(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Colección legislativa de la Isla de Cuba"

Google 



This is a digital copy of a book that was prcscrvod for gcncrations on library shclvcs bcforc it was carcfully scannod by Google as parí of a projcct 

to make the world's books discoverablc onlinc. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journcy from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prcvcnt abuse by commercial parties, including placing lechnical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfivm automated querying Do nol send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a laige amount of text is helpful, picase contact us. We encouragc the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attributionTht GoogXt "watermark" you see on each file is essential for informingpcoplcabout this projcct and hclping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are lesponsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can'l offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organizc the world's information and to make it univcrsally accessible and uscful. Google Book Search hclps rcadcrs 
discover the world's books while hclping authors and publishers rcach ncw audicnccs. You can search through the full icxi of this book on the web 

at |http: //books. google .com/l 



MdbiGooglc 



MdbiGooglc 



r 



i,db,Googlc 



COLECCIÓN LEGISLATIVA 

DB LA 

ISLA DE CUBA 



RECOPILACIÓN 



DISPOSICIONES POBLIMDJS EN U.CÍCKT* BE U HABAHÍ» 



AÍÍO 1900 



TOl-IO TEROEKO 



».<m.jnr.<«. 



KSTABIECIMIENTO TIPOGRÁFICO, TENIENTE KKV 23 

1900 c ,,y. 



D¡„m,db,CoOg.lc- 



ítu. .ÍL^ . /*, /y<'4' 



D¡„m,db,G00glc 



CUASTEL aSNEEAL BE LA DIVISIÓN US CUBA, 

Habana, Mayo 12 de I'JOO. 

Kl 4.!ubema(1nr fíeiieral ilr Culta lut tenido a bion <lii()>uner la pnbHcncJ'in 
di U •íiiniítliti' oolen: 

AI>NA lí. (^HAFFEK, 
Briga-iier General de Voíitiitnrios Jefe de Extadii Mayor, 

OIÍDEX DE riWíMUUi ACIÓN. 

I>E1'ARTAMKSHI IIK I.A CrKltXA, 

WasliingloH D. C, Marzo Hl de ¡900. 

Kf piiltlim la si>>uÍentL' oiilen ili!'] l'ri'^iili'nte \weti la iiiruniioi'iiiu y gobierno 
df tiHlw A quieucs coocienuí: 

Man'hiu^' EjBtriTiVA, Mallo ji dt igoo. 

Kn virtud di la antoridad oiii que he nido inveotido <«]iio .Ti-tc del Ej^'rcitit 
y AmuMla de loa Estados Unidos de Anifríca, jmr la ¡ircíieiite onlcno y mando 
qup el ñfíuipntc Arancel rija y hiib derechos sean iiiipiiextos ,v recaudados en \tt- 
Ai» liM pnrrttH y Inxtiren de la Lsl» de Cuba, y en tmlan tas islas de lits Indina 
iiceidcntales, al oe^tt! det grado 74 oeste Av. longitud, e%'awuMÍas por Españn. 
desde el ir> de Junio de J9<H>, quedando vigente por un nfio detide la lechu ilc sn 
pn>mnlKaciún xin sufñr cambio alguno. 

TihIos Ion ea.<<oH que surgieran eii la AdministTncii'm de la» Ordeiianratñ de 
Adnana»: ^ sometenín al Administrador del Puerta de la llaltana imra su (tc«i- 
«•in. y lio habni apelación de tal decisiún excepta en los vanan en ijuc el A<lmi- 
nLstrailor CHtime conveniente el pedir instmrciones especiales ul llejiartamento 
An la Cnemí sobro los asuntoo de que .se trate. 

Iiín importadores que no estuvieren eonforme» con la cvnlnaci6n ó closíüctt- 
eíón hechas por el Adminiütnulor del l'uerto sobre mcrmncfiis, poganlu los derc- 
ehíw itiipupxtos, pero podrán, al etectnar el pago, formular su protesta y apela- 
ción piir cserito, eipresando lirevementc el valor ú clüsilicacifin que A su juieio 
liehiA establecerse. 

Dicha proteita y apelación senl enseguida trasmitida ])or i-1 Administrador, 
y pitr cunüucto del Jefe del Kervicio de Atlnanas, al Go))emador Militar de la 
Lila, quien la rerísoní, confirmando, desestimandu ó nioiliftcnilu el acnenlo 
cnntTB el cul se apela. 

Ijoitatxtiis neccHarios y antoriaulos para la administración de dicho Arancel 
y ( IrdenanaiH, sentn íwtísTet^hos de los fondos recaiidadiis por eonc)e]>to del 

Hf llevarfin cuentas exactAH ile lan n'cund aciones y gastos, las que te cleva- 
rin al He<.TetBri(i de la liuerra. 

WlLLIAM McKlSLKY. 
Lji onlen arrilu mencioiuula y la siguiente Irrita de derechos establevidil 
por la niL^nia. «eiil proclamada y )>uestn en vigor eomo en ella se previene, y 
Inilafi laü ordenanzas y ónlenes hasta ahora exitedidas, contrarias á la presente, 
quedan derogaiIaR. 

Kliih; JioiiT. 
SíírelarÍB di la Ciiírra. 



„db,Googlc 



.SRASCEL DK ADIJANAW. 
nispoftlcióii prinK^m. 

AVOBO IIKTKJIIXis, * 
tlKlil. A>4 (lKXKlt.M,Krt. 

V- A'úmfre iff ai/os. — Se cntenilen'i jior iiiínu'n» de liilow de un I^JÍdii, ii 
ini-iiDH (jiie. He iliíipoiiKa otra flosA, 1» mitad de tudim Icm IiíIim uimpiyndidoK en 1» 
urdiniiin' v en la tranm de un enadra<lu de IS uiiUmetrox. Si eiita iiiitiut nititii- 
vii-se una írocción, íst» se roiitaríl «uno hilo pnteiii. 

•J/í Can/iv í/í ¿r/(ij.— Pura determinar el niíniero de liiloH & lo» efecttiH di'] 
l)(om tlcl tejido, y la |)rupoivi<)n en <|iie tu- encnentn'n Ioh IiíIim HiijetoH & loo mu- 
yorM ilereolio», ije emplenni el iníitninientu llaniiul» "cneiitíi IiíIoh." 

Cuando pnednn ooiurir dnilus luvTvn del iiiiineru de hiloa de un tejido, (inr 
uparecer óst» niáa deiiMi eii unas ijiie en utms jmrtm, se etteni^-rán Ior dos In^rcH 
ilf innjiir y menor denudad, ivíiprotivainento, y *' toimmí i»iii el iituiu el ti'nni- 
no medio del renulíAd» en tiiiibux couhxw. 

Ijoh hilos se eoatjirSn por el derei'lui t\r. lii tela, Hicnipre que la imtnnili'/ji 
de <kta lo ooiisienta. 

Bn liR) tejido» (icivluidut (i aniel lonndus, _v en tci'ouml, en a(|iiel]<is en que 
He ImliieHe K.ira(lii el pelo ¡lor medio del ciirdftn 6 del iMVtñn, «e eontorún Vm hilos 
(Kir e! reyéK de Ih tela, nis|inndo 6 iineniando el jielo, en los canos en ijne fuere 
iieecgario. 

Kn los enHH eKCeiKiiunaleH de teiidOH en ijue aún axf resnltac-e diutnso el 
eoulen, se deshilacliará una nineiíti'n stilMente del tejida. 

J>e ser esto tanihiiSn ini]KMÍble, conio por ejenijilu, en los olijetus cunfecriii- 
luidoK, adeudará el tejido imu- la partida iiu!» elevada del gruí» i\ ijue iieiieneüca; 
,T 9i ttuT.i tejido con mezcla, ne aforará ]>or la elaoe á ijne corresponda la materia 
de la mezela que d( ItiKar il mita clevniloH derevhoH. 



;í" Mcztlm lie lilis niaUriiis. — I.üs tejidos de todas clases, coinpnest<is iledos 
tnaterioB, luleudarAn ej>ino HÍ)jriie: 

[a\ IjOS t«jídoH de nlti;o<lón que iwntenican hÜoK de ottñanio, yute, lino, 
ramio n otran illiras vem>taleH, nc aforarán iKir la» uirrespondienteH ]>artidaH del 
Kmpo 2, clase IV, oni el re«ir(¡o (¡ue en «u lugar se determina, t siempre ijne el 
ni'imero ite los hiloH de <-áñamo, yute, lino, minio ii otras tiliniM vegetales, (i>iitn- 
doH ei) la nrdinibre y en la traína, ni> exceda de la iiuinta }urte ilei total de tus 
liünd de qUe se com^Mni^a el tt^jido. 

Cuando el iiúmeni de los liilos de eáfiamo, yute, lino, laniio, etc., cxHiln 
de la qilintA i«rte del total, se afomrán los t4-jídm por las partidas <|Uc Ich córii's- 
jMinilan déla dase V. 

\p\ IiUH tejidos de alquilón que cont«neaii IiíIok de lana, de liuira ile luna, 
de pelo (\ desperdicios de los mismos, se aforarán por las eorrrsjHmdieiitiii pirtidas 
del }p7l]io neffuudo de la clase IV, con el recurro i|ite en su lufcar se determina, 
siempre ({"o el niimero de los liilmt de lana, ilc IwiTa ile lana, de ¡lelo ó sus des- 
pei^ici OH, contados eu laurilimlnv y en la trama, iioexcnlade la q ni iit« partí.' 
<iel total de los hilos de que se comixinfca el tejido, 

Rd mtlniap lar unliniLn: ilc un lijiílu »l 



* SdmtimdPiKirunliniLniíU'UiiliJúluHl ranJDuto iIh hiloa qii 
MuiUilo dd Ja iDUfilKid drl uilsRui. j'a fiimiin su fouifu ri f a H hHj-on s 



a dibujan íile ili'le nii,vi>r (eme™. Su eutlriiilo uor tniniii & cnnjutiln d» litlna •lui- irn. 
lAurdiiubradel teliitu jminHU las íuImimii rnniIlHani-i di' ayudar \\ fiirnisr dibii,¡<M ú 
mtar el ffnu^o del niisnio. 
CUm V, jniiH) 2?, Hola I. 



zedbyGoOglc 



CuAndo el niiinero tic hilo» de 1aim, bwrm de lana, ix"]" /> siih iit«¡K-rdicii»t, 
pxivda de la quinta pt>rt« dol total, He ofomrAn Iw tejidnx imr Iuh inrtidan ijiie 
\e» mrrmponilan de la rtatie VI, contó tejido» iiiexoindiw con Innn. 

[<'] ¡An* tejiílus de nlRodi*)!! i(ue «mt^^n^^n liiloK de ?ei\A 6 dr horra dp ne- 
da. «e llorarán por InR correspondientes partidas del ffni|Hi Metniíidit, de la tlaw^ 
IV, «m el reear^u itne en sit tugar w det«iTiino, * Hiein|ire i|iie el niíniero de lo» 
liilos de wda ó de ^>om\ de xeila, raiitatloH en Ifv onlimlirc ,v fii la traína, no exee- 
ita de la qninta parte del total, de lew hilos de [|ne He eonipoiifca el tejido. 

Cuando el número ele hilo» ile seiia ú ile borní de iwla, exceda de la quin- 
ta ]iartí del total, se afoninín los tejidos por las lortidait i|ue les correH)xindan (li- 
la elaae Vil. 

[i/] Loh tejidos de c^iflanio, yut^-, litio, minio ú otruK fibras veiíctalea quu 
coutenican hito» de lana, borra de liüía, pelo ó desiK'rdiciii de los mismos, se ofo- 
rar;\n por las oorrespoiidienteH partidos del grupo ttegundo de la clase V, (loii et 
remrgo que en su lu^ar f ¡le «letermina, siempre que el númeni di' liilus <le lana, 
borra de lana, )ie1o 6 dCH]wnlic¡os de Iim mismos, contados en la nnlimlire y en lu 
trama, no exceila de la quinta parte del total de los liilos de que se compon);» el 

Cuando el núnieni de liilos dt lana 6 de Imrra de lana, (telo ó sus dwper- 
dicioei cEceln tie la qainta parte tlel total, se aforarán los tejidos por las parijilan 
q IIP le»i correspondan del xrupo segundo, <-laKe VI , nimo tejidos uiCíx<lailusci)i) lana. 

['} IiOH teji<los de eáflamo, yute, lino, ramio ú otras Dlinis vejietiiles que 
(<i>n(engan Ililos de seda ft de Imnn de seda, se aforariiii yar las (ünTesiMiiulíent-i-s 
]jarti<l¿del ^nipn secundo de laclase V., eon el recarípi ijue eii su lugar t >* de- 
termina, siempre que et niímero de liilox Uc seda (> de liorra de He<ta, conttidos en 
la urdinilire y en la trama, no exceda de la quinta pai'te del total de lo» hilos de 
«lue se componga el tejido. 

Cuando el número de hilo» de seda ó de Ixwra de seda excetia de la <|uint.i 
parte del totol, se uToranin los tejidos por las partidas que les wtrrespondan de la 
cIdíw; Vil. 

[y] Cuando el iiúmei'o de hilos de seda ó de borra de sed» exceda de la 

n' uta pm-tc del total, se nforanln los tejidos por las partiiias que les cj)rreHpoii- 
de la clase Vil. 

■1* A/tst/a de más de dos m/iUrhs. — ÍAtn t4'jidoH conipuextiM lie mis de dos 
materias adeudarán como signe; 

Cuando el númeni ilc hilos de seda (i de bctrra de sMla exceda ite la quinta 
IKirte del total, se aforarán los tejiítoH pur las partidlas que le» corres [nmdim de la 
clase VII. 

[d] IiOS tejidos mezclados de aJf|;od6n con oti'as lil>nis vegetides que ú la 
vea contengan liilos de si-da ó de borra de seda, se aforarán por liis imrtiitas i|ue 
les oorreNi>ondan de la clase V, asimilámloseiesi á tejidos de yiitp, («ñamo, etí-., 
cualquiera que senla iiroimrciún en que se liallen los tiilos <le algodón, tuleudan- 
do BilemAs el reau^ro corrcsiwndiente á los liitos de seda ó de Imhth de seila, siem 
pre que el número de cHtos, c«ntudos en la urdimbre y en la trama no exceda de 
la quinta pnrt« del total de los que c<nu|>on)oin el tejido. 

Cuando et nlinien) de liilos de seila (i de borra de seilo, cxci-eliese de la 
quinta parte del total. Be aforarán los tejidos pir Ins partidas qne les c<)ni'sisin- 
dan de la dIbik VII. 

[¿] Lon tejidos ineraJados con lana con algotli'm y otnis tibnut vegetales que 
no oontenistn liiloH (le sedn, se aforarán pir las (sirtidas correH|>ond ¡entes de la 
clHKe V, adeudando a<1emdH el recargo (^(nrcspondiente á los liilus de lana, siem- 
pre qne el número de «'■stoü, «mtaitos en la uitlimiire y en la tmnuí, no cxceilu de 
la quinta parte del número total de iiue se compon^ el tijido. 

Cuando el número de hilos de lana exeedierc (le la ({uinta paile <lel t'ital se 
aforarán los tejidos por los partidas que les eomwiiondft de lu chise VI, como (e- 
jidnH de lana con nie«-la. 



zedbyGoOglC 



ñ' Tejidos de sfdii.—(ie considerariiii como tejidos niewíladoa con nmlft toiliw 
Btjuellos que uonteniimi hilos de stvla ó de Irarra de ned», onyo miniL'ro, oontadn 
en Ift urdimbre y oii la traína, Exce<1a lie tit (juinta pnrte y no excepta de In uiitad 
del total de Ion hiloH de igue ne coin]>on)^ el tejido. 

Ciutodo el míiiiero de hilos de a«la ó de Imn» de 9e<la, contados en la nr- 
dimbre y en la tnuua, exoeda de la mitad del total de loíi del tejido, b» MOüide- 
rará y se nforanl óste romo tejido <le »eda ]inm. 

Lw tejidon d<- |iiint« d<- me4lia, en ' 
la8 t^intns, t<ompDetil4iH de una niebla, t 
los casos HJsiiienteH: 

6* lijiJitt Je fiiuta y mal/<a. — r.<x< teiidiK' de t<Klu!( elaaes de punto de me- 
dí», y liiR tiiins, eimtjcü, hlomlas y puntillas Af todtut f-InneM, »e aforarán, cuando 
tenfian nie«<ls, por las partidas ijiie les eorreüpondoii de la clase á que perteneE- 
«nn los hilflH de 1» niatiTia i)ue devenfcuc mayorrs dem-hos, cnakiuiera que se» 
la propoivión eti <|ne xe euruentren dicliOH liijos rn el tejido. 

IjOS tejidosde pimbidc nu-dia, y los cm'ajcii, hlouihtH y puntillas, que se 
atoren piirlacU»f* VIJ, se considerarán mino -tejidos mewlados oon seda, Hiemprc 
([n« ooiiten^n hilos de ulKod'iii i'i otras (IbruN veifetales, h de Iniui. (i de borra de 
lana cital(|u¡em que Ken la |iroi>oii-ióii en i|iu> se encuentren diehos hilos en lit 
mexcla. 

Si- coii!<iderarA eniiiii l'UDtilIn el tul euyo iin<'lio sca inferior á l.í centf- 
nietroíi. 

7^ L'ÍHlas. — Ijus cintiw y fallones de mezcla de ¡ilpidón con otras fll)nis ve- 
(¡etiiU-s ó <t>n Innn, <|u<- no (i>ntt'ii)[an seda, se nfoninlu |ior la ]iartíila eorresixin' 
diente de la i-hute Í\ i|ni' iM'ilcnexcnn los hilos (|uc mayores «lereclios devenguen. 

Tah cintos ó ^loniv que iimt'cntnn silla en cuiilqniera proporción, adeuda- 
rán por Ins jurtidiw que Ivs (Hinresixindan de laclww- Vil, como tejidos. lAsqne 
no exeedan ile 15 eculi metíais de aiielio, si' considcmnín como ii-jidiiH de seda con 
mcnilB, )diin|)re que contenfotii cu enalqnier i>n>|Hircii^n, hilos de alicodóu d otras 
filmíN vcKctnIeH ó de hiiM ó de liorru ile lana. 

m! PasamtimTia. — \ji, (nKaiiiantrin wlciidarA por t<Kli> su iieso como si estn- 
viem- iHil»|iue(ila cxeliiNivamente de la inutería textil aiurente o visible. 

la [«Minianeria c»m]iiu-Hta en sn parte atúrente (i visible de varios materiatt 
t«xtiUM, adeutlnni {nr la imrtúla y elasc i|nc corresiioiKla á la materia que de- 
vpiiKue mayores di-nielios. Cuando itredoiniiu-n cu su ci>n)|>oíñeiún hilos de me- 
t»I de cualqnieni esjiecie, se aforaiti (tor 1» clase Vil. con el recarfc» coiTeslMn- 
diente al niclal. 

J,a iwsnniauerfa se distinjíiie de las cintas y (¡nlones en que i'nloa son veriln- 
deros tejidos nui trahin y urdimbre, niientins i]m' los aitíenlos de iNiKinianerfa 
mu trcnaHlus. 

l)í Ciiui/'iifu d¡.-iii_i;i's. — Iais ivcHi)!»» que SI' enlabli'/can jior ni»>n de bro- 
phwln, dv bonladoH, de hilos de luetul. ó cunfifci/m, se compulanin siempre so- 
bre los <len.'clK>s que (iirrcH|HiiuIan al tejido, t«-nienilii en ciienti), si fuere neeesa- 
rio, el aumento de diehos iUtccIios por raxón <le niexcla. 

I'ara el odeuilo total del uitlciiln si- snuuu^n, cuando fuese necesario, los 
rccaricos aplicablefi iN>r euali|tiiera de los c(intvi)tiis enumerados. 

10? flriiiltiitim. — Ijos tejidiDi ImK'liados ó esiNilí nodos, romo liriKwlos con 
seda (t hoiiH de seila, adeudarán ailemás d<' ¡mr. coi'resiiondicutcs ilercclios los re- 
medios que en su lujÉar * w determinan. 

Se ent-endení luir t<'ji<Io bruclindo ("i eH(K)íiiiado el que, tenga floi'es lí otros 
adornos sobre tejidos, hechos |Nir ninlio déla pciinen» lanzmlera llanwda "e»- 
|iolfn", en forma tiil que los hilos no ocuiieu tiHlo el an<-lio ile la tela, sino sola- 
mente el espacio de la flor ó dilmjo. 

• ClMíIV .V V. j^upo -i. Sut» 11, l.etr« A . 



zedbyGoOglC 



IV sarjados. — Los tejiílos Iwnlfttioít ll nimio, 6 íl iiii'uniiiia fueni del wiar ó 
con poíqmanerfa sohrepncsü, adcailariin huk con'espomlipnti-s ilcm'hoíi v tuU'miÍH 
los recsirgoíi que c-ii íiu lajiur f w «Iptfmiinnn, y üi-kIíii roiit^ii^i li no d bordado, 
hilo» de metal. 

8e distin^irtí los lx>nlii<liK> ilc los ttiluijiis lubmiloK cu el tujiíto, tti v\ lieclio 
de que loH dibujos InbnuloK hc clrstruirAn ileshitmiiiu In trnnm riel tejido, mieii- 
tran que el biinlatio es inde|K'iiil¡eiit<' de la uiilinilire y ile lii traiiiu y no «■ podn'i 
■1 enhilar. 

12' Hilos de mcliil. — Los tejidim y In iwaiitiutiK-ríu <|iic eouteupiii en eual- 
((tiíero proporción hilos de nietial, adeudnn^n nns eiin'r!ii)i>iul lentes dereclioa y lo» 
recargos qne en su lugar X ^- deteiiulunii. 

El tejido que tuera <ionipnesb> exelusiviiineiite <le liiliiíi ile nii'tal, n> atoraDt 
l>or la eUie Vil oon el rw«rKo i|ue ul nietiil iMirit-sponiln. 

l;ií Cen/ifiiones. — Los tejiíiiw «infeociouwl'is en tiMlii cIoík de objetoH (1 
artfeulos adeudarán sus enrrestiondlentí'ri dere<'liiis y los ii-<-nrKOH ijue en bu lu- 
)0ir % se detennintiii. 

La ropa heclut, Ins preiuliks di> ^i-stíl' (le t'HliiH (^Ium-h y fonnoM, y en general 
todos los artículos que ten^n obra ile niodistn ó ile sitxtii', sntisíiirán por su total 
peso los derechos que coiTes|K>n<lnu al tejúlo de i|ne se omiiiwnKit i>nnei pal mente 
el nrtícnlo en su [Urte exterúir nii'is visilile. A los efectos del reearKn que corres- 
ponda, se consideranín wnno eotirinfinnes y miia lifcluí Ins ))ri'n<liis ó niifciilon it 
nieilio coneluir ó hlhniiailos. 

1>1h posición sctfitnd». 

]El«4LA» PAHA EL A«)Ktl IIK MEKCAKCIAS 



1' í/w ai-ttculos no expresados en el Aianeel, se coiiHideranín asimilados, 
para el odendii rie riereclioa, k aquellos eon los cuales [nvsciiten mayor analoj^ti. 

Cuando se presente al deN[iucbo alicitn artículo ijiie no tenga liarti<la seflaláda 
en el Arancel ni se mencione eu el Itciiertorío, y, i-uya nslmilaeiói] á los artícu- 
los eiii)eeiliindos en las partidas del Aninccl, orreztiuhidaH, el JDtcrciwto óim- 
lN>rliulor podrá solieitar de In Adininistmcí/in i|ne ilcsif^e la jinrtida l>or la cnal 
se ha de verificar el adeudo. 

En tal casóse erectuar» el [lespadio jmr la iiartidaRKf indírnil!). 

2? Los artículos que por sus condioíones o su aplíracióii se eom|M)]i|j;an de 
dos ó mAs. materias 6 parles diferentes * se afoninin, ])or to<lo el ¡mmi, jtor la 
partida correíipondíente k la materia qne priueijnl mente <leterminc el valor del 
artículo. 

:P En caso de duda sobre etwl de liis uiateñaH componentes de nn olijetfl es 
la <|ne principalmente determina su valor. s« liará el aforo por la jtartitla corres- 
pondiente á la materia que devengiie mayores derechos. 

4^ Si la mezcla de diferentes inateria.i si^ hubiera hec'ho con el fin rie eludir 
el pago de loa derechos de deh'rminada inrtida del Araticcl, se cxiiíirán siempre 
liB* derechos correspondientes al artfiTulii (¡ue lo tenga más ele\'ncli>s. 

I>i!4p«»ición tercera. 

1£E(ÍLAH l-AU.V KI. AnntO l)K KNVASKM — T.VIIAS 

1" Los envases que pudieran ntiliitarse nue\'aineute ó tuvieran otras apli- 
caciones, a<leu<]ar¿n los derechos de la partida del Arancel qne les corresiwnda, 
siempre que no se trate de mercaDefafl que udciulcn por peso bruto sin tara por lo 

t a»íeslVj-V. grupo 2, Not» 11, Letra B. 

' Con» por ejemplo, el maogo da una herramienta y la lierramlenía solo, la luna y el 



i,db,Googlc 



pnnl ;«■ invvitiiL' i'X|ii'Cr"niiieiitt' 4iie ikiih Iik efectí»! áei Arancel el jieai) de los 
eiivoHei) <]el>ení iiicliiirse f ii el jiesit de In iiii'raincía. 

2^ I*s einTimw ijne develipicü mfi.vcHT» deret'hos que la [iiertancín conteni- 
da en ellos, wlevidiiráii sii-inprc liw deni'hos imv la pnrCid» t\e\ Ar»ii(«l á <iup to- 
rrvspuniliin. 

:)• Adeniliirín ixir [H'^w liliibi. ciin iilel<iHÍ(Hi <1e íikU» \ufi eiivnsex, los nr- 
t(cnln.ss¡icii imites: 

/),■ Ai C/.!í. /.■ 
Mármoles, ínHlie» y alulxisti'os en In'iihi ó en Ii1m|iies. Iiisas ó ese»](iLii's. 
OtrAH iiinlniM nntiu-ales^inrtitii'iiilessiii Inlinir >* en IcKtis, liloi|iiesó es'nlonrH. 
Jjiit tiemiH emplemlns en la iixhistrUi y i'ii \an aftw; pi'nK'iit» cul .v v<-h>. 
Alquitmu»! y hn.ii!* niineniles: lutfaltos. liet'ineH _v (i«inist«''. 
Aei-itefi minerales de tiHlas iflase.s. 
Minenili-s. 
Bctmi en oliiftiis tosiiw |iaiiicon!'ti'ii(vÍi'iii, hufiios, ele., j liisolijetos ili- lieiTS it- 

BaiTO, eemi'ritrí y k'"'"' ' " Ii!|1(1iisíi>í. li;ililiisinfs, HünU'jiw. tejiis Inmi/juliis y 



Todos los artít'Ulas ile Uienii fnnili<lci ó forjiído. <'i de infiii, de liw (,Tupos ■J'.' y X 

lie lil ClHMf It [eM'L'pto los i-omjin-mlidort en lo?; minieiiKi :t{. :14, 41. -ir), 

■ITrietiTia.rv/], +•*, 4», ."lO. .'.I. .VJ. .",:{. ",4 [letras ,i/-v .]. .Vi [tetro» " v 

/.].^.(i,37y,V]. - 
Linimliniii (lcei)liri>, eolire de iiriiiicni fusión, \- el eiibre, Intíin. fte., viejoM. 
["ubre, liilóii, bronce y ilenuis aleucionex di' metales eoniiines en ijiie entre el 

eiiUre en iinfwi**'. Imrrns. <-lui]tti.s. tiilsw, eojinetiw, iilnrt» pura iwtiifi».* y 

pií-atM (le eiíldcreria A niedio liibnir. 
Men-nrio. 
Xfiinel, uliimiiiiii. esLiHo, zinc. |iloiiiii ú otros nietik'siiobu-iniilosexiiivsiinienb'. 

y tiinlii^'n todos 1íw< nlcneíoin'^ ilc los mismos en niiisiis, liiif.roH's. iNirniK, 

ehiipas. tiihiw, óaltimlires. 
liimniliims, vinitas, ivlal de liievroiMle M\'nt y ili-niiis di-s[n'íii¡(-ii>sde nielalpü 

Kwflrias. 

/>.■ /., aa>.- ///■ 
Semillas olea«¡no(!ns, inehiwi In m\mi ó nnejc de eiNT. 

liW i'efüniis [exeeptü In tremeiitina] ,v Ins itomus eomiirendidas en lit ])nrli<ln T**. 
Extracto de nr^i/. all^infoi', aloes y demás jii|j;os veicetaU'S análoiius, 
tWtcaiH cnrtieiites. 
Opio. 
\*t» jinNliietiis de los reinos ve;;etit1 v uní mal coniprenilidos en Uw imitiiloH 

1*2 y «t. 
Colon» natutnlesFn imlvoú t-irón. 
Tiut4w nn tu rales. 

[,«s pnxltietos initniieos eumiirenilidos en las iinrtiilas 1)1 [esei^pto c\ fiWoni], tCJ, 

!Kl, !I4, 9.» y 98 [letiti 'ij. 
Areit«t yep-tnles eomiirendidos en la pinTida I1H. 
Aeeit<w veiíi-tales erados y KRisas animales. 
(Vnt Hín niomirneturar y la paralin» en niuhns. 
Aliónos, 

Colas, alhliniiim y fcelatina. 
CarboneM para aliinibrodo eléetriiii. 

IX- /as aaics jr, r, V/y vil: 
Las materias testiles de todas clases sin hilar y tortor. 



j.Izc.byCoOglC 



Di !a Uau VIH: 

Pasta para fahricar papel. 

De la Ciase IX: 

Maiteni ordinaria en tabla», vij^i, pte., la repillnda ó niarhilipnibrada par» ca- 
jas y piaM. 

ílildem Una jiara eltnnintcrf» eit tubloíi, tabloiifH, tronroa ó toa». 

I^ pipería annoila y %\a armar y la uuulera en corle» de liocoyes, terceíoLiH y 
harriten. 

2k[a(lera para enrejado ó cerroR. 

OirMn, Ipfla y demiis eoinhustibles vef^tales. 

Coix-ho en linito ó en plaiu'hait. 

Knt-a. frín vt^lal, junen, mimbres, jajas ñna, paluia retnina y esparto en 

Jk- 1,1 Clase X: 
r)eS|iojo» (le ailimsleH. 
/> la aa¡e X/I: 

OMxs^ Av toilaM clases v Inst inaríwcw* sc«ns ú fréneos. 

Arros;. 

Tri(tos y demás cereales. 

I.a^ harinoa (U' tnd».-' claxeíi. 

I^íiumbre» hwmii. 

Hortalim, y los letfiínibre!* treseaH. 

A ¡ifarrolins y lax semillas no tarífadas expresamente. 

Forraje j' salvailo. 

De iit Cl.ise Xlll: 

Entt-radoH enarenado» )iara waf^net^s; fieltros y estopan aI(|<iitranadaH 6 em- 
breadas. 
4' Adeudarán aHímÍHmn pi>r i>eso bnito, con inclnsiíin de envaHe y sin b()ni- 

fimeiAn de tara, Inn artlcolotí comprendido» en la relación agiiicnte, cuando estu- 
vieren cnnteniíloH en nn solo envase. 

Cuando estuvieren contenidos en dos ó mi» en^-ase». Re proeederA al peso de 

Ion mismos, con la Iwnificnción siguient* jior eoncepto de tara; 

Taro — por ciento. 

De In Cióse 1¡I: 

Colores naturales preiJarados 17 

Colores artiticiales y los tintes artificiales en polvo, terrón ó cristales lU 

L«w mismr» preparados 17 

Barnices 15 

Prod netos químicos no especificados [partida Oíí] 12 

Jabón 6 

Almidón y ícenlas de uso industrial, dextríiia y glucosfi 10 

l'ólvora. niezcloH exi>l(>sivag y mecliad para minaa (partida 111, letra a).., 10 

De In Clase XII: 

Aceite de Olivas y aceite de semilla de algodón 10 

5^ Adeudarán por peso bruto, con inclusión del de todos tos envoHes y bo- 
nificaciúu de la tara que ahajo se e^tpresa, los artículos ai^nientes: 

Tara — por ciento. 
De l.¡ Cl..se I: 
Mármoles, jaspes y «lalioRtros labrados en objetos «imprendídos en la par 

tida 1, letras <■ y./. 20 



.Cooglc 



Las deriillii piedrM nattinilm ,v tnniliii'n In» artiUciaW InbrnilBH en objeto» 

«imprenditliM en Inpartuln i, letm fi. 

MnmiftM'tur!» lie .veno encajas ó Itarriles 

ÍEBluifacturas ilc yeso en canastos ú otro» envasm 

Efeetiw ili' \idrio y orislal hueco, ile todas elases [exeeptn las hotellas eii- 

Kii oajoB ó Iwrriles 

lÜn hnacalep, (cestón, mnastos ñ [>troH envai>eH 

Botfllaa «inmiTCM: 

En eijiMi 6 harríliii 

l'',ii huacales ú otros envases. 

Vidrio y iTÍstiil plano de todas clames: 

V.n eaja sencilla 

En cnjoH dohleH de niadem 

En eiiAh|tiier otro envaae 

Vidrio y cristo) en artículos de fantasfa, et. : 



Kndosóniáíi envase». 

Barro A Rres ohnido: la loza y porcelnita; 
En cajas ó harriles 



Dl- la ílase II: 
tiOít artículos de niauufactum ordinaria euntiireuiliilos eii las partidas ^1.1, 
■11, ir,, -17. [letmí], i". 4I>. .",4 [Ictraí], r.f), .17, 63 [letms « v ií]. 
(i4. 65. ^Ictm "]. 67 [letra i], «»: 

En «vjnaólwmlcs., 



só en tanlos 

Los artfoiiloH de numulartura Kiia comprendidos eii las partidas :14, 47 [li-- 
trafll. .W. .W. .>, («[WraO. <•■'' [Ictra-í], «7 [letra -i]. ~0- <i". 7:1 
[leti»<], 7i [letra í-]. T.i [ietm •/], y 7i [leti» ^ </ '/] : 

En cajas i'i Itarrilen 



En otrosenvam-sótnrilo» 

De ¡a Clase ¡11: 

Aguamls 

FStíoro; 

V.r\ envases de hoja Av lata 

En iiiJHHÓ en otros en vanes 

Los pnxluctos [arnincénticns coniiirenilidiw en las partidas )Hi [letra ^.], 

IHIy imi 

Cemy deniAs artfoulos c«ni[)n-ndidoH en la partida 11)4 

rerfuniitíay esencins 

I}.- la C an- VIH: 
l>a|>el [le t^xlas clases: 

En cajas 

Kn otrofl envnsi-só en tnnlos 

/Je In Clase IX: 

Madera ñiia aserrada en hojas 

Mailera oidiiiaria labnida, madera encar^'ada labrada y lÍNtune», y los ar- 
tículos comprendidos en laa imrtidaH 171, 173 j 17i> (letra ".y. 

En hacuali's i'i otros envases. 

Madera ñna labcatla, coni^HiMididiM en las imtidas ^7^J. 174 y 17i~> [le- 
tra/]; 



DigitizedbyGoOglC 



Tara — por ciento 

KncaiAA 30 

En ctroe envases 10 

Corcho mnniitac'tiiiaitn; 

En mjoa 10 

En otrOB envases ó fardos. 5 

MneblcM ilc mimbre y demás artlinilos de mimbre coiiipreiiilúloii en la imr- 
tida IH): 

En eajas X> 

En otros envases 6 fardos lü 

/)f U dase X.- 

Ijo9 nrttciiloe guarnicioneros y talabarteros; las pliiinají ijm" no sean de 
mlnmo y los plumeros para limpieza: 

En «ijanó barriles IS 

En otros envases 6 fardos 6 

LoK jcmintes de piel, eomprendidos en la iiartida 11)6: 

En pajas ó en barriles 18 

En otros envases A en fardos (í 

De ¡a Clase XII: 

Ave» y Cftüo menor 40 

Uime en ■slninera, inctnvendo la oame de rea y de puerco, uom|irendida 

en la partida 237,...! 20 

Alantecn de oerclo r demás artículos comprendidos en las partidas '■!3>*, 

239,240, 241 12 

Carne de las demáfl cianea 13 

Mantequilla: 

En cajas corrientes, tercerolas, latas, etc 12 

En «Imuera, A en otra fumtn en envases de madem, vidrio (i late, en com- 
binación, siempre que éste no exceda de la verdadera tera 35 

Bacalao y peK'palo; arenque, macarela y salmón: 

En cajas 6 barriles 10 

En sacos 2 

Cm«o: 

En neos 1 

Endebles sacos 3 

Ennirrones. 5 

Molido 6 en pasta, en triple em-ase 23 

Caté: 

En sacos 1 

En dobles socos. S 

En harrílefl, casóos, et* 10 

Oinela: 

En c^as A barriles 15 

Enfanlos 4 

Canela china (canelón] y demAs especias oomprenditUw en la partida 2KS: 

En cajas ó barriles 15 

En saooB. 1 

En dobles sacos .,.. 2 

Vainilla Ití 

Hncvos 25 

Galleta ordinaria f< 

GalletA fina 14 

Queso 12 

ní/,i CtaieXIII: 

(^rtuchos con t> sin proyectiles ó balas i........ 10 

Enwiwlony httles. > i,.i 12 



zedbyCoOglC 



Jiif^^ y jupietes 35 

Artículos de tancho [¡¡orna elástica) 2(1 

Tcjidiis imp<>nncDliles y los 'te K<>ii>a elAstíra lll 

(P Acleitrlonin jdir el piwo neto ile 1« inercawfn, ií piir la uiiidutl lie mli-udo 
t^aa ex)>re»tre la partida rcsix-t'tivn del Araneel, todiiii Iw artl<nil<iii mi rain|nvii- 
ilUI'it en lax re1a«-ii>ueH 6 en Íi>s itvnn ¡interionneiitr eiinnienulus; «forAndoHe jNir 
«■pnradi) totlw mis envases ¡xir Irts lairtidus del Amitcel que les t-üirespondim. 

7- LoH BrtfealtM (jiii^ m- nforeu ¡>ar ])«<o bi-utu, eiiii <i sin )N>iiil¡[wi<in de tu- 
ro, addidailln siempre (iiii ilieliisí^n del i>n«> tle tudiis las <ñntus, eniiagiies, en- 
voltuiiiB de inpel il envases interíoi'eH. 

f*' Cuando al^n ailfculo de l«s ijue tiene sefliilaila tara lej;:)!, se iiii|iortji- 
re & K^anel, 6 meiainentr sujeto ran (iienlati i'i Hejes, 6 eiiviieltii en l>u))el, isija, 
heno, A otro empatjne anAInKO xe arorará ñn Iwiiitieneii'm ile tnin. 

ifí IjOH ATtícnlos iiiie se nioren por iieso neto adeudantii con inelusiím del de 
lüH empMgneH, cintos, envolturas ilu [lapel (i envases innteiliatos iine nu senn tnjuH 
6 estuches. Se exceptúan las aftnjas, alñlerc», pininas y deniás articulo» cinn- 
pi'endidoK en las itartidaR.'vl, rrJ y (>-4 i(iie adeudaran tamliicn ron iiM^tisiói) del 
peao de las cajas que luemn de (urtón. 

la^ demñs cajof y estuches y las cajos y estiiehm iguecontenfianoliiis aiifeu- 
l»s, se Afonniiu por las jNirtitliui del Aimu'cl que tes corrcMpondan. 

Los artfciilos que se lialleii eolimuliis subre ntrtuiies, vartiilíiiaH /i niwlem 
adendai^n i<oii Inclusión del peso de Ion misraott. 

LoB hilos torcidos de todas clases adeudanin con inclusii'in del pciu de las 
bobinas. 

10. Cuando cu un sol» envase se importen tiierranefas i|ue adeuden \itir pe- 
to neto, junto con otras que adeuden jtor peso hnito & jior unidades, tt'iimn (i no 
las miHiiuu ó iliforentes tAras, «liclias nieitviiu^ías ptiüAi^i los derechos i|ue les 
correspondau. por pow bruto, sin l)onill(nciñ[i al)funa de taiii en j>ropon-i/>ii al 
peso bruto del total de la iinportaai/ni. 

11. íios envases de tas ai^uas núiu-ntles adeudanin de acuerdo eon los reKliti 
signientes : 

Las cajas oonteniendo botellas se aforanin por la partida UUi (letia i), uinl- 
putándose á, diclias caja«, iin li') por IIM) del peso bruto de la caja y su ennteiiido. 

Las botellas se aloranfn iwr la partíila ID, coniputándose i las lx>tellas cuyo 
i»ntj>nido sea de 70 centilitros ú niiis, el peso <le T^i firanios uula una. 

Se detfnniítani experimental mente el peso de las botellas iiienuns, y ¡tsi- 
niisnio el de los fraseos ijue no fueren de vidrio, y el de los cleniAs envases, cil 

2ue se importare el a^^ia, adeudando diclios envases por las partidao del Arancel 
que correspondan. 

12. Ixis envases conteniendo alcoholen, n)(iuin1tente»i, lieoreii y otro» min- 
pUestos espirituosos, adeudarán en la forma HiKuieiite: 

Cuando la iniportaei/m se veriitcare eii barriles (í otiT» envases de pipi^i-fii, se 
atorará el envase por la correspondiente imrtida, cinuputándosele el Kt por HKI 
del peso bruto, enanilo luere iin solo envase, y el ^ por KN) sí fuera doble el 

Ciuindo la importación «e verillcare en botellas ú íni.seos enviisatlos en canas- 
tos 6 cajas de madera se afurarin de la sifruiente manera: 

Ke deti'miinanl experi mentalmente el ]>cso del liquido, asi como el de Iii.'< 
botellas ó frascos conteniendo el mismo. 

Los pesos experimcntabnente obtenidos del liquido y de las Isitellas ó fiiut- 
cos se Hainarin, y la suma serA restado del verdadero peso bruto ile la imporla- 
oión total. Ijb diferencia obtenida de esta resto seri el iieso vcrdailen) de lo» 
«ijas do madera 6 cestón. El liquido, ímtellas ó frascos, y la« cajas de uiadem ó 
cestos, adeudanin por sus correspondientes partidas. 

13. Los ein-Ases contoniendo vino adeudarán como si^ue: 

Cuando la iuiportnción ne verificase en barriles ú ntr» pipería Ion eu>'ai>es 



zedbyGoOglc 



adentarin por rom partúlas correapondieiitrs roQ>piitán(1oí*i> t'l 13 por 100 de\ pe- 
so bmtn, si foeni seniñllo- y el Irt por 100 si fiiera «loble. 

Cuando 1» iiiiportat^ión ae vrrífimxe en botelluH (t frní««ii fnvapadoH en cflji:i> 
lie madera ú cesb>R adeii<1ar£n de la misma nutuera (iiie 1«h alcoholes, nftunrdie»- 
(«i, Li«>nf> y eoiii puesto» espíritiiosna, criando síciin importados en em forma, 
eiH'ptn en el uwo del <4iainpiiKne, qne aileudai'á cinto si^e; 

E! iKna dpi KtjHiilo se coinptitani experiinentnlnienle restando del lenladero 
I*7«> <le (itu liotella llena 950 gniiiioH por cada biitelia ile clianiiuifcne vacitt de 
tunaílo corriente, y .Vü) gramos por «ida medía iMit^lla vaefa. 

El aforo ne practicará entonces lo niÍKmo que para cnnliiiiier otro rino. 

14. lAB* cnva-'K* conteniendo etnezft 6 sidra adeudiiiTÍn como nifcue: 

Ciuuulo la importación se veríílcaHe en barriles i'i otra iiiiH'rfa, los envases 
adeudarán por siut partida» correspondientes, com]intiln<losc el 3(1 por 1(N) ik-l 
peso bmtn. 

Cnandii la importación se veriticane en liotella« A francos, cnvotiados en cujas 
lie luadt-ra, cestos ó barriles, uilendanin como si^ne : 

Cuantío Ib cerveza se importare en boU'llns de tamaflo onlinnrio ó corriente, 
por es<la docf Intellas (de un litro cnda una) A veinticuatro medínH Iwte lias 
(de no ine«lio litro cada una) el vidrio se considerará cim un ¡leso itc Üj kilos, y 
la cerveza eontcnida en elliu con el peso de HJ kilos i iipial A «1 litro»), y la d¡- 
tervncia oht*nidn de la suma del ixsw tontmto del vidrio y el jicso toinacto de In 
eerre^. deducida <lel verdadero peso bruto del tiifaU de la ini|)i>rtiioiAn, aeráculi' 
ñdeíada como ct peHii del envane exterior. 

Cuando se \-eriflcase la importación di> ccrveai en iMiti'lIiiH cjiíe no fueran 
de toRiaflo ordinario 6 corriente, A iiuc dilienuí en peso del jiromi^lio lie penoH 
conienleí, loe peaoü respectivos del Ifijuido y lK>t4-11aH se computarán experimen' 
emente, y el aforo se praoticant como anteÑ. 

Ke:«pe«to i. la sidra, el procedimiento sen'i fl mismo <nie jiftia los vinos ó lico- 
mt. en qac los |>esos se computan cxperimenlalmeiib.'. 

DispoHicióii cunrtA. 

AUTÍrl'LD» nE l'KO)[tltn>.V DIIMIIT-VCIÓS. 

P IjA dinamita, tkilvom y explosivoi 

lador poeda presentar f-spccial aub)rÍKacióii 

rl (íobcmador Militar de la Isla. 

■Jfi La:* pinturas, publicaciones, liKiims.v otiiistilijctiisofeiisit 
ai El vioo artiücial (ijun no sea medicinal de com|>osicii'm c 

vinos adulterados. 

TARIRA DE DERECHO I)K IMPORTACIÓN'. 



DÍMp.--I>isi)OfiÍe¡ón }{eneial. T. li. Tara i-siieciiil. 

1'. B-'-Peso bmtii. Kjf. Kilogramo. 

I', N.--P««oneto. Kits. -Kilííiraiiiiis. 

P. B. T.- =l'e«o bruto ó tara, «cfüSn '<» Hivloj;. liectóítramo. 

caitos. Hwtiil. - Hcet.'j|¡tni. 

T. -Tara. 

I>M dercclios se pagarán en moneda de los Estoilos Unidos ó cii oro i'xtntn- 
¡no, tal como los alfonsinoa españoles (centén) y hiiscs írancescs, los cnales se 
aceptiuán á los tipos si)^iieutes; Altonsinos, (piexa de 25 jiesetas) ¡Kir f^t.r^ y et' 
luís (30 francos) por Ct.KS. 

I^H siicnientrá monedas de plata Mpatlula, al |ireseiitc en ciritulaeión en la 
lida de Cuba, se nwiirirán en iiaKO de derechos de Ailiianas á los tii)os siRiiientes 



zedbyGoOglc 



establetidofl en moneda niiieríc»nn: Kl ]>eHO 6Ü centavos, el medio peHo liO crntn- 
vox, la peHeta 13 eeiitavo», el real B i^iitaviM y el medio real :i ceiitnroti. 

Lw monedan de bronce ,V eobre actualmente en cireula<-i/in en la Isla de Cu- 
tí» se Teribirén por mi valor nominal como fraceionett de un peno en nn mío pofEO, 
uo debiendo cxceíler de Id centavos (una peseta). 

El sÍHt^ma niftrít'o de peños v nietlidiüt está \'ÍKente en Cuba. 

Las importacionefi de l(w ^tmlOH l'nidof adeuilnrán lo mismo (|ue lox dp' 
lints merranefax. 

CLAHÜ 1.*— I'IBIIKAS. TfKHKAS, MtN'KKALl-i', VllWli) V PRDIHITOH lEBÁMlCOH. 

I El. Gm-i-o. — Piedras y tierras empicadas en la conslrueciáu, 
las arles y iiiaiiiijncliirns. 

1. .Mármol, jasjH' y ululiosti'o: 

a. En bruto ú en piexas deslnislatlaK. i'wiiadraduíi ó jirepandaH 

paro modelarlax, P. 11 10(1 k|cs,.. % O.^iO 

h. rjoaw, tilanehns/i eocnlonivileeiuilquier tomafi», itean <i no 

pn limen tadoH, * 1'. B KKIkf»... 1.1)0 

r. En escultnniH, alto y Injo ivlleves, }arroiicn. urnas y objehw 

Bnáli>KO« isiro ndoniini de lialiibu-ioncH, T. (I>isp. III, re- 

«lur/'f 11)0 kie*... ■■i.m 

d. I.a1>mdo ii eilii.i'lnil[> en UnIos los demlü< artfnilos est4;n 6 no 

puliiiU'ntnilo, T, (1)¡m|i. 111, regUrií llN>k)iK... 2.IKI 

3. IHms piedras naturales ó artilii-ialiv; 

17, En lozas, plandiasó rM?nloneK, I', K... Id .üO 

6. Utiradiw vn todos l.w dcmiU o1ij<'l<is, T. (l)isp. III, re- 
leía óí) ., llUkgs... 1.00 

8. Ijis HerraH enipleadnH rii las niniinfiicturaw y en liu artcK, inelii- 

vendo la (m1 v el ve«i, 1'. 11... , t(N)k|;ti... .20 

n. Cemento, P. 11........' (d I» 

4. Veso nuiniifAetdmilo en artículos: 

rt. En fiRuniB, T. (I)isp. III, reftla "V-') id ¡l.O" 

b. En otros rtrtíi'Ulos, T. (IHsp. U\, n-nia'i') (d 75 

l.Kvvo ■•.•■^Carian de /ledra. 

(Vi'™is<-Kram|iii,'iasuranceU.rÍii-..) 

Guipo 3"—/-'sgiiiílus, betnms y sus derivados. 

(1j .Uiinitmu V Iutii mineral, los asbiltos. lielnnes v e*"jHÍ(íiH "* P. 

It HXIkjEB... D.fíO 

KuT.v.^liOS lit<Hjni's <le aHÍattii \a.Ya ¡«vimento y el nsTalto de 
roe» imil enihnldoKir, adeiulnnín |iur esta ]iai'tida, en pnijinrei/m 
al tanto [nir (■¡eiit<i de Bstalfo i[iie i'onti'itKi)». niieutins losdere- 
ehoK u» senil menos d<' ().0,'> |h>i' I(M) kilos solm- P. 11. 

• Loa nilniíali'ii wlhrrMus li lini Ui-h aileniluilii ihit tu» iiortlilst ile i'üigs. 

•* Ijinunltiriiiiuli-julp AilHanjwcoWnrilii 11'1'OcliUiiiiiiiW drmioiio nc iiiIraOiiMan con i-l 

e:<triier>e jnr Ih lit-ntlIaclAn í 3lh) jcródoii ciiulijcrailnH. 1Ih¡o el noiiiUiv do aHrjto» 6 brlunea, 
la |>ir>tlDii imi.ura « atrxx iJtixIniMUK ilrbt-nil>?i.i'lu1nw un ]h imi-IidJI IIKI ds U rUr* III. 

kiloadabui pot mta |imrlida. w ifonii^ oh hi iiiicrxivo ¡wr ln 3H de U cU» XILI.I 



D¡„m,db,G00glc 



Aceites cmdoa (terivadofl de los esiti>it<x'i incliiyetido el jwtrólco 
pnido; engniilo p«i» t-jen de ramm y carretODes f P. B. 
100 kít« 1.40 

PetrVilra j' otruBACcitM luineralpti, rectititndiMi ó ri-liiuuloit, destl- 

nndiM al atiimlnwlo ó la liibrínM'iAn, ti'. B llM)kg!<... 2.80 

ii. Va prodncto di^l pctrúle» mnutüdo jmr Aeeíh' de jarcin, im- 
portado oxoUisi van ii''nt<« iiaro tn iiHiiintrín itf la vnrdplería 
en Riií* inanufactamN de jtuvUi y wi};», Hieiii|)n' 4|i)e In im- 
portación se liatca & pelieii')ii del I'i'eMidente de la «iiiipeHbt 
industrial j- que 6*: winietn durante todo t¡eiii|K> Ioh tni- 
bajos de la fiÚnica & I» iiispewiííii de la» antorídadeti de 
Adimnaa, y qneel imimrtndoi' pi'pxtv la l¡aii¡ea ijiic rHtime 
neccíAda el AduiinÍHtradoi' en [iinoioiien, V. 1I...100 kfiít... ,70 

Bracina, gnaolÍD» v aceites miiterale» :in e^iX'OitlcadiK', ineliivcndo 

In vaselina, J 1*. B. H» 'kR»,.. 4.70 



Mineralen. P. 11 KHlk»»... UJO 

Gfctpo 5." — F.ffflos de cristal y vidria. 

Vidrio haeeo, comlin A onliiuirín; aisliuliiii'S eKVli'i<i>s, T. (DÍHpo- 

Hici/m III, irgln ñíj HX) kjw... 1.00 

Cristal y vidrio qne le imita: § 

a. En obietoN tallados, (rravatlos <i iliirados, T. (nis]>(inie.ión III, 

renla 5?) 100 k^... 14.00 

í. L«t denuU artfeiiliH, T. (llisji. IIl, itkIíi -'i') fd 7.0U 

Vidrio y Cristal planoH: 

I'. En lo«w poro iiavimciitiH ó tH-lios, T. [nisp, 111, ivgla 

5í] IIHI Itp*... I.IB 

(•. l'ara ventanas ó en otnwi nbjetint, siempre iiiie n» senil piili- 
nientwlOH, liÍKeladriK, Kmva(lo!!> ó reciuidim, T. [DiítpoHieián 
III, regla 5*] 100 kfp... :í.4ü 

f. En vidríeiBJi einplonuulas v puliiiientatlnn <i vitlrín plano bi- 
selado, T. [I>fs[K !II, reltlar.*] 100k;(s... 4,90 

J. En objetos RravailoM^ rwHK'idrw, T. [Ki.sixjHición HI, n-- 

Kla .7f] ._ 100 kfts... 9,H0 

Vidrios V cristales estnüaitos, nz'>fiiid<)s ó eini Iraíi'is <1<' iiinm nu'- 
tále»': 

a. En «qiejoM onlinarios, ciiya-i Inmw no i-vis'dan ile 2 inilluit^ 
troH líe )(rneso azof^lus viiii ImiiiIk iin-iTuríal rojo ú imcn- 
rt), T. riMsp. III, n-Kla ,T.'] UHI k^s... lO.ÜÜ 

í. l»s deniáf esipejflfl no hÍMclafíoH, T. [Diiipriiiíeüln III, n- 

Itla W] HHI kjjM... ? 1-í.OO 

f. En lunas Ijisrladiis, T. [nisp. MI. ivulii -T] [d IH.OO 



1 PanUrecaudu'iAQiliiliwdi.'n't.'liiMM 


,„„,,,j™„ 


ü(.- 
















































lera'loaileld. 










































Ir) l'ara lía re*Ua refcninU» s 














■IciiiHivlio lie iieiTiiitu eruflu, 






n-trucHoneB en 


: T«lafil<Hacell«>inlDenil«Hi|i 








d.-nirl] 




ilu aat» delí 
















de liwB y 5íi™ S ™llMco?rta^* 


















lldot.. 


.'Ktnv» 





i,db,Googlc 



16 COLECCIÓN LHÜtSr. ATlVA 

14. Vidrio y orist»!, en otros objetos:* 

1. En AüiiroM, jarrones, ñoreroH.v adornos niiHlogon yam, tooAilor. 

y haliitiicionpü, T. [Disp. III, reitlo S'-'] kg... .25 

í. lio» prislHles imm anteojo» y relojes; tiui imitaciones ile pie- 
drafl tiiiax ó j)re<?:ia!iiiit y Ion cünialteo, T. (Diíi|MHÍiñóii III, 

reKla f.í) '. k»... IM) 

l.'i. Iits Uinuanit eltVtricaH iiicaiuUiKenteH nrniadas /i mu nmiar, 

cU-nW 2.50 

Cm-iTi b.°~A¡f.ireri(i. c/tctos de barro y porceaiía: 

l«. 01>jetoiK de tiPTTO refraettiria. I'. B 1(K) kRs... 0.30 

17. LaalrilliM vidría<loM para paviiiK-iitos, IiIoijui-n ti<lriad[>!i. ladrillox 
vitlriiulos ]mra cltncan, lilA<|uei< zani))radoH y vidriados y 
IiuIrilliM mniiH-mliiK y viilríadnit itar» eInaotiH. 1*. H-.ltH) k^tt. tt.m 

IH. Tejtu de Idini) sin viiliiar [«ra eoimtniwionrs. por caula eieii pies 

i'iitidrados l.ñO 

10. Harro vidriado r t^mt-cnta en tiilicría imra elonniM, loctüvi íi tu- 
IjOH de Inrm vidriado 6 ni» vidriar, cemento íl (íreti, 
I', H 1(K) kijpi... .3.T 

fl). Knlilosiut ivnimicaM de. ((Klascl»)«.-9i y tejan vidríadais por «Hln iieii 

picü i'HadnKliM 2.% 

21. UaiToó );ni', e» niaiiurnrtiira liiiect), vidríadaófliii viilriar: 

a, ICii olijetoH <1i' menniie A ntcmiilioit de cocina, eiUTptu en xcr- 

vieio de nicm. KÍein)n? i|nc no Hcan dotado», pintiulo» ni 
tcnj^n adonioMdi- relifve, T. (Díhinhícíóu III, it^la 
-■>'-') loo k(pi... .m 

b. En vajilla i\ otriM olijclos. i>ii'in[)n' >,\\v no wan donuloü. pin- 

tados. Di ten^ini adnmiKide n-licv.'. T. [Disp. MI, iv- 

Kla .->■;] HKIkfp.... ;i.(N) 

í. En iioleliiiH eomiinii' de Imiro ¡laiii contenrr ceriejai, vXvi- 

teiTi Hki kpü... l.tyi 

./. Mni^cfaN cimnncs lie IsUTO. T. [I>'«P- HI. rcííla.-.í]..IiKlk>r-... 1-W> 

-■. En nliic-liis doniiloM. pintados .'i cim ailornoM ile ivlirve. T. 

[Dwp. III, n-Kla .">1] IIK) kK"... .I.ttü 

tí2. \á^73. en objetos dr mannrnctiint Iiiiceii ó eu vnjilla: 

lí. Que no sean pinl^idoK. dorados, ni en rulipve, T. [Disprisi- 

eiñn nr, r»i¡la .V] HK) k^H... 3.50 

h. Doraibw. piulados (i pon adiiniiK de relieve, T. [I)¡s]mH¡cii'ni 

NI, n'nla ."'"] UKI kpi... «. H) 

a:t. PorL'eliina en objetos de ninniirnrtiini liiieca ó en vajitln: f 

a, .Sin pinttim, dorados, ni ivlieviii. T. [I)Ísi)osiwón III, re- 

nto S'!] KM) kt£s... ó.m) 

b. I'intatto. donula ó con adoiTiiK de relieve, T. [DisiHfiieión 

in. refda -V] 10(1 kp.... 9.30 

24. Fipims. Hoivnis. jaiToni-H, alto y Ikijo i-elieves, adornosile locador 
V «le hal litación 1-1, di> Imnii Uno. lom, (tres, pon'clana ó 

biscuit, T. [Disp, m, n'f;la."i'] k^... .2.» 

Cl.v-se 2?— MBrALm y t<hi.w las sEAsvF.viTru.w kx iji k küihk 

rx MírrAT, (lun) i-kincip.vt. klu.mkstii. 
I H(t. r.Hi-eo. — Of.í, pinta y platino, y las ale Hioiies rfc tstos 
mrr-'h'S y oliji-tos dorados y plateados. 
35. Oro ó platino ó sits aleaciones en joyerfii, con y sin piedras preeio- 
3H1 ú |)crlns, phita en joyerfu con piedraií preciosas <i pcrlns 

■ LoH pirtoH HUi;]^^ y ili' n'piicHiu que r<iniiau paite iuteAiaDlv 'li' 1>ih lAiiiparaa t> imhu 
6 lámpínu- 'le liraio luiuxuliniii por <■«(» panilla. 

I I .lu parcclmuui da &()uiiia. Sui-iuiy iKirrehiniu HrtnrjanMs fliMH. ti'iiditiu nn recargad» 



nvCoOglc 



y Ion piedras prei^oKiH, perlas y aljófar, siieltaa 6 alii nioit- 

tnr, P. >í hw-toft-.. 7.30 

26. Oro ó platino AnnK aleaeionm labradOH en rualqDiem otra forma 

ú objetan, P. N hertojt-.. :¡.f<0 

27. Pinta en lingotís, barras, ehapns, hujaa ó en polvo. P N kg... a.tHI 

'¿r*. Pinta en joverfa. <|ne no tengca piedraa pretriunoH ó ]>erlas P. N 

.' ; hect«K. 2.«0 

•¿9. Plata labriMlH en ena1i(niem otra fomia A objetos y el platino 

en lingott», P. X .,. kjt... fi.OO 

3U. ( >I>jetoH de tntias elaae» donulos 6 plateados, y joyería de nietiU, 

dorado ó plateado, <«n ó :<in piedras pri-eioHAM ú suk iniita- 

nes por ciento advaloreii 23 

2.° CRtro - Hierro /iludido (¡I. 

(I)- Lw objeto» rte hiprrcí fundido maleable adendanín los dere^'hoo 
Keflalailos il ln« nutnufaetnrns de 1iLem> foigado. * 
Hierro fundido: 

31. En niasBS. P. B HW kpi,.. (I.lü 

3-J. En objetm iine no tenf^an haflo ni adorno de otro metal d de por- 
celana; y iiue lio estvn pulimentados ni torneados. 
a. Itarres, vincas, planchas, parrillas para hornos, colninliaK, y 

tubos P. 11 \m k((M... 0.50 

í, CajiLtde enftrase pam<«rn.-tillaK<le vaitones yearrosde ferro- 

rarril V wjinetes, P. B lOOkip... (l.:t'í 

.-. I^wdem&i objehwP. B UNÍ Urs... O-lñ 

33. .\rtícnliis en t<Klw clases de objetos i|ne no tenjain haflo ni ador- 

no de otro metAl >'> inrrelaTia, pnlimeiTtnilnsó tornead<M, T. 

(I)isp. m, rí^Uñí) l(N!kKS... 1.20 

34. .\ rifen los de tollos clases, esmaltados, dorados, estafiadosócon 

Imño ó adornos ile wtros metales ó de jioreiOann. T. ( I>is|i. 

lU. reulft 5í) 100 kgs... 2.30 

3i-K. Gíti'O. — Hierro forjado y Arcru. 

3ñ. Hiorm dulce ó forjado en lin^tes ó ''tochos"; * el acero en linfto- 

tcs, P. B loo Uks... 0.40 

36, Hierro foijado (i ocer» laniiiiodos: 

«. Knrarrilcs. P. B 100 k|p... 0.50 

*. En barras de todits ctn»es incluso las varillas: t llantas v 

anís, P. B HHI k(£s... 0.90 

r. Itamii) de todos clases, de acero nna al crisol \ I'. B. 

JOO kKS... 1.00 

37. Planchas latninailaH: 

''. Sin pulinientiir ni estallar <lc ^t í> niiU niilfinelnis ile jcnicHO, 

P. B KHI kKS... 1.10 



(lrd«^ i\v i-uiil'LiiÍotutr> TnfBuh oiiaiida contruj^iui ntLtrriifSk íIahí likrnn turjjiiloe qni' cuntLa 
ii4-rD ix-trLsH Kiielen pmiautar uu aspecto tleiiii;iiH i ,v Ú!t|ieru. . 

El hierru fiiriiHlupD niuas ú TirlHUMiinuifinilvliKS" """'''■'■i "< ufoninl jair la ]iiirliilii 
17. lelia l>. 

Kn kn i-iuua <liulinna mi lUHiipMrl <>l lilnmiáuiAKsiKi inira ilctemilaiir hu ■'luí?. 

emplejulas en !■ fulirÍL'jIciíJu «tu alnmbro <le liu<rni, 

; Lo« Mwcw fuudidt» eii erliiul «, ill.tlnKiien (le 1» bam» j- íleitiá» plPiiM ilr IiÍlt'.. .V 
urnt miulln |M>r mu bordw usudm. J.a xuperlii'ii- del» cam" ii.ny tloiu ')« im rol»r nrnliul» 
nUii iwcurn que ni de liierro eleado mi fractiirit íW uu gr^un tlu* y ■pri'tmln. i KhIos aiirni. 
■e inipnrt«B )¡eiieralmeutu un lorma ix barTiiii raluDclaH, cuadrailiii, iKlaj^itlw. triau^^larcH 



c.i.i,ni,Googlc 



i. Sin jHili mentar ni eHtíitlar, de menosdpa milímetros de i^ue- 

Ko y ](>H flejes ** r. H KX) kíp... l.ai 

r, 1.1» estetladaM y In hoja de Itibi, 1'. R id 1..Í0 

J. Lah pnliiiu>ntaitii-(, oiiiliilailns, perfonidit-'', Iah ianilitatloH en 
frío. esWn ó no B»l»-aniaid»fi, v ins ciiitns de ilejes pnli- 

mentmliw, I'. B ll)Ok(ís... l.M 

38. Hierro foijitdn ó nwro: 

FunilúU) en ]iie»uien bruto, xin pnliiiipntAr, lurnear ni njnHtor 
penando oa<1» nna: 

a. HeHnndo *"> kg. ó nul<t, P. B lUÜ k(pi... I.IK) 

í. Piw;niil<i nii-niw cíe Al ku-, P. H id l.X, 

30. FuDdido en picum a^nbatlsH: 

a. Rnedafl de niás de lüU kjp. iH-línns, eojinelew, ililnnientex y 
eje:" n-elo», los nmelles paiw feroeai-rile» y tranvías y las 
cajAnde eujfiiwe, I'. B 100 k(!S... 61) 

i. Uiiednsde KM) k¡£s. ó menos; los miielleH qne no sean jxira 
ferroearrile» ú travími; ejes acadnilos v cigüeñales, V. B. 

lOOkgs... 1.4U 

iO. TnlioB: 

ii. Cubiertos de ebapnde Inli'in, 1'. It IIKI k((s.., \AVt 

6. OtisB claKes esti'n ó no Knlvaniaidos, I'. B KHlkjpi... I.ÍO 

41. AlBtubre esti^ ó lio ^rnlvanixotlo: 

a. De 'i milímetros de diámetro ó miU, T, (Disp. III, r^la.')?) 

llKlkfTi... 1.(1(1 

i. Ik: man de í milíuietni á 2milfnietTO«de diúnietro, T. (Disp. 

III. reKÍn *■') ■; HMt kfts I.:»! 

I", i niiHinet.TD ó menos de iliániclro, v los (jiieestvn nvnbiert'W 

de ulRÚn tejido. T. ( Dis]!. i 1 [ . nitlft r>f ) HXI kjp.... l.Hü 

13. En piezas emiHli-s cnnipuestiB* de iKirras. ó de haniis y eliapen wi- 
jebí» «ni n-iiiaclies ó ttimillos: y tus niisiims i<iil reniaclies, 
Perf(iTs<lttH ó rortadtis & medida, pnni pnentfH amiaxcines, 
y otras ennstrueeiones, I'. It 1IM> k^... l.MO 

43. Eu antjai', cadeiuv jiaru bmiucs y pura niatiniítari», aniai'niH, 

eambia vftis y diseo de »eflales. I*. It VM k|cs... fi* 

44. Yumiues, I'. B....! fd ¿,5() 

40. Tela metúliea: 

0. Haste -X hilos eu pulf^da ft T. (Disp. III, rejíla .j') 

KHIkKs... ,-1.00 

í!. He -^H» hilos ó miis en pulft. T. ( Hisp. 111, n-Kla rü) kn-.. ID 

4fi. Kneahli-s, cerras, alniíibn'sde púas, ineliiyi'nilo las (.rnini])»» imra 

el mismo, v enri'jjHtii», umelles \Mira, niuehfes. 1'. B. 

KMl kHS... I.ÍKI 

47. Hemimieiitas ■; iniplementos (uo a|iamtos); 

1. Fimis ]>ani artes, olieiiis v protcMÍones, lie«'has de aiviii fundi- 

do al edsol, T. (Disp. 111, rcKla .V) llKlk(iS... K.OO 

í. Otiiisliemuiiieiitns, T. (Disp. II!, rejílii r-P) íd 3. Sil 

4t?. Kn tomillos, tjiereas, pernos, nmiidelas y remaciii's:i'liivos, i-sciir- 

pin,-!. twhuetas v puntillan, T. (Disp, III, resla ,1") 

KIOkjí»... 1..W 

4H, Ferit'terfa de talnhnrtcria; 

■'. De liierm ó acero, en boemUis, espuelas y toilos los l-emaelies 

liara ameses cinnnnes, T. (Disp. III, regla ,í'.') llKlkfpt.., K.IXP 
h. De composieión o niateríales i[ue no sean ile hien"0 (< acero 

aiiendanin segA» la materia qne predomine. 



unlionde pur Hqjus las tiras ú ciulas planas iIl lueaotL >lu 3 nilUniutr» d( 
un uaMnidD d< 



ti K><lal»Í!iempi'ett'iilHUmiIad<l>'IiKihilu)iibIat.RUiia fia nrilinibiii unupreudiiliii 



zedbyGoOglC 



Hebilla»: 

a. Niqaela<lo8, T. (Di«p. 111, rcftla 5') kft... 

6. LasdemáM, T. (Diap. 111, rejtla ií") W... 

Aiciijníi para roser 6 iNtnlar, alKlcrcs y pliimtts, 1'. N. (I>úip. III, 



rejilii ÍP) kg... 

Ciicliilleriiv: 

■1. Cnii nuui|rri3 onliiiaríos de nuuleni, como Ioh usuIoí! por Ioh 
carniceros, z»pati?ro«, tjilalwrtonw .v cociiienw, incluyendo 
los cuchillos y tenedores de mesa <wn niaiiKOH iinliniirios de 
mndem, T. (Diiip. III, rp}tla 5f) kR... 

¡I. Ia deniAs cuchilleila {excepto la de holiiillo), iDcInyeudo ti- 
jeras, anuncios, T. (Uiap. III, regla W) kg... 

f. Iiistninieiitos ile cifujfn, inchiyenilo los lie dentÍHtOj cuchille- 
ría de Imlsillo, ornuiíi lilancas, (no ile fuefio) y piezas para 
laií inií>ma»; las iiai-ajas T. (D¡Np. III, reRla .1^) k)(... 

Amias cortas y huh cañones: * 

II. (añones, sincouclnir pftraannoíiportátiTes, P. B kg... 

i. tilfloueMconcluílloa parn armas portíitilps, P. B id,.. 

e. Amias cortos tales conio pistolas y rev/>1vers, tain1ii<^n sus pie- 
ras sueltas, excepto los aiilonesi, T. ( Disp. III, regia -V) kg. 

AntuiH de caza, * las qiie se carguen por In lioca y lan de rftiwsir- 
^ y las piexas sueltas de las niisnws exct-pto sus cañones; 
por eíenlo ailvalorem... 

lias manufactams de hoja de lata, T. (Disp. III, regla 6') IIHI kgs. 

Hierro foTüulo 6 acero; 

Arttcnlos de toda» clases no tarifnilos especialmente, de luanufae- 
tuia ordinaria, aunque tengan bailo dcploiuo, e^taflo i> 
zinc, ó estín pintadas 6 barnizados, T. (Disp. 111, regla 
r.í) 10(1 kgH... 

Artículos de todan cianea no lorifadns especiatiiieiite, de niatiulac- 
tura fina d aea en olijetos )iuli mentados, esnioltadus <-on 
baño <le porcelana <i de níquel, ú otnis metales (excepto el 
plomo, estaño (t zinc) (t con adornos, ribetes ó partes de 
otnis metales, íi combinados con vidrio 1> lianii. T. (UL^ii. 
III, regla .lí) HWUss.,. 

tlRCi'o 4." -Cobre y las aleaciones de melóles coniiities fon 
cobre (lalóii, bronce, etc.) 

Cobre en escamas (liimiuos), colire ite prinicra fnsi/in, intiiv, la- 
tón, etc., viejos, P. H WO kga... 

Cobre y sai aleaciones en lingotes, P. B id 

lioiuinailo en tierras de toilas chiMes, 1'. II íd 

Ijiminado en plniíclias, V. It...' Id 

Alamlire gnlvaiiiiiadu A no: 

a. De 1 milímetro de diiimetro A iniís, T. (DLip. III, n^pla 5') 
llWkjtH... 

*. De menoüde 1 milímetro du diáiucti-u, T. (Disp. III, rv^ia 
5f¡) KKJkgs... 

e. Dorado, plateacloó niquelado, T. (DiHp. Ilt, regla .''/]..,td 



ui ]*o"l''" 'a iinpni'tnfiíin de »r- 
1 1IU rnuipKiiiln Ina oafopel«« J- 
f uiiual iHira ruUtrt cHrcuiJo»; 



i,db,Googlc 



64. AlaniliiTH cnbiertos (le tíjiílon íl inahiiales nislaiUires; I09 <«bl«4i 

pu'a la ron<liiorii'iii tic In e1c«trii;i<Inil por la \í» pública, t 

T. (I>iap. Ili, r^laSí) l(IOk)pi... 7.00 

65. Tela metiilicn: 

I. Hasta 100 hilos eu pulgada, "T. (Disp. III, iVKlaiV)...kK,.. .ÜO 
i. De 100 kiloMi'i iiuiítenpulKaila, T. (Disp. llt, n'^lu r>l)...íil... .40 

66. Tubos, mjinfte», plaiK-liatt par» hofcurm y |>icza:< ilc ualilcn-iiu li 

medio labrar, P. B 14N)kKs... 4.50 

67. Clavos V fachuelaK, i-xiicpto cuoiulo t-sU-ii iiwlufilaH en la jiartiila 

;(01: 

II. Iaw donulOH ó iiíijuela(loi<, T. (DUp. III, re^la S^) kii... .'JO 

*. LosaemAs, T. {líisp. III. «•ulaiV} írt... .la 

68. Alfileres ú pluiiins, itanMUHt (le croi'bct ú huiiiuillaM, 1'. N, (l)i)i]i. 

m, rejilatl*) k(t... .6» 

69. Lo» arttciiloN 110 tiuifadiM eitpecíul mente, exh'-ii 6 mi baniixuduM, 

T. (DÍHii. 111, ref{]a r>í) kR... .30 

70. En objetosdorodiM V) niqueloiliiti, no cs])ecifioa(l»i> cttiitciabnentc, 

exoepto cojuido w unen excliisivanii-ntj' para <»nitlri'ueeii>- 

nes sanitarias tt T. (Dlsp. 111, t^K'i*"-) ''K-- -5" 

a. En objetoü durailuH ó iiii|uelados, i^tiandu hc usen excliLsi^a- 
nientr pora eonstruei' iones sanitarias, T. (iMa]). III, n-- 
si»»') H- ■» 

5.° Cbupu, — Los demás melalesy siis aleaciones. 

71. Mercurio, I'. B k^.- '-^ 

73. Xf>|Uel, aluiniliiii v sus aleaciones: 

a. Kn niaaaa /i liiiuott», 1'. lí ICKI k|ts... :i.00 

í, Eu l«nns, cbaimH, tulHw y alambre, 1'. 11 id 7.Ü0 

c. En los deniiis ohjetMs de Uxlas clases, T. (Disp. !H, rctcla.'i'í) 

IIXI kjp... .50 

T¿. EütaOo V Hua aleaciones (nietnl Britiínioo): 

a. En inasaH ó linK»h'K, I'. B 1(KI k^s... 4.(io 

t. En barros, chapas, tubos y aluntlirc, P. B fd ?.0u 

í. Hatillo en hojas finas (popel de estallo) ycdiMulas iuib Nih-- 

IlíW, T. (Disji. III, rcKlaf.;) Vk— .04 

(/. Kn los dunas artteulos de tú«la« elawv, T. (Dis¡>. 111, n-- 

Bla W) kK... .MI 

74. Zinu, plomo y otros nietules nu tikrifados es|M-cialnicnle, y hu.'í 

aleaciones: 

a. En masasó linjtotes, 1'. B 100 k^s... \.W 

6. Kn barnts, planclios, tulms v Alambre, ineliij'cndo pentijcunes. 

P. B '. .....lUOkjts... l..")(l 

í. En objetos donulos ó niiineladiM, exceph) ituaiido xc nseii p¡t- 
cIiiKÍ^'aniciite, i«ra coi;strucciutie« Manltnrias, T. (Disp. III, 
reRlañ') kn... .30 

J. En objetos dorados (1 núinelatlos, ciiaitdo se usen exetnsiva' 
mente pam eonstnicciones sunitarins, * T. (l)ÍH)i. 1[[, re- 
gla.'ií) kK 20 

t S« eutriHliTí iioriinlikTiKraUeumlneelilinle BhHlriviilml, loa >|ur u>tíii Tiinaadna 

p» qUH HtCn enUmUn de noii navoltuim aliiUilim sin («mar i-B mniidnvrtnn el iiqf erlfu «i 
tubo* de hierra lipIonHk 6 n>faniid« eod rucrdu A slMubm dv IiIiotd d ai-rm. 

•• Kiitabuerp|in>imMlftinlta<lilnIuahliiMilelatroinajil(.' la nnlimbiv niiu|inindl- 
d«H iin iHuuIndudí- ui 11 uiiIkmIíi iJ «ain 2.> biíIiiiwUim. 

tt l'nr "voustmi'ciiiiieH miiiilHrUH" ■<■ i'iilii'iiile lii» íiik 
cmplrwlM rii ul Sanean U-ntu pura i-aWH y viorliM ile bitriixi. 



lilariw Mietilioiid» las hislalaclvun r auccanrloa mwlm 
para fmm y maMw de ImtliM. 



t. Clavos de zÍdo y tfurhiielaíi, t|ui' no Hr»ii durados i> nÍQ(iplik- 
ilos, T. (Disji. III, rpKla'i';) k(t 

y! En ioD dp]ii&< ubjctoH itioliiypiido titxM de tni)irentH, T. 
{I)i«p. HI, rcitlaS;) 



75. LiinaduroH, \ ImtOH, rrtal de hierro ^i iw.'crii y ileiiiiÍH dL-i»iien1i<^iiH 

lie la fiiniliriiin 6 fabricnciíni de iiietúlcs coiniiiirH que «tío 
pnnlfui utiliinnie refundiriidolix, 1'. Jt KKI kf» .15 

76. D«»ritt!4 pmtedrnteH de In íiiiidiuiAii de luiíiemli-M, 1'. 11. ...id .1)3 

CLABE III.— SVHTAXflAH KMPt.K.Vn.lH KS LA KAHMACIA 

É INimsTRLW uriMlc.VM, 

V !.[>« l-KIllll'CTlM COMin't'^STIIH HK I.AS MISMAH. 

Ihh ÜBUfO -Drogas simples. 

T¡. SemilliM olenitiiioNiís, lu eiipiii t'> niiez deuM-», 1>. H....1()U k|^ 2,IM) 

T^. RminaH y iiddiiui: 

a. Oololóiiiait. brpoK (vettetalex) v iiitMliiclos uTiitliijiiM. I*. K. 

.' UKI k^x 50 

*. Aicui'iTi'i!', T. (Dinp. m, ppK'a ■'>") 1"" l=K« 2.5» 

e. (.^tiehn V iciiblix^relut pn hrutu ú tniiilid» l'II nuiHOH. I'. It. 

1(X) kfijt 3.00 

19. Gxtmctm de regnliz, nkitDfur; iUik' y deiniÍM juinw vvKetalcHBnii- 

loptx, P. 1( , KHIkfCH 5.25 

HO. rbrtesaH fiirtii'iikN, I*. B id 3,5 

Hl. Opio, P. B k|t 6.00 

¡íi. QtruHpnMluctwt Hiuipleitdel reino vt-Kctat nu turifodfH eH|NN-inl- 

meiite, P. H lOU kit» 2.75 

83. l'rodiii-hw del reino »iiiinal eniplcniloü en la iiii-dicina, no birifa- 

doH («pecialmentc, 1'. B 10(1 k|;4 1.80 

2" Chupo. — Colores, t'iiles, barnices. 

HA, Colore» natiinile« en polvo 6 terrfm (otre, eU'.) P. B id ,00 

HTi. (adores nrtilleialeH de liftw inebílir»: 

a. Kn polvo A terríin, I>. 1(., T. (l»i«p. IIl,r.«la r)...l(M) kK«... á-S.'» 
A. Prepíiriídon en intHta, ni ftceile 6 ni a^iui, y íom lApiee» de 
eniñto ó de coloreH, 1'. B., T. (Dí-ip, ÍII, wg\a 4") 

loo kjn< ,5.00 

f»6. I»Bdeniúíi colore» artiHuinleH, en iwlvo, crÍHtnlw, temn»'» ó ¡«.h- 
tn, incluyendo las tintan litot^nlñcoH, V. lí-, T. (DÍHp. III, 

J^l»-**) IÍk '¿5 

P?. Tintea natarales: 

a. PaloB, corh'zaíi, rafee», etc., tintóreos, 1*. 11 HM) kjp .a<) 

í. líubia, 1'. B id 4."iO 

c. .Vñil y oochinilla, P. It kjj; .'A\ 

fW, Tinto artifieiules: 

(I. Extroeloe de palo eanipeelie, orcliilla y deintí» extnK.'ttK< tin- 
tóreos, P. B., T. (I)ÍHp. III. rcKllv ■••) 100 ktt» ."i-OO 

b. Tinta» para enerílnr, díbiijur (■ iiupriinir, I'. B. T. (I>ÍMp. III, 

regla A^) loo kfpt Xm 

c. Colorea denvadi» del earVm de pinlra, 1'. ]i., T. (I)ÍKp. 111, 

r^la4'') - kK 20 

Rfl. Baniioe», V. 11., T. (I)isp. III, naXai".)..-. \mVa* l.M 

00. Betún, P. B id a.lKI 



DigitizedbyGoOglC 



36B, Gavro. — Productos químicos y Jamiicéiilicos, 

91. Cuerpos simples: 

a. Azufre, P. B 10(i lc)¡8 15 

i. Bromo, Imro, iodo y íósíoro, Fíiwforo T. (Disp, III, reglan',) 

loa (lenUüi, V. R kg JM 

m. Aeidos iiior^^niooM: 

a. ClorhfiliMí, lióriw), iiitrieo, siiKííriw) v el ngna regia, 1'. B, 

100 kgs :» 

í. CbrVmioo líquido, 1*. X 100 kgs MKl 

í. Otros P. B id r,.m 

93. Aci<l0H Ortcliiiieos. 

a, Oxáliiv, fitrico, tartárieo y eorlNilJiío, I". B 100 kgn i.Ofí 

h. Oléico, wWirioiy pnltnitiiio, P, B id 1.4(1 

e. Aeítieo, P. B id 6.()0 

d. OtroM P. B id 5.00 

94. Oxiiloa; oxliidintoHdeanionixcio, iK>ta>»y [leniltsálnüiaoáuHtioofi 

ytarrillaa, P. B lOOkgs ai 

%. Rales InorgAnkwi: 

a. Cloruro de wkIío crudo (snl eoniiíii) P. B 100 kgs .30 

b. Clol-nro de smlio (salnuiiúu) molido, Pii polvo, laantihuTtn- 

rado ó en olts fomm, V. B 100 kgs ..'iO 

(. Cionirode]H»taBÍo:sHlfabisile»nHa, hierro i'i maRncBia; earbo- 

nato df> uutgncsia; alumbre, P. B lOO kffs ,45 

d. Sulfato de anioniaeo; Ion fosfatos y snperfoxfatos de mi; liw 

iiitralne de potoHa >■ de sosa, I'.B ...100 kgs 0,1 

<■; Otras salea (lo amoniaoo, nales de eohn', elonim de caí, sul- 
fato de potaw, hiponultlhi de mea v l)Arax; sal soda, P. B, 
■ KHI kgs 75 

/. (loratoH de WHa T pntat», P. B lOOkgs l.W 

96i Sales oi^stniíns: 

a. Iios aeetntos V oxolatos, P. B 100 kpti 2.50 

b. LoscitratoM V tartratiT», T, (Dis)). III, rr|íla.V).,.100 kg»,.. 3.00 

97. Olcalóides y Miw mies; eroruroB do oro y plata, P. N kg 6.7.5 

!)S, Prodnct^iK qulmicw no larífadnn eHpet^ialmcuU', ti'- K;1', {Dinp. 

111, rPRlalí) ,k« 0.5 

99. If IdoiHs, iiieluyi'udo )uk de ((iiinina. etipauIoHi Krajeae inediciiialm 

y mis anílogos, t T. (Diwp. III. regla ^)^) kx -Sfi 

HW. I'miluetO!* famiaoL'utieon uo tarifadon especial niea te t T, {IMsp. 

111, regla .''.') kg 10 

CuAKTO Gdi'po. — .-Ittrí'íes, graf.as, lerax y sii.' derii'náos. 

101. Aeeitiiw vejíetnles: 

a. Sólidos (ooei), ]>almn, etc.) I'. B 100 kg:< If.OU 

*, Ll.iuidos, eseeplo l.w de oliva v semilla de algodón, P. li., 

lOOktts.., :UI0 
í. ¥.\ aceite <le xeniitla de algodón, ¡niv úname cxclusivameutf 
en la niannfactnra ilel jalión, sieuipre que la importación 
SI' haga poronleu din-et» délos uiauufaotiireroade jalones. 
y (|ue («tos Kometan sus fiíbriiiw en todo tiempo í la ins- 
jteeeiún di' litK nntnridndeM de Aduanas y que el imimrtaUor 
preste la lianüa que estime necesaria el adminjntmdor en 
fnwiones, P. B 100 kgs... .50 



zedbyGoOííle 



HT2. Los aceites crudos y gruaaBaDÍmale»: 

a. Aceite de hífítÁo de bftcalao y otnw de uso mcdicinul, no pii- 

riflcndoB, P. R 100 Vfp... IJM 

i. Gliwrina, oleiiin, mlcarUia v cHpcnnaoeti en linito, ]'. B., 

1(MI kina... 1.40 
I'. Lo8 deniÍH Boeites enidoH y KiwuH, inrluvL'ndo la oleinnyt'l 
nebo, cnando se usen en Ibh nuuiuFoctunuí de jnbones, P. 

B 100 kfit... -W 

1U3. Cera uiDeTal, vegetal ñ aninuil, üjii inAiintarturar y laparafina en 

maaas, P. B 100 Vs... 'J-SO 

I04. ArtículOB de eslearína v de paralina en ceniM de tildas plHHeslBbni- 

das. T. (ÜÍEp.'lII, rq{lft r.';) 1(H) Vg»... ft.OO 

IMd. Jabón: 

<i. Jabón ordinario en híimi», íneluyenilo el de («alilla y Iib* de 
conipotiiciones ordinoriaM pam fregar, 1', tí. T, (IMs]). III, 

regla 4í) lOOkKS... a.Uü 

i. Jabonen ordinarioH para tiicadiir, en punex íi paatillaH, P. B. 

T. (Dísp, ni, regla 4?) 100 kf»... 10.00 

f. Jabonea llnotl pora tocador, ya sewi ó no de lujo y entén ó no 
perfumados y todo» los itemAn iwlnyeiido tii« llamadoA ja- 
bones medieinalert f> mnlicMiliM. I*. B. T. {Dixp. III, re- 

jda4?) loOkjtB... -M.!)» 

lOfi. Perfumería y KneneiaH: 

«. De valordenieiuHde$l.2r> jH)rkilo k|t... .20 

í. I)e valor de má«<lc!fl.ari iwr kilo kg... .25 

Y as por eient«i a<l vulon'in. 

107. .\tK)noH nrtifieialeR ñ (lufmiixiH, I>. II lUUkgü... .05 

1U>^. Alniid^ín v fiVnlaa de uso industrial ; dextrina y glucoKa, P, B. T. 

(I)mp. III. regla 4í) 100 kgs.-. 1.40 

U». Colai', albiimiiias y (¡elatina, P. B fd ;i.90 

lio. (^rbones preparados parn el nlnnibrado eir'ctrieo, P. B fd .UK) 

111. l'i'd votan y explosivos: • 

a. Púlvora, mezclas exp^lsi^'aH y ineeluiH lianí minaü, 1'. 11. T. 

{Disp. IJI, regla 4'.') 100k((s... 4.00 

i. Pólvoras de caza, y dcnúiii explorúvus que nu se destinen i'i la 

minería, incluyendo Inn (negiM artiñeiali» de tiMla-u elosesi. 

P.N kg... .30 

(■L.\SK IV,— AWilU-IN V SIS MAMKA1TI-11.1«. 

PmMEH Gavfo.— Algodón eii rama y e>i hila::». 

112. Algodón en rama y BUS desperdiciüN, t P- B 100 kgs... 8 1.00 

1 1^. Hilos é hilaza de algodón pora croctiet, bonlar y cnwr { con in- 

eltt»iúii del peso del carrete, 1". X. ( 1 lisiiosidóii ITI, re- 
gla 9?) :n 

• Rb mosldenirt vonio ptilvoni de caía Uiln la qne nt duffitu al iix» •!•' iiniuui de íaruo. 
wa i-ualqnküain c1u>% «DtendlvndmHM.'OinutBl lanuE ]jbu> inirimairíbauK'tálIradB beiUi-kw 
il<i -i y DiMlio mI11iu«InH de dtáiuetro. La Impui'tiH'lóii de 1h dlnaniitu. prilviim y viploaivon 
Biiálaeoa eaiá pnhlblda. Aoienoaque el imiHirtwlorpreiientcanaBiiturliiiU'lúii «tpcclul iwritHU 
duiciiibarnae eipeillda por el Uolnmodor MIIIuf de (Jaba. 

t Sec<m«tdi;taráncoii.udesptrdtc¡iHidBalg«lúuhiIailuli.bllazaíliÍludi- algrHlfln dt: mi- 
BOe de'.» CEncilUFinuide longitud. 

: Lns tailiw é hllaia qne rontnvltrm en cualnniem ])ni]inri'iúii luiiK'lu <¡a lilla <le niut*l ro- 
mÚD. ■ealom^ por la partida 1*8 de la disu Vil. 



i,db,Googlc 



1. Lo8 tejidos (le al^ón que coutentcan híloK de cánaiuo, yate, lino, ramio 
6 pita, «! arorúáii con el recflrgo de 15 por ciento de loa derechos que lea corre»- 
ponden nienipre qiie el número de hiloH de cáñamo, yute, lino, nuiíio 6 pitn <'on- 
twlos en la lu^imbre y en la tranm no fxciHla ile la (juinta porte del total de loa 
hüoH de qne »e (viuiponRa el tejido. 

Cuando los hilos de ráünnio, yute, liuo, ramio 6 pita excedan de la itninla 
parte del total, se atorarán dichos tejidos por las partidas cairc.ipo odien tes de la 

3. Los tejidon de alxoilón <)ne oont«n^n hilos de laiia, borra de lana, pelo 
ó dcMpenl icios de los muímos, se aforai'án «m un recargo de 35 jwr ciento'de ¡«a 
dererlioa que les corresponden siempre que el número de los hilos de lana, de 
horra de úua, ])elo ó miA desperdicioe, contados en la iiitümbre y en la tninia, no 
Fxceala de la qninta parte del total de los hilos de iiue se cnniponj» el tejido. 

Cuando lus hilos <le lana, borra de lana, pelo 6 sos desperdicioM, exeedan de 
la quinta parte del total, fieafonirán dichos tejidos t)or las partitlán ci>[Tespan- 
dientes de la Oíase VI como It'jidOH me«rlados con lana. 

;(. r,iKi tejidí)» de algodón que contenjipn hilos de seda (i borra de seda, se 
afoi'ani» con el reearfto de Ti) por cienb) de los derechos que lea mirespoHdau, 
túempre ijue el número de hilos de Aietla b de borra de seda contados en la unliin- 
bre y en la trama no exceda de la quinta inrte del t«tnl de los hilos de que se 
componga el tejido. 

Cuando los hilos de seda ó (te iKirta de i^ta excedan de la <|uinta )iarte del 

total, se aFninníu dichos tejidos por las partidas coiTes|iiiiiiHente« de la clase VII. 

>Se exeeptliai) do las disposiciones de esta nota los tejidos de punto de media, 

tnles, enenjes, blondas y puntilla!* (víase Itisii. I, regla 6" j his cinta:* ( Disp. I, 

refría 7^ ) ñ la insamanería (]>isp. 1, regla 7^) 

NoT.\ ll.^Los artículos incluidos en este grupo (jue estén dentro de lus con- 
dicioilcH (|Uc ñ ciuitiiiuaciún se expresan, estaritn sujetos á los sigti ¡entes recBí'gos: 
(Véase la Disp. 1.) 

(«.) IjOS tejidos brochados ó espolinados como hrocndos con 
seda ó con horra de seda, adeudarán con recargo de '.Jü por 
ciento lie liw derechos del tejido, 
(#.) Los tejidos bnrdados á numo it máquina tuem del telar, 
fi eotí paKaniniicría solirepuesto, adeudarán ton rívarpí de 
:W por ciento de los dcrechiw del tejido. 

Cuando el lionlado conleiif^ hilos, cnnutillu ii lentejui>- 
lar:, de metalen comunes ó de plata, el recargo -"ei-á de (Í0 
IHir cielito de los derechos del tejido. 

Cuando los hitos, el caiintitlo ü lentejuelas fueivn de 
oro, el recargo sersi de IINJ por IIIO. 
(■ . ) Ijhh tejidos y la inisnníanería ijue contengan hiliis ó tanu- 
tillos de metales comunes ú de plat», adendanin con re- 
caigo de .yi [)or ciento de los derechos del artículo. 

Cuando tos lijli» v el canutillo fueren de oro el mni^ 
será de IIMI por KM). 
('''.) ]/» tejidos confeccionados ñ á medio confeccionar, en 
sací» ndeudanin sus dereclios corrcspondienles m;u-i un re- 
unió de lr> por IIM), 

I^iN clialcí llamados mantones y pañolones, tas mantón 
de viaje, las s>ihre<amas, calumas, toliallas, manteles y ser- 
villetas, mantillas, velos, chales, mantelctiiH y los pañue- 
los cwi reiHilfiOB ó dobladillo, ntlenilaráu con recarj?) de 'Mt 
jwr ciento de h» derechos del tejido, jxir conf(-cción. 
Otras cuufecviones, las ropas liechaA y pn-iKlan de vestir 



zedbyGoOglC 



lie lodan ciasen, excepto loa coréete, concluidla, ti medio 

ooRcluir ó simplemente MlvaDodaíi, luleiidanln, por su 

total peso loe áereclios del tojülo tle ijae se compoiip;a 

principal me iit« el artículo cu su parte eslerior más visible, 

mÁs nu recurro de 100 por 100. 
Se exceptúan del recttDCO por confección, los artículos 

como medias, cnizoiicillos, cnmisetos, (ciianlrs, etc., de 

punto farifados expresamente. 
11 1. Tejidos lisos y llanos, sean ó no percliados, imyos KM) metnm 

cuadrados pesen 10 ó m¿s kilogramos, onidos, lilanquesdox 

ó tenidos; 

a. >fastA 9 hilos, P. S Va... % 

i. De 10 ais hilos, P. ÍJ Id... 

í. De 16 A 19 hilos. P. S Id... 

J. De ahilos 6 más, P. N Jd... 

Il-le. LoH tejidos déla anterior partida, cuando Man estampados ó 

manufacturados con hilos tenidos: 
.\<leiutanln los derechos del tejido, con recargo de 30 por Hento 

de los miimios, P. N. 
11<). Tejidos lisos y llanos, sean ó no perchadoA, cuando pesen menos 

de 10 kilofcramos lo9 100 metros ouadnulos: crudos, Itlau- 

itiieadns ó teflídos; 

... Hastae hilos, P. N kn,.. 

6. l>e7állhilos, P. N id... 

f. Del2á 15 hilos, P. S fd... 

./. I>e 16 A 19 hiloa, P. N fd... 

f. De 20 hilos 6 mis, P. N id... 

1 I>if. Loa tejidosde la anterior pnrtida, cunmlo sean estnnipndis ti ]|ib~ 

nurootunuloB con hilos teflidcis; 
Adeudarán los derechos di-l tejido, «m el recargo de lo por ciento 

de loa mismos, 1*. N. 

116. Tejidos ciiizados ó Inhnulos al t«lar CHt^n ó no perchados, cu>'oa 

100 metn» cuadrados pesen 10 ú m&a kilogramos, crudos, 

lihuuiueadoH A tenidos: 

n. Hasta R hilos, P. N k(í... 

i. De 7 ú 11 hilos, P. X fd... 

f. De 13 á 1,"> hilo», P. S id... 

i/. De 16 á 19 hilos, P. N id... 

i: De 20 hilos 6 más, P. X id... 

] lOf. Los misnins tejidas cuando sean estampados (< tnbricadoH oon hilos 

tenidos: 
Ademlarán los derechos del tejido con el recargo de 30 i>or ciento 

de loe mismos, P. N. 

117. Tejidos cruzados ó labrados al telar, eütt'n C> no perehadotí, cuj-oa 

ItNI n>etros cnadrados penen menos de 10 kilogramos, cru- 
dos, bIan(|ucad09Ótefiidos; 

". KaataShilos, P. S kg... 

I: Ue 7 S 11 hilos, P. N id,.. 

I-. Del2il.)hi!os,P. N fd... 

J. De 16 á 19 hilos, P. N id.., 

í. De 20 hilos 6 míú, P. N id... 

1 17f. lioe mismos tejidos cuando sean estampados 6 ralirícados con hi- 
los tenidos: 
Adeudaran los derechos del tejido, oon el recAi;go de 40 por ciento 
de los mismos, I'. X. 

1IH. Tejidos para sobrecamas, P. X kg... 

11!». Pii|n6<dc todascloses, P. X id... 

120. Tejidos cordados: 



.Cooglc 



a. Kiicrndo, li nie<lÍo 1)liiin|ii«ir ¿ U'fiidoacr pie;n, I'. í.'...k(:... .OS 

b. Blniii]iiea(tos, eiibimitmliiíi/i tahniwloR con liil™ trfliilofl, 1', 

N kj[... .-JO 

121. TfjidoH nt^rciopelailnH txifwnnnio lan imnim y veliidillon; loa ile 

felpa y triple ria), rortoilofi A uo, 1'. Ñ k)í... .47 

Vti. T(>iii1(M (Ip punto (le media, nnngne tensnn ubm de nuino*...!!!... .ai> 

a. OiniitietAH V ralzoneiltoH iIk iihr» M'iK'ílla /i emtiira onHna>- 

rin, P. X kg... .70 

b. Orniisctiu) .V calxoneillOH de dublé mstiim ú ulim fliin. I'. 

>■' kB- ■«» 

i^. JliilinK, ejtlertinex, Kiutiit^H y otro» artCeiiloR de niercerfn (le 

eoftiim ordiiuirí» li oliru xeiidlta kfc... .70 

J. XhIlar, caicctiiip!), KiianteH y otn» nrtfenluH peqiieilotí de do- 
blo nistiim lí olim fina, 1*. M k»;... .90 

123. Tnliw: t 

a. LisK, r, S kít... .70 

h. Ijibmdt» *■> ImntadoH «1 U-bir, r. X id... .fti 

l'JI. F.nonjeB, blonibut v pniitilliwile tiHloHcliiKeM, t !'■ ^' í'l-- 1-4(1 

V£x. Aironibrns de nlfcudúii, r. X id... .l.j 

l'JG. TejidDK denoiiiinndoíi de ta]iieer[n, propio» [jnra tnplraír miiebles 
y pnm mrtiiinjns fahri<wliM (»n hilot! teniílOH; y Iim bille- 
tes ili' niiMii y sijbreconinsde 1h mÍMiiia elnne, P. X k(t... .33 

l'JT. Meiílutu («ni lAmpnraii y velnit, P. X fil... .tlí 

lífr". I'nnniiiniierrn de nliioilóii; ehita» y kk'*)!!*^ Í § •'■ ^' í*'— ■'•^ 

Ci.ASK V.— CÍSamo, Lis», Pita, YrxK v otham fiiiea» veiietai.es 

\¥M. r.ai po. - Rnmn é Hiliiloi^ 
12Í1. IliloK tomdim de ilos ó iiiii» «iliiw (mu im'liiKÍ/m del \wi ilr! «i- 
rretí ) -. || iw( eoDio Jan KliniK de almt-.i. lieiie'iui'n, pitü, yntf 
V <itniM lilmiK vístales piviinnuliut i^ iiiMniiracliinuliui de 

^iial.|ukT iiinnem, P. X. (Disp. III, n^itliilK) Un... 0,10 

l;li). SiieOKpnni UKiinir IIK) Ur»... S.IKt 

1^11, Hmlelrrisy .Inrcia: 

a. Biniiiniite ó hilo orarrchi, filiístie» v el eonlelillo de eáflaiiiu 

cuyo (tnietm no exoedn <le :) inilínleti™, 1'. B IIK) kp<... 6.00 

i. Jnreiá v eonlelprin ile eiiflanio euv» pmeso c\«ila de :i niilí- 

nietnw, P. X 1(10 k^n... «.00 

í. Jaroia >■ tunieleila de alneii, iienwjiu'ii, pitn, vnte lí otnvi 11- 

broí P. X HH) kgH... «.00 

2° CrtL-i'o- Tejidos. 
XoT.v I. IiOM tejidiiw ijiie se aforen \yyc las ]nrtidnH decstíjinipn, aden- 
Aiirím HPBÚn mi clnHi-. e<)n los rcearir™ «(in i en tes, piir rorfm de menila. 
(Víflse ninp. 1.1 

1. Ijob tejiíli» de {■iiñnni'>, yiiW, lino, ramio íi jiitn, i|iie «mh'iypin hi- 
los de lana, de liorm de lana, pelo A de snw ilesperdieios w nforarín mn el 
renirpí de m imr ciento de liwdereehosmrreiípoiidientfs. «iempre que el 

• CiiMidulnn teJMiM i1.< |iuill« iln liiHlln iwfén imi.lmloH vaa utro» flbrm vtLTlfll.'n. lunn, 
imla, borra ilv Mili, acIiiiiUiJu por lospartidaa .i.mwimii.lii-nleK cl« Im liase- V. M ,v \U 
[Ví«e 1Hh|>. i, iTul.. 8í) 

f ruBiiiln (Min artlenliM mlín nirarbulo" rn ciiiiUiiiiflni nmporrifiíi ciin liilu u con sala 
adunilaidii pnr ka com*iiomli<-mi'» iKirtMm .ir Iw v\mií \ y Vil. {V<-ane I)l»p. I, ro. 

" I 'téb» niíp. I. n-Bl» O y 13- 

§ Liwi:ÍDliiay i^lüiii'Hituei'nnlíniínil hllosilt "Irnn db™» vtcetaloa, ilo Inn» Oili' hwIb ra 
rualqiJvr nroiiorttón. «e ufnniríu dm' Im iuiiiMuí nnu ]<■» toiTeiipginliiii do lax claw» \ , > I y 
Vll.VvíiwW I. "ílaTíl , , ^ 

) Loa nne «iiitiiVHin-n sn raaldnisr pm|iurcidn nmacln lie liHo ile molal riMnOn « afnraTáa 
iwi U paitliU I48d« la víase VII. 



zedbyGoOglc 



núiiKTO de hilos de lana, Irana de iniia, pelo ó sus deHperdicios, conbwliM 
en la nrdíinbre y en la tmiiia, nu exceda de la quinta parte del total An 
ion liitoA de que !*e oonipoiiga el t<'iiili). 

Cuando el número de los hilos de Iniui, iMtrní de lana, pvlo ú :ín.s deHper- 
iliriott exoedn de In quinta parte del total, Ne nfonulln diuhos tejidos por el 
jinipo 2! de la claíie Vi, como U'jidoH mezcladuíi con laii». 

'J, LoH teiido«de cáhamo, yute, lino, ratliio ó liillti «ine oontetigsn hi- 
low de iie<Ut, ó borra de sola í<e aforahLn con rec«u>co ie 6U por ciento de loe 
derwhus, siempre que el número de los liilos de Keda i) de borra ile «cda, 
coiitailoH en la niulinibie y en la trama, no cxceila de la i|iiint4t part« del 
total de loü hiloíi de <|Uc kc coin|X)nga el tt'jitlo. 

Cuando Ion hiloí» d« hciI» (i de borra de aeda exeedicren de la quinta par- 
te del total, se afoTarán dichos tejiílos |ior las correspondientes iKurtidoH de 
laclaívVlI. 

:{. IjOs tcjiduH lie a1)^ón i|uc conteiiKaii una meitcla de (liñamo, lino, 
ramio, yute ú otra» tibroR vegetales y ¿la vez eontttnijnu hilondeaedaó 
lie liorra de seda, se (tforanin por las parti<ÍaN corrwiiwiKl ¡entes de este 
)!rupo. (Vf'ase Disp. I, reRla 4', letra i) («n el recargo de OH por ciento, 
wempre que el número de Ion hilim de seda (• hmra de seda euntadofl en la 
trama y en la nrdimbre, no excedía ile la qniíita j,tarte del total de los hilos 
de qne ne ooiuponga el ¿jjilo. 

Óiando el número de los hilos de aeila ó Immi de seitu exceda del» 
qninta parte del total. seaíomrAn dichos tejidos [lur las uon'espondientes 
partiilas de la cloae Vil. 

Se exceptúan de Ioh dispoiticioMc!» de ntta Nota, Ioh tt'jidm de pauto de 
media, los tules, encajes, blondas y puntillas. iVfaae Disp, I, regla 6"), 
las cintas {Disp. I, regla 7^), ú la pasanuinerfa [Dinp. I, regla >^) 

XuTA 11. I<oe artículos de este grupo adeudarán con loa recargos que 
á continuación se expresan por cualesi|uiera de las circunstaiwias siguien- 
to.: (l>i.p. I.) 

1. Los tejidos l)iochad<M ó espolinados como broeados con seda (i cun 
borm de snla, atleuilonln con recargo de 30 [)or ciento de los derechos del 

i. Los tejidos bordados á nuuio ó & iniuiiiiiia tuem del telar, (i oo» po- 
namanerfa sobrepuesta, adendanln con el recargo de 'M j>or ciento de tos 
derechos del tej ido. 

Cuando el bordado cuntenga hilos, canutillos 6 leiitf juelaa ile metales 
comunes 6 de plata, el recargo Mcní de tíO por ciento sobre los derechos del 

Cuando los hilos, el canutillo ú los lentejuelas fueren de oro, el recargo 
nerá de lüO por ciento. 

<. Loo tejidosy la pasamanería quecontcngan hilos de metal ó canutillo 
de metales comunes ó de plata, adenilanin con recaigo tic 50 por ciento de 
l<w derechos del artículo. 

Cuando tos hilos ú el canutillo fueren de oro, el recargo serú de IIX) por 

</. Los tejidos oonfeecioiUKlosíi á meilio confeccionar, en socos, aleu- 
darán sus correspondientes derechos, más un i'i:carKo de l^ porcicnto. 

1.0» RÍbaua?, tohallos, manteles y Her\'illcta8, luantálloH, velos, clmles, 
manteleta.^ y los iioñuelos oon repulgo 6 dobloilillo, adeudarán uun el re- 
caigo "íe 30 por ciento de los derechos del tejiíio, otm confección. 

Las demás eonfeocione», ]ax ropas hechas y prenda de vestir de todas 
clafieü, concluidas, á medio concluir 6 simplemente hilvanadas, adeudarán 
por sa peso total, los derechos del tejido de que se componga prineipai- 
nienie el artículo en su parte exterior nuis visiiile, cun el ntnrgo de KXI 
por ciento. 

Se exceptúan del recargo por confección, los artículos como medias, cal- 
■UDcilloe, camisetes, guantes, etc., <le punto, taritudos exjiresumcntc. 



zedbyGoOglC 



l:)2. Tejidí» de oáflanio, lino, ramio, jutc A otma flbrns vejfehiles no 
tnrifadaR, llanos, cruzados 6 Hdamascadon, cuyos 1(K) iiie- 
tn»! (tnaiInuloH |)escu ',i3 {> m&a kiiogriuiio!): rrudoü, (i teni- 
dos Cli piexod: 

«. Tlasta 5 hilos. I". N IWi kg»- í S-W 

<t. DcfiAShiloa, P. N kn... .mCi 

•: De Ü hilos í niri», P. N íil... 0.12 

i/. Loh misniQH tejidon Iilflnqiicailiis, A iiiediii bliini|urar 6 CHtaiu- 

Adeudanln lo» derecho» di'l tejido con el reccki^co ilel lü (Mr 
cielito de loH uvunus, I'. N: 

c. Lofl uiismoH tejiílM ciuindo Kntn fabricuiIiH con hiloM teflidan: 
Adeiidai^n Ion derechos del tejido con el recArgii del ^!í por 

ciento, P. ?í 

133. Loa tejidos llanos, cruzados 6 adanummliM, cuyo peso sea desde 

'20 hAHta 35 kiliitcianioH los lUU nietiiiH (niadnuliw, oiiidoH 

ó t«fii(tofl en pieza.«: 

a. Hnstw .I hilos, P. N k({... 0,09 

¿. De 6á 8hilo9,P. N id... O.lrj 

f. llv 9ál3hiIos,P. N Id... ll.W 

d. De 111 A lU Iiilos, P. N fd... U.-J* 

t. De 17 6 más hilos, P. N M... 0.30 

/ Los mísiuotí tejidos blauqiinulOK, ú medio blaiuguear ú entuni- 

Adendarán los derechos ilel tejido con el recai;go ilcl 'Xi\iat 
cient» de los mismos, 1'. N. 

g. \fin niiHinoH tejidos cuando Hean fabricAiIOH con hilos tcñido^l: 

Adeudarán los derechoH del tejido con el retacgo de V> por 
ciento, I'. N. 

134. LoH tejidos lisos, ci-uzadns íi ailoniascados, cuyo peso se» desile 10 

tusta 20 kiloj^mos los 100 metros cuadrados, cnulos, (> 

teñidos en pieza: 

a. Hastaflbilos, P. N V(f... 0.13 

í. De 9 ll 12 hilos, P. X (il... O.IS 

<■. De 13 A líi Iiilos, P, N Id.... O.a? 

d. De 17 A 30 hilos, P. N id... 0.:m 

f. De 21 ó miis hilos, P. N id... 0.,'í2.í 

/ Los mismos tejidos, blaiujuendoe & nieilío hinniiiiear fi («tíini- 

Aileiidarin los den-chos del tejido coil el recargo de 30 poi- 
ciento, P. N. 
j'. Los mismos tejidos cnaiulo vitai fabricados con hitos teñidos. 
Adeudarán lo miamoqne el tejido con el recarjpj de üOpor 
ciento, P. X. 

135. Los tejidiBi linos, cruzados il adamascados cuyos 100 metros cua- 

dradlos pesen menos de 10 kilopamos, crudos ó tenidos en 

a. Hasta>í hilos, P. X kg... 0.15 

k De flá 12 hilos, P. N íd... 0.21 

i. De 13 ll 16 hilos, P. K Id... 0.;ai 

</. De 17 A 20 liiloB, P. X íd... 0„-.4'i 

í. l)e 21 ó más hilos, P. N Id... O.W 

/ Lott misinos tejidos blanqneiwliw, á me<lio blanquear ó estani- 

Adeiidnntn lo misino que el tejido, mii el recarjiío de :I0 por 
cienU), I'. N. 

g. LosmismoBt«jidos, cuando Bcou fabricados conidios, tc&idos: 



y 



D¡„m,db,G00glc 



Aileudarán lo mismo «lue cl tejido, ran el rratrKO del 
50 por ciento, 1'. N. 

13G. Teixíiopelo j telpaa de Jiiio, juto, et*,, 1'. X kft-,. 0.3Ü 

137. Tpji(loí> <le punto <le media, de UiioiicÁflanio, cou ó hÍii mearla de 

alfcod^n d otran libnut vegetolert, nnniiiie t^ii^aii obra <lc 

a. En pieziis, chiwiuetas ilc («tambre, úcuIiwih-ÍIIuh, I'. X...k(r... l.SO 
A. Eu mediaii, (nlcetíueH, Kuanteü v otroü urtfciitus pei|uefloíi, 

P. N .■ k({... 1.50 

13?<. Talea; t 

.t. Linos, r. X kg... U.90 

#. LabisdoHÓ bordados til telar, 1'. Ñ (d... 1.13Ü 

13«. KncnjvH. blondaH y puntillan, t I*. N fd... 3,ÜÜ 

140. AUunibras de yiité, cáDamo ú otras libras refiietaleg mn nieM-la <le 

lana, 1'. N kg... 0.075 

141. Ti'jkloi llanuuloe de tapicería, propios ¡laní tapizar muebles y pa- 

ra cortinajes cou 6 sin mezcla de algodtni, ya sean Inbrndoii 
/¡ nilamoacados, niempie que sean fabricados con hilos tefii- 
ilos iint«s de tejerse; y Ioh tapetes y nobtccanias de la mis- 
ma clase, P. N kg... 0.13 

1-1:2. Pa'nmanerfa de cánamo, yute, lino, ramio, etc., cinta» y (pio- 
nes, í 5 I*- N kg... 0.60 

Clame VI. — Lasah, ckbdah, pkloh, ckisi* y mi'm MAKUFAiTfUAH, 
l.er GeoPO.-Eii rn'tta é hitados. 

143. Ceibas, pelos y crines: 

a. Cerdas por ciento ad «»lorem... 10 

i. Cepillos de cerda, en los cuales la cerda determina el valor 

por ciento od ^"alorem... 35 

r. Pelos y crine» ídem Ídem Ai} 

144. Ijanasen rama ídem ídem m) 

145. Estambre» órnelos, blanqueados 6 teñidos, sencillos 6 torcidos 

.'. por ciento ad valorem... 40 

Ghupo 2 " — Tejidos y lelas abatanadas 

14fi. Bayeta fina de lana pura (t con mezcla. ..por ciento ad valorem. ... 40 
14T. Hanufaeturas de lana, incluyendo l<» tejidos de punto de me<lia 
oon ó sin mezcla de algodón d otrun flbr»i ve^ebiles, aun- 
que tengan obra de niano, y tos tejidos de cerda ó crines, 
con í sin mezcla de algodón ri otras übras vegetales, 
poroientoad valorem... 40 

Clasb Vil.— Skda y mvm sianl'f.vctvbah. 

1 er Ghii-o.— Wi/flia. 

148. Seda y horra de seda, bilula ó torcida en madejos 1| por cien- 

to ad valorem... 45 

149. Seda en carretes, con inclusión del peso de éstos (DLiiHjsieión III, 

regla ífi) ¡lor ciento ad valorem... 45 

* LcM tejidos lio punto ile nialla qao tni);nu i 

-• — '1 Bor li» partidna cnnw " -- ■■- '— ■■'— 

CiudiId tale» tejido* ( 
la clue TU (Téun Dj 
, Vtue Dlap. I, nglu _ ^ _ 
5 Lsa datM 6 nloiiw quo toiiteugau liiloa dii wda & Ae Un», en cimlriuinr ]iro]inri'iAii, M 
kraTartn por lu nartidM quu les com-stunuliui de lii clsnu VII (Vúiiu Uiap. I, tvfia T^i. 

I 3e aforará iwr osla partid» fl hllu do i;iial<iui«ra tlbra VBKBlal qne conluvlfHo iiifíila en 
_..! — 1. .~.„!.-.„ ,1 ...i_ ^™.M..... El QUU eciiituvu'sB mtwl» il« utuú piala iw afuraiA 

';, d«K ir. 



zedbyGoOglC 



3o COLECCIÓN LKGISLATIVA 

GíiTpo 2°, — Tejidos. 

Sota I. — IiOS tejidos ooiuprendidie eii cate grupo «e ooiisideranin como 
tejidoo de neda pura onando el niliaerodehilos de seda <i de boira <lpwda. 
contadOH va la iicdimhre y en la trama exc«<la Ae la mitad del total ite 
hilos de (jiie eíc componj^ el tí'jido {Disp. I, regla 5'). Esta regla no He 
«plimrá á loa tejidos de punto de media, tules, encBje!", hloiidas y puiiti- 
tlaí<, ni k la» cinta», ó ^liinea que no cx<iedan de 15 centf iiirlnM de anolio. 
'HileH tejidos xe (y>uíiiderar(ln conm tejidos mezclado» de He<la y adeudarán 
por loH partida» que lea eorre^pondan del Arancel onando mnt«n|^n hiloH 
de alí(od6n ó de otras Abras veiretnles, lona 6 borra de lana, eiialquieni 
que itea la propnroión de taleshiloH en In mezcla (DÍHp. 1, reiclan 6 y 7). 

150. Tejidos de neda, pura 6 meK^lada por ciento atlvalorem... 45 

CLASE VIH.— I'AI-EL Y SIS APLHACÍUXm. 
lEB. (iKUPl). 

151. \^im\a l»ra papel • I", lí llH) kpi... f 0,15 

Gbimo 2°. — Papil para imprimir y escribir. 

im. I^pel continuo 6 en plie^tw, blanco ó de color, sin imprimir, ]«- 

ra imprenta, T. (Ditip. IIT, regla 5^) UMI kgx... % 4.01) 

1.5:). Papel ordinario, continuo ú en plit^co», blanoo d de color, lara 
envolver, pai|uetc9t atndoH, et«!., nin incluir el de manila, 

T. (Dinp. III, renla W) l(Klk|is... %M 

LÍCITA. — Papel, exceptuando el <le manila, iiutnnCocturado en 

nacos de cuali|nierclaHe, adeudará, cuaitdo etttú híd imprimir, 

oon un recaí^ de :!0 j»]- oieiit«i. Si fuera impreso, en aaco» <l en 

pLegOA, con un recarjco de 5() j>or eientu 

líM. I'apel en pliegos rajado b nin raj'ar, nin imprimir, blanco ú de 

color, paro mrribir, ineluvcndo libro» en blanco del ni íh- 

mo, T. (lliHp. lir, rpRla rt?) 10() kK»,.. K(>0 

NuTa lí — IiOM Hubn-H de t<Klaa olmeit adeudarán por esta parti- 
da oon un recargo de tivinta jior ciento. 

Sota 2* — 'I,i>m liliros en blanco ii>n nieniliri'tcH inipretos, secla- 
■•iScanin por la ijartida l.íd. 

Gkvi-o :l". — Papel impresn, grabado ófalogritjiado. 

liió. Libn)», svihi ó no rneiuulernadiM. v otnw ímpi^esoM análogom, t 

V. H lÜO kg»... 1.25 

l5fi. I'apel con membrete, inoilelos jnra fm'tnra", etii[neta«, tarjetas y 

otros nbjetoH análogoH, T. (líiíip. III, regla ,">'-') kg... 10 

ir>7. Estanijnn, mainH, nirtwi. etc., dibujoH, riiti)gi»f(a», grabados, y 
itiRdnin; lilngrafias, (ToiiuilitogTnrfas, oleofjmflos etc.. 
impresos en pinira, zinc, aluniinin il otro iiuitoríal, que 
se usen comi> el¡((ucfn.'4, boretone», bniMlu», y envolturas 
inra tnlutco il iitniH objeto»: 

paxin so iiilí per- 



• &,<\l,tt 


ípl 


•.ni 


'.UiAMIda 


AlH 








lululrwlii ,U 






































t Lw.-n 






lunesíel™ 


libro» ~ 



























i,db,Googlc 



a. De non á tres .eMAinpas, iscltisii'»!, inolajcado artfcnlos 
impresofi aolnnieiite en bronco, (contándcütc la etitanipa gii 
bronce como tres impresiones) pero no incluypmlo ningún 
artículo impreso, en Milo (i en \vaie, en lioja <Ip niebkl, T. 
(Disp. III, repia T-fi) kg... O.OS 

*. De cnatro á siete estanipoa, induíiiveH, (losimpreíwaeii bron- 
ce se contarán como tres impresionen) pero no induyemlo 
ningún artículo impreso, en todo h en pnrf, en hoja de 
metal, T. (Disp. IIJ, regla rfl) .kg... 0.20 

/. De ocho li trece FetampoH, iuclnaiven, (los impresos en 
bronce se ooiitnrdn enino trm iinpi'esionni), i)ero no inclu- 
yendo ningún artículo iin}ire:«>, en todo ii en pMrt«, en 
hoja de metal, T. (Disp. III, regla .í') kg... 0.40 

J, De más lie 13 esbtinpns, (los impresos en bromee se mntarán 
como tres impresiones) incluyendo todos los artículos im- 
presos, en todo <i en pnrtí', en hoja de metal, T. (Disp. 
111, regl»5') kg... O.W 

NoT.V.—fíe exigiití ile los importadores, cuando lo requieran 
tas autoridades de .VduaiiaH, un ceitillcado <le liUigra'» en qne se 
ha0t constar el número de estompa.-!, cn.vo eertilicndo solamente 
íen'irá de norma al fijar los derechos. 

Guipo 4.° P.ifiel ,ie eii/apixai'. 

W. l'apel de entapiar estamiiado: 

a. Sobre fondo natural, T. (Disp. III, it^la 5*) kgs... 4.00 

i. ííolK>e fondo mate ó satinado, T. (Disp. III. regla 5a) 

líNIklii'.'.. 6.00 

(. Con OTO, plata, lana ó vidrio, T. (Disp. II., reglaba), kg... 27 

Ghipo :i.°—Cai-t<i-tex y fiapelrs vnrío.^. 

lüO. I^pel, el Didinario jjara embalar, dcestraiay d de lija. T. (Disp. 

III. regla 3n) 100 kgs... 1.75 

180. Papel BMante, T. (Disp. III, regla 5a) 100 kgs... 2.W 

161. (>tñn papeles no mencionados especialmente, incln.vcndo el de 

manila y llhrosde copiar, T. (Disp. III, reglaba) 100 kgs. 4.U0 

Nota. — El papel manila manufacturado en sacos, de cnaliiuie- 
la clase, y en papel para cigarrillos, en lihritJis /> Isiliituv, aden- 
dari con un 30 por ciento de recniw). 

163. Cartón en hojas : 

a. Cartulina y el cortóa tino, sutiniulo (i prensotlo, T. (Disp. 

III, regla 5a) 100 kgs... 3.5» 

*. Loa otros cartones, T. (Disp. III, rrgla 5?) id 1.00 

163. Jfannfactuina de cartún: 

a. En cajas de cartón onlinario forradas de pa|)cl común, T. 

(Disp. III, regla S'} 100 kgs 2.00 

i. En cajas de cartón ñno. prensado ó mtinado ó con adornos ó 
forradas de papel Uno, y los objetos no mencionados espe- 
cialmente, T. (Disp. I i I, regla 5'.') kg .'JO 

Iftl. Pasta y cartón piedra; 

a. Sin labrar, T. {Disp. 111, regla 5*) 100 kgs 1.00 

b. labrado, acabado Onó, incluyendo molduras, T, (Disp. III, 

regla.-/) 100 kgs..... ir..0Q 



zedbyGoOglC 



Clase IX.— Mareras y otbas haterías VEdETALES 

EUPLEADAS EN LA INDISTBIA Y ARTH-IU» 



lEH. GRfPO.- Mad'ras. 

Dudas milUir £ 

Madera onlinnria: 

a, En tnblaa. tablones, vij^, vigueta», palos 6 troncón y 1as 

inndeniH pora ranntrucción nat-nl, P. B metro ciiliico... 

i. Cepillada ó machihembrada para raja» y píaoii; palos de esco- 

\i¡» y las cnjas enmses de arrienloa importados, P. B. 

100 kgs..;... 

Madera fina pora ebanutcrCa: 

a. En tablas, tablones, troncos ,v toxas. I*. B id 

i. Aserraila en hojas pam chapear, T, (Uisposicii'in III, re)i;)a5*) 

100 kií» 

Kperla: 

a. Armada, I'. B id 

i. Deaaniiaila, y loa nreos y fondos, I*. It id 

Jladpifls en cortes de lx)Coyes v de teivcrolns para azdcar v mieles 

P. B 100 kipi 

Enrejados y cercas, P. B id 

Gbvpo 2". — /íiichles y niaKufjfinras de ntndfm. 

Madera nnlinaiia 1abra<la en iniielilm y en nrti'cnlos de todas cla- 
ses, ti<t¿>n ó no torneados, pintados ó ÍHimízadon. jiero sin 
tslltw i'mbntidos ni esculturas, T. (Disposición III, re- 
Jfla r.'.') 100 kRS 

Mntlera fina labrada en muebles ii otros artículos de inaderu. estóii 
fi no torneados, pali mentados ó Immiaulas, los mnebles y 
objetos de maderas onlinarins chapeados de oiiras Anas, y 
los mnebles tapiaulos con tejidos (excepto Ins <le seila ú 
niew-lasde seda ócim curro), siempre que liia artículos 
enumerados en estft i»rti<la no i-at/>n tallados ni ew-nlpi- 
dos, ni tengan embutidos ui ailornos Oe metal, T, ( Dispo- 
sición III, regla r.í) tOOkpi 

Muebles de madera encorvada, T. (Disp. III, regla 5í)...íd 

Sillones para Iwrlíeros y dentistas, mesas de billar y susanexos, y 
accesorios ile mostrador de cafes... por ciento ad vnlorem... 

Listones: 

a. Moldeados, liaruízndos ó preparadlos pura dorar, T. (I)isi>o- 
sición in, rcKla rfi) 100 kg...... 

í. Dormios 6 tallados, T. (Disp. III, regla ■>';) kg 

Maderas de todos clases labrailas en muebles ú otros objobis do- 
rados, tnlUulos esculpidos, emlmtidos ú clmpeados de afli- 
cta A otros nuterins ñnas ú con adornos de metal, y loa 
muebles tnpiaulos con tejidos de seda pura y sns meadas, 
(t con cuero por ciento ad inlorem 



Carbón, leña y otros combustibles vegetales, P. B...l(M)llkgi' 
Corcho: 

a. Eu hrnto ó en planchas, r. II 100 kgs... 

i. llanufaotarado, T, (Disp. III, regla 5") id 



byCoOglC 



Kiin). crin vegetal, juDco, mimbres, pAjn filia, palniay retauuien 
Imito, esparto en rama y el elaborado eu eapnertí»» 6 ca- 
unxtos y vn otras manufacturas oidiiiaríiiH, I*. B. 1(H) k)^. 1.8-'í 
Esitarto maiuiraottirailo en artfeuloR finos, enea, arin vegetal jun- 
n>, mimbres, jmja lina, palma y retama, nianufaoturáiloa 
D objetoH (le to«las «lases, no tnrifaiton expresamente, in- 

' '- '- ■■ - ' ^mbre, T. (Disp. III, reeliv 5!) 

100 kgs $ 13.0(1 



cliiyenilo los nineblea (fe i 



E X. — Animales y hvs despojos empleados es i.a industria. 



Cmuf 



-Aixi'nalcx, 



Ulballos y yeítnas: 

a. TAiscjite pwen de la nl&idii eslableridn cmlaiino... 10.00 

/'. Los ilemits Id .'i.OO 

las mnlas nna ."í.OO 

Los asnos tino 5.00 

(ianado vncnno 

17. Los biieyex id 2.00 

/'. Lns vn(«s una a.OO 

f. Ixis novillos lino 2.00 

'/. IjOs hfnieroBy terneras id 1.00 

I,os cerdoH id 1.(10 

Cnmeros y «ibras _ id 1.00 

IjOü animales no tarifados expresamente {d I.OO 

I *iljamii cantores, papt^ayos, etc id .50 






~Ci,e. 






-,7.f .le f 



Las pieles en su estado natural ó adnliadas, |ior ciento ad valorem . 

Ijos euei-os ú pieles en bnito, ó sin curtir, secos salados íi adoba- 
dos por ciento ail valorem 

Iiiri eneros curtidos «m pelo .*. !d id 

CueniH curtidos, adobados y «mchitdon wn pelo, inclnyendo el 
(■iiero en broto, Huela, cortes de suela para reniendw, cue- 
ro para correo^. bai|ueta, arreos y cuero de. talabartería, 
por ciento ad valorem 

La!< pieles curtidas, adobadas y concluidas, incluyendo las de be- 
cerro, caiigani, carnero, cordero, catira y pieles de cabriti- 
lla, ]>or ciento ad \-aIoreni 

Cneros y pieles baniizados. charolados A esmaltailns y pieles con 
^Kiiins, grabados (¡ al relieve, por ciento ad valorem 

Los ciienm curtiulos en Toniia de ciibiertaíi ó palos An zapatos d en 
otras fomtao, para convertirlos eu artfciilos manutactnra- 
dos, y también mannfactnniH de enero acallado ó Hin aca- 
bar, y que no estín tarifados de otra manera, iior ciento 
ad valorem 

<iunntes de pieles, T. {Disp. III, rc¡(la Tw.) kg... 

ii. Gunut^^ onliuaríos para base liall y Inxeo id... 

KolBs, zapatos y chinelas: 

1. l'ara hombre de la medida 5 en adelante, (medida america- 
na), por par 

y 10 por loo ad valorem. 

i. Para muchachos y jóvenes, seRoras, seRoritas y niQos, por 

7 10 por ciento ad valorem. 



,,Coogle 



Nota.— Ijuí boln» y mpatinn <le nit^Iida 9Í (de iiinoH) y Ihk iiie- 
Dorot. inedúl» ampriMtin. pnr [ur .'> n-ntavi>í< y 10 por <'i<'iitu ad 

IiW) itvniiiK butAH, ItnpofflB y diiurlni', He litjo i'i adomailoH. pnr jar . Iñ 

V 1(1 por ciento nd valoreni. 

Biitaítile montar. el i«r... 2.00 

AlpfkTKatKx hecha» «in cuero docena... .40 

Artículos de frnamit^ioiieru y ameses: 

n. Arnesen de tiro ijue no sean para airmages, T. (Dixp. III, 

re(EU5V) kjt... .U.Í 

i. AniewK puTB rarmafceH, T. (I)¡k)i. III, regla 5a fd... .10 

e. LoH deniAH arttculoR de KuarnJeioiiem ytttlaWteiu;laHnuile- 

tos. HonitinTCTa» y sacm de liaje de cartínócuero, T. 

(l>ií<p. 111. r^laóa) kfC... .W 

Las denii» niaiiufactnras de enero ú formdax de cuero, por ciento 

ad vnloreni * -¿5 



20n. VInnuK para adomo cu i>n ctitado natural ó luauufactiiradaH. 

r. X kn... ? 2.00 

104. Lah otra» pluma» V los pinmcro» para la limpicxa, T. (I'í»!'- HI, 

rejtift .la) ktt-.. -40 

13<«i>. Tripas secas. I'. X Id... M.ilu 

miH. I)e«pnj<ii> lie aninutlen, lún'niauíitncturar, v no tarífailos cx))»^^- 

mentí^, I'. It llH) kjp... .50 

Ct..\HEXl.— ISHTHIMKXn>M, M.l(tr[N.kKI.\ V AP.VR.VTOS KMPLK.^IMI8 
E,\ l,.V .VdKH TLTIR.V. ISIUSTBI.V Y LA LtKdSIlKlfe. 

ar7. Pianos: t 

ir. De cola por ciento ad valoren).. . 4fl 

í. IjOH deuiAs (d fil 40 

íflK*. Armonios y óritanoB id (d 40 

^1. Ar|au>. rioliiliv, violoiiccllos; las piitarras y bandurrias con in- 
enistaciones; los flautas y flautines del sistenuí ilc anillo; 
ios i iistni ínclitos de nietñl de ft ó más pistines: las piems 
sueltas para iiistrunienlOH de viento, de madera /i cobre 

por ciento a<l valorem... 40 

'¿U>. I/M deiniis iiistni mentáis (te niúsien Id fd 40 

Sil. líelojen de bolsillo v cron/imetnis: 

.!. l>eon> .'. fd id 25 

/', IiOH de plata ii otros metales. id fil 2!i 

r. Las (tijas de relojes y niái|iiinas de los niisniott íd íd A» 

ÜI3. Viclojes de pcsaíi y Ion despertadores y picaut Hueltas, por ciento 

ail valoren! ^'> 

•il'.l. Má<|ninasde relojes de pared ódeniesa, concluidas ñ sin eoneloir, 

tengan ó no cajas |>iir ciento nd valorem... 2>'t 

■ 151 mrrííBB lie i-ai-n: tunmlo mi tm-re iiniH>r1«Iii roiiHi ¡inrM' ilu la iiiwinliiiirltt, adea. 
dsii twr «U partid». 

f T.dB t^Ati tm-ordflilu pnrii plHiui'i nilruiInrdiL Ioa lU'ni'tKM ciirn^^pniídleiitiv á Critim, 
aauqac ua Tenüiu] en iiniúii ilu Ju ilDintH pií'iiui ijiie vu roitlanlo caaKlllu.vi'n «I inalruneata. 



D¡„m,db,G00glc 



Crituo 2.° - Aparatos y máqiiitias. 

ToiliM las niácininaa para pesor, inclnyendo Iah n 

pieíatt niieltafl por ciento imI vnlorem... 

Haqainaria y apai&bw para la tabricnrión del azúcar y ti);iiar- 
diente i por ciento ail v»loreni... 

Maquinaria y apajaloHaKrfoolaB**} M fd 

Motore» de ^'apo^, fijos • * fd íd 

LaA máqninaR para la marina, bombas llF^ vapor, los mohires bi- 
dráalicoH y los de petróleo, gas (i aire comprimido (> calieii' 
te por ciento ad i'sliii'em 



319. Caldenn: 

a. De hierro en plancbas por ciento ad valtfreni 

i. Tubulare«i ídem Ídem 

ÍHíl. Lommotoras y máquinas de trnocifin ídem (dem 

'^1. Plataformas fpmtoriae, y las grúax y oolnmnw bidninlicoK, itor 
ciento ail vatoreni 

933. Miqninaíi de cobre y sna alearionrs; las piezas siielttiH de lo>i iniK- 
mmmetoleA X por ciento ad ^'alorem 

333. Máqninaa dinamo-eléctrica»; los inductores y piezas siieltotí, poi' 
ciento ad ^■alorem 

1^4. Miiininas de ooeer y las pie»s sueltas de Un mismafi, por ciento 
ad valoren).. 

2S. VeloelpcdoR, bicicletofl, y las piezassueltns y acccnorlos de Inn mis- 
mos, imtluyendo los faroles de bícicletMi, por cient« ad 
i-ainrem 



: Bri«iMni<i>i 


wla.vir 
















1. Lanartlnhn 




mw,™ 












MáqniuB «mp 


1» < 


»t«du 


fluex pan 


■mlír 












loa 


ar 








J!=.", 








";.'.' 




































>'l-.Ikv«dc«>bre 


hien 


. y polu 
































Jutítonüi U iiiilaLKlíin i 






■lamblqi 


























&', 


















lD>tl.'tlÍ 










■• P«».-ttforo 


•le]o!< 




flslw tíner 












W-ÍiwMdM lo. iH 




beiA e^ 




luuiíqD 


nM completM M rntrnul 




boK laniwsl ra 


rTí»so, eU 


. qne 






te du lu. iniHi 


■w. 



yrtt DD lu pleiu dE I 

_2:^_JfBíU«plei*«di!i™owtoBOHfor»rín|iorlaparlklni Í23, c 



. QoB pm ™oB(iler««»f' eoni" niínniuM nimpU-lM, di^beriii inipcrlunio en una uní» 

.u. L» Diai|iilnaHu Imponatlia eu aoi& man nuií^saa iie nrimnlii — ' ■".i— i->'> - 

S*. «Iro rl ruó ilo «ipcclml v jimia natorizaciAn rouccdiilB par e\ 



La« ina'iTilnaHaM in 
punta prbidpBl. 



} Laa máqDlnaay aparaUM mencloDadoa vn CKiapaniíla. non ai|ael1u emplFsdu por loa 
¡■bñdoR* T aÑTicultoTM pan preparar liw tlerrait v rvcn¡fr Inn friil-n^ tamlil^u aijncltBi qii« 
<HB p«a Umplar laa coaeibaa y ciilllvarlas, síd lambiar r»rnrla1ni3Dte mi niilariilvu. 

DigitizedbyCoOglC 



23<t. Mi1i|iiiiiaA y aporatOH áe las ilpiniis olaíies ú áe inabriAs no p.xpre- 
hmIo» >~ liiH pifíaf sut'ltnx ile bul»» elaH^ quo no waii ih- 
i'übre ó «1» aleocioneíi, J porci«'ntii mi valorpiii -M 

Nota. — Ii(M bimleti, llanbui <> xtincliiKi ik' {¡onin y otixM ikii-ho- 
riiiH ■) |>icai!i sucltAM lili tarifailiH ex|im«iiient<- Httán itidiililon 
cu iw ¡«HklaM Hitniiciitt'H; 
'¿■27. Coclu-s y berlino», nuPviiM, uxulo» ó n-innHluH, imr i-icntii tul va- 

ÍJS. Cuclirs (le feíroMirrile», de tmlos plawü, pora pawijcros, \íut nu-nbt 

n<l i"alorem ^5 

t>>i). Wa^^ines, turKoiiPN y «uros de to<1ai( ctiuteM; wa^ronctaH ]iarn mi- 
nas, por i-ientn ad valuit'iii ¿Ti 

5311. Diohes do todas daHcd imr» traiivlu!* piir ciento ad valon-m... l>ü 

231. WagoDts, raiTo:' y <ant- tilliiM ídem ideiii :¡,") 

nvufO i.^ — ilinhair/icíoiiex 

Nota I. — Los di'reclios Hobi-e los biiquiit ilinliiyen iKiuiliiiriite lus im- 
pnestoa S las anclas, aiiclot*», (»1>li«< y (ndoiias, Imninirtri», (irunAiiiptnM, 
hit¿(4iras, bníjnlw (iiioiiblrH y Üja»), bocinas, hrliwoiiios, unscn», Jaitríu, 
velamen y arlmlailiira, nrcesoríos ]iniu lan manloln-aH y n'xiirídad de Isa 
embarcaciones, tt'iiienilo en eoiwitlenieii^n sa i^ta.*. Tiido!* Iiw deniils artf- 
Clitos adendanln mu* coirespondienteH derechos. 

Sira.v II. — Lo» dereoliiH iiol>re enil«r«wiones de Mi)Nir se iiii))oiu1r»n 
' oon relación al nrtinero total de toneladas qne resaltaren del ari|iieoolieial 
y no se imitondrún dereobos sejtaiHdauu-nte solii'e la nuuiuinaría. I» eiial 
se coiisid;)rarA como inilt- intefo^ntv del liuque. 

El certiticndo de tonelaje sertint proiiHioiíaliuente eonio liasi^ par» la 
imi>osición de derecho» & lo» liarciis prcKMlenb'H del extranjero. I/w iutc- 
renodm delicrfln presMitar A las autoriilades de .\diiaiiaM un isrtilíiaiiii ile 
ari|ueo aiirobadu por el Inspeelor; pem í<c entiende quedielusaiitoridadiv 
no consideranin el dcH|i»eli(i y pniíii de los derevhoH como tevuiiuutlo luista 
no haherí* onmplido t anotada esto [onnalidod. 

Los tiuques nacionñles alarpidos en Arenales extmiíjems, delicniíi, i't 
na refn'eso, paf^r derechos sobre el tonelaje adicional. I^aK enibnrewi»- 
nes con uifii|uiuus n-uiontodos en el extranjero iKtffanlu nn demolió de ÍH> 
imr eodn caballo de fiierxa cuando sea imposible preciaaar el pciu de I» 
aveya imuininaria. 

Las calderas y aoeesorios de luí niismíw, ohiiiicnwv, tulms, eto,, eani- 
biaiios en el extranjero eHtan'in sujetos i mi deret'lwi de Jlí por coila nieti-o 
cuadnulo de superücie de calen titmiento. 

Loa eiulHiruK'ion^ i|ue liai'au snfriilo otras repantcione^ en iinertus ex- 
tranjeros, ilelM^nín li su refireíto po^nr derechos sobre el material enipIcaiUi 
im dicliH obra. 



i Sari neiwwriu acreilltar * qiií muiiibrtiin ó A i|nA inilni 

y SuriMflc lum lia minrMo. paraiwdernforaiUiiiirwlapArliil 

l'uii la ulaKlHrai^uin de lux pli'iif ils luwinJDiuiíA na ulMcrri 

aiiliia iim 



>eil<;d<« 



I! Pnr ]>l<^a<i anvltuí do nioqnliia 

-' luuiiiln ilH Aranirl, y uneinii -u luiiiuij im. -^ "."■ u. .. .. .,».. ~. ...... 

I en la Aduana, nn oniiln tci,<"r min aplicación qiip la df fumiur purrr il« uiiit 
•o cinMidui-ciiirwradiiid», deliHrtafurarM poruii»»d« ImiiwrtMaiiduiiiaq 

Inboa, lorraH, f.ji-g, (wnilln«. (iiTmn. tliapaa, plaiirtiaii. routlu» do FaliliTaa, ■ 

iiiniH ■rt.cnli« larirailiM espnwarai'Bte on H Araniül, «lelu'U aforarae jiHr la* iiartí 

Lj«liKit«in¡eii[ii», ÍnHlnimeni0BynU>ii«¡ll.>8qii>'nprm[J<ian eii las arte'», la bktí 
luduatTla, nri ilcliun canaiilvi-aase rurucí iiitin» sui-ltiui du loaiiiiiiiariu pon la iiplli» 



.yCotií^le 



333. Buqne» de velas de todaa clases portoiielnda brntn $ 1.50 

SCt. Baques de vai)or een c«8Coe ile madent ídem filcni '2.W) 

2tJ. Bilqnex lie vii|M)r ooa casóos de hierro li otrus niebilríi, ú ile eann- 

tniociún mixta por tonelada Imita Ü.50 

'J3.'>. El aalvaiiiciitortf hmiuesnilufnijtiw* i»r «ieiito al valoren... 8 

CLASK XII.— S|-ST ASCI AH ALIMENTÍI'I.VS. 

üm-i-ií 1."— ("rtfíHís V pescnilos, mnii'eras y (¡r-'^n-, 

33B, Aves y la caai menor T. {DbqwHÍoiún III, nula ña) kj; í<.M 

237. íiime en salmuera T. (Disp. III, n-^ln ña) : 

a. De vucA en salmuera 6 snliula ', lOU k^ S.K) 

i: Itepuerwv en »aimnera <i «ilada fd ^i.rMt 

SSM. Manteca itc puerw T. (IHsp. III, renla r>a) fd -2.fM} 

aSÜ. Kelx), excepto eiuuido ne imporb' pftin la iiiaimtsetniu (le jaln'm, T. 

(Ihsp. III, repla 5a) lOOkgs 2,00 

3W. Tocino, T. (Diap. 111, regla Sii) id 4.00 

341. Jamonenl'i pernileti, T. [Disp. ' 111, regla Sa] id fl.üO 

■2i-2. Tasajo, V. B ' id 3.95 

34;t. Cam«ti lie tnti deiná» clatief: 

a. Dcvataenlftto», T. (Diap. III, reírla .V.') id r).00 

/•. I)e vBMi, fretica, í'. N id 4.50 

f. I)c(«niero,fm«», 1'. N iil 4..W 

</. De pueroo freiw», P. N id 4.0<J 

31t. Mantequilla v oleoniargarina, T, (I>¡Mp. Ilí, regla fi^*) ¡(1 7.0I> 

34ri. Qaeno, T. (ÜLsp. III, regla r>l) iil ñ.OO 

34li. Leche condeuMida por ciento ail valoreni... 10 

247. Ramlao, peMcaiio, robalo y pez-palo, T. (I>isp. III. regla íi^. IIMI 

kgs 1,00 

34^, Arenfiues eu tBlmnero, ahumador, salado» ó wcabethndos v la li- 
na Halaila, T. (Bisp. III, regla 5í) 100 kft«... 1.00 

249. MacareloH, en satiimera, ahumndnH, Raladn'H ó edcalieehnilaH, T. 

(IMsp. 111, reglo 5a) lu() kgB... « 3.00 

3JÍ0. íialnicfu. ahumado, Halado 6 excabcehado, T. (Uisjt. 111, regla 5a) 

100 ligH ;.. .^>,0Ü 

2Ó1. OtttraH de todas clases v Ioh niarisoos seoos ú frescoa, I', li. 

HH) kgs l.(« 

2."i2. Huevos, T. (Ditip. III, regla rn¡) KHI kgs.,. .'í.OO 

Grupo ?." — Cereales. 

35.1. Arrox con ó Bin c^iactua, P. B 100 kgs... $ l.Of) 

2,->4. Trigo, P. B id «O 

255. Cermtes: 

a. Maíz, P. B id W 

é. Centono, P, B id 40 

(. Celwda, P. B ¡li 50 

li. Avena, P. B id 40 

356. Harínatt; 

a. De trigo, P. B* id I.IKI 

i. Dearroz, P. B id 2.00 

■-. De maíz, P. B id .TjO 

d. De avena, P. B id 1.30 

le DáaAvjM y el urenoK'iit 

Loa uitzuriularea pariiitn «et nMonucbloa co 
■ Psra ilrtermlnar *l Ion lirnduflo* ( 

" ' — : '- rV'iuoLaá, xe «niHalerft una nii 



i,db,Googlc 



38 COLHCCléN LEGISLATIVA 

Grupo S.'^Legumbres, hortalizas y frutas. 

257. PriioIesP. B lOOkjtB... ( 1.10 

S-W. ChfchaniB, P. B id 1.1» 

2r>9. Cebollas, P. B M 70 

•261). Papas y otnu legumhren treacos no tarifadas especialmente, P. B. 

100 kRB 50 

261. Harinas de legumbres, P. R lOOlcgs... 2.5<> 

2C2. Frutas frescas, P. B Id 60 

26.1. Almendras de todas clases por ciento ad valorem... 25 

264. FratoBsecasAdeseaidas, P, B 100 kgs... 1.5Ü 

aw. CastaHas, ««»« íi f ren»iH, P. R fd 1.50 

ÜKOPO \."-- Semillas y Jorrajen. 

28fl. Semilla de tn;'bol, P. B 100 k(!n... 3.60 

267. Semilla de lino, linaza, P. B td *J 

■268. Semilla de Alsalta, P. B ¡d 2.00 

KulA. — Está prohibida, hasta nneva orden, la importación en 
la isla de Cuba de semilla ile teliaco extranjero. 

S69. Foirage y afrecho porcientoad valorem... 3r> 

n. Millo, P. B , lOOkttB... .m 

GnuPO ^i." — Cotiíervas. 

Nota I.— 'To<ÍaMl»s«mscrvuH adeitdarán n>ii incln-siúii <le! (leso 
de los envases inmedintoM. (V^osn llisp. III. regla 5a) 
370. PencadoTí niarisoos nonservados en aceite, <i en ciulquiem otra 

forma, en latas porcientoad valorem... Sfí 

271. Vegetales y leRUinlires enenrílilas <i consci'vftdaH en cnatqnier íor- 

nía por ciento ad í'aiorem... 2ri 

272. Fmtas en rousena: 

W. En Hf!:nanliente por i-irnto ad valorem... 25 

/'. En otras fomios i. .ídem ídem.. 25 

273. Connen'Bs alinienticias no tavita<las u>pecialnieiit«; los embutidos, 

Ion trufas, las salHas y mostnxss, extmetoH alimenticios 

linra «líainar por ciento ad i-alorem...- 25 

r.krj^o b'—Accilea _v bibi.!¡is. 

274. Aceita di' olivtisjaceiti! de semilla de alfimli'in (exiv|rti) pon» la 

nmniifaetiira del jaliún): 
a. Ku envases de Imrro madei» ó Inta, P. B.; T. (IHaji. III, rc- 

Kltt4a} 1(10 k(ra,,. $ 2.40 

6. En )K)t4'ÍIas, iitrliiveiKl» el ])cso de ellas. P. B.;T. [Disp. til. 

reiíla 'la) ". 1011 kp>... 3.00 

275. Alcohol. T. E.'(I«sp. Ill, rcRlit 12) hectol... 14.00 

276. A(!iinrdient<'s. licores, conliales y todos los compitestos espirituo- 

sos IH1 tarifados eNjm'iulinenU-: 

a. En cascos, liarrii<'s, o metlios l>an4li's. T. lí. (Disp. III, re- 
gia 12) hectol... 21.00 

li. Eli botellas, fraseos, ^mifones i\ otros envases Heme}antes. 

T. E. (I)i.*p. III, refiln 12) hecl... 34.00 

r. Whisky, ron v ginelim, en ráseos, barríles ó medios barriles, 

hectol laOO 

lA Whisky, ron y ginebra, en lx>tellas, fraseos, garrafones -íi 

otros envases semejantes hectol... 23.00 

277. Vinos espumosos, T. E. (Hisp, III, reghi 1.1) el litro... .85 



zedbyGoOglc 



■lí^ Todoe iM TÍBoe blancos (excepto loseapamoaoBj, inclnyendo loa 
llamador "vinos ¿eueroaoit" y todoslosTiDoiítintofló blan- 
cos de postres 6 de lioor: 
a. En cascos, barriles 6 medios barríleíi, T. E. (Disp. IH, i-e- 

glftl3) el litro... 

í. En botellas, tiaaocin, f^rroToncs á otros envases xeniejantes, 

T. E. (Disp. 111, regla 13] .el litro... 

I iJB. Otros vinos: 

I a. En casóos, barriles, ó medios hai-ríles, T. E. [Disp. III, re- 

((la]3] el hecfol... 

6. En botellas, frascos, garraloneR it otro» envases Reniejantes, 

T. E. [Disp. m, reulft 13] el hectol... 

iW. Cerveai y sidra: 

-. Oeneía, en coeew, (Disp. III. ifRla 14) el iiectól... 

*. Oerveza, en botellas (IHap. III, regla 14} id 

1. ííidra natural ú artíKL-inl ; cerveza <le jenjibrf, cerveza de raí- 
ces V demás bebidas no alcohólicas que no est^n taritadas 
de otra manera, T. [Diiip. III, rejtla 14). 

Gn casco», barrilettil niedioH barriles el heotúl... 

I En botellas, frascos, (jarrafones A otroa envases senie- 
I jantes el hecUíl... 

^1. Azafrán, alazor y flores de tobar |)0r ciento lid valoreni... 

'i'l. fineta de todas clases idcm ídem 

'.Kt. Canela China (canelón), clavuH, pimienta y nuez moscada por 

ciento ad valorem 

*M. Vainilla. Id 

'Xi. Té. porríeiifuad vnloreni... 

'í^. CMé en grano ó molido; mices de archiooria y archicoria, T, (Dis- 
posición III, it^laSa) loo k|!S... 

Siempre qne dioho infé no sea ])ro(lnctu d<> la isla de 
Puerto Kico y no sen iinjHirtoilo en Cu)» itire<'taniente de ^ 
Puerto líioo. 

Cat<í en grano 6 inulido, i|uc se» pnxlucto de l'iiurtn Ki- 
co, ¿ impOTtado en Cu1ia directaiiie.iiu de I'irertu líioo, 
(Disp. III, r^la.5a) inOknB... 

DÍ7. Cacao de todas clases, en Kranii, molido ó en. iNistji, mantees de 
cacao T. (Disp. III, re^ía 5b) lOU k);»... 

'¿^. Chocolate y dulces de totlos t^liUN'H, incliiyeiidn el envase Inme- 
diato por ciento nil valorem... 

■^. Pastas y tecnias para sopas y otros imosalimenticios por ciento 

ad Woreni 

lan. (iallelffi: 

a. Ordinarias. T. (Uisp. III, reglaTK;) loükiís... 

i. Finas de todas clasi's, incluyendo el envaso inmediato, T. 
Disp. III, n^l»5a) ; lüOkRK... 

i91. Miel de abeja portalón... 

'193. Miel de purj^ id 

¿93. Azúcar cruda por libra... 

394. Azúcar refinada (d 

■ISá. nacarina td 

Cr.ASfi Xn\~Mi'ifi-ldiir,. 

¿66. Abanicos por ciento ud vniorem... 

i97. Raratijos y adoidoe de todas cla.ses, excepto loa de oro ó plata, 6 
los dorados ó platendoa, ü aaiDclloa en que la sustancia que 
predomine sea límbar, uaibuclie, carey, coral, morlll, espu- 



zedbyGoOííle 



Illa (le niar b mícar ó exetpto aiiueHoa en une In snshmcia 
11111' predoniiiic sca nsta, tiallesa, celndoide, hueso i'i coQi- 
poficioneM que imiten esüut materias & Ina uieiieianailoR en 

In partida ^!>r< kg... .75 

aOH, Amlmr, analHU^he, oorey, coral, marfil y utlcar, esiiuma tic mar; 

.', En bruto, P. S kR... I.IIO 

/'. Mainifnctnrado», r. X (<l... ].«0 

^!)0. -VHt», ballena, eeliiloíilr y lineíVi, tamliii'n Inx com]ii>RÍeiones (¡iie 
imiten esta» iiiateria» ó la» ele la panilla aiiti'rior: 

a. Eiilimto, r. X I:»... .Wl 

É. MniiutaetnradoH, P. X fd... 1.20 

ÜOO. Bntttoiieii y palo» paní ¡laniji^nas y ¡«mbritlof ¡lor ríento ad va- 

;!01. Knri'ófagiisy mis a<'WMorios por ciento aii valoreni... -iñ 

3(Ü. OiU'llo liumano labrado en ctiat<iuier elaw de artíei)lo ó forma, 

r. X k(t... 5.00 

3(Kt. (^irtnchoH, eon ó sm proyectile» ()lutlR:>, para amum dr fue^ i|ne 
no entí'ii proliihiila»; tombiín lo» fnlminante* v rá|mula« 

pamlaa inismaK, T..(l)i.ip. III, rejíla.íí) IflO k^s... 30.IIU 

304. KiiccradoH enarenados pora In [xones ; lieltrat y eí<to[ins ali[iiitj'a- 

iindaB b em))rcado!<, I'. H llM)k)iíi.. .'28 

aiTi. Hules: 

a. l-am l>i«w y para cnfaniar, T. (Din]). III, reKioria)..100k(pi... .l.fM» 

í: Iji» deniiís elawes, T..{Disp. III, rcglaTia) .'. kj£... M 

lia» mriictiiH y carteraH du hule ó iNuIanas para fombve- 
ms estarán snjeitas i'i un recardO de -W por eieiito. 
¡WMi. l'lsliidn-H. 

a. l>e iiuidenuí linas ó ilc enero, forradas ile seda; y di-iiii^olancH 

andlo)!^, 1'. X kii... .73 

i, I>i- iiukIcis eumAn, mrUín, miinlnv y deniAs clases. nnáloKas 

iiK-hiyemIo los jniai^n iiajirli-H, I*. X ^K— -^ 

307. Floi-es artítíi-iales de tela A c(-ra; tambifii I<m pistilo», botones, lio- 

jati V seuiillas de (iial<iitiera iiiaterin jiara luu-er dielias Ho- ^ 

* res.' I'. X kg... l.(K) 

30H. JVisfiii-iH de ocrilla, iiiiwiem c'i cartón ineliivemlo el envase iiuní^ 

(liatn. I*. X k^^.. .-¡a 

aiH*. ííoDia eliisticn ó iiiitat^ereliH labniíla en eiinl<iiiier forma i\ objetos 
no tarifatlosde otra manera, T. (I>isp. III, reglii .'in) 

a. Mniiiciiera de jcoma y envase del embolo kK--- -t-^'^ 

/'. TodiwlosdcmíiMartícHlow íit,.. .-JO 

nm. JuoKiis y jiiifiietes. exeepto los de earey, ninrlil. nrtear, oro ó pla- 
ta V excepto Mjnelloa helólos de Ioh artleiilos inem-iounilos 
en las portillas aw y 2ft!». T. (DiKp. III, n^l» ■'''')....ks... .1(1 

311. l*nrHKiia-< y Rmnbríllaii poreicntoail valorem... iS 

'A\'i. Itiitunisal óleo y d la afilada fdem ídem -Xi 

;ll:l. Sombreros, sombreros de señoras, ftorrasdi' toda» claws aciiliadnH 

Ósilinealiar |ior ciento mi valnrem... JO 

314. Tejidw ñnpemienbleH ó loa de nnma elásticas, incluyendo las Ini- 
Ins y aijHitoK de K"n)n: * 

". Kn tí-iiOo do al>!Oilóii, T. (I)isp. III. rejílaó-i) kg... O.il 

i. J-^n t4gido dv lana ú Mfla, T. (Disp. III, re¿la .~ia) id... .,10 

XoTA. — iJiM conti-ccioiies ó maimfactnras de artículos ([iic adeu- 
dan por c-ata portilla estnran sujetas & un recaí^ de SI ¡lorcicnto, 
excepto las botas y zapntos ile fi;oniiut. 



D¡„m,db,G00glc 



313, Eq todoe lo8 demás arífciiloH, objetos, mercaDcías j- efectos no tA- 
ríladofl, excepto los materias en bruto, por ciento ail v»- 
loreni 25 

31fi. En las materíaa en bruto no tarírodiM por ciento advalorem... 10 

Clase XIV.— Tifiíco. 
JIT. Tabaco. 

'. En pana, llamado breva 6 andullo, P. N 100 kj^... $1 10.50 

í. Enpolvoó rapémAnuioctunidode otro modo, P, N. por libra. .12 
'. Htña de Tabaim, ya wa capa ó tripa, desmHIlado ó sin des- 
palillar, por libra, P. N- ñ.OO 

<f. l^boroB, cifcarrillos rhorotos de (odas elases, ^.50 por libra 
V 25 por ciento ad valorem. 

Loe tabacos y cigarrillos de pajicl lo mismo que los envol- 
turas, estarán sujetos & los miamos derechos 6 Itupiieütos 
á loe tabaco*. 

DiHPoeiciúx E^PíxnAL. 

31*?. Los siguientes artículos cuando sean impoilatlosdii-ecuinienteporaDa 
CatipaBía de ferrocarril de vapor ú urbano, ú por un hacendado de la isla de Cu- 
te, pía e\ exclusii-o uso de dicho ferrocnrril ó hacenilado, dentro del tí'miino de 
doce meses calpndariiiK desde la prorouljQiciún de efite Arancel, teudrúi) el privi- 
Ifdci de importarse adeudando derechi» it razón ilcl 10 por ciento ad .valorem, 
tejo las condiciones j ^mntEas que tuviera A bieci dispoiu-r el AdiuiniHtiador de 
la« .Uuanas de Cuba, 

Lns coches de pasajeros, completos, aniUMlos 6 demmuidoe. 

Lm earros de carfca, complet^M, amuidos íi dcHarmailos. 

las carretillaH de larrop, ruedas, ejes, cajas de ejes, forjatlunis, IntoncH .v ac- 
«soriüB para coches de pasajeros y carrwt de cai^p. 

Madera de pino preparada especialmente para canwí de istriai. 

ÍMx toconiotora» y alijos, calderas de locomotoras y furnallas de las niisinas, 
ptanchas lie caldera-i ]iani locomotora» y tul)os de las mismas y anunznnes de lo- 
.(omotorany de alijo, rueilas, ejes, cajas de ístOK, latones y tanijues de alijo de 
l«s locomotoras. 

Motores eléctricos, y ma(|uinaria para plantas. 

Las plataformas (oratorias, pnentcs de traa^bonJar. obran ile puent^w de liie- 
nnAacero remachado ú laminado, carriles de acero, agujas, emees de vía, sefla- 
1 f.,^ barreras de cnices y atravesaños de metal. 



/ ■ FR.\XQUIC1AS AltANCELAKIAS 

Los artfcTiloe ahajce mencionados pMirán ser importotlos cu Cuba exentos de 
I™ derechos estipulados en el .\ranoel, en cuniplímiento <ie las condiciones prea- 
niptu y las roniialida«tes establecidas en c»laca.-<o eu laMOrilenani«a de Aduanas. 

319, .^bonoB naturales, incluyendo, el "eow pea." 

330. Arbole», plantas y el ma-tgo natural 6 freiMO. 

3SI. Productos nacionales devueltos de las Exposiciones extranjeras, previa 
prwentaciún del conocimiento 6 certiflcado acreditantlo su ex|>ortaciSn de la Isla 
.tdeevideneia satisfactoria (jne esospnxluctos lian sido presentados y embarcados 
fa el pnnto de salida. 

322. Animales adiestrados, teatros portátiles, panoramas, figuras de cera, 
votros objetoeanálogos para diversiones piíljlicns, i mportB<loe temporalmente por 
nn período de tiempo ijue no exceda (te tres meses, ú menos que «e coiiceiln uiia 
prtrTO(ia por el Administrador de la Adiuina, siempre <nie se preste la correspon- 
diente fianza. 

.323. Los en\-ases exportados de Cuba oon frutas, nziícnr, mieles, miel de 
»l*ja, aguardiente, alcohol j aceite de coco, y reimportados vados, incluyendo 
i» tamboree de hierro eouten¡en<lo aceite ile jarcio. 



zedbyGoOglC 



Ii24. Muestras y co1ecciojic-s de mitienvlojcia, bntiliiifa y zoología; tamliíén 
moilelospequefiospont nui'wiispfSljlicoí, escuelas, acaileroüisycoqioracioneíipien- 
tfúcaíi y nrtfstímx, previa jusii[¡<kii^iún <le nu destinii, v objetos anjueológicaí y 
nnniÍKni:1t<:(ns xmn inuwns i)úblien>%. acatlemíns y corponiciünM cieiitilicaa y 
juiÍHtHív. Mi'eilitíiiLdo R1I destino. 

;t25. Jlneblefl de uno de peT»cmi>t ijiie ven;>.iii ñ residir en la IhIa, siempre 
qne los mismos haj-an sido naádo» duniiiti' uii nDo. 

326. Muestras de fieltro, papel de i^iitupixnr y tejidort (cuando oiiiiiplierati 
0011 las rondieiones BÍKUieiit««: 

a. Cuando no exceda su iuedi<la de 40 centímetros de lar)c>i ooiitiilox sohíe 
la urdimbre de los tejidos, ann(|ue tengan tixlo el auelio de la pieza. Estf se de- 
terminará en los tejidos jior las orillas, y en Ioh fieltros y papel <le eiit:ipizar por 
una franja estrecha (|iie no ha^-a pti»Klo por la prensa. 

/'. Las miiestraH iiue no coiisenen estas señales solo tlel>erún admitirse li- 
bres de derechos onaiido no excedan de 40 wntfmetros en enal<|u¡cm de sus di- 



evitnr olmsos. solo se despacharán con franriuieia de derechi» las 
LS inutilizadas |>ornie<lio de cortes «lados de mi en 'i<l (centímetros de ancho 
ni presentarse al dexpacho. 

327. Los muestras de )iasauini)erf a en |>eda»is iiei¡ii«t1os. sin valor mniereial 
ni apiicaei^n posible. 

XoT.V. — No se admitinin libres de derechos niils muestras <¡\ie las eoni- 
prenditlas en las partidas 112(1 y •t27; excepto las comerciales ordiii 



usuales ¡mportadas en sus ciiuipajcs por viajeros, eomerciantes de lK>na 
flde," despucH de su examen (• iilcntiflnición i>or la .Vtlnana al recniioriar- 
ae dentro <lel h'-rmino de tres meses, despulí de linlicr sido importadas, las 
<]uc goxai^u de una bonificnri^m de '!> por ciento de los dcrecíios pagados 
por £s mismas, si al presentarse i-n la Aduana dichas iiinestras (lara su re- 
exportación, fueran rc«>nocl<ln» {• identificadas como las mismas [x>r las 
cuales se almnaron los derechos, y siemiire tambi^'u ijne el \'alor aforado 
de dichas mncstnis uo exce<la de'$.)(NI. 
J2i^. Tdis obras de bellas artes adiinirítlns )x>r el (ioliieriio, acildciitiiis ú 
otms corporaciones ollcíiiles, y ijue se destinen & muscos, f^alerfos ó escuelas de 
artes, cuando ¡v acredite debidamente su destino. 

3:29. <>ro en Inrras, eu ¡wlro, óaenilado; uimbi(!'n la pinta y monedas de 
bronce. 

:t!W. rreudnsde vestir, objetos de towidor y artículos (lara uso itersonal, 
ropa de cania y mesa, libros, lierremieutns (■ instnimentos [Hiitátiles, vestidos de 
teatro, alliajos, vajilla, (¡ne con seOales de lial>era<' usado conduzcan los viajeriM 
en sus e<|uipitjes, en cantidad pro]M)rcioi]ada á su clase, profesión y jiosieión. 

Nota. — El Administrador de la Aduana |>ndní, cuando lo crea uecesa- 
rio, exi)^r una lianai para la exportación de estiis artículos. 
Xil. lledras sin labrar |nra pavimentos. 

:i:tí. líOs arados, adulones, nuichetes, cuchillos para cafla usuilos exclusiva- 
mente {wra tralwjos aerícolas y denuls implementos exclusivos ¡lara la aKTicultu- 
ni iine no sean maquinaría. 

NüT.v. — En la interpretación de esta [«rtida, en el caso de un instni- 

mento que se pretttnita sea i>ura la af^'iciiltura, se dctcrminant la clasition- 

ción por el uso » que «e destine el implemento prohado á satisfacción del 

Administrador de la Aduana. 

'S33. (Juinina, sulfato y bisulfato de. y todos !<»> alcaloides ó »<iles derívailus 

de la eortexa de chinchoiu, excepto las pildoras de quinina. 

334. Oiflamo, lino y ramio en rama, rastrillado ó en estojia. 
33.1. Abacá, lienequín, pita, yate y otras fibras vegetales en rama, rastrilla- 
dos ó en estopa. 

:t3f<. Yute hiliulo para la contet'ción de huios de aziicar solamente, siempre 
que sea importado i)or los fabricantes de los mismos y el imimilador preste una 



zedbyGoOglc 



fiaozn compromet ¡endose á ufwr el iinÍPuio extlwHivnmi-nte en la confección Je 
Fanie de aziionr. 

rtíT. Los libros rte texto qiic sirvan de nomiii para el uso ile las escuelds, 
cnalijuií'i'a qni- aea cl importoilor, y los rnapns c instmnientíis cientllÍTOs, para el 
uso de las raimnas. i|ae hnvan siilo comprados por las antoridmles propinmente 
coustitiifdivi de dicliaa csciielaü. encautidad <jne nn excédalo nlñol atañiente 
iiece«na para mies CHOuelas, liabiendo prevubido la concluveiite evidenoia & los 
rnTiclonaríos de la Aduana pniliaiido que tule» compras ftieitin heclias antes de la 
importaciúii de los articalos entntdos, junto con el certílioado del snperín tenden- 
te ó director de la fpcnela íK-redilando ijae lo» mismos son para el nao exclusivo 
di: tal iiuitiiticiÓD. 

XW. El corbíin de ]iic.dra y Coke. 

Xff. lias ajenas miiiemleíi natamles. 

340. El pecado fresco. 

:t4l. Los artículos cnoechados. prodaoidosy nianafactiirados en la l^la de 
Culví, exporÉndos & país extranjero y reimportados sin haber sufrido alteración 
ni annientado en valor por ningún procedimiento, manufnctnra i'i otra nianera 
caat<|UieaT y que no hayan siifrido descuento ú ebtenido prima alfana. 

3J-¿. Ijvlrilloíi ortlinarios sin vidriar, para oonstruccionea. 

lU'J. Mailera ordinaria de pino sin cepillar. 

344. I.ja.s colmenas y accesorios para los colmeneros, como MÍ){ue Colmenas 
de modera con cavidades en las esquinas; cajas cuadradas para pañales; ruedas 
pequeñas para corlar panales; extractores de estaño para In miel, armazones de 
extractores!; toa cuchillos para miel rectosy trianinllares, "Xavajóu''; aparato 
para extraer la miel nueva y liacer sirope para las abejas: extractores suizos \-axn 
twra [liool]; extractor suizo de cera al sol [Doolitle]; extractores auizosdeeera 
al snl (Boanlman); zinc perforado juna separar colmenas (Tinkery Iíoot);de- 
pnrtnmento para la abeja reiiui y zángano; moldes para iianales; aparaM de liumo 
mliente (Comeil) ; aparatos de I lumo caliente [Crane]; aparatos de linmo frío 
(Clarkj; aparatos de humo frío (Binfrlian); cepillos i>ara limpiar colmenas; red 
para encerrar al>cjas: atrapadores de enjambres; velos protectores de la cera; jilo- 
hon jiaraprotejer la cera; cajas para embarcar colmenas, con comiiarti mentes; 
aparatos de alambre para sacar colmenas; cajas de cartón para los panales; tan- 
ijueií para sirope para alimentar las abejas; aparatos para protejer la celda de la 
al>eja reina (West); aparato.^ paraatraixir abejas reinas v llevarla» ú sus celdas 
tSluller). 

34Ó. Lítofnaffas, carteles, calált^josde fabricantes, almanwjnes y oat'teli>nes 
par» annnciar solamente, sin ningún valor i'oniercial y destinados á ser distribuí- 
do» gratuitamente. 



Kn ciso de dutla al verificarse el despacho del }>etróleo cmdo se tomani una 
muestra de este aceite y se observarín las reglas siguientes: 

1. Se sacani una muestra de ;J00 ccntfmetroa tiSbicos de 50 cajas 6 menos. f> 
(le 10 liarHIea í> menos, los cuales se liallen comprendidos en la declaraci'in y 
pertenezcan á la misma clase de mercancía. 

2. Estas muestras serán mezcla<las en un recipiente fnniHle, y cuando se 
termine la descaí^, se tomarán 2 litros de aquel y se pondñln en Iratellas sepa- 
radas, las qne semn selladas, poniéndose etiquetas en las mismas firmadas por 
los empleatlos de la Adnana y el interesado. Estas botellas se remítirAu al perito 
■loímico de la Aduana para sus análisis. 

3. Inmediatamente despnís de esta operación se despacliarán las mercaii- 
cías y se aplicarán los corres|)ondientea dereí'hos, pero el interesado estará siem- 
pre sujetoal resultado del análisis, y no se considerará el despacho definitivo 
hasta no conocerse dicho resultado. 

4. El análisis de las muestras deberá ser practicarlo dentro del ti^rmino de 
un mes, y el interesado tendrá el derecho de presenciar la apertura y el anáÜsLs 
de las riendas muestras siempre «{ue lo solicitare por escrito al tiemi>o de iden- 



zedbyGoOglC 



tificw las iuíbihob finuando las etiíjuetaB. Tamh¡¿n podrí apelar el Adminiatnv- 
dor del puerto principal eontrA el informe de toe perítoe. 

5. Si el interefádo en su apelación solicitare que se practique nn nuevo 
análisis, esta operecióu se veriñcúá S- expensas suvos si se ratificara 1& decisión 
de la Aduana. En casan contmriotí Ioh gastos «eran por cuenta del Gobierno. 
Los 3¡Knicute8 M considerarán como: 

(i) Aceites crudos derivmloü de lo« ew|DÍsita3. losobtenidondeprímeni des- 
tilociún, distingnicndose por un densidad de 900 i 920 mil&iinia» de K^o< ^ <1^ 
66 ¿ 57 y nn tercia del aerómetro centesimal, e(|ui\'alentes á una densidad desde 
'2A gTEHlós 69 centesimos hasta 21 ^nt^os .v i>i cenl^imos Cartier. 

(í) I'etróleo natural y crudo, el importado en el ertBdo en i|iic se encontró 
cuando fué extraído del poio, y el que no haya suírido alteración alguna («r la 
cual la compODición natural nufniica hubiera sido modificada ó alterada. Cuando 



esfdn< 



TARIFA DE DERECHOS DE EXPORTACIÓN 



I^baeo: 

Elaliorado. 



o. CiganHIliH en cnjetillaí tuillar... $ 0.90 

f. Picadura 100 kgs.... 3.75 

f. Torcido millar... 1.35 

Tnliaeo en rama ó tripn. 

a, Ca-m-hado eu la provincia de Santiago de Cuba y coando ne 
exporte por las Aduanas de f^ntiago, Giliara 6 Manzanillo 

lOOkgs... 2.20 

f. La denuís rama ó tripa 100 kgR... C.30 






zsJbyCoOglc 



Oflcáoa dsl Adimnistrador ds las Aduanas de Cuba. 

Aviso importante á jx» importadorI'». 

Mayo, 24 de 1900. 

Kn coiitestacftu íi ntitiicrosa» interrogaciones se 
publica lo siguiente para el gobierno de los interesados: 

1. Todiislas mercancía.'' i mportodas por huijiies 
(¡ue lleguen dentro de liv jurísííiíícíón do AduanaH de 
la I^la de Culta untes de las doce, media noche, del 
prósinio 14 de Junio, estarán sujetas 4 los derechos 
presci'iptoa en el Arancel decretado por el Presidento 
de los EstadoK Unidos, por su orden fechada en la 
Mansión Ejecutiva, en 13 de Diciembí* de 1898, íncHi- 
yendo tales modificaciones en dicho Arancel como 
hayan sido hechas desde la fecha do su promulgación 
hasta la hora y fecha arriba mencionadas, es decir, las 
doce do, media noche del 14 de Junio próximo, excei>to 
las mereancias que hayan sido legalment^e entradas eu 
el Almacén de Fianza antes ile dicha hora y fecha, 
después de cumplir debidamente con todos loa requi- 
sitos de la Tey respecto ív mercancía.^ bajo ñanza; j 
excepto las mercancías que viniendo consignadas á 
uno ó máa puertos de la Isla, enti-e los cuales no se 
halle el primei-o de llegada, salgan nuevamente de lá 
jurisdicción de Aduanas de Cuba en el jmerto de su 
primera llegada y llegue al pueito de su último desti- 
no después de las doce de media noche del próximo 14 
de Junio, en cuyo caso tales mei-cancías aileudaráii 
con arreglo al Aiancel vigente á su llegada al puerto 
de dentino, 

2, Se a)wtará experiabnentc que para entrar le- 
galmente mercancías en el Almacén de Fianza de- 
berán cumplirse todos los requisitos de los párrafos 
37, 38 y 40 de las Ordenanzas de Aduanae referen- 
tes al almacenaje de mercancías; es decir, la hoja 
para la entrada de mercancías A. Depósito deberá ser 
presentada en la Aduana, por duplicado, con factu- 
ras y conocimientos, y justificada con el juramento 
del importador; esta hoja deberá ser examinada por 
los propios funeionaiios de la Aduana, imponiendo 
los derechos á la misma con satisfactoria garantía, 
por el doble de los derechos tasados segün prescribe 
la ley, cuyo documento será archivado en la Aduaua. 



zedbyGoOglC 



3, Todas las mercancías importadiis y que lle- 
garen dentro de la jurisdicción dv Aditanai< de la Is- 
la de Cuba después de las doce de inedia noche del 
próximo 14 de Junio estai-án sujetas ii los derechos 
prescritos en el Arancel deeietado por el Presidente 
de los Estados llnidos en su orden fechada en la Man- 
sión Ejecutiva, en Washington, el 31 de Marzo de 
IflOO, V la cual fué promulgada en la Gaceta de la 
Habana en Iñ de Mayo de 1900, * sujeta» á tales mo- 
(liñcaciones, en dicho Arancel, como en lo sucesivo 
puedan ha^'erse por la propia autoridíul. 

Tmker II. Blis», 
Administrador de la« Aduanas de CuIni. 



SSCBSTARIA SE INSTETJCCION FtTELICA 



Articulo 1." Los ejercicios públicos para la pro- 
visión de Ciítedras vacantes en la Universidad de la 
Habana se harA.i ante un Tribunal, compuesto de cin- 
co miembros, designadoi por el Secretario de Instruc- 
ción Pública, mientras no se constituya el Consejo de 
Inspectores de la Uuiversiaad. 

Art. 2 " De estos miembros tres senln catedrá- 
ticos de ia Universidad y dos serán personas compe- 
tentes, que no pertenezcan al claustro Universitario. 
Presidirá el catedrático de la Escuela & que pertenez- 
ca la cátedra. Si hubiere m;is de uno de ia misma 
Escuela; presidirá el de más edad. 

En los tribunales para las cátedras de las Escue- 
las de Ingenieros y de Farmacia bastará que uno de 
los miembros sea catedrático. Este presidirá. 

Art 3." Se formarán dos tribunales para la Es- 
cuela de Letras y Filosofía; uno parala de Pedago- 
gía; dos para la de Ciencias; cuatro para la de Inge- 
nieros; uno para la de Agronomía; seis para la de 
Medicina; dos para la de Farmacia; uno para la de 
Cirujía Dental; uno para la de Derecho Civil; y otro 
para la de Derecho Publico. 

Art 4." El nombramiento de cada Tribunal se 
participará al Rector de la Universidad, para que 
• TitMlaplg-ldritonoin, IBKI. 



zedby Google 



pODga á su disposición cuanto sea necesario para sus 
trabajos, así como los empleados y dependientes que 
éstos requieran. 

Los gastos que ocasionen estos ejercicios se car- 
garán á la consignación para materia). 

Art. 5" Tan pronio como sea nombrado cada 
Tribunal se constituirá en la Universidad, sirviendo 
de credenciales á sus miembros las comunicaciones 
del Secretario de Instrucción Pública en que les par- 
ticipe su nombramiento; elegirá un Secretario de su 
seno, y comunicar.-l su constitución al Secretario de 
Instrucción Pública. 

Art. ó." Cada tribunal recibirá para su examen 
et expediente de los candidatos que le correspondan. 
Formará una lista de los temas que han de han de ser 
desarrollados por escrito; otra de los que han de ser 
materia de la lección oral y otra de las pruebas prác- 
ticas, para las cátedras que requieran oslas. 

Art. 7.° Después de terminado el examen de las 
obras y trabajos de los candidatos, el Tribunal convo- 
cará por separado á cada uno de ¿stos para el ejerci- 
cio escrito, le presentará la lista de temas para que 
haíja su elección, y procederá al encierro del candida- 
to. Pasadas seis horas el Tribunal se constituirá de 
nuevo y no se separará hasta haber hecho la califica- 
ción dtl trabajo del candidato. Esla se mantendrá 
secreta. Inmediatamente después le presentará la 
lista de lecciones, para que el candidato haga su elec- 
ción, y le señalará el día y hora del ejercicio oral. 

Si el candidato estuviere exento del ejercicio es- 
crito, el Tribunal se constituirá solo para presentarle 
la lista de elecciones, y señalarle el día y hora del 
ejercicio oral. 

Terminado el ejercicio oral, el Tribunal se reu- 
nirá en sesión secreta y lo aprobará ó desaprobará. 
Inmediatamente señalará al candidato las pruebas 
prácticas á que ha de someterse, concediéndole el 
tiempo necesario para realizarlas é indicándote las 
demás circunstancias del ejercicio. 

Art. 8.** Terminados todos los ejercicios que re- 
quiera la Cátedra ó la condición del candidato, el Tri> 
bunal en sesión secreta aprobará ó desaprobará su ap- 
titud y si no hubiere más que un candidato, rt^mitirá la 
la calificación Secretario de Instrucción Pública, con 
las actas de todos los ejercicios. 

El Tribunal tomará como primer elemento de 



zedbyGoOglC 



aprecia cióa de la aptitud del candidato, sus obras y 
trabajos anieriorei. 

ArC, 9," Si hubiere más de un candidato, el Tri- 
bunal se reuniri en sesión secreta después de termi- 
nados los ejercicios de todos, y formarA la lista de 
los declarados aptos en el orden de mayor A menor 
amplitud. Esta lista, con las acias de iodos los ejer- 
cicios se remitirá al Secretario de Instrucción Pú- 
blica. 

Las acias serán firmadas por el Presidente y Se- 
cretario del Tribunal; excepto el acta de aprobación 
ó desaprobación y la que contenga la lista de aproba- 
dos, que llevarán las firmas de todos miembros del 
Tribunal. 

Cumplido el requisito de la remisión, puede el 
Tribunal hacer público su acuerdo, 

Art. 10." 1.a convocatoria á que se contrae el 
artículo 7° se hará por edictos, que se publicarán en 
la Gaceta de la Habaka, y por oficio al candidato. 

Art.lt." Para constituirse un Tribunal se re- 
quiere la presencia de todos los miembros. Si alguno 
de éstos faltare por causa justificada á uno ó más ejer- 
cicios, no podrá votar para la caliñcación de aptitud 
del candidato, ni para la formación de la lista de los 
declarados aptos. 

Habana, julio 30 de 1900. 

El Secretario, 

Enrique José Varona. 

[GaceU I',' «goatn.) 

KEGLAMENTO DP LOS EJERCICIOS POULICOS 

PARA LA PROVISlÓ.-í DE CÁTEDRAS E.\ LOS INSTITUTOS 

DE LA ISLA. 

Artículo 1." Los ejercicios públicos para la pro- 
visión de cátedras en los Institutos de la isla se harán 
ante un Tribunal, compuesto de cinco miembros, de- 
signados por el Secretario de Instrucción Pública. 

Art. 2." De estos miembros, uno al menos, será 
cátedra" ico de la Universidad y los otros personas de 
reconocida competencia. 

Presidirá el catedrático de la Universidad. 

Art. 3," Se formarán dos Tribunales para cada 
Instituto de )a Isla. 

Art. 4." El nombramiento de cada Tribunal se 
participará al Director del Instituto de la Habana, á 



zedbyGoOglC 



fin de que ponga á su disposición cuanto sea necesa- 
rio para sus trabajos, asi como los empleados y de- 
pendientes que esto requiera. 

Los gastos que ocasionen estos ejercicios se car- 
garán á la consignación para material. 

Art. 5." Tan pronto como sea nombrado cada 
Tribunal se constituirá en el Instituto de la Habana 
sirviendo de credenciales á sus miembros las comuni- 
caciones del Secretario de Instrucción Pública en que 
les participe su nombramiento; eligirá un Secrelrrio 
de su seno y comunicará su constitución al Secretario 
de Instrucción Pública. 

Art. 6." Cada Tribunal recibirá para su examen 
el expediente de los candidatos que les correspondan. 
Formará una lista de los temas que han de ser desa- 
rrollados por escrito, y otra de los que han de ser ma- 
teria de la lección oral. 

Art. 7." Después de terminado el examen de las 
obras y trabajos de los candidatos, el Tribunal convo- 
cará por separado á cada uno de ¿stos para el ejerci- 
cio escrito, le presentará fti lista de temas para que 
haga su elección, y procederá al encierro de! candida- 
to. Pasadas seis horas el Tribunal se constituirá de 
nuevo y no se separará hasta no haber hecho la califi- 
cación del trabajo del candidato. Esta se mantendrá 
secreta. Inmediatamente después le presentará la 
lista de lecciones, para que el candidato haga su elec- 
ción, y le señalará el día y hora del ejercicio oral. 

Terminado el ejercicio oral el Tribunal se reuni- 
rá en sesión secreta, y aprobará ó desaprobará la 
aptitud del candidato. Hecha su calibración si no 
hubiere más que un candidato la remitirá al Secreta- 
rio de Instrucción Pública con las actas de ambos 
ejercicios. 

El Tribunal tomará como primer elemento de 
apreciación de la aptitud del candidato sus obras y 
trabajos anteriores. 

Art. 8.° Si hubiere más de un candidato el Tri- 
bunal se reunirá en sesión secreta después de termi- 
nados los ejercicios de todos, y formajá la lista de los 
declarados aptos, en el orden de mayor á menor ap- 
titud. Esta lista con las actas de todos los ejercicios 
se remitirá al Secretario de Instrucción Pública. 

Las actas serán firmadas por el Presidente y Se- 
cretario del Tribunal, excepto el acta de aprobación ó 
desaprobación y lo que contenga la lista de aprobados, 



zedbyGoOglC 



qae llevarán las firmas de todos los miembros del Tri- 
bunal. 

Cumplido el requisito de la remisi6n, puede el 
Tribunal hacer público su acuerdo. 

Atr. 9° La convocatoria á que se contrae el ar- 
tículo 7.° se hará por edictos, y se publicarán en la 
Gaceta de la Habana y por oficio ni candidato. 

Art- 10." Para constituirse un Tribunal se re- 
quiere la presencia de todos sus miembros. Si alguno 
de éstos faltare por causa justificada á uno íi más ejer- 
cicios, no podrá votar para la calificación de aptitud 
del candidato ni para la formación de la lista de los 
declarados aptos. 

Habana. 30 de Julio de 1900. 

Kl Secretario, 

Enrique fom' Varona. 

[(iflfrln 19 iicoíto.J 

SECaSTASU SS SACIENDA 

Iti-iitiu (■ ImjjtiCHtüt. 

Par» salvar el i-rrar coiiictido en el texto del pá- 
rrafo 49, iuHso ((•), Artículo 49 dp 1» Orden número 
2M * dol (íobiorno Militur de esta Isla pulilícadae n la 
Gaceta do ■'! de .rulíi» «orriente, esta Secretaría ha 
acordado ii-producir, eorresido, dicho pftrrafo que ea 
como siguei 

"Se entiende i><n' línea suburbana de fenxK-arríl 
la que tiene sus entaeiones termínale» en Tí-rminos 
Municipales pn'iximos limítrofett y ae dedica principal 
bí no exelusivanieute al trnuspcirte <le viajeios en trA- 
fieo continuo durante el día." 

I» que se publica en la Gackta dk la Habana 
para general conocimiento. 

Haliana, Julio 27 de HKHl. 

líl fSíH "reta rio, 

Lropoldo Cando. 

Esta Secretaría vistas las reclamaciones de los 
señores Profesores de Farmacia y en bien de los in- 
tereses municipales, ha acordado modificar los epí- 
grafes núm. 2 de la clase 2^. de la Tarifa I". Drofcue- 
rftjs con Farmacia, núm. 6 y 1 1 de la clase 7"^. de la 

• V^welai-lK. 8Siilf1l.«n«n. IHW. 



zedbyGoOglC 



propia Tarifa Droguerías y Farmacias y Prepara- 
dores de específicos farmacéuticos, que se entende- 
rán redactados en la forma siguiente: 

Tarifa 1".— Clask 2".— N"". 2 
Drogaerfas: 

Pagarán: 

En la Habana $ 70Ü moneda 

En las poblaciones de 1". ■ „ 500 „ 



4^.. „ 175-45 „ 
5=.. „ 125-45 
„ ()".. „ 95-45 „ 

Cnando las Droguerías tengan anexa farmacia 
pagarán además la cuota que se asigna á las com- 
prendidas en el núm. 11 de la clase 8^. 



Preparadores de específicos farmacéuticos que no 
tengan farmacia: 



Pagarán 










En la Habana 




... §150 moneda 


americana 


En poblaciones de 


r'. 


. . . „ 95-45 








2-'. 


. . . „ R5-45 




" 




3". 


... „ 75-45 


" 






4". 


. . . „ 65-45 


" 






5=. 


... „ 55-45 






„ 


6». 


. . . „ 45-45 


„ 


„ 


Tarifa 1 


l^- 


Clase 8".-N' 


'. U. 





Farmacias que además del despacho de fórmulas 
y patenies al por menor, se ocupen en igual forma de 
la venta de aparatos de ortopedia é instrumentos de 
cirujía, vendajes y sus similares. 
Pagarán : 

En la Habana $ 1 50 moneda americana 

En poblaciones de 1" „ 95-45 „ „ 

2^.... „ 85-45 
3".... „ 75-45 

4" „ 65-45 _ „ 

5».... „ 55-45 „ „ 

„ 6"..,. „ 45-45 „ „ 



zedbyGoOgle 



Tarifa 1".— Clase 11.— N''. 6. 

farmacias dedicadas al despacho de fórmulas y 
venta de medicamentos de patentes, al por menor 
exclusivamente. 



Pagarán: 




Kn la Habana §90 moneda americana 


En poblaciones de P „ 65-45 




2'- 59 10 


B 


3".... „ 51-80 


» 


„ 4" .... „ 46-:if> 


n " 


5«.... „;í9 10 


n 


h".... „ 31-80 


„ n 


En ningún caso podr^ln las farm 


acias realizar ven- 


tas al por mayor. 




Lo que se publica para general 


conocimiento. 


Habana. Agosto I«. de 1900. 




Leotoldú Cando. 


rCsfelafaBMio.l 





CUARTEL GENEKAIi, DIVISIÓN IU3 CUBA 

Harana, -í de Affodo de 1000. 

El GolMJrnador General de Cuba lia tenido á bien 

disponer la publica^'ión de la« HÍguienteM instriK-ciones 

concern i en tos il la a<linin¡stra<:ión del Departamento 

de Correos de la Iwla; 

Circular N." 40. "i DEPARTAMENTO DE LA GUERRA, 
División de Aduanas y L 
Asuntos Insulares. ) \\^.sm^<i^o>l. 23 de Jiilin de 1900. 

Re publica la siguiente orden del Podnin.'-tcr Gene- 
ral, relativa al Servicio Posta,! en Cuba, para conoci- 
miento y guía de quienes intereses: 
Ordes Xo. BIO. }4 de Julio de 1900. 

Se pnblicftn las «¡luientes ínstruccioiiea para el Kobierno del 
Director General de Correos (Id Cuba, en la adniinistrapíún dü su 
departamento: 

1. El Director General preseiitoni mensual niente, iV \a mayor 
brevednil posible, tina relación dctaliada de los egresos & iwgKHun 
i[el sen'ieio postal preaupuestados para el mes i^ntronte. Una copia 
de dicha relación se remitilá al Poslinasler üciitrat y la otra al 
Gobernador Gcuenil de Cuba. Como cualqnier excesj de los fgrc- 
soa sobre los ingresos liadc ser pagado con las reutos ucuenilca de 



zedbyGoOglC 



la lf\a, (<1 GolieciUMlor üeitprnl tvl.ml nutoriy^lo pu» revinur loa 
rgr.-KM, y Ion tomhicRi i|iii' íl iimsidHinn- mSi conven ieiiti'H para 
luí intenwM públicos, weníii luvptoiloH \iar el IJiíwtor (íBiieral. 

2. Se iffn*iita[i iiienminlnipntt*, tan prouto (Niino ivfa ixisi- 
hlp. niut ivlaci^in «le loe egrat)^ {■ iii^tuiít tictuok'H. I'iia copia Re 
rpniitini al f'o' lum^fiT t-eiieriil \ \a otra a\ (¡obcruailor Gennrat 
de Ciilm. 

:!. En apoyo del olijeto <|Tie ninií Be prneiini — promover In 
aníForniidnil en la nilniiniutnieilin ecinióinim ile Cnltn y re^nilar Ift 
enantía de lo» «^rraoH en luirnionin eon la aacendemiia de liw in- 
j^rnu» — lio se eoiitroent niii^ina ol>lt):ación » »)ntntti> por cantidad 
'lOe exceda de mil pcwM. bien Dea ¡«m IraHportaciúii ó en cua1<inier 
otro lanin del «enicio postal, sin lii upriíiacióu del (íoliemador 

4. ¥A Director lienrml de Correos nonilimrá administradoree 
de ciirrenü y otro» tnncioiuiríuit .v eniplaidnn del «ívvicio y detí-rmi- 
nani nu compensar ion eniun hoalH uhiini, pcm, eon el lin de iiue Ift 
adniintst ración do correnii cKté de iimiiileto aeuenlo con loü princi- 
pios que ri^ii á la adniiniNt ración icciicrnl de In Isla, en lo qne tw 
refiere A la dexif^nación de natnrales, y en otnm rejqx'etius 1() tpie 
mmeliit el Director Ueneml de Comí») al ItHcer lo» noinimunien- 
tMT Ujar la eoinpensaciiün. nttarñniiietii á la apridnción del Go- 
bernador (ieneral. 

CH. EMOIÍY SMITH, 

Postntaslír (¡cncrnl. 
Esta orden »oi'á oportunamente promulgada y 
puesta en vigor en Cuba. 

El Secretario de la Guerra, 
ELIHU ROOT. 

El Comandante de Kttado Mayor, 
J. B. HICKEY. 



Habana, 6 de Agosto de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, il propuesta del 
Secretario de J'jsticia, ha tenido A bien disponer la 
publicación de la siguiente orden: 

El Juzgado Municipal de Pipián, residente hoy en 
el pueblo de Madruga, qucd^t, por la presente, reins- 
talado en el barrio de Pipián, Término Municipal de 
San Nicolás, Partido Judicial de Güines, Provincia de 
la Habana. 

El Comandante de Estado Mayor, 
J. B. HICKEY. 



zedbyGoOglC 



8ECSETABIA SE E¿CIENS¿ 

fíenlas é Impuestos. 

Habiéndose suscitado dudas con respecto á la 
forma en que han de tributar á los Ayuntamientos las 
lineas férreas de vfa estrecha ó ancha,— de fuerza ani- 
mal ó de vapor— de propiedad particular, que no se 
empleen en el servicio interior de las lincas y en el 
arrastre exclusivo de los Irutos propios, esta Secreta- 
rla ha acordado aclararlas en el sentido de que dichas 
lineas satisfarán el impuesto con arreglo á la escala de 
cuotas por kilómetros que determina el epígrafe 120 
de la Tarifa 2," del Reglamento de Subsidio Industrial, 
convertida á moneda americana, y que cuando la vía 
pase por más de un término municipal recaudará el 
impuesto el Municipio en que radique la estación 
principal distribuyéndose á prorrata del número de 
kilómetros que recorra la vía dentro de los distintos 
términos. 

Lo que se publica en la Gaceta de la Habana 
para general conocimiento. 

Habana, Agosto 3 de 1900. 

Leopoldo Cando. 

IGaceUSneuslo.] 

En virtud de las disposiciones vigentes sobre con- 
tratación de servicios públicos y teniendo en cuenta 
que el exijir impuesto sobre ios contratos de obras y 
servicios del Estado y los Municipios redunda en que- 
branto del precio de los mismos, he acordado la su- 
presión del epígrafe 3." de la Tarifa 2.^ del Subsidio 
Industrial referente á exacción del Jí por ciento á los 
contratistas y arrendatarios del Gobierno y Corpora- 
ciones Municipales. 

Lo que se hace pi\blico para general conocimiento. 

Habana, Agosto 8 de 1900. 

Leopoldo Cando. 
[Gxota 10 ii)(iMto. I 

Swaietaria de Agrícaltnra, Comendo é Indnstiia. 

SUBSECRETARÍA 

El Gobernador Militar de la Isla se ha servido 
aprobar el siguiente Presupuesto de gastos para cu- 



zedbyGoOglC 



brir el importe de los servicios ordinarios á cargo de 
esta Secretaría durante el año físcal de 1." de Julio de 
1900 á 30 de Junio de 1901. 



1. Secretario de Despacho.... $ 6000 
1. Oficial I.*' Auxiliar de la ofi- 
cina del Secretario „ 1500 S 7500 

Subsecretaría. 

t Subsecretario $ 4000 

1 Typewriter é Intérprete de 

Inglés. Oficial 3° ,,1000 

1 Oficial 4.", encargado del 
Registro General y del cie- 
rre de las comunicaciones 
oficiales ,, 800 

1 Escribiente 1." para el Re- 
gistro General ,, 600 

1 Oficial 3.", encargado de la 
Estadística de los servicios 
de la Secretarla ,,1000 

1 Escribiente 1." para Auxi- 

liar del mismo ,, 600 

2 Escribientes primeros, á 600 

pesos , 1200 

1 Portero 600 

2 Ordenanzas á $ 400 „ 800 

1 Mozo de limpieza „ 240 $ 10840 

Para gastos de escritorio y ge- 
nerales de la Secretaría.. % 720 $ 19060 

Sección de Agricultura, 
couercio é l.voustria 

Oficina del Jefe, 

1 Ingeniero Agrónomo, Jefe 

de la Sección $3000 

I Escribiente 1." ,, 600 

1 Ordenanza ■ „ 400 $ 4000 



zedbyGoOglC 



Negociado de AoRrcuLTURA. 

1 Jefe de Negociado í 1600 

1 Oficiáis.", Perito Aerícola. ., 1000 

1 Escribiente 1." 600 

1 Id. 2." 500 $ 3700 

Negociado de Industria v 
comürcio . 

1 Jefe de Negociado § 1600 

1 Oficial 3." 1000 

1 Oficial 4.", Revisador , tíOO 

1 ídem 5.", Archivero ,, 680 

1 ídem 5." , 680 

1 Type-wriicr, oficial 5." , oSO 

1 Escribiente 1.", Auxiliar del 

Revisador 600 

3 Escribientes segundos, á 500 

pesos ,, IdOO $ 7540 

Negociado de marcas y 

patentes americanas 

1 Jefe de Negoci;tdo, Oficial 

primero S 1500 

1 Oficial 3.°, encargado de las 

inscripciones y archivo., , ,, 1000 

1 Ídem 4.", Revisador.. ..... ,. 800 

2 Escribientes segundos, A 500 

pesos 1000 $ 4300 $ 19540 

Para sastos de escritorio y ge- 
nerales de la Sección $ 1000 $ 1000 

Juntas provincia les 

DE Agricultura . Industria 

V Comercio. 

1 Secretario, Oflcial 1." para 

la de la Habana « 1 400 

1 Escribientes." 500 « 1900 

1 Secretario, Oficial 3.", Inge- 
niero Agrónomo para la de 
Matanzas „ 1000 

1 Escribientes." „ r.00 , li^OO 



zedbyGoOglC 



57 



1 Secretario, Oñcial 3.", Inge- 
niero Agrónomo para la de 
Pinar del Rio % 1000 

1 Escribienie 2." 500$ 1500 

I Secretario, Oficial 3.°, Inge- 
niero Agrónomo para la de 
Santaclara i 1000 

1 Escribiente 2." „ 500 „ 1500 

1 Secretario, Oficial 3.°, Inge 

niero Agrónomo para la de 

Santiago de Cuba $ 1000 

I Escribiente 2." „ 500 „ 1500 

I Secretario, Oñcial 4.", Inge- 
niero Agrónomo para la de 
Puerto Principe S 800 

1 Escribientes." , 400$ 1200 §9100 

Para gastos de material de Ofi- 
cina de Jas Juntas Provin- 
ciales $ 5^0$ 540 

Inspección general 

Y Secciones provinciales 

DE Montes y Minas. 

1 Ingeniero Jefe, Inspector Ge- 
neral de Montes y de Mi- 
nas, Jefe de las Secciones 
de la Habana, Pinar del 
Río, Matanzas y Santa Cla- 
ra $ 3000 

I Ayudante 2." de Montes, Ofi- 
cial 2." „ 1200 

1 Id. 3." de id. Oficial 3." „ 1000 

1 Oficial 5." de Montes „ 630 

1 Auxiliares facultativos deMi- 
nas, Oficiales 3os. & $1000 
cada uno „ 2000 

I Oficial 4." de Minas „ 800 

1 Delineante „ 600 

1 Escribiente 2.° „ 500 

1 Ordenanza 2.° „ 360^10400 



zedbyGoOglC 



58 COt.BCCI¿H LBGIILATIVA ^__^ 

Para gastos de escritorio de la 
Inspección general y Sec- 
ciones provinciales de la 
Habana, Pinar del Río, Ma- 
tanzas y Santa Clara $ 3A0 #10500 

Personal de la Sección pro- 

vimcial de m0ste3 de santiago 

DE CCBA Y Puerto Principe. 

1 Ingeniero 1.°, Jefe de Nego- 

ciado de 2 " clase. Jefe de 
las Provincias de Santiago 
de Cuba y Puerto Príncipe. $2000 

2 Ayudantes terceros. Oficia- 

les terceros, á SIOOO. n 2000 

1 Rscribiente 3.° 400 

I Ordenanza 3." „ 240 S 4640 

Para gastos de escritorio de di- 

chaSección „ 180 $ 4820 

Comisarias provinciales 
DE Montes. 

1 Comisario para la Provincia 

delaHabana $2144 

1 Escribiente auxiliar del mis- 
mo „ 644 $2788 

1 Comisario para la Provincia 

de Pinar del Rio ,2144 

1 Escribiente auxiliar del mis- 
mo „ 644 „ 2788 

1 Comisarlo para las Provin- 
cias de Santa Clara y Ma- 
tanzas „ 2144 

1 Escribiente auxiliar del mis- 
mo. . „ 644 „ 2788 

1 Comisario para la Provincia 

de Puerto Príncipe „ 2144 

1 Escribiente auxiliar del mis- 
mo . 644 „ 2788 



zedbyGoOglC 



1 Coiñisario para los Distritos 
de Holguln, Bavamo y Man- 
zanillo '. $ 2144 

L Escribiente auxiliar del mis- 
mo „ 644 S 2788 

1 Comisario para los Distritos 
de Santiago de Cuba Guan- 
tánamo y Baracoa $ 2144 

1 Escribiente auxiliar del mis- 
mo „ 644 $2788 $ 16728 

Personal de la Sección 
provinoal db mlnas de santia- 
GO DE Cuba y Puerto Príncipe. 

1 Ingeniero \°, Jefe de Nego- 

ciado de 2.^ clase, Jefe de 
las Provincias de Santiago 
de Cuba y Puerto Príncipe. $ 2000 

2 Auxiliares facultativos, un- 

ciales terceros, á JIOOO ca- 
da uno „ 2000 

1 Delineante escribiente „ t>00 

1 Ordenanza „ 200 S 4800 

Para gastos de escritorio de di- 

clia Sección „ 225 í 5025 

Total $ 86313 

Lo que se publica en la Gaceta de la Habana 
para general conocimiento. 

Habana, 6 de Agosto de 1900. 

Perfecto Lacoste, 

Secretario. 

[GkHta 10 kgorto.] 

SBCSSTABU DZ INSTRUCCIÓN FTTBLICA 

A propuesta de la Facultad de Letras y Ciencias 
de la Universidad de la Habana, de acuerdo con el 
Secretario de Instrucción Pública, el señor Goberna- 
dor Militar ba tenido á bien modiñcar los grupos de 
estudios que á continuación se expresan, de las Escue- 



jyGooííle 



las de Pedagogía. Ciencias. Ina;eniatura y Farn 
en la forma siguiente: 



Escuela de Pedagogía. 



C Psicología pedagógica . . . . . 

Cátedra A-, Historia de la Pedagogía.. 

( Higiene escolar 



Escuela de Ciescias, 

í Trigonometría 

Cátedra B < Geometría superior y analítica. 

( Geometría descriptiva 

í Mecánica racional 

Cátedra C -j A stronomia 

(_ Cosmología 

C Química Inorgánica 

Cátedra E^ Química Orgánica 

(_ Análisis químico ., 



1" Botánica primer curso [Órgano- 
Cátedra H < grafía y Fisiología Vejetal). , 

(Botánica i?."curso [Phitografia). 

Cltedra 1 í M'"eralogía y Ciistalografia... 

' \ Geología , 



, Electricistas y Akquitec: 



Escuela de Ingi 

( Dibujo topogrático, estructural 
Cátedra a] y arquitectónica 2 cui 

(_ Estereoiomía 

Tüt^Hra o í Gcodesía y Topografía I cui 

Cátedra «( Agrimensura ' 



l_ Construcciones civiles | 

Escuela de Farmacia. 

í" Práctica de Química aplicada a 

Cátedra A ^ la Farmacia 1 curso. 

(_ Análisis especiales 1 » 

Las cátedras de la Escuela de Ingenieros designa- 



zedbyGoOglC 



da en la Orden N." 266 • con las letras E, F, G y H, se 
designarán en lo adelante con las letras D, E, F y G. 
Habana, 9 de Agosto de 1900. 

El Secretario, 

Enrique fosé Varotta. 

iG«MU 10 agoslu.) 

N'ÍSlfí 

CUARTEL GENERAL, DIVISIÓN DE CUBA 

Habana 11 de Agoito de J900. 

El Goberuador (íenoral de Cuba, á propuesta del Secre- 
tario de Estado y Gobernación, dispone la pablicacióa 
de la aigniente orden : 

I. El día 15 de Septiembre de 1!*00 queda declarado fes- 
tivo y en dicho día se efectuan'in en toda la lela de Cuba 
elecciones en las cuales ee eleginin loií miembros de la 
Convención Constituyente y los suplentes de los mismos, 
en la forma siguiente: 

LoB electores de la Proviucia de Santiago de Cuba ele- 
jirán siete delegado» y rus suplentes. 

Tjos electores de la Provincia de Puerto Príncipe eleji- 
htn dos delegados y sus suplentes. 

Los electores de la Provincia de Santa Clara elejirán 
siete delegados y suh suplentes. 

Los electores de la Provincia de Matanzas elejiríln cua- 
tro delegados y sus suplentes. 

Los electores de la Provincia de la Habana elejirán 
ocho delegarlos y sus suplentes. 

Los electores de la Provincia de Pinar del Rio elejirán 
tres delegados y sus supIenteiJ. 

Los miembros debidamente elegidos para la Con- 
vención Constituyente se reunirán eu la ciudad de la 
Habana, á las doce del día del primer Innes de 14'oviem- 
bro del aQo 1900, y seguirán funcionando Iiasta que esté 
realizano el objeto de la Convención Constituyente. 

Dicha elección se hará, con arreglo á \a» siguientes ins- 
trucciones, y se usarán los modelos que acompasan. 

Para ser elector se necesita reunir las condiciones 
siguientes: 

1. Ser varón natural de Cuba ó hijo de un natural de 
Cuba, ó persona nacida durante la residencia temporal 

, VfawUpfLg. Si:>(trlti>mon. IMü. 



zedbyGoOgle 



de sus padres en el extranjero, ó español que, con arre- 
glo al art. IX del Trat-ado de Paría, no hubiere declarado 
BU propósito de conservar bu condición de español, de 
acuerdo con lo dispuesto en dielio artículo. 

2. Tener, k lo meaos, 21 aííoa de edad, el día que prece- 
da al de la elección. 

3. Haber residido en el término municipal donde pien- 
sa votar, por lo meuos durante treinta días consecutivos 
auterior-is al primer día de inscripción, y tener adetníiB 
cualquiera de las siguientes condiciones; 

a. — Saber leer y escribir. 

b.— Poseer bienes mueble? 6 inmuebles por valor de 
S2Í>0, moneda de los Estados Unidos. 

c. — Haber servido en el ejército cubauo con anteriori- 
dad al 18 de Julio de 1898, y haber sido licenciado sin 
nota desíavoi-able, sea ó nó en este caso natural de 
Cuba. 

ISCAPACIDADEfí, 

II. fío podrán votar: 

Loa locos, los idiotas, los (pie residan en ó estén soste- 
nidos por lustitucioues de Caridad, los que se encuentren 
cumpliendo pena de inhabilitación ó suspensión del dere- 
cho del sufrf^io. e.teepcióu hecha de los que hubiesen 
sido condenados á ella por delitos políticos. 



III. Cualquier pei-sona podrá ser candidato ea cual- 
quier provincia, siempre que tenga las condiciones nece- 
sarias para ser elector aúu cnando no ostí inscripto, no 
importando cual sea su residencia ó su domicilio en la 
época de la designación ó de la elección; el ser empleado 
pfiblico, no es obstáculo para ser elegido, con tal que se- 
pa Jeer y escribir. 

IV. Antes del día 14 de .4gosto de 1900, ó eu dicho 
día, el Alcalde de ca<la municipalidad, nombrará para 
cada barrio de su término municipal, una Junta de Ins- 
cripción compuesta de trea personas y sus sujilentes, los 
cuales tendrán las condiciones de electores del término 
municipal. 

y. Kl Alcalde nombrará pai'a cada una deesas juntas 
un miembro y su suplente propuesto por cada uno de los 
partidos pnlíticos ya organizados en la localidad; pero si 
no se propusierenfimero bastante de miembi-os ó suplentes 
paracualquier barrio al medio día del 14 de AgostodelOOO, 



zedbyGoOglC 



el Ayuntamiento, en Beatón extraordinaria convocada á 
eate objeto, llenará las vacantes sin t«ner en cuenta la 
filiación política de los que escoja, 

VI. Por la presente se declara un período de diez días 
& contar del día 15 de Agosto, para la inscripción adicio- 
nal en todos los municipios de la Inla. 

VII. El plazo aeñalatlo para la inscripción, comienza 
el día 15 de Agosto de 1900 y termina 4 las 5 de la tarde 
del día 25 del mismo mes. Las huras de inscripción sei-án 
de las ocho á las once de la niaSaaa, y do la una á las 
tñnco de la tarde. 

VIII. Se decreta este periodo adicional de inscripción 
para facilitarles la oportunidad de inscribirse á loa que 
teniendo las coudicioues para ser electoi-es, no se hubie- 
sen inscripto. 

IX. A las listas ya existentes se adicionarán las nue- 
vas inscripcionea para formar una sola lista general de 
electores inscriptos en cada barrio. 

X. Toda persona que solicitare inacribirse como vo- 
tante, jurará ó añrmará decir verdad á las preguntas que 
se le hicieren respecto á sus condiciones corao elector y 
jurará además que no se halla comprendido en ninguno 
de los caaos de incapacidad determinados en el Ait. II 
de la presente ley. Eate juramento ó afirmación deberá 
prestarlo el solicitante ante un miembro de la junta á la 
cual se hubiese pedido la inscripción. Dicha junta po- 
drá en cualquier caso exigir de parte del peticionario, la 
exhibición de cualquiera prueba que fuere posible pre- 
sentar iumedíatameote en apoyo de la solicitud. 

Si el peticionario hubiere basado su derecho á la ins- 
cripción en saber leer y escribir, y la junta no tuviere 
certeza personal de ello, tendrá dicho solicitante que de- 
mostrar su aptitud leyendo en algún libro ó periódico 6 
escribiendo en castellano uoa ó más frases al dictado. 
La Junta de Inscripción rcnolveríl de plano y por mayo- 
ria en todos los casos acerca del derecho del peticionario 
á la inscripción. 

XI. La inscripción en el Registro deberá contener; 

1. El nombre y apellido del votante. 

2. Sa edad, omitiéndose las fracciones de años. 

3. Lugar de nacimiento. 

4. Domicilio. 

5. Que ¿a residido en el término municipal por lo me- 



zedbyGoOglC 



CIÓS 



nos darantc 30 dí&n coDHCcutívoa anteriores al primer dia 
de iiiserípGi6n. 

C. Fecha de la icscripción. 

Y uua de lan ítiguioDU-HcondícJoneH-. 

a. Qae sabe leer y escribii'. 

b. Que p'isee t)ieHes luir valor do J'i50.<t0 oro ameri- 
cano. 

c. (íiic ha servido en el ejtjreito citliano 3- lia sidit licen- 
ciado Rin noUi desfavorable. 

XII. La innrrjpcióii se trcotuatit ante la .Tunta y á 
presencia del Bolicitiinte solamcnic. 

XIII. Al dia siguiente de terminado el plazo dn ins- 
cripción cada J unta lian'i tres cupiae exactas del Registro 
por orden alfabético de apellidos certificadas y BMacriptaa 
por los miembros de la mi.siaa ñjándoRO una en el lugar 
de la inscripción, otra en el e<ti&cio del .Vyuntamiento y 
la tercera ee i-emitiríl inmediatamente i>or correo ó men- 
sajero especial al Gobernador Civil. Se remitirá, ade- 
más, al alcalde una copia certificada, por orden alfa- 
bético, por cada lugar de votación, constituido con 
arreglo á lo que se determina en el art. XXII. 

XÍY. 6e uuin'in las distintiiR hojas de la lista original 
é inmediatamente á continuación del último nombre, loe 
tres miembros de la Junta certiticarán el número total de 
los nombres que figuren en dicha lista y pondrán sus res- 
pectivas firma». Después de empaquetadas y lacradaa 
cuidadosamente on presencia de los tres miembros, las 
referidas listes, serán entregadas al alcalde ]>ara bu debi- 
da cnstodift. 

nEaiONAtlóS 1»H CANUIDATOS, 

XV. Cualquier partido político ya organizado en la 
pi-ovincia potlrá designar sus candidatos en nfimero (jue 
no exceda del Que ha de elegirse en la misma, de acuerdo 
con el artículo I de esta Orden, presentando uua cédula 
de dicha designación al (íobernador Civil. Los candida- 
tos independientes también podían ser designados, pre- 
sentando al Gol>ernador Civil de la provincia uua cédu- 
la de su designación, la cual estará firmada lo menos por 
200 electores inscriptos en diclia Provincia. Eu las cédu- 
las de designación de candidatos independientes, los fir- 
mantes consignan'iu sus domicilios. Cuando el elector 
no sepa 6 no pueda firmar lo harü otro á sn ruego. 

El elector que firmare por otro agregará su nombre y 
el lugar de su residencia. 



zedbyGoOglC 



XYI. Todas lae cédulas de designación han de expre- 
sar el nombre completo del candidato 6 de los candidatos 
deeigoados para miembros de Ja Convención Constita- 
yente y han de expresar también el nombre completo del 
candidato para suplente de cada uno de los candidatos 
para Delegados & la ConvenciÓD, 

XVII. Pasada las dopc del día 1" de Septiembre de 
1900, no se recibirá ninguna cédula de designación de 
candidato. Toda cédula deberá acompañarse de la acep- 
tación del candidato desigaado; mas ninguna persona po- 
drá ser candidato en más de una provincia. 

XVIII. Después de las 24 horas de haberse lecibido 
en el Gobierno Civil las cédulas desiguando candidatos, 
podrán ser examinadas por cualquier elector capacitado. 

XIX. El Alcalde municipal remitirá con toda urgen- 
cia al Gobernador Civil un estado demostrativo del nú- 
mero total de electores inscriptos en su municipio y tam- 
bién del nfimcro de lugares de votacióu. 

DB LAS liOLETAS. 

XX. Enseguida que reciba el Gobernador Civil las cé- 
dulas designando candidatos hará imprimir 1,200 boletas 
por cada lugar de votación, y Jas distribuirá entre los 
Alcalde municipales respectivos, 

XXI. Todas las boletas en cada provincia serán de papel 
blanco, no transparente, de clase y aspecto general uni- 
formes y de igual tamaño. 

lias boletas se dividirán en dos columnas paralelas. 
A la cabeza de una columna se imprimirán las palabras: 
"Para miembros de la Convenríón Constituyente," y á 
la cabeza de la segunda columna se imprimirá la palabra 
"Suplentes." Inmediatamente debajo en la primera 
columna se imprimirán los nombres, por orden alfabético 
de apellidos, de todos los candidatos debidamente desig- 
nad(» para miembros de la Convención Constituyente. 
En la s^unda columna, á Ja derecha y en Ja misma linea 
del nombre de cada candidato para miembro de Ja Con- 
vención Constituyente se imprimirá el nombre de su su- 
plente respectivo. Habrá un número suficiente de espa- 
cios en blanco debajo del último nombre impreso para 
que el elector pueda insertar el nombre de cualquiera 
persona no designada en la candidatura y por quien él 
quiera votar. A la izquiei-da de ca<la nombre, en la pri- 
mera columna, habrá un espacio rectangular en el cual 



zedbyGoOglC 



hará el elector una cruz con tinta, para indicar que el 
candidato para miembro de la Convención Constituyente 
y suplente cuyos nombres designa de ese modo, son el 
miembro y su suplente por quien vota de ]a candidatura. 

VOTACIÓN 

XXII. La Junta de Inscripción sei-á también la Elec- 
toral y las votaciones se efectuarán en el mismo lugar en 
que se reunió la primera. El máximuDí de votantes por 
cada lugar de votación será de 400 electores insci-iptos. 
En el caso de exceder de 400, los Alcaldes municipales, 
por el mismo método que para las Juntas primitivas, for- 
marán tantas otras adicionales cuantas sean necesarias, 
como está prescripto en el art. V. 

El Alcalde designará los locales donde se reunirán la 
Junta de Inscripción y Ja Electoral, anunciándolo pre- 
viamente al público. 

Ningún miembro de la Junta de Inscripción que hu- 
biere aceptado ser candidato podrá pertenecer á la Junta 
Electoral; en dicho caso será reemplazado por su suplen- 
te previa prestación por éste del debido juramento 6 afir- 
mación. Para cubrir las vacantes que hubiere en cual- 
quier junta electoral el dia de las elecciones, dicha junta 
nombrará para el cargo al suplente del ausente ó á algún 
elector que reúna las condidonea cxijidas, quién presta- 
rá también el debido juramento ó aBrmación ante un vo- 
cal de la Junta electoral. 

XXIII. Los lugares de votacioues quedarán abiertos 
para votar desde las seis de )a mafiaua hasta las seis de 
la tarde del 15 de ÍSeptíembre de 1900, teniendo que estar 
siempre presentes ¡xtr lo menos dos miembros de la Jun- 
ta Electoral. 

XXIV. Cualquiera de loa miembros de las Juntas 
Electorales podrá tomar loa juramentos ó añrmaciones 
exigidas por esta ley y dar certificados de haberlos to- 
mado. 

XXV. Autes de empezar la votación, la Junta abrirá, 
ensecará y cerrará la urna, ante las personas presentes. 
La urua estará vacía. No se podrá mover de su lugar 
hasta que llegue el momento del escrutinio, y solo se 
abrirá cuaudo haya terminado la votación. Antes de em- 
pezar ésta la Junta Electoral anunciará en alta voz que 
el local queda abierto para recibir votos. Asimismo al 
terminarse la votación se anunciará en alta voz que ha 
terminado, y se cerrarán las puertas inmediatamente, 



zedbyGoOglC 



padieodo depoútar bd voto tao solo los que queden en el 
local y que do lo hubieren hecho antes. La votación po- 
drá hacerse desde que se anuDcie su comienzo haeta que 
Be declare cerrada, 

XXVI. Antes de entrar en el ejercicio de sus deberes, 
todo8 loB miembros de las Juntas de inscrípciñn y electo- 
rales y todos los eacribientea jurarán 6 afirmarán por es- 
crito cumplir fiel y rectamente con sua obligaciones. Di- 
cho juramento 6 afirmación podrá prestarse ante cualquier 
Juez de Primera Instancia, Juez muDicipal, Alcalde Mu- 
nicipal, Tenientes de Alcaldes, Alcalde de Barrio ó Vocal 
de Junta Electoral en el caso prescripto en el Art. XXII. 
Dichos juramentos ó afirmaciones íte incluirán con ol in- 
forme final de la elección. 

XXVII. Cada Junta de inscripción nombrará uu es- 
cribiente para el trabajo de la misma y de la Klectoral, y 
el Alcalde remitirá á la Junta Electoral de cada lugar de 
votación antes de la hora de empezai'se tísta, lista certifi- 
cada por orden alfabético de loa electores inscríptoa en 
el barrio, juntamente con el número neeesívrio de bole- 
ta.s. 

XXVIII. Kn cada lugar de votación habrá locales Be- 
parados, 6 en defecto de ellos, bufetes ó mesas suficiente- 
mente cubiertas de la vista de los concurrentes para que 
los electores preparen su boleta en alBoluto secreto, á 
cuyo efecto el Alcalde facilitará los ütile.s necesarios para 
que los electores puedan proparar su boleta. Se propor- 
cionarán cuantos locales, bufetes 6 mesas que según el 
críteño de la Junta se requieran, y que no bajarán en 
ningfm caso de uno para cada 100 electores inscriptos. 

XXIX. El elector que reúna las condiciones para vo- 
tar, pero que no pudiere marcar y preparar su boleta, 
podrá valerse del auxilio de cualquier miembro de la 
Junta Electoral presente en la preparación de la boleto 
y será obligación de dicho Vocal acceder á lo pedido y 
marcar la boleta como se lo indicare el elector, en presen- 
cia de otro miembro de la referida Junta. No rc permiti- 
rá que ninguna otra persona estí'; bastante cerca piíia oír 
ft obser^'ar lo que se diga 6 haga mientras se pi'epare la 
boleta. 

XXX. El que entrare en el local con el propósito de 
votar, anunciará su nombre á la Junta Electoral. Uno 
de los Vocales de la misma repetirá inmediatamente di- 
cho nombre en voz alta y clara. El escribiente examinará 



zedbyGoOglC 



la lista certificada de loB electores inecriptOB del barrio, é 
informará á la Junta bí se halla ó no el referido nombre 
en dicha lieta. Kn el catio de hallaree debidamente inB- 
crípto, nn Vocal de la Jnnta dará ana boleta al elector y 
le mostrará el lugar donde habrá de situarBe para llenar 
la misma. 

XXXI. Si por cualquier razón, al llenar dicha boleta, 
resultare inutilizada para el efecto de la votación, el 
elector la devolverá á la Junta Electoral. Dicha boleta 
llevará la palabra "devuelta" escrita en la cara impresa 
de la misma y quedará en posesión de la Junta. Se le faci- 
litará otra boleta al elector, pero no se darán más de tres 
4 nnn misma persona. A excepción de la cruz mai-cada 
al lado del nombre de la persona por quién el elector vo- 
tare, y también de los nombres y apellidos de los indivi- 
duos á favor de quiénes se votare y que no figuraren en 
las listas impresas, no se pondrá escritura 6 signo alguno 
en la boleta. 

XXXII. Ningún elector de la Provincia de fíanti^o 
de Cuba, votará por más de cuatro miembros y aub su- 
plente.s. Ningfin elector de la Provincia de Puerto Prín- 
cipe, votará por más de nn miembro y su suplente Nin- 
gún elector de la Provincia de Sauta Clara, votórá por 
más de cuatro miembros y sus suplentes. Ningún elector 
de la Provincia de Matau7,as, votai-ápor más de tres 
miembros y sus suplentes. Ningún elector de la Provin- 
cia de la Habana, votaní pormás de cinco miembros y sus 
suplentes. Ningún elector de la Provincia de Pinar del 
Rio, votará por más de dos miembros y bus suplentes. 

XXXIII. Después de preparada la boleta, la persona 
que voto la plegará, de manera que no se vea ninguna 
parte de la cara impresa y bajo ningún concepto ni dicho 
elector uí ningún funcionario electoral desdoblará la bo- 
leta 6 mostrai-á la cara impresa de la misma antes de de- 
positarla en la urna. 

El elector entregará la boleta preparada como queda 
dicho, á un micmbi-o de la Junta Electoral, anunciando 
su nombre al mismo tiempo. El que presida la Junta re- 
cibirá dicha Ijoleta y antes de depositarla en la urna vol- 
verá á anunciar eu voz alta y clara el nombre y domici- 
lio del elector. 



XXXIV. Todo elector de la municipalidad tendrá de- 
recho de protestar de ]>alabra el voto de otro cualquiera 



zedbyGoOglC 



(A 



en cualquier tiempo, después de entrar éste en el local y 
siempre que lo hiciere iint^s de colocHrse ¡a boleta en la 
urna, ntíiiudo la protestn en cualquiera de las síguientefl 
cansas: 

1. Que uo es la persona cuyo nombre aparece inscrip- 
to en el registro. 

2. Que cai'ece de cnalquiera de Ion requisitos exigidos 
por el Art. I de la presente ley, 

3. Que esbi comprendido en alguno de los casos do in* 
capacidad determinados en el Art. II de la misma. 

4. Que ya lia votado en la misma elección en otro lu- 
gar de votación. 

5. Que ha pagado, ú ofrecido, ó prometido pagar ó 
contribuir con dinero ft otra cosa que lo valga, como 
compengaciÓD ó regalo, ó ha sido pagada 6 aceptada ofer- 
ta 6 promesa de dinero ó cosa que lo valga, como com- 
pensación ó regalo por su voto, ¡«or darlo ó no darlo en 
esta elección, 6 que directa ó indirectamente eetí" intere- 
sado en cualquiera apuesta <i«e dependa del residtado de 
est-a eleccióu. 

XXXV. Si la protesta al voto ae fumlare sobre el he- 
cho de nn ser 1h persoua que pretende votar la inscripta 
en el registro, la junta hará prestar al votante el juramen- 
to ó afirmación siguiente: 

"Yo juro (ó afirmo) ser la persona cuyo nombre figura 
en el registro do electores de este l>arrio." 

Si fuere tachado el voto por cualquier oti-o motivo, la 
junta tomará al votante juramento (ó afirmación) en 
igual forma, por el cual se niegue la certeza del motivo en 
que se funda dicha protesta. 

XXXVI. Todos los caaos do protesta se resolverán en 
favor del votante si prestare el juramento ó afirmación, 
que formará y quedará en poder de la Junta Electoral. 
Si no prestare y firmare el juramento se le rechazará el 
voto. Cuando la protesta se decidiere en contra del vo- 
tante la boleta ofrecida se marcará sin examinarla: "re- 
chazada por protesta", y quedará en poder de la Junta 
Electoral. El escribiente de la junta hará una lista de 
todos los votantes protestados, consignando los motivos 
de la protesta y lo que respecto á cada una de ellas hubie- 
re resuelto la Junta, 

XXXVII. Si no se protestare el voto del elector ó en 
el caso de no admitíree con lugar la protesta, el que pre- 
sida la junta en presencia de los vocales de la misma y 



zedbyGoOglC 



70 eoLBreiÓK 



áei «Iflctor deberá colocar la boleta en la urna bíd desdo- 
blarla QÍ exaiuioarla, doBpués de lo cual el elector Baldrá 
del local. Kfecttia<la la colocación de la boleta en la ur- 
u», ul CBcribiente poDdrJi la palabra "votó" al lado del 
nombre del elector en el ejemplar certificado del registro 
de electores y escribinl también el anmbre del elector en 
la líBtn de votantes de aquel lugar de votaeióu. 

inmediatamente después de cerrada la votación, la Juq- 
ta y el escribiente certificarán la lista de votantes y una 
copia de ella eu la forma como á continuación se ex- 
presa: 

"En la elección efectuada en el término municipal de 

barrio de lugar de votación, el día 15 de 

Septiembre del afio l'JOO, A, B, C, D y E. F. miembros 
de la Junta Electoral de y ii. H., escribiente de di- 
cha J nota, respectivamente, y antes de entrará desempe- 
ñar sus respectivas funciones juraron ó afirmaron cum- 
plir sus deberes según lo dispuesto por la Ley Electoral. 
(A esto sigue la lieta de votantes) 



"Certificamos que la auterior es lista exacta de los 
electores quo votaron eu dicba elección y que el número 
total de electores que han votado asciende á 



Miembros de la Junta Electoral 



Escribiente. 

XXXVÍII, Cerrada-detinitivamente la votación y uua 
vez certificada la lista, la Junta procederá eu el acto á 
contar los votos depositados eu dicha elección, siguiéndo- 
se el escrutinio sin interrupción hasta terminarlo, publi- 
cándose el resultado. Cualquier partido político oi^ni- 
zado ó cualquier candidato independiente podrá designar 
por escrito á la Junta de cualquier lugar de votación el 
nombre de uu elector inscripto en el bairio para que lo 
represente en el local del mismo y tenga derecho a pre- 
senciar el escrutinio. Ko se permitirá & niuguua otra 
persoDa presenciarlo. 

XSXIX- El escrutinio comenzará sacándose las bole* 



zedbyGoOglC 



1í 



tas de la uroa sin desdoblarlas y contándolas para ver ei 
correspondeD con el nfimcro do nombres que aparezcan 
enta lista de votantes. Ri aparecieren dos ó más boletas 
dobladas, se pondrán á un lado liasta que finalice 
el escrutinio; y si después de comparado el número do 
boletas con el de los votantes, «egún la lista hecha, resul- 
ta que las boletas dobladas como una fueron depositadas 
por un mismo elector, ambas aeran rechazadas. Las bo- 
letae despn<':s de contadas volveriln á. ponerse inmediata- 
mente en la urna, y si resultare ser mayor el número de 
aquellas que el de nombres en la lista de votantes, uno 
de los miembros de la Junta sacaril públicamente de la - 
urna y sin mirarlas, tantas boletas como aparezcan ex- 
ceder al número de los votantes y dostmii-á ein abrirlas 
uu número de boletas igual al que excediera; la Junta 
hará constar en la lista de votantes el numero de boletas 
que se hubieran sacado y destruido de cate modo. 

XL. La Junta procederá de seguida á contar y com- 
probar «1 número total de votos que hubiere alcanzado 
cada candidato. Uno de los miembros de la Junta irá 
sacando y abriendo las papeletas cuyo contenido deberá 
leer en voz alta y clara. El escribiente anotará el nom- 
bre de cada candidato y los votos que vaya obteniendo 
B^ún se van leyendo las boletas. Si durante el escruti- 
nio se hallaren dos boletas dobladas en forma do una so- 
la ambas quedarán rechazadas. 

No se rechazará ninguna boleta ni porción de la misma 
por ser dudosa, siempre que la junta pudiere determinal- 
con certeza después del debido examen, á favor de quien 
se haya votado. 

Ea el caso de figurar en la boleüv extraída de la urna 
los nombres de más personas de las designadas de confor- 
midad conlo dispuesto en el Art. XXVI toda la boletaque- 
dará rechazada, haciéndose estoconstarenelactoen labo- 
letamisma, lo cual será firmado por la mayoría de la Junta. 

Cualquier boleta hallada en la urna que llevare on el 
respaldo cualquier cosa por la cual pueda fácilmente dis- 
tinguírsele de entre otras boletas legalea, será rechazada, 
de lo cual se tomará nota asi como de las razones para ello 
en la boleta misma, lo cual firmará la mayoría de la Junta. 

Cualquier boleta extraída de la urna que fuere marca- 
da de tal modo en el respaldo que tienda á revelar la 
identidad de la persona que la hubiere depositado será 
también rechazada. 



zedbyGoOglC 



En todos los caros en qne se i-ecliace una boleta 6 parte 
de ella, la Jniit» Electoral hai-íl poner en el respaldo do 
dicha boleta una nota lirmada por la majoría de dicha 
Junta en cjiíe coiistaní lo i-enuello y et motivo de ello. Ro 
conservarán las boletafl rccliamdas y serün remitidas del 
miamo modo que h\n demás pei-o en paquetes separado». 

XLJ. Una voz leídas ó i-ednizadas por cualquier moti- 
vo las l)oletaH, serán ensartadas en una cuerda por uno 
de lo.i miembros de Ioh júntate, ensart^indu las rechazadas 
aparte de las demás, despuísde lo cual nadie podrá exa- 
minarlas, y cuando hayan sido todas debidamente conta- 
das sei-án empaquetadas en un papel fuerte, marcado: 
"Boletas depositadas en la elección de la Municipalidad 

de bando en el día Iñ de Septiembre do 

1!)00," y cada miembro de la junta escribirá su nombre 
cruzando el cierre del pliego. De igual manera las 
listas de los votantes rechazadas y los demás documentos 
que se relacionen eou la elección quedai-án envueltos, 
lucrados y firmados y debidamente mareados para su 
ideutilícación y se enviarán al Presidente de la Junta Es- 
crutadora Pi-ovincial qne más adelante se establece. 

XLII. Terminado el escrutinio el escribiente hará nna 
lista de los nombres de las personas por que se haya vo- 
tado y el nfimero de los votos obtenidos por cada candi- 
dato, escribiendo los nfimeros con letras. Esta lista la 
firmarán los miembros de la Junta y el escribiente, y se- 
rá redactada en la forma que sigue: 

"Por la presente certificamos que en la eleción efec- 
tuada en el higar de votación del barrio tt^r- 

mino mnuicipal de A. B. yC. D., su suplente ob- 
tuvieron votos; F. Q, y H. I. su suplente obtuvie- 
ron votos; Q. F. y J. H. su suplente obtuvieron 

votos, etc." 

Dicha lista se hará por triplicado y después de darlo 
pública lectura se enviai-á un ejemplar al Alcalde, 
otrO, junto con las listas de los votantes, se remitirá di- 
rectamente al Gobernador Civil de la Provincia y el ter- 
cero junto con la lista de volantes debidamente lacrado 
y sellado á la Junta Escrutadora Provincial que después 



Tan pronto como sea hacedero, el Gobernador Civil res- 
pectivo, despnés que reciba las listas de los votantes, las 
hará publicar en la forma que tenga por conveniente. 

XLIII. Autes del día 1? de Septiembre de 190(), ó en 



zedbyGoOglC 



ti 



dicho día, cada uno de los partidos políticos localmente 
organizados en cada nua de las Provincias mandará al 
Gobernador General una lisia que no exceda de neis nom- 
bres de las personas que dichos partidos deseen designar 
como miembros de la Jnnta Escrutadora Provincial que 
se establece por el artienlo siguiente: 

XLIV. El Gobeniador General escojerá de dicha lista 
nueve personas dando igual representación -X los varios 
partidos políticos siempre qne fneee posiblej y los escogi- 
dos constituirán la Jnnta Escrutadora Provincial. 

XLV. Tan pronto como el Gobernador General baya 
hecho los nombramientos, loa miembros de las Juntas Es- 
crutadoras Provinciales se reunirán en la capital de sus 
respectivas provincias y elegirán sus Presidentes y Secre- 
tarios. 

XLVI. Las Juntas Escrutadoras Provinciales celebra- 
rán sus sesiones en el edificio del Ayuntamiento que los 
Alcaldes Municipales pondrán á su disposición; se prove- 
rX un lugar adecuado para la segura conservación de los 
documentos, cédulas, listas y boletas, que conforme á lo 
que se dispone en esta Orden, se remitan á las Juntas. 

XLYII. Las Juntas se reunirán á las doce del día 
16 de Septiembre de 1900, y continuarán en sesión diaria- 
mente hasta que hayan terminado el escrutinio de todos 
loa votos de la Provincia, 

XLVIII. Solamente en presencia de las Juntas reuni- 
das en sesión se abrirán los paquetea ó cubiertas de cual- 
quier clase 

XLIX. Las Juntas Escrutadoraa Provinciales volve- 
rán á contar loa votos depositados en cada lugar de vota- 
ción y confrontarán el resultado que lea dé, con las listas 
de candidatos y votos obtenidos que haya remitido la 
Junta Electoral de cada un lugar de votación. 

En caso que exista cualquier diferencia entre el nfimero 
de votos depositados y contados por las Juntas Electora- 
les y el námero que aparezca en la lista antes citada se 
hará las enmiendas que corresponda. En caso que hu- 
biere cualqnier protesta de algún interesado respecto á 
que debía haberse contado un voto que se hubiere recha- 
zado se tomará nota de dicha protesta; la Junta no que- 
da antorizada para decidir respecto á la validez de dicha 
boleta 6 voto, quedando esto á la resolución definitiva de 
la Convención Constituyente segfm se dispone más ade- 
lante. 



zedbyGoOgle 



li. Las Jautas agruparán los informes de las Tarias 
Juntas Electorales, por municipalidades, 6 informarán del 
total de votos depoBitados para cada un miembro de la 
Convención y sus suplentes, informando también el total 
general de votos depositados para cada un candidato y 
su suplente. 

LI. Las Juntas respectivas declararán elegidos: 

for la Frovinci» de Santiago de Cuba los siete miem- 
bros y sus suplentesque hayan recibido cl mayor n&mero 
de votos. 

Por la Provincia de Puerto Principe los dos miembros 
y sus suplentes que bayan recibido el mayor n&mero de 
votos. 

Por la Provincia de Santa Clara los siete miembros y 
sus suplentes que hayan recibido el mayor número do 
votos. 

Por la Provinria de Matalizas los cuatro miembros y 
Btis suplentes que hayan recibido cl mayor nfimero de 
Votos. 

Por la Provincia de la Habana los ocho miembros y 
BUS supleütcs que liayan recibido el mayor número de 
yotof. 

Por la Provincia de Pinar del Biu los tres miembros y 
sus suplentes que hayan recibido el mayor nfimero de 
votos. 

LII. Se harAu copias por duplicado de los siguientes: 

1. Acta detallada de lo verihcado diariamente. 

2. Certificado que demuestre el resultado del escruti- 
nio final por cada Provincia expresando el nombre de ca- 
da UDO de los candidatos por quien se haya votado en la 
Provincia y de sus suplentef y e! nfimero" tot^al de votos 
obtenidos por í-Htos 

3. Ijas protestas (lue se hubieren prcMeiitado pidiendo 
que se cuenten los votos rechazados, 

4. Una mauifeBtacióu acerca de si contando esos votos 
protestados se cambíariu ó no cl resoltado de la elección. 

&. Todas IsK actas, cédulas y manifestaciones se firma- 
rán por todos los miembros rh; Ia Jiint» Escrutiadora Pro- 
vincia). 

Lili. Amba« copias se enviarán al (Tobei-nador Gene- 
ral y una de ellas será entregad» á la Convención OonstitU' 
y ente al constituirse. 

LIV. A cada una persona elegida miembro de la Con- 
venciÓQ Conftit<iyeiite así como & su suplente se le en- 



zedbyGoOglC 



viará mi certiñcado de hu elección firmado por el FreBÍ- 
dente y por el Secretario de la respectiva Junta Esoruts- 
dora Provincial. 

Ea ca80 de empate entre dos caodiilatoe que liubieren 
recibido el mismo numero de votos y caslqnieva de loe 
cnales tuviere derecho & aev declarado el<^do, la« juntas 
ee abstendrán de expedir el t-ertiñcado de eleccióu é íd> 
formarán del caso A la Convención Constituyente, la 
caal decidirá cual de los candidatos debe ser aceptado 
como miembro de elta. 

LV. Al terminarse el escrutinio todos estos certiñcado» 
y boletas se sellarán cuidadosamente teniéndose cuidado 
de que las boletas rechazadas y las demás y las listas de 
cada un elector discutido se conserven en paquetes sepa- 
rados. Estos paquetes so mandarán enseguida al Gober- 
nador General quien los tendrá eu su poder á disposición 
de la Convención Contitoyeate. * Hecho esto se disolverá, 
la Junta Escrutadora Provincial. 

LVI. Los miembros de la Junta, de iuBcripción y de 
las Juntas electorales prestarán sus servicios gratuita- 
mente y lOB escribientes, mientras precisamente ejerzan 
sus fnnciones, devenganm dos pesos diarios. 

LYII. Para la debida conservación del orden dentro 
y fuera de los lugares donde se efectúen las ínBcrípeiones 
6 las votaciones y para protegerse así mismos y á loa 
«lectores en el libre ejercicio de sus deberes y derechos 
las juntas de inscripción y electoralesquedan autorizadao 
para pedir auxilio á la Folicia Municipal ó á la Guardia 
Rural, y en caso de absoluta necesidad, podrán acudir 
también al Comandante Militar más próximo si renultare 
ineficaz la protección de la Policía y de la Guardia 
Rural. 

LYIII. El que presentare á sabiendas una cédula de 
candidatura que llevare nombre 6 nombres falsos 6 que 
fuere firmada por personas que no tengan capacidad elec- 
toral en la Provincia, 6 el que sin ser elector capacitado 
de la Provincia firmare una cédula de candidatura de un 
candidato independiente, ó cualquiera que firmare un 
nombre falso en una céduhi cualquiera ó el nombre de 
otro elector, á menos que este ultimo no pueda firmar y 
especialmente rnegue ñrme por él, será castigado con una 
multa de quinientos pesos (S300,) ó con prisión por el 
periodo de un año, ó con ambas penas. 

LIX. Todos los que fueren encargados del cumpli- 



zedbyGoOglC 



miento de algún deber previsto en eata Orden, relaciona- 
do con lat< elecciones, que vol un tari amen t« los desaten- 
dieren ó rehusaren cumplirlo, ó que á sabiendas y con 
fraude, contravinieren ó violaren cualquiera de las dis- 
posiciones de la presente, ó que á sabiendas y con fraado 
quitaren A algún individuo su derecho de inscripción ó 
de voto, serán castigados con prisión que no sea menor 
de seis metícs ni mayor de un año. 

LX. Cualquier» que de bu propia voluntad lograre ha- 
cerse inscribir ó permitiere que lo inscriban como elector 
capsoitado en alguna inunicipalidnd, SH,biendo que no 
tiene derecho &, ello, ó que se int-crihiere en dos ó más lo- 
cales en la misma elección, será castigado, cuu prisión 
de periodo no menor de seis meses ni mayor de un a&o. 

LXI, El que, sin tener derecho á votar tratare de 
efcctiiario coa fraude, 6 que hallándose capacitado para 
ello, tratare de votar más de una vez en una sola elec- 
ción, 6 que procurare el voto de otra persona, 6 la ayu- 
dare ó aconsejare á dar ú ofrecer su voto, sabiendo que 
dicha persona no tiene derecho á votar, será castigado 
con prisión por no menos de tres meses iti más de seis 
meses. 

LXII. La persona que sin tener derecho á votar, lo 
hiciere fraudulentamente, y la que votare más de una 
vez en una sola elección ó que á sabiendas entregare dos 
ó más boletas dobladas en una, ó cambiare cualquiera 
boleta después de depositada en la urna, ó qne agregare 
ó tratare de agregar otra boleta 4 las legalmente deposi- 
tadas, sea antes ó después del escrutinio, 6 hiciere ó pu- 
siere alguna marca ó divisa distintiva en alguna boleta 
con el propósito de averiguar el nombre de cualquiera 
persona por quien hubiere votado el elector, ó qiie se lle- 
vare ó destruyere 6 tratare de llevarse ó destruir cual- 
quiera lista de electores, listas de votantes. 6 bolela ó 
urna para boletas, con el propósito de anular la elección, 
6 que voluntariamente detuviere, inutilizare ó destruyere 
cualquier documento prescripto en la presente ley; como 
también el que ilegalmente abriere ciialquier paquete de 
dichos documentos, ilespués de lacrados, según se dis|K)- 
ne en esta ley, ó que alterare, inutilizare ó falsificare 
cualquiera de los certificados del resultado de la elección; 
6 de cualquier manera interrumpiese la marcha legal de 
la misma 6 estorbare á los electores el ejercicio del voto, 
impidiendo así que so efectúe legal y correctamente la 



zedbyGoOglC 



N." 307. 
CUARTEL GENERAL, lUVISION DE CUBA 

Habana, 8 de Agosto de 1900. 

El Gobernador General de Cuba ha tenido á bien 
disponer la publicación de la siguiente orden: 

I. En lo sucesivo los matrimonios serán civiles 
ó religiosos, á elección de los contrayentes. 

II. El matrimonio, en todo lo que á su validez 
legal se reñere, continúa siendo un contrato civil en el 
cual es esencial, para celebrar el contrato, el consen- 
timiento de tas partes que sean capaces según la Ley. 

II[. Los matrimonios religiosos que se celebraren 
como se dispone en la presente Orden, tendrán la mis- 
ma validez y surtirán los mismos efectos que los ma- 
trimonios civiles. 

IV. Todo Sacerdote ó Ministro de cualquier re- 
ligión, d'jbidamente ordenado, podrá solemnizar la 
ceremonia del matrimonio, con tal que los contrayen- 
tes lo puedan contraer legalmente, y siempre que 
declaren solemnemente, ante el Sacerdote ó el Minis- 
tro y los testigos que lo presenciaren, que consienten 
ser marido v mujer. 

V. Dos testigos mayores de edad asistirán á la 
ceremonia, y firmarán, con el Sacerdote 6 Ministro 
que celebre dicha ceremonia, los certificados que se 
expresan en esta Orden. 

VL A menos que previamente no se hubiere ce- 
lebrado el matrimonio Civil, antes de celebrarse el 
matrimonio se facilitarán al Sacerdote ú Ministro las 
pruebas referentes á la edad de los contrayentes de 
conformidad con lo dispuesto en el artículo 86 del Có- 
digo Civil modificado por la Orden N." 42, * de 26 de 
Enero de 1900, una manifestación por escrito firmada 
por los contrayentes, en que conste que están en liber- 
tad para contraer matrimonio y acreditando la viudez 
en su caso, y el permiso paterno ó dispensa del mis- 
mo, siempre que sea necesario, con arreglo á las dispo- 
siciones del Código Civil vigente. 

Vil. El Sacerdote ó Ministro, en el acto de la 
celebración de la ceremonia, si anteriormente no se 
ha celebrado el matrimonio civil, estenderá una cer* 
liÜcación expresando: 
VéMS la pdg. IdS de) tomo 1, 1«00. 



zedbyGoOglC 



1. Lo5 nombres, apellidos, edad, color, ocupa- 
ción, domicilio ó residencia de los contrayentes. 

. 2. Los nombres, apellidos, ocupación, domicilio 
ó residencia de los padres de los contrayentes, ó los 
informes que referentes á estos particulares hayan 
podido adquirirse. 

3. La ffícha y lugar de la celebración de la ce- 
renionia matrimonial, haciéndose constar que el ma- 
trimonio fué celebrado, á presencia de los testigos 
que firmaron, por el Sacerdote ó Ministro que también 
hubiere firmado, el cual expresará el nombre de su 
parroquia ó iglesia. 

VI[[. El certificado de que trata el articulo ante- 
rior se hará archivar por el Sacerdote ó Ministro ante 
el cual se hubii;re celebrado el matrimonio, en las ofi- 
cinas del Rt^gistro Civil de la Municipalidad en que se 
solemnizó el matrimonio con las pruebas y manifesta- 
ción por escrito que se requiere por el artículo VI de 
esta Orden, dentro de los veinte días á contar desde la 
fecha de la celebración del matrimonio, y con vista de 
dichos documentos se extenderá la debida constancia 
en los libros del Registro, entregándose alSacerdote ó 
Ministro un recibo en que se expresará la fecha en que 
se hdya arciiivado dicha certificación. 

IX. El que celebrare ú intentare celebrar la ce- 
remonia dfl matrimonio, no siendo Sacerdote ó Minis- 
tro debidamente ordenado, ó la correspondiente Au- 
toridad Civil, será considerado culpable de un delito y 
castigado con prisión que no bajará de un año ni ex- 
cederá de cinco. 

X. El Sacerdote ó Ministro ante quien se hubie- 
re celebrado el matrimonio religioso en la forma 
dispuesta en la presente Orden, cuando no se haya 
contraído anteriormente el matrimonio civil, que deja- 
re de hacer archivar los certificados y las pruebas co- 
mo queda dispuesto en los artículos Vil y Vill de esta 
Orden, será juzgado, y si fuere culpable se le impon- 
drá una multa de cien ($100) pesos, ó arresto de 30 
á90 días por el juez correspondiente de su domifilio, 

XI. Él encargado de cualquier Registro Civil, 
que rehusare recibir, anotar y archivar los certificados 
y las pruebas correspondientes como se ha dispuesto 
en la presente Orden, ó que rehusare cuando proceda 
dar el recibo á que se refiere el artículo anterior, esta- 
rá obligado á consignar por escrito las razones en que 
funde su negativa, y podrá, á solicitud de cualquier 



zedbyGoOglC 



interesado, ser citado para ante el Juez de Instrucciún 
del Distrito, el cual ordenará inmediatamente que se 
haga la anotación correspondiente y que se entregue el 
recibo, y el encargado del Registro Civil será conde- 
nado á pagar las costas causadas por la solicitud. 

XII. Ninguna de las disposiciones de esta Orden, 
arectará ó modificará lo dispuesto en los Códigos, 
Leyes, Ordenes ó Decretos que se refieran al pro- 
cedimiento para celebrar el matrimonio civil. To- 
das las disposiciones de los Códigos, Ordenes, Leyes 
6 Decretos, contrarias á esta Orden, quedan por la 
presente derogados. 

El Comandante de Estado Mayor, 
]. B. HICKEY. 

(Oftoeta e agoato.) 



N." 308. 

Habana, 8 de Agosto de 1900. 

El Gobernador General de Cuba ha tenido á bien 
disponer la publicación de la siguiente orden: 

I. El día 14 de Agosto de 1900, ó antes, el Alcal- 
de de cada Municipio nombrará como Junta de Ins- 
cripción en cada barrio de su Término Municipal á 
tres personas y sus suplentes que reúnan las condicio- 
nes necesarias para ser electores dentro del término 
municipal. 

II. Como miembro y suplente de cada una de 
dichas Juntas deberá el Alcalde nombrar á los que 
sean propuestos por cada uno de los partidos organi- 
zados en la localidad; pero si al medio día del 14 de 
Agosto de 1900 no se hubiere propuesto suficiente 
número de miembros con sus suplentes para cualquier 
barrio, el Ayuntamiento, en Junta especialmeme con- 
vocada al íifecto, nombrará á los que deban llenar los 
puestos vacantes, sin tener en cuenta la afiliación po- 
lítica de los elegidos. 

II. El periodo concedido por la Orden N." 284, * 
serie de 1900 de esie Cuartel General, para el registro 
adicional de electores será de diez días, en vez de 
seis, que empezarán á contarse desde el 15 de Agos- 
to, 1900. 

IV. Queda, por la presente, revocado todo lo dis- 
puesto en las Ordenes Nos. 164 ♦" y 284, • serie de 1900 

• VéaaelBpáK.í27ildtoinolI, líM. 



zedbyGoOglC 



de este Cuartel General, que no esté de acuerdo t:on 
las disposiciones de esta Orden. 

El Comandante de Estado Mayor, 
J. B. HICKnY. 

[G»«t»0iigo8to.] 

N." 306. 

Habana, 7 de Agosto de 1900. 
El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Hacienda, ha tenido á bien disponer la 
publicación de la siguiente orden: 

I. Desde el \.° de Julio de 1900 se entenderá re- 
formada la Orden número l06, * Cuartel General de la 
División de Cuba, de 11 de Julio de 1899, y demás 
disposiciones que rijen sobre la forma de tributar al 
Estado y á los Municipios, los Bancos y Sociedades 
comprendidos en los epígrafes 5, 6, 7 y 8 de la Tarifa 
segunda de la Contribución Industrial, con arreglo 
á los artículos st£uientes: 

II. Contribuir.-in al Estado con el 8 por ciento de 
sus utilidades liquidas: 

a. Los Bancos de emisión y descuento ya ope- 
ren sobre bienes inmuebles ya sobre valores mobilia- 
rios. 

b. Las Sociedades por acciones, menos las mi- 
neras y las Cajas de ahorros v Montes de Piedad de- 
clarados oñciales y comprendidos en la tabla de exen- 
ciones. 

c. Las Empresas de ferrocarriles y las destina- 
das á la navegación. 

III. Las compañías de Seguros contribuirán con 
el cuatro por ciento sobre las primas que perciban 
anualmente de los a.segurados. Se exceptúan del im- 
puesto las Sociedades de seguros mutuos, cuyas ope- 
raciones se reduzcan á repartir entre sus suscriptores 
el equivalente de los daños sufridos por una parte de 
ellos sin opción á beneficios. 

Queda suprimido el impuesto sobre las comisio- 
nes de los agentes. 

La administración, investigación y cobranza del 
impuesto se hará con arreglo á las disposiciunes vi- 
gentes. 

IV. Los Bancos, Sociedades y Empresas extran- 
jeras ó sus sucursales que hagan operaciones en esia 

* T>'Me]Apig.lTdeltonioIl, IM». 



zedbyGoOglC 



85 



Isla contribuirán por el concepto respectivo con arre- 
glo á los artículos anteriores. 

V. Los Bancos, Sociedades y Empresas extran- 
jeras 6 sus sucursales que haK<tn operaciones en esta 
Isla presentarán relación jurada por duplicado á la 
Administración de Rentas é Impu^'stos de su domici- 
lio en que expresen el vencimienio del año social, el 
capiíal de la Sociedad ó el que destinen á sus opera- 
ciones en esta Isla, y el nombre de sus agentes ó ad- 
ministradores. Con la relacii^n jurada presentarán 
copia por duplicado de sus estatutos y escritura so- 
cial. Las Administraciones de Rentas é Impuestos 
remitirán el duplicado á la Secretaría de Hacienda. 

Los Bancos, Sociedades y Empresas que se esta- 
blezcan de nuevu cumplirán ese requisito antes de dar 
principio á sus operaciones. Las establecidas ya lo 
harán en el término de sesenta días contados desde la 
publicación de esta Orden en la Gaceta de la 

HABA^A. 

VI. Los Bancos, Sociedades y Empresas á ex- 
cepción de las de Seguros, obligados á tributar con 
arreglo á esta Orden presentarán cada seis meses á la 
Administración de Rentas é Impuestos de la Zona Fis- 
cal de su domicilio, nn estado de sus operaciones y al 
finalizar el año social, el balance general de tas mis- 
mas, y si fueren Sociedades anOn.'mas, la Memoria 
anual que los Directores presentaren á los accionistas. 
Con vista de este balance y de la Memoria en su ca- 
so, se practicará la liquidación y cobranza del im- 
puesto. 

Las Compañías de Seguros presentarán los doca- 
mentos que determina la Instrucción de I ." de Diciem' 
bre de 1893. 

SI la Compañía tuviere su domicilio en el extran- 
jero se entenderán las Administraciones de Hacienda 
coa sus agentes ó administradores en esta Isla, de los 
cuales será la obligación de presentar los estados, 
balances y memorias á que se contrae el párrafo an- 
terior. 

VIL Si dentro de los dos meses siguientes á la 
terminación del semestre ó del año social dejaren de 
presentar los Bancos, Sociedades y Compañías ó los 
agentes y administradores en su caso, los estados, ba- 
lances y memorias á que se contrae el articulo ante- 
rior, las Administraciones de Hacienda procederán á 
practicar las investigaciones necesarias hasta recono- 



zedbyCoOglC 



cer los libros de dichos Bancos, Sociedades y Compa- 
ñías para hacer la liquidación y cobranza del impues- 
to, poniendo el hecho en conocimienio de la Secretaría 
de Hacienda. 

Las liquidaciones que en ese caso practiquen las 
adminisiracioDcs serán apelables para ante la Secre- 
taría de Hacienda, y, aprobadas por ésta, será exigi- 
ble la cuota liquidada, sin perjuicio de los ulteriores 
recursos que puedan ejercitar los Bancos, Sociedades 
ó Compafllas. 

VIH. Ño estarán sujetas al impuesto como utili- 
dades líquidas las sumas que se repartan á los accio- 
nistas tomándolas del fondo de reserva 6 de otro que 
haya estado sujeto á tribulación. 

]X. Se reputarán utilidades liquidas para la 
exacción del impuesto el saldo que resulte deducidos 
de los ingresos realizados, los gastos comprobados 
de explotación y entretenimiento del negocio A que se 
dediquen los Bancos, Sociedades y Empresas, 

Las cantidades destinadas á amortización del ma- 
terial de explotación del nfgocio ó industria, se com- 
puiaríin como gastos deducibles en tanto no excedan 
de un cinco por ciento del capital que dicho material 
représeme. A las Sociedades y Empresas que tengan 
asegurado este materia! en otras sociedades asegura- 
doras se les tomará en cuenta, entre los gastos el im- 
porte de la prima del seguro; á las que sean asegura- 
doras de sf mismas, el valor de la prima de seguro 
corriente en la plaza en que actúan. 

No serán de abono las cantidades destinadas á 
fondo de reserva, ampliación de material que impli- 
que aumento del capital, saneamiento de crédito ni el 
importe de las contribuciones industrial y territorial 
que satisfagan por las industrias tariíadas que ejerzan 
y fincas que posean. 

X. Los Bancos. Sociedades ó Compañías que 
sólo ejerzan industrias comprendidas expresammte en 
las tarifas del Subsidio Industrial, contribuirán única- 
mente á los Municipios con la cuota que les corres- 
ponda por las industrias de esa clase que ejerzan en 
cada término municipal. 

XL También satisfarán dichos Bancos, Socieda- 
des ó Compañías á los Municipios en que estén sitos, 
la contribución territorial que corresponda á las fincas 
ó terrenos que posean en el término, 

Só.o se exceptúan de la contribución territorial 



zedbyGoOglC 



los terrenos ocupados por las Ifneas de ferrocarriles 
ya sean generales ó transversales, y los edificios en- 
clavados en los mismos terrenos, destinados á estacio- 
nes, chuchos, desviaderos, plataformas, almacenes de 
carga y descarga, tulleres y demás anexidades nece- 
sarias para la explotación de las lineas. 

El Comandante lie Eslado Mayor, 
J. B. HICKEY, 
(tiacíta e agostu.] 



N." 310. 
Habana. 9 de Agosto de 1900. 

El Gobernador General de Cuba ha tenido á bien 
disponer líi publicación de ta siguiente orden: 

Quedan, poi Vi presente, modificados los artículos 
15, 23, 27, 65. 67, 71, 75, 86 y 87 de la Orden número 
279, * serie de 1900 del Cuartel General de la uivi- 
sión de Cuba, dt- biendo leerse como siguen: 

15. Dedicará todo su tiempo á los deberes de su 
careo y recibirá un sueldo anual que no exceda de 
$2400, pagadero men-ualmenie; v antes de tomar po- 
sesión del cargo prestará fianza que será aprobada 
por la Junta, para el buen cumplimiento del mismo, 
por la cantidad de $5000, cuya fianza será entregada 
en depósito al Secreiario de la Junta diez días antes 
de la fecha de las elecciones. El Director intormará 
al Consejo anualmente, ó con más frecuencia si luere 
necesario, de todos los asun'.os que estén bajo su di- 
rección; asistirá á todas las sesiones del Consejo y 
tomará parte en sus deliberaciones, de acuerdo con su 
reglamento, pero no tendrá voto, excepto en casos de 
empate. 
33. Sistema Eleftoml. 

Las elecciones de que tratan los artículos once y 
catorce serán dirigidas por los Jueces y empleados de 
las elecciones municipales y de conformidad con In 
misma ley ó leyes que tralen de dichas elecciones. 
TI. Prinieni Junta de Educaoiún, 

Al recibo de esta Orden, los Alcaldes de ciuda- 
des que constituyen distritos urbanos de segunda cla- 
se, procederán á nombrar los seis miembros de la 
Junta de Educación los cuales elegirán de su seno el 
Presidente de ella. Esta Junta constituida asi formará 

• T*»8e la páfi. ''3B del toma II. ItWO. 



MdbiGooglc 



la Jnnta de Educación de ese distrito urbano de segun- 
da clase hasta que se verifiquen las elecciones de que 
trata el artículo anterior. 
65. Sesiones ilegales. Autoríaición. 

La (unta de cada distrito dictará las disposiciones 
y reglamento que estime convenientes para su gobier- 
no y para el manejo de sus empleados y de los alum- 
nos, pero tratando de que no pugnen con las órdenes 
de autoridades superiores. Cualquiera sesión que se 
celebre sin conformidad con estos reglamentos ó con 
lo que esta Orden dispone, se considerará ilegal, á 
menos que sean notificados lodos los miembros como 
lo prescribe el art. 34. 
67. Del alquiler j nao de las escuela». 

La Junta de Educación de cualquier distrito ten- 
drá autoridad para alquilar casas ó salas adecuadas 
para escuelas ó clases, pero en ningún caso se alquila- 
rá una casa ó sala por más de dos años, reservándose 
la Junta de Educación el derecho de terminar el arrien- 
do en cualquiera ocasión anunciándolo con treinta días 
de anticipación. Cuando á juicio de la Junta de Edu- 
cación, sea beneficioso para los niños residentes en el 
distrito el organizar Sociedades Literarias, Exhibicio- 
nes escolares, Escuelas Normales ó Pedagógicas podrá 
dicha Junta autorizar su organización siempre que 
por este motivo no se vean desatendidas las escuelas 
públicas. 
71. De laa escuetas nocturnas. 

En cualquier distrito, ó parte del mismo, los pa- 
dres ó tutores de jóvenes de edad escolar podrán soli- 
citar de la junta de Educación que establezca una 
escuela nocturna. En la solicitud se darán los nombres 
de 25 jóvenes, por io menos, de edad escolar, que 
asistirán á dicha escuela y darán razones satisfactorias 
para la Junta porque no pueden asistir á la escuela 
diurna. La Junta, en vista de esta solicitud, podrá 
proporcionar un local adecuado para la escuela y nom- 
brará una persona competente con diploma de maestro 
como profesor de ella. La Junta podrá clausurar la 
escuela cuando el promedio de la asistencia nocturna 
durante cualquier mes no llegue á 12, 
75. Afio, semana j dia eecolaite. 

bl año escolar empezará el 1." de Septiembre de 
cada año y concluir* el 31 de agosto del siguiente. 
Las escuelas se abrirán con regularidad el segundo 



zedbyGoOglC 



lunes de Septiembre de cada aflo y el primer periodo 
terminará el 24 de Diciembre del mismo año. El se- 
gundo periodo empezará el 2 de Enero de cada año y 
termíDdrá el viernes inmediatamente antes de Semana 
Santa. El tercer periodo empezará el primer lunes 
después de Semana Santa y concluirá cuando se cum- 
pla el período total, especilicado en el art. 69 El mes 
escolar se compondrá de cuatro semanus escolares, y 
la semana escolar se compondrá de cinco días, desde 
el lunes hasta el viernes, ümbos inclusive.. La sesióQ 
escolar diaria será de cinco horas, sin contar los re- 
creos, y se dividirá en dos sesiones, una de mañana y 
otra de tarde 
se. Caatigo por numcUr euomeracionea ñdaas. . 

El luncionario á quien deben remitirse estos tra- 
bajos, que por un tanto por ciento 6 de otro modo 
aumentare 6 disminuyere ci número realmente enu- 
merado ó el enumerador que hiciere un informe esta- 
dístico falso, será considerado culpable de una falta y 
al ser convicto de la misma, será destituido y además 
de dicha destitución podrá ser multado en una suma 
no menor de cinco pesos ni mayor de cien. 
87. Falsos infonuefl de los nuKstroa, etc. 

Cualquier maestro, ditector, ü Superintendente 
que haga un informe estadístico falso, será destituido 
de plano é inhabilitado para volver á enseñar en IdS 
Escuelas Públicas de la Isla, y además podrá ser-mul>- 
tado en una suma no menor de cinco pesos ni mayor 
de cien. 

El Comandante de Estado Mayor, 
J. B; HICKEY. 
[&*««> » agMto.] 

N.° 311. 
Habana, 8 de Agosto de 1900. 

El Gobernador General de Cuba ha tenido á bien 
disponer la publicación de la siguiente orden: 

Quedan, por la presente, modificados los artículos 
IV, XLVII y XLVIII de la Orden 213, * Cuartel Gene- 
ral de la División de Cuba, serie de 1900, debiendo 
leerse como siguen: 

IV. La denuncia podrá hacerse ante cualquier 
Juez Correccional, haciendo constar que un individuo 

' Té»e U pig. Í71 4el \xmf> II, IW. 



zedbyGoOgle 



40 COLECCldv t.IGISLÁriTA 

ha amenazado cometer un acto punible contra la per- 
sona ó propiedad de otro. Recibida la denuncia, el 
Juez examinará al denunciante, bajo juramento, y á 
los testigos que presentare, consignando por escrito 
las declaraciones, que hará firmar por los declarantes. 
Si de las mismas aparecen motivos fundados para 
creer que el denunciado ha amenazado cometer el ac- 
to punible de que se trata, el Juez librará la corres- 
pondiente orden de arresto, la cual será dirigida á 
cualquier funcionario de policía, expresando en la 
misma lo sustancial de la denuncia, ordenando á di- 
cho funcionario que proceda A la detención del acu- 
sado y lo conduzca á presencia del Juez. Si después 
de haberse prestado las declaraciones de todos los in- 
teresados no apareciesen motivos fundados para creer 
que el acusado ha amenado cometer el acto punible 
denunciado, el Juez ordenará que se le ponga en liber- 
tad, pero si de dicha audiencia resultaren motivos 
fundados para creer que el denunciado ha amenazado 
cometer tal neto punible, se ]ii podrá esigir la presta- 
ción de una fianza, que no excederá de quinientos pe- 
sos, y que presente uno ó más fiadores, á discreción 
del Juez, obligándose ano perturbar el orden social y 
especialmente á no molestar al denunciante. Esta 
fianza será'elicaz durante el término de seis meses, y 
en el caso de nueva denunciase le podrá exigir una 
nueva fianza. 

XLVII. Siempre que se tratare de faltas, el Juez 
podrá imponer condenas que no excedan de treinta 
días de arresto, con ó sin trabajos, á discreción del 
Juez, ó multas que no sean superiores á treinta pe- 
sos. 

XLVUI. Tratándose de delitos de la competen- 
cia del Juzgado, el Juez podrá imponer condenas que 
no excedan de seis meses de encarcelamiento, con ó 
sin trabajos, á discreción del Juez, ó multas que no 
pasen de quinientos pesos, pero en el caso de no pa- 
garse la multa impondrá la pena de prisión á razón de 
un día por cada peso no pagado, como queda dispues* 
to en el Articulo XLIV ¡Orden N." 213, de 1900), 

El Comandante de Estado Mayor, 
J. B. HICKEY. 



zedbyGoOglC 



Habana, 10 de Agosto de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretorio de Hacienda, ba tenido á bien disponer la 
publicación de la siguiente orden: 

Queda por la presente suspendida temporal ni eute 
la Orden NV 306, * serie corriente, Cuartel General de 
I» División de Cuba. 

El Comandante de Estado Mayor, 
J. B. HICKEY. 

(GacMa W »go«to.) 

N? 313. 
H<AaHa, 11 de Agoeto de 1900. 

Kl Gobernador General de Cuba ba tenido á bien 
disponer la publicación de la aignlente orden: 

Queda, por la presente, revocada la Orden Civil 
X? 4, ** Cuartel General del Departamento de la Ha- 
bana, de fecha 23 de Marzo de 1899, y á la vez se hace 
saber & laa partes interesadas que la revocación ds di- 
cha Orden restoblece & Bautisto Diaz y C^ en sus 
relaciones con la Ciudad de la Habana en todo lo que 
toca al Acueducto del Vedado , y Carmelo y las recla- 
maciones que dependen del mismo, interesadas por la 
referida Orden. 

El Comandante de E»tado Mayor, 
J. B. HICKEY. 



N." 314. 

Habana, 11 de Agosto de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, & propuesta del 
Secretario de Justicia, ha tenido d bien disponer la 
publicación de la siguiente orden; 

Desde el dfa primero de Agosto de 1900, y hasta 
nueva ordeo, todos los gastos de los Juzgados Correc- 
cionales serán satisfechos por el Estado. 

El Comandante de Estado Mayor, 
J. B. HICKEY. 
10«eeU 1! •tfd^.] 



V«ue la pig. H del tomo III, 1 



2! «ItdAo, temo I, 



zedbyGoOgle 



92 



N." 318. 
Habana, 13 de Agosto de 1900. 
El Gobernador General de Cuba, ha tenido á bien 
disponer la publicación de la siguiente orden: 

Todas las multas impuestas y cobradas por los Jue- 
ces Correccionales, inglesarán en el Tesoro de la Mu- 
nicipalidad en que radiquen respectivamente los Juz- 
gados Correccionales, dándose cuenta de las mismas 
entre los ineresos municipales. 

El Comandante de Estado Mavor, 
J. B. HICKEY. 



LGmccU 15 ftgnlo.J 



N." 319. 
Habana. 13 de Agosto de 1900. 
El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Instrucción Pública, ha tenido A bien 
disponer la publicación de la orden siguiente, que mo- 
difica la N." 266, * serie corriente, Cuartel General-Di- 
visión de Cuba: 

MATRÍCULA. 

' Los a'umnos que se admitan á los estudios de la 
Enseñanza Universitaria abonarán $60 anuales en cua* 
tro plazos. 

El Comandante de Estado Mayor, 
J. B. HICKEY, 

£Q»cot»15 igmlo.] ' ^___ 

SZCKETABIA DE INSTBITCCIOIT PUBLICA 

Reglas para la provisión por concurso de las Cátedras 

de los Profesores del Curso Preparatorio de los 

Institutos de la Isla. 

t.* Vencido el plazo de la convocatoria se remi- 
tirán los expedientes de los candidatos á los Tribuna- 
les respectivos, quienes deben emitir su iniorme. den- 
tro de los veinte dfas subsecuentes. . 

2." En el examen de los méritos aducidos por 
los candidatos él .Tiibunal, para apreciar su aptitud 
para la Cátedra objeto del concurso, considerará: 

(á) Las obras escritas por el candidato, publica- 
das ó inéditas. 

• V««w la pág. eT4 de[ tomo 11, IKW 



zedbyGoOglC 



93 



{b) Sus disertaciones, discursos, artículos^ tra- 
bajos científicos. 

(O El tiempo que haya dedicado á la enseñanza 
y el concepto qué en ella haya adquirido por su peri- 
cia y provldad. 

(d) Las comisiones facoltattvas qae haya des-- 
ein[>eñado. 

3.' Verificado el examen el Tribunal declarará 
al candidato aprobado ó desaprobado. 

4* Si no hubiere más que un candidato^ el Tri' 
bunal dará cuenta de su aprobación ó desaprobación 
al Secretario de Instrucción Pública. 

5.' Si hubiere más de un candidato el Tribunal 
formará una lista de los aprobados por el orden de 
mayor ó menor aptitud, y la remitirá al Secretario de 
Instrucción Pública. 

También le remitirá lista separada de los candida- 
tos desaprobados. 

Habana, 16 de Agosto de 1900. 

El Secretario, 
Enrique ¡osé Varona. 

Iflkcel* iS ie«il«) • 

Para el ingreso en la Escuela de Pedagogía de la 
UniverBidad de la Habana se considera el titulo de 
Maestro Superior equivalente al de Bachiller en I^etras 
y CienciaB. 

Habana, 11 de Agosto de 1900. 

El Secrerario, 

EArique Joéé Varona. 
(Oaoate iS agoeto.) 

En atención á quedar suprimida la Escuela Profe- 
sionial de la Habana á partir del 18 de Octubre próxi- 
mo, sus actuales profesores están autorizados para, 
presentará los ejercicios públicos para la provisión 
de cátedras de la Escuelas de Ingenieros, Electricistas 
y Arquitectos de la Univerisidad, y de los Institutos de 
la Isla, aunque no posean los títulos que exi^cen las 
úrdenes números 266 y 267. * 

Habana, 15 de Agosto de 1900. 

El Secretario, 
Enrique /osé Varona. 

(Gaceta 10 agualó.) 
• Vtue laa fig». MT y ATI del tomo II, llMO. 



zedbyGoOglC 



94 COLECCIÓN LEGI SLATIVA ^^^__^_ 

SECRETARIA DE HACIENDA 

Rentas é impuestos. 

Esta Secretaría por acuerdo de esta fecha ha au- 
torizado al Ayuntamiento de Palmillas para que desde 
1.° de Julio ultimo en adelante, pueda cobrar la con- 
tribución industrial en el Barrio de Manguito, de aquel 
Término Municipal, con arreglo al cuadro de cuotas 
señalado á las poblaciones de 5.^ clase en virtud á que 
en el último censo de población formado por el Go- 
bierno Militar de esta Isla, resultó tener 1534 habi- 
tantes. 

Lo que se publica en la Gaceta de la Habana 
para general conocimiento. 

Habana, Agosto 10 de 1900. 

Leopoldo Cando. 

(QaaeUlTagmla.) 



SECRETARIA DE JUSTICIA 

Con esta fecha digo al Presidente del Tribunal 
Supremo y Presidentes de las seis Audiencias de esta 
Isla, lo siguiente: 

•Tengo noticias de que hay funcionarios del orden 
judicial y ñ^cal que toman parte directa personal en 
las contiendas y propaganda políticas, concurriendo 
á reuniones de ese carácter, y aun llegando á pronun- 
ciar discursos en favor de tales ú cuales tendencias. 
Con tal motivo sírvase usted hacer saber inmediata- 
mente á todos los funcioíiarios de uno y otro orden en 
esa Provincia, que el Gobierno está resuelto A decla- 
rar cesante á todo aquél que infrinja las disposiciones 
vigentes sobre la materia; para cuyo efecto se servirá 
usted, bajo su más estrecha responsabilidad, ejercer 
la más esquísita vigilancia sobre el pa. ticular v pro- 
poner la cesantía de los funcionarios infractores.» 

Lo que se publica en la Gaceta de la Habana pa- 
ra general conocimiento. 

Habana, Agosto 15 de 1900. 

Miguel Gener, 
Secretario de Justicia. 



zedbyGoOglC 



N" 320. 
CUARTEL GBNEILUj, DIVISIÓN DE CÜBA '. 

Habana, 15 de Agosto de 1900. 
El Gobernador General de Cuba, ha tenido á bien 
disponer la publicación de la siguiente orden: 

Queda por la presente revocada la Orden número 
298 ' del Cuartel General de \% División de Cuba de 
fecha 20 de Julio de 1900. 

El Comandante de Estado Mayor, 
J. B. HICKEY, 

(GiK«ta 18 ugoBto ) 



Sabana, 15 de Agoito de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, ha tenido á bien 
disponer la publicación de la sigiuente orden: 

I. Pedro Qomáleí Llórente y Portee, 
Emilio Igleaioi y Canto», 

Juan Víctor Pickardo y González, 

quedan nombrados para que, formando una Comisión, 
investiguen é informen acerca de las reclamaciones de 
propiedades y derechos de propiedad de toda clase y 
naturaleza, hechas por el Obispado de la Habana. 

II. Para la realización de éu objeto por la pre- 
sente se autoriza y faculta k dicha Comisión para lla^ 
mar testigos, recibir testimonios bajo juramento ó 
afirmación, pedir toda cla^^e de documentos piiblicos ó 
privados, y recibir pruebas y alegaciones de las perso- 
nas y corporaciones diiectomente interesadas. 

III. Los Notaríos, Registradores de la Propie- 
dad y cualesquiera otros funcionarios facilitarán los 
documentos, autos 6 registros, ó copias certificadas de 
los mismos que pida la Comisión, sin exacción de de- 
rechos. 

IV. El informo de la Comisión será detallado 
respecto á cada unidad ó parcela de propiedad y . en 
especial á cada derecho de propiedad reclamado poi* 
el Obispado de la Habana, consignando los hechos 

* Yiu> 1> fig. 7T« del tomo II| WM, 



zedbyGoOglC 



que aprecieu y las consecueiites concIuBíones de dere- 
cho, y hará, B¡ lo estima necesario, las recomendacio- 
nee generales ó especiales que en justicia procedan. 

V. Cualquier persoua ó corporacióu que se ne- 
f^re á comparecer y declarar ó ¿ facilitar cualquier 
documento será, castigada por los Tribunales eouio bí 
en casos semejantes desohedecieran los mandatos de 
un Jnez ó Tribunal. 

VI, En lo adelante se nombrarán cuantos con- 
sultores, estenógrafos y aojfüiareB que 6e consideren 

El Cmnandanfe de EUado Mayor, 

J. B. HICKEY. 

lOMEta « «gurto.) 

N." 327. 

Habana, 17 de Agohto áe 1900, 

El Gobernador Militar de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Agricultura, Comercio é Industria, ha 
tenido á bien disponer la publicación de la siguiente 
orden: 

I. Desde la publicación de esta orden queda en- 
mendado el Artículo III de la Orden N." 102, ' serie de 
1899, de este Cuartel General, en el sentido de que el 
tamaño de las esponjas que puedan pescarse legal- 
mente en la zona marítima de Caibarí¿n, será el que 
á continuación se expresa: 

Hembra aforada 35 centímetros 14 pulgadas. 

Hembra de ojo 35 „ 14 „ 

Macho de Cueva 25 , 12 

Macho fino suave.... 25 „ 10 , 

Macho fino duro "& „ 10 „ 

Guante 20 „ 8 „ 

Arrecife 15 „ 6 „ 

II. Dicha enmienda se refiere exclusivamente & 
las esponjas que se crian en la zona pesquera de Cai- 
barién, quedando subsistente el citado Articulo III de 
la Orden 102, para la pesca de esponjas en todos los 
demás criaderos de la Isla. 

III. Esta orden regirá como provisional mientras 
se dispone por este Cuartel General lo que proceda 
sobre el tamafio que ha de fijarse definitivamente á las 
esponjas que puedan ser pescadas en los criaderos de 

* Vvuelftpig. IOS del toman, 18W. 



zedbyGoOglC 



97 



la zona marítima de Caibaríén, después de concluido 
el estadio que se está haciendo del asunto por perso- 
nas competentes. 

E[ Comandante de Estado Mayor, 
J. B. HICKEY. 

[GusU 19 >t(Mto. I 

N? 328 
Sabana, 19 de AgoOo de 1900. 

El Gobernador General de Cuba ha tenido á bien 
disponer la publicación de la siguiente orden para 
conocimiento y guía de qnienes interese en la Isla de 
Cuba: 

Con la aprobación del Secretario de la Guerra, el 
Párrafo 6, p^na 20 del Arancel de Aduanas de la 
Isla de Cuba, publicado en laa Oñciuas de la Impren- 
ta del Gobierno en AVasbington, ^ modifica por la 
presente, debiendo leerse como sigue: 

0. Aceites erados derivíKlos de Ida esqnist^A, iiicluyeudo el 
petróleo crudo, y el engrudo para ejea de carros de teirocarríles y 

■ «: 

Fenobrnto lOil kilos... íl-JO. 

a. Sea petróleo enido une ha de ii.-«rKC excliisivn Miente en 
la fabricación de gas para ei alumbrado y únicamente en las fáliri- 
niB de gas en Cuna, y que no se» aplicado A otros usos, quedan- 
do dichas fAbrícaa snjetas ll la insl>ección de las Autoñdudes de 
Adoajias; j con tal que el importador preste la Danza que roneide- 
» el Administrador de Aduanan. 



Peaobmto 100 kiloo... $0.70. 

Esta modiñcación será aplicable á todas las im- 
portaciones de petróleo crudo en Cuba, desde el 15 de 
Junio de 1900, inclusive. * 

El Comandante de Eotado Mayor, 
J. B. HICKEY. 



CIBCULAR Ni 7. 

Habana, 19 de Ago»to de 1900. 

Por diapoBÍcíóu del Secretario de laGueiTa, el Go- 
bernador General de Cuba ordena la publicación de la 

■ T«Ma !■ p^E- S del tomo III, IWO. 



zedbyGoOglC 



eiguiente Circular para <mioci miento y gula de quienes 
interese: 

1. A los efectOB de esta Orden, eierlati Nastaueias luannToctu- 
radoa, ciertos extractos, y ciertas mCT^Ias y oonipaestos, incluyendo 
loa de mantequilla, nen'in mnocidoa y iletiifrnadiM como "olramar- 
guina," á wber; 

Todas las sustancias linsta aquí conocidas cuuio oleoiitargarína, 
oleo, aceite de oleomaq^na, bullrrini; lardine, suinc y neutral; 
todas las mezclas y oonipnestos de oleomar^ríiia, oleo, aceite de 
oleontargarina, butífrínf, lanlinf, miíne y ueiihnl; todos loa extraetoa 
de nianteca y de sebo ; todas los mezclas y compuestos de sebo, grom 
de res, sebo de camero, manteca, aceite de manteca, aceite vegetal, 
anoto y otras sustancias colorant««, gordo intestinal y gordo de dea- 
echos, hechos á imitación ó lisemejaiizn de mantequilla, ócuandoxc 
haya hecho aíf con el fin dp expenderlo como mantequilla ó para 
mantequilla. 

2. Todo cubo, Imrril (i cualquier otin i-iivni*, i!ii que se im- 
porte mantequilla en la Jala de Cuba, llevnni impreso la tiAlohm 

Oleomargarina," en caracteres Koniauos bien viíiibtes de iiu ta- 
maño que tenga por lo menos medía pulgada cuadrada, y dichn 
oleoniargariiiB se oouservaril constantemente y se vendeni en Ion en- 
vases marcailos de dicha manera. 



Toda persona, sociedad 6 eorporaeii'm que importare oleoiiiar- 
^nrína en la Isla ile Cuba y que dejare de cumplir con las dispoiri- 
ciones de esta Orden, perderá la mercancía qne intentare importar 
rraudulentament«, y esta seii decomisada y vendida por el Admi- 
nistrador de Aduana en Id forma y de la manera previstas para la 
venta de artículos aprehendidos y decomisados; los productos de 
esta venta 6 ventasserin depositados en poderdclTpHorero de la Isla 
deCnba, 

4. Nin^na pentuna, Hocie<tad ó coiiwmción, ú agcnt«í', sir- 
vientes ó empleados de las mismas, tendrán en sa poder ó dominio 
oleomariQirina alguna, & menos que los cubos, barriles, cajas ú 
otro ení-ase que la contenga estí oontraseCado dora y durablemen- 
t-e, como se dispone en el Piirrafo 2 de esta Circular; enten- 
diéndose que sata Circular no será aplicable i'i los que tengan dicha 
oleomargarína en su pocltr para su pmpio con.sumo (i el de bu 
familia. 

5. Nin^n individuo, sociedad 6 corporación, ni los agen- 
tes, sirvienta ó empleados de los mismos, venderán ó pondrán á la 
venta ninguna oleomargarina bajo el nombre ú con el pretexto de 
que la misma es mantequilla, ni vendenln la oleoniar^rinasin in- 
formar claramente al comprador, al tiempo de la vente, que la mis- 
ma es nna sustitución de la mantequilla. 

6. Además de la pena señalada en el ¡"árrato 'J de esta 
Circular, cualquier individuo, sociedad 6 corporación (¡ik dejare de 
cumplir con lasdlsposicionesdeesta Orden, estatásujeto alas mul- 
tas y á las penas seflalodas en la Circular N- 31, Divúión de 



zedbyGoOglC 



El Comandante de Eílado Mayor, 
J. B. HICKET. 

8SCBSTAEIA SI mSTSTICOIOK PUBLICA 

Habiéndose modiflcado el gnipo de estudios que 
oomprende la Cátedra A. de la Escuela de Pedagogía 
de la Universidad de la üabaua, se declara que el cur- 
so de Higieneque exige la orden N^? 266 * á los alumnos 
de esa Escuela que aspiran al grado de doctor se en- 
tenderá el de Higiene Escolar de dicha Cátedra. 

Al mismo tiempo se dispone que eeos alumnos 
acrediten un curso de Biolc^a en lugar del de Fisio- 
logía que establece la citada orden para obtener el gra- 
do de doctor. 

Se hace potestativo en los alumnos de la misma 
Escuela estudiar un curso de Cosmología. En este 
caso se hará constar asi en el titulo que se les ex- 
pida. 

Habana, Agosto 23 de 1900. 

El Secretario, 

Enriqve José Varona, 
[Gaceta S5 agoslo.] 



Autorizado por el seSor Gobernador Militar, he 
dispuesto que los estudios obligatorios para los alum- 
nos de la Escuela de Derecho Civil, á más de los pro- 
pios de la Escuela, sean: 

Derecho Administrativo. 

Derecho Internacional Privado, 

Historia Moderna, 

Filosofía Moral. 

Antropología. 

Sociología. 

En los estudios obligatorios para los alumnos de 
la Escuela de Derecho Público se suprimirá la asigna- 
tura de Derecho Civil, y se agregará la de Antropo- 
l(¿ía. 

■ Vente iívAg. «a ie\ tomo n, 1900 



zedbyGoOglC 



Los alamuos de la Kscaela del Notariado e.st&n 
obligados & aprobar el Derecho Internacional Pri- 
vado. 

Habana, Agosto 23 de 1900. 

El Secretario. 
Enrique Jo*c Varona. 

(Cútala SS >£•■«<»'' 



En vii-tud de las modificaciones introducidas en 
la Escuela de Ingenieros, Electricistas j' Arquitectos, 
los alumnos de ella teudi-án que cursarla Mecánica 
Racional, para pwler aspirar al titulo de Ingeniero ó 
Arquitecto. 

En los estadios qne han de acreditar los lugenie- 
ros Electricistas se sustituye el de Materiales de Cons- 
trucción en vez del de Metaiui^a. 

En los estudios que han de acreditar los Arqui- 
tectos se incluye el de Materiales deiJonatruceión, que 
forma ahora curso aparte. 

Habana, 2i de Agosto de 1900. 

El Secretario, 

Enrique JoȎ Varona. 

[GiHiU ÍB Bgantg.J 

Rn virtud de lo dispuesto en el articulo 11 de la 
Orden número 267, • el Secretario de Instrucción Pú- 
blica ha dictado las siguientes instrucciones: 

Los alumnos que hubieren estado cursando la 
Segund.' Enseñanza al publicarse la citada Orden, 
pueden matricularse sin atender á su edad, y sin exa- 
men previo. 

No se les exigirá examen en la forma que pres- 
cribe la Orden 267 de ningún estudio que tencfan apro- 
bado, según los planes vigentes con anterioridad. 

Los que tengan aprobado un curso de Gramática 
CastellaTia sólo podrán pasar al de Literatura Precep- 
tiva, si el catedrático los encuentra aptos; si no, repe- 
tirán el curso de Gramática. 

Los que tengan aprobado el curso de Retórica y 
Poética, deberán estudiar el tercer curso de la Asig- 
natura A. 

Los que tengan estudiados el 1." y 2.° cursos de 
Inglés 6 francos, podrán pasar al segundo curso del 

• VéBw la pég. 871 drl tomo II, IW). 



zedbyGoOglC 



nuevo plan, si el catedrático los encuentra aptos. Los 
qae sólo tengan aprobado el primer curso, continuarán 
en el primero del nuevo plan. 

Los alumnos habrán de cursar los estudios que 
no hayan hecho anteriormente, conforme á la Orden 
número 267, 

Habana, 27 de Agosto de 1900. 

El Secretario, 
Enrique fcsé Vorntia. 



SEOBETABU BE OBRAS PUBLICAS 

La <Havana Electric Rallway Company» ha ad- 
quirido las líneas comprendidas en las concesiones 
otorgadas á don Domingo Trigo en 5 de Febrero de 
1859 y 24 de Noviembre de 1865, que formaban la Em- 
presa del Ferrocarril Urbano de la Habana y las lineas 
concedidas á don Mariano de la Torre por el A\ unta- 
miento de esta capital en 5 de Agosto de 1893 y ha 
sido autorizada para emplear la tracción eléctrica en 
las lineas que comprenden las citadas concesiones 
realizando al efecto en Jas existentes las reparaciones 
necesarias para el establecimiento del nuevo sistema. 

Esta Secretaría por lo que á las líneas Trigo se 
refiere y el Ayuntamiento de esta capital con relación 
á las de la concesión Torre, atendido & las ventajas 
que para el público en general resultará, de que todas 
las citadas líneas constituyan una sola red en vez de 
existir separadamente y haciendo uso de las atribu- 
ciones que les confieren las cláusulas 4" del del Pliego 
de Condiciones de la concesión Trigo y 20" del de la 
concesión Torre, acordaron, previa aprobación del 
Honorable Gobernador General, ordenar & la «Havana 
Electric Railway Company* la modificación de sus 
lineas al indicado objeto de conbtituir de- ellas una so- 
la red. 

Como consecuencia se ordenará á la Compañía el 
establecimiento de las siguientes lineas con las que se 
ocuparán nuevas calles no comprendidas en ninguna 
de las citadas concesiones: 

Simple Via: desde Ancha del Norte y Trocadero, 
por Trocadero hasta Consulado y por ésta hasta Vir- 
tudes. 

Doble Via: desde Ja intersección de las calles 9 y 
12, subiendo por la calle 12, hasta la esquina con la 23, 



zedbyGoOglC 



sigue por la calle 23 la doble vía hasta la calle L, si- 
guiendo por ésta hasta la esquina Norte de la Pirotec- 
nia de donde parte una simple vía por camino aun no 
abierto á conectar con la calle de San Rafael en la 
esquina de la calzada de la Infanta, sigue esta simple 
Via por San Rafael hasta Espada. (De Espada A Be- 
lascoain pertenece á la concesión Plá). Sigue simple 
vía desde Belascoaín hasta Galiano, (Únese en este 
pumo con el trazado actual de la concesión Trigo). 
Continúa desde San Miguel y ConsulaJo, por San Mi- 
guel hasta Neptuno, donde conecta con el trazado actual 

Simple vio: desde Espada, por Neptuno hasta In- 
fanta y por un camino aún no abierto hasta la esquina 
Norte de la Pirotecnia, conectando con la doble vía an- 
teriormente descrita en este punto. 

Simple vín: por Amistad desde Dragones hasta 
Reina que conecta con la actual linea del Príncipe. 

Simple vía: por la calle de Alcantarilla de^de Re- 
villagigedo á Factoría, sigue Factoría hasta la "^el 
Arsenal y continúa por Arsenal hasta Zutueta. 

Simple vía: por Monserrate desde Dragones basta 
Neptuno. 

Simple vía: desde Egido y Misión, por Misión 
hasta Cárdenas y desde Revillagtgedo también por 
Misión hasta Florida. 

Simple Via: desde Egido y Merced por Merced 
hasta San Pedro. 

Simple vía: desde Belascoaín y Reina, por Belas- 
coaín hasta Salud. 

Simple vía: desde Galiano y Trocadero por Ga- 
liano, hasta Animas, y desde Concordia, también por 
Galiano hasta San Raiael. 

Simple vía: desde Angeles y Reina por Angeles, 
hasta Gloria y por Florida hasta Vives. 

Simple vía: desde Factoría y Alcantarilla, poJ 
Factoría hasta el muelle de Taltapiedra y por este 
muelle hasta el horno crematorio de basuras. 

Doble via: desde la estación actual del Cerro por 
un camino por abrir pasando por el Hospital Aldecoa 
y al costado Este del cementerio de (¿olón hasta el 
ángulo Noreste de dicho cementerio, continuando has- 
ta reunirse con la linea ya citada en la intersección 
de las calles 12 y 23. 

Simple vía: desde Neptuno y San Francisco, por 
San Francisco hasta San Rafael, conectando con las 
lineas citadas en dichas calles. 



zedbyGoOglC 



Construirá además como üm'cas líneas que sub- 
sisten de la concesión Torre, las siguientes: 

Desde Virtudes, por Consulado, hasta Neptuno. 

Desde Espada, por San Rafael, hasta Belascoaín. 

Desde Consulado, por Neptuno, hasta Espada. 

Desde Sol esquina á Egído, por Sol hasta Cuba, 
sigue por Cuba h:ista Santa Clara, continúa por Santa 
Clara hasta ia de San Pedro. 

Desde Prado por Dragones, hasta Amistad, sigue 
por Amistad hasta Reina. 

Desde Salud por Belascoaín, hasta Ancha del 
Norte. 

Tramo por Galiano comprendido entre Animas y 
Concordia. 

Reconstruirá las líneas hoy abandonadas de la 
concesión Trigo en las siguientes calles: 

De Belascoaiii y Vives, por Vives hasta Revllla- 
gigedo. 

La que arrancando de Zulueta y Arsenal sigue 
por esta última hasta Egído, toma por Egido hasta la 
de Merced. 

El tiamo de la calle de Zutaeta comprendido en- 
tre Príncipe Alfonso y Arsenal. 

El tramo de I» ralle de Misión comprendido entre 
Cárdenas y Revillagigedo. 

El tramo de la calle de Egido, desde sn intersec- 
ción con la del Arsenal, hasta la de Desamparados y 
por ésta hasta San Ignacio. 

El tramo de la calle de Egido, comprendido entre 
Príncipe A Ifonso y la calle de la Merced. 

El tramo de la calle de San Pedro, comprendido 
entre la de Santa Clara hasta la de la Merced, pasan- 
do por el tado Oeste de la Alameda de Pauta, (anti- 
guamente pasaba por el lado Este de dicha alameda, 
según el plano). 

El tramo desde Egidi> y Principe Alfonso, por 
Egido, hasta Dragones y por ésta hasta la calle del 
Prado. 

Y finalmente establecerá doble vía en las siguien- 
tes calles en que hoy existe via sencilla: 

Desde Trocadero, por Ancha del Norte hasta Be- 
lascoain, y desde este punto por la Marina hasta poco 
antes de llegar á la del Principe. 

Desde Consulado y Neptuno, por Neptuno hasta 
Monserrate, y sigue por Monserrate hasta Chacón. 

Desde Gaiiano y Reina, por Reina hasta Amistad. 



zedbyGoOglC 



t04 COLECCldH 



Desde Belascoafn, por Príncipe Alfonso, hasta 
Amistad. 

Todo lo que para general conocimiento se publica 
de acuerdo con las prescripciones de la Ley General 
de Obras Públicas por un plazo de treinta (30) días. 
Habana, Julio 30 de 1900. 

José R- Vülalón, 
Secretario de Obras Públicas. 

[GacoU Z agosto J 



SECBETABU. BE HACIENDA 

Rentas é Impuestos. 

Esta Secretaria por acuerdo de esta fecha ha au- 
torizado al Ayuntamiento de Batabanó para que desde 
primero de Julio último en adelante pueda cobrar la 
contribución industrial en el Barrio Surgidero de di- 
cho Término con arreglo al cuadro de cuotas señalado 
á las poblaciones de cuarta clase en virtud á haberse 
jnstiñcado que el expresado Barrio fué declarado puer- 
to habilitado para la entrada de buques y que cuenta 
con el número de habitantes que determina la Ley 
para figurar en dicha clase de población. 

Lo que se publica en la Gaceta de la Habana 
para general conocimiento. 

Habana, Agosto 29 de 1900. 

Leopoldo Cando. 

[GícelaaLíRDBto.I 



SECRETARIA DE JUSTICIA 

Deseando esta Secretaría tener una lisia de las 
personas que aspiren á ocupar cargos en la Adminis- 
tración de Justicia y de sus respectivas condiciones 
de aptitud, á fin de cubrir con el mayor acierto posible 
las vacantes que ocurran, se invita por este medio á 
todo el que desee ingresar en la carrera Judicial y 
Fiscal, ú ocupar cargos de auxiliares ó subalternos de 
Tribunales, áque dirijan sus solicitudes á esta Secre- 
taría, en la que además de acreditarse tos títulos, ap- 
titudes V merecimientos del solicitante, se consignen 
los particulares siguientes: 

1." Nombres y apellidos. 

2." Edad. 



Dig'zedbyGoOglC 



3.° Lugar en que hubiere nacido el solicitante y 
su mujer si la tuviere. 

4." Lugar en que hubiere residido él y su mujer 
durante los últimos 5 años anteriores á la solicitud. 

5." Tiempo durante el cual hubiere ejercido la 
profesión de Abogado y lagar en que la ejerció du- 
rante los últimos 5 años anteriores á la solicitud. 

6." Si poseen bienes raices el solicitante 6 su 
mujer y en qué lugar. 

7.° Si el solicitante tiene parientes en linea recta 
ó en la transversal dentro del 4.° grado civil de con- 
sanguinidad 6 2." de afinidad que sean en ta actualidad 
funcionarios del Orden Judicial 6 Fiscal y en caso afir ' 
mativo en qué lugar. 

Los datos á que se refieren los números 3.", 4.*, 
5.", 6." y 7.° solamente los consignarán los que aspi- 
ren á cargos de la carrera Judicial ó l-iscal. 

Lo que se pub'ica en la Gaceta de la Habana 
para general conocimiento. 

Habana, Agosto 28 de 1900. 

Miguel Gener, Secretario de Justicia. 

[Gaceta 31 oifoatd. ] 

SXCBETABIA DZ HACIENDA 
Conladurleí Central. 

Esta Secretaria con objeto de adaptar Jas opera- 
ciones que se practican en las Administraciones de 
Rentas A la divisfiSn territorial de la Isla en once zo- 
nas fiscales, aprobada por el Gobierno Militar, en 4 de 
Junio último, ha dispuesto que en lo sucesivo los de- 
pósitos de todas clases que ordenen los Juzgados, Au- 
diencias ó funcionarios del orden civil, deberán ser 
ingresados en la Tesorería de la Administración de 
Rentas é impuestos de la Zona fiscal á cuyo territorio 
corresponda el lugar en que radiquen ó presten sns 
servicios. 

En la Caja anexa á la Secretaría deberán ingre- 
sar asimismo los que deban constituirse en virtud de 
órdenes del Tribunal Supremo, de las Autoridades Su- 
periores de todos los Ramos, Secretarias, ó de los Je- 
fes de las Oficinas Centrales. 

Lo que se publica en la Gaceta de la Habana 
para general conocimiento. 

Habana, 28 de Agosto de 1900. — Leopoldo Cando. 

(Gacet* 1? B^ttonbra.) 



zedbyGoOglC 



N? 332. 
CUARTEL GENERAL, DIVISIÓN DE CUBA 

Hiibaua, 4 de Septiembre de 3900. 
El Gobernador General do CuImi, A propuesta del 
Secretario de Justicia, ha t«nÍdo A bien <lisponer la pu- 
bllcaciÓD de la eiguiente orden: 

Por la presente se dispone que el Jugado Miiui- 
cipal de Pepe Antonio, He reinstale en a\ barrio de su 
nombre, Término Municipal y Partido Judicial de 
Guanabacoa, Provincia de la Habana, cuyo Juzgado 
reside hoy en el poblado de Campo Florido, del mismo 
Término Municipal, de acuerdo con lo que dispuso la 
Orden N? 51, * serie de 1899, de este Cuartel General, 
que queda revocada. 

El Comandanta de Etlado Mayor, 
J. B. HICKEY. 

[QaoatB 4 »pl(enibre,) 



N9 333. 

Habana, 4 de Septiembre de 1900. 
El Gobernador General de (!uba, 4 propuesta del 
Secretario de Justicia, ha tenido 4 bien disponer la 
publicación de la simiente orden: 

I. Por la presente se da jurisdicción al Juzgado 
de Primera Instancia k Instrucción del Distrito Norte 

Íal Correccional del Primer Distrito de la Ciudad de 
t Habana, pai-a perseguir y castigar, eu su caso, los 
delitos y faltas que se cometan en la bahía de la Ha- 
bana. 

II. Lo que se dispone eu la pi'esente Orden se en- 
tenderá sin perjuicio de lo establecido eu contrario por 
disposiciones especiales vigentes. 

El Comandante de Edado Mayor, 
J. B. HICKEY. 

iGxwta 4 (eptleDibre.) 



N? 334. 

Habana, 4 de Septiembre de 1900. 
El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Justicia, ha tenido 4 bien disponer la 
publicación de la siguiente orden: 

• T6au Us pdffs. IS2, 1* ediciío r ITT de U 2* Aal t«aio 1. 18W, 



zedbyGoOglC 



I. Las Escribanías de cualquier ciudad 6 pobla- 
ci6ii de la Isla de Cuba que estuvieren vacantes á la 
pablicacióa de esta Orden, 6 que en adelante vacaren, 
se cubrirán por el Secretario de Justicia en la forma 
que determina la Compilación de 5 de Enero de 1891. 

II. Lo dispuesto en el precedente articulo se en- 
tenderá sin perjuicio de la facultad que confiere al Qo- 
biemo el Articulo VI de la Orden N9 263, * serie co- 
rriente, de acordar las amortizaciones & que dicho 
artículo se refiere. 

El Comandante de Edado Mayor, 
J. B. HICKEY. 

(OwwU 4 Hptleiulin',) 



N." 335. 

Habana, 4 de Septiembre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Hacienda, ha tenido á bien disponer la 
publicación del siguiente 

Beglamento par& la fbnaadón áe los padronee que liaii de 

serdr áe basa á la oontilbadón directa sobre la 

pro[dedad territorial en esta Isla- 

CAPITULO I 
Disposiciones Generales. 

I. Se procederá inmediatamente á la formación 
de un padrón de fincas urbanas y otro de fincas rústi- 
cas en cada término municipal. 

II. Servirán de base á los padrones las declara- 
ciones que presentarán los contribuyentes, llenando 
los blancos que. con arreglo á los modelos marca- 
dos con los números 1 y 2, se distribuirán á domicilio. 

IlL Se presentará una declaración triplicada por 
cada clase de propiedad que posean los contribuyentes. 

IV. Para entender en la ejecución de los padro- 
nes se constituirá en cada término municipal, con ex- 
cepción del de la Habana que se regirá por su ley cons- 
titutiva, una Junta compuesta de Concejales del Ayun- 
tamiento y de contribuyentes, presidida ex-ojicio por 
el Alcalde, y cuyo Secretario será el empleado mu- 
nicipal que designe el Ayuntamiento. 

■ T«iHlipág. GlSdetlotnoIt, IKW. 



zedbyGoOglC 



108 COLECCIÓN LEGISLATIVA 

Esta Tunta se compondrá: 

En Matanzas, Puerto Principe, Santiafi;o de Cuba, 
Cárdenas, Sagua la Grande y Cienfuegoá de cinco 
Concejales y siete contribuyentes: cuatro por ñncas 
urbanas y tres por ñncas rústicas, que estén asimismo 
anas y otras situadas dentro del término respectivo. 

En los demás términos de cuatro Concejales y 
seis contribuyetites: tres por fincas urbanas y tres por 
fincas rústicas, que también estén situadas en el tér- 
mino respectivo. 

V. Los Concejales y contribuyentes que han de 
componer cada Junta serán nombrados por el Ayun- 
tamiento respectivo. 

Los contribuyentes por ñncas rústicas deben serlo 
por cada una de la clase de ñncas que haya en el tér- 
mino, como sitio de labor, vega, potrero, ingenio, 
etc., expresándose en el nombramiento el concepto. 

Si no hubiere en la Junta número de vocales que 
puedan representar cada clase de fincas rústicas, se 
agruparán éstas de modo que estén unidas las repre- 
sentaciones de intereses análogos. 

Los contribuyentes asi por ñncas urbanas como 
por ñncas rústicas serán elejidos de entre los que en 
el amiUaramiento aparezcan con las cuotas mayores, 
medianas é inferiores y no hayan perdido el carácter 
con que figuran en las listas cobratorias. En el nom- 
bramiento se consignará la cuota que tiene asignada 
en dichas listas el nombrado. 

Los contribuyentes y Concejales que se nombren 
han de residir precisamente en el término munici- 
pal. 

El nombramiento se hará por el Ayuntamiento en 
sesión convocada al efecto; se votará separadamente 
por cada vocal y la votación será nominal. 

Se tendrá por nombrado el que obtenga mayoría 
de votos. 

VI. Nombrados los miembros de la Junta pro- 
cederá el Alcalde & constituirla, y elejirá aquélla un 
Vice Presidente para los casos de ausencia, enferme- 
dad ó muerte del Alcalde. 

VIL En cada capital de Zona Fiscal se constt' 
tuirá una Junta de Zona, que presidirá el Adminis- 
trador de Rentas é Impuestos de la Zona, compuesta 
de veinte contribuyentes en la Zona de la Habana, 
diez por ñncas rústicas y diez por ñncas urbanas, y de 



zedbyGoOglC 



P g L« ISH DR CUBA 109 

catorce contribuyentes ea las demás Zonas de ta Isla, 
ocho por fincas rústicas y seis por fincas urbanas. 

PormarAn parte de la Junta de la Zona Fiscal de 
la Habaoa. dos Inffenieros y un Arquitecto designados 
por la Secretaría de Obras Públicas, un perito agró- 
nomo designado por la de Agricultura, Comercio é 
Industria, y el Director del Instituto de Segunda En- 
señanza. En las demás Zonas serán vocales de las 
Juntas un Ingeniero y un perito agrónomo que desig- 
nen aquéllas Secretarlas respectivamente y el Direc- 
tor del Instituto de Segunda Enseñanza, si lo hubiere. 
Será Secretario de la Junta el que designare el Admi- 
nistrador de Rentas é Impuestos de la Zona de entre 
los empleados de la Administración. 

Los vocales contribuyentes de las Juntas de Zona 
serán nombrados por los Alcaldes Municipales de ]ns 
capitales de Zona, para lo cual cada Municipio de di- 
cha Zona presentará una terna designada por el Ayun- 
tamiento respectivo dentro de los quince dfas siguien- 
tes .1 la constttuciíJn de la Junta Municipal, determi- 
nando el concepto y la cuota de cada uno de los 
contribuyentes comprendidos en la terna. 

Los designados por los Ayuntamientos deben ser 
contribuyentes en el término, residentes en la capital 
de ta Zona, ó del término colindante que en ella re- 
sidan. De entre ellos elegirá el Alcalde de la capital 
de la Zona los vocales de la Tunta, de modo que la 
mitad sean contribuyentes por fincas urbanas y la otra 
mitad por fincas rústicas y que residan en la capital 
de la Zona. 

Si en el término ó términos inmediatos no hubiere 
contribuyentes que residan en la capital de la Zona 
podrá designar el Ayuntamiento los que tenga por 
conveniente de entre los residentes en dichas capitules 
ó sus inmediaciones, que acepten previamente el cargo. 

El Alcalde de la capital de Zona publicará los 
nombramientos doce dfas después de terminado el 
plazo para la designación de tas ternas municipales 
haciéndolo saber á las Secretarlas de Obras Públicas y 
de Agricultura, Comercio é Industria para que desig- 
nen en su caso los vocales cuyo nombramiento les co- 
rresponde si antes no lo hubieren verificado, A falta 
de peritos agrónomos 6 Ingenieros podrán designar las 
Secretarlas de Agricultura y de Obras Públicas per- 
sonas entendidas en asuntos agrícolas ó agrimensor 
que acepte previamente. 



zedbyGoOgle 



lio COLBCTIÚN L«CiSL *TlVA 

VIH. Los cargos de vocales de las Juntas Mu- 
nicipales y de Zona son voluntarios y gratuitos para 
los contribuyentes y obligatorios y gratuitos para los 
Concejales, funcionarios públicos y peritos <J personas 
entendidas que designen las Secretarias de Obras Pú- 
blicas y Agricultura, Comercio é Industria. 

IX. Compete á la Secretarla de Hacienda ta alta 
inspecciúD y dirección de este servicio, la resolución 
de los recursos que contra los acuerdos de las Juntas 
presenten los contribuyentes, y la solución de las con- 
sultas que se le dirijan. 

X. Las Juntas Municipales tendrán á su cargo 
reunir los elementos necesarios para los registros de 
fincas; formar los registros, comprobar y proponer 
los tipos del valor en renta y en venta de las fincas, 
y precios medios de tos frutos, y redactar los pa- 
drones. 

A las Juntas de Zonas corresponderá examinar y 
aprobar en definitiva los registros, los tipos de valor en 
renta y en venta de fincas, y los precios medios de los 
frutos. 

Unas y otras ajustarán sus trabajos á los precep- 
tos de este Reglamento, de conformidad con las ins- 
trucciones que reciban de la Secretaria de Hacienda. 

XI. Corresponde también &. las Juntas Municipa- 
les comprobar las declaraciones de los propietarios, 
rectificar las que estén defectuosas, y formular las de- 
claraciones de los propietarios que no las presenten en 
el término sefialado, con citación previa de los intere- 
sados, ó de dos vecinos contribuyentes si aquella cita- 
ción no fuere posible. Los vecinos en este último caso 
suscribirán las declaraciones. 

XII. Las Juntas podrán acordar su división 
en comisiones, teniendo en cuenta al electo la impor- 
tancia de la población, la extensión de su término mu- 
nicipal y los trabajos que deban ejecutar; pero las de- 
liberaciones serdn en pleno y en sesión pública, los 
acuerdos se adoptarán por mayoría de votos, y las vo- 
taciones serán siempre nominales. Se llevará un libro 
de actas en la forma en que se llevan los de los Ayun- 
tamientos. 

Para deliberar y acordar se necesita la presencia 
de las dos terceras partes de los vocales; pero un nú- 
mero menor que asista á la sesión podrá acordar me- 
didas coercitivas para completar el quoiutn. 

Los vocales que no asistan incurrirán en cinco pe- 



zedbyGoOglC 



DH LA IKLA DB CUBA 111 

SOS de multa para el Tesoro Municipal por cada falta 
de asistencia no justificada. 

XIII. Las Juntas celebrarán sesiones ordina- 
rias y extraordinarias. Serán fijadas las primeras al 
constituirse, y las últimas podrán ser convocadas por 
su Presidente 6 por si ú á instancia escrita de dos vo- 
cales, determinándose siempre su objeto en el acuerda 
y en la convocatoria, sin que en ellas se pueda tratar 
de otro asunto. 

CAriTULO II 

XIV. Los bienes afectos á esia contribución son: 

1. Los terrenos cultivados y tos que sin cultivar 
produzcan rentas á favor de sus duefios ó usufructua- 
rlos. 

2. Los que con cultivo ó sin él se hallen destina- 
dos á recreo ú ostentación. 

3. Los edificios urbanos destinados & casas de 
habitación ú A establecimientos y explotaciones indus< 
tríales ya se bailen en el casco de las poblaciones, ya 
en el campo cuando no se trate de viviendas que for- 
men parte de predios rústicos que contribuyan por es- 
te concepto. 

4. Los censos, tributos, pensiones y cualesquiera 
otras imposiciones, ya sean perpetuas, temporales ó 
redimibles, establecidas sobre los bienes rústicos ó ur- 
banos. 

XV. Exenciones: 

Total é ilimitada. 

1. Los edificios del Estado y del Municipio los 
destinados á hospicios, hospitales, cárceles, casas de 
corrección y de beneficencia general ó local y los de 
propiedad común de los pueblos. 

2. Los terrenos ocupados por las vías férreas de 
las empresas de ferrocarriles generales ó trasversales 
y los edificios enclavados en los mismos terrenos des- 
tinados á estaciones, chuchos, desviaderos, platafor- 
mas, almacenes de carga y descarga, talleres y demás 
anexidades necesarias para la explotación de las 
lineas. 

3. Las fincas rústicas cultivadas ó habitadas por 
sus dueños que resulten del amillaramiento con renta 
imponible que no exceda de cincuenta pesos al atto, no 
tengan un valor en venta superior á seiscientos pesos y 



zedbyGoOglC 



pertenezcan A propietario qae no tenga más de una, y 
no sea contribuyente por otro concepto. 

4. Las fincas urbanas habitadas por sus dueños 
que se hallen en el mismo caso que las rústicas com- 
prendidas en el párrafo anterior, salvo que su valor 
no debe pasar de quinientos pesos. 
' 5. Los templos y cementerios sin perjuicio estos 
últimos de la contribución establecida por la orden 
número 254. 

PAKCIAL 6 TEMPORAL. 

1, Por cinco años las lagunas, ciénagas, panta- 
nos, manglares desecados cuando se reduzcan á culti- 
vo 6 pasto, y por veinte cuando se destinen á planta- 
ciones de áiboles de construcción. 

2, Por cuatro años los terrenos realmente de- 
dicados al cultivo del algodón, ó cualquier otro pro- 
ducto no cultivado en el pafs, cuya exención declarará 
en cada caso el Gobierno Central. 

3, Los edffícios urbanos durante el tiempo de su 
construcción 6 reedificación total y seis meses después 
de terminadas las obras. 

Art. XVI. Será renta líquida imponible de las 
fincas urbanas la que resulte deducido del producto 
bruto anual el veinte y cinco por ciento por huecos y 
reparos. 

Este producto bruto se fijará por anualidades mul- 
tiplicando por doce el alquiler mensual que obtenga la 
finca en la localidad, ó el que se le compute si la vive 
su propietario, usuario ó usufructuario, ó estuviere 
cedida gratuitamente al que la habite. 

XVII. En las fincas rústicas se determinará el 
liquido imponible por el valor en renta del predio se- 
(¡ún el cultivo ó explotación á que se destine. En las 
fincas arrendadas la renta estipulada será la renta im- 
ponible, cuando dicha renta sea adecuada, á juicio de 
la Junta. 

CAPITULO in 

XVIII. Dentro de los veinte días siguientes á 
la publicación de este Reglamento en la Gaceta de 
LA Habana, procederán los Ayuntamientos á constituir 
las Juntas Municipales de Amillaramlento. 

Tan luego como estén constituidas esas Juntas 
harán distribuir por triplicado entre los contribuyentes 
del término las planillas impresas, en forma de decla- 



zedbyGoOglC 



DB LA ISLA DB COBA 113 

racióD jurada, conforme á los modelos números 1 y 2 
para fincas urbanas y rústicas respectivamente, reqni- 
riéndoles para que los llenen en el término de quince 
días por sí ó por medio de persona expresamente au- 
rtzada al efecto. 

Los propietarios, administradores, directores de 
sociedades y en general los residentes fuera de los 
términos en que radiquen lus fincas podrán remitir Iüs 
declaraciones por correo en pliego certiñcado, por 
medio de peleona autorizada por escrito, ó entregarlas 
á la Junta del pueblo donde residan para que ésta les 
dé curso d expensas de! remitente, que al efecto faci- 
litará los sellos de correo necesarios. 

XIX. Las Juntas Municipales mandarán fijar 
edictos en .los lugares acostumbrados anunciando )a 
distribución y esos edictos estarán fijos mientras dure 
aquélla y esté cursando el término para las declaracio- 
nes de los contribuyentes. Durante esos términos se 
insertarán los edictos dos veces por semana cuando 
menos en el periódico local en que acostumbre inser- 
tar sus anuncios el Municipio; y si no hubiere perió- 
dicos en el lugar se hará la publicación en el de la 
localidad más próxima. 

Hn los edictos se determinará la fecha en que ter- 
mina el plaío para la presentación de las declaraciones. 

XX. Cuando una finca tenga más de un propie- 
tario cada uno de éstos, si percibe por separado su 
parte de renta, deberá preíentar la declaración jurada, 
determinando la parte que le corresponde. 

XXI. Los que administren fincas cuyos due- 
ños se encuentren ausentes ó incapacitados, los direc- 
tores y administradores de toda clase de sociedades .ó 
empresas, los administradores judiciales, sfndicos Ó re- 
presentantes comunes de cualquiera corporación ó co- 
lectividad, y los que tengan á su cargo la gestión del 
patrimonio del Estado, de las provincias, de los Muni- 
cipios, de la Iglesia, del Clero y de los monasterios, 
deberán presentar las declAraciones de las propieda- 
des que se hallen á su cargo. 

XXII. Los propietarios participes de hacien- 
das comuneras declararán los acotamientos que dis- 
fruten, expresando al pie de la declaración por medio 
de nota, el titulo en cuya virtud son comuneros, el 
tiempo de su acotamiento y los pesos de posesión que 
tienen donde se acostumbra esta forma dé designar 
su derecho. 



zedbyGoOglC 



Si estuviere promovida la división y nombradoe 
los síndicos, éstos presentarán declaraciones por se- 
parado. Si ya deslindadas, las haciendas estuvieren 
en periodo de entero los síndicos declararán las por- 
ciones que aún no estuvieren ucotadas. 

XXIII. Los arrendatarios ó llevadores de ñncas 
rústicas también declararán las fincas que explotaren. 

XXIV. Serán considerados como defraudadores 
los que faltaren maliciosamente .1 la verdad en sus 
declaraciones. 

XXV. En casos dudosos y para cerciorarse de 
la rema de las ñncas podrán acudir las Juntas Munici- 
pales á todos los medios de comprobación reconocidos 
en derecho, á cuyo efecto podrán tomar juramentos, 
citar partes y testigos y recibir sus declaraciones, pe- 
dir documentos, practicar reconocimientos, y en úl- 
timo caso acudir al juicio pericial; todo con citación 
de los interesados, que no podrán estorbar la investi- 
gación. 

XXVI. Las planillas pira las relaciones jura- 
das serán distribuidas por toda clase de agentes mu- 
nicipales y por vecinos que á ello se prestaren, obli- 
gándose d desempeñar bien v fielmente su cometido. 
Estos últimos firmarán recibos de las planillas que se 
les entreguen y de la lista de las personas A quienes 
han de entregarlas. 

De las declaraciones triplicadas una será devuel- 
ta al declarante con el sello de la Junta y rúbrica del 
Presidente y otra será remitida á la Junta déla Zona 
Fiscal. 

XXVn. A medida que se vayan recibiendo las 
declaraciones juradas se irán formando dos registros, 
uno de fincas urbanas con arreglo al modelo núme- 
ro 3 y otro de fincas rústicas con arreglo al modelo 
número 4. 

En el registro de fincas urbanas se hará constar 
por orden alfabético de las calles del término, las fin- 
cas urbanas de cada una de ellas siguiendo el orden 
de numeración de las ñncas. 

Cuando haya barrios apartados, se abrirá además 
un Registro por cada uno de ellos en los mismos tér- 
minos que expresa el párrafo anterior. 

Cuando por haber ñncas destruidas, plazas, tem- 
plos, solares yermos, etc.. la numeración resultare al- 
terada, se hará constar dicha circunstancia en los Re- 



zedbyGoOglC 



gistros. Igualmente se hará constar la exención de 
que disfrutare la finca cuando proceda. 

Hl Registro de lincas rúi-ticas se llevará por ba- 
rrio ó scccción, por orden alfabético de los nombres 
de las tincas, expresándose las que fueren explotadas 
por sus dueños ó estuvieren dadas en arrendamiento. 
En la parte relativa A la renta imponible se consigna- 
rán cuando proceda, la exención de que disfrutare y 
el término del beneficio. 

Estos Registros han de estar formados en el térmi- 
no de cuarenta días á contar desde la fecha en que se 
haya cumplido el plazo señalado á los contribuyentes 
para presentar sus declaraciones. 

En ese término se enmend.irán los errores, de- 
fecios ú omisiones que aparezcan en la redacción de 
las declaraciones, dándose aviso de ello á los intere- 
sados, y se procederá A empadronar ó amillarar las 
fincas que resultaren fuera de las declaraciones de 
cualquiera clase que sean. 

XXVIII. Formados los Registros de fincas se 
hará otro por separado de contribuyentes por orden 
alfabético de apellidos en que se expresarán la finca 6 
fincas que A cada uno correspondan. Cuando algún 
contribuyente designare'persona de la localidad con 
quien deba entenderse la Junta ó la recaudación en su 
día se consignará así A continuación del nombre del 
contribuyente, 

XXIX. Vencido el término para la formación 
de los Registros procederán las Juntas á deliberar so- 
bre las rentas ó utilidades y valor en renta y en ven- 
ta de las fincas sobre la base de las declaraciones de 
los contribuyentes. 

Publicarán semanalmente lista de las fincas urba- 
nas cuyas rentas declaradas sean objeto de acuerdo de 
comprabación, fijándola en los lugares públicos y ha- 
ciéndolas insertar en los periódicos locales, si los hu- 
biere. 

En la misma lista se consignarán las alteraciones 
que estime procedentes la Junta, haciéndolas .saber 
personalmente á los contribuyentes que residan en el 
término y comunicándolas por boleta & los ausentes. 

Si los contribuyentes aceptaren las alteraciones 
quedarán estas firmes, y se consignarán en los Re- 
gistros. Si no se conformaren con ellas, se procede- 
rá á la comprobación por los medios autorizados en 
el articulo XXV. 



zedbyGoOglC 



116 COLECCIÓN LEGISLATIVA ^^___ 

XXX. En cuanto á las fincas rústicas, recibi- 
das las declaraciones y formado el registro de las fin- 
cas de esa clase, se procederá al examen del valor en 
venta y en renta declarado por tus contribuyentes 
examen que se hará por el orden en que aparezcan en 
el Registro; y se extenderá un borrador de los acuer- 
dos que se adopten, del cual se sacar.l copia para re- 
mitirlo A la Junta de la Zona Fiscal. 

Para esc examen tendrán las Juntas en cuenta la 
clase de los terrenos, la mayor ó menor facilidad de 
conducir los productos á los mercados más próximos, 
ó á los paraderos de los ferrocarriles ó embarcaderos 
de las costas y los ríos, y la mayor Ó menor pobla- 
ción apta para los trabajos agrícolas, que tanto con- 
tribuye al aumento ó disminución del valor de los 
productos y de la renta de cada finca. 

Tendrán asimismo presente el valor de los frutos 
y productos, pero no tomarán en cuenta para el au- 
mento de valores el mayor número ó la mayor perfec- 
ción en las labores; ni tampoco para )a disminución 
los descuidos ó negligencia de los dueños, arrendata- 
rios ú encargados de las fincas. 

Aprovecharán las Juntas para formar su juicio los 
datos de carácter permanente- que conténganlos ac 
tuales amí laramientos. 

XXXI. Con los datos A que se refiere el ar- 
tículo anterior las Juntas Municipales fijarán por ma- 
yoría de votos el valor en renta y en venta de las lincas. 

XXXII. Si las evaluaciones de las Juntas Muni- 
cipales difirieren de las de los contribuyentes, pondrán 
aquellas en conocimiento de estos la divergencia, ex- 
presando 3US fundamentos, y con los datos que propor- 
cionen los interesados elevará el borrador con una me- 
moria explicativa á la Junta de la Zona Fiscal por 
conducto del Administrador de Rentas é Impuestos 
para que en definitiva aquella resuelva sobre las eva- 
luaciones, cuidando de que los valores correspondan 
con la realidad de las cosas en toda la Zona, siempre 
teniendo en cuenta las circunstancias de cada loca- 
lidad." 

XXXIII. Los montes y bosques serán evaluados 
según su calidad y el producto medio anual de los 
aprovechamientos que en ellos se hagan, como lebas, 
carbones, maderas, etc., teniéndose en cuenta para 
la fijación de la renta el valor de cada uno de esos 
aprovechamientos. 



zedbyGoOglC 



, Pi La isla pB coba 117 

XXXIV. Loa terrenos que en las fincas destina- 
das al cultivo de la caña, del tabaco, del café, del ca- 
cao y á la ganadería estén dedicados at cnltivo de 
tratos menores, para el sustento de sus moradores 6 
el de SU& dueños, no se tendrán en cuenta para las 
evaluaciones de las rentas. 

XXXV. No serán baja de la renta y valor de 
una finca las cargas y gravámenes, temporales ó per- 
petuos, voluntarios ó legales que la afecten, y no alte- 
rarán de consiguiente, la renta imponible. 

XXXVI. Las Juntas Municipales deberán hacer 
el examen de las declaraciones, las comprobaciones 
en su caso y el borrador de evaluaciones de fincas 
rústicas en el término de sesenta días, á contar desde 
el vencimiento del término para la formación de los 
Registros. 

XXXVII. Las Juntas de las Zonas Fiscales, in- 
mediatamente después de su instalación, procederán 
á reunir los datos necesarios para conocer el valor en 
renta y en venta que se calcule á las fincas de la Zo- 
na; y, para la estadística de los cultivos, el valor de la 
carretada de cafla de cien arrobas, el del cuje de ta- 
baco vendido en la vega y el del tercio ya hecho, asi 
como el de toda clase de frutos, y el de los ganados. 
Para ello podrán utilizarse todos los datos existentes 
en las oficinas y archivos públicos, que solicitarán en 
forma. 

XXXVni. Las Juntas de Zona tendrán el térmi- 
no de sesenta dias para el examen y aprobación del 
libro borrador de los Registros de fincas Rústicas de 
cada término Municipal, contados desde que venza el 
de su formación por las Juntas Municipales. 

Si dichas Juntas de Zona advirtieren morosidad 
en la remisión de los documentos y libros por las 
Jnntas Municipales, podrán apremiar á éstas, dando 
además cuenta á la Secretaría de Hacienda. 

XXXIX. Consistirá el padrón en una relación de 
todas las fincas del término, según sean rústicas Ó 
nrbanas. 

Las fincas urbanas se relacionarán por orden 
alfabético de calles y por el orden de su numeración, 
espresando nombre del propietario, valor en venta, 
renta declarada, la asignada por la Junta, cantidad 
dediicida para huecos y reparos, líquido imponible, 
tipo de imposición y cuota contributiva. 



zedbyGoOgle 



1)8 



A continuación de las fincas del casco de la po 
btación se relacionarán en igual forma las de los ba 
rrios apartados. 

Aprobadas por las Juntas de Zona las evalnacio' 
nes propuestas por las Juntas Municipales, enel libro 
borrador de ñncas rústicas, se procederá por las Jun- 
tas Municipales á llenar los blancos correspondientes 
de los libros, y á foimar el padrón general del término. 

En el padrón de tincas rústicas se consignarán és- 
tas por el orden en que aparezcan en el Re^^istro, e\ 
presando el nombre del propietario, el valor en venta, 
la renca bruta, la renta imponible, lipo de imposición 
y cuota contributiva. 

Ambos padrones estarán terminados á los treinta 
días de recibidos los datos de las Juntas de Zona. 

XL. Los registros y padrones estarán folia- 
dos con letras y en la primera foja de cada tomo sé 
expresará, certificado por el Secreiario de la Junta, 
con el Vto. Bno. del Presidente, el número de fo- 
lios de que conste el tomo, y cada finca tendrá su nú- 
inero y folio, 

XLI. Luego que estén redactados los padro- 
nes, asi de urbanas, como de rústicas, se remitirá 
tina copia certificada de los mismos á la Secreiarla de 
Hacienda. 

XLII. Los padrones se expondrán al público 
por espacio de un mes para que los propietarios for- 
mulen las reclamaciones que tengan á bien. 

XLlll. Los acuerdos definitivos de las Juntas 
Municipales son apelables para ante tas de Zona y tos 
de éstas para ante la Secretaría de Hacienda. 

Las apelaciones se interpondrán en el término de 
cinco dias, contados desde la notificación al interesa- 
do del acuerdo que le perjudique. 

Las Juntas Municipales podrán apelar en el mis- 
mo término para ante la Secretaría de Hacienda de 
los acuerdos de las de Zona. 

XLIV. Los acuerdos que dispongan la compro- 
bación son apelables. 

XLV. Los propietarios podrán asociarse para 
ejercitar sus derechos en defensa de sus intereses y 
de los generales del término en que residan, 

XLVL Contra las resoluciones de la Secreta- 
rla de Hacienda se podrá establecer el recurso con- 
tencioso-administrativo en la forma y términos sena- 
lados por la legislación vigente. 



zedbyGoOglC 



XLVII. Tambiéa podrán acudir los contribu- 
yentes á la jurisdicción ordinaria y los procedimien- 
tos comunes^ contra los miembros de las Juntas, en 
caso de inexcusable negligencia ó malicia en los 
acuerdos que les perjudiquen. 

XLVIII. Todos los valores pecuniarios serán «n 
moneda americana. 

CAPITULO IV. 



De las altas y bajas. 

Fincas Urbanas. 

( Bi^aH ). 

1. Los propietarios que debidamente hayan sido 
autorizados para fabricar de nuevo sus fincas, ó hacer 
reparaciones totales en las mismas estarán exentos de 
la tributación durante la fabricación y por seis meses 
contados desde el dfa que terminen las obras. Para 
obtener esta gracia deberán remitir 6 presentar ala 
Junta Municipal una copia de la licencia concedida 
para realizar las obras. 

Deberán los interesados solicitar el beneñcio á 
que se contrae el párrafo anterior en el término de 
15 días contados desde la expedición de la licencia. 
Si no lo solicitaren no tendrán derecho á dicho bene- 
ficio, y pagarán la contribución correspondiente al 
inmueble además de estar obligados á declarar el au- 
mento de renta que resultare de la reedificación ó 
mejoras. 

2. La Junta Municipal, comprobada la certeza 
de la concesión de la licencia para la fabricación 6 
reedificación de la finca, acordará la baja haciendo las 
anotaciones correspondientes en los Padrones y Re- 
gistros, y comunicándolo á la Junta de la Zona y á la 
Secretaria de Hacienda. 

3. Igual procedimiento se observará cuando por 
orden de la Autoridad compelenie se ordene el derribe 
de alguna finca por sii estado ruinoso, ó su expropia- 
ción por causa de utilidad pública, expresándose en 
uno y otro caso la causa que origina la baja y autori- 
dad que hubiere dispuesto la demolición 6 expropia- 



zedbyGoOgle 



ción, haciéndose igualmente en los padrones y regis> 
tros las anotaciones que expresa el inciso anterior y 
comunicándolo á la Junta de Zona y á la Secretaría 
de Hacienda. 

4. En ningún caso serán bajas las ñncas que 
cambien de propietario. Cuando esto ocurra los ad- 
quirentes darán parte á la Junta Municipal del cam- 
bio de dominio para el simple asiento en los padrones 
y registros, tomándose nota por la Junta de la fecha 
de la escritura, escribanía en que se otorgó y Registro 
de la Propiedad en que fué inscripta la trasIaciiSn, da- 
tos que se tomarán de la escritura que en copia simple 
para este efecto deberán acompañar los interesados, 
autorizándola con su firma. 

5. Las bajas se liquidarán por el periodo que 
corresponda, bien por la fracción de un trimestre ó se- 
mestre, según se realice la cobranza en una ú otra 
forma con arreglo á las disposiciones vigentes. 

6. Cuando una ñnca se divida en dos ó más par- 
les correspondientes á distintos propietarios, cada 
uno de éstos está obligado á presentar declaración en 
la forma dispuesta en el articulo XX, 

( Altas ). 

7. Son altas en los padrones y Registros tas ñn- 
cas de nueva construcción y todas las que por termi- 
nación de la exención temporal que disfrutasen se 
encuentren obligadas á tributar en la forma dispuesta 
por este Reglamento. 

Los propietarios dentro de los quince dias siguien- 
tes á la terminación de los seis meses de gracia, cuan- 
do reedifiquen totalmente ó fabriquen de nuevo sus 
fincas ó cuando construyan alguna de nueva planta de- 
berán presentar igualmente declaración conforme al 
modelo número 1 á la Junta Municipal según lo dis- 
puesto en este Reglamento. Igualmente deberán de- 
clarar el aumento de renta cuando exceda de la mani- 
festada al hacerse los padrones. 

Si no lo hicieren lo realizará la Junta Municipal 
en analogía con lo ordenado en el artículo XI. 

Para la comprobación de Ja renta declarada en 
estos casos por los propietarios y las anotaciones co- 
rrespondientes en los padrones y registros se observa- 
rá el mismo procedimiento señalado en el capitulo III. 



zedbyGoOglC 



Dp tA ISLA B 



Fincas rústicas. 



8. Las bajas de Ancas rústicas se solicitarán en 
igual forma que la de las nrbanas certificando la Jun- 
ta Municipal la certeza de las causas que originen la 
exención parcial ó temporal según proceda, haciendo 
en los padrones y registros las anotaciones corres- 
pondientes. 

Las bajas se liquidarán en la misma forma dis- 
puesta para las urbanas dándose cuenta de ellas á la 
Junta de Zona y Secretaría de Hacienda. 



9. Cuando cesen las causas que hayan determi- 
nado la e.xención parcial 6 total de que habla este Re- 
glamento, los propietarios deberán presentar las de- 
claraciones juradas según el modelo numero 2, 
observándose por la Junta las reglas relativas á las 
altas de fincas urbanas. 

10. Los Síndicos de las haciendas comuneras feo 
período de demolición y que según este Reglamento 
están obligados á declarar las tierras sueltas de las 
mismas, participarán á la Junta Municipal cuantos 
enteros se efectúen en dichas tierras sueltas para que 
aquella llame á los propietarios á declarar las tierras 
que se les enteren á fin de que causen alta. 

11. Es de la responsabilidad de la Junta cual- 
quiera omisión ó falta que se advierta en las declara- 
ciones de bajas y altas, debiendo la misma cuidar de 
que en ningún caso dejen los contribuyentes de satis- 
facer las cuotas que les correspondan. 

12. Las altas y bajas no alterarán el orden de los 
padrones y registros, conservándose la numeración 
correlativa de cada calle en las urbanas y el de situa- 
ción de las fincas en las rústicas conforme A lo dis- 
puesto en el articulo XXXIX, si bien cada finca ten- 
drá su número y folio en la forma que espresa el ar- 
ticulo XL. 



zedbyGoOglC 



CAPITULO V. 

DE LA INVESTIGACIÓN. 

XLIX Conforme á lo dispuesto en la Orden 
N.° 138, • Cuartel General, División de Cuba, de 5 de 
Abril de I***), el servicio de inspección se realizará 
por administración. 

L. Se considerarán defraudadores al Hstado- 
los que declaren menor renta de la que perciben por 
sus fincas, ó menor cantidad de productos. 

LI. Los expedientes de investij^ación podrán 
ser incoados por orden de la Alcaldía ó de la Junta 
Municipal, pero en uno y otro caso deberá informar 
en elfos la referida Junta. 

LII. Los expedientes de investigación debe- 
rán tramitarse con audiencia de los interesados con- 
cediéndoseles iguales recursos que los que determi- 
nan los artículos XLIII y XLVII del presente Regla- 
mento. 

Lili. Una vez comprobada la defraudación 
se exigirá á 'os que hayan incurrido en eila una mul- 
ta de 50 á 100 pesos, y el duplo de la contriQución 
que hayan dejado de pagar, que ingresarán íntegra- 
mente en las Cajas Municipa es conforme á la citada 
Orden del Gobierno General. 



El Comandante de Estado Mayor^ 
J. B. HICKEY. 



' Víase Upiig. su iloll' 



zedbyGoOglC 



Provincia <3e- 



Declaraciúii Jiiraila qiic presento el que n 



1 au» j- iionilire 
1 do [n lliii:a 


Barri« 


CaiHU'ldiul 
ylinclenis 


ÍEODH 


^ 

I 

« 


1 

















D¡„m,db,G00glc 



que (2) en diclio Termino Municipal. 



n 7 trans- 
Ilesa 


Eipotecas con que está 
gravato 


Censos á otraa cargas qns reconoce 




IMl-OltTE 


ánuaí; 


Nunibn 
hlpoltcarin. 


ImiHirlo 


,sl?íSi; 


TiH .-lr.-.li.i 
VBpor 


l'MC» 


W«. 


I>e>o< 


Ct«. 


.™ 


Ct». 


















1 
i 



D¡„m,db,G00glc 



r 



i,db,Googlc 





S 




5 


o 


¡ 




1 







s 








' 




; 


! 


¿ 


.£" 










s 


Sí 

1 


¡ 




e 






■ 






5, 






1 






V. 






1 


1 




JS 


1 




■re 
1" 


1 






i 




:3 






íl 






j3 






'^"^ 






■^ 






s 






ll 


1 


i 


i 




1 


1. 


1 


^ 


11 






•■■s 


1 




r 





D¡„m,db,G00glc 







£? 




i ! 








= 








1 í 




1 t 








•- 5 




:^. 




e 




^ 






d 


1^ 




!J-' 




d 




1 


1 


'ji 


1 

>3 


5 






■ 


a fl 


' 


||i 


^l| 




1 ° 




5 




«É 


1 


!V 


1 










i -Sf 




! 1^ 


1 


•3^ 


i 


°.-Ss 




1 ¿ 


i 


« 


] 



D¡„m,db,G00glc 



COLECCIÚN LHGISLAÍiVa 





I 






1 


















á 


¿ 


4 




^ 


1. 
tí 


c 


^ 




u 


£ 


¿ 






¡í 


n 














































1 * 


¿ 








1 

í 
1 


1 


í 






ji 


;S 


! 




S 


1 






'■ 


¿ 








í i 






1^1* 












á 












3 ■* 1 




































1 


















ll^"^ 






5^ - 










^ 


1^1 




g 




í¿ 






!W 





Ca.i,,cob,CoOglc 



1 II 




i 




g 


1 


á 










■s 


ti 






•a 






i s 




¿ 




1 


« 


1 




.i 




11 
































: S^ 


1 




• .n 


S 








»ir 


5 
















■ iil 






í 






£ 






Ji 




P 






1 




uá 


3 




■% g 
























i -s ll 








: .2 i 1 






w 3 1 




i .%, é 




al-sj 



D¡„m,db,G00glc 



3 I 



1 1 



3L 

"iT 



il 

-■E 


al 


il 




al 


II 


■ ^1 

l-lj 


íl 


II 


3 

1 


a 


l| 


i! 


al 


II 



D¡„m,db,G00glc 



N9 336. 
CUARTEL GENERAL, DIVISIÓN DE CUBA 

Habana, 4 de Septíenibre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, & propuesta del 
Secretario de Justicia, ha tenido á bien disponer la 
publicación de la siguiente orden: 

I. A la Comisión creada por la Ordcu NV 321 * de 
este Cuartel General, fecha 15 de Agosto de 1900, pa- 
ra que investigue é informe acerca de las reclamacio- 
nes de propiedades y derechos de propiedad de toda 
clase y naturaleza, hechas por el Ohis[^ode la Haba- 
na, se le adscribe un* Secretaría, cuyas funciones se- 
rán las propias de las oficinas de su naturaleza y cuya 
plantilla de personal y material será la siguiente: 

Un Seci-etArio Letrado con 81800.00 anuales. 

Un auxiliar de Secretaria con 600.00 ,, 

Un mozo de oficios con 300.00 

Material 300.00 „ 

II. Se concede, por una sola vez, un crédito ex- 
traordinario de cien pesos para los gatos de instalación 
de la expresada Secretoria. 

III. La plaza de Secretario se cubrirá libremen- 
te por el Secretario de Jiiaticia; y las de auxiliar y 
mozo de oficios poi- la rcfei-ida Comisiou. 

IV. Todos los efectos de esta Orden se entende- 
rán retrotraídos al día veinte y dos de Agosto de 1000, 
inclusive. 

FjI Comandaute de Eatado Mayor, 
J. B. HICKEY. 



N9 337. 

Habana, 4 ^^ /Septiembre de 1900. 

El Gobernador G^ti<^f^' de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Justicia, ha tenido á bien disponer la 
publicación de la siguiente orden: 

I. Por la presente se suprime la plaza de Oficial 
auxiliar de la Secretaría del Consejo Administrativo, 



zedbyGoOglC 



creada por la Orden número 233, * serie corriente de 
(wte Cuartel General; y en su lugar ae crean para la 
misma Secretaria dos plazas de escribientes, dotada 
cada nna con el haber anual de quinientos pesos, las 
cuales serán cubiertas libremente por el Secretario de 
Justicia. 

II. Esta Orden empezará & surtir sus efertos 
desde el día siguiente al en que se publique en la Ga- 
ceta DE Habana, 

El Comandante de E»tado Mayor, 
J. B. HICKEY. 

[aacalaE«ep(ieiubi«.| 



N? 338. 

HabauH, 4 de ¡Septiembre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Josticia; ha tenido k bien disponer la 
publicación de la siguiente orden: 

I. Por la presente se crea un Juzgado Jtnnici- 
pal en Aguada de Pasajeros, Tí^rmino Municipal y 
Partido Judicial (le Cienfuegos, Provincia de Santa 
Clara. 

II. líOS límites dol territorio oorrespondiento- al 
nuevo Juzgado Municipal serán los siguientes: Al 
I^ort« el rio Hauábana; al Sur la tinca "Rosita"; al 
f^te, la hacienda "Venei-o", inclusive; y al Oeste la 
euseuada de Cochinos, quedando por tanto dentro de 
su jurisdicción, las hac^ieudas "Venero'', "Caracas", 
"Jagüey Cbla", "C^ryo Esiúuo", "Rosario", "Coco- 
drilo", "Aguada", "Malezas", "San Josí" y la parte 
de la Ciénaga de Zapata, que se liaya comprendida cn- 
ixG los lugare» s¡gniente.s: hacienda "Magdalena", 
"Rincón", "D^íamales", "Sabana de Sau Diego", 
"Tierras Nuevas", Río "Alcalde Mayor", "Los Fa- 
rallones", "Jácaro Quemado". "San Blas", "Ciéna- 
ga" y "Ortiea". 

III. El referido territorio liabrá de entenderse 
segregado del actual Juzgarlo Municipal de Yaguara- 
mas, que corresponde al mismo Termino Municipal y 
Distrito Judicial de Cienfuegos. 

■ TéMe)»píg-458dBltoino II. IMO, 



zedbyGoOglC 



^ PB t^ ISLA DB COBA 133 

IV. La Becretaria de Justicia queda encalcada 
del cumplimiento de la presente Orden y de resolver 
las dudas á que pudiera dar lugar. 

El Comandante de Estado Mayor, 
J. B. HICKEY. 

(UuaM 5 «epllembre,) 



N9 339. 
Habana, 4 de Setiembre de 1900. 

Kl Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Justicia, ha tenido & bien disponer la 
publicación de la siguiente orden: 

Desde esta fecha qnedan en uso de licencia hasta 
el 16 de Septiembre del corriente año, los funcionarios 
del oi'den judicial y fiscal que hayan sido proclamados 
candidatos por los partidos políticos para la Conven- 
ción Constitucional y presentados como tales candida- 
tos antes de las doce del día del primero de Septiem- 
bre, 1900. 

El ComaTtdanie de Estado Mayor, 
J. B. HICKET. 

[Queta 9 MpIJvinbrc.] 



N9 340. 

Habana, 5 de Septiembre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, k propuesta del 
Secretario de Justicia, ha tenido á bien disponer la 
publicación de la siguiente orden: 

I. Los Párrocos recibirán del Estado la cantidad 
de diez ecntevos por cada certificación que espidan á 
petición de los Jueces Municipales para la inscripción 
de defunciones dispuesta en la Orden de la Secretaria 
de Justicia, publicada en la Gaceta de la Habana 
con fecha 8 de Febrero de 1900. * 

II. Para obtener el cobro de esos derechos, cada 
Párroco remitirá mensualmente á la Oficina de Ha- 
cienda correspondiente una certificación expresiva del 
námero de certificaciones de defundón expedidas du- 
rante el mes, con expresión del Juzgado á que hayan 

• Téue )■ pilg. ITT del Xoiwa t, IfllM. 



i,db,CoOglc 



134 



remitido esos atestados y lista nominal de las personas 
& cuya defunción se refiei'an las certificaciones. 

III. Loa Jueces Instructores de los expedientes 
generales de inscripción remitirán, también mensual- 
mente, A las mismas oficinas de Hacienda una certifi- 
cación expresiva del número de atestadas recibidos en 
BU Registro con motivo del expediente general de ins- 
cripción de defunciones, con expresión de los Párrocos 
autorizantes y lista de loa nombres de las personas á 
cuyo fallecimiento se refiera «ada certificación. 

IV. Hecha la oportuna liquidación por la oficina 
de Hacienda, con vista de las ceriificaciones expresa- 
das en los dos artículos anteriores, se satisfará & los 
Párrocos la snma que resulte liquidada. 

El Comandaiiíe de Estado Mayor, 
J. B. HICKEY. 



N9 342. 

Habana, 5 de Septiembre de 1900, 
El Gobernador Greneral de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Justicia, ha tenido á bien disponer la 
publicación de la siguiente orden: 

I. Por la presente se crea un Juzgado Correcio- 
ual en la ciudad de Finar del Kío que tnndrá la orga- 
nización que determina el Articulo VI de la Orden N9 
214, * serie corriente y tendrá una asignación de Í250 
al año para material; ejercerá las funciones que deter- 
mina la Orden N9 213, ** de 2.5 de Mayo do 1900, y em- 
pezará á funcionar á los cincuenta días de la fecha en 
que se publique esta Orden en la Gaceta de la Ha- 
bana. Dicho Juzgado tendrá jurisdicción en todo el 
Término Municipal de Pinar del Rio. 

El Gobernador General cubrirá inmediatamente, 
á propuesta del Secretario de Justicia, el m.encionado 
Juzgado. 

El Secretario de Justicia nombrará el personal 
que sea necesario de conformidad con las Ordenes vi- 
gentes. 

II. A los cincuenta dias de la fecha en que se 
publique esta Orden en la Gaceta de i,a Habana, los 

- Víase la báa. 292 del tomo ti. IWO 
•■ VíaieUiiág, XTiavllamolI, IDO', 

DigitizedbyGoOglC 



Jueces de Primera Instancia é Instrucción que exiaten 
en las poblaciones donde no hay Juez Con-eccional, 
empezarán á ejercer funciones de Juez Correccional, 
empleando el procedimiento que establece la Orden 
fi"9 213, siempre que se trate de loa delitos enumera- 
dos en el Articulo XLI de la misma, cometidos dentro 
de su Partido Judicial 6 de faltas que se cometieren 
dentro del territorio del Juzgado Municipal de la ca- 
becera del Partido Judicial. A tal efecto la lÍBt» de 
individuos elegibles para Concejales, que según el Pá- 
rrafo 2? del Articulo XXYII de la Orden N9 213 de- 
ben los Alcaldes fijar para la formación de los Jura- 
dos, habrán do quedar fijadas dentro de los veinte días 
siguientes á la publicación de esta Orden eu la Gace- 
ta DE i.A Habana, estarán expuestas paralas solicitu- 
des de inclusión y exclusión durante los veint* días 
que dicho párrafo prescribe y deberán quedar finiqui- 
tedas en la forma que el propid Artículo XXVII dispo- 
ne, dentro de los diez días Eigaient«s, al ¿Itimo en que 
estuvieren expuestas. Las multas que con sujeción á 
la Orden 213 recauden los Jueces de Instrucción en 
funciones de Correccionales, ingresarán en laa Cajas 
de los Ayuntamientos, en cuyos respectivos territorios 
Be hubieren cometido los delitos 6 faltas. 

III. A los veinte días de la fecha en que se pu- 
blique esta Orden en la Gaceta de la Habana, loa 
Jueces Municipales que existen en las poblaciones 
donde no hay Juzgados de Instrucción ni Correccio- 
nales, empezarán á conocer de los juicios de faltas, á 
emplear el procedimiento que para los mismos estable- 
ce la Orden N9 213, y los Jueces Municipales á que 
alude la presente Orden deberán ingresar en las Cajas 
de loa respectivos Ayuntamientos el producto de las 
multas que con arreglo á la Orden Ñ9 213 hicieren 
efectivas, y con dicho producto, y lo que recauden los 
Jueces de Instrucción en funciones de Correccionales, 
deberán los Ayuntamientos atender en primer lugar 
al sostenimiento délos Juzgados Municipales de sus 
respectivos Términos y proveer á los respectivos Jue- 
ces de Instrucción en funciones de Correccionales del 
material que estas funciones demanden. 

r\'. Dentro de los veinte diaa siguientes al de 
la publicación de esta Orden en la Gaceta de la Ha- 
bana, debei'án los funcionarios á quienes la misma 



DgilizcJbyCoOglC 



136 COt-BCClÓN LECISLATIV* 

Interesa, someter á la Secretaría de Justicia cuantas 
consultas y dudas se les ocurran acerca de sn implan- 
tación en la práctica, con objeto de completarla den- 
tro de este tórmino con las disposiciones adicionales 
que fueren necesarias. 

V. Los procedimientos que estuvieren en cui-so 
ni empezar á regir la presente Orden continuarán 
ajustándose á las disposiciones hoy vigentes, hasta 
BU terminación. 

El Comandante de Estado Mayor, 
J. B. HICKEY. 

[Gocetu T H^illeiiibre.] 



Bahana, 6 de Septiemlire de 1900. 

Kl Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario do Hat^^ienda, ha tenido á bien disponer la 
publicación de la siguiente orden: 

I. Todos los edificios pert«necieutea al Estado 
que hayan sido anteriormente ocupados por las tro- 
pas de los Estados Unidos, 6 que en lo adelante pu- 
dieren ser desocupados por las mismas, serán entre- 
gados á la respectiva Administración de Hacienda de 
la Provincia en que estín situados. 

II. Con la autorización del Secretario de Ha- 
cienda, estos edificios sen'vn arrendados á loe Munici- 
pios, & una renta nominal, bajo las condiciones que 
especifique el Secretario de Hacienda, y todos los 
arrendamientos que hayan sido hechos, ó los que en 
adelante se hagan, serán archivados en la Secretaría de 
Hacienda de la Isla de Cuba, 

El Comandante de Estado Mayor, 
3. B. HICKEY. 

(Gurda ^ te[iMKiB\in:\ 



N9 -.Uh. 

Habana, Ü de Septiembre 1900. 

El Gobernador General de Cuba, de acuerdo con el 
Secretario de Instrucción Pública y á propuesta de la 
Facultad de Derecho de la Universidad de la Habana, 



zedbyGoOglC 



PH LA ISLA DH CUBA 137 

h& tenido ¿ bien disponer la pnbHcación de las siguien- 
tes modifícaeiones en los estudios correspondieutes é, 
la Escuela de Derecho Civil: 

La Cátedra B. comprendei-á dos cursos de Dere- 
cho Civil (De las personas y de la propiedad). 

La Cátedra D. comprenderá el tercer curso de De- 
recho Civil (De las obligaciones), y el curso de Dere- 
cho Mercantil. 

Se establece la Cátedra E. que comprenderá los 
dos cursos de Derecho Procesal. 

El Comandante de Estado Mayor, 



(GacetaTseptiembre.] 



. B. HICKEY. 



Habana, 6 de Septiembre de 1900. 

El Gobernador General di Cuba, á propuesta del 
Cirujano Jefe de la División y á peticiOn del Jefe de 
Sanidad de la Ciudad de la Habana, ha tenido á bien 
disponer la publicación de la siguiente orden: 

I. Con el fin de que el tratamiento de las enfer- 
medades infecciosas y contagiosas pueda estar desde 
el principio A cargo del mismo Departamento, el Hos- 
pital de "Las Animas" de la Ciudad de la Habana se 
traslada por la presente del Departamento de Bene- 
ficencia y Hospitales al Departamento de Sanidad de 
la Ciudad de la Habana, 

n. El Superintendente del Departamento de Be- 
neficencia tontínuará presupuestando por los fondos 
necesarios para este Hospital. 

El Comandante de Estado Mayor, 
J. B. HICKEY. 

( G»:«U T •cpliembre.] 



N." 348. 
Habana, 7 de Septiembre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Hacienda, ha tenido á bien disponer la 
publicación de la siguiente orden: 

I En lo sucesivo todos los fondos asignados á las 
Aiidiencias para el pago de indemniíación á testigos 



zedbyGoOglC 



y peritos que concurran á los juicios orales serán pa- 
gados á los Secretarios de las Audiencias ó al funcio- 
nario debidamente autorizado por el Presidente de las 
mismas por el Tesorero de la Administración de rentas 
donde resida la Audiencia Provincial, quien A su vez 
recibirá los mismos del Tesorero de Cuba como está 
prevenido en la actualidad. 

II. El Tesorero de la Administración exigirá un 
recibo por duplicado del Secretario. O funcionario re- 
ceptor extendido en la forma 11 dei Departamento de 
Hacienda el cual le servirá de comprobante mientras 
no reciba los documentos justificantes de la inversión 
de la suma recibida. Dicho recibo expresará las can- 
tidades entre<rndas para e.stas atenciones y los pagos 
se harán individualmenie, usando la forma 8 del De- 
partamento de Hacienda. 

III. Los comprobantes «e eitenderán por tripli- 
cado y terminados los pagos se remitirán doí copias 
de los mismos al^Tesorero de la Administración de 
Hacienda que suministró los fondos. 

El Tesorero examinará cuidadosamente estos 
comprobantes y cuando se hallen en debida forma 
agregará una de dichas copias á una copia del recibo 
que previamente le haya entregado e luncionario de 
la Audiencia. En el caso no probable de que este 
recibo haya sido enviado con las cuentas a! Inierven- 
lor se enviarán estos comprobantes al Interventor su- 
plicándole sean archivados con e! mencionado recibo. 

El Tesorero de igual modo, usará el otro ejem- 
plar de los comprobantes con la otra copia del recibo 
para completar su archivo de documento^ retenidos. 
La tercera serie de comprobantes quedará en poder 
de la Audiencia como prueba de los pagos efec- 
tuados. 

IV. Al enviar los comprobantes al Tesorero de 
Hacienda el funcionario designado por la Audiencia 
para efectuar estos pagos llenará y mandará por dupli- 
cado una relación en la planilla N." O' 14 del Departa- 
mento de Hacienda demostrando el sa'do de fondos si 
lo hubiere existente que no fuere comprendido en los 
comprobantes enviados y esta suma será deducida de 
la siguiente asignación mensual. 

V. El Tesorero de cada Administración de Ren- 
tas donde radique Audiencia, excepción hecha de la 
Habana que tiene Pagador especial, hará presupues- 



zedbyGoOglC 



DB L* T31.A DB rUB* ■ 139 

tos mensuales de los fondos necesarios incluyéndolos 
en el epígrafe correspondiente de los pedidos de 
fondos. 

El Comandante de Estado Mayor, 
^. B. HICKEY. 



Habana, 7 de Septiembre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Justica, ha tenido á bien disponer la pu- 
blicación de la siguiente orden: 

Los Intérpretes pagados por el Estado en los Juz 
gados y Tribunales de esta lula, no cobrarán nada en 
los juicios civiles á los litigantes por las traducciones 
al inglés de los documentos que en este idioma deban 
mandarse al extranjero por conducto del Gobierno de 
los Estados Unidos. 

II. Dichos Intérpretes cobrarán las traducciones 
que hagan al castellano de \ob documentos que en len- 
gua extranjera presenten los litigantes en defensa 6 
tostififación de sus derechos, con arreglo á la siguien- 
te tarifa: 

Por el primer pliego, tres pesos. 

Por cada uno de los nueve pliegos siguientes, dos 
pesos. 

Por cada pliego sucesivo, á contar desde el undéci- 
mo, un peso cincuenta centavos. 

Estos precios se entenderán en moneda de los Es- 
tados Unidos. 

Se computarán los pliegos á razón de seiscientas 
palabras del original que se traduzca. 

Cuando sea un solo pliego, y también cuando sea el 
último se computará como pliego entero SÍ contuviere 
más de trescientas palabras; en caso contrario se com- 
putará como medio pliego. 

1I[. Esta orden regirá no sólo en las actuaciones 
que se promuevan, sino también en las ya promo- 
vidas. 

IV. En las actuaciones de la jurisdicción crimi- 
nal regirá la misma tarifa siempre que haya condena 
de c9Stas; y el importe de esos trabajos se pagará á la 



zedbyGoOgle 



140 ■ COLUCCIÓN LEÚISLATITA 

Hacienda, de lo cual cuidarán los Jaeces y Tribunales 
bajo su responsabilidad. 

El Comandante de Estado Mayor, 

J. B, HICKEY. 

(Gxwta 8 Miitiembre.) 



N9 352. 

Habana, 9 de Septiembre de 1.900. 

El Gobernador General de Cubft, lí propiie«ta del 
Secretario de Agricultura, Comercio 6 Industria, ha, 
tenido á bien disponer la publicación de la üiguieiite 
ordea: 

I. La pesca del carey, caguama y la tortuga, só- 
lo podrá realizarse con artes de red cuyas mallas ten- 
gan como mínimum de luz 50 centímetros. 

II. Cualquiera red que tuviese mallas de menor 
dimensión que la prescripta en el articulo I de esta 
Orden, será decomisada y destruida, ó vendido el mar 
terial en pública subasta, por el Capitün del Tuerto. 

III. Queda absolutamente proliíbida, en todo 
tiempo, la Vela, ó sea el acecho y captui-a de las hem- 
bras cuando vayan & tierra á desovar. 

IV. Se prohibe asimismo, en toda estación, la 
captura, circulación y venta de individuos cuyo caia- 
paeho no tenga, cuando menos, .W centímetros en su 
diámetro mayor. 

V. Queda vedada la cogida, eii'culación, expen- 
dio y consumo de huevos de los referidos quelonios, en 
cualquier grado de desan-ollo, al natural y en toda for- 
ma de conserva, dumnte cinco aílos á contar desde la 
fe<^ha de esta Orden. Diclia veda podrá reducirse ó 
ampliarse, st^ón lo aconsejen law circunstancias, en su 
oportunidad. 

VI. La veda jHU-a la penca, circulación y venta 
de los citados quelonios, tendrá lugar desde el 1*? de 
Mayo hasta el 31 de Agosto inclusive de cada aQo. 

VII. De la violación de esta veda, en cualquier 
foima, cano y grado, así como de todas las contraven- 
siones de es^ Orden, serán responsables mancomuna- 
damente los armadores, los patrones y los pescadores. 

VIII. Por la primera vez, el Capitán del Puerto 
impondrá el decomiso de Ion careyes, caguamas ó 



zedbyGoOglC 



tortugas y una multa de 910 por cada uno de esos 
que]oníos que no -alcancen la m^da legal. 

La segunda infracción se castigará con el deco- 
miso total de dichos quelonios y una multa doble que 
la anterior. 

A los reincidentes por más de una vez se les juz- 
gará por los tribunales como reoH de desobediencia. 

IX. Los careyes, caguamas y tortugas caidos en 
comiso, por haber sido ilegalmento pescados, serán 
arrojados de nuevo al mar; y los huevos délas mismas 
que se decomisen, por infracción del articulo V de es- 
ta Orden, serán destruidos inmediatamente. 

X. £1 producto do las ventas hechas con arralo 
á lo dispuesto en esta Orden, asi como las multas, se- 
rán depositadas por el Capitán del Puerto en el Teso- 
ro de la Isla, como «Rentas Varias". 

XI. Las embarcaciones destinadas á la pesca, al 
rendir sus viajes, ó los pescadores en su caso, darán 
parte por escrito al Capitán del Puerto, respectivo del 
resultado de la pesca, á fin do que éste ó su delegado 
presencien la descarga de 1» mei-cancia á los efectos de 
comprobar hí reúne en su totalidad los requisitos le- 
gales. Si no los reúne, procederá á ocuparla. 

XII. En el parte escrito, que deberán dar los 
Patrones de los barcos 6 los pescadores, con arralo al 
artículo anterior, se dcterminai-á el número y clase de 
los quelonios que se hubieren pescado en la expedición. 

XIII. Los datos referentes al número y clase de 
dichos quelonios y precio en que fueren vendidos, se- 
rán remitidos por los Capitanes de Puei-to respectivos 
á la Secretaría de Agricultura, Comercio é Industria. 

XIV. Todos los decretos, órdenes ó leyes que en 
todo ó en parte contravengan las disposiciones que 
preceden, quedan por la presente derogados. 

El Comandante de Estado M^ayor, 
J. B. HICKEY. 



[GMeUVJWptlfDibre.) 



N9 .353. 

Habana, 9 de Septianbre de 1900. 
El Qobemadot- General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Estado y Gobernación, ha tenido á bien 
disponer la publicación de la siguiente orden: 

A partir del día que oportunamente señale la 



zedbyGoOglC 



iXi COLECCIÓN 



Becretarfa de Estado y Gobernación, se observarán 
las BÍgaieDt«8 prescripcionea para el Registro de la 
Propiedad Pecuaria: 

I. Los Alcaldes de Barrio — y, en el punto donde 
lio los hubiere, las autoridades que la Corporación Mu- 
uicipal encargue de este tral)ajo - - llevarán un libro 
en que liarán constar ías altáis y bajas del gauado va- 
eiiuo, caballar, mular y asnal que ocurrieren dentro 
del barrio, conforme á las iiintrucciones que en dicho 
libro se darán. 

II. Al finalizar cada mes los Alcaldes de Barrio 
6 Autoridades encargadas del Registro de la Propie- 
dad Pecuaria, remitirán á la Alcaldía Municipal de 
que dependan un reeiimeu de las altaK y bajas del ga- 
nado ocurridas durante el mes. 

III. Las Alcaldías Municipales llevarán un li- 
bro donde copiarán los resümenes mensuales i-ecibidos 
de las Alcaldias de Barrio y á su vez remitirán al Go- 
bierno Civil de la pro\'iucia á que pertenezcan un re- 
smneu de las altas y bajas ocurridas durante el mes 
en sus respectivos Términos. También remitirán una 
copia de este resumen al Presidente de la Junta Pro- 
vincial de Agricultura, Comercio 6 Industria á fin de 
que surta sus efectos en la formaciñn de la esta- 
dística. 

IV. Los Gobernadores Civiles llevarán I^unbi4n 
un libro en que anotarán los reaíimenes de las Alcal- 
días Municipales y remitirán á la Secretaría de Esta- 
do y Gobernación el del movimiento ganadero en sus 
respectivas Provincias durante el mes. 

V. Ijos que en la feclia qiie, segfin el primer pá- 
rrafo, se scRalará [tara que enii»ieze á regir la presen- 
te sean pi'opietarios de ganado vacuno, caltallar, mu- 
lar 6 asnal, Imbiéranlo inscripto ó no (K)n anterioridad 
en los Registros Municipales, enti-cgarán á las Alcal- 
días de los barrios donde tengan sus animales una 
relación en que consten el número, clase y marcas ó 
seDas que los distinguen, expi-esando si son maclios ó 
hembras y, á ser posible, la pi-ocedencia de los mis- 
mos, esto es: el Municipio 6 Provincia, si son de esta 
Isla, ó el país de donde hubieren venido, caso de ser 
extranjeros. Esta relación seni firmada por el pro* 
pietario ó por su i-ejiresentante debidamente autoriza- 
do, y al Alcalde «lo Barrio concMpoiiderá la eoinproba* 



zedbyGoOglC 



Dh LH ISLA Pfc COBA 1«3 

ción de la autenticidad de la firma, ya valiéndose de 
testigos, ya por otros medios & su alcance. 

VI. Los que importeii ganado en esta Isla des- 
pués que haya empezado á regir la presente, deben 
inscribirlo en til banúo á que pertenece el lugar (mue- 
lle, etc.) de desembarco, bastóudole para acreditar la 
propiedad la presentación de los despachos - de la 
Aduana. 

\^I. Cuando el ganado que se desea inscribir 
sea adquiíido por compra en esta Isla, acudirán com- 
prador y vendedor 6 sus legítimos representantes, á 
la Alcaldía del Barrio en que los animales se encuen- 
tren, para que se levante acta de la negociación que 
firmarán las partas contratantes por ante la autoridad 
que extienda diclio documento y se archivará por 
Índice. 

VIII. Hi el ganado proviene de aumento cu la 
cría, el dueño presentará, antes que transcurra nn 
año de nacido aquél, una relación semejante á la que 
se expresa en la prescripción V. 

IX, De toda inscripción se expedirá certifica- 
ción, consignando en la linea do notas si el ganado ha 
ha sido inscripto con anterioridad á favor del mismo 
individuo en ese ü otro Barrio, el nombre de éste, ó 
estos cuando fuesen varios, y los números de las an- 
teriores certificacitmes. 

X, Para los efectos de la pi-ecedente, en cada 
Registro se exigii-á á los dueRos de ganado que no se 
hallen comprendidwi en las prescripciones VI y VIII, 
la certificación que hubieren adquirido al hacerse 
la inscripción anterior, 6 el titulo de propiedad que 
actualmente posean, si por primera vez acuden al Ke- 
gifitro para iníicribir sus animales en la forma que 
aquí se establece. Estas certificaciones ó títulos de 
propiedad, quedai-án archivados en el fiegistro entre- 
gándose otra al dueflo como se expresa en el articu- 
lo IX. 

XI. Los propietarios de ganado comprendidos 
en la prescripción V incurrirán en lamidta de uu peso 
por cada cabeza de ganado no inscripto si eu el plazo 
de tres meses, á contar desde la fecha en que comien- 
cen & re^ir las presentes, no hubieren entregado en la 
AlcaJdía de Barrio la relación que en dicha prescrip- 
ción se señala. En igual mult>». incumrán los com- 



zedbyGoOglC 



l44 



prendidos en el Artículo VIII, si vencido el plazo que 
en el mismo se concede no hubiesen pi-esentado la rela- 
ción debida. 

XII. Para el tránsito de ganado fuera del Ba- 
rrio en que estuviere inscripto, se exigirá al conductor 
el pase correspondiente, que podrá ser de tránsito 6 
anual, segíin se estableció en la Instrucción de 13 de 
Agosto de 1880. También se requerirá pase de trán- 
sito para ingre.sar reses en mataderos, afín cuando (i^- 
tOB se encuentren denti-o del Barrio de que procedan 
las reses. 

XIII. Los Alcaldes Municipales cuidarán de 
que en todos los mataderos ó depósitos pam el consu- 
mo exista un deli^do del Municipio que reconozca, 
confronte y recoja los pases respectivos, sin los cual&H 
no podrá autorizarse la matanza de ninguna res. Di- 
cho delegado remitirá á la autoridad correspondiente 
á los que lleven ganado al matadero sin el debido pa- 
se, encargándose aquella de la averiguación de la pro- 
cedencia del gauado y de imponer la multa en que 
hayan incurrido, si de la averigua<'i6n no resultase 
que el ganado en mal habido, pues en ese caso enten- 
derán los Tribimales de Justicia para la imposición 
del castigo. El Delegarlo del Municipio inutilizará 
con su firma y fecha los pase» cgue hubiere recogido 
durante el día y los remitirá á la Alcaldía Municipal 
para su archivo. 

XIV. Los conductores de ganadlo que carezcan 
del pase correspondiente, incurrirán en multa de diez 
pesos, quedando detenidos hasta tanto' se justifique 
que el ganado les ¡>ertenece, 6 <iue han sido comisiona- 
dos por el dneQo ó dueños para conducirlo. Esta de- 
tención la sufrirán sólo aquellos conductoiTS que no 
prestaren fianza equivalente al valor délas reses que 
conduzcan para responder en todo caso de las que fue- 
ren mal habidax. Mientra» duren la» averiguaciones 
se deposítnrán 1a« i'eses en lugar apropiado que desig- 
nará el Alcalde de Barrio, debiendo el dueilo del ga- 
nado abonar por la estancia de éste en el depósito, 
una cuota prudencial que fijiirán los Alcaldes Munici- 
pales en consonancia con lo que se Hcoí^tumbra abonar 
en la localidad por piso de roses. 

X'\'. Tanto la inscripción de animales como la 
expedición de certificados y paseí< de que se habla en 



zedbyGoOglC 



estas disposiciones serán Absolutamente gratuitas, 
quedando sujetos á las responsabilidades de Ley los 
empleados que cobraren cualquier cantidad por el des- 
pacho de dichos documentos. 

XVI. Ix>8 libroB, certificados, pases y eetados 
mensuales de que se habla en la presente, senln remi- 
tidos por la Secretaría de Estado y Gobernación á. las 
Aiitorida^les que hayan de utilizarlos. 

XVII. Loe libros que actualmente se llevan pa- 
ra el Registro de la Propicda^l Pecuaria se cerrarán 
desde el dia en que empiecen ú, regir estas disposicio- 
nee y se conservarán en depósito en los archivos de 
las Alcaldías de Barrio, 6 en las Municipales, se- 
gún se encuentren en poder de unas ü obras, y en 
atención á las condiciones especiales de cada juriadic* 
pión. 

XVIII. Para los efectos de la inscripción, se 
recuerda á los dueños de ganado lo que previene el 
R. D. vigente de 21 de Agosto de 1884, acei-ca. de los 
títulos de propiedad de los hierros que usen para mai'- 
("ar sus animales. 

XIX. La palabra ganado empleada en esta Oi-- 
den se refiere al ganado caballar, mular, asnal y va- 
cuno. 

XX. Se dei-ogan todas las leyes, ónicnes y dis- 
posiciones q«e de algfin modo contravengan la pre- 
sente. 

El Comandante de Estado Mayor, 
J. B. HJCKEy. 

[Gocrta 11 «'pUimiIn-e.] 

Habana, JO de Seylieiiibre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Justicia, ha tenido íi bien disponer la 
publicación de la siguiente orden: 

I. El artículo (i88 dol Código Civil se entenderá 
redactado de este modo: 

El testamento ológrafo sólo podrá otorgarse por 
personas mayores de edad. Para que sea válido este 
testamento, deberá estar escrito todo y firmado por el 
testador con expresión del lugar, año, mea y día en 
qne se otorgue. Si contuviere palabras fiachadas, en- 



zedbyGoOglC 



mendadas ó entre ranglonos, las salvará el testador 
bajo eu firma. Los extranjeros podrán otorgar teeta- 
mento ológrafo en sti propio idioma. 

II. Se declaran válidos los testamentos ológrafos 
extendidos en papel común después del primero de 
Enero de 1899. 

El Comandante de Estado Mayor, 
J. B. HICKEY. 



N." 355. 



Habana, 12 de Septiembre de 1900. 
El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Estado y Gobernación, ha tenido á bien 
disponer la publicación de la siguiente orden: 

I. Desde la publicación de esta Orden los presu- 
puestos municipales serán preparados y redactados 
por los Tesoreros Municipales con los datos que les 
suministren por escrito en la segunda quincena del 
mes de Marzo de cada aflo los encargados de los dife- 
rentea ramos del servicio ó las oficinas municip. 
ajustándose á los recursos de los Términoi y á los in- 
gresos autorizados por la Orden N," 254,* Cuartel Ge 
neral de la División de Cuba, serie de 1900. 

II. El proyecto de presupuesto, ya sea ordinario 
ya extraordinario, será presentado al Alcalde en la 
primera quincena de Abril y sometido & la censura 
del Síndico, que bajo su firma expresará en el término 
de diez días si á su juicio contiene ó no extralimitacio- 
nes legales, especiñcando cuales sean, si estima que 
las hubiere, durante esos diez días estará el proyecto 
expuesto al público en la Secretaría del Ayunlamien- 
to, y se publicará en dos números del periódico local 
en que acostumbre hacer sus anuncios el municipio ó, 
si no hubiere periódico, en la forma en que hiciere sus 
anuncios, un resumen general de los gastos é ingresos 
presupuestos, con particular expresión de los cambios 
en la tributación y en los gastos comparados con los 
del último presupuesto aprobado, 

III. Con la censura del Sindico y las observacio- 
nes que haya hecho por escrito cualquier elector del 
Municipio en la Secretaría del Ayuntamiento, será so- 
metido á la Junta Municipal que podrá proponer por 



zedbyGoOglC 



escrito, por mayoría dé votos de los miembros que 
concurran, formando quorum la milnd mAs uno de sus 
miembros, las enmiendas, adiciones ó alieriiciones que 
eslime convenientes, informando si está ó no conrorme 
coa la censura del Sindico respecto A si contiene ó no 
extralimitaciones legales. 

La Junta Municipal tendrá el término de diez dias 
para deliberar y acordar sobre los extremos conteni- 
dos en el párrafo precedente. 

IV. Con todos los antecedentes mencionados en 
los ariiculos anteriores será sometido el proyecto at 
Ayuntamiento, el cual lo pasará á una Comisión de 
Presupuestos para que dictamine en otro término de 
diez días. El dictamen y votos particulares que for- 
mulare la Comisión, así comu las enmiendas que pro- 
pusieren los Concejales por escrito, serán discutidos 
por la Corporación en el término de veinte días cele- 
brando al efecro sesiones diarias, si fuere posible. 

En esas sesiones no se podrá deliberar y acordar 
sin la presencia de las tres cuai tus partes de los miem- 
bros del Ayuntamiento. Las votaciones serán no- 
minales. 

V. Aprobado el presupuesto se procederá á su 
impresión con todos los informes de los funcionarios y 
de la Junta MunÍL-ipal y con la votación nominal en 
forma de libro, disiribuyénilose cuando menos qui- 
nientos ejemplares en la localidad si el Municipio tu- 
viere más de diez mil habitantes y doscientos si menos 
de diez mil. 

Esa distribución será en el primer mes del aflo 
fiscal, remitiéndose en el mi^mo mes á la Secretaría 
de Hacienda la copia que dispone la Orden N". 25t * y 
seis de los ejempiaies impresos. 

VI. Si por cualquier moiivo dejare de aprobarse 
el presupuesto antes del primero de lulío, sólo se po- 
drán cobrar en el aflo fiscal á que aquel se contraiga 
los ingresos calificados de obligatorios con arreglo al 
presupuesto del año anterior, no empezándose á deven- 
gar los voluntarios y las nuevas cuotas que se fijen en 
el proyecto sino desde la fe^ha de la aprobación. 

Vil, La Secretaría de Hacienda en el término 
de un mes contado desde que reciba el presupuesto, 
podrá suspender la ejecución de aquella parte -íel pre- 
supuesto que contenga infrdcción de Ley. De sa 

• T«BMls^g. 815 del tomón, [«m. 



zedbyGoOglC 



acuerdo podrá apelarse para ante el Gobernador Ge- 
neral de la Isla, en el término de diez dfas. 

VIII. En consonancia con lo que previenen las 
Ordenes Nos. 252 W y 254, '^l serie de 1900. queda ex- 
présamete derogado el Articulo 150 de la Ley Muni- 
cipal y los demíis, asi como las disposiciones aclara- 
torias ó complementarias, que estén en contradicción 
con las reglas fijadas en esta Orden, 

IX. Asimismo quedan totalmente derogadas las 
Ordenes Nos. 210 ») y 232, '« serie de 1900. 

En su consecuencia y sin otra limitación que la de 
atenerse á los recursos y situación del Municipio y A 
que el oñcio es una carga vecinal quedan facultados 
los Ayuntamientos para acordar e! sueldo que durante 
el actual año económico deba asignarse en el presu- 
puesto al Alcalde Municipal. 

X. Serán aplicables las disposiciones de esia 
Orden, menos la relativa A los términos para delibe- 
rar y acordar sobre los presupuestos, á los que aún no 
hayan sido aprobados por los Gobernadores Civiles. 

El Coviandanlc do Estado Mayor, 

J. B. HICKEY. 

(G«et»I3"eiitÍ<-ml«T.] 



SECBETAKIA DE HACIENDA 



Halwn», Septiembre 1 1 do llHtO. 

Con esta, fecha se dirige á los eetioi-es Administra- 
(loree de Rentas (• Impuestos de las Zonas Fiscales ile 
I» Isla la siguieute Circular: 

■íEu laOAci'TT.i DE LA Haiíasa del día 4 deliR^tual 
m lia publieado la orden del Gobernador Militar nú- 
mero 335.* poniendo en vigor el Reglamento pura la 
formación de los padrones que lian de servir de base íi 
la contribución directa sobre la pi-opiedatl territoi-ial 
(le esta lísla. 

Me trata de un trabajo de indiscutible interés no 
solo para la recaudación de los impuestos cedidos á los 
.\yuiitaraientos y que han de regularse conforme á la 



w 1a]uti:. 1<>7<Ih) toniu III, 1' 



i,db,Googlc 



orden número 254, ^ siao para las efitadistícae de la ri- 
queza agrícola, de la ganadería y de la propiedad (gra- 
vada por todos conceptos en esta Isla, por lo cual es 
indispensable que se preste al mismo la atención que 
requiere á fin de que que<le realizado en loe plazos y 
forma dispuesta. 

Como verá usted por dicho Reglamento se da á los 
contribuyentes toda clase de facilidades para que sus 
derechos resulteo debidamente amparados, no ya con 
la mayor suma de representación que tienen en las 
Juntas Municipales y de Zona, sino también en las re- 
clamaciones y protestáis que puedan formular contra 
las decisiones de las mismas, autorizándoseles hasta 
para hac-erlas colectivamente, pues tra^ndose de una 
obra que á sus intereses afecta la Administración debe 
cooperar á que los mismos resulten amparados en cuan- 
to tengan de justos y razonables. 

Dos clases de Juntas se crean, las Municipales y 
las de Zonas Fiscales. A cargo de las primeras está 
el reparto de declai-aciones y los trabajos de la forma- 
cióu de los Registros y Amillaram lentos, al de las se- 
guudas la ñscalizaciún y examen de los trabajos reali- 
zados por las Municipales comprendiólas en cada zona. 

Si importante es la misión de las Juntas Munici- 
pales no lo es menos el de las Zonas, como lo demues' 
tra el mismo Reglamento, por lo que en la prímera 
están representados los intereses de los contribuyentes 
y del Ayuntamiento de cada localidad y en las segun- 
das los de toda la Zona, y además la Administración 
Central por la presidencia de dichas Juntas y los Di- 
reetiores de los Institutos y los peritos que nombren las 
Secretarías de Agrícultura y Obras Públicas. La de- 
signación de los vocales contribuyentes de dichas jun- 
tas se realiza por los mismos Ayuntamientos por elec- 
ción directa para las juntas municipales; por la desig- 
nación de, los que figuren propuestos en terna por los 
Ayuntamientos, para las juntas de Zonas. 

En interés de los contribuyentes y de los Ayunta- 
mientos está el que este trabajo resulte completo, por 
que él ha de servir de base para la cobranza de los im- 
puestos, por lo cual deben los primeros presentar sin 
demora sus declaraciones ajustándose á la verdad pa- 
ra pagar lo que legalmente les con-esponda y no verse 

• y»u*lBp«K. ea5de1tomo II, isoo, 



zedbyGoOglC 



expuestos & ser <-ansi<] erados como defraudadores & los 
fondos públicos, y los segundos cooperar decididamen- 
te á su realización ya en los tmbajos de reparto y re- 
cogida de planillas, ya en los de formación de rep;!»^^» 
y padrones. 

En su consecuencia, recomiendo iv usted que tras- 
lade la pi'esent« á los señores Alcaldes do eiui Zona lla- 
mándoles la atención sobre el referido Reglamento pa^ 
ra que procedan á la inmediata organÍ7^ción de la 
Junta Municipal en la forma que el mismo dispone, 
remitiendo á esta Secretaría una relación de los qne 
reaulteu electos para la referida Junta, así como una 
copia certificada del acta de la Constitución de la 
misma. 

El articulo XVIII dispone que dichas juntas mu- 
nicipales han de quedar constituidas dentro de Ion 
veinte días siguientes & la publicación del Koglamonto, 
teiTninando por consiguiente el plazo el día S-l del co- 
rriente. 

De usted atentamente, 

Leopoldo Concia, 

Secretario. 

¡Qscet» 13 septienibro.] 

N9 srM. 
Habana, Ll de Sepfifimln-e de 1900. 

El Goberuador General de Cuba, á prepuesta del 
Secretario de Obras Públicas, ha tenido á bien dispo- 
ner la publicación de la siguiente orden: 

I. Todos li>s vehículos de carga que hayan de 
circular por las carreteras deberán inscribirse cu ua 
Registi-o que .se establece en el Municipio á que corres- 
pondan. 

It. El Alcalde Municipal designará á uno de los 
emple-ados para encargai-se de dicho Registro; este en- 
cargado deberá dar un eertiflcado al duello del vehícu- 
lo después de Imheilo cxam¡na<lo en que consten: (a) 
el número de orden de la inscripción; (b) el número 
de ruedas; (c) el anclio de las llantas; (d) ^ tiene ó 
no muelles; (e) la tara, ó peso del carro vacio; y (f ) 
el peso total que se le permita transportar, incluyen- 
do el peso del vehículo según las tablas que á esta dis- 
posición se acompaííRn íí las qne deberá ajustarse por 



zedbyGoOglC 



completo. 8e pagará por \& in^cripcióii de cada carro, 
cincuenta centavos, moneda de Iob Estados XTnidos. 

III. Cuando se solicite copia del certificado de 
una inscripción, se exigirá la presentación del certiñ- 
cado original ó la del carro en cuestión, ó ambas cosas 
s^in lo requieran )as circunstancias. La copia sei-á 
marcada: "copia", y se entregai-á previo el pago de 
cincuenta centavos, moneda de los Estados Unidos. 

IV. Cada vehículo llevará en la parte delantera 
de su costado derecho y bien visible una lámina de la- 
ten, en la que se marcarán de un modo pennaneutc 
é invariable, todos los datos del A rtíeulo II, más el 
nombre del Municipio donde se haya hecho la ins- 
cripción. 

V. Los Municipios enviarán quincenalmente al 
Director de Obras PftbUcas el talón de inscripciones 
y el importe de las miamaa que hubieren efectuado. 
El Director de Obras Fiiblicas hará cada vez que fuere 
necesario la lista completa de las inscripciones hechas 
con todos los detalles de cada una, de cuya lista se 
proveerá á los empleados en la conservación de las ca- 
rreteras, encargados de hacer cumplir estas prescrip- 

VI. La carga máxima que deba transportar el 
vehículo eerk fijada por el encargado del Registro de 
Inscripción, atendidas sus condiciones y aplicando 
exactamente las tablas adjuntas. 

VII. Será deber de la Policía Rural y ITrbana y 
de los Sobrestíintcs, capataces y peone» camineros de 
Obras Públicas encargados de la couBcrvación de las 
calzadas, el vigilar y exigir el exacto cumplimiento de 
los Artículos de esta orden, pei'o s61o los Sobrestantes 
tendrán la facultad de imponer y cobrar las multas y 
á ellos se les informará de todas las infracciones de es- 
ta ordcu. 

VIII. Siempre que se encuentre un vehículo 
cargado con mayor peso del que le corresponda, según 
las tablas antes citadas, se obligará á su conductor 4 
descargar por su cueuta y rie^o el exceso de peso cu 
la casilla de Obras Públicas ó Estación de Policía ó 
Guardia Rural más próxima, y í»í impondrá al dueí\o 
del carro una multa de Í5.00, moneda de los Establos 
Unidos. Esta mercancía permanecerá en la casilla hasta 
seis días en calidad de depósito y 8f>lo se devolverá al 



zedbyGoOglC 



1S2 



dueño del vehículo mediaute la preflentacióii del recibo 
del pago de la multa y demás gantoH que la descanca 
hubiere ocasionado. 

IX. LaH multas aeriii cobradas por loa Sobres- 
tantes quienes remitirán al Ingeniero Jefe del Distrito 
cada quince día», loa talonarios correspondientes y el 
importe eobi-ado. Loa Jefea de DiKtrltoa depositarán 
y uaarán eae importe de conformidad con el Artículo 
59 del Reglamento de Obras Publica* de 28 de Mayo 
de 1900. Para estas inulta» ae proveeró al Sobrestan- 
te de un libro talonario foliado, con ti-ea partes de las 
que quedará una en el talóu, otn\ que se i-emitirá al 
Ingeniero Jefe del Distrito y la otra ne dará al intere- 
sadlo para au conatancia. Todas irán firmadas por el 
Sobrestante, Si transcurridos los seis díaa del depósi- 
to no se hubiese recogido la mercancía, fsta se vende- 
rá en pública subasta y au importe quedará & dispo- 
sición del dueño de la mercancía, por diez días: 
transcurridos los cuales »e enviai-á dicho importe al 
Ingeniero Jefe del Distrito. Si no se vendiere la mer- 
cancía, ésta paaará al Ingeniero Jefe del Distrito quien 
dispondrá de ella como si fuera material del Estado. 

X. Cuando la mercancía sea sucoptible de des- 
composición se suliastará á las 24 horas de recogida. 
Si el estaco de la mercancía es tal que no permita es- 
perar las 24 horas, puede ser vendida en el acto, apre- 
ciando su valor el Sobrestante. 

XI. La Buliasta se hará en el primer caso auini- 
ciándola con tres días complettis de anterioridad al 
terminar los seis días que señala el Artículo Vin por 
medio de cedulones que se fijarán eii la caseta donde 
est¿ la mercancía y en loa establecimientos del pobla- 
do más inmediato. En los casos de urgencia citiulos, 
bastará fijar el anuncio por algunas lioraa. En todot* 
los casos se avisará, á ser posible, al conductor del ca- 
rro del cual se descai-gó la raerc-an<'ía. El producto 
déla venta, dedncieiído los gastos oca.sionados, se i-e- 
mitirá al Ingeniero Jete del Dintrito. 

XII. EatJis disiK)s¡CÍones conienairán á regir el 
día 1° de Noviembre, 1900. 

XIII. Las inscripciones dcl)erán hacerse sin de- 
mora en el momento que se presente un conductor de 
vehículo, con íste, á solicitarla, siempre que sea en 



zedbyGoOglC 



lloras hábiles compremlidafl ciitrp las S de la mnílaim 
)■ laa 5 de la tarde. 

XIV. Del 25 por cieuto del pi-oducto de las ins- 
cripciones dispondríiu los respectivos Alcaldes Muni- 
cipales para compensar los gastos que les originen. 

XV. Cualquier queja conti'a los encargados 
de los Rastros se dirigiñí á la Jefatui-a de Obras 
Publicas de la Provincia 7) Distrito á que el Término 
^lunicipal corresponda. 

XVI. Las inscripciones liechas en un Término 
Municipal serán válidas en cual(|uier otro en que el 
vehículo cireule. 

XA'II. Esta oi'den nc aplicará también á los Om- 
nibup (Guaguas), Automóviles, sean éstos do cai^ ó 
pasagerOH, 

XVIII. El peso de los pasaderos se calculará en 
iin promedio de 140 libras por persona. 

XIX. Las llantas de goma so medirán en su an- 
chura máxima. 

XX. Los vehículos que tengan llantas de goma 
poíiráa cargar un tercio más de lo que les corresponda 
¡vgím tabla. 

XXI. Las llantas de hierro serán chatas permi- 
EÍcadose sólo nn desgaste máximo en las aristos exte- 
riores de O", 005 de radio. Ko se admitirán á inscripción 
los vehículos con llantas que muestren un desgaste 
mayor de O"'. 005 en las aristas exteriores. 

XXII. Por cada infracción de esbv orden se im- 
pondrá una multa de 85.00, en moneda de los Estados 
r nidos. 

XXIII. El cambio 6 alteración de las tablillaK 
del vehículo será castigado con una multa de $25.00 
moneda de los Estados Unidos. 

XXIV. Con objeto de hacer posible la compro- 
loción de los pesos excesivos á que se hace referencia 
en esta orden as! como también para la mejora del ser- 
vicio en general ae establecerá una romana de cari-os 
en cada una de las casillas de Obras Públicas. 

Jíl Comandante de E«tado Mayor, 

J. Ji. HICKEY. 



zedbyGoOgle 



IXANTAS 1>B ACERO. 



hmi It Jis ruedas sin uudln. 


riiTK dt tuat» rutilas síd uidlts. 




Orga aulorliixla 




Crg. .ut«ri»<«. 


Ancho d.>. 


il peía del «■rro. 


A«cho 


■1 paso Osl carro. 


„cjri.™ 


KiLoanAMOs. 


"cllZZl" 


KILOGRAMOS. 






4 


1574 






i^- 


1756 


•> 


«84 




1968 


H 


lOS^i 


H 


2164 





118J 


6 


2362 


6* 


I27SI 


Q}. 


2559 




1377 




2754 - 


n 


1476 


n 


2952 


8 


1575 


8 


31.50 


9 


1771 


!l 


3543 


10 


i9es 


10 


3937 


11 


2165 


11 


4331 


12 


2362 


12 


4724 


13 


2550 


!-"> 


5118 


ooír Mirini,zi8 


OOB XirB£I.BS 






4 


2098 






4i 


2341 


r. 


1312 


5 


2624 


■H 


1442 


rii 


2884 


i{ 


1575 


6 


31.50 


«* 


170."» 


U 


.3410 


7 


1836 


7 


3672 


n 


1968 


n 


3936 


S 


2100 


8 


4200 


i) 


2361 


!l 


4722 


10 


2624 


10 


5248 


11 


2886 


11 


5772 


12 


3149 


12 


62118 


13 


3412 


13 


6824 



i,db,Googlc 



LLANTA» DU GOMA 



Ctrní ii iu rmibs, sil nutlles. 


Carros dt nalro rwjss. sin nitllti. 








Carga autorluda 




Inoluyarxlo 






Anoho as Ib 


«1 PMO da earro. 


Ancho Oa Ib llinU 


al ono d«[ Dar». 




Kl LOOR AMOS. 


e.„.."..™. 


KILOGRAMOS. 






4 


2098 






ii 


2341 


ñ 


1312 




2624 


5J 


1442 


5A 


2884 


6 


1575 


6" 


3150 


H 


1705 


H 


3410 




1S36 


7 


3672 


n 


1068 


7i 


3936 


8 


2100 


s' 


4200 


9 


2361 


9 


4722 


10 


2624 


10 


5248 


n 


2886 


11 


5772 


12 


:fl49 


12 


6298 


13 


3412 


13 


6824 


ooír »irB£X.B8 


OOH Kl 


rsLKSs 






4 


2797 






4i 


3121 


o 


I74tl 


o" 


3499 


5Í 


1922 


5A 


384.'> 


« 


2100 


«" 


4200 


8A 


2273 


6Í 


4.')47 


7 


2448 


7 


489tí 


n 


■ 2t>24 


'i 


524S 


s 


2800 


8 


5600 


í» 


3148 


9 


6296 


10 


3499 


10 


6997 


n 


3848 


11 


7696 


12 


4298 


12 


8387 


13 


4549 


13 


9099 



i,db,Googlc 



CUARTEL GENERAL, DIVISIÓN DE CUBA 

Habana, 17 de Oeptiemhre de 1900. 

El (Gobernador General de Cuba lia tenido á bien 
disponer la publicación de lo siguiente: 

. Secretaria de Justicia de la Isla de Cuba. 

Habana, O de Septietíibre de 1900. 
AlÍtobehnadob Mir-iTAK DE Cura. 
Señor: - 

Esta Seci-etaiía ha examinado en la parte necesa- 
ria los autos de la testamentaHa de Dtm Fraucisco y 
Don Joaquín Dejado de Villate, con inclusión del 
cuaderno de Audiencia, así como los informes emitidos 
por el JueK de 1* Instancia y la Sala de lo Civil de 
la Audiencia de la Habana que lian intervenido en csf 
asunto, objeto de laa quejas en esta Secretaría presen- 
tadas k nombre de varios interesados. Ese examen 
me permite exponer á ese Cuai-tel Gíenei'al lo siguiente; 

Dicha testamentaría se promovió en 1872 practi- 
cándose la cuenta de pai-tició]» do los bienes entre los 
herederos en 1881, 

Aunque el hei-edero Don Carlos Villate, impugnó 
dicha cuenta, fué aprobada por Beut«nci» firme. 

Paralizados los autos durante algün tiempo, fa- 
lleci6 el citado hereden) Don Carlos Villate bajo dispo- 
sición testamentaria en qiie instituyó heredera univer- 
sal á su esposa D? María del Rosario Piedrahita, nom- 
brando albacea, tenedoi'a y administradora de bienes 
en primer lugar á la misma seSora, y en segundo lu- 
gar al Ixxlo. D. Federico Martínez de Quintana. 

Dicha señora se personó en los autos que volvieron 
á quedar paralizados en 1895. 

En 1899 se personó Don Francisco Vianello, que 
reunió el poder de todos los herederos y pidió que pe lo 
pusiera en posesión de los bienes del juicio, disponién- 
dolo asi el Juzgado. 

Pero al cumplir esa disposición judicial, se dio 
posesión á Yianello de ñucas que no pertenecian & la 
testamentaria ni & los herederos. 



zedbyGoOglC 



Lofl diversos pi-opietorios y poBcedorea de dichas 
tincas, despojado» de ellas por Vianello, aciidieron su- 
cesivaniente al Juzgado, solicitando ser amparados 
por éste en su posesión. 

El Ju^^o en distintas resoluciones amparó á 
todos. 

El apoderado de loa herederos, A^ianello, contra 
varias de esas resoluciones interpuso el recurso de 
apelación para ante la Audiencia. 

El Jui^ado oyó esas apelaciones en un solo efec- 
to; loque permitía que el amparo se hiciese efectivo 
desde luego, ü reserva de lo que por virtud de las ape- 
laciones i'esol viese la Audiencia. Pero en un caso, 
contraviniendo su criterio ya sentado, incurriendo en 
evidente inconsecuencia, oyó á Vianello la apelación 
en ambos efectos; con lo cual habia de quedar en sus- 
penso al amparo decretado y continuar el despojante 
Vianello en posesión de las tincas por el mismo despo- 
jadas y subsistente el estado de perturbación y despo- 
jo producido. 

Nuestra legislación en e^a materia de despojos y 
amparo 6. la posesión, es muy deficiente; por lo cual 
pudo el Juez, sin que llamara grandemente la aten- 
ción, acceder ó no acceder al amparo solicitado. Pero 
una vez concedido, nna vez dispuesto por él que se de- 
volviese la posesión á quien de ella habia sido despo- 
jado, tal disposición, por su naturaleza de ui^nte y 
reparadora, debía inmediatamente cumplirse. 

Por eso el Juez, acertadamente, admitió sólo en 
un efecto, las primeras apelaciones interpuestas por el 
despojante, á pesar de haber solicitado éste que se le 
admitiesen en ambos efectos, interesado como estaba 
en prolongar indeñnidamenté la situación de despojo 
por el mismo creada y que le permitiría disponer de 
los productos de las fincas de que se había pose- 
sionado. 

Pero cuando se trató del amparo en la posesión 6 
don José Abad y á la viuda de Lanza, que el Jni^ado 
declaró con lugar, entonces oyó en ambos efectos la 
apelación de Vianello, dejando en pie el estado de per- 
turbación y despojo que motivaban el amparo. 

Tal dualidad de criterio, que no explicó el Juez al 
incurrir en ella, ni ha intentado explicar después en 
los informes que ha remitido & esta Secretaría, es de 



zedbyGoOglC 



158 COLH C1¿W LHCISLAflV A 

todo punto inexplicable, y no tiene jufrtifica«i6n dado 
lo terminante del articulo 382 de la Ley de Eujaicia- 
miente Cüvil, según el cual las «apelaciones se admitirán 
en iin RÓlo efecto en todos los casos en que no se halle 
prevenido que se admitan libremente ó en ambos efec- 
tflB.ii Y cuando alguna duda le hulñefic ocurrido al 
Jnen sobre el particular, de iiingtiu modo debía tal 
duda impedir que se llevara á efecto el amparo, no 
obstante la apelación, puf:s os! está dispuesto en eJ ca- 
so análogo del int^erdicto de recobrar, como se vi en el 
articulo 1657 de la misma Ley. 

Los despojados ocurrieron ante la Sala de lo Civil 
de la Audiencia y haciendo nao del derecho que les re- 
conocía el articulo S96 de la citada T^ey, solicitaron 
que se declarase oida en un sólo efecto la apelación 
admitida en ambos efectos por el Juez. Ija Sala ncgí» 
esa solicitud. Y cuando por esta Secretaría á conse- 
cuencia de la queja presentada á nombre de los despo- 
jados, se pidió informe á dicha Sala sobre el particular, 
explicó y trató de juátiñcar su i'esolución, llamando 
despojado á Vianello y desojante á los que en realidad 
y evidentemente habían sido despojados por aquél y ha- 
bían obtenido el auto de amparo en que se les recono- 
cía ese carítcter. 

Los Jueces y Magistrados, cümu hombres que son, 
pueden equivocarse; pero á nadie se le puede tolerar 
que se equivoque hasta el extremo de confundir el día 
con la noche y al despojante con el despojado. Y 
mucho menos, si cabe, podía consentirse tal obsesión á 
los que tienen á su cargo la delieadisima misión de 
administrar la justicia, base y á la vez garantía del 
orden y del bieneotai- de los pueblos. 

Como consecuencia del estudio de este lamentable 
asunto y como solución al inismo, esta Secretaría ten- 
drá el honor de proponer g, ese Cuartel General, en 
esta tnisma fecha, las medidas que considera oportunas. 

Y á fin de que esos medidas tengan á los ojos del 
público la justificación con que el Gobierno debe i-e- 
Vestir siempre sus actos, esta Seci-etaria ruega á usted 
que para el caso de dignarse aprobar aquellas medidas, 
se sirva disponer que al publicarse las mismas en la 
Gaceta Ofioiai., se publique también el presente 
informe. De usted respetuosamente, 

Miguel Gener, Seci-etai-io. 



zedbyGoOglC 



Secretaria de Justicia de la Isla de Cuba. 

Habana, Seplifmbre 6 ih 1900, 

At. GOBERNATWR MU.ITATl DE CfRA 

Seílor: 

I^ muy freoneiite en uucsti-os Tribunales que, pol* 
disposición judicial ó á conseeueneia de ella, dictada 
en juicios civiles 6 criminaleü. se despoje ó perturbe 
en la posesión de bienes á tereei'as pei-sonas extrañas 
al jpicio y que tienen dicha posesión legítimamente, 
es decir, por un titulo legal. Y es también muy fre- 
cuente que \\ solicitud de un acreedor se embarguen 
bieoes que no kou de su deudor, sino de un teiTci-o 
que posee títulos con que juntiticar su dominio. 

lia frecuencia de eatos casos lia degenerado en un 
verdadero abuso de que ha tiempo se viene quejando 
la opinión pública. Ya des<1e la época de la domina- 
ción español» adquirió proporcloues tan graves el abu- 
so, que loa ciudadanos hoiinidos llcgai-on ít ver con 
temor la inseguiidad en que se hallalmn sus derechos 
de dominio ó de posesión. 

Eu 1371, el Rey de España, D. Enrique II, en la 
ciudad de Toro, dictó la sabia disposición contenida 
en la Ley II, Título XXXIV, Libro XI de la Novísi- 
ma Recopilación, que dice asi: ''Ninguno sea despoja- 
"do de su posesión, sin ser antes oído y vencido por 
"Derecho, Defendemos que ningún Alcalde ni Juez, 
"ni pereoua privada no sean oaji«ios de despojar de su 
"posesióu á persona alguna, sin primeramente ser 
"llamado y oido y vencido por Derecho; y si pareaciere 
''carta nuestra, por <londe mandáremos dar la posesión 
"que uno tenga, h otro, y la t«il carta fuere sin au- 
"díencia, que sea obedecida y no cumplidji: y si por 
"las tales cartas ó albalaes algunos fueren despojados 
"de sus bienes por un Alcivlde, que los otros Alcaldes 
"de la cindjul, ó de donde acaeseiere, restituyan á la 
"parte despojada hasta tercero día, y pasado el tercer 
"día que lo restituyan los Oficiales del Concejo.'" 

La Ley de Enjuiciamiento Civil y el Código Civil 
vigentes han consagrado el respeto á la posesión y el 
amparo 4 los despojados; pero el procedimiento para 
obtenerlo en deficiente, costoso y dilatado. 



zedbyGoOglC 



160 COLBCflÓK LKGISI-tllV* 

El abuso á que me reñero h» sido y continúa Bien- 
do una fuente de inmoralidad. A ciiidadaoos que te- 
nían documentos febacientes con que acreditar su de- 
recho de dominio y que estaban poseyendo quieta y 
paciñcamente, se les obliga á seguir un largo y costo- 
so litigio para demostrai' que es de su exclusiva pro- 
piedad la cosa que se ha embargado en el concepto, 
equivocado 5 malicioso, de pei-tenewr al deudor, A 
ciudadanos que poseen una ñnca por un título legal, 
se les perturba ó despoja de dicha posesión; y muchas 
veces no ee les ha<!e justicia sino después de prolonga- 
dos debates judiciales, durante los cuales los produc- 
tos de la finca suelen ir á parar á manos de im tercero 
con el nombre de administrador judicial designado por 
el perturbador 6 despojante. Cuando viene la repai-a- 
ción del daílu, es ya demasiado tarde; los frutos de la 
ñnca ó han desaparecido con el administrador ó se 
consumen en los gastos del litigio fi de la administra- 
ción judicial. 

Este inmenso abuso, lepito, es una fuente de in- 
moralidad, de donde sui^n nnmerosas cuestiones ju- 
diciales, que son la desesperaron y la ruina de laa fa- 
milias. 

La necesidad de poner i-eme<1io al mal es tanto 
mayor cuanto que en la Isla de Cuba ee muy frecuen- 
te el caso de poseedores de fincas rústica.'!, que las po- 
seen de buena fé y con justo título, j- que, sin embar- 
go, se vén á menudo despojados ó perturbados en la 
posesi&n, sin poder reclamar por no tener insci-ito el 
dominio en el Registro de la Pi'opiedad. Otra causa 
de despojo ó perturbación, es el heclio de <iue innume- 
rables fincas* rústicas no están demarcadas por cons- 
tituir pinte de grandes pi-opiedades territoriales cono- 
cidas en este país (tm el nombre genérico de "Hacien- 
das Comuneras". 

Ci-ée el Secretario que suscrilw realizar una eñca?. 
reforma jurídica extirpadora de un mal antiguo y pro- 
fundo, pi-oponiendo A íistod el siguiente pi-oyecto de 
Orden, que dará vei-dadei-a garantía íi propietaiíos y 
poseedores, facilitAndoles el i-emedio se^ui-o contra 
ilegitimas pcrturbacione» y despojos, qiie tanto afectan 
al oi-den público: 

De ustwi repetuosanieute, 

Migvft (ifw'.i', Seci'eti»rio. 



zedbyGoOglC 



ií9 362. 

Habana, 17 de Septkiubre tie 1900. 

El Gobernador General de Cuba, A propuesta del 
Secretario de Justicia, ha tenido fl bion disponer la 
publicación de la siguiente orden: 

I. Siempre que por los Juzgados ú Tribunales 
de Jnsticia, civiles 6 criminales, se disponga algún 
embargo ü ocupación de bienes de cualquiera cla- 
se, se determinarán éstos con precisión, a«í como el 
nombre de la persona contra quién se decreta el em- 
bargo ü ocupación, ó á quiín se atribuye la propiedad 
de dichos biencB. 

II. El fnncionario encargado de practicar dicho 
embargo fi ocupación, limibt.r¿ la diligencia k los bie- 
nes expresamente detennínadoB; y si aún respecto de 
feto resultare que están poseídos á titulo de dueño 
por persona distinta de la designada y se le exhibiere 
documento público que compruebe que esa distinta 
persona era dueño ó poseedor antes de la fecha de la 
resolución en que se dispuso la ocupación ó embargo, 
se abstendrá de practicar la diligencia en cuanto á loe 
bienes que se encuentren en ese caso. 

III. Todo aquél que, por disposición judicial ó 
á consecuencia de ella, dictada en actuaciones civiles 
ó ci-iminales, en que no figure como parte ni se le haya 
oído, fuere despojado ó perturbado en el dominio ó 
posesión de bienes de cualquiera clase que, por si ó 
por medio de otras personas, posea en concepto de 
ducQo ó de causa-habiente del dueiüo, con anterioridad 
& la fecha de aquella disposición, deberá ser inmediit- 
tamente amparado en la posesión por el Juez ó Tribu- 
nal de quién proceda aquélla disposición ó que esté 
conociendo de los autos por cualquier motivo, aunque 
sea por el de apelación y aún cuando por cualquiera 
causa haya quedado el juicio ó las actuaciones en sus- 
penso. 

IV- Para obtener el amparo á que se refiere el 
articulo anterior, será suficiente que el pei-turbado ó 
despojado lo solicite por escrito, siempre que los fun- 
damentos qne justifiquen su solicitud, ya se refieran 
al dominio ó ya á la posesión, consten en los mismos 
autos b en otros que sean principales ó incidentes de 
loB mismos; 6 en caso contrarío, se presenten doou- 



zedbyGoOglC 



mentos fehacientes *iue comprueben (HchoH funda* 
meatos. 

En cualquiera de estos dos casos, el Juez ó Tribu- 
nal, sin audiencia de nadie, decretará en el acto el 
amparo imponiendo lafi costas al perturbador 6 despo- 
jante, y disponiendo que en el mismo día se practi- 
quen las diligencias 6 se libi-eii y entreguen al recla- 
mante las comunicaciones que sean necesarias para 
hacer efectivo dicho amparo; y que al efecto se hagan 
las prevenciones pertinentes al perturbador ó, en su 
caso, se restituya en la iTOsesión al despoja<lo. La con- 
dena de costas no se liará efectiva mientras no se no- 
tifique al condenado á su pago y quedo firme dicha 
resolución. 

V. Si se declarase sin lugar el anipaio, se im- 
pondrán las costas al reclamante. Este podrá pedir, 
dentro de tres dias, reposición de dicha resolución; 
cuyo recurso, también sin audiencia do nadie, se re- 
solvei-á dentro del día siguiente al de su interposición, 
Y si se declarase sin lugar el recurso so impondrán 
también las costas al recurrente. Este podrá apelai* 
dentro de tercero día. 

VI. Bi se declarase con lugar el amparo, una 
vez practicado lo necesario para hacerlo efectivo, se 
notificará la i-esolución á los que sean partes en el jui- 
cio ó actuaciones, quienes podrán pe<lir reposición 
dentro de tres días; cuyo recurso se sustanciará en 
la forma quo pai-a los de esa clase previene la Lej' de 
Enjuiciamiento Civil. Si se reaolviere declai-ándolo 
sin lugar, se impondrán al recurrente las cost«8; y en 
cafio contrario, se impondrán al que solicitó el ampa- 
ro. Jja resolución scnv apelable dentro de tercero día. 

VII. Si dispuesto un embargo, ocupación ó re- 
mate de bienes determinados, se comprendiesen, al 
llevaí' á efecto la diligencia 6 acto dispuesto, otros bie- 
nes, elJuzgado ó Tribimal debeni subsanar de oficio 
esa informalidad ó cxtralimitución tan pronto como se 
entere de ella, disponiendo, sin demora y sin previa 
audiencia de nadie, que se excluyan de la diligencia ó 
acto los bienes indebidamente comprendidos; practi- 
cándose para ésto cuanto sea necesario, incluso el li- 
bramiento de órdenes, mandamientos y exhort^w que 
en cada caso se i'cqulei'an. Contra esta i-esolución, 
después de cumplida, so podrán interponer los recur- 



zedbyGoOglC 



BOB de re))ostciÓD y apelación en la forma y dentro de 
los téiminos establecidos en el artículo anterior. 

No obstante la obligación de proceder de ofioio, 
loe Jupcea y Tribunales, en loscasoH áqiie este artícu- 
lo se refiere, podrán los perjudioados con aquella ex- 
traUmitación pedir que se subsane, utilizando para ello 
el recurso de amparo que en esta Orden se establece. 

Virr. Si los fundamentos que justifiquen el re- 
ciii-so de amparo no constan en los autos en que Ke de- 
duzca 6 en sus principales 6 incidentes, ni se presen- 
taren documentos públicos de cualquier clase que los 
comprueben, el Jueit ó Tribunal seBalará dia y hora 
dentro de los seis díus siguientes, para que comparez- 
can los interesados con las pruebas que tu\'iereii y 
oyendo en ese m-to A dichos interesados ó fV sus aboba- 
dos y apreciando las pruebas que en el acto presenta- 
ren, las cuales podrán ser de cualquier clase si se re- 
fieren al hecho de la posesión, 6 sólo de documentos 
públicos si se refieren á la propiedad, dic^tará su reso- 
lución en el propio acto ó á niAs tardar dentro del dia 
siguiente; la cual se cumplirá inmediatamente sin ne- 
cesidad de notificación previa si en ella se declara.se 
con lugar el recurso. 

La resolución que se dicte por cualquier Jue», se- 
rá en todo caso apelable dentro de tercero día. 

IX, Todas las apelaciones podmn establecerse 
por diligencias en tos mismos autos, ó por medio de 
escrito sin necesidad de Letrado; y se oirán para ante 
el Juez de Primera Instancia ó de Instrucción del Dis- 
trito si la resolución apelada hubiere sido dictada por 
un Juez Municipal; para ante la Bala correspondiente 
de la Audiencia respectiva, si hubiere sido dictada por 
un Juez de IMmera Instancia, d© Instrucción 6 Co- 
rreccional ; —Si fuere dictada en Primera Instancia por 
una Sala de Justicia, S('>lo procederá contra ella el re- 
cui-so de súplica ante el Tribunal Pleno, interponién- 
dose y resolviéndose, previa vista pfiblica, en los mis- 
mos términos y en la propia forma que el de apelación. 

X. Dentro de los tres días siguientes al do la in- 
terposición del recurso de apelación, en los casos en 
que proceda éste, se elevarán loa autos al Juz^^ado ó 
Tribunal que deba conocer del mismo, emplazándose 
previamente á laa partes para que ant« él comparezcan 
dentro de quinto dia. Si el Juzgado ó Tribunal que 



zedbyGoOglC 



haya de conocer de la apelación estuviere en lugar 
distioto de aquél que dictó la resolución apelada, el 
término del emplazamiento se ampliará á un dia más 
por cada veinte kilómetros de distancia. Bi venciere 
el término del emplazamiento sin personarse el apelan- 
te, quedará firme de derecho la resolución apelada y 
se devolverán de o&cio loB antes dentro del siguiente 
día al Juzgado inferior, haciéndose constar en elloB 
aquella circunstaucia. 

XI. Si se personase el apelante dentro del tér- 
mino del emplazamiento, se señalará día para la vista, 
la cual se celebrará dentro de los b^s días siguientes; 
y oyéndose en ella á las partes ó sus defensores, se 
dictará sentencia dentro de los tres días siguientes, 
con la declaratoria sobre costas que corresponda y sin 
ulterior i-ecurso; devolviéndose inmediatamente los 
autos al Juzgado ó Tribunal inferior, donde se hará )a 
notificación de aquélla. 

Las vistas no se suspenderán por enfermedad ni 
imposibilidad de las partes 6 sus defensores. 

XII. Esta Orden tendrá aplicación tanto en la 
jurisdicción civil como en la penal; y lo mismo en los 
caflos que en lo sucesivo ocurran que en los que liaeta 
ahora hayan ocurrido y aún no estén resueltios ejecnto- 
riamente. 

XIII. Para los casos de perturbación en la pro- 
piedad 6 despojo de ella, que no estén comprendidos 
en los artículos que preceden, continuará vigente el 
procedimiento sefialado en la Ley de Enjuiciamiento 
Civil para el intei-dicto de retener 6 de i-ecobrar; pero 
entendiéndose que será Juez competente el Municipal 
con apelación para ante el superior gerárquico. 

XIV. Todo lo relativo al recurso de amparo se 
sustanciará en cuaderno aparte, á fin de no entorpecer 
el curso del asunto principal; pero siempre quedará 
en suspenso el cumplimiento de la resolución que mo- 
tive el recurso de amparo en la parte que sea objeto 
de éste. 

XV. Sí al elevar al Juzgado 6 Tribunal Superior 
dicho cuaderno y los autos principales (si fueren ne- 
cesarios éstos) por virtud de apelación, pudiera sufrir 
perjuicio la marcha del asunto principal, se formará 
cuaderno separado con los lugares indispensables para 
la práctica de todo aquello que convenga no demorar. 



zedbyGoOglC 



XVI. Siempre que á oonsectieucia de disposición 
judicial y á pesar de lo dispuesto en el artículo II, ee 
dé posesión á una persona de bienes que estén poseidos 
por persona distinta de la que se supone due&a ó po- 
seedora y en cuya suposición sea que se haya dictado 
aquella orden, la persona á quien se hubiere dado po- 
sesión se abstendrá de disponer de dichos bienes 
ó de sus frutos mientras no lo autorice para 
ello el Juez ó Tribunal que hubiese dispuesto la ocu- 
pación ó posesión, para cuyo efecto, deberá presentar 
al mismo, dentro <le los dos días siguientes, la citada 
diligencia de ocupación 6 posesión. Cuando los bienes 
estén situados fuera de la localidad en que resida eJ 
Juez 6 Tribunal, se entenderá ampliado dicho término 
& un día más por cada veinte kilómetros de distancia: 
y si transcunido este tf rmino no hubiere presentado 
dicha diligencia, quedará de derecho sin efecto la ocu- 
pación ó posesión y el Juzgado ó Tribunal dispondrá 
en consecuencia lo que corresponda. 

XVII. Las distancias que hayan podido reco- 
rrerse en ferrocarril ó vapor en cada caso, sólo darán 
derecho á on dfa de ampliación por cada cien kilóme- 
tros en la computación de los términos á que se refieren 
los artículos X y XVI. 

XVIII. Lo dispuesto en esta Orden deja á salvo 
los derechos y acciones de que se crean asistidos los 
interesados respecto de la propiedad y de la posesióu 
deñnitivas 6 para exigir cualquier clase de responsabi- 
lidad; de cuyos derechos y acciones podrán hacer uso 
en la vía y forma que corresponda. 

XIX. Quedan derogados todos los preceptos le- 
gales que se opongan á los establecidos en la presente 
Orden, que empezará á regir desde sn publicación en 
la Gaceta Oficial del Gobierno. 

El Comandante de Ettadú Mayor, 
J. B. HICKEY. 

(Gaceta extraordinaria 17 Bcptlemlice.) 



CIRCULAB N? 8. 

Habana, 17 de Septiembre de 1900. 

Por disposición del Secretario de la GueiTa el Go- 
berna<lor General de Cuba ordena la publicación de la 



zedbyGoOglC 



166 



biguientc enmienda al pái-nifo 2 de In Circ^ular X? 7. 
de este Cuartel General, fet'lia lí) de Agosto de 1900: * 

Después de la palabra "iniprcf^" en dicho párra- 
ío apivreocríin las palabras "eu el lugar máu visible 
que sea posibW; de mwlo que diga: "impreso en el 
lugar mfui visible que sea posilile. ■' 

Se publicft dicho páiTSfo de este modo enmendarlo 
para conocimiento y guía de (¡uienes interese. 

El ( 'omuiiílanle de Estado Mayor, 
J. B. niCKEY. 

[«•oota W i»pti,.iubr6.) 



N? 369. 
Jíaiana, 17 de Septiembre de 1900. 

El Ool>eniador General de í'nba, il ]>ropuesta del 
Secretario de Instiucción l'ñblica, ha tenido á bien 
disponer la publicación de la siguiente orden: 

Los maestros de las Escuelas Públicas de Cuba 
funcionando como tales ü la fecha de la publicación de 
la 0¡-<Ien S? 279,** serie 1 900, Cuartel Geiiei-al de la Di- 
visión de Cuba, se estimaKín como empleados l)ajo las 
prescripciones de dicha Orden y tendrán <lereelio k la 
protección que les concede el artículo 80 de la misma. 
El Comandante de Egtado Mayor, 
J. B. líICKEY, 

(Oacrta W «qilifinlirf.t 



N'.> 370. 
Habana, 17 de Septiembre de 1900. 

El Gobei-nador General de Cuba, á. pn>puesta del 
Secretarlo de Justicia, ha tenido 4 bien disponer la pu- 
blicación de la siguiente orden: 

I. Por la presente se autoriza al Secretario de 
Justicia para nombrar Intérpretes interinos para los 
Tribunales de Justicia que desempeñen temporalmen- 
te las plazas de los propietarios cuando estos estén en 
uso de licencia ó en comisión ordinaria ó extraordina- 
ria del servicio. 



zedbyGoOglC 



II. En loB casos A que se reñere el articulo an- 
terior los Intérpretes interÍDOs gozarán del sueldo 
asignado á la plaza que temporalmente sirvan sin per- 
juicio del haber que en su caso corres^vonda al propie- 
tario. 

El Comandante de Eetado Mayor, 
J. B. HICKEY. 



Habana. 17 de Septiembre de 1900. 

El Gíobeniador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Justicia, ha tenido 4 bien disponer la 
publicación de la siguiente orden: 

I. Por la presente se confiere al Secretario de 
Justicia la facultad de nombrar Jueces Correccionales 
interinos en cualquiera de los casos siguientes: 

19 Cuando quedare vacante un Juzgado Correc- 
cional por fallecimiento, renuncia 6 separación del 
Juez Propictitrio. 

29 Cuando estuviere el Juez propietario en uso 
de licencia con aiTeglo k la Ley ó en comisión ordina- 
ria 6 extraordinaria del servicio conferidas por Auto- 
ridad competente. 

II. I-]n tos casos á que se refiere el artículo an- 
terior los Jueces Correccionales interinos deberán te- 
ner la cualidad de letrado y recibirán el sueldo asig- 
nado al cargo (]ue desempeñen mientras dure la susti- 
tución, sin perjuicio del Iiaber que en su caso corres- 
ponda al propietario. 

El Comandante de Estado Mayor, 



aie^etitlumlin.) 



J. B. HICKEY, 



Habana, 17 de Septiembre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Justicia, ha tenido á bien diaponer la 
publicación de la siguiente orden: 

Por la presente se autoriza A los Jueces (.'orreccio- 
nalen de la <-iudad de la Haltana á que continúen en- 



zedbyCoOglC 



viando para que cumplan sub penas en el Castillo de 
Atares h los individuos que sean condenados & treinta 
días ó menos de arresto ó á igual tiempo de prisión 
subsidiaria por defecto de pago de multa 6 responsabi- 
lidades contraidas á favor de un tercero. 

El Comandante de Ettado Mayor, 
J. B. HICKEY. 



Habana, 7 de Sepiienihre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba ha tenido á bien 
disponer la publicación de la orden siguiente: 

De acuerdo con lo dispuesto en las secciones 58 
y 72 de la Orden N? 271, * fechada: "Cuartel Gene- 
ral de la División de Cuba. Habana 7 de Julio de 1900. 
Los Alcaldes de Municipios y las otras autoridades al 
efecto designada», procederán detídc luego k tomar las 
medidas necesaria» para efectuar el nombramiento de 
las respectivas Juntas de Patronos de todos los hospi* 
tales, asilos y otras instituciones benéficas, que reciban 
subsidio monetario del EstiKlo 6 Municipio. 

Cada Junta se reunirá en sesión lo más pronto 
posible, después de su noml)ramiento, y procederá en- 
tonces á redactar el reglamento é instrucciones que' 
han de regir sus asuntos, la administración de los es- 
tableoimientos benéficos, y definir las facultades y de- 
beres de sus funcionarios y empleadas. 

La .Tunta de Patronos se reunirá mensnalmente 
en sesiones ordinarias en la primera semana de cada 
mes, y en sesiones extraordinarias cuando lo estime 
conveniente. Kn las sesiones que han de celebrarse 
en la primera semana de Enero de lítOl, y en la pri- 
mera semana de Enero do cada aHo subsiguiente, la 
junta eligirá de su seno un Presidente, un Vice Presi- 
dente y un Secretario, y procederá de igual manera á 
nombrar las comisiones siguientes: una de gobierno, 
una de tesoieiía, una revisora y otra inspectora, cu- 
yos miembros constituyentes desempeñarán sus respec- 
tivos cargos durante un año. El libro de actas de se- 



zedbyGoOglC 



alones, lo llevará el Secretario, anotando en él todos los 
acuerdos eon exactitud. 

Cada Junta de Patronos, en su primei'a sesión or- 
dinaria después de constituida, elegirá de su seno, un 
Presidente, un Vice Presidente y un Secretario, cuyos 
funcionarios desempeSaránsus cargos hasta la se-sión 
ordinidaria de la Junta que ha de efectnarse en la pri- 
mera semana de Enero de 1901. Kn la sesión ordina- 
ria que ha de celebrar después de constituida, cada 
Junta elegirá de su seno las cuatro comisiones siguien- 
tes, que desempeñarán sus cargos liasta la sesión ordi- 
naria, que ha de celebrar la Junta la primera semana 
de Enei'O de 1901: Una de gobierno, una de tesorería, 
una revisara y una inspectora. 

Los deberes de la comisión de gobierno, serán: 

(a) Bccomendar á la Junt» el número de em- 
pleados y sus sueldos respectivos y proponer los r^la- 
mentos que deñnan los deberes de las empleados. 

(6) Inspeccionar é informar á la Junta á inter- 
valos, respecto de la conducía y competencia del per- 
sonal y cambios que en éste deban verificai-se; y 

(c) Regularizar é inspeccionar la compra de 
efectos, para abastecimiento, sometiéndolo á la apro- 
bación de !a Junta, 

Los deberes de la comisión de Tesorería serán: 

(a) Conseguir y enviar á la Junta, todos los in- 
formes referentes á las propiedades pertenecientes al 
establecimiento y las rentM« que dichas propiedades 
deban devengar. 

(6) Averiguar el importo exacto de la^ estancias 
causadas por los asilados en el establecimiento, y co- 
brar su cuota correspondiente á aquellos individuos 
que puedan pagarla, Integra ó en parte. 

(c) Bolicitar subscripciones voluntaiias en bene- 
ficio de los fondos del establecimiento. 

(d) Asesorar y dirigir al Tesorero, cu la inver- 
sión, custodia y administración de los fondos del esta- 
blecimiento. Toda inversión deberá someterse á la 
aprobación de la Junta de Patronos. 

(e) Prescribir para uso del Tesorero, aquellas 
formas de contabilidad, lendición de cuentes y memo- 
rias que la comisión estime necesarias y convenientes. 

(/) Revisar las cuentas y garantizar su exacti- 
tud ante la Junta y aprobar.ó desaprobar lafl mismas. 



zedbyGoOglC 



Ei Tesorero, aunque no 8ca miembro de la Jauta de 
Patronoe, pertenecerá & la comisión de Tesorería. 

Loe deberes de la comisión revisora seráu: 

Inspeccionar las cuentas del Tesorero y examinar 
los valores, garantías 6 inversiones de fondos por lo 
menoB, cinco dfas ant«a de las Scxiones de Enero y Ju- 
lio de la Junta de Patronos y en aquellna fechas que 
la Junta señale, informar á ésta respecto de su confor- 
midad ó reparos. 2íingfin miembro de la comisión 
Bevisora, podrá pertenecer & la comisión de Tesorería. 

LoB deberes de la comisión inspectora serán: 

(a) Cerciorarse de que se cumplen los reglamen- 
tos é instrucciones acordadas por la Junta, asi como 
las disposiciones legales que al establecimiento se re- 
fieran. 

(6) Inspeccionar por medio do uno de sus 
miembros, á lo menas una vez por semana, cada 
departamento, perteue<'ieute á los edificios del esta- 
blecimiento, incluso el necrocomio. cuartos de baitos 
é inodoi-os; informarse respecto de la conducta que 
observen, empleadlos, eufcrmeraB y sirvientes, así co- 
mo de los alimentos y medicinan en su calidad y can- 
tidad; inspeccionar la limpieza y orden de cada depar- 
tamento así como los terrenos de establecimiento. 
Conferenciar con el Director facultativo y sus auxilia- 
res siempre que la Comisión lo juzgue necesario, pero 
una vez al mes por lo menos, i-especto á la situación y 
marclia del establecimiento, y la conducta é idoneida<l 
de enfermeras y sirvientes. 

(r) Llevar uu libro^n el que anotan'in al tér- 
mino de cada visita, sus observaciones y acuerdos, 
cuyo libro j)reHentan'in íi la Junta en sus sesiones or- 
dinarias. 

Ija Junta de Patronos, tendrá la facultad de 
nombrar y destituir cualquiera empleadlo del estable- 
cimiento y en este último caso, se anotarán los moti- 
vos que justifiquen dicha destitución en el libro de 
actas. 

Kingún miembro de la Junta, podrá optar á em- 
pleo alguno remunei'ado en e! establecimiento. 

Cada Junta de Patronos, después de constituirse, 
presentará en su primer sesión el nombre de su candi- 
dato para Tesorero, euyo sueldo se fijará en la forma 
que se usa, para los deinás empleados del establecí- 



zedbyGoOglC 



rnieato. La recomendación de dicho funcionario, 
con expresifiíi del sueldo fijado, se enriará directamen- 
te al Superintendente de Beneücencia en la Habana, 
para BOmeterio á la aprobación del Gobernador Ge- 
neral. 

El Tesorero prestará fianza al Tesoro de la Isla 
de Cuba, mientras el establecimiento reciba subsidio 
monetario del Estado. Prestará fianza por una suma 
igual, & la cantidad total de fondos, que en cualquier 
tiempo pueda tener en su poder, 6 á su disposición. 
Después que el nombramrento del Tesorero obtenga la 
aprobación del Gobernador General, enviará su bono ó 
certificación de fianza al Tesorei-o de la Isla de Cuba. 

(a) El Tesorero formulará y presentará Jos pre- 
supuestos mensuales, par» los fondos necesarios á las 
atenciones del establecimiento con un mes de antici- 
pación. 

(6) Será responsable de toda propiedad del es- 
tablecimiento y el encalcado de su custodia. 
" (r) Recibirá y giiaidará los fondos que perte- 

nezcan, ó se asignen al establecimiento. 

(d) Pagará los sueldos del personal del estable- 
cimiento, por orden de la Junta de Patronos. 

(e) Llevará cuenta y i-azón de los ingresos y 
egresos, y toda otra cuento que la Junta ordene y en 
la forma que prescriba. 

(/) Pagará balance á sus libros el día primero 
de Enero de cada aHo y presentera el correspondiente 
resumen de balance y un extracto de cueutrt de los in- 
gresos y egresos del afio anterior, que entregará den- 
tro del término de cinco días á la Comisión Revisora 
nombrada por la Junta. 

Dicha Comisión comprobará estos estados con los 
libros y comprobantes á la vista y dará cuenta opor- 
tuna á la Junta de Patronos en su próxima sesión. 

(y) Desempeüará cualquier otra función que la 
Junta de Patronos ordene. 

Ia Junta de Patronos en su primera sesión, des- 
pués de recibidos estos reglamentos, ledactará la plan- 
tilla de personal del establecimiento, consignando el 
cargo de cada empleado y e! sueldo que se le asigne. 
E&hi plantilla se enviará directamente al Departamen- 
to de Beneficencia en la Habana. Una vez aprobada 
por el Gobernador General, no podrá alterarse el n&- 



zedbyGoOgle 



mero de empleadoB, ni bus Bueldos, siu la aprobación 
de la misma Autoridad Superior ó del Siiperíntendeu- 
t¡e de Beneficencia. 

La Junta de Patronos enviará al Departamento 
de Beneficencia, una copia de la Carta Constitucional 
del estiablecimiento y los reglamentos del mismo. 

El Comandante de Estado Mayor, 

J. B. niCKEY. 
lOaccta 18 Scpli^nilin.'.] 



N." 376. 
Habana, 18 de Septiembre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Justicia, ha tenido á bien disponer la 
publicación de la siguiente orden: 

En los casos en que los Secretarios de los Juzga- 
dos Correccionales estín impedidos por cualquier mo- 
tivo de desempeñar sus cargos, serán sustituidos en 
la ciudad de la Habana por el Oñcial del mismo Juz- 
gado que fuere más antiguo y en caso de igual anti- 
gtledad por el de mayor edad, y en las demás pobla- 
ciones por el único Oficial que en las respectivas 
plantillas figura. 

El Comandante de Estado Mayor, 



IGtci-lBlfiBDptlenibrc.) 



J. B. HICKEY. 



Habana, 18 de Septiembre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Justicia, ha tenido á bien disponer la 
publicación de la siguiente orden: 

I. Por la presente se crea una plaza de Intérpre- 
te Oñcial en cada una de las Audiencias de Pinar det 
Rio y Santa Clara, cuyas plazas estarán dotadas con 
el haber anual de novecientos pesos, moneda de los 
Estados Unidos, y serán cubiertas por el Secretario 
de Justicia con personas que reúnan las necesarias 
condiciones de aptitud. 

II. Los Intérpretes Oficiales de las Audiencias 
de la Isla, quedan obligados á traducir íntegramente 



zedbyGoOglC 



^ H e 1.a isLa dh cíIba l73 

al idioma inglés todos los exhortos y documentos que 
dirijan al extranjero los (uzgados y Tribunales de las 
respectivas Provincias, que no tengan intérprete ofi- 
cial asiguado. 

III. Todos los Juzgados y Tribunales de la Isla, 
que carezcan de Intérprete Oficial, quedan autorizados 
para utilizar, como intérpretes ocasionales, en los ca- 
sos en que sea necesario, los servicios de cualquier 
persona que hable bien el español y el otro idioma de 
que se trate; cuyos servicios serán pagados por el 
Gobierno á razón de dos pesos moneda de los Estados 
Unidos por cada día en que se presten y previa certi- 
ficación que, expedida en la forma de costumbre, le 
será facilitada al interesado por el Juez ó Tribunal 
respectivo. 

El Comandante de Estado Mayor, 
J. B. HICKEY. 

(C»íet» Ifl Híplienibre.) 



Habana, 18 de Septiembre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Justicia, ha tenido á bien disponer la 
publicación de la siguiente orden: 

Todo aquel que después de 1." de Septiembre de 
1900 haya servido 6 en lo adelante sirva interinamen- 
te durante más de ocho días cualquier cargo en la Ad- 
ministración de Justicia ó de Auxiliares ó Subalternos 
de Tribunales que tengan dotación fija pascada por el 
Tesoro General de la Isla, con motivo de estar va- 
cante la plaza, de no estar aún en posesión de ella el 
funcionario electo para servirla en propiedad, de es 
tar el propietario en comisión ordinaria ó extraordina- 
ria del servicio, en uso de licencia Ó sustituyendo á 
otro funcionario, todo con arreglo á la Ley, tendrá 
derecho á percibir el sueldo que á dicho cargo esté 
asignado sin perjuicio del haber que en su caso corres- 
ponda al propietario. 

El Comandante de Estado Mayor, 



zedbyGoOglC 



Habana, IS de Sejilljunbre de 1900. 

El Goberna<]or üen(M-»l de Cuba lia tenido k bien 
disponer la publicación de la síji^uiente orden : 

El dfa primero ile cada ines, los jnídieoa de pri- 
sinues de la Isla, cnvian'in & la oficina del Inspector 
General de PrisioncH, iiua relación tabulada, corres- 
pondiente al mes anterior, en la que especifiquen los 
nombren de loa pi'esos enfermos, las enfermedades quo 
éstos hayan sufrido, la fecha en que se enfermaron 
y el día en que se les haya diido de alta. 

FÁ ComandaTifí de Enfado Mayor, 

J. B. mCKEY. 



Habana, 19 de Septiembre de ¡900. 

El Gobernador General de Cuba, d propuesta del 
Secretario de Instrucción Pública, ha tenido á bien 
disponer la publicación de la siguiente orden: 

A partir del I5 de Septiembre de 1900, la asigna- 
ción anual de que disfruta el Secretario de la Facultad 
de Medicina de la Universidad de la Habana, será de 
quinientos pesos, moneda de los Estados Unidos. 

El Comandante de Eslado Mayor, 

I B. HICKRY. 

[GueU m Kiilioiubro.) 



N? 384. 
Habana, 31 de Sejitiembre de 1900. 

£1 Gobernador General de Cuba, fv propuesta del 
Secretario de Hacienda, ha teuido & bien disponer la 
publicación de la siguiente orden que enmienda al Ar- 
tículo VIII de la N? 73, serie de 1899: * 

VIII. La cantidad de carne que se transporte 
entre Municipalidades contiguas no será menor de cien 

• Tíam las págñ. 2M, 1! edicitin f 271 de la 2? d»\ tomo t, leO». 



zedbyGoOglC 



^ fcfa t* ISLA DB CUBA i 7S 

kilos dividida por lo m«uoB en porciones de á veinti- 
cinco kilos cada una. Entre Mnuicipalidsdes gne no 
estén contiguas la cantidad que Re transporte no 
será menor de quinientos kilos y las carnes de los 
animales serán divididas en cuartos. En ambos casos 
con las carnes se acompañará un certificado de inspec- 
ción espedido por el funcionario competente de la Mu- 
nicipalidad de procedencia y las carnes deberán estar en 
buenas condiciones para la venta y el consumo. 

El Comandante de Estado Mayor, 
J. E. HICKEY. 

IGmüi 22 ■eptinmlire I 

CIRCULAR N? ». 

Habana, 21 de Septiembre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba lia tenido á bien 
disponer la publicación de la siguiente Circular res- 
pecto á los Maestros de Escuelas de Cuba: 

Los maestros empleados en las Escuelas de Cuba 
durante los meses de Mayo y Junio 1900, y que tenían 
derecho al pago de loa haberes de Julio y Agosto, si 
continúan como tales durante el corriente mes de 
Septiembre, recibirán bus sueldos del mes completo, 
de conformidad con el Artículo 78 de la Orden NV 279, 
Cuartel G«neral de la División de Cuba, 30 de Junio 
1900. * Los demás maestros de las escuelas de Cuba 
recibirán su sueldo á contar desde el día en que se ha- 
yan hecho cargo de la escuela, y al finalizar el raes 
siguiente se les pagará la parte del haber mensual 
que corresponda al período de tiempo que hayan esta- 
do realmente encargados de la escuela, de acuerdo 
con el Artícnlo 77 de la referida I^ey Escolar. 

El Comandante de Eefado Mayor, 
J. B. HICKEY. 

(GloU 22 «guambra.] 



N9 387. 

Sabana, 2^ de Septiembre de 1900. 
EL Qobemador General de Cuba ha tenido á bien 
disponer la publicación de la siguiente orden: 

Con el nn de obtener la uniformidad en la prácti- 

• Ttuelapág. TSedellomoII, 19W. 



zedbyGoOglC 



1 76 cOLbccíÓN 



ca, la ñanza que se exija á los detenidos, para su com- 
pai-eceucia aiite los Juzgados Correccionales, será de 
cien pesos para los acusados de delitos y de veinte y 
y cinco pesos para los acusados de faltas, y en ningún 
caso se admitirán fianzas personales excepto con la 
autorización expresa del Juzgado. 

Xiae sumas arriba citadas se constituirán en dep6- 
Ñto efectivo en moneda de los Estados UnidoH. 



[GaCDta US aeiiliinubio.] 



El Comandante de Eetado Mayor, 
J. B. HICKEY. 



Ií9 388. 

Sabana, S4 de SeptUmbre de J900. 

ÍA Gobernadot* General de Cul», á propuesta del 
Becretarío de Instrucción Pdblica, ha tenido & bien 
disponer la publicación de la siguiente orden: 

I. Por la presente se establece en los Institutos 
l^vinciales de Santiago de Cuba, Puerto Príncipe y 
Matanzas una Escuela de Agrimensura 

II. Para ingresar en esa Escuela se necesita 
tener catorce años de edad cumplidos y pasar el exa- 
men de admisión que acredita haber recibido la en- 
señanza primaria elemental y superior. 

III. LoH estudios que se cursan en esa Escuela 
son: 

Dibujo aplicado & la Agrimensura. 

Agrimensura. 

Nociones teórico-príícticas de Agricultura. 

IV. Estos estudios se agruparán de la manera 
siguiente: 

Citelm A. í S° "•f"''™'» ; ™™'- 

(Agrimensura 1 ,, 

Cátedra B. Agricultura 1 ,, 

V. Ix»s estudios de Agrimensura requieren por 
lo menos ocho semanas de práctica en el terreno, du- 
rante el curso. 



zedbyGoOglC 



VI. Habrá exámenes finales de cada estadio, de 
carácter eminentemente práctico. Los slumsoa pre- 
seutarán los trabajos realizados durante los cursos, 
certiñcados por el profesor. 

VII. El Instituto admitirá al ejercicio para ob- 
tener el titulo de Agrimensor y Tasador de Tierras, 
á los alumnos que hayan aprobado todos los estudios 
de la Escuela y además: 

Matemáticas, hasta la Trígoitometria inclusive. 

Física. 

Química. 

Historia Katural. 

El ejercicio consistirá en un trabajo práctico de 
Agrimensiira por designación del Tribunal, que con- 
eederá al candidato el tiempo necesario para realizarlo. 

VIII. Para ser Catedrático de esta Escuela, se 
requiere el título de Ingeniero, Maestro de Obras 6 
Agrimensor. 

El Comandante de Estado Mayor, 

J. B. HTCKEY. 

(Gaceta ¡j Beptiiinbn-.) 



//abana, 23 de Septiembre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Hacienda, ha tenido á bien disponer 
la publicación de la siguiente orden modiñcando la 
N? 25i, serie corriente de este Cuartel General: * 

I. Queda, por la presente, suprimido el impues- 
to autorizado por las letras (e) é (¿) del artículo IV 
' 'sobre las industrias de fióte y navegación de las vias 
fluviales ó tráfico interior de los puertos," que tributan 
á la Aduana con cuotas adecuadas. 

II. La letra (A) del mismo artículo IV que dice: 
"Una licencia ó patente sóbrelas industrias, comer- 

• Véue1ftp4g.t3r>dsltoma II. 1»». 



zedbyGoOglC 



cios, profesiones y artes comprendidos hoy en las tari- 
fas 4? y 5^ en los términos que acordare el Municipio" 
pasará á formar parte de los ingresos voluntarios en 
vez de ser de los obligatorios. 

III, Los tipos de imposición ñjados para la con- 
tribuei6n industrial en el artículo XIII se entenderán 
como un máximum según la categoría del Municipio 
y dentro de ellos los Ayuntamientos podrán ñjar la 
cuota que acuerden, de conformidad con lo estableci- 
do para la contribución territorial. 



í!l Comandante de Balado Mayor, 
J. B. niCKEY. 



[Gaceta !6 ««pUcmbra.) 



SECBETAHIA DE EACIENTA 

En virtud de lo dispuesto por el seflor Goberna- 
dor Militar en la orden numero 389, * publicada en la 
Gaceta de la Habana de ayer, quedan suprimidos 
los epígrafes nümeros 100, 105, 116, 117, 117 A y 121 
de la tarifa 2.? de la Contribución Industrial referentes 
á las industrias de flote y navegación. 

Lo que se publica en la Gaceta de i.a Habana 
para general conocimiento. 

Habana, 27 de Septiembre de lUOO. 

Leopoldo Canda, 

Secretario- 

[Gacela 2» eapiiembra.] 
• V6a«u la anterior orden iirtm. 389. 



z'edbyGoOglC 



N9 392. 
CUARTEL OENEBAIi, DIVISIÓN DE CUBA 

iíoéaKO, 26 de Septiembre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretorio de Jnaticia, ha tenido á bien disponer la 
publicación de la BÍguiente orden: 

I. . Por la presente se dispone que los Juzgados 
CorreccionaleB de Pinar del Río, Matanzas, Santa Cla- 
ra, Puerto Principe, Santiago de Cuba, Cárdenas y 
Cienfuegos, tendrán jurisdicción sobre todo el partido 
judicial 6n que cada cual resida. 

II. Lo dispuesto en el anterior artículo se en- 
tenderá sin perjuicio del precepto contenido en el ar- 
ticulo III de la Orden N" 342,* serie corriente de este 
Cuartel General. 

El Comandante de Estado Mayor. 

J. B. HICKEY. 

<G>cB(a 27 Hptlembre.J 



Habana, SS de Septiembre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba ha tenido á bien 
disponer la publicación de la siguiente orden que r^i- 
rá en todo lo que se relaciona con la cuarentena en los 
puertos habilitados de la Isla de Cuba: 

I. Los prácticos al subir á bordo de los buques 
para conducirlos dentro de la bahía se dirigirán iame- 
diatamente al puente del piloto, donde permane- 
cerán. 

II. Harán izar inmediatamente la bandera ama- 
rilla, varaa aeflal para la inspección, bien haya enfer- 
medad á bordo ó no. 

III. Loa prácticos pemianecerán á bordo hasta que 
se les permita desembarcar, y ninguna persona podrá 
ir á bordo 6 salir del buque hasta que se haya termi- 
nado la inspección y arriado la bandera de cuaren- 
tena. 

• Véaw la pAg. 13i de egt« toma III, 1000. 



zedbyGoOglC 



IV. Lae horas para la inspección de los buques 
serán desde )a salida hasta la puesta del sol, e^ccepto 
en CASOS de arribada forzosa. 

V. A la libada de un buque la tripulación se 
renuirá sobre cubierta para bu inspección y para la com- 
probación de BU nfimero con el qne aparezca en el rol y 
en las patentes de sanidad. Si los pasajeros de cámara 
proceden de puertos sospechosos ó infectados serán 
también iuspeccionados y se comprobará su número. 
En todos los casos se efectuará uua inspección y com- 
probación cnidadosaiS de los pasajeros de proa. 

VI. Cuando ocurran caaos sospechosos entre loa 
pasajeros ó la tripulación, se usará el termómetro clí- 
nico, y se tendrá especial cuidado con los biiqnes que 
procedan de puertos ó paises en los cuales se sospeche 
exista peste. Los casos de neumonía que ocurran, 
durante el viaje serán cuidadosamente observados y 
(cuando se considere necesario) se examinarán las re- 
giones cervical, axilares é inguinales si se cree que 
existe inflamación glandular con objeto de aislar esta 
enfermedad. 

Vil. Los certificados por escrito de los médicos 
de la Marina y del Servicio de Transportes Militare» 
de los Estados Unidos podrán ser aceptados con res- 
pecto á la condición sanitaria de sus buques y de loa 
pasajeros y tripulación. 

VIII. Todo buque, bien sea extranjero ó coste- 
ro, será sometido á inspección duranto todo el aflo. 

Patentes de Sanidad, 

IX. Se exigirán patentes de sanidad, y las mis- 
mas serán expetlidas en cada caso en las planillas con- 
sulares ó suplementarias para los puertos extranjeros ó 
de la costa, de acuerdo con las leyes y reglamentos so- 
bre cuarentena. 

X. Cuaudo los buques esperen salir durante la 
noche ó por la maSana temprano, las patentes de sa- 
nidad deberán solicitarse en la tarde del dia anterior, 
durante las horas de oficina en las Aduanas. La lus- 
pección final del buque, de los pasajeros y de la tripu- 
lación se hará de día, lo más tarde posible antes de 
salir dicho buque y no se permitirá más comunicación 
con el mismo á no ser con permiso del oficial de cua- 
rentena. 



zedbyGoOglC 



XI. Los botes destinados al despacho oñcia.1 que 
fuuciouan bajo las ordenes directos del Gobernador 
Militar y los buques del servicio de Aduanas quedan 
exentos de la inspección y necesidad de obtener paten- 
tes de sanida*!. Sin embargo, en caso que ocurran eu- 
femtedades á bordo ele dichos buques se dará cuenbi 
inmediatamente al oficial de cuarentena. 

XII. En loa puertos donde exista una enferme- 
dad sujeta á cuarentena se exigirán certificados de sa- 
nidad á todos los pasajeros antes de permitirles subir 
á bordo y su equipaje será rotulado "Inspeccionado y 
admitido" ó '■Desinfectado y admitido", según se 
requiera. 

XIII. El tratamiento de los pasajeros del buque 
y la tripulación se anotará brevemente en las patentes 
de sanidad, bajo el encabezamiento "Observaciones»; 
asi como la hora del dia de salida del buque, la desin- 
fección total ó parcial, los métodos empleados, si la 
desinfección ha quedado viciada por comunicación pos- 
terior con tierra, y todos los demás hechos pertinentes; 
todo lo cual será firmado por el oficial inspector. 

XIY. En caso de diagnosis dudosa ó de infrac- 
ciones de las Leyes y Reglamentos sobre Cuarentena, 
el buque ser4 detenido en cuarentena, y loa hechos 
se telegrafiarán inmediatamente al Jefe de Cnarente' 
na, pidiéndole instrucciones. 

El Comandante de Eílado Mayor, 

J. B. HICKEY. 

[Caceta 29 Septlnubn.] 



Habana, 29 de Septiembre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba ha tenido á bien 
disponer la publicación de la siguiente orden: 

A partir del I? de Noviembre de 1900, el Gobierno 
General de la Isla rebajará veinte y cinco por ciento 
de la suma que actualmente facilita á los Municipios 
como auxilio pecuniario para el pago de la Policía 
Municipal. 

El 1? de Enero de 1901 cincuenta por ciento del 
restante de la cantidad concedida para el pago de la 



zedbyCoOglC 



IS2 COLECCiÓN LEGlSLAtlVA 

policía «era retirado; y el 1? de Marzo de 1901, cesará 
por corapleto el auxilio prestado para el p^o de la 
policía. 

Este aviso se publica & ñn de que loa Municipios 
puedan tomar las medidas necesarias para asumir esta 
responsabilidad. El aumento considerable de los 
gastos de instrucción pública junto con la nei-esidad 
d© obras públicas de utilidad general, obligan al Go- 
bierno General de la Inla Sjar sobre los Municipios de 
la manera y en los intervalos antes mencionados la 
responsabilidad para el sostenimiento de la policía. 

El Comandante de E»tado Mayor, 
J. B. HICKEY. 

(QMtta 30 wpUenilire.) 

SECRETARIA DE JUSTICIA 

De acueixlo con lo dispuesto en el artícido IV de 
laon3en342,*8eric corriente, esta Secretaría, evacuan- 
do consultaa, ha dado basta hoy las siguientes ins- 
tmcciones: 

1^ Que sin perjuiciode que el Gobierno se ocupe 
oportunamente de la reorganización económica de loa 
Juzgados Municipales de la Isla, no íntnKluciéndose 
por la citada orden modiñoAoioneí! tan importantes en 
el funcionamiento de aquellos que les sea imposible 
seguir subsistiendo como hasta el presente, no pueden 
contar por ahora con más recursos ni f nentes de ingre- 
so que loa que actualmente tienen. 

2? Que loa cincuenta dias á que ae reñere el ar- 
tículo 2? de dicha orden, deben entenderse naturales. 

3" Que los Juzgados de Primera Instancia é Ins- 
trucción respectivos deberán empezar 4 ejercer las fun- 
ciones de Correccionales utilizando el mismo local, mo- 
biliario y personal (distribuido éste en la forma que 
le parezca más conveniente) de qun hoy disponen, por 
estimar el Gobierno que lejos de habéi-seles por dicha 
orden aument^tdo el trabajo, st; les facilita la tarea. 

4? Que la obligación de los Ayuntamientos ae 
reduce á facilitar á loa Juzgados, con el producto de 
las multas, los libros é impresos necesarios, debiendo 
los Juzgados de Primera Instancia é Instrucción, 

• Téufl1apág.l34dsF>1<'t«mo Ill.IMO. 



zedbyGoOglC 



mieotras los Aynntamientoa no tengan fondos con qne 
atender & esa necesidad, utilizar al efecto la consigna- 
ción con qne pam material cuentan. 

5? Que íiunque no ee pida por nadie la exclusión 
de alguno da los miembros del Jurado qne esté incapa- 
citado, como según el articulo XXXI de la orden 213,* 
debe el Juez exigirle juramento antes de ocupar sn 
puesto de no estar incapacitado ni tener incompatibili- 
dad, habi'A de estarse á lo que bajo dicho juramento 
diga el interesado, sin perjuicio de las responsablid^- 
des en que pueda incurrir. 

6"? Que las penas que impongan loa Jugados de 
Primera Instancia é Instrucción y Municipales en fun- 
ciones de Correccionales, debarán cumplirse en !a Cár- 
cel pública del lugar, y á falta de ésta en el Estableci- 
miento Municipal destinado al efecto. 

7? Que por ahora, y mientras el Gobierno no ex- 
pida nuevas disposiciones sobre juicios de faltas, debe- 
rán aplicarse en la tramitación de estos juicios, y como 
supletorios de la orden núm. 213*y siempre que las dis- 
posiciones de ésta no sean prácticamente 6 no parezcan, 
en opinión del Juez, aplicables, los preceptos conteni- 
dos sobre faltas, j' juicios de faltas en el Código Penal 
y en la Ley de Enjuiciamiento Criminal vigentes; de- 
biendo s^uirse el mismo criterio cuando se trate déla 
imposición y del cobro de costas. 

8'í Que para el conocimiento de los juicios de 
faltas no deberá constituirse el Jurado. 

9^ Qne el Jurado ha de formarse solo con indi- 
viduos elegibles para Concejales que residan á tres mi- 
llas ó menos de la Cabecera del Partida Judicial. 

10. Que los Jueces de Primera Instancia é Ins- 
trucción respectivos, conocerán de las faltas desde los 
veinte días ^guientes al de la publicación de la orden 
342 ** en la Gaceta de i.a Habana. 

11. Que los Jueces Municipales de las poblacio- 
nes donde no hubiere Juez Correccional ni de Instruc* 
ción, puede conocer solo de los juicios de faltas. 

12. Que los Jueces respectivos en funciones de 
Correccionales, lo mismo que en las demás de su cargo 
pueden pedir que la Policía los auxilie. 



tdbaioolll, t!KI>, 



zedbyGoOglC 



13. Que el producto de las multas deberá ingi'e- 
Barse en las cajas del Ayuntamiento respectivo imá 
vez por semana. 

11. Que los Jueces Municipales en sus nuevas 
funciones, no quedan sugetos á otra inspección ni á 
más responsabilidades que las que establece la Legis- 
lación vigente, 

15. Que los Juzgados Municipales pueden seguir 
cobrando costas en los juicios de faltas. 

16. Que el Juzgado de Prímeía Instancia é Ins- 
trucción en defecto de Escríbanos deben utilizar testi- 
gos de asistencia para funciones judiciales de gobierno 
ó correccionales. 

Lo que se publica en la Gaceta he la Habana 
para general conocimiento. 

Habana, Septiembre 27 de IflOO. 

Miguel Geticr, 

Hwretario de Justicia. 

lOaraU 2 iKtubro.) 



Conísión Gtoeral k Escnelas de U Isla de Cnfta 



Vireidar iiiím. 1. 

Como quiei-a que parece existir entre las Juntas 
Escolares de la Isla alguna incertidunibre con respec- 
to al sentido del párrafo 75, Orden 279, * modificada por 
la 310, ** el Comisionado General de las Escuelas ha 
creído conveniente dar á este respecto las aclaraciones 
siguientes: 

1? La última parte de dicho páiTafo sufrirá una 
alteración y se leerá, de esta manera: Tj* sesión esco- 
lar diaria será de cinco horas (5 horas), sin incluir 
el tiempo consagrado al recreo, y w dividii-á en dos 
setdones (2 sesiones). 

2? A voluntad do las Juntas de Educación que- 
da el determinar si ha de haber una sesión por la mafia- 
na y otra á medio día, 6 si aralMiB sesiones serán por 
la mañana, ó ambas de medio día arriba. La inten- 
ción de la Ley es romper las cinco horas (5) de clases 
en dos sesiones (2) con media hora por lo menos de 



zedbyGoOglC 



recreo intermedio, evitando asi la fatiga y previnien-' 
do la iotraDquilidad y falta de atención que siguen 
iofaliblemeote á las largaa horas de estudio no ameni- 
zadas por recreo, juego, ó ejercicio alguno. 

Pudiera ofrecerse como modelo esta división del 
día escolar: 

Primera f H*"* y ™^'* ^^ estudio. 
^.- i Receso de quince minntoa (15 minutos). 

{_ 1 hora másdeestudio; receso ^ hora (^ hora) 
P^ , THoray media de estudio. 
^*^.- < Receso: quince minutos (1.5 minutos). 
^^°^ ( Una hora de estudio. 

La segunda sesión seguirá inmediatamente á la 
media hora de recreo. 

Cada Junta de Educación en particular determi- 
nará la hora en que deben comenzar las clases. Eso 
ai: será uoa misma para todas las Escuelas de la 
localidad. 

Xótese bien que el párrafo arriba mencionado in- 
dica qne las horas del trabajo escolar, qtw loa horas de 
date, deben *er anco, sin incluir en ellas el tiempo del 
recreo- 

£n el prc^ama que damos se verá que han de 
trancnrrir seis horas (6 horas) desde el momento en 
que comienzan las clases hasta la terminocióii de las 
mismas. Habrá, pnes, cinco horas de trabajo y una 
hora de recreo en rada uno de nuestros días escolares, 
según la Ley. 

Uua aclaración más: 

£1 párrafo 37 de la Orden 279, * que trata de la 
Reorganizaeiñn de Dlstriio», debe entenderse mejor tra- 
ducido, de esta manera: 

37. — DlVIKlÓX KJÍ SUBDISTRITOS, 

«Xa Junta de Educación de cada distrito munici- 
pal deque trato la Orden número 226,** dividirá en se- 
guida un distritro municipal (excepto el territorio que 
pueda estar comprendido en un distrito municipal de 
1^ 6 2? clase) en subdistritos. Ningún subdistrito 
contendrá menos de 60 alumnos residentes por enimierar; 
excepto en los casos en que, següu la opinión de la 



zedbyGoOgle 



Junt», 86 haga abeolntamenbe necesario reducir ese 
DÚmero. La diviaión se hará de modo que el número 
de maestros ya empleados, al recibirse esta Orden, no 
86 aumente por ella.» 

Habana, Septiembre 26 de 1900. — El Comisiona- 
do General de Escuelas, Esteban Barrero Echeverría. 

(Caceta 2 octubre.) 



Seoretaría de Agricaltara, Comerdo é Industria. 



subsecretaría 

En cumplimienio de lo que dispone el artículo 37 
de] R. D. de 21 de Agosto de 1884, se inserta á conti- 
nuación la relación de los tfiulos de ]as marcas de fá- 
brica autorizadas por este Departamento durante el 
2." trimestre de 1900. 

Ihiikre tt \t Buea. Koibre M pnpitluii). 



Bella Estela ínrj Ch; mil Bock C." limifed. 

Bandera de Cuba, La. . . . Sres. Fernandez y Canle. 

Belleza de Cuba Laureano Ablanedo. 

Corona, Mi fhdinnCigii'uilTihcuhitgrítilijuM 

Decoración, La tiitliii ItAm Giileunt 

Esmonda, La Sres. C>i<rcfa y Uiaz. 

Futura, La Hinii Contrciil ítmjaj. 

Futura, La. — D. I „ „ „ 

Futura, La.— D. I „ „ „ 

Futura, La.— D. I „ „ 

Futura, La, — D. I „ „ „ 

Futura, La.— D. I „ „ „ 

Flor Comercial, La. „ „ „ 

Flor de Juan Vilaró. La . Bm. tauaia Icníria j Hhi. 
Flor de Juan Vilaró, La 

D. I „ , „ 

Flor de Pepilla, La TlitNiíuiCiíirulTttMMFicUririUaiM 

Flor de Pepilla, La-D. I. „ „ „ „ „ „ , 

Flor de Pepilla, La-D. I. ., „ „ « „ „ , 

Flor de Pepilla, La-D. I. „ „ „ „ „ „ „ 

Flor de la Corona, La. , , „ „ „ „ , n - 

Hija de Vuelta Abajo, La, Ángel Casto Ramírez, 
Hija de Vuelta Abajo, La. 

^D.l 



zedbyGoOglC 



ÜMb* h li lint. Rah* i¿ ^fiebrit. 

Imperial, La.— D.I BtVT CUj ul l«d C° LiiíM. 

Imperial, La.— D. I „ „ „ „ „ „ 

Imperial, La.— D. I „ „ „ „ „ „ 

. Imperial, La— D. I n « n n „ n 

Imperial, La. — D. I „ nnn» n 

LaSinPar.— D. I Manuel López Fernández. 

La Sin Pdr.— D. I „ „ „ 

La Sin Par.— D. I „ „ , 

La Sin Par.— D. I „ „ „ 

Lord Rosebcry Sres. García y Diaz. 

Lafayette Ángel Casio Ramírez. 

Laíayette,— D. I Anael Casto Ramírez. 

Mascota, La Juan B. Pasada. 

Manuel López y C." Iinu Ctutniíl Cíb^**!- 

Manuel LOpey y C."— 

D. I 

Non Plus Ultra, —D. I... ntluiuGgiririTibuHrHUriMlMM 

Non Plus Ultra.— D.I... « , „ , „ « „ 

Non Plus Ultra.— D. I... „ ^ „„ „ „ „ 

Non Plus Ultra.— D. I... „ „ ,„ „ „ - 

Non Plus Ultra.-D. 1... „ „ „„ „ „ „ 

Nuevo Mundo, El Ángel Casto Ramírez. 

Nuevo Mundo, El.— D. I. „ „ 

Nuevo Mundo, El,— D. I. „ „ „ 

Rosa de las Antillas, La. Stes. Fernández y Cante. 

Rosi Habana, La „ Monrros y C." 

Schiller Rodríguez Bautista vHns. 

Tres Coronas, Las TI«fliruiCig*ru4Tib«wlutffiMl¡Bíbl 

Venus La IuhI Msvm Iníria. 

Venus. La.-D. I , „ 

Venus, La. — D. I „ „ 

FARMACIAS. 

Oriental, La Emilio Canelo. 

Pastillas Du, Dr. Belloc Chumpigny y Compaflla. 

CIGARROS. 

De Mi Ve^a Benito Aragonés y Riera. 

De Mi Vega, cigarros, 

brea „ „ „ 

Heroica, La Emjiio Gon;!ález. 

Hidalguía, La.- Elegantes. Th EUnuCifin k TtbHW hdmti \mM. 
Hidalguía, La. — Panetela 

Pectoral „ b ™ » n 



zedbyGoOglC 



colicciAn legislativa 



Kwkn k U mm. Nuke ÍA pr^tbii*. 



Hidalguía, La. — Elegan- 
tes Panetelas Theli<mCiguitTilMithtUni<liWÍleJ 

Hidalguía, La ■ n n n n 

Hidalguía, La. — Elegan- 
tes Exágonos B B B n !• 

Hidalguía, La.— EnvoliU' 

ra Especial » n n a k 

Hidalguía, La. — Cigarros 

Trigo B « B » 

Hidalguía. La. —Cigarros „ 

Algodón n n 1 n •• 

Legalidad, La <• <• n n n 

Lealiad, La.— Panetelas. Vicente Arizaga. 
Lealtad, La.— Hebra Sport „ „ 

Más Pura, La Saturnino Herrero. 

Meridiana, La Juan A. Bances. 

Protectora, La Gil Alonso Balbin. 

LICORES, 

Vermouth— A, Portas.. . . Agustín Portas. 

Almirante Oquendo— Ani- 
sado R. Otamendi y Carranza. 

Almirante Oquendo — D.L „ „ 

Cantinera. La , Garay y Uriarte. 

Cañáis y C— Aguardien- 
te de Islas Cañáis y C," 

Cañáis y C." — Ron „ „ 

Crema de Cacao á la Vai- 
nilla Román Domenech. 

Canats y C."— Cognac— 
D. I Ganáis y C^ 

Competidora, La — Gine- 
bra Trueva y Hnos, 

Corona-Vino amontillado. R. Trufan y Compañía. 

Estrella Cubana. La— Gi- 
nebra Aromática Caray y Uriarte. 

Estrella Cubana, La— Ron 

Escarchado , „ 

Estre la Cubana, La — Ron 
Viejo „ „ 

Estrella Cubana, La-Ver- 

mouth „ „ 

Estrella Cuba na, La-Cog- 
nac Excelente „ . 



zedbyGoOglC 



Estrella Cubana, La— Pa- 

distinguir varios licores. Caray y Uriarte. 

Globo, Et— Ojén „ , 

Globo, El— Ojen-D. I,.. 

Ginebra Holanda R. Trufñn y Compañía. 

Nuestra Sra. de la Salud. „ , 

Ojén Superior Román Domenech. 

Ortíz Doyena— Cognac. Garay yUriarte. 

Ortiz Dovena— D. I „ „ 

R. Trutfiñ y C." R. Truffin y Compañía. 

Ramón Oíamendi— Ojén.. Ramán Otamendí. 
Ramón Otamendi— Ojtn— 

D. I , „ 

Ramón Otamendi — Ron 

Viejo „ 

Tfvole, El — Ron Escar- 
chado „ „ 

Tivole. El — Vermouth... „ . „ 

Valle de Andorra, El— 

Ron Escarchado Cándido López y Comp*. 

Valle de Andorra, El — 

Ron Escarchado « » n 

Valle de Andorra, El— 

Crema de Cacao á Ja 

Vainilla— Moka - n « 

Valle de Andorra, El — 

Crema de Vainilla n n b 

Valle de Andorra, El — 

Crema de Cacao „ „ , 

Valle de Andorra, El — 

Liqueur de la Gran Cha- 

treu B n I, ■ 

Valle de Andorra, El- 

Cognac 1700 Cándido López y Compañ" 

Valle de Andorra, El— 

Cognac Extrafino „ „ „ 

Valle de Andorra, El- 

Veux Cognac „ „ „ 

Valle de Andorra, El — 

Crema de Cognac á la 

Vainilla.— Solera „ „ „ 

Valle de Andorra, El— 

Vermouth „ „ _ 



zedbyGoOglC 



lío COLBCCIÓIt I.BCI BLATITA 

SwAn la l> mu. Hwln iel fnptuW 



Valle de Andorra. El— Un 

sello Cándido López y Cotnp. 

Vencedora, La — Ginebra. Romana y Duyo. 

Vermouth Torino R. Truffin y Compañía. 

Whiscane— Ron Especial. José Bacardl. 

TOSTADF.ROS DE CAFÉ. 

Vizcaíno, El — Tostar caf¿. Luis Portillo Rodrlgoez. 

Pouldre de Charbón, Ve- 
getal Medicinal „ „ 

Feries de Sulfates de Qui- 
nines .< „ „ 

Perles Elehrs „ „ 

Perles , , 

Perles Dessence Detere- 
benthina ... „ „ 

Rhiubarbe Granule de 

Mentel „ „ 

Reunión, La Viuda de José Sarrá. 

San Pedro Miguel J. Hernández. 

Viritables pilutes de Car- 
bonate lerreux inalte- 
rables Champígny y Compañía. 

UACNESIAS. 

Magnesia aereada antibi- 
liosa de Márquez Miguel Jesús Márquez. 

Magnesia aereada antibj- 

liosa de Márquez n « n 

Magnesia aereada antibi- 
liosa de Márquez n n « 

Mafirnesia aereada antibl- 
liosa de Márquez „ „ „ 

CHOCOLATES. 

A la Espafiola Villar Fdez. Gutiérrez. 

Aroma de Mestre y Marti- 
nica, La „ , „ 

Compañía Colonial Cuba- 
na „ n „ 

Flor Cubana, La— Cacao 
en polvo Urruz y Oyarzún. 



zcdbyGoOglc 



01 LA ISLA I 



Nnbra leí ppittuií. 



Refrigerador Central, El. José Manuel Mantecón. 

LAGUBR. 

Laguer estilo plisen Sociedad Anónima Nueva 

FábricaHielo y Cerveza 

Lagnerespumoso ídem ídem. 

Prescinto para las botellas 
de cerveza ídem ídem . 

AGUAS GASEOSAS. 

Habanera, La-Cruz Blan- 
ca Crusellas, Rodríguez y C/ 



Amargo aromático ó a- 
margo de angostura... Dr. J. G, B. Siegert. 

CARNE LÍQUIDA. 

Carne Líquida Pedro Pablo Guilló. 



Detallista Elias Miró y Casas. 

HILOS. 

Escudo, El Sres. Gutiérrez y Sánchez 

Escudo El— (D. 1.) ...... „ „ „ 

FERRETERÍA. 

Leonardo Buñuel Leonardo Buñuel. 

Lo que, de orden del señor Secretario, se publica 
en la Gaceta de la Habana para general conoci- 
miento. 

Habana, Septiembre 29 de 1900.— El Subsecreta- 
rio, B. Picharlo. 
[Omuaoctabra.] 



DigitizedbyGoOglC 



Secretaria de Justicia de la Isla de Cuba. 

Habana, 28 de Septiembre de J900. 
SbRor Gobernador Militau de Ci'ba. 

Honorable señor: 

Desde hace largo tiempo viene quejándose el co- 
mercio al por mayor de ta facilidad con que no pocos 
comerciantes al por menor obtienen de ellos dinero ó 
mercancías al crédito, para pagar al fin de la semana, 
6 del mea 6 á mayor plazo; y cuando el plazo vence, se 
encuentran los acreedores burlados, porfjiie los deudo- 
1-ea han traspasado sus eí<tableeimieutus fraudulenbv- 
mente 4 terceras personas, á quienes no se puetle pro- 
bar su complicidad en el fraude, y quedan, según 
nuestras leyes, completamente i nespon sables á las 
deudas contraídas por el transferente para el estableci- 
miento. Esto tiene notablemente quebrantado el críí- 
dito del comercio al por menor en toda la iKla, con 
grave perjuicio de los comerciantes de buena fe per- 
tenecientes á esa misma respetable clase y tjue consti- 
tuyen inmensa mayoría. 

Por otra parte, el comercio extranjero, así el eu- 
ropeo como el americano, en su afán de extender sus 
relaciones de negocios á esta Isla, por estimar favora- 
ble para ello la necesidad de reconstrucción y fomento 
en que se encuentra el país y la riqueza natural del 
mismo, circunstancias que Laten presumir el próximo 
renacimiento y rápido desan-ollo de nuestra agricultu- 
ra y nuestra industi'ia, se api'csta á establecer nego- 
ciaciones de todas clases con nuestro alto comercio. 

Ese movimiento, tan propicio á la prosperidad 
general del país, necesitará ser apoyado A impulsado 
por el crí'dito que se dispense á niiestros comerciantes 
é industriales en general. Y á ese crédito han de con- 
tribuir en gran manera los datos que respecto de cada 
uno en particular, referente.^ á su giro, puedan su- 
miaistrarse. 

A ün, pues, de dar garantía y el consiguiente 
desarrollo al ciídito tan necesario en el comercio y la 
industria tengo el honor de proponer al ftobiemo Mi- 
litar la siguiente orden: 

De usted respetuosamente, 

Miguel tíener, Secretario. 



zedbyGoOglC 



N? 400. 
CUARTEL GENERAL, DIVISIÓN I»E CUBA 

Habana, 28 de Septiembre de 1900. 

El Gobernador Geiieral de Cuba, il proput^tta del 
Secretario de JuBticia, lia tenido ábien disponer la pu- 
blicación de la siguiente orden: 

I. Desde esta fecba todo» los comcraianteB 6 iii- 
(lustriales d\icfíos de establecimientos al por mayor ó 
al por menor en cualquier ramo del comercio, ó de la 
iudustríiv, del)erán inscnbírlos en el Kegiíttro Mer- 
cantil. El carácter de comerciante ó industrial 6 due- 
ño de establecimiento, no podrá atTcditarse sin el eer- 
tilifado de inscripción. 

II. También deberá inscribirse toda venta, ce- 
sión, traspaso ó arrendamiento (^ue de dichos estable- 
cimientos se luciere. 

III. Para la iuscripcióii de diebos comerciantes 
ó industríale» ó de sus establecimientos bastará pre- 
sentar una solicitud suscrita por el interesado 6 por 
otra persona & su ruego, autenticada aquella por un 
Notario, eo la ()ue ))aio juramento se cxpresai'áu las 
rireunstancias determinadas en el articulo 28 del Re- 
glamento del Registro Mercantil, y además, si así le 
conviniere, el capital con que gii-c ó haya de girar 6 el 
valor de sus negocios como comerciante ó de su esta- 
blecimiento; todo según la estimación que haga el mis- 
mo interesado. 

Los Notarios no podrá» cobrar más de cincuenta 
eentavds de peso en moneda americana por autenti- 
car cada solicitud. 

IV. Por la falta de insci'ipción dentro de los 
ocho días siguientes al en que dé comienzo á sus nego- 
cios ó abra su establecimiento el comerciante ó indus- 
trial, quedará incnrso eu uua multa de veinte y cinco 
pesos en moneda amerícana. 

\. Ninguna venta, cesión, traspaso ó arrenda- 
ndento perjudicará á tercero, mientras no conste su 
inscripción en el Registi-o; y aun después de inscrito, 
siempre seril el adquirente responsable de los sueldos 
que se adeuden á los dependientes que existían en 
el establecimiento al tiempo de hacerse la transfe- 
rencia. 



zedbyGoOgle 



194 COLHtCláN LECisunv. 

VI. Cualquier cumerriante ó industríal inscri- 
to eu el Registro Mercantil, que sea acreedor de un 
establecí miento, por pagaré, cuenta ó recibo firmado 
por el que tenga dicho establecimiento inacríto á au 
Dombre y que proceda de dinero ó efectos suplidos 6 
servicios prestados al propio establecimiento, poilrá 
¡UBcribir en el Registro su crédito, presentando el do- 
cumento en que conste y jurando la certeza de la ñrma 
del deudor. La inscripción ne hará por medio de un 
asiento en el libro registro (correspondiente, firmado 
por el acreedor, en el que constará el juramento pres- 
tado por éfit« y se copiará integramente el titulo de la 
deuda. Si esta constare por documento público otor- 
gado por el deudor no serón necesarios la intervención 
personal del acreedor, ni su juramento ni la inserción 
integra de la escritura de ta cual sólo se relacionará lo 
esencial. 

Vil. Cuando el establecimiento respecto del cual 
liaya de inscribirse nna deuda, exista en lugar distinto 
del en que se contrajo ésta el acreedor podrá acudir al 
Registro Mercantil en que est4 inscrito él como 
comerciante, con una copia literal suscrita por él, del 
documento de la deuda, y jurai-á la certeza de la deuda 
y de la firma del deudor puesta en el documento origi- 
nal. El Regi.'ítrador & continuación de la copia hará 
constar la exactitud de ésta, la identidad del acreedor 
que la autoriza, estar éste inscrito como comerciante, su 
domicilio comercial y el juramento por el mismo presta- 
do. Puesta dicha nota autorizada con la firma del Re- 
gisti'ador y sello del Registro se devolverá la citada co- 
pia al acreedor, quien podrá con ella obtener la inscrip- 
ción de la deuda en el Registro del distrito en que esté 
situado el establecimiento del deudor. También pon- 
drá nota el Registrador en el documenlí) original que 
recojerá do nuevo el acreedor, con las referencias ne- 
cesarias á la copia del mismo expedida. Otra copia 
quedará en poder del acreedor. 

VIII. También se anotai-áu en el Registro los 
embargos que por medio de mandamientos por dupli- 
cado dispongan los Juzgados y Tribunales, conservan- 
do el Registnidor uno de los ejemplares del manda- 
miento. 

IX. Si al int>entar la inscripción de un crédito 6 
anotación de un embargo sobre cualquier establecí- 



zedbyGoOglC 



miento resultare no estar este inscrito á nombre del 
deudor, podrá hacerse dicha inscripción 6 anotación 
en ei concepto de preventiva y bajo la responsabilidad 
de! qne la pidiere; quedando este obligado á presentar 
dentro de los ocho dias siguientes al día de la inscnp- 
ción preventiva una certiñcnción de que en la fecha de 
la inscripción ó anotación la licencia ó matrícula del 
establecimiento estaban expedidas á nombre del dea- 
dor. Si la presentare, la inscripción ó anotación pre- 
ventiva adquirirá desde ese momento el carácter de 
definitiva haciéndose constar por medio de un nuevo 
asiento; debiendo conservar la certificación presentada 
el Begistrador para eu resguardo. Si, por el contrario, 
DO se presentare esta, quedará nula de derecho la ins- 
cripción ó anotación preventiva, cancelándose en nue- 
vo asiento por et Begistrador. 

X. Todo aquel que adquiera por cualquier titul^ 
un Establecimiento comercial ó industrial, será res- 
ponsable solidariamente con el transferente, de todas 
las deudas inscritas ó embargos anotados sobre dicho 
establecimiento basta el momento de quedar inscrita 
aquella transferencia. 

XI. Para cancelar la inscripción <jue se haye 
hecho de cualquier cr^Sdito bastará con que la solicita 
el acreedor que pidió la inscripción; para lo cual se 
extenderá en el mismo libro registro un asiento en que 
se consigne esa solicitud, suHcríto por dicho acreedor. 

XII. Hecha Ja inscripción de un crédito se de- 
volverá al acreedor el documento que haya servido 
para ello, en el cual extenderá el Registrador la 
correspondiente nota de haberse inscripto. De di- 
cho documento no deberá desprenderse el acree- 
dor, sino mediante las ROgurídades neceEarias pa- 
ra no quedar expuesto á que el deudor niegue des- 
pués la certeza de la deuda y del documento que sirvió 
pora la inscripción y le reclame las responsabilidades 
consiguientes por perjurio y dafios y perjuicios. 

XIII. También el deudor podrá obtener la can- 
celación de la inscripción, presentando al Registrador 
el documento original que sirvió para la inscripción, 
el cual quedará en poder de este último para su res- 
guardo. 

XIV. Todo el que transfiera por cualquier titulo 
un establecimiento mercantil industrial deberá ha- 



zedbyGoOglC 



VI. Cualquier comerciante ^ .,■ consignará bajo 
to en el Kegist.ro Mercantil, qu*- .-udaB del estableci- 
estableci miento, por pagaré, .„^ ajiareciere alguna 
por el que tenga dicho ep* cimento, quedará sujeto 
nombre y que proceda ' ._(id señalada al perjurio, 
servicios prestados : - jaiTos y perjuicios, 

inscribir en el R' .■ '"¡■^'tón, traspaso ó arreiida- 

cumento en qu- ,'^r i.'Ontrato escrito hará respon- 

del deudor. '••'^i'*^ como al adquirente al paf^o 

asiento en ;,^ 

por el S' ^i* . fnncribiei-e una deuda que ]ue^^ 

ta<lo ' ■ /'^'líni'** ** presente para 1» inscripción 

den ' V^cUJ" fi""™* atribuida »1 deudor no fuere 

p .-'"'■¡¡'í'^ttíi^ ^" 1* responsabilidad señalada al 

''«!"* 'k^^ ''*' '* '''^'' pof '**''08 y perjuicios. 



'.¡ii^^^ 



'^s<'L 



Las insoripeioues, anotaciones y cancela- 



' jftrtln en el mismo dia en que se presenten 

^'^,'^ientos que las motiven. 

í^'í^jll. Todas las disposiciones contenidas en 

¡itdeo serán aplicables á los títulos de propiedad 

i*í*g,fia¡, patentes de invención y títulos 6 marcas 

'" grcialcs, industriales ó de fábrica, los cuales pai'a 

^ efecto se considerarán como establecimientos in- 

jnatriales. 

XIX. Las multas que en e«t» ürdeu se imponen, 
^ barán efectivas eu la Oñcina de Hacienda corres- 
pondiente. Los B^istradores quedarán obligados á 
participar á dicha Oñcina los casos en que Be haya in- 
currido en dichas multas y de que tenpan conocimiento 
por razón de sus funciones, 

XX. Los Registradores expedirán dentro del dia, 
las certificaciones en i-elacÍ6n ó literales que se le pi- 
dan de lo que conste en el Re^^istro, consignando en 
ellas para quién las expiden. 

XXI. En el lugar más público y visible del 
edificio en que esté instalado el Registro habrá una 
tablilla donde ae fijará diariamente un cartel en (¡ue 
consten las inscripciones, anotaciones y cancelaciones 
que en el día se hayan hecho. Cada cartel diario per- 
mauecerá en la tablilla durante ocho diaü. 

XXII. Los Registradores Mercantiles no podrán 
pobrar más que un peso en moneda americana por cada 
inscripción, anotación, cancelación ó asiento de cual- 
quier clase que hagan relativa á comerciantes 6 á 



zedbyGoOglC 



blecímientOB comerciales ó industriales al por 
ir ó al por menor é igual cantidad, por cada 
"ación en relación 6 negativa que expidan, com- 
'ndoae como ttol las copias que autoricen y á que 
"! el Artículo VTI de esta Orden. Si la certifi- 
ire literal, cobrará además diez centavos en 
nerieana por cada asiento que se inserte & 
...11 del primero. 
XXIII. Los Registradores remitirán mensual- 
mente á la Sección de los Registros de la Secretaría de 
Jnsticia un estado ó relación de los asientos de todas 
clases que durante el mes hayan extendido asi como 
délas certificaciones expedidas y derechos devengados 
por cada concepto. 

DISPOSICIONES TRANSITORIAS. 

1. Se concede todo el mes de Noviembre de 1900, 
para Ja inscripción de los actuales comerciantes & que 
se refiere esta Orden, establecimientos ó títulos de 
propiedad industrial, patentes de invención y marcas 
y tUnloB comerciales, industríales 6 de fábrica. El 
ijue no hiciese la inscripción dentro de dicho término 
quedará incurso en la multa de veinte y cinco pesos 
rn oro americano. 

'2. Los Registradores llevarán un índice espc 
cial de totloa los asientos relativos á establecimientos 
mercantilefi ó industriales a) por mayor 6 al por 
menor. 

3. Los Registros en la forma que se establecen 
en esta Orden empezarán á funcionar el día primero 
del citado mes de Noviembre próximo entrante. 

4. Mientras no se nombren por la Secretaría 
de Justicia los Registradores mercantiles que deban 
encalarse de los Registros, continuarán encargados 
de ellos interinamente los Registradores de la Propie- 
dad de las Capitales de Provincia que hoy los tienen 
á su cargo, en cuanto á los libros de comerciantes y 
de sociedades, pero limitados al terrítorio que abarca 
su jnrísdicción como tales Registradores de la Propie- 
dad. Los demás Registradores de la Propiedad se en- 
cai^iarán de los Registros mercantiles en cuanto á di- 
chos dos libros y respecto á la zona comprendida den- 
tro de su respectiva jurisdicción; para cuyo efecto, 
procederán inmediatamente á abrir los dos libros re- 



zedbyGoOgle 



feridoB. Del tercer libro, destinado & la inscripción 
de buques, coutiDuaráu encargados también interina- 
mente loe Registradores de la Fi-opiedad que hoy los 
tienen á su cai^. 

Los Registradores de las Capitales de Provincias 
remitirán dentro de veinte días á los demás Registra- 
dores de la provincia certificación de todos loa asien- 
tos que en los dos referidofl libros existan relativos á 
sociedades y á comerciantes particulares establecidos 
en el territorio correspondiente á cada uno de los fil- 
timos respectivamente, á fin de que estos puedan re- 
producir dichos asientos en los nuevos libros que han 
de abrir. líi unos ni otros devengarán derechos por 
las expresadas certificacionps y asientos que se harán 
de oficio. 

El Comaiidanle df Estado Mayor, 
J. B. HICKEY. 

(Oac«U »t mptiembre.) 



Habana, 8 de Odubre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Jasticia, ha tenido á bien disponer la 
publicación de la Bigniente orden: 

I. Se crea un Juagado Curreccional que residirá 
en la Villa de Gibara, Partido Judicial de Holguin, 
Provinda de Santiago de Cuba, y que tendrá jurisdic- 
ción sobre todo el Término Municipal de Gibara. 

II. El referido Jugado ejercerá las funcioues 
que determina la Orden N^ 213, * serie corriente de es- 
te Cuartel General, y empezará á funcionar á los cin- 
cuenta días contados desde el siguiente al en que se 
publique esta Orden en la Gaceta de la Habana. 

III. Tendrá la misma organización que para los 
de 2? Clase establece el articulo VI de la Orden N9 
214, ** serie corriente; y la cantidad anual de doscientos 
cincuenta pesos, moneda do los EstadoH Unidos, para 
material. 

IV. El Jaez Correccional de Gibara será nom- 
brado por el Gobernador General, á propuesta del Se- 

• T6uelapág.2;idelt<HnoII, IWO. 
*• T«ua U pi^. TSa del tomo II, IttOO. 

DigitizedbyGoOglC 



cretano de Justicia; y el rosto del personal se nom- 
brará por el luismo Secretario de Justicia. 

V. La lista de individuos elegible» p&ra Conce- 
jales, que, segün el párrafo 2? del articulo XXVII de 
la expresada Orden N? $13,"*^ deben lijar los Alcaldes pa- 
ra la formación de los Jurados, habrá de quedar fijada 
dentro de loe veinte días siguientes al de la publica- 
ción de eeta Orden en la Gaceta de la Habana; esta- 
rá expuestA al público durante los veinte días que di- 
cho párrafo prescribe y deberá quedar ñuiquitada en la 
forma que el propio artículo XXVII dispone, dentro 
de los diez días siguientes al último en que estuviere 
expuesta. 

VI. Los procedimientos «jue se hallaren en cur- 
so en el Término Municipal de Gibara al empezar & 
fancionar el Juzgado Correccional de su nombre, con- 
tinuarán ajustándose á las disposiciones hoy vigentes 
hasta su terminación. 

El Comandante de Estado Mayor, 
J. B. HICKEY. 

|lii«U8Mlabt«.) 



N9 408. 

Habana, 8 de Octubre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Agricultura, Comercio é Industria, ha 
tenido á bien disponer la publicación de la siguiente 
orden: 

I. Por la presente se concede una nueva prórro- 
ga de un mes, contado desde el día de la publicación 
de esta Orden, para la admisión de solicitudes de los 
que deseen dedicarse á la Profesión de Corredores de 
Comercio. 

II, Se concede asimismo una prórroga de treinta 
diae sobre el plazo de dos meses señalado á loa indivi- 
duos que han obtenido ya el titulo de Corredor de Co- 
mercio, para que constituyan 1» fianza prevenida en la 
Orden N9 79, ** serie actual de este Cuartel General. 

El Comandante de Enlodo Mayor, 
3. B. HICKEY. 

(0*«U ■ octolne.) 

* TíuelmiHltt. STldelMmoII. leno. 



zedbyGoOglC 



Habana, 8 de Octubre de 1900. 

El Gobernador General de Onba, á propuesta del 
Secretario de Obras Públicas, ha tenido 4 bien dispo- 
ner la publicación de la siguiente orden: 

Queda, por la presente, modiñcado el Articulo XII 
de la Orden N^ 356, * serie actual de este Cuartel Gene- 
ral, debiendo leerse como sigue: 

XII. Estas disposiciones comenzarán ú regir el 
día 1? de Enero de 1901. 

El Comandante de Estado Mayor, 
J. B. HICKEY. 



Hnbana, 8 de Octubre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Justicia, ha tenido á bien disponer la pu- 
blicación de la siguiente orden: 

Queda, por la presente, mudíñcado el artículo 2? 
de la Instrucción General de 13 de Agosto de 1893 so- 
bre la mauera de redactar los documentos públicos su- 
jetofí k Registros, debiendo Ieer.«e como sigue: 

lia designación de toda persona que intervenga 
en cualquier at^ ó contrato sujeto á inscripción, se 
bará expresando su nombre, apellido paterno y mater- 
no, aunque no acostumbre usar miis que uno de ellos, 
edad, estado civil, profesión y domicilio. Si fuere co- 
nocida con un segundo nombre unido al primero se ex- 
presará también í-ste. Si se tratare de persona casada 
en segundas 6 posteriores nupcias, se expresarán los 
uombrtB de los consortes difunt.os y del vivo y las fe- 
chaB y períodos de duración de cada matrimonio y de 
la viudez. 

El Vnmandante de Eeiado Mayor, 

J. B. HICKEY. 

[G«iiil>fl«tabr«.| 
■ VJHeUpág.lMdafiiteloma lll,l«0a. 



zedbyGoOglC 



SECRETARIA DE JUSTICIA 

De acuerdo con lo dispuesto en el Art. 49 de la Or- 
den 34J, serie corriente, esia Secrelaria, evacuando con- 
sultas ha dado como más instrucciones, las siguientes: 

17a— Que no se dará indemnización alguna á los 
testigos que concurran ante los Jueces Colecciónales y 
los de Instrucción y Municipales en funciones de Correc- 
cionales, como no se les da cuando declaran en un suma- 
rio; y que se podrán utilizar para facilitar á aquéllos su 
concurrencia al llamamiento judicial, los billetes de trans- 
portes oficiales de que están provistos todos Jos Jueces y 
Tribunales de la Isla. 

iSa— Que las denuncias han de presentarse ante el 
Juez Correccional respectivo, sin peijuicto de la facultad 
que á la Policía conñeren los artículos 15 al 18 de la Or- 
den 213,* de efectuar detenciones siempre que presencien 
ó tengan noticia de la perpretación de un delito y sin per- 
juicio también de la facultad que á los Jueces de Instruc- 
ción da la Orden 228,** serie corriente, de hacer traerá su 
presencia cuantas personas puedan contribuir al esclareci- 
miento de los hechos denunciados. 

193— Que prescribiendo la i? de las disposiciones 
finales de la Orden 313,* que se entenderán comocomple- 
mentarlas las disposiciones del Código Penal y de la Ley 
de Enjuiciamienio Criminal, podrá, siempre quesea impo- 
sible expedir el mandamiento en la forma que prescribe el 
Art. 80 de la Orden 313,* por ignorarse el nombre del pa- 
radero del acusado, librarse la requisitoria y utilizarte 
cualquier otra medio autorizado por la Ley de Enjuicia- 
miento Criminal. 

aoa— Que estando la P ilicía autorizada por los artícu- 
los 15 al 18 de la referida Orden 3r3* para efectuar deten- 
ciones, con 6 sin tnandamiento judicial, siempre que 
presencien ó tengan noticia de la perpretación de un deli- 
to, para ocupar las almas que llevare el detenido, y aún 
para admitirle ñanza á fín de asegurar su comparecencia, 
puede considerarse encomendada á la Policía la práctica 
de las primeras diligencias que tiendan á evitar que desa- 
parezcan las huellas del delito. 

áia — Que los delitos no comprendidos en el Art. 41 
de la Orden 113* quedan sejelos á los preceptos contenidos 
en el Código Penal y en la Ley de Enjuiciamiento crimi 
nal vigentes. 

• VíiHielapiír.aTIdulKHiHlll. IVUO. 
'• Ytuelftpág, Mlddtomall. ISUU. 



zedbyGoOglC 



203 COLECCIÓN 



aaa — Que los Jueces Correccionales no admitan ni 
promuevan cuestiones de competencia, sin perjuicio de 
inhibirse del conociniiento de cualquier asunto en los 
casos en que la crean procedente. 

«3?— Que con arreglo al Art. 40 déla Orden 213,* 
solo puede exigirse una lianza que no exceda de $500 con 
uno ó mis fiadores, según disponga el Juez. 

a-ta— Que la Policía no puede, por su propia cuenta, 
má» que conducir k los delincuentes é invitar i los testigos 



y demSs personas que ce 


m sus declaraciones puedan ci.n- 


tribuir al esclarecimient< 


3 délos hechos, á que expontánea- 


mente comparezcan an 


te el Juez respectivo, debiendo 


esperar órdenes de este ( 


raso de negarse aquéllos á compa 


recer. 





jj? — Que contra las sentencias que dicten los Jueces 
Muní< ipdles en juicio de faltas no habri recurso alguno. 

36a— Que con arreglo al Art. 26 de la Orden 213,' 
solo se celebrará juicio por Jurados cuando además de ne- 
gar su culpabilidad el acusado pida la celebración de 
aquél « 

27? — Que el sorteo de los Jurados no se hará con más 
publicidad que la quedetermina la Orden 313,* en su ar- 
ticulo 39. 

383— Que sin poder fijarse para lodoi los casos con 
precisión el tiempo que deberá transcurrir entre la denun- 
cia y la celebración del juicio por Jurados, debe por regla 
general, mandarse citar los miembros de éste, cuando proce- 
diere, el mismo dU en que el Juez tenga á su disposición 
al acusado y los elementos de prueba más indispensables, 
sin perjuicio de que e¡ Juez, con la posible previsión en 
cada caso, mande á citar á los Jurados con la anticipación 
necesaria, para que puedan estar reunidos ya en dicho d!a. 

iga — Que el Jurado deberá reunirse petiódicaniente, 
según el Art. 39 de la Orden 213,* y conocerá de todos 
los casos pendientes que puedan presentarse ante él, en 
sesión permanente ó interrumpida lo menos que sea po- 
sible. 

30a— Que el Ayuntamiento obligado á facilitarlos 
libros é impresos que sean necesarios á los Jueces de Ins- 
trucción para sus funciones de Correccionales, es solo el 
de la cabecera del Partido Judicial; y 

31a — Que los Jueces Correccionales deberán instruir 
á los testigos de la obligación en que están de ser veraces 
pudiendo leerles, cuando lo crean conveniente ó lo pida 

• Veajic I* ]iiK. 2?1 ilt'ltoina ir, mi. 



zedbyGoOglC 



cualquiera de las partes, las disposiciones vigentes sobre 
perjurio. 

Lo que se publica eu la (rAcsTA de la Habana para 
general conocimiento. 

Habana, 5 de Octubre de 1900. 

Miguel Gener, Secretario de Justicia. 
[OéobU 9 octubre.] 



ir? 365a. * 
CUARTEL G£M^EBA£., DIVISIÓN DE CUBA 

Habana, 12 de Septiembre de 1900. 

El Gobernador General de Ciibftj á propuesta del 
Secretario de Estado y Gobernación, ha tenido á bien 
disponer la publicación de la siguiente copia enmen- 
dada de la Orden n? 3.55: 

I. Desde la publicación de esta Orden los presu- 
puestos municipales serán preparados y redactados 
por los Tesoreros Municipales con los datos que les 
suministren por escrito en la segunda quincena del 
mes de Marzo de cada afio los encargarlos de los diíe- 
rentes ramos del servicio 6 las oficinas municipales, 
ajustándose á los recursos de los Términos y á los in- 
gresos autorizados por la Orden N? 2.54,** Cuartel Ge- 
neral de la División de Cuba, serie de 1900. 

IT. El proyecto de presupuesto ordinario será 
presentado al Alcalde en la primera quincena de Abril 
y sometido á la censura del Sindico, que biijo su liruia 
expresará en el términode diez dias si á su juicio con- 
tiene 6 no extrslimitaciones legales, especificando cua- 
les sean, si estima que las hubiere, durante esos diez 
dias estará el proyecto expuesto al público en la Secre- 
tarla del Ayuntamiento; y sepublicaró en dos ndmeros 
del periódico local en que acostumbre hacer sus anun- 
cie» el municipio 6, si no hubiere periódico, en la forma 
en que hiciere sus anuncios, uu resumen general de los 
gastos é ingresos presupuestos, con particular expre- 
sión de loa cambios en la tributación y en los gastos 
comparados con los del último presupuesto aprobado. 

III. Loa presupuestos extraordinarios se forma- 
rán previos loa trámites establecidos para los ordina- 

• La preaonte onlon Bnmii'nila In iiuo nparotc cp T« piii. IW do enlo lomn 
III, IWW. 
•■ V6BM lik pllR. 035 liel tonio II. l»*t. 



zedbyGoOglC 



^^./•^'«l^^^'-líT--'"- f'l artículo Vllldoia 

i!^'"' "^^''' '''XTlí"'» de OBte Cuartel Uenerol. 

í*'' "'Jlio'- -''"'t^w""* ''^' Síndico y las observacio- 

''"'/'i'' '^^ i^tio p'"' esorito cualquier elwtor del 

,¡ae MT*.'' ¡^retaría del Ayuntamiento, nptó 

tí»"'*^'''*! j''^""'* Miinieipal que podi-á proponer 

Joíiie'"';' * ^ oisyorfa de votos de los miembros que 

ÍhH" ''^!!^**'/W"í''*"*''' Í^OMím la mitad más uno de sus 

o'/""", ^,'jns enmiendas, a<l¡cione8 ñ alteraciones que 

""'me iwó ven ¡entes, informando 3i está ó no conforme 

***' I» <*»sum del Síndico respecto á ni contiene ó no 

'?(j«Iiniif»cioneH lidíale». 

" la Junta Municipal tcudríi el termino de diez 
«^ l*m deliberar y aconlar sobre los extremos <-on- 
(íiiido» en el párrafo precedente. 

V. Con totloB los antecedentes niencÍona<]oB en 
]oe artículos anteriores senv sometido el proyecto al 
AyuufAmiento, el cual lo pasarA á una Comisión de 
preBupuestoa para que dictamine en otro tírmino de 
dieü día.«. El dictamen y votos particulares que for- 
mulare 1» Comisión, así como las enmiendas que pi'o- 
puaieren loa Concejales por escrito, serán discutidos 
por la Corporación en el t/'miÍno de veinte días cele- 
brando al efecto sesiones diarias, si fuere posible. 

En esas sesiones no se podrá deliberar y acordar 
sin la presencia de las tres cuartas partes de los miem- 
bros del Ayuntamiento. Las votaciones serán nomi- 
nales. 

VI. Aprol>ado el presupuesto se proee<lerá á su 
impi'esión con todos los informes de los funcionarios y 
de la Junto Municipal y con la votación nominal en 
forma de libro, distribuyéndose (guando menos qui- 
nientos ejemplares cu la localidad si el ^[unicipio tu- 
viere más de diez mil habitantes y dosc^ientus si menos 
de diez mil. 

Esa distribución se baní en el primer mes del aíío 
físciU, i'emitiéndose en el mismo mes á la Secretaria 
de Hacienda la copia que dispone la Orden N9 2Ó4** y 
seis de los ejemplares impresos. 

VII. Si por cualquier motivo dejare de apro- 
barse el presupuesto antes del primero de Julio, sólo se 



zedbyGoOglC 



^ Dg LA ISLA DH CUBA 20S 

podi-án cobi*»!' en el aiio fiscal & que aquel se conli-aiga 
los ingresos caliñctidos de obligatorios con arralo al 
presupuesto del año antei-ior. no empezándone á deven- 
gar los voluntarios y las nxievas cuotas que se fijen en 
cl proyecto sino desde la fecha de la aprobación, 

VIII. La Seci-etería <Ie Hacienda en el término 
de mi mpH contiido desdo que reciba el presupuesto, 
podrá suspender la eje<Hicióu de aquella parte del pre- 
supuesto qne contenga infracción de Ley. De su 
acuerdo podrá apelai-se para ante el Gobernador Gene- 
ral de la Isla, en el término de diez días. 

IX. Rn consonancia con lo que previenen las 
Ordenes Xos. 252<"y 254,'^' serie de 1900, queda expre- 
namente derogado el Ariiículo 150 de la Ley Municipal 
y los demás, así eoino las disposiciones aclaratorias 6 
complementaria.", que estén en contradicción con las 
reglas fíjadas en esta Orden. 

X. Asimismo ipiedan totalmente derivadas las 
Ordenes Xos. 210'" y 232,«' serie de 1900, 

En su consecuencia y sin otra limitación que la 
de atenerse á los recui-sos y situación del Municipio y 
á qne et oficio es una carga vecinal quedan faonltados 
los Ayuntamientos para acordar el sueldo que dumute 
el actual año económico deba asignarse en el presu- 
puesto al ^Vlcalde Municipal. 

msPOeiClONES TR.\NSlT01tIA8, 

1, Para el actual ejercicio y en lo que se refiere 
á presupuestos ordinarios sólo serán aplicables las re- 
glas <Ie procedimientos establecidas en los artículos I, 
li, IV y V á los presupuestos cuya formación no haya 
empezado aun. 

2. Los presupuestos que en la actualidad estén 
en tramitación serán terminados con sujeción á las dis- 
posiciones establecidas al efecto por la Ley Municipal 
j- la de contabilidad, sometiéndolos, si ya no lo hubie- 
ren verificado á la aprobación de la Junta Municipal, 
fityo acuerdo será inmediatamente ejecutivo. 

El Comandante de Estado Mayor, 
J. B. HICKEY. 

(CJiwtiSwliibre.l 
• U V.'ase la ]>lg. bOl ,M tuuii. II, lUU'J. 



zedbyGoOgle 



S? 413. 

Habana. 9 de Octubre Se 1900. 
El Gobernador General de Cuba, á propuesta tlel 
Secretario de Iiistruccíón P&blica, ha tpnido A Iricn 
disponer la publicación de la siguiente orden: 

El Artiíiulo (i" de laa Disposiciones Transitorias 
delaOrden N? 171,* seriecorriente de «stc Cuartal Ge- 
neral, queda enmendado; entendiéndose que, desde 
el 1? de Octubre de 11)00, los derechos de matrícula 
por todas las asignaturas que constituyen la carrera 
de Comercio del Instituto de la Habana, serAn diez 
pesos al año, pagaderos eu dos plazos. 

El Comandante de Edado Mayor, 
J. B. HICKEY. 

[Cicota 10 octubre.] ^____^„____ 

N9 414.- 
Habana, 9 de Octubre de 1900. 
El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Justicia, ha tenido á bien disponer la 
publicación de la siguiente oi'den: 

I. Por la presente se autoriza al Secretorio de 
Justicia para atreptar las renuncias que de sus cargos 
presenten ios Jueces Municipales y los Correccionales 
siempre que se funden en justa causa. 

II. No obstante lo dispuesto en el artículo an- 
terior, se declaran Vi'ilidamente aceptadas las i-enun* 
cías de dicha clase y las separaciones de Jueces Muni- 
cipales que^ antes de la publicación de esta Orden, 
hubieren admitido ó acordado los Ayuntamientos res- 
peetivoH. 

El Comandante de EeUido Mayor, 
J. B. HICKEY. 

(GilCílii lOortiilire.l 

N9 416. 

Habana, 9 de OetiAre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, ha tenido & 
bien disponer la publicación de lo siguiente para cono- 
cimiento y guia do quienes interese: 

I. En todos los casos en que los tenedores de 
cheques pagatleros á la orden, no sepan ó no puedan 

■ Tí«»elttii4b'.i5dellonioir,lWi»- 



zedbyGoOglC 



firmiu' y deseen endosar dioIioH ducuinentos, íi recibir 
e] pago, podrán verificarlo, liaciendo que alguuo escri- 
ba el nombre de los mencionados tenedores «n dicho 
clitque poniendo estos tene<lores su cruz (ó seHal) iil 
lado de dicho nombro, y liaciendo también «lue dos per- 
sonas firmen en el respaldo de dicho cliecine como tes- 
tigos de haberse puesto la cruz (6 í*ñ»l); estoH testi- 
gos esciibirán asimismo, sus direcciones, y tales 
endosos se considerarán legak-a y válidos en todos los 
casos. 

II. Tmtándose de cheques de la Tesorería, de la 
Isla, se recomienda que los endosos todos sean técnica 
y legalmente con-ectos; pero la Depositaría pagadora 
resolverá sobre la suñcieucia de todos loa endosos de 
los cheques dichos, y podi-á pagar los mismos cuando 
tenga suficiente garantía para sí. 

III. Todas las leyes, órdenes ó doci-etos ((ue se 
opongan á las precedent€s disi>osiciones que<1an por la 
presente revocados, 

£1 Comandante de Entado Mumr, 
J. B. HICKEY. 

(GíceU 10 ootubrn.) 

X9 417. 

H'ibanii, 10 de Octubre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, ha tenido á bien 
disponer la publicación de la siguionte orden: 

I. Jmé RamWez, 
Anijel Vlaren», 
Jo^í V. Tapia, 

quedan nombrados para que, formando una (.'omisión, 
investiguen é informen aceiea de las reclamaciones de 
propiedades y derechos de propiedad de toda clase y 
naturaleza, hechas por el Ar/x)bispado de Santil^^ de 
Cuba. 

II. Para la realización de su objeto por la pre- 
sente se autoriza y faculta á dicha Comisión {lam lla- 
mar testigos, recibir testimonios bajo juramento 6 
afirmación, pedir toda clase de documentos públicos ó 
privados, y recibir pruebas y alegaciones délas perso- 
nas y corporaciones directamente interesadjts. 

III. Los Notarios, Registradoi-es de la Pi-opie- 
dad y cualcsciuicru otros funcionarios facilitaiún los 



zedbyGoOglC 



doGiiinentos, autos ó rfg¡nti"OM, 6 copia» certificadas de 
loB inismo8 (Hie pida la C<miisi<'»n. sin pxa<'cióii de <U'- 
rfclios, 

IV. El informe de !a (Viiiiisióii serii dctalliulo 
respecto A cada unidfMl ó i>arccla de propiedad y en 
especial A cmla derecho de propicdiul i'eclaniado por 
el ArzobisjMKlo de Santitij^o de Cuba, coiifi^riiaiido tos 
liechos que aprecien y las conKeciientea conclusiones 
de derecho, y hará, si lo estima necesario, las rei^v 
mendacion es generales ó especiales ijne en justicia píxi- 
cedan. 

V. Cualquier pei-sona ó eoriTODteión que se ne- 
gare á compaiecer y declarar ó íi facilitar cualt(uier 
documento seríl castigada por lo» Tribunales como si 
en casos semejant«>s desobedecieran los mandatos ju- 
diciales de un Juez ó Tribunal. 

A'I. En lo adelante se nonibrai-áu cuantos con- 
sultores, estenógrafos y auxiliares, que se consideren 
necesarios. 

El CQnmiidanle de Estado Mayor, 
J. B. HICKEY. 



N'.' 418. 
H'ihait'i. 10 de Ortiibi-e de 1900. 

El Gobernador (ienei'al de Cuba., i\ propuesta del 
Secretario de Justicia, ha tenido á bien dis))oner la 
publicación de la siguiente orden: 

El Artículo bl del I)c<'reto de 12 de Abril de 1SÍ)K 
que estableció en esta Irfa el líegistro de I'ltimas Vo- 
luntades se euteiiderA rcdacttulo en la forma siguiente: 

"Los Jueces y Notarios de la Isla que de cual- 
quier mo<lo intervengan <'n los acto.s que se relacionan 
en el artícido 2? <le <'ste. Decn-to, diriginin, en el mis- 
mo día cu que tenga lugar la declarjM'ióii (i otorgamien- 
to, á Ja Sección de los Registros y del Notariado y al 
Decano del resix-ctívo Colejíio Xotwrial, (roniunicaeio- 
nes en qiic por párrafos sepiuiidos y numera<loB se 
consignen las tiotieias cxpi-esiulits en el articulo .')'.' de 
este Decreto. En el caso de no poder expi-esarlas to- 
das, inanifestm-án ser las únicas adquiridas. 

Tan pronto como las Notarías i'cmitan las comu- 
niciiciones ordenada» en el iiánafo anterior, io harAii 



zedbyGoÓglC 



con.stai' asi por nota al mai^en del respectivo instru- 
mento, sin que devenguen por ello derecho."' 

El Comandante de Egtado Mayor, 
J. B. HICKEY. 

¡Gaceta llwlubre] 



Haham, 11 de Octubre de 1900. 

El GobemiKlor (íeneral de Cuba, H propuesta del 
Secretario de Ilaeiendíi, ha tenido á bien disponer la 
]>iibliea('ión de la siguiente orden: 

Queda, por la presente, abolido el impuesto de 
Planchas de Muelles cedido eu ISé.t A la Oísa de Ena- 
genados. 

El Comandante de Extado Mayor, 
3. B. HICKEY. 

(GacfM II octubre.) 



SSCKETABIA DE INSTRUCCIÓN PUBLICA 

Con objeto de evitar dndns, al i-ealizar.ie la ins- 
<'rip<'ióu de matrículas de los alumnos de las diferentes 
Escuelas que comprende la Facultad de I>erecho se 
dictan las eignientes aclaraciones: 

1"? El curso de Derecho Internacional compren- 
de el Derecho Internacional Público y el Derecho In- 
ternacional Privado. 29 Seiív ohligatoi-io el Derecho 
Internacional Público pivra los alumno» de la Escuela 
de Derecho Público y lo será el Derecho Internacional 
IVivatlo para los de Derecho Civil y la del Notariado. 
.'!" Los alumnos al matricularse expondrán en cual de 
los dos ramos mencionados del Dei'echo Internacional 
desean ser inscriptos, y si quieren serlo en los dos. 

Habana, Octuln-c O de 1!)00. 

El Secretario, 
FJnrUjiie Jo«( Varona. 



zedbyGoOglC 



Oncina del Comisionado de Escuelas Públicas. 



Sr. l'resideutfi <le 1» Junta de Kdiicíícióinle 

Tengo el honor de llamar la atencióu de usted y 
la de la Junta de Educación de sa digna pi'esideDcia 
sobre los siguientes particulares refereiit«B A la Orden 
níiRiei'o 279 * de este afío proi-edent* del Cuartel Gene- 
ral de 1)1 División de Cuba. 

Kl artículo 69 de dicha Ordeu se lee ahora de la 
tnauem siguiente: "Con la aprobacum del Gobernador 
MilHar eada Junta de Edueadón abiirá todas lae es- 
cuelas que sean necesarias, etc." En consecuencia, 
las Juntas de Educación uo tienen factdtades para 
abrir nuevas escuelas sin obtener previamente autori- 
zación expvcsii del Gobernador Slilitar de la Isla. En 
el caso de que alguna Junta haya abierto nuevas 
es<'uela» sin llenar este i-equisito indispensable, serán 
ésta» inmediatamente clausuradas ív menos (|uc los 
pediilos de fondos panv satisfacer las atenciones de las 
mismas haj'aii sido Hprobadas ya por el Gobernador 
Militar de la Isla. 

El Secretario de una Junta de Educación nojxidrá, 
al. wi'iito liempo, deitempeilar ningún otro rargo públieo eon 
íii'ido. En caso que esto en la actualidad suceda, de- 
berá la Junta de F^ducacióu respectiva exigirle á su 
Secretario qne renuncie el otro cargo, y. si no obede- 
ciere, lo declai-ai-A cesante. 

Los SecretHrios de las Juntas de Educación no 
podnin exigir los informes & que se refiere el articulo 
42 de la citada Orden, uCimcro 27U, liasta que los mo- 
delos en blanco que han de iisarse para hacer dichos 
informes hayan sido distribuidos por el Comisionado 
de Escuelas Públicas. Tampoco podrán dichos Secre- 
tarios exigir el certificado de aptitud de que trata el 
mismo artículo 42, hasta que el Superintendente Pro- 
vincial respectivo les notifique que los exámenes de 
qne tratan los ailículos 101 y 102 de la referida Orden 
nfimero 279, ac han cfeííuado. 

Con arreglo á la Orden nfimero 279 no podrán 
las Juntas de Educación nombrar más que los siguien- 
tes einplejwlos, (además de los maestros y porteros 



L 



i,db,Googlc 



necesarios): un Seeretaño (artículo 60); uno 6 más 
eiuiitteratloren, (artículos S2 y 83); y nno 6 más inupec- 
toreg egpedttieé. (artículo 90). Las Juntas no tienen, 
piifg, autoridad para nombrar otro» empleado!', como oficla- 
tes de ¡iecrftaría, e^ñbienie'', guarda almacena, He, y 
del)o, deade luego, uianife^tnr & iistpd que loa pedidos 
de fondos que se hagan para el pago de tales emplea^ 
dos no «eran, aprobados. El Secretario de una Junta de 
Educación tiene el tiempo suficiente, y debe reunir las 
condicones de aptitud necesarias, para atender debida- 
monto á todos los asuntos relacionados con su cargo. 
No hay, pues, Jiecesidad de nombrar emplejidos que lo 
ayuden. Puedo manifestar, sin embargo, después de 
consultar este punto con el Gobernador Militer, que, 
en virtud de la mayor cantidad de trabajo que deben 
realizar, quedan e.\ceptuada.s de esta regla general las 
Juntas de Educación de los distritos urbanos de pri- 
mera y segunda clase. 

Por razones obvias de economía es de desear que 
las Juntas do Edaeaoión traten, por todos los medios 
á sn alcance, de instalar sus oñcinos en una escuela (\ 
otro edificio píd>lico de su distrito. Ko podi-ii iiua 
Juntade Educaeión alquilar, con este objeto, nu edi- 
ficio, ni adquirir mobiliario para el mismo, sin la auto- 
rización expresa del Gobernador Militar de la Isla, 

Se llama muy particularmente la atención de las 
Juntas de Educación á los preceptos contenidos en los 
artículos SS íi Olí, ambos inclusive, de la mencionada 
Orden ndmeix) 270. * Es de imperiosa neeesida<l el 
nombminiento inmediato del Inspector especial á que 
se refiere el articulo ÍIO. Bel» exigirse á todos los 
maestros que, con la mayor premura posible, cumplan 
lo preceptuado cu el artículo !)I, debiendo los Secre- 
tarios de las Junta», inmediatamente despnós de reci- 
bir los informes á que dicho artículo se contrae, cum- 
plir lo que dispone el articulo 02. 

El Inspector especial de un distrito n)unicipal, 
mencionado en el ai-tículo 90, recibii'á don dollars por 
cada día que edé real y efeffifamente eiimpUendü las 6rden<'>> 
del Secretario de la Junta, Xo percibirá i-cmuncr ación 
alguna en el día ó días que uo estuviere ocnpado on 
asuntos del servicio. Se encarece á los Secretarios de 
las Juntas de Educación de los distritos municipales, 

* Yene la ptl. n> del toma II, IMO. 



zedbyGoOglC 



la import-aiicia de éste punto, pues debí- c\'itai'se el 
gastar dinero innccesariainfnti'. 

Debe activarse la reor^nizatióii á que se refieren 
los artículos 37 íi 40, ambón incliifiivc, y, una vtz efec- 
tuada ésta, se cumplirá en lo» distritos innuicipalés 
sin pérdida de tiempo, loque disponen los articulos 32 
& 34, ambos íucIubívo. 

En couchi6Í6n; se hace presentí' á lao Juntns de 
Educación qnC, si el bien de la educación así lo exigie- 
re y razones de economía lo aconsejaren, podiú nn 
maesti-o w>,r empicado en una escuela diurna y en otra 
nocturna. 

Habana, 8 de Octubre de 1900. 

El Comisionado de las Escuelas Píiblícas, 
Exlebnn liorre.rn Eelirverria. 



N9 422. 
Ct'AKTEL UENKRAL, lílVISION líE CUBA 

Habana, 11 de. Octubre de 1900. 

El Gobeniador General de Cuba, á propuesta del 
gcei-etario de Justicia, lia tt-nido á bieu disponer la pu- 
blicwión de la siguiente orden; 

I. So traslada para la plaza de Alagistrado de la 
Audiencia de Puerto Príncipe, en sustitución de Pablo 
Koura Carnesoltas que la servía, & Ahibroiio Morales y 
Martínez, Magistrado de la .\udiencia de Matanzas. 

II. Se traslada para la plaza de Magistrado de la 
Audiencia de Matanzas, en sustitución de Ambrosio 
Morales que la servía, ív Pablo lioura i.'urnfKottas, Magis- 
trado de la Audiencia de Puerto Principe y en la ac- 
tualidad electo paiu igual cargo en Pinar del Rio; y en 
su consecuencia dcl>eríi continuar en el desempeño de 
su actual cargo de Magistrado de la Audiencia de Pinar 
del Rio, Alfredo Hemátjdez líuguet. 

III. El Presidente de la Audiencia déla llábana 
dristribuirá en la foi'ma <jue le parezca más convenien- 
te al buen servicio, entre las dos Salas do Justicia de 
diclio Tribunal todos los Magistrados que lo componen, 

IV. Con objeto de evitar que se interrumpa la 
inarelia de los Tribunales, el Secretario de Justicia 
queda autorizado para ampliar 6 reducir en la medida 



zedbyGoOglC 



que le parezca conveniente el plazo á que tienen dere- 
cho para tomar posesión de bub nuevos destinos los 
funcionarios nombrados y trasladados por la Orden 
N" 366 y por la presente, y se aprueban las aiiiplia<'io- 
ncK 6 reilHceiones de dicho termino, que se liayan de- 
cretado antea de la publicación de la presente oitlcn. 

V. Los funcionarios trasladados j)or la Oixlcn 
N9 3tí(> y por la presente gozarán del sueldo asignado 
íl sus actuales destinos hasta el día en que tomen pose- 
sión de aquellos á que se les traslada. 

, VI. Queda, por la presente, modificado el Ar- 
tículo II de la Orden Tí9 3fiG, en lo que se refiere á. 
Josí- O. Mitanes, debiendo leerse: Jorge V. MÜunít. 

Queda también modificado, por la presente, el 
Articulo III do la misma Orden .3(!C, cu lo que se 
refiere k Víctor Pichardo, que deberá leerse: Jvan 
}'Íetor l^iehartloy Oouzálvez. 

El Comandunle de Exluda Mayor, 
J. B. HICKEY. 



Habana, 11 de Octubre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Instrucción Publica, ha tenido á bien 
disponer la publicación de lo siguiente: 

Teniendo en cuenta los leales y honrados servi- 
cios prestados á la Universidad de la Habana, durante 
más de veinte y cinco años por los ex -Catedráticos do 
dicha Universidad: 

Franckco ('ampo» y Riverol. 

Joié ilaria ( 'arbonell, 

Munuel J. i'ardiarez, 

Domingo FernAndet ( 'uhaé, 

Antonio de Gordon y de Aeoélu, 

Joaquin F. hastre», 

Carlos Donoso y iMrdier, 

J. de J. Rovira y Barrero, 
so tes concede, por la presente, una pensión mensual 
de cien pesos, moneda de los Estados Unidos, que em- 
pezará desde el 1? de Julio de 1901), y continuará du- 



zedbyGoOgle 



raiitc la Ocupación ^lilitar de la Isla. Los pojaiOR se 
efet'tiian'in to(ÍOB los mvses. 

El Comandante de Ei'fafto Mayor, 
J. B. niOKEY. 



Habana, 12 de Ortitbre de 1900. 
El Cioljoniailor tteuiíral tic Cuba, A pro[»u(wta del 
f^ífi-íitai'io (le Jiisliciii. h» tenido á bien ili^ixiiier la 
piil>licac¡í>ii de la siguiente orden: 

I. Desde el día 19 de Xavieiiibre de 1900, todo 
Not-ari» reuiitirá diariamente & la Sección de los Re- 
gi!<tn>» y del Xotariatlo de la Secretaría de Justicia, 
un índice ó relación de to<las las escn'itnras que en las 
'24 horas ti-auscurridus desde las cinco de la tanle del 
día anterior se hayan otorgarlo ante él. 

II. Dicho índice ó lelación diaria se harü en la 
misma fonna que el índice ó relación que los Notarios 
están obligadoíi á remitir niení4nalment« & la Audien- 
cia respectiva. 

III. El que faltare en el cumpliiniento de lo dis- 
puesto por el Artículo I, sei-á castigado cou multa no 
mayor de cien pesos, moneda de los Estados Viu- 
dos, ó suspensión ó separación del oíício; quedando 
autorizado el Secretario de Justicia para imponer prn- 
dencialmente dicha penalidad en sus distintos grados 
segfin las circunstancias de cada caso. 

El Comandante de Eetado Mayor, 
J, B. HICKEY. 

(0»cotiil3iictiiliro.) 



XV 36S. 

Habana, J9 de Aijoslo de 1900. 

Kl Gobernador Genei-al de Oul)a, á propuesta del 

Secretario de Instrucción Pftblica, ha tenido íl bien 

dÍHi)oner la publicación del siguiente Reglamento para 

las Escuelas Ptblica» de la Isla de Cuba. 

Coinisionailo de Escuelas Piiblicn.s. 

1. Canibiuiiatlo, Jefe AilmiDÍflCrativa. 

Habttí nn Jete Administrativo pn.m las e-scnelas 
públicas de la Isla, quesera nombrado ¡«ir el Gobei-- 



zedbyGoOglC 



iiadur Greiiei-.kl y conocido liajo el iionibre tle CoiuíhÍo- 
Hado de Escuelas Pdblioa'í, En el cumplí míen t<) dn 
sus deberes como tal, se Ruiai-á por Mfa Orden, y pol- 
las dispoRt clones y órdenes que puedan sei- prouiidgik- 
das en lo nucesivo por el Gobernador General ó el 
Secretario de Instrucción Pftbtica. 
a. DriHfres del Coniisjuiuulu. 

Será oblifíación del Oouiisionado de pjjcuelas I'ú- 
bli(»s hacer cumplir con exactitud é impai-eialidad 
todas las ói-dcne» é instrucciones dadas por la Auto- 
ridad competente. Presentará anualmente, al Seei'e- 
tario de lustrucción I'fiblica, una memoria de las 
Escuelas Públicaa de la Isla, la cual contendrá uu ex- 
tracto de los infoimes que jror la presente se dispone 
se le Taciliten á fl, y demás datos que considere im- 
portantes; y presentará cuaUpiier informe especial (jik> 
i-cquier» el Gobernador General 6 el Secretario <le 
Instrucción Pública. Sci-á su obligación, además, di- 
rigir la constrxicción de los edificios para las Escut'las 
en toda la Isla, y or<Ienar la compi'a y uso del material 
(|ue antorice el (JolxTiiador {¡ciienvl. 

«Tiiiitii <le Kii|ierÍHt enflautes. 

■i. Funiuu^iúii lie In Juiífci. 

Habrá un Superiutcndeute de tas Escuelas Pftbli- 
cfts de la Isla, ciuc sei-á nombrado por el Clcbernador 
General, á propuesta del Secretario de Instrucción 
Publica, y conocido con ese nombre, y que tendrá en 
cada provincia para el cumplinnonto de suh deberes, 
un auxiliar el cual será asimÍi<nio nombrado por (d 
Gobernador (¡eneral y será tw)nocido con el nombre de 
Superintendeuti' Provincial de Escuelas Pfi Micas. 

La Junt» se compondrá del Huperintendente de la 
Isla, que funcionará como President<! de ella, y do los 
distintos HuperintendeiitP» f'i-ovineiales como vocales. 
I. JJebelvs iIb 1» Jiiiifci y ilc iwln SujxTiiili'iKlenli', 

Cada Superintendente Previncial seni auxiliar y 
^entc del Comisionado de I'^scuelas ]*fibli<-as en el 
gobierno y atlministraeión do las eí«cue1as públicas de 
la Jsla. La Junta de Huperíu tendente acordará (: im- 
plantará los métodos más convenieutes para la en- 
señanza en las escuelas públicas de Cuba, y escttgenV 
los libros de texto, fijará los cursos de estudias que 



zedbyGoOglC 



deban seguirse en la-i escuelas pfiblicas de la Isla Begfin 
su clase 6 categoría, y en todas las escuelas de la Isla 
de la misma categoría se emplcai'án los mismos libros 
de texto y se scguirón los mismos cursos de estudios, 
■la. Sesiones lie tu .Tnntn <lc Sii)MTÍiitciiileiiti-n. 

La Junta de Suptyiiitt'iidentes celebiará sesiones 
onHiiariaa el primer luucs de Octubre y Marzo en 
aquellos puntos de la Isla <{ue crea conveniente; pu- 
diendo suspender las sesiones cuando lo estime opor- 
tuno. El Presidente de dicha Junta podrá convocar 
& sesiones extraordinarias en cualquier tiempo y punto 
de la Isla si los asuntos á su cai^ así lo reciuiercu, 

Clasllicnoiúii de Distritos. 

fii Clases (le Distrítiis I'jü'olnvi's, 

I'oi' la presente se divide la Isla en distritos es- 
colares llamado», respectivamente., Distritos lírlMinos 
de primera chtse, Distrito» l'rl)anos de segunda clase 
y Distritos Muuicii«iles. 

6. Distritos l'rluiiitiH ile initiii'i'n ('1:1.-4'. 

Cada ciudad de la Isla i|ue tenga treinta inil 6 
más habitantes según el filtíino (vnso, constituirá un 
distrito urbano de primei-a clase. De conformidad 
con este articulo, laa ciudades que á continuación stí' 
mencionan Tonuanln distritos urliauos de primera 
clase: Ilaliaua, Santiago d<' CuIk*, Matanavs, Cien- 
fuegos y Puerto I'Hncipe. 

7. DistrLt'M ui'luitiint (le st-giiiKlii cliisi'. 

Cada ('iudiwl que tenga más de diez mil y menos 
de treinta mil habitantes según el último censo de la 
Isla, constituií-á un distrito urbauo de segunda clase. 
De <-onformidaid con este articulo las ciudades ijue á 
continuación su inciicionan foi'mai-áu distritos urbanos 
de segunda elascL Cárdenas, Manzanillo, (juanaba(;oa, 
Hanta Clara, .Stincli Spíritus, líoglii, Trinidad y Sagua 
la Grande. 
S. DisCriljis Miiiii('¡|>;ik'S. 

Cada mimicipio urgauiuKlo, con exclusión de 
cualquier parte de su territorio comprendiílo en lín 
distrito ui4>ano, constituirá un distrito tfscolnr, que se 
llamará distrito uinniciiial. 



zedbyGoOglC 



DiHirltoH Urbaiioíi rte primera elane. 

9. Junta ilc E<liiMici/iii. 

La Jmita de Educación oii los distritos iii-baiios 
de primera clase so enmitondiií, de un ('onsejo escolar 
y de un Director escolar. 

10. Consejo pscolar. 

El Consejo Escolar so conipoiidri'i di" siete miem- 
bros electos por los electores residentes en el distrito y 
ejercerá el poder legislativo y aiitoridud dd la Junta. 
Dos miembix)» del C'onsojo no podrj'in residir en el 
mismo barrio. 

11. Cunscjo Ivicolar. Elf«'ionos y liiiraeiiíii rtfl CTir;;"- 

Laa piinieras eloocioncs para diclio consejo se 
efecto aran el mismo día en qi»; tengan lugar las elec- 
cioneo municipales en IDOI, en ([iie tres miembros del 
consejo serán elegidos pur un periodo de dos años, y 
sus sucesores en las elecciones municipales de 1903, y 
asi sucesivamente, cada dos anos. Los cuatro miem- 
bros restantes serán i-logrdos en dichas elecciones 
do 1901 por un afio y sus Ru<-esores en la» elecciones 
do 1902 por un período do dos aflos, y así sucesiva- 
mente, cada dos afi os. Todos los miembros prestarAn 
servicios liasta que sus sncosorcrf hayan sido elegidos y 
tomen posesión de sus c;irgos. 

I'resklente y Stcrcturio. 

El Consejo se ort^anizam anualmente eligiendo á 
uno <le sus miembros Presidente, y nombrando nn Se- 
cretarlo que no será miembro de la Junta sino emplea- 
do de ella, que disfrutará de un sueldo que fijará el 
Oonsejo pero que no excedcríi de Sli-'ifXI al año. 

11a. XonibrainiPnto <k' la iirimpiii Junl.i ilr K'liicación. 

El Director escolai- y el (!onsejo esclar á que se 
refiere el articulo 9, serán nombrados poi" el Gober- 
natlor General de entre los candidatos (|uc le pi-esontiO 
el Secretario de Instrucción Pfibliea inniediatínnentiC 
después de la publicación de esta (Jrden en ta Gackta 
OFICIAL, y prestarán servicios hast« que sus suceeoi-es 
hayan sido elegidos y debidamente tonmdo posesión 
de sus cargos en la forma <|ue previenen los ar-i 
tiulos n y 16, 



zedbyGoOglC 



21fi CO LECCIÓS LEl.ISUnVA 

13. lEenulüciones ilel Cotiwio. 

Todo acto l^Í8livti\'o del Coiiaejo se liai-á por 
acnerdo del mismo, Totlo acuerdo que oaisioiie gas- 
tos, 6 api-obaciftii de im contrato (¡iie debj». picarse, 
tendrá que ser sometido, debidainontc firmado por el 
Seci-etario, á la aprobarifin del Director antes de que 
pueda efectuarse el pago. 
Aprobaciún <lel Dirertnr. 

Si el IJireí-tor ajn^uelMi diclio acueixlo lo tirnuu-á, 
pero en cdfK) contrario, lo devolvei-á al Consejo en la 
pn')x¡ma sesión, con sus reparos, los que anotanl dicho 
Consejo en su regísti-o. Si no lo devolviese en el tiem- 
po mencionado, tendrA erecto lo mismo <|ue si lo bu- 
biese firmado, i'iilendiéndosfí que el Director puede 
api'obar ó desaprobar el todo ó cualquier paile de una 
resolución <{ue implique la aplicación de fondos, y en- 
tendiéndose que ('ual<|uier parte desaprobada no tenga 
relación eon ninguna otra parte de semejante re- 
solución. 
Dpsestimnfióii <1rl vuti) ik-l [)iiis't«r. 

Cuando el Director se niegue íi aprobar un íu'ucr- 
do de esta naturalezii, y lo devuelva ¡il Consejo con 
BUS reparos, í'Hte iumciliatamente después pi-ocwlerá á 
discutir el «cnei-do, y si es de nuevo aprobado por las 
dos terceras partes do los miembros del CouBCJo, teu- 
dni el mismo efecto que si hubiese sido aprobaido por 
el Director. En estos catios, la votación sei-ü nominal 
y se anotará cu el rcgirstro fiel Consejo. 
13. MupstnMi V cniíilcalloH. 

El Consejo «eordiinl todo lo íjue fuere uecesario 
respecto al nombramiento de los empleados y mf)*sti-os 
que íte necesiten, (' indicai-á sus obligaciones y fijai-á 
sus sueldos, 
II. Dii-ec'tor KíSMliir; fiíxtióii ,v irkIi-ití.. 

El Director cs<'olar tendrá autori<lH4l y poder ati- 
ministrativo, y en (;umplimiento de sus deberes <rorao 
Jefe Administrativo, se guiará ¡wr esta Orden y por 
las disposiciones y óitlcnee que sean promulga<las por 
autoridad competente y por las resoluciones del Con- 
sejo. Será elegido por los electores del distrito. 

lo. Dedicará todo su tiempo á los deberes de su 
cargo y recibii-á un sueldo anual que no exceda de 



zedbyGoOglC 



$2,400 pagadero meiiHualmcnto; y ant«s de tomar po- 
sesión del cargo prcstai'á fianza que een'i aprobada por 
la Jauta, pam el buen cumplimiento del mismo, por 
la cantidad de 85,000, cuya fianza será entregada- en 
depósito al Seci'etario de la Junta diez día» después de 
la fecha de las elecciones. El Director informaríí, al 
Consejoannalmenteócon más frecuencia si fuere uece- 
sario, de todos los asuntos que estén bajo su dirección; 
asií^irá á todas las sesiones del Consejo y toniaró partiC 
en sus deliberaciones, de acuerdo con su rí^lamouto, 
pero no tendrá voto, excepto en casos de empata. 

16. l'riiiiera pieeción y diimriíjn iltl «117^). 

La prímera elección para el cargo de Director se 
efectuai-á el mismo d!a de las elecciones anuales mu- 
nicipalesde 1001, y su sueesoí será elegido el mismo 
en que se efectúen las elecciones aúnales municipales 
de 1903, y así sutiesivaniente, cada dos años. Cada 
Director prestai-á servicios lusta que su sucesor haya 
sido elegido y puesto en posesión de su critrgo. 
ir. VacanK*. 

En caso de existir alguna vacante, bien sejt de Di- 
rector escolar 6 do miembi-o del Consejo, el Consejo 
poilrá, por votos de la mayoría de todos los miembros 
electos, llenar dichas vacantes basta, hm pi-óxima.s elec- 
ciones aúnales municipales, en que se euhrinin por el 
período que falte por cumplir. 
IH. SnperíiitvnilcDte ilf Instniceiñn. 

El Consejo nombrar^, fijando su sueldo, un Su- 
perintendente de Instrucción, que sei'á una pcrson» de 
reconocida competencia y que pcmianeccrá eti dicho 
cargo mientras cumpla con sus delwres, piiiliendo asi- 
mismo, el CV)nBejo eu cualquier tiempo y por cauna 
fundada, cou la aprobación del Secretario de Instruc- 
ción rública, separíH'lo del destino; pero la orden para 
dicha separación la hará por esci-ito especificando los 
motivos. los eiiales se anotai-án en el registro del Con- 
sejo. 
FaoDltatleii y oljligacioiifs. 

El Superintendente de Instrucción será el único 
que tendrá poder para nombrar y despedir, con la apro- 
bación del Consejo, todos aquellos ayudantes y maes- 
tros nombrados con la autorización del Consejo, é in- 



zedbyGoOglC 



220 COLSCCiéN l-ECCSLATIVA 

formará al Consejo por escrito trimestral Diente 6 con 
más frecueneifi si fuere neceBario, de todos loa asuntos 
que estén bajo sii dirección y el Consejo podi-á exigirle 
que asista á cualquiera ó á todas sus sesiones. Con 
excepción de lo que previene esta orden, los emplea- 
dos de la Junte de E(lociici6n serán nombrados por 
el Director escolar. 

19. T.ilmiiiiieiil/>3 pura foiiiUiH. 

El Secretario de la Junta expedirá todos los libra- 
mientos para los pagos que corresponden & los fondos 
escolares, pero ningún libramiento seiá. e.xpedid» para 
el pago de ninguna obligación, hasta que ésta sea apro- 
bada por el Director escolar, con excepción de la nó- 
mina de loa ayudantes y maestros, cjue deberá ser apro- 
Iiada por el Superínt^índente de Instrucción solamente. 

20. Re»poii.^bili(In<i y fíanna liel Sppretnrio. 

Si el Secretario expidiei'e un librabi-aniiento para 
el aliono de una rcelamiición fuera de ley, él y la fian- 
za que tenga prestadla, de conformidad con las disjio- 
siciones de esta orden, serán r^ponsables por la can- 
tidad que represente el libramiento, 

21. Memoria del Secretario. 

El Secretario presentará trimestral mente ó con 
más frecuencia si fuere necesario, una memoria que 
contenga una relación de las cuentas de la Junta, rer- 
tilictula con su juramento, detallando las rentas, in- 
gresa?, gastos, capital y deudas de la Junta, y el mo- 
do en que se han efeetufulo los gastos. 

22. Cou tratos. 

Todo contmto que implique más de 8250 de gasto, 
se hará por escrito á nombre de la Junt» de !^uca- 
ción, por el Director cfkrolar, y con la aprobación del 
Consejo. 

23. Sifiteiim electoral. 

Las elecciones de que ti-atau los artículos once y 
catorce serán dirigidas poi- los jueces y empleados de 
las elecciones municipales y de conformidad con la 
misma ley ó leyes que traten de dichas elecciones. 
34. fíesioiies de lu JiintA Je Ediiraeiiin: onlinnriaii y extnuinliiia- 

La Junta de Educación celebrará sesiones ordiua- 
rias una vez cada quince días, y po<lrá celebrar todas 



zedbyGoOglC 



221 



las extraordinarios que eatime necesarias. Podrá cu- 
brir las vacantes que ocurran en la Junta, hasta la« 
próximas elecciones y formular el reglamento qne esti- 
mo necesario para su propio gobierno, pero dicho re- 
glamento ha (le ser compatible con esta Orden. 
l>i!4tritns urbanos de segunda clase. 
2.'). .TiiDta de Eilucoción, 

En los distritos urbanos do segunda clase, la Jun- 
ta de Educación se compondrá de seis miembros, que 
deberün ser personas competentes y que rennan los 
requisitos necesarios para ser electores en loa mismos 
y deberán ser elegidos poi- votación en las elecciones 
anuales mnnícipales qne «e verifiquen en IflOl. 
Elecciones. 

Los elegidos, precisamente al vencer el término 
de quince días, serán divididos por suerte en ti-es cla- 
ses iguales: los miembros de la primera clase prestarán 
servicios por un año, los de la segunda clase por dos 
aflos, y los de la tercera por ti-cs aflos. Después de lo 
cual todaa las elecciones pam miembros de la Junta de 
Educación se harán en las elecciones municipales anua- 
les y los miembros prestarán servicios hasta que sus 
sncesores hayan sido elegidos y juramentados. 
2fi. .Tnece» ile Elecciones. 

Las elecciones para miembros de la Junta de Edu- 
cación en distritos urbanos de segunda clase, serán di- 
rigidas por los mismos Jueces y empleados indicados 
pai-a las elecciones municipales, y el resultado de di- 
chas elecciones, debidamente cei-tificado, como en otros 
caeos, será presentado dentro del término de cinco 
días al Seci-etario de la Junto de Educación de la ciu- 
dad correspondiente. 
SÍ7. Primer» Jnntu <le tktuwiciúii. 

Al recibo de esta Orden, los Alcaldes de ciudadeií 
que constituyen distritos urbanos de segunda clase, 
procederán á nombrar los seis miembros de la Junta 
de Educación, los ciiales cierran de su seno el Presi- 
dente de ella. Esta Junta constituida asi formará la 
Junta de Educación de ese distrito urbano de segunda 
clase hasta que se verifiquen las elecciones y quede 
constituida la Junta de Educación, de que trata el ar- 
tículo anterior. 



zedbyGoOglC 



28. Al rtei' uutnbnula £ instalad» I» Junta «le 
K(lucaci6ii de un díetríto urbano de f«cgunda olatie, de 
que trato el articulo antei'íor, y al sei' elegidos y pues- 
Uta en posesión de sus eiu-gos los ijue eompoiigau la 
Jiint^a de Educación deque trata el articulo •)!, la 
Juutade E4lucaeión di'l Municipio en cuyo ti^rritorio 
cstí s¡tna<lo el recién foniiailo distrito nrliano de se- 
gunda cla.si' BCt'i'i dÍHiicIta. 
lüt. Aviso ilf Kleccionm. 

Kl fíeci-etario de la Jniit» en cjwla distrito urliiino 
de segunda clase anun<'iaiA las elecciones de que tra- 
tan los Artículos anterioi-es, en un ¡x-riódico <le eii-eu- 
laeión general en el distríto, ñ fijando aviRos escritos 
en cinco de Iob lugares nifiíí pfiblicoíi del distrito. i>or 
lo meiioH diez dtas antes de cclel)rars(í las ntisnms: <1¡- 
olio aviso <'Specificai'A el i)unto y fecha de las eleccio- 
nes y (;1 níimei'o de perBoiiaí< ciue han de eei- elegidas. 
Oiiando se trate de la pióinera elección de mieuil>ro9 
de una Jnnttt de Ediicucióu de un distrito uritano de 
segiinda clase, estos avií<os ó anuncios seiün hechos 
por la Junta de Educación que entonces existiere. 

;íO. nJa JuiítM de Educación celehraríi sesione» 
oi-diuai-ias una vex cada dos semana.') y todas Jas ex- 
traordinarias que estime necesaidas. Podrá cubrir las 
va<:autes que en ella ocurran hasta que se celebren las 
próximas elecciones anuales, y podnl asimismo, para 
Sil gobierno, redactarlos reglamentos que eatimai-e ne- 
cesarios, siempre (jue estén de acucrdt) con estA Orden. 
Se organizai-á anualmente, eligiendo á uno de sus 
miembros Presidente. 

I>i.stritw4 Mitiiieiiinlcs. 
;!1. Jiintii Municipal <lc K(lnc«ci(>[i. 

La Junta de Educación de catla distrito nmnici- 
pal se compondrá de un Director elegido iior cada sub- 
dístrito por un período de tres años, pero si el número 
de subdistritos en cualquier distrito municipal exce- 
diere de quince, la Junta se impondrá de a^iuellos 
dii-eetores á quienes falten uno 6 dos años pai'a cum- 
plir BU período; si excediere de veinticuatro el nóinei-o 
de subdistritos, se compondrá la Juntn de aquello» di- 
rectores á quienes falte un año para cumplir. El Di- 
n'ctor de cada subdistrito es el rcprcHentante d© los 
habitantes de él en materia de instrucción, y si no foi-- 



zedby'GoOglC 



nmi-e ¡Mti-tí- de la Junta, iiianifestai'á i'i (^ttUí, por vnc-íi- 

to, liLS ne<M'MÍ()a(le8 de »ti utibdiíttrito. 

:t¡. [>e In elcwión y (■nniliciourH de los directores. 

Lo iiiiÍH pronto posible después que «; cumplan las 
prpscnpc'ioueB del piiiTafo 37 de esta Orden, cu cada 
Kubdistiito los electores capacitados del mismo eligirán 
por votaciñn una persona competente para el puesto 
de director que será un vecino de! mismo. Estos di- 
recto I-es se reunirán en una escuela de la cabecera del 
distrito municipal el tercer sábado después de dicha 
elección y se dividirón por suerte y con toda la igual- 
dad i>osible en tres clases. Tjos directores de la clase 
primera servirán un año; los de la segunda dos afios; 
y loa de la tercera tres afios. To<las las eleccümes i»os- 
' terior<-s para estos caicos se vcrificai-án anualmente el 
último atibado del mes de Abril, debiendo cada direc- 
tor pei-maneccr on bu puesto ha^ta que aa siicesoí' ha- 
ya sido electo y en poscsiíiu. 
33. Avisinle clecciiinrs. 

El director <Ie ciuvlcinicr .-iubdisti'ito donde tuviere ■ 
lugar una elección iijanl en trcsómáslugai'es visibles, 
por lo meiioK seis días antes de que se verifique ésta, 
avisos escritos f) impresos indicando la fecha de la 
elección y horas en (]iie empieza y acaba respectiva- 
mente, la votación y lugar donde deba verificarse és- 
ta. Siempre que fuese posible, la votación tend.>-á lu- 
gar eli la ca«a-eseucla del sidnlistrito. 
JiieceH de elcwi<ine«. 

Se nombrará por los electores ptvsenles nn Pi-esi- 
dente y Secretario (jue fumjionai-áu líomo jueces en la 
votación debiendo prestar el debido juramento ó afir- 
mación ante el director del Subdistrito 6 ant« cualquier 
otra persona autori/jula al efecto. ICI Secretario hará 
una lista de h)s \otos y tendrá otra de comprobación 
que serán fiímadaM por los jueces y entregadas en el 
término de (■in<'o día« id Presidente de la Junta de 
EducJMÜón del dirttrit<i, 
AvisoH eii la prinieni eli'peiíiii. 

Cuando elijan por primei'a vez los diiwtores de 
subdistritos de que trata el articulo 32 los avisos que 
ptor éste sereciuieren serán lijados en los distintos suli- 
distrítoH por la actual Junta de Educación, y el jura- 



zedbyGoOglC 



mentó 6 añrmacíón que por ]ti> preíteute debe préstame 
podrá, ser tODi&do por cualquier elector present-e. 
34. SesioiicH onUiinnnsy cxlrraonliiuirúw dela.Innta. 

I^ Junta de Edu(;ariói] oelebrai-á sesione» oi-dina- 
rias cada aegiindo sálnuln de los meses de Mayo, Julio, 
Septiembre, ííovieuibre y línero, en un» escuela de la 
cabecera del distrito inunií-ipftl. Snspendei-fv ístas opor- 
tuuaineute 6 «relebrará. otra» extraordinarias eu cual- 
(luiera otra foclia (> local dentro del municipio si lo es- 
timare uecesario. I^s sesÍon<>s extraordinarias podrán 
ser convocad!» por el Ih-csidente de la Junta, el Se- 
cretario, 6 i)or dos 6 más mientbras do la misma, pero 
cada miembro debe ser notilie^do ])ei-í«onalmeiite ó por 
escrito, en su domicilio ó en mu oticina, lugar de n^rocios. 
H5. MajH (le Ion Miiiiii'i|iüis. 

Jja Junta Iiani, cuantas veres se» uecesario, iin 
majta de ciwla disírito municipal en cl que aparecerán 
el nfimem y límites de los snUdistrifosque encierra. 

La Jniita ¡)odrá en cualquier sesión ordinaria 
acordar el aumento 6 disniiiiución de los subdístrttos 
ó cambiar sus límites: pciti Iok acuerdos que deternii- 
nen aumentar el uinnero lU- los sulKlistntos deben 
ser sometidí»* á la njn-obaciún del Kuperin tendente 
Provincial. 



Cuando la Junta iicuerde formar un nuevo sub- 
distrito, ya sea uniendo di«* 6 más subdistritos antiguos 
6 do otra ntuneía, convocaiíi á ios electoi'es rcpideutes 
en el nuevo sidKlistrito pura que elijan el director del 
miismo. Se fijan'ui ios a\isos correspondientes y la elec- 
ción se iiiin'i con arreglo íi lo que estaOrdt'u dispone. 
El d¡recti<u' sei-á docto por un perítKlo que ha^ más 
Iguales la« <-Iases, ya oi'deuada?^ en la elección anual 
(M^lebrada el sej;und(> Sivlüido de Miiyo autísde la orga^ 
nización del nuevo subdii^trito. Los directores de los 
subdíslrítoS(|ue se tomen paní fornuir un nuevo sub- 
distrito, (tesjH'án en sus fnn<-ii)ncs desde el momento en 
(jue é«tíi sea cresuio. 

ICeor^fHIliztU-ioii (le dislrilos. 
:{7. Divisiiiii i'iL KiilKli)«lrJt<». 

Iaí Junta de EducJición de cfula distrito umnlci- 
pal de ([ue trata el Decreto X? 22(1 de (i de Biciembi-o 



zedbyGoOglC 



de 1899,* inmediatamente dividirá este en Btibdistrítos, 
exceptuándose el territiorio comprendido en iin distri- 
to municipal de 1'.' y 2Í cluse. Niiigím subdiatrito 
contendrá menos de seiíenta ivliininos lenidcntes en el 
mismo, excepto en loa casos en ({iic la Junta estime de 
absoluto necesidad reducir el nfuncro. I^ división se 
hará de tal modo que el nütmero de maosti'os no sea 
aumentado en exceso de los <iue haya al recibo de esta 
Orden excepto con la aproltai'ión del Gnl)<Tna<lor Ge- 
neral. 
3rt. Número lie csciu-lnH cu Ins siilulistritiw. 

En cada subdistrito habnl, por lo menos iina es- 
cuela para nifioa de ainlws «evos y, íi faltít de esta es- 
cuela mixta, hahrá, por lo uienos. dos cscuela'S: una 
para varones y otra pai-a niilas. 1<^n los subdistritos 
rurales del)e ser pnífeiihle tener sólo una escuela mix- 
ta en cadasniMiistríto. V.¡i los HulKÜstritos de ciuda- 
des de primei-a ó segunda cliiw ¡>odn'i hal>er una ó más 
escuelas pai'a varones y una 6 más para ñiflas. Las 
escuelas de cualtiuier snbdistríto del>cn tx-upar el mis- 
mo ediñcio, excepto cuando esto fuere conipletamcnte 
imposible, pero se tmtaní do que est<''n lii más cerca 
lina de otra. 
:td. Monerft ile ilcíii|!nini' loKHiilxli.-iti'ilu-'. 

Los Bubdistritos de <-ualqu¡er distrito» esi-olar, fue- 
re éste urbano 6 municipal, ^rán defligna<los por los nfi- 
nieros I, 2, 3, etc., y en lo sni^sivo cuando se hf^^ 
mención oficial de nn disfnto escolar, será de la ma- 
nera siguiente: "Sulidistrito JÍV Municipio 6 

Ciudad de Provincia de " 

4U. ^lapHS ilu 1<m iliHtritns ]iiiitii('i])iiU'S. 

Tan pronto <K)mo fiieiMt po.siblc después de hecha 
la i'eorganización de que tratan los ai-tíoulos anterio- 
res, cada Junta de Educación cnidan'k de que se liaga 
un mapa de su municipio, fijando aproximadamente 
loa limit«s de los distritos escolares, y los lugares don- 
de estén situadas his C8<'uelas que existan en los mis- 
mos. En cada escuela del distrito se fijará uno de es- 
tos mapas, como asimismo una nómina de los jóvenes 
solteros que aún tengan edad para asfistir á las escue- 
las y que residan en el subdistrilo. l'n ejemplar de ca- 

• VíwwkiHtx. 711 <l»I(<tnio ÍÍ.Wn. 



zedbyGoOgle 



áa map» se reDiitii-áal Comisionado de Kscaclas Pú- 
blias, otro at 8»periiitendente d(í la Isla, y oti-o al 
Superintcndpntp Pi'ovincial. lan prontí» como estén 
termininlos. 



El .Scoroliirio. 



El Secretario de cada Juula de ICducaeión ]n-est«" 
rá ñanza cuyo importe y garantía fijará la Junta, pa- 
gadera al Te.som-o de la Isla de CnlMt. pai-a el fiel ouin- 
pliniiento de ííkIos sus deberos oficiales. F^ata, fianza se 
cntrqíará en depósito al Presidente de la Junta, quien 
enviará copias eertifieadas \>t)r {•]. al Superintendente 
Provincial y al fomisronado de Kseuelas Púhlicas pa- 
ra wu ai-chivo, 
4ü. (.'liando mnii ili'Ki»' ""ili'unr A juijío ili- wieliliw lí [iw iiiaeHlnw. 

El Secretario pi-ot-edei-ív ili'galmente ¡si ordena al 
IHigador respectivo el pi^í<i de sus servicios íi un mues- 
tro antes de qne éste le liaya dado los inrormes que 
exijan el Comisionado de l'íscuelas Públicas ó el Supe- 
rintendente de la Isla. Y después que el Sui>erinten- 
dente haya notiñcjido á Ins Juntas de Educación que 
los exániencH do que tratan los articnlos 101 y lO'i se 
lian efectuado, el mjicstro enti-egivrá el certificado le- 
gal de su {aptitud 6 una copia ñel del miítmo especifi- 
cando el tiempo totel de sei"vici(>ny unarelivción de los 
rumos que enseña. Est<is docuinentos serán cuidailo- 
sameute archivados por el Kecrelario y entregados por 
él á su sucesor. 
4:1. IiifomiF eH(nilísl¡<'o iiiiuiil de lu .Imita (le JOtliLciiciiin. 

El Seci-etario de cada Junta presentaii'i anualmen- 
te un informe acerca de los egivsos del dinero destina- 
do A escnelas en su distrito, y demás datos estadísticos 
(ine exige de las Juntas el ai'tfíulo 47, remitiéndolo al 
Superintendente Provincial el ¡íl de Agosto ó antea. 

l'l. PiililicM-t/iii lio lus ^i-itiis ili-l iliiicru |ian) i-si-iiclii:'. 

Jja Junta de Edncjieión de cada distrito exigirá al 
Secretario de la misma qne, anualmente y diez dias 
antes de las elecciones de miembros de la Junta y di- 
rectoi-cs de subdistritos, haga una relación detallada 
de todo el dinero gastado en el distrito en escuelas du- 
rante el afloque ha trasciiri'ido, cuya relación señjaHV 



zedbyGoOglC 



en el lugar 6 lugares donde las votacionefl tuvieren lu- 
gar ó se publicará en un periódico de circulación ge- 
neral en el distrito. 

K! Secretario preparará, ademáis, mensual mente 
en las planillas (pie le siiministrc el Comisionado de 
EM-uelas Publican, un pi-esupnestos de los gastos pro- 
hables neceflarios pai-a continiiav las escuelas de su 
distrito durante el mes siguiente. 

45. El Secretario entrejtain libit», etc.. ti su snoeHur. 

Todo Secretario eiiti-(^rá, al dejar su cargo, á «u 
sucesor, todos los libros y docnmento» qne tuviere re- 
ferente á l<}s asuntos de su dixtrito, incluso las copias 
certificadas de los mismos, y los informes y estadísti- 
cas de escin-laíi remitidos por maesti-os. 

46. ri)iiio llei-¡ii>í lofl HKUutns el Kecretarin. 

Cada Superintendente I'n>vineial entreganl á hw 
Secretarios de las Juntas de su Provincia un Ubn) en 
blanco hecho en la forma pi-escrita por el Comisionado 
de Escuelas Pfthlicas, en cl que se llevará cuenta de 
los fondos eseoiares del distrito, espe<'ificando las su- 
mas gast'ada» y fl objeto de estos gastos, 

Ite. los Informes. 

47. Infornte anual iIk la Junta lU- EUuciicíiín. 

I^ Jinita de Educación de cjula distrito remitirá 
anualmente al Superintendeuto Pi-ovincial el 31 de 
Agosto, ó antes, un estado demostrativo de los gastos 
hechos por la Junta, del número de escuelas sosteni- 
das y durante cuánto tiemjM), la matricula tottd de 
alumnos, el promedio de la matricula mensual, el pro- 
medio de la asistencia diaria, el nlimei'o de maestros 
empleados y sus sueldos, el nfmiero de eseuelaí* y de 
salas, y demáK datos (jue solicite el Comisionado de 
Escuelas Póblicas. ííenti-o de un término de cinco 
dias después de celebrada cualt^uier sesión de una 
Jimtn de Edncación el Secretario de ésta remitirá al 
Superintendente Provincial respectivo nna copia e.vac- 
ta del acta de dicha sesión. 
4?. Manera de liaeer el intornic. 

El informe se hai-á en moíielos que el Comisiona- 
do de Escuelas Píiblicas facilitará al Superintendente 
Provincial, y éste al Secretario de cada nna de las 



zedbyGoOglC 



Jantas de su Provinoí». Toda Junta <le E<1hpjm*íóii í» 
miembro íi empleadlo d*" ella, y cualquier empleado de 
escuelas de cualquier distrito 6 Provincia, usará loa 
modelos facilitados por el Superínteudeute de la Isla 
para enviarle ft C'l directamente, si asi lo exige, los 
extadoH ó datos que el estime imi>ortant4>s 6 iteccsaríos. 

49. Informes de los ilirecton^ y inaeHti'Oüi. 

Laa Juntas de Educación exigirán á los directoivs 
y maestros de escuelas que lleven sus libros, etc., de 
tal manera que puedan enviar anualmente sus infor- 
mes al Superíntcndeuti^ Provincial seg&n lo dispone 
esta Orden, y tendrán facultM<l ¡Hira suspender el suel- 
do al maestro «{ue no i-emitiem' al Sc<;retaria el informe 
ó datos que le hubieren sido pedidos. 

La Junta de Ediicjuión de cada distiitt) urbano 
preparará y publicará anualmente una memoria «obre 
el estado y manejo de las escuelas á su cargo, inclu- 
yendo en ella todos loa dataos estadfsticoa <lel distrito. 

50. Uolwres' (le lo» Kupor¡n(«nilent«M 1'roviiicinlcH con reiiiiecto A 
loa iiifornipfl dp ]aa píiriiclivi. 

Todo Superintendente Fi-ovincial remitirá anual- 
mente al Superintendente de la Isla, el 20 de Sep- 
tiembiv 6 antes, un resumen de todos los informes 
estadísticos enviados por los varios distritos de la Pro- 
vincia en la manera prescrita por el Comisionado de 
Escuelas Públicas, y los demás datos relativos á escue- 
las pfiblicas que éste pidiere. Hará también distribuir 
en loa varios distritos escolares de su Provincia, todas 
Iiks órdenes, circulares y modelos en blanco dispuestos 
Icgalmente por el Bu{>ei'intendente de la Isla, 
."íl. Curtndo del>eti los Snperintendentt^ I'rovinciníp.s noinlirar pei-- 
HonftH que hagrm Ion ínfomie». 

Si el Secretario de la Junta de Kducacióu de cual- 
quier distrito no presentare en el tiempo fijado los 
informes que esta Orden dispone, el Superintendente 
Provincial respectivo nombrará una persona idónea 
ifsidente en el distrito para que los liaga, recibiendo 
la misma remuneración ijue el Secretario, y en la mis- 
ma forma prescrita para estos casos. AntcA de perci- 
bir un Secretario su sueldo deberá prenentar á la Jun- 
ta un certificado firmado por el Superintendente Pro- 
vincial manifestando que ha presentado todos loa 
informes estadísticos del año 6 del mes que se requie- 
ren por esta Orden. 



zedbyGoOglC 



Disposicioues ^eaerales respecto A las juntas. 

52. í^it estado legal, autorídiul y oblifcacíoncs, 

Iia:^ Juiítas de Edacaoión de los digtrítos escolare» 
orgaiiizudus por esta Orden, serán consideradlas, y por 
Iji presente así se dispone, como corporaciones oficiales 
y como tales podrán demandar y ser demandadas, 
hacer contratos, adquirir, conservar, poseer y disponer 
de l)ieneB, ya sean muebles ó inmueblesy liacer uso de 
los demás poderes y privilegios que por esta Orden ae 
les confieren. 

5:1. Hauera de diepoiier de la propiettad. 

Cuando una Junta de Edncación con autorización 
para ello, acuerde vender los bienes, muebles ó inmue- 
bles, que como corporación oficial poseyere si fuere su 
valor le más de $300.00, efectuará la venta en pública 
suba.<jta, anunciándola treinta días antes por medio de 
un pei'iódico de circulación general ó fijando avisos en 
cinco lugares públicos, por lo menos, del distrito en 
que se encuentren los bienes. 
.^. A qaé bienes tienen Iüh Juntas dereclio. 

Las Juntes de Educación creadas por esta Orden, 
con jurisdicción y autoridad sobre las escuelas de un 
distrito, se harán cargo de los bienes, muebles ó in- 
muebles de las escuelas públicas que estuviesen en 
poder en la actualidad de la Junta de Educación de 
dicho distrito. 
Tú. Bienes de los escuehw exeiidüfl del pagu de la oontribiieión. 

Todos los bienes, muebles ó inmuebles, en poder 
de las Juntas de Educación estarán exentos del pago 
de contribuciones y no podrán ser vendidos en pública 
subasta ni en otra forma ni por mandamientos judi- 
ciales ú órdenes semejant«s á sent>encia8 ejecutorias, 
üfl, TrasmisbiieM de liieiim j- coutratoíi. 

Todas las tiusmisiones de bienes acordadadas por 
las Juntas de Educación serán ejecutadas por el Pre- 
sidente y Secretario de cada una do ellas. Ningún 
miembro de una Junta podrá tener ni directa ni indi- 
i-ectemente interés pecuniario en los contratos que la 
Junta hiciere, ni podrá ser empleado con sueldo por 
la Junta á que pertenece, y ningún contrato que no 
liaya sido hecho 6 autorizado en una sesión ordinaria 
6 extraordinaria de la Junta será válido. 



zedbyGoOglC 



'¿M COLECC]¿N LKGISLATIT A 

57. De loa juicioe cootra las Juntas. 

Eu tollo juicio 6 demanda coutra un» Jmitade 
Educación ésta podi-á ser representada por su Presi- 
dente ó Secretario á tiuien se entregaii'in la debida no- 
tiñcación y citación. 
.V. La Kuerte ileciiliní en los empates tli- votni'lúii. 

C'uando en un» elección para micnaUros do )a 
Junta de lidueiición hubiere empate de votos, los Jue- 
ces lini-íin que la suerte decida, pero en los casos en 
ijiie no hubiere votación ó en que los miembros electo» 
rehiiparen servir, la Junta los nondfrará. 
ii9. Jnniincnto áf los mieniliroe, etc. 

Toda persona á qiden se elija 6 nombre miembro 
de uua Junta de Edacación ó para un puesto con ese 
titMlo jurará ó añrnianí antes de desempefiíir las fun- 
ciones del <Mirgo, y ante el Secretario ó un niiemhro 
de la JuuLa, apoyar al Grobieruo Militar do la Isla de 
Cul>a y cumplir fielmente mis obligaciones y ninguna 
persona <]ue no i'euna las condiciones para ser elector 
y no sepa leer ni escribir, podrá ser elegida ui nombra- 
da como miembro de nuil Junta de Educación. 
(H¡. OrgniiiüAeíúu de In .Tnntnj noiubraiiiiento ile ciiipleaitos. 

Las Juntas do Educación nombrarán anualmente 
un Presidenta de entre sus miembix)8 y un Secretario, 
el cual no sei-á miembi-o de ellas, cuyo sueldo lijarán 
dichas Juntas, ni podrá desempeñar al mismo tiempo 
ningfm otro puest*» pfibH»^) con sueldo. El sueldo de 
los dichos Secretarios se abonará por el Tesoro do la 
Isla debidamente comprobado, pero dichos sueldos 
no serán mayoi-es de $1000.00 al año en los distritos 
urbanos de 2? clase ni pasarán de $750.00al afioenlos 
distritiM municipales. IjasJuntasde Educación crea- 
das \MV la Orden uñm, 226 del prestente afío del Cuar- 
tel (jeneral, nombrarán inmediatamente Secretarios 
|)am el desempeño del cargo, hasta (¡ne las Juntas de 
Educación de que trata el pán-afo .'!1, hayan sido ele- 
gidas y prestado juramento. 
(ti. Vuenntes en ]an Juntaa; modo de culn'ii'loc. 

Cuando por mucrtiC, cambio do domicilio, renun- 
cia, expulsión por faltar á sus del)eres ó otra cansa, 
ocurriere una vacante en una Junta de Educación 
más de 1-5 dias antes de la próxima elección anual, la 



zedbyGoOglC 



Junta cubrirá la vacante dentro de iin término de 10 
días después de ocnrrida ésta, y la persona así nombra- 
da dcsenipefiarjí el puesto hasta que en la elección 
anua! se designo uno poi- el período que faltare ai piY)- 
pietario cumplir. 
fí2. D^I quorum ouniulu «lebeii toinarKo votAcione*: iiüiiiinitle8. 

I^a mayoría de la Junta de Educación formará 
quorum parala renolución de cualquier apunto. Cuan- 
do se presente una moción pidiendo que se autorice 
la compra ó ventar de bienes, miiebles 6 inmuebles, ó 
que se nombre uu S upe rinton dente, maestro 6 portero 
ü otro empleado cualquiera, ó que se elija 6 nombre 
UQ jefe, ó que se pague alguna deuda 6 reclamación, 
el Secretario de la Junta l<'erá cu voz alta los nombres 
de todos los miembros de la Jimta y anotará en el re- 
gisti-o, que al efecto se llevaz'á, les nombres de aquéllos 
que voten en pro y en contra. Si la mayoríade todos 
los miembros de la Junta votau en pro, el Presidente 
declarará acordada la moción. Cuando se vaya A to- 
mar un acuenlo cualquiera, tendrá derecho cualquier 
miembro de la Junta li pctlir qué la votación sea no- 
minal y entonces el Secretario anotará en el registro 
los nombres de los que voten ''Sí'' y de los que voten 
■■No." En todos los demás casos en que no «e decla- 
rare que es necesaria la mayoría de todos los miembros 
<le la Junta, para tomar un ivcuenlo, sci'á suficiente 
para el mismo objeto la mayoría del "quorum" y la 
votación de estos casos no será nominal á menos que 
asi lo exija algún miembro de la Junta. En casos de 
empate el Pi'csidente han'i uso de su voto de calidad. 
St. Anaeiicia del l'rMiileiiU' (i Swittarid. 

Si á cual<tuier sesión de la Juntii no asistiere el 
Presidente ó el Secretario, los mienibros presentía ele- 
girán á uno (¡ue lo sustituya pro tempere; y si los dos 
faltaren, se llenarán sus puestos de la misma manera, 
pero si durante la sesión se preseutare cualquiera de 
ellos, inmediatamente ocu{>ará su puesto. 
&t. Actas y au apro1>B<'iúii. 

El Seci-etario de la Junta hará el acta de cada 
sesión en un libro que fjwilitant la Junta al efecto y 
que seró público. El acta de una sesión se leerá en 
sesión siguiente-, sufrirA ennúendas si las necesitase, y 



zedbyGoOgle 



Rerá aprobada, de lo que ue tomarú nota, y después de 
aprobada, fínnará el Presidente el registro junto con 
el Secretario. 
BTi. SraioncH ileirnU-K. AiitorÍüacÍ/jii. 

Líi Junta do ciula dÍKtrit» dictjií-á las ditípOKÍcioDca 
y reglamento que CHtínie c«nveuie«tos para su gobier- 
no y para el manejo de sus empleadotí y de los alumnos, 
peni tratando de qiie no pugnen con las órdenes de 
autoridades superioi-es. Cualquiei-a sesión que se 
celel)re sin L-onformidail con estos reglamentos 6 con 
lo que esta Orden dispone, se considerará Üegal, íi 
menos que sean notiücados todos los micnibi'os en 1» 
misma forma que delnni serlos ios de las Juntiña de 
Kducaeióu de distritos munici{>ales según lo dÍB]>one el 
articulo ^4. l'f^ando la misma forma un Superint«>u- 
dentc Provincial, podrá, eada vez que lo estime nece- 
sario, haoer qne cualquier Junta de Educiwióu de su 
Provincia celebre sesión á ia qne asistirá. 
(i6. l'rcsupiieHto anunl ilc Kn.-4tffi<. 

Cada Junta <le I^duciición hará anualmente, antes 
del :il de Agosto, en modelos cjue al efecto se farilita- 
rAn, nn prusupuosto detalliido de los g£i«tos probablcfl 
en su distrito duj-.into el siguiente aílo escolar, remi- 
tiendo dicho presupuesto al Bnperin tendente Pro- 
vincial. 
B7. Del ftli|ii¡kT y "«) <\f liw .•«■iu-1íií<. 

Liv Juntív de l'kUii'aciún de <rnalquier distnto 
tendrá autorida«l jHtra alquilar casas ó salas adecuadas 
para escuelas ó claseí'. jíei-o on ningón caso se al<ini- 
lará una citrSJi ó sala jxir mñs de dos afios, i'eservándose 
la Junta de líducación el dereclio de terminar el 
arriendo en cu»l()uiera ocaHÍón anuntñ&ndolo con 
treinta dias de antiei^HK-ión. Otando á juicio de la 
Junta di; I'Mucación, si>a l)cneficiosi> para los uiflos 
i-esidentt'K en el distñto el organiwir Sociedades Lik'- 
i-arias, Kxhibiciuncs escolai'cw, Kscnelas Normales, ó 
Fnla^'igicjuí (KKlrá dicha Jnnta autorizar su organizu- 
ción siempre iiue por esl*' motivo no se vean desaten- 
didas las escuelas púlilii-iis. 
f»*. Vmi letptl (te escHcllls. 

Las esencias estarán sítuiídas en jinntos sanos, se 
consen'aráu aseadas y sei'íín bien ventiladas y claraa 



zedbyGoOglC 



y todas las salas, edificios ft jtartí"» de filos que se 
alquilen 6 dediquen para esciielat serán usados con 
este objeto exclusivamente y níngfin maesti-o, portero 
6 otra persona cualquiera podré i'efiidií' en ellos. 
00, Se ilel>en pmporeiodnr esciieljL'' suíicieillM. 

Con la aprobación del fíoberuador (General cada 
Juuta de Educación abrirá todas las escuelas que sean 
necesarias, para ((ue todos los jóvenes de edad escolar 
su distrito se edxiqueu gnituitament*' en los lugares 
donde pudi.ere asistii- ef mayor nfimero de alumnos, 
y mantcndríi abiei-b]. cada una de («tas escuelas, du- 
rante 36 semanas, en cada aílo escolar, (.'ada Junta 
municipal de Kducnción establecerá una escuela pri- 
maria, por lomónos, eu ca<la sulHÜstrito, Irnjo su direc- 
ción. * 

70. EiipucliM en lo» Asilos di niiíai i'i lU- liiiíifani>s. 

La Junta de cualquier diatiüto en (jue se hubiere 
Ic^lmcnte constituido uu Asilo para niños ó para 
huérfanos establecerá, si asi lo solicitaren los IKi-ec- 
tores de estas Instituciones, eu cada Asilo una escuela 
aparte para facilitar á l(»s uiílos, eu lo que íuei'e xxísi- 
ble, las ventajas de la educación escolar; y todas estas 
escuehis estarán bajo la dirección y manejo de los Di- 
rectores de las respectivas instituciones, quienes, en 
el desempeño de estas funciones, estarán suje- 
tos, en cuanto fuere jiosible. á tas mismas dis- 
posiciones que rigen para las Juntas de Educación 
y funcionarios que tengan á su cai-go las escuelas de 
ese distrito. Los maestros de estas escuelas remiti- 
rán á los mismos funcionarios los informes que esta 
Orden exige & todos los mawtros. 

71. De la» enouelaü iinctuniits, 

Eu cualquier distrito, ó parte del mismo, los pa- 
dies ó tutores de jóvenes de edad escolar podrón 
solicitar de la Junta de Educación que establezca una 
escuela nocturna. En la holicitiui se <lftrán los nom- 



(*) Las Juntas <le Eiliicnt-ión jNjdi'áii, si lo (-stiman mnvcniente 
te, pémiitir que jóveiien de ambos sexos y de edad escalar, asistan 
á la luisma escuela, y «e desea que cstp sisb'ina sp emplee, ¡wr lo 
■nenotí, con los níDos, xurqne de exta ninncra fe «Ipí^rrollaril ese 
alto respeto entre los distíuto» sexos, que es la venlwlera base del 
hombre 6 mujer de bien. En loa pueblos pequcflos y en el campo 
'aelíni 



íste sería el onico medio de e>itnl>lecer las cíiciielai 



i,db,Googlc 



brea ele 25 jóvenes, por lo menos, de edad escolar, que 
deseen asiatir & dicha csciieia y que por razonea f«atÍ8- 
factoríaa para la Junta no pueden aaístir ii las escuelas 
diurnas. La Junta, en vista de CBta solicitud, podrá 
proporcionar un local adecuado para la escuela j 
nombrara una persona competente con diploma de 
maestro como profesor de ella. La Junta podnv clauau- 
isr la escuela cuando el promedio de la asi Rtenci» noc- 
turna durante cualquier mew no llegue A 1 2. 
Ti. Quií'iien piic<lo ser (idiiiitMloH li lamiviielasprtliliiiiN. 

Las escuelas de cada distrito admitirán los jóve- 
nes de 6 á 18 años de edad, que sean soltero!» y q«e 
sean hijos, aprendices ó que estén bajo la tutela de re- 
sidentea actuales del distrito, incluyendo ios que ne 
encnentreí) en asilos para niños ó huérfanos situados 
en dicho distrito escolar, siempre que los jóvenes sol- 
teros que aftu tengan edad pam asistir h escuela» y se 
encuentren separados de sus padres ó tutores, traba- 
jando para mantenerse, tengan dei'ocho pai-a asistir 
gi-atuítamcnte & las escuelas del distrito en que estu- 
vieren colocados. Las distintas Juntas distribuirán 
los jóvenes solteros entre las escuelas establwida» por 
ellas de la manera que, en su opinión, mejor satisfaga 
los intereses escolai-es del distrito. 
73. De lo sropeiisión y expulsión de sliiiimoi'. 

Kiugfin alumno podrá ser suspendido por un Su- 
perintendente ó maestro más í|ue por el tiempo nece- 
fario para convocar la Junta de Educación, y ningún 
alumno podrü ser expulsado sino por el voto de las 
dos tercera partos de la Junta, y <lespuós de que el 
padre ó tutor del alumno <lelincuente haya inincido 
sus ta/ones por (|ué no delta ¡^optarse e^tc pit>ced¡- 
niiento. Ningún alumno podida ser suspendido más 
que por el perTo<lo corriente, 
7i. Mas festivcw. 

Los maestrea de la« escuelas pública»; podmn ce- 
rrarlas sin incurrir en pérdida de paga, en aquellos días 
declaríMlos festivos por el (Gobernador General. 
75. .Mili, semana y iHh escotnr. 

El aOo escolar empezará el 1" de Septiembre de 
cada año y concluirá el 31 de Agosto del siguiente. 
Las escuelas se Hrbrirán con regularidad el segundo lu- 



zedbyGoOglC 



nes de Septiembre de catla año y el primer período 
■ térmÍBai-á el 24 de Diciembre del mismo afio. El sé- 
segundo periodo empezará el 2 de Enero de cada año 
y terminará el viernes inmediatamente antes de la Se- 
mana Santa, El tercer período empezará el primer 
lunes después de Semana Santa y concluirá cuando se 
cumpla el período total, especificado en el art. 69. 
El mea escolar se compondrá de cuatro semanaa esco- 
lares, y la semana escolar se compondrá de cinco días, 
desde el lunes liásta el viernes, aml)os inclusive. La 
sesión escolar diaria será de cinco horas, sin contar los 
recreos, ylas JuntJis de e<lucación designarán las horas 
de apertura y ciérrenle las escuelas de sus respectivos 
distritos. En Distritos Urbanos de 1^ y 2^ clase el 
Gobernador General podríi autorizar las Jiinbis de Edu- 
cación de dichos Distritos T'rbauos pai-a cambiar la 
duración de la sesión <liaría, al recibir razones justi- 
ficadas. 
76. Los JunbiH luniicjuráii Iiuj t-sut-lns y uonibreráu emplemlos. 

Cada Junta de Edncjición tendi-á el manejo y di- 
rección de las escuelas públicas del distrito, excepto en 
lo prescrito para las Juntas de distritos urbanos, con 
plenos podeies para nombrar directores, maestros, 
porteros y dcmáí< empleados, y fijar sus sueldos, siem- 
pre que los de maestros nc excedan al mes de las si- 
guientes sumas: en la Habana, setenta y cinco pesos 
($7r,); en las capitales de provincia y en Cárdenas y 
Cienfuegos, sesenta pesos (SfiO); en todos los demás 
municipios, cincuenta pesos ($50); excepto que los* 
maestros de las escuelas que no tuvieren una asistencia 
media de treinta alumnos, no percibirán más de treinta 
pesos (í 30). Todo maestro »|ue desempeñe la funcio- 
nes de tal en una escuela, y tenga la inspección de <los 
ó más escuelas, será considerado en las nóminas como 
director, y recibirá un sueldo adicional de diez pesos 
($ 10) al mes. Estos sueldos podrán ser aumentados 
pero nunca disuiinuídos durante el período porque se 
haya hecho el nombramiento del maestro, pero ningu- 
no será nombiTulo por más de un aflo, y la Junta de 
Educación tendrá facultad para declarar cesante á 
á enalquier empleado por faltar á sus deberes, por 
inmoralidad ó por indebida conducta, debiendo mani- 
festar por escrito á dicho empleado las, razones que 
motivan su cesantía. En lits escnelas de niñas se 



zedbyGoOglC 



2i6 COLBCCld W LlCISLATrVA 

emplearáu únicamente mujfrefi: en la» t(e varonen po- 
drán eraplearee hombre» y mujeres. Por iguales ser- 
vicioa percibiráu sieoopre el rainmo sueldo las mujeK's 
y los hombres. 
77. Fecha de loü noiiibramieiitiRi di- lllue^t^1s. 

Los nombramientos de niaesti-os y sus sueldos 
empezarán desde cl primer día en que se hayan heclto 
(»rgo de uua escuela durante cuali|uier períoílo esco- 
lar, y al concluirse el mes legal, fe les pagará lo que 
lea corresponda de su sueldo monsnal, segfin el tiempo 
([ue durante él hayan ejercido kus cargos. En lo suce- 
sivo BU sueldo sei-á pacido al fin de cada mes, y todos 
los contratos hechos con maestros serán por un período 
de tiempo que terminará el SI de de Agosto del año 
escolar porque fué contratado el maestro. 
7^, Suelild dumiite las v. 



El sueldo de los maesti^tií eoiTcrá durante Itis va- 
cacioncH lo mismo que »i estuvieren eu funciones 
activas. 

Si la Junta de Superintendentes así lo orde- 
nare, deljerán los maestros para percibir su sueldo 
durante las vacaciones, emidear este ücmpo en cnseilar 
en Escuelaíí Normales, en reuniones instructivas de 
profesores ó en seguir oti-on cursos de instrucción apro- 
bados por dicha Junta, pei-o si no hubiere tal ordeu. 
los maestros percibirán su sueldo sin titi-bajar durante 
las vacaciones. 
■79. Cuiiiido M«rj ilf}s>l el iiuinlirniiiii-uto di- iiiatstnj. 

Ninguna Juutti de Educación podrá, antes de la 
elección anual y toma de posesión de los Directores, 
«alocar Ó ha^'er un <x>ntrato con un maestro por nii 
período (lue empiece al terminar el año escolar en 
curso. El Director es(^«lav de cada subdistrito de los 
Distritos Municipales, el Presidente de la Junta esco- 
lar de cada distrito uibi*no de si^unda clase, y los 
Superintendentes do Instnicción de loe distritos ur- 
Itaoos de primera clase darán ú ca<la uno de los maes- 
tros empicados por ellos un certificado de su nom- 
bramiento y de los servicios pi-estados, dirigido al 
Secretario de la Junta de Educación, quien al serle 
presentados estos documentos, cumpliendo los maes- 
tros con lo que previene el artículo 4!l, Oi-denai-á al 
pagador que abone las sumas ((ue esos certilioados ma^ 



zedbyGoOglC 



nifíestan non debidas k cada ano de los maestros, y el 
pa^^or así lo han'i. Si los saeldos no se han pagado 
é, los treintJL días de presentadoít los compraban tes por 
los maestros, respectivamente, la Junta de Educación 
así lo manifestara, y los maestros podrán por su parte 
hacer lo mismo, al Comisionado de Escuelas Pfiblicas, 
quien atenderü el asunto personalmente. 



» podrán (IcmaiKliir á la» Junio» por sus aneldoíi. 

ai la Junta de Educa^-ión <le cualf|uier distrito de- 
clarare cesante á un maestro por uua causa frivola 6 
fttil, éste podrá demandarla y si el Tribunal ó Juez 
dictare sentencia en favor del maestro, la Junta orde- 
nará al Secretario que haga que el pag^or respectivo 
pague la suma que se le deba á dicho maestro. En estos 
casos se podrá establecer la demanda contra el Secre- 
tario de la Junta del distrito, surtiendo el mismo 
efect«. 

De la EuiiiiieraelAii. 
>'l. Eiinnienwii'in nniialdp loa ji'iveiioíiqticpiicdriiñ.'iÍHtJriieKOiiplaH. 

La Junta de Educación de cada distrito ordenará 
que se baga anualmente durante las dos semanas que 
concluyan el cuarto sábado de Marzo, una enumera- 
ción de todos los jóvenes solteros de 6 á 18 aflos de 
edad, especificando el sexo, que tengan residencia fija 
en el distrito, especificando asimismo el número de 
niños, de 6 á 8 años de edad; lai de 8 á 14, los de 14 á 
16, y el de los jóvenes de 16 á 18 años de edad. 

1^2, Maneía ile hnt^r Li eiiiiuioi^Hci^iii. 

Toda persona á quien se designe ó emplee con arre- 
glo á esta Orden para hacer la enumeración prestará 
juramento 6 afirmación comprometiéndose á hacer un 
trabajo exacto y fiel en la medida de sus conocimientos 
y habilidad, ('ando remita al Secretario de la Junta 
de Educación el resultarlo de su trabajo, acompañará 
una lista con los nombres de todos los jóvenes enume- 
radlos y la edad de cada uno de ellos, j' con su jura- 
mento debidamente certificado de que ha hecho la enu- 
meración de la manera más exacta, según bu leal saber 
y entender, y que esta lista contiene los nombres de 
las personas enumeradas y ninguno mSs. El funcio- 
nario á quién habrán de entregarse estos resultados 
podrá exijir el juramento ó afirmación prescripta, el 



zedbyGoOglC 



que cei-tificarív en formti., y guanlurü en su oficina du- 
rante cincí) ailos dichos iiifoniies y Hshvs. 
Remiinei'aci'Vii. 

I-as Jnnt>a£ de Educación damn á la-s personas 
({ue hagan esto» trabajos una remuneración razonalile 
por BUS servicios, que en los siibdÍHtritos municipales 
no escederá de dos pesos ¡'v cada jK^i-sona aiit.nvi»úla ñ 
nombrada para de8Pmi)enar este cai^. 
rtt. V.l Dirwtor linrfi In (■[iniiicraciñu dp su siilKlistiil». 

El Director de cada stibdistrito Municipal iiaríi la 
enumeración del mismo, remitiéndola al Secretario de 
la Junta de Ediicacióü en la forma ya prcscriptA. 

M-(. Iios Swrefarios reiiiiliríii resflmeiieíi ili" Ins ciiiiiiiprai'ionw ni 
Snperiiití'nilpiite l'roviiicml. 

El Becretario de cada Junta remitirá anualmente 
el primer sábado del mes de Abril, 6 antes, al snperin- 
teudente de la Provincia en qiic se encuentre el distri- 
to, un i-esíimen de las enumeraciones que con arreglo 
á esta Orden le serán rimitidas, hecho en la forma que 
dispusiere e! comisionado de Escuelas Pftblicas; juran- 
do 6 afirmando en el miF<mo, «[ue dicho resámen es el 
compendio exacto de todos los tralmjos remitidos A fl 
bajo juramento ó afirmación. El Seei-etario podrá 
prestar su juramento ó afirmación ante cnalquier 
miembro de la Junta de Educación ó ante el Superin- 
tendente Provincial, quienes cci-tificarán qne el mismo 
se ha prestaílo en debida forma. 

ftS. Los Supcriiítendentes Provincinles icmilinlii rcHiimpiies ni 
Coniisionndo de Escuelns l'rtbiicas. 

Cada Sujjerintendente Provincial hará y reraitíi-á 
anualmente el último sábaílo del mes de Abril, 6 antics 
al Comisionado de Escuelas Póblicas, en modelos qne 
éste proporcionará, un resumen de las enumeraciones 
remitidas á él debidamente certificadas. 

S6. Cnstigo por hacer y lunndar einimpraciones faifa». 

El funcionario á quien deben remitirse estos tra- 
bajos, que por un tanto por ciento ó de otro modo au- 
mentare 6 disminuyere el número realmente enumerar 
do, ó el enumei'a<lor que hiciere un informe estadístico 
falso, será consideradlo culpable de ua falta, y al ser 
convicto de la misma, será destituido y además de di- 



zedbyGoOglC 



cha destitución podi-á ser multado en una suma no 
menor de cinco posos ni mayor de cien. 

í^V. Falsos iiitoniipH dp los moostros, rtí'. 

Cualquier inacsítro, Director de escuela ó Superin- 
tendente que hagii un informe estadístico falso, será 
destituido (le plano é inhabilitado pai-a volver á ense- 
ñar en la'í Esenelíks Pfililicaíi de la Isla. 

De In AKlsti>iicla. 
KM. Dnineión di' I» asislciiciii. 

Todo padre, tutor d otra pei-soiia cualquiera que 
tenga íi su cargo un menor do (i á 14 años de edad, de- 
berív enviar dicho menor íi ana escuela pú.blica ó pri- 
vada durante no menos de veinte semanas, délas cua- 
les diez por lo menos, empezímdo con las cuatio pri- 
meras del afio escolai', debenln ser sucesivas, excepto 
en casos de faltas incidentales en la asistencia diaria 
en que haya causa íundtKia para no asistir; y & menos 
que el Presideuto de la Junta de Educación de distri- 
tos municipales 6 do distritos urbanos de segunda cla- 
se y el Superintendente do Instrucción de distritos ur- 
banos de primera clase, excuse á dicho menor de asis- 
tir cuando se le pruebe satisfactoriamente que su esta- 
do físico 6 mental le impide hacerlo ó que en su casa ó 
en unaescncla privada <'8 instruido por persona compe- 
tente, á juicio del Secretario, en los ramos de lectura, 
escritura, geografía y aritmf'tica, 
Sfl. De la poIocac¡6n de hÍBoh nicuorra do 14 ailos. 

Ningún menor de 14 ailos de edad podrá ser em- 
pleado por una pei'sona, compañía ó corporación du- 
rante un periodo escolar y estando abiertas tas escuelas 
públicas, á menos que el padre, tutor ó persona encar- 
gada de ese menor haya cumplido lo que dispone el 
articulo anterior. Toda persona, eonipiiñía 6 corpora- 
ción exigirá pruel)a de esto antes de colocar á dicho 
menor, la que anotará en un registro y pei-mitirá exa- 
minar al inspector especial <le (lue trata el siguiente 
artículo cuando lo exigiere. Toda persona, compafiía 
ó corporación que en contra de lo que dispone este ar- 
tículo, empleare á un menor, sei-á castigado con una 
mult-a que no bajará de veinte y cinco, ni excederá de 
cincuenta pesos. 



zedbyGoOgle 



90. Inepectorea especialcB, 

Para que sp. cumpla con rigor lo que disponen lo» 
doa artículos anterioreB, se nombrarán inspectores espe- 
ciales do la manera siguiente: En los distritos urba- 
nos, la Junta de Educación iiombraríi iiuo ó más ins- 
pectorep, fijando su sueldo; en los distritoa municipa- 
les la Junta uombmríL un inspertor. La remuneración 
de esoa inspectora, excepto los de distritos urbanos, 
serA de dos pesos jwr cada día que est/'u realmente 
ocupados en ejecutar las ói-denes <lel Secretario de la 
Junta de Educación. 

Hua toeultades y obligación en. 

El insp otor especial tendrá facidtades de policía 
y podrá entrar en talleres, manufacturas, estAbleci- 
tnientos y demás lugares donde hubiere menores em- 
pleados, y hará todo lo que estime necesario para ave- 
riguar si los dos artitriilos anteriores han sido cumpli- 
dos. Si el inspector especial averiguare lo contrario, 
hará la debida manifestación al Secretario de Ja Junta, 
quien establecerá juicio contra el jefe, padre, tutor, 
persona 6 corporación que hubiere violado cualquiera 
de dichos ai-tículos. El inspector llevará un libro de 
inspecciones para el examen (• información de la Junta. 
y dará ai Secretario de ella los informes que se le exi- 
jan. 

Bl. InfoTiurK (le tlírectorrs y iiia(«(nM. 

Todos los directores y maesti-os de escuelas pñbli- 
cfte y privadas deberán informar al Secretario de la 
Junta de Educación del distrito en que csU'-n situadas 
las escuelas, de los nombres, edades y residencia de los 
alumnos que á ellas asisten y los demás datos que el 
Secretario necesite, para poder cumplir más fácilmente 
lo dispuesto en los tres (iltimos artículos. Estos infor- 
mes se liarán en la filtima semana de cada mes. Será 
asimismo el del>er de los directores y maestros infor- 
mar al Secretario de la Junta de Educación, tan pron- 
to como sea posible, de los casos de infracción que ocu- 
rrieren en sus respectivas escuetas. 

92. Modo lie proeeiier cii vai^t de aiiíeiii-ia iujusti/iuulft. 

A petición del Secretario de la Junta de Educa- 
ción el inspector especial examinará cualquier caso de 
ausencia injustifiea<la cometido en su distrito, y pre- 



zedbyGoOglC 



vendrá por eacrito »1 menor y A sus padrex, tutx>r ó 
persona & cargo tic él <1e las consecuencias que sobre- 
vendrán 8i »e persiste en la falta. Cuando un meaor 
de S á 14 años do edad, no asistiere á una escuela sin 
excuíia I^al 6 en violación del artículo anterior, el 
inspector especial notificará este hecho al padre, tutor 
6 persona encargada de dicho menor exigiéndole que 
higa que el uísmo asista á una escuela dentro del tér- 
mino de cinco días, orden que será obedecida. 
(^igDB impuestoK ú Ion ¡lailifn, tutores, «ucantatlos, kU: 

Si no hicieren catiu, el inspector especial así lo 
uianifestará al Secretario de la Jimt«, (luicn establece- 
rá querella en un tribunal competente del distrito con- 
tra el padre, tutor ú persona responsable, y ai fuere 
éste convicto de tal falta, sei-á castigado con una multa 
qne no bajará de cinco, ni excedenv de veinte y cinco 
pesos, á voluntad del Tribunal. Si el Tribunal lo es- 
timare conveniente podrá admitirle á la pei-sona con- 
victa de esta falta, una fianza de cien pesos con garan- 
tía satisfttctoria para el Tribunal y con la condición de 
que el menor asistirá á una escuela en el término de 
dncodíasy que continuará asistiendo durante el iw;- 
ríodo que marea la ley. Sí el padre, tutor ó persona 
encargada de dicho menor, rehusare pagar la multa ó 
prestar la fianza, según oivienare el Tiibunal, dicho 
padre, tutor ó persona será enviado á la OVrccl jx>r no 
menos de cinco, ni más de áiez día». 
'.13. Cuánilii Hf püttni rxf-f jitiinr ú un iiifiinr. 

Cuando el inspector esjiecial se convenciere de que 
im menor, obligado á asistir á un» escuela de acuerdo 
con los artículos anteriores, no puede hacerlo porque, 
forzoeamente, para su sostén ó el de personas imposi- 
bilitadas de trabajar, á quien^ legalmente deba man- 
tener, tiene que trnluijar en su ca«a ó en otra parte, 
debe informar á la Junta de Edueaciou sobre este caso, 
y ésta podrá declarar á dicho menor exceptuado de 
oumplir lo que previenen los Artículos anteriores. 
91. CastÍKon, 

Cualquier funcionario ft otra pei-sona á que se re- 
fieren loa cuatro Artículos anteriores, que no cumplie- 
re fielmente lau obligaciones que esos mismos artículoe 
le imponen, será castigado con una multa que no ba- 



zedbyGoOglC 



jarA de cinco, ni excederá de veinte pesos por cada 
falta 6 infracción. Cualquier jefe ó agente de una 
corporación que infrinja cual(]uiera de estos mismo? 
Artículos serii castigado con tina multa no menor de 
cinco, ni mayor do vfiiiite pesos. Toda persona que 
faltare á lo dispuesto eu o^tos Artículos para cuya fal- 
ta no se designare cu otro lugar un cat^tigo, será mul- 
taáa. en una suma no mayor de cincuenta pesos. 
Juriadicriúii. 

rx>s Jueces Correccionales, y á falta de éstos, los 
Jueces Municipale.'', tendrán jurisdicción para juzgar 
las faltas á que so refieren los artículos anteriores y su 
resolución será inapelable. 
95. Cuándo no tenilrá efecto la le,v. 

La asistencia no podrá ser obligatoria en un dis- 
trito escolar donde no hubiere eu las escuelas pCiblicap 
suficiente lugar para recibir íi todos los niños que 
deben asistir í\ ellas segfin lo dispuesto por los cinco 
Artículos anteriores. 

86. Deberes ilel ComisioiiíMlo de ü^niflns IMblii^as. 

Será la obligación del ('«misionarlo de Escuelas 
Públicas redactar y remitir de cuando en cuando, 
cada vez que lo considere necesario, á las Juntas de 
Educación de to<la la Isla, reglamentos 6 instrucciones 
para el conocimiento y guia de todas las personan, je- 
fes, superintendentes, directores, maestros, ete., en- 
cargados de hacer cumplir lo dispuesto por los seis 
Artículos anteriores. 

I>e los Institutos {tara Maestros. 

97. La Junta ile .Siiperíutendputi'H lus orjíaiiizarú. 

Será el deber de la Junta de Superintendentes or- 
ganizar en cada Provincia un Instituto para maestros 
y más si á juicio de dicha Junta uno no fuere snflcien- 
tfi para todos los maestros de la Provincia. 
9B. Número y sueldo de ])nifi-siin-» y ifinfen'dcisbu'. 

La Junta de Superintendentes fijará el uñmero y 
sueldo de loa profesores y conferencistas que ha de 
t«ner todo instituto lo mismo quo el término de cada 
sesión, siempre que ninguna sesión do verano dure 
menos de cuatro remanas escolares. 



zedbyGoOglC 



LOH maeetroa tendrán qoe asistir para poder peroibir su aneldo du- 



Cada maestro deberá at!it)tii', por ]o meooB, á nna 
setíión completa del instituto para poder percibir bu 
«neldo düfante laa vacaciones. 

99. Fondón del Instituto. 

Para poder asistir á cualquier iustituto cada maes- 
tro que perciba menos de cincuentíL pesos de sueldo al 
mes depositará eo un individuo designado por la Jun- 
ta de Superintendentes la suma de tres pesos y los que 
perciban más de cincuenta pesos de sueldo al mes, de- 
positarán seis pesos. Estas sumas se depositarán una 
vez al afio y ayudarán á formar los fondos del insti- 
tuto. Estos fondos servirán para cubrir los gastos 
necesarios del instituto y se emplearán y se dará cuen- 
ta de ellos en la forma que fijaren las órdenes que al 
efecto se dicten de cuando en cuando. Si los gastos 
del instituto ascendieren á una suma mayor que la 
que componen los fondos del mismo, el Tesoro de la 
Isla pagará el déficit. Si durante cualquier afio los 
gastos fueren menores que los fondos del Instituto, el 
sobrante que reaultere se destinará á formar un Fondo 
de Reserva para el sostenimiento del Instituto. 

100. Organización de InRtitntoti. 

La Junta de Superintendentes, en su sesiótí ordi- 
naria de Octubre de 1900, decidirá acerca de un plan 
para la organización de los Institutos para maestros 
de la Isla para el afio escolar de 1900 á 1901, y some- 
terá el mismo á la aprobacióu del Gobernador Ge- 
neral, por medio del Secretario de Instrucción Pú- 
blica, lo más pronto que le fuere posible. 

De la Jdiitii de KxBuil II adores. 

101. Plan pora examinar niaextrw. 

La Junta de Superintendentes en su sesión ordi- 
naria de Octubre de 1900, acordará un plan para exa- 
minar á los maestros de la Isla y fijar sus aptitudes 
para la enseBanza, sometiendo dicho plan, á la mayor 
brevedad, al Gobernador General para su aprobación, 
por conducto del Secretario de Instrucción Pública. 



zedbyGoOgle 



103. Loa oertífioadoe aeián indispenaablee pam el nombramieuto 

de maestros. 

Despoés de aprobado y publicado el plan de que 
trata el artículo anterior, nadie podrá ser empleado 
como maestro de una escuela sin haber obtenido de 
una Junta de Examinadores, con competencia para 
ello, un certificado de buena reputación y de que él ó 
ella tiene aptitudes para cnseSar aquellos ramos que 
la Junta de Superintendentes determine y de que 
posee conocimientos t€6rico8 y prácticos sobre la ense- 
fianza. 

103. Los sueldos y multas que se expresau en la 
presente orden se entenderán en moneda de los Esta- 
dos Unidos 6 sn equivalente. 

104. Esta Orden surtirá Eiis efectos desde la fe- 
cba de su publicación en la G.\ceta de lí Habana y 
quedan derogadas las leyes que se opongan á lo dis- 
puesto en la presente Orden. 

El Comandante de Eetado Mayor, 

J. B. HICKEY, 

(nuwtk IS uctnbre.) 



N9 427. 

HfAaaa, 15 de Octubre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Justicia, ba tenido á bien disponer 1» 
publicación de la siguiente orden, relativa al manda- 
miento de Rabeat Corpm: 

tJUlBN PUEDE SOLICITAS KL MANDAMIENTO. ESTE PODR.^ 
SER EXPEDIDO LOS DÍAS FESTIVOS. PARTES. 

I. La persona que baya sido privada de su liber- 
tad dentro de la Isla de Cuba, por cualquier causa, ó 
bajo cualquier pretexto, tiene derecho, excepto cuando 
haya sido encarcelada 6 detenida poT' virtud de una 
sentencia de Juez ó Tribunal competente, á un 
mandamiento de kabea» corpm, como se prescribe en es* 
ta Orden, con el fin de averiguar cuales son las causas 
de la prisión ó privación de libertad, y para que en los 
casos previstos se le devuelva ésta. El mandamiento 
de habea» torput podrá ser expedido y entr^ado todos 



zedbyGoOglC 



loe dffts, pero no se verá el caso para reeolnción sino 
en di» hábil. 

Las partes, en un procedimiento instituido por 
medio del mandamiento de habeos eor¡nig, podrán com- 
parecer por medio de representante tiomo en otros casos. 

CÓMO Y ANTE QUIÉN DEBE HACERSE LA SOLICITUD 
PARA EL N 



II. La aolicitud para el maudamiento ha de ha- 
eeree por medio de petición escrita y ñrmada, bien por 
la persona de cuya libertad se trate, 6 bien en su nom- 
bre por cualquiera otr», presentándola á cualquiera de 
los siguientes Jueces,. Tribunales y Presidentes ó Ma- 
gistrados de los mismos: 

1. A los Jueces de Instrucción en los casos que 
procedan de actos de los Jueces Municipales y Co- 
rreccionales, dentro de la jurisdicción territorial de di- 
chos Jueces de Instrucción. 

2. A las Audiencias y Sala de lo Criminal de la 
Audiencia de la Habana, en los casos que procedan 
de actos de los Jueces de Instrucción sometidos á 
la jurisdicción de dichas Audiencias y Sala de lo 
Criminal. 

3. Al Tribunal Supremo, en los casos que proce- 
dan de actos de las Audiencias ó Bala de lo Crimi- 
nal de la Audiencia de la Habana. 

4. A los Jueces de Instrucción ó Audiencias 6 
Sala de lo Criminal de la Audiencia de la Habana, & 
elección del soliatante, en los casos que procedan de 
los actos de cualquier autoridad civil 6 empleado del 
mismo orden, ó de cualquiera corporación, asociación 
ó individuo particular, por los cuales cualquier indi- 
viduo haya sido privado de su ltl)ertad. 

Cuando corresponda conocer del caso & una Au- 
diencia ó Sala de lo Criminal de la Audiencia de la 
Habana ó Tribunal Supremo, podr& presentarse la eo- 
licitnd á cualquiera de sus Presidente ó Mostrados. 

CONTENIDO DE L\ ROLICITrD. 

III. Para fijar la autenticidad de la solicitud 
y la identidad del que la presente, éste prestará jura- 
mento sin pagar por ello derechos, ante un Notario 



zedbyGoOglC 



Püblicoj 6 el Juez ó un miembro del Tribunal & quien 
He presente dieha solicitud. En ésta se consignará: 

1. Que- la persona á cuyo favor se pide el man- 
damiento está encarcelada ó privada de su libertad; 
el lugar de la prisión ñ privacióu y el nombre ó desig- 
nación del empleado ¿ de la persona por quien ha sido 
presa 6 privada de su libertad. 

2. Que no ha eido encarcelada ni detenida por 
virtud de ninguna sentencia de un Juez ó Tribunal. 

3. La causa 6 pretextos del encarcelamiento 6 de 
la piivaci&Q de libertad segfib el leal saber y entender 
del peticionario. 

4. Si el encarcelamiento b privación de libertad 
existe por virtud de un auto, pro\-idencia 6 decreto ae 
agregará una copia del mismo á la solicitud, á no ser 
qne el solicitante asegure que, por razones de la tras- 
lación ó de la ocultación de la persona encarcelada ó 
privada de libertad con anterioridad á la solicitud no 
pudo exigirse tal copia, ó que í^ata se exigió y fu^ re- 
husada. 

5. 8i se alega que el encarcelamiento 6 privacióu 
de libertad es ilegal, el peticionario hará constar en 
qué consiste la ilegalidad que aduce. 

Si el solicitante ignorase alguna de las circuns- 
tancias que se indican cu este artículo, deberá tam- 
bién consignarlo expre-samente. 



CUANDO SE HA DE COMCEDER EL MANDAMrRNTO. 
PENALIDAD POR .VBOABtXI. 

IV. El Juez 6 Tribunal autorizado para conce- 
der el maudamiento lo concederá sin demora, siempre 
que se presente una petición al mismo, como se pres- 
cribe en esta orden, á menos que aparezca de la pe- 
tición misma ó de los documentos que la aoompafien, 
que el peticionario no tiene fundamento legal para obte- 
ner el mandamiento. Si se quebrantare este párrafo, el 
Juez, ó si la solicitud fué hecha á un Tribunal, los 
miembros del mismo que consientan el quebranta- 
miento, indemnizarán mancomunada y solidariamen- 
te á la persona presa ó privada de su libertad con cien 
pesos, que se cobrarán por medio del ejercicio de una 
acción & nombre de ésta. 



zedbyGoOglC 



FORMA DEX MANDAMIENTO, 



V. El mandamiento expedido como se prescribe 
en esta orden tendrá sustancialmente la siguiente for- 
ma, y los blancos se llenarán debidamente: 

El Piiebh df la Tala de Cuba. 



Ordenamos á Vd. qne presente á 

que se dice preso 6 privado de su libertad por Vd., ha- 
ciendo constar cuándo y porqué se realizó tal prisión ó 
privación de libertad, cualquiera que sea el nombre 
porque dicho sea conocido ó llama- 
do, 6 el delito que se le impiite, ante 

(insértese aquí el nombre del Juez ó Tribunal) en 
inmediatamente después del re- 
cibo de este mandamiento, para estar á lo que dicho 
Juez ó Tribunal resuelva, debiendo traer Vd, consigo 
este mandamiento. 



Firmado el día de de 19... 



KFICACrA UEL MANDAMIENTO. 

VI. El mandalniento no será desobedecido por 
ningún defecto de forma, con tal que en él se llenen los 
siguientes requisitos: 

1. Si el que tiene la custodia de la persona presa 
ó privada de su libertad es designado, bien por su título 
oficial si lo tiene, ó bien por su propio nombre; ó si 
ambas cosas son desconocidas ó inciertas, por su apela- 
tivo supuesto ó apodo. Cualquiera persona á quien se 
haya entregado el mandamiento bc considerará ser 
aquella á quien se ha dirigido, a¿n cuando se le haya 
dirigido con un nombre 6 generales equivocados ó á 
otra persona, Bienipre que bajo su poder ó custodia ó 
disposición se encuentre la persona presa ó detenida. 

2. Si la persona que se ordena sea presentada es 
designada por su nombre ó se describe de cualquier 
otra manera de modo que pueda venirse en conoci- 
miento de la persona que se desea. 



zedbyGoOgle 



BIX PREVIA HOLICITÜD. 

Vil. Cuando un Juez ó un iniembi'O de nn Tri- 
bunal autorizado por esta oi-dou para librar manda- 
mientofi de kabem corpiig tenga prueban de que cualquie- 
ra pereona está ilegalmente detenida ú privada de su 
libertad, dentro de su juriedioción, e:cpedirá un man- 
damiento de habeos corpiis para socorrer á esa persona, 
aún cuando no se haya hecho petición con ese fín. 

CUUPLIUIRNTO DP.L MANDAMIENTO. 
Bf CONTENIDO. 

VIII. La persona & quien lia sido debiduneuto 
entregado el mandamiento, expresará clara é inequí- 
vocamente en un informe por escrito: 

1 . Si tiene ó lia tenido bajo su custodia, poder ó 
sujeción, á la persona para cuyo socorro se lia expedi- 
do el mandamiento. 

2. Si en ese concepto tenía á dicha persona cuan- 
do el mandamiento le fué entregado y aíin la tiene, 
expresará con que autoridad y porqué causa realizó su 
prisión ó privación de libertad. Si el detenido lo es- 
tuviere en virtud de un auto, providencia ó decreto, 
se agregará Una copia del mismo al informe, y <;uando 
ee devuelva el mandamiento de habeos eorpiis se exhi- 
birá el original al Juez ó Tribunal. 

3. Si bubiei-e tenido tal persona presa óprivada de 
BU libertad, pero hubiere traspasado la custodia ó suje- 
ción de la misma & otro, el informe se ajustará & ¡os 
requiBitoa que se exigen en el inciso 2? de este Articulo, 
excepto que solo se expresai-á lo esencial del auto, pro- 
videucia 6 decreto, si el original no 0J9tuvÍere ya en 
poder del que lia de informar, y que en el informe Be 
consignará particularmente á quitan, en qii(t tiempo, 
por qué cauBa y por orden de qué autoridad se hizo el 
traspaso. 

El informe será ñrmado por la persona que lo dé, 
la cual prestai-á j uramento sobre su autenticidad, de la 
misma manera que se exijc a! peticionario del man- 
damiento, y sin pagar dercchofl 



zedbyGoOglC 



DEHTRO DEI. Cl'AL DEBE CL'HFLIRAB 
EL MANDAMIENTO. 

IX. Cuaudo el qne \\a de presentar al preso & 
privado de libertad, no «eeiicueutreíi mayor di staD cía 
de treinta kil&metros del lugar en que ha de preaea- 
tarlo lo presentará jnnt^o con el informe dentro de las 
veinte y ctiatro horas despu<^>s de recibido el manda- 
miento, y el mismo tiempo ge concederá por cada 
treinta kilómetros adicionales. 

BERÁ PRESENTAD.^ I,A PERSONA PRESA 6 PRIVADA 
DE LIBERTAD. 

X. La persona á quien se haya dirigido debida- 
mente uu mandamiento de liahea» eorpiu presentará 
al preso 6 privado de libertad, que está bajo su custo- 
dia, de conformidad con lo ordenado en el manda- 
miento; á menof) que preííente con su informe una 
certificación do un medico, que haya prestado jura- 
mentó anto un Notario Pllblieo ó un Juez 6 Magis- 
trado, sin pagar derechos poi' ello, sobre el hecho de 
qne la persona pi-esa ó privada de su libertad está tan 
enferma que bu presentación pondría en peligro su 
vida ó BU salud; pero en este caso el Juez ó Tribunal 
podrá nombrar un mMico para que haga uu examen, 
y le informe, y podrá ordenar la inmediata presenta- 
ción de ta persona encarcelada ó privada de libertad. 

PROCEDIMIENTO 
POB DBtíOBEDlENCIA AL MANDAMIENTO. 

XI. Cuando una persoua á quien se haya dirigi- 
do debidamente un mandamiento, rehusare 6 descui- 
dare obedecerlo, sin causas suficientes debidamente 
demostradas, el Juez ó Tribunal á quien se ha de 
presentar el preso ó privado de libertad, una vez 
probado que el mandamiento fué debidamente en- 
tr^ado, expedí ni inmediatamente una orden de 
arresto, dirigida en términos genei'ales á cualquier 
empleado de Policía en la Isla, previniéndole que in- 
mediatamente prenda al desobediente y lo conduzca 
ante el Juez 6 Tribunal. En el acto de comparecer el 



zedbyCoOglC 



2K0 COLECCIÓN 



desobediente, se expedirá una orden para su encarcela- 
miento. La orden dispondrá que permanezca encar- 
celado haeta que informe sobre el mandamiento de 
habeos corpas que recibió y lo cumpla. 

ORDEIf PARA PRESENTAR Á LA PERSONA PRESA 
Ó PRIVADA DE LIBERTAD. 

XIX. El* Juez Ó Tribunal podrá taoibiéu, dis- 
crecional meo te al tiempo de expedirse la orden de 
arresto, 6 después, prevenir al empleado de Policía á 
quien dicha orden se ha dirigido, que inmediatamente 
conduzca &, la presencia del Juez 6 del Tribunal & la 
persona en favor de la cual fué expedido el manda- 
miento de habeai eorpug; y dicha persona desde ese mo- 
mento contánuai-á bjijo la custodia del empleado que 
cumple la orden, hasta que sea puesta en libertad, 6 
se le admita ñanza, ó vuelva k ser encarcelada según 
lo ordenare el Juez 6 Tribunal. 

PROCEDIMIENTO CUANDO SE INFORMA 
AL MANDAMIENTO. 

XIII. £1 Juez Ó Tribunal ante quien la persona 
encarcelada 6 privada de libertad es conducida por 
virtud del mandamiento expedido como se prescribe 
en esta Orden, deberá inmediatamente después de 
recibido el informe al mandamiento, celebrar vista y 
en ella oir á los interesados y testigos y apreciar los 
hechos alegados en el informe, y las causas del encar- 
celamiento ó sujeción de la persona encarcelada ó pri- 
vada de libertad; y deberá expedir una orden de liber- 
tad si entendiere que procede. 

CUÍKDO re ha DE VOLVER Á. BNCABCELAB LA PERSONA 
Pi<EflA 6 PKIVADA DE SU LIBERTAD. 

XIV. El Juez 6 Tribunal inmediatamente expe- 
dirá una orden para que de nuevo sea encarcelada la 
persona presa ó privada de sn libertad, si apareciese 
que está privada de lilicrtad por virtud de sentencia 
de un Juez 6 Tribunal compctento, y que el tiempo 
durante el cual puede ser Icgalmente asi detenida uo 
ha vencido. 



zedbyGoOglC 



PKOCEUIMIENTO KN CAHO I)E ENTABCEL AMIENTO 
IRREtHLAR. 

XV. 8i apareoiow; <)iic la peraona presa ó priva- 
da du lib«^rta(l lia ^ído legahiKMite cnc-arcelada ]>or uu 
hecho punible, ó kí constare por los pniebaa preseiita- 
dstíf con el informe dudo al luantlamieiito ije<lido ó 
praftioadaa en la vista, que hay jnotivos i)»ra pre- 
sumir ([ue dicha persona en eul pable del referido heelio 
punible, aun cuando el enearei^amient^) Koa irregular, 
el Jncz 6 Tribunal, ante quien sea conducida esa per- 
sona, exiH'diríl inmediatamente una orden para que 
«ea puerta en HlK'i'tad Ixtjo ñanza, si esta fuere proce- 
dente; y si no lo fuere, [tara que vuelva i'v ser encar- 
wlada. 

y t. W7.au. 

(■rÁSIM> V »x'»M<) IIEÜKN ADMITIRME. 

XVI. Si del informe ánn mandamiento expedido 
de la manera presenta en OHta Orden apareciere (jue la 
persona presa ó detenida tiene deR'<-ho ü quedar en li- 
Iteriad bnjo iianm, el Juez ó Tribunal dictaitl resolu- 
ción fijando la Runia que hu' de serie iidmitida como titl 
fianza; y pivstada íí-ta, Herii ))Ue8t•^ en lilwrtad con 
arreglo á la Ley. ' Sise ofi-ecieae inui<<diatanicnte la 
fianza suHeienh', e! JueK ó Tribunal dcbei"! admitii'la; 
en oti^o cajío ésta podiú ser píx'stada después ante el 
Juez 6 Tribunal que conozca de los autos en que so di»- ■ 
puso el en cárcel amiento de la pei-sona i>resa ó privjMia 
de lílwrtad. 

rrÁXDO LA l'KRROXA PIÍKHA Ó l'RIVAnA IIK I.IBKKTAU 
PODRÁ WRR KVrREOADA Á OTRO EMPLEADO 

XVII. ('uando la peraona presii ó privada de li- 
bertad uo tenga dei-echo íí. disfrutar de esta, ó si te- 
niéndolo bajo ñanza uo la pi'estare, se la volven'i á ]>o- 
ner bajo la custodia en que estaba ¡'i menos que el 
que la custo<liaba no fuere competente para ello, en 
cuyo caso se ix>ndrá bajo la custodia de ¡vquel íV quien 



zedbyGoOglC 



ClrrrODIA l>K LA l-ERSOXA PRESA O PKlVAnA DE LIBEBTAD 
PE';DIE\TE El. PROCEDIMIENTO. 

XVIII. Pendiente el proCTídimiento del Habeaé 
i'orpiu', el Juez 6 Tribunal aiití* quien la persona pi-o- 
»a 6 privada de libertad ha s-ido conducida, podrá 
ponerla bajo la custxlia del Alcaide de la Cárcel del 
lugar donde reside dicho Juez ó Tribunal ó bajo la 
que su edad fi otras circunstancias hagan necesario. 

AVISO glE HA DE DAltSE ANTES DE PO\KR EX LIBERTAD 
LA PERWOVA PRESA Ó UETEXIDA. 

XIX. Cuando aparezca del infoiiue al maudamien- 
to expedido, que la persona presa ó privada de libertad 
lo está por virtud de providencia judicial, no se cele- 
l>rHr!V la vista sin pi-evia citacÍ6n del Ministerio Fiscal. 

LA PEHSO.VA PREíjA 6 PKIVADA DIC L[üERTAD PODR.4 
KEi-UT.'H EL LNFORJIE [)A!10 AL MAXDA.MIEXTO EXPEDIUO. 

XX. lia pertiona pi-esa ó privada de libei'tad, 
que ba sido presenta<la por virtud del mandamiento, 
ptKli-á presentar pruebas, liajo juramento, ¡tara demos- 
trar, que BU eucarcelauíientu ó detención ea ilegal, 
í) que tiene dei-echo ú, ser puesta en lil)ertad. 

El Juez 6 Tribunal proeederA entonces de nna 
manera sumaria, í\ pniclicar en la misma vi.ita las 
j)ruebas propuestas en apoyo, í> contrarias, al encar- 
celamiento 6 detención, y á disponer de la pei-sona 
encarcelada ó privada dtí lil^n-tad, segün lo bogan ne- 
cesario las circunstancias del caso. Dni'ant« la vista 
el Juez 6 Tribunal podrá examinar A la persona encar- 
celada ó ]>rivada de líberta<l, y á cualesquiera otros tes- 
tigos, que, á su juicio, sea conveniente oir; con est-e 
fin se podrá seílalar un plazo, que no excederá de tres 
dia.**, excepto si la persona encarcelada ó privada de 
l¡l)ertad solicitase mayor término, 

PKOCKDIMIE.VTO l'.\ CA.SO DE ENPIÍRMEDAD DE LA l^EKSUNA 
EXCAKCELAUA Ú QUE HAYA SIDO PRIVADA DELIUERTaD. 

XXI. En el caso de enfei-medad á que se i-efiere 
el articulo X de esta Orden, si el informe al manda- 



zedbyGoOglC 



mieiito llevase los requisitos esigidos y el Juez 6 Tri- 
bunal no dudase de la veracidad del certificatlo médi- 
co, decidirá el caso desde luego, y procedieudo como 
hí la persona encjircelada 6 privada de la libertad [bu- 
biesc sido presentada. Fero aera oída la ]>crsona que 
se presente íi defenderla, sin exigiraelc podei'. 

OBEDIENCIA .í LA ORDEX DE LIBERTAD. 
SIOOO DE IIACRRI.A CUMPLIR, 

XXII. La ol>ediei c a v una orden para poner 
en libertad á la persom, encarcelada 6 privada de su 
libertad podrá st mp ata por el Tribunal 6 el Juez 
que hubiese exp Ido la ti'iiHa, por medio de un 
mandamiento de arresto, con los mismos efectos que 
cuando se trata de negativa ó negligencia en dar el 
informe al maudamiento de kabeus corpu«. El culpable 
de tal desobediencia indemnizará á la persona presa 6 
privada de su liberta<l, con cien pesos, que serán re- 
clamados por me<Iio del ejercicio de una acción á su 
nombre. 

CASO EN QfF. PltFSTA UNA PEIt^ONA KS LlBEKTAJl KO 
PUEDE SKR ENCARCELADA NUEVAMENTE. 



XXIII. La periíoua encarcebida ó privada de 
lít>ertad, que baya sido puesta en libertad, por una 
orden expedida á consecuencia de un mandamiento de 
habeos corjnw, no volverá á ser cncareetada; privada de 
su libertad 6 puesta en custodia por la misma causa. 
Pero no se cousidcranl que la caiLia es la misma en 
los casos siguientes: 

1, Cuando lia sido puesto en libei'tad el que 
estaba preso á consetuiencia de un auto de prisión dic- 
tado en virtud de acusación de nu lieebo punible, y es 
encareela<lo por el mismo liccbo en virtud de resolución 
del Tribunal que lo exigió lianza para responder de 
su comparecencia, ó que le lia sentenciado eu el mismo 
proceao. 

2. Cuando ha sido puesto en libertad por falta 
de pruebas, ó por defecto en el mandamiento de pri- 
sión, y es preso después, en virtud de pruebas suficien- 
tes en cupiplimiento de un auto dictado en 



zedbyGoOglC 



Ql-KIlHANTAMIEN'Tf) DKf, AliTÍClLd QIK PRECKUB. 

XXIV. Si uii Tribunal » Juez íi cuaiqHiera otra 
persona quebrantare <le cualquier inaiK-ra á sabiendas, 
í» hiciere que se quebrantare, 6 ayudara á quebraiitíir 
el articulo qiie pi-etíede, 61, ó si el acto íi «misión fuese 
cometido por un Tribunal, los miembros del misnio 
ni anconi una<la y BoUdariaiuente, que consintieren «li- 
dio (¡uebrautamicnto, indemnizarán A la perdona pre- 
sa 6 privada de su libertad, con cien pesos, que sei-ún 
reclamados por medio del ejercicio de una acción ü »\\ 
nombre. 

TRASI.ACIÓX l' OCfLTACrÓN DE I,A PEKSOXA PRl-XA 
Ó PRIVAnA DK r.IBlíRTA», COX Kí. FIN 1)K 

Ei.rnrn ei, m a. voa miento. 

XXV. Todo el 'lue tenga bajo su custodia ó ba- 
jo su i>oder á una persona & quien asista el derecho á 
un mandamiento de kah'iui corpiif, ó á favor de la cual 
liaya sido debidamente exi>edido un mandamiento de 
esa clase, que con intención de eludir el cumplimiento 
del mismo, ó para anular sus efectos, trasladare íi la 
persona encarcelada ó que haya sido privada de su 1i- 
berta<l, & la custodia 6 poder de otro, 6 la oculüire, ó 
camliiare el lugar de su encai-celaniiento; y el <)ue 
& sabiendas contribuyere A la realización de estos fic- 
tos, incTirriríin en la responsabilidad criminal que 
corresponda, atlemil-s de la ¡xícuniaria íi qne se i'c- 
fiere el articulo anterior. 

MANDAMIENTO PARA EL CVSO F.S QVE SE I'RETE.NIÍA LLIÍVAK 

FUERA DE LA ISLA Á LNA PERSONA PRIVADA 

DE LIBERTAD. 

XXVI. Siempre que un Tribunal ó un miembro do 
un Tribunal ó Juc», auloi'iza<lo8 para librar el inatida- 
micjito áehii/icaf rurjuis, se convenza deque una perso- 
na está ilegalmente privada de liberta^d y que existen 
motivos suficientes para creer (jue serív llevada fue- 
ra de la Isla, el Tribunal, miembro del mismo, ó 
Juez expedirá las órdenes iietwísarias jiara impedirlo, 
dirigiéndolas íi las personas «juc ju^ruc oportuno, paiu 



zedbyGoOglC 



que se apoderen de la persona de que se trate, y la 
conduzcan inmediamente & presencia del Jnez 6 Tri- 
bunal, para lo que proceda según las leyen. 

En este caso si la persona qiio tiene á la otra pri- 
vada de su libertad, estuviere presento, so le notificará 
la orden, que surtihi i-espet'to á ella todos los efectos 
de un maudamiento de habnu eorpu", y estará obliga- 
da & remitir ianiediatamente el informe. 



I.A PIÍRSOXA gi'E TIKME nETK\IDÍ> AI, QIE 
HA SIDO PalVADO lili rjHICíTAI). 

XXVII. Cuando las rirc^unstancias que han pro- 
ducido el conocimiento de que ee lia heclio mención en 
el articulo que precede fueren sivficiente» para jiistilí- 
cíir el arresto de la persona que tiene bajo su custodia 
al (ine haya sido privado <lc su libertail, y sus actos 
constituyan hechos punibles, so dictani ord«n para 
dicho arresto, poni^'udose al arrestado á disposición 
del Juez ó Tribunal cori-esiMjn diente. 

NBOATIVA DE l'X JUEZ Á líXI'rUlt Kl, M ANDAMIH-;! O. 

XXVIII. Cuando corresponda al Juez de Ins- 
trucción expedir el mandamiento de kalicui corptig, si 
rehusare librarlo, podrá el solicitante ¡icudir con su 
solicitud al Presidente ó cimlquier Magistrado áv. la 
Audiencia 6 Sala respectiva jurando haberse iiegad<» 
el Juez á expedir el mandamiento. 

PETICIÓN DE SEOUXDOS MANDAMIENTOS 

XXIX. No se podrá repetir la solicitud do man- 
damiento de habeos eorpm por la misma prisión ó priva- 
ción de libertad, á menos que nuevos hechos hayan des- 
virtuado los motivos que justifican>n wiuf'Ila. Esos 
nuevos hechos deberán pre<-Í8ai'80 Imijo juramento en la 
solicitud, para que sean apreciados antes de resolver 
sobre la expedición dol mandamiento. 

La persona á qnien so dirija un mandamiento <1e 
haheim eorpuf, deberA en su informe consignar si la 
prisión ó privikción de libertad á que winel se refiei-e 
ha sido ya objeto de otro man di m liento. En esto ca.4o, 



zedbyGoOglC 



»i cii la solicitud del nuevo mandamiento no se llenan 
las exigencias del inciso anterior, «e ncgaríi sin niña 
trámites la lihertaíl solicitada. 

PENALIIIAD Cl-.ÍSno Sli REIIUSAX COPIAS 

XXX. Todo el que detenga á otro en virtud 
de cualquier autorización por escrito, estará obligado, 
& entregar uua copia de dicha autorización al detenido 
y otra á cualquiera (¡ue la solicite con el fin de obtener 
un maudamieiito de baieas eoiytis & favor de la persona 
encarcelada ó <iue haya sido priva<la de su libertad. 6Í 
rebnsare hacerlo asi, iiidetnuizará con cíen peños 
& la persona encarcelada ó que haya KÍdo privada 
de su libertad, íiuc serán reclamados por medio del 
ejercicio de una ¡wción á nombre de i^st«, 

UE ROO ACIÓN", 

XXXI. Todas las leyes, ónlenes, decretos y de- 
niíis disjKMíioiones legales vigentes en la Isla de Cuba, 
(¡iicdan derog;wlos en la part^; que se oi>ongan á lo dis- 
puesto eu esta Orden. 

fiíruA di-3ii)e: la clai. rkoirá EJíTA orukx 

XXXII. Las disix>sÍei(«H's de esta Orden surti- 
hiii sns efe<-tos á partir del <lla priuiei-o de Diciembre 

de 19(>0. 



JCl Comandante de Eitado Mayor, 
J. B. IIICKEY. 



N9 4;íO. 
Hahumi, li; d-; Octubre de 1900. 

El fiobcriüwlin* Genera! de Culrn., á propuesta del 
Secretario de Instrncción PdblicJt, ha tenido á bien 
d¡sp<nier la publicación de la siguiente oiiien: 

I. ]•]! Secretario de Instrucción Pública y el De- 
cano de la Fiwultfld de Medicina y Farmacia de ¡a 
l'niversidad de la {{abana (|U(Hlan por la presente aii- 
toríza<los \n\n\ nombrar cinco individuos que, como 



zedbyGoOglC 



delgados de la Facultad de Metlicina y Fai'iiiaoia, 
constituyaa en las ciudades de Puerto Príueipe y San- 
tiago de Cuba respectivamente un Tribunal de exameu 
para la incorporación de los títulos extranjeros de 
Médico, Cirujano y Cirujano Dentista. 

Este nombramiento ha de recaer en i>crsonas que 
ejerzan l^alment« la medicina y cirujía on dicnas 
ciudades, y sean de idoneidad rcounooida. 

II. Para que el Tribunal de inror[>omciones ad- 
mita á examen {\ nn candidato, su titulo )ni de reunir 
los requisitos siguientes: 

1. Haber sido exiXHÜdo por osfal)leci miento de 
enseñanza legal mente oontitituido en el [mír deque 
proríniere. 

2. Que el título habilite cumplidamente eu di- 
cho país para el ejeroicio pi-oresional 6 putnla servir de 
base para obtener esa habilitación. 

3. Que venga dclñdaniente legalizado. 

III. Si el titido del candidato reuniere esos re- 
quisitos el Tribunal lo admitirá íV examen, mediante 
el pago de veinticinco pesos, moneda de los listados 
Unidos, realizados en la misma forma que los demás 
dei-echos académicos. 

IV. Los ejercicios de examen pai-a los médicos y 
cirujanos serán los previene el artículo VI de la Oi-deu 
S?. 90,* serie de 1891» de este Cuartel General, con la 
única diferencia de que el Tribunal re<Iactará el cues- 
tionario de que trata el inciso 29 

V- Los ejei-cicios de loñ cirujanos dentistas 
consistirán en un examen oral de todas las materias 
que se enseñan en la líscuela de Cirujía Dental de la 
Habana, y en practicar los que so requieren para ol>- 
tener el título de Cirujano I>eutista. de hi misma Es- 
cuela, según la Orden X'.' 2f!(i,** serie lílOO. 

VI. Si el candidato fuere api-obado, el Tribunal 
le expedirá un ccrti&cado, qu<í lo autoriza para el ejer- 
cicio I^al de BU profesión, y que podrá cangear en to- 
do tiempo por un título expedido por el Rector da la 
Universidad de la Habana. 

VII. Si el candidato fuere desíiprobaílo, podi-á 
acudir en apelación al Secretario de Instrucción Públi- 



zedbyGoOglC 



(», qiie reHolvcrá el caHO después de oir á la Faculted 
de Mediciu» y Farmacia. 

El Comandante de Estado Mayor, 
J. B. HICKEY. 



Habana, 10 de Octubre de 1900. 

El GolRTiiador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Estado y Gobernación, ha tenido á bien 
diaponer la publicación de la siguiente orden: 

I. Las Alatldfas Miini<-ipales entregarán en las 
Zunas Fiscales de las Pi-ovincias en que radiquen, y 
antes de veinte dias contados desde la publieacióu de 
esta Orden, los comprobantes de los servicios prestados 
por los esci'i bien tes délas Juntas de Inscripción y Elec- 
torales, asi como los de loa demás gastos ocasionados 
con motivo de la elección \)i\v& la Convención Constitu- 
yente. Junto con dichos coinprobant<?s remitirftu á las 
Zonas Fiscales uua i-elación del núraeró de las Juntas 
que funcionaron desde el 15 al 25 de Agosto y el 15 
de Septiembre. 

II. Se usai-í't la forma "Ofí" del Departamento 
de Hacienda, por duplicado, y contendrán, además de 
laürmadcl interesado, la del Alcalde Municipal, el 
visto bueno del Presidente de la respectiva Junta en 
ijue se hubiere presta-do el servicio, y el sello de 1» Al- 
caldía Municipal. 

III. Para el servicio de qne se trata se tendnl en 
cuenta el tiemim que roalmontc se hubiere empleado 
confonue lo dispuesto en la Orden K? .'ílfí,* serie de 
IIIÜO, Cuartel General de la División de Cnlia. 

IV. Si el ticiniK) empleado en cualquier Junta 
de Inscripción hubiese excedido de trece días y de dos 
en cualquiera Electoral, los presidentes de las mismas 
certificai-íin dicho hecho bajo juramento ó afirmación 
escrita. 

V. Tjos Administradores de Zonas Fiscales de- 
volverán á los Alcaldes Municii>ales, para su rectifica- 
ción, cualquier comprobante que no estuviere ajustado 
á lo dispuesto en esta Orden. 

• Véualaplg. 81 de istv Mido 111, law. 



i,db,Googlc 



VI. La Secretaría de Estado y Goberníición re- 
mitirá á la de Hacienda todos loe comprobantes y 
cuentes electorales que tenga en sii poder para que por 
dicho Departamento se las envíe á las Zonas Fiscales 
oorrespond i en tes . 

yil. Los Gol>emadore8 Civiles enviai-áu & la 
Zona Fiscal de sii Provincia las cuentas y comproban- 
tes por impresión de boletas y listas de votantes y por 
material y escribientes de las Jiínbis Escrutadoras, 

VIII. La Secretaría de Hacienda, ordenará & los 
Administradores de las Zonas Fiscales remitan por su 
conducto á la de Estado y Gobernación relaciones de 
los pf^os hechos i, ca<la Municipio, asi como délos de- 
más gastos generales de boletas, listas de votantes y 
escribientes y material de las Juntas Escrutadoras, á 
fin de qno dicha Secretaría de Estado y Gobernación 
dé cuenta oportunamente á este Cuartel General. 

El Comandante de Edado Mayor, 

J. B. HICKEY. 

(OicMJi 10 otlulirij.) 



SECIISTÁBU BS INSTBTTCCION PUBLICA 

Para el ingreso en la Escuela de Pedagogía de la 
l'niversidad de la Habana bastará el título de maesti-o 
elemental, siempre que obtenga un permiso especial 
de la Escuela, mediante el examen de las siguientes 
materias. 

Lectura explicada. 

Gramática castellana'. 

Nociones de Literatura preceptiva. 

Aritmética teórico práctica y Algebra hasta ecua- 
ciones de primer grado. 

Nociones de Geometría y Dibujo Lineal. 

Geografía Universal. 

Nociones do Historia X'nivcrsal. 

Nociones de Lógica, Psicología y I%tica. 

Nociones de Física. 

Nociones de Química. 

Nociones de Historia Natural. 

Nociones d© Fisiología é Higiene. 

Kociones de Pedagogía. 



zedbyGoOglC 



Kste examen se verificará ante un tribunal com- 
puesto (le profesores de la Escuela, y ae hará por es- 
crito. El Tribunal interrogará además al candidato, 
si lo estima couveniente. 

Habana, 15 do Octubre de IIIOO. 

El Secretario, 



Enri'jac Joéí Var 



N? 4:15. 
CUARTEL GENERAL, DIVISIÓN 1>E CUBA 

Habana. 17 de Otíuhre rie 1900. 

El (joberuador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Inatruccifm Pública, ha tenido á bien 
diaponer la publictiición de la siguiente orden: 

Se fija en veinte y cinco pesos, pagaderos en cua- 
tro plazos, la matricula general para lo» estudios de la 
Escuela de FfHl^ogía de la Universidad de la Haba- 
na. Esta c«mcesiÓH durará cuatro añow á partirdel 
curso actual de 1000 á 1901. 

Kl Comandante de Eldado Mayor. 

J. B. HICKEY. 



llábana, 17 de Octubre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Juetiíúa, lia tenido á bien disponer la 
publicación de la siguiente oiilen: 

Queda modificado el precepto del artículo 7^ del 
Reglamento interino para la Oiganizacióu y Régimen 
del Kegistro Mercantil en la forma siguiente: 

Tjos tomos del Libro de comerciantes particulaivs 
se compondrán de doscientos folios íitiles. 

El Comandante de Entado Mayor, 
J. B. HICKEY. 



zedbyGoOglC 



SEO&ETASIA SZ SACIÜNBA 
Circular. 
Señor Alcalde Municipal de 

Ha observado esta Secretarla que no pocos Ayun- 
tamientos han dejado de cumplir lo que dbponen los 
artículos 10, 12 y 14 de la orden 254* respecto del nom- 
bramiento de comisiones mixtas de concejales y con- 
tribuyentes por los conceptos de urbanas y rústicas y 
subsidio industrial para entender en todas las recla- 
maciones que hagan los contribuyentes. 

Bsa falta de cumplimiento de la ley es inescusa- 
ble en vista de sus claros preceptos, que establecen 
un procedimiento distinto al seguido hasta su promul- 
gación para dirimir las cuestiones entre los contribu- 
yentes y la Hacienda Municipal. Todo ha variado en 
virtud de las órdenes del Gobierno Militar que enco- 
miendan á los Ayuntamientos la' gestión de los im- 
puestos que le han sido transferidos; el procedimiento 
para la esacción, administración y recaudación de los 
impuestos ya no es secreto como antes;á los contribu- 
yentes se les entera de particulares tan interesantes 
con la debida anticipación para que puedan hacerlas 
observaciones que le correspondan y establecer las 
reclamaciones quesean pertinentes, las cuales deben 
ser resueltas irremisiblemente en Primera Instancia 
por las aludidas comisiones conforme dicha orden 254* 
preceptúa. 

Encomendado á esta Secretaría el cuidado de ve- 
lar porque se cumplan en toda su integridad las refe- 
ridas disposiciones, no puede ser indiferente ante 
ninguna transgresión de la ley y por ello recuerdo á 
usted el deber en que está de nombrar dichas comi- 
siones, indispensables para que funcione el nuevo 
sistema. 

Desde luego todos los expedientes sobre reclama- 
ciones formuladas por los contribuyentes que no ven- 
gan resueltos en primera instancia por las referida» 
comisiones adolecerán de vicio de nulidad, y no po- 
drán continuar mientras no se subsane tan importante 
omisión. 

Habana, 17 de Octubre de 1900. 

De usted atentamente. 

El Secretario, Leopoldo Cando. 

(GmoU 18 ocliibre.] 

• V<iue]npt|;. «a^ilellnmnll, im. 



zedbyGoOgle- 



SECKETABU DE INSTRtTCCION PUBLICA 

Los Directores de Colegios incorporados á los 
Instituios Provinciales comunicarán al Director del 
Instituto de que dependan, dentro de los diez días pos- 
teriores al último habilitado para el pago de los dere- 
chos de matrícula, una lista de todos sus alumnos do 
Segunda Enseñan>:a. 

El Director del Instituto los hará inscribir en lin 
registro especial, y expedirá á los Directores de cada 
Colegio un certificado de la inscripción, con expresi«in 
nominal de los alumnos. 

Los Directores de esos mismos colegios están 
obligados á presentar en el Instituto respectivo una 
relación de los profesores de Segunda Enseñanza que 
empleen, con expresión de tas asignaturas qu*. ense- 
ñan, á fín de que tengan validez en los exámenes los 
cuadernos certiflcados que presenten sus alumnos. 
Todo cambio de profesores debe ser participado ofi- 
cialmente al Instituto, manifestando exactamente la 
fecha. 

Los alumnos de los colegios incorporados podrán 
examinar los di<tintos cursos de un? asignatura, en la 
misma forma que lo hagan los del Instituto, siempre 
que paguen desde el primer examen los derechos co- 
rrespondientes á todo el grupo ó asignatura. 

Los Directores de los Institutos deben comunicar 
oficialmente á los Colegios incorporados las lisias de 
las obras que han de ser estudiadas durante el curso 
de Literatura, las de temas y ejercicios de las asigna- 
turas que los requieran y además un breve resumen, 
compuesto por cada Catedrático, en que éste exprese 
los puntos fundamenlales de su enseñanza durante el 
año. 

Habana, 17 de Octubre de 1900. 
El Secretario, 

Enrique fosé Varona. 
[Oitcetu lUuctiibru.) 



Eu viata de consulta del eeiíor Rector de la Uni- 
versidad, he dispuesto la publicación de las sigoientes 
aclaracioneB: 

1? A lus alumnos premiados con matriculas de 
líonor para el presente curso académico se lea compu- 



zedbyGoOglC 



tara el valor total de todoB loa derechos en ellas com- 
pi-endidos, como parte proporcional del pago que han 
de realizar para obtener la matrícula única establecida 
en las órdenes 26C * y 267 ** de 30 de Junio del pre- 
sente año. 

2*? A los alumnos que en el mes de Junio último 
se inscribieron en asignaturas clínicas, les son tam- 
bien eom])ntable8 los derechos que abonaron al efec- 
tuar las inscripciones. 

Halana, 22 de Octubre de 1900. 
El Secretario, 

Eiiri/pie JoȎ Yurona. 

fOitroU 21 wlnbre.] 



N? 4.38. 
CUABTEL GENERAL, DIVISIÓN DE CUBA 

Babann, 31 de Octubre ile 1900. 

El Gobernador Genei-al de Cuba, íl propuesta del 
Secretario de Justicia, ha tenido á bien disponer la 
publicación de la siguiente orden; 

I. Se suprime el trámite de la formación del 
"apuntamiento'' que establécela Ley de Enjuicia- 
miento Civil en ia sU8tancia<-ión de los recursos de 
apelación de que conocen las Audiencias, los cuales 
s^uirán sustanciándose conforme á los demás trámi- 
tes que aefiala i^cba Ley. 

II. En vez del "apuntamiento"', que se suprime 
por la presente orden, se remitii-án siempre originales 
al Tribunal Supremo los e^pedienteB ju<lioiales en los 
recursos de casación. 

in. Lo dispuesto en estii Oixlen es aplicable á 
los pleitos pendientes actualmente ante las Audien- 
cias- 

IV. Quedan derogadas las disposiciones que se 
opongan á las contenidas en esta Urden. 

El Comandante de Eftado Mayor, 

J. B. HICKEY. 



zedbyGoOglC 



COtECClÚH LSC1SL*TIVA 



Habana, 25 de Odubre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba ha tenido á bien 
disponer la publicación de la siguiente orden que en- 
mienda (í la N? 40J,* serie corriente, de este Cuartel 
General: 

A partir del 1? de Eiicro de 1901, el Gobierno 
General de la Isla rebajará veinticinco por ciento do 
la suma que actualmente facilita & los Municipios 
como auxilio pecuniario para el pt^ do la Policía Mu- 
nicipal. 

El 1? de Marzo de 1901, cincuenta por ciento del 
restante de la cantidad coucedida para el pago de la 
policía aera retirado; y el 19 de Mayo de 1901, cesarív 
por completo el auxilio prestado para el pago de la 
policía. 

El Comandante de Ettado Mayor, 
J. B. HICKEY. 

lOlGslm 30 ootulire.) 



Socretaría áe Agricnltora, Comerdo » Industiia. 

Esta Secretaría ha sometido á la aprobación del 
Gobieino Militar de la Isla un proyecto de decreto so- 
bre iumígracióii de braceros y de familias procedentes 
de España y de sur Islas adyacentes. . 

Al proponer esa medida, encaminada por una 
parte ¿ dar inmediato auxilio \\ la agricultura y por 
otra á fomentar nuestra escasísima población rural, no 
ba deflconoci<lo la Secretaría el hecho de que si bien en 
conjunto elpaís no dispone de todos los brazos litilesne- 
«•Marios para su rápida retronstruecióii, hiiy multitud de 
familias campesinas que alejadas de sus antiguos lu- 
gares de residencia, por causan que no es menester 
enumerar, porque se hallan en la mente de todos, no 
encuentran medios de vida y atraviesan, por consi- 
guiente, una situación diñeilisima. 

Interesa al país en sumo grado para normalizar 
su vida poner término en cuanto sea posible al trist« 
estado en que esas familias se hallan, colocando ti los 



zedbyGoOglC 



Jefes de las mismas en coadicíones de subvenir por el 
trabajo & sus necesidades. Para esto nada mejor, 
dentro de las actuales circunstaocias, que establecer 
relaciones entre ellos y los dueQos de ñncas, y á este fin 
quedarán abiertos desde el día de mañana en el ne- 
gociado de Agricultura de esta Secretaria registros en 
que se anotarán las instancias que ac presentan por 
personas procedentes del campo, que ({uieran vol- 
ver al mismo con sus familias, é igualmente las de 
las personas que soliciten familias campecinas para el 
fomento de sus tincas. 

Los campesinos deberán manifestar en ñau ins- 
tancias, con toda claridad, el numero de personas de 
que la familia se compone, el sexo, la edad y el nom- 
bre de cada una de esas personas, el lugar de su pro- 
cedencia, la clase de trabajo á que están habituadas, 
y cuandas indicaciones estimen oportunas i)ara la rea- 
lización de sus deseos. Los dueños de fincas, por su 
parte, consignarán también coi) toda claridad, tanto 
las condiciones que deban llenar las familias qne pi- 
dan, como las concesiones que se hallen dispuestos á 
hacerles y la Secretai-la, con vista de unas y otras so- 
licitudes, pondrá en comunicación á los respectivos 
interesados, para que libremente h^an las estipula- 
ciones que les convengan, proponiéndose la Secre- 
taria recabar del Gobierno Militar la concesión de ifn 
crédito para hacer frente, en los casos en que así lo 
tenga á bien, total 6 parcialmente, á los gastos que 
ocasione la traslación de la-í familias de unos higares 
á otros. 

Habana, Octubre 19 de 1900. 

Perfecto Zneoaífi.— Seei-etario, 

(OsceU 3«t iKtubra I 



N? 445. 

cuabteij general, división de cuba 

fítítaiia, 31 de Octubre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba ha tenido á bien 
disponer la publicación de la siguiente orden para co- 
nocimiento y guia de quienes intei'ese: 

Con la aprobación del Secretario de la Guei-ra, 
queda enmendada la Regla 10, I)ispo«ici6n III, en la 



zedbyGoOgle 



página 17 de la "Tarifa de Aduanas para loe Puerto» 
de la Isla de Cuba", * debiendo leerse como signe: 

"10- Siempre que en un solo envase se iraporten 
mercancías que adendcn por peso neto, junto con otras 
qiit> adeuden por peso bruto, por nnidades ó por vaio- 
raciñn, bien tengan las mismas 6 diferentes torae, di- 
chas mercancías pagarán los dercclios que les corres- 
pondan por peso neto 6peso imponible, sin bonificación 
alguua de tara, y el envase exterior será valuado por 
su peso total seg6n la partida á que corresponda el 
material de que esté construido." 

El Cmnandanfe de Eetado Mayar, 
J. B. niOKEY. 

(GnueU 1? iii>Tl«iiibre.l 



N9 449. 
llábana, 3 de Noviembre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Justicia, ha tenido á bien disponer la pu- 
blicación de la siguiente orden: 

Desde el di» 19 de Diciembre de 1900, el pago de 

todos los gastos de los Juzgados Correccionales de la 

Isla, será de cai^o de los Ayuntamientos respectivos. 

Rl Comandante de Estado Mayor, 

J. B. HICKEY. 



SECRETARIA DE JUSTICIA 

Secetón de lia Regiüron y del Notariado. 

El señor Secretario de Justicia ha dispuesto la 
publicación de lo siguiente: 

nVista una instancia presentada por los Kot-arios 
de esta capital Juan A. Lliteras y Ángel Gálvez Gui- 
llen, consultando sobre el alcance de la autentiñca- 
ción de las solicitudes de inscripción de tos comercian- 
tes é industnales á que se refiei'C la orden nfim. 400, y 
de acuerdo con lo infointado por esta Sección, el señor 
Secretario de Justicia ha dispuesto con fecha 27 dé\ 

• Véase U pág. U de osto tamo III, 1SW. 



zedbyGoOglC 



na LA «L* DB CTB* 26 7_ 

actual, que la fórmula acordada por la Secrelaria de 
Justicia para que loB Notarios autentiquen ion solici- 
tudes do iascripciÓD de los comerciantes é industriales 
áque se refiere la ordeu núm. 400* de la serie corrien* 
te. Bolo alcanza í dar fe de conocer al que formula la 
solicitud de inscripción, que éste ha Jurado la certeza 
de las circunstAncias que dicha solicitud contiene y 
que la ha firmado á su presencia; y que en el caso de 
suscribir la solicitud un tei-cero & nombre del intere- 
sado, la autenticación se referirá, á dicho tercero y al 
juramento, bajo el cual debe éste firmarla, de haber 
sido rogado por el interesado para suscribirla & su 
nombre en los términos en que está redactada.» 

Lo que se publica eu la (tACEta de la Hapana 
para f(enera) conocimiento. 

Habana, Octubre 31 de 1900.— José Raúl Sedaito, 
Jefe de la Sección de los Begíetros y del Notariado. 

(G*»(a3novioDibrc) ' 



SEOSETASIA BE INSTEXTOCION FUBLIOA 

Oído el parecer de loa señoree Rector de la Uni- 
versidad y Decanos de las Facultades, he dispuesto 
que los actuales licenciados en Derecho, Medicina, Fi- 
losofía y Letras y Farmacia sean admitidos al examen 
para el grado de doctor sin otro requisito que el pago 
de los derechos y la aprobación de los ejercicios que 
exige la orden 266 de 30 de Junio del presente afio.** 
Los licenciados en Ciencias para ser admitidos al exa- 
men tienen que completar los estudios que por la or- 
den 26tt se exige á los que aspiren á dicho cai^. 

Habana, 1"? de Noviembre tle 1900, 

El Secretario, 
Enrique José Varona. 



SECRETARÍA DE JUSTICIA 

Con esta fecha he dirigido á los Presidentes de las 
seis Audiencias de la Isla la siguiente Circular: 

«Vista una exposición que con fecha 34 de Octu- 
bre último, dirigió á este centro el Presidente del Tri- 

• Tíue 1& p>E. 183 de «le tomo III, IWO. 
» Yáuelaidg. MTdelUinoII, tKK>. 



zedbyGoOglC 



268 COLECCIÓN LBGISLITITA 

'títmal Supremo haciendo atinadas observacioneB acer- 
ca de las dudas é. que pudiera dar lugar la aplicación 
de la orden numero 438 * de la serie («rriente del Cuar- 
tel General de la División de Cuba, publicada en la 
Gaceta de la Habana el día 28 del misino mes de 
Octubre; y con objeto de prevenir cualquiera de las 
citadas dudan, t«ngo el honor de manifestar á usted: 

1? Que el trámite del apuntamiento se ha supri- 
mido en absoluto por dicha orden para los asuntos de 
que conocen las Audiencias no debiendo formarse en 
BU consecuencia, f\ expresado documento, en el caso 
del artículo 102 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, ni 
en ningún otro. 

2? Que la supresión del apuntamiento, no priva 
á los litigantes de ningún derecho 6 recurso que les 
conceda dicha Ley de Enjuiciamiento Civil; y en tal 
concepto continúa vigente el término señalado en el 
articulo 704, pero solo para los efectos que determinan 
los artículos 705 y 706 de la mencionada Ley; y 

3? Que no están comprendidos en la supresión 
dispuesta por la citada orden, los apuntamientos que, 
según las disposiciones vigentes, deban formarse en el 
Tribunal Supremo.» 

Lo que se publica en la Gaceta de la IIab.vna 
para gcnei-al conocimiento. 

Habana, Noviembre 2 de l'JOO. 

Miguel Genei; Secretario. 

1 Gkceta fl aorlflmbre.J 



Soeretaría de Agricoltora, Comordo é Industria. 

En cumplimiento de lo que dispone el artículo 37 
del R. D. de 21 de Agosto de 1894, se inserta á conti- 
nuación la relación de los títulos de las marcas de fá- 
brica autorizadas por este Departamento duiante el 
tercer trimestre de 1900. 

.N'OHBRE DE LA MAKCA N'OMBTtE DEL FROFIETARIU 



Cnhado. 

n Antillanasu Antonio Cabrizaa. 

«Hernández y C?» Hernández y C^ 

* VéMelapág. Z«3dsf8le lomo III, JKW). 



zedbyGoOglC 



NOMBRE DE LA MARCA NOMBRE DEL PROPIETARIO 

«Lliteras y C?» Lliteras y Cf 

Caballo, El Antonio Cabrizas. 

Chivo, El « » ■' .■ . 

Víveres. 

Progreso del País, El Buatillo y Sobrino. 

Toyo Manuel Meuéndez Cuesta. ' 

v^fiiL] «.«.f..pvi,j~ 

Cerveza. 

PilsénerBeer J. R. Tenent. 

Cerveza Clara de Teonet.. " • 

P. P 

Cerveza Fuerte de Tennet. h > 

Cerveza Clara de Tennet.. " •> 

Cerveza F, Roja. 

Objeto» mettd. 

20.548 objetos de metal. . • Rabone Bros y Compafiia. 

175.141 cuchillería « « « ■ 

152.603 

Manteq^iiltn. 

C-openhagen Preservad 

Butter Company Sociedad Copenhagen Pre* 

fterved Bntter Company. 
Preserved Selecto d Puré 

Butter I. H X _ 

Preserved Danis Butter.,.. " " ■■ 

The Danieh leland Preser- 
ved Butter Company... The Danish leland Pre- 
served ButterCompany. 

Fósforos. 

Baraja, X^a Muguer:^ y Zabaleta. 

Habana Industrial, La.... Diego Pérez Barafiano. 

>. y (íd.D.I.).. " . - 

Estilo Londres, Fósforos. Skkiíi lagicru ; labaldi. 

Fósforosfinos « » " 



zedbyGoOgle 



ITOUBBE DB LA HABCA NOMBRE DEL PltOPIETAKIO 



Tabaco». 

Ofelia, lia Manuel Pereira. 

- » CD. I.) 

» -CD. I.) 

" » (D-I-) 

Opulencia, La Hurí» j Airdw Súm leja- 

" (D- !■) « » » . 

- (B. 1.) . . « . 

Pasíñc Club Uavana CommercialC9 

Perladel Océano H. Upmann y C9 

Parra. La S. Pérez y H no. 

1^ y 2? Carolina, La. Havana Commercial C? 

lU^ de las Antillas (D. I. ) Fernández y Canle. 

Reina de )a Corona, La... Ttic Hi?ui Cipr kid Ttkuu lultiiu 

B^nadel Oriente, La Uurdo } iirclii Siíreí K«jh 

.(DI) . « « . 

.(ni) » " " " 

-(DI) « - . « 

Kitica, Lá lenittM it JiuUpes j Ku. 

RloSella, El Jone Bejar Egida. 

Reina del Salero, La H. TJpmann y C? 

Rosa Carolina, La Iinii CmctcíiI Cufuj 

Ramillete Habanero, EL... José Alvarez y Martínez. 

Sello de garantía Hmiu dnmiil t*iiru} 

Ser Waller Kaloigli Sra. Antonia López. 

» (D. L).. » 

Sol Carlos Behrens. 

Sol 

Sirena, La IhkI Eedrijiei lei^Ja 

Tacón Iiiin taBBerciil CoHfii}. 

• (D- I-) ... 

The Newport » » » 

DoB Carolinas, Las u » » 

Democracia Jilldclthn Etij^T filuju. 

Elección, La (D. I.) Francisco García Castro. 

- (I>.I-) 

Elección, La « a w 

Filoteo ; JosédelReai y Aiay, 

' (D. I.) » » . 



zedbyGoOglC 



HOMBRE DE LA MARCA NOMBRE DEL PROPIETAI 



Flor de J. Otero, La J. Otero Franco. 

Flor de Diaz y García..... Enrique Biaz y López y 
Ensebio García López. 

H » o (DI). Enrique IMaz y López y 

Eusebio García López. 

» • <> (DI). Enrique Díaz y Lópeii y 
Ensebio Garda Lópezi 

Flor de Manrieo, La Henrique Ilpmann. 

For deRivero Antonia López. 

» (D-L) 

• (D-L) 

Flor de Tomás Giitién-ez. Eusebio García López. 
.(DI) 
«(DI) 
»(DI) 
Flor de Francisco Ramí- 
rez Dibujo Industrial.... Francisco Ramírez Pérez. 
Flor de Francisco Raml- 

mírez « » n 

Flor de López y García.. UtreJeni it Jiii Ló^ j Hu. 

(D. L)... " 

B . - » :DIi « « « » 

. « » » DI) " « » « 

» « » . ,DIi « « » « 

Flor de un Día, La José Bejar Egido. 

Flor de Fernández y Me- 

néndez FrHciiM InciJu j lirtiitt. 

Africana, La (D. I.) Bmn CoBerriil Coapaij 

Adelina UiirJg ; A > relio Sai in Befu. 

■ (D. I.) • ... 

■ (D- 10 ... 

AmbroBÍa y Néctar H. Upmsnn y C^ 

Adelina Patti . . . 

Angélica, L» José Ibaseta Castro 

■ (D. I.) . 

» (D. I.) . . . ■ 

■ (O- I-) ■ 

■ (D. I.) . 

Bolívar (I>. I.) Rodríguez y Bocha. 

Bello Aroma, El lenfcm de Jiu L*|« j Diu 

Bética, La . ... 



i,db,GoOglc 



NOMBRE DE LA. MARCA XOMBBE DEL PROPIETARIO 



lieRO, El CalÍH Alnm j Icmím. 

• " (D-I.) . - . 

- " (D. I.) " 

C-OTona, Loa Tbe Hin» Tigir uj Ttkut hdiria 

limM 

duba Modems Julio Melchor Eoig. 

DosCoroDaa l\a, flmtt dpt ai Utut tui«ña 

L(i¡l*l 

Designio, El J. Valeay C? 

Dos Hermanos, Los Uurd* j lirclí* SiireiTBtm. 

. fDI). . . « H 

.. (DI). „ „ . . 

- ÍUI). „ „ . . 

« (DI). » - ■ - 

Itelicioaa, La. José Aotonio Posadla. 

Dos Reales, Los Isidro y Tomás del Eeal. 

Divina, La Ángel Castro R»miez. 

Flor de Jósí Ibaseta José IliasetA Castro, 

. (D. I.) » n 

. (D. L) . „ 

>, (D. I.) ., „ 

» (D. L) « „ 

Flor de la Carolina, La.... Havana Commerolal C? 

Hermanos Real, Los Isidro y Toman del Real. 

Hermanos Real, Los (D I) >i » « 

Internacional tmamtaíaitt] Hiníin. 

(D.I.) " 

Indiferencia, La Ediinloj linii* fúrct Rrfei. 

v(D. L).. » » - » 

PiiritHnitrt, La H. XTpmannyC? 

Lirio de Oro Frutísti) imtin j liriiiei. 

" CD-I.) " 

" (D.L) » 

Llave de Oro, La (D. I.). Rodríguez Corbello. 

Mi Flor Heirji tli; ud btk C." Umitti. 

'■ " (D-I.) * «>.«■. - 

" - (D-I-) .„»..«« 

» " (D.I.) ..,>.. « 

Medalla deOro, La S. Soiset y C? 

. .(D.L) » H 

- .(D.L) » «. - 



zedbyGoOglC 



■ÍOVBRE DE LA MARCA NOMBRE DEL PBOPIETARId 

l'nión Club licnrique Upinano, 

Uiii6n Comercial, la Francisco Hodríguez. 

» (D. L). 

\italiii Carlos Blasco. 

■ (D- I-) • 

■ (D-I-) ■■ 

Coba Moderna, (D. I.)--- Julio Melchor Roig. 

Colonial, La Alfi'edo Ramírez. 

Carolina Mi Havana Commercial Co. 

CaroliDa La a » » 

Cinto de OriÓD, El Josí Alvarez y Martínez. 

(D. L) >. « 

(D. L) . 

(D. L> . 

Carlos Blasco Carlos Blasco. 

Carolinas, Las Ilavana Commercial C' 

Caoba, La Ángel Viildés Palacios. 

Cigarra» y Picad wv. 

-l.doVillary Villar f„ r, ■ i *. o 

Picadura i "í^^anaCommercial C 

Flor de Cubo, La í „ 

Picadura ) " 

Gremio, El (D. I.) Vicentí- Arizapi. 

• " (D.L) - ■ " 

Lealtad, La ( 

Anacahuita J 

LaSin Par (D. I.) Manuel López Fernández. 

" - " (D. L) 

' " « (D-i-) 

Marina, La...; Ifavana Commercial C." 

Pedro ÚuriaB « » » 

Badical, La Felii)e Ortiz. 

Siboiiey, El 1 „ ,, • , Vi o 

n„„ /' . j ^ Havana Commercial C. 

raquetes picadura. ) 

Silx>ney, El, cigarros " » " 

Victoria, La Benito Aragonés Riera, 

Carolina, La, picadura... Havan a Commercial C.° 

Combate, El Emilio González Grado. 

Carolinas, Las Havana Commercial C.° 



zedbyGoOglC 



N01IBB& DE LA UARCA HOMBRE DEL PBOPIETABIO 



Alonso, Garín y Comp., 

VÍD08 Alonso, Garín y Comp. 

A ni 8 del Lcíin Nicolás Merino y Cooip. 

Aguardiente de Espafla:.. E. Aldab6 y Comp. 
Bisqiiit Douboucho y O?, 

Brandy y otrofa licores . Sdad Bísquit Poubuclie y 
Compañía. 
Blequit Doubouche y CT, 

Brandy otroe lioorea... Sdad Bisquit Doubuclio y 
Compañía. 

Crema de cognac Nicolás Merino y C? 

Cubana, La. — Vinares, 

aguardientes , anicete , 

ojeb, c<^ac, gioebra, 

ron, ron escarchado, 

verinout y cremas. OHver y Ca 

E. Aldabó y Compañía 

Ron Escarchado E. Aldabó y CT 

E. Aldabó y C?, Anisete 

superfino » » » 

Garay y Uñarte, aguar- 
diente de Isla eupcrior. Garay y Uñarte. 
N. Merino y C?, Ginebra 

Aromática NicoláB Merino y C? 

N. Merino y C? (D. I.) 

Ojén 11 » ■ 

Orti Doven» Garay y Uriarte. 

. •« (D. I.)... 

Ochoa Terlas Baldomcro Arango. 

Bamón Otamendi, Gine- 
bra Aromática...., Kamóu Otiamendi. 

R. Domenech, Cognac.... B. Domeiiech, 

(D. I.).... 1. 
VeuVe Cliquot Fensardin, 

Champan Weilí; y C? 

(D. r.)... 
(i>. I.)... 
(1). I.)... 

CD- I-)- 
Torregrosa Bam6n Torregrosa. 



zedbyGoOglC 



HOMBRE DE LA UARCA NOMBRE DEL PSOPIETTARtO 



' Hilot de Algodón. 

4.001 The Star Reel.... Í.t.ji AkuiJer C Liwtcd. 

4.008 Moon Gracc ■ " « » » 

108.901 Sun Mark > » ir » » , 



■ H» Federico Baunedely C*... 

C'hoeolaíe. 

I'díóq Española delaCo- 

niña La Villar Fdcz. y Gutiérrez. 

Cuba Latina Teílro. Duro. 

Jabón. 

Flecha, La Guix Hermano y C^ 

Perfumería. 

A la Flora Cubana, Aceite Cra»(>lla<4, Huos. y C'> 

Dulces. 

Tereüta. La Joaquín Iglesias. 

Género. 

Martin Falk Martin Falky CT 

Papelería. 

Moderna Poesía, La José López Bodrfguez. 

Ferretería. 

Leonardo Buñuel Leonardo Buñuel. 

Famiacia. 

Dentoly Perlee A. ChanipignyyC? 

Deutol » 

Johnson y lArralde, Ma- 
nuel Manuel Johnoon y Larralde 

Jfagnesia Aerea Antivi- 

lioea (I>. L) Miguel Jesús Márquez. 



zedbyGoOííle 



376 COLECCIÓN 1 

NOMBRE DE l.ií UABCA NOMBRE DEL PROPIETABIO 



Papelillos de Hita. Bam6n G uilleiino de Hita. 

- (D. I.). 

Pate Dentol A. Champigny y C?. 

Quiniuii T^barraque » » » 

Rubinat '. Serré y Cí 

San José Antonio GoDzálezTIrquejo 

Sidra. 

Cabana, La Ciriaco Saraza y Oteiza. 

Sederín. 

Fin de Siglo Constantino Inolán. 

Nueva, La Higinio Alonso Garda, 

taje. 

Gran Café Tacón FeJipe González, 

Cosmopolita, El Joaqnin Portas.' 

Stn^anciat (¿uímicas. 

91.88Ü Robone, Eroay Comp, 

FriüerUi, 

Anón del Prado, El ,. José Cajigas y José Al- 

varez. 

Variar. 

"J. R." para los efectos 
que importa Josep Ramell. 

Lo que de oi-dcn del seflor Secretario, se publica 
en la Gaceta de la Habana para general conoci- 
miento. 

Habana 29 de Octubre de 1900.— El Subsecreta- 
rio, B. PicAardo. 

IGweta A Horiamlm).! 



DigitizedbyGoOglC 



DB I.Í ISLA P» CUBA a? 7 

N9 451. 
CUARTEL GENERAL, DIVISIÓN DE CUBA 

Sabana, 6 de Noviembre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba ha tenido á bien 
disponer la publicación de la siguiente orden: 

Desde eeta fecha todos Ioh inmigrantes que lle- 
guen á este puerto, una vez que el Servicio de Hospi- 
tales de Marina y el Administrador de Aduanas hayan 
dado su consentimiento pero antes de que se les per- 
mita desembarcar, serán puestos bajo el cuidado de la 
Comisión de Inmigración. A los inmigrantes que 
sean inmunes á la fiebre amarilla 6 & aquellos que ten- 
gan alguna ocupación asegurada en la ciudad se les 
permitirá desembai'car sin demora. Los demás serán 
conducidos, poi* la Gompafíía en cuyo barco hayan 
arribado á este puerto, al muelle del gobierno, en 
Tríscornia, donde desembarcarán; y serán custodiados 
en la Estación de Detención hasta que se les encuen- 
tre algún empleo apropiado, con preferencia en los 
distritos rurales. Los inmigrantes, durante su es- 
tancia en la Estación de Detención, estarán bajo la 
vi^lancia de la guardia; y no se les permitirá salir 
de los limites de ta Estación á no ser con autorización 
del Superintendente, 

Todo inmigrante, durante su permanencia en la 
Estación de Inmigración, pagará diariamente la suma 
de veinte (20) centavos, moneda de los Estados Uni- 
dos, por BU subsistencia. 

El ComandanU de Estado Mayor, 
3. B. HICKEY. 



N? 452. 

Habana, 6 de Noviembre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba ha tenido á bien 
disponer la publicación de la siguieute orden: 

I. El Hospital establecido en la ciudad dfs Santiago 
de Cuba, Provincia del mismo nombre, será conocido 
y designado en lo sucesivo como el Hospital Provincial 
de la Provincia de Santiago de Cuba, 



zedbyGoOglC 



II. Por la presente bo designa & tas giguientee 
persona» para que ooiintituyan la Junta de Patronos de 
dicho Hospital: 

Odaeio Ihiavy, 

Rafael EiqAn, 

Manvel Caminero, 

Mmxuel Araiigo, 

Lilia Salazar, 

F. Marlinez Ferrer, 

Enrique Caminero. 

El CmiMiulaiUe de Enlodo Mia/or, 
J. B. HICKEY. 

[GicBla t nDTlmbrB.I 

N9 4r)3. 

Habaaia, tí de Noviembre de 1900. 

El Gobctruador Genei-al de CuInv ha tenido á bien 
disponer \a publicación de la Bigiiicnte orden: 

I. El Hospital establecido eu la ciudad de Pinar 
del Blo, provincia del misino oomhre, será conocido 
y designado en lo sucesivo, corno Hospital I'rovincial 
de la Provincia de Pinar del Eio. 

II. Por la present« se designa ¿ las siguientes 
personas para qne constituyan la Junta de Patronos 
de dicho Hospital : 

Eugenio Otietta. 
Otear OoM. 
Antonio Pi. 
Domingo For». 
Conflantillo Meiihidei. 
Juan F. Dominífuez^ 
JoȒ V. UrrutOi 

El Comandante de Etiado Mayor, 
J. B. HICKEY. 

[QwMliiBDDrieDibi'e,] 



N9 4rj5. 

Hahana, 9 de Noviembre de 1900. 

El Gobernador General do Cuba ha tenido á bien 
disponer la publicaci&u de la siguiente alocución dirí- 



zedbyGoOglC 



gida á la Asamblea Coostituyente OubaDa, reunida en 
la ciudad de la Habana el 5 de Noviembre de 190<1: 

SeSores Delegados á la Asamblea Constituyente 
de Cuba: 

Como Gobernador MilitAr de la Isla, en i-epresen- 
tación del Presidente de los Estados Unidos, declaro 
eonstítnfda esta Asamblea. 

Ser& vuestro deber, en primer término, redactar 
y adoptar una Constitución para Cuba; y, una vez ter- 
minada ésta, formular cuales deben sor, á vuestro jui- 
cio, las relaciones entre Cuba y los Estados X'nidos. 

Esa Constitución debe ser capaz de as^urar un 
gobierno estable, ordenado y Ubre. 

Cuando hayáis formulado las relaciones que, & 
vuestro juicio, deben existir entre Cuba y los Estados 
Unidos, el Gobierno de los Estados Unidos atloptant 
sin duda alguna las medidas que conduzcan por su 
parte & un acuerdo final y autorizado entre los pnc- 
blofl de ambos países, & fin de pi-omover el fomento de 
sna intereses comunes. 

Todos los amigos de Cuba seguirán cou ahiuco 
vuestras deliberaciones, deseando ardientemente que 
licuéis & resolver con tino; y que, por la dignidad, 
compostura personal y cuerdo espíritu conservador 
que caractericen vuestros actos, se patentice la aptitud . 
del pneblo cubano para el gobierno representativo. 

La diütinción fundamental entre un gobierno ver- 
daderamente representativo y uno despótico consiste 
en que, en el primero, cada representante del pueblo, 
cualquiera que sea su cargo, se encierra cstríctámünl^ 
dentro de los limites definidos de en manduto. 8iu 
esta restricción no hay gobierno que sea libre y cons- 
titucional. 

Conforme á la orden, en cuya virtud habéis siiUi 
electos y os encontráis aqni reunidos, no tenéis deber 
de tomar parte en el gobierno actual de la Isla y care- 
céis de antoridad para ello. Vuestros poderes están 
estrictamente limitados por loBtérminosdeesaorden.^ 
LEONARD WOOD, 
Mayor General de Volunfarioi; 
Oficial: Gobernatlor General. 

El Comandante de Etlado Mayor, 
J. B. HICKEY. 

CGaccUlOnoTiembre.) 
■ TtaMUpág. 7T8deltainaII. I»»»- 

DigitizedbyCoOglC 



Habana, 9 de Noviembre de IIXX). 

El Grobernador Geuei-al de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Justicia, ha tenido á bien disponer la 
publicación de la siguiente orden: 

I. Se prorroga, por la presente, hasta el 31 de 
Diciembre de 1900, inclusive, el plazo concedido para 
la inscripción de nacimientos por la Orden Ií9 36,* se- 
rie de 1899 de este Cuartel General. Esta prórroga 
será también aplicable á la iuscripción de matrimonios 
que no fueron iuscriptoB en su oportuninad. 

II. Se declaran vigentes, la Orden N? 36,^' Kcríe 
de 1899, en la parte que dispone que no es necesario 
instruir expediente para la inscripción de nacimientos, 
y las Reglas dictadas por el Secretario de Justicia (tn 
28 de Junio de 1899 pai'a la inscripción de los matri- 
monios & que se refiere la Orden N*? (¡6, ** serie de 1 899. 

El Comandante de Egtadu Mayor, 
J. B. HICKEY. 



SECBSTABIA DIS ESTADO 7 CKIBEBITAOIOIT 

En virtud de consulta elevada por esta Secretarfa 
pidiendo autorización para remitir directamente por 
Minductodel Sr, Cónsul General de España las Comi- 
siones rogatorias que las Autoridwles Judiciales de 
esta. Isla dirijan á las de miuclla Na«¡ón; el Sr, Gober- 
nador Militar traslada íV este Departamento la siguien- 
te comunicación que traducida dice asi: 

«'2f, Traslado. — Departamento de la Guerra. — Ofi' 
(íina del Secretario. —Washington, Octubre 80 de 1900. 
— Se traslada respetuosamente al Gobernador Militar 
de Cuba. — Del informe pedido al Departamento de 
Estado se ha sabido que no existe ningún inconvenion- 
t(í en que se cui-san [)or la Secretaria do Estado y Qo- 
bernacióu de (.'uba los exliortos que deban ejecutarse 
en EspaQa, remitiéndolos por conducto del Cónsul Ge- 
nei'al de Ü^pafía residente en la Habana, Cuba, para 
su tramitación, en lugar de enviarlos á este Departa- 
mento. — Por diaposición del Secretario de la Guerra, 

• Ví'iM \a» pAfB. B». 1! pdiciúD y S} <!<-■ la S! <M tomo I, lee». 



zedbyGoOglC 



aarence R. Edwards.— Tte. Cor, del R^t*? 47 de Yo- 
lontaríos de Infantería de los Estados Unidos, h 

Lo que se publica para general conocimiento. 

Habana, Noviembi-e 7 de 1900. 

Die.(jo íiuiiayo. 



SECRETARIA DE JUSTICIA 

Este Centro con f«clia 3 del actnal dijo al Presi- 
dente de la Audiencia de \a, Habana, lo que sigue: 

«Señor: «Como aclaracir>ii ú, los artículos 10 y 11 
de I» Orden n? 362 * de la serie corriente y evacnando 
noa consulta hecha á i'-sta Hocretarla por un Maestra- 
do de ese Tribunal, teugo el honor de comunicar k 
u^tcd que el plazo de tres días dentro del cual ha de 
celebrarse la vista á que se refiere el artículo XI em- 
pezará á contarse al día siguiente en que termine el 
plazo de 5 días que se conceden k las partes para per- 
wnarfie en el Tribunal Superior al ser emplazadas. " 

Lo que se publica en la Gaceta de i.a Habana 
para general conocimiento. 

Habana, noviembre 8 de 1900. 

Miguel Gener, Secretario. 



N'.' 459. 
CUARTEL CIBNERAL, OIViSION I>K CUBA 

Habmuí, 10 de Noviembre eV: 1900. 

El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Hacienda, ha tenido á bien disponer la 
publicación de la siguiente orden: 

A partir del 30 de Noriembre de 1900, las atencio- 
iiw carcelarias serán satisfechas directamente por los 
funcionarios de Hacienda sujetándose á las siguientea 
instrucciones: 

I. Debe exijirse á cada Jefe de Cárcel qu6 don- 
tro de la última decena de cada mes remita á la Ad- 
miaistración de la Zona Fiscal respectiva la nómina 
de personal utilizando la planilla prevenida y ajustán- 

* TitMiftpág.ieideeitetanio TU. tSOO. 



zedbyGoOgle 



(lose al lu-eBiipoeato aprobado por la Secretaría de Es- 
bido y Gobematíón. 

II. La exactitud do la misma la certificará elJe- 
fe <le la Cárcel, quien suscribirá también la certifica- 
ción que exije la Orden N9 29,* serie corriente, Cuartel 
Genei'al de la División de Cuba. 

III. Una vez liquidada y aprobada la nómina se 
procederá al pa^ en la misma forma que ae verifica 
M>u los maestros de instrucción primaria, es decir, ex- 
tendiendo un cheque por el importe del sneldo de cada 
funcionario y remitiendo todos loa cheques al Jefe de 
cada Cárcel par» hu entrega á loe interesados, 

lA'. Inmediatamente de cumplido lo dispuesto 
cu la regla anterior se dará conocimiento á la Secreta- 
rfa de Hacienda expresando la OVrcel de que se tmta 
y el iniímrte satisfecho. 

V. Ijos "uoitc/ieM" para liacer efectivo el mate- 
rial y la manuteudóo deben e^tar certificados por el 
Jefe de In Cárcel á que correspondan y subscriptos por 
el proveedor. I^a» cuentas que á aquellos se acompa- 
ñen deberán llevar el "conforme" delJefe de la Cárcel. 

VI. l'iia vez aproba<las las cuentas por pi-esen- 
tarsc en la forma prevenida y estar ajustarías al pre- 
supuesto aproliatlo, se extenderán cheques individua- 
les que se entre^pirán á los interesados ó se remitirán 
al Jefe de la Cái-eel para su entrega á quien con-espon- 
da, según el caso, 

VII. Terniinada« estos piaros el Administrador 
de la Zona dará cuenta á la Sinretaria de Hacienda. 

El ComanduHte de Eetado Mayor, 

3. B. HICKEY. 



X9 ia-í. 

Habana, Jj de iVocíentére de 1900, 

El Gobernador General de Cuba, A propuesta del 
Sí-eretario de Justicia, ha tenido á bien disponer la 
publicación de la siguiente orden: 

Los incisos segundo y tercero del Artículo 632 de 
la Ley <le Eojuicianiieuto Criminal, modificado por el 
párrafo A'I de la Orden del Cuartel General de la Di- 

• Véaio la p4([. 73 del tnmp T, IM". 



zedbyGoOglC 



visjón de Cuba, N" 181,* serie de 19()0, serán sustituí- 
doH por los incisos siguientes: 

"Con tal objeto se entregarán los autos á cadaDe- 
feusor por dicho término de 5 días. Durante ellos es- 
tarán de manitiesto en la Secretai-ía del Tribunal la 
TOrreBpondencia. libi-os, papeles y demás documentos 
fehacientes no agref^os (\ los autos. 

Si ei procesado, ó persona civilmente responsable 
n<i tuviere constituido defensor en los auto», ni lo 
nombrase en el acto de enti-egarle líi copia á que se re- 
fiere el párrafo anterior de eiite mismo articulo, á pe- 
sar de ser requerido (»n tal objeto en ese acto, lo que 
se liará constar, el Tribunal le nombrará defensor de 
oficio, con quien se entenderá dicho trámite. 

El término de 5 días es impron-ogable excepto si 
se aliviare bajo juramento justa eausa á juicio del Tri- 
bunal, en cuyo caso podrá prorrcííarse por otros cinco 
días á lo sumo. Si resultase no ser cierta la cansa ale- 
gada, pe aplieant la pena del perjurio. Si hubieren de 
formularse conclusiones por más de cint-o procesados 6 
personas responsables civilmente, poilrá redneii-se el 
término prudencialmente por el Tribunal para cada, 
uno, ó bien sef^larí^e un término común de 2U días, 
sin entivga de autos, teniéndose éstos de manifiesto en 
la Secretaría para que en ella se instruyan los defen- 

En el caso de entregarse los autos al defensor ó 
defensores, si no lo devolvieren con el iii'iniitcevacua- 
do antes de comenzar la primera audiencia inmediata 
después de vencido e! término, quedará de hecho in- 
r-xirso el moroso en una midta de cinw pesos en mone- 
da de los Estados Unidos, por cadadiade demora. £1 
Tribunal cuidará bajo su responsabilidad de que se 
h^an efectivas dichas multas." 

El Comandante de Eatado Majfor, 
J. B. HICKEY. 

(Gaceta 15 nDviimibn'.) 



JI'Í 46.t. 

Habana, IS de Noviembre de J900. 

El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Hacienda, ha tenido á bien disponer la 

■ Y«s3i>l>pdg.llS(lcltDmaII.19W. 



zedbyGoOglC 



28J COLBCCláW I-R<Í1BLAT1VA 

publicación de In aiguiente orden, eu Bustituci6n de la 
N? ;í06,* qne fué suspendida por la Orden K? 312,** 
8. c. de este Cuartel General: 

I. Deede In. publicación de esta Oixlen (itiedai-á 
reformada la Orden NV 106,*** Cuartel General de la 
División de Cuba de 11 de Julio de 1899, y demás dispo- 
siciones que rigen sobre la forma de tributar al Kstádo 
y á los Munieipioa los Bancos y Sociedades compren- 
didos en los epígrafes 5, 6, 7 y S de la Tarifa segunda 
déla Contribución industrial, c^n arreglo X las ar- 
tículos siguientes: 

II. Oontribuirjín al Estado con el 8 por ciento 
de sus utilidades líquidas: 

(o) Loa bancos de emisión y descuento, ya ope- 
ren sobre bienes iumuebles, ya sobre valores mobiliarios 

(6) Las sociedades por acciones, menos las mi- 
neras, y las Cajas do ahorros y Monten de Piedad 
declarados o&ciales y comprendidos en la tabla de 
exenciones. 

III. Contribuirán al Estado con el 6 por ciento: 
(a) Los Ferrocarriles de servicio general 6 sea 

los destinadlos á la explotación piíblica para el trasporte 
de viajeros y tráfico de mercancías <|ue sean de com- 
pañíaí) ó de particulares, con arreglo á la L^slación 
vigente sobre la materia. 

(6) Tjas empresas destinadas íi la navegación. 

IV. Las Compaflias de S^uros contribuirán con 
el 2^ por ciento sobre las primos que perciban anual- 
mente de los asegurados. Se exceptúan del im- 
puesto las Sociedades de Socorros Mutuos, cuyas 
operaciones se reduzcan á repartir entre sus suscripto- 
res el e(j|UÍvalente de los daños sufriilos por una parte 
de ellos sin opción á beneficios. 

Queda suprimido el impuesto sobre las comisiones 
de los agentes. 

T^a administración, investigación y cobranza del 
impuesto se liará con arreglo á las disposiciones vi- 
gentes. 

V. Los Bancos, Sociedades y Krapresas extran- 
jeras ó Hus sucursales que h^an operaciones en esta 
Isla, contribuirán por el concepto respectivo con arre- 
glo A los artículos anteriores. 

• Veta» la pág. 84 de eale lomo 111. ]»U0. 



zedbyGoOglC 



DE LA ISLA Da CUB* 2B5 

VI. LoB BaDcos, Sociedades y Empresas extran- 
jeras & BUS Bucuntales que hagan operaciones en esta 
Isla, prcBentarán relación jurada por duplicado á la 
AdniiuiBtración de Rentas é Impuestos de bu domici- 
lio en que expresen el vencimiento del año social, el 
capital de la sociedad 6 el que destina á. sus operacio- 
nes en esta Isla, y el nombre de sns a^ntes ó ad- 
ministradores. Con la relación jurada presentai-ñn 
copia por duplicado de sus estatutos y escritura social. 
Las Administraciones de Reutas é Impuestos remiti- 
rán el duplicado & la Secretaria de Hacienda. 

Ijos Bancos, Sociedades y Empresas que se esta- 
blezcan de nuevo, cumplirán ese requisito antes de dar 
principio á shh operaciones, lias establecidas ya, lo 
harán en el término de sesenta días contados d^de la 
publicación de esta Orden en la Gacet.\ de la Ha- 
bana. 

VII. Los Bancos, Sociedades y Empresas á ex- 
cepción de las de Seguros, obligados íi tributar con 
arreglo A esta Orden, presentarán cada seis meses & la 
Administración de Rentas é Impuestos de la Zona 
Fiscal de su domicilio, un estado de sus operaciones 
en Cuba, y al ñnalizar el año social, el balance general 
de las mismas, y si fueran sociedades anónimas, la 
Memoria anual que los directores presentaren á los 
accionistas. Con vista de este balance y de la Memo- 
ria en su caso, hc practicará la liquidación y cobranza 
del impuesto. 

Las Compañías de Seguros presentarán los docu- 
mentos que determina la Instrucción de 1? de Diciem- 
bre de 1893. 

Si la Compañía tuviere su domicilio en el extran- 
jero se entenderán las Administraciones de Hacienda 
con sus agentes ó administradores en esta Isla, de los 
cuales será la obligación de presentar los estados, ba- 
lances y memorias á que se contrae el párrafo ante- 
rior. 

VIII. Si deati-o de los dos meses siguientes á la 
terminación del semestre ó del año social dejaren de 
presentar los Bancos, Sociedades ó Compañías ó los 
agentes y administradores en su caso, los estados, ba- 
lances y memorias á que se contrae el articulo ante- 
rior, las Administraciones de Hacienda procederán á 
practicar las investigaciones necesarias hasta recono- 



zedbyGoOgle 



cer los libros de dichos Bancos, Sociedades y Compa- 
ñías para hacer la liquidación y cobi-anza del impues- 
to, poniendo el hecho en conocí miento de la Secreta- 
ria de Hacienda. 

Las liquidaciones que en ese caso practiquen las 
AdminiRtraoionos serán apelables para ante la Secre- 
taria de Hacienda y, aprobadas por éjíta, será exigible 
la cuota litjuidada, sin perjuicio de los ulteriores re- 
cursos que puedan cjemtjvf los Bancos, Sociedades y 
Conipailías. 

IX. No cataran sujetas al impuesto como utili- 
dades liquidas, las sumas que se reparten á los accío- 
uiHtas tomándolas <lel fondo de reserva ó de otro que 
liaj-a estado sujeto ú, tributación. 

X. Se reputarán utilidades liquidas para la 
exacción del impuesto el saldo que resulte, dedxicidos 
de los ingresos realizados los gastos coiiiprol>ado8 <le 
explotación y entretenimiento del negocio á que se 
dediquen loa Bancos, íik>ciedades y Empresas. 

Será de alwno á lae Comimñías el importe de las 
contribuciones industrial y teiTitorial que satisfagan 
por las industrias tarifadas que ejei7-an y fincas que 
posean. 

XI, Los Bancos, Sociedades ó Compañías que 
sólo ejeivjín industrias comiirendidas expresamente en 
las tarifas de Sultsidio Industrial, contribuiíAn única- 
mente á los Ifunicipios con la cuota que lea con-es- 
pouda por las industrias de esa dase que ejerzan en 
cmla término municipal. 

XII, Tauíbifn aatisfan'in dichos Bancos, Socie- 
dwlcs ó Compañías á los Municipios en que cstín sitos, 
la contribucióu territorial que corresponda á las íin- 
cají 6 terrenos que posean en el término. 

Sólo se exceptúan de la contribución terrritorial 
los teri-cnos ocupados por las líneas de ferrocarriles 
ya sean genei'ales ó trasversales, y los edificios encla- 
vados en los misinos ten'cnos, destinados á estaciones, 
chuchos, desviaderos, plataformas, atinac-enes de carga 
y descarga, talleres y demás anexidades necesarias para 
la e.xplotoiñón de las lineas. 

El Coman tía» íe de Eitado Mayot', 
J. B. HICKEY. 



zedbyGoOglC 



Habana. 14 <fe Xorientin- de 1900. 

El ftobei'iia<Jor (Jeoeral de Cuba, h propuesta <IoI 
Secretario tic Hacienda, ha tenido ü hiou disponei' 1n 
. p ubi i (ración de la tíignieute orden: 

I. Las Oísas de Salud pagarán en lo sucesivo h 
los Municipios la siguiente contribuciÓQ anual en mo- 
neda de los Kstados X'nidos: en la Habana, doscientos 
pesos; en poblaciones de l'f y ^} clasi*, cien pesos, en 
las demás poblaciones cintrnentit pesos. 

II. Pastm i'v 1» 5*^ Tttiifa para t{\u- puedan ser 
gravadas por los Municipios como ingi-esos voluntarios 
conronne al pürni.fo (a), Artículo IV de la Orden 
X*^ 254,"^ las signient€« industrias: 

Tiendas de ttdtacos, cigarros y fósforos y sus 
anexas sin fabricarlos. Tiendas de frutos del país. 
Baratillos en genei'al y todos los epigrafía de la clase 
d<V;imacuarta de la Tarifa 1'.' 

Cantinas; Casas de baQos: Trenes de lavatlo: EHta- 
blecimieutos para la venta de leche, nata y manteca 
de vacas con establo para el ganado; Ti-enes de leche 
de burra, y Alquiladores de vdocipedos y bici<'lcta8 
de la Tarifa 2? 

III. (¿uedan suprimidos los «¡gnientes epígrafes 
de las Tarifas de la Contribución Industrial: 

Empresas periodísticas y otras anfvlogtks; iínipre- 
safi de conciertos; Ayudantes de Obras Públicas; Can- 
cilleres y Begistradores de las Audiencias; Escriltanos 
de Cámaras, Escribanos de actuaciones: Intírpi-etcs 
jurados cerca de los Tribunales: Practi<-antee: San- 
gradores, Minístrales y Callistas. Profesores dc(li(;a<los 
á la KnseCIanza, Pi-ocuradores (1<! Aiulienciae y Tribu- 
Dales y Secretarios de Tribunales y Juzgados Muni- 
cipales. TasíMiores de Costas. Agent'iíis de l'ompas 
(ünebres. 

IV. Queda también abolido el epígrafe 7?, sub- 
alquiladores de habitaciones, de las Industrias de 
Patentes. 

El Cnmantlantñ de Estado Mayor, 
J. B. HICKKV. 



zedbyGoOglC 



COLBCCIÓH LEGISLATIVA 



Habana, 15 df 2{^ovie>nbre de 1900. 



El Gobernador General de Cuba, á propiienta dol 
Secretario de Jasticia, ha tenido á bien disponer la 
puMiroción do la sigoiente orden: 

I. Desde la publicación de la presente orden liar 
hrX en cada uno de los Juzgados de Primera Instan- 
cia (: Inetruceión de la lela de Cuba dos' Perit<is CWi- 
grafoa que tendrán por obligación auxiliar lí los Tri- 
bunales de Justicia dentro del partido judicial en <ine 
residan en la prííctiea de cuantos actos íi openiciones 
puedan considerarse de su incumbencia. 

II. Lo» peritos calígrafos á. que se refiere el ar- 
tículo anterior, podrán cobrar honorarios en los at^un- 
tos civiles H la {)arte interesada cuando no estuviere 
declarada insolvente, !i razón de tres pesos moneda de 
los Estados I'nidos iX)r cada tmbajo que realicen; y 
cuando fste consista en el examen y cotejo de escritos 
estensos, podrán cobrar adem^H cincuenta centavos 
por cada hoja que hayan de examinar y cotejar, á ex- 
cepción de la primera. DichoH peritos estarán obliga- 
dos & prestar sus servicios en asuntos crimiualeB sin 
retribución alguna; pero quedándoles reservada su ím- 
<-i&n para ([ue puedan reclamar el importe de sus de- 
rechos en el caso de hal)er condena de costas iv la per- 
sona que en ellas resulte condenada. 

III. Las plazas de Peritos Calígrafos á que se 
refiere estji orden, serán cubiertas libremente por el 
Secretario de Justicia, en personas ()ue tengan el titulo 
de Maestro de l'rimei-a Ensefian?» KlemenUil ó de Pri- 
mera Enseñanza Superior, que no estén desempeñando 
ninguna plaza retribuida en el Rumo de Instrucción 
Pñblic». 

El Comandante de Eglado Mayor, 
J. B. HICKEY. 



N9 409. 
Habana, 1'» d, yodemhre de 1900. 
Kl t!ol>ernador General de Cuba, á propuesta del 
Recretario de l-jtt-ado y Gobernación, lia tenido á bien 
di8(>nner la publii'ik'ión de la siguiente onlen : 

I. Por convenir al mejor sen-icio y & solicitud 



zedbyGoOglC 



de la mayoría de los vecinos, de acuerdo con el Ayun- 
tamiento interesado, se traslada la capitalidad del 
Término Mauielpal de Santa Cruz del Xurte, que resi- 
de en dicho pneblo, al de San Aiitoniu del Rio Blanco 
del Norte. 

II. El Gobernador Civil de la Habana queda en- 
cai'^ado de la ejecución tle lo que en la pifsente orden 
Re dispone. 

El Comandanie de Edado Mayor, 
J. B. HICKEY. 

IGactta IS iwviiimbrv.l 



N9 470. 

Habana, l'i de Noviembre de J900. 

El Gobernador General de Cuba, A propuesta del 
Secretario de Instrucción Pública, ha tenido íi bien 
disponer la publicación do la siguiente orden que mo- 
difica la N9 171*de 24 de Abril de 1900: 

I. Los estudios que se cursan en la Escuela de 
Comercio, anexa al Instituto de la Habana, son: 

Cálculos Mercantiles. 

Teneduría de Libros y Contabilidad aplicada al 
Comercio, Empresas y Oficinas Páblicas. 

Práctica del Comercio. 

Geografía Industrial y Comercial. 

Economía Política y Nociones de Hacienda Pu- 
blica. 

Estadística. 

Legislación Mercantil. 

Derecho Internacional Mercantil. 

Historia del Comercio. 

Historia y reconocimiento de los proíluctos co- 
merciales. 

II. Estos estudios se agriiparAn de la manera si- 
guiente. 

Í Cálculos Mercantiles i curso. 
Teneduría de Libi-os y Con- 
tabilidad " » 
Práctica del Comercio •• » 

1 Estadística i curso. 

Asignatura B. -| Geografía Industrial y Co- 

( mercial " » 

' V6tHie1atiiH-^^'leltopiotI..|g(M. 



zedbyGoOglC 



ARigni^tiii-ik C ■ 



Asigniitiira D. - 



Economía Política y Hacien- 

daPúblíca i ciirso, 

Lgisladóu Mercantil u » 

Derecho Internacional 5£er- 

cautil )■ " 

Historia del Comercio i curso. 

Ilistoi-ia y reooiiocimiento de 

de los productos comercia- 



III. Ii& Escuela ten<lrá. anexas una oliciua i>ara 
trabajos prácticos de eacrítorio, bancos, ct<'., y un la- 
l>oratorio y museo pai-a reconocimiento y exposición 
de prwiuctOK comerciales, 

IV, Habrá exámenes tíñales de cada estudio, que 
Hcráu por escrito, y tendrán carácter práctico cuando 
la materia lo exija. 

\. El Instituto admitirá á los ejeixricios [>ara el 
grado de Pi-ofe«>r Mei-cantil á los alumnos ipie hayan 
aprobado to<los los estudios de la Escuela y además los 
siguieuh-n: 

Aritmética y Algebra. 

(¡cí^nrfía rnivernal. 

Taquigrafía y escritnnv en máquina. 

Inglés y Francés, 

Ijos ejei'cicios para el giwlo serán do.s: uno escri- 
to sobre un tema que elegiri'i el graduando tie una lista 
' preparada de antemano por el Tribunal y otro prácti- 
<x). ({W. consistirá en reda<;tar todos los trámites de 
uuaopera<'i6n mercantil, elegida enti'e tres sttciulas á 
la suerte. Se concederán al cantidato tres lioi-as pai-a 
este trabajo. 

VI. Fara ingi-esar cu 1» Escuela, neci.'sitai'á el 
alumno tener catorce años cumplidos y pasar el exa- 
men <le admisión que se exige á los del Instituto. 

VII. El estudio de ¡a Aritmética y Algebra ha 
de preceder al de Cálculos MercantilesyTenednríade 
Libros, y éstos al de Práctica del Comercio. El de Geo- 
grafía l'niversal y Estadística al de Geografía indus- 
trial y comeicial. El de Legislación Mercantil al de 
Derecho Mercantil Internacional. 

Disposiciones tk.\ksítoki.ís. 

El profesor de la Cátedra «D» continuará dan- 
do iw medio curso de Náutica, Cosmografía y Pilo- 



zedbyGoOglC 



taje, mientnis no sa OTgaiiicf! la Escuela especial <le 
Xáutica. 

LoH ahimnofl qnv: en :iO<]e Septiembre último hu- 
biesen hecho los estudios <le las asignaturas que so exi- 
jíeii para el grailo de Perito por el Plan de 18S0, pue- 
den frraduarse de l^ixifesores ulerean ti les como estu- 
dien las asignaturas de Historia del Comoreio, His- 
toria y reronorimieuto de produtítos comerciales y 
Derecho Mercantil Internacional, y exaaiiuen esas ma- 
terias conforme A los ejercicios (jiie se twtaltlecen eu 
la presente Orden. Los <]ue en el año anterior hii- 
liieseu cursa(h> solamente la aíiignattira de Aritmética 
razonada tendrán i(uc aprobar 1» de .ilgcbra para 
que puedan Bcr admitidos & los exámenes de Cálcu- 
los Mercantiles y Teneduría de Libros, Los que 
tuvieren aprobiidas las asignaturas de Aritmética 
Xcrcantil y Teneduría de Libros y, á tenor de 
laOnlenN'.' 171* se hubieran matriculado en las de 
Teneduría de Libros y Pnictica del Comercio, se en- 
tendenin mati'icuIa<Ios en e.-*tii segiinda a»ignatura ó 
clase, cii la forma («tablecida por el présenle Plan. 
Tjos i|Ue por el Plan anterior hubiesen estudiado 
en una sola clase mat^;riíis (¡ue ]>or el prcs«'nte han si- 
do fcparadas. no tcndi-án necesidiul de rci>elirlas. 

El Comandánfr. (h- K-lado Moyur, 
J. B. HICKEY. 



Il'ibaim, }•> til- X<,vkni!>,-c de JWn. 

El íiüliernador General de Cul»a. á propiicKta del 
Secretario de Justicia, lia tenido & bien disponer la 
publicación de la siguiente onlen: 

I. Ilabitmdo obtenido sus puestos según lo prea- 
crili» por el Artículo Sfl.'í de la Le\' Hipotecaria, rjue- 
tlan ratifícalos en sus caicos los Registradores de ta 
Propiedad do Habana ('entn>, Haliaua Occidente, 
C^enfuegos, Santa Clara, Santi^o de Cuba, KE^ua. 
Guanajay, San Antonio de los ItaQos. Jaruco, San 
í'ristóbaí. Alacranes y San Juan de loa Remedios. 

II. Se dcclai-a ipie tiene la categoría de 3^ fínica 
ijue adquirió con arreglo al .\rtículo ■'¡OS citado. 



zedbyGoOglC 



Eugenio ÜánrAet Fncntet. (|ne sirve actualmente el 
Registrro de la Propiedad del Mediodía de la Habaua, 
y se le nombrará en propiedad por la Seci-etaría de 
Justicia, para un Registro ilc la expresada 3" Cate- 
goría. 

III. Lili» vacantes atítuales y las que rcRulten en 
lo suwsivo se proveerán en propiedad con arreglo á 1» 
Trf^y. 

IV". La fieeretaría de Justicia queda encalcada 
<le tollo lu qUe »ea nceesario para el cumplimiento de 
esta orden, y de aclarar ó resolver todas las diid«« que 
la misma pueda ofrecer. 

El Contandante de Estado Mayor, 

J. E. JIICKKY. 



Habana, l'> de Xoríenibre de 1900. 

El Gobernador Geiieml de Cnl>a, i'i propuesta del 
Secretario de Justicia, ha tenido ÍÍ bien disponer la 
publicación de la siguiente orden; 

I. Se nombra Registi'ador de la Propiedad de 
Güines á Ewjenio Sánchez Fuenten y PelAet que lu cni 
del Mediodía de la Habana. 

II. Queda encargado provisionalmente del Re- 
gistit) de la Propiedad de la Habana, FHix Iziiaga, 
desde la publicación de esta Ordeii y hasta tanto que 
por este (íobierno General se determine lo conveniente 
par» la supresión definitiva de dicho Registro, 

El Comandante de Estado Mayor, 

J. lí. HICKEY. 



S'.' 474. 

Hahana, 19 de Noviembre de 1000. 

El Gobernador General de Cuba ha tenido á bien 
disponer la publicación de la Circular núm. 20 de la 



zedbyGoOglC 



De La. iSla dh cUha 2M 

Siiperinteiidencia de Escuelas, para coiiocimiento y 
guia de aquellos & quienes interese. 

El Comandante de Edado Mayor, 
J. B. HICKEY. 

CIRCUtiAB NVM. 20. 

SITFEBnTTENLENCIA DE ESCUELAS SE CUBA 
Habana. 

Exámenm de Im marelroá. 

La ley por la cual se han organizado laa escuetas 
(le Cuba, autorizaba & las Juntas de Educaci&n para 
que emplearan como maestros á los hombres y mujei-es 
mtis inteligentes y aptos, con la condición de que todos 
habían de prepararse para sufrir más tarde un examen. 
Las personas más iuteligentes de la Isla se presentaron 
prontamente para emprender la gran tarea. A ñnes 
de Junio último, 3,500 maestros daban instrucción & 
150,000 niSoa cuítanos. La mayor parte de estos maes- 
tros apenas ha tenido oc;iiSÍ6n para hacer estudios su- 
periores, pero existe un espíritu que sobrepuja al cono- 
cimiento adquirido por medio de los libros, y en éste 
descansa la esperanza de las escuelas de Cuba. 

Al principio las escuelas fueron organizadas de la 
manera más imperfecta; no habia libros, ni encerados, 
ni carpetas para los niflos ni aún los útiles más simples; 
habla muy poco más que el aula y el maestro, y sin 
embargo, casi sin protesta esa noble agrupación traba- 
jó por espacio de semanas y meses manteniendo la 
nniún de la escuela, y enseñando tos nifios por medio 
de instruccJ6u oral durante cinco horas diarias. 

Probablemente ningún otro cuerpo de maestros en 
el mundo tuvo nunca que resolver un problema tan di- 
fícil ni emprendió con más valor su trabajo, que los 
maestros de Cuba, no obstante, la mayoría no ha- 
bla tenido la más pequefia experiencia en las es- 
cuelas. 

Ha sido y será siempi-e el propósito de esta oficina 
el conservar ese entusiasmo en las escuelas, ayudando 
á ejercitar á maestros tan ñeles como los «lue se en- 
cuentran actualmente en ellas. Esto motivó la gran 



zedbyGoOglC 



excursión ú Hai-\ard y 1» organií'JKni'iD de las p.scuehí^ 
iK> verano en la IhIh y siempre ha obtenido el ajwyo 
cordial del (jobeniatior Militiir. Si se liubiei'a inten- 
tado oxauíinar iV loa niaesti-oK en época anterior el i-e- 
nultndo Uiiliiciti HÍdo contriipiiHlnirent^' pam \n Isla, 
pnes liubiera alejado de liis <t<«'tiel:is algunas de ]a.s 
más Imllanten inteligeiieias. Por lo tanto, mientras 
íie iiieitaba íi los maestros i>oii la idea do futuitiB exá- 
mcncí«, la feeha pank la eelebraeión de í'stiw se ha ido 
posponiendo de tiempo en tiempo por varias razones: 
í'rimeni, porqne se veía ([ne los maestros trabajaban 
aaiduament« i)reparriiidoso tanto en los métodos de en- 
señanza eonif) en los conociniientoíi de las materias del 
curso do estudio. Segundo, poniue estaban agobiados!, 
por lo» cuidados de laa nnevius escuelas nrganixadas en 
las míis difííiles cojidicinn&s y la idea de exámenes 
jMJndientes w'ilo sería un nue\-ü motivo de enojo. Ha 
sido un deber agiadable (J reconocer tan leales vsfnpi- 
zos y conceder bastante tiempo í\ los maestros para 
preparju'se. En Febrero pi'óximo, un año completo ha- 
brá transcurrido y en CSC unes, como también en algunos 
mes<» subsecuentes, se efectuarán los exámenes para 
obtener certificados. La fecha exacta se anunciará á 
su debido tiempo. 

líl examen de los maestros de Cuba no será sim- 
plemente para hacer una prueba de sus conocimientos, 
sino que proporcionai-á una excelente oportunidad, no 
sólo para dirigir sus estudios, sino también pam mo- 
delar sus métodos de enseñanza. 

Como medio de guía eu el estudio que han de ha- 
<íGr lo» maestros y para evitar la pérdida de tiempo en 
detalles iuátiles, en estiv ciiculAr se dan á conocer 
exactamente los temas ó preguntas de cada asignatu- 
ra «lutí ha de constituir el examen ; pero estos temas son 
tan amplios, que requieren un estudio inteligente y 
acabado. Este plan demostrai-á á los ma^sti-os que en 
sus propios estudios y en su trabajo con los alumnos, 
deben aprender á ti-atar los temas vxm junplitud y pen- 
sar y enseñar á pensará sus discípulos y no meramente 
cargar la memoria con inútiles fechas, nombres, luga- 
res, ct<i. Este es quizá el mejor medio de hacer com- 
jireiider á los maestros de una nación qué clase de 
enseñanza se espera de ellos, pues los exámenes de l<is 
discípulos seguirán el mismo plan general. El primer 



zedbyGoOglC 



II que siifrífán los maestros y tlemán aspirantes 
á certificados, será sencillo, con objeto de dar los cor- 
tilicados que se conocerán como de "Primer Grado"', 
(|ue les (lanv derecho á ensefíar por un tiempo limitado. 
Habrii otros exíinicnes del mismo {írjido duraiitn el res- 
to ilel (ion-ient<í año escolai-, tambií-n cvmo duranti' 
Julio y Agosto próximo, üc a(jni ¡t lui año, ó qutzií 
nu ]io(u antes, He les dará una oportunidad para su- 
frir otro examen algo más difícil, pai-a obtener el cer- 
tificado de "Segundo Urado", dando éste dci-edio .1 
enseñar por un períwlo más largo. Máít adelante, 
proliablemente dentro de dos años, teudi-iin lugar otnts 
exámenes en que se incluirá la inspección práctica del 
tnibajo del maestro en el aula, dándose entonces lo que 
se conocerá como certificado de "Tercer Grado" (^el 
más alto), bajo condiciones que se anunciarán más 
adelante. Este examen retiuerirá de ciKla muestro 
por lo menos dos ó tres años de estudios dirigidos con 
inteligencia. Es indudable que el noble grupo de 
obroi-os que se adelantaron para llevar á cabo la difícil 
tai'ea de organizar las escuelas este afio, podrá así ga- 
nar y sostener los mejores puestos del sistema de es- 
cuela que ha creado. De este modo al organizarse en 
breve las Escuelas Normales permanentes pitra la ius- 
Eracción de los futuros maestros de Cuba, será el primer 
cuidado deestaoñcina proveer losmediosdelustruii' y 
wlelantar el inteligente grupo de maeíítros que ha hecho 
hist/irico para las escuelas de Cuba el presente iitlo. 

Kjr'imcnc» (í« Febrero de 1001. 

Los siguientes tenias constituirán los esámentis de his 
maestros y demás aspirantí's que lian de verificaí'- 
sc en Febrero de 1 901 : 

Historia. — ■ 

1. Los viajes de Colón. 

'2. Breve relación sobre los Indios «le t'ulKV. 

.?. Piratas y corsarios en Cuba. 

4. Toma de la Habana por los Ingleses; sus can- 

sas y efectos. 

5. La esclavitud en Cuba. 

(1, La guerra de los diez años. 

7. Ija ídtima guerra de ¡ndñpendcueia. 



zedbyGoOglC 



COLECCIÓN LEGISLATIVA 



1 . Sitiuiicién, auperÜcie y clima de Cub». (Vían- 

se las pjíginas 1-5 del Suplemento de la 
Geografía Elemental usada ahora en las 
escuetas). 

2. Bosqiiejar el niíipo de Cuba, sefialaf <ljez ciu- 

dades priiicipaleH y loa llinites de las seis 
Provincias. (Véause las páginas 2 y 10-12 
del mismo Suplemento). 

3. Historia breve dol cultivo del café, el azücar 

y el tabaco en Cuba. (Véanse las págiuas 
6-S del mismo Suplemento). 

4. Descripción física de la América del Norte. 

(V&inse las páginas 54—fi8 del libro de 
texto). 

5. Liigares principíales de los Estados Unidos 

que producen algodón, trigo, ganado, car- 
bón y hierro. (Véaaso las páginas 70-7r> 
de dicho texto). 

(i. Distribución de las cinco razas humanas en el 
mundo. (Véanse las páginas 52-53 del 
texto). 

7, Comparar la vida doméstica de los Esquima- 
les con la de los Cubanos. (Véanse las 
páginas Í2-44: del mismo texto). 

Lkn(íIIaje y Gkam.ítica.— 

1. Explicar jxjr qué la» siguieiilcs palabras se 

acentlían 6 dejan <le acentuarse: narií!, 
árbol, Cuba, onlen, Carlos, Inglés, Colón, 
asi , Cárdenas, día, <jué, que, cómo, como, ó. 
También se dictará á los inaesti-os un breve 
ejercicio como prueba de sus conocimientos 
ortográficos. 

2. Como pruel)a de habilidad en el uso del idio- 

ma, cada maestro escribirá unas doscientas 
palabras sobre un tema sencillo que se anun- 
ciará á la hora del examen. 

;i. Conjugación en todos sus tiemj>os de un ver- 
bo irregular elegido por el aspirante á cer- 
tificado, subrayando las formas irregulares 
del mismo. 

4. Escribir cuatro cartiis breves: (1) presentan- 
do im amigo á otro; (2) recomendando á 



zedbyGoOglC 



nna persona para un empleo; (3) una ins- 
tancia & la Junta de Educación solicitando 
una plaza de maestro; (4) pidiendo infor- 
mes sobre algfiíi acontecimiento. 

AbIT HÉTICA. — 

Resolver ocho problemas sacados á la suerte de 
una colección de problemas irapresos, to- 
mados del libro de texto (Aritmética Ele- 
mental de Wentworth) usado en lae escue- 
las públicas; omitiéndose los eomprendidoa 
de^a6! de la pá^na 1C8. 



1. Por qué deben bailarse los niflos. 

2. El cuidado de los dientes. 

;). Efectos del airo impuro en el aula, 

4. Posición en que deben colocarse los niños en 

sus carpetas cuando estudian. 

5. El cuidado de los ojos en el aula. 

6. Cómo deben colocarse en el aula las carpetas 

de los discípulos? 

MÉTODOS DE Esheí5a?iza.^ 

1. Cuatro plaues de lecíiiones de Geografía, His- 

toria 6 Lectura. (Véase el "Manual para 
Maestros," página^í 25-37). 

2. El Qso de objetos en la enseñanza de Aritmé- 

tica. (Véase el mismo "Manual," pági- 
nas 99-114). 

3. Método para eiiseñar á los discipnlos á leer. 

(Trabajo de lectura, primer año; véase el 
"Manual para Maestros," páginas 48-68). 

JVoíd Kobr'. tm ExAinrnrs. 

Se concederá una bortí p)H"a escril)ii' sobre cada 
asignatura. 

En Historia, Geografía, Higiene y Métodos de 
Enseñanza, cada aspirante escogerá á la tenerte un 
tema de cada materia y ésto solo tema constituirá el 
examen completo. En Lenguaje y Gramática y en 
Aritmética, cada aspirante tendrá que sufrir examen 
en todos los temas arriba mencionaíloH, 



zedbyGoOglC 



Xo m lian pi-ovinto a,(in \a¡s escuelaB de texto» de 
Historia, do Cuba, por nn IiaIigi'ko «mcontrado todavía 
uno á projjósito. I'oi' (.tita i-azóii, sí- dniún iiistruccio- 
tios á los exami 11 adore» pai'a igne sean indulgentes en 
las calificaciones di^ c-stA asigiiatnra. Sin embate, 
los aspirantes á (íeiüficados deberán hacer uso de toda» 
las fuentes de inforraalíión tiue estín ü su nlcaiic^*. 
Eli las cindadeB no seríi muy difícil ni costoso & gran- 
des grupas de maestros el proporcionarse una serie de 
ocho conferencian iidctiirnas sobre los temas antes 
mencionados: ó por lo iiicuoK reunirse para- estudiar 
y ayudarse luutiiainentc. 

Se ha hnclio i-cfeiencia con oxactituil ¡i las pAgi- 
niifi del libro de texto de Gcíijíii^fíausiwlo en liis escue- 
las públicas, con objeto de indicar eu qué (.-onsistimn 
los exámenes de. esto aflo. líl candidato que demnes- 
tre íX)n sus respuestas que sólo ha tratado de retener 
en la memoria las palabras exactas del libro do t^xto, 
i-ecibiríi una calificación muy baja en los exí'tmenos, 
puesto que bc vo que dicho candidato no sídic estudiar 
ni usar los libros. La idpa se obtiene del libro, de- 
biendo pxpi-eaarla despulís el candidato con sus pi-o- 
pias palabras. 

Todos los municipios de la Isla han i-ecibido ejeni- 
jilares de la Geografía paiit. uso en las escuelas pfibli- 
cas y ésto hace que estí-n al alcance de los que en la 
actiuvlidad son maestros. Por la ]>reseute se autionni 
á los lutH'stros para que presten ejcmplai-es de la Geo- 
iírafía di»de la tarde del A'iernes basta la mañana del 
Lunes á personjis conocidas y de responsabilidad que 
intenten pasar examen en Febrero próximo, pudiendo 
exijir de dichas pei-sonits la garantía que estiineu con- 
veniente pai-a a-segui-ai- la devolución del libro, A 
cualquiera persona que no devolviese el libro en el 
plazo fijtwlo, le será negado después el uso del mismo. 

Se ha creído más conveniente en la asignatura de 
Tjenguaje y Gramática dar una lista de las palabras 
que sugieren las principales reglas y excejicioneR de la 
acentuación. X'ua disertación concisa sobre esUis re- 
glas, será suficiente. En la conjugación de un verbo 
irregular, se notará que ímicamente la parte irregular 
ha de Bubi'aj'ai'se; ésto demostrará «pie el maestro dis- 
tingue la parte i'cgular de la iri-egular. El objeto de 
las cna.tro cart'is breves es demostrar (pie el maestro 



zedbyGoOglC 



está familiarizado con la forma U3ual de (^orrespondeu- 
cia; la brevedad es una de las condiciones mf^s apete- 
cibles. 

Ed la asignatura de gramática nu Be recomienda á 
los maestros ningún libro en particular, porque el tra- 
bihjo ea de un carácter tan geneitil, que cualquier li- 
bro será suficiente; la instrucción de cualquier persona 
qne tenga un buen conocimiento de gramática bastará. 

Cualquier candidato que pueda i-esolver los pro- 
blemas (»nteuidoM en las IGS primeras páginas del li- 
bro de Aritmética de texto, puede pasar un examen 
perfecto en este asignatura. 

Las escuelas no están provistas do ningún texto 
de Higiene y por lo tanto el examen de estia asignatu- 
i-a se ha hecho tan sencillo que el buen juicio y pensar 
(xm cuidado será suficiente. Será nn buen plan que 
los maestros y demás aspirantes entre si cambien ideas 
respecto á los tremas de Higiene. 

Pai-a Métodos de Ensefianza ]>odrán tomarse los 
<Iel -'Manual [tara Maestros" ó ciiale^iuiera otn>8. 
Existiendo en la Isla pocos libros en esta asignatura se 
ha creído máíi conveniente l»i#iar estos primeros exáme- 
iie.= en el pequeño "Manual" que está al alcance de 
tctlos. Ejemplai-cs del Itfaniial han sido i-emitidoa ya á 
los maestros do todos los municipios, pero existen enl» 
actualidad unos dos mil ejemplares qne sei-án diatribui- 
dos gratis entre todas las personas que certifiquen al 
Superintendente de Escuelas que son aspirantes á cer- 
tificados en Febrero próximo. Las personas que escri- 
ban solicitando este libi-o deben hacer sus cartas lomas 
cortas y coudsjis posible, dando simplemente sus nom- 
bres y dirección postal, y nianifestondo su intención de 
presentarse á examen en Febi-ero próximo. Cualquier 
maestro de la Isla tiíndnii gusto, indudablemente, en 
prestar nn ejemplar del "Mauual" á nn aspirante. 

Por esbis "Notas sobre los Exámenes" se vei-á 
(|Utí las asignaturas se lian ea<'ojido entre aquellas ciiya 
fuent-e de información está al alcance de todos. Los 
aspií'antes no tendrán necesidad de incurrir en gasto 
alguno, ó á lo sumo tendrán (|ue comprar uno ó dos 
libros poco costosos- Efita circular <^ubre todas las 
a.signatuí:»»'. j se advierte á los maestios que no debeu 
prest»" "atención á nada que se publique variando en 
Jo más mínimo el texto de esta circular. Si se dieren 



.byCoOglc 



son COLECCIÓN LHCISLATIV» 

lluevas direcfiiones O explicaciones, (^uta» serán siempre 
sobre la firma del Superintendente de P^acuelaa. Tam- 
bién se llama la at^neión de los macstn>a hacia el he- 
cho de que todo anuncio de venta de lihroíj relaciona- 
dos con los exámenes es obra de empresas particulares 
no autorizadas por la Junta de Superinteudenteít. 

(Irruluación (Ir Ict Cfrtijieafh'. 

Lo» exámenes de Febrero de 11)01 serán para ob- 
neí el Certificado del «Primer Grado». Este certifica- 
do s6Io servirá por un afio A contar do )a fecba en que 
se expida. En Fobrei-o de 1902, ó un poco »ntes, sí 
se presenta la oportunidad, eual<)uier maestro que se 
encuentre en posesión de un certiJIcado de IVimerGra- 
do podrá examinarse, bien para obtener otix» certifica- 
do del mismo gi'ado, 6 por el del grado más alto 
(Sígiindo Grado). Un maestro podrá al finalizar el 
segundo año esaininarse por tercera vez para obtener 
el certiiicado de Primer Grado, i>erono se permitirá á 
ningfm maestro enseilar por más de tres aflos bí no ob- 
tiene el certificado del 'Segundo Grado. Después de 
Febrei-o de 1903. el maestro que sí>io posea el certifi- 
cado de Primer Orado no podiú recibir más sueldo qne 
el de Ayudante. 

La persona que haya riH-ibido certitieado de Se- 
gundo Grado, habiendo sufrido el examen que se dará 
de8pu('>8 de Febrero de 1901, ¡mdrá enseñar durante 
líos años sin somet-erse á nuevo examen, pero, si antes 
de la terminación del segundo afio no se ha presentado 
á examen para obtener el del "Tercer Gi-ado," deberá 
pri^sentarse para ser examinada nuevamente y revali- 
dar el certificado de '"Segundo Gi-ado'', observándose 
esta regla por cada dos añois 8ubse<^uentcs. Podrá ser 
nombrado maestro todo atiuel que se encuentre en po- 
sesión de este certificado, peix) después de Febrei-o de 
HKI4 ninguna persona que posea un cei-tificado de "Se- 
gundo Grado," y no de "Tener Grado", podrá ser 
nombrada director de e^scuela ni recibir niás salario 
que el de maestro. 

Cualquier persona ciue obtenga un certificado de 
■'Tercer Grado" podrá ser nombrada para cualquier 
puesto en las escuelas pdblicas y recibir el salario aag- 
nado á ese pu&sto. 



zedbyGoOglC 



^Niiigán maestro podrá presentorse á exámenes 
para obtener eertilicados de dos grados diferentes, sin 
que transcurra un espacio de tiempo no menor de seis 
meses entre ambos exámenes. 

Tal vez parezca extraño que en lugar de excitar á 
los maestros á que dediquen más tiempo al estudio, 
sea necesario prevenirles para que uo abusen del tia- 
Itajo, pero los maestros se deben al Estado y á bus dis- 
cípulos y deben presentarse siempre en la clase des- 
cansados y fuertes, no debiendo, por lo tanto, tomar 
cursos de «estudios que reclamen largas horas de tlii- 
bajo. Después de trabajar cinco horas en el aula, nin- 
gún maestro debería dedicar más de dos horas al estu- 
dio para prepararse paia el esamen, y estas dos horas 
s6lo después de haber preparado con cuidado su traba- 
jo para el dia siguiente en el aula. 

Al dar nn certificado de cualquier grado, la 
Junta de Superintendentes se reserva el derecho de 
recojerlo, después de oir á las partes cuidadosamente 
y siempre que dos terceras partes de dicha Junta lo 
acuerden; pero ningíin certificado será recojido sino 
por causa de inmoralidad ú otro acto que ofenda el 
honor del Magisterio. 

Calijieachnes. 

El máximum de puntos que se darán en las dis- 
tintas asignaturas, será el siguiente: 

Lenguaje y Gramática 4 

Aritmética 4 

Métodos de EnseSanza 4 

Historia 3 

Geografía Ü 

Higiene 2 

Total 20 

Si como resultado del examen, un maestro recibe 
diez 6 más puntos de los veinte posibles, será aproba- 
do y tendrá derecho al certificado de «Primer Grado". 

Despu"^ de verificados los exámenes se publicará 
una lista con los nombres de todos los maestros que 
hayan obtenido certificados, y ésta se remitii-á á las 
Juntas de Educación. Sti fijará una fecha después de 
la cual únicamente las pei'sonas qne estén en posesión 



zedbyGoOglC 



de c»tos certifica<lo3 ó cuyos nombréis apareiMMn en la 
mencionada lista como con derecho á los mismoH la- 
dran ser iiouibnulas mivostros en las oscmOim púbtifos. 

TrÍbuualeii(leej-ñm''¡i. 

Es un principio riíoouocido que los miembros (le 
lina profesión bou lan pei-soiias más aptas para cono- 
í-v.r tas cualidades de los candidatos & la misma profe- 
sión; tují, alK>gatlOK ó jueces examinan & lo» ftspimnt^N 
á la abogacia; doctore:^ en medicina, á los estudiante» 
de cHta carretil. Kste Kistema e« e-vcvlouto. ¿Qiii4''n 
más apto para juzgar de la» condiciones do un aspi- 
rante áciiali]uier profesión, que los uiicmbroH de la 
misma, que han dedicarlo t>oda su vida al iludió de 
ella, ó que por lo menos han empleado mfis tiempo 
que un lego en ese estudio? ¿(íuiéii pnede eonocer 
mejor qiio uu luaestni los medios y fines del tniltajo 
de uu aula; y quií^'n es más prolHible <{uq guarde con 
orgullo y celoso cuidado el estaiulai'te del profesorado? 
Sin atribuir en lo más mínimo nada que no sea los 
motivos más elevados, á cualciuier otro Tribunal de 
examen, <x>ino i|uiera que sea elegido, os un liecho, 
siu embargo, (jiie la jH'rsona que lu^^ un estudio 
de una profesión tiene el denvlio natural de i-eci- 
bir el estímulo de ser examinado por compañe- 
ros de la misma ju-ofesión. Aun (cuando el siste- 
ma do escuelas pñlilicas sea nuevo y aunque po- 
cos maestros tengan una larga experiencia, serta 
un gi'ave eri-or no reconocer ante todo el dereeJio 
natural que envnelve («ste principio; más aún, tti justo 
presumir que aquellos que han sido elejidos por su in- 
telegencia y cultura jiara dirigir la educación de los 
niños de Cuba sean los que mejores <«ndiciones reú- 
nan para juzgar de los méritos de aquellos que desean 
ser maestros, 

A los maestros de la Isla de í'uba está encomen- 
dado, por lo tanto, el solemne deber de elejir los 
miembros del Tribunal de Kxaiuen. Este Tribunal 
se compondiñ, bien de maestros ó de jirofesiu-es de iv- 
c(nioci<la competencia, elegidos por los maestixis. Kl 
Supcrintendi^nte de la Provincia cuando esté presento 
presidirá el Tribunal de Kxamen, aunque no actuanl 
como juez ni como niieuibro del mismo. Diirant^^ su 



zedbyGoOglC 



ausenciu podrá íiiitorízar á algún maestro para que 
presida. 

Cada candidato á certiñcado tendrá derecho Á (|iic 
reoonozean sub documentos tres miembros del trilm- 
iial, y el promedio de puntos asignados por éntos se 
tomfuíl como total. Únicamente en los casos de irre- 
gnlarídadea cometidas en la manera de conducir los 
exámenes, podrá apelarse de la decisión de Iqs trt-^ 
examinadores, y dicha apelación será dirigida al Su- 
perintendente de Escuelas de Cnba, quien archivará 
en su oGcina toda esta documentación. 

Todos los Tribunales de Examen consistirán por 
lo mcnoB de tres miembros, además del Superinten- 
dente Provincial, y liabrá como minimnm tres miem- 
bro» por awla treinta psmdidatos 6 fracción do este 
nftmero, pero el nfimero exacto sen* fijado por el men- 
cionado Superintendente. 

El Superintendente de cada pi-ovincia dividirá la 
misma en «DifitritOH de Examen» t-f.niendo en cuenta 
el ocasionar á los maestros los menores gastos 6 in- 
convenientes de viaje que sea posible, teniendo plenos 
poderes para agrupar municipios ó partes de éstos en 
dichos distritos. Después de oVitener la; información 
más exactik <iue sea posible respecto al número prolta- 
ble de candidatos en itn distrito dado, dicho Superin- 
tendento notiñcará á los miKstros do cada muiticiíjali- 
dad que elijan uno ó más miembros ¡lara el Tribunal 
de Examen lo más aproximadamente á la pi-oporeión 
del nfimei-o de candidatos á certificados. Loa maes- 
tros de c»da municipio podríin reunirse en el Ingar y 
fecha que acuerde la mayoría para elejir el miembro ó 
miembros que íoiinarán el Tribunal. Esta elección 
podrá hkcerse antes de salir para el lugar en qne lian 
de celebrarse los exámenes, ó la elección ^todrá eíee- 
tuarse después de reunidos en este punto, l'ero cuan- 
do llegue el momento de los exámenes» el Superinten- 
dente do la Provincia tiene derecho á llenar las va- 
cantes Inusadas por ausencia o falta de elección de 
algún miembro del Tribunal. 

Todos los documentos de examen serán marcador 
con nfanei'os y nunca con el nomln-e del candidato; y 
lo» miembros del Tribunal de Exainen no wilimn á 
qui/m pertenef^en los dwunientoH que están examinan- 
do. Los detallen lie este plan serán expl¡ca<los en el 



zedbyGoOglC 



momento del examen por el Saperintendente Pro- 
vincial. 

Si alg&D miembi-o del Tribunal de Examen fuere 
candidato á certlñcado, llenará sus documentos de 
examen al mismo tiempo que loa dem6a aspirantcB, 
agregará su námero y entregará sus documentos al 
Superintendente Provincial, quien los pasará á su vez 
áiUL 9^po detnw examinadoros que ¡giioraráu la 
identidad del que los ha escrito. 

Si diclio Tribunal consistiere HÍilo de tres miem- 
bros, el Superintent^ poilrá nombntr otros tres maes- 
tros para examioar y calificar los documentos; y cual- 
quier miembro de un Tribunal cuyos documentos sean 
examinados eu esta forma y no aprobados podrá pedir 
que se envíen á la oñcina del Superiut«u dente de Es- 
cuelas de Cuba para ser nuevamente examlnailo» y 
archivados. 

El Tribunal de Exameu iioinbrai'á uno de sus 
miembros ú oti-a persona, como Secretario, y éste lle- 
vará un cuidadoso registro de todos los candidatos, en 
el cual aparecerán los nombres y apellidos, dirección, 
municipio y el número de pimtos que haya recibido 
en cada asignatura. Este informe será cuidadosa- 
mente revisado por el Superintent* Provincial y remi- 
tido después al Superintendente de Escuelas de Cuba. 
Una copia de este infoi'me será archivadla también en 
la oficina del Superintente Provincial. 

Se ruega eucarecidamente á las JuntjUí de Educa- 
ción de todos loa Municipios que est^n presente du- 
rante los exámenes de candidatos á certificados, ó por 
lo menos que cada Junta envíe un i-e presentan te para 
ayuda del Superintendente Provincial en el cumpli- 
miento de Hus deberes. Esta será una excelente opor- 
tunidad para conocer á los mejores maestros en cada 
distrito de examen y también para apreciar la clase de 
estudios que se ref|uiere de Ion maestros al preparar- 
los para sn trabajo. 

Siempi-e que se nsa la palabra "maestro" eu esta 
circular se refiere á uua persíma actualmente emplea- 
da para enseñar en las escuelas públicas, sin tener en 
cuenta su grado 6 sexo. Tánicamente los maestros que 
se encuentran itctualmente empleados por el Estado, 
tienen derecho á votar en el nombramiento de miembros 
del Tribunal de Examen. Ninguna pei-sona que tome 



zedbyGoOglC 



parte en loe exámenes de maestros ó aspirantes reci- 
biri remuneración alguna por este ti'abajo especial. 
Los maestros llevarjin ñ. cabo este sei-vicio para honra 
de sn profesión. 

Por acuerdo de la Junta de Superintendentes: 
ALEXIS EVERETT FRYE, 



N? 475. 
Habilita, JO dp- Noviembre de 1900. 

El Qobernador (íeneral de Cuba, ha tenido á bien 
dispouer la publicación de la siguiente circnlar (N?21) 
de la SHj>erin tendencia de Escuelas, para conocimiento 
T gnta de aquellos & quicni^ interese. 

El Coinandtmie de HUaáo Mayor, 
3. B. HICKEr. 



EHt-ri 



CIUCUI.AB Nv 31. 

!) NORMAl.KK IIK VtCRAMl I 



I. El aigoicDle enrso lie estudiüK 8f prescril* por la prii»i!iití' 
para Iba awnelaa nonnales de verano de Ciiba. T.aa Men¡on«< i-orolo- 
m tendían efecto en ]au CBjiitale» <le Provinciwi y en aqDellOH mn- 
nkipiaB qae sean debidamente antorízoilos por el Sui>erínt«ndente 
lie ÉecnelMBde 1» Isla; pero en dichoN ninnicipim, y eon la aproha- 
dún del Hnperíntendenle de lit Provinfín, poiliii ser mmliñeádo el 
curm de entadioe aquf pnvK^ríto: 

AMIIISATIRAH PABA I.AH CüS-FEEKNf'IAr*. 



MétodwdeeuHeÜojiza 

Ocsamaciún de eacuelae 

M^odoB de eiiseOiin^n de Uwli^ 

I^ey escolar vÍKentv 

P¿teio¿m, Fncbcl, Várela, I«I>ux... 
Ideales de la etlucaeifxi en liHi üntadiys 

Unidos y Calta 

Hi|;iene escolar y omdh e^ruelM 

Iiengnajey Knuütútim irlenienbil 

Aritmética elemental 

(ieografía— UniverHftl y de Cuín 

Historia de Cuba 

Dibujo natniHl (delanatiu^eza) 

Historia natural 

InsüTiocÜin Ctvioa elenit-ti tal 



•> 



(Cooglc 



II. L^^ticiouef) pura la oij^onínacióu de cursos uoi-iuaIi'A de ve- 
rano el) municipios quQ no asan cftpitatcB de proviiicins, deben ser 
i-GinitüIas, antes del pñniero áe JUrzo, por medio de la Jnnta de 
l^.diicíicíóii, ni Saperínteiidciite de Escuela.s de la IsIa, en la Ha- 
haiíA, eHpec.ificando el número apruxtniíido de niacfltroK que aHÍt>tinbi 
li Ion mininas, delineando el curso de estudio y dando, hasta donde 
sea posible, los nombre» <!<.■ los inHtnielore.s ijiie Imii de <l»r tas di- 

(IJSFKKIINITKTAS, 

III. Ix>s iviiteiviicistiis eit la« eHcueloü uomuilen ile vemni) el) 
]a>' rapltales de Provincias serán maestn», cat«<l ni ticos, ñ otraa 
pcrmnas de recouocída eoinpet^ncín. iiontlimlOH por InsSnperintcn- 
denteH rrovíiiciales, (im la aprobocióu del .Superin temiente de 
Encuetas de la Iitla. Los eoDlerencislas ú instriictoi'es que sulieib'n 
ensenar en tlícluis escuelas, del>eriín pi-csentnr bus instancias en 
primero de Jfaivo ó antex, al Suiviint-endeutc ilu Kücuelas de la 
I'roviucia, y caída aspirante del^em tumliién piviientar ium li^ta 
de las asiniiatuntíi ó tenias que se piDpoite enseñar, iS delinear 
el tiubajo que se propone. 

IV. Cada eonferejK-isto ii iuHtructor en los escuela» nonnale» 
de verano en la mpital de cnnlqnier l'ro\ine¡», reeibini. A la pre^ 
Kejitación de Nniioinbnuuientu .vdeniui eertifloacíim del Supeñn- 
tendenU< de Eaciielaa de la l'ruvinri», en quo éste ci-rtiHqne el nú- 
mero <le cniírereueius que ba dad», cinco )>esos imr caita conferencia. 

V. Quta coiifeveiH'ístu lí iiistnic^tor de eiudiiiiiera otra espuela 
normal de verano de diütrítn urlniín de primera /> xe^cunda cln-ie 
dcbidanicut*; autorizada ,v cpie tenjia una asistencia ihi menor de 
cien niieinbruH de pntia, nvíltírú la misma .suma de cine» (leHOH por 
(tinfereueia, IV 1» presentación de los documentos arril« menciona- 
don. Kn tmlos laM deunis eueuelas uonitnles de verano, la snnia qne 
se poftnc á los contcrencislas íi iustrnctoivs. scm «letcrminada por el 
Superiat^ndente Provliieial, coii-lanpro1»eÍÓD del í^nperíntendente 
lie tJwnckM de la Isla, petu en ninxiin amn podnV exeedei' de cim-o 
pes.K iior conferencia ni de ilicx pesos por el trabajo de nn solo 
dk. 

I'OXIIOS. 

VI. Será condieióu iudis|>ciii«l)le [tara asistir ú tiiutqniere es- 
cuela normal de veíaiui que (»dn luneslro que pereiba ciiiciicnla ó 
iná.1 yvHiK mensuales de ailario deiiosite en niaiiiw de nu traoren). 
i|iie Heni mimbrado |)or el íínperiutendentc I'rovineijil. In suma de 
seis jiesns. y cada niaeotro que rectln menns de <'¡ueuenl(t jiesos men- 
sualeH de naiorio, tcndrú i|ue depositar en iKxler del ininno tesorero 
la suma <le tres [>esos — diebas sumas debenin po^rse Á díelio teso- 
rero en el monient^i de ¡li.'Vribil'M en la escuela normal de vemno. 
Cualquiera otra pei-sona podnt ser iiiwrit» como miembro de la es- 
cueta normal de vemno y teiidní derecho al oertilioido de asisten- 
cia, mediante el pajtoile lasitUM de tres pi-wi». 

Vil. Los fimdns asi re<'¡iudadus <le los miembnM de la cncuela 
normal de verano, se emplearán en loit ^nistos necesarios de la uiis- 
m» escuela y e.stw KUstiH se lianin '«jo ta ilimviún del Superin- 
(«iident« Provincini quien remitirá cuenta detallada. |)or duplieada, 
de los gastos ú la Superiutendciicia de Escuelas <1e la Isla, á 
los treinta días, ó ante, de beberse eerrad» la mencionada ctwuela. 



i,db,Googlc 



Cnslqnier sobisDte ú déficit He empleará 6 eapliní, de la manera 
que previene la ley general de escaelOEide la I»1a. 

VIII. Por lÁ presente qneda autorizado p1 Superintendente 
Provinuial para nsnr todo 6 part« de loa arriba menctonadoe fondos 
para el abono de siia salarios & loe conferencistas 6 instrnetorex. con 
■irreRlo A las condiciones antes mcnoio nadas, y para el pa^ de Ioh 
)x>rteros de los edStlcion en que se celebren las oonferenoiafl <lo la 
ettcnelu normal de verano yel material qne se emplee en las mis- 
mas; pero no podni incurrir en nin^n otro gasto ñn obtener pre- 
viamente la aprobación del SapenDtendeiit« de Eacnelas de la 
iHja. 

st^^loNt» m 1901. 

IX. Lii escuela uoniial ile verouo empezani el ¡x^ndo hiue« 
de.Tnliode 1901, y oontiiiuará por HeissemauaM. Kabrá cuatro con- 
[ereiiciaa <liarías. Cbda conferencia dnrarú cuarenta minutos y se- 
rá a^^ida de nna discuiaóli de veinte minuto», entre loe maaitrOH 
presenten, sobre el mismo tema. 

X. Kl Kuperíntendeute I'rovincial podm tambit>ii disponer 
gne se celebren una 6 dos sesiones noctiuiias á la semana y podiú 
elegir tas asiguatnias j los conferencistas pora las mismas. iMñ 
coiirereDoistas nocturnos no recibirán remnneisción. 



XI. El día 15 de Junio de 1901, ú antes, cada Junta de Edu- 
cación de la Isla enviará al Superintendente Provincial en la capi- 
tal de la Provincia, tina lista completa de los maestros empleados 
bajo la dirección de la meitcionada Junto, acompoflada de otra lista 
de aquellos maestros (¡ne, con arreglo ¿ las condiciones impnestas 
en el Higuiente capítulo, pnedan ser excusados de asistir á laescuela 
normal de verano, y el día 1° de Agosto siguiente, 6 antes, el Sn- 
perintendente Provincial liará que se remita á cada Junta de Edu- 
cación de su Provincia una lista completa de los maestros empicados 
por dicba Junta y que asistan con rc^ilariilttd á la escuela normal 

XII. Cualquier Junta de Educación de la Isla podrá eximir 
á cualquier maestro de asistir á la escueta de verano debido á que 
¿■ite viva á gran distancia del lugar en que se encuentre diclia es- 
cuela y qnc no le sea posible llegar hastn ella por ferrocarril ú otra 
comunicación directa sin grande.^ gastos y e.\ce^iva molestia; ó en 
uiso» de enfermedad tí otras causus que se cnii.-<iclcren HuRcieutes 
para incapacitarle para el trabajo en la nieneionoda escuela; pero 
diclias candas delieránser cspcciticadas por ehi;ñUy al Superinten- 
dente Provincial y aprobadas por óstc. 

Directores de las kstvelas de verako. 

XIII. Cuando scaomivcnientc, cada Rui)erin tendente ¡"rovin- 
cía' presidirá las sesiones de la escuela norraal de vervno en la capi- 
tal desu i'nivincia. Dicho Superintendente tamb¡<^n nombrará ó 
hará que se nombre, con su aprobación, un Director para cada una 
(le las otras escuelas nommles de verano debidamente autorixadas 
en sn Prnrincia, y dicho Director será siempre un maestro de 
esencia pública del mtmicipio en que celebre sus sesiones la escuela 
normal. El puesto de dicho director será bononuno, y no le dará 
derecho á remuneración por si '"" 



zedbyGoOglC 



XIV. Será el deber de dichos díreotores, obrando bajo la di- 
TMciún del Superintendente Provincinl, oi^nizar los trabajos de las 
esonelas de verano, abrir y cerrar las misniae á sn debido tiempo y 
dirifcir ios trabajos en ellas; llei-ar ó hacer qne se lleve un r^pntro 
diario du la ftHÍKtenoía (te loe maestros; presidir ú nombrai sustituto 
qiie presida todas las sesiones de la eí«^uela, diri^r las discasiauee 
de asignaturas y, al concluirse las se.'^oneH, haeer el informe de la 
asistencia y otros detalles importantes, & los Superintendentes de 
las respeirtivas Provincias, quienes á su vez harán que se envíen 
copian de estos informes al Superintendente de Escuelas de la Isla, 
el din primero de Octubre <le IROl, 6 anles. 



Por acuerdo <le la .Tunta de KnperiTiteiid entes, 

ALEXIS EVEiíETT FlíYE, 
Snperínt«Ddeute de Escuelas de Coha 

y Presidente de la Junta. 



Sabana, 20 de Noviembre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secrfctario de Estado y Gobernación, ha tenido á bien 
disponer la publicación de la siguiente orden: 

I. Se asignan cinco pesos diarios, moneda de los 
Estados Unidos, como dietas durante el tiempo precisa- 
mente empleado, á los miembros que, conforme lo dis- 
puesto en la Orden N? 316* de la serie corriente de 
este Cuartel General, constituyeron las Juntas escru- 
tadoras Provinciales en las elecciones para Delegados 
y Suplentes á la Convención Constituyente de la Isla 
de Cuba. 

II. Los Presidentes de dichas Juntas entregaríin 
en la Zona Fiscal respectiva, certificados juatificativoH 
de los días empleados por cada miembro, fecha de la 
toma de posesión, de los nombramientos y cese. 

III. Se usará la forma 08 del Departamento de 
Hacienda, por duplicado, y contendrán la firma del in- 
teresado y la del Presidente: los comprobantes de los 
Presidentes serán ürmados por los Secretarios. 



zedbyGoOglC 



IV. Jm Scd-etaií» do Hacienda ortltMiiirá ¡i los 
AdinÍDÍstrAdorea de la.s Zodak Fisi-aleB i-emitan por «it 
conducto A la de Estado y Gobernación relaciones de 
loa pa^oa verificados oonformc íi esta orden, á fin de 
que dicha Secretaría di cnent^a oportunamente i'i este 
Cnartcl Oenpral. 

El Coma Hilante de Ettado Mayor, 

J. B. HICKEY. 

(ti>c«la!l Doilembre.) 



rí9 478. 
Habana, 21 ih. Noviembre ih 1900. 

El Gobernador General de Cuba h» tenido á bien 
disponer la publicación de la eiguiente orden: 

Queda enmendado el articulo XXXII de la Or- 
den N9 427,* serie corriente de eate Cuartel General, 
debiendo entenderse que las disposicionea de dicha or- 
den empezarán á regir el 20 de Diciembre de 1900. 

El Cotnandanle de Ettado Mayor, 
J. B. HICKEY. 

Illmcela 22 uovlembn.) 



SEOBETASIA DE HAGIEI7BA 



Circular. 

Sr. Administrador de Rentas é Impuestos de la Zona 
Fiscal de 

Habiendo observado esta Secretaría que por dis- 
tintas Sociedades y Empresas se admiten y asientnn 
en sus libros los traspasos de sus acciones, ya sea ese 
traspaso en virtud de división y adjudicación de he- 
rencia ó por acto ó contrato contenido en documento 
público, sin que se exija A los interesados la debida 
justiñcación de haber satisfecho los correspondientes 
derechos ñscales que esos actos ú contratos causan, 
con manifiesto pejuicio de los intereses del Tesoro, y 
deseando al propio tiempo esta Secretaría evitar, 
en lo posible, la inspección de los libros de las Socie- 

- Vi»Mli.|iiíE.;ilílr(.M.>l..m"III, lumi, 



zedbyGoOgle 



310 



dudes y Empresas y las demás diligencias de invesii- 
gación, siempre enojosas, que autorizan el Reglamento 
y disposiciones vigentes, ha resuelto dirigir ¡i usted la 
presente, para que oficie á los Presidentes, Directores, 
Gerentes ó Gestores de todas aquellas Empresas y 
Sociedades que radiquen en esa Zona Fiscal, cuyos 
capitales hayan sido emiiidos por medio de accionea ó 
de títulos equivalentes, A fin de que antes de anotiir en 
sus libros el traspaso de esos títulos, sea en virtud de 
herencia, por acto judicial, 6 por contrato ante Nota- 
rio, exijan de los interesados la justifícación del pago 
de los derechos reales correspondientes A esas trasmi- 
siones, ó la oportuna nota de exención en su caso. 

Lo que comunico á usted para su debido cumpli- 
miento. 

Habana. Noviembre 15 de 1900. 

De Ud. atentamente, 

Leopoldo Cando. 

[GuaU 21 norlembre.] 



Ofiónas del Comiüonado de Escuelas Públicas de Caba. 

CIRCULAR N." 4. 
Habana, Noviembye 15 de 1900. 
AI Sr. Presidente de la Junta de Educación de 

La amplitud de la ultima Ley Escolar (orden 368)* 
que es una obra, aunque compleja, realmente demo- 
crática y lecunda, y que se implanta en circunstancias 
administrativas muy anómalas dentro de la vida ac- 
tual de un país que está en vías de constitución, ha 
originado más de un pequeño conüício administrativo 
sin otra importancia que la que haya podido darle de 
momento la novedad y el desconocimiento de la Ley. 

La Ley es en sí, vasta y costosa; pero el Gobier- 
no ha estado dispuesto siempre á llevarla á la práctica 
resolviendo en favor del país las dificultades que ha- 
yan podido salirlc al paso. 

Asi sucedió con la magna cuestión de la paga de 
los maestros por el promedio de la asistencia: el suel- 
do se ha pagado Integro á esos beneméritos servido- 
res de la patria: así sucede ahora con la cuestión que 
suscitaría el pago de algunas pequeñas obligacioues 

"• VéMC I» prtg. 211 <Ih o»tp Inmo III, luna. 



zedbyGoOglC 



administrativas de índole escolar, y que en algún 
momento se pensó que podían estar á cargo de las 
cajas municipales. 

Pero es bien que se sepa que animada de los más 
sanos dedeos, á esos respectos la Administración, 
siempre pondría obstáculos á la marcha reG^ular de la 
Ley la menor irregularidad, el menor retardo en 
cuanto toca por pane de las Juntas Escolares á llenar 
y á enviar bieny oportunamente las formas 6 modelos 
de que depenJe para la administración la conciencia 
estadística de Ja vida escolar del país. 

Una eutr<j todas es importante A este respecto: la 
forma número 16; como que de ella depende el pago 
de los sueldos de maestros y conserjes y el de otras 
atenciones de las aulas públicas. 

Se e.'ícita, pues, á los Consejos Escolares y Jun- 
tas de Educación A amplear el cuidado más exquisito 
al llenar la forma número 16 y á enviarla á esta ofici- 
na dentro del tiempo que se especifica en las iiitruc- 
ciones impresas al dorso de dicho modulo; así se evi- 
lará toda demora en el pago de los profesores, 
conserjes, alquileres de la casa, etc, que de ello de- 
penden. 

lista el Comisionado de Escuelas autorizado por 
el Gobierno Militar para decir que. por el momento, 
lodos los gastos incidentales de la administración es- 
colar se pagarán por el Tesoro de ta Isla. No quie- 
ro esto decir pue se prive á las Corporaciones Muni- 
cipales de toda pEÍrtic ¡pación, á ellas posible, en estos 
gastos, ni menos que no se cuente con el auxilio mo- 
tA que deben y queden prestar á la causa de la edu- 
cación pública. A este respecto hay mucho bueno que 
decir: 

Municipio hay que se dispone ya A levantar con 
sus fondos el edificio de una escuela, (entre otros el de 
Marianao. que ha sido el primero). Otros, como el de 
la Habana, han instalado amplia y decorosamente con 
muebles suyos y en la propia Casa Consistorial las 
oficinas de les Consejos Escolares: entendemos que lo 
mismo ha hecho ya, ó hará en breve, el de Cienfuegos; 
Of) pocos están reuniendo fondos para levantar nuevas 
casas-escuelas, pero es triste decir también que más 
denna municipalidad se muestra indiferente ó apática 
antéese deber y ante esos ejemplos cívicos. Ala 
postre, y dentro de esa Ley, es el pueblo quien, por 
medios puramente democráticos, informará la vida es- 



zedbyGoOglC 



3ia 



colar en el país y la hará fecunda; todo depende de él 
en cuanto al espíritu de las Juntas de Educación; pero 
es bien que se piense que todo derecho de índole polí- 
tica ó administrativa se fande definí livamente en la 
capacidad real y en la responsabilidad económica del 
que ha de ejercitarlo. 

Al pagar como paga todos los gastos de Instruc- 
ción Pública ea la Isla el Gobierno Militar, excita á 
los Municipios á que le ayuden en la empresa: son 
muchos los recursos de la iniciativa de estas corpora- 
ciones: y todo es solidario, por otra parte, en la admi- 
nistración del pais. 

La forma número 16 debe incluir todos los gastos 
de Instrucción Pública; de cualquier naturaleza que 
sean. 

Bajo el membrete de Todo otro particular (todos 
los propósitos) deben incluirse los gastos menores de 
esponjas, escobas, agua (donde sea necesaria) que no 
se hayan incluido en otro capítulo; y donde áice Obser- 
vaciones se justiñcará su necesidad. La oñcina ha cul- 
ciilado que un niño consume unos cinco centavos de 
agua al mes; y que por gastos de esponjas, escobas y 
un desinfectante en junto, vienen d gastarse otros cin- 
co centavos moneda americana: total por todos los 
conceptos, diez centavos por cabeza, mensuales; y no 
hay para qué recomendarlas más inteligente econo- 
mía en todo ello. 

Se han enviado recientemente telegramas ó car- 
tas A las Juntas de Educación ordenándoles hacer ó 
llenar cuatro formas, de esta clase, en lugar de las 
¡res (\aisc pedían en las instrucciones del dorso de ella: 
el ejemplar extraordinario se enviará al pagador [pay 
inaster) de la zona fiscal correspondiente. 

Esteban Barrero Echeverría. 
Comisionado de Escuelas Públicas. 



SECSETASIA SE mSTSITCCIOlT PUBLICA 

Para ingresar en la Academia de Taquigrafía y 
Escritura en máquina, anexa al Instituto de la Haba- 
na, se necesita tener más de catorce años cumplidos y 
menos de ireinticinco; y acreditar, mediante esamen, 
los conocimientos siguientes: 

{a) Lectura. 

{b) Escritura. 



zedbyGoOglC 



(c) Gramática Castellana, y en especial orto- 
grafía. 

Este exairen se verificará ante el Director de la 
Academia. 

Habana, 23 de Noviembre de 1900. 

El Secretario, 
Enrique fosé Varona. 



SECCIÓN DE estadística. 

UNIVERSIDAD. —HABA NA . 

Cuadro comparativo de alumnos matriculados. 
Cursos 1899 á 900 y 1900 á 901. 



Nombre 


! 


de la facultad 


CirMlJ99tH0 


Facultad de Le 
tras y Ciencias. 


! 18 


Facultad de Me 
dicina y Far 


; 245 


Facultad de De- 




Totales 


1 381 



h IHI. 



Lo que se publica en la Gaceta de la Habasa. 
por disposición del señor Secretario de Instri'cción 
Pública, para general conocimiento. 

Habana, Noviembre 19 de 1900.-E1 Jefe de la 
Sección, Nicanor Trelles. 



DigitizedbyGoOglC 



Sección de Etitadíetieit. 

CcADRO DEMOSTRATIVO (le lo8 al iiiunos matricula<los en 
la enseQajiza oficial, en todos los Institutos de la 
Isla, con especificación de estudios, para el año 
académico de 1900 ív 1901: 























RiGiRM tmUm 


Ti 


^ 


|i. 


■S,! 


3 










Itttim 


iíIldlM 






























IJ8TIHT08 


nl«ÍH 


^mu- 


TOTU 


1 = 


■r^ 


íK 


■i^ 


«a 


Habana... (1) 


18 


14:2 


160 




;io 


100 




290 


Matanzas (2) 


9 


64 


7;í 


:í 








76 


Pinar del Río. 


19 


40 


.59 










59 


Santa Clara.. 


a4 


5t5 


90 










90 


Pto. Príncipe. 


12 


42 


Ó4 


24 








78 


Snl¡i^de(iH(3- 


76 


84 


ICO 








■ 


160 


Total 


168 


428 


.596 




no 


loo 




753 



(1) No ae incluyen en este Cuadro Iks alumnos 
de la Escnela de Cosmografía <lel Instituto de 1» Ha- 
bana porque su ingreso está pendiente de una resolu- 
ción del señor Gobernador General de la Isla. 

(2) Tampoco se incluyen los IOS alnninos que 
se lian matrículado en el In.'ítiluto de Matanzas para 
asistir en calidad de agentes á sus clHses. 

{.'{) Por estar aíin abierta la Diatrícula de la es- 
cuela de Agrimensura del Instituto de Santiügo d<! Cu- 
li!v, no se consigna en el cuadro el nfiniero de ahimnoB 
iup<'rÍptoH I3U dicha Escuela. 

Lo que se publica en la Gack<a de i.a TIaba.na, 
por disposición del señor Secrefcvrío de Instrucción Pú- 
blica, para general conocimiento. 

Habana, Xoviembi-e 22 de 1900.— El .lefe de la 
Sección. JV/ainor TreUm, 



zedbyGoOglC 



CiADRO cijMPARATivd tie los aliitiinos niHtr i Ciliados en 
en ]a onseñanza oñeíal en los Institutos de la Isla 
durante el curso actual y el anterior. 



^ollftí DEL mmm. 


faro 
d( \m i IMI. 


Ciru 

it \m i mt. 


JdnrMKluil. 


Haiíana . 


67 

r>7 

li!» 

.-»o 

40 
117 


1!K) 
7ti 

1)0 
7S 
1110 


I2:t 














Puerto Príncipe 

SiHttiaítodeOuba.... 


!);t 


Total 


;!1M 


)i:>:f 


p4;t 



NOTA. — Kn el número toturl de matriculadas en 
el Instituto de lallalnna none incluyen los cien aluni- 
niis de 1» l'-wHela de Tatiuigrafia y Kwritura en Má- 
quinas. Tampoco «í incluyen entre los ¡vluninos del 
luslitulo de Maduixu.-*. los ciento y Iivk i|ue .«c han nía- 
tiii'uUulo coniu i»yeulies. 

Tjo que se ]iul>lica en lu (íaciít,\ ¡m i.\ lt.\u.\NA, 
(Ktr dÍsi>osÍL-Íi>u del Heilor SecreÍJirio de Instrucciún Pfi- 
blica, )>ara trenenit conuciiuientu. 

Habana, Noviembre 'ilí de liUHi. — Kl Jete de la 
Sección, Ximitor Ti-elli-^. 



SECBETABIA BE mSTBUCCION FU2LICA 

rcnicndo cu cucntu que txibU'n indivlüuoü (juc 
han cursado y aprobado en Establecimientos Enseñan- 
za Extranjeros, legalmente constituidos, algunas de 
las materias que abraza lii carrera de Ingeniero, y 
otros que han aprobado las asignaturas que se exigían 
á los Ayudantes de Obras Públicas en esta Isla, he re- 
suello que se les tengan en cuenta esos estudios al 
matricularse en la Escuela de Ingenieros, Electricistas 
y Arquitectos de esa Universidad, siempre que los 
acredilea en debida forma. 

Habana, 23 de Noviembre de 1900. 

El Secretario, Enrique José harona. 

(Guela li DOTfemlJre,] 



i,db,Googlc 



SECRETARIA DE JUSTICIA 

''V'isioque en algunas de las instancias que se 
presentan en este Centro, formulando quejas contra 
los Juzgados y Tribunales de esta Isla, se usa un len- 
guaje irrespetuoso que atenta al prestigio de los mis- 
mos por el cual debe velar esta Secretaría, se hace 
saber: que no se dará curso á ninguna instancia de 
queja en que se empleen términos despresivos para 
los referidos Juzgados ó Tribunales ú para los funcio- 
narios que tos desempeñan, sin perjuicios de que las 
responsabilidades criminales que en derecho proce- 
dan. Las quejas deben redactarse exponiendo los 
hechos en que se funden cualquiera que sea su grave- 
dad, sin entrar en apreciaciones ofensivas é innecesa- 
rias para el objeto de aquellas." 

Lo que se publica en la Gaceta de la Habana 
para general conocimiento. 

Habana, Noviembre 21 de 1900. 

Miancl Gnicr, 



NV 4S-J. 
CL'ARTKL OKNKKAL, l>IViSU>N l»li CUBA 

Habana, ,W <{>' Xoniwbir <{<: UIOO. 

V.\ (iolH'ttiador (ioiioral <\v. Culiii, á pi-oprn-Ntíi. <U'l 
Stífiftarití (lo. Justicia, lia tenido á bien dÍHiM)npr la |in- 
l>li(iM-iún de la KÍguiont« orden: 

Kl plazo concedido, por el ifiirmto 1 do \a» I)ini>o- 
HÍcioueH 'i'ranmtoi-ias de la Oi-den ?i" 4()0,* do la ucríe 
»'orriiíut« de cute Cuartel üenerftl, á Iok comcrcianteH 
ii quo He refiero dicha Orden, queda prorrogado, pol- 
la pronieiite haota ;tl de Diciembre de lOOO. 

El Comandante de Estado ílayor, 

J. B. HICKEY. 

" v'í'ii»i.'l»lnE. Ill3<l<'<.'><l<'t<iuiulll. IWO, 



zedbyGoOglC 



.. ■>« LA ISLA ü» CUBA 3l5_ 

N? 484. 

lítibana, 11 de Dieieiiibre de lOOO. 

El Gobernador General de Cuba, ll propuesta del 
Seeretario de Justicia, ha tenido á bien disponer la 
publicación de la siguiente ordeu: 

I. La plantilla de personal del Archivo de la 
Audiencia de la Habana será la que sigue: 

TJn .archivero con el sueldo anual de 8 1,200.00 

Dos escribientes con el sueldo anual de 

Í600, cadauuo, « 1,*.Í00.00 

l'n mozo de limpieza con « 300. 00 

Total í 2,700.00 

II. El Archivero será nombrado libremente por 
el Secretario «le Juí^ticia; los dos escribientes, por la 
Sala de Gobierno de la Audiencia de 1» Habaua; y el 
mozo de limpieza, por el President* del mismo 'Pi'i- 
biinal. 

III. El expresado personal dependerá directa- 
mente del Secretaritf de la Sala de Gobierno. 

IV. La presente orden empezaríl & surtir bus 
efectos desde el día siguiente al de su publicación, y 
toíla orden contmiia !i lo arriba dispuesto queda, por 
1h presente, (Icrogafla. 

El ComandiiHÍe de Edailo Mayor, 
3. Ti. HICKEY. 



N9 48(i. 

Habana, 3 de Diciembre de 1!K)0. 

El Gol)ernadoi' General de Cuba, íi propuesta del 
Secretario de Justicia, ha tenido (\ bien disponer la 
publicación de la siguiente orden : 

I. En las poblaciones que no exista Pí otaría Pú- 
blica autorimi-á los contratos de fianzas que se ot-orguen 
para garantizar la gestión de los empleados del Servi- 
cio Postftl, el Juez Municipal. 

II. Los Jueces Municipales lie varfm un Registi-o 
en que conste la celebración de dichos contratos de 
fianzas, devengando por este servicio dos pesos, mone- 
da de los Estados I'nidos. «lUC pnearán los fiadores. 



zedbyGoOglC 



3lS coi.iicci¿s i.ii.ii-ii.*tiVjk _^__ 

III. Onda vez que los referidoB Jtiecetf autoricen 
dichos contratos lo participarán á JaSet-ción de lo3R«- 
RÍstroB y del Notariado de la Secretaría de Justicia. 

I^'. El Juez lluiiicipal que faltare al cumplimien- 
to de lo dispuesto en el artículo anterior, sertl casti- 
gado con una multa no mayor de cien pesos, moncd» 
de los Estados Unidos, ó Buspensióu ó separación del 
ciii^o; quedando autorizado el Secretario de Justicia 
l)ara imponer prudencialmente dicha penalidad eu sus 
distiutoH grados, según la circunstancia de cada caso. 
El Contandanie de Extado Mayor, 
J. B, HICKEY. 



N9 487. 

Habana, 3 de Diciembre, de. ¡900. 

El Gobernador General de Cuba, ¡i propuesta del 
Secretario de Justicia, lia tenido íi bien diaponer la 
publicación de la siguiente orden: 

I, Se crea en la Secretaría de Justicia un Be- 
gisti-o en que se inscribirán todas las Keligiones esta- 
blecidas en la Isla de Cuba ó que se establezcan en lo 
sucesivo, liaciendo constar en términos generales los 
fundamentos esenciales de ellas, la Autoridad Sui>e- 
ríor si la hubiese encada una de esas religiones, y 
({uien ejerce esa autorida«l en esta Isla, si existe, con 
facultad de nombrar Sacerdotes ó Ministros que auto- 
ricen los matrimonios. 

II. El Secretario de Justicia denegará la inscripción 
de las Religiones que se opongan & la moral, que no 
tengan una organización que corresponda á un ñn reli- 
gioso, 6 que no acrediten su funcionamiento ó cxist^en- 
cia en condiciones leales. 

Contra dichas resoluciones se concederá el recnr- 
sn do apelación para ante el Gobernador Genera!; y 
<le la resolución de éste podrá recumrso en la forma 
establecida respecto de las resoluciones de esta Auto- 
ridad. 

.III. El Jefe ó Autoridad en esta Isla de ra4:1a 
Religión inscripta, comunicará al Secretario de Justi- 
<!ia quiénes son los Sacei-dotes ó Ministros debidamen- 
te ordenados ó autorizados para solemnizar los matri- 



zedbyGoOglC 



PK LA laH 1>H CVUA 3Í^ 

monioH, y el Secretorio de Justicia hará que ee publi- 
quen sus iiouibres en la Gaceta de la Habana. 

Caso de que no exista ningún Jefe 6 Autoridad 
Superior en esta Isla de cualquier íi^ecta religiosa le- 
galmente reconocida (como en el caso de Misiones, 
etc.,) loH representantes de dichas sectas lasinscribi- 
ráu cu la forma prescripta en el articulo I de la pre- 
sente Orden haciendo constar los nombres de aquello» 
y su derecho de represen tación, como Sacerdotes 6 Mi- 
nistros debidamente ordenados y nombrados, con fa- 
cultad de solemnizar el matrimonio; y los nombre» de 
estos se publicarán en la Gaceta, de acuerdo coji lo 
anteriormente prescrito en esta Orden. 

IV. Para dar uniformidad á los certiñcados que 
Re exigen en el Articulo Y de la Orden N? 307,* serie 
rorricnte de este Cuartel General, se entiende (lue to- 
dofl habi-án de ser iguales al modelo <iue se redkctnií'i 
y pul)Hcai-á por la Secretoria de Juwtiria íí. c«ntin\ia- 
rión de la presente Orden. 

V. El expediente que s© instruya para el matri- 
monio se hará ante el Sacerdote 6 Ministro que haya 
de autorizar éste, y por tonto la información de testi- 
gos de que tmto el articulo VI de la Orden 307* se prac- 
ticará ante dicho Sacerdote ó Ministro, debiendo lle- 
narse los r«iiñsitos exigidos en el articulo 86 del Códi- 
go Civil, modificado por la Orden X" 42 ** de 2(! de 
Enero de IflOO. 

VI. El consentimiento ó consejo para la celebm- 
(iún del matrimonio, habn'v de prestersc en la foi-ma y 
ante los funcionarios expresados en el artículo 4K del 
Código Civil, que qne<1a vigente en todas sus partes, 
siempte que se cumpla con lo dispuesto en la Onleii 
S9 172,*** serie de 1900. 

A este efecto tendrán tombiiín el carácter de No- 
tarios eclesiásticos los Sacerdotes 6 Ministros que au- 
toricen cada matrimonio 6 instruyan las diligencias de 
los mismos. 

VII. Los Sacerdotes ó Ministros que autoricen 
los matrimonios ó los Jefes de aquellos, conforme á los 
preceptos de cada Religión, tendrán facultad de dis- 
pensar los impedimentos establecidos por esa» Religio- 
nes par» 1» celebración de lo» matrimonios. 

• V«u« !■ páR. Kl lie mh, loma III, 11)0», 



zedbyGoOgle 



Esta facultad jamás se extenderá hasta autorizar 
el matrimonio entre ascendientes y descendientea por 
couaangninidad ó afinidad legitima ó natural ni entre 
loa hermanos legitimo» ó naturales, bien sean herma- 
nos consangnineos 6 aterinos, ni entre el padre 6 ma- 
dre adoptante y el adoptado; entendiéndose el califica- 
tivo de naturales en su mus lata acepción. 

VIII. Se derogan los imi>ed¡ment08 á que se re- 
fieren los párrafos 3?, 6? y 7? del artículo 84 del Códi- 
go Civil, asi el de los colaterales del 3? y 4? gnido ú 
(|ue alude el párrafo 2? y el de los colaterales por afi- 
nidad natural á que se refiere el párrafo 49 del mismo 
articulo. 

IX. Si la Religión, conforme á cuyos preceptos 
se va á contraer matrimonio, no tiene establecidas for- 
mas especiales para los edictos ó proclamas anuncian- 
do los matrimonios que se intentan, se pnblioarái) 
dichos edictos en la forma establecida por el C'ódigo 
Civil, 

X. El Sacerdote 6 Ministro que autorice el ma- 
trimonio, ó los Jefes de ellos, según los preceptos de 
cada Religión, podrán dispensar la publicación de edic- 
tos ó proeJamas cuando existan cansáis graves para 
ello; peio en el caso de dispensa deberá hacerse cons- 
tar ésta y sus causas, en el cei'tifieado qUe se extienda 
á tenor de lo dispuesto en el ai-tículo VIT de la Oi-dcn 
N? 307- * 

XT, Las falsedades (jue se cometan en las dili- 
gcn(-ifts (pie so fornien para la celebiación de los niat>ri- 
nionios regulados en la Orden Ní" 307* y en la presento, 
ftc penarán como falsedades en documento público, á 
tenor de lo preceptuado en el articulo 310** del CÍHligo 
Penal, si fueren cometidas por cualquiera de los fun- 
cionarion á que dicho artículo se refiere. 

XII. Si dichas falsedades las cometiei-eu indivi- 
duos particulares i'on perjuicio de tercero 6 con ánimo 
de rauBái-spto, serán («stigados con arreglo al artículo 
311 del mismo CótUgo Penal, cuyo articulo ijueda por 
la iti-esente orden modifica<lo en la siguiente forma: 

«Artículo 311. El particularque con ¡x-rjucio do 
tercero ó con ánimo de eansái«elo (.•omeriení i-u docu- 
mento público ú oficial. 6 en letra de cambio ú otra 



zedbyGoOglC 



i'laee de documentos mei-cantileít alguna de lus false- 
dades designadas en el articulo anterior, será casti- 
gado con las penas de presidio mayor y multa de 
doscientos cincuenta á dos mil quinieutos pesos.» 

XIII. L»s disposiciones contenidas ea esta Or- 
den en nada limitan ni modiñcan la validez y eficacia 
del matrimonio meramente civil para todos los efectos 
legales, así respecto de los bienes como de las persth 
lia»; y su celebración entre los <)ue opteu por esa forma 
continúan^ rigiéndose por las disposiciones del Código 
Civil. 

XIV. Todas las dudas ó diticultades que eu la 
práctica puedan ofi-ecersc para el cumplimiento de 
esta Oi-den, serán resueltas por la Secretaría de Jus- 
ticia. 

XV. Esta Onleu empezará á cumplirse desde la 
fecha de su promulgación en la Gacet.í Okiciaí,. 

XVI- (íuedau derogadas todas las di-sposicioues 
legiili-s (jue se oi»oiigíHi á bin iinitenídas en esta Orden, 
El CuiiiamUmli} dr. Ertudo Mayor, 
J. B. HICKFA'. 



CKRTIKKAUO ItK M.\THIM<lMO 

Yo de la Iglesia de Provincia de 

eii la Itjla de Cuba. 

Certifico: que en el día de boya lítn y á 

pivsencia dolos testigos D y t3 que lirmaii, 

lian contraído matrimonio T) natuml de 

pmviueia de de años de edad, de la rasuv 

pi-ofesión veciuo de la calle número 

f n esta población, hijo de D natural de 

pix>fC8Í6n vecino y de Doña natural 

de vecina de y Itofia natural de 

provincia de de afioa de eilad, de la 

t-azjv.. ..;... vecina de la calle número bija 

de Don natural de profesión ve- 
cino de y de DoíSa natural de vet^i- 

oa de 

El referido matrimonióse celebró en ala 

llora indicada. 



zedbyGoOglC 



Dichos contniyentes liau justificado su lilH-rtJMl 
p&ra contraer matrímoDío, sn ñliación y demüs requi- 
sitos exigidos eu 1» Orden X9 307,* artículo YI, del 
Gobierno Militar de esta Isla, de fecha S de Agosto de 
1!KK>, y al efecto se ncompafían con el certificado los 
dncnmentos siguientes: f 1) 

Y para la remisión al R^gisti-o ttvil de á 

los efectos del artículo VIH de la Oi-den lucncíoiiada. 
cxtieudo la presente (jue firman los testigos i-eferidos 
y los contrayentes, A tenor de lo dispuesto en el ai-- 
tículo VI de la onlen indicada. 

Fecha KI Sacei-dote ó llinisti-o, 

Testigo 

Contrayentes, 
Testigo 



r.) 



HuIkiiki. ti (Ir Uirivmbn- di- 1000. 

K\ GolH-rniulor (ieneral de Cidiu. ;\ pi-opuifta del 
Kfs-rclai-io de Justicia, lia tenido á bien disjKtner la 
])ub] ica<^'i6n de la siguiente onlcn: 

I'or la presente se dis)>one qne para ocujuir ciial- 
(|uier cargo e» la Admiuistnvdón de Justicia, ([ue se- 
gfin la legislación vigente no pueiliui descniíH-ítai- Ioh 
menores de veinticinco afios, Inuíbirii ser mayor de 
e<la<l con arreglo al Códigíi Civil, sin perjuicio de law 
demíls condiciones que en cjula cítso wí i-equieiim. 

El Comandante de E<tado Mugor, 

3. B. HICKEY. 

( 1 ) Si no N« acuinpuñaseii ctiiilitntioiu's ilcl KegÍBti'u 6 [ituti- 
i1u3 ptu-1'OfiUÍAlps sobre iñ filiación ite \r» coiitm,vent«s se cxpi-eíiani 
<|iie, á tenor de la Onleu V 43 ile llKKl, li» testiifl)s ileclaran solnc 
diclia filiAcióii. 

íic honi relacióu de los d<iciiniei>t«s que ^te ncoiiipaflnii, pam 
justificar todos los particulares exigidos en las Onlene» ;í07 v ■W7 
serie de 1900 de este Cuartel Ueneral. 

" Víilíe U \>&t- 81 lie esle l^mo III, IDM. 



zedbyGoOglC 



Oficúias del Oomiwonado de Iseaelas FñUicas de Oabak 
CIRCULAR X9 ■). 

Huba>M, Xwl'-mbr*^ 17 de 1900. 
Sr. Seci-etarío de 1» Junta de E«luoacióu de 



Muy fír. luío: 

Casi todos los informes meimiiale» de Iob ma«HtiH)a 
(modelo 4) t^ue se han recibo en esta oficina, eoiTC!<- 
[>oHdientes al mes de Octubre, han sido hechoR de una 
manera defectnosa. 

Está dispuesto que será ilegal ordenar el pago i'i 
un maestro por el período que cubre el informe, ante 
que éste Iiaya sido esamiiiwlu y ai-fhivado por el Seci-e- 
turio; y como es natural, para !<er archivado habrá de 
estar hecho de una maneiu con-ect». 

Totloe los informes defectuosos »en\n devueltos 
(MH-ii sil eon-ección con ftri-eglo al adjunto mo<ielo, de- 
biendo tvitei-uc pi-esentes las siguientes wlvvrtcneias: 

1'.' Tjos modelos 4 y -■> tienen aplicfu^ón para el 
infonno mensual y auiial. Del)e tachiu-so hi palabra 
iififíial ó anual, según píxiced». 

2*í Todos los claros deben lleuai-se ó cubrirse con 
una inya. 

:i'' Estüdiese cuidadosamente lo que disponen 
las instrucciones cxinsignadaH en el modelo 4, particu- 
larmente las señaladas con los nCimei'os 1, '2, :i y 4, no 
olvidando que el apartado ó? es para el informe ammL 
Kn el apartado 1 se eonsignai-á el total de alumnos que 
hayan asistido durante el mes; en el 2 los que prot^'- 
<lan de meses anterinros, bien sea en la misma escuela 
ó eu otra del T>istrito:cnel -'i los que procedan de otnis 
l>istrítoa de la Isla, y en el 4 los lUKew alumnos iV que 
no se ha referido anteriormente ningñn informe, es 
decir, que no hayan estado matriculados en ninguna 
escuela. La suma de los aparta<1os 2, Z y i ha de ser 
igual al gran Mal del apartado 1. 

4^ Los nuevos i'egistros escolares contendrán, 
en la sección dedicada á anotar los "Ramos estudia- 
dos", todos los datos necesarios para llenar el aparta- 



zedbyGoOglC 



<Io 30 del modelo 4, por lo que es necesario qae Tm 
maetitroH trasladen á dicho oiievo registro las anota- 
ciones hechas en loe ant«riore8, y asi abarcarán todo 
el afio escolar. 

5? En los informes recibidos se observa que se 
ha hecho con poco cuidado el cálculo del tanto por 
ciento diario, con relación al total de matriculados, 
apartado 7. 

6'> Obsérvese que el informe uo ha de compren- 
der desde, el día primero al áltimo de cada mes, sino 
que ha de abarcar semanaií ctimplefaK, aunque haya de 
extendci-se k los últimos dfas del mes anterior, ó los 
primeroB-del mes siguiente á aquél á que el informe se 
refiere. 

7^ TJna vez que haya sido <x)rrectaniente hecho 
el informe modelo 4, los Secretarios podi-án liacer tam- 
bién de manera correcta el modelo 5, que es un resu- 
men de a4¡iiél; sí uno y otro contienen errores, el infor- 
me anua), que es un resumen de los informe» mensua- 
les, no puede ser exacto, 

S9 Los Seci'etarios & quienes sean devueltos Iot 
informes de su Distiito por contener errores, los harán 
rectilicar, remitiéndolos con urj>:encia á esta oficina, y 
los que aun no los hayau enviado, lo verifícarán inme- 
diatamente, desde el mes de Septiembre inclusive. 

Sírvase comnniear esta circular á los macsti-os de 
ese IMotríto para su conocimiento. 
De usted atentamente, 



PMeban Borrero Eekeifrr^a. 
ComÍHÍonado de Escuelas Públicaa. 



CIRCULAR N? 6. 

Habana, I>kiembre J'! de J900. 



Sr. Presidente de la Junte, de Educación, 



A fin de que los asuntos de Instrucción P&blica 
no sufran interrupción en su despacho y sean trami- 
t-ados con la mayor brevedad posible, esta oficina se 



zedbyGoOglC 



dirige á Vd. llam&Ddole la atención acerca de las ins- 
trucciones que & continuación se expresan, y que esa 
Junta debe c ti mpli mentar en obsequio al buen ser- 
vicio: 

PKEerpUESTO (Modelo numero 16). ^Indicaciones 
pam llenar dicho modelo. 

Primero: Táchese en el Modelo la palal)ra "Mu- 
nicipal" 6 "Urbano". 

Segundo: Coloqúense los dos apellidos antes del 
nombre al llenar la columna de los maestros. Hágase 
lo mismo con los nombres de los porteros ó conserjes. 

Tercero: La palabra "ayudante" debe cambiar- 
ge por la de "maestro", toda vez que por la nueva 
Ley escolar no existe la denominación de "ayudante". 

Al llenar el Modelo número 4, dato necesario pa- 
ra el examen de los presupuestos, cada maestro dai-á 
el informe de su aula, sin incluir en el mismo ú, los 
grupos de niños que hayan estado á cat^o de un ayu- 
dante; ^ste con el carárcter de maestro que le da Ja 
Orden N9 368, deberá cubrir sn informe. 

Cuarto: Numerar cada aula ó escuela (las dos 
denominaciones son txiuivalentes) según el sitio que 
oíiupen en el Modelo, conservando siempre el mismo 
número en todos los presu])uestos, aun cuando cam- 
bien de lugar, á fin de evitar confusiones en lo futuro, 
dando cuenta á esta Oficina de los cambios que se vo- 
lifiquen. 

Quinto: No dejar nunca de expresar el número 
de discípulos inscriptos durante el raes anterior. (En- 
tiéndase que este mes es el inmediato anterior al en 
que se mandan los presupuestos; por ejemplo, en el 
presupuesto correspondiente al mes de Enero, que de- 
he remitirse hacia el 15 de Diciembre debe anotarse el 
número de niños inscriptos en Noviembre. ) 

Sexto: Promedio do asistencia durante el mes 
anterior. Téngase en cuenta para llenar esta colum- 
na lo dispuesto en la auteiior indicación respecto & lo 
([ue ha de entenderse por "mes anterior." 

Séptimo; "Otras Escudasen el mismo edificio". 
En esta columna deben ponerse los números de las 
aulas ó escuelas; por ejemplo; si las aulas números 1, 
3 y 11 están en el mismo edificio, se pondrán en esta 
casilla, en la línea del número 1, los números .1 y 11 
correspondientes á las otra-' eie-nelu^. 



zedbyGoOglC 



!í3fi C ¿Lecci¿h Lile i 9L* ti va _ 

Octavo: De la misma manera delw llenarHe la 
<>asilla "Otran enciielas que tiente á. nn car^ el mismo 
(«nKerjb", poniendo en la misma linea on que estñ lit 
primei-a escnela que tiene (1 RU earjío, los nfimet-o» de 
Iab otras; jx>i' ejemplo: si fl port>cro i't {-onneje Juan 
Péi-ez tiene A su cargo Ion tres aiilOA í> escuelas nfime- 
roa 1. ,t y 11, el nombro de IVrez se p«erihirá en la lí- 
nea do la Escuela nfiraero 1 , y en la misma Hnea y en 
la ooliimn» "Otras escuelas que tiene it su cnidaílo," 
los nflmeron 3 y 11 . 

Noveno: El sueldo de los maestros se aci-etlitaní 
lio acuerdo con lo qne dispone el articnln nfun. 71". de 
la Orden nftm. :»i8 * del tTobiemo Müitat-. 

Dódaio: Cuando se necesite material, delierii pe- 
dirse en la columna que para ei objeto hay en el Mo- 
delo K? 16, expresando en 1»^ oliwrvacioueH la necesi- 
dw) del ]>edJdo y todos los detalles explicativos posibles. 

rndf'cimo: Al expresar el pi-omedio de a«i«tien- 
cia, no deben emplearse los níimeros <pieftrad'w. HA- 
ganc siempre por <ieiAmalee. 

Duodécimo: Xo deben Ji^irar en los presiipiii-s- 
toH las escuelas cuya creación no liaya sidoantorizjwla 
definitivamente por el (iobernador Militar. 

Decimotercero: En la columna nl^u^rdela Es- 
<-uelai', además de la calle 6 baiTÍo donde está situada, 
debe expresarse ei Sub-distrito k que pertenece. 

Creación de Escuelas. 

Debe avisarse al público que todo el que solicita 
la creación de nuevas escuelas, deberá dirigirse ü la 
Junta de Educación del lugar k que corresponda 
iMiuel en que se desee establecer la nueva escuela, pa- 
ra que la referida Junta de Educación envíe al Comi- 
sionado de Escuelas Públicas de la Isla de Cuba un in- 
forme de conformidad con las siguientes iiidicacione.4: 

Primero: Plano del Distrito Municipal, si no se 
]ia mandado antes. 

Segundo: Expresar el número de iiÍ3os que ne- 
cesitas educación con sus nombres, si fuere posible. 

Tercero; El número de escuelas existentes en el 
Distrito. 

Cuarto: Promedio de ii^istencia totjvl de aluni- 
iins del referido Municipio. 

• Vltw Ih pAi). 2H il« ii>l<' (oiiin III, inuii, 



zedbyGoOglC 



cft r.A ib l> oa cuba _ Sg? 

Quinto: Níimero tle DirechtrPB y maef>tro8 de es- 
cupía» completas y incompletas. 

Sexto: OoBto de la enciiela eiiya creación se soli- 
citii, indicando xi liahn'i que alqiiilai* casa, ú si se es- 
tablecerá en otro oñcio donde liaya otra instalada. 

Síptimo: Precisar la distancia qne haya cnti-o el 
lugar donde so desee establecer la nneva i-scnela, y 
iKiuel más próximo donde haya otra ya creada, indi- 
cando, cuando se pue<1a, el nfiinero, calle y Barrio de 
la casa. 

Finalmente, esto Oficina desea que por las Juntas 
de I'klucaeión se llenen ciert4>s i-eqnisitos, que scr\i- 
i-An para allanar dificultades y hacer que. el despitclio 
de los asuntos se verifi(|ne con la mayor cone<^cÍón y 
brevedad posibles; como son : 

En un mii^ino documento no debe tratarse más de 
misólo asunto, de conformidad con disposición del Go- 
bierno Militar. Cada asunto exige una eomunieacióu 
por separado. 

Kn los informes sobre reclamación de haberes üe 
maestros, debe iudicarse el tiempo servido y certüi- 
carse la conducta y la cantidad que se adeuda. F.t4an 
et-rtificaciones serftn sust'riptas i)or el Presidente de la 
■I unta. 

('uando el lugar destinado & observaciones no fue- 
re suficiente, affi-íguese al presupuesto nn dociimcuto, 
coutinu&udose en él dichas observaciones. 

líóbiese con cuidado el ejemplar del presupuesto, 
no dejando nunca de expresar en la cubierta el Muni- 
cipio, Provincia, mes y año. 

Póngase siempre los totoles pareialea de cada co- 
lumna en que está dividido el mo<lelo para los presu- 
puestos. 

Al remitir un tel^'ama á esta Oficina, escribase 
al final de cada concepto la palabra ininto, para evitar 
confusiones al leerlo. Ejemplo: "Envíe presupuesto 
Diciembre punto Salgo mañana esa punto.'' 

8e recuerda con gran interés que los pi-esii puestos 
deben remitirse & esta Oficina el día Iñ del mes ante- 
rior al qne pertenecen. 

Sírvase acusar recibo de la presente. 

De usted atentamente, 

l-jihly-m Bon-mi J-Hern-rí». 
Comisionadlo de Escuelas Pdblieas. 



zedbyGoOglC 



CIRCULAR NV 7. 

Habana, Diciembre i9 de 1900. 

6r. Presidente de la Junto de Educación, 

Provincia de 

Seflor: 

Tenga )a bondad de mandar h este oficina, con la 
mayor brevedad, los datos que se especifican k conti- 
n nación: 

El número de casas de escuelas que bay en ese 
Municipio que sean absolutamente inadecuadas para 
escuelas, y el alquiler mensual de ciida nna, incluyen- 
do en éste informe solamenK; aquellas casas que aon 
demasiado pequeñas para at^omoilar 60 alumnos, y que 
est^n en tan malas condiciones que no deban usarse 
para escuelas. Xo debe hacerce mención de aquellas 
casas, escuelas que á pesar de estar en malas condicio- 
nes, son, sin embargo, tolerables. 
De Vd. atentamente, 

EütébaH Barrera Edieva-ria, 
Comisionado de Escuelas Publicas. 



Habana, 7 de Diciembre de 1900. 

£1 Ooberua<lor Genei-al do Cul^a ha tenido d. bien 
disponer la publicación de la siguiente orden: . 

Queda, por la presente, enmendado el párrafo II 
de la orden civil N'.' 34K, * s. c, Cuai-tel General de la 
División de Culw, debiendo entende>-se que el pago de 
testigos se harA individualmente, de acuei'do oju la 
Forma "¿i (Icl Departiunento de Hacienda, en vez de la 
forma S t^omo apárete en di<Oia Orden. 

El Vottiamtatiie de Eelado Mayor, 
J. B. HICKEY. 



zedbyGoOglC 



Habana, 7 de JHciembre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, & propuesta del 
Secretario de Estado y Gobernación, ha tenido á bien 
disponer la publicación de la signiente orden: 

I. Queda suprimido el Término Municipal del 
Roque, perteneciente al Distrito Judicial de Colón, en _ 
la Provincia de Matanza», y en su consecuencia el te- 
rritorio & que se extiende la acción administrativa del 
Ayuntamiento de Boque se subdivide en la forma que 
Á continuación se expresa: 

(a) Los Barrios de "Tomeguín", "Quintana", 
"Pueblo" y "Mostacilla" pasan 4 formar parte- del 
Término Municipal del Perico. 

(6) El Barrio de "Caobillas" con los siguientes 
límites: por el Norte los mismos limites que hoy tiene 
ó eeánse fincas de Juan Sardinas, Ángel Gi-onlier, San- 
talnés. Pastor G ron lier, Tngeuios ''Santa Bárbara" y 
"Santa Sita"; y por el Sur potrero "Ija Peira" 6 In- 
genio "Santa Rita"; pitea al Término Municipal de 
Agnuiiont«. 

(n) AI Término Municipal de Palmillas se i^rega 
U pon'ión de territorio del precitado líarrío de "Cao- 
lillas" liniitoda al Norte por el potrero San l{afael 6 
Ingenio Dos Hermanos; y por el Oeste con la linea di- 
visoria actnal entre los Barrios "Caobillas" y "Gua- 
ma jal es' ' . 

((/) Al Término Miuiicipal de Jagüey Grande, 
í« une el Barrio de "Guamajales' "', limitado al Norte 
por las fíneas de Bango, I. Alfonso, M. Hernández y 
Tomás Rodríguez; y al Oeste por la línea divisoria at;- 
tual entre este Barrio y el de "Caobillas". 

II. La supresión del Ténnino Muui<;ipal del Ro- 
que se entiende heclia sin perjuicio de los <lerecbos <le 
propiedad y servidumbres póblicas y piivadas exis- 
tentes. 

III. Los Ayuntamientos del Perico, Agramonte, 
Palmillas y Jagüey Grande, contando con el territorio 
que se les anexa, formarán, en los términos que pre- 
viene la Orden Ñ9 253,* serie de 1900 del Cuartel Ge- 
neral de la División de Cuba, una nueva división te- 

' Vv>B«lspáK.:ifl4dBltoiuuIM«00. 



zedbyGoOgle 



ri'itoríal agregando loB luievoH Barrio» á loa Distritos 
Miiuicipales exÍBteiit«^. 

lío obfltanttr lo dispueeto eu el párt-af» antcnor y 
Orden 2ó3* citada, el Término del Perico o-eará otro 
Distrito ^funicipal, que lo formiii-ñn los RarrioH ale- 
gado», nombrando un Tercer Teniente de Alcalde. 

IV. Es obligatorio que loa vecinos del suprimido 
Término del Roqne tengan la debida rejiresentación en 
lOR Municipios á qae ¡tasan á formar parte, designftn- 
dose al efecto cnati-o Concejale» al del Perico, dos al 
de Agramonte, dos al do Jagüey Gniiide y do» al de 
Palmillas. 

Tja designación de cston Concejales se haní ñ 
la suei'te en sesión e.vtraoi-dinaria en el AyuíitMoiieii- 
to del Perico, con asistencia de Iob del Ro^jiie, coum- 
nicAndose el resnltndo de la proclamación íí los demás 
Ayuntamientos. 

V. Tjos Alcaldes Municipales i-espectivos, pi-oce- 
derón á nombrar los AIc-hMpo de Itarrio que sean ne- 
cesarios, en la forma ([ue previene el Articulo IV de la 
t)iden N" 253,* serie corriente. 

VI. El archivo y demiÍH pertenencias que antes 
i'ori-espondían al Municipio del Itotinc, imsiii-iin al del 
Perico, el cual enti-^ará & los demás Ayuntamiento!* 
interesadoíi, la documenbK-ión que les cori-eHiKUula. 

VII. Jm Policía Munic{|)al, dispuesta jior la Oi-- 
«Icn X9 220,** serie de 18!»», para el Municipio ilel Ro- 
qne, será distribuida eii la forma igue considere conve- 
niente el (iol)eniador Civil de 1» Provincia. 

VIII. Tjos Ayuntamientos del Perico, Agmmoii- 
te. Palmillas y Jagüey (irande, <tne<iiu) lieclio cihthi, 
en la parte que les coj-respondji, de la» obligaciones, 
¡R-í'iones y derechos del extiugnidí» del Roque. 

IX. El Gobernador Civil de la Provincia de Ma- 
tanzas, queda encargado del cumplimiento de lo ipu- 
por 1» presente «i-den se dispone, y dictan ú las que 
ci-ea necesarias para su más lúpida ejecución, i-esol- 
vicndo cuantaií dudas, y consultas le fueren liecliatí, 
■K-crca de las mismas. 

El Vijiiiiind<uil« dis Edtiiín Moffin; 
J. B. HICKEY. 



zedbyGoOglc 



Habana, 8 de Diciejitbre de 1900. 
El Gobernador Gieneral de Cuba, & propuesta del 
Becretario de Estado y Gobemación, ha tenido á. bien 
disponer la publicación de la siguiente orden: 

I. Queda suprimido el Término Municipal de 
"Julián DJaz", antes ''Paso Eeal de Ban Biego", per- 
teneciente al Partido Judicial de San Cristóbal, en la 
Provincia de Pinar del Rio; en su consecuencia, el 
territorio á que se extiende la accióu administrativa 
del ayuntamiento de Juli&n Día», se subdivide en la 
forma que á continuación se expresa: 

(a) Los barrios "Herradura'' y "Ceja de la 
Heneara'' pasan á formar parte del Término Muni- 
cipal de Consolación del Sur, del Partido Judicial de 
Pinar del Río. 

(&) Los barrios de "Paao Real", "Pueblo", 
"Palacios", "Santa Mónica" y el "Guajiro" pasan á 
formar parte del Término Municipal de Los Palacios, 
del Partido Judicial de San Cristóbal. 

II. La Secretaria de Justicia pi'opondrá lo con- 
veniente á fin de que se dicte una disposición para que 
las anexiones k que se refiere el inci.so {'i) se acomo- 
den en lo Judicial h la división administrativa. ' 

III. Tja supresión del Término Municipal de 
"Julián Díaz" se entiende hecha sin perjuicio de los 
derechos de propiediul y servídumbi-es pfiblicaa y pri- 
vadas existentes. 

IV. Los Ayuntamientos de Consolación del Sni- 
y Los Palacios, contando con el territorio que se les 
anexa formarán, en los términos que previene la Or- 
den N? 2.^3,* serie de 1900 del Cuartel Cíeneral de la 
División de Cuba, una nueva división administrativa 
agregando á los Distritos Municipales existentes los 
nuevos barrios que hoy adquieren. 

V. Los Ayuntamientos de Consolación del Sur 
y Los Palacio» quedan hecho cargo, en la parte que 
les corresponda, de las obligaciones, acciones y dere- 
chos del extinguido de Julián Díaz. 

El Alcalde Municipal de Consolación del Sur pro- 
cederá á nombrar á los Alcaldes de Barrio que sean 
necesarios, en la forma que previene el -■Irticulo 49 de 
la Orden N" 2.'>3,* serie corriente. 

• Véaae I» pég. 5M díl tomo ir, lOW. 



zedbyGoOglC 



332 COLBCCj éN LEGISLA nV* 

El Ayuntamiento de Lob Palacios nombrará, para 
loe barrios á que se refiere el inciso (6) del Articulo I 
de esta Orden, una Junta Administrativa que se com- 
pondrá de un PreeidcTite y cuatro Vocales elegidos de 
entre los vecinos de dichos l»arrlo8. 

Las facultades de esta Junta, basta que otra cosa 
se disponga, estarán limitadas; 

A cumplir los servicios que en ella delegue el 
Ayuntamiento. 

A velar por el cumplimiento de las Ijeyes y Orde- 
nes vigentes. 

Y á ultimar, en los términos prevenidos, los tralia- 
jos del nuevo Amillaramiento, bajo la inspección del 
Ayuntamiento y Junta de Los Palacios. 

El Presidente de esta Junta desempeñará las fun- 
ciones encomendadas á los Alcaldes de Barrio. 

VI. El archivo y demás pertenencias que antes 
correspondían al Municipio de Julián Diaz, pasarán al 
de Los Palacios, el cual entregará al de Consolación 
del Sur loH documentos que le correspondan. 

VIL La Policía Municipal dispuesta por la Or- 
den N9 220,* serie de lfi99 para el Municipio de Julián 
' Diaz, será distribuida en la forma que crea conveníen-< 
te el Gobernador Civil de la Provincia. 

VIIL El Gobernador Civil do Pinar del Rio 
queda encargado del cumplimiento de lo que por la 
pi-esento orden se dispone, y dictará las que crea nece- 
sarias para su ejecución, resolviendo cuantas consultas 
Je fueren hechas acerca de la misma. 

El Comandante de Estado Mw/or, 
J. B. HICKEY. 

(GomU > dlclemlire.) 



No. 497. 
Habana, 10 de Diciembre rfe 1900. 

El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Agricultura, Comercio é Industria, ha 
teuido á bien disponer la publicación de la siguiente 
orden: 

I. Por la presente se hacen extensivos á las pa- 
tentes cubanas y de oti'aa naciones los preceptos de la 

• VÍBS« la pAn. 611 «a tama II, ]g9Sf. 



zedbyGoOglC 



Orden lío. 216,* nene corriente de este Cuartel Gene' 
ral, dictada para las patentes americanas. £d bu coq- 
secueucia deberán inscribirse en firme, en el Registro 
de la Secretaría de Agricultura, Comercio é Industria 
de esta Isla, aquellas que aparezcan interferidos por 
patentes espafiolas, si dentro del plazo seüalado en la 
referida Orden No. 216,* los propietarios de estas ulti- 
mas no hubiesen presentado Ioh duplicados de los DiO' 
délos, planos y especificaciones de las mismas para su 
necesario examen y decisión sobre los mencionados 
casos de interferencia. 

II. La inscripción en firme de las patentes ex-- 
tranjeras y cubanas se hará, en todo ca.w, como se 
dispuso para las americanas, dejando ñ, salvo el dere' 
cho de los propietarios de las espafiolas para ventilar 
sns diferencias ante los tribonalos de Justicia. 

El Coniandanle de Untado Maym-f 

J, B. HICKEY. 



SECRETARIA DÉ JUSTICIA 

"Con esta fecha se dirije á loa Tribunales de esta 
tsla la siguiente circular; 

Con frecuencia se recil>en en esta Secretaría que- 
jas de personas que se dicen victimas de detenciones 
injustificadas y abusos contra su libertad, cometidos 
por la Policía en las ciudades y por la Guardia Bnral 
en los campos. 

Después de un estudio detenido de cada caso, el 
Secretario que suscribe ha adquirido el convencimien' 
to de que esos hechos han ocurrido, no tanto por in- 
discretas extralimitaciones 6 abusos apasionados por 
parte de la Policía, como porque ésta desconoce casi 
en absoluto la Legislación vigente; y, principalmente, 
porque la Policía y aún loa Jueces y Tribunales, abri- 
gan la creencia de que los Agentes de Policía y loa de 
la Guardia Rural, por haber sido dichos cuerpos en es- 
tos últimos tiempos reorganizados por disposiciones 
especíales, se encuentran actualmente menos sujetos & 
la Legislacióp común del país que á las órdenes, más 
6 menos discrecionales, de sus respectivos Jefes. 

• V«Me la ptg. 2M del lomo II, 19AI. 



DigitizedbyCoOglc" 



334 COLECCIÓN LBC lSLAtlV* ^^ 

En tal concepto, y considerando esta Secretarta 
que ee un grave error suponer que los citados Agentes 
de la Autoridad tienen fuero especial alguno, y olvi- 
dar qne tanto el Ministerio Fiacal como loa Tribunales 
todos, están hoy tan obligados como antes á perseguir 
y castigar cualesquiera infracciones punibles en qne di- 
chos Agentes incurran, he reenelto se recuerde & Ioh 
funcionarlos del orden Judicial y Fiscal de esta Isla 
que eontinfian en todo sn vigor y fuerza loa preceptos 
It^les siguientes: 

Primero: El art. 489 de la Ley de Enjuiciamien- 
to Criminal, según el cual ningún ciudadano ni ex- 
tranjero podrá ser detenido sino en los cjwos y en la 
forma que las leyes prescriban. 

Segundo: El art. 492 de la misma ley, según el 
cual la Autondad ó Agente de la Policía Judicial solo 
podrá detener: 

1? Al que intentare cometer un delito, en el mo- 
mento de ir A cometerlo. 

2'! Al delincuente infraganti. 

'■i'! Al que se fugare del lüstableciniieoto Penal 
en qne se halle extinguiendo condena. 

49 Al que se fugare de la Cárcel en que estuvie- 
re esperando su traslación al establecimiento Penal 6 
lugar eu que deba cumplir la condena que se le hubie- 
fte impuesto por sentencia firme. 

59 Al que se fugare al ser conducido al estable- 
cimiento ó lugar mencionado en el número anterior. 

69 Al que se fugare estando detenido ñ preso 
poi' causa pendiente. 

"9 Al procesado ó condenado que estuviere en 
i-ebeldia. 

89 Al que estuviere procesado por delito que ten- 
ga señalada en el Código pena superior á la de prisión 
i-orreceional, 

99 Al procesado por delito íi que esté señalada 
pena inferior, si sus antecedentes 6 laa circunstancias 
del hecho hicieren presumir que no eomparccerü cuan- 
do fuere llamado por Autoridad Judicial. 

Se exceptúa de lo dispuesto en el párrafo anterior 
al pi'ocesado que preste en el acto ñanza bastante á 
juicio de la Autoridad ó Agente que intente detenerlo, 
para presumir racionalmente que comparecerá cuando 
le llame el Juez ó Tribunal competente. 



zedbyGoOglC 



10. Al que estuviere en el caso del nUmero an-' 
tenor, aunque todavía no se hallase procesado, con 
tal que concurran la« dos circunstancias siguientes: 
1? ^ue la Autoridíid 6 Agente tenga, motivos racio- 
nalmente bastantes para creer en la eíiateneia de un 
hecho que presente los caraniterea de delito; y 2* Que 
los tenga también bastantes para creer que la persona 
& quien intente detener tuvo participación en 41. 

Tercero: El art, 49l> de la misma ley, que dicet 
«No se podrá detener por himples faltas S. no ser que 
el prennnto reo no tuviese domicilio conocido ni diere 
tianza bastante á juicio do la Auloridad 6 Agente que 
intente detenerlo." 

Cuarto: El art, 198 del Código Penal que dice: 
«El funcionario pfiblíco que detuviere !i uua persona 
sin estar autorizado por una ley, á no ser por razón de 
delito, no estando en suspenso laa garantías constitu' 
clónales, incurrirá en las penas de multa de 325 & 
3250 pesetas, si la detención no hubiere excedido de 
tres dfas; en la de suspensión en sus grados mínimo y 
medio, si pasando de este tiempo no hubiere llegado á 
quince; en la de suspensión en su grado máximo á in- 
habilitación absoluta temporal en su grado medio, si 
no habiendo bajado de quince días no hubiere llegado 
á un mes; en la de prisión correccional en su grado 
máximo á prisión mayor en su grado minimo. si hu- 
biere pasado de un mes y no hubiere excedido de un 
año; y en la de prisión mayor en su grado medio á re- 
clnsión temporal en toda su extensión, si hubiere pa- 
sado de un año.H 

Quinto: El art. .545 de la Ley de Enjuiciamien- 
to Criminal, segón el cual nadie podrá entrar en el do- 
micilio de un ciudadano ó extranjero residente sin su 
consentimiento, excepto en los casos y en la forma ex- 
presamente previsto en las leyes. 

Sexto: El art. 5.'i3 de la misma ley, segfin el 
cual loa Agentes de Policía podrán proceder de propia 
Autoridad al registro en un lugar habitado, solo cuan- 
do haya mandamiento de prisión contra una persona y 
traten de llevar á efecto su captura, cuando un indi- 
viduo sea sorprendido en flagrante delito ó cuando un 
delincnente, inmediatamente perseguido por los Agen- 
tez de la Autoridad, se oculte ó refugie en alguna 



zedbyGoOglC 



Síptimo: El art. 770 de la Ley de Enjuicia- 
miento Criminal, que dice: «Se conaiderar¿ florante 
delito el que se estuviere cometiendo ó se acabare de 
cometer, cuando el delincuente 6 delincuentes sean 
sorprendidos.» 

«Se cntendeni aorprendido en el acto, no solo el 
criminal que fuere cojido en el momento de estar co- 
metiendo el delito, sino el detenido ó perseguido inme- 
diatamente después de cometerle sí la persecuoíÓD du- 
rare ó no »e snspendiere mientras el delincuente no ae 
ponga fuera del inmediato alcance de los que le per- 
sigan.» 

"También se considerará delincuente Infraganti 
aquel á quien so sorprendiere inmediatamente des- 
pués de cometido un delito con efectos ó instrumentos 
que infundan la presunción vehemente de su partici- 
pación en él». 

Octavo: Ei art. 203 del Código Penal, segün el 
cual incurrirán en las penas de suspensión en su» gra- 
dos mínimo y medio y multa de 325 á 3260 pe- 
setas: 

19 El funcionario público que, no siendo Auto- 
ridad Judicial, y no estando en suspenso las garantías 
constitucionales, enti'are eu el domicilio de un ciuda- 
dano ó extranjero sin su consentimiento, á no ser en 
los casos y en la forma expresamente previstos en las 
leyes. 

2? El funcionario público que, sin estar autori- 
zado por una ley, no siendo Autoridad Judicial, y no 
estando tampoco en suspenso las garantías oonstitu- 
eíonales, registrare los papelea de un ciudadano 6 ex- 
tranjero y efectos que se hallaren en su domicilio, á 
DO ser que el dueño hubiere prestado su consenti- 
miento. 

Si no devolviere al dueño inmediatamente des- 
pués del registro los pápelos y efectos registrados, la 
pena será la inmediatamente superior en grado. 

Si los delitos penados en los dos números anterio- 
res fueren cometidos de noche, las penas sei'án las de 
suspensión en sus grados medio y máximo y multa de 
(12-> á 6250 pesetas, salvo lo dispuesto en el párrafo se- 
gundo del número 2?, respecto á los cuales la pena se- 
rá la inmediatamente superior en grado á las eu ellos 
señaladas. 



zedbyGoOglC 



Asimismo he i>esaeIto dar como interpretsciones 
oficiales y recomendaciones [prudenciales las siguienT 
tes. 

JNSTRt'CCIONES. 

Primera: La Orden 272 serio corriente, que di- 
ce: "El arresto podrá hacerse en cualquier día 6 á 
cualquier hora del dia ó de la noche, bien constituya 
delito 6 falta el acto que se imputa", solo será aplica- 
ble en los casos en que la detención proceda con arre- 
glo & las disposiciones que se dejan citadas. 

Segunda: Se entenderá que tiene domicilio cono- 
cido, á lOH efectos del artículo 495 de la Ley de Enjui- 
ciamiento Criminal, toda persona que hubiere residido 
hahitnaiinente, durante los treinta días anteriores á la 
comisi6n de la falta, en alguna casa ó habitación de- 
signables; y se estará á ese respecto á lo que bajo jura- 
mento asegure el acusado ante el Policía ó Agente de 
la Autoridad que tratare de detenerio, á menos que di- 
cho Policía ó Agente tenga la s^uridad de lo contra- 
rio. En este caso procederá á efectuar la detención si 
el detenido no prestare ñanza en metálico, que deberá 
admitirle el mismo Policía, para garantir su compa- 
recencia. 

Tercera: Cuando no pudiere el Policía ó Agente 
de la Autoridad llevar á cabo con arreglo á la ley la 
detención, tomará nota del nombre, apellido, domici- 
lio j demás circunstancias bastantes para la averigua- 
ción é identiflcación del culpable, (Art. 493 de la Ley 
de Enjuiciamiento Criminal). 

Cuarta: . Ni la Kegla 66 del Reglamento del De- 
partamento de Folicia de la ciudad de la Habana, en 
cuanto dispone que el Jefe de Policía puede castigar á 
cualquier Agente suyo que cometa actos de opresión ó 
tiranía, cualquier infracción legal ó altere el orden pu- 
blico, ni cualesquiera otras disposiciones que hayan 
conferido á los Jefes de Policía ó de la Guardia Rural 
¡{guales 6 parecidas atribuciones, han altcratlo en nada 
loB preceptos de la Legislación penal vigente, en virtud, 
de los cuales todos los hechos punibles que dichos 
Agentes cometan deberán ser perseguidos y castigados 
por los Tribunales ordinarios. 

Miguel Gener. 

Secretario. 



zedbyGoOgle 



Lo que se publi«» en la Oaceta de la Habj 
para general conocí miento. 

Habana, Diciembre 10 de 1900. 
De usted atentameate. 

OaMn Moto. 

Rubsecrctario, 



N? mi 

CUARTEL UENEBAL, DIVISIÓN DE CUBA 

Habana, 10 de Diciembre de 1900. 

Para relevar de una cai^ innecesaria á los abo- 
gados de esta Isla, el Gobernador General, ¿propuesta 
del Secretario de justicia, ha dispuesto la publicación 
de la orden siguiente, que pone termino & las relacio- 
nen oficiales entre el Gobierno y los distintos Colegion 
de Abí^^oB de C'ulw: 

I. En lo sucesivo Ioh jueces y tribunales no exi- 
jirán que se fijen en los poderes los sellos llamados de 
"Basfcanteo" y Aceptación". 

II. Para ejercer la profesión du abogado ante 
los Juzgados y Tribunales no «era necesaria la inscrip- 
ción en ningún colegio de abogados; bastando sólo los 
demás requisitos que exij'en las leyes. 

IIT. Quedan disueltos como corporaciones ofi- 
ciales los Colegios de Abogados exiwtentes en esta 
Isla. 

IV. Todas las íacultades y atribuciones que 
basta ahora han tenido los colegios de abogados como 
corporaciones oficiales, las asumirán en lo sucesivo los 
jugados y tribunales en sus respectivas jurisdicciones, 
pero de acuerdo con lo (juc en esta orden se dispone. 

V. Tjos abogados que quieran a<!tuar ante los 
juzgados y tribunales deberán presentar ó remitir sus 
títulos profesionales al Tribunal Supremo para que se 
tome razón de dichos títulos; y ae comnnique por el 
expresado tribunal á todas las Audiencias de la Isla y 
se publiqne en la G.\CB:rA Oficial dk LA Habana di- 
cha toma de razón; ü fin de que'co todos los Jugados 
y Tribunales de la Isla se admita á los abogados que 
hayan llenado ese requisito, al ejercicio de su profe- 
sión. 



zedbyGoOglC 



VI. El turno para )a designación de defensor de 
pobres ó de oñcio se llevará, en toda la Isla, como se ha 
llevado hasta ahora en los lugares donde no existían 
colegios de atx^ados. 

VII. La graduación de los honorarios impugna- 
dos á los abogados se hará por el Juez 6 Tribnnal que 
conozca del juicio en que se haga la impugnación, con 
audiencia verbal d(;l impuguante y del impugnado ó 
de loe letrados que lot^ mismos designen con tal objeto. 

VIII. Quedan derogadas las disposiciones lega- 
les que se opongan á, io establecido en esta orden. 

IX. Queda autorizado el Secretario de Justicia 
para resolver las dudas que pueda orrecer en la prác- 
tica, el cumplimieuto de esta orden, 

X. Esta orden empezará á regir desde su publi- 
cación en la Gaceta Oficial de la Habana. 

l>ispoHÍciÓn Transitoria. 
Todos los abí^íados que deseen continuar ejer- 
ciendo su profesión ant« los Juzgados y Tribunales de 
esta isla, debentu remitir sus titidos profesionales al 
Tribunal Supremo para que de ellos se tome razón gra- 
tuitamente cuya remisión harán antes que transcurra 
ct último día del mes de Enero próximo entrante. Du- 
rante ese término potlrán continuar ejertriendo su pro- 
ícrión ante dichos Jugados y Tribunales, los que ve- 
níau ejerciéndola legalniente; entendiéndose que po- 
di-án hacerlo en toda la Isla sin distinción de locali- 
dades. 

El C'oituutdaiUe de Enlodo Mayor, 
J. B. HICKEY. 

(Gaceta 11 dii'iembn'.l 



S9 501. 

Habana, 11 de Dicietubre de 1900. 
El Cíübernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Ha<ñenda, ha tenido á bien disponer la 
publicación de la signíente instrucción para el proce- 
dimiento contra deudores á la Hacienda Publica y á 
los Ayuntamientos por el concepto de contribuciones é 
impuestos y por el de rédito de censos y demás rentas 
interiores en la Isla de Cuba. 

El Comandante de Estado Mayor, 
J, B. HICKEY. 



zedbyGoOglC 



IKSTRIICCION 

jVrtlciilo I. JA)í^ prot^imieiitoB contra contribu- 
yentes y otroa responsables piu^ la cobranza de Ior 
descubiertos liquidados á favor de )a Hacienda pfibli- 
ca, Ayuntamieuto 6 eatidad subrogada en bus dere- 
chos, son pnramente administrativos y se seguirán por 
la via de apremio, con sujeción á este Reglamento. 

Es privativa la competencia de la Administraciáu 
para entender y resolver sobre todas las incidencias 
del apremio, sin que los Tribunales ordinarios puedan 
admitir demanda alguna, & menos que se justifique 
haberse agota<]o la via gubernativa, ó que la admiuis- 
tí-ación baya reservado el conocimiento del asunto á 
la jurisdiceióu oi-dinaria. 

Art. 11. El deudor tiene derecho á reclamar 
contra el proce<li miento de apremio, sí lo considera in- 
justo, cualquiera que sea el estado en que se encuen- 
tre, depositando la cantidad reclamada. 

Los dotulores por contribuciones municipales es- 
tableceiTÍn sus reclamaciones en la forma que determi- 
na la Orden N*? 2.54,* 6 en la que estableciere cualquiera 
otra ley ó reglamento que se promulgare en forma. 

Los de inipuestos pertenecientes al cst)«lo, en pri- 
mera instancia ante la oficina que inicie el apremio, y 
el de queja, ó de apelación en su caso, ante la Secreta- 
ría de Hacienda. 

Las tercerías de mejor derecho y dominio se esta- 
blecerán y sustanciarán en la forma que determina la 
Ley de Enjuiciamiento Civil, causando los mismos 
efectos que dicha Ley señala. 

Art. III. La contribucióu territorial grava á los 
inmuebles afectos á ella, que estarán sujetos a) adeudo, 
cualquiera que sea el poseedor durante los dos años 
que seOala la Orden N'.' 254* para la caducidad, á los 
cuales se ha hecho extensiva la hipoteca legal estable- 
cida en la Ley Hipotecaria. 

Art. IV. La cobranza de las contribuciones di- 
rectas correspondientes á los Municipios se efectuará 
eu la forma y plazos determinados por las órdenes del 
Gobierno Militar nümeros 254* y 270** ñ disposiciones 
que las sustituyan. 



zedbyGoOglC 



bU LA IIL* bk cUba 34l 

La recaadaci6n de los impuestos y de lae Rentas 
de Bienes del Estado, y réditos de censoe, se hará ea 
la forma que se determina en tos respectivos relamen- 
tos y en los plazca señalados en las escrituras de reco- 
nocimiento de los gravámenes, ó contratos celebrados 
y en cuanto de esta Instrucción sea aplicable. 

La cobranza de las rentas de propiedades y censos 
municipales, en los plazos determinados en las escritu- 
ras, en los contratos y en la forma que He señala en la 
presente Instrucción. 

Art. y. Se prohibe & los recaudadores hacer en- 
tr^a al contribuyente de un recibo posterior dejan- 
do en descubierto otros anteriores. Cuando ésto oca- 
rra, serán responsablee con su fianza de los perjuidoe 
que resultasen & la Haciehda ó Ayuntamiento. 

Art. VI. Todo deudor por contribuciones di- 
rectas puede satisfacer sub descubiertos sin recaigo en 
loH pl^os señalados por las disposiciones vigentes. 81 
el adeudo fuere por otro concepto, el término para el 
pago sin recargo será de un mee, que comenzará á 
contarse desde el día del vencimiento, 6 reconocimien- 
to de la obligación, conforme á los Reglamentos, salvo 
la excepción que establece el Reglamento especial pa- 
ra la administración y cobranza de Derechos Reales. 

Art. VIL Terminado el plazo para la cobranza 
voluntaría se iniciará el procedimiento de apremio en 
la forma siguiente: 

FISCAB URBANAS V BUaTICAB. 

A la terminación del plazo para el pago sin recar- 
go que señalan la Orden 234* para las fincas urba- 
naBy la nám. 270** para las fincas rústicas, el Tesorero 
Municipal formará una relación de todos los contribu- 
yentes que se encuentren en descnbicrto por fincas 
urbanas, y otra de los que estén en descubierto por 
fincas rústicas. Al pie de cada relación decretará el 
Alcalde que los deudores que han incurrido en el 1*0- 
cargo del 6 por 100 sobre la cuota que señala el pá- 
iTafo 2? del artículo XVIII de Ja Orden 254* y el ar- 
ticulo II de la Orden n6m, 270**, y se publicarán las 
relaciones y decretos eu el periódico en que acostum- 
bre insertar susanuucios el municipio, y por edictos 

■ V«nwl>p*g. aasdeltonwll, 1000. 



zedbyGoOglC 



que se ñjarán en los lugares de costumbre; con la pre- 
vención de que si en el término de 8 dios, exprcflándo- 
se la fecha en que empiezan y terminan, no ocurren 
los deudores á satisfacer su adeudo quedan incursos en 
el primer grado de apremio y en el i-ecargo expresado 
dentro del trimestre, según Rea de finca urbana & rús- 
tica la cuota adeudada, liqnidtindoao fil recargo desde 
la fecha de la publicación. 

En virtud de dichas relaciones y trascurridos los 
8 dias para el pago sin recargo, se formarán expedien- 
tes individuales para proseguir el cobro, que se encabe- 
zarán con copia certificada del decretó del Alcalde, 
procediéndose al embargo de bienes muebles, ftemo- 
vientes 6 rentas, con sujeción á la vigente Ley do 
Enjuiciamiento Civil. Se considerai-án bienes mue- 
bles los que determinan los articnlos 335 y 330 del vi- 
gente Código Civil. 

Quedan exceptuados de embaí^: 

1 . El ganado destinado á la labor y al acarreo de 
frutos de las tierras cultivadas por el deudor, en cuan- 
to no excedan de dos yuntas de bueyes 6 dos caballe- 
rías. 

2. Los arados y demás instrumentos y aperos de 
labranza. 

3. Los libros, instrumentos y herramientas que 
el deudor necesite para el ejercicio personal de su pro- 
fesión, arte 6 industria. 

4. El lecho del deudor é individuos de su fami- 
lia que vivan en su compañia. 

6. La ropa de uso diario de las mismas personas 
0. El caballo, la montura y cl machete de los la- 
bradores de la tierra. . 

7. La maquinaria de los ingenios destinada á la 
elaboración del fruto, aunque no se halle instalada, 
para el regadío y las cañerías para la distribución del 
agua ó otros objete». 

Art. VIII. A la terminación del trimestre ó se- 
mestre si fuese por ñucas róstícas ó uritanas concc<lido 
para pagar con sólo cl recargo del 6 por ciento st^fin 
expresan los citados artículos XVIII y II do las Or- 
denes núms. 254* y 270** el Tesorero formará otra re- 
lación de loe deudores que á pesar del procedimiento 
exprcsítílo anteriormente están aún en descubierto de- 
• VéuBla|>áK.r.3:><)el tomo II. 1900. 



zedbyGoOglC 



ne LA tSLA DB CUBA 343 

clarándolos el Alcalde incursos en el recargo del 12 
por dentó eobre la cuota original que expresan los ci- 
tados artículos. Dentro de este periodo puede conti- 
nuar la ejecución contra los bienes muebles, las rentas 
y semovientes, conforme se deja expresado en el ar- 
tículo anterior, hasta enagenar los muebles 6 semo- 
vientes en pública subasta. 

Art. IX. Si & pesar del remate de muebles 6 
semovientes, 6 por la interposición de tercerías 6 por 
haber cobrado el deudor las rentas embargadas por 
adelantado continuare en descubierto todo ó m&s de la 
cuarta parte del adeudo por principal, recargos y cos- 
tas se procederá á. embargo y venta del inmueble, ven- 
cido el semestre del segundo grado de apremio, con- 
forme al párrafo s^undo del artículo XVIII de la 
Oi-den N9 254.* Si el adeudo fuere por contribución 
de finca rústica se embat^rá sólo la parte de la su- 
perficie que se considere necesario para ciibrirlo, á 
menos qne sea indivisible por la naturaleza de los gra- 
vámenes que pesen sobre ella ó que desmerezca mucho 
por su división. 

Art. X. El procedimiento para la expropiación 
y remate del inmueble embargado será el establecido 
en los artículos 128 y siguientes de la Ley Hipotecaria 
. y los concordantes del Reglamento para su ejecución, 
salvo que so encabezará el procedimiento con certifi- 
cación del adeudo y haber sido infructuosos los ante- 
riores grados para cobrarlo, autorizado por el Tesorero 
Municipal. 

Servirá de tipo píira la subasta el valor de la finca 
consignado en el amillaramiento, para lo cual expe- 
díi-á certificación el funcionario encargado de aquel. 

Si la finca ó parte de finca no estuviere amillarada 
Bc hará el avalúo por peritos, si el contribuyente no se 
prestase á fijarle valor de acuerdo con el Tesorero Mu- 
nicipal. 

srnSIDlO INOLSTKIAL 

Art. XI. El procedimiento para los deudorcs 
por Subsidio Industrial será el siguiente: 

1. Pasado el primer mes del año fiscal si la cuota 
fuera íntegra y anual ó del trimestre si fuera prorm- 
toable, el Tesorero fonuan'i una relación de los contri- 



zedbyGoOglC 



344 



buyentes que no hayan satisfecho sos cuotas, y el Al- 
calde los declarará incursoB en el recargo del 10 por 
ciento de la cuota que señala el s^pindo párrafo del 
Artículo XIX de la Orden N9 254.* 

2. Al terminar el segundo mes se formará otra 
relaci6n de los que aún se encuentran en descubierto 
en la que decrebu^ también el Alcalde haber quedado 
aquellos incursos en otro recargo del 15 por ciento, que 
con el anterior sumará el 25 por ciento de la cuota que 
dicho artículo se&ala. 

3. AI terminar dicho segundo plazo se formaríi 
en la misma forma otra relación de deudores en la que 
dictará el Alcalde providencia de embargos y venta de 
bienes, el recargo de 12 Vo de interés sobre la cuota y 
las costas del procedimiento conforme el articulo XIX 
déla Oi-den NV 254.* Stsrán embargables los bienes 
muebles 6 inmuebles del deudor suficientes á cubrir el 
adeudo por principal, intereses y costas. 

4. El embargo y venta de los bienes muebles se 
ajustará á lo dispuesto en la vigente Ley de Enjuicia- 
miento Civil y el de los inmuebles á la Ley Hipoteca- 
ria en loa términos expresados en el artículo anterior, 

PATENTES DE ALCOHOLES. 

Art. XII. Los industriales obligados al pago del 
Impuesto ospccial de patente sobre expendición de vi- 
nos, aguardientes y licores y en general sobre bebidas 
espirituosas y fermentadas, efltán obligados á satisfa- 
cer el impuesto dentro del primer mes de ejercicio eco- 
nómico 6 al darse de alta para ejercer la industria. Bí 
no lo efectuaran se les notificará el deber de hacerlo 
dentro de un plazo de 15 días, transcurrido el cual, se 
leu impondrá como penalidad el pago de doble patente, 
continuándose para el cobi-o el mismo pn>ccdimiento 
de embaí^ y remate que señala el inciso H?del artícu- 
lo XI. 

MPLTAS PQB 1NFRA(X:IÓN DE LA OKDEN NÚHGBO 2.'>4,* 

Art. XIII. Ija ascendencia de la pena pecunia- 
ria, á que hace refei-encia el artículo XX de la Orden 
N'.' 2.'>4,* y en la que incurren los industriales que no 
tengan en lugar visible de su establecimiento, taller ó 



zedbyGoOglC 



despacho el recibo del áltimo adeudo vencido, 6 la pa- 
tente de bebidas, si expenden éstas para el consumo 
inmediato, será fíjada en las Ordenanzas Mnnicipales. 
El Tesorero Municipal la hará efectiva, emplean- 
do para el caso el misiou procedimiento que utiliza pa- 
ra el cobro de las multas que se imponen por infrac- 
ción de IsB Ordenanzas Municipales. 

CENSOS Y OTROS DERECHOS DEl. ESTADO Y MUNICIPALES. 

Art, XIV. Terminado el mes de plazo que se 
concede á los deudores por impuesto del Estado y Mu- 
nicipales de carácter distinto al de las contribuciones 
espresadas anteriormente para satisfacer sus descu- 
biertos sin recargo, se les notiScará el quedar incursos 
en el recargo del 5"/„ concediéndoles diez dias para el 
l»gf>; si transcurridos éstos no lo verifican se procede- 
rá al api-emÍQ de segundo gi-ado en otro recargo del 
10"/o y embaído de rentas, bienes muebles 6 semovien- 
tes según se expresa en el pán-afo 2° del articulo VII. 

Si tampoco satisracen su adeudo y recargos dentro 
del plazo de dos meses se procederá contra los bienes 
muebles ó inmuebles que posean en la forma que ex- 
presa el artículo IX por principal, recargos y costas. 

DlSPÜBIClONUa COMUNES Á TOIMÍ PROCEDIMIENTO. 

Art. XV. Las providencias declarando iucursos 
á los deudores en los apremios y los Decretos de em- 
bargo en los impuestos y rentas del Estado las dicta- 
rán los Administradores de Reutas é Impuestos de laa 
Zonas Fiscales, y las de los impuestos ó derechos mu- 
nicipales los Alcaldes. 

Art. XVI. Las relaciones y decretos del Alcal- 
de estarán siempre á la disposición de los contribuyen- 
tes que quieran examinarlos. 

Todas laa notificaciones se harán por gentes re- 
tribuidos por los Ayuntamientos pues los recargos é 
intereses de demora han de ingresar en sus cajas con- 
forme á lo dispuesto en el párrafo segundo del Artícu- 
lo XVI de la Orden N9 254.* 

Jjas manifestaciones se harán en la forma que es- 
tablece la Ley de Enjuiciamiento Civil. Se seguirá, el 
procedimiento en rebeldía contra aquellos cuyo domi- 

- VíMeUpáe. StJdeltomnll. KM. 



zedbyGoOglC 



ciiio se ignore en ta misma forma que dicha Jjey ele- 
termina, pero dejando en su ñnca 6 establecimieuto el 
aviso previo que establece Ifi. Orden 234,* y ejecutándose 
las provideneiae como si las notiñcaciones se hicieran 
en persona. 

Art. XVII. Kn todos los casos que tengau que 
intervenir peritos corresponde designar uno á la re- 
randacióii y otro á loa contribuyentes. Cnando («tos 
renuncie.» este derecho se hará constar en diligencia 
suscrita i»or los mismos en el expediente ejecutivo. 
Cuando no fuere conforme 1» a]>reciac^6n de los ilos 
peritos, el Alcalde nombrará un tercero cuya tasación 
servirá de Immw para el remate, si so trata de derechos 
y contribuciones municipales, y si de derechos del Es- 
tado par» el tercer perito lo designará el Adminiutnv- 
dor de RentJifl fi Impuestos de la Zona Fiscal. 

Los derechos de tasacifm se ajustanVn & la tarifa 
aprobada por el Gobierno General en 21 de Enero de 
IXKO, y sólo pueden ser nombrados tosadores los qne 
tengan titulo para el dejwmpeiío de dicho cargo, si los 
hubiere en el tírmino Munioii>al. Si no los hubiere, 
podrá i-ecaev el noiul>raniient« eu [«"rsonas enU'udidas 
y bien respetadas. 

Art. XVIIÍ. Ku ningún caso senl el deudor de- 
posítiirio do las rentas, valores, miu'bles ó semovien- 
tes embargados. Hecho el euiliargo se nombrará un 
degxisitario de resi>ousabÍlidad. 

.\rt. XIX. Si el cuil)argo fuere de riuitas se ha- 
rá saber al iuquilino ó arrendatario, juira (gno las abo- 
ne en la recaudación ó las retenga á la ley de de|>ós¡to 
siendo responsables de ello con arreglo á <lerec'lio. 

Art. XX. Cuando al proceder contra bienes de 
los deudores resulte que est<'n éstw embai-gados por 
mandamiento judicial 6 de cualquier otra autoridad 
administrativa se reembargarán y se dnnV coiu)eimien- 
t« de haberlo así efectuado á la autoridad que hubiese 
trabado el primer embaí^. Si el deudor tuviese oti-os 
bienes se seguirá contra ellos la ejecución. I^a auto- 
ridad que embarga primeramente «juedará obligada á 
entregar A la recaudación el importe de lo que se adeu- 
de de contribuciones por las dos últimas anualidades, 
6 por los réditos de censos y demás derechos del Esta- 
do y municipales. 

* VCiiso1a]illE. 635dcl tomoll, 1911'. 



DigitizSdbyGoOglC 



347 



Cuando un» finca se encuentra en a<Jmini.straGÍón 
judicial, el Administrador está obligado & pagar pre- 
ferentemente los impuestos 6 derechos que la misma 
adeude. 

Art. XXI. En todo tiempo podi-án ser exami- 
nados por loe contribuyentes los expedientes de apre- 
mio contra ellosr iniciados, pero una vez efectuado el 
pago en firme del descubierto fV que loa mismos se con- 
traigan se considera caducada la acción para estable- 
cer reclamaciones ó protestas. 

Art. XXII. Con arreglo á lo dispuesto en el ar- 
ticulo XXV de la Orden N? 254* los impuestos munici- 
pales prescriben ípgo fado A los dos años de terminado 
el afio fisciil á que correspondan. La responsabilidad de 
las cuotas do cobradas es de los recaudadores munici- 
pales, en primer término, y subsidiariamente de los 
AyantamientOB. 

La prescripcióu de otros créditos ajustará en 
cuanto á tos censos 6, hipotecas A lo establecido en el 
Código Civil, y en cuanto 4 los demás derechos del 
Estado & lo que establecen los r^lamentos por que se 
rigen. Se considerará para éstos interrumpida la pres- 
cripción por cualquier gestión realizada para el cobro, 
de lo adeudado por principal ó réditos ó intereses. 

Art. XXIII. Los expedientes de un mismo deu- 
dor pueden acumularse para el procedimiento de ex- 
propiación pero lian de estar tramitados en debida 
forma constando en ellos el haber hecho las correspon- 
dientes notificaciones en los plazas y formas determi- 
nados. 

Art. XXIV. A falta de licitadores en la prime- 
ra subasta se repetirán éstas hasta que se enhenen los 
bienes embargados, rebajándose los plazos de cada una 
á la mitad del término señalado para la primera. 

Art. XXV. Cuando el valor de los inmuebles 
de cuya subasta se trata no exceda de seis mil pesos 
no será necesaria la pnblicaciún de ella en la Gaceta 
DE LA Habana, bastando que se haga en los periódi- 
cos de la cabecera del partido judicial y en el que hu- 
biere en la localidad; lo cual se acreditará en el expe- 
diente de api-emio, agregando los nfimcros en que se 
hayan publicado los edictos. 



' Víunlipig.GSSdeltflmoII, IWa, 



zedbyGoOgle 



Art. XXVI. En uiiigCui caso podrán tomar par- 
te cu lo» remates de mueble» {; ¡Diniieblcs lo8 miem- 
bros del Ayuntamiento y los funcionarios del Munici- 
pio ó del KHtado que intervengan en el procedimiento, 
ni por sí ni por medio de apoderado ó intermediarios. 

Se eonsiderai-á uulo todo acto en que resulte in- 
fringido este precepto, aparte de las responsabilidades 
(]ue puedan exigiraeiv los que en el mismo intervengan. 

.\rt. XXVII. Los espedientes de apremio que 
estuvieran en sustanciación & la pi-omulgación de esta 
Orden, se ajustarán 4 ella en las tramitaciones ulte- 
riores sin retro<«der en el procedimiento. 

.-\rt. XXVIII. Las bajas y altas por ñnciks ur- 
banas y rústicas se ajustarán á lo dispuesto en el c¡i- 
pítuln IV de la Orden ^9 .335* y las de Subsidio Indus- 
trial al Reglamento de esta Contnbución y deiuá^ 
disposiciones complementarias, 



El sei'vii-io de Pluniiis de Agua se continuará re- 
caudando como en la a<-tuanda<1, pero el recaudador 
será res[>onsable de los descubiertos que resulten eii 
lo sucesivo pendiente á los dos años de vencidos los 
a<1eudos, considerándose los inqiiilinos como deposita- 
rios de los al<inileres embargados según expi-eaa el ar- 
tículo XIX de la presente Instrucción. 

iGareta l'J illoirnibiv.) 



Xo. óií'J. 

HahaiM. U dit JUciaiihml,- 1000. 

El (ícilMTiíatlor (iencml de C'ulia, á pi-opuesto del 
Secretario de KHta<]o y Ciolwniíwit^n, lia tenido A bien 
disponer la publieiuríón de la siguiente oi-den: 

I. Queda suprimido el Término Muuici[>al de 
'■AiT-os de Cauasí", pertenecieute al partido Judicial 
do Matanzas, Provincia del mismo nombre; y en su 
consecuencia el territorio á que se extiende la accióa 
administrativa de dicho .-Vyuutamiento, ó sean los Ba- 
rrios ''Norte" y "Sur", queda totalmente llegado al 
Término Municipal de Matanzas. 



zedbyGoOglC 



II. Ls citada alteración ee eutenderá sin perjui- 
cio de los derechos de propiedad y servidumbres públi- 
cas y privadas existentes, 

JII. El archivo y demás pertenencias del Ayun- 
tamiento de "Arcos de Canasí" pasarán al de Matan- 
zas, en la parte que acuerde éste, y el resto quedará 
en poder de la Junta Administrativa que se orea por 
el Ai-tículo VI de esta Orden, 

IV. El Ayuntamiento de Matanzas queda hecho 
cargo de todas las acciones, obligaciones y derechos 
que antea correspondían aJ de "Arcos de Canasi". 

V. La Folíela Municipal dispuesta por la Orden 
No. 220, 1 Bcrie de 1899 de este Cuartel General para el 
Término Municipal de "Arcos de Canasi'', formará 
parte de la del Término Municipal de Matanzas, to- 
iiiéndose en cuenta lo prevenido en las órdenes íífinie- 
ro8 401 * y 442, ' serie coi-ricnte. 

VI. El Ayuntamiento de Matanzas nombrará, 
para los Barrios á que se contrae el Articulo I de esta 
Orflen, una Junta Administrativa que se compondrá 
de un Presidente y de cuatro vocales elegidos por suer- 
te de. entre los Concejales y el Alcalde que eori-espon- 
dian al Ayuntamiento de "Arcos de Canasi." 

Ijas ^ultades de esta Junta hasta que otra cosa 
no se disponga, estarán limitadas: 

A cumplimentar los servicios que le delegue el 
Ayuntamiento. 

A velar por el cumplimiento de las Leyes, Oi-de- 
nea y Ordenanzas vigentes. 

Y á auxiliar los trabajos del nuevo amillaramicn- 
to bajo la dirección del Ayuntamiento y Junta de ]l>fa- 
tauzas. 

El Presidente de esta Junta dQsempcQará las fun- 
ciones encomendadas á los Alcaldes de Barrio. 

VII. El Gobernador Civil de la Provincia de 
Matanzas queda encatrado de la ejecución de esta Or- 
den y dictará las que crea necesarias para su cumpli- 
miento; resolviendo cuantas consultas le fueren he- 
chas atarea de la nuNma. 

El Cmnandanle dñ Estado Mayor, 
■ J. B. HICKEY. 

((:a«lii13()ld>ni>bre.) 
1 Tfue la pig. eit del Innm IT, IRW. 



zedbyGoOglC 



350 COLRCCIÓN I.IICI3LATIVA 

N9 504. 
Habana, 13 de Dieiemlrre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba onlciia la pubii- 
caciÓQ de \&n siguientes Instruccionos relativas (x. 
ehecks duplicados, para conocimiento y guía de aque- 
llos á qutpnfís interese. 

El VnmandanU: de Ediidii Miiyor, 
J. B. HICKEY. 



OFICnTA SEL TESOBEBO SE CUBA. 
Habana, Cuba. 

Modelo lir,. 

ISBTRrCCIONES KKLATIVAH A CWErKfl Ori'I.lCAOÓS . 

Cuando un check original se pierda, haya sido ro- 
bado ó destruido, el oñcial p^;a<Ior y agente del Go- 
bierno Insular de Cuba est&n antorizados, después de 
pasados dos meses y dentro del término de tres aflos 
de la fecha que aparece en el referido eheck á emltii' 
au duplicado del mismo; y los depositarios designados 
de fondos Insulares pagai^ii, tan pronto tengan aviso 
y las pruebas de la pérdida del check original, los re- 
feridos cheoks, sujetándose ft loH Regla» vigentes que 
se relacionan con su entrega y pago previa la pres- 
tación de ñanza para indemnizar al Gobierno Insular, 
se^n lo ordene el Tesorero. 

En el caso que el oficial pagador ó agente que ha- 
ya autorizado el check perdido, destruido 6 robado ha- 
ya muerto, 6 haya cesado en el servicio del Gobierno 
de Cuba, será el deber del Tesorero, sujetándose & las 
reglas que hayan sido aprobadas por el Gobernador 
Militar & abrir un crédito á favor del dueflo del check 
original, por la cantidad expresada eu el mismo y re- 
mitirla al Gobernador Militar para su pago. 

Esta Orden no se aplicará á ningún check cuyo 
montante pase de $2,500.00 y se prohibe á los Oficia- 
les Picadores y Agentes del Gobierno Insular de Cu- 
ba, expedir, para ser trasmitidos por correo, ehecks 
oficialeií cuyo valor pase de $2,.500.00. Eu el caso que 



zedbyGoOglC 



Bea necesario híicer pagos por al correo de caDti<la<los 
que puseu lie 82,000.00, ee expedirá el Buñcientc nú- 
luero de clieckü de $2, 500. 00 ú nieiio», que sean nece- 
sai'iuB para sati»facei- el eai-goy cada uno se remitirá 
l>ajo cubierta Reparada. 

Eugeiie T. Jjodd 
Tesorero de Onha. 

DEPABTAUENTO SEL TESOBO, Isla de Cnba. 

Habana, Ouba, 13 de Dieieinbre de lUOO. 

En cumplimiento de lo dispuesto en la anterior 
orden se publican las reglae Biguientos; 

Tan pronto como EC pierda un ehock, el dueílo, 
para proteger mejor sus intereses, deberá notificar por 
eacrito al oficial ó banco contra quien estaba expedido, 
la pérdida del mismo, manifestando el nombre del oG- 
cial 6 agente por el cual fué girado describiendo el 
clieck, eBpeciñcando si fuere posible 1» fecha, número y 
cantidad, y suplicando se suspenda el pago del mismo. 

Para obtener un clieck duplicado, la parte intere- 
sada deberá presentar al oficial ó agente que extendió 
el check original, una relación por escrito en la que 
manifestará su nombre y residencia con claridad, des- 
cribiendo el clicek y sus endoses, demostrando la par- 
ticipación que tenga en 61, diuido detalles sobre su 
péitlida y qué acción, si alguna lia interpuesto, para 
evitar su pago. 

Deberá también entregar al mismo oficial ó agen- 
te una fianza llenando la adjunta forma y de acuerdo 
con estas instrneciones, que serán entregadas por el 
Tesorero á cualquier oficial 6 agente que la solicite. 

Una vez hecha la relación y dada la fianza, dclxt- 
rá el oficial ó agente ponerles su endose como compro- 
bante de que le fueron entregadas y aceptadas por él, 
como prueba y si^uridad bajo las eualeq ha obrado. 
Cuando se haya cumplido el plazo de dos meses, á 
contar desde la fecha del check original, el oficial ó 
agente estenderá un duplicado que deberá ser copia 
exacta del original teniendo especial cuidado que el 
número y la teciía correspondan con el original. 
La relación, fianza y check duplicado, lo mandará 
HÍn demora al Tcsoreí/) de t'uba, quien, tan pronto 



zedbyCoOglC 



352 



como los reciba, notificará & la oñcioa 6 banco, 
contra quien está girado, qne tina solicitad para 
un duplicado está pendiente, y el banco ü oficina 
informará en seguida al Tesorero si ya ae le ha no- 
tificado para que suspenda el pago del original, y 
fñ el original ha sido pi-csentado 6 pagado, y, en ca- 
case que no haya efectuado el pago que sea suspendido. 

8i los informes obtenidos resultAn satisfactorios pa- 
ra el Tesorero y éste aprueba que se expida un duplica- 
do y la adjunta fianza, certificará ku aprobación por 
escrito sobre los documentos, como también sobre el 
check duplicado y le remitirá dicho check duplicado & 
la persona interesada, archivando los otros papeles. 

Todo check expedido de conformidad con estas 
instrucciones, y que contenga el expresado certificado 
del Tesorero, puede, si está bien endosado, ser pagado 
por el Depositario contra quien se haya girado, suje- 
tándose á las mismas reglas y reglamentos que se ob- 
servan para el pago de checks originales, pero no so 
pagará un check duplicado cuando el chock original 
se haya pagado. 

En el caso de la pérdida de un check expodido 
por un oficial pagador Insulai' ó agente que haya 
muerto 6 qne ya no esté al servicio del Gobierno Insu- 
lar, la i'oIa>ción y fianza (]iio deba presentar el dueílo 
del referido check á un oficial 6 agente al servicio del 
(íohienio Insular ant«s de expedir un check duplicarlo, 
delieri'in ser remitidas al Tesorero de Culta, qnieii hc 
cei-ciorará de la autenticidad de la reclanioeión y onle- 
nai-á im libramiento por saldo á favor del interesado, 
cuyo importe so cargará á laasignaci6n corres^nndien- 
te y al ofic^íal (i agento ijue extendió el check perdidi>. 

Cuando una cuenta de esta naturaleza aparezca, 
o^tiutdo el oficial 6 agente avrgodo con el importe de 
«n cliettk duplicado, el Tesorei-o hai-á que el importe 
ilel check original, si aun ñgimirso al crédito de un 
oficial 6 agente en cualquier DepositJU-ia, sea reembol- 
sado al Tpsoro y iKreditado al oficial 6 ngeut« y á la 
correspondiente asignación. 

Estos i'eglamentos no mt aplicanin cuando el im- 
porte del check exceda la cantidad de dosmilquinien- 

tOS pCíMlB. 

Eiitinir. T. ÍmiIiI 
Tesorci-o de Cnha, 



zedbyGoOglC 



Sépase por !a presente: que uos: 

como principal, , 



y 

, como fiadores, somos respousables en la forma 

legal que en derecho proceda para con el Gobierno de 
de Cuba, por la cantidad de pesos, mo- 
neda corriente de los Estados Unidos, que pagaremos 
al mencionado Oobiemo de Cuba, 6 á sus agentcf, ó 
cesionarios; á cuyo pago efectivo nos obligamos y obli- 
gamos á nuestros herberos, albaceas y administrado- 
res, solidaria y conjuntamente, cuanto en derecho sea 
necesario. 

Sellado con nuestro sello y fechado este día 

de en ano de Nuestro Sefíor, un mil nove- 
cientos 

Por cuanto el check N9 espedido por 

contra 

en el día de de 

pagadero á la oi-den de , por la 

cantidad de pesos como pago de 

no ha sido alK)ua<lo jwr el (íobif ni« de 

Cuba, por pérdida, )>ajo las circniístaueias que se re- 
fieren en la adjunta de<-lanK-i6n jui-ada y se soli<-ita un 
duplicado: 

Y, por cuanto los reglamentos establf cidos ih»- el 
Departamento del Tenuro <lc la Isla de Cidia disponen 
(¡ue cuando un individuo so encuentre en este atín» 
(Icbe dar fianza al Gobierno de Cnlxt, suscrita jxn' <1os 
lladoreí;, para indemnizar al ivferído nohieniu, antes 
fiue se expida un diiplica<l(i, ó que se hagtiu p»f^ por 
cuenta de 61: y el Tesorero certifique que dcbaalH)- 
narse el duplicado del refendo check oii viíítit <le las 
premisas y del otoi^mieuto de esta fi»ii/.a. 

Ahora pues, las condiciones de esbi obligación son 
tales, que si los arriba obliga<Ios firmantes, sus here- 
deros, albaceas, administradores 6 cualeH]UÍera do 
ellos paga y hace efectivo 6 manda á pagar á presen- 
tación, 4 cualquier individuo que estable7«a una con- 
tra reclamación real y verdadera por el concepto del 
arriba descripto cheti original, el valor íntegro del 
mismo con sus correspondientes intereseB, como tam- 
bién todas las costas legales que se haya originado 
para establecer dicha reclamación, ó pt^a al Gobier- 



zedbyGoOglC 



no de Cuba ó á sub agentes 6 cesionarios, en moueda 
lega), cualquiera cantida<l que t% pague indebidamen- 
te 6 que se averigüe que liaya sido iudebidamente pa- 
gada k la orden del referido tenedor {payee), como re- 
sultado de baberse solicitado un duplicado del check 
original, con las costas legales 6 intereses de la misma 
hasta su pago, sin deducción ó demora; entonces et^ta 
obligación no tendrá valor; de lo contrario quedai-á 
vigente en todas sus partes. 

Testigos. 



: (sello). 

: (sello). 

(sello). 

Certifico que los fiadores 

arriba expresados y que au- 

• torizan este dofrumento son 

de mi 

bien conocidos, y que poseen 
las suficientes responsabilida- 
des paní los efectos de este 
documento. 

La manera de llenar el documeiíto constitutivo 
déla lianza se expresa más abajo: laa partes escrita» 
en bastardillas son las que deben llenarse, qne son las 
susceptibles de alteración segCm las circunstancias: 

Sépase por la pi-esente: (¿ue nos, Máeñno Gótnet 
dr- la eiudad de la Habana, Provindn de la //«firtna, Cn- 
ha, ct>mo principal, y Carloe Itoloff de- In ríu/la4 de la 
Habana. Prorincia de In Habana, Odm, y Manuel HepUo 
rfc la fíiuiad de Mntati-zait, Pi-ovitieia dr. Matanza*, Cuba, 
como üadores, somos responsables en la forma legal que 
en derecho proceda para con el Gobierno de Cuba por 
la cantidad de un mil (2000) pesos, moueila corriente 
de los Estados Unidos que pagaremos al mencionado 
Gobierno de Cuba ó á sus agentes 6 cesionarios, á cu- 
yo pago efectivo nos obligamos y obligamos A nuestros 
herederos, albaceas, yadministraílores, solidaria ycon- 
juntamente, cuanto eu dei-echo sea necesario. 

Sellado con nuestro sello y fechado este día reinic 
y einco de Enero en el año de Nuestro Señor un mil no- 
vecientos lino. 



zedbyGoOglC 



Por cuanto el check No. 0SS65 expedido por W. 
H. Miller, Capitán y Oficial AdmíniMrativo del Ejéretlo de 
los E. Ü. coiitra The Xfyrlh Arneriean Trutt Co,,dela Ha- 
bana en el día cinco de Mayo de 1900, pagadero & la 
Orden de Alejandro Rodríffuet por la cantidad de cua- 
trocienio" noventa y un Sfi.'lOO {-^91, .¿5/100) pesos como 
pago de Kuddo no ba sido abonado por el Gobierno de 
Cuba, por pérdida, bajo la» circunstancias qite se re* 
fieren en la adjunta declaración jurada y se solicita ud 
duplicado. 

Y, por cutiuto loa R,^lamentoH estAblecidos por el 
Departamento del Teaoro de la Isla de Cuba disponen 
que cuando au individuo ae encuentre en eate caao 
debe dar fianza al Gobierno de Cuba, suscrita por doa 
iiadores para indemnizar al referido Gobierno, antes 
que se expida un duplicado ó que se ht^an pagos por 
cuenta de él, y el Tesoro cei-tifique que deba abonarse 
ei duplicado del refeiido check en vista de las premisas 
y del otoi^miento de esta fianza. 

Ahora pues, laa condicionea de esta obligación 
son tales, que si los arriba obligados firmantes, sus 
herederos, albaceaa, aclministradores ó cualesquie- 
ra de ellos paga y hace efectivo ó manda & pa- 
gar -X presentación á cualquiera individuo que eatablez- 
ca una coiitrareclamaci6n real y verdadera por el 
concepto del arriba descrito check onginal, el valor 
Integro del mismo con sus correspondientes intereses, 
couio también todaa laa costas legales qne ae hayan 
oiiginado para eatablecer dicha reclamación, ó paga al 
Gobierno de Cuba ó á sus agentes, ó cesionarios, en 
moneda legal, cualquiera cantidad que se pague inde- 
bidamente ó que se averigüe que haya sido indebida- 
inent« pagada á la orden del i-eferido tenedor (poyee). 
t'omo resultado de habei-ae solicitiado un duplicado del 
check original, con las coataa legales é intereses de la 
misma hasta su pago sin deducción ó demora; enton- 
ces est» obligación no tendrá valor; de lo contrarío 
quedará vigente en todas bus partes. 

Testigos Máximo Gfnnez. (sello). 

Por Máximo Oómex. Carlos Roloff. (sello). 

Jtutn. Pbroza. 
Domingo Herrera. 



zedbyGoOglc 



PUr CotIm Holoff, Manuel liepim. (sello). 

AiU4>nio RuU. 
Fraw.itco AvaUles. ■ 
For ^fttmlel Jt^im, 
Jonl Domingo. 
Juan Viceule. 

Ortifico; »|iielos limlores arriba 

exprcíwlftM y que aiitoiiitaii este 

ilocttmeiito 8011 de mí pervonabnea- 

le* bien (wnocidOB y que poseen 

liK suñcieiites responaabilidades 

^>ara los efeotos de este dociiiDento. 

Mamiel CoHh, 

A<1minli4rador de RentoÉ Int-erioref 

de la Zoila Flical de la Habana. 

■^ O de nombre segñii sea. 

I.VPTKrrCIOXES «ESEUALI'y'. 

1. El uoiubi-e y apellido deben fígurarpor entero 
en el cuei'i>o «leí doctimeiito qne constituye la liauxa 
(buiul) amio tauíbién en la lirma. 

'2. Cada iirina debe snscribirseá presencia deduH 
itulividiios qtie también tirniarAn como tetitigos. 

íi. Kl inontaute de la lianza del)e e\presai-se en 
pesos enteros y por una cantidad que represente, por 
lo menos, el doble del ¡mpoile del cheque perdido, pe- 
ro nunca tior cantidad menor de cien pesos. 

4. Bien séase nu Notario ó Administrador de Ren- 
tas Interiores 6 Administrador de Aduanas, presidente 
6 contador de una Depositaría de Fondos Cubanoa,en bu 
carácter oficial, ó un escribano de actuaciones que em- 
pleará el sello del Juz^;ado, certificarán ({ue las fianzas 
Hou suficientes para as^urar el pago de la garantía. 

5. Los fiadores en este documento tienen que 
ser vecinos de Cuba. En el caso que el cobrador 6 
parte interesítda no sea nn vecino de Cuba el docu- 
mento puede otorgarse ante un Ministro de los Estados 
Unidos, chargé, rónsul, vice-cónsul ó agente consular. 

Siempre que exista sello oficial deberá éste fijarse 
en el documento. Mas si no lo hubiere deberá atetar 
se el hecho. 

6. Corporaciones como Principal. Si lo es una 
(H)rporación, el espacio que está en blanco en la prime- 
ra y segunda lineas del documento se llenará así: 



zedbyCoOglC 



'■El (nombre de la corporación) 

por (un empleólo debidamente au- 
torizado por la (Urectiva)". KI documento deberá 
fluscribirse en repi-eeentación de la coiporacíón por uu 
empleado debidamente autorizado, como signe: '*'E1 

(nombre de la corporación) por 

(el empleado autorizado para firmar)" y se le ñjaráel 
Bello, de la corporación. Junto con el documento de 
garantía {bond) ec acompañará una copla del acuerdo 
<le la Directiva en que conste la autorización dada al 
empleado para que firme el documento eo representa- 
ción de la compañía; deberá certificar su certeza el se- 
cretario de la Directiva (tiuien en este caso no puede 
ser el mismo que ha sido autorizado para finnar en re- 
presentación de la misma), llevará el sello de la corpo- 
ración en cuya certificación se declarará si el acuerdo 
de la Directiva fué tomado en sesión ordinaria ó ex- 
traordinaria; si lo fué en sesión extraordinaria, deberá 
hacerse constar si para ellaínei-on notificadoB todos los 
miembros de la Directiva y si se les fijó hora y punto 
donde debían reunirse, como también si en la Junta 
hnbo quorum. 

SociedadeB no incorporadas etc. , como Principal:'» 
Cuandounacompañla, Sociedad, Lt^aó asociación, no 
incorporada, actúa como principal deberá acompasarse 
á la fianza una copia bajo sello, si lo hubiere, del 
acuerdo, dado por personas competentes, autorizando á 
uno ó Varios empleados para que en su representación 
flonstitnyati la fianza. Si la compaOía no usare sello, 
la certeza del acuet^o debe certificarla un Notario 
Póblico á otro funcionario competente bajo su sello. 

MÍBceláneasi — Bi la parte interesada es un indivi- 
duo que hace negocios bajo un titulo social, deberá 
presentar declaración jurada en que haga constar que 
él es el ónico dueño en el nf^ocio y deberá constituir 
la fianza individualmente, como tal único dueño. 

Cuando una Sociedad en comandita hace nc^ocíoa 
bajo titulo social será necesario que, por lo ueuos, 
dos eocioe presenten una relación jurada especificando 
en ella al individuo que deba constituir la fianza. Si 
una razón social es la parte interesada los nombres de 
cada uno de los socios deberán aparecer como prind- 
ptdes pagadores, como sigue: "Fe<1ro Pedraza y Beni- 
to Barnabee, miembros de la rozón social dé Pedraza 



zedbyGoOglC 



y Bernabé*'' y cada uno (!« ellos deben'i siismbir la 
ñonza. 

7. Kl (lomKíitio y díi-ección de oorreoa (ñjaiiilo 
nfimoi-o y calle cuando tw («peoitiot d ilomicilio) d^l 
principal pagador y de ca<1n uno de cus (iwini-ra y ton- 
tigoR dfllMTJin ponerse & cnutinnaciñn. 



Jfttbava. 14 de Diciembre fíe 1900. 

El Gobernador fiRiiei'al de Gul« á pn>piiesta <lol 
Seci-etario de Jnaticia, iia tenido á. bien disijoner la 
publieaciún do la Mgtiicntct orden: 

I. Dtísile la publicación í\ií la pronente Orden el 
Capítulo III, Titulo III del Uecreto Ley de 5 dp Ene- 
ro do 1S91 Re entenderá ivdaotado conni signe: 

CAPITVLO III. 

DEL JURAMEXTU Y DE LA TOMA DE P08ER1ÓM DELOR.Il'K* 
CER Y HAOieTRADOR. 

Art. 109. Loa Jueces MuuicipaleH y sus Suplen- 
tes en loH pueblos que no sean cabeza de Partido, 
preetai-ñn el juramento de estilo y tomarán posesión 
de BUS cargos en el lugar destinado á las undieuciOH 
del Juzgado y en un solo act«, ante el respectivo Juez 
que cese ó quien bus fuueioues ejereiei-e. Los Jueces 
Municipales y sus Suplentes eu pueblos que sean cik- 
beza de partido, prestarán el jurameuto de estilo ant« 
el Juez de Frimera Instancia respectivo ó quien sus 
funciones ejerciere; y tomarán posesión, después de ha- 
ber prestado juramento, en el lugar destinado á las 
Audiencias del Juzgado Municipal, ante el respectivo 
Juez que eese 6 qnien sns funciones ejeroiere. 

Art. 110. Ijos Jueces de Primera Instancia é 
Instrucción prestarán el juramento de estilo ante la 
Sala de Gobierno de la Audiencia Territorial i que 
pertenezcan los Juzgados para que hayan sido- nom- 
brados; y tomarán posesión en el lugar señalado paní 
su residencia ante los que estuvieren ejerciendo la.>i 
rcspcctivaH jurisdicciones. 



zedbyGoOglC 



Art. 111. Los Presidentes y Magistrados do Au- 
diencia pi-estarán el juramento de estilo ante los Tri- 
t>iniales -X <jii(t vayan destinados, constituidos en pífano, 
y en audiencia pública, con asistencia del Ministerio 
Fisc'a) y íx presencia de todos los auxiliares y sulialtcr- 
no8; y tnniaríin posesión en la misma forma. A la 
prestación de juramento y toma de poBeeión (le Ins 
l^residentes de Audiencia asistárán además, los Jueces 
Municipales de la.capital do la Provincia. 

Art. 112. KI Presidente y Magistrados del Tri- 
bunal Supremo prestarán el juramento de estilo y to- 
marán posesión de sus cargos en un solo acto, y ante 
el Trihiinal en pleno y con asistencia del Ministerio 
Fiscal. A 1» prratncióii del juramento y toma de po- 
sesión del Presidente y MogistriMlos del Tribunal 'Su- 
premo, asistirán, además, el Fi-esidente, Fiscal y Ma- 
gistraiias de la Audiencia, y los Jueces de Primera 
Instantúa. 

Art. 113. Los Jueces Correccionales prestarán 
el juramento de estilo ante la Sala de Gobierno de la 
Audiencia á cuyo t€n'irorio estuvieran destinados; y 
tomarán posesión de sus cargos ante el Juez de Pri- 
mera Instancia del partido en que vayan á residir, si 
fueren á ocupar un Juzgado de nueva creación, y an- 
cl Juez Correccional saliente 6 quien sus funcionen 
ejerciere, si ocuparen un Juzgado ya establecido. 

Art. 114. !S6Io prestarán juramento loa funcio- 
narios del orden judicial y fiscal al ingresar ó reingre- 
sar en la Carrera, ó cuando fueren promovidos á cargos 
de mayor categoría que los que deseuipeQen. 

A pesar de lo dispuesto en el párrafo auteríor no 
estaráu en la obligación dii prestar el juramento los 
Jueces de Prímeía Instancia que sean nombrados para 
Juzgados de mayor Categoría. 

Art. ll.'í. De toda prestación de juramento y to- 
ma de posesión, se extenderá la correspondiente acta, 
remítií-ndose una copia eertilicoda de la misma á la 
Secretaría de Juaticia. 

II. Todos los decretos, órdenes ó leyes que, en 
todo ó en paite se opongan A las disposiciones que pre- 
cedeiij quedan por la presente derogados. 

El Cnmmidante de Eefadn Mnynr, 
.1. B. IIICKEY. 



zedbyGoOglC 



Habana, 14 ^^ Didfínhre d>' 1900. 

Kl Goberuador General de Cuba, ha tenido á bien 
disponer la publicación de la siguiente orden: 

\a propagación del muermo en la ciu<lad <1e la 
Habana ha<H^ necesaria una acción inmediata á ñu de 
tngrai' su exterminio. Las personas abajo expresadas, 
poustituyeiido una Junta, se reunirán en las oficinan 
del Jefe «le Hanidad de dicha ciudad, ü la mayor bre- 
vedad posiblo, para que estudien y recomienden el 
HÍfltema que del>a emplearse para extirpar el mal. 

Peksokal de la Jlnta. 
El Comandante Wüliitm, V. dm-gat, U. 8. A., Jefe 
de Sanidad de la Habana. 

Jos^ Si^arroa, . Coí^ de Socorro de la 1'? Demar- 
cación. 

Honori- K Ijainé, Profesor Veterinario. 

El Comandante de Estado Mayor, 
J. B. HICKEY. 

(Qscetn 15 dlcLBiubre.) 



N9 608. 
Habadla, 15 dr. t}!c¡embfe de l&OO. 

\\\ Goberna<l(ir (íenei-al de Cuba, á propuesta del 
Rpri'etario de Justicia, ha tenido á bien disponer la pu' 
blicación de la siguiente orden; 

En consideración á que los sefloreB Emilio Iglt-sia, 
Rafael Maydagáti y Francisco Gniral, Magistrados de 
la Audiencia de la Habana, qUe fueron declarados cc' 
«antes por la Orden N9 364, serie corriente, á virtud do 
la exposición contenida en el informedel Secretario de 
Justicia, fecha 6 de. Septiembre de 1900, que se publicó 
en la Gaceta de la Habana del día 17 del niisrao 
mes, han pedido que la Orden 364 de 1900, relacionadla 
con su i'enioción sea reconsiderada después de some- 
titlo el caso al Tribunívl Supremo para que sean ju7,gs- 
dos por el mismo, con an-eglo á las leyes. 

En consideración k que el señor Federico Martínez 
de Quintana Pi-esidente de la Audiencia de la Habana 
lia^'c en el misino («cribo igual Rolieittid respecto á la 
Orden KV .'¡(i.'l de l'.lOf), en que se le declaró cesante: 



zedbyGoOglC 



En consideración á que el señor Felipe SAnehez 
Romero Juez de 1? Instancia é Instrucción que fué <le 
la Habana, declarado cesante por la Orden Ñ? 365, de 
1900, ha pedido que se someta el caso de su ce8antin> á 
la resoludÓD del Tribunal adecuado y en bu dEa m¡Sb 
reconsiderada dicha Orden : 

Y en consideración á que si biéa los señores Mar- 
tínez de Quintana y Sánchez Romero no están en la 
misma situación que loa señores Iglesia, Maydagán y 
Guiral, el Gobierno en el pi-e^íente caso, por su espe- 
cialidad y sin que sirva de precedente para casos aná- 
logos, no tiene inconveniente en acceder ü que se prac- 
tique una investigación. 
Se resuelve: 

19- Se dá comisión especial al Presidente y Ma- 
gistrados propietarios del Tribunal Supremo de la 
Isla de Cuba que no están en uso de licencia, señorea 
Rafael Ci'uz Pérez, Ángel Betancoiirt, Octavio Giber- 
ga, José Várela Jado y José Antonio Pichardo, para 
que investiguen bí los hechos citados en el informe del 
Secretario de Justicia, fecha 6 de Septiembre de 1900 
y publicado en la Gaceta dk la Habana del 17 del 
mismo mes, concuerdan con los hechos que aparecen 
de los autos y demás procedimientos y hechos en el 
asunto "Dejado de Villate";y siesos hechos justi- 
fican la acción en dicho asunto de los Magistrados 
señores Emilio Iglesia, Rafael Maydagau y Francisco 
Guiral, así como si en el informe de éstos al Gobier- 
no relataron debidamente los hechos verdivderos del 
asunto. 

2? Se dá comieión especial í\ los Magistrados del 
Tribuual Supremo antes citados, para que investiguen 
la conducta y proceder del 8r. Federico Martínez de 
Quintana como Presidente de la Audiencia de la 
Habana. 

3? Se dá comisión especial á los inismoB Magis- 
trados del Tribunal Supremo para qne investiguen si lo» 
hechos citados en el informe del Secretario de Justicia 
de 6 de Septiembre de 1900 y publicado en la Gaceta 
OE I-A Habana de 17 del mismo mes, concuerdan cop 
los hechos que aparecen de los trámites y diligencias 
dispuestos y practicados por el Juzgado de Primera Ins- 
tancia é Instrucción del Distrito -Oeste, antiguo del 
Pilar, en la ciudad de la Habana, en los autos y demás 



zedbyGoOglC 



procedimientos del asunto "Dejailo de Villatie'' y rus 
iiifornies al Gobierno y si estos heclios justifican el 
proceder del señor Felipe Sánchez Romero. 

i9 La comisión podi^ oir por escrito ü los inte- 
resados cuando lo crea oportuno, concediftadolc^^ para 
ello un término prudencial duntute el cual podrán 
examinar el expedioute. 

5? Cuando la Comisión estime teniiíiiadu el ex- 
pediente lo remitirá al Gobernador Militar, acompaña- 
do del informe que corresponda. 

6? Se nombra Secretario, sin voz ni voto, de la 
Comisión designada por esta Orden al seSor Antonio 
Mesa y Donifngncü, actual Secretario del Tribunal Su- 
premo. 

7" Se (íonfiereu á dicha Comisión las facultadift 
necesarias para el debido cumplimiento de lo dispues- 
to en cftx Orden. 

El Comaiidíinle de Estado Mayor, 
3. R. HICKEY. 



Hnhnim. Ifi iln /Hr-kiiibi-e (!•■ i.OOO. 

El (tobenuMlor (Jiíuerjil de Culta, á propuesta del 
Sí'creWrío de Agricidtuní, Coniemo é Iiulustrin, ha te- 
nido á bien disponer la publicación de I» siguiente oi-den ; 

I. El inciso 29 del Artículo .tfi del IVcreto de 21 
de Agosto de liS84, sobie concesión y uso de marcan 
cu esta Isla, queda anubulo por la presente oi-don : 

TI. En su lugar regirán las prescri{>ciones »i- 
gnientes, á partir de la fecha de la pul>lica<'ión de est» 
Orden: 

A loa fabricantes, i-o me rei antes, «grícnitores é in- 
dustriales que para una misma cosit pidan, c(m el ob- 
jeto de distinguir su clascy calidad, ó conotix) motivo, 
el UHo de marcas diferentes, aunque parecida.-», se le 
expedii-á un certificjido por ca<1a variación (lue tenga 
la marca, expresando el »iso especial de cml» una y 
exigiéndoseles el pago de Ioh dereclios cori-espoiulíi-u- 
tes (ÍI2.0O, moneila de los Estados T'nidos) tantas 
veces como certificados hayan de expedírseles. 

El Teniente Coronel de E»tado Mayor, 
II. L. SCOTT. 

(0*ceU 10 dldembn.) 



zedbyGoOglC 



Habana, 19 de Diciembre de 1900. 

El Gobemiuior (íeneral de Cuba, á propuesta del 
■Seeretarío de Justicia, ha tenido á bieu disponer la 
publicación de la siguiente orden: 

I. El párrafo 1? del articulo 12 del Real Decre- 
to de 21 de Agosto de 1884, regirá en lo sucesivo con 
la siguiente adición: 

"A los que compren 6 vendan envases con mar- 
cas estampadas permanentemente y que estén regis- 
tradas á favor de otra persona, excepto cuando ee baga 
á fet» ó á su agente autorizado, 6 los utilicen co- 
locando en ellos para su venta mercancía igual ó se- 
mejante á aquella á que por el dueño de la marca se 
destinan dichos envases. En tales casos, se ocuparán 
los env.ises, tos cuales perderá el defraudador y hai'á 
suyos el defraudado. ' ' 

II. El articulo 287 del Código Penal regirá en 
lo sucesivo con la siguiento adición: 

"En iguales penas incurrirán los que compren ó 
vendan envases con marcas estampadas permaneute- 
inente y que eat^n registradas á favor de otra persona, 
ó los utilicen colocando en ellos para su venta, mer- 
cancía igual ó semejante k aquella á que por el dueño 
de la marca se destinan dichos envases. En tales ca- 
sos se ocuparán los envases, los cuales perderá el de- 
fraudador y hará suyos el defraudado." 

III. Esta orden empezará á regir desde el 1° 
de Enero de 1901. 

El leniente Coronel de Estada Mayor, 
H. L. SCOTT. 

[GaceU IB diciembre.] 

N? 513. 
Habana, 19 de Diciembre de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Justicia, ha tenido á bien disponer la , 
publicación de la siguiente orden: 

I. La Orden N? 228* de la presente serie, de este 
Cuartel General, regirá en lo sucesivo con la siguien- 
te adición: 



zedby Google 



"III, Los comprendidos eu el párrafo I de esta 
Orden no poilrán ausentarse de la Isla sin permiso del 
Juez ó Tribunal que conozca de la causa, el cual no lo 
dará sin oir al Ministerio Fiscal. Los que traten de in- 
frin^r esta prohibición, serán detenidos y permane- 
cerán en prisión tal como se dispone en el párrafo II." 

II. Esta Orden empezará á regir desde su publi- 
cación en la Gaceta Oficial de la Habana. 

Ei Tenieiüe Coroiiel de Extado Mayor, 

H. L. SCOTT. 



Havnna, JO de fítcUmbre de 1000. 

£1 Gobernador General de Cuba, á propuesta del 
Secretario de Estado y Gobernación, ha tenido á bien 
disponer la publicación de la siguiente orden: 

I. Queda suprimido el Término Municipal de 
"San Diego de Nfifíez" perteneciente al Partido Judí- 
ela de Giianajay, Provincia de Pinar del Rio; en su 
consecuencia el territorio á que se extendía la acción 
administrativa de su Ayuntamiento, 6 sea los barrios 
"El Carnero", "San Gabriel", "San José", "Pue- 
blo". "Granadino", "Damas" y "San Blas", queda 
totalmente n^regadu al Término Municipal de "Bali{a 
Honda", del propio Partido Judicial y Provincia. 

II. Los archivos y demás pertenencias del Ayun- 
tamiento de "San Diego de Xúñez" pasarán al de 
"Babia Honda", el cual quedará hecho cargo de todas 
las obligaciones, acciones y derechos que antes corres- 
pondiiLu al primero. 

III. La supresión del Término Mnuicipal de 
' 'San Diego de Nüñez' ' se entiende hecha sin perjuicio 
de los derechos de propiedad y servidumbres públicas 
y privadas existentes. 

IV. El Ayuntamiento de Bahía Honda formará, 
contando con el territorio que se le anexa, en los tér- 
minos que previene la Orden Tí? 263,* señe de 1900, 

• VÍMB U pig. Mí del lomo n, IflOO. 



fdbyCoOglC 



del Cuartel Geueral de la DiviBÍÓn de Cuba, una nueva 
división teiTÍtorial, agr^naodo los bamoB á que se 
rafiere el articulo I de esta Orden i, los DistrítOB Mu* 
nicipolee existen tee. 

No obstante lo dispuesto en el párrafo anterior y 
Orden N9 253 1 citada, el Ayuntamiento de Bahía 
Honda creará otro Distrito Municipal nombrando un 
S^nndo Teniente de Alcalde, 

V. Los Concejales del suprimido Término Mniu- 
cípal de "San Diego de lífifiez", ingresarán en el 
Ayuntamiento de Babia Honda. 

VI. El Ayuntamiento de Babia Honda acordará 
los Barrios en los cuales considere que debe haber un 
Alcalde de dicho nombre, cuyos fnncíonaríos serán 
nombrados y separados en la forma prevenida por el 
Articulo IV de la referida Orden N? 253. i 

VII. El Alcalde Municipal de Babia Honda re- 
mitirá relación por triplicado al Gobernador Civil de la 
Provincia, explicativa de los Barrios urbanos y rurales 
que comprendan los Distritos, de los lugares eu que 
existan Alcaldías do Barrio y del nombre de estos fnu- 
cíonarios. 

El Gobernador Civil remitirá dos de estas rela- 
ciones al Becretario de Estado y Gobernación. 

VIII. La Policía Municipal asilada al Término 
Municipal de "San Diego de Núfiez", formará parte 
de la existente eu Babia Honda, teniéndose en cuenta 
lo que sobre el particular disponen las órdeueB números 
401' y 442,^ de la serie actual. 

IX. El Gobernador Civil de la Provincia de 
Pinar del Rio queda encargado del cumplimiento de 
la presente Orden, y dictará tas que crea necesarias 
para su ejecución, resolvitmdo las consultas que Je 
fueren hechas acerca de la misma. 

Ei Tettiffute Coronel de Ettailo Mayor, 

H. L. 8C0TT. 

(OBCeta 21 diciembre.] 



zedbyGoOííle 



N9 517. 
Habana, 30 de Diciembre de 1900. 

El Gobernador Ooneral de Cuba lia tenido íi bien 
diíipon<>r la publicación de tu 8Í{(niente or<lcn: 

LoH preceptos de la Oi-den N? 459,*aer¡e comente 
de este Cuartel Geneíal. no se eiitcnden'uiaplical>le« 
á la OA.rcel de la Habana. 

El Teniente Coronel de Rilado Muyor, 
H. L. SCOTT. 



Habana, 21 de Dieiemhre, de 1900. 

El Gobernador General de Cuba, á propueíita del 
Seeretarío de Estado y Gobernación, ha tenido ü bien 
disponer la publicaci&n de la siguiente orden: 

I. La aceptación de renuncias de los cargos de 
Alcalde, Tenientes de Alcalde, Concejales y Tesoreros 
Recaudadores Municipales; así como los casos de in- 
compatibilidad é incapacidad y excusa leales, serán 
resueltos por los Ayuntamientos con sujeción A las 
Leyes vigentes. 

II. Las ranuncias fundadas en el cambio de do- 
micilio deberán justificarse con certificación expedida 
por el Alcalde del Término en el cual liayan fijado su 
residencia tos interesados, sin cuyo requisito no serán 
tomadas en consideración. 

m. Las vacantes deñnibívae de Alcaldes serán 
cubiertas por los Ayuntamientos, debiendo recaer el 
nombramiento en persona, sea ó no Concejal, que reú- 
na las condiciones que se fijan en el Artículo Vil de 
esta Orden. 

IV. Los Tenientes de Alcalde y Concejales, por 
el orden respectivo, sustituirán interinamente á los 
Alcaldes en los casos de ausencia, suspensioncsó mien* 
tras se provee el cargo en caso de separación. 

V. Las vacantes definitivas de Tenientes de Al- 
calde serán cubiertas coiTiéndose la escola y pro- 
veyéndose las resultas entre los Concejales que en las 
elecciones Municipales hubiesen obtenido mayoría re- 

• Véuxe Ib pág. !XI ilu cute (ODIO 111, IVUU. 



zedbyGoOglC 



lativa de votos. Cuando dos 6 más Concejales hubie- 
sen obtenido igual número de votos, decidid la snerto. 

VI. Las vacantes de Tenientes de Alcalde que 
hayan de cubrirse entre Concejales nombrados en vii*- 
tiid de lo que disponen los artículos VII y VIII do 
este Orden, se proveerán previa votaci&n secreta, por 
los mismos Ayuntamientos. 

VII. Las vacantes de Concejales producidas por 
las cansas enumeradas en el Artículo I, 6 por destitu- 
ción 6 suspensión parcial, se proveerán por loa Ayuíi- 
tainientos de entre los vecinos que, á más (le tener 
residencia fija en el Término, reanan la condición ile 
elector y elegible en los términos prevenidos en la 
Orden S9 164, ^ serie de lílOO, del Cuartel General de 
la División de Cuba. Cuando la vacante sea producida 
por suspensión se proveerá interinamente por todo el 
tiempo que dure aquella. 

VIII. El Secretario de Estado y Gobernación, 
á propuesta de los gobernadores civiles, cubrirá interi- 
namente las vacantes que resultaren de la suspensión 
ó destitución total de un Ayuntamiento ó de las dos 
tei'ceras partes de sus miembros. Estas vacantes las cu- 
brirá deñnitivamente el Gobernador General, á pro- 
puesta del Secretario de Estado y Goberaación, en ca- 
sos de destitución. 

IX. Las vacantes de Tesoreros -Kecaudad ores 
Municipalee, serán cubiertas por loa Ayuntamientos 
de entre tos vecinos que, & más de reunir las condicio* 
nes de vecindad y elegibilidad, consten inscriptos en 
el Registro electoral formado en virtud de lo dispuesto 
en las órdenes números lfi4, ^ 284, = 308^ y 316, * serie 
de 1900, Cuartel Genei'al de la Divi^ón de Cuba. 

X. Los Ayuntamientos acordarán la retribución 
que los Tesoreros-Recaudadores han de disfrutar y las 
fianzas que los mismos deltan prestar. 

XI. Los acuerdos á que se contraen los Artícnloa 
I, III, VI, VII, IX y X deberán siempre ser adopta- 
dos por las dos terceras partea cuando menos, de los 
Concejales de que á la sfüón se compongan los Ayun- 
tamientos. En casos de empate se repitirá la votación 
y si resultare nuevo empate, entonces decidirá la suerte. 

] Véase U iiái, Stí ilul tnuo 1. LDmi. 



i,db,Googlc 



XII. Coutra los acuerdos adoptados en virtad 
de lo que preceptúa esta Orden, y sin perjuicio de las 
atribuciones que á los Alcaldes confiere el inciso 29 
del Artículo 1(J7 de la Ley Municipal, podrán, loe que 
se crean perjudicados y los electores del Término, esta- 
blecer loa recursos que autorizan las disposiciones de 
carácter administrativo. 

XIII. Los Ayuntamientos, en la forma r^la- 
mentaría y los Qobemadorea Civiles darán cuenta al 
Sccretarío de Estado y Gtobernación, de las vacantes y 
provisiones que ocurran en cada caso. 

XIV. La Secretaria de Estado y Qobemación 
resolverá cuantas consultas se promuevan acerca <le 
la interpretación y alcance de esta Orden. 

Xy. Quedan derogadas los Leyes, Decretos y 
demás disposiciones que en todo 6 en parte se opongan 
A la ejecución de la presente Orden. 

El lenieiite Coronel de Estado Mayor, 
H. L. 8C0TT. 

(Ometa 3J lUliunibrct 



N9 520. 

Habana, 21 de Dictemhre de 1900. 
El Goborna<1or General de Culia, á propuesta del 
Secretario de Justicia, lia tenido á bien disponer la 
publicación de la siguiente onlen: 

I. La Orden N9 438,* serio corriente de este 
Cuartel General, se entenderá re<1acta<la en lOs térmi- 
nos de los artículos que siguen. 

II. He suprime el trámite de la formación del 
apuntamiento que establece la Ley de Enjuiciamiento 
Civil, en todos los casos en que deba fonnarse con 
arreglo á dicha Ley ó á cualquiera disposición vigente 
en la actualidad. 

III. La supresión contenida en el articulo ante- 
rior, no priva á los litigantes de ningdn derecho ó re- 
curso que les concedan las disposiciones vigentes; y en 
tal concepto iM>ntinfia en vigor el término seílalado 
en el Articulo 704 de la Ley de Enjuiciamiento Civil; 
pero sólo para los efectos que determinan los Mácalos 
705 y 70G de la misma Ley. 

IV- En todos los recursos de casación por in- 
frac('i6u de Ley ó de Doctrina ó por quebrantamiento 



zedbyGoOglC 



de forma, en materia civil 6 contenciosO'adminístrati- 
va, lina vez admitidos, se elevarán siempre originaW 
al Tribunal Supremo, por el Juez ó Tril)unal senten- 
ciador, los expedientes judiciales, y gubernativos en 
su COBO, en que se haya interpuesto el recurso. 

V. Cuando los recursos ñ que se refiere el artícu- 
lo anterior, se interpongan por infracción de Ley ó de 
doctrina, no se expedirá la certificación de lugareíi. ni 
la negativa en su caso, á que se contrae el Articulo 
Vni de la Orden No. 92* de la serie de 18!>9, Cuartel 
General de la División de Cuba. . 

La referida certificación 6 cei^íilicacioneB en su 
caso, sólo se expedirán y entr^arán al recurrente en 
los recursos por infracción de Ley 6 de doctrina en 
materia criminal, para que las presenten al personarse 
ante el Tribunal Supremo. 

VI. En los recnreos que se mencionan en el ar- 
ticulo que precede el tírmino del emplazamiento em- 
pezará á «intarwo, ac^úu dispone el artículo IX de la 
misma Orden Tí9 02,* para loa que se establecen por que- 
brantamiento de forma. 

VII. En loH propios recursos, si la i>ei-soiialidiKl 
del que comparece á pei-sonarse ante el Tribunal Su- 
premo resultare debidamente aci-editetla en los expe- 
diente» judiciales, 6 gubernativos en ati caso, que ha- 
yan de elevai-ae originales al Tribunal Supremo, con 
arralo á lo dispuesto en el Artículo IV de esta Orden, 
no será necesaria la presentación del poder á que se 
refiere al inciso 1? del Articulo XXVI de la expresada 
Orden No. 92* de 1899. 

VIII. Se der<«a el articulo XXIX de la repeti- 
da Orden No. 92;* y se declara inaplicable álos recur- 
sos de casación en materia civil ó conten ci oso-admi- 
nistrativa, el artículo XLI de la mii^ma Orden. 

IX. Qaedan derogadas también todas las demás 
disposiciooee anteriores, que se opongan á la» conteni- 
das en la presente Orden. 

X. Esta orden empezará á regir desde ru pu- 
blicadón en la Gaceta de la Habana; y se aplicanl 
á los pleitos pendientes de resolución en la actualidad. 

M Teniente Coronel de Entado Mayor, 
H. L. 8COTT. 

(Gu»ta 23 dldembre.) 
* Tíualmpág. «edeltomoll, 18OT. 



zedbyGoOglC 



SICBSTASU DB OBRAS PUSUCAS 

A C4>ii secuencia de no estar dispuesto aúu el ma- 
terial neeosarío para que eomieoce á regir desde 1" de 
Enero próxioio, la orden del Cuartel General tiúinero 
-TiC,* referente á 1» circulación de veliíciilo» por las ca- 
rreteras del Estado, el II. G. General, de acuerdo coa 
et^ta Beeretaría, suspende hasta nueva orden la vigen- 
cia de la citada disposición que debía re^r dc»Ie I? de 
Enero próximo. 

naltftua, Diciembre lü de líKH). 

JW «. Villaló,,, 
Secretario de Obras Públicas. 



SDCBETABIA BZ HACIENDA 

Esta .Secretaria ha acordado adicional al Epígrafe 
4, clase 7 de ta Tarifa 1" 'Almacenes de venta y al- 
quiler de pianos, órganos ¿ instrumentos músicos de 
viento y de cuerda: pudiendo á la vez vender papel de 
música, partituras y otras composiciones musicales», 
la tiiguientenota: 

Estos establecimientos cstñn autori/iulos para !<■- 
ner cu el mismo local un taller j)ara la ooni;>ostciún do 
loH efectos de su giro. 

IjO que se publica eu la G.vceta ue i. a ITabaxa 
jKira general conocimiento. 

Habana, Diciembre 2fi de 19(10. 

IjfOjioldit Cniíriíi. 

(C«o«u:;7il¡c¡oiiiljre.) 



SECRETARIA DE JUSTICIA 

Sección de los RE<¡iBTnos v dei. Notariado. 

Usando de las facultades conferidas á esta Secit- 
taria por la Orden Tí 9 1 12** de la serie corriente, vengo 
en crear \añ siguientes Notarías: 

Atidirncia de Pinar del Ji'w. 

Consolación del Norte una. 

San Luís un». 



zedbyGoOglC 



A udiencia de la Habana. 

Habana ciuco. 

Batabanó una. 

San Antonio de los Baños una. 

San Josí (le las Lajas una. 

Audiencia de ifatumai'. 

Bolondrón una, 

AIacuriji;eH una. 

Marti una. 

Palmillas una. 

Audieneia de Santa Claiu. 

Ceja (le Pablo una. 

Quemado de Güines una. 

Ranclio Veloz una. 

San Antonio de Ibh Vuelta* una. 

Yaguajay ■. nna. 

Audiencia de Sf'iiíia^o de Ctiba. 

Alto Songo una. 

Caney una. 

Palma Soriano una. 

Puerto Padre una. 

San Luis (de Santiago) una. 

Habana, 2ü de Dieienibredel900. 

Miguel Geiier, 
Secretario de Justicia. 



Oñdaas del Comisionado de EecQelas Ftblicas de Cuba. 

ClRClLAR NV 11, 

Habana, Didembre 24 de 1900. 

8r. Presidente de la Junta de Educación, 

ProvÍH(ria de 

Seüorr 

Esta oficina necesita con toda urgencia <|ue ea» 
Junta le remita un estado explicativo del mobiliario 



zedbyGoOglC 



■de escuelas existente eii esa localidad, y del que esa 
Junta aun necesita para cubrir perfectamente en sen- 
tido las necesidades de sus escuelas. 

Para facilitar este trabajo, aparece á continuación 
un modelo, cuyos blancos se servirá nsted llenar, de- 
volviendo la presente ít esta oficina con la mayor bre- 
vedad. 

De nsted atentamente, 

Mafliew E. Huniia, 

Ayudante, 
Comisionado de Escuela.^ interino. 
Sr. Comisionado de Escuelas Públicas. 
Hal)ana, Cuba. 



Tengo el houov de devolverle esta comunicaeióu, 
1 los datOH que solicita, á continuación. 



ARTICillO . 



Pupitre» grande» 

Pupitres mediauos..... 

Pupitres pequeños 

Asiento» para pupitres, 
grandes 

Asientos pai-a pupitres, 
medianos 

Asientos para pupitres, 
pequeños 

Pupitres para maestros 

Escaparates 

Relojes 

Sillas 

Pizari'oues 

Boriwlores para piza- 
rrones 

Mapas 



zedbyGoOglC 



CtRCCLAB N9 12. 

Habana, Diciembre 24 de 19(X). 

Sr. Presideiito de la Junta de Edaeación, 

Pi-oviucia de 

Seflor: 

Tengo el honor de comunicar á usted qiie á partir 
del mea de Felirei-o de 1901, los conserjes & cargo de la 
limpieza y cuidado de las escuelas públicas de la Isla, 
podrán percibir un sueldo máximo de 85.50 al mea por 
cada aula á su cuidado. Los conserjea perciben actual- 
mente 85.00 al mes por aula, y se lea aumenta esta 
cantidad, por aula, de cincuenta centavos, para que se 
provean personalmeutc de todo lo necesario para man- 
tener limpias y aseadas las aulas á ellos confiadas, co- 
mo escobas, jabón, plumeros, baldes, etc. La Junte, 
de Educación de cada Distrito escolar cuidará de que 
loa conaerjes de su localidad cumplan eatrictamente 
esta disposición. 

A pai-tir del citado mea de Febrero, cesará esa 
Jauta de incluir en au preaupucsto mensual cantidad 
alguna para la adquisición de material de limpieza 
para las escuelas de esa localidad. 

Sí si recibo de esta circular ya esa Junta lia remi- 
tido IV esta oficina el presupuesto correapondieute al 
mee de Febi-et-o próximo, la suma que en dicho presu- 
puesto se haya incluido para la adquisición de dicho 
material do limpieza, sei^ aquí eliminado y en cambio 
se le aumentará el sueldo á cada conserje á razón de 
cincuenta centavos por cada aula confiada á su cui- 
dado. 

De usted atentamente, 

Mathew E. Hanna, 

Ayudante, 
Comisionado de Escuelas interino. 

(QweUSOiIicliHiibru.l 



zedbyGoOglC 



MdbiGooglc 



PRIMER APÉNDICE 



Zn wte «pésdlee se recopilan los aittos, sentencias 7 eompetea- 
au dictados por el Tribunal Sapremo de la Isla de Calía. 



DigitizedbyGoOgle 



MdbiGooglc 



Trilimal Snpreno k la Isla k Cala. 



Ldo. Silverío Castro é Infante, Secretario por delegación 
del Tribunal Supremo de la isla de Cuba. 
Certifico: que en el Libra de sentencias donde se in- 
sertan las dictadas por la Sala de Justicia de este Supremo 
Tribunal en recursos de casación por quebrantamiento de 
forma, aparece á su página sesentitrcs laque literalmente 
copiada dice asi: — Sentencia número seis.— En la ciudad 
de la Habana, á dieciocho de mayo de mil novecientos, en 
el recurso de casación qtie por quebrantainlento de forma é 
infracción de Ley pende ante este Supremo Tribunal, in- 
terpuesto por los Procuradores Estorino, Pollo, Nifiei y 
Wenceslao Morejón, respectivamente, á nombre de don 
José Ro¿é3, conocido por Roché y Rojas (a) «Migúelo), 
vecino de Matanzas y pescador; don Jo;é Martínez Sosa 
(a) cVtorito*, vecino de Matanzas y jornalero y don Ricar- 
do Durbin Cuenca, también vecino de Matanzas y del co- 
mercio, contra la sentencia dictada por la Audiencia de 
Matanzas, & consecuencia de la causa criminal, procedente 
del Juzgado de Instrucción del Distrito del Mercado de 
ese término, por asesinato de don Abrahan Diaz Lores, y 
robo, seguida entre partes de la una el Ministerio Fiscal y 
de la otra los ya referidos procesados, — Primero. — Resul- 
tando: que vista en juicio oral y público la mencionada 
causa, dicha Audiencia dictó la expiesada sentencia en tr«s 
de febrero último, consignando los siguientes Resultandos: 
— «Primero. — Probado que el dia trece de octubre último 
llegó á esta ciudad procedente de la Habana, Abrahan 
Díaz Lores, que usaba á veces el nombre de Manuel Ro- 



zedbyGoOglC 



drigaez, de unos veinticuatro affos de edad y cons[¡[ución 
robjsta, de quien se dice que era netural de San Juan y 
Martínez, provincia de Pinar del Rio, sin profesión ú 
oficios conocidos, sabiéndose sólo en cuanto i sus ocupa- 
ciones habituales, que se dedicaba al juego ilícito de naipes, 
obteniendo en él con frecuencia gandncias de considera- 
ción, y que una vez, al menos, anteriormente babia estado 
en cala misma ciudad, reuniéndose con los procesados Ro- 
ché, Durbán y Martínez Sosa, pata el común objeto de ex- 
plotar dicho vicio.» — «Segundo. — Probado que en la ma- 
fidua del mismo dta Crece en que salió de la Habana, reco- 
gió Días Lores de la carpeta del hotel aisla de Cubas, en 
el cual ee alojaba en aquella ciudad, la suma de ciento 
veinte centenes que le guardaba y le entregó el dueflo del 
ref:;rido hotel; y que en la noche del citado día estuvo 
reunido — lo propio que el siguiente día catorce — con tos 
procesados jugando— como de costumbre, — en dos distin- 
tos lugares de esta población, habiendo realizado am- 
bas veces, Díaz Lores algunas ganancias.»— (Tercero. ~ 
Probado que el mismo dia catorce hallándose Diaz Lores, 
Roché, Durbán y Martínez Sosa en el establecimiento de 
barbería de Pedro García, sito en el barrio de Versalles, 
de esta ciudad, y del que eran parroquianos contertulios 
los procesados, proyectaron aquellos una romeifa ó gira 
campestre, á la cual hablan de concurrir los cuatro, debien- 
do llevarse i cabo el día siguiente, domingo quince de oc- 
tubre de mil oi-hocicntos noventinueve, y almorzarse en 
ella un arroz con pollo, eligicndose como lugar apropiado 
para efectuarla, el barrio rural de la ■Cumbrea, contiguo al 
de Versalles, pertenecientes ambos á esta municipalidad, y 
situado aquél en las lomas de igual nombre que dominan 
el lado Oi:sie del puerto, en casi toda su extensión, desco- 
nocidas para Diai Lores, pero prácticamente conocidas de 
Durbán y de Martínez Sosa, por haber operado alli duran- 
te la última guerra de independencia, el primero como gue. 
irillero al servicio de España, y el segundo, como indivi- 
duo perteneciente al ejército cubano.» — uCuarto. — Proba- 
do que con ocasión de este proyecto de gira campestre y 
antes de realizarlo, concertaron los tres procesados, Dur- 
bán, Martínez Sosa y Roché, privar déla vida á Diaz Lo- 
res, durante el paseo, con el propósito determinado de 
apoderarse después del dinero y prendas que tuviera; y, 
para el efecto, y combinando su intento criminal, con las 
exigencias naiuralas de la gira y almuerzo acordados, Dur- 
bán y Martínez Sosa al aclarar del día quince antes citado, 
fueron á la casa de su amigo Eleuterio Alonso, vecino del 



zedbyGoOglC 



barrio de «Versallcsii, ; tomando el primero ud cuchillo de 
punta de :icis pulgadas de hoja, en su longitud, por una y 
cuarta de ancho, de encima de un taburete, diju á Martf- 
nez Sosa, que se habla quedado á la puerta: (José, ¿estará 
bueno para matar la techona7>; á lo que contestó éste: *St, 
está bueooit; y se llevó Ducbán el cuchillo con su vaina, 
portando Martínez Sosa, á su vez, un revólver sistema 
■Smilh*, calibre Ireinticho, cargado con cinco cápsulas 
útiles, que el mismo Alonso le habla prestado cerca de un 
mesantes: ambos procesados, Durbán y Marlfnez Sosa, se 
dirigieron luego al establo de Manuel Villar, que se halla 
en la calle de Ayllón de esta ciudad, y, con un muchacho 
nombrado Toaquin Igarza, que hibita en la casa de Roché, 
barrio de Versalles, calle de Laborde, número veintidós, 
se llevaron tres caballas que Durbán alquiló á Villar en 
ocho pesos, plata espsfiula, conduciéndolos á dicha casa de 
Roché, de donde, como á las siete y medía de ta mañana, 
después de cambiar sus sombreros, en la misma casa, por 
otros de guano, que habla comprado Díaz Lores, en com- 
pañía de Durbán y Martínez Sosa, partieron juntamente 
los tres procesados y el Diaz Lores con rumbo á la Cum- 
bre, montando éste, Durbin y Roché los caballos de alqui- 
ler y Martínez Sosa una muía de su propiedad, que pronto 
cedió á Roché para la marcha, en cambio del caballo que 
montaba éste; antes de dejar la ciudad se detuvieron po- 
cos momentos en la tienda llamada de aChabequei, para 
comprar el arroz y otros effctos propios para condimen- 
tarlo, los cuales pagó Díaz Lores: emprendiendo nueva- 
mente la marcha tomaron siempre juntos, el camino deno- 
minado ireali de la iCumbre»: por el mismo camino y 
frente á un puesto de policía, compró Durbán tres po- 
llos que pagó en dos pesos plaia española; llegando todos 
próximamente, a las nueve de la mafiana, á la casa de An- 
drés Gaiván, enclavada en un pequetto potrero llamado 
«El Carmena, como á cuatro leguas de esta ciudad, lugar 
despoblado, de terreno inferior, abundante en casimbas, 
furnias y cuevas, por el que, aún á pie, se anda con din- 
cuitad y peligro; en euya casa, habitada por Andrés Gal 
van y familia, de los que eran amigos Durbán y Martínez 
Sosa, hicieron alto los procesados y Díaz Lores para 
confeccionar y comer el proyectado arroz con pollo». 
—«Quinto. — Probado que poco tiempo después, so pre- 
texto de ir en busca de un chivo á casa de un tal 
Romero y ver aunas muchachas bonitas* en la costa, 
Durbán y Martínez Sosa indujeron á Diaz Lores á 
ocupar los tres de nuevo las cabalgaduras y tomar un 



zedbyGoOglC 



trillo, el único que de la casa de GuIvAn cüodace i la 
costa de «I'uTila de Guano», y así lo hicieron, montando 
Durbán y Martínez Sosa dos de los caballos alquilados, y 
Díaz Lores la muía, propiedad de Martínez Sosa; quedán- 
dose en la casa Roché, según lo concertado por los proce- 
sados antes de salir de la ciudad, par:» cocinar el mencio- 
nado arroz, al que se destinaron los tres pollos que por el 
caraino ureali de la aCumbre» habla comprado Durbán.*— 
■Sexto. — Probado que de dicho trillo de la casa de Galván 
á la costa de «Punta de Guano», y como á la mitad del 
mismo, á unos ochocientos metros de Ja casa, nace 
una vereda, casi oculta ;pDr las yerbas y zarzas quede 
uno y otro lado la cubren, desde la cual, por los acciden- 
tes del terreno escabroso, no puede verse la referida casa, 
ni de ésta á ninguna persona que lome la vereda, aunque 
vaya á caballo; cuya vereda á la izquierda del trillo en la 
dirección indicada, y de unos doscientos metros de longi- 
tud, termina á la entrada de una gruta solitaria conocida 
con el nombre de nCueva de Galván*, por hallarse situada 
en el mismo potrero (El Carmen», dentro de la cual andan- 
do unos cincuentisiete metros de Norte á Sur, se encuen- 
tra una abertura entre rocas, como de dos metros de ancho 
y cuatro de profundidad, en forma de callejón que hacia 
la izquierda y derecha del punto por el que puede bajarse 
con menos diñcultad á su suelo, ofrece una superñcie tran- 
sitable de más de cuarenta metros por cada lado, oscura á 
trechos, lo bastante para no percibirse los objetos inme- 
diatos sin luz artificial; advirtiéndose en el mismo suelo 
tres furnias ó huecos de oscuridad intensa desde sus bordes 
superiores, y de gran profundidad, situada la más próxima 
de esas furnias, en un trecho abovedado y sombrío á unos 
trece metros del aludido ¡junto de bajada al callejón.» — 
aSéptirao. — Probado que los procesados Durbán y Martí- 
nez Sosa acompañados de Díaz Lores, internándose en la 
expresada vereda, de difícil tránsito, penetraron en la 
• Cueva de Galván»; sin que aparezcan demostradas otras 
circunstancias concomitantes del hecho en cuanto al modo 
y forma en que se realizara, Durbán y Martínez Sosa cau- 
saron alli la muerte i Diaz Lores; infiriéndole para ello, 
Durbán once heridas incisas con el cuchillo que tomó de 
casa de Eleuterio Alonso en la mañana del mismo día, de 
las cuales cinco aparecen situadas en la región infrahiodea, 
cuatro en la cavidad toráxica, otra en la región escapular 
derecha, penetrante en la misma cavidad interesando el pul- 
món derecho, y otra en el hipocondrio izquierdo pene- 
trante en la cavidad abdominal; y Martines Sosa dos hert- 



zedbyGoOglC 



das de proyectil de arma de fuego ocasionadas por medio 
del revólver que le híbia prestado como un mes antes el 
propio Alonso, y situadas, una en la región temporal dere- 
cha y la otra sobre el pómulo del mismo lado, con bordes 
quemados é inciustaciones de pólvora; presentando ade- 
más el occiso una herida contusa en la región suprahiodea 
con fractura, en dos mitades, del maxilar inferior y pérdi- 
da de los incisivos correspondientes: hecho lo cual y des- 
pués de apoderarse Durbán y Martínez Sosa del reloj y 
leontina que llevaba su victima, colocaron el cadáver y so- 
bre el mismo tres piedras grandes, á la boca de la furnia 
que últimamente se designa en el fundamento de hecho 
anterior, cual si se hubiere qu:r¡do hacerle pasar por 
con el saco, chaleco, camisa y camiseta que veslta arre- 
mangados, dejando al descubierto la cintura, y con el paD' 
talón suelto, corrida una de las piernas de éste hasta la rO' 
dilla del interfecto y la otra completamente fuera del miem- 
bro respectivo; habiendo sido tasados el reloj y leontina 
sustraídos con el dije de media «¿guilajt de oro americano, 
que esta última tiene, el primero en treinta pesetas, y la 
leontina con su dije en ciunto setenticinco pesetas; sin que 
haya podido comprobarse si le fué ó no sustraído á Díaz 
Lores en parte ó totalmente, el dinero que recogió de la 
carpeta del hotel «Isla de Cuba» y el que ganó en el juego 
durante los dos días anteriores al crimen; excepción hecha 
de la cantidad de catorce luises oro francés, que se le en- 
contraron al interfecto en un bolsillo interior del chaleco 
y dentro de una bolsa de plata, al practicarse por el "Juez 
instructor el reconocimiento del cadáver, según la diligen- 
cia de inspección ocular levantada dos días después del he- 
cho.» — «Octavo. —Probado que alejados de la «Cueva de 
Galván», Durbin y Martínez Sosa, y ya otra vez en el tri- 
llo de referencia qne va de la casa de Galván á la costa de 
■Punta de Guanoi, le siguieron y llegaron á la orilla del 
mar, donde se lavó Durbán las manos y el pufío de la ca- 
misa ensangrentados; volviendo juntos por opuesto camino 
á la expresada casa, en la que estuvieron entre once y doce 
del día, almorzando en unión de Roché, quien al pregun- 
guntarles en alta voz á Dntbán y Martínez Sosa por Abra- 
hin, obtuvo por respuesta, que se habla ido para Matan- 
zas; sin que hablaran más de este asunto; marchándose los 
procesados, asi que concluyeron el almuerzo, hacia esta 
ciudad, Roché por el mismo camino «real» de la «Cumbre» 
que habían llevado desde ella hasta la casa de Galván, 
y Durbán y Martínez Sosa por el camino llamado de 
«Yumnrl», á fin de alejar toda sospecha acerca del hecho 



zedbyGoOglC 



COLECCIÓN 



de volver solos los tres, cuando hablan salido de la ciudad 
por la mañana con Diaz Lores; Ilej^ando casi al mismo 
tiempo lo:) procesados i esta población, de dos & tres de la 
tarde; en la que se cuidaron Roché de ir á tu casa y man- 
dar con Joaquín I^arza el caballo que habla montado á la 
vuelta de la iCumbreí y los tres sombreros d<-jados en sa 
casa á su salida por la maffana, pertenecientes á Durbán, 
Martínez Sosa y Díaz Lores, al establo de Villar, de igual 
modo que un centén que le habla pedido Durbiin para el 
pago del alquiler de los caballos; y Durbán y Martínez 
Sosa, de devulver también á dicho establo los otros dos 
(.aballos alquilados, percibiendo Durbán el aludido centén 
de manos de Igarza por mandato de Roché, y con el que 
y dos pesos plata que extrajo de su bolsillo, abonó Durbán 
los ocho peeos importe del referido alquiler, yéndose in- 
mediatamente con Martínez Sosa en un coche de plaza, al 
cuarto que habitaban en el barrio de Versalles y luego 
Durbán, en el mismo coche á la Estación de las tFerroca- 
riles UnidosB, donde tomó el tren que á las tres y medía 
próximamente de la larde parte de esta ciudad hacia la Ha- 
bana, en la que fué detenido á consecuencia de esta causa, 
habiéndolo sido en esta ciudad anteriormente Martínez 
Sosa y Kocbé »— Segundo. — Resultando: que el Tribunal 
Aquó, por voz de su Presidente, hizo uso de la facultad con- 
cedida por el articulo setecientos ireinlitrés de la Ley de 
Enjuiciamiento Criminal, modificado por la' Orden ciento 
nueve del Gobierno Militar de tre.e de Julio último, y de- 
seó saber si el hecho justiciable constituye el delito roni'uma- 
do de asesinato, como medio de realizar el robo, también 
consumado, comprendidos respectivamente en los artículos 
cuatrocientos catorce, quinientos veinte y quinientos treinta 
y sus concordantes del Código Penal y acerca de si los pro- 
cesados son autores de dichos delitos, conforme á los ar- 
tículos once y doce del propio Código con la circunstancia 
de premeditación conocida, cualiñcativa del asesinato y 
además las agravantes de alevosía, astucia, abuso de con- 
ñanza y ejecutar ambos delitos en despoblado, comprendi- 
dos respectivamente en los números tres, nueve, once y 
diecises del articulo diez del referido Código, sin la con- 
currencia de ninguna atenuante; sobre todo lo cual con- 
testaron al siguiente día el Fiícal y los respectivos defen- 
sores de los procesados:— Tercero. — Resultando: que la 
referida Audiencia calificó los hechos expuestos, que se 
declaran probados, como constitutivos de los delitos de 
asesínalo y robo, el primero como medio necesario para 
perpetrar el segundo, cualificado aqnel por la circunstancia 



zedbyGoOglC 



de premeditación conocida, delito definido y caatigado pur 
tos articulas cuatrocient<^s catorce, quinientos veinte y i-us 
concordantes del Código Penal, de lus cuales son respon- 
sables criminalmente en concepto de autores, por hüber 
fornido parte directa en su ejicución, con In agravante de 
hiberse realizado el hecho en despoblado, los procesados 
Ricardo Durbán y Cuenca y José Martínez Sosa (a) El 
Mi«rito, y en concepto de cónipUce pur haber cooperado i 
dicha ejecución coo actos anteriores á la misma sin lot 
cuales hubiera podido realizarse el procesado José Ruges, 
conocido por Rorhé y Ra'yis (a) Migúelo, incurriendo los 
dos primeros en la pena de cadena temporal en su grado 
milximo á muerte, siendo de aplicarse en el caso actual la 
última de las penas seflaladas en obediencia al artici.lo 
ochentiocln» dei referido Código, habida cuenta por otra 
parte á la agravante anteriormt-nte apreiiada, y el procesa- 
do José Ruges, conocido por Roché y Rojas (a) Migúelo 
en la pena inmediatamente inferior en grado á la Kj ida por 
la Ley para ambos delitos consumados en la forma en que 
lo han sido; y vistos los artículos ya citados y otros del 
Código Penal, asi como otros de aplicación de la Ley de 
Enjuiciamiento Crimina!, condenó la referida Audiencia 
á dichos procesados Ricardo Durbán y Cuenca y Jusé 
Martínez Sosa (a) El Morilo á la pena de muerte, y caso 
de indulto á las accesorias de inhabilitación absoluta per- 
petua y sujeción de ambos procesados á la vigilancia de la 
autoridad por el tiempo de vida de los mismos, si no se 
remitiesen especialmente en el indulto; y á ]vsé Reges, 
conocido por Roché y Rojas (a) Migúelo á la pena de ca- 
torce aOos, ocho meses y an día de cadena temporal con 
las accesorias de ¡nhabiljlación absoluta perpetua y suje- 
ción á la vigilancia de la autoridad, durante la vida del 
mismo; y a los tres procesados al pago de las costas, indem- 
nización solidaria de cinco mil pesetas á los herederos del 
interfecto piaz Lores, conocido tamben por Manuel Ro- 
dríguez: — Cuarto. -Resultando: que el Magistrado Am- 
rosio R. Morales formuló voto particular, en que solo 
aceptaba los Resultandos primero, segundo, tercero, sexto, 
séptimo, noveno, décimo, onceno, doce, trece y ca- 
torce, y consignando como cuarto, quinto y octava 
Resultanáoi prubidos los siguientes: «Probado que al acia' 
rar del dia quince, Durbán y Martínez Sosa fueron á la 
casa de su amigo Eleuterio Alonso, y lomando el primero 
un cochillo de punta de seis pulgadas de hoja en sti longi- 
tud por una y cuarto de ancho encima de un taburete, dijo 
á Martínez Sosa que se habla quedado en la puerta: «José, 



zedbyGoOglC 



¿estará bueno para matar la lechona?; contestindole éste: 
■Si está bueno»; y se llevó DurbAn el cuchillo con sti vai- 
na, portando á su vez Martínez Sosa an revólver: arabos 
proci;sados, Durbán y Martínez Sosa se dirigieron laego 
al establecimiento de Manuel Villar, que se halla en la calle 
de Ayllón de esta ciudad y con un muchacho nombrado 
Joaquín Igarza, que habita en ta casa de Roché, se lleva- 
ron ties caballos que Durbán alquiló á Villar en ocho pe> 
sos plata cspafiola conduciéndolos i dicha casa de Roché de 
donde como alas siete y media de lamnfíana cambiando sns 
sombreros por otros de guano que hablan comprado Díaz 
Lores, Durbin y Martínez Sosa, partieron jumamente los 
tres procesados y el DSas Lores, con rumbo á la •Cum- 
bre», montando éite y los encausados Durbán y Roché, 
los caballos alquilados, y Martínez Sosa una muía de su 
propiedad, que después cedió á Roché para la marcha en 
cambio del caballo que montaba: antes de dejar la ciudad 
se deiuvteros pocos momentos en la tienda llamada de 
•Chiibeque», para comprar el arroz y otros efectos propios 
para el almuerzo los cuales pagó Díaz Lores; emprendida 
nuevamente la marcha, tomaron, siemprejuntos el camino 
denominado oreal* de la iCumbre»; por el mismo camino 
y ya en su medianía, frenteá un puesto de policía, com- 
pró DurbAn tres pollos que pagó en dos pesos, llegando 
todos como A las nueve de la matiana á la casa de Andrés 
Ga'vAn, de pobie aspecto, enclavada en un pequefio potre- 
ro llamado «El Carmen», A tres leguas próximamente de 
esta ciudad, lugar despoblado de terreno inferior, abun- 
dante en casimbas, por el que á pie se anda con dificultad, 
en cuya casa, habitada por Andrés Galván y familia, de 
los que eran conocidos, Durbán y Martínez Sosa, hicieron 
alto los tres procesados y Díaz Lores para confeccionar y 
comer el proyectado arroz con pollo; probado que poco 
tiempo después los procesados Durbán y Martines Sosa, 
invitaron á Díaz Lores para ir en busca de un chivo Á ca- 
ga de un tal Romero y ver unas muchachas bonitas, mon- 
tando de nuevo los tres en las cabalgaduras/ por un trillo, 
el único que de la casa de Galván conduce á la costa de 
«Punta de Guano», se encaminaron llevando Martínez So- 
sa y Durbdn, dos de los caballos alquilados á Villar y Díaz 
Lores la muía de la propiedad del primero, quedando en 
la casa de Gulván, Roché para cocinar el mencionado 
arr'>z, al que se destinaron los tres pollos que por el cami- 
no habla comprado Durbán»; aprobado que alejados de 
la cueva de Galván, Durbán y Martínez Sosa, y ya otra 
vez en el trillo de referencia que va de la cueva de Galván 



zedbyGoOglC 



á la «Costa de Punta de Guanos, le siguieron y llfgaroD & 
la orilla del mar, donde se lavó Durbán las manos y el 
pullo de la camisa ensangrentados: volviendo juntos por 
opuesto camino á la expresada casa en la que estuvieron 
entre once y doce del dta, almorzando en unión de Ro< hé, 
quien al pregunlarles en alta voz á Durbán y Martínez 
Sosa, por Abrahán, obtuvo por respuesta que se habfa ido 
para Matanzas, marchílndose los procesados así que con- 
cluyeron el almuerzo hacia esta ciudad. Roché por el 
mismo camino «real> de la iCumbre» que hablan llevado, 
y Durbán y Martínez Sosa por el camino llamado de 'Yu- 
murfi, llegando casi al mismo tiempo los procesados á esta 
población dedos á tres de la tarde, mandando Roché con 
Joaquinlgarza el caballoqtie habla montadoylos tres sombre- 
ros dejados en su casa á su-saiida por la mañana, pertene- 
cientes A Durbán,' Martínez Sosa y Diai Lures, al establo 
de V[llari llevando Durbán y Martínez Sosa también i di- 
cho establo los otros dos caballas cuyo alquiUr pagó et 
primero yéndose inmediatamente con Maictnez Sosa en 
un coche de plaza al cuarto que habitaban en ti barrio de 
Versalles y lufgo Durbán en el mismo coche á la Estación 
de los Ferrocarriles Unidos, donde tomó el tren que á las 
tres y medía próximamente de la tarde paite de esta cin- 
dad hacia la Hebana, en la que fué detenido á consecuen- 
cia de esta causa, habiéndolo sido en ésta aiiter tormente 
Martínez Sosa y Roché.i— Quinto.— Resultando: que di- 
cho Magistrado estimó que lu^ hechos probados constituyen 
el delito de homicidio prtvisto y penado en el articulocua- 
tro:ientos dieciséis del Código fenal y otro delito, el de 
hurto, comprendido en el articulo quinientos treinticinco y 
caso cuarto del quinientos treintiséisdel mismo Có.iígn, sien- 
do atitores de esos delitos los peocesados Durbán Cuenca y 
Martínez Sosa, por haber tomado parce directa en la ejecu- 
ción de los hechos, estimando & ambos la circunstancia 
agravante de haberse ejecutado el hecho en despoblado y 
además, en cuanto á Durbán, la de reincidencia respecto 
al hurto, incurriendo los mismos en la pena de reclusión 
temporal por el delito de homicidio, y en cuanto al hurto 
en la de arresto mayor; y no habiéndose justiñcado debi- 
damente la participación de Joaé Rogés, conocido por 
Rochó y Rojas (a) iMiguelé*, en los hechos punibles co- 
mo autor, cómplice ni encubridor procedía su absoluc'ón; 
y en consecuencia condenaba á Ricardo Durbán Cuenca y 
José Martínez Sosa (a) «El Morito», en concepto de auto- 
res de un delito de homicidio con la agravante de haberlo 
ejecutado en despoblado, á la pena de .diecisiete aRos, cua- 



zedbyGoOglC 



12 



tro meiea y on día de reclusión leroporal, como principal, 
y de accesorias de inhabilitación absoluta temporal en toda 
su extensión y sujeción á la vigilancia de la autoridad du- 
rante la condena y otro tanto mis y á los mismos en con' 
cepto de autores de un delito de hurto, con la agravante 
de ejícutar el liecho en despoblado, concurriendo además, 
en cuanto á Durbán, la de reincidencia, cl primero á seis 
meses de arresto mayor y al segundo á cuatro meses y un 
día de igual arresto, como penas principales, indemniza- 
ción de cinco mil pesetas á los herederos del interfecto y 
las costas en cuanto á una tercera parte á cada uno de las 
causadas en el proceso; y respecto á José Rogés, conocido 
por Roché y Rujas (a) «Migúelo*, le absolvía del delito 
que en esta causa le imputa el Fiscal, declara de oficio la 
tercera parte de las costas, que en otro caso le hubieran 
correspondido y mandaba ponerle inmediatamente en li- 
bertad.— Sexto.— Resultando: que contra la mencionada 
sentencia de la Audiencia de Matanzas interpuso la repre- 
sentación de José Rogé recurso de casación por quebran- 
tamiento de forma é infracción de Ley, alegando, en 
cuanto al primero, los motivos siguientes, autorizados por 
el número tercero del articulo veintiocho de la Urden so- 
bre casación y el numero primero del artículo novecientos 
doce de la Ley de Enjuiciamiento Criminal: - Primero. — 
Maniñrsta contradicción entre los hechos tercero, cuarto 
y quinto de la sentencia recurrida, por declararse probado 
haberse celebrado entre los procesados un concierto para 
privar de la vida á Díaz Lores y despojarle del dinero y 
prendas que tuviera, y de lo declarado probado en otros 
lugares, resulta de la combinación de esos hechos que tal 
concierto no pudo ocurrir, y por consiguiente que no ocu- 
rrió, lesuliando contradicción entre el hecho consistente 
en la celebraciÓT) del concierto supuesto y los hechos pro- 
bados, según los cuiles no hubo otras reuniones de los pro- 
cesadas que aquella en que se acordó la gira en que tam- 
bién se hallaba Díaz Lores, y la de la maflana en que em- 
prendieron la excursión, tembién en unión de Diaz Lores. 
— Segundo. — En el caso que se entendiese y significase 
que del concierto celebrado para matar y despojar á Díaz 
Lores entre las tres procesados formaba parte cl que desde 
la cumbre á la costa dieran un paseo Durbán, Martínez 
Sosa y Dtaz Lores, y que durante él fuese este último in- 
dividuo matado y despojado, habría indudablemente mani- 
fiesta contradirción entre ditho concierto y cl hei ho de- 
clarado probado en el cuarto Resultando de un concierto 
distinto, ó sea de un concierto de tos tres procesados para 



zedbyGoOglC 



matar y despojar ¡os ira á Díaz Lores, — Tercero,— Mani- 
fiesta coniradicciáD entre el hecho declarado probado en el 
cuarto Resulíamdo de un concierto entre los tres procesa- 
dos, al efecto de que la muerte j despnjo de Dfaz Lores se 
cometiera durante el pasío desde la ciduad de Matanzas á 
las lomas de la Cumbre "j el que en tal casO habría que 
considerar como probado en el quinto Resultando, de un 
concierto distinto de aquel, consistente en que la muerte y 
despojo de Dtaz Lores se cometieran durante \m posterior 
paseo emprendido desde las lomas de la Cumbre con dirtc- 
eiom á la costa de tPunta de Guano;- y al emprenderse es- 
te último paseo se quedó Roché, cocinando el arroz con 
pollo — Cuarto. — En no expresarse clara y terminantemen- 
te en la sentencia cuales son los hechos que se consideran 
probados, por cuanto si es solo un único concierto et ha- 
bido,— el del cuarto Resultando, — que implicarla la res- 
ponsabilidad de Roché, ó la existencia de dos distintos 
conciertos entre si contradictorios; faltando por lo tanto 
la claridad que la Ley exige en una sentencia,— Quinto.— 
Manifirsta contradicción entre los hechos que se declaran 
probados en el octavo Resultando de la sentencia recurri- 
da, por cuanto se consigna que al volver Durbín y Martt- 
nei Sosa del paseo á la costa, Roché preguntó á ellos por 
Díaz Lores, contestando éstos que había ido á Matanzas, 
sin que hablaran más de este asunto, es decir, de la desa- 
parición de Díaz Lores y de sus circunstancias; de donde 
resulta que no hablaron de la muerte de éste, á la cual fué 
debida su desaparición; y á continuación da por probado 
el propia Resuttando, que regresaron á Matanzas, Roché 
por el íamlno real, elmismopordonde hablan ido todosála 
«Cumbreí y Durbin y Martínez Sosa por otru distinto, i 
fiH de alejar toda síispechd acerca del hecho de volver solo 
ios tres, cuando hablan salido por la mañana con Díaz 
Lores; de lo cual resulta que no solo se da por probado 
que rt-gresaron los tres procesados por distinto camino, si- 
no también probado que lo hicieron con el expresado fin 
y esto supone necesariamente que debieron hablar del ca- 
so, con cuyo motivo se propusieron tal fin, lo cual está en 
contradicción con lo añrmado, de que los procesados no 
volvieron á hablar del asunto. — Srxto. — Maniñesta contra- 
dicción entre los hechas declaradas probados, por manto 
el hecho de haber pruguntado Roché á Durbán y Martínez 
Sosa por Díaz Lotes y obtenido par respuesta que se ha- 
bla ido para Matanzas, octavo Resuttando, está en con- 
tradicción con el concierto de Roché con Durbán y Mar- 
tioez para la muerte de Diaz Lores, que también se decía- 



zedbyGoOglC 



ra probado, cuarto Resultando, ea concepto de que cod 
arreglo al mismo se ejecutaron los delitos de autos; y de 
esto se deduce que la tal pregunta de Roché, sin testigos 
antes los cuales pudiera haberlo hecho para disimular y co- 
mo medio para despitar y engañar á los que lo oyeran, im- 
plica desconocí miento en él de la muerte dada & Díaz Lores 
durante el paseo á la costa, siendo por tanto un hecho con- 
tradictoriocon el aludido conciertoj y en cuantoal de infrac- 
ción de ley autorizada por el articulo ochocientos cuaren- 
tinueve de la propia Ley de Enjuiciamiento criminal en suj 
números tercero, cuarto, quinto y sexto y teniendo por in- 
fringidos, —Primero. — El artículo cuatrocientos catorce del 
Código penal por indebida aplicación, cuanto no se ha co- 
metido el delito de asesinato por lo mismo que en la muer- 
te dada á T>iaz Lores no concurre ninguna de las circuns- 
tancias calificativas, esenciales que determina taxativamen- 
te el articulo citado, no pudiendo en caso alguno deducir- 
se, por meras presunciones, las circunstancias modificativas 
de la responsabilidad criminal, cualesquiera que sean su na- 
turaleza y eficacia, — Sfgundo, — EL articulo cuatrocientos 
dieciseis del Código penal por su no aplicación, por cuan- 
to la muerte de Abrahan Lores constituye el delito de ho- 
micidio con la agravante de despoblado, y al uo declararse 
asi por la Sala se ha cometido error en la calificación é in- 
fringidose el artículo mencionado. — Tercero,— El articulo 
quinientos veinte del Código penal por indebida aplicación 
por cuanto el delito de robo no está probado en ninguna 
forma, no habiendo averiguado que Diaz Lores llevara otro 
dinero que los catorce luises que fueron encontrados y ocu- 
pados por el Juzgado al cadáver; deduciéndose lógicamen- 
te de esto que no fué el estimulo del robo la causa impul- 
sora de la muerte dada, sino otra muy diversa. — Cuarto. — ■ 
El articulo trece en relación con el primero del Código pe- 
nal, por cuanto en la sentencia recurrida se atribuye al pro- 
cesado Rogés el concepto de cómplice en el delito anterior- 
mente mencionado, por haber cooperado A su ejecución 
por actos auterioces al mismo, sin los cuales hubiera podi- 
d-i realizarse; habiendo error manifiesto de derecho, en esa 
caliñcación del concepto, porque con arreglo á los hechos 
probados el procesado no cooperó por actos anteriores ni 
simultáneos á la realización del delito perseguido.- Quin- 
to.— Por aplicación indebida el articulo trece en relación 
con el primero, ambos del Código penal, por cuanto en la 
sentencia se considera á Roché como cómplice de delitos 
que fueron cometidos sin cooperación ninguna por parte de 
él y hasta sin conocimiento suyo y distinto de aquellos pa- 



zedbyGoOglC 



n los cnales decía» probado la sentencia qnc se había con- 
certado con los otros procesados, y de su comparación re- 
sulta qae los hechos cometidos por Durbáo y Martínez So- 
sa no fueron aquellos para los caales, resultando cuarto, se 
habla concertado Roché, no atribuyendo ¿ esto la senten- 
cia ningún acto de cooperación en los delitos que pena, 
salvo el mero concierto para su comisión.— Sexto.— Por 
aplicación indebida el mismo articulo trece en relación con 
el primero, ambos del Código penal, por cuanto en ta sen. 
tencia se considera á Roché como cómplice de delitos en 
los cuales, según la misma sentencia, rfo tuvo otra partici- 
pación que la de un acuerdo que ni siquiera constituyó 
verdadero concierto en el sentido legal y jurídico de la pa- 
labra, por no haberse extendido á la determinación de to- 
dos los extremos relacionados con el modo de ejecución de 
los delitos concertados; y Roché no tomó parte alguna en 
los actos preparatorios de la gira, adquisición de armas, 
caballos, sombreros, ni indujo á Diaz Lores al paseo á la 
costa, ni fué á dicho paseo, ni tomó parte en los hechos du- 
rante el mismo cometidos, siendo una verdad que no fué 
concebida la gira como medio para cometer el delito, sino 
concebido el delito cm ccaübn de la gira ya acordada, y 
puestoque algunos de dichos actos, la compra de sombrC' 
ros y arroz, los efectuó Diai Lores y no los procesados; y 
de esto se deduce que no hay concierto sobre la ejecución 
sin que lo haya contemporáfieamenle sobre los medios con 
que se ha de realizar el propósito. — Séptimo. — El mismo 
articulo trece en relación con el primero, ambos del Códi- 
go penal, por aplicación indebida, por cuanto se considera 
á Roché como cómplice de delitos, en los cuales, según et 
acuerdo qae la sentencia da por probado, no dcbia partici- 
par por ningún acto de cooperación, anterior ó simultáneo, 
por no versar aquél sino sobre la participación de otros in- 
dividuos, razón por la cual aquel acuerdo no constituyó 
verdadero concierto en el sentido legal y jurídico de la pa- 
labra; y la sentencia no dice qué parte debia tener Roché 
en la comisión de los delitos, ni dice tampoco en qué con- 
sistió el acuerdo de los procei-ados, y no hubo en Roché 
ni actos de participación en la acción, ni participación en 
los provechos. — Octavo.— El articulo cuarto y el trece en 
relación con el primero, todos del Código Penal, por 
aplicación indebida, por cuanto se considera á Roché co- 
mo cómplice de delitos, en cuya comisión no tuvo, según 
la sentencia, otra participación que la del concierto de co- 
meterlos, que no es punible cuando no lo siguen actos de 
cooperación anteriores, ó simultáneos, ó posteriores que 



zedbyGoOgle 



cjiwtitoven encubrimiento, puesto que tal concierto aun 
«"i-i'J" <í<-* '^ ''''*'''"'^"^" ''^ '-"'"^'^'^ ^' delito concertado, 
r^nslituvendo, unido áella, una conspiración, no es pu- 
i: 3-<. yaque la misnu ronspiración, resultando de la unión 
de estos elamentus, na lo rs sino cuando la ley la pena es- 
pecialmente, lo cual no sucede en cuanto á ios delitos de 
aaioí: y el mero concierto en ningún caso es inductivo 
de respnnsabiliíJad, estando Ro< hé dentro de lo resuelto 
por el Tr bunal Supremo de E pafia en sentencia de dieci- 
ocho de Jumo de mil ocliiiciciitos ochenta. — Sé|itimo,~- 
R sultandu: — Q^e la representación del procesado Ricardo 
Durbín y Cuciica interpuso recurso de casación por que- 
brantamiento de forma é infracción de lev, conforme al ar- 
ticulo segundo de la Orden sobre casación que declara vi- 
gíOle, en cuinio al primer recurso, los artículos novecien- 
tos diez al novecientos quince, y en cuanto al segundo los 
arlt< ultis ocliocientos cuarenlisiete al ochocientos cincuen- 
licuatrn de la ley de Enjuiciamiento criminal, y fundando 
el quebraniamienlo de forma:— Primero:— En el ndmcro 
»riiiiero del articulo novecientos once de la ley de Enjui- 
Ciüiiiicnlo criminal en relación con el pirrafo cuarto del ar- 
m-ulo seiscientos cincuentinueve de la misma Ley, por 
i-ujkutü pedida por el procesado la práctica de determinada 
piuel)iien los números tercero, cuarto y quinto del primer 
oliU'ldesu escrito de trece de diciembre último; la Sala 
lo denegó por auto de veintiuno del mismo mes, y pedida 
subMinnción por la parte y no concedma, protestó estable- 
c<.*( recurso de casación por quebrantamiento en su oportu- 
niilad, teniéndose por establecida dicha protesta; y al de- 
iir(;-»">c 'a practica de esas diligencias de prueba se ha co- 
...i„ -1 "-lebrantamiento de forma á que se contrae el 
D primero del artículo novecicnloi once de la 
criminal. — Segundo. — En el número cuarto 
ticulo novecientos once de la misma Ley pro- 
I, por cuanto habiéndose pedido por el pro- 
os preguntas que formulaba fuesen declaradas 
se declaró lo contrario por la Sala, por lo cual 
correspondiente protesta, no haciéndose mis 
s por no permitirlas la Ley de Enjuiciamiento 
crcero. — En el número primero del articulo 
loce de la Ley de Enjuiciamiento criminal 
Kiste contradicción entre los hechos que se de- 
jos en el resultando séptimo de la sentencia, 
a parte del mismo se declara probado que no 
lostradas las circunstancias concomitantes del 
tuerte de Oiaz Lores— en cnanto al modo y 



zedbyGoOglC 



forma en qoe se realizara, y en el mismo retaliando se de- 
clara probado que Duibin fii¿ quien caosá las heridas de 
arma blanca y Martínez Son las de fuego, afirmaciones am- 
bas opttFStas j sustanciales, y al do constar las circansian- 
cias del hecho habiendo intervenido dos personas, como 
cree la Sdla, no es posible declarar qué arma empleó erada 
ctial ; existiendo también contradicciá ) entre tos re- 
sultandos cuarto y séptimo de la sentencia recurrida, 
por cuanto en el primero de los mencionados se de- 
clara probado qne los proret>ados concertaron la muerte 
de Abrahan Diaz con el propósito de apoderarse después 
del dinero j prendas qu: llevara, y en el séptimo Jirsmi- 
tando se declara probado también que nn consta st Martí- 
nez Susa r DurbáQ se apoderaron de al^&n dinero que lle- 
vara el ioteifccto, 7 qne á éste se ocupó por el Juzgado 
una bolsa con catorce Inises; jr eslas dos afirmaciones son 
contradictorias y la segunda desvanece la primera. — Cnar 
to- — En el número segundo del articulo novecientos doce 
de la misma Ley de tí^DJuiciamiento Criminal, per cuanto 
en la sentencia no se resuelve sobre todos los hechos que 
han sido objeto de la acusación y la difensa, ya que al dis- 
entirse ampliamente sobre si ta leontina que llevaba Dfai 
LorcR eia ó no de Id propiedad del procesado, vanos tes- 
tigos declararon sobre él y la Sala no rcíuelve nada respeto 
de esto en la sentencia, y si 00 se pidió subsanación de tal 
quebrantamiento, ni se protestó, fué porque se cometió en 
et fallo.— Y autorizado por el nbmero tercero del articulo 
ochocientos cuarentinneve de la Ley de Enjuiciamieolo 
Criminal considera infringido: — Primero. - El artículo 
cuatrocientos catorce del Cóiligo Penal por indebida apli- 
cacióo, por cuanto se ha calificado el delito como asesina- 
to, siendo a^i que en el hecho de autos no ha concurrido 
ninguna de las circunstancias del citado articulo.— Se- 
gundo. — El articulo ochentiocho del Código Penal, por 
cuanto dados los hechos probados en la sentencia, no re- 
sulta que la muerte de Días Lores fuera medio neeesario 
para robarle, yaque en ningün Resultando se indica si' 
quiera que sólo por este procedimiento pudieran atcancar 
los procesadas sus propósitos de apoderarse de las alhajes y 
dinero de dicho Díaz Lores, iio apareciendo demostrada 
la dependencia ó necesidad, y se ha incurrido en error de 
derecho al calificar loa hechos probados como constituti- 
vos de los delitos de asesinato y robo, el primero como 
medio necesario de perpetrar el segundo.— Tercero.— Los 
artículos cnatiocicntos catorce, cuatrocientos dieciséis, 
quÍDíentoi veintiuno y quinientos treinticinco del Código 



—lar. irtHDiaE,->4 



zedbyGoOglC 



Peral, por no declararse que los hechos establecidos en la 
sentencia en concepto de probados constituyen pura y sim- 
plemente do> delitos, uno de hoiDicidio y otro de hurto, 
habiendo habido por lo tanto error de derecho al caliñcar 
tales hechos como asesinato y robo. — Cuatio.— Autorizado 
por el número qiiinto dtl artículo ochocientos cuarenti nue- 
ve, considera infringido el numero septíiDO del artículo 
décimo y la circunstancia cu.iria del artículo cuatrocientos 
catorce del Código Penal, por cuanto no es posible apre- 
ciar en el d<;lito persegurdo la círcunsCancia de haber obra- 
do los procesados con premeditación conocida, habiéndose 
por tantki cometido error de derecho en la califícación; y 
por cuanto también en ninguno de los Retulíandot se de- 
clara prúbido que pira realizar la muerte de Díaz Lores se 
aprovecharon lus procesados del despoblado ó lo buscaran 
de cxprufeso, habiéndose del mismo modo cotneiido errt>r 
de derecho al estimir la agravante de cometer el hecho en 
despobbdo.— Quinto. — El articulo cuatrocientos catorce, 
circunstancia cuarta por aplicación indebida y el cuatro- 
cientos dieciséis, amboí del Código Penal por su no apli- 
cación, pur cuanto al caliScarse los hechos declarados pro- 
bados en la sentencia como delito de asesinato y no como 
de homicidio, se hi cometido error de derecho, pues en 
la muerte de Díaz no concurre la circunstancia caliñcativa 
de premeditación conocida, faltando datos para compro- 
barla debidamente. ~St:xio. — El aiticulo quinientos veinte 
por aplicación indebida, y quinientos trelnticinco, por no 
aplicación, ambos del Código Penal, por cuanto al califi- 
caTse de robo y no de hurto los hechos probados, se ha co- 
metido error de derecho, ya que no se empicó fuerza en 
las cosas, ni resulta comprobado que se ejerciera intimida- 
ción ó violencia en la persona de Díaz Lores, sino al con- 
trario se reconoce que una vez muerto en éste, los proce- 
sados se apoderaron del reloj y leontina, sin que conste si 
le fué sustraída alguin cantidad; lo que constituye el delito 
de hurto. —Octavo. — Resultando: que la representación de 
José Martínez Sosa (a) «El Morilo», interpuso recurso de 
casación por quebrantamiento de forma é infracción de 
ley, confurme al artículo segundo de la Orden de Casación 
que declara vigentes los artículos ochocientos cuarentísiete 
al ochocientos cincuenticuatro, y del novecientos diez al 
novecientos quince de la Ley de Enjuiciamiento Criminal 
y fundando el quebrantamiento de forma. — Primero.— En 
el número primero del artículo novecientos doce de la ley 
de Enjuiciamiento Criminal, por cuanto se nota contra- 
dicción manifiesta en los hechos qtie se declaran proba(]os 



zedbyGoOglC 



en la sentencia, como resulta con el séplimo, en que des- 
pués de darse por sentado que se ignora el modo y forma 
en que el hecho se realizara en la «Cueva de Galvána, se 
afirma luego que Durbán infirió á Díaz Lores once heridas 
incisas con el cuchillo que le prestó Eleuterio Alonso, y 
que Martínez Sosa le cau^ó dos heridas de proyectil de 
arma de fuego con un revólver que también presró dicho 
Alonso. — Segundo. — En el número segundo del propio ar- 
tículo novecientos doce de la propia Ley de Enjuiciamien- 
to Criminal, por cuanto no se resuelve en la sentencia so- 
bre lodos los puntos que hayan sido objeto de la acusación 
y la defensa, como resulla sobre la edad del procesado, 
cuya comprobación se negó por la Sala, no habiéndose ac- 
cedido i la su pensión del juicio oral y que por la vfa di- 
plomática se interesase de las autoridades de Jrrusalem la 
partipa bautismal del procesado, que alegó ser de la ciu- 
dad mencionada; y por la prueba testifical se comprobó 
dicho extremo, no habiéndolo apreciado la Sala en su sen- 
tencia, por lo que ha infringido el precepto indicado; y la 
protegía á que di6 lugar la negativa de la Sala se acredita 
en ti acto del juicio oral de su primera sesión. — Y fundan ' 
dose en el número tercero del articulo ochocientos cuaren- 
tinueve de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, se alegó 
por el mismo recurrente, como infringidos:— Primero.— 
El articulo cuatrocientos catorce del Código Penal, por 
cuanto en la sentencia recurrida se ha calificado de asesi- 
nato, como medio de realizar el tobo, apreciándose las 
circunstancias agravantes de premeditación conocida y 
haberse ejecutado el hecho en despoblado; y al no ser 
posible apreciar el robo, al calificar la Sala los hechos 
como constiiüiivos de asesinato como medio de reali- 
zar el robo, ha infringido los artículos cuatrocientos 
diecisiete, quinientos veinte y número octavo del ar- 
tículo décimo del Código Penal; irapuniéndose la ca- 
lificación de homicidio y hurto. —Segundo. -Fundado en 
el número cuarto del ariícu'o ochocientos cuarentinutve 
considera también iufringidos los artículos once y doce 
del Código Pena', por cuanto ¡e considera autor por ha- 
ber lomado parte directa en la ejecución de! hecho al pro- 
cesado, no estando justificada esa participación del mismo, 
no siendo otra que la de encubridor del delito cometido, 
pues ocultó los efectos de é^íte, impidiendo el descubri- 
miento del mismo. — Tercero: El número spgundo del ar 
t (culo noveno en relación conel párrafo segundo del articulo 
ochenta y cuatro y circunstancia eximente número once del 
articulo oclavo, por cuanto el procesado Martines Sosa, 



zedbyGoOglC 



según la declaración de Durbán, obedeció á las amenazas 
q<ji: éste le hiciera en la mañana del suceso, es decir obró 
por miído insuperable lie un mal igual d mayery al no apre- 
ciarlo la Sala sentenciadora ha infringido la Ley: — Nove- 
no.— .Resulla n do que el Ministerio Fiscal impugna la sen- 
tencia en interés de la jurisprudencia y buena doctrina 
alegando que "se ha comctíd ) error de derecho al callücar 
los hechos declarados probados en la sentencia como cons- . 
litutivos de dos delitos, asesinato y robo, siendo el prime- 
ro medio necesario para cometer el segundo, con ocasión 
de cuyo error se han infringido los articules quinientos 
veintiuuo en sn númeio primero, cuatrocientos cu- 
totee y ochenta y ocho del Código Penal; el primero por 
no haberse aplicado, relacionándolo con el quinientos vein- 
te, pues al declarar la sentencia que el móvil del delito fui 
el robo, i la unidad de tal propósito precisa subordinar lo 
dos hechos criminosos ejecutados, sin que sea dable sepas 
rarlos, prescindiendo de la mente de la Ley que ha sido es 
tablecer y penar en tal caso un delito complejo, determi- 
nado y especial; el segundo, ó sea el cuatrocientos catorce 
por aplicación indebida, ya que siendo de calificarse los 
hechos con arreglo al número primero del articulo quinien- 
tosveintiuno en relación con el quinientos veinte, no ha po- 
dido comprenderse en el cuaitocientos catorce, calificando 
el hecho de la muerte por la concurrencia de la circunstan- 
cia cuarta de dicho articulo, por cuanto ello implica la de- 
lerminacióndedos delitos, donde debe haber uno, según 
)a ley; no pudiendo admitirse que la concurrencia de una 
circunstancia imponga la separación de elementos, relacio- 
nados de hecho por ia unidad de propósito; y ds derecho f 
ante la ley penal por constituir un delito complejo, objelo 
de penalidad especial; y el tercero, ó sea, el ochentiocho, 
infracción deducida de las sefialadas anteriormente, por 
cuanto combate en el número anterior la existencia de dos 
delitos diferentes, y la apli ación de la regla del articulo 
citado presupone esta existencia, unida ala condición de 
que uno sea medio necesario para cometer el otro. Debien- 
do aplicarse el articulo quinientos veintiuno, número pri- 
mero, la declaración de un sólo delito, excluye la aplicación 
del articulo ochenta y ocho," y en conclusión pedia dicho 
Ministerio que en su oportunidad legal se casase la senten- 
cia ya citada.— Décimo: — Resultando queel propio Minia- 
terio Fibcal por el primer otrosi de su escrito de impugna- 
ción maniñesta que, "como quiera que respecto al procesa- 
do José Roché y Rojas, que está condcnaeo á catorce aRos 
ocho meses y un día de cadena temporal, pudiera afectarle 



zedbyGoOglC 



21 



en su petjuicio, dado que la pena que corresponde al robo 
con homicidio, (árilculu quinientos veintiuno, número pri- 
mero del Código Penal), es en realidad inferior á la de ase- 
sinato {articulo cuatrocientos catorce del Código), es de ri- 
gor declarar que al mismo no debe causarle perjuicio, por 
no haberse interpuesto el recurso que el Ministerio Fiscal 
en la oportunidad del artículo tercero de la Ley de Casa- 
ción;*' y pedia se tuviera en cuenta tal manifestación en su 
oportunidad.— Onceno. —Resultando: que por causas lega- 
les diversas se ordenó la suspensión de la vista pública, 
hasta que al ñn ésta tuvo efecto en los dias siete y ocho del 
corriente, sosteniendo el Fiscal la impugnación que estable- 
ció contra la sentencia dictada ¿ informando los abogados 
defensores de los procesados. — Visto, siendo Ponente et 
Magistrado Rafael CruE Pérez. — Primero. —Considerando: 
que las contradicciones que puedan dar lugar al recurso de 
casación por quebrantamiento de forma han de ser maniñes- 
tas, importantes y patentes entre hechos que resulten in- 
compatibles en sus términos hasta el punto de afectar la 
unidad de la exposición; pero no han de buscarse entre un 
hecho j las deducciones arbitrarias y á veces caprichosas 
que de otros ú otros haga la parte recurrente; y al declarar 
pirobado la Sala que hubo un concierto entre los procesados, 
y que éstos acordaron la gira á las lomas de la Cumbre en 
compaftíadel interfecto, y al no consiguar ninguna reunión 
que á solas tuvieran, ni los detalles que el recurrente supone 
en cuanto á la ocasión y momento de la muerte, éstos últi- 
mos extremos no hacen imponible la afirmación fundamen- 
tal del concieito que la Sala ha establecido; apreciando el 
conjunto de ta prueba en uso de sus facultades privativas, 
sin precisar la ocasión y detalles de tal concierto; no 
habiéndose por lo tanto cometido el quebrantamiento de 
forma alegado por la representación de Rogés ó Roché 
(á) Migúelo, en el primero, segundo, tercero y quinto mo- 
tivos; Segundo. — Considerando: que es también improce- 
dente lo alegado por la misma representación en el cuarto 
motivo, por cuanto en la sentencia se consignan clara y 
terminantemente los puntos de hecho rcferenies á los par- 
ticulares sobre que versan después la; apreciaciones y fun- 
damentos de derecho establecidos en los Considera/fios j 
en la resolución que se adopta, no resultando en el conjunto 
total contradicciones de ningún género — Tercero. — Consi- 
derando: respecto al sexto y último motivo de la misma re- 
presentación, que el hecho de la pregunta dirigida por el 
procesado á Durbán y Martines Sosa acerca del paradero 
de Díaz Lores no es incompatible y por consiguiente no es 



zedbyGoOglC 



contradictoria con el concierto anterior que la Sala declara 
probado, y por tanlo, no se ha incurrido en el quebranta- 
miento de forma que se alega en ese motivo del recurso. — 
Cuarto. — Consideando: respecto al primer motivo de casa- 
ción por quebrantamiento de forma akgado por la represen- 
tación del procesado Durbán y Cuenca, que para (^ue proceda 
el recurso de casación fundado erí la denegación de alguna 
diligencia de prueba es necesario que concurran en ésta á la 
vez las tres circunstancias contenidas en el número primero 
del articulo novecientos once de Enjuiciamiento Criminal, 
lo cual no sucede, cuando falta la periinemia de la misma; 
y lo propuesto entonces fué rechazado como impertinente, 
por lo mismo que los extremos que se intentaban probar 
en nada podían influir para desvirtuar los hechos de la 
acusación y en tal concepto, al desestimarse por el Tri- 
bunal áquotxi virtud de la facultad que le otorga el ar- 
ticulo seiscientos cincuentinueve de la Ley de Enjui- 
ciamiento Criminal, no se cometió la Infracción de forma 
que determina el párrafo primero de dicho artículo nove- 
cientos once. —Quinto. — Considerando: con relación a; 
motivo fundado en el caso cuarta del propio atticu'o nove- 
cientos once de Enjuiciamiento Criminal, que al desesti- 
marse, por impertinentes, las dos preguntas formuladas, no 
se quebrantó en modo alguno la forma del procedimiento 
á que se refiere el caso cuarto citado, en razón á que la 
contestación á dichas preguntas no padia desvirtuar el va' 
lor de la prueba á la delincuencia que se atribuyó al proce- 
sado en el crimen de autos, apatle de que tales respuestas 
no tenfan verdadera importancia para ei resultado final del 
juicio, conforme se exigue en el mismo caso cuarto ya ci- 
tado.— Sexto, — Considerando: respecto al motivo alegado 
por la misma representación de Durbán y por la de Martí- 
nez Sosa (i) El Morito, fundado en el caso primero del 
artici'.lo novecientos doce de la Ley de Enjuiciamiento 
Criminal; que si bien el hecho de no expresarse en una sen- 
tencia clars y terminantemente cuales son los hechos que se 
consideran probados, ó el resultar maniñísta contradicción 
entre ellos, da motivo á casación por quebrantamiento de 
forma, la recurrida no contiene tal conitadicción, pues las 
frases que á juicio de la representación del recurrente son 
contradictorias, además de no recaer, sobre algo esencial el 
fallo, niafectar al concepto general y circunstancias primor- 
diales del hecho probado, no contienen en sus propios tér- 
minos significaciones incompaliblesque rompan la unidad 
de exposición de los hechosatlí relatados como tampoco que 
puedan dar margen á conclusiones adversativas en el fallo. 



zedbyGoOglC 



23 



Séptimo —CoDsiderando: respecto alas contradicciones que 
la misma representación advierte en tos Resultandos cuarto 

y séptimo, que estos rontienen hechos distintos, no exis- 
tiendo entre las afirmaciones de los mismos contradiccio- 
nes de ningún género, pues perfectamente cabe el concier- 
to de varios para robar á una personj, y ;quc en el cadáver 
de ésta se encuentra algún dinero, como también que no 
haya podido probarse, y por consiguiente no conste que 
los reos se apoderasen de cantidades que llevase la victima. 
— Octavo. — Considerando: en cuanto al motivo alegado 
por la misma representación de Durbán, fundado en el nú- 
mero segundo del articulo novecientos doce de Enjuicia- 
miento Criminal, por no resolverse nada por la Sala 
acerca de la leontina que llevaba Díaz Lores, que tal par- 
ticular es una cuestión de hecho que nu ha sido especial 
mente objeto de las conclusiones provisionales y definiti- 
vas, y la Sala, con la competencia exclusiva que le recono- 
ce la Ley, iia apreciado el conjunta de la prueba, no ha- 
biendo tenido necesidad de hacer declaraciones expresas 
sobre detalles. — Noveno. —Considerando: por último, res- 
pecto al segundo motivo del recurso del procesado Martí- 
nez Soía (a) «El Morito>, que propuesta en el escrito de 
conclusiones deñnitívas, que es trámite oportuno, la cues- 
tión de la aplicación déla circunstancia segunda del ar> 
tlculo noveno del Código Penal, con que esta cuestión se 
propusiera en tiempo, siquiera no lo fuese en forma, por 
no consignarse ningún hecho como fundamento ó antece- 
dente de la misma, debió, dada su positiva y aún extraor- 
dinaria importancia para el fallo, ser objeto de éste, deci- 
diéndose lo que á juicio de la Sala fuese oportuno acerca 
de la edad del procesado, y habiéndose esto omitido, pro- 
cede declarar con lugar el recurso, .sin que .ica preciso en 
este caso, por tratarse de un reo de pena de muerte, exa- 
minar, á los efectos de la casación, si pudo ser y fué Ó no 
reclamada la subsanación de la f^lta que se alega, bastando 
que se halle comprendida, como lo está, en el número se- 
gundo del articulo novecientos doce que se cita en el re- 
curso, —Fallamos: que debemos declarar y decluramos no 
haber lugar al recurso de casación por quebrantamiento de 
forma interpuesto por las representaciones respectivas de 
Ricardo Durbán Cuenca y José Rogés ó Roché fa) «Mi- 
gueló>, y con lugar el interpuesto por la representación de 
José Martínez Sosa (a) «El Moritoi, sólo por el segundo 
motivo de los alegados por la misma y de que se hace mé- 
rito en el último Considerando de este fallo; y en su con- 
secuencia casamos y anulamos la sentencia de tres de Fe^- 



zedbyGoOglC 



2t , COLICCIÚN LBGISL*TITA 

brero del corriente aflo, dada por )a Audiencia de Matan 
zas, y mandamos que se devuelvan á ¿sia loa auios, para 
que reponiéndolos al estado de sentencia dirte la que pro- 
ceda, subsanando el defecto que se ha teuido en cuenU 
para declarar con lugar este recurso, sin especial coudena- 
ción de cosías. — Comuniqúese esia sentencia por medio de 
ceriifícación & la xtí- rida Audiencia y publlquese en la Ga-^ 
C£TA DE LA HABANA y en la Colección A cargo de la Se- 
cretarla de JuiítiCia, a cuyo fin se remitirán las oportunas 
copias antoniadas. — Asi por esta nut^sEra sentencia lo pro- 
nunciamos, mandamos y ñrmamos. — Antonio González de 
Mendoza. — Pedro González Lloren te. — Rafael Cruz Pérez. 
—José M. Garda Montes — Eudaldo Tama yo.— Ángel C. 
B lancourt. — Oct;iviu Giberga. — Letda v pub'írada fué fa 
anterior sentencia por el Magistrado Ponente Rdfael Cruz 
Pérez, celebrando audiencia pública este dia el Tribunal 
Supremo, Constituido en Sala de Justicia, de que certifico 
como Secretario por delegación. —Habana, mayo dieci* 
ocho de mil novecientos. — Siherio Castro. 

Y para remitir á la Gaceta de la Habana A los 
Jines dispuestos, libro la presente. — Habana, junio once 
de mil novecientos. — Silverio Castro. 

(G*cet> lejDlio.) 



Ldo. Federico García Ramis, Secretario del Tribunal 

Supremo de la Isla de Cuba 

Certiñco: que en el libro de resoluciones dictadas 
en asuntos hipotecarios que se lleva en este Tribunal, 
existe de fojas catorce & veinte la que copi;ida A. la 
letra dice: Resolución núinero dos, — Habana, Mayo 
quince de mil novecientos. — Visto el recurso guberna- 
tivo que estableció el Procurador Antonio Kivero, á 
nombre de Nicolás Santurio contra la negativa (Íel 
Registrador de la Propiedad de San Cristóbal á la 
anotación de una demanda, del cual resulta,— Prime- 
ro: Que el Presidente de la Audiencia de Pinar del 
Río dictó en quince de Marzo último el auto que á la 
letra dice:— Resultando: que el Procurador don An- 
tonio Rivero al Juzgado de San Cristóbal, presentó 
escrito al Presidente de esta Audiencia, en veintisiete 
de Cnero ultimo á nombre de don Nicolás Santurio de 
aquella vecindad, interponiendo recurso gubernativo 
contra la negativa del Registrador de la Propiedad de 
la mencionada ciudad á anotar la demanda que en 
dicho Juzgado estableció contra Serapio Pedroso y 



zedbyGoOglC 



35 



sucesión de Filomena de igual apellido sobre dominio 
de una casa, ordenada dicha anotación por decreto 
judicial en los amos del juicio que se encuentran en 
esta Audiencia en apelación de la semencia dtrñnitiva. 
—Resultando: que pedido informe al Juez de primera 
instancia y al Registrador de Sun Cristóbal, lo evacuó 
el primero manifestando que decretada la anotación 
de la demanda por el Juez antecesor, la estimaba im- 
procedente por los fundamentos de derecl'O de la sen- 
tencia deñnitiva dictada en los autos del juicio de 
referencia elevados á esie Tribuna!. Informando el 
Registrador que dtnegó la anotación por no estar 
comprendida la demanda en el niimero primero del 
artíi ulo cuiírentidos de la Ley Hipotecaria y no inser- 
tarse en el mandamiento el documento en que se 
funda. — Considerando: que la anotación preventiva 
de derecho á que se refiere el número primero del 
articulo curentidos de la Ley Hipotecaria solo pro- 
cede cuando se demandare en juicio la propiedad de 
bienes inmuebles, ó la constitución, declaración, mo- 
dificación ó extinción de cualquier derecho real sobre 
los mismos; cuya reclamación ha de fund.irse en do- 
cumt:nto bastante A justíñcar aquel derecho; el cual 
documento habrá de insertarse en el mandamiento 
judicial que al efecto de la anotación se expida, segiín 
previene el artículo novenlisiete del Reglamento Ge- 
neral para ta ejecución de la Ley citada —Consideran- 
do: que si bien con el presente recurso no se acompa- 
ñan los documentos y antecedente:^ que son necesarios 
tener á la vista para dictar resolución apareciendo de 
los informes emitido.') y de los autos del juicio antes 
mencionado, que en la demanda se ejercita una acción 
personal y tiene por objeto que se condene á la suce- 
sión de la morena Filomena Ppdroso A que convenga 
en que la casa en cuestión pertenece á Serapio de 
igual apellido por haberla fabricado aquélla con diñe-, 
ro de éste; según manifestación que hizo en documen- 
to privado que no se insertó en el mandamiento ni 
existe original en autos; es evidente que tanto por este 
defecto como por no estar comprendida la espresada 
demanda en el caso del número primero del articulo 
cuarentidos de la Ley Hipotecaría era improcedente 
esa anotación preventiva, y estuvo por tanto bien 
denegada por el Registrador de la Propiedad de San 
Cristóbal. — Vistas las disposiciones citadiis, — Se de- 
clara sin lugar el presente recurso gubernativo esta- 



zedbyGoOglC 



blecido por el Procurador don Antonio Rivero á nom- 
bre de don Nicolás Santurio coma la negativa del 
Rejíisirador de San CristOb.il A anotar preventiva- 
mente la demanda al que el mismo se refiere.— C o ma- 
niquese esta resolución al Juez de primera insiiincia 
y al Refíistrador de la Propiedad de B:in Cristóbal, 
y noti[lqucse al recurrente. -Secundo: Que el Pro- 
curador Rivero apeló para ante el Presidente del Tri- 
bunal Supremo y razonó en el sentido de negar al 
Refíistrador la laculiad de calificar los fundamentos 
de la> providencids judicialas conforme á la doctrina 
sancionada por dos sentencias del Tribuual Supremo 
de España lecha veiniisiete de Septiembre de mil 
ochocientos novenlisiete y catorce de Junio de mil 
ochocientos noventinueve, insistiendo en que el caso 
de su demanda estaba comprendido en los preceptos 
de los artículos cuarentidos y cuarentitres de la Ley 
Hipotecaria; y cuanio al defecto opuesto por el Re- 
gistrador y el Presidente de la Audiencia de no haber 
insertado en el mandamiento judicial el documento en 
que se fundó la demanda, dice A la letra: — Sobre este 
particular no puede el exponente hacer afirmación 
concretas! bien se inclina A creer que si están insertos 
en el rt los mandamientos el certificado de la copia, 
del informe y de los demás lugares de autos á que 
antes me he referido, de no ^er así me conformaría 
con la denegativa si bien declinando toda responsa- 
bilidad sobro el Registrador de la Propiedad que 
oportunamente debió alegar esta causal ó defecto que 
de-de lucjíO hubiera sido subsanado. — Tercero: Que 
el ejemplar del mandamiento devuelto por el Regis- 
trador al Juez de primera instancia de San Cristóbal 
dice; — Ldo. Osear Mirtoso y Mesana, Juez de primera 
instancia en propiedad de este Partido Judicial. — Al 
señor Kenistrador de la propiedad del mismo hago 
saber que en el juicio declarativo de menor cuantía 
que siiíue en este Juzfjado don Nicolás Santurio, con- 
tra el moreno Scrapío Pedroso y la sucesión de la 
morena Filomena Pedroso, se hallan el escrito de 
demanda y providencia que dicen así: — Al Juzg^ído.— 
Don Nicolás Santurio. mayor de edad, carpintero, y 
vecino del término de Candelaria en la calle de 
Amargura, comparezco y como mejor proceda en 
derecho digo: Que vengo por el presente A establecer 
demanda declarativa de menor cuantía contra el mo- 
reno Serapio Pedroso, mayor de edad y vecino del 



zedbyCoO<íle 



término de Candelaria y á la sucesión de la morena 
Filomena Pedrobo que la conbtituyen los menores 
hijos Mareos, Dominga y Ruperta Pedroso, vecinos 
de Candelaria, en la calle Real número veintitrés 
cuya representación le^al en concepto de tutor )a 
ostenta el moreno Mariano Pedroso, mayor de edad, 
labrador y vecino también de Candelaria, para que 
convenga en que el dominio de la casa calle Real nú- 
mero veintitrés, esquina á la calle Nueva del pueblo 
de Candelaria, cuya fabricación es de tabla y teja, con 
una extensión superficial de quince metros de frente 
por once de fondo, corresponde exclusivamente al 
demandado Serapio Pedroso, por haberse construido 
con dinero procedente de una lotería que obtuvo el 
referido Pedroso. As{ como también para que con- 
vengan en que el demandante como carpinttro, cons- 
truyó dicha casa que contrató con el demandado. A 
todo costo, con quien como dueño ajustó la obra de 
cuyo importe se le adeudan doscientos pesos en oro; 
que todo esto se verificó con conocimiento perfecto 
de la morena Filomena Pedroso, y en consecuencia 
de lo expuesto, otorguen escritura pública de dichos 
particulares, para que surta sus efectos en el Registro 
de la Propiedad correspondiente. La presente de- 
manda se funda en los siguieoCes hechos y fundamen- 
tos de derecho. — Hechos; — Primero; Que la morena 
Filomena Pedroso con fecha doce del mes de Noviem- 
bre de mil ochocientos noventidos, solicitó y obtuvo 
del Ayuntamiento de Candelaria licencia para fabricar 
la casa que fabricó, y hoy existe marcada con el nú- 
mero veintitrés de la calle Real, esquina á Nueva del 
Pueblo de Candelaria, — Segundo: Que en tres de 
Octubre del año de mil ochocientos noventitres, y por 
acta levantada á su instancia ante et Alcalde de Barrio 
que lo era don Luis Edilia, y los testigos don Diego 
Yanguas y don Ignacio Díaz, hizo constar la morena 
Filomena Pedroso, su manifestación libre y expon- 
lánea de que la casa fabricada A su nombre en la calle 
Real número veintitrés de Candelaria debia inscribir- 
se á nombre del moreno Serapio Pedroso, puesto que 
á él pertenecía, dado que se fabricó con dinero de su 
exclusiva propiedad — Tercero: Que dicha acta se 
unió al expediente de fabricación de la expresada casa, 
que existe en el Ayuntamiento de Candelaria y más 
tarde fué desglosado de él A instancia del moreno 
Serapio Pedroso.- Cuarto: que el demandante en 



zedbyGoOglC 



veintiséis de Junio de mil ochocientos novenlícinco, 
celeiió juicio verbal contra el moreno Serapio Pedro- 
so en cobro de los doscientos pesos que éste la adeu- 
daba comu saldo de su cuenta por el ajuste que htzo 
con él del trabajo que realizó en la fabricación de 
dicha casa, por cuya virtud fué condenado Pedroso al 
pago de dicha cantidad. ^Quinto: que apelada la sen- 
tencia condenatoria de primera instancia, fué cdnfir- 
mada en la secunda y se encuentra hoj' en el período 
de apremio, aprobado el remate j-a, dentro del cuai 
se embargó la casa ya nombrada, como propiedad 
del moreno Serapio Pedroso. — Sexto: que el deman- 
dante prestó sus servicios como carpintero en la cons- 
trucción de dicha casa las cuales en parte no te han 
sido satisfechas, A pesar de haberse hecho á satisfac- 
ción del moreno Serapio Pedroso y de la morena 
Filomena Pedroso y con su expreso y formal consen- 
timiento.— Séptimo: que se le adeudan al declarante 
doscientos pesos en oro como parte del ajuste total 
de la obra hecha en dicha casa, con más los intereses 
legales de demora desde que se le reclamó judicial- 
mente y las costas ocasionadas por sus gestiones para 
efectuar el cobro. — Derecho: — Primero: Todos los 
derechos adquiridos en virtud de una obligación, son 
trasmisibles, con sujeción A las leyes si no se hubiera 
pactado lo contrario y haciendo uso de este derecho 
la morena Filomena Pedroso ha podido y pudo tras- 
mitir los derechos concedidos por el Ayuntamiento de 
Candelaria para fabricar la casa motivo de este juicio 
al moreno Serapio Pedroso máxime cuando en este 
caso legalmeme no se trató de una verdadera trasmi- 
sión de derechos, porque no puede trasmitirlos quien 
no los posee, y si solo de la confesión de un error que 
pudo y debió subsanar el Ayuntamieato de Candelaria 
y así lo reconoció la morena Filomena, implfcitamen, 
te al maniíestar que la casa no era suya ni para elia, 
sino exclusivamente del moreno Serapio Pedroso- 
proponiéndose como se propuso que los derechos con- 
cedidos á ella le fuesen reconocidos á Serapio, por su 
sola manifestación. — Segundo: Los acreedores des- 
pués de haber perseguido los bienes de que esiA en 
posesión el deudor, para realizar cuanto se le debe 
pueden ejercitar todos los derechos y acciones de éste, 
con el mismo fin, y este es el caso de autos; los dere- 
chos que nacen para el moreno Serapio Pedroso por 
la declaración de la morena Filomena, y que consis- 



zedbyGoOglC 



ten en el de poder inscribir á su nombre la casa que 
fué fabricada como de ella, son los que vengo A ejer- 
citar en la presente demanda. — Tercero; N^die puede 
enriquecerse con perjuicio de otro y bajo tal aniece- 
dente cualquiera que resulte dueño de IíT expresada 
casa está en la obligación de satisfacer el importe del 
tf'abajo verificado en su construcción, asi lo determina 
también la sentericia del juicio verbal establecido para 
dicho cobro. — Cuarto: Quedan sujetos á la indemni- 
zación de daños y perjuicios, Jos que en el cumpli- 
miento de las obliícaciones incurrieren en dolo, nej^li- 
gencia ó morosidad.— Por tanto y ejercitando la acción 
personal que me compete.— Suplica al Juzgado, se 
sirva tener por establecida la presente demanda, sus- 
tanciándola por los trámites del juicio declarativo de 
menor cuantía, por acompañados los documentos ad- 
juntos, y en definitiva declarar con lugar la presente 
demanda con las costas á cargo de los demandados, 
por ser así de justicia que pido, etc.— Primer: Otrosí: 
Ño acompaño certificación del acto de conciliación, 
por entender que el caso de autos, es de los exentos 
de este requisito, según lo dispuesto por la Ley de 
Enjuiciamiento Civil en su articulo cuatrocientos cln- 
cuentinueve, párrafos segundo y cuarto— Sírvase el 
Juzgado así declararlo. Justicia, etc. — Segundo; Otro- 
sí: Digo que para probar los hechos alegados en esta 
demanda, en el caso de que la parte contraria no los 
confiese llanamente, ó no se conforme con ellos.— 
Suplico al Juzgado recibir el pleito á prueba conforme 
á lo prevenido en )a Ley de Enjuiciamiento Civil. 
Justicia, etc.— Tercer Otrosí: Digo que acojiéndome 
á lo dispuesto en el articulo cuarentidos párrafo pri- 
mero de la Ley Hipotecaria.— Suplico al Juzgado se 
sirva disponer la anotación de la presente demanda 
en el Registro de la Propiedad de San Cristóbal, donde 
debiera encontrarse inscripta la casa motivo de este 
juicio, como protesta de indemnizar perjuicios si re- 
sultaren en definitiva, disponiendo que para este ob- 
jeto se dirija mandamiento por duplicado al mismo 
Registro.— Justicia, etc.— Cuarto Oirosi: Acompaño 
copias de esta demanda y su documentación. — Sírvase 
el Juzgado tenerlos por acompañados y disponer se 
entreguen A los demandados en el acto de emplazar- 
los. — Justicia, etc.— Habana para San Cristóbal, Julio 
veintiséis de mil ochocientos noventinueve. — Nicolás 
Santurio.— Ldo. Francisco Rivero. — Providencia.— 



zedbyGoOglC 



San Cristóbal Agosto doce de mil ochocientos noven- 
tínueve, — Presentado el anterior escrito, agregúese á 
sus autos, y en vista de lo que en el mismo se deter- 
mina, líbrense los mandamientos que se inseresan. 
Lo mandú y firma el sertor Juez de primera instancia 
de este partido ante nos di- que certificamos. —Miñoso. 
— Ame nos.— Octavio Villar. — Victoriano de Urres- 
tara2u. — Y para que la anotación preventiva que se 
solicita, tenga el mils exacto cumplimiento se libra la 
presente por duplicado, uno de los ;:uales me será de- 
vuelto con la oportuna. — San Cristóbal, Agosto dieci- 
seis de mil ocbocientos noventinueve.— Osear Miñoso. 
— P. M. Octavio Villar, — Victoriano de Urrestarazu. 
—Examinado este documento se devuelve al interesa- 
do porque el aeto que comprende no esul sujeto al 
pago del impuesto. San Cristóbal, Agosto veintidós 
de mil ochocientos noventinueve. — Ramiro de Araoz. 
—Presentado ü. la una menos cinco minutos de la tar- 
de del día de hoy según el asiento número ciento 
ochentiuno folio ciento cincucntitres del tomo quinto 
del Diario.— San Cristóbal, Agosto veintidós de mil 
ochocientos noventinueve. — Araoz.— No admitida la 
anotación ordenad.i en el mandamiento que precede 
por no estimarse comprendido el caso de que se trata, 
en el párrafo primero del articulo cuarentidos de la 
Ley Hipotecara; y no pareciendo subsanable el de- 
fecto notado, tampoco procede la anotación de sus- 
pensión.— San Cristóbal, Agosto veintinueve de mil 
ochocientos noventinueve. — Ramiro de Araoz. — Con- 
siderando improcendente la anotación de la demanda, 
puesto que .su tenor demuestra que no se ejercitaba 
en ella acción real, sino una que el mismo actor cali- 
ficó expresamente de personal, y por ello el Juez su- 
cesor del que e.\pidió el mandamiento, y el Presidente 
de la Audiencia de Pinar del Río sostuvieron la ne- 
gativa del Registrador, fundándose también el segun- 
do en que no se acompailó el documento que hubiere 
motivado la anotación, fallado al precepto contenido 
en el artículo noventisietc del Reglamento para la 
ejecución de la Ley Hipotecaria.- Considerando no 
menos cierto que los Registradores carecen de auto- 
ridad para e.\aminar los fundamentos del auto ó pro- 
videncia por la que se ordena una anotación, según 
afirma el apelante, citando dos sentencias del Tri- 
bunal Supremo de España que no se refieren á este 
particular, aunque la propia doctrina estíi consignada 



zedbyGoOglC 



31 



en la Resolución de la Dirección General de los Re- 
gistros fecha catorce de Junio de mil ochocientos 
noventinueve, la cual sin embargo agrega iquedando 
limitadas sus Tacultades A calificar las formalidades 
extrínsecas que debe reunir la resolución judicial y 
el documenio en que se manda practicar; y á compro- 
bar si los inmuebles resultan inscritos A favor de la 
persona contra la que se ha promovido la demanda.» 
— Considerando que en la formulada por el Procura- 
dor Rivero lejos de hacerse explicación alii;una con- 
creta A ese punto de la inscripción, se dice que en el 
Registro de la Propiedad de San Cristóbal «debiera 
encontrarse inscripta la casa motivo de este juicio» y 
el mandamiento expedido de conformidad con el es- 
crito de demanda, donde se pidió la anotación no in- 
sertó el documento prescrito por el artículo noven- 
tisiete del Reglamento mencionado. — Considerando 
que el Registrador pudo y debió limitarse á fundar 
su negativa en la falta de formalidades extrínsecas 
referidas, tomando no obstante anotación de suspen- 
sión en cuyo caso el propio apelante reconoce que se 
hubiera conformado con esa resolución, se confirma 
en cuanto estuviere conforme con la presente la que 
dictó en quince de Marzo íiltimo el Presidente de la 
Audiencia de Pinar del Río aprobando la nota del 
Registrador de San Cristóbal. — Comuniqúese lo re- 
suelto por medio de certificación y carta-orden al Pre- 
sidente de ta Audiencia de Pinar del Río y pnbllquese 
en la Gaceta oficial de la Habana — Antonio Gon 
zález de Mendoza, — Ante mí, Federico García Ramis. 
Y para remitir á la Gaceta de la Habana para 
su publicación, libro la presente.— Habana, Junio doce 
de mil novecientos. — Fcíierico Garda Ramis. 

maceta 21 Julio.) 

Ledo. Armando Riva y HernAndez, Secretario por 
delegación del Tribunal Supremo de la Isla de . 
Cuba. 

Certifico: que en el recurso de casación que luego 
se dirá la Sala de Justicia de este Tribunal ha dictado 
la Sentencia que á la letra dice: «Sentencia número 
cinco». — En !a ciudad de la Habana, á ventinueve de 
mayo de mil novecientos, en los autos del juicio de- 
clarativo de mayor cuantía promovido por Benito Co- 
pado Nieto, del comercio y vecino de Trinidad, con' 



zedbyGoOglC 



tra la Sociedad de Alvarez Valdés y Gutiérrez, del 
comercio de esta plaza, sobre incumplimiento de un 
contrato de compra-venta, pendiente ante este Supre- 
mo Tribunal en virtud del recurso de casación por 
quebrantamiento de forma que interpuso el deman- 
dante contra la sentencia dictada en ventiuno de fe- 
brero del comente año por la Sala de lo Civil de la 
Audiencia de la Habana.— Resultando: que éntrelos 
de la sentencia dictada en primera instancia por el 
juez del distrito del Cerro, de esta capital, aceptados 
en la de segunda Instancia por ta Sala de lo Civil de 
la Audiencia de la Habana, se contienen los cuatro 
Resultandos que se transcriben á continuación.— Re- 
sultando: fojas cinco que el mencionado procurador 
Juan V. Castillo estableció formal demanda A nom- 
bre de don Benito Copado y Nieto contra la referida 
Sociedad de Alvarez Valdés y Gutiérrez en la que 
bajo los fundamentos que don Manuel Valdés Al- 
varez con el carácter de apoderado de la Socie- 
dad Mercantil que ^ira en esta plaza bajo la razón 
de Alvarez Valdés v Gutiérrez y en representación 
de los mismos propuso la venta á don Benito Copado 
y Nieto del establecimiento de ropas y otros géneros 
denominado «La Aurora* y sito en la ciudad de Tri- 
nidad calle de Gutiérrez número ciento veinte esqui- 
na á Desengaño, manifestándole ul mismo tiempo 
como explicación del carácter con que la hacia la 
proposición de la Sociedad que representa como acree- 
dor de la de Mogrj y Menéndez dueños de dicho esta- 
blecimiento estaba encargada de venderlo según con- 
venio celebrado entre esta y sus acreedores todos 
como comisionados para administrarlo tenia consti- 
tuido en acuella ciudad á su dependiente don José 
Alonso y que la referida de Mogro Menéndez había 
practicado un balance general de su mencionado es- 
tablecimiento con un resultado de siete mil setecientos 
y pico de pesos de existencia, cantidad de la cual ha- 
bía que deducir mil pesos pró-ti mámente que impor- 
taban las mercancías vendidas con posterioridad á su 
ftíchd; que aceptado el principio por Copado la pro- 
posiciún de Valdés celebraron ambos varias confe- 
rencias encaminadas á convenir el precio y demás 
condiciones de la negociación, y no habiendo llegado 
á un acuerdo, desisiieron de ella y dejaron de reunir- 
se por espacio de quince días próximamente ó sea 
hasta el veintitrés de septiembre último en el que es- 



zedbyGoOglC 



tando Copado en el almacén de sombreros de Pérez 
González y Cubillas establecido en la calle de Merca- 
deres número cuarentidos en esta capital, fué A bus- 
carle don Francisco Tamames por encargo de don 
Manuel Valdés y con el expresado carácter éste de 
representante de la de Alvarez Valdés y Gutiérrez le 
propuso la venta del aludido establecimiento <La 
Aurora' por el cincuenticinco por ciento al contado 
del valor que se asii^naban en el balance á las exis- 
tencias del mismo, proposición que acepló Copado en 
el acto; que al sig;uiente día se avistó Copado con 
Valdés en el almacén de ropas de la Sociedad que re- 
présenla éste, y allf convinieron en ta compra por 
aquel del indicado establecimiento >La Aurorai bajo 
las condiciones que el comprador pagara de contado 
e! cincuenticinco por ciento de! valor asignado en el 
antedicho balance á las mercancías, mobiliario y de- 
mas existencias del establecimiento que se trata; que- 
dando el cuarenticinco por ciento restante á su favor 
y de que con objeto de recibirlo y satisfacer su im- 
porte antes del día nueve de octubre último embarca- 
ría para Trinidad el tres del próximo mes; que el día 
veintiocho de septiembre próximo pasado parlicÍFó 
Valdés d Copado que el comisionado don José Alonso 
acababa de comunicarle que babia vendido el estable- 
cimiento ú don Lorenzo Valle, pero que esto no im- 
pedía el cumplimiento del contrato que tenían cele- 
brado porque se prometía dejar sin efecto la negocia- 
ción hecha por Alvarez, para lo cual necesitaba unos 
días y le suplicó esperara á que le avisase cuando po- 
día cumplirle el contrato de reícrencia; que el día dos 
de octubre último volvió Copado A ver a Valdés y en 
esa entrevista manifestó éste á aquél que había orde- 
nado á Alvarez dejase sin efecto la vtnta hecha á Va- 
lle y que estaba esjferando contestación, por lo cual 
se hacía necesario que Copado demorase su viaje á 
Trinidad hasta que recibiese carta de Alvarez A lo que 
accedió aquél, y dos días después, el cuatro, le parti- 
cipó Valdés que la venta hecha á Valle había qu.;dado 
consumada con la entrega del establecimiento y pago 
del precio, lo que le impedía cumplir el contrato cele- 
brado entre ambos; haciéndole entrega previo pago 
del precio convenido del establecimiento; que el in- 
cumplimiento del contrato de compra-venta del esta- 
blecimiento 'La Aurora» celebrado entre don Manuel 
Valle Como representante de la Sociedad de Alvarez 

TOMO III.— 1er. IPÍNMCK — S 



MdbiGooglc 



Valdés y Gutiérrez y D. Benito Copado irroga perjui- 
cios & éste consistente en la no obtención de la uti- 
lidad que !e reportaba la negociación y en los gastos 
hechos en el tiempo que permaneció en esta capital 
después del dia tres de los corrientes ó sea de octubre 
último solo en espera de que se le avisara de que po- 
día cumplir lo convenido y aunque hace gracia desde 
luego ala Sociedad demdndada de tales gastos por 
la diñcullad de precisarlos con acierto, y por su poco 
valor, no ha estado ni está dispuesto á obrar del pro- 
pio modo con las utilidades dejadas de obtener por- 
que no están en el mismo caso, máxime cuando la 
obligación que contrajo de comprar el citado estable- 
cimiento le impidió la adquisición de otro en esta ciu- 
dad que por aquellos días le propusieron en venta y 
que no había de reportarle menor beneficio y estima 
tales utilidades en dos mil pesos en oro, treinta por 
ciento de la de seis mil setecientos y pico de pesos á 
que ascienden el valor de las existencias del estable- 
cimiento objeto del contrato, según el balance men- 
cif^nado que servia de base a! negocio dado que ad- 
quiriendo dichas existencias con el descuento del cua- 
renticinco por cientode su valor y no pudiendo esceder 
los gastos de toda especie que ocasionase su realización 
del quince porcienlo, había de reportarle necesaria- 
mente una utilidad no menor de la indicada; que con el 
objeto de obtener el cumplimiento del referido contrato 
ó el reconocimiento é indemnización por parte de la So- 
ciedad de Alvarez Valdés y Gutiérrez de los perjuicios 
que le ocasionaba su incumplimiento, practicó Copado 
distintas gestiones extrajudiciales cerca del represen- 
tante de la misma sociedad D. Manuel Valdés y aunque 
consignó que reconociera los tales perjuicios no tuvo 
igual éxito en cuanto á su justa pretcnsión de qu(> se los 
indemnizare en virtud de la negativa de la Sociedad 
demandada á indemnizar A Copado los perjuicios de 
que deja hecha mención y convencido de que no habla 
de conseguir extrajudicialmente le propuso acto de 
conci iación para que en cumplimiento del contrato 
verbal de que ha hecho mérito le otorgue la escritura 
de venta del referido establecimiento «La Aurora» y 
le haga entrega del mismo previo el pago del precio. 
convenido ó en su defecto le satisfaga la cantidad de 
dos mil pesos en que estima los perjuicios que le oca- 
sionó el incumplimiento de dicho contrato ó la que 
precisamente se determine, acto que no pudo cele- 



zedbyGoOglC 



brarse por no haber comparecido la sociedad deman- 
dada, cita las leyes que cree convenientes á su dere- 
cho se tenga por presentJido lo que se acompaña y á 
dicho Procurador por partes, nombre de quien com- 
parece entendiéndose con él los ulteriores trlmites 
del juicio, admitir la demanda que establece sustan- 
ciarla en la forma prevenida por la Ley para los jui- 
cios declarativos de mayor cuantía y en definitiva 
condenar á la sociedad merj:amil de Alvarez Valdés y 
Gutiérrez á que dentro de cinco días pi<gue ^ Copado 
la cantidad de dos mil pesos en oro, ó lo que resulte 
acreditada pericialmente como importe de la indemni- 
zación de los perjuicios irrogados A éste por el incum- 
plimiento del contrato de compra venta del estableci- 
miento de ropas y otros géneros denominado «La Au- 
rora» cito en la ciudad de Trinidad y & que asimismo 
pague los intereses de demora desde el díaseñalado pa- 
ra la celebración del acto de conciliación al tipo legal y 
las costas del juicio:~Resultando: fojas treintiseis 
que el Procurador ya indicado don Ton.ás J. Grana- 
dos contestando la demanda y bajo los fundamentos 
de que en dos de agosto del año úliimo la sociedad de 
Magro y Menéndez de Trinidad, hizo A sus acreedores 
tas proposiciones de pago que aparecen del documen- 
to marcado con la letra A que fueron aceptadas; que 
reunidas los acreedores de Mogro y Menéndez el die- 
ciocho del indicado mes de agosto, tomaron los acuer- 
dos á que se refiere el documento B y quedaron nom- 
brados los señores don Manuel Valdés Alvarez, don 
Francisco Barsa y don Salvador Alvarez para formar 
la ComisiAn que había de recibir el establecimiento 
•La Aurora» y proceder á su venta en la forma que 
considerasen más oportuna; que el mismo día diecio- 
cho de agosto, los tres comisionados dirigieron la si- 
guiente carta: Sres. Mogro y Menéndez. — Trinidad. — 
Muy Sres. nuestros: Por el acta que les acompañamos 
se convencerán de que los señores acreedores de uste- 
des nos han designado paru recibir por inventario el 
establecimiento de ustedes y para percibir el importe 
de las mercancías que falten así como el depósito que 
tienen en poder de estos señores Pérez González y 
Cubillas. Én tal concepto les rogamos haga entrega 
a) señor don José Alonso portador de la presente, 
quiéü va autorizado por nosotros para ello; de ustedes 
alfmos. s. s. q. b. s. m. Manuel Valdés, Francisco 
Barsa, Salvador Alvarez; que don José Alonso como 



zedbyGoOgle 



J 



mandatarioó delegado de la comisión celebió con los 
señores Mogro y Menéndez el convenio adicional á 
que se reñere el documento C: que de la sociedad de 
Alviirez Valdés y Gutiérrez no ha tenido otra inter- 
vención en este asunto que la de aceptar las proposi- 
ciones de pago hechas por los señores Mogro y Me- 
néndez y la de nombrar las tres personas que forma- 
ron la Comisión que á los acreedores habia de repre- 
sentar: que ninguno de losjndividuos de la Comisión 
erii acreedor de los Sres, Mogro y Menéndez; que don 
José Alonso no era ni es dependiente de la sociedad 
de Alvarez Valdés y Gutiérrez y recibió el establaci- 
miento de «La Aurora* é hizo Iks gestiones para ven- 
derlo como delegado ó mandatario de la Comisión 
nombrada por los acreedores; tjue según noticias que 
por fidedignas tiene don Benito Copado y Nieto des- 
pués de examinar el inventario, de mercancías, movi- 
iiarto armatoste y dem.ls enseres del establecimiento 
«La Aurora» y de enterarse perfectamente del conte- 
nido de los documentos A B C que acompaña, hizo 
proposiciones de compra al señor don Manuel Valdés 
Alvarez quien como individuo de la Comisión y no co- 
mo apoderado de Alvarez Valdés y Gutiérrez celebró 
varías conferencias con el señor Copado referente á 
la venta de la tienda <La Aurora»; que don Manuel 
Valdés Alvarez no manifestó ni podía manifestar A 
don Benito Copado que la Sociedad su mandante de 
Alvarez Valdés y Gutiérrez tenia el encargo de ven- 
der el establecimiento 'La Aurora> según convenio 
celebrado entre la Sociedad de Mogro y Menéndez y 
sus acreedores todos, supuesto que el señor Copado 
conocía y babia recibido los tres documentos A, B y C 
que acompaña y que el primero ó sea el señalado con 
la letra A hubla sido redactado en parte por el Letra- 
do defensor que suscribe el escrito de demanda y que 
asistió á la Junta de diez de agosto último como Di- 
rector de la Sociedad deudora; que la sociedad de Al- 
varez Valdés y Gutiérrez no ha vendido ni podido 
lender el establecimiento «La Aurora' ni con ella ha 
celebrado ni podido celebrar don Benito Copado ne- 
gociación alguna ni siquiera conferencias porque la 
Comisión compuesta de los señores don Manuel Val- 
dés, don Francisco Barsa y don Salvador Alvarez. era 
la única autorizada al efecto como le constaba al 
actor y había examinado detenidamente el balance, 
el inventario y los documentos que acompaña; que 



zedbyGoOglC 



don Benito Copado y Nieto para nada absolutamen-r 
te se ha entendido con tos señores Alvarez Valdés 
y Gutiérrez, ni con su apoderado don Manuel Váidas 
en concepto de tal: éste siempre le hizo presente que 
estaba procediendo como individuo de la Comisión; 
que D. Manuel Valdés Alvarez ha suscrito toda la 
correspondencia A nombre de la Comisión y no co- 
mo apoderado de la Sociedad mercantil de Alvarez 
Valdés y Gutiérrez que como mandatario general 
de la Compañía demandada, don Manuel Valdés 
Alvarez no ha suscrito otros documentos que los 
marcados con la letra A y B cita las leyes que 
cree convenientes á su derecho y concluye pidien- 
do se tenga por presentado lo que acompaña y por 
evacuado el trámite de contestación i la demanda 
promovida y en deSnitiva declarar sin lu^^ar dicha 
demanda con imposición de todas las costas d don 
Benito Copado; —Resultando: fojas cuarentises que 
el mencionado Procurador don Juan Valdés Castillo 
evacuando el trámite de réplica y bajo los funda- 
mentos de que reproduce todos los hechos consig- 
nados en la demanda que de los cuatro primeros 
hechos de la contestación, solo sabe Copado que la 
Sociedad de Mogro y Mcaéndez habla pactado con 
sus acreedores la entrega á éstos del establecimien- 
to «La Aurora» en pago de sus créditos, pero ig- 
nora el modo, forma y fecha, personas y demás re- 
quisitos de convenio; que no le consta A Copado la in- 
tervención que tuviera la sociedad de Alvarez Valdés 
y Gutiérrez en los actos á que se refieren los cuatro 
primeros hechos de la contestación porque como ha in- 
dicado los desconoce y no le es dable ni admitirlos ni 
rechazarlos; que el indicado con el número cinco de 
dicho escrito insiste para que no pueda inducir á error 
la forma de redacción de ese fundamento en que la 
mencionada Sociedad de Alvarez Valdés y Gutiérrez 
intervino en el contrato de venta del establecimiento 
»La Aurora» celebrado con Copado, puesto que por 
medio de su apoderado v directamente diciéndose en- 
cargado de tal operación convino Jas condiciones del 
contrato; que rechaza por incierto el sexto hecho de 
la contestación dado que todos los miembros de la co- 
misión de acreedores como participes en las socieda- 
des de que eran representantes en la Junta que les 
confirió ese mandato resultan acreedores del deudor 
común; que ni acepta ni niega ei último hecho de la 



zedbyGoOgle 



contestación porque no consta á Copado el particular 
y después de todo la circunstancia de ser ó no don Jo- 
sé Alvarez dependiente de la sociedad demandada 
como indicó en la demanda g;uÍ3do por informes de 
don Manuel Vatdés á Copado para el que es de im- 
portancia muy secundaria; que respecto al octavo he- 
cho de la contestación niega todo lo que contradiga lo 
expuesto en lá demanda; rechazando en absoluto al 
propio tiempo los de que examinara Copado tos do- 
cumentos presentados por !a parte contraria y de que 
don Manuel Valdés Alvarez como individuo de la co- 
misión y no como apoderado de Alvarez Valdés y 
Gutiérrez celebrada con Copado varias conferencias 
referente á la venta de la tienda «La Aurora» puesto 
que en las que celebró trató siempre con él con el se- 
gundo de dichos caracteres; que niega en redondo el 
noveno iiecho de la contestación en cuanio se refiere 
á Copado y prescinde de lo que se relaciona con el 
Letrado que lo dirige por ser en estremo impertinen- 
te; en que no admite en manera alguna el décimo ni 
el undécimo hecho de la contestación por cuanto en 
último análisis no son mAs que la negación repetida de 
los que indicó en la demanda y particularmente repele 
el aserto final del último de esos hechos porque nunca 
ni una sola vez hizo presente don Manuel Valdés á 
don Benito Copado que procedía como individuo de la 
comisión en que jigenos como son los hechos doce y 
trece A Copado no los afirma ni los niega y se limita 
por tanto A decir que ignora si s^n ó no ciertos aun- 
que asegura no entorpecer sti reclamación; reproduce 
los fundamentos de derecho de su demanda añade los 
que cree convenientes y concluye pidiendo se dé por 
evacuado el trámite de réplica y que en definitiva se 
falle como solicitó en su escrito de demanda que re- 
produce; interesa por el primer otrosí que se abra el 
juicio á prueba, por el segundo promueve demanda de 
pobreza, solicita por el tercero se pidan de oficio los 
atestados á que se contrae el artículo veintiocho de la 
Ley de Enjuiciamiento Civil, por el cuarto que se abra 
oportunamente la demanda de pobreza á prueba y so- 
licita por el quinto que se traiga á lus autos testimonio 
de poder conferido por la sociedad demandada á don 
Manuel Valdés Alvarez. — Resultando: fojas sesenti> 
cinco que el Procurador don Tomás J. Granados eva- 
cuando el trámite de duplica y bajo los fundamentos 
de que reproduce y ratifica todos los consignados en 



zedbyGoOglC 



la contestacióo; en que niega el hecho primero de la 
demanda porque don Manuel Alvarez con el carácter 
de individuo de la comisión nombrada por los acree- 
dores de Mogro y Menéndez y no como apoderado de 
la sociedad demandada oyó proposiciones de compra 
de la tienda «La Aurora- ñ. don Benito Copado; que 
no es cierto el hecho segundo de la demanda; don 
Francisco Tamames intervino como mediador en las 
negociaciones que tuvieron en proyecto don Benito 
Copado y don Manuel Valdcs como miembro de la co- 
misión, nunca como apoderado de los señores Alvarez 
Valdés y Gutiérrez; en que saben por referencias que 
don Manuel Valdés como individuo de la Comisión 
ponía al Sr. Copado como una de las condiciones para 
la venta la del recibo inmediato del establecimiento, lo 
coat no pudo cumplir ó no quiso aceptar Copado, de 
modo que no es cíerlo lo consignado en el hecho ter- 
cero de la demanda; que los hechos cuarto y quinto de 
la demanda se refieren A actos personales de don Ma- 
nuel Valdés y como no les constan no pueden acep- 
tarlos; que no es cierto que don Manuel Valdés con- 
tratara con don Benito Copado con el carácter de 
apoderado 6 factor de la Sociedad de Alvarez Valdés 
y Gutiérrez sino como miembro de la Comisión nom- 
brada por los acreedores de Mogro y Menéndez y 
porque tampoco es cierto que la venta se hubiera con- 
sumado ni que la negociación de haberse efectuado le 
hubiera producido al Sr. Copado más utilidad de dos 
mil pesos en oro, en que no es cieno el hecho séptimo; 
el autor celebró conferencias con un individuo de la 
Comisión no con el apoderado factor de la Sociedad 
demandada, en que don i3enito Copado hizo reclama- 
ciones extrajudiciales al delegado ó representante de 
la Comisión nunca á los señores Alvarez Valdés y 
Gutiérrez con quienes no contrató ni á su apoderado 
6 factor don Manuel Valdés con este carácter; en que 
toda la correspondencia ó documentación concerniente 
á la venta del establecimiento "La Aurora» ha sido 
firmada por don Manuel Valdés Alvarez á nombre de 
la Comisión y no como apoderado de la Sociedad de- 
mandada; con el mismo carácter de comisionado entró 
en negociaciones con el Sr. Copado, y oyó las propo- 
siciones que hacían todos los aspirantes á la adquisi- 
ción de la tienda «La Aurora' en que la Sociedad 
mercantil de Alvarez Valdés y Gutiérrez que en el 
ramo de almacenistas importadores ^e tejidos y se 



zedbyGoOglC 



dedica á la compra y venta de los mismos al por ma- 
yor sin que posea tiendas de ropa al menudeo; repro- 
duce los fundamentos de derecho de contestación á la 
demanda, afSade los que cree convenientes y concluye 
pidiendo se tenga por evacuado el trámite de duplica 
que se le confirió y en definitiva se falle en la forma 
solicitada en el escrito de contestación á la demanda 
y manifiesta por un otrosí que no se opone á que se 
reciba el juicio A prueba.— Resultando; que abierto el 
juicio á prueba, propuso el demandante entre otras: 
la de peritos con objeto de que previa las operaciones 
del caso emitan dictamen acerca de los siguientes 
particulares: Primero: de la cantidad en que son de 
estimarse las utilidades que debe reportarle á un co- 
merciante la compia al contado de un establecimiento 
de ropas y otros géneros al detalle situado en la ciudad 
de Trinidad, si las mercancías, mobiliario y enseres 
del mismo fueron apreciados en balance en siete mil 
set«-cÍenios pesos en oro y la compra la hacen por el 
cincueniicinco por ciento del valor dátidoies en dicho 
balance rebajando de su importe mil pesos próxi- 
mamente de mercancías vendidas desde )a fecha 
del balance hasta la de la adquisición; y Segundo: 
de la proporción en que se aprecian esas utili- 
dades en relación con la cantidad que se satisfaga por 
el indicado establecimiento, para el caso de que, sin 
ser rigurosamente exactas las ñjadas en el primer 
particular, no difieran de ellas notablemente á cuya 
promoción se opuso la parte demandada, resolviendo 
el Juz>;ado no haber lugar A la prueba pericial, porque, 
vendido el establecimiento hacia más de cuatro meses, 
era de suponer se hubiera realizado la mayor parte 
de las existencias y sin tener esas existencias A la 
vista mal podían los peritos apreciar su valor y aquel 
por el cual fueron vendidas y dilerenciar entre su 
valory el del cincuenticinco por ciento estipulado, y, 
en el caso de que no se hubiesen vendido todas las 
mercancías del establecimiento se encontrarían las 
mismas confundidas con otras adquiridas por los nue- 
vos dueños, quienes con seguridad no habrían de 
prestarse A hacer la separación de unas y otras por 
la confusión que con ello se armarla y el estropeo con- 
siguiente de tas mismas mercancías; de cuyo auto 
denegatorio pidió reforma el promovente y habiendo 
la parte demandada impugnado el recurso, declaró 
por último el Juzgado no haber lugar á la reposición 



L 



MdbiGooglc 



r 



del auto recurrido, por los mismos fundamentos con- 
signados en aquel y además porque la prueba peri- 
cial, seeÚQ el artículo seiscíenlos nueve de la Ley de 
Enjuiciamiento Civil, podrá emplearse en los cnsos de 
apreciar algún hecho de influencia notoria sean ne- 
cesarios ó convenientes artísticos 6 prácticos, cuyos 
conocimientos no puedan emplearse lega I mente cuan- 
do ha desaparecido la cosa que deben examinar 
para ver si la misma tiene más 6 menos valor y el 
precio que se pueda obtener por ella y el que se paf(ó 
y diferencia de pérdidas ó ganancias que pudiera 
dejar:— Resultando: que al propio objeto de promover 
praeba presentó en tiempo el demandante un escrito 
en el que expone que para que resulte plenamente 
acreditada la participación íle la Sociedad demandada 
en el incumplido contrato de compra-venta que moti- 
vó este juicio, se hace necesario practicar en el escri- 
t07Ío de dicha sociedad, con asistencia de las partes ó 
de quien leeitimamente las represente, un reconoci- 
miento judicial de los libros de contabilidad de la 
misma, limitado á los asientos y copias que tengan 
relación con la cuestión que se ventila, para certificar 
en los autos todos esos exiremos ó los que de ellos 
estime el actor convenientes á su derecho y pide por 
tanto se disponi^a la práctica de dicho reconocimiento 
en el lugar y forma expresados y se ponga en autos 
cenificación de los asientos, documentos y copias que 
el promovente indique en aquel acto, previo señala- 
miento de día y hura en que ha de practicarse y cita- 
ción de la contra parte, proveyendo el Juzgado no 
hdber lugar & admitir la prueba promovida, contra 
cayo proveído recurrió en reposición el promovente, 
sifndo impugnado este recurso por la contra parte, y 
considerando el Juzgado, primero que la prueba que 
se proponga por las partes en el juicio ha de ser clara 
y concreta y ha de referirse á los hechos fijados en los 
esiTÍios de réplica y duplica y no á inquirir si en los 
libros de uno de los litigantes puede existir algo que 
le favorezca al contrario, y segundo que, según el ar- 
tículo cuarentiseis del Código de Comercio, tampoco 
podrá decretarse & instancia de parte la comunicación, 
entrega ó reconocimiento general de los libros, corres- 
pondencia y demás documentos de los comerciantes 
excepto en los casos, de liquidación, sucesión universal 
ó quiebra eu cuyo caso no se encuentra la sociedad 
de Valdés Alvarez y Gutiérrez declaró no haber lugar 

Touü III 1er. ATbtDict. — s 



MdbiGooglc 



42' COLBCCldN LFGlSLilTIVA 

A.la reposición solicitada.— Resultando: que practica- 
das otras pruebas que fueron, admitidas y corridos los 
demás trámites correspondientes el Juzgado dictó 
sentencia en dos de Julio de mil ochocientos novenli- 
ocho, estimando que, por no haber probado el deman- 
dante la celebración de contrato alguno con la Socie- 
dad demandada carecía de acción para reclamar de 
ella el. cumplimiento y en su defecto los daños y per- 
juicios que le haya podido originar el incumplimiento 
del que dice celebrara con don Manuel Valdés sobre 
venta del establecimiento iLa Aurora», para la cual le 
faltaba á aquella personalidad y era el último quien 
la tenia, por razón de habérsela otorgado en primer 
término los acreedores de Mogro y Menéndez al desig- 
narle como miembro de la Comisión y después sus 
compañeros de la misma Comisión al darle un voto de 
conlianza para dicha venta, pudiendo, en consecuencia, 
el demandante haberse dirigido contra el expresado 
Valdés, como miembro de la Comisión citada, ó contra 
lodos los acreedores que lo eligieron pero no contra 
una sola entidad de las veinte acreedoras en cuyo 
nombre y representación se había precedido en el 
asunto, por virtud de lo cual él declaró sin lugar la 
demanda interpuesta y absolvió de ella A la Compaiíia 
demandada con las costas ú cargo del demandante. — 
Resultando: que remitidos los auto^ la Sala de lo 
Civil de la Audiencia de la Habana, consiguientemen- 
te A la apelación interpuesta por el demandante contra 
la sentencia referida, reprodujo este en su oportu- 
nidad, mediante oirosi de su escrito de veinte de 
Octubre de mil ochocientos noventinueve, ambas 
pretensiones de prueba denegadas en la primera ins- 
tancia, las que también lo fueron por la Sala en con-. 
sideración A estar bien denegadas por el Juez y sub- 
sistir los fundamentos de la negativa, por cuyos 
fundamentos declaró igualmente sin lugar el recurso 
de súplica entablado contra el auto denegatorio que 
se ha expuesto continuando la sustanctación de la se- 
gunda instancia hasta dictarse la sentencia de veinti- 
uno de Febrero del presente año, por la cual se con- 
firma la apelada en virtud de !os propios fundamentos 
de hecho y de derecho en ella contenidos y aceptados 
por la Sala y se hace imposición de costas á la parte 
apelante. — Resultando: que contra la antedicha sen- 
tencia de la Sala dedujo el demandante recurso de 
casación por quebramiento de forma, fundado en el 



zedbyGoOglC 



caso quinto del artículo mil seiscientos noventiuno de 
la Ley de Enjuiciamiento Civil, por denegación en 
la primera y también en la segunda insiancia de las 
dos di igencias de prueba, que se han expresado no 
obstante ser ambas admisibles, lo cual ha producido 
indefensión de la parte recurrente; cuyo recurso fué 
admitido y se lia sustanciado conforme A Ley ante 
este Supremo Tribunal con intervención de ambos 
litigantes informando sus respectivos letrados defen- 
sores en el acto de la vista publica celebrado el día 
diecinueve del actual. — Siendo Ponente el Magistrado 
Octavio Giberga:— Considerando: que dados los tér- 
minos y finalidad de la demanda que ha iniciado esté 
litigio y la forma y alcance de la oposición hecha por 
la parte demandada, el debute legal, en punto A 
hechos, despaés de fijarlos concreta y definitivamente 
ambo^ litigantes, comprendía entre otros, los dos si- 
guientes particulares que debían ser objeto de esclare- 
cimiento y determinación, á saber, si el contrato de 
cuyo incumplimiento se trataba había ó no sido cele- 
brado con la sociedad de Alvarez Vaidés y Gutiérrez, 
por la mediación de legitimo representante suyo, y 
cual era el importe ó ascendencia de los perjuicios 
motivados por tal incumplimiento:— Considerando: 
que por referirse respectivamente á cada uno de di- 
chos puntos de hecho la promoción de prueba sobre 
e&amen de libros y sobre dictamen pericial, ambas 
pruebas se acomodaban notoriamente A lo establecido 
en el artículo quinientos sesenticuatro de la Ley de 
Enjuiciamiento Civil, en cuya virtud y figurando una 
y otra diligencias entre los medios probatorios autori- 
zados por la citada Ley, era procedente su admisión, 
salvo su impertinencia 6 inutilidad por motivos de 
otro orden diferente. — Considerando: que aunque 
debe estimarse impertinente y por tanto inadmisible 
toda promoción de prueba con la cual, por la forma 
como se promueve ó por algún otro concepto, se con- 
traria ó Se (alta A lo preceptuado por la Ley, tal cir- 
cunstancia no concurre en el reconocimiento de los 
libros de la sociedad demandada propuesto en esle 
juicioporel demandante, porque siendo cieno que 
la referida Sociedad no sé encontraba en caso alguno 
de'los previstos por el artículo cuarentiseisdel vigen- 
te Código de Comercio lo cual impedía que se decre- 
tase la comunicación, entrega ó reconocimiento ge: 
neral de sus libros, correspondencia y demás" docu* 



zedbyGoOglC 



mentos, es .asimismo cierto que el actor no instó 
semejante comunicación, entrega ó reconociiiiento 
general, limitando por et contrario, expresa y clara- 
mente, la instancia que dedujo al examen y cerlifi- 
carión parciales de los asientos y copias relacio- 
nadas con la cuestión del juicio, en cuanto los 
estimare convenientes A su derecho, 6 interesando que 
la exhibición se hiciese en el escritorio de la sociedad 
demandada, con asistencia de esta parte ó de su re- 
presentante legitimo aju.->l<lndose así á lo prevenido 
en el artículo cuarentisiete del mencionado Código, 
en relación con el seiscientos cuatro de la Ley de En- 
juiciamiento que autoriza en esas condiciones el 
reconociJTi lento de los Ithros y documentos de los 
comerciantes cuando estos tengan interés ó responsa- 
bilidad en el asunto en que proceda hacerlo, cuyo 
último requisito se ha de entender que existe cuando 
se reclama contra ellos con motivo de una obligación 
que se dice por ellos contraída; sin que fuera obsiAcu- 
lo para que se acordaran el examen y comprobación 
propuestos la circunstancia de que al proponerlos 
no se puntualizase detalladamente, con referencia A 
asientos determinados fechas fijas, copias ó docu- 
mentos concretos de los comerciantes & quienes los 
libros pertenecen, ni tampoco A precisos libros de los 
varios de su pertenencia, por la ignorancia en que de 
ordinario está toda persona extraña A un escritorio 
mercantil tocante A los métodos y prácticas que en su 
interior se observan y más especialmente á las singu- 
laridades y pormenores de su contabilidad. — Conside- 
rando: que si bien en tesis general es evidente la im- 
pertinencia y consiguiente inadmisibilidad de toda 
prueba que no puede practicarse este criterio no tiene 
aplicación á la prueba de peritos promovida en loa 
presentes autos, pues aquella imposibilidad ha de ser 
completa y absoluta y referirse á la práctica misma 
de la diligencia interesada, pero no confundirse con 
la mayor ó menor dificultad de cálculo y apreciación 
que pueda existir para obtener determinadas conclu- 
siones periciales sobre datos también determinados, 
aunque acaso deficientes en el concepto judicial, cuya 
deficiencia requería, más bien que aconsejaba, por 
ser, aun más que conveniente, necesario el dictamen 
de peritos, sin perjuicio de que, al practicarse dicha 
prueba, manifestasen estos en su caso la imposibili- 
dad de emitir opinión acerca de los puntos consuUa- 



zedbyGoOglC 



dos y á reserva de que, si la emitieren, apreciando 
lueco el Juez ó Tribunal, según las reglas de la sana 
crílica, los razonamientos y explicaciones aducidos, 
se ajustase ó no al dictamen pericial para hacer el 
pronunciamiento de su cargo; aparte de que fundada 
¡a denegación de prueba en la imposibilidad de reco- 
nocer las mercancías objeto del contrato que se invo- 
ca, y no habiéndose pedido el reconocimiento pericial 
de aquellas, ni de cosa alguna, sino tan solo informe 
respecto A la cuantía de las utilidades realizables me- 
diante el negocio concertado, extremo relativo á una 
cuestión de hecho fundamental de la demanda, tan 
influyente en el juicio que constituye parte i nportan- 
tlsima de su materia y cuya dilucidación exige el con- 
curso de conocimientos especiales, ni la alegada im- 
posibilidad obsta á la consulta de peritos que se había 
promovido, ni puede caber duda de su procedencia 
con arreglo al artículo seiscientos nueve de la Ley 
de Enjuiciamiento.— Considerando: que por todo lo 
expuesto no debió el Juzgado repeler las pruebas A 
que se contrae este recurso, ocasionando cor. ello la 
indefensión del promovente, por cuanto le ha privado 
de medios legales y útiles para la justificación de la 
demanda; y que reclamada dicha falta inúiilmente y 
reproducida la solicitud en la segunda instancia, la 
Sala, al denegar también una y otra diligencia, incu- 
rrió en el quebrantamiento de forma que señala el mi- 
mero quinto del articulo mil seiscientos noventiuno 
de la Ley de Enjuiciamiento invocado por el re- 
currente. — Fallamos: que debemos declarar y de- 
claramos haber lugar al recurso de casación por que- 
brantamiento de forma interpuesto por Benito Copa- 
do y Nieto y en su virtud casamos y anulamos la 
semencia dictada en este Juicio por la Sala de lo Ci- 
vil de la Audiencia de la Habana, con fechii ventiuno 
de febrero del corriente año; mandamos que, repo- 
niendo dicha Sala los autos al estado correspondiente 
y admiiiendo las pruebas de dictamen pericial y reco- 
nocimiento de libros interesadas por la parte actora 
en el otrosí de su escrito de veinte de octubre de mil 
ochocientos noventinueve proceda A lo demás que 
haya lugar, hasta terminar aquellos nuevamente con 
arreglo A derecho; no hacemos especial condenación 
de costas y devuélvanse A la mencionada Audiencia 
los autos referidos, acompañándolos de la oportuna 
certificación A cuyo efecto y para la publicación que 



zedbyGoOglC 



Í6 



habrá de hacerse en la Gaceta de la Habana y en lá 
ColecciÓB í cargo de la Secretarla de Justicia espida' 
se las copias necesarias.— Así por esta nuestra sen- 
teacia lo pronunciamos, mandamos y firmamos. — 
Antonio González de Mendoza. — Pedro González Llo: 
rente.— Rafael Cruz Párez.— José M, García Montes. 
— Eudaldo Tamayo.— Ángel C. Beiancourt. — Octavio 
Giberga. —Publicación. — Leída y publicada fué la an- 
terior sentencia por el Magistrado Ponente Octavio 
Giberga celebrando audiencia pública este día el Tri- 
bunal Supremo constituido en Sala de Justicia, de que 
certifico como Secretario por delegación.— Habana, 
ventinueve de mayo de mil novecientos. — Arman- 
do RiVa. 

Y para remitir á la Gaceta de la Habana & los 
fines dispuestos, libro la presente. Habana, Junio on- 
ce de mil novecientos. — Armando Riva. 

[Qaetiu 22 julio.] 

Ldo. Armando Riva y Hernández, Secretario por de- 
legación del Tribunal Supremo de la Isla de Cuba. 
Certifico: que en cl recurso de casación que luego 
se dirá la Sala de Justicia de este Tribunal ha dicta- 
de la sentencia que á la letra dice: «Sentencia número 
cuatro». —En la ciudad de l.i Habana á ventidós de 
mayo de mil novecientos, visto el recurso de casación 
por quebrantamiento de forma procedente de la Au- 
diencia de la Habana y establecido contra la senten- 
cia dictada por ta Salu de lo Civil de la misma, en el 
juicio declarativo de menor cuantía seguido por Pedro 
Fernández de la Presa, escultor y pintor contra Flo- 
rentln Mantilla, comerciante, ambos vecinos de esta 
capital, en cobro de pesos, —Primer resultando: que 
en la sentencia recurrida se aceptan la relación de he- 
chos de la de primera instancia la cual se contiene en 
los ocho resultados que A continuación se reproducen. 
-■Segundo resultando: que don Pedro Fernández de 
la Presa, por escrito folio seis al ocho, estableció de- 
manda declarativa do menor cuantía contra don Fio- 
rentín Mantilla con el lin de que le salisfa^^a Ja cantl- 
de ochocientos pesos en oro español que es en deberle 
por un trabajo artiütico cuya realización la encomeír-' 
dó para servir de anuncio á la fábrica de tabacos dé 
su propiedad «El Rey del Mundo* exponiendo ál efec- 
to como hechos, primero: qué á principios de maytí 



zedbyGoOglC 



r 



último don Florentino Mantilla, celebró un contrato: 
con él, en virtud del cual el demandante se obligó A 
construir un millar de cuadros en relieve que sirvie-. 
sen de anuncio á la fAbrica de tabacos «El Rey del 
Mundo* propiedad del dicho Sr. Mantilla, convinien- 
do como precio de la obra el de mil quinientos pesos 
á razón de peso y medio por ejemplar y no se consig- 
naron las estipulaciones por escrito, porque el perfec- 
cionamiento del contrato, estaba, cerno es natural, su- 
jeto á que le agrade el proyecto que habia de ejecu- 
tar según sus modelos que le entregó al efecto el 
Sr, Mantilla,— Segundo: que también convinieron que. 
ea caso de no agradar su obra, elSr. Mantilla pagaría- 
aparte los trabajos de ensayo A que se dedicó con to- 
da asiduidad desde aquel entonces.— Tercero, que he- 
chos los estudios preliminares consistentes en moldear 
en barro la ligura del cromo cuya imitación se le ha- 
bia encomendado, vaciarlo después en yeso, sacar el 
poshivo é iluminarlo, encargó Mantilla que se modi- 
ficaran ciertos detalles y que se empequeñeciera el 
tamaüo de los letreros, todo lo cual se efectuó hasta 
mostrarse enteramente satisfecho don Morentin que 
desde luego le dio la orden de sacar los dos moldes 
negativos que previa su fundición habia de servir de 
troqueles. — Cuarto: que aconteció en esto según pa- 
rece, que un individuo llegado de New York propuso 
al Sr, Mantilla sacar los anuncios por un procedimien- 
to litográBco y por un beneficio de venticinco en cada 
cuadro, lo cual bastó Á óste para decirle que habia de- 
sistido de su proyecto y que se quedara con las obras 
hasta entonces ejecutadas.— Quitito: que no pudiéndo- 
se conformar con tal teoria le reclamó le abonase la 
cantidad de ochocientos pesos ya pactados de antema- 
no como valor del cuadro y hasta se mostró dispuesto 
si habia avenencia, á renunciar los daños y perjuicios 
ocasionados por un absurdo ó injusto desistimiento.— 
Seno: que A ello se negó ante el Notario D, Emilio 
Víllageliú, si bien reconociendo como valor del tra- 
bajo la cantidad que se le exigía, lo cual comprueba 
con el testimonio que acompaña bajo el número uno. 
—Séptimo: que demandado en conciliación ante el 
Juzgado Municipal del Distrito del Pilar, no asistió al 
acto ni presentó escusa conforme demuestra la certi- 
ficación que también adjunta y después de los funda- 
mentos de derecho, haciendo uso de la acción perso- 
nal, solicitó se le admita la demanda sustanciándola 



zedbyGoOglC 



por los trámites del declarativo de menor cuantía y en 
deñnitiva se declare con lugar condenando al deman- 
dado A que le dé y pague dentro de tercero día la sa- 
ma de ochocientos pesos, valor del trabajo demodela- 
do á que se refiere y los daños y perjuicios que resul- 
tan habérsele irrogado del incumplimiento del contrato 
y que aprecia en quinientos treinta pesos. — Tercer 
resultando: que con la demanda presentó el testimo- 
nio del acta notarial por la que el notario don Emilio 
Villageliú á petición de don Pedro Fernández déla 
Presa, requirió á don Florentfn Mantilla en ocho de 
julio último, para que le satisfaciera el precio de la 
obra que la demanda expresa recogiendo siquiera si- 
muUáncamente la obra objeto del convenio, fijando el 
precio de ochocientos pesos inferior al que correspon- 
dería en tasación, contestanto el Sr. Mantilla que no 
se hacia cargo del trabajo realizado por el Sr. Fer- 
nández de la Presa, ni estaba dispuesto á abonar los 
ochocientos pesos que se le exigen valor del trahajo 
A que se contrae el requerimiento, con cuyo resultado 
devolvió el notario de Fernández el trabajo artístico. 
— Cuarto resultando: que también se presentó la cer- 
tificación de haber intentado la conciliación —Quinto 
resultando: que admitida la demanda, se dio traslado 
al demandado don Florentin Mantilla mandando em- 
plazarlo para que compareciera A contestarla dentro 
de nueve dias y emp azado evacuó ese trámite por el 
escrito folio diez al doce, consignando como liechos: 
Primero: que niega el primer hecho de la demanda, 
porque no ha celebradT contrato alguno con don Pe- 
dro Fernández de la Presa, para que le hiciera mil 
cuadros de su marca de tabacos 'El Rey del Mundo,* 
y tan solo dicho señor hizo un proyecto de grabado, 
para si después era de su agrado y le convenía el pre- 
cio, encargarle más tirada de los mismos. — Segundo: 
que también es cierto que se comprometiera, si no le 
atjradaba la obra. A pagarle el trabajo de ensayo, — 
Tercero: que igualmente niega el tercer hecho de la 
demanda, pues no le dio ninguna orden á Presa para 
sacar dos modelos negativos, que previa su fundición, 
sirvieran de troqueles— Cuarto: que niega el cuarto 
hecho de la demanda, pues es imposible desistir de un 
contrato, cuando éste no ha tenido existencia. — Quin- 
to: que niega el quinto hecho de la demanda, pues 
repite que no ha habido pacto de ninguna especie en- 
tre la Presa y el que contesta. — Sexto: que niega asi- 



zedbyGoOglC 



49 



mismo el sexto hecho de la demanda, pues no ha re-' 
conocido, como gratuitamente supone el actor, en 
concepto de valor del trabajo )a cantidad que se le 
elige. — Séptimo: que es cierto que no asistió al acto 
de conciliación que estableció el actor, y no procedía 
hacer otra cosa, dada la mala fé del promovenle. — 
Octavo: que la Presa estuvo varias veces en su íábri 
cade tabacos con objeto de oonseguír trabajo, pidién- 
dole un cromo de su marca para hacer un estudio de 
un proyecto de cuadros á presión en hoja de lata, cu- 
yo cromo le dio como es costumbre hacerlo, manifes- 
tándole que necesitaba una muestra, y que diera pre-' 
cío, para ver si la obra era de su agrado y le convenía 
éste. — No ha presentado la muestra, ni dado el precio 
y por consiguiente no ha existido contrato de ningu-' 
na especie tnire la Presa y el dicente; y después de 
los fundamentos de derecho solicitó que teniendo por 
alegada la falta de acción en el demandante, se tenga 
por contestada y negada la demanda, y en deñnitiva 
se declare sin lugar absolviendo de la misma con las 
costas al actor. —Se.tio resollando: que por la provi- 
dencia de íojas doce se tuvo por contestada )a de- 
manda y se recibió el pleito A prueba. — Séptimo re- 
sultando: que como ptueba del demandante absolvió 
posiciones el demandado don Florentín Mantilla y 
contestando A las del pliego de fojas Irenticuairo 
dijo: A la primera, que era cierto conoce al que 
le interroga, A la segunda, que es cierto ese co- 
nocimiento por haber proyectado con él un traba- 
jo, pero que ames de eso le conocía, A la terce- 
ra, que era cierto que esas relaciones ó tratos fueron 
motivados por una obra de arte que e! que le pregun- 
ta realizó en obsequio de la fábrica de tabacos «El 
Rey del Mundo» de la propiedad del confesante; negó 
el contenido de la cuarta; & la quinta, que es cierto 
que al efecto el absolvente le entregó al que le inter- 
roga un ejemplar del cromo de la marca de )a fábrica 
■ El Rey del Mundo»; que no es cierta la sexta; A la 
séptima, que es cierto que los trabajos á que se con- 
trae la cuarta pregunta constituían la base para la 
ejecución de un millar de cuadros en relieve que sir- 
viesen de anuncio á 'a fábrica de tabacos antes cita- 
da; que no es cierta la octava, novena y décima y á la 
undécima que era cierto que se nejíó al pago sin re- 
conocer la suma importe de los trabajos á que se re- 
fiere la pregunta y que es cierto que asi lo hizo cons- 



zedbyGoOgle 



tar en la contestación al requerimiento que le hizo el 
notario Sr. VillaKelíú. — Ociavo resultaado: que como 
prueba del demandante don Pedro Fernández, por el 
interrogatorio de fojas dieciseis, declararon los testi- 
f;os don Fulgencio Sánchez Martínez y don Francisco 
Pozo Alvarcz de la foja cuaremitres .1 la cuarenticin- 
co y á sus preguntas contestaron ¡I la primera, que no 
le comprendían las generales de la ley; á la segunda, 
que es cierto conocen al actor y al demandado en es- 
te juicio, al primero como pintor y escultor y el se- 
gundo como fabricante de tabacos; á la tercera, que 
es cierto que don Florenlin Mantilla encargó al que 
pregunta la composición y reproducción de un mi- 
llar de anuncios en relieve, de cuyo contrato desistió 
después de hechos los ensayos y fabricados los dos 
moldes negativos que hablan de servir de troqueles 
una vez fundidos, agregando el testigo Sánchez que 
le cooFta por manifestación del Sr. Presa y el Pozo 
porque como aficionado A la clase de trabajo á que se 
dedica cl Sr. Presa, y en ocasión de ir á ver á un 
amigo del diccntc que vive en la misma casa ha visto 
en el taller del Sr. Presa una plancha grande dispues- 
ta para sacar moldes en anuncios de relieve; que sabe 
que el Sr. Mantilla encargó esos trabajos por haberlo 
oido decir, así como que se había concertado la fa- 
bricación de mit planchas á peso y medio cada una, 
estipulándose que si el Sr. Mantilla dcsistfa del traba- 
jo le abonaría ochocientos pesos sin que le conste que 
despiié= de hecho los ensayos y sacados los moldes 
haya desistido; á la cuarta contestó el testigo Sánchez, 
que era cierto que en distintas ocasiones han visto en 
cl taller del interrogante, durante los ensayos al señor 
Mantilla quien se manifestaba satisfecho de su pro- 
greso y mandaba corregir lo que le parecía defectuo- 
so hasta quedar enteramente complacido; y el testigo 
Pozo, que solo hn visto al Sr. Mantilla en el mes de 
mayo en casa de la Presa y que le manifestó á éste la 
necesidad de corregir ciertos trabajos; á la quinta 
pregunta para que dijeran: «como es cierto y les cons- 
ta por habérselo uido decir al Sr. Mantilla, que él y 
don Pedro de la Presa habían fijado de común acuer- 
do en ochocientos pesos el valor de los trabajos preli- 
minares á la ejecución de los anuncios y el de mil 
quinientos pesos al millar de éstos», contestó el testi- 
go Sánchez, que le oyó decir en conversación A am- 
bos y que se lo repitió el Sr. Presa, y el testigo Pozo, 



zedbyGoOglC 



qae no es cierto, pues lo sabe por haberlo oído decir 
en la misma casa por ser ese un trato reservado y por 
tanto no se lo oyó al Sr, Mantilla; cuyos testigos al 
ser repregnntados por las del pliego de fojas cnaren- 
tiseis, á la primera contestó el testigo Sánchez que 
era cierto que no conoce ni trata á don Floreniín 
Mantilla; y el testigo Pozo que no era cierto porque 
en varias ocasiones estuvo en la fábrica del Sr. Man- 
tilla de Belascoaín 2 A; á la segunda e! testigo Sán- 
chez dijo que no era cierto por cuanto presenció qae 
el propio Sr. Mantilla le encargó á Presa unas plan- 
chas en número de mil á peso y medio cada una sin 
precisar la especie; y el testigo Pozo contestó que era 
cierto no le consta que Mantilla haya hecho encargo 
de trabajo alguno á Presa; A la tercera contestó el 
testigo Sánchez, que es cierto no Je consta que la 
Presa haya heclio los moldes que habían de servir de 
troqueles para hacer los cuadros á que se refieren las 
preguntas; y el testigo Pozo dijo: que no es cierto 
porque ha visto los moldes hechos en yeso en planchas 
de poco mAs ó menos de una vara; dichos testigos con- 
testando á la cuarta pregunta dijeron que vieron A 
Mantilla en San Ignacio noventa en el mes de mayo 
después de almuerzo; á la quinta dijo Sánchez que le 
consta lo manifestado anteriormente y que tuvo lugar 
el contrato en la calle d¿ San Ignacio noventa y el 
testigo Pozo que es cierto no le consta que Mantilla 
haya celebrado contrato alguno con la Presa por las 
razones que ha consignado anteriormente. — Noveno 
resultando: que como prueba del demandado declara- 
ron lus testigos don Diego Montero Grinet, don Ma- 
nuel Herrera Valdés y don Felipe Sánchez Barreno y 
á las preguntas del interrogatorio de lojas cuarentl- 
nueve contestaron del cincuentitres vuelto al cíncuen- 
ticuatro á la primera que no les comprendían las ge- 
nerales de la ley; á Ir segunda que es cierto que es 
costumbre que los duefios de marcas de tabacos y ci- 
garros den muestras & los grabadores y liiógrafos 
para que éstos les presenten proyectos, los que deS' 
pues aceptan ó nó, según fuere de su agrado y les con- 
viniere el precio que se fija con posterioridad; y á la 
tercera, que es cierto que en el caso de no agradar el 
proyecto del grabador al marquisia, ó no convenirle 
el precio, como que no esiste convenio celebrado, na- 
da tiene que reclamarse de parte A parte; y al ser re 
preguntados por la segunda declara pertinente del 



zedbyGoOglC 



pliego de fojas cíncuemicinco redactada como signe: 
■ digan como es cierto que su profesión no es la de es- 
cultor y que ignoran cual sea la costumbre de estos 
artistas para hacerse cargo de cualquier trabajo pro- 
pio de su o&cio»; contestaron que era cierto, y el tes- 
tigo Herrera añadió que pertenecía al gremio de lito- 
grafía — Décimo resultando: que en la referida sen- 
tencia de secunda instancia se contiene el que segui- 
damente se transcribe.— Resultando: que elevados los 
auto3 á esta Superioridad y personado el apelante don 
Pedro Fernández de la Presa solicitó por su escrito 
de cuatro de noviembre del año último el recibimien- 
to á prueba en e^a segunda instancia y se declaró no 
haber lugar A decretar la admisión de la referida 
prueba por auto de dieciseis de noviembre del propio 
año contra cuyo auto estableció el referido Fernández 
de la Presa recurso de suplica que fué declarado sin 
lugar por auto de cuatro de diciembre último v man- 
dado traer los autos á la vista, tuvo esta efecto el día 
primero del actual con asistencia del abogado direc- 
tor del apelante.— Décimo primero resultando: que de 
los autos aparece que al demandante en parte de su 
prutba presentó en veinticinco de agosto último, y 
como documento comprendido en el numero primero 
del articulo quinientos cinco de la Ley de Enjuicia- 
miento Civil, un atestado con fecha el día anterior 
suscrito por Hipólito Arvierr, escultor y grabador, 
referente á un reconocimiento y avalúo que á insian- 
cia del demandante habia practicítdo de tos trabajos 
objeto del litigio; y el Juez se negó A admitir el docu- 
mento por no ser de los comprendidos en el articulo 
de !a Ley de Enjuiciamiento Civil invocado, y pedida 
reposición también declarada sin lugar por auto de 
once de septiembre.— Décimo segundo resultando: 
que también aparece de autos que el veintitrés del 
mes de Agosto citado el demandante como parte de 
prueba solicitó la pericia para que se determinen y 
valoricen los trabajos que hubiere requerido el cua- 
dro en relieve, que conserva en su poder y es objeto 
del pleito, eligiendo á la vez dos peritos que por su 
parte hablan de concurrir á la prueba la cual le fué 
denegtda. por no haberse cumplido al promoverla 
con lo dispuesto en los artículos seiscientos nneve, 
seiscientos diez y seiscientos once de la Ley de Enjui- 
ciamiento Civil y establecida reposición fué también 
declarada sin lugar por auto de veintisiete de sep- 



zedbyGoOglC 



¡>3 



tiembre siguiente en el que además de las anteriores 
razones se consigna la de estimar el Juez impertinen- 
te la prueba, porque denegada por demandado la 
existencia del contrato cuyo cumplimiento se reclama 
carece de razón la prueba para determinar el valor 
del trabajo, — Décimo tercero resultando: que la sala 
de lo Civil de la Audiencia en cinco de febrero próxi- 
mo pasado, dictó sentencia confirmando con costas la 
del inferior que declaró sin lu£[ar la demanda estable- 
cida por Fernániez y absolvió .1 Mantilla con las cos- 
tas también á cargo de aquél.— Décimo cuarto resul- 
tando: que contra ese fallo estableció el demandante 
Fernández recurso de casación por quebrantamiento 
de forma fundado en el artículo mil seiscientos ochen- 
tisieie y caso quinto del mil seiscientos novontiuno, 
alegando como quebrantamiento el habérsele denega- 
do en primera instancia las pruebas pericial y docu- 
mental solicitadas en sus escritos de veintitrés y vein- 
ticinco de agosto, haciendo constar los recursos que 
utilizó sin éxito, para obtener la subsanación de esas 
faltas. — üécimo quinto resultando: que admitido el 
recurso se ha sustanciado en este Supremo Tribunal, 
celebrándose ¡a vista pública el di.i dieciocho de mayo 
del corriente— Siendo Ponente el Magistrado Ángel 
C. Beiancourt.— Primer considerando, que no es '¡ci- 
to A las partes sustituir á su voluntad la forma que la 
ley establece para cada clase de prueba, pretendiendo 
con esto cambiar la naturaleza déla que promueven 
para que les sea admitida en concepto distinto del que 
le corresponde, que es lo que intentó hacer el recu- 
rrente a! presentar como documento comprendido en 
el articulo quinientos cinco de la Ley de Enjuicia- 
miento Civil, un informe pericial escrito, ministra- 
do á su instancia y sin intervención de la parte con- 
traria; y a! denegar el Juez la admisión de ese 
documento y más tarde la Sala al no acceder á la 
subsanación que se le pidió de esa supuesta falta, han 
negado una prueba que no era admisible según las 
leyes— Segundo considerando, que si bien en térmi- 
nos generales no puede afirmarse que negada por el 
demandado la existencia del contrato en que funda su 
acción el demandante, es impertinente la prueba peri- 
cial para estimar los daños producidos por el incum- 
ptimienio del convenio, pues tal prueba es procedente 
bí el actor reclama idemnización sometiendo su aprc 
ciaclón a] jifTbio pericial; aunque en el caso de autos 



zedbyGoOgle 



54 colbcciiÍn legislativa 

concurría esta circunstancia, la prueba no fué pro- 
puesta conforme A la ley, pues no se ajustó el promo- 
vente al articulo seiscientos diez de la Ley de Enjui- 
ciamiento Civil, estando por esto bien denegada.— 
Tercer considerando: que no habiéndose cometido 
los quebrantamientos de forma alegados en el recurso 
procede declarar éste sin lugar.— Fallamos: que de- 
bemos declarar y declaramos sin lugar el recurso de 
casación por quebrantamiento de forma interpuesto 
por Pedro Fernández de la Presa contra la sentencia 
dictada por la Sala de lo Civil de la Audiencia de la 
Habana en el juicio de que la presente se refiere, en 
cinco de febrero próximo pasado, con las costas á car- 
go del recurrente— Y con devolución de Jos autos ori- 
ginales, comuniqúese por medio de certificación esta 
sentencia á la referida Audiencia, piibllque^e en la 
Gaceta de la Habana y en la Colección á cargo de 
Secretaria de Justicia á cuyo efecto se librarán las 
oportunas copias.— Lo pronunciamos, mandamos y 
firmamos.— Antonio González de Mendoza.— Pedro 
González Llórente. — Rafael Cruz Pérez, — Ángel C. 
Betancourt.— Octavio Giberga.— Publicación.— Leida 
y publicada fué la anterior sentencia por el Magistra- 
do Ponente Ángel C. Betancourt celebrando audien- 
cia pública este día el Tribunal Supremo constituido 
en Sala de Justicia, de que certifico como Secretario 
por delegación,— Habana, veintidós de mayo de mil 
novecientos.— Armando Riva. 

Y para remitir & la Gaceta dk la Habana para 
su publicación en cuplimiento de lo erdenado expido 
la presente, — Habana, once de junio de mil novecien- 
tos. — Armando Riva. 

[GMe1,.!í2jiil¡o.l 



tjdo. SilVí'rio Castro é Infjinte, Secn-tario por delega- 
oión del Tvihuiütl Supi'eino de la fala de Cuba, 
Certifico: Oue & fojas tve«eipntJis una del Libro 
tte Bcnteiicias dictailas por la Sivla de Justicia del Trí' 
bunal Supremo de la Isla de Cuba, en recursos do ca- 
sación por infracción dn loy en materia criminal, se 
eacucntra la siguiente.— SeuK'nda nftniero treintÍKeÍ8. 
— En lu ciudad de la Habana á veiutioclio de Síayo de 
rail novecientos, en el recurso de casación por íiifrac- 
eiÓD de ley, que pende ante este Supremo Tribunal, in- 
terpuesto por el procurador Bucli, h, nombre del proce- 



zedbyGoOglC 



aado negro Frederik Haven 6 Milton, vecino de Sau- 
tíago de Cuba y carpintero, contra la sentencia pro- 
nunciada j>or la Audiencia de Santiago de Cuba, eo la 
causa que procedcnito del Juzgado Sur de esta mimua 
ciudad, se siguió do oficio contra dicho Haven 6 Mil- 
ton por aseBÍnato do Cliarles Fidles: Primero. — Re- 
sultando: que vista en juicio oral y plíblico la referida 
caiiRa, dicha Audiencia dictó la inferida sentencia en 
dos de Febrero último, consignando los hechos en el 
siguiente: — irResultan<lo proliado: que en la noche del 
veinticuatro de Noviembre del aS\o próximo paHodo, se 
liallaban en el café «Ameritan llouse», calle de Barra- 
cones de esta población, Charles Fidles, diicüo de di- 
cho establecimiento y Frederik Haveu, («nocido por 
Milton y dormitando éste en un lialanre, recibió un 
golpe dado con un ¡lalo en la cabeza, de cuya resulta 
se promovió entre ambos una disputo, poríjuo el Ha- 
ven pretendía que Fidles le dijera quien era el autor 
de la agrefáón y por cuyo motivo y para la curación 
del Haven, fueron ainlx)» conducidos á ta Inspección 
dewle donde Fidles se retiró á su establecimiento; y 
estando, poco rato después, de coiiversatilón con dos 
individuos, llegó Haven 6 Milton, quien de un modo 
rápido é inesperado, le causó una herida <»u un cuchi- 
llo de cuatro centimeti'os de tumaRo, transversal al eje 
del cuerpo y situada on el teixíer espacio intftrcostal 
derecho eu su parte external, ceiTiionando el Iñbolo me- 
dio del pulmón ílel lado derecho y la aríeula del mis- 
mo lado, produciendo una hemorragia origen de una 
anemia agnda cerebral ijue «tL'asionó la muerte de 
Charles Fidles." — Segundo. — Resultando: que el Tri- 
bunal A quó estiiikó que los hechos declai'a<los probados 
constituyen el delito de asesinato, concurriendo la 
circunstancia de alevosía, caracterizada en el caso pre- 
sente por lo rápido é inesperado de la agresión realiza- 
da y forma en que se ejecutó, culminada á asegurar 
au resultado sin riesgo para el agresor, que procediera 
de la defensa del agredido; siendo rcitponsable de ese 
delito, por participación directa en la ejecución del 
mismo el procesado Fredeiik Haven ó Milton; y vistos 
los artículos del caso le condenó á la pena de cadena 
perpetua, accesorias, indemnización de mil pesos á los 
herederos del interfecto y pago de costas. — Tercero. — 
Resultando: que contra esta sentenciase interpuso por 



zedbyGoOgle 



la rppreáeiitaoión del procesado recunro de casiuUóii por 
infracción do ley, autoriuido por el pi'irrafo primero 
del artículo ocliotiieiitos cuarenta y ocho de Ja Tjey de 
EnjuieiaiuientoCñmÍDal por tnitarfic de una seutenóla 
detíuitiva; y deH¡p;iiando como infringido el caso quin- 
to del artículo ocliocientoa eunrentinucve de la I^ey 
anteriormente mencionada, por lial>erBtí cometido error 
de derecho eu la caliñt^at.'ión de Ion lieohos al apreciar 
la agravante de alevosía, para poder <>alíli<!ar An asesi- 
nato un homicidio simple, y tauíbiC'u porque en dicha 
«enteucia no hg rcfuclve a<'erea de la circunslani-ia 
atenuante de arrebato y obsecación, apreciada por la 
defensa; 1 ■ce ui-so que fué admitido. — (!uarto.— Kesul-' 
tando: que elevada certiflcaciún de la sentencia & este 
Supremo Tribunal y nonibrailo aímgado de tumo al 
procesado se suspendió la vista Hcñala<)a |>ara el día 
dieciseis del con-icnte, por no haber asistido 4 la hora 
designada, ol Ijctiado nombrado en turno, vcrifieilii- 
dosc aqu/'Ua al dia siguiente diecisiete, informando el 
Fiscal, qucsustuvo la acusjK'ión, y el almgado repre- 
sentante y defensor del procewdo: — Viwto, siendo Po- 
nente el Magislrado Rafm>l Cruz Pírez. — Primero, — ' 
(!onMÍderando: que, aegíin los i-asos tercuro y cuarto del 
articulo <{UÍnto de la Orden nfimei-o noventidos del 
j)asado año sobiv casiwión, eu et es<'rito jKir el cual se 
interi«)nga elrcf-ui-so, se expresai-A «el pi-ecepto legal 
queloautoi'iee» y si si' ti-atan- de ivcni-sos iH)r infrac- 
ción de ley ó de doctrina, «se citiará con precisión y 
claridad la ley ó la doctrina infringida y el <-oncepto 
en que lo liaya sidoii; — Segundo. — Omsiderando: que 
en el pi-eaento recurso se cita, como precepto que lo 
autorizti, el caso primero del artículo ochocientos eua- 
rentiix'lio de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, lo 
cual es erróneo, pues dicho artículo se i-educe hoIo á 
enumerar las resoluciones en «lue habi'ü lugar al i-ccur- 
8o de cíisacióu á que se contrae el artículo (K-h(K-Íent03 
cuan'nt ¡siete; y en tal virtud senn^jante defe<íto de 
forma es por si solo balitante para declamr sin lugar 
el expresado reciii-so, segfin reiterada jurisprudencia 
de este Supi-emo Tribunal. — Tercero. — Considerando: 
que al iuvocai'se por el recurrente la infracción, no de 
precepto alguno ilel Código Penal, sino del caso qniu- 
to del artículo ochocientos cuarentinueve de Enjuicia- 
miento Criminal, artículo que no contiene en ninguno 



zedby Google 



de 8UB números precepto penal susceptible de ser in-' 
fringido en una sentencia., no se cumple con lo oi-de- 
nado en el número cuarto del artículo quinto de la 
Orden sobre casación, careciendo por lo tanto el re- 
curso de la cuarta de las circunstancias exigidas en el 
artículo séptimo de la referida Orden. — Cuarto. — 
Considerando: que si bien tal defecto en la interposi- 
ción de un recurso autoriza y hubiera hecho prosperar 
una impugnación, deducida en tiempo, del auto que 
admitió el recurso, también es cierto que la falta <le 
dicha impugnación, como tiene declaratlo est« Tribu- 
nal Supremo, no impide que por la ineficacia consi- 
guiente á todo recuríio defectuosamente intei-pueeto se 
declare no haber lugará 61. — Quinto. — Consideraudo: 
que HCgfin el articulo cuarenta de la Orden número 
novintidos cuando se declare sin lugar un recurso do 
casación se impondrán siempre las costas del mismo á 
la parte ó partes reeurrent-es. — Fallamos que debemos 
declarar y declaramos, no haber lugar al recurso de 
casación que por infi-acción de ley se interpuso contra 
la sentencia de la Audiencia de ftintiago de Cuba, de 
fecha dos de Febrero último, por la representación de 
Federico Haven ó Milton, condenando A éste en las 
costas. — Así por esta seufcncia que se comunicará á la 
referida Audiencia por medio de certificacióu para lo 
que proceda, librándose ademas las oportunas copias 
autorÍza<)as para su inserción en la Colección h cargo 
de la Secretaría de Justicia y su publicación en la 
Gaceta de la HabAsa, lo pronunciamos, mandamos 
y firmamos. — Antonio González de Mendoza. — Pedro 
González Llórente.— Rafael Cruz Pérez. — José M. Gar- 
cía Montes.— Eudaldo Tamayo. — Ángel C. Betan- 
court. — Octavio Gibei^. —Leida y publicada fué la 
anterior sentencia por el Magistrado Ponente Rafael 
Cruz Pérez celebrando aiulicncia pública este día la 
Sala de Justicia del Tribunal Supremo, de que certifi- 
co como Secretario por delegación. — Habana, Mayo 
veintiocho do mil novecientos. — Silverio Castro. 

Y para remitir á la Gaceta de la Habana á los 
fines dispuestos libix) la presente. — Habana, Junio 
trece de mil novecientos.— Sí7cer£o Castro. 



[GKOÜiMjulto.| 






zedbyGoOglC 



58 COLECCIÓN LECISLATITA 

Mo. Bilveño (^tro é Infantí", Sifretario por delega- 
ción del Tribunal Bupremo de la Isla de Cuba. 
Certifico: que á fojas trcscientasi diecÍBiete del Li- 
bro de Benteiicias dictadas por la Sala de Justicia del 
Tribunal Supremo de la Isla de Cuba cu recursos de 
casación por infra<;ci6u de ley en materia criminal, so 
encuentra la siguiente. — Sentencia uftmero cuarenta. 
— En la ciudad de la Ilalrana, á siete de Junio de mil 
novecientos en el recurso de casación por infracción 
de ley pendiente ante este Supremo Tribunal inter- 
puesto por el procnrailor Joaquín González Sarraln & 
nombre de Antonio Guerra y Martínez, estudiante y 
vecino de Cieufuegos, contra la sentencia dictada por 
la Sceeión Primera de la Rala de lo Criminal de la Au- 
diencia de la Habana eu la causa seguida á dicho pro- 
cesado por disparo de arma de fuego sobre <lctermina- 
dapersona. — iVímero, — Kesnltando que vista en jui- 
cio oral y público la referida causa, Itt mencionada 
Sala en sentencia de veintidós de Marzo de mil nove- 
cientos consignó como probados los hechos siguientes: 
R4-Hultando i)robado; que el dia once de Abril de mil 
o<;ho<'ieuto8 uovcutiocho, habiendo ido don José do 
Zalba & verifi<'ar la extracción de unos muebles de sn 
propiedad, en la casa calle de Refugio númei-o treinti- 
einco, donde habital)a dofla Matilde Domínguez, 
el procesado Antonio GueiTa que se encontraba 
allí ¡(róviamente y no habia tenido eon antcrio- 
riihul disgusto con don Jos^ de Zallta, disparó con 
BU revólver dos tiros contra éste, sin causarle daQo. — 
Segundo. — Resultando que la repetida Sala, conside- 
rando que el acto de disparar un arma de fxiego contra 
cualquiera persona será castigado con la pena de pri- 
sión coiTeccional en ens grados mínipio y medio con 
am^lo al artículo cuatrocientos veintiuno del Código 
Penal, cuando como sucede en este caso no fuere cons- 
titutivo de otro delito fl que esté sefialada una pena 
superior, y qiie por no halier concurrido en el hecho 
circunstancias modificativas de responsabilidad crimi- 
nal, debia imponerse al procesado la pena señalada al 
delito eu su grado medio, lo condenó & la pena de un 
afío, ocho mesee y veintiún días de prisión correccio- 
nal, cou las accesorias correspondientes y al pago de 
las costas píxHíesales, — Tercei-o, — Resultajttdo que el 
procurador Joaquín González Rarraín ü nombre del 



zedbyGoOglC 



procesado interpuso contra esa sentencia recnreo de 
casación por infracción de ley autorizado por el caso 
tercero del articulo ochocientos cnarentinneve de la 
Ley de Enjuiciamiento Criminal, citando como infrin- 
gido por la Sala sentenciadora el articulo cuatrocientos 
veintiuno del Código Penal vigente, al incluir en él 
loa actos realizados con Antonio Guerra y Martínez, 
actos qae á su juicio no constituyen el delito de dispa- 
ro de arma de fuego. — Cuarto. — Resultando que ad- 
mitido el recurso por la Sala referida en auto de cin- 
co de Abril último, se ha sustanciado en este Tribunal 
Supremo, celebrándose la vista pública el día veinti- 
nueve de! mes pasado, sin asistencia del recurrente. 
— Siendo Ponente el Magistrado Eudaldo Tamayo. — 
Primero. ^Considerando que el número cuarto del ar- 
tículo quinto en relación con el mismo númei-o del 
articulo séptimo de la Orden noventidós sobre casación 
dispone que tratándose de recursos por infracción de 
ley no solo se han de citar con precisión y claridad las 
leyes 6 doctrinas legales que se suponen infringidas, 
sino también el concepto en que lo han sido. — Segun- 
do. — Considerando que sí bien el recurrente ha citado 
como infringido por la sentencia referida, el articulo 
cuatrocientos veintiuno del Código Penal, no ha ex- 
plicado el concepto de esa infracción, puesto que se 
limita á expresar que ésta consiste en haberse incluido 
en ese precepto los actos realizados por Antonio tíue- 
rray Martínez, actos que á su juicio no constituyen el 
delito de disparo de arma de fuego; lo que es única y 
exclusivamente una añrmación cuya razón ae omite y 
por tanto ae calla el concepto á que se refiere el articu- 
lo dtado de la Orden sobre casación que por ese moti- 
vo ha quedado incumplido por el recurrente. —Terce- . 
ro. — Considerando que según tiene declarado este Tri- 
bunal en repetidas sentencias el hecho de haberse ad- 
mitido un recurso por la Sala sentenciadora sin em- 
bargo de faltarle algunos de los requisitos legales 
necesarios para la admisión y el de no ser impugnado 
por ninguna de las partes que con arreglo al caeo se- 
gundo del articulo veintiocho pueden hacerlo, no im- 
pide que este Tribunal por la ine&cacia conaiguieute & 
todo recurso defectuosamente interpuesto, declare no 
haber lugar á él. — Cuarto.— Considerando que confor- 
me al at^culo cuarenta de la Orden número uovcnti- 



DigitizedbyGoOglC 



d6e sobre 0Asa(ri6u, ctiftiido no declare sin lugar mi re- 
curso se impondrá Hiempre Ihs costuH á la> i>art'e ó 
partes recurrentes. — FalliunoR qiie delu-inos doíilarar y 
declaramos tío haber lugar al rcc^irso de caBaL'ióu que 
por iufractúóu de ley interpuso el procurador Junquin 
González Harrain á nombre del procesado contra la 
sentencia de la Sección Piimera de la Sala de lo Cri- 
minal de la Audiencia de la llábana, fechada en vein- 
tidós de Marzo ultimo, cou las costas á cai^o del recu- 
rrente. — Así por e»ta neiitciicia que se comunicará á 
la referida Audiencia para lo que proceda, publicán- 
dose en la Colección á cargo de la Secretaria de Justi- 
cia y eu la Gaceta de la Habana por medio de las 
oportunas certificaciones, lo pronunciamos, manda- 
mos y íjrmamou. — Antonio Gona'ilcz de Mendoza. — 
Pedro González Llórente.— Ejifael Cruz Pérez.— José 
M. Gai-cla Montea. — -Eudaldo Pamayo. — Ángel C. Ite- 
taurourt. — Octavio Giberga. — Leída y publicada fué 
la anterior sentencia por el Magistrado Ponente Eu- 
daldo Tamayo, celebrando audiencia pública este dia 
el Tribunal Supremo constituido en la Sala de Justi- 
cia de que certifico como Seci-etario por delegación. — 
Habana, Junio siete, de mil novecientos. — Silverío 
Castro. 

Y para remitir en la Gaceta de i,a Habaka, en 
cumplimiento de lo dispuesto, expido la presente. — 
Habana, Junio veintiséis de Biil novecientos. — Süverio 
Caitro. 



Ldo. Silverio Castro é Infante, Secretario por dele- 
gación del Tribunal Supremo de la Isla de Cuba- 
Certifico: que á fojas doscientas setenta y nueve 
del libro de autos dictados por la Sala de Justicia del 
Tribunal Supremo de la Isla de Cuba en materia cri- 
minal, se encuentra el que á la letra dice. — «Auto nú- 
mero setenta y cinco.» — Habana y junio veinte de mil 
novecientos. — Primero. — Resultando: que en la causa 
seguida contra Indalecio Pérez Jaramillo é Ignacio 
Pérez Machado por asesinato de Ramón Martínez, 
interpusieron los procesados recurso de casación por 
quebrantamiento de forma y por infracción de ley 
contra la seténela dictada por la Audiencia de Santa 
Clara el día ocho de enero del corriente año; funda- 



zedbyGoOglC 



do, e! Pérez Machado, en los números cuarto y quinto 
del articulo ochocientos cuarentinueve y en los pri- 
mero y segundo del novecientos doce, citando como 
infringidos, en cuanto al de quebrantamienlo áe for- 
ma, además de otros dos que no se estimaron por la 
Sala sentenciadora.— Tercero. — Que habla verdadera 
contradicción, aún cuando se estimase que estaban 
clara y terminantemente expresados los hechos pro- 
bados, puesto que aunque la sentencia no lo dice pa- 
rece como que aprecia como factor determinante de 
la alevosía el hecho que dá por probado de vendar 
^nacio Pérez Machado ala victima con un pañuelo; 
sirviendo & la vez este acto para estimar la participa- 
ción del recurrente en concepto de autor por entender 
que sin él no se hubiera ejecutado el delito; siendo 
ostensible la contradicción porque si tal acto es el 
nervio de la participación criminal que se le atribuye, 
no puede al mismo tiempo constituir la circunstancia 
de alevosía, que exige actos exteriores y hechos pro- 
bados. — V en cuanto al de infracción de ley. — Prime- 
ro. -Error de derecho al determinar la participación 
del recurrente en los hechos que declara probados la 
sentencia, por cuanto no resulta con sujeción á las re- 
glas de la sana crítica, la posibilidad de que el delito 
no se realizara sin el acto de ser vendada la victima; 
y como en la misma sentencia se dice que hubo un 
tercero desconocido y que Martínez Sancallo fué deS' 
armado, á este hecho del desarme y no al de haber 
sido vendado es al que cabe atribuir la imposibilidad 
de que se defendiera el interfecto; por todo lo que, 
aún admitiendo como verdad tu participación de Pé- 
rez Machado en la muerte violenta de Martínez San- 
callo, solo podría atribuírsele el concepto de cómplice 
por haber cooperado á la ejecución del hecho por un 
acto anterior ó simultáneo; y— Segundo. — Error tam- 
bién de derecho en la calificación de los hechos pro- 
bados en orden á la circunstancia agravante de ale- 
vosía, tanto por no decirse en qué hechos se basa ésta, 
cuanto porque sirviendo, lo que parece estimarse co- 
mo alevosía, de nexo para la responsabilidad del re- 
córreme, se infringe el precepto del Código que or- 
dena no estimar como circunstancia agravante de un 
delito aquella que por sí mismo no es indispensable 
para su ejecución.— Segundo— Resultado: que no es 
necesario consignar en este auto los motivos del re- 
curso interpuesto por el otro procesado Indalecio Pé- 



zedbyGoOglC 



rez Jaramillo, en atención á que habiéndosele desig- 
nado de oficio dos letrados y oido luego el represen- 
tante del Ministerio Fiscal, por haber manirestado 
todos que estimaban improcedentes los recursos por 
dicho procesado establecidos, se declaró en auto del 
día dos del actual no haber lugar á sustanciarlos y 
lirme respecto al mismo la sentenciadictada.— Terce- 
ro.— Resultando: que admitido por la Sala sentencia- 
dora el recurso Interpuesto por Pérez Machado por el 
tercero de los motivos referentes al quebrantamiento 
y por los dos relativos al de infracción de ley, duran- 
te el término de instrucción impugnó el Fiscül la ad- 
misión fundado. — Primero. — En que no hay términos 
hábiles para abrir el debate sobre el indicado funda- 
mento de quebrantamiento de forma, en atención íl 
que para discutir la tesis propuesta de poder el soto 
hecho probado de haber vendado Machado á la victi- 
ma con un pañuelo servir A un mismo tiempo para de- 
terminar su participación de autor y la concurrencia 
de la cualiñcatlva de alevosía, resultando incongren- 
tes los números primero y secundo del articulo nove- 
cientos doce de la Ley Procesal cuya cita deja incum- 
plido el número tercero del articulo quinto de la or- 
den número noventidos y priva al recurso de la 
tercera de las circunstancias requeridas por el núme- 
ro séptimo de dicha disposición; y — Segundo. — Al no 
espresarse en los dos únicos fundamentos del recurso 
por infracción de ley deducido por Pérez Machado, 
cuáles son los preceptos penales violados, el recurren 
te dejó de llenar el requisito cuarto del articulo quinto 
de la orden de referencia y el recurso carece de la 
cuarla de las circunstancias de admisibilidad prescri- 
tas por el séptimo. — Cuarto.— Resultando: que seflala- 
da para la vista de la cuestión previa el dfa quince 
del actual tuvo efecto con asistencia del representan- 
te del Ministerio Fiscal. — Primero.— Considerando: 
en cuanto A la impugnación referente al recurso por 
quebrantamiento de forma, que citados por el recu- 
rrente como preceptos legales que autorizan ese re- 
curso los números primero y segundo del articulo no- 
vecientos doce de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, 
al expresar el concepto del quebrantamiento debió 
alegar, ó que en la sentencia no se había expresado 
clara y terminantemente cuáles son los hechos que se 
consideran probados, ó que resulta una maniñesta 
contradicción entre ellos, ó que en la sentencia no se 



zedbyGoOglC 



resolvió sobre todos los puntos que fueron objeto de 
la acusación y de la defensa; y como el concepto de la 
infracción alegada por Pérez Machado ha sido la cir- 
cunstancia de estimarse el hecho probado de haber 
vendado Machado á la victima con un pañuelo para 
determinar su participación de autor y por el mismo 
motivo la concurrencia de la cualiñcativa de alevosía, 
es indudable que entre este concepto y los indicados 
preceptos legales no existe la relación necesaria para 
constituir un problema determinado y concreto obje- 
to del recurso: á lo que se agrega que en el escrito 
de impugnación no se seí^ala contradicción alguna 
entre los hechos probados; por todo lo cual c] recurso 
no ha debido ser admitido por la Sala sentenciadora. 
—Segucdo.— Considerando: en cuanto á la impugna- 
ción relativa á los dos motivos del recurso por in- 
fracción de ley, que en ninguno de ellos se cita el 
precepto legal infringido, faltándose así á lo dispues- 
to en el número cuarto del articulo quinto de la orden 
número noventa y dos del año próximo pasado, y ca- 
reciendo pecio mismo el recurso de la cuaria délas 
condiciones de admisibilidad prescritas en el artículo 
séptimo de la referida orden, tampoco ha debido ad- 
mitirse por el Tribunal sentenciador.— Se declara con 
lugar la impugnación establecida por el Ministerio 
Fiscal; y por consiguiente mal admitido el recurso 
interpuesto por Ignacio Pérez Machado por quebran- 
tamiento de forma y por infracción de ley contra la 
sentencia dictada por la Audiencia de Santa Clara el 
día oclio de enero del corriente año, sin especial con- 
denación úe costas; y comuniqúese esta decisión á la 
referida Audiencia para lo que proceda con devolu- 
ción de las actuaciones elevadas; librándose además 
las oportunas copias para su publicación en la Colec- 
ción á cargo de la Secretarla de Justicia y en la Gace- 
ta DE LA Habana.— Lo proveyeron y firman los Ma- 
gistrados del margen de que certifico como Secretario 
por delegación. ^Antonio González de Mendoza.— 
Pedro González Llórente.— Rafael Cruz Pérez.— José 
M. García Montes. — Eudaldo Tamayo— Ángel C. Be- 
tancourt. — Octavio Giberga. — Ante mi. — Sílvcrio 
Castro. 

Y para remitir á la Gaceta de la Habana en 
cumplimiento de lo dispuesto, expido la presente.— 
Habana, junio treinta de mil novecientos. — Süverio 
Castro. 



(Gacela 28 Jalinl 



zedbyGoOglC 



Ldo. Silverio Castro é Infante, Secretario por delega- 
ción del Tribunal Supremo de la Isla de Cuba 
Certifico, que A fojas doscientas setenticinco del 
Libro de autos dictados por la Sala de Jusiicia del Tri- 
bunal Supremo de la Isla de Cuba en materia crimi- 
nal, se encuentra e¡ que á la letra dice:— \ut0 número 
setentitrés. — Habana, quince de Junio de mil nove- 
cientos. Primero, — Resultando: que en la causa se- 
guida contra por rapto de ta madre de ésta 

interpuso recurso de casación por infracción de 

docirina legal contra la sentencia dictada el tres de 

Abril del corriente a fio por la fundando dicho 

recurso en el número segundo del articulo ochocienios 
cuarentinueve de la Ley de Enjuiciamiento Criminal 
y citando como infringida la doctrina legal que cons- 
tantemente ha mantenido el Tribunal Supremo decla- 
rando que en el rapto de doncella menor de veintitrés 
artos y mayor de doce ejecutado con su anuencia, ar- 
tículo cuatrocientos setenticinco del Código Penal vi- 
gente en Cuba, se supone siempre la seducción yes 
indiferente el sitio ó lugar donde se verifica el rapto; 
que en ta sentencia recurrida se reconoce que no se 
ha justificado en lo absoluto nada que perjudique al 

honor ni moralidad de la señorita y se declara 

probado que ésta y el acusado vivieron maridable- 
mente por espacio de algunos meses, no obstante lo 
cual se absuelve al raptor en el concepto de que no se 
ha probado la seducción y la sustracción de la donce- 
lla menor. Segundo.— Resultando: que admitido ese 
recurso por la Sala sentenciadora, durante el período 
de instrucción lo impugnó el procesado fundado en 
que en materia criminal no se dá casación por infrac- 
ción de doctrina y en que el recurrente no ha Cumpli- 
do el precepto contenido en el párrafo cuarto del ar- 
ticulo quinto de la Orden sobre casación y en el 
artículo ochocientos seienticuatro de la Ley de Enjui- 
ciamiento Criminal, según el cual, en el escrito inter- 
poniendo el recurso se ha de citar con precisión y 
claridad la Ley ó la doctrina infringida, lo que no ha 
hecho el representante de la perjudicada; siendo múl- 
tiple, agrega, la jurisprudencia del Supremo de Espa- 
fia y repetida la de este Tribunal en ei sentido de que 
no basta citar la materia ó precepto contenido en la 
ley ó sentencia del Supremo que se suponga infringi- 
da, sino que hay que manifestar el nombre de la Ley 
y el número del artículo. Tercero.— Resultando: que 



zedbyGoOglC 



PRIMRR APÉKDIfB 65 

designado para ]a vista del incidente previo de impug- 
nación el día 13 del actual tuvo efecto con la asisten- 
cia del abogado del impugnante. — Considerando: que 
según tiene declarado este Tribunal, de acuerdo con 
lo dispuesto en el articulo segundo de la Orden número 
noventidos del año próximo pasado, el recutso de ca- 
sación en materia criminal no procede por infracción 
de doctrina legal, puesto que en los artículos de la 
Ley Procesal que en dicha Orden se citan solo se men- 
cionan el de infracción de ley y el de quebrantamien- 
to de forma; y como el interpuesto por la recurrente 
lo ha sido en el concepto de haberse infringido en el 
fallo una doctrina legal, la Sala sentenciadora no ha 
debido admitirlo aún cuando en el escrito de interpo- 
sición figure el articulo cuatrocientos sesenticinco del 
Código Penal, en atención A que ese artículo no se 
encuentra allí citado como precepto legal infringido 
sino en concepto de mera referencia á la doctrina le- 
gal que se supone vioiada, la cual ni siquiera se de- 
termino concretamente con relación á sentencia algu- 
na.— Se declara con lugar la impugnación establecida 
por el procesado y por consiguiente mal admiti- 
do el recurso de casación interpuesto por como 

madre de contraía sentencia dictada el tres de 

Abril del corriente año por la sin especial con- 
denación de costas; comuniqúese á dicha Audiencia 
para lo que proceda, publiclndose en la GACt^tA de la 
Hauaxa y en la colección á cargo de la Secretaría de 
Justicia á cuyo fin se libraran las oportunas copias au- 
torizadas. Lo proveyeron y firman los Magistrados 
del margen de que certifico como Secretario por dele- 
gación.— Antonio González de Mendoza.— Pedro Gon- 
zález Llórente. — Rafael Cruz Pérez.— José M. García 
Montes.— Eudaldo Tamayo. — Ángel C. Betancourt. — 
Octavio Giberga.— Ante mí, Silverio Castro. 

Y para remitir á la Gaceta de la Habana en 
cumplimiento de lo dispuesto, expido la presente.— 
Habana, Junio treinta de mil novecientos. —SiVirrio 
Castro. 

|Gi«U 28 juliu 

Ldo. Silverio Castro é Inlante Secretario por delega- 
ción del Tribunal Supremo de la Isla de Cuba. 
Certifico: qué á fojas trescientas cmco dtl Libro 
de sentencias dictadas por la Sala de Justicia del Tri- 
bunal Supremo de la Isla de Cuba en recursos de casa- 



zedbyGoOglC 



66 eoLiccióN 



ción por infracción de ley en materia criminal, se 
encuentra la siguiente:— Sentencia número treiniisie- 
te. — En la ciudad de la Habana á primero de Junio de 
mil novecientos en el juicio de faltas seguido en el 
Juz^fido Municipal y en el de Primera Instancia del 
Distrito del Cerro de esta ciudad, contra Juan Suárez, 
vecino de la misma, por lesiones que un perro causó 
á la menor María Valdés; juicio pendiente ante este 
Tribunal Supremo por recurso de casación que la 
señora Rosa Cobo interpuso contra la sentencia dic- 
tada por el Juez de Primera Instancia el veintiocho de 
Noviembre último; — Primero. — Resultando: que en la 
referida sentencia el Juez de Primera Instancia é Ins- 
trucción aceptó los hechos expuestos en la del Juez 
Municipal, que son los que literalmente se transcriben 
en los primero» tres Resultandos siguientes: — Segun- 
do.— Resultando: que el juicio se inició á consecuen- 
cia de haberse participado A este Juzgado por la once- 
na Estación de Policía haber sido mordida por un 
perro de la propiedad de don Juan Suárez, vecino de 
Santos Suiirez, treiniisiete, dorta María Valdés, sien- 
do reconocida en la Casa de Socorros de la cuarta 
demarcación de una herida producida por modedura 
de perro situnda en el tercio medio, cara posterior 
del muslo derecho, de pronóstico leve, salvo acciden- 
te de inoculación, y con asistencia médica, haciéndose 
constar por el facultativo que practicó dicho reconoci- 
miento, que fué á dicho Centro cauterizada por el 
fuego:— Tercero.— Resultando: que, sin perjuicio de 
hacerse constar la sanidad, se celebró el acto corres- 
pondiente, al que comparecieron las partes, expo- 
niendo la menor María Valdés asistida de su madre 
doña Rosa Cobo, que reproduce su denuncia; agre- 
gando la segunda que el perro que lesionó á su hija, 
es de la propiedad de don Juan Suiirez, presentando, 
para justificar su dicho, á los testigos doña Tere- 
sa ^brisqueta, doña Eugenia del Cristo y Ricardo 
Orihuela, los que, al ser examinados, convienen con 
lo manifestado por la querellante, por lo cual se de- 
clara probado: — Cuarto. — Resultando: que el acusado 
negó que el perro de su propiedad fuera el que lesio- 
nara A la menor María Valdés;— Quinto. — Resultando: 
que el Juez Municipal condenó d Suárez A ciento 
veinticinco pesetas de multa, al pago de costas y á 
indemnizar á la perjudicada los gastos de curación: — 
Sexto.— Resultando; que establecida apelación por U 



zedbyGoOglC 



señora Cobo, el Juez de Primera Instancia confirmó el 
fallo del Municipal, con la variación de que la pena 
en vez de ser la de multa, sea la de reprensión:— 
Séptimo. — Resultando: que contra esa última senten- 
cia interpuso la señora Cobo recurso de casación por 
infracción de ley; citando como infringidos los ar- 
tículos seiscientos diez y doce, ésie en su número ter- 
cero del Código Penal, en el concepto de que los 
hechos que se declaraban probados, no se calilicaban 
y penaban como exigen los expresados artículos, que 
consideran autores de una falla de lesiones, á los que 
cooperan á la ejecución del hecho por un acto sin el 
cual no se hubiera efectuado:— Vistos, siendo Ponente 
el Magistrado Pedro González Llórente, — Primero. — 
Considerando: que los citados artículos seiscientos 
diez y doce, éste en su número tercero, no son aplica- 
bles; porque Snárez no cooperó en el acto alguno 
intencional á la lesión causada por el perro, sino que 
dejando á éste suelto, cometió una falta no contra 
peleona determinada, sino contra los intereses gene- 
rales y régimen de la población, falta á que se contrae 
el número tercero del articulo seiscientos siete y que 
el propio artículo castiga con multa de quince á ciento 
veinticinco pesetas ó reprensión, pudiendo el Juez se- 
gún su prudente arbitrio imponer la pena, atendidas 
las circunstancias del caso, en uso de la facultad que 
en materia de faltas concede á. los Tribunales el ar- 
tículo seiscientos veintiocho:— Segundo,— Consideran- 
do: que según el cuarenta de la Orden número no- 
veintidós dictada por el Gobierno Militar de la Isla en 
veintiséis de Junio último, cuando se declara sin lugar 
un recurso de casación, se han de imponer siempre 
las costas del mismo á la parte recuirenie; — Fallamos: 
que debemos declarar y declaramos no haber lugar al 
recurso de casación interpuesto por la señora Rosa 
Cobo á quien condenamos en las costas.— Así por esta 
sentencia que se comunicará al Juez de Primera Ins- 
tancia é Instrucción del Cerro para lo que proceda y 
se publicará en la Gacüta de la Habana y en la 
Colección á cargo de la Secretaría de Justicia, expi- 
diéndose al efecto las respectivas copias, lo pronun- 
ciamos, mandamos y firmamos, —Antonio González 
de Mendoza. — Pedro González Llórente.- Rafael Cruz 
Pérez, — José M. García Montes. — Eudaido Tamayo.— 
Ángel C. Betancourt.— Octavio Glberga. — Leída y 
publicada fué la anterior sentencia por el Magistrado 



zedbyGoOglC 



ción por ÍP(' .--'"^te celebrando audien- 

f"*^"^"" ,^-.f/de Justicia del Tribunal 

* :* ,■ . i^^j_^''como Secretario por dele- 

"^ ■^''''^"S'^^P"^^''^ ^^ ™'' novecientos. 

¿í';"í^¡^h.^ /a Gaceta de la Hakana en 
/'^"■'írt''^" dispuesto, expido la presente. — 
"" j'^Üíñ'^/on'trés de mil novecientos,— SiVuí- 

" ., ,¿rio Castro é Infante, Secretario por delega* 

¡.J"- ^o'det Tribuna! Supremo de la Isla de Cuba, 

í!^ftfSi:o: que á fojas doscientas cincuentinueve 

• ibro de autos dictados por la Sala de Justicia del 

¿^¿junf' Supremo de la Isla de Cuba, en materia 

fliTiinsl, se encuentra el siguiente.— Auto número 

¿sentisiete. — Habana, ma>o treinta de mil novecien- 

,(,s.— Primero. — Resultando: que en la causa criminal 

>,eguida contra por violación, en la 

gala correspondiente de la Audiencia de el 

procesado interpuso recurso de casación por infracción 
de ley contra la sentencia dictada el trece de Marzo 
del corriente año por la que se le impuso la pena de 
catorce años, ocho meses y un día de reclusión tempo- 
ral con las accesorias correspondientes y costas; fun- 
dado en el caso tercero del articulo ochocientos cua- 
rentinueve de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y 
citando como infringido el caso tercero del articulo 
cuatrociectos cincuentitrés de! Código, en el concepto 
de haber la Sala comprendido en esc caso como vio- 
lación el hecho probado cuando á la sumo solo hubo 
él de abusos deshonestos, puesto no se consumó el 
coito, y por lo mismo no hubo pérdida de la virginidad. 
Segundo. — Resultando: que admitido ese recurso el 
Ministerio Fiscal impugnó su admisión fundando en 
los motivos siguientes: — Primero. — En que si bien 
en el escrito de interposición se menciona el caso ter- 
cero del articulo cuatrocientos cincuentitrés del Códi- 
go, solo cita como infringida una doctrina legal que 
se expone en dicho escrito y contra cuya violación no 
concede la ley el recurso de casación en materia cri- 
minal. —Segundo. — En que .lejos de acep- 
tar los hechos declarados probados, de haber él reali- 
zado por fuerza actos camales con la menor 

desgarrándole el himen, contradicen tales afir- 



zedbyGoOglC 



69 



raaciones del Tribunal A quó planteado para impug- 
narlas un debate no autorizado por el número tercero 
del articulo ochocientos cuarentinneve del Enjuicia- 
miento Criminal, cuya cita incongruente deja incum- 
plidos los números terceros de los artículos quinto y 
séptimo de la Orden número noveintidós; y— Tercero. 
— Iin que tampoco llenó el recurrente los requisHos 
de los números cuarto de esos mismos artículos, por 
cuanio siempre se habría faltado á la precisión y cla- 
ridad requeridas por aquellos preceptos, no solo por 
el hecho de ser indispensable establecer supuestos 

para penetrar la verdadera intención de 

en panto á las violaciones denunciadas, y su concepto, 
sino también, porque al no indicar el articulo del Có- 
digo que era de aplicarse y no se aplicó en el fallo, 
dejó de consignar uno de los datos sin cI cual no es 
posible estudiar si los hechos perseguidos en vez de 
constituir el detito de violación penado por la Audien- 
cio, constituye el de abusos deshonestos; omisión que 
obligarla además al Tribunal Supremo á salirse de los 
limites que ii su competencia fija en cada caso el re- 
querimiento de las partes en los términos establecidos 
en el escrito de interposición, oara en su día. y sub- 
sanando de ohcio deficiencias del recurso poder de- 
clarar que los actos punibles de que se trata, no deben 
calificarse ni sancionarse con arreglo al repetido ar- 
tículo cuatrocientos cincuentitrés, sino conforme al 
cuatrocientos cincuenticinco, no invocado por el re- 
currente. Tercero, —Resultando: que sustanciada la 
impagnación se designó para la viMa el veintiséis del 
actual, en cuyo acto informó solo el representante del 
Minsierio Fiscal. Primero. — Considerando: que cuan- 
do en un recurso se alega que los hechos probados no 
constituyen el delito penado sino otro distinto que se 
imenciona, es necesario citar no solo el precepto legal 
itifringido sino también el que debió aplicarle, á jui- 
cio dril recurrente; porque solo de ese modo pudo co- 
nocerse y decidirse si los hechos están ó no compren- 
didos en uno u otro precepto legal; y como en el case 
lue ha motivado este recurso el procesado, después de 
alegar que el delito por él cometido no es el de viola- 
ción sino el de abusos deshonestos, solo cita el articu- 
lo cuatrocientos cincuentitrés del Código, que pena el 
primero, y no el cuatrocientos cincuenticinco, que pe- 
na el segundo, es evidente que se ha faltado á la 
precisión y claridad que exige el número cuarto del 



zedbyGoOgle 



70 



artículo quinto de la Orden número noventidós, y por 
consiguiente no ha debido admitirse el recurso. Se- 
gundo. — Considerando: que estimado un motivo de 
impugnación no es necesario entrar en la considera- 
ción y decisión de los demás alegados. — Se declara 
con lagar la impugnación del recurso por el tercero de 
loa motivos alegados, y por consiguiente mal admiti- 
do el recurso de casación interpuesto por 

por infracción de la eontra seateocta dic- 
tada por 

en trece de Marzo de este año, sin especial condena- 
ción de costas. Comuniqúese á la referida Audiencia 
para lo que proceda, y con omisión de los nombres de 
las partes y Tribunal de procedencia, insértese este 
auto en la Colección á cargo de la Secretaria de Jus- 
ticia y pubiíquese en la Gaceta de la Habana á cuyo 
fín se librarán las oportunas copias autorizadas. Lo 
proveyeron firman los Magistrados que al margen se 
expresan de que certifico como Secretario por delega- 
ción.— Antonio González de Mendoza.— Pedro Gonzá- 
lez Llórente, — Rafael Cruj Pérez, — José M. García 
Montes. — Eudaldo Tamayo.— Ángel C. Betancourt. — 
Octavio Giberga.— Ante mi, Silverio Castro. 

Y para remitir & la Gaceta de la Habana, en 
cumplimiento de lo dispuesto, expido la presente.— 
Habana, Junio veintitrés de mil novecientos.— SiVzíí- 
rio Castro. 

(GiCfUMjuliu.) 



Ldo. Silverio Castro é Infante, Secretario por delega- 
ción del Tribunal Supremo de la Isla de Cuba. 
Certifico: que á fojas doscientas cuarentidós del 
Libro de autos dictados por la Sala de Justicia del 
Tribunal Supremo de la Isla de Cuba en materia cri- 
minal, se encuentra el siguiente:— Auto número se- 
sentitrés,— Habana, mayo veintidós de mil novecien- 
tos. — Primero.— Resultando: que en causa procedente 
del Juzgado dcGuanabacoa seguida por homicidio con- 
tra Félix González Campos, tabaquero, vecino de Regla, 
la Sala de lo Criminal de la Audiencia de la Habana 
dictó en dieciseis de marzo del corriente afto, sen- 
tencia Cuyos fundamentos de hechos son los conteni- 
dos en el Resultando que á continuación se copia; — 
Resultando: probado que el día primero de noviembre 
último, á eso de tas siete y media de la noche, se dt- 



zedbyGoOglC 



PRIMBR APf.KDICF 71 

rigió el procesado Félix González Campos á casa' de 
Juan Herrera Gil en momentos en que se hallaba au- 
sente, 7 sola su esposa doña Elvira Delgado, tratan- 
do de abrir la puerta del fondo, y dando lugar á que 
ésta pidiera auxilio á la policía la que registró la casa 
sin resultado; y habiendo llegado más tarde don Juan 
Herrera á su casa, enterado de lo ocurrido salió en 
busca de González Campos á quien halló en el café de 
«Escaiadillo», situado en el Mercado de Regla, é in- 
vitándole á salir afuera, tuvo con ú\ unas palabras, 
acabando por pegarle una bofetada, tras lo cual el 
procesado González infirió al Herrera, con un cuchillo 
que portaba una herida incisa penetrante en la cabí- 
dad abdominal, de cuyas resultas falleció á los tres 
días. — Segundo. — Resultando: que en la referida sen- 
tencia la mencionada Sala considerando que dada la 
agresión ilegitima del inttfecto, que pegó una bofeta- 
da al procesado, era de aceptarse como racionalmen- 
te necesario el medio empleado por éste para repe- 
lerla, obrando en defensa propia conlaconcurrenciade 
las circunstancias primera y segunda del número 
cuarto del articulo octavo del Código Penal, pero 
ñola tercera por haber provobado con su conducta al 
interfecto, yendo A empujar la puerta de su casa y 
dando lugar á la cuestión; entendió que debfa apli- 
carse la pena inferior en uno ó dos grados á la se- 
ñalada por la Ley, y condenó á González Campos á la 
pena de seis aflos de prisión correccional con las acce- 
sorias, indemnización y costas.— Tercero, — Resultan- 
do: que contra ese fallo interpuso el procesado recur- 
so de casación por infracción de ley, expresando que 
autorizaban la interposición del recurso el artículo 
ochocientos cuarentisiete en relación con el inciso pri- 
mero del articulo cuatrocientos cuarentiocho 6 inciso 
quinto del articulo siguiente de la Ley de Enjuicia- 
miento Criminal; y citando como infringuida la doc- 
trina consignada en el número cuarto del artículo, 
octavo del Código Penal, por no haber la Sala sen- 
tenciadora estimado la circunstancia de no haber 
Félix González provocado á su agresor, teniéndose 
en cuenta que la provocación debe ser próxima al 
suceso que constituye en legítima defensa; y añadió 
el recurrente que no se decía en que habla consis- 
tido la provocación por parte del procesado, al no 
determinarse que se proponía este al empujar la 
puerta de la casa en que vivía la esposa de Herre- 



zedbyGoOglC 



ra, si rué el deseo de orenderle etisa honor ó si fné el 
incentivo de realizar un robo; resultando en defini- 
tiva no estimada la concurrencia de la circunstan- 
cia lí-rcera del número cuario del articulo octavo 
del Código Penal.— Cuarto. — Resultando: que admi- 
tido el recurso por la Sala sentenciadora, el Minis- 
terio Fiscal ha impugnado la admisión, alegando 
que al eiitablecer el recurrente supuestos de hecho 
no contenidos en la sentencia y citar el número 
quintil del articulo cuatrocientos cuarentinueve de 
la ley de Enjuiciamiento Criminal, para debatir 
acerca del error de derecho que estima cometido, 
por haber el fallo condenado González, á pesar de 
concurrir á su favor la circunstancia eximente cuar- 
ta del articulo octavo del Códii^o, proponía una 
cuestión que, por ser notoriamente extraña á lo 
declarado probado por el Tribunal d quó. é in 
congruente con el párrafo quinto del artículo ocho- 
cientos cuarentinueve de la expresad^i Ley, no 
podía discutirse ni resolverse en casación, ya que 
el recurrente había dejado de cumplir, no solo 
el requisito míis esencial de aceptar en Ío ab- 
soluto ¡as ¡ifirmacionea de hechos sent;idos en la sen- 
tencia, sino también la formalidad de los números ter- 
cero de los firticulos quinto y séptimo de la Orden 
númeco noveintidós del pasado año, que en modo al- 
tjuno resultaba observada, ni aún subsanando la 
equivocación padecida al mencionar el ariícu o cua- 
trocientos cuarentinueve en vez del ochcoienios cua- 
rentinueve, pues eí caso quinto de éste solo autoriza 
á reclamar los errores en la cal¡fi,:aci<jn de aquellos 
eximentes que Deguen á apreciarse en la semencia, 
y no ios que se cometan al no reconocer la existencia 
de tales circunstancias, cuyo ultimo problema está 
comprendido únicamente en el número primero del 
repelido articulo ochoctenlos cuiireniínueve.— Quinto. 
— Resultando: que previo ios debidos trámites, ei do- 
ce del actual se celebró la visita, en la que informa- 
ron el representante del Ministerio Fiscal y el defen- 
sor de la pane recurrente, alegando el último que la 
copia del escrito del escrito de interposición del re- 
curso expedida por la Audiencia no guardaba perlec- 
ta conformidad con dicho escrito, de lo que habla 
venido A darse cuenta, después de la impugnación 
objeto de la vista. — Sexto.— Resultando: que el mis- 
mo día doce esie Tribunal, para mejor proveer man- 



zedbyGoOglC 



dó se dirigiese carta orden á la Andiencia para que, 
i la mayor brevedad, elevase el rollo de la causa 
á qne se refiere el presente recurso de casación. — 
Séptimo. — Resultando; que el diecinueve del propio 
mes se recibió en este Tribunal ei rollo de audiencia 
pedido; y comparado el indicado escrito con su re- 
ferida copia, se encuentra, además de otras dite< en- 
cías sin valor, la siguiente: que en el escrito después 
de decirse ^folio cuarenta) que 'autorizan la interposi- 
ción de este recurso los artículos ochocientos cuaren- 
tisiete en relación con el inciso primero del cuatro- 
cientos cuarentiocho y quinto del siguiente de la Ley 
de Enjuiciamiento Criminal», se leen estas palabras 
•digo primero del ochocientos cuarentinueve y quinto 
del mismo* palabras que faltan en la copia. — Prime- 
ro.— Considerando: queya seaceptecomo exacto el 
texto de ia copia expedida por la Secretaría de la 
Audiencia, ya el del escrito como aparece en el rollo, 
en ei uno y en el otro caso resulta inadmisible el 
recurso; en el primer caso, porque el quinto del ar- 
ticulo ochocientos cuarentinueve se contrae A los 
errores de derecho en la calificación de los hechos que 
se declaren probados en concepto de circunstancias 
agravantes, atenuantes ó eximentes, y no al error con- 
sistente en penar un hecho como delito ó íalta a pesar 
de existir una circunstancia eximente de respon<^abi- 
lidad, ó sea, el caso quinto versa sobre la equivocada 
calificación de cualesquiera circunstancias, y el caso 
primero sobre la falta de apreciación de una circuns- 
tancia eximente; y en el segundo supuesto estableci- 
do en este Considerando, porque aceptando el texto 
tal como aparece en el escrito original, resulta en re- 
lación, como fundamento del recurso, los mencionados 
caso primero y quinto del artículo ochocientos cuaren- 
tinueve que entre si no la tienen, y asi, para la 
admisión del recurso faltan la claridad y precisión 
necesarias en la cita del precepto legal qae lo autoriza 
exigida por el número tercero del artículo quinto de la 
Orden número noventidós del año último —Segundo. 
—Considerando: que, en virtud de lo expuesto, se 
hace innecesario examinar los demás motivos de im- 
pognaciún alegados por el Fical;— Se declara mal 
admitido el recurso de casación interpuesto á nombre 
de Félix González Campos; comuniqúese á la Audien- 
cia y pubtíquese en la Gaceta de la Habana y en la 
Colección legislativa á cargo de la Secretarla de 



—1er. APlMDicB,— IQ 



Ca.i,,cob,CoOglc 



Justicia, librándose al electo las respectivas copias; y 
dése cuenta para lo demás que corresponda. — Lo pro- 
veyeron y firman los Magistrados que al margen se 
expresan de que certifico como Secretario por delega- 
ción.— Pedro González Llórente. — Rafael Cruz Pérez. 
— José M. García Montes.— Aneel C. Betancourt.— 
Octavio Giberga,— Silverio Castro. 

Y para remitir á la Gaceta de la Habana en 
cumplimiento de lo dispuesto expido ¡aprésente.— 
Habana, junio veintidós de mil novecientos. — Silve- 
rio Cnstyo. 



Ldo. Silverio Castro é Infante, Secretario por delega- 
ción del Tribunal Supremo de la Isla de Cuba. 
Certifico: que A fojas doscientos cuarentinucve 
del Libro de autos dictados por la Sala de Justicia de 
este Supremo Tribunal en materia criminal, se encuen- 
tra el siguientp: — Aulo número sesenticinco. — Haba- 
na, mayo veintinueve de mil novecientos. — Primero, 
Resultando: que en causa criminal seguida por homi- 
cidio contra Ramón Alfonso Moreno, ¡a Audiencia de 
Santa Clara dictó sentencia en trece de marzo próxi- 
mo pasíido, condenando A dicho Alfonso en concepto 
de autor del expresado delito, con la concurrencia de 
una circunstancia at¡ravante y dos atenuantes A la 
pena de doce años y un dia de reclusión temporal y las 
accesorias correspondientes, consignando como hecho 
probado, entre otros, que el veintidós de Septiembre 
del año próximo pasado después de mediar un disgusto 
entre el procesado y Elias Sulliván, saliendo aquél 
del cuartel y «viendo á Suilliván que se ocupaba de 
enganchar sus muías al carretón con que trabajaba, 
se dirigió A él, y en momentos en que éste se hallaba 
entre la primera y segunda pareja agachado, le causó 
con un pequeño cuchillo que había pedido prestado por 
la mañana para arreglar unas correas, una herida en 
la pierna izquierda, con ánimo de lesionarlo, tomando 
entonces el herido un palo con el que golpeó á Alfonso 
logrando quitarle el. cuchillo y causándole varías le- 
siones, á la vez que le mordió una oreja al caer sobre 
él, siendo en esos momentos separados por soldados 
americanos que se llevaron á SuUiván al hospital mi- 
litar americano, donde fué curado por el médico fo- 
rense después de haberle hecho la primera cura anos 
médicos militares, encontrando que el cuciiillo habta 



zedbyGoOglC 



^ ÍRlllER APÉNDICK 7.T 

pasado la bota de cuero que tenía puesta, atravesando 
las partes blandas y cortando la artería tibial interó- 
sea, calificando el médico forense de grave la herida, 
habiendo los médicos militares el día veinticinco del 
mismo mes amputado la pierna por encontrarse en es- 
tado gangrenoso, sin asistencia del forense, y siendo 
atacado el herido de septisemia de la cual falleció el 
día veintiséis sin que aparezca en ninguna forma jus- 
tincado que dichas gangrena y septisemia se presen- 
tara por descuido de los tacultativos de asistencia ó 
por culpa del interfecto". — Segundo. -Resultando: que 
contra esa sentencia interpuso el procesado recurso 
de casación por infracción de ley, diciéndolo autori- 
lado por el articulo ochocientos cuarentisiete y nú- 
mero segundo del ochocientos cuarentiocho de la Ley 
de Enjuiciamiento Crimina) y fundándolo en los si- 
gnienies motivos; — Primero; Que se ha cometido 
error de derecho al penar los hechos que se declaran 
probados no teniendo en cuenta la circunstancia exi- 
mente de reponsabilidad criminal de la legitima de- 
fensa que se vió obligado á efectuar el procesado. — 
Este motivo, dice, es el definido en el número primero 
del artículo ochocientos cuarentinueve de la Ley de 
Enjuiciamiento Criminal,— Segundo, Que también se 
ha incurrido en el propio error de derecho al calificar 
de homicidio los hechos que se declaran probados, 
pues la calificación que corresponde es la de lesiones, 
ya que no se establece como hecho cumplidamente 
probado que se siguieron todos los dictados de la 
ciencia en la curación de la herida y amputación de la 
pierna, ni si esta última operación era inevitable, mo- 
tivo que es el definido en el número tercero del citado 
artículo. —Tercero. Que aún suponiendo no cometi- 
dos los anteriores errores, la sentencia incide en el 
que define el párrafo sexto del citado articulo ocho- 
cientos cuarentinueve, por cuanto el grado de la pena 
impuesta no corresponde á la calificación aceptada en 
orden A tas circunstancias atenuantes ó agravantes 
que invoca, pues según el número cuarto del articulo 
ochc^Dta del Código Penal, cuando concurren circuns- 
tancias agravantes y atenuantes deben compensarse 
racionalmente y como en el caso de autos concurrie- 
ron dos de esta última clase, muy calificadas, por la 
concorrencia de una de aquéllas no pierde toda su 
fuerza y ha debido imponerse, en todo caso, la pena 
en el grado mínimum. — Tercero.-*- Resultando: que 



zedbyGoOglC 



76 C OLBCCltfW LECIgLATIVA 

admitido el recurso, se abrid sustanciación en este Su- 
premo Tribunal y en el trámite oportuno el Ministerio 
Fiscal impugnú la admisión fundándose primero en 
que en los motivos primero y secundo no se aceptan 
los hechos probados, sino se alegan otros que los con- 
tradicen y además se omite citar la ley infringida A 
juicio del recurrente, y en cuanto al tercero que aún 
aceptando que se haya cumplido este último requisito 
por la referencia del artículo ochenta del Código, es 
lo cierto que la cuestión planteada propiamente no 
existe pues la sentencia dispone lo mismo que el recu- 
rrente pretende con el recurso— Cuarto. — Resultando 
que el día veintiséis del actual se celebró la vista pd- 
blica de esta cuestión previa informando el Ministerio 
Fiscal en apoyo de la impugnación y el defensor del 
recurrente sosteniendo e! auto que admitió el recurso. 
-Primero.— Considerando que cuando se invoca un 
error de derecho nacido de la apreciación ó estimación 
de circunstancias ya sean éstas eximentes, ya modifi- 
cativas de responsabilidad penal ha de expresarse el 
hecho probado del cual se origine la dicha circunstan- 
cia, pues tal determinación es indispensable para la 
claridad y precisión del concepto en que la infracción 
se hubiere cometido, y cuando se establece un recurso 
no expresando dicho particular se falta al requisito 
cuarto del artículo quinto de la Orden del Gobernador 
Militar de esta Isla número noventidós de mil ocho- 
cientos novenlinueve.— Segundo.— Considerando que 
tanto en el caso del número primero como en el del 
número tercero del artículo ochocientos cuarentinueve 
de U Ley de Enjuiciamiento Criminal el recurso de 
casación por infracción de ley procede cuando ésta se 
quebranta al aplicarla á los hechos que en la sentencia 
se declaran probados, siendo de absoluta necesidad 
que at discurrir acerca de la infracción se parta como 
de supuesto necesario de los hechos establecidos por la 
Sala y no de otros distintos ó de accidentes supuestos 
que los alteren ó contradigan, y no autorizando dichos 
preceptos legales un debate planteado en tales térmi- 
nos el recurrente que en esa forma lo establece al am- 
paro de esas disposiciones, cita un precepto que no 
autoriza su recurso y por consiguiente no cumple el 
requisito exigido en el numero tercero del artículo 
quinto de la citada Orden.— Tercero.— Considerando 
que al no expresar el recurrente en el primer motivo 
del recurso el hecho ó hechos probados de donde se 



zedbyGoOglC 



origina la circunstancia eximente de legftima defensa, 
que afirma debió estimar y no estimó la Sata y al con- 
signar en el segundo que ésta omitió declarar probado 
que se siguieron los dictados de la ciencia en la cura- 
ción del herido, siendo asf que en la sentencia se ex- 
presa claramente, como probado, que aquél falleció 
de septicemia consecutiva á la gangrena que le oca- 
sionó la herida, la cual hizo necesaria la amputación 
de la pierna; sin que las dichas gangrena y septisemia 
se produjeran por descuido de los facultativos, afir- 
mación categórica que como recaída en materia de 
bechosno puede ser contradicha en casación, cómo 
pretende el recurrente, el cual por estas razones ha in- 
currido en las faltas expuestas en los dos párrafos an- 
teriores.- Cuarto.-Considerando que en los dos motivos 
examinados el recurrente omite citar la ley infringida 
requisito exigido como esencial para la admisión del 
recurso por el dicho número cuarto del repetido ar- 
ticulo quinto en relación con el cuarto del séptimo de 
la dicha Orden.— Quinto.— Considerando que el re- 
curso de casación por infracción de ley tiene por ob- 
jeto mantener la recta inteligencia y aplicación de 
ésta, subsanando los errores en que hayan podido in- 
currir los Tribunales en sus tallos y evitando el daflo 
que con dichos errores pueda ocasionarse á las partes, 
cíeduciéndose de lo expuesto que cuando por modo 
evidente aparezca de los propios términos gramatica- 
les del recurso que no se ha cometido en absoluto la 
infracción que se alega, y que el ñn que persigue el 
recurrente es obtener un fallo igual en sus fundamen- 
tos y en su decisión al que impugna, el recurso es 
impertinente por inútil, y siendo esto lo que resulta 
del tercer motivo alegado en el presente recurso el 
cual se funda en infracción del número cuarto del ar- 
ticulo ochenta por no har>er compensado la Sala las 
circunstancias modificativas, y tienda á que se impon- 
ga la pena en el grado mínimo; y como la Sala ha com- 
pensado racionalmente, á su juicio, en la sentencia las 
circunstancias que estima, y en virtud de esa com- 
pensación ha impuesto el mínimum de la pena que la 
Ley seAala, es evidente, sin necesidad de entrar en 
apreciaciones jurídicas, por la simple lectura del es- 
crito y la sentencia, que el recurso pane de un su- 
puesto evidentemente contrario Si la realidad.— Sexto. 
— ^Considerando que por los motivos expuestos la Sata 
sentenciadora cumpliendo con el articulo once en re- 



zedbyGoOglC 



?H 



lación con el séptimo, niimeros tercero y cuarto, de la 
citada Orden número noventidos, debi6 no admitir el 
recurso.— Se declara mal admitido por la Audiencia 
de Santa Clara el recurso de casación por infracción 
de ley interpuesto por Ramón Alfonso Moreno contra 
la sentencia dictada por la misma en trece de Marzo 
próximo pasado, en causa por homicidio. — Comuni- 
qúese á la referida Audiencia de Santa Clara la pre- 
sente resolución por medio de certificación de la mis- 
ma á los efectos legales correspondientes, librándose 
además las oportunas copias autorizadas para su in- 
serción en la Colección á carso de )a Secretaria de 
Justicia y su publicación en la Gaceta de la Habana. 
—Lo proveyeron y ñrman los Magistrados del margen 
deque certifico como Secretario por delegación.— 
Antonio González de Mendoza.— Pedro González Lló- 
rente.— Rafael Cruz Pérez, — José M. Garda Montes. 
— -Eudaldo Tamayo.— Ángel C. Betancourt.— Octavio 
Giberga. — Ante mi.— Silverio Castro. 

Y para remitir A la Gaceta de la Habana en 
cumplimiento de lo dispuesto, expido la presente. 

Habana, Junio 22 de 19^.-- Silverio Castro. 

(B«*Plit!8Jn(l'i.) 

Licenciado Silverio Castro é Infante, Secretario por 
delegación del Tribunal Supremo de la isla de 
Cuba. 

Ceriifico que á fojas trescientos trece del Libro de 
sentencias dictadas por la Sala de Justicia del Tribu- 
nal Supremo de la isla de Cuba en recursos de casa- 
ción por infracción de Ley en materia criminal, se 
encuentra tn siguiente: — Sentencia número treinti- 
nueve,— En la ciudad de la Habana A cinco de Junio 
de mil novecientos, en el recurso de casación por in- 
fracción de ley, que pende ante este Tribunal Supre- 
mo, recurso interpuesto por el procurador Pino, A 
nombre de Consuelo Martínez y Martínez, blanca, ve- 
cina de Puerto Príncipe, y ocupada en los quehaceres 
domésticos, contra la sentencia pronunciada por la 
Audiencia de esta última ciudad, en la causa que pro- 
cedente del Juzgado de Instrucción de ésta se siguió 
de una parte el procurador Arfstides Don, en repre- 
sentación del marido querellante Manuel Lisa y Sifon- 
tes, y de la otra dicho procurador Pino en nombre de 
la referida Martíneü y Martínez por adulterio;— Pri- 
mero. — Resultando: que vista en juicio oral y público 



zedbyGoOglC 



la expresada causa, dicha Audiencia dictó la mencio- 
nada semencia en veintiséis de Febrero último, con- 
signando los hechos en los siguientes Resultandos:— 
Primero: que hallándose legítimamente casados Ma- 
nuel Lisa j Consuelo Martínez, disfrutaban de la más 
completa armonía, proporcionándole aquél mayores 
comodidades de las compatibles con su posición hasta 
que á mediados del año de mil ochocientos noventiseis 
emprendió la Martínez relaciones ilícitas, consumando 
actos carnales con Miguel Rodríguez, joven de dieci- 
ocho á veinte años, á consecuencia de lo que sobre- 
vinieron grandes y continuos disgustos entre Lisa y 
la Martínez, habiendo dado aquél parte á la autoridad 
correspondiente del Gobierno de la Revolución, dispo* 
niéndose que fuese trasladada la Martínez de la finca 
en que residía con su marido & la que ocupaba su pa- 
dre; la cual abandonó poco después, marchándose con 
su amante Rodríguez y permaneciendo con éste en los 
montes, sin domicilio, por espacio de dos meses pró- 
ximamente, transcurrido los cuales sorprendió Rodrí- 
guez en descampado á Alonso Basulto y le exigió con 
amenazas de muerte que llevase á la Martínez á la 
casa de su padre, como lo verificó, dando parte ense- 
guida á la autoridad de lo ocurrido. —Hechos que se 
declaran probados.— Segundo: que durante el tiemdo 
que permaneció Rodríguez en los campos con la Mar- 
tínez, se entregó á actos de bandolerismo, asaltando 
casas con exigencias de dinero, agredió á Lisa dispa- 
rándote un tiro á tres varas de distancia é incendió 
las Ancas de éste; por todo lo que el Gobierno de la 
Revolución organizó varias partidas en persecución 
de aquél con instrucciones de que le aprehendieran y 
hasta le dieran muerte en caso necesario, disponién- 
dose poco después que cesara la persecución y se re- 
tirasen las partidas; no habiéndose vuelto áver desde 
entonces á Rodríguez ni & tenerse noticias de su para- 
dero, siendo de pública voz y fama que había muerto, 
—Hechos que asimismo se declaran probados.— "Quin- 
to: que la representación del querellante, estableció, 
como uno de los hechos, que Rodríguez habia muerto 
alegando que por esa razón seguía la querella el ma- 
rido solo contra su consorte; sin que la de ésta se 
hubiera opuesto á que se le admitiese al personarse 
en el sumario después del auto de procesamiento; ni 
más adelante abierto el juicio oral, hubiera hecho in- 
dicación alguna en ese sentido, al evacuar el trámite 



zedbyGoOgle 



de calificación. — Segundo. — Resultando: que la Sala 
sentenciadora estimó que los hechos declarados pro- 
bados constituye un delito de adulterio, previsto y 
castigado por el articulo cuatrocientos cuarentisiete 
del Código Penal, del cual es autora por participación 
directa la procesada Consuelo Martínez Martínez, sin 
circunstancias modificativas de responsabilidad cri- 
minal, A la cual condenó, en concepto de autora de un 
delito de adulterio A la pena de tres años, seis meses 
y veintiún días de prisión correccional, accesorias y 
pago de cohtas. — Tercero.— Resultando: que contra 
esta s niencia se interpuso por la representación de la 
espora acusada recurso de casación por infracción de 
!ey, autorizado por el caso primero del articulo ocho- 
cientos cuateniinueve de la Ley de Enjuiciamiento 
Criminal, en relación con los artículos ochocientos 
cuarentisiete y caso primero del oi hocientos cuarenii- 
ocho. ambos de la misma ley, y la Orden noventidós 
de veintiséis de Junio ultimo; y considerando infrin- 
gido el caso segundo del artículo cuatrocientos cua- 
reiitinueve del Código Penal, por cuanto habiéndose 
prescindido por completo de la prescripción del ar 
tículo citado y sin justificarse la muerte del supuesto 
cómplice de la Martínez se ha fallado la causa, con- 
denándola á ella sola contra lo dispuesto en la ley que 
se ha quebrantado; recurso que fué admitido. -Cuarto. 
— Resultando: que designado abogado para la repre- 
sentación de la procesada ante este Tribunal Supremo 
y aceptada dicha designación, se personó en tiempo y 
forma la recurrente; y corriendo el período de instruc- 
ción, presentó escrito el Fiscal, adhiriéndose el aludi- 
dido recurso en virtud del mismo motivo señalado 
por el recurrente ó sea por haber el Tribunal senten- 
ciador incurrido en el error de derecho del número 
primero del articulo ochocientos cuarentinueve del 
Enjuiciamiento Criminal é infringido el párrafo se- 
gundo del artículo cuatrocientos cuarentinueve del 
Código Penal, al penar los hechos declarados proba- 
dos en la sentendia, á pesar de que lo impedía en ab- 
soluto la circunstancia posterior á la comisión del delito 
de haler el ofendido deducido tan solo la querella 
cbntra su esposa, sin que constase juslifícado el falle- 
c'imiento del otro culpable Miguel Rodríguez; y pedia 
al Tribunal declarase en su oportunidad con lugar el 
repetido recurso. — Quinto,— Resultando: pue la vista 
pública tuvo efecto el día veinticuatro del corriente, 



zedbyGoOglC 



ioformando respeclíra mente el Fiscal y el defensor 
de la recurrente, — Visio, siendo Ponente el Magistra- 
do Rafael Cruz Pérez. — Primero.— Considerando: que 
según el párrafo segundo del articulo cuatrocientos 
cuareotinueve d-;! CodigoFenal.no puede deducirse 
querella de adulterio por el marido agraviado sino 
contra ambos culpables, st uno y otro vivieren; pero 
habiéndose dicho al interponerse la querella que uno 
de los dos no vivía, y habiendo la Sala sentenciadora 
de la Audiencia de Puerto Príncipe, en uso de sus fa- 
cultades privativas y apreciando la totalidad de la 
prueba, declarado probado por fama pública que Mi- 
guel Rodríguez, cómplice de la procesada Consuelo 
Martínez habla fallecido en el campo insurrecto, du- 
rante la guerra de independencia, no ha incurrido, al 
sustanciarse dicha querella contra uno solo de los cul- 
pables, en el error de derecho que se le atribuye, ni 
infringido ei articulo del Código Penal á que el pre- 
sente recurso se refiere, — Segundo. — Considerado: 
que á tenor del articulo cuarenta de la Orden número 
noventldós del Gobierno Militar sobre casación, cuan- 
do se declare sin Jugar un recurso, se impondrán siem- 
pre las costas á la parce ó partes recurrentes, salvo 
cuando ésta fuere el Ministerio Fiscal ó se estuviera 
en el caso del artículo cuarentisiete.— Fallamos que 
debemos declarar y declaramosno haber lugar al re- 
curso de casación que por infracción de ley interpuso 
conira la sentencia de veintiséis de Febrero la repre- 
sentación de la procesada Consuelo Martínez, á la 
cual condenamos en las costas —Así por esta senten- 
cia que se comunicará á la Audiencia de Puerto Prín- 
cipe y se publicará en la Colección á cargo de la Se- 
cretaria de Justicia y en la Caceta de la Habana, 
librándose al efecto las oportunas certificaciones, lo 
pronunciamos, mandamos y firmamos:— Antonio Gon- 
zález de Mendoza —Pedro González Llórente. -Ra- 
fael Cruz Pérez. — José M. García Montes.— Eudaldo 
Tamayo.— Ángel C. Betancaurt. — Octavio Giberga.— 
Leída y publicada fué la anterior sentencia por el Ma- 
gistrado Ponente Rafael Cruz Pérez celebrando au- 
diencia pública este dia el Tribunal Supremo cons- 
tituido en Sata de Justicia de que certifico como 
Secretario por delegación.— Habana, Junio cinco de 
mil novecientos.— Sí/i^íí'ío Castro. 

Y para remitir á la Gaceta de la Habana en 
cumplimiento de lo dispuesto, expido la presiente. 

Habana, Junio 25 de 1.900 —Silverio Castro. 

[Caceta IgJnUo.] jojio ili.^ler, ir£^p|(x..'U 



zedbyGoOglc 



82 COI.BCC1ÓN LKGISLATIYA 

Ldo. Armando Riva y Hernández, Secretario por delega 
cJón del Tribunal Supremo de la lata de Cuba. 
Certifico: que en el recurso de casación que luego se 
dirá, la Sala de Justicia de este Tribunal ha dictado la 
sentencia que á la letra dice; — Sentencia número catorce. 
En la ciudad de la Habana, á treinta de Mayo de mil no- 
vecientos, visto el recurso de casación por infracción de 
ley procedente de la Audiencia de la Habana, en el juicio 
declarativo de mayor cuaniS.» seguido en cobro de parte de 
un crédito hipotecario por Juan Francisco Rodrtgutz y 
Atviirez, cuyo domicilio y profesión no constan, contra 
Santiago Gart:ia y García, comerciante, residente en San- 
tander, Espina, é interpuesto por éste contra el auto dic- 
tado por la Sala de lo Civil de dicha Audiencia, en quince 
de Febrero íiltimo, en el cual se contienen los cuatro si- 
guientes inmediatos resultandos: — Primer Resultando: que 
el Procurador Ambrosio L. Pereiía al personarse en esta 
superioridad á nombre de don Juan Francisco Rodríguez, 
parte apelada, solicitó en el primer otrosí de su escrito de 
Veinte de Diciembre üUimo, que en cumplimiento de lo 
dis:jufsio en el articulo cuatrocienios catorce de la Ley de 
Er.juiciamiento Civil y por haber transcutrido los dos afios 
& que se itñtre el articulo cuatrocientos dies de la misma, 
sin que el aptlante don Santiago García y García hay- ins- 
tado el cur^O del juico, ae declara caducada á su peijuicío 
la instancia, teniéndose en consecuencia por abandonado 
el recurso de alzada pendiente de sustaniiar y por firme la 
sentencia del Juez del inferior, tasándose las costas y de- 
voiviéndo-^e las autos, los cuales se hallan en poder de di- 
cha parte apelante desde hace dos afios. — St-gundo Resul- 
tando: que en efecto aparece ser cierto este particular por 
que en la diligencia de fi-jas cinto vuelta, consta que el 
Procurador Antonio Díaz del Villar se habla personado á 
nombre del mencionado Garda, en veintitrés de Mayo de 
mil ochocientos nuveinti-éis, se llevó dichos autos para 
instrucción en trece de Diciembre de mil oihocientos lo 
vcntisiete, reteniéndolos en su po'ler el letrado director de 
García hasta el quince de Enero ultimo, en que los devol- 
vió el Procurador Juan Mayorga, con escrito de catorce 
de Septiembre del aBo próximopasado.— Tercer Resultan- 
do: que en auto de diecisieie del mismo Enero declaró es- 
ta Sala, con vista de lo informado por el Secretario resoec- 
to á haber transcurrido desde la última notiñcación hasta 
esa fecha dos afios, sin que las partes instaran el curo del 
juicio, que se tenia por abandonado á perjuicio de don 
Domingo Garda, la alzada que se estableció con las costas 



zedbyGoOglC 



á su cargo, mandando que se tasaran éstas y se dcvolviersn 
los autos al inferior, cuyo auio suplicó Mayorga por tas 
ratones consignadas en el oirosi de su escrito de veintitrés 
del propio Enero, en el que se reprodujo el de fojas diez 
solicitando se le tuviera por parte á nombre de García, por 
haber fallecido el Procurador Villar.— Cuarto Resultando: 
que sustanciado el recurso lo impugnó el Procurador Pe- 
reira, sostenieudo el auto de caducidad que dictó esta Sala 
en la repetida fecha de diecisiete de Enero. — Quinio Re- 
saltando: que la Sala declaro sin lugar la súplica estableci- 
da contra el auto de diecisiete.de Eneio, la cual se funda- 
ba en que aún tratándose de un juicio declarativo, se persi- 
gue en ¿1 la ñnca gravada y se pretende cobrar parte dcL 
crédito en ella asegurado, y por tanto le comprendeD ios 
decretos de suspensión de estos juicios dictados por el Go- 
bernador General, siu que hubiera sido posible, por tanto, 
á las panes instar su curso — Sexto Resultando: que contra 
este auto denegatorio estableció García recurso de casación 
por infracción de ley autoríiado por el número primero 
del articulo mil seiscientos ocheniisiete; primero del rail 
seiscientos oche ntiocho; causa primera del mil seiscientus 
ochentinueve y nümeTo primero y séptimo del mil seis- 
cientos noventa, todos de la Ley de Enjuiciamiento Civil; 
citando como disposiciones infringidas, la cláusula segun- 
da del decreto de quince de Mayo de mil ochocientos no- 
ventíséis del Gobernador General de esta Is'a; el articulo 
s^undo del de veintidós de Abril de mil ochucienios no ' 
ventisiete, cinco de Marzo de mil ochocientos noventio 
cho, veiniioneve de Mar^o y veintíochü de Abril y cinco 
de Jumo de mil ochocientos novenlinueve del propio Go- 
bernador General y Urdenes del Cuartel General de la Di- 
visión de Cuba, en cuanto disponen esos preceptos que se 
suspendan tus cobros de h s créditos hipotecar. oi y proce- 
dimientos judiciales para dichos cobros, pues aunque el 
juicio de que se trata es dealarativo, le comprenden esos 
preceptos, porque se persiguen bienes hipotecados y no ha 
podido la Sala aplicarle el articulo cuatrocientos once de 
la Ley de Enjuiciamiento Civil. -Séptimo Re^ulMndo: 
que admitido el recurso se abrió susianciación en este Tri- 
bunal Supremoy en el trámite oportuno el recurrente )o ara 
piló con los motivos siguientes; — Primero: infracción del 
articulo cuatrocientos once de la Ley de Enjuiciamiento 
Civil, por haber declarado la caducidad sin tener en cuen- 
ta que el pleito quedó interrumpido antes de vencerse los 
dos afius, por fuerza mayor ó independiente de la voluntad- 
del recurrentej ó sea por la muerte del Procnrador Villar, 



zedbyGoOglC 



que lo representaba, cuyo hecho det faltecimiento, dice, 
consia de Ion Resultandos de auto recurrido, y ocurrió el 
veintiséis de Mayo de mil ochociemos noveintiocho, ó sea 
iiuodo sólo hacU cinco meses de haberse entregado los 
autos & dicho Procurador, — Segundo: el articulo noveno 
d£ la Ley de Eojuiciamirnto Civil, pues aún en el supuesto 
de qite el pleito uo fuera motivado por uu crédito hiptite- 
cario y por tanto debiera quedar en suspenso, no pudo de- 
clararse caduca la instancia, porque la Sala no cumplió 
con este arllcnto, omitiendo el llamamiento y citación de 
García para constituir nueva representación, por haber 
muerto su Procurador. — Tercero: el articulo quiaientos 
veinte de la citada Ley firocesal , pUes la segunda instancia 
nunca estuvo abandonada dos aflos, pues los autoi se halla- 
ban en curso pendientes de un trámite en poder del Letra- 
do que impedian ser recigidoa ni devueltos sin mandato 
de la Sala, por hacer fallecido el Procurador, y al hacerse 
la recogida se realizó con el escrito del Procurador Ma- 
yorga, de catorce de Septiembre de mil ochocientos no- 
vcminucve, dentro del término de dos aflos de la cupuesta 
caducidad. — Octavo Resultando: que el día veintidós del 
aelnal se celebró la vista pablica con asistencia sólo del le- 
trado de la parte recurrente, quien sostuvo tos motivos del 
recurso y su procedencia; siendo Ponente el Magistrado 
Ángel C. Betancouit. — Primer Considerando: que si bien 
conforme al articulo cuatrocientos diez de la Ley de En' 
jniciamieuto Civil, se tendrá por abandonada la segunda 
instancia y caducada de derecho en toda clase de juicio, 
si no se insta su curso durante dos afios, á contar de la Al- 
lima notiñcacióo, cate precepto ha de aplicarse, teniendo 
en cuenta el ariknlo siguiente cuatrocientos once, que dis- 
pone que ao procede la caducidad por el transcurío de los 
términos sefialados en la Ley, cuando el pleito hubiese 
quidado paralizado por cualquier causa independiente de 
la voluntad de los litigantes* — Segundo Considerando: 
que el término para la caducidad lo ha empezado á contar 
la Audiencia de la Habana en tres de Diciembre de mil 
ochocientos novemisiete, en que el Procurador Villar lle- 
vó los airtos para instrucción, declarando que desdeesa 
fecha hasta el quince de Enero último en que los devolvió 
Otro Procurador, personándose en ellos, habían transcurrí' 
do mte de los dos aOos que la I^y exige para la caducidad, 
habiendo computado á ese efecto el lapso de tiempo que 
saedió desde el citado tres de Diciembre de mil ochocien- 
tos noventisiete al cinco de Junio de mil ochocientos no- 
ventinueve, durante el cual estuvo en vigor el decreto del 



zedbyGoOglC 



83 



GoberDador General de diecinueve de Abril de mil ocho- 
cientos noventisiete, en cuyo articulo segundo se manda 
suspender sin distinción de clases, los juicios seguidos ro- 
mo el que es objeto de este recurso, para el cobro de cré- 
ditos hipotecarios; precepto que impidiendo la gestión ae 
parles, determinó la paralización de la instancia por cau- 
sas no imputables i aquéllas, y al no estimarlo asi la Au 
diencia, á pesar de haberse alegado en el recurso de suplí 
ci inierpuesto contra su decisión, ha infringdo el citado 
articulo caatrocienios once déla Ley de Enjuieíamiento 
Civil, en relación con los decretos del Gobernador Gene 
ral de esta Isla, de diez de Abril de mil ochocientos do- 
veotisiete, artículo segundo, y otico de Marco de mil ocho- 
cieotos noventiocho, y Ordenes del Gobernador Mlltar de 
la misma, de veintinueve de Marzo y veinticuatro de Abril 
de mil ochocientos noventinueve, que mantuvieron la bUS 
pensión de dichos juicios, salvo el convenio entre partes, 
que r.ó resulta lo haya hdbido en el presente ca30.-~Ter- 
cer Considerando: que por el motivo atiies dicho procede 
la casación del auto recurrido, siendo por tanto inútil en- 
trar en el examen de los demás alegados. — Fallamos: que 
debemos declarar y declaramos con lugar el recurso de ca- 
sacióa por ¡ufracóióa de ley interpuesto por Santiago Gar- 
cía, contra el auto de quince de Febrero próximo pasado, 
dictado por la Sala de lo Civil de la Audiencia de la Ha- 
bana, en el juicio i que el presente se refiere, y en copse< 
coeacia casamos y anulamos el referido auto, sin est>ecial 
coudenación de coatas. —Y con el que á continuación se 
dictari y devolución del apuntamiento, comunfque&e á la 
referida Audiencia, por medio de certiñeación, esta sen 
tencía, la cual se publicará en la Gaceta di la Habana 
T en la Colección á cargo de la Secretarla de Justicia, li- 
brándose al efecto las oportunas copias. -~A!>t por esta sen- 
tencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos. — Antonio 
Guniáles de Mendoza.— Pedro González Llutente. — Ra- 
fael Cruz Pérez.— Jos¿ M. García Montes.— Eudaldo Ta- 
mayo. — Ángel C. Betancourt. — Octavio Giberga. — Publi 
cación. — I^ida y publicada fu¿ ia anterior sentencia por 
el Magistrado Ponente Ángel C. Betancourt, celebrando 
audiencia pública este día el Tribunal Supremo, constitui- 
do en Sala de Justicia, de que certifico como Secretario 
por delegación. — Habana, treinta de Mayo de mil nove- 
cientos. — Armanáo Jtiva. — Igualmente certifico: que á fo- 
jas ciento noventiocho y ciento neventínueve del libro pri- 
mero de autos en asuntos civiles de este Tribunal, seeo- 
cncDira el á que se refiere la anterior sentencia, y que dice 



zedbyGoOglC 



asi: —Auto cuarenticinco. — Habana, treinta de Mayo de 
mil novecientos. — Aceptando los Resultandos del auto de 
quince de Febrero últimodictado por la Sala de lo Civil de 
la Audiencia déla Habanaeneljuicio seguido por Juan Fran* 
cisco Rodrigues contra Santiago García, en cobro de parle 
de un crédito hipotecario cuyo auio ha sido casado y anu- 
lado por sentencia de esta fecha. — Considerando: que dea- 
de el ties de Uiciembre de mil ochocientos noveatisiete, 
hasta el cinco de Junio último en que fueron modificadas 
sus disposiciones, estuvo en vigor el decreto del Goberna- 
dor General de esta Isla de diecinueve de Abril de mil 
ochocientos noventisiete, cuyo articulo segundo dispuso, 
sin distinción de clases, que quedarían en suspenso los jui- 
cios seguidos, como et presente, para el cobro de créditos 
hipotecarios. — Considerando: que el articulo cuatrocien- 
tos once de la Ley de Enjuiciamiento Civil dispone que 
no se cuente para los efectos de la eaducidad de la instan- 
cia el tiempo durante el cual los pleitos hubieren quedado 
sin curso por causas independientes de la voluntad de los 
litigantes, entre los cuales ha de comprenderse necesaria- 
mente una orden de la autoridad disponiendo la suspen- 
sión de determinados procedimientos, entre los que se en- 
cuentra aquél cuya caducidad se pretende.— Considerando: 
que habiéndose limitado la representación de Garda i no 
hacer geitión alguna en los autos desde que te fueron en- 
tregados hasta el quince de Enero último, sin que conste 
haber celebrado convenio alguno con su acreedor para el 
pago de su crédito, no es de aplicación el caso del artículo 
octavo del citado decreto de diecinueve de Abril de mil 
ochocientos noventisiete, no debe computarse para la cadu- 
cidad el tiempo en que tuvo vigente pororden gubernativa la 
suspensión de estos juicios y deducido ese tiempo la para- 
litación del pleito no llega á los dos afios exigidos por la 
Ley para la caducidad de la segunda instancia. — Se declara 
con lugar la sdplica establecida por ta repte se ntación de 
Santiago Garda contra el auto de la Sala de lo Civil de la 
Audiencia de la Habana, de feeha de diecisiete de Enero 
próximo pasado, el cual se deja sin efecto en cuanto decla- 
ró caduca con tos pronunciamientos consiguientes la se- 
gunda instancia del juicio á que el presente se refiere, sin 
especial condenación de costas.— Se ha por presentado el 
escrito del Procurador Juan Mayorga, de fecha catorce de 
Septiembre del afto próximo pasado, y dése nuevamente- 
cuenta con él y con las autos á la Sala de lo Civil de la 
Audiencia para que en su vista provea lo que en su dere- 
cho corresponda según el estado del procedimiento.--Lo' 



zedbyGoOglC 



acordaron y firman los señores Magistrados del margen 
ante mi de que cerlifico como Secretario por delegación, 
— Antonio González de Mendoza, — Pedro González Lló- 
rente. — Rafael Cruz Pérei. — José M, García Montes. — Eu- 
daldo Tamayo.— Ángel C. Bstancourt. — Octavio Giberga. 
—Ante m!, Armando Riva. 

Y para remitir á la Gaceta de la Habana para su 
publicación, expido la presente.— Habana veintiséis de Ju- 
nio de mil novecienlos. — Armando Riva. 



Ldo. Armando Rivas y Hernández, Secretario por 
delegación del Tribunal Supremo de la Isla de 
Cuba. 

Certifico: que en el recurso de casación que lue- 
go se dirá, la Sala de Justicia de este Tribunal ha 
dictado la sentencia que á la letra dice:- Sentencia 
número seis.— En la ciudad de la Habana íl doce de 
Junio de mil novecientos en el recurso de casación 
por quebrantamiento de forma, pendiente ante este 
Tribunal Supremo, interpuesto por el Procurador Es- 
teban de la Tejera, á nombre de Fermín Calbetón. 
abog:ado y vecino de Madrid, en el juicio ejecutivo se^ 
guido en el Juzgado de Primera Instancia de Güines, 
por Pascual Goicoechea y Peiret, propietario y veci 
no de esta capital, contra el referido Calbetón y Eduar- 
do Martín Pérez, en cobro de pesos, y continuado en 
apelación ante la Sala de lo Civil de la Audiencia de 
esta ciudad.— Resultando: que en la sentencia dictada 
el veinticuatro de Enero del corriente afio por la Sala 
de lo Civil de la Audiencia de la Habana, ésta aceptó 
los siguientes resultandos contenidos en la sentencia 
del Juez de la Instancia del Distrito de Güines:— Resul- 
tando: que el citado Procurador Clausells á nombre de 
su comitente, estableció la presente demanda ejecuti- 
va contra don Eduardo Martín Pírez, pidiendo se le 
requiriera de pago por la cantidad de diecinueve mil 
trescientos ireinticuatro pesos noventa centavos, inte- 
reses legales desde el requerimiento judicial y costas 
del juicio, y caso de no pagar la cantidad se le embar- 
gasen bienes y se requiriese también á don Fermín 
Calbetón y Blanchón como tercer poseedor de la finca 
gravada, para que en el término de diez días satisfa- 
ciese la cantidad de ocho mil quinientos pesos de la 
hipoteca constituida sobre el potrero <Coca> (a) «Mer- 
cedes*, en garantía de la cantidad demandada, ó de- 



zedby Google 



sampnrase la finca, á reserva de practicar el embarco 
del expresado inmueble trascurrido dicho término sin 
verificarse el pago; pidiendo que en definitiva se dicte 
sentencia mandando seguir adelante la ejecución has- 
ta el remate de los bienes embargados, limitando la 
responsabilidad de Calbetón caso de abandonar la fin- 
ca y no oponerse á la ejecución, A los ocho mil qui- 
nientos pesos importe de la hipoteca del potrero *Co- 
ca> (a) <Mercedes>; cuya cantidad de diecinueve mil 
trescientos treinticuatro pesos noventa centavos con- 
fesó deber dicho don Eduardo Martín Pérez por escri- 
tura de veinticinco de Noviembre de mil ochocientos 
noventinueve, otorgada á favor de don José Ildefonso 
y doña Maria Ana Suárez y Artigas, esta por si y co- 
mo cesionarta de doña Luigarda Suárez y Romero, 
don Alonso y don Manuel Suárez del Pino, cuyos de- 
rechos adquirió por cesión de las mismas don Pascual 
Goicoechea Peiret, según consta de la escritura de 
dos de Enero de mil ochocientos noventa otorgada an- 
te el referido don Carlos Amores:— Resultando: que 
despachada la ejecución por auto de diecinueve de 
Diciembre de mil ochocientos noventiuno en la forma 
pedida en la demanda, se libró el correspondiente man- 
damiento, y requerido el deudor don Eduardo Martin 
Pérez no efectuó el pago, por lo que en dicho acto se 
embargó hi finca gravada con la reserva de que sur- 
tiese sus efectos tan luego fuese requerido de pago el 
tercer poseedor y trascurriese sin efectuarlo los diez 
dias. citándosele de remate. Resultando: que no ha- 
biendo pagado el decidor dun Eduardo Martm Pérez la 
cantidad reclamada de diecinuevemil trescientos trein- 
tí cuatro pesos noventa centavos, se hizo en veintiuno 
de Enero de mil ochocientos noventidós el requiri- 
miento á don Fermín Calbetón por medio del arren- 
datario de la finca gravada, don Andrés Barruetabe- 
fia para el pago del importe de la hipoteca, ó sea la 
suma de ocho mil quinientos pesos en oro, en el lér- 
mmo de diez días, ó abandonase la finca hipotecada: — 
Resultando: que opuesio á la ejecución don Fermín 
Calbetón, por medio de su representante, Procurador 
don Roque Manuel Gómez, formalizó su oposición ale- 
gando las excepciones de nulidad del juicio, por ado- 
lecer el título que sirvió de base para despachar la 
ejecución, ó sea por haberse otorgado por don bduar- 
do Martín Pérez, no hiendo ya dueño del potrero «Co- 
ca», bailarse concursado, por ng haber intervenido el 



zedbyGoOglC 



tercer poseedor en la liquidación del crédito que se 
reconoció por consecuencia del arrendamiento del in- 
genio •Surínan», y pcrüliimo, porque no aparece que 
se pagaran & la Hacienda Pública los derechos que 
causó la sucesión legflima de doña Lutgarda Suárez 
Artigas; la de pago por virtud de la consignación ya 
referida y que se declaró sin lugar, y la de prescrip- 
ción de la acción ejecutiva por el trascurso de diez 
artos sin p^clamársele el crédito, pidiendo se reciba el 
juicio á prueba y alegando el mérito favorable de au- 
tos:— Resultando: que conferido traslado de )a oposi- 
ción al actor, lo evacuó nei^ando las excepciones in- 
lerpuesias pidiendo se declaren sin lugar y solicitan- 
do se reciba el juicio aprueba, proponiendo la que esti- 
mó procedente: — Resultando: qne el ejecutante duran- 
te el período de prueba utilizó la de documentos pú- 
blicos, sin que el deudor Calbetón propusiere prueba 
alguna, y se trajeren á los autos con citación contra 
ria copia de la escritura de compra venta del potrero 
■Coca», otorgada en favor del demandado Calbetón, 
en dieciséis de Mayo de mil ochocientos ocheniidós 
ante el Notario don Pedro Rodríguez Pérez; y otra de 
liquidación y reconocimiento de deuda otorgada en 
veinte de Mayo de mü ochocientos ochentidós, ante 
el Notario don Cailos Amores: — Resultando: que sus- 
tanciado el juicio en primera instancia: el Juez falló 
por sentencia de nueve de Noviembre de mil ochocien- 
tos novenlicinco, que debía declarar y declaraba no 
haber lugar á la nulidad del juicio ni á admitir las ex- 
cepciones de prescripción y de pago alegadas por el 
tercer poseedor Fermín Calbetón, y en su virtud que 
debía mandar y mandaba seguir adelante la ejecución 
contra éste hasta el remate de la finca hipotecada y 
que con su producto se p.igase al ejecutante Paí,cual 
Goicoechea el importe de la hipoteca, ascendente á 
ocho mil pesos, imponiendo al repelido Calbetón el 
pago de todas las costas. — Resultando: que por ha 
ber apelado de esa resolución el Procurador Pruden- 
cio A. del Rey á nombre de Fermín Calbetón par.^ 
ante la Sala de lo Civil de la Audiencia de la Habana, 
dicho Tribunal, previa la sustanciación necesaria dlc 
tó sentencia en veinticuatro de Enero del corriente 
año, contirmando las del inferior con las costas á car- 
go del apelante.— Resultando: que habiendo el Procu- 
rador Esteban de la Tejera, d nombre de Fermín Cal- 
betón, interpuesto contra el fallo referido recurso de 



TOlKh^IlI tu. IFJXDICK.— 13 



DigitizedbyGoOglC 



casación por quebrantamienlo de forma c infracción 
de Ley, la Sala de lo Civil de la Audiencia de la Ha- 
bana declaró no haber lugar A !a admisión de este úl- 
timo y sí íl la de aquél por el primero y segundo de 
los motivos que alegó el recurrente, denegándolo por 
el tercero; y elevados los autos á este Tribunal, el re- 
prese.-tante del Ministerio público, dentro del ti Amile 
correí^pondiente, impugnó dicha admisión en cuanto 
al -.egundo motivo, declarándolo este Tribunal mal 
admitido por ese segundo fundamento; por lo que que- 
da reducido el primero de ésioa que autoriza, á juicio 
del recurrente, el ca^o sexto del articulo mil seiscien- 
tos noventiuno de la Ley de Enjuiciamiento Civil, por 
haberse fallado el pleito antes del primero de Mayo 
de mil novecientos uno, resultando el Tribunal incom- 
petente para hacerlo, por existir una disposición legal 
que es la orden de cinco de Junio de mil ochocientos 
novcintinueve que se lo impedia, pues según ella nin- 
gún Tribunal podrá considerarse competente para co- 
nocer y fallar pleitos de eata naturaleza. — Resultando: 
que la visla de esie recurso se celebró el día primero 
de Junio corriente, informando el Letrado Doctor Ri- 
cardo Dolz pur la parte recurrente. Siendo Ponente 
el Ma<£Íslrado Eudaldo Tamayo.— Considerando: que 
la Oiden del Gobernador Militar de esta Isla de cinco 
de Junio de mil ochocientos noventinueve al conceder 
prórrogas para el cobro de obligaeiones anteriores a! 
treintiuno de Diciembre de mil ochocientos noventio- 
cho, que debían hacerse efectivas sobre bienes inmue- 
bles, no privó A los Jueces y Tribunales de la compe- 
tencia que por razón de la materia y del lugar les 
concede las leyes vigentes.— Considerando: que la Au- 
diencia de la Habana, cuya incompetencia se alega en 
el recurso, es el superior gerdrquico del Juzgado de 
Primera Instancia de Güines, de donde procede el 
pleito, y por consiguiente es el Tribunal competente 
para conocer en segunda instancia de los juicios sus- 
tanciados en primera eu los Juzgados de su territorio, 
conforme A los artículos sesenta y sesenliuno de la 
Ley de Enjuiciamiento Civil, ciento ochentiséis de la 
Compilación de cinco de Enei o de mil ochocientos no- 
ventiuno y diecisiete de la Orden número ochenta de 
mil ochocientos noventinueve; y por tanto no existe el 
quebiantamiento de forma a'egada en el motivo pri- 
mero del recurso. — Fallamos que debemos declarar y 
declaramos sin lugar el recurso de casrción por que- 



zedbyGoOglC 



bra'>ta miento de formü interpuesto por el Procurador 
Esteban de la Tejera á nombre de Fermín Calbetón, 
contra la sentencia dictada por la Sala de lo Civil de la 
Audiencia de la Habana en veinticuatro de Enero lilti- 
tnocon las cosías á cargo del recurren te>y devuélvanse 
A la mencionada Audiencia losamos referidos acompa- 
ñándolos de la oportuna certificación, A cuyo efecto y 
para la publicación que habrá de hacerse en la ííaceta 
CE LA Habana y en la Colección A cargo de la Secretaría 
de Justicia, expídanse las copias necesarias. — Abí por 
esta nuestra sentencia lo pronunciamos, mandamos y 
firmamos. — Pedro González Llórente. — Ralael Cruz 
Pérez.— José M. GarciaMontes. — Eudaldo Tamayo.— 
Angele. Betancourt. — Publicación.— Leída y publi- 
cada iué la anterior sentencia por el Maíjisirado Po- 
nente Eudaldo Tamayo, celebrando audiencia pública 
este día el Tribunal Supremo constituido en Sala de 
Justicia, de que certifico como Secretario por delega- 
ción. — Habana, doce de Junio de mil novecientos.— 
Armando Riva. 

Y para remitir á la Gaceta de la Habana para 
su publicación libro la presente. — Habana, veintisiete 
de Junio de mil novecientos. — Armando Riva. 
(GicMa 2 afiCMilw.) 

Ldo. Armando Riva y Hernández, Secretario por de- 
legación del Tribunal Supi'emo de la IhIa de Cuba. 
.Certifico: que en el libro de autos en aiíuntos crí- 
min&les, que se lleva en este Tribunal, á fojas doscien- 
tos ochentiocho del mismo se encuentra el que copiado 
dice: Auto numero seteii ti nueve. Hal)ana veintiséis 
de Junio de mil novecientos. — Resultando: que en cau- 
sa contra Samel AVymmany Smith, por estafa, la Sala 
de lo Criminal de la Audiencia de la Habana por auto 
de nueve de ifayo filtirao, que fué notifit^o & las par- 
tes el siguiente día, declaró decaído el derecho del 
querellante Johu James y Coonner, y comprenditlo el 
procesado "Wyman Suiith en los beneticios de la Orden 
Bohre indulto de dieciseis de Enero del con-iente aíio. 
— Resultando: que la repi-esentación del querellant* 
estableció contra dicho auto recurso de sfiplica, que fué 
negativamente resuelto por auto de veintiuno del i-efe- 
rido Mayo; y que en escrito del mismo día manifestó 
que, á reserva tle lo que se proveyera sobre dicha sfi- 
plica. formaliziiba recurso de casiwióii jior infracción 



zedbyGoOglC 



d« ley contra el auto de nueve de Mayo, — Resultando: 
que la Sala por considerar que, st^íin el artículo terce- 
i'O de la Orden de veintiséis de Junio de mil ochwien- 
tos II oven ti nueve, el término ¡)sra int^iponer el recur- 
so de caMioi6ii es de cinco diaa hábiles improrrogables, 
y, por consiguiente, el recurso de caRacüón interpuesto 
por el querellante no íie establecia dentro del término 
legal; dw-laiVi, en auto de veintidós del referido líayo, 
no haber lugar & la admisi6n del recurso de casación 
que se interponía. — Resultando: que Nicolás Stcrling 
y Varona en nombre del quei-ellante, establetáó recur- 
so de queja contra el auto denegatorio de i-ecurso de 
casación; alegando que los recursos interpuestos en 
tiempo y forma y admitidos y sustanciados como lega- 
les, interrumpían los téi-minos señalados por la ley, — 
Resultando: que el recurso de queja se sustanció por 
los debidos trámites celebrííndose el veiutidós del co- 
rriente la vista en que informó el defensor del recu- 
rrente, — Cousiderando: que el recurso de súplica no 
procedía contra el auto de nueve de Mayo, poiTiue se- 
gún el artiííulo doscientos treintiaiete, en relación con 
el doscientos treintiseis de la Ley de Enjuiciamiento 
Criminal, no procede aquel reeui-so contra los autos 
respecto 4 los cuales se otorgue expresamente otro re- 
curso en la Lej', y según los artículos seiscientos set«n- 
tiseis y ochocientos cuarentiocho, número tercero de la 
misma I^ey hay lugar al recurso de cJiaación contJ'a los 
autos en que se aplicti un indulto general. — Conside- 
rando: que según queda expuesto, el recurso de súplica 
era improcedente y que los recursos improcedentes en 
ningún caso, aunque indebidamente se admitan á suíi- 
tanciación, interrumpen los términos que por la Ley 
aon continuos fatales é improrrogables. — Consideran- 
do: que, según el artículo veintic'inco de la citada Or- 
den de veintiséis de Junio de mil ochocientos noventi- 
nueve al desestimarse el recurso de queja, se ha de 
condenar siempre en costas al recun'ente. — Se declara 
no haber lugar al recurso de queja interpuesto en nom- 
bre de John James Cooneer, al cual se condena en 
costas.— Comuniqúese á la Audiencia para los efectos 
que procedan y publiquese en la Gaciíta de i.a Haba- 
na y en la Colección á cargo de la SecretaHa de Justi- 
cia, librándose para ello Tas respectivas copias. —Lo 
acordaron y Hrman los señores Magistrados dct mai^n 



zedbyGoOglC 



de qae certifico como Secretario por delegación. — An- 
tonio González de Mendoza. — Pedix) González Llóren- 
te, —Rafael Cniz Pérez. — José M. íiarcía Montí-s, — 
Eudaldo Tamayo. — Angal C. Et'tantx»nrt, — Octjivio 
Gil>erga.— Ante mí, Armando Riva. 

Y pasa remitir á la ííaceta de la Habana para 
su publicación libro la pi-esente. — Habana, seis de Ju- 
lio (le mil novecientos.— ^rm o iido liira. 



Licenciado Silverio Castro é Infante, Secretario por 
delegación del Tribunal Supremo de la Isla de 
Cuba. 

Certiflco: que & foja» doscientas ochen ti cuatro del 
Libro de autos dictados por la Sala de Justicia del Tri- 
bunal Supremo de la Isla de Cuba en materia criminal, 
se encuentra el que & la letra dice,: — Auto níimei-o se- 
tentiseis — Habana, Junio veinte de mil novcc¡(;nto8. 
— Primero.— Resultando: qne la Sección Primera de la 
Sala de lo Criminal de la Audiencia de la Habana dic- 
tó sentencia en dieciocho de Abril próximo pasado, en 
la causa criminal seguida por tentativa de violación 
contra Manuel Rodríguez AUeja, condenando ó. éste en 
concepto de autor del delito de abusos deshoneíitos 4 la 
pena coiTCfipcmdientc. — Segundo. — Resultando: que 
contra esta sentencia, la representación del procesado 
interpuso recurso de casación por ¡ufi-otwiím de ley au- 
torizado por el número tercero del articulo ochocientos 
cuarentinueve de la Ley de Enjuiciamiento Lriminal, 
por entender el recurrente que se incurrió en eri-or al 
calificar los hechos punibles que se declaran probados, 
y citó como infringidos: Primero: El articulo tercero 
del Código Penal, al calificar los hechos pi-obados como 
un delito consumado cuando solo lo son de una teutjv- 
tiva ó de uu delito frustrado; y segundo los artí<'ulo3 
sesenticinco ó scsenticuatro del pitipio Código al no 
aplicar la pena do acuerdo con sus preceptos. —Ten-oi-o. 
— Resultando: que admitido el nn-urso se abrió sns- 
tanciación en este Tribunal y en el trániiti'. ojiortnno 
el Ministerio l^^scal impugnó la admisión por que en el 
escrito de interposición no se había cumplido con el 
precepto del número cuarto del artícido quinto de la 
orden número noventidos, cuyas infracciones consistan 
en cuanto al prínu'r motivo en que se exjwne (-orno uno 



zedbyGoOglC 



94 



solo lo que eii reaJidíul constituye dos causas de casa- 
ción, eu no citar el párrafo del articulo tercero del Có- 
digo que en cada caso se estime infringido y no expo- 
ner las razones demostrativaa del error de derecho 
atribuido al Tribunal a ijtw; y Cn cuanto al segundo 
motivo por las mi«maH razones" de falta de separación 
y razonamiento en que He incun-e al exponerlo. — 
Cuarto. — Resultando: que admitida la cuestión previa 
se ha celebrado la vista pública el dia quince de loa 
t^orrientt'S informando el Ministeno Fiscal y el Leti-a- 
do defensor del recuiTcnte, quienes sostuvieron respec- 
tivamente la impugnación y el auto de admisión.-— 
Considerando que el nfiniero cuarto del artlcido quinto 
de la orden nlímei-o uoventidos del pasadlo aRo exige 
que en el escrito de interposición de un ret'urso por 
infracción de ley se exprese con precisión y claridad 
además de la Ley infringida el concepto en que lo liaya 
sido, y no se cumple (wte j)i'ecc]>to limitándose á citar 
como infringidos artículos del Código Penal, sin indi- 
car, por lo menos con relación A los hechos probados, 
en que consiste el eiTor <'ometido por la Sala senten- 
ciadora ó sea el concepb) de la infracción y teniendo 
este defecto los dos motivos del re<-iii"«o interpuesto de- 
bió no ser admitido, eu cumjil i miento del artículo once 
en lalación con *'t numero cuart^> del séptimo de la 
citada orden número noventidoa siendo procedente la 
impugnación üscal conforme al ufimero segundo del 
artículo treinticuati'o de la referida ordíui.— Se decla- 
ra mal admitido el recurso de casación i>or infratvion 
(ie ley interpuesto ]íor Manuel líodrígue?; Alleja con- 
tra 1» sentencia dictada por la Sección Primera de la 
Sala de lo Criminal de la Audiencia de la Habana eu 
dieciocho de Abril pi-óximo pawulo en causa por abu- 
sos deshonestos, sin especial condenación de costas. — 
Comuniqúese estít i-esolución á, dicha Auiliencia, por 
medio de certifica<'ión del presente auto, el cual se pu- 
blicará en la (íaceta de la IIaiíaxa y cn la Colección 
á cargo de la Secretaria de Justicia, á cuyo efeetp lí- 
brense loH oportunas copias. — Lo proveyei-on y ñrman 
los Magistrados del mái^ii de que certifico como Se- 
cretario por delegación. — Antonio (íonzález de Men- 
doza. Pedro González Llórente. — Rafael Cruz Pérez. — 
José M. üarcia Montes. ^ — ^Eudaldo Tamayo. — Ángel C. 
Betancourl. -OctavioUilwrga.— Antemí,5í/renoCcwít^. 



zedbyGoOglC 



y para remitir A la Gaceta de i.a Habana en 
o iimpli miento de lo difipHcsto expido la presente. — 
Habana, Jnlio doB do mil novecientos. — Sllrerio ta»tro. 



Licenciado Silverio Casti-o é Infanta, Secretario por 
delegación del Tribunal Supremo de la Isla de 
Cuba. 

Certifico que íi fojoít tresciciitaa diecinueve del li- 
bro de sentencia» dictadas por la Sala de Jníiticia del 
Tribunal Supremo de la Isla de ('nba en i'ecuimxs de 
casación por infracción de ley en materia criminal, se 
encuentra la siguiente — Sentencia nfimei-o cuaren- 
tiuno. — En la ciudad de la Habana k ocbode Junio de 
mil novecientos, en el recurso de casación [wr infrac- 
ción de ley, pendiente ante est* Tribunal Supremo, 
contra la sentencia diefevda en veintiséis de Marzo úl- 
timo por la Sección Primera de la Sala de lo Criminal 
de la Audiencia de la Habana en la causa seguida al 
, recurrente Antonio Tellería y Tellería, del comercio y 
vecino de Marianao, con inutiin^iún y sin anteceden- 
tes penales, por el delito de homicidio por imprudencia 
temeraria: — Friniei-o. ^RcHultando: (¡ue en el primero 
de los que contiene la Mentencia lecumda se ilcclaran 
probados los sigientes hechos: "(¿ue "el día veinte do 
"Enero fittimo se dirigió don Felipe Hidalgo en busca 
"de trabajo á la finca "Medrano" situada en María^ 
"nao, propiedad del pi'ocesado Antonio Telleria y Te- 
"llería, y después de almoi-zar, IiallAnd<uíe éste en 
"estado de embriaguez, mi puso íl jugar con un fusil 
"remington que tenía para su defensa y suponía des- 
' 'cargado, escapándoseh^ un tiro íjue produjo la muerte 
"de Felipe Hidalgo, á consi;cneneia de la herida que 
"recibió en el pómulo izíiuierdo y le ati-avesó la masa 
"encefálica".— Segundo. — Residtando; que la Sala es- 
timó perpetiado el delito de hoini<!idio por imprudencia 
temeraria comprendido en el aiiículo quinientos no- 
ventidoe del Código Pena! y que eran de tenerse en 
consideración para imponer la pena en el grado míni- 
mo las circunstancias del hecho y los buenos antece- 
dentes del procesado, en cuya virtud lo condenó á cinco 
meses de arresto mayor, con laa accesorias legales, pa- 
go de las costas é indemnización de mil pesetas -k los 
herederos del interfecto.— Tercero. — Resultando: que 



zedbyGoOgle 



contra la expresada sentencia interpuso el procesado re- 
triirno do casa<'ióu por infratfifin de ley, que fniidó en 
el catío tercero del articido ochocientos cnareutinneve 
de la de Eiijuici amiento Criminal, por haberse á Ru 
inicio califi<^o en-óneamente los hechos, y citó como 
infringidos el p'in-afo primero del artículo quinientos 
noveiitidos del Código Penal, por indebida aplicación, 
y el inciso quinto del artículo seisi'ieiitoa trece del pro- 
pio Código, por no habei-se aplicado, debiendo serlo, 
pues no pudiéndose exigir al procesíulo t«<la. la diligen- 
cia necewu-ia, en mzóu á su estado de embriaguez, no 
cabía de calificar de temeraria, y si solo de simple, la 
iinprudent^ia con que había obradlo, de lo cual y de no 
existir infracción de reglamento, se signo que el hecho 
«^liflciiilo y penado en la (sentencia reviste Cínicamente 
los caractei'e¡<'<le la falta pi-evista eu el último do hts 
prtH'cpto» cuya infracción se alega.— Cuarto. — Kesul- 
tando: que admitido el i-ccui-so y pei-sonado el rocii- 
i-rente .inte este ¡Supremo Tribunal, se ha s\istandado 
iiqufd en debida forma, celebrándose en áon del mes en 
cui-Ho la correspondiente vista pública. <'oii asistencia 
del Ijclrado defensor de di<'ho i-eeuri-ente: -Siendo Po- 
nente el Magistrado (Ictiavio üil>eiT^. — l'iimei'o. — 
Considerando: (pie al referirse el Cóiligo Penal en el 
artículo noveno, inciso «.'ptiino, á la ciix'unstancía de 
ejecutar el hecho en estjulo de embringucü, cuando cu- 
ta no fuci-e habitual ó posterior al proyecto de cometía" 
el delito, la comprende enti'e his ateuuautes señaladas 
en el C^j>ítulo Tercero, Título Primero, Libro Prinioi-o 
del mencionado Código, expresivo <le las eJrcnnstaneiaK 
que atenúan la ix'siMinsabilidad criminal, cuyo valor, 
al único efecto de disminuir la i)ena, según el artículo 
setcntiseis. so determina precisamente en la Sección 
Segun<la, ('apítulo Cuartí», Título Teixrero del propio 
Libro, donde se lijan reglas generales para la aplica- 
ción de las penas en consideración á las cii-cnnstancias 
atenuantes y agi-avantes, sin perjuicios de oti-as dispo- 
siciones do índole esin-eial que regulan en va^oa con- 
cretos la aplicación de la {X'na, como lo es la del Ajjar- 
tado Tercero del artículo quinientt)» noventidos, 
recordíMla en su fallo por la Sala en i-elación al estado 
de embriaguez del procesado; y así definidas la natu- 
raleza y virtualidad legales <le diclia cireunstanciji, es 
mauiüesío que nada importa ni signiñca eu punto ú la 



zedbyGoOglC 



oAli&cación del hecho justiciable, sino tan eolo eu pun- 
to ^ la gi-aduacíÚD de la respon^iabilidad consiguiente 
al hecho mismo, cuestión jurídica esta íiltima no plan- 
teada on el recurso y muy distinta de la que se propo- 
ne para pedir la casación, suponiéndola, sin estarlo en 
realidad, autorizada por el número tercero del articulo 
ochocientos cuarentinuevc de la Ley de Enjuiciamien- 
to: con lo cual se demuestra no ser posible la infi-sc- 
ción de los preceptos citados por el reciuTente cu el 
concepto en que se dicen iufríngidos.— Segundo. — 
Considerando: que conforme ai artículo cuarenta de 
la Orden del Gobernador Militar númei-o noventidos 
del aüio de mil ochocientos noventinncve, cuando se 
declare sin lugar un recurso de casación, deben impo- 
nerse las costas del mismo á la parte recurrente, salvo 
cuando ístft fuere el Ministerio Fiscal 6 se estuviere en 
el caso del artículo cuareutisiete, cuyas excepciones 
no pueden tener aplicación á este recurso. — Fallamos: 
que debemos declarar y doclaranios no haber lugar al 
i-ecureo de casación por infiaeeióu de ley interpuesto 
por Antonio Tellería y Tellería contra la seniiCiicia 
dictada en veintiséis de Marzo filtimo por la Sección 
Primera de la Sala de lo Criminal de la Audiencíp do 
la Habana, 6 iniponemoa las coatas á dicho recíuirente: 
comuniqúese, con certificaeión, á la expresada Audien- 
cia y publíquese en la Gaceta de la Habana y wi la 
Colección á cargo de la Secretaría de Justicia, á cnyo 
efecto se libren las correspondientes copia«. — Así pnr 
esta sentencia lo pronunciamos, mandamos y firmamos, 
— AntonioGonzalez de Mendoza, — Pedro Gouzülez Lln- 
rentc. — Rafael Cruz Pérez. — JosO M. García Montes, 
EudaldoTamayo,— Angele. Betancourt. — Octavio tíi- 
boi^. — Leída y publicada fué la anterior sentencia 
por el Magistrado Ponente Octavio Giberga, celebran- 
do audiencia pública de este día, constituido el Tribu- 
nal Supremo en la Sala de Justicia de que certifico 
como Secretario por delegación.— Habana, Junio ocho 
de mil no vecien toa. ^SiVi'e río Castro. 

Y para remitir & la Gaceta de la Habana en 
cumplimiento de IC dispuesto, expido la presente, — 
Habaiia, Jiinío veintisiete de mil novecientos. — Süveria 
Castro. 



i,db,Googlc 



, jiifaiite, Seci-et.irio por delega- 
""^ .,v> íT^'!y;.'iijMvnio de la Isla de Cul>a, 
''''""■iVii '•''"' '^' " '' '"J*"* t'*'*<'i<'"t*H treinta y siete 
f\iiil'"'"' ¡'"iicio-"' dictadas por la Sala de Justi- 
fjlav <'■' ■■'j'.fiíipreino de la Isla de Cuba eii reciir- 
i ikl '^''■"i^ por Inli-afción de ley en materia crí- 
j,^ i/r"*^i,i'jiíra la que á la letra dice. -Senteneia 
,;ií»*'- '".(«([Viiía y cinco. — En la eiuclad de la Haba- 
í"^ ""!'/,! fe V «icte de Junio de mil novecientos en el 
"* n«' '''' '''"'^'•^'' P*"" lucbí'antamiento de forma é 
f'í^.i-ión de ley iiue pende ante este Tribunal Supre- 
"(1 iíiterpiiejíto por el procurador González Sarrain A 
^'jIji* del ¡u'oeesado Atanasio Hernández, mestizo, 
yH'i"" *^^ ^^^^ ciudml y cix-hero, contra la sentencia 
proii"n<'i»da jior la S*'cción Segunda de la Sala de lo 
(Criminal de la Audiencia de este Territorio eu la 
causa que proceílente del Juzgado de Instrucción del 
pistrito de Belíiii de esta capital, se siguió entre par- 
tea, de la una el Ministerio Fiscal y de la otra el ya 
referido pnxvsado. por disjiaro de arma de fuego y 
lesiones: - l'rimcii».— Kesultando (lue \isto en jiiieio 
oral y publico la expresada causa, dicha Sección Se- 
gunda dictó la refeiid» sentencia en veinte y seis de 
Febrero últiuio, consignando los lieclios en los dos 
siguientes. ^Segundo. —ResuJtarn do probado qiie en la 
noche del veinte, y nueve de Septiembre último cou 
motivo de existir resentimientos entre el procesado 
y el moreno Gi-egorio García por la huelga de cocheros 
que ocurrió en esos dias tuvo lugar entre ellos una 
cuestión de palabras eu la calle del Sol entre Fgido y 
Villegas con cuyo motivo el procesado hizo un disparo 
á Garela con un revólver causando lesiones á don 
Rjinión Beníte/, ({ue transitaba iiorat^uel lugar, en las 
regiones costo axilar derecha y en la sul>escapular de- 
i-ecba, de las (|ne taitló en saiuir diecisiete días con 
ntKt.^idiKl de asistencia médica é impedimento para el 
trfib-^jo duniut* ese tiemiK).— -Tercero. — Resultando 
(¡ue al declarar en el sentido en que lo hicieron los 
t<*st¡gt)S Tomasa Sama y Gregorio García han faltado 
A la verdad en favor del reo, por lo cual procede se 
foniie i'ausa cu averiguación de esto delito. —Cuarto. 
— Ki.'sultando que la Sata sentenciadora estimó que loa 
hechos que se declaran probados constituyen dos deli- 
toíi, uno de disparo de arma de fuego contiu persona 



zedbyGoOglC 



determinada, y otro de lesiones menos graves previs- 
tos y penados res^ieetivamente en los artículos cuatro- 
cientos veinte y nno y cuatrocientos treinta y dos del 
Código penal, realizados ambos en un solo acto, sien- 
do responsable de ellos, en concepto de autor por 
participación directa en la ejecución de los mismos, el 
procesado Atanasio Hernández, sin circunetautúas 
modificativas de responsabilidad criminal; y vistos los 
artículos mencionados, y oti-os del mismo Código y de 
la Ley de Enjuiciamiento Ci'iminal le condenó á la 
pena de tres años cuatro meses y ocho días de prisión 
curreccional, accesorias, indemnización de ciento 
ochenta y cinco pesetH.s al lesionatlo, ó prisión siibi^i- 
diaria de un día por cada doce y media pesetas, alio- 
nAudosele la prisiÓQ preveutiva sufrida, segóii lo 
dispuesto en la Orden veinte y seis del diez y ocho de 
Enero último. — (¿uiiito. — Resultando que («ntra esta 
sentencia se interpuso por la i-epresentación del prow- 
Rado recurso de casación por ([uehrantamieut'O de 
forma é infracción de ley, autorizado el primero poi' 
el articulo novecientos doce, párrafo primei'o de la 
Ley de Enjuiciamiento Criminal, consistiendo dicho 
quebrantamiento en que ''hay contraKJicción maniñes- 
ta entre el primer heclio que se considera pi-obado y el 
hecho tercero que también se considera probado con- 
curriendo la circunstancia aun no probada ilc saber si 
los testigos declararon ó no falsamente en favor del 
reo en el juicio oral, como supone prejiií^ado el Tri- 
bunal, ó en contra del reo en el sumario, como pudie- 
ra resultar; no habiéndose podido establecer reclama^ 
ción alguna por haberse cometido la falta en el fallo; 
y autorizado á su vez el recurso de infracción de ley 
por ios números cuarto y tei'cero del articulo oclio- 
rientos cuarenta y nueve de la Ley de Enjuicimicnto 
Criminal; y considerando infringido: — Primero: El 
artículo doce, inciso primero del Código Penal, por 
cnanto son autores en ese concepto los que toman 
]iarte direeta en la ejecución del hecho y no los que 
Bon ágenos completamente al liech o, —Segundo: Los 
artículos ochenta y ocho, cuatrocieutos veinte y uuo 
y «(uiuientoB noventa y ciuco del propio Código Penal, 
por cnanto se comete error de dereclio al califícar los 
hechos declarados probados como constitutivos de los 
delitos de disparo de arma de fuego contra determina- 



zedbyGoOgle 



da peiiíona y de lesionas menos graves, dobiéiidoBC 
(«lifioai- el primero como una falta prevista y penada 
en el artículo quinientoH noventJí.y cinoo del CY)dÍgo 
Penal; reourno que fní a^lmitido;— Sexto. — Resultan- 
do que elevados los auton originales y el n)llo S este 
Supremo Tribuna! y perdonado en tiempo y fornni. el 
procesado, durante el período de instrucción presentó 
escrito el Fiscal proponiendo la cuestión prfvia que 
pei'mitc el numen) segundo del veinte y ocho, f im- 
pugna la admisión del aludido recurso en el fondo, tan 
solo en cuanto al primero de sus fundamentos y por el 
motivo único de que "al pretender el recurrente de- 
mostrar que el fallo i'eclamado infringe el inciso 
primero del ariiíeulo doce del ÍV)digo Penal, por cuan- 
to declara autor del delito por participación directa á 
quien, como Atanasio Hernández fué completamente 
a^eno al hecho, niega y contradice lo añrmado en el 
particidar por la sentencia, según la cual dicho proce- 
sado disparó un revólver contra el moreno (iregorio 
Oarcta, causando lesiones ¡1 Ramón Benitez ([ue tran- 
sitaba por el lugar del buccho, y plantea por consi- 
puente un problema que no puede debatirse en casa- 
ción, puesto que ¡tai'a ello seria indispensable aceptar 
en alMwluto los hechos declarados pro))ados por el 
Tribunal « 5110 como lo exige en todos sus casos el 
articulo ochocientos cuarenta y nueve del Enjuicia- 
miento Criminal, cuyo nfimero cuarto citado por 
Hernández resulta incongruente é inefícaz para anto- 
rizar la discusión do la t^'sií; propuesta; deja incumpli- 
do por tanto el níimero tercero del artículo quinto de 
la Orden númei-o noventa y dos, y liace inadmisible, 
en cuanto & bu primer fundamento, el recurso deduci- 
do por infracción de ley";— Séptimo. — Resultando 
que por cate Tribunal, en cuestión previa promovida, 
KP declaró mal admitido el recurso, solo eu cuanto al 
primcix) de los fimdamentos en que descansa, quedan- 
do para vei-se en el fondo el motivo por ((uebranta- 
niiento de forra» y el segundo por infracción de ley; — 
■\'Í8tos, siendo Ponente el Magistrado Rafael Crux 
Pérez. — Primero. —Considerando respecto al motivo 
jMir quebrantamiento de forma, fundado en el númei-o 
primero del articulo novecientos doce de Enjuicia- 
miento Criminal, que apoyándose en la contradicción 
m&niiiesta <iutí, sc^id el recnrrente aparece entre los 



zedbyGoOglC 



heclioH comprpudidos en lo» Resiilt^indos primei-o y 
tercero de la sentencia, recurrida, no C8 de a]>lícaci6n 
al caso de auto» esa disposición legal, por ciiantodicho 
tercer Resiiliando no tiene la de<-larii('ión de IhhíIhis 
pix>badoB que se vé eu el primero, y por lo tanto no 
resulta contnidicción entre los hechos dcclanulos pra- 
bados por la Sala sentenciadora, como lo establcco. ol 
mencionado articulo eu su número primero, siendo en 
BU virtud Ím|)rocedente el recurso i)or este motivo; — 
S^undo. — Ck>nsideraQdo respecto al motivo de casa- 
ción por infracción de ley, que declarado pi-obado en 
la sentencia recurridp (¡ue, & causa de resentimientos 
habido entre el procesado y el moi-eno Gregorio García 
tuvo efecto entre ambos una cuestiód de palabras <h»í 
terminó en disparar el primero un revólver contra el 
K^undo, causando lesiones íl Aamón Beuitez ijue 
transitaba por el lugar del suceso, lesiones que tarda- 
ron eii sanar diez y siete días con necesidad de asiis- 
tencia médica é impedimento t>ara el trabajo durante 
ese tiempo; tales hechos intcgrau evidentemente los 
delitos de disp&i-o de anua de fuego y lesiones menos 
graves, respectivamente definidos y penados en los 
articuloB cuatrocientos veinte y uno y cuatrocientos 
treinta y dos del Código Penal, siendo responsable de 
los mismos el recurrente, á quien es aplicable eu bú 
concepto, como delito más gi-ave, la pena correspon- 
diente al de disparo eu su grado máximo, conforme ft 
lo establecido en el artículo oíOieitta y ocho de dicho 
Código y al ajustar la Sala la penalidad del hecho de 
autos 4 ese criterio jurídico no ha incurrido en el error 
de derecho que se le atribuye, ni infringido las dispo- 
siciones legales cita<las; — Fallamos que debemos de- 
clarar y declaramos no haber lugar al recurso de ca- 
sación que por quebrantamiento de forma 6 infracción 
de ley se interpuso por Atanasio Hernández contra, la 
sentencia ditíada por la Hct^ion Segunda de la Hala 
de lo Criminal de la Audiencia de la Habana, y se 
condena en costas al recuri-entc. Comuniqúese A la 
referida Audiencia con devolución de las actuaciones 
elevadas, publicándose en la Coleccióu á cai'go de la 
Secretaría de Justicia y en la (Íackta «k la IÍajiana, 
á cuyo fin se librarán las oj>ortuna3 certificaciones.^ 
Asi por esta sentencia lo pronunciamos, man<lamos y 
firmamnsi. — Antonio Gonailez do Mendoza, — Pi'dro 



zedbyGoOglC 



T i^r^nK —Baf/^el Cruz Pérez.— José M. 
Gi>uzáh-z ^f^r„daido Tamayo.— Ángel C. Betan- 
G«rcf» ^flf (jibeiga.— Leidn, y Publicada fué la 
"*t''* íiTtencí» por el Magistrado Ponente Rafael 
n^uz^Férez celebrando audiencia pública este día el 
Tribunal 8"?"""** constituido en Sala de Justicia de 
que certifico como Secretario por Delegación. Haba- 
na Junio í-w'ute y siete de mil novecientos. — Silveño 
Castro. 

Y pant 1-einitir a la G.^ceta de la Habaxa en 
eunaplimiento de lo dispuesto, expido la presente. 
— Habana, Julio cinco de mil novecientos. — SUverio 
Castro. 



Ldo. Silverio Castro é Infante, Secretario por delega- 
ción del Tribunal Supremo de la isla de Cuba. 
Certifico: que & fojas trescientüs siete del Libro 
de sentencias dictadas por la SaU de Justicia de! Tri- 
bunal Supremo de la Isla de Cuba, en recursos de ca' 
sacion por infracción de ley en materia criminal, se 
encuentra la siguiente:— Sentencia número trei mió- 
cho.— Gn la ciudad de la Habana á dos de Junio de 
mil novecientos en el recurso de casación por infrac- 
ción de ley, interpuesto por el representante del Mi- 
nisterio Fiscal contra la sentencia dictada por la 
Audiencia de Santiago de Cuba en la causa seguida 
por allanamiento de morada, contra Arturo Ríos, del 
comercio, sin que conste su domicilio. — Primero.— 
Resultando: que vista en juicio oral y público la refe- 
rida causa, la Audiencia de Santiago de Cuba, en la 
sentencia dictada el quince de Marzo de mil novecien- 
tos, consignó como probados los siguienies hechos, 
contenidos en el primer Resultando que literalmente 
se transcribe. — "Resultando probado que Arturo 
Ríos, exconcubino de Margarita Cabrera, habiendo 
llegado de la Habana, el ocho de Miiyo dei pasado 
año, se dirigió A la casa de aquélla como A las doce 
del día, pretendiendo entrar en ella contra la volun- 
tad expresa de Margarita, que para evitar que lo hi- 
ciera cerró con llave su puerta y se marchó por el 
patio á la casa del lado: que Ríos violentado, porque 
no le admitía ni !c abriera la puerta, rompió dos ba- 
laustres de la ventana y penetró A la fuerza en )a casa 
destrozando muebles, ropas y cuanto encontró A ma- 



zedbyGoOglC 



n o, todo de la propiedad de la Margarita, hasta que 
fué detenido y preso por un Guardia municipal; as- 
cendiendo los objetos destruidos por Ríos á diecinue- 
ve pesos noventa centavos. — Segundo.— Resultando; 
que en esa sentencia se declaró que los expresados 
hechos constituyen el delito de allanamiento de mo- 
rada, definido y penado en el caso primero del artícu- 
lo quinientos nueve del Código Penal; que es autor de 
ese delito y de la falta incidental de daño en la pro- 
piedad, por participación directa, el procesado Artv- 
ro Ríos; y que no habiendo concurrido circunstancias 
modificativas de la responsabilidad criminal, era de 
condenarse, como se condenó al repetido Rios, á la 
pena de dos meses y un día de arresto mayor, multa 
de trescientas veinticinco pesetas y costas, por el de- 
Uto de allanamiento, y tres días de arresto menor por 
la fa'ta incidental cometida, con las demSs accesorias 
correspondientes; dando por extinguida la responsa- 
bilidad penal, por estar comprendido el hecho punible 
en el caso tercero del indulto de dieciseis de Enero 
último. —Tercero. — Resultando: que el Magistrado 
José Ramírez Alonso formuló voto particular, funda- 
do en que habiéndose realizado con violencia el alla- 
namiento, !a penalidad correspondiente al delito era 
la señalada en el número segundo del articulo qui- 
nientos nueve del Código Penal, siendo de apreciarse 
la circunstancia atenuante de arrebato ú obcecación, 
condenándose en consecuencia al procesado A la pena 
de dos años, cuatro meses y un día de prisión correc- 
cional con las accesorias correspondientes y tres días 
de arresto menor, por la falta incidental del daflo en 
la propiedad; coincidiendo con la sentencia en que era 
de aplicarse el indulto de dieciseis de Enero último en 
cuanto al arresto menor y al apremio personal, por 
falta de pago de las responsabilidades pecuniarias. — 
Cuarto. — Resultando: que el representante del Minis- 
terio Fiscal, en escrito de veinte de Marzo ú limo, in- 
terpuso recurso de casación contra la sentencia dic- 
tada, fundado en el número tercero del articulo ocho- 
cientos cuarentinueve de la Ley de Enjuiciamiento 
Criminal y citando como infringido el párrafo segun- 
do del artículo quinientos nueve del Código, y por in- 
debida aplicación el párrafo primero de dicho articu- 
lo, porque al declararse probado que el reo, A quien 
prohibió expresamente la perjudicada la entrada en 
su casa, violentado por ese hecho rompió dos balaus- 



zedbyGoOglC 



tres de la ventana y penetró A 1a fuerza en la casa, es 
indudable que ejerció violencia en la cosa para poder 
realizar su intento; por todo lo cual el hecho se en- 
cuentra comprendido en el párrafo segundu y no en 
el primero de dicho artículo.— Quinto.— Resultando: 
que señalada para la vista, el veintitrés del actual se 
celebró con asistencia del representante del Ministe- 
rio Fiscal. — Siendo Ponente el Magistrado José M. 
(íarcía Momes."— Primero. — Considerando: que cuan- 
do se penetra en morada agena contra la voluntad de 
su morador y se ejecuta el hecho can violencia ó in- 
timidación la pena correspondiente es la de prisión 
correccional en su grado medio y máx mo y muUa de 
trescientas veinticinco A tres mil doscientas cincuenta 
pesetas, conforme ¡I Ío dispuesto en el párrafo segun- 
do del artículo quinientos nueve del Código Penal. — 
Segundo. — Considerando; que en el caso que ha mo- 
tivado el actual recurso han concurrido las dos cir- 
cunstancias de ejecutarse el hecho contra la voluntad 
de la moradora y con violencia, pufsto que el proce- 
sado trató de penetrar en la casa de Margarita Ca- 
brera contra la expresa voluntad de ésta, y luego, al 
ver cerrada la puerta, rompió dos balaustres de una 
ventana, penetrando por ese medio en la morada age- 
na donde rompió muebles y otros objetos; cuyos ac- 
tos eniraílan sin duda caracieres de violencia; por to- 
do lo cual la Audiencia de Santiago de Cuba ha incu- 
rrido en error de derecho al declarar el delito resul- 
tante de esos hechos comprendido en el caso primero 
y no en el segundo del artículo quinientos nueve del 
Código. — Fallamos: que debemos declarar y declara- 
mos con lugar el recurso de casación interpuesto por 
el Ministerio Fiscal contra la sentencia dictada por la 
Audiencia de Santiago de Cuba el quince de Marzo 
último, la cual casamos y anulamos sin especial con- 
denación de costas. — J^sí por esta sentencia, que con 
la que A. continuación se dicta, se comunicará á la re- 
ferida Audiencia para lo que proceda, publicándose 
en la Gaceta de la Haba.\a y en la Colección A car- 
go de la Secretaría de Justicia, á cuyo fin se librarán 
las oportunas copias autorizadas, lo pronunciamos, 
mandamos y firmamos.— Antonio González de Men- 
doza. — Pedro González Llórente.— Rafael Cruz Pérez. 
— José M. García Montes, ^Eudaldo Tamayo.— Ángel 
C. Betancourt.- -Octavio Giberga. — Segunda. — Sen- 
tencia-— En la ciudad de la Habana á dos de Junio de 



zedbyGoOglC 



mil novecientos, en la causa criminal iniciada en et 
Juzgado de Instrucción del distrito Sur de Sumiago 
de Cuba y continuada en la Audiencia de la misma 
ciudad, contra Arturo Rios, del comercio y sin que 
conste su domirjiio, pendiente ante este Supremo Tri- 
bunal A virtud del recurso de casación por infracción 
de ley interpuesto por el procesado.— Primero — Re- 
sultando: que casada y anulada por sentencia de e^ta 
misma fecha la dictada el quince de Marzo del co- 
rriente aflo por la referida Audiencia de Santiago de 
Cuba, procede dictar de seguida la que ha de susti- 
tuir á la pronunciada por el Tribunal recurrido. — 
Aceptando los hechos probados consig'ados en el pri- 
mer Resultando. — Siendo Ponente el Mairistrado José 
M. Garcia Montes. — Primero.— Considerando: que los 
hechos probados constituyen el delito de allanamiento 
de morada definido y penado en el caso segundo del 
aniculo quiuienios nueve del Código Penal, por ha- 
berse ejecutado con violencia el iugreso en la casa de 
la perjudicada; y además, el de falta Incidental de da- 
ño en la propiedad, por el causado en los muebles y 
otros objetos. —Segundo. — Considerando: que es au- 
tor del delito y de la falta referidos, por participación 
directa, el procesado Arturo Rios, con la circun^tan- 
cia modificativa de arrebato y obcecación, dadas las 
intimas relaciones que e.tistieron entre el acusado y 
la Cabrera y la repulsa de ésta, no admitiéndolo en 
su casa. — ■Tercero.— Considerando: que la deciaratO' 
ría de extinción de responsabilidad criminal del pro- 
cesado contenida en la sentencia recurrida tuvo por 
fundamento ser el delito cometido penado con arresto 
mayor y multa en el número primero del artículo qui- 
nieutos nueve del Código, en cuyo concepto se en- 
contraba sin duda comprendido en el caso tercero de 
la Orden sobre indulto, de dieciseis de Enero del co- 
rriente arto, pero estimado como procedente el recur- 
so interpuesto y resultando en consecuencia que el 
delito ejecutado por Ríos es et comprendido en el nú- 
mero dos de dicho articulo quinientos nueve, penado 
con prisión correccional en su grado medio y m.1xÍmo 
y multa, es indudable que no es de aplicarse la gracia 
de indulto en éste en atención á que la pena corres- 
pondiente al delito cometido por el procesado, no es 
de los comprendidos en la referida Orden de indulto 
de dieciseis de Enero último. — Vistos los articules 
primero, once, doce, dieciseis, veintisiete, ciento 



zedbyGoOglC 



treinta y quinientos nueve, caso segundo, del Código 
Penal. — Fallamos: que debemos condenar y condena- 
mos á Arturo Ríos por el delito de allanamiento de 
mor:ida, A la pena de dos añus, cuatro meses y un día 
de prisión correccional, con las accesorias de suspen- 
sión de lodo cargo y del derecho de sufragio durante 
el tiempo de la condena, multa de trescientas veinti- 
cinco pesetas, 6 el apremio personal A razón de un 
dia de detención por cada doce y media pesetas que 
dejare de satisfacer, y por la falta incidental del daño 
en la propiedad á tres dias de arresto menor, indem- 
nización de diecinueve pesos noventa centavos á Mar- 
garita Cabrera, con el apremio personal correspon- 
diente al tipo anteriormente indicado en su caso y al 
pago de las costas, abonándole la prisión correccional 
que hubiere sufrido, declarándose comprendido en el 
caso tercero de la Orden de indulto de dieciseis de 
Enero último en cuanto al arresto menor y acceso- 
rias.— Asi por esta sentencia lo pronunciamos, man- 
damos y firmamos. — Antonio González de Mendoza. 
— Pedro González Llórente.— Rafael Cruz Pérez.— 
José M. García Montes. — Hudaldo Tamayo.— Ángel 
C. Betancourc. — Octavio Giberga. — Leídas y publica- 
das fueron las anteriores semencias por el Magistra- 
do Ponente José M. García Montes, celebrando au- 
diencia pública este día el Tribunal Supremo consti- 
tuido en Sala do Justicia de que certifico como Se- 
cri^t.ario por delegación.— Habana, Junio dos de mil 
novecientos. — Silvefio Castro. 

Y para remitir A la G.'VCETA de l.\ Habana, en 
cumplimiento de lo dispuesto, expido la presente, — 
Habana, JunTO veinticinco de mil novecientos. — Sí/iíc- 
ríu Castro. 



Ldo. Armando Riva y Hernández, Secretario por de- 

legíición del Tribunal de la Jsla de Cuba. 

Certifico: que ¡I fojas doscientas sesentinueve del 
Libro de autos dictados en materia criminal por la Sa- 
la de Justicia de este Supremo Tribunal, se encuentra 
el que á la letrii dice.— Auto número setenta. — Haba- 
na, Junio once de mil novecientos.- Resultando: que 
Pedro UJaeta y Cagigal, se constituyó fiador para 
que el procesado Manuel Fornaris y del Corral pudie- 
ra permanecer en libertad provisional mientras se 
sustanciaba una causa seguida contra él por falsedad 



zedbyGoOglC 



en documento público, y declarado rebelde el dicho 
Fornaris por la Sala de lo Criminal déla Audiencia 
de la Habana, se mandó á hacer efectiva la fianza y 
adjudicarse al hstado. — Resultando: que el ¿ador Ur- 
daela promovía incidente pidiendo se devolviera la 
ñanza, declarando la Sala en diecisiete de Abril Qlti- 
mo no heber logar A tramitar dicho incidente, contra 
cuya resolución estableció el promovente recurso de 
suplica, que la Sala también declaró no haber lugar 
¿sustanciar por providencia de veintiséis del mismo 
mes. — Resultando: que contra esta resolución ebta- 
bleció en tiempo el promovente recurso de casación 
por quebrantamiento de forma c infracción de ley, 
y siendo autorizado el primero por la regla primera 
de la Orden número noveniidos del año próximo pa- 
sado, del Gobierno Militar de esta Isla; el inciso pri- 
mero del artículo mi! seiscientos ochenta y siete, pri- 
mero del mil seiscientos ochertfocho, segundo del 
mil seiscientos ochentinucve, primero y tercero del 
mil seiscientos noveniiuno de la Ley de bnjuiciamien- 
lo Civil; y el de infracción de ley por los núme- 
ros primero del articulo mil seiscientos ochentisie- 
te, primero del mil seiscientos ochentiocho. primero, 
segundo y tercero del mil seiscientos noventa, y se- 
gunda parte del mil seiscientos noventitrés todos de 
la misma Ley procesal Civil, consi;^nando además, er 
que consiste el quebrantamiento que alega y las leyes 
á su juicio infringidas. — Resultando: que la Sala de la 
Audiencia por auto de cinco de Mayo último, negó la " 
admisión de los recursos por no ser suceptiblcs de 
ellos el auto que deniega uno de reposición, ni puede 
equipararse A ninguno de los ocho casos que cita el 
artículo ochocientos cuareniiocho, ni tampoco está 
comprendido en ninguno de tos casos del articulo no- 
vecientos once de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. 
—Resultando que contra esta decisión el recurroiiie 
anunció, é interpuso oportunamente recurso de queja 
que se ha sustanciado en este Tribunal Supremo cele- 
brándose la vista publica el ocho del actual, con asis- 
tencia del Letrado de la parte recurrente quien sostu- 
vo la procedencia de la queja. — Considerando: que al 
disponer el articulo seiscientos catorce de la Ley de 
Enjuiciamiento Criminal, que en todo lo no previsto 
en el titulo en que dicho artículo está comprendido, 
se aplique la legislación civil, sobre Hanzas y embar- 
gos, no ha introducido, como pretende el recurrente, 



zedbyGoOgle 



en el procedimiento criminal, incidentes en vía civil; 
susianci.ible no obstante como artículos de la causa. 
y A los cuales se aplique en todos los caí>os la Ley de 
Knjuiciamiento Civil, sino que, tal precepto solo al- 
canza á que se aplique supletoriamente las disposicio- 
nes de este orden en cuanto refluían líi materia de 
fianzas ó embarcos, pero sin afectar al procedimiento 
y menos á los recursos en él establecidos, los cuales 
se rigen por las leyes que regulan la materia, dentro 
de la cuat se íorme la articulación. del incidente. — 
Considerando; que los artículos de la Ley de Enjui- 
ciamiento Civil que rigen la interposición del recurso 
de casación, no autorizan ni pueden aplicarse á los 
recursos establecidos contra resoluciones dictadas en 
un procedimiento criminal, y al fundar el suyo ti re- 
currente en dichos artículos, no ha citado el precepto 
legal que lo auion2a y por consiguiente no cumplió 
con el requisito tercero del articulo quinto déla Orden 
número novenlidos de mil ochocientos noventinueve 
y la resolución recurrida no es suceptible del preten- 
dido n curso en vía civil interpuesto' por lo cual la 
Sala debió como lo hizo denegar el recurso en cum- 
plimiento de lo dispuesto en e! artículo quinto en re- 
lación con los números primero y tercero del sépti- 
mo de dicha Orden.— Se declara no haber lugar .i la 
queja establecida por Pedro Udaeta y Cagigaí contra 
el auto dictado en cinco de Mayo próximo pasado por 
la Sala de lo Criminal de la Audiencia de la Habana 
■ negándole la admisión del recurso de casación que 
interpuso en incidente á la causa criminal seguida 
contra Manuel Fomaris y del Corral por falsedad, 
con las costas á cargo del recurrente. Comuni- 
qúese por medio de certificación este auto á dicha 
Audiencia para lo que proceda y pnb íquese en la 
Gaceta de la Habana y en la Colección á cargo de ta 
Secretaría de Justicia ñ cuyo efecto líbrense copias 
certificadas. Lo acordaron y íirm-in los Magistrados 
del margen ante mí de que certifico. — Antonio Gon- 
zález de Mendoza— Pedro González Llórente — Rafael 
Cruz Pérez. — José M García Montes. — Eudaido Ta- 
mayo. — Ángel C. Betancourt. — Octavio Giberga.— 
Ante mí. — Armando Riva. 

Y para remitir á la Gaceta de la Habana para 
su publicación libro la presente. Habana veintiséis 
de Junio de mil novecientos. — Armando Riva. 
CQaoaU 4 agosto.) 



MdbiGooglc 



Ldo. Silverio Castro é Infante, Secretario por delegaci(5n 
del Tribunal Supremo de la Isla de Cuba. 
Certifico: que á fojas trescientas treintitres del L'bro 
de sentencias dictadas por la Sala de Justicia del Tribu- 
na) Supremo de la Isla de Cuba en recursos de casación por 
infracción de ley en materia criminal, se encuentra la 
siguiente.— Sentencia número cuarenticuatro. — En la 
ciudad de la Habana á ventisiete de Junio de mil nove- 
cientos, en la causa promovida eu el Juzgado del distrito 
de Guadalupe de la misma ciudad por José Alvarez Prie- 
ta por falsedad en documento público, defraudación y 
esrafa, contra Urbano Fernández, Andrés Bouza, Manuel 
Riego y Agustín Linares, cuyos domicilios y profesiones 
íi oficios no se expresan; causa pendiente en este Tribunal 
Supremo i consecuencia de recurso de casación por in- 
fracción de ley, y en la que el Juez instructor dictó con 
fecha diecisiete de noviembre de mil ochocientos noven- 
tinueve autos cuyos fundamentos de hechos son los que 
i, continuación literalmente se transcriben: — Primero. 
—Resultando que José Alvarez Prieto por su escrito de 
treinta de septiembre último establece querella criminal 
contra Don Urbano Fernández. Don Andrés Bouza, Don 
Manuel Riego y Dod Agustín Linares por los delitos de 
falsedad en documento público y defraudación en la can- 
tidad de ochocientos siete pesos, ses>;nta centavos oro: — 
Segundo.— Resultando que esos delitos tos hace consistir 
en que existió una sociedad mercantil baja la razón de 
Joíé Bouza Y Hermano, la cual poseía dos establecimien- 
tos de caféj que entró á servir en ambos eslablei-imientos 
sucesivamente y por un periodo de tiempo de veintitrés 
meses, en los que alcanzó un sueldo liquido de quinientos 
trenticinco pesos oro; que además es acreedor de dicha 
■o';iedad por doscientos seteniidos pesos oro y ciento 
rÍDcuenta pesos plata, que procedía de ahorros en anterio- 
res colocaciones y que entregó en depósito en dicha so- 
ciedad al ingresar en uno de dichos cafés; que con objeto 
de formar ua pequeHo capiía), dejó acumular sus sueldos 
salvo algunas pequefias cantida'ies que recibió para preci- 
sas atenciones; que Don Ji sé Buuza, que figuraba en pri- 
mer término en dicha sociedad, falleció, disolviéndose en 
su consecuencia la sociedad deudora, por lo que solicitó 
del sorio sobreviviente la solución de la deuda, la ual 
eludió con equívocos pretextos, y aun que lo requirió por 
medio de notarios, y reconoció explícitamente la certeza 
de la deuda, no la satisfizo; que portales razones solicitó 
y obtuvo del Juzgado de primera instancia de Belén el 



zedbyGoOgle 



lio COLBCCltfN LBCISL*TIV*_ , 

embargo de uno de los cafés, á las resultas de su reclama- 
ción, y que cuando se creta asegurado en sus derechos, 
ocurrió que el mismo Juzgado á solicitud de Don Agustín 
Linares, que alegó ser de su perteneacia el café embarga- 
do, acreditándolo con et testimonio de una escrilura pú- 
blica expresiva de haberlo adquirido á Ululo de compra- 
venia, dqó sin efecto el embargo, de cuya escritura no 
pudo enterarse. — Tercero.— Resullandti que la fal'íedad 
en el documento público la atribuye al hecho de que muer- 
to Don José Bousa, el padre de éste, heredero de los bie- 
nes que quedaron por tal motivo, otorgó un poder con 
facultades amplísimas á Don Manuel Riego; que éste pa- 
ra poner ambos cafés fuera del alcance de los acreedores 
de la sociedad simuló la venta de los mismos á favor de 
Don Agustín Linares, y, sin antes haber liquidado los 
bienes de la sociedad, los hizo figurar solamente como 
pertenecientes á los bienes correspondientes al intestado 
del referido Bouza. — Cuirto. — Resultando que el Juei 
por creer que el querellante no concreta hecho alguno 
que acreditado tenga caracteres de delito, pufs no conoce 
siquiera los términos de la escritura cuya falsedad denun- 
cia, ni el lugar donde se otorgara; y que el fallecimiento 
del gerente Bouza no impide que Alvarez Prieto ejercite 
sus acciones civiles; declaró en el leferido auto no haber 
lugar á admitir la querella. — Quinto. — Resultando que 
denegada la reforma de ese auto, pedida por el querellan- 
te, é interpuesta por éste apelación, la Sala Primera de lo 
Criminal de la Audiencia de la Habana, por auto de 
cinco de Abril del corriente aflo, aceptando los funda- 
mentos de hecho y de derecho expuestos por el Juez, con- 
firmó la determinación apelada. — Sexto, — Resultando que 
el querellante interpuso recurso de casación por infrac- 
ción de ley, citando como infringidos:— Primero: —El 
número quinto del articulo quinientos cincuentinuevedel 
Código Penal, por no haberse apreciado como constituti- 
vo del delito que allt se define, el hecho manifestado en la 
querella, de haberse violado por Andrés Bouza el depó- 
sito de ochocientos siete pesos, sesenta centavos oro, con 
mis el de algunas joyas:— Segundo. — El articulo trescien- 
tos once, en relación con el número cuarto del articulo 
trescientos diez del propio Código, por no haberse esti- 
mado que tenga los caracteres del delito de falsedad en 
documento público, cometido por particulares, la simula- 
ción de una escritura de venta del establecimiento que 
perteneció á la sociedad extinguida de «BDUza y Herma- 
no*, instrumento en el cual se ha fallado á la verdad en 



zedbyGoOglC 



l2 DarraciÓD de los hechos; otorgándose la venta como si 
ti establee i miento perteneciese al heredero del socio pre- 
niuerto cuando era lo cierto, y ninguno de los compare- 
cientes lo ignoraba, que la mitad del haber social correS' 
pandta al socio sobreviviente. — Séptimo. —Resultando 
que el Fiscal de este Tribunal Supremo se adhirió al recur- 
so, alegando como mo