(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Coleccion de romances castellanos anteriores al siglo 18 .."

Google 



This is a digital copy of a book that was prcscrvod for gcncrations on library shclvcs bcforc it was carcfully scannod by Google as parí of a projcct 

to make the world's books discoverablc onlinc. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journcy from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prcvcnt abuse by commercial parties, including placing lechnical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfivm automated querying Do nol send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a laige amount of text is helpful, picase contact us. We encouragc the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attributionTht GoogXt "watermark" you see on each file is essential for informingpcoplcabout this projcct and hclping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are lesponsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can'l offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organizc the world's information and to make it univcrsally accessible and uscful. Google Book Search hclps rcadcrs 
discover the world's books while hclping authors and publishers rcach ncw audicnccs. You can search through the full icxi of this book on the web 

at |http: //books. google .com/l 



Dg.l.zedt,,CoOgle 



Dg.l.zedt,,CoOgle 






t,, Google 



Dg.l.zedt,,CoOgle 



b, Google 



Dg.l.zedt,,CoOgle 



otmncm 



ROMANCES MORISCOS, 



QUB COKTIBRS ; 



ÜW 



4ti«tm ' 






L);l.z,ill.,COOg[e 



í.UíU"> ; ^.'.::-: 



L)¿i.z.iit>,Coogíe 



PB^OLOGG. 



^ Uta an tiempo ati'que i» Europa par^ disputarse á' 
^ pfH^ía la adquisidoads todu nuestn» thtv» de literatura 
^ 7 belbs .artes , y caai(d0"és^'dÍB sfí i vab 'abundo las im- 
^^ presiones -de aueaW'O» bu¿i>¿6 ^oeunj tigih» Jiarecido -ver- 
•■^ gonuwó B» traUr'ek) 'ír^itipriibip á' fta^menüs' algunas de 
aquilas 'qüeoos JuMBfi'mtt'bono]^. ¡I^^ce niucbo titín- 
po qu« Ibs' ingleses >M» oeUipi-ado - á ' pMo de oro, j e^ 
-^ traído ana inSDÍdadde Ttt¿Htiios CanüiiMíeros' y R<ftiiance- 
L: ros, que es verosimil Uo-vOlvámos á ■ tecupéifar. Los pó* 
Vi' eos que ya quedan 6ufrirái1í>"jgual iv^ü^jy antes de mu- 
~\ <^08 años tendréniM qa» títitliljr' á-Haa ^biblioteÉas estrán- 
O gBfaa-, BÍqáerMnos e^udÍBt'%H 'obras^qb%'4ios pertenecen. 
'. Esté'lemor nos líabeKb'd -éfnprenda-^hi' pübÜcadon de 
3 este Ronianeero de RortiancéS' -MoriscOi'; el cual contiente 
> todos lo5"que se haUan (thl d-ñomaítíreftí genenU, aBadidd 
^ J' cfnniendittjo pOr'Pédfo F't((res, «'■íb^rWóen 4.° por 
Juan'de la'Cuestá '^'Bfkdndj año 'dlí y6i'4!"Sí nuestro 
.írabajo, comü «s 'dé espéftárj ■obtaTÍtí**'-a?iar*fcvorable aco- 
gida, continuaremos {JtibHüildo , 'no'fsolo'feííMemas ro- 
mances moi'iscos que sé hallan Fepérrtidbs' efi 'otrús Ro- 
man¿ewM; -sino taftWAi'téáamorti^.'-ltís'ptóforües, los 
iiÍ5tóiri(<ofj 'los'béróites'j y- luí satlriMM' yfiUrtescDs qué 
puedan bonrar nuestra literatura, Ó s^rfií'pltftf ilustrar 'Sd 
historia. ^ 

Casi todos los. Romances que publicamos en este U- 



bríto pertenecen al lig^d tn , y algubos po<!os i |irincí{a(» 
del xTii. Sos autores sbñ desconocidos; pero sus obras han 
llegado, j merecido llegar á la poateridad. La gala j la 
bizarría de espresion cjue los distingue , el entusiasmo poé- 
tico que los anima, la riqueza, ta armonía y la fluidez de 
veraiticacion que los adarna, demuestra que son la vei^a- 
dera j original Poesía Lírica Castellana. Su radencia es eo 
geoeral asonante, tomada, aegun se. cree, de los Anabesf 
su metro fué al. principio octoafUbo,;y oomo alguno» .[Hen- - 
un á ie 16 silabas tawbien dje losi dúsbiob, péio dividi- 
do en dos versos. ig^es, resultando > de aqui qucla^Mo- 
nancia m observaba «n todos :lf>8 Tensos . paiws. J4iO obMWi- 
te, postei'ionneote se..haB.he<ibQ md título de rosunca» 
varias composicioQes. «on igual aiti6ciO) y con sok» variar 
el número Ae «Üa^as dctsdeiS.á. 7. ^ 

Al publicar la presente oole<Kaolii!pudierames .haber pre- 
senudo en .^|Ia sqlajpente aquellos Ronwices Mpriacoa .mus 
perfectos y esq9^dp3«^Mpi'Í'^»ñdo:.los menos, fefíeiBOA; pe- 
ro hemos oreido.^ue í»i éstos, ^pipoloshisti^rípos, deben 
insertarse todof, pwes. foi-man respectivamente uf» hÍ£t»- 
na de. las tradicic^icsy fábulas, populao^es; y sí cwecea del 
mérito l¡teiaí.io,,fi}iti<4ente;parase;^ir.de modelp^ en su gé> 
ñero,. tienen; alo meno^ el de.ificocdar nuestcíis {lorias, 
pintar nuesb'as, .^Qst^i^bres, antiguas, y el de prest j^r bw* 
(eriales y ;^i!ííto»„.^pMa qiií,)|qf: n}qd§r)íos sp.ejei-citeinen 
esta clase ^ lif^^^rx , mí ' •' ■■■ ■' 

Esperaflacis q(ie el póblJ)íQ,Te(^iCon benigíWÍad ,ee|te 
trabajo» J qu*- <??« su induIgení3A.8U[Jirá t^M defefW» 
en qpe liayi^nos inpurij4o,.j ,-■;:,,• •. ,' ., ■ 



U3l.z.llt,,COOgIC 



ROMANCES DE ABENAMAR. 



'Por arrimo lu al&orooz, 
y por aUombra tn aáHga, ' 
la hosa lUnt etr el ra«lo, 
<]■« «. macho allanar m lanuí, 
colgado «1 freno al anón, 
y con la» ñendait^tadaí, 
■Q yegva entre doi Hadaros, 
.porque- no le píerda'y paeca, 
mirando nn flwrido'ahneDdro 
can' la flor mottia y quemada 
poc hi' inclemencia' At\ d«^0 
á todas florea «•ntradn,. 
en 1» vegn de Tokdo 
cataba el'fii«Ete^AbeiiBmar, 
frontero de las BateoÍM 
de la bella Gilúnti.' ' - 
Z^a aves qnei en laállmcnai 
al aice eatíendnrma alat^ 
dnd« hjoa le^pkrecm . . 
nlmaiurea de (n dama. 
Con eata imaginación, 
que tícil mente le engaña, 
ae recrea él Moro anaente, 
haciendo de eHa c*peráa2as> 
Galiana, anada-miá, 
¿ipiiéa te polo twnaigturda;? 



¿qniénha hecho mentirota 
mi Tentara y-la palabra? 
Ayer m« lIsmMle hiyo, 
hoy me ves , y no me habUi / 
al paso de estas deidicbaa 
¿ qnó será de mí- mañana? 
j Dichoso aqnel Moro libre 
qne en nHiUtdií ó dará cama, 
lia désdanei ni favores, 
pnede doittir hasta el alisa! 
i A.y, almendro, c¿mo nutestrat 
qne la dicha anticipada 
nO naei¿ cuando debiera , 
y asi deba , y nanea paga ! 
Páes eres ejemplo triste 
de lo qne en mí dicha pata^ 
' yo prometo de traerte 
por divisa d« mí adarga; 
cjoe abrasado y florecido 
■qni como mi esperanza, 
bien tecaadrará esta letra: 
del tiendo ha tido la falla. 
Dijo; y eiifirenando el Moro 
su^agva^.mas no sos ausin, 
por la.i4bem de} Tajo 
se Jttí.-«amiiiod« Ooaña. 



t^oot^lc 



En el mas soberbio monte, 
que en los cristal es del Tajo 
■e mira como en espejo 
solo de verse tan alto, 
elides terrado Abena mar 
está snpenso, mirando 
el camino de Madrid, 
descubierto por el cnmpo , 
y con los ojos midiendo . 
la diitancia de los paaos. 
Quejarse qniere, ^sopuede; 
y al Cn se qneja llorando: 
njOh, terribles afjra'viost , 
«sáeanme el alma, 
«y cifrranme los labios.* 
¡Oh , «amino venturoso^ 
qne á los moros derribados 
de mí patria ingrata llegas, 
honrada con mis teabajos ! 
¿por qué roe deja» á mí, 
tú que T3S llerando, á tantos, 
en los montes de Toledo; - . 
prisión de mis verdes aüos? 
De qiM seas ta» comnn 
siempre te estoy mormurando; 
porque I como te adoré, - ; < 
de que te pisen me espanto- . 



«¡Oh, terribles etc.» 

£1 Alcaide de Reduo n, 

mas envidioso que hidalgo, 

me ha puesto en esta frontera 

por terrero de cristianoi. 

Atalaya soy aqui 

del Maestre de Santiago; 

pero mas lo soy de aquella 

maestra de mis «ogaños: 

y porqac 4e «lio die quejo, 

qnesola«n«sto descanso, 

nnenaia mi cabexá, 

y asi misagiaiTios calle.' . . 

«¡Oh.ten-ibles ele.» 

Si callo, mo. llaman mndo, - 

J maldioieiit^.si hablo; 

y. lo qne de'griegos digo, . 

lo entienden por los troyanos. 

Horda^almepone el ^nlgo, 

iatérpréte-dc t»is daños, 

si ven , qoe-.«l alma ofandida 

tien« la lengua por manos: 

todos míraA Jo qne di^ , 

mas no miran lo que paso: 

maldiga'Dios eljnea 

que no coBaienM'descarf^j. . 

D ¡ Oh , tarñfalqs 'agravios «bit b 



So remedio en cl onsenqlaí sale á cnmpUrsii deslisir» -. 



n remedio ntmqqef^rta, 
falto de lodo. coMUfllOiM !■ ■ 
que todo el mondct J&talU; > 



cl desdichado, Aben anrar) 
que por biéuadiar.padeoe^ - 
y agenis culpafclo c^uú"-' 

L)¿i.z.iit>,Coogle 



Pide nn caballo cualquier*; 
porqne su yegua alazana, 
por KF kaoibra, no la quiere, 
paea ai mejor tiempa fallan. 
Quita al bonete lai plumas 
axul, amarilla j blanca^ 
qne no las quiere llevar, . , 
por ser colore* ije Zaida, ¡ ^^,-Í*~ 
Colore» que fidorá el Moro,.. 
porque 9. sn dueño adoraba; 
j desea aborrecelUí, 
porque otro Moro las am^ : 
De 4u ventura heredcíQ, - 
de su dama j de sn pitria* 
á quien en vano se qoeja, 
y í los suyos desagrada; 
porque im IHoro advenedíag 
es poderosa «n GraaadjL 
á gozar un. libremeuiA 
de las prendas de *« alma, > 
7 de los floridas años 
de sn Hora , bella iograU ;. 
siendo en,el \il\e disfonue, . 
y lio provecho en Im anuas* > 
Porqne «lAey kiavorept,' ;- 
ó porqne en el mur áeWÁp^n 
es Señor de-,d9* galwas, 
6 porqne laqmere Zaida. 
Con ella inoagbacion . 
■os ojos tornadoi agua, 
habiendo pensado nn rato ' 
en sus venturas -pluadaí I 
-enins'tnbajosfre«ei]t«lr ■ 
en sw esperanzas, vana*) . 
en mano a gena ,»n~ gloria 1 :-. 
y eif las d(j tíeaifio «ys «nÚB4> 



sus ríqueus poseídas 
de quien las tiene nsnrpadas , 
tan mal pagada sn fé, 
pues que sa/¿ no se paga. 
Para memoria de todo 
aquestas dlv isas. manda, 
que si e» po»Uile, le pímen 
en el campa .4« Ja^darga, . 
pues una :»ata no p^ede 
manifestar su da*|^cÍB; 
y que tanta» de»<íemtwnu ,. 
requiera divíiaS' taftfas. ■ 
Un Terde copip^ «brUA^o» 
Toeltoa en parbon las broaosv- 
y el caibcvi bocbo «e(UKa>> 
como mia.^fu,,t^peral^lau^:■ 
nna 4»»da3nnvie, 
que volvivt4<>!Ífl>«llp#lda5, 
pareíaa q^,yn,]tajm^o 
da qoi^ i rpcesiU illama: . 
,on iftico .avwúwto Jnego 
que una joyaeqcimygvaida 
quB teme qow fe l^vf^a^r», 
parque aq ^pued4 gffíaÚai 
un jaljUrdo Ado^ts^werto, 
que nn .puwip le despedau; 
y un ínTiemD.qtu^ cHifíen^, 
coaiuiTefaBJogueH)qf|ba> 
Esto dqu el f ii,j;rt^ Vif^9i > 
y convertidas en' sosa, 
sus lágriqía» y saa quejas, .., 
ala pintura fioagoanj^,,^, 
^De> ningunos» deipide» •-, ^ 
y de la ^dft ae t^ai^ta* y\ 
jomado dcflo volTejf -. -j, 
eternan^wtí^rfjlíaii^^ . ,,■ 

Contóle 



Mnaimo atunb» del anleriof. 



be IB fortana igraTindo, 
y sigeto i quien le agravia; 
de lodo et orando quijoio, 
porqae lo está de lu dan», . 
de BU patria le querella 
el desdichado Abenamar, 
y'dice que le persigne, ' 
7 á loi ettfaSoí ndpara; 
j qtte no mdro advenedíto 
es pod«rolo en Granada, 
para gAiar librerañite 
de lis prendas de id alma, 
■j de los ftoridos- años 
de su bdla Morb ingrata, 
■iendo én'el un« ditrontie, ' 
y sin provecho en las arftias, 
porque et Rey le &Torece , 
y porque en el mar de España 
es señor de dos galeras, 
A porque le qliiere Zaída. ' 
Con esfa iTttagIniciw ' 
■US oj«« • tomados a Jua, 
habiendo' pensado un poco 
en susVentúraS pasadas, 
en sui trübájoi perdidos, ' ' '. 
en sus eipn'anz'as VaBás, '' 
en matM «genasubíen, - 
y en k 'del tlcMpo sus anliai, 
■US riquezas poseída» 
de quien" TáS tieHe usurpada!. 
Un mil pagadÁ su fc) '-' ''■ 



porque de fe no se psgt. ' 

A nn page mand* que luego 
un pintor allí le traigu, 
que estas diviu* le pinte 
en el campo del adarga; 
porque una sola no puede 
manifestar su desgracia ; 
porque tantaa desventuias 
requieren avises tantas. . 
Un verde campo abrasado, 
TueltaS en carbón las brasai^ 
y el caHion becfao ceniu, 
como- lo está su esperanaa: 
nn Rico aTartento tn^O) 
qnenna joya encierra y guarda, 
que teme qAe se la roben, 
porque i\ no pncdc goiatla: 
un gallardo Adonñ mun-io, 
qtw on- paerco le despedaza: 
nn invierno que comienza, 
OKI un verano qne acaba: 
nn Jardín verdey hermoso ' 
qnese marchita' y estniga, 
gozado y pisada i sola*' 
de unas groseros -aba rea*. 
Este dijo el'fuerte Moro; 
y coBvertídaí en saila 
las fágrimas y stispirtts 
i la pintura no «gap^fA; ' 
Pide un cabal l« CU alqaiern, 
.potquftan yt9gii« kllraua, 



por ter Lembra no la qoiere, por ser colores en Zaida. 

pne« al mejor tiempo falta. De mnger. no le despide, 

Qniía al bonete las plumas j de la ciadad se aparta, 

aznl, amarilla 7 blanca, jnrando de no T<rfver 

qne Bo lu quiere llevar etetaunente i Granada. 

5.» 



Entré leonados mbíei, 
«ntre verdes esmeraldas, 
sobre las muertas cenizas 
de ptnmas qne Fueron pardas, 
ucó dos taanoa asidas 
el bonete de' AbeoaaiM, 
blasonando la nñidad 
de secretd'y in' esperanza: 
lo aznl qne desrnbie el cielo 
entre seis estrellas claras; 
el Tatie&te cnello ciñen 
fas rojas venas de A.nbia, 
7 á matices finos' ctibren 
def brazo Is 'cortA manga, 
j abona de la memoria 
los asaltos 7 éÉiboscadas; " 
porque' ra isaltó en las paces 
amor chir recias escalas. 
Ya pisa et-Horo galán 
las alfombras del Alhambra, 
donde su primo Celhi 
se cató con Ceündaja; 
á qaíói con voz algo triste 
derudillas en sus faldas, 
' á vDcIU* del parabién 



dijo quedo estas palabras r 
[ob prima del alma mia* 
por tu Tida qne bien asg»» 
la ocasión de los cabellos, 
y de fortuna las alas: 
enlaza este pecbo tuyo 
con la mitad de tu alma: 
mil aSos eoB é) te gooet, 
y en ¿1 tas cenieHas ardan, 
j en las sombras' dAtagtoria 
70 mis tormentos ' trocara : 
Ídolo fuera del tiempo 
con seguro de mudanza; 
j si cuat te ves, me viera, 
á los celos de tti fama 
rindiera amor tus paredes, 
anjetb i ofrecerme pagas: 
cualquiera mármol cnbriera, 
todos los bronces pintara, 
eodícioso de tesoros ' 

a] gasto qae me sobrara. 
El Moro dijera mas; 
pero la fortuna avsra 
ordenó que Aiarqne fncse 
á danzar con Gelindajai- 



Dg.l.zedt,,CoOgle 



que á toda Granada espanta, 
rico de insignias de amor 
■ale el tb líente Aben amar. 
Del colorado bonete ' 
lleva la -vuelta bordada, 
con ODft cifra que dice: 
De amor es mi alegre cauta. 
Aprieta boBfte y frente 
una verde sinabafa, 
y entre dos raonidat plosaa^ 
lleva sujeta una blanca. . . 
Enmedio roseta y toca, 
una esmeralda nwdalla,.; 
con una cifta que dice : 
£ntr.e dos 'hay-tola un alma.- 
Capellar y t^isela 
llera de. calor momda, 
y á trecbos cifra* qoe dicen:, 
Eret tol de mi etperaaza. 
Lleva en el siníestrp lado 
nna fuerte cimitarra, 
en dn caballa tocdUlo, 

todocobierto4e.iiiam:tias; 

el brazo derecho ^ev« 
con nna leonada manga^ r . . 
y banderilla- tufqseica 
en el cabo de la lanza , 
y paseando poco í p«co 
llegó al campo de Daraja ; , . 
mas vio que estaba cerrado , 
por nano de aquella ingrata. 
Hizo la seña que snele 
& donde un poco ge tacda. 



qne fue para el gá^jin^Moro 
celo» y descpv^anza. 
Hace saltar saxahallo 
porque oyese sus pisadas, 
y en ello vicie la Mora 
que con a&cion le aguarda. 
Echó de ver sn desdícba 
en la celosa lardqnu^ . 
y el corautn aqimo*9 - 
tiernas lágriiiiBs.derramti. 
Dice: salió verdadera-, 
la sospecha de mi.alma, . i 
á donde ea bien conocido , 
tu [>oca ley, y Ce/alsa. 
jDejaime por un Genizaro 
que fue de. nacíop. cri^tiaiía,. 
afrentado porGomel 
en las umbia^ 4el.4UtBinbrB>. 
i A dónde est^.tiia&cton 
y aquel amof que mostrabas? 
¿las Ugrimas qnp v^i;tiq*: 
con amorosas. pflahj;»; 

' ¡ Q mas inudsble^qiw el.^ieDto, 
mal débil jque frágil c^iía, . 

\ mas ingrata ájnií. seirvicio* . 

'.que la cruel Atalanta!,. , 
ífo me, espanto de todp esto,-, 
ni de lijera mudanza, - 
porque alfíneiei.mnger,. . 
y solo el nombre te.basta. . , 
Dio vuelta el gallardo Moro, 
toda la color mudada, 
dando al vulgo que decir, 
con su alegría -mella en rabia.' 

L)¿i.z.iit>,Codgle 



Am no marcfaíte el tiempo 
el abril de tu eiperanza, 
qae me digas, Turfi; aaigo, 
¿dónde podré yei i Zaida? 
Xa forastera te digo , 
aqaetU recién casada, 
la de Io( rabios cabelléis 
y mas que cabellos graeias : 
aquella que en menosprecio 
de las damas cortesanas 
celebran los Moros nobles 
con gloriosas alábanlas. 
Voy poTvella li la Heiqnita,' 
por vella voy i las zambras, 
7 annqne tan caro me cucsli' 
no puedo TcUe la cara. 
Encúbrese de mis ojos, 
cierta señal qne me agravia, 
j annqite mas,. Tarfe, me digas, 
no tengo celos .sin catlsa. 
Desplies qne á Granada vne, 
nnnca yiniem á Granada, 
sale mi Alcaide de oocite, ' 
j aun no Tiene día mañana. 
Enfadante mis caricias, ' < 
y esucconmi^lo-enfada! ' 
j no es mncho q«e yi>'le?e«iise, 
si en, otra parte descansa !- 
Si está en el jardín conmigo, 
siesta conmigo en la oania, 
no splo..las obras niega, '> 
mas-Biígame laa palabra*-: 
si Je digo, TÍda mis, 
me responde: mis entrañas; . 



pero con una tibicEa, 
7 un bielo qne me las rasga: 
y mientras roas le regalo, 
como trae vestida el alma 
de pensamientos traidores, 
enséñame las espaldas. 
Si me enlaao de sn cndlo, 
baja los ojos, y baja 
la cabeza , y de mis bracos 
dá Tuetta 7 se desenlaza, 
arrojando nnos suspiros 
del tnftemo de sus anuas, 
qne mis sospecbas enciende 
7 mis contentas abrasa : 
si la cansa le pregnnto, 
dice qne 70 107 la causa; 
y miente , qne alljí me tiene 
ociosa 7 enamorada ; 
pues decir que le be ofendido, 
en infiernos de ambr arda> 
si después que le conosco 
me bi asomada, i la ventana ; 
ti be tomado mano agena, 
ni be visto toros ai cañas, 
7 ti en parte isoipeehssa 
se ban eslampado mis plantas: 
7 Mabomajue maldiga, 
si por gnardarse en tú cast 
la ley de sn gusto tola, 
la de su alcorán sc-gnarda. 
¿ Mas para qué gasto tiempo- - 
en darte cMcntas tan largas, 
si el alcance que te be hecho - 
tú lo sabes , 7 lo callas ? 



L)¿i.z.iit>,Coogle 



'w-'L"yj 



?>í^.<V 



No jiir», qn« □» te creo. 
] Aquella, muger mal haya , 
que de Tuestroi juramentos 
redes para el gusto labra I 
qne.ton traidore* los faombre*, 
como mi promesas falsai, 
muerto el fuego duparecen 
como escritas eu el agaa; 
¡del prometer al cnniplir 
qní jom»dai Itaj ton largas ! 



¡ qaé veiit4s ea «1 etmino 
tan yemus j lan cerradas 1 
AjDiotqitemeacuerdocnaiido.. 
aquí ei aliento me falta , 
una congoja me TÍme: 
tenme, Tarfe, no me caigí: 
dijo llonndo Adalifa, 
celóla de au Abenamar, 
y en-br^EDs del Hoto Tavfe 
se b» quedado deamayftda. 



Tan ceiflu eatá Adtlifa 
de au qnerido Abenamar, 
qne si le miran te ofeode, 
y te ofende «i le hablan. 
Si á dicba con otro* moros 
corre toros , jnega cañas, 
jamis le pierde de vista 
en las fiettas y en las cambras; 
y ai acaso por su Rey 
en defensa de su patria 
con la* arma» al contrario 
■ale i correr en campaña; 
■i como Bo te permite 
le fuera decente canta 
no lo dejara un momento, 
mas liempra le acompañara, 
porque en apartan* de él 
en vivo fnego áe abrasa, 
y aun de sus palabras tiene 
celos cuando con ¿I habla. 
3ua pestamienlfts le sigue 
siempre que tale de casa, 
btitcaiído mil inTcnciÓBc*, 



y haciendo mil prueba» «arios, 
porque al- fin los celos son; 
Lijos de amor en qoiep ama , 
que los engendra el deseo, 
temor y desconfianna; 
y como quien quiere biea 



son lot celos amoiotoa 
efectos de aquesta canaa. 
T estando noa tarde á «ola* 
con Adalifa Abenamar, 
estas, palabras le dice 
con mil lotiiiros del alma: ' 
Valeroso capitán, 
claro etp^o de laa armas, " 
temor de lo* enemigos; 
fuerte miro de Granada, 
espejo de la milicia, - - 

arcbÍT0 en quien mi etpéraní 
vive , y todo mí contento, ' 
cansa de todas mis ansiaa, 
no te espantes qne mis ojo* 
anta ti dernmaa aguai 



L)¿i.z.iit>,Coogle. 



porque al fin loi ojoi ion 
lai Blqmilaru del «Ima, 
por donde el amor de^la 
los. yapore* que demma 
la pena en el conxon 
con el fuego que le abrasa, 
cujo valor escesivo 
hqce que del peebo salga 
el agua , con que el doloc 
del corason «e de»carga ; 
j comoi ni me combaten 
fuego , amor, temorr muda oca, 
ccloi 7 aospechu , lloco, 
P9rqne el corezoa deacauu- 
Por Aií te pido j tatfo . 
qoe «noque te latrea:!^^ damas 
no las mires nt las veas, 
porque en haceTIó me agravias, 
que como eres Un guian, 
cuanto Tállente en las armas, 
por galán te dan el pccmio, 
y por valiente la palma. 
Abenamar \fi remiende : 
¿.dalifa de mi alma, 
si para satisfacerle 
es menester qne se abrs ^ 
el pecbo, donde te tengo : 
al natural retratada, ' 
liar¿ por solo ,tn gusto 
puerta en él paLentc j ancha,, 
para q«fl t¿ propia Teas, 



i3 

ai acaso no eitjs turbada, 
como Abenamar te tien« 
fe inTÍoUble , afición casta; 
7 si imaginas que míentoiy ' 
ruego á Ali que cuando salga 
al campo con el Ciístianct 
me mate i malas Isnaadas ; 
que j^mis tenga TÍctoria 
cuando á escaramuza salga, 
j que caniiTo me nieguen 
la libertad deseada : 
mis en«nígos me ufcndan, 
mis amigos no me valgan, 
deudos 7 bienes me falten . 
Guanda menesl«K los baya; 
j finamente ko vea 
cumplidas mis esperanzas 
para gour tns aniOTes, 
sino que muera de rabia. 
y con esto, Tida mía, 
se asegure tn esperanu, 
cesen tus celo*, j cesen 
esas perlas que derramas, 
qse por ló que te he jnriidd 
j por la fe reservada ,. i. . 
sola: ¿ tí en mi corason, 
que Abenamar no te engaña. 
Con esto qnedó contenta,, 
tan satisfecha j pegada, . 
que trocó desde aquel punto 
en fe la. ¿ 



. ,. . . . 9i' ...'.. . 

Albornoé^ ^turbantes , marlotai ai capellareif 
ao Uaeo loi non» de GelTta, ' «liuiíalH ni alqáicdw. . 

Coogle 



ni traban t 
ni alheñan loi brazos ñieites,< 
ni ptocttran por ins dama*, 
si e»UD ptetenteg ó ausente*: 
ni de cetoia» porfias, 
ui de amorosas nteroedea, 
todos de n^ru Testidos 
con vestidoi poctugueseí,' 
por la muerte de Abeiuinar, 
que ds muchos es ^tiente, 
Tiendo qne traga la tierra 
á quien tragaba la gente; 
y que la maerte j amar 
jamas respetó- Talieote. 
£d casa del Moro muerto ' ' ' 
mil tívo» están presentes; ■ ' ', 



nno) pnblican la causa 
de sus déteos ardientes; 
otros que murió de celos, 
de desamor y desdenes. 
Secas esperansa* viejas 
en años mozot y verdes, - 
lloran sus amigos d¿t, 
y otros del hay maldiciente*, ■ 
que hallaron al Horo escrito, 
revolviendo sus papeles; 
Es mi voluntad , amigos, 
que si en Gclveí yo mnrietCr ' 
que me entierfen ei; mi tierra,> 
porqoe mas no me deitietre, 
que en p[e»encÍ»Won loi males 
como en auHixáa los bienes. - 



ROMANCES DE JUARQÜE EL GBANADINO.* 



EnsíUenma el potroracío 
del Alcaide de los Velez^ 
déome la adarga de Fez, 
y la jacerina fuerte, 
una lajiza' con du hterAts 
entrambos de agRdo temple.; 
y aquel' acerado casco 
con elmorsda bonete, > 
que tiea* plumas pajiáas 
entre blaiwos martinet«s, 
y garzotas medio pardas . ; 
antes que me vista denme. '' 



Pondréme la teca azul 
que me día pofa ponerme 
Adjiifa !■ de Baza, 
Lija de Celia Ámete, 
y aquella medalla en euadro 
que dos ramos la gDaruecen, 
con las hojas de esmeraldns, 
por ser los ramos laureles. 
Un Adonis quo va^-caza 
de jabalíes ihoatepe* ' 
dcjnndo SU' di<Q}«l4in>4K(' ; 
y dice la letra , muere. 



{') Este Aiarqiie es el.que en las guerras da GEanndallaDiaatlali- 
que Alavez , y Adalija , la que llainun Coliaidii'i' a£liüs' t(ii'>alo* del 
Azvque 7 tdiidanijt de Tóied^'del Rotntnceró gmértA. ■■■-:- : u 



L)¿i.z.iit>,Coogle 



IMo dijo d mdro Aivrqne 
■ntei que á la gn«rn fuese : 
aquel ^MfsCi¡^Rdií^ta0> 
aqnel g«IáB4[^^í^£^ 
AlmoraMe et de IMJíb, 
de ZalemB desoeñilieDte, 
caballcroj que eá Gnnada 
paieabantori los RfejrO. 
Trajéronlela niedaílá, 
y «upirabdé mil ytótt 
del bello Adíims miraba 
la gentilcu j la inerle: 
Adalifa de mi alma, 
no te aflija* ai' IW i^Mica, 
TÍTÍr¿ para gozarle ¡ ' 
gozosa vendrá íí verafre. 
B^e aera mí jótááda i 
tn finneía no sea breve: 



no te paíezéai i Venni, 
aonqne ea verdad te parecet, 
en olvidat í tu aminle , 
y no retpetarift ausente. 



i5 

Cnando «ola te imagines, 
mi retrato le coáanele, 
•tn admitir compiañiB 
: qne me nltnje y te* deiTele, 
- que entre tristes y dftlor 
saele amor entreienene, 
lEaciendfr de alegres iiiiieé, 
como de trÍAtes alegre*. 
' Him, amiga, mi retrato- 
' que abiertos los ojos'tieite, 
y qne es {ñntnra encantada 
' quabd)la,qnevÍTe,y'qneilenie: 

acnérdate de mi* ojm 
' qne macbas ligrimas vierten, 
' y á fe qne Ugrimas snyas 
' pocas mora* la* mereoen. 
:' £a ecto }leg¿ GalVEoo' 
á decirle que se apresta 
que daban priia en la mu 
que se embarcase la gente. 
- A venecr se iwrta el Moro, ' 
pues qne gustos no le vencen, 
honra y ésfuerco leannnan, 
cumplirá lo que ptotacie. 



Kecoge la rinida nn poco 
pan el caballo ^fte agnijaj 
inedrasti'dd acicate' - 
con que forioBo le ptéas. 
Qne sin nM) de' ntaon 
á mi parecer, Ve avisa 
de aquel ventttrasó tiempo, 
qne tá desleal olvidu.' 
Cuando rnalMt mi caite, 



midiendo de caqwna á 
con lat corbetas el subid, 
mis ventana* «on la vittft 
¡ eb ijmel á mi memotia, 
pnes por ella me oastigaa, 
abrasand»' mb ' emrafioa 
con esas entwtas üciasl 
¡ Qué de piendas qUrfiabtf 
de. m TOlutlUd fii)|ld«i- ' 



L)¿i.z.iit>,Coogle 



i6 

; qo j de verdades mf debei I 
7 70 á ti j qué de meniirii j 
Ayer temíate á mU ojoi, 
hoy vencet ¿ quien temiai, 
que amor 7 tiempo, en miiañoi,- 
no eitán iguale* nn día. 
Pens^ yo que en to nombre 
mí tiperuBia fuera rica 
en prendas d« quien tii ere*, 
y de quiep toa mis caricia*. 
¿A d^ndeeaseñan engaño*? , 
par merced que roe lo digai, 
defenderéme del tiempo, 
7 4e ti no tendré envidia, 
'Mas bien pudiera saberlo 
ti 70 sajl>e[la quería, 
cuando eicuchd tus ruones 



7 tí tai qnqaf eicritai. 
Disculpas pensabas darme, 
no quiero que me laa digas: 
para la dama que engañas 
será mejor que te sinrau. 
Ta te cansas de escucharme, 
bien será qiie te debidas 
de mi alma 7 de mis ojos, 
como de mis celosías. 
Esto dijo al moro. Aaarque 
la beilá Zaida d« Olias, 
7 cerranda. su. balcpOi 
dio principio á sos deidíclus. 
£1 Moro pic¿ elcaballo, 
7 bacía el tercfno le guía, 
murmaraBdo.-de sn estrella, 
qué á mil mudantas le inclina. 



En un balcnn de su. casa 
«baba Acarque de pecho» 
con el humilde Z^ri, 
i quien trata mal el tiempo. 
Un memorial de sas glorias 
estaba Azarqne leyendo, 
que al pobre Zegri causaba 
pena triste, 7 llanto eterno- 
Cuando hacia la puerta Elvira 
la larga Vista tendiendo, 
vio como'enel mar de Espaüft | 
sus rayois lansaba Febo; 
7 bajándola algo mas . . 

á contemplar, como et suela 
su bella color trocaba, 
mudaiidó Iq «ide en negr»; 



TÍO que entraba por U puerta I 

nueva luz , 7 otro sol aueva, 

cuyos rayos escedian 

á los que esparce del cielo. 

Tornó el color á la tierra, 

7 qnilando el negro velo, 

anunció con su verdura I 

un no esperado contento. ' 

Dijo Asarqae : aunque mi vista I 

aquel sol faiere.de jlefo, I 

es Zelinda la decreta, 

ó me engaña mi deseo. . 

Bien lo dice su belleía, 

pnes cansa con si^s .efectos 

en las almas donde toca 

gloria inrafiua^ ffgsoinmqu O. 



I, Google 



Reeon^k^üdola d Moto 

tioitó el bonete de presto, 
buiniUaDrdD la cabexa 
hasta ddujo del pecho. 
Celioda se levan (¿^ 
y bajando todo el cuerpo, 
complió al Moro so espenazaj 
que no fue faTor pequeño ; 
y de mwy alegre , triste, 
porque se acihó tan presto^ 
daba calbodo mil foce», 
que el go£o hace vil estrenu». 
SignténdoU con Im vista 
la dice: Ancho le debo» 



>7 

pnet (in haberte «enído 

das tal pago í mi* respetos. 

Aqueste favor, Señora, 

( aunque 70 no lo merezca), - 

le pondré con los demaai 

cuyo niimíro es incierto; 

y bastará suinemoria 

i desterrar mis tormentos, 

y entre glorias y pesares 

seiá bastante tercero. 

Celinda en esto pasó, 

y Asarque dejando «1 puetto, 

ufano con tal merced 

se retiij í su aposento. 



4.° 



Arrancando los cabellos» 
maltratándose la cara, 
está la bella Adalifa, . 
porque su Abarque se eiftbarca: 
«diando tierra en los ojos, 
mordiendo las manos blancas, 
maldiciendo está el contrario 
por quien se hace la jornada. 
¡X'j Capitán de mi glorial 
¡General de mis entrañas! 
j Patrón de mis pensamientos! 
¡Ckimpetidor de mis ansias! 
i Ltuire de mi rostro alegre 1 
jAlegria de mi alma! 
jDonde estás que no te veo, 
espqo en que me miraba ? 
¡ Ay, Azarque , mi Señor 1 
Mi Señor ; pues que me mandas. 
¿Mándasme que esté espetando? 



¡larga será mi eipcranaal 
Allá tmdrái una guerra, 
yaca otra guerra te aguarda.- 
piénsasme dejar en salvo 
y estoy metida en campaña. - 
Ay! si mi ausencia te aqueja, 
y mi favor te acompaña, . 
tu solo serás bastante 
para vencer la batalla: 
mi fe te encomiendo , Azarque; 
Alá vaya en tu compaña, 
porque vuelvas con victoria, 
pues con victoria te embarcas. 
Bien dirás, Azarque mió, 
que mugeres son livianas,- 
mas hay muchasdiferenltis - 
como soldado* en arimasí . 
nadie me verá sin tt 
en baile, s^a9 J »aU)M^;> , 
» 

i);,„,ii.,Coot^[c 



x8 

ni me verán en conciertos 
uno metida en mi estancia : 
ja no me verán las Horas 
Tcstir almayur ni galas, 
poiqac poco le aprovecha 



vettinc nn cnerpo >in almn. 
Con esta llegó Celinda, 
prima hermana de Bahata, 
y diií fin á sOs raionei^ 
{4ro no le di<( á aoi ansias. 



De .Sevilla partid Aiarqne, 
dqando en ella tn alma, 
qae se la dejó en rehenes 
á ta hermosa Celindaja; 
porque la que lleva el Hora 
no es suya , sino prestada, 
tjac i la despedida triste 
se la qnisodar en guarda. 
Azar de los ojos miot, 
dice, pues vas tle batalla 
armado de pieíai dobles, 
como la razón lo manda: 
que te armes de sufrimiento 
te mego, en eshi jornada, 
y de firmeía en ausencia 
que es cansa de la mudanza: 
ya sé qne por donde vas, ' 
Horas verás mas bizarras, 
de mayor donaire y brío, 



de mas hermosura y gracia-, 
donde podrás ocuparle, 
y olvidarme con maraña; 
mas ninguna te querrá 
del modo que esta tu esclava; 
pues que vivir yo sin ti, 
sin temor, recelos y ansias, 
es cosa muy imposible 
para quien de veras ama. 
Si en algún sarao te bailares 
-donde acudan mí* contrarías, 
deten , Azarquc , los <^os, 
no tiendas la vista larga, 
que ojos qne de rondón miran 
ocasiones de amor hallan. 
T con esto Alá te guie, 
Hahoma vaya en tu guarda, 
y el cuidado de ti tenga 
con que queda Ceiindaja. 



ROMANCES DE ALBATALDOS EL ANDALUZ. 



En la Tuerza de Galera ' los ojos y los cuidado* 
estaba preso Albayaldos, de todas la* damas Horas 

grande galón grniíadino, por la gala y por las manos; 

de Jcr» gihcte bravo: el que á la zambra venía 

«1 qne robaba en lai fieiUs dejando seguro el campo^ 



que del amor i Us armas 
Tudo parecen sus pasos. 
En la' prHiou una noche, 
cuando del bullicio bravo' 
se desvían juatamente 
las fieras y los Lumanos; 
tanto imitaba á lu dueíío, 
que presumiendo Albayaldoi 
que responderte podría, 
asi dice suspirando : ' 
1 Ay libertad, que en vano 
ul parecer me escuchas, y te 

Hamo I 
A Granada parte e( Moro, 
sus centinelas burlando, 
que no bay estrechos déseos, 
Ton ser tau largos los pasos. 
Sus alas le presta amor, 
la noche su escuró manto, 
la ocasión le dio ventura, 
el tiempa seguro espacio. 
Francelba le recibe 
en su cuerpo y en sus brazos: 
las voluntades le cercan, 
los deseos se apartaron. 
La envidia muerta de gusto 
comer al suyo estorba tanto, 
contiíle á Muley Hamete 
-la soltara de Albayaldoi. 
Era Maley un morillo 
i bajesas inclinado, 
muy envidioso y mal quisto, 
celoso por despreciado, 
y de su infame costumbre 
los embustes aumehtando,' 
í Zegrifs y Gomelu ' 



Mbeld el secreto agravio; 
¡Ay libertad, que euvano' 
al parecer me escuchas, y tt 

llamo! 
Al ruido de la trompa, 
y' conmoviendo los labios, 
buy¿ el preso que tenia 
-Fraocelisa en bellos latos; 
y dejando el alma en ellos 
el cuerpo se puso eu salvo, 
que amor , ocasión y tiempo 
cegarán á cica mír Argos. 
La lon-i^ del Rey le busca, 
mas no parece A^ibayaldos, 
qne ya se volvió á Galera, 
í su reyíiD y á su banco. 
En la prisión está el Moro, 
y el amor eüí i su lado, 
la venda encím.i los ojos, 
debajo del brazo el arco. 
Albayaldos le decía : 
llévame, niño , un recado 
á Francelisaj pues tienes 
tan buena' ventura en dallos: 
díle. Amor, qne mil prisiones, 
guardas, peligros, contrarios, 
vencerá el atrevimiento 
que en mis esperanzas hallo, 
¿ cuya ley i' y á tus flechas, 
mis sentimientos encalco. 
Fuese Amor á Franceiisa, 
y esto repite Albayaldos; 
] Ay libertad , que en vana 
al parecer me efcuchas , y l< 

llamo r 



i.,Goog[c 



A los loldados que bicitn 
CD la puerta Elvira guarda, 
aqnel upaaloio nyOf 
«I GiroD de Calatrava; 
el que tantoi, y tan buenos, 
sacó i la fuette Granada, 
habiéndolos saludado 
les dice con faz hamana: 
Amigos , deci al Rey Cbiuft, 
qne si licencia le es dada, 
nu Cristiana aventurero 
de los de la cruz de grana, 
quiere entrar en la ciudad 
á correr algunas lanzas,: 
qne lo |>erroita su Alteza, 
pnes de fiesta Real se trata- 
Fueron , y como volviesen 
concediéndole la entrada, 
ae puso en espacio breve 
en la nueva y ancha plasa, 
cuyos abiertos terrados, 
' miradores y ventanns 
estaban cnrioíamenle 
adornados y entoldadas; 
j la gente entretenida 
al son de confusas cajas, 
de sutiles inventivas, 
y lie singulares galas. 
Iba en un rucio andalns, 
de vistosa piel rodada, 
cotí Tina bella cubierta, 
'cual la ntisma nieve blanca, 
de finísimo brocado, - 
con lazos de oro bordada, 



y iembra<U i breves trecluif > 
de lo wiitBO mil laudas : 
blancas y vbtoias plumas 
con oro fino argentadas, 
como el famoso Maestre, 
sin diferenciar en nada: * 

en cuyo siaieslro lado 
del capellar se mostraba 
aquella insignia gloriosa 
de la gran cruz calorada: 
y bebiendo al Rey y á la Reina 
saludado , y á la> Damas, 
con inclinar la cabeza, 
y dado vuelta á la plaza, 
fue coDOcido de muchos, 
y de Muza que le abraza, 
dando i su víala la Corte 
de alegría muestra estrafia. 
Llegóse al mantenedor, 
que era el valiente Abenamsr, 
con qulrn habiendo corrido 
con gran deatreza tres lanzas, 
ganó una rica cadena, 
que dos mil doblas pesaba: 
besóla, y dióla á la Reíufk .. , 
con cabeza y vista baja, 
que de su valor quedó, 
y cortesía admirada. 
Oyen.Jo míl parabienes 
y gloriosas alabanzas» 

de aquellas. Moras gallardas, 
atrope II ai ido su vista 
las mal fcqatadas almaii 

L)^i.z.iit>,Coogle 



tan tlcaí con sn presencia, 
cuanto pobres de esperanzas, 
llorosas de los efectos 



vuelve al caballo lai ñ 
para dejar á Granada; 



mas el vatícntc Albayaldos, 
sediento de gloria y fama, 
pide batalla al Maestre, 
de lanza, espada y adai^a, 
qae para el tiguiente dia 
con gages quedó aceptada. 



ROMANCES DE GAZUL. 



Desesperado eamma \ 

ese Moro de Villalba, 
maldiciendo su yrnlara, 
porque en tat tiempo le falla: 
lio porqne le den cDÍdado 
los bandos qne boy cu Granada, 
entre los linagfs nobles 
de Abencerrages y Andsllas: 
ni tién« envidia í los Moros '. 
qne son del Rcj la prívanos, ' 
oi los cargos iií Alcaitlias, 
con las insignias Iionradaí: 
•olo esfima el fnerlc Moro, 
le deje la bella Zaid*, 
guiada por las razones 
de nnas ñngídas palabras. 
Y considerando el Moro ' 

au mucha hermosura y gracia, 
dice con snspiíos tristes, 
lacados de slU! del alma : 
jQui¿n cansd tanto desvio? . 
¿ Quién perturba mí esperanza? 
¿ Quién te mudó del intento 
firme, bella Hora Zaida? 
¿Quién hÍEO qa« mi» trofeos 



del lauro j altiva pabna 
dejaseu de coronar 
esia ÍFrentt desdichada , 
sino algunos falsas pechos 
de intención falsa y daííada, 
qne hicieron tn condición 
del León , 6 Tigre Hircana ? 
jOh lenguas de maldicionl 
¡Calumniadoras de famaf 
¡Salteadores de las honras f 
¡Almacenes de cíiañasl 
¡Alcázares de malicia! 
¡Torres de desconfianin, 
que no sabiendo to cierto 
sentencian con ley contrariaf 
¡Alá permita , crueles, 
se paguen vuestras maraflaif 
en otra tal ocasión, 
¿en cosa qne tanto oivaya! 
¡7 que veáis, inhumanos, 
pechos falsos, lenguas falsas, 
como os da el cielo castigo 
por U merecida pagel 
¡ Oh cuan justos os mostráis 
en la apariencia y palabnu. 



as 

7 sois peoreí qne lobos 
cDlr« lal OTeJBt manso» ! 
Ardiendo se parte el Moro 
en unn amorosa llama, 
despedido de gozar 
de la bella Bfora Zaida: 
y al sagrado Tajo dice 



mirando sm olas, claras ; 
I Ay tio, si hablar supiera», 
para declarar mis ansias, ; 
á quien mirando te está 
la tarde, noche y mañana,; 
en el fin de tu corriente, 
y en la felÍE Lusitania ! 



Si tan bien arrojas lanza* 
edmolos cañas- arrojas, 
no pretendas por galán, 
qne á los Gatules deshonras. , 
Ho las xambras ni liu ¿estas . 
de las Granadinas Moras, 
que el nombre de fuerte pierdes 
cmando el de cobarde cobras: 
deja el vistoso alljpmai, 
- el alnNysar y marlota, 
y no te precies del oro, 
que á ta linagc desdoras: 
mira que las armas son 
de mas honra y menos costa, 
y qne los que no son nobles, . 
con ellas nobleza cobran : 
mide, Albcnzaide, tn gusto- 
con el estado que gozas. 



que i veces' de altos deseo 
nacen esperanzas locSt: 
huye de tu pensamiento, 
porque de plumas se adom, 
ligeras para subirte, 
para sustentarte flojas : 
no te arrojes en el mar, 
donde tantos vientos soplan,. 
ya de furioso desden, 
ya de eneubierla lisonja : 
la libertad qne se pierde 
con gran trabajo ae colara,. 
y mas la que va perdida 
por una impasible cosa. 
Esto decía Gazul, 
el qne la fama pr^ona, 
puestoen olvido por pobre- 
de la bella Zaida Moi:^. 



Cuando de los enemigos, 
en roja sangre bañado, 
defiende nuestras riberas 
mas que los otros gallardo; 
cuando deja la marlota» 



y desnuda los dáñaseos, 
vislicndq maHa sangrienta 
délos despojos contrarios} 
cuando de tu Abencenige, 
■i tienes hidalgo tialo, 

. Coogle 



^mtnio M marpí e^ pdigro 
lu* de tener ma* caídado: 
entoncei , ingrata Hora, 
en oloruo* brocado! 
i mano igpua te rindea, 
y.dat de mano 4 tu amo, 
JIorraate el bluon antiguo 
de loi Beyes tus pitado», 
7 pones menguantei lunai 
en tu cbapttelea allM. 
Alá tofi vengue de ti; 
aunque para ser Tcngado 
liaatante venganu dai* 
y uí la darás llorando, 
Gitfndo <I« e*oi largoadta* 
vieres qse qnedaa bnrUdo* - 
con toa concertado! gwtos 
tna gustpB desconaerlados. . 
I Qué contento tara verte 
•lundo U^uei á altraiallor .' 
neseladaa tu*, trenua rabUa 
entre in copete blaneo ! 
T cjofudo de fa otra Hor« . 
la* graciaa le e!t¿ contando, 
j ini Ujo! BtropcUen 
tu! alfombra! jr tn eatradot 
j cuando dqea laa agua» 
de Genil fértil j cUiw, 
j vayas i las riberas 
del turbio y corriente Tajo, 
donde ao hay Abenoccrs^a, 
ni aqncl .tropel de eaballoi 
qse diesile tus míndoras 



a3 

mirabas cORer gallavdoa. 
Soledad te ha de caniv, 
ingrata , el tiempo pasado, 
cuando en el presenta miret 
todas tus gloría* m blanco. 
Y las divisas j acores, 
los papeles regalados, 
palabras y iuramenh» 
en tu daño canjuradoa, 
todos han de ser verdugo* 
de tos años malogrados, 
cuando «ntiegaduM los veai 
í tan bien logrados aSos. 
El .tiempo es padre de oeltoa, 
j quien tiCB4^«B()0 Utgo, 
detrás ^:n^T«atQ«Us 
aun n.o cMiiá asegOMdo. 
Serás celada en U corte, 
serás celada en li campo, 
serás celada, en Us fiestas, 
y en las lambrtt T saraos. 
Celada ««tas «*- todo. . 
y coa ser «elada tanto, 
nunca calada- pondrás 
í tus disgiutos cansados. 
Darás muy flaca disculpa 
cuando digas: queforsadoa 
de to padre , Mapondieroa 
el !Í, que lastima á tantos. 
Gusa de lo ^ue escogíate 
eun ese descargo falso, 
que donde'amar se atraviesa, 
no bay jpaires cevacenciadoa- 



i.,Goog[e 



limpíame Ujaceriaa; 
Té presto ; no tardes , page^ 
que pnrá el fiíego qne tengo 
por muy presto será urde; 
j quítame del bonete 
las veidei pinmas que Azarqne 
me dio, cuando íaí'Á stt boda, 
pnet sebanTuelto plumas aire. 
Pondrisme unas plumas negras, 
j una cifra que declare .' 
plomo tON dentro en el almoj 
pues del alma el peso tale:, 
y á mi luarkita amanilla 
le quitarás los diamanteij 
j hari» que te los pongan 
de un fino y negro aíabaebe; 
porque llevando to negro 
con lo amarillo , séñate 
mi suerte deaesper»da, 
suerte que sin suerte sale; 
5 unos llanos bdreégníei 
no guBinecidos nt grsTes, 
que á quien le falta tti fierra 
es muy justo que se allane. 
Dame ta lanza de guerra, 
la de los dos bin-ros grandes, 
que de la langi^e crístiaita 
están templados eon sangre; 
que quiero qne en ^IB nneitia 
nuevamente se arícale) 
porqne be de pasar sí puedo 
un cnerpo de parte i paite. 
y ponmc en el tahalí 



de diez el mejor athngn, 
y la Taina también negra, 
porque á lo damas iguale;, 
y el caballo que me dio 
de presente, por su padre 
el Cristiano de ]aen, 
que no quise otro rescate; 
y si no estuviere herrado 
harás luego aderezarle, 
que pues no acierto' con geiv- 

tes, 
acierte can aniraalesi 
y mudarás las c 
que tengo en los ai 
y sino dales con tinta, 
no se vean los esmaltes; 
Aquesto dij^ Uaiul 
un martes triste ea Ja tarde, 
tarde triste para él , 
y al fin deipojoi de Harté, 
pues en él le vino nueva,- 
que el miércoles adelmle 
se casa subella Hora'' 
con sO enemigo Albénzaldé,' 
Moro rico de itacrdn, 
annque de torpe linage;- 
pero venciá la riqneta ■ 
á H^s años de amíst*d«t. ' 
Todo aqútato puesto á pnnio 
lo tiene, y comienza á armanep 
qne pues amor le desarma, 
no es mucho contra amor le 



L)¿i.z.iit>,Coogle 



La primer seStlde Vínni, 
itxntrando >b estrella sale, 



ciundo mIc d< Siáonia, 
7 para Jei«i m parte. 



5.' (■) 



Sale t» estrella de Venu* 
al tiempo qné el «»l se pone, 
y Ib eoeroíga del día 
su negro manto descoge ; 
j can ella nn foerte Moro 
semejante i R-odamonte, 
sale de Sidonñ airado; 
de Jerel la vega eorre 
de donde enira Gaadalete 
al mar de Espeüa, Jpt>r donde 
de Santa HaHflr «I puerto 
recibe famoso nombre,''! 
DesespMado ramiiM, 
que siendo en ünage noble, 
le deja *p dama ingrata 
porqoe se stiéija qne es pobre, 
y aqneüa nocbe^se casa 
con uñ Moro feo j foiiie, 
porque es AIddde en Sevilla 
del Akáiar y la Torre'. 
Qnejébase liernaraénte" 
déUn agravio'tan-TBdtíne, ■ 
y á SDi^lábnls'Ia'vega ■ 
con dnices écásrespotfdé : 
Zaida , dice , utas airida 
que el mar qiié Ids'nives lorbe, 



mas dura é inexorable 
qne tas entrañas de un monte, 
¿ cámo permites , crnel, 
despaes de tantos favores, 
qne de prendas de- mi alma 
■gena mano se adorne? 
¿Es posibleqne te abraces 
á las cortesas de nn loble, 
y dejes el ¿rbol tuyo 
desnudo de fruta y 4oi«s i 
¿Dqas tu amado Gizul, 
dejas tres años de amores, - ■ 
7 das la mano í Albenzaide 
qne aun apenas te conoces? 
Dejas un pobre mny rico, 
j nn rico niny pobre escoges , 
pues iBs riquezas del cMrpa 
á las de) alma antepones. 
AlápermJtB, enemiga, ' - 
que te abormca y te adoréis, 
j que por eetbs sifspirct,' - 
y per anaencía le H<tres, ' 
y qne de noebe no duermas, 
y de'dja no reposes, 
y en lacaiña le fastidies, 
y que en la mesa te enojes, 



(1) Para colacar este romance entre los de las gnerr» de Granada, 
hay qne ^siarprn-nn anicronismo , poe* en eite tiempo j* Serilla-era 
de loí Cristianos, j no podia ser J^lbenzaide Ateaide de Sevilb pi d^ su 

U3l.z.llt,,C00glC 



36 

7 ea lat ñeUMíj lai Eambrai 
no *f TÍita tsft colareí, 
ni aun para verlai permita 
qne á I& Tcotana le ataoici ¡ 
y meoosprecie en lai cañas,. 
para que mu te alborotes , 
el almajzar que le labres 
y la manga que le bordea,, 
j te ponga el de su Euniga 
con la cifn de su nonibre, 
á quien l« dé lo* cauiÍ«os 
. cuando de la guerra torne; 
7 en batalla de Cristiapoa 
de veDe muerto te asombrOt 
j plegno Alá que suceda 
cuando la mauo le toMes} 
7 si le has de aborrecer, 
que largos años le goces,; , 



Cuando por prados amxiio* 
Febo SB gauado ímpoDe , 
de Docbe á pacer los.benas, 
•ale la estrella de Venus 
al tiempo que el sol se pone.. 
T cuando con ra;o| de oro , 
Febo busca otro homontc, 
sala Diaua j *a coro,. 
j con ella un fuerte Moro. - 
■emejante i Bodamonte^ : , . 
Es el Horo enamorado, - . 
aunque amor no le socorre; 
■j como desesperado 



ipie es la mayor maldicío» 
que pueden darte los bombrcs*. 
Con esto llegó ¿ Jeres 
á la mitad de la noche; 
bailó el palacio cubierto 
de luminarias j Toces; 
7 loi Moros fronterÍEOs 
que por todas partes corren^ 
con sus hachas enoendidaa 
7 con libres^ conformes. 
Delante del desposado, 
en los estribos alióse,, 
7 arrojándole la lanza 
de parte á parte pas¿le. 
Alborotóse la plasa, 
desnudó el Mero el eitoqaef. 
y por iqiiad de la gente 
hacia Sidonift volvidse. 

(i) 

.sale de Sidoola airado, . 
de Jerex la yega corrí. 
Va de noche sin almete ; 
7 como BU sol se esconde,. 
con el camiuo árcemele 
por donde, entra .Gnadalete. 
' al mar de España , 7por donde- 
toma el camino m» tuerto 
por no ser visto de hombre, 
7 por domlc va encubierto^ - 
Santa. Maña del Puerto 
recibe fomoso nombre. 
Su cierto mal adÍTÍna. 



(1) Este romance e> una glosa del anterior. ' 



Contóle 



y uwqae de trato Un doble 
la Ténganla detennifia, 
deieiperado camúia, 
■iendo de líoage noble. 
T como ea metal U plata 
qne ba vencido siempre al cobte, 
j el Moro no le rescata, 
le deja au dama ingrata 
porque le tacna que et pobre. 
Las Irj^e* de amor ttaipaia; 
y porque no quiere tope 
hombre qa« ei pobre mi cats^ 
aqneata noche te casa 
coa un Moro feo y tor^: 
y lin tenerle mancilla, 
quiere su pecho le borre ; 
j al otro da mano y vIIb, 
porque es Alcaide en Sevilla, 
del Alcázar y la Torre. 
Con el gran dolor qne si^Ue 
.blasfemas ^eces tu nombre^ 
y como olvidado ausente, 
se qnejaba didcemente 
de un agravio tan enorme. 
Como cólera le ciega 
7 no sabe quien le esconde, - 
en Uanlo y voees se anega* 
y á sns palabras U vi^ 
con dulces e«os responde. 
Ingrata que eres cafada 
im que mi lanu lo estorbe, - 
y como el nombre le agrada, 
Zaide , dice , maa *ir«da 
que el nar que las naves tarbe. 
Como el agrsf io a notsUe,. 
T> cual otro Bodamonte 



diciendo: ¡ah, mnger mudable, 
mas dura é inexorable 
que las entrañas de un roble ! 
DdJBsme en tan gran fatiga . 
con los primeros favores, 
cual pajarlUo en la liga. 
¿C¿mo es posible, eneaiigai 
dcspnes de tantos amores? 
Hil vidsA dejaré en calma 
primera que atrás me toqe; 
poca me has negado la palma, 
que de prendas de mi alma 
agena aaano se adorne. 
Híra , cruel , lo que trazas, 
y si este pacho tan noble, 
y esta alma que es tuya enlazas, 
¿es posible qne te abrazas 
con las cortezas de un roble ? 
Kerdo el jnício , y me destvliyo 
de que á un troneo dé» fj¡v<aet 
qne no se viá fruto auyo, 
y dejas un árbol tuyo 
desnudo de fruta y flores. 
Por un nieto de Acemil . 
metido en cien mil daloitta, 
vestido el abaa de azul, 
dejas tB amado Oamcd, 
dejas tres años de snorea- 
Solo porqne no so Alcaide 
ingrata , me deaconoect, 
no habieadA cobw yo nadie, 
y das la naso á Albenasida 
qne ana apenas < le; c6a»cei. 
To q«iaro ccse-mipíc^ ' ' 
pues nablezas no coheert,' 
que aunqoa et an dinero chico. 



38 

dejas un pobre muy rica, 
j un rico mny pobre eicoges-. 
To haré que quede en cRlnia 
el alma á qae tt diiponea, 



y qne no gocei lapaTma; 
pa» las riqueza* del cuerpo 
i las del alma autcptínet. 



La bella ZaidoZegrí, 
á qnÉen kiiío inerte aiara 
etpOH 7 viuda en un punto 
por nna atrojada tanza, 
eobre e) cuerpo de Albenzatde 
deslila liquida plata; 
y convertida en cabella* 
esparce el oro de Arabia, 
Las manos en las heridas 
por áó el Moro *e desangra 
pone g 7 en Gazul los ojos; ' 
que está lidiando en la plaza. 
¡ Oh cruel' mas que celoso! • 
le dice con voz turbada :' 
megoá Alá que de e^ata empresa 
presto recibas la paga, 
y que en medio del chidÍoo 
cuando á tu Sldonia layss, 
encuentres , annqne sea soló, 
á Garci-Perez de Vargas, 
y que en viéndole te turbes, 
y coH fnerza desmayada 
no ptiedas 'regir la rienda 
ui cubrirte con la adarga. 
Cautivo quedes ó muerto, 
I valiente solo en ia famai t 
; Guerreador Catre libreas 
no entre ái;neses y corazas I 
Y si.á' Sidonia Tolvieres '• 

á lo* ojos de tu amada , ' .' 



celos, se vengan ú hacer 
•oapechai averignidas. 
Torna, deja los amores 
de fe burladora y falsa, 
por cuya ¡mudanza espero 
hacer honrosa mudanza. 
Envaina , perro , el alfánge; 
vuelve , traidor, las espaldas, 
pues estás hecho á volver 
la fe , y á nunca á guardarla. 
Kunca tú tuviste amor, 
ni vienes de buena casta, 
qne el amador bien taaeide 
jamás procuró vengunza,' 
Tomo á decir, qae permita 
Ala , que tan mal te vaya 
en guerra , en paz , en amor, ' 
que pierdas coit la gananeia. 
Tu dama 1* de San Lncar, 
cuando vnelvas sea cauda, 
y en pane dand» no pueda 
verle cuando á velU vayas; 
y si casada fo fuere,' 
verdad no te' diga en nad*, 
enfádenle ms servicios, 
y cánsenle tus palabras. 
£1 Horo estando en aqnest* 
en' la plaza se hace plaaa, 
y dqa qtae el-víénto lleve 
sus qn^n y ñu palabru- 

I, .' I, Contóle 



ie.' 



tor tá pUsK de San Lucat . 
galán paseando viene 
el animoso Gazul, 
de blanco , morado y terde. 
Qniérete pactir' ei Moro 
¿ jngar cañas á Gílfes, 
que bace fiestai el Alcaide 
por las ircguas de los Reyes. 
Adora niiB bella M^ra, 
reliquia de los vatieates 
que mataron en Granada 
los ¿egries.; Gómeles. 
Por despedirse y hablarla 
vnelve j rernelve mil vecest 
penetrando con los ojos 
las venturosas paredes; 
y al cabo de ua hora de a&os 
. de etpecaniBs impaciente*, 
TÍóla salir ¿ nn balcón 
hadendo los años lurves, 
7 arremetiendo al caballo 
por ver el sol que amanece, 
haciendo que se arrodille 
j el sBtlo en sn nombre bese, 
con voz turbada la dice : 
No e* posible snccdernie 
cmsa tnste en esta empresa, 
babíándote visto alegre. 
Allá Aie llevan sin alma 
obligación j pariente»; 
toas volverá mi cuidada 
por ver si de mi le tienes : 
dama una empresa ó memoria, 



j no para que me acuerde^ 

sino para que me adorne, 

guarde, acampane 7 esfuerce. 

Celosa estaba Celinda, 

que envidiosos , como sneten, 

i Zaída la de Jerez 

dicen que de nuevo quiere. 

Airada responde al Moro: - 

Si cD las cañas te sncedé 

como mt pecho desea 

7 el tuju falso merece, 

no volverás á San Locar 

tan ufano como sueles, 

Á los ojos que te adoran 

7 á los qoe mas aborreces. 

Has plegué á Alá que en tas 

cañas 
lo* enemigas que tienes 
te tiren secretas lanzas 
porqna EUieras como mientes, 
7 que traigan fuerte* jaco* 
debajo lo* alquiceres, 
porqne si quieres vengarle - 
acabes 7 no te vengues : ' 
tus amigos no te a7uden, 
tus contrarios te atropcllen, 
porque muerto en boni)>r«t 

salgas 
cuando á matar damas entr^ 
7 que en lugar de llorarte 
las que engañas y eniretiene», 
con maldiciones le ayuden, 
7 de tn BfQ«rte se buclguen. 



Contóle 



So 

, El Mtfro jneiiia qne burla, 
que ti propio del inocente, 
y «Izándose en loi eitribos 
tormarle la tnano quiere : 
miente , le dice , Señora, 
el Horo qne me revaelve, 
8 quien e» maldición 
le caiga, porque me vengue. 
Hi alma aborrece á Zaida, 
7 de su amor se arrepiente, 
que su deiden y tu amor 
han becbo mi fuego nieve. 
Maldito* sean tres años 
que U serví por mi suerte, 
pues me dej<i por un Moro 
roas rico dé pobres bienes. 



Oyendo aquesto <:elind« 
aquí la paciencia pierde, 
cerró la ventana airada, 
7 ni Moro el cielo qne tiene. 
Pasaba entonces un page 
- con sus caballos giúetes, " 
qae los llevaba gallardos 
de plumas y de' jaeces : 
la lanza con que ba de entrar 
tomn , y furioso arremete, 
liaciáadola míl pedazos 
contra las fuertes paredes, 
y manda que sus caballos 
jaeces 'y plamas truequen, 
de verdes en leouadas, 
y patie furioso á Gelve». 



A meiTia legua de Gelves 
bÍBc¿ en el suelo la lanza, 
y echándose sobre el cuento 
Gazul á pensar se para. 
Pensando en las maldícionei 
de su Celínd», y de Zaida, 
está diciendo; fortuna, 
siempre ipe fuiste contraria; 
y entre suspiro y anspiro 
UD ay con rabiosa saña 
arranca del fuerte pechó. 



£) ausencia de Celinda 
no me atormenta ni cansa, 
porque fuera sin razón 
maldiciéndome adamalla. 
Cor esto, indignado y fiero, 



enristró su fuerte tanza, 
y contra un nudoso roble 
bizo tres trozos el asta. 
Quitó al caballo el jaez, 
y la empresa de su dama, 
como sí fuese león, 
con los dientes despedaza. 
A onacíniadeoro y seda 
que le puso én la cclaila 
su enamorada Celinda, 
también le dn justa paga. 
.Sacó un retrato del pecho, 
7 cuanto su faerxa basta, 
despide rompiendo el aire 
porque burle su mudanza : 
I para qné quiero yo adorno», ' 
si ll*vo adornada el álmx '' 



^ nlJdiciaBes ínjaslái 
por prenúo de ral ganancia. 
Has me tbIc ir decpojado, 
^uu lo voy de la «sperama, 
y avoque no de lot cuidado* 
que me atormeotan y eaniaa : 
70 tomaré en eiios r<^les 
de mi mal cmda venganu. 
i Uas qué digo 7 ¿ esto; eu mif 



'no tienen sentido pbintú. ' 
Qoíió el frcoo i mxabajlo, 
y echóle por la Tcntana, 

dicieodo ; Vé á tu atbedrio, 
que así me dijo i mi Zaida. 
£1 caballo ettando suelto 
al punto á correr arranca, 
j él prosigue su camino 
á pie ^ sin yelmo si lanta.. 



Cual bravo toro veiftído 
^ue escarba la roja arena, 
,de su Celinda afrCRUdo, 
GheuI á San Lncar deja. 
Desesperado'Tá«l Moro 
«n una alninm y^gBa, 
con un jaei leonado, 
de su congoja la muestra. 
En naranjado y en negro 
lo blanco y lo teráe trueca^ 
y lo amoroso morada ' 
en rabia cruel y negra. 
Una mirlota vestida 
' de blanco y aaul i medías, 
y en la parte que era and 
unas nubladas estrellas. 
Listados van loi To'tantM 
de encamado y seda 'negra, 
el bonete azul escUro, 
cielo de Into y tristcia : 
solamente ti tabalí 
del allange verde U«va; 
porque él solo ha de vengarte 
de quien revuelva su esfera : 



y de la triste color 
que queda en la seca arena, 
el Moro lleva la toca 
que «f'nsrvioso braio aprÍEU: 
negros son ios borceguíes, 
y n^aS'las estriberas; 
negras las ligas y cabos, 
y barcinas lag espuelas: 
no lleva lanxa albeñada, 
que ya In volara en pinas 
en la pared de m dama, 
cuando le cerró la puerta; 
lleva datilada adarga, 
y cu ella ana nueva seña, 
que es un cielo cicnro y triste, 
y tíi medio ana lona llena : 
llena, pero ya eclipsada, 
y alrededor esta letra: 
tan oteara r.omo elarOf 
j ion cruel como bella t 
y puei le quit¿ Celínda 
la* alas con qne alto vuela, 
no quiere plomas el Moro 
en su eallarda cabeza^ 

L);l.z,ill.,G00g[c 



3» 

Miércoln ií medio dia 
Gainl por loi GcItcs ehlrs ) 
Yoie derecko á U plaia, 
7 á jugar cañas comienza: 
no le coaooMi U* dama» 
por la trocada librea, 
ni t« conoce lu Alcaide 
liasta qne mas cerca llega. 
Lai adargas paaa el Moro 
cnal de blanda ó tierna cera, 
con los Tclocei bofaordof 
que tira en la fuerte vega : 
no haj quien al Moro leiiila, 
la gente se hace afuera, 
qne viene desesperado 
y por la« obras lo mneatEa< 
Alboróiaae U plaza, 
jr solo Gaznl'se queda 



diciendo, al citlo- míraiultf 
con yoi colérica^ recia: 
¡Ojali las maldiciones 
de Celiada se cumiiUeran, 
y en mi pecho otcavesadu 
alheñadas lamas viera! 
[ Y qne en lugar de llorarme 
las damas me maldijeran, 
y muerta afrentosamente, 
en hombros de aquí saliera 1 
I Y que nadie me, ayudara, 
porque dar gusto pudiera 
á aquella airada leona, 
que Ter mi muerte desea! 
Aquesto diciando el Uoro 
la veloz yegaa rodea, 
jurando de no «otvex - 
donde Chinda 1» veai 



t,n el tienipo que Cetinda 
cerró airada la ventana, 
y la disculpa i los celos 
qne el Moro Gasul le daba, 
confusa y arrepentida 
de haberse fingido airada, 
' por verie y desagraviarle 
el corazón se le abrasa; 
que cg el villano de amor. 
es muy cierta esta niudansaf . 
y la danzan muchas veces 
los que de veras se aman: 
y como supo que el Moro 
rompió furioso la lanaa 
qne llevaba para entrar 
en Gelve* i jugar cañat^ 



y que la librea verde 
habia trocado en leonada, 
saca luego nna marlota 
de tafetán rojo y plala> 
y un bizarro eapellar 
de tela de oro morada^ 
lleno de costosas perlas 
los rapacejos y franjas, 
con un bonete cubierto - 
de zafiros y esmeraldas, 
que publican celos muerto! 
y vivas las espeíansas, 
con una nevada tota 
con plumas verdes y Uftncas, 
y con acerados bierrot 
una lanza naranjada; 

L)¿i.z.iit>,Coogle 



iqae el color de la veleta 
también pnblica boaanza ; 
no lütoD de 'venje «taco - ' ' 
eon que irajwe 1« adai^y ■ ■ 
con una l«tra ijuediec;' ' "' ' 
Guárdele bien quien bietí-ama'. 
Informándose prímeré - -: '■' 
¿ c^nde Gaznl estaba ; ^ 
j que )ai fiestas de Gelge* ' 
á otro dia se dilatan, 
anua cas* de placer -'' ' 

«qadhi tarde le llama: - ■ 

y dioíéndolfrá Gatvi- ■-■ '•■■'. 
qua Celada le agsdtdibBf '' 
al page le pregtmté' ' : . > 
tres yteet ti se barlaba :■ 
que toa malas de «;eer - 
las uñeras mny deseadas, 
á lo menos las qae Mpotatf 
personas' enatnomaast' 
) afirmáadole qne 9Í> ' - ;' ' 
sia babiMÍeliiM'pMiatHa) ' I 
se sale á wr on la' gloria , ^ 
de (os ojbs de sn dama. 
Encontróla en'un jardín ' 
qae ud almoradnz cortUM', 
y d«Jaba la» Tioletas 
azules, |>or los mondas:' ' l> 
eotM mesqnetá yjaimin' ' ■ "' 
uiL nribito concertaba, ^ '-'> «' 
poniendo lo blanco at pecb»' "^ 
7 lo jtM>rado en el alma^ ' c ii 
Vtéodtne el Moro coa ella^ •-\> 
apenM los ojos akia, ' ;> 

que qnien sale de lo oscuro '' 
tacba^ion el sol le cania. 'ú 



' Celiada le mÍó la mano, 
no poco roja y turbada, 
y al fin dé iafiñitas quejas, 
que en tale» pasos se pasan, ■ 
dijo Aaiul: ¿Es posible, " - 
Señora ,.qii^ des tal paga, 
á qaienpof AÍá-tejuro 
qnemaAdb'ltítiti seliall«> 
moriria í no traerte 
en la idea retratada ? 
Y si de Smei me »eu<<rdo. 
mátenraff- de una lanzada, 
del modo 'que: yú matí 
al dtnpbsado <de -Zaida ; 
ó véate yo en los brazos 
de quien Ibas' celos me cansa, 
y que poc deseiperarae 
tiernos favores le haiga», 
si el.lHúro^e leba Informado 
te dije TCfdad'en nada. 
La Hora -qnedit con esto 
■atisfedn-y rauypigada, ^ 
y entre ellos e( afición 
con mas^rmeza que estaba, 
qne de rerolMr amantes 
otra oOsa-H» se^Mca. 
yistidse. «d' fiíf tas -prnea* ' 
con las manoDdAsn 'dama; 
y aobre««¿t> caballo oNero' 
cofl'Iwi JKec««tde-;^ala , 
un boitl'd^oed riiorado, ' - ' 
mondáb i)Ii)qi)»7 benda'i' 
después, de> batí irM abrazado' 
con palabra^ f inalada (, 
se parte>6»zul'&6elves 
c(tnl«a*9<4§ugiErUt;«afia»'' -.. 



Contóle 



De Lot trofeo* de tmat 
jt coroosdaí su* ueoes, 
Kiij gallardo entra Gasnl 
á jugar cañu i Géiyt», 
en un overo Tnríoiq 
que al «iie en «n «arto twoti», 
y en tu f njanu j vigor ' 
un leve freno detieae. . . 
Le librea de Id* ftgn ' 
es riFJa, morad* 7 verde» 
divisa cifria 7 colore* - 
de la ([uc en «n alma liene. 
Toilo» con laBtas Iconadu > 
en coiredorea gUiMcs, , 
a,<Joi-nada* de penacho* 
7 de cottote* jaece* ( : 
él mitmo se trae U adarga, 
en quien un. EeilU parece, 
que ea vivaí llanta* ac abrata 
7 ro ceniaaa se re*t>eWc. 
la letra, »i biea rae aciterdO} 
dice : £t MconvenitiUe 
pofifne ditiiKultu: [ 
el fuego que ti/nor ■maUndt.- 
Llegado á Ap «alaHI It» adama*t 
en Ins.aitoeestb^araM:'" ' • 
■ ea pie se pa*ien)l»^giba|í: ' -. ' 
bien cierías; iqatfinH*«feMCe. ■ 
Etiire ella» ni«ha'>^idai : 1 i' 
de qi|ien uQ tí««i|t«:^nUtPtei. i 
íue faviirecidoet.Jío*,*-.. .:. 
aunque .agtira I» cilMtiitfetej .c j 
Fue cauwUna-siriraaMij:::-. , ■■ 
que en I 



y viene é ser «jaíen la liii0 
el arrepeotido si^pre. 

Con-ella estaba Za&u 

7 Alminda , que dueño liuia 

eA grado 1BU7 allegada 

con los Oraoadinos Keyest 

7 conw vido Á Gaznl, 

renovóse «t accidenie, 

7 tanto cnanio le mira 

mas le adAra 7 ñas le qsiereí 

y así cnal pHita en balauM» 

dando el alna mil vaivenes^ 

celosa 7 arrepentida 

diversa* cosa* revoclve- 

Alminda que vida i Zaida 

qae de nuevo se entiistecet 

paca divartirla düti 

le dencubra lu qne sieitlBi 

Turl^da la respondió: 

Una iraaginacisn íntít» 

ha tido Ja cansadora 

de este mal que í punto* «reeei 

mejor «eré, dijo Alminda^ 

refrejiarla,, porque iliete 

después de liabér discnrrido'.' 

dar altravet la* maavfq^: 

bien maestras, le respuadÁ^ . • 

la de Jer^Ev queno sieetca; '. 

lósenlos y fantasia*» 

ni sabes qué son d 

que ¿taberlo, aoy bi«n «¡brJa 

que otra compasión tnvitae* , . 

de mi, que pidexco 7 añero . 

deestexuLqtw tintf cntMadsft: 

í>.lul,n„G0Qg[Q 



Tomó Zafira U manc^ 

j la ptitica suipendrr, 

el albocoto j estruendo 

de los que á las cañas vienen: 

citaban J^ las cuadrillas 

dentro del cerco y palenqnej ~ 

con berbeiiseas uacioíiei 

y marlotas diferentes. 

Al son (le bátbarai troitpu ■ 

los caballos impacientes, 

coa relinchos y bufidot 

por medio la turba hienden: 

reTuélvense unos con otros, ■■ 

y con ánimos Talientcs' 

con kves cañas procarott 

ofenderse caanlo ptwdcn. - - 



Dnní grao rato Ixfietla; 
pero fue coma MiOide, 
que -todo s la fin se aeaba, 
todo se acaba y perece. 
Daba prisa el cano tiempo 
í Apolo; porque deiicna 
su T<I oda ÍDuv carro, 
de su tardffnu «mpaeiente: 
y cuando llegó al ocaso, 
su contrario que lo siente 
con no tneuoi roovimienlo, 
bate las alas y viene^ 
á cuya reñida iodos 
por medio al campo 
y de su Hfaet«¿ pagados 
mandaron cesar los ja«ccs. 



Después que el faertcGazuI - 
>o1yíó de Gelves con TÍd«, 
de correr celosas cnñu 
para su dalce Celinda; 
en la plaia de San Lncar . . . - 
la misma tarde á la btida-i' • 
se presenta'daodo vneduis' 

al puerto de su ale{;ria i 

De inorado y recamado - 
un rojo alquicer traía, 
y un bonete «érde oscuro 
con la loca tanecina:.'r: - 
los adornos del caballo " 
van con la misma divisa, 
lolo muestra el borcegaí 
de oro la labor pajizaj '¡ 

que ya la deiconfijnra 



trae bajo del pie metida, 

porque Celúida está cieH<i 

qne á la ingrata Zaida olvida. 

Con tanta gradia pasea 

de ver la htz de ba-vida, 

que el caballo ain>d« las [Medras 

saca pohvo cuando pisa. 

Labrando un caparazón 

para sn Gasnl Cetinda 

estaba en ;esttf ncisiba 

sola, triste y rf traidaj. 

Quiso dibujar no tirio 

en un recamo qu'e'haCÍa, 

y sobre el dibtijo fiutó 

una rosa al^auAriná í' , 

cebó en el eoldr'de'ver 

que no «»ia flor'<Hi« quería, ' 



j qneri^adok qnll&t 
U mano el iaiuita qaita; 
qne en lo» anccsos de amor 
cuando «i paso deivaria, 
. truecan tuerte loa efectoi 
por dá el ctwscOD loa guia: 
j vieodo que á siu asttijo* 
cnanto niHa menú» «tina, 
d<ja la labor y >ale 



enojada de ü mlam; 

. j viendo al fnerte Gazid 
qne á otra coia no atendía, 
dqa el balcón preiuroaa 
y luego i llamarlo eoTia : 
y dando razón de GeUea, 
y de sn buena venida, 

> dejando friai loapechaa, 
entregaron ambas vtd«*> 



Estando toda la corte 
deAInuior, Hey de Granada, 
celebrando del Baaüata 
la fíenla entre Moroi santa, 
con ocbo Moros veitídos 
de' negro y tela de plata, 
que llevan ocho rejonea 
j en ellos mil esperaniaa : 
acguroa de tn ventura, 
de nfncbaa pruebas paaadaa, 
y mas eu el fuerte biaao 
que ba dado al mundo fiamas, 
( qne algnnaa veces ta anerle 
suele i loa bombrea de faná . 
llevarlos por toa cabelloa 
nía fortuna contraria), 
entra el valiente Gaiul 
señoreando ía plau, 
qne con ir aolo por ella 
loda la ocnpa y.levanta: 
hijo de si por sus obras, 
para gloria de »n fama, 
y para nobleaa iny«, 
«t Alcaide de la Algava- 



Los ofos del pueblo Heva 
el caballo entre las plantas, 
y en los apacibles sayos 
loa hermosos de las danai. 
Pasa delante del Rey, 
del Principe y de la Infanta, 
y haciendo su corteáis, 
el caballo y lanía para. 
Después del gakn paseo 
eu que fue viita au gala, 
los toros salen al coso 
y al riesgo de sa pujania. 
£1 Moro toma un nejon 
y el diestro braco levanta : 
furioso acomete y pica, 
uno encuentra j otro pasa. 
Del toro el aliento frío 
el rostro al caballo espanta, 
y la espuma del. caballo 
al toro ofende la cara. 
Admirada está la corte 
del airoso brio y gracia, 
porque ningún lance pierde , 
y mil volnntadea gana. 



En eite ttmpa la merte- 
á la poitrcra le llaman 
parque tale un braTO tero, 
famoM» entre la. manad»: 
no (le la orilla. del B¿tii, . 
ni Genil, ñi Gaadiaiu; 
fne nacido en la ribera 
del celebrado Jarama-: 
bayo T «^ color encendido 
y loa OfM corno braaa, 
arrngadoa fcente j- cndlo,- 
la 'firente bellM* 7 aneba, 
poco' dUiantea loa eneróos, . 
corta pierna j flaca anca, 
(■iteeióso el fuerte coelki, • 
i quien aejnnta la.barba:''"i 
todos los cstrcmos negrMt ' 
la cola TCTuelta y larga, 
dura (Moam., elperiuj crespo, 
la piel aembrada de manchas; 
Harpado Uaman al toro 
k» -vaqnera» de Jarama, , 
conocido entre los otros 
por la fiereza j la casia. 
En cuatro brincos se pone 
en la mitad de la plaza, 
j casi enla blanda arcan: 
<lb«Bdido.pteia0ieitainpa<. • < 



Sale al enavenfro GhbI, 

contó it'fw«a.)ttoniaña, 
alundu el bcaxo «a el hombro 
Tibrandoal- rejen el asía: 
aaca el codo junio ali pocho, 
11^ el pafio, el bratu saca, 
j picando «I fuerte cuello, 
cuero, carne 7 vida rasga; 
el fiero toro detrílM; 
el suelo midotlá. espalda, 
lus pies qneeij la^tiarnt hería* 
al ciclo TQ^cn tas. plañías: ' 
con el fifror nalnia] 
TueWe á un iado^.pnieba y tha 
la tienra, que el'cuerpaherido' 
no tiene luaa'^io arrogancia; - 
de cn^ herido:- en' un pontO' '' 
revuelta en IfcMligFc^ escapa' ' 
la vida, dejéodstiiorariKM ' > 
envidia deilal'ilMwiaL ' 
Jnntósc'e) Hoi^.n^ieBle, ' 
á qnien . sigue . ^ aoompaia, - 
Ofendo Jos par^bieaMi 
de caballeros 7 damas; 
porque otra cosa no escnctti 
desde andamio» y ventanal, 
•iao qne fue'grande luerM 
de aqoctfunoau'da Aiga««.. 



Jklttempa que el io> eieeade á Álcali de los Gantlf^ 



debajo dql mar au lundwe^^ 
7 d«r()jo»acrebo^u . 
colora el aire 7 las ntilMa, 
llfgalia.«l fuerte Gacul' 



cOn cvatroMcntof bída^a ' 
délos Moros Andaluces-. 
J apenas llegaba, «aando 
■■señan túoi y a 



Contóle 



38 

«atabait* y^rawpctai, 

■ chiriiniai, lacalkaekei, ■ 

' que TiSnia ¿«chao Je-^Espaúa 
oáZalcDidrO^dR TiúiCE, .. 

■ que nt^ba ya apoáwaJo 

•• d« MatbtlJd y ina alambres. > 
T ftniiiqtte; entra de acxibe el 

Hora.-- : .:> : 

no quicrem^idcliimbreí, 
qae el cLiro; «ol lleCriioda 
^ícye «oloiqua leíalmabí^ 
7 á-lt «iitr:ada d< >a ñlla 
* laenan tirn* y- accabucei etc. > 
TtiiiiítiM^gmfit'por vello 
4[oi niLcadMes' lukfn, 
«rJo M. «ifiM2. Cclisda ' 
del JU70; ttinaQúáej huTCi 
Cobo n« talSíGeliadH^ 
cl ctivaaoB •a.letiub'fd 
de temeroawioéplMiíai, ' 
de celMat'^atailiiildtrtí; 
y apofadote xa,' Palacio . 

■ ■Dcnan.lüraiyarcibBcesetc,* 



Gaiul del caballo baja 
y i TCr á *n espoaa >nb<; 
háUtla lola 7 Un irUte 
que eii.».H*piroi seconstnne. 
El Moto llega é abraialls, 
y elln se aparta y rcbuye. ' 

Y él dice: ¿cómoei poaible 
que tal conmigo te ote? 

Y aotei que ella le rcspand* 

• suenan liras y arcaboces «c.» 
At Sale dice con in, 
traidorj ¿i dónde se sufre' 
qne ^ . cuatro meses, de nor 

de escribirme te descuide* ? 
Humilde responda el Uotb: 
mi bien, no es bien que a* 

culpes, • 

pncs la ploma sin la lanía- . 
tomar un panto no puiii 
abrazáronse y al punto 
■ suenan titos y arcabw;^ etc.». 



los xgncoa ]i&fuss..aleiiaa. 
que se tocan, porque el dia 
bace CQn la noche treguas; 
ya del bullicioso vulgo 
las traiBffas y Iraiosicejan,- 
y delsMqDéño. almayor 
con el dulce ■wAo-faaelgan.: 
solo <I triste eanto secoya 
de nsctnraiaaxe anclas) 



y el Rtambido del vulgo 



bacc 



I las. o 



- En medio de este silencio 
I. ide Zaida las quejas suenan, 
que con temor de la muerte 
ebsndo todos dnennen| Vda, 

■ quenó-bay quien quiera 

■ morir, aunque la mnéite ie« 

ligwaí» 
que como hay Untos fialiinef, 



por coDgrmciane emr^ittf 
le bin dicha, coma Ganri' '-■ 
de dalle tk niiiert« ontoia; 
Toma el wdido d« na M^W' 
y el inyo d« Hora d«ja, 
y: BM tale ¿ Media notfbe 
de Jecflz de la ttwUem -' 
• que no hay qnien ([irt«r»«tc<t 
Enitui'ligero cabaHoi 
cpn ana lanu lif^eta* 
tan ^n»oui , qne <» Itartá' - ' 
que GdihI algohf t*c«dai ' - 
. y á cada |VUo qne da : í . .' 
Tnelve'háctiR aíi¿» la caboa, ■'- 
qüecMid imedoInM);!*» -' 
in eae*i%o ▼■ traa'«lla': 
«.qne no bay quien qniera'ClG;* 
£l'«aiaiiiio r«ü4cjó <^ ,- - ' 
porqu* í* deje» ao^tteha»,- .< 
y hídn 8c«Wa caminn^ ' ,. . . 
por ma ocnlU' sendemv ' 
y iatmqne el Taballoibéioiv ■ ' 
va ci»ri«ndo á rienda «txdtar ' 
con «I lemor, le par^e» ' 
qne no anda mas qá4'vaa"|úft- 

i.ürwr ,- ■ ' ■ .j - ■ 
( qu» DO hay qment-J^nÜn'Blc. • 
Áwiqae ^icreiboonaécMia^' 



39' 

}»i *iupÍKi»<ji*'lá dtjm, ' 
que )«.*al«n-fMi» to boca, ' 
cual furín^a McopetM, 
Cada moiiMwia Mpara, : '" 
y eaouéha n gmte raeoa ; ' ' ' ' 
y como^ao anenauadM 
apresura -tn carrera: 
'qnenA-hayqoien qiñenÁK» 
Antojdsela'qne «laírA 
la habl«>y diee i-e(pm*,'«ap«ra( 
barí (le titin^Merificíe, ' 
que á Albensaide grato icaj' •■. 
Con aq«tt?B^Bt»*la, 
va maa qoe' no viía , tnMVMj- 
j asnque'ct lenmr ta dittaMySt 
suca faerEti*'d< fluquaiai > 
* qae BO bay quien ^Ut «''CtOi» 
Llegü'á'^ita de SeviHa, ' 
7 agaai^darqvenocbeieaf 
y á (as dita ae'vaiapeac i'< 
4eaM dtfnnapMrieMa, • ■ 1 
donile'ettirv* al^imwdEaff - 
y en siend^ifel'todo cieni^. 
aer meaitta 'lo pando, •■ 1 '. 
ae lomoá'3n>e«'(Hintenta.~ " > 
« Qae witoiy qiii«n «tnianit! •■'■■ 
« morir , anwqits ' la. ma«rt« m» 
«»*»"•"■ ■■■'■ ■ ■ - ■ 



ftOHAlMSS DE AfflGKDMSYA. 



£1 gallarda AbemuiHfv . diHnttr'T-Kafan etm dant»^ ) } -f^ 

h^oidelRay deOranflda, " anaente yt/nautnaio V 

Goa.«B«iai(w vaticMe^ ' de U bcñgavaa Feli«aicl% i 



bija de hnvo Venir ■■■■■■■■' 
^ue ei OpiíMi d«Ia |tauda, 
por la vega de Gtaüt, 
en Boa 7^^ «lasaas' , 
parte lolo, parquea m>1u 
cjuiere gozar de su* antiai. 
Son la* colore* que visle 
«oofomea al mal qne paaa, 
porque si vieren ans ojoat 
-pCM) k> que «ufre el alma. 
Víate leoaada laarlata, 
j ea.ella flore* morada», . 
que, entre congojas y. p«Daa 
flDCt4» ntá *u eaperanea : 
«ikMitalibMDOzptgbo - 
nnai colomna* bDcdadaa 
pAT -niMlrar qile á aa Sraaeía 
combaten dMoan£aa>ai: . 
pnsQSD la adarga ana bina 
con una banda morada, 
por dar niBcitras que de amor 
]iao»cl tem«r.de saudanaa. 
Banderilla lleTa'al;dl i - 
janto al hierroideJalHoia* 
qne caloaaon ocaaioit :■ ■ 
de tMcenjiartos qitwk Mes a^a: 
maAoat tn tambm* . -i'.i.nt... 
de oro y de seda enaanad*^ 
plumas, garzotas y bonete 
recoge, aprieta./ ¿iitim, ".\ 
y en el rico de las plomas 
nna moerte de esmeraldas, 
y de aljófar esta letra : 

Mas auoqMe parte gala*, 
«perciWAo ra át armas, - 



porquaiaoB defiao acerO' — 
los OmvOs de aquestas ftiMK. 
Sutpinada ts y dicíAida : 
mi .querida Eel ¡sarda, 
no borres de tu memoria 
á qaicK te es^bi« en «I aliaa r 
mira qve.'pot causa taya 
traiga TCatida la malla, 
siempre la lama en la diestra, 
siempre einbraiada la adarga, ' 



y salieddode batallas, . 

herido poC>*er de celoa, 

do accr« ni fiierias ibaAaa. 

Diciattd»««to el Hoi^o aMaenle. 

tacó delperiM Baa-earr**, 

y con elU mil suspiros .: ..;i . 

con qa«al vieftto fresco' ahnastl. 

Quiso.Ieella, y oopndo, . 

porqne lágrimas canstdas- 

y MpesM.nnbei de penas : 

lo iwpiden con fuego deago». 

La darla con lo que llora,. 

moja , eotuineee y ablanda^ 

y opn sa>pii«s la «njoga, 

y aan es mucho no qoenalla. 

SMBlriiáaJKseat beciibt*, ' • 

y;>Ctt-ibiiisa)dC:()atflK 1m canM 

vuelve á Granada lo* ojos, 

yd.llbito^HiTelisarda, 

y mira del Albaicin 

adonde vive su dama, 

los dorados cbapitetes 

y laa,aBtigiias mnteHai.' 

Por las ide.vn jardin que tiene, 

ve qne s.e.aaoma' nna palWi 



C;oi>3l,e 



que á pettt' det^fn^c^no 
levanta, «mi Terdei lanai. 
Hora de mil ojvf , düe;' . 
li como dice*, ne amas, 
^Um inoon««ai«ntM 
ficilmtate Urtptüítna. 
¡Uta uy Iqued tienipod«Kubre 
ni firmcu j tu Biitd«nza : 
la firmeza de mi* obns, 
lo falia de tns palabisi- 
¡Hal haya yo , que por ti 



4i 

traigo MTOcIta á Granada! 
mi» dflOdoi me ponen ceñi>, 
no me pnedeu Ter tut guardas; 
mas aunque enemi^fos crercan, 
desdeño j ausencia larga, 
nada bailará á mudarme, 
qojr contra mi nada basta. 
Ea esto oyó que á rebato 
locan ea el Alpujarra, 
. j oomo í quien tanto importa, 
parle i morir ó libralla. 



El gallardo- Akeniimejs, 
gran gvehttro'iobrvcl aguo, 
general de las galera* 
da HaIry,.HeydeGrju»ada: 
aquel qneliiaoLnlcaga» 
contra las Telas Ortitisnaa, : 
sesale cAragado «1 pecho,' i 
porqufe ha viUa una nindaoia. 
No M q^teja^e f««litda, •> 
puft jaaaás'le fv* contraria; 
mas quejase )r ccu xaiOB 
de la heUa Olindaja, 
camarera, de la Eeiaa, 
7 por Hnulaanirtnla^, / 

de que fue cama vmA ánteneía, 
qne siempK paenaD mudanxa: 
por lo Gital'hane>]« .pialen 
en el campo déla adiíga 
una nao,TCIoK:qtioal viento 
rompiendodelmac la* aguas, 
( porque en-pasando ihm ala 
no qufda lesal formada^ :■ 



que M condición de mugeces, 
jde.qnini no hay 6rme palabra), 
y que «1 fin d«»a,viage:. 
da de través en la barra, ,. " - 
copio, he dado su vcntuí^ 
por mng^ .y por mudansa; '■. • 
y qu^sirvaelpeosaiMento,. 
depopa bicti levantada, -j 
¿ cautadequeenamar-".' 
nadie al JAuro hizo yesltqtK- . 
7 que sirva depiioto, i, ,,„.: 
snifinoMfe y su palabra,!,... ', 
para.^HEtalle del daño-; v-i| '" 
que le cauíó una mitdatxa » : - . 
7 que sean esaoüllone*. .. 
loa.doa qoa tic su cara, 
por dosdele entiáá vtot - j . - 
una afioton mallogEtda; t. . 
7 qwetW j)it¿ un estandarte 
en el m¿itU da la gBví», - 
para mostrar que en nn tÍMipo 
tavD á 1* foilnita en >ada | 

L);l.z,ill.,G00g[e 



7 uTiA Mra m el baoirréi 
quí'diga CD lcr|ua crUtíaiui : 
toJoT ettoí fnii lervirios 
twirron injusta paga, 
que podrá sff qne ccm etlo ' 
conozca lu Hora ingraia, 
que á no capitán de la tierra- 
gana va general del agua. 



Con ««Diipvfi^ «llNvo. 

cambo de h Atpt^an*^ - 
pnra ll(^ará;AlnitHa; 
á donde dejó «a armada.' 
Y proraek» qné^iBii)^ 
crerrá át- mdftor palabra, 
pMi|se aoai'rfluiltei «n viento, 
ó escriiM«a «h <d '«gna.- 



ROltfA.fiCES pE ^AIDB/ 



Zaide ha prametido fiettai 
álas'danias'de Granada^ ■ 
ponja* dicen fne »n adHaeíi 
de iieatat las tiene fallai: 
y para poder cun»|iiir 
la qae >|ironiete á Ihs daiuu, 



éehM«rleBfie»May£ambr»L> ' 
Entre nuMba* qne imagina, 
concierta una encamisad», - 
parrlai damas acérela, I -'' - 
7 para el valgo callada. " , 
T antes que la clara Anrma ■■ ■■ 
el peche »e rasgue y abra, ■ ■ 
entra el venlurosu Moro ' 
con tu ilustre camarada; 
hecha escuadra de CTnqiMilU 
va todabieDeoncertada.'^' ■'• 
Zegrias con los Gomelsi, 
Azarqnes con laa Audatlatt 
Vanegaa y Portolese*, - - 
Abencerragea j Matas, 
Altarríea 7 Achapíccs, 



Fordaques con los Femaru^ 

nadrugan-pará' coger 

á 1»* dama duenidada^ 

deseosos de «er libra-' 

lo que encubren totias blanea*,- 

Cab»a s- 7 coarp** düíea 

de unas floridaignrriMldas; 

muchas cañaa llevío «atdes, . 

7. en laa titanos Uaneaa hacfaaa.. 

Ya los cLavint 

7alai trompas y j] 

7a los giitosry ahiridoa^ 

ya las yocesiy Blgízara.' 

Ya los añafileie tctca'n, 

ya les reaf onden las 'Cajat, 

7 rl enuidiiKoi AlbaHM 

.con. mil «aot:aconii>«ña. 

Los aaoarádoi caballos 

con loa eaicabéleí Bttdao, 

moriendo tanto mido, 

que á la candad amnasan. 

Unos oocren,' otros gritan^ 

oUos dacot! .patftf pf^'r 

U3l.z.llt,,COOgIC 



argan orátm , 4afaa toáú». 
ta calle de la Alcauba. 
Otroi dice» , la GerM. 
no *e d«je, ni su plaza: 
otros de Vívataabin 
suelvan Inego i la Alpojaira, 
la calle de toi Gómeles, 
)■ plaza de Virarrambla; 
corran toA laeiudad, 
vita -Albolu«,' y el Alcázar. 
Las damas qne «I dulce sueño 
las ' ti en e ' muy 'descuidada s, 
al raido d)sp(«rnii todas, 
y acuden á sos ven lanas. 
Cuál nraestrtf'iueho el cabello 
preso de -unainaDó blanu; ' 
cuál por dVsienido no- eubn 
su blauc<t't)et!hn'7"gBrganta. ' 
Descnidailas aalen l'odas 
al cuidado alborMadas, ■'■ '' 
aunque del c)¿dad« nace 



43 

¿cada Mora mil ansJás. 
De peebos, 7 en peohos-fiuesla 
á la ventana asonadn,' ' - 
esiá tan bella una Mora, 
que mil pechos abrasaba. , 
Miran las Moras U fiesta, ' 
cómo corren , cóalo paran, ' ' 
y tan solo Zaida mira 
*1 aposento de su alma. 
Zaide corre nua carrera, 
y Musa su camarade, 
luego todos á la folla - 
corren la cascabelada. 
Tanto se enciende la fiesta, 
y con tantas Tcras «oda, 
que noiMTÍera la fin 
si el sol no les madruf^ara. ■> 
Determinan reet^lKrset' •■ ■ ■ 
dej^ la fiestn acabada, ' ' '' 
piden tugar á la gflUte, ' i : . 
diciéndola: aparta, aparta. 



Ya qne la Attrora dejaba 
de Titon el lecbo , j vuelve 
á la tierra el rostro hermoso 
con la clárldad'^ue' suele, 
sale Un Udtd 'descompsesto 
qna Zside ^A-nombre tiene, ' 
disfrazado , soló -al Ai>, 
qne es lo cjuii d^'amór pretende. 
No trae adarga, ni lanuj 
caballí>,pliima KH bonete, : 
ni la madotá bdrdéda, 
plumas / cifint, ^ mattinetea; 



aunque al lado del vestido 
niia letra se parece 
que declara, en Aljamia: 
aii me tratan desdetíéi. < 
Vestido' nn'déb i 1 gaban^ -> ■ 
porqoe con vestido 4éi^"- - ; 
es mu'.bonor lantdihia, ' - ' 
y mas ocnlls parece; : 
y con la falta que muestíai ' 
de le faltar le qne^ qtRer|c, 
vá g^tkrdo «t fuerte Horo, 
porqde boy amor le n^iqíicc^ 



L)¿i.z.iit>,Coogle 



44 

y aanqne por monte» Mmina 
i do gentes no parecen, 
es el ver su gallardia 
lo que desearse puede, 
y que au Zaidn no ignor* 
como M el kijo de HauíelC) 
Alcaide de los castillo* 
que hacen á Granada fuerte, 
pues oro, piala ni *edat 
no dan hóndr, ni eniiqnecen, . 
qoe la mancha es un Jinage 
oro qailacU ao puedej 
porque nunca Febo sale , r : 
•i Ib noche pcevalece, 
¿ cuai)do,^ la mañana 
con luz abundante crece..- - ,. 
De celos vive seguro, ;■. 

que ei dpn que no se concede 
^ aquellos que- ton amantei, ' 
ni i todos lo* qne paedtn. 
Lleva ^tolp; su tico allai>|[e : ; . 
oculto do no, parece, 
j bien seguro de si, 
aunque mas armas no-lleve; 



y de la patrie C 
le maadfi amor que se aiueoia 
hacia do vive su Zaida, 
en cuya ansencia k muere, 
por ler la mas bella dama 
que cria el sol del orioite. 
Vive atueaie.deJftoarte, 
porque el Rey «tilo .qaiereí 
Es hija dk u* Albqví,. 
a quien el Rey misafaa dd» ; 
allegado á la corona, 
del mismo í^^deacendientttt 
y porqve no ae permite 
casar cobAIoiu pariente, 
DO es boy *« yero» el Rey, 
de lo cual vive impeeiente. 
Ella diásn.fnanO'i-Zfid»^ 
después de mucho* revese*, 
y palabra- de .*cr inya, 
sí el tiempo no lo imftidieae. 
Después de*iida;r su* jomadas, 
cantado de verse ausente, 
Jlegú á vista de la torre 
que dentro á su Hora tiene. 



Fijó pnet Zaíde lo* ojo* 
tan alegMS cual convieúe, 
por serel tiempo cumplido 
de su tan. propicia *aerte[ 
y dice : ¡ dichoso muró, 
y dichosas (os paredes, 
á donde ^«v* mi Zaidaí 
y mi. alma que ella tieae I ■ 
Dichoso el suelo que pita 



con raion- llaraams. puede,. 
pues en él sienta *us plantas ■ 
h^ha* de tvttiP y- ^' nieveí - 
y mes dichoao ti , Z<iide, 
*i dar fin Alá qnisieae 
á esta tan terrible antencU, 
en que pensé que muriese. 
£1 descaniode esta vida^ 
•i durase para «icmpie. 



L)¿i.z.iit>,Coogle 



I enintM nule proctirann 
de lo* que batetrle (nden ! 

Y *i la morUlidad 
que noa convida á la mnertci 
aunque con tarda etperanu, , 
ciperarla nos convieite; 
7a detd« lof^ la -etpero, 
7 en Alá priuerainraie, 
que el fin dicboio, en la* braio* 
roe dflrá pr¿*pero alegre: 
7 *i en la mal alta cima 
me halla**, j *c permitiete, 
7 mi amor htciete efecto, 
dichosa *eria mí *nerte, 
¡Bella Zaida de mi* ojotl 
¡ dichoso ti 7* le fine 
en esto* rendido* bracos, 
dichosos entre mil gentei! 
XJef(a pnei , verás ta Zaide, 
que nombra* galán 7 fuerte, 
el cual eti saber amarte ' 
í lodo* pasa 7 f loede. 
Debiera *er tu bdlesc 
lan libre como la muerte, 
aunque litan libre faera 
dieras i mil mundo* muerte. 
' ¡Bella Zaida! llega á tiempo ■ 



45 

que alcance mi arara tuerte 

1^ palma de lu valor, 
pues es deuda qne ne debei. 
Y como la vido el Moro, 
dijo: ¡si Aid permitiese 
que para alumbrar mis hecho* 
tal *oI no se otcureoíesel 
7 porque mi lergua mnda 
temo que no manifieste 
lo mucho que noto en li, 
digalo quien ma* tiniiere. 
La Mora reiponde : Zaide, 
si de ti cierta estuviese 
qne |raias ia lengti* muda, 
juro que te obedeciese; 
mas temo que lo* palabra* 
i la fin se me volviesen 
por remate de amisiid, 
cada TiTii una serpienie. 
Zaide retpondió : sefiora, 
si en mi tal jamás hubiere, . 
quiero me faTíe la (ierra, 
7 el cielo su luí me niegue; ' 
Con esto los do* asientan 
nna amistad firme 7 fuerte, 
para no faltar jamás , " ' 
si no falta con U m 



Mira , Zaide , qtle te aviso 
qne no pases por mi calle, 
ni hables con mis tnageres, 
ni con mis caniivos Iraiet, 
ni pregunte* eA quij entiendo, 
ni quidn viene á vbitatme, 



ni qué fiestu né dta {pntOr 
ni qué colores me placen. 
Basta qlM *op por tu csom 
las iine en el rostro me saleo, 
corrida de haber querido 
Moro qne lan poco tabe. 

Coogle ■ 



4» 

Confieao^ne trts valiente, 
que rajai, hiendet j partei, 
y que htíi maerxo mai Crutia- 

qae úenet gura* de «angre: 
que er«s gallardo ginete, 
y que JaDcaí , caatai, tañes, 
geutil li»iid>ce , bien criado, 
cuaoio puede inaagi Darte ; 
blanco, rabio par eitremo, 
esclarecida ea Htuge, 
el gallo de las bravatas, 
la gala de los d<»aire* : / 

que pierdo, maclio etfpetdfrfe,' 
que gano mucho «n.ganarte, 
y que si Dacierat mudo 
fuera posible adorartej 
mas por este iaeonveuiente 
determino de dejarte, . - 
ifxt eres pródigo de lengua, 
y ariurgan tus liberladeiy 
y babrá menester poneila- 
quien quisiere sustentafie, 
^n alcázar ea el pecho, 
, y en to* labios un alcaide, 
Kucho pueden cou las damas 
-les ga]anes,de.fus partes, 
porque io! qnieren briosos, 
que hiendan y que deigarren. 
Y con esto, Zaide amigo, 
«i algtHt.'banqueie les haces, 
«] plato-deítu*. favores 
-quieiwt'qKe coman y caUen. . 



Costoso fne el qnb me htcútñ, 

venturoso fueras , Zaide, 

si conservarme Supieras 

comO'SupistSobliganne; . 

pero no f aHste í penas 

de los jardines de Tarfe, 

cuando bícíste de tus dichas 

ydemi desdicha alarde, 

y á un morillo mal nacida \ 

me dijeron que enseñastes { 

la trenza de mis cabellos, 

qné te puse. en el turbante. 

Na pido que me la vnetvas, 

ni tampoco- qne la guardes; 

mas quieto queentiendas, UotOi 

qne en mi deígntcia la traes, . 

También me certifibaion 

como le desafiastes 

por las verdades que dijo, 

^ne nunca fueran verdades. 

De makk gana me rio , 

I qué donoso dísparatel 

tii DO guardas tu secreto, 

i y quiere* que otro lo guarde? 

No quiero sdioitir diacnlpa, 

otra -vei vuelvo á avisarte ; 

esla será la postrera 

que me veas y te bable. 

lüijo la discreta Mora 

al altivo Abencerrage, 

y al despedirle replica; 

quien tal hace que t«t pagM. 



i.,Goog[c' 



ttiri, Z«¡di,.qits le Ügú 
iqne anda» cen» Je olvidarme, 
dCiermiiiada ain canta 
d« tb'orrecerme , j dejarme. 
No ptegnDiaa en qw entiendo, 
ni conñentca viiitaráae; 
mía recaoiloa al^árr^ea, 
mis billete» te deiplactu. 
Coofieto qne ere* bermoia, 
bíiarra j de lindo talla, 
y que con donaire J brio 
baila*, daoaaa, canta*, taoei. 
y qoie ha* mñerio mas Cristia- 

^ae tienes goU* de jiangro 
no ccn Mptda oí Unza, 
sino con armai va* graves: 
que emponzoñas con Ift villa, 
y ehcanlas con el lenguaje, 
y con aofi y otra* co«as 
tnatas hombies lí millfcreí: 
(]tie ptcrdo.muchá en pcfderte, 
y gano mucho en^narlej 
y tt solo nieqnitiera* 
fuera posible adorarle; 
mas por esie inconveniente 
determino, de quéilarme 
de la suerte qUe me dejaa, 
huyendo tus .nove díidc»; 
que ere* pr^^ en anac 
y presta en determinarte, 
ligeriiíota cn,qtt«rer, 
y ma» ligera en madarte. 



Habn! menesterpoDeri e 
quiea quisiere sustentarle, ■ 
firiliEza eo hí voluntad, 
y al corazón un alcaide. 
Httcbo valen las mugcres 
de tantas gracias, y parles, 
porque hay pocas tan discrctit, 
qne en geueral poco saben : 
mas por eso, Zaida amiga, 
cuando quieren que la* aiben, 
al arca de sus favores 
no lia de bac^r masdeunallavCr 
¡ Costosa es la que me diste t 
venturoso fuera Zaide 
si consertaile supiera 
'como supo enamorarte 
Idas DO bien hube salido 
de ios jardines de Tar(e, < 
cuando en mí lugar pusiste 
un infnme Bencertage, . 
no porque enseñé la IreoES 
que pusiste en mi turbante, 
ni conté de tas favores 
i algnno la menor parte: 
de esto no estarás quejosa, 
ni llamarás dispanate 
no guardar yb tus secretos, 
y querer qne otro los guarde; 
q«e quien c4ma hombre la» 

callar eomo piedra sabe; , , 
y aunque de. qu^as reviente 
te prometo que yo calle. ' 



, Contóle 



48 

niagnna puede» tener mas qnien de mtigeTei fia 

de mí , tina e» por amarle, es juito que añ le listen, 

que soy eitremoen quererte, j qoe por mi digan todos: 

j tú estreiuo en desprectanne; quién tal hace / qne tal pagae. 



¿ Di, Zaida, de qué me Bvisas? 
j quieres que muera j qaecalle? 
No des crédito á mugeres 
no fundadas en verdades; 
qne si pregunto en qné attien* 

des, 
ó quién viene á visitarle, 
aon fiestas de mi tormento 
ver que visitas te aptaeen. 
Si dices que estás corrida 
de que Zaide poco sabe, 
no sé poco , pues que supe 
conocerte y adorarle. 
Si dices son por mi cansa 
las que en el rostro te salen, 
por la tuya, conmii ojos 
tengo regada tu calle. 
Confiesas que soy valiente, 
y tengo Atrás mncbas partes: 
; pocas tengo , pues no puedo 
de nna mentira vengarme 1 
Uas si ha querido mi snnte 
que ya el quererme te canse, 
no pongas inconTcnienies 
mas , de qué quieres dejarme ; 
no entendí que eras muger 
á quieii novedad aplace; 
mas son tales mis desdiiibis 
que en mí lo imposible hacep, - 



y hanme puesto en tal eslrtmo 
que el biea tengo por nltragC) 
y alábasmc para hgtéme 
la nata de los pesares/ 
Yo so J quien pierdo eti poderte, 
y gano muclio en ganatte; 
y aunque babltfs en mi'ofensa '. 
no dejsré de adafarie. 
Dices, que si fueru-mudo, 
fuera posible adorarme; 
si en mi da&o yo lo he sido,' ' 
enmndesco en disculparme. 
¿Hale ofendido mi vida? 
¿qnieres, señora, matarme? 
Basta decir que yo bable 
para que el pesar me acabe. - 
Es mi pecho calabozo 
de (orBienlos inmortales: 
mi boca tadel siiencio, 
que no ha menester slcaíde- 
El hacer -plato y banqneu -:' 
es de hombres princípiílca; - - 
mas de favores h^cello '•■ 

solo perteneceá'infantM. ' '- 
Zaida cniél, taasmedicho 
que no sope conservarte: ji 
mejor te snpe obligar, 
que tú has sabido <pagannflir : ' 
Mienten tos MorU f 'Horas,'-' : 



nríeate el infame de Tarfe, 
que si yo le amenazara. 



49 

qneen bajat peebos no caben. 
Yo le he de quitar la vida, 
bastara para mataile : y he de eicribir con ta sangre, 

á e*e perro ¿nai nacido lo que lú Zaida replicaa: 

á quien yo mostré el turbante, quien tal bixo', que tal pague, 
no le fio yo dé secretoi. 



¿ Dime, Bencerrage amigo, 
qué te paiece de Zaida? 
¡ por mi y'iAa que es muy fácil ! 
para mi muerte es muy falsa. 
Este billete la escribo, 
escucha , y silencio ^arda, 
que su beldad estimé, 
y qniero eslimar su fama. 
¡ Oh Mora , imagen del tiempo 
en condición y mudanza,, 
hipócrita en los amores, 
logrera en las esperanzas! 
ya tu voluntad y gustos 
Tan por leyes de las galas, 
que á cada tocado nuevo 
nuevos pensamientos sacas. 
Confieso que eres roas bella 
que las flores con el alba ; 
mas al ñn , hay varias flores, 
y tti también eres varia. 
Espejo eres de hermosura, 
pero tienes una falla, 
que á todos haces buen n>»tra,; 
i notable vicio en las damas! 
NueVas parecen mis quejas, 
pues no te llamo infaumanai 
i mas cijalá cruel fueras. 



y no tan afable y mansa ! 
que aunque dieras tarde el fruto, 
fuera firme como palma, 
que á costa de mis tormentos 
de ella te hiciera guirnaldas: 
mas ayer se vino nn fauísped, 
y ya le ofreces el alma : 
1)0 sé, Zaida, como es esto, 
pues otra me tienes dada. 
St tantas almas tenias, 
dijeraslo , y no te aaiara, 
que'yo no tengo mas de una, 
y no sé cumplir con tantas. 
¡Ay, Zaida, cómo le temo! 
deja que el huésped le vaya,- 
y verás teas su partida 
su fe partida y quebrada : 
¿ero dirás ■que no sientes 
ausencia , porque no amas, 
y'qne yo quedo eii.áa corte 
esclava anliguo de aisa, 
¡May mal conoces. lUi gusto I 
jmncho te eslimas y<ei)(!añas! 
¿que tengo yo bitas, Mora, 
para entretenerte Áifaltas? 
Quien, media veí 'me^ofendíd, 
enler^ no.ba.de coniaria, .: 



que en mnger, nn lolo yerro, 
í quiea lufre mucho Agravia: 
toai e'ito al fin te aconsejo, 
j ei áír *1 viento palabras, 
que al primero qne admitieres 
le des las prendas del alma. 
Ten ya en lus amores fe, 
DO condenes tu honra y fama 
con amor falso j fingido, 
que sin fe nadie se salva; 
y no firmo este papel, 



pues no soy á qttíen llamallAa 
antes coa razone 7, dulces, 
7 sin razones estrañas; 
pero bien entenderás 

loi efectos y la caasa, 

que aunque tú mas disimules, 

bien sabes á quien agravias. 

E^to mostró al Rencerrage 

el bravo Alcalde de Baza, 

y cerTÓndüle, lo envía 

á la misma Mora Zaida. 



,8.' 



Reduari, anoche supe 
qne un vil Atarfe me ofende, 
y en nn infierno insufrible 
trocada mi gloria tiene : 
que un pecho qtte fue diamante 
en cera blanda le vuelve, 
mis contentos en pesares, 
y en fiívorcí sus desdenes. 
Tanto pudo su porfía, 
y mi ausencia tanto puede, 
que es ya lo que nunca ha sido, 
y yo no lo que fní slemprp. ■ ■ 
I Qué dé abrar.o^ qne la '-Aeho \ 
¡Quiídestispiro^ me debe! 
que ardiendo' van de mi pecliv 

Gloria Ib daban mis'])rpndas-' 
y consunloyntiit napelfs;' ■■ ■ 
lo que mi.leiiKUB Hpcia 
eraii'invlnlBl9l''s Ipyp!. .' ' 

Pa.ió esle'tiem|ío ilichoso, 
por ser dichoso taubi'cve, 



y en mil pesares y enojos 

se trocAroa mis placeres. 

¡Quién tal creyera! oivid<íme> 

y olvidado me aborrece 

por un Moro advenedizo, 

que no sé de ijuién. desciende. 

El sí le dio á susporfias, 

y unas fiestas hacer quieren, 

y tienen de snlir ambos 

vestidos de lela verde. 

I Húclgriie, Mora enemiga, 

aunque a raí pesarte huelguea! 

I entra ufana en Vivarrambla, 

di)tide niis penas te alegren! 

A aqueste infame Morillo , 

que ^horroicü, y favorecÁ», 

átale al brazo tu toca 

pa»fr que las cañas juegue, 

qile por'Alá que h,is de » arla. ■ 

teñida en su sangre utave, 

y en la tuvo la tíiíera; 

mas soy liombre, y niuger eres. 



u5i.z.dt>,Coogle 



[Por Hahorna qne ettoj' lacbl 
¡mi Mngre eu las vena» biei'vel 



ataba 



y mi juicio se pierde ', , 
pero no me (enga el mundo 
por el Alcaide (leAeiegí, . . 
ni me favorezca el cíelo, 



liU't 



;rra me conseive, 
¡ manoi de ua cobarde, 
tengu quien mevengae, 
1 ciudad, ü á eite io- 



5i 

í donde mi honr^ muere, 
no la Cjcaa<laIizo, y vengo 
mi) agravios con la marrlo 
de ese Morillo cobarde, 
que es infame , y se me atreve, 
á quien quilate la vida, 
7 mil vid» , ti mil tiene. 
Resuelta eitoy, Hediiao, 
de vengarme, ó de perderme; 
qve un npble si esiá ofendido^ 
facUmeole se resuelve. 



Cuando el uoble está ofen- 
dido, 
es resolución discreta 
por iatisfacer su agravio 
arriesgar vida y hacienda. 
Pero eato se lia de entender, 
cuando aquel que hizo la ofensa, 
tiene sugelo ciipaz 
paia hacer la recompensa. 
Y respondiendo á lu caria, 
la cual vi letra por letra, 
7 lo que tu dama escribe, 
claro su discurso enieñq : 
diréie en razones breve* - 
lo que el deseo me ofrezca ; 
que ei rar ó acei'tar la cura 
consiste en la yez primera. 
Primero be «ido en saberlo, 
por ser eami amisíad deuda, 
y lo seré en aplicarle 
el renie<lia que convenga. 
Si dioei qu« uu Aforo infauM, 



de sangre b^í y pechera, 
en Cu ausencia él y tu dama 
muestran efectos de ausencia, 
i qué mejor venganza quieres t 
i quó mas lu alma desea, 
pues obligacioues tuyas . 
las pagas, cou bolsa agena? 
A ella en )iago del delito 
le lerá castigo,, y pena 
el trueco de lu mudania, 
que mti^hoj) (i^lo« posea. 
Y si'á'LoSLgqxos presentes 
tu* me^iorias IÍ8ii«n iDue»tra, 
será flor de f^a^tivilla, 
que con el alba recuerda-, 
Paían es las q^'edades 
y, la Fortuna que vuela, 
poniéndoos en Su balanza 
hará ver la .dif^reut'ia. 
Contemple en el galán nuevo 
la bella ritfda'T cabeza, 
llegue á los pie* .4e »a sangre, , 



53 

j olvidártele ba la rueda. 
A entrainboi conocerá 
cuando sea menoi la hoguera, 
que quieo ve quemar su casa, 
no es mucho memorias pierda. 
Si en las fiestas que ordenaren 
«acareo verde librea, 
dariin pregón, que es un tonto, 
j ella, que es lo que se precia; 
que aquel que á una alma mu- 
dable 
la voluntad j fe entrega, 
por castigo bien le basta 
la esperanza de esta feria. 
Si tus prendas le alegraban, 



en lat mngeret las prendas 
es precio en que se remata 
falsedad en almoneda. 
Si en ti se cerró el remate, ' 
ha habido una puja nueva, 
y ion bienes de menores, 
que se abre el remate, y cierra. 
Aire , luspiros j abramos 
de tu memoria des tierra, 
que el bronce j el aire vano 
mal podrán esculpir letras. 
Deja muertes j alborotos, 
ven ; y con verlos te alegra, 
que la V 



Si tienes el corazón, 
Zaide , como la airogancia', 
j á medida de las manos 
dejas volar las palabras; 
si en la vega esCaramuzss 
como entre las damas hablas, 
y en el caballo revuelves 
el cuerpo, como en las zambrasj 
si d aire de los bohordos 
tienes en jugar la lanza, 
y. como danzas la toca 
con la cimitarra dantas; ' 
■i eres tan diestro en la guerra 
como en pasear la plaza, 
y como á fiestas Te apÜcas, 
te aplicas á la batalla; 
si como el galnn ornato 
nías ila lucidS miUa, " 



T oyes el son de la trompa 
como el son de la dulzaina; 
si como en el regocijo 
tiras gallardo las cañas, 
y en d campo al enemigo 
le atropelUs y maltraías ; 
si respondes en presencia, 
como en ausencia te alabas, 
sal á ver si te defiendes 
como en el Alhambra agravias. 
Y sino osas salir solo, 
como lo está el que te aguarda, 
algunos de tos amigos 
para tjue te ayuden saca. 
Que las buenos caballeros, 
no en palacio, ni entre Damas, 
se aproveclian de la lengOa,' 
pue»es'd¿ las mano» «alian. 



L)¿i.z.iiuGoog[c 



Pero aquí que hablao monos, 
T«n , j ven* cotno habla 
el que delsuite del Rey, 
por su respeto callaba. 
Esto el Moro Tarfe escribe, 
coa tanta cólera y rabia, 
que donde pone la pluma 
el delgado papel rasga. 



T llamando i un page svjo, 
lediju: vele á la Alhambra, 
y eu secreto a{,Moro Zaide 
da de mi parte esta carta ; 
j diráile' que le espero 
doude las corrientes agaai 
del crislalioo-Genit 
al Geaecaüfe bañaa. 



ITo fo1t¿, Zaide, qnien trajo 
A mis manos tas dos corfas, 
por las cuales vi que en una 
en ausencia me maltrata).. ' 
Tratasme tojustameiltt, 
de severa , crael, tirana, 
no echando de ver qne tú 
^res el principio y cansa 
de lai que: Zaide he tenido 
para moatrarme enojada, 
por ter tñ blando de boca, - 
j no tener rienda en nada. 
Y para no renovar 
nuMlraí historias pasadas, 
me ha pacecido escribirte 
■olas aquestas palabras , 
luavida de que tamUen : 
en la ttgnnát roe tratas 
de afable, mansa y benigna, 
conociendo to desgraeiat 
7 lo m^jor qne hay en ellas 
e^ .que pusiste las plantM- <. . 
por testigos de ta péna^ - ; ' i 
po/qHk te oyesen sus ttmüt, 
las cflales , segun socpwb?, . . 



han de qnedaí enseñada» 

á ser oriculo y templo 

de la Sibila Cumana. 

¡ Gran. trabajo tienen. Moro, 

por ÍKtíet tan mala íaia», 

de quien como de la lumbre- - 

buyeu hoy de ij las damas ! 

Tero porque le arrepientas 

quiero nuWtranfte ya mansa, 

pues I» bay piedw donde no , 

baga el carso ajguma entrada. 

Sien bJciste.de apelat 

de .tu sentencia ya dada; 
pues so ba; juez tan rignraso, 
en quien piedades no baya- 
De roí te sabré decir, . . 
queannquti tusobras^aonrnalas, . 
tengo , oorao naqi noble, 
noble corazón y entrañas, 
notando qne una Leona, - 
sunqne eslé furiosa y brava^ ,■ 
ai el LeiHi se le humilla, 
ella 14 humilla ,'y le halaga^ , 
pero si acaso el León, 
el amislqd celql^ada . , 



Contóle 



S4 

Bo la sabe ci 
leaborrfcp y le desama. 
Harto, Zaidc, cieo he diclio, 



pan qne enlírndas.dé Zaida, 
esiai' agFiia de i.'iilpa, 
y libre de tui palabrai. 



Cese, Zalda, aqnesa furia, 
queí feqae teentielicio, Zaida, 
^ue deseas verme muerto, 
pero muerto por lii caiüa. 
Si lu lengua me despide, 
j por <\né [US ojos me HainaD? 
Y si en público K hielas, 
i jM-r (|né en iecreió ie abrasas? 
La razón deesiosefelrioB ; 

no le la pregünl-o i Zaida { 
pero <li|;fiiila lus ojos, 
que'^A sé' <)ue »o liicaUan. 
Avisasme qué'te'diSje; ' 
tt'ii ftvijo rñ lus palubras> 
que á-do se traía deaMor 
hiere quien de aviso tnlbí 
Piolarme tiiid<} e6 eilcvTnb; 
pero el piiblioSr'Riis ¡¡raciHÍi ■ 
•olo es darme lo que«s Aiio, 
coma quien me echa de casa. 
D'weé qne soy 'iJaiico y rubio: 
[Mitineóme lii^en'deSftracias, 
peio negra cs'nií'ventura,- 
por ser rubia lu inudanzíl 
¡ ParceHne <]\w te loqs, 
viii rendo í árj^fiíic, ñigrata I 
aun las Iionras (]tié mediares ' ' 
corto el íJííeTlia -tóWetifü' Vü d 

alma. ■ ' ■■ 
Pero sí nacíím mado',' 



publicas que me adoraras; 
mil lenguas tener quisiera, - 
jiorque ludas le alMbaran. 
Aquese alráiar que dices, 
en mi pecho no liace falla, 
porque todo es fortaleza ' 
por el 'jrrimor de mis ansia), 
.^olo el Alcaide en mis labios -, 
falla , porque jn en mi ^tlna- • 
tenia guarda de Alcaide^ i '■ .'' 
bija de Alcaide de guaidi. ' 

que yo .lé que son bien 'claras^ 
si no es <fBe las esrUreEOn' ' ' 
los nublados de tu safiA. ' ' 
Los galanes' de'mis psi'tsi' ■ ■ 
mucho pueden con las datnas; -; 
mas poco paedo eonligo, - i' 
porque jiarles no le espanimi'' 
Los píalos de sus favores' - - 
los sabio» comen , y callan ;' 
mas si «d manjar es sabroso, - 
¿qué sab^ rl que no lo alábüP 
Eu' esto nioestrai «er nífia, '> 

pues teé» taír poca sabia 

eu tt>ii tboe^os de amoFi " 
en qtMFeflpeneBcia le alcaOn.' 
La ireuu de. los cabellos 
no eareilelt'Terdad,ZaÍd|i^ 
bwu i]De «nrwtq lu vidu 



t^oi^t^le 



de ftluños qne me agra*íaD : 
jamai publiqué ser luje,' 
(olo ellu lo publicaba, 
Uevaitdg eaoiio tu nombre 
en el valur qu« rooslraba. 
Mejor té guktdar secretos. 



55 
ríete de buena gana, 
que no aquello» que te lian 

dicho 
$of hablador de ventaja; 
y admite agora disculpa, 
si te place, bella Zaida. 

1 3. 



GaUardo ]Huca Zaide 
pnerta f calle de su dama, 
qne deiea en f;r«n manera 
ver sn imagen j adoraela ; 
porque ie vido sin elia 
en ana ansencii naj larga, 
qse desdichas le sacaron 
desterrado de Granada; 
no por mocrle de hombre ni- 

guno, 
ni por'lraidórá »n dama; 
mas por dar güito á enemigoi, 
si es qneen el Moro se ballanf 
porque es hidalgo rn sus coilati 
j tanto que al mnndo eapantan' 
STU largaema, pues por ellas 
el Itlói'crdejti su patria : 
pero.á'GitaiwdaVolviá. . . 
á pesar de rutu canalla, 
porque liendo un Moro noble, 
enemigo* nunca faltan. 
Alió la cabeía y vido 
í SB Zaida á.lá vmtaita,- - 
tan biaarra y tan hermosa : 
queal sol ([Dita su luz clara. 
Zaida &a Huelga de ver . 
i qDienliB'tntri^do elslna, 
tan lurbada^ -j tan alegr^ . 



y cnanto alegre Inrbada: 
porque su grande desdicha 
le d^ó nombre de casada, 
aunque no por esto piensa 
olvidar ¿ quien bien aína. 
El Moro se re^cija, 
y con dolor d« tu alma, 
por no teuer mas- bigar, 
que el pnesto nose. lo daba» 
por ser el Moro cetOso 
de quien es «sjtosa' Znida, 
en {¡oKd , contento y pena 
le envió aquestas palabras; 
¡ Oh mas hermcna y mas bella 
que la Aurora .tljobrada! 
¡ Mora de lo» ojos mios, 
que otra en beldad no te igualal 
jdime, fállale salad 
después que el verte «le falla? 
; Mas según la muestra has dado 
amor es el que te falta ! 
Pues mira, ; diosa cruel, 
lo que me cDCatai del alma, 
y cuáijtaa noches dormí 
ddMjú 'de ttu ventanas.! 
y mira qne dos mil vece* 
recreándome en tus faldaí, 
deciat: £1 firme amor 



L)oi.z.iit>,Coogle 



68 

aolo entre los dos se hsTla. 
Paes f]ue por raí no ha qnediido, 
que europio, yior mi desgracia, 
lo que prometo iiaa yet; 
cúmplelo también, iograta. 
Ha pido mas que le acuerdes, 
mira mi humilde demanda^, 
pues en pensar solo en ti 
me ocDpo larde j mañana. 
Su prolijo razonar 
creo et Moro no acabar», 
si no faltara la lengtiB, 
que estaba medio turbada: 
la Moia tiene l^nya 
de tal suerte, que no acaba 
de acabar de abrir la gloria 
al Moro con la palabra : 
vertipndo de entrambos ojos 
perlas con que le aplacaba 
al Moro sus quejas Irisles 
dijo la discreta Zaida: 
Zaide n-io , á Alá prometo 
de cumplirte la |ialabra, 
que es jamas no te olvidar, 
pues no olvida quien bien ama; 
pero yo no me aseguro, 
ni estoy de mí confiada. 



que suele el cuerpo presente' 
serla \igilia doblada; , 
y mas quetú lisongeas 
que ya lo tienes por gala, 
de ser como aquí lo has dicho, 
no habiendo en mi bueno nada^ 
sé muy bien lo que te debo, 
y pluguiese ¿Alá quedara 
hecho mi cuerpo pedazo» 
antes que yo me casara ; 
que no hay rato de contento 
en mi , ni UD punto se »p«rta 
eite mi Moro enemigo 
de mi lado y de mi uma; 
y nn jai deja salir, 
ni asomarme á la ventana, 
ni hablar con mislamigas^ 
ni hallarme en fiestas ó utmbra», 
lío pudo escachalla mas 
el Moro , y aai se aparta, 
hechos los ojos dos fuentes 
de lágrimas que derrama. 
Zaida no menos que él > 
se quita de la ventana, 
y aunque apartaron los cuerpo*, 
juntas quedaron las almas. 



Memoria del bien pasado, 
no me aflijas ni atormentes, ' 
que el hacer discursos tristes 
no es para tiempos alegres. 
To ya perdi mi contento, 
si acaso pude tenelle. 



mezclado entre Íós temores 
del mal que tengo presente. 
¡ Ingrata ! con tus mudanzas 
tanto mis Tcras ofóndes, 
que -vuelves mi ardiente pecho 
mas helado que las nieves: 



Dg.l.zedt,,CoOgle 



los tntlei qae le cansabas 
estimaba' mas qire bienes, 
y agora los bienes tnvo» 
mas que maies me parecra. 
Tu raesaoFia era bastante 
en mi pena á eniretenerme, 
y agora con Id memoria 
mi pena se aumenta y crece: 
tp hermosura me alegraba 
cuanto sgora me entristece, 
que la memoria ofendida, 
mi fe y agriavio me ufrece. 
Jamas conocí otro cielo 
tino aquel donde estuvieses; 
ya conueco qae fue engaño 
j- qae tae-vugitñé en quererte. 
En eitM afectes mía» 
claro j)uéd« conocerse. 



que al fin una s' 
mas qnemü razone» puede: 
la mudable condición 
en el «ugeto que tienes, 
no puede ser cosa (uys 
sino solo de RH saerte: 
ya no te acuerdas de mí 
tino para aborrecerme, 
que ya en esto te parezco, 
aunque siento el parecerte. 
Pluguiera al cielo, enemiga, 
qne las partes que tú tienes, 
no fueran tan de estimar 
por DO sentir el perderlfc. 
Kilo dijo el Moro Zaiile 
y por BU monte se niete, 
cuyo) árboles copados 
del «oí la entrada defienden. 



I ZaideMpBfce por el Tiento 
las ceniíai de uitas cartas^ 
agora tan enojosas 
cuanto «a otro tiempo caras. - 
y aunque levaelVe razones 
para poder disculparlas, 
no baila ninguna que baste, 
qnenohaydisculpaámtidaoEtá. 
Dice: Si escrituras fuisteis, 
babeis parecido falsas, 
no por falta de firmesa, ' 

mas por sobra de desgracia. ' 
T ti fuMieis reitímonios 
de algunas veras pasada), : 
indebido fae tal nombre, 



pues «eras tarde se acaban. 
Si Alistes obligaciones, 
ya sin' razón son negadas; 
¡ pero quien niega las propias 
poco en agenas repara t*' • 
Y sí fes, foistes fingidas, 
pues estáis tan olvidadas : 
si palabras, mentirosas, ' 

pues son las obras ooatrariai. . 
Por estas y otras raSones 
os bé entregado á la llani8, 
que no es justo tener prend» 
de deudor que tan mal >pBga. 
Yo me flcnerdo de otro tiempo 
que niogna f d^o o* qtKvara, 

■ ' L)¿i.z.iit>,Coogle 



58 

porque siendo en ti 



s tigr'r 



i le apagara 
muilaUle (lu< 



-■ofeiisft pnea lleió pnUconfiíinzuí' 



ha hincho en niv tal mudanza, 
(jae á fallarme agfira fuego 
ns queinaiael <le nvi rabia. 
Lleve el viento esa 4 ceniza»^ 



que ya eo perderlas se gana. 
Mas dijera , mai na pudo, . 
que le atajan la» palabra», 
las sinrazones presenleii 
y las razones pasadas.. . . 



Algnn fronterizo Alarbe 
de los pecheros comunes, 
Zaidc, mal quisto y traidor 
fue m padre , no lo dudes: 
entre la &jieza nttble 
de tu abuelo elgran Adulce, 
el sayal de tu liajeia 
por mil partes se descubre; 



U lo fEtlst 



Ojio 



4 la verdad de que huyes, 
oropel de la nobleza 
te llamaa, y Rey de embustes. 
Engañóme tu semblante, .. 
amistad contigo lu*e, 
mis secretos le fiaba, 
¡mira en qué parte los puse! 
Uira, pnes. 14 (nirau iodos, : 
¡qué Moro á mi lado truje^ 
que i SU) enemigos tein'e, 
yá.sui amigos destrpyel •■ 
A la bella Liudaraja, . 
lobrinadelRey'de Tonel,' , 
cscrihiate que en Granada - ■ 
alabarme: de ella aupe: ;.i 
qne sus- favoircs contaba, 
gustando qae te diíalgue ' . 



mi ventura, y su árncza, 
porque te ofenda ymecelpe: 
si lú fueras el dichoso, 
desde el suelo hasta las nuhel»' 
á su nobleza infamara*, - 
que es obra de tus. oostninlH'e*. 
De mi ya>sabeu iM-daaaa- 
que hago que se aepulte - 

porque mas mis glorias duren 
Ausénteme de la Corte, 
y porque t«s ti«cas iws« : 
tu condición «ngañoú, 
y el amor el mR^o.usiir^, 
• Zafira que me amaba.. ' , 
osaste decir,. q«c.h«sqiie 
ocasiott para wal^^e, . ' > 
y que en tu ooasion -la ocupe. 
^Hal le fue con. Ja* dos Moras t 
porqueel < (imarL Aunca 'tufe* 
cautelas ,en siiis -Verdades, 
ni tinieblas .en mt. lucesj. 
Quien tal ainiritad' .mantiene .. 
copsigo mMRi()!«et jttBte, . 1- 
pensamientos tufo* iratií^ . 
délos sgenottio <mre>. 



ug.i.zedt,,Coogle ■ 



OrO"(inm ba dé sw todu '■ 
Iti^ue en. amistad reluce : 
hidalguía con traicimí 
respeto» bajos ai^nye. - 
£1 pecho de un eaballero, 
si liuy TÍleza qne lu oiiiurbie, 
por mal naeidoy villano 
«s-diffno <tí que Je juatiuen- 
ZaideV prevenid el peeho, 
no haya lauta qa« ejecute 



la ven^Düa qat dAé't»; : 

nii^Ml <f ue «t plazo secomplié. 
Mirad inuclio por la cai'a 
qiiclijibiá filuí que la cruüen,' 
volviendo por las ofensas 
de las qiia Hñen estochp»; ' 
qoe aunque mas vuestro Ihiagt- 
os defienda y asegure,' - ■ : ■> 

ha de caer con la muerte 

quiea uvidures pasoS' sube. ; - 



BOMAliCES DE TiRTE.- 



Abrasado ert y\y» llama, 
bravo-, feroí y-TebeMíy 
porcjueestá hecha dé y«l<* 
la que lanío fuego éoeiende; 
sentado esiá el moro Tarfe, 
y tío en el pecb<i que quiere, 
fronret'o de los palacios 
de Celia , por 'quieii padece. 
Viola estar j la ventana- 
con heriaoia y grai;! 'frente, 
pero las esqmvos ojos 
daban muestras de crueles, 
mostrando elbravorigoi ■ 
.qtie con él tuviera siempre, 
haciendo sn dnro -pecho ' 
con 'an» rayos transparente; 
y muestra el Moro en la cara 
mit colores difcrenfes,' 
que en tíé- d rtlreiilo de elTaí, 
una» váft, y Ull^ss'e vbelvéa: 
y lodtnda de tót6¿é ' 



se limpia el roatro laÜTreCfc»,- 
con un velo que le dio" - 
la hija delmoro Hameie: ' - 
y porque Celia en.mrralla 
algún tanto se suspende, 
de mudanza temeroso 






La mas sublime merced; ' 
cruel, qtie piiedes hacerme, "' 
es, que de veras me avisas, ' ' * 
ai Bfe quieres ó aborrece};-' - - 
parque le pague á Adarifa 
lo mucho qtie tii me dcbeg: 
que me adora, y no la estimo; 
y tu de verrne te ofendes; - ' 
y cekiso di traición 
de k>a que envidia lelienea,' 
con miFamorosas ansias '■' '' 
dice sp^etattdo' el bonete: •■ 
miente e^'^ldor hotbicidá 
que coa Alú mC tcvaelve,- 



L)¿i.z.iit>,Coogle 



6q 

y si ínwe mat q»e ano, 

todos cnaotos fueren mieatea. 

Cegrí» 6 Bcncerragcs 

salgati, aonque sean veinte. 

Sarracinos ó A Ha tarea, 

Adarifes ó Gómeles, 

qae yo soy el inoro TsrfCf 

espejo dfi los valienlca': 

que á la corle toy venido 

á pastar con Ipi Reyej, , . 

en los palacios de CtlVeí; 
y 'por raí dejan sus aguas 
las bellas ninfas del Bétis, 
y ellas harán qne mi nombre 
ea la corte se ceUbre.'i " 
y sepan quien «s «1 Tarfe>' - 
y de qué sangre desctender 
y que jnehegan la laha 



los dtn»* de alta profoñe.'^ 
y que en solo oír mi n»nibr» . 
loi mas, arreglantes tiemblen. 
Mienten otra ¥«(, leSdigo, 
los que al «ioBtrario d^eicB : 
sqlga gente de Granada; 
saelien pininas y alquicde*; 
suelten las llandas saosadak, 
y las de'es{féranc«s -Terdet - 
sus usurpadas-divisas 
de damas que no merecen : 
pongan caicos acerados ' 
y yelmos de finos temples, 
sabrán si cumple mi (anta 
lo que mi lengua promete : 
que por: Celia be de morir; 
pero' autes da mi maerie, - ■ 
qnedará'el suelo teñido 
de saBgr« de estos aleves. ,. . 



En dos yeguas muy ligeras, 
de blanco color de cisne, 
se pasean en Granada 
Tarfe y el Bey de Belchite : 
iguales en las colores, 
porque iguales damas si 
que el Turfe sirve á su Celia, 
y ei Rey sirve á Doralice: 
coubanUa* verdes yiazuEes 
los gallardos cuerpos ciñen, 
cubiertas de naranjado, ' 
qneelivqrde no se divise: .. 
marlotas y capellareí . 
moradas y carmeties, . . 



bordadas de plata y ore,. ■ 
y esmeraldas y rabies: 
los almaixafcs.leonados, : . 
coloicongojosa y triste,. - . 
plumas negras y amarillos, 
porque sus penas 'publiqaan. 
En las leti;as y divisas, 
algún lanto se distinguen, 
qne lleva el Rey en la adarga, , 
hecha de varios matices, 
nna damajnuy hermosa, , 
7 na gallardo Rey humilde^, 
con la corona á sus piesi 
sufriendo qne ^e la pisep> 



Dg.l.z.ilt>,G00g[c 



y tan corazón abrasado^ 
con una cifra que dice; 
De hielo nace mi llama, 
Y el hielo en mifafgo vive. 
Xa dama lleva en la mano, 
y encima su frente insigne, 
dorado celro y corona, 
porque se entienda que rige; 
yenlamano izquierda un mundO) 
porque le manda y ojirime, 
y la fortuna humillada , 
; ^ue el paso á sn rneda impide. 
No llera el Tarfe divisas, 
porqne no te escandalice 
Adalifa, que de Celia 
celos al Moro le pide. 
Solo lleva por empresa 
un verde ramo apacible, 
y «o retrato cuyo» ojos 
tí vas centellas despiden, 
y eo todo el ramo esta letra, 
que en arábigo prosigae : 
Jimque tat rayos me abrasen, 
Jia que no me marchiten: 
y arrancando muy veloces, 
porque sus damas los miicn, 
acabando ta carrera 
el Rey dijo í Doraiíce : 
Annque las diosas sagradas 
tu hermosura te eirvidien, 
¿por qué con tu gloria y cielo, 
pena y infíerntf permites i 
Dímepues ¿qué mes deseas? 
¿qo¿ nía* al cielo le pides 
que tener i un Rey sujeto,- 
si de Re|» sucediste? 



Ta no te pido fovores, ■ 
ni que me adores ni estimes, 
sino que nno solo escojas, 
de los muchos que te sirven, 
porqae veo qoe á cualquiera 
en tu servicio le admites, 
asi at de bajo línage, 
como á e) de alto y sablime : 
'T en los saraos y zambras. 
de ordinario te persiguen 
los Andaliss y Aliatares, 
Azarques y Almoradies, 
Zegríes y Bencerrages, 
Sarracinos y Adalifes, 
y con cara alegre y grata 
á ninguno nos despides, 
que á todos matas de amor 
con un falso amor que unges. 
Quitas la vida y el alma, 
y tú con mil almas vives: 
si no quieres enmendarte, 
me desengañes y avises, 
que damas hay eu ta Corte 
que desean de servirme; 
y la hermosa Bindarrafa 
desde Antequera me escribe 
con cien mil celosas qaejas, 
diciendo : ¡cáraa es posible 
que mis letras y mi» carias ' 
dentro en tn alma no ioipriines, 
pnes que tú impresó en la mia 
aunque estás, ausente "vi ves ? 
T con esto cesó el Rey, 
yel Tarfeí Celia ledíre: 
Celia , y cielo te llamaba, 
mas ya encantadora y Circe, - 

Coogle 



fia 



e\o 



porque en tn **i 
de oscuras nubci <rul]nile, 
ytnl«s.oWdeluc«ra 
tu cruelituil Iircc eclipie, 
7 al que antes tki lol vestiat, 
lie üscuist linieLIus \isies 
y antn que la sania íie>U 
del Ituulisla suleiiioii», 
por Alá qu6lie de sacnrtc 
de la patria diiode vivo; 
j eslo no será *n lu rnano, 
de qae yo r)ie dHeimine, 
pues sabes que el mundo < 

para poder resistirme, 



pnesKeilisipado á Francia 
de valieiiiei jialadinei, 
y lengn en toda Vandalia 
lefiidiis los arracifei ' 
de los de la cruz <le graos 
y los de Sores de lises, 
y de teiiir en Cialiada 
Altimbtas y Zacatines, 
auni|ue no suele mi alfahgv 
en tan vil sangre leñirie : 
y en eslo oyeron tocar 
á rebato los clarines, 
y rras ligeros que el viento 
se parten sin despedirse. 



A un balcón de nn chapitel, 
el mas nllo de su torre, 
alio eslremo de lierraosura, 
T aheza délos amures, 
estaban dos damas moral, 
«n suma beldad conformes: 
suma que es suma en quien 






Bde 



la una se llama (Jelía, 
y otra Jarifa es su vorphrt, 
Jarifa que ajfudas fleahas ' 
y jaras tira á los hombres. 
Sallan Tai-fe y Gaiul 
por debnte ius bnlcones, , 
delante las i|ue adelante 
se arl-^Uniao ¿ tus dioses, 
V Ins Moras desde urib«. 



tirar piedras par faíore», 

piedriis quK 'empiedran el alma^ 
y las piedras blandas ponen: 
ellas 



> soles 



y tiran junios cu 

claros rayos de s 

claros qne'al mas claro sol 

clara ventaja- conocen. 

Los Moroi alzan los ojo» 

viendo las llamas furocet, 

llamas que en Iki mas abrasa, 

y llama á quien no conoce; 

y la qUrific» luí, 

la clara visia quitóles. 









liaíé que a MVisia tomen. 
Juzgan los OOniiii porgluiík 
el perderla luz enloiict!», - , . 
en la luí que .«.k 1» priva, 



u3i.z.iit>,Coogle 



y i{a Ini da lucei dobleí : 
y tienen puestos los. Mora* 
yelo! de yariai colores, 
varios que á varias amantes 

bájame del chapitel, 
y en, el eorredor .»o ponen, ' 
corredor que corre almas, 
y alcanza las que mas corren, 
7 mirándolas de cerca 
dan mas vivos resplandores. 



vivos que dan á los vivos 
vivas muerte» y pasiones : 
y á los Muros les biciei-un 
qui- la lut perdida cobren, 
perdida, mas bien g»nada; 
ganada , pues bien perdióse: 
y alegres y satisfedios 
ligeros la plaza corren, 
plaza que á tantos aplata, 
y emplaza en pleitos de aman 



Hora Zaida , hija de Zaide, 
no quiero que mas le burles, 
coD burlas' qtie tanto aumentan 
las penas que mi alma sufre. 
Ko quieras cubrir el cielo, 
que siempre en mirarte tuve, 
para descubrir los males 
que tus favores me cubre». 
Si te pido la palabra 
qne me diste, no te esCuses 
con cautelosas razones; 
di que no quieres: eoneiuye. 
Ko muestres tanto desprecio, 
ni te altives, ni te encumbres, 
pues de gravedades lecas 
cualquiera que ama buye. 
Porque mi! Moros te quieran 
ro >e pnngas en. las nubes, 
que los discursos mas llanos 
usan ya los mas ilustres, 
que ya do hay Moros Zegrfcs, 
. ni otros semtJBntea busques, 



qoe halgan cueva por desdenes- 
á sombra de un acebucbe. 
£1 tiempo con que te burlas 
á ti propia te destruye, 
que. el pasársete tus años 
entre los Moros se ruge. 
Cásate, Zaida , si quieres, 
porque es cosa que te cumple, 
no aguardes que los que juzgan 
tantas verdades desntidtn. 
Y si quieres aguardar 
que el tiempo este caso cure, 
mira tú cnán sin piedad 
todas las cosas consume. 
Daine el premio qne merecen 
mis presentes pesadumbres, 
y al hacer salva, á la sorda 
suenen tiros y arcab'ices. 
y en el campo de mi fe 
Jion liiE con tu Harüliimbre, 
para qiie oigan e<in mi triunfo 
chirimías sRcabaches. 



i.,Goog[e 



Eito dija el Moro Tarfe 
con los acentoi raaa dnic«*, 



como aquel que ea solo amar 
et flor de los Andaluces. 



Ca[¿licoi caballeros, 
los que estáis sobre Granada, 
j encima del lado izquierdo 
os poneU la cruz de grana; 
si en los juveniles pechos 
'os toca de amor la brasa, 
como del airado Marte 
la fiereza de las armas; 
si por las soberbias torres 
sabéis volar «na caña, 
como soléis en la vega 
furiosos volai' las lanzas; 

OS place el burlar de plaza, 
j 01 cubrís de blanda seda 

seis sarracenas cuadrillas, 
con otras tantas cñstianai, 
el día que os diere gusto 
podremos jugar las cañas ; 
que no es justo que la guerra 
(aunque nos quemáis las casas) 
llegue í quemar los deseos 
de nuestras hermosas damas; 
pues por vosotros están 

por vuestro cerco prolijo ■ 
y vuestra guerra pesada, 
Y si iras tantos enojos ' 
quercU gozar de su gmcia, 
como á la guerra dais treguas, 



dadlas á nuestras desgracias: 
que es grande alivio del cnerpo 
7 regalo para el alma, 
arrimar la adarba 7 cola, 
y echarse plumas y banda ¡ ' 
y al que mejor lo hiciere 
doy desde aqui mi palabra,, 
en señal de su'valor. 



para 



ufam 



atar i su diestro brazo 
una empresa de mi dama, 
dada de su blanca mano, 
que es tan bella como blanca. 
Eslo firmó en nn cartel, 
y lo fijó en ana adarga 
el valiente Moro Tarfe, 
gran servidor de Uaraja, 
en las treguas que el Maestre 
de la antigua Caiatrava 
hizo por mudar de sitio 
y mejorarse de estancia; 
y con seis Moros mancebos, 
de su propia sangre y casa, 
y algunos Abencerrages, 
se !e envió á la campaña. 
Becibenlos en las tiendas, 
y sabida su demanda, 
dando el Maestre licencia 
se aceptó para ta Pascua. 
Y respondiendo al carica 
con Tazones cortesanas, . 



u3i.z.iit>,Coogle 



httitM lalir del Real 
á los Moro» accH^Mifian. ' - 
Ceian las traua de gaerrt, 
y lo* que del juego tratan, 
cierran la puerta al acero, 
7 ábrenla al damtuco j galu. 
Moroi'-)' Moras K ocüpaO) ' 
mieirtras el placo le pasa, 
ellos en correr caballos, ' 

y ella* en bordarles maog»; 
y los dos<aomp«lídore^ " 
de la fkéndeacia pasada, 
hacen paces eoat si, 
y olvidan -cosa» pasadas. - 
Viendo Almoradí, el galas, ' 
que Tarle se le aventaja, 
j que es señor de la Hora, 
que es señora de tu alma, 
porque en piüilico ó secreto 
«iea mil favores la daba, 
dando á entender qae le qnien 
mas que á sa vida y tn. alma ; ' 
una Doohe leay oseara,, 
para et cmo nparejada, 
se taiiÁ el gallardo Moro 
al terrero. dfl Alhambra> '' '- 
T en Hegsndo^que 11^ n ' 
riá UD» Mora á la ventami 
á quien con joyas tenia " 
de mny atrás grangeada; - 
bablóli.y dijo: ¿leñota, 
«1 po*At*qne Dari^a, 



Aquellos 4Jos que tienen 

-mas que el cielo estrellas, 

cnya los mata BM Horot 
qae «I HMMto'CMi su «spada, < 
¿ cuándo' iMVo^rí aanio»? 
¿ó cuándo Tolvná manta, 
dqandoá Taifeqne tiene 
inenoimanoi quepalriiras? 
Queoosoyyo como ¿I; 
tan cuBplido de anoganeÍM, 
pnes lo que él guta en decirlas, 
gaste yo «ncgcoHtarlas. 
Bien lab^n'ex la ciudad - ■ 
que pordi^tracoy mi lana»' 
lia,aido'milyeMilifor« ■ 
de la potencia cristiana. 
Esto AlwMadl decia , 
cuando' Tarfe, qué llegaba, 
di¿ el oído i las rszonea^ -i 
y el brazo á la «imitana. . . 
Fignróteleal valiente 
algnna cristiana 'Mooadnif- . 
y dejando Icnarlola 
volvió al'Hoto ias-espaldat.. 
Salió Danja al'TDÍdo, 
conoció á Tarfe en «1 habla, . ' 
W cnal le dió'la'lnarlola, v 
i^ue <n awl , «oé «R> y plata. . 



i.,Goog[c 



RQUAKCES de ABINDAlUlAEi^. 



V Abindam» y Hou, . 
j eHAey.Cbico de Granada, . ^ 
g¿l\arápt entc^ii votüditi \ 

para bailar una Raiab». . 
Un lunes á media 'iiocba 
fue lie los tre* concertacLa, 
porque 1d> tres son .cautJTOS 
de Xacifa, Zaida j Zara. 
El dejcomponer^e el Rey, 
cosa entre ReyU'DO u^da, 
y darle Maia.tu. ayuda, . .. 
poM fialaa sin lat .Urinas, 
(que es immbrft qat ,nOcbe y 

día - ■ . .,.- ■(■ , • 
tiene ceñida la e9p«é«,r ' .:.■ 
yparadprmiFse.amma ' 
en un.pedaio delanza.) 
balu cimsadb.iin detden 
quf tiene en bis aja» Z«Ída, 
y amores de^in BencCrrage 
que adora íosFSttjtM.Zara, 
Abiodarratz ti lUioH)). . 
y siempre de aicures trata;. 
Fátimaimtúirepot él, -.. 
y á Jarifo iñnde el Mmt. 
Ai.&A prdvna ItLfiesU 
la desorden que amor cnun, 
que al mas cuerdo bará mas 

celo y gusto de aa dama. 
Para cumplir con la gentt 



ect)«i»B fama en Granada, . 
que bu yenido cierla nueva . 
que Aatequera«ra sanada.... 
£t la fieita por Agosto) ;■- ■ ■ 
y enM**. el Rey todA bordada., 
una madota amarilla,, 
de copos de nieTe .y plaU^ , . 
con una letra que dice: .> 
Sobre na fuego no basta. 
Gallardo: le sigue Miua, 
de aiu^.viste cuerpo y alma, 
labradas en campo de. oro . 
unas pequeña» mordazas, . 
cuya empresa' de ellas dise i 
Acabaré de acabatUu. 
AbtadarraieE se viste 
cL color de su esperanza, . 
unas yedras sobrepuesta» 
con nnas.toCas doradas: . . 
un ciel»sobre los hombiica) 
con unM^pubes bordadas, . 
y en l^^yedras esta .letra: 
Mas merde. cuanta mtit alia. 
Sacáronla las tres Moras, 
que eras' la flor de la »al»» 
eran eL adorno de eJIa,, . 
y lo mejor de sus arnufl . , 
Arbind arráez brioso, 
con una vnelta gallarda, 
pisó í Fátima en el pie, 
y á >a JLarífa en el alma. 



u3i.z.iit>,Googlc 



Ia mano le incita al Upro, 
yaii le dice turbada: . 
jpara.qné eptratte «ttcnbieiU» 
traidoE, ta eagsoosa cara? 
Arroja el fiogíd» rostro, 
que el. propio tuyo te baits, 
piiea qnc te conocen to.doa 
por mí daño j iu vengania. ' 
Con mil caricias el Moro 
J.ailUoca mano demandaj 
7 ella rep)Í4:a: uo quieras 
mano en la tuya, agraviada: 
baste que Fátima diga, 
en coQvenacisu de damas, 
que estimas «i mas sa pie 
que mi mano desdichada 
Abindarraes turbado 
sale bnysndo del AUiambra: 



«7 

11 verde laliiS el Moca, 
de negro vuelve á la lala. 
Entre tanto el Rey y ^uui 
estaban con Zaida y Zara, 
caoiados de tantas vueltas 
que son de amor las mudantai. 
Como estaban disfrazados, 
recostáronse «u sus faldas: 
cuando hablan eiimitdeccn, 
T cuando están mudos hablan. 
Tambiea se cansarán ellas, 
que el cueipo muerto no can;:' 
como el vivo aborrecido 
que quiere forzar el alma. 
Levántase nn alboroto, 
que la Aeina fe desfpaja : 
la fiesta se acabó en celos, 
qne amor con «líos acaba. 



Después qne con alboroto . 
pasó el bailar de la zambra, ' 
áó el gallardo Abindarraet 
dejó agraviada sa dai|U), 
pisandfvi fiátima el pie, 
en la presencia de ^ra,' 
y se entraron con la Aewa 
i divertirla sns damas; 
junlanse en conversación 
Xarifa , Fátima y Zara, ^ 
que Zaida está con la Reina, 
que la entretiene y regala: 
son estas lai mas faermosas, 
y de mas nombre en Grmtáft; 
tiene Fátima en Ips ojos 



paraísos de. ba:alnus, 
y en sns rubios cabellof 
el rico metal ,de Arabía, 
«n cuyos fazos .añuda 
las almas mas líbeiiadai. . 
Tien^ Xaitb la ícente 
de un liso marfil, sacada, 
con sus mejillas berinnsast 
j sus labip^ de .escarlata :' 
son las niaqus de cristal, 
nieve el pecho y la gai^anta^ 
' adonde H fuego de amor 
invisiblemente abrasa; 
y aunque en su comparaciOB 
es algo morpa 2ara, 

I . :. Google 



en discreción y dooiire 
í las demás aventaja, 
que la flor de la Itermosiira 
en breve tiempo le pata, 
7 es don que jamás se pierde 
la dbcreccion ; la gracia. < 
£s su plárica de amores, 
y de los ágenos tratan, 
que las mudanzas del Hoio 
cada cual las siente y calla. 
Ultimas son de Mnley, 
y libertades de Zaida, 
qae agora Xartfallora, 
y las considera Zara, 
pues ama á quien la aborrece, 
y Xarifaá quien la engaña, 
y Fátiina está conteota 
pues las deja por su causa-, 
y como los corazones 
siempre por los ojos hablan, 
respondió á su pensamiento 
Xarifa diciendo: bssta, 
que no quiero otro castigo, 
ni pretendo otea venganza, 
que la que te puede dar 
la mentira de mis ansias, 
que pronto verás- el' rostrt 
- de la fortuna canltaria 
con mas luto y mas tñsleza 
que yo la tengo en el alma ; 
que si levanta [a pit, 



y sí mb manos abaja, 
es una misma la rueda 
qne me hornilla y te letantaf 
qne ya rae snbi¿ el favor 
no sé si diga mas vita. 
} Mal anduve en no tenelín 
cuando juntamos las palmas! 
Zara que ha vifido siempre 
de favor necesitada, ' 
dijo: dichosa ta Hora 
que jamás ha tÍdo amada.' 
Si con celosos disgustos 
los gustos de amor se pagan, 
el no habeltos conocido - 
es mas segura ganancia, 
i^átima qne estnro atenta 
á nna y á otra desgracia, 
coligiendo de sus daños 
ana consecuencia llana, 
dijo: quien tanstn razón, 
y tan sin por qué os agravia, 
merece que le castigue' 
la que mas qaieredel alan. 
Dijera mis , sí á deshora 
no hubiera llegado Zaida 
á decirlas que la Séiu - 
á mucha prin las' llama, 
y al levantarse juntaron 
estrechamente las palmas, 
diciendo: mnera sufé; 
y viva nuestra esperanza. 



En la ciudad Gi'anadinaf 
en lo mqor de la plaza. 



qne es la íaMk ventaroia 
por'lUedoro celebrada, 



Contóle 



y la qne pinta su ploin» 
de Tuiai flores y plantUr 
vive a)l^ ana dama Hora^ 
flor de la flor de laa damas» 
la enalte llama Xarífa 
de la Torra j de la Alhambra ; 
a esta sirve nn Aencerrage 
que le di¿ wieato ea cl alma, 
al cnal.le dan guerra celos,, 
qne loa^ disimula y calla 
en el tucbante y divisa, 
qne janás mnaitra .madama : 
á m page de quien te fia, 
na loyo , ma*. de sn. dania^ 
acmdii - da prego n talle 
li COB su Xarifa habla 
nn Zegrí que se pasea, 
por delante snl venlanas: 
7 el.page que es secretario^, 
de pMsto le desengaña, 
diciéndote que el Zegii, ~. 
airre á otra Hora gallardií, 
á quien se bnmilla el amor 
como i » madre sagrada. 
T con esto el Bencerrage 
aplacó sn ardiente llama, 
peto no mi^g^ el fite^lDy 



que qv^^ando aatiaf «che ■ , 



mas el vivo amor le inflama, 
y del page se .despide, 
y va contento á sn casa: 
y tiene razón el Horo, ■ 
porque la Mora qne ami 
puede bacei competencia 
con Venus, Juno y Diana, 
que es tf nía sn discreción, 
y su herinosuia tan rara, 
que Uf Mnsas del Paruaso 
tienen eoTÍdia á sn hma. 
Y si hace escura, noches ' 
revolioaa t. temeratiai 
con solo-ella abrir sus ojos . 
la hace apacible y clara ;. 
y del sol los d^os rayos 
los revoca y las contrasta, 
porque no es cl sol mas de uno, 

- y son dos los de sn cara, 
cuya darifica \fií 
alumbra. á toda. Granada, 
y á dicho de-todo el mundo 
es la hechura mas alta 
que ha hecho el pincel sntil 

. de naturaleza sabia, 
y es un retrato divino, 
por qn|en.^U..iMS declára- 
las diiÍM* :bf;i?nosura> 
de tac(Kt«.&rI;^;an«. 



■ ■' . .1 Ji.' r.r. .,!-,;, -.■ 

',yeiUnoiada>r.l n-> -r EnanUmdo y..*A9>o ■- 

Foi^K IOS fllr«s CM qn^alí, í ; quejáikhH« 4e sn estrella, 

elgallardo-AbiitdtrrKi^:' - .[ dicey ylbidft^á: la,ve«una- 

atwft gaUascto.]ldc#widu. '; de XariftqWkrk b«U«. 



Celoto. 

rotare 



.Contóle 



7» 

[Ventanitl ¡divíoo cíelo! 
en cuyas hermosas verjas 
tí cautiva mi esperanza 
que mi libertad espera ; 
si del cielo haces Tent&nas 
■j hacea cielo de la tierra, 
dame los hermosos rayos 
qne el cielo á los ttisies ni^a. 
■Rabiosos celos etc.-* 
Mis dichosas esperanzas 
fueron sombra, hnmo y niebla, 
esposas mis 'pensa Atiento», 
7 mi libertad cadena. 
Sufrí esperanzas dichosas; 
penas en el taár de pesas, 
dejad (¡ueint peosaAiento 
lleve al cielo mis querellas. 
' «Rabiosos celos etc.» 
Tlii, hermosa Xarife, ' 
causa de mi mal primera, 
7 en esta prisión esquiva 
de mi alma careelera ; ' 
no quites, Xarifli hermosa, 



las prisidries en qne p«ni^ 
rnofi pnes de su muerte gnilas^ 
sn muerte te venga fiera. 
■RabíosfM celos eto 
Pero con tormentos mas' ' 
no verfis ma* clara prueba - 
qne la verdad en «1 potro," 
te la confiesa sin vueltas. 
y si para mas tormentos ' 
mi larga prislím oMetias, 
hai Ta qnerer f tu ^sto, 
pues <júe la trenes sujet».' , ' .■ 
■Rabiosos celos etc.» ■ '' 
Miraba ti Moro ceídao,'- - ■ ' ■ 
y vio de dentro WBBÍ*ft»j!''''3 
en qne te «viía qne aguaite; " 
qne esti Ib gente diapierta.' 
T quitase el Moro largti 
de su puerta, porque siwl>&' - 
gente enla calle, de renda, 
7 tómese no ie vean. ■ ' 
iRabloloa celos elo - 



Fitiima y Abtn^ari'aez, 
los dos estreñios Stl 'Reino, 
ella por estremb^Hérinosa, ■ 
7 él valiente en todo estremo, 
■ Abencenage de fama, 
«iel Rey de Granada dendo. 
Capitán de AÍtítíf, «úandoi. 
doraba ss rostro et tetfet 
aqnel que con los peligros 
daba descanso á'lñ^pttbo, 



mostrand» en 'tíj.eu l6s ojns 
de un emante y amor tíVMo> 
el que por sn fe y sn Iley ■■ 
ha mostrado en poco tiempo' 
''■«lue lo qne en la edad faltaba, 
sobraba en valor y esfuerzo, 
y en laróflTtes de.MAevfa,' 
las tütímsf •Ofat s«'hiciérOD) " ' 
hiio graTnerVido'alReyi ;■ 
guirdMA* ak ReiH'SM-JiSVm^ 



tanto qae tM AlAiqaiH - 
decretaron ' encontej o, -, ■ 
qnc se le biciese una e«l¿f«« ■■ 
por reparador deL Reino, ' ,' - 
y de esto y de m Talor, 
estaitdo «1 Rey satUfecho, 
por gratificarle ea kigo - > 
parte de \o qae-babi« becho^' 
le ha nombrado por Alcaide 
de aqaellMlicaso suelo;' 
donde bebe el mar deEspefia 
las agna* de Taja- 7 Dnero.. 
Aqni estaba AbindarrtlcB 
ocupado' en sti gobierno , 
presóte de sos cnidados; ~ 
y ausente d« sns contentos : 



«nando ¿ la. ausente Xtri/a, 
qtM RO-to está'de bui duelos, 
sino presente á- su pena, 
y de su gloria el.- destierro, 
hablando con- lin retrato, 
que le sacó de ss pecho> 
donde e)(Ei'nias naiaial 
que puede ea tabla ¿ lienzo: 
despaes'de deeír callapdo 
mil amorMDS'conceptos, 
que mas que una lengua ¿libro 
habla á vece* el aileneio,^ 
dijo: amiga démisojos, 
vida de mi pensaniento, 
no Verte coisóvoliw 
me es otromievd tonnmto, - 



Ta llegaba Ablnduráen : 
ii vista dftla-iAaralU, ■ ii -r 
donde tabella Xarifa. 
ntinda le- espetaba^ - .■■■■■■ ,^ 
sin nn panto de sosiego, ^ >>' 
diciendo;'^ cómo se tardS' '' ■■■ 
mi contento que no viene? 
¿sile gozaallá cAra aáiAá^ '■" 
Mas ay triste que no temo, 
qne olvidO' sea la causa,, .■.-.¡.i '■ 
temo cniuda el pelignyi'p > - .< 
que vinicado de-Cáztáma ' .[n 
ae le o&eBca tl^/eiLiAlorU' ' ' 
con los Cristüñoi de-gnaidi^ í' 
qne corren daAtfcbsel oCmpo-' 
toiÍH.í«ntM^leabte(fi%> '.:•■ 
donde ni le Itelmifiíemi," ~' 



ai jugar. Iknt' 7 adarga r 
mas st esto le' súbedissé, 
¿para qué qoifrdyoelalma? 
imposible' es>t|«e(yo-'viva, 
ni podtá ^vir qlii«n «roa, 
viendo ¿:íu*^erid<> muerto 
por au cansa eo la batalla.. 
Coa istÜkf'f ^Atrts congoJM 
de llorar no descansaba, 
y otn* -n^s'dtí trtfteza 
en sa eatrÍHlb '•¿Btvojaba; 
y otrasü^oes'sff pocHA 
depechD«>eil lai^entana, ' 
y de almeha'éfl'idmena' 
el campo'.eirtoititk'nilnba. 
No le dá miciAovesur sola, 
ni las tombriit'lá-vqwnUbn, 



ya 

ni lof DoettmM hHváiaf 
qae luenan enks mouloñai; 
que lo mat priva la meno*> 
y de lo ma» recdabi. 
Por su amado gime j líot», 
de íi no le le- dá ssda: 
y dando en ette un eaafiro . , 
quitase de laTcabuii. 
Eotra luego tu leal dneñ», 
qne alegre j regocijada 
le dice; que Abtndanaes 
con el <»iento de la lansa 
dio tres golpes i la puerU, 
'que es la seña coBceitsda; 
que en ella andado el eobAlla, 
y ya sube por la. escaU. 
¡Ocuángallardoy bien puesto! 
jCuáti rico y lleno de galas! 
Cuando ya el Tállente Horo 
estaba dentro «nl«s»la, 
aljuba rica Tcstida 
con aiamarea de pbla: 
atlas pluma» en ia.toea, 
prendidas con 'la oáedalU ¡ 
el pomo del lico ajUange 



es nna ágnOa doradr, 
cuyo puño está entallado 
en riquísima esmeralda. 
De aquesta inerte entra el Hor» 
sin poder hablar palabra, 
que el. contento que da amor 
no es contento si se bablí; 
hasta qoe ya poco i poco 
ra cobrando fuerza <t alm» 
con la caal satisfacción, 
los dos amantes se abrazan ; 
y qqaella noche celebran 
la bad« tan deseada. 
También se partieron junto» 
para Alora en la montaÍM, 
con un tan rico presente 
cual de loi dos se esperaba. 
El Alcaide los recibe, 
y sin preció los rescata, 
nsando.de su lai^aezay 
y virtud acostumbrada, 
teniendo por justo precio 
el cumplirle lapalabra , 
tan camptidamente el Horay - 
pues iba con él so dama. 



KOUA^GE DB A6£HZUI£KA. 



Aquel rayo déla gnem . 
Alférez mayor del Reino,^ 
tan galán como valseóte^ 
y inn noble coma fiero; 
de los mozD«'(lBi>idiai3o, : - 
y admirado de:Jos"nejos;. . 
y de losniños y *1 Volgó ■ ' 
señalado «ob «Idedo : 



el qtiertdo de las dantu . 
por corietADo y discreta ' 
hijo hasta; alH regalada.::., 
de lafbriaoayel tiempo: . 
el que *Í|tió ]as:Mézqnilas , i 
de TÍctoriosm tiuCtAs^ ' > ' 
y el que pabló la» mmvmpni% ■ 
de' ChstiaiuácabdJerós; 



i.CoQt^lc 



cl qne dos téeiá i 

ma» de valw qitc de »etto, _ 

i tu patria likertó 

de do* peligroiiii ccrcoi: 

el galludo AbentaleBiB' 

■ale á cmMpltr el dcalinvo 

á qae le condena el Rtf, 

ó el amor qae et lo ma* cieita. 

Servia i onii Hora el Horo, 

por quien andaba el Rey mnerto, 

en todo eitremo heiinosa, 

J diicrets en todv eürcmo. 

Dióle tuaa finre* la dama, 

qne para ¿1 flores fuer6n> 

y para el celoso Bey 

yerbas de mortal Teneno; 

pues de la yerba- tocado 

le manda desterrar luego, 

culpando sn lealtad 

para dlsenlpar- su yerro. 

Sale pue* cl fuerte Horo 

■obre un caballo overo, 

que á Guadalquivir el agiú' 

le btfyió, y le paoi¿ el beno. 

Tan gallardo iba el caballo, 

que en grave y airado' vuelo, 

con ambas manos media 

lo que hay de la cinchaat suelo. 

Con un hermoáe jaei, 

bella labor de' HarróecOT, 

las pieaas de feligrana, 

la mocUa de oro y, negro ; 

sobre la marlota negra 

BD blinco ^Inaiiar ■« ha pnettOf 

por vestirle las colores 

de sa inocencia y in doeio.' 



BoBUa llera hnqnf, 

gribado al Iadoi&qni4rd0f 
y sobre él tres ploma* presa* 
de no preciado cavafeo. ■ ' - 
No quito, salir sin pluma* 
porque vuelen tus deseo*, 
si quien le quita la tierra 
también im.leqnita el viento: 
bordó mil fierros de Unta* 
por el capellar, y enmedio 
en arábigo una letra 
que diice.; Mtlot ron mü jtrrou 
Ho lleva mas de nn aUaage 
que le dio d Rey de' Toledo,, 
porqae p«ra ib eneteigo 
tít le basta y s« derecho. 
De esta suerte saleel.Horo 
COR :animoao denuedo, 
enmedio los dos Alcaide* 
de le AJhambra y Harmolcjo; • 
caballeros le acompañan, 
7 le signe todo el pueblo, . 
7 las damaf , por do pesa, 
se asoman llorando á verlor 
lágrimas Vierten agora 
de sus tristes ojos bellos, 
las que desde los balcones 
aguas de olor le vertieron. 
Ij hermosisinta Balajit 
qne llorosa en tu aposento, - 
las sinrazones del R^ 
le pagaban sns cabello*, 
como tanto cstmoido oy^ ' 
á un halcoB salt¿ edniendo, ' 
y enmodaoidi lo di}«v 
dandaTMe>1»Biiluwio: 

L)¿i.z.iit>,Coogle 



7* 

Teto M> pasv ^e no VM >4l«i ■ <!e lu a^vio* del R«x 

y en mi amencia ten «ónraeltS' p*r>' in 'finúen spvlb. 

qae qoien te echó de Jerez ■ Con esto pasóla «alte, 

no te echará de mi pecho; loi ojos atrái *olTÍendff 

£1 con ladilla responde: dos mil'VeoM, y de Andi^M 

yo me Toyi y ko te dqo s ■ tom¿ «1> óán 



-HOBUNCES DE MUZA- 



&e ceKn del Rey lu-hecttiano 
el ajma tiene abrhstda 
el «alíente Moro Hdu, ' 
honra 7 gloria de Gra^ada^ 
diciendo :;Rey, porqué qnreVev 
tiranizar á mi dama, 
pnes qnc yo también soy Rey 
i donde reina mi alma ? 
Dala en pago í mis serricios, 
pnes esjnsta la demanda, 
y déjame gozar de ella, 
asi goce* de la Alhnmbra; 
qne si aquesto me concedes 
no se ytTÍ contrastada 



de poder .dcJoa Curtíanos 
mientra) q^iíere.oU lanía;; 
y i mal te promato-, Rey^ 
con aqnesiaotra baiana,. 
que es traerte <tada día 
doce caheaascnstianai:. 
y si me daa í mi gloria ' 
como larazondemanda,, 
te traeré por tit cantiro 
al de la cruz colorada : 
gozemos «ida quieta, 
pues que podónos gozalla,, 
tii con aqoeatas Tietorias, 
yo con ella* y con 2ara. 



Desterró al Moro Hnza 
el Rey Chico de Granada, 
por tenerte envidia á él, 
y mucho amor á ta dama. 
En UB caballo. moccillo:. 
armadoi de todas I armas, . 
partea cnmplirel deatUiro 
por dó tn dama iberia. 



Al mido dd caballo 
asomóse i la Tentana, 
y el Moro por despedida 
con mil sospiros laliabla. 
No temo la partida, 
&ilagvan'8Íiiraz(m'i|uC'al Kvf 

me ha beehOf 
ni temo.oocta-TÍdtj' - - 



i.,Goog[e 



qae el maRdo «i May estrecho, 
para mi (pie te ten^á tí eamV 

peeho. 
Mas el ÁBt de t» aaseireÍA 
hará el rfecioeu' ti qne en cArai 

fálrame'la paciencra, - 
7 esto ti lo qne me diMle, 
7 no poder bailar tpieB me con- 
suele ; 
7 para consolarme, 
suplicóle tn intento me declares 
de vítít 6 msiarme, 
pnes cnanto te acordares 
tendré d« vida , y mnerie si ol- 

Rcspoadid bt Mfira airada: 



Por Mahoroa y por su ley, 
que holgara me oyera el R«i> ' 
que porti lo e<' de Grattada ; 
mas en lu Taloc confio ■' 
que creerás bien dfr mi, ' 
que te quiero mas ¿ti 
que al Hey qne por fuerza' es 

Pierde, señor, los estribos" 
de tanta desconfiaoia, 
que si tus braios son títos ' 
me cobrarás por la tanza. - 
Si et Rey buscare dcbsíod, 
gozará por su maldad 
el alma sin libertad, 
y et cuerpo sin cortzon. 



Afuera, afuera, aparta, aparta, 
qne entra el valeroso Muza, 
cuadrillero de unas cañas: 
treinta lleva en n cuadrilla 
Abencerraget de'foma, 
conformes en ta* libreas 
de azu] y teUH» plata ; 
yeguas de eolor de 'ci«ne 
con las coIbs Albeiiiadas, 
y de tistohes y eifVds ~ . 
trayesadits las ádfirgss: 
atraviesan cnalet vieiuo 
la plaza de-VívaRambla, 
dqando en cáda'^baleott 
mil damas áMaHéUdas. ' 
Aqni correBÍ-dlt^riUnj 



aquí vualTeu, alli paran, 
acalla loa veréis todos' 
prevenirse de tas cafias." ' " 
La trompeta tos Goniída,' ' 
ya les incita la caja, 
ya toa clarines comienzan 
á concertar ta batalla : ' 
ya pasan los Bencerrages, ' 
ya las adargas reparan,' ' 
ya revuelven, ya acometen -" 
los-Zegries contra Hazas. 
El juego se va encendiendo, 
de veras ya ti juego anda, - 
no hay Amigo paraaraigo, 
las caBasse vuelven fainEas,' 
Et Rey'GbiOo ijue conoce 

L)¿i.z.iit>,Coogle 



la ciudad alborotad*, 
en una yegua ligera, 
de oabM.negroi y baya, 
gritando con un bastón 
por Tcr la fiesU acibado, 
va diciendo: afuera, afuera, 
G«D rigor, aparta , aparta. 

. Las damas bocea lo mitmo 
deíocopando ven la ñas, 
porque la misma pendencia 

-riñen ellas en sus atinas. 
Hau, ^e conoce al Rcf, 



por «1 ZaMtia m esctp», 
y la dema» de an gente 
le signe por el AlhamlKli- 
Handólo* d IVtT' prender, 
j en Generatife aguarda 
particnlarinente í Mnia, 
por gosar de su mperanea : 
inas danim d« teeoer düh 
de lai prisiones los saca, 
resultando de el enojo 
una muy hcinnOH £a«ibr»> 



Admirada csii la gente 
en la plata Vívarrambla 
de verle tirar & Muza, 
en una fiesta una caña. 
Entrd bizarro J gallardo, 
mas que Audalla el de las galas,- 
mas fnert« qne Redn^n . 
■nfre al contrario en batallas, 
* Con librea berbei'isca^ 
turquesada y pespuntada, 
sembrada de piedras verdes, 
que stñalao su esperanza; 
aunque le matan los celos, 
que todo el cuerpo le abrasaS) 
cufa causa es Bajamed, 
tesorero de an alipa., 
Trae el brazo arremangado. . 
con una toca leonada ; . 
triste y trabajosa seña 
de sn pendida esperanza. 
Traeunaadarga paqueña, -■ ■ • 
coa nna banda encarsada, 



pintado alli el- Dina Cvpido 
con una flecba dorada; 
bonete con machas plamaa 
de color amortiguada, 
una cifra le rodea 
que dio á Albeniaide la ingrata; 
ana cadena de or», 
muy estrecha , al cmtUo atada, 
con esta letra en el pecho : 
Preso tiene euerpo y alma. 
Cuando le vieron entra^, 
la gente sHipcasa estaba, 
diciendo ; lya.Mtra' Muza, 
flor j honra de Granada. 
Lleva upa cajS«,.<B Ja mano, 
blanca mas que mtr* blanca, 
porque la piensa teñir 
antes qnp diE^ juego salga. 
Comenzd la agcfim M ga,- : 

unos con ot^s><ie -toflmti. 
ya se vu^lyup ^.wvotlw^ 
casipareoe.ba;t«Jlla. ',...; 



i.,Goog[e 



ÜDia reniel^ von ira 
«gntn qtiien ¿a afdor le (ualta; 
htfole una mala, herida 
con ona delgada caña. 
Bompidle a^i^a --y librea, 
tiñendo el i^aballu y plaaa 
con la satigr«i q'ueá porfia 
■ale afligiendo -¿'Dará ja. 



Etla comensá i dar giitoi 
deide in atia ventana, 
diciendo: Horos, libradle 
de aqnetta tigre dellircaDÍa< 
LuegU íe deshace el juego, 
acuden á ver qne pisa, 
Ten al Sencerrage herido, ' 
f que Musa nfanoanda. 



Hira, Muzft, tpib te aviw 
qne con Zaida no me tralet, 
Dienlasian^ras, Diluías fiesta* 
no la hables at aooinpañes; 
ni «n laa juMaa ni tomeoí, 
ni en cañas, ni en fiestas tales, 
no salgas con Mi librea, . 
^ae es lí^ea de üh infame ^ ' 
qite nn Mifto- de pocas prendas 
Tenga á decir, y se alabe, 
qne estuTO á solas conmigo 
en los jardees de Tarfe. 
¡ Oh perro , si te lo' oyera, 
por Alá si te topase, 
qae can estos poem dientes 
¿bocados t« acabase! 
¿ Es posibla , di , traidor, 
traidor y de baja madre, 
qne en pecho hidalgo y noble 
cvpiesen palsbiras-tales? 
Porque juro poí AM, 
asi goce yo á mí padre , 
perro , qne rabiando est¿ 
entre fieros animales; 
y qaa «I cíelo tqdo j«nto 
sobre mi caiga y me abrase^ 



y qée TITA en pena cteraa, 
sin remedio de mi padre; 
y que el Moro por qnien mnero, 
no me qoieta ni me ame, 
ni i las fiestas donde Tuers 
m¡ ^tftv no le acompañe ; 
si antes <iue pasen tres «fias 
no le cuento yo á mt Aiarqua 
la injuria que me his hecho, 
p6r<[bé no te di niia tarde 
una cinta qne tenia 
-labrada para mi Asarque, 
para salir al torneo 
el miércoles por ta tarde r ' ' 
pero ya «ntenderas , peno, 
qne la hice para Aiar<¡ae, - - 
Hora valiente y brioso, 
mas qne otro Abenceriag^ 
y siftísaso la TÍera 
psesta en cuerpo tan infame, 
por Alá qne te abrasara 
de cólera y de con^; 
pero agora pagarás 
tu atrevimiento que niasta 
eo decir palabias feas, ' 
y la boca tan infane. ■ ■ 



. Coogle 



{ coD aqauta GoDgajik , 
e eatrára í ver *n padre, 



que etUb» |imrp«M>9»-.|a.GaiM 
de uña etuCenpeda^ muy gikve. 



L> calle de toa Gomelea 
deja atr¿( j el alameda, 
y en uaa jegaa alheñada 
furioso crnza la vega : 
y en llegando aun claro arroyo 
vuelve airado lacabeui, 
y á la inetpBgnable Alhamtua 
dice Muxa con soberbia : 
levantada* fuertes torres, 
que al.cielo con visestra akeaa 
la tierra comutücais, 
y espantáis acá en la.tierRai,,.. 
-vanor muro* y meiquiUf» , i.. 
famosas torres bermeja», 
relumbrador chapitel, 
donde el -sol te para y llega; 
no penséis que en cm estado 
en que «s veis, y esa grandeza, 
mucho os dejará durar 
el cielo con-sa inclemencia,, 
que .su rigqr os pondrá 
en tan miserable vuelta, 
que aun á penas las aeñaleí 
de lo qpe fuisteis se vean. 
Pero quédaos un consuelo 
quá.ov triste no me queda, 
que ei elvenne á mi caído 
de otra mas subli^ne «Ilesa. 



Y no rae derriba ^ tieiB[^, 
sino (Ola la dnrena . . 
de un itcú y belado pecho. 
Paren airada: de ifirmcaa. 
.Uaraja , dnra é ingrata, 
mas inexorable y fiera 
que los levantaidos riscoa 
de las inaa. nevada» «ierras, 
gozada tu Abencttfrage,. 
goce- él de tí,,iitfrabnena, 
que poco le durará 
si otro Hutajie Mraview, 
Has hágale JLlá.dieliato, , 
y á mi tanto en esta empresa, 
qae cuiudo le bayas-dojado 
á verte mis ojos vftelvaú, 
no pera qnerette ipas, 
sino para que iií meslna 
me des venganta de ti , 
si de tí das reoompQBsiik ' 
Basta lo que le be q*eñdo, 
que pues no quiere* te quiert, 
a este arroyo doy f^ne lleve, 
tus memorias, y mi* quejas, 
rkda quiero ya de tí ; 
palabras te-siiete4. 7 prenda^ 
y aun mi ley voy á dejar, 
porque tú viv«»ea ella. 



Gallardo en armas y tragetj que es mucho para' Soldado 
n amores y con galas, ' cuidar tandeo deld•Inas^ 



...Coot^lc 



mamado de aborrecer 
»ale Muía de Ib AibaAbra, 
por defendena„4e ani<>E< 
y defender, ¿Gmafida: 
que temep)** lU.wMe 
qaa «mor jnujcjiw yeoe», camm 
que ^el rigoc , inaxoreble . 
~d&AiÁl,B«pAdM7 laniMi: 
el capiUait Ufir^jilaiico, 
'dof4d«> Udüli^ljlt- ffflt>í*ts, 
j;\eat«,letta.ápvQW e».ell»í: 
J)etetpero »n. lanenganea^ , 
Unas gsaaaida»<p»rti4Bi ' 
en mariotaiMAli yi'blMica, - 
y Biu letnKí «f^íATKCM etiojr 
cuando pfiH'* t/«:.Gni*4da,^ .. 
Llera oa alin» }!:««« auicfte 
divididas ei]'lt.4d«rgay 
y este epit9^:sif^üeiitei 
Jl desviarte dei iulma, _ 
Era el caballo fliotcill'o 
con adeteeoe de pUta> 
de «erde cUra el jaiez 
bordado de seda baya* 
y de mirado esta ietrft: 
Btpera.nut.de amftr .imca, . 
huye de mi, ^Mef¥> Admita 
de amor ningtuiA ^tpiermma. . 
El borceguí Ueva ^^ul, 
' porqne a*i.Ios'seliJ¡*.uata; 
trae un bonete fantdtdo 
con nna plnnw flf^thda y 
y por volante eita letra : 
Lat amorosas patarras 



n 

ton mai que ligera* plmnas, 
X r/uu qae plumas livianas. 
Paió por junto á ub balcón 
deuda con celos le'aguanjan,, 
•in e9[»eraina «ingvi»; . — ■•. 

la lielta.Xariía y Tm^ , 

Desenidida Musa deltwt ■•'•■ 
y de«u-cntdadoS']i.«n4ta*y.: 
fue á pasar, mis na-.yafiÁ,. • • 
que el^tMo Ja» do#-l4ial^4»: 
qui;t«b>bai|iiandiep<^a ^jCiiee«i 
vertMwdo.xua «qos.ngBa,. ,. 
jnntas le p)dea,i«id«| :..... 
. io qne )ea'tol)¿.aptatttda*:' 
. Xarifa el j alna le pi^, . ^ .■ :• 
lo nisno ie pide . Zahs, . 
y^il.lQs.r«>p»u<Ie a4iBÜado,; : 
^d¿nde,tengO tantaCAluaíZ . 
6i Qua qae tengo pedúi;, :> 
j cóno-á las dos pQctrú: dalla?. 
i el alma puede partirte ? ' . 
noL, quejio se parte el alma : 
dejadne.t'y diñadla, á ^lla, .. , 
qne.unno qne qnicn.w' «a^sa 
dejó ayer á Abindairaei» ,. 
dejarán Unza, mañana, ., .. 
Con esto ae fue» ylas.iUoras 
llamando en vano <e cauMo, 
que oye al qne. no qnief e wx 
menos, mientra* iiiasJe:UainiA> 
Quedaron.... pero ' mal ,dt(p>» 
qua no queda qniep-liien- ama, 
pues que va tras quien pretenda 
deseo , raeniorla y alma. 



i.,Goog[e 



Sobreet acerado' hierro 
^oe HuEa lleva en la lanza, 
áe esmalte color de tnego, • 
piatadaí lleva una* llamat, 
■obrepneito ñu CDraEon 
abierto, ^üe el hierro pma, ' -" 
y por remate de arríba- 
atpiestB letra que hab}«: 
Hierro Mx; yioftacatuoi • 
que Á mt^r hierro me beatas ■' 
Llevaba la bmdttUlA ''■■■■■ 
de lii colore» del altmai 
qne ton TÍerde y atnarlUo) " ' 
y en media una letra blanca :• 
dok medida de eútramrbot ladoi 
qn¿ la» colorea entazan, 
y abajo «»t« letra punta ■ 
ta lugaF'de fleco ó franja: 
Deseíperúda 'etperáñza, ' 
sí cual luna hacet mudaba, 
Llevft'iÍB bonete tejido - 
de ploBMS'verdes y blMco*» 
cánido tobre la frente, 
con una banda encamada : 
colgando td ayre doa cabos 
lin rapaeejoa ni ([alas, - - 
y por pniacho esta letra 
ff^re iina gárgola lat^a: 
TeuOa temoso qae et nada, 
que lo que I» Alga ne: basta.- ' 



Viste un -opilar izul 
y nna mariota Imnada: 
sobre vea cabalto morcillo 
embraza nna negra adarga, ': 
pialada en ella un Cn[Hdo - 
que qai^ra , quema y abntM 
dos corona»» y-esta letf«i - - 
que bien ta enigma' declara; ' 
Sut propiat fiunat quebraitUt 
la vúlknutd det qué ama. 
THo tale el Hofo arrogante, 
si es la enignia de «rrogaada, 
que agrarios de tanta envidia 
asi le esfberiwn que salga; 
y porque «A tal ocasión 
no le vale fnerza-de armas, 
lleva en la vipada éita letra 
escrita sobre la veyna ; 
El agravio que me agravia 
es el na ter yo' agraviada; 
porque al fin eS solo el Rey 
quien de tanto bien aparta 
á UD Moro, que fama y becho* 
conoce el mundo y alaba. 
Desterrada S« persona 
de la ciudad de binada, 
parte ¿ cn^ilir ib destierro - 
hablando aqnestas palabras : 
■ No va elalniB desteirada' 
> pues f neda fcot a en Daraja.* 



Dg.l.zedt,,CoOgle 



De kljofar grande y ciitjado 
"sobre tela de oro y «d», 
entre rabíes j enneraldaí ' ' 
hechas ahoiTadtti targetas, ' 
que unas llevan camafeot, 
otras mny preciosas piedra*) 
otras llevan escorpiones 
de á seis y siete cabezas : 
loa campos de la labor 
que loi reTollones cleiraa, 
fOD peqoefios coritotaes 
cada ano con- tres saehis: 
]oi friioi-de caite parte - 
dos enlaiadaí cadenas, 
hechaade ora de martillo ' 
qne toda la laboreen : 
de unos dorados cabritos 
que las tinieblas destierradl 
faeehaa de varias laborea 
unas muj cnriosas trensas: 
cabellos» labor j laeos 
«smaltaa catorce letras. 



qne dan bien claro i enieniler, 
qne dicen: La dura amieneia: 
aobre ana márrlotB azul 
todo esto Bernardo llera, 
y el campo de lá matlota 
lleno de nube* 7 estrellas, 
qne alrededor de nn topacio 
engastado en oro 7 perlas, 
ocha puntas de diamantes 
lliTa cada una de días : 
las nubes eran de plata 
con espantosas cometas. 
Por encitna el locado 
una medie Inna lleva , 
por ser eosa mas movible, 
que ciñe «I cielo 7 esfera, 
y motejar á Daraja 
■er moTÍbleen lo qne muestra,' 
DO poQ Bernardo el galán ; - 
mas de Hnze por quien entra 
á correr caSo* 7 loro* 
y aelmmizat la fiesla. 



Harlolis'de dos colores 
de verde claro 7 morado, 
bordadas dé fino aljófar,' 
sembradas de mncbas máiiM 
asidas unas de otrasj ' ' 
£rme amistad señalando; ' 

bonetes á la^tarqneseai 

«ncinia ói fuerte* cí*cm' ^ 



debajo'de lis marlotas 
de nallados fnertes jacos, 
qae aunqWe van á hi galán 
iban á án 'honroso caso, '■•''. 
en dos cáWlos ov^os 
con fnria el'suélo pisaadú, 
7 ooft dó»' áilrsdos' fríDOs ■ ■ .' 
blandaWtiitteLgobcruadoai' - 
ti 

. Coogle 



8» 

lu lanus Ueran tmdidts, 
loi brazos arremangados, 
adarga* en lo* arzones, 
j por diviía du'^iinDi, 
atídat nna de otra. 



•e lale el fuerte Maeilre 
y Muza el enamore do, 
<]Ve el amor de Sarraeina 
lo« lleva ait diifrazadoi: 
Q Ueyan amorea, 



la de nn Horo y qo Crittúao> otro de aipiíud lo» lazo». 



con nna letra que dice,: 
Botta la mutrlf gufvdo. 



li entraron en Granada 
para m fin deteado. 



Mira el cnerpa qasi frió, 
qne ettá detpiílieado el alma, 
del malogrado mancebo 
Blaeatre de CaJatrava^ 
et Tállente Moro Mu^a, 
que era hermano de Abenamar, 
Re; de Granada j la Iteiat^ 
y Señor del Alpigaru; ' 
j trayendo á la memoñK 
el amUtad celebrada 
entre Huta y el Maeitre, 
«lando por fuerza de amai < 
•acarón loi dos amigoa 
. de la fuerza de la Alhambra 
í Arbolea, hermosa Mora, 
á quien Hnza mucho amaba, 
y mirando el lacio cuerpo, 
qne roja sangre derrava, 
le toma en soa bmoi Vu», . 
j llorando asi le babia:. 
] cuan desdichado fae «L día 
que ya salí de Granad . 
í soconyr i Gal^a^ , , 
que nunca en Galera entnin '. 



DO estar con el Rey en gracia» 
que ver morir en mis Wazoa 
tal amigoy cal espada! 
Despierta, amigo, le dicc> 
y habíame una palabra, 
sino qnie* que la pasi<Hi.. 
deje Bu'cneipo sin alma. 
Procura sacar el Horo 
la flecha que fue la cansa 
de su maerte, y no te atreve 
por no hacer mayor 1« llaga. 
Despertaron al Maestre 
las ligrimas que derrama 
en su macilento rostió 
su leal amigo , á quien habla: 
á Dios mil gracias le doy 
porque para si me llama, 
y asi snplicarte quiero 
que tomes la ley cristiana} 
pues con ella vivirás : 
vida alegre y regalada, 
y cuando acabes la vida 
seri tit líbima salva. 
IHoza se k» prómetié, 
7 viendo que ya le.blla : 



i.,Goog[c 



color Tviul alieBW^,- 
y que Mtá el cuerpo siá %lniay 
tnindó- !«' den •epnlten, ' ' 
y^lWiVMi^áGlfMiada' " - 
pandar e«<atti i' 411 ftcy- - 



de lu iiiAlk* Jomada, . 
j i Córdoba despaca fti« 
con volnplsd ^tst* j Uau 
para volvrrM criittana, . 
cumo pedido te eatalia. ■'• 



A 1« otiUa del Genil 
acribe mHt carta Milu, 
tan a aolaa qoe no tiaj^nadíe 
siDoeld^waqaeieviWttcba.' < 
Hizo detuia ctfla^«d<:~' 
con el alfange una [Jnnia, 
j con agna j Sor de malva 
tinta para bacer ta nuna. 
Ya de Un pedaU ávtbkV; ■ 
'poT no btibar papelr •« vjitia, '■ 
tirando «m ptet- y itoanót 
para quittp laiarrl^ai.' ' ' 
7aiitatin[e|tiefonipl£ - 
por medio de ana «oatnn. 



y deipidiendo-ttn^aDipirb ' 
dijo:¿qiié quÍMief, fortaMJ - 
Vueltos los ojoial^ielo, 
pudo eontemplar la loas,. 
■j dijo: \ qué alia queealáii 
■y cuan de prerto te mudas! 
Y pnei ba coiai del cielo 
de hacer mudanzas ae ocupan, 
¡ »o M macbo se nade el suolo, 
mal ei-nladanaa corraptal 
Con todo 'tosió eltooado, 
y lo que «il¿ roto «Sndi, 
«acribe, y de atavio lien^li, 
annqu« de corage tada. 



AcompaÍMlo , atutqiM^Mlo, " 
de penuAtifintot- y sg^a-viv^ ■■■■ 
sale de OraiiWda Mima ' ' 
desmeiiitdo y daaterva^ -■ - 
Desdeñado de Dnraja, 
de tur ánwgoa dejad«s' ■.^''^■■■•■' 
deB«xalai«ddeinleniMlo,-"'.' "' 
deaterrodo.de nnfacmaMM' ■■'-'■ 
agravio ,i4e*hDaa y üiiddl^ '""> 
tres fieriM-a(M«»a.deJk^iWVldf - 
parikktiatito c 



galán , ^lieste y hJda^i 
ForlawilUdelGmil 
bate el IwIotD caballo > 
que el tfeicale «Bbriico 
baña en (a»gr«f>4AÜ»«lca«|Kh 
Como parte iBoAirioso, 
parece qaert^n M&fblmdo 
Isa ondaí ¡del'mxiJHt ñu, 
que mcnqow* au>ráz«, 
deaAi'-jfWicaii 'rl Mrwtn 
4a I&<¡¿||iKfNuS«ini»g« 



L)¿i.z.iit>,Coogle 



84 

azotti snibUncU oadn, 
de luí Á BoJ peleando. 
DeUvo el c>baU« ua poco, 
el freno4e«*pttiaa blanco, 
y detuva «1 ^ ra ira, 
mas rebelde que el cabal lo ; 
y vuelto el rostro i Graaada, 
dijo siu torres miruida : 
Granada doitda aaci, .-,: 
de'ado«de nfv han desterrado, 
la envicia ijue á muclios baeaos 
no deja por (nucidos malos, 
que noena^donde nacen, . 



sino por Retaos tsttaños) - 
eiia n>e fuena i dejarte . " 
cercada^ lo» Criitjanús, .:' ' 
de adood«;»|i«n> qa«if^«tt» .- 
■eran tus bijo* eadavos; - 
y ann agora por tus puertas 
un Pulgar, soldado bravo, 
hincó su puñal sangriento 
con UD pergamino blasco^ ' 
j mató i nn' Taife lasfo . 
unMudueho Garoiliao,. 
HojTi^e p4t«e,A.liMiMar, - 
peromawUMk'enwiHl»- ': .. .;> 



. Oe anas canas iaejiic;aco« 
en la plata Vivarrambla, 
niuy enojadas jMLioran 
cuatro, damas oortuaiiaf, 
porque iac« el Beacermge 
Baxamed con arrogancia, 
en lengua anbiga escrita 
esta letra ea el adarga : 
Seguro voy de alcanutr 
vilorta en eval%aieirrtaüíljía% 
pues me atímil« eii.uL\¡rei(vicio- 

¡a que todtíiditwtitaUmi ■■• ■•■-. 

y Sarracina. bnnuaJMy^ '•■ r.- 
CelÍDdiijadióittiiJ.grit<is, i.i^. > 
Jarifa nntGife.Bunqne'.Mila. , , 
¿Dándtáq*i)fnei<d«bi«i>l >. <■■[ 
que ul.aedj|a)eft'iac;pWFBk ■i-.ut 
sabiendo^»e tutrfl'flQi^raii, ,¡, 
•obra laJijnnofini»-jc|ilK¡ll bb 



Caand«twL0aq««ita m^*.- . í 
del.V«tieMragal*d«ita) .M 
deteri«iaAd>Ela»«aatE« ••■■■■■ 
tomar entceavenganaa^. ". 
QuÍsodakl»¿eatMd«i . - 
como del )|«of tHunfisba,..: i' <• 
y que no hay Moro galán 
qne no la sirva en Granada: 
y «si í Cellnda y Jarifa, 
Sauaeiaa y CeUndaJB:,,.i^,jA 
lasieo*yiidó^Xaragliíi'-'"«<I ^i 
i una meuciMlB-£lara>a^ '> ' : - 
á la cufA las cpitra faeion,. -í 
seguras 4eiU celada, .. ■■:■:■(■. 
vestidas W.dfs d«,ye«d4i: : :'. 
las dos.4ti!ool0r leMMidAt'ÍT •'■• 
Saliií JitMUJa de«MA,nI" ■ ■ ii'<;. 
con jboPdaáiUH dei^at», /R'i- r. 
cqldKWii^l BcauMoage^iii; 'itt 
á qttitw jM*y iihdi «(i»lnt,t:ifiii 



L)¿i.z.iit>,Coogle 



ÉX braio derecho tnw 
«na verde bao da atada 
que Jarifa dio k Hamete 
en <1 carao de la- Alhmbrt! 
«1 cuello cadena de oro, 
deqae caelga twa nedallv,' 
retrato de Sarracina,- ' 
y prenda de Hnea cara. - 
Va bdíUo de unrMbi . ' ' 
Sa inano biMica- adamaba, 
que Jtiat<{neledióá'G*liiida ' 
en IrnecO' de una esriterálda : 
ifu phoaagc en lacabeu 
trae dettei gatzoter bluca» 
que Celi&daja le envía 
para qua jugase cafÚH.' ' - 



Las damas cttando la vieron 
se miran, pero na hablan, 
porque allí ve cada una 
de su soberbia la pt^. ' 
Daraja miy al «Jeigaire 

seronmtre disimulada, 

y al deM^HtlO'ComeoEÓ >.''i >. 
a tratar de-nuevas gala».' "I > 
Merendarait » pero po«o^ 1 - ' ' 
que celos quitan la gana; ..-.■: 
j dieroxila vuelta iiistca '■ 
de ver snCe mal legradftt - ■■■ - 
pero la dagiii qnedó> . > ^ < 
de M aftieata bteñ vengada-,' - 
y nJagOiM Hora quiso 
Gou ella jaalaa baraja. 



Los ojos vuelve ¿Granada 

desde la:espacio*avígai ' 
«1 valieuie Moro HuaB ' 
lleno de congoja ^pdn», 
quejoso' de los dgraHo^ ' 
del Rey su her^iaii^^ <y ta Aeínvt 
y del. Hmo Baj^medi, < < 
porqoieu el Key 'tvAéitkiin.:, 
Sol«:T»,'aanqu(l^cnMtÍMil,. '_ 
, fonnando e^b-okijquereUaai .^ 
contra fortuna de amor, 
contra Cupido mil quejas. 
A todo paso camina, 
porque la nochtnaédoas i'> •■:. ', 
vadesencetnñddri:«ot' -:' "^ ■<■ 
7 acrecentando ÍBft*DO'' "'' " 
.■.;..-.u si í.bu. .'. •.■.■.■.■\ 



Perdió & 'víttif á G^uadat -. '. 

y.ouaodo^aO'pado letta',' ^ '<i :|> 
dicc'al«Mlófaipir«ndo:' 
¡ay detsry^eálatmaUagftt'- 
Alb^rilUii^ecail . 
detuvo «s pocO' la- y^áa^i '. 
y i sus pcregKao»ojos< ' ■- 
les rueg«iqueiel'>ágiia^vi«lwi>'. 
Alli enirchrvolwnqoheK. i; 'í 
je enlrefi alü-voces pifans*':: j 
de olvidar á quien le olvida, 
ly amar á quien d¿l se acuerda. 
De pechos sobre el arzón, 
laaús^aneaj dcpccba. paesGa^ 
vertió sisafa<iitea>diM«ro, : 
yelimsfttitmitarUeiBt . 



17- 



Caando lu wtloen ftgtut, . 
>1 ion d« trompa» f oqa*, 
parece qne dcMmpíedfaa - 
la plaza de VívarrámUa; . 
todo ei mrfrlotai, bonelea, 
ci pella rM, UK«i,bandu, 
argentado» borcrguíea, 
plomas, «oiaDtM ; galaaí 
citas líeitM se hacían 
á la hermota Dar^a, ' 
y et "Be^ está mas oenUnta 
que cuaiido ganA á Grapada./ 
, Sola Sarracina , sola ; . , 
«stá temicDdo y turbada, 
baita que el Talicote Muía 
cumpla su palabra dada. 
No tarda e) gallacdo JUdro, 
que antes que la noc^'clara 
se manifieste i los faoothreij ' 
j'A.poli> Mcundasveara^ > - 
viene á interniiBptt hli-fietüiv 
y á publtflsr iuf vangaai«> ,j : 
yeo lugar de gálah visto,.' 
'ante d«ro y duranifJk.^K 
Bien acompañada ^mfriu:; , ' 
pueaaatie el tundo quabuta 



pira caii(|KÍs4ai; mil Keínd* 
tola noa Gruí colorada. • '. 
£1 trage «BOtisocí llera 
el Mseitre que en España: 
dio tanlo.aar y «alur 
í la gente «stellana. . . 

Llegandc. presto al balcón» 
donde Sarracina aguarda, 
tan turbada y temerosa 
como la Ciudad lo estaba; :■. 
y sin aguardar un pnato 
se arroja por 1)^ ventáis: ' 
Hnza la -raooge y pcnie ' 
de *u caballo á las ancas. 
yiéronie en terrible aprieto, 
porqne loi Moro» le arman, 
y sUea. á itefenddlet . ' ' 
que de la Gudad no salgant . 
pero Inego.jqne conocen 
al bravo. de CalatravB, 
y que eA-elMliente Huía. ■• 
qnieif le signe y acompasa,, • 
dejan la plau.y las eaUei, 
y.yanM Iñegoála Alhainbr»,.; 
y eUoaia.Fttplven Gontwrtaá.'v- 
adaadAWfeltfei^aarda. 



'i8. 



BaeaKM&d'lalKtvoiifNlH^ ; Con el MasUanteenojóMi. 

- cIcIaTin^'.pifartf jakjait '.''i ■ no hay (fatetaUaúra á.l«,carat 

«I fuerte y T^MeaúHwKj !v sobre líts4tjpa¿b(niat<v . v 

fospende la gente y plua. lemolinada la barba. 



Contóle 



Amarilla ti U Kbn», 
■ü)Mnoa r HMflota 7 ntngV' >' 
que nste qvien dete^cM, 
color de deMqWMim. ' 
Llev* adarga berberisca, ,'' > 
petada y nervioM ladn, '-- '' 
j una toca and* *1 brM»,' 
y al cnetl» una cimiurrá. '" * 
Va en un ñtrioso caballa, ' '■ ' 
con nnBt'oervuaa» mandus^ .' 
qi«'at'ion de los iuitraméMM 
el pie y tá mano tevantifi ''; 
Halft ponwAndalta ¿n cflm]^ 
par los ainoret de Zara, 
que en la presencia del Rey' ''- 
poso (I gaja y la palabra.' ' '' 



Eta 1 



«los S 



el Maro deñayor fama, 
y Aadalla eiMre los galaAM' 
el gti»a de mayor gala. ^ 

Vnoaró et Rey coDCerlarlris, : 
mas «orno en amor do hay traMÚj' 
Aieel concierto entre los dos' ' 
confnsiondmcoocerlada : -^ 
j ai cb» ^tllarda mueBlrtí '4' 
se paeitnta.'el' lll»ro AiidaHd>"P 
Un galán coMMkdiicreio ' ""I 
en nnit yegflh aluana. ■ - "- 



Viste mafloW de tda 

blanca, d« yoves-bofdadá, 

rosad»ea el arbornóa, 

j alli las rMas son blaricas : 

nn derrochdó bbhete, ' 

con cinCo pinitriis'rikadas, 

una bhiica y Mk henles, 

nna r*ik-y vlñ fUaMa. ' 

Lleva la'-níl <fl^ Tbloano 

por dirita lan Ú Mfeddla» 

y acude la letHt',' y dice -. - 

Za áe amor mar fuerte enlata.' 

Partiéronles lús °Jtiedet 

el sol,' la ^iaA y hs armas, 

dejando ' ^6: ¿'foriitliá 

que d¿'at -itsadéd^rhí palma; ' 

y en tantiempo A.i*dálla'y Hma 

la escaramiua ttUiéran ; 

perodesigulmltíé^ . ' ! 

•titt la (teSifoal bMvlIa^ - ! 

qne tirando Mwat utr ^Ipe^ 

Aodálla pierde ta 'SdlfrgB : 

tocóle dfe putail Mmi'o, 

y en medio 'é A lAe&ió'Sél alma.' 

ReVoNid'HdSfr confito; 

y AadalláM)ffi¿1tts^rttiss, ' 

para no tendit If tida^ 

que la piavda'pliVdMiak. 



1^1 rHxvas dd Gesit. ~ ''> ud berAiosa y tata 4Ml!celaj 

«1 faerte'Madlt ^sea, ' ' ' ' qne para sa fMchb Úi 'aidb 

tan íesdieliKdD'flD añores, -"'' lo qnripara-TAlyBEli^, ' 

come 'dlfilioni nía guerra^ '< D« esu >e Mil ^[tf^db, 

Ssy nfti itoMC* Gr«jtabf - 'f y pok- sefiíldft'Oütw* '■ 



i.,Goog[e 



»8 

alquicel raar^iit tmW " 
■obre ana marlpta nepa. 
Sola una plwna. amarilla, 
desesperad^ fijunexa,: - 
el rojo bonete adorna, 
7 con su» brazos «are4a<. 
Amaba Zaida ^.MqríUi».. 
de los Gomfilfi df>T«ba*» 
mas {¡alan PM'4 M* á^ntu 
que íocrle. p4S4< ip.gdi^a» 
y por eslai:ooTe4«deK, 
el an,tͣuo aifipt .dr,&precia 
del paga^ .ma» galludo . 
qae einpuñiji^lp^z^^grqeta., ' 
' Diúle el af(ir,a,Jta:j)a)»bra 
de ja^iit» haUafia.^ .v^tI^i ; 
poique •ab^,.'%ue C<m>3fllZA 
no puede feípís ,f ofp.pí<i«ncia, ■ 
y porqae Klorps.JiiíJalgos 
puertos de poTí inve^g quedan^ 
para eaciuar:: detafios 
y que le turbeu- las fiestat ; 
porque la, 4w ^ Chanada 
toro* co;^^jy.j:a4^ jaega, 
á ¡n9tancia,4fl ^y ^e vino 
Títoriose 4le,AnUqa^aí 
pero Zaida,;va}:»p|idabla, 
cnando pM^^W- iBrenai . . > 

que el mar que el Tiento com> 

bate, ., 

al Abencerrage inquieta. 
Ella lebufqsj y le mira . ,.-\ 
en el..gíiiiaoi,9ylaTega, .„ 

dando ¿ Gi^njula. ocasión ^,r 
qnelanifiíiinuBfty'l" ufendai.j 
y atinqu9:^s:^(Mijde Uiu^i / 



tiernamente la. eo&tanpláff, - 
que.ea mager, y apasionada, . 
ningtw respeto U cofrena. ' 
Basta en .el Templo le iitciti:' ' 
con sus colorea y empiesas: ; 
de alguq^s respetos libra 
de su rendida se pteáiu > - 
Coae|liO* agrañosHoitt- '. 
en su locura la dejti! ,-; ;. :, 
que.celos BTeriguados-, . . i' . 
cuanto anor enciende, hldw. 
I O fiera, viene dieMsdo,i ■> , . > 
waK-que las sÜTestres fiíCMa, 
que ella* aman quien les. aUf, ; 
tú adoras quien t«dndeaa!.. ' 
A quien tobuye peali^n,. 
y á quien te signe; 4cs|tacfl4ai: 
ó no me quisiste, .ingraMr' ■ 
6 quieres que. te aji^ArrezcKj . 
Ko tienes de piedra el alB^ ^ > 
que por otas piedra:qAe fnerat, 
ij^sláfH rimas le ablAixlaran, 
que ablandar sueles l*a piadrai. 

Matáronme tus favorest 

que i los mas disctetoaeiegwi, 
que quien no sabe-qu^-as bif«* 
poco mal tíene qiw.siienta. 
Solas aquestas metnoriaa 
son las prendas que me quedan 
j>or euhar de los sentidos 
adonde viven por fuerza. 
Obras y palabras (a(](ai , 
me persiguen y. atofvientant • 
aunque todas aoapelalKaf, 
pues el. viento se laa>jt'^A* i 
pero^ tiempo que- ^ «OM» 1 



í>.luz.,,n„G0Qg[c 



acaba, conrame y traeca, 

podrá ser que i tu mudanza 

y á mi firmfxa te atrera, 

DO porque npero, «nemigí^ 

qucá la fe--p«iada TutUai, 

que faabiacKlo.TÍvtdu ca oiro, 

n bien quo en.mí pecho mncraa{ duampacó lai rtinnui. 

mas porque, oatando 70 libre,. 



aficionada te tcm, 
donde me enfaden tni gloriai 
7 nie burle de lus penas. 
Con laa tríate» qaejaa-Hmá 
diú de los pies áüaycgds^' - 
j del faUo lio Genil' '■ 



. ItOHAHCES DE REDUAV. 



Con doi mU gíneto Mo>6S'> 
Bednsn qoits la tierra, ' . : 
todos loa fKiMldDi roba, 
yaioeBaaa 1m frontereai 
de los mnr«u lie Jasa 
reconocejaa.almrinas,' ,. ■ , -r 
y entie^TJbeda 7 Axdtqax .. . 
pasa conf« .una saeta* 
■ 7 las cimpaiiai deBaaaa , v 
. ■alarma tocan apriesa.» :,- ..1;,^; 
Con tanto siieAcio pasan, i ;, -> 
que pf EtKfl q^e coocverdan, - v 
con lo.mvdada lab trompa*,. .^i 
los relinc^M!die1as7«guc»; 'i 
pero al.finU* aialayai,: r 

qne eataban* i tt'ecboa.puat 

tas'y : ■ ,. í 

con las; hachas . eanendidas > ' . < 
unos á fMam hacen lefiai, ?, 
■T la» campanas et^a -1 ¡1 

FaTor^lA la aodic . ,,.11 
con nn confoaai tiaieblai.^.^ 
pero »oa taniot^Jos fnegtta :> 
qpc'pftlr todu patfiei dnu. "!' 



en las aalognfdaa miein ' 
7 en la* .hnniildca daonielw, 
que ^inea. de l^siaaiiaa 
de tan laatimows-fieMaa. * 
■Y laacampcnaaietai*!' ' 
Al no {>e«aado Debut»' ,- - 
•e levantan y ac a^trealan : ' 
Caballeros coa)(kstaBaaa,i- 
peonea . con . aoa ballMfas. ' 
liOt Hidalgoa de Jaent" 
de Audújar la ^riMthnéMi ; 
7 de Ubeda lb»iN«blaa. i..'/:¡' 
tadoa^Bcen de simnéairá. . 
•Y lai eampanaa ctcfi' - < : . 
Abre el aol laa det-Otúnt^ 
7 jAsrCmtUDas'Sns pnertta:. 
viaaea;<i jiUtarke: todoc, . -- 
poco niaa d« 'nttdU>l«gHk,- 
7 puestos eo'sén ni 
el eco y. aire íf 
armaa^ pifaros' .7) icajw»')': 
retÍDcboi j 
«y.laicawpTMaaad¿Bae»a> 



i.,Goog[c 



Fh» qme te TU, Beénta, 
¿ las fiesta* de Pisaergt, 
ñus par lo qne td te sabci, 
<iue por faalbrte ea lai 6eM|i>t 
■i acaso jugares cafiai, 
para que saques por letra- 
tres linrazoDes te cscFÍboj ' ' 
si baj qaien ucribirlas pueda. 
Hoj te vas, ayer vinisle, 
como.«ÍTenid(i-lnibi«rM' > 
á eDguiitrine utUmcniei '"' '. 
pues me.eiignáwy me'dejavi.' 
Dices que tAs- í juf ar, ■ 
JO ereo qnciieoipre jae^; ■'" 
lo quegaow, ui'lo MbM, ■ '■ 
lo' que pierde* *» sin ooMito. -'■ 
Gn^geas el ■ofender, ■ . > 

que el engsñarineiei ofensa-i 
•i se pierde et> ooasentirla, 
•e pierde tangen }iic»la.' - 
Engaüasne condecir - ■' '', 
que á. lat fieeias Tal por luerwkí 
■i algo supieras de amor^ ■ '. 
JO sé qar pArlfuerzafuérai. ' 
DoB-Siora* alli te aguardan^ ■■_ 
que cada onal de ellai piensa ' 
que sola te' da cuidado, . •' ■■■ 
7 que tolo Tari -vella. "' , '. 
ToTÍnesatoaLsabeTr 
para quq -por 'todas denta, --" 
que Medetengti&es prest»^ • ■ 
j qa«^tedfebo awa qae eUaií. - ' 
Vo puedes Ba|iifBGcrine, - 



aunqMO poderMO en tmtM, 
que un alma de firnt fe 
ma* qaeelmnádo'vale 5 pCMt 
40I0 pndiérii pagarme 
con dejarme en refionipeqia 
la tuya, que está en mil partea. 
Iiecha piezBs'í j en ti entera. 
He venido tolo á ser, 
•á dónde de nueve pruebas, 
el hacer nSevo» «Dgañós 
para sinratobes nuevas. - 
Vengúeme el «Mwdl d, 
que si el cielo 710 mé ««ng« , . 
tienes mil abAat iinn»ia*, 
j no bástala la tíeír». ' 
Plegut i Átínjae tal bVcaniB^ 
nunca sn sol- Hí ánwtKHca, 
7 que la tuna se eseMda 
para qu•elcatnÍAOpifeI'daa^ 
que tropiece hi esbelto, 
y tus espnelai aepieldtn^ 
que el caballo maibrioso 
nocanúnaiáflinellMi;' ■ 
7 que si no «e peKdieNh 
enando le piques no-iientaf ' 
y que loi pasos que diete, 
todos hacia atrás ^MÍfuilTaD. 
Si te defiende la uMliet ' ^ 

que la nocb* es «iifirftaH, 
por ser gran maári dd'ságAfioi) 
y abrir á los toyoV puertai i • 
cuando ¿ lavútk-llegarea 
da aiintllas dM^Dfrfmk IwUaf^ 

L)¿i.z.iit>,Coogle 



y bórlenM 7 no U cmn. 
Henoiprécieate por oCro 
que de ca»ta infame »ni, 
qne si te dejuí por otro, 
no dirán qae te 4<V^^*" ^ 
y si en Ui íietbu eDtri^res,^ 



u vMlran las lutria» vern, 
y tu fidar^ sea de vidiio, ' 
7 el bT(»> de blanda cerij 
7 entre las ligeras eanas 
te Brrojcn Isdebs secretas 
que el corazón te attaviCMn, 
parque como matas mueras. 



jDianMQteCalso 7 fioglde, 
engastado ea pedernal! 
j Alma &tw¡í en doro petíio, 
que niagana fiera e* ma* I 
¡Ligero como los vieatoa, 
mudable como la "mar ! 
¡Inquieto como el ÍCMgo.- 
basb haHartu natura)! 
li la* lágrimas qne vierto* 
fueran lengvas parahabUr^ 
injuria* me Utarian 
para culpar tu maldad,' . 
¡Qaé injurias podré 'dccirtel 
mas. DO (¿quiere iiijbnar, ' 
porque al fin quieiLdidi ii^nriu 
cerca está de pírdonar. . ■ 
A (odas dices (pie son '' 
Ia»iqae contento te-das, 
para tngiuta iBenlfa-8,r .- 
7 que 70 S07 tu vcAladl 
y «bn «ito pietasan tcldo* ; - 
qn^debo í (a Tolrafod» - - 
eointoi eani 
para qne te debajsat; 
Si como.70 coDocicsqi : 
tu condición natural, 



áotrttbtasGO mirarion^' ■.'■^■.j 
i dónde tus flecha* Tin. 
To sé , traidor , qne «Ma* ^cjai 
piuf poco-pena te dan, 
porque alfin quien dice injmriai 
cerca está de perdonü. 
Canudo Mto7, enemj^, . 
de sufrir-y de llorar, 
causa agena 7 poopio* daficu, r 
tn placer 7 mi pesar. 
Hit en«mí^a acoge*, . 
porqneal fin'ODnoCM 7a,' 1 
que cuando no puedan obra», 
palabras me mataiáa. ' 'i 

Sospeclaftdudosasfnnma' '. '•: 
cauta de- todo milnaly 
7 celos anevignados ■■ -■ !■■• 

coDToleciéiidtmie van. • ' 

Al cielo qtaiérer dar vocea; 
pero mejor-es callar, - ■ . :. : 
porqnealfia^iendicffiljniáBa 
cerca eslí-depetdoBai. ' '• 

Asi 3Pátira« te qnqa ' ' 
al latiente -llédaan, 
en eljardiadtl AIIhb^ . : » 
al pie de un rerde amjtn. 



Contóle 



El M«r0 que «tí (la oatpa, 
annqiie do tin pena e»li, 
asióle la blanca mano, 
y asi la conUeaia ¿hablar: 
Cesad, hermosas estrellas. 



qtu si á BÍ me Ilainau.ptedrar 
en piedcBi liacmi seSol; - 

j no poBMÍ» que me igravia- 
de injurias qne me digáis, 
porque al fin quiñi dice injurina 



quQ.ao'M bien que- lloréis nua, cecea está de perdoi 



De lejos mira á Jaén, 
con villa alegré y turbada, ' 
et Ti>lieate' Hednen 
qác prometió de ganalla.. 
C)n los ojos la pasea, 
j. en todas partes la balls' 
cercada de muros fiícrles 
que enflaqaecen su eaperauía. 
Mira la encumbrada roca, 
de aHai torres coronada, 
cuya altura le parece 
que í las estrellas llegaba. 
"La* ojos puestos en- eUs^ 
grave- congoja en el alma, 
dando un gran suspira el Hoioj 
á la bella ciudad habla: 
¡ A.J Jaén , cuánto rae cuesta 
no haberte ten'ido en nada, 
y ser mas lai^o de lengna 
que de ventura y de lauKa [ . 
Pues di con loca «sadia 
¿ni fié; la fe y-palábra.' 
de acabar en .mucDOchei 
lo que en un siglo no basta. 
Hallo ahora i mL-^eraona 
i lo imposible óMigáda, i< i 



paes es mas cierto el perdem 
que darte á mi Rey ganada: 
de dó vengo & conoce* 
aer veñlad averiguada, 
qnjen puesto ae determina, 
arrepentitse á la larga; 
y de arrepentirme tarde 
será mi muerte temprana, 
pnes he de entrar en Jaén, 
ó he de salir de Granada ; : 
y es lo qne maa me lastima, 
que prometí á Liadaraja. 
de no TÓlvécái sai ojo» 
sin ser la' «inprefa ganada; '. . 
y ToWiósdbw á sos Moros," 
contejo íes-demandaba; 
cinco mil eran de giierrai 
todos de lanza y ada^a. 
Dicen qné«i I* tierra fnerte^ - 
de mnroy^Orre cercada, 
y muy fuertes caballeros ■ -,■ .- 
lo* que dentro dé ella estalni^ 
y que CB-pérdida tan eiertB,v 
ó enUan dudosa gantnciai -' 
la mas segura {orlnn a - :'<-' 
es no llegar itenlf^a. > '' 



i.,Goog[c 



Heinelto ya Radoni 
"de lucer *■ 't)tlibrft buena, 
«rremcte'lifcia Jara 
uagí nuóaBB uceDi^ ' 
■1 aon da wm ciáH ttoofí 
que por el aüe rMoeó», 
con nrido seaieja&ls 
>1 cielo coasdo atcuetia, 
■obre an lijpero caballo 
que blandamrirtc ■« nfreBa, 
junUuido el caano j la panU 
de nna ímiu como «blcna, 
■in agvardar á aú -gente 
que de legaille-cfU ag^i^ 
porque su '-temendad .. 
toda junta la conBeuu; 
Ettando ceña del maro, 
creyendo de la nelenx 
tener presa la.tortaaa, 
que ni fin ciiaipl¡ela([áe ordena, 
laliÚABa furioaf Sara 
por entra alaiena yalmeiia, 
que dio muerte á Redaan, 
j á Jaeosaoáde.peaa: 
j nientias del cuefpo el alma 
ac apuU 



í>3 



dijo con TOS lamenlable, 
leudido en la teca arena : 
gloria fuera, Liudaraja, 
morir, roas no entre Crisliaoos, 
lino en parte dó tni roanos 
no lucieran la mortaja : 
que cota es muy conocida, 
qae si de esta suene 'fuera, 
aunque tnil veces muriera, 
mil Teces me dieraivids, 
Yo^o llevo en esta mueitef 
Lindaraja , al|Fun pesar, 
por í Jaén no ganar, 
sino pM-tolO' perderte : 
y aun temo, qne el que en rdiMies 
te 4iene , habii de géiarte, 
y eitíAsrá ñas ganarte, 
que ganar dos mil Jaénes; 
mas si Hahoma -algún bien - 
me (ieoe de hacer, la-ruego, 
que esté mas fucMé i vu ruegoi 
qué pura n>í-fne Jaeo} 
j pues la muerte me ataja, 
cúmplanse ya mis deseos, 
y en los campos Elíseos, 
te aguardo, mi lindacaja. ■ 



aOMABKES Oe ZARA,: ESPOSA DEL.BBT SOABDtL. 



La libré ilani-,i|«e'nii tiía 



á mil lastim^oavKbaft- "^ 
ya esparce qút^al «frev: ■■• 

L)¿i.z.iit>,Coogle 



94 

La que tuvo txn Rey por say», 
Un diacrcto como afable, 
li na amara por ser Rey 
uuilaDias y navedadcs, 
■entidií de ellas , atrnta . 
la caust de donde nac«i) 
de >u [tanta menotpcecioi 
y dd uüiuifi infamia grande; 
que un Rey, ejemplo de todoi, 
en SB Gandición miidnl>le> 
el An-que de jí proinele 
ei dxr principio á de!>astre*. 
QuiieEe,,dice , enemigo, 
pilr|in«-ainaDdo me obligau», 
si puede reinar amOr 
en pechos tan designalel. 
Los qne: lictcm qae paaalias . 
i nulmdo'pac micallSi 
~ como-no te acojerdas de eUa ' 
han dado en mar^TÍIlacae. ' . 
Suapecban que te «uceda 
lo que á los falsas amanta, 
qne ei.el'cnjnpUcaui deseca 
de los amores remaie ; - - 

qae pensar qne es porqne aa^ 

poita . 

qne los Beyt» se recaten, 
tras taA largas apariendaí 
llegó el recata muy tardo; 
fKro de que el poco tujo 
*echra de ver, no te apantes ' 
qne el ser tan poca, me cuesta-, 
la qne no podrás pagarme, 
pues díale cama á lai lenguas 
«le hartos Horot'pñQciiwle^ . 
porque tB wxafr las caitap, 



de oTcnclerté y agraviarme-. 
Mas biejí te conocen lodos, 
y que corta mas te sabe 
la Bgudeta.de.la toya^ - - 
que lüf filos-dtí alfeagei ■ 
seSales de que te ptnias a 
de galán entra galanes^ 
mas que de Bay q«c castiga 
liviandadea samejéntes; 
y en fin, onmo ta ^conoces 
cargado de cnlpak . grave*, 
dejaite de verme al punto 
que de ser firme dejaste. 
Mas. quien ha lenido lei^na 
para na decir iverdadea, . 
i cómo es posUtlé qné tenga 
ojo» patti vi»ít»rm*f • 
No tientoel dejar de vert* - 
por el ^ito de mirarte, , 
que DO mnerre' gcBtilexay 
que cubre lanH» szaresv 
Eres cual campo fiorido 
donde snelen albergarse 
mil scrpisBles 4Kinioñosa»r'> 
homicidas de ignorantes [ 
pero á la repiitacias : . ' 
que corrompen oi»taa talesy 
importaba qne>acudtera 
el pecha de.dtmde'naccns 
que á no ser de que me yea* 
' el ff lito tan inporiañté,' 
ma* me alegrara la nuera 
qne tengo, de que te apartes* 
Anda U corte revuelta, 
reraeltas.Iaa vDlnntadMi . 
que de »a smiaUd.«B¡tMílit. : 



i.,Goog[c 



feo <i poiatLe qiw,U apartea. que il Rey qm ob'goKíákh 
Si le dcgarea [oi, tnjos, . bien «• que ledeumpaied. 

no hay de ^é. maraTÜlute, 



£b la rq« 4e la T»rie, 
por donde Jabeita Zara 
di¿ un tiempo íavor á nn Hef , 
labiBodo citaba ana banda. 
Cu^o laborea i uecbos 
ea la rica labor gaita, 
oltcrnat^a jilau j oro, 
«ntre aeda azul y naear : 
no para empreía de Moco, 
qae jasiáa quito alubaila, 
lino una qne le dio 
eUa ai Rey, y el Rey i Zaida; 
que bastara aolo aqwHo 
á dar puerta áoiil roudauxa*, 
■in la qoe ella ha fido de úl, 
tan mal puesta qnte sa cara: 
y ati no pone lo* ojos 
en laa laboreí qoe labra, 
porque da cacnta á Dalife, 
•ccreiario de siu> amia*. 
Bien iabei,, Dalife, dice, 
como e*tan af^ci^cadaa ' 
laa raemoriaii^de pii* gnstoi 
con fBuy evidente* causas , 
y como coavieito en humo 
las reliquias de. mis gracias, 
pues las qneiup^fasi ti fuego 
de na Rey con; /¡Usas i«labr^s^ 
Na lo digo parque ««iáes4<bi* 
qtie <;n aú^bf tta bis? mancha, 
qaeaiiRey,iii todos los Reyes, 



para gUoCbarla no bastan ; 
que annqne él para mi sea Rey, 
seté ^O para él Infsnta, 
que baste á hacer fenieniido 
i quien quisiere mancbhría : 
ni menos porque colijas 
que me quema en las atttnñn 
este fuego de los líeloa 
queíantoa pechos ;abrM^ 
SÍBio solo porque adiierlas, 
si has dadd palabra á damas, . 
qM hti importa que la guarde», 
pues los Reyes tío la guardan; 
aunque en noble cortesía 
í cualquiera es de importancia 
que la palabra se cumpla 
'á quien se diere, aunque feha^ 
prÍQCipaliaente4Í mugares, 
pues tan fácilmente rámbian 
Ib que secniaple con ellas, 
coanlo mas lo que les falla. 
Ko digo que no le qAite- 
por mil raaones fundadas, 
que fiíer» de ser el fteyj 
las jnuestra muy i la clart. 
Es muy galán y.discreto, 
compuesto «a sti tratoL y. hal>la^ 
es graye dondo ceúrifmr, ' ' 
y mny afaUe entre datnasj 
y sipor,eatole(púse, ■■■ 
por esto mismo Ine tgnai» 

L);l.z,ill.,G00g[c 



«6 

sn «nodafiB» i qtie 1« olv¡d«, 
y le abovresco «a el alma; 
y si la Mora á qaien ilrve 
es de un General hermana, 
yo lo loy de quien gobierna 
á la Granada y mi patria. 
Bt«it sabes q«e mis pacieMei 
por respeto nio , se holgtban 
de aeceditar su nobleza, 
y guardarle las espaldas; 
y lo que en este tuceso 
me maravilla y espanta, 
es, que no advierte en raion 
obra.^He imperta á sn fama : 
, que aunque es Rey, es solo mtOt 
y lo* bijoa de dañada 
■on mas, y sin ser mis deudos, 
ver qae tiii dios no es nada. 
La ataJM'Dalife luego, 
diciendo : Zara , ya basta, 
. que d¡r¿ que no son quqas, 
tino celos que te dañan ; 
que la «lipa. no fue tuya, 
ni de mudable te coadra 
el nombre , aanqne todo el 

mando 
por fe y Aleorau «e guarda ; 
mas natc podré negar, 
que es justo estía enojada> 
pues la Hora á quien visin> 
los pasos da amor lo' ataja, 
como iá lofc aiajasti»' ' - - 

por el Veto 'de ser o<íta, 
que teD>ii:ba«bB-á Ma)roina 
ea su mezquita sdgrada^ . 
A cuya-oa^ta^vfa - 



en Vnntras torres ctmdaí) ' * 
cada una de por si, 
con mñcba clausura y guarda, 
que por eso supo el vulgo 
tan claro, que el Rey te amaba, 
pues en tu toireá meundo 
con veras te visitaba , 
y por no poder salir 
á ver los toros ó cañas, 
te enviaba por servirte, 
músicas , tragedias , zambras. 
Déjale, Zara, si quieres, 
que es procurar poner tasa 
Á los íiombres en sus g^ustos, 
y í las corrientes del agua; 
que si sabe ana mñger 
quenn hombre firme la ama, - 
confiada en la firmeza, 
por momentos idollitra. 
Aun les parece que es poco, 
que í mas Itegu su arrt^ancia, 
que lo qne es poco aniquilan, 
y lo que es mnclio ameiiaxan. 
Dime , Zara , las colores 
que son tuyas y le agradan; 
dejemos estas razones, '■ 
pues lo mejor es'deiartás. 
Qaiso responder*ta Mora; 
mas entró entonces una á.ya 
á decirle , que entre luego 
á la cuadra , que le aguardan. 
Partióse l¿tgo Daiife, 
qnedaiid» eitá algo turbada: - 
tomó e! Áy* Ifcíabor ■ ' ' 
/entróllElaWo í la cftadra. 



L)¿i.z.dt>,Google 



^La mafl^pa de Su Juib 
salea'¿ coger gairnnldss, 
Zan, mdger del Hej Cbko, 
con ani mas qaerídas dainaS) 
que son Fárima y Xarifa, 
Celindat Adalifa y -Zuda, 
de fino cendal osbierlai, 
no con iBÍrlotaf 'bordada* ;- 
tus almaisales bordados, 
coB macbas perlas scmbradaii 
descalzo» loa albos pies, 
blancos , mas qae níere blanca, 
Xjteváñ mellos los cabellos, 
no como meleii tacadas, . 
y mas aidetden la Keina, 
por celosa y desdeñada ; 
la' cnal Ilens de doloc 
no dice al Rey lo qae paw, 
ni quiere qse en la ocaskm 
su pena sea declarada. 
Estando de varia» áores 
las Horas ya coronada!, 
con lágrimas y suspiros 
á todas la Reina habH : 
qnise, Fatima, juntarot, 
porque sois' amigas caras, 
para quejaRne i laatre» 
de como me trata Zaida, 
cuya hermosura plngnierft 
á Alá qae no la criara, 
pues en ella está mi daáo 
presente de cara á cara, 
Sit¿reii como «1 Rey U qaiera 



inai que i la vida y el alma, 
dedo resalta mi daño, 
pues «eia con él soy casada, ' 
el cual no creo qve labe 
qtie Ȏ de esto lo que pata, 
antes entíeadulo infre 
receloso de enoialla; - 
responde sin detenane 
Zaida, petdida y turbada, 
y á Teces 'oon -el color 
que tiene la fina grana : 
Si acaso no se supiera 
quien soy por toda Gratiada, 
dañáranme tus locuras, 
mug^ inconsiderada. 
Jamás Reina me has oieído, 
antea escadfioas «vuses,' 
mas para mi mal durables, 
que tonlo para tas anaias. ' 
Doite bastantes rftEÓnes, 
y tan bastaniea, qUe bastan 
creer que no son creídas, 
aonqne la* ponga en la plaiK 
y en elle* te drg«, R«ina, - 
que no fuera*' coronadat 
que no me es mas Tor al Rey, 
de qae i t[ ccUsa airada. 
Si piensa* que tu corona 
codicio, eatás nigafiada ; 
déjame ya si le place, 
6 saldróme d« Grasada; - i 
pero el R^ que oo'- dormía, ' 
antes bien las escuchaba, 



Coogle 



s» 

■ale diciendo qae cnllen, 
con voces maj alteradat. 
La Reina que lo codocc, 
cncubñó el «it&í tarbada, 
7 con ua itplauao afable 
le jrecibe, y a». habla: 
^ nnnca iWca los {tlanei 
^entrar doad« eitan laa daniat,' 
*ÍD qne prinfuro lieñoia 
por ellas le^.iéa «latida. 
EL Rey le sqnlicé Inegó i 



■i mí tranca ttie ea vedada, - 
ni ha de ser donde rslais vOf 
j donde están ynestras damas. 
Los Reyes todo lo pueden, 
respondióla Reina- «irada, 
y tamlHen té yo qne tienen 
algunos dobles palabras. 
£1 Rey gustó de callar 
porque la vido enojada, 
y metiendo otras raxonc* 
se faeron para el Alhaaibra. 



ROHAItCES DK CEUN, S£SO& DE ESCJLAICHE. 



Por divertíne Ce^ 
fiestas ordena ca Granada, 
en desgracia dol Rey Chico, 
y en ausencia de sa dsna. 
Secretas hace aut fiestas 
con dos amigos del alma, 
galanes y Abenoerrages,: 
~ bombrai de 'palAÚQ y plasa. 
Esta íes qu»er« «ti<effers« 
á mil lesfMto* y-gjBard», 
solo por dar «n bupa día 
¿ tanto pesar sin e«ua; 
«que una prisión tnuy lai^ 
■ la vida gasta, yla paciencia 

A la ecistiana los viste 
de Ttllanesea bisarra. 
Con tafetanes el rostro, 



congojas sin espérame, 

dieron al disfras coloro 

y iHemorías á AdÜ^a. 

Pensado lIcTa Cdin 

de hacer famosas hazañas, 

y dejar melanccHas 

que la buena sangre gastan } 

■ que una prisión noy larga, 

*la vida pierde, y la pacibncia 

acaba. > 
Ya las yeguas y jaeces 
vaif alterando á. Granada; 
todos dicen de Ceiin, 
¡bravas justas 1 ¡braias lanías! 
no queda Hora Zegrí 
que no se ponga "á ventana, 
y todas dicen , á ver 
el galán de las desgracias. 
Como saben ya so historia, 
quisieran verle la cara, ~ 



i.Googlc 



que en lai baiiñli n» iflirai»> ' 
poique 7a saben las damat, 
• que una priiion noy tktga 
•tlk-vida gaita, 7 la paeiencia 

Paia verle entrar de noche) 
aunque viene í la cmtiana, 
la pu«U de ElTira encubre 
la liermosura del Alhambt'a. 
Allí iFatan de aquel tiempo 
que fue dichoso en Gíanada, 
envidiada de mil Moros, 
7 querido dé mil datnak ; 
otros buentan en corrillos 
los . amores de Adil&ja, 
diciendo, que 7a los dos, 
ni se escriben ni se bablan; 



■ que una prisión etc. » 
'Como-vett qae rió véttít, 
para le fiesta te agtoatiSá^ 
haciendo mutAtt tnayores 
los deseas y ésfi^riiñzas^ 
Adilaja con In núeVdí 
mu7 celoíal y <>nD]adb, 

le escribe a iÜaro gü« Aeje 
fiesta qne le-ioffelhte el dlorá. 
A la mlttid AA CttnSiito' 
rccibiá el i^iro <!sUi carfti> 
dio vueha liJcgo á JaéR*, 
trocando en lut¿ lis gá)^; 

■ que una prisibri' mti jf- Ut^; 

• la Trida garta', 7 la paUíriiHli 



Vestido el cuerpo de cíielo, ' 
j de sus glorias el alma, 
con mil estrellas 7 soles, 
7 mil cifras coronadas, 
entra á correr la sortija 
Celin , á qaien acompañan 
catorce Moros Zegrles, 
los mejores de Granada, 
en un caballo andaluz, 
de la generosa raza 
que al sacro Guadalquivir 
le suele pastar la grama: 



cabos negros , gruesas aneas, 
ancho pecho , recios braxos, 
- corto citeUo , cola larga, 



chica cabeza 7 an^ni, 
crines grandes éilürésjiádai, 
gallardo , brioio y 6éto^ 
7 humildeal -freno qne tasCa. ■ 
Alborótase la gente, 
7 en los tablados se aífai 
bendiciéndole mil veces 
por donde quiera qne ¡iasa.' 
Todo el mundo le bendice, 
y la envidia avcrgoninda 
te .esconde rn algunos pedios 
que de envidiosos no hablan. 
Deide su balcón le mira 
la dulce 7 tierna A''.'l«ja> 
original de mil sc^^K": 
que en lá áiarlala'íTejdlia.' 

u3i.z.iit,,Cboglc 



lOO 

Levanta el Moro loi c^m 
y hacia lUidaraalos baja, .. 
que tiempte «ti faennosim 
la (ni^ |ior la* nnbeisltai. 
Conrrmpla CelÍD tu cielo, 
sn>i<iae (on vUta lurlM4>> 
porque el reipUndoE diviDO 
turba las v'iatas bninaiui. 
Quedaran mudos loa cuerpos^ > 
tolas las almas se hablan, 
que en las luces de los qju 
iban j veaian l^s almas. ■ 
Licencia pidoCeliu, 
Adilaja se la daba, 
para que corra cob IffuBa , 
en su presencia tres lanza*. 
Musa te pone ea el puesto, 
gallardo corre su lanta, 
y CelÍD le ocupa luego 
GOD postura mas gallarda. 
Vuelve furioso el caballo 
i la carrera la cara, 
pone la cola en el suelo . . 
y entrambos bragvos levanta: 
llámale con las espadas. 
y con el freno le llama,, 
responde fiero y bumiJde, 
y vuela sin tener alask 



CeJíaoon aire "del délo 

afuera la hoza taca, 

y al tercio de la carrera, - 

corra el brazo, aprieta el asta^j 

abrigáis con el pecho, 

y abrigándola la baja 

í ley jde galán, y cierto 

á lo que man.dan las armas. 

Para veloz el caballo, 

tanto que en el arena blanda 

apenas juzga la vista 

la herradura ni la estampa. 

Derriba Celia el brazo, 

vuelve á tu lugar la lanza, 

oprime el freno el rigor, 

y pira el caballo -á ray«^ 

Corre xitra) dos , y en la t3orte 

admirada de mirarlas, 

levantan hasta los cielos 

la voz de tut alabanzat, 

£n esto se puso el tol, 

y la noche con stit alas 

cubrió de confntas nieblat 

los palacios y la^laza. 

Dieron hachas i Celin, . 

y regocijo £ Granada, 

quedando por mil razones 

glorio.sa la casa de Alva. 



ROMANCES DE CELIN AUDALLA. 



Las soberbias torres mira, Celin, que el Rey le deitierrai 
y de lejotfla». almenas, , y perdida la esperanza 

Ue sa'-p[9n^ dulce y cara, . . de jamas volver á vella, 



i.,Goog[c 



«en miptras trisleí dice^ 
-Del cielo luciente estrellal' 
* I Granacta bella ! ' 
«milUnto-escuctia, ]i duélate iñ 

p«na. ■ 
¡Hermosa playa qoe a^ viento 
dai por tfibuto y ofrenda,!, 
tanta variedad dti~fioreS}' ' 
q^m-'él- rabno •« admira «A 

■v«H«I' ■ ■■ ' 

Verdes plantas de Geoil, 
fresca j regalada vega, 
gdalce recreación de damas, 
de los hombres gloria inmensa ! 
■ ¡Granada bella etc....!> '" 
iFaentcs de Generalifei " :' 
qne r^is su prado* y Uueita^ 
lai lá^mas qufiderramo 



si entr¿ voíotros se-mnelan, 
recibidlas con nmor, , 

pues son de amor cnra prenda! 
Mirad que es licúe precioso 
ádondfe el alma le alegra; 
«¡Granada bella etc.... ¡b. 
! A.lres frescos qiie alenlaís 
lo que el cielb ciñe y cerca, 
cuando- lle(>ueis' á Granada, 
Alá T>s guarde- y m3men{;a t 
para que aquietas snspiros 
que os doy , le deis en mi au- 

y como presentes digan 
lo que los ausentes- penan. 

■ ; Granada bella! 

■ nli IMnto «cucha, y doélate- 

mi pena, • 



ta hermosa ZaraZegrl; 
bella en todo y agraciada, 
discreta, porque sirrM 
i it Reina en el Albambra^ ' 
Lija del Alcaide Hamele ' ' 
que luToen tenencia i Bau, 
liona triste y afligida 
•u cautiverio y desgracia 
en el porfiado cerco - 
del Rey Femando de España: . 
ya deipnes da muchos di«9, 
fo¿ falta de Titoallss, 
■e enlreg¿ el misHO Alcaide, 
siendo su casa asolada. 
La bella Zan le copo 



á>la Condesa de Palma, 
qne aoonipañando ¿ila Reina, 
se Vino al cerco de Baza. 
La Condesa le pregunta 
í Zara', en qué «e ocupaba, 
y qué ejercicio tenia- 
en el Alhambra en Granada. 
Llorando la Mora dice: 
Señora, asentaba plata, 
labraba la seda y oro , 
tañía, también cantaba; 
pero agora solo sé 
llorar mi mucha desgracia, 
porqne aunque mecoed ae-haf 
ceii 

L);l.z,ill.,G00g[c 



Z0)1 

í 1» fin fin toy.ta. cwlava:' 
y para pasar el tíempo 
^0 cautiverio en Iu.c4ia, 
labraré, si gustas de ello, 
una nao biciv «prMtada, 
naTeg^ndo Tienta en popa; 
luego la mar alterada 
con las «las por el cialp, 
yqae las velas afnaiqa, 
7 eif la ?lta gnvia «st^ letra . , 
que diga en tengqa cri^ttiana-; 



JV« Aajr bnnansa que no vutiiva 
en gran tormenta 'y barrattv; 
J por orla en la labor 
^ne diga en letra de Arabia : 
Podrá ser que /ilá perr^iu 
qfie tenga Jm mi detgracia, 
Mujiíieoñie parece, Mwa, 
esa labor que lútiaza», 
9ue.es«»Bforine£ mideMí^ ■ 
y al tiempo en ipie td:Ui halla*. 



3." 



En Pxlma estaba cautiva 
la bella y hcrfuava Í^fk, 
y aaoqne ^n Palma' tnue d 

cuerpo, 
en B.i2a la vida y atnia; 
portjae imagina está en ella 
el Moro Celin AudaJIa, 
ignorante del tormento . 
que e| Morp por ella pasa: 
y auti^ue la quier-e j esUiP4 
la CondeMí y 1? regala> 
no ft, partfi p«ra <|(iq el Itanto 
amaine un vnavutntfi en Zara; 
y para se consolar 
de Ib gran pepa.qnípísa, 
á otra cautiva \f, cuenta 
su patioQ , y 4e d¿ iW9S: 
Habrif d.e i^ber, le dic^ 
que yo he nacido er^ Qrafiada, 
adonde «mtí 4 la BeíM 
^ei. asoa dentro «nlajyiuwlm- 
Servik de Camarera, 



tuve sn riqueza en gnardfi, . 
queríauteppr ««tremo, 
y jp-poE extremo amaba, 
no é La Heina,, ipi Señora»; 
aunque obligada la estaba, 
sino aun Mnro, que es raí sol, 
y mi bien : Celin Andalla 
era galán y de.estimf, ; 
y por CM) le «*tima|ia} .,, 
teníale por mi sol,. ^ .. -,, .;., 
popque con él «ae alimbcibü, . 
Cielo le llamé., m^af^^..: , : ■ 
para mi toda dav^««i«. ■■■■ ■—■> 
Causóla el vo^ir m>'PWtr9í ' < 
[pluguiera JiÜm ibiganl ' ¿ 
i servir d.^lc^i^ti^ i : " 
ylaT*íeflM*4*9#M.: '■' ■■ 
Viq<>(¿]|tqPo41« *«tw ■ 
con el cu.evpq, á wí <pb U f ^mft 

poniéndose ¿ mi ffibpixt, 
porque Á mi m>dr< spea44bft> 
Asaltase U fukN^ . . 

Contóle 



p<!r<lien4o'P'(lre y awi|^ ' 
y yo siyeU T eiclava. .■. 
I-'ué»e«L H»ro , jjoaa cr^ , 
ser pasible ^ue le TBja 
el coraitti'Cuael .Cuerpo, 
dejándomjc ¿ mi su alniB,; 
y para qve la labor, . 
qn« es laitigo áe raik Mniai^i ¡ 
nisnifietíc inidoior, ..>: : '■■ h 
diré tn U lengua deÁnÚ4Ía<: / 
Si llevaste el comtotí, 
pieiuoiqve^mf qatdá \ei ^nmic 
y «n otro lado poudré : 
Ufo faltará, mi palabra: 
y pondré ea tercera ocla: 



n>3 

Firme atUrd mi ptftaira: 
y cu la cuarta tpor rasute: 
'En jamas habrá' muáaraat 
y eu mediudelalalrac 
una ave Fenis ¡notada, 
que deliB.dcBtKfffrias 
uca vivas etperaiuai; 
"j unimañlei'o q^e lalira,> 
y uniraote-qne-diéa:' ■i^ttárdat 
porque.-jta et ftitt».'^avtÍFtt 
d quien la viitait fitña. • - • 
£(ta dacia la Uorij ' 
cuandoila<OoiidMa'Ualna, . 
diciéadel»^'jA.dflndee•tis^ 
ipot qoé DO responde*, Zara? 



1:1 animoso Celin,i ■■'■'. '. 
b^'o de Calía AudaU«, - . 
-al qaa'£sei,A.lcalde «le AJom vr 
y do la^lla de Albania^ .i. 
mira el'fnartasiti» d^Sfoiió, 
el Alcáui:,,!» mamúa,' ' ' -^^ 
la». ifjMvüUadas lorrex' >'J' ->!• 
de la dostlnúda Bau.: ' -i 1^. 
Quiai» dcqMdine el M¿ro, - ' > 
y Ikaia la patria añada, - 
imagmaódD^daeslá ' '. ' 
en ella «I bim desafina.. 
Quéjase deila fbttano, < .^ 
y entre siicoiifnbo'£aliiac ' ' 
¿En qué.toofeodi, ls.dioe,i a 
para tpndt tal yet^anzB)^ 
d<eipae»!4flitantt»^^<iu^ - n 



qae me dí¿ talwlta Tan, 
baciéndoiDe mit favores . ., 
aqlos jnegcM y n> lai sambras? 
Y agora, quiso mí'susrtai 
digo, -quiso fái desgracia, 
'qne el Hey i^raaniki pasinft ' 
cerco ala ciudad dt Basa.' i 
Usó cQnnúgo' rirabeabia^ 
qne AU'fdnguifenJ »a usara, 
pa» li&ertat el^ coBTp*, - 
y quedaFOMAÍTa el alva. 
Eslo dücienda , «» qmt^ 
ia marloiá que^Ucvabí 
de v«cde , morada f Mameo 
«n aaiarílla aforrada, 
y dice: sirra el aforío 
por ser color que ina floltdfa. 



L)¿i.z.iit>,Coogle 



io4 

Las Terd« pipmasno. qm^a,-* 
pues se p«>áüí mi esperanza: ; 
de la adaíga.bortari . , 
el lince qiteideelaniba' 
qne mis.ojosieii iwrai ■ . 
á los de iin<e§an»b«>.' 
También borraré 1> letras ' - ' 
qne dice cnúengna«rÍBltana: ' 
Mucho mat.rinde mi brasa ' 
queioi¡u«:i^'VÍ»ta aittmtai 
• 7 ese tohaW aaíul.i :.■,■■ 

ya DO es, co» ^oe iDciBHtdrfi, . 

pues nie.CBUa,MoDiJiolii . 

de c«lo»,<tMi-pDtf.iQucUB3a>. ^ 



La toca jriorild* dijo, 

porque aqnqae «noc ao me 

falta, ■■ 
podrá ser qne halle «tra 
qne pneda roejor gezallá. ' 
Con e»t(> la- lanza tonu^ 
J ma; ligero cabalga: 
suelta al caballo' I», rienda ' 
paritqm dii qoteti^ mfft, 
diciendo: camina lii,- i 
y busca Jel' bien qne ne fattiy 
qne yo no te ^iaré 
•iao k* áJniseif dMgncíu.'. 



Celoia vino Celíii •' 

de m regalada Griega, 
porque aabelqufe .«1 -poder 
no baceá laaslma^inefEa; 
"y.qne.el inípieria dej^mnitdo, ' 
y Toluntadide aus tierras, 
se le h^.áe etquitar eo algo, ' 
y teme. que allí n» sea.. . ..i 
Sabe. que 14 ihak hermosa .> 

es al doble d«.lel»etbia, 

y que al fin la. libertad, 
ann en «I amor' no ea bnena., 
Vesnyeá.ín berauisnra,.v; v 
y quiere mayores prendas,! '. 
que \ui ciier[)Os sin lai almas ' 
lambiendo! gou la tierra, ^i 
Sil peiuajniento , en quien cabe 
sujetar al nmndo en giaeria^ - 
ya dadoM dignameate 



; de la de algún hombre tiembla. 
£1 que de muy generoso 
te fiaba de cualquiera, . 
ya se recela de ttidüs, 
y no líay.'verdad An^^O'Qt^ 
el que: siempre á.sns oid«s '' 
tr^jo Cájis y trompaiáa^- 
ya se hi^mana ¿.iniaginar 
de un nnero Celin c^es^as.' 
Si mira áin Zara filará. ' 
de verla el alma en^abtana, ' 
qne qqiúera al^bicp -mnndó ', 
volverlo de dentria.á'fuerái '' 
Su armadaipoiie eñbfrcdbr ':i 
solo adora la galera '; 
que en la'iila de' Cokíb - / 
le bicD tan rica pres*:.'' i> 
Aquella «D »n gran Bf«Bqiiita> : 
por c«M«agn¿ fiia!g<^ -. 



L)¿i.z.iit>,Coog[c" 



mtkadi^cada dtcienWc 

. en so mcDiaña iin».fieiu. 
Zara cantivi j Ssoon, 
7a M al^ra, ja» qqqa, 
que mmoi aviva el gaito 
el cetro qne ma terneu. 
T entre lot miainM abraso* 
de tM parimie» te acneida, 
con que los braio* afloje, - 
qae la oliligaoioii aprieta;. 
j en medio de lu raipnea 
cien mil nupiraa dogAelU, 
haciendo de dloa jiuticia 
porque sin cordel coaflet». 
Hil vecei »L Gran Señor 
i darle gnito ae «rfauu, 
7 ú preUo n^volfieae, 
•mor le eturaria í varita!; 
pero es enemigo al fin 
deenoagimieMo y vergüens», 
7 verdnga'dsüosgDStoa 
propioi la meaiMÍa agena. 
Gran coia ea ta Hageaüd^ 
ma 1 n o I1B7 penaa r qae coa>f enga 
con el amor, qóc ea macbaeliQ', 
7 *in reapetos lebaélga. 
Laa holguras de Coron, 
frescaa, gaatosa» fbeJlas, ' 
con aoi l í g l riaial. In libie 



en la menioril muí freicas. 
Baena fuera la gran GortCj 
mas cono no goaa della, ' 
cántala el deíasotiego, 
7 el mido la desvela. 
¿Qoí'esesto? Jc¿mo, gran Zara, 
la qae-todas no deseas, 
qne es qne venga tn linage 
i aer Seftor de esta tierra? 
Vida , regalo , .Señora, 
ojo*, alma, eapoH tierna, 
corason , entraña* , gloria, 
deaeanso , esperania eterna,' 
ojos, frente, cneDo, boea, 
cabdlo* mió», ettreUas,- * 
claro eíelo, nisveigraoB, 
solea, «ro, mKei ^ perlas'^''" 
cdtuo mi gi«i^«]uát«A; 
hermosa ZariMhMprecías'í' ' 
¿ Per qné lis llq^p cativa- ' 
*i mi -voluntad gftbteraM?' ' 
Favorece tu grari Patdav' ' • ' 
que aunqve estnv* lluil«on'4nff, 
adquieres baré>p«r<>tí"' iV'-' T 
que vaelvailo qné'anteb'erav' 
Zaní) obedece j Celio, ' - 
7miraqae tetorneg*' ' " 
condolido nn tn oavlhw ' ' ' ' 
7 natnnl'deto ti«rva/' ' ■" ■'■"■'• 



ForI*p«ért4 dala-Vega nn alaud' aooi>ipa|an4i>i " 

salnt Hon»£ dábiOa, «¿Á-dd václtnrftogi^db' ' : 

vestido* de^Voao áegro, ' ■Celin^''del alma 7' «Idá icle«p9^ 

7a de.'n«clw4[|itÍKcr coarto,- ->' jnüoj^' ' 9 ' 

conhacbu o^raa ardiaadO) Hatáleel-p 



el-pafadoj£« 



io6 

sin MBOB.nn Hoto airado. 

en una ficslA lolemne 

de qa« hubo pteilo el [»ga: . 

llóralo toda Granada, 

porque eii estremo c» nmado. 

■ ¿A. áó vá el de«dicbado etc. ?ü 
Con él vari «as deudg» -todoi, 
7 un A.lfaqni teñaladtv 

j cuatro Moru hernuBtis, 
con muchas en su resgusido; 
y dicen fd, *iHi'fBne»lo 
deun aUmboc dctlempladi}:' ' 
*¿ A dó Ta el deidiclindo etc. 7» 
McMn Loi.rabios cabelle» 
qve ei^lamn i un libertadot 
j de .entre ello* va. Mliendp,. i 
un licor claco j («lado, 
y sobr< roatro> de nisTo 
vier^9 el aol4r rotado. 

■ ¿A. dii Tá.el<||pídlohadD etc.?. 
y loi Horoi que mkj ftienUn . 
Tcr tan «tpantoio oaio, - < 
JUewff.rqncaí ]m gtrganlati < 
7 aunque -en ;*íMi callado y thtii&, 
dicen lo* Moroi j Mora*, ' 
mil suspiroa arrojando:. 

'i K dó ri «L deadicbado. wta. ?■ 
Una H#rn> la ñas vieja; 
que de ntño lo lia criado, L ', 
■ale llorando al encuentro, 
mil lágrimu derramando! 
y con ^ia y aecidenlfi .. i^ . 
pregunlti al bl'ndt) evlotldni ; 
»¿Á.d,á TÍ w»i híjo.iinwdo. ■ ■ ;> 
•Celin , ifel alma j ^'í^inpo- 
jado?. ; .: - ' 



¿it dó *ai» , bint' de Bi■Hdk^ 
¿ OSmo mí me kabeia d^ade } 
i Qué es itil amor inñeible 
qn e s iempre mebabói moslrado? 
jQuián eclipió ineitroa ojo*,, 
luz de los inios eamadoi? 
'¿Dó Tai», BU bijo «nado 
■Celin, del alma. jTÍda -despo- 

jado?. 
¿Dónde ot Ueran , hijo mió, ' 
en esiot pecho*, criado ? 
i Quién mudó^neatro colon 
7 el roitio apaüble.y oI^boí.. 
¿Quién ha sido el homicida, 
y de ánimo tao a>4doI 
*¿X dó vá mi lHJo<nnado 
«Celin , dd alma y vida despo- 
jado?* 
Die^ y seis años hoy bace, 
ved cnán contaáM.iot. traigo, 
que vaeitra laadre^oa paiio, 
y yo os cEÍ<ea«i<aegaso: 
yo crié nn fntrt* muro, 
nanquD lo- vea derrí^do, 
«pues faltaia^mii bijo amado 
oCelin, del alma y vida detpo- 

¡.d... • ■ : . 
Con eiUsUmeaUcioaef, 
sin qae la; ■icbUnLÍd|c:cab(v.. j 
de lágrimas hace ríos 
.^r adonde Tan pasando. 
Táidnrle.lftkepñho^ft. i 
dentro en,i« VUU.bcn ebtMdo» 
tdel trisMydMdtcluido ' 

■ Cdin. daltfm^>! tada de^or 

Í«do.»' i.; í..i; ,¡_, , . • 

L)¿i.z.iit>,Coogle 



ItOHANCES DE AUDALI«Ar 



frontero del aBehac««va,, 
el TBlieate Hnro AudalUí 
qae tí 1« TDclEa de Toba; 
^1K na faonrotO' pcDMniento 
de tu Toluntad lo Ueva 
de $a Ptfttia dcRtemd», 
por hacer del ludo pntebft. 
Pmtdo «obre «1 «aWlo) . 
la laou en el hembra ^nta^ ^ 
nnai leeet añra al ^cUo, • - 
j otras hablando se elcTa, 
[O Patria desconocida, 
preita viras de mí la nueva, 
que fí. «iiTidia le 1m moTtdo} 
mayveeDTidmlojaiBeO'l ' 
Ya qne me dittal oaaiioii . 
qii¿ la prt^iaaaAgre beba. 



no peroUta el alto Cielo 
qne.haga lo- qnc 70 no deba } 
y antea que del frío invierno 
el ul la humedad embeba, 
verás que mi claro nombre' 
con mas valor se renuev«, 
I Mal baya el balcón ligero 
qne en ruin presa se oeba, - 
y. elqne-padeciendo'scd • 
agnaeda -á.que el cielo llueval 
¡Hal haya quien no acampara 
del frió si ve que nieva, 
yet que espera que en su casa 
otro menor se le atreva ! 
BijoTyantaiqíLe'fel ea^jo 
la «angre mas le reurae**,! 
volvió ricudas-al caballo}-' I' -" 
y vá,ta vueltadeTebav ': u,t': 



Pontea ba fífu tfziát», 
deJ4 Uman^qMCJabras, 
melanoilica Xañfa; , . 
ftté» al galán ^Apdalla, 
qncBuntrajoalhe pi^«l - 
en una ftga^ absu V 
con uñ jaasiMBdeo^to^ 
color ^ 'kisHU cannMU 
Si B^ei prettO',- Xaaih, 
Ter<^ cgMQ cdne. yiptf% 



que no lo iguala en 3ae% ■-; ■ e 
niogungiaeted*fa«iai I >i .'-'I 
^«y ba tacaáa tras. ptamA,- 
una JxUnila y dea moEadaa, , ' 
qne cnaado covceUgañay 
toda* trek parecen UadqaKi 
Si 14aib(anl«es le-bendiee%:' 
peU^ nxreti 1h damaat 
bien pnedoa saliráveitt^ - " 
jiaába^aantíMu .á tal wHn a > 



>aS; 

|BÍBa tiente la yegna el di« 
qtt««H amo vutegabil: 
que va tan briosa j loca 

j con la espuma del freno 
teñida* U»va las lúndás, 
qM entrC'lst peinada*. orinM 
el bermoao cuello enlaxan. 
Xari&, que al M«m adata, ' 
y de *ns celo* te abrata, : 
lo* ojoa en la labor, 
asi la diee á sn.Jrya: 
dias há, Gdinda amigaj 
que sé cono corre j i^aeaj . 
qbien corre al priiner deseo, 
atildando para el abnn. '. 



No me mandas qne le i«a, 
jplugniera j Air tu na Taña, 
que como té lo qne corre, 
él supiera lo qne alcanza] 
Mny corrida me ban tenido 
sus carrera* y nñs anaÍM:: 
la) secretai> popMi 'pena, 
la* público» por mi fañía. ' '■'■ 
Por mas coltrres de plntnai; .> 
DO bayas mi«do qne allf >a1g*v 
porque ella» son el fiador - 
de sus fingidat palabniti ' 

por otra* lytede correr, 
de las miiclias que le alaba», 
que baitB' qne eb mi salud 
el tiempo t^ñui veaganza. 



Deapae* M los ficroc b'*'?*"* 
qne congrnn déstreía y taña 
ae dierofa.lé* fuertes Moros: > ' 
Azar y el . valiente Anda Ua, ■ 
Azar *e qnedó en íu tierra, 
no olTidando á Celiudaja, 
y Andalln vuelve á la Corte 
á ver á'Sn'Lindarsjal - 
Por tener: oeUs el Horo ' . < 
de , Albctt^aide' qne: la amaba, '■ 
qne por ser rico, y éfcp(ib're>:'.< 
teme qnieljre la palabra. ' '><;i 
Dicet:; Líadaraja mtaj ' ' • 'ii 
¡d^oei^kréudadomialibai: .' 
haz qne móera esta lospccliB ' • 
(pie en ini corazón esóanl^a.. <>( 
Kopemitaa que Aibctaaide (> 



*e ponga 'Slape^imdda, 
ni que de espe<MiZa* miaa 
lleve iñunfaüdo la'palnw,; 
y volviendo ei 'ro*Ero al ci^ . ' 
vio que en medio sn jomada 
estaba ya el rojo Febo 
dando al mundo luz dorada, 
y con Ib peaada fieiia 
la gente'>«n lileneio estaba^ '■■ 
temiendo etgrare ñgor '* ' ' 
que *us cbiiaii .^ayae Imzaiii '' 
Entrandoipor Tahdeí BIofo, i' 
qneriendiviomiv posada, '■'■■- 
se acordóqne éa -el cortijo ' > 
nnálamo'fn'ndfeeiuba^ '■'■-' 
qne con lUaTi^os'hojoan^ '' 
GabrteBáa'^^'KiL la cara, ' 

L);l.z,ill.,G00g[c 



^ace uoa agradable lambn, 
que á lueño convida y llama. 
'Camina derecho i ella 
i dcsonuF, qne MhalU 
fatigado ddi:alon, 
qae cuMpo y alna 'le'abfain': 
entrado que fue en Ib cerca 
Tió que destroncado -es taba : 
tábida la caaia , fué 
porque pidieron lat damas 
¿ los galanes dd pndilo,. 
que le despojen de ramas 
qae les bace el gesto feo 
•j verdinegras la» caras. 
Snipira elUorOg'didcitdoi 



K>9 

amor artero, ¿en qué andas, 
que no contento con hombre», 
gustas que mueran la* plantas? 
MiMtrádolne has con el ded« 
la prneba de las mudtRiEat> 
con que reoueías mi ^ ena 
j pagas al que te ama. - 
Vuelve al caballo la riend», 
ardiendo en celosa llama, 
j por en medio del pueblo 
la lanu «lel hombro , pata 
jurando ito descansar . 
anlen de ver á su dama, 
que de medrosas sospechas ' 
no se eacapa quien bien «mvt 



' A. loi sbs|4ros que Audalla 
arrimado í un fresno arrvjn^ 
las fieras bajan bnmildes 
de las racumbradaí rocas. 
Ayiidanle á sus tamenlos, 
con gritos y voces roncas^ 
porque basta los animales 
de su pena se congojan. 
Es la ocaiiou de sn llanto 
Daiaja, nnaíngrata Mora, 
hija de Zulema , Alcaide 
de Gnadix, Velez y Rnnds;. 
que sin mirarlos serricios 
de dos años, quitoagoraj 
por una injusta sospecha^ 
borrarle de su memoria; 



y fue qne ca cierto sarao 
sobre nni blanca raariota 
sacócsciita aquesta 'letra: 
Aborreico d quien me adora.- 
Eutendió qne se decia 
por ella , y por sí lo tomo, 
y sin aguardar mas caiuB 
privó al Moro de su gloria. 
Desterróle á media' noche 
con esta palabra sola: ' 

Si d quien le adora alMurceer, 
que te olvide tanto monia. 
Cerró con «fto el bakoír, 
y AndaUa i%n mas congoja 
■e sale idesciperado 
al mimo ÍDitanM'de Ronda. 



Dg.l.z.ilt>,G00g[l? 



Galanei, los de la Corte 
del He; Cbico de Granada» 
quien dama Zegri no lirre, 
no diga que (irre dama; 
ni es jsftto , pnei que se emplea 
sa fe tan nul, que le valgan 
del amor los privilegies, 
ni las leyes de la gala ; 
ni que delantf la Reina 
en los saraos de la Alhambrá 
se le consienta diiniar 
entre. sus damas la zambra; 
ni que el dulce nombre de ella 
le cifre eu letra» grabadas, 
ni bordado en la librea 
le saque en fiesta de plaza; 
ni que pueda del color 
de su dama sacar banda, 
almaizar listada de oro, 
travesado por la adarga; 
m atar al robusto braza 
jnano blanca, toca blanca 
jMra itirai* los bnbordos 
y para jugar las canas; 
ni que ponga en camafeo 
ni en largeta de oro ó plata, 
debajodencas. plumas, 
•u retrato poc medica; 
ni yt^Hi coloc d« ciwe, 
de clin ni cvla. albeñada 
para rMif ebtarctroy 
Ja puerta ni la ventana. 
Esto planto en un eaitci 



el enauíot-ado Andalla, 
galán , Zegrí de linnge 
7 que bella 2egri amaba ; 
pero las damas Gómeles, 
que eran muchas y mu j damaSj - 
y las pocas fie nc erra g es 
que han qbedado desta casia, 
y algunas Almoradies, 
este papel «ociaban, 
siendo por voto de todas 
Fáiima la Secretaria. 
Andalla, *Í á cortesía 
no eslá sujeto quien ama, 
perdona lo que leyeres; 
si lo citas, escucha j calla, 
que damas haj en la Corte 
qne ya que por su de^raciti 
les falte gracia contigo, 
pluma y pico no les falta 
para quedar satisfechas, 
ó podrán muy poco á nada, 
contra ofensas de carteles 
satisfacciones de cartas. 
Sobre el cuerno de la lona 
las damas Zegris levantas; 
pero hasta llegar i ellos 
todo es aire lo que pasas: 
á sus gataoes prelierea 
piivüegios y ventaja* 
enmisclTM ysinu»; 
en juegos 7 eRoamisadU-; 
prefiérelo* norabuena, 
7 dales blasón 7 íum 

Contóle 



¿e gala , de ocio 7 <^' P*^> 
>ii gaf na , batalla j aranas. 
¿Ma* qué te le dará de eato, 
ni qué tendrá por infamia 
qoien no'qniso perdonar 
al regalo da au casa , 
viendo el Criiliano que tiene 
la'ctudad aii ntiada, 
j decaKÜica* tienda* 
coronada U campaña ; 
jyieodo qneen'nneitro tiempa 
de Genil la> olasclaras 
tía dos añoi qne se beben 
con Unta sangre como agni; 
y que á los demás galanes 
aou libreas las corazas, 
refriegas los caracoles, 
y los bohordos son Imzas; 
y quien sabe prometer 
con soberbia j arrogancia 
la cabera del Maestre 
de la CruE de Calatrava, 
cuando prendieron al Rey 
ensangrienta lid trabada, 
el Alcaide y los Donceles 



III 
el fuerte Conde deCalira, 
y partiendo á Santa Fe, 
mas á vclla qae á estbilMUa, 
después de ocnpado un dia 
en aquesta empresa escasa, 
con mas salnd qtte'parfi¿, 
y mas luciente la laiiza, 
y la adarga mas entera, 
y fa yegua ni aun sudada, 
Viendo que tas damas queilnn 
del Alhambra en la mtiralla, 
para mirar los guerreros 
y para ver lo que pasa, 
por tener contino Tuelt* 
á su Señora la Cara, 
al primer cncnentro yuelva 
al Cristiano las espaldas? 
Sírvase de eio quien guita ' 

de eite amor, de esla crianta, 
y de ver hombres en hechos, 
y leones en palabras, 
que gozara de mil años, 
muy segura y confiada, ' 
que si de edad no moriere, 
no radrirá de lanuda. . 



Galanes, damas Gómeles, 
con las de esotros' bandos, 
nosotras Horas Zegríes 
saludes os enviamos. 
La carta que le escribistcñ 
i nnestro Audalla preciado, 
después de andar» en la Coftc 
de Kna mano aa otra «ano, 



viáo ¿parar en Ui nneilras; 
si nos pesó lo callamos: 
baste que nos dÍ4 ciHitento, 
qi^c Audalla hubiese hallada 
quien deeseribír stu haiaños 
haya tenido exudado, 
y de que sus caronistM 
seáis, sin que oa dé salarioi 



aunqife nosoMi qn«rerooi 
que te as leükoiaj largo, 
puw'taB larga* habéis sido, 
y Ub bien hibci* gloiado. 
£1 cartel que en el Albambra 
fue por Audalla plantado, 
DO hablaba con las damat, - 
' sino con loa corteíanot, 
coa los que os quieren 7 ndo- 

y scrvitoa es su trató; 
de ellos era el responder, 
y i Tosotras escusado; 
mas á falta de hombre* baenoS 
habéis por ellos hablado. 
Jnnhuteb vuestro Cabildo, 
usurpasteis cetro j mando, 
y elegisteis Secretaria, . 
^ue escribió lo decretado. 
¡Por cierto fue grtndehacaSal 
i Pues no TÍsteis el agravio 
qae á los 'galanes híciiteís, 
á quien hacer era dado 
el detcugo del -cartel, 
pnei era solo en ^ndaño? 
Habéis mostrado con esto 
-qtie entre todos ha faltado 
quien satisfacer pudiese 
con taldescargoé tal cargo; 
ó que estiiuen en tan poco . 
ser de vosotras- amados, 
4]ue el aumento de palabras 
(que es nada.) estimap en algo. 
¿Huía po.r Ten tufa duermeP ' 
¡ ¿ solo sabe en Falatño, 
'delante del Rey y Ui damaa 



mostrarse brioso y bAyo? 
¿ Ha cobrado el ramillete? 
jHa ya dé la vega ecliado 
al Maestre y los demás 
que nos matan con rebatos I 
¡Bien se parece, pues TCmes 
á Bajámed tan locano, 
aunque aldabadas ahora 
da á las pnertas el Cruzado '. 
Decid que Huca responda 
á Audalla , que no al Cristiano: 
y si escusarse pretende, 
por vivir desesperado, 
cerno lo muestra en salir 
de amai-illo disfrazado, 
tome por él la >requcsta 
Abindarraes gallardo^ • ' 
muestre los grandes fatores 
que ha de Xarifa alcan<adt>, 
y cuÍd diestro y suelto es 
en hacer mal á un caballo, 
y en Sujetarle y volverle 
ya de este, ya de aquel lado: 
mas como do es en las veras 
como en las borlas probado, 
ni jsmis se vio en batalla 
con las Cristianos lidiando; 
no es justo se cargue de armas 
en qife no está'ejcrcitado> 
y mas viviendo Aliatar ' - 
que en esto es cual éi probado, 
pues por Bo tenerse envidia 
ambos ¿ dos han juradii 
no quitar cristiana -^ida,- 
ni mapchar con sangre el campo, 
yisto qneno tratan de armas, 



. 1' 



seráu estos esciuadai, ' 
y suplirá fteduSa 
la falta de tantos faltos: 
galán qne ganó á Jaeo ■ 
en una noche soñando, 
y engañado con tal siieXo, 
le tuvo por acabado; 
7 asi prometteodo al Rey 
darle i Jaeaeit las maoos, 
siu ver los inconvénieotes 

pudieran' estorbarlo, 
i la -coDijuista partid, 



Lia 

j dio á alia tan- iineii' éabb, 
que hoy GraUadn es del Rey. 

Chico, 
y laen dé dan Fernando. 
Volved per esto» galanes, 
qneredlos y acariciadlos', ' 

favorecedlos' i eecViSlos , 
que <* justo ler estünadoi; 
pues scgoa *tú ttlaros h'echot, ' 
muy cierto úegÉram a t, 
qne ti del lodo no os poiien, 
■e les contará í milagro. ' 



Mira, Tarfe, qne í Daraja ' 
no me la mires ni habkl, 
qne e¡í altna de Ais detpojos, 
y criada con mi sangre , 
y qu« el bien de mis cuidados 
no pueden mayor bien darme 
qne Cl mal qne paio por ella, 
■i es que mal pnede llartiarse. 
i A quién mejor que á mi fe 
esta Hora puede darse, - 
si há seis años qne en mi pecho 
tiene la mas noble parieT 
Esto dijo Almoradi, 
y escuchiile atento Torfe, 
entrambos Moros mancebos, 
y dé los mas principales; 
y arqueando entrambas cejas 
eon airoaos ademanes, 
■in cdlera le responde, 
pidiendo le escuche y calle. 
Dices qua DsD^a es tuya, 



y qne de su amor me «parte: 
si lo hicieía , «i i ni vida 
tanta vida no tostase. 
Nunca tú por so servicio^ 
como yo eMai'amnztste, 
ni en su prelwncia al Maestre 
caballo y lanKa ganaste: 
caballeros de U Crnz 
cantivos áo la eriviaste, 
ni las inedias lanas Btléva< 
entre sus tiendas plantaste; 
ni con agua hasta los pedio* 
por Genil atravesaste, 
para quitar, al Maestre 
la cabeza de Albensaide; 
ni deltntc de las damas , • 
entre el rio y el adarve, 
tres cabezas de Cristianos 
á tu dama presentaste; 
ni es bien que suyo se mienta 
quien sbIÍ¿ ayer al alcance, 



Contóle 



ii4 

7 fue pfMtncro <b faliv, 

j que entubo entre eiqi Moroi 
Gi'Utiino*' despojos pwuoi 
■e eiU riatndo et.eatwllcii' 
tratando de relntArie> 
netrital«,.A(ig<u'Rdíi 
pero w bien qae.U ratrate^ 
de tDV mngei'ileí hechqs, 
j en cotia da b^mítimao Ua-r 

t«i. . ..■■•... 

puet >a<aa mal qpe tueste» 
entte ínTcnciane* y trages, 
cnando las deudos y amigoi 
andan cubiertos de sangre; 
j cnando con los contrarios, 
ftin qne ganemos «¡,¿«¡1144^ . . 
no* matamos mano i faano, 
td con las Moras te mates; 
y que en vez de echarte al hom- 
bro 
la maUa 7 tnrqnis alfange, . , 
te eches bordadas marlot^ , 
j Tayas i ruyS'Falle^: 
mira que. es, fama en Granada^ 
y aun en el cainpa.ae «abe, 

' -qnehayuaHorocatrsnosotna, 

^ Almoradí de linage, 

qne cuando i la esC9raiaa7Ji . 
los Moros mancebos salcu, 
con un enfermo accidente , 
•e finge por cscuume. 
Mira pues si son tiauíñas , 
estas que tus brazos haces ,^ 
para que mi bella Mora 
ine deje de. ««ai y te ame. 



Ulra st te favorece 
como á los demás galanes 
los favorecen sus Uorai - 
con empresas y almaizares. . 
lia mañana de San Jn.ia, 
cuando i escaramnaas sales» 
nunca de su blanca mano . 
blanca loca te'tocaste; 
ni en las zambras y sarao! . 
*e sabe que te mirase, 
como á mi qne me mir^ 
mandándome que descanse» 
y los dos daniamos juntos 
cuando se casó Albeoiaidej 
y vive Alá , que me pesa 
de que tanto se dedare, 
.porqufi ra valor y pfiendas, 
su discreción y sus parteSf 
de mas de un dichos«tMo>r'> ■ 
merecen- enamora rae. 
Deja los intentos locos, 
si ya no quiere* que pase - 
á mas que eonversacioo 
las arrogancias que hablaste t 
refrena la lengua un poco, 
y piens8i que el hablar baca 
continuamente gran daño 
donde se siente el «Itrage; 
porque ha de entender el jiies» 
primero que sentenciare, . 
, las culpas, qse no sentencie 
la pena de la otra parte: 
mira que aunque cuesta p90O 
el hiibiar, suele estimarse 
' una palabra en mas preoio 
' que el or» ^ua na reÍB« valaj 



L)oi.z.iit>,Coogle 



del princ^tio qne tonuM^ 
■in quBtecqu* nadie goce 
de lo qae tuno alcaoiute^ 
aioo es, Taiie, qne-teafetSu^ 
que poedei Seóor IkmMté» '- 



en ■« tmühf dk dsmM ; 

pero no qa^elUiteamen.-r 
' EIAlmorádt-amM,' 

dejando ■l-galan'd« Tarf»' 

CQiM twbado '7 fnnoto, ' ' 

' proiutíMido de TctfgarK. - 



■«.• 



El espejo de la CoH«, ' * - ' 
aquel cdcbrada Andailá, ... 

el querido de »u ftejí 

y el mas noble de lu.cawj ', 
respetado por su sangre, 
j temido por su espada, 
amado del reino todo, ■ 
respetado de las 4ai«B»{ . 
corrido de que en 1» .corte - 
del Rey Chico de Gfsaada -- 
no se guatde aquel decoro <- 
que las leyee de ímoi'.viindan,'- 
á Tarfe j 'Almorai^í,' ' - 
qne tuCToa de ello U causar 
el uno. .con daneríai,' ' ' ' "¡ 
y el otro oen arrogaociatí ' 
en una fiesta loleasne _ ' ' 
qne se hiio en cl'Jtlbambn- 
la nophc que se oaiaron - 
BeoiuleniB y Celíodaja, ' r ' 
hallando Andalb otasion 
pMT» io qne d«scBba> . 
los dos de la competencia 
le oyeron estas palabras, 
Uis anrigBSsois enlrambos,. 
j entrambos sois, de mi casai 
y como i tal, mía rason» 



(•oickiiiélt 9¡>DD'0»eaiiisrB. 
No fue«a bien,' cibaUenw, 
qne £ eolia de agena fana^ - 
den tos c«erpo» & entoDdM-- 
las pasiones de las alinai, 
7 que todo el volgo diga ^ 
por las calles 7 las plazas, 
que TmCB y. Atm^rad' - 
se acncbillaB.por Daraja;>' 
que etuttt>'ltf'HaBta svja, 
y el olro'iuyft' la llama; 
qne lirioie alabe de cosas - 
qne d otro también se alabií. 
y que estiméis en tan poco ' . 
el valoi de Tnestra damni 
que os pintéis favorecidos 
lot dos ,'7 digaisque os^aint- ' 
Yo tengo por muy sin dadn, 
7 en todaila Cette es ftma,- 
qoe á entrambot O» favorece, 
7 a ninguno ha dado banda. 
Pésame de que te entienda ' 
entre la gente cristiana, 
que la q«e en Granada vlvf 

pnes dirá Pnertoca rrero, 
ütraoso Señor de P(i,lAtf> 

!);■ ■■II. Contóle 



Ii6 

que en Ui hoDEU feoMailo 
enMjunM lu.etpadu, . 
y que cortan BDMttU lengua* 
en el Lonor do lu dunai, 
harto nuis que en <iu ucenu > 
cortan nuttstru cimitWffa; 
que acá nos échame» plumas, 
Guaadu elloi no* ecbaa lanías, 
y desbonramoa la» Moras, 
cnaqde ello» iu>or4u Ju. temas; 
que prometemos .oabcSM, . . . 
cuaoijo hay eu la* nue«trw &lu, 
j uuertra braVeza t<Khi ' ■- 



se convieMe ea a 
Si Tarto de esta Seño» 
quiere :^Migeac la gracia, ■- 
hacerliu, 7 Bo decirlas, 
aon las finas arrogancias) 
7 si Almoradí pretende 
por lo lindo grangearla, 
tenga mayor el secreto, 
y menor la confian». 
Eu esto salió la Reina 
con el Rey á ver la sambiá^ - 
y asi cesó potentoncet ■ 
H plática comenzada. ' '■■ 



Aquel que paia es AmeVt, . : ■ 
éste que correes AttddUft,'!. 
el que OB tu Ci »aj^s«gara ' 
fatigan tus esperaVM*-'.' 
■¡ Qué firme (pie va eo laüllal 
i Que bien que (¡aibraw Ut wlar- 

gal' .. ■-■ ."■ 

¡ Qué segura IwuaDevtt i ■ 
¡ Qué 4>ien matilVda '^pMpga I . 
Tres yoces paró la yee^*. , 
hizo mesura otras taQtu t 

á tu balean , cuy^* UJU. 
son mas que tu pecho Manda** 
Tras tantas nubes de olvida, 
por favor divino aguarda 
de tu sol los rayos bellosi 
que á dalle tu gloria salgan. 
AciSienie laa tinieblas 
de su pena y tu TCftgaoaa : 
bellíiúiu Zaia, «apera, 



abriré la* d<« « 
¿qué'intágea eomola tuya, ' ' 
desdciGenilá laraua ■ -^ ■ 
sustenta y compone el ti^po, ' 
a^on yf iaU la lama? 
Eres mucho, pan' Tista,' -' 
fueras, macha <parR amada;' 
pero con I^. Tecas hielas, "' 
y con las borlas abrasas, ■ ' < . 
Audalla vuelve á correr, ' 
estremb-.de.gala y armas, 
tú le «Labaa, y él te ad«n, 
' para qu^ {e:adoras basta. 
Esto á 2flM la decía, . 
Tiendo en Granada unaa cañaat 
Zafira la de Aa requera* 
y asi la responde Zara: 
¿Qué necedad me encarecM? 
¿^Qoé estremo de galas y armas, 
de mis querellas p íincifHO» 



i.,Goog[c 



7 fin de mis alabiDUs? 
¡ Qaé mal iofomacU' th«> ^ ■ 
¡Qaé poco »be« de Andallal 
¡Qní- da verdades desaíanten 
í sus apiriencias falsas! 
tti muj firme en la silla, 
porque es el correr nntdanu, 
sn lanca legnrarnge 
peligrosa mano varia. 
Tantas damas son las snju, 
que si de todas alcabká ' ' • 
solo nn pnnio de favor, 
podnE matizar dies inaDfts: 
para aqní j al)i la Jtgtu; 
su Toluntad nunca para; 



humilde! meánrat finge 
cvn alma rebelde j ingrata; ' 
facilidades humildes 
le oénpan , sabiendo Atioalla, 
que Á dis^voreí humildes - 
bajo* favote* no igualan. 
Tt> cinfi^so- qne ne barí»; ~ 
confian l¿ ^ma éi hasaña 
pasar d« amor, los peügroa- 
con mil caalelas de guarda. 
Záfiro, *td convaleces, 
el aire colado pasa, 
esta sala etl¿ mnj fria, 
yolvámonoa i la coadra. 



ROMANCE I»; SALEA ZEGHI; 



Mientes , j si acaso el Jífj 
los ampara en esta causa, " 
en sn-cara le diré 
al Rej, qne me lo IcTanta ' 
por no pagarme el servicio ' 
qne debe A mi braao y linaa, 
crejéndose de qnien quiere - 
acreditarse con gracias. - 
Por la puerta de pataeio, ' ' 
los i^os vueltos en brasa, '■ ■ ■' 
bravo j furioso Saler 
' aále empuñando la espado. 
jifo saben los Bencerrage*, . 
.dice volviendo la cata,- 
que DÓ stifreo tos Zegriei. ' 
que.lc* toquen «n la fama ? 
Mientes otra vea, les digo, 
y repito estas palabra* 



por sí hay tauv^enle alguno, 
qne de lo dicbo as agravia. 
¿ Qué .Crlstíanoa b^»eis muerto, 
ó escalado qué manilas? ' 
j O qué ii^besaa- famosas 
aveis presentado a damas? 
¿ Cuando' veocíMeis alguno 
de los de, la Gnu de grana I 
¿ Penmif <|ne empuñar ginela,- 
es come votar las cafias 7 
,En el nanrpadocMnde 
blasonáis delarhoañM, 
¿ dónde ettan Jm Coi«ttele> 
de Reyes qflc ee i^m piriai? 
Fin«lmeÍKe , ¿ qaé babóa hecho 
pera decir en- las ^dazas, 
7 anle al' Rey, que los Zegrics 
m^or qtíe Jo baotn baU^n? 



T cnando de noche estoi* Sepa vneslro bando junio '- 

dnrratenda en la» bi anda» ca- que á todo junto en eampafia 
le dar¿ ¿entender qne strf ' 



mai, 
¿(¡nUa tí tto iMílosZeffit», 
Hlea á hacer calvaJgndas 7 
Cuando lot Cristiao«i Tienen 
■obre vuestra bcien^a jr caía, 
j ¿ quito adudií loa Moras , 
Tutieado los ojoaagttá? 



'Legti, »i'lodo me agaaida;. 
7 si por' ser yo no osaif, 
escobé en toda Granada . . "' 
el mcMrde los Zégríe*,' 
que ¿1 os dirá quien se alaba. 



nOMANCES' DE ADULCE. 



Aqnel Moro enamorado, 
qne de la* batallas huye, 
mai parece qneen palacio 
, honroso lugar ocupe: 
d qne al Ifatestre.no-ha dado 
entre las bennqas bracea 
botede iaWa' ó.&eciuao, 
con TalicnleaTntt.ac junte: ■ 
el qae á ■n.'CoiopctidtiE : 
favor conocido 'Mufrc^ ' 
con el duelo de aosadoirea 
comedidamente du^plta: 
el que no dic;e'«D-lí^ pkaai i 
cautivos Cristianos' trojiey' ' 
que estah sirvicitdQ á nú dama, 
de galauc» mo!marMure : 
el que no lacA'ei) las flestai . 
eaadnllu'f ^aUs aaules, i: 
tía erabraDe'e4arjgaide.fé, . 
ni lama ^ii|eta ¡ ampúÑe» ' 
Esto 'dice A^idar^sit* t • ' 
ultimado «t Hoco Aéolce^ . 



enem^ de Albentaide» ■■ ■ 
qne baldona lie presume: 
bajei&S' contaba de él, 
>qae tan infames costumbre* 
.anti no- pudieran hallarse 
' en Iqs' Alarbes comunesv 
Habia zambra en palacio,'' ' 
y casífaMe aquel lunes ■ . .- 
Aja, la .prima del Bey^- ' ■ 
con un Infante de TunécL -t :- 
Galrana la Cordobesa > 
era gian cota de Adalee;. 
y viendoi^ue lun miliciai 'i ' 
las faltas que le atribuya j . 
á Abindarája raspando-:. . 
i_ Tú (kíenüas que de las nubíM 
biyó- fu Moro Albeazalde P ' , 
pues ruégole que me Cscuchei. 
Aduke , de aangre fiealr ><" 
tierie.el vencer por costumbce, 
y esel lugar moshonrMO' •■' 
cnalqnion lugar qoe owpci -, 



Cuando t\ hierro de ra Uasa 
all¿ en la vega reluee, 
no esti segDio el Maettre, 
aunque lus valiente* intue.,' ' - 
Algnoo qne compra ecctavoi 
ha dicho , cantivos trujé, 
i fuego' y aan^e gaoadoí, 
¡ bien haya qnten de él murmore ! 
No compite con los bombín, 
tampoco bajezas tufne 
de amadores geaeralcs 
qne'.con mil galanet cnnqilvn. 
Brocados saca í la* fietta*, 
no ufbtaoes atulet, 
como alanos, queesver^enia 
qne Unxa gioeta empuñen. 
Yale Adulce por mil Moros 
como Albeniaidei-no. buque* 
alguna ocasión fonou 
en que la cara le cmcen. 
Si i Adulce quisiste bieq, 
li no te quiso , conels^ ' 
cop oMdaUe callando, 
no me agraTÍes ni le «alpes, 
qne Á no eetor á donde eitamo*, 
ct ca<iiillo de mi espiche - 
' esa. lengub te cortara, 

porque con ella no tnioiiot. 
Xevantóse Abiadataja 
diciéndolft: no te bnrles, 
porqse aqni me vengue 



II» 

de qqien4qBÍ Meló jut. 
Alborot|íse>l' palacio, 
Jlednanej y {íacu^ta, 
Zulenus y Abeñcefráges, 
quíi toa los bandos iloatUM» 
salieroadeaaiudas .- 
AlbenaBide.EetIÓ á Adnlce, 
que á gifisa deoabaileros, 
j latientes andaliues, 
al casipo seíalgau solos, . , 
y despau que d^ me nacen 
■US lanías largas y gractai) 
y á las espada* ce «jmüeu.; 
el Caballera animoso 
que al Dtraen tierra -trabnqMi 
pueda gozar-de su «la«Da 
conforme al padrino ju^i*> - 
¡ O maldito se«s , amor, 
que no hay Iñta qaé tú no mu- 
des, 
ni cordura tan fondada 
qne.mil ireces'no latnrbet! 
Escubres, póblicqs'celas, 
j amor seorelo descubres; 
con ciertas enemistades, 
terribles marañas ordies: 
tiempo. fendrá que-Ia* damM 
conUa tu poder se aunen ; 
pero-sepamos ahora 
cómo esta guerra conclnje. 



La noche estaba esperando, cuando el fuerte Moro Adidce- 
j apenas cierra la no^e, i sn casa se recoge. 



L)¿i.z.iit>,Coogle 



'I30 . 

'Oe espcranzit TÍene rico, 
pero de Tentara, pobre, 
[lOrqae aunqne Mu rezdadCrftJ, 
no babrá lugarqae !■« goce. 
Arjododoie estaba el Horo; 
ma* no contra sinrazones, 
qne estas no tiepen defensa 
en hidalgos coruone*; 
porqne como no las hacen, 
ni las temen, ni goboccb, - 
7 aunque et grande honocveo- 

BO ha de. ser cea todoi hom- 
bres. 
Seguro «taba j contento 
con la* sombras de la noche, 
qne le fqera claro día, 
j ocasión de nsCTOJioinlire, 
i no prendello el Alcaide 
con ^IsBS informaciones, 
6 con algnoa ocasión, 
qtie es la moneda qne corre, 
por quien el peso '7 la espada 
no ea mucho qne caiga y corte, 
y qne la Tara derecha 
nos j BÜ\ Teces se doble. 
Dicen que se halló en hí muertü 
del ínfelÍK A^runonte, 
y que se trai¿ en sn casa, 
acogiendo los traidores. 
Desarman al Horo luego, 
j enciérranlo en una torre, 
arnuindose de paciencia 



CoiUca agraTÍo tan ensvme', 
y paseando por ella, 
él müma se habla y responde, 
que como no tiene hierros, 
no le pusieron prisiones. 
Mirando está las paredes 
qne lo cercan y le esconden, 
las Fcluoientes estrellas 
que le fueron claros soles, 
cuya luz anticiparon 
dando nnevos resplandores, 
para ser testigos fieles 
del .fin de ans pretensioites.. 
i Ay Aja ! dijo , ¿ qné ei esto, 
qne siempre son tus favores 
pnida de mi desventura, 
que la publican á voces? 
¿ Qué sirve esperar el bien 
y procurar ocasiones, 
si la libertüd me quitan 
solo poitque uo los logre K 
I>esto, hermosa Aja , infiero 
qne estaremos ya conformes, 
porque á no ser esto asi 
no me prendieran entonces ¡ . 
pues s<^ para que viera 
que viene á menos tu nombxe, 
me sobrara libertad, 
porqne en desdichas nie sobre. 
Desta suerte se quejaba 
Adulce, cnando á In twre 
le van i TCr sus amigos, 
lodos valientes y nobles. 



i.,Goog[e 



En U ptitio» .ettá Adates 
alegre, porque teuibe 
qne e»té preto sin ratón, ' 
y le qnierea mal de valde. 
Ello es cauía qne en el Moro 
es la pena menos grave, 
pues no quiere libertad, 
si con ella ban de culpalle. 
Piensan qne ha de hacer por 

fuerza 
lo qne de grado no bace, 
enmndectendtt tai te^es 
para que los modos hablen. 
Arrittiado está'í ana reja 
que hace mal fnerle la corcel, 
pena ñu tiempo de traidores, 
castigo ;a de leales. 
Alzó' los ojos al ciclo, 
temiendo que le le cae, 
. 7 dijA ; sioBpre padesco 
por leal j por amante. 
¡ Ay. Aja ingrata! ¿qué es esto 
qne enmedio de mis petares 
hallo TÍva la memoria 
de rob bienes y mis nuJes» 
7 todo porque no pueda,, 
ingrata, desengañarme, 
pues con quererte en uaeícnda, 
pienso que te quise tardé ? 
A otra reja me vi asido 
mas baja, porque alcanzase 
las promesas de tn boca, 
puesto qne ja no se guarden. 



¿Cómo quieres, di, que ciea 
qae el aiie se las llevase, 
e&tando los dos tan cerca 
qne apenas pasabA e\ aire? 
¿ Cómo no tetdesengañás. 
de qne asi quiíe en^ñarte, 
si enmedio de los farores - ' 
siempre me viste cobarde ? 
) Agora, ingrata , le pesa 
de que te sirva J te ame, 
y no qoieres ser querida 
quizá por desobligarte! 
i Quién def ribo por elsotlo 
el edificio admirable ' 
que alzó amor á las estrellas, 
de que apenas hay señales? 
lújame desnsminas 
una piedra , que declane - 
Jamndanza quehizo-el tiempo, 
sin poder jamás mudanác.. . , 
Mucho debo á sus aioigos; 
todos dicen qne me guande,. 
¿ mas de qué sirve [ cruel ! 
si viene el consejo tarde? - 
¿ De qaé aprovecha el aocorrot 
y que todo el pueblo llame, 
si Cstá la casa abrasada 
cuando la campana tañen? 
¿ Quieres, ingrata, que pierda 
el premio de ser constante, 
y qne si es la causa firme, 
qne la pena sea mudable? 
No , para tanta belleaift 

Contóle 



no hay tormenlo qne íes grave, 
pues la ofensa de quererte 
se defiende con amarte. 
Los ojos Toelve, enemiga, - 
7 podrá ser qne esto baste, 
pne» para corta ventura 
cualquier faror será grande. 
VeráS'lo mncho qne quieto, 
j lo poco qne me vale, 
j qne no es bien que me júerda. 



donde es josto que me ganr. 
Llamaron en esto al Horo, 
que lo esperaba au pftge, 
que venia mnj contento 
con una carta que trae, 
donde A.da)ífa le eterib* 
el p¿Hime de sus malesi 
j Adulce dijo : ] qué importa, 
si Aja gittta qne me aeabea 1 



Al camino de Toledo, - 
á donde dejó empeñada 
la mitad del alma suya, 
sí puede partirse el alma , 
se sale Zaida la bella, 
7 á sn pensamiento encaega 
que se entregue á sus sui^iros, 
7 á ver á sn Adulce vaya,: 
«Que ausencia sin mudanza 
«comienza en celos, y en moric 

acaba, > 
A cualquiera pasagevo 
qne se detenga le manda^ 
7 siá Toledo camina, 
llorando le dice Zaüla i 
I Venturoso tú mil veces, 
7 yo sin dicha otrastantuE 
tú porque ves á Toledo, 
y yo por quedar en Sagra ; 
• Que ausencia etc. > 



Adulce , que en su memoria 
está mirando la estampa 
qne pintaron sus deseos, 
como en el alma la aguarda , 
al dolor de Zaida bella 
con triste llanto acompaña, 
á sus suspiros con qnejaS, 
coa voces á sus palabras : 
■ Qne a usencia etc. > 
¡ Á.J Zaida del alma mia I 
¿Quién de mis ojos te aparta? 
I Qué respetos mal nacidos 
á los míos acobardan ? 
¡ Cómo DO trueco la vida 
por la gloríik que me Ilama^ 
tu verdad y mis deseos, 
tu favor 7 mi esperanaa ? 
* Qne ausencia etc. ■ 
A tu imagen hablo en ineSoí, , 
7 sin dnda qiie me hablas 



(*) Eite romance habla de im Adalce Toledano, distinto del de los 
anteriores. 



Dg.l.zedt,,CoOgle 



«nttisU lluito 3«tieck*, 
de haberme apurado eit llamas. 
Imagino qncle acerrái, 
j como el llaDhrnn basU' 
contra lan inmMiiu fjttgo 
la hayo por no ^raiaUa. 
■Qoe anseDcia etc.> 
Laego celofo'rae £djo, 
sospechando que á mis ansias 
busco segundo remedio, 
cansado de aparignsllai. 
Agraviado la has, responde» 
In &DtBSÍa te engaña, 
que salnd de'agcoo gnsto 



133 

al gusto del alma «traga. 
nQueansanciaete.i- 
Zaidfi, espeea en la fortuna 
7 en el tiempo que no para, 
j í entrambos los trueca el 

mundo 
con la rueda y con las alas ; 
y anima m pecho tierno 
para que con vida salgas 
dette golfo de tormentoi 
sin que digan por tu cansa, 
'( qne ausencia sin mudanza 
• comiensaen celoii-yimmorir 
acaba.» 



ROSUNCES DEL ALCUDE DE MOLINA. 



Batiéndole las bijadas 
con los dnroa acicates, 
y las riendas algo flt^as, 
porque corra y no se pare, 
en un caballo tordillo, 
que tras út sí deja el aire, 
por la plaia de Malina 
Tiene dideudoel Aleuda: 
■Alarma, CapUanes, 
■ suenen claiin es, trompaay atá- 
bales: ' 
dejad los dulces r^los, 
y el blando lecho dqadle:' 
socorred á -niatra-Fitria, 
-y ^rad i ■nati^ns padrea. 
ZTo ae os haga cueata arriba ; 
dejad el amor suave, 



porque en los honrados pechos 
en tales tiempos no cabe. 
■Al arma i Capitra«s, ete.> 
Anteponed el honor 
al gostOjpues menos vale; 
qne aquel que no te tuviere, 
hoy aqui podrá aloantalle; 
que en honradas ocaiionea, 
y peligros semejantes, 
s« suelen premiar las acmas 
confome el braao pujante. 
■Al arina , Ca|Htaii«s , etc.» 
I>e¡ad la seda y brocado, 
vestid, la malla y á ante, 
embragad la adairga al pecbo, 
lomad lansa y corvo alftnge; 
haced rostro i la fottma' ; 

. Coogle 



134 

tal ocasicm no le «Mipe; 
moitrad el robiisi» pecho 
al fsror del fiero Marte. 
«Alarma, Capitanei, eto 
A la Toz mal entonada, 
los ánimos mas cobardea, 
del hpnor estimuladoi, 
ardienda en cólera salen 
con mil penachos viirosos 
adornados los tnrbantei, 
7 s^nieitdo las banderas 
van diciendo sin pararse; 
«Al «rmá , Capitanes , etci* 
Cnal tímidas ovejnelas, 
que Ten el lobo delante, 
Us bellas 7 hermosas Moras 
llenan de quejas el aire, 



y annqne con femenil pecho 
-la -que mas pnede mas hace, 
pidiendo favor al cielo 
van diciendo po> las calle* : 
■Al arma. Capitanes, etc.> 
Acndieron al asalto ■ 
los Moros mas principales, 
formándose On escuadran 
del Tulgo 7 partícalaret ; 
7 contra doce mil Cristianos, 
que están talando ins panel, 
toman las armas fnrioaos, 
repitiendo en su lengua]^; 
■ Al arma. Capitanes, 

I clarines^ trompas f 



El Alcaide de Molina, 
manso en paiy bravo en guerra, 
con sus Capitanea todos 
llegd í la víala de Atienaa, 
de dá volvió victorioso 
sin daño 7 con grandí presa 
de caalivos bantixados 
7 de cristianas banderu. 
Entró por la patita d Moro, 
y corriendo á media, rienda, 
á la calle de su dama 
soberbio 7 contento llega. 
Dos vnelta» por ella dii,' 
7 al dar la tercna vuelta, 
desterrando sB» temores, 
Celia^da nXió ansa reja, 



diciendo fañosa 7 )«c«: 

si tú tuvieras vei^eoiai 

ni conteras en mi calle 

ni pararas en mi puerta. 

¡ Mal baya Celínda Hora, 

tan determinada ó necia, 

que para vivir en pai 

se aficionó de la gnem! 

Por ser tu alfange temida, 

mas que no por tu noblesa, 

ofrecí á tu sombra solo 

lo qne ves en tu praseocia, ' 

sin considerar, primera 

que es claro qne na concieétaa 

con entrañas de diamante 

entrañas ^la aon d« cera. 



i.,Goot^lc 



i Qoé iidportft que mii ngálsi 
ea pas y en amor te teii^Hii, 
«i ai &oa de pifaao ronco 
en fnña j odios los tnUou ? 
No ni^o yo que na acudes 
coa noluntad ¿mis quejas; 
pero acudes con nmjur 
«1 ruido de una <»copeta.> 
Pues e^i cosas, eiiiniu, 
justo es que «iU.cusu quieras, 
que pues en tanto las tienes, 
inrnos soy, y masaou ellas. 
Cíñete tü corro »i£mge, 
embiácote tn lodela, • 

jr Jluda á tn fiel Aoatei, 
que te UeTtias a^tat: 
sal á hacev «acarainwia» 
P<v «I monte y por i« vega, 
en tu caballo el tordillo 
y en tu frontariaa.yc^iuat 
tala los cristianos panes, 



«5. 

rolw las !c£Ía lianas tíÁdaí, 
desde el (ampo de Almasan 
hasta el monte de S^enza: ■■ 
deja á Colinda dd todo, ' : . 
pue»' tantas vedes la dejas> 
y acu4e á 'tus obres ^ivasi 
pues que me haces' obras maer-- 

tas. 
Vo te llamaráp mis ojos^ ' 
aunque. Tiendo su miseria^' ' ' 
llorarán. sin ver lostoyosy 
mi soledad j tn ausencia, -* 
EíUi^Ai)o, y al moraenta ' 
cerró del, balcón las pdertas, - 
sin tener lugar el Moro 
de poderla dar respnea'lai ;■ - 
Colérico'delo oido, 
aprelaodá entrambas piernas, - ' 
furioso tíwná al castillo, . 
suspenso «ntre colpa y peaa> " 



3.- 



También «oy ¡Jtbcnceriage 
do los buenos de Granada, 
y también me tí en la vega 
con «1 déla Cruz dfe^rana : 
tan presto acudo & sus Reales 
como algunos á las zambras, 
y me precio de mi alfange, 
como otros de su dnlMona: 
11 puedo.bablar en .oonsqo 
pregúntenselo á mi lanaa, 
que ella d¿ fe d« ipí« «btas : 
TeisU aqní, Zegríc* y babladla,. 



NoporqiM ñio en Castilla^ ,.- 
y fuer* di eita comarca, 
es menos fnerte mi brazo, 
■ni lonmenós-mis palabras. 
Acato ¿cuál de vosotros 
dqó como yo tn Patria 
por TÍTÍr entre Críslianos, 
siempre alerta, y aieinpre al 

arn)a? 
¡Mal haya iqitiien os consieitl^ 
cobarde» , estar en casa, 
Sardaoapalos de amoi, 

.Contóle 



ya danunda , fk flDtn duUil y «joMo q««7« aisulgs, . 

] Biennm MOt «jcrcisÚM coma eUníi»' mi **lor 

Tuettm fritera* «e gtündtta, de vaesiea bajeu ettrañl. 

y de lo*.c«ttf*Mo*'r«inok • Si abanado» oi acat»,' 

bien lotacnbradM'ie latan I aqni o» aguará» m la fdasa c 

A mi toca, ao.á Tatotn», aalid dimE, ÓTvinte, ¿ weiara, 

ti sslirme del Alhambra, , ¿ toda Granada -salga) 

que no ei bien hallarme 70 i á Lo meiitM:iio dinia ■ ' 

dó tantos cobardea aeballaki -' queme «islKi»'las eapaldat, - ' 

ni que aalgao mi» coditos pne» maa que 'una in&nie * ida 

. do na hay mngnnoqae taiga ' estiúia ana muerta- honrada. 

í probarias como cuerdo ' No *i paedo'o»' jaeMr^ii 

en el campo y con la eapada: ' que me dltrajasteU U' fam» - - ' 

Entre'TaleroM* braco», ' ' mientras eini íneitsxliMtrai ' 

entre -venerables canas, - lanza enrislter'embraKa adarga, 

lo que dije te estimó, ' , ' que ¿ morb^ por Alá 

y lo que hice seestimaba^ . ' ó con vuetira taagre eatSr 

rnaascMBo el cielo os dotó ti el hontír me babei» éma- 

de fueraaa tan noderadat, ' chado, . .. : 

de laa ^acoa coraEttact^ ' limpiara ámlihonor Ut tum- 

no qnereis que os diga nada, cha*» - " , ■ 

porque como es mi consqo Salid diciendo el Alcaide 

pura qne dejéis las gslai, " de Molina y sus estancias, 

siguiendo de fuettros padres poniendo mano al alfange, 

enlagunra lai pitada*, de uoa junta no-aoertada. ' 
detechaitme por catrafiDj ' ' : 

ROHAKCXS SE ÁMETE AEI. 



Ámete Atí Bencettage, 
Horo valiente y' gallardo, 
COR roarlaia ycapdlarr 
de pardo, amarillo y.' 
tale con otros amigos 



presmiWMo, a1tfr»,'«fMot 

y llevan frMslIoacjos' 

: libretiaajetDS-yfrancoa; 

pero llegado á Gentiy 

ríodaioy frMcoy»' 



CoogW 



•e aiMirU d« la «udrilU, 
libre, «do , melto y biaro : 
parte i dacubtif in pecho, 
firme , «mon»» é hidalgo» 
donde Tentara le cipera 
con victoria, triunfo j laaro> 
Va publicando Tahtr 
in gala, penona y brazo, 
y aii ganó de »« dama 
ojoi, lengiia, pecho y mano. 
Tomó para poseti^n ^ 

oro , cw^ y ala)>aMro, 
que ton en gitcrnta. d^ amor -. 
despoja*, praiKÍo>,y pago. , 
Cclinda aobi^^tia vn tiempo, 



por SU' roitto , talle y garbo, 
fn« la qne di6 fio de gqerra, 
dando entrada , tienda y campo 
Mai fue ra dat recibir 
trueco , logro , «unraycambío 
pue« la entregó el ^eacedot 
alma , vida, honor y eitadoi 
y aii de dos se hiiounoi 
de un amor un ser y- un trato, 
del 9nat procedió un Infante, 
niño hermoio , rojo y blanco- 
En las selvas de Diana, 
su ficondrijo, cueva y manto 
le dejaron porque sirva . 
¿Cérea, á Panyá Baco. 



Ue Tcr^ y color rosado, 
^ señal nw: títb alegre, 
y al fornido bi;)^ .atada 
nna toca taqbiev verde; 
eon plumas 7«^dea y auiUs 
poblado un ai^l tonete, . 
mas por pK«GeE-,g»iaB 
que por peloíoa desdenes: 
' la lanxa y adar^negra,. 
toda semblada de sierpes, . 
que en su ponxoñoia lengua . 
una oreja todas tienen, 
y en medio' de ella estos versos 
en arábigo parecen : 
X>eia dañada inteitcion 
mi inoeeneia me defiende : 
en un potro remendado 
Tiene el valero»» Antte, 



el mai. gallardo galán . 
qn.e eo Qranada hallarte pned» 
Sale de Vbeda fofjioso,. 
y á Baeía el paso tiende^ . 
qne hay alarde genera), .. 
y es fuens. hallarse presenta. 
Temeroso ijte fqrtvQa, 
porque su da&o pretende, 
dio principio á sos querellas 
hablando con las serpienfcsc 
¡Polilla de mi esperanital 
¡Niebla de mi sol alegre I 
¡ Carcoma de mis deseos ! 
I Cardillo* de mis papeles! 
no pretendáis desterrarme, 
euTitlioso* de mis bienes, 
que tengo á amor de. mi partQ 
y tiene de defenderme.' 



Dg.l.zedt,,CoOgle 



• ftd, fortuna, tcAtlí, 

■ no gastes de qae nuera estan^ 

do auiente.u 
No permitas que en el pechO| ' 
donde mi ui^re decLende, 
estol ¿spideí dañados 
sus bajos intentos siembren : 
ni el justo cielo lu quiera, 
puesnt fe no lo merece,' 
ni Zaida en su pensamiento 
■US falsos üItos encierre. 
•T tii, fortuna , eto 
K4 del la vuelta á la medt, ' 
ni el clavo qaitesdel ^r, 
ni permitas qae yo' diga: - 
Subiáine para perderme i 
ni con las nieblas de ausencia 
roí esperanza se me anieble, 
pues es cl^a que el olvido " 
se hacfr fuerte en los ausinlU'. 
■Y tu, fortuna, eto 
T JA qaé por mí désdieha, 
todo este ttíeil se me niegue, : 
por lo que. toca á Celindá 
ser escuchadas nó deben; 
ni es justo que ^a' sus querellas 
amor las orejas cierne, 
y és bien qne ella habfando 

ablande 
lo que endurecer pretenden: 



•Y tú, fortuna; etc;» 
Eitodijo, y descubrid 
la ciudad y muros fuerte*, 
y de Almanzór las banderas 
que tremolando se estienden. 
Satén los de dentro afuera 
¿ ver quién el Horo fuese, 
que haciendo corbetas altas^ 
ufano diciendo Tteoe ! 
•Tente, fortuna , eto 
En medio de los balcones 
mil damas htíXta se ofreceni 
sMiafaciendo al deseo- 
con el eontánCo de Velle: 
el vulgo todo-Ié sig^é-, 
dando voces : viva Ámete; 
y agradeciendo el favor 
' dice en la mano el bonete ; 
oTente , foridna , «tO ' ' 
Llegó en casa deí Alcaide^ 
recibióle alegremente 
con trompetas y afiafiles; 
y miisieas diferentes. 
Apeóle de su potitt, 
y despidiendo la gicáU ' 
se subió á la fortaleúi 
diciendo entre Si mil veces ; 
tTentej fortuna, tente, 
>no gustes de que muera eildn- 
doaotente.» 



ROMANCBS'DE CEUHDO». 



Con semblan!; desdeñólo pretenditmdo dé acabar 
e muestra el rostro de Zaida, de Celúdos vida y alma. 



Dg.l.z.ilt>,G00g[c 



It Horo de mncba Mtima, 
iilcalde de Alora j Bau, 
■obrÍDo del gran Ztgtl, 
primo I^erintava de^AJjwaaaK. 
CaiK¿:eldaHleii.d« l«4li^« . 
en el Hoio niu ul Uag%< ... 
tan pcnelnuite qne lt«ga 
i lo (iltiiqo del alma. 
Zaida mu; conUDta,d«4lPi 
-que de cruel le gloiiaba, -, , . 
quiere imoalráriela darg . ., 
«ou hecho*, obfUipJiktm*;. 
y ati le yiítc de«rd«,. v; , 
color al^re;yf;gali^^:,; .. .. 
bien diieretite de aqudJa 
quesac* el Morode Baia^ 
porque aali^ de amarjl^ , 
■quee» color deMtpei(4Á<U: ,. . 
aial que denota cdotj:. I ..;,; ; 
morado q^e muer* d^alp^'--. '. 
Sacó U Mora iftia aljaba. ,,, ..;. 
' demueiiei toda Mnibrada,,.,,! 
junta í ell» um eib«: i. •■ 
bareeiead* de platt, ■ . i . i 
M» cm)9C9 p«rlu dc-eitiinap : 
^^W* t.t9 tenga etpentn», ■ 
Sacó UML.toca turqnesfíl^i " >■- 
decuy^,pBBUCol(ílí>a(, \■:■^■.^ 
un» aliD92ff4.cobíqrl9.>, ,i,,. 
■mi , b;ttA(»;j «oJor^»,<. . ,., , 
<»lfl9í:íejii»e»jllJ)rt ',.. ,.1 
«Dtre águila* de plata; 



199 

la bajqniña i sedla pteroa, 
. «on una media leonada : 
la* ligas verde* j roja*, 
bordada*-cp9 icdapBida: 
una zapatjuUB aial, 
que de lei* punto* ao pasa, 
becha con Ujnto primor, 
eaal jamáf it)¿i^ en Granada 
en cada uní) nu corazón 
con unaf, piulada* bcaiai, 
7 nna letra que decía : 
£t muy duro i eitar no basiOM: 
jHieat9*.,íil lai^ do* niño*, , 
que parece que la* niatan, . 
yunacifr«,^9ueles dice: 
JVb lasmateú, niños, ardan. 
Parte la gi^rda Mora , 

á casa de CeUndqa, 
tan Iiera<l»a.coma eaquÍTa, 
cruel, dfMW'dai ingrata. 
Era Celind^jfk cxiana 
de aqaetta Hora loaana, 
7 catába^t «quel dU 
con AliatHjrfd^Ocaña. ^ 

A CQa.'vidgri|af%^i¿, ■ 
que viniejjta-^peuVaÍM* íanik»^ 
e*c3i»iqa;)^.,d4jMPri"*« ,' , / 
jnego»,jf|)ítoW*Tj4^»a». ; 
ObedBíiíilp í# iBqrtt- ! ■.: .1 ,.- 
y a»ip»rtiáj(ilgfl9!paí'^» - .r 
de iÍ»?JÍWp*iíiífÍ9'Qf (iaj*í»j .„ 



I, Contóle 



Cubteru de tren cit trece 
por loa girones y naagat 
de mil reelefi aznlés 
una markita monids, 
US cspellar Hfaaí'iflo; 
terciada con tiaai bairdiis 
de canncH gaamecido> 
csn rapacejoB'de jAaiá ;' 
tratmrqueMdo bonete, 
con cnitio lau^ts^%Imetk, 
qne cuatro medblli» lieile, 
y en cuatro piedras mis ttr 

mas; 
enlre doi );JtlnlM'{>fcjÍaat, 
una Terde j dtjt 'itoMadts, 
y la verde taá'j óAMt: 
como de rauerta t^píHílncB, 
y una letra de <ictí eítítiía,- 
que la pltma Terdé éiAátt, 
qne dice: Enlre vmor étimo 
mar muerla -vivé e» M-itAÁ<f j 
de Biulibknetfy-'-ittaniHa' ' 
tñida lleva USíhe»; ' ' ' ' ' 
y al braao dna^»^a<^, "^ 
y unáMferat^nelVdi^a,' : '" 
con una letti «A «I <^imp6, 
qne dice en'ltHi|tia«nltíÍinftí ' 
ÑimatalioeÍp<eatant¡imm, 
ni mayor fkgé én ét*lma, 



que e^>a-aiaa de impoÜbles 
•etfe ^ue nunca te paga ; ' 
y por oria mil antros, 
qae nofti á otroi se trabaA, 
y por hit hiñas de todos 
dos «alBrtras de plata ' 
"con una letra que dice: 
O no mirar , á mirallas ; 
unos borcegnles nt^roi, 
solo la voelia dorada', = 
do* grillos por acicates," ■••'■ 
COB tanto primor y gracia, 
que declarati su prisión 
batiendo una y^na baya, V 
que ll#ira un rico jaes 
y una niodiila dorada, 
bordad de mil tPOffeds, 
de mamplas y de espadas, 
trompetas', yelmos , escudos 
y de cabezas cortadas; - 
ana banderilla aiu), 
coB unM -verde* granadas, 
y-4M:Mc»rísc« «qnesU IctM : 
Maduréh ptíra tet ágrtóti 
sale el faHsoso CMbidoi) 
Alcaide de Alura y BáiB,' 
coDTaleeietite de berMas, 
THBs no de amores de Ztiichi; 



i.,Goog[c 



A. l9> toiTMdoi mnn» 
de sn Jaén , dnlw J cara, 
dulce porque Mciá ea ella, 
cara puea le cneata el alma, 
revuelve á mirai Celíndoa, 
el biznieto de Abenamar, . 
el que fue Alcaide de Ronda, 
y í £atei«' tuvo mi lu guar- 
da. 
T4o va desterrado á Horo 
por anceíoi 7 desgracias; 
destiérrale una sospecha 
por no poder desterrarla, 
de que in Zaida querida 
le ha quebrado la palabra . 
que di ¿de guardar ta fe 
mal cumplida y bien jurtida. 
Sale galán, annqne tríale, . 
para mostrar por sus gala» 
que parte rico y contento, 
pues de ello guata sadama: 
con muchoa racimoa de oro 
una narlota encamaday 
acuchillada é reveses 
y en tela verde aforrada, 
de latos y nudos ciegos, 
á trecho* toda bordada, 
con esta letra que ditje : 
Mientrai mal me desengaña ; 
capellar de parda seda, 
forrada en lela de plata, 
bordado todo de abrojos ; 
par letra : Cuando me dañan : 



negro Umbicn el bonetet 
con lai plninaa vaiúidas, 
pajiaaa, blancas y aiulef, 
moradal, verdea y pardas: 
una medalla laa prende 
con una esmeralda falta, 
y cala ci&a i la redonda: 
Ta pimneto jr mi etptraiaa. 
Ceñido un dorado alfange, 
una veleta en la lanza 
azul , qne aiempre loa celos 
traen á la muerte cercana : 
pintado un ardiente fuego 
en el campo de la adaí^, 
y la letra dke : Muera 
^uica á dot amoret ama : 
desnudo el braso deredio, 
y atada una toca blanca, 
empresa de su querida, 
y de amor humildes parUC: :i 
caballo rucio tordillo, . v 

jaez de caimesi y piala , 
dos balansas por ealribos, 
que áqoi estriba el qua n^a 

Sirve el Hoto de fiel, 
aunque do le airve nada; 
nías por mostrar ¿ Cdind^ 
que coma KuritS, asi acaba. 
Llegó el cabaHo i la oriUa, 
al agua se arroja y lanza, 
como en señal de que siente 
del dueño la ardiente Uamn : 



i3> 

á nado pasa el caballo, 
■y Él como á acabac ya pata , 
no repara en que se moja, 
puei morir n» le 'repara. 
Saltó é la arenosa orilla, 
y Tuelve á mirar tn Palría, 
bincundo la lanza en iierra, 
j arrimadu el rostro al asta', 
contempla los edificiosi 
alia roca y fuerte alcázar, 
á quien su firmeza opone, 
y baila su semejanza : 
aquí vieras. Mora, dice, 
•i como yo me miraru^ 



nn monte de (nfrimientOf 
y un alcáiar de inconstancia.* 
y si como yo te miro, 
te miraras , en tí hallaras 
un alcázar de soberbia, 
de dureza una montaña. 
Pase por U aqaella aprisa, 
cual tii por mis cose* |>asai. - 
A.un no saliste á verme, 
como á cosa ya pasada, 
para ver en mi librea 
mi firmeza y to mndanza, 
reparando en mis calores 
lo que en gustos no reparas. 



Mal os quieren Caballeros 
de Antpquera y de Gtaiíada, 
Celindó, porque presuróni, 
que os quieren mucho las da- 



Hablnn de voi 
y si Citas entre cU«* , callan : 
tnonnuran de yueatrosbecbos, 
j acreditan os la fama, ' 
porque no mostráis papeles 
de tarifas, ni de Zaidas, < 
como algunos, cuyos pechos 
no son pecbos tina^azas; ' 
porque de vuestras divisas 
nunca se snpo la oansai ' - 
y respetando íaiotm '■- 
agradecéis esperanzas: ■ ' 
ya sabéis que concnlarDa 
los GQmeleí una* cañas, 



y que salen los Zegries 
en competencia i jugarlas. 
Salid , Celindo , á las fiestas, 
y sacad plumas j mangas 
del color de vuesiroi gustos, 
y de la fe de vuestra alma ; 
que yo aseguro que os miren 
alganas que nunca os hablan, 
y que tengáis mas promesas 
qne tienen ellos palalirasi 
Pedidle'favor al tiempn;, 
y i fortnna dadle giadas, 
que entrambos han de valeros: 
á pesar de sus mudanzas;. 
y á la Jimiga de Adalifa < 
no os candéis de sobomalla, 
porque el amor solicite 
y á -vneslM ventufa valga: 
que «na anidado otra amiga 



mil inpuAlM litmu, do* dMBU del Alpújarhi; 

T BUHilea de incoafenieatM <(ae ea éocrelo le r«*f>«faii, 

«nudo importa loi tllaoft. 7 ea pi3)Uca le sultraten. 

Eito ciciibeii í Calinda* 

ROMANCE DE CELALBA. 



Cdalht , Han , qne ti niindo 
el bien de amor repmentai, 
Albk €n nombre , 7 al fin Alba, 
que el saelo «dornaa y «tegnK 
td (|ne da ta henMiaa boea 
■nspeneos lo* bombra defas^ 
7 á lo* que roliat lai ^idá*, 
con !■« tirio* lo* reereai ; 
ja (pie de mi* ctperanuii 
la flor me coge* 7 iler>a|. . 
7 de mi guMo .7 amoi 
lu> heolM dicliOM pradia; 
qñere daiU mi conteío,. .. . 
■i oiL edad florida 7 aadn, • . 
7 *ee.parta* cao patina ■ . 
Bo coBtndicen mi lengua. ' ' 
Tive, Señora, á'tkgaato, : 
qse I* Tolontad njeta '-... 
•* poUlI* dd eontcnto, 
7 la» lágrima» leanegaA. ■ 
ITo.gtt(U* de aoledide*, 
•nncpneerc* *oU eo'bellenr . 
qne e^eolcoa te» brilo 7 lolo 
á todo* mira 7 calient*. 
' (Al) Hdrá *Bbro(a y dideej . 
j e* potible qae 1» turra; > 
tiene y raateota merale* : :.■■■■• 
qne.DÓ* den fi6U tan'belU í- 
i QuíéB habri-qoe su déteos 



7 apetito* no (e ofrezca, 
puei en ti sola el dechado 
de la hermosura se encierra? 
Ese Aleaido qD« te 'guarda, 
rio* p«i *a* ojos echa 
de Iriatf» edo« brainaBdo, 
agnqne en el bramar acierta. 
Quier« leoerta Meondida; 
j con recato iCnenbíerl a ; -. 
mas ereai IUe do- hermosura, ' - 
7 la Ina iriitobo *e mnesrra.. 
Preatunc que Jt). cuidado 
■era detua gusto» rienda > 
7 na «¿ que *u* aetiBone* 
acreclendw mas (u t«i>a, 
¡ Mal eooocelae mugeres , 
que aquello q^ese les veda ; 
quieren gottac lo prtuiero, 
imitaadD á laiprintera ! 
^Novéqoftsoo cOmo el agq^f 
qué li laeur^O" refrena», 
batea vena* difereste* ' 
por dondelúej) corree paeda? 
I Ni qne la qnefinge mas, 
qneea.sa.cDnton de piedra, 
licoú^roUmaitillia 
al momenio' da. centellas? 
¿Ni *abt:(|ae AoOmocl iübol 
qoc pdr ii^aatri^ypEsatias 



viene í dar Trntó p 
que qniere natnnttna i 
Al fia de n» ignorandaí 
le da merecida pena, 
pnes siendo tWo tu gutto 



pretende ler tu elbaocn - 
Celalba , por Alá saato, . 
que ú le bnrUi y oiegM, ■ 
he de adorarle cual luna, 
corao lo manda mi secta.' 



ROMANCES D£ ¿ÜLEHA. 



Aquel TBlfcrMo SIofo, 
nyo de la quinta esfera, 
aquel nníTO A^ttló «n paces, 
y -niievO Mane enla guerra; 
aqnel'qsé d^ <a:»eÉ(Oria ' 
de rail UainAas dititfnBv, 
antes deupttnUlleel Iideo 
porpuntH de laniK'llfc<diaa; 
■qnel qne esltrl%6:»l unnda 
por sa esAtMao'f ipovria fneraa, 
qne ins mistnmeiMmigas 
le bendiceta ylciieihltlan; ' 
aqnerpnt qnlflná }a<«ma 
le impdrta qne'M pr^enga, 
para c«ntar s«s'ktoMfías, 
de mas "ala;! Titbas íengttM : 
Zületna' ál 'fin', ivl ' wiUfenie, 
bijoiüel ñtétte ZulitiM, ■ 
que Aeí^'ea-ia-gcAb Toledo 
í'áma -j Htéffioría per^nia ; 
no arñado, isitto 'gtflan, 
(aUhijiKiinnfld'Diinas-lo'era)' 
fue á T^'^n' Avila na 'dia -. 
las fiestas '«rnioide fiMta. ' ■■ 
'En-TÍAid«l«i'Ia^gtHa'pltsi ' 
fÓda^Se lale^'y '■**■ «ll^n. 



qne reren fiestas alBfolnir ;> 
les parece coaa anéra.' ' 
En Iqs Bttdainíos Bea^M» ' 
los Ajdalifes le megaiit ■■ ' '_ 
qoe se asienie, ahnqna te>temai 
que á' todos les esenréxoau 
fiendioiéndbte mil TeBCi"M :-i 
su Tenida 7 su presencia,: " '_ 
le daalaa ■damas a»in4o ' '• '< 
dentro^en aoi entrañas iMaéaa^ 
perO'iaL&a Zslcma énAsediA ' : 
de los Atóaides le sintiar - 7 
qne lo^neiton por cn w ae c s. .1 
de Ia< mayor fortaleoa'i' .- - •' 
cnandomas'bre«eqnB«l<)iea^, 
y mas velniqne éráiala; ■ ■ -■_, 
del celebrado Kaiwba ::.../ 
nn toro en la'plaA aüeltiac 
deaapcctobratoyfenHi:' -'it: 
•ista-eaójoéa.'y SPdhekrbiá; '1 ^ 
ancha náaiá, 'corto atMa,' ~- 
ciiendo'Dfeds:^>le,ipiúUe^« 
Desoevpóle Ja»p)aiá'' -" 
toda la:aaH-^«M«ide° ^Imí-j - 
sóid al^ntisiAelá^eálMUa - 



L)¿i.z.iib,Coogle 



pienian hacer tuerte en &, 
mas fuéles la luya adierta, 
fiuti tiempre que el Toro em- 
biste , 
lot maltrata j atropelU,. , . 
Ko osaa mirar á las dajnai 
de pura T^rgUeÓM. d^^i , . 
aunque ellaa tienen, tos ca<V. 
«n Mra fiera mat fiera; . 
i Zulema, miran toda», - 
y uDa.diifrax^da entrf elW . 
que htxA á todaa la tc^ tajar -. 
que el lol elaro i la» eatrelj**». 
le bizoieña* coa el-aljtaf. 
(de qnieuton lo* ojoal^'S^^) 
que esquite, aquelloi %«ares 
con .alguna aneile bu^jj^. 
- La inya bendice el Uoco, 
pne» gu»la .de qu^ se ofrezcA . 
algo que á la bella. B^ora. ■ 
de 10* deteoa ié rna^tra;,., , 
•altadjal,j)DdamioIi^cgai. .'. „ 
vaa n9i^l^, sino Tuela,; , .y 
que aqu>F lepiutó lutalafi,; . 
cono-ei aufB aquetlfi eqpicw; 
CHím^, Sí que i up twpfeíe el 
ioao..¡. .,-,.. ,. .,^ M.,.,. ,1 
con pie* j ntaoM le bneljarx ¿ 
y íiendo ^njetp jl ^»n)J^fln,,, . 
HgPC* »1 hombre |»ujoí(|. , ;,. ^ 
A.piei«p))íte,iIiíl^Kí^fe./, f 
y aBflgMtodpiW TflfiHWf,,, 

qufl;m,««(ifti[¡»,e#Mí,fiiiirm! ,,.. 



' . «35 
jeonta indam^ledieitra 
esgrime el agudo alfoage 
haciéndole mil ofenias: 
retirase el toro atrás, 
líbrase el que estaba en tierra, 
grita el pueblo, brama el TorO) 
vuelve á aguardarle Zalema. 
OtrOi^ez vuelve i embestí Ue, 
y mejor que U primera 
le acierta, y riega U plaza 
con la sangre de ina venat: . 
brama , bufa , escarba , hnelQf , 
anda «Ifededór , patea, 
vuelve ¿4pirar quien le efead^ 
7 de temelU^a mueatrftl' > 
Tercera vez le aféamete, 
echando poi; boca j lettgsa 
blanca 7 colorada «tpuma, ... 
dfr corage 7 lan^fl hecba} 
pero 7a ^lua^o el Uor9 
de verle dnr^r i le acierta 
un golpe,, jMf dio i.la muerte 
le a;hiÍú.nD«apdu>H>i« puerta: 
levanta la vo«,.el y.pIgOt 
cae el toromuerto en tienst 
envidianIelj9S,ipai fuertes, , 
bendícenie lu mas bellas^ 
con,ji))i;|tf^«;ie reciben 
lo» AwiQufs y Vanegas, 
las dainf*ile«nvian el alan . 
A darl^.^ ^Dbprabuena, 
la famU.fm^ P^ firo»P«f 
7 rorapvsA^P^ ^' ^'*'*''* -' 
Apflo tpfns UrPlofi»') 



i.,Goog[c 



Aqael esforzado Mbro, 
Abencerrage Zalema, 
espejode valencia' 
7 retrato de nobleza; 
aquel paciente afilador, 
y perrero siatpa ciencia, 
qae fae muro de sú patria 
j reparo de su secta; 
en an caballo español 
*ale rompinido la tierra, 
el cnal con tropel nieirado 
bate la mennda arena, 
y casi toca en U cincba 
sin tocarle ¿I coa la espuela, 
GonTirtiendo en blanca espuma 
un freno de color ñegn. 
£1 Mot'o sale gal^do 
j gallarda so librea , 
que coa mncho amarla hizo 
y no sin niichá [A^ñíl^cia. 
La marlota ci nnranjadíi 
en señal de sn firmetav 
j no de verde color,' 
qae ya no sé ^ecta de eJIt; ' 
pues como dichoáa aitiánte 
la esperanza tie'ne 'inb^rta, 
porque gozTa de su Üiin, 
y con esio ya no espira. ' 

Lleva él capellar pWtád* ' ' ' 
de nna duÍM pflmá'rtV^ ■ ' : 
porque dentro. 4lé 'stt alíní- ' 
-;todo es placer ¿tiifnto llera; . 
y llera el bonete azul. 



no porque eeloio vengt^ 
sino porque de ib cíelo " ' 
es la eolor mas perfecta ;^ 
y Ilew nti rico cendal ' 
que le tiñe ta cabeza, 
prenda át su amada Hora; ' 
y de su amor dnlce prenda. 
Lleva ademas por divisa 
nna >Mitaraaa emblema, ' 
seSáldé infinito amor -' '- .' 
y no ée poca soberbia; 
Era pQe> el ave Febír , 
ya de ceniza cnbíeMtl," 
cabieMa mas no qnemtda,'; ' 
y si quemada no muerta; 
porque reeibiendo vida : ' 
levantaba la cabeza, 
y en fa Oas ardiente llama 
mostraba mejor su fnerzat 
Esto Heva et rico ama &ee, ' ' 
y en arábigo esta letra; " " " 
■:ási recibo 'yo vida' 
de la dítína que Jb éftÜHaf ■ 
porque amaba aumamenUff' 
i Zara, lina Hora' bellas " 
estiméda en la cia&d 
pw to añligna deiCRHleHcl^ 
y de Jaf Reina estimad* '- 
comd "flAl*eHalPrÍBce»af ■'■ -' 
aunque '«ervida eala Corte" 
no tinÜRttcbaeoin^etéd^A' i' 
Servida;, niaa^ft pagada».-'' 
aioo solo de Znlema, 



Dg.l.zedt,,CoOgle 



que csmo fino Bmatla; 
en in pecho la celebra, 
Pdgale curapKdantente, 
y aun procnra i^ne le deba, 
- na parr m»t libertad 
sino para mas cadena ; 
y asi por esta ocaaíon 
trajo esta río libres, 
deciarando en la' pintura 
lo qae gozaba por ella. ' 
Cruza por el ancho coso, - ' 
donde esUi su dama llega;, ' 
mírale toda la gente 
j admirada te celebra. 
El Moro como es galán 
osa de m gentileza, 
que atrSTÍesa la estacada' 
j i ÍEára el pecho alrirriesa. 
LlegAte^ ai primer balcón 
qne era dó etiaba' la Reina; 
hnmilU eleiqúivo ñieUo 



<97 

j> al momento le endereza; 
y es macho para tal Horo 
usar de tanta llaneza, 
haciendo agora en la paz 
lo qne no qníao éo la guerra 
Bale d caballo feroz 
con la rígaroaa espnela, 
j coge sn dura lanza 
para tal efecto hecha r 
«n hierro con otro junta, 
y no con mncba braveza, 
qne ar la mano iapretaiA 
en fuego la convirtiera ; 
mas viéndose ya aubido 
en el punto qne desea, 
bdmínar hace al caballo . 
y la dora lanza '^nlebra, 
diciendo con voz altiva, 
■nnqae de arroganoia Henaí 
Toita es poco, ttlla Zara, 
en tu divma pretenda; 



Del Alhanibra i Toedit noche 
sale galtáfdO Zalema, 
ciego lie ódléray^oa, ' 

•i acMo It» ««10» dt^an. 
Bajabaet-valíeate Horo 
de noche^tW vet üf en cHa 
puede conünósiíárldad' - -.. 
dar lumbre i eierta'sttspedia, 
de qne in'qúelídáKÉin, 
Mora heitáéti y tüierett, 
alma de sn- peiíuiniáito, 
Ufe y pftltbta le ^niél;»»: 



tnúft celo* H Moro ' 

del Alcaide de Háibell* 
qve en Granada ntiáSí, 
pórqne «ti edle p»«*. 
Cnanto Itera en el' ▼eitiilia' 
va ptabUeando n pan',' 
i(áb qtdtre já pnMicall% 
y lo diga sn Hfarea; 
La marldta vnda oseara, 
señal de etperanza mtfetta;. 
áe unk' cadena bordadn 
Mevabá ^a ceta letra;. ' 



i.,Goog[e 



i3S 

Mi esperaiaa .cauávéi 
j como te vio sujeta^ 
ihidando de su rescate 
vino á morir: eh cadena. , 
El bonete catmetí 
y en él naa pluma negrí) 
j por lelra>: Mi alegría 
compite con mi trisietOt 
Caballo raclo rodado,' 
7 escrito e» cntrambat rienclu: 
Ba rodado por mi mal 
de mi fortuaa la rueda. 
En él caiqpo del adaiga. 
llevaba nna calaTcrs, 
7 an mote ea la frente etcrUo 
en que dice:. Ta est^j cerca. 
Un borceguí datilado, . , 
dorado tolo la voella , ... 
gue ,dioe: Si vuelta eftd,. ., 
dificil. ser,4i volvella. . . 
ITiía baoderUla azul 
en nna lama gincta, 
7 dice la letra: Celos, 
hincádsela hasta que muera. 
Ceñido un dotado aliango, , i 
dorada jaex 7 etpnelai,,;^ ; ., 
7 toca década al brako,. , ^. . 
que ei de 4u Zara U .eo^wsa-i 
Llegado at .*itio 7 lugas ..... 
j donde .ID avada piendft , ■■ ■ 
vivía , annqne eq tvs (nUn^A 
tiene morada ma^ c¡er^.: , 
vid la,^ntana ceiradi^..,. , . \ 
■y por no iplyer üa vell*,' ; ; , 
con el cnentode la la^aa.,. .:, 
did un peqacñi>gol|>ee)» «Usv 



Su dama, qm ^eaepídad»- 

«taba déla noyela, 

por na pequeño poatigp 

seaaomó per ver quien enh 

No le conooió tan preito 

estando un rato yitpenM;- 

Zulema picó el caballo, 

allegándole mal cerca,. 

diciéndole: Sol del mundo,. 

que en lot ojoft rCTerberai, 

abrid toda la ventana. 

deitecraríia laa tiaicbUt. 

Ella que le conoció, 

le dijo: Amado Zalema, 
ese nombre es propio vae*tro> 

yo luna baita que sea, 
que ya labei* qno á U luiu^ 
el sol su lumbre le presta; 
y si acaso tepgo alguna, 
la redba de I4 vuestra. 
Znlema le. dijo: ¡ Ay Zara, 
cuánto en el alma me peta 
de que te cuadre ese nombre 
de luna , 7 que yo sol sea ! 
porque la iup» en el eieto, 
viendo el *ol, en .supreienáa,. 
no da de 4i.luz ninguna, 
señal que de ello le pesa ; 
T coan^u .ee -^cgra .m^*. 
es cnindoi yí tol M analta, 
y creo .q^e, tu Ip .imita» 
en etto por -^vte pena. , 
Respondió ?W%ii(ftr1>Í»A«í -.. 
¡qué. bien 4ieTe(;,i4,,tii ecba.- 
en es?, y flH:-Vw^«'.^»d^ 
^e lo» t^MiK. btwa goerrt ! 



i.,Goog[c 



plegne i Dios- qne at mocho 



Desecli8i Zalema «miga, 

ese dolor qae te «prieta, 

aunqne escarimnsa 7 pAgei 

veai delante mis pBertat, 

pnes soy de peña í sns dueñas humiUendo la cabeza, 

cuanto para ti de cera. con intento de mudar 

Zulema algo aseguiado caballo, lanza j librea. 

solo la dá por respuesta: 



se allane la carreral 
n esto se parte el Horaj' 



Lo qne puede abon^cidft 
la mnger qne olvida (arde, 
hoy se pmeha en nis detdicbaí, 
qne de amor y olvido nacen. 
Del limgc de Taiife,- 
(aunque fae de hninildes pa- 
dres) 
nací Bencemge al nMtuda 
para msrir Beocerrage, 
Heredé sus destentaras, 
gran 'mayoraago de mates, • - 
poca hacienda ymncba eüvidia, 
madrastra de mi linage. 
En la campaila Talientes, 
en el terrero galanes, 
amigos de valeroM* 
y enemigos de cobardes, 
no tuvo dama Granada 
qne Beacerrage no amate, 
que solo el nombre tenia 
rendida la mayor parte. 
Ha crecido cierta envidia 



C*) 

entre el vulgo- variable : 
'dícen,^qne amaron la RciAa; 
>L la amaron , I>ios Ip labe, 
dtgáronme al fin muy «cüav 
tan sin amparo de riadie,' . ' 
qne por.'tolas mis desdioliaa - 
be «onocido mis padres,- - 
que oon -las auyai -padieraii' ' 
las -mias Mr solo iguales,' 
pues ri tiempo y la formina - 
ban hedto en mí cjempto^grail- 

de». . .;■-:■ 

Qaise á la Mora mas-inUa 
qne mira el pastor 'deOaptoie, 
desde :Ia mar donde aiuer^ 
basta el cielo donde :nacé. ' ' 
Desámela, annqueá'creeiio . 
muy pocos se Jpersnadcn; - . . 
mal qaieo lo entiead^-me-digá 
lo qoe pueden libertades. 
¿Qué quieres, ingrato amor? 
¿por qué perseguir te place 



L)¿i.z.,iit>,!Googte 



1 4o 

la. vida que no te ofmtie qatiá tai aqnetto pute. 

con muerte que ba de ^euite? Esto conJAba Znlmm 

¿Por qué Ilorai contra mi í tu Señor AUieitnaide, - 

tú que ea mi faTor Uara»M? junio a limar doiid« quiere • 

Auiente «toy de tu ojos, .. 7 « las ]»iedrai qa.e combate. 

ROSUHCES DE ZEGBt. 



A torobraf de un acebucbe, 
entre robleí ; jarales, 
babU un» caeva oscura, - 
labxada por an lalvBgs., .. 
vaUente morp Zegrí, 
Señor de los Alijareí, ' - ' 
y salrage por desdenes 
de ana dama AbencemgCw 
De frutas verdes y. secas. 
■e mantiene, porque. sabe ' 
que mantiene verde j seca . 
-la esperanza de sus msles. 
Estando pues en su cueva, 
oyó.^gemir.en un valle 
i una leona fiera 
que de su león no sab*.; -. 
bundia el aire con qaejaS) 
y luego rompiendo el aire - 
i sus qnereDcias volvis 
Ivannndá , porqae bíamaii» : 



mas como en guerra deceTot 
el mas úierte menos vale, 
pensando qu6 iio es querida 
viva pena, j muerta cae. 
Suspirando diceel Moro: 
¡amor de jaicio sales! 
con los hambre) te .faacei £era, 
j con fieras hombre te hacex 
dejai esa leona muerta 
portugasto, apotamente, 
que otra mas. brava le espera 
mauteaid« con mi sangre. 
Seis años me desterró, ~ 
que se-cumplén. eSta tarde^ : . 
y mañana, parto .¿ vella 
con bruto dolor y traga. . . 
Sola una merced.. (e pido, 
que si á Granada ll^trc, ' 
la vean aquestoi-^jos. ' •-. , 
porque .los «uytMtoakeat ,> 



£a un aposento oscuro, 
. «I qm de toda la casa, ■ 
entie las ocho j las nuevo 



nn diapor la^nuUSiaDa, 
Zegn, dipho el montañés, 
por nacer en la Alpujarr^i . 



Dg.l.zedt,,CoOgle 



la marlota se áttattáii, 
j ti turbante se quitfiba, 
fne faa pauto para ir A Ter 
á la hermosa Bclúarda : 
halo arrojado va el latio, 
y 41 w ha arrojado en la cama, 
j con ardientes taipírea 
consigo mumo ■ mi hablaba: ' 
¿K dónde t»s, atrevido? 
i A. d¿Dd« tanU arrogancia? 
¿No miras cuan poco f alest 
7 el valor de Belisarda? 
j Qtu^n eres tó, y qaién ei ^la? 
dos mil vecei replicaba. 
LeTantóse como nn raya 
y abre todas las Tentana», 
y toma tinra y papel 
y U escrthe aqueita corta: 
■ Señora, el dejar de verpa 

■ no et porque me falta gana, 

• *¡no por no dar disgusto 

■ ¿quien mí dis^ato cansa, 
("porque tu gusto no pierda 

■ lo mneho que el mío gana ; 

■ en no verte pierdo mucho ; 
<mai no pierdo, qne tú ganaa. 

• Perdona, Señora mi», 
*lai pesadumbres pasadas, 

■ que pues las cansó locura} 

• bien me disculpe ignorancia. 

• A mis importniíHdones 
«también has dada tii causa, 

■ dindome tales favores, 

■ que el menor de ellos bastab» 

• para poder campelic : 

• coo«l nqords'GxkoBda. 



>4' 

■ T((, mi SéKoni, dM díate 

■ grandbimas eaperaasas 

■ de mejorar tos FaTt^rea 

• qne agora van ti ta larga: 

• penit que fuera subiendo 

■ comoquiea sube porgradMf 

■ mas penaando ganar tierra 

• T(^ podiendo la ganada. 

■ Loa favores qne me das, 

■ si M qne te salen dei alna, 

■ no hay i qué loa comparar, 
«pues peniarto pone calma: 

• mas siaon pot cumplimiento 
«suplicóte no lo» hagas, 

• pnes son dineros de duende 

• qne en sombra se desbarann; 

■ OÜaMos qne llaman de fraile,<~ 

• que en el mercado no pasan i 

■ pesas que por no tér jnstas 
«están del rollo colgadas; 

■ obras hechas en pecado 

■ que no aprovechan al alma, 

■ son obispados de anillo. 

• cuya renta no se paga; 

■ voz de guitarra sin cuerdas, 

• fuercas de cuerpo sin alma; 

■ el beso y la pae de Judas-, 

• carias r escritnraa falsas. ' 

■ Yo para decir verdad, 

• harto dnijo si me engañas: 

■ veo señales de amor, 

■ pero tibias y aun heladas, 

■ que pormas qne estoy sin verle 
«nunca veo qúe-me Jlaimei ! 

• cuando de ti me despido 

• nunctt me dices agneráa í 

L)oi.z.iit>,Google 



« si al túdlo te edut las braxoi 

■ lo» quitas y desenlaus; 
asi llegu mi rostro «1 tujo, 

■ el tnjo nny presta apárbu, 

■ y pot mas que te lo ruego 
■ 'Bnnea quiere* T«r mi cara : 
«haces reparo á mis .manos 
«las vetes qneae desmaiuUn.- 
« todas estas son señales 

■ de volnntad no mnj sana. 
DCon:toda aquesto, Señora, 



«será para darte gasto, 
«porque te tendrías sin fallai 

■ que aunque al entrar no lo 

■ tendrásto cuando me taiga; 
«si dijeies: Hal venido, 
«dirás: Norabuena vayas. 
«Díciéadoie estas sospei^s 

n tú me has dicho qne son falsas, 
«y que por no a^rradecellas 
apongo á tul favores tachas; 
*y etto en baen romancees 

■ penoadinne que me amas: 
asi ci asi, y me das lo mas, 

« jcdmo en lo menos reparas? 
«Y4 me daré por vencido 
«con ¡avista de mañana, 

■ st entonces tiete qne estás 



■ corrida 7 emendada. 
aS¿ larga en lo que nos resta 

■ si hasta aquí no fuiste larga: 
I si del secreto recela* 

■ harón que te haya mis trazas, 

■ que habiéndotelas yo diciio 
«no te han parecido malas; 

> ¡ pero harto malas son 

> si no han de servir de nada ! 
«Ya sabes qne en d secreto 
anadie en el mtmdo me igaala, 

■ con esto solo concluyo, 

« con que doy fin á mi carta ; 
o que si el favor que me distCi 

■ le diste de buena gana, 

* no habrá cosa que me niegue*, 
« pues es vndafl apurada, 

• que es .fácil ganar la viUai 
«la fortaleza ganad*. • 
Habiendo la carta escrito 

la cierra , y para envialla 
Ilamií un page que la llev^ 
mas recélase de dalla, 
que para cosa tan graVe 
ninguno h^ de confianaa : 
ni al flaco papel se atreve 
cargar carga tan peuda, 
envolvióla en un papel 
y en su escritoño la guarda. 



3." 



o Zfgrí está estnribltoida nift carta, 

la hermosa Celindaja, Soberbio » Qlsobreesmiu*» 

£on mas láfrimas qae.letnt* que el áobnebik so «^ennia,: 



u.3i.z.iit>,Coogle 



Al úíob ^ Iñt gffto, 
tan al jtun éemiatma, 

■ Si temo tiéadoM «nUBtCj 

■ no teadniresipraicUGa», , 

• poique «i« M^uMnio de «a*- 

■ par«1a>i>o«!blet'm«daiic»: 

• y mal tá, olvidado Horo, ' 

■ qoe con «qcomtf odu ¿Miai 
« >iba liac*rt« tas fuerte 

■ que bo);ni meaori» liartat. 

■ Hablo, amigo , de «peñeatú, 
■i que conoéco tns ventaja) , 

< j temo (tr^ioi sOspecbaí 
^ cuando á agmaa tierra* vajrss. 

■ Tu descnido me prometo ' 

■ coidedoporiraeva cauta, ' 

■ qne er^a para' ver querido, 

• y'na han de faltarte eiclavat. 

■ La que dejaite en Toledo 
«con tu 'memvria desean» ; 

• j quina Alá , dichoio Horo, 

• qaealláeaté^detocvpada! . 

• EnmtcMKCfti te «ira 

o las tarde* j 4a* mañanai, 
<<qtteel-eipqo.de mi peebo 



,43 

■ lOD-JÉi ptimem ptlabra*. 
• £a ná alma tufe (guardo, 
■■•i ea que cual tuya la tratas : 

■ Tea,*visitala, Zegri, 

■ que ae eonfiesa agraviada. 

■ Si me engañares, al menoa 
« una mnger' flaca engafias, 

■ culpada de volotitád, 

■ qne no pequé de ignorancia, 
«j Af Horo del alma mia S 
A.qui suspensa j turbada, 
renovando sentimientos, 
borra las letra* que estampa : 
crece el nnbló de suspiros, 
lo* lijos el papel bañan, 
falta á la mano el aliento, 

7 á la ploma tinta fall». 
La Hora que las enderk-á, 
como es la Hora encerrada, 
tocó á rector A cuarto 
de la Reina y de la* dama* : 
CeKndaja dobló d pliego, 
y i quien lo que ea lotlemanda, 
dice que aon devocionea 
qne 'pasa ckda lemaaa.' 



'ROMANCE DE ARLAJA. 



Ea A acemdo Aiíiqa 
pnettoa loa do* solé* tieooi 
*cUp*adas ambaa luna* 
.con lu lágrimas que vi«rte: 
mil vectti pone los ojói 
en la labor , y la vuelve, 
por<]n« tü^bada'dé ocU»- 



d tino y los puntos [uerde : 
do* mil se le corta el hilo, 
y no el hilo de su* fuedtes, 
que como nacen del alma 
•aon perpéina* *n« corrientes. 
Moro , dice , ma* ingrato 
que lo* ingratos de ^ende, 



poet n eoiididoa Ingnla . 
á Moi bárbaro* etctátt ; 
diae, Arlajs j q«¿ te ha bwlu) 
que le dai Unloi dMdeoe»? 
jGi potible qoe no «|tÍBa> 
la palabra que le ofreces 7 
Sí no ne quicret, cruel, 
¿ poc qué en Talde me «ntrclie- 

nea? 
T li dicei que me amaa, 
quiéreme como rae Tendea, . . 
7eo lástima de tu Arlaja 
■i de tí mismo la tienca, 
qu« Tcndráf á kscer al fiq 
lo que agora do retnelvet. 
Bien aé que besai y adotai 
otra* ma* altaa parede*; 
mal no lo ion en firmeza, 
que ea firmeza de papelea. 
Poca gvaida ei la que guardan 
alts* torreí, lienza* funtea, 
que cnandcr ^itipre el alnuí 
lot hallará traspareniet. 
Quiere bien en una parlet 
no qnieras en tantaa veccih. 
que ei forzoto no querer 
■i Un partido anduvieres. 
j No ves que ei not^e agravio 



seguir tantoi ptstíwtí\ 
7 pagar con Ofl amof 
á trea 6 cuatro quercrea?. 
} Qué poco te cueaUl staari 
que trat cada cantón muereai 
Bien parece que no amai, 
pnea á oinguna aborrecca» 
£oTÍdia te tengo, Moro, , 
no á tu amorcUlo, qne mientea: 
¡ oh quién pudiera mentir 
por querer siquiera á .veinte ! 
De gallarda complexión, 
de hermosa voluntad eresi 
tú vendrá» ¿amar por tiempos 
ajgno millan de mugUea. 
¡ Plegué á Alá que quieras tanto 
que de purO'Smpc i<evi<ent^ 
y que «borru^ca* á. todas 
cuando finges que Jas. quieres ( 
O que dea 'en oteo estreno, 
pu«s de estreno á lestivino vie- 

qne te snbao miis de pniito 
lo qne tú tanlo encareces i 
7 que pues eres Narcisoa 
pues Narcifo. te. pareces, . 
de tf mismo le enamores, 
pues ao te bastan mugerest 



ROMANCES DE ARBOLWT» ... 



Sohrt lo veráe j las flcwM sus floridas «spec^itza*, 
uDas Moras enlazadas, , sacó el galUi'dip Aibplltn 

amarga fi-uU qne dieron ... en una muerta. .gaítoEda, 

Dg.l.zedt,,CoOgle 



mncf tr« con qae bJ mnndo nutei- 

tra 
lo que *e mneitra en ra can. 
JNo Itera mote ea U «npreta, 
que mudo' emprendió luMMÍU', 
j el >ev mudo no le mndk 
la mudanza de«u dama. 
Callando á la calle llega, 
j al- pasar por ella, paia 
tan duro* paso* de muerte 
qa< el menor pasa de raya. 
Tan mirado y tan temido 
mifa el balcón de Gnabala, 
que Honque á ta mira estuvieran 
mi[ qoi , no le miraran ; 
la cual de cabellos bellas- 
unotlasM desenlaza, - 
]at:otque en lazos de amor- 
rendidas atroai enlaeaÁ: 
y entre matas de on jazmín 
tiende ras matas doradas, 
matas' que isatan á todos, 
y pur ninguno se matan. 
Cayóle una cinta Terde 
que et Moro alcanzó, y alcanas 
tan rico akaoce aa gloría, 
que no TiTiera alcanzada. 
Btla por cobrar su prenda, 
una >u criada llama, 
criada , y criada al gusto, 
de quien es norte en crianza ; 
y dijoleque subiese 
una lista enamorada, - 
que entre Us Moras de nn Moro 



■45 

de verde se hace morada; 
que si tantas Horas moran 
como en su A.ljuba en su alma, 
alma Hora , -Aliiiba y Horu 
no morirían solitarias. 
Él , apuntando la einta 
con la punta de la lanza, 
punta que sú punta esfuena 
,fin fallar pnnto i su fama, 
dijo: las Moras nacieron 
de una que sembré en el alma^ 
una, tan una en belleza, 
cuanto es una en las mudanzas. 
Cogitas sin merecerlo, 
de mil flores plateadas, 
flores que Iñen crin flores, 
pues tan defloresse pasan, 
y no teñirán tu cinta, 
porque de san|;^e se pagan, ' 
sangre de la mejor sangre - 
que yertió sangTe cristiana. 
Si es yerro a 6 obedecerte, 
yerro «t hIAró de inls armas, 
que cantiyo que'lit hierras, 
yerra nracho Si te enfada. 
De aqui la pruebe i quitar 
tu prenda , quien en tu casa 
prendas sin-prend^s merece, 
porque aprenda 'á celebrarlas. - 
Con esto atajó' la rienda - 
al caballo, y á las ansias, 
parte i aeaballo á caballo, 
y en mil parte» pane d alma. 



L)¿i.z.iit>,Coogle 



i4« 



' Sale de an juego de cañas 

vestido de aial y.iarde 

cl valeroto ^rbplttn, 

casi al puiftQ tquge apochece, 

en un alosan C^bqllp,. 

adurnado de j^yeoet, 

lleno el frena d^ -penacho», 

y el pretal de cascabeles. 

!De San Locar tale el Moro, 

y camino va d^ G^lves^ 

tan melancólico y trUtéf 

cnanto tíoo ayer alegre; . 

porque QDa morada toca 

qne á sn l^u.dió cn-retme- 

de t^n hermoso camafeo, 
MI un. verdoso booete, 
■yi6 que la Ueraba presta 
(si los ojos no-le miepten ) 
en lo bhnco de. |a. adarga 
sn competiilpF '■^IOQle- 
A sus láatimps^H juntas 
á respondeE ív* sr .atrere 
el eco por no .^ojiille, 
que aun hasta.«l eco le teme, 
[f^alditq sea^^diceel Moro, 
quien se lia 4e i^ugeres, 
pues sabc.spa mas randable* 
qne los apo^ , djai J meses 1 
i Malditos s^ati su* halagos, - 
si halagos decirle pueden, 
pues halagan con la pas, 
y armiida la guerra tienen 1 



i HaldiU* setuí slis palabra j, 
maldita cnanto proineteni 
{mes píometen yvo.cnmplen, 
y sin dádivas na quieren!! - 
I Maldita su falsa risa, 
pues cuando rien abarMcm« 
7 cuando muestran amei .. . 
es cuando mas se endurecen! 
¡ Malditos sean sns favores, 
y el amor falso que tienen, 
pues quieren al que no ama, 
y al que las ama aborrece! 
¡ Malditos sean los gemidos 
que dao, ú ausentes loa tienen, 
-pues nollotau por la ausencia, 
sino temiendo que tienen ! 
.\ Mal haya también mi dicha, 
pues cuando florecer debe, 
con la niebla de unos celos 
se aniebla , marchita y pierde I 
{ Mal hayan mis esperanias, 
pues dstaban ayer verdes, 
y hoy.se han tornado amonllw 
con un cieno de desdenes! 
¿Quénie importa ámi,d^Guala> 
qne me mires siempre alegre, 
pues ,que segnn hoy he visto, 
sin, duda, entonces me vendes? 
¿ Qué me iroporu que tá digas, 
que por mí vives y mueres, 
pues segim hoy has mostrado 
fingidamente hablar debes ? 
Entre los áuf^idos tratos 



Dg.l.zedt,,CoOgle 



que á entrambas fürtes prome- 

sÍD iDclinarle í ninguna, 
¿ él piadosa, á mi clemente; 
mas vale que te decides 
y esos adeinanea dejes, 
puei qne con ello* me engañas, 
y tuipenso á Ámete tienes. 
Con e&to vivirás leda, 
y alegre vivirá Ámete, 



•47 

j yo moriré contento 
por let tú quien me da muerte. 
' Podréis gozaros loi doi, 
7 yo gozaré mi suerte, 
que será «na c^rt^ vida, 
colgada 4e esos placeres. 
No pudo hahUr mas el MotOf 
que lágrimas le detienen, 
y un sudor qae ha procedido 
de celosos accidentes. 



3." 



El mas gallarda ginete 
qne jamás tuvo Granada, 
cortés , galán y discreto, 
brioso en jngai' las cañas, 
dieUro en una y otra silla, 
y mucho mas en las armas; 
fuerte cual acero en ellas,, 
y cual cera entre las damiH ; 
dbmante entre Ini alfanges^ 
gracioso cu bailar las umbral, 
(al en las conversaciones, 
y medido en las palabras; 
vestido de ana marlota 
medio azul , medio acamada, 
efectos qne cansa el Qloro 
en la bella Mora Guala: 
el «apellar amarillo, , 
que es color desesperada; 
azul el turbante y toca, 
por unos celos que trata. 
Pártese con razón poca, 
y auséntase de su dama ; 
él va vestido de tiesta. 



y ella de IntQ en el alma. 
Camina para Jaén 
solo por jugar las canas, 
cuando Guala pieide el rostro 
de los contentos del alma. 
Es Mora,. cuya hermosura 
mit corazones enlaza, 
y viendo libre á Arbolan, 
de esu manera le habla : 
¡Arbolen I ¡valiente Moro! 
¿ tanfUcamente me amas, 
qne con pequeña ocasión 
de mi prepen^ia te apartas ? 
¡ Qh si pudiera seguirle, 
y como <jne t« espantaras 
viendo en mí la fortaleza 
de amor, qiie en tí se acobardal 
£1 ver partir á Arbolan 
tanta pena le di¿ á Gnala, 
que cayó la Mora enfeima 
al tipmpo que él caminaba; \ 
y á Moras qiie le preguntan 
de s^ eikframedad la causa. 



i.,Goog[c 



i46 

TiaponAe con fingimirato 
j con palabras dolilada*. 
M«ao9 dobleces ta toca 
tiene, que el Moro llevaba, 
que son los que Guala muestra 
en el mal y en las palabras. 
Solo i Zara que es su amiga, 
y de su ArboFan hermana, 
qiüejas y ocasión le«ueBta 



con pUtíca dará y llana. 
( Ay Zara , qaerida amiga! 
I cuan mal tu hermang me trata, 
que con anseacia rabiosa 
ya por momentos me acaba! 
T esta) palabras diciendo 
•e le quedó desmamada ; ■ 
flaqueza del mal qnelÍMie, ' 
y fuerza de amor lo <»nHD. 



Preso en la Torre del Oro 
el fuerte Arbolan estaba, 
por mandado de su Rey, 
con cuatro Alcaides de gttarda; 
no porque traidor faa áidt» 
contra su corona en nada, 
sino por celos que tiene - 
de sn idolatrada Guala'; 
■ Ay querida Gnala, 
•triste del qtw sin Tcrie mnerte 

!, aguarda.' 
Jtfanda que suelto im sea, 
sino para maí vengansa, 
con dos pesadas cadenas, 
que pies y man^s le traban; 
viéadose de aqnella aserte. 



sin remedio de esperanza, 
suspirando dice í voces, 
asomado á una ventana: ' 
"Ay querida Guala, 
«triste etc.» 

Y lu^o volvió los ojos, 
y á Guadalquivir miraba, 
diciendo: Rey inbnnHino, 
ya -obedezco lo que mandas. 
Mandásteme poner bierros, 
y cargásteme de guardas, 
ambas á dos, cosas son 
no sin gran misterio causa. 
• Ay querida Guala, 
■ triste del que sin verte muerte 
aguarda.! 



ROMANCES DE ALIATAR. 



De la naval con qnien fneroa y fe de suceso! varios; . 
tan indementea los hados, en una playa desierta, 

que «■ prueba de la fortuna^ ' . nía roías velasdcjando 



u3!.z.iit>,Goog[c 



á repinte, li es poiible 
repara n>e lolos cascos, 
TueUe Aliatar á Castilla 
par» que el Bey Toledano 
ppr tíerr» ó por mar le pcnpe 
en nu» petigrosot cargos ; 
que de lu linage nable 
las proezas iniitando, 
del gisn AKaquísu padre 
desea seguir los pasos. 
Pasando pnes su camino 
por la ciudad , í quien damos 
el blasón y la memoria 
del escuda Castellano, 
Adalifa, Mora bella, 
amiga de amor de paso, 
paso en el Moro los ojos 
para mudarse y quitallos. 
Ta suspira porque lia de irte, 
7a lloFft-porque ha llegado, 
ja del tiempo forma quqas, 
5a le llama Dios humano ; 
ja su muerte le da celos, 
ya sus celos son engaños, 



ya detiene i aui deseo*, 

yn da rienda a sua cuidados, 

ya se le aiituja que es Dido, 

ya que AJiaiar el Troyaiio, 

huésped , robndvr de fe ; 

mas no hay fe donde hay agr»- 

Mil promesas hace el Moro . 
contra el poder de los años, 






o aJInn 



y eucumhra los valles llanos. 
En esto llegó el ausencia, 
cirujano de cuidados, 
vida de presentes gustos, 
muerte de gustos pasados. . 
Asi' se trocó Adalifa, 
y en su pensamiento vario 
voI¿ í otros nuevos desvíos 
Kgida de olvido ingrato ; 
y Alistar, porque no entienda 
que de sn olvido hace caso, 
aobre la arena escribió ^ 

de sa tigereu el cargo. r 



Alcaide, Moro Aliatar, 
con la Reina os congracíastás: 
mas son aqnestas razones 
de mnger que no de Alcaide : 
dijistp no había bonete 
de Moro , dó no ser baile 
loca de dama ó cabellos, 
medalla , cifra ó plamage, 
7 qae las damai avisan 



de qne las esclavas salen, 
de las damas mensageras 
& visitar los galanes ¡ 
qne de papeles hay muestra 
en et terrero las tardes, 
como si el mostrar papeles 
no fuera bajeia grande;, 
que rondando algunas noche* 
encontráis al Moio Azarqae, 



debajo las celosías, 
B donde suelen hablarse. 
Si le topáis ó le veii, 
prendedle 6 acuchilladle, 
j sino callad de dia, 
como de noche, cobarde. 
De la discreta Xarifa 
■iendo mentira , contastes, 
que señas bizo en Genil 
al Moro de Ocaña Azarqne; 
' já lás dos Galvanas bellas, 
(siendo quien son los GalTanes^, 
sin reipeio y con malicia 
de altaneros las tnitastes. 
Del cuarto de nuestras damaS 
hiciste injusta cárcel, 
y apagando la ocasión ' 
encendiste voluntades. 
Algnna afición dormía; 
yo sé que la despertaste : 
mucha privación es fuerza 
que en mncho apetito pare. 
Mentís, Alcuide traidor; 
mentís, Aliatar infame, 
y perdonad, que las damas 
asi me mandan que os trate; 
pues de esas falsas razones, 
y de ese traidor ke'biblaAte, ' 
no hay honra qué caté segnri, 



n¡ nobleía sin ultrage. 
Los galanes' caballeros 
■irran damas principales, 
qne en amores de esta snerte 
ningún desacato cabe. 
Tenéis entrañas dañosas, 
presumís grandes maldades, ' 
gobernáis ágenos bienes, 
para el fin de vuestros males. 
Las sospechas que soñáis 
poblicaislas por verdades. 
i Ay de tos , y cómo os veo, 
que en pie os moriréis, Alcaide ! 
Damas servísteis un tiempo; 
allegad y preguntalles 
qQÍ¿DSoisTos,yqui^nson ellas, 
sabréis baji^zas notables. 
Jamas tuvisteis amigos 
que seis dias os durasen; 
señal de malos respetos 
no conservar amistades. 
Alas armas, Moro amigo, 
dejad malicias aparte, 
y en vez de damasco y sedas, 
vestid jacerina y ante, 
que lai manchas en que la honra 
á tantos buenos echastes, 
han de salir con lavarlas 
en vuestra alevosa sangre.' 



Aiarqúe, Moro valiente, 
es ausencia me infaniaite, 
fSci^ndo palabras que eran 
m'tí ie lüugér que deAiarqne. 



Dices qné teptué mal 
con la Reina y con Tos grandes, 
y que soy cobarde : mientes; 
tii mioités y éreí cobarde. 

, Contóle 



Mira, AurqiM, lo fpie dicei 
otra TCi ante* que bfibleí, 
que «L tu Un» es tamída, 
ya de. mi Innia temblaste. 
Dijiste, ] pobre Aliaiar'l 
en pie morirás,. Alcaide: 
yo te iMtaré en preiencia, ' 
porque amenté na rae natci! 
Lacea hectiss con pilnbrasi 
y obrasdo, hechos no haces, 
que has alcanzado la fama 
*ÍD que la fama te alcance : 
ai mandan darme la mairte 
la» damns , Ten á malamie, ; 
j podrás volver sin vida • - 
á quien mi muerte esperare; ' 
qne soymas bravo y fnrioto . 
qne tii en mi amencia mostraste 
haréte agravio en los ojos 
antes que en el pie me agravies; 
mira que valen muy poco 
palabris qne poco valen, 



poei I« palabra* y pluma» 
dicen que las lleva el aire. 
Considera que do ]>uedGs 
aasente hablar disparales, 
que e* el.inimo que encierra*, 
y qaien las sabe Ins tañé. 
Cohoieo bien tus espaldaí, 
que tengo señas bastante*, 
por dó tus fingidos hechoi 
no loi «¡gas ni te jactes: 
deja el nombre de-valicnte, 
qoe no ei raían qne lo infame^ 
pues se da nombre de hecTios 
ú quien- trechos hacer sebe. 
QtiscBMe, ikEirt|iie famoso, 
que oMÍndoiá dicha me liallcf, 
podrás matiiw mi lanza 
en el matii'de tu sangre; 
mas el viento se las lleva, 
que comd' el viento »e gaste, 
aire, f*aKibras y ^mas,- 
todo és kire, j túeres aire. 



Con el titulo de Grande 
qne le di¿ el Rey por tos armas, 
el fiero Moro Alistar 
va de Antequera á Granada. 
Colgada del almaizar 
llevaba sn cimitarra, 
la izquierda mano en la rienda> 
y la derecha en la lama: 
Dos to£Bs sobre il bonete, 
y polvo sbbre la cara, - 
lágrimu sobre los ojos, 



y cuidados sobre el alma. 

Del caballo por el aire í 

vuela la cola alheñada, 

las manos huellan las cinchas, 

y la espama el freno maiicba: 

de plata los acicates, 

que con la urgre que saca 

parecen sus blancas puntas 

coral en cabo de phita. 

Iba tan tigóo el Moro, 

iqne si olgnn inspiro dabtaf > 



L)o¿.iit>,Coogle 



desde donde le conieD», 
á medía legua le acaba. 
"Ño llera preciosa* piedru, 
porque aljófar j ejmeraldat 
la* dejó cuaodD fte.Tiqo, 
«n dientVi y ojos de Arlaja. 
Por el aemblaote sn pena, 
7 por los ojos sos anü»* 
7 de todo la. ocasión 
por la divisa: declara 
no á^ila, mijo pico 
se cebaba en las eotraaas 
.de nb sanY,.cMi «slaicita: 
Por envidia íe.lat íasa. . 
Déjale, envidia, en mi daño, 
dice el Moro , (torque habla 
¿ sola» , y Je parece : 
cualquiera toiBbra'AbotianiBrv 
I Si con mi daña no medras, 
por que mi vea tara agcavtas, 
y haces qae se lOBfchiten 
tn fama y mis espi^raDzas ? 
¡ Ay amiga de mis ojos ! 



73110 temo tu mndanM, 

qne mis prendas, por ser tnyaa. 






lible 



Q&ISB 



Muestra Taronil esfuerzo, 
mira que será gran falla 
que mis armas te se riodao, 
7 te ciddan sus palabras. 
Dijo, 7 olvidóse luego, 
de los respetos que guarda, 
7 para Veogar su injuria 
¿ su pariente amenaza. ■ 
No espera verse delante, . 
ui tu respeto se guarda, 
porque va mus que el caballo 
presurosa la venganza : 
lo que topa desmenuza, 
7 á los hombres despedaza, 
7 escápase de sus manos 
la lana , por estar alta. 
Dijo : si el temor de verme, 
Abenamar , no te mala, 
espera para la vuelta; 
7 en esto se entró en Granada. 



Denmo el caballo de entrada 
que me dio el lte7 de Marme- 

aquel morcillo brioso 
qne pisa galán 7 recio..- 
aqud que rompe la tierra 
7 vuelhe al amor del freno 
)as vueltas que á ver mi dama 
da mi triste pensamiento : 
•quitadle el verde jaez. 



7 «ajaezádmele lueffo 
de negro, porque declare 
la pena 7 mal de que mnerOt 
La marlota quiero negra, 
7 negro el locado quiero, 
7 las plumas del peiuclio 
como el vestido que llevo: , 
las cañas n^as tambieu, 
porque se baga n^ro el jufgOr 
que quien tiene el pechó Iriitt^ 



i.,Goog[c 



color no le tiegni el peobo. 
Solo el velo de U adaif a 
quiero que no vaya Btgro, 
'»ino itvil, porque declare 
loi negtot celos que tengo. 
Todo de n^ro vestídp, 
por el arenal del puerto 
entró Aliatar en el coso 
acotando in lorroenlo ; 
TÍdo ú su Zoraida bella, 
•j parle laego corriendo, 
deseando de hablarla; 
ma^ uo compita su deseo, 
que su contrario Celia 
pasó cerca de sn puesto, 
j al pasar le echó Zoraida 
prendas que mas le prendieK 
Echóle una toca verde, 
j una flor morada enmedio, 
dándole fe f esperanza, 
j á Aliatar muere de celos. 
Parte Ceiin tan ufano 
cuanto Aliatar descontenCo, 
y sin acabar su pena 
principio ponen al juego. 



i53 

Hícierott dos ¿ tres inertes, 
j el Alcaide se esiá quedo, 
defendiéndote de ««ñas 
que pretenden ofenderlo. 
Tiróle Celin la suya ; 
mas con un enojo inteaso- 
sn caña liró Aliatar, 
que fue tico sin remedio, 
porqoe dándole en la adarga 
le pasó la adarga j pecho, 
abriendo al alma camino 
por donde salió al momnito. 
Apeóse del caballo, 
j fue donde estaba el muerto: 
quitóle la toca verde, 
esperanza de sus duelos ; 
>n. j volviendo á cabalar, 

' fuese á Zoraida dicirado: 
mal guarda Cdin.lns prendas, 
tan grande amor pretendiendo. 
Quédate , tirana ingrata, . 
qne en tu memoria esta llevo, 

, que quiero hacer prendas pro- 
prendas qnie para otro fueron. 

6." 



IVo con asnlei takalíes, 
corvos alfanges dorados, 
ni coronados de plumas 
los bonetes africano*, 
sino de luto vestidos 
entraron de enatro en caalio, 
del mal logrado, Aliatar ' 
los afligidos soldados: 



• Tristes marchando, 

■ las trompas roncaa, los lambo- . 

res destemplados. ■ 
La gran empresa del Fénix» 
que en la bandera volando 
apenas la trató el viento 
temiendo el fuego tan alto, 
ya por señas de dolor 



u3i.z.iit>,Coogle 



1 54 

barte el nulo y deja et campo, 

arrastrado «ntre la serla 

que et Alfereí va arrastrando : 

■ Triitet etc.* 

SaU¿ el gallardo Aliatar >' 

con oien Horiicoi gallardos 

en defensa de Motril 

y socorco de su hermano : 

á caballo salió el Moro, 

y otro dia desdichado 

en negras andas ie yuelven 

por donde salió á caballo : 

« Tristes etc.» 

Caballeros del Bfaestre, 

que en el camino encontraronj 

encubiertos de una s cañas, 

furiosos le saltearon : 

biriéronle palamente, ' 

mnrid Aliatar mal lobado, 

y toi inyos , annqne rotos, 

no yeBCidoi le tMnaron: 



I Tristes ele. > 

I Ob cómo lo siente Zatda E 
¡ y c¿>na vierten llorando 
mas qae las berídaa sangre 
sos ojos aljófar blanco I 
pilo lú, Amor, it lo viste; 
mas jay que de lastimado 
diste otro nndn á lo venda, 
por no ver lo quC ha pasqdol 
í Tristes etc.» 
No lolo le lloró Zaida; 
pero acompañan la cnanto* 
del Albaicin i 4a Alhambra 
beben de'Genil y Darro; 
las damas como (i gnlnn, 
los valientes como i bravo, 
U)» Alcaides oomo á igual, ' 
los plebeyos como'á amparo: 
■ Trlsies marchando 
^ «las trompas roncas, los tambo- 
res destempUdos. • 



ROMANCES DE MULET. 



A la vista de los Veleí 
el fuerte Muley camina, 
que era la vuelta de Alora, 
, donde el amor le encamina: 
en nn retrato los ojos 
de la bella Sarracina, 
y beaindele mil veces . 
á decille asi principia; 
; O tesoro de mis mates, 
y de mis qomllai miaa! . 



I ei posible que tos manos 
contra mi pecho se inclinan? 
Acuérdate de las flores 
que, cogí en Gualda medina, - 
y qiie en presencia y ausencia 
HuJey ante ti «e inclina : 
ablanda ya el coeazon 
de esmeralda diamantina, 
y no pienses qire en desdenes 
tu falsa afición le afina. 



i.,Goog[e 



Bajeando voy tu calor,' 
coma la fiel golondrina, 
que s« Ta huyendo del golpe 
d« la furiosa marina : 
i]ae porque me vi^te hablar 
en la zambra con Cevina, 
quisiste contra In fama 
ser á tu gusto divina. 
No uses de los dobleces 
que usó la canta Armelina: 
mira que mi pensamiento - 
á pensar en ti no atina. 



. i55 
Si te hablo, dicesme, 
qne me voy de la bolina j 
y si te miro callando, 
eres contra mi malina. 
Tfo sé, Mora, qué te hago, 
pues con furia repentina 
te defiendes deun lendido 
con escodo y jacerina. 
Con esto llegó á un arroyo 
de una fuente cristalina, 
y á la sombra de un nogal 
su lacio cuerpo reclina. 



Echada está por el suelo 
A-lcalá de los Gazules 
poi el Santo Rey Fernando, 
dia de S. Pedro un Innes. 
Los chapiteles de plata, 
que amenazaban las cumbres, 
con el humo y con las llamas 
su rojo srrebol encubreo. 
Su alcázar, mezquita y baños 
vomita alquitrán y azufre, 
á cuyas llamas las anuas 
de los Criitianos relucen ; 
y dejando la ciudad, 
una cuesta arriba suben, 
haciendo desde lo alto 
rail luminarias y lumbres, 
cuando BU Alcaide Mnley 
al Cristiano lley descubre 
desde una arruinada torre, 
qae ya se quiebra ó se nnde, 
y dice: «Llega, Cristiano, 



• saquea, roba ydestruye, 
«pues que has vencido el linage 
I que al mundo de sangre cubre. 
«Los Gazules llevas presos, 

< de esta tierra honra y lumbre, 
«y te afirmo qne Granada 
cicercada un año no dtiré. 
n Cuándo Teniste á Alcalá, 

■ dentro en mis baños !o supe ;' 

■ dejé la toca de seda, 

■ qne mi frente ciñe y cubre, 

■ á las torres de mis anqas 

• con mis Moros me retruje i ' 
■salí al campo porque nadie 

■ de ser cobarde me acuse; 
nmas lléianme el alma presa - 

• en una Mora de Tunéz 

• que fue de esta tietra 7aego, '' 

• y de estos ojos la lumbre, 
(Diómela su padre ei Rey; 

• de África í Espina la ^je ' 



i.,Goot^lc 



i56 

" en nn& fuita tarqnesa, 

■ qae de oro j leda compaie 

■ toda la popa dorada : 
«hice qae mi eitrado ocupe 
«con cíen Cristiano» vettidoi 



■ de lelai blancas y amlM. 
(Celebráronse l*s bodas, 

■ mañana nn año te cumple: 

■ martes , dia de desgracia, 

■ qae se acabaron hoy Innes^ 



ROMANCES DE ALHORALIFE. 



El mayor Almoralife, 
de tos buenos de Granada, 
el de mas seguro alfange, 
j el de mas temida lanza ^ 
el sobrino de Zutema, 
Visorrey de la Alpujarra, 
gran Consejero en In paz, 
fnerte j bravo en la batalla, 
en socorro de su Rey 
ae Ya á la mar desde Bau, 
mas animoso y galán 
qne el hijo del Horo Andalla; 
tanto que al mondo so nombre 
Hguras fianzas daba, 
qne verdaderas saldrían 
■US dichosas esperanus. 
Albornos de tela verde 
j de pajizo de gualda, 
marlota de raso al uso 
de aiules linos sembrada, 
por mostrar que allá en la 

escubre con esperanzas 
los lirios que ya son verdea 
7 fueron ñores moradas: 
con cnatro Moros detras. 



solo en una yegua baya, 
que quien quiere adelantarse 
bien es que delante vaya : 
recogiendo pues la rienda, 
cesando el trote paraba, 
por no sentir por la posta 
la ausencia de Felisalva , 
Saca un retrato del pecho, 
que aun ¿sa calle no basta, 
porque salen Lras la vista 
las imágenes del alma. 
Amada Mora , le dice, 
que parece que me hablas 
con ceño porque te dejo, 
y dejándote me agravias ; 
j cómo me miras alegre, 
pues yo re vi esta mañana 
tan enojsda conmigo 
qne contigo te enojabas? 
Si no lleras como peña 
que está dura y hecha un agna, 
¡lanchóme quieren tus ojos! 
[ mucho debo á tus entrañas ! 
Si el arrancar tus cabellos 
no es sentimiento qne engaña* 
I mndios «bellos, uügBj 



u3i.z.iit>,Coogle 



por mt reipeto te fallan I 
Habla jra, que á tn pintara 
U darán vida mis aniiaa, 
dejando mi cuerpo triste 
vacio y con foerúi üacai. 
FelUalva, no te entiendo; 
las suertei e*taa trocadas, 
hoj callas tú , j hablo yo, 
ayer hablaste y callaba. 
; Mal haya aquel amador 
que al retrato de su dama 
le dice sns sentimientos) 
pues que no sienten las tablas I 
] mal haya aqnel que H mira 
en retrato mesorada, 
il llorando, flacoy ttistej 
yella compuesta y tifanal 



¡ Ay pnndoDor, que me Heías 
á nieterma en nna barca, 
y entre las ondas y el cielo 
cargado de acero y malla ! 
¡ A.y mis baübs y jardines 
que al mejor tiempo os dejara! 
Mas si dijo mi conteoto, 
¿qné ba^ en dejar mi casa? 
Amiga , por nuestro ai 



que I 






suspirando me la eoTies, 
qae no venceré sin alma. 
Con esto los cuatro Moros 
á media rienda le alca oían, 
escoride el retrato y pica, 
hablando de guerra y armas. 



De la armada de sn Rey 
¿ Basa daba la vuelta 
el mejor Almoralife, 
sobrino del gran Zalema ; 
y aunque llegó á medía noche, 
á pesarde las tinieblas 
desde lejos divisaba 
de su ciudad las almenas. 
Aqnel' chapitel as mió, 
con las águilas de César, 
insignia de los Romanos 
que nsurparon esta tierra. 
La torre de Felisalva 
apostaré que ei aqaeUa, 
que en fe de su dneño altÍTO 
compite con lit ntretlat. 



; O gloria de mi esperanza, 
y esperanza de mi ansencia ! 
¡ CoiBpañia de mi j>usto, ' 

soledad de mis qnerdltt! 
Si de mi alma qnítasea 
los recelos que la quedan, 
y algunas facilidadc* 
que de tas gastos me cnentin : 
ii tu belleu estimaras, 
como estimo tu belleza, 
fueras Ídolo de España, 
y fama de agenai tierras. 
Dijo, y entrándose en Basa 
á sus Motos d¡¿ la^egna, 
y del barrio de tu dama 
las blancal paredes bé«a. 

L)¿i.z.iit>,Coogle 



»58 

Hizo laiscaa qne ntabt, 
y al ruido de la leña 
diiTmieron ans ansias vivaí, 
y PelúalTa despierta. 
Salló luego á su balco(i, 
y de pecho* en las verjas, 
á su Moro envía el alma 
qae le «brazaje por ella: 
apenas poeden hablarse, 
qne la gloria de sn pena 
les hurtaba las pulabras, 
qne en tal trance no son buenas. 
Al fin la fuerza de amor 
^oAipió al silencio la fuena, 
jorque sus querellas mudas 
por declararse revientan; 



y la bella Felisalva, 
tan turbada cuanto bella, 
estando atento su Moro 
i pregUDtitlle comienza : 
Almoralife galán, 
¿cómo vcdís de la guerra? 
¿matastes taotos Cristianos 
como damas os esperan ? 
I Mi retrato viene vivo, 
ó mOrió de las sospechas 
c[ue i »u tríate original 
le dan spJedades vuestras? 
Del vneatro sabré deciros 
"que parece que le pesa 
de que foltándt^ el ver, 
vivir j miflatl« pueda. . 



Descargando el fuerte acero, 
idesciñ¿ndose la espada, 
desembrazando el escudo, 
quitando el peto y espalda; 
desatando el bracelete, 
.echando acnllá la maza, 
liesando la toca asul, 
•que es celoa , y celos ralña ¡ 
de corege y de ira lleno, 
de la perdida emboscada 
«stá el fuerte Hiato oyendo 
«1 aviso de I4 ADiambra. 
£1 Rey manda, que ea el punta 
suba á lu Keal saljt, 
donde xstá toda ta .«ovte - 
decretando, cierta cansa ! 
un pa¿e vieme corriendo 



del cielo dó está sb dama, 
y como viene;del cielo 
trae del cicla una embajada. 
Gallardo Moro , te eapera, 
dice el page , quien mas te ama; 
y el menaagero replica : 
el Rey y la corte aguardan. 
Vuelve el rostro de ira lleno* 
y no contra. quien le agravia, 
mas contra si; y quien pre- 
gunta, 
pr^unta, responde y calta. 
Está un poco enmudecido, 
que acontece á quien bien afQS, 
que quien no sabe de amoi 
pocot tragos do estos pasa* 
El Rey, dice et menHgciOf.. 



>¿i.z.iit>,Google 



iSg 



mala espina itendníí jcalla, - 
que ei dettreu at inerte toro 
saber me4ille la rara, 
Cada.cualie ettá'incitando, 
que no halla poeo quien baila 
los mensageros tan-fieles, - 
qne en esto no ten^^aB falta. 
I Almoralifet ¿qné esperas 
que hay peligro en la tardanza? 
Dice el Maío»:¿iqaUn:ine «kpera? 
Responde él pigc: tu. dama^ 
Fclisalva, Almovalife: 
AlnioralifG,aqs«llx alba 
que te suele dar luc pura 
cuando í't» Doclie le falta > 
piensa qne vienes herido^ 
6 que sirTes á otra dama, 
que te cura las heridas 
que amor y el rd>ato cansaní 
vióte venir de la^erra, 
ao aUaite á <cttÍ3. la cara; 
¡cara cuesta tn vcttida! 



i tn venida cnesiR cara ! 
¡Moro, mira portus.ogoi, 
que son espías delalaia, 
y en amar son sobrescrítoa 
de las amorosas cartas ! 
Mejora con tu presencia 
la venida de Granada : 
asi el cielo no empeore 
tu jornada y suja á Baza. 
Deja de. estar pensati¥a, 
piensa. como está tn dama; 
aunque mal digono pienses, 
no pienses hasta mañana. 
Ven , donde verás el dgño 
que hace verdadera cauta 
de imaginar si la troceas 
por otra qne mas. te adrada; 
Eres, tú sol > so)a' Benix ' 
es cita r Jflaett tí se abrasa> 
y quedarás 'Coa cenizas. - 
solus si en venir te tardast 



ROMANCE DE GALVAIT. 



Con su ñqneza y tesoro 
Calvan sirve á Moriana : 
ella se deshace en Uoro^ 
por ver que siendo Cristianí 
está cautiva de un Hoto ; 
y su doloroso aCsn, . ' 
que sos uistesai le dan, 
pasa, sin osar dMiillo, 
Morlsna «n 'el caitilto 
coa este Hovt» Galvan. 
' R<AóU el Vvto atrevido 



de la huerta de so padre, 
sin ser de nadie impedido^ 
de los ojos de sú nsadre^ 
y poder de su mazido. . 
En su castillo y lugar i- ' 
la quiew tanto adorar, 
que en nn jardín recostados- 
jugando están á los.dados, 
por mayor plaeer tomar:' ■ 
y tanta peua sentb, 
que por victoriosa pierna 

L)¿i.z.iit>,Coogle 



i6o 

Uene cnanto alli'perdia: citá Un iin libertad, 

elU aunque tríate en á alna que ecliado en la jwrba vertle, 
moeitra en el roftio alegría; cada vez que el-Ueropierde, . 

7 solo en Tcr m beldad. pierde tum viUn ó< ciudad. . 

ROHAJJCES DE XAIUEE. 



Una paite de la V^a 
que el Genil 7 Darro baños, 
CDjraa aguas enriquecen 
_ el Xaraguí de Granada, 
como mqvr poiesioiH 
amena y de maa ganancia,. 
dejó en doteAnete , Peraa, 
í su hiJA Celindaja, 
Mora qne entre Morat bella 
la llama qnien Tellnakania; 
y alcanaa tanto poder 
que nadie alcanra á miralla, 
«in que al momento no rinda 
alma , corazón y entrañas, 
que ton deipojos j gages 
que ofrecen los que bien aman, 
Estaba prendida de ella 
un bizarro de Cártama, 
y preciase de biaarra 
porque es biiam su dama. 
A las nuem de la noche, 
cuando comienza Diana. . 
con SD clarifica litmbrv: 
í tender ráyoa de plata, 
parte el Moro .ventnroao -, 

Á yerá su Celindaja, 
¿Twaupoiaf suglOTÍa : 



ai en unanpnesto se bailan. 

Ko le cabe la alegría 

que tleía dicñiro en «1 alma, 

y qtiiere qn« las ribetas 

gocen boj de sus ganancias. 

Suelta la voe , dando al viento 

mil donaires, mil palabras, 

que el amor tenia-esculpidas 

como piedra en sos entrañaK 

Sintió grau rtunor^r- estruendo 

entre las espesat.maust 

que los ecos de tnsglorias .... 

esperan nuevas mudanut. .-i ; 

Dos dispuestos Moros signen 

u(Mi collada y velos planta 

por el rastro de las voces 

y de la alegre algazara 

3I Moro , 7 como los siente, 

vibrando fuerte la lanía, 

con bocrisono sonido 

vuelve rienda, embraza adarga, 

aprieta la tofia (d braxo, 

pone bebillcta y entaaa : 

encaja el verde bonete, 

da de espaelaa, paeaU» aaltA. 

Traidor, dice el uwo de>eUoS| 

villano, de :ril cuuüla, 



L)¿i.z.iit>,Coogle 



aguarda, ignarda, qneTcngOi 
que vengo , que vengo, agaarda; 
apercíbete, Hurillo, 
escódate coa la adar|^, 
qne li do te eicudas preito 
paaarte be con cita lanza. 
Gallardo *e mueitra el Moro 
ojendo el aguarda, agnarda, 
J pelea embravecido 
de la noche á la mañana, 
que no teme aquesta gnerra 
quien -salió de otra mai brava. 
Ya las puertas de occidente 
paiala clara Diana, 
y can claros rayos f ebo 
dóralas cumbres mat alta), 
j como si en aquel pnato 
GOiAenEaran la batalla, 
andaba la eicaramuxa 
los dos coDtra el de Cártama, 



l6i 
Xarifé viéndose galo, 
el dulce ifoinbre declara 
que rumiaba entre los dientes 
d« su hermosa Celíndaja; 
y habiéndole pronunciado, 
•in derribar mas la mata, 
deja su ma^or contrario 
la comenzada batalla. 
Muy venturoso , le dice, 
de muy valiente le alaba; 
¿ lia» cómo no lo serás, 
si te ayuda Celindflja? 
Goia , Moro, lo que es mío, 
que-yo te doy la palabra 
de jamás te la estorbar 
enfiestas, zambra Ó batalla. 
Fuese siguiéndole el Moro 
quebabia venido en sti guarda, 
yXarife dió la vuelta 
para tornarle á Cártama, 



Sobre destroncadas flores, 
junto í la fuente del Cisne, 
sentada está Celindaj* , 
mas hermosa que no libre. 
Mirando está al verde prado 
sus colores y matices, 
que con el so] resplandecen, 
y con el agua revivan. 
No lejilivian Sus cuidados 
verdes plantas y jazmines, 
ni las horas regaladas 
délas sombras apacibles: 
el iwd ([ue en el alma siente, 



cualquier contento le impide, 
que las flores, fuentes , fiestas 
mas al afligido afligen. - . 

Por un pequeño recelo, 
que dentro del pecho vive, 
consiente amor en sus. l^yes 
que muera el amante triste. 
Asi Celíndaja muere, 
y innque muere do to dice ', 
á mas padecer mas calla^ 
sin á nadie descubrirse. 
Quiere quejarse, y no puede, 
y ana vei y otra cepitej 

.Google 



l63 

mas cansado el snfrimiento 
al vienio la vos despide: 
peasamienlos aao roaos, 
¡dichoso el que no os^edmíte, 
cnanto pobre y desdichado 
quien por vosotros se aflige ! 
Decid, jpor qud os cautívaís- 

teis í 
Declarad todo el origen, 
si no es tan secreto el caso 
que pierda algo por decirse: 
mas si de veras amáis, 
olvidar «imposible, 
j mas »i con el aroor 
teueis la fortuna firme. 
I A.y qnién supiera dd estás, 
mi regalo y mi Xaiife I 
¿ Sí aoai» vives con otra ?... 
¡masay , si con otra vives! 
£1 Moro que oyd el lamento 
procura presto encubrirse, 
para oir el tierno llanto 
de su Mora, y lo que dice; 
pero no pndu aguardar, 
si.el sufiimiento sufrirse, 
que el firme siuoe en su pe- 

. le hace que de prieta aguijé. 
Con mil sttspiriM comieoza 
á habUrla , j la mano i asirle, 
diciendo: mi Celindaja, 
¿quién bay que del bien te 
prÍTe? 



i lieue por ventura el mundo 
Alialares ni Adalifes, 
Gómeles, Muzas ni Azarqnea, 
Sarracinos ó Zegríes, 
que cualquiera ea tu servició- 
no se postre y arrodille, 
y para mas agradarte 
3 besar tus pies se incline? 
¿Mus qué es lo que dije ahora? 
I Cobarde ! j qué ea loque dije? 
que si no soy yo, ninguno 
puede pretender servirte. 
Descubre elrostro )a Mora> 
como el sol tras el eclipseí 
tan apacible y alegre, 
cuanto alegre y apacible ; 
y el enamorado Moro, 
que en sos razones prosigue, 
á vueltas de mil ternezas 
¿ su Celindaja dice: 
Sosiégate', gloria mía, 
haz que lus ojos me miren, 
que en ley de Moro te juro 
que jamás mi ley te olvide. 
Aquese dolor se aplaque, 
porque el mío, se mitigue, 
y reeibe en holocausto 
esta vida que en ti vive. 
Con el fin de estas razones, 
aqvbot í dos se despiden, 
diciendo : AJá te acompañe: 
Alá te acompañe y guie. 



i.,GoQg[c 



Al AJcaiiíe de Antequera 
el Rey ie Granada escribe, 
que cODira el Rej Castellano 
diei y seis lanías le envíe; 
las ocho que partan luego, 
y á Jaén las encamine, 
y que aperciba las otras 
para el tiempo que le avise. 
Besa Zulema 1* carta, 
y ejecuta lo qne pide, 
escngtendo de sus lloros 
los mas fuertes Adalides. 
En estie tiempo á la Corte 
le fue fonoso partirse 
á poner en paz dos Moros 
<]ne tratan guerras civiles; 
y á su hijo noble encarga 
qne al Rey tas lanzas envíe, 
jtues el honor de los dos 
en esta empresa consiste. 
Un domingo salen todos 
al son de sos añafiles, 
los caballos cordobeses 
y los soldados 'Zegries. 
De amarillo, azUl y blanco 
Ins ocho Moro* se visten, - 
colores de Gelindaja, 
porqaíen inspira Xarife: 
bonetes de mezcla llevan, 
y con bandas verdes ciñen 
1)9 plumas blancas terciadas 
que verlas todas impiden. 
AJfanges de Tnncí penden 



de doblados tahalíes: 

las mazas en el anón, 

y las lanzas en el ristirct 

bayos llevan los jaeces, 

las sillas blancas yfirmei, 

los estribos plateados, . 

y negros los borceguíes. 

La tronfpeta que loS llama 

un fuerte soldado sigue, 

que va por cabo de todof,- 

y la fuerte escuadra rige. 

En an pendón de damasco 

(aunque se precia de humilde) 

por orla bordado lleva 

del Alcaide el nombre insigne; 

y las bandas de sus armas 

con las otras que dividen 

los cinco leones fuertes 

de no domadas eervices. 

Los Moros salen averíos, 

y las Moru los bendicen, 

porque van aventajados 

á los Muzas y Alfaqnies. 

Gallardo sale este día 

en una yegua Xarlfe, 

qne lai alas hurt¿ al viento, 

y la color i los cisnes, 

con una estrella en la frente, 

aleñadas cola y clines, 

y un jaez azul, bordada 

de aljófar j de rubíes. 

En la adivga l'eva un sol 

y una muerte negra y ttisUr . 



i64 

con unat letras dondaí 
qae dicen : Cuando te eclipse. 
Blancal y amarillM plumas, 
entre tocas tunefíes, 
con un alquicel bordado 
de estrejks y flor de liaes: 
unairangede Toledo, 
coa el puño de amatistei, 
y en. lugar del pomo de ora 
una cabeza de tigre. 
I^ gruesa' lama de fresaa 
pare<íe «n sus manos mimbre, 
que coFno el viento las plunas 
asilajaega y esgrime. 
Oído se ha la trompeta 
dentro de Generalife, 
cuando porVeríe las damas 
dcMmparan los jardines. 
El Mora mira das rejas, 
obligando ¿que le mirenf 
y viendo á su bella ingrata 
asi la requiebra y dice: 
- Si vivir sin esos ojos 
fuera á mi alma posible, 
ó pudiera de la tuya 
sin la inaerte dividirme, 
yo faera i lervir al Rey, 



no porque privansa envidia 
mas por traerte despajos 
de alguno» Cristianos libres. 
Lo que ei'posible en taHodíbre, 
y la ocasión me permite, 
en los soldados se muestra 
y en los'cotores que visten. 
Quien tiene cautiva el alma 
mal puede llamarse libre, 
y el que parte sin morir 
no diga que noie olvidea; 
ellos se van', y te ofrecen - 
los Cristianos que cautiven, 
mientras lo'ifneda su dueño 
de los ojos por quien vi ve> 
Alegre la herposa Hora, 
de que no quiere pariirsc> 
y que solo con las lanías 
al Rey de Granada sirve, 
cúbrele desde el balcoa 
de aEucenai y alelies, 
y el Horo favorerido 
de la reja te despide. 
Sacó la lanza gallardo, 
y por hacerse invisible 
al vienta deja suspenso 
de que la yegua le imke. 



Ardiéndose está Xarife 
cu el /negó de Daraja: 
Télaeo ageno poder, 
y ¿I se ve en él de mil brasas : 
sus suspiros son el viento, 
en «{Ue seeiici«n¿e eiia Itana: 



sus quejas son las centolas, 
y el humo sus esperanza*, 
lio cura ya del jaez 
ni de la pluma bizarra, 
ni de bordar el aljuba, 
pi deL color de U manga : 



L)¿i.z.iit>,Coogle . 



Bolamente se- áe«ve1t 
en el hábito del alma, 
que amor, como le parece, 
yaleintrecba , ja te cnf&da: 
hnye de geote los.dias^ 
llorando )h nacbei pasa, 
y á voces se qoeja al viento^ 
con semejantes palabras: . 
DarajB , tanta bermosnra. 
jcémo tan mal empleada? 
jcdmo volnntad tan libre 
■eTsl^ifi tan presto esclava? 
{ Qne dejes á tu Xarife, 
que no Tale menos qae ama, 
jqne siendo el que es Molej ■. 
lamieras mas que i tu alma! 
¿ Tanto le va en ver sin vida 
al que en servirte la gasta? 
j Tanto te va, fiera bella, 
en qae te noten de. ingrata? < 
Sí buelgas como enemiga . 
de-ver mi muerte temprana, 
JO mismo Ubnscaré, 
ai quien la basca la baila ; 
que cuando en escaramniai 
al encuentro no me salga, 
estando cerca mi estoque 
no he menester su gnadaSa} ' 
y si la muerte que digo 
. te pareeemay bourada, 

has que me mate A traiiúois. 

cae que ya.me la trata... 

Fácil la serinatarme,. 

aunque ta armai menos valga, 



»0S 

pues en tenerte consigo 
sin ellas me quila el alma; 
j tú vivirás contenía 
cnando por. toda Granada 
la muerte de tu Xarifc 
por.todos fuere llorada. 
Cuando te contare alguna, 
de menos duras entrañas . 
á dónde bailaron jni ciierpo,' 
y quién le lavó las llagas ; 
cuántas laniadas tenia, 
y cuántos golpes de espada, 
y c'nintai horas eilnvo 
sin conocerle en la pbsa; 
¿ qn¿ la faltará aquel dia 
para bienaventurada, 
si no te turba eí contenió 
ver mi desdicha acabada? 
Podrás despacs de .yo muerta 
ir libremente á tas zambras ; 
podrás sacar en^ las fiestas 
una gala y otra gala ; 
podrás gozar de- la vega, 
y ponerte i la ventana, 
y entre las Moras amigas 
alabarte de esta baaaña: 
y como tendrán mis huesos 
la tierra por dura paM», 
bien te ba de valer mi mperte 
paravivir descansada, 
ti menos ba:de celarte 
el que sabes lú-qoe trata, 
mas da-veñgarm» de ti^ 
que yo de pedir vengania. 



Dg.l.zedt,,CoOgle 



Al lado de Sarraciaa 
Xarífc está to una zambra, 
hablando «d sa amor primero, 
de que fue la Secretaria. 
i Sois TOS ( le dice la Mora ) 
Xarife aquel de Daraja, 
aquel.de fe tem|jlo, aquel 
monstruo de j)erse ve rancia ? 
Tres años lia, caballero, 
que os ¡tora |ior muerto Kapaña: 
ai muerto , ¿ aómo en ct mundo? 
> si vivo , ¿ cómo iin, alma? 
El eoam orada Moro, 
por satisfacer la dama, 
oí en vox humilde ni altiva 
ati la lengua desata. 
£1 hilo de nuestras vidas 
CD mano está de las Parcas, 
ellas le rompen y tuercen, 
que fuerza de Amor no baste. 
A cada cual su carrera ' 
de una vez se le señala^ 
po hay mas alargar la corta, 
no hay mas acortai la Jarga. 
Si hubiera querido el cielo, 
(que para mas mal me guarda) 
puerta baa dado mis empresa» - 
á mas de un morir de fama: 
mas d« una vce el Maestre, 
midió conmigo, sa laozB': . 



mas de an golpe de loa svfoo 
guarda.por blasón mi adarfa. 
En la traición de Mu le y, 
y en la libertad de Zaida, 
si no dórame la vida 
fue culpa de mi desgrada ; 
aunque fue ( si bien le mide) > 
cosa por raioD guiada, 
qu< no es justo pueda elJiierro 
lo que no puede la rabia- 
Vi triuufar á mi eneinigo, 
de quien me venció 'sin armas, 
yo el cuello puesto en cadenas» 
y ¿1 su frente coronada : 
vi adornados sus trofeos - . 
de mil laureles y palmas, 
y el ave de Ticio fiera 
cebarse de mis enlrauat. 
¡Entonces, entonces, muerte, 
á buena sazón llegaras } 
tuviera el sepulcro el cuerpo 
do tavo su cielo el alma! 
Muriera donde á lo meaos 
supiera el mundo la causa, 
donde mis placeres , donde 
murieran mis esperansat. 
Mas si está ordedafd» arriba, 
Tivanós, pase eaU^&rsa, 
que quien basta aquí ha ra&ido . 
sufrir podcá lo ^e Mta. 



u3i.z.iit>,Coogle 



■«7 



En la rega está Xarlfe 
mirando el famoso alcázar 
qucÁ Generalife sirve ^ 
(le fuerte, corona y guarda; 
y al mismo tlempu que el sol 
doraba la luz al alba, 
7 el rocío lie sui ojos 
deshino el sol de Daraja, 
á cuyo fuego también 
desató la lengua helada, 
y desepbrieron las quejas 
detenidas en el alma. 
¡ Bien be visto , dice el Moro, 
■i las sospecbas engañan, 
pues han salido mas ciertas 
qne fueron imaginadas! 
Por el primero favor 
medisteuna pluma infanta. 



n del »i 



3 fruto 



de mi perdida esperanza ; 
pensé que el grande calor 
del amor qne me mostrabas, 
ferlilixora tn pecho, 
tierra estéril, seca y. tarda, 
y que la palma me diera 
el dulce fruto temprana; 
jpero qnien siembra en arena 
qae coja viento ; palabras! 
Llegóse ya la ocasión 
en que pndieran mis ansias 
hallar remedio en tn pecho, 
J estaba en él tu mudonca; 
pero como de mi mal 
po fuiste mas qtie la caasa. 



al aptirar de la fe 
se conoció que eras falsa. 
¿Paia qué finges, cruel, 
imposibles y amenazas? 
Feío si amalas, supieras' 
que no las teme quien ama. 
Los na y o res imposibles 
amor deshace y allana, 
porque es como el rayo fuerte 
que lo mas fuerte quebranta. 
Como dos contrarios juntos 
para vencer se se na la o j, 
asi amor en imposibles 
sn poder muestra y levanta. 
No te espantes si el desden 
y el alma desengañada 
puedan tanto, que me fnerceD 
á que del tiempo me valga, 
y que busque mi remedio 
y procure mi venganza; 
que un desden sana con otro, 
si amor con amor se paga. 
No es mucho que el fuego sea; 
puede serla nieve tanta 
que venza lo menos fuerte 
con la calidad contraria. 
No te fies de los ojos 
que cuando quieren me matan, 
pues la fuerza de un disgusto, 
laiitayor paciencia afeaba. 
A muger qne quiere bien 
¿qué impiden tías ni bcrmanai, 
pues los 'muros y las torres 
SBelen ser débUes cañas? 

L)¿i.z.iit>,Coogle 



Amor qae mira en reipetof, 
¿por qué causa amoi se llama, 
si al Ajnor le piotan ciego 
porque no repara en nada ? 
Esas tibiezas y celos, 
recelos, dadas, palabras 
no son efectos de amor, 
qne al amor nada le espanta. 
Sin quemarse el víto fuego, 
7 é pie eajuto paaa el agua, 
ásperos montes camina 
y al aire eitieade tus alas. 



Quien pone duda en sd gusto 
mncho descubre del alma, 
yo á lo menos bien conozco 
que no le tienes, Daraja. 
Si una vez se apaga el fuego 
no hayas iKedo que renaEcá, 
que no he de ser como el Fénix, 
aunque he sido Salamandra. - 
Esto dije , y suspirando 
picó su yegua alazana, 
y entró en Granada furioso 
por la puerta del Albambra. 



no la B<ñna de las aves 
cuando se abate á la presa, 
no la flecha de Diana 
sale del a^co tan presta, 
como parte de Jerez, 
el Nieto del gran Zulema: 
bien se le parece al Moro 
que amor las atas le presta. 
La vuelca va. de Toledo, 
jurando no darla vuelta ' 
hasta allanar el alcázar 
de quien depende esta empresa. 
Vele al pasar su Daraja, 
; y-reconoce la yegua, 

I no la empresa de la adarga 

, ' que como olvidado es n^icva. 
i Lleva en lugar del ayupqu« 

I y del monte (asnqne lo fnera) 

un haclia verde encendida, 
con otra amarillf y muerta. 
Sin letra va la divi^, 



que es el alma de la empresa, 
que mientras vive su alma 
no quiere empresa con ella. 
Verde toca, verdes plumas, 
verde la manga , y cubierta 
de menudo aljófar, verde 
borceguí, mochila y. cuerda: 
verde la aljuba que viste 
llena de blancas estrellas, 
y por los verdes estremos 
se ve lo pajizo apeuas.- 
Conócele y desconoce 
la dama, mira, arde y tiembla,, 
ni bien se atreve & llamarle, 
ni bien de llamarle deja. 
En esto alzó el fiencerragc 
con descuido la cabeza, 
pudo s«r que por miralla, 
aunque 1^ pesó de vella ; 
y como mas de cortés 
que de obstinado se prects, 



L)¿i.z.iit>,Coogle 



inclina tocado y lanza, 
y recoge brazo y rienda. 
Ella con toe alterada 
le dijo, liéadole cerca, 
después de algunoi ínspUoa 
y alguna lluvia de perlas : 
Xarife, ¿para matirnie 
tan galao y tan apriesa i 
¿Qaé promete esa verdura? 
¿Qaé hacbas quieren ser esas? 
j£s Zaida la yerde y viva, 
y yo la amarilla y muerta? 
f O ton hachas, de siis bodu 
que «irveí). ¿ mis exequias?. 
Iras muy gallardo agora 
í la comeiwada empteatf 
si no eslá cansado el cielo, 
de sufrir mil insolencia*. 
¿Piensas que pgr ser galán 
y haberte puesto en la overai 
por ser de prueba el adarga 
y la lanía algo mas gruesa, 
y por ser (como otns m^icbat) 



esta jornada en mi otenta, 
puedes, allanar los montes 
y hacer d« los valle* siercasT 
j Camina t ingrato, eamínal 
iPrelondemuger por fuevzal 
¡Trabaja de romper soto 
por tanta* gradas y puertas I 
que si de loi justos cielos 
algo puede la clemencia, 
yo espero ver de tu cuerpo 
cebadas aves y fieras i 
y el coraioQ que me diste. 
y agoi;a, traidor, me lIcTaSj 
pasado de tantas lamas, 
como de amorosas flechas. 
No siempre la ciega, diosa, 
temeridades aprueba, . 
ni siempre cerrado el cielo 
está de un triste á las quejas. 
Esto dijo demudada, 
y sin aguardar respuesta, 
en couñisíon i Xarife, . , 
y al mundo, dejó ea tint«bU*, 



8« 



Fiel. Secretario Lisacq, 
el forastero Xarife, 
sabiendo tus preceaiiones, 
por esta carta te,pide, 
que á la discreta Daraja, 
no la rondes ni visites, 
si goiar de. sus favores 
procure* ni solicites : 
. que no la escribas billetes, 
porque si alguno la escribes, 



el aitpa que tengo en ella 
lo ve luego , y me lo áiec: 
qne e* haito mejor que ocupes, 
en servir al Rey qne sirtes 
la pluma, que no ocupalla. 
en billetes nugeríJes. 
Banme dicho que procuras 
con mil astucias y ardides, 
apartarme de sus ojos, 
siendo una cosa imposible. 



L)oi.z.iit>,Coogle 



17» 

Cánsaite en valde , Lttaro, ^ 
si della quie* dividirme, 
que dos almai qae son noa 
aolo el morir la» divide. 
Mil Moros hay en Granada, 
tan gallardos y gentiles, 
qne hurtan la hermosura á Apolo 
7 esfaerio j valor á Alcides: 
7 aunque algunos pretendieron 
asistir en lo qae asistes, 
aalióles al Gn la snerie 
de la color de los ctines : 
<]ue este cegaeznelo amor, 

' como es hecho de imposibles, 
lo que es fácil dificult*, 
facilita lo dificii. 
To he visto Moras gallardas 
despreciar Horos sublime», 
7 después poner sa amor 
en ttn page qne las sirve ; 
porqne en gustosno hay disputa , 
ni en amor leyes qne obliguen, 
ni en las mogeres razón 

. que su gusto les limite. 
Significóte esta^ cosas, 
porque me han dicho que dices 
mal de mi, y que deDaraja 
te maravillas j ries, 
porgue poniendo sn amor 
en un'ftorastero hunñlde, 
deja'un Secretario Real 
que la ciudad muida y rige. 



Hamildesoy, 7 no en ungre, 
que si eres de los Zegríe», 
yo soy de los Bencerrages, 
y en desgracias pareciles. 
Siempre fueron envidiados, 
no es mnoho que tú me envidies, 
que siempre damas nos quieren 
7 traidores nos persignen. 
También me certificaron 
que entre las trazas qne diste 
para gozar de Daraja, 
desterrarme pretendiste. 
Preciándote de discreto 
muy necia elección hiciste, 
porque mal, Lisaro amigoj 
un cuerpo sin alma vive. 
Daraja tiene mí alma, 
la suya en mi pecho asiste, 
vivir sin mi es escusado, 
7 yo sin ella imposible; 
y pnes indicios has visto 
de ser esto verosimil, 
deja el alma de mi «Ima 
y procura otra alma libre. 
Otras Moras hallarás 
que te sirvan y acaricien 
de volnntad , que el amor 
nunca por fuerza se rinde. 
Acabada eaia razón 
cerró la carta Xarife, 
7 á Lisaro la envió 
con un page qne le sirve. 



Dg.l.z.ilt>,G00g[c _ 



R01IA.NCES' DE LISABO. 



Ya por el balcón de oriente 
tu rosero Apolo mostraba, 
las Ugrimat enjugando 
que vertió su dnlce hermaiia : 
por él la encogida rosa 
las hoja* tiende y ensancha, 
j Clicie comienza e) carto 
qné hace mirando ts cara. 
En esta sazón Lisaro, 
á quien fortuna contraria 
hizo enemigo á la vida, 
y amigaáia muerte amarga; 
cnanto infelice gallardo, - 
en una yegua ala tana 

por la vega de Granuda. 
Mil Teces la ciudad mira, 
en agua los ojoa baña, 
y procurando hablar 
su voz nn suspiro . ataja; 
pero del dolor fonado 
Toz y suspiro acompada, 
cansado de nn dolor fiel-o 
que ya con >n vida acaba. 
Zoraida , dice , qne olvida* 
á quien muriendo té llama, 
á mil antigaos servicios 
pagaste al fia como ingrata. 
¿Rosoyyo^i»apadoun tieni> 

,po 
snceoder tu nieve helada. 



cuando decias: de lisaro 
ha de ser siempre Zoraida? 
jCónu) olvidaste esta fe, . 
y á quien tanto te avadaba, 
condenas i daño etctito . 
naqido de tu mudanza? . 
Y tii. Rey, que bas conocido 
el valor de aquesta espada, 
rayo qsc ofende y ,deshace - 
i quien tus leyes no guarda; 
pues tal coocieKo ordenaste, 
poco mi .vida te agrada, 
que mal admite concierto 
U división que tal cauéa, . 
Dejáraime que muriera 
receloso de mt alma, 
y no me dieras la muerte - 
entre muertas esperánnaa. 
Consintiera» que AlbsnzaUc, 
por ventura ó por ventaja, 
diera fin á aqneata vida 
que me ofende sin Zotaídfc 
Esto dijo, y del turbanM 
una plnma veede arrancai 
y espárcela por el viento 
qne harta el ciclo la levaitbi. 
Huye de roí, dij» el' MoH), 
que tu color no me agrada, 
pues iraa nn deadlen tan claro 
no habrá Ixgar de esperanza. . 



Ú3i.z.iit>,Coogle 



liifaró que fue en Grinada 
cabeza de los Zegríes, 
inasi gallardo en guerra y paz 
qne~el mejor Almoralife, 
■alinde Alcalá de Uenare» 
donde lirvieudo reiid«. 
el Alcaidía famosa 
que le dtó su Rey Xarife. 
rio T3 cual suele á Toledo 
á jugar cañas , ni viste 
morado alquicel de seda, 
ni dorado alfange ciñe. 
No, siembra bonete axul 
degranatet y amatiscea, 
ni lleva listada* de oro 
blanca» tocas tuneciea. 
Sale buscando, furioso 
& sn Zoraida, & quien siece, 
y á la padre que la lleva, 
siguiendo á quien le persigue. 
Encerrarla quiere el Moro 
por sospecbas que le oprimen, 
siendo tal , que puede al templo 
Ilerar el agua del Tiber (*). 
Coa esUi aasias IJsaro 
hace <Iue su gente aplique 
al color delrcorazon 
el v.e«tido negro y triste*' 
Cuadro Moros le acompañan» 
todos denegro se visten; 
démelo ton loi jaeceSf 
y de luto loi tahaliei- 



£r alfanges y acicates 
relumbran nuevos matícei, 
y negras las eitriberas;^ 
de CtSrdoba borceguíes ^ 
las lanzas de color negro, 
los hierros la vitta impiden, 
basta las blancas adargas 
con banda* negras dividen. 
Yeguas negras andaluza» 
que al viento los pasos miden, 
solos los frenos son blancos 
por la espuma que los ciñe. 
Lisaro, solo entre todos 
un ramo de laurel ciñe 
á la toca del bonete, 
entre los penachos tristes. 
En el camino se para, 
aunque impoBta qiie camine, 
y mirando el ramo verde- . 
i sus esperanza* dice ; 
solo en mi deseo pudo 
ser poderoso y posible, 
nacer de esperantas y«cdM 
la muerte que le matcbite. 
Eu las manos de Zeiáida, 
alegre ramo, naciste, ' 
con tan dichosos pnmdpios 
qne .esperaba alegres fines y, 
mas en la flor de tn gloria- • 
cuatro enemigos tuviste, 
■goa, fuego, nievf'y vjento, , 
qne aun cortado te persignen : 



(*J Hace alusión á las Vestales. 



i.,Goog[e 



p«ro aanqne voy i la muerte 
no hs querido qne te prive 
de qoe eite mi luto veai 
, tú qae mi esperanza iiiiite, 
para qne en mi sepultura - 
el qne te -viere imagÍDe , : 
que el dueño de tanto bien 
vivo muere, y muerto vive. 
Tales quejas diñe el Moro, 
cual suele en an muerte el cisne. 



cnando amor mnestra í Zoraidá 
qne tiene vista de lince. 
Lisaro avira i m gente^ 
Lace qne tas yeguas piqueO) 
y los caballos contrarios 
que alborotados relinchen. 
Pánensele á la defeusai 
pero de poCo les sirve, 
porque «I fin vuelve á Álcali 
con su esposa alt^e y libre. 



KOMA.NCE DE MOHACEN. 



Antes que el sol sn Inz mués 
tre 
la saya Venus nos muestra, 
anunciador cierto y claro 
de la Aurora y su luz bella, 
í tal hora, que en Granada 
gran alboroto se anena 
de alambores y clarines,, 
de añafiles y trompetas, 
que hácep de la gente alarde^ 
y tocan a la reseña. 
Quiere et Rey salir á vello, 
y con sus damas la Reina; 
y laego como el sol lalc) 
salen Moros á la vega, 
los mas bravos y galanes 
qne empuñan lanEs ó gineta) 
vestidos y aderezados 
al fin, como para mnestra. 
XiOs que en solo gnerra tratan 
llevan adornos de guerra, ' 
los que son enamorados 
llevan dÍYÍ»as y empresas. 



Un gran mirador sé hizo 
para que los Reyes vean 
después pasar las cuadrillas) 
y escaramuzar los dellaa. 
Ya vienen , y van pasando 
de cinco en cinco en bilcra 
los de Ubeda y Andujnr, 
los de Cdrdoba y Baeza , 
de Málaga y de faen, 
de Ecija y de Lucena, 
de Veleí y de Molina, 
de Jerez de la Frontera. 
Entre todosse señala , 
Mohacen el de Antequera, 
en su caballo picazo, 
con marlota blanca y negra; 
negro y blanco el capellar, 
cabezadas y estriberas ; 
negras y blancas las plumas, 
las borlas j la bandera : 
de negro toda la adarga, 
y de plata mil estrellas : 
un cendal negro <ea el braio, 



174 

y el blanco bcaio de fuera, 
7 en la inntíeca ana ajorca 
que le áió de su muñeca 
Celioda , de perlas j oro, 
linda, mas que el oro y perla*. 
Va tan lozano j gallardo 
que apenas toca U tierra; 
lleva los ojos á todos, 
y á todos el almi llera, 
y á quien le rinde la suya 
baja el Moro la cabeza^ 
y viola mas bella y clara 
que el Aurora clara y bella, 
diferenciándote á todas, 
. conio la flor Á las yerba*. 
Mobacen la miró alegre, 
y ella le miró risueña, 
habláronse con los ojos, 
que son de las almas lenguas. 
Ea esto se pasó el Moro, 
y ella traspasada queda, 
con la mano en la mejilla, 
contemplativa y suspensa; 
y dijo, considerando 
del Moro la gentileza : 
Alá, Moliaoen, te goarde, 
Uahoma te favoiezca, 
y en guerra ó en pai que trates, 
próspero fin te suceda : 
respétente los amigos, 
los enemigos le teman, 
las banderas de sut mauo* 



debajo tus pies las veas : 
sea tu lanu de diamante, 
las suyas sean de cera, 
porque los hieras y mates, 
y no te maten ni hieran: 
las damas entre galanes 
por el mas galán te tengan, 
y en las fiestas y en las cañas 
mas qne todos bien parezcas, 
y las damas que quisieres 
mucho mas que á si te quieran; 
nunca enlreen su pecho olvido, 
ni en el tuyo entre sospecha. 
Si competidor tuvieres, 
á ti solo favorezca, 
y si con ella casares 
no te engañe ni te mienta, 
y tal gasto en ella bailes 
que i todas dejes por ella; 
tengas desengaño en celos, 
y sufrimiento en ausencia: 
levántete la forhma, 
y ñje el clavo en su rneda. 
Nunca Celinda acabara, 
mas la escaramaaa empieza, 
y vio ir su Moro delante, 
porque á todos -atrás deja; 
y asi trabada entre todo* 
duró gran rato la fiesta, 
y volviéronse i Granada, 
donde otiB fiesta se ordena." 



i.,Goog[c 



175 



ROMAnCES DE HINILORO. 



£d U a^M terrible noche 
que envió la tierra al cielo 
de viento y oscnridad, 
soledad, frió ; fLIeaeió} 
cuando todos' se recrean 
en blandos y dulce* lechos, 
deja Maniloro á Itonda, 
bramando de mal de celos. 
Al cielo pide venganza, 
y el suelo tiembla de miedo, 
porque conoce sus furias 
y ha visto sus golpes fieros. 
Maldice so corta suerte, 
maldice la fiesta y juego 
donde vio la desventura 
que recelaba su [lecho. 
Cuanto llevaba -vestido 
publicaba su tormenlo, 
con recelosas medallas 
y cifras puestas á trechos. 
Llevaba una yegna baya, 
y escrito en un jaez negro: 
F'aya quien rapo mudarse 
Juera de mi firme pecko. 
Con una m a rio la. azul 
de esperanza y cautiverio, 
llevaba unos eslabones, 
7 este mote puesto en medio; 



Cautivó mil eiperaníat 
vit Moro y no caballero, 
que si cabaüero Juera 
no fuera mi mal íaa fiero. 
En un capellar pajizo 
llevaba de azules ven» (*) 
una cenefa vistosa, . 
y este mote en medio puesto i 
Veros me dio nueva vida, 
y Juera vida no veros; 
pues de veros vi mis veras 
vueltas en burlas x juegos, - 
Un bonete de brocado 
sembrado de camafeos, 
y por plumas dos espigas, 
y un pájaro en medio puítio, 
y dice la letra asi : 
Granó sin, sazón ni tiempo, 
X el pájaro mas cercano 
la comió por ser primero ; 
y por medalla un Delfin, 
torcida la cola al cuello, 
con uoa letra que dice: 
Delfin me queda el deseo x ■ 
un borceguí turquesado 
de dorados sellos lleno, 
y en cada sello dot caras, 
de donde nació sa duelo ; 



(') Especie de campanitaa de plata y aznl , de las que se asan «n el 
fiUson , parecidas á,la flor llaoiada lomírtiilla. 



L)oi.z.iit>,Coogle 



7 «n medio de na ancho nuc 
una balleaa huyendo, 
y por letra : Mi esperanta 
va Ugna de descontento. 
A los caboi de la adarba 
llerabaJo* cnatro vieotor, 
con una letra qne dice: 
El menor pidiera de ellos, 
Al lado déla espilla 
- llevaba en el hombro líqUÍeMo 
pintado an blanco unicornio, 
y eicrito en medio del cuerno :' 
Uno solo puede dar 
á mil mundos descontento, 
y el que mas de ano sufriese 
safrtfá carga de ciento. 
Entre caniadaí divisas 
iba bramando y innriendo, 
y entre rabiosos snspiros 
hablando consigo mesmo : 
¡Malliaya el hombre qt^ fia 



de mnger y sos coatentos, 
pues sabe que sus dulsaras 
■OH' ponsoñosos venenos í 
A uu agravio tan notable 
mi brazo pondrá remedio, 
con revolearme en la sangre 
del que oscnreció mi cielo ; 
pero DO tiene él la Culpa, > 

porque va Iras su deseo, 
sino iií que le creiste 
sus ternuras y requiebros. 
j Mal se sirven dos' señólas, 
que es carga de grave peso, 
y bien mai abo se pierde 
cuando lleva mas de un dueño! 
Mas ten por cierto, Zoraida, 
que estás ya muerta en mi- pe- 
cho, 
que Mora que quiso á dos 
podrá Querer á trescientos. 



£n tin alegre jirdib 
^ue uD ancho estanque cercaba^ 
donde no se puede entrar 
sin fuerza de remo y barca, 
cnyas cercas de alabastro 
con banderillas doradas 
ha tejido el arrayan 
naranjas, cedros y parras ) 
i sombra de unos jardines, 
' recostada entre unas malas 
de claveles y alelíes . 
y de TÚtlctas doradas, 



gozando' del<dulce sitio 
qne'está brotando esperanzas, 
está la bella Celínda 
rendida de ausentes ansias : 
como fne su mal con yerba, 
entre las yerbas descansa', 
pensando que yerbas pueden 
sanar heridas del alma. 
Una gloria la entretiene, 
y esta gloria es la palabra 
del Alcaide Maniloro, 
Alcaide y Rey de so alma. 



Ahmiicíh le hace guerra ' 
7 el fuego Je *u» cntrafías, 
que «la su galaa en Ronda, 
dó tuvo un tiempo otra danta. 
Bien reconoce Celinda 
que e* «le Haniloro amada; 
pero leme que la anseocia 
es madre de la modaou, ' 
y teme, que su galán 
eitá dó sirvió á Ztiraiila, 
y Hagas íiejas de amor 
sanan muy larde, si lanan. 
£1 día det Santo espera, 
¿ quien la gente TÍUana 
eélebra la noche y dia 
coa escaramnia y xambrat. 
Para este día la dijo 
qne le aguardase en 'ss Alcá- 

Bar, 
que etiaritt de pax los campos 
con las bodas de Daraja. 
Con esta esperanza, vive 
de esperir desesperada, 
que la eiperasza inas corta 
-el mucho amor la hace larga: 
asi , para comolarse - 
abrid una dorada caja, 
á donde tenia dos prendas 
de la prenda qne mas ama: 
la un» era nn ramillete 
de «zules flores y blancas. 



177 

y besándole , le dice 

entetnécidá y turbada: 

de celos y castidad 

os vistieron , no sin cansa, 

para avisarme con vos 

que Tea eeloia y casta. 

No faltarán de mi celó* 

mientras vuestro dueño bita, 

ni castidad en mi pedio, 

<[Qe mi amor mas ipié esto Bsan- 

ds. 
tina toca es la otra prenda 
con que el Moro ju^ cañas, 
y del juego tino el fuego - 
que i1e juego á fuego pasa; 
y descogiendo Jn toca, 
la toca en el pecho y alffl'a, 
pensando con tal reliquia' 
aanar sa sedienta rabia- 
Como el mordido del péiró 
coa pelos del perro 'sana, 
y al que picó el escorpLoá 
que con su aceite descafila, 
asi se cura la IVIora 
con prendas de amor.aos llagas, 
y dándole dos mil bésoí, 
con' su toca y Señar habla; 
sin mis tormento de toca 
recibe á prueba mi cansa, 
pues tengo yo confesado - 
que Bácí sieúdo tu «ctáfa. - 



i.,Goog[c 



I10UA.NCES DE AZA.RQU£ 0£ OCJLÑÍ. 



El Rey de Df^rruc*» dh dia - 
«I L'laro TBJomirdba,.. . 
lleno de iraagiaBcioiie«, 
7 de celo» llena eL aiafk . 
Mirnba eoma lo» rajpi 
del aol haciaa en el agua 
uDas veces oro fino, 
y otns vece* fina plata, 
cuando vido que laliaa 
por entre flores y plautaa 
el valieat^ Sarracino 
y la bella Galiana ; 
tras ello* en compañía 
Azarqne j aa. Celtndaja, , 
y trabados de la* mano* . 
Xarifa coa AJienamar, 
y á la po»tre en escuadrón 
núinero de muclias damas, 
entre la* cnalcs la It^eins 
viene á ver bailar la xamluj). , 
Libido» en e$la forma, 
todo* al Rey se huaiillaban, 
y bacisodnie aeaiamiento 
la* do»iii«gesUde*altas, 
a*iento* piden al punto 
que. ya la lambra tocaban, 
cuando vieíoii la divisa 
que Sarracino aacubu. 
£ra una rueda de fortuna 
en una marlota parda, 
que fujeia 4a tenia 



á la pansa de lu doma* 
con e^ji Ittr* <iue dice i 
Jamdí m«, itrd voltaria, 
f- Quién K Ixmf ds la vuelta 
de tan hermosa cwttrorut? 
Abena mar por Xarila 
otra di;>iia sacaba, 
Du ineuM ducrela y bella, 
ni del Key menos oüíada. 
Un munida negru era bardado 
en un escudo .de grana, 
con esta leti^ por oila : 
J£a4 merece quien ine manda. 
Azarque en el campo verde 
y ea *u marlota morada, 
«noitraba do* aficiones 
ser iguales y contraria*, 
que eran, do* manos asidas 
<|ue ea un corazón tocaban, 
y epmeilio de ella* Cupido 
flechando eu el arco xaras, 
y Cita letra le responde ; 
iVo te' teme la mudanza 
en lasque igual padecen, 
Y le pagan con dot atmat. 
El nej &e picó en la leii'a 
que el bravo Moro llevaba, 
viendo que era por su Mora, 
y mandó ce*ar la zambra. 
Mas por no dar á enieoder 
el fuego que le abrasaba, 



Dg.l.z.ilt>,G00g[c 



quúo fiDgir á la Heúia 
que loca Toledo al armai 
Las damas qua lo catAodlerw, 
rogaron á C«liadaja 
que de tu parle le pida 
al Rey, qne d«je lagaña.. 
No fue mucho mebeater ' 
á la Mora ímportnoalla ; 
mai fue por d«iio de Aiarqne 
hacer kl Rey [al demanda,, 
que llamándole pechero 
le deiterró de ju cau 
con admiración de todoi, 
viendo ei liecho 7 no la canta. 
Uoos dicen que ton celo*, 
otroi que celoi do hatiaa. 
para afr^ttar un vaaaUo . 



«79 

que de nofale tieA« bina. 
AiarqnC' la» manús muerde, - - 
demuda el Uopo «u cipada, 
alboioiáromM todoi, 
Cel in d^ja ae •iütimajt f 
el Rey desnudó la lu ja. 
Sarracina. f; Abcoamac 
en lugar de 4nelrr pae 
metieron mayor oizaña: 
htciérouae con' Azárqne, 
y ion dibcIhu de tn banda 1 - . 
el Rey que solo, le vio - 
procuró dejarlas armas; • 
y eti «t»pa(ó lá' fiesta- 
y ei.contentixie.las damas 1. 
volvidse el Bey ¿.Toledo, 
y Aaarque fueaeá su Ocaña. 



Aiarqne, bizarro Moro, 
orde(iB un Juego de cañai 
en la célebre Toledo, 4." 

eu honra de Celindaja, 
Mora que al Rey arr.uina, 
y á Azarque encujnbia j. en- 
salza, . ..... 

que le honra y obedece, 
7 al Rey como á esclavo trUji. 
Júntase gente diveisa, 
la mal ilustre de España; 
los Gainle^ de Alcalá, 
y de Ronda losAudallas, 
^Izarros Almoradies, 
Vanpgas fuertes y HazaS). 
de Córdoba Sarracinos, 



y Cómele» d» Granada, 
y otros muchos Caballero* 
fuertes , dedetlreía estraña, 
galananMBt» vestidos ' 
por las matMM de sus damas. 
Toledo estaba suspenso 
de tal. bizarría y gala, . 
de verlos todos igualas 
en fueiza , valor y traza. 
Entraron pues Jos Gaiules 
con mailolasxwlacadas, 
con franjoues de oro fino, 
y una cifra p..r medalla ; 
llevan por ilivUa un mar 
con anas olai miiv alias, - 
cou una letra i^ue 4>Mi ' / 
; 

■ , L)¿i.z.iit>,Coogle ' 



iSo 
Jlodo eitMiidoanUiMa, 

can ;fa»-ipaflaU»<CK-ad«»« 
boneiei coa,iBfackacplaiii>i 
pardas , oiil«i j Uaoco; 
Par diviu TiXapíSa. - 
en uDft toice.iray.'aha,".-. .: 
can ctU 4atra-^e>diM :. •■ 

Salieroii to* Sacntciaos^ 
que «MMflstoi M-aveatajan, 
de oaiü, Huredo ypajUa, 
y doi iúgai'po» ii»ej|»lliw,. - 
lieían pur dtraa iw. ntiadOf 
y na Hoiw q«e 1* «DntEMta ; 
una leUa v« qae dtM: 
£tte-, y 0tnu mil qii« -éajrmi 
Ixu de Grasada talieroB 
todoi en gran camarada, 
galanei i maravilla 
_coB libreai cncarBadaí, 
j •acaron.par divüla 
wtafaeraMMagnwada,. .. . 
yunxletñc 

La^a «ieoca lo» AxMBqmek 
qae á lat denat aKuaÜAti, 
anogtnU* .Bia» tfoé'Uiam, 
COD 1» ^«rlolakde gnaUaa. 
Aaaa^ve 9e Mcftal*, 
¿ él H K ono c qa^Kntoj*, ■ 



porqne tminarloU iba 

labrada f>&r'CelÍndaja. 
Utwapor dl*¡ta «n S(d ' 
qncí al media día llegab>¡ 
la letra qoe lleva dice: 
Désparmttet comparaba. 
Cuando «lia le «ido entrA 
de su aiienta'te l«naU, 
bimle Mikeabmieatu, 
y «1 áialli «e lodiMba,' 
£1 &e7 ««ando TÍdo etto» 
con cólera ciega y brava" 
3 Hi* T««allo( lea grita, 
atiwrendle ma lana. 
Celiudaja ■í lof d«iiiJs - 
gritó deade au TMitana, - " 
y aia temer fiado al -Biej 
con lot Caballeros babla: 
.■ Caballero! Andalucet, 
«librad lu cuerpo j mi nlraa, 
■ a)ii'«d qóe mataa í do* 
' peiisaiulB qse ano matan.» 
hatgo U fieála se mcivé 
«D una fi«M JMialIa, 
. Ca&uUaMO* 7 Aiidalueea 
alK ac dan <lc-la» aKak 
Gal>« y daña prendieron, 
aunque bay ntuchoa de •« bllt~ 

Ja, 
pnesio que se hayqnicii itMÍitk 
lo que ma ttey ceiota « 



Ocbftáocbo y-di«ti^«> 



ju^an «tñai «n TtileJo 
contra Adallfei* yAiarquesi ' 



i.,Goog[c 



^ablied fisslM «I Bef 
por las ja juradas pac» 
d« Zaide, Bey de BetchiU,.. . 
7 d«l.Valettcian«Tarlt. 
Otro* dicen qne nUi »»wt»- 
■I Rej sirTierod de achaque, 
. y que Celindaja ordena 
■tt« fieaiai y sos pesareis 
^trarpn los Sarracino». i 
en caballo» alaianei,. 
de narutjada ^ de verde 
marlatMjy «apellare»:'. 
^ las adacgas traiaa . -: 
por empresas sns alfaDges 
beeliu aróos de Cupido, 
y por letra: Euegoy- ta^g'er-. 
IgmUt eftl&s pareja» : - 
les signen lo* Aliatares, 
con encarnada» libreas 
llenas de^blanoo» totíagta 
lleTsa pwr dina« va cielo 
sobre los hombro» de Atlante^,' 
j.tlD'Horo Aliatar diciendo: 
Tendréfe cuando, le canse- 
Los Adaliíe» siguieron 
muy QtMtOias' 7 galanes, ' 
de enaamado j amarillo, 
y por. mangacalniaizare». 
Era sn divita dd mundo 
qUe le deshace un lalTage, 
y nn mote sobre un basten 
en que dice : Faenas valen. 
Los ocho Azarqnes siguieron.' 
mas qne. todos arrogantes, 
de atnif.niondo y pajin> 
y ana* Ugu por plomage*; 



i8i 

■acarón adSi^as rerdé* 

y nn cielo áznl en qne se ■rdtK 

dos manos, y el mole dice:.. 

En lo verde íatfo eahf^ I 

lío pudo sufrir el-^Rcy . >. 

que á sus. ojos. le mostrasen^.': ~ 

barladastsus diligeneiai, .' '■ > 

y su pcóaamirnto. al traste; 

T mirando la cuadrilla, 

le dijo ¿.CeUn, tu Alcaide: 

• A.queLsol yo la poiidréj i i" 

• pues contra-mis- ojos *ale.>-' ■' 
Abarque tír» bohordos •<:•. 
que ae pierden por el aire, 

sin qlie.eotiozoa.la nista ': 
á dó suben dí4 do caen. 
Como en.vcnianaj'ositaunea : ' 
las dam.isparlrculares, -t 

sacan el onerpa por TCrlc ■■■ 
las de los andamiioi reales: ' ' ' 
si se alarga. 6 ae retira 
de mitad del Tillgo sale. 
UD gritar: > Ali ie-gnie;* 
y del Rey, un naerat-daiile. 
Celindaja sin respeto 
al pasar, por'rociállc-. ' 

no-pomo de agua qn^beói. 
y el Rey gritó: ■ Pareo, paren:», 

-creyeron lodos que el juego . 
paraba jwr srr ya tarde, 

..y repite el Bey celoto ; 
■ Prendan at traidor Aiarqne.* 
Las doi primeras enodritlB».. 
dejando cañas aparte, . I 

piden Ismas , y lí^ro». v 

á prender al Moro.salea j. - j 

.Contóle 



«que no liay quien ba* te 
MCODlra la voluntad de anHej 

amante.» 
Lns olrHl dos rMÍitíiin, 
(i nu les di)rra Aiarqnc: 
• aunqae Amor no gtiarda iej*», 
'\toj e> jiiftio.qae lat gabrde: 
«rindan lansas mil amigo», 
"mis cnnlrario» lanzas alc^i, 
ny enn lástima 7 victorin 
' lloren tinos y oíros canini : 

■ que no hay qirien havte 
acoiJlra la voluntad deán 'Bvrf 

amanté, n ' 1 , ,' 

Prendieron en fin ni Moro^ 
j (1 Tulfo para libravta 
en oorrillai diferentes .'' - '' ' 
ae divide y se reparte^ . 
mas conio falt4 caudillo 
que los inaite j los llame,' 
deshácenae lo* corrílloj, 
y sn motín sedesheoe :' 
«que no" hay quien baste 

■ contra la voluntad denn-Kej^ 

amante.* 
Sola Celindaja grha: ' 1 

■ libradk, -Moros, libradle;» 
7 de su baI«on quena 

para librark avrqjaíM t 



»R^ 



SU madre.seabrata'deellá, ' 
diciendfii «jloeaiqué liaces? 

• Mu^M sin dallo ítintender, 
«pues pot tu desdWha sabes-, ' 

■ que no bay quien baste 

• contraía voluntad de n 

amante.» 
L1eg¿ «in- recade ddlfij^ ' ' 
en que manda que «>>fllile 
una casa desús dendus,' 
y que M le*ga por eire»). 
Dijo Cellndaia: •dJíian' '' '•' ' 

■ al Rey,quíporiJO'ír«ci|ft^«, 
-escoío para prisión 

■ la memoria de mi Aiartfne; ' 

■ y habí^ qnien baste' ' -'■'; " 

■ coDtra 1» voluntad' dé M^llf^ 

aninAter,'» ' . ■■■••■ . ' -■ 

"¡Ay Tttiedo, qneMi^S'díHt 
«te llamaban l»s Alarbes ' ' 

• veo^ma dd aleves peQhW, ' 
«y'boy'lo batsido'detebleaí' 

• Huvnmre Tajo en' snvcffidVs 

• hasta qnetn el mar-ie'taniietV 
y sin que dijese ma» 

la llevó presa el Aleald»:' - * 
«Que no hay qnlen batW'- 

■ contra la vtthintad'.de Vn' B^ 

amante.» ., ;• i> ■■ 



Azafqiie avienta «le Ocdiía 

llora, bla^fama y se aflige, 

y aunque ausente y oindado, . 

poco siente pxei. que vifre. 



Jurando ettá p«r » *tBW 
y por laetpailxTaé rfAr,' 
d ó tiene en la fJtaraltrigb'' 
ctntM d< aquella fiMjIrvt, - 

C.oogW 



de no volver á Téteio ' ' ' '- 
haita qae del Tujo al Tibtf' 
in* animoiai htzaftiis ' 
MI las mexquitas s« prntra. 
¡Gelindaja demít djot! ' ' ^ 
¿quién teliibla? ¿quién l« «^ 
criben " 

jA qnién «cribes y hablas,*' " 
que mí» meoiorÍM Jmpfdí ?■'"'' 
Siendo'tñ de tangiré Rea)',' ' '\ 
¿ cómo fue posible, 'dímé| ■ "' 
qñe tan prtslo-qtiéhrafttaiM' > 
la palsbrk'qne nie'disfe? ' '. 
Acnérdafe, ; Hora in^tta t' ' 
qae pHseándo eifhí^Jardlties^' 
IKwdárlne'ln blan'Ca'matiD' " 
que tropeiabní liicistc, ' ' ' ' 
7 qite Jrliindote 4A'ti¿e1¿'" ' ' 
hecháV'^é Btnbar ^ de urtlJiVtlil, 
«nas;climias The'eMH^Üíttr' "'' 
porque fne nostfifbíi libre ; I "C 
y af iliíi^dirte'de mí/ ' "'' 
d^Adólnipiros lérriblet, ' "' 
thtod^hte: .Ten, Áíar^rfi^,'' ' ' 
■ cnentacon qnenónteof^tilA.^ 
ToUey ernTÓdepctt meflíti,'' " 
nO »\i'pe lo que' me dijfc ■;'■'"''" 
cotrd in írijuiU nindnnra'' 
<qae'cóii la luna compites'; ' 



t83 

que s! va í decir Ycrílriá, 
no hayRbr huntftiniqixeitbliga'e 
á qtte^.ie acnrrde 1^1 ti\aít¡ 
de la incuria en qaevi>'e.' 
Cnn él te quéHiile ufana, 
sin if Muriendo me TÍne, 
í mi me abrasan los celos, 
yé! (ni 'abrtaoi réfcilie. 
ContaráU«"p(tT bdldon, 
que poca I 'fiestas' te hice,' ' 
que mtltis motev sáquü, 
I>PTqiie láas lu^ótlo estlnte. 
Cuando dtffa'svmtrimasté, ' ] 
yo apostad <fae Te dice» ' '- 
qnefatf rrifanie bdjeBá 
de in'vri<or litj Ilna'^e, 
y que la esqhítn'arrc^'aticAi 
y tn cótidieitín terrible, 
apemíl'lá'Vttnben ReyM, 
nianM'Vna^'hCiiiarres humÜdei, 
porqrfé la Wrfilkv'dé Ainoi 
cutfTÍJttf sl;'hb1|^ba'ail£ en CSií- 

si lo wuiejo: itaAnni 

no la infamira'u ruinei.. 

El tiempo ía tiiie'ca todo : 

yo me acueffló- c(rte' te ride. 

tan regaladora yf^iri ' 

cono del Rey S'qaícb lífTet, 



El'eco'delás nzones ' ''' 
que el amante Azacqne'liirblS^'' 
penetraron el ichlido 
de la bella Cetindaja, ' 



porqac á lat VecM A.tnoir . 
es nensagtrb' ¿Itrl ainra, 
y mas cnandti el corazón" 
tirve dé eapU doblvda. ' 

■ L)¿l.z.llt>,CoOgl¿ 



,iS4 

~ HtD condniado í- la Vf>n 
J i in íe £riae j tohtud/í 
nivaí injusta» «otpechw, , ,; 
todu.en Gclot.fiiniladM, 
rcgidaí por b p4tiou 
de una alma (namorada, 
^ae hace tcmeíaiio» juiciot 
át lo que ra su pecho tiaiq^ 
7 rectigieDdo (1 alj,o(ar 
que deatila pui^la carai .r' . 
dice eniuelu cu mil ciiB^ja* 
vil amoEDSufialabrai: 
Sien lé , Azaiq^e , (jue ^ni» - 
j auIaibactendp.JU'azas, , , 
qnc soy luna en liefinosiiia ■. 
como lo soy en mtidM^u^,- ,¡, 
6 que te reiponiiei'^, , ,.; ,,, ., 
que cuando a la lunai^pa , , 
tin iiublado y la oscurft^^ 
_Ct de Jo» tiempo^ l^caii»ftí 
j aunque ii que el .falso aiii(^ 
1)0 aduiite disculpa en tfoda, , 
par íalisfacer mi gusto 
quiero decir dos palabraa;. 
quizá qnc con el, hablar 
apartaré de ini,a}mtt 
eile.í^^o que, la'cnciende, , 
al cual no es ba^t^e agua, 
aiuo es la de mis, ojo* 
que mnclias veces ajdaca 

' la prisión que í mi dolor 
da dolor y pasión cansa. 
Fero si el. Rey le envíate 
í hacer una jornada, 
¿dirne.st«ei-ia foraoso 
partirte fio decir nada?; , , . 



T ti te ei..for<o(o.tHl>r . 
cu.priatoD dui^ y foisadif 
y et la volnnlail del Bey, 
i por qui^n será quebrantada ?. 
TC si dices que te di .. 
jail favores de importa neis, 
y que agora le los quito; 
con una iqgtata iDud^nia^ , 
condénasme injustamente 
por es^r. (Bn encer.ntda, ' 
tu voluntad en iqí pecho, 
como el corazón y entráñate 
y cada.veí que te yfA.;. ¡ 
en kif saraos y aambfas,;,, , ,:_ 
mG.hi)eJ(^.,^ifnq.ue <i!.is>^hi>.. 
con vulunlad biei^ -feí;^]!^ ;,^,. 
y si no quietes creer,, .. ,. . , 
pídute, Alargue, qm.JwgaHi, *, 
^PWíV?,)ie:W íi''nie,aqiqi^,r .. 
en cosa ei^ ique.mucko.iiiH;^, . 
y paca nías de»enga^o . ,... , 
le he de Zabeari.uní wM!C?i; v 
de blanda, ,n(0ca(Io.y..^ef4<n,^i 
qne es, «1. color qoe ti J^yjiac^ 
con una letra ¡que diga, , 

escrjia en lengua c^istjt^^c . ■ 
Junque ettá.caulivtf ff cufrp%n 
estáfif^lilf esperanza, ,> , , 
Con esto se enlrq la )Hnrf , 
desde el halcón á la tala, 
porque entendtií que venia 
el Rey á donde ella estaba, 
mirando. como su-Ai^r,([9f^.: 
por la |vega paseaba, , ' ,- , 
condoliepd? cop s|i pena ... 
á las avet, (ier^a ^ plaplapj ..', 



u3i.z.iit>,Coogle 



«lefiterrsdu de Tolcdvf . 
po^ Ja liella .Cellndaja, 
,iuia Moia.de M»trH«coa;, , 
pensando (s^ba .lo; .qatua. . . 

y coaLra H|-Kej. C«1«19 

por aUaiL^ coa ipi Mor» 
.diji«te,;Ilf;,, en tu.,piicblf>, 
que á los Moros de la Sagra 
loi pedí cqT.^\fi[ 2 cetf p ; 
que de un abuelo traidor, 
no pue4e íbIm*, bfien DJeto, 
y q»e »fj eu^r^F iK^le 
]iD geniíaro ptjpbero. 
Siii^pUcci Rfy.iir^po, ^ 
li^jniipi los dus.ui^ ^ue<C0l 
tomn,ini-vill^,4.f Qi'^^^tr 
y dame.en Tolfda un cerro, 
e^(;uya,£^ml:{ri;.f.tmi}(ui4o 



.Asu'qu; ,,\a^\ffi^áfl y fiero, 
sn fuerte b^iutp acremaiiga, 
au, rojo boaet); ati;oja, , 
y empuña si[ ejpiiurrq, , ; . 
Vnlfrite^ , med^Jaa ^ plumas 
albornoz , nLarlotft y. mallas, 
banderilla j lanza., einpretaf . ^, 
caña) , bolfor^of y.adaxga^. 
maldice, parle ,'d4^tr,o;^t,. 



eilaré conguardaa preao^ ■ 
inirBD4o como tiu-Moro*. 
tienen i mi dama ea qttto ^ 
que fingiendo que me aguarda, 
y que libisrla no puedo, ' 

por I9. menos motiri, 
y vivires por \o ineqoa, 
¡ Mal haya el amor ccuel. 
que fie^liando el arco.qierto, . . 
tr^paaa de un salo.tíro, 
vasallnty Beal» pecl)9S^ 
MoI^^dalús ojoimiiQs, 
tegunda vef te prometa, 

la belleza de tu cuerpo; 
que, ainpc que. roe ba dadp.up 
., Rey 

por contrario «n niii de^of, 
medaráfnerza»¿iu^. .:, . 
para echarte de tu» xeñ^Qs-: 



detqi«nuxa , quiebra y rasga, 
bai.ta.qvie d. suelo cubrieron 
pedazo^ de sed^ y fr^t))!», 
ypofjclairflwpafcid»,.- ■ 
iban. T.olando lar astaa 
de los .delgados bohaBdo*,[ 
de la laifz^;y de ]ai ca¿a«.i . 
Tuvo ^-aza'de. anas fiestai;, 
y comQ,4e.«moE )af trqsM. 



U3l.z.llt,,COOglC 



>c desbarattn por celoif 
celoso laifdesbiraM : 
de Celindaja te queja, 
de sn fortuna le agravia, 
pot Abenannr prq^nts, ■ 
y i su Rej tirano llama; 
de Afbayaldo* rí de Olias 
ntalamenfe Maiflemab», 
y pidiendo lióla j plnma' " ¡ 
así le eicribe una carta: ', 

■ Si como da mateo vitiei, 

> vistn jacefina y malla; 

n si al campo vas tan furíótn, ' 
« como galán i las larábrai; ' 
-)i corneal Mando Copidoi"' 
nal terrible Marte (ratas; "" 
1 si cscaramuzai de Teras", 

■ como de burlas le ensayas, 

■ mañana á lai diez del dia ' '' 

■ quiero verla en la campana, 

• y agradécelo, Albajaldos, '< 
«qae títcs hasta mañana. ' ' '- 

■ ííalgaZutema conli^, ' 

> que pues los do« i mi dama 
cln engañasteis par el Dej, 
'de loa dos quiero venganza: 
fy aun de él tomalla pretendo, 
«porqne el ardor de (ni tafia 

- irá envuelto en missnsplro» 
" á poner fuego en suardlalr. ■ 
' Mil prfHnesas ÍS hícñteü, ' 

• y después mi! amenazas; 
'dalA* ofertas Irat esto, 
>y desptfel faerxa tirana: * ' 

■ Mil haligot y dolnirn, 
aeogafios y^nejas fahas; " 



■ y en^flos y qnejat tíI» 

I vengaré sin ma« palabrai. 
>¿ Caballeros sois VosotrosP 

■ Ño sois iin'4 Yfl carian^; 

> puei pa)* afr'eñtóaoi ntfidios . 

■ procuraitvlíeslrtí privahza."- 

> i Qué xgrwio nii a!ma' os bfEo 

■ que agi'aViaii'asI'iti! tilinaí 
'¿La Mohi'tju^'eütabn bi ella 
llanto di enita\>h"6t^afM " 

• Si fuei'i^'de amtJl^a veniros 
•i perseguirla' «ys 'forzara, 

■ yo que aé qné «s fuerza de 

■ yo sé'qneftilS-fierdonara; 

■ pero pot" ití' lercéria 

■ de femenYídvs eníraSas, 
ime pagaran liíilefli'as vidas ' 
t ti muertt'de'int esperanza.' 
»¡Ay Mora tSífiV,' ay Mora'!' 

■ ¡ y dbnM en' doradas cbndras ' 

• y bien'fraVadóí! jardines ' 

• mi! traidéírfes le regalan ! 

■ ¡Ay (jnepi'rtioie -íeneieron! 

• ¡qué presto los gustos pasanl 
*¡Qiié pnco vale la fe 

iisi quien la di¿ no la guarda! 

■ jCnéiiio'to^br le estuviera 
. á mi dicbi ^ £ tñ fama 

■ ser nne^' ejémplbde amor 

■ á la monti¿f'dé España! 

■ ¡Qué bien paradera én ti' 

■ despreciar promesas falsas! 

«I Y qné bien manchar ta lecho 

■ con inoerte , y no cob infamia, 
« iL le quitaran la vida. 



:. Google 



<tjt\ honor nn te qviíann : 

• jMa« qué dije? Vive, amiga, 
v «in lionor j con nradanu, 

• Viras qu« gUBrOa mj pecho, ' 

• con rail ügraTÍoa de guarda, 
< las c(>nizai de tu olvido, 

u T de mi <|iiorer las brasas. 

• Veris trocadas las suertes, 



n yo {jnrjoso y lií olvidada': ' 

• tu fiDalmeiiteiniiger, 

■ hombí^ yo, que el nombre 

' basta.» 

Con esto firmó su reto, 

en que su combate aplaza; ' 

á Zulcml se lo en-via, 

y él se «percibe á batalla. 



Attiayatilos el de Ollas 
Iey¿ la carta de Azarqiie, 
y aun'apen^s la hubo leída 
cuandn^ * busoalle se parle. 
Por cada letra que tieoe 
jura matar un Azarque, 
tal que si Azarques llovieran 
no hay hartos para que él mate. 
Con la cólera que lleva 
repite p^rte por parte ■ ■ 

las palabras ^e Ij curta 
con qneañade sti eoiage. 
No vHió damascnayo, 
ni asisto en lambntí, ni bailes; 
que es de femeniles pechos, 
y c) ocio repugi)^ í Harte. 
MJ vida nu |« agradezco, 
pues poco in^'iinpórta y vale; 
mas pues al mundo le importa, 
todo el mnndo toío pagne, 
si es qae ae pocde pagar 
vida que quita tttíllare* 
de vidas é\ los Crisiianos, 
porque vivas tú éif'kolaces. 
Ko tiro bohordos yo» 



sino lanzas penetrantes- 
con que he horadado toas pe- 
que piedras tienen las dalles. - 
No voy i juegos líe eaH^sj 
cual tú celoso rumiaste, 
íni por celos disminuyo 
el bonete y los pliimages, 
albotnoz, lUarloia , galas', 
nedaUa^, manga' y Volahtvt 
muy furioso 'hiendo,"^ quiebro 
en las enemigas haces 
pelos , y yelmos , y'grévas, ' 
lanzas, y picas , y BffaDgl>s:' 
ni trato al tterno'Cnpidd; 
que el amor es intratable, 
pues m pechos valerosos 
siempre predomina Marte: 
ni y» amenacé á tñ'^aaa, 
ni jamás le envié mensag'e, ' 
que es vUeza aiAénatar 
á ijuieBno puede VcH gane. 
Hi yo lo solicité' '' ■ 
por con el Rey coúgracídrttie, 
pues m* congració con él 

> , Contóle 



ftiryUndole «m-ini alfanje :. . 
ni yo le covqnUtti dan»*, . 
aína. reinos y ciudaáé»; 
pne» yo nunca me hepiccíada 
de razone» d fiante», ; 

porque nunca ion líiuioiqf , 
lo* varonei iai(itare>. 
A la*, diez del día dice* - , , ■■ 
que conira mi al campo sale* ; 
pésame porque me alargas 
Unto el plazo de matarte: 
■ peronovcT.á* (^ día. . - 
de la^ p(^'le^.ori«pUJes,. , 

porque aquesta noche [hcdM 
de^í |)aU|frMvengarimí> j ,. :i ■ 



parft.ni «sj poc» vdcn^ ' 
porqne sienpre *an loberlño», 
los que «nWl' uíao» cobardes. 
Dwilfiaf áZulenS) 
sabi^dQ bien, comp. labes, 
que una vez qoe le agravión 
no pudiste de ¿li^tangarle. 
Dices, Hprob qneel aloíutr. 
con tD* sdspiroi abrases;, 
mas palabras y suspiro* 
cosas son que lleva el aire. 
Esto entra 4 iba dídend»,; > 
Albayaldo*eo)itn AurqM, .'. 
picaBdo el cflbatloapríi^ , 
con deaep.de.eoGontiatl*.; 



8- 



El y^líenta :MEiíH(.Aji»rq»e, ,: 
prei^en la fnenM.dje Ociña, :' 
.OQpor.tFaidMá n Bey, t . i 
nías por leal ¿ 9u daoui., , ■ . 
áTol^o Le.tr^an, ■,,■., ¡ 
qnelMJiie«;e^de4Qcautay^. :,.'. 
que son.'un«striecios ceiw». i ;,| 
dicen ({De í^Viftit qtiÍen;aMta.^ 
Ya por.el j>íre, lelambran , , 
las ci^^bandenlla* blanca*,, ;. 
de los 9Í(i|«tfa que elÚar» '.i 
tenia, y trae ^ara guarda^ . , ; : i 
Otro* ciepict le , reciben <. , . 
' que TÍefien bacieitdo fin*, 
y fniando para donde : ,. 
nianda ei ftey «jne preto Tayat ^ 
£nlrai(da-p<».)a.eind>d*. ^■ 



lo* grases oja»lCTanW .. , 
í las temiiJA» paa^dca - 
de lu rf^gmdatauc; 
grande* griten, ssíman. dy a t»;, 
que en ella^ preses elfabaa 
fus amigos y suad^udoa 
dsToladoiy deJaiSagra. , 

Azarqqe |lí¿.iH>R^^>>«<) iba, 
diciendo": Abrid: Jas.ivenURaK,: 
los ifue me lloaais < y oidae: 
abrieron, y, asi leskíbla: ' ■ ¡ 
(La vida.de.mi* ntayoii^*, •> 

• que reprfyMn&ni eal¿tM, 

■ mis proeaai, por quien cu» 

• coroqa.de roble y, palma, 

• acaballas pitdo amor, 

• qae lom^eletnoApaba, 

.f);l.z,ill.,G00g[c 



■ qne d líeiapo ni la fortmk 
•ijaaUÍs Osuaa'mirirllaf : 

> importaba í in iióbl«»a 

< qne de mi'Mitgre la» mmtcba) 

■ eitoi nnbfaks iiñ«reii, 

• DO éH tablado las gradai. 

■ Llorad «ito lOÍimeDte, 
aporque-i cargo áela fama 
•• está el darme eterna vida 
■coa tu tromjia'y «Da luíalas: 

• j parede*, d«(ulos y amigoj, 
«cupo en vos dureza tanta ! 

*i No hay uim berbsJada flecha 
«para «ttorbar esta infamia? 
I ¿ A. las uanoi de un verdugo 

• queras que iiH vida Vaya? 
■¿ A. tas vuestras no nauriera 
o sin pregones mas boorada ? 
«¿C¿ma ct que no me enteli- 

deis?* 
Ea esto lo* de la' guarda 
liícieroa andar la y«gita 
y al pr^oaero avisabAí 
gritase :«Ma et lajastici* 
que uaeitro Itey Aacer itmitdn 
4il Mora Atat<que, trtaáor 



¿ Corana llaihats al-giisia, 
dijo Aurquej-de-qne oTaja 
co« mi iDuerte ctetto fuego 
qiwqtúso «brasaHeel ataiaf 
For hacer litotija al ftey, 
. j Unto puede i 
Olíadaja en a 



iO 



189 

qn¿ pocas fnerzas que fiastan 
á mellat vuestrtts Scérós, 
y i batir vuestras murallas ! 
Viola Aiarijüe, y al Sargento 
dijo: solas dos palabras 
tengo yü que hablar aquí; 
no me niegues esta gracia. 
Das , y mil podrás , le dicr, 
que pties nolinye la cara, 
á tu muerte y á tn afrenta 
holgárase de cscuchallaV. 

■ En miprision, dijo d Moco, 
«mi Goraxon me moitraba 
len tu presencia el olvido, 

• qne es fe de mugeres varias. 
■Dobló tu firmeza al fia 

« una cortina pesada, 

«coa la cnal ea^s flaquezas ' 

■ reinas siendo vH vasalla. 
■El sol azol qne saqa£ 

■ en MÍ «íelo de'esperaitzt,' ' 
- tu pecho eclipsarle pndo, 

■ que es lienia que el Rey !»- 

■ Del chapitel de liu glorías, 
■■cumbre peligrosa y «ana, 

• basta el centro de tns (tenas 
•I soberbiamenle tne lanzas: 

■ Azarque soy , no es posible, 

■ pUes tanto d tiempo me agra~ 

■ que á -loa flacos haga dnelo. 



moyWilcs, 



£n esto de entre Ix gente, 
•in que lo vieran, disparan 

á Cetindaja una fiecha. 

Contóle 



>9*» 

jiitta pero idbI tiradi: 
clavada está en el balcón 
hasta la mitad d«l asU, 
«n la cual iba e$ta letra: 
Otra para el Rey te guarda. 
Viva Azarqne, grita el vulgo^ 
muera el Rey jCelindaja^ 
7 fue tan grande el raido 
que dio el eco en el alcázar. 
Celind^a dijo al Hey : 
del pueblo indignad.) aplaca , 



la insolencia , do ]>ermitai 
qvc'á tí te'Vnetvan mis arinaa: 
porfia al Rey en..qiie mncra : 
la popular furia. mata^ 
á los gaardaí, libra elpreao, 
y á quien le ofende amenaxa : 
Celiod-ija y. «1 Rey huyen, 
Azarque áOlia» *e pasa, 
y amor de todo» s« ríe, 
que sus pac«»'ioa batall». 



ROMANCK SE ALBENZAIDE. 



Con amarillas divisM, 
azar de fortuna atara, 
y desesperada empiesa 
dé ausencia desesperada; 
descubiertas sus pasiones, 
y >l braEo izquierdo la adarga, 
7 en ella de Amor y Harte 
una reñida batalla, 
que sobre paitir un Moro 
dudosamente se traba ; 
pero llevan por deapojos, 
Marte el cuerpo , Amor el alma; 
y por divisa esta letra: 
Sepa aquesto Galiana: 
■■ por la deleitosa vega, 
del I^ey de Toledo Aodalla, ' 
por cuyos llanos estiende 
Tajo sos ondas doradas, 
Albenzaide, Capitán, 
vencedor famoso en armas, 
y solo de si vencido 
porque el alma es tributaria; 



junto á los. palacios rico* 
de aquella Mora gallarda, 
que há Galiana por nombre, 
y es de amor belleza y gala, 
haciendo penoso alarde 
de los tormentos que pasa, 
en una alazana yegua ■ 
pasea la vega llana : 
á tomnr va la licencia 
y bendición de su dama, 
que el Rey le envia al socorro 
de su deudo el de Granada, 
que le tiene en gran aprieto 
e) de la nuino horadada. 
Mándale luego partir; 
mas dice Amor que no parla, 
que suele hacer en amores 
la ausencia burla* pesadas, 
y por madrastra la diente 
quien mejor de ausencia escapa; 
pero todo lo a tropel la 
temor Se cabai:d« fama, 

L)¿i.z.iit>,Coogle 



y la faonn le hftce fuerza, 
i)ueya«* U(ia{ai« desgracia. 
Ve á GalioiiK |iue*U 
Albeozaide Á 14 reptana^ 
«ogíeado «1 delgado viento 
qnelioiidoac^lai frescas agaas: 
MlúdanM con los jojos, 
j encnéntraiue con las ahqas: 
baceta el Moro jneuira, 
yGaliacA^Jasaga. . 
El mirar sirve de Idigu». 
cjue la leDgaa ctiá,ve4ads, 
y aunque e\ Kioto hablar qui- 



la plática Ajnor baraja', 
que ea aui pasiones oo 

y anégaase las paJabtas, 
y asi muerta en s« pechii 
mil razones mal logradas; 
mas ya de esla despedida 
hizu el oficio una carta, 
y un laslÍBinio papel 



hay 



«9» 

qii« dio el Moro á su criada, 
que está pacata en el lialcon, 
qae al lado tiene la casa. 
Llégase Albenzaide á ella, 
y el adarga en alto alia: 
muéitraU la empresa 'y mulé, 
y con la'grimas la encarga 
quepnes la partida sabe, 
sepa aquesto Galiana. 
La Uors se lo promete, 
y también ser suabegadai 
y agndecido de aquesto 
■qnel Capitán de amias -' 
hacia Toledo se vuelre^ 
vnelve á sn bien lu espaldas, 
y Tqeltaa, la V^a mira 
dó sus pensamiento! pasa. 
Ataldiciendo vadeAoora 
la obligación y las carga*: 
de tener cargas se queja, 
de ser Capitán se agravia, 
pues por el aneldo de un Rey 
{lierde el de su «ej»eca|isa. 



aOMANCES DE SARRAUNO. 



Galiana «slá en Toledo, 
labrando mna rica manga 
para el fuerte Sarracino 
qne por ella ju^a cañas. 
Matiuba por divisa, 
«on aeda anarilia y parda, 
«mpreaa qne ^eva el Moro 
«a el capipo de la adarga : 



uaa fleclia de Cupido, 
que ea un pedernal tocaba, 
sacando machas centelUs, 
y por letra : Pccat boftan. 
Estaba á su lado izquierdo 
una cautiva cristiana, 
llorando memorias vivas 
«atnamerUi esperapiai: 



L)¿i.z.iit>,Coogle- 



■9^ 

Galiana U pregunta 
del ItasiQ la trirte cansa, 
y loi ojoi ea la flecha 
la reipcmde : Pocas baitan ; 
libertad tuve algun día ; 
m>» £ae Kberiad de dama', 
pedernal' atgn na* veces, 
j otras vecet'Cera blandir. . 
En e«te tiempo que digo 
me quiso , nías que á so alma, 
un Cristiano CabaHero 
délos áeia Crut de grana I 
hiceme MVda á ins queias; 
maj fneni porfia Unta, 
que vino Á kacav «enieHas' 
de una pi<df3 dará , helada. - 
Apenas le qaíie bien 
«aando foitnna voltarilt ' 
hilo qoe la isnerte dnra 



probate'en VI an gn'kdBSa. 
Muri^poritr cosa mía 
entre mil monscaí lanKas, 
. quedando yo príiiáneira 
de tti pariente Aben^ntar. 
En raí a)ra« el roOnuTAentí» 
de lui cenixas se guard», 
y It memoria importuna 
de cenizas fuego <saca. 
Asi tedé Dio* ventAr», 
Señora ', en eso que latirsi, 
que mires por tus deleol, 
que ion fiadores de itesai 
y que dejes que mi llanto 
aprieta Jel p«hó silga, 
^e annqne ves que lloro mu- 
mucho qtte llorarme EíICl 



Aquel fimie-y fuerte muro, 
tu defensa de su patriai 
y bravo y fiero león 
Contra la nación cristiana; 
el que dio tantos asaltos, 
y eical¿ tantas murallas ; 
al qUe teme todo el n»indo 
por sn fuerte brazo y lanta ; 
el que las nterquitas pobres 
tiene ricas , y adornadas 
de victoriosos trofetfi', 
memoria de sus bAatías, 
y el que enjaula el caballo 
de lai cabezas de fnns, 



y el mas qñe todtH querido, 

y servido de las damas, 

y á q'nieule dan- sus favores 

en los saraos y zambras, 

y i quien todas le preaenlaa 

para losjurgos de cañas 

ricas mingas y almaizares, 

y diviSS de tiu adarga, 

y el mas bieh quisto en la corle 

de AlmínZor.Bey de Granada; 

*es el fuerte-SarMceno, 

que esta'ndomalb eii la cama, 

i su cabecera 'tiene ' 

la flor de belleta y ^it» - ' 

Cooglc 



que es nBa.,|;rBGÍau Mora, 
que Celíft;¿ Cielo le ItMa-, - 
qae roas d nombre ^de Cíelo . ' 
que no el deCelia le oiuAra; 
á quien tune él ¿ios Goptdo '. 
cuenta áe.pi^tle parias,' >- .i 



pues cop tknto'bieñ se paga, 
j- todas jus^n por gloria 
el mal qi^en laxiapS-pasa;'. 
j aquel qne piassalBd'tieqe ' 
tr^oaíad^ buana gana- 1. . 
con su Jorga eafennadad'' - 
auinpi«'Bnfipa'se acabar* : !>' 
pero á él DO le.satlafaae, -. ' 
ni paradegrarlehaMa, > 
y es ¡lorqile et Moro <mtí at 
)ent«.-'' :> I ■ ; '■: 



de an bermosH Galiana^ 
y con smpiroa le dice: , 

■ ¿GloriaiyaiBor^ini almsr - 
id6nde«atá»qiuM) tei«v ■" 

■ dulcabien, dulce esperamai^ 
«del cora son qua te adoray :' 

• y que tú propia traspasa»!;! 

■ Muy presta letárnt «ucrte,:'.- 

■ si:tií en viidaraie tatdaa: . _, 
t DO l^oahacbt^ ic fieía, ■'■■ ;• • 

■ pues tienes i» ángel la cara, 

• paeatiíaon40 bermosa TÍsta - ■ 
«resucitas'^ quien matas. ». 

T en esto dioiendo , el Hvro .' 
pide GOD mortales ansias ' 
que Ifcdwi tinta y papel > 
para esccilUde ona oart». ■■ . ■ 



R0MAT4CES bE ZAIDA LA .DE TOLEDO, 



Por las riberas del Tajoi 
donde mas su curso estiende, 
junto-¿ la ciudad famosa ■< < ■< 

que porsumuro.lo tianfe,. 

un Bencerrago gallardo, 'I 

ü quien el amor ofende, 

al tiempo qae está en .m fflotb, 

y en la mayor quedat poédey < 

en un.óToro'lquc.al vieato' 

en la Ugeseía «soede, 

camina «1 Hoto. Tcslidd 

de moracb , asul y fttáÓLn ; , 

Ta áJaftfiulas qua en Oe«£a - 



un Moro délos Gómeles 
' hace por servir á ^a, 
que ya fwr oposatiroe. 
Dccinco.aseMdra»de cafíat . 
que h* 'ordeuado el Moro aLcí 

gre, ■ . - 
una encarfpí- al BtAeOtrt^tf 
moiD delañíüidosiy vónie^ '.. 
que auAqae er.'tan moio, noa 

tan bien.oon e\ hpaio mure, 
como una li,viaBa-)wSa.. 
que Ugenicfr tircliíénde^ 
i3 

, Contóle 



»J94 • 

¡o cielúSidíce, {di^níen 
i Alá qne loi alqnictlM - • > . 
imljiua Hbio tnidor 
trocara en arau la (Ocfte I . 
¿Qómo podré JQgBE caña* 
con nn falso qne te atreva 
i tuAu la dnloe gloria 
qne tan bien im fe merece? 
jC¿nio,Señ<»a> de eiU'dma 
ccédílo dai ti qne míenlcy 
agrañandD mi fe para,' 
qne i tolo tn gnsto atiende?. 
Yo jaaiái ho' publicado 
quemnada me faTorece> 
j aíempre guardé el secreto 
qne i tn nncka amor.ie. dcbe^ 
Ifo será poiible, Ztúdb, , 
qne descnbra eternaiqcDte 
la secreta gloria mia: 
mego á atatwqne me lainie^e, 
y qnejamás, bella Moro, 
me mne&tr» tn roitroalegre, 



jr entee laniaa ei 
me deO'aCretitota'muerle, 
j qua- del tctdo olvidada 
de saberla 'nó le pMe, 
ei la fe q«a te he jurado, 
Horaroia,:B0 cnmpliere; - ' 
j la cifra de mi adaif;a- 
eita declaraeion pruebe, • 
poes va aembrada a^ri^-agtUis, 
cualivet de p«qaefio»pfce*> - 
quejamá>aomd»«lgUDo 
con la tengna fttrmat pOBdeai 
j »L no ifaer« maa m^d^H 
mude amor mi' alegre' nterte, 
7 caitignevlcidounlo 
una leogaa qoe me vendct 
pacido elimorir le diJalo 
por tu amor qve me detiene^ 
que « lio eitar él de por' medio 
bo'tiiMck ¿aBa leve, 
■ino lansa que pasara 
elpecho de quien me ofende. 



Ennn dorado balaof, ' •'■ 
cuyafuerle j alta «aia^ 
quebrando naaío lab sJa 
toca el íajo con sul aguasj 
hecha cnidadosb^ ojos . ' 
estaba-la bennoia-Zaida,. 
tendiendo in aleBta-jVfiti'' .. 
por el camino de Ocaña. .' 
Con «t enidadotqne naca 
fc nna amaro» e«per«nta,': 
min^t *Í deativiKaa..; t • 



nn Bencenage -i «piien: «na. 
A cadd'bnllio qne aMma, 
laateni^bñiB rrpara, 
porque toBos le parecen 
«I ' Béikcearageiqve «goacdaí 
Df Jlrjmialfoaar'TCoei . 
le llen»«le gloria ^1 almfei - 
In que llegada mai oeniá ■■' 
le entciitrfe* 7'deMiigtía'' ■ 
jA7nú<Ílencm'l'aga,dMe, i 
(i aáMffT ao TÍiWJiiMa/' ' 



i.,Goog[c 



jTB mí) ojoi me dltenlpaa, 
que con lágrimas me bañan! 
Arrepentida k> vierto 
de imagiMT que á mi. cania 
fuiíte el n)M tñite y gallardo 



aunque estaba , ai lo adviertcft 
con justa. cansa agraviada, . 
pum vi de enemiga lengaa 
desdorar mi honesta fami. 
Sí tii no'distc ocasión^ 



, >95 

perdona átn humilde Zaídá, 

j si por tnya la tienes, 

no te pese qne sea Itonrada. . 

A ley.de hueoo el secreto 

debido á mi estado f^uarda, 

pues nO'faltar¿'lafe 

de esta Morai^ne te ama, . 

lUce, 7 vid qa« el Bencerragoj, 

gallardft'.á su pderta llama, 

7 ligera baja á 'darle 

brazos, cDellb'«'peebo y'slma. 



El Bcnoerrage qoe £ Zaida 
totregada el aliña tiene, 
ta SOI (¡olores publica '■■'.' 
qne de su lux vive aaienie. 
De leunadn viate el Moro, > 
porque sn fe no consiente 
que alma ni cuerpo en ansepcia 

vista colores alegres 

Con blaacn y leonada toca 
•prieía un rojo bonete, 
y en él con tres plumas negras ' 
cubre moradas y verdes. 
En las moradas pulilleá' < 
su fe, qne no desfaHeevy 
por masque la -aus«ncia'tr;9W 
su flevo iigor aumCnM. - >. ■ 
Por ks verdes vÍTp lel Moro 
coando^ma* su' pasión cre«ey 
porque se la* dio sn Zaida i 



mas quien gosd alegre «ttado 
cualél le gozó preiente. 



es bien que (!ob. luto cubra ■ 
memoFÍaa>de 'aniséntesi bicnes,> 
En nn bomoso-tiiballq ' ' : 
que lo ¿lauco burtd Á-i» nievv, 
solo, auDqae:no de pasivoesi- 
pasea el Horb^volienleí ' 
No le llega el acíc^ate 
para que iwíos^^httelle, 
porque aun en esto procnta 
sn mocha pasión se muestre. 
Llegado el Moro al balcón, 
dónde í sn dama ver snele, 
viéodosetan léjeir de ella - 
nuevo ^lor le eniteraec«i'<' 
j^Ay halconea <TCfitnrqsfts ^ > i 
que fdiitéis mí ¿icio ale^ej' ' 
y por mi corta- ventara' '- ' 
ya sois desierta» paredesj ' ■■ ■ 
No estéis ufatfoi'y-alliv0^.>' < 
annqnedorados yfnerlesí'l' ' 
que una hmailde casería - >'■ 
en la reatara t» eiCcde. 



i.,Goog[c 



.96 

En ella mi Zaida Kcnriou 
á tn placer te entretiene, 
obligsdn de tn boamr,- 
de lui padreí j parientes. 
Si ti qubierai, ¡olí Zaídal 
trocado hubiera por verle 
«ita ciudad , y mi <a>a 
poz Kilo nn pajizo latbergae, 
que tu humildad j- pobkreía 
tuTiera por rica *nérté, 
como fuera en el tirgar 
que con tn gloria enriqueces. 
Mándasme qne aufenle vítb, 
y ei dar licencia á la muerle, 
queda mal lúladacst^mbce ' 
de roi corta ñda quidne. 
E«la dijo el Sencerrage, . 
y aamr qne le -favorece, . 
eir a¿fira sr Iraatorma - 
qne blando suapluiHa muere; 



pero mvJr'elai de forma 
qne la* hace qne se truequcD) 
y tas negras, no paie&can, 
viéndole claras Us verde». 
Atento lo mira >1 Mora, 
y en aquel prodigio adiiecte, 
qne será desconocido 
li al cieltf no lo agradece. 
Las plomas negras arranca, 
verdes y moradas quiete, 
las negras entrega al viento 
que lat. esparza j las lleve. 
Creció su soplo, j ligero 
con mil regates revuelve, 
basta hace» que las plomas 
en caía de Zaida se edlren. 
Violo, y satisfecho d Hora, ' 
dijo: lAsi es justo se ordene, 
* que pvesml ausencia tealoanca 
' parte de mi lato Uevestv 



R0HA1%E5 de BRjLtONEL, DE ¿iAxGOZU. 



firavoocli 4e;Zanf ma 
al ReyManiUo-fleraaMda . 
licencia par« partine 
coa el de CattiliU' á i'' rancia. 
Trataba: «mores el Moro < 
con la hermosa Goada-taía, . 
Camjure» de'la Belna,.'. 
y del. Rey qnetidit. ingrata., i . 
Bravonel, por desiwdida. 
^ en servicio Úc .ih danu. 



hiio Bl«rdb4B,sn ^cnte. , 
un njarteapor la mñana. . 

AiegiCramaBeee.il" día, 

y el sol. mostrando lücara . 
madnl^abci para verse ¡ 
e^ los hierros; de UilAOBaa. 
LlevJuba' .soi «ompaíita '. 
maslotas .daaB^.^.graei^, . 
morados iq4MrtioQeat.i-.- 
ycgaai blancü) alheñadas. 



D5.i.zedt,,Coogle 



Por el co*o «an pastodo 
doude l6s Reyci sgMardan; 
colgada estaba la calle, 
7 la etperinu colgeda : 
aguardaba todo «I valgo 
í Bravonel 7 á su gala, 
y la Reina con ser Reina ' > 
á todo el valgo acompaña. ' 
Ya pata «1 Hora valientei ' ' 
ya lai voluntades pasam; 
inat machas se van con él 
que no «* poiible parallas. 
No lleva plomas el Mofo, 
que como de veras ama, ' . 
juró de no componerte 
de pluma* ni de palabrds^ 
En la adarga berberiscBi 
con so divisa pinlada,> ' 
tan discreta como el dueño, 
y como el doeno mirada^ ' " 



»97 
lleva una nnerte partida 
que jnaUne procnraba, 
con un letrero qae dice ; 
No podráf hutta que pmrta. 
Delante del real baloon 
hasta d anom se inclinatta, 
hace á. la* damas mesura, 
levantídofe han las d«maa ; 
pero o* lo pudo hacer 
la hermosa Onkdalara, . 
qoe el'grave peso da amor 
por momento* la desmaya. 
Suplicó Ib Reina al Rey - 
que hmbieseá la noche zambra, 
y el R«y por dalla contenió ' 
dice que mande apIaaalU. 
Toda la gente se alegra; 
llorando «^ &uadalara, 
pues es marte*, y hace sol, 
cieiM señal de mudan la. 



Avisaron á lo* Reyes 
qne ya las nueve ecan dndaír 
y que Bravonel pedist ■ 
licencia para sa cambra; 
Juntos Altevon í verla, 
anuqoe apartadas lai almáSf 
Bravonel tiene la Va%, 
y la otra Guadalara. 
De la cuadra de la Reina' 
iban saliendo las damas; ■•■.- 
Guadalara vi^e <nmedi4 < i 
de Adaüfa y Celindaja, 



dos Bloraa que en heimosnn 
á todas haces ventaja, . 
y también ¿nía* deadieha* 
de afictanes cncontradat. 
De tndrádo, aztil y verde . 
está la sala colgada, 
las^aUbdbras eran verdea ' 
porqnebnellen. eqtecania. 
A. qioiaiaeña tras esto 
se oyerasiiá eada banda 
concoidadoa inatromentos 
y prna* descoBcMada*. ' 



. Caogle 



.98 

ItravoD«l cntvó el priniBra, . 

j dando i entender .qoa guarda 

amor , teettía j £tiiieza> . 

eita diriía laoaba: 

tm potro de dat tortmmto ■ ■ 

taux coronas j palmas, ^ 

con una letra ijiie dic«: 

Tadoé- ton para, el que calía. 

Azarqae prüaio del Ref, 

niuj azar con Celindaja, - 

abriendo puerta al ligor 

de ans encobierta* anaias, 

traia en an cielo aKul' - 

una cometa bon(a<l«,' 

j esta letra entre sua,n|]FQs: 

Cómela celoi quien anta. 

Záfiro porAdalifa, 

ua tiempo au apasionada^ 

mostró con est^ dWisa 

de SOI tormentos, la ouuH. 



Una viada tortolUla 
ta Mco ramo sentada, 
y nn mote que dice así: 
Tai me puso una mudoñzai 
Guadalara j Brabonel 
tiernamente te miraban, 
que cansados de penar 
de dü i mular se cansan. 
Mucho se ofenden lo* Reyes 
j mucho et amor se ensalza, 
en ver que allanan sos flecha* 
ií las Hagestades altas. 
Azarqae y Záfiro hubieron 
sobre no sé qné palabras..... 
Si lo lupet celes fueron 
de Ajdalifii y Celindaja i 
pierden al Rey el respeto, 
par¿ la fiesta en desgracia, 
que entre cetoB y sospechas 
no hay dansai sino de espadas. 



Despnesqueen el marte* triste 
iBo&lró alegre d-aolla caía, - 
tiene la suya ciibieiSá 
la heríoosa <>aa^ki»^ < 
no qniere Ycr;nt ser. vista, 
después que 'Bravonel il^ta,. 
ni moslrar el roátrs'alegté, - 
porque tiene triste «Laiiba, .1 
3fucfaoa>enle-el.«COTidan^ , 
de la fMohe dr la kand>raiii -. 
fia de'todaisU abgria^^ iV'i 
y principio' de sasiáosiu.' ' 1 
Acuérdase de.-Ia emprtM 



qne tu Bravonel llevaba, 
y suspirando decía : 
7Wa« ton para ei que eaibu 
Procuia encubrir su pena^ 
no quiera coraunicalla, 
porqae na pierda la fuefia 
el dolor qtte el aliAa paaa : : 
no advierte cuan mal le eacB- 

bre . 
el foago qne «1 alma abrasa, 
porque.d fuego ha de salir 
por ios ojoa. del que calla. 
Creceit <eXo> y kospecliai^ 

L);l.z,ill.,G00g[c 



y- con aaaeaoia ttn f»r§m' ■ 
eslá cierta de que quiere, - 
dudoM *i et olvidada, : 
Pasadi» bieoe* la afligen, 
preMote* mtle* la ettulut, 
espcrinias la entfctiénen, ' 
descoafiansa* la acaban : . 
dobla el jlanta porque hl-iU^i 
mandó á lot guarda-dantas, 
que no couiientan que escriba 
Á BraTgnel, Gaadalaru, 
creyendo qne lai^ antencia 
cauMrá en ella mndapia, 
y qnc -asi le vendría á sor . 
^fradecida m ingra^i .. ,..- r 
para bIítíú de *ii pea* > 



*99 
no imdiendo eiccibir caita, . 
pensando ch ib Bravonel, 
pidi¿ ella ana-^icR 'idaiohada. 
Sobre un tafetán- leonado, 
color (jvn.á tristes agrada, 
mostrando firmeía 7 pena 
Una alta peña .labniba, ' 
desde dafadv naae nn rio 
que un pradp: marchito - Ikañ^ 
y en lengua mora e*ta lelra : 
Atajr majvr et Guadalara. 
Coa esto pasa la lida 
que » b mn«rt« dnastrada, 
basiá «er á Sravosel 
qne es de soapeéM U caait> 



Alojó'au compañía - ". i 
en Tudela de Navarra^ 1 -' 1 
BravonebdeZaf ancosa . . ^' ' 
que Ta CkninaDd»* Ft^BTÍa. ^ 
Con aui mamas kandn ti^ 
parada qne llam^M ■ 
á la esquina de OO' jardín,; - v 
frontero de tu vaataiMf. . \¡'i 
£1 ]Uoro ^Bge <]aé aon ; 1 ' > 
amtgoa xft» lo «TÍsaba»^ .. ! >^ 
que paaan i Zango»». 1- ' 
j que Tca tí aJg«om«Bd*>i"- 
¡A«ud(i oiulasI.!latdiM,.ii:i'i 
de Toa*tf»fie-elLidiMV" ■•••■>■'•■ 
y mas Ugrimaa o* fio ;. -: > \f. . 
■i no sori muchas i.ilewtdlUfi -. 
Faiaú poe jimio á na iMÍiea 



bocbo.deieiTBS Airadas, 
que tiene 'por. ckloaits 
ctavplllnlia y fllbabaeaii . 
allí 4ne cumple -que todas ■ 
gritaudv mostráis las ansias^ 
de ette Capitande «granos 
qiie Ttf loaminando i FraníU: 
y si pocidUba saüeM. 
á miraros 43 
proouta4iic|ae.' e 
vea nls.i^gdaua.fltras..». 



que ne ooiro dftUocailM, ' 
7 de -qt)». ea mi ^cb» Amra- 
cupiMosi iliehiBi «nátañas. 
£1 bran me Ukma^el v^tgcy 
no tt^ioMMÜmU^túSvcaa f . i 



i.,Goog[c 



seo 

i fmn enndoi d< knór 
qaeme «nbuáaMt-Us ácnu. 
Ttas tuo oyó'^e-á mtrelur 
t*ñea trompeta* iiilUFdaí, 

le dijo QD-cabo de> estinsdrft. 
Quitó la pattlik nraerte 
dñita- agorera f mnit, 
7 en sD- bandera 'poniaf 



a£TÍMai¿o:^bnn«iuuCr ' 
encima de.un nuetamnñdo 
con grsnda «neltii nnae^wda, 
7 en anUiigo tma letra :- . 
Para ia vuelta át í^/ksjmm. - 
Alegrase Bravonel, - - , - 
y en un- overo catMlga, 
dieieado:- «parala iiiHu' 
*no e$ tm nnndo maclin ^^.> 



Brarond d« Zuagoia, < 
7 e*te Moro de VJOalba, 
Itijo de Celin Gom«I( ' ' 
aquel qne faera de España 
di¿ maestra de sn persona 
contra la enemiga espada; 
traen los doi competencia 
por ta'Mbia freUá Zaidtt,' .': 
hija del gran Alfaquí , 
Consiller det.Slé>r AadalU, ' 
d qne en coiaa de la guerra . 
' tiene t^ voto en Granada i- 
lin uto* ájtttjta'iAMAf 
dcl.Xarifb qnétstá eirOiMidia 
gobernando «kSefitaBto <'. ' ' 
'7 Reino de L M iiw a ¿<'~^:i- .. 
Paní wnHegtfimn<^ni|tnM ' ". 
Bravonel,! toegai ^ ifJa atw > -' 
con un Mara'mtcriadoril I' "t. 
á Zan^oMrbni' eatiyt( -^'i ' 
á'pvffiodvt qaeuii'PBi^e^(' -'. 
le rei|iandlí'á >n deifc lwn ii j ' u < 
Faé^:s«éntraIi»'fUnlln■/l'.r<l :.': 
7 ivA M «luMeii 



pues in ^tadre le respondo ' i 

muj tattk délo que él^and^; 

7 así aaiNfae es Horó'gaUuAo 

desiste déla dembmlat " 

mas no de rendir coatino 

i Celinda vida J alma. 

El de Villalba se parte, 

llevando ¿ la' i^e\\% Zaida '• • 

retratada: en an pap^í ' 

¿ impresa duwo en'eli niara; ' 

7 aán^nel dcjkBriiiiioAriite, 

alagré •pan fe esperanaa^ - 

que es menMgcra del tiampo 

7 espera-traerá boBani.a. ' 

Deloc¿«a»lucdas ' ■< •'- 

rompe para irse i mpauitf^ ' 

7 ct ai|«>«o)iinil smf^Mií'-i' ■ 

oacadonde^llá-Mel ataaa'j -i ,< 

7 pai«''S«-ooaiolar ■ ' ■■•■ ', 

miravliicinitó, V'U haMay - 

dice: iilMroéto'de aq»cUa ■■■> 

■ Hora y ^«'enamora y-nhta' ' 

nmil < kpa MO nada) pochos, >" 

(jat'.muBio'eiMv^ravflIa't' -'^ i 



Dg.l.zedt,,CoOgle 



'AliE penniu, Señora, 
« que sea. mi luerie tan alta, 
■ que pueda nombrarme tayo 
• en -lo> •Biaos ]r a 



Can «sto M parte ti Moro, 
, 7 queda la belU Zai<Ia 
neutral í eotn ambas partef , 
Ub áltin cnanto dámaj ' * 



A la'ioiBbr«denn>l>tirel 
junto de.aaafnente clara, 
dó Tertia.»ns.crútalei 
en UDa negra- pizaira)- 
en las riberas Tamoea» ' 

que el >gDK dd Ebro baña, 
j en au jardín ció tenia 
d Rey Har«iUo isa» d^naa; 
con plncn, tinia ypapcl ' 
tentada eitiGaadalua, '' ' 
escribiendo luapasionee" 
A quien desella* é» lacaosar 
en arábigo le escribe, 
j aljofarando tu eas^j - 
á cada letra que pone 
parece que ie-dttn]a]>»i 
■oltó ta plums en «1 ráela, '. ' 
papel 7 tintavlarbaday 
j ttirbado él penfauianlo 
aendaapi^a-ála-plaTa^" ' 
comoaqaeUaqne «dMna i 
qM de'tu Hitrn la*' «fHi ' 
«legre tineval» lTa«n,' i ' '. 
con qae alegra tajato «1 alma: - 
el rio c6átEia;cninmbre 
ly taa aguasa lué^V P^nf 
motilando quft >Brt«onel: 
en ell«flitá,.y loh•Ua.^ 



mLr« la Hora «l.mbterio 
délas agvaa j desoanab:- 

• ¡Anadat ondas, lev-dice,' '_ 
.tdelcoraaon'rdeUlna'u' 

■ aunque ntudat por la» aaSaf 

■ medetenbiú^lAclaea, >.. - 

• i]ue vitlei^ i BcaTonel y '' 

• en Tndela de Na-^ana; ' ' i ' 

• ¿Deeitme que qnedó irirteh 

■ ¡mal tríate qned¿mi alaaa! - 

■ paes de día no repesa, , 

■ j de «oche no deacaota y. 
«que el m¿rtei cuando partió 

' • saltó «1 to) con tal pujanza, 

• diferente á laa divisa* 

■ ipM mí Bravonel llevaba.* 
En esto lleg¿ la Reina 

7 el h.ej , con todas sos daxiat, 
7'^endo.ai tierra un papel, 
pan aleanaarlo te' abaja; 
ley¿le el R'cy paraiíyv ' '. 

7-«nlajáfkdol», 1« raat^a^ 

porque BD digan lat gente* ' 
que et de alguna dti lut da^a*. 
Al mido de l<»Re^ea< - "i 
dejáel rio Gnadalat*, ' i. , .< 
masadipvdoMi taábicB ' ' - 
qne at'Hey ■• lá aíMt», y'Calfa. 



Dg.l.zedt,,CoOgle 



Con TalaroH» áeipefin la.i 
del valor que tuvo en Frinda 
■B gallardo ^faerte brazo, 
en Tíldela de Navarra 
entra brasa- finiTouél, : i t - 
alegre de «n eiperanaa, ■■ j 
y él idltaia lleva la'DiUfft' 
de la UBgríe&ta baialb. 
Albricias en Zaragma ::: i; 
entra pidieudo á in-idanar' . -■ 
de quiéa eiiá tan paffado-" r- 
que el'Tcila tiene por paga^- 
y psecto junto i on balcón, 
bccbode werju de. piala, 
■alo por los ojos negras . 
retonoesá Ooadaláia; ." v . 



porque- tnilos de*ui aetal 
le parecen á quien ama, 
el fino oro lo* cabellos, 
lo blanco plata cendrada. 
Sliraln el veatida'Tnde, 
y las mejillai miraba, 
j el Horo fio^ qne son 
clavellinas j albabacas. 
Las clavellinas le enciende» , 
la altubaoi le desnuTa, 
que es de naiuraen anior 
nna esperan» raay alta. 
Suspenso eslá. Bravoscl, 
Guadal aia . moda i et laba, 
aanquA'lM «jos 'de:eBtMnib(i« 
con lenguas de arilor-M babUn. 



nOMANCE DE-HOHAft, ^AlSITAlSa 



El gallardo moro Uonuur 
que en Afñoa rciidia, ' 
ilnatre «n ssngre j apbleié, -i 
j aunque villaoo en la «Miiba; 
no en villanal prctensi«B«iv -. 
imeslo que amaba y:servU .: 
con vida, hacicaday parMu» 
á tabella mor^ZIíai' 
■ á ^aien el incauto lloEói .< :. 
muy muchas vc<tes'de«^: 
que allá en J»fuentc die A1iiwí4e 
vaya pasa bablaElBttnidia.;^ <: 
'Aeato reá(M>ndt4»HQtalt- - -.■ • 
«¡AyHomar de mi alinay vida! 



I ¡ C^nM» me. mudas que vay* 
>á tai d*a-v«c«>jMUtiva, . .- 
«unade ti,.y lue^.otra ¡ 
* de ese. Capitán de Arcilla^ r 
'í, qníeuabu' «sM()aM6KV 
oni MarAifpittiJ^eicaHtna, : >> 

■ porgas ea,Harttf«nuttalw» 

■ y Ulisetaa.maellnas.Ii' . ■■.'<. 
La aforfc«a#pl«au-«nego 
d<spneadfelaJf;ft>pDr&i; . 
pero 4M .mf hubo bien llegado 
dósu¡nuierte:{eMá¡ir0toa, . : 
cnando.MlióelLuutanD. : , . .. 
de dó emboscado yacía, 



i.,Goog[e 



y «aatiTando la Hora, 
s« va la vuelta de Aioilla. 
El Sarraceno qne vio 
caulÍTa el bien de su vid*, 
al Capitán lnunillado , 
con buinilde toe decia : 
< Snpliaote *i algún tiempo 
• tuii«te en amor iletdiclia, 
«penniías que pueda hablar 
acoo la qae llevas caativa. ■ 
Concedida la licencia, 
d Moro así hebU á Ziza ; 
*To te juro, dulce esposa, 
€por Platón j Proierpiaaf 

■ de librarte, ó morir antes 

■ de media luoa cumplida. > 
1^ Hora triste j llorosa 
al gallardo Uoro mira, 
di£i¿ndole : > Ta es larde 

■ para seguir ta porfia: 

■ j poes tan tarde viniste, 

■ vuelve Moro í tu Alcaidía, 

■ y procnrala guardar 

■ mejor qne gnardasleá Zi^a.) 
Corrido f avergonzado 

el Moro se alzó en la aiUaf 
j cubierto de sn adarga 
arremete en valde, aprisa 
contra la segura gente, . 
mas allí perdió la vida. 
La desconsolada Hora 
junto del cnerpo tendida, 
de su mol logrado amante 



ao3 

coa triste canto decía t 
Ron^ mi blanco pecfao 
este puñal agudo, 
paes nú dasdicba pudo 
sacarme á tal lugar, y á mt 

despecho. 
Es bien que le acpmpañe. , 
en triste sepultura, 



y que la tierra con mi sangre. 

Sirva de aviso eterno. . 
este mí triste amor y desvario, 
que si será , j yo fio, 
mientras bubiere eslío y frío ín- 

viemo. - ■ 

Arianquen mis entrnqaa - 
las aves carniceras, 
también las bestias fieras 
naturales y es tr uñas; 
quedando solo el nombre . , 
de los dos qiie^ murieron, 
porque bien se qqitierou 
dignos de eterna uaná y de. r»- . 

nombre. 
PesarfMO el Capitán 
por Y«r la presa perdida, 
le t^c^giá con su gqnte 
para lu fuerza de Arcilla. 
Y porqne en memoria fuesa 
puK>.en mármol, escalpída, 
esta lamentable historia 
del'moro Uomar J áp Zím. 



' u3i.z.iit>,Coogle 



AOHASCE DE M05TAFA. - 



Sembradas de medias Innai 
capcllár, marlota j loaaga, 
j de perla» el bonete, . 
con plntndt verdes j bMncas; 
el gallardo Moitafá 
se parte rompiendo el alba, 
i donde laarmada fuerte 
de su Rey le espera y llama; 
y de la mar las trbmpetas, 
chirimías , pitos , flautas, ' 
añades , >sacabuc)ies, 
)e hacen la seña y la salva. ' - 
Cabalga el bizarro Turco ' 
á la brida y la bastarda 
en un caballa mas blanco 
que la blanca nieve helada. 
Ligero, brioso y fuerte, 
con tinas efes por mareas ' 
que basta en'el caballo quUr« 
mostrar su fe limpia y casta. . 
Fái'tese el bizarra Tdt'eo 
á la conquista de Malta, 
y áotra mayor conquista- > ' 
que tiene en su pecho yvlifla^ 
y de la mar las trompetas, ' " 
chirimías, pkús', flaiAagí, - 
«s TOE formada le dicen ! . 
genA'*1,'«ftibBrGa,eMbar(!t. ' 
Respoñde'elámorpor^l: ■ ■ 
¿i dd, 'fúírttÍDa,me llamas?' > 
i quieres te bnsqne en el mar, 
pues en la tierra me faltos? 
¿Piensas que de la mar pueden 



la multitud de las agms 
aplacar la mayor parte 
de este fuego que me abrasa ? 
Y con este sentimiento 
por delante el balcfJn pasa^ 
á dd le amanece el dia 
í la noche de sus ansias; 
y reparándose todas, 
Tiendo presente la oansa, 
dispuesta á daiíe favores, 
que ya de desden se cansa : 
hennosa Zaide , la diee, ' 
si mi presencia te enfada, 
dame una prenda átii gtisto 
con la licencia que parta. 
De tu partida me pesa, 
Je responde, pero basta 
con que lleves esta prenda, 
de aquestas manos labrada. 
En los estribos el Moro, 
del capellaren la manga, 
las dulces prendas recoge 
de )a qu^le prende y mata- 
Descubre un liento labrado 
de ora fino y seda parda, 
con la rueda de fortuna 
ato vivo dibujada: 
<■ y de la mar las trompetas, 
nchirimia*, pitos, flautas, 
ct en vot formada le dicen: 
• General, embarca, embarca.» 
Ko tan aprisa, enemigos; 
dejadme goxar la palma, 



i.,Goog[c 



<pi« mil dueoí e»coinbN, 
7 mil razones ensalza ; 
Y porqae á 1« curobt» anba^ 
Un solo mi ZaidA'fallB] 
que quterat t¿ dat la muiu 
á quien das mano y palabra. 
Cont¿Dtat« por agorai 
dice la bella Sultana» 
que el tiempo lo onja todo, 



7 como venga no.tardlb,. 
De alegvej canUn^.eliiUori^ , 
mudo ci>n.lii$oio*bablfl, - i„ 
y paítese porque es fueraa, - 
7 el cueipo parle ^n alma; : , . 
>7 de la nuc las trompeta*, 
«chirioiai, pilos, flantas,. - . 

■ añafilcf , sacabucbcB, - 

■ le hacen la leña y «alTn.> 



ROHAJIfCES DEL ALBANES (i). 



Cnábase d Alb«n<i 
en las corles de Annr&tes, 
no como prenda cautiva 
en rehenes de su padre, 
sino -como ae criara 
el mejor de Im Sultán» : 
del gran Señor. regaladO) 
querido de ]q\ Bajaes, . 
grao Cnpitan-m la giierra,, 
gran cortesano en lai.[^ces, 
de loa soldaftb» escudo, 
7 espejo enire las galanes. 
Becien veuída era eutoncei 
de vencer, y de ganalle 
al de Hungría dos bandera*, 
7 al Sofi cuatro ettandartes. 

Tuvieron MKT't y Amor 
nn día grande» oombat^*, 
en unas rcalea fiesta* 



¿ Mas qué aprovecha domar 
invencibles Capilanei,. . . . , . 

ni-conirapoDcc el pecho ,.' 

Á mil peligros moríale^ . . j 
si uuniño eiego levencar , 
uo mas armado que tu arpeí, , 
7 en el corazón lcd<j|i. 
dos arpone* pe&etranleí;, ,. 
dos penetrantes luuponeSf ■: -r 
que soO'los ojos.s.aa.^^; ,'i , 
de las dos mas bqH« ^:^TX»9.,^ 
que tiene todo el Levante-?.., 
Bien.conoció tu valor. .. 
Amor, pues para enlB/.alle 
un lazo vio que ere poca, 
y qniso cou dos prendalle. 

en lai* corte* de A>4!irAlQ<l- ..' 
JuDlBS pues mucba*. naciones 
de M.oros , Turcos -y A|arbei, 



e»de Gúngora, y hace alusión al famo^ Duquéd* 



. Dg.l.zedt,,CoOgle 



ectre todos ie ««fiak 
elAlbaDdsiMf pujante, - 
que ha He vado de h» jmUs ' 
i petát ciclar Bajaes, 
el líaro d« la victoria; 
peroqaiio Am»r premíarie 
con el-favM' (¡dc Anelinda 
detde un corredor le llacei 
Turca ihutre de valo^ ' 
descendiente de Sultanei, 
la cual le envia un recad» -' 
al palenque oon doi pageti 
£1 Albané* le recibe 
GODupacíble seinblante, 
j ja cuando de la plaza ' 
mandó ^fel- Saltan q«e le t»*- 

j qne-restietien las trompm, 
loa {¡tfhntfs y atabales^ 
quiso fortuna enTÍdrosa,' 
para mas éniroAiiarse, 
que le^^rufjttse al Stdtan ■■ . ' 
nn BajáTaliAite'r graW, 
dicteiidb : ^ MiVe- ta Al»» 

* cónio'^l honor le repiaFte, ' 

• que le hktt s^tío á muCbos 



>qu« ntaa'(pie el Albdoía «»< 

Dijo el Saltan : «Pnea queréis 
' parte de sá'boner quitarle, 
, • al qiie matare un león 
«el premio precrndo dalle.* 
El Bajá salid prídieto, 
y el León al Bajá sate 
tnn furiai0,"qa0 le biao ' 
de un encueatro machas parteii 
£1 Albanés valeroso, 
desnudo su cuerpo sale^ 
poniendo su meóte en Dios, 
con un bastan recio J grAude. 
£1 León BlTEmetñíi - ' 

j una anioroia vot sale 
de ArscHúda que decía : , 
¡Santo A1¿I queráis librarle. 
Tuvo gran ouentscl guerre«<Of 
y para mejor matarle, 
metía en la-botra al Leoli 
el basto», y prMto ale 
de nn coito yfitto puñal " 
con que dov'iieriAas hece- 
al Lean ea las eutraüas, < 
por dó vida y sangre salM* ' 



Begocijada y contenta 
está la Iri^ihosa AiwíRadái ' 
turca de mucho valor, ■- 
y Sel Gcán Sultán sobrina. 
Procedi ó le este Contato 
del graií placar y^legeia j 
que le causó ta fletaría 



de su AlbaD¿s aqud díai 
Consigo habekt'dama 
una aBeR)sa"porfl»t 
ella á sí propia prégnnla, - 

- -^éHa á'st sereapondia. 

.LDime, AneUnd«t ^Ba Cstál 
por uii caniivo cautiva, - 

.Contóle 



¿qnien rapicic'ttwu 
qu¿ dita de ti) ArMÜada t 
•Veto puado Ml« trwmcti 
en que el honor te ■*<*»•,■ 
llega el bullicMio Aipar,' 



T de n 



a dla« 



por lo cual Ja-damadÍM t 
I Xj Alb«n¿t At mlyüt, ■ t 
el ai» vsllentaj^altfit'' -'•-■ 
qne encieris en *i la Turquía t 
I Cnán bien andante aerí 
la qae en tn favor rétiUa*, - 
porque aanqbe cámiTa eatáa 
eret Señor t yAan^iaa I ■ 
No qniao uím kf aordM < ' 
6 qne el Aniar"it'péni|^ ^ 
y un Genielvoillanml^*) ' 
•i Atbaa^i'HtP'invrits- 
dice en nn papel 'qae vongí, 
i media luñavarMb,' ' 
á veria por el JMdin; - 
á dó agaardandb'eMm;' 
£1 Albania r«oibi¿W - . - 
el recado , y-reapnmünf 
qne le Bgradéce<éLfaboiv ' 
y qne a^ obedecida. 
JuDtoa pnes to»4«« anUnlcs, 
el Albanéa le decía:'' 
¿ Qué me qnpreisf'niiiSeiorB, 
bien del biew dd aln)vinia ? 
lio qniers^gBJludt'-MMg*) 
que mneairfli tU^ttettafia 
mañana -con lof iajnn, 
por mi gMtb'y tiip^rfia: 
aolo 'pnundo' ^edntitndaf 
qne loj' M «tdarn y cantivat 



Hoy 
para en cóan^ aae mudare*^ 
sin retemr alna 5 YÍda. 
T.I Albanéi le i«apoMle: ' 
etcnchad, bella Artelinda, ■: ■ 
y notad qae loy dcAlbanía^ ' 
y voa criadaen Tnt'qvft; 
y qne nací y soy críatMno, 
y por mi fe pcrdenai: . 
mil aiundoi li'.taatarielB;- 
y rlro» lauto» rAnclntdav- 
penliera por vuettro guato, 
' ain punto de cobardía, 
ni anteponer el afrenta 
qne de«éi c) •Sultan'Teóbsr I 
Coa eitoiae infiéió^ 
dejandotai^ Anviáidn, 
la cual Míate y'IaMMntand» ' 
de au forton, debía: 
Puie tai contento 

ydejóiñe^iva 

para vm tormenta. ■ 

Vencime de amor i 

poF m Albanés, 

que aunqve eaclavo esf '' 

esUarleen talor: ■. ■ 






iIm 



al quinto elemento , - 
y dqómd vita . . 
jiara niai torjnento. 
No le.abbmdaTon 
mis titrdaí raaonea, 
ni lasocationea 
que Ja demoatraratf^ - . 
cuando agua ballMWl... 
mil ftjbüsin cnento* 



Contóle 



308 

pnei KKÁáo ciBtiva, ' . . - 

me dejó á tní TÍ*ft . . 

pan DMt tormenta. 

De mi.Uviandad - 

yo tcDgo th'cnlpB, ■-■■' >. .■ 

pne* qne «o Iiay dítcolpa' • 

¿ tal Jibertad 1 

mis ajo», llorad, 

dejad «1-«««1«bC0| 

porqna.i^'did'\id*' • ' 



pan n 



■ dqar de q«Nrar)o, - ■■•i,.-, 

• pnei «tKMÉnwrlai-.- 

I r seríme imptfs'tble^ ' 

' i y dolorttfmUft' -... i 

' el qae pM ól^aleato^ I 

; •_ pai»med<}d.i*iva . lu: ! 

.: para maaMtw«nttt4 ■' , 



■I !■ 



nOHANCE' HVÍ VIEJO aBDUJUK. 



DatAe tmullo n 

estaba Arsdiiañnmdo > 
lai criitaübai'cactíeUea ' 
del *«va y dando Taj« ' 
AyecMmirabt'di^att, ' > - 
otrat la tierra ; el campo,» ■■ 
otras pentaba «n lai coaai . 
que la daban mas caidado,! . ' 
No está peíiaando la Uom . > ' 
eo el corte*an« tntoi' 
porque tiene eL pensimieoto 
eo UD Vcioc'ifm aldeano, 
qne en las riberai de Toméa 
es noble Aluaideafaaiaaa^ ' - 
aunque nn sigue la- corta 
de Almanzor, Rey Toledanoi - 
Enamor 
tiene el sentido < 
cuando llegii aunque dcikjoS' 

cl.aucianoReduan j ' ■ 
en un maSo caballo, , . I ■■■: 
viejo AJcaide; y no vellido, ' 



gallarda yiftmoMMrado; 
y como (e()*ró el jiloro- . ' 
el micaiiar^ocufiadot: ' ■ 
de nn rMftlMidetfiraleisol, 
qued¿ sttsp i e—oy iwirtodo^ ' ' 
I'rocfiraidúaii^nlar i . • 

ei'aocianQ.iJBunorado: . 

el gran fnefoitjue le oocsende -, 
su cadiMÓi paobd heJado^ ,, 

Faséisebaoleádw pinma, .' 
muy á-]o:4bimpUd«; ■ . . \ '., 
pero viéodolflia Mbia,- 
le dice con peckafairAAa:- 
|Ay Moca,, cómo. me OHiaaa! ' 
¡ cómo me tieoíMBailsada 
el ■afvimiimtp én pensar -, 

que ettéa pdc Mi ■ amactelsd»!! . ; 
i No repoaas qae ya- tiene* ' r 
la barbaiyicl^«UD«a«ov<'> >.>{> 
grande cal*»y peico pe^ . -. i 
y qne tá Iccpiblan Imi'mdno»?, ; 
¡Qué po«0.diMtp>qua ticaes 
demis^oMBieateaammi : '.i-.. 



pnei qoMxes se compidot^rar^i -' 
canrtu újjte y MnM:dafi«*l >; 
£1 Moró'bwit «nl^ndt» > <^'. t 
<aai lodolo^nelia hablado, ' 
á lo cod reapoadi¿ t Bll úl' ' 
todo lo tunciá m manda} , 
; coiin ¿ ¿ttc le pftrcoM I 
le das caloc ¿mis aSoi> • ■■i 
y hac^ al hUado pech* 

altÍTO, íftTMl, lOKaaÓl' 'i' 

Jílonicóml Toker una letra ' 
Sobre tiDEapdlar dorado;: ': r 
que dice: Pues que mte am^i 
aigo puetio yulgo valg&i 
En el «diú'gá traía 



»9- 
tía sol coii.afdíentei raf OJ, ' Z 
j per' orla aqBctta"letrá ; . -i 
Sin duda dos toies haUo: ■''■■■; 
pero vieado que la Hora '•■ '■>■■• 
con tai desden l«4ia mirado^''' 
en««brtá'«l («LdMlaadarlEC ' ' 
CM>n nnalaiaiíai pajada,." ' ';> 
d¡cieiMlo?«I>BCS3cainibló <■■ ■> 
mi sol, qáie^ es t(í> tapado- ■ '' 
el que piptodo teaiay: 
'del que.«*.aalüDats««ado.«'' ■ 'i 
Con eifc>«lMe»0'te'»nelFe, '[ 
j la Mort te bo «ornado , 
í ocuparle de ^incipio ■ ■' ■ ■;> 
i-oaiclidos." i-Ti' 



tlOHAMCE DE DRAGTJT*. 



En el,ett>ejoloi<^oty • < 
en 1m eabellos el peiné,- ' > > 
én lsrvid«el desengaño, " - 
los deseos en la Bne^te í 
sn bellaa aet^centada, 
pprqité b tristeiá á teces -^ 
alegres nüfagros- hace 
desDÚntiendo «I tiempo' «legre: 
dos naves por arracadas, - " 
con dos soles por trinqnctel, 
garganlclla de aubacbe - 
coD-perto de nueve en nntre; 
de esmeraldas y eafiros 
'Colgada de ella una sierpe, 
cruel diTisa del alma, 
y de sus ¡rásemeles; 
rica almalafa vestida, 
«mirilla, b)ancf y verde, 



colonia asul de' Turbia 
^e ciñe sti.bbnco'fcODte; '■■■■'■ 
Dragtita reeiea cassda^ ' 
co»nn deudo de. Harnee, 
aquel secrttaKtf- Real -i 

y Aldaide de los DoDotíes; ■ > 
y casada por ss tio,' . ' 

porqne favores pretende- 
pata ser graide Alfoqni i 
si al Rey Chica le [dugoto^ : 
í su prima EIraaarm ' - < 
que consolstla pveleiide, ' 
de su estado y do su tia - . ' 1 
se quejaba tíeriiamenle. - 
Alá le perdone,' padre, '. 
que aolra que tú faileeíetes ,i 
inis.aliivaí eiperánzM - ■'■■ \ 
no eslrüiabaa en lo* fteyes ;"i. i 
14 . 



91» 

7 no te perdone Alá, 
Zegrí, que tu Miitgt^ « 
para comprar dignidades, 
qae no »é li.Iat merece». 
Tn vida anciana j caduca 
que por momentos descrece, 
qniere* hacer perdnnible 
con esta que al manda'vieBe..li 
Ho curaste de mi dictn 
mirando tus interesM, ' ' 
como M fnerá el canrme ' 
por qatncc'diaaÁ. veíale,, 
Bien pa»ee qttevoa^M < 

que tantos enojqs cueste 
tm enemigo'ordiDarto^' 
que rehusar na te puede. 
Condiciones eacooiia&ts 
trabada gnerra mantienen, 
á donde lidian las almca 
hasta que lo» cDBip«winueieni. 
¿Peniabas cuando .llórate ' 
que con je^tts qnelaae dietaa 
me podría 70 aoéilar 
éama las^denas mngeces? 
Collar de perlas me diste ; 
mas las que mis ojos llueven 
enternecenin ti viro 
á les diamantes mas faet4e*. 
Los brazalotet j anillos 
■on esposas ifne me tienm 
cautiva y desesperada, 
de que mi dicha la* quiebre. 
Prima mía Eleaiara, 
I107 hace juatoa dosmcses 
q«e vi á mi Hora enemigo 
en ttna ficRa wl^uie : 



con aLienéion me miraba, 
j con deaprecio miréle, 
tanto, qii« dije entre mi: 
i Todo M mundo ■• me álreve? 
jtan'dejada te parexco? 
j eres lú tan intolmta 
que anuqne me pKMictaa reinoa 
mis favores te prónmte*? 
No te me pongai delante, 
HotíHo cnitado, vete, 
que pen taré que mcamai, 
j al momento marídeme.' ' 
Gélaa cosas dije de 'él, 
y quiso'despuesmi siierl^ > 
qne le obedesca de disf ' 
j (jueá su lado me acueste: 
:qDe ai ao le digo amores 
de mi libieu se queje, 
y qoe ^«ecibirle sa%a,: 
cuando .¿'perseguirme vienen 
qne todo* me Ilafuaisnya ' 
ain podeidectr que mientiía; 
que diga que le doj giuto. 
cuando él i mi giislo- Ofende; 
qne tcnerbijos de mi<- 
con razón presuma y piense; ' 
que mi alegre condidMt 
tri»te suegra, la gobierne. 
Prima, cuando te casare», 
poT'tut ojos que no peque* 
vontra U fe de tn gusto, 
7 que en mi daño esoarmienlea. 
Con tus eaperabui ciunpl^ 
aunque te culpen las gentea, 
que nunca pudo olvidara* ■ 
lo que Bgradti paca liempre. 



En «ito yina nn recado 

^ae al jardín de Zatda fuese, 



y «tlatadodc 

*e fue veaiida dfe' verde. 



BOHANCBS DE ZORAIOE. 



Eotró.Zoraideidesbora 
i bnsbir sd amigo Tarfe, 
con.aoaieEadoa patoa, 
7 coa turbado aemblante. 
^oma tus armas, la dice, 
que me impoila qua^te «ne«; ' 
Le de ser luego, nQijineraa - 
tjne latardanu meagv'rie:" 
el cuento de mi venida 
te contara por la calle, 
si con la pasión j enojo 
á decittel o acertare. - . 
Tarfeaendiú'ú sai brinai, - 
ciñdis sucOrvo alfange, . '>' ■ - 
quicial bonetelasplomas 
por mejor disímnlarte. 
&aleif,con tanto sHenoio ' -■ 
qae q¡ la» noctaraa* aves ' - 
aienieo sus secfciot pqsos,"' <''- 
ni los veladores eailesi' " ~ 
Zacatín y Plaza nueva' - n' 
BtraTÍe*an sin hablarse, 
que Tarfe no te pregunta, 
ni dice nada Zoiaide. 
Al entrarpor los Goineles ■ 
Tolvieron i repararse^ 
que vieron en nn balcón 
nu «Imoiiar puestn^al aire- 
Solia Celioda Í>eIU 



poner estos alnaiaares 
í Soraideen otro tiempo, 
cuando era dichbso amante; : 
j ahora es aeñal rabinsa, 
qae quiere desengañarle 
la señal qne teSalafoa 
sus placeres j sWaces. 
Limpió sus ojoi el Moro ' 
creyendo que le engañasen; 
mas el mar que entró por ellos 
con el desengaño sale, 
A sa' Cetinda aborretle, 
porque se autepofle antes 
á la gloria- de sus bienes 
la presencia -de sol males; 
y aunqne el Moro ^s valeroso^ 
pueden tanto los pesares, 
y mas si nacen de amores, 
qaevencen las libertades. 
Dio con ¿I, tino en el sado,-- 
no sabd'qne hacerse Tarfe, 
que los remedios son pasos, - 
y los desmayos son grandes. ' 
En aqueste punto estando 
llegó Zurhian Bencerrtge,< 
Moro que Celinda aguarda, 
de gran gentileza y talle t ■ 
Tarfe que le vio venir, 
dejando i lu amigo, inle 



L)¿i.z.iit>,Coogle 



á contradecirle el [Auo¡ ' -^ 
diñtuáo ! vHclyc> so paieit 
El Moro que en caiot de honra 
es no menoi arrogante, 
le responde , ¿ qai¿n soit voi ? 
medio demudo el alfange. 
Tarfe no le quiso bablsr, 
sino que laA.abnak hablen, < 
y qne averi^en de enti^ntbda 
quién ha decstar'en le call«, i 
Sacan los alfaajetfieroa, 
derriban los oapelterea, 
y tiranse ftwrtes, golpes 
con pensamienito» Biartatet. ' 
Crece 'la rid>ia j desdeti,' 



la fueras , ikbia yeorái^, - ' 
7 ta^n vivas centellas 
de los duros pedernales. 
Fiü! Tentnroso Zurman, 
llevóle de nu guipe Tarüe 
. cinco plumas amarillas, 
y la mitad del turbante. 
Acndiú^ehte al ruido, 
que fopiBron de apartarse; 
Tarfe se to1i1¿ á sa tuai^«^-- 
i ijuien halló -oomo deuntn, 
y en bnMi Jciradn á cusa; 
qii« aada rtieate 2oraÍde, 
pues oéh» y mal de anaores 
soa vm j>ua*ttno graadsk 



Et coatento de tU.rarta 
se tenipl¿. Alcaide, vok. verte 
celoso de 10 Celinda^ -. 
aborrecida y«iisentó( 
porque es un mal et de t^Ios ■ 
que solo el alma consirnte, 
donde lidian loi sentidos 
liaita que loa cuerpos mueren. 
Eit^a, amigo, quejólo, '-,' '. 
desesperado f impaciente*, - < > 
y no tne espanto. que esjffiKiI 
harto peor que «l-da-rnterie : - 
da algun vade ¿ tus.oongojas; 
que qo es raaon que la'g^ute 
entienda qne en valor 
te lo alropellan Uagerca. . 
Si te ba ofendido Celinda»' 
muera ella y qnien te ofende, , 



qitie no pierde* tu nobleí* .. 
en matar al que «s aleve ; 
porque en lemejaote* caaoa 
mucha mas honra se piradí 
en disimular agravios, 
que no eñqwc maera.Til gente; 
Dices ^le de-di«m«nte' ' 
tiene^«l pecho quiea te ofenda 
mas yo tídigoqne' < 

de blanda.eera leilenes : 
si dices. que'tB* tnspicoa ' 
le vqn á helar en «n nieve, 
es que nobles pensab>ieato«. 
en bajos pechos se pierden. 
Si la debee.nll abrazo^ ' 

ellaoiroiiautoite-debe, - ~ > 
con que queda bien pagada 
délo queda.fácíliiieate.: . . 



i.,Goog[c 



y paes eUa no entendió 
lo que ganaba «n penlerte, 
i:ree.({tie no merena^ 
Alcarde, qne laquiíietes; 
y no quiera* mai TCnganiB 
que.Ter qnepor él scmaMB, ' 
que puc* es de rain linage. 
la pagará cual merece. 
Dei]tro de mu; breve tiempo, - 
verá» trocadas lai luert^ 
7 ella echará de Ten 
lo que ha perdido ea perderle; 



'at3 

que cual mesón de lablilla 
son oontíno-lai mugepss, 
queaiemprv á tos mai esUrañoi 
mat legaha-jinas quieren. 
Son cual natural espejo 
d¿4oló loa presentes ' 

n rastro de loa ausentes: 
in un mardonde se anegan 
is ma» sabios y prodentei, 
en, el amor ñus mudablqs >- ' 
que veleta en chapiteles. 



ROMANCE D& ZEBBIN.. 



Desde hoy mas renuncio, Mofa, 
la fe , ta amor y palabra, 
tu desden y mi recelo, 
de celos, furor y rabia. 
Quiero dar Inz í mj* oJ9l>. 
y dar libertad aí aln», 
y salir de esta tormenta:. 
al raar claro de bonaoia. 
Yo vi bien tu oscuro pecbo, ■ 
que el ser oscuro fiie causa 
de curar el mió llagado ¡ 

de la amorosa batalla. 
Ta no pretendo tu amor, 
ni de tu amiga Daraja, ' 

que sois ■do* fahas sirenas, 
desechadas «n la Alhambra. 
Ta ao quiero «star cdoso 
de na pobre Horiico Aadalla, 
de los mas viles Geniiaro's '. 
de Ja ciudad de Cranada; 
Ya-'sa daré sombre falso , 



á tu hermoaura y tu gracia, 
llamándote en mis abrazos . 
divina y bella Diana. 
Ya no quiero ver tu calle, 
ni hacer seña a tn ventana, 
ni aguardar desde las diez 
á qtle Apolo rompa el Alba. 
Ta DO quiero tus favores, 
at tn bordada almalafa, 
para salir á las fieitai 
quelraaabaportn causa. ' 
Ya no tendré -qne gastae. 
mas ceqnies de oro-.y plata, 
para esmaltar tn cifra 
en' eWampo de mi adarga.' 
Ta no sacara librea* 
de eolores'á tngracia, 
para qnévieses en ellas 
la stfjeeion de mi alma. 
Ta no ofreceré á'tu gasto 
foneto*,(l'>Íiitas,m cnarlss, ' 



'•i 

TÜ.Iaocícoi , sí caneMDO» 
leveí terceloi t n> ocUvUi 
Ta no MDultaré en el templo 
de la amor j la fe filia, - 
]ai palabra* y favores 
que sin.aGcien mrdibaa.' 
Ta no liaré loaojoi rio*, 
ni'dfl pcclio liaré alquitara, 
para ofrecerá tu amor 
lo» despojos de tu alma. 
Ta quiero andar soaegado. 



j no parecer fantaimt, 
aguardándote de nnbhe 
para gustar de mis aasiai. 
En fin, no confiaré 
en lui fingidas palabras, 
que eiei Circe encantadora 
de las que de amor se abrasan. 
Esto el valiente Zcrbin 
dijo espresando sus ansias, 
j de sus quejas la Mora 
desdeñosa se burlaba. 



ROMANCES VARIOS. 



A^ALA EN un JUEGO DE CANAS. 



El sol la giuroalda bella 
¿el ma* criilalino aljófar 
alumbraba ^1 medio curso 
ni mar j tierra redonda, 
cuando tn '" pl'ie de Tunee, 
cuyos balcopes adornan 
inil soles clacos de oriente, . 
del amor fiecba* bennosaa^ 
drlaote el grw Alfaqut, 
nieto del de la Co.rona, 
que las columna* d^ Alcide* 
puso coD ekfucrso, j honra; 
entra brioso y galán 
á la Morisma K^pañola, 
Itind.iro , Señor át Oslco^ 
con atabales y trooipaa: 
encubertada la yegua 



de tela amarilla j roja, 
desde el copete esparcido, 
basta la enrizada cola. 
Viene á mantener sortija, 
celebrando la vi oto ría 
del Bey Félix de Granada, 
gran defensor de Haboma, 
Siguen lo* Bvenlurercts 
nfanos la plaaa toda, 
lleno* de rubíes y perlas 
j de ámbar labradas pooaa. 
£1 mayorazgo de Ayala - 
entra COD ornato y pompa, 
ailla con .arzón de plata, 
j i los fines bella» borlaa : 
de negro j blanco le Tiste» 
porque U ingrata que adora 



d«já en blanco an veotnra, 
y mí negn le U toma i' 
de lot Avaloi Xarife , . - 
Afanoradife* de Ronda, . 
tale BD gilUrdo tnancabo 
con quien el salera soa&bra , 
morada y verde librea, . . 
«t color de sus congojas, 
porque te tienen morado 
|;oIpes de esperanzat local:, ' 
un Bajá sale de aiol, 
llena de espejos la ropa, . : 
y por mote : Sol y espejo 
de amar y penas celosas. 
De hojas de yedra un salvage, 
por ser su dama leona , 
hojas de esperanzas leves, 
que el aire marchita y doma. 
Un pobre Aliatar ilustre, 
vestida de,bolanda tosca, 
sale á correr bien corrido 
de las f*lt«t que le sobran!; 
la letra dice : Quien liene 
i^ac/ia sangre y plata poca^ 
taiga de lienzo d lasjtufat, 
porque amortajan su gloria. 
Bravonel sale de verde, 
rico alquicer j marloCa, 
con unas eses de plata, 
7 esta empresa de su historia : 
nna esperanza rendida 
como del viento las h'ojfis, 
y una fe que lo sustenta, 
T por letra -.Firme, y tela. ■ 
Los Zaldei van de tela 
de color de U amapola, - 



ii5 

sembradai mil «tmeraldas 
por los'boDtles ylocas: 
delante un negro Cupido ' 
con flecbaq de oro vistosas, 
j el mote? Tetoro ofrece, 
y en-negro carbón te tama. 
Dos capilBiies.queal viento 
Uu bandera* enarbotas, 
Hcan blwtca i , tuntoelas, 
y á treohw de oro anasrocftai' 
la castidad significan, 
que flores produce y corta* 
y la letra: Teñiréla 
con sangre que cruz adorna. 
Bizarroi pasan la tela, 
colgados precios y argolla; 
ya dan licencia los jueces, 
y al cocrer dulzaina^ tocan :, 
parten Riudaro y Baxau, 
mas el Moro el precio gosá- 
ofreoüodole ¿ su madre 
la bdU Celaui<a Mora. . 
Con el Xarife asegunda, 
y también lleva la joya ; 
mas fortuna r^atida 
la suerte y hados soborna, 
que de Ayala ct mayolv^ga. - 
galán el prertiio l<r toma^ 
dándole ¿ la bella Rigrata, 
que con alma y vida honra. 
Celina , que «1 Moro sirvé| 
dice d£l ccnel celosa : 
Ayala , tú me mataste, 
Ayala tn eleeó nombra. 
Lleva un Capitán sortija, 
y A pobr« AUMaz UevMa, 



i.,Goog[e 



~at6 

los ZiidésoamnifiHlcf, -* 

el Saliige unlado loia. : 
Bravonel 1« jegat pka, . 
7 su yentora nalogcat 
viniendo de la carrera 
¿quien dice, jraúUoja: 
paca le psia á mi cmel.. 
de qae ■ en lu aerficio corra , 
70 no me capan toqiw lin7a, ' 
qa** ann lú ytt .qua.. «i firme 

onza : . 
no WD fintu para tríiUs» 



ini fe me sale «M^Bítóts, 

mal no. ca 'mucho, ai amo ■ 

lot aninialea a sombra. 
Invencimiea entran nner», 
corre Kadaro con todas, 
gonadaí alfin por lances, 
precio» j pechos de Horas. 
La nadie da fin al juego, 
la> knifli ligerat tronchan, 
que no hay fiei¿a qne no acabe, 
7 ain ha^ar «s éichoaa. 



ROMANCE DEL ALCJJDE DE FLORENCIA. 



£1 Alcaide de Clorcncia, 
ancesot d^ mi murallas, 
en la pinza de Madrid 
alegre juega las cañas, 
con marloÉa 7 «apellar 
conforme á Ja iioeva nsanz», - 
todo cuajado coa ents, 
divisa, que al mundo eapaota, - 
£0701 sentidos preciosos 
como sentido» en plaza, 
cada cnal acomodó 
dsuc|,o difernstes trazas. 
Unos dicen que la H 
pnso so)trc blanca' citanpa, 
poique hi blanca en la mnertii 
ea 4<*nde mas se señala : 
otros que letra de.piernas . 
aacó , porqoe ha viito tantas^ 
que para, echa rías de ú . 
fue pecnario jngarlaa. 
Otrt^ dicen, que mcdn^o 



de qae la fortana escás* 
le ha de dát «Igun dis^nsto, 
del miedo puso la* armas. 
Otros que por las mentiras 
que se dicen entre damas, 
con M signtficd 
de;n>s marañas le cansí. 
Cada cual conforme al inicio- 
de sn hneca calahaia, 
interpretó la divisa 
"segnu lo que se le alcanza. 
Una lanza sacó al'b'ombroi 
banderilla negra y blanca, 
nn alfange cortador, 
la cnchiUa corta 7 ancha, 
en nn caballo ligero, . 
IsrgA crin 7 cola Isrga^ ' * 
saltador, de paso altiVo^ 
que apenas los pies estampa. 
A la señal ¿e darines, 
y de trompetas y cajas, ' 



).i.z.iiuGoog[c ■ 



repite el eco gracioio, ' 
at iiel-rer de la* espaldas,, 
adarga, adarga, adarga, - ' 
encubre la «abeía, el paso ^- 

larga. 
Trabóte la eicaramaza, 
la mai graciosa j gallarda 
tpt» se pudo imaginar, 
rompiendo el síre las cañas; • 
7 acabada por un rato, 
cercada toda la plaza, 
dos i dos f Iré* á tres 
corren con parejas lanía*. 
Al toril abren la pnerta, 
j cada caal se prepara, 
naos de cortea rejones, 
j «Iros TnelTen las espaldas; 
pero el Alcaide famoso 
á quien la fortuna aguarda, 
con corona de laurel 
para engrandecer tn fama. 



ai? 

i vista del gran Senado 
sn altivo caballo para. 
Un toro sale furioso ' ' 

la. cola toda enroscada, 
cqmo si solo saliera 
para semejante hazaña, 
lláeia el caballo arremele 
.qne le espera e»ra i cara^ 
Jugandu el cono rejón 
su daeña el brazo levanta, 
j al bajarle, la loberbia 
del furioso toro baja. 
Tendido qnedó mi el suelo ' 
midiendo la arena blanca, 
j con grande regocijo ' . 
á gritos casia la Fama : 
qne la cifra de las emes 
es dd qne montes abaja, 
y del qne tiemblan los Uoaos, 
y el que fuerte* torot mat». 



El encumbrado AlbatÓD, 
junto con el Alcazaba, 
dos botas antes del día 
tacaron al alborada; 
VivaconluB le responde 
con clarines y duliaina*, 
y el noble Vivatanbia 
con pffoaos' y con caja*. 
Luego la* torres bermejas 
Generaltfe y la Alltaiábra, 
solemnizando la fiesta 
alzaron sus Im^inarias. ■ 



Gómeles "y Sarracinos, 
Tarfes, Chapicet y Haias, 
Porlavíses y Vanegas, 
Aliatares y Ferrácas, 
Adalifes y fiordaiqnra, 
Abencerragct y Asdallas, 
Azarques eon los Alferrea 
madmgaron á la zambra, 
que la ordenó Bcdnan 
con Unza tu carnerada, 
para allanar el destierro 
de Abenanlema el de Baaa- 



i.,Goog[c 



a.8 

Iba Beduan delante 
en una ji^oa alazana, 
TMlido de verde oscuro 
con Mj¡ ahnaiiar por banda; 
coa plumas de tres coloMa, 
nna esfera en la medalla,' 
y enmedüi della esta cifra.- 
Jtíucho mas mi empreía et mita. 
Luego tras este seguía 
Muza, enUDa yegna bay», 
de amarillo ■j naranjado ' 
can una toca encarnada: 
por divisa un eotason 
qne 1« atraviesa una eipad», 
y en e| pomo aqueste mota; - 
Mas crueldad usó Darojá. 
Sravonel iba vtfstido 
de auil y franjas moradas, 
con nna liua menguante - 
encima ana toca blanca ; 
j con ta deifica \uz 
del sal, encubre sn cara, 
j al rededor esla letra : 
^JR lúe mengua mi esperanza. 
Aiarqne, qne de la guerra 
vino , quilo entrar con armas, 
la* «nales trajo del mar 
con el agua deslastradas; 
lleva en medio del escudo 
colore* diferenciadas, 
y en la orla aqüeste mote 9 
Diferentes son mis ansiat. 
Salió Celino j Mu ley, - - 
Galbano y el fuerte AndliUs, 
vestidos de una colbr 
en cuatro bacaneas Mancu : 



estos, porque *<U amigas 

quedaban en la Alpnjarta, 

entraron de tuia librea , 

y con mechiks colgadas;, 

albornoces colorados 

c^ guarda-soles- lie plata» 

y todos aquesta letra : 

A la- vuelta nos aguardan. 

Luego tras estos. venían . 

por el Zacatín la*, damas, 

que con el ion de la» trompa^ 

sintieron *er avisada*, 

Beduan qiie vía «I tropel 

manda parar mientras pasad, 

que no es raaon que mngciesk 

vayan en la retaguarda. 

La primera del paseo 

era la hermosa Daraja, 

que pues es poc *a retpelo, 

es bien que sea Capitana; 

vestida de raso blanco 

y la mano levantada, 

con qne el robicunda rostr» 

tapaba con una manga: 

nna toca de telilla 

y el cabello en la* espaldas, 

y un collar ante *«« pecbo» . 

que á un carbunco la 1» lap«: 

adnrn¿> la bella, frente 

can nna bella etmcraldv* 

y en medio de ella esta cifra s 

lo la culpa Y tú la eauía. 

Luego tras ella briosa 

llegó la bella Zanidi, 

los ojos en Beduan 

y en Abconmeya el alma : 



Dg.l.zedt,,CoOgle 



veatída de verde oiciire 
con rapacejoi j franjai, 
j en una franja eit& mote: 
Mat juicio y menoi gracias, 
X.leg6 Pátina j Celinda, 
Sairachu 7 Celindaja, 
Xarifa 7 Zaida , Zalema, 
Adalifa y AlbetiEaida, 



aig 

todas cen moradas locas 
y almalafas plateadas, 
7 en los -verdes almaizares 
dice UD mote: Et colar batía. 
Asi llegaron por orden 
¿ la fuena del Alhambra, 
donde fueron recibidas 
de la Rejna Gnadalsra. 



JUEGO DE CASaS. 



Snspentos estaban todos 
colgado! de núa esperania, 
qne de la fiesta promete 
la diversidad de galas, 
Itadie en la plaza se mnere, 
con estar toda )a placa 
llena de bizarros Moros, 
7 de damas las TCotanas. 
Ksperáb^se una fiesta, 
fiesta entre elloi nunca usada, 
qne mantiene Rednan 
por una dama cristiana. 
Cristiana trae la divisa 
7 de Cristiano laa armas, 
7 en la targeta este mole : 
Mi lej dejo , y atat no baita . 
Rompid luego este silencio 
un moio Zcgrf , qne entraba 
tsn libre , qne dri amor 
yelo es siempre de :>u dama : 



traia en na pardo ames 
mil víboras esmaltadas, 
7 él' entre todas desnudo 
rojéndole las entrañas. 
Las damas de piadosas 
la ttiano le dan , 7 sacan,' 
y él la saya huyendo , dice : 
Mas el remedio me daSa. 
Traía las armas verdes, 
verde el escndo y la adarga, 
diciendo : Corta et la vida 
paro tan larga étperama, ' 
De ptumas grabó nn arnés, 
que el viento las arrebata, 
7 esta letra: Sadie fie 
de plumas ni de palabras. 
De do» mil aventtireKu 
se pobló (oda la piau, 
cuyos motes do leí 
por verles jugar las cañal* 



Cnbiertt de teda 7 oro, est¿ la plaza de Gelves, 

y goamecida de danuu, ana terrados 7 Toittnas , 



L)¿i.z.iit>,Coogle 



. aao 
coa la flor de'Haroi noble* ' 
de Sevilla J de Granada, 
qae como el tnlo ei de amore* 
loi cubre de oria las armai. 
Gente es que tienea ki»R<yea 
de ambo*, remos aliuadat 
para hacer contra Criatiaoo* 
una pre*B de iinportaiicia. 
Ya puei lidiados los tetros 
y hechas ya suerte* gallardas, 
de garrocha* y bujillas, 
de rejones y de lanzas; 
plancenleros *e aperciben 
á hacer un jurgo de caña*, 
al son de sus lamborioe* 
j clarines j dalzatnas. 
Despnes que mitdado hubieron 
lo* caballos de la entrada, 
y publicada» sus quejas 
en motes , cifras 7 gnla*, 
en, contrapoeito* partidos 
por cuairo puestos cruzaban, 
que de do* en dos cuadrilla* 
han de jagar cara í cara. 
Los primeros qu« pnsieroa . 
los caballos en la plaza, 
fueron el bravo Almádana, 
y Azarqne, Señor deOoána,' 
el uno amante de Ai'mida, - 
y el otro de Celindaja, 
contra Ioü cnale* salió . ^ 
de la cuadrilla contraria 
et antmasD Gazul, .í ' 
el desdeñado de Zaida, 
y el eipoto 4e Xarifa, ,1 
la hij^ del moBO AudaUa. 



De la cnadrUla' tcrccca 
la delantera llevaba 
LasimaU Ksdndalife 
el Gobernador de Alhama, 
y Mahainad Bencerragé, 
valiente Kttta de fama. 
Alcaide de los. Densetes^ 
y Virey.del Alpujarra^ 
que de dos danus Zegrtes 
son esclavas sus do* almas, 
contra los cuales fnrioaa 
■alió la cuadrilla coarta. 
Llevaban la delantera, 
con gentil donaire y gracia, 
BenzuIcnukcL. d* Jaén. 
y el Coue^dor de Baza, 
que sirven en competencia 
á la hermosa Feliíalva, 
la hija, de Boazan 
y prima de Caadalara; 
mas como tiene la gente, 
que aguardándole* estaba, 
en tormenta lo* deseo* 
y lo* ánimos en calma ; 
enclavado* en la* sillas 
y embrazada* la* adargas, 
lo* uno* contra los otro* 
á un tiempo pican y arrancan, 
y'iiabando «I bravo juego, 
(que mas parecía-batalla, 
donde con deltreaa raUd» 
alli algunos se señalan) 
■'Itfí míos pasan y crozan, 
los otros cruzan y pasan, 
des^brazAh y rcvaelfeen,* 
Tevuel|«n y deaembraian:^ ^ 



i.,Goog[e 



ciüdadoib* u 
te cubren y le MfBnm, 
por lio ««r en sai detroidoi 
Faraninfús de tu* faJuí, 
q^, es desdichada la lufcte 
para squel que nul se adar^a^ 
que las cañas toa bohordos 
j los braiot son bombardas:* 
mas.c4mo siempre «neede 
en tafr'£eébs de importánda, . 
traa an general oonlenM 
un aaary ana ddsgrecía, 
sucedió jd bnvo . Almadan, ■ 
que cóDtn -Zaiile-')ogaba, 
que al arrancar dexns ¡mestoi, 
cebado en mirar- so .dama, 
por tirar tarde un bohordo 
'tomó la carrera lai^a, 
y fuera á parar la '7«gt¿i 
donde la vista paraba, 
'tan ]¿jot de SI) cnadrilla 
'que cnaado quisa «obraHa,. 
np pn'do encubrir' la. ;sobta ' 
nf'pndo suplirla falla,- 
•j sus TeBcidoa aañgos 
en cuyo ftnor jugalfs, 
le-dejaton an-vidíesos. - 
del bien por qnienios dejabaí 
pues fingiendo qué no eoiiandea 
las --roces que el- Mota daba,. 



dicen i tu conpsñerú ; ' 
CabaUetb, adarga, «dai^s; 
y paiti¿nd«(e^ revádvéá ■■ ■'■'•' • 
con tn cnadnlla .oeiradai -- - ■ 
Corrido el Moco vaHenM 
dt uns bnila tan petada, » - 
los ugosrcono di)S"fnegoe, 
y, el rustro como -nta gualda, 
calósercl -turbante airado ' 



Haciendo- -para nt ye^a 
de (h>a .espuelas do* «las, 
furioso, los, acomete,' ^ 
lo» atrepella y-barajájl j. 
la gen fe se alborotó,--: 
y la» damas sf desmaya*^ - 
ya vierten sangre lak 'burb^t - 
y en' la plaza se derrama. 
att ^ueda Moro^ beáreM, 
mha<|Dedadoalfange envaina 
almas y luspiros lloran 
y los brazM no-setaMnii /. 
La nochfl-'ae^seieii medio,' - 
con la sombra 'de andará 'I - <' 
puto 'treguas al trabajo í< A: 
j linjite-Ü k veDganna<> .-.'i 
y en tanto qiie por dereoba ..i 
se jusiifica-sa cansa, ". '. 
tomó-et-«idinoo-de.Ilonda.' '' 
con scit amig«a ^le- goaitda. ' 



±.-SAíTO DE .BAZJc. - 



Arriba 'grilablu todot 
loh ^tte dan «sallo í flaki 
«on el taüeatv íátmtéo 



qaercao'^il Moros lá a«allt^;' 
CufOtdoei pieeBla,esc^ poiM^ 
como,an<A^ lo-uiiein! ti^iimi, _ 

U3l.z.llt,,COOglC 



por decir vira in fLef, 
dijo ■! subir de U etcaU ; 

■ Viva ÜMida, nra; 

■ mal luegO'TnelTe y dicet 
• ArrilM, arriba.* 

Peta mi* ao penMnúeoto 
que el acero de sa* armas: 
son mas attu tus menionai 
qoe la* almenas mas altas. 
Dio la lengua á su deseo 
.üútno el deseo le manda, 
y dijo á lueha de aqbelloi 
que i sus espaldas gritabant ' 

■ Viva Lisarda etc.» 

j Pero qué mucha que el JUoro, 
si VLT* con la esperanza 
deque BU Lisardii víva^' ■ ■< ' 



pida qm *tTa Ltsarda 1 

Señal que cu el eorczon 

no baj vos que pueda alcaa-^ 

salla t 
con sus ansias tus memorias, 
y asi publican sus ansias : 
iVivaLbarda ele, ■ 
Como era viva la vox 
pensó qaC' al' cielo llegaba, 
al cielo de la que adora, 
que por fu oielo la llama; 
pierna que á Lisarda aspira, 
y no que aultaba á Baia» 
7 enmedio- dcesta Victoria 
aii'publicB en voi alta ! 
« ViTa Lisarda letc. ■ 



BATALLA ENTRE UN MORO T UN. CRISTIANO 

BU SI.' cáaoo i 



A virtB-de'loS'doi Rejes>' 
Isabel'x.donFentatsdofv ' 
piiestot^á. Graaada cerco, ' : . ' 
•ale un Hoco j 'na Cristiaso. 
El Moro arrogante j fiero, 
fu ras o 7 determinadoc ■ ' 
y en el adarga cite mote-; * - 
Toda-Ur.atlana mi braso.r . 
Pues el Cristiano aBÍmoM»: ■' 
no sale menos loiano, 
que es mancebo y AarcéitÉite, 
y de nación Lusitano. 
Muestra bien en su apMlnm > 
sa esfuerzo, valor y estadoi - 
y.én un retrato que Ikta, 



el principio d« sndaño. 
C.on. arreguneia y drauédo. • 
el Moro Se- habí ó al Cristtaifot 
diciendo: ■ Saber quisiera. 

■ de qué. Bey ere* vasallo, 

• porque. cnsolo'bflberte visto 

■ te estoy tan aficionada, 

■ que por '««la tu amistad 
«casi meliieiera Cristiano,* 
No quiso el aventurero 
dejar dt'Set cortesano, 

y dicele al Moro: «Soy 

■ de la -nacioB Lusitano, 

■ y del Rey Don Jnan Segimdo 

* soy y «úé so vasallo. 



)^i.z.iit>,Google 



■ en mí patria bita noDibntdOf 

■ j coJicíoM d( bolita» 

■ la i|aíeti)á niuimpiiecúiBda, 

■ vine i tériip i lo* R«j«* 

■ laabel y,D<m F«mando, ■ 

«Agora dip» que, «¡ea 

■ de algún lioagc TÍIlaao, 

■ y que poc BO aer cual nnea- 

trw 
' te haa Tendo deatarradoí 
-■ pnet deJM ta .pro[Ho Rey 

■ por tenir.at que eaeatniíioi 

■ que si pos baaca lo hac«9, 

■ en Airtca tiene '«aaipo, ■ 

■ No quisiera ceiponder 
< i tai rasonei , pagano; 

■ y li dojzeapnetta'r.ea 

■ por davá.Ui j«rcQ el, pago. > 
Apártate d Siuraeinto, 

y lambi«n el Lusiláno, 
|iara tomar de lavo^ 



aa3 
lo qne leí ea neeeiario; 
j coal faambrientos leones 
vuelven ligeros picando 
los atiaates,apiÍM, 
7 las lamas enristrando. 
El Cristiano quité al Horo 
de la cabeía el tocado, 
j el MjjTo dio en el esendo 
descomponiendo el retrato, 
^ue fue cansa qne toItÍÓ 
el gallardo Lusitano 
laii presto y furiosa al Moro, 
que antes de ser ampatado, 
con la adarga le partió 
el hombro y derecho braco; 
7 cortaudo la cabria 
sela Uevóal Rey Don FeíMndo, 
el cual se lo tuvo tá mncbo, 
y dijoleí ■ Hidalgo hontado, 
v pedid cumplidas ai<rc«dei, 
■ que todo os será otorgado, a ' 



■ *■ 'ROHANCfiS MORISCOS 
.i>,f iaicos, JOCOSOS r Burntascoi. 



TanU Zaida y Adalíb, Unta* cifras y ««dsiUu ; , 

tanta Dragut* y Darrja, tanta ropería Moni - 

tanto Aiarqjae. y tanto Adalce^ y en banderillas y adargas 



tanto Gaeul j AbcnSmar ; 
tanto al^nlcpr; marlota^ 
tanto alK«i)iar y almalafa, 
tantas «apresas y plamas» 



lantn mote y tuntas motas , - 



I Ob rabio galán de oqnella - 
<¡iK SUS bracos trocó en ranas, 



L)¿i.z.iit>,Coogle 



9q4 

porque no fanan lo* tnjn 
prision.de *u inágen nmát- 
¡ Oh ParBUo, ncra moBte 1 
¡ Oh AganipeiiUMiteMGMli' 
¡ Oh Pegit* que noi diale' 
con tn pie copla* ea agna! 
¡Hijas de JiípitCnainOi - 
y dffUcinoria an amada j 
naexe toberanaa Mom» 
de cien' mil necio* metadoaj 
Ted que TueMro* adivinoa 
ei^arábigb inuladan 
el £am«qB«'d« aai chollas, 
y el conúemo de aói cartai 1 
Benegaion^da Hi ley 
loa romanciatái de Eiftañk, 
7 ofreeieroQ'i Mahoma 
b* primicín de lai gracias. 
Dcjftlwi lasgraTCs hech** 
de su^cnccdora patria, 
y -mÓBdjgati' dé la agená 
invenciones y patraña*. 
Los Oi'dono* , los Bermudoi, 
la* Rasuras y Mud^rraSf 
los Alfonso* , los Enrieos, 
los Sanchos ,' y Ios-de Lnr 
¿ qué ea de ellos ? ¿ y qué 

Cid? 
I Tanto oWido y gloría tanta I 
¿ HingptiaipliJaMa las Tuela? 
j Hingnaa A[«Mi las cU(U'?" 
Justieia, Apolo, joaiici)^ 
TcngadMu rayos laM« ' 
Gobtra Poeta* Moriscos 
qne la tU' deidad profanaa, 
y atuí á la voblesa altiva . ^ 



del 



sallrina y diifrann t ■ - ' 

Iiacíeado infamealfuaoMi - 
y ¿ la tettarasa osada, 
Dnle* ea)an)^« en sil* diestra*/- 
y á *D* vocfe* dale* a*inB ; 
de.rámales los'tiataKu, 
pues la'faonni'teden'aaBan! - 
í lo» eodechcTM vedaí 
por cayos 'OJos eohan agti* - ■ 
el niño Amor, y m madrcj ' 
cebollas'pWen sut ciru. 
Manda qneiquien no tNdinigft 
gra-re* oda* á epí^raaia*; 
que en Ib* jgraniátíeoa sotos - 
la pedante y alba pdzca, 
y que el papel no eocarezca- 
por desprecio fle-an dama, 
tnai conocida quedada, 
ymai que nari* lOnaiU: 
y.á lo» que del néctar tuyo 
les das con divina (acá, 
que ¿ nue*tr»^atw& noioJt idenf 
por quien eres les encarga. 
Afici¿oenM los niño* 
á contar proeles altas , 
los man cubo* 'á haiMlas, 
l(y TÍejot á aeonsejallas. 
Buen Conde Femán-Gonzalet 
por el tal de las Estacas, 
IfnñoYero, ntkfiróm, 
TÍejo» »on« perc^nfreamanr 
At fin , por diercvd te pido 
qac~ vedes la« inoKaksanibrfts;' 



y que* 

les da* por l'auretM <«««■•■ - 



U3l.z.llt,,COOglC 



; Ali 1 mía seSoreí t>oetBi , 
deictíbranie ja esa* caní, 
demiídnise atinesos Horol, 
•j iicábcnse Ja esas umbra* i 
jijut con Dios Gazal, 
lleve el diablo á Cetindajá, 
y vneWah esas marlotai 
B qnien ve las dio prestadaí^ 
que quiere Doña HaiíU 
, TCr bailar á Doña Juana 
UDQ Gallarda española, ' 
que no bay danza mas gallarda; 
j Don Pedro j. Don Rodrigo 
vestir otras mas galanas, 
Ver qnien son estos dauíaiites, ' 
y conocer estas damas j 
y el señor Alcaide quiere 
taber ctuim es Abenaraar, 
bstos Z«|^es , Ahitare», 
Adulces , Zaides j Andállas; 
y de qné repartimiento 
son OlÍDcls y Guadalara, 
estos MorOs y estas Moral' 
qne en todas las bodas danza 0; 
y por bablarles mas claro, 
■si tengan briena Fastmt,' ' 
I ba'vMiiilo i su noticia 
que Hay Cristianos en £sptifia? 
i Qoicíen que diga él faerege 
qne'Sti nnenra fe sacrosttitá,' 
de los nombres de la pila ' 
te-nor signe «Ifnna infamtt? 
i Saben si algaua nacioB 



Persa , Sclta , ■&. Otomana, 
k nuestros bdmbres beiébrnn, 
y cantan nuestras bacanas? 
Si dicen qne no lo ignoran, 
¿por qué las cuentan y cantas 
en nombre de los Moriscos» 
•batiendo nuestras láoÉas, 
y cobren nuestras naciodel 
de alquiceles y alibalafks, 
y mil falsos teslittionias 
á los Bforiscns IcTantan ? 
j Estda Fatima y Xarifa 
vendiendo bigbs y pasas, 
y cuéhlB Lagarto Hernández ' 
que danzan en el AJbambra 1 
\ Es tan se los Aliataies 
tejiendo seras de palma, 
y Almadan siembí ando coles, 
y leraiiiales qué rabian ! 
I Viene Arbolan IImíd el día 
de cavar cíeif aranxadas^ 
poí un puñado de harina 
y una larJH boi^a^ada , 
y viene otro delincuente, 
y sácate k la otra mañana 
t la gibeta , y vestido 
de verde y flore* de plata ! 
j Y'ál Zegrí que con dos asnos 
de echar agua no se cansa, 
y el otro disciplinante 
piotale rompiendo lanzas ! 
¡HaceMnxa sus bnfineloi;-'- - 
dice et^ otro : aparta, aparta, 
tS 

.Cooglc 



9^6 4 

qne entra el valeroso Maza, 
cuadrillern de unas caña»! 
Lot de la Santa Hermandad) 
pnr deiifot qn^ ptro{( |)a|gan,. , 
os saquen samarítaqos ,.. ; 

■ virutaios fl aliña ; 
dejais un fu^r^e.j^ern^rt^p, 
vivo hqnyr. 4e ,)>^uf sírp .España, 
juombro de la M9Bͻui^ .^ . 
temor geo era I deFi'snpia: 
dejais Hii Cid Campeadur, 
un Diego Onloñe; dq l-ara, , ,' 
un valiente Arias Gun^ald, 
7 nn famoso Rodrigo jA.rias¡ ' 
y aquellos héro^ fampseSf - 
dignos de glorio» faina,. '. 

que eternizó sos mcutorias 



la conquista de Granada, 
y celeliran cbusmas Mora» 
vuestros cantos de cigarra, 
heclios pptres i^ndigante», 
del AIb;ficin á la Alluuiibra. 
Si importa celar lo» nombres, 
¿ porqué lo impideiL las causas í 
tpor qué jio vais á buscv'o* 
á las selvas y, cabanas, -. 
£ las bapd<tfaa francesas, > . 
ó íifis legituies romanas, 
í Cartagq ó á Saguntp, . 
ó á la felipe I4uroancja,? , . 
¡Mas d¿ TueUs, pltti^a mia I .. 
Tente Que vas desi^audada, 
quí hace* nial en condenar . 
inveacihles ignorancias. .. . 



¿ Por que, señures Poetas, 
no volvéis por vut^ira fama; 
pues en CQinnn vuesCuis obras 
yo no sé quién 9* f^s pancha? 
Mal parece ^u^ fsteis mudos 
cuando ino.ccD tQs, os jl^^bviu, , 
y acudiendo. á.Jasde^s. . . 
dejais vuestras p^0|u as causas. 
Un miembro, de jiueslro «lei^i;» 
qutere.i-fniper .vuestras galas; , 
nn Jndat de ^a^s^J^g'^ ■?>(>> 
que janiis nn Judiit falta. ' 
i Qué leap^ovecha;}! G.^j^ul 
tirar al otro, la lane^,, ,, . 



si ho^. on jiinfo del LeijCp . 
qniere deshacer sus zambras, 
conw si fuera. Don Pedrp 
mas honi;ado que At^en^n\arf. 
y mejor jpoüa JHaria ■ , ■ , ) . . 
que l^,beifniDsa (^eliüi^^ja I 
S^.e? (íspañol Doif {t^odrigo, . 
españfil^ae el f i^exte J^liidaJiU, 
y sepa cl señor Alende , , ,. 
que también lo f;» Gf)^áfi}^ttn 
Si luia. CfíUarda esp«ñ«U, . 
quiere, bfÜarDpñft. /nana, . 
las ;ta4f[bi^4 tan^ien lo^aop, . 
pnes ^f,£apañ« Granada-. 



{'} £i!e ropi^oce es uaa Ycspuesta ni antorMr. 



,.Crí")Ot^lc 



Si eite triste maldiciente 



dev 



e fallí, 



podréiilcí dar porqne calle 
vuMtru mmrlutas de-gMcta; 
y entienda el Muera pbbre 
qne ion bUaones de Espfña, -, 
ganado» á íaego j langrey - - ' 
no (cDDio ¿1 dice) pTeit>dM;i 
y qtK ei honra de est« tMfM> 
qne llagan lUs fieitai y daUíM 
con lo que on tiempa ganarbn 
con eipada, dardo y Janu. 
Ko e% culpa si de losHoror ' 
los TZlientes hecbot^antiin,' ■ 
pues tanto mas resplandece» 
nueatra* célebres haiañas; . 
qne el en carecer lot hecho «ic 
del vencido en la batalla, 
engrandece al voicedor ) • " 
aunqneno hablen de ál palabra. 
No es bienqne el Cid , ni'fitp- 

niun Dieg&Ofdoñei de.LMv;.' 
nn valiente Aria* Gonaatn, 
vn famoao Rodrigo Ariaj^ - ' 
en ja* obras de ordinaria 
erau'eorrer las campaña», - 
entren í daniar compueslds - 
entre el amor y la* daisak : 
á Huía 1« «*iá bien esto, 
á Arbolan y Galiana, ■■ 
á loi Zégriery Atiatarea, " ' 
qne aielnpre de amor trataban. 



s>7 
Kí et bien qne traigan los nom- 

de la* banderas Romanas, 
de Cartkg«>ó'(}¿SagBnto, 
ni de Bwettra^wildaB-Ifuaianiíía; 
■q'no SoijliMí hny«-deawMn, - 
SceTola.está^K hii brhsas, ■ ' 
y Anibal note entretiene - - 
en danzar ni en jugar eaila*;" ' 
y es quitaclA di sSs nOmbr«> ' 
y afemíDarleí \i» artnas 
enemiga* del sosiego, - 
por emprender cosas altas, 
¡ Los perros'del matadero 
te saquen, tra¡d(>r, el alma,' ■ 
pues por ensalEarte ó' tí, 
í tantos baenos maltratas 1 
¡Y el oiélo t(í ü'üiga á tieapo^ 
que pida* de casb en casa, ' 
como pobr«'nicndigDnlé, ' '• 
del Albaicin ¿la AHiambral ' 
Darro cuando dél'bebierea- 
enturbié sul tiaras aguas; ' 
y las del manso G«nil 
*e tornen fiiangre'áe Taca. ■ • 
Apolo con ss* tottsorte* ' ' 
te sientan en ons klbarda,. 

y enlngail de nv llCor 

te 'den' agua de'iSrazas. . 
No te falte ta Píraírillo 
wn palo y soga tn^ebaJIay ' 
y en conclusión te apedreen ■■ 
los Moioi de la Alpujarra; ' ' 



i.,Goog[c 



í* 



Diáme, «efiot tteUrdoj 
oid j ocnchad un poca^ 
y tenplid vnetuo ÍAitroineBU 
« acMO le tenci» boto ; 
y fi de ODft vea no acabia 
vnetlTOft Uantoi y svUou», 
repartidlos por lemanai 
hasta que se agote el poso. 
¿ T li est¿ mal aoordadO) 
por qué ecbflis la cslps al otro 
qae de Sidonia lalia 
■ á impedir el despoiarto? 
y »i le faltan clavijai 
faacedla» de hd |nac« flojc^ 
y DO aaliká el ^on tnrbado, . 
antes msiíso, -ledo y ronco. 
Si TOS hacéis testamento, 
también lo poede bacer otro ; 
y si baeeis an codicíloi 
yo lo haré tarabieo y todo. . 
Si mnere el pastor Belardo, 
también acaba Hedoro , 
y si vos moris por Filis, 
yo por S.ilvia peno y Ilorú; 
pero estai» an todas partes, 
y no puede en ningún modo 
dejar de toparcon vps' 
ningno Cristiano ni Horo. 
Sois un mapa general, 
y en nombre^sois un Antonio; 
Catepino en tradnccionps, 
desde el uno al otro polo. 
XJoa Tez soii Hsro Adalce 



que ¿stá en la piiaion quejoso, 
porque le dejó Cetinda, 
y es qne os di¿ Filis dd codo: 
otras Teces os mostráis 
firaTonel ó HanUoro, 
y otras Teces sois Axarqne^ 
i& Huía .valiente Moro : . 
otras Tcces Rednan, 
qtie se atrevió á ganar solo 
á fa «indad de Jaén 
Gon.gran grita y alborolot 
y al fin, por no me cansar, 
sois \t paite, sois el uxlo* 
partí dar guato á las damas 
con nn romance gracioso t 
como es decir, u me athierdo : 
«A^a Ts, qne las atrojo: 

■ lodo.CristiaBo se aparte, 

■ que trae el curso farioso;» 
ytporquto no ebtendai» 

que. estáis sin causa' quejoso, 
os pido que os conteeleb 
con tener nn nombre stolo; 
y no echéis culpa i las aTeSi 
al olmo y su Terde ironco, 
diciendo ; sirven sus varas 
de garpacbas para d toro ; 
la cual verdad os coneédo, 
y qne acco^asteis en todo, 
púa en las ármili sois bney, 
según lo afirma Colodro. 
Recoged vuestro gabán, 
y echad d sorroa al hombro, 



no liéis cMUa que se di||a, . que no ^tesuii á.bonlun» 

Belardo, que eitaU ya loca; U BaUlonia.d*! uuiado; 

j lo (hbs cierto »«r« dejad qaie Ik nifr^ óItm. 



Triste pita y afligido 
las orillas de Pisuerga, 
el ausente de tu dama, 
el desterrado Zulema ; 
Moro Alcaide, j no Tellidpt - 
««ador cda ajaqueca,. ,. ,. , 
arrooimado de caca, 
y carigordo de pierna, 
l^o lleva por la mailota 
bordadas cifras , ni letrait 
en el campo. de la adarga, 
ni en la.baaderiUa letra ; 
porque e& el Hoto idiota, - 
y DO ha tenido poeta. 
de los Mftires de este tiempo, 
cuyas plumas son tijeras: . 
liOS ojos tiene en el rio, 
cuya coriie«te los Ueya 
enyoelto» enue tv s olas, 
lloraudo su triste anieacia. 
Tanto llosa el hi de pn... 
que si el año de. la ae£s 
llorara en una haza mía 
me acudiera ¿ cien fanegas. 
Los espacios qme no lloira, 
de memorias se «limenta, 
}V)rque le da el coraaou 
lo que los ojo* le niegaiv 
FLenso. se hace de memoriliiy 
o f^ria» y pena», 



como rAaiMs Bilmnlt^ 
6 una roana berengeoas. 
Contempla luego en iüaia, 
en quien mientras la contempla, 
olas de imaginacioD 
ó se la* traeh'Ó las'IWa^ 
y ella se attá> narendanda. 
durazmicos cn^ «u hncrEo, 
y tirándole loa caéscoa 
á quien tal pata, pac ella. 
Qjos claros , cejas rubias , 
al vivo se Je |NteMntaa, 
lanzando taya* lo* ejoi, 
y flechas de anu>r la* eejas. 
£1 Aforo oontomplativo 
á los de tn dama vacia, 
como á los ojlM delibaha. 
cctnicato* de liñas nc(;ras. 
] Ay Mora bella , !& dice, 
uo meaos dulce que bella, 
no estraguen tu condipon. 
Itt* condiciones dcansencia! 

j Ay Hora ma* gemidor 
que el eje de vn>. carreta, 
paes no soy ta.Mora yo, 
no me qniebredla cabe» I- 

Recibe alU mi* stupíros, 
y el llanto en aquesta tiem 
donde el Rey me ha desterrado, 
y mU cuiJ«do&m« eatúcran. 



i.,Gaog[e 



33o 

Xión alta, J)f«ro uni^, 
■aipirc recia y.cun.faMisa, ' 
^ue han de aadat UMo y tn» 

piros 
ma* de noTenla y tra legaai. 
£n esto ya salteado 
de una vaionil vergAeiisa, ' 



á laTarel tierno roatiw 
fte IB caballo le ape>. 
Timbicu te apeiclgalait, 
porque quiere en el aren» 
«enibrar peiegtl gniudo, 
para v aeairas revcreneiaa. 



Ese Moro ganapán, 
qneito lte*ára'uB juncuto 
tanta carga j aobracarga, 
como le nngú lu duño ; '■ 

remiso de hibn laKdo 
de nocfae coa tantoi peao, 
se TalTÍ¿ á pe«n ú Ruada, 
caDooizado porufció, - 
y dejó la yegua baya 
pacentando en uncenteno, 
que es cifra con qn« la jrgua 
podrá pacer un invierno. 
Cuanto llevaba el:veitido 
iba el Moro maldiciendo, 
porque toda pesa tanto, 
que va descansanila 6 Iredws. - 
Quitó i la ntarlqta axnl 
los eslaboHea de aecro, 
no qneriendo ser esdavo 
mientraa qne no fnese nep^ 
T del eapellar pajña 
quitó los leiBpranoi vero*, ' 
. .para contentar nauehachoa 
cuando loi'pidcn sin tien^io^ 
y apeando el aniconilo 
se puso en ék caballero. 



que parece dispárale 
llevarlo en el hombro ÍMpuerdoi 
La* espigas se comió, 
porque ibaelMorobanibHeBto, 
j por ahorrarse de costa 
al páiaro torció el coello. 
Al dalGn sacó las tripaa 
porque iba casi hediendo, 
y pur )ec cusa del mar, 
Tendello en Ronda por fresco. 
Quitó de los bore^iies 
todos tos dorado» sellos, 
para si por coarto» falaoa 
pudiese pasar en tmeco. 
Con sn tienda de tnvencioacs 
llegó el Moro, amaheeiendt» 
el cielo con mil nublados, 
juntados por tantos vientoi. 
Los qoe le eoenentraB cargado, 
cutí piensa que es repostnro, 
lobre acémila carg»^ 
de alguu Señor de estos Reinos; 
cuál piensa que es mercería, 
cuál es gaadanfacilerO) 
cuál librero de avenloris 
de Anadia, Oriando, ¿ Ftlto; 

u3iiz.iit>,Coogle 



euil yitnAti'iía'iatiúciónés 
pieDM i{tit t» táller dÉ^fiéjlJ"' 
de algtni maestro 'de trazas,' ' ' 
con invenciones al'tien)\>(>; 
cuál TÍtrido tantri* étii^más' '- 
piens» 4''^*^.^°'^''*''"'''''™'''" .' 
qne'i"«r' el Moro CríVníao 
bifln'puáie'rt seívlf'iíe 'éllo^ '" 
Tleatga«áó"vÍtBi el Wíft-ó' ''"'' 
del Poeta 'que le ha'ptiéatá ' ' 
nn pipote 'de disfraces'' '' *' ' 
para ^u¿ Él íayá mutí-elíflif: '• 
JúVitáéiuóíiace íl HiotóY """í 
juramentó Viene bacieiidil' ,''' ' 
de no potíeMnas divisas," "'"'*^ 
porque es 'de amadores ii^'ié»7- 



""a3i 
Víendú'éi Alcalde de AondA ' 
ta confusión del mancebo, 
le manda qUe 'té reporte' 
de invenciones y de cu«at<ís;' ' 
7 que no e'i' 3Í¿afábítt ' " 
aquello , s'liib galtego, ' ' ' '* 
■j bunele dfe disfraces, ' ' ,' 
ürbot de mucUóí'Jiije['to\ ;' "'* 
que es taberna'ó liddégoi), ' ' 
piulado de ftierayd'entío, ■ " 
para.enireténéi^inücb'acbn's, 
urraca*', 'mptílsyctiérvo»/' 
Mandó declaitirüe^ái Moro, ' ' 
y por negicVo' Eiidlgfeslo, ' ^ ' 
que le pon'gaD''bl ombligo '* ' 
un parclii'^^ b'u«iibl versos'. . 



Toqncii iprüa í i'ebB'tá' ''■"' 
las campanas d^Biir-ia,' "''' ' '- 
■j el vállente Keduan "'■" ^l" 
ponga cerco á sus fronteras.' 
Auurqne iriflignado 7 fiero,' ' '' 
laa franjas de oro y seda ' ' 
las coja y las aderece ' ' ' 

para otra nneVa librea." 
Alce det sUelo el bonete,- ' 
remtende la tnniceta, ' ' 
no ybeleh astas al aire}' "' ''' ' 
bssia que rnele la lengua. 
EnsillMie el potro mcEó| ' '' 
deñlé lama como entena, ' 
«on'masniedallasy plum»' 
que llene la Lybia arena* ; 
salgan Moros de Granada, ' 



hsgan líbififyiaS 'eirií)Tfesas, tJX: 

elija el Rey máj' Alcaides 
qne tieiHÍ 'castt* iif* tierrii : 
báganse'íaínbras, Ák noche,' 
suenen cajas 'y'írompetus,''' 
jueguen caSas én'Toiedo, 
celébrente nnevas' fiestas; 
y para empezar su zambra 
.pida BravoneDlcéncia, 
y el Rey ^or ver Ü su Mora 
de grado 'ié la' c'uncéda. 
Haga' alaide de sit jgeiile, 
y saqiién nuevas Irbreaí, 
y la' hermosa Rüadalara 
alguna desgracia tema. 
Cuélgiieiiíe todas las calles 
de btúcaflú ,' varia» udas ; 

Contóle 



:>3i 

na qnepao «a lo» )>alcoi>« 

damm que i^lp^í yellaif. 
Entre el Tale(0}p l^ut^, ,„ ,,; 
di^a: &part^,,,p(ufr9, afv,ef^, 
y sigile I) cuadrilla 
con su ccMtoM libre^ ; 
y el aniíposo Gazul 
de su Zaida forme quejas^ 
y peuelre cpn loa ojo» . 
la» p£iredei que la encieri ja. 
£1 dcaterrado jlbenaiu^r 
mire el caniiup que l|eva| 
dcotande lo» t^a^ejoa 
envidioso y con afrentíi. 
Al camino de Toledo ^ ^ , 

■e parta Zaida la bella . ., | . 
áhuicatá 9U Gaiul. 
que la media alma le lleva ; ' 
jióngaseá llorar Belísa 
de pechos «(ibrc pn,« almena, 
In partida de ti^ etpoí;*^ 
auene la pieía de levji. . 
La villana de las.borlaa, 
enamu^^ds fl^ vefltis, 
limpie la gruesa cano i» 
por de deutTQ 7 pf)r defuw*; . 
quites&lagí alpafgatas* 
7 desempeñe las piediai, 
póngase botin p.o)ido, 
pues se le dan en la aldea; 
baga el amor tai^tos tÍToa 
que nq le qncd*;» saelfii* 
y sdorQe m* puMlAs frtuieaa 
de la* sangrienUt cabei^. 
No me cause mqs Belardo 
con su Filis y su estrella, 



pues d.4 lairQ depl^strad^ 
di^ de tu(;ero ep <;p]i{pta,. 
Sus eudcFliss, pastoriles, 
caidflliíin de.puiQ viqaa^ 
j Itppe pon «u destíwco 
cansadas muehas 9E^^a. 
lío teifliJe ya su ijtstfumeiilq 
ni 1^ poDg* cuerdas .(jueras, 
que ti g<fff«ir se debían, 
él era bien digno.d,' «lias. 
No se meta con las varaa, . 
*i e4l|^n.<lfre(:Íias ó t^firüfii 
pnú ejp ¿1, (fo Jiaii c|ei^^r¿»d0, 
por mifj dichoso. se .ten^ 
Deiti la gran Babilonia, 
J.^qwieii la rige J.gojiieriu, 
no levante algunas nubes, 
.que sobre su casa lluevan. 
Preguntóme cierta dama 
este petardo quién.er;:^, , 
y cuando tu suerte tfiBf)^ 
me dijo de esta niauera: 
j Miren .qué Qrai^ft ,d(,^paña 
para que. á lástünqa .u^uevit | 
I Qu¿ [tétdida del an^a^ít ! 
¡ Qué muísrte d« R^y í Reiiuil 
entre los foscos pastores, 
en el sq,ta y en la Tfga, ■ 
al son de sus instramentof 
puede Cantar sus eodeclua. 
Quéjele á los duros robt«i, 
á las desiertas sirenas; 
llame i Apolo y al Flechexa» 
podrá ser que de él sedi^t^^n^ 
porque bieu considerado 
las qqe llora 'por tragedias, - 



Dq.l.zedt,,CO0gle 



fue iQuy Itvian*. iapena. 
El que i Adalifes j A.urqneft 
sacó 9(ii[oi¡U lil>,r«f|i, 
saqae puá ai mi tuwete 
y yerá }q qn" l« cuert». 
Fue» que de U^ecta Mora. . 
la* cereiiUM)Í44 f n»«ñ4 ,; 

.disf ruada», eu ttn>»ne'* ■ 
le^l que.duciept^ de ellai¡ 
porque me dijo -un .refrán 
ui^ tie4ip0 fioa bit^a vicj^: 
£i que Uu, ioftfí mtjar, 
ese lañe líff f^if^bftof í , 
y pajftiní y,9:ío.c.reo,, 
porc{u|i lu.roit)») demnntra 
haber iia9Í49,'ea Clraiv>da> 
y cnádofe.^íí.ld Sj^rjiu 



933 

fiígonet jin lat «oaedUi, . 
que vi«ndi> Dn roin^fKr de em<M 
■e quedan La boca abieriM.. 
Unol dicen: ¡ gran ct^cepto! 
Otros i ¡ famoia f i la letra 1 
y a*i en tiende a lo que diees^ ' 
como lo» cnelloa qne llevan*. ' 
j Hajiideros de ri>iQir«t! . . 
qite OÍ engañan y «mbelesan ; 
con fingidas neeedtde^ 
y engañasRi apartencUi; . 
ao hagáis cato de Qatql, . 
reina Cftwdo se queja,, , 
rf^.dle ^ A-zarquí no raigye, 
y que Cristiano se Tu<ji.va. . 
Eito dijo un estudiante 
enrai^do de Poetas, 
qn«,qtiitren por un raqance 
«er dionea ac« en In tierra. 



í.-n 



Ensllleí)^ ^ ^i^q jDcio 
del Al^lijí Jj#(» Uoreiííe ; 
denme el tjtpado)¡^^4^,caEdra, ;, 
y el gaban.¿(| p^^ift,■(e(de: ,„ . 
el Unson C)t,i;i4j9 Jiifin'^ 
se han.gcinAdp Iqt vw^* 

el ca»ca de «al^tfi^Bi , 

j el Tízcaivo.niaqlifté;. , 
y par& mi capexpza. . 
lai plumas del tordo denme, 
qiy por ser Uartin el tordo 



serviránde martinetes:, , 
pot>dréle el orillo aznl 
qne me dio para ponel'e 
Tercw la del Villar, 
I)ija,de Pascual Viceale; - 
y aquella patena en ciit4rQ t. 
donde de latón te ofrecen 

ta madre del Viroie^q , 

y tqnel Dios qne calta arsetea; 
tan en pelota 7 tan jnntos 
.que en ciegos ondos los tienen. 



( ' ) EstM-roauooe ■■ de Giiogora , paredíando al n 
piesa : • EmUlenme al potro mcio. ■ 



Dg.l.zedt,,CoOgle 



934 

al nnoredn J bracoi, 
j >l otro braxoi y red», 
cujas figuras 'en torno 
acompañan j guarueícn 
ramos de nogal j espiaa's, ' 
y por letni Pan j nueees^- '• 
Elle decía Gllayo ' '"" 

antea qat a) Tajo 'partiMé^ ' 
•que! yegüero llorón, 'T 

aqoel jumMtiil ginete, 
ramral dedÓ nació, 
de y egúerorf descendiente-; ' ' ' 
hombres' qne se prtnipen rflrtí 
sin que loi provean lo) R'éf d(.' 
Trajéronle la paKnái' ' ■" ' ' 
y «otpir«ndá mil íece*' ' ■ ' 
del Dios garañón , miraos 
la dulce Francia y laiudílf.-'l 
Piensa fjue'será Teresa 
la que deicnbren y prenden 
-agudos rayoi de envidia, , 
y de celos nudos fuertes. 
Teresa de mis enlraSai',' ■ " ' ' 
no te gazmies ni aj.iqueqiMs 
que no faltarán lár^ns'''' '" 
para los perros que tauériüft'l 
Aunque es itrgo mi De'|:oV>o'j>' 
mi tuetlB será mby brete':. "- 
el día de San Ciruelo,-'' '"'' 
ó la semana sin vi^Vh»/ '- '' ' 
Va te ];iareKcát á Ve^ús,' "*: " 



ya q«e''eff bülUd Iff'pareeesj 
ín hacer dé twiitos'lineviís 
t«n tas frutas de sartenes. 
Cuando s6la te 'imagines', 
para qné^e mi' té acnerdes, 
ponleáutt'psnltiBo aguileno 
nn reverenda Ikinetk ' ' 

Si creciet'e la frfsféfea 
una lonja corlar'puédM 
d'«unjamonr;tfn^ hilen sabrít 
tornJrrte de triste álrgi'e.'^ 
¡ Oh c&mh sabe nñ'a lonja 
mas que t(íd<n ctnnios leen, 
y rabos Úe püelMb'mas 
qne leogaUi"'d^'B*c})iIIeres! 
Miráj'a^iga, nil'páiitnfio, 
porquewrtíi si'itfVlerea 
qne se •^irt.w k lA'i cara 
como ana Kcltt^^étt^ levb«; 
Acuérdate de mis ojos, 
qhe están Guando estoy «nseiit» 
«iciina de ta naris 
y dtíbajo fltfh !&ébrt'. 

di>fTénd6}e'^ti)í:'s<!'ailreste, 
qnepiéíálMMMll^aS ' ■■ " - 
le faltáilft^t •*ic^ veinte 
AdarptA<Vit"pMtedbÓbÓ ' 
estocada» y'ieVMes, ' ' ' , ' 
y tajos urtittf el 'Paja 
en wil LerriiMOs' broqéole*. - 



Lino el diablo el potoAtofíio- y i hií si ssbioM en ¿1 
del Alcaide de los Veles, cuando las '¿afiait 



Dg.l.zedt,,CoOgle 



que ya me tieóí enfadado 
ser tan común i las gentes, 
gae lo snbeh loS ttiachachol 
y lo corren (aí'mu^re*. 
En la» cocinas lo aifilan, ' 
en loa caminos Id mneien, 
de los establos lo arriban' ' 
qae por viejo lo aborrecen, 
y tos mozos de caballos 
cuando almohazarle snelen, 
al son de las almohazas 
dan con el potro-de Velez; 
j las tristes lavanderas 
aun apenas Amanece, 
cuando en iás peñas del iÍo 
al poiro lavan- y tuercen. 
Ds calceteros le -cosen, 
is tejedores te' tejen;- ■ - 
s pasteleros le empmnan, 
s cocineros le cuecen; 
entre la caíne'le plcan, 
en los tizones le encienden, 
j de aqueste potrd eantan 
: sóndelos Blmtreces. 
os zapateros leaborman, 
>> panaderos le ciernen, 



a35 
los arrien» le acosali ' .'-' 

y molhieroi leiuúel«b;' 
los'liArero» le malbatail 
y coa Idi Fueltesle eneíetidát, 
los carboneros'le ahuman, ' 
los roperos le reí^nden; -' 
los sdnibrereros le'aforrúi' 
y con él hacen caireles ; 
ios tintoreros le'fifien 
de colares diferentes: 
los'jiíbeleros le ojaran, 
los pregoneros le VAidéli,l '' ' 
los tundidores le tdndeit' '-'' 
y con el potro anochecen. - 
Solo falta que en et cartipo ' " 
en los ¿rboles le enjerten^' ' 
y que «n medio delas'plazas 
á la pelnta le juegsén } ' ■' '' ' 
porque anda ya >in cerrtdo,' 
que'Sí'alguna yéx se'pierdej 
le conocen las del- Rastro 
y ¿ mi oasa me lo vuelven : 
en fin anda tan cansado 
queif cada paso se pierde. ■ 
lleve el diablo el potro ^cío 
y á quien marque yo le quiere. 



Colérico sale Muza 
de la torre de Gomares, 
arrastrando Tu madota, 
y desnudo el trico alfange. 
No vade estk'inerte el Moro 
por matar él Beiicerrage, 
que le desmintió en falacio. 



toas por vengar el iillrage 
que le hacen los Poetas 



y yendo de esta manera 
le sati¿ al encuentro Azarqtie, [ 
y él pensó que era Poeta 
cuando ie vio de («1 tall^ 



L)¿i.z.iit>,Coogle 



a3fi 

Dejadnie, ,1c dijo Hn», 
que lew ve(tid<w tittutéa, 
que me dnclon ya' leu loKQt 
4e andar ca^do da tiags»; 
que lo( P4«Vi novicios 
■e deiTBlhD en Mearme, 
compuettode.mas coloru 
que Úpete de levante. 
Ya hacen .de mi platillo 
las danuí en todM paites, 
llamándome Anión Pintcdot , 
y e* jntla que aii me llamen^ 
pnet me pintan lo» Pocut, 
como retazo de a9itcu, 
ó capúayo de qtoi^^, . ,, .. 
¿ como lienzo.de Flande*, 
No bay borra de tundidor. . ■ 
dó ma* colores ae hallen; ' 
pnef-mepiuluí yadeverdC) ■ 
ya debUsco, tojoy jalile: .. 
y así TQy determinado . . . 
ante» que adelaotepom,, , . 
no dejar Poeta j vida . 
desde el Darro liaitaeldeCfnttt. 
Díficil cqia empiendei*, 
le respondió el braru Axarqve, 
si í todo el género bomano 
no matáis con ete altange : 



Mbed , qaa ton lot Poetas 
como 1« 14dra etpantabie, 
qne ai nn« cubeía corlan 
In^o de ella siete laleit ; 
y >i matai* no Poet^, 
con »átÍM 7 romancea 
qne compoi)idrÍn> quedaréis 
ahogado entre cantares. 
Dejallea, pnovqne yaosdejíWi 
y dan en c»'>r de Azarqn^^ 
naciendo ayer de la tierra 
como Apleon dft (íigsnte. 
¿Desciendo yo por ventura 
del Conde Fernán Gonialez, 
Señor de los. Castellanos, 
de los Larftí.yAazmanesj 
para que me traigan todo; 
mas corrido [V>r las ivUe^ 
que manto de Sevillana, 
¿cortesana pleiteante? 
T con lodo sufro y c>llo, 
porque elloi sufran y cslLen, 
y trato biefk lo^, Poetas, 
porque ello* )ni4 n» me tratenu 
Verdad decía, dice Muza, 
qne mejor aera dejallesi 
basta que nuettras .historña 
. los amohinen y cansen. 



Porluriberai deAIberche, luchó con la prívuiem, 

nn rio de Talavera, y desafió á los vfcntoa 

en cuya cqrrtente anidan .; y al Dio» Harte, ep Incka fiera: 

lai lectiniu 7 cigiieñas; á donde yino ¿ parar 

«donde el fuerte Sansón un marinero de £neM, 



i.Goo^'íIe 



tnando-U pI mkPdé Sibilia 

fuefon perdi<l«s ini Tcla^ 

7 A donde Vena* Iti dioiS 

abrasé desde «u «sfins 

i un avaro carretero 

qnie le arraitrabft'aniestrelU: 

corriendo Mte Cnpida 

teineroso de la- abeja, 

qne e)l los jardines de Chipre 

le pic¿ en la mano diestra: 

7 tras él un fnerie Moro, 

en nna jtga» overa, 

semejante á Rodamonte 

en el brio y ligereza. 

Van í prender i Abenamar, 

por cierto daño tjne hiciera 

■u 7egua entre dos linderos, 

junto á Toledo en la huerta^ 

Desde téjoi ven un bnllo^ 

7 adivtntndo qnien ersj 

iban ecbáado juicios 

por ver qnien mejor acierta. 

Goal dice qae ei Doña Urraca 

la que se queda tuspenta, 

luego qne del Rey Don Sancho 



lle^ la itnléstrB nneva ; 
á la dnefia que en Sidonla 
estará por compañera 
de la Reina Doña Blanca 
en la príston dtu-a estrecha. 
Tendo en aquestos debatea 
ambos bacen ana apuesta, 
qne &1 qne mejor aeertate 
le díest tí otro una prenda. 
Stfiild el robusto Moro 
para la conqnista fiera 
un airange damasquino 
qne del tabali le cuelga. 
Usó Copido de maña, ' 
7 sin'queel Horo lo entienda) 
para díVtjar mejdr 
abajó nn poco IB venda, 
7 por si a)f o padiese 
ganar en «quilla eúipreíife, ' 
puso en contra del'airang«' ' 
el arco, aljaba 7 saetas. 
Llegan los tompetidorea 
7 desengafibdbi quedan, 
de que e* el Talienle Andalla 
qne va la vuelta de T^M> - 



jDebttondo acá tantos fieiw, para tanta penitencia? 
Sefiora Zaida la bella ? Agrad&eame que callo 

¿Qué confesión revelé las cotas que son de veraij 



^T Ester. 
Zaide que («artsa.* 



a contntacioa jocosa al qne empieía: <Hiia 

L);l.z,ill.,G0l")g[c' 



aS8 

que lo qne dije, no importa 
qn« u tep* ó no le sepa. 
¿Qai^D le noió aquelta caitm, 
qne tegun e> de diicrete, 

b«br¿ de calpar mi lengua ? 
]0 qué bien tu ciienlo «al»! . 
[ A. £e qne ea buena la Letra, 
de rearme j de alabarme ' 
porque mucha mai lo lieaU I ' 
Como bárbaro me halaga . 
para deicnbrir la vena, 
7 á Tuelu de sns blanduras 
mete la a^da la d ceta. 
¿No sabe que me parece. . . 
en Us cosas qne roe veda, 
' que le truge yo la mano 
cuando formaba la* letras? 
porque i fe de noble Moro, , 
que to«lo.piiaRto me ruega,. - 
lo pensaba hacer sin. falta. 
Bun4ue no me lo pidiera. 
¡Este sí (jue es.furo amor 
naeido de entrañai buena), 
pues.ádos cuerpos taa grandes 
nna voluntad gobierna I 
Diga cual llama su calle 
para no pasar por ella, 
que como es cantón sn cata 
á do* callea sniorea. 
Yo no quiero traer pleitos 
qne guste de obedecerla; 
mat>na qui«« que sean dos, 



pnei ana lola roe niega- 
Mándame que á tuh cautivas 
ni la* hable ni lai vea, 
y lan de vera» lo pide . 
como si alguna toviera; 
poique en su c^sa Cristianas 
imposible seta, haberlas, 
pues sn buen ejemplo basta 
para que ni aun lo meresea. 
Dice quelas^mai bacea 
banquetes; pcfo que adviertu.- 
que han d« voraer y callar 
los que en la mesa se sientan. 
Si algún banquete tae Iiizo, 
basque quien se lo agindezca, 
pues comida de uito solo 
servia para cincueuta. 
Ki son banqbctes costólos 
los que las dama* ordenan» 
pues fiívore» ««ando mucho 
son los platos de sus mesas: 
y e* plata el de los favores 
que í nao solo bien sustenta, 
nías si muchos Comen del 
ni les hace ni les presta. 
Y cierto, Señora Zaida, 
que de hacer esto me pesa, 
que no es de mi condición 
descubrir faltas agenss; 
mas rsEon , cólera y celos, 
tres Oidores de mi AúdienciSi 
siendo ratón Presidente 
firmaron «ta sentencia. 



D5.i.zedt,,Coogle 



*?9 



,3. 



¡Valga el iIiabloti^losA[Qroi 
camo por mpmeplM^ ^'>f,"L 
esos Poetas- i)9va,tos 
dotados de tapMA j?Wa&I 
(Sanpor.^clta buhoneros . 
qne van á venJer ipcdalU^ . , 
ó reatas de recueros 
<|ne tan sin duelo las cargan ? 
jNo rairarán j^qe un caballo 
corre mal si le embaratao, 
qoe le basta un hombre encima 
cotí lauta, espada y adarga? 
¿ Paca qné los entapiEao 
y los cubren de gualdrapas, 
de alamares , rapacejos, 
de listones, borlas, bandas? 
Déjenlos i los cuitados, 
que se quejan qne los cansaa, . 
y que a caballo los suben 
cargados de empresas varias: 
qne los cobijan de estrellas 
siendo la suya tan mala, 
cual no la dé Dios á nadie 
cuando en sn desgracia caiga: 
qne i sn pesar les dan soles 
j medias lunas á carga), 
7 aun dicen hubo nn poet» 
que quiso hacer dos nn alma. 
I Hirenalma, ymaa de un Moro, 
hecba dos, qué tal quedara 1 
Sí : pareciera pedazos 
de pelota cnarteada, 
qne loa ahiíaa con motea 



qne por pienjo no les pasaOt 
j los atiestan de empreaas. . 
sin. tener en que llevarlas: 
que ti)s cansan y fatigan,. , 
qne Jos mueleú y «nibaraxa^, 
y qa^ losemparaqienlan. , ■ 
y los ahogan con manías, 
sin mirar si es junio ó jnlio 
,cuapdo de calor se abrasan, 
j que aun apenas les deja;i 
dó animar la cimitarra : 
que con fogosos cometas 
los cliamuscan las pestaüias, 
y que en sns frágiles hombro* 
al celeste globo cargan: 
que mas i cuento les viene 
vender sos higos y píisas, 
. f el hacer sus gananznelas 
con sus rábanos y llnntaa, 
y el navegar con sus recuaa, 
desde Tendilla á Pastrana, 
que estarse desvaneciendo 
eñ invenciones soñadas; 
que con dos Moras mngrieutas 
qne les cuelan unas habas, 
tienen lo qne han menester 
sin Xarifas ni Darajas : 
que yeguas , color de cianea, 
con cota y clin aleñada, 
há muchos dias que dicen 
que en sns tiendas no se gastan; 
que mas quieren dos pollinas 
qne dos borricos lea patán, 



L)¿i.z.iit>,Coogle 



s4o 

para que it ferU «n fn-ia 
aceite j jabón le» traigan) 
qae el \iatTo rucio eniillado 
aunque de lai jerb» lalga, 
y que el otro de Gaiul 
que le «rrodilló en la plaia ^ ' 
que cono pprro de ciego 
le entifñií el Moro mudan tas, 
para que hiciese en San Liicaí 



reTerencías í tD dama. 
Dicen que los dot datiladoi 
ya Bo lea lirveo de ñafia, 
j que mai lt« aproyecha 
de esparto dttai alpargatas. 
Pue* miren, por vida mía. 
Señores, en qUe «e cansan, 
que Itii propioi Horot dicen 
que N» lerancau que rabian. 



fioMlRCEBO DE Roliáitcu HoBltctisJ 



Dg.l.zedt,,CoOgle 



índice alfabético 

DEL ROUAJfCERO DE ROMANCES HORISCOS. 



AíiimiMiEí jrMuía... Pag. 66 

■Abrasada en vioa llama 5^ 

Jcompañaiio aunque ¡oh. , 83 

Admirada está la gente ^6 

Afuera , afuera , aparta , aparta 75 

' ¡AA! mis Señoret Poetat aaS 

''Al Alcaide de Antequera . i63 

Ala orilla del Genil.. . «3 

A la tombra de un taurel aoi 

A la vista de loi fieles i54 

Albayaldui el de Olías 187 

Albornoces y turbantes i3 

Alcaide Moro Aliatar. 1 4g 

Al camino de ' Toledo I a n 

Algún fronterizo Alarbe.. . , 58 

Al lado de iíarraciaa i6fi 

Alojó su compañía i tf g 

A los saldados que hadan ao 

A los suspiros que Audalla 1 09 

^ los torreados muros l3i 

Al tiempo que el sol se esconde ■, ■ . 3 7 

Ai venturoso Zegrí. . 14a 

A media tegua de Gelues. ■ -.' ■ 3o 

^mele Ali Eencerrage ,..,...,... 12G 

Antes que el sol su luz muestre. ...,,., 173 



L)¿i.z.iiuGoog[c 



»4> 

Aquel etfoHádo Jitoro. 1 30 

Aquel firme j /uertt muro 19a 

Aquel Moro enamorado ,, nS 

tiquelque para e¡ Jntelet t 1 15 

Aquel raya de la guerra t >)% 

Aquel valeroso Moro l34 

Ardiéndote está Xarífe 164 

Arraneando los cabellos 17 

Arriba gritaban todos t • a 1 1 

Atí no marchite el úempo 11 

A sombras de un aeebucke > 140 

Avisaron á lút Üeyes i^f 

Avista de los dos ñe/es 939 

A un balcón dé tín thitpitel. 61 

AMarque, ausenté de OcaHa. t . . . l . . . i3> 

A*arque , bisara Storo. . 179 

Aiarque, íiidigAádo y fiero. iK5 

Azarquét Mofó valiente. . . . l .' -. . . iSo 

Atar^ue vívú VA Qeaña. ..... w >. i 1 1 8^ 

JB 

Batiéndote tashijadas. 13) 

■Bravonel de Zaragoza i ijtt 

Bravonel de Zitragota > • • > ^ 300 



•CtaóHcbt tabítUerot S'4 

Üelalba, Mortique al mundo. . . i i33 

'Celoso vino Celia., -. I . . ro4 

Celoso f enamorado > . . . 1 . 69 

■Cese, Zalda, aqueta /aria ^ . •. .: H 

Colérico sale Mata ,....,. 1^$ 

■Con amarillas divisas. I go 

<^« dos mil ginetes Mora*. ... i >...<.( 1 <-. ■ ^9 



i.,Goog[c 



M5 

CoHeltUuto de gra/ulA, .,,..;., .r iSl 

Con temolante detittipta.. •■->. ^ 1a9 

Con lu riqueía y teíant. i59 

CoiUem/tianiio eibi^a tn Ronda 107 

Coa valrrotai ilejpojot .......>.•..• 9S9 

Criábate ti Jibatiéf. aoS 

Cual bravo toro vencido. 3i 

Cuando de los enemigot, , as 

Cuando eí noble etld ofendido. 5i 

Cuando lat vtlocet yegua* • 66 

Cuando por pradoi apfnos, *6 

Cubierta de i^d^ y orq. , , • . ■ SI9 

Cubierta de ttfcfi fn trepe, , , .. , j , , . ..• j39, 

. . p 

fíe aljo/ar grande y cuaja/ío, , Sí 

t¡e celos del Rey lU ierina/ti). ... 1 , ... . y4 

•De la armada de sa Rfij, , I $7 

J)el AUtambra á media npche. .,.,...,. l -(7 

Be la naval oon quien fuf ron,. . , i 4$ 

De léjot mira á, Jufn, , , , , 9S 

fíe los trofeos dr amor. ,.,,,..,..... 34 

fíeí pfrewso Morf^o^ , , ,,..... 38 

fíentnf el gaballo de entradQ. .....,...«• -t Si 

4P9 citando acá tantvi fien*. '. ■ . . 93f 

fíescaf gando el fuerte,af ero > > . r '5^ 

fíesde hoy mas renuncio, JUorO. • . . . , # . .31 3 

Desde un alb> obrador. , , ,\, ;.,. aa9 

Desesperado camina. ,.,.....,,,,,. si 

De Sevilla partió ^farq/te, ...«., ^9 

fíiupuei de los fieros golpes, ,>>..■(«.. toS 

fíe'pues qfie cpa alboroto., •.r. ..,,,,,, $J 

Después qiie el fu^rfe Guful. .,....,,.. 3$ 

Después que en el martes írisu- . ^ iglt 

Dest¿rrá oí moro Alma >...,*. ?( 

L);l.z,ill.,G00g[c 



a44 

De SU fartuna agraviado :..,,•■ % 

De verdf X color rosado ..,.,... 127 

De unas cañas que jugaron ' , . 84 

Diamante fálio y fingido ; g i 

¿Díme , Bencerrage amigo. ■>.... jo 

iDi , Zaida y ^o qué me avitai ? . ........ 4H 

E ■ ■ 

Echada eitd por el sueto '. i55 

£1 jíleaide de Florencia aiB 

Mí alcaide de Molina . . . , 134 

£¡ attimoío Ceíin. . ......; ; io3 

El Bencerrage que á Zaida , . igS 

El contenió de la carta lia 

El eco de las razones 1 83 

El encambrado Jibaizin. 917 

El Espejo de la corte. . . .' Ii5 

El gallardo jihenuTneya. .,.:..,<... .' Sg 

El gallardo jíbenumeya ; 4* 

El gallardo miwo Homar. ,\ . . , : . . . . : aoi 
El mas gallardo ginete. . . t .- i •.••.■ . • .' . Í4^ 
El mayor AlmoraUfe. . . : : . . . .' ■■, ■ . .' l56 

El Rey Marruecos un dta. . » .■ ' 1^9 

El sol la guirnalda bella '.•3(4 

El valiente 'moro .Jzarqae. .' . ; tSft 

En dos -yeguas muy NgerM. . ,,,..■..., 'So 

Eh el- aceruelo Arlaja .■,,-.' 1-43 

En el espejo .los -ojos. ...*..;.; 309 

En el mas toberhio monte 6 

En el tiempo -que- GeHitda. .' 33 

En la ciudad Granadina 6^8 

En la fuerta de Galera., líf 

En la mas terrible ■ noche. . , ..,•175 

En la prisión está vidulee. ..13I 

En larejadeta torre .,..,.:..- gS 



L)¿i.z.iit>,Coogle 



34S 

Eit la'vfga- está Xari/e 167 

En Palma ettaba cautiva .-.,,:.. .*.... loa 

Entínenme el asno rucio a 33 

Emillenme el paira rucio. .'. i4 

Entre leonados ruhiei , g 

Entró Zaraide.á deshora. áll 

En un alegre jardín 178 

En uit apaterdo oscuro 'i^o 

En un balean de su cata ; . . |0 

En un dorado balean 194 

Ese SSoro ganapán j. a 3o 

Estando toda la corte 36 



Fatima y Jbindarraez ....'. ^ o 

Fiel secretario Lisáro 169 

Fijo pues Zaide los ojos 44 

Fuerte ,■ galán y bñoto. .,...' ", . lo 



Galanes i Damas Gómeles. 1 1 1 

Galanes lor de la corte lio 

Galiana está en Toledo. 191 

Gallardo- en armas y traget 78 

Gallardo pasea Zaide i 55 



Bacen señal las trompetas 



La bella Zaida Zegrí í8 

La calle de los Gómeles 78 



L)¿i.z.iit>,Coogle 



346 

La hermosa Zara Zegn i«( 

La libre Zara que aa tiempo, g3 

La mañana de San Juan « 97 

Jm noche eHaha eiperaado . i ■ g 

£tf( riherat ileí Genil , 87 

Las toberbiai loM-t* mira i , . 1 ao 

Li'npiame la JaeeriMa , 14 

Litara, que fue en Granada. . , f]% 

L» que ¡»iede aborrecida iS^ 

ío* Ufot vuetp» d Granada . 85 

U 

LUveei diablo el pofro raeiq^ .,.,... ^34 

M 

Mal 01 quieren Ca^U(rot, ............... j 3^ 

Martotas de dos wlores. ,, 81 

Memoria del bien pasado 5$ 

Mientes, y ti acato el Rey 117 

Mira el cuerpo casi frió Sa 

Mira, Musa, que te amo 77 

Mira, Turf e, que á.Har'iia' •■•. \i% 

Mira, .Zaida, que. te digo, .,■ ....,,., 47 

Mira, Zaide, que If aviso 4^ 

ibra Zaida,iti/ade Z«itte. €3 



]!l9 con .asulet tahalUs, ^ ...... . 1 53 

No falta, Zaide, quien trujo 53 

No la Reina de las avet 168 



Dg.l.zedt,,CoOgle 



»47 



Ocho á ocho X diet á din . 
Qidme, tenor Betardo... . .: 



FoiOei tat rejtu atmlts »•• 107 

Por arrimo tu albornoz • • • 5 

Por divertirse Celim ^ • ■_ 9* 

Por ¡aplaza de San Luemr a9 

Por la puerta déla Vega • io5 

Por lar riber<u de Mberehe. . ■ »36 

Por la* riberas del Tajo, , íg't 

^Por qué, señores Poetas aaS 

Preso ett la Torre del Oro. .-. .v^ .^* 14S 

Pues qae te vas, Redaan\ -■ ■ yo 



ílecoge la rienda iti poco ....■..■. i-. .. i5 

Aeduan, anoche supe. . . . .■ ■ Só 

itegoe^íida X ■*^''t^''''*-' • •• ■ ***® 

Atsueltoya XedkoM. •.., 5? 



Sale de im Jueg» de eañae. ■ t -...-,-. %<> 146 

Sale la-estrella de fenut ...........>. a5 

Sembradas de medias lunas. . .: 30^ 

Si tan bien arrajas lautas. . .■ •• as 

Si tienes el caraton ■ > . 5s ' 

Sobre destroncadas flores • i6t 

■Sobre el acerada hierro • . > ■ • 80 

Sotre lo verde j las flores ...........*-«,.. 144 



i.,Goog[c' 



Su remedio en el auteneta , „ 6 

Suipetuot ettaha/f tvdos .■ > . . ajj^ 



También soy jtbeneerrage i a 5 

Tan celosa está AdaUfa ...._.. \% 

Tanta Zaiday AdaUfa aa3 

Toquen aprisa á rebato. . ..-. : . . < ^3i 

Triste.piía y afligido • • . . 1^9 



Valga eldiablo tanto* MüTvt. 339 

fettidif el cuerpo de cielo. . . . . i 99 



pna parte de la vega 160 



Ta llegaba Abiadarraes '. fji 

Ya por el. balcón de oriente. 171 

Ta quela aurora dejaba. ^3 



Zaide esparee, por. el vienta. ...........-...< -'57 

Zaideha prometido fiestas . .,,.,.*.,..... i 4^ 



i.,Goog[c 



EN LA UBKERÍA DE CUESTA, 

fi-eitíe á las gradas de San Felipe el Beal, 
jrenlade Sánchez j cáUe de la Concepción, 
se hallarán los libros siguientes: 



Cartilla de Jgentes y pretetidienUs , ó Manual de mi- 
nisterios, iribunalet y oficina*: contiene todas lai ctepen- 
denciaidel Gobierno, j renne en un solú Tolúmen la prác- 
.tica de loi tribunales , niuisteriuf y oficinas segnn se ob- 
■erra en el dia; obra'indispenMlile i los agentes, preten- 
dientes, cnriales j ofic¡QÍitas<^lJn tomo en 4-^ i iS n. 
en rústica j so en pasta. 

Manual y dirección de Jlcaldei ardinariot jr pedá- 
neos de lot pueblos de Stpaña : ctHttitMtf esta obra laf 
obligacionM, atñbnciotie» y facnltid^' de lol AJcaldet 
ordinarios y pedáneos , Regidores de Iss ciudades y de 
los pneblos. Mayordomo de Proiñol, Diputados y Per- 
sonen) del Comnn, Alcalde de la Rermanilad, Fiel me- 
didor y de romana , Fiel de fecboi '^ 'demás individuos 
de li>s Ayuntamiento* , y un apéndice c«n las atribucio- 
nes de lo> Corregidores y Alcaldes mayores, y la Real 
Instrucción de Corregidores de 1 5 de mayo de 176(1.=^ 
tJn tomo en ft.", á 6 rs. «a rdstica y S en paila. 

Comentarios á las Leyes de Toro, según su eipiritn j 
el de la legislación de Espafia-, pop Don Joan Altarea 
P(Madi11a.=Un tomo en 4.°, á 3o rs. en pasta. 

Ctleeeioa de disamoi fiírentts pronaitoiadoi en de- 



i.,Goog[e 



{fa%a de algmios iaocentei acnsaáoi, con un discnno so^ 
bre la idmiDUtriciob de la jútÍGU crünioal, cstracta- 
dos de la* obra» de Mr. Servan , célebre Abogado fran- 
cés. =Un tomo en 8.* 

Heineecii Reciiationet in eleinenta jnris eívílis teeim-* 
duin ordinem lintiiBiionimi : edjtio prinM hUpava.^ 
Dos tomos en 8.°, á ao r>. en pasta. 

Manual del Cocinero , Cocinera y ñepoMten , con on 
tratado de Confitería j BoüUeriá, j un método para trin- 
char y servir toda clase de 'madat , y la cortesanía y ur- 
banidad que se debe nsai en la mesa, acompañado do 
nna Umina qne esplica el modo de trlnchar.=Vu tomo 
«n 8." 

£1 Seereiario. etpañol , . ó nuevo estilo de escribir 
cartas j sus respuestas, precedido del ceremonial que de- 
be observarse , 7 adverteociss ioiportantes pneslaa al pría~ 
cipio de cada género de cartas, coU' la dirección de car- 
tas, reglas 7 precios para viajaren las Diligencias ; Men- 
sagerias, j la guia de Postas. ==Un topso en 8.**, á 8 r«. 
en nistica y lA.en pasta. ,, 

RomafKer<>,4f Somitaeet Mprifcos, compuesto de la- 
dos los de «llt qtase que contiene eLBomai^Geio general 
impresa en )6i4, recopilado» pqr Da>n Agus^V Duraq. 
Si esle RooMncero obtuviese iinA.favqrable acogida conti- 
nuaremos publicando , no solo' los demás tomanpes. moris- 
cos que sehsHan .repairidoa en otros Romanceros j, sino 
también los amorosos, los pastoriles, lot bistóricos , los 
heroicos, y los aatiricDs j burlescos que puedan honrar 
nuestra literatura. =Un tomo en 8." marqaíUi. 

Discurso aobre et ioflajo qae ba ;tenido la critica mo-- 
derna en la decadcnoia de] teati.o. español. :== Un .tomo 
en 8.", i 5 rs. ea<rústic^. 

Química, CiHBpendio de esta ciencia y de sus aplic*^ 
ciones á, las Ajtleí , escrita en frailees por Hr. Desmareatt 



Dg.l.z.ilt>,G00g[C' 



j tradiwlda. tA ouuIUno ppt Don Joií Lnii CaMueca. 
Bita obn e|^^^ destfipada para i^rv^r de tefto á lo* hIoduids 
iel Real Contervalorío de Ar.teAt.Tiarrrglada á.las coaiH 
cimientot actyiln de etta ciencia. ==:.f]|ua tomos en ?.? 
COQ ona lÁviiia, . 

£lemejitot ^de Bigienet ó Arte de conterra' 1> ul4d 
7 prolongar la TÍda> por Tóartelle-=Do» tomoi ea,8>,°, á 
3o n. en pasta. 

Leecipnet del Doctor Broittsaú sobre las Fiegatáiiat 
gástrica) , Ilamadaí fiebres contínuaa eseocialet de loi A.D- 
tore» , T sobre las Flegiq¿siti« cutáneas agudas. = Un tonto 
en k°t 4 tfi rs> en rústica y ao en pasta. 

Formulario y recetario Médico-quirárgieo coa ^uclits 
etimologías * T *' modo de obrar de cada medicamento en 
nuestra naturalesa, por Don Feljf E^a.j;=ít>tis¡ ^omDS 
en 8.", ¿ i6 rs. en pasta 7 la en rúttica, 

Bitktria natural y deicripciou .de la Langotút , y modo 
de dettruirla.:^Vn tomo en 8.°, á 3 rs. en rustica. 

lYatado económico de la cria de Gallinat, y ettineion 
de fieras dañotat d bu garutdot : por Don Francisco Dieste 
y BuiI.=:Ua tomo en 4.^, i la rs. en rústica 7 iS en 
PflfrU. ■,,... 

Guia, feterínaría: por Kas.=^Cnatro tomos en 8.**, 
á 44 rs. en pasU. 

Zd Gatomdqfiia. Poema burlesco del celebre Lope de 
Vega.^Un tomo en la.", i 6 .rs. en rustica jr 8. fo 
pasta; 

£(■ Mt'y:irLigo alevoto : srictos*. iaTectlva del lUaestro 
Gonsal», í 6 cuartos. 

El Licorista, 6 Arte de destilar j componer lodo gé- 
nero de licores j aguárdenles, con un apéndice par> ha- 
cer toda clase de sorbetes y ponches. :r= Un lomo en 8.", 
4 6 r«. en rústica y 8 en pasU. 

Manual de Señoritas, 6 Arte para aprender toda cía- 



Dg.l.z.ilt>,G00g[c ■ 



M dé cntoru , bordaáoi ca hilo , «Igodon , lina , se- 
dlii al trapo, pcudo j canamazo, con el Arte de mo- 
diita 6 cutnrera.^Uo'tomaeñ 8.* con lámina* , á is'ñ. 
en niaiica j il, eñ paila. 

El nuevo Robimon, adornado conis liminiifinas, y 
nna carta 4Í mapa 'qne señala 'coi) pnntot loa sítibs en que 
á Robln^on le sacedicróii n» priñclpaleí aT*entñra3.==D¿i 
tomoi en %.", k aS t». en paita. 

Etyeterano: anécdota luíza.^Üa'etiademo en 8.°, 
á a n. en rústica. 

£t Oráculo de lot Preguntones : juego gracioso j di- 
vertido de >( pregootas y ta respuestas' cada nno.::=ün 
éoaderto en 8.*, ixts. 

Lat cinco órdenet de Arquitectura de yígiwla: por 
Don Diego de Villanneva.^rUn tomo en folio', ¿ a6 rs. 
riíiiica 7 3o en pasta lólaodeia, 

SI Mcalde Juan Zurrón : gracioso jn§aete de repre- 
sentado para celebrar la pascua de IfaTidad , á real. 

OJicio de la Virgen, puesto rn castellano por Dos Jaau 
Cñsóstomo Fiqner.=Un tomo en 8.", Í lO rs. en 
pasta; i; ■ 

Cateeitmo de ñipalda, añadido por d Padre Har- 
tínes con oraciones para la Misa, modo de ñnplear d 
tiempo, yel ofrecimiento del Rosario.'^'Un'toiAo en Vt" 
de letra gmesa j buen papel , á U n-' en pergan^ifo j^ 6 
■ en'pasta. ■ ' ' '■ ■ ■' "■'—"' ü 

Meditacionet tobre los Navitimot, por el Padre K- 
' namonte, de la CctOpañia de' Jetos. üsílJa tomo eb la.'^, 
li 6 rs. en pasta. ■ ^ . ,. , . 

■'■ ;• Vs^p 2 21521"--. ■•'.:' -■■"'--■ 



i.,Goog[c 



Dg.l.zedt,,CoOgle 



t,, Google