste pnifner despoblado- que¡ pasó,, sierri- 
pre la costa se^uia metiendo álíNoi'te; y ^otttacoáaqáe 
•importa-muchio -volver la costa, ^qaíaeld saber, yasíftiíen 
demanda deltey .vi 1 , claramente que, en Idsínainta y. cinco 
$rádos| Vuelve aü 'Oeatoi de- que ho! róenos alegría ' tuve, 
que 'de la-buena ifaewxie la^tíerratiYi así rae^olviápro- 
eegüír aii.camiaovt y-fuá^por aiquel^atle cinco «lias; el 
«tpl.aá tan' 'poblado de igeutb Jaoida y taaapaetaiflo'de co- 



aDy Google 



mida, que basta palia- dar de tremer «¡a^á-raas díitresr 
denlos de «aballe*' riégase todo y «ftwwao' uG¡fvei;gel!, 
están loa bardos á media legua : y-á cada owsrt«de legua* 
yen cadapuetí&idestoSfhaJtobaii.mul larga relación de 
Cíbola, y.: tan: ^a rticuiaif meutei me cíaelábaft delta, cíww» 
gente que cada. aSo van aHíá'.-ganarsu: vida,' Aquí hallé 
ttdihombffe, obtsiraldefóboJa^ el etiaJdfesoiJhaibersAJ ye* 
nido de la persona: qíie el Señor tiene: alHea Gtfcotepuesr 
te, por quclSeSor destas «iateeipdade&viye y t*eu;e su 
asiento en la m*a delífiB> que se UjqnaiAíiaeiis,; y. en las 
alfas tiete puestas jwrsoaaa qa& nwndí«i por éL. Este 
.necino de Ciítóla és.liarobre/do bnena dispusieiofl, algo 
viejo y de muebaraas Fazo» que, tos«atuiialesdeete valle 
y que lo b db' atrás; :$xora&quésfeq]Qer^ir,eoioigí>. para 
que yb le alean/ase perdón, ípfonüén^e? pavtíctriarmeilte 
del, ydíxomeiqraé Cilíola.csiHiflgraaidudadjeB-quebay 
mucha gente y caües> y plazas, y qué ea algunas partead* 
lacihdad hay unas casas muy grandes, que licomá diei 
sobrados, y que en estas se: juatan los prineipaiea, cierto» 
d¿*sdelaño;dicaniqueíisoasassondepiedraydftcaí,pocla 
íuiíineraqneJbdiserbulosdeatrfis^yqiHtílaáipoftadísy de-- 
tonteras dé-iaa oaa» ptMfiij»4«á;Son' de. turquesas;- díuh- 
meque, de.latnaneraidostaoiudadl donlasiírirassíeíe^y al- 
gún as mayores, y- que . !a &&s . principal .dellas ea Ahacus¡ 
dicequa óilaparfedel Jju«ste>l»ay m- íeido, qwe se IJemí 
Jfarata, ©a que solía. ■ haber. roú)§l*as ,jr:fimy- grandes por 
iblacíoBesi yi'qüa todaalienwi «stas ca"Mtsd*>piedjra..y sor 
lmados,.yqücstüSíihaD'tpiiidoytioileii.gu(íi , ra:c©h.o¡:,SeT 
ior destas siete: eibdadeayipetf) la)e«*l :guepraiee h*: d>a- 
TOinuidoien gráoicénhdíd este IwinotideiMaratBU aboque 
'todavía estáiaoWe sí ■ -y; tiene guaira caoi ¡estotros ■;¥ ja» 
inistiio!'áíslei!qaoi;iá iat partís ttoi-Sueíia^jBét&if lortiaolqW! 

D¡ ¡t.zM 3 yGOOgIe 



lkiiüm>áeVmkm#Á4teé^i&iui***ia,tik nptyor del 
MmoAiydeáiw gente y riqaesas; yqbeéqéí pistón p*J 
Boe dé lo que «s1i(«*o ií«to í^ae y© traigo^ y >Méos mas 
«feikaÜOs y qfl^aij-sajsíffl dtG'ió» anistuíJes «jae-altrás my> 
Beflato^B; r y^«esigMte.d&«racha¡)iriÍclía J ' ytfifeixhit© 
deía'geefleque'y© b© viko, 'fgmbíeD di-so ^ue hay otib 
£r<ívHróa y réiio n)uy grande, '^oeSe dice Aous, ponqué: 
fcay Atoeusíy'Alificus, 4M*S|*íia6Í0B, es waáde las siete 
oibdsdes, aa^as'prinb^aí, yBfeaepifa'BídBi'Aciis, es réiao 
y próvineia por sí; dlJttjde que fes Vestidos <pie traen eq 
tífcofa '300 de te manera: que at*ás be habías dicho; ufe» 
qoeitodóa -fcas do aquailu eíbdad duerttíeft «b oactós alttó 
dífl íiOelo, cob ropas y toldos 'encima, quecobre las cai- 
tas»; díXomequema conmigo hasta Gibóla y adallanOw:, 
ei'to qv^iero llevar. IftiBisittííirelafciao me diéroaea este 
peeblo otras ««chas personas, aitüqso'ao tan particular* 
meóle. Fe* eate 'valle" eamioé tres días, feBctóndome lod 
BabBfrile*tódasías éesia^y regojos qw* podían; aquí 
ea este \-£be vi raaa d&>d«á mili cueros de vacas, estr^- 
i»'ad»irie»te bien adobados, tí mu«ki mas eantidad de, 
VfirquesaíiycoílareVdéUas, ea este ■'vatle, 'que en todo 
*o qao habí» dejWa airásíí y tddo dieen qae eienc d» la 
cibtíaddaCiboía^teíHa! tiefteftUntó uolicia, como yo 
de-lo-.q«eíraígo'dntr«'las mauoiry asíitffcibo tatienea 
dteí rete* dé Marata* ylríe AíSfrUf d¿J dé' Totonteac. 
Aquieaeírte valle", mettTj&téfóa im cáero, tanio y medí» 
Mayo^qW^UüH'grra'VíeB, y me4íseroB!-qóeBde on 
a«itnal, !; qüe tiene stAo tíu ¿cuerno eff'la-frerrt» y queat* 
cuero* es-ooPbo hártalas pechos, yque dé'Hlli sale uoa 
punta derefchtt; en te o^tól'-díeen'tit» tiene ; tanta. Cuerna, 
qte^iD^anb'«6sa, (pWi reísia que ^,^a&d* romper 1 ; 
Bi-tdpaebB-elfej-y dicen qué hay mochos ¡«naiales dea- 



)y Google 



813 BocuMjwre^jmíwreiu 

tos en aquoi^tiwEa;kicolft[:ílel-t!«eríiiea;á«««)Qr3decaf 
bcqn y*!,pel^tónJargQwewQo;el dedo. Aqiú^uyBoieosaje- 
roa de ífetéban ( Io8 ooalea;de^iípaíte *edi«^op:quí! iba 
ya eti.el. postrer, despoblado, <$ muy -.alegre,- por ' u: ,rnas 
certificad tvde las grandezas de ¡ la ■ tierra; ¡y jne ¡envió 4 
de«r.i^e,,de^eliuftáó:apartódÉiriaí; n¿aw»;bab¿a ;t<Mn*T 
do, áJos.indioa efr ninguna mesíira^-y que hasta allí todo 
* fo había bailado por Ja maDerftque- .Je habida .dicfeo.y qu$ 
ansí pensaba'' bailar fe) d*jraa&. Yi^tsUG ¡tengo por cierto, 
porque es verdad ¡que, desde elf^ffteí.dia que yo. tuve 
noticia de" la ciudadrdeCiboia^loeiiudiosniedixeropifldo 
lo que basta: boy he : v¡sto; .dic¡énd»i»fi.'Si3joí*e -lo». PM&- 
blos que había de hallaran ; el- camwp- y loa nombres, de- 
Uos; yiehJag partes dondfc.ní), había rpoblado, me: senta- 
ban donde hnbia.de .ooijiar y.dormir,. m hBjber : eirado , att 
aa pabto, oon b^ü)«r E aadfldÁ, ; deg^lft;pr,Í9wraQa6,v^que 
tute delaitiesm* basta hoy, ciento y ( dece teguas, que no 
paresce p<$i»;dina de.ííwobir la mucba.yccdadesiagwite, 
Aquí en este valle, oomo ;eo loá.dóPiáa.íMiebloS: de. atrás, 
puse orunes é.hicejos autos y dHígencksque c^yefliaii, 
conforme > la instrucción Los naturales d# esta villa me 
rogaron que descan$ast!;aqu£ tres -¡é esairo., djav porque 
■estaba el . despoblad* toaairoi teguas de . #qtá ;' , y desde: el 
principié déLfcsela llegar á 1* ciudad: de Cíbola, bay.|ar^ 
.gos quiníe dias d& <&&/&; y;.que ffle. ; .qaerian tener eo-r 
aüda:y j aderezar. lfi.fleceg»«ie.papa;él P YímedM^Qtt.qpe 
con Esteban, ..negro, habían idQ/de,aquí mas; dft.treeoien- 
tos -hpmbpe8:a(!pn)píBflBd0le,.y , Itev&adQle, comida., y.oue 
conmigo itapabjeQ; qnerjaniir.. muchos, por, servóme, y 
porqtó pensaban-.voliyerricosíiyo, se to. agpadegcl ,y„les 
<Hxe que '.a^ereaKisen.. presto*! poique .0#dft ; dia:se,0^ 
Jtacia nbyifo» c^dflseo, de yaf ; á. C¡boUj, y,aaí ote.detu- 

nB . IMB> GoogIe 



Dlfi ARCHIVO BE INDIAS. 545 

ve -tres diassin pasar adelante, eo losciialeseiempreme 
informé de Gibóla y de toda 16 demás, y no hacia Bino 
tomar iridios y preguntaltes aparte Á cada ano por sí, y 
todos se conformaban en una misma eosa, y me decían la 
muchedumbre-decente y la. órdende las calles y gran- 
deza de las casas y f a manera de las portadas, todo como 
me lo diieron los de atrás. Pasados-Ios tresdías, se jun- 
tó mucha gente para ir comigo, 'de' los cuales tomé- has- 
ta treinta principales, muy bien vestidos con aquellos 
collares de turquesas, que algunos dellos tenían á cinco 
y á seis vueltas; y con estos tomé la gente necesaría.que 
llevase comida para ellos y para mí, y me puse en ca- 
mino. Por mis jornadas, entré en el despoblado, á nue- 
ve días de Mayo, y asi fuimos: el primero dia, por un 
camino muy ancho y muy usado, llegamos- á comer á 
una agua , donde ios indios me habían señalado, y á dor- 
mir ó otra agua, donde halló casa, qué habían acabado 
<Ie hacer para mi y otra questaba hecha donde durmió 
Esteban cuando pasó, y ranchos viejos, y machas seña- 
tes de fuego, de la gente que pasaba a Gibóla por esté 
camino. Y por : está orden, caminé doce días, : siempre 
muy abastado de comidas de venados, Hebresy perdices 
del mismo color y sabor de las de España., aunque no tan 
grandes, pero poco menores. Aquí llegó un indio, hijo' de 
nñ principal de los que venían comigo, el cual había ido 
en compañía de Esteban, negro, y venia aquexado el rostro 
y cuerpo, cubierto de sudor, «I cual mostraba harta triste- 
za en su persona, y me díxo que, una jornada antes de 
allegar a Cíbola, Esteban envió su calabazo, con mensa- 
jeros, como siempre acostumbraba enviallo detantre, 
para que supiesen; como iba; «1 calabazo llevaba unas hi- 
leras dé cascabeles y dos plumas, una blanca y otra co- 



.Google 



torada; y céaotiegartaá Cíbola, ftote^peesoDaqoe^ljSe- 
ñor tiene allí puesta, y le dieron el calabazo; coaip la 
tomó en las maam y vid© toa cascabeles , con mucha, ira 
y:eflojo arrojó el-calabaao en el suelo, y--dijo' áloaroeasa- 
jeros que luego se fuesen, quél coaoscja que gente era 
acuella, que lea dijesen que «o «atrasen «a la eibdad,. si- 
no que á todos los matariaiis los mensajeros se volvieron 
y dixeran á Esteban Id que pasaba, el cual les dixo que 
aquello no era nada, que los que- se mostraban enojados» 
les i-escibiatt mejor; y asi prosiguió su viaje basta llegar 
á Ja cibdad de Cíbola, donde bailó gente que no le ¡con- . 
sintió entrar dentro, y leiinetieron en una casa gca^d^ 
que está fuera de la ciudad, y le quitaron luego todo Lo 
que llevaba, de rescates y turquesas y otras cosas qa»,ha- 
bia habido en el camino' de los indios¿ y que »Jli ostuvo 
aquella noche sin darle de comer ui de beber, á él ni 4 los 
quecon él iban. Y otro día de maiia&a, este indio b«bo 
sed y salió de la casa' á ■babor, en un rio questaba cerca, 
y de ahí á poco rato, vido ir Huyendo á Esteban y qae 
iban tías él gente de la ciudad, y que mataban algunos 
de los que iban con él; y que oomo esto vía, éste indiose 
fué, escondido, el rio 'arriba y después aftavesó á salir al 
camino del despoblado, 

Con las cuales nuevas, Algunos de los indios que iban 
comigo comenzaron é llorar, yo con las ruines nuevas te- 
mí perdsrtaae, y no temí tanto perder 1* vida, comona poder 
volver á dar aviso de lagrandezfiíde la tierra, dondeDios 
Muestro Señor puede ser tan servido y su saeta fies ensal- 
zada y acrescentado el patrimonio Real de S. M. Y coa 
todo esto, lo mejor que pude, los e&nsolé y Jes dixe que 
no se debía de dar entero crédito A aquel indio; y olios, 
<to« amichas lagrimas, jbü dijeron q¿iel ¡odioso diría. e¡np 



3y Google 



DEL .AMHtve Oí '-IKMAB. 5» 

ki que-hatóa vistoryíisíimeaisilité doiosiiodios, &m* 
comesílarmo á tíuotóroítóSotiiy áBfflpíküwle guiase. es»» 
eoeet como -feas íaese servido <y áluiáferase' n» corar©»; y 
esto feeefeo, mewolví á ios tiidiae y coa un euobilio cortó 
ios cordele» deids p«t«as, que üev«fea-d«: ropa'y reaca* 
tes,' que hasta entonces 'no- halda llegado; 6 ello ni dado 
nada á nadie; y repartí ida lo que llevaba per todos aque- 
llos principales, y iesdix*) qoe 06 temiesen y 'qué se fue- 
sea comigo; y asi lo hioieron. ■ ¥ -yendo por nuestro cami- 
no, una janeada de Gibóla, topameBí otros ; dr>3 indios, tío 
tasque habiab ido cou Eítóbao j losieuales venían ensan* 
gwmtados y con uuiohas heridite;yicxjmo llegaron, elfos 
y los que Venían oomígo. oemeuSzároa.' ttínlo' llanto, que 
de lástJmay temor, tambiea a: mí roe. Iiicieron llorar; 1 y 
eran tantas tas voees, qae á»me desaban ' preguntaNas 
por Esteban, ni Jo que le» batía subeedidb, y TogueJtes 
queoaUasen y supiésemos tó qnle pasai* y dixeroa:: que 
«¿como-callarian; piieesabiari qae de sus padrea, hijos y 
hermanos, eran jonertos mas de trescientos-hombres, itie 
los que fueron -wn- Esteban?, y qne*ya no osarían ir¡ é 
CiboteooiM soHaiKiv Todavía, lo.iuejor que pude, proa uní 
de, aoiuoeaiiosyquitallés el temor , aunque no estaba ye 
sin rtoscesidad ■■ ée quien a ith me lo quitase; pregante 'á 
los ináíos, qtKf venían heridos, por Ertébííníj- lo quohabia 
pasado, y estuvieron uo Tato -sin trae hablar palabra, ilo- 
raodocon los deauspaéblos^ y-a4i««feo¡ ;nje ; diseroniqiia 
eoióo 'Esteban llegó una jornada de : 'la eíodad ide^Cito^ 
la, envió sas mensajeras ; coi* sú 1 calabazo- á Cíbola 
al Selor, bapiérídóle saber. s« ,id*,' yoorao venía- á bácer 
paces y á curallos; y como le dieroo_el calabazo_y vido 
los cascabeles* aujy- enojado, arj-ojó.eB.el.sueloe.l calaba-- 
zo y dixo: «yo conozco esta gente;, porqüeátos cascaba-? 



isyGoogle, 



346 .■DWWEIWOS.lmSKTOS : 

les no son : dei lambedura de los nuestros; ; dekát des q ue lue- 
go se vuélY0D,:siaofiue'DO'quad*ráiiombre,dello9¡« y. a sí 
se quedó muy enojado. Y los mensajeros volvieron, ins- 
tes, y no-osaban decir 4 Esteban loiqnerles aeaesció, 
aunque todaYiaseJo dijeron, y eUes diso: «qué no te- 
miesen, que «lqübria ir eilaV porque, aunque le respon- 
dían mal, leresoibiaabienis.y ató se. fué y llegó á la ciu- 
dad de Ciboia^ ya que se quería pónete! sol, con toda la 
gente que llevaba, .que setian mas'de trescientos hom- 
bres, sin btrds-muchas.mugeres;y no kfe consintieron eor 
trar en.lá ciudad, sino! en una tasa gibhdey.de buen 
aposento, queátaba iuera-de .la ciudad; Y. luego tomaron 
á Esteban, todo lo quél Jlevaba, diciendo que! Señor :1o 
mandó así; y en "toda esa noche no . nos dieron de comer; 
ni de beber. Y otro dia, el sol de .una lanza fuera (1), sa- 
lió Esteban de ía casa, y algunos de los principales «Oh él, 
y Juego vino, mucha gente/ de la ciudad, y como: él los 
yió, echóá huir y nosotros también; y luego ños dieron 
estos flechases y, heridas yi caímos; y cayeron sobre no- 
sotros otros muertos* y asi estuvimos hasta, la. noche, sin 
osarnos menear, y > oímos : grandes voces. en- la ciudad y 
vimos sobre; las azulea» machos hombres y mtigeres que 
miraban, y no vimos mas á Esteban, siAo ¡que creemos 
que le flecharon como' á ios demád qué iban con él, -que. 
no escaparon mas :de .nosotros.. Yo, visto; lo que los indios 
decían, y él mal aparejo que ; había para proseguir mi 
jornada. como deseaba',, uo.desié de sentir su perdida y 
lamia, y Dios es. testigo de cuanto quisiera. tener á quien 
i pedir consejo y : pareacey, iporque' confieso que á mí me 



' '(1) Es decir, que c^ sol estaba en el horizonte á la altura den 
lanza, & poco Qe.habtF falido. ■-■•< 



J!g![z S : !;) yG00gIe 



MU 

Ültaba .©í-xeles I que NtMieU-o Señ^raoMtigtm A Cibotei ■ y 
que cciato el Emperador SBpies* Ja<qo«;pas&b*,¡ «aviaria 

' mnolresleknBíiaaQ^áiqm Jos CástjgBaBní o o; aaeiOTeyereo, 
popque. dicen • que «adié bífetaoontra-elpoderldelCüíaía; 
"pedfles:qn€ bb «tw'áolasea 3t.n0 llorasen, y fcortsoléloái«oil 
las itójorés .palabras que pude, tas cuates soda^arti» de 
poner>aquí. Y éeíi ertaiioe d-qxé.y me<áparlé, utt tiro ó 
desde piedra^é ewwwnead^awá Dios^en lo £8ftli.tardaria 
koeayanedia; ¡y cuando, volví á; ellos> baU^llonando un 
indio «noque. .ir&^de.M^ieQ^.iquase liama;Márcofi.y 
dlxome, «.padfei : (tetQS:-tÍ9s^iCfi!ncer^dj}ide-..-tfí..^iar, 
pqrqtit;:iJM'.e«qiíe l por tí y por!Be#él)att(iíw J impíiftá sus 

. pariente»; y, qwe-tifrlia.de quedar ^eufc^.eUp^opiltfe, 
B¿iiBB^^6 : D0.i^j^a, j; Xo.tWí>é:ííi' Kej»/5tif, ontrp.íMps. 
b.-quo we. quedaba, ;der<?p*; yireeeatea,' por aptacallü,?; 
y díieles que miraspa qu^i si.mq adiaban, que^á. m¡ no 
ia«;baoiao:tibtguo^fnad,, l p»qqiie uwria;d]rietiaJ3p,j me iría 
aí ¡cielo* # ¡que 1qs fl«©,nie,r^^n : penaban, ,.por eljoj 
porq^ iOsiuhistiíitioeveruiaQ.eii .ini^upt^, y ¡ contra nit 
voluMad i -los matarían, á ¿odoia . , £on esfcis, y^Pí^a ipwejtias. 
pritbraít, qoftj^a 4BRa» ;se, flDjapaspnr^gp,! aupqut; (odayia. 
kfWjan gran «eiHioUe.Htp por la^geale que 1#^ .majaron, 
ftQgnélB&quealguiiQsde^ 

. ai tabia escaldo plguiio otrp iudio,. y jjpra qut¡;gupiesí;a 
alguna pue^a o^iEstéh*o,.lo icualnp i^d.aac^arcoQeUqs. 
yjfltp e^¡y^e^djxfi ; que,,eB p3dq,p$so, jrpiatya-i^ever 
la ; ciu(lírf de.Gibola,,; y -me dixeron ,qui¡ ninguno jtria^co? 
migo; yL*li¡t^,vi^()ffip:d§t¿cmípadp, dj0^íwpc#iale$ 
d^touiqHe^ríaa.fiQ^^icofliJp» .pualea,,x,ipoji l ¡(nia jft-t 
d4Qa;y:leBCTR¿ t eegu|,mi,¡caBfl^^^^ 
|#,^.ei^ i aji|!^aefl, i u^ ce,ri# 

redpadp., Tjiene, m^y.^n?9s^¡paf£^V4e¡pueblo f ej niey 



3y Google 



SU ■ ttocrawr os uwtorron 

Jorqué éoe»*!* plertas yo he -v4(4o;-aooi'laaca30s pWifei 
mhmm qMkw ¡indias joe d¡seron¡. tot(» d& -piedra «op 
sus «obredtoai y awitew; 4 lo qu« pálpasete» dee*s raí 
owrüéaááv «oipuea éiveH*. Lá p(*4acioq.eít mayor quq 
Jto. «¡telad de México? acunas, veseaiarí tentado de útee 
& oila, porque «aíbia que no aventuraba anota üi*f.$ 
eelaiofreesí á Oiosei dia qoe«Oü*4íieé4ojoÍQa^-aicabo 
temí, corjflideraQdo mí peligiio y que si yo moría, no<aii 
podría balier i«zon deeW tierra, que á rqi ;*dr estaña» 
jot y mejor de ; teda* 'las deeeabiefta** Diciendo ya ¡Silos 
priotápales, qtte tenia í ortigo, cuati bien m^iparesm» Gi- 
bóla, nie dñíerén queera'la mendr delas»ieíeci«da4es,s 
que l'otoQtéac-eaíuutíhómayoi-yoiGJof qucüoda* las siete - 
ciudadésy qué "es-de 1 iautesca'8asygeotó > *quéiíi(is'ti«FW l Da« 
bo. Vista 'la dispusieron de I* ciudad ¡ papestjióraü Uapi» 
aquélla tierra el mievo reíní> dftSa* Ffattííiseo, ywUítotee¿ 
eón ayuda delo^índiéa, tra g*anrao»tQB depiodra; y»obefr¿ 
a*ádél puse 1 una cruz delgada y pequeña, pbfqu& «átente 
apaf-ejíipará' bacelfíi'tóayor.-y dise- que ■aqa*U* bps«-v 
roo]OTVpónM í eamrtiibi<&<feD. Antonio de MettdoEaV^iO* 
rey y gobernador de lá Nueva EspáBar ptaol EoípéhH 
dóp, ; adestró' séfíor,eia señal dé pOSttfléfr, eatifbrmeéW 
matnteíiioo; la cual posesión d*se que 'tamafee atlí ■■d* T -*>¿ 
cías fas Siétócíildadesy-de loá L réiodii : de :i T4»&irt-eíro : ytíé 
Ácas y de'íSarata, y quena pasabaé^líote, por véf«#iá . 
dar razón 'délo hecho y t**»-- T'asf ¿e'voW,.'Étoa fctoto 
ma9 : teraor que comida, y artdtMs, hftsta 'top»r ! ía gBnW 
qué' se me había quedadé, tidó40'fl»8 apriesa que pttd#) 
los cuales alcancé ádoS'diáade 1 jornada;^ Cbnlelto6'T8& 
haétavpasar'eidesp^lada/dbRdéuoae-me-baio'lMali^ 
acogimiento cOcao p>iméfb,'pOTqae, á#fo^fc»krese6h*& 
Tas tiingteres, hacían graflUlanto- pífr la genteque'íes ina' 1 



Dlfr ABOWV0 OHl!(HU3. SIS 

taTOW earCibo^iqV ^ete'et temer, <3esped*m«r 'A»ege ( ide 
amella; gtíuted&íwjqeí vaHej yauduwelprimerftdiadiei 

IftgHas;; y aneí-auduye^ochoy á df«z legwW, sá» paraU 
J*»t* pasar el .í^gttüdo -*»pokado.' 'Volviendo y ;**» 
ipjo.no roe faltaba t«míH\* r detBrmii>é deallegar fija abra¿ 
de $i¡e arriba dig» que tenia caaon, doaíie se remata» 
la«;sierra9; y «ilí í*re rflípn qiie aquella abra v» poblada 
sautihas jornadas A la parte de Leste, fino osé- entranitift 
ella, porque como me paresció que se había de. venir 4 
poblar y señorear estotra tierra de las siete ciudades y 
reinos que digo, qua''«at*í)OriB!Bfl podria mejor ver, sin 
poner en aventura mi persona y dexar por ello de dar 
«woo de la visto: Solamente .-wí, desdé labooa de IK abra, 
siete poblacíoneaiíaionaWeSi algo laxos, un vallé ab&xo 
smy fresco y;de niuy-bue»a tiwfa> de donde «tliaamtH 
ehoaimnlos; tuve!rázon ( qite hay eaetla macho oro y qp* 
(«tratan Jos naturales dalla en vasijas y jaya*, parí las 
erogas y p»le*Íllss#Qti qtie ae raen y qntian eí *udor; y 
qtfesgente^etfiOí consiente- que los de estotra pacte ule 
Utr.fibta dontraton óoa^'eiloe: no-«ie sapiwoh decir' la 
eaiíaa. por qué-.. Aquí puse dosier bees y toníé.Boiesiotttíe 
toda eétaabra.'y^aUe, pon la manera y éMennde'Ia» 
potósionea de anñba, conforme 1 & la instnifcionJ.Da attí 
pEdséguíi ki vuelta do ■ .minviaje, con toda : la priesa qati 
puda,.haat»'JtegSp:átóiTÍlla de San Miguel; de laproninri 
c&!tía:C«Uiacaa, eréyeadoiiballar allí á- Frftnáee* Vazí- 
^néi de i Cqrohad», gobaraador de la Nueva QoUciápJl 
eomainoilohaik}, pEoseguí/hai jornada bastaifó ciudad üá 
fi»mpo5tela, dpn^e |e/bal% T^deliU|i lueg^éscrebíim 
«enkla al Musírísiaio Sf. Visorey de la Nueva Eepaíi», 
y^1rttesWf»dreFrWy:M 
Vin^>/y quV 'mVenViasieto'a^ 

Digü^yGoogle 



886 'tótattm^ íNihrtTi»; 

pctaga aquí ■ aiuchas- particularidades, 'po#due • no ' haeori 
á' e'stG^casojeolfiínenío'dfgo' lo que Vi y-roedigei-oni ftór 
laB'tiírtiírs d©Hde ,¡ anduvé .y ■dewlas'q'áe tiivo-Pazon^-píiifá 
dalla é aaestro padre pToyiriciíft, flafS-^ue ; el la ■ ftiuéfetré 
á'lb8"¡iadl-8f»i|dÍ3 nubstyíi^t-dfarij' que 1é párefi'íeSo, ú eli -él 

espítale, ^or' «u*^- mandad© yó fui"; pat 1 * queia denál 
Hueipísipfto áSm» •VítftWey de la , N«ewfepa«a', írcuyópe^ 
dimentO'ibeenviaTool'A 'esth jornada (ly.^-Fray Marea 
Íe'Níza;biix-&táisgariap- : ' ,/lf ' . '- ;:í ■■-•'■-' -■■'y '■! ! > !;, > 

."•> .*..- ■: ¡,¿n filfcJSGAMZACIGN* ; .:*". .■-; -■■.irn 

. En iá gry«ioitidad'dc TomiTt*iíaii;^sÍt!o.de¡tó ííae- 
vaiE9pañ^ H do3 ; días-dóI'm6s de ¡Setiembre, afioídel; n&s- 
eimientííide'NuekrdiSMiariJosítcrifctg de olill y quinientos 
élreintaé mitm-e sñWafiieíetmiiy'Iilriif). : Sr. D.Aqí®^ 
nio de';Bfeflrd(¡z¿,"vtscyTey égobeniadbrpíJiíiS.DVI^éaiea^ 
tn Nuev» fepífña^y -presirtemerlp lavAttdiétacia y ehjan-* 
c31crJa>-K&al ( ^ue «a : -efla ■reside,: estando 1 pjrestiritesios 
BJuyimigaí6wM¡!seQOi«a)Mcencia(í»4'raiicJ80í> de Ceiñosí 
oMw'^^.&li^entediitAa 1 -^ 

eo'Vabqueidé Coronados jí)bert)adwporS.;M;!cn'b pro-¡ 
ymciáldccíaNiJevii: Galicia,' yi«npi'efencia ido aoaíaaq 
Bíiczadft'Peíreta, 1 escribaéo mayor Hcr1á:<iichá Real Aiw 
disocia ¡ y; dei Ja (GoWfnawori áá lia- dfchíii Nud*a !fepaa&l¡y 
Aofónco-deif út-cioíií!e8iiribano>ae ■flS: Mlfc -yiAíOla Bicha 
Beal ¡ Audiencia;'' pafeetó Bliimnyir^erettdo'.pádré'"' Fray 
Márteofeide Nira^vicw-cümisairicren estas .patetas tío i» lo* 

r -fl) tí 'fiáí , p^i'feta¿ dcJ^ vk¿ di c«íbÍv¿ siaa Itó'igíie tfiítóé.'iá'lhk 

tita tfltiiiioS í&n£Íonü¿ dtit oHgitiaiiiiii^éllo'debera blaiica, otila* 

nBW GoogIe 



DEL ÁHCHlVO DE IHDÍJÍ& éÍ^Í 

días : del mar Océano, de la orden de Señor San Francisco, y 
presentó atitóS. S. y aole noslosidichpi escribanos y testi- 
gos yusoesériptos, está instrucción y relación f l^finrtiadade 
sil nombro y 8fet!adacóa.clseilo^enoltal'de tía Indina, la cual 
tiene nueve hojas, 1 con esía caique van nuestros i signos; 
y dixo y afirmó, y certifidó ser verdad JrJ cofitedtdó en la 
dicha instrucción y ntlacibn, y pasar lo en ella .conteni- 
do, .para que SI M-. sea iuforhiado'de la'verdad'd&lo.'qne 
en elta sé hace'mñncióuj Y : S" 5; iDaodo&noailosdichos 
escríbanos, ! de como así -3a presentaba y declaraba él 
dicho Tice-comisario, • ;lo atentásemos al pié -delta y -lo 
diésemos por feé¿ íéignado' con^nUestrossigrioV — Testi-; 
£os que á ello fueron presentes: tos susodichos, ó Auío^ 
nio de Almagner y FrayMartin de Qzocastr»,' fraile de 
la'mísma'iérdeá.— En lee de lo.coál, /yoeldicho Joan 
Baeza de Herrera, escribano susodicho^ Mide aquí esté 
amio signoá tai; *f* én .testimonio de -fletdad.-^-Jüah Bao* 
za de Hérreni.t^E yo-cl dicho. Antonio. dé' Twcios, e»^ 
cribauó susodicho, que á i lo que dicto; ;es -présenle fui, 
fice aquí este mío. signo á tal, -f-en testimonio: de vér- 
-daüí— -Antonio de'Tureios. ■ ;• i ■ <:'.'■■ i ■ •;■ '* . 

Asiento y capitulaciones, entre el virey de: Nueva -España', 
-'■ D. Antonio de 'Mendoza, y .el adelantado, D, Pedro de 
Alvarado, parala prosecución .del desovar i'miento de tierfa 
. 'nueva,, hecha por Fr.- Marcos '■-. de' Msa(2). ■:<■■■'. . 

En el nombre de Difamen: manifiesto/ soa átenlos loa 

(t) Ron,: Aquí seguramente os relación, y probablemente lo 
mismo siempre, pues la voz rátm está algunas Teccs'con todas sus 

totAá. 1 ' ■■'I- ■'''' ' .i'H'lí í*i <::,:•'. .)<-. ■■!• < ¡" '.'¡i i : ■■':> •'- ■ ' 

.■■■-{'*) í'oltcvivH.dtlluñoiii faw*. J3CXSIL ,., ' _;<■« i ..:■:"■ 



D¡9¡t.zM 3 yGOOgIe 



que- ía presente; oarte" de cotaupaSia, asiento ' y concierto 
vieron, con» en el pueblo de Tirípitio.^lé- la Nueva Es- 
paüá, knes 1 veinteé Í1U8V& dh» del mes Je Noviembre, 
año del sáacSuaeiitó ¡4b Nuestro Salvador Jesirchristo; de 
umÍí;¿ -quinientos é : «u»rpnt» «ios,:: estando presentes el 
niuy. ilustre Sr. DI Antonio de Mendtoza,' visorby é gabera 
RoddrporS. Mi eoiesta Nuev*' España, é presidente de la 
so i Audiencia fleal,. qoe itesüie en ¡ la . eiadád de México, 
yeIunty.(nagnij6ctó ! !seíior : adelant*do,D. Pedro de Aivara- 
do,< gobernador por 8. M.. de Ibs> provincias de Guatiraak 
yiHfioduitis; yes presencia de obs Joan de León y Die- 
go de Robledo, escribanos de ! Sfl;:MM>., y da las te** 
ti^o&iufi'aescritoe, que á etto faeron. presentes; los dichos 
stóoi^s.dra»roBrí[ue pariauáüto-iS. M. mandó 'tomar y 
tomó tóiéhtó y concierto coa) el dicho señor adelantado', 
D. Pedro dé Alvaiiádov sobne él descnbrimíento queee 
efiresció haeefen la-mar dei Sur, hacia el Poniente, y en 
Utvueha que hace ls¡ tierra de3ta< Nueva España, y para 
saber los seeretosidb íaco$t*délta, : como áft cootie»e en 
elidicho asiento, y! eapitalabibB y: concierto y capítolófi 
della, á que dixeron que se referían, é habían éliá- 
bieron aquí por insertos y escritos, como si de ver- 
ba ad üertmm fuese aqui insertos y escritos; ea la 
cual, por uii capítulo- dalla, S. 34. manda que. en el di- 
cho descubrimienioi conquista y pacificación, e¡ dicho 
señor visorey'tengá'la' tercia parte, coaforme á la dicha 
capitulación, en compañía con el dicho señor adelantado 
Don- Pedro de Alvarado; y en cumplimiento della, el di- 
cho señor Adelantado ha hecho y comentado á hacer el 
dicto viaje, con nueve ,nayips,".qúe al presentetiene sur- 
tos en el puerto de Santiago de Buena Esperanza do Co- 
'ima, y una galera, yüéa fusta, con til», una fragata. 



)y Google 



quefca :,raia4B.-eo;ql fWílp,4p ¡¿cableo» iafc&uato*. di- 
c¡}3& aaosfaaa poojb^rja caD^n^.^mbrada; Sa,atjag9„ 
9fr3 * nombrada Saa ,. Fíape¡sGG„ ; pf r¡j, nombrada, . AJyar 
5í»9flfct ¡otra, nombrada AflípQsíÍ^03na>? ( fl,írfli,' nprntira- 
da- de^perpa, otra,;, nombrada Ja Galera, olea, |a fusta, 
otra, j^fragata, l ^ípft l ^4iw 1 dace velas,- prestas,: par» 
sqgfpFrS^xiaije,. cop-Jai Jjuena. yeatufa, maznadas con 
geflte^lp jijjé y ^ca-bfM?» ^Pi^PFíwecuciQadel^escybriT 
ratefltp,^ ; asieato ( que, coi) S.,J& : a^oU^ Y/el.di^BiBñor 
^Í«Kfly,l(a §nv^do/4 ír^Í^,;ya^^w,'de Gqrpoadpi 
gobernador é cajútapgenefialjíjp la,, Nueva Galjciat.eo 
wmlMe : de,^,^^jf(9f|.tieirr.si t , c^p!gent^.4epif y ( de : "?ar 
b^^.pfirtj^^ií^sMwpMW^^^Irí^al-'seryipiQi.^Q 
Pip*y,deS;,llJas:tierfas y prov¡pcia5 : y, gentes q^ej 
pa^^..jtfárcpa,.de NÍJa..y;qtpo3 I1 ' i poc j ,!S. g,' , erados, 
d^ubnierp.n,, L; y, asimismo á ; . descubrir. t0(io.lo_rju© :/ toas 
pudiesen y ponellodebaxo del dominio y señprjude G.M- 
^-.appíripiftiBo., epvió ; poí: .qiaf, ^1 ^apitan¡,5groapdo; de 
¿)Urcpa A con tres jiaviogy gente, bastaate en.eílos^de^ 
c«bfir¿-e,t'cual^ ya veiijdo. del dich^/desGubriifliií oto, 
que e,o. japmbi'e, de.iS.jM. hizoí en que Ija gastado, muchas 
fti^DBAífc pesos, de oro, por íp,ca#l,y pajra lo .que.ea ello 
l»ft,sevyíd^y.8iryje,re a .§-, % .¡le ; Jia : e»íritp:qae. Íebjar4\g|fa- 
tificapipp y .pj^rced, conforme ;á s^s .serv^ios, y eqcarg?- 
do (a py(j^cppioaí,a>/ l&j^i^ftaaipu, .y .^e^orímiieato 
dplla. jR^r ..tanto,. los djchüS; señoras , Yisorey y Adelantado 
di^ercm: qiíe -parque Gouye¡(iia asi ai servicio de ; Dios ( y de 
fe-íw y^r^y^^al^np^iacpa-yspieíivtep, ^ue $e podrida 
fieguir si ao b^ofeieEe, ; acuerdo y cp abierto, an trellpíí y bjciesen 
opiapaSia,;bSPÍ?P y bici^roftJajdicbíi.Gpaipaiiia, .asieajp y 
fionBJprto-efttrílÍpsi W te ¡ fcca>i.fiigi^Bte J é ( cofl.,los p; ^¡a^- 
■tfltes ycpBdiciopes.^Oiíí de yafJQ;!$e¡bará ,006^9100^,1^ 
Tomo 10. 23 



Jy Google 



¿SÍ Mentó*»!****"' 

- 'Pritóerattiéite: tf*l dictóse»* ViSfréf * M ¡<Bcht) 
señor Adelantado I» quinta p»rté ÜB 'Hidc* los apKtVeetós 
ntóátos^uey '60 lo tple aüsf-^Wv apwSflellf y -Sesenta* 

gdnte.'fcoHcte, a'nSipórinéMesdé'S'.'ít., éíéWs'lí'tb- 
iemias.^HodeMsáfífQítihaéiieiitóa'liiió'íiliOustcfliiír 
HJátiéi'a'BobWe i) ftMWeíftrtbdb lo'qae-WiHcSo'fYá»; 
cisco 1 'TMjfeí'W)' 1 CSrtiliaffo .*S*iére : '4eícoÍííéi l (o' ! p6* 
M|ref»iiaó : porsU!t(!ap¡tlii¿j'^éií««,'¿rflat'óii(!|ili*» , áe 
lírdieH ¿Ierra noé«a,'hSS¡ta :, él''dia ae'tóy; é ansíttflsmó 
él' dlclib'seíibrTísorey' oVal tfiehtfseífar Adelantadla 
«Sutil parte aílóHos los a(*-oií¿tBaWiiettos'y , me*e ( «í9í 
'(JütdeS^lJé'de latierri¡ : 'éh : dah^aiífín«i*lfah(ibíe#<>l 
"do W qae r«r maf é pb'r'tieÍTa-aése\iWioét dicho 1 copkáSl 
«eHiáWo dé Alarconj coniósttífs ttlMÍ3"'? ! %élile' ejwl 
^ó'Vls*éy ebriói ^aVpi^íénie'Ssao-W 1 ' W'jWéHfe 
lieÁcápulcb. '■ ! " ! ' ''* ; ' l ''! ,, !"' ! '"■; '. il-i-'idn; ¡ 

' ítem: que dolo ^e'kof^esMriem' ó'Coiltiai'sathai 
«poblaren ó paciScaeen'el dicWRatiefeeb ¥6ique*-* 
íoronató é capitanes' é ; gente de' su 'árm'«day'fiÍAá 1 tt*lb 
<pe Biáta el diá áé'lioy tuviere Víeseirtitert», Wotrb'Jii^ 
pan 1 ó gente', 'por máñaadd «61 .dictó ' íéBori Visorey'S 
-<ffl su hombre: ¡demás dé U q»e tienen "dése uMertií'd-pWi 
Hado í pacificado harta el día Ar'hoy'.'cotlio: dictó es¡ 
en la dicta'tieVrá.éttdielio' síadi 1 V?30rey ! lla pofbíeri *te 
l iíar'6^4ldichbSeéofMeta«ábMá'ii(«br'de'tótlosllós 
ápíoVeiíhamiento'sqoe eii éikí'nubiereiyídc las''á*#í*<ltís 
ijiié/ B:. M. e* elló'le MóleWea ílHflijúlet' «aoet», ee£i«¡ 
'arriba-es dictó: si» 'qnel^nb't^-tyM'tpiel 1 lñím;*tua 
áltW'mas <tnel lotW.^sl'Mií'bBeidijí (esencias' y n»r¿ 
-Mdéí; ,, c«tóo'de'»lbS'dei«si"a|h 1 o*>eclf»*éi»tós l ií\»''et( 
cualq«er"(nimWti'' hobíeíeí c^anSimisnlb 1 el »«*» S*** 
!S llloiiol 

DiBitzeD^yGOOgle 



Yitoreyídn al dicho ¡sefiqr ¿plantado ,1a mitad de .todo 
toque dpscHfctieperi;; de ^b<^<dffl¡d£ J da. : fe£b^de8t8!eii 
adelante fímkmytW' pa«ío$ awjfó», *a Ipa^ffaj&i: y ,dwn 
retes couteftido^t* Ja teapiíeJflc^Wi'qiwl d|cb«,eeiíorAd<jr' 
lawtijdotomó conS.M. Da te¿o lo. :6ufiO(iiloho, eldicbi* 
Sr.D. Afltonio^Meudoaa, visoceyi íHxüjs nj«e t ¡de, w 
preptó ■vdlilntüd,,;haG«,daB*ci<iQ al dieiiu-WBor aiHioütr 
dctiiBi PotkodelAlvaíado.óásusbqredecíi&ttisubcosoreff 
é l á ; (juie»di)ló deUofl bobwi* üauíia,'y_F&zqa; donpeiíro 
pura/é.poilfó«t«i<é.iOO líutíjoable; rfigara.¿ íHwa^eie^ffl 
jüenás-, par'Nwa6,pbraa¡mi9f,dgl,dtebí! «£<# Ad^laotóh 
.doto .rescüwio; ansí^deiJa eiíBr^iparia, (|HW a^sí Je da 
íle'lo^Bladioha.üedraQpeía^xOw&tdeia.iílttadiaegUo 
que «a cateé do* capituló» brfeabe-sQeniñoa ; 6 opaMnismfti 
delbs.gastoBque etí to suscftlicho el dicho seDor Viscxiey. 
ha hacho;' le hace la^dicha- do,ft*c*oa -do/todo :eHo .. : iy 
en recompensa ider la armada y paite de (japituiaeion 
, quel , dicto seSor.AdebmtadO' da..alidich(»' tóñor ¡Viso- 
rey» y gastos delta; comospacescB ^porloscapí tutos qae 
de ff«so . ee • hwrá ínon^ioaí iycl: ¡caÜQly-itíaspasaii^aade. 
agora la :po6efe¡jba!Ó¡efiüocioi !é pcopJedid nkin'o > .!eoii! iodos 
laaüíetzaa' yifirmi«iis.qtte puodé/y de dórelo debe. ,:\ 
Y atento lo. ausodíühqiB ttínieodbiJ^epeótovqiiel dicto 
se5or : Visdreyi da' 'aMicho fiefior >AddáQtadb \k dícbaea&r- 
*a parte dé' Id qneiad8í 3. M. le hiciese raefced y de Jds 
aproveehiifliie'Bto*é iiltere«squo;k>bieitéolílardicba' tiorf* 
ra iiuefca yten loqué- aqsí deactiori» ' e) dicho' capitán 
Alarcon, y ¡la mitíid deifos i áprqvedhantieqtes y meroe-; 
des, q*e en, eaalojtrieriiaaémi hobierei t )iáe>lw qae Idesoo* 
brieren; deri de boy dia.idd >ld fephai'desta en adelante, el 
diab« Francisco VazqiieB'éi^ crfpitanes'é^énte'y aavíoá; 
eegun se contieno en lofe 1 bapítoíosante» deste? que en 



:, .Google 



358 «JéBMtaWü» IfflÉMTM 

recompensare ib susodicho, el dicho señor adelantado, 
B' Pedro de Aívatadi há-por bien y le place que, anuí 
como el dicho señor Visorey tiane par njerced -de 6. M. 
la tercia parte dé si* conqoiBta é deácobrimieoto, por la 
presente, le íiá' al dieno 6r. : D'.' Antonio de Mendoza, vi- 
sorey, la mitad de la dicha capí tulaciooé contratación é 
asiento quó cénS. MI" tomó; é le hace merced de dar so- 
bre el dicho descubrimiento dejas dichas tierra firme 1 , 
islas y costas, según' mas largamente se contiene en la 
dicha capitulación y -en todas las demás provisiones y por 
déres'qué &. M. ledió, á que dixo qué se refería y refi- 
rió, y qué había aquí pw expresadas; como si de mrbo 
ád verbum fuesen- escritas; 4 que hayan é gocen igual- 
mente en todo toqwe se descubriere y conquistare y pa,- 
tüflcare enlas dichas 1 tiernüfirme, islas óqosta', en el ; dí- 
eho asteríto'y capitulaekm contenidas, sin qüel tríio tea- 
gamas'quel oiro, ' ni ¡et otro roas qúel otro,. cíenlos ofi- 
ctosv' tenencias 1 íy mercedes, contenidas en la dicha cápir 
tulacron, cpm»de los demás aprovechamientos, que en 
cualfjaier manera; hobieró en lo quedescobriere con la 
ftrbiada 1 que iiáne' íecfaa et dioho TseBor Adelantado y el 
dicho señor - Visorcyi enviare á oVecnbrirpor lasdamar- 
oaciónes, conforioeálhndicha capitulación. 
■-'ítem: el dicho señor adelantado,, !>: Pedro de Airara- 
do', en recompensa *hs lo susodicho, da mas al dicho señor 
don AntobioldeMeridoaa, visorey, la mitad tie las dichas 
naos, galera é fnstá é ftagata , que de suso van nombradas, 
eóntodos les ' pertrechos > velas ¿aparejos, armas é adere- 
zóse ellas perteriecienfeSi fconlos bastimentos, marinados, 
ysegun é'de laiaarietiaqáel iditíio laeñoi Adelantado loa 
tteneen el dicho puerto de Q^imaéAoaputcd, qufe sea la 
propia suya; conidio os del dichd señoradelantado,. don 



„Googk 



VIL AHCHjlYO BK INBIA6- 35? 

Pedro de Alvarado. El cual de su propia libre y espon-r 
lawia voluntad, sin ser ¡educido ni auretaiado. para elJo t , 
sino porqujei ansí día o queje estaba .bierii^ te convenia; 
dixo que Hacia é hizo gracia é donación; aJ dicho señor, 
Visorey é á sus. herederos^ isuhcesores é á .([«en del ó 
dellos bohiere ó viere causa é razón, ansí¡de la .mitad de, 
la dicha armada, como de lo que dicho os de eu&o, eo«Jt 
capítulo antea Ueste; ' donación pura é perfecta. é bti reío.i 
cable, para agora é para siempre jamás; por cargos, en 
quh dlxo-ser'al dSctoBeñor Visorey é lauchas émuy bue- 
nas obras que dél.itahia recibido, que. son dignas de ma- 
yor remuneración,, y por raioadé /lo susodicho; y lelo* 
dia éeedió é traspasaba e traspasó, desde. agora, al dicho 
señor; Yisorey la posesión é señorío ¿.propiedad de toda 
la di«ha mitad desús naOs é armada, que, como dicho 
es, tiene, ni mas'ni menos ; qaél la tiene, como' si por 
mandamiento de juez competente ■ le fuete dada la pose- 
sión delia,-] por cuanto él desde 'agora se .la cede é tres» 
pasa é da por lo susodicho, eegiin- que es declarado^ con 
todáslíts firmezas que puede y de. derecho debe, para qué 
de por, medio. esta la dicha armada é sea d& entrambos! 
sin qaeieluno tenga! mas qdel otro eri ello, para envía 
dicha: compañía, en cumplimiento de la dicha capitulad 
ciou, inyialla donde les paresciepe qae. mas* convenga^ 
dividida ó junta. <">:<;';■( i! 

- Itera: eá condición entre; los dichoe señores Visorey é 
Adelantado,' que los gastos que hasftuel diádehoy sé 
han hecho en las dichas sus armadas, y en adereza llas^ 
baMecellas-,.aasí por parte del dicho; sepor Visorey', en 
lo de la ¡dicha tierra nueva y, en los naríos que envió coa 
el dicho capitán Hernando' de Alaroon, .y gastos queldi- 
cho señor Adelantado,; eo hacer ,é comprar los díchps- naí- 



3y Google 



$68 WcDKttrM iséwros ' 

vñM.é m&riiÉf&Ütes: y bastecen*» yfeofl^toáMa 'dichas» 
ahbada y;geAi«^la' hasta' Hoy* dícfeo'difti ée-toya* tmoS 
por otros; (fe mandra <foe! aba al otro nf et GWo al otro 
s«a obligada i* pagapinüiguuai <o©Ha ni t parte ■dettos t ^taó 
qué los iíam>b se cotnpenseo-'-conlos otmsfy-BB vayavuoós 
pórlosbtros; síntrne el'dieho señor Visoray pásicoaatú- 
gíifia al dicho señor Adalastadó, di el dicho'señor Adelan- 
tado al dicho señor Visorey, hasta eldía dehoycomoies 
dicho. .-> - ".'.■. ..¡-. /.-¡-i : . : ■ ■■■■, - ■ 

- ítem: qae lofa gpstosque deudehoj^ dicho día ea ade^ 
lante se hicieren^ ansí ¡por iaar como ; <pQf- tierra; por parte 
délos dichds sefiotes Vidocey é Adelantado! sean do por 
medio é comunes dé entrambas partes, é qoe cada uno 
haya do pagar.é pague la' mitad delíos; y ta órdéii que 
oii ésto so ha do Icaér sea conformo al conbiort© é orden 
é asiento- que sobra ello ; se, díase entrolios. '■' ,- 

-ítem: es condición! qdosta. dicha coDipaHa, asiento y 
capitulaciones deila, hayo de durar y .dure¡por espacio Ó 
tiempo de veinte- años;, cjiBiplidos, priaréros.s^tiientes, 
íoq cuales cotraQ'é sequen ten desde hoy de taíbeba dos- 
te compañía; 'y que en este tiempo los diehosseííores Vi- 
ebney é Adelantado é los dichosas hereden» é tjowo,de- 
llo's hobieré causa yiranta, lo hjín deicuaplir ó guardar 
ócEimplan é guardan ¿«eguo é de la oiane'ra está. especi- 
ficado y declarado. ..;■.. .;. i. t! '.'•:'•'. 
x :» Jtooi: csoonriieioa que,-3¡ alguno dé ios. dichos señdres 
Visorey «Adelantado é'.sno, herederos é quien deltoa Ho- 
kieré 1 oatisa * razón iquisiere disponer' pot 1 coalqúiet ¡viá 
de la diclisí compañía; edoloqua.^u olla: tienoétwvioi'e, 
dodao de alguna parte dalla, seoobügado A¡relq«erifc al 
o4mpan9rwsi.ía , quiaiere:porlffil tanto; á-si la'iyendiéselein 
4oreqiÍ8i1ir-al dieioi compañero^ oqflóíilatal itfentB'seapen 

Digüzs^yGoo^Ie 



^.tiotícia. . ■>.- ,,..,:.;], i-, ■■.;..,'. . '-■: .',■ ,.,- ■„]-,',■ 
ítem: que en esta d¡cha. ) popipaiÍia niagyna de ;Ias.,d¡~ 
chas partes pu^a^l^iá. meta otro ningún compañe- 
ra, sin-consen^^nlo. dea^has á:do^^ ■'.: '.,,,: ■.!.■■■, 
, Itera: qua.se,iioía.br í e, j».por la presente se nombrael 
puerto de Acaptftog¡,,pa,ra K el cargo y descargo de lo qup, 
fue^' necesario para la,djcha compañía, hasta; que otra. 
CjQ¡m parejea,., .... ■, ..„-.. ^ .]..:, ■■,".., .-.■■,,.., 

. ..ftQ/JK que el cargo y descargo de Ja susodicha, no^puer 
da¡,ser,en otra parte siso en el dicho puerto de Acapujca, 
y conforme á esto, se dé la instyuccioné instrucciones á 
los capitanes,, que, por los dichos señores fueren nombra- 
ren hídieb^a^iada,' ........ ■ , : ' ." ( ■ 

... ; ítem: quel astillero donde se han ¡da hacer los navios 
han de ser en e) puerto. de .Xirabaltique., ques en la, pro* 
yü?íya,d I e [ .Guat¡inatv _.. .;..■• j , . 

...itsmi.-quel dicho señor Adelantado barajas casas ae- 
cosarias para el dicho astillero , en el dicho puerto,, y fcer- 
u£. cargo ¡dello, y tendrá en él los oficiales,, que S,. M. 
xnanda. : en el asiento que tomó con el .dicho. señor Ade- 
Iff»^fl0i , ,, : .,-„ ■:',,._ :. .,-..,.■_ 

-jiUfiOi: qncl dicho i señor Adelantado dará peí y alquitrán 
ff>4mcjft,y. carretas y es^pa ( ;é.vBh^ ; y.de8^^^^ ! ca^,g9 
.díiáacerbacesé.hafá.,;! ,,. : , »■. . ■ ",,,... 

¡.. ;: ítem: .qpñldicho.seSorVi^oroy proveerá y mandará prpr 
-ve#.r,-do. clavazón ó anplas, y cables, y botaren, ,y arriería 
pa^^l^icho efecto, ,,;.■;, ¡ >j ,.., .,;.; . . i ,■,; n - . 
vUU&u; queiasimisinc-.ej dichpseñprYisarey hade, man- 
dar é mandará hacer las casas necesarias para el car^o y 
descargo^ 'éheí dicho puerto' de Afcapulcb.'" J-Uj ' , ;■ 



d Dy Google 



' Itein: qtaé; todos lóá gastos; aiisí los qüfl el'selor'Viáotf 
rey Meíere en hacer y manda* fiacer' lo susodicho, tíómóf 
los que así hiciere ea ello el dicho señor Adelantado;; 
séan'é htm dé ser dé por médióC '' ' '' " : "' : 

ítem:' que- los dichos 1 señores 1 'puedan' 'guiaré ''gáslbti,' 
cada uno dellos en 1 cada tui'a'Bo, 'fiasta mil castellano^ de 1 
mináfe énestó, sin cobsdltaI19'elí«ilb ; í:'Órt ; eTotrd; esímas 
hobieren de gastar, que sea con consulta y paresc'erdel 
otro, y: i de : 16 : qttól mió 'f W'otrfr ¿ásláfe !l ííáya 'Iib«f'; 
cuenta eraron, coa diames y año, é que cada úa.; año; 
por -él' mes de diciembre déf, : 'sea -obligado iá : féneber 
coenta de lo que hobíereo gastado, é'pagarío que^dé^ 
biérefeiihá parte *laótrál : '■■ "- 1 j '. : '' í: ''!'''"■■' :!; '"' v 
" Ydéslá manera é' con ^stOs diéh^ica^ftulQS, asiento ¿ 
condiciones, los dichos señores D: Antonio de Mendoza,' 
■risotéy 'é adelantado,' D: Pedrd ! db Aíváradó, prometie- 
ron, coma caballeros;' é se 'obligaron dé ío ^hsí'cu'mptW 
é tener é guardar esta dicha compañía é : asiento' é"éoia*- 
bfertó, capítulos é condiciones én ella cóÜténidásTstígun 
&ífe la •mÉitiéraf que de suso W'décIárSdo'yespécifitíáao; 
y'cn'eátófé9CrÍtü'rá : se liace'méhCioW; é de'rióir írKvetaiií! 
'ellos ni otro por ellos, contra ella, Agora ni en tiempo al 1 
guno, ni por alguna manera, durante el tiempo déla dt* 
'chy compañía, so pena de 'cincnenía' táífi ds.'fl)' de 
Iniena'mtiricda de castifla-.'ía 1 mitad párala cánJaraétiscó 
de S. M. y la otra mitad para la parto obediente 11 qth 
jSbr elfo- estuviere é'ld guardaré y''mantüVÍer^¡!éla'p^na 
pagada : ó noy qué todavía sean obligados dé ■ goa rdírt- é 
cumplir lo contenido en este dicho asiento* é compañía, 
íjégüb'dicho es.'E paralóabst^Ber^guaMarléiSÜmplir 

V vv . ti- -\> nrfi. ■■;■ > ■ ■■ .1- fti:nt;-.iul it-.ji! íini'iir^i ti v,Ii 
' (l) Asi: creemos está por Mht, aunque tam,bien pudieran a«r 



a3 yGoogle 



¿lábW'ptfrl irme, Hiena, que btitgAn i obl¡¿a«fn 
ílH/^Bte^bleiiÍM^Wsilrisnto'láS'ljfe'l^MSéfWélIfíS 
délos iiefe su jhwederbsé subiré»; mliebles é'riílS 
ceii'tablddsíípdfhéltleíí'Sdfeitóa&íbyWloOnsíiirtíiJi' 
TH¿etfS'^*Hal^í'«ili^lSh!ÍI',' , «lír*t'(ií6hoes,:clíii«ii' ' 
p<KÍér'cBtdplM6ii»daos , S*fc>l<jitluiít'jtrcccaé , jtfslScB3ÍS 
SSÍIOT.'íHwtsI ftslíí sli U 1 y oírla # chanci llériás; 1 conVo 1 
dé todirs fk'éludatféí, afilas é" indares de los sos :, reihó's 
é sefíorlds, "ante 1 qo'léií' éáar ! éscripft»Va pyrescfierfe -é N deHÍ? 
étfeloetítilIfe^conlBnfilo'fljéfépediÜóé' demandado tíiMn^ 
plimienló de justicia, éa'rá 'qa£ por ' todos los remedios 
éTigórés tlélMtei^hb ,! res 1 'co i nlrin$n,' : 'compelán éapriíi' 
inlen Slo tó'ÜWér' Wguardár'é «uhjp'lir é pagav; lásta qiíé) 
lo susodicho baya aíi t cbnnpfib*o étie'bido éfetítoj fcíén ] áéf 
éóind'si ásYfuéÍKt>jBzgafti ; tómó;'pof ' SerilencUf' detó»# 
dejaeiícompetenfe.'MrclM^etó'porfenb^'pedtdáí'iirilSa 
séíífid* é 'á W'pWrtaedWdarla «■p'asadi'eu cosa juzgabSÍ 
éfi'irízbd'cfeió euír;'«*eri»qti<¡ rmoWiSbátfeaalésqliiet 
leye'é? fu9ros'y ; áérec1IoS-é dra^ifamientos Heares; cáhó^ 
n^s ! é^¡vnes;''c ; dnin%eVé'inbnícrfíaTes', éspec¡áles ,: y ge-* 
Heniles; é''caí(éi6¡n¡ára mberrart» épfenrtnencias^ caiP 
ci<jíí<is ! , , 'ipV por 1 ítr*aballWBs , a4 í l!( 6rdeíi'del'Señor : Sá6Í 
liágo Iéfipueá^h í ap'rrj^ritólr/cbmóén'oítócoalquie^rü'a i t 
nbrái'qÜbíeS' rio vála én esta nízód, •enjuició rji fuera deB 
E otrosí, <Jfieroh;' qjie" rébinScíáBah; e* 1 felfariclaróh'sS 
írrbpib'fú^fó é'mrisaMc'i(^VI9$ícílio , , I é" edítío dichrí ! es; éé 
s&'niétréídá aí'werí'é^sdi'crob féíl'te SSl MM./ y eáJ 
'pe^ialbJélite ! diserto 1 qbB'rén'úricíában é renunciaran; 1á 
leyé regla del derecho, en que diz que general renuncia- 1 
cioa-de leyes fecha no Tala; é demás desto, para mayor 
abundamiento é validación é firmeza de lo susodicho, los " 
dichos Sres. D. Antonio de Mendoza, visorey é adelanta- 



ügk- 



gelios, 4Q¡qq^qi^ <) ayw4*%(W)P^4WtQ>CI#^y'P% 
e^mtHto^eteñ^JSimísgií!,, q^e e^s^p^^^ian^ 

menaje, Íwmmi caballeril?, büojáalgQ, una ¿dqa ó^ve^ 
paa, dos é tres vepes, una, .do^étve^ -vece?,, según. nso;« : 
costumbre é fuero, de, España,; eu map^f», de p- JLa&de 
Casulla, qabajlcro hijodalgo de .la., órdfip. . dsl Señor San- 
tiagQ 4 quedélrese¡bjó delqaoslniatt^narpguafidaT óbi«o- 
plir¡ estadicha camparía é! asiento, é concierto, é ; capítfi- 
kiSié condiciones en ella ■ c^ntenid os,; según <j¡ue aquívai 
especifica^ £de^rad^ 

sintieron qqe (jíe's^ espripturf ^y cpnipañfaí se^QJíe. uo 
tr^adp,, ó.dj^ó i uia^ 1F e^.p^b,Ijqa,íp^(na^m^s;djc^ 
pactes, ésjgnadps.é a^orizad^d^ ; n9¿lps .diííhqa^iííñ*- 
baños, Lo, cuál otorgari^.aa^floe, c^Q.dicho e^,^ues 
%;ho é pasófíyi , el dicho día me$ é«ño,susqd¡c i h.o,, esco- 
do en el diebe pueblq.de, TíiiiipitiG,-+T T !Jíe$]go$,, que fueron 
presentes¡á lo que dich9 ; es: i e.l,reye^ndí9Í^o&,.;P¿,?ra^T 
CÍfCO Marroquia, primero, obispo de Gualjimala y el. se- 
ñor :liccfi ciado, Alonso. Maldonadoi :0¿dqV.d,P ' a .Audjeqcia 
Beal de S. M. y el veedor, Pe/^jniñTde^.Qaerino;, <-A Gr&* 
gprio López, é Her,nau Pare? ¡de Vpcanegra. é Antonio d9 
párate, vecínosd^ Ia ¡; c¡udad de Méjico, y estantes enear 
te, diebo; pue,l?lo.— D,., A^qnjo. de, ^ndoza.-^E} aíjelaur 
tado AWaradov—Pqr., testigo, ¡lf)(fscopH£, Qpahvt&^Mr- 
í¿s. f T; Por testigo, el,l¡ceuqadp,AJonsQ, Maldonadp,, Don 
Luis de Castilla. . 1: ,-,,.;;, i; , ,. ',,,;., ,.,../, .. ■-.■i', 



, y Google 



flofltt' de Frtnci.it»: YíttsíqwzGartmttfo+l BmtMifii(hr ¡t ,f!á#n 
- , , <fcfe bMfe»M de -Ja espeditm* A & jrwíf*<sai '■tí» t0»«W <fn í( 

ni. aterra- de aqudipais^^ ■ ■■•. ..¡-p .i.-.v i; ); ¡. 

'of, ( . ',::'„■.'■; '.:■':, í * ¿¡'¿'¿.ík-.í -l^l ilji .VmVÜ 

- i/Av20 de Abril deatemfio, escribüá VdjU destoi í>rovw* 
icJft'deTiguftS, «& reapaesUde daft telrtiide Vviítf >■ *.b«PÍift 

ea Madrid á- II de Junio del año pa«dn>,i,y ted$: parti-cuj 
Jlr «uenta l 5i;draw»dE9tó:j'>raad* l! qdafiVireylde,;!» Nueva 
España* Raimando Hacer -«• nombra' de ^«¡¿fct áv«ta 
tiMTa^nadQsaubrtóFfayiBtórcos.ide'Niza» pcQvinci*l;d|í 

lardea de SefiorSan Fcaaetsco, --.y de lo quees toda. -ella 
-jideta calidad dftfagQdta», como Y.- MfilQ:üabtó:l»andad6 

•yer. por mié : coctiwt- Yque enteridieatio ! «o! la coagiiistaifl 
■■ pacificación de lea ¡ natura test destd provincia; fi ionios i jn? 
diosunaturalGBiie'otraflproviíusiaa, adelaotedcsta^, roahar 
bian dadoi-elacion, :qne en,do- tierra babiu ouiy 1 maybne$ 
pueblos! y casaá mdjaresiqué. tas *ié 1 lite' naturales ide*ta 
-tierra, .y que ¡haJüauséBones qak iosmandrfbattvyqaese 
serrian-ea vaBÍjas:Üe oro,-;y otrasjcosas de mucha grfint- 
■■déüJu'Y. aunque, ¿orno & V.;M.' escribí, p&t éeF.irelacioé 
ida indios: y más por -señas/ no ■ les 'di crédito hasf»' que 
^sjr mi* ojos lo -vieso.i 'pareciéftdomR' la roiacibi* \rouy 
igraride yqpe-imptH'Eaba'al serviciodeiV.M 1 . que sé vier 
tm t me determiné eonIla"geote'qtievaquí ía»goi ¿é illa. & , 
Vefy.;y partí de ssta provincia, á3di<def( m¿*dc,-Abdl pai- 
,s«3ío; por dond«lo8¡intíi()8 me-qu¡9iérfl>i;gniar;ii¥;á: los 
-^-üjjvíy .¿mi, i-.j-ui.p wJ tu^-' 1 ' fí>:n;j j-imn b! solwj niiíi 

" . ' DptzeODyGOOgle 



891 ■■MCB***TOS i mWHW» 

nueve días que caminé, llegué á unos llanos tan grandes, 
qbe-pot'Übifite^' los' anduve no.iosnallé osb'd, 'aunque 
(SamínépÓr eUnflBttaa'deíáiJO leguas; y en elkte hallé tan- 
lü^ca'ntídad'de^Vacas, ^de-íaBqdea V¿ M. escribí que ha- 
bía en esta tierra, que numerallás es imposible, porque 
ningún dia caminé por los llanos, basta que volví donde 
las hallé, que las perdiese. 'Y a' 1 Irá 17 días de camino, to- 
pé una ranchería de indios, que andan con estas vacas, 
qiíe'íüs' Rátflfm qWechós; los cuales nó siembran, yco- 
teien'ía carne cruda y beben la sangre (te las vacas qne 
raatáíf. Ilutes ado&ra : Ios ctfero¡s de las Vacas, tinqué en 
ésta tierra 'viste 'toda 'la geotadíllñ; tienen pabellones de 
cueros dé 7 vacas adobados y ensebados, moy bien hechbíí, 
dond6''se' meten, y" andan traV las vasas,' mudándose con 
élla«í;tieVíett'perr0s, ; que,carg»,.'én que Itevaú' sus 1 lien - 
daslypaioay menudencias í< es ; la, -gente' nias'-bie¿^í)is" 
puesta' que yo hastehoy he-'vistó nri'IndiftB. EstGanpcfle 
supieron damraron de, la! tierra !<á<donde¡mó llevaban lo-s 
gulas;:y-pordoode : me quisiic'rorii (guiar, caminó ótro*cíá^ 
co¡ días; ■ basta illégár i á-oíi08 : Hanos, (a o sin seña como si 
estuiíiéramos'engolfadós en la;mary donde desatinaron, 
porque emtodosellos-oó hay una piedra, ni cuesta, ni.án- 
lió! ) p i óia tai, rk eosa que lo parezca; hay muchas, y! muy 
» ¡hermosas dehesas de inietía. yerba- Y ¡oslando;. perdidos 
«q -estos llanos, ciertos hombres" de caballo, que salieron 
fy caía déivacaa,: toparon áaosiipdios,.quelambíeaiandaf 
ban á cara, .los. ¿nales son ¡enemigos de los que topé en 
>]a'cáchei'ia pasada,, ; y otra nación de gente que se .llaman 
-los, 'tejas, todos labrados. lósi¡ cuerpos y rostro»; /gente 
casiraisfaaci^ida^empybaena'iiispesicíoOiTaQoqien'cOr 
men estos la carne cruda como los.querecbos; viveny 
andan por la misma mánérá quttellowíicn laa>va6as. Pes- 

•-".Google 



toe; tuve relación de- la tierra donde ácllerabanlaB guisa; 
queora no como me-Hábia'n dicho, porque esto» me; hi- 
cierbnr 011 ella las casas dfc paja y dé enero?, y no do 
piedra y de altos,' como pío las hacia» Jas gilias' que 'lle- 
vaba, yea ollas poca comida cte-raaiz. ¥ con esta'míava 
recibí harta pena, por verme enaque(los llanos siuicaboj 
doade tuve harta necesidad de aguar, y haiiá* vecks la 
bebí tan mala * que tenia ma* parte ée cienoi qué : deagiia, 
Allíme: confesáronlos igoia» quejien gokvla^andeza de 
tascasas,'no mó habikrdicbo verdad, iporqueiecan de 
paja; queen la; rquchediinjfette de gente' y otras cosas de 
pblicia, la decían'. Y jos:teVaí «elaban contraiastov ¥ por 
esta división que liabia catre los anos indtoBnytlq»;o*r-os; 
y. también ;perque ya había db^HnQsdiaS'qnevmuchndó 
la 'gente, que con migo ;lle vaha, no comían sino 661» carne, 
porque se les acabó el paúl que destá provincia sacamos^ 
y> porque desde donde ¡topé estos ^teyas, hasta la tierra 
donde me -llevaban las guias, meháciao oía» de cuarenta 
dias<de; caminó; aunque>se!me representó OUrabajoiype+ 
tigra que eü la jornada Jiabriapior la fcilta déiaguaá yde 
maíz, me pareció,. petiversibabria en que¡serviráT!M., 
pasar' adelante con. solos treinta de oatarib, hasta llegarla 
ver ia. tierra, por hacer verdadera relaciona VI! M:de la 
que en ella viese. Y envió tdíía'tadeíftas gente, queloaBimV 
go llevaba, á ■eBtaiproteiníriai y por caudillo 4 ». Tristia 
de Arellam); 'porque aegirnlh : taita qtieifiabian de jaguay 
demás que habían de'imtaí toros y vácaa con qrfede susV 
tentar, que no tenia otra>cbmida r era:Ímpost£>le dejar-de 
perecer micha gente, sitAdos pasera n^adelante; .!Y x-on 
solos los toéinta dexabaiiq^ qoé tomó paralmi, compama: f 
eamíáé 52 días, después que ddje ia genllftiisustentando- 
Quscntodos ellos de splala carne que mátáfcampsde to- 



Dgle 



US .fttowtMra&M 

pilque seo, comobajescátd ájiY» IMS ,jouy bravoa y, Senos, 
aéimafc;»; .^pesando muchos jliaftsia agaa^gmeandoi» 
cothiiiacunfre/a ideVaofis.porqqoiBO haylníalgiuigéne^ 
n>^e<lBfia><»4ddo.'.«itoattaoba*i(fuefa<d«i.lt)8 larroyotky 
riofa, qu». feeyíiJiea ¡pocos.. '.«¡■¡■ ! ,'«k; ,....<i,; mi;.! -'.'■.■•■: 
i-l Pluge 4iKuefetroSeóor'qji<í,:áIÍ«tbOide haber camibadú 
por^quíelloa desiertos) BeaeDíft-yisietoi di as^llaguóiálai pío* 
vltioia qua lia wiatí.Qirivirai idoodejno lletfabart las ¡ gubia I y. 
nicibabiaDreaiialaÜooasas' dei piedra :^de<muchíHaltQ8í 
ylnaiflólo-iidJlasrhay'de füedcavaüioiüeipaja! pero la geate 
iteras eeteaibáfbaraiidotBs toda ;1& qúfe he mtoiy pasailq 
bflBtkiaqiiíji'qaeifaoUeacivmantssi aii'algodpQide; qu&ba 
hiaeer^isiiio'OiiereaiqueiiadcIbaB, dé fas vacas queimatatr^ 
porque >esláni pablados eotrellas 'dñnnnirioifeiep grande;! 
Comeo la cárnev erad»* ixnafiíis .qtíerodhos yoleras. ¡Soq 
enmtíigbsnmoti dei^jtrosjiperafoda es ge ale de unajnar 
atea; yueatbs^rie Qaiwiiia^nhaoeB-á ios obios-l ventaja eb 
las «leja que [tienen- y¡qn (sembrar niaic. En ' asta pcoTin^ 
da/ da dpndé soti i aatuin^ adadajBÑBti qnejmé Uevaroo/iqe 
recibieron -de-paz^ ¡y andqde^mandOjpáítí para;allá;ma 
élijerotí quedn dos imesdfi¡no; bit acabaría deven ¡toda,- do 
foayi-erífella, jnen todolo den»á8%que¡yii tí>y supe^ 'raas.de 
■vejntioiacp pdebipaudebasBBttet paja,. los eoálceidieroala 
oiikhahcia á ¥JiMu;y rapraientaidobajolda eu.fiéatadño» 
Fía^laa ajant&deiloaqs «recida iy abajaos indios [hice Ane- 
dir-.y ¡bailé qse tenían dieo palmoaideleatatflra;' las taugrf* 
íbsBÍ)rid«l(Ímeqad¡3posicien,(tx!Btti los rósteos mas ama* 
armrfle<moriscas í :q«ei.d& iádinr. Allí «ae^dtenan ilos.naf 
íarsloaun padaxoi)dei[oabfqi gatea» iudiar.piSnoipal toáia 
-cí%ado deiicueHoj;e»ViÓld* al .¡VLswqydeia Píutet^Bipaf 
ñd /porque dalia» vifto en; esta* partes-rotro -.iátíB.1 mao 

D¡o¡t.zM- Dy GoogIe 



poquitero ipetri qu? peTeute'éroín-qae'itto beaátódadé 
ttopdGísaté; ^«ijfi^qiwioiwoi^ie-ltW'íirfioB <qi»<ihetfe 

ni ^d9 l *krad&Ma¿Ea'¡d¡T«táded^^r$m& que hayeb 

^ta^tíi^'a^hafcw^ 

pff^B l <!ea'!catl*<'pttSMo! 3ttbfc(il"ta>siiy*i 'he ha 'hdchb 

«tefkt; porquero Ha «ídfcl&fcEado etivi^ capitanes y : gíio* 

tk^mw¿bdspart0S f p¿raQkbe*-éi ¿h tí«a tiéprabaferfa 

abada- V ¡4M/ puille* W*K teñidor ty> tanque i obh 1 fod» láiJ- 

dfcn (I<$ nlngab '^>»Wa4oj.s¡ti»«8 dé ¡estas 'pwvitaeiasv ¡q«re 
ésítíaw»íp«¿a!«*»íf. lia pttíviiíciai dtii (Jüivír* estáude M¿<- 

«Btá>etfcaaÉfeBÍ» gbdosi'í.a ■tién>a^sítós"fc<aM»i»paTe|- 
$fcIa'"qiMiise'Hi tostó pew*dtfrpai«ft;etlt toiiasíasidosaBífe 
'Efpaáa, porque demasíe, -sai- <éa ¡sí>^rafe«a ynwgraJy ta- 
4Í0r'!nKiyKh*éiii» agtrctb ie,jrirdy(J9.iyi;ñiebte8jy'rios,iiar 
4Uj>totiás las^coíaeldeiEipattariy 1 ÍHuec8e¡ yi'.oyái ^dukffs 
yím«iitbi«níisi^ mbauít.' Alos naíwalasudeiáq^laiiproK 
i^rtnc!fl,íyi4ibB^3aiáB[quoilieitapadotf«kt!dío ^>as&¡.iio'hBt- 
«ho íodó'friUfíAied toi|tmi¡ttBt»lppaatelutadforinB>& hnqute 
'Vi.'-I^'i íieba«M»dddo(i fea nUg&uaqeoflA/bity Recibido 
■agtoviofl^imibi rdwicb qnpihait -aridece tinúáy ampañía. 
4b«sta ¡p«tt5ÍBífe'dbeí0ohrw6 lab daUwteíetBticHiott tdias, 
?kí popiver y.:p»ójr brltídrrápif^niaípdiiiilabaf tpebeidn 
a»JádeianW'-líalía-»1gtiiH»¡0O3ai.éñ q*fc 'pudietté liertóiná 
>\iMivporqu8dá^aiits;^iiftÍÍdvat)*iriie('habiao'd«d.o'ii^- 
liejia<lfe'oftas<pravi*(paaoadja4mtándsBeL íf¡laí«|usipiidp 
Jaaban&s; qub ootharbia 004» nfc etronBíetd¡-e«-/toiia(aíjaei- 
dIait¿eeié;!>y!4aHideméai udefqú&^nffiAiei^nrekcáo^qp 



ü 8 k- 



ÍSW .mQWWKMimKxotjr. 

fltm sino paebi|03.pequ*do8; y ( e»i itínebo» deíl(í9 no ttenir 
tóaolmi;tieneri,'CaaaB¡sÍQOide!(iuoroí| y^eaias^yaíMlaníqaiir 
íSándo3ftcoa,I*Si^ac«5-!Ílor:íBaiie*^, «(KoJsirelítGiODiiquR 
we/(lieron;.fuíi¡falfíai,nf)orii«e!jU»etiaiJ* , ijesfi I :d::if allá¡eop. 
toda la gente; creyeri^que, Ipoünereliq^iuino de tantas 
desiertos y deapflblad¡j9b.tfiklt#:ld8;,4guais, jasa! «nHieríto 
ec(ipart# dawle^ttestms cflbellob: ^jnosóybs/muriémBios 
dítha(mbre..y (tóH&QonfasatiQP lafr:guipa,ly qu#ipQF.,pWT 
sejflLyymandpra¡e4to4e U»iftítfti»íw d* ó8ta?rppoyiiw»íís 
lí).hRtiiaD;be«feo> X ¡epfcfl^/,-^p«€BjdpklwbeitiYw^al» 

lÍfería,dp;Q9Ív¡Wfc}!;h^)d6¡teol»^c^^UQfitfedigftd!? 
ia.idQAíielaQte^toitíiáieste pjrovtrtoifc apopar.; weaudt» 

^la g^eque-enyJé6«Ua>(j'?.á!jha<j«í!ríífleiQBálV ( ,M. 
-détfo.que «a aq^llaitiárrauipdrque^n viéftiialaípwnellfeá 
V.M. queiseia (jafte„3f-oteibeoho:toclo to¡á orí, posible 
-p or^erviriá .Y,W¡. y¡de«9obñr.JfieFrttídQnda'DÍ(W)ít«*to» 
Seíior íuese eé¡rvidí)oy:'Sí»plitola:ef Jteál fláttii>w»ii<i.íiiA 
-Y 2 Mi,icoaio fialeaidpiado -ly-vafealtiííi porqueide^decpie 
-llegué ái la provincia ■do-íftbo'ia, 4 donde «1¡ Visorey ( del» 
dN'uieVa Eepaña ibo «n«ióeuiiiofíbYeíde V. :M,^,i visito qiíc 
-ao ;ha»ia jMngurm^lcasft.do.Jafc qoeFn. Marcos ÜijOi, he 
^arfacorado d.esta«¿rjii.)96ta>t¡9iira^fdHCÍeDta8!lbguas y aüs 
áfa ifcdonda.doGihtMtiriyilfflDi9Jür.quiQ hettiUadóes e*e 
«iSo de Tigaéxianqueestoy ytlas poblíto¡»nea>dél; cfae.no 
.son parapoderfaapobtar,iipdrqap éstate "■¿©((ístirmustrot- 
^ieótaflióguasdehuindr del CfóPÍe(,yuie i ía.'d«VSu'';mas:dfe 
i(u}8dentas, fl(t)uda[iioiipiiedeiibábík-'(wugnna raanera de 
itrBto¡,.ia"tierÍaiqs **pj fria^oomtfciuíY- MUtfeugoésérita, 
■^iBípaí'eoeiiQíp^iblapodtíí-sftjpasarfiHhviernei en ¡ella, 
;.purqua¡nohafy lflñal>ni:«opfl<Goo;q«e,«&paedan abrigar 
-kB;lioDlbrti»v eibrtioaarOs de qao Mttüten los naturales 
(yiajgwnas mantas fle>aigodqn,>feo pacaiaetídad; YoeHEÍ6 



DEL ARCaVQ Jit INDIAS. 809 

arVisowy ele la Nueva España relación de todo lo que 
he visto eij las tierras que he andado; y porque D. Gon- 
íaloPerez de Cárdenas va á besar las manos á V. M., el 
cuál en esta jornada ha trabajado mucho y servido muy 
bien a V. M. y dará raiOD 6 V- M. de todo lo de acá; 
como hombre que lo ba v TÍsto, á él roe remito. — Y guarda 
Nuestro Señoría S. C. C. persona de Vj.M., con acrecen- 
tamientos de mayores reinos y señoríos, como sus leales 
criados y vasallos deseamos. —rDesta provincia de Tiguex 
29 de Octubre de I5U años. — S. C. C. M.— Humil 
criado y vasallo de V. M., que sus R. P. y M. besa.-- 
Francisco Vázquez de Coronado. 

fíeqtuñnietito queje hiso éloe indios de Nueva Galicia (l)¿ 

Fin el nombre del Padre 6 Hijo 6 Espíritu Santo, que son 
tres personas y un Dios y un ser y poder é querer,- Cria-* 
dor y Señor de todas las cosas, vos hacemos saber que 
somos aquí venidos, de parte del saaor Visorey , que es 
la persona 1 que manda y gobierna todas estas partes, por 
nJandado del Emperador D. 'Garlos, para os amonestar 
requerir é avisar, como "ya otras veces habéis seido aa»-* 
ncstaücfi; cuando en estas partes entraron los españolea 
prííaer'ámente y después, como venían de parte de' Dios 1 
y'del 'dicho Emperador, paraos traer ea conocimiento y 
servició dé Dios y de ea santa 'fée y Suyo; y porque co-t 
nozeals cuánto nos duele vuestra perdición y locura y 
ceguedad, como paresce- por los delitos que habéis co- 
metido en ofensa de wtestro Oíos, quemando los mo- 
06816^ y 'quétoraddd las 1 druíes y -matando le* españo* 



Tono III. 



3y Google 



770 BOCCMMT06 «¿DiTOS 

les, por lo cual merescíades todos serrouertos; mas por- 
que conozcáis que nos pesa dé vuestra perdición, osvS" 
nimos apercibir de nuevo y avisar, que'vengais ea- conos- 
cimiento de Dios y del Rey y en servicio de 'tos crista-; 
dos qué aquí están poblados, avisándoos y amonestán- 
doos como ó hermanos, que pop tales, os tenemos, que si 
vintétedes, usaremos con vos de' misericordia, íastig*n ¿ 
dobs Veninamente y no como vuestras culpas ' morescen. 
Y para que no pretendáis inorancia y amoscáis algo del 
error y ceguedad en que estáis, os queremos decir é de- 
cimos: que primeramente habéis de saber que tenemos 
un Dios ySeñor, Criador del cielo é deta tierra, dequien 
todos somos criaturas, porque á todos nos hizo de no 
nada- están poderoso, que á todos nos puede deshacer 
en uri momento; es tan bueno, que no hay en él ni puede 
haber mal ninguno; es tan justo, . que á cada uno da y 
paga según sus obras; es tan hermoso, que no hay feal-t 
dad ni la puede haber eo él. 

£1 hizo el sol, luna y estrellas y las aguas, yerbas, 
montes é todo cuanto veis y no veis. ;E este señor y. Dios 
nos dio leyes, por donde vivimos después que le conosci- - 
tfloe; é los que las guardan ,é cumplen, á todos ama é 
quiere mucho, yá los que no, aborrécelos. Habéis de-sa- 
ber qué este señor y Dios hizo un hombre y una muger, 
de quien todos vosotros y nosotros, pasados y por venir, 
somos hijos; hízolos Dios de un poco de tierra; y ansí ha- 
béis de saber que esto que veis, este cuerpo, cabeza y 
ojos, manos y pies, lodo es tierra, como veis claramen- 
te, cuando uno de vosotros se muere, deude á pocos días 
se hace tierra. En estos cuerpos, que son . tierra, puso 
Dios un espíritu, que se llama alma, .que dá vida al cuer- 
po, muy hermosa, muy linda, a imagen é semejanza de 



„Coogk 



DE!, ABÍUHYO. ÜI IMPÍAS. 3Jff¡ 

D ¡os;' es i6 v islble, que nó la podéis ver;, -y ; porque' tea»* -.■ 
moa esta alma; <n09.Uaraam.0s hombres, ;queneiaoe y en-* ■! 
leudemos;; línqwsdo baeeoilosjatórabes -que no üeaeoaM» 
maiE^os pritíteipa padres! se;lla*na*0D Aiian y EVaj pú- 
solos Dios en- un lugar íintiyhdrawiso^é' muy ádeleitalile .y- 
diólesfcy y : tíi»odaai¡e[itf)a; yiengañatlospor el demODio.i 
traspasaron el- mandamiento ií ley-de ¡Btosfc&póx.estOrsej 
enojó Dios .eontca ellos y¡CQütr* todos \ants hijos, !qua feo- : 
mos iuíjeotcíís» y pór-esta Gatosapadaséemoi tatrtaene&tte-! 
sídades.; Fue taa grande -til pecado, 1 .quü'tutfo: oecesidad 
que usase J)fos de .miaeri«wdia :o©n ellos y eóh ■nosotros-- 
y enviá DIíqs á sa;:hijo.flue:se-bie|e^'lw)inbrQ í y'8Qá!lolí 
hito, qae 1omóH\wneí^u(iJana^«ía;f|!íiYÍí*tFe ; ^6!una.-aata-' 
jer:)]ánfada'Maria,¡ la loafts'.lkidaiji;. mas 1 hermosa y- ma»i 
santa que se halló en^muado!, y[deJknasció-,[porrer-*>' 
twidel -Espíritu Santo, ji)di tomo -noíofiroscpítr; ;aiv<anfa~ 
miontode íiombcey mugcr¡ parrqqe siendo'. Dioa y -hijb.ide.! 
©ios; coiog quísolo bizí»; y aasíTs» -madre IMiÓcaroesia 
ayuntamiento, de .varón:; é lo'partói quédate vírgénaoties'i 
del ;parto y después del parto. -FuéMllamad© Jesuoorisloi/l 
á quien los chislianos adoramos 'y tenemos por Señor:, 
y por Dios, y por :eso>Wja llamamos -chrinianos.< ]j51 cual' 
cuando allegó á edad.de treinta añm,- comeozó/ á predi-: 
car-y déolarar, su' ley édoXiina y la: voluntad desirpadyei 
y como los hombres habíamos. deviviríviser; buenos-y 
virtuosamente, para subir al cielo: conviene á saller!, sien- 
do humildes-,: menospreciando ¡las cosas deste Imundd- y 
haciettdoipenitentiia, pesándacos'deloraaloíno soberbios 
no carnales; no : avariento v»o idóliíbrasnisomélioo&'Ol-),! 
ni tíranos ni otros 'vicioa'qüe eai'vosotro» reinan y!en al- 



(1J .iVoz antieotd»; poa, #«foipf íid*ti y "ro : 'í ■■ ■ m ■..■::'■■■] 

_ Digitze^DyGOOgle 



gaiwra'de nosotros,: t¡iie «oóxxs iriatos^EsteSefeiríéauchris'- 
toiee puso en la criü :yi murió uinolla 1 por aplacar asa pa-t 
dfe celestial y porque na* ^perdonase 1 í&twjoa^ y-resocttó 
y-snbió 1 -^ loe cielos : con su padrea ¡esta 'pwJriiKi batismo, . 
sin el cual ninguno so pwetfe' salvar, locoal, aneí cerno: 
lava i loa cuerpos, si 'oreyéred^s ; qaes vuestro Di as y Señor, . 
lava también las átiioíasdó !os¡pecádnres;ooti cwya rouer^ 
te, fue abierta* Uhpuertade!-cielff, qnesteínorctihábiaes*' 
tad^cspMíá»; ÜBleSeÜbr psatídóá-iflis'idi'Mp^ttti^ie-fae»: 
sbn¡ por tsdo^lJ mundo y pedncasen su palabra y^btrt^ 
□By y iaandóno$, que tavi&bmos mucho cuidado los unos 
d©ld»S'Otro5/^nfbc'-tO(ÍossomüS:rrt-6rsiE0o3 ¡y Hermanos' 
y-jdeectíiidéÍBOíiideíiriipatfro yde rio» ¡madre; y pw esta' 
cwbsa y-maüvo ; h8«'pasadí>wcáágfíta8 partes los chrintia-^ 
nospar&'darasíenfceédssr tó>«asodicho. ¡ 

-Y aosiruisniO'ftabeis de sabor qüa hay dos lugares: 
mío bueno^tróiüailo; uno, paraíso, este -es?; lagar muy. 
cteteitoso, 1 dbncfe'iíohay ici&tá'cahr; Kambflem eed- nC 
e*nsar>oiQ, eiitótodo ;contetitBbjieii6o''en W ysmav &• 
Djofr v- contemplarle : '• al i páraiao van los buenos y tos que 
guaran ilos manda miemae-d&.Dkís, y al infierno 1 van los. 
olfilns, qaes xm lagar qwBetáiddbBJo-de la tierra, qué siem- 
pti*<aTde> y inoy escuraré rtay^fcalíente é.iwyifi-ip»: eat 
c:omfafiía'de1oS¡démoRiosj .á:qéi oii vb3oíros .adoráis y 
les que os traen? engañado»; y; para' que' . sepáis ' ruestra 
ceguedad!: - íI-iw'w.j-' :<>' ib l'-r-. ■.-. .• .:•':. . 

. Hábeisde Saftep'qoe eoamSo Dios crió el moodoi' crió 
imadcwatoras íjoB'íe i Ha«w4 ángeles, y hizo unb muy' 
fa^dmeeo ; mas que *ndos^ >y «ste; y "otros - muchos ¡con >él> : 
seleriBoliecbemereniOoiitTasaíSeÍMíryí^bsj.ajflMiqrode'!: 
roso y justo, echólos del cielo, y de muy hermosos tor- 
náronse muy feos; y dióMa^ptíRt morada <sV infierno,: y 

—.Google 



i>K,i*fteffiY«.«a.'inDMs. :S75 

-Bniíihos dallos andan por estos .aines, que- engaSaa,á los 
pecadores como i-vosotrosi, diciéndoos qué-eltos-aoo'vüeíi- 
-tros (Jwse8;iEoíe(iten, que w san íino criaturas o^Javeír 
turadas yq^esjtáaftatanlapeoBifWPHñ haber amadoi 
w. Dios- Y o5tos,nw^de¡.en«idia¿!os engañaaipor, IJe- 
VAros coasigp y : porque aq eonoacaJp a Jeauchrísto y 4 
<su ley;, ques mu¡rd«!<ifl y--.rn.ug *uAve,'que¡i*o quiere mas 
•sino .que leauteisy .-os-futaeiftA vosotros ;-y á^ vaestros 
.pró*ioiosé:D08hagtti6Ju.a] t íü osiaateis, »ios. robáis, ai 
idolatréis, ¿sacaade sangre qi.eiwriflMndofliños, oí otras 
persooaa, ni.s*»iB:«#oétfc«$;iod«i lo «oalosrpidtóel-deam* 
bío pat»serv¡j;io y saeniftciOi en- lo oualcQwaicereipouáa 
bellaco y o^iánisAcio es. . 

Habéis de saber qas dejó Jesuchristo ea-La tierra «« 
hombre., que se llama Sao Pedro, y a ;aas>»ubce#ores,!pQr 
padre y gohera*dor de su Iglesia ydetotlos-.ioS' cristia- 
nos, el cual;se llama Papa, que quiere dfioir mayor que 
todos, para instruirlos y gobernarlos y corregirlos, á quien 
dio muy grandes poderes. También ¡habéis de saber q«e 
tenemos ^n Emperador, ^u^Saiíor y Monarca del miwr 
do, á quien nosotros y otra? muchas oaoioo.es obadeoen 
y.tieoiBn'pQrSQñor: Eílosldofl.son los que ¿jobicrnaa.-el 
mundo, de quien, todos sotóos vasallos, y habéis de saber 
que; estos también son vasallo* de, Je>uehristo s y„con el 
poder -que 'tuvo San Pedro y¡sua,i#ce8oreB, haü4efltd&4 
tienen siempre ¡cu idad o- de traer A los, hombreo A conos- 
ejmjeoto de Dios; yperita cabs»,ie| Papa^qnes^y los 
pasados tienen t;n enmendadas estas partes alompc-Fado? 
Di Carlos para poníBütir <é iaatwtir en las cosas de naes> 
tea santa fée. ¥ con osle motivo y celo,, mandó el Emper 
radar venir á#síaa ■ partes-lo^ «¿réitaaos, para q«e m 
instruyan y dotrinen y sepáis lo que conjíiepf para aat- 



3y Google 



."374 aoevmctvas máBiit» 

vicion de vuestras ánimas: esto lo: movió^y nos ha movi- 
-do á todos venir á está parte, para sacaros de poder ¿4 
demonio , que os llevaba, (t todos : al inflé* noV De par te des- 
te dicho señor Emperador; i hábeisWfclo'iamoiieBtádos para 
-que recibiépedes dotrina 'de'Jesuclmsto y para q«é so- 
piéredes délos errores y Ceguedad en que haheis estado 
y estáis; y eonqste eelo- se ha procurado- queTviíjiésen 
Teligiosos frailes, qae soa siervos de' Jesochristo.qae 
guardan mejor sos mandamientos tpie nosotras,' los cua- 
les, cott deseos de salvaras, fundaron sus casas -en 'vues- 
tros própiospneblos-.'paracisniejordotriDar; yagora par 
ryce que! demonio- os ha engañado, por tornaros ¡i su 
subjecioD y maldita servidumbre, porque Sin cabsa ai 
razón, matasles en Apozo! á Francisco de..... (1); por lo 
cual y por otrascabeas feietes castigados y fechos escla- 
vos; y después' apedreastesáGoaíaloVarelay á otro es- 
pañol enTátteoangó y. le echaste's ■del pueblo, y des- 
pués- en el uiesmó pueblo, habrá ocho meses, matastesá 
Francisco López y apedreasfes y hérislesd© ciertos fle- 
chazos á Turibio de£ Solanos, en quien el dicho pueblo 
está • encomendado; f é' agora, de tres -meses acái, eala ■ 
¡misma provincia, en eT pueblo de'Tolonite mataste* un 
~ íiegro de Bovadilla ylé robaste» susg'aóadQs é hacienda 
y éuanlo tenia; y despáes déstooseonjurástes todos jun¡- 
tos¡ en Suehipíla,'de matarlos religiosos'* que-teniades en 
■erüionesterío para- vuestra iiidustrla, 'y -todos; Jos españo- 
les, ansí los que estaban en sus pueblos como los de la 
trfla; y agora puede; haber uB ,I mi>Sj' i qtifi' en el pueblo de 
Cuspaltanmatástés'á Andrés do¡Sa!thas, en quien el di- 
cho pueblo estaba depositádoi y á otros dos españoles, 
sus eompatteros/queee Ifamabattel unoíiernaldo Gon- 



, y Google 



DIL ARCHIVO DI INDIAS. 878 

zalezy el otro... .. (1) de Fueullana; y después acá ha- 
béis robado y quemado los 'monasterios é quemado las 
cruces; por lo cualhabets incurrido'en graves penasy mu- 
cha indinacionéirade Jesuchristo, pues en tan poco habéis 
tenido tanto bien como' os estaba proveído por vuestras al- 
mas. Por tanto, de parte de Jésucnristo, y de su Vicario y 
Papa ydel Emperador D. Carlos,, nuestro Señor y Rey y 
del Visorey, os requerimos y amonestamos, una é dosé tres 
l veces, que vengáis en conoseimiento de nuestro Dios y 
Señor Jesuchristo,' que comenzaste» á conoscer, y decís 
la obidiencia al Emperador y á su Visorey, que*slé eu- 
estas partes en su nombre, y vengáis á servir á los enríe* 
tianosy no seáis léeos ni desvaridos, pues sabéis que os 
han de tomar á -todos y á Vuestras ntugeres y hijos y os 
han de destruir vuestras haciendas, pues sabéis cuan pon- 
derosos son los christianos, con el favor de su Dios y 
Señor; ¿dónde pensáis, locos de vosotros, escaparos ni es- 
conderos, que no os hayamos de hallar?; ¿no sabeisvoso'- 
tros la 'grandeza dé México é Mechuacan y todas estas 
partes, y cómo todos tributan y sirven á los christianos?; 
¿pues qué pensáis desventurados de vosotros?; ¿quién 
sois ó qué podéis?; ¿no sabéis que os habéis de morir de 
hambre y que no hay quien haga vuestras sementeras? 
Vení, vení (2) en conoseimiento de Jesuchristo y del Em- 
perador y del Visorey, que nosotros somos christianos ó 
habernos de usar de misericordia si vioióredes, porqué 
ansi'nós lo tienen mandado Jesuchristo; y sino quisieren 
desvenir, sed ciertos que os habernos de matar y hacer 
esclavos á todos y oshemos.de vender y llevaros atierras 
entrañas y sacaros de vuestro natural; y si os hemos dé- 

Oj^lilanco. ~~ ' ' " ■ . : ! 

■(2)' V«flí, fcorw*tí. . ' : '-' ! 



ÚD y Google 



376 

jadoestos dias sin castigoéi8Ínven.íros.á. buscar, no cent 
seis q«e iia sido por temor de vosotros, que bien sabéis 
qne bastamos paraos haber de destruir, coaio- lo-hace-- 
mos en breve, sino quisiéredes dar la obideacia. Habé- 
rnoslo dilatado, de pura compasión ¡y, por tener, já-stima 
de vosotros y de vuestras áokttas y, porquel:VÍ80¡rey,<iUB 
está en nombre del Emperador» acertó á veair por aquí 
y como supo vuestro desaliño, envió a mandar y .mandó 
que no os hiciesen guerra, por quél os quería enviar, i 
llamar y avisar, que no fuésedes locps, salvo que vioié- 
sedes 4 «a obidiencifl y mandada, porqués muy bueno y 
quiere mucho á todos los indios destas partes y los favo- 
rece y hace justicia; y anai se lo tiene encomendado ó 
mandado el Bey, y si .algún chrístiano hace mal á los in- 
dios ó los trata mal, los castiga, y cuando sapo.de> Vues- 
tras locuras, creyó que los christianos os habían faeno 
algún mal tratamiento, por tanto envió á mandar qae 
uo os hiciesen guerra. Y agora, que ha sabido la .verdad 
y que vosotros, sincabsa sinrazón, habéis cometido esn 
tos delitos, pésale mucho de todo ello y os manda avi- 
sar y requerir y mandar jior nosotros, .haciéndoos saber, 
quél desea mucho qué no os perdáis 7 que ho os matea 
ni hagan vuestros hijos, y mugeres esclavos; y si viniére- 
des, dice que tengáis por cierto qué! os favorecerá y am- 
parará, y castigará á loa malos misericordiosamente, y á 
los buenos guardará mucha justicia y os dará leyes y or« 
denáuzas para que seáis bien tratados de aquí adelante y. 
oo os hagan agravios los christianos; ; y los christianos 
que os maltratasen, queserán bien castigados, por- ello. 
Y para que seáis ciertos de todo esto, viese aquí vuestro 
padre Fray Martin que os ama y quiere como á .hijos y 
llora cada d:a los males que habéis fecho y ruega siem- 



pre á Dios por vuestra conversión, y os hace saber que 
a qaistéiréiiss. venir, qué! será vuestro padre, y en tf 
AOffifcre de JasudaistDrOírecibiráf y para mas seguridad 
vuestra, dice qnC' estará en vuestra compefila. Tod0 lo 
susodicho nos ha sido mandado deciros, de parte del Sm- 
perador y del. Visorey en su nombre, y ansí os lo deci- 
mos; doride no, que sepáis i^bg se o* ha de hacer guerra 
á niego y & sangre í(i). ■ ■ r. ; 



- (1) Alzados 3oa iuitioa (te Ja .Nueva Galicia, al vire? JD. Anta-, 
de Mendoza fué co.n gente a pacificarlos.- Dssde Guadalojara envió 
delante ni , capitán Miguel delbarra, con el P. Fr. Martin de Je- 
sús, un escribano y algunos españoles, para hacerles el anterior 
requerimiento; Llegados, i«D4.deJJ«node 154L, esto» al pueblo da 
SoeiiipiJa, lo hallaron deaiwto, quemado el monesterlo é iglesia y, 
derribada la cruz, fueron de, allí al pueblo de Apozol, el cual 
estaba, también despoblada y quemadas algunas casas; pero die- 
re* oon alguiKs itfdica armados, Tomaron dos, de quienes sup¡e- 
rpn estarlos Ȓ(lit>s# Ja cotaarea, epu 8US-eaeiques,.iur>alecidas- 
&q un peñol 7 sierra, que se, parecía como ádos leguas. Son es- 
tos dos mandaron decir á tos alzados' la comisión que llevaban 7 
que.á otro dia so pusieses en parte de 'pudiesen ser oidos. En efec- 1 
to: jal ttgudent* dia, 5 do Mar;*;, [fueron,? puestos en parte qu» 
pudiese ser pidos, después de sosegadaja. gritería de los indios, 
les convidaron á paz por miedlo de intérpretes y leyeron el reque- 
rimiento á voces altas. No pudo lograrse otra respuesta, sino que 
subiesen do ellos ¿ataban;- ¡«qn muestras dé no querer paz ni dir- 
ía obediencia V¿eudf> 'esto, .se bajaron, y . xolvJsron al pueblo de 
Misquitrita, 4 6 5 leguas de alii, y en él se quedó el capitán con 
alguna gente, para conservar en paz los ind¡03 de su comarca, y 
envió á Gundalajoi-a u'l escriba*» jal P. Fr. Martin, para que 
hiciesen relación; al Víaorey.— E^tp. se cobtiede cu sustancia en 1 
un papel simple. del tyernpo,,de donde sp ha. copiado á la letra-el 
requerimiento que antecede. Coteje el requerimiento y estracte ío 
demás, en Simancas, á 4 de Enero de 1189.— Noiu rubricad» por 
Mvñoz. ,Ti7.7.:.i ■' oj ■.,".'"■; - l i" 



.Google 



Relación de te que fm Dios servida y acmcié, sfáada dos ka- 
ras después ie anochecido ^á ■diez dias 'dtl toes de Setiem- 
bre, "de 1&4I años, enla cibdad de Santiago de ■ Guate- 
mala (l)> ■ •' '■■''■" '-■■■■'■ '■■' 

Este año ha sido' de muchas aguas, y habiendo llovido 
jueves y viernes y sábado, coa mucho ¡viento y no mu- 
cha agua, el dicho sábado, serian como es dicho dos ho- 
ras de noche, vino muy gran tormenta, de agua délo al- 
te del volcan que está encima de la cibdad; fue tan súpi- 
tamente, qué no hóbo lugar para poder remediar las 
muertes y daños que sucedieron, fue 1 tanta la tormenta 
de la piedra que traxo por delante el agua y la mucha 
madera y árboles, que los que lo vimos estábamos admi- 
rados; entró por la casa'del adelantado", D. Pedro de Ai- 
varado, que haya gloria, qiie llevó' todas las paredes y 
tejado. Como estaba mas de un tiro de ballesta yá la sa- 
zón estaba en rma recámara el Comendador, capellán 
(Jeí dicho Adelantado, y el capellán de la Sra.DoñaBéa- 
tr¡z y queriéndose acostar, entra e| golpe del. agua, que 
aun no había venido la piedra, y levántalos en alto, y 
fue con tanta furia, que estaba una ventanica pequeña 
abierta un estado del suelo, y casi medio muertos, los ar- 
"rojó gran trecho enla plaza; y quiso Dios, como estaba 
cftrca dé casa del' Sr. Obispo, que fueron rémedíáaW 
aunque con mucho trabajo. ¡ 

En la dicha casa no había hombre, ninguno, porque ya 
la tormentólos había echado y casi mherto, y hallóse 
sola Ja desdichada y sin ventura Doña Beatriz de la Cue- 



(1) Colección ele MuEoz, tomo LXXXTI. »' 

Digüz^^yGoogle 



vtü "jHtiwnw- mus. 919 

vi&con sos doncellas y .dueñas; »y como oyó elriiidó y 
turbación, fuele diéíio como; et agua llegaba á la-recáma*- 
ra donde d nimia, y levaritÓs6<ett camisa con una 1 colcha, 
y Jiamó á sus doncella»,' que sé 'metiesen en una capilla 
que nuevamente había hecho', ó luciéronlo asi, y ella sé 
SobiÓ encima del altar; encomendándose con mucha de-i 
voeibri á^Dios y su Madre bendita, y abrazóse 1 con una 
imagen" y con ana niña hija del Adelantado. Y la gran 
tormenta y pedrería: vjno 'á fdar derecha á la ínísmá'ca- 
píilai y del primer golpe; 'cayó la pared y lomólos é ¡to- 
das H«bajo, donde ' dieron :elálftma á su Criador, todas 
juntas; encomendándose á Dios.' Acaso.'Dbña 'Leonor de 
Alvarado, hija del dicho Adelantado y Juana de Alvarádd 
y Doña Francisca^ bija de Jorge de Aívarado, y otráy 
sa' hermana menory y Francisca de Molina y otras 
dos doncellas estaba» fuera del aposento .de la. Sé" 
ta Dofia Beatri» y¡ ftwron Mamadas; y viniendo; *íf* 
motes la tormenta del aguí* cu el camino 'y llevólas con' 
ías paredes del huerto de casa y cbn ; los naranjos;, y co*¡ 
nwías tomó él hilo- del agua y como fuese-tan fuerte^ lle- 
vétias mas dé cuatro Uros de ballesta fuera de lacibdad. 
Fae'Dibs servido, 1 como la tormenta so había derramado 
por toda la dibdad, fuera en el campo no llevaba llan- 
ta fuerza, y tuvo la Sra. Dona Leonor lngár de hacer 
pié én anas yerbas y maderos, y hallóse un muchacha 
á la-saaon en un ranchito, cerca de allí, y corort conoció 
baber'Hegado allí, conoció por lo qué le disoser hijaüeli 
Adelantado, y «I muchacho! fuo tan. comedido, qüeáeues-' 
tas¡la'.éaeó, que ! parece ico3a;;á' Jos que Ip vimos, '¡según. 
etmuchaoho'eTa chiiiuito, impusiblé, porque ■ la llevó á 
cúesfas ¡gran trechb 1 hasta, uha^casa- do la dai& Y de las 
demásqité salieron, escaparon: Us cuatro» jaorque unas 

D!g![z S : !;) yG00gIe 



$86 noovMNm»>iNÍ»iTMi 

enttabedpdirlaaeíwas/CQttiiíágOlp» del agua, ú<v so sai* 
■vi^^fHittmt^-tgxik^j^kMi^tímit. . .'■.,:.„] 

ila caesdel dteliD AdeJaníad©, (ieinoüos éijü(£as,;ft« 
mucho Háffiero^e muertosvy, de ilasimuseresqueaiiur 
íi-ieroajcon;^ señora; tldüa Bííatrizj íatíroaionoe sia- eUfl* 
laflCHalaaitodfls juntase como se hallaron á ,1a waS&n*» 
faeron* eüterrBdfl6 ee una! sepultura , naiva fu- desdichada 
de doña BeaWie , <faé fué enterrada como ¡convenía jutrte 
al altar mayor , yana/que minea parefiioV - . ^ iv. 
- ( La^asa .,del dicho Adelantado está es medio de fe 
plaaaenjGaltoy.ooaiodije.ála.paftedelSiirdeladicte 
cisa todaílaíiiitdad, qfte ea ■: las ■dea partes de la cibdad 
todas laa casas ó: tas masdeílits fueron eáidaa y derroca- 
das y anegadasíy agüinadas de tietra y arena; algunas 
easas fueron ¡llevadas enteramente grao trecho , y él mu 
dicr paresía imposible , porque fiae'así; muchas casa* 
quedaron sur herederos, ¡muertos, padrea y mugeres y 
hijos, ¿i» quod;ff ningunos. Personas oeaoeidls, fueawi 
loa muertqis: AotoD deMorales, escribano, que romo oyó 
la tormenta tan grande, tomó su muger y >aus bijosiy 
echólos por ana ventana y él trae eHos; fué Dicwiaecvádo 
quelamugei- Se Calvase, y aquí acaeció wn misterio: muy 
grande., qnü un niño de seis semanas y. otro' de eiwo 
años y oflro de dos años; los utios lievd s\ hilo del Agua». 
que faeron los mas chiquitos,; qofc. m «atoen como uioo- 
inoBO, Svteron á pasar' gran trecho, y en la auñaaa .M 
hallaron viwas;' y, el m¡»yor, de cinco aBos,l se halló : ea' 
casa de Espinar,. «n,un:Cí)mádoí' y'aBsah'ó, qiie pateta* 
milagro haber podido Uegar. allí, y estuvo basta, qna 
amanelció, y acaso entró un español y lohaltó, yeóu uhb> 
uuíirdte lo subieron álcasaídejuan de Ghavej, yiteaiwKto 
dte:M(»r¡el^iño, cayó tód»í»;casa ó. donde estaiWíiuni!, 



Mwió Alawtode Yelascoysíi nugferiy hijwy-toda su^ 
cab», sin quedar piante 'BiJihantóBte.m 1 towsae ha haSa- 
dkmaartd ni'Ytaoi . ..-■^'■¡•i- fü» te i.::-.-v.„ ;■; -¡ 

Murió bu mugw do Bosataez» con , todas las oiSab<qa^ 
tenia de españoles,. y toda, la casa «n dejar; (füníeítto, -jfj 
mwieron en ella cien personas y aolo óf escapo oó* óiro 
espato!. ;■-'■- - '■: :.•::-/< ■ ( , í¡u v; 

-'Llevóse toda-' U cas» de fiaiitotonjé 1 Sanche* , qfiletou-- 
rieron siE yerno Pedro d& Prtut« y sn mii^r, y HetTMíj 
Datvardl, el procurador, y sü muger, y Fraftcfeco'FíoPeBj' 
el manco, y el meamo Bartétomé Sanaher y todas-oiian-; 
tas'pecsoaas había en casa, «ff^soapar nñsgoW, ni «tí, 
tela Miado muerios ni VFV09. En esta .cania &e.'ha!I6 oa r 
tfiSoí)tro día hasta tiledío día; cafc^debajo^de ta-tibrra,' 
(J0&emdando tdlrénlde ,- lo hallaron tres- Tifia- ■ puerta: mp 
ríó'Btog Hereandeí, el ciego, y su» muger, y ÁtíetiM^y 

toda iá casa, ¡ sin escapar persona." .* i >^' mi 

Murió Robles', el sastre, con . uns'amiga suyay o» niño' 
y'hxfe «a-caes, sin escapar ninguno. .-■'• ;> > " '> 

Murió so rnuger ; de'Fraii¡cÍ8coL0petí Tegiddr, con; toda) 
¡ar-<y*sá y negros y dos hermanos dcla Rwger, -que m>; 
escapó mas de el solo-con 'gran- trabajo, y jupa y ■afirma» 
que teniéndola»' vigajftravesadai»árél^4 su. mng«r;q(» 
llegóiji.él, seguir te papegió; na negro muy altoiy tó píe- 
gUnto-srera Morales; yqo^ le rogó que le quitase aquella: 
triga 1 que'tenten éi;ysü>niugep ácUe8tas,»y que llego yJ 
epae cotnraá paflanqa Muy Irmnameate* ^levanto y ; lá) 
rfer«6 caprabbwe su muger, ¿e4q>*nat oiarfiJf y'->éldicd> 
qTO'é^vié'»l l dic^i.negmipipÓ^te'Otlll¡e"acl«taHtá ¡como» 
si.faera- por > -enjuto,' tacaakwa ieip03íble¿. séguud estaba 
raMÍQef detestados 1 de ciéaago-, ' ;;' : ■; -■■;■'■ >;J u- =.:;i:í". ..¡i 
•¡-Murftt so.muger Jdei^IonwvAIartiM'iGraiiBdoiyfsds «pe-; 



3y Google 



309" Doomuimes máottos--: 

toa,ite9*9'tlí;,Jiian-:PaeEi y asimes^'uda -hija suy% que 
vicien Colima, con, ewatro;. hijos ■abrajada'; fueritollada. ' 
por la mañana con ella muertos, y ansi fueróa todo» *a-' 
terrados \cn. una : sepultura-, ,, y asi raesaio murieron nías 
de Guaránta personas, sin. escSpácnifiguná.". . ti. ■'->-,; 

J>. Francisco de Id -Cueva.,: eomO" sintió'" la- -.turbación,) 
pensó que era algún ruido y queriéndose acostar * tornó-, 
se á calcar, lasícabfiís y;.toniÓ 'nna. lanza yí acató' de- la sala 
y:halW;todo el patio*uhiert0'y ¡casa; tapada lan^Hierta- 
deja sala; y acordándose de la desdichada dona líeafcrut;¡ 
acorrió á la ventana déla osito y vio como el agua Uef . 
gabftiá.la ventana y no stfciatrsvió, porque cierto taurie- 
nac jr: :orpyendo que- lai pasa cayera sobre éJ, salió- á ios! 
corrftle&y saltando,; hallóse iüdo aietidoeo el-cíeno hasta; 
insB.de: la rcjatan, que ni pudo ir. ( sfdetaote< ni alcas, fjt- 
con^ucho trabajo- pudo salir un. poco adelante, que* vio: 
un buhio, y de allí quiso ¡pasar adelante, ponqué Jfi pa~. 
recia q**e^vieia ofcrQ: i bulto, y llegado,, era .un: oscbaljo. que 
estaba allí anegado, y subióiwrencinia i4él¿ y,d©;.aHt vio 
unos: palos atravesados «4 una pared que estaba enhiesta, 
ytson-gran trabajo estuvo- allí «asía la mañana, <pje.se 
orejera muerto;, pereció. toda la geutede.su .casa; y los 
oaballos_yiiua español, ípia se de«a Cabanas. ;,< ,-,■ •-.- 
- La tempestad, vino tan presto, que no hubo lugar de 1 
socorrer -uncís á Otros, y á caso j -al tiempo que venia la 
tormenta, entró Juan Pérez -de Ardon eB casa del señor 
Ohispó;y le dixoqna, saliese de «il|í,:,porque la casa era 
de grande altura,- y respondióla que¡ do eraitiempo sinó> 
deiirá favorecer á la désdicháda¡dedoüa Btíatru y á au 
casa? y toando á ciertas personas -que estaban en su. -casa 
que tomasen hachas y fuesen allá, y el dicho señor Obísr. 
po. .y eldichct; Juan :Bere^'. yendo jubtos r . como llevaba 

„,™,"GoogIe 



DJI. ARCHIVO DK INDUJS. 383 

pantuflos, pidió upoB. z»í««í08 y nüeplras fueron por, 
ellos, detúvose,. y ; e| dicho -Juan Perez.de Ardon-, pare- 
ciéndole que eía¡.ra.:fOft ¡adelantarse ..-á; socorrer aque.Ua 
seíiora yá au.casa, fué delante con. Rodríguez el Jwjrra- 
dor y con macho trabajo entraron y .á la entrada. cayóse 
la oasa; y. pasaron adelante, donde .hallaron á/las muje- 
res que se salvaron* que la>, llegaba, el agua y creyendo, 
que era' la señora doña Beatriz, asieron de mía dallas esfc 
forzándola, y vino otro torbellino y á cada , upo . echó 
por su- cabo y los llevó hasta,. el (io¡, donde el dicho Juan 
Pérez paso gcan tormenta y trabajo, y hecho : pedamos y 
muy trabajado, á la mañana amaneció que lo traían vi- 
vo, que ya lo tenían por muerto. Todos los demás espa- 
ñoles y mujeres escaparon con mucho trabajo y ..muchos, 
quebrados brazo» y piernas, de quo algunos después qan 
muerto. . ' :•.-.■,. 

La cibdad queda tan destruida. y maltratada y todos, 
gastados de hacienda y los demás tan ate roo rizados,.. que 
todos-unánimes no desea» otea cosa sino dexarla y des- 
poblarla y que ,se quede todo perdido; y en esto se piar 
tic» agora, dando gracias ó Dios, porque los. dexó vivos,, 
que se cree que al primer temblor, las casas que queda- 
ron vivas se hundirán; y por no esperar otra ira de ma- 
no de Dios, lo quieren dexartodo, porque fue una- cosa 
tan-espantable, que los nacidos, nunca tal han visto. ni 
oído; . porque traía tanta tierra hecha ■ cieno por delante, 
que corrían con tan gran furia la tierra y arena y piedra 
como recios ríos caudales, porque las piedras, como diez 
bueyes jontos, las llevaba como corcha sobre el 'agua, y 
esto en tan gran cantidad, que la cibdad está liona, de 
una lanza en alto. Quedaron , las calles tales, quo es imw 
pusible pasar poj*Jlas,:q^e,tíciepO;íleg{(;pasiá lasnws 



> y Google 



S8i ■*(itít)ÍOÍÍrt'(j8 ; i*¿Ml'Ó9- 

áltás teatanasv y fiwia'cosa'íatóleinewjsa'yctia lauta' tís- 

Cttridad de viento- y ága», qufl'lois untfs no se pudieron 
ver rií socorrer á iüsWrosyyca^S'ü^qate escapó pénsa- 
b&'qffeéf solí} ¡hábfá' escapado y qué -tíra idáo Mifttlido,- 
BáSláqifeaitiaiiecioV. '.'-■'■■ ■ ' ,; i. ; ' ; '>'- ! '■' - '• ' -'■ ' '• '' 
-'Acaeció que étfa mesma noche, con -deseo de socorrer 
#'ía : desdichada de do*R Beaífíz, ífflo salió al raido gran- 
de' qúe : andtfba AlvarodePazy irá español, que venia coa 
él; y porfiaron con granirabajó dé'íteg* ! r/ süpudíerütifio- 
Corrfir;' lléga'Hdo cerca óe ltfs H ventallas, la gran tempes- 
tñd'dé piedra y agaa y.tiéprá tosárrebstó y loslanaó may 
gfátí'pieza,' Mearte, qtWsaReróiiítóWy mal tratadoá-y pen- 
saron perecer. Y luego Firé'ricfetO'Cava -acometió muchas 
veetes 'éóit üti cabálto y tío- podo; y¡apeose y llegó con 
gran trabajo y á media noche hasta el aposento 'deis 
desdichada de dona Beatriz, y halló la cama e-aliente 1 '*}» la 
cual, 'si se estuviera ella'y strgenleV se : salvaran; porque 
áq'itelto', dé : l6da la casa; ^UeddsantfJ'Yála'eníráda, qué 
entraba, haHó ; en la taesma'-«asa ínia vaca, ; y< ií¡ee que 
teñía medio eoerno'y en el 'Otra una Boga 'y arremetida 
éf-'y" lo tuvo debajo dét cteoo ; pdt* ¿tos Vetfás', que peftaiJ 
nfórlr; y esta va'ca , 'se-erée : 'qtfe : ' era' diablo , porqae ¡é& 
ftfe Sires'aadaKa taftgpan estruendo, que ponían temof y 
éspÉJotO a los q-«elo oiaTijbaa'mesiHflvacasepiíso cm lH 
plaza y nír db*aba paaar J á : honibre : ningnno : ¿ socorrerá 
nadie; y á otras miiehas' ; vacas' y yariados, cén temor do 
(«tempestad, se vinieron '-coa grandes -bramidos' á la 
elbdad:' ■■■■>'■: '■■ ¡ ^ ■ -.< -o :.«.;*'.!:-.■ ■'-. - ■■■ < 

■ Asimismo ' á- la 'parte del levante de la cibdad, está 
«sesma aocbe, Wpí tres tlroi; de ballesta ¡fuera de la eife- 
d*d, salió larrib^ del mesmo volcán otra 'tempestad, tan 

grande, quebráis lanía 'piedra y madera^ jqwe asoló todo 



„Googk 



DHL ARCHIVO M¡ litMAp. 58H 

lo que tomó por dolante; y feo gran cantidad de ganados 
la q*e mató, y algunos indios que tomó por delante; y 
se cree que si juntamente vinieras ambas tempestades, 
juntas por una parte, que do quedara vivo en lo cibriad. 

liémoslo atri buido todo á uwtótr os pecados, porque 
tan gran tempestad, no podemos saibor como ni donde 
vino; y para aplacar ta' ira. de nuestro Dios, ai ansí fuere, 
otro día luego por la mañana, hizo ,al señor Obispo una 
procesión y se dixo toda la letanía ante el altar mayor 
con mucha devoción, y les hizo un razonamiento ani- 
mando y esforzando al pueblo, diciendo* que á loa bue- 
nos había llevado Dios á su gloría y á los qoe los había 
dexüdo, nos habla avisado para qué fuésemos tales, que 
no temiésemos la muerte en todo tiempo; A la coyuntu- 
ra que esta tormenta vino, y el castigo que hizo en casa 
de aquella señora, lávese en parte ipor misterio de Dios; 
éi lo sabe, porque el sentimiento que aquella señora hi- 
zo por la muerte de su marido fue. estremo, que ni, comía 
ni bebía, y corrigiéndola de algunas cosas que con la pa- 
sión y dolor simia y decía, dixo muchas veces que ya 
no tenia Dios mas mal que le hacer; su bondad y christian- 
dad y devoción la escusan, posible es que la quisiese 
Dios martirizar en elcuerpoy salvar su ánima para cxem- 
plode los que acá quedamos: encomendó que ayunasen 
todos miércoles, y viernes y sábado con oración, y en 
todos estos tres días se hizo su procesión solene con su 
letanía. Estaba á la sazón la iglesia y todo el pueblo car- 
gado de luto, que se estaban haciendo las honras por el 
Adelantado, .y como fueron tantos los muertos y lo» llo- 
ros, encomendó al pueblo que no era tiempo de llorar 
por los muertos, sino de orar á Dios; y asi se ha hecho, 
y encomendóles que quitasen los lutos y se alegrasen, 

Tomo III. 35 



a Dy Google 



388 DOCUMSHTOS 1BÍDITOB 

pues ninguna tristeza bastaba para tan gran pérdida, y 
mandó quitar los lutos de la iglesia; y hízolo también 
por amor de los naturales, que no pensasen que estaba 
tan desconsolado el pueblo, y no tomasen alas y tomasen 
algunos malos, pensamientos, y por haber sido tan gran- 
de la pérdida; aunque no de españoles, |vela se la cibdad, 
porque no piensen que estamos descuidados: Y hasta 
agora no se ha sentido ningún rumor, antes todos los seño- 
res de la tierra han Tenido aquí, pesándoles de lo suce- 
dido. :■--.■ , ' 

Entiéndese agora en hacer una ranchería grande en el 
campo, donde todos vivamos juntos, hasta tanto que se 
Comience á hacer el pueblo, porque no hay hombre que 
quiera vevir en su casa, aunque quedaron pocos. Es lás- 
tima de ver tantas y tan buenas casas como se han per- 
dido y se dexan, y la iglesia mayor y las casas del se- 
ñor Obispo, después de las de México, no había mejor 
casa en éstas partes, ni de ¿anta costa. 

Extracto de otra relación del mismo suceso , firmada por el 
Obispo de Guatemala (1). 

- Después de nn preámbulo, exagerando el caso dice: 
En esta gobernación , cibdad y sus confines han sido 
este año las aguas muy escesivas; y continuando su curso 
Con nuevo y no acostumbrado ímpetu de aire, llovió 
desde un jueves en la tarde , que se contaran 8 de Se- 
tiembre 1541, hasta el- domingo siguiente á medio día; 
de lo que descendió tan gran tempestad del volcan ó 
montaña, á dos horas después de anochecido, sábado, 



(2) Colección de Muñoz; tofii. X,]tXXII. 

Di B itzed D yGOOgIe. 



DEL ARCHIVO BE ÍSD1AÍ. ó$"l 

queMí© el daño, que pensar dé traerá la memoria pa- 
ra 'escribir, mees causa de nueva turbación. La casé' 
del adelantado Alvaritdo, qub'fue labias sublime, ha 
sido la- mas abatida; como estuviese en' la plaza, que és 
taparte donde la' Oiayor parte de la 'tormenta acudió; 
antécojíéndo dos casas-de vecinos que á r las espaldas de- 
1 lia estaban, en quién hizo el golpe, traiéndolos por 1 de- 
tente Con sus posesores y muebles. A la hora que doña 
Beatriz de lá Cueva sfe estaba acostando, salió de su cá- 
mara, en camisa, envuelta en una colcha, y se fué al 
oratorio, con la mayor parte de sus doncellas; cuenta 
ocho, entrellas doña Ánica, bija natural del Adelantado, 
de 5 anos. Con Juana de Alvarado, dueña por quien la 
casa era gobernada, 'envió á llamar- á las demás, que 
eran doña Leonor, hija natural del Adelantado, la ma- 
yor; doña* Francisca de Molioa, dos hijas de Jorje de < 
Atvarado su hermano, una moza expósita y una esclava 
blanca. Yendo estas á do er'an llamadas, fueron arreba- 
tadas de' ia tormenta, y algunas fueron guarecidas, en- 
■ trollas doña Leonor de Atvarado , asida de unas ramas, 
donde ta sostuvo un muchacho indio, y Juana de Alva 1 
fado. A doña Beatriz se. halló otro dia muerta con todas 
las doncellas dichas. Escaparon dcsía casa dos capella- 
nes, fi' quienes la tormenta levantó en alto y lanzó por 
una veotanifla en la plaaá buen trecho, y un viejo por- 
tero y todos los pagís; que otros españoles no habia, 
eséepfo mvLosa, repostero. Toda la demás gente de in- 
dios de servicio murió; Vecino y dendo era don Fran- 
cisco de la Cueva, de cuya casa solo quedó 6n píe él es- 
tudio, donde se escapó él con todos sus españoles. Soló 
inio que estaba fuera murió,- con 60 indios de servicio' y 
ocho caballos: 

Di9itzed' D yG0ÓgIe 



388 OOCfllfFJITOS JNBDITOS, 

Dice, por menor, de 14, casas do prirjcipíifcs-qwfl.unas 
cayeron enteramente, otras fueron ¡levadas* sin quedar 
rastro dcHas. Son las de Cristóbal Salíatiiüpru, Autonio 
de Morales/ Juan Paz, Francisco Lopea (ó quiea sucedió 
■lo, del negro agigantado que le- quitó ¥ viga y l» echó 
sobre su moger matándola, y ea. marchó ton sueltamente 
como si anduviera : por seco), Juan Perezj Dardo**; Do- 
mingo I^pez, Cristóbal Lobo» Bartolomé Sanche», K&- 
píndola Boza fia iz, Alfonso de Velasco, Podro de Ponto 
Blasliernandez, ciego, si bien; algunos destosté ssjvarpu- 
. Cayeron otros muchos pedazos de casas* enfc&eUos 
una portada y coarto déla mía, 1a que mató. un bachi- 
ller Contreras, De las damas; la mayor, paete están aso- 
ladas de cieno, que, no flepuedemhai)ilOT.'Itorie«ro,. sin 
los. españoles dichos, ^asde 60Ü indios, é grattflutiia jíte 
guiado, que tomó'eo, ol manto y .otra que tomó; en la 
cibdad, que se vinieron á ella huyendo, Hizp amibo da- 
ñoeo >&Uenrfa& y, ¡mercaderías. Eatála cibdad ¿an. ocw- 
pada de tierra, casas cuidas^, piedras y madero, dolía que 1 
viso del volcan, que no se conoce*, y j&s gentes están 
tan alborotadas, que con cada nublado se. salenal cam- 
po. A la c«al causa, sseotendló l«eflt>cí buscar nuavoi 
asiento para poblar, y está ya señalado,' 

Doña Beatriz hizojtaogran sentimiento por la muerto 
de su .marida, que vino 3 daüalinar. Enluto toda la-case, 
tiñó las paredes de negreo dentro; y fuera. Jamás quiso 
comer ni dormir. No eran pasado» cuatro día» de las 
bonras de su marido, cuando sobrevino ]a tempestad y 
Lo consumió y. acabó todo. Uu día dijo: \haya buen siglo el 
adelantado'. t palabras que profirió, ó tiempo, quo % días 
antes ó después murió, su marido. Y. hay de aqaié do 
murió 350 leguas. 



ÚD y Google 



DEL ARCHIVO DB INDI Al. 



¡temripóion de fttf IpusWte de la piwfacfa de Ánatrma (1 j : < 

Loa pueblas que hay afredéylor dé la cil>d*d de Santa 
Ana, de indios, son los» siguientes, qne están en la pfo- 
viaciadeHtímbra.lttcüalsédiíjeAóCeraia'j torque cuando 
la primera tez enPraifiOsen é'tlá con el capitán YenalcH- 
aar, entramos' éln leñadas y con muy 1 grai falta de sal, é • 
cnando se tomaba algtín'ihílie; le preguntábamos por se- 
ñas per sal, -á la cual.ellos en su lengua ■nombrabauawcier, 
y por este vocablo de anoer, cbmono aprendimos otro, ia 
llamamos Aocenüa.qúé su natural hbbibre de la provín* 
cía fes Hambrá. - 

Está en «4 vallé de Aaííoéca , «1 cuál yo paso el valle de 
Santa María, íjues ¿n talle muy poblado; esta este valle 
tres leguas de te cibdad/hácra la parte del Norte; están 
en este valle muchos pueblos^ de muchos nombres; en- 
tre medias del 'f4é k*ctbdaá está -el pueblo del Peñol y 
ana «n comarca está el otro valle de muchos pueblos, 
que se dice Chanv'uruo.u'a, questa una legua déla cibdad, 
en efc«alhay ;mucb03 poros de agua salada, de donde 
seliaoesal; él ctmldícbo valle nffsCe'da donde nasce el de 
Sa-ate -María, Statytiu&conie hacia donde nasce -ttf¡ao!. 

Están, á la parte donde nasce el sol, los pueblos d« 
Irrn, é Angara, ¡e Guacayca,' ; é Aconchara é otros mu- 
chos, á cuatro ó cine* leguas de 'la cibdad. 

Está, á fe parte del Poniente, Guarnía, 'él vallé de 
Api», Chatapa, ArxlrM, 'Humbria y la provincia de Tau- 
pa; fueradéstoB, Wy «tras 'provincias, que son anexas fi 
esta cibdad, que sen: Garántame é Carawanta é otros 
pueblos q^eatóB ; a«.apar itajd^;;y.:pa.aaite.J» l corjdilléra 

(1) Ceíwcw»» da MttB«: tomblX'XXH. ' ''■"'' '"" 

- 



5J)f) JÍOCUMKNTGij (NBJ11T0S 

que va por cima de la cibdad de Santa Ana bácia lámar 
del Sur, está la provincia de Chow, que» en, laa Rarva-' 
toas, por la cual corre el río del Darien; es muy pobla- 
da y de mucha gente, la'cualyp descubrí (1)- ..,?■.' 

Los indios naturales deltas provincias songente bien 
tratada, y tienen a bus señores en mucho., traénlos en 
hombros cuando van á alguna parte que eltas se han. de 
mostrar, é ansí jos traían cuantío me venían- á ver. de paz; 
usan llevar consigo diez ódoce mqgeres, muy bien adicea- 
zadas,y¡ hermosas,, y cuando lo abajan de los hoiobros de 
los indios, los toman estas ; .mugorcs sin- que toquen 
al suelo y los asientan encima do sus muslos y otros, le 
toman los pies porque no le lleguen al suplo,, .por. 'mayor 
veneración; aquellas .mogeres, de la? que trae consigo, 
las, mas dellas, son sus inugeres; y .otras,. «riadas. Traen 
los señores la cara, :rnuy .pintada de diversas, pinturas y 
calores y sus collares de oro al cuello y,;en. las narices un 
cartearte de pro quei.peaa 18.ó : ^0 l casíeUapt)s, 1 que;iesíi. 
manera de barra de oro retorcida, y Jes. cae,sobre¿¡la bo- 
ca y tienen/por cima de las. ventanas. de. las «arfeos uros 
agujerillos, do cada parle el suyo, dfl[>de¡poa0Q ! uoas; per- 
rillas de .oro, que pesarán cuatco,fl [cinco- castellanos, las 
cuales tienen unas asidas con quese tieonn en Jo? ,agu-- 
jeros delasnarices. , .,-,. r „.. /;.,.;, : . : ,.¡. ¡; L , s. %'■'■ 
■ Jraen debajo de la, rodela JwgTíW b a \\&d&¿faqui,f{ti 
ques unas cuenteQicas ¡menudas, rmujf; ¿gyalee,- blancas. 
Parejas y piro llanto encisift del tobillo,, nar;* que^ciien 
paRtorrilla,¡ y lo mismo ,hac$q en _\w : brazqs^ |tf¡ra criar 
mo^dft,y ( ;|Qjm¡smpejB,,|a8 sojuñepaa 4e;lpfiíbra?os. , ; ■ ( ' 
Xieuenj paría, ceñirse, por: el Querpo4os,íjpe. pon señoíea, 

-fíj T^tó^ttópro T litótó l *Wia4ht^^ ; lí'I^^d*'UeilH 
dad, escapto lu rto Chopo/ (Jbty ,<f« Mmot). ; .1 ,„..,,,'./) , , 

—¿Google 



MI AJICIIITO DI INDIAS. 30t 

unos cinchas de aquella ehaquira blanca y de ehaquira 
de oro y. de cañutos de oro, basta un palmo de ancho 
deílo, e! cual entre ellos vale mucha cantidad; y este es- 
para meter el maure con que tapan sus vergüenzas, ques 
vara y media do largo de lienzo de algodón, nofuy pinta- 
do,! y una de ancho y meten el un cabo que les cuelga por 
■ delante, que las aLapa,- y toman el otro por debajo de 
las piernas y métenle por el ancbo y cuélgales un rabo 
que llega casi al suelo. 

Traen sus gutrnaldasde diversas maneras en las cabe- 
zas, en que cojeo el cabello; porque los señores lo usad 
traer muy largo; «sao las uñas largas y mientras uno 
es mas gran : señor, mas larga* las tiene;' curan él cabe- 
llo mucbo, y ellos en si son muy regalados, miran en mu- 
chas abusiones (1), y agüeros: cuando vea venir algún 
nublado ó quiere llover, todos empiezan á soplar é á es- 
cupir á el cielo y á desviar el agua con las macos, para 
que no llegue el nublado. 

Eu lugar deatos cinchos, que los señore atraen, _traea el 
que no los trae, una carta de cuentas gruesas, y el que no 
las alcanza, trae un hilo,. y todos traen estos maure: traen 
en lasorejas muchos agujerítos por todas ellas, en qué po- 
nen cuatro y oínco pares de zarcillos', que pesa cada uno 
dallos cuatro é cinco pesos; é ansí mismo trae los que no 
«on señores una cinta de ehaquira alcueljo y al cabo della 
por joyel una rana ó un sapo de oro; y ansí mismo se alan 
las piernas y los molledos de loa brazos, lo cual usan desde 
que n aseen, puesto que los- que son de mas bajo. estado, 
no se pone Ja ropa delarte^que es la de los señorea. 

Xa mayor felicidad desloe séñore» es vicio de beber, 



(i) Vw anticuada, por ntptrttieioint'4-sgiinbt. ■' 

¡t.zM 3y GoogIe 



39f DOCÜMBOTOS mróra* . 

y en esto ocupan siempre, parquéelas mujeres qué- oo«* 
sigo traen, las que son' de servicio, todas vienen carga- 
das de vasijas' de vino, alead) llaman chicha; hócese dé 
mata y con infusiones que dios hacen, y cuando quieren 
emborracharse, hacen la fuerte conciertas yerbas qn 
ellos echan, que se llama tabaque. El comer dellos ¡es po- 
co, porque nunca dejan de tener la tasa en la mano; 
cuando ellos hacen alguna fiesta, es juntarse en la casa 
del señor muchos caciques é muchos hombres principa- 
les á beber é bailar, y allí cantan y hacen otras mañas de 
fiesta, qire Íes dura tres y cuatro días y noches, porque 
como la noche los tome en la fiesta, no se van á echar 
ni ee quitan deíla sino borrachos ó haciendo visajes; é 
cus&do salen della, vánse contra otros, los mas cercanos 
a ellos, aunque sean'sus amigos, é ansí mismo los otros 
vienen para ellos, que también vienen de la misma suer- 
te, y pelea» y se matan muchos arios con otros, y desta 
manera pasan su fiesta. 

' En esta provincia hay dos señores principales, Aun- 
que no lesobedesce toda la comarca; porque hay otree 
que casi son tan grandes como ellos, Otease el hbo 
Humtwoia y el otro Ocwzca. El pueblo de Irra, que eco-' 
fina coa estos y está tres teguas de la oibdad, es de otra 
lengua; el seflor del -se dice Cananoo, sustentábase coa 
todasesiws, porque tenia ¡par -fuerta uo brande rio por 
ka ovilla da. , 

Las seftora* no son tab tenidas en esta tierra oorno 
k» señores, autfqaé también se hace mucho caso dellas; 
andan Vestidas hasta la punta 'de las pies coa unas man* 
tas muy pintadas, que m cHcen nagkai, é víénetwe ave- 
nir á la cintura y de allí riba no traen camisa, sino otra 
manta pintada, le c»al se pone con dos pNtnifl» por delaa- 



, y GoogIe 



dkl ¿kchtvó tre tatfUS. 395 

le, como mantetlínái y el cabello muy largó é muy bien 
tratado. Estas ño nacen nadas'rrio ¡«á ! 9ii*.veti- las criadas, 
solamente sirven ellas á sus «a ridoi de la copa, la cual 
llevan cotiértá cuándo 'fes van ó 'dar de 'comer y bacén- 
la salva 6 madera de la de- CasUtld é • hincadas de rodillas 
delante del. ' ■ - i ■ -¡ 

Los itttilos desta tiefíaxiomen^iítuy poca carne; fo mas 
de su comeres frutas é yerbas guisadas de nouebas tea- 
iteras, con úx% (I) j comen muy poca cáfn# flumariáVy 
la qué cometí' es 'de 'indios' tic gaefra dé tierras lejas", la 
carné qué coúaerf es cita, pbrqoe hay mocha; hay mu- 
chos géneros de frutas kruy buenas; andab hombres é 
mugeres descalzos,' 'porque nó SeüSá ahírelloe nlnirtma 
manera de «Híáió 1 ; duermen étí 'sos-camas, altas del 
suelo; ttenenses esteras,' que peinen en élsaelo, y ansf 
mesmo en la cama sotrfeque' duermen, porqué no usan 
echar ropa debajo, sino es para encima; secubreficbnsus 
mantas grandes dé álgpdbri. 1 Tienen eA-eSlá! tierra tóase-' 
ñores irnos ídolos do mádéríi, arrebolados las caras con 
muebas colores, lieriéd por feé lo que algunos indios he* 
chíceroa les dicen, y'ühsí cuando algtínd indio está malo, 
llaman! (i estos heéHicerds; qué los cute i que prohbsti-' 
que lo que hade seirrJe aq"üe1 aafefrntoí'é'lBéura qué fe 
hacen 'es, traéllé'laí't]^nfaé^or' L dofidé tiénW él mal y 
apretándoles fascatnes y'cHtiphdóteB.ysbpíím i Hacia ar- 
riba diciendo qioé : éri' aquelfó 1 qÜ6 chupan les sacan él 
mal y loechírni foera',' 'y;á 'estrJs'los da« muchas jéyy dé 
oro ; y btras'cosas por 1 ésto : ojae : ^iatíén/Tien J éb■'ebténdrdó , 
del diablo, poi'qtie bíblá muchas cosas Vtin ellos,' que su 

-, j . . ■ < r 1 1 ■ ' m i.iii¡i )¡- < n i ] i| n '¡i n& i\<; . ■'■: .M- ¡. ?. > ••\::'í ,vm\ m ip 



(!) 1» tenemos dicho que áxt significa p'imU'nt». 

Digitze^^yGOOgle 



3V+, pp|CjiiuKT<a,i!«Dm»., 

padreese! quecria todas- las cosas, anejas del cielo como 
lasde la tierra, y ansí se,les aparece ui.ijchas veces en los 
caminos é eu sos casaste an$í como lo yeen, lo pintan, y es 
tos ansí maures que traen con sus rabos, y estas pinturas que 
en lascaras é cuerpos se ponen, esinsinia del diablo que- 
líos veen. Y cuando tienen necesidad de agua para los maí- 
ces, invocan al sol y. á. la luna, quejos tienen por hijos 
suyo?, para que se 1 lo dé, y ansí tienen creido que cuan- 
do se mueren, se van al cielo? porque este diablo que á 
ellos se lesaparesce dice que allí es donde! está y que 
todos van con él. IJn.toda esta prpvjncia, up hayqínguna 
manera de sacrificio, cpmp en otras* . ■ 

Las mujeres,' quelosíejiorestoman^son bijas de seño- 
■ res de la comarca,; .y tqm.aa diez ó doce mujeres, y cuan- 
do duerme,, duerme entremedias de todas, y otras veces 
con un¡f. y ; *como se le aaitoja;, guárdase entre los indios 
desta tierra hasta c] hermano y el hermana y ó la sobrina 
y fasta el tercero gradp» i dealll,arriba no. Cuando. iina mu- 
ger de un suñor esiá preñada de cinco mesen, luego se 
aparta de su ma^rido é^se; vafisu tierra, porque todas las 
mugeres que tiene. son hijias de, señores de.Qtros pueblos, 
y envíala a¡¡á hasta que pare,, hasta queja criatura, es de 
tres años, y no la. torna á ver.. Y tienen esta costumbre, 
que entre tpdas estas, nsugeces que tienen, la primera que 
pare ))ijp, ,se tiene ppr'prin?ipfll de,.tO(das y el hyo here- 
da y desde que. se criap t) lp¿, Jiepen ep rajicba yenerapipn 
los yaMÍlos^a^iQCiuetel padrg|e^ / viy.o», i ypprconsiguieii- 
^e si.el piayprad$o muerp,, l gueda,en.e| s£gupdo. f ,y si no 
hay hijo, hered^bya, Squ en gran , manera amigos de, 
mugeres los hombres, porque, con el vicio que tienen de 
beber, todo es acídente y apa r e jo p a ra aquel efecto* Ks 
gran cosa de ver las criaturas que paseen y los hijos que 



id By Google 



DK{i ARCHIVO DE WDiAS. 30R 

paren todas' los , mujeres, que-.iw) pe pasa año que do 
paren, . .; 

Esta cibdad se pobló en nombre de & M.é deitnflr* 
qués I). Francisco Pizarro, dia de Nuestra Sefiora de 
Agosto, del ano des ] 539 años. Está asentada . la eijbdad 
e» .una loma muy alta, .corre por él un cabo della «lirio 
ftlgoa^nde y por la otra parta, otroj; «b asiento vxaj 
sano* por causa de ser alto, tiene ¡arribasiis fueblen, y 
en la mesma loma está un monte grande, obra dft; ina 
cuarto de;legua,. deé dond© se trae, lefia y madera pira 
las-casas; hay en él muy grandes cedros, muy hermosos,, 
de donde se sierran tablas é otras cesas, é hay otra ma- 
dera moy gruesa; toma el : soMa loma atravesada, por 
maneja que oor,re Norte Sur; hay en esto» rio* mdy bue- 
na yerba é mucha todo el, ano para lasi.cabiUc*;. y ansí 
mismo hay, buenas estancias para donde los.crisiiaoos 
siemljran: Veese de ín cibdad todas las -mas. poblazones 
de la: tierra, comienza el invierno desde fin de Mayofasta 
Noviembre, puesto que en todo eíte> tiempo á vecae haoo 
«Diiy lindos: (lempos y todo lot oía», porgue en «sta pm- 
vioejn tftdos 1 los meses del ano siembnmiIoB ¡*tíids:ié eo? 
gen. Estafa, apartada la cibdad. det ^cordillera ds> bu 
Barvacofts,- seis leguas ó siete; y todo -Ib ■quétbay entte-. 
medias es tierra poblada de una parle y de Otra, y ansí 
Va para iabajo hacia el Ntirtóitodo poblado. En este ttets 
r*:lottiii*diofi. tieoem su Mangues, que eu mies^r*leBgw*.s6 
dice raereados donde ellos se í«niaiiá^ender'y 1 ooK<prar'y 
fisigenteibiein entendida! y<<anigotiíde/espaaofe««n ostre* 
mo, principalmente las mugeres, no consienten entre ellos 
bujarrones como eri otras partes, y tiene rilo por'cosa tea. 
Cuando 1 algim ladrón 1 eiitfeélíoá' hurta algo y/lr/'- v&nsü á 
saber, aquel á quién lo' nurio 16 toman por esclavo "% ]o. 



ÚD y Google 



38& BOClniBKTOS 1SÉI/1T09' 

Hevaa á venderá otra tierra, y esta esta pena queje dM. 
Y cuando riñe uno con otro, do hay cárcel ni maDeftÜfti 
ptelob-irítiguri»; trias fíe q^éicaeiqucjle rifcéy el o(ro, si 
so p«e*B "fe*gnt, sé Tiaagáfeamí Be pasa. Pt*güntatido yo 
éneata tierra 'que-por^fe apartaban las' eeSoras estantío 
presadas «fe sus maridos, 1 mspottdierotí que porqué Wtírít^ 
twa se'crisee mejoré no se dátasela leche ¿criasen 
sficiia, te cual : eBÜei tener leu mucho; é ansí' ae Únanlas 
cniatttras ftwylucidss y bwwítsaí. 
> La natura fl|u&tí*tf«atén-«l 'eatérrarBí, cuando scnvue- 
rs t^mi¡se%ofy as eaet «ampo, ea parte eBoótididar'é 
awíhetttn 1* B¿pdíaM«Jtt'oPi*ílo3 V-g©»» qoe^aswieti 
secretó, donde * estó?' y priiwro que Í6eiftiBrreü,'.le if peiW« 
eMre dosfuégosflu. una éctPPacóa á'mafiera de parrillas 
á desloar (*)', hasta que $e para níny seco,\ desperes de 
nwy seco, la Mwípk ¡c*» acuella cíj'a colorada ejue ellos 
estando Yjvosise penenj tapónenle so ohaq'uifa éfl'fiá* 
piernas jí briso» y tod&tfíís j#y as de oro quo^l estandb 
vivo «e ponía en 'enfiestas,' y efit*iíélteBÍe ; «n'BWio1wf* 
níaoftaSifeiialgodoQ q*« para aquel efecto tiéiten : heijíia* 
y gutt«táfl»s de KHUííiotieinpOi y'es la -cantidad dé ¡mau- 
lad qde te po&eti «ata, qae hace» «ia 1h*í> oorab in to- 
not, que Veinte ¡hoa&rÉs tienan hartóle alzar; y 'tefe 
Un pí¡r óitdeB pae«t»8 ,y odsidas, q»e h*y q«e deshacer 
en-ál pitea qoítarsesU», cuando alguno ne topa, «sobo. Y 
despees d» ipoe«a toda esta topa, estando ■ & «a medio 
delta; wvuerto en sui" algodones; Ib llbvafi Ala sepultara 
qafi^ieiie* hecha, : y ulK raaMm •■. dkí¿ ledíos, «te 'loí'iqaéfá 



brp que se da á" Ib grasa de ballena J eq algunas provinciua.ol 
¿¿fot- '«PPto ; lí; f nTr¡:i .oTñF.lloíí^ r-1-ta.T.dr- 

ragnzeD^yGOOgle 



del ¿AWIIVQ M laiiMfl. 383 

él le servido y pausóle el nao á W pifo y! e¿ oteo ó la . 
cabeza. La sepultura fia rauyioadaíde daoWaheehítuna 
güande bóveda, que. pueden *»tar cuairoi de á caballo, 
con una puerta <$ue e» cierra eoui'uooa.'paliOT.qu* oo Si 
pudren, y aasí qi¡teda eJ cmquá en esta, bóveda; y cefra- 
da esta puerta, se.sale-a tos iadios que metieron al ¿jad- 
que, é moben de; tierra aquel hoyo quti liad fce«ho„ qués 
«ni y grande, de cuatro ó cicco estadee en alto.: y ¡queda 
el cacique metido en hueco; y paila que no se vea- que 
allí ha habido sepultura ni .señal dalla, labran encima y 
siembran inaiz é oteas cosas, por manera que no. se rea 
ni. haya señal. Cuando eí cacique motea en aquella bov«- 
da. aun cabo della pernea susaiiraas ó guiasen que^eso- 
üa sentar y tazas coa qua aoüa beber é vasija» Henaa da 
viso y platos llanos de las maneras de n&anjave&.qua él 
solía comer, y dicen qqe; lo hacen para que odtoa* de 
noche, y ansí eseiwbnn de ; noche e&eilsa déla sepoHura. 
sauchos días, para ver si la oirán; écomoellos son aJ>ün 
sioneros é milagrosos, é cKalqwer Cosa creen,. especial^ 
mente algunos que entre ellos hay ;»assas, bafte» lOrfcet. 
q«e. hablan é que come éque.,pneguaw porsue padres 
y.por ; su gente. Primero que le «altecren, ¡le tienen 
BHjerto en casa mas de dos roesea, é eedu mwbevhaeea 
flee^as de borracheras, ó allí Je liaran é allí le alaban da 
lashaaañasque solía bauer, óiíjanera deendeoba*. Cuan-: 
da alguna señora se lauere.,, echau muy, poce .orocon, 
ella fy enílérrapía en otra sepolíura, ¡por s|,,y quandGiíier' 
ne : el señor alguna cantúlad da ofo/dmna> dato? jo^a» 
qae el, solía poner», fluiébraalo todp. y baoenlo pedazo**!»»; 
piedras. ,y : échairfo en la sepolteira- con sJ,co»o ewft, .q«& 
pnesól mue,re ) ,:que i .pere.z&a,lodQ,- . . 

En esta provincia hay poca tierra llana, porque tod» 



398 DOCUMENTOS IMfolTOS 

es doblada, 1 heehatv»líe& é cerrillos é kvroa^; é á esta cád- 
8a. es muy feMi!; ci- tierra definirías do oro. 
:■ T,a cíbdad de;(íaríago ;: está poblada á catorce leguas 
desla de Santa Ana; divide 'los términos de la una y -de 
la otra: ob bráao de!' Rio- grande/- que sale' a- Sarita 
Marta,' que muace de lá -provincia de Popayao: díce- 
sc la proviátií* dondéBtá la cibdad de Cartagó, Quiura- 
ya; está; nuéveitegoas Sesie Riogrande; está arnmadaá 
una aievra-mú'y grande nevada; la tierra es masllana que 
la deSaiito Aiia, sméqueerlóda llena de cañavérales y 
entre ellos tie;nen \w indios -hechos sus pueblos, porque 
déeienden desdest» sierra nevada muchos riós pequeños, 
que van á dará este rio é pasan por estas províncias'dondé 
sé hacen muy grandes vegas é ríos, doadeios indios tie- 
nen^us sediesteras' é granjerias é grandes arboledas de 
frutas: Hay efltre'estos cañaverales mucho género deca- - 
za, poiiqueiuinqiiehay cañas, -no efí tierra de anegadizos 
nf tay ciénagas^ sino tierra buena y ríiuyisana. Hayew 
esta provincia mas de ochenta caciques, lodos al rededor 
déla o*bdad;dfirará la poblaron, en ancho y eú largo, días 
é seis leguas de boje en donde no hay palmó que esté por 
poblar; está la cibdad asentada entre dos ríos en un asien- 
to muy llano; hay muchas tierras é muy buenas, donde 
tos cristianos tienen sus granjerias é labranzas; é á tres 
leguas de allí tienen muy grandes zabanas para criaderos 
de ganados; yendo el Rio grande arriba, que dura mas de 
treinta 'leguaév- Esta provincia es otra lengua que la de 
Santa. Afca.'nráydiferetote, que no se entiendesinoes por 
intérpretes qué entre ellos hay, que saben la una y lá 
otra:, é son ' enemigos; y : hay mayores señores y de mas 
pundonor y son mas señores ene) mandar; .beben con 
vasofetíe; oro,, que : Üay vaso que pesa trescientos. castélla- 

■*< Goo s Ie 



D« ARCHIVO L>K fflDU*. "399 

nos; es tierra rica é donde todos-Ios indios poseen mucha 
cantidad de joyas-7 en' las cerimoniasé idolatrías, son co- 



. mo los de Santa Ana, qnes la 
tienen las mujeres -f. manera 
tienen sus cucharan deofo^ 



provincia dé Humbra, y ansí 
devestíry ; todo fo demás; 
vasijas. Son dé mas trabajo, 



la gente desta provincia, que la de Humbra y de mas ra- 
zón, porque no son tan delicados, yeeto oaúsa ser los in- 
dios mas obedientes 'á sus señoree; y ansí tienen mejores 
casas y mejor arteerí'su feervicíoque ; lo9 de la provincia 
dé Humbra. 'Lor principales señores, que, aquí hay son- 
cinco ó seis, que se : llaman í-Taooronvi y otro Tanva y 
otro Zazaquavi y otro Via y Otro f indana, puesto que 
ninguno de sto» es seior mas de so tierra, é-ninguno de tos 
otros le tiene obidencla, mas que todos son parientes y 
amigos y están casados unos con oíros, Sdn mas bastos y 
mas morenos y doblados que los de Humbra, andan todos 
motilados (1), sino son los señores y ;algonos de los se- 
ñores lo andan. Fuera desta provincia de Quinbaya, hay 
otras, questáñ sobjetos á esta cífodad y sirven á ella, á 14, 
y á 20 leguas, qaesQuiüdio é Carfapa, y Picara é Pau- 
enra, é Pozo, ó Arma é otros muchos ; pueblos. Fundó 
1 esta cibdad ánúeve djas delmes de Agosto 1540, en nom- 
bre de S. M. y/del marqués B. Francisco Pizarra. 

La provincia de. Carrapa y Picara *s de la lengua des- 
ta de Quinbaya, Quíndio es otra lengua, y Pozo lo mis- 
mo, diferente la una de la otra, y Paucura otra lengua y 
Arma, diferente de todas estas, y ansí «ti cada una destas 
que difieren tienen diferentes las opiniones é sacrificios. 

En la provincia de Pobo tienen los indios eá cada casa 
macha cantidadde ídolos grandes, de estatura de hombre 



(1) Afolilados, por : matilonet, ócOn el pelo cortado. 

Disü^^Google 



y otros mas peqaeííos, beebí» dfrraftdera é con suscyos y 
naricea y sus devisas. do joyas ó swaceíeres y arreboles, 
gomo loe señorea se ppniHi. Es unamente belicosa é indo- 
raakle, la causa dosto ques bebetri* y, tienen poco respe- - 
to,á Iw caciques y: señores; y ansí fue aquí donde tav^ 
mas tvabajo e» ganar esta provincia, que ningnna de las 
que he ganado. Y el primer día quéjenle en ella mobi- 
rieron mal ■ de. dos: béridaft, de ; que Jteguq í pauto de 
muerte. Está en unatierra«lta, que las feklasdeHa lie-' 
gas si Rio grande; adora» estos idoloa.son'imty grandes 
carniceros de carne- humana; tienen dentro délas casas 
muchos hueso» é calívernaa, de loa hombres que han co- 
aiiclo; tienen guerra con todas WapfQVHicks q«e con ella 
ooníirwo, queseonPiears, que Jlsgan flefitóntenascon se- 
menteras, écoa garrapa é Paaoura; «sao pofter aquí algu- 
nos indios en uno* .palos altos aspados y póoenlos hacia 
donde sale el sol, y esto invocando á sus demonios y por 
aecrefioios, .> 

Ea. la de Picara tienen casi como Jos de Qumbáya, 
aunque ea diferente la ■ lengua, puesto qne sacrifican al 
diablo cada dia ¡ciertos indios y ansí, miímo en la de Paa- 
cur,»; En esta pregaste' yo al señar que cuantos indios sa- 
crificaba á los ídolos cada d¡a* y ip* dijo que cinco, y 
questo lo hada de temor del diablo, porque no los aso- 
lasen á todos y no se enejase» le ofrecían los corazones. 

En el traer de las joyas échaquira é manera de vesti- 
dos, casi todos son de una manera y todos traen aquellos 
Biaures y mantas. - , i, : " . 

La provincia de Arma, que está adelantados leguas 
de Pautara, es diferente d-ístotras; es mayor é mas rica 
que ninguna destotras, dejando la de Quinbaya; está 
muy llegada á la cordillera de la sierra nevada, en un 



„Googk 



T*L ARCHIVO B8 1NWAS. 40f 

seno qne se hace en ta misma sierra. Aquí usan los in- 
dios diferente traje ó 10 son tan pulidos ni ten cortesa- 
nos en su traer 1 y habla ni en su comer y beber, y las ca- 
sas son de otra hechura, que son redondas; las indias 
traen unas pampanillas, -ques hasta palmo y medio de pa- 
ño de algodón que les ciñe al cuerpo y no se atapan mas 
de sus vergüenzas y traen todo el muslo y pierna de fue- 
ra, y no traen otra cosa. Y machos de los indios no traen 
maures, y los que traen, son de una corteza de árboles 
que ellos hacen, que casi es como papel destraza, que co- 
mo ea esta provincia hace frió por estar pegada á la sier- 
ra, no se coje algodón, y ansí traen poca ropa. Habitan 
encada casa destasdies hombres con sns mujeres 6 hijos, 
porqno las casas son grandes é bien hechas, é cada uno 
tiene su apartado dentro, donde duerme; son muy ricos 
de oro. El principal señor desta provincia se dice Mai tama. 
Cuando me vinieron de paz la primera vez, venían todos 
embarrados y desfigurados los rostros 1 y encenizados y 
cantando, que parecían mostruos; preguntando porque 
lo hacían, dijeron que porque no me paresciese bien. En 
esta provincia son mas carniceros de carne humana que 
en ninguna de tas otras. Traen los señores, por bajo del 
labio questá sobre la barba, hechos muchos agujeros que 
traspasen á la boca, é por allí se meten unas barretas de 
oro, que los cristianos llamamos barbas, porque andan col- 
gando hasta en bajo de la barba, y son los agujeros algu- 
nos tan grandes, que la comida se les sale por ellos, é 
traen sus cancones é sarcillos. Es Urgente muy recia é 
ittay doblada,, como es tierra fría; é no son muy astutos 
en la guerra, como otros, aunque son muy grandes traido- 
res é muy doblados en sus tratos; tienen las casas hechas 
de seis en seis juntas y una placeta delante dolías, muy 
Tomo III. 26 



.Google 



409 DOCUMENTOS INÉDITO», 

llana, hecha á mano, en la cual tienen hincadas unas ca- 
ñas gruesas, de las que en aquella tíerea hay, que son 
tan gruesas como dos muslos y muy 1 altas, y tan largo 
cuanto dura la plaza; van estas hincadas por su. urden, un 
palmo ó dos una de otra, ó ansí ponen mas de veinte 
rengleras deltas, questá hecho como un monte, y en- el 
comedio de la pared dolías, á la parte de la plaza, tienen 
hecha un escalera por bu orden, que sube hasta lo alto 
de las cañas, de anchos de seis .palmos en ancho, coa 
sus gradas, y á la una de la escalera un ídolo y á la otra 
parte otro;' y esto es para sacrificar indios é indias, lo 
cual en esta tierra se hace mucho sacrificio al diablo; y 
destos sacrilicadores hay muchos, é los mas principales soo 
en las plazas de los señores; y en la punta de lo alto des- 
tas cañas tienen puestas calavernas de hombres. No- es 
esta provincia tan abastecida de frutas como es la de 
Quinbaya é Hurnbra, porque la gente es mas- gruesa y 
no tienen tanta pulida, ni se guardan parentesco, como 
pase dejierminos y aún estos no estoy bien si lo guar- 
dan, segund ellos son de bellacos. Costumbres de la pro- 
vincia de Tenuhama é estotras tierras, casi todo va por 
esta arte, porque como yo pasé de pasada,, tratólos-poco, 
puesto que los dejé de paz; y son de diferente lengua de 
los de Arma. Toda esta gente son grandes carniceros, y 
por gran fiesta tienen dentro de su casa muchas calaver- 
nas: de hombres é hosamentas, y estas de indios que han 
comido y muerto en |a guerra, por donde se puede en- 
tender el gran servicio que á Dios se hace en poblarse 
esta tierra. Desde la provincia de Arma hasta la de Ce- 
nufena, habrá 20 leguas, y desde Cenufana á Avurra pue- 
de haber seis; en todo este camino hay grandes asientos- 
de pueblos antiguos é-muy grandes edificios, de caminos 



D¡o¡t.iM 3y Google 



DEb ARCHIVO BE 1NBIA6; 403 

becbtísá'row>o"é grandes, por las sierras fe medias lade- 
ras, -qué eojel Guicbmo; los hay: mayores. Y: toda' osito 
perdido 1 «destruido', é no bay iDdioqoesepaldecírcofno 
ha sldd nidd queáe tía' despoblado; por lo que se puede 
pensar que ios Imdespótílado.las grandes guerras que üa 
baíbido entre lós'utitiuralesv La provincia de Mordgk» : es 
una provincia -pequeña-, en ;qúe hay cinco ó seis pueblos; 
está en lo alto de la sierra: ya estos tienen oíra manera 
de gente é otraieugua; es una gcnte>vivá> y entendida, é 
grandes rescatadores, parque tieiien muy. gran contrata- 
ción con toda, la tierra de Ja 'comarca, porque uiií tienen 
buenas 'salinas 1 é-aparejq¡; de hacer sal, é idotítrátan xjóq 
todaJtt tierra; Y' en esta prüvintíia traen las mugeres sus 
naguas hasta ríos pies é ¡os indios ■ su.s maulas coma las 
de Quiubaya-? tienen sus idoios como los otros, ■■ sacan 
oro dé minas-, son muy' amigos de comer carne, ansí de 
indio» como de cualquiera .cosa.qnB. la puedan haber. 
- Be allí se pasa: uü-púerlo para; ir á^ la -provincia de Arma, 
quñjatraviesa la cordillera de la sierra nevada, y pasada, ae 
hace un valle é un buen rio grande,' que corre por él( do el 
cual está aquella provincia de Avurrav la cual es diferen- 
te- de. todas estotras, ansí en el traje como en la manera de 
las casas como ion. toda lo demás; porque los hombres 
traen, en lugar de cinchos, una > madeja de hilo colorado 
ó blanco y su natura cogida arriba, asida por el capillDdé 
aquel ancho; hci! comen carne humana y soo iridios po- 
bres, que tienen' poco oro, y son grandes labradores y 
tienen mucha ropa é mucho de:comer, así de carne coi- 
mb de ft-utas', porque tienengrandes arboledas y están 
en aqutet valle ques muy ancho e vfeiosb; son belicosos 
en la guerra y pelean coo- diferentes armas questotros, 
porque tienen estoricas con que tiran 'sus tiraderas, que 



„Googk 



MÜ nflfMMHMS'U 

-son uno» dardoa.deJ^dos, que- los echaniotm tanta fe* 
(riai corao uóa xara. Salidos de aquel vaHo -pon tapicera 
(adelante, hay -moijhoB despoblados y JtaniinOB raiiy *Hf 
ohosy acequias á mano á aaxehtoi de paeblos, todo yá 
destruido, de grandes puebla; está eo;este]misraQ rio,q*e 
baja. da.Avun.ia, la .proviiieia deAmaDüe, bien r»iotá.3e+ 
guas abajo.; estos ton flecbpros ó tienen yerba;, son da 
otra lengua. ■ j.._ :. i^i-- . ,; ...;,■!.; ..(.,..■ 

■ , Las lenguas, da la» provincias denHeadejiea (Juran más 
do enarcóla leguas, de tierra de larga é ancho* otras tan* 
tas pana ser 90a |epgoa¡ flageóte mas cruel yi mas <wr+ 
itioera.de toda ouaota:en aquellas tierras hay, ^quemas 
«o eoroen unos. á otros. Bundóae es ella- la cibdad dfeíaW 
Uóíbía, al pié de una montana que ep ana «llana aunque 
.no muy gcaoie, porqoés tolda esta berra t*» «#ra, , que 
ato luirdoiiáQ poderse .haeer .pueblo :qoa tenga :mucob es* 
.pació; as este asiento muy bueno, ¡ catre por -Ja una parte 
de láeibdad uniSfrcóyo^que sala «testa. : montaña, qu*í se 
¡podrán euél hacer. motinas; baoenikntPO de la.cifcdad 
Cuatro ó cinco fuentes de mucha, agua; en esta, provincia 
bay muchos géneros do .firirtasianuy 'buenaséimasiqné en 
Cartazo ni Santa Ana; e>may rioa de urinas de oró, por* 
■que siguod las ¡minas los indios tiénéniabiertas é la gran 
contratación -queipa, tienen de puercos é oteas oosasqué 
icn traen á vender;, sacan mucha cantidad de- oro. tos 
soqores dasta tierra osan reniraoompañados, aunque no 
tantos como la&de.Huaaforaó Éartago;, tesan sos «lanreis 
é mantas, é laaiodúaa. sus enaguas hasta losipióe; es gen- 
te muy ;cautetosaiét.t¿aido?a; aon.muy \iyos¡«n usl- ¡hablar 
<é muy entenflidoa ; éayiaad'c8ipara ser^dios;' sbn.gratí- 
des eootraladores. é tienen p 1 eso é medida paralas; oosas 
'que compran; no-tienen ninguna manera de ídolos; mas 

nze^y-Google 



DEL *Ht«hO BK WMAÉ. 465 

deqfce'ttsansiM fcomchtwas é fiestas- eorooí* esotras; 
paruis,é tftiubieH'habtaa'wíR ¿HTíaMoéíe ti^e»- por se- 1 ^ 
ñot ) . ÉS'getibe creída éde'gritDdes diosas,- ao* osafl latí-' 
te éí -feébfei- 6omo los destóusts provincias; son ínoy gran- ¡ 
déB'coffltsdofes, especialmínte de éartié; ífeaen tfiüchaít 
maneras de ratees ó deyerljas ¡dé eoíaet». Éí¡ eaiaprb-' 
viüciá esiáutia alagunilta 3e agua |teqü6nay>í*rca<íe%' 
éibdái! dónde ya MltiVeit^SéAMÁdtf, 'la'prttriera Vez ^ 
entré dü la tierra-, .porqneata ;«b buos pueblo, Y vfcftd» 
lo* indios 'que iteaii' alé á dar agua ; á los caballos, me! 
dijera qac nó entrase ! «tolla pbr^ueseaba alíí una taiíeu' 
bra fney gPande qíie toa ftvaftaria si eatrában dentrb; '. y 
h¡*ciéfidbtes preguntas désta culebra; me dijeron qtfe afe- 
ito del ágil» é lea hablaba , é qwo íeiiia^reías é ojos gtaO^ ■ 
des'é plés, é parque tid«ftrtíette enojada ieeehabáttde 
ctoiflef; y tío se osaba ningutid hrdio lavar e* olla ni enc- 
inar déíilrb; é ! dé' v<ér Oéítóo entrábamos nosotros *ltt"HÍ« ' 
banios foseabaítoé, süfldaiwabaa mud&ó y aespántabatl ■■"■ 
tteiótno te CLdebvft do sallad nos mataba. Y destd se 
paed» tüH«r que' ef á el diablo, qn» «e les ■ apat eisiá ' en ' 
acuella 'figura. Songi'afldea beclricorós ó miran en aba- 
atóntis é cosas, pofqWoúabde ellos- qoléwm "qwé ¡ los «rís- 
tiátwWnty pasen 1 por al^uad eamtúo, pbaea aftas' raices, " 
queaíláhay 1 , btesho-en etlae figúrase -otraB cosas, creyendo'' 
qaiíí en [tesando- por ailf no* titlbaWi de «Éorlf ó dejar de - 
pasar , Esta ; tierra es muy poblada;, bay al derredor desda»'' 
proviDciaa' otras qotí ss dicen : la una Peneo ó la otr* 
Itoang^ y la otra Jiindavtj é la oftía Brero Sité otra Por Jr 
ralbé lá oír* Goroaio-é dtrob méch¿wp«eblosí : esla tierra ! 
i*ey fragosa^ algunas dcstas provincias eatótneii tierra ra- 
saré otras es olodtaña; hay ajiKíha diversidad de fuentes 1 
é «osé arroyos, ;porqae no hay quebrada, por peqaefia^ 



> y Google 



4W; wvawEíTOfl.iHsnKrop ., 

que, sea, oo lieva agua,,;y todas iella^tíriaisipescadoauaTi 
ques menudo,¡é' IM, que son Á Hltlnír» de Qangrejos,y¡ 
buena? de conier; hay eo; esta.. ; t¡9rra r |>erd¡cesj 6 oodprnif 
ees, é conejos, é payfls, L 4, tórtplas, :é -palomas ioc^es b 
otras ronchas ayas y ¡vendos y.¡ puercos monteses, qup 
tienen elpnibligp sobre.el ¡espinazos b,ay leopegpardp^,^ 
tigres, -é .gatpg.ceryalp^iPutrap en; mucha cantidad i, ¡hay, 
dantas en las montaiñas; hay .osos.. hormigueras; jjgy- UUi 
animal ques á maneta de : r9poe9„qo|pQ;ue9.n(a3 pequeña,, 
quedesde qpe ha parido.lpabijos los toma encina bolsa 
que¡íiene en larbarriga.é iieo;e Jas, tatas dentro de labof:, 
sa y ; des que los hijos tiene dentro, .pliega la bolea é yáse 
por ahí pon ellos, cansi [os trae hasta que ,\qs cria é &oii, 
de comei;, dícenseppr; vQm\)Tp,$evo,.Qk. el cabo, [de laí 
cola.hape una, rosca como un puercio^ay, otros. aoimaleí, 
que s© dicen QmodM,iqa& trsep.encipia (del cBerpp; m*. 
cobiept* 4e;.conchaft]qup;l6s. .eutore ihastq,l8S;.pEejas, ó 
appquelesdeivep0i(na coa p«alqííÍPí^ar*»*j .fío,\09. pasa»; 
é son, bqeqos de ppnjer,,ié tieflep. sp« cpeTafl : eniqu¡q,CTiaa 
y egtáp; cria cada upa. tres. I é;au.íftra é ¿ieneiisiiaíetillasíq^ 
qup cria"; ]a carnp4allos es blan&ftiégruesa.CÉinuJitociap. 
~;Aptes,:quie yo íuRd 1 ase,fl8ta i PÍbdad ií .6stan j dpaposealado> 
cerca.esta laguna, rqirandoJa.tierriiy.el, sitio de,|acibdadi, 
h\ce. poner una,criíiz,pn uftailgma, que enflintó d^sta lagu-^ 
na^stá, y.ctiapdo se pusp^JjiCe^ntBnder áJo&iridJQs quep 
neja habian.deiquitai1 1 .p(>rqi»¡aqpellaeraiinsinia.deJoa¡ 
eristiaBOsy^qBe'Jaiteníaínpfl ^rtigftan^neracion^porqoej 
eLqnf hizo todo «1 mundo.é .Crió todas lás,.aosaá dél^nosl 
la/hflbia.rtada pofvsep^.é^ntkrii.parai^ontac lodas lasi 
cos^siínalaaj ¿.que ansiaos fa:pQdiaft;tenón contra aqóafc 
diablo, iqus!s4.,it«jiparbscia,- y ; quei cuantíalo riesen!* >qiu* . 
hiciesen a i que|la;3e*íftl cqn ]a.»»atto ; á¡cQn¿>a4os>,y;qiieMiff-- . 

»™GoügIe 



DKL ARCHIVO DE INDIAS. 407 

go huiría. Y estos indios estovieron después muy rebel- 
des, porquesta paz que cómigo entoucss trataban, era 
coa cautela de quererme meter en una quebrada questa- 
ba ehtrellos é otro pueblo que erau sus enemigos, é te- 
nían hecho de concierto con los otros que cuando ellos 
nos viesen abajando la quebrada, que los unos de un ca- 
bo é los otros de otro nos matasen con piedras é peñas 
grandes. E hízolo Dios mejor que no fuemos, puesto que , 
de presente no- caí en la traición é después lo supe dallos 
mismos/ Y á otra vuelta que yo torné á entrar en esta 
provincia, por la otra parte della, porque no habia veni- 
do por de la otra banda de la cordillera, mirando la tier- 
ra é andando las otras provincias que arriba dije, atrave- 
sé la loma é salí frontera desta loma, donde dejé la 
cruz -j- puesta, á un valle que . se hace entre la cordillera 
de montaña y entre la questá la cruz -j-; é como los indio» 
vieron que la primera vez no me habían podido matar en 
la quebrada, acordaron de juntarse y esperármele guer- 
ra y declarar su mala intención, y ansí estaban todos los 
cerros lleúos descuadrones de gente y todas tas jaderas-' 
Henas de peñas, para nos arrojar, y.en la loma doudesta- 
ba puesta la cruz mas de diez mili hombres, todos al der- 
redor de la cruz, to cual tovimos por milagro no babella 
quitado, porque ninguna cosa nuestra ellos veen que no la 
deshacen é quiebran después dé idos, y aun las casas en 
que nos aposentamos queman y las cruces derriban, por- 
que en muchos cabos mandé poner cruces é las quitaban. 
Y ansí abajé á este valle con mucho riesgo, porque no 
traía mas de treinta hombres, doce de á caballo é diez é 
ocho de pié, y aunque quisiera tomar por dónde habia 
entrado, no pudiera por respeto que la cordillera demour 
te era tan mala, que perdí un caballo y estovieron todos 

D¡o¡t.iM 3y Google 



44tt JXWUEEKTOS 1NJSB1TM 

en riesgo de perderse, por questáu tas raices de los ár- 
boles de un estado en alio, ó, de la hoja de los árboles que 
ha caído de tantos tiempos., hay eobotes. que los.de pté 
pasan bien, mas cono los caballos son. pesados, húnden- 
lo todo y quédame atascados entre aquellas raices; é co- 
mees sierra é ladera, quiébrense las manos, é si no fue- 
ra por los negros que traían coa hachase azadones, ma- 
gua caballo sacáramos. . . 

En este valle me tuvieron loa ¡odios cercado tres días, 
«n los cuales tuve guazavaras y escaramuzas con ellos, 
donde bobo indios que, romanos en sus hechos qg, hicie- 
ron mas, porque bobo indio que acometió a dos españo- 
les é ■hirió al uno muy mal y.no conestas arpias arrojadi- 
zas sino con un montante de los que ellos usan ques de 
palma, lo cual fue en un pedazo de llano que teníamos 
donde yo estaba aposentado, qaestaba fuerte porque tenia 
una quebrada de un cabo é otra de otro. E una noche 
que me páreselo, que ya estaban algo descuidados, con 
el ayuda da .Nuestro Señor* subí en la loma, á pié sin ca- 
ballos, porque hacía muy oscuro; y habíales hecho en* 
tender i los indios que pabia de estar mucho tienjpo 
allí, ó-esto les hizo estar descuidados algo, é no me sin- 
tieron hasta quesluve en lo alto; lo cual to vimos por gran 
milagro que Dios quiso obrar contigo é con los que allí 
iban. Y ansí los desbaratamos é hicimos huir, porque 
luego subimos los caballos é me fui al asiento donde 
fundé la ciudad. 

Después de fundada, que fue á 21 de Noviembre de 
154 J años, viendo los indios los pocos españoles que 
comigo estaban, « creyendo que todavía serian parte 
para echarme de la tierra, sa juntaron con los de una 
provincia, que se IJama"Pequi, ó me vinieron acometer i 

„,„„:, Google 



DBi AftQUVO M JUDIAS. «09 

la.oibdad. Y anteo que. £ eüfl llegasen, había sando al 
alférez Alvaro de Meado», y^btfajgeMatde é caballo, coa 
él, á hacer eepaldaa * ia ^enteque traía awi» á'la etb- 
dad» qae -era media legua- ideiaHL finoobtraroa coa 
la gente de guerra» é allí tovierttt ¿ton etkM otra gua~ 
aaVara, é aianeearoo mucsc* dejlios ;é á otros htdieroa 
despeñar, porque! rompimiento fipe/ea ana lona, é ansí 
los desbarataron; E abroa escuadronea «jub veaiaa por 
otras partea, que loa que entila oibdad estábamos ya 
habíamos visto, como vieron lo ; q«e: pasaba, se retira- 
ron, é nunca mas tovieron ánimo de venir de guerra, 
é salieran luego de riáj, visto que salía verdad Mdo 
h> que yo lea había hablado' é dicho. E an>í me da- 
ban por deseulpaque no pensaran quü hiciera lo qoe ha- 
bía hecho ni creían que yo habia hablar, siaoqua lesdeeía 
que viniesen de par por quemarles é tomarle» lo quete* 
niao, cooiobabtán hecho olios cbriirti&áos, qnebabian pa- 
sado por Ja provincia de NoriiqÉe babiao quemado' é loe 
aaqores saliéndoks do pa¿, sobre demandarles oro. Be lo 
etud se me siguió á mí rduckó trabajo éá la tierra rnoy 
grand 'daño, porque ti los indios no eslavsaraa escandan- 
aadofl desto, no toviera el trabajo que tuve en hacer do 
paa estas jtuovkicitie, como ando tuve en las demás que 
antee de llegar a estas pasé. ■••■ ■■' m ;..'-'■ 

Desde la ciudad basta el Bto grande; habrá tres ó cua- 
tro legua» y estado cuesta abajó muy ■derecha, y valles 
despoblados,' va el rio por aqilí muy/angosto é muy ere- 
trid&, jorque de la otra parte aatá asá sierra muy alta 
é la cual es las provincias de Votarte y BrBzow <jHesidon- 
de me mataras lt^sobrfeháaQSvqno en esotra relación se 
naee filiación» Qumcn ¡legua* abajo da te oibdad esta tina 
Fueote qoe atraviesa «iiEbo ¡granan, qiio ka indios de 

ü! !t ;s;; ^Google 



4EM DOCOMKÜTOB ISÍWtttS ' 

Breza tiene hecha, ique es de bejuco» muy gruesos é tor- 
cido» osos con otrí»a, qae hacen unasniaromas gruesas, 
eomo él cuerpo, .é tienen Sus ingenios con que las esti- 
ran; 1 tienen del un cabo del rio y del otro casas, é adon- 
de tienen vierta guarnición para defender Is.paenteá los. 
enemigos; es la- puente para ¿ontratar los'unos co»los 
otros, porqueoomovapor aHi el rio tan recio, no se pue- 
deipasar con balsas ni ¡coa canoas, y tienen . puesto su 
tributo para los qift pasan; 1 tiénese en mucho haber puen- 
te en un riocomoieste, y ser del arte quees, porque, por 
angosto que por allí vá, es mas ancho que el de Sevilla. 
El monte/ que enoitna de la.cibdad está, es.. una cor- 
dillera que^pasa por allí, la cuáldura mucho, que no se la 
ha visto el 6u;: yesta.cordilkeradtvide las provincias de 
Non y las de Guaca e" Vurítlcá con las tie Hevijico, por- 
qufe pasa por medio, y por del' otro cabo de Nori y de 
Guaca va otra cordillera, que llaman las Sierras de Atuve, 
qoesla'qoe pasé viniendo áCattagena, y estas sierras de 
Abive ¿se juntan con la cordillera que arriba- digo,' que 
pasa por encima da la cibdad do Aatioehia., veinte leguas 
mas arriba, y desde allí, sel hace un val^e donde está No- 
ri y el Guaca, y viene por 1 allí un buen rio, allende destos 
pequeños que nascen de -atabas: cordilleras é corren por 
el valle á la madre del rio mas grande. 'Esta río que por 
este valle rompe las sierras dé Abivé é va á salir al río 
del Darieun, pasada la dicha cordillera que pasa por ci- 
ma > de ■ Aoíiocbia, vinieadq déla oibdad, las 1 aguas son 
vertientes al rio de Dañen i y antes que se pasen van al 

riogiandede Santa Murta/ 

:. . Esta gente de la provincia de Paez esgeota «iuy eres- 1 
G¡da ó belicosa, andan ftrésqttiladtís, no Jraen cubiertas 
sus vergüenzas, las armas que ¡tienes son dardos é bou- 

«.—Google 



DHl AVCBIV0 TW IND1AR. 441' 

dasié'picas (fe treinta palmos d» :lá>go, yleuaixtoi vieuBíh 
á pelear, ponen la pica en el sueloi'étira las. tiraderas é; 
laego loma: iihonrla , trae'; débfljO djpt brazo una: Bfecbitte, 
jfl entfiíe tiene las piedras metidas; y luego toma tá>pá>, 
<Ja¡é cabala por ííAoimáetói brazq cerno ¡soldados dé Itüia. 
E8tá'eeta!proYÍnol9 á'unanldeidouai'Sierra nevada; son 
atnigos'iodes'los indios déHia-prtmncia'Coo todos. tos in- 
dios de las otras provincias comarcanas que -flon: Soyri é 
Ml0on l*'Avípaima ■ é 'Apirania ' •é' lo» Fijaos; y son to-: 
doside una manera é' de un traje, é tieaen todos 
mearte depelear. Y estos isdi&s, que le. dicen Píjaos*, 
pelean tawblen de noche corr.o <!te día, y diesen á. dar 
e* loschrlstranoroVooche; lo-cnat no hastío ningunos 
indios deestottes provincias/ Adoran lodos fistos indios 
ene! diablo y petante ansí como to veen'tluandü habla 
(•on'éltos.'Tod*; estas provincias ¿la parte de-t: Levanto 
déla síerr» nevada, iqiiestóBobré B¡te¿ son grandefe catoi-l 
tíeros de eah» 1 tamaña; porqWeB la provincia de Ap¡-> 
rama, «n un castigo qúehizo efcapiíaníuan Cabrera; ma-¡ 
taron ciertos indios en un recuentro flpie«ovíeroriíó:aífen-,' 
tü tíu re»U'erea ! (te a|1fdbnde%afria habido el recuentro, 
é ; no indio,' de los amigos tpifiíraia«l capitán Juan Cabré-; 
rá;>tíí>ni(i nu aiede.''leñí);é hiiflo cancela sobre u* indio: 
dé los muertos, é dsólo ; ó córalo- tariíaoNíl.'qnei rebentór 
pofqud dicen' loé que lo vieron que se comió: mas de Ja* 
mít»d. t>e!wifgierav q'de desde la coltfüleVa de tas «ierras; 
é»i Abiv*, aguas vertientes á'bedio -dia, tótfas'las pro» 
viweiaB que hay desde esta 'cordillera' de Abite <ah mbdÍQ> 
oMa^ért'tod&loqHeefláíde^^bieno'b^talas-'pro'Vincias' 
ctó'Qtiítití, son pantos cáribeU cfftnedores'ífe; uárneünH 
rflaná, é:t[anen:grfln(fes guerras unoffeon oíros, y los qm> 
se cativan unos á otros en la guerra, cónien-ae muy 

'«.—Google 



oroelmeafe, y ■riasde Ataívé, aguas vertientes al Nortea 
no o«nitm eanie¡htíiBaotnj: ! ■ r--» n i - : ' r- : : .r-: 1 '/; í : 

. Raiemásjírovinriáatte Opi^i €aram*nta y C&rtamttson t«- ; 
dm dé una lengua y tntÉ'irttrafjc^lác «bgeNfe au&nwMiH 
tas: d&éb hti hitó» á loa ptóa y kta ■hotaiwesr-Bn cordel «» 
laciató y.da«Hí *ol^»do!unl íoi«ure,c«tfi.^t»e qubreoíWI 
vengttetiaté, mame es *w« yenda aagcata, dea paliaoa.y 
de larajo Tara y -media ó dos «ira*. Sus coriiooiHae •«* 
tener naos ídoftw de! palo* pwíjueñí*?, m *iiw adoran'^ 
batían «oa-fil dwtiki, -fin, uqueíla liana úmw üaaa,po>f 
pía del diatito, donde va** kaew líue .aaftfáfóo»; «a-; 
tan indáo* chieos. y gfaadea,. qrte le 'sawifitwk'saeátt- 
dole el «omatmí y-daalo-aA'dj*iMe¡ t^aJo-ea psocaeio» 
hacfeoda sos «•ftytoa^-l j./despities da ;heeno cuartos; t*w 
mantíirimiento» «t/oomo e» Averno*;'*» tienen «achí» 
oMme ai i»*ho pescado, sus armas acwi HMttfafiaa.yi-tiifft- 
d4raa, dardoa* Uwas! e» üefira dejouchat mim» da oroj 
eotiérrascitea iodroaC» el cbra oro qw. puedes ato hay 
plata en «daiiintiaMa, dígo^Sftota Marta, GartajeM y 
Qmtoy.Begofcri^k.;^- V ; i.n'. ■■!■.•■■■ t1- '■ - ns! 

. fia lAs.ptoviBcítódé&fcay-íatatMí y Ghoeo «ámaasBr 
pordf provincias de>tMrt)M¥atiifxiudkn U&nMmlító'aflf f»r> 
toda* las oeató* las Viajtan afinadas «Obíeatto»y grande* 
maderos^ por -cdUm de laVanidsd, suben a eUaa posr tes4i 
orferas, y do noche laaaieati . ftay en eeU.: tierra tigres*; 
da otifo Minía](;dd ! qaa«ldti3 ha |$uaitdeo; esgaata Mioa™ 
sa, pele&a desd» loaltoide lsftícasasy hasta qae t*> ]*#, 
qttfcda¡cQn o^*é,pet0sriittónwi!p(ír«rnta» unos canbalft*»*' 
& masiva de ^a^ltran con. t)Uft9.tiiW9/fleoheicítescoii uoag. 
pastas de palnaaiflfcgia, -, y Ja» flacha» «on á ( inancjií>d0, 
uwJknque^ckiH tos&a ñwd&acá, owau flflrj'tftmb¿eW' 

.(1} D»*«*; ;i ' ■■■"''■'■■;.' ; ' ; "*< i ' : ' : ' f ' í - ,;i ' '''i'" 1 " v 

D¡a¡t.zM 3 yGoogIe 



wn, **e*iToiw)MH*s. +45 

pelean echando agua hirviendo, y después, visto que no 
pueden ma^qoeman Ja fearvacoa coa. todaia ropa que 
en ella tienen y se dan á prisión. Sus mantenimientos es 
maÍB meaedo, mochos puercos y veoadpsy suadfo pes- 
■■oadó, de los aniobos rios que van- al Darían'. ■ ".t . 

E3 río Dama sale ala«»ia*a deBeawa, can siate bocas 
ttay bajías, solo, por un» puede ■flntrapraavÍQspque asía 
fl8gán(íabocadela partede ponieotóL v, i 

Sal* ;á la culata A I« parte; de Levante trwvfÚK elpri- 
MW jantoá Sua ^Sebastian , que sera de diez -vacunes, 
llfimaeft riedeíft-aTa, tres legua* de Srays; «I- segundo se 
llamadeíasCaüoas, doce leguas por Uarra y nueve por 
latnar deiiSuSebeatian; el («roero se llana la Ciénaga 
<lel fteibayve, una legoia mas al. Dañen. .-... 

Mopow deeiubrtó el licenciado Sarita-finiz/ y Jo. po- 
btD, es buena proviBctft rio», agora se ha peitiido coa el 
iwnelw rescate. Llegó Santa Crus hasta Urive, que esde- 
tris de ia&aierrae de Abreva; allí le desbarataron loa .ia- 
dio» y dula vuelta á Cartajen»; envió gente eaí boecadel 
licenciado Vadilto luego con» pobló, que habí* iloaoo 
qws había salido de Cartajeoa, la cual gente pasó por el 
o>eenMeaTaiiKid»Vadítle, J qa8!üKlbloiiia*fBé des poblado, 
pasó porsVupitiea >y Kori y valle de Pablos por Cari, por 
Caeamaalta, y salió atas peovipeiaa de Anoermay.de allí 
utos Gorronee y de aüí A Lile y de aíii a Quilo y. deatfí 
á Xaoja, y de ailí se embarcó eo el mar del $nv. Haiió 
poblado á Lile. Popayao, Pasto, Quito: lageotede Saeta 
Cruz, en allegando á Jtaproyiaeias de Aacerioa, se detu- 
vieron, que la tenia poblada et capítaa Jorja Hobledo. 



J!g![z S : !;) yG00gIe 



41* . iMonuaTos n^om*; 

.:' i>. '■ v.'-.i /■ > -ju: '■ ■ '■: v t c!,:: , .■;;(! t ■ ,; .'■¿■;:!- , ;;:.•;!< a 

■ ;> ■■■■.■> i dUkta*fe-if^4te#itaépCl>.;< : ,■.[.,-! 

Llegamos -aióuerto de^ BayaboQÜav^deítes^MígaiiBOS 
seiscientos fr veíate i hombree ■éttaeieu'tDS é veiaíe .éYtces 
cabdk*;;iijie^ (ajitto;detcBi(l«ía'cad)és í 'de so&aftid&psqtie 
¡Kilom^ío*, s^Ra^q«eteeUb*.un.ohri6Uaiip í^í : wil» 
tierra, que era de lo&:qüe babiaa: ido coii'Péaüloí.ííeJSaPr 
vac¿, fuimos ea bweíodé^que le íeuia.-ub 'ícafciflii^íque 
esíai-iavoebdJiíguasidel ¡puerto; :tofláfirn>6le 3n< eluvio», 
que' ya él 'veoia ,|JWí ríoaotros, coaio-ei-&>clqoe:S«íio que 
¡habíamos desembarcare allí;, dí-xdle .al cbr.i»tw#tt[6i<;q»e> 
r¡a.véQÍndoodeiiQ»flotr08;-estábaíQos, yét-dáxfcl&íqueav.é 
envió nueve indio9:r-«n,a.':Yeaia desnudo como/eJios," coja 
un anco y\ uriáaflotiilasioo la maae, labrado él cuerpo co- 
'moi«dib.'6to^QÍl<)«afaraüa»osfl«5-t<ípw.oo, peoáiFGn.qüe 
et8nindipsqu'eivaii!M i áiesptóHagentóvi'uecoapara'€!lL»(í 
y eJltis^iwiyBroa, [lapa uü raontebilloí- qsestáb&á'&ef&fg; 
:K«gwp«ii los cabaJIóí,"dieron unavlaüzada á aiii'ÍDdkij.y 
amaihobieráu muerto al ehristiaajo, -por quél sabia. 4>oo{> 
¡nuestra .lengua, -queda tenia olvidada;' acordóse; de limante 
á Nuestra Señora, pordbnde!Í!ie.cOnoeído.'serelcbrJ3tiitoo. 
Traxíoiosle con. muoho regocijo á\ douadáiel, gobernador 
estaba. Habia-doceianos que estaba eotre*aqu.eHw. ¿odios 
.y sabia también Ja lengua 1 tieUpe 1 y era tanta laconti- 
nuáciou que tenia hablarla, que estuvo mas de*ua(ro dias 



(l') : Oeteeetok'&*'KvSt»i tomoLXXXI. '•;■.''■ : i ■'".' 

Al -margen d« la:cop¡a, hay la siguiente aójflKi , ,¡ v 

«Simancas, Poir. 5ea¿, Indias, leg. 7, orig. firmada por el que 

parece su autor, Luis Hernández deBiedma Son 6 pliegos útiles 10 

fojas. En la cubierta ya este tit. tRelaeion del sucuo de la jornada 

¿ti cap. Soto, y d* la calidad di la tierrapor dondtanduvo.» 



DptzeDsyGOOgle 



DEL AMHIVO BE INDIAS. 418 

entre nosotros que no sabia juntar , una razón con otra , 
sino que' sablandó uní venablo -español, hablaba otros 
cuatro, ó cinco; en la lengua de los indias, hasta que -se 
vino a reformaren hablar nuestra lengua bien. Tenia tan 
poca noticia 1 de la tierra,. que de veinte leguas de alieno 
sabia ninguna- cosa- ni- -pac vista .ni por oídos; verdad es 
que nos dixo en viéndonos que no había. punta'de oro en . 
la tierra. Partirnos del puerto do Bayahonda, para calarla 
tierra adentro, toda da gente que desembarcó, quitados 
veinte c seis.de aeajiailo y sesenta peones^ que quedaron 
en guarda del puerto' hasta que el gobernador reepóot 
diese ó los enviaseá llamar, íuúnos nuestro camiao en la 
Via del Ponientey tornando delNofueste. Llevábamos no- 
ticia de un cacique, que nos detiian los: indios que tribu- 
taban á aquel todos, é se llamaba Hurriparíuxi; :estsria 
fasta veinte leguas de lia cosía. De aquí fuimos pasando 
algunas ciénagas é rios, otras quince ó veinte leguas de 
allí, á un pueblo 1 que ¡os indios nos lo ImciáQ' muy grandoi 
tanto que nos decían que la gente del, dando gritos, ha- 
cían caer las aves que iban volando; llegamos á este pue- 
blo, que se llamaba' Etocale. Era pueblo pequeño, halla- 
mos alguna comida de mai* é frísoles y perrillos, que no 
fue poco refrigerio para la gente, que iba muerta de haffir 
bre; aquí nos detuvimos siete ú ocho días, en ios. cuales 
se hicieron algunas entradas para tomar indios que nos 
guiasen- á la provincia de Apalaohe, que había muy gran 
noticia en toda la tierra delta; tomáronse tres ó cuatro in* 
dios, que el que más dellos sabia, no sabia dos leguas 
adelante de aquel pueblo. Salimos de aquí caminando 
todavía bacía la Nueva España, iríamos desviados de la 
costa diez o doce leguas, pasamos aljgunos pueblos en 
cinco Ó seis, diasque caminamos, hasta que ¡llega mesa una 



■ 



416 BOCIIMIMTOS ItOÓNTaS 

pobíaaon í»at»ablo que seillamaba Aguacstebue*. Fallá- 
bamos toctos '. loa indios airado^ brides por tos npontes; 
aquí paramos otros seis ó siete días para buscar algunos 
indios que nos guiasen; yendo á buscar aguóos indios, 
se tomaron diez ó doce mujeres, en que «osdecian que la 
ana era bija del Caeique, por lo cual vino el Cacique á 
. nosotros de paz, 'y dijo que nos daría lenguas y gatas para 
adetant© y nunca no» la* dio; hobímoele de llevar á él coa 
nosotros; é yendo caminaijdo, A cabo de seis ó stete días 
que caminábamos, salieron obra^ de trescien tose cincuen- 
ta indios á Bosetros, con arces y flechas, á propósito de 
quitamos el Cacique -que llevábamos; matantes alguno» 
¿ellos yprendíinM todos los damas; entre ellos habja al- 
gunos indios qufe : tettiannoticia.de to( demás adentro, é di- 
sórdnnoB allí muy grawcte» mentiras. Pasamos otro río 
qúettaba en ana pcoftinciaquosoflaiiíaba Veachife, yha- 
liamos algunos pueblos de la otra baada todos alzados 
aunque n© dejábamos de biliar en 1 ellos lo que había- 
mos menaster que e*a algún* cotnida. Partimos de aquí 
para otro pueblo qóeseltema Aguile, qoeste confina con 
aquella provincia de Apelaeheque devide un rio la una 
provincia de la otra; en este rio herimos uní puente de 
muchos pinos alado» unos coa otros, y posamos con hartó 
peligro, porque de la otra parte había indios que nos de- 
fendían el paso. Como loe indios no» vieron pasados el 
rio, friéronse á un pueblo mas cerca uodo-ahí, que se llama 
Iv-itachuco, y aguardaron allí hasta que nosotrÁs-Hogamos 
avista del pweblo, y en viéndonos asomar, pudieron- fue- 
go al pueblo todo yhityeron. En eEla provincia de Apalache 
hay muchos pueblos yes tierra de- harta comida, Mamita 
á toda esta otra tierra, que. anduvimos, la provincia de 
Yustaga. Fuimos á otro pueblo que se llama loiahico y 

„ s ,,„„Googk< 



.' nu ARCHIVO DI IBWAI. ,417 

aquí -.pos pareció- que era t^ipo da. sai^r-dq ■ los <jíío 
■quedaban en el puerto y que ellos supiesen de nosotros, 
porquo pensábamos, ¡meternos la tierra adentro tanto, que 
no pudiésemos, roas- tenor ime va. duNos. habíamos andado 
ya ciento y diez leguas dendo donde los dexamos hasta 
¡aHU : .y el Goberuadpr. los envió á. llamar, que se viniesen 
donde nosotros estábamos,- ,- 

,-' Aquí fuimos.á buscar la rajar,, que estaña nueve leguas 
deste pueblo, y bailamos á la orilla della dondcPánfrlode 
Narvaez hizo las harpas i porque hallamos el ¡asien lo de la 
fragua é muchos huesos de Jos caballos,, é : |os indios nos 
dixeroa por la lengua. pomo aftí habían hecho los otros 
christianos aquellas barcas; allí hizo Juan de Añasco cier- 
tas señales ea unas árboles qup estaban ala .orilla deja 
mar, porque le, mandó el Gobernador que fuese él á Ha-* 
mar la gente que había quedado en el puerto, y que los ' 
inviase por tierra por donde nosotros habíamos venido y 
qué! se viniese por, la > mar en dos bergantines y un batel 
que allí estaba, y- que los trajese á aquella provincia de 
.Apalache,- y entre tanto nosotros nos quedamos aguar- 
dando allí. Juan de Añasco iovió la gente por tierra y él 
se vino por la mar como el Gobernador. ¡le mandó; donde 
.pasó harto trabajo y peligro, porquél qo halló aquella cos- 
ta» donde lp;que había visto por tierra antes que allí fuese 
por lámar, no hallaba memoria dellos, porque eran on- 
cQues(I) baxos, que oon la creciente de la mar tenían 
aguay.Qon larüenguante quedaban enseco. Nosotros, he- 
oímos una piragua, que cada día salía dos leguas á la mar 
a ver si venían los bergantines, para mostralles á donde 
habían de parar; plugo á Dios que vinieron á ellos por la 



(1) A.cmo ancones. [Nota i* Mvñot.) 
Tomo III. 



i 3y Google 



418 BÓCOKMTOS wfiDlTSS ■ 

triar, y la otra gente por- tierra . Venidos loa bergdhtiue*, 
elCótertiSaVteg; másdó qué fiieáenlá vía del nmé¡ á ter 
si podían 'haUar'algün puerto que&irvicsfe cérea de allí, 
para Saber la costa, sí Fállate algo la íferr*bderitr&. ¡Fué eri 
los bergantines, Fradóisro MaldbriaoV, bb%«báll6ri»tfe9fr- 
lamaníi; aridavo costeando Tá costa : y «miando todas las 
caletas y ancones y ríos que vido, ■bastáqüéllégó'é ufa rí», 
que halló buena entriftlaj erigí é tñieü püe&o y un ptfebíode 
indios á ía costa de la mar, que viniércrt : algml03 á rescatar 
con él; y ionio uno de aquellos indios- : é Vínose para don 
de oosotros^estébamos. Tardó en esta- jornada dos meses, 
que ya a todos se nos hacían mili éffiós por 'detenernos 
allí tanto, Ségün teníamos la noticia 4e 1o de la tierra aden- 
tro. Venido fitaldotíado, él Gobernador le d^ocotoo rios- 
' otros nos fljaaioa ¡tío busca de aqaelía tierra qué 'aquel in- 
dio nos decía qüéstaba en otra toar, qíiél ¡se Viniese jarifa 
la Isla de Cuba en áqueílos bergantines-, donde estaba 
Doña Isabel de Betbadfllá, ! la mujer del Gobernador, é 
que si déü'tteo de seis toeSea rio supiese de nosotros, que 
■viriiese ená^uéltos bergantines^ que 'costéase la costa 
hasta el río del Espíritu Santo, porqWe afllí 1 hablamos ¡de 
tornar acudir; y los -bérgarftraes se fuer dn á Cüfba, y üos- 
Otrós tomamos ntíestro caniitío, la vuelta del Norte, para 
irá 'ver loque Ids indios nos decían. Garateamos cinco 
días por despoblado, llegamos áuri rio grande üariy cor- 
riente, nó pbdimósífaCer puenté'pdr'lo recio que corría, 
nocimos una piragua en que pasamos; de la otra banda 
ñafiamos «aa provincia que se ttama AcapacRiqui.-bien 
abundante de comida de la que losindíos Comia'n;'vhrios 
algunos pueblos tfella, y otros no pudimos ver por ser tier- 
ra de muy grandes ciénagas. Aquí tallamos diferencia en 
las casas de los indios, que las hallamoscomo cuevas de- 

D¡o¡t.iM 3y GoogIe 



DEL ARCHIVO D9ITOIAS. 410 

bajo de tierra, y fasta aquí eran cubiertas de palmas y de 
pajas. Pasamos adelante, topamos otros dos rios, que ho* 
bimos de hacer puentes ea ellos , de píaos atados , como 
solíamos taacejias; llegamos á otea provincia, que se llama 
Otoa, fallamos un pudbío, razonable, mayor que fasta allí 
le habíamos fallado. De allí fuimos á otros pueblos de otra 
provincia, que estaría dos días de allí, donde tomamos al- 
guna gente que estaba descuidada, que no habian sabido 
de nosotros; acordaron de venir á servirnos de paz, por- 
que tes volviésemos la gente que les habíamos tomado; el 
Gobernador se la volvió, que no le quitaron sino fueron 1 
anas guias lenguas para adelante; tardamos en pasar (¡$ 
ta provincia , que se llama de Chisi , cinco ó seis días, 
donde fuimos bien servidos de los indios, de la pobreza 
que tenían. De aquí' pasamos otros tres dias sin poblazon, 
fasta otra provincia que sollama Altapalia, aquí fallamos 
un rio, que no corría al Sur como los otros que habíamos 
pasado, que ¡ba corriendo la vuelta de Leste, á la mardon- 
de vino el licenciado Lucas de Aillou; por donde dimos 
mucho mas crédito á lo quel indio nos decia, y creímos 
ser verdad todas las mentiras que nos había dicho. Esta 
provincia era bien poblada de indios, y todos nos vol- 
vían á servir: preguntándoles el Gobernador por aquella 
provincia que nosotros íbamos en demanda della, que 
se decia Cofitachyque, decíannos que no era posible 
poder ir allá, ni habia camino por dónde, ni qué comer 
en el camino, y que todos moriríamos de hambre. Pa- 
samos adelante á otros caciques que se llamaban Ocute 
y Cofaquí, y estos nos dieron de las comidas que tenían, 
y nos dijeron que si nosotros queríamos ir á facer guerra 
á la señora de Cofitachique, que ellos nos darían todo lo 
que nosotros quisiésemos para el camino, porque nos 

DptzeDsyGOOgle 



420 DOCUMENTOS INÉDITOS 

hacían saber que do había camino por donde ir, por- 
que ellos do se trataban, por la guerra que tenían, sino era 
coando algunas veces se venían hacer guerra los unosá 
los otros, y questo era por partes escondidas y ocultas 
por donde no fuesen sentidos, y q*B tardaban en el ca- 
mino veinte días ó veinte ó dos, y no comían sino yer- 
bas y algún maiz tostado que llevaban. Vista nuestra de- 
terminación,' diéronnos ochocientos indios que nos llevasen 
nuestras cargas de comidas y ropas, y otros indios que 
nos guiasen, los cuales tomaron el camino derecho á Les- 
fg y ansí fueron caminando tres días. Y el indio que nos 
llevaba engañados decíanos que en tres días dos pondría 
él allá. En cabo de los tres días, que ya comenzábamos á 
ver la mentira del indio, no por eso dexó el Gobernador 
de seguir el camino que llevaba comenzado, y manduque 
todos guardasen la comida que pudiesen, porque sospe- 
chó lo que después sucedió, de vernos en harto trabajo 
y necesidad. Caminamos por este despoblado trece dias, 
y al cabo dellos llegamos á unas cabanas; los indios ya 
babian desatinado, que do sabían por donde ir ni camino 
que darnos; el Gobernador salió á buscado, y volvióse de- 
sesperado de podello hallar, é hizo que la gente se vol- 
viese obra de media legua de allí, á un rio grande, y allí 
comenzó á dar raciones de unos puercos que llevábamos 
con nosotros, á libra de puerco á cada chrístiano, y co- 
lmárnoslo cocido en agua sin sal ni otra cosa. Y dende 
aquí invió el Gobernador á buscar camino por dos partes: 
uno invió el rio arriba, la vuelta del Norte y Nordeste, y 
otro invió el rio abajo, la vuelta del Sur é Sueste; é dio- 
Íes término á cada uno de diez dias, para que fuesen é vi- 
niesen á ver si bailaban algún camino ó rastro de ver 
pueblo. El que fué la vuelta del Sur y Sueste, vino dende 



DBL ARCHIVO HUNDÍAS. 491 

á cuatro días con nueva que había topado un poblezuelo 
pequeño coa alguna comida; y trajo tres ó cuatro indios 
del, los cuales hablaron con aquel indio que nos llevaba 
engañados y entendiéronse la lengua; no fue poco para 
nosotros, por la gran necesidad de lenguas que hay en la 
tierra, y tornónos á certificarlas mentiras que nos habia 
dicho, y nosotros lo creímos por velle hablar la lengua 
con aquellos indios. Partimos luego con toda la gente 
para ir á aquel poblezuelo, á esperar allí los que habían 
ido por otras partes á buscar camino, y estuvimos aquí 
cuatro ó cinco días, fasta que se recojió toda la gente; fa- 
llamos obra de cincuenta fanegas de maíz é alguna harina 
de maíz tostada; hallamos muchos morales cargados de 
moras y algunas otras frutillas. Partimos de aquí para el 
pueblo de Gofitachique, que estaba dos jornadas deste pe- 
queño, estaba á la ribera de un rio, que creemos que se- 
ria el rio de Sania Elena, donde estuvo el licenciado Ai-' 
llon. Llegados á este rio, la Señora del pueblo nos invió 
una sobrina suya, é la traían nnos indios en unas andas 
con mucha autoridad; é inviónbs á decir que holgaba que 
hubiésemos llegado á su tierna y que nos daría de lo que" 
ella pudiese é. tuviese, é invió una sarta de perlas de cinco' 
ó seis hilos al Gobernador, diónos canoas en que pasase»: 
mos aqaet rio y partió con nosotros la mitad del pueblo; ; 
estuvo tres ó cuatro días con nosotros, y luego se alzó y 
se fué al monte. El Gobernador la hizo buscar, y como ■ 
no se pudo hallar, abrió una mezquita que allí estaba, don- 
de estaban enterrados los principales de aquella tierra, y 
sacamos de allí cantidad de perlas, que serían basta seis 
arrobas y media ó siete dellas, aunque no eran buenas.. \ 
que estaban dañadas por estar debajo de la tierra y me- 
tidas entre el saia de ios indios. Aquí hallamos enterrar 

D¡o¡t.iM 3y Google 



UZ DOCUMENTOS INIDITOS 

das dos hachas de cortar teña, de las de Castilla; -y un ro- 
sario de cuestas de azebache y á algunas margaritas de las 
que llevan de acá para rescatar coa los indios, quatodo. 
esto creímos que lo habían habido de rescate, dalos que 
fueron con el licenciado Ailkin. Coi) la noticia que tuvi- 
mos de los indios, estaría de allí la mar hasta treinta le- 
guas, supimos que. la gente que fué con Aillon so entró. 
casi nada la tierra adentro, sino siempre estuvieron ala 
Queta de la mar, fasta que adoleció ó murió Aillon. Y des- 
pués la gente se mataban unos ó otron, cada una sobre 
querer mandar, y otros muchos de hambre; de manera 
que nos dixo uno, que se había hallado allí, que de seis- 
cientos hombres, que Aillon había metido en aquella tier- 
ra, no habían escapado mas de cincuenta é siete, y esto, 
fue mucha causa dello, perdérseles una nao grande que 
traían cargada de bastimentos. Nosotros estaríamos en este, 
pueblo desta señora diez u once días, é luego nos convi- 
no salir de allí en busca de tierra donde hobiese comida, 
qué aquí no la había sino muy tasada para lo que habían 
de comer loa indios, y nosotros, con lo» caballos y la gen- 
te: que. iba, .despachárnoslo muy presto.. foroamoaó vol- 
ver Ja vuelta del Norte, y caminamos ocho días por tierra 
pobre y mísera de comida, fasta que llegatafcs á una tior- 
r» que llaman de Xuaia, y aquí hallamos poca pobJazoa, 
per ser la tierra áspera, todavía basamos algunas casas 
de indios. Entre estas sierrae hatlarao» el nacimiento del 
riograade, por donde nosotros saliólos, ¿creemos ser río 
del Espirito Santo; pasamos adelante á un pueblo que se 
llama GaateBíi, deade nos dieron cantidad de pesros y al- 
gún n*aje, que tenían poco. De aquí fuimo* caminando 
cuatro di», y llegamos ó un pueblo, que se llama Chíha, 
que es muy abundoso de comida; está metido eu una ¡al* 

. ' »..»,CoogIe 



tiente, ^ dbel Espíritu Sfttüo, .qup desd^l «apiroiento 1», 
tace, i»ay graadfjs. Ép esja, Broyii^iacomejB<vnes á ta- 
llar top. pueblos porcadoa, y aquí' sacan Ifts,indios ínaclmj 
caa^d de nceite de nueces; cletuvíp}ouQs aqtw veíate,y 

%?s óy^mte y «ÍGtedia3,Bor dar algún refrigerio ó los ea-, 
h»Hos, que los tr waifif# mpy fcMgadoa del pqoo comer y 
mufit^ trajiajo- P^ritttiyas de aqpí, la ribera del rio ea la, 
mano, Hegamo^ á ot,ra provincia que se Hanoa-Costehe, 
queestáíilca poeblosanaí meaoio en iatasídsi.rJí). De; aquí: 
¿j,imoRi,líi.pi'ovin£ia de^pija, ques uaa. de Jas mejores 
t^rasq4je ; Mipaaw§-ei)|aFlorid.a,sali(hi09;^l J Cac¡que(tel1 : a. 
á-r-pgMlir^ $n. !H«S W&afc *m WWy «W ■ftwtaé j mjieliagwiT. 
te» PWHoe-¿¡en$ flíüpfeos 'pjiebjoa.wbjelfíft. Qtw4*ap<H\ 
la mañana pe huyó toda la geote de, los indios,; lomamos, 
al Cacjqae» porque jiqs'd,¡flfl& iqdÍD*garaq?tp bqs Jíeyaseiij 
las cargan d,etúyonpe algunos días fasta que nqs Jos d,ió;, 
fallamos en esta proyocia, ciruela^ como Jas,, de acá de. 
ííasljlla,.^ mucpa cantidad de parriza;, donde harria muy, 
buegas .uvas. Partinípp. de aquj la vuelta dej liaste y Su- 
duesle, y fuimoa poj paelplqs deete. Caique ciafío ó- seis 
djasi, fasta que IJegam©^^©^ pijpvioeja .qpa,;se Ilam*. 
Italjsh fal¡ppao,s akarfaja gente,, fuifluos ábpscalla, vinie- 

i'on:algunos ifldiqs á esotros» con qyien;el Gobernador 
invip aflamar : el fiaeique, ^¡apá, nosotros, y tr#)nqs de 
pras^tg ^eftBteésfHs, ó ¡vebtfe^ siete raugeres y cuero» 
d^yepadosy lo qpeellQS, (enian. Be aquí, partimos la 
vuelta dpi Bar, allegándonos. Muta la ( ; costa de la ííuey* 
Espafia, : jr pasamos afgano? puebtoft basta q#e llegamos.' 
á.oka prp-vipcja, qjie.ftííJ(aiiiahaT;is|alHíia, da que era ca- 
cique un indio tan,gfia.qd¿i íjufc alparecer de lodos, ffift 
gi^j^ej^esperonps d^pax «&au puebWhedmosle; mucha.* 
fiesta cuando llegamos, é jugamos cañase corrimos ^mucjro 



42* T>OCC«ltMTC>t liJÍDITO* ' 

con los caballos, aun qüéV mostraba parecérsele poicó de 
todo esto; después pedírnosle qué nos diese fodio* para 1 
Nevar : las bargas 1 , °y respondía quéVnó' acostumbrará e 
séVviHí naídie, qtfeárites lodos le serViaúé él. El Gober- 
nador mandó que hb"kj' dejasen ir é su casa, sino i qQéíó' 
detuviesen allfj de manera qué! sirjft.ió qué estaba deteni- 
do entre nosotros-, por doódé comidió (1) la rmndad'qae' 
deápúea nos hitot y' por qiie dito q J óé allí no pódia dairV 
ntis ninguna cosa, ' que fuésemos & otro pueblo suyo, qna 
m deeiaMavilá; qae allí nos daría lo que le pedíamos, ca- 
minamos para alia, llegffmos á un río canda!, íquecreemo» 
qties el rio que va 1 fl salir & Ia+iahíá : d*Chuse. Aquí tuvi- 
inos BaeVa : como hablan llegado las barcas de Narvaei" 
con necesidad dé ágiiá, ! y que 1 Sé quetttS'aqúí entre estos- 
indios uncbristiano, que sé llamaba O: Teodoro, y üh negro 
ctm él; mostráronnos unpnñál qétéí chrísíiáno trSia; Es- 
tnVimOs aquí, háéléñdo' balsas-para pasar esle rió dos 
días, én los cuales los indios nos' mataron un 1 étiristiano' 
que era de la guarda del Gobernador; de enojado, trató 
mal ál Cacique é díxole qnte le había dé quemar,! sino le 
daba lóriítdios qué ■habían' trraerto él christiano; dixo 
que énáquel pueblo suyo de ; MaVilá nos los daría. 
Érít an indio esté Cacique; qué traía otros muchos iridios 
qae^Ie servían^ y andaba siempre con mr móscádor, qne 
traía era', indio detrás del, 'beéhó de' pininas, «fny grande,; 
para qftítár que no le diese ; éí sol.' Llegamos á (VÍavila uti 
día á las nueve dó'la 'mañana, que tira un pueblo peque- 
ño y cercado, ínuy fcterte; estaba asentado en tin llano; ! 
había algunas casos dé indios; por defuera dé la .cerca, 
fSttamos que ellos habían derribado á los iridios todo por 
*él siiefcvpor tener' mas desembarazado*! campo; salie- 
'''■{]) ! 'Así por',' cmtiiá: ' ■" ' ■ HA -'- -■■'■ !il ■- > ■ ■ 

HBitzeDDyGOOgle 



ítXL ARCHIVO 1)1 IMDl*t . f&Í 

nú alguRós-pt*encipaleñ"a nosotros 'eiívíénd*>0O3,-é digéN- 
Tótité álGoberoador.'potíaleníftía.'qtíe si quería pasfir alli 
él aquel llanO'ó si- JtfueritfétfCr^i- defctrb del pueblo, que 
á lá-tardé nos darían loílbüioá" páf*lB« Caigas. AfGober- 

na^iór le pareció que era'-toejér entrarse 'en él pueblo coa 
ellos, y rnan¡¡foq»e' todoi^rtóS ■¿afcráaeíttot^allá, éasi Ib he? 
chiiós. Entrados ttoaMiWdéafrdVabdaftdo coa toe indio* 
parlando, como que los teníamos de paz, porque no pare-» 
cían sino 1 trescientos ó cual recién tos por frltí , y estaban bien 
cinco triiH i&dn>9 : ett' el pueblo escondidos en (as casas, que 
no ios veíamos ni pareeian^tos íbiííos, -coraoque ilbe hacia» 
fiesta , ísomeBóttro» á háfier stis bailes y areitos, Imisa por 
desitmdar , para que bailasen deiaaie de nosotros, quince 
á veinte mageres. Desque 1 yahebieron bailado 1 an rato, 
levantóse el Cacique y* entróse en una de aquellas casas, 
e! Gobernador le «a vtó '& i llamar qué sáltese fuera, y él 
dixo que «o ; quería; enfró^á sacallo -eleapitamie la guar- 
da del Gobeínador, y vio tanta gaftte dentro y taa a pun- 
todegnerrá, qtíe hbbo por bieitdeStjsalir ydexallo, y diko 
al ! Gober «aílc* que aq tte! la¿ casas esta han üenas de indio», 1 
todos coaaroos y flechas;' da arte de *ácer.aíguua l)eilaf 
quería. El'Gobernador llamó á otro; ¡ridio^que pasaba por 
aHí» tampoco qtiiadvemr, oo caballero qoe se halló allí, á 
par del, traille del braio para- traclloy díóle iMiiiron qne* 
se le sqhó, erH'OQcea'puso-niano; ó la espada é éi'6\&- una 
cuchillada, que le 1 cortó un frrazo;" en 'hlríeiwlq este judio-. 
comenzaron todos ¿tiramos flechas, unos pOT< *í«: dentro- 
délas cás'as,>por rnuonas seteras- que terii*W hechas, y* 
otros poffüera, yppmb riosoWosestóbaínoB'ta« desaper- 
cibidos por pensar qué loe' teníamos 'de'.paty' con ttfuchd 
daño que recibimos-, no» f lie- foraado salís hoyendo de 
pueblo»; y quedóse dentro 1 todo lo'que los-iqdios nos traía» 



3y Google 



en cargas, wrtio te liaUatt (tescs-Kndfi »Uí- Cps»io» in*, 
dios .uob viefen.fíitem^íprr^wío ilaftywitw-. flBS tww.^f 
pu^l©, y copíjentHB & HHW-suft «potaro*,? («yantar. 

banderas con osiy «rada alarida jt ktomilWNWtoltQ-. 
petacas élios, ©nefando de^íwaaa do Ja- ^vca todo lo 
qtjtí traiftoios cominos to:tfiEitap.J2íí..9u (fodtw. fíoeotros, 
a»*) «orno saltflí^dolpwe&Jp^eablkíé&fPOS ep swa6tr*»r 
caballos yc^rcaDQQS el pu«it>lo. todo,. porgúela i.aífów Ro 
» nt>e .aaliese» p«- alguna paríftiy asoídfl el fiQ^rnador 

C^^qOB-*pQé»»Q$865eoW-ÚÍWbepM»íW-i»WtF03, lft*q»ft 

oastií«B.srin^^o»^biWiM,-yQwpm^^M«w<>?eA^iiA^ 
tus» cftMfcillE» yijiéaeffli» á QOfflbatirBOf, w&ro j^rte* el 

puftWd, y que «I fKW&t» quaentíBio p^s^ fu^igo^la* 
caawt, .perqué. de. deatra no, dqk fciaea&B »*8 dséio, y, 
diéaftiQQslos tab«llc^á:OAros«olidiaílos qno no «tabíflíV"; 
t&ados,. para qm si algiMw»: tiftliOfr Mlitittft dskpwíMp, 
pitra ihairm, qw.JtojaJ«»»w3Pt fi¡»»^^ 
tr^dej pseblo. y p«9iiaQ»fMígo,dondQSíiqHeíttaw>ii<?aft- 
tidad deindioa, y fle-que»* toito aunlito *ioentf08 IJevá- 
bwaoa, qtaa 5i^«aa<»wq4ie<tó; .peieíaawRaqfteltdiahísfí», 
que faGnoetne, siaiflB? se nosTiiMÜese ningún indio, íino 
que pelearos como brav;» leoiwai; maUt»©8Íoe*adost,innoa 
non el ftujgov otrps-fioil' las ^spadüe, oitm- cosía?; lanías, 
de ilqaqiíQ saltan fuera; ya oarca de webe quedaban sólo 
txes indias, y tbewbaa aqnoitas veinte nwgerea que lia* 
biati fií'aidopara bñílap y pt»iaeliaaíffllflote dj8sí; la»m*i- 
genes $F**aban las manoe, haciendo jete señe* &ta» cbvis- 
%oo&í}ud lABiEoinaaen, ftegalwaJ^fomtfwios.^totnWlas, 
y ellas dejábanse, y lo* titee -indios que ívooiaa detrás, 
dííllaa floefcalíaará loa-ohristiapo». Mtrtawos lqs ; dos de loe 
indios, y ma actaqiri qiíBdó.ipc^aose nos rendir» «ubió- 
sa.á an árbol ;qt¡e «fflta^aea to,Bwnn& -cerca, >y qnitó i» 

„ m GoogIe 



ml abgiivo i» mnut . «3 

aoerda áelarco y atoselíÉ>aL pea«uee»j y á «nwnama del 
árbol ahorcóse. Matáronnos este di» los indios mas dé. 
veinte hombre», y escapamos heridos ducjéntos ó ciw- 
ouenla, que teníamos setecientos é sesenta flechases; cu- 
rémoaos aquella, noche con el noto, .de los raesmos íhíHcsi 
muertas, que no eos k*im< quedado oüa medicina, que 
fexk se oes había quemado aqiiBl dia. Eaürrinio* nos aquL 
enrancio veinte ,é siete, ó veinte y ocho dias, pingó á- JÜomI 
qoe todos ssBtraos; las mugeres tomamos, y se ropartie-». 
son por tos mas heridos, para qoe los sirviesen.. Tovimo»: 
por notieia de ióe indios que estaríamos déla .mar fasta 
cuarenta legua3, qraisieran tauchoa que! Gobernador llega- 
ra ¡i Ja mar, porque nos daban nuera de los bergantines; 
y til no so atrevió» que era ya mediado el raes de Noviem- 
bre y hacia grandes frtos, y le convenía ir á linscar íierra 
donde fallase mantenimientos para poder invernar, qoe 
en esta no los había,, queen tierra de poca comida. Tor- 
namos á volverla vuelta del Norte, y cainioainos diez ó. 
doee jornadas, con muy grao, trabajo de fri» y de aguas;, 
que pasábamos á pié, fasta qoe llegamos á una. provincia; 
gruesa y de mucha comida, donde pudimos parar míen- 
tras'pasaba la furia del iavieriw, porque aüáotttn mas. 
marea que do en Castilla. Llegados é esta provincia de 
Chacana, saliéronnos los indios, de guerra á defender uá 
paso de.ua rio- qne habümosds pasar, y detuviéronnos 
allí tres dias; sí cabo pasamos por una piragua que h'eci-. 
naos, «los indios huyéronse at monte todos. Dende á sie- 
te, ó ocho dias, vinieron mensajeros .del Cacique al Gober- 
nador, diciendo que querían venir á serrónos él y toda 
au gente; el Gobernador lo recibió bloo y te iovió a. de- 
cir que viniese en todo caso, y queieadaria muchas coV 
sos de lasque trata. El Cacique vino y traja hartos isdiosi 



,, Google 



438 DOCtlHEKTOS ISÍ1IT0» 

con él; traíante puesta encima de los hombros; trujónos 
algunos perrillos y cueros de venados. Quedóse con nos- 
otros el Cacique y los otros indios volviéronse á ir; iban 
y venias cada día indios, y traiao ranchos conejos y de lo 
que podían haber en la tierra, y también de noche se to- 
maron algunos indios, y contítule de estar de paz, venían' 
é ver de ta manera que durmíamos y como nos guardá- 
bamos. Nosotros, quitados de ta bellaquería que ellos te- 
man pensada, diiimos al Cacique que nos queríamos par- 
tir otro dispara ir nuestro camino, y él se fué, y aquella 
noche vino sobre nosotros, y como ya ellos tenían noti- 
cia .donde nosotros teníamos puestas nuestras centinelas, 
entraron sin qué los sintiesen, dos a dos y cuatro á cua- 
tro, mas de trescientos indios en- el pueblo, con unas ollí- 
llaa en que traían metido el fuego, por no ser sentidos ni 
vistos. Al. tiempo que los otros indios se veoian allegan- 
do,' que las centinelas sintieron tropel de gente, que toca- 
ron arma, ya estotros tenían á una puesto fuego en el 
pueblo. Hiciértmoas moy gran daío y :nos mataron esta 
nóehe cincuenta é siete caballos y mas de trescientos 
puercos y troca ó catorce hombres; y fué misterio gran- 
de de :D¿osj que sin resietilíos' nosotros n¡ hacer cosa, por 
qué,; los indios Volvieran á huir y nos dejaron, que si nos. 
siguieran, no escapaba hombro de todos nosotros. Aínda-' 
mosnos luego de alK á una cabana, que estaría obra de 
una legua; de.atlí supimos que los indios tenían acorda- 
do de volreii aquélla noche sobre nosotros, sino que plu- 
go á Dios que llovía dn poco, que por el agua (o dexaron , 
Estábamos lan. mal apercibidos, que aunque nos habían 
quedado algunos caballos, no nos había quedado silla, ni 
lanía, ni rodela, que todo se había quemado: aquí nos di- 
mos priesa á : hacer rodelas y tanzas y altas, como pudi- 

„ m Googk 



9BL AK«VO lie INDIA*. 439 

moa y supimos. Dende en cinco días, tornaron á volver 
sobre nosotros loa indios, hechos sos escuadrones con 
mucho concierto: vinieron á dar por tres partes, como 
estábamos ya mas sobre aviso, sentírnoslos y salimos á 
ellos, y desbaratárnoslos y Decírnosles algún daño, con que 
pingo á Dios que no tomaron mas. Estaríamos aquí dos 
■meses, haciendo lo que habíamos menester de sillas y 
lanías y rodelas, y luego nos partimos, la vía del Norueste, 
para otra provincia qnese llama Alibanio. Aquí nos acon- 
teció lo que dicen que nunca ha acontecido en Indias, 
que fue que en el medio del camino por donde habíamos 
de pasar, sin tener allí comida que defender ni mugeres 
que. guardar, sino solamente por se probar con nosotros, 
hicieron una albarrada en el medio del camino, muy fuer- 
te, de palos, y metiéronse allí obra de trescieotes indios, 
con determinación de morir antes qne la desmamparasen. 
Como nos vieron asomar, salían de la albarrada algunos 
indios á flecharnos y amenazarnos qne no había de que- 
dar hombre vivo; desque nosotros vimos aqueliaalbarra- 
da de nuevo y con gente que la defendía, creímos alguna co- 
mida tenían allí ó algo que guardaban, de la que nosotros 
teníamos mucha necesidad, porque esperábamos pasar un 
despoblado de doce días, que en todo él habia ninguna 
cosa que comer, sino lo que allí habíamos de llevar. 
Apeámonos, obra de cuarenta hombres, é pusíroonos en 
dos partes, para que al tocar de una trompeta hobíésemos 
todos á una entrar en la albarrada: hecímolo ansí y entra- 
mos, 'aunque recibimos. algún daño, que dos mataron sie- 
te ú ocho hombres y nos hirieron veinte é cinco é veinte 
éseis; tomamos algunos indios y otros matamos y supimos 
dellos que aquello habian fecho á efecto de probarse con 
. nosotros y no otra cosa. Buscamos por allí comida, aun- 



isyGoogle 



VSO BOGGlttKTOS lüfctlTQB 

que COR dificultad, para entrar en nuestro despoblado; ca- 
minamos por él doce dias con tarto trabajo, por amor de 
los heridos y enfermos que llevábamos. Llegamos un. dia 
á m&ákr día ; á un pueblo, que se Dama Quitquie, tan de 
sobresalto, que ningtroa noticia tenían (fe nosotros; losio* 
dios eran í*íb á hacer sus labores á sus maizales; toma- 
mos mas de íresclefltas mugeres que estaban en el pue*- 
■bfo, y esa miseria que tenían en sus casas de cueros y 
mantas; aqai hallamos las primeras nueces chiquitas de 
la tierra, que son macho mejores que ao las de aoá de 
Espíala. Estaba este pueblo cerca del rio del Espirita 
Santo; decíannos que tributaban, este y otros pueblos 
que por allí había, aun señor de Pacana, que era nombra- 
tío en toda la tierra. Cgído supieron que les habíamos to- 
mado aquellas rongeres, vinieron do pazá nosotros y pi- 
dieron al Gobernador qué se las diese; el Gobernador se 
las diÓ y les pidió que nosdíesen algunas canoas para pa- 
sar aquel rio-grande, y ellos dijeron que nos las darían, 
mas minea lo hicieron; antéese juntaron para darnos guer- 
ra , é vinieran á Vista del pueblo donde nosotros estába- 
mos, y al caponó osaron acometernos y tornáronse á vol- 
ver; nosotros dejamos aquel pueblo y nos fuimos aposen- 
tar á la ribera del rio, para dar orden como te habíamos 
de pasar. Vimos que estaba -de la otra parte mucha canti- 
dad de gente para defendernos el paso y tenían mucha, 
canoas: acordamos de hacer cuatro piraguas grandes, que 
cada una dtellas pudiese llevar sesenta ó setenta hombres 
y cinco ó seis caballos. Détuvímonos en hacer estas pira- 
guas veinte é s!ete ó veinte y echo dias ; en este tiempo 
los indios cada día ahora de lastres, después de medio dia, 
se metían en ducíeotas é cincuenta canoas que allí tenían, 
muy grandes é muy empavesadas, y llegaban hasta cerca 

-.Google 



DEL AiicBtVo DB lrtftlAS. 131 

de esta otra orilla, donde nosotros estábamos, coa muy 
grande alarido, echábannos tíwfas laSÉtechas que podían, y 
Volvíanse de la otra banda; deque Tiewn que ye tenía- 
mos nuestras bitroas ó panto para- pasar, huyeron todos 
y dejáronnos elpason^mbarkzado; pasamoscon mucho 
Concierto el rio, que tenía casi una íeguade anefeo-y dien 
y Nueve ó veinte b raras áe fondo, fie- la otra banda ha-* 
llamos algunos pueblos buenos; subimos el rio arriba, 
porque pera ir á : aquella, provincia dePaeaha babfamoa 
de tornar á subir. Antes que- llegásemos á ella, llegamos 
á otra provincia de otro señor con quien tenia mucM 
guerra, que se tlaíbáfia Ieasqui. Saliónos este Cacique, de 
paz, diciéndortos que hacia mucho tiempo que tenia no- 
ticia de nosotros, ó que sabia qtte éramos hombres d¿i 
cielo y que no nos podían hacer mal sus flechas, é por 
eso do querían guerra atagtrna con nosotros, ano servir- 
nos. El Gobernador los recibió muy bien, y no quiso que 
entrase riinguna gente én su pueblo, porque no le hicie- 
sen daño, é' aposentémonos á Vista del pueblo del Caci- 
que, en nn llano,' estuvimos dos dias. Este día que lle- 
gamos, el Cacique pidió al Gobernador diciendo^, que sa- 
bia que era hombre del cielo, é pues se había de ir ade- 
lante, que le dexase una señal á quien él pudiese pedir 
ayuda para sus guerra», y á quien su gentepudiese pedir 
aguapara sus sembrados, que tenían macha necesidad 
della, que se murían sus hijos de hambre. El Gobernador 
mandó que hiciesen una cruz de dos pinos, muy alta, y le 
dijo que otro día volviese, que él le daría la señal del cieío 
que le pedia, y que creyese que ninguna cosa le faltaría, sí 
tenia en ella esperanza verdadera. Otro día volvida nos- 
otros el Cacique, diciendo muchas cosas porque tanto nos 
tardábamos en dalle la señal que 'nos había pedido, pues 

D¡o¡t.iM 3y Google 



43$ DQetWKKTOfi ÍBÉDITOI . ■ 

tanta voluntad tetiia -de -servirnos é^gsjrnos; ó hizo allí 
ud llanto muy grande parque no- pe la daban; tan presjo, 
tapto, que -pos hizo llorar.á todos* de -ver Ja devoción, y 
ahinco, .conque lo demandaba. El gobernador le mandó 
que á la tarde volviese el y todos sus indios, y que nos- 
otros iríamos á su- pueblo y le llevaríamos la seña^qneél 
había demandado. El vino á la tarde con toda su.-geato,, 
nosotros fuimos en procesión fasta el pueblo y ellos tras 
nosotros] allegados^ el pueblo, acostumbra» los caciques 
allí teaer jiititoá las casas donde viven unos cerros muy 
altos, hechos (\ ataño, y Otros t ¡ene a Jai capas sobre los inis- 
■rops cerros; en aquel, alto de aquel cecro fincamos aquella 
cfuz, y taitaos todos con mucha devoción, hincados de ro- 
dillas, á,besar en el. pié de la-critz, t,os indios hicieron 
como nos, vieron hacer 6 -nosotros,, p¡ mas ni m'nos, :y 
trajeron i luego mucha cantidad de cañizos, hiciéronlean 
cerco en torno,. y volvímonc-Sjá, nuestro, asiento aquella 
noche. Otro dia por la. mañana, caminamos la vía de Paca- 
ha,. quesera el rio aiTJba; anduvimos dos días, é luego vi- 
mos el pueblo en un llano, bien cercado y. con un foso de 
agua en .torno, hecho de mano; fuimonos llegando al pue- 
blo cuanto podimos;- ouuodo nos vimos cerca, paramos, 
que no osumos entrar en él, y andando rodeando á una 
parte y á; otra, vimos que por una parte se salia mucha 
gente huyendo; entonces arremetimos al pueblo y entra- 
mos s¡n defensa ninguna. Tomóse muy poca gente, por- 
que ya toda había huido, pero no pudieron poner en co- 
bro esa miseria que tenían, que todo quedó en el pueblo; 
estando, que -estábanlos 'nosotros avista del pueblo para- 
dos, que no osábamosentrar, vimos venir por nuestrases- 
paldas un escuadrón grande de indios, que pensamos que 
era gente que venia en socorro del pueblo, y fuimos á 



isyGoogle 



DIL AKGH1V0 DI INDIAS. 433 

ejlos y fallamos que era el Cacique detrás, donde había- 
mos. puesto la cruz, que venían tras nosotros para socor- 
rernos si lo hubiésemos menester. Llevárnoslo. a| pueblo, 
y él comenzó á dar tantas gracias al Gobernador por la 
cruz que le habia dejado, diciendo que había llovido mu- 
cho en su tierra el día antes, y que toda su gente estaba 
tan contentos, que no nos querían dejar sino irse con nos- 
otros. El Gobernador le metió en el pueblo y ie dio todo 
lo que en él fallamos, ques mucha riqueza para ellos, unas 
cuentas que hay de caracotes de la mar y unas pellejue- 
las de gatos y de gamos, y algún maiz que en el pueblo 
había, coa que lo invió muy contento & su tierra. Estuvi- 
mos en este pueblo, para ver si podíamos haber caminóla 
vuelta del Norte para atravesar á la mar del Sur, veinte 
é siete ó veinte y ocho dias: de aquí se hicieron algunas 
entradas para tomar indios que nos informasen, en espe- 
cia!, se hizo una, la vuelta del Norueste, que nos decían 
que habia pollazones grandes, por donde podíamos ir. Y 
Caminamos ocho dias por una tierra despoblada, de muy 
grandes lagunas do ciénagas, por donde aun árboles noba- 
liábamos, sino unos llanos muy grandes, donde nacía una 
yerba tan alta y tan recia, que con los caballos no podía- 
mos hender por ella ; á cabo deste tiempo,- llegamos á unos 
ranchos de indios, que eran cubiertos -con una enea cosi- 
da, que cuando los querían alzar, arrollaban toda la enea 
de la cobertura é la llevaba ua indio, é la mujer llevaba 
el armadura de los palos sobre que se ponía; y hacíase y 
y deshacíanse tan fácilmente, que aunque cada hora se 
mudasen, pudian llevar la casa trasí. Supimos destos in- 
dios que habia algunos ranchuelos de aquella manera por 
la tierra, é no hacían otra cosa sino asentar aquella casa 
donde andaban muchos venados, y que habia en una cié- 
Tono m, as 



isyGoogle 



45Í DOCüJlBICTOS INÉDITOS 

naga, donde había mucho pescado; y desque aquí tenían ' 
espiritada í¿ cara y ti pescado nrj !d 'tomaban tan fácil 1 - 
mente como dé 'briíuero; mudálfanse'dfe alflebh las casas 
y todo aquesto, íbanse áófr'tf parte' dónde la fáflabau dó 
refresco. Llamábanse esta provincia Caluíi; era 1 geWté 
que se curaba» pocb de sembrar; parque Se triáibíehJan' 
de éste pescado y cátae. VÓlvibiOgéesté puebltí'dé'Pa- 1 
calía, tfótide quedaba el Gobernador, dottde fallamos que 
ya él Cacique habla venido de páSt-, estabaallí énel pue- 
blo con él; y en éste tiempo vino efblró 'Cacique de atrás, 
donde habíamos póestblá cruz, quo fue cosa' de ver, Ver- 
los ambos caciques juntos, qué 'eran enemigos: ElGdber- 
nador les mandó asentar ertda uno á-su lado: fue ■cosa- 
maravillosa lo que cada uno trabajó por ¿aliara! otro la 
mano derecha. Visto que no habia^ camino para poder 
atravesar & la otra mar, tornamos IdVüélta détSuryvól- 
vimos con el Cacique, donde habíamos puesto la cruz, y 
de allí tomamos nuestro camino, la vuelta del Sudoeste; 
hasta otra provincia que se Mama Quiguate. Este ; foe et 
mayor pueblo que fallamos en la Florida: estaba so- 
bro un brazo del rio grande: aquí nos detuvimos 1 ocho 
ó nueve diás, para buscar lenguas y gulas, todavía cm 
intención si pudiérataos atravesará la otra mar, porque 
nos decían tos indios que once diás dé allí estaba una' 
provincia, donde mataban unas vacas, y qtie dé allí sa- 
bríamos lenguas para pasar á lá otra mar: Partimos. 
con estas guias para aquella provincia, qúese Hánia Co- 
ligua, sin ningún camino, sino que nos llevaban oadano- 
che á algunas ciénagas de agua conque bebiésemos, por el 
tirio, donde fallamos cantidad dé pescado. Caminamos 
mucha tierra llana y btrá de sierras ásperas, y fftimbs fr 
dar de puata eh Haiico al pueblo deXoHgua.'iíónlo ef 



„Googk 



Í1E0 ÁWlfiítO D* Wflitfft 4&Í* 

por 'camino real nos llevaran, vi-endo que en (oda la vida' 1 
por;altí Kabía' pa&dohorerttfe^ Mataos mmiha comida' 1 
et* éswítiei¥« 51 tníioh* cantidad titi colas de ' vaeai adoba--' 
óbts'f otras- por - adobar! pr^tint*a«)s'pof oamíno para 1 ' 
aceita Via quaile*fibfi¿lo8, y poblaioa a^una en aquel: 
té^rrto i lejósú-«eÉtta; ítahoa nos; sapíeron d&r'rázort de" 
niftgu'fla '¿osa , stm que ¿i qiTeríarrtoti cailiinaí- por, ó donde 
ItoÜíeHe .páiktzbn, ■babianloíí'dé'Vblver 1 la yí£ de ; Loeste;' ; 
Sudueátel TornataíWl ^voh^por doade-loa indios' nos. 
guiaron, y fttiíiios á ufcaa polizones' derramadas, qae sé' : 
Ilainaban TálU^Koiya: aqiii 1 filiamos 'tíS^ rio caudal, que ' 
después vimos que iba á parar al río gratado; fcuvíríios ritt : - 
ti'cía 1 qWeeSEe rio afí iba' estaba una provincia grande,- que 
seliamabar^yas:'fuíRWWáe]]a,yfáUaríiosqUüeratodapo- ; 
btaaon 1 derramada, auhq«* , era potolazongmesa, -y se hl- : 
ciéPotf'aigirtiaBerrtradtlSi es la tlemí-muy áspera de sier- 
ras; hístóse. «lía entrada, au'qúe Be ^rewaíó erCaéiqúer f ' 
muñha gente; préguntadé por nuevas de la fierra, dírié- ; 
roanos qaé yendo el rio arriba; toparíamos una provincial 
griiesá, qaesé llailiába Tata*. ÍX Gobernador quiso iré ve^-' 
lia para versí' era c^sadóhd# podría' envernar la'geriie, y 1 " 
faé OOíf reirttéde 1 tiab^toj-deje (Ódirlá-genteeín^sttí "piro- ' 
vincia de'Cáyas. Pásáifiós, aatesde Hégáráda provincia " 
cteTulB,aIgünaB'sién>a&aspéFa9; yilegámosál pueblo; slftP 
que ningiíña' : nOtfciá'ttivÍeKeri de nosotros. Comenzamos' 
á 1 btetfdér filgttáos> lodlos, y 'eíloíá apellidarse y darnos' 
gnWrai hWtófttrin©* Squél dia uoeve ó diez eátálloS .y' ,? 
siftté'* l 0bhó espáSOíeai y era'taató Ta-bravárá dellos,'- 
qa&'áe'jatltábííB de oé&ón eri ocho y dedWend'fezy' so" 
rehiurCiá ^HBotros cótuti'péprOB dañados 1 : mauímos o'&l'a-" 
do^íreb'ia^ 1 ctiai*al* : í9díbs. ! Al'GoDernador le pareció' 1 '- 
/ qoeíño'arft tíiéS' para*- auVaquellánocuei, porqué llevad 

u,-^^ Google 



436' MCimpN'H* isídito» > 

ba muy poca gente, y volvido ; por gL cáramo que ha- 
bíamos venido, á un rase, de una vega quel rio hacia, pa- 
sadlo un paso oíalo de la sierra, qua.hobo temor quo los 
indios nos tomasen aquel paso. Otro dja llegó donde Ja 
gente estaba, y np hobo indios de los que traíamos, ni 
se bailó en aquella provincia indios que los entendiese la 
lengua; mandó que se aparejasen todos para caminar pa- 
ra aquella provincia, fuimos alia luego; otrodia que lle- 
gamos, amanecieron sobre nosotros, por tres partes, tres 
muy grandes escuadrones de indios; salimos ó ellos., des- 
baratárnoslos y heoímoslesalgundaño, con qne nonos hi- 
cieron mas guerra. ■ 

Dende á dosótresdias» invíaron los meusajeroscoBjo de 
paz; aunque ninguna cosa les entendíamos por la falta de 
la lengua, por señales les dixímos que pos tragesen. len- 
guas para los detrás, y ellos nos trajeron cinco ó seis in- 
dios que entendían las lenguas que traíamos; preguntá- 
ronnos que qué gente éramos y que íbamos á buscar; pre- 
guntárnosles por algunas provincias grandes donde bobiese 
mucha comida,, porque; ya el frío del invierno nos ame- 
nazaba mucho, digéronnos que, la via que llevábamos, do 
sabían de poblazon grande ninguna, señaláronnos si que- 
ríamos Volver la vuelta de Leste y Sueste y Norueste, 
que hallaríamos poblazones grandes. Visto que no tenía- 
mos otro remedio, tornamos á volverla vuelta del Sueste, 
y fuimos á una provincia que se llama Quipana, qae está 
al pié de anas sierras muy ásperas, y aquí fuimos la vuel- 
ta de Leste y atravesamos estas sierras y abajamos á 
unos llanos, donde fallamos una poblazon aparejada para 
nuestro propósito, porque había un pueblo junto que te- 
nia mucha comida, y estaba sobre un río caudal y para* 
ba al río grande por donde salimos: llamábase ;epta provio- 

— ,CoogIe 



Da, xitcmvo n wmas. 487 

cía Virauquo, aqui pasamos á invehiar, hiio tan grandes 
nieves y fríos, que- pensábamos ser muertos.' fia esté pue- 
blo se nos murió el bhrísuaBO que habíamos hallado en 
la tierra de los dé Marvaiz (1), que llevamos por lengua. 
Salimos dé aquí al principio de Marzo, ya que nos pareció 
que había amansado la ftiriade fosfrios, y caminamos este 
río abajo, en la mano, dónde fallamos otra3 provincias trien 
pobiadas y do cantidad de baseimeato, fasta que llegamos 
á una provirtiíia, qué ños pareció ser de las buenas que ha- 
blarnos topado en toda la tierra, que SO llama Anicoyan- 
que.' Aquí nos vino de paz- otro cacique, que se llamaba 
Guaehoyanque, quetiene SU poblaron sobre eírio grande 
y tiene mucha guerra con este otro donde estábamos. El 
Gobernador se partió luego para este otro- pueblo de Gua- 
ehoyanque, y llevó el Cacique consigo; era el pueblo bue- 
no; bien cercado y fuerte,: tenia poca comida, que la bar- 
bián alzado los ipdiostodo. Aquí estaba ya el'Gobernador 
en determinación, si hallará la mar,' de hacer bergantines, 
para dar maridado á€uba de como' éramos vivos, para que 
nos proveyesen dé algunos caballos f cosas necesarias 
que habíamos menester; ínvió el Capitán, la -vuelta del Sur, 
é ver si podría descubrir algún Camino para ir á buscarla 
mar, porque por relación de tos indios ninguna cosa se 
-podía saber que hubiese, y volvió diciendo que no halla 1 
ba camino ni por do poder pasar las grandes cieñas, que' 
rio grande echa de si. El Gobernador, de verse atajado y 
ver que ninguna cosa se le hacia á su proposito, adole- 
ció de la enfermedad, que muríó. Muerto el Gobernador, 
dejónos nombrado á Luis de Moscoso paraqne le tüvió^ 
sernos por Gobernador: acordamos que, pues nohallábá- 
mos camino para la mar, que tomásemos nuestro caminó ■ 
Üy 'Por Üafñm. ■ '' ,! "'■.■■ ' '' 

Disüz^oyGoogle 



Ja . vM pipi ^Weiyiqtíe.patlfw sec^i». piidt^seeiM «rtir 
.por üerm:! Mt£pQ,,cnaadQ .AtrjiíMWj MjMIttKVgs .eq ( |a 
..tierra lúea^Rfli^^ifprw^iGírtiitttawftdte^é^otetjof- 
- .jwd^;t>a9tflqHQjlflgaiBfl3 r í i^iftpíoirlooih d#Cb*iíH*,.d<»- 
■ .(io'fcaciap los ,ivdio9i 1 awicha.jif(l„:^»e l :.niqgiiM. eos* nos 
sabíamos del Ponieirte. Pe aq^Stlimoa A otcajproíiaoia, 
¡que .-se. llatsa. Agyaeay.fqwí *ttdíiWQ&íQ*r« itres joraadas 

-dwerqn ¡os iodioR <|ue^v> pftdíaatií IwllannwsipobJaaon, 
-«Be .nos lwjábaaioa la yu^taiife! Sudoeste y. Sw, porque 
iSiílíitellaríamos/pe^zoíwsiy^rahJfts^í'flueipor la r vía 
^Bel«sdflmafldába;mwihaI}ia¡üriQ6^>!#ífll9sgit«QdftS,.y.tto 
ipoblwoíi ni eoíBidft íiiagaaa. H(íbimw *» vjetoier por dpu~ 
■de Jos indios^ w>s:g»íarofi; y íiiirapaiáiflpa;pro*ioflia:qae 
,$e Han» ;C|I«OBe» y io*ra «jfcí.riBei Hatoa -Nandaeao, y 
-ojW» que , $e; Itoaw 4», í?aioep yjpwt-ittóurti.iOftdaiiVíií mas 
■estéril y de. (aetrtiis: «waiUíi; *awsti .preguntaado p* 
naa ¡provincia, íiueiíiwflüdecwinqtjé lera, jgrewifti'iqb&se 
.llamaba XuatjaUoo. ;E«te: •■CartitjHe M Nwdacao tíos dio 
¡m iwüoique no? guíese, á pnopósHb quemo* metiese 
^íWdeimuwaysaliÁsemQSr tf*a»hho*£U¿fc|wr<ÍieiTaiáspefa 
iy ¡fy^raide eamino, ,fejiía:q«efíKi9 ; ilij3 q»e !ya no rabia 
doode ii)ü8 llevaba, qofc LiÉU;«é3dr ileoJiabéa mandado 
que íiqs:¡|qvafte:iáortda nkiriósemoide hambre. Toma- 
iBtos otna; guia, que nos ilevó :á »oá> províocia,:que,se 
llama ífe^, : díi",íle.-&^lena!ctfdiyi áiítismpfla :J a|guf]ft3 va- 
jwK y «OMOiJw Ípd¡í)a 1 .»<».Yiwpn..«íifrar jw*raa tier- 
WjoQpiejMarpp^pellidaí q#e «wta^eílíkajfSoas. que tii- 

HwtWíMB. :aq!ií,y ; .llígflWas,^Ja í pi'<>vW49..de l Xiacatift, 
-q*eifiFa,entre:Amoa:esp{tsop.^w)qtw, y Calta (deioomida; 
de aquí aoa guiaron los indios, la vueTta.^eJ-tísf^,^ otros 

».-,GoogIe 



no. MffW4'i*:HttAl., (& 

jfaeMw QfíqfffftW ^Mtemfa comida, .pcuj^e^rfl!» nos 
.llevaba á ikwfa lft&a PUtM.chri^tiíiqo^.cop^ nosotros, 
-y.fíifPCÍii4ftspH^/«r rróenlifia, yqiww ,i)odian tener 
.n^Mcia de íHmswo# nosotfOJS, .«40 que ( Cfliaa btá*: 
jmos tfMptas y^fm,-m ajg»aas de$ta»debian de ta^er nq-- 
i*ffiM> :ffBfrrf)tfhMBW- TwnfMBffl 4 volver la XÍISM 8 delSur f 
■pon prepósito .de vivir # morir ó atravesar á' la Nueva 
Jgspapa, y ,cai»i$amps obca désete jornadas, la vuelta del 
Sur é Subdaeate; allí paramoa, é ¡aviamos diez , deeabar 
Jipa sueltos, qufr camjna6$a odjo ó nueve dÍ3* ««anío pU- 
¡diesen,.á ver si bailaban- algon pueblo para rehacemos de 
inaiz, para pasar nue^Uo cajninq;. y atuvieron cuanto 
pudieron, y4PparQo coa uaas gantes pobres, que no tengan 
jcasas sipo «nos rancliiiet^s miserables donde se -metían, y 
no senabrajjaií ni cogían cosa ainguna, s¿np de solo ¡ pas-r 
cado y carne ye waflleaiia,n; trajeron- tres ó cuatro indio* 
idestpa.inoíaWíWWs. :oed¡e que lea entendiese 4a lengua. 
aí»to,que Iwbíamfft.Becdido^aleQgoa y que «o/haJI&ha- 
mos quo.flomec, que ya ¡nos iba faltando ,et maiz .que he - 
JUíamos llevado acuestas, y que. era posible (1) tanta can- 
tidad de ¡gante atravesar Sierra tao mísera, acordamos de 
volvernos testa el ¡pueblo donde había muerto el gober- 
nador Sato, porquesllí aoapafieció q»e;n*hiadisp«i5Ícioa 
para .poder Jabear ios /navios, que saliésemos A .la tierra; y 
srolviimonas por oque! .mesmo.caaj&Q que -habíamos Ue- 
vado ) .has*»,qiie ItegamoaáiQsie^ueblp donde habia i»uer T 
to el 'Gobernador. Llegados aquí, no hallarnos ¡tan buen 
aparejo como penaan»s ) ;p(Mquft no hallamos ¡comida «ü 
el pueblo,, que UUiabian alíadQ,.|os. indios; hqbimos dtt 
buscar etro pweJílfft,: piíca. jfodetisveríMir^yiIabwr Josna¿ 
yios/Jíln^áiDicJsqu^díes^ií^to «uy,^ 

" tí) '■■'• A»trdéSa déelftifejttiWt m ira fottii*.'- 



ÚD y Google 



i40 HOCTMIBTOS liiíOiTM ' 

nuestro propósito,- que estaban sobre ei rio grande y te- 
nían mucha cantidad de maíz y eran pueblos cercados, ' 
y allí paramos y labramos nuestros navios con mucho tra- 
bajo. Herimos siete bergantines, que tardaríamos enaca- 
ballos seis meses; echamos los bergantines en el rio, : y 
foe cosa de misterio que, coa ir calafateados con aquellas 
cortezas de moratesé sin ninguna pez, nos fallamos estan- 
cos y muy buenos. ¥ llevamos con nosotros algunas ca- 
noas, el rio abajo, en que llevábamos veinte é seis caba- 
llos, á proposito que si á la costa de la mar bailáramos al- 
guna poblazon que nos pudiera sustentar de comida, ríe alH , 
enviáramos)un par de bergantines á dar mandado al Vi* 
sorey de la Nueva España, para que nos proveyera de 
navios en que saliéramos dé la tierra. Y el segundo día 
que: íbamos et río abajo, salieron á nosotros obra de cua- 
renta ó -cincuenta canoas de indios, muy grandes y muy 
ligeras, en que- había canoa que traía- ochenta indios de 
guerra, y comenzáronnos á flechar é' irnos siguiendo y fle- 
chándonos; algunos, que venían ennuestros navios, leg 
pareció que era poquedad no salir á ellos, y tomaron cua- 
tro ó cinco 'canoas pequeñas de las que llevábamos, y 
fueron alas canoas de los ¡adiós, y como ellosjlos vieron, 
cercáronlos cómo pudieron, que no los dejaron salir de 
entre ellos, y trastornaron les las canoas en el agua, é ansí 
nos mataron este día doce hombres muy honrados, quena 
pudimos socorrellos, por ser la corriente del rio mucha y 
nosotros traer pocos remos en ios navios. Con- esta Vitoria,' 
los indios nos vinieron siguiendo el río abajo, fasta qae 
llegamos á la mar, que tardamos diez c nueve jornadas, 
haciéndonos mucho daño é hiriéndonos mucha gente, 
por qne como ellos vieron que no teníamos armas coa- que 
hacelles daño de lesos, que no nos había quedado arca- 



tU ÁMBITO Di: WMAS. 444 

bu, oi ballesta^ sino solas algunas espadas y rodelas, te- 
níannos ya perdido el. miedo, y- llegábanse ya muy jun- 
toa flecharnos. Salimos Á le mar porta' boca- ctebrio, y 
anduvimos por' ana baya que hace el río, muy grande, 
tanto que navegamos tras días é tres noches oon tiempo 
, raionablé; que en todos ellos uo vimos tierra, hqs pare- 
tía questábamos engolfados; y al cabo desloa trésdias'é 
tres noches (cogíamos agua tan dulce como- delato' qBé 
se podía bien beber) vimoa unas isletas pequeñas hacia 
la vahda de Sueste, é fuimos; aellas, lé de alli, siempre 
venimos la costa ea ,1a mauó, mariscando y buscando al- 
gunas cosas que córner, fasta que entramos en el rio de 
Panuco, ahí es dondeñmiios muy bien recibidos de los , 
ctuisUanos.— Luis Hernández de Riednia .{!). .'.- 

Helado* de io jornada de Pedro Mentudez en ¡a 

■■-, , -, Marida m. ..;.,.-' . ■... 

. Memoria d$ buen suceso y bueb viaje; que Dios Nues~ 
tro Señar fue servidade dar á Ja armada qne .saltó-de la 
ciudad de Cáliz para la .proyocia y : eoata déla Florida, 
de la cual fue por general el' ilustre tenor Pero. Menear 
de» de; Aviles, comendador de lardea de Santiago. Sa- 
lió esta dicha armada de la. bahía de Cáliz, jueves por la 
mañana, -veinte y ochp días del . mes de Junio, da 1 56$ 
anos,, y entró en la tierra é.costa.-de las provincias de la 
Florida á veinte y .ocho. dia& del ines de Agosto del di- 
ehoaño. ■ ¡ .■■)•..-..; : ■ ,■■;.-, .-, , 



(1) Este Biedma presentó la antecedente relación en el Consejo, 
de Indias, aonV> dice ai Rey el mismo Coasejo fea consulta de 1544, 
que está Rtal Patr.Jndiai, le¡¡i8>, donde, se «iice qus fué «ju Bar- 
nando de Sotó por Fator de 8. II. (Notad* mukoi, 1 )' 

(3) ' -CQÜetúm da Itaüo*;: tóalo. LXXJLVÜ. -',■■"'' 



DiBitz'eDDyGOOgle 



Yendo navegando ece 'iiuanOs (empoiaiea, qüo ,Bwt¡ 
INueslroiSaoor «oa.dtó ,> desdo «4 día arriba dicha, venir 
jóos Á. íeoouotor lea islas de Xanmrcíe y ¡FuorteftentuJ- 
.ra, dejade óicjaoo dia*despues que partiopti ly luego, 
■miércoles á cincode Julio, lomamos Jw<¿^de Canaria; 
.((«ejiay deBrautgaciou.deOál» dfeUas, doeíentas y<oÍa* 
¡cuenta, leguas allí, eatuuiraos ties dias rehaoidadoe^sda 

v Luego el domingo siguiente, oehp dtas del dicho- .mes 
de Jatio^iSalimosile láaJslasíMího na^feside armada, «o 
¿¡ompafitade nuestro íleaeral, para ir en daiaatída de las 
islas de ía ' Dominica, < q»$ son mwa islas que estánpor 
írampiislar, de indios uriñes; y qofeo nuestra desgracia 
que nuestra (capotaba, con un 'patache, -laego aquella 
noche que salimos de las Canarias, se .perdieron de nos- 
otros jnnosbiros.della, y anduvimos awndé ta mar dos 
días porque nos juntase-anos; y nunca nos podímos topar. 
Visto esto, mandó nuestro almirante que llevásemos la 
^¡ia. derecha ep Ja vía déla EHwoinifia, porque altt ncV ba- 
ilaríamos ú esperaríamos los unos" a los oWos. VimenílG 
en oslademanda.sug.edHVqoe u»a cbaflupa, en que ■*** 
nia eí capitán Fnanciséo Sánchez, empegó ó Hacer agua 
por abajo, de «uerte qué «b lo podían tomar,''' -phfieroii 
socorro- y no, se les piído dar:" El 'piloto, queriendo traer 
su navegaeiou'-dereéha- coa los demás navios , 'hasta lle- 
gará tierra donde- se- remediarán;'- él capitán con los de- 
más sbldadojs-puBieFOtt iu»ne'á ; 1a5 eapadas-coo&ra.tjl'pi-J 
loto, porque los volviese atierra, por el temor quetetriM 
■ de se ahogar; el piloto no podía" por" causa ;del mucho 
tempopai: ; ai»F,dWQn4e;tomar'laciiírta ¡ü/Südueste, yea* 
db^n'demandadér' tierra; y d^e^ta'nraneía'íos dexamos 
y nos apartamos dallos/, con -harta tráhajo y cuidado -de 

w „, Google 



BOMAS. ¿J¿3 

ippnWM! itó JOijfBe íWíafl h»¡wtlD. lioa.llemas-Mvfóai qae 
ifttWOí cíbqp, han nenidq en conservación, muy.iwé- 
]H» temporales ( jbeQdta' Bluasitro. SeSap.y su bendita 
¡Hidre, íweia;ífaoy vwraB8,i.VeÍDWj dias Sal dinbq men, 
> cn*e wl co(Uí>^ las dica dte! >tlií,iiio8 «mppzóé dpr ooitem- 
.jh»*1. nstfy .G?<*i;íe, y>cbmo ó: dos horas ide ia nobbe, 
( #e «09 iwoWrtió eft .nníhurapah-, <el mas brava y¡dés- 
^bsobftqw :los ihonbiws n'an.Tviekv da agua y .Tiento, 
y ilflUJar.tanpar el i-bieáo, quemes quería comer vi- 
-Tíís, , F+Jo 4«u.graiMÍe bUirbHííion y temor, qao sentí- 
amos^ o! p»k>to y los denjaB, de aueatrapeidioion, ^^ 
i «a* aoirn.é>fi pnedicar A mis' hermanos y compañeros, :re- 
-^reaewtásdoles la pasión de Nnestco Señor Jesucltriato, 
cfti jqktíoja y :nuswitOD4Ía,.y va^rótedtó de ¿al manera, 
iqua, toda aquella «ocho mo hioe ¡Bina <eonfesariá estos «ris 
.beraenos. .¥ Apuonosjaolire-noíOíroa, ^ua'BOii mataban; 
• kinar Miupahas veeesentraba poría oaa parte dei na- 
vio y salía por ta otra. Iteraos riatlío y wsale hombres 
-«nciraadte cubierta,, porque bü Iwbia ptw> iognr dojide 
poder eataivpc^quaBO/laluM/cubi^y obtenía; opa el 
mriicochoííou^adj:.y los^dámaí aw»t*mnjiento&y agua y 
ífinó; ly.Tíownoseii tas grahipdigro, u|oe ¡canwioo alijar 
«1 juníÉO/yyecbaado amichas pipas de agria alarmar, y el 
/(igoaionn/síaSeí^iedras' que:Hev6baoD08>pera Jiaoec moU-- 
,Doa f y .echáronse la mayor-parte de lascáronlas y cables 
jgrneso&quanteBia elnavio; y c<wrtodG eBto no amontaba 
madajué todavía.nogiíbanBÓS'hundipndo, y-detenfainabajél 
-AJaainaüte . do echar todas las cajas ó la mar;. Y £«o taíi 
igraáde /el'ttautode loeisotdaddsyqua iiie<oUag«rboiápá> 
iaiipoÉerroéapie lálden-odlHas; que mo lo hiciesu, \siae 
^qefiaspdrá^emrw te» ^¡grab, ■misericordia deiminDcoa; ¡y 
•él > icoafiModo.eh«sla eontw fcuan cristiaao, fas<dojÉL;Y 



:, .Google 



"414 Bocnreim» notorn* 

cpaodo Jeeocfartéto dos> envié sumí, «tendíamos que 
tiafciainos rssucitado, y aunque aa era menas tormenta 
' lá del 1 sábado (¡pie la de la noche pasada, consolábanos 1a 
-lux, peroxuaSo nos Hcgó la noche' y nos 1 víamos en el 
mismo agrieto, pensábamos* perecer; y yo predicándo-tat 
ldda aquella noche y esforzándoles en laf&e de -Nuestro 
-Señor, nos amaneció el domingo. AtegrámOBoa' tanto con 
Ja luí, cuanto del cada Vj M. podrá eh tender: durónos 
- iodo el domingo hasta elmoeS siguieateá medio diasque 
Maestro Señor Dios í ue servido de usar de su misericor- 
dia y clemencia con nosotros; enmendará' los aires y mar 
tan fuerte á calmar su ira. Entenderse liá ; que, «Bando 
.nos empezó á dar; Íbamos cinco navios en conserva, y 
. aquel la^ misma noche la braveza del huracán echó ó cada 
uno por su parte* que 'rmnca mas' nos vimos, hasta en 
cahode tres dias, que una mañana vimos venir un navio, 
-y reconocimos ser dé nuestra conserva,'' aunque al prin- 
cipio nos teroíamosfuese fraoéés.': 
■'■■ Quedaron los juicios de los que a|li íbamos tan cansa- 
dos y tan asombrados de ver to ; pasado, que los pilotos 
110 sabían tornar & (tenar la vía de fea navegación; y al ñu 
alumbrados por (a mano del Espíritu-Santo, 'mandaron 
'encaminar al Ueste*, coarta del Sadúestej y: venimos é 
iieconocer (ierra de -fes islas de la Deseada. Hoy domingo, 
rdia de Nuestra Señbra de las Nieves, cinco .dé Agosto, 
.yeodo arribando sobre cuas, nos-dio un aguacero Gon un 
Meolpúide vendaba!; que- nds hizo ' ir arribando sobré la 
Isla de la flomioica/ tierra de indios caribes. Tomamos 
^■puerto Iones eii la uoehfe, corno á tasstoeve; y echada 
el áncora, luego nuestro Capitán mandó esquifar el batial 
de na imarioéroa,' y tomaron botijas y fueron á tierra por 
tfgoa¿ porque veníamos muy «acesítadosdelia.! Y un taó- 

D¡o¡t.iM 3y Google 



zo mió, italiano, que cogollos salió, yendo por la monte* 
ña'.pw descubrir el agua, con la, luna muy clara que ha- 
cia, descubrió debajo de un árbol una .-tortuga, la- cosa, 
mas grande y fiera que hasta boy bao viste los hombres; 
y al principio* cono ella se moiieó, entendieron ser algH- 
na serpiente ú cosa que íosha de; matar hubiera, y dieron 
de huir para la mar. donde tenían el batel; y como iban 
seis hombres, parecióte» que no hacían el deber, y to- 
mando cada: ano su .remo y Otros palos, volvieron. para 
el. lugar donde -la habían visto, y hallaron ser como tebgo 
dicho tortuga. Llegáronse A ella, y con los remos y con la 
mayor diligencia que pudieron la quisieron volver la bar- 
riga arriba, ella dio de huir para seles meter en la mar,; 
y al fin no pudo tanto como ellos, que la prendieron y 
ataron por ana pierna y la. truxeron á bordo del ñafio; 
y otro día parala .deshacer eran menester seis hombres. 
Tenia en su. vientre quinientos huevos y mas, de Ja mes- 
ma forma y manera qne los de las gallinas, con sus ye- 
mas y clara, salvo que son redondos como una pelota 
con que juegan los niños y del mesmo tamaño, y supe- ¡ 
ce y gusto que tiene, es déla forma de carne de ternera, 
especialmente cuando se come asada: estas se crian en, 
la mar, y de noche salen á tierra á dormir, y cuando es- 
tan ovadas como esta, ponen sus huevos en tierra y có- 
brenlos con la mesma tierra, y acabo desierto tiempo, sa- 
len, los pollillos y vanse para la mar donde se criaq. 

Luego;: martes por la mañana, mandó el señor Almi- 
rante esquifar la barca y saltarlos marineros, para hacer 
agua y leña, y dixorae á m¡ que si quería ir á tierra que 
fuese, pero qué mirase loque hacia; y yo deseoso de la 
tierra, no tuve cuenta con lea inconvenientes que pu- 
dieran suceder; llamé á un moco roto, italiano, y mándele;; 



isyGoogle 



que' toma&TDotfis (docena de camisas qiie iban áubiaaMtf' 
otrospaiOBv iyd¡)»un ladraiejode jabSfnJpareí quceb ttotrft. 
las lavase o4mo loihizbnwy'bierí, Y hlcé quw1«rcbBs«i ■ 
ciBCíferita ijotjjíí'de agiíaroúy baeaaqi&báHé eb la moü^' 
tafia y envió «r bateo; mientra* que ttf moaó caá «urbe" 
caatro herobTes;qbftqiminron : IavaB ! do 'so&rbpás, foii&e' 
yo á hacia unas p©áas; que dstabaná orillado la'niat\'y : 
por' asi ooucérto rae andaba cogiendo un poco -de aariseo 
que hatiia enabuadattcia, alraoílo Iobüjos» vi bajar jH» : ' 
uoa'ladera deünat'Sleira tires bumbreften ¡ebercs.y cottioi 
joastabseHtieiroide enemigos, cierto t»Ve'q&é 'fuesen' 
caribes* apreté lo^piésictMiilaiubjür diligencia que pv~- 
de'jnfuíáie-piTA dotídñ eSEalía'iílí! cünapaSia, y hAgokw 
saUrátodosy totear medía docena «btbi uno efe guijas, . 
y: sáfanoslos ar«eiWr, yéodortos!los'uoo9á Icwoirosall'o- 
gandd, hasta tfire neB'.pmfemos^entei&cfr; dioíoft: vades" 
que aran de loe nuestros, tji*c no fue, para mí' do pc«o' ; 
cefitefit», pwr el^peligio^Ue yo y'log domas ptfdteraraos 
correr. Fue el caso quo cuando yo OOfl los de mas sitfta- 
mosieiettecfiíi'ei Almirante ( nb deitó saltar ¿ninguno; tte ■ 
lo*(íeuwi&,y : GO(»'o to8p"obr«sifcan>Ufl deseosos de po- 
ner los pies én ttert-a; acordaron chibe soldados 'de ser 
echaf'á'nado'pafa^rtoode yo -eatabft, y al páreceí en- 
tendíale -pooai itiataiJfciaAafcérdeTmivíó á la tiern», y era - 
inveho mas duto'que (parada,,- y lá coitiemé deJ agoa 
grandejpt»» n^nWqnepde^o&ciíTeo, loados' sé ahogan 
roa y-lo3 tres toétim & pid par í# sierra, báí(#'doífdeyo 
estaba-, yeitos, coiao Üjatiiya carnes, entendí ser celada; 
dfe enrices: liíceles-ihaee^rtfciS de oren botijas perií!e¡HB ,: 
dt¡¡ a^ua y nuicbaléfiay y 'recogí i&bsnos aH navio como á ' 
laá ,f éuatm do' la tarde d*ste : mesiüo dk. Ea la' mestna :: 
Heffá W«' rfcfro&co (inatento, .qiííí ■cuando á Mercóles 1 ' 

Digir^^Google 



DIL AWQU1Y0 DK 1IRHAS1 447" 

por la maSana amaneció, ni» hadamos sotare la. Isia de 
Moíiénrrátei jíjuiB'tjlay! do donde ¡satímos* á etl» treinta y 
cirico leguas etifc'Hdíwsti fea qoedert,'i'iá)Caii»hk>¡iBsta la: 
Isla de la Dominica C(u<íatiril)d tengo dicho; haytfo nave" 
gacien ochocientas íe^uüs¡: adelanto (iasttafilalas, ha? otras' 
muchas, queban por 'nonihr^ ¡losSa«(*^;. y otra (^unia^ 
lape, y otras las Vírgenes: esta tiene al ¡parecer'üías que! 
doscientas legiids de box, es. tierra tmry fragosa/ inhábil 
táble. >:■■■■ ■' 

Jueves, nueve del dicha. me&'de Agosto, cornoal me- 
dio (Ka, reconocimos tíeíra-de-la tala do San Jaao de Puerto 
Rico; y cerno fue andchetMo; mandó nuestróPfloto. lo*' 
mar todas las veías, porquero ííBdaviésemas, a oausai 
dé muchos bajo»' que íicne r óiñre do 1 síla dicha' (sla y; 
y puerto. Venida la madrugada, refrescó un poeo el tiem- 
po; diéroase las velas, y con un día muy^cííiro y ánuos^ 1 
tro contento* llegamos a* dicho pnerle dePtferto Rico el 1 
viernes, ilia del bienaventurado S. Lór-enao, como ó ]ns¡ 
dos de lá tarda Entramo», y dentro derpuerfo hMfainos 
surgida nuestra nao capitana, con un patache 1 que en au 
compañía 1 se apartó. Frieron la* 'grandes los gritos' íle 1* 
' u'napártey dé la otra" de alegría alabando' ai Señor da-. 
habernos-haHado ¡y jitatirtloj que bo Ib puedo figurar ni- 
s^hificar el con» élió fue; : luego fueron los capitanes y 
afféreíá visitarnos, y los regocijaroíttcon Hlguhas'conser» 
vas y otras' coilas que traía. Este' mesmodia saltamos en 
tierra él señor Almirante y yo, y fuimos' á visitar aPse- 
ñór General, del cual fuimos tony Meto rééebiflosi, con- 
tadas las buenas caricias 1 'qae aqwí pOdri» sign¡fitja.r; ; y 
visto 1 qúteá lá nóch¿'nbticwditt á ceoafri- poriaohab'épfae* 
Io : mandado; otro* dia mé é&VÍQ á^láoiáty we mandó» 
apéseMár en una batena casa, ^ qub Bt> le i»i-dissé tófll*; 



:, .Google 



4i8 wxhmmtos iiutmTos 

agradecilo y drías gracias Coma era razón, : y, lo hice apaí. 
Estuvimos en este, dicho puerto cuatro días, que ios tres/ 
no hizo otra cosa el tiempo sitio llovtír; y el quinto, que 
fue miéi^M quince deldiclio roes, y. diade Nuestra; Se- 
ñora,, nos embarcamos, eoroo á hora de las diez". Rehar- 
taron en este pueblo y escondiéronse pías, de 'treinta, hom- 
bres, entre loe anales. fueron tres clérigos, de siete que 
veníamos, que, muertos ni vivos, no se pudieron hallar 
ni descubrir, de lo cual el General, mi señor, estuvo 
muy sentido y apasionado y. yo no menos, porque ha de 
ser harto trabajo piara mí. Eflptertq que en este puerto ■ 
se me ofreció capellanía, de un peso de limosna por cada 
misa qué díxesc , sin que, me ; faltase todo el año; no lo 
hice porque no se dhtesexia mí lo que oigo de los otros, 
y- también y por que es pueblo donde no se puede me- 
drar mucho, y por ver si trueque de mitra bajo, Nues- 
tro Señor roe quiere dar alguna ventura siguiendo mi 
jorcada, porque -entendido tengo deservir á mi Dios y 
á Nuestra Señora, su bendita madre: Y. los hombres 
que aquí están ríeos es por ganado vacuno, que hay hom- 
bre de, veinte mili y tremía mili. vacas, y otras tantas ye- 
guas, por cuarenta, pesos de mala moneda, que hacen 
ciento y veinte reales de España; y valen ansí, porque 
no son para servicio, por no haber en qué, sino es para 
en casa en lugar -de burritos y para sacar algunos potros; 
oomo pues del ganado vacuno, sino es de los pellejos, no 
se sirven ni lea valen otra cosa; y vale un cuero once ó 
doce reales desta tierra; digo esto, por haberme persua- 
dido que me quedase allí en este pueblo. Nos costaba al 
señor Val verde y á mi una azumbre de vino,; y no muy 
bueno, ocho reales desta tierra; reherimos algunos rega- 
los para por la mar, donde fueron muy buenos, tasajos 



isyGoogle 



> y Google 



_ ,-ÍSO DOCUMENTOS INÉDITO» 



..fflQlfíp la parabala, en Santo Domingo, y des^a manera se 
P^rtaronjp^^s ^ejM.ptrO¿.,' í;j ¿¡,.''.1 v **¡ '", ' ' \ 
r.:;,.,'.yiejcp^(,jííei y ( ^iptedjel'di¿lip J n}e8 de.'Agosto, cómo á 
_.Jaj|. cpatíO ( d^^tarde ft l|grai£os avista de la tierra y lila 
v d l e | SapfoJ)om¡ 1 ngo i , y ñaeltto General, áíre,yi¿n'doée á; la 
Jjfflisen^Qr^ia^e^ips^'su buepa ventara, maatjó eñ aqoé • 
lia mesma hora, mandó a la üao Almiranta gue toma- 

CB^Google 



Bft -uqpn» i» <im*s. :«i 

se .-la vuelta del, Non» y .q^emjbíwase por; una/ca- 
nal harto peligroso y :p«r (joode huattt hoy .Matate 
TBívegaílo; y el; AlmjratHe,: aunque triste .y todos^tos 
-demás qqe;. veníamos, 00 podí^mot; ^qar; deiftOíObs- 
.dfec»;lo-q!DemJe9lrofieoeríl nos mandaba^ ly.Rnai.como 
.embocamos, fue tan grande el enojo en la mar y lasólas 
tan hinchadas, que Q09 queria.il córner, y la causa e.p a ,y ; e~ 
-tiir atravesado* y forzando cop lasutismas alas:luegQ;el 
/.Almirante mamando, que^ammass 4 los saldados, con, al- 
gunas Minas oraciones. y. otras cosa%que;WdiieseB, ;cop 
.que se consolaron , y toda aquella npeho venimos cqn 
<;aques.t§ trabajo. ■ ,. •., (r '!•. ■• .■;■■'' ■-.■■■■]■' .■■ ■■■>■, 
n ; El sábado por la mañana, que¡se contaron diezy ocho, 
¿cuando amaneció, flos^ppsplamos, yead*payegaqdo„dtr 
-■moB pn medio, de la mar apn unas, .bajos, que lasmesmas 
■ondas quebraban en elloayy todos los -pilatps .vinieron 
-echando- sus sondas, miraiujoel fondo que había para pa- 
, der navegar, y á .partes hallábamos cuatro brazas y en 
• .otros cabos á, njenos, y en obra dft dos horas, enantes que 
;.jíOs' anocheciese, se5ÍiB0fl : eq- recpoocimien todo una I?la 
-inhabitable, llamada Aquana, muy baja, , y fue Dips servi- 
.dQqae^asílps.tajoscpmo la isla sos i tomase. el ¡díasobce 
^UoSí para-qne; lp; pudiésemos yer y aguardaraoa da loa 
..peligros; .que cierto como ello fue de dia por perm.isi.on 4e 
..Dios y su bendito Madre, fuera de noche, no, podíamos 
- dejar no ¿estrellarnos en cualquiera parte dellas. YUl^sI 
peligrp.y que piogunpde los pilotos, ,q¡^ en¡el. armada 
venian, entendían esta tierra ni navegación, acordaron 
de amainarla velas y., junto á esta laja, porqwe no osaron 
caminar; dp pocha, ¡porque do nos perdiésemos. Cuando el 
dcMningo por la mawna>»PHmeció, que sp ^tflnJiarpp.dtetz 
y nueva dol dicho mes, el primer navio. q«« djó.á ía.,ve~ 



i 3y Google 



1 AS* '' WÓfl ÜlíS&TOS ¡Bultos 

-|afue ! cr ; A!miraiifiaenqaeiy(>:véri'ia, porque! -capitán y pi- 

■ loto que eata 1 nito regia entsndiaft 'bien lo que*al : viaje 
"invenía. Yjuhtárooje coa la Capitana-, y haijapo» aiseñdr 
-General y Iddiseronquo no traía buen viajfi; y ól todá- 

via mandó'.que prosiguiesen con ióqüfeéltenia mandado, 
y lo misritó'hicierbn todos los domas capitanes y pilotos, 
atísltóeSotó 6'iodoá fflaodó '^üif^vi^qtttí twago di- 
cho; yacidos iban déHoiflay t?iste¡sypor Ver'ei gran pén*- 
' " gro en que por momentos se véian, 1 é causa dé los tíiuchós 
ibajosqíie ¿cada paso topaban. Este mesmo diá tuvimos 

■ v ista de Otra isla, án*¡tneamo bajá y también inhabitable, 
con muchos bajos y peligro que en derredor de si, íftte 
tenia póf nOiabí-é Capüatíaí y ftieDíosi áetvido qoe ^con 
día la pasásemos, ; y tíos guardamos^ de todos los poligros 
■qíieen eflabábia." La taMedesté mésmo y OOrca déla 
'noche, ''se'fue !'á j inflar-la aao'Aímirantó con ia'(&pifsña, y 

el Almirante y su Pilotó se declararon mucho con el Señor 
'General-; y casi' por -razones le dieron á entender que no 
Iba seguro 1 en proseguir el viaje por la viá- que* llevaba; y 
é\\ todavía con sOstreCc,' mandó eí séaor Generala ¡tés 
-capitanes y pilotos quéitt nOcfee siguiente ledos íd» aá- 
'viós tóaislsen la déláofera ala oao Capitana; ¡par* seriar- 
la del peHgrode los bajos; y visto él mal gtrétOqaetodos 
'■ llevaba», pOir 1 ir navegando poi 1 parte donde DO ee : enten- 
dían, en; eadureeiendo la «oche, todos los navios se que- 
daron por la popa dé la Capitana *y la echaron pof delan- 
te,' para : qüB éWa 1 , <c|(ie : sola quería ésta navegación, los 
'asegurase áRÓáóa.' •'■■ ;: ' ; ;:i:¡!:."i:i: •,::•■' . 

■ Lni>es" veinte, del ^iehfv mes, .ouan'do amanéelo, nos 
hallamos todos surgidos, -povqng" ^¡iiao 1 Capitana surgió 

^corao é'fe media noche por el teniW'de Ibs bajos, ^aasí 
-todos oon ! eH*;'luego quó'fae de día, el dicho lunes; re- 



..Google 



DEL .«CHITO BU JNDLW, 4$fa, 

cqaoc Unta -otra ¡sÍa».,que : torila.B«>8,ppr llaipípa^y.^oet i**.., 
gaba.nmcba, tapibieft bajvy deras^adsla^Wrepiaaifc;; 
d¿ la; nay^gaciíMi, ^dlgft^eícfliíl^ilopJba^W», porque, ha-M 
Híip»fljPoo(W'y4 e»taj(»w»íb3flíp§ con¡a|gun pocodBBftas,; 



wio9y y -por. eUaae, dfleia'Cfwo^i General, p« wñpr ha-h 
bjahecíwiyíilegidootiigp^hocapitapesi eon ftwialft^i 
j ; «rgeotí»,.8¡n-.Q«atrQ quede^paña sa|iew^ ;1 y ; oíi¡da(> 
capitanía ¿a,d«:ser,ds.c«tc<jtea;ia homb(reis.y cjeFtc*s ; cabar!' 
llt»rQ».para cerrar la l*wra> y-qw^eBta nuev¡a rflcebimosn 

tpdpa^oíentqi.yrpa^iawí.; ■-. - ¡( .¡ ■..■'.■■ . T ■• . „ . 
- Bste meso» di» alunes,, como, á< :1a» ¿tuere, del, dia se ; 
juntó el - patío.; Almirante con la Capitana para, saldarla, 
contó es:C&f*urab(e„-y,-el sep^r Ge-neral mandó á nuestro. 
C^itaftiqaei todpialpa'SoliJaílQSSe^dwaeQ jtugarmas T 
para que las aderezasen, y las, tuviesen puestas.; Vista Ja., 
determinación del señor General acerca, de: la navegación,/ 
que-arri'ba tengp referida., eotróqn raí- cuenta. $ ea cierto,- 
qjie le-, ¡entendí : les^nsaBH'eptGa, m babwfpa querido «h ■ 
muoicar con naide. Ya V. M (l s8>a^dai& fípandoyo, ea 
pata! tierra: estaba y el arpiada^ andaba 'haciendo,,; 'que 
éhÍ; á; vesaie. pop el Gepeivíl, bjí sepori , al puerto, ; de < Sangra, > 
María¿ y dixeqaB;B)p-habia. mostrado,. ujaa Jotrarle gaú: 
Señor y Rey D. Phqlipe, firmada da-su nombre, en que le 
decia.eomo á veinte do Mayo del di¡cbo -año había salido 
qeFiasfeia:. siete navios .con setecientos, boiajbrfls, ¡y dor, : 
Gietrtas niygíree. y,ep¡San Juan d^Rueríqftipo, hallamos 
ajienjas de copoo babian. tomado la carabela, de los i ayJ-< 
á0S:qutfiajitiba^ reugoifeferidon Y Yfs^ peto, dé cqipo laj, 
ruar había desbaratado nuestra apnwdjayqusno^Mlóí. 



3y Google 



:• 



4iii- IJOCUMSNTOI INÉDITOS ' 

en esté puerto' mas dé con cuatro navios; de -dfez ; tjtio salí- ■ 
mos 1 de Cáliz, y otro que allí compro para tomar caballosy 
la gente que en aquél puerto se hizo, y todos noniuybien: 
apercibidos, ^entendió, como nemlíre de guerra, que le 
habían los franceses de estar esperando en los-'pnertos 
de adelanté, quWestaónte-Cristí fi'la Habana ü el Cabo 
de 16 Cañas, que ! es toda úfiameema costa y derechamente ' 
encamino para la Florida, especialmeWte'ípielofe avisos 
que los tomaron se decía que en ía Habana nos habíamos 
de ir á -judiar. Pues para no toparse con ellos, por cáüsa 
de ía poca defensa que 1 levábamos ; en -haber' perdido 
nuestros navios, y acordó de tomar la derrota hacia 
Norte, que es casi tornar á tomarla vuelta de España 
aunque pordiferéíite navegación, y dé 6'tro'boróVí embo- 
car por la canal de Bahaina como lo -hizo',' y desta' suerte 
presumió dejarlos é' barlovento, si acaso lo estaban espe- 
rando. Y después qué yo comuniqué esta presunción con 
el señor Almirante y Pilotó, dixerou ser muygran verdad, 
y que no podia haber otra causa ó razón por dexar la na- 
vegación derecha que había de llevar; que era por la. 
Habana, y entendido, como tengo dicho, poí 1 ' la carta que. 

él me comaflicó'én'él pnerto.' ' ' ■- -<>->■'•■ 

Prosiguiendo come tengo dicho ; por : sil navegación, 
con ^tanto' peligro como "tengo" significado; por cansa de 
tantos bajos como" por delante hallamos, fue Nuestro 
Señor .servido (ié traernos á salvamento, hasta hoy do- 
mingo Veinte y seis del dicho mes de Agosto, que llega- 
mos en reooaociiníento dedos Islas, una enfrente de otra, 
qué nombraban las Islas de Bahama; y eran tan gran- 
des los hajbsqaé entre estas filas ■víamos',; -que en medio 
de la mar reventaron las olas, y mandó nuestro- 'General 
á todos iog'pftotos que" viniésemos sondando para ver el 



DM. ARCHIVO DI 1KDUI. 



^mig;c^pdo aquel diablo mejor .qu^jjjude. * ,, ,, 

-,:,; El, sábado', á las-tres, .«pies doi^qtw.iepgft-^íñíí^, 
íqafe eé cóBferoB'veinte:iyciti¿ode4 , ' , dicli6''!OT8i 'vitao el 



ogle 



11) Pa$amwos', J 'dé'bkíí ser ¿ 'moÜo 'dfe arietes) para' mOf' Ha 
ctni'oá!'^^#»rcLlé«iliittide^óttó l «fcii^7^¿<>^, i Saltó á¿Ihier- 

tenia & bu cargo dirigir y disparar Jas lombardas. 



■ Google 



M¡? T ¿í¡¡ihWi» , M!»!s. Ulti 

nS«l"t}6Í , éPsffl((í'¥iKí*Wfé : , Sar^éiíto.yenínal aeiWe}™ 

itntaít [*üe, l «iíWfe i aérAteré8Ji"iu.p'í!ís8»6, y«i 

en6 l HSttS l bfen''f I a8 ; biiéAa"á«hÍsf , aé: spesifeíifeíl&ípatti ' 
rijjjfjloeircí ci»iului-K| (.mi ion m'-oJ i.-imi oil tnji ,-.; 

y-8SS «M#a'fe'i(¡dVafe ia'cáWae Bkhama; nbtrM'os-' 
tro Nuestro Señor un •Tttttterlo' "éí¡ r 4Pc¡é1tl> ^ fde e/iie; i 
c6mo : S lili ÍU¡éf« ; 'líbiW'«¿ la'íroWé/tlaW uü'diídíéta 
deráéloíqWi BaMé'üarSÍ'ffdisjntíiml* «I iMlwnsá la 
parte' aePnatatílSeaW-'Kiel' sal, j fte 'dafllid taiítí lumbre : 
dWsíí^W'ptre^ti étW*, : } Ate coi<ríénd»' MSa «-partS.5 
del Poniente, que es á donde está la Florida, y dut-aWa 
.afitb'sáráíplIthA* W*io 1 la''dl(it«feía^íflle''Sií i 'poíti I ian 
dBrat- «oS' : iiíl!r»sí («ISoíto ^bfiSt* **6¡», i segdfHo 
tíáaffiaWlo^WrVaies'triitil MÍi oí" m wnk-Jno" ro.:.-. ;í 
'-- lu^tf»«arteS «eifile.fbijtó Mr- «Sfe«a"rflSs á l ra*o* : 
ciim» e«B «íaffjilrintfto ^Ü«lff,'cnaT *(icatl(JffloS tenido'' 
deWlfeel'diíf'%ii* (: érñ'p(jiianioB'n naWfe»l<; y ésií Hitóos 
ribsotíWÍ'do' 16 <áM ¡Éajliíaiiá j¡ di las iténtós; dratáüoia 
déí'lB^ati-Jr uSeéiaf; 'y éstal^rfe'(l8Ko , «HSgS«bs=y ! Jo ü'aít-; 
sí^Wíiijtf y í p4dV-«TO«¡iyí*;sá' MMrS' 1 rSHedio'deí 

miijk t«ea i»* »q-oél»>Kti^]'»biflo alte dos dé m- 

tkrarS'proífeyffríflJrésasto'lhiterfiartW^u^í envlft" 
ifnlebiporalsiiítíSBof que hiégo" *dtf' toatfs.<re«Si m)4> 
TMnnídí S'jrÜtórtóif 'iJliéstW-éapliariá'ff? étoqaé ágrp 
ra7'áiré'!y»IS'trkSb 'pISf'MHílgKi, njdfeo eSlaTtfefV qiK> es- 

táb i aaiós»éW!al 6alaia'yaurí"ea»*d*il'tfS jsilsWOS 1 *!» losl 
«frías : fiá>¡09j'Qr¿i<nrto>«'WrWMos: «elcawdlfc süb* 
nPÍeSht'íiííairJ ; dftiíd¡í' l esM)S', l! í «Hakia ifljin'miiCqtie'' declan' 
qrietetSMdos ; n!ias* ; fc¡«le^liiS'diiIa Monda; 7 !- jíer^. 



^Google 



majtarda TOOnoc.Ímop.l«rra, A ,!>8ní"ffl!49i!WS0cer, : .ljl, 

una iegua.de ¿ierra, y ai9l,)oa\>s,,íoS;.!deBta,,x,baMéro^o 
no8 : eo,lanwBma.ripr¡Sa y,B0 J^oa^rfmtiHBuliUffflH, 
gos, que fue para todos nosotros grandísima consolación, 
ytflegrja, *W!lwHin/H«)6,ní«?t^¡Gen8r^,)la«aaf,ito- 
doslospilptdfi,;)!,» ípffiPAÍ .jnjKaf; ája,(fiipj(apa, jar», 
tratar da.lo que¡se.haljia p>,b,afi»r- „„ , i; ..f „.„;,• .„. :) 
,. : Olí;» «jSl,, -váKte.íTOSTOi Ja J ego. I flpn».f#9 ¿j» ojia,,,!»,, 
Capitana; ce,i»|odos loa depias aavios.alíaro» ferpo„jf J ftifc-, 
ron por Ja «ata B» hosca áefljies^psjessmigos^.^aja)- . 
gun,. buen, puerto: dpn.de se puifcesa, .desen^baíoap ta, 
gente,, : ■■ ,,¡t: u.'i '.i :■.:>;. ol: i í, il v. mi;i ,ein \\ufl ¡:,l> 
Jsevesltóniadel oV*a.,mos, ,,n« 4*4, ^tiempo, PPi, 
avante, que Tíos ifliip, ;ecba ,9ljtBTHU y>ütm<WP POff. 
tiempos contrarios, cuatro diás, fgue;n.o padjínjos^inayegar 
adelante,; penando, esto, faltaba, .Si» .venianBíaa ¡jalmas 
q«B motíaanos. Estov*mp,sjfl<les tmm,lKm¡M'i¿ l l<g,¡I> 
coa» legua y rnsdia¡ ; „la íCap¡A^ estaba delantera; da. 
nosotros «jomo/, un» legua, qneuna jjofM'agws srébaüAi»!!*. 
por. laiíHicba,corrienieflueJiab¡a. Yislo. el Geperai,;mi 
señor,,;, ; que,losp¡|etos.q»ejr«^osnil^ 
que en,nue^ra,Wft)paSaT0PÍsnírí308,.<iíS eran ,d<(,|qs, 
mpsinosqne-ssjíiitím ^puerto, nopabian;dap ■ 'npltroi 
<iel , pqerte,4pr: lia popas ,sBña|ps„gn8,te,l#Tf», fffins.A 
causa dafnia oosl«,,tan l>aja!.y J ,lÍaoa ¡ jr.feted8 segales, 
acordó de ochar, ei^cuen'fa .aroab^aros eiyjprjiayy,, cier n 
tos. capjtajie». -Bjcieron iBjmpbasibpgqeraa,, Djrgné.los, jnji 
dios se.arhsjrotassm y„jeon^isseii.a yflr, í |o qua¡era; e!(0»¡, 
pomo son tan bestiales, :,np puwrpn. de||q,in\apBd 1 ipj>¡r m 
guno-yistoLlosinnestros.es^i^ptiéípnsftilactiewaadaflp 

DigitzeDSyGOOgle 



t»,! yícuatra leguas te 'a^íCJüMinv coo, flü puf^>^:dc : - 
intuí», de loa cuales fawjoóiibi^afeeibidoB: y IgftídÍQr^p 
biett de eomer y ,ka af)razarofi'.yii Jes, pedían de Vpfjva , 
ínuao; y.los soldfldüs'foerba'taayhowa^osy qüfí-le^dip--, 
r4B!imlcka«ct*as deilasquei'üeY^bao, 1 ^ ellas, J!£S$§K(!fci 
dos.pedakoaldaibroiiaüáqDe mo atu£>bt(0«Q (tej pqiailat#h l) 
perobasBa «teto pat^«6teoikff.q^ di>yr::y; tra^o; y^ansí, 
ndsAó'díc^ikíIos fraBOeses^qua nowtiSía IramüQI, <Jfi*9 ÍP3; 
b^itraladamoblaoMIiis. QuímÍ!*»» íi^ipqlws. íq^fviq^ 
cri^iaíMMüie quedanaa aUf aquella tooclw pjai» .feeteiav;^ 
lostiyiellos no lo aceptaron,, ¡por venir ¿dar avisos Jas 
báq[ü3iBueVasA.naé8jrQG«iiek\aLií;>] •■oiu n-ivj; t : t,i ¡,.,'j 

-■ ^Misüo Tiiiesii-o General la feg«ijadfl( nueva, aeordá; 
lae^ pteila-mitóanáv 1 sáhadt»<primerodi.a;'(k SetteE^bji-B,: 
desaliñen tierray ca mmar para aoutígasíQS !:itidio§:es- 
tatool-YiHevéto» mucírasicesas de liemos y cuch¡llos;y 
espejos y otras raqnüde ocias; destá suerte.vpara, ganar-i 
lesite'Sfóiantad y qué. diesen. Wmbre'd6r>ds<^t*&ift:»íl, 
pnejrt&áe Ibafran(íe8flB^;eli.;uQ9 deilu fitanceses. qfte' teji- 
do :dieftó'efttendia latera; 741') ; y:diiM^ 
d«cáb*iDoa pomo cinc© 'Idgqas, .que.-era/el, toesinA .lUgar 
doode üiosno trujo ruando' llegamos á.viatade la tierra; 
y.eübid?ro:de' no babee íSñáp eos. ellbavíüfe; np,.eí¡bar 
gante-e* tidrra para -racaaiobértót,n que .luego ^dábamos 
(XWflHofíy'lostbffiábaaids bai^to deBenidados/ ,(:■ 

-" -Mártefcóiratro'dél dicho! raes de- SeptieiobTa, sal» <$\ 
anristda< déste IbgAr que tdngd dícboj y volvimos la vuelr 
taidel:Pío»te por la mepraa.<^)3ta;¡y lueg? -miércoles. en la 
tópde; ansi.corao doshpc*e:ontéS quaífil sol ,sn pusiese, 
Ummos^istadec cuatro) távios'da.íiaBceséSf qae: éstafcaa 

(1) Por el sentido, parece que falta aquí que el francés preguntó 
donde estaban les demás navios. .¿.¡-.-n-! , t'-nú r:¿ ■ ■*> 

D¡o¡t.zM 3y GoOgIe 



álá'bcwjJí de fltírio, yi'd*bí|bs estiivimofi loa mUwj d« UsJ 
oírbS -eWo'díiS'l'e^uflfl; wjuhtófaatetra'Capitónii'caoíai 
aPárüdií J'iláfScOli* éiíl(yr}UDta;':qa»t!lraa otros coabról 
im^'rirt^C^iÉMMjrirMihabtóüaitGíeaétal eoirloatdi*) 
j*fe ! (íí({.itálnfee' f y pilotOáVT^^ó^ieí'el/AiiiBrértexw! 
oí^'e^Iüpá'eMb^esOT ow laillmimirta 1 dei ltAíraa»í) 
désés.Yy; rtüemlaCaptlansí <;on ©tro' foijetetjosf 4a .Gapitíraaq 
dé , F¥á l 4tiiS"qi» S ntf toriefa^dwafiavio^ rhwy priáñtfr 
paíe<í>yídé Úfof gfim «XiatódoLY todos áos , (le«u«Ara.'part«¿I 
jniéitos mrfy^e*'en órdsny; coii gpandeu'jánifflo*^. por: 
el'bi^'fatfttttfl yigraadiligqQOia^fep 88Dtfen¡ca stttmam! 
General, fueron acoinetiá«d&eB)3egaimietto do:surCapi- [ 
t^áTpteróíóab'riu^lroGeueral^rtáft eaferdoy (tati/as- 
tiit» ettia gueírai ha lOBtirjSdirlc* bao otro nraln mas: 
que ifftí) derecho; á¡ia' Gapitapafraacesa,ry:ati^iÓ!0OBid> 
otit&i piffios deilagy lostíemáe'namíoseipoivtaprtítérdeaoVt 
taVeatB,' muy-derca de tos demás. ¡At punto desto* , seria. 
cbraOdy horas dé lanbcbéf'yreditodoB estos tótrnunoslao! 
stínáblbipalahradíÉ ijruría partíi ¡lla-otrai. étíteafe iqwe- 
MÚí -Víi tarügran i alenbiq flri &en tesu < Tist o ; hoetst roíGieóbraL 
áeoidb á* hablar y dixo estas palancas á kiGapitanaírara^ 
tíeea, í[jé eHsfta qdemw ijelícai tenia: ¿«Quegetilé?atreñ^ 
potítJíeronvflEaiBsiH'J Poea <fiá 'hacéis fcnda tifjireidelSteyr 
Boa- 'Philip»; dexádmeiA;übrcvy:aadad 00; bcrafemenaf 
donde do, vedleqaé queréis^ deterdiinais In1certf44ites^ 
jtondierou y'dise'rpn'— Cómo:llaiíiab él &cii6ral>de!«WI ar- 
mada-. DrxécónleB Pero [ Melendez' dp ¡Afiles! Y míealro 
©bneral ¡mesó» pidió en: Péptica ; quede diii^son y^iioia-' 
feraséne^ BOnÜH-ddo^su íiennfal^y'diteroni quei se- H** ' 
■wtia:el^a^5eñorGiaHto.(l)iviy:dDíaoteé8tB»palabras^ 

(1) Sin duda, por Gastón. ,e-\.'u. ■■■-.■.. ■> ■■ • ; .x.toíj -A 

agnzeD^yGOOgle 



•Ib A»am*ft fli4!FW4»- #í 

despidió fo.íwLM*'f'*^wmMifiifm:í!\ib}m»nfa, 
lylel ijuatiiajo. etmensaja» dióte tai» <)« seereJsi, «Si» 
mu* eliDenaajeqi*? tñaíasiPWiea.tepdiwosJa respeta 
4«^Alin^teifan(*q)M^fti,«Y9»y,,»(4liltiríWf,:iii»s 
'««HMuoctiirjPoc D«We*il«^dnno«fl»p le ,»py¿s¡ia4M»- 
•«ir«i|ii»s*Bi«íie»» ( jíii»anB da leneiíjifiw'gettlfty aqa- 
¡badojdeidewitasíjaiwasea, e¡qwmiQ,,soñ3¡nfa]Maa(fíp 
tj J(ij«j>sel«í:P»,lí ; iisin,:i,y i ..jiíafl, bayetas,, da^tpogiiete 
iST.aélaiwíiiHiBtOi^flo ¡Qoíoífea.ppFrJPft'ÍJ^ d&itp^-.yi?^ 

*iniw*íp5cHos»/^¡Ba i |w I ^%iP f íl(B^.jíts(res- 

:i)»ste)«9ítesBi>P!«l»«»!,»*.!W'lB «"Jshrioa,. y, ^|e 
cI»Wi¡me$»,fteR||u8Hí» Wi»ré(!.,a»iPMS4|(W9iÍ!>? al %>- 
)Í9ixy„*»d))l(l BMfl,j*«le J á,f9iSple .(MllíWSríWK!' 
,a»a; MttiMMl «¡«fiWÍiiV ,^¡°W,,Siorir» .fuga, da;?; 
storflírOTÍ9:A]t¡r»rpflHj4flisi]ia;^iífa,i)!ró!5F»i}. l ¿¡)pa,|y 
; d«Bt09.fle;yAíil<Sil*i(St« IiifW*» ¿«IWs.-dWWI'M ÍPÍti^ii 
i WttolWiOib PP* la^jidiéjonse.tan.buena ¿pangue 

bíiípm#>w Mwgn"ip..:pi,(!^s((M.*)!se»t bW« ptffi». goe 

rSBBStlia, filpitana ^idjíx »»!B«(1JW9Í .¡•pMíPJBS* 110 ;? 1 
-fw4*.'«|í í», W»#SSqBaA)i»IWei!a nflf^naa, barca 

rueshojlojiasala Wl"»,^ d¡jnpVw^,!a,Uf$fift,<^ya?a 
4tla¡f^WMwm -ÍIWPWA^Iffi»,»»».:,.' ., ! 

amaneo», fue lan gra^Ja^me^.ujjlMaHrtWS 

ifl>w Baq»P9fi.)?ií»w»»:í9 r ftWi)» iT"fítf ^«oKffly; 
.WWinKS.ilíípiaUiíraiuy ,fi»«Jfl ¡ |eS'|ft y I! m,edja,,c|f¡ J1 tiar- 






,Google ■ ¡ 



tefe ■■■*tttt*IMn*tW'WÍ»i«M 

íá/td9^ &títf61t&848yiítr qaa wufámtá;' yeistaiid* 

vréntoY ! dff la inarj uft6-'Qí«Íw4 fc; owa, yiqóedamw 

^Mietídc-'á' fetos : twsV" smrtekass ta otífe, iqfae á-'qbá- 
irárseaósf'hb pk>dftttoo^^jíat ; ide'jfe0.aa* n -eii"ia¡*o&to'y 

perderme: YeófQo ), tluésti í a Gapitei*» Wa ^fldfcr-yiiíiBW- 
; módeW.K> : ííe ! ta mar daotío caza á toe Tdtítrarios,; por si 

p mrie^xíygeralgftrrOi a^Wdi^íéoípo-, lugar de íolvír 

sobfe no3oir0^pa'ra'ho^'Sbcoifreir r !p6íqiie ! 6eiába[Qb»-iiíi 
.'peligro de lós^nieoiigds.'Éstó'ttisHifrtardévOiimb á pufc»- 

ta'del ébf, $m'o I 3Qéií# tttw^élapor'alta floaí; y tuvimos 
"jior'entéiídído ser'n'uésí'ra Capeaba* qué' fue g**ftfift coooo- 
' lacioii para nósotrcijry'tiesqüe estovo certia; ^etfOaOcinwís 
' ser ef : Alrüiranta fraÜKÍésa, qaa "nosotros !iabíelm«k' ífóta&o 
"rbalíá'nocheátttfesv y W«iios ! eoÍeudí3o qae embfeUfeífc 
'■ coa ú^solrOsrV no , d&ó <, y ;, ffté3e l a SHrgircótiK) á'ua* legua 
'de* esotros, tóete 'la' pártele twflfli: Aquélla' nttcfotf los 

pilotos de- lós'ott-t^'dtó'ttatíoií estaban á paAle nosotros; 
"métiétónsé 'ett l1 8tt4áteVy ;! tiniét%Qsé ál comcfeieaV '-Ceta 
' nuestro 1 Alta Irán t«;áeidqiie'defiia dé hacer: Otrodia^e 

marrana ;■ botcaaiefitfo Cou'la ¡foiteenta ser perdida riiresWa 
' Capitana 1 o á'^b' 1 itíéttó8 í 'nieíi(tó éa ía'mW cien leguéis', fat- 
' mbs de acuerdo que, fetf 'stenHo de dia, álzfeéráos' tae*- 
' rós' , y'yoa ! bú§ifa l tífifefrh^ 

rio, que estaba á-gtrt^entodeliís franceses; yqutí allito- 
' máserüos ^ue.i'íb^yhicié'süáios ím fuerte, para nos' "^éfeo- 
^érV'Metá^denoá'^ie^'wcoiWir^ r ' :1 ,;i .< te'fsnw 
^"'Jué^séis del fflcl(^aie^;iaé^O(^iti6"*féte'dtf«fai«fa- 
' peianWá dar & 'niélta' sobre la nao que ostábS SÜttt*, 
^yeíido'easi sobra éHay qüfesih fáltala tornáraaros; TÍmós 
t asofíiar.noE alta mar¿w,nairio, ,y . pensando l^asiasff el 

nuestro, dábamos tras el Almiranta jfcauce&a; y de que 



:, .Google 



M! tícim ¡ í)'e indias. - 463" 

la 5 : VeHÍulb , s á rocoffocér.'fraiiárabá'séi'Tá'ta^ítáttá 'frán- 
'cfei^tfé 'tiííe'síra ^affftátfa Háüíá SdrtoaV.' VfttÓüitfr corea- 
dos dM6s : -ddá^ fi afcór(íá^'(fe ! 'dyrHVífe i Iál i CapKáTiá, más 
"por' maná, 1 pbrqtie hti nos 'attdie'íiesén; ^"iSdí tener 
^áe^b'dedlfeiíÓs'eépelratóliV Vconéátos afüiáes'iíos M- 
"TBÜí en aguada derteb-^'poeriWtiue' airriMÍ fliüe , dónde 
; fué'ftueW&&Bór 8eSrvid6 í y' i 8Q?)6^dM1tfádi*'-que hallá- 
"iübs'ttire&ti'á- Capitariá'cífid ottíj ná^icT,' pórqiíe entre ellos 
habían acordado de hacer lo mismo qué nosotros. Salta- 
"ífetííen tierrá'trésxapitSnWsi'iíííéfBfe'W dn* iádel señor 
~%á$iati AtfdUés L^& ,! Patífio; "¡f ld'dKü lá'dci' aefóór cftpi- 
c tah íuán'ay &in Vteentó', ^' e&Wcáball'érfl' harto prhi- 
R cipaíj'y fndron'Slé IbHótíros bien recibido^ lestiíérta 
■ - Wá'm¿y ^adecasííaetibcábitiUé. qá'eestá juntóconla 
"ríb'érá ifél, HofY'lüego^l señor ¿ápí(an ; PatiBdy el capitán 
^Sáh'Vfcente', &ra iíu'fiutirirfiMústr'ia y'diligéfl'cia, manda- 
' ron'nacérftíla caoa L, y'fósd 'éh derredor desta casa, cbn 
"''ífatíchb/terraplénrf'áó'^erra y fagfria¿ ! que es lá defensa q'ne 
oí fiáy éí' e§Üá tierra, pbwjilé htiMfxÁs piedra,' por señal, 
" f 'en tódá éUa: Tenemos áetitáo ftáistá hoy diado la fecha 
; dé'Véinté' y'cuatro tiros ) de ! brbticé,'que eiménor es de 
: veiilíe ír y éiát¿ quintales: ,, fcsíá' 'ntté'stro fuerte del de "los 
enemigos' como ^aitíc¿ , 'légáB(át' ( 'Ftiéróa tari grandes las 
Cf di1igenc^3 , qiíeaosdbs tl büénó9cápfÉane9hicíeroft con su 
'' indufitríat/qbfl'cón'lás'üñas dé sús'soldados, sin haber 
'" oirás WeVra : m¡eftóa , 3; tricieroa" ftienta 1*1) para se defender, 
. de manera que cuando el General se desembarcó, quedó 
«snatóaífó'de'lbque habia'hechdl : 

! ' ''^ba^o'ochoWéiaíaim^ma'aelaNatividad'aéNues- 
HraSefíótódé'Stííiembré- setíesetobarcó el señor General, 



.11) " Puerta, por 'fuer» ó fortaleza. ' 

DptzeODyGOOgle 



-«Mu» ¡«fcwBvn.isf ?!«>gTO¡ai íffl!!f»ds' i¡w* wfi'kís; 

Jp¡|jue TOaliaper,.,, I)rii8i „, , : .,,,. ..,, ,,., ¡^^^ ,..,;,„,[ . 

-síot des» twwsi iwái ¥ ; ,,í; iW%rW8»it a ,i¥í a ,. 1 <> j¡w- 
-»»¡i^#'n«Bl;j,jA*l?»ÍS*<ií.l94v^&;tÍfi r ra¡ií'ifi^ 

, dfthínsr: liVollMtpds^gs* oud^ia^ espec^e^e 
, pgr «t ^ibBWíifi.I^i^.Wtflhjfiffli^iffl'^HJW?- 
-*i:¡B.in*JSn«l(W-?«5fl)iiJIr(i«i!ÍíI.;,I fiPl^dp Jf,#e 
,:d* ,**! **y We» l «ÍW!ÍSníd((,,e))taijs¡pieiji¡\pl^ l sft^f a 
, diligencia, v; rf d9| dqrflUc¿ sp^ J^tu^fue^on.gjie 

'. fiPPWWi'fc; li(,.ft>tW» SBfi Wifi«>Sf?I i '!í?!iei1.J^3 s - 
v;.E#ríni9w!*'-iVíP,fil l Í!>STte,S9BV?lRffiÍ5 n ,t<'S:í!)?9'!S e3 
s^ 8 £* , ll» ! 3-i!(gt fr #«?W» WS4 n .í*S?ilí?) 1 fP?.ií ¿'íftiísir 81 
j .dadpjt). |«u 8fi ¡ |)()t : #lP«ffifi« 4 |«j 1 .JSJijr cfer»1r!¿l'rSrBÍ >r 

•j q»9 n¡S>¡»ga jI s i(j gfjnJ S: ¡y aPíffiíP'aWTO&i.^rWnlsili*' 
s?m*W*afáfymfábMlMP<eÍtgi¡ÍsámÚ!Á, u > 
úífeftp^iSfffiruiaaoI) 5jg ffirjüüB Iü o!>m;:."> oup c-ioíiüíh ob 
i Ha osado I). - y si¡,h j! ),djJ ií | l ÍJa^ fi ¡r ( 5|,ta^, ¡ gfan i í5ii- 

J%«TO'Wfiif!*pjl5«s(l, ! S» J f,65!Sf!)«!ffei!98ÍSj9fl»iá?ii-fl 0S 

dixo que no.piulia sosegar, por veV que su galeaza, con 
otro navio *ok>, estuviesen fuera del puerto surgidos, 



3y Google 



eosse uro íegwa m te wm¡t.flp9 <wa por w po<íw> w- 

taba : tefnwí^ *Q viniesen. J¡«: Ce&ncasea. y dáesen, «QÍ>r^ 
oUw y'taMrttettn. pMi- Y lw«fl ííooiq eatoicaagioo, f& 
partió paraos* galeón pon cincuenta, hombree, ,yi m *flfl$ 

que uw de tre>ehalupas/que toncos metidas eo e| i?io, 
sejwrtÁese l^egopat^tpae? Wa roanjeniínienios y gente 
qu^ la. galeaza tuviese; y \i*QgQ. otro día como la chalupa 
llegó á J^rd^ de la galeaza* nietjeron la njayor parto de 
los manteninjieüloa que pudierqu y mas de cien hombrea 
que en .olla 'eslabau por desembarcar y volviéronse la 
VJ^eifca d«l puerto; y antes (}ue llegasen á la barca con 
i%¥(Üa.teg>iai l$6$ió. una, pa,lnia tan grande, que.no pu- 
dieron aa : y<e^F, y echarpe, si. ferro y dejfárqnse estar toja 
aquella ,nofi||ej; y;luQgo coqaq quería amanecer, alzaron 
eí;&icor.a e| Piloto de nuestra chalupa., pqcque iba ya 
binebenjiq Ia,íjaarpfiT a podpr entrar por |a barra; y lue- 
go que fuetle í% : y g<u4¡9i?QB Y«ri. hallaron, 4 suftespaldas» 
pQf.lS :popp4»M^stffO aavíp, dos' navios fcapfies*a, que 
agttpfte: «wte-Mbipn venólo ^ »# demanda., y ■ si luego 
qjueJíegarjon lo» fr^noesesacQflaetfaran, habían, inuy gran 
PfeSas^pwqueioSíftwsíKW y#iaj*,n, desapercibidos de ar-, 
P3P» y-Wft yevaban.los m*ütemrctf!eüto;8. QftepQ Ipa qpes- 
t*og;r-epipi»oflieíO? qon:«ídiaaer frPQeese?» ppsÍ,ér,onBe en 
oííkwd, 4 .nuestra S&íiova.íte CoB3P(acÍqm, que estaba en 
^&^ ): pÍd¡&¡fcle>ft6*i¡íiF0 de un poquito de vieptp» por- 
que ya los franceses venían sobre ellos, y pareció que 
eMí mesEga ífegá al : nayip, y con wí poquitpde vieat»i|ae 

t«pa acjJuaslíi dqeoííív y.losüfanwsps df> llegat', : y *P«¥*. 
«r-fcaJWiiy-iíaiit y\aus, gayíos ^ajj granóla no p*|dÍ<íF*i> 
«oíjar, f •de.'estaünjanera ■nuestra geote y ih»$feeci intentos 
Tomo III. 30 



3y Google 



•flS'<S UOCL-MISTOÍ lHÉDItOS " 

entraron 'á salvamento. Y jan (amenté cotí estos dos navios,' 
«jomo ábrió : el. dia se descufcrieron Otrosí ¡cuatro navios 
de'loS mestaos .eñem¡gós, ; aunque algo mastejósvy éstos 
eran tos mesmbs quelialfatmosen supuertó !a ! noehfeqüé' 
sobre ellos allegarnos, -que arriba tetigo : referidó; que vfl- 
nian 1 apercibidos de geotey artillerIH'y! Venían'ádfrr en 
nuestro galeón y sobré 1 er otíó naVfo'qué estaban- solo* 
y fuera. Y bara esto proveyó nuestro Señor de ádá re- 
medio: el primero fue qne aquella roesma noche ababa-' 
do de meter los manten ¡míenlos, que tengo digo,' y gen- 
te, Itíego como á la media noche, sin ser sentidos de los 
enemigos, el galeón y la nao compañía que con él estaba 
dieron las Velas yse fué la una la vuelta de España y la 
otra la vuelta de lá habana para traer eK armada que ¿B& 
estaba',' y desta manera se quedaron sin. Ja una presa y 
sin la otra:. lo segando y que mari contentónos dW, &¿' 
qué luégO otro dia desde haber pasado lo que dicho ten^ 
go, vino un huracán y tormenta tato grande, que no pué-^ 
de de£arde ; ser perdidos y la mayor parte de -los france- 
ses por la mar, porque los tomó en la costa fiías'bPaVa 
que basta hoy yo tengo visto, y muy llegados á tierra, : y 
si fosnuéstros, digo el galeón y su compaSlá,, tíO,se hah 
perdido fue -por salir á la media "noohe, que ya cuando la- 
fuerza d'i la tormenta vino, no* podían deXar de estar ; mas- 
que doce leguas enla mar y desta manera tendrían 1 lugar 
dé poder correr y ayudarse basta que Dios proveaos» 
de otro tiempo. ' ■' ■ " ' • -• " (>' "■■■[> 

"Nuestro buer* General como es tan argulloso : en- tía- 
cosas de la guerra y tari enemigo tteTratibeseB,- especial^ 
mente destos pues- tanto le» va¿ visto las 'señaíes qoe> 
arriba' Wtogo dióho, llamó á 'ñus capitanes' y -.trató con> 
ellos que densalinabá, con quinientos hombres, ir t>. dar so*» 
«" líi óm.i 



J!g![z S : !;) yG00gIe 



id By Google 



H96 .•W»HM»ít<» MW1TM.I 

ios (fe p?ny ■■v 1 wí).ir.(<iiei:tflí i qH(iW6 Ji pen> : Jiíi«.«ilp r :tflTi*af 
]*> pg«*s^Pe .wb(eiell«;hw4adti>¡4P«.AQ'B¿ aleóme 

éxército; confio en mi Djos M hará cama, C9ftYts«í, para 

qme ; po^ara<jJ9 «nsafw .su. 5*B*t« f éá .«jtfeóHos : y dentmír 



- Hoy «abada vei^e y d^ d^dtoiip.maa, posi* «w6& t 
oa.en acabando AQ.tteck la ífli^ide Ñafiara Señora, 
BQftiidú el Señor Alffiiranfe. á aw«t l fp.0e(iMmei)(o i .,á«4eiv 
dosBaariBeros qye fuesen ^ pesaar,'porq«ft: aoep* día tte 
grosura, Qoraiósepofc los. clérigos algaa pocode.pe$o*áoí 
^.itegaoda áífll Jíígwiy fl^&dQuda^uem» echarte red, 
*jeim eabnaf fcn horade; y saHarojí eo tienm, y*nd«w 
ffflmél, elzo utialitfmclew, qiie «sigcñaiidepa^yUegaor 
do Ó él. lo prQüdieroo, : ji eca franoési d# auestimmjsmqj 
«ntfmigos,, y;tr»Réronlo jpreío.iiBHBsttooajBpOs. y «1 lurr 
íta^Q, crayendo. que taba^^osidfiiahs^r, estaba muy 
(toroso y afligido. ¥ #p teiRtiegonté que ai era «riatiano* 
^ diso que tú, y di** las (oracione*] y 'vaste ¡este* lo oonr 
«ole, iji ,ie 4«e que notwvjese pena, ni pitedo, gratando 
Sfgrtjad 4» iodo lo que. fuere* preguntado, y él la praiee- 
t*¿, Qiíéde. doiído yesía # í^e 3¡>t!af>a&í, disfl que era de 
le& franceses, q**e oBlabao Qn-eH ;fuef¡te.;>y iqti&su ÍGqnoral 
^,baiy.a mundadüia & cor oíros. qs*owí,<fqufw, fragata, 
fojy h£ «ffíw dif^.y^ue, yjnieafjp.fc reconocer u*e*tre 
puerta y que- íífífifin y sintiesen taqu* Jae^m©» «Uos,en 
«twpfieiifeWo fíflífft, vAwíron^ftriila, ¡repta, $ &tg»t»fta ú 
l»:bówítenHegtEp íme^tA ^ióJHqftiíflegtrp fieñor naa 
ÍPríni^tay^Fa[!antflfl^aIwH*o>yqMep^feiíHi<¡Mydc 
nuestro puerto, procuraron tenerse á la mar y.wjpudtfiv 
pop, (aitfo que la bfaxafa de,te;mflr $ggafcBMfoda>4É3n- 
t«Jpjti«cl)6<4to fe^dftoiíqíi^fleflsíAíaíafepitegujiftíte 



WDUtB. 4€t 

mkotro&fcobffrta'faaéda *d Sapidadde' la fragata bÜ pw*-' 
cüdEjí y delfa¿'Be!>liog^nQá<it»Jciinxi> ¥ ofcr» día amana* 1 
«ñraaiiioteanettBS l«s> indios, lempentrod &daiibobire*qIlo« 
ywáterdti k)8tre»iáipaia»)!yi]*3Ée y ota* diera» de! huir 
p«r eii moapey y8tnné(i8rtmi.«nf»D'ihoycn dandeáe eáca*' 
i-y.ddsfhmi daitov foég<y«t«0"dffi|r acordaron del 
alavüehüideila.íii»í(iiy toBÚároaat >pto el 'aguaiqué 
sola la cabeza traían de fuera, y desiav manera Uegaooa 
ayer yiéhiesL ■ diaido San Matlio», á la boea del rica, y el 
etro'eenipañerafca fitítermiaitie echar á lal rt»;ur y ¡lasara 
de laiotoít.parteporirBe por. bdtt'á «ipi>erto,i(|ae/&i pheb 
de>íf «wy-iáaLliiieáte^peroseguiresel'iiioaneittJybravBi 
qoearddabav yo te«¿oque'9eiahbgé:dice!tatdb¡eii, (inedia' 
tosí demás ooraftañeroa' n¥ «W>ni oía»: los vid©; Luegft 
dsSfBc&amósidMz ÜMabrebí soldadoá y íDacineros; paral 
qBeifuéseaá correa la tibrra'eab»scai dn : loa. Otro» ooiti- 
pwetua y ira* la íragaíp^qne no nos aprovechara- pocoy 
Bieeiqdeí* entra toda la- gb b4» qho:eni4l fuerte ¡está, áeráU- 
3(rteC¿ctatoBhoaitereB,.q«e 1» teroiál parte sori lateranos, y. 
mas que tienen dos clérigos que les predican la eeíá.-lu- 
kiratA^ y ; c[u*«» su: Real itay bcba'ó dies wpañoles y 
quh^ loé trésg bailaron ««tire- lesi*dtó&, vestidos de tm 
petfejoeny 1 labradas' ¡lo* cuerpos ootoo olios, que fueron de 
dfept» riavSó qne 84 portiiá eta-esa enasta* y coino há-tfl'fl-r 
teb uanépw no h*fOi'tatlo: genite j hádsb quedado co» ; , loé 
radio» y t4i9íldds¡ atlguntís! ¡ dellosj diten q&ef , tienen, cierta 
Gantidadiide^fáoasijp «br&eroay puercas para raultiplicpíff; 
dide q»e soaii»ada< Utógéi ofl veinte dias antea que- la 
aaeatrafiyj-quMídar Ja ¡artillería y.mumoi&aesi que iraia» 
no b^tóan.desemi^rad^ma^quftdo^eJefltoS'qüiiitaleíde 
^ízcogIkt y. decientes kt&fgMt jto-AñgEr y f cierta, caras jf 
otras cosas, de que ¡¡fe^jbiiiiqs. algp^'.~cqpfénípr porqwesi 

■.'■■' ' »•" Goo S k 



470 

Dios Nuestro Señor da buan-suceso á oueslrd llenera!, 
oomacreo qitese 16 dará; >tedb faaid^oedmdaiííefa nueai 
tro provecho, y. lo principal, quenas nos ^conviene, e» 
qiie'ditíe qae metieron eft cuatro bayios mas de doseien- 
tcs hombres .páfa'venir,«i¡: nuestra 1 hosca,-; y^nemasoq 
han .vuelto; y según efitey deben ; «to petdjdds, pompe 
después que salero», han tenido dos tormentas, laróa»- 
pones qüe.yO'he Toiato'j ■; -■;'. ■•'.• nr,it,:\ ■.¡.■•>,-\ v.\< -. 
'■■' En este mismo dia, sáhádo, comoómedioiriia,' wsta: 
ha relación del francés y eomoqnedaba la fragata zabor- 
dada (t ) et). tierra; ruando- el señpr Alroirante á diezhom- 
bres soldados y marineros qae, en; un ! faatel,f(iésefi bien 
aderezados donde estaba lá. fragata y Ja sacasen y tra&o- 
seo, y arisi «apuso (par-obra-. :Yi Xegando Duestrosídíea 
hombres jnnto¡á c| lugar donde: estaba la ¡dicha fragata, 
salieron á ellos inúeha cantidad dé indios, y-tenuérítíose 
que qo los 'flechasen,, tuvieron.. por bien de bc- volver* 
víendo-eti el misaio lugar donde llegaron : quince' france- 
ses muertos do los ¡odios, quí eran deiibs que babiart 
Tenido en la fragata.. 1 I •'■'■]: * '■'■'■■ '■■ "■!■ u-'fñ' i.\- .■ 
v: ■- Lunes, reinte y tfefedel. dícbo -toes, enojado -pl Aimi-J 
rantcde como los diekhomtres'Yolwieroitiiu^'ia^ fragata^ 
fijando esquifar un batel y eonio una dosona de hombres,; 
y fuese por el rio- arriba á descubridlo que habla y si 
Babi* 1 algunos pueblos de indios;' de veptúra,. halla salida' 
para la'boca dé ¡rio donde se había , perdido la fragata, y 
anduvieron - hasta -daf con isHa; y desque los'Jndios-rBw 
¿¿nocieron ser españoles', tos recibieron muy hien y le» 
áyudárort á sacar lo fragata; Y; «4 . martes,. , comoft la» 
»ueve>do la 1 maf¡ana,éntr;(ronipor esta pbei'toicon ella, y 
toegpicatnB' los >í yire conoct-se^ -ellos, mandó tk picar 

1 (1>; j?«Í<w^(r,'»iicaliaa»6Táwéii'én ; tlerr¿' '" '''"■' ''■■"■-■ 



3y Google 



DH, ARCHIVO .DR.JNDIA». tfí 

Ja&campanasyJaaher mucho, tstgocijo por. «1 Rea). La 
fragata osuna .pie«i 1 |itta.y provechosa paca, nuestro pro- 
pósito, porqiie es como una ¡galeota de quince uncos (1) 
|Wa..M0iawv¡c¡o. : .-.' ¡.,, :,.■■■ ,-;..-.! ■.-...' 

i..(> . JVwflos dp $f «a regocija, dignas de seroontfytcif. , ■ 

; * iEsWs 1068010 día, luqes, como una hora después de 
haber entrado el Almirante con su presa de la fragata, 

.vimos venir, u» hombre dand,o grandes alaridos; y el pri- 
ngar houibní, que ; á.el salió para ver las. nuevas, fui yo , 
ysíeiabrazó c#»gran regoeüp; diptongo: «victorea, vic- 
toria.,; que : al paerlO.de los. franceses es .ya nuestro.» Yo 
le ;pr|onietí aps albricias y se ilas di lo mejor . que pude. 

: TaenIos capítulos que, airiba dixe, ,comp nuestro 
Jnien General se determinó» contra, muchas opiniones, 
da ir sóbrelos franceses, por la -bandaje, cierra,, coa 
íjuweRtos i^ooibfes, coino Id; hizo, y; cpmo. esta es em- 
^íreea," de:i»i* seflpr Jesu-C<;ístq y de su bendita. Madre,, el 
J^^tUÍ^to-aJum^róel ^Hendimiento de nuestro buen 
fitoneral, para que so hiciese á nuestro .salvamento y: coa 
|aq-gr*n viotQria- :Goino sjeiapra'al Adelantado, ruiseñor, 
■ba/eidp taa argullo^o y diligente «n |a guerra y. en sus 
fUtsm-f bfl dado, (ao buena pjjenta deaí enlodas jas co- 
aaftquppor .SJ|f f le bftn sido. encargadas; aomeposjaba 
da<Í9;ni dará¡en esta eaipiffisa, tan importante á la corp- 
n* ReaU:y< balo hecho, ¡eon unardidy^jligepcia^ cual 
nunca; principie en el mundo lo hiio, oo ¡faltando su per- 
sopaiy.liiv.orde la presencia ,do: Sus capitanes con- losde- 
^naft¡BQld3dos , , animándolo* y esforzándolos con un ánimo 

(U..£S¡flfi, cr^eraus .sean, garfios «S aneara*: a>l;latlflq,#a*»^ : 

Dfc, t;s31 vGoügle 



valeroso, qao solosüspalabrailiíin ijoeMhierwrjBfosT'eg*'- 
los, \smm* pW (náMoniuseiiios, itaKtmiaKjWeP a»W«» 
pelear tWnMttti pomas*. í ]pa«i>^iieii«ej«f swasrflUosjiqat 
pueda gust ar desta victoria, quiero dar'rjtlérJ{érde L a%al«& 
pasaron en esta jornada, porque se entiende que sólo mi 
Dios y so Modín 'bMeror, esta jonada sin flwífas de 
hombres, contra estos enemigos de su santa fée cathólica. 
En él caprlul», ((iw dBstowá' parte'' l«%»'»fUKdo, 'digo 
coiW, i «ieiy 9« dW pWSentettés'tie S(*(«iemBt*itei- 
tío hi¡esircrbrKri GeherW eo^omBtHbs hWhttHíí, ^HW 
huceWs y piqueros yiras caciques indios, qíi*s looflMri 
mosti'ando el camino del fuerte *! loa ftWraigSs; 'cSt(nSe<- 
rón en el camiMí, hasta Iregará ¿flós, tres ata*.' lErABsi 
dert el. señor teíBi- qtrc,dc*Ie*ÍJilJ^« : ni¡-l>** l 'Ge^ 
ncral y átfi ■soldados sáMrrai 'désíí! pWtb, llevaron el 
agua hasta los perAos f |MsaMÜ»(!* ríbá S IfaKlS; y" pitsa-. 
halosi desta tnanefSÍ ¡lo* q« ia WStt «ador pasaWfco'déi 
laiilc' J fría»;*! las picas ^ traM'alos^ros'poi- *t'ag#i>, 
yd , e'áaMahera(*ferto'tbda : eicdtnitó, l í^»él''lhSír*» 
csMarittchétay'orirW, qoé'lle'gttHjticSteo'tlh í«Br>- 
(o di levita del fuerte de tos '«aéhí%6#,: y «stuWéKia 
toda aqtieDa lidefie mdUdós en tln pfttiVais» flil agía» ka»* 
la cunta, y enatl*) *raírta»nr¡céf,' ya « cáf>ítí»H A&¿ 
dres lioper Páflfio y él capitán líaKih 'Oihoá taHM 
ido á tfescáSrif'el fíerta, yisutratto qarsíeroa. airease* 
ter, estaban la M38 tiente <t«lli<l» de lasmaobas '¡ajoas 
que' habiaii reciltiíto 1 Hsidel oielo Cóolo deXIa tlérfsí 
Y como tuvieron <lom»re : para' vario quo «atüa», juuwa 
por ia BiaSana, totieBtt* buen Uenefal. con «uytíítto'PedPo 
de ValtWs y d ca^pijau Patifis-iué a sú'fcdojMia awoi- 
meter, dio para el faerte de los enemigos con un ánimo 
tan grande, qtre áo pareiMaíiitber : pas&do'pi?t'elt»s l traba- 

. ' . ' o,^, Google 



Efe y ; Wtf^,Tfl&''S^r';n^a^'tí i >bi*i«rt(lí!l()'fflesttto 1 «asé 
tiWjdfl4íilírt-díi %6í^*'SlK»sí> ^«¿nffteta de- W&#*fikry tttP 

vía*b*gí*attéfeittííí'tert*ííft»j ls*tíSyGe : *)¥#ié «v&ftaVMV 
k*«Atá*üs rf^íw^aiüítí^y éIigís 4aVaii'<fó^iw>!f «tres 
«fl fcaíaisiry *ítíttííHÍÓ!^[j(í tttórtñífei^seS^^y nt> «bufett^ 
ga&fc'í Ktoanii «atáis» ■tteüitíiuiry ' eowenia y <fes|tt*i 

hltfíBtí^por tas (tSW«UM^^:-ftt«MMe' l«3 flWo* <f&M «l 
monte y los otros se recogieron para unos navios qtttf W> 
Bfeft^d^w^lfena^iti^&iibi'per mittem, qtiBtfca- 
Ofo* tteJtfaal hára^i wgtalfá *}jf««j» íp«í » «értwt/ síb ftüt« 

da «&8stfajpfttt@"hOQ*t)f&mt aun BiJíiáe. Balaban en Él 
rib s¿is'tt»íl08Si»!|i6beriBLbbci|íiQtt« y'Hto^gbteatav «» K 
tfW i«fii«8tóÜa.t(caiktodafí'i|oQi*ffloA'-ot#»'ti*víi3l 1 4u« eataija 1 
*3rad6-.y.tíaicar^ctó'dítfr*rtas urtfiesderí^j <te latí otrps 

nofcil» «utrddb, tdí«Mi(i£> ^iBjfcabíatmls.ttó «ewi* por la 
ioh; ^bt¡roi«fetsb*ej«tta'»lipuert^ sargado" etevintra y 
ífei(Up9fl['OÍ»a?, riq fe.qpfa&lrgortr, sido daba 4*» w*i3t? 
Wáiífsiiir^aiiimde'loQJcjuai'eltófi^téHiiio: fea iu-Soerte, y 
«*átoalaiajf*ntia,i pero está iaüpj*(tí donde m elvaBo 
w.'!(ique^ajéí!¿etói;8(í peráaKL Ua!hP*e«a ¡ej despoja 
s*i»*e(s.003Ódy. ■ «úylwenas^-ifiw.tiiewa i«íent¿ y ireinrte 
opseleu»! Bofiteedos, /treioiBiifasi p*cisí«w}hoa qfovfta* 
^imuAas^cria^s, ^abhte'ífjpas'de «8Ür-y mw¿ 
buénaoj mbohos^tleuaofl, MJwhas'pa&¿»*yi (¡1 } '«uisoft», tanp< 
,iaaa feuinsaaafli aaimam mJ iO{¡ Hh'i'Jz t»TJ* ■ :i/ íi -r: 
;..j¡ttir:9frfeMn *8 a W»»«ftjíP^»P'í i ÍWíflí*r«l»iPHvSH*' e ? t4 '«( 

Tocación por cofttéat, j íta feste casó, tal vez significara cwítdot 

D¡o¡t.iM 3y GoogIe 



a^p^,hmcfltt^kjs 1 ,B,üaM^ 
ci«i?l*s ; Jh^^3^e ( ,^g«urÍK)nK^>jíi ¡atabwa Obfíttfis SfWri 

pprsi&ndoiDio^^rvido. ■¥■;!«. mfttfffl;B>$i*z& ;qae ; <íeste| 
negecjo ,yp siento, s^.ÜbshUtmj^ao (Jtoefitr* $ewir.: noa. 
híüdarfo, pura c**í>su SaBto¡Evangefefi^*lftQAa*í(ypWr 
dicMo-eo- estas p*rte#,! ; itoii4e tosía nqcefliíladdói Mbiai* 
para remedia -de iaoMW> áoinjís !c«i«tt aquí, esló»af*rTÍ 

didaSu; ¡ ;L .7,';n -Ijü:; i/'i:-¡ rwjlí. : <:li' íh ■,< a.lIO f-J ": rfiW, 

-fifialtéroasegren «i^t¡dadde;bbro*Mteraa«*, Miéneür 
se (nuclWsitwajaB 1 de naipes con i* ifig«ra da: la hostia yi 
cálizi por: las 1 e^aldasjüjfi touehasiadneto* ¡cow-erace» 

acuestas en los.otrositó)pe8,/lWriaadO(y 1 <»íaí;dac*i!ftilQdei 
las cesaste i» iglesia: ,Mow»íeolre&9Mw;Haltitefaao,q*e. 
aquí . tóniatt satos., ,graa¡ warnágrafel^; iaigrómántioo: y 
otiti&ittUl fi©ft^si,«ala*q4c:.te!iía;:y¡ Wbiaoíido íraiie;kde 
Biaüerct^ue büy,luaesJi J ¡*eintR <yl »**<rD,di)l preatínte^ 
como 1 i't hura :dB..vtspeif88 í ijqQfcr6'»*^9ír J o ¡ buetu Gímera!,! 
ae^pa»adoldMiue^e«^!SQldados,á pié y -despeado y 
muy:cangado v él y,tCNlQ3.-.tofiqtie|C0íi;él!v«niaQL:!Sal!iiida.ltE 
nuera, fia Juego S todüjcow-oí-á lütcaeaí. y. ¡acjüeianarto-- 
pá naeva,;lanu«tor!qiío.teoia^ y una asbOápalÜE; ¡y Wuíé 
un orHcefiüXíj^uiOiis ima^^ia^íkoáiireccbif ua-tBtjeiw* 
antes-qiae :¡logaflQ:á «fte puartoiy ól'oe>aiOi'caballíJh>(3r' 
buaa oristiaoo, -fintea que^lrülfigasecj^biacó.dle rodillas. 
gou lodos Io8id<jmá*^aaicon!^(vej5ia^ hacióoiío!(iiijflaflíJ 
gracias á Nuestro Señor por las- g r an d es -me r cedes reci» 
birtas, ydesEa'Manera,y& y mis'tlompfltíeros nos veniaios 
(Jetóbtój cantando r en proftesío'n, ¿ioi; madera 'ijue, él fué 
recebido con grao regocijo de nosotfftft.^ .mj^U'ps, diM,E§ 



,, Google 



U»fl'.gr»B(Ic el celq qne en :cc¡jHi4fldad¡ fie^ ^a^todos 
eaios trabajos. aoa descanso jpara en: eapUitg; «giie, otario rafe 
parece qufe> «egíwi.lo que; él bítilrabajado, aov^uiíifipa 
infintas da hombre humano .^uMal ¿ubier* .sufrido; peno 

ei fuego. y.deseoque.t¡ 1 eue il da servir; á-tyuflatJW Señor es» 
«bajar y destruir esta seta Luterana, enemiga de,!nu£fjtrfi 
sancta ;f6e>:C3thc(lica, le hace «¡l no sentir tanto bI trabajo^ 
Pitea siiqnanenoosdtecir de un lier-mano sayo que, consiga 
trueco, o^ie.se dice el «apUfcu ; Jtartbptoraó :Meode?¿' m 
menos cel oso en: enseba r nftetff fcnwcW : jfée, ca tbóüca • y¡ 
obedecer los nwndaiBieHtQ6.de aulrneu hermano >yr Ge- 
neral nuestro, será : iiunca acabar; qua cuando el General,. 
M¡Spfior> sajiói.desíe fuerte para'»? á4aij sobre, loe, ie*eM 
laigos^le dasó encargada la go^fí y; fueí zaque aqHí quien 
daba, : rcpresentíUMlG'su.njasaia per^inñ;, y era íao gitana 
déla diligencia que, traía en-. tado'ej 'tiempo.quc, su. bejn 
mano; caminó y eoíuyo sobt* a«s eaeraiigoB, que nucwwite 
tí desnudo ni'en «ama acostar, poniendo ¡ejMrtineJaa.por 
parta 4a la mar y .; de Ja tisera, de :pafte:jd.e nqob& y ( dí3 
dia -aei.Qcgpaba, él y .todos-, sus soldados, en> bactip, le» 
fBerfcaa y-, fuerte,/; >'*í noche* que. testamos reUtoenque 
nftítwron ppca^ ; elprtoerbiWn|re.qi^s^h3»>»rDM|ki de 
punta en blanco, coi*; celo deisejrvjr á Dio»; y t j|r* u,i-8*y¿ 
«raélí/yulas. palabras quedaoi* ;e« «¿usencia, da, ,sfi. ter- 
mino, bastaban para anjmaF:y- J cpflsq|j(r,.á.toclo | 8u.«séi5'; 
cito; para' que, aunque Jes faltara. el; mw^oiaiien,lp t ;,pe> 
leár&n co*W/ romanos; pues, siqoereníoíiitleíeií; ea-l#f gm- 
trastes y tormentos que en la mar -tuvimos, d ign os de te- 
«aeii-era tan.. valeroso el ánimo que .este bue» Capitán 
mostraba, y que animaba y esforzaba ranchos -pilotos; y 
mario'eros^ébfciese^ el deftér.^n ta' ofició, :p«fijk 
tiempo de tan gran peligro como nos vimos; y aun. si íu¿-~ 

»- Goo s Ie 



<W <MMUMUt HUttM ■ 

í» menester itfto fes saletas «a arfíl» (l)y jjarairewadlef 

«¡úii^rdHtíáMi w ^asuté'nMUtití coa I» obres yctm 

«w qué 1 !» t»» «w» VaKAitía vw» bacán üfBet&iHa vrm 
' üf/m-Si fmWKwtai Pw» si «t*i|«lsi#¡eii iftiajsoeBf jf* 

del s«MriG«!is«i! y *a<t9M»y «dD^oiaiá«l'Ai'<efi¡^)tiid« 
S»Mav MBtsuítwdD'ha»» «tote y ishis» ase* 1 , : deí m^ 
jstitíf ¿wrfíiois^'piíwtka *> heñiré y ra» nsenos ístu 
a», ¡f" di aaf d¡tr¡¡«ate> y a**sad« es wdaí t*a bos** r iss>' 
pe»latnle»fl8'«¡l JMOta» (¡6 gllefiw,' ')" *'e«i catld* ** 
GéaeftM» 1 te íbasr, w hs »tlw« «8ta|ii« * en taiioi >«■ 
h<#Mfada del faek#yi urna dfc lea etotoigbsí este búa» 
caWlíe*» fincd» wi''PHiéi«m^ié« awsmetioiod, 4 el tato 
de 'MstrtgHij y aw to-naamnía «(lia bafesv da'lOB o(no titíi' 
¡«fátfaeswuttwy :vÍMO-p*r«l 6*at«(l¡ om seídi-i eaa* 
vilB>m«iDW(t! * ¡b*»« bectro, aeotiísy eaautto di* to 
rwKa'para m«*W) fuewa; desalío por {¡«bet-nadiir ab at 
íü*rte ^ae' Rsakuotaá . I01J ■ euaistígosi j htso dada tala Mw 
Mi fflaüw, que en bÁ>TO «etapa ll» tornado esn «i geoüt 
a ftrumí» «iwwav b»eiéi«ijle*is*¡c«va í» hflj«»*i f 
eb aU*aH»*o (4) baola la «tilla *f lallna&Y e[»e si lataaV 
taUe^Fr»*» V)ni«s8,'i(»le : ba*iíi« obSJIK"/ ! •■': ■■'•■•• ' 
"Dfe*^eBá^4M»le(!ld* l W ! d6¡ll»j«í-' ¡ áljlll,-éii'v5eiW» 
pattíáV; t]S* se cíifiiafoa veíate y 6cfi¡»«le' Setien&rev 4* 
diohoaíoi 6*a**l : seEW ficbérat aeacaasaiidelBWetP 
tan» feb»-, .*•! tonel!» Babajo (¡«a habí* Hew*», líoHd 



l: fl>,'Íi<fW«l éútfntí! jrtelw&IMoa quli 'ée'M : e*oí 8Í ti» e»*I 
oepinaw, ea ife:dat trf »r te* aktm tontito— éifut eu trórtaatH 
son loa dos maderos fiordos Que /oriaan la popa ido .uo. huauej , , , . , 
(&}, .tító, (oso.— CuWiw"!)! fuérlo Interior que se levan» aór 
lF^»•íl ! ^eWapll!il : ae"l. J pl«ar.' lrl, " ' . '• '- '■' ■ ."'' '"¡ , "'"- 

- . : ' ' ■*< Google 



»!«]4ffWW>M-¿ffiM»- 877 

tgn^Únjpa iíK(it» 1 ÍL,;e>s|e,Hí!*Ji 1 :(XWrsníSift» 0»a,dieríjn,á«t,4 

tep*ir sw #s :lj* w#i bfcia Ja tanda iJbI Sur, estaba «o 

k«w ResBral, mMbm.Mmfímtif, que esquifa»-»» 
bajoa y K«cp5it «««issotsiSOWfá» ji.fe^&^por: rtlww^ 
tita»6i»te'Í!ls ; i8aT.,r.á«iil)i«Í9»i»l!)(|UBli»to.B»»fe«n 
«tío, e«no ¡Idosínoraj , «llí«a»ral,«i:Mo«i',iiie mundii ]l*r 
w,: y, wrí) tififle ^airto áiyjraoi leapwlelqvipteifnara esto 
empuesa me dt*ai itMen^oMu i|Witép»»fe¡i(Hiaii»Q:il& te 
aflflrfeadPGn co babe.íicíqebn.agwllagwitflv'K© le [repliqué- 
is, toiwaoeiíído. í -cuMdo Y; Sico«»ep«« ipwioMi 

líjajee?, ;yp ( y ;^« ^jeftáá.Wiadcis-ík Y.íSm.íp lo ímp¿díéra-* 

PBWROrsviíaf' «I prtifviitiBeisi» persona j>»*iral««iabir. » 
Í¡9*WBtiíKi«»syp ttande»!««wie«Mi* pa4«tar«a, «o éoi«M> 
Bfitertox.atia, yj-íSumáttaimeitlí áisaijtwé) sjueriairi iwbh 
(JMdqnKj émí.;y,A QJBrH»«ajJ6aBB»q«»;aUl«((iJI>» ; (K>« 
feéscwi» (ion (SI, qgo todesj-iwiiawas kmie- Ama kmtr 
Iws», y i» «Bfcwel nus.fmroosrM» ds &ae*'a, oaspañi», 
tundas indios qae no? guardaban Y dtsqne «atóaos del 
i»i, jBsa.it ^Ywte^alaiaaneBnhussídausKsneSBiia-i 
mi$Q8,.oflKt¡wroi» mas i|aa dostogsas ;pf)r íutas bregas 
. Hunus, y ordiaarifreqosta cUgna bu* tapujamos, ():) y 
BHesírobu» Genorol siempre poj-.d.elaate. ftdadss <po 
iuimpsalamsr, marcbíMQa e«a» tres te»«aB afrta por 
lai»»rÍBVendetí(aad*do/iHKBtfi* ooaíBflSia, que. aeriira 
>W di<»i<ie la ri«stií>«*iwlo di«»s. son eUwii ¡«.-«sí los 
BW»]Ci».ks!Qirgsafla ale^auíoíídsi w» haber hallada 
jjiWos- BesaV allíivíamos |gs,to<ígoa*«i/iosís«mgas ha- 
BiaBiiiOawlípifen!» 6ettffl«l «nsiip 4 ••*» «oldado* qoo 

(tj PaitiUt, calzoncillos cortos o.ue sólo llegan á la mitad de la 
ÍWÍnai'^oitala, pase, a deeie qu¿ ttiW con agua hasta media 



= , Google 



¡78 WCüMrtíí OS MííMtoS ' 

ñiésen por : !a breo» á reedn&eerlÓ3 enemigos y á ver eí 
Sitió ylogar dondéestaban.'para verlo qüe-s*ftreHos : Be 
debía hacer? los*, soldados fueron, y eouiO á (foé horas "vtfl- 
vteron,y dixerop qw© los enemigos estaban de la otra 
paf fói de* rio y q»e no les podíamos allegar. 'Luego el se- 
ñor Genera) mandó á dos soldados, tofl Obatro «larineros, 
Ja vuelta donde habíamos ■■ d#sadp las bardas) para que 
las !levaBeti:pori«í fio arriba, para>poder pasar á el si- 
tio y [ lugar dwideestabap nuestfoí» enemigos; luego maü- 
dó marchar la gente Ja vnelta del lío, y antes que ama- 
neciese, i Hegasetnos: ■ Y'en; nm quebrada; nos 'escondimos 
eoQ los indios qae'llevaoios, y-cuaotlopoóipió: el d¡T->, Vi- 
mos mochos (k '^enemigos; andaf^ por : fa parte del tío; 
' pe&caud&.-marisooipara'OCHBer, dendeápooo^iftioasaGíir 
tfHaübátidéía y estaíderla en manera de'güefra.'Nuestl'0 
bugfli <xeAern\ , que; todo aquesto vía , attmibrüdo por el 
flspíi'itüsanto diso:n señores, yo acueitio de tirarme es- 
tos vestidos y ■ponerme' eta habito de marinero y : sacar 
este francés conmigo (que era uno-do los jque traíamos de 
España) y salir ú 'hablar á estos' franceses; quila estarán 
desbaratados de. talsaerte, que 'se quieran reiidiF sin po- 
lea*.» Y ansí comoio'dixoi .lo- puso por obra, y desque, 
eiogpeaóífídar-vObtJS'j uno ;dé los enemigos s&echóánado 
y Vino áÉiafelar eon el Gmeraly le dio á enteridor^l ba- 
rate y desfruiéfon<qcre tebhf&^y de como 'estabaa ¡perdi- 
dos, yque'httbia'díez ó-docodiae'qwen comori lioaarfb dé 
pan;y'ultra dest*>, GÓnfeaó'qee^odos-ii la mayor' pavte 
eran-luteranoB. A 8*e-'60Tió el señar- (¡WbeTtil fa 1 vuelta 
de;sus compañeros , ; ■ qbe les^díxestf d#su>p^m ; qiíe , se' 
rindiesen y le troxesen las armas, donde no, «J^e^s nje- 
ieria^ todos por el.,pucÍi¡|¡o„:En respuesta deato*: vino 
un gentil hombre francés, sargento, y traxo un menaje 

- »,-,CoogIe 



del Real de los enemigos, en que pedían que se les otor- 
g^n'TaV1(fe>f^lie-Veriáifáti l la9' , 'aVmfisí i y, eWreg#rAñ 4as 
pei-sónas; y '«¿ftpUlh 'd*-- 'mbch^^rtame'títo '■eJrfre'il 7 
nuestro buen General-, MBpóndio^ y l dlxo cfuff M> tes qae- 
ria dar lal palabra; skb 'qué tnisíisen tesHir-atasy sus'per- 
sonas, para quél hiciese á su voluntad, porque si el les 
dttíse lavidaj^uéné queSeló agradecieren"/ y ^i'lalmaer- 
té, qae'mt feé quejasen ; <te- haberse'» ^«eUratf^dtí . - Visto 
qW no í«MJia*1íacer ( ó^*Élsa;:se Vbttio^sWReal, dbn^ 
de á pówesfMó'víBieroh/tó^ós'ímsuéUríiíab y baa- 
derag y'm entregaron A -ib' SefloMft, .y pusieron 'las persoí- 
nai; en sii pbtíer para qué hlciesé'fcso voluntad. Visto que 
todos é^aníütoranosi ! 'déteTmiÉt8'siJ "Señorito á«coitde'nar-i 
tos Stótíefteiyyo^r'sersacelfldtó y tfefler eta^nas.dé 
hombre, le pedíme otorgase riña merced^ •y'fa&'qW-toi 
qÁé'tántóéíriós críytianós.no ; ínúrréiién y titísP toftttd «Iop¿ 
gó} Y hecha 'fe'dlIigénfliaV'haira'ttóstíiiiz o^dttBei^f -'ente» 
trü'ximos coh'nosuiros.íoiáírs lo9 ; démás múrieroflpor- ser 
luteranos 1 y: éoñlVa^'tíitósira'' Wtíla'íee cathflliea. Todo>tó 
susodicho pasó sábado, dia del Señor S. Miguel, :¡ q*tie sé 
contaron Wrnte' 'y' ( nuevé r d6 Setiembre; -qtíef l W e'ontarón 
mill'^iikiié^tóssesétttá y 1 ertfcó'ftños': Lá ; caittidád defstt» 
lütferdtiósí' qae^iWürieróní'fuWn 'ciento- y StíSe <>hoinbt&¡) 
itin'oaftriie' ó quince quéip!*sosHruÍimosr.--i-Tf yoFraheiS* 
c&hópiáf&b Mendoza Grajales.'l cape í fian : dti bu Señoría-; 
Hoy fée'q'úe todolíí^SuítodWho'paso'etf realidad As ¡ve*+ 
xíád:^i , ««Jiscí>-L0pe2deMéi^» l !Gf8^es. ■■■'■ 

-MíhíJii: uo.r.i.í'Uifo lÍi-.« i':' - ! 8ll (A.'i:: ( .i .-:.'., ■-. - oü 
'¡-,(1i i¡ '.¡-.-ii't; i.i: - wp 3-t 1 h';i'j ív.i , •-■.; „... ¡oliL'i í¡> ,«i| 
eobctK'ifi iisiíin't oh r «■■('7l;«' '"! 'i!n:..i, LiM'iíq rf i¡i!*>:'u; 



E¿ WlOJMül «1 9 l! . 



> y Google 



m «swwFQMwiwrqfc.i 

- . : -A:-, '.pi \.,-\ji:v .•..,».<imona«.nl al> :■:- ÍT ' ' 
ílWtlWWSOliW jV«ifflMMi&ifiii#'>^4bW'ffl:4f<l. 

; MttrH#HtMWKt, ^"fW-fll.ffo"* áli*!» 1 » 8 * ÍS.SWlM 

-Tl|Wifc«; WriMilWMIt. J Hi OW IWfrfti^ JDfWWfÜfcíU! ;, 

- • toque -i- *i» «nvi»iSfl>wlw t) Kila^clj fl» f»df> 
•wn de dsimr ^»s»f>>Y1wsctfe ílaftfwJMoslWierrai 

hubiera da vs«r«lgwi-ywsy ¡íwtMfltsw íwrqjw.f^w 
düw«ii»«'<lti teíB Sjmw^sxÍpiI» g»M«b4fl*i «*/« !f» 

puede «duestjr,!»^ «u*#fi4ir)i* 3 Mtaite<ii(«ig(>:. Wf <W» 

KriiW¡pi«i.pi ! CQMCÍ?ial»»Wi#6gM!«» **..qus. J*'Wl» 
d» weMMWrar<aae*ej; ■BHflWil>WillfdW«<!if<ll*ífl , 4 P* 

mi»Aw simado, *}rt í arj#sn,(|ie„js«iíflm)isrwF ^iovwí 

«rofíi^SWUViMr WiWeM teBS^.WiWüJSrilBÍi 4.W*9t 
eí«eM»is.l*;iBKl¡»ra,<kr fi (Ki í e#,|^na«*SBI«>J»g<> W 
Mrvir í.íí..Sk . :-. -iruhC- 1 :■!) i.ih ..-l.i'fí!,, a-a -f':: 

j»,.'..:t «mwnjyiiidflflsnja ^¡Bi»rjafij&¡dígpfl!»la 
«Mí» KWBdsdiS fs9iiw c <i«e i^p,»£s^i¿ej F ¡% j ,fia l; ei|¡y;i- 
W..fl«e |a[ge¥«n»i8¡()> rl^l]-***»»»; ,»;íq,«ns a»» 
pmde wHcttac.etM^rmb-.Wf w^m^M»- «dtaíKPfflW 

si ««sha uuiiSh-.kuW ,y, paí.YJ, <[>¡t«*>OT¡! »íi>>g»Ñ? Wv 
P» tí», fWJB(»,;ls W>¡fM^a, )l q#n r »ing»li(i:jía WW Wl 
las cabezas, 4.qgn4WitH^'M»WfMPrmr«MÍi4<^*8ti' 
go exemplar, como se ba fecbo con algunos en oii tiem- 
po, sin ruido; porque cosa cierta es que no puede haber 
mucha seguridad donde los mayores no fueren acatados 

(1) Se ha tonudo de un códice me. de la Biblioteca Nacional, 
oX— 158. 



^ z S . «Google 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 481 

y temidos, JT, si quiere Y. S. saber el, medio con queeo.- 
trambaseosas se.^weden rionséguir, mayormente en esta 
tierra, " 

. que en 

aera*! 



opGW 

. liase 1| 
,,todo |( 

. yp sé 

■goberi 
■ degueli 
. yores,' 

, pensat 
. -bueno, 

tierra f 
PWPT 

. tos COI 
perdona, .(¡owb yo.lQ .be visto, á jos que en ello miran 
■por.. sí y viven, coja cuidado, juzgue V. S. loque hará coa 
los dtémás.^ .' :¡ . ., ■ , ;, ■. ...: >¡l ' '„' , 

i.^. ..Después desto, sabrá V. S , que^un que juzgan 
ep España que él ofioio de Virey es acá muy descansa- 
do, y que en: tierras nuevas no debe de haber mucho á 
que aoudir, que á mi me. ha desengañado desto la espe- 
riencia y el trabajo que be tenido; y lo mismo hará V.S., 
porque yo bailo que solo el Virey es acá dueño de todas 
Tomo III. 31 



,, Google 



482 DOCUMENTOS' INÉDITOS 

las cosas que allá están repartidas entre 'mútehbti, yél 
tener el cuidado que cada ' ¿tío Tilabiíi Tlé terier 
io oficio, nó "solamente seglái'i 'sirio también 
i; y si asi no lo hace, 'Hallará 'nóucMs' faites 
, las cuales dan mucha cdhgoja'á 'una buena 
si la principal obligación ¿fél Víreles' no cófa- 
raal . techa á ninguno dé sus* mferiiiífbs^ con- 
sidere V. S. el trabajó' que será mehésíer'paraVelár's'o- 
bre todos. Y fuera destó,' ño hay' c í hicf6 1 ' i til gtafade, ni 
persona, de cualquier estado que sea, que sepá'aVnidirá 
otro, en todo género de negocios, sirio' al .Vífey, 'que es- 
pantan, porque hasta los negocios y nifiertás , que pasan 
de enojos entre algunos éo sus ¿asas, les jjáreceqnesi no 
dan cuenta deilos al.Viré'y, nó puede tiá'bér'bnén suceso. 
Y visto yo que la tierra pídé'estó, y que «l Yftey ba de 
ser padre de todos, y' qué para ellóha'de' pasar por iodo 
esto y poner la mano en todo y oírlos á todas líonjs, Su- 
frirlos con paciencia, me ha sido furioso bacerlo; y esto 
mismo procure hacer Y. $'. Y en áctidir'á'otrás'übliga- 
ciories forzosas, que son desoló el VíreyV 'que' es el 'ám- 
paro de todos I05 monásfófiosy hospitálesy , mttcliá ! gé'nte 
pobre y desamparada, qúe'liay'yá «h'estatieTrá.'httér- 
fanos y viudas, "múgéres'y hijos de 'cWqúistadórés ^ ctía- 
dos-de S. M-, porque pasarían mbchótranVjó, si elTirey 
no mirara por todos. Y én Irj'de loa nóspííáíes,' particu- 
larmente conviene acudir al de los indios desta ciudad, 
y al del puerto de San Juan dé Ulna,' porqué'cbmo'el de 
los indios de aquí tiene nombre de hospital Heal, y-píen- 
san todos que S- M. provee de lo necessario, : acuden 'jJO- 
cosáél y asi padece necesidad: demas'dé que los espa- 
ñoles, después de servirse de los ludíosl mas cuidado 
tienen desús perros que no deilos, y "hubieran muchos 






D1L ARCHIVO DI INDIAS. 4g3 

perecido, así de jos desta' ciudad como de los de fuera, 
sipo ¿ -■-■-■ ■ 

hallar 

tal tai 

chaio 

paral 

tantas 

tuve ] 

así co 

mensa 

otras 

do prc 

viene ^„„ m ..v,, w „ uc , aU i C , 

'\\ i Ya/tráei*íi v!'& —•« -«-"^ --- ' *- ^ 

que hay qué gobernai 

españoles, que para' le 

.vía acá és paraje toca 

ello ánsi, que á ésto s 

cómo á parte mas flaca 

tan miserable, quefptii 

condolerse m lie no dellj 

mas cuidado, usando ! 

que es: por una partea 

vie, ypor oirá ¿o agu 

,sas, porque nunca' lo \ 

dó viéto lo que les con 

dre con sus hijos; jesl 

gasfo*, porque los mas 

dan sacar un real, s¡ob 

de calidad, ni cantidad 

marlosen la uña^ Y au 

entiendo que lo han si 

DptzeDsyGOOgle 



484 . boc cmuitos inéditos 

sus negocios,. pareciéndoíés , que se les quita su interés, 

_ ii_ j„j» ~—cha pena, visto que importa á losin- 

Tó. mésmo'hága % S-, cerrando los 
>: y' mande y. S.'á las justicias que 
cuidado con tos que están á su cargo, 
n de ser castigados , "si se. descuidan 
t todo lo que toca á ' indios pasa por 
es, que acá llaman naguatatas, por 
cuyas lenguas se negocia con. ellos, por lo' cual la tienen 
para' nacer "notables daños, si quisiesen, es necesario 
!que V! S. viva muy sobre aviso 'con (os que sirven á 
los viréis y Audiencia, y que lo. mismo hagan las justi- 
cias, con los que asisten á'sús juigados, qué siempre 
,'tuve yo esté cuidado, hasta hacer velar sobré los que 
conmigo, negociaban ,. y ponerles al descuido personas 
que entendiesen lo qué hacían ,; y conviene cierto enter- 
der lo qué se puede, fiar de cada.'unó. Y aunque acudir 
á todo esto, con la puntualidad que se requiere, es cosa 
trabajosa, como lo es, porque lo mas dello parecen ni- 
ñerías; V. S. entienda que lo ha de.llevar en paciencia, 
porque respecto de lo que .-fie dicho de ser esto á lo que 
principalmente venimos acá, en ninguna cosa se merece 
mas para cob píos, ni con ninguna mas descarga la cons- 
ciencía Real deS. M., que con el cuidado deslas niñerías. 
Yantes de pasar adelante, conviene avisar á V. S. de 
un secreto muy importante en cosas de indios, y es que 
aunque en lo general de su miseria, pasa lo que tengo 
dicho, que en particular hay algunos, especialmente de 
los principales y mandones, los cuales, ó por cierta ma- 
licia con que nascén , ó por lo que se les pega de la compa- 
ñía de muchos mestizos que servían y andan entre ellos, 
que es una suerte de gente que V. S. conocerá, vienen 

—.Google 



UBI, ARCHIVO DE INDIAS. 485 

cuasi los indios á perder su natural , de flojos y pusiláni- 
mes que son , y se 
seguir estos.pleitds. 
mestizos, ..que aunq 
pios ios incitan y 
para, ello; y aunqui 
que al fiu vienen á 
cuanto tos indios a 
ceban en estos .p_Ie.it 
y la poca hacienda 
y propios, hasta ec 
entre ellos es una & 

Y sobre lo mas que suelen traer estos pleitos; es en con- 
tradiciones de las tierras que los Tiréis hacen mercedes en 
este reino, en nombre de S.M., paralo cual también ha- 
llan favor en algunos religiosos,' como los' mestizos, y los 
ayudan y animan para ello por algunos fines que deben 
teper, que porque V. ¡S'. vendrá' á entenderlo todo, no 
digo aquí mas. Dejo, el mayor cuchillo y perdición de 
estos mdios, son estos pleitos, y así el' mayor bien que 
V. S. puede hacerles, es no le's consentir andar en ellos, 
que si Dios me lleva $ España yo, trataré con S, M. tan 
de .veras desta materia, que le, obligue á poner remedio 
eo ello; y en el entretanto, V. S. lleve adelante el que 
yp he comenzado, qoe es echar de todos los pueblos de 
indios, los mestizos y algunos españoles viciosos que vi- 
ven entre ellos , y que los prelados de las órdenes no 
permitan que sus religiosos traten de mas negocios que, 
la doctrina que les está encomendada, que sí en esto hay 
algún cuidado, yo entiendo que será de mucho efecto. 
Yo he concluido esta materia, con^décír que todo lo to- 
cante á indios, conviene sehagá V. S. de manera, qué 



> y Google 



486 DOCUMENTOS llf ¿DITOS 


ellos y 1 


fo eitá V. á.' mi- 


randó r. 


amparo, y cdn el 


otro lo ( 


jar salir con cosa 

fué si la hicieren, 


injusta, 


sepan c 


III ■ ■ / •. I'M I,' 1 


, *•"■ : 


o; y que conviene 
,' lo ¿ocánté á los 


que V. ' 


religiosi 


i España , porque 



r -'- " <5_ ggijg g Ue p 0n estará ¿[ religioso en su 
< ; alguna veza alguna, obra cié caridad, crian- 

i .cumple con su obligación, y en soló' esto 

ó que hay qué dar rij tomar con ellos; más 
ir la falta de clérigos, ha sido siempre For- 
zoso que frailes hagan óncios de curas; y que S. M. se 
valga dellos para la doctrina de los indios; y el acudir á 
esta doctrina ha de ser anclando por todos estos pueblos, 
unas veces 1 solos, otras de dos en dos, donde nunca ha- 
cen mucho asiento, qué es una vida mas libertada dé la 
que habían de tener los de su' nombré y profesión; de 
aquí resulta, que, con solos ellos, hay mas que dar y to- 
mar que con todo el resto déla gente, porque sobré que- 
rer mandar lo espiritual y temporal de todos estos pue- 
blos, y que no se entienda por los indios ni españoles 
qué hay otras cabezas sino elfos, andan por ordinario á 
malas con Fas justicias y lo mismo con los españoles. Y 
con tantas temas y diferencias, que á no haber yo tapa- 
do cosas, por lo que toca á su' honor, hubiera en está Au- 
diepcia muchos pleitos entre religiosos y seglares; y pa- 
réciéndome que ésto cessaria con rió meterse en mas que 
su doctrina, como en España se hace, , pues que es á car- 
go de las justicias en'npmbce dé S. M., acudir á todo 
lo demás, he procurado con sus mayores que á'ssi se haga 



:, .Google 



CRL ARCHIVO DE INDIAS. 487 

y «p,1o,«i^en f1 y ; .(jva paraba doctrina deslos pueblos 
escojan .perspnas ,que .sean religiosos en las obras, como 
lo son.en^l.n^Bre, pues entre < tales,' 

y muy hienas, y, que no envíen s años 

de habüo^quese, tienen tpdayia ie del 

mundp,.,pues venque es causa d ue se 

ha, dicho y macha infamia ¿ todo siem- 

pre, lo, veq de^inm manera, no sé Jtos ó 

por<salir. como diisen, con la, suy jiosos 

y sudoetrina tan, .necesaria, e^n e iismd 

el sustento de su hue,u. nombre, ñ( :r con 

ellos, sino .cpu, la¡,bíandura qoe\ ue es 

pasando con muchas - cossas y , í otras 

remediándolas, por mano de sus mayores; y esto mismo! 
v conviene haga Y-. S* Pura lo. adelante., yo creo que enteu- , 
dido por í-¡. JW-.lQ WW sobre esta materia puedo decirle, 
ha de .mandar poner el remedio. que baste, párá que 
V. S. y lps que, lesubcedieren no vivan con esta pesa- 
dumbre. .... 

.5'. Jambie^.ha de. saber V- S., que elmayor sustento 
desta^iarra sale de las' minas y labores, cuyo, beneficio 
no se sabe hacer, sino con indios; y' aunque antes de la 
pestilencia se .acudía descansadamente á. todo, por los 
muchos que había, prometo á V. S. que después acá se 
hace con mucho trabajo; de ,1o cual no me cabía a mí la 
menor par^e, porque, por un cabo yia la falta de tantos 
indiqsj y por otra la, necesidad precisa de su .servició, so- 
peoa de. acabarse lofjp. El .cuidado de como se podía 
acudir á ejlp r sin. mas, dañg de los jndips que quedaban, 
no me daba poca .nena, y al fin vine á dar en la traza, 
que V¿.S. hallará con los demás deste scrípto, con la cual 
parec^ que.se han ido esforzando entrambas cosas, y cada 



:, .Google 



488 DOCUMENTOS INÉDITOS 

día se iráu, mas llevándolo V. S. adelabte, mayormente 
■si procura que haya efecto lo que yO' he cbméniacte á 
tratar con S, M., de que se ha servido dé maadatqüe, á 
cue.nla.suya, se traigan á está tierra algurios negros, para 
que estos sé. repartan entre tocios los nfineros; porque 
dándoseles, al precio qué acá valen, y haciéndoles en la 
paga la comodidad que se les hace en él azogue, & ellos 
se íes hace buena obra en ello; y se lés'áyudá á que sa- 
quen mas plata; y de sacarla viene S.'M.'á tener mas de- • 
recbos, y la paga y ganancia dé los negros queda segura, ■ 
como la del azogue lo ha sido siempre. V.'S. lo considere 
todo y lo 'guíe de manera', qué éste benefició no perésca, 
ni los indios por causa del; y tonga V. S. perpetuo cuida- 
do de mandar á las justicias qué, después de acudir á esto 
los indios,. lo bagan también al beneficio' de sus propias 
sementeras y hacer una de comunidad en cada pueblo,' 
porque les cuesta poco trabajo y lesTÍene á ser de pro- 
vecho, como V.'S'. irá entendiendo. Y asi mismo ala 
cria de gallinas y otras cosas de su aprovechamiento, que 
yo les he ordenado, porque aunque parecen' niñerías como 
otras que he dicho, para los indios no lo son, y todo lo 
dexarán caer si no se lo solicitan; y á los pápeles que que- 
dan, remito otras muchas' menudencias, tocantes á los 

mismos indios. . ' ■'■■■■' ■;' 

6. Poco tiempo há qué también había comenzado 
á tratar 10 que también habían comunicado conmigo al- 
gunos mercaderes,' déste reino, sobre el navegará Espa- 
ña las lanas que acá se crian; y pues el tratar yo desf-o 
ha de cesar con muda, V. S. podrá llevarlo adelante, 
.que los que digo me certificaron' que seria negocio de 
importancia, porque las lanas dé aquí son escogidas y 
■van cada dia en augmento, y nO es justo déxár de in- 



DEL ARCBQH » Dfe IKfclAS. 48S* 

tentar cualquiera cosa que síw ó pueda ser servicio de; 
S. M. y augmento de sus reinos. '■ ' 

í. • Así mismo me parece que la contratación déla lana 
va siendo de provecho en 'esta tierrk/así paráS. M. como 
para los que en ella traían, como; : eo su tanto, tambiwi: 
para los indios que la crian; pero^ieri fJaed© decir qué 
me cuesta mi trabajo, porqae cuando se;regisWa;ban dos! 
ó tres mili arrobas, era mucho; y & causa deíloeraser 
los indios tan flojos como- h* dichoiy no haber nadie Gomado 
el cuidado. Mas después qa'e yole toiné y se puso en sel; 
punto que ahora está, nombrando juos para el registro y- 
justicia en los pueblos donde se cria, que hiciesen á los 
indios trabajar con fliügewcia : en ello, ha' sido en tanto 
crecimiento, qaé'hallará Yi'S. registros debías dedoce 
mil arrobas algunos aSos; de manera, ' que con llevar 
adelante este cuidada, entiendo que no 'sea: menos la' 
grana. Y porque la tierra de Yeqüemaclialco, provincia; 
de Tepeaca, es tierra oV mucha graba, según lo refieren-; 
los que en otro tiempo la vieron, 7 no he podido aóodiit 
á ello por lo que se ha fecho en otra parte, será menes- 
ter que Y. S.-lo haga; porque se torne a levantar; que 
Francisco Yaíqaez, ; mi' secretarlo ,< íi quien yo dexó vivo 
en Tepeaca lo entiende bien, porque pasó' por su mano 
la orden que se tnvo en el levantar lo demás, y esa mis- 
ma Cosa hará como yo se lo dexo-inandado." 
■ 8-. Lo mismo quo en la grana, es necesario se haga 
para el beneficio de la seda, ¡que en' Cainfstica se cria, 
porque andando el tiempo no será menos aprovecha- 
miento. Y por no se haber engrosado hasta hora .esta cón- 
tratación, no había nombrado el juea para ei registro, que 
fuese de confianza y calidad, como en la grana, pero ya 
podrá V. S. nombrarle y encargarle el cuidado del ang- 



:, .Google 



490 -w«niwro*4wíwioB? 

meato da la seda,, y toiavamo eft 1 Ja8.j«s¿jtíia ; s, para . que 
vaya adelante. ..<'-■:>.•- '■ r. . ■ 

0. Unos indios qus, ac¿ llaman Cbifib,wecos¿ á. tos 
míales se junta» oívos. d*iOtrap nacieae^ que; todos queda- 
imt por conipj»Wy.ap4a.n aUfldosiyrevtfUwlQS.dfcl ser- 
vicio cte Dios: y de SvM.., ha sidi> ; uqa plaga qm> ha dado 
bien ea que entele*; á.eírtos-jrejoos^tyKqus «Vitos ha>¡ta,n 
en ¿atierra nm ibwga y; f#agQfW[ qjie hay ea ó), ppr,lq 
anal, entead¡ea<loque i 6bpaf<*:ca¥|iga|-lQa-seJH!i[a.íííQi 1 odos: 
Ide españolee- que ■ hay' acá, uo. baetariaA, porque como 
ellas nunca Henea esiórM.ni: lugar ciento, donde '«s, pue- 
den bailar,; Sino que. c<*n aus «-cas y ¡flechas, quo spudas 
armas que usati, andan de «na. pfírtq á otra, y como 
venados su atentándose desoló 1 yarhae. y raicep y pplyos 
de animales que traen. ea unas calabazas, saltea uiertbur- 
tar el cuerpo-á los q«e suelen huscaileft, y.cnaüdailos es- 
pañoles piermo. dar. wbte elkw,<)$tán ; biep lexos de aU^ 
yidlos tietoeoiaiJ .astucias parai bueeaiílos, y bajía/ los es- 
pañoles, hasta hallados .emboscados qu pasos forzosos y 
«aminas, y así ha» hacho y hacen de ordinario robos y 
muertes ea ellos c«, crueldad^ inc^eibles, aunque, para 
remediarlo se ha fecho, siempre lo que se ha podido por 
mí ■y. por fas AwJienQÍaaJ^íUwdeaquí:yde,^«ac|aiajara, 
eenuimca» do. algunos medios cpn personas graves y re- 
ligiosos, y diferenciando diligenoiaft y gastapd.0 mucho, di- 
Dero, así de S; M.xamoile pcüsonasenteresadas, que tie- 
nen por allí hacieddas» y aunque harto Siempre de la. raja, 
nunca ha sido .bastante ni¡ ceeo h& oW bastar qjnguno, 
si S. M. no se determina- á mandan que sean asolados á 
.fuego y á .sangre? y no dudo 1 sino que. faftide; aer^deUo 
servido, cuando, so. :satisfaga. de : l.o. q-ue so&re ello le pien- 
so;consultar, como testigo da vista.de lo -que ha pasado; 

„„;„,Googk 



Dlt KRCHfVO Dt '■ lWfÁ». 1Sil 

y así fo 'que Y. S. pódrábacer e» el- entretanto qoisesto 
es/ llevar delatólo q*e todos hetaoS ífetho; qweteíir^Be- 
gdrartdolós'c^inM'éórt'tóldíiítos'/'paírft-qwe toé daifas no 
sean tantos, y- «éabtigAr fo^salleaítüKw qud pudioseiijaBrí 
hallados, qiíé lá i: orden fiara- todo hallará V. '-Su estro 
los demás pí>péíes ; . V- ádvídrtO'á'VVS; q»? Luíalo :£akra* 
rajal, d*é virio eWesr&'fWia; pot (Sober-na** dé! mtóro 
reino tfe-ÍJeoQ^és7a ; peYsemujuéá mi parecer pneh-ít ¡ayu- 
dar mejor en 'esto, porífüe-^CG'fbo'íe ha-criado' etítm obíob 
indios y salte sus'éritradasly Calidas, y éóuosueJa® mas 
cabezas dé ellos, y 1 b mismo ello* áf' éty tiene cdqi esto* «6- 
dado n)uChb<íatfiino, especial; efl:loqoci'í»B;elloB sena de' 
procurar, qaé ! *s tratarlos ótypai; y pprveí-loiiiclniaiíoii 
esto, mas qae á beberles la saóg-re, me vaíí yo siempre del 
y creo afcertárfi V. Sv en haefer loifliisiiio.. ' y-, .■' 

■ 10; ' Ld#e l<t Chíoá, porqbe'pase adelaateieré aocesa4 
rio ayudado V. S. , porque aunque hasta hora ha sido mas 
loque S. W. gasta eO acuellas Indias qwe lo que ella» 
fatigado de provecho, no se tiene atenck>ti¡ís¡no k qae. 
podíiail dar para adeiaote, pilque esperó yo en Dios que 
ha de séi* escala para* venir abanar aquel gran reino, lo 
coál sé ski sucediese; no So podría llamarruat empleado 
níngitn trabajo aí ,2áslo. ¥o rfejo tocaates h, esto «mohos 
papeles,' V. S. mand.-ri'á verlos y enterarse de laa^eeasdc 
aquélla tierra yeI'e6f.ádoeh qtieqatén, que; después. don 
' mWcbo trabajo irá V. S; ¡«ifitentattdo lo que. 'hasta 1 aqiií¡ 
qae es solo lo qile se pretende hasta: conseguir el intentó 
y efecto que digo; yo procurare eimsoltar con. 8. Al; lo 
qífe cerca desto entiendo, y por ventura resuiíafcá delio 
algunos quesean buenos. Seto quieite advertir á Y. S. que 
p&p el intento que digo de entrar .te' tierra dentro, andan* 
do eHiémpo.'líabta deseado y procurado yoeácbir oq«e- j . 



jigü^oyGoogle 



402 pociwejltor míwo* ; 

lia ttecc|,deiíafaíHps,í e6.vJando.¡a]gunas. yeguas y gara- 
ñones* y- ia^ísn- para, que ; m,#\ en^eta^o ;serviesená. 
los espaáokti euando, Jos eatiap deuuas par^aú .'.qSras^, 
pOFqu&ccímq la, tierra, *8 ealáent^y van.cargand«:cc)u, ar- 
mas.; -de ¿sabido que: rojuef en muchos, y. pa* a remedio '.de la; 
eua¿\teiril>tén. conyieee tbjleye Y- $.-*del*nte. ..,. „¡ 

-Uji ¡Guafido yo vine 'á esta üprra, Ijallé. taa mal orde-, 
nadp.loí<9Gaote.á¡ta^í!ifalidaíiWHoade los derechos quese- 
pagan é Si.ML[éoila iVerenGfiii, d*Ío que viene dqiE¡%t) ■ 
pana eoótra-S.:M. poj cuenta de los oficiales que allí re- 
siden, que: era» -*sití)nce»¿: tenientes; de los de. aquí,- que, 
fus necesario p©s#rlo [yo apropio en la órdenqne convenía,, 
ooolG;io:^eráiVwS;por'log;papfile3,qKtt : lialílaii ( 6obreellq^ 
que qiiedan-coa to* demás.; V, .&! mandará que -aquello se, 
guarde, porque e&lo-ique Conviene. al servicio de S. M rf/ 
después; do -batedíT consultado. Y iodo lo topante á qfi- 
oiaies de la 1 Real: Hacienda, téngalo V, S. "muy debajo de, 
su-mano y (üiratoicon muchos- ojos, y mas los que estuvie- 
ren mas apartados; y kt; d« las cuentas que les está mao-i 
dado-ióTien cada, año.á él . ajustaría, can. : los. alances, : no- 
hdlleaenY. S. remisión para que ao se Heve .adelante^ 
porque ; conio traen tdda aquella máquina; entre sus inanes, 
y eh ias de sus servientes q*e, allí., tienen, pudrían hacer 
mucbosmale», si no se yive con ellos sobre aviso. 
'■"■ -12v ■■■ ^tguaoa -a5os.que .ha habido en; esta tierra estro-, 
lidad-de pan, me .lie visto, eo». mucho trabajo por lo mu-, 
cho queiso 'siente; aqtú la. hambres, y probando algunos, 
remedios, miisgoao ha- venido^ sor mas-eficaz corno el de 
tener alhdiiciige y, porque muchas personas que tenían po- 
sibjesy/áun Salgaba de 1)000*8 atravesaban todo lo ma» : 
quo'e! ruin ano babiá' dejada, y vendiéndolo á excesivos- 
precios en harto daño déla república y mas de la gente 

—.Google 



TÍfcr.'ARChivo bb indias. 493 

'miserable'; y!aí mídespues qué'se'súptr, di L avien en el 
albóndiga y se atajó-A tos recatones (1) 1* acíon de¿u cadi- ■ 
■'cm flésortténaldA; parece 1 qtié hasido'dis atajan "afecto pa- 
ra no Sentirse 1 tanto ios áfios estéKléflVyiasf eoavibnegde 
-no'se l: dejétfe to adelante. ■'>'- m;J m;..¡iü< ■- «! ■*!, ^ ■/■'■; 
-'' i; I3. i: ' ; Lo de 1 la sisádél'vinono *0 l#'qtte te p*?eeeré¡á 
''T/'S.Vporqutí'ha sido rie'g$feicf'd& faífckte y opiniones, <3e 
'qué hay harto ehestatferW^n'tbHS.-deSleJ 1* rmpywhaB- 
ta la mentir? pérd ti ptin«rte,-p'*^i6&%íücíias'q : ne con- 
tenía y lo mismo áS. M. cbnqüiefe leí comuniqué,' ípor- 
" qiie'le Ái noticia del 1 poco (wsiMdqfie issaién esta ciudad 
' para acudir amachas ' cosas 1 JbriioBta, y qae destÓBe jan- 
' taria iin buen pedazo, dé dbhde se supliría -tooV sin que 
" la república recibiese" da5ó ni-aün'íb' échate de^iypor- 
' queyayónabia hechó , ésperieiicia ; qoettoemmasd!e^qni- 
tar á cada Cuartillo de tobo lolqfieicabiffert'ttaaioásbapa'de 
' nuéi,'qué eá lo que prinieró sé ' mlPa'paWi ponerla; sobre 
' & ynó -éritaearne; peVo^foguna justificación sueteabas- 
'tar para con algunas gerites, y quería yo^ahí-ios^ialesen 
caidadbdesubonor yquetísto* pendiese ¡del acierto" en lo 
' que hiciesen, jpara ver sl'sabéo dbrar 1 corito juagar ynior- 
" murar, aunque nolodigotaatd'pOf (feta'nffle'Ha,C(j0iopor 
- Otras cosas que en doce años-he pasado éoo 'algunos, y 
' V; : S. creo pasará; y erí Osló de la sisa V-. ¡ SUhárátoqae-le 
; pareciese mejor. 1 ' <■■•—'■ ¡-> ■■ '•.'•:• *\¡r ■•■■■.-..'■•.■ 
' • Ti. En lo tocante alas IrtrHí.yobeprocuradoáiíudir 
así con mucha hacienda como coh 1 acudir/ y significar á ' 
S. M. la importancia deHás/'páfáqiíe ayudastíá'levantar- 
lascomo lo' han fecho, con lo cual<se Yau'éhtiOblefliendo 
las escuelas masque yó las hallé, y parece qde' han' mos- 
'■ trado lustre; V. S. tónudará darles la ihanopara qiie va_ 
(i) "Secatones, por regatones,' ó revendedores. ' ' 



D^tzeDsyGOOgk 



'494 lujwuKKNTOí. ¡hipnos 

■ya. adeUnte,(r so : hagaa Iwenas escudas, p,uea¡S. ; M, Jo 
manda, pxwQHft MDjeu4aa^-aqgjqe¿ito. los que nactyieu 

-esta- tiafra,: *t«e sil ^(e-stiíioiiro, uo tuviese», : ao -sé Jo que 
fuencdüJIos, segfto.la wcliaapiw de algunos, aunque jos 
padres de la compañía han acudido templen .á esto, des- 

^pbes.q«q*to^o»q»^*(S^|mMy,hÍQií(Jf ; vereagl[fru- 
to.^e pillee; ^pw": le c«at:eolpqua he podido los ^e 70 

-hohi^^ayiídiadf'.yilpjrpisHKt^ijustohaga V.S,¿.pues 
por eetfi^-t>or todo .lo íjaeíiacíia, 1« ofrecen, ,■ 

- qMf> ■ jÜiaRdftSj M- i»Bí9oy¡*/á.oflK'(tiSíri?* to d<Htécp n 
. algún cwdado.soiweielasieutofdella; «cíiu?a de i3s ;npxe- 

rdjkifisdfl^^tieíiÜeiiipp^yftHMídftdeairy^rdad,. bo (ifixa- 
ba yftdefírawfte.ipor^MlirWÍPWO .p^ionii.i^dejipufís 

do&í suuiip^i.BflCMwas, djxe luego que, ao .;Jiabia.-dt;,qye 
tenerle a^síift-caío, parque Madrid nq .e^apa; cpn .m^is 
eegunidítd, y í» Bp^ffip eojtiefldft ahora,, yi V, Splp^fide 
eitender t*i»h¡©fli. S^^lpiquepodfia daj-alsaQQ^ttpipiíJo 
bediobo HsiaiísiBO aS.,M., eg.|a Hinchante que^h^de 
gentó «ttaiada, mttóiiios, mulatos y a^groaJibresi' y^el 
erfiGimweiito «raodp en, que van coy los, que de. allá, vie- 
nen y acÁoac^t, y eeipoiftM* ( es uua ^c^^.maj.¿a#í- 

, nada, 09 pr^^rárpeCfiitdp.presuFairdtílIqs.cijalqw^r.fflal, 
eacasqdftialgurv febelipn;, ^ínqalgutias.vecjes-se^ia te- 
mido, que entonces fue cuando yo di ondea parque.. Jos 
^ulatoa paga.sentril)utOi<»S í: M,.y queoiugi^oode^sedft 

, swv'r aípoi-yipreot que Jo habjera. acerado «n,biicer. lo 

- :mÍamoqpa-lp»Baasde (osmeatiíos. Y si algo l}ohiese que 
'twper.BQidiidpV. S. &in,q que, estos llevar^ao.tras^muqha 
-ÍWtft^erJoBin^ioflt 8egi9Su,ííciUdad, yanqui;. ..yahe 
■ proourado siempre y conviene; que estos aLq$die |: up en- 
tiendan que estacóos con. este recelo, todavía; he .yividtryo 



„Googk 



bil intHivd BK jkdui. Ü3 

siempre con él 7 he produftídó 1 desoca sionarLos de. algu- 
nas cosas, así Al désttüidVyfrtes'ánfl^w&lendo lasfaér- 
ías que podran tener; üofl no permíiirlesuBa^DiAgaingii- , 
ñero de ármíts ni iterárselas bscfct^á -loéilndms, oqapcoa, 
ni andar á'-cabsfllo corr'ffenó íli>8lUa^tttd*to'?;il*t rmpftrta 
mucliD , qüe f 'V.''S i ii»ev«''atfélBIMÍe; ■■ <■ ..-.!.'.■ 

16; Y'para cuatquter'SíiceSQ,' aunque ü© hayaiiotro 
siBolrts q«€t'vBíHft^oád*'dlaioeailosi>eteto8'qu&:íl()s;<4ao 
"de todos eáott frtiePWs, demás «onvieiw qoc éstas, oasaa 
Reales estén sWaipte Üte* provewJaa deiarmá*,. 'ylqtoe lo 
mismo hagan éo'feskiasaadeiog espúiiolejdesta ciudad/y 
éh las demás, que ei^est©' cascbiensíe; p«edtíítiener : de- 
llosconflanz*qaeí oooiftl^díios! alardes «fuese suelea ha- 
cer dé en otando, en «««hdo 1 ; se¡ >veía.i dond8»Hay .alguna 
f*ltaí : ¡iatn ; que se /ep*eJ Yl* ÓMieniq»© yo he tenido 
para proveerme de ármate (fray que; «banaaa tbz> ó'dos, 
qoe ó impedimento mandó S. ; ¡Mv : ;V toaofimtes do. Sevi- 
lla que me 1»3 'enviasen, y eflos me enviaran > pooo nías 
de qümitintos'docados dellos 1 empleados^ accabiwcs y 
cotas, lanzas y morriones; y las iba yo dando áioa solda- 
dos déla China y 'Chichinaras y otras partes, eu precios 
moderados* quitándole* el! valor déllas de su sueldo;' y 
esto lomaba á'envíar a 'España, para que trames»» anas 
armas; y á pocas vtfeífae que el-Jtose hizo quedo Ja ttMra 
prOreida deltas y laoasa;ReaI lo ha'eBládosteojprei y 
quedaba ganancia áSi M. y á'los'BÓhtodos-séies'JBacia 
buena obra; ^fqtte'habia-vecesqae'na-haHaban armas 
,'pofmngun dínftroj y dárselas atroí por meaos 'de lo que 
suelen valer y en tiempo que po podían pasar sin ellas, 
érales mucha comodidad. 

17. Yo liovunído a-entender que una da las cosas 
necesarias, para d.u% fos'vireyes puedan mejor gobernar 



esta.tiérca,' es dar una ytwltflió el|a. y viaitaiia, porque 
-viene contesto é quedar señor de. machas cosas que vee 
¡por vista. do ojos* en ¡w cualos. ,pqr, relación bastantemen- 
teno puede;; etiterarso; >,j: con haber yo entendido que 
esto, es Sel ^(fcafceitmeffiaijdado'Sij M. : hacei' esfa visita 
y desear yo hacerla raqebaslvbcesi nunca me di 'maña 
. para i ello t Jo uno, porque há mas de seis años que en 
i «cada flota; pensaba: irme á rni cafca, y Jo segundo .por otro 
,ÍBCOíireoÍeB*e} t que se me presentaba; siempre que tratü- 
' ba dellq,. el cualdiré. yo -ár V. ¡>. dfc ■ pajabra; y hallando 
'Y.¡S. fácil ette, yo tendría por acertado tomar este tra- 
üajo^por el bien quedeUo podría. feaultar así ala tierra 
-cómo;al.deseansoy aoiürto del.qiieha de gobernar. 
"¡■i; 18. He 'querido dexaf . para la postro el tratará 
< Wi! S. lo que epttendo mas.' l.e ka de cansar en los ne- 
. gocios,.que san. ; Ut$ ptovisieues , de los cargos de justicia 

■ deáta tierra, aporque los que pjWMfui que tienen mas de- 
recho á eUae,: son los- nacidos eu ella, hijos y nietos de 

; conquistadores, aunque destos entiendo han quedado 

■ pocos;, y m~ defecto de mj les dará ellos los cargos, ha- 
'.con: tpnto íHido,; que no falta sino. poper el negocio á plei- 

; to^ipurquíi- pedir ta&tiuipnip para irse a quexar_á España, 
-f>oriordinario.|Q;hacen. YeoiDOO yo vi esta tormenta los 
■■'iftifitnta'os afiosidespues que nqiü.viae, y cpnocí el talento 
y de «Jguqos f 'dí cuenta deJlo : á" S. M. para 'que me man- 
■■ dase avisar el aSedio que con ' ellos .podría tomar, y le 
.advertí, qnepor cuanto los, que'esjtos cargos exercian 
; habian!de.ad<mnis(rtuT:&ottos.y/. gobernarlos, adminis; 
. írando. justicia, y en ellos descargar 3u Real conciencia, 

que convenia fuesen personas qüfl la tuviesen bueaa y 
: . capacidad para poderlo hacer, y que entre los preten- 

■ sores de los cargos, nacidos en esta tierra, había yo co- 



„Coogk 



DEfc ARCHIVO DE ODIAS. 497 

nocido á muchos á quien para descargo de la mia no les 
fiara una vara de almotacén; y que. si con todo eso er a 
fuerza habérselos 'de dar á ellos y no á otros por, ser hi- 
josy nietos de conquistadores, qué mirase' S. M. qué se- 
ria esto no mas que proveerlos á ello3, pero nó proveer 
el cargo ni dar justicia ni gobierno á'los que vivían en' 
éf, y que así tendría por acertado dárselos á los'que lo 
merecen, v á los demás recompensar en otras cosas los 
servicios de Sus padres, Y loque S. M. me mandó fue' 
que, pues yo tenia esto présente, que como lo demasío 
gobernase, mirando loqué mas convenía al servicío'de 
Dios y suyo y bien de la tierra; y así 16 he fecho des- 
pués acá. Y lo mismo haga V. S. , sin reparar en sus que- 
xas, porque esos son los hijos de conquistadores que 
para esto sé hallasen con menos codicia y mas preSuin- 
cion dé hacer ejx lodo el deber, y tener' temor de Dios.' 
Y teniendo todas estas partes el nacido en está tierra, 
hijp dé conquistadores, no digo sino que es justo ante 
ponerlo á los demás; pero destos hallará V. S. tan pocos 
como yo, y yunque los busque, y esos que hallé yo los' 
honré y .aproveché en nombre de S. M., como' V." S. en- 
tenderá!; y con esto, yo'entíéndo que los unos y los otros 
dq. formarán qúexa dé mi.' . 

4ií. ■ Otras cosas inuchas pudiera déSir aquí á~V.S., 
tas cuáles dexo, porqué como él autor ha deser él tiem- 
po de las mas deltas, y quien las ha de' préguntrr ha de 
ser las ocasiones que se ofrecieren, seria mucho" volu- 
men para aquí y cansará V.'S. ante dé tiempo; solo digo, 
qué para todo 16 que sé ofreciere en el gobierno jy aún 
dé cosas de justicia, quedan én este scriptorio los papeles 
qué jo hé trabajado, con tas instrucciones, ordenanzas 
y memorias necesarias, y todo con tanto concierto- y luz, 

Tomo III. 32 



isyGoógle 



498 DOCUMENTOS INÉDITOS . < 

que con mucha facilidad ie valdrá V-„S>, d^l/o^, s í e ,WiPf^ 

. que sea menester, ■ .; . 

20. Y con lo quequiero acabaresta Meinpria,.es con 
avisará V,. S. I, que si, en lo tocante ¡al gobierno y buena, 
orden .de las cosas deg.ta tierra, haljar^^. S, aígunaque 
le parezca que está fuera de su lugar ó se la quisieren, 
pintar muchos señores curiosos que ( aqui, hay, gue.V. í*. 
considere que lo que ahora mira cota ojos, de; nuevp, le 
parecerá lp que .es, andando el tiempo, ypa^V.. S..ppr 
ello, porque cierto no sé ninguna que no'se haya.hecho; 
con mucho consejo y consideración y, con mucho, tra- 
bajo y experiencia, lo cual no sé puede bien patendei; 
hasta que también se entiendan las cosas dtí la tierra,, 
que, como he, dicho, son muy. diferentes d§ las^de España^ 
y no meóos la gente delfa, Y así á los que. yiaiefeb,cpn 
esto, no les dé, Y.. S. crédito, porque. si en mucosa^ que 
se les ofrecen se les hubiese de dar, todo \o que hicieran 
mis antecespres ylo que yp 1 he fecho, irá é^ supajrecer 
errado, ylq mismo será después de. V.S, y de Los cfó- 
mas, porque, solo andan á viva. quien vence 
estejengijaje, en sapiendp que liay yjrey e^n 
den todos los utas, como V. S, la habrá vist; 
mentan por esos caminos, cada uno con su 
todo viene á parar,eu. invención, é interés t 
4e.su vecino; y ca*moel V¡r£y. se h^II^'eá te 
y vé unas portadas de, hpmtres > que r^pres^nía^n^n^ 
haber mas. que pedir, entienden , que sin eí consejo, <je,s¿ 
tos no se debe ppder, gobernar, la. tierra;. y ( desp^es^el 
tíempp le viene á desengañar," como ámJj'dg'Jqque^spn^ 
De,manera, que conÍo.qúe,.entpnees yp^nice^y después 
me lié hallado bien, haga V. S. , que es oiclos a .todos r 
creerá pocos y caminar despacip en los negocios, qué 



aDy Goc 



*érá haBta-.haflaerlas'enlíJodaioi y icooocwk» Ingente; y d*s- 
pues. cíe conocida ,: protucé V.! S. honraría Loa que lo me-, 
reeeb, porque conviene entiendan todosj qu* solo pon 
este camino hab fc medrar. Para toda la.cnal si,,en : -al-, 
gima parte del mundo había de vivir coa artificio el r que) 
gobiérnaos en, las, ludias; pero hasta que eltienipo mues- 
tre enqoé Biaiierasa^ímioV. moatiiai y usar del, yo es- 
pero en Dios que V, £. con sft cliriaEiandad. y prudencia- 
acertará á 'cumpiircori todo elJís^—A 29 <fe Septiembre' 
1580— Don Martin Hadriqüea,: < 

Relación <¡s lo qua kasiatn Sonta Matta ■ el gébtrnaéor 
Garda £erma/ : ^, , 

'■ Sv G; C. M- ■■: .-: J ..! .-' 

Esteles la memoria' de laá cosas qíie García áe Lera* 
ha hecho, después que" efe gobernador en Saota Manta,, 
lflucualés, nosotros, Jiaattide-Citoto y Joan de Benio, al- 
eabfes ordinarios tiesta eibdadioV Santa Martas ó Aclonior 
Toliox.'de Guiaran y Firaociseo, dleMayarga y ' Alonso de; 
Gáeeres', rcgidoites por V.: M., y Alóos» de IVevÍBCi y 
hian -Muño*, iifioídoresiicreaíilós por el Gbijernadcir; losi 
caíales,. todos juntaiuerite, decimos, que nos obligamos;. 
nuestras cabezas y haciendas, á hacer verdad y probar 
cen; toda;eata:cibda Aló que en éste memorial se= contiene,' 
qiwvá firmado demuesltofr nombres.: 
-, Primeramente', porque és temeroso y' no; Besaba 1 dan 
maña paratgánary pacificar la tiema;y la causa deato, 
asmo qoérer recebir consejo de nadie, sino regirse pon ' 
so consejo. " ■' ■ .« 

' Digüz^oyCoo^Ie 



500 Docunurros inéditos ■ . 

Lo segando: que de cuantos oficiales son y. h an sido 
creados por V. M., nuricá los ha tratado bien-; porquele 
han dicholo que cumple al servicio^ de V. M.; y desta 
manara no tiene aquí V. M. casi jurisdicton, mas del 
nombre. ■ . -\ ■."■'■■ ,-. '-.'.i ••.'■ 

Mas: que cuando vino aquí á gobernar, halló la tierra 
tan de paz, que solo un cristiano iba cuarenta leguas por 
toda- la tierra, y loa indios le daban todo loqiie habia 
menester sin fe hacer mal, y agora, quince de á caballo 
no osan salir dos leguas y media dfcste puerto.. 

Mas: que cuando vino nuevamente á gobernar, que 
estaban de paz todos los caciques que le venían á ver, fe 
truxeron mucho oro. y joyas 1 , hróual se tomó para sí, sin 
dar á nadie parte; que de justicia, pagado el diezmo á 
V. M., lo mas habia dé repartir con la gente. 

Mas: llevó de todas las sepulturas, que aquí se halla- 
ron ó la sazón, que fue mucho numero de oró, el tercio 
de todo el oro que en ellas se hallaron. ■■■ 
-i Y cuando venia- algund soldado á le pedir licencia 
para ir á sacar alguna se'pdltúra que tenia vistó¡ débase- 
la, con aditamento que le diesen á> él doaipartes para dos 
personas que él sabia que. tenían necesidad ¿y llevábase- 
jas él, y 'más. el. tercio; y si esto no le concedían, no lea 
deba I icen oí a, y. proveíalas á otro- á quien el qudria, con la 
condición. ■»'./: ■ ¡iít-v ' . v . :,_,•■ ._..■, 

■ Y antes qué nadie supiese el pvisó de las 'Sepultaras, 
él sacó secretamente niuahasy. las .mas ricas de todas, 
porque truxo dos canteros de Castilla que se las saca- 
ban, con-ofcros muchos criados suyos que éLteaia y gen- 
te que él alquilaba; y .deíta manera, sacó mas de quince 
dias, que lo traían á costales. ; ¡^t.o .:-- 

Y cuando la gente lo alcanzó á saber, sacólaá hacer 



3y Google 



SBL ARCHIVO [Ífcr-JNIH^S. 601 

una entrada á,)a provincia de Gauringa, y entre tanto 
dexó un capellán suyo y criados, que nunca hicieron 
ainoaa'car todaJomas y mejor, y los que después lo al- 
eaniaroná. saber débaselas coa el ditawento sobre diono; 
y esto duró poco, porque do las había sino á legua y me- 
dia de aquí de &auta Marta» porque era enterramientos 
antiguos; porque en toda, la tierra no se ha hallado -cosa 
semejante; y después que bobo sacado todo el oro de las 
dichas sepulturas, envió avisar al secretario Cobos. para 
que- las •pidiese desde á V. M.; y después que vínola 
cédula, no se ha sacado hasta tres pesos de oro, porque 
no se" baila mas. 

- Mas : que rescató, antes que repartiese la tierra, infini- 
tas hachas; y después de haber él esquilmado la tierra, 
la repartió y tomó para sí veinte y siete pueblos, los me- 
jores; y «stos le han dado mucha suma de oro, y á V. M. 
no señaló sino uno, que no ha dado un solo maravedí, y 
esténse' puede llamar mas del dicho Gobernador que de 
V. B|.» porque le vemos servir con'cosas de la tierra á él 
solo,,y preaentaiie joyas de oro, y á V. M. nonada. 

Ha dado á un sobrino suyo, y Uniente y criados los 
mejores repartimentos después del; ni á los oficiales de 
V. M., muertos ni vivos, no ha dado cosa que valga nada; 
si á los primeros pobladores que mejor han servido á 
V. M-; y desta causa todos mueren de hambre, y están 
necesitados, porque no está el dinero sino en él y su so-. 
briao y tiniente y criados. .* '■ 

. Mas; nos ha. llevado tos quintos de las entradas,, no 
llevando Y- M. mas de los diezmos; y para nos los lle- 
var, prometió ¿los capitanes á cuatro partes; que : no 
Bolian. llevar masvde tres, iporquft.se. lo consintiesen, y 
hizo anotar los cabos de escuadra por toda la gente, para 



i 3y Google 



m 

que firmasen que habían por bien qao llevase el quinto; 
y los compañeros decían que no- querían firmar, y que 
nadie tes Itevasesusndor y trabajo, y qae losieafeosde 
escuadra los ameüSíabaa, didenda, que el Gobernador 
mandaba que elque no firmase, qué le hiciese «jo y que 
le- embarazarían la parte; y attsi los 'liacian firmar á mal 
de su grado. ¥ : deapue3 hfab con suy fawitíiaree, «orno- 
tiene de oostuittbre, qoe le diesettiim» peticípa, enfrie 
por elt» le suplicaban que -se «¡Míese del quinto,- que 
ellos lo habían por bien; y- ésto todo nos lo .llevaba, 
quédensele en -su casa. " r ■-■■ * ' ■ 

Mas: que habrá un año que envió á su tiniente' Fran- 
cisco de Arbelancnflí «on cíetta'gente,' á hacer una en- 
trada éía Samada; f halláronla «te paí, porque Vaditto 
la habla dexado depai, y demandaran oro pbr todacHa, 
y en dos pueblos principales, que ■so lla»a el unbTapi, 
y el otro Biribuoari, y entramos, dieron casi nueve 
mili-pesos de oro de águilas y de aquilates; 1 y .después 
de haber vewtado (oda la tierra veníanse coa ¿lima de 
veinte mili castellanos; y entonces tes hizo una- ¡habla el 
Tiniente á la gente, que el Gobernador le<había mandado 
que señalase áTapi'para el' dicho Gobernador f 'Ebeñ- 
bura para sí, y el oro que estos dos diesen, que- fuese 
para ellos, para al Gobernador te- de 1 TEapi, porque' era» 
cinco raí ^castellanas, y 16 ; de Bériburarí el Tíntente, 
que era jcaai'cuatro «lili pesWdeí dicho oro. Y esto Mío 
hacer, sin señalar á V- M. ningUu pueblo, y ■ sabiendo, 
como es noteric-, que Vadlllo habiá ; séíía!sdü, en -tiempo 
qué ht dajó pfímtimde pac, el púeMo que so flamaTapi 
paraY.M;, porque éueosa niejor de la tierra,' ya! vulgo 
déla gente todos leteuiat pta- dB 1 f\' : Itf.pbr.'tó que te 
oyenotí & Vadillo qué era para V. í& ¥ mtv M*e>, no ha- 

—.'Google 



DEL AltCHlVo DE INDIA!. 803 

íriéndo "señalado repartimiento ért aquella provincia hasta 
Boy, ni para V. : M.ni para'ríihgun delosquéla conquis- 
taron primero. ' "' '; "' 

Otrosí: atites que la tierra' tdése'repartidaj fuimos ! at 
vaíledé'Gairáá vésitaría, cph el dicho Gobernador, y 
diéroálé cierta cantidad de oró, eí 'cual'se tomó para si; 
y viendo que eta ; íá tíérta muy buena, sefialó todo el Va- 
íre para 1 'sí, bctBQO ék fó' tiene 'hasta Iftty' Afta. "Y ésíá dicha 
eíáleguáyados'le^aslo máVíeJcbi/'y por habelles 
sacádtfiínuch'á^ vee'és'ínüchá' CaWtídád'de oró y tan ame- 
rindo, roitró á roBtro yendo fe peídles mas, habrá dos 
mesesquéije levantaron al ráontlé 'tres caciques, ios más 
principales de toda esta tiéVra, por lo que ha perdido 
harto Santa Marta. 

.Otrosí: anda en 'dos aftós que sáííó é¡ dicho Goberna- 
dor desta cíbdad, con ¡a mis gente que 'aquí había, á ha- 
dór una entrada y á descu&rirfy állégatuíos á un pueíjlOj 
que se dice el pueblo grande, y hallárnoslo de paz, don- 
de fuimos muy bien rescebídos y nos dieren todo comer, 
á nosotros y á nuestros caballos, y nos dieron oro y es- 
ttivimtísen mucha, paz cuatro aiás; y luego llegaron al 
dicho Gobernador muchos indios principales del dicho 
pueblo, á le rogar que se fuese, que ellos eráii sus amigos 
y ijüé en acabando dé hacer sWsímenteras, que á íá sa- 
zón lás'haci£¡ri, qué ellos Verriiah á Santa Marta; y él no 
qúisC^ántes dijo qáe'nó quería. V visíó ésto, los ínclios 
és hós alzaron 1 ^oco's' á pocos y ée rios fueron a Ja sierra y 
entretengo, envió él iSobéfnadór'á tres' capitaneé que j}'i-' 
diesen oro 1 poFids alrededores,' y allá éh un malpaso fle- 
charon á un capitán, que se llama Juan de :, Berrio é mu- 
cha gente, Be los 'cuáles murieron hartos, 'j ■él diehó ca- 
pitán salió' con seis 6 siete ftécíia'ids,' dónde queda manco 



> y GoogIe 



804 DOCUMENTOS INÉDITOS 

de una pierna para toda su vida. .Visto por toda, (agente 
y capitanes esto, como los indios andaban contra noso- 
tros tan de mal arte, llegamos al Gobernador, diciendo 
que mirase la.dispusicion déla tierra, que era para nos 
matar á todos, que se -saliese con tiempo á lo llano, por- 
que era una dispusicion donde no nos podíamos, aprove- 
char de 1os indios y ellos podían frechar, á ... todos; élno 
lo quiso hacer. Otro día siguiente un indio nuestro a mi-. 
go,,qu.e llevábamos.porguia, Jedi^o que ,se. saliese de 
allí, porque sabia que venían catorce caciques con toda 
la tierra sobre nosotros, yj diso que no quería,; ,y así no 
qaiso tomar consejo de nadie. Y luego vinieron los m- 
- dios sobre nosotros, y nos mataron mas de sesenta crisr 
tianos y nos hirieron muchos y también matan muchos 
caballos, y nos topoaron todo el oro que.nos habían dado 
y.todol o nuestro que llevábamos, yde aquí ha manad» 
que toda |a tierra se nos ha,., alzado y no nos tiene en 
nada. . , . 

' Y entretanto que fuimos á hacer esta buena obra, man- 
dó ir á nueve de caballo y seis peones á visitar la tierra, 
de paz, y pedilles oro; y truxeron nueve mili castellanos; 
y destos.se pagó el diezmoá V. M. y el se llevo elqninto 
y mas se tomó seis mili castellanos de aquel oro. ,._ 

Mas: que de algunas causas, que se ofrecen entre nos- 
otros de justicia, nunca las.qu.jere -sentenciar, páranos 
tener debaxo de la lanza, para que hagamos siempre to- 
do lo quél quisiere;; y así tiene; muchos procesos cerrados 
y'otros abiertos,, y todos, Iqs tiene, por sentenciar; y con 
estos, tales hace él todo lo que quiere de probanzas y co- 
mo él las -punta. 

Mas: que díó cargo de Capitán, general á un su sobri- 
no, que há diez y ocho ó veinte, años, mancebo «in nin- 



¡t.i M3 ;GoogIe 



DEL ARCHIVO. DB INDIAS. 505 

gupft ispirencía , -y no loma consejo coa nadie sino coa 
otros mancebos como él; y tiesta manera, en ninguna co- 
sa acierta, habiendo, aquí hombres de casia y de edad ma- 
dura y ,de macha ispírencia. 

Otrosí: gue es persona, el .dicho Gobernador, que se 
dé mas á mercadurías y granjerias, que no en pacificar 
la tierra,. y es persona que cria los hombre^ parteros, y á 
quien se va con .parlerías, los favorece y les da reparti- 
mientos, mejor *¡ue,al qué mejor sirve.,. 

. Mas:<no haciendo alguno lo. que él quiere, le quita .que 
no vaya á su Cacique á pedille oro, y sí se lo dan sus 
indios, se lo embaraza, hasta que hace lo que él quiera; y 
desta manera, favoresciendo diez ó doce hombres de 
mala vida, que de nos han hurtado mucho oro, los cuales 
no han pagado el diezmo á V. M. Y cuando el dicho Go- 
bernador los quiere espantar, les dice lo que sabe, cuales 
son los ladrones y quien no ha dezmado el oro que ha 
hurtado á V. M.; y ha acaecido decillo públicamente de- 
lante de muchos y del tesoro Tellez de Guzman, ydecille 
et Tesorejo y requerille, que pues él sabe tal cosa, que 
baga justicia y que cierre la puerta á los ladrones para 
que dexen de hurtar; y él le respondió que lo dexaba 
para su tiempo. Y desta manera los entretiene, y con 

. dexajlos algunos sus mancebas tener públicamente, y el 
día que eMos no andan á su voluntad, entonces les manda 
echar presos y aparadles las - mancebas; y en tornándose 
á concertar, desáselas tornar a su casa; y con estos hace ' 
él sus probanzas falsas, cuantas ha enviado y envía, y á 
estos dá capitanías y cargos,, 

ítem mas: que há dos años que siempre han estado 

.mal el Gobernador y fray Tomás, protetóV; y én este tiem- 
po hizo el Gobernador una probanza contra él, que es muy 



ÍSÍKi íocmnüfot ítiéirrds ' 

pública y notoria, en que te ha probado que : eS';puW; y 
terete y ladren: Y en cuanto ládi-ort, «¡s tón dólorld, <|&é 
S V. M: te ha tomado muiiho órit,qtí¿ eftviíiJa fi Ca9tilft 
sin pagar el diezmo áV. M.-tíe lo : ¿irttl es'tá'bneda paHé 
déllo tia depósito én'el arca "delastféS lia 1 ** ^ué'tietíen 
los oficiales, y macho o^e ■fcbasÓftMó él'Sdbénfáaoir. 
Y agora sé Han concertado los dos párá qué autorice' lo 
quequiere, y para contradecir tó qaé^o&rtitoS pedift^osi 
que es lo que cumple al servicio ñéYl MI' 'Yaícés^'qtté 
las probanzas, Vjué tiene éT(iofiérrádo> contra eTtiéíJhas, 
^ue porque favorezca' fcü faúl propiJifíto, que áuéchilá'fl); 
— Juan de Citéio.-i-Iuáh ütí Bérrio^Alohso de.eácerfes. 
—Juan Muñoz .—Juan Calcinas.— Diego (g) Treviño.'^ 
Prancisco de Má'ydrga.— Antonio Ifcllez de'GuznVán. •' 

Carta de D. Antonio de Mendoza á Juan de ÁguHar,' pi- 
diendo se Id autorizase para avenirse con los portugueses, 

.sobre la posesión de territorios ák^úistados. '(3)' ' ' 

Loque IJi.'Ánfohto de Mendoza, Vísoréy de' ía Nueva 
España, escribo á íuiiti rfé 1 A'guilar, para que dcllo haga 
relación á A. &. f á los 'séíorésde sa Cbasejb, es :fo 
siguiente!' ." " ' ' "'' ■•'•■' • '*•'■ ''■ '■ 

'[ Por ; carlk's qué fie recibido dé Eápana, he' sabido qué 
por vía dé portugueses, sé tiéné^noüciá como' los tiatáós 
que é'nVié á descubrir' ¡Has 1 ' islas d¿fí : P¿fnÍéaie, 'han ápdr 1 -" 
tádó'á una fáía 1 , yífde élfo^dideó estar en fas toué* pre- 
tenden tener derecho, ¿oVér' enipeíííi'qtie S'.'TBf: ' í& " tie- 
ne hecho; y porque podría sef'qafr é S. M: ié'< íé hiciese 

(1) , Así: por auíqoila ó anula. i(1 Pi> . ' -. ,, 

(2) Asi: al principio dice Alonso. ■ ! . , 
-(3) Coíw'dtot de MuSoí; tontdfctóXl. ■•'■ •»'>■'■' 

D¡o¡t.iM 3y Google 



»K UKCHivo í* lf(DUS. Ütil 

ésta relación» quiero informaros de lo que' acerca de 
esto ¡jasa. El Emperador, nuestro señor, manió capitular 
Con el aÜéíantíedo D. Pedro AlVaraSo pata- que descip- 
briese, c&n dos galeotfes y un navio' stitil.ias' islas del 
Poniente, y queaslaiís'tae descubriese, pó'MSt costa dé 
esta Ñnwa España qae llaman de la toar del Silr -&' la 
parte del ftofte, con >3e9 navios. Y en 'eíta capiíAtocióft 
qné digC-, S. M. me fcízíi'mercfeil ¡que^ yo 'tuviese la liiéi- 
tad, en tatito cpiel iideíafttatlo Altanado Venra éé tispaña 
Con eaia'Oaffitsla'cioh qoedigO; YOnabia envía*** por la 
parte de la.NUeva <jralieí*]'á descubrir' la 'tierta dentro, 
á un wKgío&o déla Orden <feS. Francisco, cotí ciertos 
mdiosyun negro que vino de la Florida con 'Gábeüa de 
Vaca y su* compañeros, los icüaíesaievol'rterba cotí la 
nueva fie las siete ciudades q\te habréis oído. Con esta 
relacionpfovéi> ennombre de S. Ü., á Frfifloíseo Vartpaefc ' 
deOoronádo con mucha y muy buenagetatey bien pro- 
veído coa la nueva de ta grandeza del desertrimiento 
deeata tierra. El adelantado Alvaradb aderéaóídooe'na'- 
tío?, eoitfo ¡nido, con buatre cientos hombres' y Sesenta 
caballos, y íüetíiseeueltoskliéieMOí «¡ue ( ; ! por; lacapí- 
twíáctóa que tenia, le pértebeoiá^sta eoü^áÍ^a S 'y vino á 
nn púrerto defiía Nuqra I&)paíi», donde ói erónos concer- 
tamos y hicimos cierta eatnpá3fa> en quemé dió'ía raei- 
tad de todos sus navios. E yendo el Adelantado á- ¡iespa- 
char-íet -amad* para las islas, sacedíó el íeVaníámientoí 
de 1w ;iadic«'^ la Naera Gaficiás y pofliueíaelfóllo'aqite-' 
Ha |tar(p«-f efTerilente de Gebertiador de aqáefiá provin-; 
ciiale -pidió socorro, deDerminédeíraéloíádáíeo perso-: 
na, Y o» la jornada morió, pomo íiabroiseabidp. Desde á 
pocosdias, morió su myger; por nerflenos desastre rpie 
él, a quien liabia de^ado-por heredara, y ha- íwfeo per- 

.—.Google 



SOS EOCUMEhTOS INÉDITOS 

sooa que por su parte entrase en sus bienes, por ■ temor 
de las deudas, ni hasta ahora ha habido heredero del . 
Adelantado. Quedádome estos navios y los demás que 
yo .tenia; -y la parte de la capitulación quaS. M. me 
habia : .hecho merced, determiné, de soguilla, y en cnm- 
plimienro de ella, envié tres 1 veces -navios, á, descu- 
brir esta costa, y descubrieron hasta cuarenta y cuatro 
grados de altura, á .harta costa mía. Y aunque por la 
capitulación de S. M., ye no era obligado á enviar, mas 
de tres navios á .las islas del Poniente, teniendo noticia 
de las grandevas que dicen dellas, 'así los antiguos escri- 
tores como los modernos,, qtHseeügrosar mus clarinada, 
inviar seis navios muy bien en orden: de armas y artille- 
ría y municiones y de todo lo (lemas necesario para se- 
mejante; i ornada, y , c, on ' cuatrocientos hombres ;nmy bue- 
nos y fl-'Ruí López de Villalobos pOf capitán; aleual man- 
dé y di por instru.cion que hiciese una buena fortaleza; e» 
la. parte ¿que : |e pareciese mas cómoda al servicio de 
S. M-; y para ello, Heyó oficiales y herramientas y orden 
como había de ser. Y. porque podría ser que su merced 
creyese: que aquella gente se haya*entrado en lo .que está 
empeñado al Rey de Portugal, digo:que ■por.Histraeion' 
mía llevaron. que guardasen ío qne.S. M. tenía capicula- 
do y : mandado, en estp caso; Jo .cual le entregué,;oomo pa- 
recerá' si es necesario porfée de escribano; y. demás de 
los escrito, diré al Opilan que. no convenia por ninguna 
eos» quél ni sus navios fuesen á parte donde los- ;por¡tu*- 
gueses estuviesen, ni se tuviese noticia deltos, así porque; 
yo 00. sabia si el Emperador: nuestro señor sería; deservir 
do.icofflo porque no eria bien que se pusiesen m .aven- 
tura de que: los portugueses, s® revolviesen conatos y le, 
desbar atasen .los navios, porque: sin ellos ó temiéndole* 

• . »- Goo s k 



DEL ARCHIVO DI INDIAS, 5Q9 

mal acondicionados, do podrían enviar á esta Nueva Es- 
paña á -dar noticia del suceso-de su navegación; y otras 
muchas cansas á este propósito, por las cuáles no se. de- 
ben creer que está gente está en la demarcación que , 
pertenece á Portugal sino quequiere ocupartodolo qué 
pueden por cualquier manera' que tenga color, y echar 
á S. M. de todo lo que hay en aquellas partes, teniendo 
entendido la gran riqueza y grandeza de aquellas islas y 
tierras. Y no seria justo -que SV M., sin que nos oya, ; 
quiera perder él señorío de tan gran cosa por soló el di- 
cho de sus contrarios, ni que yo sea despojado de lá'po-- 
seáíort, sin que- seamos oídos y se entienda donde está 
aquella parte poblada, porque yo tengo por ciertaque es 
muchas leguas fuera de lo del empeño. Y si S. : M. y los 
dé su' Keal' Consejo-de Iridias me hubieran favorecido, yo' 
tuviera: el día de hoy otros cuatrocientos hombres junios 
con' los que' están alta; ' porque el diá que ellos navega-- 
ron> que fué enpriucipio del año de cuarenta y tres, le'-' 
ñiá puestos en artillería (I)dos galeones,' los mejores que 
hay en estas mares, hechos al propósito; y teniéndolos casi 
acabados,' 'Vino el Visitador, y la primera cosa que en 
él 'puerto publicó fue qué traiá'todo el gobierno dé la' 
fierra, y preguntándole «¿qué será del Visóreyt», respon- 
dió, «envíatle en un' navio cuando me pareciere.» Lle- 
gado aquí; demás de teoermuy poco' respetó á [mi per- 
sona, pregonó 1 mi residencia por todos los lugares déla' 
tierra, y no una vez sino dos, como «i yo fuera el' mas 1 
triste corregidor 'ó alcalde que había en ella. Con; estás' 
cosas y con venir en las nuevas Jeyes una'; que'mngnnó,' 
Vísorey rif 'Gobernador, pueda entender en descobrimiei& ! 



(1) '■■ASÍ -J)ttréOff í|iie'qiífere &ofr: en aafillerlá,ó on. astillero/ 

D!g! 1;s ^;Goog[e 



54ft .-wQtymroifritirati 

t&i yo perdí lo.mas del .crédito X- reputación- qu>, tenia 
con la gente para, pqder llevar adelante la empresas y 
aunque bastaba lo.que digo paranosegiür lo coroe,n?Bdft, 
la-qo/E, mas. tetqí X principalmente me impidió, fue que 
deiíiús dedos, tcsti mopios ,que me. habían levantado, ana-, 
dinan que. la gepte. jí armada eja para otra cosa yefeto, 
que servir á S. M. Yo teogp gastad.Q toda mi- hat'iapda- je 
estoy erajieüado en gran-, cantidad de dineros), pensando, 
hacer el-ínavQrsftrvíqioítS.M. .quinadle. leiía-hecho.en 
es^a.partes, yestandoseguiicy caerte,, corooparecepoi; 
la, ouflva que. agorare, tiene, S. M. tiene, en condíciqo , de, 
tener, aerspentado. gu, seijoVjo mil), y, quinientas leguas 
adelante, con esperanza, de- descubrirse muy ciquisimAg 
tierrasé ¡idas, con aumento de grandes, tesoros y rentas 
para su corona Real, demás de. la perpetua, fama que en, 
üus bienaventuradas, tiempos,,, se. atabe, de, descubrido 
que resfa á$l mnujdpygQ^erse debajo. de„8itt.seppíiftí,é; 
yocojiii? sjaíj:ia,d^.y hechurai, confieso desear, q^é no, qujfo 
dase nada quehacer, para lui.bjjp, ráas<dégq^lÍQ^pr.wtTv 
enosa3os,.y queto^ftues)t 1 t , os;le i sÍr.yiaseíi 1 e,», eJlo„ Nó.,$ft 
como baslan , •hjgqcr.esias. vanas, ■s? espacial de , rebg^op. 
cristiana^. paí&.tener'4 £,.&(, tan, ciegof.queere^qpe.lq* 
que, mwca, traíais los^negíic¡p.s, Iqs ettfienaen^ jf que 'sh$ 
qriadbs y..lps,qu^ en,e?fas.,paFtes, tesirvámos^somos taa, 
d.esalraadQs v^sin cpi,ncÍeucJa.,que,£Os|)|ongaíues eA.swyJcio; 
de Dios y. eUuyo,. sin^qn/?. liaya.,nupgnnQ, qfle-se pueda 
a&epUjardej.esta opinión, Eliínfieraí Diasque, cpmo SJMU 
tiesie, puestos ilps.ojqaea e|, infrio de Oriente*, Mmer-av 
UBfl eaej; cplpdcillo con, que mirara, ej,de;Gccídente l .qHe, 
no, viera, menos,., grandezas,, ni menos diñaste, sH,.gca'p- 
ánimo y pensamientos. Y suplicareis a S. M. que se me 
dé licencia para que yo saya 6 envíe uno do mis hijos, 



-.■;■/ Google 



pnes tieeBft p*r?pií38 p^r# a^vjr¿áVa,V|erteuai;f^^Uijfe- 
neocja. cion ,1o* iwritiigíWWSrJiá.wrMí; ^^ «Jpppar^cipp, 
pocque aunque: nQjtengp.^fto. una! qa$g y.espaoVccm 
soja e|fav<¥¡.cle 1 S,.M tl y^fjer.queJesifvo.eftCillo,, yo me, 
averoé con ellos, y L .D^ui¡a.ré¡ q«$ S. fy. no, pierda ip& 
tiaras y. ¡señotioBj . <iejE#nd,p¡ 4 ¡ Ñ, PPJM?8ft e ses 1 . !o '<P J 8 ^ 
seyo,, wpfoíme á tft,q*a.íí- %- jganq'arey fuere sepido; 
y e]¡ a^reoea^tnictnfp que .«Ja .eslp, yerfl& . £ toda ,%>aña., 
ajñ'eftgenflrafccomeíiei» pantiqqbi^. ..;. . 

Padilla ífesce&íiiíf omim (¡¿mnfaifc- la $&? ¿4, Sm- C ) ■ 

Piai;t¡mQad«,%anad^bdapiW;difhtte5wí' u ?e[<lftPQr' 
Uatífloe(2> veiote.jique^iCteíAeipsIíl.dg^; l^vjft.de 
Coco; y. «arfadas, do* leguqa, d^p^:e;a,Mive,d i iíicjp ap^guo-, 
con» fpTWleiftiy^^IeguA.acWanlfiJ^laflao^oípQ.y^pco 

Djas'a^^teoMifeya^^D^^íBtpphqPaffo^.n^ciyidad;; 
antigua , liarlo .gcaorfíí , tpda-destruidp, aunque. QMpttjfe. 
pajte.dfl ¡ft.tníiEalla.e^bft^nhiqsta, .lacual ternia ,sq¡e es~ 
ta&sen ajfccvel muro, A*ií>ü la.br ¡ ^de;bjueoa,.piedra 1 teb^^ 
l& deaus. paerUis^alMaaregiCGfnQujia^^ 
B4*dia leg«aadtíw(^tí(la / oíir«; ; de..M n * . 'eg^ NMBPHÍ 

b^ana^ajüa; uftqs^4^rd9ipjp<|raBber^flHegaMipyf6ríWl* 
da^ y, dteayi^KribjDite jw$>\ b^epaj.pjeoVar de oant^wa. 
Aquí se apartan, doscasiinos, upq para..Gbi¡i y otro pan»}; 
Coco; tomamos .este, y ; llegamos, aldisa Jugar,, el cual e* 

una dfllaáiQíafuerteeieaias. quo, sBi.haa; vísíq, .parque. 



{!) Cottaciort d« Mnüoi, iomo LXXTtH. 

(2). Dindula DegolIaéwbldcSan J«»P B»uti3tn. 



id By Google 



512' DOCUMENTOS lNÍOitO* 

esíá la ciudad en un peñol muy alto; tiene la, subida tan, 
mala, que nos arrepentimos- de haber -subido al lugar; las 
casas son de tres 1 ó cuatro sobrados; la -gente, es de ma- 
nera desa provincia de Civota; tienen abundancia de co- 
mida de maíz é frisóles é gallinas de las; de la Nueva Es- 
paña. De aquf fuimos i á una laguna muy buena,; en la 
cual hay árboles como les de Castilla; de allí fuimos á 
im fio, él cual llámateos de Nuestra Señora, porque llega- 
mos á él la víspera de &d dia en el mes de Sslietnbue, Y 
enviamos la cruz con una guia á los pueblos de adelante, 
y otfo d*ia vinieron, de doce pueblos, principales y gebté- 
en ordenanza, los de uu pueblo tras ■> de otro', y' dieron 
una vuelta á la tienda, tañendo con una flauta y un viejo 
hablando; y desta manera entraron en la tienda y me 
presentaron la comida y mantas y cueros que traían, é 
y'ólesdi algunas eosillas.y con esto se volvieron. 

• Este rió de Nuestra Señora corre per una vega mtry 
ancha sembrada de maizales; hay algunas alamedas, 
son-doce pueblos. Las caras «on'detterra, dé dos térra-' 
dos, la gente paresce buena, roas r como labradores que; 
gente de guerra; tienen mucha comídade maizé frísoles 
y melones y gallinas eb'grand abundancia; visteóse de 
algodón y de cueros de vafeas y pelkfrtes dé lapluma'de 
lá&gtilHbas; traen'el'^abetto'cortadbíLCiS'qrue mas entre 
elfos mandan" sím los viejos; tenérnoslos 1 'por hechiceros, 
porque dicen que silben al ciéjoé oh-ás 'cosas désla ca- 
lidad. En esta provincia hay^otroSígiete 1 pueblo? despo- 
blados y deslraidósi-ideaquellos-indios.énviíadoslós ojos, 
déifoHeb aVVVMwIt 1 hacían .relación las guías; dioéa/;que: 
confina con las vacps y que tienen casas de paja y. maíz. 
Aquí vinieron á daras. la paz los de. : |a.s, provincias 
comarcanas, queson las que W. Mrd. vertí por esa me- 



tengo dichd, .yiaatre^eUosioBé^cpieifitlátlaBebiádb «ptrói 
unas ribarasj tecaé veinte. bairries^i(fite¡«8».!c0¡iá- tíe vorj! 
las easMiatía ¡detrbsiaUosriciettapifltiyiefciKBiiiBs de: mftcla-n 
Bá-dp'isasitaftlflfe pieqaeíHM; y',oñ ldsUncs' iltai de: tapia,.' 
fmr-idqñiBaa,>Ti6iia¥ 'Uwál cotí radbrosrp'aro peíanos! gire Ha* 
IMa^*^ paeblofaaate qnieewiiattl personas; üs tierra 
muly ftm^TOjsdiK'na^aiBlliauíiB'iii^onlorf^.'adorím. al sql 
yál¡a^oi»;^«!l»itiosikw)nípTiesf .de<;tÍBrw¡fi»wa':ítel'*Bganj 
dBftdBfa>BfatídfrBOtÍ!/l> nrif O'jDÍIí ^ijjj -;.i-í-'i: :'i'ii'', :/iv_ :■-..; 
■ ! fini'fcm'partfe-B-d.ualíB'pisaetaflottioí'Uce»,. teg'>mostirábau* 
»ttB^oiralh^iy;d]l«>b^*i«n¡i«B>pdvos:if'pipDKB;yialH 
gBníie dejan- ■íire¡'íMtnta8 , qHbiJte¥aii 'Téstatela Jy oto twita 
agOHíáv'qae'subüb ubos ertcofiwdefotnro^ péretoaníanáitos 
Iwaioddis^afeii^ii^íJpdra'poéerphprasiytiwaBi-yieiíiroi 
Wa^ndri' PS^lerriai^ftiéndetes^tF^^abian* pttrbiloáí 
píto^néi-ikifi/üBa^j-lbs^lomas-íJV)^ ' ■ ;' i - : - .< ¡-i 

- '*di$pósiSW{es.rt6t!UiW&ú\ ti írfo ¡fuilutffttfiift ¿k- jfcftte tf 

4jKtatfí«09ii<¡i» a**-' i--:»! ,.K .¡¡«»t> -í ;•■.'- .'-...': 

A V. A. hemos escrito estos días, dando cuenta atííatk 
caá* dial sé^s^raiMí >et avm%fo> ] x^1m\á>\t>9iÁxi¡reit, y 
pi>t ,T ^rfWtfl¡ l dt!íía Bt)aan Tollo ító Obamaa/ : psffia,tpa*c 
ct'ior¿ y^pJWWiqÚe »Hí bab&dé -8:';Ml V **« partiwiíairp*, 

(!) PápelsimpJe de Jetra del tiempo, que paracé copia Hecjiá'en 
Secreíaría. ílomuyp^eodMtareladán'íífe'ibtó'jtofe*:) ' "■ ', 
■■'■ (S) Goltmtñde> JBWíím; Wmo MBXKVn:. ■-• / !.'■" > , 
" Tono III. 33 



)y Google 



5» 

y como' al servició de S. 'Bf.ry bien&sfoa* raaos coove- 
uia qael dicho D: íuaB'qoniadieha armada, luego como 
llegase á Sao Locar, saliese ó guardar éstos ooatas y ir ¿ 
tos Azores á aguardarlas paos que de Sanio: Domingo se 
esperan cada día, y á la Bota qee verná de JNüovo; España 
y Tierra firme, qae traerá Cosme ítodrig»«Tarfan;pórqoe 
en esta costa: no hay de presente ninguna armada da S. H. 
que resista á loacórsalios-francesesijr y el presente hay 
mas necesidad qae nanea, porqua.idiex. leguas de -Gádiz, 
una galeota francesa que dicen trae trescieo toshocubresde 
guerra, demás de otras presas qua ha hecho,, ha tomado 
una urea que iba de Cáditá FfaAd«,:hartorioa, demás 
seiscientos toneles, sio otros; algpnoa corsarios, qúe^icen 
estair.aloabo de San Viceate; -,y . eada díase- juntarán mas 
á agaardar las naos que vinieren d» todas partes de radías. 
Yansi suplicamúaa. V; AriSaaodasetá>Jos 'oficiales de: la 
contratación que proveyesfln:k-díchaa«aad* dezmante-- 
nimientos y de las otras cosas necesarias, para cuatro me- 
ses, para que, sin saltar la gente enterra, VoítieSéá salir 
el dicho D. Juan á limpiar la dicha costad para ir 4 los 
Azores á lo susodicho. Y porqués cpsa qae conviene mu- 
cho al servicio de S. M., tornamos á suplicar, i V. .A'¿ lo 
mande proveer con brevedad* porque la gente de la dicha 
armada no salte en tierra, y después, ja©.* se pueda hacer 
con brevedad,' y en el entretanto se podría recibir gran 
daño. ' ..:.'■' si. I» fiotí'j ."';•.->.•: -(.¡h [f .1. :i i 

Y.iA.; á suplieacioodat Prior y Cónsules que fuaroavel 
año pasado, mandft dar otiaisucédula, de que « aquMa 
copia, para ;qae durante tíigiiérrb Con JKranoa^ se hicie- 
sen cada año para las Indias dos flotas: una que partiese 
por Enere* y otra que partiese por S^tiémbre^y que con 
cada flota fuesen cuatro" naos de- armada, y que la costa 

Dfc,t ;s31 vGüügle 



315 

deilasse echase' pOi< avería cbirio lo' <de : Carreño y Farían;- 
y en mandar qae oa cada año; por Jos dichos 1 tienipos,' 
Vayan dús^ilotas. para las Indias, es-Icosadé graoutfíidarf^ 
ansí para todos ios que estáo eo Isslndias-eonióparaes* 
toB reiíá», porque habiendo -dos flotas coda iaño,' > ias¡ In- 
dias Serian proveídas y los que estén 'encellas .topadeceí 
rio las ttecfcskfetdes que bao. paéeoido éstbsiáñtisf : y- les 
tratantes en ellas padrón negociar, >i¡ las niGrcaiiAerías des*! 
tos reiüosisegaitaráo, ylae Itotds^ri» mas- segara* aola- 
ida y !a venida y traJrán'él ora y plata de Sijfj y í partí-; 
ciliares á mojí* réeaudoi Y hflMfeitdo:tifempoirieñaiado en: 
que partan; las flotas, sabrári cuándo itande irenw; y de: 
todo* cabos de Jnílids sé juritaráulen Mi Habana para tsm 
nir en conserva; y tes.armadask¡&Sj-Mf>lcrHle anduviera 
por, estas costas socorrerán y acara paíiar&Btá las dichas 
flotas cuando vinieren dénde los Azores; de manera que 
eü loqtiéseBi/plieóáV, A. qwarib&atese do* flotas «ada 
aaoiOQ íos.'diohostieniposi^qirestó imiy bi«n pedido.. . \ 
Efete añopreeeate,: nd se;ha podidaigoiar-ttesta ceda-' 
la, powjaacom» Vi A^ sabe, enifipvdal mesado Eaéró pa- r 
sado, salió Cósate Rodríguez Farfantón lodasJas- naos que 
paratodaSipartes.de Indias -bábiaiyqueiomgtma quedó á 
la . carga ;. y de6pues ooi ha! vendo aingutaa I nao- de «ingúm 
cabo do lodia&^y aunque algnaóainierdadére&ibaa'qne- 1 
ridocbaleQBar á cargar paralhader flota! rio ha habido ni: 
hay dinuroa con < que hacerla ni despacharía, por 'habeiw 
V. A. servido de loque vino á moróáíiercs, de cuya cano- 
sa, aam-bai. podido ¡apbeslari : ¥• «o estando presta' para 
este tiempo, paresce que no se puede adréaar para quót 
salga antes < de Enero del. año que, viene; poaqae ¡agera 
co*^ lo q*e, viniere, queseen loáAisoreSjy coa lo qoe S". M^ 
pagará; irán los: mercaderes haciendo poco; álpaao!*»-' 



03i$aE(*i8& y acabarán las. datbarar del todo-caaoáa,r pí>- 
qkrado áifiroSv ivaogaiffsrfaii,. qiieserá) ea;todó.OUHbr«y 
céneatüise inodkánadiefcaeiaBná tpiesaiga hutflataipor eV 

mes.de jBnsrn. ;; '■-..; -u! :-■■ ■-,; -<-! --■•'.h.-j :< ¡ '■ 

-iiCind)tpuájloiicfO£awei]plfii¿áíV.<>Ai.igve¡coii| cadau flota 1 
fue.9tiiiC¡ua*i'8i naos -doi armada, «na (pié ae/apartasa desdé 
asíislasdatlas iBdiaaiooailasi .«os de-Sáota Do«iogoi y 
fae^y.Tittkwííioar.eÜastiiMiranaQi^iíejaerapartasftoonlfls; 
naos dff r i«OTaiHin»»iff'í(iofe «óiveJiasaJüorabre'de Dies. 
ydsia.llí vHiiteaileonéUas lanía Hñím«a, y «Jims -des naos 
fuesúb(too'teidsiíínetMEépan¿ hjtata.tticaí>&de£ao JLn- 
tob y alfiíilaa dbxaaé táijulaa dosi ia»s>-«&)íue6*iii*\i taiH*- 
basa ¿néspera ¡Las dé todos oabw de Indias y> m> tioieaén. 
eiiLConsebra; tnpta lestes» >ha .booronicácto te peasentaxon 
efita'UbiMitsida<lji5riB«iaB«o nlgiBWTmtttavWuaiite&, que 
seiu> ..;■;; iii írft ¡H-mi/ :■. \l.-¡" t. ■:'>.-■'. .',; •W... 

Que partí anbaivonatío npoá.paife cad* Ilota,- detpof le 
y con. látiSeciteii«tcoswia.fara[guardjpr>Ía» liaós^de-Mer- 
cadarói^i-.Ütiida yitraériielDio.y pinta. y merc^derias; .4; la 
venjdBj seriájnaeiiebtér.paiiir cadánaé-de armada-v pañi un 
añq q i»e tanfaná e* , í» y est w y wanjr ,¡ *úlnts> «¿I t (lacados, 
qoet' eq> oobaioaoajpanH tíofe flotasi, ssn-eieiíp ysesonta. 
milfa flfc»cafioe¿. matlosánlsréses atraer iutákm&ái&imtt* 
bio;;yiíaiiteíd(i,dedoBd8iis«.'poB0eiBacar:Mirita!8UQi*de 
draeitoEV doideihallaileidoiide^ní «amo se pueda hacer 
poradeiliaií y tahibiear;pobq«e¡16iiDasidwto:q»o<eBga¿tare 
seiba detraerá máiibio.imteotnas TiajtoeD'laB^oiiadag, y 
no hay perspnaiqafeiiaicrá di ptaedaitnie^taiittt suma >o* 
diDeranágcaaibibti ■•!■ -i; ¡ ■'-:.,,. '(;■,■ . ■ , .ny, 
vAMatasnapararoque,* anBardoíaaííspamr^taiftota» 
qoléveyapylinoelTaar emtf laá nada é^iiit» Domingo, qaw 
•cestera» de principal-, sia.lbsátttéresres, cuaiteníamiüidu- 

*»,GoogIe 



eaüOB, qae «s cofia que uoiconviene,' porque paco ■mes fnie*- 
de valer todo cuantopuedevanir.de Santo DonHOgo;cott 
las naos deiarowda; f.-> |os de Saotb ©oinrogo- aisutoWno 
podían- sofrií -tanta- pasta,- y> los 'db-NueyaiEapaiía -jí-'TieF j- 
ra Firme no quieren pagarla tpor 'dios ni es jiiatelap»- 
gaca. -Be «adera fq«e'4a-oao; para ir y Venfir ■ cob 4a6 (te 
SairtO' Oobingo, pai«tí:e «o'Be debo iliace* ni sepedrfc 
eonserVar, iyi que «irtratofide aquella ista i no tiftüf* ntalgtfQ 
otro reiüedxi'BitiQ'arnéi'V- A¿' «inndequ-0 vayaxro armad* 
áiíjguSráar aqaeHa 'írfá dr Santo i*<i>inujgo : ylaí'Wwastói ,' 
pnéaibada dia van-allt mocha cantidad fde corsario* ftia&* 
oeae^iyüe* hatearí amono idaéo* y -tteatóo. gran necesidad 
de aqaetiaa iisláa dé^sebaya em [ella» jarüíada^^uei bis 
guarde, y que: asá su estas costa» (le España haya artna- 
daideS.M.jiqnetengaÜHiipia'te ooite para tqae^pualule 
ka haoa áe Saato ¡Dwaibgo venganza j recondaer í< España, 
eatóa éegnrai'. ■ í> i-i ■ :m> >pcíi v. ■■■ ! -< ; w¡ > . 

■Cuanto á 4t*naD6 que* -faeroe * Nombre- de Dios y 
Nueva EápaiÍH, ;lo'qoeá eaLa Dnivíraidad'cdHvieñey pa- 
resce se podrá suiteolar^en ei" entretanto q«e fiaMü lo 
mandará gnanlar,i<sque cadarañp hay« dósflotasielilo* 
«bobos tiampos; y que con oada ilota; vaya» dos aaris/yan 
patáx de armarte, conlo loJI«r6F»£anr í-eateedos'.uaois 
y patai voyaa ¡de aquíen/acodapaSáicijonto :dortbdap las 
naos que fueren para todas pMtd* ¿sündcas, y arisivpyob 
híjsta las isla» de las Indias T que de vlfy sd aparta» las de 
f^errai 'Rroie coa una nao de' aiunwiaV y Iba dornas Vayan 
aü dwrota basUrdocfarJasde SiafoítariHi^of jontoiá'80 
paert»y tes de NflewnEepafia y ;flo*dura* vayah>jon*as 
haSta dGabofdeSaaiAiiton,'ryd«:!aUl aalaparten; }a8 que 
fiereu é' Honduras, y la»d«' Sdeva Eep*a<r Táyaii|iafti«- 
je con íoíotraí naodo amuadayiéí pata» ibartadaiTera 



3y Google 



TSÍ8 -MMOOOrTOS IHáUTM 

Cruz; y tiesta manera paresce que a la ida, acora pe fiándo- 
se upas á oirás irán seguras, ■ <■. 
i., Gaaotaáta vue!ta y la oaoVel [)atas„tpie£ua¿CHceií las 
Qfloa de Nueva España, hña de llevar por iDBtruiciontk: tío 
estar en el¡ dicho puerto ma*: de cincuenta dias, en los 
<&alea han de tomar todo el oro y plata de S. M. y de 
pítrticuíarés, y venir cob ello á la Ha bapa^dmado testaren 
,ya las naosldeTietra Firme cón.eanaodeapniadaó-He- 
garan luego.; ylosque' llegaren .primera, aguardan á los 
otro*, de alierto que las deNaeTa Eíipaña y Tierra Firme 
sfijüfiteaiaHi) y sabido en tos otros cabos de las India* 
qufese han de jumarlas, naos de armada en' bu Habana, 
de todpscabos de Indias se recoxeráb «Hilas naos: y se 
jintarán'y adrezarín para venir en conserva; y cliciroy 
flata.qaet^axBre La nao de armada y patax.de Nueva ;Bs- 
pañalol i* partirán en Ja:otra<nao:dé armada de Tiewa Fir- 
me, y en las demás naos que vinieren de TierraF4 riñe, 
que s¿»n siempre boeeas naos y bien adrezadas; paraqne lo 
que viniera de Nueva; España; se reparta por toda la flota 
y nfc váAgnfodb en lanaó y enelpatax, porque las naos 
ípieiliierOHá Nueva EspaüYcon mercaderías con la: nao de 
armada: y elpatax,, por lo macho que altí tardan en des- 
cargar, no paedeuivéwr con la dicha nao y. patas:, y bao 
d» quedar descargando para venir después con el arma- 
da qué-fuese -*on títpi flota. .'., 

-i AnsLqttft.lfl-qJae pareqceqjie conviene, es qu« Y. A. 
mande que cafln deite.año ó> en principio de Eneróse 
tagamna jarmáda 4b ate haofc y¡ ira petax, yqu* eooi ella 
salgan itadn las.nfcos que estimaren presto* para «nal- 
quier:partcí dejas india*? y , qoe/ para 6n. de Ago*> ó 
-principio d» Sé^iabre driañb qnkyienftiimande je ¡guar- 
de la mito^óHtom.Yla que segastaiuenarob^ arma- 



819 

«baleo cada áñó, se. reparta por averia eu lo qoefuefe y 
-vinieíeea las nads en icaybfMfoiíi pasamiento fue»OTi y 
¡vinieren las diohaíiar«iadp£tá la¡ idaádoa'y medio por 
•ciohló.'.yála vadjla, ló qbci'íiltócei'pr «obrar, á como sa- 
.Uertf; .y'q*e;eeta. órdett>sa'guar<te!en icfc' aÉosadetaate, 
¡mientras' Y: A.> too mandara otracosa. , i : > • ■ ' 

r ■: ' Pac* liatter esta» armadas ; CdiDOá V. A. es notorio, 
son raenaeier-nmchoá dineros;; porqae/ asaque se skqoe 
-una'part&deliosdeLaTeríaqne sembrará, á la ida;: míen* 
-tras esta se cobra, oi;oieQcatfaripQáer(ofl f ' ydeepuéa rijieü- 
■trasvaelve el aitmafia que fuére^qoe' taimará: ua sqoj en 
ffíjíeaii, es aiBaesiím traer? lo que; falí«re: á. cartbit», 
porqtií», «ordo es ««cbásiimaynoiáepodr&halLartleWra 
rawfefra. Y por-jesto-.es menester qiie Y. A. dáiícentia 
paca qiMJ iesdineros -q.u*fuereüjouinesteDse4o;j»eoá.eamT 
bios ó baratas para proveerse las dichas armadas, y que 
-el d¿Qo^qúe.eü baeUoa^canabto^ofiléeei se pongan .güb 
-tas nauVoosUs de Ja dicha armada, y que lodo sé reparta 
junto por avería;. .Esto, es lo qo«p«i'eace á estallnivarsi- 
dad que conviene, asi al servicio de S. M., como al bien 
y conservación de las Indias yJtráto dellas, como al desta 
Universidad. Y. A. lo mande proveer como mas á su 
iiervioióoonvBngaL:' .U. ..ó v ¡¡-M. zU. ! -¡ :;.:■■■, .;;■!:■ ; 
,; Detnas de losasodicho, en ¿a dicha cédala Y.iA-..!nÓ 
nianda-qmea ha;(Í©háoer lasi dichas armadas, si lasfhah 
de hacer;los.üficialeS'd»S.:Mi ó el Prior y Cónsules; qu(i 
fiiereii dásta Uniíversidad. V. Aj, mandado que fuere íí« 
servicio^ ¡ porque los qnelb ho hieren' de hacflf tengan. cui~ 
dadóldebk.. ■..'. 7 Ii¡-i»)v¡..j ■!-.,& kúw,-. !j ->-p i.-iu ! i 
-:■■■ Ansiousntó YJiAi. debe: waBd«iral Yiveiy :de. Matera 
España que con toda brevedad despache á los saos que 
van á la Vera Cruz, porque" éa esto "hU habido y haytati 



meteorito^ qba cad« aña s* saorapnatííítebitíioa oobalé 
diroaaafe; yjlasatta;aedespacfa«nTÍ8neHitales-,<jiie»enelic^ 

mip»de.piend«uló molsoni aiasipajm *»¿»ér iy iaiiectainial 
tMYéfl^cn-qiWidiaB'i^eGeiiipefdpllis.iqttfigafltttr/aliáitanw 
t«4tónJ(K)^o«ao-kfe(íelieÍMaiicoEi'.c#*: Y^or^tp ¡VrA. 
debe de maadar que- coa ducha fcrevedad se .'despachan 
las'difitaits naos,, y ^uetebVÍMHBjüno eoasienta t\m, sobre 
iíBiflete&y avenías y BpsasTaaexasa la* naos; feayapUñtos . 
Bt ape ladiontee , ¡ sino; «¡ue-con (toda./ brevedad sean ; .dpspa^ 
obarioalos(íiiia^stre8j fiuBTdfe Nuestro Soíion asuryi bwot- 
aveaiaiarttauBoii te la' «p y alta; y ■ njuyi ; poderosa f ére9Mwifc 
Y! AivcoDarr^e'ntamieD(odeiBaiy*re8'nniK)6,yiKDDPÍ08. 
^+-4)e ! Sawilid diéi deJuíio deiIi5&it>-^fleasD lofrBealeppkp 
y manes de V. A-.' el IfrioE y.íimsiries-deiSBW^la.^AtewíD 
de ¡ftlBicaí.^-'í'enkaido. ide^astco.,— -Franciieoí» ©escciwq. 

iGarlxfJirigida ■ai'E^iirwim/jpori'HaiBtdodgl : .e<mñiio ee~ 
■■■ lé\/raáe thwUépifo pi¡ %$$&? pétiéwtó se r&mdi»6tm-«Í- 
■ gmaiinémiüadw dtpq^kiigfaikx >(ify¡ tn-'n'- x ■•«!»■. 
.- ¿Me i,v.v.y- ,.K ,¡¡ til. ; ;-.: ."tí-. '-. :-f .- i> -i íík- , ■ ,.; ¡n.¡, 
,i-:'A¡ ¡r. oií,'):. j;,;í.i'' uft;lC(.ítilMi-.:l' !> .u ;',r,n-*.i ., ¡, ' 
1 - h st.iji ü:íii>'! -, j-j7iri¡i '.!n:(.¡ : ai .1. .'•' A:.'. '. ■-. ,:.'. í . 

Luego como el Arzobispo de Méxú» iteró á testa m 
■iglesia, ' .üoridift V. (Mvito^OTe^íyiÉHa^&Veéárf;* oefeidir, 
otoqaelne puf cerno ssntitiiossé imtwcJioiiá^N'.'iS^y bes»- 
í^éiodaiostetáertiai,' joorq'ue^plr^dMtoiQípaHtGti paV 
ideeiaigt-aadps 1 in obesidades "én. flo> ■ ie*f*witüal,- J *^>s coalas 
coam^oe» paaliir ÜampjieteiiüéDdp eoi reipedipct^ i ■ '-■>'■ 

Para que el remedio fuese universal y se adMattásriá 
Ftwfa"-festa í <nTOíá%lasi«!i«)o»'(íeó'& tédab taB-oétopos su- 
■m p ' roni i eo J H' t od ' f i H i* 1 . ' . ;. uUti-v'iid ubíd nm oiri /:¡i ,..-;■(" 
:i41tniÜ^fdMMJfiHa^tmo^Ip5R^Uinn-aT)Y *>' i> nitv - 

D¡ ¡t.zM 3 yGOOgIe 



ba&as». á'opncüifrj ¡ lo»<e («fes .híetMnios qwaf uisoaoa 4 «al* 
*a^adido;Mñ»it» i .coii:iKiippqufiñt)irabeljt>yi casta, 'aos 
¿ÍBMMüoe, ¡ooaielfiwQr^dti'.SHiritU'S^ito, *l dtfl -da ;lfls 
Apocad S.P^ayí SI. Bttbltí,íy)MmieiBaro*» él <a!ebR*- 
tí ¡«•íiogoMiiiliu.pBÓralipiíido'rfl romette y astuta (íeata 
tÍB«rw iglesia íCOBitodasf Bestias faenas, En¡tí enilitieat- 
po, con el divino, favor se han ordenado en él lias dede- 
Bfloiones yncomüitwiMEÉStqBe c«Qi¡9sta4V. iáVeOTÍiaínos, 
P»m¡q^ &,*»»» scabritfue C8(Íéfct«stierraJ.yípatfl:(íilidMto 
oüeva iglesia» i debajo de- coy»; amB«ard y doóiflkcwtfi 
4oÜo,;bq hüetguapar' Ib-aw-eétuvieoe Jüao otóenad» 
ítara reoaedia¡spii:il4feí:file lili íiófiíias.dtaUJaiSaa-ívlifiidlíie 
y-dasüangOidéiistt 'roa) :)C08e(^icia;;¥fáii»'.qüS!¡ leste .test 
gran íbiasl ivea^ ert «foelay«staii»(Hm igteeiai tenga ¡el 
^wédí«Uti.dB9e^e^6rt08i^t , dbadoB v iíflffeHahes/djei;V. Mi - 
qua «o.!t»tüéi partas eslftqííiSíiíteBterjiadpsfde! mnAacJ 
presencia y favor, suplicamos bumildemente^sáamos fai- 
wfnctdi»! y-ad nos ba^a.lnertfei jiaeaireiíipdia.dfeitfiies- 
tt«sigteaiw/Qímned**i|dotio&íi^ 

/ .iDipurmftrovqtíoiy.v titi.dtendeipDciveflridtí «¿nisflro», 
^ : otwi^8)^ina.n^gü)sxft7(|Hft46Ml^eSii^ íVttolvidíi 
Si ejenjpíüi^ i^<tóh^'.iflstr**saná'ite^t«í.!nWai»iiB3!íyíítc(s 
«duaifli^PBw.l.lo* ^BMAinriSaAqanMéto&ii parque *«*que 
•V.1 /M* jQ]tí(*w-<naMlad«»[¡»Q=í(e^leíCftTga!.-iíiitoriníeoWiB(i 
jRflsj wpciflofimirj) ■<jftii , 'MHc¡M iViflMn-iajgudiaiij <&fe«pfe 
hay falta, y es muy grande la necesidad que parifetMb Jas 
animas jw.ftl^f^HPüti^ 

«iiiQiiUa^,dfi(i|a6aiifte8i8«lo*'K-»o;«e:es*^ea)'í r nílf)t»Bilfts 
$mwtom£ .«jlQsíaÉ qM«vtt:mBDa«aitiy Vi:pa«^aaia<'«a 
i»*»^o,qus!A r !oJíjbjí^©^ni)i)CT<edad'qW:los;in 
í»fiuflií-die«ao»id9 ( lQ;c[tie.'ieoger«v casíoioe ; de03a»cn4r 

D¡o¡t.zM 3y GoogIe 



tisrnos, porque- Bp.se puede d» obatrasa, ¡que. se» bas- 
tante para lo; sobré dicho, y para ; que estos naturales ten- 
gan propio^ y perpetuos -pasiirés yen asta nnevat iglesia 
kaya'cnl^diwno yórden hie'rarcnicQ^ sino es la nüva^ 
sal y antigHa coBtumbre de lailgleaia ¡Cathtftica, yjoe- es 
-pagar los fieie* dicimoé á Dio» fiará sustentar sai iglesia 
-yimrnistros.::-' > '.r.-.-Jm* ■. ■ ■'■ ■-■> ■ ••' ;'. ■■ '"'i ■ :i'-> ■■■ 
. Y por cuanto esta- tiarra es de gente nuevamente .coa» 
Vertida a nue^ra Sahtaí'ee, y conviene mocho para so 
buena cristiandad que tengan eri auiáa reverencia la* 
cosas de laiglesiay ministros delta, ■, especialmente 'los 
prelados, sapltcaiaos á V.'. M. oiaisde' á ; ,su ¡Visoroy : y-í 
«ata su Real; Audiencia y á las otras Justicias y Gober- 
nadores, que fevoresean y acaten ó los Prelados de tas 
iglesias: y --áilos Afimstros'delias, pues-tenemos tan lejos el 
socorro paira-qüer¡arnos.ó V. M.y cuando fuéremos des- 
favorecidas.'' .!< . .!... ,' ¡. . •..■.■!'■_. ,- . . 
- También suplicamos á V. M. qw> en las prebendas 
perpetua^ que: cetsoé pétreo ■ ie' pertenece nombrar' «á 
todas las iglesias destas partes, sea servido nombrar para 
eada catedral unbuenihBÓíogiK y - nn buen* canonista, y 
um 'buen iatjno> elttbeók^o' pswtias cosas, queso ofraoie- 
Tonen lo^ea-bildot^de conciencia, y pata el pulpito, y eJ 
«Soomsta para¡ las-oósasique "consisten en'derecíhby'y*** 
latido seairactoneío; y estos, fuera det Aroítdiánó y'Ma'- 
-«ire-'RsGUctav que nuestra» ««mione* mandan que eea'a 
-gradttadoB.1 ' .¡: !,¡,i.;-.'^v. ■., :W.r.i .; : j '.i. b -»'. ( ..:.'■>':. -r-A 
-'■■■ V porquera* présente- loa ministros que hay, por esta 
cierra f m pceswamen teícafav '^> «e pneden mantener y 
■nos des» las' iglesias; aoptioanwB á-V. M. sea servido 
■mandar proveer, «orno se - den á cada «na div lps' d%nida<- 
des docieritos. pesos, 1 ya* tos conopigos ciento y'clnodW* 



,Googk 



DibiuüwvovmiHDUs. 323 

.<*, : y íilosjweióneroa ciento; y á loe medios racioneros 
oche&tí(,.y al Dean se tejdaoyeíQtepeftosi miaqua á las 
otras dignidades, pues desta manera lo tioiHJiY-' M-. pro- 
veído á : o*ta iglesia de México. :Y oom( «'0« uecesidácVtie- 
iwQ las otras iglesias, :a*tesmi»y<5r y por. valer; las cosas 
, «lascaras* puesitodas vaa de acarpetoidésta ciadadry del 
puerto/déla Vera-Gfur.: Y ascusaredha que) loa clérigos 
cesen áñ sodaiv meroadnarido, que'eon acfaaijae;y coa 
decir que »o se piittdeü mantener, se; raetiin en cotftrá^ 
tacioiB^^ ; iiaefttancfíi»íddigntW(alaa.ííerdo(!Ío. .: ..;,* .•! ' 
. , Uem> flujiljcamosió Vi Mumandel á iloaxeióeiidáíitrrest 
que agora ;son de Santiago^ : ávlos, qde ¡ foerennde aquí 
nielante de la;djoba.ótiden- o de otras, en esta Nnfl\ta;Est- 
ña, que libremente nos paguen diezmos, como Iob'dübái 
,y comoiOspagíSD. Aútanio tíe¡B4ehdbaa, yicomb.tos pa- 
ga el.dia de-.hoy D!. FVanofccQ de Meadoza, süliijoi, por 
oadula» do V. M.,:porIas> cuales lenta adaiquelopagnoi 
nofobslaata ser Comendador de la rucia Orden de. San- 
tiago, . por la cual -se- quiso espmir de no pagar dieimos. 
:Y agora los dioboa Gopiaadadoro* ¡de Santiago .dicen que 
ñ\ diezmo lo .han dp paga«:á Sastiagooded ■Espadajtda! h 
<Sodad de Sevilla^ ¡pqrqne laiUicha/ basa; tiene íDWded del 
Principe N. S/,:feücteii»o -Rey .tita Inglaterra, (l>dada«p su 
capítulo pamque loa eoraeodaderesj que eniegtasi paites 
están, acudan coa el;!d¡e>jno áditrfiohacafea oty Santiago 
dell5spaÜa;laciialimeroedS:A.hii0hiéieravsi UivfcniáTef 
Jaeionde las dichas cédulas reales <jue ,Y> -M. mandd:dar 
contra:U. Antonioqd Mendora. Y. 1« dicha roereed- *a en 
■gran perjdk:k»o^ ilalp^breiaideslaB'iglasiabiy-ibkitetrds 
dallas, ni menos tetasi tiaras idebe&Uiosaialgbna áVlaidi- 

(lj Felipe II, por au cásam^entq con la reiya doña Mapa dé In- 
glaterra/'- v v ''-'"''-' "'- ,J ' " '' :, -¡ :; ''l II!j ' ,i;l ' 1 " í ■' 



> y Google 



a» 

«faafifiüfui deiSantiagoi y á lae* otras óttteaes miíitíres, 
pues en; oadaiay.adnrotí;* ponerías debajl» <*e ta hafcdéra 
<b^eáí-CKrBl9Íi •' i..-"i;iíi,i-!-.-!¡'- - Im'-itv.ili m. <> 

lA W. M'jwiplicamoaitfíiefpnaadoel tiempo q*e mi e&Was 
«woriorwi pone para lapresentatwn.tfue V; M;'debé fca- 
eer papila» pitebéndas .que varan 1 , padamos 1 tes ©bispos 
proveer las tales prtebeudas,- de/la manera que pTbvebmb* 
las cuatnro $ue Y. M. nosdá íidaacía, bufet ¡tasto qtie 
^V. M. presante iy proveaienb» dichas prebendas vacas 
los que fueraiseí-vido^porqneibl coito diviíMo'y^servi^ó 
de l»s.i¿lesias uaipadefccttifaiüí coala muohaldtlicJOft kifue 
sacie 1 haber' éa la; pwjvisianidaelas prebendas} y tuA 
itolpsdsotbs;proveer íoaas 1 ! de: hasta ouálrei, ¡ior cédala 
áa^Mv' (»•«■■ ■ .--,... .m ":■ t\~.:'-¿n'\ --.<t ■ '."■ --i*i ! :¡ "'=; n: 

íteaijdiBf )oecaskladipie!ioa!iso'bfedífchQíty ; -tós cuatro 
que Jop (Obispo» Ifrofreeinos, inaeal* dtíclarar 'V; : 'M. qae 
anaqvp oto tangán moto tea éabddo I ni «jila leu «1 cbi*Ot> «je»- 
daiHcaleitBfcnKenéiiíorolylsorvir'en el aRar radyut* ■■e»a» 
krwskia ihaeeí' ios danónigos» porqw'dB ios prpveídofe 
pqr iV: M. Jwy poéoieo aléDbasia^esBwiy ialgrinas veces 
oiníbjp6,c-y-éfe trazoD-iqiiedb&qBe «q ponen para snplir la 
necesidad de; culto- divino; de iconji faltar^ sirvan, tfeted© 
lo qae¡ slrtéo ledo* flosl eánénffeo» presentados, pues nt> 
húbtepéaetín, 8^baswBcés;íaJ*aTáel servio». < ■' -u-s- 
..<Y;pibc^i':áieaiOB'itistbiy('oadai!dÍa'vemasi'1a gian*ti- 
<»Bklad^éBei;pededonid6Í lósl-qoeiviéaen 1 da'EejMEa !y 
1atoblen.de : JUs quettijaa., iq«e'eeibosa-do'^ran;behipasM* 
irai^lof'1i>as^os!qde^Ve9eeili.'iy T i«t'poeÓTÓI^gÉ^'nBaie*-' 
dh>e|oíi«DSytafiesktibnen Mito«lo^^nfleaiaíoot,idonde bboeu- 
i'en¡B¡aseriíal«oreoido&>érii]e);£»pIrtoai ^'temporal; pá- 
reciÓQQS suplicar á V. JM. mande de sií Real Bácíeb3alia- 
cér y^dótar un Üospiíál Reaten' lencero Ó en jalapa, 



„Googk 



DKi^jMiiEOTinuiinws. 80 - 

cat»Íj»o4í!,Ut > ¡Vjei'3 1 jGt»fo .qrte/teagj* «appüan :y botica y 
tpiio,ieí34fiUiPí«a;Ctjr«Ji tes aqferdfos q*e taieote y ,iiait 



- :TambK|i)no^^e^i^a.t!HrftDOftAbHg^Q»oííe'ia(v¡ TÍ 
a&AiJltMl jrlsupliwJ* qua^puarhay tan-gran «tilninlk 
udy^q^^l^o ypérdidiiflf^elfteí^tihadftlflaoaoa 
qtl^vipoep A S.iitiamdft.Utúak yhla&nHiobas «Btetteüflii» 
hay deiP^rinqiW: y^^ajwOftf] qoe-^or detonante tnuichot 
tiempo ¡aBiiWWwin, i?oloSjnaYWíl'j«f liia-if*n«fc«. ditetñoa. 
sBiakomtfpC^yJaSíXápoiteseKwe^tty-ipudíréfti^lgaatflit 
soabaoiWHiflf, # cwfldl^i^jqMMWdiiiUowwiá Etp*ñd>y 
PíH-egaf ( .oorrep f$Ugr*.íK*1ielífnalr wqado.dfrwfciee y. 

á.y ( ,M>,.$iii>l¡/;amos8ñ* stiívido. ,ds mmdív. T^nie^m\Aftl 
puartfti, ...jr ípj$>»p.déiéfl^eii ,ooiffl>.-)k)Sj»»xiW)¡5íi8Wf«i *»r 
despache coa br$vfflia^f)ia*»e«dp adilMo&l^:la\>tierea; 
firme ri*l dicho ¡wiftfto, ¡ita&if *ibrw»ttt!dwfti8ftoQ'las 
QMfSíadttrfaay" 199.919 ^MNteoxfe úm***P&*>fe <&***■ 
ra que,teaiaav¡o».BO ttfjgftóioeiMktn d^sadítótoeri; jwfKfiró 
4e Jo cQplnwio- .se-sigMeo^rafties daítoit;aoi*olain«oía'.ái 
las v^aedo^^^Miiwned.yjwiaifH^&^wítaaíWen'áLlQa. 
n»)iln*d(9re8ijsráiiU><J». ta-rjepfíMieai de«fe)faqrai>88pana* 
PW9» ■» eswabeqsn t0da«itai)f>«ttvd^ríu-,i y-ei oro^.y 
plata qw, ; yá para¡ «í ee^toio. 'dftiV-fcífcswlj KWbtari -MgR* 
i-o.ffQwatdfcfeim ,j!!iDBoho&,a*Ví«», ^ttftwmidrrttt aihabib- 

chivos, prpciosn (it^uo tod«iest^oos^,|f.d«ttoíi,c*!tíBft 
enipl'preciü^aatasnaeiiefidtjnfl^iii h obfj.1) .oj-üAo "•> - 

■'■■•"a ■ilri-iiii-'^Vi. * r L 7TV "' í.jí .;iít; í .C'HÍ ; .rni¡f 1 /-i! /¡' A 1 

(I) Abromarte los navios, es. Jo mismo qué Ilenarsft de bnma K 
«speoto 'flri'daracof qur nótáá* f pnffétAt 'i*' madért 1 'tatito, ''o>t 4 



> y Google 



- 588" .''tMMXnaii-nwa 
Otiftiflosarnosppreoemdy ilpponaBrte, qnef<>l!FÉ(s veces 

se ha suplicado á V-. M 1 . , q(« -es íttíidar e4 pueblo de la 
Vera-Cruz á lugar decente y mas convenible, al ' parecer 
délos d.ue mejor éatíetideo laUfirra, porque' el sitio cfue 
al pretéute tiene egsepoltyradp vivos, -y después qite Cr 
rio y. avenida desrayo el püíiblb ¡y tobó on^círróete are- 
na que había a* la entrada, el cual ídeftíridia él pueblo de 
las avenida*, está en gran peligro, q*e:por : fKi>td ; q(i6£ré2- 
cael;rio>e*trapDr<él f*eWo/y' tmiieD ooceeíáad- los Ve- 1 
ciütw.'de' velase' noa'los tome -de sobre salto. Y las mer- 
cadeílsíS-te'powganá: bü-e^íreeadojftiwa del pueblo, Vea-' 
to e¿ ¿facultoso; poíqiie'üo tieneo doudie las poner; y ha 
parecido ó «mellos qua haciéndose-la descarga en tior*» 
fipma,qi!re la oitldad ¡se fasaseá Leacero adonde hajlbiié- 
na disptfsiciOíi para asentar el pueblo, así de tierra* 'f 
agua&icomodet temple que es muy «ano. < '■■ '' "■' ' '■■ '-"'• 

- Por^&aoeatro oficia paMwM-y!at*«fició' ápoétóliíío- 
que teneráos, pertenece ^jroctirar por todas las Vitts y rao*- 
dos qne pudiéremos cómo la Fée de Cristo, ííueetro¡lte-: 
dentor, sea aa»pl¡ftd*y todas las gentes veagíflén'Oorios- 1 
eimíentodaRiosy calvar <mfs¡ ácimas; 'suplicamos 3 V/M'. 
sea servido ptoveeír y maadar, par las Vias qu&BsiB jo*" 
tas porectetatiiqüe tñ Florida y gente» d«H# venga»- en 
eonosci miente deisu'Cradór,' pu«i la tenaniDs tatt^rca y 1 
sabomis lainnumerabíegeaiie^que enfila ¿ti «oftdeaa fof* 
nobaber:qofenlespreclÍqwíei Santo Evangelio. Y á^VM/ 
como PrínCrpe'Gria(.SaoÍBÍrao-y- : SeñtW:deele ftdSvo orbe y 
patíe*'de6ta ¡gjesíé nueva, pe#ieriece;eWé negoció se pen- 
ga en efecto, dando el modo y mtiC-ijat) maS'coiiforMe 
sea á la ley evangélica. Y alliendc"det ensalzamiento de 
fe Fée 081^01103,' á tgoVésla Nueva."E§pa$a se.haníí .gr^fc 
beneficio, porque hierbe .de. gente hoígazaaa y qae no iiew 



])Eb«NnYQ m.'lKDUMR 9Í3" 

mide que mantenerse, ■» 'tarda dia-s«<viaimuitiprJcandQ eu 
tanta manera coa la que de EspaSa-deiuuaro vksie yacn 
Ftate^que sino -hay algún desaguadero* estaitodó en peli- 
grb; ; y conviene^ darse modo como gr derrai*?- á'otriis 
partes. ■ ■ :■!■' . .l-;\-r. • ■ <, .".-,'. i ■:! í.! (.Iwiw .¡r.¡--'ii.'¡;, 
' En «ata Audiencia 'Hd*F -"hay fígF^ar: copia; ¡da 1 tnegocjrjs,, 
que > por ninguna via se ■ 'paede¿ ; por los ; foidor«6 que aí 
presente hay deBpaohar, y par*ce',iqu6.pobqoe 1 sonpoco8,í 
qWi- meaos db seis do lea podran 'dar recaudo; V. W; 
.mandará proveer cerca dettd '(• qué fuese- servido,¡por 
lo que somos obligados 1 declaramos; 3a: necestrlads.que eo- 
tendemos, y deseamos muoponique los que se proVetfe- 
reu sean personas dé gran, coníiauza y sciendia y espi- 
renola, que por ser i esta tierra nüev* y r 1aá: apartada de 
Vi M- para poderaos sooorrerde su Jtcál fa¡ror{íhay ne- 
cesidad de todo esto. < Y juntamente can¡e*tü! su provean: 
alcaldes de corte, porqué no puédeaíos .bidoresyeon; tos' 
muefeos negocios qée: 'tienéo; despachar: 4q eevíl y- «rimi- 
nat. Y demás desto cnando «©¡ofrece* alguna .Vnnencia que 
á la iglesia se bace, el mesmo oidor que la baoe seimao- 
da absolver; la. Onal- ahsokdoncnada :vaúf, aínesíiseguo 
derecho Feeoeifle' en la meaba; fj habiendo *idoree>dis- 
tintos de los alcaides , los aicaidéa 1 no saraní jUéuesj en. 
causa 'propia, cnando á 1 la iglesia se: desacataren j.rxuv 
quete cb^eruiinaráa los oidoeasj Ym-^Mj ¿uer'e sei"rido; 
qoe el doctor Are-vale; Sedttña-, > que ¡(graho ¡por' provisor 
el ArtobispO'desta ciudad , fuese aoo de ¡ld¿ oidores, per- 
sona es i «on quien V: M. descargaró isa Bol conciencia, 
así ^r -sus buenas letras ■ y >limpiera de lioage ¡y- jhóatfaoVy- 
OÓWÍenéi»;. ■•! ü.'í .'!>'. "'■:.. ¡iJfiín * -ii ni 'huí".. -uíhiií" -#.:i'ii 
-' Y' porque acá 'todos ilos¡ prelados ee»anio« 1 iqooip*aa y 
aaa' escrúpulo, por áster obligado» de¡> derecho y ¡por» 



i 3y Google 



ameba* «fafialuimaomajfc ifac&n, aoswlfHi prestan 
Uiaiirst«keHv«onirat»y;ABp;illhlaKMi'fJa;;ciiiinplirv' etopiÜHW 
mris £ Y. M.i Dí^pracwí'edaiBrtSantiíUii.dispehsBdpo'fie* 
Hast.Lo primer*, queimo eeAnoe o^i^doa ¡r/áutoíicbia 
general, cuando lo bobiere, pues nuestra, ida es coi*.$vq 
petígmiyuoebta y, coa gfto ^dkWdev'auiáBl&Siiwejai y 
detEÍii>efitod&DHeÉtr»»igiBéÍ8« lo9egimda^iaeiiio»iproe»+' 
rai.celfXMio* l del]inrameBtovj qutüihaGprabs.eii nuestra 
cdfisasíraeibnv de vtóitarpfera^iialhiente^eO'HDa» ■lanigle-'' 
sia.do Jbe/apóatelea Swu fcdrfl jj> SaiK PaW©< % tantos á 
(Hnl»9iañil»,iy'e3tairiel*HaüitBl séapéípélrto -por< toda lei 
vida^dciqada obispo) yíjBÍiiüqueLiSe*n0»oi>Jlgae.A»t»F! 
pétisonas; la. tareero» q«tíipOTqii8iaoáiie8'.miiyid.¡6B»kawi 
el jhsiber el ¡balsame de Álsxa.*áxkit .y si nlgaoa vef lonbay^i 
es ■ por uáuyoccdcldo,' precsby ¡eatas ligJaaiafl abn- pobres,! (futí 
podónos ooongraD ooni«dibál8ÍDfo.,<piA *á>«Djd engate. 
tierra, puesieBdfttíiardvilIqscsieÉwito*. ,*-í - >.Viv '; 

- Así meímü, rjíinjufe ^ybiüffWsiCaiépiaBMipana'OiisBn- 
se.losuaUírflJes' cla]scíe8tíhsi»entaij,,Y es>dDSBLim]ty T Aist»f! 
da «otra ellos 1 ^iwbasttéírwjoíinilamoniedtaciiineá^ceii-' 
viene^modK» ¡ajto/saíadaaaoe defluSaatidifl ípwianfateyj 
dé, pe?ndingwiw».vIosl matrimonie* .danfléatnsG cc|beri4 
aqofc adelinls. bicidiieiBÍbÍEDat únales íbteiasl fiarte^ Id u ma* 
Beca; qo^iBti<taBB)aa>valór}8^DaJo&qite]feicíe$eá;en]bai(de 
laí Santa IbA-eíflgléait/ coafotoróe- á dfcrasho^pglMpfeise 
padSaoe gr—¡trjatajD eq>ejOtÉBwMB plaveniguw.'-etfele* so» 
vas^adefofemabí a)bmos, pomfeehííawáwrfllavif tímíráeta 
i^iln3*s*e cito ^W3haa;Q(and«Wid)STO¿i:ite^pi«giwií« yei> 
daÜ! idoi.pnB^r inabriai«ii)fnilde>Jb) 'diaviwdcmiHaaptIE 
muy enmarañados los matrimonios. Por lo oaaijtñoado 
el peligro- graittift*n Ep¿e..eai*a, !nQ te;]h*lhvotro reme- 
dio, mas dejara qde e» : dai* por tíinguncs I M dichos msr 

...^iGoogle 



dh, lAjiciní ornr ■ ranas. 589 

lPÍmoai6»'-t b ía»efá8ÍtBos,fhásla qüe'sertiaganiffiQ haa;de,ia 
ígtesial t'J-uíhh' -. ' ..;-'i E"¡- .-[¡1^^110. -■!] f-IiKtj 

1 íauíbüeti 1 corirrene, pifa el frión espiíii toali destos ha tus 
rales, se' dispense cc-n ellos- ponaigmitieríipo qíueno conk 
traigan 1 cognación spmiuafmi hopéáiment^-pi^Ucíe kitus* 
-ubisjustie&ejf orqno como son.nü&vos cristianos, no están 
tnslruidoB-eii'íésttí8 : tíaáós/¥-da ; !fl;i»etieaa«ianérjjCOftyie4 
ne haya^dteperisscíea pa'rü^qué'en'tBfde-tieiiiplo del año-, 
sin gB*-scagitardén-4o3 tiempo^ deias velaciüHí's quc."dl 
■derecho psAe', se íes puedan 1 dar fas velado-oes y bendi- 
ciones,- porque' testa gente 1 novsé sufiié eme basar taunque 
sea pooD tittojte, y eo casándolos,; en enviudando,; se fian 
de araancetíar abasar clandesti"oa.ment8,;porque cObiquíó 
usan entre sí gente de servicio, el día que no tienen rou- 
ger, no puedeeoiner ni hay>'quien le ■■Crie los hijos ni bus 
gaüinasvqae es' toáa su Hacienda, i.*/. 

■Y porqne-a«á'seoñ , ec«n muchos casos, así de. los indios 
como de los españoles, que requieren dispensación, así 
en el fuero judicial exterior como en el fuero de la con- 
ciencia, y acá se nos há concedido por Su Santidad auc- 
toridád papal, en todos los casos sin exceptuar ninguno, 
para absolver nuestros subditos naturales do todos!. los 
exceso* y-pecados que liobiere» convelido,, que de la 
mesma manera se nos conceda que podamos dispensar 
en todas; tos- caeos que réquiem dispensación y está áSa 
■Santidad reservada, supuesto que haya causa; púeáisi se 
■fioliiase'de: recurrir á su Santidad por dispensación,- es 
•tan 'difícil iíegocio, que en los naturales es imposible, por 
ser gedte pobréj que ni por sí iíí por tercera persona puer 
dew proom-arlc"'; y. Jos españoles, como el caminaos tan. 
largo y tan peligroso, perecerían las personas y destrui- 
rían los negocios antes que' viniese el remedio, y en alguna 

Tomo 01. 34 

D¡9¡t.zM=yGOOgIe 



manera, parece que están ao4impoeibiil.ados.eii erta* 
partes de conseguir estos remedios espirituales lt» qafc 
en ellas vivod^ si iloa -prelados* na íieo«* **tffeoaiiisiíro,£ara 
dar' remedia y medemba á;sxd! owejasv NaaéiMv Setter 
guarde y prospere á : V; S..'irfli,jtóti:aaraCejító«Íí#tOfie 
mayores. eemoVyt seóMios^ioeiooiporiSttB vasallo» £*&(&■ 
tosy capollane» aadeacado>.MD&.&!ésieoi priaaejrúdaNar 
nembre,'l555¡j-ttDwV^.I^i»úbditojii(ttaallo,j4bpeUfltí.-T- 
Fr. 4- Arxbúpiset^m Mei^iúmmaíA-tÁboridíae- esta. carta 
éñ el Sanóte* GonciHtt¿ p<^.'auWinrPechro;de)Lí¡$roíío, Mr 
cretario j (totano (KI &obre:«A'la>S- (&-£■-. ifyí-j delEwpft- 
rador y Rey N. S. en.-au ReatCooflejo.de Indwfi.— (Bel 
Santo Concilio que MceJéhro eoite;CH«laiJ¡dfe MÓ3W«o-.f>) 

KatníKio de.um telaciom htátaidlEwpimidttifar.tíónso/ie 

Figuerola, chantre d¿. Ornaüa* v,St.\!«s> ■sarviptas. que 

hobia prestado- áesctééandonpi«¡taS'ftjmasMi y¡ otras 

■- CMOS. <1')., '-'- r: ■»::» /i '•!■; ,=■• W"- ■ ,-.(,[' '■ -..,: u j 

-. •' -I- :■■ -.:: ■. r,v ;/- ■.?-,;[,.. ^.. r- 

■■■■-.-.■.■■Silfid¡G.»llíl»M-. ■ .;..■-.•■;. 

Eu. la obligación quedados tes, -««salios *\w afíá oatéa 
tieaea á, V, Mi,je».e8ta¡Biiam»^iyqya3(y í oopio i*qo d&v 
lies, rae, atrevo á esoribít loque eoicsta Éiem-Bi.lie vistió 
qoe me parece. que. son eosas . provsehesas, attóí . ai sorvi- 
-oio de V: M. como el provecho da lodihab^níee-y »a- 
tárales dalla. Tío. so¡yiuo capellán qae: fui del Ai*HÍnaBt* 
de, Castilla D. Fadriquic, que en gloriarse». V al.tÍBiBfm 
-qwq mas aqoainitiatto estaba; pasa Teoibúi ga|laniott del 
poivmis. senñcios*. el¡ Üqeutdádo Litsaiv, ddt cobv«bíq de 

■~ .llj .y, l 

J!G!t; S ; !;) yGoO¿>Ie 



DEIt. AICHtYO- BWVnUMi fJSJT. 

laff!(^dt*iBbi.tin4iTog6q«eiTánieBe.á.ésta*parteeí.9ei'TÍfe-áp 
V. M. con el Visorejtj i^»*M^l®hále J -y'Vt;\M.'nieiihifcB 
raercmilde la CÜfurtria dé Qustxaca. Yllega<iwd eatnstdár- 
ras,. .«vaiguKis -cosas que :8tgiiiéB<bIaj; -podr f áHiíraai \ pret* 
vefcbífc'í'isoollaB'qjie'iigireni!.-! - .; 'i-.'; i-..'- v .ftit-mi'i' -ib 

Enitartnflio;dG laiSÜBlnca; halló rastradertbfe8jiyLpt-.awi 
ciwé ^inascimréntol deltas, :y:h«Ué «enf a ;d(>iiniriai*iita*i'[ 
tidadide;B8fe»íyy.Btil«ési'queiaíHÍ(B del' grifo sol- yíaghitíi 
cafobv qcraátíiseiéér'eHoe^átáttihaottis.ydesttJs éoqiré alguv> 
na* piezas, edtnetiaa-uoa&dojv quefaerah irilNtbvyiaari'afc: 
firot y< lábrelos^ por-naáimanoan y, lidilétes tan 4U)bJgs«af 
chimad quc;(tu eaflecasoBo hive que ríuWaií¡fyánsrm>spH: ' 
moleai<fotor. IMito ooaio Soreeai tomados dei agtlavesta^ 
bamraaHialadoflj jy.nsjtaie* guer.deUos se? pudmso llací»] 
caso, raaaque 3áber»í.éitlníerB(a que caiíapdbj.ia&yjiaereal 
se . pedwa; haUUT; Ja ■ nñ*»iiporqu& doade ¡yo! 1» ™í*ino i iby 
luga* & do úo aciarea qae se bao-, dé) topar cavando;; portn 
que¡lo6quo>de¿ajbd£í;lailiéTrai : asténj son.itossqáftJiaiiifJtei 
aprowjo^aii.- (Ofreee-' haber leí deacubriauüErto: »< la dsn¡ 
lOOiiOtlío», cocwidB par» eltoft y herramienta».) -' «;; , tj-j 

T*fl(ibÍ(lQ: liatié'GJaceroj qaoá y. M. hizo relación et 
VÍadr*y:..y fue que en esta tierra andabaa haciendo; «s* ■■ 
piriencias los conquistadores en un pedazo dellovy' ha»" 
bíanlo puesto en¡ beudr adats { 1 ) pensando sacar piafa dtílo ; 
yi yo. lo tómé,q«tí ellVisonejr! me mandó encender erteüp,' 
y, 16 hice linar en una fragua, y aieis¿ ai Viuorey dellov.YI 
esto no ■ lo bailé, yo; poro un -hombre me dijo quceetaba; 
eola provincia' tfe kMisteca, y que h«bia¡uaaJ moptafia 



(í>. E»<mdto<iatt-laaiiíiWí>lqii!sen-0eHdraii„ término d« ensayad o - 
na, que Wguu Twiproa, Btgnifk*_i¿n taso que servia para:cí«iíra-p 
(¡acendrar los metales, esto es para ensayarlos ó copeta rloee 



3y Google 



853. wxmwxtos. iná»mw 

desiB acoro en migajon, en imiy gran cuantidad. Y en> 
estonotse Mzo toas de lo que aquí digo. ■ '' ' <■ '■ ■- 
- BayOn el mismo término de Id Misteca, lis nias hérmo*- 
aft8e)itropia9(1)que jamás, se han visito; y estátteqiérmino: 
de Tonala, y coa pedazos tan grandes como! la< cabeza de 
un hpmbreiíDe las turquesas y amatistas, yaV.M. tiene 
relación; mas turquesas, otras no sé han urato como las 
de la Tierra Nueva, que yo las laítré, yasEena'ureia 
como en: color, no son mejores las de Alejandría; y avisé 
al Vísorey dello. Y ansí mismo en término 1 de Niuxapa, 
hay ágatas tan grandes, que no abrazarán el gordo? de- 
* lias tres hombres; y aunque ño son piedras de precio por 
ser grandes, estén entre extranjeros tenidas en mucho 
para hacer- vasijaí y pieaas; que suelen, por la forma. qne 
los maestros les dan, estar tenidas en estimador*. . 

Hay minas «Je caparrosa en mucha caámidad: es cosa 
muy, necesaria para tintas, especíql para pañea- y seda 
negra; .es<te' mejor que yo herristo;. puédese hacer á. muy 
poca coste; está en término de México. ¡.. ; 9e- puede- b*^ 
cerpara la que acá es ménesteií, y¡para : proveer á Eupa- 
3a y Flandes; y tengo para mí que sera tan' ricaihácienÜa 
como razonables alumbres, y. muy mas sin oosta el ha- 
cerfleilac ". 

: K volcan de Guatemala es todoalumbre, y está ocho 
leguaa.de. Estepa, puerta de' la marflel Sur;y si tuviera 
búen'embaroadero, harto mejores alumbres eran que los 
(fue agora tieai; Carateen Izucar.anaí por ser tierra sana, 
como por. tener gran abundancia do alumbre y leña, que 

(1) Elitropia lo mismo que heliotropio 6 girasol, piedra precio- 
sa, verde? con rayas ensarnadas, asi llamada segua Plinto, porque 
echándola en ira vnso lleno de agua, aparecen ios rayo» del sol do 
color da sangre. 



-«diifpoaerse en él itealetói, puéttaide León, ge poe&ro 
itiajanpareJdesagqadeppqus'urvnáwtopéqueiteii, «¡^oe'an* 
-daweraan! la mar daiSar,'nd< hteiera tanta<-c»slá mtm 
dtaüe et ¡ahlmJRtev de Iinoar á la-Yeraeraz-, :$ls4* fatispel'tifiíl 
HüotbíwieadBib, qm ebalunibret esparte estfb'qW yo 6t> 
qew-cnájebnen, porque eivoican cs:frígidb v y.tíaíeiÍBá'ia 
(alta qufeítuviaccEaloadeiVeeactBa; que v pw sobra dttihu*- 
'tü&lad;' )ruJ> oíajari-> Los ahmíhVes, 'que digo, caUa- efíiré 
■fosjíái&sícle'Acaiiendngd, confines ai volcan. -¡ :>b ts«¿i»l 
Crista], es muy grande el abundancia que bayyyi ¡muy 
graudasi loa; peda«tí¡¡!jqoe Ibó -podrían tapar; vasijifc y 
,otrteicb6a^qUeismi-mu^.'«feUD i iadí!S, ; E9táu'fen' térmiDR'tfe 
(Tódoifistíah, término, de Guatemalay ques propib'de! -aóV 
ilantsub Bu ¡Redro de Atoárado. Enüai*ia deiaíísanaita 
■supe/que haíyn gran. cantidad de. cristal, taVe un pedaiój 
por estremo bueno y muy oriental ; y tuve razón de zafiros, , 
^efloeibay J iiiii:!aiielen''ser:.vt)cawB-de¡Io¿ diamantes V de 
■los .nibiee.' l+Ii i-'.mt; anís .nino-i oijp ri' •-':;'■; n'i i'i'iii 
,-..iG«3«karflTintv!(t) j>- aci:(ry ■hotmméaímj b*y inítaídekl 

:'0fe08l« tídrcaJ'^ f.'Gsi '...!■-.;!, !'.i '■"•:■■'--■■' 'l.-q UV.citd ¡ 

./! JÜiajtttjáe.Aci?e/.que«-e1Jaf¿z lá¡iul¡, -'be' procreado j y 
jjp Je : hayi )-3í- lo. qnd acá agora se idiee qae'Jlafl limitado;, 
rcuawtói ya vino a la tierra/ Eo wíjry no e,s nja*de-itei!tq¡Be'e8 
lo común, que de Alemania se traej.yrRsto se üiHíen raif- 
ma»qde,lierLeB vetaa^edeiíflái y'j*toáBfí«Blen-tniber abun- 
dancia paráiqhíe deHo-ae .Baque «Jííundál, .eibo'ifuese sí^- 
.g«icqdo'.el (tobrie; v deeta nsáoera ee stóléntapar acáw. 
- : Dq toda*; ¿atas cosas- .y] «rema íiivaioiuestras; ptraÜéí 
■yaxiánYü .>Mtí'cY siendo avinado' ddmo Jos^capeUanes d^ 
rV:M. ¿gao «ora «re Puerto ■ Viejo,' maltrataban yinalate» 

- t¡ \ j '. -\QQÜU > ! ■ [ 'thfa» 1 .) V ■■' .'.■/ Ij"í ', .»-!:i'iHÍ.! "''¡"'IS i! «tir».:! 
(1) <3omr<u>ilW. por goma arabUip i(¡ípS»¡r"ü"^i«7'A. — ~i ! 

DigitzeasyGoqgle 



¡8St .'JMWHrnMitBÚrn» 

inéiw-, 9«gu«(dideBÍ|X)riba^e)iUjiBálb Ideiibis «ameqafrtas 
^ub «l|ti Ja*5iyj]ÉÍe|feíimi)8]]irí;]pocqub: podriii Iser tpnep;lb. 
míos dentro «íiíi&srcasáá ctoiloíiéíiftofiote 8 ' yluooontestv 
fl«í»l;)a9ib;íeí #if>.fteá: artapresuroeii He pfa|ñdíirj«8. >£)*} 
íittce» |aspesMetaWfls¡clwjira>ílB;;unás syy, chutas ipidiras 
ida ; iíWwjp» j**ííia f l^ynm lmelB<»iJ8ett<tan!griiBjÍBt >onwo 
■gráusle* -taeíoieq; aaíweaiRHasocfiofc bvyaoB&BiijOlJiqero' ¿. 
£ts*v*Heo gufi&iJ!a^dió'»l!trartés,eii elgpifo faOftliSD 
leguas de Lean: ^ivoifuesaparieLgobaniaflbr^lfíednigaflb 
jGontneraai !todpsi;¡>ereteiórómo». ! f;-i- \i;i '.InJói-Ú 
7 (tyeeiqw ptir mftiratpdsei «edetciolen aS* ea hrofewsr 
éiGíJHJHüB^y tiaHó^tieiSj M. iabi»ípniYÍstq>sii «ha «tria, 
«HraBando <» ja qtfi latís, vivjeüdflf; supoine iiabría habido 
6ÍíBBtí*éBíiJifiiriote*.rDiiid cfltarÍ!fltó(!flUo,Tua(liillfannatiioii 
djfteü «ida» Parecéise; 603pedhdba siomifrarlo; y, dice per 
pertifliaJUwaoia.^ vu, /:¡- '..■.:■■ v«'u< .;.■'-'■ .1 fiia-j-iie n«; 
■tii (Jos. ItrategíltcktfiB^wiB fllcantféieil«Hadrülioíioiienii»t¥>- 
nian un plato en que comer, sino venia de Castilla. Me 
ldllTi*BD:añoi o^eiHOiiacíaisino'bKCfti-yfÉlaáhímsfiBTCkos, 
y buscar por las sierras el alcohol para eltojiíb «aosftré 
■k loíiiwÜoa d-edMáikió á^jrfteBeaeimDguiiió/jifcie ^utilera 
y*Hg^f;ideUaiinasilde.#M0-poso6 hasta' agorar ¡porque 
r«n ^itw*^tt:que-.9e ) DOHiaiiz6iíi,tiHfl(ír.: daban isedíkipeso 
íJor«Bialíüé«aartBBia.;oj!-ii a* (¡iiiciti .'A ■ 1* oufi mii'Ki c! 
-,ii(Aic&qaé^ftc«aiataria$o dol (obispo- dte'Mr»io«,uhiíQiun 
libro» jp¡»rotli«uld .fasta inH¡trH¡das'tfad;ind]ioi(eq «rianla 
setiaibastattorort»; qw* en¡áa:mfeifa ha 'hoobcbsui paito;. 
J^a;ia^pfoyea;icoowilteoejai^«e^Geaaor..)-Agorai! ptfosí- 
^99-,'.tel;iVi^oi>eyofcuonditi ki.BeiWEaiíioj'iy £ast*'xotfmig» y 
««Litado» to.lpocwliipi&.iiíinfeiiiípitílsiD cas» esfá-becná 
tienda.de mercadurías, para vestir, y c ub r i r -1 
(1) Aupir. lo mHn^Wf &fa^ «g«í tóí i :oSSv:! 



> y Google 



de*<(le'ifa»<'|wílh«fc f-Ae (03 iJuwIpft««ifob'e^^-yÍBÍo.>¡aB 

VtijMj; yanfií-otóo» w ijet> trflbijrrto¡y'iiiig6,-.efe^«rfiep 
ii«ii(tedo¡tyifeWr>T(i:idé eap.^Diil^bsariíariíljQoe»og*d 
bay liontfere-qtae .no íde«t*teívic*e,' y 'ateces peí-amos 'tow 

Mae W0#i&u^tar retel tora piy<*|afl(r bbenoaiolmtí- 
tiaao* hís : ii((tw»teí^tóMiii!Íti'o*)f*;olS;''atbL; Métwéai^ 
de JuHfty'rlfUI #5««ww*JAtems>ate £%ií«ota9 chantre n*a 
(^xsbaji^l^VsoiiwiVfttt^y st»ví«B9<il: Vircy^we'bsá 
dfll'f detto»}' -: : ■..<»;i:i,A üM¿ '.Imioíuiú- n<> :« vi<|i,ii¡í 
;obin-* r.^íil. r.il . . : .H'jujj i.-: .-';-■ * (.¡.-jI >j:y ¡ ...-.o" 
fox» <folfc>Wn fiAí^JéiiCíros^ida AtaMu,/fwJwfui>.p9UK 
¿da-par* 'kotufruvrwi arku^siywcófaptn-m ^am úút 
servicios, y dando algunas notttiit) sobpe<kt>oonstita6ioti<te 

WtVEHEP«*BMfrH M»kantfa>KlMq t UUV UMBNtftCOfc 3BKOBEBÍ 

ni Powjbotío las •émbdaSf-qoBieaigstepar, deiSor ;he he» 
ebo 7' eüíiádo, 1 oinwwopliteianb) del «asiento íqneJaonaag» 
be*i«iéitóQ-(we'fie8t»Co(i9f30páf»«|i QfepcMi^mieiifoifcilal 
fcfét hetíiHí l^*ga w\mxiasé*eMppm> ao* Tto.hr tafcida cosa 
ánaua; ctJatfeo^t^«iov|eiigaiattei}os^ 
%t> p««f*nlte yo (¡dftSotmdv^InavHte.iñujt 4npgfao«:y aan^ 
**¿n «dem^ado^^HÍfáttaaiifei ee^an-oon «iftüi-dsmandat 
y á'ifttca¡«tei pUbUtBÍiafieáfofetijisataái wffiádbs enntferríi 
-po*f<gá»éH e»la d9'(os^ny^«uiM|M!Íi9 t«róido!á;BanaV 
9ná y6í,eon«ddetóeílB!dii>queliqbiai4Ígn«06Í uto ios-día 

©346 ReiflóSh'iyiaeoaudOifmia (fufe a» IcfreSvieniíHufílim á 
V.gfcty ■&^«fa».qMnJBiqao -^ J 'la-pomiirt qoffido.Wd» 

. "'U f / ' tfrfW^ti*«^; ; ta lütrK?. '■■■ o . ■Ífli;i.jj«i«i tío 



> y Google 



srfüeilarcíqBd'eaJaaafG^lyarFO^le dea teáürfaetfir ,$*/$, 
qBeTDie-los.tmvilBí'pdrqirtiyoeepeco onjiíüosq«e, auiqut* 
hasu.^mrtis armadas aoíaiiyiaa BbdwjelírutOiiqflftSW 
he ! deseado^ ¿ni el ioteetoiTÜ-abajesi ^yniCOat<as:(íii**íiíqUe ■/ <Kf 
bala haa&o-.ha í nab»eido; qiíe fde aquí .«delipi t«ol(*tír^>«* 
sÜiis' otEOtsubDewtiifoi^iieiM U¡t aán «tteitoflbojgue. ihasisi 
aí[uí baá*eiaido>eft-Jo*'qiíe han góltonoídci) t^tie si lo «dh 
WncHeraii^oiaaiel^üfe agora .. '¿Abieraaf'i jy*í- íj^e, .«K» im& 
hubieran ayudado* «Érroe esiwba'rauí . Y i; asÍ/áiupJioQ/iSW 
siempre se encomiende á esta Audiencia e| f»í»f desth 
cosa, pues dellosespera que S. M. ha de ser servido; 
aunque yo «oy catírtó qué, par parte d&i ■■Aüeorey- nontó 
faltará, porqueta atentada otra maneira<qufivlo6 parados, 
y tieB&otioceloqóe eHos. ■:■•>■■ '.. -' -.u.i. ,*. wi'-'-uj. 

Acuérdame q**e cuándo, me partía, paía ; aíjitejia tierra 
nueva onde fui, que há cuatro años, y otras veces escri- 
bí ¡á ese Real Cooaejo,: suplicando se diese aneato-.y. cte^ 
claracionen lamercedqueS. M.me hizo en esta tierra por 
mú adrwéíáflí,poM|UBípar hoí estar >dada¡ estajtieclpiacion 
fiiMieotocyo desata de. dar algqo* orden ¡ifenimi c»sa y 
teiciímciaí-y para qiéB isas. breve ysflda'-roeoosidkíiottlitati 
esfosd>Mcfeee^miphquéq^iio^:ttmí)»ea , e«^e(¡toiá ¡ fe8ta 
a^rowtoijálloiqHe-soiiírbaft tos prwHfgtoaífcil*, ;au».é 
laisolijirtod qub Si: M.*ivQ<de /hacerla <>y_ -«¿¡peso] de 
icías(Bir»¡eiaBi,;<umo djsiee éstá:satii9É»c!wí,i*píeiía!0f:£*e 
' de .'darme pfbitoe/ ittJeoq&ndtoSiiiiMJd&q btoiratimíf, y 
danflefdetaaaMv y¡q«» quedase mfemórtai id©> amspcwr 
cíbsv'4 de la gnüítud.qtibfiDieilosS; iMi !,h»bia .fleoido;,.^ 
reinrinevaciony^fÉ^iqiieiaeiéabJaihefllfb .paía pagase 
aiat!y!«iioieíPÁ>serV»rá.'lo» domástiny^uuipünitó ^e«« 
Sj Mi, cbmo¡ católico y gcattsñno príncipe**» tjbl¡ga(te..T 
en cumplimiento desta/wi m^^m^Mm^^W.^ 



> y GoogIe 



acr 

merftoísarif^spoiiáííkoáQllav;;pMesce qaéi fue nieotJwf 
qqftWUBSCbaKH^B loé vasallos, que tañía. -y: iqae r-alite» 
mqquUasen (pd«'to<lénitt6,i^c»iHDaq»e¡BO eváídaaKhop 
ocn> loolfoipriod Uioi[íraiBéí»j*é«j'íí 8.:Mf.lb¡ensattejiyi 
VuáhBmá .■: y ,QÍiáfaqmnCqÍBewfaHÍM > oaayon tseí ioordaWli^ 
qbe-jíbiOBncjtlesta'Wcéi MScifcwestafnúiherofd&yaaallQB? 
pMqDQ'MÍ)tflloiqufl«^-)faiista>qNB ;%iM) rao .'biza ¿merdad 
áwtefitpnaquttnnijfe mo habibidttiqüilar;i«ria de knqué 
tMMty hJtalaiewJ üQÉbrima<tojly.qu&seiqtie?ta ibacep cotoiga 
oom» lofíjquíi «ai mufflrtrwt á jugar ;á¡ ¡a baUaataj qu&íop 
ptói^erü9-*ira8 daoifaera;delfcerFero (li), y «sí flan enhaenp 
daod&h^ató dar lonlél hfanco' j' fiel;- y desta masera) S.M. 
qveiia> ir hasta .dar «tauel fielcde 1d q»e más awvicio» ine* 
léspitn, qaeentre'tantóntt sfer>me qtíitaiba dí se rae había 
de quitar nada dé lo qüe^ tenia, ( yi: porque' j són:¡ paéatras 
qtte á'S.¡ M.lnóseJeifciabtáníohtidado, las teüarolaqaíj 
aunque creo que üo debió Sj M;dar paiüedostexen. 1 éu 
Real Coo3ejo^paessei|kaniaiidado «tra cosa: Yipoosto>qQe 
este foáad«io tíinOieittiempoquq irapresidente'desta Aio+ 
d¡^iaielObÍHpb:déSatitoJJnuiingD,.notequtsoexecíitar, 
porque tiiósuq diligente ¡estaado yo apaente desía tier* 
ra^yittividsdd^eekrelaüneataáiq^iaeDCDDtaseiitosipasl- 
fclos :-y veoinofl' qiiep&ú elfo» hatól;oy como en socueaja 
bklió ;<qfc» parh «fmptírseme ila : -ejerced) te: me, había- de 
«tareBceuter muct* f auiidad ,deúieíi de- htiqae. tepia.y 
pDcqcbittó pacoseieaetaa mrtor*j> *i. ! lágralvia y íueirea 
que me; hipexao. qflBtanáttilOB pueblos guarne quUópte-í 
Dieodaila^oeeskoh'delltts. por/ fktud.tlflr h» peroad >dp 
SuMuyipor ujandíMmento&iqjié la, Awüenqia. dkllrpíira 
q»ei».f ornase^ en/cfmaíiüwiieutQ'tfieula. dicha ..tnrireiid; y. 
«o.soloino;Jo iquiseitbwervpñíoíattoineg» iaucha&,Mec*8 



isyGoogle 



mdilos «aquilas. ^túagqxjnslMBB del EHpidi* tirara ;'áwpf> 
qaó ttmbéan eenmpooneMo,«i¡«:Vl8«íeyt><f fcístiptkpié 
cpjalb «secdla*é;.gf ¥oi»fcn»iaenépéi babipo^ocot apis 
estaba »TO.k^raT»pidkÉt«li» «^ttradfetoper.ÉHftÉ-iiíar/ 
se^-y 'ípcrf^oB rWflpamoUií^M íbairói-alfjmiaidifieaáp 
toLy-iparxicItrB» ctóipacioiieBi-yicfWwsiquel leéwviepio^ 
¥i«p)irio'te ripecutáJBÍ|mdndiaÍBtentB EUpiamwjpMcqiiitfaaÉV 
todos tos p«biij*'qpe-teMÍp,7fp*»i¿it*«i mercbdjl caiMf 
qoieni píente l^ufecbnopüdíiiso ■wfaat¡6darai4o l qBe!9e"ioo 
quitaba, d* i«uehí[l priesa á :quei8e¡roe!cairt*«Q) J j!«b<t 
cundo (pte m«írfe ^;^jpp^!ddBlÍteahGbidejo!sibtiab 
b»cáa; y «w yojiqi** eLVitoí-ey trwto drixib* ^orq^enyp- 
ab rettbisae-aifijdlBdlbiieoaJobraimr&e.deiafle'de' awnpbi 
k, meecedicíe S. í^-i ^ioocoatóoBHisoidéBttberviaiwifca^ 
losprieau flfieki, aíw^oe'satÍBfiíBUoidesu'intctícifliiv dcf 
oso teme» el.vrtgq, -paírqéfe cal «éiledtá;>tEBÍdo qxr: muy mi 
Sopor y. ¡mi Aih%ajT¡*aibQbywiÍBiaípretéjtap,p^oydttl^ 
HtóófiBÍihaceHb'portB» pe|w>fflv>yi paraíobviáráyém ala- 
íasyjqaeioonpaiéiei) qfleimiüaiíiiííad' ni¡ki de sur fcijtfa 
6WBl^»riípai»^BeóíiÍ9iaW'd8'4a«OT ¡ kiiqiiedetía^p»aQ 
-tanta diüge«tiifteBiÍoí[pirip)fi tgdtórlG^qwifoábiaíiai es-* 
ttópoebiosraio», qvt&Étóiibwde fea^eraiineDfisteE^lf 
cbflcdrrieron dcfaco8»B:ilbíun8 eitp^opoe ibe<dwib»;i.#ii» 
otra qae, jtfqind sdlisfiícaolybtde «wpeíéooay ootoo-üemc» 
pom de Jas> ftl86d&dtes ffÉe>&inests£MOÍsttJuq kmdepwt 
íaIq v^esaosínqtffl^bíyB^ aiaaüiifclfnp .uxxiqtriaeiyottii 
quelwdiwiporl milcdKUv$xs»a casante qao p«[f»¿i«séi 
ni Mlatae