(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Comedias del celebre poeta español, don Pedro Calderon de la Barca .."

Google 



This is a digital copy of a book that was prcscrvod for gcncrations on library shclvcs bcforc it was carcfully scannod by Google as parí of a projcct 

to make the world's books discoverablc onlinc. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journcy from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prcvcnt abuse by commercial parties, including placing lechnical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfivm automated querying Do nol send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a laige amount of text is helpful, picase contact us. We encouragc the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attributionTht GoogXt "watermark" you see on each file is essential for informingpcoplcabout this projcct and hclping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are lesponsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can'l offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organizc the world's information and to make it univcrsally accessible and uscful. Google Book Search hclps rcadcrs 
discover the world's books while hclping authors and publishers rcach ncw audicnccs. You can search through the full icxi of this book on the web 

at |http: //books. google .com/l 



Google 



Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 

cscancarlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 

dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 

posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embaigo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 

puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir. 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 

tesümonio del laigo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 
Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares: 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La l^islación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 



El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 
audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página |http : / /books . google . com| 



COMEDÍAS 

DEL CÉLEBRE POETA 
ES PAN O L 

DON PEDRO CALDERÓN DE LA BARCA, 

Cavalkro del Orden de Santiago , Capellán de Honor 

de S. M. y de ¡os Señores Reyes Nuevas 

de la Santa Iglefta de Toledo, 

Q_ U E S A C.iiri A L U Z 

DON JUAN FERNANDEZ DE APONTES, 

Y LAS DEDICA 

AL MISMO DON PEDRO CALDERÓN 
de la Barca , &c. 

TOMO OCTAVO. 




CON LICENCIA : EN MAORID. 



£n la OticÍn:i de la Viuda de Don Man-^fcl Fernandez , c Imprenta del 

Supremo Confejo de la Inquificion. Año de 1761. 

St íaÜar-i tn Madrid en la Tunds de Frovindá , donit £t vendt 

ti Papel Stihdff^ 



nexo 



* • • 






c^^^ 



I 

FEE DE ERUAtAS.^ 

P\&;o« col.í. lin.ji. ítñaslabiof,/rí ícius los iab*.oSi Pj^5* cúUu lí'n.i. grii.u; 
/ff gruta. Pag. & col. Id. Un. }5«qu$Jff que. Pag. tfo«rol.i»ltn, 30.<:¡€rca, íte 
ciwTio.Pag* & cof. id. l!n*3x» afsi he hablai\ Ice al'si be de hablar* Pagk8$. coUz. lin. 




( 



Pag.2s6. colti. lin.2« as callar, /fí encallar* Pag. 174. col. i»l¡n. fr. quien , lee que 
quien. Pag»i?8»co1.i« lui.36. tremeccfiiio, /ff trecenienntf. Pag. z8i. col.2.1¡n.37» 
{¿re, lee para. Pag.iBz. col.i. Iin.i6k fer» ¡ee ferá* Pag. 294. Hiuio* deftuya, lee def- 
truva. Pag.798. col.i. Hn.iy. IXJuan» lee D.Luts: Pag.foS. col.i. l¡n. 29» el> lee al. 
Pi*»,)! I. coj.i. lín.ulc. devalldo, ¿ee defvalldo. Pag.3it. col.i. lin. 25. cbuílcra, lee 
embutirá. Pag.^ 1 5.C0I.2. lin.i.impor dar» /ff importa dar. Pag;3io. col.i.lln.zo. 
1 l\ie: a\a.?.| 1 1 .C0I.2.IÍD.3 3.ncnios9/ítf geníos.Id.iín.^S.oaras^fe* obras.P.327.coU 
I. Un.^f . fus mí,/if fue de mi.P.334.col.'}.l¡n.i 5.ambic¡ora|/ef ainbic¡oro.P.343.coI. 
1. líií. 1 ;• veg!cnz.a,/eir vergüenza. Pag«{44.col.2.1in.9^ vcsde, /ff verde. Pag.346. 
cül.2. i¡íi.i5.dLicnp,/rtfdueño.Pág-.35o. llniíó. enea, /ff en la. Pag.jdo.col.i.4ín.9« 
y e.ii, lee pccndi* PagjjSy.col.i. lin.i f« dehla, /rede ella. Pag>43o.col.2.Im.f. que- 
viiui, leí quedabas. Pag.4^ 3- col.2. lln.25. pretenderme, lee prenderme.- 

L Tomooftávo de las Comedías de Don Pedro Calderón de la Barca , que fe ha 
rc'.npfvSú conll .encía de el Real Supremo Confcjo de Caftilla, para que eüc confor- 
rrc COI el que le lia prefcniado por original, fe íalvarán las erratas de efta Fee : Y afst 
Jocwrcirxo cncfta Villa , y Corte de Madrid a catorce de Julio de mil fctecientos y 
fcicnta y dos. ., .^ 

Vo£Í. D\ Manuel González Ollero^ 
Corred. General por S. M. 

r A S S A. 

DON Juan Miguel de Ocharán, Oñcial Mayor de la Efcriyania 
de Cámara^ y de Goviernodei Conlejo, de el cargo-de el Secre- 
tailo Don Jofcph Antonio de Yarza , que fírvo fus auibncias , y en- 
fer!iiedadcs: Certifico, que haviendofc vifto por los Señores del Confc- 
jo el Tomo o¿tavo de las Comedias que efcrivió Don Pedro Calderón 
de la Barca , que con licencia de dichos Señores , concedida a Doña 
Angela de Apontes, Impreffbra en efta Corte, ha íido reimpreíTo, taña- 
ion a feis maravedis cada pliegó;y dicho Tomo parece tiene cinquenta 
y medio, fin principios,ni cablaSjque a efte refpe^o importa trefcientos 
cinquenta y íiete maravedís^ y al dicho precio, y no mas, mandaron fe 
venda,y que efta Certificación fe ponga al principio de cada Tomo^para 
que fe fepa el a que fe ha de vender. Y para que conftc lo firme en Ma^ 
dcid á diez y ficte de Julio de mil fetecientos fclenta y dos. 
f • D* Juan Miguel d^ Ocharan. 

IN- 



índice 

DE LAS COMEDIAS, 

que fe contienen en efte 

Tomo octavo. 

Fortunas de Andromed'4!,y Terfeo : Fleíla que fe 
reprírfcnto ri fus Mágeftaclcs en el Colifeo 

ciel Buen- Retiro. Pacr. i 

El Jofeph de Ids mugeres, ^ 2 . 

Los empeños de un acajo, p?. 

Trímero foy yo. ^19* 

La Efiatua de Prometeo : Rcpreícntoíé á los años de 

la Keyna Madre nucílra Señora. 181. 

Elfecreto a voces: Fiefta (jue íe repreícntó a fus Ma- 

geñades en el Salón de íli Real Palacio. 1 1 1 . 

Dar tiempo al tiempa : Fiefta <jue fe repreícntó a fus 

Mageftadcs en el Salón de fu Real Palacio. 271. 

El ?ilagico prodtgiofo. j i 8 . 

Mejor 0jla, tpte tflaba. . j66. 

%oa para la Comedia: Vieras afemhM Amar : Fiefta que 

fe reprefencó a los años de la Reyna nucftra 

Señora Doña María Ana de Auftriajen el Real 

Coliíeo del Buen-Re tiro. 4JO. 

"Fieras afemina Amar, 410. 

íB/ Privilegio del Rey nuejiro S^ñor , Aprobaciones , y Lie en: 
rm en uTofm f rimero dt ejla Obra. 



■••»•■"'■— "^ I 1^ 



¡as /¿ baíij~ 

LA 



**• 



p»g. I 



— — » 






LA GRAN COMEDIA. 

FORTUNAS 

DE ANDRÓMEDA, 

Y PERSEO. 

Z)£ DON PEDRO CJLDERON 

de la Barca, 

m 

Fiefta que fe reprefentó á fus Mageftades en el Coliféo 

del Buen-Retiro. 

PERSONAS CIUE HABLAN EN ELLA, 



Perfeo. 

Bdto. 

GHote. 

Rifefo. 

Brga/lü. 

Cárdenlo. 



JORNADA PRIMERA. 

tkfcubrife d teatro de ¡as caferías ne^ 

^dat, dicen dentro ^ y fa Jen de/pues 

Bato , Gilote , Erga/ío sj Rífelo^ 

villanof. 

lifel. TJUYE , Gilotc. 



Danae. 


Sirene. 


Foliditef. • 


Palas. 


Ftneo. 


Mercurio. 


Celio y criadoi 


Andrómeda. 


Lidoro. 


Morfeo. 


Mednfa. 


Las tres Furias. 


Liíia» 


Júpiter. 



Tom.VlUs 



Gil. HtfVc,£Uto, 



Juno. 

La Difcordia¿ 

Una Dueña. 

^uatro Dantas^ 

Seis Nereidas. 

Muficos. 



B^/.Huye,Erg^fto.Er^.Huyc,RifcIa. 
Perf. Vive Júpiter , villanos, 

que avcis de morir. Sale Rífelo. 
Rif. Los Freí nos 

me amparen. SaleErgaJlOé 

Erg. A mi los Chopos. 

Sale Gilote. 
A, Q\\. 



1 Andrómeda 

Gil. A mi los^ Alamprnegros. 

Sale Bate. 

Bat. A mi las Cepas , y Par ras> 
los pámpanos , y íarmientos, 
arboles Tantos, pues fíempre 
por Ermitas los encuentro. ^ 

G¡L £1 diabro mos traxo acá 
efte mochacho fobervio, 
para que mos mande a todos 

Erg- (guando los montes cubiertos 
de nieve , tiene ateridos 
la ancianidtd del Invierno^ 
ts I quatido mas folicita - 
llevarnos por fuerza á ellos^ 
para que a fus caferías 
le firvamos les Q;eos. ^¿ .^ 

!K/y. Un lobo , aue diz que anda 
en la Siem 9 ti elinteoto^ 
con que oy pretende llevarnos* . 

'Erg. Lobo? Gil. Si. 

Bato. No es lo peor cOb. 

Xí/^Qufc'es^ ' - ' 



Ba^. Que el lobo es un p^rdido^ 
jugador , y mogeriego, 
que a íer un lobaapricado, 
deftos que llaman caferos^ 
el primero huera yo 
qqe fuera , donde el primero 
le metiera en mis entrañas. . 

Gil' Yo nieve, ni lobo temo, 
íino es que tan atrevido, 
tan cfl&do , y tan jcfuelto, 
que un día me quixo entr^C 
en eíTe lóbrego leño, 
Ainefta gruta fagrada 
á la deidad de Moríeo, 
donde fíempre andan vifíones. 

£rjf . Nofütros mifmos tenemos 
la culpa de que nos trate 
un rapaz con tanto imperio; 

£ue u ^UYÍei;a entre noíbtros^ 



aunque pQ(ar34Car4eiiio» 
que por nieto le ha criado^ 
uno^ que oíTado , y refuelto 
le diera á entender quien es, 
á fce que tuviera menos 
fobervia. Gil. Muchos huviera, 
que fí les dixeran cfib, 
quizá ^xáran los bríos. 
Ba^^» Decidme, para faberlo^ 
es cierto que íi Tupiera 
quien es , defde aquel momento 
Bo .diera los mogicones, 
que fucle dar? £r. Y tan cierto, 
que viviera defde alli 
roas humilde , y mas modefto, 
fin atreverfeá mirarnos 
á las caras. Bat. Vive el Cielo, 
' que lo h^ de laber de mi 
muy bien Tábido , pues puedo 
decirlo mijor que todos, 
como tcAigo del cuento: 
una fola eníeculcad- 



í 
í 

i] 

i 

i 







y no Te atreva á mirarme ;: 

a la cara: G/V. No por cierto, ■ 

porque la ha de laber tocia. ^ 

Ba^* Pues entre ptro, que no quiero,|^ 

que al principio de la hiltoria 

vea donde va el intentos 

y ante$ que ella llegue al fín. 

llegue yo al fin. Erg. Para eflto 

avia una traza. 
Bato. Qué traza? 
Gil. Noíotros te le tendremos 

de fuerte , que aunque no quien, 

todo telo efcuche. 
Bato, Y luego? 
Los tres. Luego feguro efl^is. 
Bato. «Maqos 

8 la 



I 



iDe D. Pedr0 Calderón de UBaredl | 

i la labor » que rcbientu eftodiar toda la hiftoria* 



pordecirfelo en fucara, 
doiidcy c6ino,y quando á trueco 
de que ek no mire la mia. 
Sale Ptrfto veftido de villano. 
hrf. Villanos , que atrevimiento 

C5 llamaros yo , y huirí 
(r//. Como hacia tan mal tiempo^ 

teufabamos ir al monte. 
ffrf. Haceie para mi bueno? 
pues ei qne paflare yo, 
barbaros , viles y groíTeros^ 
no le pa&areis volotros? 
vuld cwmigo. Bat^ Qu^ prefto 
¿a de buat ellos bríos! 
Prf. Que feguir la fíera quiero^ 
que cüandaliza eftos valles 
COL tactos robos íaRgrientos 
de paAota , y ganados. • 
0/ fe la he ofteeido al Templo 
de Júpiter , que en las altas 
cumbres del monte es opueftp 
rebellín contra los tayos^ 
bs relámpagos , y truenos 
que Acaya padece, a quien 
yo no se por que (cerero, 
aun mas que todos adoro» 
mas que todos revereBcios 
íiendo afsi , que no ay remota 
Provincia , apartado ^eyoo» 
que no embie á'confultaríe 
los arduos cafos , y pucfto 
que fe ia tengo ofrecida, 
oy Cu armada tefta tengo 
de clavar á ías iiuibralcs; 
ven^ Ergafto. £r^^ Yiobedezco. 
terf. Ven, filote. 6^/7. Ya voy yo, 
ferf. No tcefcondas tu , A^iíclo^ 
íí/. Yá voy xras t¡^ 
Pfírfl Vea co , Bato* 
1^/. Deumc á m* i perqucq^iec» 



FerJ\ Que hiftoria? 

Bat. Una que te tengo 
de contar. 

Perf. A mi? Bat. Sí. 

ferf. Pues 
que hiftoria es? 

Ahrazáfije los tres con \U 

Los tres. Agora es tiempo. 

Per/. Que es cfto? pues cpmo afsí 
á mi os atreveísí 

Gil. Qucrcmps 
que í'epas que no ay razón 
de tratarnos con defprecio, 
no üendo mi jor que todos. 

£r¿. Como mi jor? ni aun tan bueno. 

Per/. Viven los Cielos, villanos. 

Gil. Bato ) dile fus fuceílbs. 

Bat. £(lá bien tenido? Los tres. $i. 

Baso. Bien , bien? 

Gil. Tan bien , que no creo, 
que fe efcape de mis brazos» 

£% Yo aquefta mano le tengo. 

R/y>/i l&o cftotira. 

Bato. Pues*finalmente, 
como digo de mi cuento::: 

P^r/^Q^c ello Júpiter permita! 

Bato. Dcfvanecido moyuelo» 
pita, verde de ellos piados» 
pi íá pardo de eftos cerros; 
quien re imaginas , y picnfas 
que eres , para no tcncriips 
mochiísima eílimacioni 
y mochifsimo refpeto? 
que cofa-es que cada día 
mos trates como á tus negros» 
íiendo tus brancos? de que 
nace el dcfvaneci miento? 
Si prefumes que eres hijo 
de la bija de Cardenio 
Attcffi) mayoral gutcjeogmas; 



'4 ' Andrómeda 

ni ella es'hija , ni tu nieto. 
Va bien? Los tres. Lindamente va. 
p^r/¡ Que efto coníientan ios Cielos! 
IS^/. Pues tenedie lindamente, 
no fe deslinde el intento. 
Porque has de faber y que un dia¿ 
alterado el mar ^ corriendo 
fortuna , traxo un baxel 
á la vida defte puerto, 
donde encallando en los baxos^ 
<]ue fon Scilasdel Griego 
piélago del Negro-Ponto, 
jfue elcoUo de algas cubierto: ' 
Rii árbol , ni xarcia , ni vela 
f rala el buque ; y prefumiendo^ 
ique del deshecho del agua, 
era ojeriza del viento, 
mo caufó mas novedad, 
que la laftimade verlo; 
hada que unos pefcadores, 
ique de la colera huyendo 
de Neptuno , a eftas orillas 
lK>lvian á vela ^ y remo) ^ 

contaron , que al paflSar ceXC2 
de aquel derrotado leño, ^ 
avian efcuchado humana 
voz , que en mifero lamento 
favor pedia á los Diofes. 
Va bien? Losaos. Muy bien; 

^Sat. Pues tenedlo, ¡ . 
hada la poítrer palabra. 

Terf. Ya no ay para qut , fupucfto; 
que mas que eíta. fuerza atado, 
me tiene eíía voz fufpentb; ; 

^aP. Aplacó fu faña el mar^ 
y en mirándole (ereno, > 

la curiofidad llevó 
á conocer íi era cierto, 
oue avia gente , pefcadores^ • 
' lanos : Uno dedos > 

^ I y abcfi:dan$lo 9I yafp;; 



a 



9 y ^crfeé. "' 

vimos una muger dentro; 
con un infante en los brazos; •' 

?[ue abrigándole en el pechoj^ 
in tenerle ella , le daba 
el calor , y el alimento. 
Mi otra perfona , ni feñas 
de averia tenido , vieron 
nuedros ojos ^ la piedad 
la facó á tierra : tenedlo, 
que parece que fe efcurre, 
y yá falta poco al cuento. 

Terf. No temas , que aunque decirla 
no quieras , querré faberlo. 

^étt. Entre quanta gente , pueSj^ 
á tierra facó el íucefib, 
file uno Cardenio , y movidQ 
de ver el femblante bello 
de la muger , que aun edabdi j 
diciendo el delito honcfto;^ i 
fi yá no de la inocente 
culpa del in&nte tiernoj» 
en fu cafa la albergó, 
dándola el anciano viejo; 
obrado á fu hermofura, 
á fu vertud , y á fu ingenio, 
nombre de hija : eda es tu madrCn 
y el infante tu : y fupucdo, 
que nunca por buena fue 
entregada al mar violento, 
cpn tan grande deíamparo, . ' 
defabrigo , y^ defcoi^iíuclo; 
qu6 te perfuade a penfar, 
que eres mas, que un edrangero 
advenedizo jpador, 
hijo- vil de un adulterio, 
' ü de otra traycion? y afá ■ 
. trata dcfde oy de no vermos 
las caras , tiendo defde oy 
mas humilde ^ y mas honedo.* 

los tre\ Tienes mas que decir? 

Gil 



1 

De D. Tedr0 CaUtrm de h Banai 
Gil. Pofs (Cuidadoi que le íuelco. que darme á la luz del Sol? 

£rr.Yyotaiiibicn./Ji/,Yyo,ytodo« " "^ ' ' ' "^ 

Perí, £fto fufro? cfto confienco^ 

un haceros mil pedazos^ 
Us tres.Vzíúos de íu furia huyetxlo. 
Vait/e hs tres. 



t 



íit. Para que » (i fe ha de eftár 

goeditoí 

P¿r/. Bárbaro , necio> 
io£aine , loco, villano, 
que has tenido arrevimiento 
pata decirme en mi cara 
mi defdkha. Bat. Eftefe quedo, 
Y líate de no mirarme 
a h mh. Per/. Vive el Cielo, 
que has de morir á mi mano. 

I^^. Algo fe me olvidó al cuento^ 
pues aun pega todavia: 
sy que me mata! 
Sa/e Danae vefiida de vílUnai 

Ikn. Que es efto? 

íetf. Efto es vengar , en quien no 
tjenc la culpa , tus yerros. 

lit . Tenle ^ feñora , que eftá 
ñas loco que antes, y aviendo 
QÍdolo todo , aun no quiere 
iDodefto íer , y es molcfto. Vaf. 

VéM. Siempre te tengo de hallar 
altivo , (añudo , y fíero? 

Pe*/. Razón tienes de reñirme, 
quando no foto no ferio, 
mas ni aun atreverme á ver 
al Sol debiera , fabíendo 
ya en tu fortuna mi agravio, 
y en tu traycion mi defprecio. 

Van. Que dices? Ay infelice! 

ter/. Que por qué el nativo feno, 
que á infame (ér difponia 
m\ infelice nacimiento, 
no le hicifte mi lepulcro^ 
at?ortaiA$lowc primeiO| 



ó por qué , ya que pariendo 
vivora , no rebentafte 
aquel derrotado leño, 
que fue mi primera cuna, 
no hicifte mi monumento? 
Por qué , antes que me abrigár^d 
las piedades de tus pechos, 
no me arrojafte a las ondas?, 
fuera mi defdicha menos, 
muerto en el primer umbul 
de la vida , que no muerto 
ai baldón de unos villanos, 
que con todos tus fuceflbs 
me han dado en roftro , notando 
de advenedizo eftrangero 
Paftor , hijo de un delito, 
merecedor de aquel riefgo. 

Jían. Ha Perico , tu fobcrvia 
en efte trance te ha puedo; 
que no fueran ellos libres, 
íi til no fueras fobervio: 
pocas veces el humilde 
eícucha baldones. Perf. Lueggi 
razón tienen? 

Van. Razón tienen» 

Perf, No lo niegas? 

Dart. No lo niego, 
porque contra la razón, 
no a y mas razón , qué el fílencio. 

Perf. En fin, que la tienen? Dan. Si. 

per/. Pues ya que la tienen ellos, 
tengámosla todos ; dime 
quien foy , y quien eres , pueftó¿ 
que el prefumir, que foy mas, \ 
liace tu delito menos. 
Confuelame con que fepa, 
íi lo que alguna vez pienío^ 
al mirar que no me viene 
el corazón en el pecho, 

es verdad ^ pues po ay latido 




^i auc cA» R^*^*^^ ^*van 

'ÍSi cnrcrnccidos ellos, 
SSíH>ndcran , que yo 
^Sncl llanto puedo 
•Eíric • que ay lobcrano 
2crquc me obligue á cfto, 

Y por qufc? 
W*pi>r guardar tu vi4a. 

^, Vo ucíde aqui fe la o&ezco^ 
P^tfa me mata el dudarlo, 

7que me mat« el Ubedo; 

;¿lamc claro. 



Í>^.Como?Dir;f. Como ño me atrevo 

ni aun á rcfpirar, ij 

Pir/. Quien cierra 1: 

tus labiosí 4 

Z)4»- Poder ftiprcmo. 
fer.Dc quieneOif .De injuíla Deidad» 
/^^r/í Que puede obligarla? 
Pan. Zelos* 

Per/. ZdosíDan. Si. P€rf, Ay de mil ' 

Dan. De que 
fuípirasí ^^r/; De que no tengo 
yá apelación á no fer 
hijo de delito , puefto 
que no ay zelos fin delito. 

Pan. Bien puede íin él averíos; 
ó ingrata Deidad de Juno, 
en que confu(ion me bas pucftol 

Per/. Cómo? Dan. No sCp 

Perf. Al no se buelves? 

pan. Tampoco se donde buelvo, 
y descame i no me aflijas, 
que no puedo , que no puedo . 
decir mas , ni callar mas; 
grande Júpiter íupremo, 
yá que ocafionafte el danOy 
acude con el remedio. Vfíi» 

p^r/: Oye , aguajrda 5 mas ay iriftcl 
que aunque íeguirla pretendo^ 
no s^ qué oculto poder 
en viva eftatua de yelo 
me ha transformado , quedando 
fín alma , vida , ni alienro; 
ó gran Júpiter ,0 padre 
de los hados! mas que es efto?. 
.al decir podre y no se, 
c]ue no ufado, que violento 
impuUb me alborozo 
el corazón acá dentro, 
como que le dan las llaves 
de [^ cárceles del pecho. 

Mis ü Jupiur , y. kádo» 

dixes 



De D. PeSro Ca}i%r9ñ itléWarea^ 



diré r por qui^ ^ per qui pienfo 
que fue jana voz , y no otpa 
la que dio el Utidof poefto 
que del no puedo 1er hijo, 
ni dellos dexar de ferio. 
O gran Júpiter , ó padre 
de los hados 9 y los tiempos^ 
digo otra vez , ñ i piedad 
te na movido algún lamento, 
firva de cjcemplar al mió, 
que yo á tus Aras ofrezco 
en vi¿tima quantas ñeras 
el monte contiene s al ruego 
te compadece de un trifte, 
que naufrago de los vientos 
navega á íaber quien es, 
en alas de un devaneo, 
quc\e pecfuade á que es mas, 
qaando le dicen que es menoSji 
y pues mi madre lo calla, 
dime tu , fí avrá coníuelo 
tal vez a mi duda? 

Dentrd la Mufica. Sí. 

hrf. Que harmoniofos acentos 
oygo? (i fue iluíion? 

Uufica. No. 

terj^ Paes que ya en fuaves ecos 
oygo las voces , que fuelen 
tener al ayre fufpenfo, 
quando alguna Deidad piía 
la tierra , porque fu acento 
metricamenx ionoro 
fuena mas dulce que el nueftro, 
con él he de hablar : ó tu 
Deidad , que efcucho , y no veo 
fi eres mi oráculo , dime, 
quien foy? 

Mufica. Tii lo fabrás prefto. 

tirf. Quien me lo ha de decir? 

Mnfica. Nadie. 

hrf. Pues coino puede fcc tíbi 



decirlo,y nadie? Ma/í Llegando::: 

PerJ. Profigue , que: no te entiendo. 

Ma/ic. A decirlo , íin decirlo, 
y a faberlo , íin faberlo. 

Perj. A decirlo , íin decirlo, 
y a faberlo , fín faberlo? 
Aora conozco , ay de mi! 
que es ilufion del deíeo 
la que me perfuade a que 
hablan conmigo los Cielos: 
que ellos no ufaran confufos 
enigmas , y mas íi atiendo 
a que todos los efpacios 
del ayreeítán tan ferenos, 
que apenas pequeña nube 

Empieza i falir una nuhe. 
fe defcubre en todos ellos, 
que Boreal carro triunfal 
lea de fagrado dueño 
de la voz , pues una fola, 
que allá en el perfil poñrero 
del Orizonte ^ es apenas 
fingida garza del viento, 
no es capaz trono de hermoía 
Deidad $ mas con todo eílb 
preguntar quiero otra vez: 
O tu fonorofo eítruendo, 
habíame claro. 

Dentro voces. To , to, A una parte. 
Barcino. 

Dent. Lid. A la cumbre. A otra. 

Dent. Fin. Al puerto. A otra. 

Pe^f- Que diftintas voces ya 
de las que efcuché primero, 
refponden! pequeña tropa 
alli , alli baxcl pequeño, 
el puerto , y la población 
bufcando vienen , a tiempo \ 
que de la parte del monte 
cazadores , y monteros 

i^leo también j pero i iiii> '- 



9. Jndrwicdd 

Gue me importa todo eftoy 

uno. feguir á mi madre? 

y pues que del rendimiento 

tal vez fe vale el rencor, 

humilde á fus plantas puefto, 

folicicarque me diga 

mi hado antes q ilcgue el tiempo. 
£/,/ Mu/ic. A decirlo , fín decir lo, 

y á faberlo , fín faberlo. 
Va/if^ mientras la mu pea fe repite con 
^ias voces de adentro , viene creciendo 
la nnbe hafia la mitad del tablado^ 
'donde fe ha de abrir ^ veefe en un tro- 
tío Mercurio c n alas en elfombrero ,/ 
en los fies , / el caduceo en la mano , / 
^P alas armada con una ajla en la man- 
ilo 9 r embrazado un efcudo , en que ha 

de ejlir un efpejo , y baxan i tÉ 
tierra , y defaparecefe ' 
la nube. 
Tient. To , to , Melampo , Barcino. 
!P¿7/. Al llano. 
%ídor. A la cumbre, 
y/». Al Puerto. 
Mufic. A decirlo , fin decirlo, 

y á faberlo » fin faberlo. 
\fal. Yá , hermofo galán Mercurio, 

alado Dios del ingenio, 

que has querido , que dexando 

el facro Palacio excelfo 

de Tapiternueftro padre, 
. la ^rtil tierra pifemos 

de Acaya , haciendo fus montes 

\olcanes de nieve , y fuego; 

dime , que intento te trae 

á fus campos » pretendiendo 

que yo en ellos te acompañe? 
^Merc. Oye , y fabrás el intento, 

«^4 que porque no lo alcance 
lempre fañudo ceño 



^yVtrfeo. 
contigo a eftos monfK IveñgH^ 
lYi fabes , hermofa Palas) 
cuya beldad » cuyo azero 
las almas rinde a fu agrado^ 
y las vidas á fu esfuerzo, 
que de Júpiter divino 
hijo el infeliz Períeo, 
hermano es nueítro; y yá íabes^ 
que por temor de los zelos 
de Juno , no le declara, 
obligando fus defpechos 
á que en rufticos fayales 
le dexe vivir muriendo. 
Yo ^ compadecido oy 
de ver fu ultrage , atendiendo! 
á que Júpiter quifíera 
refponder á fus lamentos, 
fí aquella infaufta Deidad 
de la difcordia , á quien dieroil 
las altiveces de Juno 
en nueftro dofél afsiento, 
fus foberanas piedades 
no embarazara > precendoj^ 
que intereíTados los dos, 
folici temos un medio, 
que fin decirle quien es, 
le diga quien es , haciendojí 
que ni le pene el dudarlo, 
ni le embarace el faberlo. 

Valas. Qub medio puede fer efleí^ 
que como tu le des , quiero 
yo ayudarle , que cambien 
fu mal , como hermana , fíenttí^ 

j^er. Yo le he de reprefentar 
en las fantafmas de un fueño 
toda fu hiftoria , con que 
alei'itado a un mifmo tiempo, 
y defconfíado viva, 
pues ignorando , y creyendo, 
ni aquello le tendrá humilde, 

ei ^ftotrp.ls lukc^íbbervio: 

quí 



De D. Pedro Calderón Je h Parca. 9 

que viendo por una parre de la indufiria te agradezco; 



quien es, y por otra viendo 
ene no es , las ccrcaDÍas, 
disfrazadas en los lexos, 
le harán que intente labraríc 
fu fortuna ; conociendo, 
que para cierro es engaño^ 
loque para engjño es cierto. 
Aefte ñn le he de llevar 
con algún fingido objeto^ 
que le arrebate tras sí 
á la gruta de Morfeo, 
donde entre con fu fas fombras 
K^ de ver fa nacimiento. 

Pá!. Pacs ñ has de fingir alguno^ 
dmas hermofo I el mas bello, 
qoe puede, para fingido, 
ptftarte lo verdadero, 
es Andrómeda. A/cfr. En fu imagen 
trans^mado hablarle pieníos 
íola la dificultad 
qucrefta, es, que Juno viendo 
d fin , no intente eltor vario, 
icQVO advertido efe¿to, 
ta,?alas, mañofamente, 
¿has de afsiíbr , pretendiendo 
aparurla la difcordia 
de fu lado aquel momento. 

*Máf. Yo te agradezco , ao folo 
lo piadofo del afedo 



y pues lo que á mi me toca, 
para reparar los riefgos 
del hado que le amenaza, 
es divertir el inquieto 
(embiante de la difcordia, 
que a pefar de rodo el Cíelo, 
conferva en el Cielo Juno: 
yo defde aquí te lo ofrezco, 
con animo , que íi no 
bafta mañofo el intento, 
bafte el valor i arrojarla 
del no merecido afsiento; 
ácuyo gloriofo fin, 
fobre las alas del viento 
otra vez á los umbrales 
de nueftro Alcázar me buelvoí; 

Mer.Vvícs yo en cíTa confianza, 
oy en la tierra me quedo 
a fingir una hermofun, 
y \ reprefentar un fucno. 

Palas. Pues queda en paz. 

Mere. En paz parte; 
porque llegue á un mifmo tiemp<l¿ 

Los doj. A ácc'iúoy findezirlo, 
y á faberlo ^{in faberlo. 
Bu^la Palas^y vafe Mercurio^ 

Dent. Tojto ,Mclaropo, Barciqo- 

Pol.hX valle. 
LrV.A la cumbre. 
Fin. Al puerto. . 



pero cambien lo fútil 

SaU PoHdiUf , / criados. 
P^/ Jletirefe la gente , y no profíga 

la caza. Cri.Qpfe es , feñor,lo que te obligsRI 
P«/. Avíendome informado 
la defvelada pofta del cuidado, 
que afsifte con afedx)s fingularés 
en guarda deftos montes, y eftos mares^ 
Por efperar que un dia, 
(ji no miepte la do&a Aftrologla) 
ba de venir una beldad a ellos, 
Tmkiur. B 



tA^ 



1 o Ándromrda , y Vtfftú. 

madre de un jo vcn^que ha de enriquecellos 

de triunfos^ de que el Sol ferá teíligo. 

Aviendome informado , otra vez digo^ 

la atenta centinela, 

que vela el Mar, y la campaña vela» 

que unos , y oti os efpacios 

ocupan deftosrufticos Palacios 

eftrangeras naciones , caya nueva, 

hallándome casando , el que la lleva^ 

en el monte me dio » i^ber deíeo 

quien fon. Sale Danáe • 

P4^. Aqui á Perfeo ^ pa. 

en las dudas dexe de mi fortunan 

buelvo a bufcarle, por (i acafo alguna 

razón puede en mí honor aflegurarle, 

ya que pofsible no es defengañarle^ 

porque fcUan mis labios 

de Juno zelos , y de Jove agravios, 
f ¿?//V.Solicita informarte 

de alguien. Ctiaílo. Una villana ázia efta parte 

viene. 
Pulid. Al ver perfección tan foberaaa 

de una Deidad en trage de villana; 

decidme( ciego eftoy a luz tan pura! ) 

prodigio deftos montes ( qué hermofura') 

qué gente es la que vé vueftro Orizonte 

fulcar el golíb) y difcurrir el monte? 
Van. Aunque decirlo quiera, 

no me es poísible> que de la ribera» 

•ni de camino vengo. Polid. Efperadt 
I>an.liztc mal , ñ me detengo, 

porque en alcanze voy de otro cuidada. 
PoLYk no lo llevaréis , pues le avcis dado. 
Dan. Eflb es lo que no entiendo. 
fol. Bien fácil es, pues lo que yo pretendo 

decir , es, que u os lleva 

Un cuidado , y le daÍ5, fera acción nueva 

darle , y quedar con él. 
Dan. A quien le he dado? 
Pfiüd. A quien le tiene yá deaver mirada 

tuefixa rara belleza» 

Dáif. 



De 2X Pedro Calderón de la Barca. fe I: 

Dm.Es error» que no puede mi triftcza 
dar. fu cuidado á nadie, y bien lo pruebo» 
pues no es el ^ue teneis^como el que Ucvqí 
Pol No es aoorí Dam. Bien jpodria 
fer que lo fueflí^ pero no feria 
pofsible que lo fueflS: 
tal, que mj amor al vuelfaro pareciefles 
quedad con Dios PoLOídé Sale ? ir feo. 
Per/.Quh es lo que veo? 
Dan. A mal tiempo (ay de mi!)llegó PerÍMb 
Por/l Hidalgos Cortefanos, 

queda la lengua efté, quedas las manos» 
un nuevo fuego en mis entrañas ard^ 
que tiene la zagala ^ien la guarde. 
Polid.Qiib donairofo brío 
de joven! Dan. Perdonad»qae es hijo mn¡¡ 
y criado en aquellas caferías» 
no fibe lo que fon cortefanias. 
PoL Hijo es vueftro » ó hermano? 
Per/. Qie llfonjero chifle cortetano 

hijo » y muy hijo. 
PoliJ. Y es de a^uefta aldea? 
Dm. Aqui nació« Polid. Feliz la patria fet 
defina » y otra^hermofura foberana; 
como os llamáis? Dan. Diana. 
Ptf/.Hija de quien? 
Per/. Quién vio preguntas tantas? 
no le refpondas mas. 

Sale Car denio viejo ^yvillanosi 
Car. Dame tus plantas. 
VUlanoséX á todwmós Us d¿. 
Bat.}^o mas que á vellas» 

que fu merced fe qu<KÍará con ellas. 
PoLDcl fuelo alzad.C4r.Aviendome contado» 
vueftros monteros» como aveis trocado 
el bofque por la aldea» 
vengo á faber » qui; dicha nnqftra fea 
la que aqui os ha traído? 
Pol. A viéndome informado» que há venida 
por tierra » y mar a aquefte puerto gente» 
guife íaber quien fon«Gír.Pues &cilmei»e^ 

3a ^^úASl 



1^1 ^ Andrómeda , y Vtrfto. 

podrá informtros ella, 

pues de tiern y de mar U^ais á velUí 
I>M. (^ieR es, feiiar,aquefte Cavallero? 
Cir.El Rey, P/.Efte es el &ey?&i duda oy mtieroi 

Sale fot uM forte Uderc^ y ¿ente y y for etra 

Fine$ry geute. 
Zi/V. Kbfticos Aldiíanos, 

iiez¡d:::F/«. Dezid I iluftres Cortefanos::: 
lad. Por donde defta cumbre 

.antes j>odr¿ vencer la pefadumbre? 

rro que es lo que miro? Dan. Lidoro .^ dSüii 
. Juftamente admiro 
fu hermofiíra, y fu Tena: 

fuerza es callací pues á callar eníeña» 
fin. Lo mifmo mi deleo 

jOS pregujwáras y pues mi duda yko 

en otros labios puefta^ 

fatisfaga a los dos una refpuefta. 
Po!. Antes es bien que acuda 

á dos dudas mi vaz» con una dudas 

quien fois faber pretendo» 

primero que os informe. 
ü^.Yoíiguiendo 

( fuerza es difsimular ) voy la venrani 

de la mTís infeliz trifte ticrmofura 

que vio el Sol , cuya mifcra fatiga 

á coníultar a Júpiter me obliga. 

No puedo detenerme» ni hablar puedo; 
Fia.Yo umpoco> que pierdo, fi me quedo^ 

el mejor temporal» para bolverme 

al inftante, que llcffic á refponderme 

el Oráculo á una 

pregunta, hija también de otra formna: 

pclrdonad» que oy fin refponder me vaya» 
fcíri. Ved, que es Rey Polidites de Acay a» 
con quien hablai$.LrVA vueftcas plantas pido 
me perdonéis. Fíir.Tambien a ellas rendidoi 
me urva de difculpa»^ 
fabekque la ignorancia nunca es culpa. 

'^/. Ya que fabeís quien foy^ fabes es fucrzft 
quien filis ios dofc 






De D. Pedro CMeron de la Banái I ) 

/T/iAunque el efedo tuerza queReynade la hermofura 



de mi primer intento, 

ley el refpeto es , efcucha atento. 

Caiiopca , de Trinacria 

hcrmofa infelize Reyna> 

que las infelicidades 

foo lunar de las bellezas» 

Ik Cefeo ,amante Tuyo, 

nna hija tuvo^ tan bella, 

qac afrentó con fu hermofun 

toda ia naturalezas 

paefto que defconñada 

de hacer otra como elU> 

en (ms excelencias mifmas 

apuró fus excelencias. 

Creció Andromeda( que cfte 

es fu nombre) tan perfeda 

(paliarás que á decir voy, 

qacno ay nadie que la vea^ 

qaenole enamore?) pues 

tao al contrario lo pienfa 

que DO ay nadie que la mirc> 

que \z ame, que no dexa 

traerá nzas para amarla 

i cadie , que llegue a verla* 

Fafsi , en fu primer inftante 

la voluntad mas atenta 

no es pofsible quedar viva, 

viendo fu efperanza muerta. 

Digalo yo5 pero efto 

Doesdelcafo.CaGopea, . 

mirando á Andrómeda un dia> 

que a la orilla lifongera 

del Nerco feftejada 

de las hermofas Nereidas, 

Ninfas fuyas, florecía 

el oro de fus arenas 

al corta do de fus plantas^ 

defvanecida, y fobervia, 

les dixo: Dezid a Venus, 



no fe intitule , pues llega 
á ver, que Andrómeda fola 
ay que efle Imperio merezca; 
pues ella fola debía 
fer de la hermofura Reyna. 
Ofendieronfe las Ninfas, 
que en tocando á efta materia, 
demás hermofa foy yo, 
no a y Deidad,que no lo íienta; 
fumergieronfe en las ondas, 
y ofendidas por sí meünas, 
en voz de Venus , pidieron 
fatisfaccion de laofenía. 
Netéo , fagrado rio, 
que en el mar eozofo entn^ 
foto por ver íienel mar 
con alguna efpuma encuentra 
de las que ñieton de Venus, 
cuna, pues amante della 
fon fus lagrimas fus ondas; 
fíntió de fuerte la atrenta» 
que en toda Trinacria quifd 
vengarla» y fatisfacerla. ^ 
Marino monltruo elcamado 
de cerúleas verdinegras 
conchas , con pies, y con alas , 
en fus bobedas engendra^ 
de fus entrañas aborta, 
y de fus fenos rebienta: 
tan dbforme, que fí nada; 
tan tremendo , que (i buela; 
bramia el ayre, y gime el mar^ 
confundidos de manera, 
•que no íe fabe fi es 
ayre» o mar adonde llega; 
pues efcupidas las ondas, 
hace cada vez que alienta, 
que el mar fe fuba a las nubes» 
y el ayre a las ondas venga 






y4 



^S 



• » ñ -■» V 

. u 'alivaia;^ aguas 
. , V Ju el lio avenena, 
^o:)La ^nhcüco inficiona 
vic! iiiuntc plantas, y yervas^ 
\ üc tcdoslos ganados 
el tco^piado ambiente infefta. 
A la oiilla no es pofsible 
ilceac nadie, que no fea 

Salto fuyo5 no ay baxel 
equantos al puerto llegan, 
qutno zozobre á fu vifta> 
Dorque fu eftatura inmenfas 
li (e mueve^ es Uracan; 
cfcoUo^ íi fe eftá quedaj 
de fuerte) que horror, y fufto 
tienen á Trinacria hecha 
fepuitura de si mifma, 
en fed> hambre, y pefteembueita 
De varios ritos ha uíádo 
devota la piedad nueftra, 
facriíicaifclola á Venus 
en'fus Altares diverfas 
vidimas, pero ninguna 
fu facra ojeriza templa. 
iYo, que mas intereíTado, 
que todos , foy en fu ad vería 
K)rtuna , porque infelize 
primo de Andrómeda bella» 
efpero lograr íu mano, 
íiendo en tan gloriofa empt Cfia» 
el no merecerla medio 
de llegar i merecerla. 
A Júpiter en fu Templo, 
antiguo celebra 
idaddelosfijglos, 

fe j cuya councncia 



mucftra 



'AfUrorntiá^y Per/fd. 

fobre la ficmprc «evada 
ctrviz de Acá ya íe afslenta, 
ofrecí ua preciofo Don, 
quetraygo conmigo en 
del voto ; y afsi te pido, 
íeñor, que me d t's licencia * 
para penetrar fu cumbre, 
y faber de fu refpuefta, 
qqe facrifícios a Venus 
haremos , con que fe vea 
fu beldad defagraviada, 
. y mi feliz patria elfeata 
defte monÓruo que le añige, 
efte fufto que la cerca, 
el^e pafmo que la aílbmbra, 
y efte honorque la atormenta. 
P^/.Eftraño cafo! Dan. Notable 
prodigio! Perf^ Rara eftrañeza! 
noporqueaya un monftruo,qu2to 
porque no aya quien le venza. 
VmMos. Q^xcnác oírlo,no fe admira' 
¿iir«Quien de efcucharIo,no ticuibral 
JüW.Aunque defta novedad, 
tan grande el eftremo fea, 
oye, feñor, que no menos 
eftraña es la que me lleva 
at Templo también a mi 
de Júpiter , con la mefma 
acción , (i bien es la caufa 
en fus principios opuefta: 
ay Danae! no s¿ fí al verte Af. 
palabras tendrá la lengua. 
Yaze a la falda de aquel 
• monte africano,que oftenta 
fobre fu cerviz el Cielo, • 
bien Que ya aleuna experencia 
moftro, que folo un cuidado, 
aun mas que fus rumbos,pefa. 
Taze, pues, digo a fu Étlda 
una fabrica pequeña, 

!caí» de cjtmpo á una parte» 



De D. PtdroCaldirM 
y a otra una intrincada í!elva> 
ctiyo variado País 
tiene fíemprc en competencia 
de primores, aqni el arte, 
y allí la naturaleza. 
Eftaj pues, noble alquería, 
Bativa cuna primera 
fue de Medula , beldad 
can fin excmplar, que apenas 
le vendrán las alabanzas, 
qoc otro de Andrómeda cuentai 
bien, que no tan venturofas, 
cuya infelice experiencia, 
^t )C\ue es mas fu hermofura, 
quanroes mas trine fu e/lrella* 
forre quancas perfecciones 
dotó el Cielo lu belleza» 
tn la que mas fe efmeró, 
^eel cabello, cuyas tiebras 
iüíoei Sol entre liis rayos, 
ficode fu frente una esfera, 
qoe trenzada anochecia, 
porque amaneciefle fuelta« 
Digiaio el efe&o, pues 
im día que á la ribera 
rimar ápeynar falió 
ü mbio Ofir de fus trenzas; 
cmlñdioíbál vét Neptuno, 
que el ay re en fu efpacio tenga 
nas bello golfo de ondas, 
cuyos piélagos navegan 
en baxcles de marfil 
conchas de nácar, y perlas; 
pfsóJa embidiaá defeo, 
fi ya no ¿ codicia necia 
deprefumir, quepodia 
enriquecer fu fobervia 
con el oro de otras Indias, 
mas ricas» quanto mas cerca. 
Amante, pues, ínyo, no 

fe valió ^eMsfioaH 



de fa Báfidé ly 

de rendido, que el amor 
de un poderofo no ruega, 
quando puede la caricia 
valerfe de la violencia. 

Y afsi^ un dia que la vio 
en el Templo de Minerva, 
que a las orillas del mar 
fobre fus rizos fe afsienta, 
defatando de fus ondas 
toda la faña violenta» 
para fus tranquilidades, 
fe valió de fus tormentas. 
£1 Templo inundó» y entre 
el fufto» que a todos cerca» 

ti miedo que a todos turba> 
el pavor que a todos ciegaj^ 
refervando de Medufa 
la foberana belleza, 
por fuerza logró fu amors 
mas miente» miente mi lenguJ^ 
que aunque coníigue» no logra 
el que coníigue por fuerza. 
Minerva ofendida» al ver 
los dos íacrilegas mueftras» 
que á fu Templo, y fu decoro 
hizo la ruina» y la ofeníá. 
No pudiendo en ¿1 vengarle, 
difpufo venga rfe eñ ella» 
( que un rencor que en el culpado 
no fe íatisface» queda 
fíempre rencor» íiafta que 
en el que puede fe venga.) 

Y viendo, que fue el cabelU 
caufa de fu amor primera, 
las hebras que fueron de oro, 
trocó en rizadas culebras 
cuyo veneno en los ojos 

fe comunica, y fe ceba» 
tanco,queá ninguno miran, 
que en tronco no le conviertan* 

Bebióla viyc e%lo8 motvtcs^ 



tan fañuda vandolera 
de la$ vidas , que no pafla 
peregrino que no muera 
á fu vifta, racional 
baíilifco de la felva. 
Nadie fe atreve a matarla, 
porque nadie que a ver llega 
fu roftro » vive^ porque 
darla la muerte no puedan. 
Dormida> fus dos hermanas 
eftán en fu guarda pueftass 
de fuerte, que quando una 
dcfcanfa, la otra eftá en vela, 
con que es poísible, que 
remedio efte alfombro renga; 
íi ya Júpiter fagrado, 
á quien yo traygo otra ofrenda» 
como Principe que foy 
de aquella Africana tierra; 
bien que Principe infelice, 
Üado á fortunas adverfas, 
tanto, que fí hablara de otras» 
no fuera la mayor efta, 
coníu piedad nofocorre, 
coniu poder no remedia 
efte cfcandalo , efta ruina» 
cfte eftrago, efta violencia; 
en fus oráculos, dando 

. á mis preguntas refpuefta» 
de como defenojar 
á la Deidad de Minerva» 
quando libre mi patria 
de.defdichas, y miferias» 
anfías. y calamidades, 
iras, muertes, y tragedias. 

PoLDc vueftros raros uiceífos 
canto me admiran las nuevas» . 
que tengo de acompañaros 
al Templo, por ver que llega 
. Júpiter á reíponderos; 

mu gufituo» ajE zagala taclla! 4f: 



J¿ÍndromtHd »/ Vtrftúi 

por verte cite rato mas» 

no doy á la Corte buclta. Tj; 

F/if. Guárdete el Ciclo. Váf. ^ 

Ud. Tijs plantas 
befo: ay Danae , qtien pudiera 
hablarre! Vafe. 

Van. Quien por no verte, 
Lidoro , ni que fupieras 
de mi, fe hu viera anegado 
ene! m^! 

dr. Ven, Danae bella, 
a ver Júpiter que dice 
en maravillas como cfias. 

¿W.Ven Per feo. . Féf/i. 

Per/.Yi yo voy. 

G/7. Ven Bato. 5^/. Id vos norabuenaj 
que yo no pienfo ir allá. 

Er^.Por qué? 

Bat. Porque no quixera 
ver nada, que me acocdafle» 
de que ay monftruos, y cuíebnu 
en el mundo s pues me baíU 
faber , que ay fuegros, y fuegraSj 
que ay cuñados, y cañadas^ 
que ay ti os , tias, y viejas» 
y viejos, y finalmente» 
que ay:::(j//. Di, gue? 

Bat.DacíioSf y Dueñas. P'éM/l 

Per/.Loco penfamiento mió» 
que quando ignoras quien cees» 
paíTar temerario quieres 
de la duda al defvario: 
adonde te lleva el brio» 
prefumiendo, altivo , y vano 
que uno,y otro horror tyrano 
tu folo vencer podrás? 
íi oyendo á un villano eftás» 
que aun no eres un villano? 
Quien de Trinacria venciera 
el monftruo? y de África qoiea 
ycQciera el paúno también? . 

para , 



te D. Peáro Cafderon de ts Barcd: ^ í 

pare que nadie pudiera í\ mientrastedexoirt 



decir , que rcas que yo era? 
pucsá quien le hace por si 
fu fortuna ,cs á quien vi 
dar mayor clVimacion, 
que hijos de íus obras fon 
los hombres; mas::: 

teu.Andromed. Ay de mil 

Píry. El ay de mi^ aquella rooi 
anrcs que yo pronunció^ 
no fin caufa lue quitó 
ci Airpiro de la t>oca; 
pues es mi íberte tan poca, 
quciú aun íuípirar merece 
por e/ aiívio oue ofrece 
c\ ay á un trifte j y aísi^ 
no digo yo el:: 

X^tííx.AKiromtd. Ay de mi! 

tof. Oiríc mas cerca parece: 
Maí harfe, fi oflado no 
dcfcubro cuya es la ira, 
que anticipada furpira, 
porque no fiíípire yo. 
léU Atidromedá de CazádcTá^ 

ifJr.Si el Cielo, 6 joven, te dio 
?aior que deímienta al trage, 
ücfidode cu vida vltrage, 
vtrfe de íayal veftida, 
procura amparar mi vida 
de una fiera , antes que ba xe 
de efle rifco dondes ay (Qielos!) 
anda ndo á caza la vi. 

frr/¡ Cobra el aliento , y de mi 
&^ ó beldad , tus rezelos, 
quo no cflbs azules velos 
en vano a mi te han traído* 

tfxir.Que no me figa, te pido, 
mientras yo efcapo* 

í^r/.EÍIono, '** 

que mal podré vencer yo 
dexandome tu vencido; 

Td/if . na 



ella dceíTos montes Ivxa, 

y en otra parte xc ataja, 

fle que te podre fcrvir? 

y aisi, pues he de morir 

en tu dcfcnfa , fcrá 

bien 9 que no te dexe ya, 

pues el ricfgo de que huir quiereSf 

eílá donde tíi eftuvieres, 

no donde la fiera efta. 

■ 

Andró. Eflfo es querer que yo oy; 
de en un riefgo , por huir 
de otro: ni fabcrquien foy¿ 
Joven, ni me has de feguir; 
y aísi, mientras yo me voy^ 
bufcar la ñera procura. 

9 ^r/?No vfes que ferá locara 
de vario amor , por hallac 
á una fiera, aventurar 
el perder una Tietmofurai?^ 
comigoTie de tripues corttlgar 
va tupeligro.^Wí/r'.Hlb noj^ \ 
quedatc^/^«/. Mal podre yó ' 
acabarlo yá conmigo. 

Jndromed. Pues íígucme:^: V¥/^ 

Terf. Ya tefigo. Vfh 

Dent.And.S\ á bolar te ítreves tiías^ 

©^«/.P^r/JEl viento fe dexa atrás. 

Sale Andr.AvíW fegüirmé intentad^ 

^ale Per/Sí. 

Hrfi;</r¿?w, Ay infclice de tü 

que no íabés donde vas. Vafe^ 

i'^r/TComo vaya donde ñieres, 
no temo infelicidad. 

Dent. Adr^z, que mi velocidad, 
mifero joven, prefieres, 
SaJe^dihelta^, 

t)urcame, fí Tía liarme quieres» 
en ¿fti gruta. r¿rr/.Aunque vc<^ 
que en la gruta de Mórfeo 
le ha entrado, tras cTU voy. 

C om 



1 S AndrofKtda ^ 

rtit.jiti. Aquí mchallaras,piicsfoy 

lafombcadc tu defco.. 
Va/e ^yfalen tilo alto luchando P'alas^ 

y /./ D¡/i.ordia. 
D//IN0 hallarás, porque pcimero 

k diceyo quanto paHk 

ájuno. 
?j/¿/.f .Calla , Difcordia; 
Df/lQuando lo: Difcordia calla? 

Sagrada DcUad de Jano¿ 
Pí'/ui. MoproJigas. 
JDifcord. Suelta, 
Pulas. Aparta, 

nohas de hablar* 
J^i/ccrd^ No he de eallarr 

mira que en el Ciclo Palas> 

y (jiie Merendó en 'la tierra:! 
P.<í/jx.Suí pende la voz.. 
Diforií^ Apartaj 

Íor declarar el baftardo^ 
Jj.o dé Júpiter , andáa 
eñ oprobió, de tiis zclos^ 
ptfcs fi una vez le dcclaratr^ 
labra el mundo que no' eftiina 
tu mérito el que te agravia,. 
íii/.Surpcnde la aleve lengua, 
oientida Deidad , (Mies bafta; 
que el acento de tu voz, 
fonando íln confonancia» . 
ifiga quien eres , írn que 
lo diga también. U íaii¿ 
de tu íiempre efcandaloñ 
condición. D//^ En vano tratas 
que calle; y íiparacfto 
cíe ju no ahdra me apartáis, 
vo fabré bolvcrmc a ella. 
P^ '.No harás, porque haflia que aya 
Mercurio el fia «onfeguida 
que pretende , a cuya'Caüía 
con la bellífsima imagen 
de Andrómeda ¿ llevar craza 



/ Per/5rp, 

á la gruta de Morfeo 

a Perfeo , mi elperanza 

te tendrá aqui.. 
Pi/í\Mdl podras.Ptf/. Mira, 
D/yiSuelta.?^/. Efcucha» 
Di/cord. Aparta, 

ü defde aqui daré roces. 
rA^4APuesmira, que íi no callas, 

te haré callar de oira fuerce. 
D^.Quc fobervia con Jas armas 

que te dio Marte , rendido 

á tu hermofura , y tu gracia, 

eíUs! pero contra mi, 

ni efcudos, niarnefesbaftan, 

porque, que puedes tu hazermdl 
P^/ii/. Arrojarte defte Alcázar. 
pi/cord.Tii a mi? 
p^^jr.Yoati. 
!)//?• Pues fi Juno 

en hl me conferva, j guardia 

de que fuerte podrás ro: 

obligarme á que del fal^a? 
Pj/^/. Dcíla fuerte, recibid, 

montes, en vueára&enicauas ' 

efta mentida Deidad,, , . 

que arroja del Qelo Palas. 
Di/i. Ay infelice de mii! 
i'^ASigub, Mercurio, la inftancia.' 

íin temor, que lá Difcordia» 

ya de entre nofotros £ilu» 

JORNADA SEGUNDA. 

Rcen dentro i un lado Patas , i itrM 
Met €uno^ / a otro Andrómeda, 

Pirr/Seguirte téngo,aunque teciitrcs 

al centro mas pavoroío. 
AMdrom.Aqm me hallarás,Per{eo, 

nyo,yíoabr4caixuxuo^y polvo; 



De D. Pedro Calderón i« h Bsrca» ^ ? ! 

Sale Andrómeda' ds anaparu a oira^y VirJZbxXíO CS pofsibIc(i!y ck» mi!) 



¡t entra jj mudafe todo el teatro alfaf- 
jar con cftos dos ver/os Andrómeda ^y 
Per feo trasiUa^como que la ha per :U Jo 
de vijlu'yy lo queje de/cuhe ts la grul- 
la deljueño^y Morfto^ vifjo vtnerabíe^ 
füíre mna^ jirvas de fm Jignifica^onf 
í^mofin^ veleñoi^ cifrtfis^ 
y /ale Per/eu 
ferf.Qnh lóbrega dlancia es eftas 
en cuyos concabos hondos 
delirios fon quantos veo^ 
fiíntaíias quantas tocol 
O ru^ caduca Deidad > ' 
que con nombre de repoíbf 
parentefis de la vida^ 
eres la muerte del ocio! 
D'itne, (¡ una fombra figo, 
cómo (-ay infeltsc!) <:óíno 
enere tatltas no la encuentro^ 
en fitio tan pavor ofo? 
i¡ aquí tras ella, Uegatido; 
mas ay! que quando te Invoco, 
no yá los coaceptos> pero 
aun las palabras no fbrmo« 
Recíbeme á tus umbrales, 
que yá ¿ tus fuerzas me poflrOf 
viva peña entte tus peñas, 
vivo tronco entre tus troncos* 
¿i#r/^FelÍ2e infelize joven, 
pues en un indante propio 
eres de unos Diófes ceñon 

]f eres cuidado deotrosi 
o fiero de una Deidad 
temple de otra lo piadofo, 
y cuedefe en mi filencio 
mrormeel amor ^ y el odiou 
Quien eres has de faber, 
y en aquel inflante prc^io^ '' 
aun has de ignorar quien eres, 
viendo que no es nada todo. 



que G yo una vez me iníbnno, 
buclva á^ quedar con la dada? 

Morf. Ahora te ákc como; 
reprcfcntadle, ilufiones, 
íu nacimiento , de modo 
que le.vea, y que no fea 
creído defpues de otros« 

Vafe^y defcuhrefe el retrete con Danae^ 

veftida de dama , y quatro Damas con 
ella , cantando, y una 
Dueña. 

P^r/. Mi madre entre tanta-s Reales 
pompaS) eftrados, y adornost 
que: es efto^Cidosí Dii;;.CaMtad, 
por (i algún aliento cobro. 

Dueña. Canten haciendo labor, 
que bien puede hazerfe todo. 

Cantan Mz no les pienfo pedir 
mas lagrimas a mis ojos, 
porque dicen, que no pueden 
llorar tanto, y ver tan poco. 

D^/f.Bien á la fortuna mia 
correfponden letra , y tono, 
pues lo que lloro , y no veo, 
ion mi confaclo, y mi enojo. 
Mi confuclo, pues no tienei\ 
mis penas mas deíahogo, 
que el de la piedad, y el Uantd^ 
que en eftas pi i ñones formo» 
Y mi enojo, pues al ver, 
que del el alivio gozo, 
le aborrezco de manerát 
que por no tenerle folo::: 

Ella^yAfuJíc.Yk no les pienfo pedir 
mas lagrimas a qiis ójos. . 

Dif/f.Para qué, piadofos Cielos, 
ü es , Cielos.quc fois piadoíbff 
en dar a un infeliz vida, 
quitáis de la vida el logro? 
Siávivirpreíanaci, 

C 2 ^<c^ 



20 Andrómeda , y Perfea. 

na nacer faera mas proprio, Pu£.Sc^ el fíno^ aunque es hermofo^ 

ywcn^aiCoaiovlnicvc.Coj^en/odas. 



qac no es lifonp de ua prcÍQ 

el dorarle el calabozos 

íiparallorac fin vec^ 

me avcis dexado los o Josjk 

paca todo los quítadi 

u dádmelos para todo: 

Ved, queqacx.ofos de mt^ 

no.'quiercn uno (iivotro: 
EJ/a^y, Aííf/í.Eorqdizeníq no pueden 

llorar tanto, y ver taapoco* 
Diiyí.Quc delito cometí, 

papa que tan rigurofa 

mi padre me le caftigue? 

ú enamorado Lidoro 

¡de unretrato, a verme vino^ 

qué ca-ufa es.de que zelofo 

tema tanto d¿ íii arnor^ 

y fíe de mi Konoc ta^ pocov 

que me prenda? mas a v V/íbel 

para quegimo^ní lUrol 

ca n tad> repitieudo 

una, y otra vez a coros: 
Dentro wnfica^ y. empieza h llover oro ^ 

Cof.2 cíeiJt£ícfiiczdouL inipoüibles^ 

llu eva oro^ 

que fín él nada & vence^ 

y con el todo. 
Dan. Oid j que nuevo acehto cf^ 

el que por los ayres oygoi 
P^w.i Nosc, ícñota, mas se, 

que au n eíie no es el aflbmbco^ - 
DaK. Pues qjié? 
i.Qi)c de 'la dorada 

teciiiimbre el artefon- roto» 

fe viene abaxo» lloviendo 

fül^rc nofotra«tl oro> 

que le ermaltaba. 
^. Es en vana^ 

que el que llueve, á lo que notO]¿ 

es de mas fagrada nixbOr 



i.Sin duda > que algún Dios mozOj 
recien heredado, quiere 
aplaufos de generólo» 
y echa el oro por ai» 
que le dexó en pati imonio . 
el viejo Dios de fu padre* 

2,Cogc,Laura.i.Yi yo cojo$ 
delde oy feñora he de íer 
de efcaparate» y biombo» 

j.Mañana hago trcinia ellrad'>5^ 
que ya cinco» ó fei^ fon pocos. 

D;r^¿.Yo«el íoiarde la Montaña, 
que fue de mi abuelo,coraprQ. 

i«Por vida de quantos ay^ 
que fi mi dote recojo» 
y una vez rica me yeo» 
que uo ha de gozarme efpoí^ 
Lorado : efpada » y guedexo. 
ha de fer mi matrimonio» •. 

Per/lQvíc dulce fueño me tiene» 
aun. masque dormido , abíbriQ! 

Dan.Qüh prodigia es eíle^Qelo? 

Baxa eLjigmla fjf en ella Ju^iferi^ 
veftído de Cupido. 

Jup.Yz yoá tus dudas refpondo* 

Ai3yy?.El que adora impofsibles»^ 
Uueyaoco» , 
que fín el nada fe venc^ 
y con él lodo^ 

JPA/^/V.HennoCfsima beldad,, 
en cuyo divino roítro». 
por ufo lo dcC^chado 
íe ha vengado de lo liermofoc 
FaboniO) el galán de Flora» 
que es el que penetra fclo 
.tu Alcázar, porque no ay 
Alcayde para Fabonio» 
con úis flores me ha pintada 
^ttspccíeccioacs^dc modo^ 

qu<^ 



De D. Pedro Calderón de UÉarti: 



que a tu fanni lo s oidos 
ietun rendido finios o/os. 
Y paa llegar á verte, 
del ay re mifmo zelofo, 
divutienJote lasguardas> 
aquciU llovía diípongo, 
qcc el que adora, &c. 

Ri/r.Aiada Deidad^quien eres¿ 
que cus Teñas dcfconozco, 
que el oro, el ave , y las alas 
pienlan uno, y dicen otro. 

Isu di tablado ^ y hela el águila^ 

J»¿íif]upiterfoy , aunque. ves, 
que áe las plumas me adorno 
de amor, que para Uegac 
i m villa masdichofo, 
dcpueño el ceño fagrado, 
Aepucfto el Temblante hero)'co>| 
con que los rayos efgrimoj, 
y ios relámpagos formo» ' 
Jibccal, y hermofo, quife, 
qae me vkfles; y afsi, tomd 
de la ave de Cupido 
Víala » y el.metai de Ápoloj 
í\kn, Co\o ello baftára, 
ípe para llegar ayroío 
á iosojos de m» dama> 
Bo ay mas gala, que el foborno: 
fpc el que adora , &c. 

Dü .Si eres Jove, como dice5> 
y es ñietza que £e¿spcadolb> 
duclere de mi, no quieras, 
que de tu afeÁo amorofo 
¿a trofeo mi vida. 
Decreto ay, que al punto propio 
que entre aquí, aonqfea Deidad, 
me echen derrotada al golfo 
del mar^ir;>iV.Yoíabre ampararte, 
vjaando alguien te dkre enojo. 

ten.Nocs mejor no darle tu, 

vengar; que le d¿n otrosí 



Afela de laf manót. 
J//p//Quando lo fue el rendimiento? 
/>tf if ,Aora lo es: Cielos, Ibcorro. 
^ii^.Porque íusvozes no cfcuchcn, 

dezid conmigo voíorros: 
D^/y. Aunque los vientos confundas, 

mi voz faldrá íóbre todos: 

Cielos, piedad: favor, Cielos: 

focorro,Diofes,focorr o. 
iWij^rEl que adora,&c. 
Cubre/e teda la gruta de Morfee ,/ el 
retrete ^y huelve aquedarfe la feiv^ 

como antes eftaba^ con las caferías 
nevadas , quedando admirado 

Ferfeo. 
p^/;Oyc,aguarda,efcucha, efpera¿ 

que aunque feas poderofo^ 
•*•" Júpiter , vengare en ti 
* ' de mi madre::: ñus qué^ loco 

del fñeño defpiertol pues 

nada veo^ nada oygo 

de quanto veía, y oía. 

No es cite aquel Htio pn^i^ 

donde mentida iluílon 

contra el fangrtcntodeftrozo 

de una fiera , me pidió 

favor? ÍÍ4)ues como::: 

Sale Danae de villana, 
D^jf.Cómo, 

Pcríeo , quando caminan 

al Templo, llevados todos 

dedos tan nuevos prod¡ftios> 

til aquí te has quedado tolo? 

ácu'/a caufa,á bufcarte, 

como cfpofa, y madre torno. 
P^r. Quién vtó aquellas mageftade^ 

y vé eftos fayalcs tóícos? 
Z>Jw.QiiétefurpendcíPi?r/.lvIo sfe. 
Danae.Q¿}h tienes? 



Per/. No sé. Dan. Que ahogo 
íc ajQisc?Pf r/.N« ^- 



I>M^ 



J»4iromcJa 

Dj;/¿í Qiicpcna 

Wovúiiü'erjíl No lo se tampoco. 

D^if Kada labes'r/'rr/.No se rada* 
y pienfoque k> se codo. 

Dunae.Cómoí Perf^ No se. 

D^nje.Pú no se buclves? 

/í<jy/.Cünmigo hiciftcio propripi 
y dcxame ^ no me apures» 
obÜgandome á que abfoito 
te pregunte j qubfe hicieron 
tus ^alas, y tus adornos 
cus faoílos» tus mageílades, 
preía éntrelos. Reales SoUos 
de un Alcasar? masqué digo? 
mienten las vozesque formo» 
mienten ios fueños quecceo» 
y las fantsfmas que ignoro. 

P4;vj^.Perfeo ^ de quantp has dicho» 
nada entiendo, i*^. Yo tampoco» 

X^^xr.Dileaiayreloquees íuyo. 

P^r/ISi haré: pues bafta eftár loco» 
íiíi que fepan que lo efl;oy« 

Vanae.Qvíh ientimiento! 

P^r/ Que ahogo! 

Vanae.Qvi^í conñiíion! 

/^^r/.Qiiéaelirio! 

Ifls dos.Q^h pafmd! 

Hentro Finfo^j unos. QufehoCfotl 

jyent.L¡dor.y ^/rt^/.Que aíTombroí 

f ^Segunda vez de la boca 
me ha qu i rado 1 icencioíb 
el ayre el íuípiro. DanaeS^mx 
de la lengua » y de los ojos» 
embargándome el gemido» 
me ha embarazado el foUozo? 

/>/r/;Qiiantüsal Templo fubieron, 
parece que tcmeroíos 
vienen al valle.0</». Quien duda» 
ijue Júpiter tigurofo 
les ha reípotididot/'^r/.Yo 
Ao lo dudar¿ »íl noto» 



que Dios/^uefucñocn delito^ 
no es mucho hallarle en enojos: 
y íi e> confuelo del trille 
la focicdaddcl ahogo, 
calkijttosennaellras penas, 
y oygimos las do los otros. 

Sale BatQ^ 

BatXo DO entiendo aqueftos Diofes, 
que aadan Qempre. con moíotcoi 
en Oráculos, habrando 
allá por fus cercunloquios» 
que nadie ay que los entienda* 

P^r/.Uato. 

^ii/. Válgame el Dios Momo, 
que es Dios de los que habrán mai 
quedeben.f^r/^No temeroío 
Auyas de mi» que ya quiero 
jfecta amigo. « 

B4^Dc.qu¿ modo? 

porque ay modp^ ta amigos/ 
y ay modillosyy ay moaorroc« 

Ft^f^ Agradeciéndole el que 
me defengañes tu folo; 

f^^^.Oy^ti » yá la purga vi 
obrando : tamb&ca , y toda 
era gol loria el querer 
que obrafle al inftante proprio; 

D^.Dime a aú^ q huvo en el Templa 
que buelven tan triftes todos? 

B^^^'^Quehizicronfiis facrificios 
los dos ? y ai uno , y al otro 
Júpiter refpondió:: 

Les ciosX^tí 

Bat.Dos cafos bien eípantofos» 

tos dús.Quh fon? 

Saf .De uno no «e acuerdo 
l>ien , mas del otro tampoco^ 
y pues yá aqui los he ^ichó» 
voy ¿ decirlos á otros, 
que no ay cofa como andar 

coa í¡a$ nuevas de retorno 

un# 



' Dt D. P€Ír0 Cal itYon de ta Üinai z y 

ano eftgaSando á otros tantos» uno , y otro alivio efpíra^ 



a Olios cintos^y a otros (cotos. 
^éliM futepyj Udoro^PúHdiUsfiardtnio 

\rs i(^/.Que les avrá focedidoS 

•íJf.Tíiílc pena! 

jiJicro aflbmbro! 

=/jr.Noay confuelo para mi. 

üi.Ni para mi le ha de aver* 

R^'-Aunqoe con vofotrosfui 
ai Templo , para íabcr 
vucíUas rerpueftas, y oí 
h voz de Júpiter, na 
cnttTvái de fu fentido 
ti ícnúdo^ que causo 
Tueílro temor, y afsi os pid6 
me la repkais.Fi«. Mal yo 
fodié coo difcurfos (abios 
arricaJjr mis agravios, 
niíus venganzas , porque 
al pronunciarlas , no se ^ 
fi aliento tendrán los labios» 
Ofrecida^al mooftruo muera 
iüidiomeda , ííi confu& 
tozdixo horrible , y fevera> 
ff¡c% con Tolo eílb fie efcufa 
de Trinacriala ira fiera: 
con que dos defdichas Uoroi 
fi al oráculo na creo, 
d íacrilegfo no ignoro; 
y & le creo , troteo 
de un raonftruo hago a laqadoro: 
de fuerte , q á un tiempo me hallo 
ti tre creeilOj y dudallo, 
iíei de uno, y otrocaíligo, 
pies muero yo , fí lo digo^ - 
y elia , y iodo, & lo callo» 
Uj i.n mi de no menos fiera 
icipucíta íü Deidad ufa, 
puesdixo dcíla manera: 
De la ían^Ltc de I 



de modo , que da a entender, 
que hada que aya quien de muerte 
a Medufa', no ha de aver 
quien nos pueda defender 
de pcrfecucion tan fiíerte. 
\9 LUz las dos refpuellas creo 
aviendo oido cada una 
de por si, que fe hace una. 
Los dof.Cómoi 
P¿//J&epita el empleo 

cada Qual de fu fortuna. 
//yfif^.Orrecida al monftruo muera 
Andrómeda, que efto efcufa 
de Trinacria Ja ira fiera* 
t/V.De la fangre de Medufa 
uno, y otro alivio cfpera. 
f ^//V/.Luego bien fe da á entender, 
que uno de otro aya de fec 
el remedio ; y fiendo afsi, 
que yá no reneis aqui 
que efperar, pue^el poder 
de Júpiter indignado 
oy con los dos , ha moftrado 
en uno , y otro fentido, 
que eftá en Venus ofi:ndido» 
y eftácn Minerva agraviado, 
fin otra particular 
caufa de oculto deftino, 
que á mi me obl iga á guaridat 
el puerto 5 eíTe es tu camino, 
y el tuyo también el mar: 
id en paz. F/if.Dudando ir^ 
ay Aiidroiixrda, que haré 
cr.trc callar , ó morir! Vafe. 
LU.Tús pies befo; fuerza es ir? 

mas yó,üanae, bolvcrc. Vafe^ 
?^/.C:irdeni/>, yo también quicio 
dexaf la Aldea. C^r.Scñor, 
no es efte el favor primero, 
vi^ne, como favor, 

xa.* 



2.4- AuiromtiA 

tarJo > y fe buclvre ligero. 

Po/i.El Ciclo os guarde, Diana. 

Dají.EI aumeutc vucftca vida* 

Pff.Q¡jih beldad tan fobcrana! 
Aunque vés que mi partida 
íiiijo , Libio , íolo es gana 
de quedarme retirado 
de eflé monte en lo intrincado^ 
por Q alguna ocafion veo 
en c^uc hablar pueda el defeo 
á <Ü3t Esfínge , que ha robada 
con fu iier moíuraj fu brie, . 
y fu .ingenio mi alvedrios l 

pues. pense que le tenia» 
y era , porque no fabia 
que era£iyo , y no era mío. 

iD4;f.Padre.^ de un grande pefar 

*cuenu te quinera dar. 
<iCUr J.Tue&ác aqui nos retiramos. 

Uana^^Win conmigo , que tenemos 
mudha^ m fas que tratar* 

Te>J.Pücsjác mi Ij^ han i ecatadoj^ 
^exarlcs quiero: ó hado! 
Dir^ , iiD tanto dcfden> 
ü fue foüaito mi bien? 
pero que biep no es foñado? Va/[ 

Danae.SshriiSf padre, que yáeftán 
nueRrofi fuceflbs:::D<;yr.Aparta,( 
ténganle. Danae. Ay de mi! . 

iCiir^/M.AsiaalIi 

oi ruid9 decuchilladasy 
voy a íabcr fi es Perfeo. Vaf^ 

Danae.TcsLS ti irc. 

SaleUdoro. 

VdorJOe^cnxz ,. aguarda, ^ . 
qué yo he fíngido efte ruido 
porque fu indulhia me valga 
parahabluitc. 
Sale PolLitfs al paM^y Llbii. 

iPoUJit.SoUci \icjo 

la dexo, bien es , que íalga; 



^yPet/t0¿ 

mas orro ( ay de mi! ) por mano 
me ganó. Lf^/ Pues oye, y calla. 

D^M^.Lidoco ,pucs no baltó 
la feña de que cali aras, 
pata que la obedecieras? 

L/V.Con gente sí;pero:::D^;7. Aparta. ■ 

£/W¿;r.E(lando fola , cómo es 
pofsible , que mi efperanza, 
que llora tu muerte, pueda? 

DáMae.^o profígas,balla, bafta, 

S[ue importa mucho que nadie 
cpa (juien foy. Poli. O ye, y calUí ^ 

Ucior.Si por un retrata tuyo, 
bella Danae foberana::: 

Ppliíii. D'dnac dixoí Si es aquella 
que es aíTumpto de la fama? 

iJ Jar. Vine a verte , fi zelofo 
Acriíiotu padre, a caula 
<le nueftras enemiftades, 
te encerró en aquel Alcázar^ 
que apenas rompió Fabonio^ 
Veloz amante del Aura, 
fi d¿l,no sé por qu¿:::D^. Ay ttifief 

^^•Tranfcendiendcl fu veng^nz^i - 
de cruel, a efcandalofa, 
de terrible a temeraria; 
en un derrotado leño 
fupe, que te echó a las aguas, 
y febre tantas fortunas, 
tehalloen trage de villana: 
cómo es pofsible , que dexe» 
á cofta de vida, y alma, 
defocorrer tus defdichas? 
de focorrer tus deígracias? 
y íabcr,Danae, en qué puedo 
ampararte? SaU CardenUi 

Carden^Vío, fue nada 
el ruido, ven, Diana bella. 

Sale Ptf//V/.Dcrcnte,Danae, no vayas* 

CardeM.Qnc efcucho! 

Paxfc.C^t oygol 

f fdor 



De D. Pedio Caí 

ÜJor. Que veo! 

Po/íciir.Sin que primero mi faña 
caftiguedos oíTadias, 
contra mi decoro ambas; 
bien , que U cuya , eñrangero^ 
mandándote que te vayas> 
y aviendo buelto , parece 
que zy íagrado que la valga: 
y afsi 9 á precio de que fepa 
de ti 9 quien es efta rara 
perfección , cjuiero a la quexa 
hacer de tu vida gracia. 
Vete , pues , y advierte , que 
C\ ¿qú otra vez::: 

LJJ.r. Señor::: PW/V/f. Nada 
me digas. Lidar. Ay infelfze! 
yo me iré , pues mi contraria 
íucrte 9 para bolver folo 
á perderla , bolvió a hallarla: 
ah fortunas de eftrangen^, 
por quantos defayres paflan! f^a/e. 

PcUdit. Cómo , bárbaro villano» 
quando tengo puedas guardas 
a c&os montes , y á eftos mariu» 
poique nadie entre , ni iaiga, 
fin que yo io fepa > vos 
ocuLrais en vueftra cafa* 
quizá la beldad que efperO) 
de quien mis Rey nos aguardam 
losrrofeos, las viftorias» 
y los aplaufos , que fabia 
anticipa en las Eftrellas 
la luz de la judiciaria? 
Vive el Cielo , que á mis mallos 
has de morir. 

DéBae. Señor::: Polid. Nada 
ha de valerle tu ruego, 
porque eres tu a quien agravia» 

Carden. Señor , yo::: 

Sale Perfeo. 
Tm. VlII. 



Itron de /.t Barca. i c 

FefC Qiie es lo que miro! 

PoliJit. Mucre, craydor. 

Feyf. Ten la daga, 
feñur , y emplea::: 

Danae. Ay de mi! 

Perf. Su cuchilla, en mi garganta, 
que mejor cortara en eftos 
brios , que en aquellas canas. 

P^//*y. Levanta , Perfeo, del fuelo^ 
que tu , y Danae::: 

Per feo. Pena rara! 

Danae Dixo. PoUJit. DAjíc oj^ 
a veis de deberme ramas 
finezas , que la primera 
(u vida es. 

Los dos. Befo tus plantas. 

Polid. Y porque no aqui fe quede 
el principio á mi eíperanza: 
Libio? Liíio. Scuor* 

Polid. A la Corte 

es bien que al inñaT)íte partas^ 
y que prevenido buclvas 
de carrozas , joyas , galas» 
y todos los aparatos 
que convienen á una Iníanta 
de Epiro 5 y á tí , porque 
iguales curemos hagas 
con Jos dos , mi amor te ofrece 
darte Exercitos^ y Armadas, 
con que vengues tus agravios, 
y reftituyas tu patria. 
Porque has de faber ^ PerfeO| 
que eres de fangre tan alta, 
que en aqucfia obligación 
me pone el Cielo , en venganza 
de la tyrania de Acriíio 
tu abuelo , que en una barca 
al arbittiode la eípuma, 
pobre , íola , y derrotada, 
á Danae contigo en brazos, 

D al 



14- , , " ÍWr«»cA;>ÍV 

raido ) y Te buelve ügeoo. .j •- 

AíV.El Cielo os guarde, Diana. 
D^ut.El aumente vuefti^ vida* 
Pe'.Qah beldad tan íotKcaaal -, [j. j 

Aunque ves que mi jparcidB' 'r 

íiiijo , Libio , Tolo es gana- .:> \\ 

de quedarme retirada ! - 1 -. 

de cfle montéenlo intrinea<ló, 

por G alguna ocafion yeo: , 

en c^ue hablar pueda eLtlefoo 

á «íla Esfinge , que ha cc^H^c 

oon fu hermoruiau ftibrívi 

yíu.ii^enio mi ,alycd«ios 

pues pense que le tenía, / ^li 

y era },^rque np labf». , , 

que eixliiyo , y no eca '' 'J^ 
iD^x-Padre., de un grande '',. 

■cuenta te quificca djkr l;iiC 
flCíríí.Tuesde aquí nos i' jW* 
T>anAí,\ín conmigo , jjt*'<í 

nnkh-isaunisquetr ,|..-WÍ^ 
Tei/JPacidc mi^hr '-¡los, 

dcxarlcs quiero: //íí'ras. 



Dii^ , lio tauto ^ , 
fifueíoñadom' . fu> pUntas. 
pero que bien ' > . q"^ ^«^0» 

nueftroB.fuctfr'fliíioS'. 
tcnganfc. p i , y **« «u'Mda, 
'CjrdM^AMAZ ■' Jcr acierto, 
ol ruidif.^ Jcrto á decir nada, 
voyiiígjt'-' Dios, 
prf»K.Tf«. iHdazos 

V le me arranca. 
¡j¿t, y ñ fue baña 4qui 

gi irruna contraria, 

.ible ferá. 

, j /ált ía Vifmdia, 

.ri,porque mi rabia 

'\ fus dichas. 



■j.í Mercurio. 
•v .¡-i • jwrquc mi inftancia, 
_j .jisab-w^cr que llegue 
_,...^mUí) y logr,irlas. 
.l^jcíscllo, traydor Mercurio? 
., yda , (ay de mi) no baila, 
■bVsH.^ tan publica nota 
M fichafle del Ciclo Palas? 
:ífioquecn la tierra tü 
fjmbien me pcrfigas? 
,Mn(«f-. Calla, 
y [leríuadete á que yo 
afsiftirle tengo enquantas 
acciones intente. Dije. Pues 
al arma > Mercurio. 
Mert, Al arma, 

Difcordia. 
Lús d»$. Y viva quien venza. 

V.afe la Xilfcordia , y jale Batti 
Sat. Bravas novedades andan 
en eAos montes ! pardiez 
que dicen , que la arrogancia 
de Perfeo vá falienda 
..verdad ; cfle léelas alas 
me lo dirá : Cavallero, 
es verdad el run run que anda 
de que es Principe Perico, 
y que (ü madre Diana 
es una Reyna? 
Caniande Mercur. Verdad 
es. Bát. Ay Dios! y que bien canta! 
no vi tan buen pajaróte 
jamasen tronco , ni urna: 
buelva a decirme oira vez 
fi es verdad- 
Canta Mercur. Verdad es clara. 
Sat. Ay Dios , y que gorgorita, 
que tiene aqui en la garganta! 
es algún Ruyfcñerf Cap. Mer. Si. 
Bat, 1,0 creo en Diüs,y eu mi alma, 
que 



De D. Ytdro Caldtren de la B^rca. IJ^ 

¿üque aunque lo feñor no VCG^ yo te aíTcgaro la paga. 

lo niia Si Mere. Donde? Bat. Yo lo harc ^ y iré tras ella 

/.En la barba. por <londe <)uiera que vaya, 

Uírc. Ya que te agradas de talf á<:uyo cfcdo oie ouedo 

pjgamc lo que icagradas «eícondido entre eftas matas, 

en ana cofa. defde <londe alcanzo a verla* 

Vtt.Si haré. Mere. Con aquefta vigilancia, 

§ígrc. Tras eflfa rouger te anda £n qtie ^e guarde de mi, 

px donde quiera que íueK, vendré á (aber quanto trata^ 

y iabeme quanto trata, para que anden mis favores 

qoe qoando tu me lo digas, delante de kt& venganzas* 

Vd/i ,/ huel'ít sfatír U Dlfcsrdia por otra {arU^ 

recdidndofe. 
Jñfcúrd. Her meía Deidad ^e Ju no divina, 
ditae , pues fola te iavoca mi voz, 
como ccftifienteslos ojos 4e Argos, 
que aduerma Mercurio también al pavóoíl 
jMira que van en tu ofcnfa , y nii o&afa 
Palas^kiva , y Mercurio tea ydor, « 

«^orando aqueftas/ortunas, 
y que yo uopuedo Udiaff con los dos: 
cioiciía mi ifteiittx 

S^Ufuno M mupramojMfaJpmdi^ 
CMin Jmn. Yá efcocho cu acento, 

Difcordia ^ y verás , que te amparo , y te do| 
cales armas , que puedasconxl las 
lidiar efia DioTa , y vencer efie Dios. 
'B4t. Otro paxar4> ¿anta en el ayce^ 
y no menos bien efta , vive nos, 
que {Henfo que andan los Diofes en zelo. 
1>ifc. Pues qué arma hade íer , que eíperandola cftojl^ 
J»iu Recibe efla vara , y íacude con ella 
las duras entrañas de aqueflfe terror, 
que eTpita enere nieve el fuego que guardia 
por muerta paveia de (u corazón. 
A fu golpe el Báratro codo 
verás , que <4>edece , rafgando velos 
fus entrañas , en cuyo Cocy ro, 
la Hydra , y Cervero primer guarda foiK 
A Tu contad adofcinece con ella 



2, g Andrómeda , y Per fe o. 

el uno , y el otro Tartárico horror, 
y pafla á las Furias > y di » que difpongaii 
de Danae , y Perfeo la períecucion. 
Con cuya afsiftencia , no dudo , Difcordia^ 
que pueda tu aliento fangriento , y atroc^ 
no Tolo embotar a Mercurio » y a PalaSj» 
en efta lo fiero , en aquel lo veloz: 
pero de Jove ^ mi adulcero efporo» 
la publicidad de dorada traycions 
y n a las luces del Sol la (acare, 
empañe también las luces del SoL 

Cruza el teatro , jr ttefaftarece. 
Dtfc. Pues ya que me dexas la vara en la manOjí 
verás , que al Bcfubio de Acaya feroz 
oy rafgaudo las duras entrañas, 
penetro lo horrible , y defcubro lo atroz. 
Bat. Bien raras coGtas me han fucedido; 

pero con todo , tras ella me voy • . /. 

Dt/c. O tu duro centro! Bat. Allí fe ha paradojí 

bien para echar a eftc parte eftoy, ^ 

Di fe. AI precepto de Jung.tus íenos 
franquea al acento infeliz de mi voz, 
y en diffbñante muüca , opuefta 
á la de los Diofcs > oid mi. invocación». ^ 

Cantan dentro ¡as tres Furias. 
Fur. Que quieres Difcordia? que ya á tu obediencia 

nos mandan abrir Proíerpina , y Pluton. 
Bat. Ay de mi! que demonios es eftó? 
Difcord. Quién habla a efta partea 
Bat. Un maldito mirón. . 
que fe ha metido en garitos del diablo, 
íin que, ni porqué , a mirartal vifion. 
Pife. Yá que feguirmc quififte, Bato. Ay de mi! 

y aun á mi elle horror me efpanta; qué mal manojo de caras! 
vé tu delante , que un miecfo Difi. No lemas. Bat.í^o es fácil eflfoi 

de otro miedo fe acompaña. Difc. Pues á buen Lado te apartas. 

Bat. Yo delante? aqueflb no. La de tres cabezas. 

que á mi el ir detrás me mandan. Bdto. Tres bocas tiene , fin fec 
Difcord. Paífa adelante. piftola .boleta ^ ó Haga, 

Aparece la Hjdra de fíete cabezas. . efte a un tiempo perro gozque. 



De D. Pedro Calderón ele la Sana. 



y perro braco, y de falda. 
Di/cToma eña vara , y con ella 

ikude aquel las gargantas^ 

y cílás fauces. 
Ut. Que Ion frauces? 
lifcífrj. Llega. 

lite. Llegue ella, y fu alma. 
i^Í/:.£n virtud de JunO)duerine> 

Hydra , y tu , Cervero , calla, 

y vototras reíponded, 

ó Furias y que encarceladas 

yacéis. Far. i .Qué nos atormentas? 
Füj^.i. Qué nos quieresif 
f«r.3«Quénos mandas? 
Dij. Quede Perico las fortunas 

nie ayudéis á que deshaga. 

1. Yo ofrezco alterar las ondas, 
de Caerte , que fus Armadas, 
ai primer paífo que den, 
corran en el Mar borrafca. 

2. Yo, donde íiiere perdido, 
furias le fembraré tantas, 
que la ipenor , lera amor, 
con zelos , fin efperanza. 

j.\o,^(lc amor, yeíla tormenta 
creceré á penas tan rara$, 
que le pondré en ios mayores 
riefgoSy tormentas, y anfias. 

D/l . Puesron eíTa condición, 
yo aceto las tres palabras; 
y en fé de que alsiftineis 
las tres fícmpre á mi venganza, 
cerrad el feno horrorofo. . 

iát. EíTo no, halla que yo falga, 
feor Canccrbcrojíéor Hidra; . • 
a Dios,veamono$ mañana. Vaf. 

Las tref.\c légurajque a las tres 
tendrá fiempre tu efperanza 
prompras para tu obediencia. 

K/f. Pues Fu ñas , al arma. 

* 



^5. 



Las tres. Al arma. 

Difc. Que tengo de ver, 
li el Infierno os defata, 
qué vale Mercurio , y qué puede 
Palas» 

Van/e^cuUc/e todñ^yfzUn Fineo^yCelio^ 

Fin. A tierra, á tierra, y haciendo 
alto todos , nadie llegue 
primero que yo á las plantas 
de Andrómeda , que la breve 
esfera de aquella Quinta 
hizo fu fabrica verde, 
ó bien de fu oriente ocafo, 
ó mal de fu ocafo oriente. 

Cel. Dicha ha fido, que tan preíh>jj j 
fallera a tierra la gente, 
antes de verfe aflfaltada 
de dos contrarios crueles. 

Fh. Cómoí Cel. Como apenas vio 
la Urca el ayrado huelped 
de fus ondas , quando horrible . 
las turbadas alas mueve, 
haciéndola que zozobre 
al efpolón de fu frente, 
al t/cmpo que amotinado 
de eípuma el imperio leve, 
montes de piélagos hace,, 
que al Sol la cerviz encreípc. ; 
La Armada anegOx que vimoS; 
que hecha Ciudad de baxeles [ 
á £piro xbA.Fm. Al Ciclo gracias,* 
que arribé yo,aunque no tieojC 
mucho de piedad el que, 
para fer vencido , vence. . 
Avifafte, C<?lio,(ay trifte!), 
i quancos conmigo vienen, 
que nadie á decir fe atreva 
el Ojaculo inclemente 
de Andrómeda? Cr/.Si,fetk>r, 

bien que ocig^ i^e parece. , .. 



r í, ?or que? 
.• l^o*vjuc \%ozy fecrcco, 
que cuete muchos fc confcrvcj 
y mos^quando do un peligro 
e(Un los demás pendientes. 

jRrjtf.Cuaipla mi amor con mi amor^ 
que únenos inconveniente 
es quitar a todos vida, 
quedar a Andrómeda muerte, 

Sa/e el Re/ de Trinacrid^jf Andremeda. 

Re/. Por las fcnas del baxcl, 
conocí que el tuyo fiícflc, 
porque al inftante previne, 
Que otro ninguno pudieíTe 
iulcar eftos mares , pues 
nadie íin los interefles 

{ articulares, tocara 
as amenazas crueles 
•de efle vandido pyrata, 
qXie nunca en mi daño duerme* 

3F/X Mayores riefgos , feñor, 
es judo que yo defprecie 
en tu fctvicio , y mayores 
peligros , é inconvenientes 
en el de Andrómeda , á quien 
fuplico ^ defpues que befe 
tus pies , que me dé licencia 
para que rendido intente 
poner los labios adonde 
elia las plantas , pues tienen 

K tan buenas fcñas labios, 

que no es pof&ible que yecreii 
el Otio , pues al hermofo 
contado de fuego, y nieve, 
quanto va axando en jazmines, 
viene brotando en claveles. 

^«./. Guárdete el Cielo: (ay fortuna!) 
dónde dicen que eftáríuelen 
Sirtes , y Scilas ? (i al fin, 

^Q qao uúas«, y otras encuentcej» 



un aborrecido parte, 
y un aborrecido buelvc. 
Re/. Qufe ay , Fineo , del intento, 
que teaufentó ? aora enmudeces? 
Mirando al Cielo (uípiras? 
Y ú los ojos no mienten, 
las lagrimas que recatas, 
bien como hurtadas , las viertes? 
qué es efto? Fin. No sé , feñor: 
mas si sé : Amor , no me afirentos* 
Júpiter , en Venus bella, 
por los informes aleves 
de las Ninfas^de Nerco, 
ofendido eftá , de fuerte, 

3ue con vidimas humanas 
efea (atisfacerfe. 
Vírgenes vidas , aun no 
de amor las nevadas Genes] 
domadas al yugo , que 
fácil pefo , y carga débil, 
J)aQ de fec fu facrifício, - 

íi ya de fu fed ardiente 
la hydropesía no apaga ' 

fangre deMedufa aleve. 
Medufa , monftruo AfricanOf 
cuyo cabello de íierpes 
coronado , es duro aífoml^ro 
de ^uantosdefde fu albergue» 
bafilifco de las vidas, 
en duros troncos convierte. 
Su fangre.de nueílro monftruQ 
es el tofigo , que puede 
con fu veneno poftrarle, 
con fu tofígo vencerle, 
de fuerte , que hafta que aya 
quien uno matar intente, 
no es pofsible morir otro, 
y aun no es el mayor mal eft«¡p 
fino alguno , que quizá 
es fuerza que yo cefccve, 

por^ 



Dr D. Pe ir o CdUarM 'de fBarcs^ j 1^ 

porque es tan eicandaioroy nunca es mucho lo que calla» 



un riguroío, tan fuerte, 

que aun callado mata , mira 

lo que hará uicho. 
le/, Surpeiide 

la voz y Fineo 5 y pues no 

ay medio que nos coníuele^ 

muramos todos a manos 

defta venenoía pefte, 

hafta que Venus aplaque 

tartas coleras , y cefl'en 

las repetidas querellas 

de las Nereidas crueles. 
Md. Ya eftrañaba yo que avia 

confuclo , que tu traxcíTes. 
Fin. Pues aun , fi bien lo lupieras» 

lo eftrañáras de otra fuerte. 

Androm.CÓmÓí 

Fí^.Comofolozy uno 

para todos , y no debes 

faber tu del. jínd. No mt efpanto, 

Gue fí tu le traes , no puede 

ier confuelo para mi. 
Fw. Por mas , fcñora , que e^fuerzes 

de tus aborrecimientos 

los no olvidados dcfdenes^ 

por lo menos , efta vez 

no me quitarás que llegue 

a íaber yo para mi, 
. que es mucho lo que me debes. 
AnJ. Yo ? Finen. Su 
And. Que te dcbo'í Fin. Nada. 
ándr. Nada, y macho , cómo puede 

ferí Fin. Como es mucho , íeñora> 

para que yo::: And. Di. 
fin. Lo aprecie; 

y^nada , para que tu 

lo agradezcas , que quien quiere 

tan rendido como yo, 

tan conftante ; y (ap prudente^ 



fiempre es poco lo que fíente. 

And. Huelgomc de no labet 
la caufa , porque no quede 
en obligación, ttn. V yo 
me hueigo de que te huelgues, 
que no es poca grangeria 
de un trilte hacer un alegre. 

And. No lo eftoy yo, que antes lufro 
deftempUdos accidentes 
de muchas melancolías^ 
que la tregua que oy conceden» 
foloes ignorar c^ueaya 
que tenga que agradecerte. 

Tin. Pues ignorarlo no importa» 
que el que una fineza ofrece» 2 

f)or ganar las gracias , no 
a firve , ñ no la vende. 

And. Eflb es decir que la ay» 
y bafta para que dexe 
de fer fineza. Fin. No bafta» 
que ay unas de tal eípecie, 
que aunque fe dicen , fe callan. 

And. Cómo? Fm.Qomo no fe pucdect 
adivinar , y fe quedan 
dichas , y calladas ficmpre. 

And.T^LW poca curiofidad 

la mia es ^ que no me mueve 
á faberla. Fin. £(Vo me bafta 
para que yo ferio píenle* 

And. Y cflotro , para que canfeA 
groflerias tan cottcfes: 
Olaf Laur. Señora'^ 

Andr. Un venablo 

me da , Laura, ¿ji/. Aqui le tieneSi; 

Andr. Ninguna al monte me figa: 
quieran los Cielos que encuentre 
con alguna fiera , en quien 
tan necios defayres vengue. Vaf. 

Fin. C^endo; Laura^ han de tener 

tct- 



=30 

T'ifi. Por que? 
//• Porque noay fecrcto, 
que entre muchos fe confci v 
y mas, quando de un pel:^ii 
cftán los demás pendientes. 
-Fi/í.Cumpla mi amor con nu a. 
que menos inconveniente 
es quitará todos vida, 
quedar a Andrómeda n 
SaleelRej/deTrinacria.y ., 
Re}'. Porlasícñasdelbay 
conocí que cl tuyo 
porque aiinftantepr. 
íjueotro ninguno p; 
luicar cftos mares , 
nadie lin los intc^. 
particulares, to. 
ias amenazas cu 
de cfle vandidc 
. que nunca en : 
FtKn Mayores rio 
csjufto que 
en tu fcr\ K 

peligros , é • .j 

en cl de /V 
fuplico,. 
tus pies , 
P*» qu . ^ 

ctbias , . 



AfSlnn^eda • y Ver fe 



tj 



u 






**%--x 



<•<» » • • 



X • X 



%.v 



X "^ %^ ^ * 



.... - . * 1 wi o 

_^. r- j. 1 :/ ten tea 

, ^.:^'j iT vT.-rririo, 
--^••— •>- »— «. «.«¿^rte, 
^. I.' ji \t mu re, 

. nc" . > . t j empeñe 
n^-n ^^ pechado, 









-^ t 



•>:ue ^c j rv. c , y di zelos. 



■ « * «I 



. v.'* ^'.¿c i- :c:.'« empiece, 
^ • ^. ^^« ^'« «^ » « 
x!x:i.-i :í:c-u? vice?, 
^hj:u*> m:v:'*it* ¿ Finco 
^c r.S' n.:? res :e acerque, 

r^ -; . ^ • . Vi cc:rc , Ocios! 
* r. .^.r^.vT- • :I c:? cue ay 

T ' ^:v: -^r:. v¿¿a Te! va es cfta, 
co'oc ^ .:a> crjeies 
cvr fr*¿: . ^^x* hin derrotado? 

J^ VI V -JO dificuido es elle: 
fi;v.> 1 cu:ei5 fe lo preguntas? 
X »v .ras de cue imprudente, 
o>r- ,x>:>' qae de aquel Infierno, 
C. -r:- ne contado otras veces, 
4. ^ . :e aalle de una armada 
vx'' vv\ii , y por hacerte 
^kv.v.4 , quife fcguJirte, 

paflaii« 



De ZX PcdfQ CaUcTM dt U Bariii 



paflanáome neciamente 
^ Cq efcudcro aadante? 
Se mas de que tus baxeleS) 
enibeftidas dé las Furias^ 
que delatadas te ofenden9 
aparrados unos de otros» 
todos de TiCta fe pierden? 
Se mas > que por tomar tierra^ 
eo un efquife te metes 
coamigo 9 pues que me haces 
prouDtas impertinentes? > 

IVr/Mira (i acafo defcubres 
población » cabana , ó gente 
\Ñíi %q¡acfte defpoblado. 

ttí. Muy linda flema te tienest r 
giundo vés que en todo el monte 
íolo ay rificos con que encnetitce; 

f er/l Para qué» Deidad in juíia, 
que i caigo mi vida tienes^ 
verdad los fueños hicifte 
de aquella (bmbra aparente? 
Para qub la revelafte^ 
por eftraños accidentes 
a Poíidires , quien era 
Baiae ? para qu¿ inclemente 
lefiafifte» en que la Armada 
iiaconquifta medieíle 
de mi Patria ? Si al primero 
paflb a mi dicha previenes» 
que para dar con los males 
K>lo acechafle los bienes? 
Dexárafae en mi dcrdicha» 
fin que de un punto i otro hidefle 
la cuna de mis peíares 
íépulcro de mis placeres* 
Mas qué temo de los hados, 
ni contraftes > ni baybenes» 
que nunca crece a fergraadc 
el que fin defdichas crece?. 
Sigúeme por «ft} pans% 



n 



. SaliAndrtnnedá. 
And. Aili las hojas fe mueven^ 
íin duda ^ alli alguna fiera 
emboícada yace > muere 
á la azerada cuchilla 
de mi, venablo. • 
I^erJ. Detente, 

divino aflbmbro , popque 
íi es que mi vida te ofende> 
a menos cofta del golpe 
tienes legrada mi muerte. 
And. Galán /oven » ya no en vand 

vifta , y acción íe ruípenden. 
D\fc. Ay mfelicc de mi! 

no a y quien á ampararme llegue? 
Vajt , y /ale Fineo. 
pin. Si llamas huyendo > cómo 
avrá quien contigo encuentre^ 
mas ay infeliz ! que mito? 
cuyo errado acento eres, 
que me llamas con piedadeSt 
y con rigores meotcndes? 
ferf. Bara que fegunda vez, 
hermoía Deidad, pretendes, 
que con tus íombras me alumbrejí 
y con tus luces me ciegue? 
rara rendirme á tus plantas, 
no es menefter, que enfangrientes 
el afta , que yá tu fabes 
quan fin peligro me vences» 
Vm. Gallardo joven (ay trifte!) • 
á Andromola humildemente 
pofttado adora ? eftas ramas 
me oculten , háfta que llegue 
á ver fi mienten mis zeloss 
mas quándo los zelos mienten?. 
And. ¿ñrangero peregrino, 
enmudecida dos veces 
me tienes a tttsaccionesy 
X á rus tazones ms tienes: 

£ fluajM 



quando «c viftc otra! vez? que no ya como otfa v», 



Ver f Si importa que yo me dexé ., 
engañar % porque quizá 
alguien en cu alcance viene» 
yo lo har^ ; pero n« quieras 
que conmigo no me acuerde 
de otra vez que vi tu Coles 
para mi tnenos crueles. 

Ánd. Tü me has vifto otra vez? 

Verf. Si, 
por Teñas de que ra eres 
á quien deba honor , y vida. 

And. Hombre, tu a mi qu¿ me debes? 

tm. Sin duda que ella me ha vifto» 
y difsimúlar pretende. ^ 

Terf. Debote el i)rimer aliento» 
para que imagine » y pienfe» 
que íoy mas de lo que foy» 
al v¿r que me favoreces» 
llevándome donde vea 
de aquel mi primer oriente - 
el eftrafío origen, Anh Yo? 
dónde, como, li de que fuerce? ' 

'Bat. Mas que la hace creer 
el que la ha vifto otras veces. 

^ferf. Tü lo fabcs. And.Ho st nada» 
y dexame , no me fuerces 
á decirte , que te engañass 
y que para qu¿ pretendes 
valerte de otras trayciones» . 
ü puedes » joven , valerte 
de tu gaia , y de tu brio? 
Pero quién mi aliento mueve? 
de quando acá (ay infelizei) : 
fe dieron mis altiveces 
al partido del agrado? < 
Miente el labio , la voz miente^ 
huya el peligro. P/r/¡£flb no. 

Andr. Suelta, l^irf. Aguarda. 

Andr. ApjxtuitP^f^ TcmC| 



4 >• 



has de íer fombra á{iarentej 
que deívanecida huyas. 

'And. Pues quien ^drá detenerme? 

SaU Fi»€§.Yo podre > parn que veas»» 
dando a efie joven ta muerte • 
á tus ojos::: il/r^.'Ay ddmí! 

PirJéJüno de los dos no es efte» 
que vi en el Templo de Acaya? 

fíne^^Qne el duelo délas mugeres 
eftá en que ellas qosagravien» 
y en que en nofotros lé vtngoeiit 
Muera un infeliz á tnaiios 
de un feliz » y quien merece 
de tí el honor » y la vida» 
* que conficlfa que te debe. 

P^f. Primero ferá la cuya 
de mi efpiritu valiente 
trofeo. Bato. Efto nos &ltaba; 

Andr. Tente, joven, Fineo» tente; 

JPm^.Dexa que quien muere mate» 

Pirf. Dexa que mate qbien muere. 

Dent^Dif.Yz 5 coñíegulel principiQi 
confeeuir el fin no dexe: 
llegad todos , que a Fineo 
dan dos eftrangeros muerte. 

Baiú. No dá » fino folo ano» 
que yo foy , f¡ bien fe advierta 
cero veces cero » nada. 
Salen el Key ^y Seldades. 

Xir/.Muera quien mi íangre ofendfo 

P^r/Qubes morir'ítodos fois pocoSj( 
como á mí efte Sol me aliente. 

Bnto. No fon, fenor, fino muchos} 
huye.P^r/¡Qué eflb me aconfejes»; 
pudiendo morir matando? 

Bato.^ixcs fi el confejo no quiere^ 
nalra como yo le tomo. Vsf.> 

^^ist.Quien vio confnfion roas fiíertel 

Fwo, ffpergd | a9 |c naccis. 

^h 



De D^ Pedro Calderón de la Barca. ^ j 

Hij. Poes cu fu vida deñcndes? que vueftras defdichas ccffcap 



Tima. Si , porque no ha de moxir ^ 
coa can generofa fuerte, 
como á vifta de quien aoia 
dcfeíjperado , y valiente. 
No quiero que muera aycolb 
a vida de loque quiere, 
porque, el azero , y los ojos 
no le^ equivoquen iamiiercci 
ymarieado de la herida, 
qoe misere del amor pienfe. 
Y pues que en libando á zelos> 
no ay pundonor que nocefle» 
pues ¿Ique fíente mas noble 
cfqoknmasin&me fíence* 
OVilmence de los dos 
mis Gncazones me venguen» 
«úcDmeacufa detyrano, 
de iMrato , fiero , y aleve» • 
tea ítts 2elos I verá, 
que el mas atento , y prddente 
puede callar con desprecios» ^ 
pero con 2elos no puede. • 
Qsien pierde una dama, menas 
feofiblc dolor padece ■ ^' 
para que muera, que quando 
saca c»cro galán la pierde» 
£1 Oráculo , que yo i . 
GaU¿ (acrilegamente» ; 
manda que al fañiido » ilfiero^ 
aonñtnoAndromeda fe enagüe. 
No creáis á mis defdichas. 
Creed á codos los aue vienea 
conmigo : .y pues del fifóncio 
mi ceguedad osabfuelve, 
hablad todos , decid todos, 
fi es verdad que el Cielo qttiere 
que a Venus fe íatisfaga 
con la que á Venus ofende» 
Cquegadia | fí querella 



ceíiarán también las mías, 
fi á la diftaAia fe atiende 
déla laftima a la embidia; 
pues menos inconveniente 
lera ver á la que adoro, 
(yá que á perderla me fuercen) 
en poder de quien la mate, 
que en poder de quien la aprecie* 
Key* Oye. Andr. Aguarda, 
Rey. Efcucha. And. Efpera. 
Rey. Tyrano* 
jíndr. Traydon Hey. Aleve, 
^^r. Que zeiofó te reculo» 

pues miente tu voz. - 
C^/» No miente: 
efto Júpiter ordena, 
y pues yá publico viene 
á cftár ; ofirecerla trata, 
que fea , ai -fin ^ cuya fuere» 
menos ' importa una vida, 
que tantas como perecen. 
Unos. Andrómeda muera. 
Otros. Mxxttz. 

H^^ Víáiailos , y amigos fieles» 
no un defpecho os ocafione 
á feguirle , y á creerle. 
Tcdof.L^ verdad es la que ha dicho» 
fi^é Dadme plazo en que yo llegue 
á averiguarlo» Ceí. Una Luna 
por mí el Pueblo te concede. 
Rey. Yo lo aceto: ó ñ entre tanto 

mi fin, y no el tuyo , vieíTe! 
jíríd. Suerte injuftalKf/.Trifte hado! 
^^y^.Fiera pena! Rey. Eftrella fuerte! 
Ay hija lo que me cueftas! Va/l 
Afi.Ay joven lo que me debes! Faf. 
Per/lQ¡ib es lo que paÜa por mii 
quien vio en un efpacio breve 
tantas penas, tantas anuas». ^ 

£ 2 cor 



^3^ Andrómeda 

como mi vida acometen? 
como mi difcurfo aflfaltan, 
y mis peníamientos vencen? 
Dioícs , íi algún auxiliar 
de una herinofura fe dueie^ 
de unos zelos íe laftima^ 
de un amor fe compadece^ 
permitidme que me diga 
piadolb, humano > y cleméAtCy 
de que fuerte podré yo 
bolver pormií Sale Menttrh^ 

Cant. Mere. Defta fuerte: 
Ama ^efpera > y confia; . 
porque no puede 
el que vence fin riefgOlj 
decir que vence» 

ferf. Quién cres^ heroiotb joven» 
que dulce; y veloz dos vecfs 
íurpendes » no fío afibmbro» . 
al ayre que te fofpchdeii .. 
Quien eres ^ que trcmotando 
los aJados^ mactinetcs 
dei fombrero » y del comcno, ' 
huelas pajaro cclefte? i*.. 

^er^ Soy QfAtn de^tus^ akos bechWj» 
Pecfeo j a tu cargo tiene» -. 
que la Difcordia no logre 
la s iras con» qu e te o&nde» 
Mercurio foy » que a animaste . 
vcngo^ para que uo entregiics 
al acaíb la eípevaaza» 
ni et valor z\ accidente^ 
Ko ternas^ pues, de los hados^ 
ai comraftes , ni baybcnes» 
que nunca crece a fer glande» 
quien fín fobrefaltos crece» 
Ama y efpcra , &c. 

Terf. Perdóname y que de ocioía 
á tu perfuaííon moteje» 

fiucs ^ bcio i que eeíAlvlcii ' 



, / Perfco. 

yo le tengo. Af^r.Pues qn^ tetsefi 

Térf. Que £ilten medios al brío 
con que generofo intente 
la execucion. Mere. Pues porque 
k) menos de mi no píenfesj 
quiero de mi Caduceo 
hacerte dueño : con efte 
Cetro de afpides audo^ 
los ojos de Argos fe aduermea» 
Aduerme con el los ojos 
de Medufa » porque ligues, 
vencido un monftruo , á vencer 
Qtro. Per. Aunque es jufto q accM 
humilde puefto a tus plantas^ 
el alto don que me ofreces: 
de que fuerte podra el Cetro 
aíTegurar que me acerque, 
tinque a lo lexos fuviáa 
sfemate antes? 
falas en pna t^arieneia n alt§^ " 

?4/^/. Defta fuerte: 
. Ama ^ efpera , &c. 
Yo que la Deidad de Palas 
foy^iquien también competón 
tus triunfos » porque no inenos 
que a Mercurio me engrandecen: 
a fu^dÓR vengo a añadirte 
cfte Efcudo transparente, '. 
que de E()erope>.y de Brontc^; 
le dio la fatiga templ^i 

j. Experiencia es , que fi el fier^ 
baulilco a sí fe viefle, 
á si fe maM , porque 
en Si íu veneno vierte* 

ferf. S), mas cómo recibirle 
puedo ? porque no es decente 
pedirte que tu ie baxes^ 
que fi Mercurio defciende 
a la tierra , no es lo miimo 

suc tu ei 3U0 Solio de£« 



De D. Pedre CMtrw Jk ta BáfCii 



epiciclo y que al fin» 
ddc ouoiexoeress 
xfpcto me turba, 
baraza , y me fufpende» 
ne no te luplique» 
1 Ocbe > que rranfciendeSt 
el vuelo h pues 
lefcprivHegieny 
es que fon Deidades^ 
an de (er mugeres. 
gradecida de oir 
aciones coctcfesi^ 
i Y dexando mi Solio» 
adonde te entregue 
odou Baxá. 

h favor! 

i , Pcrfeo , le mereces, 
CCS de Júpiter hijo» 
doce una » y mil veces;:; 
(una , cfpera , &c. 
xibe , pueS| eftos dones* 
i Caduceo el Tridente 
:onque yo felice 
ps de luz navegue» . ^ 
>'Bie á mi fagrado Solio. . 
bymeá los Orbes celeftes* 
tonde mi £ivor te ampare. 
onde mi ^vor te aliente. 
na que felice triunfes. 
ira que dichefo reynes. 
enciendo dificultades, 
llanando inconvenientes» 
ngnnoavra pata mi 
[i poAre » no atropelle» . 
aquel JEícudo embrace» 
Caduceo ^vicrnc. 
Pues en eflá confianzaj, • 
IOS una » y mil veces: 
efpeca | y confia |&Ci 



J7 



JORNADA TERCERA. ^ 

SdUn Bat» , y Perfeo toB e¡ Efcuié 

y Cacíucei. 

Bat. A dónde vamos , feñor» 
por eftos incultos valles» 
que f. por funeftos » el Sol 
los vifita nunca » ó tarde? 
Dónde « defpues que te hallü 
libre de aquel riefgo grande» 
en que te dex^ , y falifte 
de el vi£toriofo » y triunfantei 
aora en mas lexos Paifes 
nunca habitados de nadie» 
caminamos» hechos libro 
de Ca valleros andantes? 
Sácame de aquella duda; 
di meló por Dios. Per/. Si fabcs^^ 
como te he contado » Bato» 
los fuceflbs admirables» 
que me paflfaron » y qac 

Sor mayor tymbre , y realce» 
lercurio » y Palas » en quien 
hierve fin fuego la fangre 
del eran Júpiter » me adornan ' 
de efte Elcudo de diamante» 
y efte Caduceo » con que 
venciendo el común ultrage ' 
de Medafa , bolver pueda 
donde altivo , y arrogante 
con un horror Arenza otros 
que preguntas? 
^Mt. Aora Tales 
con que a bufcar a Merluza 
vienes? Por ventura Tabes 
que es una muger que tiene 
por moño » y por aladares» 
milagros , y bafiliTcos» 

coo Itccnsia del P^oaance? 



58 

VeJ. Sise* 

hau, Pdeí cómo Con eüfa 
flema vienes en fu alcance? 

Ptrfi Como tío ay tiefgo que nd* 
venza ^ temor que no allantfj 
peligro que noatrofielle, 
diñcultad que uo arraftrc 
un amof i que lo que adora 
Vé en peligro s fi UejgaíTeK 
tü á fiíber cotdo fe líente 

el menos violento achaque ^ 

dé quien gafta á un miímo tiedipd 

fu vida % y la de fu amante, 

vieras i que aun el mas difícil 

remedio i parece fácil. 

Ma$ tü > por que has de faberlol 

que pri motes femé jantes 

tío caben en pechos vilesi 

foló en Reales pechos Cabedi 

lY pues no Veo lá hora 

de confeguir el Ün ^ anteS 
que de los contados dias 

d breve termino pafiTe^ ^ 

mira (i ávrá quiert nos digá 
por eíTc monte i effe valle 
del fitio i dónde cita fiera 
fe alVerga? 

tdti I^d es difpatáf e, 
qUe de la que huyen oy tocki^ 
quietas que te diga nadie? 

férfi Pues ligúeme^ 

¿4^. Qit¿ papel 
he de hacer yo? 

í^^r/. El de ayudarme , 

a darla muerte^ 

í^^ Pata c Oto 
mejor es ^ (}üe ün üoftor tiamesi| 
y á Uq Boticario » que fon . 
afleíiños familiares^ 




£«/• A vrá , Cielos^ ^ i 

nacido en el mundo algtiiett . 

menos á los faftres dado, 

y mas dado á los deíaftres^ \ 

Pir/t No temas, pues ^zi conmúm 

íété Contigo iba , ^ (i no echaflc ' 

á correr , me huvieran dado . .. ^ 

con algo an poquito antes; ' . ^ 

y pues yá tengo eitperiencia^ ^ ^ 

que es remedio faludablc . t ' 

el huir I deitame huir< ^ .,^ 

t>intré Lid^ O prendedleS, ó fflatiitííí 

íát. Pues que nos dan á efcc^gcr^.^i 

el prendernos es mas £itíL o S 

fer/é Qué gente i y armas es eAaS i 

SáU Udoro Con alguMúi^narcos^^ 

jijíéíhaíf 

t^Ué Ignorados caminantes^ 
á quien trae fu deftioo, 
fin faber adonde os traeí 

daos á prifion. 
tát. Yo por mi 

dado eíioy i dónde es la earocQ^^ 
Pér/l £fte no es el otro joVca . ^ 

de Acaya? . . h^ 

lid. Qué efperas? date k priíioné ^ 
Per/i Pues quí^ delito esi ii^ 

que elle monte piCTafle? 1 c^i^ 

tid^ liitigíiúé i mas fin ningaoo^ 

áy hados inexóTableSi .-"i . ^|^ 
que dan la muerte fin culpa ^ 
de quien mucre , ni quien ttMJlm 
y porquecon el confuclo . \^ 
mueras ^ de que ellos te hacen {fa 
la finrazon i y no y o: . . o?' 
infelice joven fabe, 
que elle monte de Mcduía 
teatro es 5 en cuy o bofcagc 
no ay verde tronco , que oo 
fea UQ humano cadáver. 

No 



1 



•rs 



De D. Pedro Calieron de la Barcal ^9 

El ixifiado contra elU foy.eldepeorcari# ^ 



Í05 » hafta darle 

:cc en Acaya 

; , qoe ardieron en valde. 

angrc , refpondioi 

ían de ¿ibricarfe 

lediosde otras ruinas: 

oy los naturales 

elegido un medio 

ñamar Ai fangre* 

, que todos armados 

is 9 y flechas , fe amparen 

bmbras de los troncos^ 

ubadoá fus umbrales, 

nado á muerte » a uno^ 

reclamo » que la faque, 

ic mientraséi muere^ 

los demás dtfparen, 

fie amor de plumas 

cha que la alcance: 

goal avia de fcr 

la fuene tocaflc, 

to , fer el primero 

c día fenda pafie • 

dos cupo la tuerte, 

icndeídichas tales 

; qnexaros de todos, 

nderos de nadie, 

Cf el que ha de morir j 

Dcre los dos echarfe 

otra fuerte. 

n vano 

to que ay ley , que mande, 

lando de dos, el uno 

, y el otro íe faive, 

que muere el de peor 

y aísi , efle íé ate 

% , y manos; 

ísyo, 

k) cOa lex fe gnardaflcí * 



l7/f¿^* Sí , y muchópeor» 

jB^^ No fe engañen, 
facción por facción me miren, 
vean que foy cerno un AngeU 
miren qiie roftro , íi lloros 
fi rio ) miren que (bitiblantet 
al mefurarme , qu¿ tez; 
yqubceñoal enojarme. 

Uno. Efte ha de fer el que muera* 

Bat. Miren que foy como uo Angel^^ 
finoque Bocaen en ellp» 

PerJ^ Si la novedad os place 
de que aya quien morir quieran 
haced cuenta que me cabe 
la fuerte s yo me prefíero 
ier quien á Medu^ llame: 
y como eípada , ni efcudo 
me (Quitéis : a fus umbrales 
lié delante de todos. 

Lid. Si a aqueflo te atreves , partQ 
que aquc 1 edificio que 
á tierra xn ruinas fe abate, 
es fu albergue. 

fer/. Retiraos 
todos , y folo dexadme. 

Lid. Retiraos , y cada uno 
detrás de fu tronco aguarde* 

Vno. Tengamos aquefte preíb, 
por (i eflbtro fe efcapáre. 

Al^ Sayón de capa , y efpada, 
qu¿ os va á vos en que me maten?. 

Ud. Quién fcrá efte joven , Cídos» 
tan fobctvio, y arrogante? 

Bat. Es un joven , quencofa, 
que fe íabe ^ y no fe fabe. Vanfe. 

terf. Que es aquefto f corazón, 
agora con pavor lates? 
mas ay » que d primer rezelo 
no esdeanimo cpbarde! . ^ 

por- 



?: 



40 Ánitdmedd.. 

porque ana cofa es temerle, - 

y otra cofa es defpreciarle. ' 

^ Sus dos hermanas ^ fin duda» 

fon las que á la puerta ialen; 

hafta mejor ocaíion 

eftas ruinas me recaten* 
Salifí Sirene , / LivU. 
LíV. Mientras que Medufa duerme^ 

porque no nos fobreíalte 

ningún temor y la campaña 

reconozcamos. 
"íirin. De nadie pifada fe mira, 
¿ítr. En tahtOi 

ue nueftros defvelos guarden 
u fueño y para engañar 

la poda 9 el cuidado cante. 
Cii«fXr.Pifa,piía con tiento las floreSi 

quedito^pafsito^amor^que no falces 

en qual de ellas íc efcoadeq 

ioszeloSi 

y puefto que fon de tus ñoret 

cUfpid::i 
Las Jos. No I no lo) defpiertesi 

duerman ^ y callen» 
tef'f. Quien al tomar una ^ y dtra 

buelta ) á una % y á otra tocaflfii 

con aquefte Caduceoí 

introduciendo el fuá Vé 

fueño de Argos en fus ojos! 

porque ellas dormidas , pafle 
^ocá con il Caduceo ¿ Uvia^jf difftm 

i Sirene. 

?6 adonde du¿ritie Meduíat 
lercurio mi intento ampárcé 
\^. Pifa ^ pifa 9 quedito las flores^ 
quedito Jyafsito,amor»q ho íabe$:u 
qu¿ es eáo? qué ardiente velo 
ay qtie en mis venas fe cípa^cei 
que me eftremMeí 
2ufe Uíttesí 



/ Verftp. 

Liv. No. s^ I paüa tu deladte^ ' ' 

Sir. En qual de ellas '. . 
fe efconden ioszelos? 
y puefto que fon de ios flores 
el afpid::: 

mai» ay trifte! a mi también 
ay letargo que me emtiargisQ 
los fentidos! 

Liy. Qu¿ te turba? 

Sir. Tampoco lo si» 

Perf Yá hace 
lu efedo el fueño» 

Liv. Apefar^ 
velamos , de efe&oi talet; 

Las dos. No ^ no los defpiertei j 
duerman , y callen* 

Sir en. £n vano yo me reíifio* - 1 

Lit'.Tambien yo me animo en vil 

Siren. Vela tü|i mientraa yo dueri 

Liv. No á mi 
el cuidado ítte encargues^ 
mejor velarás que yo* 

Siren. Pues venzámonos iguale^* 
diciendo una , y otra vez» 
para que el fueño fe engañe» 

Los ^<^/»Piía>pifa con tiento las floi 

Daernten/ek 

Per/. Yá al fueño las dos retkiidaí 
no ay quien la entrada me guan 
por medio paíTare de ellas» 
mas ay , que al paflo rott ülc 
Medufa ! qué haré defpaes 
át verme -, ú elado antes 
que me vea , me ha dexado» 
el v¿r monftruo femejanteí 
Sale Medufa vtftida depietee , /i 
cakfza llena de calelfras. 

Med. Cómo de mis dos hermaou 
oy el fiempre vigilante 

(üiiíldo ¿Ucee? Q¡pA^9 

fin 



De D. Pedro Calderón de Is BArca. 41 

fue pofsiblc que me falte ^^¿/. Y en ellos tales 



de una la afsiftenda el tiempoi 

3ue el venenoíocorage 
e mis nunca muertas iras^ - 
rendado al fueño dcfcanfeí 
Que huviera fido ^ (i alguno^ 
de cantos como combaten 
mi vida , hu vieran gozado 
de efta ocafion y y al ballarmp 
fin ojos que me defiendan^ 
httvieran podido darme 
la muerte? Livia , y Sirene 
en profundo fueño yacen! 

firf. Cobrado el primer alfombro 
que el verla me dio > acercarme 
puedo ya , en fe de efte Efcudo. 

Mid. Sirene? Livia? No trate 
dcCpenarias , que no es íueño^ ? 
fino letargo el que hace 
tan no ufado efedo en ellas*: 
O vengativas Deidades! 
en cuya ojeriza vivo 

^ para horror de los mortales, 
facional fiera en los montes^ 
humano jnonftruo en los vallen. 

3ük novedad íerá efta 
e que oy me defamparea 
las que me velan? 

Pirf. Medttía? 

Mtd. Qtúbn puede aver^ 
que ¿nombrarme 
fe atreva , fiendo mi nombre 
tan efcandalo en el ayre> 
que aun á los ecos > tal vez 
cayeron muertas las avesí 

Pir/. Medufa? 

Mid. Cuya eres voz 
tan oí&da » que me llames^ 
quando otras me huyeron?^ 

ferf. Budve los ojo«t 
Tm.VIIh 



iras >que ellas teefcarmien ten 

de ofiadia femcjanccy 

JE fijeñale eUffejú. 

mas ay infeliz de mi! 

que es lo que miro? 
Tirf. Tu imagen. 
Med. £fta foy yo? 
Perf. Si 9 eüa eres. 
Med. Qu¿ mucho que a todos mate, 

fi aun me da la muerte a mi 

el horrar de mi femblante? 

qué horrible forma! qué fea! 

que aflbmbrofa! qué efpantableS 

quita^ ó tu» quien quiera que a^^ 

eíTe criftal de delante 

de mis ojos : no cometas 

en mi barbarifmos tales» 

como hacer la que padece 

de la perfona que hace» 
Perf. Si ái^lz muerte á quien miraf| 

mira te á tí. 
Med. Quemeefpante 

de mi, es fíieiza 1 y que de mi 

huya. 
Entra Medufa huyendo^ y Pfrfe^ 
deiris de ella. 
Perf.Sc^uith tu alcance. 
Med. Sirene » Livia y acudidmc 

a valerme , y ampararme, 

que me dan muerte* 
Sir. Las voces 

de Medufa el viento trac; 
Liv. Si ha defpertado » á afsiítírla 

las dos acudamos , antes 

que fepa el defcuida 
Demr. Medmf Ay trifte! 
JíV* Pues de quando acá fus aycs 

laftimofamente fuenan? 
IJ*^. y aiQo» k ver que lo caufc. Vanf^ 



. .;.T darle 

^, 5?<^ -vía ümifsion, 
^ . ..^ x^^ro nos gane 

. ^*-*- i • li ya ella fale 
. «dj ac ¿lí 
^..iide intentes 
. .. aionte, he de alcanzarte. 
. ^c mas pretendes de mi, 
^aiereliltoen vatür, 
.lupezando en mi fombra^ 
y üe mi mi/ma cadáver? 
-.. Voia , que yá en la tierra^ 
ilUüffi-i á cu veneno yaces> 
^iL€ acero , Terá bien, 
^uc con tu purpura efmaltc 
4> liorcs de Atrica , adonde 
)¿zca en cada gota un afpid. 
^^ ^áiitá cabeza ^y falta por el tablado. 

ísíé. Ello y yo también lo hicierai 
4 taber qoe era tan fácil; 
taice azia otra parte ufled, 
üvra cabeza ^ y no falte 
i¿ú mi j fe lo fuplico. 
¿¿u. Al ver acción femejante, 
Ijl admiración , y el fílencio 
^ ^^ íolo es jufto que te alabenj 

i^iA dámelos brazos , y pienfa 

que premio avrá con que pague 
tan lieroyca acción. 
Pir/l El premio 
me ha de dar aquefta fangre, 
y pues he de cobrar de ella, 

^hWíííí ^^ ^^ ^^^^^ M"^ ^^ ^^ '^ pagues. 

*,^^ XjV Pues q premio de ella aguardas? 

^'^ • . ^ Pc'fjl No se aias de que es confiante, 

íi 



'^ •- 



De D. Pedro CaUerM Je U Barca. 



(i á aquel OracBlo cko^ . . 
dcAcaya ^queellahaderdarlc* 

Lia. Eres cu de Acay a? Per/. Eftaba 
en ella , quando llcgañe 
tü á fu gran Templo. 

¿iii. Bien dices, 
porque íi buelvo á acordarme^ 
de la (angre de Medufa, 
d. xo que avia de. formar fe 
cl^remedio de otras ruinas» 
M as aunque el crerlo es facü^ . 
oo es fácil el verlo « pues ; 
aunque fu fangre derrames) 
adoitdc el remedio eftá> 
9ae de ella puede eíperarfe? 
f/r/. Para reíponder » la tierra 
pienío que en bocas fe abre. , 
JAfife la tierra^) Jale elCáv^lh 

Ptf^ajo. 

Li^. Horrible boftezoes 
oaa grieca , y de ella nace, . 
fi no me mienre el aflfombro^ 
nn bruto^P^No es fi«o una «iveí 
^pues las alas en el viento 
csk> primero que bate. 
lid. Monftruo es de dos efpecies» 
pues hijo es de tierra ^ y ay re. 

firf. Sobre la cumbre del monte 
Parnafo ^ emulo de Atlante, 
ba parado el primer vuelo. 

Ui. No aqui la admiración pare, 
pues hiriendo con la uña 
el fuego a fus pedernales, 
en vez de brotar centel las t 
broran liquidos ctiftales* 

tát. La fuente de los Poetas ferá. 

i.Qu¿ ay de que lo Taques? 

BjI. De que quitará la fed, 
y no quitara la hambre. 

fñf.^tol ¿4^ Que quieres? 



4J 



P^r/^ Que al monte 
. íubas al punto , y me baxes 
aquel cavalio , en que pueda 
bolver volando. 
JB4/. No es fócil 
que fuba yo , y queii&dexc- . 
coger de mi. \ 

Perf. Yo á alcanzarle 
fubirc , pues para mi 
Ja rierra le aborta s trayte ' 
tü eíTa cabeza , y conmigq 
v¿n. Bat. Qué cabézaí 
Per/. Ignorante, 

cíla de Meduía. Bat. Yo? 
per/. Pues quien? 
Bat. El Turco. Per/. No tardes; 
álzala del fuelo , y ven. 
Vala i coger ^y ella /alta. 
Bat. Lleve el diablo quien talhace4 
Per/, Vive Júpiter , villano, 
fi no la traes , que te mate, 
porque ella ha de fer blafoa 
de mis hechos inmorrafes. 
Bat. Por dónde tengo de afírla? 
Per/ Por qualquier truncado afpid» 
Bat. Buenas Teñas para mi; 

ay que muerden! 
Perf. No te efpanten, 
que muertos eftán. 
Bat. Sepamos» 
quando yo con ella cargue, 
y te fíga , en qué he de ir yo, 
n tü volando te partes? 
Per/. A las ancas delPegafo 
irás. Bat. Pues , y de qué Tabes 
que fu fre ancas? 
/^^r/lTrayla ,pues* 
Ba(. Yo llevo para librarme 
de los peligros del vuelo 
linda cabeza de Martyr. 

Fa ?erf. 



44 Andr$9mciá , 

Per/. Voíotros quedad en paz, 

que el bolverme es importante* 
Ud. No admitirás de noíotios 
las gracias de femcjante 
acción? 
IPrr/. No, que bs que efpero, 
amor me ha de dar triunfiíntc 
deotrafíera. Liii^Oyc. 
'Perf. Es en vano. 
Ud. Pues dinos , ya que te partes, 

quien eres? 
P^// Perfes , hi JQ 

de Júpiter , y de Danae. Vanf. 
Lid. Danae , y Júpiter , Cielos! 
íin duda cfte es de fus graves • 
fortunas caula en los zelós 
del Rey Acrifío fu padre: 
y aunque me acuerden los mios 
tanto me obligan/us partes, 
Gue he de feguirle*, a íaber 
n puedo en algo pagarle 
efta fineza , inquiriendo 
en que las fortunas paren ^ 

de Perico , iluftre hijo 
de Júpiter , y de Danae. ^4/^ 
'Salin todos los que fudier en al sin di 
ۇxas dijiempladas , cantando ,/ 
detras Andrómeda , veftida 
de luto. 
Dentro , muera Andrómeda s otros^ 
muera $ otros ^ viva 
Trinacria. 
Mt*fic> La que nace para fer 
eftrago de la fortuna, 
íupla , calle , llore , y fufira, 
yconfolada conque 
la que es defdicha , no es culpa^ 
íupla , calle , llore , y fufra. 
Andr. La que nace para fer 
eftrago de la fortuna^ 



% 
i 

I 



f PtKjt$. 

fupla , calle , llore , y fufira, 
. y confolada con que 
¡a que es defdicha , no es calpa,^ 
fupla , calle , llore , y íufra? 
Miente la alevofa voz, ;! 

que confolarme procam \ 

inútilmente , aflentando . 

en los ecos que pronuncia, ^ 

que porque culpa no es 
la que a efte ñn me reduzga; 
no es defdicha , porque antes, 
C bien lo advierte , y lo juzga, 
es fer defdicha dos veces, 
que el que culpado fe anguftia 
en la culpa que comete» 
halla honellada la injuria^ ^ 

mas quien la padece ( «y trifte!}^ 
^m cometerla , es locura 
períüadirfe á que es confuelo 
el firacafo a que fe ajuiVa; \ 

y afsi I miente , otra vez dJg(H 
la voz que aleve articula, 
' ^uecs dftfculpa de fu hado, 
no fiendo el hado difcuipa. 
Mnjic. La que nace para fer 
eftrago de la fortuna, 
fupla , calle , llore , y fufíra; 
Andr. Quántole fuera mejor 
á mi fatal defventura, 
morir culpada , que no 
inocente? Edrella injufta, 
por qu¿ á mi no me di^fcafte 
la vanidad , que perjura 
me condena? fuera mia, 
pues es mia la fortunan 
la caufa de ella , que yo 
roe holgara , en pena tan dura,* 
de fer la culpada fíempre, 
porque no llorara nunca. 
£//4¿/ mujic. Que coníoUda coa qu< 



De D. Pedro CáUgran d€ h Barias . 2^ 

b que es defdicha , no es culpas abrid en el centro voeftró 



íbpla, calle^ llore, y íufira. 
¡ Ik Andrómeda, ya es en vano 

Defcubreje ti Mar. 
: d llanto : efta peña dura, 
\ qoe dentro del Mar permite^ 
que en fus golfos fe deícubra 
un á todas partes, <)iie 
|X)r rodas parces la mondan, 
cerranda el paflbá que puedas 
dcfde ella ponerte en fuga, 
es donde hemos dedexartc 
estregada á la fañuda 
colera de las Nereydas, 
íuxa s enemigas tuyas. 
Ellas han de recibirte, 
para que la ofenfa ftiya, 
tn Venus fe fatisfaga^ 
pues Venases, en quien dura< 
Retiraos todas: fagradas 
Deidades juftas , ó injuftas, 
a os queda vueftra ófenHi, 
ai os queda vueftra injuria, 
o remitidla , ó vengadla, 
que a naeftra obediencia fama 
toca él ponérosla, donde 
gima ciega, y diga muda. 
i¡¡iús. La que nace para fer 
eftrago de la fortuna, 
rupla,calle,llore, y fufra» ^ Vánf. 
tMá. Oíd, efperad: mas ay trifte! 
en vano un infeliz bufca 
piedad en orejas que oyen, 
quando oyen lo que no efcuchanj 
Altos montes de Trinacria, 
cue al Cido eleváis laspuntas^^ 
uendo el concabo Palacio 
del Alcázar de h Luna. 
Rocas rufticas, pilalttas 
de his dóricas colunaS| 



la mas horrorofa gruat, 

para que á un vivo cadáver 

le (irvade íepultura, 

antes que fiendo eflfe golfo 

de fus verdes años tumba, 

la dé un monftruo en fus entraSaü 

pira, monumento, y urna. 

Es pofsible, que aquel (oven, 

defpue^ que ciego aventura 

mi vida, y mi honor, fe aufenca^ 

(in que de mis defventuras 

fea teftigo? Sic^uiera 

confolára mis injurias 

fu laftima , que el ver que otrq 

iiente , (i no alivia , ayuda 

á hacer mas tratable el danoj 

mas ay de mi , qué locura! 

y mas quando dulces ecos 

Mu fie a dentro. 
la esfera del ayre turban, 
porque riii llanto , y fu acento] 
uno en el otro confundan. 
Saknfás Nereydas^ vefiidas de aznl^^ 
er:) , cantando^ y hajlando tedas. 

1. Ya la que íbbervia 

2. Quifo que prefuman, 
3 • Que Reyna podia 

1 . Ser de la hermofura, 

2. Vidima es íagrada 
^. A la5 aras tuyas, 

albricias hermoía 
Deidad de la cfpuma. 
jíndr. Bellas Ninfas de Neréo; 
fagrad^: rio, que inunda 
los Imperios de Trinacria, 
Patria mia, y Patria fuya, 
defde el alto LHibeo, 
que fue fu cuna, y mi cuna,^ 
ti^ftji ^a iimeíú boca^ 

do» 



^H 



%tdrcmtd, 



donde con el Mar fe junta. 
Si foís, como íóis Deuiadcs, 
á quien toda eíla cerúlea 
República 9 npayefcoUo 
en que no os labre^ y conftruya 
Te nplos de coral , y nacac 
<n fus bobedas profundas} 
moflirad que lo fois en fer 
piudofasj que no ay ninguna 
acción en que mas le mueftre 
la Deidad , aue á un Dios iluftra. 
que en la piedad: y mas qqandQ 
á la cuchilla que empuña, 
el ruego le emboca el filo, 
le mella elllanto la punta. 
A vueftras plantas poftrada 
yace una pompa caduca, 
que folo para morir 
infauíla > amaneció Auguftat 
Si mi oíadre apafsionada, 
con amor , y un cordura^ 
me. alabo ^ fobradamentc 
el afedo la difculpa. 
Quando el amor de lospadrd 
hizo fee? qu¿ fierpe aftuta 
fus vivorezños no cria 
con cariño» y con blanduras 
pareciendole que fon, 
llenos de efcamas,y arrugas, 
mas hermofps que las aves, 
que ramilletes de plumas» 
quando ellos la tierra arraftran,; 
cífotras d ayre fulcan? 
Y quando fiíefle indecoro, 
qus con los Diofes prefuma 
competir ^ fue culpa mia 
la que fue vanidad fuya? 
Duélaos la flor de mis años, 
mirad que el prado osacufaj^ 
que quando floridas todasji 



efta íola dexcis muflía. 
Acordaos de que tuimos 
amigas^ quando cftas rubias .,,, 
arenas j a nueftros bayles 
la fcena dieron , de cuyas 
mudanz2(s el viento aora 
no,'>/]inpcaíion murmura, 
viendo que de eflremo á efl:remo 
paflan» pues liendo las unas 
feflivas » queréis contrate, 
que á trágicas fe reduzgan» 
Mas ay rolas quedareis 
en pafsion tan abfoluta, 
como el decir que y o era 
mas hermofa, bella, y pura,^ 
que Venus» y que yoforras, 
en hacer » como feguras, 
defperdício del valdon 
y de la arrogancia burla* 
Contra laenfeñanza, no hay; 
(y logifmo que concluya, 
fin oue ¿1 mifmo á fu primeen ;. 
coniequencia fe confunda. 
Dígalo el Sol : que imporrütai . 
á fus bellas luces rubias, 
que huviera uno que dixera* , 
que le parecían obfcuras?. 
Ofendierafe por ello? 
no» que la venganza fuya, 
ñiera al que fu luzdi:>famaj^ 
ver queá fu luz fe de^Iambra• 
Pues fíendoafsisquemas noblc^ 
mas piadoía» ni masjufta 
fatisraccion puedo daros» 
que abforta» elevada, y muda 
arrojarme á vueftras plantas? 
pues no puede haver ninguna 
que mas claramente diga ^ 
quien obedece» y quien triunfa. 

iV pues como aliar en el Sol¡ 



De D. Pedro Calderón 
Bida a fa efplendor perturba, 
y yo conficflo, que ei vueftro 
á mi á fu fombra me iluftra^ 
Bo vengativas, no fieras, 

no aueics, no fañudas : : ; 
iXoprufígas, calla, calla. 
iNocon piedad nos arguyas* 
3SmneiDpo nos li ongeas. 
2.Smoca(ion nos adulas. 
iJpaesyá echada la fuerte 

i ?ifta de la fortuna, 

humildades afectadas 

iB^^que virtud, fon induftria; 

(k\us topas te defpoja. 
3. Di ru adorno te defnuda. 
/ry. Amigas. 3. En competencia 

de difcrecion, y hermofura, 

r^Yuy amigas, que no fean 

cncinips. jindr. Suerte injufta!' 
1. En cffe elevado efcol lo 

eñia Us cadenas rudas 

que han de atarla, 
iffii Ay infclice! 
Tfiíi.En h\ arraftrando fuba. 
JiáHMiwn iícollocon unas cadenas. 
jMsr. Pira qué? foltad, que yo 

cor/ida, que con la anguftia 

QÍaffe del rendimiento, 

qaiero apelar á la furia. 
. Faifas mentidas Dey dades, 
: ét vueftro rencor fe induzca,* 

pues no puede ferio, en quién 

rogada , la faña.dura. 

Ya no quiero, que piadofas 

conmigo efteis, pues ninguna 

dcldicha puede ya ferio 

para mi mas ímpottuna, 

que ver defaprcvechada 

de las lagrimas la aducía, 

01 quien a& cap mal dfcilas^ • 



delaSarcái 'j^j 

que dellas cort fieraS nía* 

Y afsi por echarle a mal, 
yá el llanto de afedo muda» 
que ninguna piedad vueftra 
íerá mejor , que ninguna. 
(Y fupuefto que el defpecho, 
mejor que yo lo divulga, 
voluntariamente doble 
la cerviE a la coyunda: 
Eftc deftinado efcollo, 
cachedrá de mi fortuna, 
el peío de mis defdichas 
fobre fus eípaldas fuíra* 
Y haviendo de Horar á alguien^ 
llore á aqueftapeña ruda, 
antes que a voíotras; pues 
menos tbfcas, menos brutas 
fon las que oftentan el ferio, 
que las que lo difsimulan. 

1 . Llega eífas argollas, ata. 

2. Vé) y efta cadena añuda. 

3. Si haré. 4. Yo también, 2. Aora 
verás, fi el viento te efcucha. 

Todas. Quién merece fer,tü, ó Venus," 
la Reyna de la hermofuraf Vanf. 

And. Qual de vofocras, Eftrellas, 
de quantas la Arquitedura 
celefte efmaltais , a quien 
ts dado (qué anfias! ) que influyan 
la mía , no es porque quiere 
darla quexas, lo pregunta 
la voz , que antes para darla 
gracias , en fabcrlo edudiaj; 
al ver que tan liberal 
en mi fu influxoexecuta, 
que haga que quepan en m\ 
todas las defdichas juntas? 
Ha\ rá, dimc, ó tú entre tantas» 
la mas pobre, mas obfcura, 
mas trémula, mas infaufta, 

m9f 



oónde con el Mar fe 
Si (ois^ como luis O^ 
á quien toda cF' 
República 
en que '^ 

c; 



jAnii 



rcfh 



i<^ •« 






a «^ 



. ..^- ^ ve, Llueca: 

^•^ l;: iciConLuelo^ 

... .wCwwiio a la dudas 

. . c .iwi> -Mwvic Icr que fea 

!.: L::c»;wcdcLVcncara? 

i.i... Vcntuca. 

J//..A. Swgunda vez, ladrón ecoí 
\¿. pollrer fylaba ufucpas 
de mi ultima razón; 
mas no por eflb ^ fegunda 
cauía creerá que te tray • 
ferpj. Ay. 

And. Pues nada en tí me aíTegart. 
Er#/. Segura. 

Jínd, Que fuera; ay de mi? que el eco 
algo en mi favor pronuncia? 

})ues a mis preguntas dice, 
i fus refpueftas fe aunan» 
que en el eftado que eftoy, 
una ventura hay fegura; 
mas que ventura (ay de mi! ) 

{)uede fer , í¡ ya fe enturbian 
as ondas , á la batida» 
que la disforme eftatura 
Saliendo la fiera toda de ejcamái. 
de un vivo efcollo , que yá 
baxél animado falca» 
al Mar cncrefpa la tez 
de fu verdinegra bruma» 
de fus prcfas, y fus garras 
':ne aguzando las puntas 
ra mí. 



. . isjaeüa peña 
. ..^^^ iu.', E6 cofa muy injufta. 
.¿ ^ :.. ^erjio en el cavaUo en lo alto 

con Unza » y efcndo. 
i^.'. Ya qa Andromeda^y el monftruo 
quiere el Cielo que defcubra 
á tan buen tiempo. Andr. Piedad j 
altos Diofes. 
fgff. Que te anguilla» 

hermofa Andromóla bella^ 
fi Pcríeo es en tu ayuda? 
Alado Bclerofonte» 
bruto» y ave en piel » y plama^ 
que aborto fuifte, engendrada 
de la (angre de Meduía» 
Baxa el cavallo. 

abate el buclo a eífas ondas^ 
que fu campaña cerúlea 
oy el teatro ha de fer 
de la mas defigual lucha» 

3ue vio el Sol en quantos giroi 
ora» ilumina» h iluftra. 

And. Qué es efto» Cielos» que veo| 
de la mas alta» mas fuma ^ i 

Región nuevo alado aíIombrQ 
la esfera del ay re cruza. 
Un joven trae » y fino 
me mienten , y meperturban^ 
el joven es de la felva$ 
oye» aguarda» efpera» efcuchaj; 
que a tanta coda, no quiero^ 
como tu riefgo» tu ayuda. 
Menos importa que yo 
muera » que ver que aventiuas 
tu vida oy por mi vida. 

Vi^f. Por mas que a las iras tuya| 
los Polos del Cielo giman, 
los exes del Orbe crujan, 
fobrefaltados del Mar» 
á apagar fus luizes fiiba» 

quaiU 



De D.Pedfo Calderón dé ¡a Bdrea. 4> 

quando en horribles bramidos dcbo.P^r/. Quien tu amparo bufca 



fus ordas al Sol efcupas, 
no has de ponerme pavor* 
ímJ. Dcxa , dexa que eflj Rtria 
fe cebe antes en mi pecho, 
que en el tuyo ; no prefumat ^ 
cpe es favor el que tyrano 
Kasque me alivia , meaffiífta* 
Ir partida lid los dos 
yi fe aparcan ^ ya fe juntans 
piedad , Diofes , y eíla veas 
concederlo no fe (^cuíaj - 
{oes para mi no lá pido. 

11 mcn/iruo fe retira iafendom 
P«^/.Ti que la aleve cicuta . 
¿fa fangre , lá.asul playa 
baelve campaña piirpurcVf : 
byc vencido á mi aztfiOi.s 
7 porque en el mar te handa% 
a imiica mas ver tu horror^ 
■na en la azerada Luot : 
Me eícttdo , etviqíiicn impreca 
(pedo la faz de Medaíkü : : ,' , 
W;Raftros de fangre iextndo^* 

¿vnftruo fe ha fmdto en fíiga 
'^•Ta que «cnckio de ml^ 
¿Mar fu terror íepulta, 
sbien , hermofa beldad». 
fie aora a defatarte acuda; 
Are eftás. 

Búxd di tdUadúm 
UDe dos albricias 
by deudora á mi fortuna: 
■as miento , que no foy yo 
Eqo fojamente de una> 
facs no es mi vida hacedora» 
donde eñi anrerior la tuya. 
Kae quien eres , porque 

S decida » y connifa 
á quien eíla ñneza 



í 



con tal ricígo , que no es 
efte el mayor de quien triunj^^ 
Mas que mucho facilite^ 
mas que el hado difícultat* 
amor , que en ^eftas finezas 
todos fus méritos funda» 
para arrojarme a tus plantas? 
qué gran xiicha! 

Am. Qnk Viet^uraf! 

ferf. Que felicidad! 

Jvd.Qvit fuerte! 

Sdle Bate. 
Jiai. Bien podds^quandot» ocultgi 
«1 miedo , por eflfas peñas 
4iegar> que ya con mi ayuda, 
mi amo d,ió la muerte al moftrtMTj 
<)uitando a Xu dentadura 
«i que oy no tenga por poftre 
manjar blanco 4ejpechugas. 
ÚMfr. Viva quien la ñera vence. 
,<7/i:(rx« V4va quien del monflxaa 
triun&« ; 

■ 

SdU el R^ ,/ Jer qne fniieretk 

Ue/, Dame , eRrwgero , los brsoo^ 
y fupuefto , que es fin duda, 
i)ue quien ha hecho tal hazaña^ 
heroyca fangre le iludra, 
en premio deÚa ^ porque 
ella fula es paga juila» 
en diciendonos quien eres,^ 
Andrómeda forá tuya. 

¡Per/. Puesioye; Yo foy::: 

Dent. Q\\i aiTombrol 

He/. Tente , efpera i que os alTaftx 
fegunda vez , que eflas voces 

*dai$? 

G Sede 






4 » 
•I 



JO Andrómeda y y Ptrfco.' 

Sale Lidoro^ 
LiJ, Yo te lo diré , efcucha: 

Mato á Mediifa el indito Perico, 
y de íli langrc concibió, la tierra 
aquel blanco cávailo , en quietv le veo 
Ibs rumbos aceptar por donde yerra: 
YoUevadd det noble'altodeíeo 
de ver que en sil canto prodigio encierra; 
labiendo que á Trinacria venia ^ intento 
fegulr por á^ua'alque naVega en viento» 
Embarqueiue trá^ el > y quando hacia 
punta el baxél-dc África álaEuroj^, 
gozando en tornicntofa travesía 
dulce tranquilidad del viento en popa» 
abforto vi , qucíóbre mi venia 
fri fañdo con ia^ nubes , en quien tdpa^ 
unbaltocál^quj en el Bocea L eff¿u:io> - 
era Tempto táil vez , tal ye2'PalacÍDi 
£(le j pues , eftrechanéole Ja^ esfera 
al ayre , en quien ocupa lo que oprime» 
fus efpaldas fatiga de maneras • 
que quándo ma&1hraaui¿ í nf enca> t^ffma • ^ 
bienqüepefadi-fiíbrica^y ligistiav ■ '^ 
ni fenda dexa en él , ni faublla mprifiir»^^' -^ < 
liendo de un Orizomfe^á otro Orisonte, « > . - 
monte^ y Ciiídad^fín (er Ciudad, ni montCii. . 
Alguna vez que acafo el declinaba» 
/ • 5 que ac&fó^cl btxel ázia él fabia^ > 

nüeftra slteri^ionen ecos eícuchaba» - 
yá humíana Voz , ya métrica harmonía; 
defiíerté ,quef -el horror que nos caufaba* 
ea lifonjas á tiempos convertía, 
haciendo el gufto aqui , y alli el difgufto» 
péfado al gozo , y apacible al lufto. 
Coil efte , pues , prodigio , íiempre á vifta», 
fiavegü¿ haíU la orilla de eflfa playa» ^ 
dondehe viítodclmonftruolarconquifta» 
de quien jamases fuerza exemplac aya^ 
donde porque un affombro a otro cefiftaj 
ó porque uno 'en aumcoco de otcovaya^^ 

•> don» 



■" • * • , 



De D. PiiéUf^éiU^f0íd€ja^arca^ 
I* ' 'áotíác del ii)QFiftruo fue la lid fangrienta» 
parece qijie^ la fabrica fe afsicnta. 



JA 



cpnfufí 

?f»/Yo turbado.U^.Yo fufoenlb. 

Ut. Y avrá algunbabodeípues, 
que picnic iq^cj&s ^'erddd..eñpr 

Jmno en/M carraza €on lafifjfcfir^iu 

^0. Por noafsiftir al apiauíb» ;.. 
que ya declarado el Cielo, 
dá de Júpiter al hijo, 
a pefajT de mis dc^ccips, ^ 
dcxe el Coro de k)$ Diof^s :^^ 
.Diícojdia , y contigo v^ngo 
dcíde aqui ¿ verle ., porque^ / 
la necedad de los zelos • - 
fiempre anda azechando el danoi 
y alsi 9 aquí nos retiren^gSt. 
^a que vencidas.1^4 A^'¥ - . >• 
gucdaoios-rPí/; Dctiysiíkíwii 
íervida eftás ; pero n^y . ; ; >r. 
fcñoca ) de mis afeiSkoSxL I i- 
porque trato de impedirlos ;, 
el gran Júpiter fupremo, 
que de Mercurio , y de Palas 
poco importara elcsíuárzo. T 
Palas ^y MtrcHtio en Xo alto. 

Patas. No importara fino mucho, 
pues Efcudo , y Caduceo 
fueron de fu triunfo caufa* 

Jari^.Pues porque ,^i es triunfo 
vueftro, 
no le afsifiis en el Coro 
deDiofes? 

Ifen, Porque queremos 
no perderos á las dos 
de ia vifta, previniendo, 

?[ue no intentéis perturbarle 
iis venturas á Perico. 
](£/• A tanta admiración, folo « 

reípondcr puede el íilencio; 



y pues antes que tu voz, 
quien eres <iixoe! portento, 
dale i Andrómeda la mano. 
SaliFineo^yvaU a dÁr h Ptrfcfi^j 

; , l4Íoro le tira una flecha. 
l'/if «ÍNo dará tal ^ que primero 
tjiie fus eftrañas fortunas 
á lograr lleguen tal pr emio, 
morirá , jil arrojadizo 
rayo del ¿empalado azero 
. di^ harpon, Ud. Np morir^ 
íiri qucxu n^ucras primero. 
Fin. Ay infelice de mr! 
q ames de matar, melianinuerto^ 
jucamente ella verganza 
de mi han loxoado los pelos. Cat^ 
Lid. Ya con .efíp te he pagado 
aquella fineza , /pueíto 
. .que fi ;ipat a^e una Hydra, 
qué teñía en el cabello 
los afpides , yo mate 
á quien los tenia en el pecho^ 
no fietido menos rabiólos 
que lo^^ afpides , los zelos. 
j^ey. Retirad eíle cadáver: 
y tu gallardo eftrangero, 
por aqueíla acción , de quien 
eligió por inñrumento 
el CielO; en venganza noble 
de las iras de Fineo, 
dame los brazos. 
'jind. Y á todos: 
si , pues todos le debemos, 
que puedo en falvo el amor^ 
muera el aborrecimiento. 
Di fe. Todo nos fu cede mal, 
que eñe era el ultimo esfuerzo 
qu c de las Furias tenia 

G a re- 



te* > 



..wád 'T'^'i excepción, 
-..j jaiiiaira en e:¡a 
.' ::* estepilla . un írror 
::.w.;o . v^.Uiza ¿caib , bocive 
.»:: ;S :t.Kia mi imbicion, 
i h.K'i^.T.viomc la rueda, 

o^.s! ipcnai ¿s ñr,r de pluma, 
q'^rclo ^.o c?; ptuma , &i es ñoc 



.•ii ??: 



.* V 



-» .-r* 






?-ie r.:i' u:i--: M,*:i^ vo 



'^#.««« •Il..i^ #fc.>W ^. w^> J 

%• « ^1^ 4»* • » ■ . <• *i« *« «•• » * ••«■ ** * y 



V . ' . 






^ •*• 



y 



AMO, 



de ;'.s -n^r.ccs a vivir 
como r.:::is , pues lo fon, 
de ;m ;;bro$ cae dcx^ron, 
y mi pidrc les quito, 
p'íra cr.f regarlos al fuego, 
xcfcrve cite , cuyo Author, 
otie 4im no le nombra , abfoiau 
ÍJCfíta cft;i propoficion, 

liNflvf, áleer. 
Nihil cft íd^^Ium írfíhundo, 
c|uífi no 1 1 '15 cft Dcus I niíi unus, 
N^(l.i (ii( c y que en el mundo 
I'»; I'l' !'»«; nucnros ion, 
|i'ip|fií- •,'! .ly f;n Ciclo , y tierra 
m.i<; lli'if/-^ , qtic íolo un Dios; 
pues C(iin«i I Ciclos , pues cómo 



c.jir.»: ¿Ti *:•: liC i: .llar 
¿g.'cca^>? ¿¿a r.izon 
á ib :£-cn :cii ^encava: 
c iv Tin íri.: Deiiiad , o no^ 
¿ 1^ !▼ . winio Tai av roricia? 
1: r.c .a a. . cj!i:c ¿7 cudüooS 
Pee crrsn^ás -4r:¿s cocs 
ül 'iLcí: jr.c , -; i^rcac ot 

• • • * » ^ 
re ;a lie je nar ji au. 



Oi.hufiti : /T .^ ;uu irs id 'cemrJiKtii'm 
¿z i. l¿M'Mr$ ^fixLá Jtrj EUmo viej0 

¿y.z^ ; £. j fz:¿^ihúr nj tilas 

A qsíen , p;ies , de mi tetnoc 
podre coínaicar la duda? 
Guién decanta confuúcny 
(] es que ¡a ay , en nombre íiiyd^ 
fdbra refpondermc? 
Lb-s ¿/. Yo. 

jEatj. Válgame el Cielo! qu^ micoS, 
iir. duda que la aprehcniion 
del ayre con quien hablaba, 
ha formado , cuerpo , y voz. 

EUn. No temas , bello prodigio. * 

Vem. No huyas , bella admiración; 

tjig* Como puedo no temer, 
ni cómo huir puedo , (i eftoi; 
ác los dos tan aflbmbrada, 
' como prcfa de los dos? 
íicndo afsi , que á vueftro tado 

voU 



De D^Pcdro CmUítm de U Barias. y^ 

Yoldn es el corazón» mas de coda el Otbe ^ foy. 



pues til ic cubres de y elo» d Elenm 
y td le enciendes de ztáouAl Dem^ 
EfaLSicnuce , y temor no tengas» 
firik Soriégate , y ten valor» 
Evf.Segunda vez. la reípueita . 
müiiia que os he dado ^ os doy^ 
CODO puedo , como puedo^ 
lufta que ícpa quiea fois,. 
cónaaveib entrado aqui> 
ycomoáuna iniüpa accioa 
Tenis losados taii opueftos^ 
qie traéis entre los dos 
ttcdtt ^ y dia > íiendo tíi A EJeno^ 
laíüintita^y tú el reljplador^ M De^ 
l¡m. fieiiiísima Eugenia » áofi^ 
Sybiia de £gy ptQ ^ yo ^ 
¿cfibs aiitcros Chriftianos» 
a quito periigue el rencor 
dcPiliüpo » padre tuyo^ 
d masinfeliccloy» 
sibfcn > mi eftado entre ellos 
me da mas cíUniacion^ 
(pe yo merezco.» poríct 
Bkyra » Religión 
a (piiea el Proplieta Elias 
iioaibre en ei Carmt. lo diof: 
el mia es Ekno t y es 
el Sacerdocio mi honor*. 
Poefto eix oración eftaba» 
quandotuve inlpiracioa 
de cus dudas> y porque 
no (e reíoelva tu ercor 
en decir , que Uios , de qiúei» 
£ihan noticias , no es Dios» 
en nombre íuyo be vex)Ldó|^ 
cortaiidoelayre veloz, 
¿darte noticias d¿L ^ 

Dtm. Yo , bello (abio bia(bñ> 

no foUoientc de £gypco> 



de mas alta gerarquia 
efpiritu fuperior: 
no de los, mon tes » adonde 
igual al bruto veloz 
vive el Chrittiano> he venido» 
de mas iluíhe Región 
dekicndo > pues todo el Coro 
de los Dioil's me embió 
á defengañarte de cflía 
errada ciega opinión, 
como Minilho >. que fabe 
dar á fus eltatuasvoz» 
tíen. Ya eítís conocido , y tu, 
íi le rcfuclve a queftion 
la verdad dcfta verdad» 
verás íi es-Deidad » ono. 
Eug. Ya que de aquel primer fttftú^ 
¿obrando el aliento voy, 
tocar la. experiencia quieta 
de una » y otra admiración}, 
qué Autores aqueftef 
i^s dos^, Pablo 

íLng. Pues ya íabido et Autoría 
vamos a que aqoi, Tegua 
entiendo la letra yo» 
a los de Corinto e&rive 
que adoren un (olo Dios^. 
porque todos los demás 
mentidos ídolos ion: 
puede eftoíer verdad? £//#• Sr 
£tf^. Luego un Dios ay Í0Í9Í. 
D^if^;;.No^ 

que Júpiter en el Cielos 
en el Abifmó Pluton» 
Nepruno en el Mar, Satum€^ 
en la Tierra , en la Región 
del Ay re Juno , en el Fuego 
Apolo , en el negro horror 
<U lasfombrasProícrpina,,. 

Mar^ 



I 



$6 -Sijo/cpide 

Marte tñ t\ fupréítió honor 

de las armas y y Mercurio 

de las Letras , divifíon 

hicieron del Univerfo^ 

y á cada uno fe le di6 

taparte , en que á fu 

tocaba la protección. 
JBhüé Cómo padiera en el Cieloi 

en la Tierra , ni en el Sol, 

en el Mar , ni en el Abifmo 

aver igual duración, 

fi de muchas voluntades 

íe compufiera fu «inion? 

mayormente , íiendo indignan 

entre si , como lo fon, 

pues Júpiter tantas veces 

en bruto fe tracxsíbrmó? 

(V^cnus 9 publica ranmra» 

delitos, hizo de amor» 

adultero (iendb Maree» 

(icBdo Mercurio iadron» 

Saturno voraz , Nept uno 

vario , homicida Platón, 

y Apolo, lafcivo ; pues 

ay razón contra razón» 

de que fer Dios » y pecable 

implique contradicion? 
Dem. Ewis fon fábulas viles» 

que el ocio infame invento, 
r. Cómo lo niegas » (i tú. 

' lo íabes mucho mejor» 

pues^yá vifte de mas cerca 

aquel eterno cfplendor» 

gerog|lifico.f>erfe¿^o» 

en quien el Padre oftento 

el poder ; la ciencia el Hijo» 
TíemhU elDemmio. 

y^el Eípiritu el amor» 

fícndo en fus Perfonas tres» 

y íiendo eo íueflcucia un Dios 



.1 



Dent. Yo quan do ::: $i::: 

EUn.Yi enmudeces? 

Eu^. Sufpende , anciano, tá voz» :: 
que antes que de tu argumentxk^ 
llegues á la conclufíon ^ 

del , en fus principios quiero ^ 
tomar la replica yo» 
ya que aviendome trocado 
los aíe&os el temor» ^ .! 

que ce voy perdiendo átí» ¿ffi. 
á ti cobrándote voy. jII ^^mm. 
Si eces Deidad , como dices» !^ 
cómo un hombre reargüyó. « ^ 
con raZon » á que no fat^ ^ 
refponderlecon razon?^ !" 

2>rimi Como no quiero quitar . 
i tu doSta, ocupación 
de la fbe el mérito , que 6t • ' 
creerlo , por decirlo yo: 

Ímes fi yo tedeficubriera 
o que alcanzo » y k) que fáfj^ 
q&éí hicieras en adorarme? '^ 
y afsi » no quiero que oy^ 
fepas tíízs de mí » de que 
inmenfos los Diofes fon. 
Blf9i. Ni yo quiero que de mi 
fepa mas tu confiííion 
de que es uno folamente; 
Dem. Proíigue fu adoración. 
Elen^ Su adoración dexa , y baícá 
ai que es verdadero Dios. >^ 
£«f «Qué Dios verdadero es Chdfic 
Dfm. Huyendo á fu nombre voy« 
Vifüf aneen hs dos, ella fe levanté m 
rajando el bufete ^y faUn Ptílife^^Set 
gie yJttlU yjiCafrkho jj ^tras 
con hachas. 
Eií^. Oye^aguarda, efcucha^efpenu 

Dentro PhHipo. 

PhUif. De Eugenia es aquella vo» 

Sirli 



De D. Pedro Calderón dé la Barcia; 



J^d todos. 
¡^ ha fido cfto? 
bl podre decirlo yo^ 
9>qQe podre decirlo» 
ma» y confufa eltoy: 
c apofenco dos fombras 
las vifto íalir , íeñor? 
as (ombras^pues q fe hicieron 
tierpos de ambas a dos? 
etucftudios , no en vano» 
¡9 que la fufpcnfíon 
ria de qaicar el juicio. 
Ksciigañateel temor» 
tunes le ha de iluminat 
to,qíic en obligación 
palos DiofeSyde que 
t j otro Embaxador 
¿bien á refpondertno 
ttdudas en que eftoy« 

Hazen burla todos t. 
is Diofes?£ir|^.Si. 
alia «calla/ 
:s crédito a iluíioQ 
npoiMble. 
po¿ibie> 
ídolos vifto yo? 
2iié laftimal 
ibdefdicha! 
¡ue pena! 
i¿ compafsionl 
es que no quieren creermCi 
iidieAce extialacion» 
exhalación caduca» 
xi»bolved por mi honor, 
la eftá loca. i^^r^.Tu tienes * 
ipa*Gf^. Tiene razón» 
efobra:para que 
eno que fca^íeñorji 
edratica una dama? 
;ra » cuerpo de Dio5¿ 



J7. 



ó hilara, que una muger 
no ha nienefter» que es error» 
mas fílofofías» que rueca» 
almohadilla » ó baftidor: 
vengan libros , buelvan libros» 
fin mirar » que aun las que fon 
bobas» fáben mas que el diablo. 

PhHtp. Sofsiega,hija, y el color 
reftituyeá tus mexillas. 

Serg.lAo haga caío una aprehenfíon 
tan vana.fií;. En fin , no queréis 
darme crédito los dos? 
pues yo haré; que me cf eais» 
quandodeaquefta pafsion 
llevada » íiga de aquellas 
fombras la huella veloz» 
hafta que averigüe qual 
me dice verdad , ó no. l^afe^ 

/'¿//.No la dexeis fola » id 
tras ella » que no ay valor 
en mi para ver fus andas. 

Ser.K mi también me falcó. 

fhi/^Uo ia fígues tu» Capricho?. 

Ca/>.Claro eua»que íi lo Coy» 
avré de (eguir locurass 
y mas fíendo la mejor 
de los Caprichos íeguir 
las que loquihermoíás fon. ya/e. 

fíl¡p.Ay infeliz de mi > quantas 
veces mi vida temió 
aquefta defdichalf^r.Mal 

lo dice la permifsion» 
que para lu eftudio has dado. 
P)&///^.Aora conozco mi error; 
y aqueílos libros que han íido 
la caufa::: válgame Dios! 
Toma un Uíro. 
ír^r.Qué has vifto en ellos» queafsi 
te has turbado? PhiliOm mayos 
J par te los dos. 



5 8 ¡SI Joftfb de 

derdicha ; los fundamentos 

cñ^s epístolas fon 

de la ley de los Chriftianos: 

dios vengando el rigor 

con que los per figo, han fido 

defte delirio ocalion, 

validos de fus encantos. 
Towa una hoja , y Je/piotí los crtaios. 
óVr.ldos de aqui : al vivo ardor 

^dcfta llama fe coniuma 

la iacrilega traycion 

de fus intentos. 
P¿/7.Bien dices, 

iuec^o a vifta de los dos 

l*cabrafe:valedmc Cielos! 

M irle a quemar ^huda déla mano al 

uno el Uho , y al otro el hacha ^y al 

mijmo tiempo fuenan caxas^jffali 

Aurel o con bafton. 

írr.Qué aíTombro! y el ronco fon 

de caxas , y de trompetas 

aumenta la. turbación 

en que eftabamos.PA/V.Vé, Sergio» 

a ver quien con el albor 

primero marchando viene. 
wí/rr.Damc tus plantaS; feñor. 
í /'//.Difsimula, y nadie entienda 

lo que ha paflfado a los dos. 
Ser. Voxdío^ y ver a mi hermana» 

feráanfentarme mejor; 

no es , fino por no mirar 

d&mis zelos la ocaíion. Vafe. 
PhiLSczs, Aurelk) > bien venido. 
Aur.Yk queda en execucion 

puedo quanto me luandafte» 

un folo Chriíliano» no 

hallarás en quantos pueblos 

tiene la jurifdiccion 

de lagran Alcxandria, 

deque eres Covcrnador» 



las Mugtrcs. 

á los montes defierrados 
falieron » donde el horror 
de fus afperezas fea 
vivo fepulcro defde oy 
de fus vidas. /'^'A Mucho eftimo 
tu cuidado I y tu atención: 
y fi no te lo agradezco 
con igual demonftracion» 
digna de tu zelo, es 

^ pgrque llegas á ocaíion» . 
que á un fentimiento rendido» 
mu riendo de pena voy. . Yafi. 
Jur.Q^ák caufa pudo obligar 
a Philipo, Cielo judo, 
a que nueva de tal gufto 
efcuche con tal peíarí 
De otra fuerte recibido 
crei , que de fus brazos fuera» 
oyendo quanto mi fiera 
faña el nombre ha períegüido 
de los Chriftianos, á quien 
aborrece: mas ay Cielos! 
fi fon por ventura zelos? 
que eílo acredita también» • 
que fiendo Sergio mi amigo» 
íe fue fin hablarme ; ha Dios! 
alguien , fin duda ,á los dos 
les ha puedo mal conmigo» 
diciendole , que yo he amado 
á Eugenia; y fi alguno lia avidO) 
aquede criado ha fido» 
que es de quien yo me he fiado. 
Sale Capri.Apcnzs fupe que avias 
venido » quando a arrojarme 
llego a tus plantas.^Ar.Pagame 
de otra fuerte no pódias ' ' 
lo que te edimo » fi bien * 

llegas. Capricho , a ocafion» . 
queedá lleno el corazón 
de íectimicnto.C4/>.De quien? 



De D. Pedro Calderón de Li Barca. c y 

iwrj&o se; mas Philipo aqui^ hn eñado malo cílos dhs, 



y Sergio nic recibieron 
dcíacrte , que á entender dieron 
qoccSin quczofos de mi: 
¿idnda , que de mi amor 
a^ han labido. Cap.Vlo es 
Iridia U cauíaMirrPues 
^poede ÍCTloíCap.El dolos 
¿00 accidente , que aqui 
con fiero mortal exceflb, 
I Eugenia dió.i<iír.Peor es dSó, 
acódente á Eugenia? Cap. Si. 
-Qgal pudo á tanta hermbfura 
uxcfcáef ay fuerte airada! 
Cáp.No te aflijas, que no es nada» 
pm no es mas, que una locura 
de buen gaCko; da en decir 
(peVoi uioíes luperiorcs 
Zi eaifaian cmbaxadores$ 
BUS ya buelta á reducir 
cocfidOTa , que ñie ilufion 
de algunas melancolias 
<|Bc ha padecido eftos días» 
ilo fauviera( ay de mi!) oca(k>n 
de poder hablarla , y vella^ 
Cf Jb , que aosaen fu quarco eftá) 
foopicnib que (aidrá 
may prefto á la eftancia beUa 
deftejardin> porque en ki 
efia paca oy prevenida 
ana Academia lucida, 
ftftcjó que (^ hace á aquel 
kf jo del Empc rador» 
que ha venido a Alexandria 
de la Emperatriz la impia 
ira temiendo el rigors 
por fcr , fc^un incapaz 
el valgo el fentido yerra» 
hijo ávido en buena guerra^ 
y no es ^ fino en ma^ pazi 



y de Egyptü la nobleza, 

el ingenio , y la belleza, 

con muíicas , y pocfias 

le divierte, fíendo aísi 

que es Sergio el q ha combidado» 

quizá, con otro cuidado. 

ií«r.Quécu¡dado''Cj/>. Ya que á ti 
no te importa, podre bien 
decirlo : a Melancia bella 
ama, y por hablarla, y vella 
hace eftos feftejos. Aur. Quien 
creera,que aunque yo a Melancia 
un tiempo fervi , y amé, 
y en viendo á Eugenia olvide, 
conociendo la diftancia 
q ay de hermofura a hcrmofura^ 
nodexade averme dado, 
ya que no zclos , enfado 
íu amoríCtf^.Eftraña locura! 

^^r.Eslo mucho? Cap. Ella pudiera 
decirlo , que viene aqui. 
Sale Melancia^y Flora. 

Melanc.^o es Aurelio,Flora?i'/^ Sí. 

Melanc.Wcúty ni hablarle quifiera: 
echa por eílotro lado. 

ifirr.Por qué os bolveis? 

Mel.?OT no veros, 
que es para n^i azar , averos 
en efta cafa encontrado. 

^irr.Quien en efta ver efpera 
un gufto , y un pefar vé, 
tío me eípanto.M/. Bien á fee, 
(i vueftra voz me pidiera 
zelos aora?^irr.No feria 
gran novedad .A/^f/.Es verdad,., 
DO fuera gran novedad, 
mas fuera gran boberia: 
tío tanto porque de mi 
ya tenerlos nopodeis> 

H 2 quan« 



Vio Eljofcíb dt 

quanto por lo mal que harci; 

en malograrlos aquí, 

a viéndolos mcneítcr 

para otra parte > mas cño 

no es del propofito; y pucfto 

que yo ncJ tengo de liacec 

duelo con eftilos necios^ 

de términos poco fabios^ 

ni han de i'er vueftros agravios 

venganza de misdeíprecios; 

quedad con Dios. /tfiír.Erperady 

que aunque en la mugcr zeloía 

fíempre ha eftado íorpechofa 

á dos luzes la verdad^ 

que me ha61eis mas claro intento. 

A/(í/.EQo no a veis encendido? 

^/ír.No.A/f/.Pucs va en otro íentidoi 
que es metáfora de cuento: 
Muy fino un galán fervia 
a una dama, en cuyo amor 
ver mereció algún favor; ^ 
mas viniendo á Atcxandria 
otra hermofura > rendido 
a fu vilifsimo encanto,, 
fe mudó, mas no me cfmntOi . 
eílaba ñvorecido. 
No se en eñe nuevo amor» 
que tal fu fortuna fiíc^ 
por(|ue folamente s¿, 
que cierta competidor 
en fu auíencia ha merecido 
que ella trate de alegrarle]^ 
divertirle > y feftejarle^ 
aveisloaora entendido? 

Aur.Si , mas ha (ido el intento 
vucftroy y tan villano es. 

Mel ¿íTo no entiendo yo» 

Aurelio.Vucs 

va en metáfora de cuento; 
Qkiu dama perluadida^ 



11 i 



las mujeres. 

á que un gálan que la amabsí| 
otra hermofura miraba, 
tanto de quien es fe olvida^ 
ue admite íegundo amor» 
jn ver quan viles defvelos 
fon, vengar ágenos zelos, 
a coda de proprio honor: 
pues en quien la calidad 
con la hermofura fe iguala^ 
el primero amor es gala, : 
y el fegundo liviandad. 
Mo se que favorecido 
; el nuevo galán eftfei 
por que folamente sé, 
que en fu cafa ha introducido 
teílines , que ella no ignora 
por quien fon , y íe. dilculpt i 
echándola á otra la culpan * 
avcislo entendido aoraí 

Cap. No efta muy diñcuitofQ 
uno , ni otro. i 

A/^/.Bien quiíiera 
refpot}deros fi no > viera 
.quanto es af^ui fofpechofo 
hablar mas tiempo Los dosi 
á la Academia id.*- . - ^ \ 

AurSi haré. , ■ , 

jl/(^/.Pues allá refpqndere. , ^ 

Aur.Yo tambietk : . ^ 

MeLh Dios. 

Jur. A Dios. 

^anfe ht dos^ f 

C?/.PardieZ) quien te huviera oido 
pedir tan fundados zelos, 
creyera, viven los Cielos» 
que es verdad que lo has fentido. 

^irr.Pues quien te ha dicho que no? 

CapJIxx mifmo,pues tu me has dicho 
que amas a Eugenia^ 

^iír.Ay Capriifeoi 



Dt D. Pedro Calderón de U Ssrca; 
lo es de los dos, tu, ó yo? otro reparo oo tiene, 
m^unamoráotiQ ^mot 
ie lombras , y yelos, 



6t 



ado cfioszclos 
le aquel ardor. 
rflb^nohas fcntido 
de Eugenia? 

ikho^ii también ' 
erdiendo el lentido? 
»sáun tiempo? 

QSydudáras bien; 

sedares 9 quien 

le abcr pudieran 

schoí en fin, yo» muero 

is zelos, es precifo 

a , porque me quifo, '. 

a porque la quiero» 

íiento , que todo 

penas común. 

s á DioS) que halle no 

do a mi modo,. ? . 

s es iínda gala; 

az0>nomedíria,> 

me una ,/pla > el dia 

cmbia noramala? 

ib tu no me dixifte 

edad que ha ávido? 

e no la avia (abiilo. 

: coías pienfa un txiftel 

icieraspormi ■ 

saiCí^r.Quées? 

:ru abrirme defpues 

n. 

ero alli 

lia , y aunqueviene 

peí divertida, 

n que que lo oyga. 

id^ 



que defpecharfe á morir« 

C^^r .Cómo te íirvo verás. 

^lír. Pues yo haré por rt , que mas 
no ayas menefter fervir* 

Va/e ,j/a!i Julia luyen Ja un pape f^ 
c$iMú- qui le nflñdia. 

Cap r. Con daírme una cuchi liadas 
cumples la manda^ porque 
no folo no lecviré, 
mas nofíisrvire de nada; [ 

pero aova que caygo en ello, 
no (ts bueno, que me ha pegad<^' 
fus zclos , y que mo ha dado 
gana aquel papel de vellos 
Ha Cielosl cuyo ferá 
' papel que á Julia divierte, • 
y que con el ( trance fuerte!) 
haciendo viíages vá? 

Jiy/.Que no pueda ( ay tal rigor!) 
aprenderlo? 

CaprXo cftoy loco, 
zelos^ vamois jxKo á poco, 
pifemos qucdito , honor. ^ 

Ue^a por detras , y quítale el papiL 

JulJSo es poísible i ay cofa iguaU 

Ci/^.Suelta, ingrata. . 

/«/.Aguarda, efpera. 

Cap.O quien matarte pudiera, \ 
íin hacerte mucho malí 
que papel es efte'/n/. Ay Cielost 
no le rompas, mira que es 
una letra.C^^. Letra? pues 
ya no quiero tener zelos, 
yá todo.el fuílo , y efpanto 
en güito , y placer troqujb. 

Jií/.Pues buelvemcla* 

CaprSih^vh; 
pero en fabiendo de quantojí 

jLrr.Aqucl (u ^iíátü íevcro, 

que 



r 



que con tal rigor me trata::: \ * . van .ya falicndü ál jardin» •? 



pues cQrno csaqueftü ^ ingrata^ 
tu lctra> y no de dineroí 
l}uelvo á vpM penas airadas* - 

Jff/.QvLc es de niuGca » na vési - 

Gapr J^orquc de mufica es 
te he de matar á patadas; 
cifto tomas'í rigor ñeroi ^ ^ 
pues no v¿s que es bobetia / 
dadiva hazer la Poeíia? 
y entre MuGco, y Caxero 
la diftancia no penetras? 
yique quando mas biaíonatii 
unos las letras enconan» 
y á otros entonan las letras? 

jftéléEl Principe Cefaritio 
oy aquefta me embió» 
queá Eugenia le cante yo^ 
y es el penfar dcfatino 
de<m¡i que pueda rrayciotí 
hacer á tu atnor ninguna. ÍJáráé 

C/7/*.Háqüe dulce cola es una 
honrada fatisfaccion! 
Con eíTo me has cautivado^ 
roiiia 9 Julia, tu papel} 
y. toma ci alma con éi. 

J^ik/.Eftásyá defenojadó? 

Capr.ACsi , afsi» 

ftiüj. Qpicrefme? Capi lÁí$::i 

jfuHa. Eiicarece. 

CapricbAis tt quiero 
que al real de a ocho fioftrerd^ 

. en gaílando los demás. 

Dentro infirumentos. 

Julia ^^ te quiero mas a ti::: 
pero deípues lo diré» 
que no es ocafion , porqué 
los inftrumentos 01) 
á cuyos cohipafles vernos^ 

que todos los del ^ 



T 



Ci^.Pues la muíka ayudemos. 

Salen leí Muficet ^y teda el acompaña 
miento que pudiere de mugeres^y bom 
bres^yíuego AurííiOf y Sergio ^ Abtan^ 
eia^y Plora^detrisCeférino^y Eugenia 
d quien todos vin dando unosnapetei 
mientras canta la maficUffe vaa 
fentando todos ^ Eugenia 
enmedio^ 
ilfií/Í4r«Venid alriergo» vcsnid, 
pues t;^dicho£b es d ciefgOi 
que ingenio, y belleza ea Bw 

genia divina, 
dan vida de amores i y matando 
zelos, 
O/.Yá que la grave trifteza. 
que mi corazón padecen 
por divertirla, merece 
á todos eft a fineza, 
Eugenia, que es a quJeti tocaí 
dé á cada, uno fu lugañ 
£ií¿.Difsimtilémos,peíar| 
no nos tengan por mas lóéa^ •*-- 
Yá noble Academia iliiftr#| 
en cuyo apacible düeio^ 
gala , y hermofura hacefi i 

lid con el entendimientoj. - 
yá que por oy olvidados 
graves heroy eos fugecoSi '^ 

defahogos al eftudio 
le bufca el divertimiento. 
Vá> pues , que en efte osrtamed 
queréis que el lugar primero 
tenga amür, entretenido 
con la muíica % y los verfos; 
en la Academia pafiada 
fe dio por aflumpto a Sergiojí 
que reíjpondicflé á una dama, 

qttC 



De D. Ptdro Calderón de Ja Barca: ¿ ^ 

ifaieagravios , y zclos, U^ femado ^y tfto hacen 

ndóífu amante hacer toioi. 

icza. •frr^.Aefleinrenro, 

e^t$md el papel , haciende efcrivi aquefte Epigrama, 

ecias bnelve a Jh ¡Hgar^ y bable con mi i^Ümo afcfto. 

Queteíirva^Lifarda» me ha pedido 

clie craydor deícuido de tu agrado^ 

harto es que fea para fer mandado, 

quien no fue para fer obedecido^ 
. Mas no ran prefto injurias . de tu olvido 

traten tan como* agcno mi cuidado, 

que para cortefias de olvidado, 

aun ay en mi rencores de ofendido» 
Dexa que borre el tiempo las fcBales 

de aquella elciavitud, que fi me dexa 

las priñones , vcrafte obedecida; 
Que mal convalecida a tus umbrales 

me ha de durar el ruido de la quexa, 

lo que el dolor me dure de la herida « 
cortefano epigrama. Eu^ Luego ai efta la venganza? 

le llamara groíTero, Ser. Yo lo niego,Eiirj^.Yo lo pruebo. 

ceíano. J^r.Por qu¿? Cap.En llegando a aver i orna» 

lecn qnalquier íentimiento, pongan pa^ los inftrumcncos. 
laente fe venga Af///í.Que ingenio, y belleza eu Ea^ 

ífetenga en pudiendo. genia divina^ &c. 

f fíliania, ni es £Ar^.Aurelio , aunque vino tarde, 

Dza aquefta , fupuefto, tomando el aíTumpto , el mefmo 

obedecer, que es folo traxo eftc epigrama «/íi/r .Y es 

d , y no rendimiento. de fu difcurfo el fu jeto, 

iprc en favor de la dama un amigo , importunado 

eftár los privilegios á deíengañar los zelos 

mc(ia«i^r .£s verdad, de an aufente^ afsi he hablar 

i de dar tiempo el tiempo. ^ á £ugenia,y Melancia, á un ti5po« 
Licio, la obftinacion de tu porfía, 

maripolá íolicira de el daño, 

aiorir quiere á la luz del dcfengaño, 

tuya es la culpa, la obediencia es mia. 
Mucho fía de si, quien de sí fía, 

iaber, que Lifís con traydor engaño, 

meiporias ya de un año; y otro añoj^ 

en 



64, 



.\ 



il/^/«C(lo por mi, y Sergio dice 

Ser. Vor mi, y Mel ancla dice efto. 

C(f/'.Conmigo,y Eugenia ha hablado. 

£ií¿«Con Ccfarino íoípecho • > . : 
que habló , y conmigp^ daré 
á entender que no lo cnciendoi 
mal el amigo difculpa 
la acción de los tres, fupueftoi 
que un amigo , nunca tuvoi 
aunque fe precie de ferio, 
licencia de hablar tan claroi 

díf irr« Aviendo dicho primeroi 
queñic porfiado, si tuvo4 

'Bu¿.No es hacer un pefarí 

Aur.'Efíb 

no es, no fer fiel el amigof/ 

fc.w^.Quécs? 

/í«; Ser el amante necio. - 

f /^^Y ú huvicfle íido engaño? 

Auy.Eñ'o niego yo.Etég^Eüó pruebd^ 

M¿jjXI¡.ic ingenio> y belleza en Ettr 
genia divina, 
dan vida de amores , y matan d¿ 
zelos. 

¿//^•Porque alternandofe vayafi 
4:on la mufíca los verfos^ 
fe dio a Julia por aíTumpto, 
que traxeíTe un tono nuevo^ 
para oy eftudiado^ 

/alia. Oíd. 

O/.OyoSi Julia? 
jfuüa.Yi te entiendo. 



• ElJofKphdtlaiMiígtrtí^' 
en los olvidos Tepultó de. un dia. 

O quanto avaro eftáel dol(X contigo! 
pues aun la quexa no fe atreve á dalla 
de mi, de Liíis, ni de ti tampoco: 

Qpe tu zelofo,, ella muger^ yo amigo^ 
nos halla difculpadas,paes nos halla 
,á mi fiel, á ella fiícil , y á ü loco^ 



que con tai rigor me tfata j 
no fe alaba que él me mata^ 
que yo foy el qile me mueroi 

tjtgen.^tm letra! 

MeUY meíor tonot 

Gr/I Ya que es ha agradado , qaier0 
tomarme licetidá yo, 
piiefto que aíTanto no tengo 
para decir una gloífa, 
. que hizo a eíTa cdpla un enfermcfi 
que de un dolor , y un agravio 
eftaba dos vezes muertOé 

'íugeñ.Eíío es honrarnos a todos^ 

Aurel.lSíQí^iz a la glofla atento^ 

Cr/¡ Aquel tu dcfdcn fevcro, ■ 
que con tal rigor me traU4 
ño fe alabe que él me mata^ 
que yo foy el que me muero^ 
De quantos al fentimiento 
de una ciega voluntad 
encarecen el tormento^ 
yofolamente verdad 
hago el encarecimientos 
jpues yo folamente muetd 
á mallos de mi alvedrio^ 
íiendo caufa defte ficrd 

, biortal accidente mió 
aquel cu defdeo fevcro. 
Qttantos a verme han reñido^ 
hacen de mi mal defprecio^ 
tiecio me dicen que he fido, 
y es verdad, que folo es necio 

guisu ís dá pQC s;n(eQdidp; 



De D. Pcdr§ Caldtron de la Bdr^ai 



d-corázon recata 
i; mas todos ven 
eijpacio que me mata^ 
dcidcn tuyo, delilea 
n tal rigor me trata. 
:grc celebrarás 
Tte » pues porque no 
s cklla jamás, 
1 alatiatmeyo 
ne eflc gufto masi 
or , Clori ingrau^ 
k'^ que otro dolor 
icion le arrebata, 
At^ie tu rigor 
lUxe, que ¿1 me mata* 
linche devengar, 
licída no has de fer, 
t\ debo yo de eftác 
pe es mi placer^ 
trdetupef;^r; 
lo , porque yo quieto 
lección mi eftreUas 



6f. 



Dices i Laura ^ que l^abio efta ofendido, 
y qut ofendido buelve enamorado 
ábufcar en aqilel ardor podado 
las yi muertas cenizas de tu olvido. 

jSien puede (er que fea de rendido, 
mas yo temo que fea de obftinado, 
porque amor una vez defengañado, 
folo buelve a no (er lo que avia íido« 

Ko creas a fus labios , ni á fus ojos, 
aunque á fus ojos veas , y a fus labios 
mentir caricias , defmentir triftézass 

Porque , Laura ^ fínezas^fobre enojos, 
finesas pueden fer i mas íobre agravios,- 
oías parecen venganzas , que finezas 



mas fepa Clori primero,' 
que no es quien me mata ella> 
que yo foy el que..me muero. 

Eug. Bien explicado dolor! 

Cef. Si vos lo entendéis , es cierto 
que lo (era , pues por vos 
fe hizo» 

Cap. Lo que yo agradezco, 
el afto es de contrición, 
con que fe eftaba muriendo. 

Eu^. Tras vos,quien podia atrevcrfc 
á decir nad«i , no fiendo 
quien apadrinado tenga 
de fu hcrmofura fu ingenio? 
y afsiavrádc íer Mclancia: 
el aíTümpto que la dieron, 
file aconíejar a. una amiga, 
qu¿ hará con un Ca vallero, 
que porque le hizo un agravio, ^ 
Dolvió á fervirla de nuevo. 

MeJ. Porque era el aflumpto elte, 
dixeque viniera a Aurelio, jígn 



'f 



dóconfejode amiga. 
olamente no es ((ttecdo| 
locootraiioi 

K>? 

m 



\Aur^ Compo no dcxa el recelo 
de un. temor acrifolar 
finezas al rendimiento. 

¿<^/. f inc2»s del ojfondiáo, . 

¡ 



i^ 



¿4 




..üi 



.• . *¿k[ 



. >£o y u quicio, 

^ ,^c> .'iiaLerJas 
. .tU> üc ainoc , y zelos, 
í; £,u;£ i.'v;n uiu damat 
í.^* wOii vos» 
ici . ?ucs \ o pretendo, 
que Í3S arguyáis conmigo, 
i;o con cila. Aur. Par* ctVo, ^ 
no cí^ buen pacfto c» de on jardín. 
LíT ai tJníi tejos ^ emtuñjnde las e/pa^ 
das a hcrot.'niofe ¡cJús , U mstjícd 
iautJj J/ ni¡/n:0 tiempo refrg/ea^ 
tan y y Ja/e PMipú. 
Ser. Qualquicra parte es buen puefto 
para rcipor.dei á quien 
hábie conatreviinierto. 
Cr ^ Fües como afsi? 
Cát.Qiic clpcraisí 

ser:: de atajar es tiempo* 
A/ii/zr. Que ingenio:?: 
jiur. Yo futíeiito loque digo* 
Ser. Yo loque hago fuñcnto* 
E\z. Aurelio? Ai^/. Sergio? 
CiJ. Mirad, 
que yo::: 
Phil. Apartad» pues que es efio? 
Los Jos. Nada , Señor. 
Phil. No balhiba, 
que rales di vcrriniienros 
ayan quirado ante& de aora 
a Eugenii el cntenoimicnro, 
fin» á rodos. O/. h}o Philipq 
os precipiceis tan prcllo, 



.c lOt?. .•';/. Por vos flK 

puia :7o dar cor les des 

a rodo el mundo c^cxmi 

quiraos , qaiuos de éoaccCi 
Aar, Yate iirvo. 
S^f Ya obedezco: 

muriendo de zdos tot. Vafí. 

m 

Jttr. Y yo de amor, y d¿ zelos. F^yr. 

f i^/V. Seguidles vos, porque a isa 
no me efta bien el nacerlos, 
por Juez, ni por padre, amigos. 

Ce/. Decís bien, yo voy tras eilos, 
<]uedaos vos: Julián f^L Señor? 

Cf/. Abrirás la puerta luego 
del quartocomo me has dicho? 

Jitl. SL Ce/.?\xcs al inftante buelva 

Van/e hs dos. 

Ai^/.Vamcs,Flora Flrr, De qu^ vas 
tan trilles MtL.hycx lido (knto 
caufa yodelle alboroto; 
si bien, en parte me huelgo, 
que lo aya Aurelio íentido. 
Vastje las dos. 

Cap, Pues que yá va anocheciendo, 
la puerta abriré ai jardin, 
que afsi fe lo ofrecí á Aurelio.rif/¡ 

Fb'l. Ya que hemos quedado folos, 
hablarte mas claro intento, 
que pense , pues es precifo, 
que evitando eftos eu^ peños, 
y aun otros mayores , ponga 
en tu vida mas remedio. 

£ií^ .Remedio en mi vidaif Phtl. SI, 
sí , ingrata y si, alcvc> puefto 
ques¿::: 
£«;?. Ay infeliz 1 PA/7. Que fon- 
todos tus divertimientos 
los libros de los Chriftianos, 
. á quien Tabes que aborrezco. 



De D. Pedrá Calderón de la Barca: 



E«t1ío,reBor? 

Pi/^KotedifcuIpcs 

(¡no pcrluadccc. Enf^. Ay Cielos! 
fií/. Aque libros ^ y papeles 
(kx9 CDuegados ai fuego» 
yaqae aqui la vanidad 
dcttt eftudiO) de tu ingenioi 
tiiCathedras , y Academias 
diaán , ó quizá avra tiempo 
qoefiendo Juez , y no padre, 
aeaya de pefar el ferio, ya/e. 
^V- Válgame Dios,qu¿ de cofas 
pflan por mi ! Y aun no íientó 
itttAú concurfo dcllas 
d Dimiero que padezco^ 
turo como no faber 
graduarías ett mi pecho^ 
fuidarlas el lugar, 
«¡ttchandc ocupar acá dentrOé 
&'A«cn,digo ma'> que aquella 
duda, que en el aima tengo, 
es la primera , y poftrera 
qaeaíflige mi penfatuiento. 
O qujcn pudiera á íu eAudio 
bd^cr ! eti vano io intento^ 
• .^ donde dexe papeles, 
jiíbcos » fombras encuentren 
aquí quedaron , y aqui 
anoíeñas tío ay: mas ay Cielos! 
Víjiá al hufue que ha de ii¿ur^ defaca^ 
fidó ,/ dsnéU hutltaje ^len ti liífcfj 
^kt^efcrivaniéfj iMces^comoprimi' 
fKfiimtafi á ffcrhfir^ ]^jÁl€ por la moa 
fariéjalia , / Cefarin9 ^y fúr 0ira 

Caprieh ,/ Aarelh^ 
Del modo que ios di xé, 
ptra vez a hallar lo.> buelvo; 
pues que aguardof apiovcchar 
quiero la ocalion , y el tiempo: 
quien me dá cüaíuz , me de 



67 



la tuz del entendimiento. 

Ju!. Elcrivicndo , como lude, 
eftá y no hagas ruido. 

Cefar. £1 riefgo 

apenas pilar me dcxa 

las fombras de fu (ilencio. 

Cafr. Entra quedo , que ya aquí, 
como íuele, eftá elctiviendo. 

Aar. Los paflbs que dá el valor, 
parece que los da el miedo. 

JmL a mi no me toca mas, 

que dcxarte aqui. Capr. Yo quiera 
hacer la defecha aora, 
pues ya á fu vifta te dexo. 

Cej. Quanto atrevido venia» 
cobarde al mirarla tiemblo. 

Amr. Quien creerá, que yá es en mi 
temor el atrevimiento? 
Ella efcrive ^y tilos Ji acercan. 

Euz. Si es folo un Dios, como afuiua 
rabio , cómo tanto tiempo 
dexa , que anden ignotddas 
íus noticias \ Aqui , Cielos, 
fue donde yo preguntando 
anoche efto milmo al viento, 
me refpondieron dos fombras; 
no avrá , pues el trance es mefmo, 
quien me refponda aora^ 

tjos dos. Sí. 

Cefdr. Mas qub miro! 

Aarel. Mas que veo? 

tM%. Ay de mi! 
que aunque fois fombras 
no fois las que yo defeo: 
Puc& como alisi , Celarino? 
Cómo dcfta fuerte > Aurelio, 
aveis entrado halla aquií 
mas no io digáis , no quiero 
que me lo diga la voe, 
pues me lo dira el bolveros 

I2 por 



<r; 



'Á 



í r^j^ 



vv .V.j^i^) 



. X. ..peco 

. ^ .;..s:üc jqui dentro. 
. jx .oiiu,> a que llega - 
w..KÍo:; ilc vucftro ducio, 
lUüs eftaislosdüs, 
^i.n iros ios dos á un tiempo. 
O/, Hilo no , no ha de quedar 
j*;ual conmigo. Aur. Deíprecio 
lio hag^iis de quien con quedarlo^ 
aun no ha de quedar contento. 
O/. Vos conmigoíiíttr.Por qué r.o?. 
Cfj. i\)rque os echare del pueílo. 
Aur.Dcquc fucrteí 
C^/.Dcfta fuerte. 
^lio\ También Tabre defenderlo* 
Siíi'íi/i las efpjdas.y cae Aurelio muerto 
a ¡a parte del tahlado^que Pueda atrir" 
fe un eJ:otilhn dftts efpaluas^y Engé^nia 
cae .UfmayiiJa al otro lado : dejtubtefe 
el Demonto en lo alto , defde donde ha 
Me caefylo mas veloz cfue puédala ejeon^ 
aerfe por el efcctillon ^y levantofe 
Aurelio ajjomhrado al mifmo 
tiempo y y vafe. 
JStfjf. Ay infclicede mi! 

mirad que::: Aur. Valedme Cielos! 
Cef^ Aora si podre yo 
auíentarme ^ no íintíendo 
ver que le dexo contigo, 
pues que íin vida le dexo. Vafe. 
Eug. Aun para poder dar voces 
animo , ni valor tengo: 
mas que mucho > fi me faltai^ 
f^boa , vida ^ ser , ]r allentoí 



.: .. Je aqaeilasperturbacione$ 
Cauia :oy j y pues que tengo 
iicvrncia de Dios , a&i 
detde oy periet^uirce pienfo, '- 
que en efté elado cadavec 
introducido mi fuego, 
en xragc has de ver de amigo -- 
á tu enemigo encubierto* 
Bien se que es cárcel eikecha ' 
a mi cípiritu íobervio 
la circunferencia breve 
de aquelle mundo pequdio, ■* 
de quien , ya feiíor del alma» 
vengo a pofleer l1 cuerpo. 
Pero aunque lo íea ^ he de eftJÉt 
oy bien hallado aqui dentro, ^ 
folo porque en orden es 
¿pervertir tus intentos. -•! 
No has de iaber de eíTe Dios • 
que anda ralUeando tu incentd| 
ó ya que lo fepas , no . '. '*^ 
has de tener por lo menoSn ' 
íin zozobras ^ y pefares, ^ ' - 
peifccuciones , y riefgos, ^ 
fatigas y andas , y penas, 
parte en fus merecimientos. (^4/!r. 
Ruelvt Eugenia i ffaltntefdpe.'. 

Euge. Aurelio » yo de tu muerte • 
no ñii caufa , no fangrieñto 
contra mi ::: Padre , Icñory ' '^ 
hermano , Juliaif 

Todos. Que es cfto? . * i 

Philip. Has buelto ya á tu locura^ < 

Julia. Muerta tftoy! 

Cíí^wV/;^ Temblando vengo! 

Eug. No , que eíla nóies iiufiúti; i 
Cefarino ha muerto a Auiclíoj 

SerfT. Dondcf Bug. Aqui, 

thtl. Pues como aqui 



no eílá uno ^ ai otroi 



tuh 



De D, Ptdro Cáldei'oH de U BapcmI VÍ^ 

» cierto. tü no has entrabo aquí deotro? 



<■ i ft 



».\ 



i paBú.Oefarjnü. 
aufentarme hice^ 
: de que pcimeco 
íalvo me toca 
la > que á micxiue veo? 
Ion f y íu hermano: 
a mira ateneo, 
ei^to 'qiie para, 
egare , hija , que efto 
duda , iiuíion^ . 

i ios mebiageros 
íolres*- t 

lodigo ^ ¿ 

atelio he viílo; 
Saie Aunlti^. -i. * 
lesefto* í í! 1 

ue oyendo las voeesr"^ 
ri a eturar aqui dentro? 
1 y mira tas locuras; * 
sque le avia muerto ' 
\ Eug, Si ícñor. 
:ómo vivo le vemos? 
obarde! de temor - ' 
, hizoe^ñngimiento^ 
sdirsifhula, yo • ^ 
diisimular quiero: SáriA 
, que ruido es efte? 
r EugeriialinTeflb: * 
is muerto a Aurelio ^ke: 
pena! 

entimiento! 
ino^ aotesdeaora 



■X 



Cefar. Yo aqüi? 

Jul. Bien aya td aliiía. 

Eiig;n Tu tampoco encrafte , Aurolio^ 
'antieSrite aorá' árlU quartoí 

A9f*\ Yo no. - * 

Oi/'.Bien aya tu cuerpo» 

Eugen. Pues Ictibr:::*- 

/'^^yZ/^/Nada me digas» 
íiHONtJoetUS dcvanepi 
íólicifah^ que perdamos 
todo* 'cl' entendimiento, Vafu 

Ekgen.iéKpb] 

Serg. Calli^j y* fi eftis loca, 

no es bien que todos lo cftimo&i 
.íí.-jií. Vafe. 

Eug.Gúdúrio^. 

Cí?/¿ir^ Bien quifiera 
ref^rtd^r'j pero na es ticmpOi 
. Vafe^ ... 

Ei(^í;t, Aurelio? 

Aurel. De tus agravios 
efte es <\ fance primero 
con qué tengo de empezar 
a apiíractii'ibfnmiento, l^aféd 

E^e^. Jnliaí' . ^ ., . -v 

//y////. No me digas nada.' Va/im 

Eugtn. Capricho? , 

Caprich.Yo nada entiendo. Vdfa 

Eug, Todos me dexa n por loca j ' 
pues dcxafiddes yo á ellos * 
por mas locos , verátlmuiidq' 
de la fuerte que me vengo; 



SEGUNDA JORNADA- 

Bmlvife el leatro , que ha de averfido de tafetanes , ^ 

queda todo de yirva^ con una gruta enmedio , Jffál^ 

Eugtnia veftida de hémbre. 

f,ugen. Dónde , efpiritu mió, 

üu ley i liA cleccioo ^^ üq ftlyedrÍQ 



taxi 



Z<í 



tniS paflbs encaminas por montañaSy . . . i 
tanto á ftii pie « cjuanto á mi viíU eftcaña^ 
. Quiétí me dicá, fi áquelh pavot6£i 
concia i la Tebayda es Religíoia^ 
qücdcalverg^rá ios Chtillianos tctta^ 
na del. monte $ no a y nadie en cL 

.Sale AUreliOi 
* Auteí. f ngrata? 

Uufi. Aurelio es eáe (áy infclice!) Am^é Cielo^; 
finja ip^ 4tnor cereoiotiioíos zelos. 






■•■;í 



:í 



I 

'1* 



^qtte defde Alej¿an4i;ii 
\engo toda aquefta negra -, 
noclie íiguiendo tus iucc% , 
á pefar de (us tibtf blás» . »< 
^; fin daritie ^r entehdidd 
' de tú traycion % y mi ofenlai 
haftá que el atnante hailafll^ 
que hintos tiefgos te cucíUi . 
fpt (i de, ana \tt püdicflea 
á Vifta tuya mis penas . 
Vehgar mi müctte fingida^ 
haciendo la tuya cierta. 
/ Dónde Vái en ¿fte trage? 
dóhdjC , di i dóhde te cfpefá 
Cefatino ? habl^ / i:e/ponde4 
tÁi^ek. ^b puedo /porque lürpetiGl 
me |ia embargado el cotazoil 
*iódo el üío de lá lenguai 
^ bien ^ á deipécho lüyo^ 
'defatar (abré lá eftrccha 
ciada priíion ^ porque ^ 

2^ inftante ti¡A% no refigas 
e m i taii balo Concepto^ 
qUe 'prefuráas que amor fea 
de a qüefte disfras^ la caula; 
y pues loS hados me fiíerzad 
á Valetme de ti i eicucha. 
AtiTi Áota fabre lo que pienfa. 
£ií^. Yodefdc mis tiernos añoS¿ 
liivinas i y humguia$ Icttas 



O! 



eltudié. 
Awr,\i^c^cfa%\\ 

pafmode todas lascienciatftf i ' 
ÍSm¿. En ellas encontré un dial.. . ^ 

Una jpropoílciotí cerca 

de que ay un (blo Dios« ^ 

Auri Tambieti , ^ ^ ^ 

sc^qoe es loca opioiofl tiedliL "^ 

id^iosChfiSiaaoSi ;n " 

Miígehi I^ucS yo v^í 

en íú doéta inteligencia . i ^ 
deívelada ^ Vi una aoche::i f < 

éiUr. Ko ay pata qué lo teñerais - 
c}il¿ ya fe fabe que fueroa ^ 

fitntasiás , y quiíjieras. ' \ 

de tu ilufioD fabricadaáf y, 

tügek.fivtts feañlo:^ ó no lo (ctt4^ t 
yo Vi un joVeti » y ,ut1| ancianon; 
cuya V02 efcuché apenas». '-> 
quañjáo á. Jas razoMs defte» , ^ 
aquel enmudece , y tiembla. • ,y 

^Aut. Y aún tútambieri ^ Jü taiiibMP 
temblátas ,;y enmudeciftaSé . ^í 
(i Tupieras con quien hablas. ^ 

Bngtn. Qué diida puede Tcr düf 
no hablo con Aurelio? 

AkriHcSii 

pero Aurelio de maiierá 
ios Diofes eftima , que, 
¿faberlorü, Tupieras 

que 



De D. PednCaldcron dt la Barcal 7 1 

dfenfa dc'cflfcjó%^cn y oyendo que ay folo un Dios, 

1 ^- I r- I # 



• j' 



A 



de AurcUo' es ofénfa^ 
fi el , y Aurelio aquí 
lona cola mctina: 
»rolí^ue , proligiie, 
liero , hafta ver , qub tengti 
T con eflfe disfraz • " 
rcflb. Eugn Aora entraí 
a del por que yo 
iquel inflante llena 
fiílioneselalma, 
riendo mas atenta 
:aaía de las caufas, t 

.Thilofophia enfeSa; 
fe an diícurfo en otro^ 
de una en otra idea 
to conocitnienta 
ic es prccilo , y es fuerza, 
in principio fín principio 
'go, y dominio renga 
I fin fín fín , y que alsi 
hcedor fe le deban 
«grandes Monarquías 
; Cielos, y la tierra. 
» poes 9 por una parte, 
tra el ver que me tengan 
ca ; y que como á ral, ' 
Ire me encierre , y prenda, 
indome quantas tablas, 
, y papeles eran • 
miliares amigos, 
puedo , oilada , y refuelta> 
ligación de que 
de tedos auíencia, 
>ufca de un nuevo Dios, 
z tragetranfcienda 
itrañns de los montes, 
ndoal anciano en ellas» 
no es qoc tu también 
rae Religión cjuicra»^ 



conmigo á bufcarle vengas; 
que (i eílo haces;;: 

'^ur. Calla y calla, 

no proligas , ceflTa , cefb, 
porque te he de dar la muerte, 
antes qi:c aufentarte puedas 
de mis brazos, 

Ea^. Mira, Aurelio, 

la remeridad que intentas» 

^tt»^. Como eflas temeridades 
ha i menudo mi fobervia, 

E^g. No las avrá conlcguido. 

j/ur.Es verdad, y aunque se que cát 
tampoco he de conleguirla, 
pues yo no puedo hacer fiícrza, 
uno péríuadir ho mas: 
con todo cffo^ he de emprenderla,; 
ult rajare por lo menos 
tu beldad Eu¡. La mano fuelta, 
que eres de yclo , y me ábralas 

Amt. Pues cómo librarte píenlas? 

Eug. £n fé del Dios a quien buico, 

jiur. Muy rarda focorro cfperas: 
de que fuerte ha de librarte, 
fien mi poder eftás? 

Baxa Eleno lo nías veloz que puedá^ 
abraza fe con ella , y bueUn. 

Eknoi Defla, 

que con la efpáda'de £lUs 
los>^Eliotas pelean: 
buela , heroyca muger. % donde 
dé ferio ¿lumbre delmiéntas^ 
parezca varón quien obras 
tan varoniles intenta; 
y tu , bárbaro , no digas, 
que en mi Religión la dexa% 
que hafta que ella fe defcubra, " 
ninguno ha de conocerla. 

^Aht. Para cfto me dcxafte, 

Señor^ 



7« 



,í« 



tanto p 

O 



II f 



^ 



'^cieocia. 



w.;,- /^^. 



^ «i 



^. j,c ^ic havcrtc halladoi 

_, ^-^c aicqukrcsf 

:..^ en cíla 
^cira¿4CÍUnc¡a¿ 

^..v- ,0£ una parte cerca 
I.: N:iü, y por otra parte 
lo intrincado deftaspcñaSi 
vc¿müs los dos y cuerpo á cuerp0> 
li te vale la cautela 
de fingir tu muerte , yá 
que uuyot cauía me fuerza 
u (blicitarla , pues 
lo que antes fue competencia^ 
ha de (ec venganza aura. 
^Hf. Aunque rcípondec debieraj 
que para tingir mi muerte, 
Imvo mas caufas q^f;pienfasj 
y nunquc debiera cambien 
ni uiTojo con que llegas 
dar » lin oir mas razon^ 
con el azero reípuefta: 
con todo ello ae depedic 
á b\\ colera paciencia, 

'^pfto es parccec hnoiAOo;^ 



I 



,^v. .uc^ o pretexto, 
. ^^ ¿v.iwC.üpetenwia 
r • -H. CiJ. Ello preguniiJ? 

.^quedi&igeccias 

^^ ^c zeíülb , nada ay 
c.e i'O apuren, que no inquierar. 
pjrquc Ci avcr de ientirias, 
k facilita el laberias: 
pucs ya que ius ile morir , quiec< 
que con ci coniuelu mueras 
de labcr , tra>dor ^ que es 
por ha ver robado á Eugcoia 
cfia r.octie de lu cala. 
^ür. Eugenia ha faltado dcllal 
Gf/i No dif^mules conmigo, 
perdámosla todos : ca, 
iáca la eipada i que temo, 
que íu hermano , y padre veñgae 
también en tu alcance , y quiten 
á mis zclos eí\a empreíTa 
de darte yo muerte. Aur. AanqU( 
fé que es vana diligencia 
quererme dar muerteámi, 
pues no es posible que muerl 
un infeliz , nu he de dar 
mas íatisfacciones que eftasi 

Riñen, 
te/. O qué vcnturofo rifíeS| 
como riñes en defenía 
de tu amor! 
iieníró Philipo 2i una parte , y Sergio j 
oira^ y f alen a un tiempo ^ dejuerti qu$ 
Je hallen padre^y hijo pueftos^ el nao ai 
lado de Aurelio^ jn el otro 
de Gefarina, 
ISerg, Cefarino , no le mates. 
PhiU Tente, Aurelio, no le ofeudjts^ 
Serg. Señor? Phil. Sergio? 
.á'r¿,J?uCSílilC(S§€ÜO¿ 



De Dé Pedro Calderón de U SárcSé 



f.'!!.[Si es mieAra duda una rooTmay 
de tu dolor para el mió 
puedes hacer confequencia* 
£n bufca de Ceiaciiio 
vengo > no dude la lengua, 
puc^ mi afrenta íabeu todos^ 
el referirte mi afrenta: 
Julia me ha dicho , obligada 
de las amenazas fieras 
de mi colera y que él es 
quien ha fedejado a Eugenia; 
y que él íin duda avrá lido 
quien íc ha atrevido á efconderla; 
y afsi , porque no le mate 
Aurelio , fin que yo lea 
el todo de mi venganza, 
me vés puedo en íu defenfa« ; 
Sfr¿. Aunque y como dices > c$ « 
una aquí la cauta nueftra, \. 
es tan otra , que yo vengo 
huleando á Aurelio con eíTa 
cazón milma , pues tfic ha dicha 
un criado , qut él a Eugenia 
ha férvido , y es fin duda, 
que él de tu cafa la aufenta. 
i4«r. Yo,Sergio::: C^/.Philipo, yo::: 
Phil. Nada diga vüeftra lengua, 
i- .que con ia efpada en la mano, 
DO ay demandas , ni refpueftas,^ 
y mas en trances de honot: > 
Sergio , pues que las fofpechas 
li auC'tu traes , y yo tengo^ 
ion de los dos , los dos mueran, 

Pmeje al lado de fu hijo.^ 
ique menos importará, ; 

que uno inocente padezca, > 
que no que otro haya culpado. 
Serg. De tu honor e^ ia fencencia, 
.' mueran los dos* Aur. Ccfarinoi^ 
(p quien encender pudiera Jf^r^ 
. Tom. Vm. 



7.3 



nuevos rencores en todos!) 
quede por aora fufpenfa 
nueftra lid » y defendamos 

Vafe afouer kfu lado yj/el fe aparta. 
las vidas. CV/I Aguarda , efpera, 
que mas quiero que me maten> 
que no que tu me defiendas» 

fhil. Aurelio , pues contra ti 
todo refulta , parezca 
£ugenia , y ferá tu efpofa* 

Anr. Yo no puedo decir delia, 
no puedo , no puedo. PA/7, En que 
te ñas? Aur. En mi inocencia. 

Setf^. Si vés que por una parte 
el Ni lo con fu fobervia 
te corta el paíTo , y por otra 
uncos .azeros tecercuns 
cómo pienías cfcapar 
la vida? Aur. Dcfta manera; , , 
Sagrada Deidad del Ñilo, 
a quien Egypto venera, 
favorece a un dcídichado, 

y. .<jue oy á tus criílales llega, . . 
inocente > y perfeguido 
á que ppr fu caufa buelvas. 

Sube d una ftña y y dexafi caer dentro 

delíeatro^ 

Pífil. A las ondas fe ha arrojado» 

Ted^é» En ellas mueran* . 

Mufic. No muera, .- -_ . ^ 

parad , fufpended , remitid la yio^ 

lencia, 
que es jufto que el Cielo le afiu 
pare , y defienda. 

Cef Qué eílrañas foncM:»s voces, 
dentro de las pndas fuenan? «. 

PhíL Del Niloiqs cocodrilos , 
fe han con vercido ea Sirenas* , 

'Mh[íc. Parad , fufpended > remitid la 
.violencia,* 

K cyie 



74 ^f J^Apb ^^ 

que es jufto que el Ciclo ic am- 
pare , y defienda. 
Suenan CVirmias ^y defpues de ávet 
Juhiio alfanas llamas y /a le el De- 
monto /obre un ¡^eñ ijco ^ en un 
cocodrilo^ 

H m. Barbaros habitadores 
iÜt^^^ fagradas riberas, 
los Diolcs enamorados 
de ingenio , y beldad de Eugenia, 
la efcogieron para sí, 
de fuerte, que oy es fu aufencia 
rapto de amor de los Dioles, 
á cuyo lado fe aísientas 
y pucfto que no es humano 
quien para sí la referva, 
labrad á fu nombre Altares, 
Aras dad a fu belleza, 
para mayor culto luyo, 
y de Aurelio en la defenfa. Vafe. 

Mufic. Parad , fufpended, remitid la 
violencia, 
que es jufto aue el Cielo le am- 
pare , y denenda. 

'^nos. Qu¿ prodigio tan eftraño! 

btros. Que maravilla tan nueva! 

Sale Aur. Mirad, mirad íi los Diofes 
han buelto por mi inocencia, 
y por mi malicia yoj Aparu 
pues facarán mis cautelas 
oy una idolatría mas 
de las virtudes de Eugenia. 

Thil* No en vano (ay de mi) decía 
que las Deidades fupremas 
baxaban á viíitaria, 

Se>j. La locura fue la nueftra, 
no la fuya. CeJ. Solo puede 
ferconfuelo de perderla, 
ganarla para los Diofes. 

A(tr. Afsi he de veogaruie della; 



las Mugcrcs. 
que efperais ? repetid todos: 
viva la Deidad de Eugenia. 

Tod. La Deidad de Eugenia viva. 

\Jno. Aquelta carta es del Ceíar. 

Philip. Para faber lo que dice, 
me de el contento licencia* 

He/aíido ¡a per/ecucicn con éfue aveis 
deserrado de Eo^ypto los Chrifiianosi 
pero no tomento con ella , es mando^ 
que de nuevo holvais a perfef^uivlos^ 
reduciéndolos a efir echas prifiones^ 
con pet mijiion de que qna¡ quiera que 
prenda a alguno^ pueda Jervir je Ucl, 
como de ejcldzo , /::: 
No leo mas : á que baen tiempo 
oy aqucfte edi¿to llega! 
pues ya el honor de ios Diofes 
me toca defde mas cerca. 
Aurelio , pues ya mi enojo, 
por tantas razones ceíTa, ^ 

toma aquefta carta , y buelve 
con Olas poder , y mas fuerza 
á perf(^uir los Chriftianos. . 

Jur. Tu verás mi diligencia, 
y defde aqui hc.de partir, 
fin dar á la Ciudad buelta: 
Señor, no me la limites, . 
yk que me das la licencia- Vafi^ 

Philip. Venid á la Ciudad todos, 
a celebrar tan fuprema 
dicha . Ter. La mayor es mia. 
pues con fu aplaufo, y la aufcnckt 
de Aurelio , feliz dos 7eces 
cobro á Melancia, y a Eugenia. 

Ce/. Nueva Deidad, yo te quifc 
el tiempo que humana eras; 
aora que eres Divina, 
templos daré a tu belleza. 
Unof.Lz Deidad de Eugenia viva. 
Otros, yiva U Deidad de Eugenia. 



De D. Pedro Calderón de U Barcj. 



Vafe , y faU CapricAa 
Cap. Gloria á Baco y que llegue, 
aunque de temores lleno, 
i eftas montañas : no es buena 
que canfa el andar a pie? 
M¿ ;riiento lo diga , pues 
de avObafta aquí llegado» 
eftoy y üñ porfiar y cantados 
fi bien 9 con'tedo á mis pies 
debo eftár agradecido, 
pues por ellos defta fuerte 
me he efcapado de la muerte, 
fegun eftaba ofendido 
Sergio conmigo , y difpuefto 
á no hacerme ningún bien¿ 
pero fcpamos á quien 
le cuento yo todo efto? 
Ayfemejante locura! 
que hablando conmigo venga, 

Í' otro cuidado no tenga, 
aliándome en la eípelüra, 
dcftas barbaras crueldades, 
deftos afperos retiros^ 
flíciendo mil necedades 
• aquí ) donde mis íufpiros 

fuebían eftás foledades! 
ero alli una gruta veo, 
jue fella una puerta eílrecha, 
le mimbres , y juncos hecha, 
avec genée en ella creo, 
que d¿ a mis dudas refpuefta, 

^confuelo á mis defgracias: 
a de la cueva? 
Sale EMginia vefitdá de Monge. 
E»g. Deo gracias. 
Cap. Deo^racias? qué lengua es efta? 
y que crage? Bng. Qué pretende, 
hermano , llamando afsi? 
Cap' Ver fi la Comedia aqui 
íe hace de la Qama Duende, 



75 



i 



qiie cíTe habito , y efla cara 
todo lo dan a entender, 

Eiifr. Ay de mi! que llego á ver? 
mucho en mi vida repara, 
y es Capricho > mas que temo{ 
ya la merced concedida 
de Dios , de que conocida 
no he de fer en el eftremo 
defte venturofo eftjdo, 
á que me traxo mi fuerte: 
qu¿ fe admira , y fe divierte? 

Cap. No fe efpante , Padre hot^rado, 
que paíTan cofas por mi 
eftupendas , y quiíiera,. 

Eorque en términos pudiera* 
ablar hábiles , que aqui 
me dixefle , que lugar 
es eíle? Eug. Efcucheme , pues 
quiere faberlo ; efta es 
la Tebayda íingular 
de Egypto ^ donde efcondidot 
fe recogen los Chriftianos, 
que los Cefares Romanos 
ticneq oy tan perfeguiios» 

Cap* Ya lo fé , mas nunca vi 
' efte habito i y por eíTo ' 
defconocerle confícíTo. 

Eug. Es el habito oue aquí 
los Religioíos ulamos, 
que con acciones mas pias^ 
por la imitación de Elias, 
Eliotas nos llamamos: 
dígame aora , fi aqui, 
de Dios acafo infpirado, 
a eftos montes ha llqgadof , 

Cap. Quiero decirle que si, 
pues con eíTo recibido 
con mas agrado fecib, 
y comeré , y beberá 
lo que Dios fuere férvido: 

Ki Yo 



j6 Eljoftfh de 

.Yo Padre , qÜe eftár pudiera 
íicndo hijo rodaviaj 
iluftradodela pia 
Ifiz del Ciclo verdadera, • 
át que Mercurios , y Bacos, ' 
Apolos Manes , y Ccrcs, 
Satutnos , y Júpiteres • * 

fon grandilMmos bellacos: ■ • 
yengo un nuevo Dios buícandp» 
que todo lo nuevo aplace, 
por vir íi mas bier> me hace^ 
'jjflg. De fu infpirácion dudando "■ 
clloy , y creo que viene . 
por efpia. Cap. Aqueífo no^ 
y*()ara quitarle yo 
el recelo , fi le tiene, 
le he de decir la verdad. 
** Yb en la grande Alcxandrid 
al Governador fervia: 
Eugenia , cuya beldad 
Stn ingenio, y hermofura 
vivo rayo era de amor, 
hija del' Governador, 
loca eftaba , y fu locura" 
paro::*: Ett^. En qué? - - 

tafr. En dexar fu cafa, 
y iríe con un Cavállero, 
que fa avia amado primero. 
E/'^. Qué- es cfto que por mi pafla! 

efto fe cuenta de mi? 
Capr. Yo , que era del tal fcñor 
íiel interprete de amor, 
cuenta á fu hermano le di, 
de como antes la fervia: 
y aviendote dicho yo, 
mo lo que fabia , fino Z 

aun mas de loque (abia, 
me dexó cerrado , y fiíc 
á bufcarme , amenazando 
ni perfona ; para qúando 



las Mugtf€s. 

diede la buelta ', yo que 
vi ; que de rota batida - : 
iba el lance en grande apriete^ 
y que mi vida encfeto • •' 
la quiero como á mi vida, 
me arrojé del quarto , y lu^O, 
fi a y en fraíTes de delito : i 
ViWadiegos enEgypto, 
tomé las de Villadiego, 
. y puerto que mi derrota ' ¡ 
aqni me traxoquifiera::: .. • • 
Eu^eil. Quér . 
Cap. Que íii Elidtéz me diera 

el habito de Eliota. 
Eug. No puedo yo hacerlo , mas 
podré diíponcrlobicn .; 

con el Prelado. . < ^ 

SaU Elena. Con quien 
t tanto tiempo hablando eftás¿ 
Angdo? £«^. Eftc peregrínojí 
de elle. golfo de los males 
derrotado , á los^ umbrales 
de nueíln Religión .vino, 
donde Vi vir deide oy ' 
folia ta.'£/^i7. Diga , hermano; 
Capr. Pefcude, Padre. 
Eíen. EsChrirtiano, 

6 Gentil? Cap. No fe que foy. 
£/^«. Digolo , porque fies . . 
Gentil , en nuellra Ley quiero 
catequizarle primero. . 
Cap^* Cat^equé ,. Padre? Elen. Efto e< 
qué inocencia! Cap.hy anfías mia: 
EJeit. Que íi el habito defea, 
y es Gentil , fhérza es que fea 7 
Catecúmeno unos dia& i 

Cap;. Catecúmeno? E/e.JEño es quk 
la ley aprende. Ci/. Pues no. 
harta Eliota , fino 

Catecúmeno tfusbienl 

Blem 



' D,fD^Ptlíro Caldean de Id Saf^ei; 

£ ' Q^ih (cnc¡llc;t! fí Ic.ha dadoí ' á,f<klur precepto igual» 
..1 '-laciondcfconfuelo) . 
yo quiero , atento á fu zelo. 



7Z 






". O 



que düfde luego -aitqrna<ÍQ : J 
de nucftro Habito fe vea» • 
que con él aprenderás 
alpiedeí^erifcocft^ j 
muerto un Monge y fí cieíea, 

.. ferio el , temores refifta^ ^ 
cabe V pues , la tierra. duñ^ ir 
y en dandpie fepüUura» .: 
de fu túnica fe vifta» v : . 
quitandofQeíTe pro£inp. 
veftido : aqueftotva de hacer.' 

Cap. Aun pcpr es eflb^qMC fer.. s 

CatccuaKOP u? ChrittÍAai%i>ar 

malpara eftar ciicttbiflrfQ: o 1 

me importa : oye)Pa4i3e?. . ., i ' 

EU^ff* (¿fe?; , r: ::.:!•!: 

Cap. Di^al muerto que fe cí^ > 
quediticQ.coino un muerto. Véfii. 

Uen. CómQ.i prodigio divitHíi : ^ j 
tcvi^nqusftraiííqljgiKMrf v. ., 

£iy^. Suasfs 4&$;pr.eceptos ^n». ¿ 
bien «nuiiftran t)MP fu Loy^víno 
dG mano de;pios;^fcrva^í^ -.«s 
^cola en eU9 no fe Lee, 

i^'^'^Efue. puefta en razón ao €(& » v^ 

E/^f. Es/ujftaenjQciaij i- 

EttgeHé Ji(s bendijEa: : : « .r 
porque ay cofa Qa^ honefta» \ 
que aqiar a unPiosr|ue ama tanto? 
no jujar fu nombre Santo> 
y fantifícar fu fíenla? , 

Roncar á quien nos 4á el fér,; ; 
al próximo no matar, . 
no hurtar , mentir n^ defeas \ 
los bienes , ni la muger? 
Y aunque parece que at^uí 
ícpugna.lonwjiraJ^ . 



'^ 



.Va 






quien defconhado de si 
en el mundo no viviera? 
pues v^gaAii el Mundo hallara 
la generación , y amara 
lo que nqXabiaqqe eia; 
luego en aqueíle precepto, 
mas afpero al parecer» 
aun ay mas que agradecer», 
que eji^}i)s demast y y en efe¿lo>: 
taleí tpdos ellos fpn^ 
que pudo avcrnoslos dado, 
la mtfma razón de eftadp, 
quando no la Religión. 
ticn. Tu en fín los catninos ciertos 
d^l vivir ¡, y el morU, vés, 
S0k Capricho veftidé Je Moage^, 
Cap. Mucbiísiiao mejor es • i 
defnudar vivQs que muertos; : 
ó qual huele el hábitillo! 
Elen. Que es eflo » hermanoS. 
Caprtch. Que fui, 

,y en toido le obedecí. 
MUn. be (¡úrlc me maravillo; 
pu^&c^no can breb^ementey 
iin qiiCjtP^s tiempo dila le, 
pudo? Café Como íby un Cates 
cum^o muy diligente; 
y ya^^ue tu el ferio iH>tas^ ; 
venga <)eL ar^a la llave, 
para, laber a qufí fabe \ 

el pan de los Eliotas. 
EUn. Nofotros no lo comemos^ : 
((e ya vas nos (iiftentamos, ; : 
y de frutas de eíTos ramps. 
€ap. Pues ya que pan no tenemosfi 
vino ñquiera no avrá? t 

Elen. Cómo á pedirlo fe atrevel 

que por acá no fe bebe. 
(^ap. I^u£ mal hacen por a^á: 

fñuy 



\ 



7»: . . EÍJof^'pb 

muy bueno Con hambre, y ícd, 
y Catecúmeno, Hcgo 
a cftár fin vino, y pan. 
Suenan dtntr^ csxsSé 

Venu Aur. fuego' 
á rodo el monte poned. 

C/y/>. Y cftü masí 

Ele.hy ir.felizc! 
que efta temerpfa voz, 
que rompe ci ayte velos^ 
los tormentos nos predice 
de nueva perfecucion, 

Ci^^.Pues al paíTo nos Caigamos* 
y a ofrecer la vida vamos» 

C^.EíTo mas?£/^Aunque eflfa accioo 
te a^radecco , entra, que aqui 
d rigor nos hallará, 
íi de Píos di fpuefto efti 
el martyrio.Eiíf,Yo por ti 
me he de regir; mas por Dios 
mil vidas perder quifiera, 

"Entran/i los dos^v ál ir i intráf Cí- 
fricho , cierran las fnertat ^ y Jalan 
Aureth , / Soldado t. 

Cy^.Y-efto masf dexarme ñiera: 
Padres , cerraron los do^: 
Padres mios , atended 
que foy un Eliota Lego^ 
y Catecumeno.il«r.Fuego 
a todoet monte poned-. 
Arda en voraz elemento, 
íi arder lospeñafcús pueden, 
y deftos viles no queden, 
ni aun cerñzas para el viento» 

ÍI. Sold.KWiMn Cturiftiano::; 

Cap.Ay de mi! 

i.SoU.Hc vifto, 

^lí^Auhque se qnien es, 
fingir me ha importado^ pues 
qu6 efperais con ¿1, ó aqui 



• :rfé ?• / Mngcrti. 

iedid laMnucrte, ocfclavo 
viva, pues le trae fu fuerte 
la eíclavitud^ ó la muerte, 

Cap.LA refolucjon alabo; 
mas yoChriftiano no foy. 

2.SolJ Qjieeres, íi en tal trage eftas? 

Cap.C;i cecumeno no mas 
frerquítOj puedo de oy. 

Aur.Como que ao eres , has dicha, 
Chrifiáano, ti habito adquieres 

de Chriftiano? di j quien ere¿ 
Cap.Soycl Padre fray Capricho^! 

tu dixiíle: nunca vos 

fervireis piara vivir, 

y afsi yo, por no fervir, 

meviflieá fervir a Dios. 

Por ti dqui he venido á dar; 

y pues tu , a quien fervi yo, 

me has hecho chriftianar , no . 

mo hagas oy defchriftianar. ^ 
^irrCapricho, qu¿ haces aqui? 
CápJHuit de Sergio tu: cuñado'. 
AurXi todo eflo le ha acabad<^ 

y no es bien que jandies afsir 

quifael liabito.Qtp.;Si bairfc, 

aunqud ante^queftos (bñores 

me quede en paños menores. • 
'^nitaje el bahito^ y e[nedá en eanáféi 

Y pues tal mi dicha fiíe, 

de averme tal nueVa dado 

la vida, y U libertad, 
- te he de pagar la piedad: 

aqueíVa cueva ha gtuirdado 

dos Eliotis.ifu'^.Echad 

la puerta al punto en el fuelo; 

y pues lo permite el Cielo, 

a()ui los dos me íácad: 

bien sé que es Eugenia} pero 

aviondola concedido 

I^oS| que de uacUe aya fido 

con«i 



De D, p€^4F Ca¡4€r$n de ¡a Bé'cd^ y^^ 

conocida, fu fe vero la mayor ofenra hiia^ 



decreto obedezca yo, 
porque del favor que alcanza^. . 
oo cayga en defconfíanza. . 
Ci^r.Pagaránmelo i pues no 
me quiíieron recoger^ 

los SiervecirosdeDios: 
falgan á fuera los dos, « : 

Ule E!enS\ haremos, porq el placfic 
nueftro cita, y nueftra ventura 
en padecer, y fentir. 
Sale £«ff «Quien, fino foy yo^a morir 

ialió de fu fepultura? 
Ci.Llcgad.£/.Ttt me prendes?C4^Si. 
£/M.Qne eres Apoftata , nota. 
Cjp.Y eflb mas , fobre Eliota, 
Y Catecanienoí5^/i« Aqui 
Ikg^ echaos a los pies 
de Aurelio.fi/f ir.Y en ellos púefto 
los dos á morir di fpueftos, 
b muerte pedimos. ^fiir.Pues 
porno haceros el& gufto 
deqae contentos mur^s, 

Salero que efctavosfeais, 
el decreto ufando Jufto 
ddCeíarj y afsi, á eflTe viójo 
con los demás le llevad 
priíionero á la Qudad, ^ 
que et Joven para mi dexo^ 
ya quede toda la prefa 
tan fofamente efegt 
' efte elctavopara mi. 
Elen.Ay hijo » quanto me peía 

que dividan a los dos! 
Eíign Si es por temer « 6 dudar, 
que yo he de prevaricar, 
mi cfperanza tengoen Dios* 
Ele/t.S\x bendición , y la mia 

ce alcance»/ljir . Aparcadlos^pueS; 
y aqueíTc lazo, que es 



rómpale mi indignación. 
£/^;^.Que arrancas mira en el lazo 

del coraz^OD un pedazo* 
£a^.Y k mi codo el corazón, 
^/vr. Apartad , pues , a los dos. 
£//^.Dex9dme befar fu mano» 
Ele.Y a mi abrazarle» 
Aíér.i,s en vano, 
Ele.A Dios,hijo. 
£ii¿.Padre» á Dios. 

Llevan ¿ Elena, 
^/ir.Capricho, avifa la gente, 
que anda en el monte efparcidaj^ 
que toda al inftancc unida, 
dar buclca á la Corte intente, 
quc^io quiero profeguir 
por o y la prefa, pues oy 
contento con efta efloy. 
Cap:Yák lo voy a decir. V^a/i^ 
jiMr.Y no es el triunfo pequeñoj^ 
ni bien poco fingular, 
que DO me puedes negar, 
crcIavo,que foy lu dueño. 
Saie» Sergio yj Mtlancid^ 
A/W.EÍlrañas cofas me cuenras. 
Serg.Si fueran menos eftrañas, 
o menos para mi hónrofas, 
no viniera yo á contarlas. 
A/^^.Seg^n eflb, aviendo Julia, 
de tu padre amenazada, 
venido á mi cafa, puedo 
defde oy tenerla en mi cafa. 
Serg^ox que nolMtlXi Alexandria 
á la nueva Deidad traza 
muchas fíeftas..frr.Si , y en tanto 
que Cefarino la labra 
un Templo, en el puefto donde 
mi padre juzga las caufas, 
poniendo en el Triban%l 

fu 



8<J: , Et jo/epblJc 

fu imagen^! ti Pueblo tra^á ' 
fu nombre aplaudir con ñcQsstSr 
muíicas» hymnos, y danzaj. 
Una maGcara cita noche 
fe ha de hacec^y á mi me agiiardá 
Ceíariiia^ porgue quiere^ A 
que en ella á fu lado falga. ^ 
£fta es la cauía» de que- ¿< 
tan prefto, hermofa Melancii, 
me aufente de úMel.hiciy dices, ^ 
hora es de que ce vayasj * 
pues ya la. noche vifldendo 
viene ai Sol de fombras pardas. 

j'rrJlunque era el irme precifO| 
y yo lo &ciiicabai^ 
qpe tu no me lo dixeras 
huviera eftimado el alma,* 
Vafe^yfaleJuUa. 

JhI. a que fe fiíera efper¿ 

• T Strgio, porque no me hallara ^ 
9qui y antes que tu le hablaífesJ . 

^MeLYkj Julia» puedes en caía^ 
delqiojo de Philipo 
vivir fegura./W.Tu blanca^ 
mano belOy y pues me dan 
tus favoresconfíanza, -k 

quiero decirte » que he oido^ , 
deaquefle cancel guardada, 
la platica de los dos, 
y he vift€>^que fi no ii _ 
defdepofa por k> menos^ 
das i i entender, que te cai^. 
. Salen jFhra^/ Aureliü» 
. jRf^r» Aurelio aguarda licencia . 
de entrar a verte.ififr.No aguatda, 
porque; folamente quifo 
pedirla para tomarla, 
. gocando aquefta ocaíion > 
antes que á Palacio vaya. 

Jl^/Pjues fcñor Aurelio, qpb . 



.n 



.i\ 



>x.' 



novedad ay ;, que aqtii os trayga? 
'^urJL^ novedad es, que vos 

10(eftrañeis.A/^/«No me acordaba 
de que ya Eugenia es Divina; 
pero aunque yofoy humana, ' 
no tanto>''que me prefuma* 
buena pasa fuplir faltas; 
id con Dios Aurelio , y::: 

que veago oy a vueftra cafii 
tan otro d¿í que pcníais, 
que puedo por cola clara 
decir^que aunque eíte es el CRcrpo; 

' ' .^de Aureliai no es efta úl almá« ' - 
Digolo, porque no vengo, 
hermoíiáima Melancia, ^ 

como juagáis» a tomar 
de aquella aufencia venganza^ 

- ' A fer virus foto vengo, 
pienjb^que cbn una alhafa, 
quecsíolo digna de vos; 
y afsi en vos he de legrarla.* r 
El Emperador , qttorcicla¥OS > 
fean ios Chrtftianos jmandáy 
yuno^pQifer caro eftrenoío .> 
de la hcbnofiira, y la^raeüit; > 
os traygos y afsi , de quie v 
tan corto fcc vicio os ba^, : 
m^jdad licenciar Caprichoift 
aqueíTe eíclavillo ilainaé . 

M^/.Efperad > no le llaméis. '. 

^ür.Haz lo que mi vos te.manda^ 

Jiv/.Capricho, donde has cftadoi; 

O/'^'Euas fon hiftorias largas: 
Catecúmeno , Eliotica, 
y Apoftata he íido.jFji/«Bafta 
Gue has íido efdruxulo.C^/*£flQ 
iolamente me faltaba, 

. mas no es malo fer efdrujculo^ 

^» fiuq x^dos smOan^ : 



De D. Pedro Calderón ^c la Bares: 



Si 



ioego habláramos dcípocios 
royporel cfcUvo. Va/e. 

Jl£/ii. Aguarda, 

10 Fayas por el. Aur. Por qué? 
JffA Porque no quiero obligada 

qnedar de vos, ni aun en coía 

^e es de tan poca imporranda. 
Jr.Vcdle , y dcfpcdidle luego. 
J&/.E1 no ha de quedar en caía, ' 
iir. Tanto rigor i MeL No es rigor. 
Sa.'e Eugenia de Efelavo. 
" Ei;.Qae es^feñor^io que me mandas? 
^i&. Que á cfla hermoíura 19 

humilles. 
fif.Sihare^ de muy buena gana. 
Jtr.Dc muy buena gana? 
hpjúa. Si> 

(fiefolo verme humillada, 
• jahañda^esmidefeo. . Af. 
j^. Creció mi derconfíanza> 

fzjc rendir fe una muger 

á otra muger , es azaña 

Go vifta \ mas della no 

Vlafimes , que antes que falgas 

'Me a&o de humildad, 

dde fobervia te falta. 
£f . felice mil veces y Oy 

«pe eftar merecí a rus plantas» 
^/.En mi vida vi hermofura 

tan peregrina , y tan rara! 
^r. Pues empieza a dar el fuego 

de mi colera » j mi rabia, 
avivemos fus cenizas: 
Tu infelicidad es tanta, 
ciclavo y que aun no mereces 
tener por dueño á Melancia; 

Vete de aqui. 
Mr/. No tan prefto 

me toméis efla palabra, 

que una cofa es fcr corce^ 

rmyuL 



y otra era eftar cnója\Sa; 
quedefe en cafa elcldavo. 

Eug. Otra vez befo tus plantase 

Me'. Cómo te iiamas í P^i?/. Eugenia 
nueva Deidad fcbcrana, 
viva. Tod. Viva Eugenia. Eií^.Quc 
efcucho! Mel. De que te efpantasr 

Eug. Qué voces ion cftas? Met.Soviy 
que el nombre dcEugcnia aclaoitn. 

£ií¿. Pues quien es£ugci:ia: Alel. Ls 
una nueva Deidad lacra, 
que los DioCcs colocaron, 
por fer tan hermoia, y labia, 
en fu Coro. Eug. Efla es Eugenia? 

jíurSu Eug^Qnc notable ignorancia 
del Mundo! pues que no (abe 
lo que adora , ó lo que ultraja. 

Dent. Viva Eugenia. 

T^JÍí'/. Eugenia viva. 

Aur.Uo te diviertas , acaba, 
befa a Melancia la mano. 

£11^. O qu¿ acciones tan contrarias! 
aqui abaten mi pcrfona, -^iuff 

quando alii mi nombre cnfalzan^ 
hallándome á un tiempo milmo 
alli deidad , aqui efclavaí 
alli libre , aqui cauriva; 
alli divina , aqui humanas 
alli en altares, y aqui 
de una muger a las plantas. 

Dent. Viva Eugenia, Eugenia viva. 

Aw.Qvih horrortqué penaiquc ñbiaá 
nada , invencible mucer,^* 
a hacerte tropezar balia? j 
ni aqui la humildad ^ ni alli 
la fobervia? 

Salen Julia , y Capricho. 

Cap. Pues qu^ aguardas, 
fcñor?J^W. Señora, que efperas? 

Cap. Qiic á ver la fiella no bazas 

Tu ^ 



4 IBI Jf^/epb de ¡as mugcrei. 

(qaantó difsimulo^ y finjo!) M^'l. La vida te vá , y aora, 

li quiíieras tu entenderlo, 
cfeufarme á mi el decirlo. 
Zug* No sé mas de que eftás triftc, 
y de que yo folicito 



t US guftos 5 y afsi , porque 
gozes de tantos fefti vos 
uplaufos , de la merced 
que te fuplique , deíifto. 
Aavifará Aurorá'Voy 
para que vaya aintigo, 
aunque yo á un peligro falga; 
huyendo de otro peligro. Vafe^ 
MeL Oye,aguárda, cfcucha, efpcras 
qué es lo que me ha (kcedido'^ 
yo neciamente (ay de raí! ) 
decfaradd ? yo::: Cap. Maldito - 

fea el tabaco, y quien le toma» - 

Mel. Cielos , que es efto! 

Of^. Capricho* 

M(^. Que haces aqüi? 

Capr. tftornudar- ^ 

Mel. Cómo eftás aqui? . 

Capr. Eícondido. 

Mcl.?\xt% yo::: mas nOjde otra fuerte 
ha de fer , y mientras pido 
favor á mi rabia y quiero 
difsimuiar : has oído 
lo que yo aqui he hablado? - 

Capr. Todo. 

A/j/. Pues mira lo que te digo; 
yo, de que aqui te efcondieífes, 
ni me ofendO) ni me admiro^ 
que ya se qué es tu defeo '^ f 
el fcr dé Julia marida» ^' 
con ella te he de cafar; 
pero íi de lo que has vifto 
dices algo , he de matarte, 
Cip. Con que yiene á fec lo nvifmo. 



en fe (k.lo que te cílimo, 
toma «1 principio de dote. 
Dale una forttja^ 
Ctf^*. No es muy pequeño principio, 
pues yávpor lo menos , me haces 
tu Secretario di anillo. 
M¿L Afsi engañarte prefumo, 
mientras la vida te quito; A p. 
y ple^c a Dio^^^que aqui paren , 
mis furores , que apetitos \ ' 
que en facii caida empiezan» 
remaun en precipicios: Vafe. 
Sale Aurelio. 
Cp(^. Cofas tiene eftediamante 

de ungüento , porque es qecrino. 
Aur. Yá de mi fembrado ítiego» 
cogiendo voy por £gypto, 
á pefarde tus virtudes» 
nuevo aífombro^el fruto en vicioí, 
Yá no me podrás negar^ 
otra vez nuevo prodigio»: 
fer cáttüi de óteos d.03; nuevos 
gravas.iufulcoSy;{}ues miro » 
por una parte , á tu culto ; ---v 
todo el pueblo reducido, 
y por otra á tu hermofura 
poftrado un dcfden efquivo^ 
?. . eslaboaandofe á un tiempo 
lo idolatra y y lo lafcivo» 
fiícando en tí » y tu retrato^ 
de una virtud dos delitos: 
y yá que uno cxecutado 
dcxo I de otro el fuego a¿tívo 
vengo á avivar, háft4;ve«tfc 
por élenmayorconflíÁos 
y efto ha de fer ddtejmodo: 
pues^qué haces aqui, Capricho? 
Cap. Aqui a buícarte venia. 
Aur^ No erraftc mucho el, camino, 

pues 



De D.Ttdro Cáldtr$n áe la Éafca. ^^ 

^esdaro es,que avias de hallarme Cap. Camplicndofe acftii el adagio 



dírjc muero , y donde vivo: 
Í2S vifto á Mclancia? Cap. No: 
aliir tengo , que es muy fcio 
dodcíer los criados 
pulidores de poquito, 

ir.Eilc pienfa que me en^ña, 
ja¿ de pagarme el motivo 
de^urdarme á mi fecreto: 
vm y pues, entra conmigo, 
fe me importa hablar ia^ y verla. 
Safe MelamiM. 

Cif.£lta (ale á recibirnos» 
noayque entrar allá. 

Mi-Bcnchando 
a efta ant^fala rindo» 
íáigo á ver quien es* 

^. Quien pudo 
üa I Quien á efta hora atrevido 

gmc aqueftos umbrales» 
x) quien trayga confígo 

h dilculpa de íus zelos^ 
^^L Dqs veces eftraño óiros; 

Uqpa , por ver que me pids 

ÚQs quien aborrecido 

ícmira de mi^y la otra 
. /irque pienfc, que ha tenido 

fin tenerla de tenerlas, 

licencia para pedirlos» 
iv'. Tu á un efclavo.qusereSydí? 
iíW. Villano y tu me has vendido. 
Cc/.Nd he hecho tal. 
Jfr. Pues por q ué niegas? 

importare el zyex üao 

mas con Melancía leal» . . 

in&me » que no conmigol i 
Qi^r. j;2pándo te ió dixe yo? 
¿Mr. Aora entrando a eft^ fitioi; 
kkí. Cómo k> íupiera él» t 

w> llegando de u á oúlc^ 



de , el Demonio fe lo dixo» 
que yo por Chrifto he callado* 
Aurk Por que juras tu por Chrilto?. 
Cap. Porque me íirva de algo 

Catecúmeno avcr fido. 
Aur. En fín , yo lo sé, porque 
me lo ha contado Capricho. 
C^/^.Bafta íio fentírlo yo, 
que yo dcbi de decirlo. 
Aur. Y no quiero mas venganza 
de tus defdenes efquivos» 
de que fepas que lo se» 
porque fepas de camino 
donde vinieron a dar 
tus altiveces, tusbriosw 
. Quédate para quien eres¿ 
que yo con ir á decirlo 
a todos , me he de vengar: 
defta manera la irrito A pm 
mas, porque á qualquier mugec 
recitada en los principios» t 
en fabicndo que» íc fabe "¡ 

íu error , ün rienda y ni út)Oi t 
es cavallo desbocado, 
que aviendo el freno rom*pido» 
no para » hafta correr tovia 
Ja campaña de los vicios. Vafcñ 
Mel.Pot ú, villano > por ti ^ i 

eftos baldones he oído. 
d/. Señor , pues aíisi me dexas 

en poder del enemieo? 
4£r/.Vive el Cielo quehe de darte 

muerte con tu azero mifmo¿: - 
Cap. Ko es mejor darme, feoora» 
buen quartcK pues te lopidoV ;. 
^ahnjuüa ^y Eu^tniúm í 
A/:'/*/»^. Mucre infame. 
Las dos. Qjic es aquefto? 
M/« Ycngar lo^ agravios mios \ 

pri- 



g¿ -Eljüfepb ^ de las 

primero en el, luego en codos. 

JkL Yo tem icndo tu cafiigo, 

[" le clcondi , perdón, fcñora. 

Et^g. Repórtate , te rupUco. 

Aíel. Al verte á li , dcla mana 
el azero fe ha caído, 
porque conrra ti no tengo 
mas armas > que mis furpicos; 
idos todos de mi cafa* 

JF///. Yo obedc^co^ 

C<r/>ríV.No replico. 

Jul. Saldré á la calle de un ü\io.Vaf. 

Capr. Yo me iré al Cayro de un 
brinco. Vaf^ 

Ekg, £1 que te ayas reportado 
por mi jíeñora, te cttimo. 

*A/#/. Aun mas me debes, pues íicndo 
mi enojo por ti , y contigo, 
ha podido tu piedad 
mas , que mi enojo ha podido. 

£iig» Por mi tu enojo? MeL SI , pues 
tu la caufa del has íido. 

EMg. Y conmigo ? Mei Si , pues tu 
tienes la culpa , enemigo, 
traydor , éfda vo :. mas ay 
de mi ! mal digo , mal digo, 
que no es cauU de la pena 
quien es de la pena alivio» 
¡Y pues ya no a y que perder, 
eftando todo perdido, 
llegando otros áíaberlo, ^^ 
que reparo yo en decirlo? 
Ddfdo «i dia , hermofo efclav«« 
que te vi , de mis fentidos 
«foiÍledueño«y::: - 

Eiíjf.'No proíigas, 
ó harás , que para no oírlo, 
como el «afpid al encanto, 
me cierre entrambos oídos. 

MeU Advierte, antes que te arroj[c$ 



mugares. 
á refpondcrcon defvio, 
qiicdefdc el amor al odio, 
que al rencor dcfde el carino, 
aunqueesirdeeñremoá eílremo, 
es muy andado camino; 
y mas de muger , que::: Eng. No 
profígasotra vez digo, 
que aunque convertir prefumas 
los alhagos en marcyrios, 
toda la naturaleza 
opucfta eílá á tusdefígnios. 

M^l* No eres mi eíclavo?£i5íjf. Si fojTjj 
mas no lo es:;: Mel. Quien? 

Zug* Mi alvedrio, 
que el no pudo fer efclavo. 

McU De amor si pudo. 

Bug. Es delirio. 

Mel. Es rendimiento» 

£ií|^. Es engaño. 

AíeL Es favor» 

Zug. Es de&tino. 

Mil. Oye. Eug. Sueltan 

MeU Efciicha. Eug. Aparta 
que- es cá mano rayo vivo,- 
cuyo contado , (x>rque 
DO me inficione el veftido, 
abcbde dexarle en ellas. Vafe. 

A/(f/. Pues. qub aguardan mis delitos^i 

Íra declarados , que no 
cfdefpcchan atrevidos 
lÜ fierioy de Alexandria 
efcandalos , y prodigios? 
Aguarda, traydor efclavo,- 
que pues de ti no con figo 
ios tro^s de mi amor^ 
los dk mi yeDganza á grítctt 
coníeguir^ i y pues cu ytíaü 
aquí de mi encanto dixo 

aue era el afpid , yo ferfe 
e tu v^d4 1 X iMÍilUcQ» VMfe^ 



Uf D. Ptdro CaUéran 2c ía Barca; '8 j^ 

Dcnt. Mafic. En efte dichofo du 
les triunfos de Eugenia b^IIa, 
alegre los cuente el Mayo con flores^ 
fchz los feñale el Sol con Eílrellas. 
Sticnan chirimías , dejcHlrefe un trono ^ydebaxo 
del doftl un retrato de Eugenia^yfaUn Cefarino^ 
PhílipOy Sergio y y toda la mufica. 
Philif» Oy que es ultimo dia 

á mi cargo, y primero á mi alegría» 
pues colocada efta inmortal belleza, 
miaplauío acaba^donde a Eugenia empieza, 
viendo que el Cefar próvido previno, 
que en el mefudituyaCefarino, 
porque a(si liallarfe entienda 
^ a mis defcuidos la mejor enmienda. 

iVenid quantos pendientes 
vueftras cauíás reneis , y eftais prefentesj; 
que en honor quiero deíte facro bulto ' 

hacer á rodos general indulto: 
y en tanro que perdones , y querellas, 
iguales mezclan guílos , y rigores, 
los aplaufos de Eugenia en voces bellas* 
'Mufica. En cfte dicholo dia 
los rriuníbS'de Eugenia bella, 
alegre los cuente el M<i y o con flores, . 
feliz los feñale el Sol con Eífarellas. 
Dcnt. Md.tii alegre los cuente el Mayo con flores, 
ni el Sol los kñale feliz con Eftrellas. 
'JiqrAgiiardad,.qu¿ rrifte acento, mayores cargos merece; 

fíídolos Cíelos , es elle, heroyco Sergio , y en fín, 

queran feftiva alegda vulgo dv: nobleza , y plebe, 

CD trágica acción convierte? oíd todos , que de mi agravio 

Sélc Mela$KÍa fiichfi el catelb^. á todos os hago Juezes, 

MHcrmofa nueva deidad, querellando de un elclavo - 

qac adorada de las gentes, Clitiftiano , que:;: 

en fupremu imperio gozas Thtlip. Aguarda , rente, - - 

mas loberanos duícles; que conforme á nueftros ritos^ 

Philipo r do Alcxandr íá querellarte del no puedes. 

Pretor ílult re, v prudente; tnicntras.para hacerle el cargo, 

Cchriiiu , c;qyu largre no le tenga yo prcrentc. ■■ ' 



8Ío -.Eljofcfh^it 

Id vos> y decidle á Aurelio, 
que vaya al punto á prcndcrlcj 
puedo que el lacomifsion 
contra los Chriftianos tiene. 
Salen Aurelio ^y Gafrtcho trayendo 

h Ziigema. 
Aure^. No es menefter ^que á otros. . 
mandes 
lo que á mi cargo compete» 
que informado del delito, 
de que le acjuia , y convence 
Melancia , le tráygo ya 
prefo. Cap. Y y o íoy fu . corchptc* 
Aur. Llega^ n\ eíclavo, llega» 
Arr9Jale al/uíU. 
y pofirado humildemente, 
el cargo y y la aciiíaciofi 

Sue te hace , elcucha^Oy aleve 
4igenia» el ultimo examcfi. A fm 
(brá de tus altivecps. . 
£fí¿. Dichofa yo, que a ver ll^o 
perfecuciones ta9 fuertes 
en íatisfaccion de fer 
quien eíla idolatría aumenté. 
TffiU Profígueaora, Melancia* 
'MeL Si haré , fi voz me concedí 
el llanto , para que pudda 
decir dolor tan vehemente. 
EíTe efclavo , que por fer 
Chri(üano , loesdignamente, 
por.edi^os de^Galícno» : 
Q4«r ivuefiro , Auguílo fiempre; 
atrevidamente vano, 
fobcevio atrevidamente» 
de k efclavitud rompiendo 
la confianza » que debe 
^;k|:fagrada en el criado 
domeíltico^ y mayormente 
, en el efclavo » por fer 
domicji^iario dos vecen^ 



las mugtresif 
oy , que por" aver falido 

- á vfcr los aplaufos de cíTe 
fimu lacro , que de Eugenia 
la jufta lama engrandece» 
toda mi familia ;yo, 
á caufa de un accidente, 
quede en cafa fola , entreí 
al mas feguro retrete 
de mis retiros , adonde 
traydor , atrevido, aleve» 
proñino ^ injullo, tyrano, 
fiero » obftinado > y rebelde» 
íblicito::: aquí la voz 
fe palma» aqui fe entorpece 
la lengua , y el labio aqui 
ie tropieza balbuciente. 
Y pues á tales delitos 
dilponen las juftas leyes» 

, que vivo muera quemado 
quien tanto irvfulto comete^ 
jufticia pido » jufticia» 
y venganza juntamente» 
primero al Cielo » y defpues 
á quantos eftais j^refentes. 

Caf. Buena Gramática es 

Melancia» pues auiere que efte; 
ya que no es perfora que hace, 
lea perfona qüo padece. 

^U. Llevanta» efclavo» deliuelo^ \ 
y refponde » (i es que tienes ; 

2ue reíponder en difcul^ - 
eíia acufacion; y advierte > 
qiie de aqui al mego nó ay maC 
plazo» que un inftante breve^ 
pues aquel del facriñcio 
fer vira para eñcendeite* 
Aur. No refpondes? 
C^Cómo callase 
Ser. No hablas! 

Euli 






Dt L\ FíJrcCkJeron d !,i Barca. 
£¿i^. S¡ , que ini mayor confuclo que me ULufjn , y c cw; cri£:rj 



librado tengo en mi muerte. 

%fe!.yCef. Pues muera , y mas no le 
aguardes. 

Aur.v Sirg. Muera , y mas tiempo no 
cípcrcs. 

p¿//.Ea,ilevadie.iftfr.Aísi de Martyc 
no confígue los laureles, 
pues ao por la F¿ , fino 
por un teílimonio muere, 
y aun en pecado 5 pues contra 
la verdad no fe defiende. 

Eug. Qufc alegre voy á morir! 

Sa/e EUne. 

EUn.Vües no lo vayas,y atiende, 
quedexatte convencer 
de una mentira eyiáenrc> 
es grave pecado contra 
áa caridad, que fe debe 
uno á si mifmo i demás, 
de que afsi el mérito pierdes 
del Martyrio , no muriendo 
en odio de la F¿ , buelve, 
y en obediencia te mando, 
que a vozes digas quien eres. 

Etf¿. Ya te obedezco: dexadme, 
tyranos.Ti'd^.Pues qué pretendes? 

Eug. Hablar , que íi yo nafta aqui 
callé , ñie , porque en mi liuviefle 
tiempo de hablar , y callar^ 
y pue» d de hablar es efte: 
Errado engañado Pueblo, 
cfcucha , no porque intente 
mi muerte efcuíar , fino 
hacer mas £icil mi muerte: 
como puede fer jufticia, 
ni cómo verdad fer puede 
ley que perdona al culpado, 
y ca&iga al inocente? 

Siendo afsi , que &el.delitbi 
TmVW. 



00 ei pofsible , qi^c yoíea 
el agreflbr.Tí?¿/. De que íuextc? 
Bug. Siendo , como foy , muger, 
á quien el trage dcfniicnce 
de varón: no el eícucharme 
os fufpenda, y os altere, 
que aun mas adelante paflíaii 
mis fortunas , pues que (:}uiqrer:> 
los Cielos, que los prodigiojs 
de mi vidaos avcrguence», 
y en vueftro idolatra error 
os convenzan : aun no es efte 
el mayor alfombro , pues 
foy el original de eúe 
retrato , a quien adoráis: 
Eugenia foy , que os fufpendd 
qué os aflbmbra? qué os erpar«ta? 
aué os tu^ba ? qué os enmudeced 
11 ya no ps que íéa mirar 
vuedra ceguedad , al verme, 
que de un Trono , que es alcar^ 
y Tribunal juntamente, 
pueda fer a un tiempo miímo 
la Deidad , y el delínqueme; 
acufada , y venerada, 
abatida, y eminente, 
me miráis en un inftantes 
pues cómo fe compadece 
el eftár alli adorada, 
y aqui condenada á muerte? 
Mira tu á quien idolattas, ^ 
y fentenciasi tu á quien quieres, 
y fífcalizas : tu á quien 
delatas , y favoreces^ 
tu á quien perfigucs , y adoras: 
tu á quien eftima^, y ofendes: 
y todos , todos mirad 
a quien dais hymnos alegres, 
y del íacrificio el fuego 

M igrt* 



j?0 El Jo/cph de, las Mugeres. 

ignoráis a que fe enciende, Dí'^f.Viva el Dios de Eugenia. 



alli para que me ahume, 
y aqui para que me queme. 
Mirad , mrirad a que Diofcs 
adoráis , pues todos pueden, 
teniéndolos por divinos, 
fer acufados de infieles. 
»Y fia tanto dcfcngaño 
no abrís los ojos , no quede 
piedra fobre piedra en todo 
cfle edificio emincnre; 
fuego del Ciclo Icabn.fe: 

Suena ruido de tewpe/iad. 
y pues difponen las leyes, • 
que el que acuía de un dcüto, 
padezca el daño que quiere 
que padezca á quien acula, 
a Mclancia un rayo ardiente 

Dif paran dentro 
abra fe viva > porque 
4c fíi acufacion aleve, 

Otra vez los truenos. 
^ de fií falfo teftimonio, 
'fu prifióri. y cárcel quede 
triunfante en Egypto quien, 
á pefar de tantas fiíertes 
periecuciones,'ha fido 
el Joíeph de las Mugereís. Vafe. 
taen algunos rayes , hnndefe el trono 

con de/el , y retrato. 
^e\ Ay de mi 1 abrafada muero, 

y rabiando juftamente. Hunde/e. 
PA/.Que aflrombro!»yifr.Qufe cofufion! 
P¿.ílija,clpcra.Jr.Hermana,atiendc. 
Ce/. Qu * prodigio! La temftftai. 

VanfePhiltfo^y Sergio. 
V.ur.l>t ¡os Cielos 

fe rafgan todos los eices, 
CeJ. La maquina de los Polos 
íbbre nofotros fe viene. 



To los Viva. 

Céf. Aurciio , que cftrago es cfte? 

Aur. Mágicas de losChnlVunosj 

y pues que ya Pretor ec es 

de Egypto , por el fagrado 

, honor de los Diofes buelve: 
mira quCjíras ^V;í fiera 
muger va toda la plebe 
confellando un folo. Dios. 
• Sigúela ,pucs , y no dcxes . 
que crezca efta novedad, 
caftíga , amenaza , y prende 
quantüs la aclaman. Cel. Si haré, 
y pues han buelto a encender fe 
las cenizas de noi amor, 
y foy Juez , yo haré de fuerte, 
ó que fe logren mis dichas, 
ó que los Dioles íe veacacn./ii/V. 

Aur. Yo por otra parte i re 
acaudillando las gentes, 
pues afsiftidodeini 
Cefatirio , fabré hacerle 
MiniÜro de mis venganzas, 
á cuyo efcdo ponerle 
delante de eífe tumulto 
folicito , porque dexc 
de aclamar con voz adi?a 
ios honores ^ue a Dios dan, 
quando repitiendo van. Vafei 

Todos. Viva el Dios de Eugenia. 

Sale Eugenia ^PfjUipo, Sergio ^y Eleno» 

P^/V.Víva, 
que yo el primero .de todos, 
viendo maravillas tantas, 
hija , me arrojo a tus plantas. 

J^r. Y y o, por que dcftos modos, 
otros ,a imitación mia, 
tu Dios bufquen Soberano. 

Em¿. Ay padje inio¿ ay hermano, * 

fclic 



De D. Pedro Cal^trofi de la Bar cu ^ I 

feliz mil veces* el oía, que no Cüiwicruau Fe 



mas almas en íu agoría 
Cef. Muger,quc en trance tan fuerte, 
por üftcntar tu valor, 
entre tu muerte , y mi ¿mor, 
tienes por mejor tu muerte^ 
que vas á morir advierte. 
Eu¿. Dichofa mil veces yo, 

pues mi anhelo Íecumpli6# 
Cf/I Pues quitádmela de aquí, 
que fi la miro « no sé . 

^uedaje fufpenp. 
oomo vencerme podre. 
JBAr^.PadrejhermanojElenofLt?/ jDí. 
B//^.No prevariquéis por\er 
mi muer te. J?/. Anees te ofr eccmof 
que contigo moriremos. Llevánla. 
A^y. Pues de otra fuerte ha de íer, 
el fentir,yel padecer 
vueílro : á los tres los llevad 
donde vean la crue.dad 
con que muere >poc que afsi 
muden de intento. F¿t/.£fta ea xbJL 
no es crueldad , fmo piedad, 
pues me dá en que merecer. 
Buelv^ Ce/armo furiofc. 
Cefl Ay infelize ! que fuego 
es el que en mi á fentir llego, 
que me hace tembla r, y arder 
a un mifmo tiempo! Muger, 
qué me quieres í tu has querido 
morir , yo no he tenido 
la culpa de tu rigor. 
£•;. Pues por mi , y por ellos^ligo, J^irr. Qué fientes?C?/.Siento un ardor 
que elegimos: w^QueíTe'^.Morir. de quien tu la caufa has íldo, 
Cf/. Advierte::: Sale Aurelio. I^ues tu, bárbaro, de embidia, 

ir. Que ay que advertir, íi avia en tus zelos dilcurlb^ 

fi ves toda Alexandria me has quitado la ocalioa 

para perderfe efte día? de reducirla a mi gufto. 

izSí^ luercc atajaréji OUí Sa'eCap^i^i^ 

Ma Cft^. 



que con ran piadoíá acción 
JJcgo i veros en mis brazos, 
cuyos repetidos lazos, 
nudo de tres almas fon. 

£.Vi?. Todos decimos contentos, 
que[ til amparo nueftroeres* 
Sa/e C^fartHO ^y Fl$ra. 

OfC Oid todos antes. 

T^bf Que quieres? 

Qif, Solo que me eftcis atentos* 
Prefecto de Alexandria, 
fubftituyendole oy 
el p\iefto á tu padre , foy, 
con que el horror delle día, 
que corra por cuenta mia, 
es fuerza , y los Soberanos 
Diofes , de aíTombros tati vanos 
feofend.m , viéndote ufar 
conrra ellos la fíngular 
mágica de los Chriftianos. ' 
Quanto puedo hacer por ti, 
es ofrecerte mi mano, 
fi niegas aqueQe humano 
Dios , que engrandeces afsi: 
lü padre , y tu hermano aquí 

I ya Acebos confiplices eftán, 

' pues alabanzas le dánf ' 
faodve por ellos , y advierte, 
qae de mi mano a tu muerte, 
tan pocas diftancias van, 
^oe folo ella en elegir, 
o mi mano , ó tu caftigp.. 



9Í El Jo/cpb de 

^ap. Aquefto de las olas, 
aunque no fea criado uno 
del que olea , toca á todos: 

" que me mandasíf 

G/. Paite al punto, 

y di y que á la cxccudon 
de E::genia el rigor injufto 
fe íufpenSa; 

Cáp.A muy buen tieofipo. 

Ce/.C bmotCap.Cemo y á c! verdugo. 
Rey de Comedia » enojado 
con algún Valido íuyo, 
la cabeza de los ombros 
la ha dividido. Cff. Queercucho! 
fin vengar en ti , cruel, 
el dolor de tai infulco. 
Saca la e/pada , y tira al ayre. 
Muere á oiÍ5 manos.^ir.Pluguicra 
9I Ciclo Divino , y jufto, 
pudiera morir , y no 
viera el honor de f» triunfo. 

tli^. Tente, fcñor \ huye Aurelio^ 
^Cf/; Librarte picnfas , perjuro? 

VMHdefejjfalt el Demonio^ quedando 
in cadáver dprtde ejtaha Aureli$ 

jkurel. Defamparaodo el cadáver, 
que habitír. 

^em. Que hafta efte plinto 
pudo durar la litencia 
de eftar en éK Ci^. Abernuncio. 

tef. Ay de mi infeliz ! qn¿ veo! 



Jas Míigcrcs. 

Cap. H icerfc u "ir- dí.ib-os de uno, 

por apoL.iVlc. rV/. Moiral 

eftoyl '^/í C^ac dirá e! difiir.to? 
C^.Quien eres , pa ida fombraí 

quien eres, horror caducoí 
CapJ?oT no ver eftcefpcdacnlo, 

bolvieraáíer Catecúmeno. 
'Dejciibreje en un trono de nults E/y- 

g^ia^ con Andeles , y vh fuíiifndo 
arriba ^yj'dtn todos. 

"Mujic. Efte es el triunfo de Eugenia, 
que eflbrro no era fu triui:fo^ . 
porque folamenre el Ciclo •' 

• es el Templo de los Juftos. 

£«íj^. Feliz y o, que en galardón 
de anfias , mifcrias ^ y fuüos 
que padeci , de los Cielos 
a gozar la gloria fubo, 

Hent. Aííí/.Infeüz yo, ({ue en caftigo 
de teftioionios , fc infulios 
que intenta , de los Infícroos 
las eternas penas fufro. 

Mu fie a ^y todos. 
Efte es el triunfo de Eugenia, 
que eflbrro no era fu triunfo, 
porque íolameote el Cielo 
es «J Templo de los Juftos. 

C^pr. Dando con aauefto fin 
al mas prodieíoio affunto 
del Jofeph de las Mugercs^ 
perdonad los yerros fuyos^ 



F I N. 



t% 



L A GRAN COMEDIA . 



9} 



LOS EMEPENOS 

DE UN ACASO. 

DE DON PEDRO CALDERÓN 

de ¡a Barca. 

PERSONAS 9UE HABLAN EN ELLA- 



ZVjr Tttíx, 
Don Juam. 

Hernando fCrUJ^ de Don fuén. 
Uíárdfi y criada de Don Félix. 



Don Alón fo ^ viejo. 

Leonor y ¡u hija. 

Elvira j hermana de Don l>ieg0i 

Inh , criada de Leonor. 

Juana , criada. 



JORNADA PRIMERA 



iénDoM 



íx ,/ Don Diego acucki^ 
Uandofe. 

Di'dL^^ Hcde matarlo itiotlr, 

^3 ó quien fois he de faber. 
iDif .rttcs mirad como ha de fer, 

qK yo no lo he de decic, 
/ür.Co vuefira muertc,ó mi muerte^ 
qae es el ultimo remedio 
iáe mis zdos , que otro medio 
no permiten.^. Die. Defta ftterte 
lie de intentar de(endeIlo« 
I ^F(f/fjr. No he ?ifto valor igual. 
\ ^liiig.Q\ic granbrio! 

Í\ Dentro Don Alonfo. 

^Uionf. En mi portal 
mhUlad^a ? qui cs.agnieUiSS 



I 



dadme una cfpada , y broqncljí 
y facad laces. í.^^».Scñür, 
ttdv¡crtc:::¿r. ií/<?.Suelta, Leonor. 

Lr^.No has de falir J. Die. Masccacl 
es ya el lance , que al ruido 
luz baxan ^ y en cfte eftado 
es fuerza fer yo el culpado, 
iiendo yo el aborrecido. 

d. Fel. A qualquier lance difpueftoj 
á trueque de conocer 
mis zelos y no fiento vhc 
que baxen luces. 

Sale D. Alon/o medio defnudo^y Leonofj 
deteniéndole^ j Inés con luz. 

d. Alonf. Que es efto? 

4. Dieg. Bien ocultarme feca^ A p 



a.i^.r. ic a mi valor le pcíc. empeña Jus , acudieron 

J. >í/:Vf. Pues cómo en mi cafa? ^ 
¿/. Dic. Effc "" 



•t 



Cavallcro oílodírá. 

Dice i fio e^fibozado , y 'úafe. 

d, Fel. Si haré.en aviendoos fcguido. 

^/..í/^.Scñor Don Vdixíd.FeL Yo foy. 

cí. dlon. Qué híi fido cfto? 

¿>^;i.Muertaeftoy! 
' Cielot^qué avrá fucedido? A p. 

d. Fel. Yo os ló diré , dcfpues quí 
íiga á aquel hombre.^/.^/^.EíTo no; 
aviendo falido yo 
a poner paz , pues fe fue 
el hombre con quien reñis, 
no es razón que le íigais; 
íi ya obligado no eftais 
á haceflo , que fí decis, 
que os importa darle muerte, 
el primero fcré yo, 

aue le íiga. ^.F^/.' Porque nó 
ifcurrais de aqueíTa fuerce 
contra m¡ reputación, 
de feguiric dexaré, 
y la ocaíion os diré. Emháyná. 

Liott. Qua) ipudo fer la ocafion? 

d. Peí. EiU'ndo aora jugando, 
una duda fe ofíreció 
fobre una fuerte , que yo 
gaoaba , folicitando 
defenderla como mia, 
fe atraveCsó un Cavallcro, 
()ue aprisionado , el primera 
ju35gó que yo líi perdía. 
Yo que declarada vi 
la fuerte con tal rigor 
contra mi , en otro favor, 
no sé qué .lerefpondi, 
que le obligo a cjue facara 
la efpada \ como nos vieron 



todos á que no pníTira 
á mayor eftrcmo el lance; 
colérico me fa li 
de la cafa , él hifta aqui 
vino figuicndo mi alcanze, 
de otros dos acompañado» 
que le feguian 5 yo , pues, 
viéndome embeftir de tres, 
de aqueíte umbral aniparadojí 
me intentaba defender. 
AI ruido íalifteis vos, 
retiraroníélos dos, 
antes dedexarfe vér« 
y él también fe retiro 
en viéndoos raquefta ha fidQ 
la caufa , perdón os pido 
del alboroto , que yo 
íiento mas el ver, que yat 
os ayais fobrefaltado,. . 

que no el di fgufto pallado; 
con cfto quedad con Dios. 
J^uiere ir fe ^ y de t se fíele Din Alonfo^ 

d.A¡o. Efperad.L^i'.Albricias,Cielp% 
una , y mil v^ccs os pido, 
de que por juego aya fido - 4^¿ 
la ccaíion , y no poL zelos. ' 

d.Pi!.V\xcs qué es lo que ificmandais?. 

d.Alo. Loque yo os fuplito , es^ 
que pueíto chucos bufcanirest 
folo de aquí no falgaiis, 
que aviendo mi cafá^ fído 
ác vueftro riefgo (agrado, 

^ y aviendo al lance llegado, 
muy necio , é inadvertido 
íuera , (i (alo os dexárá 
ir 5 yo tengo de ir con vos. 

d. fel. Mas lo fuera yo , por Diosj 

fieÚToá permitir llegara, 

(tcundo á eíU mi (copia ' 

coa 



De D. Pedro Calieron de la Barca. 



coa tal zxúA^áo.Le on. El que yo 
tci.iií; ,f-Tadc que no 
hiií;» »"ni padre:: :J.F¿r/.HA traidora! 
.'¿j.>j. Siempre lo mejor, afsi, j 
que os acompañe le ruego, . 
hiíta vueílracafa d. Fel Y luego 
que le dixera de mi? 
íino que yo, de temor, 
de aquí á íalir no avia oflado. 
íino lan acompañado; 
y a(si os fuplico , feñor, . 
me hagáis merced de quedaros^ 
que conmigo no aveis de ir, 
ni yo lo he de psrmitir. 
i. Ah^s en vauo el efcufaros, 
que ha de feriy afsi, aunque e£koy> 
por eftac ya recogido, 
como veis , medio veftido, 
os ruego que mientras voy^ 
á tomar un ferreruelo, 
de aqui no falgais. Leonor, 
tcnle tu, í^a/e Don Alonfi. 

Ijeonor. Si haré , feñor. 
¿. F//. Suelta, fí no, vive el Cielo, 
ü. me detienes aísi, 
que diga la caufazzLér^Mr. Efpera. 
'4. FiLDa. diígufto , pues me fuera, 
por ir huyendo de ti, 
quandono porque imagine, 
* que para reñir conmigo 
tu galán , y mi enemigo^ 
efperarme determine. 
Leca. Qué galán i bueno es vcnit 
tu del juego ocaíionado, 
y querer aue yo el enfado 
te pague. ^. Fí/. Porno decic 
la ocaúon que me obligó 
aíacar la elpada aquí, 
á ru padre eíTo ñngi, 

que m?|ingt4U>poj:queAQ 



95 



tenga razón de qoetarme, 

y bien de mi voz pudieras 

tu culpa inferir ,íi vieras, 

que con los dos declararme 

quife á un tiempo , pues la fuerte 

que yo fingí que ganaba, 

era la que amor me daba 

de hablarte en tu cafa , y verte:j 

el Cavaliero embozado, 

que efpecando en tu porral 

eílaba ventura igual, 

es aquel que intereífado 

juzgo que yo la perdia, 

y juzgó bien , pues es cierto 

3ue íi tu mudanza advljiío, 
■z otro es la fuerte , y no mias 
por conocerle, en efefko, * 
íaque la efpada, ( ay de mil) 
llegó tu padre , y afsi, 
con equivoco concepto 
habló á los dos mi dolor, 
torpe confundiendo , y ciego 
empeños de amor , y juego, 
que también es jujgo amor, 
pues iiempre anda con recelos 
el tahúr de fus rigores, 
de ganancia en los favores, 
y de perdida en los zelos. ' 
León. Don Félix , feñor, mi bien,* 
fálteme el Cielo , fi di 
ocaíion , para que á ti 
pcíar ninguno te den 
fombras, que en el ayre haría 
tu mifm'a imaginación, r .' 
d. Fel. No fon fombras las que fon 

cuipa tuya , y pena mia. 
Liott. Plegué al Cielo , que fi se 

quien pudo fer quien afsi::: 
Sale.d. Al. Vamos, Don Felix,dc aqui 
i<,Fir/«3iea¿mi pe(ai: i:e 

acota 



9<í^ 
a':o'.Ti:i'-."i.;J:) ¿: vq?. 

W. --Í' '^ l.K'i , cierra tu c3d puerta, 
y h.ub qiieyobucIvA , abierta 
no cílc.:^. FeL PcrdoBad,por Diosi 
Icñora » ci judo cuidado 
con que csfíierza que quedéis^ 
que vos la culpa tencisi 
pues ít no me aveis dexado., 

jL^^if • Si aísi obedecer prevengo 
á mi padre , vos veréis, 
aunque la colpa me deis, 
que es culpa que yo no rengó. 

d» Alón. Venid , aue dexaros quiero 
en vaeüra caia , y defpues, 
fabiendo el hombre quien es, 
' hacer las pazes efpero. V^Ji. 

téfoM. Fáciles de hacer ferán, 
puefto que agravio no ha a vido« 

'd. Fel. No mucho , pues ofendido 
eftoy yo , viendo que eftán 
tres enemigos (ay Cielos!) 
declarados, León. Quales fonl^' 

íü. Fel. EíTo duda» ? tu traycion, 
y fu ventura>y mis zelos. Vafi. 

ltf#9r. Sabes, Inés, quien feria 
el que en mi cafa embozado, 
pata darme efte cuidado, 
a eftas horas cftaria? 

If^s. No s& , mas aquel Don Di^ó^ 

Í|ue cu belleza enamora 
olo pudo fer , feñora, 

quien tan atrevido , y ciego 

(e atrevieflfe á eftár aqui. 
í^on. Dices bien , pues no eftuvierat 

quien mi defd¿n no íintiera, 

tan defveladopor mi. 
Iris. Pues (i el tu defdírn adora, 

no a ti la pena te áhs. 
León. A manos morirá, In^S, 

dcfte pefar ; cierra aora 



Los Ek7^cHos :!: ::r Icafo. 

cfli pa . lU , y\ a j- Ci ■ far 

ven conmigo, en rris dcfveU 

cómo podro de fuszclos 

áFclixdcfcnojar. 

tnes.Eño yo te lo diré, 
no dándole á. fu pafsion 
ninguna farisfaccion. 

LeoH. £0ü dices? /;r.Si,L/^;r. Par qu< 

inh. Porque en la varia fortuna 
de los zelos ^ y el amor, 
la fatisfaccion mcj|or 
fiíde fer no dar ninguna. 

Lí^n Es engaño , que también 
es cieña efpecie de culpa, 
no acertar con la diiculpa. Vé^ 

■Uh.Si üipiera que fui quien 
á Don Diego le aviso 
^ueaaqucuas horas viniera 
á darme un papel, qub hicieri 
Mas buena diiculpa yo 
fDC tengo , para quedar 
del lance dcfempeñada, 
coa decir , que loy criada, 
yfirvo para medrar. 

Vajfiyjf fdUn Doña Elvira j]f Juana t 
f fiáis ,/ Do/v Juan ,/ Hernando. 

Bt^ira. Yi fabeis qae la Uccnciai 
de fegQÍrne,CavalIero, 
no dura mas que hafta aquí, 
y. afsi que os bolvais ,'os rueg 

i. Juan. Yá sé que todos los dias 

3ue ca eílc Parque os encuentr 
ando en íu florida cfiancia 
al Mayo flores , al Cielo 
rayos , criftales al rio, 
luz al Sol , embidia al viento^ 
Oie dais licencia de hablaros 
y de veniros (ir viendo 
hafta aquefta calle, donde 
mt defgedis ¿cc^ Precepto 

d 



DtD» Pedr§ Calderón 
de que no os figa , ni fcpa 
quien fois , cuya ley atento 
tanto me tuvo y que hice 
della fíneza^crcyendo, 
que alguna vez del defcuido 
naciera el merecimiento; 
vos, por mas que yo procure 
iervirps , y obedeceros^ 
rnsnca os dais por entendida 
de mi cortes rendimiento: 
antes ofendida juzgo, 
que me calligais, íupuefto^ 
que aun no me a veis permitido 
Ucgax deícubierta a veros, ^ 
comeen venganza de tanta 
cbedíencia, porque es cierto 
que en políticas de amor, 
\ut\en tener unos fueros 
las Damas , que obliga mas, 
quee/ guardarlos , el romperlos: 
y síii viendo que ya el Mayo 
tyranamente depuefto 
del Imperio de las flores, 
Vedexaá Junio el Imperio; 
lenerofo de ver, que entre 
ahnlándpá fangrey fuego 
colas fértiles campañas 
Jos verdes triunfos del tiempo: 
Mp quiero efperará que 
«icie herniofo litio ameno 
U eftacion ccflTe , y paflaado 
d feliz figlo de azero, 
mejor que el de oro, me quede 
llorando yo en el de hierro, 
de no averos conocido, 
difculpcme un argumento» 
por ver ll con la razón 
Yucftro recato convenzo. 
Vos me mandáis que no os fíga, 
y yo que fere , os confíeObj 



de U BáTCA. 97 

ódercortcsen feguiros, 
ó necio en obedeceros; 
de necio , ü de dcfcortes 
eftoy peligrando ál ricfgo, 
ved vos la diílancia que ay 
de un defcdo á otro defcdo; 
pues de defcortes podre 
enmendarme con no ferio; 
y de necio no, pues nunca 
puede el necio no 1er necio: 
con lo qual veréis, fcñora, 
que en dos daños, cícogiendo 
el que yo puedo enmendar, 
elijo del mal el menos. 
O os avreis de defcubrir, 
ü decir quien fois, ó tengo 
de feguiros, donde pueda 
mi curioQdad laberlo, 
porque averos dado el alma, 
porfcedel entendimiento, 
y ignorar á quien la he dado, 
ó es pereza del dcfeo, 
óesdefaliñodel güito, 
ó es tibieza del afedo; 
y nada os cftá mejor, 
que en mi no aya cofa dcfto. 

£/t^.Señor Donjuán , quien bufco> 
efta ocafíon para veros, 
y para hablaros, dix:ra 
quien es a poder hacerlo; 
ni vos lo podcis (abcr, 
ni yo decíroslo puedo, 
que ay muchos inconvenientes, 
y de uno folo os advierto; 
con que (i queréis que os diga 
quien foy, deciruslo ofrezco, 

í/.J^//. Ninguno lera mayor, 
que ignorarlo; decid prefto. 

£/x'.Pucs en el inllantc que 
íepais quien foy, elíad cierto. 



9 81 Los Empeños 
que otra vez en vueftra vid i 
bolvcr a hablaros no tengo. 

¿.j^;<j;?.Tcrriblc es la condición! 
yíinpeníarla primero^ 
no me atrevo a refolverla. 
£/:>.Pacs::: d^JuM. Que? 
£/v.Pcnradla, y fea prefto* 

Hit tan ¡os dos i forte. 
Hrrif.Micntras que pienfa mi amo> 
y mientras yo también pienfo 
cfte vayo^ que no enfillo^ 
tapada menor , te ruego, 
hagas por mi una ñneza. 
^uána.CotnQ no fea (u inteiit09 
el íaber quien foy , feñor 
Hernando, yo fe lo ofrezco, 
porque le quiero afsi^afsi. 
Ut^.Y ypafsi, afsi lo agradezco: 
mas por que no iias de decirlo^ 
Jir/tPorque tic hecho juramento 
decallarlo.H^r.Por io propio 
penfaba yo que el faberlo 
fuera mas GtciLfttan.Voi qub? 
H(fr;i«Porque no ay gufto en el foelo^ 

como quebrantar tres coías. 
JFifM.Quaies íbniHer.Un juramento> 
an deftierro , y un ayuno; 
mas no prefumas que es efto 

10 que te quiero pedir: 
pues antes es mi defeo 

el que tanta merced me hagas> 
que me lo tengas fecreco^ 
que eftoy, fí verdad te digo, 
temblando que he de faberlo» 
f^ána.Pixcs de que nace el temor, 
que tanto le zñijcíHfy .Dz&oi 
dcíde el dia que empezó 
a navegar el eftrecho 
golfo de amor, ün falir 
de Avido^ ga{4 k a Scxto^ 



de un Aeafo. 

fupe quien era mi dama, 
fu cara, fu entendimiento, 
fu calidad, y fu rftado, 
y todas quantas encuentro 
fon f rancilcas, Juinas. Luifas) 
con que poco mis, ó menos, 
todas al MUcozinado 
tienen fus alojamientos. 
Quiíierauna Dama yo 
extravagante, y fugeto 
capaz de novela, porque 
es mi amor tan novelero, 
que me leefcrivio Cervantes; 
y afsi te pido, y te ruego, 
que íin faber yo quien eres, 
me adores mis penfamientos; 
dame a entender que te llamas 
Pantafílea, y creyendo 
fer Infanta diftraida, 
viviré ufano , y contento 
de petiíar que andas tras mi'i 
pueda en trabajo, y con efto, 

Eor no olvidar el teber, 
eber¿porti¿ los vientos* ;^ 
Jitan.Vacs por mucho que imagl» 
aun foy mas.H;;r. Afsi lo creo. 

£/v.Y en effo os refolvcis?¿i.^ií.S¡ji . 
que Atengo de perderos, 
ni fíguiendoos de coixirde, 
ni de atrevido fíguiendoos, 
m¿jór es que de atrevido 
os pierda, que en igual tieígo^ 
es civil la cobardía, 
y noble el atrevimiento. 

£/i;.Mirad que aventuráis mucho. 

dJuaMis aventuro, Q os piecdcu 

E/z;.E:lb es perderme. 

d.J na. Es vciíhd, 

pero no por midefefto, 
pues hago YO ,Js: mi parto 



De D« PcJro Catáertm de h Barca. 99 

Us^diligcncias que puedo. Jnan,^o es nada, feguirnos quiere 



B/tf.Pues yo cambiea de la mía 
he de hacer otro argumento: 
ó es verdadj que para hablaros 
bufque efte disráz que tengo» 
ó cor fí es verdad, ícguro 
podéis eílár de mi aíe^o^ 
h no es, que os importara 
el iaber quien íoyí" fupuefto, 
(|ae el fabcr quien foy , no es 
circuQftancia de quereros; 
y afsi, feñor, fiad de mi, 
qie os bufcareen otro puefto, 
y no me í]gais.i.Jiíif. Aunque 
adoro el ingenio vueftro, 
aun no me doy por vencido 
de ia replica.£/r. En efecto, 
mcaveis de feguir^ 

i¿fM«.b¡.£/y«Pues 
advertid : :: Sale Don Diego. 

'lD.Don Juan?£/w. Ay Cielosl 
ya es mi defdicha mayor. 

infmé9.QvLC mandáis? 

¿iXcj^.Bttfcandoos vengo, 
£dSiaido que al Parque ñiifteisj 
afingalar dicha tengo 
el aperos encontrado. 

Ji's.Mtty nnalo. feñora, es efto» 

£i^ü mi hermano nos avrá 
conoddo./iui. Harto lo temo . 

^fsj.Pues qub mandáis? 

^DiegXJn cuidado, 
qoeentodael alma padezco, 
me importa comunicar 

. con vos.fí/v.Aytriftel 

¿DiVf.Yo os ruego, 
que CQ exando aquefla dama 

i en fu cafa::: E/v.Eftraño apriccol 

^ ^^fj. Conmigo vengáis, que yo 
á lo largo os voy figuicndo. 



nucftro hermano, por lo menos. 

Elv.No permitáis , que nos fíga> 
por Dios , eflfe Ca vallero, 
leñor Don Juan , que quien tur^ 
de vos folo igual recelo, 
qué hará de otro? y prefumid^ 
aunque os diga mas que puedo, 
que importa mas qucpcnfais. 

pJfuan.'Poz quitaros cíTc miedo 
perderé yo efta ocaíion: 
aunque aveis llegado á tiempo 
que iba también divertido, 
de efla manera viniendo, 
cómo puedo dilatar 
ir co vqsU.DíXq os lo agradezco: 
perdonad, feñora, y dadle 
licencia.¿/./«rf.Yá yo la rengo 
defta Dama , que antes ella 
agradecerá el encuentro, 
porque no la figa yo. 

Elv ^Es verdad, mas no por eílb 
de mi efteis defconñado^ 
pues ya nueva caufa tengo 
de bafcaros, por faber 
qué os quiere eflfe Ca valí ero. 

dJa.Vúcs qué os importa á vosf 

Elv.Solo 
el cuidado con que quedo 
de prcfumir^ que es dilgufto. 

¿.Jiíj.Eftimad á elFc recelo, 
q'.ie no os íigd.EIvSi lo cftimo; 
m.is también Don Juan, lo (iento. 
Ven, Juana. fua.Ho ay qac temer 
que nosconocióXupuefto, 
que nos dcxa ir tan frgutas. 

E/i'.Q;iien creyera qu^i un empeño 
ig ul mi hermano me hiciera 
e^pildas? pues por el quedo 
libre y i de que D jn Juan 

Ni ^^ 



100 Los EmptÜot 

no me iiga^ vamos preílo, 
Juana, pues quiere mi fuerte, 
que aya venido Don Diego * 
á Tacarme del peligro, 
en que mi amor me avia puefto, 
librándome la fortuna 
de un ricfgo con otro riefgo« 

Jua.A mas ver,feñor Hernando. Va. 

ifer;;. Vueftra Alteza, inculto dueño 
de mis fcntidos.^ en mi 
tiene un eíclavo. 

'¿•Jfítan.Yii quedo, 

Don Dicgo^ defocupado: 
qucmandaisf 

^/.D/V^.Eftadme atento. 
Yá fabeis, como quien es 
mi amigo tan verdadero, 
y á quicií he franqueado todos 
ios archivos de mi pecho, 
que adora a Doña Ltonor 
de Mendoza , padeciendo 
las iras de fas defdenes, 
las fañas de fus dcfprecios, 
confoladoen fusfigores^ 
porque no es amor perfedo 
ei.que no fe j\xz£¡3l bien 
hallado en fus íentimientosH 
la idolatraba, penfando, 
que en tan foberano empleo, 
nadie avria que ganaflfe 
las venturas que yo pierdo. 
Masay de mi, quan buclado 
vivia mi penfamiento, 
defí mifmo perfuadido, 
y engañado de íi mefmo! 
que otro es mas feliz que :yo 

cómo mis zelós refíero 
( ay de mí!) (¡n que me mate 
la ponzAña de mis zelos? 

Co liO lo fu£c efcuctuid^ 



dt un Aeafo. 
veréis la razón que tengo 
de ícntirlos,quandü no 
bailara la de Uberios. 
Ucia criada, que firve 
á aquellc t y rano dueño 
de mi vida, f<»bornada 
de la dadiva , y el ruego, 
me ofreció darla un papel, 
diciendo que fu apoíénto 
tiene una rexa que cae 
al portal, y en el (ilehclo 
de la noche le llevcíTe, 
que en ella una fcña haciendo 
faldria á tomarle , yo fui 
á llevarle el papeh pero 
aunque hice la feña^ ella 
no me reípondió tan preílos 
preíumiendo que eftario 
con fus amos, hice tiempo . 
dentro del mifmo portal, 
de fu obfcuridad cubierto, 
quando con la efcafa luz 
de la calle , un hombre veá 
entran yo mas recatado, 
de la puerta me deñendoi 
pero no tanto, que él 
no me íintieíTe , y diciendo: 
No puede eftár aquí nadie, 
que ma tarlo, ó conocerlo 
yá no nic importe, la efpada 
facó, yo wntonces refueito 
á que avia de encubrirme, 
la mía faque, al eílruendo 
de los dos ^ fe alborotó 
toda la cafa alia dentro, 
falló fu padre, y Leonor 
á fu padre deteniendo 
falió) con luz, y criados: 
yo entonces reconociendo, 

que era dai; nueva materia 



\ 



De D. Pedr» Cálderw de la Barvd. 



lOI 



«■ /«• ^ ^' 



íbr -bt5nrciTTis-oto« 
el í^i conocido, tomo 
la puerca^ y la efpalda buelvoj 
bien claro efta > que feria 
de atención , y no de miedos 
pues me obligó á retirarme 
masque el temor el reípeto. 
Lo que fucedió no 3é 
con ei OCIO Cavallero» 
que derenido de todos, 
k quedo ( ay de mi!) con ellos» 
Deile fuceiTo pendiente^ 
hafta íaber el fuceíToy 
d\oy, y á bufcaros iba, 
para que me deis confejo, 
óíBC digáis, que os parece 
uno, que penlado tengo; 
porque de quantos caminos 

previene mi entendimientOj^ 

be eiegido el dé efcrivic 
^ ala criada, diciendo, 
ae avile de quanto ha ávido 
defde anoche en cafajpero 
\uUo mil dificultades 

cad llevarle yo mefmo 

el papel, ni criado mió; 

y aísij fe me ofrece un medio, 

y cs,que deis licencia a Hernando 

de llevarle, pues fu ingenioj^ 

£o ríergo de conocido, 

podra dar lele lin riefgo} 

y traerme la reípueíta» 

Tere fi con ella venzo • 

cfte tropel dedefdichis; 

dle raudal de recelos, 

cfte piélago de penas^ 

Aifmo de lencimientos; 

y para decirlo todo, 

efta borraíca de zelos, 



todo lo demás es menos. 
d.Juait. El lance ha íido notable, 

y juzgo por baen acuerdo 

el que av6is vos elegidos 

y alsi , aunque el dilgullo fientOjí 

me huelgo que nos halléis 
• en ocafíon que podemos 

ferviros en algo yo, 

y Hernando. 
Hern.Yo no me huelgo, 

que no quiQera íervir 

aualoqueíirvo, 
d.JuM.fiX momento 

toma eíTe papel, y haz 

loque te manda Don Diego, 
ií.D/>f .Tonu,Hernando,por tu vidal 

que yo un veftido teo&ezcOj¡ 

(i traes refpueíta. 
H^r^f.Vcftido? 

Her/t^iics tomo, voy, y vengo* 
Cotno ha nombre la o. iada( 

d. Diig. l^^^s. 

HerH.Dc que? 

d. D/yg;.No sh cierto. 

H>^ir. Pues cómo he de preguntar? 

d.Jntt.Koiz reparas en cLÍo; 

HernS'i^ porque al que no repara> -^ 
le dan fíempre* 

d.fua. Cottc prefto, 
y biilca alguna invención 
con qu puedas entrar dentro^ 

V^rif.Aora bien, ello ha de íer^ 
a los dos cita mi ingenio» 
que veáis en la tefpuefta 

- ibiinduílria, y mi atrevimicuCQS 
donde me efperais los dos? 

áf/. Di¿;^.Pues de mi cafa nos vemos 
tan cerca, en ella efperamos. 

^n$. ?mÁ SÜ* 4i inflante buelvcN 



T 02 L$s Empt^os itun Acafo. 

í/.P/V;;.Vcnid D Juau> que lambicn no íilga ccn el izquierdo: 
que vos me contéis dcfeo. 



que Daiuft era efta tapada? 

dJuan.OyxM an raro fuceflb, 
que os admirará. Vánfi los dos. 

Hírfi. Ay veftido, 

en que confu&oa me has ptieílol 
mas de qué es la confofiocá 
ferá eíte el papel primero 
que aya dad« yo delante 
de una íuegra de otro tiempo? 
que fuegcas de efte> ellas miftnas 
le llevaran; porque escierto^ 
que en la Provincia de amor^ 
el Aguacil de fu zelo 
tuvo vara criminal» 
pero yá en civil la ha buelto. 
SdUg Dom Félix ,J UférdQ. 

l//4r^. Donde vas? 

4/.F^/.No sé, Li fardo, 
que aunque venia diciendo 
que no he de ver en mi vida 
á Leonor , al punto mcftno 
que lo pronuncian los labioSi 
lo dcímiemcn los afedos. 

H#rff. Válgame Dios, (i el veftido 
ferá de color, ó negro! 

^.F^/.Quc es efto Cielos , ay doa 
corazones en mi pecho? 

"^^ ay en mi dos alf edrios? 

dos almas? No^ pues qué es ella 
de proponer yo una cofa, 
y contra mi miímo acuerdo ' 
hacer otra coía yo? 
mas ay, qué locol qué necio 
ignoro^ que foy quien puede 
menos yo conmigo mefmo! 

Hif/ir.Efta esde Leonor la cafa; 
. aquí me íantiguo, y entro 
con pie derecho» Dios quiera . 



aora bien» efta es la puerta» 

llego» y llamo. Llama. 

^'PeLQvLC es aquello? 

no llama an hombre en la cad 

de Leonor? UfardSu 
dJFelix^^dz reo» 

que mis zelos no prefuman, 

3ue es la fombra de mis zelos: 
e áquefte umbral amparados» 

por quien pregunta efcuchemos* 

Sale I fies. 
Uh.Quictí llama? 
HirM.Es uced mi Reyna 

una Inés» á quien yo vengo 

bufcando? 
Igis.lJm Inés foy yo» 

la que bufca» no sé cierto. 
HirM^Xo si^ para que me tenga 

tal Inés por fu cordero» 

en (us brazos mereclino« 
/M/.Qué ancianifsimo concepto! 

vamos al cafo» qué manda 

vueffa merced defpues de eífo?. 
Hrr/i« Yo no mando » fino firvo, 

aquefte papel:: :^.FW.Q^é veoS 

un papel da a Inés. 
Hemand. Le traygo. 
Ines.Cayo es? 
i.F#/.Yo lévete prefto. 
Lliga Dom Félix ^ f quítale el fafeU 
lB.Ky de milH^.Por qué me toma 

ucé el papel? 
d^Pelix. ?otqüC quiero. 
Hrni.Es coacluycntc razón $ 

yo me doy por íatisfccho: 

uced le lea» y refponda 

' lo que le cftu viere a cuento. 

i/.Fií/.£fpcrad, no os vals « ni tu 

t^cnue:^» Inés i allá, dpotro, 

kafl4 



DeD.PciroCalderamdelafíaru. lo? 

hafti que yo aya leído» tomad, llevadle en (eñal 



jihe elpdpii. 
«//•Como ana azogada tiemblo,- 
Urn.O quien fíiera aora val tened 
mas quizá importa no ferio. 
/f.i3!.f/.Yonopadeeíaifar el lan* 
ce de anoche» porque eftando ef- 
perandopara hablarte^ como me 
avias ofrccido^entró aquel Cava* 
llcro« yíacando laerpada,(he for-^ 
zoíb que yo me defendiera ;aviía« 
me en que ha parado,quehafta af- 
(egurarme de tu pelígro^no quiero 
hablaren mis íencimicntos. Dios 
te guarde» 

Lccnot viene el pap¿I> 
no fue en vano mi recelo» 
fie J.Cielos, tamañita eíloy! 
luf 0.Cievx9 que yo pens^^viendoos 
abrirte afsi.que venia 
para nosJMh.Qab ferá eftoj 
¿rr/. Apuramos de una vea^ 
al vafo rodo el veneno: 
^¿s, quien es el que eícrivc 
tkA cuidadoíb^ y atento 
a to ama?/ii¿/. Qwz se yo. 
i.FéLOiá vos, decidme prcfto^ 

á quien^hid'algo, (ervis? 
R^»A Don Juan de Silva, pero 

fiaqoi he venido:::^/. PeLifo mas» 
A^Ha(¡do::</.Fif/.Oiros no quiero. 
B^.Dc parte::: 
^'/.Qualquicr difculpa 
ferá en vano; eftadme atento: 
<kc¡die a Don Juan de Silva, 
\ que Don Félix de Toledo 
\ le dice, que ñ atraviefla 
! cfta calle en ningún tiempo, 
ieoutar-i i cuchillad.iS5 

Srca^cdc que (abrá hiicerlp^ 



aquellas dos« Dale con la daga. 
Htrn.Yo foy muerto^ 

confcCsion, Inh. Mas que mi; úk 

á mi también. 
Vertíanlo me muero. 
d.Feí.Y que eíto fuftentarfc 
foloen el campo. 

LtYar J.Qvíh has hecho? 
d.Fe/.Qxxt sb yo. Hertt. Yo lo se bien, 
me ha dado de coree y y recio: 
no avri por aquí una filia 
del JR^fugio, que a w i Bichero 
me lleven y le daré dada 
roda la fangreque visrco, 
íolo porque me la tome, ^^fim 

VJAx tras aquel hombre quiero» 
á fabcr (i es de peligro 
la herida. Vaje* 

d.FéLlnhs. Itth.El azero 
ten, fcnor, que yo no sé 
nada .i. Fel. No temas. 

Inh Si quiero. 

d.Fei.Di a tu icñota-Mính. Mcjoc 
foto dirás tu. Sale Leonor^ 

Lecn.Qsih es efto? 
de día, y de noche ay 
dentro de mi cafa eftruendos? 

d. Fel.S'iy pues de dia^ y de noche 
das ocalion para averíos. 

Leener.Q^h ocaíioni 

ár.FW.£flcpapel9 

que aora para tí traxeron 
a Inés 9 lo dirá* 
I^í?^. Papel 
nara mif Inés, qué es aquefto? 

/;v^/.Lleveme el Diablo, (i s¿ 
cuyo féa^ ni a qué efefto, 
ni conozco a quien le trazo. 

ft. Fe¡.A}^ t)i«n;qlo.dicc él oermft 



I04 LosTmptñosicunAcáfo. 

El gi!an, que para hablar tC| de la verdad, fuera menos 



cftaüa anoche encubierto, 
de ti llamado 9 le efcrive 
> muy cuidadofo y diciendo, 
le avifes en qué paró 
el Innce, y añade luego, 
que en viéndote affcgurada, 
hablará en fus fentimieatos. 

León. Don Félix? 

rf.F^/.Aqui no ay 
Don Félix. 

Le i^.Plegue á los Cielos::: 

d.Pé\^zÁ¿ creo que me digas, 
íblo lo que miró creo; 
toma el papel> y refponde, . 
que es bien que eíle Cavallero 
lalga del Tullo en que elU. 

LeonMi bien, mi fcñor , mi dueíío» 

£Í.t\'/Mi mal, mi muerte , mi rabia, 

Leon.íHüáz que dices entiendo. 

i/.f d'/.Pucs bien claro te lo digo, 
y ya a referirte buelvo: 
Don Juan de Silva, tu amante, 
<ftá del padádoencuentro 
con muchilsimo cuidado. 

León. Aot<\ic entiendo menos; 
qué Doa Juan de Silva es eftc! 
que no le conozco. 

dmhei.Es bueno: 

quien todo lo niega, todo 
lo conñcda, que aun el medio 
de engañar, con fer tan fácil, 
le ay^ ülu do á tu ingenio! 
No tuera mejor decirme: 
Fclix, elle Cavallero 
n)e fírve, yo no le admito; 
íi anoclTC cftuvo encubierto, 
y aora eicnve, diligencias 
fon^ de amor, que yo no aceto. 

^' DilculpátaUc 4 la luz 



mi dolor , imaginando, 
que en parte podia fer ciertos 
pero nqgar el principio, 
es huir el argumento. 

Leon.Pacs fi es el principio faifo, 
no he de negarlcr Los Cielos 
me falten, íi tal Don Juan 
conozeoj á decir Don Diego 
de Lara, que es el hermano 
de una amiga que yo tergo, 
yo con feísara , Don Félix, 
que es verdad que mira atento 
mis baicones.¿/.Fir/«Es buen mod^ 
de difculpar unos zelos, 
dar con-otros.L^^. Tu no dices 
que la verdad es el medio 
inejor de fatisfacer? 

d.FeUS\y mas lo contrario (iento; 
porque en efe£ko, no ay cofa 

Íiuecíle bien a un fentimiento{ 
1 lo íabe, por dudarlos 
ü lo duda, porXaberlo: 
y afsi, dudar, ni faber 
quiero ya, que folo quiera 
huir de ú.Um. Detente. 

iíl.F^/. Suelta, 

que íi te difculpas, temo 
que ácada nueva difculpa, 
ha de aver un galán nuevOa 

2>.Mira.(i«F^«Harto miro,pucs mirOjí 
ingrata, tus fingimientos, 
tus mentiras, tus engaños, 
tus falíedades, rus yerros. 

Z>¿7.Pues tu verás mis finezas, ^ 

d.Fe.Y^ vendrán tarde,y fin tiempo; 

León. O mal ay4 mi fortuna, 
que en tal opinión me hapuoíto* 

d.FeJ. O mal aya mi defdicha, 
gue$ gpr ella á Leonor pierdo^ 



De D. Pedro CaUttrím de la BáNái lo^ 

Tüffif fute Elvira con otro vtJiUo^ de inclinación a cuidado. 



fonieudojele Juana. 
f/b. Notable ventura, Jfuaoa9 

fiíe^ oo a vernos coRocido 

mi hermanos y pues ha lalido 

de caía un de mañana, 

que en mi apolento no ha entrado^ 

pealando c|tte yo durmiera^ 

nadie lediga» que fiíera 

aquella nanana he eftado: 

que aunque aquefto importarla 

yoco^ pues fabe que voy 

aandar» n^arfelo oy, 

es tener mas otro día 

dctGojíz^vMZ falir 

a hablar á Uon Juan.j^M. Señora, 

fblas efltamos aora, 

hazme gufto de decir 

rfefte embozo el penfamiento. 
th.Xo^ Joana, te lo dirfc, 

que averio callado, fue 

pcniar que tu entendimiento 

lo huviera ya conocido- 
JiüJNohefido tan necia yo, 

que el fin no alcanze^ mas no 

los medios por qu¿ ha venido; 

pues el buicarle tapada, 

y encubrirte deftc modo, 

aooque me lo dice todo, 

fliedeza ún faber nada. 
2J9. Ya labes, que es el ami^ 

mayor, que mi hermano tiene 

Don Juan, como a verle viene 

los mas días, y teftígo 

de fu gala, y difcrecioa 

o Gempre mi foledad, 

loqueantes ociofídad, 

fine defpues inclinacioa, 

k quien luego paflar veo , 

aviendofe (kclarado, 



y de cuidado ¿ óc'co: 
pot una paite me vía 
á fer quien foy cbügada; 
por otra á un dolor pcra\.dt 
que en la privación crecía; 
y encte uno, y otro tyrano 
rigor, ninguno á temer 
llegue tanto, como el fer 
tan amigo de mi hermanot 
y aísi, por cumplir conmigo^ 
con mi propria eftimacion, 
con mi ciega inclinación, 
y con las leyes de amigo, 
bufqué::: 

Salen Don Diego^y Don JmaB. 
d.DÍ€g.hicn podéis entrar, 
Don Juan, porque para vos, 
fiendo quien íomos los dos» 
no ay en mi caía lugar 
tefervado» 
éJnan.Yi yo sh 

Ja confianza que os debe 
mi amiílad; mas no fe atreve 
á ufar della mal mi fee; 
y afsi, á entrar no me atrevía, 
viendo que aqu i citaba aora 
Doña Elvira mi feñora. 
dMieg.Eih es ran hermana mia# 
que efta licencia os dará, 
porque gufto della yo« 
fi/z^.Por Uon Juan lo haré, qaeno 

por ti.í/.D/Vjf.Por que? 
Elv.PorqvLC eftá 

Suexoía oy la voluntad 
c ti mucho. 
d.Dietf.Por que, hermana? 
|S/v.Porque en toda efta mitñana 

no me has vifto. 
W.£)i>¿.£s la verd^d\ 

O. 



io6 - Í9jBm^Íhs 

mas la caufadefaüry 
lin entrar en ta apofentóf 
fue , que cierto fentimiento 
no me dexó diícurrir: 
y porque también penfé^ 
como andas aqueftosdiaSy 
que yá tu fuera eftarias^ . - 

'Elv. Oy no tie falido, porque 
no me he fentido buena: 
pero dimetuel cuidado» 
que á madrugar ce ha obligado? 

y.D/.Noquierohablarteen mi pena; 
cofas de cu amiga fon. 

'BJv. Qae caftigar no has fabido 
un defdén con un olvido? 

J.Jéia. Harto culpo fu pafsion . 

Íro 9 pues de un rigor cy ranOf 
igue el valdio interés 
tan íin efperanza.E/z^. Es 
muy finifsimo mi hermano. 
V. D/^. Cúlpame tu , Elvira ; pero 
vos, Don Juan , no me culpcU» 
oue.porque callar tenéis^ 
íi el fucdfo CQníidcfo» 
que me veníais contando; 

pues mas^queamar undefdíjPf 
es amar fin v¿ráqiiiea« 

^Iv. Sin ver a quien? 

4. fuá. Si Elv. Dudando 
eftoy cómo puede fer: 
Lo que ha contado , quiGera 
faber de aquefta manera, jif* 

'd.Jua, Pues fi lo queréis faber» 
eftadme atentos ios dos» 
que es fuccífo para oiríes 
y tal , que puede decirfe, 
aunque efteis delante ros* 
La ociofídad Cortefana» 
cftas mañanas del Mayo 
inefacóaefle verde fitio» 



d€9mAcé/é. 

«me llevóaeíTe verde érpacio» 
que República de flores» 
y iaberynto de ramos, 
de dofel íirviendo al rio» 
firven de alfombra á Palacio. 
Entre las confufas tropas» 

2ae trrantemente baxando» 
¡oros de Ninfas cexian 
mejor » que en Eliíios campos; 
una capada beldad 
aliParque baxó , oftentando. 
cu el delcuido lo ayrofo» 
aun antes que lo bizarro. 
A pefar de la hermofura» 
de las que v¿r fe dexaron» 
. ventaja á todas hacia» 
venciendo » y defempeñando 
aquella opinión de que 
la hermofura no es el rayo 
mayor de amor $ pues íin ellaj 
el brio tiene fus lazos» 
fus . dias el deCüino» 
y fus heridas el garbo. 
Aunque yo quiera pintarla^, 
ferá impofsiblc » no tanto 
porque el ayre no fe pinta 
con matices » ni con raígos» 
quanto porque en toda fila 
no vi mas feñas que daros» 
que un defcuido en el vdtilojj 

una atención en el manto; 
[i bien »uo dexó tal vez . 
de .romper el negro clattftro 
del mal tranfparente vela» 
una hermofa hlaiKia mano» 
que de azuzenas » y rofas 
Reyui file » y a quien efclavo 
fe confefso de la nieve» 
bozal Etiope , el ampo. 
3icn huvieffe un arroyado^ 



i 



CaUtron de U Barcai 
qne afpid de aiftaí pifado» ni vos , ni vuedro criado, 



Í07 



t 



enere unas humildes yervas 
del ruftico pie de un trbolji 
quifo morder el ribete 
de fas adornos 9 manchando 
no se qit¿ cenefa de oro^^ 
con faliva de alabaftro} 

Eies la obligó ,por huir 
ponzoña de lus labios» 
a la brújula de un pie 
tan breve , >r tan bien calzada 
e decía : jazmin foy 
el bocón defte zapato» 
Aunque la perdi dcNvifta 
una vez , el mifmo prado 
me la eníetió folo i mi, 
^e&qoaocos la iban buícando 
porloazado de la yerva 
qoepiíaba^nola hallaron; 
peio yo masadvettido 
del breve hermofo contarlo, 
la luU¿»porque la iba figuiendo 
fot lo Üorido del campo, 
Mque era fendamas luya 
10 florido , qne lo axado. 
No sfe ai pallar qu^ la dixe^ 
y dlaí , con corc^ agrado 
icfpQodiendome j me dio 
UcQicia prairia hablando: 
CD nü vida vimuger 
de ^al ingenio » mezclando 
las licencias del buengufto, 
con las leyes del recato. 
Hafta Madrid la fegui; 
pero al punto que llegamos 
á tocar de Leganitos 
Ucalle 9 que antes fue campo, 
me dixo ; feñor Don Juan, 
merced me haced de quedaros» 
joe conao no me figaiSj 



ni queráis faber quien foy, 
cada dia vendría hablar os» 



Yo cogido de improvifo 
con un favor can eftraño^ 
la condición otorgue, 
defvaQccido ^y ufano. 
Algunos dias bolvió; 
mas con el mifmo cuidado, 
que el t>nmero , tuvo fiempre 
cubierto el roftro del manto» 
Yo > pues, viendo que duraba 
ya mucho tiempo el cngañoi^ 
oy me refolví á (eguirla 
i pefar de fus enfados: 
mas ella::: Sale Juanas 

fuá. Un hombre, feñor, 
afuera te eftá efpcrando. Vafe: 

é. Die. Saldrá a hablarlc;vos D. Juatf^ 
no proíigaís , hada tanto 
que buelva^que eftoy pendiente 
de fuceíTotan eítraño. 

£/í;. A mi atajarlo me importa^ 
qae las feñas que va dando, 
podrá fer , que algo, defcubrans 
Don Juan,aunquc me'ha admirado! 
el fuceíTo^mas me admira 
otra cofa que en el hallo, 

^•Jua.Quhcs fenora? 

Blvir.Vn Cavallero 
tan noble , tan cortefano, 
tan galán > tan entendido, 
tan atento , y tan bizarro, 
tan publicamente cuenta 
losfiívores que ha alcanzada^ 
de una dama , fea quien fuereis 

d.Jua. En que le ofendo , (i callos 
fu nombre? 

Elvtr. No le fabeís, 

fcgun infiero i ^\ qíl^o^ 



1 oS Los EmptHci de nn Aca/o. 

que per eflb lo calláis» li.O/V.Quí ay, Hernando? 

que el que el favor há contado^ 

contara» á faberle^el nombre:. 



y afsi, quiero aconfejaros, 
calléis» a queréis faberiej 
porque quien os ha bufcado, 
mo fepa que os alabais; 
y viendo» que fois ran vanoj 

3UC blafonais de'que os. bufcan» 
exe, Don Juan« debufcaros: 
3ue quien no calla lo lnenos^ 
irá lo demás» y es claro^ 

que los favores de quieiv . 

es bufca con tal recato^ 

aierece no merecerlos 

el que no fabe.caliacios. Vafe. 
'JJua.Effz reprehenflon eftimo» •.. ' 

y ofrezco::: Sale Do» Die¿o. 
4^Die^3olvcá al cafo, 

Don Juan, que yádefpedi 

á quien me bufeo 
tf.Jz/j^.Acabado 

cftá yá, pues que no tengo 

otra cofa que contaros ^ , 
, snas de que no s¿ quien es« 
W.D/V^.Ytlvira? 
W./iíüir. A viendo faltado 

vos de aquí) fe fiíe. 
'il.D/V¿. Es notable 

fu encogimiento. 
DentiO.A efte quarto 

entrad* 
d.Dfeg,Qvíícn vendrá á eftas horas 

en una (Illa de manos? 

Sale Hernando entrapajada la 

cahza. 
Vern.Yo foy ( ay de mi! ) que vengo 

cnfiliado, y enfrenado» 

á pediros, que el vcftido 

fea amortaja. 



Hi^r.Que ha de aver? gran maL 
djuan No hagáis 

de aqueftas locuras cafo} 

que el avrá buícado eft) 

induftria» para aver dado 

el papel. 
Hfr»^M.Si».induftria fue» 

que (c me pegó en los caicos. 
d.Ji$a.EsL^ di prefto» qu¿ ha ávido? 
^.Di>. Hernando» noeílés burlando^ 
Hern.Es verdad, burlando eftoyj • 

pero fon bttrlasde manos > 

muy pefadas. 
i¿.0/>*Tanto efperas» 

para contar que ha pafladol 
H¡^ri9.No efpero tanto» feñort 

que yá yo me tengp el tanto. ^ 
SaUa Bi^ir4^yfuana alpáwei 
E/z'.Dcfde aquí podremos ver» 

quien eQc ruido: ha caufado. > 
dfíJaa.Ho nos rompas las cabezasá 
Hrr;f.Ae(ro4ixo.vn igortCÍSAOjic , 

coa eflfe recadQ al loco. 
d. D/Vf .Qué recado traes? 
Hf^ff.Muy maIo$ 

mas no diréis» por lo mervg^ 

que vengo fin mi recado. 
d.fiién.Dí qué traes? 
Her a.Qi\c Ík: de traer» 

rota ia cabeza traygo. 
Lfif Jos.Qnt dicesf 
HernSi no queréis 

creerlo» aqui eftán los cafcos. 
d.jaaajfücs quien te ha herido? 
f/fr^f.Efcuchadme 

los doS| que no feré largo; 

llegue» llame, falió Inés» 

el papel te daba, quando 

wCa vallero llegó^ 

t 



•9 

1 



De D. Ttdrg CáUir$m de U Bánáé 



Ir k (pitó de lasmanos) 
eyóletodoá la letra, 
y dixomc luego; hidalgo, 
k quien ler visf yo le dixe: 
Doa Jaan de Silva es mi auXH 
pero Queriendo decirle 
de quien era alli embiado, 
oírlo no quiío, y haciendo 
un folo compaeílo de ambos, 
¿í fue el colérico, y yo 

el far^BinOy pronunciando 
Bmy baícof n^^y fiero, muy 
iracundo, y temerario: 
Deddle á Don Juan de Silva, 
deqoJeo decís lois criado, 
que Don Félix de Toledo 
kdice, que ú dá un {>a(Ib 
poff efta calle en fu vida, 
ni aun por todo aqueCte barrio 
k matará a cuchilladas, 
üiflenraiKldlo en el campo, 
cncrpD á caerpo,quando importe: 
^ en fee de oue executarlo 
íabn, llevadle por mueftra 
aquefta; y afsi os la tray go^ 
|KLra vfcr qual de los dos 
fe quiere veftir del paño. 

ÍJnáXaUz, Hernando» no profigas* 

¿0..Caila,no hables mas, Hernando. 

íbrsMo me falta aora mas, 
qi:ccl.irmelosdoscon algo. 
ii3i/M.Avieriio dicho mi nombre, 
\ ) qué eres mi criado, 
te ha trarado della fucrt^ 
DonFclix? 

^üM efto es malo, 
per lo menos, no dirás 
que vengo íin mi recado» 

iDvj;.Aviendo ido de mi part^ 
d; tíjüí (iiertc te ha trarado 



£•« 



Don Félix? 

Hifriy.Peorme trato 
derpues:::i.O/y^.Quien? 

Her 91. El Cirujano. 7 

él.Jha.A mi el vengarlo me tocaj 

d.üie.A mi me toca el vengarlo^ 

dJuaJEttóno^mi nombre oyó 
Don Félix, y el defacato 
íc hizo á mi nombre, y i mi 
es a (juien embia el recado; 
y afs], yo he de refponder. 

W.D/V.Dondees el principio hlfo^ 
mas fíierza no ha de tener, 
que la verdad, el engaños 
la verdad es, que yo foy 
competidor^ y contrario 
fuyo-^ y fue de parte mia, 
y aP^i me toca el bufcarlo. 

d^ftt.No haréis tal, porque yo eftoy«' 
pues conmigo habló, empeñado, 
y me he de fatisfacer. 

d.Dieg La intención hace el agravio 
y afsi, aunque con vos habló, 
habló de nombre engañado, 
y la intención es conmigo, 
pues foy quien a Leonor amo. 

K^r. Aunque yo no os puedo dar 
por aora con fe jo fano, 
os daré un con fe jo herido; 
ay mas de bufcarle entrambos^ 
y darle entrambos a una? 

dnfua.Eíío no, que eftiloes baxo, 
que a quien conmigo habla folo^ 
le bufque yo acompañado, 
fuera, y mas aviendo dicho 
que lo hará bueno en el campo( 
íabes donde vistiHan.Hoy 
donde mata si. 

d.Juan Baleando 

jíu caía ice. 

d.Úieii, 



lia 



Los ÉmpéHoj de un Acafoí 



d. Vie. No me hagáis 
el defayre de empctiaros 
vos por tnudjMa.No le bufqueis» 
pues que foy yo el agraviado. 

d. Diig. Por un acafo eíTo fue. 

d^fmaH.Es verdad, pero es bien claro. 

dJm.Q\ic á honbrC) coma yo obligan 

Iq%^ Empeños de unAcafo« 
d^ Vi€. Yo le bufcaré primero^ 

ficanta ventura alcanzo» 

que fepa fu cafa antes. 
íúrH. Alcahuetes defdichados» 

cfcarmentad, pues me veis 

deínudo» y defcalabrado. 
£/tr/r. Haslo oído todoi: jFuí^ii^. Si. 
WJv. Pues bolando « dame el manto. 
jFií. Pues qu¿ intentas? £/.Ver intento 

íi entre mi amante ^ y mi hermana 

Ímedo y Juana » reftaurar 
os Empeños de un Acafo. 

JOiLNADA SEGUNDA, 

Salen Doña BJvtrd ^y Juana criada^ 

con n.antos. 

Jaa. Gran refolucion ^ feñora» 
es la que tomas. EJv. La pena 
pocas voces dexa » Juana» 
difcurrir con mas prudencia. 

fua.?Mcs que es lo que remediar 
con eflfe disfraz intentas? 

tJtv. Una defdicha á mi hermano, 
ó á Don Juan, pues de qualquieca 
de los dos,me toca tanta 
parte en fu riefgo, ó fu aufencia. 

Inh. Y de que fuerte imaginas 
que has de remediarlo?£/t;.Llega, 
llama a cfla puerta , y fabráslo. 

jM4na.?{xc$ quien vive en eíla puerta? 



BJv. Don Félix. 

Juana. De quh la (abes? 

Elv. De que un dia Leonor belláj} 
y yo , en un CKhe paflamos; 
por aquí , y de fus triftezas 
dándome parte , me dixo, 

3ue paraflemos en ella, 
e adonde falio Don Félix 
k hablarla al eftrivo^fM.Y eflk ^ 
es acción digna de ti, 
venirte defta manera 
en cafa de un hombre mozo? 

Elv. Hafta que el efe¿);o fepas, ' 
no culpes la accion./«4.No si: 
qual puede fer ,aue no fea 
culpable. Eiv. La de efcuíar 
que una defdicha fuceda, 
que aviendo efcuchado yo 
de mi hermano la contienda» 

, y de Don Juan , fobre qual 
le ha de dar ¡muerte, no es fuerza^ 
que por Don Juan, 6 mi hermano 
embarazarlo pretenda, 
yá que el no faber fu cafa 
^llos , da lugar que pueda 
aver yo , antes que ellos lleguen^ 
prevenido la violencia? 

Juá. Si, mas no s¿ de q\xh fuerte: . 

. oy embarazarlo intentas. 

Bh. Avifandote tie que 
fe gvLSLtácJuana. Eflfa diligencia 
ma$ es en &vor , feñora, 
de Don Félix, (i le llegas 
á avifar , que de tu hermana, 
ni D.Juan.£/.No escomo pienfitf^ 
que pendencia prevenida, 
nunca llega a fer pendencia 
tan executiva , como 
la no prevenida : fuera ^ 
de que el modo del avifa 



De D. Pidré CaldcrM de lé Bárea. 



IIX 



efla continjgencia¿ 
i€ foerte?£í^« Quando á él 
¡ga.,looyras;llega» 
l/ü^jt, Hciifado ha íidOi 
la poeru cftá abierta. 
w em Ude^yfáltn D.Felix^ 
'Jifmrde fér el ttre. 
d ay coniiielo para mi. 
»teafijge una pena? 
^oando la peaa de zeloi 
coD menos fuerza? 
^yo perdí á Leonor, 
j^pDCS de af er:::Ii/] Efpera, 
n mugeres tapadas 
li íaia fe entran. 
Diosyíiella fuera alguna! 
Ludes» (eñor , que es ella. 
MBD no es fuerza dudarlo^ 
I es pofsible que fea 
: cfla dama , pues 
lace el alma mil fíeftas. 
m Mlvira ^yjuúna. 
TOS el feñor Don Félix? 
donadme » que aunq quiera 
|QC para ferviros» 

E tanta licencia, 
quifiera hablaros. 
cJLilárdosaUá ñxcmVéfM. 
lisióla 9 qué mandáis: 
na mnger os yiniesa 
r^fieñor Don Félix, 
icíerais una fineza 
a I hicieraisla? d. FeL Si, 
t fer quien foy es deuda 
i cualquiera dama, 
ena fineza fuera 
gU en vneftro provecho, 
raos pedir por ella 
lalabia? d. FeL Conforme 

t la palabfa fiícrai 



que para aver de cumplirla, 
fuerza es aver de faberla. 

Eiv. Pues yo se, que dos quexofos 
tenéis , que vengarfe intentan 
de vos , porque en una acción, 
a veis hecho dos ofenfa^: 
que os guardéis vengo a pediros^ 
efta ha de fer la fineza. 

i/.i^.Qual?£/.M¡rar por vueftra vidai 
la palabra que por ella 
me aveis de dar , es, que aveis 
de hacer de Madrid aufencia 
unos dias, mientras paila 
efta colera primera, 
pues de qualquier fentimiento,; 
es medicina la aufencia. 

d. FeL A vueftra propoficion 
no sb qué dar por refpuefta,- 
porque no sé u es que dcbQ 
fentirla , é agradecerla. 
Agradecerla , porque ^ 

viene de piedades llena, 
ó fentirla , porque viene 
en vanos miedos embuelta: 
y afsi, entre una, y otra duda,' 
partida la diferencia, 
digo , que quanto al avifo, 
aunque no sé lo que os muevaj; 
la agradezco : pero en quanto 
a que me aufente , Ucencia 
me daréis para no hacerlo; 
porque hombres de mis prendal 
pocas veces , ó ninguna, 
porque los buícan , fe aufe_ 
Y yá que os he refpondido, 
permitidme , oue merezca 
íaber mi agradecimiento 
a quien una atención dd» 
tan piadofa , y a quien oy 
mi viáá el cuidado cucfta 



wnr M 



de venir con el avifo. 

E/^\Avifos que fe defprecian^ 
no deben de fer piadofoss 
y pues á merecer llegan 
tan poco con vos, que buelven 
burladas fus diligencias; 
quedad con Dios,que no importa^ 
que fcpai^cl dueño dellas, 

: mquelaobliga.^.f>//jc.£flro no^ 
que una cola es no temerlas» 
y otra cola es no eftimatlas. 

£A Yo pense oue era una mefma^ 
pues no fe da eftimacion, 
donde no fe da obediencia» 

J.FeLtio tienen obligación 
las damas, por mas que fepan^ 
á faber en que confuten 
acá ciertas leyes nueftras. 
Yos aveis errado el modo 
de mandan E/t; Como eflfo yerrt 
una muger, quando quiere 
hablar eu eftas materias: 
y pues, errado el princípiOf 
tarde los medios le aciertan» 
no ay que efperar á los fínese 
y aGi,á Dios.i/.F. Antes q aufcQcia 
hadáis, tengo de faber 
quien fois £/x^. Ignorancia faen 
darme á conocer, defpues 
de motejada de necia$ 
baile íaber que foy una 

« nuger, á quien </y lecuefta 

efta atención vueftra vida, 

• y no quizá por fer vueftra» 

que no quiero que quedéis 

tampoco con tal lobervia. 

irf.F¿/.Enigmas fon, que es íbtzofo 
que pbrñe, hada que::: 

Sáli Lipnor^UJardo^y Inh i UfMerté^ 
(fm§ dit$miMdúlé. 



tes Empeños Je un Ácsfk^ 

JL//^rJ.Eipera, 



di relé que eftásaqui. 
L<^^.Pues yo he meneíter iicenciif 
W.F^/.Que es eüo, Lifardo?i>^. Yo 
lo dir¿: una inadvertencia 
de quien, fia mirar que eftais 
tan bien divertido, intenta 
entrar hafta aqui} mas yá 
que atan mala ocafíon llega» 
fe buclve, por no eftorvaros. 
iCF^AEíperad.E/z^.Leonor es cübf 
no fer aqui conocida 
me importa.^«F^.Porq ¿lunq pud 
aprovechar la ocafion, 
vengado de mis ofenías, 
mis quexas me han de deber 
no echar a perder mis quexas* 
Aquefta dama:::£/t;.Señoc 
Don Fclix, tened la lenguaip 
que vais, fegun imagino 
á defayrar las finezas, i 

que me debéis, afsi intento 
hacer de los dos aufencia) i 
y antes c|ue vueftros defayroi i 
mi rendimiento padezca» \ 
he de ganaros de mano, ^ 

y hacérmelos yo: mi Rtynáf ^ 
a mi me importa tan poco, j 
Don Félix, que porque veaa j^ 
vueftros zelos , que no es i, 
fugeto de quien los tenga, ;. 
me voy, dcxandoos con^ ii 
aora fatisfacedla, ;. 

que una vez aufente yo, t 

para todo os doy licencia.^ fé^ 
i.FW.Efperad.¿>^.No la figais. \ 
i.PeU\m^n2í que::: i 

¿r^.Aqueflfo fuera : 

hacerme, feñor Don Felii^ 
eldcíayreáiiii|M4clla. 



De D. Pfdí'd CaUerúfK de U B^rca^ 



1 1 



d.F^^Si lo intento, no es porque 
vaia ir enojada (ienta * 
fino porque, como he dicho» 
no he de barajar las quexas» 
' ^e de vos tengo; y afsi 
quiero que diga ella mcfaiai . 
como yo oo la conqzco. 

Lr^.Tan lindo foisique fe entras 
upadas en vueftro quarto 
las Damas» fin conocerlas? 

J^FeLSin fer confianza en mi^ 

- puede fer piedad en ellas» 
quando vienen a decirme, 
que Ion d^s los que oy intentan^ 
idoCos de vos , matarme, 
que haga de Madrid aufencia. 

Liéd^indos Fraylcs Capuchinos 
para un cafo de conciencia! 

ARf/.Yo:::£.*.Señor D. Felix^quando 
nna muger de mis prendas 
Unto decoro aventura» 
tanto reíjpeto arropeUia» 
como falir de íu cafa 
disfrazada , y encubierta» 
y a daros fati^cciones 
ic atreve á entrar en la vueftra» 
hiftanremente acredita» 
icbradamente ' fanea 
d examen de fíi fce» 
y de fií amor la experiencia» 
la poca culpa que cieñe 
en las pafladas íofpechas» 
que un embozo » y un papel 
engañofamente engendran: 
adefenojaros vine, 
no ferá la vez primera, 
que tropiece en un agravio 
quien va a hacer una fineza. 
Yo buelvo muyconfolada» 
muy ufana, y muy contenta 
Tm.VIII. 



dcavcr vifto quanio cftais 
divertido, de manera, 
que fi me daba cuidado 
vneftro difgullo, aquiceflfa 
pues fi vos no le tenéis, 
no es jufto que yo lo fíen ta. 

¡/.f#/. Deteneos , que no es bien 
quebolvaistan fatisfecha, 
de que bol veis difculpada. 

Leo.'Yí quando yo no lo buelva, 
iftipotta poco« J.FeL No importa^ 
fino mucho Leo. De manera» 
que ha de fer delito en mi 
una faifa ilufíon ciega, 
y en vos no ha de fer delito 
una tan clara evidencia? 

J. FW.Ilufion fue en vueftra cafa, 
en h obfcura noche negra^ 
hallar un hombre embozído? 

Leo. Y hallar yo en la caía vueltra 
en el claro hermofo dia 
una mugec encubierta, 
ferá ilwlionid.FcLYo no sh 
aquella muger quien fea. 

Le.m yo quien fueflfe aquel hombre^ 

^•Fr/.Allá un papel lo conficíTa» 
y un criado lo pubhca . 

Leo.Aqvíi también ella mefma» 
pues dice que- la pagáis 
mal fus rendidas finezas. 

d.Pe.Yo no se quien es.L^^.Qu^ mal 
osdifculpais! que aun no acierta 
vueftro ingenio con los modos 
de fatisfacer'f No fuera 
mejor decirme: Leonor, 
eíla hermofa dama beUa 
aborrecida de mi, 
deí'puesque vi tu belleza» 
me perfígue,yo la olvido» 
pudiera Icr que creyera 



114 l^^ Empeños de un Acajb. 

a la luz de la verdad yo quien fea aquel Ca vallero 



\i. 



la difculjpa, mas quien niega 
los principios , carde, ó nunca 
con el argumento acierta» 

d. Fel.íSo si> valeos aoca 
vos de mis cazones mefinasj^ 

pues con eíTo quedareis 

mas aycofaoiente efienta 
de aljgunas obiigacionesi^ 
y podréis amar Qn ellas 
á aquefte Don Juaa de Süva^ 
que os (irvc » y os galantea. 

LemXk he dicho^ que no se cfoieti 
efie Ca vallero fea^ 

d.Fel.Yo también,, que no s6 quiea 
es efla dama encubierta. 

Le^. EíTo es herir por los filos 
y íi con cífo fe vengara 
vueftros zelos, yo me doy 

Eot vencidaaJJ^/.Confidera:^ 
eonor, que foy yo el quexofo» 
y mal los quexofos ruegan.. 

tjonJDiepr yo que, me rogueis? 
no lonagais, vamosaprie(Ia> 
Inestnomedexesir» Aparta 

¿.Vel.lácon Diosi Inés decenla.if |l 

lnh^2LÚ\ es fervic dos amos> 
mandando una cofa mefmax 
feñora,, mira que puede 
fef vcrdad¿r.Queí/0.Que no fepa 
quien esac^ueftamugpr. 

£/a.Tu también contra mi. alegase 

/mx. Yo digo lo que Ter puede.. 

¿^¿'ii.Como puede fer que fea 
verdad, que na la conozca? 

d.FeLCómo pudo fer que fuera 
verdad no conocer vos 
aquel hombre? L^ii^De manera> 
que ya a confeílar venis, 
^M puede kt^c tío íeg^ 



del papel, y la pendencia? 

d.Fel.Ño conficíTo tal , que ay 
en los dos gran diferencia* 

Leon.Es verdad , fer vos mas Damajf 
y no aver quien fe os atreva 
á decir íu peníamicnto 
cara a cara: y afsi es ñierza, 
^ue de embozo, y disfrazadas 
a veros, y á.hablaros vengan^ 
noesefto? vamos, Inés, 

if.FW.Idos, que es mucha (bberviaj; 
querer que ru^rgue un quexofo. 

^r^^^Vamos, IncsJií. Confideta::;. 

I^¿7;f .No tienes cjuc detenerme, 
, que aora lo digo de veras. 

1^»^^ Yo tarpbien,no ayq mirarme,. 

Ini»^ que & vaya dexa. 
.' £i^fJEffi> quiero yo^.F^.Ycsy todo¿ 

Inh^EÍ demonio que os entienda. 

d.FelJPacs para eftar difculpado::: 

2>^.Pues para que razón tenga::: 

'AFe.Yo VI un hombre en vueftra czízi 

LgoH.Yo una muger ea la vueftra: 
viene tras nofotcas? /0/x.No^ 
. firme que firme fe queda* 

tecnJPacs no hade quebrar por m¡^ 
aunque voy de zelos muerta, 
r^i^ tás dút. 

¿FW3ueIve,Lirardo?I//No buelvc^ 

y ya falló de la puerra. 
¿Fif/. Ay de mi, que á cofta mía 
intento hacer refiftencia 
a mis fentimientosl pera 
no es pofsible que los venza: 
íaldre tras ella á la calle: 
pero dos hombres fe entran 
dentro de mi mifmo quarto^ 
perderla ocaíion esfuerza, 
baüs^íabec loque quieren. 



Vtán CáUcron dt U Barca, 1 1 r 

Sale Vonjuan^ / Hernando. de mi , que quien fe arrcvicre 

á mirar á Leonor bella, 



HemXA caía dicen que eseftaj^ 
y el es, feñor, el que eftá 
aqui.^^ir,Pues conmigo 11^» 

H^ri».DemaIa gana lohar^ 

i/.jr«íPor qu^?H>rff.Porq no^oifien 
hablar con el, que ette es un 
quebradero de cabeza. 

'é.Jman.So\s vos el feñor Don Félix 
deToledo?^.F^.Nunca niegan 
fus nombres á quien los bu iban 
Cavalleros de mis prendas: 
yo foy,qmandais?^.Jii.Todooy 
os bufeo mi diligencia, 
y hafta aora ignore la caía, 
cofi fer de la roía tan cerca. 

V.F^/.EíTa es culpa de la {[ilQrce; 
masíi oy , íeñor, fupíera 
que me bufcabais, prefumo, 
que huviera hallado la vueftra. 

fir^if. Vifita de corteíia 
parece mas que pendencia. 

'iI.Jir.Conoceis eíle criado? 

é.FelXítii le conozco, por feñas 
que oy le defcalabré. 

HernMz\z% fon, pero fon ciertas. 

^Ju.Vnts efte criado es mió. 

d.PeLSzz muy enhorabuena* 

dJ^Ma.Ypgn ver fí cumplís 
aquella grande promefla 
de fuítentarlo en el campo» 
vengo a pediros que fea 
detras de los Recoletos, 
aue aunque no reñir pudiera, 
íino, fín reñir, tomar 
fatisfaccion deíta ofenfa, 
Gempre yo hago lo mejor. 

if.AJPuesguiad)j|yoen qualquiera 
parte lo que dixe entonces 
jCHmplirc, porque fe crea 



fe atreve a darme peíar. 

J.Jn.AqacSo es de otra raareria, 
yo vengo á reñir, y no 
á averiguar competencias; 
y aísi, hafta que hable el azeto,; 
vaya callando la lengua. 

4i/.F(f/.Decisbiens eftos criados 
han de ir allá?á.jFíí.No qu¡íiera> 
pues folo es llevar teftigos. 

d.Fe.Y es la prevención muy cuerda, 
defpedid al vueífaro vos, 
que yo haré que nada entiendan 
acá en tni cafa los mios. 

i^/i^.Hernaodo^Hif .Muy linda flema 
gaftas, quando imaginé, 
que llegaras, y le dieras, 
te andas en cortefanias, 
haciéndole reverencias? 

í¿J«í. Buelvete defde aqui a cafa, 
y en todo oy no falgas delUj^ 
porque nadie te pregante 
adonde, ó cómo me dexas, 
y mira lo que te mando, ; 

que de ninguna manera 
me íigas , que vive Dios, 
que te cortaré las piernas. 

Hkrir.Fucra hacer un difparate, 
y aun fer difparate fuera, 

5)ues al inflante quedara 
in tener pies, ni cabeza; 
y afsi palabra te doy 
de que el precepto obedqzca. Vaf. 
Li/.ESo has de mandarme?'i.F^/.Si.' 
Z.//. A viendo oido que te lleva 
á reñir, y adonde vas, 
fuera el dexarre baxeza. 
d.Fe Aquefto importa á mi honor. 
¿^.£1 folo hacerme pudiera 

P 2 co- 



£.9/ Bmpcths 

yafe. 



colMfdc I mi* 

d Fii.Yi cftoy falo, 
guiad tora donde os parezca. 
Sali Dúm Dugo. 

d.Vi&g.Tztác hallbk cafa» paes 
efl^ yá Don Juan ca dlau 

djM.Q^tnto íiento, que Don Diego 
a tan mala ocafíon venga • 

dJ)Ug.Señox Don Felix^ con vos 
fieccfipito hablar, y aunque 
tarde pienfo qoe llegue^ 
pues juntos hallo á los dos, 
ne haced merced de efcucharme. 

^•Jir.D.Dicgo, á mal tiempo infiero^ 
que venilteis.i/.FW.Cavallero, 
vos avreis de perdonarme, 
q aunque el negocio he ignorado 
para que me buícais oy, 
no puedo oíros, que voy 
en otro lance empeñado 
con el Señor Don Juan.^.D/V.Yo, 
yendo con el, no os tuviera, 
íi el mifmo caíb no fuera 
para el que os bufeo; y pues np 
ka de tener un engaño 
mas fuerza, que una verdad» 
eldcfengaño efcuchad» 

Wj^//.Tarde llega el defengaño, 
Don DiegOj que que ya conmigc) 
el fcñor Don Félix va. 

y.D/Vf. Aunque vaya con vos yá> 
ha de oír lo que le digo: 
Señor Don Félix, yo loy 
coi> quien anoche reñiíleis> 
de aquel papel que leifteis 
en cafa de Leonor oy, 
du:.no fui también, porque 
cojnpicicndo vucftro amor, 
foy yo quien fírve á Lconoi} 
aquel criado^ que fue 



coq el papel eíle dia, 

y á quien aveis' maltratado, 

aunque es de Don Juan criadoj» 

^baalli de parte mía. 

YafsUpues íoy el galán 
xque los zelos da, advertir 

debáis, (i os toca reñir, 

ó conmigo, ó con Don Juan.* 
^•JF<fABien me dixo la mugec 

tapada, que de una acción 

dos los ofendidos fon: 

válgame Dios! que he de hacecl 

que á la verdad el engaño 

no he de preferirle yo: 

y af;$i, puedo que llego 

tan a tiempo el defeogañojí 

y que fois quien fois los dos^ 

y uno folo ha de reñii:^ 

avicndoyode elegir, 

elijo el reñir con, vos. 
^;7^if/f. A viendo dicho ci criado ^ \ 

mi npa^brC) a mi me ofendifteisji 

pues qiiando ni nombre oiileis» , 

no eftabades informado 

fí iba de mi parte, ó^no; 

lu^ofí conmigo hablareis, 

el hombre a quien agraviareis»; . 

ñie á mi, y á mi fe me dio. 

Conmigo debéis reñir, 

pues aunque otro os de el peíar»; 

debéis (iemprc fuLlentar j 

lo que embiaftcis á decir. 
d^FeLEs verdad, con vos hablb, 

y aunque alli el dolor me aflige^ 

cumpliré aqui lo que dixej, 

guiad, que con vos iré. 
d.Die^.DcKit uno de reñir^ 

por dexar de reñir fuera 

cob«irdia,masíi cfpera 



De D. Peir§ Calier$n dt U Báreg. iiy 

riñendo defpues, aquella jFk<i. EíTo vod lo avcis de hacers 



opinión, y^^^^ ^^ acción^ 
pues riñe un ocaíion, 
pudiendo reñir coa ella. 
Yo os la doy^ que D.Juan noj 
ved quan mas precifo fea> 
pues Don Juan no galantea 
vueftra dama, fino yo. 

i.Fel. Decís bien ^ y cílo ha de fer^i 
que vos me hacéis el pefar^ 
y yo no me he de quicac 
la razón para vencer^ 
y aCsi, con vos he de ir. 

i.JuaiX duelo primero es mio¿ 
pues primero defafío; 
y fi acabáis de decir^ 
que con quien dá la ocaGoa 
fe ha de reñir, fiendo afsi» 
1 os me la aveis dado a mi» 
y es mia la obligación; 
pues en duelo can cruel, 
el mifmo empeño en los dos . 
ay de reñir yo con vos, 
que vos de reñir con él. 

d^Di. De aqucfl& razón le arguya, . 

que en mi favor viene llena, 
f pues no ha de reñir laageña 
cauíá, pudiendo la fuya. 

ÍJu.SíiydL es, pues quien le llam2j| 

pone fu honor en recelos; 

r y no ha de reñir por zelos 

primero, que por. íli £ima» 

i¿D/^¿.Si vos le defañaisi 
yo tautbien, con que el honor, 
queda i^ual, y es el amor 
le ventaja que me dais. 

é.PeL?acs conformaos los do9 ^ 
en duelo tan importunó» 
que fiendo yo folo uno, 

90 ¿aedo scoij; coa dp^ 



y alsi, para qu:: acortemos 

de replicas, y lleguemos 

al fin de lo que ha de fer: 

vos me tenéis ofendido, 

teniend# un duelo acetado^ 

y aviendo un duelo aplazado, 

acetar no aveis podido 

otro, yo llegue primero, 

y para obligaros mas, 

buelyo a decir, que detrás 

de San Aguftin efpero: 

íi no falietedes vos, 

fatisfecho quedare, 

con decir, que os efpece, 

y no faliáds; A Dios* Va/e. 
d.F^.OidJ.Dle.Ho lefigais, finquQ 

primero me oygaisá mi; 
quien riño anoche, yo fui, 
con vos, yo quien adore 
á Leonor hermoCa, mió 
era el papel que vos vifteis: 
para yengar lo que hicideis, 
yo también osdelatio. 
Vos íois difcreto, y gallardo, 
detrás de San Bernaidiao, 
apartado del camino 
de las Cruces, os aguardo; 
coníulcad.aora vos 
quien es primero enemigo, 
un tercero, 6 yo, que os digo, 
q amo á vueftra dam:|: á DiOS.fV. 
W;i^.Qae he de hacer?valedmeCiclosl 
quando mis contrarios fon^ 
de una parte la razón, 
y de otra parte mis zelos? 
Sale DoM Ahnfp. 

'¿.ALDoti Félix, bufcandoos vengd^ 
porque aviendo anoche dichp, 
gu4u49 ^qui CQ c:4& os dexb, ^ 



"i 



n8 

<juc bolvcria advertido, 
por (i queréis que yo trate 
de amiftadess folicito 
íaber en que eftado eftan. 

d*P0.A buen tiempo aveis venido> 
que mas, que para las pazes^ 
de vos, feñor, necefsito 
para tomar un confejo. 

d. aLWos veréis que en todo os (irvü^. 
pUefto que no ignoráis (juanto 
fui de vueftro padre amigo. 

dJFe.Vonáih el calo en otro cafo, 
pero en un proprio fentido.if fár^ 
Yá os dixe anoche, que avia 
aauella ocafion tenido 
foore el juego, de que vos 
falifteis aier teftigo. 
Ya os dixe, que acompañando 
de un criado, y de un amigo^ 
me figuió el hombre. 

V.jí¡0n.^ud.Feí.?üCS, 
ó ciego, ó inadvertido, 
ó yo en la converfacion, 
hablando en lo fucedido, 
dixe:::d.A!.Q^bl 

d.Fe.Qvica cuchilladas 
^ ¿1> y a quien huvicfle fidd 
quien le huvieOe acompañado, 
mataria: tomar quifo 
un criado, que alli eftaba, 
la caufa, yo mas mohíno, 
creyendo que era criado 
de mi competidor mifmo, • 

le di una herida, diciendo: ^ 
con vueftro amo haré lo miímo: 
Es fu amo un Cavalleco 
de mucho valor, y brip, 

^ con quien no tengo difgufto^ 
• ni tenerle folicito; 
d qual vittieado a bu(cacoie| 



Los Empcüosic unAeafi. 

deíla manera me dixo: 

para (aber íi cumplis 

lo que á un criado aveis dicho^ 

y vengar lo que aveis hecho; 

venid, Don Félix, con migo: 

el defafío aceté; 

pero quando iba a cumplirlo, 

ci dueño de la pendencia 

llegó a los dos de i mprovifo: 

tuvieron entre los dos, 

no queriendo ambos conmigo 

reñir oy aventajados 

mil argumentos prolijos. 

Y refolvieronfc, en fio, 

áefperarme divididos, 

alegando cada uno 

de fu cauía Iosmotivos« 

£i uno dice, que él es 

el principal enemigo; 

y el otro, que con él tengo 

acetado el defafío: 

Ípien es primero en la cauía, 
egundo en la inftancia ha (ido; 
y ciuien es fegundo en ella, - 
primero á hulearme vino. 
A qual de aqueftos dos debo, - 
ir primero, quando á un miíÜM! 
tiempo me eftán efperando 
dos en tan diftantes (itios? 
¿.ál.üo es fácil de refponder,^ 
y afsi, antes de hacerlo, os pida 



si 



me fatis&gais á una 
duda, y luego el voto mió 
c^ diré, c^ue fobre ella 
caerá mejor el juicio: ( 

hablemos, Don Félix, claro^ 
en el primer lance ha ávido - 
algo, que toque al honor? 
d.PeHíio^ que y á os lo huviera dicbi 
^•iK/f.Pues DO fiendo aquel prioi^ 

CtOr 



De D. PeiroCáUUrún de ¡a Barcd: 



empeño empeño precifo 
de honor, y el fegundo si^ 
paefto que ei fegundo yino 
de intento á ddáfíares» 
y el averíeos atreviddo 
a cttOy yá es caía de honor; . 
y aunqes verdad^ que alo mifmo 
vino el otvch fue defpues: 
y afsi, Don Félix, osdígo^ 
que pues el cafo no fue 
de honor defde fu principio^ 
el que fe atrevió á llamaros^ 
ya cafo de honor le hizo; 
y afsí, debéis rr primera 
alpriineradefano. 
gf^Ff/.Yo dkimo el confeja, iDias; 
j^jí/JESpet2íá,Qnhtt os ha dicha 
de nú, que (ola foy bueno 
para acon(ejar{>eIígros, 
y no para luUarnic en ellos? 
pu^ no es de quienrToy eükila 
acoAÍejar que otro ri^x^^ 
para na rcñir«. J^ Pri» Los brios 
de vaeftra valor os^ llevan 
tras (u^.impttlfos altivos, 
pera ved que efpera folo. 
ijtl.^oíon dos los enemigos^ 
junremosloSi y riñamos 
dos á dos«^.fir/.No fera digno:: 
ü decidme, fuerais vos 
acompañado coamigoy 
i fer yo vos? . 
'¿^Alonf.^o por cierto*^ 
jje.2\ics reipondaos eíla mifmo«riír«> 
ÍjiL^\ hace bien, y yo mal, 
fi a lo largo no le figOy 
peroeftaes llevar las cofas 
muy haíla el fín , y es indigna 
yá de mi edad tanto duelo;: 
mudea gar<;cec losbriosi^ 



ííf 



fí aconfejé como mozo, 
como viejo determino 
enmendarlo, que y á es tiempo ' 
- de que haga la edad fu oficio. 

Sale Ufar do, 
d. ALlAÜLiáo^UfScvíoii 
i/.ií/.Tu,yyo, 

por criado, y por amigo, 
oyavemos de facar ^' 

. a tu am9 de un peligro. 
¿¡/¡Adonde vi? que quiíiera 
fcguiile.i<.ií/^itf.Eflbes deslucirlo: 
dame de eícrivir recado. 

Trae recado en un bufete. 
que has de llevar un a vifo 
a quien el daño remedie, 

Í|ue no es de quien foy^ indigno>; 
upuefto, que aquede^mpcño 
. no es lance de honor precifo: 
ponte la capa, y efpada, 
mientras un renglón efcrivo. 
Vaje Lijardo.efcrive D. álonfo^yfalen 

Leonor j y Inés, 
IM^/.Eq fín buelves? 
ljon,Q¡xb he de hacer? j 

íi tan defcortb le miro; 

3ue faliendoyo quexofa 
e fu caía, no ha fcguida 
mis paflos; a verle buelva 
para no llevar conmigo, 
finarrancarle del alma, 
cite mortal bafilifco. 
'/M.Efcri viendo efti.¿>^. Quien dud* 
que eftará efcriviendo ñno 
fatisfacciones que da 
. ^ la que oy á verle vino? 
ciega eftoys leer tengo, ingrator 
Don Félix; pero que miroí 
Uega d tomarle el papeL 

íti/.Suica af5x¡í; E«g qu^ ycol^ 



fií^/.Vi^lcdme, Ciclos Divinos. • avcriccn ella previno; 

d. 4/.T11 aqui,Lconor? L/'-Señor, yo:: 
d. .^/.Como nai fiíror reprimo? 

o y morirás. SmU Ufar do. ' 
¿//.Que es aquefto? 
^..v/. Vengar mi honor ofendido. 
Li/ Huye, fcñora, que yo 

le tendré. Leon.Cob^tdc animó 

las plantas, que en cada paflTo 

fombras de mi muerte pifo. rW/ir« 
^Vi/.Suelta,viilano.//f¿/.No hagas • 

tal, hafta de aqui a un poquito. 
Sara la daga , / dótimeU UférAo. 
^•W/. Aunque fueran de diamante 

tus brazos, el valor mió 

fe delenlazára dellos. 
£//^.Qué importa eífoí (i atrevido^ 

al que embaracé abrazado^ 

con la efpada le refífto KiHen. 

el paíro.¿/.if/.Yo fabré hacerle 
JUiJ.O quien, para darle aTÍfo 

deftc fuceáb a mi amo^ 

le alcanzarais/.^/. Qué aya ávido 

tal valor en un criado! 
L;/.No ay criados bien nacidos? 
d.Al Pue5 yo he de falir.L7.N0 harás. 
d.AíS¿ovs\o podrás impedirlo, 

fin tu muerte^L//. Deíla íüerre. 
Retir afe ils puerta ,/ va/e cerrándola^ 
d^A/,Vocácy llevando configo 

la puerta, que con el golpe • -: 

dexó cerrado el peftillo, j 
• que como ladrón de caía» . j ' 

á/./if.Queftion fue no apurada hafta efte dia^ 
qual hace mas> aquel que defafía 
á otro a un fitio aplazado, 
ó el que al fítio falió defafíado? 
Y bien aora pudiera 
la gucüioa re(glvec ol que me viera 



mas yo la echaré en el fuelo: 
en vano lo folicito, 
íi ya no la abre primero 
el fuego de ihis Infpiros, 
que la fuerza de mis manos. 
Avráfe algún hcmbre vifto 
de quantos hafta oy nacieron^ 
en mas ciego laberynto? 
las cuchilladas de anoche 
enffiícaía, eldeíafío 
de qy, y el ver aqui á Leonw, 
evidencias ion, no indicios 
deque^llaes caufadetodo: 
y por ultimo delirio 
de mi fortuna, me veo, 
aviendo hafta^qoi Venido ' • 
por un amigo, encerradaí 
en cafa de un enemigo. 
Pero pues es i m p#rsible 
lo puerta abrir, y aquí mire 
una ventada fin rexa, 
arrojarme determino - 
por tíilzy y en feguimiento 
de mi (¡empre honor inviélOa ' 
hacer eftragos, por(entos> 
efcandalos, y pr odigios. 
£a, corazón, no temas 
cfte breve precipicio, 
que mayor caída has dado» 
pues la mayor fiempre ha fidey 
el veríe caer un hombre 
deleftadodefi mifmob Véffi^ 



t • 



<Mk« 



• tiatallaiKlo conmigOy 
porque no ay tan crael fiero enetnigoy 
como es el penfamiento del qoc aguarda] 
mucho Don Félix tarda/ 
fin duda , que ha eícogido/ 

de Don Diego eelofo y y oifcndido^ 

yerfe con ¿1 primero) 

mas yo no cumpliré , fí no le cfpero* 

Quií:n en el mundo , Cielos^ 

fe vio ^ fin dama > fin amor , fin zeloSji 

en tal lance empeñado? < 

que elpreftar? un amigo m^í criado^ 

de fuerte lodifponga) • « 

que mi opinión en tal empeño pongan . 

Digo^ que aqueftos dias 

toda mi vida es Cavalleria5> 

pues no hallo en ella cofa, 

;ue parecer no pueda fabülofa. 
'na Dama tapada me ha dexado,* 
ün decirme quien es > enanloradoj 
un criado me ha pueftoy 
porque afsi fu ignorancia lo ha difpueflídjl 
en trance de perderme 5 y un amigo^ 
fin quererlo , me ha dado un enemigo: 
mas qúb me admiro ! fi hallo á cada paíTojf 
jque eftos fon los empeños de un acafo» 

Sáie Don Félix. 
9. Félix, Perdonad ^ fi he tardado, 

Don Juan , que por averme aconfejado 

de un amigo que tengo, 

en lo que debo hacer , tan tarde vengcCt 
K/mii. Deaver , Don Félix , iklo 

yo el que elijáis , eftoy agradecido* 
d^ Fel. Siempre en mi era forzofo 

proceder mas honrado , qiie zeloío» 

y poi: moílrarlo , quiero 

que callando la voz , hable el azero* 
'rf. fuán. Efperad. d. Félix. Qué os detiene? 
d.Juá.\]tí hombre, que a los dos figuicndo vieoéi 

3&«f . viih g^ guc 



^Ik 



auc no le traygo % aunque es criado mv^i 

lu lealud le ha obUgados 

pero no os d& cuidado, 

y hafta que yo le. mande que fe buelvai 

añada vueftro asero fe refuelva. 
d.Juaíí. ffl todo.ÍQÍs gallardo. 

Sale Lijéfio. 
LjJlAzU cfta pacte k he de hallar. J. FeL LiCztáOi 

otro paflb no dbs mas adelante» 

deíde aqui has de (solverte ^ mi arrogante 

brio a Don Juan dexando fatisíechoi 

ó aqueile azerq teñirá tu pecho. 
LZ/^rJ/ETcuchame prijjiero$ 

luego i fí te ofendí > mancha tu azero 
V ^n mi fangre » fcñor : Aviendo oído 

la caufa que a feguirte meha movido» 

penfando que mi zelo te alcanzara, 

antes que a verte con Don Juan llegara. 
^•FW. Porque confie aDon Juan en efta parte 

venir fin prdco mía ^ ha: de efcucharte 



LJf. Ya te acuerdas > como dentro 
de cafa , íeñor , dexaftc» 
quando de cala faliíle, 
a Don Aionío , fu padre 
de Leonor ^ y ya te acuerdas» 
que Leonor , bien poco antes, 
de alli fe partió quexofa» . 

d.^eSi.Li/.Piíc^ bülviendo á bufcartC 
Leonor, vinoá ballarie^dentro 
de cu quarto con íu padre: 
iac6 para elia ia daga» 
a tiempo que yo abiazarmc 
pude con ci > cuya acción 
dio lugar áquc cfcapafle 
Leonor huyendo ; el entqnces 
de mis brazos fe deíafle^ 
y facando las eípadas» 
le embarazo « que arregante 
Ja íiga y hafta que previne» 
que al empeño de tal lance 



le dicfle lugar el tiempo 
con la induftria > y fin la (angrej 
y afsi , advertido cerré 
tras mi la puerta, s yá fabes 
cómo aquefto podria fer» 
por fer de golpe ja llave; 
de fuerte , que Don Alonfo 
cerrado queda , y fl fale 
de alli , rompiendo la puerta» 
ó previniendo otra parte» 
y va figuiendo á Leonor» 
no dudes de que la mate. 
d. Fet. Don Juan , el fer defdichado 
un hombre » no es fer cobarde» 
pues harto valiente es quien 
á reñir con otro fale. 
A reñir vengo con vos, 
efto en deleugaño baftc 
de que no puede íer mkdo» 
pediros que le diLte 

nbe& 



CaUeri 



11 



noeftro duelo » yo no tengo 
enocaíion femcjante 
acción mia , todo fojr 
de mi honor , y en efta parte ' 
vos fois el artucro fu yo; 
y pues eftár efcachafteís 
en peligro de la vida 
Leonor, y Cois quien fois, dadme 
ucencia , para que acuda 
donde fu rieígo reftaure, 
qne yo mi palabra os doy 
áe buscaros al inftante 
que ^onga en falvo i Leonor; 
y quando aquefto no baile 
á ob/igaros , tomare 
fjfoiucion de arrojarme 
a vueftros pies » y rendiros 
la efpida , porque fe acabe 
con midefayre efte duelo, 
para que á eflbtro no falte. 
Jjtjtr.Tcncd , no rindáis la efpada> 
qne a mi no me es imporunte, 
Félix , qne mi bizarría 
conftc de vueftro defayre* 
No folo que vais permito, 
mas de Leonor en alcance 
con vos iré , y de ayudaros 
a que fu vida fe (al ve, 
wdoos palabra de que 
de vueftro lado no ñire, 
bafta qne ella eft¿ fegura; 
qne tenso por hombre intime 
quien ve a fu enemigo en riefgo, 
y a fu enemigo ncfvale. 
I Felfx. Feliz mil veces aquel 
á quien , ya que.huvo de darle 
enemigo fu defdicha, 
le le dio de buena fangre. 
Ijn^n. Vueftro enemigo , y amigo 
iby , dividido en dos pactes* 



d. Fel. Si mas con tal diferencia, 

que diré » quando os lo llamc^ 

mi enemigo por acafo, 

pero mi amigo por arte. 
d.Jn.Qow vos voy.d.FeXlon tal ñvor 

no ay rielgo queme acobarde. 
■ d.Juán. Válgate Dios por acafo,. 

a que de empeños me traesl 

TERCERA JORNADA- 

^áUn Don Juan , Don Félix ^ y U fardé. 

ti. Peí. No ay hombre mas infeliz. 

d.Juar:. Un animo tan valj^nte, 
un corazón tan cónftantc 
fe ha de rendir de eífa fuerte, 
del amor ^ ni la fortuna 
a ningún grave accidente? 
Ko defconfieis de hallarla 
tan prefto 5 donde qur^ereis 
vamos los AosJ.Fel.Si a veis vifto^ 
que de amigos , y parientes 
quantas caías fupe he andado, 
que á la mia finalmente 
no ha buelto , ni efta en la fuya; 
que fu padre , ( dolor fuette! ) 
defpues que por el balcón' 
fe arrojó , fegun refieren 
los criados , también anda 
bufcandola , cómo pueden 
confolarfe mis defdicha? 

'd.fuan. No digo que fe confuelen, 
mas que no fe rindan digo. 

d. Fel. Pues que herc? 

d.Jman. Lo que quifiereis, 
obrad vos > que no me toca 
aconfejaros prudente, 
fino ayudaros reftado. 

d. Fe!. Solo eífe favor le debe 
^ mi defdicha mi eftrclla; 

.0.» 6 



I Z4 tas EmpcHós 

ó quiera el Cielo que llegue 

ocaíian , en que feamos 

muy amigos! ¿/.jFiíj^.Tacde^FeliXi 

eíTo ferá , porque yo 

en el inñante que os dexe 

del lance deíempeuado, 

en que os halláis , que meTenguc 

íerá predio de eíTotro^ 

que hemos dexado pendiente. 
¿;^.K^/.Quando en hl Uegue a mirarme^ 

modos havrá con que os dexe 

fatisíccho ) y obligddo.. 
'd.Juan. Aora biea > tracemos deftc^ 

mirac^ qué queréis hacer? 
J» Fel. No sé ) Leonor no parece^ 

ni yo sé donde bufcarla* 
Vf* Si acaíb mi lealrád cieñe 

licencia de hablac ^ diré 

lo que he peníado^.F^ J)i.£f.Veee 

á caía , pues ella es ñaerza» 

donde quiera que eíhiviecc», 

raierfe de tí > pues cu 

caula de fus rieígoscres^. 

y no podrán por. acá 

hallarte ran fácilmente 

iiis a vilbs.^ d. Juan. Dice bien;. 
W. FeL Si , mas ay inconveniente 

p;:ra eftarme yo en mi cafa. 
W.jF//,Qual es? dJ^el. Si fu padre victie 

á ella , el encontrar conmigo. 
i^JvYij.Puesavrá'mas de que nieguen 

que eftais en eUa? d. FeLSi es cíSb 

lo que mejor os parece^ 

yo me bolveré a mi cafa^ 

quedad co DiosJ.JuSin q. os dexe 

en dia , no he de aparcarme^ 

y á ia hora que dixeEeis 

que aveis de faiir , vendré; 

y en quanto fe os ofreciere^ 

palabra me aveis de da 



de im Acajfüi 
de avilarme-, ño fe ¿üíñte 
de mí y que haciendo lo ma^^ 
lo menos no. d. Fel. De la fueitc 
que yo efia palabra os doy» 
os pido la de vakrme 
en qualquier cafo , halla que 
Leonor en mi poder quede. 

d.Juan.Yo la ofrezco, y de ayudare» 
la doy ima , y muchas veces 
con la manOc d. FeL Yo la aceto. 
Al dar/e las manos faU Don Diego^ 

^.D/V^.Puesfeñor D. Juan? D. Fdixí 
yá tan amigos los dos 
edais , quando yo impaciente 
efperando hada aora eftuveS 
y por penfar que no fueflc 
el preferido de todos,, 
determiné de boLverme 
a véi; en que avia parada 
vuedra duelo, por ü tiene 
acafa el mió lugar 
de vengaríe , della fuerte 
os hallo dadas las manos? 
aunque no es bien qiie me pefe 
de que vueftradclafío 
acabe, porque el mió empiece; 
y pues á quien efperé 
en el campo , fe detiene, 
bien pu^do ia muerte darle, 
donde quiera que le encuenue* 
Fa á facar ta efpada^ 

d. Fel. Señor Don Diego , tened 
ia efpada j que aunque os parece 
oue cftas forvpaccs , no fon 
íj-no treguas íbJúmcnte» 
£i feiíor Don luán ha (ido 
primero acreedor en efte 
pley to* de los dos r y pueíta 
i|ue él las treguas me conceda 
yo» no* podéis impedidas; 



De D. Pedro Calderón le la Barca: 
las caufas que á ello le mueven» mi valor , mas la palabra 

M os las dirá 9 que yo 
voy a ufar de ellas $ y hacedme 
merced » Don Juan > de decirle 



115 



con el modo mas decente 

al refpeto de Leonor» 

de mi amor los accidentes» 

jara que yo no padezca 

el efcrupulo mas leve 

de que en el campo le falte» 

y que en la calle le dexe. ya/e. 

é. D//¿. Pues cómo afsi::: 

d. Juan. Deteneos. 

li.Dí^.Yphede fegiúrle » hada verme 
vengado. d.Juan.l^o os empeñéis» 
porque yo lie de defenderle» 

d. Dieg.. Tan mudado cttais » que yá» 
en vez de darle la muerte» 
le ddendeisf d.JüSi » Don Diego» 
q^e tales acciones debe 
al fer quien foy mi valor» 

ií/.D/>. Dcqfuerter d.Ju.'Dcílu fiíeites 
A reñir (alió conmigo» 
y al tiempo que yá valientesj^ 
y reftados , las efpadas 
Tacábamos , diligente 
un criado le figuió 
hafta el campo , para hacerle 
&bidor de que Leonor 
eflaba en un trance fuerte 
de perder honor, y vidas 
hi caufa no es bien la cuente», 
porque ñatoca el hacerlo: 

{adióme , en fin , que le dieflíe 
iccncia para ampararla: 
qué noble , honrado » y valiente^ 
riendo humil(}e a fií enemigp». 
no le ampara , y favoreced 
No íblo y pues » la licencia 
(yac me pide » le concede . 



de ayudarle, y de valerlc» 
hafta que a fu dama libre. 
£1 cafo » Don Diego » es efte^ 
mirad cómo falrat puedo 
á íu amparo , quando tiene 
privilegios de enemigo, 
y de amigo en mi Don Félix. 

d. Dieg. £1 empeño en que os halláis 
reconozco , y por no hacerle 
mayor , no le íigo ; pero 
no ha de fer tan fácilmente» 
que no os ha de coítar algo 
mi reportación ; hacedme 
merced de decirme qual 
de Leonor el riefgo fueílcí 
porque el que iiente , dudandd 
el miímo daño que fíente» 
lo que fabe > y lo que ignora 
k eftá afligiendo dos vezes. 

d.Jfian.Dc loszelos fue, Don Dicgo^ 
errado motivo Gempre 
querer uno íaber antes 
lo que es fuerza que le pefe 
deípue^ de. haverlo Tábido^ 
pero porque no íe quexe 
vueftra amiftad de que yo 
quanto me pida » le niegucí^ 
y por ver fí de camino 
con defengaños pudiefle 
curaros una pafsion» 
que (ana con lo que duele: 
Sabed que informado y¿ 
Don Alonfo , de que fueíle 
Leonor de cftos déla ños 
cauía » y fu amante Don Félix» 
matarle quifo ella tarde: 
llegó aocaíiontan urgente 
un criado , que «1 el le tuvo, 
y á ella dio iugaj: » que huyeííe» 

don- 



> 



12 6 Lús BntpeHcs ¡k un Acáf$: 

donde fe fue ^ no fe fabe$ que el rompe cabezas , n9 



y en fin , como no parece, 
íü pidre , y Fciix la bufcan^ 
Uoo para darla muerte, 
y otro para defenderla. 

d. Dieg. O fi tan dichofo fuefle 
yo , que la hallara primero, 
que los dos! para que vieíle 
quantos fon mis zelos nobles, 
que amparan á quien me ofende; 
debierameefta ñneza 
mi dolor, y pues me ofrece 
lo impofsibie de mis dichas ^ 
por remedio folo elle, 
y ganadas las criadas 
tengo , iré á v¿r íi pudieíle 

.. averiguar donde elU» 
y librarla , pues no tiene 
otra venganza mas noble 
un zeloíb ^ que el ponerfe 
en ocaíion , que fu dama ^ 
conozca , qué amante pierde. Va/. 

d. Juáfi. £n qué eftrañas confuíiones 
la contingencia me tiene 
de aquel acafo primero! 
Sale Hernando. 

Hern. Señor , dame una, y mil veces 
los juanetes a befar, 
( fi fe befan los juanetes ) 
qué ha ávido? qué ha fucedidol 

f^ero fupuefto que vienes 
ibre , fano , y fín cautela, 
bien á la clara í^ infiere; 



las rompa tan fácilmente 
en el \:ampo , como en cafa. 
Cuéntame el fuceíTo en breve, 
y en largo te contaré 
otro , que á mi me fucede, 
no de menor importancia, 
porque has de íaber que tienes 
unahueípeda en tuquarto. 

d.Juan. Son tantos los accidentes 
de mis fuceflfos , que no 
sé,Hernando, por donde empieze 
ycontigpes efcuíádo 
que la memoria renueven, 
mis pefares : dime tú, 
qué muger es la que viene 
á bufcarme f que feria 
grande ventura^ que fucíTe 

- aquella enigma del Parque, 
que en fu nefca eftancia verde 
hallamos, pues ella fola 
es la que mi vida tiene, 
íi la verdad te confieflfo, 
de fu efperanza pendiente. 

Hern. Tanto te holgaras de que elli 
la que aora cfta en cafa fíieíle? 

d.Juan. Sí , Hernando. 

Btrn. Qué me darlas? 

d. Juan. Todo quanto me pidiefles. 

Hern. Pues::: d.Juan. Dilo preíta 

Hern. No es ella. 

d.Juan. Quién es? 

Hern. Oye atentamente. 



Mandafteme , feñor , que te dexára 

con Don Félix > y yo ( obediencia rara! ) 
lo hice afsi , con no eftár nunca cnfeñado 
á hacer cofa de quanto me has mandado. 
Fuime a nú cafa , donde 
mi valor , que á mi miedo correfponde) 
tan trifte, tan fufpenfo me tenia^ 



De Lr. Ptdfú Calekron 2e ¡a Bsrca; ii 

qqciio dixcra aqucfia cfpada es mia^ 
aunque reñir te viera 
con treinta mil Don Félix que tuviera. 
£ntrí: en cafa > peníando 
cómo la ropa en faivo pondria ^ quaodo 
la nueva me llegara 

de ayer muerto a Don Félix, porque es clara 

cofa , fegun coli jo, 

que aunque el refrán por el nadar fe dixo^ 

mas es y que del nadar > en toda Europa, 

la gala del reñir , guardar la ropa. 

.£n eíio peníativo eftuve un rato, 

( fí es que fabe penfar un mentecato ]) 

y al, ver que nada el difcurrir rcmediají 

como amante zeloíó de Comedia, 

que quando varios foliloquios palla, 

norepofa en la calle , ni en fu «ais* 

Quife falirme afueras 

apenas , pues , baxaba la efcalera, 

quando al portal una mugcr tapada 

entro 9. de una íir viente acompañadas 

liD mas acción , ni intento, 

queaver allí faltadole el alientos 

bien de las dos la turbación decia» 

que algún fracaío fucedido avia, 

?f q)ie el dicho fracafo 
as hacia venir mas que de pafib. 
Sentandofe en el poyo , defmayada 
fe que(ip la fenora , y lá criada 
con un turbado efpanto» 
cerro la puerta , y la compufo el manto« 
Yo j fu^ acciones viendo, . 
llegué a las dos , diciendo: 
£fte quarto , feñora, 
podrá, mejor fcrviros por aora 
de albergue , en el os ruego, 
que os entréis , la criada aceptó luego, 
,y entre «lia , y yo cargando con el ama, 
fuera de pulla , la lleve á la cama, 
donde 4e aquel mortal triüe rcüro, 

de 



¿ 



' I 



X ¿^ Los Empeños ie sm lleáfoi 

de alli á un raro bolvió con un íufpiftfj 
dónde eftaba dudando^ 
latisfíce fu duda , asegurando, 
que eftaba en parre do feria férvida^ 
moArqfemie en ellremoagradecida> 
y aceptando el cortes (^ecimienro^ . 
dixo con blanda voz , y baxo acentos 
Fuerza ferá » que la deOdicha mia 
ufe » hidalgo » de vueftra cortesía, 
' en ranto folo ^ que efta 
criada tarda en bolvcr con la refpueftá 
de un recado » á que es fuerza que la cmbie; 
y pues es jufto » que de vos me fíe, 
rainbien vos aveis de ir á aflegurarme» 
fí un Ca vallero viejo anda á bufcarnie>; 
fabicndo donde he entrado, 
y en ranto el quarto medexad cerrado. 
Servirla la prometo, 

Ídefpues que las dos allá en fecretQ 
abUroQ , la criada , y yo falimos» 
y los dos por diftintas fendas fuimosj 
yoá v¿r üacafovia 
el viejo Cavallcro , que decia» 
y ella , íegun infiero, 
á v^rú via al mozo Cavalleros; 
una , y mil buelras á la calle he dadcy . 
y con nadie he copado, 
íino folo contigo, 

á quien fí todas mis fofpechas digoi 
fabrás , cue la criada, 
alguna vez del manco defcuidada, 
me pareció la Inés de aquel recado^ 
de donde yo bolvi defcalabrado* 

¿/. Juan. Sí albricias me pidieras, 
ay Hernando , qu¿ buenas las tuvietast 

Hetn. Pues a y , f<£or , si pido$ 
pero á ci qué ce vá en lo fucedidoí 

V, Juan. Infíero , por iu feñás que eftás dandoíj 
que efla es Leonor , en cuya buíca ando» 
que el fer á lascfpaldas de mi q^ 

I4 



De D. Bé^ré 0£4troédfU Barcg; txpi. 

ladc Don ?£Ux> lo que ccv ella paflfa, 

a ver venido huyendo, 

a un Cavallero viejo eftár temiendo^ 

arerce parecidgrfu criadaí 

tener fiemprc tapada 

con tan grande recato fu Jiermcfura, 

de que es Leonor bien claro me aflfcguMtf 
Hcrn. SI feñor ^ y otra caufa ay mas fundaÁ ' 

que es Leonor. d.Juan. Qual? 
Hern. Que viene mal tocadas 

vamonos 9 pues >i cafa , y fíendoella^ 

aya paftel , y pella, 

que es cena de repente, 

y véngate de Félix. d.Juam. Calla , tente,. 

villano , no pronuncies difparate 

Igual , que vive el Cielo , que te mate: 

íoy hombre yo de tan cobarde ^ma, 

que áh\ me av ia de vengar fu dama! 

antes parte á fu cafa::: Hern.\old.JiiM, Bolanxia, 

y diLe 9 que le quedo yo efpcnindo 

en la mia. Hirn. Que dices^ 
d.Juán. Que a ella venga 

JÍiejgo , ün que un irmante fe detenga} 

y ute le negaren , que feria . * 

pofsibIe»di qi2e vas de parte mia. 
Htm. Si otra vez , aun no yendo de tu parte^ 

me rompió la cabeza , por nombrarte, 

qué me romperá aora ^ ü te nombro, 

y de tu parte voy? d.Juán^ Como tu aflbmbr^ 

duda lo que á los dos nos ha paíTado^ 

temes. Hrm. Para temer un hombre honrado^; 

ha menefter achaques^ 
iJnanXKzz lo que di^o. Hern. Que el furor aplaques 

te pido , que yo iré. d, Juán. Dame primero 

ia llave de mi quarto , en U te efpero, 

y ven prefto. Hern. No eftá en mi mano eftc^ 

¿no en que el me deícalabre preftor 
'i. Juan. Segundo acafo , Cielos , ha venida 

á buícaroRe , favor en él os pido^ 

porque me crayga efpero 



mayores confafiones , que el pcimeco. Vé/e. 
fíern. Rota ctbeza mia, 

paíTemono; por una Baf^berla 

a decir al Chirurgo fe prevenga, . 

y que eftopas , y huevo á punto tenga 

para la buelca. Cíelos » qub es aqocfto» 

que oy á mi amo en ocaíion ha pucfto 

de llamar íu enemigo?; 

fi fue á reñir con él i cómo de amigo 

hace aora finezas? : 

Ko fuera el monftruo yo de dos cabezasl 

ó quanto lo eftimára mi forninal 

pues para difcurrir tuviera una, 

y otra para aparar s fi con bien falgo 

defta , no mas papeles» Salen Elvirs y y Jñáná. 
Elviraé Oid » hidalgo. 
fícrn. Mi feñora tripada» - . 

í¡ venís de otr^ parre defmayada 
>á que os focórra yo 9 tatde fofpecho 

que venís , que ette paíTo eftá yá hecho# 
Elvira. Aveifme conocido? 
Hern. Si reparo en el talle » y el veftido» 

vos fois una civil baxa feñora. 
JEJvira Cómo aísi? Hem^ Como fois madrugadora 

del Parque > tac lo dixp k ribera» 
£ivir. De vos faber quifiera 

que pefadumbre ha íido 

una , que vueftro amo oy ha tenido, 

y en qué , hidalgo, há paradof * 
Hern. Yo folo sé , que mal defcalabrado 

eftoy , y que á'ix me atrevo 

donde me deica labren oy de nuevo, 

no en qué paró el difgufto^ 

pero ü de faberlo tenéis gufto, 

mi amo va á cafa aora, 

del mejor lo podréis oír , feñora,^ 

que yo voy i un recado muy apriía, 

tan grande , que no eacoía de rifa, 

fino cofa de llanto» 

y afsi quedad con Dios. Va/e. 



2; 



Dr D. Pfdr$ CMtrm de U Bares. i^t 

ElvtK Ay Juana , quanto 
imagino , y intento 
para quietar mi loco penfamiento, 
en razón de faber en que ha parado 
efte pcfar , que tanto me ha collado; 
nada del faber puedo, 
y con la duda can cabal me quedo» 
como antes la tenia, 
pero la he de faber con mi porfía; 
vio en cas de Don Juan. d. Juan. En eUa quiere» 
entrar ? hafte olvidado de quien eres? 
Elvira. Si , pues (i me acordara 
de mis obligaciones , no intentara 
acciones femé jan tes; 

veri , y de nada , Juana mia , te efpantes, 
puefto que el Cielo quilo 
quefirvieOe de nada aquel ^avifo, 
|Ue le llevé á Don Félix , y en cfc¿to, 
in atención , (in juicio , íin refpeto; 
pues á un amor , pues a un temor rendida 
perdi la libertad , pcrdi la vida. Vanfe. 
Sili Leonor por otnafuerta tapadd ,/ uu Cavallcro , a quien na 
torotré DohJmh , avi$nd$ hecho conozco , encubrirme quiero; 

ruido con la llave. ay de quantas veces muero! 

£^«. Abrir yi la puerta veo d.Juan. No , fcñora , porque yo 

defta ignorada prUioñ, entre , os recatéis afsi, 

^onde mi conñifion ' ni os dé el mirarme cuidado» 

nene atado mi deCeo: que del fucclío informado, 

^ quantas dudas peleol ^ que os tiene encerrada^ aqui» 

fi ferá Inés , que á avífar * vengo a que os firvais de mi; 

file a Don Félix mi pefas? dueño delta cafa foy, 

fi ferá él , ó el criado, y efpcro ferviros oy 

que de mi llanto obligado, aun mas de lo que penfais; 

me dexó aqui , y fíie á mirar pues del ricfgo en que os halláis 

fi mi padre me leguia? libraros , palabra os doy. 

Mas ay de mi ! que no es Sí bien , no tenéis , íeñora, 

fiingono de todos tres que agradecerme , por Dios, 

d que abre. Deídicha mia, que a otro primero que á vos, 

hiua quando tu porfía le la he dado antes de aora. 

4G ha de ferfeg«it ? Ya cntf q h?on. Ni duda , feñor , ai ignora 



^^3^ ^^ EmpcHos 

mi temor , que defendida 

en vueftro valor mi vida 

efte , que es obligación 

valer los que nobles .fon 

á una muger añigida. 

íYo lo eftoy tanto , que efpero 

el amparo vueftro , no 

porque ló merezca yo^ 

quanto por fer Cavallero 

vos , y pues rendida muero, 

perdón del recato os pido, 

que el encubrirme , no ha fido 

dudar de vueílro valor, 

fino mugeril temor, 

que de veros he tenido* 

ly para mas obligaros 

a favorecerme en efte 

trance , aunque el vivir me cuefte 

la vergüenza de informaros, 

fabed:^.///.Nada he de efcucharos, 

que á precio no he de comprar 

yo aquí de vueftro pcfar, 

laber quien fois ; y porque 

lo efculeis , fabreisquesb 

quanto me podéis contar. 
L $n. Sí vueftro criado ha (ido 

el que de mi os ha informado, ^ 

qué fabe vueftro criado? 
d.Juan. Si licencia he merecidQ 

de darme por entendido, 

con ella me atreveré 

á decir de quien lo se. 
L'on. Ahorrareiíme un gran temor. 
i. Juan. Pues ya se , bella Leonor::: 

Defcubrejt Leonor. 
León. Yi que mi nombre efcuchb. 

en vucftros labios , bien puedo 

decir con mas confianza, 

que dueño de mi efpcranza 

hice::u¿. fií.Pronunciad fin miedo 

á Don Félix ^c Toledo^ 



ié un Aeáflti 

Lío». La fortuna fiempfe Vfitz 

del bien , quilo que adorara 

en fu competencia otro hombre 

mi hermofura. 0l.Ju.Cuy o nombre 

era Don Diego de Lara. 
León. Efte y pues , ( lance cruel! ) 

de noche en mi cafa entró, 

donde::: ^.Jn^.Don Félix lehallój( 

y riñó entonces con él. 
Lean. Embió otro dia un papel::: 
d.Juan. Y encontró con el criado^ 

á quien hirió. Leon.lAX cuidado 

á fatisñcerle fiie 

á fu cafa , donde hallé::: 
d.Juan. A vueftro padre, queayrado 

os viera á fus manos muerta^ 

íi un criado no llegara, 

que á vos falir os dexára, 

y á él le cerrara la puerta. 
León. Yo , pues , de vivir incierta» 

la calle apenas bolvi::: 
^./tf/ii7.Qiiando4crmayada aqui 

os encerró mi ctiado. 
León. Muy por eftenfo informado 

eftais de ipi vida. d.Juan. Sí, 

porque por acafps raros 

tuve , antes de conoceros^ ' 

el ricfgo de defenderos, 

fin el mérito de amaros. 
León. Pues quién fois? 
d.Juan. Quien ha de daros ^ 

vida, honor, y efpofo 2iq\ii JlémM* 
L^.Pues cómof^.fií.Llamaron? Le,Sú 
d.Juan. Retiraos , hafta ver 

2uien es. L^^.Cielos, qué ha de íer 
e mi fortuna , y de mi? 
KethaíeLcon.yfaUn Elv.jjua.iafédá$ 
d.Jffan.QuVQti es! 
EÍi\ Es , fcñor Don Juan, 
una muger embozada» 

que 



De Dé Pedro Cálderen de h Bartá. 
Kmiudo a las cardes Del difgufto de aue ya 



135; 



ion de las mañanas, 
una que os habl¿, 
o efiílo obligada, 
oo fuerais tras mí» 
rrades mi cafa, 
. os di de bufcatos, 
3 á cumplirla , para 
iñaros deque 
ger de mi palabra: 
, aquefto no es íólo 
me obliga á que haga 
eza,que.ay otras 

5 qoe aqui me traygan. 
(abido j que oy a veis 
por una dama 

kfio s y aunque 

6 dcTconfianza 
zeios es temprano^ 
3 para que falga 

dadp , en que me ha puefto 
. vida '9 aquefto aguarda 
ni curiofidads 
ic , en qu¿ eftado fe halla 
L|fto i porque tengo 
me del vida » y alma. 
tf.Muger es la que entró , y 
y apartados hablan^ (como 
^o lo que dicen , pero 
dexa ver » que es dama 
lavallero , pues 
ha entrado en fu caía. 
Lunque jamás defee 
in mayor inftancia, 
Iver 9 íeñora , a veros, 
\ ocafion tomara 
huvieradcs venido, 
: es fuerza que no os haga 
os , que merece 
eza tan rara» 



moftrais venir informada, 
( aunque no bien ) cierto lance 
mis difcurfos embaraza, 
tanto , que he de fuplicaros^ 
bien a cofta de mis anfias, 
me hagáis merced de bolvetos^ 
fin que por aquefta caufa, 
me atreva a faber de vos 
quien fois , ni á veros la cara, 
que no ha de pedir quien niega,; 
ni ha de rogar quien agravia. 

Elv. Si imaginara que en vos 
tan grande dcfpego hallara^ 
antes que::: pero qué miro! 
un hombre entra en efta íala^ 
que importa que no me vea. 

ItMtdo dentro ^y vafe azia donde ejli 

Leonor. 

León. Aunque no entendí palabra, 
de llegar ázi^ aqui , infiero 
que íun zelos , y informada 
de que aqui cftoy, quiera darme: 

Elv. Elle apolento me valga, 
defpedidle. d.Jn. Oíd. León. Aqui 
no a veis de entrar , que tomada 
efta potada cñá , y no 
fe puede ver á quien guarda. 
Cierra ¡a puerta Leonor. 

Elv. No en vano me recibiitcis, 
Don Juan , con cfquivez tanta; 
pero no es tiempo de qucxas. 

d.Juan. A ferio , biendilculparlas 
pudiera. Elv. Haced que no entre 
efle hombre en efta quadra^ 
q importa mas.^.^/y.Cómo puedo 
íi ya los umbrales pafla? ^ 

iaU Don Diego. ^ 

Elv. A y infelice de mi! 

fi avié yo üdola cania 



:: í: 



¡e 



134 ^^ Empeáos 

de venir jqui mi bermanof 

Juan.^o se. fí/^»,Cubrctc bienjuana* 

juán. Irme noíerá mejor, 

pues me dan la puerca franca? Váf. 

d. Dieg Don Juan , íi nueftraamiüad 
ha lidoen el mundo tanta, 
que y á Icr en tiempo de Cefar, 
la huviera labrado eftatuas; 
buena ocaíion le os ofrece 
aora para moftrarla, 
pues en vuclUa mano eftá 
i»i honor , mi vida ^ y mi fama: 
una hermofura , en quien todo 
cfto ccHifíde fe halla 
en vucftro poder. Elv. Ay trille! 

if. D/^. Rendido vengo á bufcarla, 
informado d« que aquí 
entró. i?/c^.Qii^ crperan mis anfias? 
bufcandome viene. ^.J^^/?. Bien 
Yueftra confufion me eftcaña, 
pues vino Don Diego , quando 
á Don Fclix efperaba. 

i/. D/>¿. Ya os dixe , como tenia 
fecretas efpia^ pagadas: 
pues uní me ha dicho aora, 
que dentro de vu.'ílra caía 
cfti , y es cierto que es ella, 
pues que tanto le iccata 
de mi £/:*. Yi roe ha conocido. 

¿.JA. Pues que el es quien fe engaña, 
y que no ic engaño yo, A ^Mrt. 
iu m:f*r.o engaño le valga, 
par 5 ziii con Félix , y el 
cuTípIir mi valor aguarda: 
tenccs- i. ülíz. Dexid!re iíe«r 
álue.irla tolo. E.'f. E¡ me maca. 

JL Digf, So , feñora , huvais afsi 
4ec¡QÍer. tan rerdico os ama, 
eos b.:.ca para ferviros 
j\ k TÜi , y ct«; ci aix4« 



df un Ac^rü 

Eiv. Que ^ dt^ . Cé!os , nó Tic» 
pot m. « ra3 ¿:>; me trata; 

d. r.-V;. N^ i i^ab^aros vengo cni 
que ro a'.'p^ra mi eiperanza (amo 
á mas mérito , a mas dicha» 

2ue ferviros , pues me baila, 
otro tiene los favores, 
que tenga yo lasdelgacias. 

Eh. Que me enamore mi hermao 
es (olo lo que me taita. 

dJu^Doci Diego, efperad » que asi 
que os refponda aqueta dama, 
me toca á mi refponderos: 
las efpias fueron £ilfas, 
que os dixeron , qoc era quid 
bufcais quien conmigo eftaba^ 
pues es aquefta feñora 
aquella dama capada, 
cuya novela os conté 
delante de voeftca hermana: ' 
á verme ha venido , haciend# 
oy por mí fineza tancas * 
y aisi , pues dichas de attor' 
íosdifcretosnoembacacao.^ ^ 
idos con Dios , y advercid, ' 
que cubierta , y congoxada 
tenéis a aquella feñora. 

d. üie^. Dov,. Juaü , li no ima^nln 
que ella es ceiecha que haceJ^ 
porque yo os d¿xe , y me vayi» 
dando !u^ar á cumplir 
a D;in FclÍx la palabra, 
yo lo niciera « daro eái; 
mas i¡ es tan cruel , tan rara 
mi defiicha • q^e mi amigo, 
per a;; enemigo . me &lta, 
fjerza úra que ei doior 
deias :aror« fe val^a. 
N'ueiho er íX!§c es ^xi Felíx, 
r.^ a;¿a ¿c %w ia ümM^ 



2>e D.^€á^§ táídtnn dtts Bdris. 135 

mejor para fec ved aora ü os eftá bien» 

que Don Diego en vueñra cafa^ 



e la dtigracia 

ly^uenoaiuigo: 

lugar de t]ue haga 

Leonor la tiiicza 

rki y y ampararla. 

indo ella fuera LeonoK» 

e difputára 

tta mejor , fer 

man hidalga, 

Aw, ó mi enemigo} . 

¡alai es efcuíada 

fcon* . . 

bmo fer pnedc 

eiJi i la criada 

lOé aqtti la dexo 

XQ.:dmju. Ella os engaña» 

iioeseUa.í/.Of.Haced algo 

^ paia que yo vaya 

do y íin la duda 

íi hallado » y dexarla: 

iete defcubrirííe, 

la nna palabra» 

neella* i. Juan. Señora» 

cis noticias hartas 

co rol cortesía 

De le ponen » guarda; 

npeño me íacais» 

pande , con que falga 

fia duda Don Diego» 

me importa fe vaya 

le venga aqui un hombre» 

por inftantes tarda; 

dle 9 pues. Elv^ £1 milmo 

i verme la cara» 

efcucharme la vo2. 

iie'rfit^.Porefta dejfafafe. 

nalma 

lado. ílv. Yo » Don Juan» 

[ac encubierta os ama: 



ni me oyga ^ m me vea. 

i.Jiia. CubiKis » no habléis palabra» 
piérdale todo , y no un iolo 
átomo de vucftra &ma: 
Don Diego » eíta dama aun no 
quiere hablar » y íi arriefgára 
mil vidas » no la han de hacer 
fuerza alguna » y afsi » bafta 
que yo bs diga , que no es ella. 

d. Dieg. Como queréis que yo haga 
fineza de creeros » fi::; 
Salen Don Filix » y Lifardo. 

d. FelJ&icn creeréis que mi tardanza»; 
Don Juan i fue por prevenir 
cafa adonde Leonor vaya» 
y una fiiia que la lleve. 

d. Diego. Mirad fi es ella. 

d.Juanj. Qué eftrañaS 
fon mis penas!^. fV/. Mas qué veo! 
Don Diego aqui ? No pensara 
de vos jamás » que teniendo 
á Leonor en vueftra cafa» 
avieiidome dado á mi» 
como tan noble , palabra 
de ayudarme , hafta tenerla 
en mi poder , fuera tanta 
de Don Diego la amiftad» 
que diera lugar de hablarla. 
Mre Leonor. 

León. La voz de Félix he oido» 
y afsi > no impotta que abra. 

d.Juafi. DwCir aora que es Leonor 
porque dcl^e rieígo íalga 
£!vita , es bien , que no veo 
Je: hora que de aqui fe vaya» 
y dclpuc? avrá ccafion 
de que el tpuoqac fe deshaga. 
Yo ¿é ; Dwo f ciix » muy bien 

qub 



;i 3 6 Zas Empegos 

que debo hacer ; ü fe halla 
aquí Don Diego » no ha fido 
llamado ; y anees eftaba 

, . ne^ndole , que es Leonor 
cita íeñora. Elv. Qué trazas? 

^éUJuan. Echarte de aquí ^ cíi , lu^ 
que a la calle con el (algas» 
díte que buelva ; y potque 
veaii (i cumplo mi palabra, 
llevadla donde qtúGereis. 

V. Dief^. Cómo fe entiende llevarla? 

León. Cielos » qué traycion es efta? 
mi iufrimiento á que aguarda! 

W. FeU Venid ^ feñora » conmigo, 
que a riefgo de vida , y alma, 
pondrá en falvo vueftra vida. 

EAr. Quien vio confufíones tantas! 

é» D¡e¡. Don Félix , que aya venido 
yo aquí llamado y ó que aya 
venido fin que me llamen, 
(ya eftoy aqui , y a efla dama^ 
aunque me aborrezca , no 
he de confentir llevarla, 
mientras ella no me diga 
que la dexe , pues es clara 
coía , que me eftá mejor 
que ella el defayre me haga, 
. que vos , ni Don Juan , ó tengo 
de morir en la demanda. 

U. F^A Qué dificultad avri 

que ella os lo diga? qué aguardas, 
Leonor? íi Coy yo á quien quieresi 
por qué di , no te declaras.^ 
refponde , Leonor. Eh. Mirad, 
que foy de Don Diego hermana, 
y foy la que os aviso 
de que los dos os bufcaban: 
fupuefto que me debéis 
nuezas anticipadas, 

lacadme de aquí , que iucg« 






bolvercjs por vueftra dañuk.* < 
i. F^/. Noble Iby, si haré: D. Dicglj 

ni hablaros uoa palabra 

quiere Leonor , y atsi , aqneftD 

pira dcleogaño baila. * 
é. Die*^. No balta , Leonor es qukn 

lo ha de decir. ^aU Le$ii9r. 
U0H. Si eflü falta, 

Leonor lo dirá , facando . 

tres efectos de una caula; 

nno>enmendat la tsayeioa 

de quien con otra te iengaáj|} 

•tro , dar fatis&cciones 

de que Don Diego mecanG^ 

y nunca tuvo licencia 

para reñir en mi cafa; 

y otro , en fin , irme contigo 
i»D/>¿. Aqui ay roas que yo pcnútl 
éUJMH. Félix , en vueftro poáoc 

eftá Leonor ; efto bafta, 

para que contento vais^ 

y guftofo de mi caía. 

Y pues es fuerza bolvec 

a cumplirme la palabra 

de que en librando a Leonor» 

mediremos las efpadas, 

de mi a vos , yo os diré ontoOC0 

de aquefte engaño la caoía. 
d. FeL Yo voy a que come Tolo 

la (¡lia , porque fe vaya, 

que no haré aufencia de aquíg 
• hada que mi valor haga 

quanto íábeq le tociyaje con Lü 
d.f. Yo os guardaré las éípaidas. 
d. Dieg. De quién , G yo no la íigOj» 

viendo que me defengaña 
. Leonor , y que no le queda 

á mi amor otra eiperanza? 
d» Juan. EQc es el mejor confejobi 

y pues Yucítfio aAocacaba, 



De D. Pedro Calderón 2e la BsreBi 1^7 

permirid' qlie empiece el mio^ riñendo alia tocios anclan. 



doadme con efta dama. 

'i. Dreg. Ay mucho que ver en eflb. 

énjaoo. Que a y que ver? 

d. Vi^s Soípcc has hartas: 
negarme á folas quien era - 
pdmero , luego trocada 
,. veo que fe entrega a otro, 
y de mi fulo fe guarda 
lamo y que aun no ha permitido» 
que le oyga una palabra, 
me %k¡lá^i:iCmchill.dent.yfile Her. 

Dntf. D. Mm^. Muere , traydor. 

Los 2.QQeesaquello?if(r.Cuchilladas 
á la puerta de la calle. 

i//v.Fuetza es que á ver lo q es Taigas 
jiamos á eftc empeño , que es 
d que coo priía me Uama, 
qoe yo os Üúshit luego. 

d. Lkg. Si haré , por no dexar nada 
qac hacer nunca mi valor: 
vive Dios I que antes que falga 
de ^oi 9 he de íaber quien es. 

/JFf^a. Elvira , dentro te aguarda, 
f yo gl^l:4ari tu yid^yan/i los 2. 

Ihtr. Ay mugcr mas defdichadal 
quihj fe vio en mayor peligro 
qoe yo? Hrrir. Buena va la danza, 
poefto qoe mi amo quedarme, 
qnando va á reñir , me manda: 
lrftfVff/2 Elvira donde eftaha Leonor. 
ijaiero obedecer. Señores, 
qcsefto?54/rZ>.£lCielo me valga, 
pues fon mis defdichas tales, 
pues fon tantas mis defjgracias, 
qoe al falir Félix conmigo, 
nú padre ( ay de mi! ) paflaba 
p« la calle , y para el 
£icó,en viéndole , la efpadat 
7 impidiéndome a mieípaílb^ 
Tm. VUL., 



^ 



Hern.Y aun acá , que todos fe entran. 
Encierra/e EU i a. 

León. £(Ve apofento en que cílaba, 
me oculte. Elv. Tarde vcnis, 
que eíla pofada tomada 
eftá y á. Leo. Ay de mi ! que prefto 
tomafteis de mí venganza! 
pero en ella parte intento 
efconderme retirada. Efcondefe. 

Salen riñendo Don Alonfo , y los tres^ 

d.AUn/M'iwc Dios, que atrepellando 
por todas vuelUas efpadas, 
de una ingrata , y de un traydor 
tengo de tomar venganza. 

d. F^/. Señor Don Alonfo , quicit 
obftenra cordura tanta, 
mejor con la conveniencia 
remedia, que con laefpada, 
los lances de honor 5 Leonor 
es mi eípofa. d. Alonf. Si fe cafa 
con vos ) dirb que me obliga 
el que dixe que me agravia. 

^./x/. Pues eñe ha defer el medio^ 
remiranfe las efpadas 
á la razón, d. Alonf. Dónde eftá 
una muger , que turbada 
fe bolvió á entrar aqui dentro? 

d.Ju. Hernando , por qub no hablas? 

Hem. Que he de hablara 

d.Juan. No te quedaíle 
2i(\\iúHer.SíkJJuX)mát fe guarda 
Leonor? Hern. No se fi preguntas 
por la buena , ó por la mala; 
por la cierta , ó la fingida, 
por la fina , ó por la faifa, 
y afsi , por no errar , rcfpondo, 
que aqui, y aqui eftán entrambas 

d.Juan. Sin duda , aqui eftá Leonof 
que es la parte donde eftaba 

S pri-! 



i.^3 ^^ Empeños Í€ 

primero , y aqui avrá buélto: 
Señora , ya es bien que ialgas, 
fin temor de que te vean 
los milmos de quien te guardas) . 
pues ya eres feliz elpoía 
del que tü quieres , y amas. 
Sali Elv. Contenta , ufana , y alegre 
falgo en effa confianza, 
que claro eftá que fois vos. 
Sa'e ¿D/V.Bien fopechfe,vil hermana, 
He}n. Aun no a vemos acabado? 
j^ f i:g. Afsi miamiftad íc agravia? 
¿ Juan.^n qué agravio la amiftad? 
¿ D/V^.'En el honor , y en la fiíma. 
¿Alonf.S\ de mi ofenlá , Don Diego, 
la mifma parte os alcanza, 
lamiímafatisfiíccion 
es la mas cuerda venganza. 
'i.Juan. Eíla yo íc la datfe 

con la mano , y con el alma. 
i. D¡e¿. Y yo quedarfe contento. 
él. Peí. Que jparezca Leonor falta. 
fíern. oi me dan hallazgo , yo 

les diré , que aqui ic guarda. 
Sale Leonor. Humildemente , leñor, 

arrojándome á tus plantas::: 
J. Alonf. Dale la mano á Don Félix* 
Vern. Penfarán que eftá acabada 
la Comedia con caTarfc 
los Galanes , y las Damas? 
pues efcuchen vueíarcedes, 
que otro pedacito falta. 
'rf.Ff/.D.Juan, yo os tcneo ofendido, 
y vos en la mifma inuancia 



me tenéis i mí obligado; 
yo he de cumplir mi palabra 
de que en cobrando á Leonofji 
bolver tengo a la campaña: 
mas (i el ir yoallá , ha de fec 
para rendiros b efpada, 
pues no he de reñir con quien 
debo honor ^ sir , vida , y alma, 
mejor es que aqui os la rinda; 
los dos quedando en tal cauía 
bien pueftos , vos amparando, 
y yo rindiéndoos las armas. 
i. áiott. Todo qaeda a(si compuefto* 
d. Dieg. No todo , que aora falta, 
fi con Donjuán ha cumplido, 
que a reñir conmigo (alga. 
León. Eíle duelo, yo , Don DiegOj^ 
fere quien le íatisfaga; 
efla fue una comperencía 
de amor , a c^ien nunca caufa 
di yo 9 permitida entonces, 
que era de Don Félix Dama; 
pero aora que í by fú efpofa,- 
no ferá bien que la aya^ 
y afsi I ceíTaráel efeáo^ 
pues ha ceílado la caula. '. 
Uern. A pagar de mi dinero, ' 
la fuerte eftá bien jugada, 
y nadie queda mal puefto, 
liño yo y en eíbs demandaSj^ 
pues quedo defcalabrado: 
con cuyos duelos acaban 
. los empeños de un acafo, 
perdonad fus muchas fidtas. 



F 



1 



N. 



LA 



nf 



L A GRAN COMEDIA. 




R 




MERO 



so Y YO 



DE DON PEDRO CALDERÓN 

de la Barca. 

PERSONAS pUE HABLAN ÉN ELLA, 



Ited Gutierre^ 

DúH Alvar0. 

VnVicintem 

Ufardú y vlij0. 

G§nzah. 

Fabrique , Vgndolero. 



Laura , Dama, 

Hipólita , DamSt 
Juana , criada. 
Inh , criada. 
VandoUros. 



JORNADA PRIMERA. 



Silenfor una parte Gutierre , Fadri^ 

fMi yj Yaudoleros , j per otra 

Gonzalo. 

Mer, A^Uedan ya en la Quinta? 

Gú§za/\. J Aun no, (das. 

y ya en vano los aguar- 

Gat. Pues quien era quien venia 
en la carroza? Gonz. Su hermana. 

Gmier. Luego ya fu hermana ella 
con ellosí Gonz. Una criada, 
con quien , antes de fervirte, 
tuve no $b que barajas, 
de paíío me dixo acra, 
llegándome á una ventana 
á mirar quien avia entrado» 



que DoHa Hipólita , a cau(a 
de una grave enfermedad, 
dexó el Convento en cjue eftabn 
feglar dcfde niña , y vino 
-a convalecer á cafa 
de fus hermanos , y como 
es precifo , á fuer de Dama» 
fer fu mal melancolía, 
folicitando aliviarla, 
falió eda tarde a la Quinta* 

Gutier. Según e0b , mi efpcranza, 
haí^a otra ocafíon , es fuerza 
fuípcnderla , y dilatarla. 

Gonz. Antes pienfo , que a las manos 
fe ha venido. 

S 2 Gttt. 



' 1*40 Vrtmtrofoy yi 

Guüer. Cohk)? G^h^;. Aguarda; iicicncia , para que falga 

pues di , qué venganza puedes 

tomar de los que te agravian, 

mayor» ({ue eniju honor ? y puefto^^ 

que aqui eíláscon gente-, y arma%* 
V y que riencss á la Quifita, ^ - ; 

por donde labes , entrada, 

á tiempo que tienen ellos :'^ > , 

donde no fabesiba'jLaora; I £ 

que efperas ? fu hermana^eílá 
,.' íbla «n ella ji^y::: \ \ s^\ \\ 

' It/ü^/Vr /Calla , calla. 



i-- 



tr. 



\ 
\ 

I 

* 

.V 



villano , que vive el Cielo 
que te mate , (i me. hablas 
en tan infame acción , como 
fuera atreverme á las aras 
del honor de mi enemigos 
porque , í¡ bilen fe repara, 
tener mi enemigo honor, 
es tener honor mi (ama: 
y afsi , Fadriquen podrás 
con tu gente a la campaña 
bolverte ^ que yo , en aviendo 
otra ocaíion ma^ hidalga, 
te avifaré. 
¥aJri(j. Aunque yo ficmprc 
deudor de aquella paíTada 
ocafíon , en que me difte 
vida , y honor , quando Italia 
nos vio en mas nobles emprcflas 
manejar mas nobles armas; 
vengo á tu orden , cumpliendo 
con la puntóla ignorancia, 
con la necia ley del duelo, 
que dice , que al que fe valga 
de mi , nada le pregunte; 
con todo eflb , dilpenfada 
fu feveridad , pues quien 
la alega , no la quebranta; 

|c he dc't>edir que me des 



de una duda. Gut.Si doy. F4^.Pae 
aunque no ignoro que andas 
tlefterrado de Valencia, 

i por reconocer venta/as 
4I vando de tus contrarios, 
liendo uña defierta cafa 
de monte £igrado tuyo, 
ignoro quées lo que trazas, 
llamándome a aquefte bofquc 
\conito4ps m|s ca»pariKlas,r, 
y.afsi tejido me digas, * 

• (porque , entendida la caufa^ 
mejor acuda á íu efedo) 
á qu¿ vengo. Gut. Si me hallas 
á la vilk de efta Quinta, 
bien como (erpieote cautas 
fi ves que embio á (aber 
á quien la carroza trayga, 
y que no íiendo ellos , digo 
que te buelvas , cómo eftraña^ 
que íi fueran ellos , fuera 
tu venida á que acabara 
de nna vez con todos? puefto 
que fiendo fu Plaza de armas 
efla cafa de placer, 
donde , para que no hagan 
efcandalo en la Ciudad 
fus juntas , por partes varias 
ileudos , y amigos concurren 
mil tardes , y donde tratan 
de folo acabar conmigo, 
qué duda ay de que te trayga 
á acabar con ellos yo? 
y para que no te haga 
diñcultad la oíTadia 
de embeílir dcnrrb en fu cafii 
a tantos , tan prevenidos, 
como íe labe que andan, 

íabrás::; pero para efto • •• - 

C61 



De D. Pedro CáUcron 

tetinrta gente manda. 
?aíL Idos todos , y elpcrad 

deaqueíle monte en la falda. Vanf. 
Qm, Sabrás que effa Quinta tuvo 

para condu¿tos del agua» 

uaa mina , que ya ciega» 

el tiempo en íus ruinas guarda; 

efta y pues , reconocida 

de mi 9 haciendo confianza 

de un Ingeniero , diipuíe 

que de noche trabajara 

en aclararla , íiguiendo 

las veredas de la zanja» 

fiempre cubierta la tez 

deJ iegamo , y de la lamaj 

hízoio afsi , y vino á dar 

la luz de un refquicio ciara 

viíla a la deshecha obra 

de una fuente , que tapada 

deuerdes yedras , deimiente 

h íbí pecha de que aya 

quiebra en ella » de manera» 

que teniendo yo hecha entrada 
por donde íobre íeguro 
losaflalte , cofa es clara» 
|;aardandome tu las puertas» 

!ae nadie con vida Taigas 
d!o una dificultad 
/db aora » y es » que hagas 
concepto » viéndome hacer 
diligencias tan eftrañas» 
de que es la nueva ocafion» 
queá tanto empeño me arraílra» 
icgundo trance de honor: 
pues no » Fadrique » te engañas» 
íi lo pienfas » de amor es» 
no de honor 5 mas que le fiílta» 
£ es de amor » para que fea 
dehonorí' que en duelos del alma» 

(i que me agravia cb el guftO| 



i 



2t la Sarca¿ íj^,i 

cafi en el honor me agravia» 
mayormente quando fon 
mis zelos de tan villana 
calidad » como peníár 
que me han robado una dama»* 
lin labcr » viva » ni muerta» 
dclla » deíde que una intáuíU 
noche::: pero aqueño es ir 
tocando noticias varias; 
y pues » perdida la tarde» 
unas a otras fe enlazan 
las memorias , por tu vida 
que des licencia que iálgau 
á defa hogar (e , no folo 
deíde donde tú no alcanzas» 
mas aun deíde donde íabes» 
porque quieren ver mis anúas^j 
ya que afligen padecidas» 
íi referidas deícanlan. 
Bien te acordarás de aquel 
iuceflb y que de mi patria . 
n)e deílerró en mis primeros 
años , que no es menos la;:ga 
mi vida » que mi defdlcha» 
pues defdicha , y vida hermanas 
del vientre de mi fortuna» 
nacieron de un parto entambas» 
Bien te acordaras » que fue 
de mi deftierro la caula» 
feguir mi ofendido honor; 
permíteme aqui hacer paufa» 
que aunque á decirlo voy todo» 
para efto el valor me falca; 
que no ay valor que repita» 
aun vengado » una delgracia 
tan caíual » como fue 
antes de ceñir eípada 
tratarme como muchacho» 
porque arrojando la pala 
en la pelota » np quife 



14 1 Ihrimtn 

paáar por no s2i quS falta: 
en fin , en bufca ( ay de mi! ) 
de Don Geronymo de Anfa^ 
primero enemigo mio^ 
yi lo fabes , paísé á Italia^ 
donde en una Compañía 
flendo los dos camaradaSi 
roe debifte la fineza 
que yo olvido » y que tu guardas: 
ino hallando aquí á mi enemigo^ 
tras el paflfando á Alemania^ 
llegue al Albis > á ocafion 
que la Mageftad Cefarea 
de Carlos , de cuyo Sol 
es primera luz del Alvaí 
tenia fu Exercito contra 
el de Saxonia en campaña» ^ 
En Tercio de Don Fadriquc 
de Toledo fenté plaza, 
tocóme en la marcha un dia 
U hilera de la a vanguardia, 
y haciendo alto á no se qu^ 
fotas fuerces barbacanas 
de la Artilleria , que iba 
en el cuerpo de bacallai 
bordoneando la pica, 
á ella me arrime , con gana 
deque me hallaíTe indcfcnfo 
alguna de muchas balas, 
que yá de las baterías 
del enemigo alcanzaban 
nueftros Eíquadrones. , quando 
íiento que aun coftado abanzan 
'Tropas de CavaUeria, 
que iban cubriendo la marcha; 
bol VI el roftro , mas al ruido 
de las bridas , y corazas, 
que en doíordenado Ion, 
una cruxen , y otras caícan, 
que al de Ir ouriofidad. 



de ver qufc efcolta nos guarda,; 
quando veo que el primero 
batallón legovernaba, 
Capitatf d¿l , mi enemigo» 
y íin reparar en nada, 
( pero quando en viles riefg08> 
iK)bles coleras reparan? ) 
faiiendomede la hilera, 
contra él la pica calada, 
ledixe, porque 1 le vaflfc 
fabido quien le quitaba 
la vida , que efte confuelo 
aun no perdone a mi rabia: 
muere , traydor , h\ entonces 
batiendo al bridón la hijada, 
caló el can á la pifióla, 
no dio lumbre al difparacla» 
con que de cavallo , y pica 
unidas las dos contrarias 
violencias , al primer bote, 
íalfeando el arn^ la&lda 
de la greva , entre el arzón, 
y el borrén , falió á la efpalda 
íangriento el hierro , cayendo 
por encima de las ancas« 
Pedazos me hicieran todos, 
claro cftá , fí na llegara 
en efta ocafion el Duque, 
que diftribuyendo andaba 
las ordenes , para que 
el Exercito eíguazára 
el Albis ) bien que impediaa 
el efguazo fiete barcas, 
que al continuado tefon 
de las repetidas cargas, 
eran Tobre la corriente 

(iere volcanes del agua^ 
que á peíar del nuevo centro^ 
fuego cfcupcn , humo exhabn. 
Apenas oyó el fucelTo^ 

quan- 



Di Dé Pedr§ CMtréñ 
qnando concluía la caufa, 
inancló,q á uo árbol me ahorqucdi 
que no tienen mas demandas 
en la Provincia de Maree 
los proceíTos de campaña} 
mas defafsido de todos, 
pude arrojarme a fus plaataSi 
no pidiéndole la vida^ 
fino fulo que otorgirai 
diciendo quien era , que 
un cuchillo mi garganta 
dividieflfe , porque hiera 
infelice circunda ncia 
morir $ perdíendb la honrai 
quien moria por cobrarla^ 
Fufóle en eftimacion 
la deíeíjpcracion vana 
de morir noble i y queriendo 
faber de paíTo la caulá^ 
fe la dixe tan apriíái 
que I fin cofta de palabras, 
la cara le enf¿ñé>íólO| ^ 
ácficolorída la cara, 
como quien dice , yá delta 
el poftizo color fiílta. 
Las cejas arqueo » y tomando 
por achaque de fu clara 
piedad , qué linage avia 
de darme de muerte » manda 
á una Efquadra , que me buelva 
prefo á los cuerpos de guardia» - 
no sé yo qué orden llevó 
fecrcta \ p^ ro la Eíquadra 
sé , que no tuvo conmigo 
el cuidado que (e encarga 
en femejantes priíiones; 
pues divertida con maña, 
me dio efcape, y quando todos 
penfaron que le lograra 
puefto en fug;a i bjivi a ¿ente 



it h Sarea. 143 

de Vanderaá , donde en altas 

voces dixe : £a , Eípañolcs, 

oy es dia i que la fama 

nos elija pQC aíTumpto 

d< la vidoria mas alta. 

Siete Barcas el efguazo 

del A Ibis nos embarazan» 

en cuyo paflage eftriva 

fixac nuellro gran Monarca 

en íus fienes la Corona: 

pues qué eíperaf pues qué aguarda 

Vueftro no imitado heroyco 

valor i ¥ echándome al agua» 

tras mi otros feis Efpañoles 

fe echaron i con las eípadas 

en las bocas ^ y abordando 

uno á cada una > tanta 

fue la confufion f que pueftoa 

en deforden los que eftaban 

de guarnición ^ prefumiendo 

( jgracias i las (iempre vagas 

nieblas del Albis ) que avia 

quien nos guardaíTe la efpalda^ 

unos fobre otros cayeron 

al rio » gloriofa Razana; 

las mifmas, pues, que antes fueron 

Contra noíbtros murallas, 

puentes yá en nueftro favor» 

facilitaron la entrada 

del opueílo margen : dexo 

los trances de la batalla, 

Ímes bafta faber » le dio 
a honra al Cefar , la alabanza» 
la priíion al de Saxonia, 
y la vidoria al de Alva; 
que vencidos los rebeldes» 
y la ocafion acabada» 
dos veces ayrolo » y noble 
pude dar buelta á mi patria; 
£Q ella |. pues » Don Vicente». 



*44 

y Don Alvaro de Anía, 

hermanos del maerto^ al verme, 

refuci carón la íaña^ * 

bufcando ficmpre ocaíiones 

en que pudieíTen lograrla: 

yo prudentemente atento» 

procure íiempre apartarlas» 

no concurriendo con ellos 

en Calle Mayor » ni en PUza. 

£n efte medio ( aquí entra 

aquella cita paíTada ^ 

de amor y que íiendo mi vida 

novela , y á le hace £üta» 

que novela fín amor, 

es como cuerpo fín alma ) 

pufe los ojos en una, 

bien que pobre y iluftre dama^ 

can difcreta como hermoiá; 

pero no como fe canta» 

puedo profeguir , diciendo» 

tan amante » como amadas 

pues a mis penas efquiva» 

á mis finezas ingrata» 

aun no le permitió al ruego 

el ayre de la esperanza» 

pero como la porfía 

azeros , y piedras gaíla» 

ún quedar menos divina» 

pude verla mas humana» 

dándome licencia , que 

algunas noches la hablara» 

por la nota de la calle» 

á una pequeña ventana, 

que de üi quarto á un jardia 

cae » defde una pieza baxa» 

Deltas , pues » acafo una» 

en el ícítcjo empeñada 

de unas amigas » me dixo 

que a otro día le embiára 

cicocJiie»paaisiiíiuoi 



hicclo afsi , y én fu play Jj .- » 
conociedo que era mió» 
al eftrivo llegó a hablarla^ 
Don Alvaro » en ocafion » 

que yo á lo largo paíTaba» 
y parcciendome que era 
grande defayre en mi carai^ 
por el lado del eftrivo 
llegu¿ , diciendole : anda» 
Cochero : no andes » le dixO 
él $ pero entre fíi amenaza^ 
y mi mandato , partió; 
con que quitada la valla 
que hacia' el cfiche » íu lugar 
ocuparon las efpadas. 
No á poner paz , como fuelei» 
llegó la gente » qne e&iba 
en .el muelle» fino antes .. 
á encender la lid , á caufa 
de que » al vernos , fe ponían 
de lu vanda , ü de mi vandaf 
tanta ñie la confufion» 
y la bulla » en ñn , fue tanta» 
ya de muertos » ya de heridos^ 
que obligó » que.del Real falga. 
el Virrey a defparcírias^ •' 
y aun pieníó que no baftára^ 
á no ayudarle la noche» 
entre cuyas fombras pardaS| 
yo , acordado de que es' 
en rodo rrance la dama 
la primera obligación» 
por fí acafo la alcanzaba» 
íiendo conocida , parte :t,r • . r- ! 
del efcandalo , á lu cafa 
fui ptimero , que á la mia; 
apenas , pues , la criada 
la puerta entreabrió a mi fena» 
quando yo::: Dcntto Hipólita. 

H'ipoU £1 Cielo me valga! 



Di D. Fedro Calderón de h Bares. r 4^ 

Jüsít Jcfus mil vezes! defpues de aufcncia tan larga. 



Gmcíí. Qiie eñruendo 

hurta mi voz las palabras? 
Fa J^\AqMc\ corredor ie viene 

todo abaxo, con dos Damas. 
Gmf i.Quicn podrá no íocoirerlas, 

(iendo noble? 
G^it«ii/«Quien repara» 

que pendiente el paredón, 

fegunda ruina amenaza, 
Gutie.Vox efib es mas el empeño, 

antes que fobre ellas cayga« 
^^dr^Xo te íiguirfc. Vanfe los dos. 
Con%aL\^ no, 

que aunque es mi querida Juana, 

de dos la una» como apuefta, 

es mi ligereza tanta, 

que quiero dar á ios dos 

dos caídas de ventaja. 
Sali Dm Gtttifrri c$n Hipólita n 

hazos ^ y Padrique con Jaáaá. 
KfoLhyácmi infeliz! 
QatierJSexkOU^ 

alentad, que ya apartada 

del rieí^ó, podéis fegura 

pedir vueftro aliento al Aura» 
/«4ií.Aydemi también! 
Ríf^r/(^,Tambieo 

podéis vos* cobrar el habla, 

que yá en fal vó citáis. 
<fif///.Fadrique 

ll^a, ayúdame á llevarla 

á lu coche.Fii4<r.£rperad vos^ 

que es fuerza ir donde me llaman» 
}aaa.Vé aquí por lo que no puede 

caer una doucella hofirada 

el dia que cae fu feñora. 
G#M.Si puede, mi caída Juana, 

queeftoy yoaqui. 
^Mii4«Amuy buQ) UiS(DpO| 



que aun k quien (irvesnosd. 
(íoHz.Vacs qué me jor, íi reparas 

en que me debes la vidaí 
JuaSücs eres tu el que me amparas^ 
Gonz.Noy pero foy el criado 

del arno del ca matada 

que te ha librado. 
/iy^ff^.Gonzalo, 

trae de aqueííe arroyo agua. 
Cofi.Etí quér íi no es que el íombrecs 

búcaro de fieltro haga. 
J^^n .Toma aqueíTa bolfa Tarca, . 

Gonzalo, donde la traygas. 
Gjifz .Familiar, no veas quedcxo 

por la Turca la Chriftiana. ITa/i^ 
JtfaH.Qúcconnnz pierna coja» 

y con una mano manca, 

deftrozada una cadera, 

me deten todos? mal zyM 

y o, fi cayere en mi vida 

otra vez que cayga mi ama. 
Hip. Jcíus mil vezes! 6jf/.Albricial| 

que yá el aliento reftaura. 
Sa/i Gonzalo cóm él agsta^ 
G^ff^. Aqui edá el agua.F^^Vá noel 

menclter.(7^;i£.Cómo no? juanan 

para tí fui yo por ella; 

toma. jP^M.Eftb darás tu, el agaa^ 
QonzX.s lo que ha menefter mas. 

quien, por eílár aíTomadj^ 

dio* tan gran trafpic. 
mpoLSi dexa 

el fufto algún ufo al zltúÉp 

aprovecharle ferá 

razón, puefta á vueftras platitáü 
Cune.Qut hacéis, feñora? mitad 

que es daros por no obligad^, 

querer que os búelva a U tierra 

quien de la tÍ6(^ Ot icvAQta^ 



14^ trimtr^foy y0* 

tíifül.mingVíM Hemonftracion, de nadie, que dicha tanfa 

porinas eftremos que haga» 

fobra á mi agradecimiento. 
GutUr.Como os fentis? 
fSfol^ Aliviada 

del fudoj no d^l dolor, 

mas fíempce muy obligada; 

y porque empiece a moitrarloy 
' Doña Hipólita de AnQ 



foy>vedaora li puedo, 
. íiendo noble, fer ingrata 
á la deuda de mi vida. 

C?ir//.Mucho agradezco, que aya 
íido tanta mi fortuna, 
qu^cn tan gran Tugetocayga. 

m^'j.Dccid vos quien fois, y en qué 
^)uedo libraros la paga 
de aquelte agradecimiento. 

G^tier.Dos cofas vueftra voz manda^ 
que diga quien íoy , y pida> 
una que obedezca bifta. 

^^/.Secá decirme quien íois^ 
y no pedir. Gutier.Os engaña 
^el ir ázia lo mejor, 
porque la fuerte trocada^ 
^üp decir quien foy^ospido 
que la carroza cobrada, 
* Jo mas prefto que podáis^ 
^dch la b^elta á vucftra cafa: j 
ítoipad elcoche^ y a Dios; 

^Ivar. ifára. Dent. Vicent. Para* 
Hi/.Edos mis Hermanos fon, 

que yo píLi racde efperaba» 
l&ií//>.Pués á t)¡os» 
hp^^.Yi q-ie de' mi . / . 

ñoi queréis llevar las gracias, 

cíocrad Us llevareis 

¿f^ los:;(7iv.Fuera acción nmy.i;>au 

querv agradecimiento 



como fcrviros , yoá mis 
que me la agradezca bafta: 
vamos, Fadrlijue, que aunque 
no era la ocalion muy mala, 
los dos a los dos , no quiero, 
dando otro fufto á tfta dama^ 
defquitarme tan aprilá. 

Fadti.ui^no fagrado los valga.^íij^ 
Salen Don Alvar o^ y Don Vicente. 

mpoLQuí hombre^Cielos, tan ateneo 
es el que::: /</t;.Hipolitaí 

F/Vtf/;/.Hermanaí 

Alvar .Qué fae efto? 

Vice.Q^e haavidoí Hsp. Una 
bien venturofa defgracia. 
Saliendo a efle mirador^ 
á ñn de efparcir mis anfias^ 
conmigo cayó. 

Jltana, Y conmigo 

nolHip.Dc fuerte que llevada 
del golpe, fue menor, pero 
ano aver quien mefacára» 
lopenMC^ientede la ruina, 
que tMs si el balcón arraaca^ 
mp huviera rnuertp. 

l^^ent.Qu'ícn fue, 
para agradecerle tantaT 
ñiK^isHi.Vn ^pmbre, que apenas 
meiíbró, qpando /a efpaída . . 
bol vio. iíií/.Pueíio que el fcguiclc^ 
no es aora de importancia, 
por hacer las prevenciones 

, j . .^ t;u fa |ud n^ccíia riass 
olayl^ga «wíKi frarroza, .. .^ 

pontp en ella, y vete á c^í^^ 
que tras ti^ v^mos Io« á¡os^ 

Ji^an. No ay quien de . ana manoaí . 

'H)p.Vhn^ Juana. (Juana?) 

>4i/.Qiic $scí|o? Hif^ ,, ; . . 



4l 



• '*• 



peD.PedroCaldtnndelaBarcs. Y^y 

sbtpeió pi cnfO) qac:::/tf^ir.HabIa« y la que llegando á hablada» 



H'fyL Que sé á quien debo la vida,' 
y que no sé á quien pagarla* 
Van/e las dos. 
Ah.Soio efta defdicha , Cielof| 
al oumero le &1 taba 
de tancas como mi vida 
á an tiempo padece, para 
acabar con mi paciencia. 
Mr.Ajinque confíedb que ay hatcaSi 
la principal» por lo menos» 
treguas da al dolor. 
ÁlVAr.Q^zX llamas 
la pcíncipaü f^r.Ho acabar 
con Don Gutierre» en venganza 
ác nuettro difunto hermano; 
pues tenerle aufente bafta 
para eniretener (¡quiera 
flueftro rencor. 
^/crjr.Calb^ calla; 
y pocfto que ay otra » que 
u no la excede , la iguala, 
no (cas cu el que me confueleSf 
pues eres tu el que me matas. 
Tk. Ytít Alv. Si. Vic. Cómo? 
Avif.Si Tablas, 
qpe en el afleo vi una Dama 
tan hcnno(a » que no fue 
fMero verla» que amarlas 
uiaUas» quefiguiendo 
(uhermofíira foberana, 
(ape quien era» y c^ue era 
j CD nombre» y vitoria Laura) 
y (i fabes que la hallfe 
tui dulcemente tyrana» 
qne aun no la debi mirarme^ 
tanto» que (i la apuraran» 

r*en(b que mi nombre ignora) 
fiendo» en fin» la que eftabi 
fgptí^ tKdfi 0» fil GsftOi 



Un reparar cuyo fue€e 
el coche, ni el que pafíabaí, 
dio oca(ion a que falier^ 
á luz la no tibia llama 
denueftras vivas cenizasi 
y tu buícando en íu caía 
a Don Gutierre eíla nochc^ 
los dos efcandalos caufas 
de fu fuga» y de miszeios» 
pues pretendiendo librarla 
del padre , carga con ella^ 
para que delia no aya 
fabido muerta ni viva» 
qué te admirar que te cípanM 
c)ue de ti me queze? pues 
importa poco que fal^ 
deítecradode Valencia» 
por temor de nueftras arma% 
íi donde quiera que efta» 
efta con tan gran ventaja» 
que me tiene en fu deftierrs 
prefa la mitad del alma. 
Vicen.OyCy eípcTZ.Aiv. Para qocl 
T/Vifir.Para que te íatisíaga; 
£n una converfacion 
al anochecer eftaba» 
el dia que a ti en el Grail 
te fucedio la travada 
lid» que yá fabida fuera 
impertinencia el contatlag 
en bufca de Don Gutierre 
fali» y viéndome con gana 
de encontrarle alguno ddlo% 
me dixo: yo sé donde aouii 
y acude todas las noches^h 
yo» viendo que á aflegustr^ 
iria aquella mas» que ptrai^ 
con fu noticia» y msfabiaii 
fifi ^ la calle» do^df 9Pcnas 



.148 Frimeré fof yo^. 

me aíTomi quando a la .cfcafa . va conmigo^ mi torme neo» 



luz de la juutia^ le vi^ 
á tiempo que una criada 
la puerca abría á fu Teña: 
qué te admira? qué te efpanta». 
que Dor ti» 9 por mi cerrafle. ^ 
coa eli y que;:: 

Di/faran: Jintrp^ 
t>int\ unos. Ataja, ataja. 



jíAQiie es aquello? I^k A loque vco> fcPWXlegup^ 



IihM^jov Juana lo trazo. 

i£/>.C6fnai? In.Comomn no llegó^ 
quando fe acodó al momento: 
pero una pama> fenora^ 
de un anci^rko acompañada» , 
en cSá quadra tapada . : . > 
haquddfpera masdeua hora» 
por (1 puede hablarte. 



toda la Jufticja anda 
corriendo unos vandolero$> 
que de efle monte a la falda 
eilaban. Alv. Vamos deaqui^ 
que auntjue tenga tolerancia 
la Juílicia con nofotros» 
deide que fabe que falta 
Don Gutierre de Valencia;^ - 
cqjn todo efifo» es bien la cara 
guardarla» porque np es noble> 
ni digno de honor» y &ma> , 
qilien faivo no la venera» 
y delínquemela aguarda» 

r/r/^Vamos». que por el caoiino 
profeguiréloque falta. 

S>€nt.hi momei^al valle, a la felva» 

I>ent^Fad.^xái\ntiS9^ á la montana.. 
^ V'artftpfd^H Wpoíita,yyI$}s. 

/ff¿j Qjié no. quieras defeaniac 
on punió? H'u Yo bien quiQera;. 
ay infelizl (i pudieras, 
pero es tan grande eL pefat» 
que apoderado del pcc^o, % 
{^alimenta de la vida». < « 
que ma I hallada veft ida> 
y mal hallada en el lechos; 
en ninguna parce eftoy 
mejor, ni peor, ni sé 
donde mi defcanfo efte» . 

pu^S doiñdc qulg:a que voy^^ . 



SaUnJ^fyr^/ L^ur a fohr emente 

L(/ir¿L Dadme, fcñoica» i ; befar . 
vueílra mano. L^irr. Q^e pcüxV 

H//>^.Levantad. 

I^r. Aunque no ni^ue ' . 
que nú preteníion aora 
no 1 lega a. buena ocafiotr» 
temo que la dilación 1 

la edorve; y afsi» feñora» 
perdonad. Laur. Pena crueit 

Ufar Si ya tiempo no efperó» . 

HipqiX^h quereis2¿//IMe)or qacyo 
os lo dirá efte papeU . 

Zi/^.H/.Prima) y feñora mia,avienda( 
de vivir en tu cafa» donde es pr<tn 
ciíbaamentac la familia, que oa 
avias ojeneftcc en cfte G>nvcn- 
to,á nadie podrás recibir coamas 
facisfaccion ea tu férvido, que a 
Llura, hija de Lifardo j á quiea 
la fortuna ha puefto. en obliga^ 
cioadeferviri y porque sé que mi 
ruego es U mejot autoridad para 
fu cón/eniencia> te lo fuplico^fia-* 
da en que íiendo él el pretendien- 
te , h^s de íér tu la agradeció 
da. Dios reguarde^ 

por cijerto, quando no fuera 
mi pri|na quien lo aundira» 

P^ 



De D. Peiro CaUcrM^i U Bares; 149 

oor vtidlras canas deícata, bafta , Laura» 



que la prerenlion tuviera 
alguna diácultad» 
porque huviera que vencer; 
mas con rodóles menefter^ 
dándoos yo mi voluntad^ 
que Don Alvaro mi hermano 
de fu licencia; y afsip 
podeb efperarte au 
C^.Ll^a á befarla la mano» 
Laora*¿^iir.Dadme( qiie rigor!) 

la mano á berar.( que pena! ) 
Hip.Levante» amiga: que buena 

caca\ lac/. Aísiy afsi. 
Hip^ Jfial mi amor 
duda» que codos tendrán 
á bien 9 que en caía fe queden 
y afú, defde luego puede: 
ros e^^radj mientras van 
mis jttftas obligaciones 
a reíponder á mi prima 
quintó eftc cuidado elUmai. Vafe. 
• Ay fortuna, en que me pone^! 
Laura Hora. 
li/arUo llores , que efto ha de fer*. 
Uir.No lloro» ni fuera jufto» 
porque me oponga á tu gufto> 
fino folo por tembr» 
Speran grande novedad 
como mrentas » contra mi^ 
irfdlta ; quien quieres , di» 
fie aya en toda la Ciudad» 
qK O/endo » que de tu cafa 
se arrojas » y que á la agena 
■e traes, dude t que tu pena 

baftarda , hecha de mi es cafa 

fiirtuna> no fea nacida 

demicuipal 
UftrJ. Bien cfta* 
'^«r^ttcsi 6 latengo ^ 6 txói UfYk 



Laur.Ay de mi vida! 

LÍÍ* Q}ie yo ni dudo » ni creo: 
mas creo , y dudo > que difculpa 
tu inocencia , ni tu culpa • 
mi di^fdicha a mi deíeo» 
Yo no puedo reíiftir 
con fuerza , orgullo , d valor . 
la olladia » y el furor 
de alguien, que he vifto afsiftir 
a mis puertas noche » y dia» 
fíempre viva eftatua ddlas» 

Laur. Quien? 

Ufar. Don Gutierre Centellase 
y a unque creo fu po rfía , 
contigo no avra tenido 
(claroeftá) ningún lugare 
cómo es poCsibie dudar, 
que alii le bufque ofendido 
de los Anfas el valor^ 
y que refulte en mi cafa 
de to que al lá á ellos les pafla,. 
la nota , y el deshonor! 
Sale Inh con un papeL 

Inés. Llevad vos efta tcíp\icfí^Jafe/a 

Jjf^ No llores mas por mi vida, vafe* 

Inh. Y vos (eais bien venid¿t 
hermofa beldad ,aeíla 
cafa , donde hemos tas dos 
defer amigas* L^iír» En mi::: 

^pmt. Hip0lit^lncsl 

tnh. Mi ama llamas aquft 
os eftad: a Dios. Va/.Lau. A Dios: 
quién creerá,( tuble /o conmigo,, 
pues que no tengo con quien) 
ay Gutierre , que me den 
la cafa detuenemigo, 
que me deñcnda de ti, 
que poco de ti importo,. 

. que ine deñenda ;i Q no 

me 



toe defiende S mi de tni? 

Sale Don Alvaro. 

"Alv.^OT preOo que procucá 
ícguicá Hipólita, huvo 
oca (Ion que me detuvo^ 
en que á mi hermano dex^ 
por adelantarme yoy . 
que como al alma la quiero| 
y ya por faber me muero 
u ha convalecido , ó do« 
con los remedios. 

JLfi^^jQué vi? 

íin duda me ha conocido 
por mi padre » y me ha feguido 
cfte hombre. Alv. Tapada aquí! 
fcñoraí¿4iir .Cielos, que har^ 
Rifara en DmAlvare. 

I^/t\Dec)dm# lo que mandáis» ' 
y ved, que en vano os tapáis 
aqui de mi. Laur. Cierto fue * 
q n\e conoció. Alv. Y pues vengo 
á efta ocaíion::: 

taur.hy de mi! 

ii/i;.Hablad , qtt¿ queréis 

{.tfiir.Yoaqui 
otro remedio no tengo: Jp. 
iiabiarle claro dcfeo» 
antes que vean( muerta eftoyl) 
que viene trasmi; yo foy, 
pues yá lo fabeis.^/t^.Que veoí 
perdido, y hallado dueño, 
y hallado antes que perdido» 
iiábuícarme aveis venido» 
para que de aquel empeño» 
que en el Grao ocafionfuiji 
y en vueftra cafa cause» 
os aíTcgttrcyeo fee 
de quien foy , venis de mi 
á valeros , bien hacéis, 
gue almai vid« ^ haácB^ai tkOBQCa 



todo es muy pocote fiívor 
vueftro: y afsi , bien podéis 
decirme, qué me mandáis» 
que en albricias de que no 
pon Gutierre os teii^;a, yo 
haré quanto me pid < Í5, 
con can rendida atencíotí» 

3ue de cofta os tenga al vellón 
ecilla , y eflb porque ella 

DO vé á la imaginación; 

decid , pues, qué me queréis! 

qué mandáis f hablad, pedid* 
L4iír.Sola una cofa.il/t'. Decid. 
Lau.Qnt os vais, y que me dexeil^j 

pues que mi fortuna eícafii 

alsi me tiene: idos , puei| 

ainces que os vean. 
'Jlvár^aeno es 

defpedirmede mi cafa! 

(i os aveis arrepentido 

de aver venido á bufcarm^ 

óesfoloá deíengañarme»' 

reconozco vueftro olvido: • • • 

cfcu fada diligencia 

ha ({¿Q.Láur.K bufcaros yol 
Alv.K efta cafa, por qué no 

lo he de penfar? \ 

La^r.hz licencia 

que en feguirme aveis tomadi|j 

queréis aísi dilculpar? 
Alv.Como vos la de penfar 

que aqui no me aveis bufcadm 
Lili .Mucho he eftrañado el olroa» 
itf/i/.Bien como yo el eícucharoi; 
Láu.Q^t yo no vengo á bufcaroib 
Alv.m yo tampoco á feguiros. 
JL4.Pues (i efib á los dos nos paflSi^ 

idos» aunc]ue á otra buíquciH 

ó yo me iré. 

4¿v4r, iV49o4$aYe¡a 

«01 



De D. Pedro Calderón de la Sáris¿ 151 

vos de iros? Lau Jc.n mi cafa, abré de echarme a fus pies* 



por dónde voy preguntaisiS 

jf/z/.Vueftracaiaí 

Laura.Eñz lo es. 

^/t;«Huelgome faber!o.L/f».Paes 
íabedlo , y no lo fepais 
para bolver; idosprefto. 

jIlv.No folo no me he de ir, 
pero ni vos, fin decir::: 

¿4Íí' .Soltad, Alv.Comoí 

Uu.Ved::: Sale Hifolits. 

Htpei.QvLh es efto? 

Latir. Yo^ quando^qué he de decir,^ 
viendo» que al primer inftancc^ 
rrásmiíe viene un amante?. 

jí¡v.A\ff> ine importa ñngirs 
como 00 efta srecogida? 

mpoUPat no melancolizarme^ 
mas no be querido acoftarme, 
que importa poco mi vida: 
peroá Josdos que ha obÜgado 
tan prefto á alguna querella? 

^/xF»Como DO ha eftrañado el vella? 

taarXjíxno el verle no ha eftca&tdo^ 

Jii^ol.Q^ ha fido efto? 
ji/v.Q^c tapada 
aquí efta Dama encontré 
qué mandaba , pregunté^ 
y vlcndola recatada» 
porque ecUbal manto la mano» 
fe^choj6.Hi/^ANo hiciAc biea 
en guardarte del. 
¿Jivr.Paes quién 

csWifoI.Don Alvaro mi hetmano 
Lau.EEío mas I kado cruel! 
el do averie conocido, 
batíante diículpa ha íldo» 
pao prccttfar kuir del, 
queriendomedefcttbfir; 

peco yá^qiieié giiiep cs,r 



jílv.lxw^nnd 3 qué llego a oir? 
qué es efto» hermanaf 

jjipol. El cuidado 

de mi prima hizo quecfcriva, 
que efta doncella reciba» 
de que ya a fu padre he dado 
refpucfta » en íee que tendré 
tu licencia* 

^z;»Bien has hecho, 
que aqueftas cofas » fofpechQ 
que á ti te tocan» porque 
tu eres la ^ue has de vivir 
con tus criadas , que no 
tengo de mandarlas yo: 
y aunque vengáis á fervir 
á mi hermana» creed , feñora, 

J[ue en la eftimacion debida, 
ervireis ,fiendo férvida. 
£44#r.Quien de igual valor lo ignora? 

lrt}f. Señor j el Virrey te embia 

á llamar con un Toldado. 
Al'^.A mi? pero qué cuidado 

oy turbará mi alegría? í^a/e. 
HipoLYk con gufto de mi herouno, 

para que en cafa te quedes, 

bien quitarte el manto puedes. 
¿4iir. Antes prefumo , que en vano 

férá el quitarle* 
mpol Vox quci 
¿ifn.Porque con mi padre he de ir, 

quando venga » á dclpedic 

otra cafa que dexé 

en habla, por fí cruel 

la poca fortuna mía 

lá dicha no contéguia 

de fervirte á ri. í//.Pues el 

que vaya no baftará? 



d 5 i 'Trimtr§ 

fin el irb.fí//^.AguarcIa> aguarda^ 

que íiendo tan tarde yá, 

de mi cala, y íola, no 

es juño lalir.L^//.Si es, 

que yo bolverc dcípues. 
Hipo. Mientras el no venga, yo 

lóla no he de dexarte ir. 
JL^if^Pues con manto efperaré. 
H//70/.Cubrelte á llorar.' ¿üJir. Nos^ 
Hipol. Tanto Tientes el fcrvir? 
¿^nr.Pluguiera al Cielo, íeñora« 

que de eíclava ce fir viera 

toda mi vida, y no fuera 

un folo inllanteel qucaora 

impide , que aun de criada 

ce fírva»H//W.Por qué? 
LáUrXl por qu¿ 

ignoro. Hipo. Qué vés:: lanlSlo sé* 
Hip.^n mi caíái;L4ái.No veo ludá. 
Hipol. Pues qué caufa::: 
LéMr.Loco eftremo! 
Hipo/.P'dxz irte ay? 
L^nr La que reprimo* 
H'^(y/.Declarala. 
¿áíMr.No me animo. 
Hu Pues di,porquér¿>. Porq temo::: 
H/^#/.Mucno me das que penfar. 
Ldmr.Y aun tengo mas que fentic 
ICpüLAc^bzlo de dec^r. 
¿jKr-.Pues empiézalo a eícuchar: 

Hija naci:;:f///^.Yá lo se. 
La. De eíTe anciano: ::Hi^.Yá lo veo. 
L^4ír.Noble en langre::: 
Hpol.lío lo dudo. 
Ltfur.Pobrecn dicha::: 
ÍÍ//7Í/A Harto lo íienco. 
iamr.Ho faltó quien me miraíTe; 

advierte que aprifa empiezo 

á dirte pcCÁuHipúL A mi 

IpcCiti c^nio^ o.qu»i}doí tengo 



/ojyéi 

yo quien querido me <!¿ 
contigo pe(arrL.ii)f>. No cseflo, 
íino antes aborrecido 
4e CJ| es fuerza que con ceño 
mires mi amor./V//(;/. Aun no sé 
tampoco á quien aborrezco. 

Lámr.Dc Don Gutierre Centellas 
f]o fabes'f £f/«Há si, eíTos duelos 
allá para mis hermanos: 
alcaló«L^iyr. Quanto me huelgo 
verte deíapafsionada 

Hip.Yo también me holgara el vettoi 

¿áfür.Efte, pues» aviendo en mi 
puefto los ojos, no quiero 
con los lugares com unes 
de amor, malograr el tiempo; 
pues papel, noche , y venucui 
fon perlonages primeíos 
de qualquier faría de amor: 
vivia, al parecer , contento» 
al paflb que yo vivia 
trille , porque con afeólos 
contrarios , nueílras pafsionet 
COB el trato iban creciendo; 
no porque yo mal hallada 
eíluvicflé en el empleo, 
íino porque mis caudales 
atraíTaban mis defeos. 
En elle eftado , tu hermano 
Don Alvaro::: aqui rczela > 
que te ofendas con mas cáufi^ - 
que antes Hip.Poi qué? 

Lan. Porque pienío, 
que (uele tener mas fuerza 
a contrario el araumento. 

Hipoi.CómoiLáut. Como ü teai 
antes ofender tu pecho» > ^ 
queriendo al que aborxcciaii . 
aora al contrario temo» 

Suctcgfcpdasdfipypcri 



\ 



Dt D. Pedro CiUtrm déla Barca. 



que al que quieres aborrezco. 
^p» 'Poco y 6 nada fe me dio 
de eíTotro ; mas dj efto menos, 
que atx)rffecidos , ó amados 
los hermanos > qu^ cenemos?. 
ni etlo te embarace i al cafo. 
I4v. 5ali una tarde al pafleo, . 
llegó Don Alvaro a hablarme, 
y Don Gutierre a efte tiempo, 
fobro anda ,. cochero , 6 no andes: 
(mita, que bfeve lo cuenco) < 
llegaron á las efpadas, 
con que la gcnce acudiendo 
á lo pcincipal , el coche 
pudo ir á cafa corriendo, 
ün que me figuicríle á mi 
mas , que el ruido del empego. 
Ellandu . pues ,, claro clU, 
pendiente de aquel fuceCo, 
colgada el alma de un hiio, 
cí'perando por mumencoiSi 
íi hacia la fciía en la calle. 
Quien (ay de mi!) creerá , Cielos, 
que el hacerla., y. el rozarle 
el pel¿r C( n el contentOi 
codc fue unof Pues apenas 
la criada acudió luego 
á Í4 Teña , quando ^en vez * 
de que entrafle. el que yo cipero 
á acabar mi Ibbrelalto, 
entró á prolcguir fu rieígo: 
cinco , ó feis hombres , deínudas 
las efpadas , contra el veo, 
y el defendido de todos, 
tomar la puerta reíüelvo 
de una quadra en que yo eftaba, 
y arrojándome entre ellos, 
dexandole á mis efpa Idas, 
me adelante a detenerlos: 
mató la luz la criada^ 
rom. VIH. 



íJ^ 



ik 



crece á obTcuias el incendio, 
mi padre dá voce^, baxa 
la poca gente que tengo, , 
en cuyo intermedio ,¿yo . 
á Gutierre a bufcar buelvo:. 
cíes cu , feñor , le digo, 
si, me refponde muy que^Q: 
pues figueme , prolegui, 
y d dixo en el tono mcfmo, 
si bate , que yendo conmi(;o . 
tu , no es nada lo que temo, , 
con que , en fín , como ladrotu 
decaía ,4 la puerta lie^o .; 
de la otra parce , abro , y (algo, 
Y en cafa de un hombre me entra, 
que ya con luces al ruido, 
avia fu puerta abierto: 
no digáis que cftoy aquí, 
dixe , y quando tiallatnie pieiiís 
con mi amante , veo á mi padre, 
que al baxar de fu apofento 
con el me equivoque, al v¿C ; 
que á las efpaldas ie tengo, 
con que me fue fuerza hacec 
yádel ladrón fiel , diciendio,^; 
que paca defenga$acle 
de la culpa que no tengo, . 
á k\ fue al que bufqü¿ 9 y & ct ' 
al que quife f^uir 3 pero 
filo creyó, ó (lo, dirá 
de apueíla caufa ^l e^pfto; . 
Pues como mi padire, ya 
tenia del algún recelo, 
no queriendo quebolvieíle 
mas á caía , á la de un deudo 
me llevó , donde encerrada 
me ha renido , hafta que::: pero . 
al referir, aydemil 
tantos 9 tan varfbs fuceflbsi 
al golpe de fus defdichas, 

y al 



154 Primeré 

al tropel de fus tormentos^ 
parece que el corazón 
fe me ha eftrechado en el pechoj 
Jeíus mil veces! 
Cae defmayada ^y pilen Don Vteente, 

Juana , y Inés con inces. 
Hjpofít. Traed luces» 

Juana, Iris. Vic. Qiic ha Gdo ífto? 
H// .Que ellandü hablando conmigo, 
rendida ha dado en el íuelo 
cita muger , defmayada. 
fnan. Acá fe viw*ne con cifo? 
pues no fa hemos acá 
defmayarnos ^ fí queremos? 
Safe E>cn Alvaro. 
Alv. Hipólita , (}uc das voces? 
mas a y jnfeliz ! que veol 
irlcent. Una dcfikha. 
ffpol, Infcs , Juana, 

llevadla las dos adentro* 
tievanla entre las dos^ 
ViCi V¿ tu , hermana , y por tu vida, 

que acudas á fu rümedio. 
jíM Vé, hermana, que importa mas 
qu<! picnfas.- ttif. Fácil íofpecho, 
que fuera lérvif dos áctios, 
mandando los dos lo mefmo. Vaf. 
Vicont. En ifii vida » Alvaro , vi 
mas fobí rano fugeto, • 
que el'düfta^ mugcr. 
-^'T', For<«i»a, ' A pan. 
klij ft^ií'laltdba efto, 
iras \i^K\MQ el Viircy querku 
B^o mtidio? 
Vi^t'ti Uii miímo Cielo. 
jíh^ Pue!¿bien prefto te lo digo: 
; «IVaes Laura , á Dios. 
Vi cea. A ticm^ 

ha llegado i:1 defengaño, 
llevó lui cfperanza d vienta 



>/ ya. 

SEGUNDA JORNADA. 

Salem Laura ^ y Hipólita. 

H/^« Laura, otra vez, y otras mil, 
buelvo á decirte , que creas, 
que tus bien fenridas anfias, 
tus nial merecidas penas, 
de fuerte han enternecido 
mi pecho , que por mi mcfma 
me hallo obligada á ampararte 
porque de quien foy es deuda. 
Para no quedar conmigo, 
mil cofas me reprefcntas; 
mas de todas , una fola 
es la que a mi me hace fuerza, 
porque aquello de que ames 
a quien yo , Laura , aborrezca, 
para qué lo has de fentir 
tu, como yo nolofienta? 
Las inftancias de mi hermano, 
aunque hablen defde mas cerca 
mas refpeto han de tenerte 
á mi lado , que en mi aufencía; 
que te halle en la cafa fuya 
tu amante , quando parezca» 
bailante difculpa es 
de tu padre la obediencia: 
folo dj^o , qiie de íucrte 
al hechizo de la quexa 
me ha enamorado ta ingenio^ 
me ha moi'ido tu belleza, 
que hav de tener en mi quien 
de mi horma no ro deñendat 
de tu padre le alle^ure, 
y con tu amante te buelva» 

La-4. Dicen , feñora , que ay 
delitos tales , q le atentas 
las leyes , fe los dexaron 
ün pronunciarles fentencia. 



De D. Piein Calderón de la Barca. 



por no prevenir queavru 
quien los cometicíTe , efta 
razón , defde los delitos 
á las piedades opuedUt 
parece que en ti la ay» 
y tai , que muda la lencua^ 
no hallando ley al penuria^ 
no ellttdió el agradecerla, 
quando ya fe pierda todo» 
como íblo no fe pierd<i 
la dicha de que me halle 
qualc^uier trance á tus pies pueftai 

H^p. Si tupieras quantogufto 
me haces. 

Lasif". Pues ay en que pueda 
/cr vi rtc? Hip. No se; ay de mi! 
pero /o que la experiencia 
machas veces dixo,quanco 
ci cxemplar efcarmienta: 
tenerte á mis ojos , Laura, 
me imporra , para que tenga 
un acuerdo en tu hermoíura, 
y un aviüb en tu triíteza, 
de quanto un afeólo arraftra, 
quanto una pafsion arriefga. 

L^ur. Ay , feñora , no la aya, 
que una vez llegando a averia, 
no ay avifo , que no calle, 
ni acuerdo , que no enmudezca; 
nadie , haíla o/ , por cxemplares 
amo, ni olvido. H'p. Pues lea, 
G no vale efta razón, 
otra la que favorezca 
el güilo de que conmigo 
te quedes. Lanr. Y esí 

Hp.Qvíc el que enferma 
de un dolor , fe alivia hablando 
con quien el dolor padezca. 

Ldur. Tan al pr incipio te hallas, 
que á dos. lu ees te cautelas^ 



55 



para que no Vctiga una, 
y otra para quando venga? 
Hip. Si no temiera , que á alguien 
facilidad le parezca 
defcubrirte erprimer dia 
mi pecho , yo te dixera ^ 
una duda en que me hallo; 
mas bien puede falvar efta 
objeción el fer cambien 
el primero que á tenerla 
llegó; y fíendo afsi , que fon 
tu conocimiento , y ella 
de una edad ; pues juntos nacen, 
que mucho que juntos crezcan? 
Yo , Laura , debo ía vida 
á un hombre, que en la deshecha 
ruina de un balcón me halló, 
cuyas generofas p.enda^, 
íin temer el amenaza 
de lo que pendienre rcfta, 
me faca ron , impidiendo, 
que en fegundo eílrago cmbuelta 
me dcxaflc mi deídicha 
fepultada , antes que muerta. 
Tan ^alán conmigo anduvo, 
que íin decirme quien era, 
porque folo el á si folo 
fu mifma acción íe agradezca, 
fe aufentó en bolviendo en mi, 
dexandomc , como en prendas 
de mi obligación , lu brio, 
íu gala , lu gentileza, 
tan impreífo en la memoria, 
que íin apartarfc della, 
a todas horas me afsífte, 
cpn una eípecie tan nueva 
de agrado ^ que no es agrado, 
y de peria , que no es pena. 
Quéafc£lo (era elle , Laura, 
de agradecida , de atenta, 

V 2 de 



1 5* Primero'foy fo. 

de inclinada > u dé curiofa? > que'de achaques de Ventana 

Laf^^* No se > que amor, conK> bucia 
con alas> do ay en el ayre 



quien .le averigüe la lendá$ ' 
y en fin I no fabes quien esf 
H//^ VComo deíde tan {xiqucña 
con mi prima en un Gonvenra 
me crié , á nadie en Valenciaí 
conozco y Laura* : y en fin, 
cerno yo quien es (bpiera^ 
y en algodcfémpeñara 
de mi obligación ta d'euda^ ' 
roe parece que::: Salejuana^ 
Jit^na. Señora? 
fíipoL Que ay , Juana? 
Luur. Danr>e licencia 

para irme allá dentro. Hipóte Biea 
digo yo , que eres dilcretá^ 
vete , que aunque def pues aya 
de decir lo que me quiera^ 
no es bien de mi conñanza 
tan prefto malicia tenga: 

Vafe Laura^ 
Si efto efperabas ,. ya eOo]^ 
íbla , que traes? 
Juana. Unas nuevasj^ 

ello bien pueden fer malas^ 
mas por Dios que no ion buenas: 
ya te dixe antes deaora» 
viéndote tal vez furpenfa 
en la deuda dt tu vida> 
que en otra cafa antes defta 
aviamos férvido juntos 
yo , y aquella buena pieza^ 
que oy al Cavallero íirve, • 
que te libró , y fer pudiera, 
que tu por aqui fupieflíes 
del. Ihp. Cuiiofidad fuenécía. 
Jffaf^. Pues citando yo aora acaío 
en cfla. ventana pucfta, • 



pocas mozas efcarmienran; 
le vi paflíar , dcftoíinie» 
miró , hkeie una feña, 
entendióla , aunque noes mudOj 
y ^ueda , en fin á la puerta: 
mira fí quieres que algo 
le diga? í#/p. Y eíTo me cuentas 
con mifterio r Di que Tuba» 
que faber yo á quien le déban- 
la vida , pata qui es ' 
bacerioi deiiio? Jjíiryí. Entra^ 
que mi íéñora te llama. 
Sa/e Gonzalo. 

Gonz. Humilde befo la tierra 
que piías > íi es que la pifas 
coi> alifia>a tan pequeña. 

mpoL £ftimo que ayas venido- 
á verme. Gom. EflTa diligencia 
fe debe a mayor cuidado. 

Hipo!. Pues cuya es? 

Gonz» De quien defea 
faber (I cierra falud- 

3ue haflló fu refugio enfermav 
exandola en la Pafsion» 
paró en la Convalecencia* 
Ifipol. Sepa yo quien es , porque 
mida mejor la refpueftá 
al fugeto. Gonz. Ya una vez 
le cofta del temor hecha, 
• por Diosqiie ha de í'aiir todo^ 
aunque no tengo licencia: 
es Don::: Sa'e Don Alvare: 
Alv. Hipólita? Uipol. Que 

traes i que algu» diíguílo muefti 
tu femblante. Alv. Aun es mayo 
que él íignifica , y tH jnenlas. 
Gonz. Si me ha conocido , y es 
conmigo , réquiem etemam. 
^^•Manda que al p^nto dcfeucí^iic 

cita 



Df D. Ptdro Calderón dt la Bariá¿ 



efta caía ; y qaanto en ella 
ay fe lie , y le componga 
de fuerte , hermana , que pueda 
Uevaríe todo a la Quima, 
porque aquefta noche melma 
rengo de dormir allá, 
pues DO toca en la vivienda 
la ruina del mirador. 

Hp. Que cania ay q á eflb te mueva? 

^^. Cofas fon de übn Gur ierre::: 

G^z.Msklo.Alv.Ls^ que no me dcxan 
eu mi cafa. Gsmz. Peor. 

Alvar. Y antes 
que me declare mas , fepa, 
<fae buíca eQe hidalgo aqui? 

Coaz. Peor que peor. 

líipüL De eflá reja 
leooDpci, y le llamir> 
a mi obligación atenta, 
por criado del qnedixe 
que me íacó medio muerta; 
7 como en el ferá paga 
lo que en fu amo feria ofend, 

era darle efta íorti ja 
llame.af/T;.Muy bien la emplas> 
y pues es juño que todos 
reconozcamos la deuda^ 
quien es , hidalgo , vueftro amo? 

Gmt.El demonio quedixera 
acra quien es : tenor 
Don Iñigo de Rivera, 
Cavallero Caftcilano, 
qée alia por ciertas pendencias 
de los zelos de una dama, 
viene á vivir á Valencia, 
dcfterrado de Caftilla. 

'itfv. Yo le bufcarfe , y que tenga 
en m\ , diréis ^ quien le firva 
cnquantoaqui íe le cfíczca» 

(¡osz. Conocfiífcis al mgoc 



'Í7 



Cavallero, Alvar. Id norabuena* 

Gjnz. Conoceréis::: Va/e. 

Jilv. Yo iré a verle. 

Hipúl. Juana , pregunta alli fuera, 
yaque Cabemos quien es, 
dónde v'is^.fuan^ Voy ligera, 
que quizas me dará el premio^ 
pues la íortija fe lleva. 
Vaje ^yjale Laura. 

¿^//r.Oyendo íu voz, no quiero Ap^ 
que a Don' Alvaro parezca 
que fue cuidado el fíiltar 
á fu hermana en fu prefencia. . 

H//- no fabre yo qué ocaíion 
á una novedad te mueva 
tan grande? 

^/t;jr. Llamóme ayer, 
heyínana, el Virrey , y apenas 
me empezó a decir , tenia 
apretado orden del Cefar i 

para ajuftar cftos vandos, 
ó quitarnos las cabezas, 
quando el defpacho llegó: 
con que dexando fufpenfa 
la platica , mandó que oy 
con mi hermano á verle buelva: 
fuimos los dos , y en efe¿to> 
a mi pefar , dexó hechas 
con Don Gutierre , no se 
íi diga paces , ó treguas: 
pero fean lo que fueren, 
á todos el Virrey fuerza 
con omenage á que ceüTen 
las enemiftades nueftras; . 
y aviendo de vivir M 
defdc oy fcguro en Valencia, 
no quiero verle , ni ver 
que Laura de oirlo fe huelga; . 
y afsi de ella aufencía haga, . 
mientras no hago del aafcncía.t'^ 

mp. 



•fjf Primiró 

Ipp. Que dices , Laura» de quanto 

nuellras fortunas fe enmiendanT 
Ljttr. La mía sí > pues ya veo 

que Gutierre á viyu buelva 

quieto a fu cafa. Hip^ Y la mia^ 

pues he fabido quien fea 

el Ca vallero a quien debo 

la vida« Laur. De que manera 

lo has fabidoí Wf. Eiíe criado 

conoció Juana : efio era 

lo que me quería» 
Laur. Y quien es? 
liipoL Don Iñigo de Riü^era^ 

.Cavallero Qiüellano; 

y aunque no sh fi me peía 

de que zelosde una Dama 

de íu patria le deftierran: 

con todo eflCo le agradezco» 

que me le emhic á tan buena 

ocafion» que de fií parte 

me dé la vida. ^aUJuauá^ 

Juana. En la mefma 

calle de la Mar , fenonu 
'Bipol. Profigue , no re detengas» 

ni te recates de Laura. 
Juan. Vive en unatca& nueva» 

que hace eíquina » como vamos 

á falir a la Olivera* 
Hip.Vcn conmigo» que has deJiacer» 

Juana , por mi una fínea^. 
Juati. Qu¿es? 
Hip. Ponte el manta, entretanto 

que^yo efcrivo quatro letras. 
Juan. Llévatelas en holandas» 

que también fabo: quinera 

quien fiíe el focorredor » que 

fo el corredor me remedia. 
Laur. A eíTo te. relbelves? 
mp. Laura» 

nada tu^ezemplai me adviersit 



que efta nunca ha de fer mas;» 
que una cortefana fena 
de mi reconocimiento. 

Lanr. Plegué al Ciclo. 
y^anjij y/aUn Gjtierre ,/ Gonzak. 

Gutíer. Que me cuentas? 

Gonz. ho que me pafso » y por Dios» 
que es » (eñor » como una perla 
Ja Hipólita , y me parece::: 

Gut. No proljgas » ceda , cdTa» 
qU9 ya íe » Gonzalo , que es 
bizarra.» entendida , y bella» 
y que me eftá agradecida; 
pero que imporu que fea 
beüa » entendida » y bizarra» 
n efta villana potencia 
de la memoria , no quiere 
que alivio ninguno tenga! 
pues alpíoluta » fin que 
de mis arbitrios dependtf 
lOf que ha de acordar olvidUf 
lo que ha de olvidac,aciierdú 
ifktjoi es dcxarlo todoi 
llama » Gonzalo » a efla puerta» 
entramos á deGranfar» 
fi es que defcanfa el que pienfa» 

Gc»z^ Solo, ea que vivías aqut 
dixe verdafi en aquella . 
paflada turbación. G«/. Qoimo? 

Gonz. Camo (alió a la efcalará 
Juana k preguntar adonde 
vivías i y como ella 
no. importo que lo fupiefle» 
le d¿ defta cafa fenas» 
donde venifte a apearte. 

Gut. Llama» pues» necio»qttb cfperas? 
no llamas? Gonz. Ya Hamo » y y i 
nbs han abierto la puerta^ 
fin ver quien la abre* 

Gmierj. g^úcn dudáis 

que 



Oe D. Ttdr§ CaíderM it U Banai 

*? 

que fera la criada. Gonví. l^rpcra, Lléman Jeniro. 

no entres. Gut. Por qncl 



^S9 



Í¡$Hz. Porque un hombre 

rebozado ^ detrás della 

cftá y con una piftola 

en las manos. 
Gutier. Tras mi entra> 

que en mi cafa he de íaber 

quien defta fuerte me efpera. . 
Vk i intrar ^yfdle Fadríqtte^ . 

Fadr, Tened, Gutierre, la efpada^ 
que yo foy. 

Guiter. Defta manera, 

¥adrique , en mi cafa ? pues 
qub acción , qu¿ venida es efta? 

Fad» Defpues que ayer me comaftcis 
Jas raras, fortunas vueftras; 
y que , fin efe¿to , huvimos 
de dividirnos , apenas 
tomaftds.vueftro cavallo^ 
y yo I Gutierre , la fenda 
para el montecillo , donde 
mi cr«pa 'cftaba encubiertas 

Junando el Jufticia, que yá 
itiada tenia laíelva 
con armada gente , dio 
con nofotTos de manera, 
que nos fue fuerza poner 
cnfiígitiva defénfa. 
Fui á vneftra torre á bufcaros^ 
dixome el cafero della, 
que eaefta cafa pofabais; 
y viniendo en buica vueftras. 
me conoció la criada, 
abrióme , y fe íalió fuera. 
GwL Muy bien venido feais; 
y aunque del lance me p;:fa,' 
cnlapirtede ferviros 
es jufto que la agradezca: 
mi caía:;; pero efpcrad» 



quien es quien llama? 

óonzaL Cubierta 
una muger hafta aqui 
íc ha entrado: qué bufca , Reyna? 
Sale Juana. 
Juan. Ya yo he vjfto lo que bufeo» 
leed vos , y dadme refpuefta: 
y vos oid. Gonz. Y para mi 
no ay algo que oyga , y que vea? 

Lau. Qiie vea,que oyga, y que calle. 

Gonz. Que tramoya lera efta^ 

Lee G//;. Aviendo librado el galardón 
de vueftra fineza en las noticias de 
mi falud, os hago faber, que cftoy^ 
buena. Dios os guarde. 

Doña Hipólita de Ánfa. 
Breve ^ y fucinto papell 
y en venir firmado , mueftra 
que no trae mas intención, 
que urbana correfpondencias 
bolvere en el miímo eftilo 
breve , y cortés la reípuefta. 

Fad. Si no me decis quien fois» 
haréis que no os agradezca 
tanto favor; Defcuhrefe. 

Juan. ConoceifmeJ 

Fad. Muy bien ^ que vM fois aquella 
que yo faqub de la ruina. 
' Juan. Y muy fervidK>ra vtteftra. 

GutL Gonzalo , diAe , f)íor(jú[e 
firmado mi papel buel va^ 
ya que viniéndolo el ínyó^ 

fFOflerUr nó parezca 
accrme mas myfteriofo 
yo ; cómo k Hi(k)li€a belfa 
dixifte qfM me llamaba? 
^^ff .Luego es foyo.Gií.Qué fie altera?, 
Gvnz. Penfar fi es aquella Juana* 

Gaud^z le ÍMa ^M lo lea. 



Como dixiftc que yo 
me llamaba? Gohz.uqo::; 

Gutier, Qué picnfas? 

Gonz. Por Dios q fe me ha olvidado. 

^«/•Püesícráuna acción muy buena 
no ñrmar aora » y deípuesi 
fí huviore ocaíion de verla, 
no fabcr como me llamo, 
para poder rcfponderia. . 

Qonz* Don::; Gut. Acuérdate. 

Gonz. No puedo, 

que efta villana potencia, 
loque ha de acordar olvida,* 
lo que ha de olvidar acuerda; 
pero no trae fobceercrito? 

Gutier. Sí : A quién Dios guarde* 

(2onz. A la buelca 

mira ñ ay membrete. Giut. Na. 

Gonz. Pues eíta encendilda necia, 
cómo firma a quien no pone 
fobreefcrito en la cubierta, 
ni aun el membrete en iaefquina? 

Gut. No rae apures la paciencia, 
íino di como me llamo. 

Gonz^ Pon otro oombre qualqukra, 
que pues ella no le pone, 
quizá fe ha olvidado ella, 
como yo : qualquiera bafta. 

Gut. Vive Dios , que (i no fuera::: 
aora bien , avre de hacer 
myflcrio de lo que es fuerza. Vaf. 

Gonz. Aquí entro yo aora ,como 
fabré u es Juanilla aquella? 
aísi : Juana , que te macan. 

JFü^/f. Qui^ a VLÚi 

G$nz. Cogite , perra* 

Fadr. Eftando hablando conmigo, 
; es muy grande defverguenza 
affiíftarla. (rM-c No me afluftq 

oMa k mi ea U Ua^ fneígn 



de eflb con ufted hablando. 

Sale Gutierre. 

Gut. EÍVe lleva á <m an^a , y lleva 
para ú ctla niñería^ 

Dala un húlfilhm 

Juan^ Efcufada diligencia 
connli^o \ mas por no íer, 
ni dekortcs , ni groflcra::: 

Gut. Y añade á lo que yo efcrivo 
a tu fcñora , que advierta, 
que íi el dáf uno una alhaja, 
es privarfe de tenerla, 
bien , íin Ler groÜTcro , puedo 
yoperfuadirme á que lea 
verdad que la di la vida, 
pues que me quede fm ella. 

Juan. Laftima es , que ella no oyga 
lo bien que lo cepreíenras. 

C^ Pluguiera al Qelo./jfiíir.'Si yo 
a decirte me atreviera, «. 
que mi% amos a la Quinta 
fe van efta noche mefma, 
y qi^e Hipólita mi ama 
con las.criadas fe queda, 
yo te lo dixera , petoj 
no meatrevo. . 

Gut. Aguarda , efpera, ' 
por que fe van á laQuinta? 

Ju^n. O bolúUo lo qu&dprietas! 
. por ha ver hecho las paces 
con Don Gutierre Centellas 
el Virrey , un hombre , á quicA 
aborrecen de manera, . ' 
que , por no verle , fe van. 

(lut. Tu ama también? 

Juan. La primera 

fiíera ella , que le matáni 
donde quiera que le vicia; 
y .9iin yo , fegun los pelares 
gue cft; aUi hombre aos cuefta^ 



Yk i 



• ft* 



De D. Pedro Calderón de la Barca. 



l6i 



Oat. Qiiién creerá que pueda mis 
el Ciber que me aborrezca, 
que el prefumir que me eftime? 

Eero quedefe aora efta Apart. 
oja doblada. TamUeti 

diria yo ^ fi me atreviera» 
1 Juana , que::: 
J#í4if« Aora bien > vh allá. 

que podria fer::: Gmt. La feña? 
jMan. Solo un golpa. 
gut. A Dios. GüMz. Sepamos 

de los boifiUos que pefcan 

las Juanas que hablan ^ qué parte 

de nabería le les paga 

á los Gonzalos que callan? 
J^att. Toda aquella parte entora, 

que coca á las Juanas de 
« ' US fortijasy que lé llevan 

los Gonzalos > tu eña noche 

nodcxesdeirr:: 
FéJr. Norabuena. Va/e. 

Juan. Con tu amo. f^a/e. 

Gut. Hícifte ^dime, 

memoria? Gonz. Que linda flema! 

quien no tiene enrendimiento, 
. quieres que memoria tengai: t^afe» 
Gut. Quién he de decir que lóy^ 

fi llego cita noche a verla.^ 
Sale Fadrique. 
Tadr. Un hombre ^ii eftais en cafa^ 

preguntando aora queda 

suConzato. Qat. Que hombre es? 
Ffit/r. Grtado parcce<en las leñas. 
Gut. De algún amigo ferá. 

Sale Gonzalo, 
Gonz. Hemos hecho buena hacienda* 
Gut. Que ay , Gonzalo? 
Gont. Llego, un hombre, 

parado eftando á la puerta) 

preguntóme : vucftro amo 

Tom. yin. 



eftá en cafa; y como era 
tan general la pregunta, 
general di la rcípucfta; 
si d ixe , y e! proíiguió: 
uu amo viene á verle : venga^ 
refpondi , y catate aqui 
á Don Alvaro , que llega: 
que en fe de que en caU eftas,* 
y avifada , hafta aqui fe entra» 

Gut. Decidle vos , porque no 
esjuftoqueámi me vea, 
que no eftoy en cafa. Fadr. Yo 
Jo haré. G^n^. JBÍcondcce apricíla. 
E/con Je/e ^jfale Don Alvaro. 

Alv. Paflando por efta calle, 
y conociendo á la puerta 
eíTe criado , y por él 
íer vueftra podada efta, 
no quife dexar de veros, 
agradecido a la deuda 
de la vida de mi hermanas 
y afsi entro á reconocerla: 
Don Alvaro de Anfa foy. 

Fadr. Vengáis muy enhorabuena. 

Gut. Quien a Fadrique , que lleve 
Al engaño decir pudiera! 

Fadr. Mejor es , pues él fe engañ^, 
que fer yo Gutierre entienda: Af. 
y yo las manos os befo, 
por la mcrced,que es mas muei^^ 
de vueftro valor, que no 
mérito de una fíncza 
tan corra. Gut.^n mi penfamiepto 
eftuvo. Falr. Unas (illas llega, 
Gonzalo. Gonz. No fiaera bueno 
decir que no quieto? Fadr^ Ea^ 
que aguardasí 

Alv. No ay para qué, 

perdonad , que eftoy de prícfla# 
y efta , fcñor , no es vifita. 

X í 



I ¿4 Primtr§ 

con él , con qne la foípecha 
lera menor contra mí, 
íaliendo á tus voces yo, 
como qae allá las oí. Lditr. No 
vendré a hacer nada por ti 
en enojarme y porque 
lo eftoy de verdad. Hip. Criadas» 
quiAntas amas disfamadas 
tenéis! Vafe. 

Suien^nana , y Gutierre^ 
Juan, Aqui la dexé, 

entra > y para dircnlparme^ 

dila que bailafte entreabierta» 

llegando acafo , la puerca; 

que yo voy a aÚfcguranue 

de los demás. Ello es> A part. 

que entrar en caía quinera 

al que en la calle le elpcra» - 

G»^* Cobarde muevo los pies. 

Ijtur. Turbada , apenas reípiro. 

Guu Señora , fi mi deíco::: 

Laar. Quien aqui::: pero que veo! 

Gut. Puede íer::: pero qué miro! 

Lanr. Mas qué mis penas admiro? 

(?»/• Mas qué eftraño mis rezelos? 

LauKé. Gutierre no es efte > Qelos? 

Gut. Cielos ) efta Laura no es¿ 

Laur. Qué vés, vidaí 

G*t. Alrna , qué vésT 

Laur. O ira I Gut. O pena! 

Laur. O t^WulGut. O zelos! 

Laur. Aleve , tu defta fuerte? 

Gut. T y rana , tu en efta parte? 

Xií4rr.Aqui> en fin, huve de hallarte? 

üut. Aqui > en fin , huve de vcrtd 

Lri^r. Hado injuftol 

Girr. Dolor fuertci 

Laur. Cruel rigor! 

Guf. Pena inhumana! 



Gut. Como , tyranart: 

Laur. Qué an(ia! Gut. Qué horror! 

Laur. Qué caftigo! 

Gut. Xü en cafa de mi enemigo? 

Laur.TvL en el quarco de fu heUsnana? 

Gut. Mas qué acufo^ 

Laur. Qué condeno, 

Gut. Si eres muger, 

L^^'^., Si eres hombre, 

Qut. Que con tragc 

L^^r.^ac con nombñ i 

^if/. De ti eftrano, * . 

¿i7/i^. I>eti ageno^ 

Gut. Llena Üe ¿ilíedad, ¿/lirr. Lleno 
de traycion, 

Gut. Culpes Laur. Condenes 

Gut. Xa ser, 

Laur. La (é que no tienes, 

(jtf/. Solo a I ver, 

Laur. Ai oír no mas, 

Gut. Que en poder de Alvaro eñku 

Laur. Qué á ver á Hipólita vienes^ 

Gut. Tu en fu cafa disfrazada? 

L4ur. Tu en Ib cafa con fingido 
nombre? Gut^ Ah fíeral 
• Lüiír. Ah fementido! 

tu foio , tú , qae yo en nada 
cómplice fuy , pues forzada 
aqui eftoy. Gut. Forzada? Laur.ÍSif^ 
qucá mi padre* obedece, . 
urviendo a Hipólita bella, • 
porque et darla vida á ella, 
fueíTc el darme muerte á mi. 

Gut. Luego Don Alvaro no 
te traxo? 

Laur. A qué fin avia 
de traeraie ? conocía 
á Don Alvaro antes yol 

G^/iVr. Y en el Gra<¿: ' 

luíur. Acafo llcgóy - , i • ' 1 



De D. Pcdr§ Cakkron de U Bip^edi i'éy 

quizá á ocaíionar diípucílo la obligation a la qnexa^ 



iii antiguo rencor , y puefto 
que él nunca me tuvo amor^ 
oy has áe ver mi rigor j 
falfo^ \il. 

Sali HifoHta. 
Hipol. Laura 9 qné es eft^ 
Gítt. Muerto cftoy. 
Laur^ finjsí hafta que 

pueda hablar mas declarada: jíf. 
ia tiendo aqui defcuidada, 
cfte Cavalkro halle, 
que no conozco : y porque 
veo que á romper íe atreve 
la íee que a tu cafa debe, 
canto el mirarle he íentido, 
. que de traydor , de atrevido> 
de ín jttftro , cruel > y aleve 
le traté» por verle aquK 
fítp* Grande fue fu atrevimiento^ 
y aunque como tal lo fiento^ 
no.ba de caftigarfc aÍM. 
¿ j«r« No me lo manda fte ? Hip, S), 
pero que finjáis me efpanto 
tan bien la quexa > y el llanto; 
no de effa fuerte le arrojes, 
que bien quiero que te enojes^ 
mas no que re enojes tanto: 
vea que fiento , y que amo»- jíf. 
Señor Don Iñigo el modo::: 
Gmí. Yá no fe ha perdido todo> 

pues ya sé contó me llamo. ^/« 
Hp. De entrar aqui no le in&mo> 
ni di fcttlpo , que ofendida 
oy -, y ayer agradecida^ 
igual afedo me llama, 
de parte Hiifcí'dt mi fama> '- 
de parte 6tro de mí vida; * 

yafsi, entre los dos dudofir^ 
perdouad ü vds qac de%-' 



por mas noble , mas ayroía: 
queolládia es;:: 

Ckt . No furiofa 

también me dcfpidais vos, 

hafta que oygais como (ay DiosI) 

pude entrar aqui a cfta hora: 

baile que aqaefla feñora 

fe ha enojado por las dos. 

De CaftiUa defterrado, 

( ni sé qué (iento , ó qué digo ]^ 

avifan que mi enemigo 

me buíca aqui disfrazado: 

yc:ido con efte cuidado, 

ya lobreguecido il dia. 

Vi que un hombre me feguian 

y otros dos , ó tres con él, 

y en vueftro umbral::: 

Ldur, Ah cruel! 

Gut. Que aun fer vueftro no Czbiii 
roe reparé , de manera, 
que del amparado, hallé 
la puerta abierta ; y porque 
vengarle no confíguiera, 
entre , fín (ábcr donde era, 
que no foy tan atrevido. 

mpot. Vés (1 di (culpa ha tenid(^ 

LáMr.HfitQ parecido á ti 
difculpa^^ Htpo/. Su 

Lamr. Puts á mi;:: 

HipoLQvkl- -^:^ 

La»r. No me lo ha paretídbs 
yo no puedo fer*traydotá 
alo que mi amor te debei 
tu no puedes fer infiel « ^ 
al feguro que mieUDÍrecíl: 
y quundo eftáis dbs razdrieí 
nabaflien^, otrai áy mas* fíierte; 
que es , que no puedo , por mas 



i6é IPrlmtrofofyo. 

coníeguir > que de mi pecho Hif. Como en mi qitarto mederre» 

.-__!_! ^^ verás lo que has de hacer. 

L^uY. Qíic aísi al peligro me dexes? 

Hr>. Laura , primeco loy yo, 
íalvefe la que puiiere. 

Entrafe Htpolúa , cerrando U fuertáí 

/iB¿/. Que liega yL 

Gmí. Que he de hacer? 

Inh» Ya no fe fafoci efconderfc» 



la mina no íe rebience> 

y abrafe lo que abrasare: 

quien > feñora > te parece 

que es aquede Cavallero? 
SHiftf/« Pues qu¿ duda aqueíio tiene? 

Don Iñigo de Ribera. 
Laur. Pues no es fino Don Gutierre 

Centellas » que a ti te engaña » 

al tiempo que á mi me ofende; 

riñe tü aora por ti 

la parte que te compete^ 

que ya yo reñí la nua. 
Kí.Pues cómo (ay de mi! ) te atreves» 

traydor » con fingido nombre 

á hacer::: Sale Inh. 

]hh Señora? 
Hip. Que quieres? 
Jnes. En el quarto die tu hermano 
. Don Alvaro fenti gente; 

llegue > y vi ^ que por la parte 

de adentróla llave tuercen. 
mpúkB^ es fin duda , (ay de mi!) 

que CQmo la maeftra tiene» 

vendrá por algo » que acafo 

dexó olvidado, 
iMtr. No puede 

falir? In^s. Como » fi fu quarto 

cae al.corcedor? 
dff« Qué fuerte 

empeño! Hip. Quié tenoii 
Xi^irr^QSié anual 
HifoL Oy«s A I#aiua} 
I^fUTiQsh me quierai! 
tíf. QuQ fQÍBe$ Ip que has de hacer» 

puQifí» J« qw aqia eres. 
Lamr^ Micakxvi , pocis que tii 
.' ores 1» quc4 mücv; vicos» 

*««r« 4.a te Irafeii 



dellc^ 
(/«/.Adonde? 
tues^ En efle retrete. 
GuL O fi tuviera rentana 

jpor donde echarme! Bfcondefi. 
laes. Si tiene, 
pero con fu reja » y todos 
el Demonio que aqui eTpere.^ií/r. 
Laur. Ni paca irme > ni quedarme 
valor ay : no se qué hacerme» 
Sale Don Ahar^^ 
AIv^ Ya secogida la cafa» 
íalgo a v¿r fi ver pudicfle . 
que hace Laura : Aqui cC^ ÍoUk 
Amor la ocafion previene» 
: como pensé : Laura mia? 
lufxfr. Señor, tu::: 
Mv. Qué eárañas verme» 
quaodo ladrón de mi caía 
íoy por ti? L^iír.Cielos» valedmd 
Álv^ A fin folo de lograr 

eíla ocafion que me ofiroces»^ 
taur. Yo te la ofrezco? 
4líanoGHt. Ah traydora! 
Atv* Oaro eftá » pues, me concedes 
el que pueda lin mi hermana 
hablarte efta noche > y verte» 
á qiyo efirdo efeontUdo 
ne quede* Laur. La vos fiíípende» 
. .que es fuerza que al qiurto. vaya» 
í»^m «be menos« 

Jh. 



De D. Ptdro CsUcr§n 
Ah\ Detente, 

que yo acechare qué hace^ 
Gmu Mira , traydora , íi puedes 
negar , que tu efta ocaüon 
le has dado. 
Lámr. Calla , que buelve. 
Mv. A mi hermana pur la llav6 . 
vi 9 que ázia la puerta viene, 
y por íi fale , no auiero 
que me vea. L^ií/^ .Ni es bien,vete« 
Alv. Sí har¿ : A Diosj mas mejor es, 
que pues ha de recogerfe 
tan ptcfto , haíta que lo eftfc, 
aquí retirado efpere, 
que rengo mucho que hablarte» 
tdmréu Donde vas? 
Alv. A efle retrae. 
I.4ií.Nohasde entraren ¿1, aguarda» 
Jlv. Tanto la puerta defiendes, 
que obligas que vea por qué. 
Qitt. Por efto. Mata la lazi . 

Alv. Tray dor » qu len eres? 
i-Mr. Ay infelicede mil 
u4/r.Cielos,que con el no encuentre! 
Láitr.A quien>finoá mi,en el mundo 
efto fucolio dos vécese 

SaUM Jitéña , f fádriq^e^ . 
JítsM. Dofíác vas? 
ivi:/r».O.yendo el ruido 
adonde eftk Don Gutierre, 
puedo yo dcxar de hallarme 
i fo Istáci el qnarto es eftei 
Á , porque aqui ay ooa puerta» 
Lénn Triíie lance! r 
Jiíír^ií.fmpe&afiíertic! ^ 
€itt. La pncru hallé , np es huir 
aqneAo cubanlcmenre^ . . 
lino íalvarde mi honor 
el pocdíoincgovéniente. f^a/e^ 

^h. Alli,oysD jttido ^ Éoilike 



dt la Barca: lé'f* 

( pero qué a vra que yo acierte?) 
en no tomar lo primero 
la puerta : el horror enmiende 

Íendo tras él ^ y potque, 
uyeado ella , nadie pienfe 
que fe la lleve á mis ojos, 
la puerta del qturto cierre^ 
pues no ay por donde (al¡r« Vafe. 
Deutrú Htpúliia. 

Hip. Qué mido en mi qoarto es efle? 

Laur. Ah traydora ! la defecha 
haces aora? qué he de hacerme, 
pero pues que tras él vi^ 
quiera Amor que no le encuentre; 
á ver qué hará la fortuna 
de mu Vafe. 

lad". Sin luz > y fin g^nte, 
ni ruido ^ ha quedado todo, 
bueno me han dexado en efte 
quarco y cerrado , y á obTcuras; 
mas nada me derconfuclc, 
cumpla yo mi obligación, 
y venga k) que viniere. 

TERCERA JORNADA. 

Salen Don Alvaro , / Don Vianti. 
Vic. Viendo que yá amanecía, 

y que a la Quinta no vienes,. 

con cuidado de íabec, 

Alvaro, qué te detiene. 

Tengo a bufcarte , y no ca vano: 

Qué ha fttcedido? 
Ü/v, Ay , Vicente! 

ay , hermano I que ay mas mal . 

del que nu femblante pncáe 

fígniíicarte : fabris::: 
, mas el quano me parece 

de mi hermana , que han afakROi( 

seamos qméo fSt i 



il 



<t 



Salen HipolHa , tamra ^ y Juana. 

VífoL Pues que gente 
fe oye ya en efta anteíala, 
falgo á ver lo que fucede. 

fjuir. V yo á quien dexó el empeño 
de fus afe£bos pendiente. 

Hipol. Alvaro , ( dime el temor 

• . animo para que aliente) 
apenas anoche (ay trifte!) 
: quife^ para recógeme^ 
recoger la cafa , quando 
al falir aquí » fufpcnde 
mi paflfo tu v«z , diciendo^ 

, ii bien me acuerdo: quibn eres» 
traydor ? y en el mifmo inítance, 
mueua la luz » te refuelves 
z cerrar el quarto y y ircej 
cuyo alboroto me tiene 
en vela toda la noche, 
ün faber lo que te mueve 
á quedarte en cafa , a hacer 
ruido I a cerrar , y bolverte> 
para que al amanecer 
al primer paíTo te encuentre: 
qué quiere íer efto? Alv. Es 
que no fabes a quien tienes 

. i ta lado , y en tu cafa. 

VifoU Pues qué ha ávido! . . 

Mv.^ Dude > y tiemble 
al decirlo , que no sé 
cómo un noble decir puede ' 
por mas razón que le afsifta» 
dtfdoros de las mugeres. 
SaleLifardo al f año. 

iJ/Jüm dias há que dedexé i Laura^ 
mucha aufencia me pareces 
y afsi con el dia mi amor 
ne trae á verla ; alli ay gentes 
t ■ fosamos ion , no eftocvemosi 

üqai letiradQ.eípec^ 



Iffln^pjoffa. 



ocaíion. Wf. Pues qué ay? 

f^iV^r/. Etofigac, 

A^v. Yo lo diré aunque me pcíc: 
A la .Quinta fui ayer tarde, 
eftanda en ella acordéme 
de que dexaba olvidados 
en mi quarto unos pa peles 
de una dama , que importalñ 
que nadie la letra viefle: 

. por ellos vine , y entrando 

, a hurto , como (i no fueflTe 
mi caía , con maeftra llave, 
fenti aqui hablar > acerquéme, 
y vi 9 que aqueflfa enemiga, 
eflía traydora , eífa aleve 
de Laura , ó porque oyó paílbf, 
ó porque efperaba verte 

• recogida á ti , ocultaba 
un hombre en eíTe retrete. 

Xj/ir^. Qvié oygo! ■ 

Hif. Ay tan grande defverguenza! 
en mi cafa íe confíente 

tal avevimientoí Z^ivr. Tu • 
también contra mi? 

HhoL Qué quieres, 
Laura , primero foy yo. 

^/v* Al irá reconocetie, 
íaliO) matando la luz, 
que fue al decir yo : quién eie^ 
traydor f y viendo que avia • 
( porque yo , por ofenderle, 
ño traté mas que bufcarle) :. 
tomadO'('anduve imprudente) 
la puerta ^^ tras él fali;. 
y porque ella no pudielle . 
cícápur , cerré : en eíedo, 
no le alcancé , con que al yem^ 
defeíperado en la calle, 
por u for dicha bolvieflc 

ftiabccio.auepaflklMy 



•I 



r. 



De D. Pedro Calderón de la Barcal I Cf, 

B t Ke fiítndo en ella» de fuerte^ no el duelo de una criada 



que efto pára^ como dixe> 
en que Teas á quien tienes 
en ra aSi\ y á tu lado. 

íi/. Qoé i ccaiion de oir efto llegue! 

mfouPm cieno, Laura::: 

Lamr. Señora? 

Htp. No s¿ y o de quien lo aprendes. 

Jhf. Faira tu recato es bueno. 

figr» Hombre aqui \ Jefus mil veces! 
perdona» Laura, por Dios. 

(^r.Q^en creyera, que tuvieíTe 
tanto atrevimiento Laura? 

Wif. Con oírlo, aun no parece 
que es pofsible. Alv.Como no? 
mira arrojado el bufete 
en que tropezó al falin 
|xirqne al ir a acometerle, 
el de efla mif ma manera 
idio: mas Cíelos, valedme! 

lUgé hacUndú U acción a la vuerta^y 
al aMff ve i Fadrique,/ luilvi 

i cerrar. 

ViciMt. Qni es eíTo? 

tidr. Ya aqui no ay mas, 
que a todo trance venderme 
bien vendido. Alv. Vive Dios, 
qocaun aqui fe eftá, engáñeme 
CDperiíar que fe avia ido. 

I^Kiat. Mejor con eflb fucede, 
pues Bo fe irá fin caftigo 
íü atrevimiento. Hip. Quh fuefle 
tal mi defdicha , que el riefgo 
a fu principio fe buelve! 

W.Trifte de mi! que han de hacer, 
qoándo fepan que es Gutierre? 

Jmv. Fadrique fue el que fe fue, 
que alli hl no avia de mctcvte.jí p. 

Vlc. Qpfc efperasí cayga la puerta 
ca ciem. Hif. Alva^p^ Yicefite¿ 



tanro á los dos os empeñe. 
Laur.Q^h he de hacer: (ay infclíze!) 
Jllv. Qué á tantos golpes rebelde 
tefífta una puerta! Laur. Ved, 
cjue yo::: Hip. Calla , y agradece^ 
ingrata^ que no te doy 
el caftigo que mereces. 
Sale U/ardo. 

Lif. Yo fe le daré por ti, 
feñora , yá que traerme 
pudo á tiempo mi defdicha,- 
que fu defacierto oyeíTe. 

Laur. Solo aquefto me faltaba^ 
mi padre, Cielos! 

Hip. Qué huviefle 
de venir fu padre aora! 

I.//. Hija ingrata, oy en tu muerte 
me vengare yo primero, 
que en la de un traydor fe ven^ 
eílbs Ca valleros, cuyo (gucv 
fagrado refpcto ofendes. 

Alv. Un empeño llama á otro.^ 

T^í/í7/. Teneos , feñor. 

Lif. Qué es tenerme? 
dexad que los tres partamos 
lo que á los tres pertenece 
del honor de vueftra cafa: 
acabad los dos con elle 
traydor, qpe yo con aquella 
hija vil::: Lanr. Señor, detente^ 
y til, Don Alvaro, y tu 
tambicn,au¡zá (ay D¡os!)en breves 
razones, íi me efcuchais, 
podrá fer, que algo fe enmiende 
tan no imaginado error, 
como mi opinión padece. 

Hip. Sin duda, al ver á fu padre, 
decir la verdad pretende: Aparta 
mira, Laura, lo que dices. 

X Laan 



j 7 o Pr ¡m$r4) foy yo* 

Unir. Nada apra tpe aconfejc5, vi:. Si y ó govcrnír bovícflfct 

que ta/nbicn yo fpy primero. 



H//. No la oygais, que es evidente, 
que lio dirá la verdad, 
por difculparfc. Laur, No picíifcs 
tal de mi> tu no oie mandan, A ^« 
que á mi la culpa me eche^ 
HpSi. L^nr.Pues yo me la ecliar^s 
mas de modo/que te pefc: 
oíd, pues, y ¿adme luego, 
no digo uri9, mas mil mu.erteS| 
fí np bada mi difculpa 
á moveros. Tod. De quip £uf rtc? 
Laur. ^1 hQmbre que yo, es verdad» 
efcbndi en eíTe retrete, 
es mi efpofo; con que ya 
mi atrevimiento, aunque dexe 
(rabal U quexa al decoro, 
en mucha parte la vence; 
y p^ra lo que le falta, 
(no diré que es Don Gutierre A f . 
halla ver (i les reduzco 
á pejrdonarlc fin verle) 
de Tupi ir , ai^ad^ eíla 
razón á otra que la esfuerce, 
que %s el que á Hipólita dio 
la vida 3 mirad con efte 
requifito en favor íuyo, 
C , cómodi^^ , merece, 
qup á quiera did a Hipólita vida, 
dcb en. vúedra caía muerte. 
.4lt'ár. Ci<;io$, qué me toca hacer 
en una ocalion tan fuertet" 
mas qué duda mi valor, 
quando el no fer Don Gutierre, 
pu js es el que dio la vida 
á mi hermana, me convence, 
para comprar con los zelos 
de quien sé que me aborrece 
«1 honor de quien ié que amo.* 



Don Alvaro, aquede lance: 

Laurji no te ama, qué pierdf^ 

en hacer nobl? el dolor? 

mejor íerá que fe aumente» 

y llévele d? capiino 

todas tus penas. Lif. Si fueíTe 

tal mi dicha, que piadofos 

fu honor, y mi honor remedien. -^ 

í///>. Mashaíabidü, qucyo, . ^ Tj 

Laura, pues mañolament?, jf, ^^ 

echandofe á si la culpa, (de) ^ 

me obliga a un tiempo,y melifica* ^ 

íi me pongo de lu parce« .^ 

la calo con Don Gutierres j^ 

íi no , la vida le quito ^ 

que le debo } y ñnalmente» 

dirá que vino por mi. ' 

Laur. A qué, íéñor, te refuelvcs? : 

élvar. Como él fea el que dio ví4a \ 

á mi hermana, porque pienfes ] 

tu tambicn, que yo sé hacer ' 

grangcria los deídenes, "^ 

le perdono, y te perdono ' 

el no luítroío accidente 

de mi caía , y de fu lado, ^ 

Di que abra. ^ 

Láur. Pues a ver vienes ; 

mi defengaiío , y cu vida, ^ 

fal , feñor ,feguro tienes • ^ 

el paflb* . ^ 

Uega i ¡a puerta de Fadriqui. \ 

Fad. Aunque aquella vez . ^ 

me engañe, he de abrir. 
Laur. O llegue ; ! 

mi dicha a que no fe mudeh^ 
al mirnr que es Don Gutierre! '^ 
Sale Fad. Señor D. Alvaro, errores 

de amor i a Cielos, q hóbre es (ft^. 
Hip^ N9 es Gutierreí coaio aqui 

otro? 



De D. Pedro Calderón de la Barií. i y t 

otro? ñas fea lo que fuere, Fadr. Pues no me puede obligar 



'é 



que defpues lo fabré^ albricias, 
alma.L^. Ay de mi! prcfto buelve: 
^qué veo!) á fer la dicha, 
' es efte el que á Laura quiere. 

Juan. Fadrique es, trifte de mil 

Vic. £n que aora te detienes? 
errores de amor, profigue. 

F^^é Ser tan di (culpados fuelen, 
que ay adagio que los culpa, 
y adagio que Los abfuelve: 
fibráftero foy , no (upe 
que eCba vueftra cafa ñiefle: 
una cdtda::: AlvMo mas, 
íeñór Don Iñigo, ceSc 
vueftra voz , que ya fabemos, 
que aqui una criada os tiene. 

Juan. Don Iñigo le ha llamado. 

HipoL £1, por el criado, entiende 
fer Don Iñigo, al oír, 
que es quien mi vida defiende» 

UJ. Don Iñigo, (i mi poca 
vida el engaño padece? 

Mv. Y puefto que efta criada 
es tan noble, que merece 
vueftra fe, y palabra, dadla 
la mano , para que quede 
todo efto en paz. 

Fair. Yo la mano? 

Alv. Vos la mano, que no tiene 
otra enmienda de mi cafa 
el decoro, aun quando fíieíTe 
ona efclava de mi hermanas 
demás, que la c^ue os ofrece 
mi valor , es bi;a noble 
defte anciano. 

Vadriq. Sea qwien íitereí 
mas ay, qub dudó al m hBtle? 
Reimira tn Uf^4o. 

^0 Safeim b6 ÁH«l«<N^«^^t 



nunca el liviano accidente 
de un acafo , a que con ella 
cafe, Hip. £h mi cafa si puede; 
y yo, quando no fe hallaran 
oy mis hermanos prefentes, 
por mi refpeto lo hiciera. 

jílv.Si efto pides,qué ay que efpcrcs? 

Laur. Mucho, que el que yo pense 
que eftuviera aqui, no es eftcr. 

Alv, Cómo es pofsible? puesqqaiidO 
queda(re uno, y otro huyeíTe, 
tu mifma das por razón, 
con que mis piedades mueves, 
que es quien dio á Hipólita vidat 
y quien la dio vida es e(fe. 

Laur, No es el tampoco. 

HipoL Si es tal. 

Álv^ Pues e(ro que duda tiene? 
ü es Don Iñigo Rivera, 
.y ayer fui yo á hablarle , y \*erle. 

U/í Pues aunque le veas, y hables, 
algún engaño padeces, 
que el que Don Iñigo llamas» 
es Fadrique, un delinquente» 
que conozco defde el dia, 
que para darle la muerte, 
a mi fobrino bufeo 
en mi cafa, y he de hacerlo 
pedazos, antes que á Laura 
yo por efpofa le entregue. 

Alz\ Mirad que eftais engañado» 

Liptrd. No eftoy, (eñor. 

Fadr. Que he de hacerme, 
por ambas pattes cogido? 

Alv.Vücs antes q el vueltro empiece^ 
dexad que mi duelo acabe. 

Fadr. Mas ya sé en que refolverme» 

A¡v. Señor, IñigO) ó Fadriquei 
(que (;oq JÍ4 Oaftia á ocf o ruegue!) 
" Xi cfta 



17 1 Primr^ 

efta es la qde aveis de dar 
la mano^i^itf^. Otro error eseíle» 
que no conozco efla Dama: 
efta es la que a noi me quiere. 

fíip. Aun peor eftá, que eftaba. 

Juan. No caá, ícñora, que miente^ 
ni yo le he vifto en mi vida^ 

Vic. Dudas a dudas fucceden. 

jílv. Pues (i con qualc^uier palabra» 
fi con qualquier acción crecen 
empeños j y confufiones, 
quanto es mejor, fea quien fuere» 
ó Don Iñigo, ó Fadrique» 
y venga por quien viniere, 
Juana, ó Laura, de una vez, 
que acabemos con fu muerte 
con todo^ FaJ. No ferá faciU 

Todos. De que fuerte^ 

FaJr. Defta fuerte: 
ninguno mueva las plantas, 
ü es que fu vida pretende. 

Amenázalos con una pi/lola , y va/ié 

Hip.Vox el balcón fe ha arrojado. 

Los dos. Tras el me echare. 

fíip. Detente, 
Alvaro , Vicente : aates 
que yo efta puerta os franquee, 
me aveis de dar muerte a mi. 

UIv. Qué importa que el paíTo cier- 
dando lugar á que ¿1 (res» 

ya de la calle fe alexe, 
íi yo s¿ donde bu fea ríe? 
Toma en tanto el coche, y vete 
con Juana, y Laura á la Quinta» 
fin permitir que fe aulente: 
que ay mucho que averiguar 
en que fuefle uno el que huyefle» 
^ y otro el que quedafte aqui. 

yic. Yo es fuerza que no lo dexe^ 

yMJ¡fét ¡0/ dos^ 



fay yoi 

Üf. Yo por efcufar fu e^D^eScí 
iré a tratar de prenderles 
tened vos con vos á Lauras 
que yo la haré, que no os cuefte 
Qtro pefar en fu vida. Váfe% 

Quiere ir Jo Lanra. 

Híp. Adonde vas? 

Laur. A ponerme 
el manto. H¡p.Mo no» tu padrc 
te dexó aqui. 

Laur. Pues que quieres? 

Hip. No mas de que te halle aqoL 

Lanr.Yi te entiendo^ y fí pretendes 
tenerme íiempre á tu vifta> 
también á mivifta fiempre 
eftarás. Hip. Pues es igual 
el partido, irte no intentes» 
que no te has de ver prinaero 
tu, que yo, con Don Gutierre: 
Juana, vén conmigo en tanto 
que la carroza previenen; 
diréte una diligencia, 
que por mi has de hacer. 

Laur. trueles 
defdichas,qué haré? H7f .Conmigd 
vén, no aqui Gn mi te quedes. 

Lanr. Ay honor, lo que me cueftasl 

Hip. Ay amor, lo que me debes! 
yanje f y Jalen Gutierre^ jGonzah 

Gut. Como \f, dexe en la calle; 
y al falir no le encontré» 
ni sé donde efta, ni sé 
adonde pueda bufcalle. 

Gonz. Como no me dices, pues» 
qué htt vo? Sintiéronte, di» 
en cas de Hipólita? Gat. Si; 
y lo peor dello no es» 
uno que oy perdí entre fieras 

' aníias, y defdichas raras 
áX9iMSU ^i^ff^i (^0 la jugiras» 



2)f D. Vtir% CakUr^n 'ik la Sarci: 



ienor , y no la perdieras; 
pero qué tiene que ver 
con Laura líipolita bella? 

Gmtiir. Pues no ella isaura conella^ 
como criada y en poder 
de Don Alvaro? 

QonzaU Qu¿ dices? 

GMti^r.Qüc folo mi hado pudiera 
¿acer que íé compuíi^ra 
de ramos I tan infelices 
cafoS) como en mi ha difpuefto 
novela tal^ que en si encierre 
Varios cabos. Sale Padrique. 

Tédr. Don Gutierre? 

Omitir JSczís bien yenido; qubes cfto? 
qué traéis? 

Fadr. Muerto me hallo. 

GntitT. Ay alguna novedadf 

Fadr. Mientras la digo^mandad^ 
que^me enfíllen un cavallo} 
que i toda priía, conviene 
á los dos, que no eft¿ aqui» 

. Que fe le aderecen di; 

que ha ávido? 
Gmz. Con moíca viene» 

dirélo» y vendré bolando» 

para Caber lo que fue. Vsfe. 

Fddr. En la calle me quedb^ 

donde me dexafteisj quando 

Juana, que la puerta avia 

dexado abierta, bolvió 

á bufcarme, y me metió 

dentro de caía. 
Gutierr. Si haria. 
Fédr. Ruido ¿ la puerta fenti 

que eftabais i y como yo 

no fabia la cafa, no 

fupe en lo que me meti: 

ffe modo, (qui^ error tan grave!) 

flue $9cer(!^dQ.hafta cfta ho^a 



>7i 



me vi. Sdli Gcnzah. 

Gonz. Nadie que enamora 
en lo que fe mete fabe. 

Fadr. Llegó el dia» pero aun nú 
pude con el eícapar. 

Gut'u Quien pudiera imaginar 
que Juana os tenia allií G^fm. Yoj 

Vadr, Sentido, pues, y alterados 
los hermanos, por remedio 
toman que me cafe. 

Gonzn Es medio 
de todos los encerrados. 

Fadr. Y aun no con Juana, fino 
con no se qué Laura en quien 
cayó la foíjpecha. , 

Gonz. Y bien. 

Gut. Qué decís? Fad. Pues no paró! 
aqui, que eíla Laura es 
prima del que di la muerte» 
y parte el padre , de fuerce» 
que hallandofe aUi, defpues. 
que la duda ventilaron» 
con mil lances importunos» 
llamándome Iñigo unos, 
y otros Fadrique , tomaron 
ultimo acuerdo , de que 
Iñigo, ó Fadrique, muera» 
ó me cafe. Gonz. Todo era 
uno. Pad. Viendo efto, me ech£ 
por un balcón. Gonz. Atención^ 
que es remedio íingulac 
á quien quiíieren cafar 
echarfe por un balcón. 

Fad. Con qi\e es fuerza que á los dos 7 
efté bien faltar de aqui$ 
porque el que es engaño en mi» 
no íea defengaño en vos. 

Gut. Pues aun mas que imagináis 
importa , que aqucífa Laura» 
que a Ju^na el ricfgo rcftai}ra» 



• i* . 



*74 

es por k qtte me toirais 
arder en pafsioh tan ciega» 
y para mayor Cáftigo, 
ien<!áía<k mienemigc) 
la vine a hallar. 

Gonz. Y él ¿|Ue liega. 

tfw. Qufe dices? 

Go»zrQ¡xc vieAcá4|úi 
DoD AlVáifo. Mr. No m vea, 
porque otro empeño bo lea, 
yá que el faltar yode süqui 
lo enmienda todo. F^/r. 

iSuniP". Quh haré, 
qiie^^ilíef^ft que dé conmigo» 
porque fi á F^dtiqud figo, 
defpues que aqui gente vé> 
íkfe^ que ft han ¿fcondido. 

Oonz. Qué iMporta hablarle? 

éíivar.^y«!éhit^ 

en effi; pcMal de ehfírente 
me efpe^t. 
Vi^enf. Ctl él piSfthiáo 
á todo Ultééf , aguardando Vafe, 

ha venido hdfta ftirfa. 6^^»/. Yo 

tambitfti létíloy efpcrando. 
;^/z^. Gftárd¿bs él Cielo. 
iSiitíér. Ya Vttíl 

détidái il/^. Qué anfiá! 
Gutier. TyttrtW 

pena! O^c^nfe. Qué de mala gana 

fe han faltidMo los dos! 
Qminr. (^tiéTiMréa eftoayvt^efec! 
Alv. Mal (Hflsiihtilar prece»do. 
G^'r.Nó/^^lMMo, que fe eftén Vitfb- 

y que nd fe püedaa vét. (A>, 
(ri»/. Fué «n 1& Cákh{)afla ffli ftitii|g<> 

Dort Iñtgb , no fabia 

fl<fr «qtti efiltóe»! y ?etufc . 



f» 



á verle, il/tn Lo mifmo digb^^ 
que obligado yo también ' 
le bufeo, porque a mi hermana^ 
cayendo de una ventana^ 
la focorrió : y afsi es bien,^ 
que eu fu nombre , agradecido 
le viíite. 6^1^/. Gl^o efta. 
^ jilv\ Sabréis i qué hora vendrá?^ 

GMz.?icnCo que á una holgura á id0| 
y hafta la noche , no creo 
(^ue venga. 

GHtier, A mi me decia 
•lo miímo , y yo yá quería 
irme : con eíto defeo A firC 
ver (i fe vá. 

Alvar. Puesdexalle 
quiero un papel. 

Qutter. Defpedido, 

yá ti^ vaho éftár aqui ha fido} 

mas dando buélta a la call^ 

bol veré » por fi los dos 

fe llegan acáfo á ver, 

y también par^ faber 

del papel: a Dios. Alv. A Dios. 

Gutier. No cierres tu. 

Alv. Cierto eftá» - 
qué de mi rezelo tenga 
efte hombre > y que no venga 
á fu cafa > afsi ferá 
bien efcrivirle un papel^ 
porque fepa que )e efperos 
pues Vandido> ó Cavallero, 
mi obligación cumplo en éU 
Pone/i d e/aH^ir. [ 

Gonz. Por fi acafo fe ha qÓ€da(l# 
con malicia de buíéar 
a Fadrique y he de^cetMC ' 
aquella puerca. Vlfi. 

Sali Juana coa métfíH^jf üñ pftt* 

Jiíí^.ííOÍi8|u»lWo 



.^ 



Peii^^CáiderM in h Barcas 1 75 

>rag|ini9u pqr al{ A ¡a otrs p4rU Alvfirú , Vicenti, 

y fuana. 



»icrtQ cftá> no entiendo 
rceíTario: cíaíviendo 

>on JpigQ^ y fea 
:fta::: id^s q^^ veo! 
na , 1(1 aquí? 
racreo 
ii ipuertef 
papel lea, 

malón el tema, 
: fe fiiciíicó 
QC ^un no me coftó 
ifga0e la nema. 
etr» e^ 4e mi hermana, . 
11 puevo pefat! 
lien pudiera elcapar! 
e vásf detente Juana, 

le empiezo á leerj 
ha de fer aqui> 
;a gente 5 y aísi, 
lie la pudo ver, . 
s palTar con ella 
1 portal de enfrente, 
efta Don Vicente. 
\ mia dura eftrdla. 
lia , y ven. 

a que eres (dio* 

Alv. Áqui no ay mas ipe- 
erderás tu remedio, 
ue andas con mujeres 
:alle : yo me iré. 
nigo, Juana^ has de ir. 
B/€ y y Jale Gonzalo. 
a acabado de efcriyir? 
i dexar , fe fue, 
ni recado alguno: 
xle aver fucedido, 
e aísi fe aya ido? 
Jilc üQ ay ninguno. 



y Hipólita es quien 1« llaqna, 
Vifent. Pu«« á «uefijo lionor^y Um^i 
1q que diQX» mas convienfi 
es, que Juana dé el papel, 
pues que le llama, fabeipps, 
y á que hOM , y le cfperémQS 
á vengarnos della , y del. 
'Alv. Dices bien ^ ]^^J^^7 U vida 

te importa que el p^pel des, 
(in á(^w que le abri, pues 
no va la nema rompida; 
y pues falta él» y el criado, 
parado á la piierta efta, 
dale a el, que él fe le dará. 

Juan. Yo iré, íi en eífp 0$ adrado. 

Vicent. Mira que defde aquí eftamosr 
mirando fi fe le das. 

Juan. Pudiera el diablo hacer mas^ 

Ah. Y mira que te efperamos, 
fín que pretendas huir; 
porque fi efcaparte quieres, 
adonde quiera que fueres 
los dos te hemos de feguir; 
y afsi, en dándole, aquí buelve» 
y^^fi^yf^l^ Gutierre. 

GutJfjf. Si avrá entendido que eÚa 
alli ^adrique, ó avrá 
efcritóí En fií), fe refuelvc 
tpi cuidado á faber, que:;: 
mas Gonzalo efta a la puerta. 

Juan. Yo voy, ni viva, ni muerta. 

G//^.Gonzalo,qué ay ? Gon.Quc fe 6m 
Dun Alvaro, fin decir ^ 
nada. Gt^t. £1 papel que dexó? 

Gon^. Tampoco le he vifto yo. 

€ut. Quien pudiera dilcurrir, 
Cielos» en qué puede fer 



%y6 Prlmcr$ 

querer efcñvir , y no , 

efcrivir , y irfe? 

Alvaro^ / FUente al fallo . 
ittcent. Liego (mer, 

< ^ Juana ? Alv. Aun ay mas que te- 

que Don Gutierre lia llegado. 
Juan. Don Iñigo eftá con el| 

mejor es dar e] papel 
y al* amoy que no ai criado» 

pues yá eftán juntos los dos, 

y cfte es el fin á que van 

los que mirándome eftan: 

leed eflfe papel , y a Dios. 
Dale un papcL 
Gutier. Juana , oye. 
]fuan. No me figais, 

que importa ü me feguis» 

mas de lo que prefumis. 
Gom. Ingrata. 
Juan. No me tengáis. 
Gutier. Dexala ir. Lee D. Gutierre. 
Vicent. Viven los Ciclos, 

que porque todo fe yerre, 

dio 'ti papel á Don Gutierre. 
fuan.Yz hada aqui vueftros defvelos 

férvidos eftán. 
Alvar. Qu¿ has hecho? 

á quien el papel has dado, 

íXiM^túJuan. Si con el criado 

yá el amo eftaba, fofpecho 

que hice bien en darle á él. 
Alvar. A qué amo fe le das? 

fí es Gutierre, fuan. Ciego eítás, 

que Don Iñigo es aquel. 
Vícent. Qué Don Iñigo? 
Juan. A> que yo, 

feñor , el {>apcl traía, 

que es el mifmo que aquel dia 

la vida á Hipólita dio. 
íilvar.C^ái^Q^l 



Juan. Qte aquel , fenor» 
Don Iñigo es de Ribera^ 
no el de anoche. 

Alv. Quien creyera, 
que aora faltara efte error 
íobre tantos? Vk. Mira bien 
lo que dices. JuanX\sxi mirad* 
lo tengo, que aquel criado 
es de Don Iñigo, a quiea 
di el papel. 

Alvar. Qu¿ fíiera, Cielos, 
yendo aclarando d error^ 
que en el amor » y el honor 
me d¿ Don Gutierre zelos? 

Vicem. Aqueflb no es para aqui: 
á Juana los dos llevemos, 
y en la gruta la encerremos 
del jardín , para que afsi 
á nadie avife , que al vfac 
quien vá del papel llamado^ 
&ldr¿mos defte cuidado 

Alv. Dices bien. Vanfe lis tres. 

Gutier. Suelvo á leer 
otra, y mil veces, y aun no 
pienfo que de otra, y mil veces 
íegun las dudas me ofreces, 
podri defcifrarte. Genz. Yo 
mientras tu en eíla locura 
das, pues falir no fe atreve, 
es bien que al otro amo lleve 
mandamiento de foltura. Vafe. 

Lee Gut. De lasconñifionesqueano^ 
""che dcxafteis aun mas en mi pe* 
cho,que en mi calasme importa el 
advertiros las rcfultas,no me'atrc- 
vo á fiarlas del papeL la noche tic* 
ne fombras , rexas los jardines de 
la Quinta, yo cftoy afli^ida,y vos 
fois Cavallero. Dios o$ guardd. 

Efta v cz fií) fi(m4 vícQQ 

c2 



í>e D. Pedr0 Caderón de la Barca. 1 77 

ti papel > mas bien (in fiema, llora? Laur. De la voz el dueño 



breve fu eftilo » confirma 
el íuríl dueño que tiene, 
a fus jardines me llama^ 
ifefpaes de faber quien foyi 
y deípuesC confuto eftoy! ) 
de (aber también que me ama 
Laura 5 pero qué mi eftrella 
admira el nuevo favor? 
poos d mérito mayor 
defta 9 es la elección de aquella. 

Vafe , / /a/e Hifolita , / Laura de^ 

tras áella. 
Hi/0-% Juana no buclve , fin duda 
qucíví temor la aufentó; 
iras con todo , por fi dio 
el papd , es bien que acuda^ 
^a que la noche cerrando 
haxa y al /ardid , por fí viene 
Don Gotierre , pues previene 
mi ventura > que llegando 
á el mis hetmanos , apenas» 

> pues , la puerta faifa abrieron^ 
quando los dos fe bolvieron 
a la Ciudad 5 y pues llenas 
•las nubes ya de horror vio 
el5ol , queá obfcuraslas dexa> 
vea de una en otra reja 
fin: mas quién efta aquí? Laar.Yo. 

^. Laura , tras mi? 

Luir. Si es rit gufto, 
que no te dexe<> por qub 
te he de dexar? 

Bfff/^ Bien a fee. 

laMT» Bien, ó mal , fervirte es jufto» 

¡Bp. Qu¿ buena conformidad^ 

iMr. Tü lo difpufifté afsi. 
Jmana dentro^ 

fMi. Ay defdichada ae mil 
0/. Qpi^ en efta folcdad 



dixera que Juana era. 
Jua9t. Quien pensara que yo hiciera 

paflbs de la vida es íueño? 
mpol. Juana? 
^stan. Quien de la otra vida 

viene á vifitarme? Hip» No 

temas y quien te habla foy yo; 

adonde eítás efcondidaSl 
J^iítfir.Oye,que es honra^y provecho^, 

Íf ferá en efta ócafion 
a primera relación 
quedefde adentro fe ha hecho. 
De Don Iñigo en la cafa 
con Don Alvaro encontré^ 
cogióme el papel , con que 
leído ) á tanta furia paíTa, 
que me mandó que le dieniji ' 
y porque no re avisara 
me encerró en aquefta rara 
obícuridad : de maneta^ 
que fabicndo que le efperas^ 
eftán para darle muerte. 

Laur. Quien vio mas infelis fuerteS^ 
quién vio defdichas mas fieras?, 

Jíp. Mi hermano el papel leyó, 
y fabe (oy fin duda muero!) 
que le llamo , y que le efpero?, 

I^ar. Dichofa fuera > fí yo 
darle el avifo pudiera: 
más qué tengo que temer? 
faliendo al pailo , he de hacer 
que viva él^aunque yo muera^^ 
Dtnfro Don Gutierre^ 

Qut. Aqui me efperad los dos. 

Juan. Ay defdichada de mi! 
que anda una culebra aquis 
íeñora , folo por Dios, 
abras la puerta fiquiera» 

Gaf. Galla 1 no des voces > .qae 



178 frimers 

yo , Juana ^ te la abriré. 

fsiaft.Comó^ (7iri.Dc aqucfta manera: 
fal conmigo aora > y no 
temas. jF'^^n.No es, (i verdad digo, 
fácil de acabar conmigo, 

Hip. Hombre aqui , quien eres? 

Salen por la gruta Gnt ierre ^ Fadrique^ 
juana ^j Gonzalo^ 

Gutierre. Yo, 

^ yo , feñora , que bufcando 
modos de hallarte » he difpiiefto, 
que donde te di la vida 
)a tierra me aborte muerto. 
Llamado de tu papel, 
en efla gruta encubierto, 
detrás de eíTa yedra he eftado} 
el cómo no importa , oyendo, 
haíl/i afleguraime de ellas, 
en la fédc miíilencio, 
de eíTa criada las voces, 
de cuyos triftes lamentos, 
el i\^(ffi fupe en que vívesj 
y a (si , me atreví refuclto 
á que veas que acompaño 
la foledad de tu rieígo; 
mira que quieres hac^r, 
que yo folo te prevengo, 
que puedes falir fegura 
por la parte que yo vengo, 
para que el mundo conozca, 
□uc adelantando el proverbio, 
(1 antes que todo íoy yo», 
. antes foy yo , que yo mefmo« 

K/)>. Don Gutierre , los acafos 
tan 00 eípcrados , han hjccho 
difculpados , (i no nqbles, 
tal VjQz los atrevimientos: 
q^ue efté a peligro mi vida, 
tu lo v¿s , mas como puedo, 
fíendo qui^njG^y y atreverme 



2' 



«^ 



á ir donde::: Gut. Medio ay; 

Wpol. Que medio? 

Gnt. Que no feas tu quien te vayas^ 
y yo te lleve , cumpliendo, 
tu forzada , y yo atrevido, 
tu tu honor , y yo mi afe¿lo: 
Fadrique , y Gonzalo vayan 
ala mira. 

Bip^ Si me dexo 
yo llevar , mal la violencia 
me difculpa. 

Loídes. Vamos pre(lo« 

yan/e los dor. 

Den.Alv.Vaes yá vimos que al UegaC 
un hombre , la puerta abrieron, 
muera. De ntro Ufarde. 

Vfard. Ay infciice de mi! 
Dentro Laura. 

I^^.No ay quien me focprni,Cielos! 

Gut.hz voz de Laura es' aquella; 
llevadla , mientras yo buelvo« 

Vip. ya te olvidas de mi vida? 

Gif/.No, mas de aquella me acuerdo^ 
quando de efpadas , y voces 
alli íe e feúcha el cftrHcndo* 

Juan. Azia aqui una muger viene^ 

Qui. Yá aqui no tiene remedio, 
íino los tres retirados 
aperará todoriefgo, 
para ver lo que nos toca« 
Sale Laura. 

JL^irr. Ay de mi! . 

típ. Laura , qué es efto? 

Laur. Oi , que á Gutierre cfperabaQ 
para datle muerte s y viendo 
que peligraba el que adoro 
á manos del que aborrezca,, 
al campo deíetjperada 
íalir quife , con intento 
de que le aguaidafle a \ paflb> 

ja 



«^ _ , ^mr§C íKkf9n #e im^furwMA 



apenas U puerta abro» 
^Ddo con mi padfe encocntM, 
coQtra quien tus dos hertRanosn: 
Mas panqué me detengo 
ca decirio ^ quando hU 
deios rigores ftuyeado, 
ázia aqui viene? 

iék Lifardú retiranáife di Mvétú^ 

f Vicente. 

Ufgrd. Por qué 
me matáis? en qué os ofendo? 

Á\v. Vos á eftas horas » Lifardo» 
en efta Quinta ? qué es eíto? 

UJ. Pot no dexa ros en caía 
el e/candalo mas tiempOi 
fui por Laura , defpues que 
bufcando a()uel Vandoleco 
con la Jufticia > no pude 
iiailatle , V que aviáis oyendo 
venido á la Quinta > á ella 
en bufica de Laura vengo» 
porque no os de otropefac 
en fu vida* 

^.Perdk» Cielos» 
Ja ocafion de mi venganza» 
equivocando el encuentro 
ddque efperb ConLifatdo. 

^. Pues yá que la una perdemos» 
Bo fe {liordan todas > muera 
una aleve« 

*/^A Deteneos» 

que quizá » fí iñe eícuchais» 
veréis que Culpa no téngos 
valor , primero foy yo» 
que todo» aquí de mi imperioi 
Viendo anoche de mi cafa 
tan profanado el tefpeto» 
y que de una cení uíion 
eír.üOfT> ibaafucccdic:ndó 



*7> 



eng&fios i enjgafioi » dudas 
JL dudas » rieígos k rieígos» 
quife averiguado todo» 
y fHpe » que el primer dueño 
de todo » era Don Gutierre» 
á quien yo la vida debo» 
aunque el temor del criado 
díxo otro nombre fupueílo. 
Laur. Elk va á decirlo todo. 
Hif* Y por falvar los empeños» 
que ) de faberlo los dos, 
eran precifos , refuelvo 
á que acabaíTe la induftria 
con rodo , antes que el azero; 
- y afsi , le efcribi un papel» 
que JuanaJievó » diciendo^ 
que pues cftab^ afligida 
yo , y ¿i era Ca vallero» 
vinielfe á verme e(la noche; 
de manera » que viniendo 
antes que efpiraíTe el dia» 
pudo eftáraqui encubierto^; 
donde cafado con Laura» 
á ella en mi cafa tctútdio^ 
á fu padre fatisfago» 
á los dos osdeíempeño» 
y á él le pago ñicilmente 
con la vida que le debo» 
y á mi me dcxo fegura: 
para que fe vcaconeílo» 
que antes foy yo » que yo mifmtfj 
pues á mi mifma me venzo. 
V¡c. Quién, fino tu induftria, pudo^ 
jfh. Quién pudo , fino tu ingenio, 
Lif. Quién » fino tu grin piedad» 
¿iiiyr.Qiiién » filio tu entendimiento; 
Géif. Y quién , fino tu valer» 
Vic. Dar á mi rabia fofsicgo? 
Alv. Satisfacción á mis Iras? 
L!/. A mis defdichas codfuelo? 



taur. A mis-fbrtanas defcanfo? 

Gut. Y á mi férvido «fte preauoi 
y pues que dcíengañado 
de tu amor » y de oiis zclos^ 
antes medexó tu voZ| 
la mano ^ I,^ura % te oftezcoi^ . 
en guyas albricias , folo 
en dpte > f<;ñor , te ruego, 
db a Fadrique el perdoKu 

Xijard^ Yq le doy^ 



Salen J^aunqmff ^j 

Tadr. Yo á tus pies puefto, 
ios befo humilde. Juan. Y yo aquí 
defengrutada parezco» 
á dar la mano a iQonzalo« 

Gonz^ A Don Iñigo con eíR), 
que yo no quiero mas mano^ 
que la que me tomo » puedo 
• á vueftros pies , con pediros 
el perdón 4c auedr#s yerios« 






.t 



LA 



• • 



l8x 



> . ■' ■ # 



LA GRAN COMEDIA. 



A 




DE PROMETEO. 

PRESENTÓSE A LOS AÑOS DE LA REYNA 

Madre nueftra Señora. 

ÉDON P E D RO C A L D E RO N 

de la Barca. 

m ... 

PERSONAS pJUE HAB.LAN EN ELLA;< 

Trmetiúf galán. Talas. 

Efimetio » galán. Difcordla. 

TimnfUes , viej^M Libia , villana. 

Áíeriim ^ vHian^ . Coro de Zagales. 

Apsie. Coro de Zagalas. 

Hémrvá. Soldadcj >/ MuficúSi 

■ 

JORNADA PRIMERA. 

fije m feiafeo fjffcril fde Dentro útr^s^ . 

frometee. O^^^jQuibinos bufc^ 

Fr^»f .Prometeo íby , venid, 
. \J\ Oradores de las altas qoc ya es tiempo que os defcubra 

ly 1 cumbres del Caucafo^n el airo empleo , que en efta 
tíz iiKulia deícanía ( cuya trifte pavorofa gruta, 
k) el orbe de la Luna? . tantos dias de vcíocros 

del Monte? . toro mi perfona oculta. 

Deníre nn§e. ¡Venid , pues , venid , trayendo 

QsSkxí nos llamai de vueftras zamponas rudas, 

íüadfiiX^Ulá 4c vucftros rudos albogues 

las 



í^t La EJlatua 

las harmonías conñiras, 

que en culto de laS Efeictadel 

fcHivos af>lauro5 uran« 
Dentn Efimeteo» 
Epint^ Prometeo dixo? todos / 

fcgaid ÍQ Voz > pues fin duela . 
- á grande elKr¿to oy (e de«a 

veté Dentro Merlift^ 
MerU V mas quando pronuncu 

que alegremente fcftivos 

vamos todos en fu buícié. 

Dentro Lifía. 
£/^« Pues percibir no podemos 

adonde la voz fe clcuchai 
^ pot varias fendas ^cn Varias 
' tropas f la maleza inculta 
penetremos. 
Voz I. Seadiciendoi 
para baívetfd á bailar juntaS^ 
al monté. Cantando. 

Vot i. Al Validé 
ybz j. Al UattOrf 

f^ot 4. A la eípefutáé "f^J. } Maficii 
Mu fie é Al monte j al Valle % al lUno| 
á la eípefura^ 

biatro^^ÉftmeUáé 
£pm.\^o tú deímandadas qtiádriílaS 
Vago yá el tropel diCcorrai 
íino en fegüimiento mid 
á eda parre fe redoran, 
que en lo imritícadü de á4ttei ^ 
rifco leheviftdi i. 

Mi^Hn. Pues üíaa 
fus litteasá un plinto McácdJ 
afán ^ deicando en lii bufca: 
Todos ^} la Muficai 
'Aíufic. Él mon¿e > el Valle i el ílafed^ 
y^ia efpcfufd^ 

J^/tf Epimeteo con arco i y fieckai. 
^pimé Va^Pcomcioo^ á ttt4roai«i 



\ i 



apenas ay quien 

Salea dJo$ tropas yie ZÜj^ales ^ f Za^ 
las ooñinjhumentosé 

írofñ. Yá fabeiS) que de JapetO « 
de Afia 1 en c«yo luftre \ y cuya 
belleza, Ce compitierfiñ ^ 
naturaleza 1 y forturiaf 
de un parto, nacimos yo^ 

' y Bpiíueteoí fin duda 
para exempiar de que puede 
aver. EfttelU que influya • 
en un punto tan diñantes 
afedos 9 que fea una Cüna> 
en vez de primero abrig«4 
ca<ttpaña de primer lucha» ; 
^ Opueftos Crecimos > no 
en la voluntad que anuda 
nuedfos eoraaones » pero 
en la iticlirtaékxi ^ que muda 
los genios , de fuerte ^ que 
dada á los montes la fuya, 
no áy fiera > que por la íaña> 
no ay bíutó 1 que por li fug^i 
la piel redima ^ ó* ía t^a, 
de las atetadas puntas 
de fu Venablo ^ ó ík át^ba» 

{>uestefta> ó piel le tributad 
o fcrcú á fus euchillas^ 
6 lo Velo2 á fus plumas* 
lYo i dad^ mí irtctlnacioil 
álapa2 de la Icébira, 
citlj^ndo quantp á la nobl< 
naturaleza la injuria» v 
' ' quien la tadoñal aplica 
al comercio de la brutal 
iñovidb quizá de aqUdia 
tazón de dudar , que una 
Eftrellá en-úh mífmdinftahte^ 
ün mifnio ofolcopó /infunda 

dos afc¿^os tan^eoncravío^i' ^ ' 

Con 



lÜ 



De D. Pcdr^ Csldifon^ de h Batuca. a o ^ 

fil 4c v^ fi apon ax oue es principal iedora 



aio, qocunacauía 
écétos produzga, 
ala eípeculadou 
(as 9 y efeoos » fuma 
ad 9 en que toda 
DÍbphia fe fuoda* 
helo defaber, 
el que al hombre le ilnfira 
e ocf o alguno ( fupuefto 
uella diftancia mucha . 
del hombre al bruto i ay 
odbceal hombre > ü junta 
ifieccocia tal vez 
ei^oora , y al que cfludia} 
9VJO en joven edad 
I la pací ia , en bufca 
icftrosty comoes 
15 cdebrada Curia 
tes 9 y Sciencías laSyria»; 
\ de toda Afia curfan 
as floridos ingenios, 
loa me mezcle , eo fueia 
e ya > á lo menos » íabc 
I que á faber fe ajufta; 
f€z natural) 
laba en el alma infufai 
er della , iluftrada 
dará lumbre pura ^ 
eDÍefianaa , me abrió 
, que hafta allí confuías 
, bien como ciego» 
da tropezando á obfcurasc 
o puerta de fcicncias 
le , ó fe intitulas 
z abierta , pude . 
»ider de fus claufuf ás» 
s principios de'todas» 
rofefsion de algunas^ 
Buda de l9S QUdeosi 



la Áftrol(^a f con mas 
afe¿iO| que otra ninguna, 
^cgui » porque como en ella 
avia empezado mi duda, 
nodefcanse^ baila faber 
quantoen un iníiame mudao 
al rapto curfo del Sol, 
veloz (ieaRpre , y tardo nunca^ 
los Áftros femblante , pues 
entre primera , y fegunda 
influencia , fe dividen, 
no folo , aunque nazcan juntas» 
las inclinaciones , pero 
la defdicha , y la ventura. 
Rico, pues, de Artes, y Scicncias» 
viendo quanto el cuerdo acuía : 
al que adquiere en patria agena^ 
y no lo logra en la fuyas 
á ella bolvi , con defeo 
( la fabia judicatura 
de otras gentes obfervada) 
de v(n: ü hícieíTe mi afiucia» 
cjue vueftra rufticidad 
a preceptos fe reduzga 
de político govierno, 
laftimado de la ruda 
barbaridad que os mantiene 
fin leyes que os conítituyan 
racionales } mayormente, 
qnando en Iqs Polos ie fundan - 
de paz,y jufticia, íicndo 
pocas , guardadas , y juftas. 
Apenas propoficion 
tan digna os hizo mi ¡nduftria, 
quando temiéndoos , que era 
alhagueñamente aftuta, 
folo á fin de avaflaliaros, 
con ciega popular furia, 

intimidóme de. ambicioüb 

de 



184 láBJlátuadi 

de ia aun no impaefta coyondA 
facudifteís la cerviz, 
con can infame calumnia^ 
como torcer el fentido 
de beneficio en injuria. 
Hafta aqui he dicho , porqM 
la admiración os confunda 
de ver quanto en mi favor 
vueftro defprccio reíulta: 

1)ile8 ofendido de vbt 
o que un tumulto repugna 
la obediencia , interpretaodo 
d buen zclo como culpa^ 
á vivir conmigo en cOoL 
melancólica eípelunca 
me reduxe , que no a/ 
compañía mas íegura, 
que la foledad ^ á quien 
no encuentra con lo que gufta< 
Aqui , QO fólo del iSol, 
no foloaquidc laLSná 
las lecciones tepaíTaba, 
que en efla plana cerúlea 
me dieron el dia , y la nochCj^ 
leyendo edades futuras» 
lineas de dorados rayos> 
en pautas de luces rubiasi 
pero de plantas » y flores 
en la fil ved re cultura 
naturales qualidadesj 
y aun de las aves que fulcátl 
el a y re , cantos , y buelos» 
pues las que a la luz Taludan^ 
y las que á la fombra aplauden^ 
á mi invocación anuncian 
vaticinios , como íauftas^ 
y agüeros^ condo nodurnasi 
iViendo » pues , tñ una parte 
quanto los hombres repudian 
la ^nfeíianza , y viendo en ocm 



quanto los Dioftíi fe lliláram ' 
á fu alto conocimiento 
eleve la mente , en cuya 
efpeculacion llalla 
las Monarquias difiífas 
del Cielo , y la Tierra » dandQ 
de Júpiter a la Aügufta 
Mageftad el Cielo y el Mat 
. á Neptuno 1 fus efpumas 
a Venus > luego la Tierra 
á Saturno , fus fecundas 
Inieíes a Ocres ^ fus flores 
i, Aura f á Pomóna fiís frucast 
los abifmos á Plotoñ» 
a £olo vientos , y IluviaSi 
á Mercurio los comerciosi 
á Apblo Ninfas » y Mufas» 
a Marte , y Palas las lidesi 
y para decirlo en fuma^- • 
á Minerva de las cienciasn 
la infpiracion abfolutak 
Con que obligado de ver 
qaanto en mí las djftribuytf 
liberal , interior culto, 
mas que a otra Deidad niogunai 
ofendan fe , ó no fe ofendan 
las demás , rendí i la fuyai 
y di fcur riendo en qué oblequio 
podia yo hacerla , que fupla 
á mi hacimiento de gracias» 
di en aprehender fu hermofutai 
tan viva en mi fenusla» 
que no avia parte alguna» 
en que no Aie pareciefle 
mirarla > con tan aguda 
Vehemencia^ que aun en la íbmbrí 
de la noche üempre obfcüra» 
( pues hafta aora no vio luz 
en ella humana criatura) 

iuráit , que'uo Vivo fU^ 

pam 



DeD.Pái^CaUUrMdetaBéfca: iSf 

p&BL niiarla me alumbra; ropages » y veftidura^ 




Diaier locufa pens^j 
pero como i la locura 
o ul vez el complacerla 
CKRo genero de cura» 
omplaGer quife la miat 
liendo fu tema en una 
itna» que me didaba 
d Arce de la Efculturaj 
creyendo, que con tenerla 
fiemprc á la vifta figura, 
ocflaria cd verla en lombras 
de &iiiaflticas figuras. 
Xa concebida efta idea» 
pan que me|or fe efculpa, 
oc dio fií dócil materia 
U nena al a^ua con junn: 
con qK figuiendo el didamen 
defa|ne que la dibuja» 
de fa vago original 
fiu copiando una eftatura 
a/ natural , aplicando 
en fimetricas menforas 
pane al todo ; de tal íuerte» 
que aun informemente bruta 
a femejaba ; y mas quando 
para que la labre , y pula» 
aefiranqueo la primavera 
de fii varia agricultura 
üfoidados los matizes! 
d^anlo dos tezes juntas» 

Ees para que de fu roftro 
iroCeafle la blancura» 
la andida dio el jazmín, 
y la roía la purpurea. 
Lanrel , y oliva , bien como 
premio en literales juftas» 
aquel fus rizos corona» 
en fu fioieftra ocupa. 
Ijo demás de fus adorno^ 



fe bordan de varias floress 
tantOy que le diísimulan 
la tofca materia al barro; 
fegun quaxado le ocupan» 
Pero para qué la voz 
fe detiene en (b pintura 
ociofa, quando la vifta 
mejor» <]fue ella, lo divulga? 
Llegad, pues, Hcgad, veréis 
fu efigie , y pues mi cordura 
ya no os dá leyes, fino 
fimulacros» foftituyan 
a políticos confejos 
fagr^dos ritos. Conftruya» 
Df/cuíre/e en la gruta una efiéHua^ 
^omo la han pintado hs verfos^parecida 
¿ la que hace i Minerva. 
pues, vueftro zelo ara, y templQ 
á la fabia Deidad pura 
de Minerva en fu primera 
Eftatua del Mundo, íaban - 
aceptados vueftros ruegos 
a mejorar de fortuna 
al fagrado Solio » donde^ 
vive , reyna, vence, y triunfií. 
Unos. Qué prodigio! 
Otros. Qué portento! (ba? 

Pr.Vwts qué os aflbmbra? qué os tur^ 
Bplm. Yo refponderé por todos» 
pues a mi nada me afiufta! 
mal dixe, que quizá á ellos 
admira, y á mi me ofufca: Á f^ 
Prometeo» que tu ingenio 
es grande, nadie lo duda; 
y quando alguien lo negara» 
retoricamente muda 
lo deímintiera efla Eftatua» 
puefto que a todos perturba 
verla algo menos que viva» 

Ai con 



xSl6l Lé Efisfué dcProjmtttu 

con algo otts qbe difunta. en piramidaLagoja, 

Pero ona cofa es (quib ouL 



el coraaon diísimuia!) 
pero uoa co& cs^. que no 
admitamos leyes tuyas, 
contentos coanueltras leyes, 
que fon las dos que execuu 
el Pueblo , quando cafliga 
al que mata^ y al que hurta: 
y ocra es, que no admitamos 
fagradbs ritos» que incluyan 
adoración á los Diofes: 
y porque, mejor fe arguya, 
que acepta lo facro» quien 
lo polkiico renuncia: 
de parce de todos, yo 
voco hacer que fe conftruya 
Templo á Minerva, que exceda 
en riqueza, y efcultura 
al del gran Saturno nueíVro, 
donde aquella imagen fuya 
fe venere ; pero er^ tanto 
que nú ofireclmiento cumpla, 
(efto es, para no perderla 
de vifta iM nueva, anguftia) Ap. 
hada fu colocación, 
no la faques de efla gruta; 
porque el trato, que es quien ñus 
lus edifivaciones fruftra, 
no como al Sorl la defdene, 
pues por ver quacxo madruga 
regular á una hora íiempre, 
yá no nos admira nunca: 
Y afsi«, otra vez lo. repita 
aqui, hafta entonces, la oculta,^ 
que aqui vendremos por ella, 
luego que la arquiteftura 
del Templo á la reglón medía^ 
fobre dóricas cofaunnas 
de bronceados capÍDcle^ 



crezca de fuerte,, que el ayre 

dude , quando la facuda, 

íi es ucacao que íc abare, 

ó fabrica que (eencuBibra. 
Mer¡. Y pata que veas que todos, . 

lo que el ha voudo^ juran, 

yá que voces, é inftrumemos 

á tu llamada úr auoan, 

empiece fu aclamación 

dcíde luego. Li^. Acción es jafta, 

y ya me obligo a que el hymDO 

de las mifnias voces tuyas 

fe componga. 
Tromet. De mis mifous 

voces? Lih. Si. 
Promt. Di como. Lih. Eícucha^ : 

' CantanJoyjf ñafiando. 
Mu fie. y Ub. Venid Moradores 

del Caucafo ^ en cuyas 

cervices defcanfa 

fus Orbes la Luna, • 

venid , y feftivos 

corred en fu bufca. 

Todos , y Mitifica. , . . 
Mu fie. El monte , el llano , el valle 

y la efpefura. 
Canta Ubla. Venid , y veréis, 

que en nueva efcultura 

la naturaleza, 

y el arte le juntan. 

Venid, y trayendo 

decytaras rtidas, 

de rudos píalterios 

las voces con fu fas, 

refpondan los vientos, 

quando la fa ludan: 

Dentro voces. 

Vozes. Al monte , al \^ic^ al Uano 
á U eípcúiu. 

Fromet. 



De Dé FtJro CdiUroñ dt la Marca. 

friwí. Cid , qne difonantes cciM lUno^ álaerpefíira» 

los omcabos articulan 



187 
Va/e. 



de iodo el Caucaío. 
Bfimit. OygamoSy 
foríi mas claro fe efcucha. 
Ssie Tímaaiif viejo. 
Tu*. Huídy paftores, que una íicrai 
qoe bornblemcnte lanuda, 
flo ay fembrado que no tale^ 
aoado que 00 deftruya, • 
del bruto íeno en que yace 
de aquella cueva profunda, 
qat tal vez al Cielo empaña» 
y tal vez al viento ahug^a, 
al aoote ha üilido» 
T(fJ$,. Todos 

&&amn pueftod en fóga» 
1>f9tr. Al monte, al talle. 
Taér. Qah alfombro! 
Di». Al llano , al bofque. 
TmSv. Qvii atoguaia! 
^^. Salirla al paflTo me toca, 
cpe es bien mi valor prcfuma^ 
por mas veneno que exhale, 
por flias ponzoña que efcupa, 
QQcen loor de Minerva tuvo» 
¿aificada fú furia, 
la primer viétíma Aia 
la primer Eftatua ftiyá. Va/e. 
^Áv. Primero , tomando yo 
ni arco» y cerrando la gruta, 
bbtb por donde atajarla, 
deünintitadó i quien tbiirmura 
que Te embotan Itís aceros 
en el corte de las pluitaas. Va/e. 
Tim Por (» es Verdad ^ae á las ñci^s 
las muficas las conjuran, 
vertid ttpif iehdd todos 
dauíttlas, y vooés juntas* 
r§^./ Míífii ^mMie * al T^Ht^ji al 



Uy. No vas tu, Mcrlin? 

Me^U No , Libia. 

Uhia. Por que? 

A/^r/p Porque no me gufta» 
por ir a ver fu fiereza, 
dexar de ver tu hermofura. 

Uib\a. Si cíTo es fer gallina, no 
fundes en eflb diiculp^. 

Merl. Como gallina? ii es Tolo 
porque tu vivas Tegurá, 
el quedarme yo, pues quando 
eflía horrible fiera ruda 
vinieíTe ázia donde eftás> 
vieras en defenfa tuya 
lo que hacia. Dentro voces. 

ünof, Al monte, al llano. (pías, 

Lih. Pues tiempo es de que lo cum-. 
que ázia aqui viene. 
/. Quí^ dices? 

Li^. Que veamos qub procuras 
en mi detenía hacer. Mr/. Ponte 
delante tu, verás una 
heroy'ca^ y gloriofa acción. 

L/¿. Delante? A//t/. Si. 

Lit. A quér MerUMo dudas.^ 
á que dando antes contigo^ 
cebe en ti prefas, y uñasi 
y pueda afufallas yo, 
mientras ella a ti te engulla. Fit/^. 

L/¿. Aprovechada fineza, 
pero atengome a la Tuya, 
pues por otra parte buelve> 
acofada de la bulla, 
fiündo Prometeo el que mas 
eh ib alcance fé apréfurái 
pues él folo dice^ qitando 
todos los demás divulgan; 
Ella , y todosi 

Todos. Al monte , al IJano. -K^* 

Aa % Salé 



iS8 LaBfistua 

Sale Minerva veftida defiera i y tras 

ella Vromeieo. 

Heñiré Vrom. Por mas, 
ó fícro veftiglo , que huyas 
defta barbara montaña 
al mas pavorofo centro, 
fabrán alcanzarte dentro 
de fu intrincada maraña 
mis ardientes flechas. ili/ii.^4if/.No 
las difpares. 

Trom. Biando acento, 
que á mi me paras, y al vientos 
quien te ha pronunciado? 

Canta Minerva. Yo. 

De/nudafe las píeles , y queda con el 

mifmo veftido ^y demás Jeñas^ 

queje zib la Efiatua. 

'Pron^Q^icví eresi ó tu beldad 
de tan no efperado afliieto, 
que lo que á un Monftruo pregun- 
me refpondc una Deidad? (to. 
Pues para que tu lo íeas, 
fobre íer la que admire 
en fombras , la que copi¿ 
en fantafticas ideasj 
y la que trueca el feroz 
afpe^lo en aípedo amable, 
nada lo hace mas probable, 
que lo dulce de tu voz. 
Pues los horrores que das 
quitas con las íuavidadesj 
íiendo z{Á, que las Deidades 
no bablancomo los demás: 
fonando (iempre armonía 
quando pronuncia tu acentos 
y en fín^Deidad, rombra,6 viento, 
ilufion^ófantaíia, 
que aparentemente vi, 
Guc realmente retraté, 
U ti) culto procuré; 



He Protntteo^ 

que es lo que quieres de mi? 

Canta recitativa Minerva^ 

Minerva. Yo foy > ó Prometeo, 

Minerva , que a tu vida 

no Iblo agradecida 

por tu eftudioio empleo, 

mas por la ara , en que arde ta 
deíeo. 

£n aquel proprio trage 

que tu idea me copia, 

porque de íer yo propia 

qualquier duda le ataje, 

quiío mi anu>r, que en buícatuyi 
baxe. 

Y por no dilatat te 

las gracias que te debo^ : 

á revpftir me atrevo 

tal disfáZy que te aparte^ . . 

de todos y donde á íólas pueda 
hablarte. 

Trayendote á Qfta esferan.* 

que ia luz no la dora, 

que el pajaro la ignora» 

el bruto la venera, 

negada al Sol, al ave, ya la fiera. 

Mira, pue^, que don quier:es 

que mi agradecimiento 

rinda a tu penfamiento, 
. pcrfuadido a que eres 

dueño de. quanto imaginar pibi 
, dieres» . 

No en el avaro anhelo 

del centro de la tierra, 

pero en quanto en si encierra 
. debaxo de fu velo 
. . toda cfla azul RwubUca de el 

Cielo. 
from, Al verte, y oírte, locho 

con fegundo devaneos 

ti dydp qiivulo te yeo^ 



Tero yá que tu favor, 
dfebcelalco deitierrat 
7 no puedes en la tierra 
darme theforo mayor, 

que el que yá me diftCj pues 

me difte fabiduria^ 

afpire U ambición mia 

al foberano ínteres 

del Cielo. 

C^nta Minerva. 

hfitiro.Qué quieres de.d? 

írm,Si yo. Minerva, fupiera 
lo me contiene la esfera 
dciaeftrelladodoíel, 
na don te pidiera igual 
^ fodcr que en ti le mide, 
que d que acobardado pide, 
aictivaro al liberal. 
Mas (i bien no se> aunque sb 
bien fus imágenes bellas, 
lo que puedes darme deilasj 
como pedirte podré 
lo qoe yo no llegué a oír, 



2)e D. "Btét^ Cáld&an de la 3á¥cai 189 

ido te efcuchoí que ay allá particular? 



y eníeñaréte yo a dar, 

pues me enfeñas á pedir. 
Canta Minerva recitativo. 
Minerv. Son tan raras , tan bellas 

fus altas maravillas, 

que no es baftante olUas, 

Prometeo fin vellas, 

para faber lo que fe ineluye c4 
ellas. 

Mas fi tu te atrevieras 

á penetrar oflado 

conmigo fu dorado 

Alcázar, en él vieras 

lo que intentas traer de fu^ 
esferas. 
frcm. Si me atreviera , «dices? 

qué avrá á que no fe atreva 

quien configo te lleva? ^ 
Minerv. Pues no te atemorizes^ 

y arrancando á éfte tronco fas 
raizes, 

dcxa la tierra dura, 

por efcalar el viento* 



Prem. En san gloriofq intento, 

tu Deidad los temores aflegura« 
tnelan fobre un tronco los dos^ y dicen todos. 
Dent. Al monte, al valle, al líano,ala efpefunu 
U^ir/. £/^/»i. No fatiguéis ^n vano 

el monte, la efpelura, el valle, el llano: 
Sale como ajfowbrado. 

Que el valle, el llano, la cfpefura, el monte 

en todo fu Orizonte, 

salado tronco á tronco, y peña á peña^ 

no pueden dar allá raftro, ni fefia, 

ni de la Fiera, ni de Prometeo, 

que ambiciofo de hacer fuyo el trofeo» 

á lo^ lexos le vi romper el leño 

tras ella al coto, que de horrores Ueno^ 

piÍ4do no te vió^ fegun efpanta 

(ifi 



1^0 jUí^jtwife JVv»Mff^; 

de brota bucUa^ni de humáis planta. 
Y pues no es bien íe diga» 
qne d fignio el ncígo, lin que yo á hl le figa^ 
arrojeíe á fu centro mt deftino^ 
que mocar on íu amparo determino; 
so tanto (ay de mU) por fer mi hermano^ 
imsanto por fec Amor del foberano 
jwmuLacro de aquella 
f' Beldad tati impotable , como bella^ 

a qu^eD dex¿ l)i viftioia ofrecidas 
. y afti> en fií DombtCi que ha de avet que mpíásí 
mi altÍTCZ ? Mas , ó Júpiter Divino» 
qu¿ eí^nfia pin Án lenda > ni <camino 
mi atrevimlenco pifa? 
i Donde aiiQ la luz del Sol no fe divifa» 

qjuanto mas Prometeo, 
- sú fiera : pues tan fulamente veo 
^ efcafo vifo la ftinefta boca 
4c ona entreabierta roca, 
por donde con pereaia 
l&elancolico el C^aUcafo boftcTa. 

Entra fór um puerta ^y fak fifr efra^ 
Sin duda, cfte a» w alver^ue, y aun fin duda 
voriz/horriblt, filípica, y Caftuda 
en el fe oci^lta^ ^ {Msfe á mi denuedo!) 
acuérdate , valor ^ áe que no ay níiedo» 
que te ¿(iorve á que enrres 
liaíbi donde le tncnentres 
con efpiritu ^Itivor 
bien i que i^l áflbittbto yerro, 
para librarle» fi le hálláre'vivo, 

t\X% V(inurle> (i le^ hallare muerto, 
obrego Panreon deftedefiertOi 
á pefar del terror tpt en ti fe encierra, ^ 
he de vcní: • * 
Oytft dentro de latliei^M Mnfica, caxat^ y dttrxnes. 
MufiCy Afmk> ttrttti, gUerifa, guerra. 
Cpimet. (^é defüíkdo éftruendó 

de mal ruidofd idioma, que no entiendo, 

mezcUé uofiétt^pi fu concabo veloces^ 

• -^ £0 w 



De D^Pitkú^Ciflékfw^dtíaBariSé 
IDBCM tcencos ) y fonoras voccsJ 
íi lo houtblc bofliido es de U tier»» 
ci>ya lera l2,dttke fonoro£i 
daafttta ^ifKie repite belicoía 
en lifion)» dei ayre: 
Müfic. Armav arma^ guerra. 

Sélc Palés CM veníala ^ y plumas^ y canta. 
Palés. Cuya; ha.de icr, fino de quien infpira 
al valor puefta en mufica la ira? 
£/7k Quien eres, bello prodigio, di¿tando ella ciencias, 

de un encontradas fcñas, 
qpe tu voz dice Deidad^ 
ynoDeidadlaatpereza. / 
de ttt Icmblameí Quií^n eeea^f 
(otra rcz á diiiar boelva, 
• yorras mil)' o tu^quc á.iiiTtienpo 
ceñada, y a&ble mueftias 
lay o de azesada nube, 
y/»nodc infaufta qjuiebra, 
qoe DO deza de fer oioilruo» 
quien es a&onftruo da belleza? • 
Cm. Palas. De Júpiter, y Latona, 
bermanas del Sol, Minerva, 



*Í^ 



y yo nacimos , gozando 
tan una la in&ncia nueftca, 
que el nuraero: no podia 
diftingairnosj de manera, 
que yá huvo quien dixo . 
^ue equivocas eran, 
o iV/nerva , ó Palas 
una cofa mefma. 
£n valor, y en hermofura, 
tn mageflad) y graniteza 
nacimos las dos conformes, 
crecimos las dos^opueftas. 
eo los diirididos genios 
de nueftras dos influencias» 

hlaodaellalojdigsv, 
dígalo ídnervia 

To» ciift m é» i ki fi> 



Y íiendo aísí, que de un parto 
viftcis las luzes primeras 
Prometeo , y cu , imitando 
. fiueítra fortuna , en la vueftra 
partimos los dos aúfumptos, 
travada la competencia, 
de qual mayor ludre^ 
mayor excelencia 
dá al uno en las armas, 
que ai otro en las ciencias* 
A efte efc¿lo, en tanto que 
te afeifta en altas emprefias^ 
te inclini: a la caza, bien 
como imagen de la guerras 
pero vien£> quan ingrato 
al influxD cfxc te alienta» 
á una inanimada 
fingida belleza 
viéíimas dediques, 
y altares ofrezcan. 
Aiayormenre, avicndo dicho . 
la íácrilcga íobervia 
de aquefle ignorante fabiOi 
que en obfequio de Minerva, 
todas las demás Deidades 
fe ofendan, ó no & ofeodaii, 
al fon de oMs 



■«i • 



cazas, y trompetas, 
qpe tu animo. mí^irto, 
lu eípÁiitaiOnffici¿an.i 



-■ * 



ii 



8?»- 



Quife abatirte á éfte abylmo» que íe explique fiívorable» 



en tanto que al Cielo eleva 
ella a íu alumno , oponiendo 
á fu lifonja mi ofenfa; 
no tanto airada, porque él 
culto á íu Deidad prevengas 
quanto porque cu 
tan villano feas; 
que la propria olvideS) 
y aplaudas la agena. 
Minerva , primera Eftatuat 
primero Templo, primera 
vidima, primera pyra, 
íiendo quien mas ia engrandeza 
el Héroe que eligió Palas? 
y que Palas lo confíenla? 
no folo es defayre, 
no folo es baxeza^ 
pero es furia , es rabia» 
es ira 9 es violencia. 
Y afsi > di();>onte a que tu 
has de fer quien defvanezca 
coda fu pompa , efparciendo 
al ayre , en polvos deshecha 
la Eftatua; 6 prevente á qua 
por enemiga me tengas 
bolviendo a mezclar 
Deidad » y ñercza, 
extremos que digan 
en voces divei:fas: 

Itod.y Mu/ic. Contra Prometeo 
arma, arma, guerra. Vafi. 

^Epim. Oye, efpcra : Ko es po&ibk 
« feguirla , porque me cierraa 
el paflb troncos, y ramas: 
Quién avrá vifto tan ciega 
confiííion 9 como balear 
á un hermano, yá ana fieras 
y en ves de fiera, y hermano^ * 
/jaUarDciásA tan violcDC9>. : 



para declararfe adverfa? 
Que rompa la Eftatua, dixo^ 
efparcida en tan pequeñas 
parres, que lá lleve el ayre 
en fus rafiígas embnelta. 
Cómo, Cielos, (i al mirar 
tan hermofa, tan perfe¿bi 
efigie , con el dolor 
de que alma , y vida no tenga^ 
la ofireci mi alma , y mi vida» 
por (i viviefle con ella, 
podré obedecer á Palas? 
rues^^^n igual competencia, 
fi la obedezco , peligrad 
osa \ y otra eiUa obedieoday 
y en la amenaza , fi no 
la obedezco ) de manera, 
que expueflx) á un fagrado* ceSo 
ó á una dominante Eftcella, 
obedecerte es el rnifuio 
riefgo , que no obedecerla. 
O no huviera un medio, que» - 
partida la diferencia» 
complacer fupíera a Palas» 
fin ofender á Minerva? 
Mas qué dudo? que si avri 
fi no me miente la idea 
de una imaginada induftria; 
yo he de fingir:;: 

DintXimant. Azia aquella 
parte efta. Dentro todos. 

Todos. Licuemos todos. 

Bpim. Quede la induftria fiíípenfii 
ha (la .otra ocafion. 
Salen Timantes , Litíé^Jf htirlin. 

Toios. Los brazos 
nos da. Lfí. MontaSas, y felvas,; 
halla hallarte, hemos corrido. 

Tim. Donde has cftaéo^iXMCttenta^ 



fi al Monftnio, ó á Prometeo r<inro> forzofo es que fepa 



has vifto. Eptm. Mi duda es efla, 
que ni á Proineteo,ni alMooftruo, 
con licuar hafta lu cueva, 
y examinarlay no vi, 
ni se daros mas refpuefta 
de que íalsais deíle íitio: 
huid, huid fu maleza, 
que a y mas prodigios en él, 
que penfais. Vafe. 

MifliK. Bien aconfeja* 
quien aconfeja que huyamos. 

U. Aunque ¿1 no te lodixera, 
fopíens hacerlo tu. 

MtrL Ai veras, ó Libia bella, 
lo que me debes; pues íiendo 
til mi vida, fue fineza 
guardar tu vida en la mia. 

7^. Ales ya inútil diligencia 
csbu&ar á Prometeo, 
pocfto que la noche cierra; 
famos de aqui. Merl. También es 
buen coníejo, íi te acuerdas 
deque mi amo dixo, que ay 
proiizos por aqui cerca. 
IÍ9. Harto defcon lucio es 
d irnos , fin que parezca 
Ptometeo. 

T^d§s. Qufc avrá fido 
áilíMirl. Bien prefto, fi dixera 
yo lo que pieníb, feria 
b\}tx\o.roi¡. Pues di, que pienfas? 
UerL Que fin duda combidados 

en otra, parte la fiera 

tenia, y para fií banquete, 

bolo con h\. Lit, De que, befiia, 

lo infieres^ 
Meri. De que fin duda 

íeria gran plato en fu mefas 

porque el que audo íabu 



mas, ó cocido, ó aliado. 

T/w- Luego vi, que feria necia 
firialdad tuya: de aqui vamos, 
oue ya el Sol en la eminencia 
Qc aquella elevada cuinbrc, 
en qiie el rumbo de Ais ruedas 
fiíele rozarfe fegun 
fobre las nubes defcuella 
fiís altas cimas, trafmonta 
fíi carroza. Uh. O quien fiípiers 
lo que al vcrfc defcender 
del cénit de fií grandeza, 
dirá al defpeñarfe al marf 

MerL Que dihcultad es efia? 
pues con laber, que es cochero 
labras, que vorn, y reniega, 
y que dá al diablo á lu amo, 
porque nunca el coche prefta. 

Lih. Qué en tu vida digas coüi, 
que una necedad no fea! 

Mer/. Mayor necedad no es 
querer tu dcfde la tierra 
oir fi dirá , ó no dirá 
Apolo, quando fe acuella, f^a/e^ 

Apolo in lo alto canta , y al otro lado 
ifiin Minerva ^y Prometeo. 

AfoL cant. No temas no defcender, 

bellifsimo roficldr, 

que fi en todo es de fcntír, 

que nazca para morir, 

tu muercji para nacer. 
Cant. Min. Yá que fobre el pedeítal 

de tupida nube denfa, 

del tianíparcnte zafir 

las diafaiías vidrieras 

has penetrado, obfervando 

quQnro fe contiene en ellas, 

mira que don quieres 

que yo te conceda} 

ib Yá 



194 

ya que mi palabra 

cumplírtela es fuerza. 

Pront.Dc quanto he vifto,y de quanto 
be notado en fus esferas^ 
nada me (ulpcndey nada 
me admira^ pafma, y eleva> 
tZTitú^ como el cfpleudoc 
mirado dcfde tan cerca> 
de elle corazón del Cielo, 
de eÜc aliento de la tierra, 
que arbitro del dia, y la noche. 
Monarca de los Planetas, 
Rey de los Aftros, y Signos, 
de Luzeros, y de Eftrellas,' 
vida de frutos , y flores, 
y alma de montes» y íelvas. 
Si yo pudiclle ikvac 
un rayo fu yo , que fuera 
fu a¿tivldad , aplicada 
á combuüible materia, 
encendida lumbre , que 
deiminticndo las tinieblas 
de la noche , en breve llama, 
luplieflc del Sol la auíencia, 
fuera don bien como tuyo, 
pues moral mente fe viera»- 
que quien da luz á las gentes, 

. es quien dá a las gente!> ciencia. 

A/.y/.ráf.Muchopides^maspor mucho 
que pidcsjCn mas me empcfta 
la palabra que te di; 
y pues que ya el Sol fe acerca 
embozado en pardas nubes, 
que fe trafponga le dcxa, 
para que al palla r» 
fin fcr vifto , puedas, 
hurtándole un rayo, 
llevarle a la tierra. 

Pfonj. La ariDQtiia de les Oübes, 
á cuy o compás, lu cierna 



La Bfiatua de prorntUo. 



dulce vez va divirtiendó 
la continuada tarea, 
que de la ectyptica paíTa 
atraveflando la lenda 
al Z'jdiaco , á quien fíguen 
de fus imágenes bellas. 
Las claufulas arrebatan 
mis fentidof, de manera, 
que no se íi he de tener 
acción y que no fe fufpenda. 
M'werv. Pues yo te apadrino 
en tan aira empreña, 
atiende á fu voz, 
no a fu luz atiendas* 
VÁ atrávejfando Apolo el teatro en fu 

carro , y cantSm 
jípol. No temas no deícender::: 
Mufic\ No temas no defcender::; 
jipo/. Beiiifsimo ro(icl6r::: 
M/f/ic, BeHiísimo roíicleru; .. 
jipo/. Que (1 en todo es de fentir::: 
A//#/ír. Que íi en todo es de fentir::: 
jipo/. Que nazca para morir::: 
Mu/ic. Que nazca para morir::: 
jipo/. Tq mueres para nacer::: 
A//(/ír. Til mueres para nacer. 
Ap( /.No temáis ver j que la Aurora 
delante de ti fallece, 
pues en los rumbos que dora, 
íi á qnalquíer hora anochece, 
amanece a qualqutcr hora. 
Y pues r.unca anochecer 
puede , fin amanecer, 
quien podrá contradecir, 
que nace para morir, 
.y muere para nacer? 
Ño temas, no, pues adquiere 
nueva luz ka luz que yacei 
y lantoá todas prefiere, 
que muere de la que nace» 



De D.. Pedro Calderón de la Barca. j j^y 

y luce de la que muere: Efim. Calla^ y íigueme, Merlin, 



y aísi , no temas caer 
dcTde el Zenit al Nadir» 
pocs es tan otro ti) s^r: 
Áí^jSc./ cí. Que nace para morir, 

7 muere para nacer. 
áimfarejar con los dos, quita Prornt'- 

t€c mna hacha del carro, 
húm. Perdone Apolo e(ia ofcnfa; 
y tú, gran Minerva, pienfa 
que á confagrarte voy tiei 
cCke uyo , huya con el, 
pues quedas tu en mi d^fenfai 
y podrás agradecer, 
ü ikga en tu culto á arder, 
que por H puedaa decir::; 
£i,lf nayíc. Qtie nace para morir, 
y macte para nacer. 

Refheñ todos^y mufica^ 
Tüdót. No remas no deícender, 
9a¿ fi en todo es de fentir, 
qae nazca para morir, 
tü mueres para nacer. - 
Gur ijtg refeiirípn ^ huela Prometeo 
ttf !a luz , de/parece el carro con 
Apoto^ f fe da fin a la primera 
Jornadup 

SECUNDA JORNADA. 

14/(9 Epmeteo , / Merlln , como 4 

^bfcuras. 

p-m^ Azia efta paite ha de ícr, 
ú el deíeo no me engaña 
la eftancia de Prometeo. 

ferLhl has dicho que en íu comarca Epim. Pretendo, ateneo á lu buena 

ay-prolixos, como á ella ley::: M^yl. Lo primero es ahna. 

vienes? y masquando baxa Epim. Fiar de ti un noble fccrcio::: 

la noche, fus verdes troncos MerL Mejor fuera que fi.iras 

yiüiend^ d^.i.umbcas pard4$¿ de mi un villano vcdiúo. 

Cb 2 Epi^* 



ya que hice confíanza 
de ti mas, que de otro alguna. 
Mer/. El favor te perdonác?, ^ ^ 
porque feguirte, y callar, 
fon dos cofas muy cpntraria^r 
y ya, feñor, que el leguirte 
en mis pies efté, repara 
que el callar no eftá en mi JHiCa; 
y afsi, la duda fe parta. 
y pues re figo , y no enojo, . , 
no es judo quitar^ie el bs^bla; 
fcpa á que ctcSto bufcando 
vas de Prometeo la cftancia. 
jEip '.Q^ie fea fuerza que el mas cuerdo 
de algún criado ie valga, 
el did que por si.folo 
á fus motivos no baila! 
mayormente el dia que es 
fuerza también, que á dir vayan 
a fu cafa l\is motivos^ 
donde del ladrón de cafa 
el teforo de un leer, to, 
6 nunca) ó larde le guarda! 
Y pues por ambas razones 
delle he de valer me, haga 
confianza dcfdc luego, 
quizá podrá fer que aya 
tal vez villano^ en quien tenga 
mérito la confi-inza. 
Yo, Meriiu, viendo que eres 
hombre honrado::: 
Aíerl. Si, á Dios gracias, 
Epim.Y que ha tanto que mc firvcs:: 
MerLComo ha que tü no me pjgas. 



/ ^ 



1^6 Ld ÉfiatnA de 

Epim^ Oye, y fabrás con quécaufa: 
enere los raros acá ios, 
que en efte monte me pallan^ 
en byfca oy de Prometeos 
el mayor fue, que llegara 
á lá boca de una cueva, 
en Cuyas duras entrañas, 
con dulces , y horribles voces, 
Deidad fuperior me manda, 
que la Eftatua de Minerva, 
en vez del Templo, Altar, y Ara, 
y vi¿tima que ofrecí, 
la rompd) quiebre, y deshaga. 

'Merl. Mandóte mas? 

Jífim. Efto es poco? 

Merl. Y rarí poco, que no es nada: 
que pueño que Prometeo 
de todo el contorno ñilta, 
y la Eftatua fe eftá alli; 
qué enfecultad avrá en darla» 
pues ei mandato no es barro, 
y es barro lo defta Eftatua, 
con un canto en el copete, 
con otro canto en la cara, 
con otro canto en los pechos, 
y con otro en las efpaldas? 
y cátala aqui deshecha. 

Efif^* No lo digas, calla, calla, 
que ultrajes de tal prodigio, 
aun folo dichos agravjan. 

'Merl. Pues no vas á deshacerla? 

JB//>. No, Merlin, fino á robarla, 
que efto es lo mas que de ti 
ño\ pues para llevarla 
á efconder entre los dos, 
te traygo. Merl. Cómo, fi manda 
fuperior Deidad, la rompas? 

Epint. Como no es pofsible que aya 
obediencia a un cruel precepto, 
en que me van vida, y alma^ 



Promttte. 

pues defde el inftante que 
vi maravilla tan rara, 
idolatre fu hermofura. 

Merl. Eífo , fcñor, no me efpanta^ 
como elfas Eftatuas ay 
por ai^ que fe idolatran. 

Epim. Cómo, fí efta es la primera 
que ha vifto el mundo? 

MerL Te engañas, 
que yo he vifto muchas* 

Epm. Dynde? 

Merl. En bobas de buena cara; 
y éflo aparte, porque creo, 
que ya eftá dicho; qué trazas? 

Efim. Llevarla donde efcondida, 
no fabiendo de ella, no aya 
quien Templo la dé, ni culto, 
con que fatisfago a Palas, 
que ftie la Deidad que dixe^ 
y iin llegar á ultrajarla, 
la rcfcatoparami, 
contento con adorarla, 
teniéndola en mi poder. 

Merl. Con que tendrás una DamX 
para la comodidad, 
de notables circunftancias, 
pues no te pedirá el coche, 
ni la joya , ni la gala, 
ni el cayrel, ni el perendengue, 
el relámpago, la enagua, 
ungarina; y quanto al plato, 
no hará cofta en las viandas, 
pues dellas te pagará 
el efcote en la gargantas 
y en fin, no te dará zelos, 
pues fiempre metida en caía,* 
no dirá efta calle es mia: 
Mas íóbre efto, no reparas 
que Palas fe ofenda; y viendo 
el que para ti la guardas 

aira- 



De D. Pcdr$ Cálderaif ie Ja SáfCMí 1 97 

airada fe buelva en Merl. Y como que la veo > y veo::: 



Dios Palos la Diofa Palas? 

Efim. No lo (abrá) que la noche 
íieoipre en íus íombras ampara . 
hurtos de amor. A^^/ £(fo esdár 
ignorancia en foberanas 
Deidades. 

i?//w. £íla objeccion 
pondrá alguno, pero es vana^ 
que Deidad que tiene embidia, 
por que no tendrá ignorancia} 
Y pues por aqui es la gruta 
de ?cotneteo, á la eicala 
irbDQla luz de la Luna 
Ja bofquemos, que el hallarla 
yi 7¿sqaanto impoctaiia, 
intes qae amanezca el Alva. 

^^e.Queá obícuras encuentre el hom 
zIgunsL lima en que cayga, (bre 
Vaya; mas que encuentre ñma 
en que galantear, no vaya. 

Ifim. No me repliques. 

MerL Qué hiciera 
Minerva » pefe a fu alma» 
en alumbrarnos > fupuefto 
que el ir a bufcar fu Eftatua^ 
es hacerla el aga fajo 
de no deshacerla. Epim. Aguarda, 
qae apenas lo has dicho, quando 
un nuevo efplendor jurara 
que me avia dado luz. 

Mgr/, Yo taaibien. Ep. Whs en la alta 
cumbre del Cancalb un bello 
nuevo efplendor , cuya llama^ 
ni es relámpago que brilla, 
ni es exhalación que pafla, 
fino deíafida Eftrella 
del Firmamento , que baxa 
á elección del viento , que 
de íii Epici£|k( ig fimiica^ 



Epiw. Que? 

Merl. Que de la almena baxa. 

Epim. Dices bien, pues de la cumbre 
cae , alumbrando la falda. 

MerL Azia noí otros fe acerca. 

Epint. Sin duda , Minerva trata 
favorecer mis deícos, 
agradecida á mis anfias; 
porque tan no yiíla luz 
deflos montes , ¿n la opaca 
obícuridad de la noche, 
quién duda que fea embiada 
(pues percibimos que viene 
fm percibir quien la trayga) 
de alta Deidad^ 

Merlift. Clara cofa 
es , puedo que es cofa clara. 
SaU Prometeo con la hacb$$a% 

Epim. Hada averiguar que fea» 
retirare entre eftas ramas. 

Prem. Hurtado rayo del Sol, 
ven donde otro Sol te aguarda» 
que para fer Sol Minerva, 
fer fu retrato le bada. 
Va pajfando. 

Ep¡^í' Pues fin dillinguir qué biilto. 
es el que la mueve , paíTa 
por delante de nofotros: 
ligárnosla , Merlin , hafta 
que apuremos de una vez 
en que igual portento pára« 

Merl. Sea , íeñor , á lo lexos» 
porque me ciega el mirarla. 

^jíire ¡arruta doude Je vib la EfifiMa^ 
que ha de fer la mifma Minerva. 

Prom. Bella imagen de Minerva:;: 

Eptm. Ves que la gruta fe abra, 
y á la Eftatua en ella? MerLY cómo 

que lo veo. 

Epiw. 



19S Lé^BJlatuM 

Epim. Atiende, y calla^ 

haQ:«i apurarlo mas. 
Pénele el hacha tM la mMo derecha. 

Tremet. Eftc 
rayo del Sol te confagra, 
quien como el rayo en tu manoi 
puíiesa el Sol a tus plantas; 
aora > porque las gentes 
de todas cftas campañas 
crezcan la adoración tuya, 
creyendo que de ti nazca 
al mundo cftc beneficio, 
desque familiar íe haga 
al hombre la a^ividad 
á^\ fuego, y con mas inílancia 
le labren el Templo, que oy 
te han ofrecidO) que vaya 
fera bien a convocar 
» todos, para que añadan, 
con ícganda admiración, 
facriñcios á tus aras. Vafe^ 

^Mefl. La luz dexando en fu mano, 
d'bttito deila fe aparta. 

Epim. Pues p;ara que yo lo vea, 
y lleve donde ocultarla 
de Palas pueda , la luz 
paro en lu mano; que tardas? 
llega conmigo, que ella, 
dando el feñexo en (u cara, 
le dexá ver, como quien 
dice : pues me ves, qué aguardas, 
para que en falvo tne pongas? 
y a(si> entre los dos á cafa 
la 1 levamos. M¿rL De eflía parte 
ta,1eñor, con ella carga, 
•y yo déftotra. Afinerv, Teneos, 
no ricrilcgos , con vana 
prefiíncion tocarme olícis. • 

•M^^y'K Ay, qucle enoja la Eftatua! 

" ^'jfZ^^ ^^^^ 9^^ iuixolquicn Dk>rc$ 



nuevo efpiritu la inñama, 
nuevo aliento, y nueva vida? 
Dentro mufica. 

Afo/&.Quientriun&,para enfeñanza 
de que quien da ciencia, da 
voz al barro, y luz al alma. 

Bp^rn. Qué es efto, Merlin? 

MerL Efto es, 

que al comp&s que canta, canta 
i!>oña Eftatua un íeñora, 
como una perfona, anda, 
habla, vé, alienta,, y refpira. 

Bpm. El gran Júpiter me valga* ^ 

M^rL A mi el gran Baco, Deidad' 
mas devota, pues llana 
cola, que él folo entre todas - 
Deidad de-bota es. 

A//WrrT^. Quécftancia 
tan pavorofa, tan trifte, 
tan trémula, obícura, y vagal * 
fi no üiera por el aftro 
qqe me influye; mas quien anda 
alli? quien va? quien es? Metí. Iif q 
fe llegue acá. 

Mi^erv, Que OS efpanta? 
qué os turbad qué os retira?^ 
qué os íufpende? Epim^A mi nada. 

Meri. A mi todo. Epim. Que (i sé 
que ce di mi vida, y alma 
ea el puruo aue te vi, . 
qué mucho, u en dicha tanta 
veo yo, que vives con ella, 
que veas tu que á mi me falta? 

M^nm Yo. tu alma? yo tu vida? 
donde, (:oiiio, ó quando hallarla 
pude?>(ino c$ ya que eftén 
dentro defta viva llama 
que me anima; y fi fon tuyas» 
llega tú^iiega á cobrarlas. 

fjp/. No j^-^oorques ¿^oo la acerques^ 

í»par- 



De D. Pedro Calderón de Is Barea. 



aparta fu ardor, aparta, 

que mas,qiie aiuiubra,clcslumbrai 

y tanto pavor me cauHi, 

que arrojándome de sí, 

me tuerza á que á buícar vaya 

Sa/e Je ¡agrain como aimiradé. 
quien me dcfcifre el enigma 
de una eícultura animada, 
y un inanimado fuego, 
que con calidad conttaiia^ 
abraía como que hiela, 
y hiela como que abrafa. 
Mtrl. Bien dices, llamemos gent«« 
E^/m.Paftores deftas montañas, 
Z>¿^/./V^0r.Paftores deltas montañas» 
Merl. £1 eco te favorece, 

pues repite tus palabras. Vafe. 
£^/i97. Venid, que ay nuevo prodigio, 
Pr0w.WtT\iáy queay nuevo prodigio» 
Epim.Qnc admirar en nueftrá patria, 
Pr^isv.Que admirar en nueftra patria» 
Epim. Sacudid el blando fueiio» 
Prom. Sacudid el blando lucño, 
£^/i97.Dexad,dexad las cabañas.f^^/?. 
PrM7. Dexad,dexjd las cabanas, (^ra? 
TodJet. Quieá efta hora nos delpier* 
Mu/. Quien triunfa, para enícñanza 
de quien dá ciencias, da 
voz al barro» y luz al alma. 
Sale Afm. Mufícas el ayre inquietan, 
la tierra, el fue^o, y el aeua$ ' 
quien loy yo,Diofes,que he puefto 
el Orbe en confuíion tanraif • 
ZéU Prom. Yi que á mi voz, y á U voz 
del eco que laacompaña» 
Aefpicrta la gente queda» 
y es ñierza-que aqm la trayga 
el nuevo imán del rcflexos 
adelánteme a efperarla» 
para que me halle eacUa^ 



r99 



quando llegue ; mas qué rara 
maravilla es ella, Cielosf 
fuera de la gruta no anda 
en agena manof vea 
quien fe ha atrevido á quitarla? 
que miro! facra Minervac! 

Min. Qiié oygo? yo Minerva facra? 

Pronl.E\^ que de mi amor re ofendes? 
en que de mi fé te agravias, 
porque el rayo que me difte 
para tu imagen le trayga? 

^/>r.Que rayoí que imagen, Diofes? 
que es efto que por mi paflaf 

Prom. Si en honor tuyo , en fu mano 
le pufe , á que efcáo baxas 
á quitarfcictú della? 
porque te enoja el que arda 
en culto tuyo? Min, Dos cofas 
bien nuevas, y bien eftrañas» 
ó til quien quiera que feas) 

hombre,ilulion,6fantafma) 
admiro al oirtc, y verte; 
una, que huyendo no vayas 
deslumhrado dcfte ardor; 
y otra , mirar que me tratas 
como íi me huvieras vifto (bas 
antes de acra. Pr^. O tras dos, y am- 
biencftrañdS, y bÍ4.*n nuevas; 
til al verte, y al oírte caulas; 
una, que (iendo tu mas 
favorecido, reparas 
en que te conozca; y otra» 
que vengas tan enojada, 
que te defmientas divina» 
para calligarme humana: 
que íe hizo la nrmonia? 
qu¿ fe hizo la conlonancia 
de tu voz? aun no merezco 
aquella dulzura blanda 
con que aic lubU^^%\ • 



20O La EJiatud 

M¡nen\ Quk dices? 
cjuándo yo , dimc , te hablaba^ 
i\ foo cftas las primeras 
razones , que articuladas 
fueron de mí , tranfcendiendo 
las rudezas de la infancia 
á los difcurfos de joven. 

From, No el enojo ^ 6 foberana 
Minerva > desluzga el don 
mas lucido » que es tyrana 
pena , que á tu ceño muera» 
fín íl\ber yo de que nazca: 
Din^e \ en que te defobliga 
el que en honor de la Eltatua 
que te labro ^aquefte hurtado 
rayo del Sol te coníagra? 
Y ya que para fu robo 
meguardaftelas efpaldas, 
en quién la puede emplear 
mejor , que en ti miímal 

^Mifferv. Aguarda, 
que no le que la razón 
de dudar en mi adelanta: 
mí Eftatua labrafte tu? 

Tromct. EflTo dudas? 

Mlnerv. Tü efta llama 
al Sol hurtalleí Prm.Eflb ignoras? 

'Min.Th la traxifteí Pr<?.Ello ellrañas> 

A///7- Y es don de Minerva ? Pro, Elfo 
admiras ? A/'U. De que te cl'pantas 
el que admire , eítrañe , dude, 
y ignore > la que ie halla 
• nn íabcr cómo , con vida 
tan recién nacida fabia! 

Pr#w,Pucs quien eres? A/i;r.No lo fe, 
que folo (e , que iluftrada 
defta Antorcha , por mi dixo, 
no fé ii el Euro , ó el Aura: ' 

£//^, Y muf.Quc quien da las ciencias, 

rozMlbanOf y \qj^ al aima. . . (^ck 



prom. Que quien da las ciencias, da 
voz al barro , y luz al alma? 
ah moralidad ,embuelra 
en fabulola enfenanza, 
que de cofas que me dices! 
pero ninguna mas clara, 
que alvérdiícurrir el monte, 
ver que de la gruta falta; 
y alsi , qué mucho que digan 
los vientos en voces altas- 
en baxas voces los ecos: 

Dent.Ep. Paftores deftas montañas, 
facudid el blando fueño, 
dexad,dexad lascabañas^ 
acudid ' acudid todos. 

Umof. Quién nos butca? 

Otrof. Quien nos llama? 

Sülen Efíinjéteo , / ?ajtntti 

Epim. Epimcteo , a mayor 
portento de nueftra patriar 
que al que os llamó Prometeo; 
pues íí él os convocó a cauía 
de ver a fu Eilatua muerta, 
yo de ver viva íu Eftatua. 

Prom. Quanto dudamos los dos, 
ha dicho en una palabra. 
Sale MerUn. 

Merl. Llegad todos , que ia tu)chc, 
fegun es de Cortefana, 
Doña Eftatua ^ mi fenora, 
no os impedirá el mirarla. 

779f. Puet quién fu fombra ilumina? 

Lih. Quién fu obfcuridad aclara? 

y^v^/'Quién nace antes que el Aurora? 

O/.Qpiét) madruga antes que el Alva? 

A/«r/(r. Qpien dando ia& ciencias, dá 
vo« ai barro ^ y hu al alnia. 

Efim^ Prometeo? 

Prom. Epimeteo, 
«dóqc^i^ib iOC% cdk^iNls? 



De Df Ptdrú Calderón de U Barcd. 



lot 



Eptm. Páfa tanta conñifion 
eíla es noticia may iarga> 
ckfpucs lo fabrás. 

Todos. Bien dice, 
que aora no ay (>ara nada 
atención » que no fea aflbmbro. 

i^/.Pues que os íufpendeíqu^ ospaf- 
q el rayo del Sol me anime^ (ma^ 
á fíjer de flores > y plantas? 
nay#rmente » quando ois» 
que a merced de íoberana 
Deidad ^ Minerva le embia^ 
y que Ptometeo le t rayga. 

f^om. Pues ya que en efte ufurpado 
nfgo dé luciente Alcázar^ 
en ríes edades del fuego, 
pallando de luz ábrala, 
y defüe brafa a ceniza, ^' 
fa a£ti 9 ídad aplicada 
á la diípuefta materia, 
Kocis quien fupla la ¿ka 
del Sol , para los comercios^ 
déla noche, en dignas gracias 
de fu domeftica lumbre, 
repetid en voces varias; 
Todos y jf Mufica. 

MfAQue quien da lasciendas , da::: 

Deir.Gaerra,gtterra,al arma^alarma. 

TiiJQu¿ nuevo efcandalo , Cielos, 
es d que los vientos rafga^ 

£¡pMr. Eftef , en baldón de Minecva, 
es el enojo de Palas 
contra mL 

Tod0$. Y aun contra todos« 

hím. No temáis fus amenazas, 
pues quando diga el terroc 
de fus^ trompas » y fus caxis: 

9f«. Arma^arma, guerra.A/Z.Minerva 
dira en otras confonancias: 

Iduf. Que quien da ias^qienci^s ^^da 
JWir. Vllh 



voz al bsrro , y luz al alma. 

A/;>. Si ya no es que al ver mezclar 
horrores , y voces blandas, 
gercglifíco^cs , que diga, 
que paciñca cfta llama, 
feráalhago, ferá alivio, 
ferá gozo , ferá gracia, 
y colérica ferá 

incendio , ira , eftrago , y rabia; 
y afsi , temed , y adorad 
al fuego , quando le efparza, 
ó afable , ó fañuda ,a toda 
la naturaleza hnmanaj 
la Eílacua de Prometeo, Vúfi. 

I. Oye. 2.£fpera. 

3. Efcucha. 4. Aguarda. 

lEjftm. Por veloz que corra , yo::: 

Vrom. Fuerza es ir tras mi efperanza» 

T\m. Y yo tras mi admiración. 

MctL Yo tras faber que me manda 
Doña Eftatua mi íeñora. 

£i¿. Hafta ver adonde para, 
feguidla todos y y fea 
en hacimiento de gracias, 
dando á fu nueva Deidad, 
con dones , bayles , y danzas^ 
la bienvenida, 

T\m. Bien dices, 
aunque en parte me acobarda 
el oír á un tiempo a una 
de dos Deidades contraria,s: 
El y y Mu fie a. 

Muf. Que quien dá las ciencias , ái 
voz al barro , y luz al alma. 

Tim. Y a otras;: Caxas , / tod$s^ 

Tod. Arma , arm^ , guerxa , guerra^ 

Tim. Con que rezelo que nazca 
la Eftatua de Prometeo 
jpara eUrandalo del Aíia. 

W. En canto que dora d ruido 

Ce me* 



zoi La Eftatuádt Protnetto. 

mejor es decir con ambas, Difc. Influyó en la bruta forma 



que quien da las ciencias » di . 
Caxa , Clarín , y Mufica. 

M'^fic. Voz al barro , y luz al alma, 

Vanje , jjale la Difcerdia cantando re- 

€Ítativo. 

Dip. Arma , arma , guerra , guerra: 
Entre dulces voces blandas^ 
que militares eftruendos, 
concebidos de ios montes» 
y abortados de ios ecos 
tocan al arma fin mi? 
De quando acá pudo , Cielos» 
avcr guerra fin difcordia? 
Sale Palas cantando recitativo. 

Pal. Nunca , y aísi previniendo 
que avias de fer primera . 

. centella de mis incendios» 
dexo mi fagrado Solio» 
para íalirte al encuentro. • 

D¡/c. Pues que te obliga oy á canto 
bélico marcial aprelto? 

Palaf. Minerva ,.y yo;:: 

D/yr. Yá.losc, 
partifteis valor , y ingenio» 

Palas. Eliden Prometeo::: 

I>ifc4rd. Infpiró 
ciencias. Palas. Yo en Epimeteo 
alto efpiriru. Dtfc. De ambos 
sé el eftudio » y sé el esfuerzo. 

Palas. Prometeo á Tu Deydad::: 

Difc. Labró una Eftatua, á quigí loe- 
dando el uno el Simulacro» (go 
el otro la ofreció Templo. 

Palas. Agradecida Minerva::: 

Dije. Elevó fu alumno al Cielo. 

Palas.Y embazado en pardas nubes:: 

Di/c. Le ocultó , para que un bello 
rayo al Sol hurtafle. Palas. Eftc 

9lcal« del íaao fiicgo:¿; 



alma , ser , vida , y aliento. 
Palas. Avia á Epimeteo mandador.: 
Difrord. Romperla , y Epimeteo 
al verla vivir ^ no pudo 
executar el precepto: 
Hafta aqui se dedos raros 
prodigios. Pal. Gracias al Cielcf^ 
que llegué á lo que no f abes» 
con que me oirás con filencio; 
Epimereo, no sé 
fi la.bufcó^ con intento 
de cumplir con mi obediencia^ 
ú de cumplir con mi afcáx>. 
Dcxemos aqui eíla duda» 
y vamos a que los Pueblos 
dedos rudos villanages». 
dedos barbaros defiertos» 
admirados de los dos 
tan nunca villos fuccflbs» 
como qiic en un leño » y barro 
viva el barro , y arda el leño: 
En loor de Minerva » no ay 
quien con dones » y fcftejos 
no la celebre ^ inventando 
baylcs , muficas , y juegos» 
aclamándola con nombre 
de Pandora , que en el Griego 
Idioma , aqui fignifíca 
la providencia del tiempo: 
Con qucdetáyrada yo 
de que aya Prometeo 
conleguido a fu auxiliar 
Deydad tan coman obQpquio¿ 
por derramar fus folares» 
al arma.le toqué , pero 
como la guerra no confta 
de folo los inftrumentos» 
mientras no ay en los huaounof 
ilclavepencia » fupuefio 



2)f 2). Pedro Calderón de U Barca. 
qde el ruido en trompas, y caxas ultima fedicion niia) 

no c$ mas que alhaja del viento^ 
viendo quanto necefsito 
de corazones opucilos, 
valerme de ti » Difcordia, 
para mi venganza intento: 
y aísi 9 pues tu fediciofa 
Deidad eres , fíembra en ellos 
ojerizas ^ diíTeníiones^ 



20 



odios, y aborredmientos: 
Debate yo lo que tu 
me debieras á mí y viendo 
c^e dcftas cizañas nacen 
mis vidoriaSy pues poniendo 
ei foego Minerva , y yo 
la ángrc , verás auan prédo, 
no folo el Caucaio , el Orbe 
aeonaa á íangre , y fuego? 
ettopor mi::: Di/c. No profigas^ 
que fe deíHeña el refpeto 
de que fe valga el mandato 
de circunftancias de ruego. 
Introducida en untofco 
trage , mezclada con efibs 
villanos 9 y defmentido 
mi acento entre fus acentos, 
mi don la. ofrecetó en una 
urna, que contenj^ dentro 
los hados de la Difcordia. 
Cm que en abriéndola , es cierto 
c|ae rota la cárcel , falgan 
iflicftando el ayre , embuelto 
co venenofos vapores^ 
.auyoroiente contra cffos 
dos Rivales , como mas 
nobles Caudillos del Pueblo, 
q[ue le alteren , pues fu nueva 
Deidad , a uno aborreciendo 
y Eivoreciendo á otro, 
fiS 6mn cnt(et) los zclos^ 



tocando al arma , fi Hago 
por ti á turbar los mortales. 

Pai. Yo harfe que en cftc intermedio 
cuente fus rayos Apolo, 
y ecliando el hurtado menos, 
fu luz lo niegue eclipíado; 
porque aflahados a un tiempo^ 
digan al fon de mis trompas 
fus relámpagos » y truenos: 
Dentro Mujíca. 

Muf.hX feftejo , al fcflejo , Zagales^ 
¿agales , venid , venid al fcllejo» 

PaL Es efte fu aplaufo? Di fe, S\. 

Pal. Pues ya de él no me ofendo^' 
ii atiendo a quan poco dura 
la brevedad del concento; 
y mas quando vas , Difcordia, 
tüá turbarle, 

Bife. Afsi lo ofrezco. 

Pal. Pues al arma. D//?,Pues al arma. 

Pal. Que yo aguardo::: 

D//¡r. Que yo efpero::: 

Lot das. Verlos mañana llorando, 
por mas que oy canten , diciendo: 
Dentro M^fica. 

MuJte.AX feftejo, al icftejo, Zagales, 
Zagales , venid , venid al feftejo, 
que a la nueva Deidad de eftos 

montes 
ofrecen , en fee de fer hija de el 

fuego, 
la tierra con flores , el agua coa 

perlas, 
el ayre con plumas, con falvas 
el eco. 

Dentro la myfica , voces , y h^rumen-^ 

tos ^yf alen en tropa Zsgales^y Zagalas, 

cantando , y baylando ^con tos demis, 

fue dirán defpues lot verfos , y detras 
Cic 2 Pro^ 



204 Lá Efiatuade 

Trometeo , Efimetep , f Minerva. 
Lih. Pues te tocó á ti la fuerte 

de aver de hablar el primero^ 

llega. Merl. Devina Pandorga::: 
Vh. Pandora has de decir , necio. 
M^.Comoi L«/^. Pandora. 
Aí¡f'/. Eftkibien, 

aparta , y como lo enmiendo 

verás : Devina::: Lib. Pandorat 
MoL Pandorra. 
Lih. Bien lo haces , cierto. 
Mefl. Si otros han de equivocarfe, 

tan cftraña nombre oyendo, 

quizá e^ artimaña, que 

nie equivoque yo primero, 

para que del fonfoncte 

no tengan que trobar ellos,. 

y afsi I Devina Pandora. 

íi de tres la una la acierto^ 

fepa fu merced i que todo 

el Caucafo muy contento^ 

de eftártan favorecido, 

y tan fubido de precio 

con fu hermofura ^ y fu luz 

vive , y que á fus patas puefto 

la bendice en loor una, 

y mil veces ^ repitiendo: 
Muf. Al feftejo , al feílejo , Zagales, 

Zagales , venid , venid al feftcjo. 
Con efia repetición , fale la Dlfcordia, 

vi/liíia de villana , mezclada con 

los demás. 
Vifc. Que á la nueva Deidad (jicftos 
montes 

la ofrecen , en fee de fer hija del 
fuego, 

la tierra con flores , el agua con 
perlas, 

ti ay re con plumas , con falvas el 
eco* 



Proiñctto. 

Titn. Yá que aqui no a/ otra pyra 
en que te íacriñqucmos 
nueftros dones , lea efte rifco 
trono tuyo , y airar nueftro. 

Cam. Lib. Con ella guirnalda bella, 
para que en tu frente hermoía 
la menos brillante rofa 
fea mas fi:a{;rante eftrella, 
te íirve , cifírando en ella 

. fus matizados primores. 

Tod.jf Muf La tierra con flores^ 
la tierra con flores. 

Zaf^ala 2. En efte nácar , la orilla 
del Mar quaxando á la Aurora 
los Netos hilos que brilla, 
te ofrece una gargantilla, 
oue fea nueva maravilla, 
u llega en tu cuello á verjas. ^ 

Túfi^y. Mufic. El agua con perlas^ . 
el afrua con perlas. 

Zaj^aU 3, Si aplaudió tus ojos grardk 
alli el Aurora , aqui el Alva^ 
haciendo i tu vifta falva 
la muíica.de las aves* 
te fervirá en mas fuaves 
Auras que gozar prefumas: 

Tod.j^ Muf. El ayre con plumas, 
elayrecon plumas. 

Zofi^al. 4 Todo á tu hecmofa Deidjid 
:fe rinde , y fe facriñcas 
pues hafta el monte publica 
n>critos de tu beldad» 
del clarin la fuavidad 
hable , en quien refuena hueco: 

Tod.y Míéjií. Con falvas eco , con fal- 
vas el eco*. Cantando^ y baylaudú^ 

MuJ. Todos que te íirvan , les agrar 
decemos, 
la tierra con flores , el agua con 
pctUjs. 



De D. Pedro Cdldcrm de la Bates: 105 

d ay(Q con plumas > con falvas el tan elevado concepto^ 



eco. 

Oi/c. Yo también , quede la tierra 
conmidón he deícendidoi 
cfta urna te he traído, 
en que veras que ie encierra 
mas 9 que en eco , ayre , agua , y 
cierra. 

TüJ,^ Mu/.Dkn cSos ofrecí mientos, 
la tierra con flores ^^ei agua con 

perlas, 
el ayre con plumas > con felvas el 

ecm 
al feftcjo , al fi:ftejo , Zagales. , 

'Áf/M. Tened , íuíjpendcd , parad el 
/cAejoy 
que mas dilaciones no 
fufre mi agradecimiento. 
Dadme Ittg^r a que yo, 
reconocida al obíequio, 
y del obfequio quexofa» 
intente mezclar a un tiempo 
de la lifonja , y la ofenfa, 
laseracias, y el fentimiento: 
Quito Coy yo , para que hagáis 
Uncos íefiivos eftremos 
en mi alabanza.^ foy mas 
goe un advenedizo objeto, 
qiicá los golfos de la vida 
íoaio en vuefttos montes puerto? 
entre vofotros humilde / 

folo i hacer numero vengo, 
no eflempcion , y afsi;:: 

TSv. No mas, 
que codos reconocemos 
h felicidad que en ti 
nos participan los Cielos, 
pues de Minerva , y Apolo, 
dando ella al retrato el cuerpo, 

y aia bíí 8lma¿ üísí 



que y á que no Diofa , te hace 
Semidioia por lo menos. 

Epim. Dígalo yo ) pues aun antes 
de cobrar vida , y aliento, 
inanimada hermolura 
te adoré , y ofrecí Templo: 
y delpues quizá á peíar 
de algún loberano ceño, 
librarte intente de otro 
no menos coftofo rieígo, 
que el de no llegar a 1er 
vivo animado portento: 
£fto he dicho , porque fepas 
lo que me debes a efe£):o, 
íi lo que me debes (abes, 
de faber lo que te debo. 

Aíitt. Cómo tu tan retirado 
no me alegas., Prometeo» 
lo que a ti te debo.^ Prom*^ Como 
quien dá en roftro lo q ha hecha 
en fervicio de una dama, 
desluce el merecimiento. 

Epim. No es dar en roftro acordar. 

Prom. No , mas es hacer recuerdo. 

Epi^- £1 fíiencio en la ñneza, 
fineza es á parte $ pero 
ferio f para no fabida, 
de que ic fervirá el ferio? 

Prom. de complacerle en sí mífmo 
quien las hiciere , fupuefto 
que aunque la dama las calle, 
á ¿1 fe las dirá el filencio. 

Epim. Efla es modeftiü ^ue oy es 
en las malicias del tiempo 
virtud defapro\ echada. 

Prem. Fflbrra ;adancia ,al mefmo 
paíTó vicio interefado. 

Epif». Supuefto queafpira al premio 
gn efper^Q^ pingunt 

fií;- 



firvicra. 
Prom. Sirviera necio, 

pero que mas efperanza, 

el día que íervic merezco? . 
Ep¡m. Eílb es bueno para dicho» 
Prom.ESo es malo para hecho. 
Ep*im. Quien píenfe::: 
Prom. Quien imagine::: ^ 
A//^.No mas, q no es bien q a daelo 

paíTc de la voluntad 

la luz del entendimiento. 
Epim. Com<» yo no se argüir, 

fino lidiar. 
Minerv. Que fobervio! 
Prom. Yo , ni argüir ^ ni lidiar 

se , maf se fentir^ 
'Mimrv^ Qii¿ cuerdo! 

pues yo 9 porque mude aíTumptOf 

EalTandoda unoá otroeftremo 
i queftion , dexo la quexa, 
.y. ¿loque es lifoüja buelvo. 
Tan agradecida eítoy 
al no merecido obfequio, 
como antes, di xe, que enfé 
demoftrar lo que agradezco, 
he do repartir con todos 
los dones que incluye dentro 
de si efta dorada urna, 
que ferán precioíos , puefto 
que encierran quanto obllentaron 
ayre , agua , tierra , y ecos 
y afsi en el nombre de todos, 

f»ara irlos repartiendo, 
a abro: mas ay infeliz! 
Abn la urna , jf Cali humo. 
Tod. Qué es efto, Dioíes , qu¿ es eftoí 
D'ifc. Si cenéis el fíiego hurtado, 
que admiráis el humo? tiendo 
tan natural confequencia, 
que aya hum^ jto{)4c g^y fiícgOt 



La BJlatua de Vtwifttto. 

Epim.En ti mi ira , villana^ 
vengará el pavor. 

Prom. Primero 

le caftigare yo. Unos. Muera 
á tus manos , Prometeo. 

0^ ^/.Muera, Epi metco, a tus maiK>s. 

Di/c. En vano procuráis , ciegos^ 
que ellos os venguen de mi, 
quando he de vengar yo en ell9i 
de Apolo:?: 

^^ém^ Que es loque efcuchof 

^ifcird. Y Palas:: 

Epim. Qué es lo que veo!- 

J¡ifc. El facrilegio del hurto^ 
y del culto el facrilegio, 
con tan difcordiantes hadocu. 
como que tu , Epimetco^ 
amarás aborrecido: 
til al contrario , Prometeo» 
aborrecerás amado, 
y todos en vandos pueftoa 
arderéis en duras lides, 
pues ya en difcordia os dexo 
pUcfto el monte , mientras yo 
con legundo disfraz buelvo ^ * 
a turbarle , y mueve Palas 
á los enojos de Febo, 
que á mi no me toca mas, 
que aver fído humo , y íer viencób 
DefapArece. ' 

\Jne$. Qub confuüon! 

Prom./ Epim. Qué aflfombro! 

Mii^rv. Aora nos dice tu acento 
fer Diofa de la Diicordia, 
y aun no para aqui, que embuelto 
el Sol entre denfas nobes» 
de negros obtcui os velos 
dexa el día (m el dia. Terrem^tc^ 

Pr$m. Qué mucho , fi fon efeftos 
de Ap(49 9 ayrido tú mi robo^ 



De D. Pedro Calderón de U Baña: 



qnc ellos ^ rafgando fus fenos^ 
íc qucxen en culebrinas . 
de relámpagos , figuiendo 
al aborto de los rayos^ 
el gemido de los truenos? 
Anticipada la noche, 
tocando arma al Univetfo, 
defar rugadas deldobla 
tupidas lombras fin tiempot 

lEfim, Que mucho , íi es la ojeriza 
de Pulas , i quien yo tiemble?. 

MerL £1 humo de la Diícordia 
á todM ciega. 

tibia. No es biléno::: (todo$» 

M^L Qii¿í ¿iKQue con fer Griegos 
parece que íomcs Griegos? 
A qni¿D del rigor con que 
amenazados nos vemos, 
acudiremos? T/;^. Afolo 
el llanto » el gemido , el ruego; 
y aísi , con gritos , y voces, 
clamad conmigo, diciendo: 

T^i.f hímf. Favor, Diofes foberanos. 

Mmfic. Piedad , foberanos C/elos. 

EftflRí. A íacrificar a Palas 
tras eftos , por íi es que puedo 
defenojarla » ir^ ffrom. Yo,, 
figaiendo á eflbtros , intento 
bciificará Minerva, 
pKsa ella el rigor que temo 
lie Apolo toca. Efim. Conmigo 
Ven , para que vean fus ceños» 
que fi en ti tuve la culpa, 
en ti la difculpa tengo. 
V. Yo contigo^ antes aquefle 
elevado riíco ezcelfo 
ne precipitara al Mar, 

IOMS qaando en íeguimiento 
los cuícos de 'Minerva 
puedo ic icas Ptomcteo, 



^^r 



From. EíTo si , mas nunca vengas 
tras mi , infaufto monftruo bello^ 
que al mirarte , como caufa 
de las aníias que padezco, 
te he cobrado tal horror, 
tal robrefalro , tal miedo, 
tal fudo , tal pavor , tal;:: 
no fe li aborrecimiento, 
que fin atreverme a verte, 
me atrevo a dcxarte : Cielos, 
cómo , quando me acobardo, 
oíTo decir que me atrevo? Vafa 

Epim. Ve tras ¿1 aborrecida 
no tras mi amada. 

Minerv.,l¿Sío intento, 
porque tengo por menor 
dolor , meuor fentimiento, 
aborrecida , y amada, 
fcguir entre ambos eftremos, 
al que amo aborrecida, 
que no al que amada aborfeapco. 
Terremoto , y Mufica k lo lexcs. 

TodoT. Favor , Dioícs foberanos. 

Miific. Piedad , foberanos Ciclos. 

Epm. Por mi pudieran ^decirlo 
aun mejor que por si mefmos; 
pues no sé que eipecie de ira, 
qué genero de veneno, 
qué linage de rencor 
ha introducido en mi pecho, 
no tanto el que a mi me dcxe, 
quanto el que vaya figuiendo 
á otro , que de fu defayre 
me vengara en él primero, 
que en ella: quién introduxo 
tan iluftre ley al duelo, 
tan barbara al pundotK>r, 
como fer en un defprecio 
la Dama de quien me agravio, 

. y el galán de quien me vengo? 

Pero 



10$ Ta Efiatús de 

Peco ya qae intf odocida 
la hallo , yo bufcarb medio 
que me vengue della en él, 
por mas que diga el eftruendo 
de nuficas , y de rayos^ 
de relámpagos , y truenos: 

Todos. Favor , Diofes íobcranos. 
Aéujtc. Piedad » foberanos Cielos. 

TERCERA JORNADA. 

Veiitro Timantes, 
itm. Pues de Palas , y de Apolo 
aun dura el fagrado ceño, 
duren también en nofotros 
repetidos los lamentos.. 
El, y todos. 
T^dos^ Favor , Diofes foberanos^ 
piedad , foberanos Cielos. 
Salen Apolo ^ y léalas cantando 
recitativo. 
AfoL Qué piedad , ni qué favor 
confcguir , Palas % pretende 
quien me ofende 
en ei ufurpado honor 
de mi efplendor? 
lY pues en mi indignación 
todos fon 

cómplices del robo , eldia 
que á nueva Deidad , con nueva 

alegría, 
íabiendo que es hurto, le admiten 

perdón. 
Pftrezcan todos , y vea 
Minerva , que te he debido 

aborrecido, 
que ella en mi agravio fe empfteaj^ 
porque crea^ 
jgdich3)ada$ en t) jpi$ pompasji . 



l^ronittto^ 

es bien rompas 

altas esferas , y baxas, 

gimiendo mis nubes al (bn de tHS 
caxas, 

bramando mis truenos al fon de 

tus trompas. 

A efte fin ^ a un OrizOMte 

de la primer alboreada» 

quando fíada 

la rienda á Pyrois , y Etonto^ 

vengo al monte 

en bufca tuya fecreto, 

á cuyo efedo 
« vifto militares gaiis; 

qué mucho que lea oy Soldado 
por Palas, 

fi a ver por Climene Paftor ^i de 
Admetó? 
Talas. Tan ofendida mevi* 

de qué Minerva en tu Efphera 

introduxera 

tal traycion , que antes que i tí^ 

cuenta di 

ala Difcordía, por quien 

todos ven 

ya mÍ5 ritos encontrados) 

mas quando fañudos , y adverfos 

fus hados, \ 
corriendo ázia en mal , pararos 

al bien? (tierra 

'Af^L Pues (i eco , y ayre , agua i y 
la, tributaron íúsdoncs^ 
y difppnes 

tú en (U iiifcordia la guerra^ 
valle, y tierra 
verán arder íu conñn» 
ficndc á fin ■ » í 

de fa|- lid que tu horror fragua," 
la cax.i,la tierra, el pífano el agua^ 

el ayreU trompayy ci eco dLiilarinT 

fal^ 



De D* Pedro Caldenn^ ¿tU tares. '1051^ 

PiíAr/.PaesfeaafíQ guiíiera repartir 

de la lid que tu horror fhigna. 
Los Jos. La caxa la Cierra , elpi&no 
q1 agua, 
el ayre la crompa,y el eco el clariu. 
Sale cantando Mtnnvá. 



Minero. Ko fea á fin::: 
£^/ ^^/. Si fea a fin::: 
Minerv. No fea á fin 

de la lid que tu horror fragua, 

ni caxa la tierra,ni pi&no el agua, 

ni el ayre la trompa , ni el eco el 
clarín, 

que no es jufticia , Apolo, 

que enciendas tu la lid, * 

quando que agradecer . 

tienes mas y que fentir. 
Af9l. Que agradecer > tyrana, 

viendo robar por ti, 

para tu Eftacua , un rayo 

de oii luciente Oñr^ 
Minerv. Si es folo un rayo tuyOi 

y aun cfTe tan fútil, 

oue no le echafte menos, 

íin Írtelo a decir 

cílatraydora hermana, 

á los mortales , di, 

en común bcncñcio, 

la dicha maS'fcliz, 

no haciendo falta allá 

duerayo tiltil, 

Í|afe te enoja ', pues queda 
icmpretuyoel lucir? 
j^ú\. Dices bien , que la lumbre 
•material ,delmcHtlr 
la elemental no puede, 
que procedió de mi. 
Velas. Na dices tu , que til 
fupieras efparcir, 
ido tapsotidenciai 

T#w. Yin. 



íu luz COÍ1 los mortales, 

no un rayo , fino mil? 

Con que ellos te debieran 

el bcncñcio a ti; 

pero a defpecho tuyo» 

es traycion xonfeguir, 

á coda de tu luz, 

las gracias para sí. 
Afolo. Tü-dices bien también^ 

y pues llegó a impedir 

mi liberalidad 

fu cautclofo ardid, 

no dexa ndo que hacer 

á mi Deidad , fentir 

debo , que^ei lucir mió 

intente deslucir. 
Minerv. No debes tal , que elbku| 

no comunicado , di, 

que no es perfeÁo bien} 

y íiendo , Apolo , afsi, 

que aquella perfección 

que lefaltó añadir, 

a mi medeb.' el foc 

perfcdo bien por ú. 
AfoL Tienes razón. PaL No tietiCj^ 
• que qua ndo ñiefle afsi, ^ 

hurtar para hacer bien, 

no es virtud , vicio si. 
Ap. Afsi es. A/ n. No es afsi, quand^ 

refulta en tan gentil' 

noble glorioío empleo^ 

que fi hielen decir, 

que el Sol , y el hombre dán 

la vida , y oy por mi 

claro lo vén \ qiié fientes?, 
AfoL También es eífo afsiv 

que yo á cflfa noble accjíoi^ 

quien la dio el alma fiíiw : 
Palas. No des nombre de npble 

Pd á 



xio La Efiatua de Prometeo.^ 

á la acción mas ruin, Pentr. Epiw. Venid todos , venida 



ouc lo vil del hurtar 
ncmpre fe qaeda vil. 
A//;}. Y introducir difcordia 
traydoramente » di^ 
es , por ventura » Palas, 
acción menos civil? ... 
Palas. Yo fu honor::: 
Mmerv. Yo fu aplauíb:: , 
AfoL Tened , parad , oid, 
que ambas ibis mis hermanas: 
y aunque pude venir 
ofendido del robo, 
no os he llegado á oir 
á qual debo dexar^ 
ni á qual debo afsiftir; 
y afsi á vueftro alvedrio 
obrad , que delde aquí 
neutral íoy de las dos. 
Palas. £fto me bafta á mi> 
queíi en otro disfraz 
confíguió el dividir 
en vandos la Difcordia' 
á eíle Pueblo infeliz, 
mejor partido tengo 
en lidiar , que argüir. 
M¡nrn\ Yo también , que hs letras 
con las armas medir 
faben íu imperio. Pal. Pues 
á la lid. M:nerv. A h lid. 
UpoIo.Yk que impedir no puedo 
el duelo > proléguid, 
que yo , (lendo ^ y no fíendo, 
ni auxiliar , ni adalid, 
folo diré que fean, 
y no fean á un ñn: - 
Los tres. La tierra la caxa , el pífano 
pl agua^ 
el ayse la trompa^y el eco el clacin. 
,F0f$/ífolo. 



conmigo al facriñcio 
de Palas, Ri^pruJ. PaL Pues aqui 
Epimeteo me aclama, 
que efpero para ir 
á aCsiftirle? no huyas 
jícl dudüfa. Vafe. 
Dentro Promet. Acudid 

de Minerva al obfequio, 

todos conmigo. Af/0. Allí 
• me aclama Prometeo; 

pues para irle afsiílir, 

qué. aguardo? 
Vent uptQs. Viva Palas. 
Dentro otros. Viva Minerva. 
Minerv. En fín, 

COR otro incauto trage^ 

y otro traydor ardid, 

confígue la Difcordia 

alentar (\\ motín? 

á cuya voz fufpenf;! 

quedo, al oiría decir:: 
Dtfc. Viva Palas , que es 
Ella y y todos. La Diofa de la licL 

Sale Prometeo. 
Prom. Dices bien , viva Palas: 

Adonde ( ay infeliz! ) 

hallar podré confueloí 

mas fí elbbds aqui, 

bejjo i nfau (lo prodigio, 

digo otra vez , y níil, * 

qué mucho que ios montes 

fe caygan íóbre mi? 

O nunca aquella fombraf 

que fantaílica vi, 

dcfpertara la idea» 

para copiar en ti 

de Minerva el retrato! 

nunca para pulir 

tu coftco 9 liquidan 



1 



DeD,P€dr§ 
Ta candor al jazmín^ 
fu purpura á la roía^ 
y uno , y otro fn<tiZ| 
para veftirle , huviera 
dcíhudadoal Abril! 

O nunca, yá Minerva;! 
obligada de mi, 

mi pcrfona elcTára 
al Orbe de Zafir, 
adonde traníparentc 
ÍQ diáfano vivir^ 
me franaueó los inmenfbs 
tcfoios de fu Oñr! 
Nunca en nube de gualda^ 
Jiftjda de carmin^ 
liberal ella en dár> 
avaro yo en pedir, 
me alentara á que hurtaíTe» 
guando ya delZcnirh 
ttafpucfto. iba fu carro» 
en bufca del Nadir, ' 
aquci luciente bello 
encendido rul)!»' 
que ofireddo en tu mapo^ 
te animó! Nunca , en ñn; 
feliz me huviera vifto> 
para verme in&Jiz! ' 
Pues Apolo enojado 
dtlrobo, contta tí, 
y contra mi , amenaza, 
no folo elte con ñn , 
mas del Caiicalo todo 
el bárbaro Pais. 
Digalo el que queriendo 
á Minerva rendir 
^crifício , no huvo 
quien quifiefle feguir, 
en ceño tuyo , el vandb 
mío , con que me vi 
obligado á bolvcc . 



C eideres d: h Baí^a. i 1 1 

la efpalda , para ir 
á nunca ver el Sol; 
y huyendo aora de tif y 

i\ antes dellos , aquel 
feno del monte vil, . 

?|ue fue mi albergue ^ donde 
ii mas hondo fíbil 
fea mi tumba , (iendo 
mi pyrá fu cerviz. 

Canta Aftnerva^ 

Min* Oye, aguarda, efcucha, efpcra^ 
fabrásrque no ay que fentic 
ya los enojos de Apolo. 

Prom. Que voz es efta que oí? 

M'm. La voz de quien te efcucko« 

Prom. Hablar contigo fin mi« 
fin tí , y contigo otra vez 
hablando a tu Ellatua » di 
adotacion ; y pues oy 
al contrario repetir 
el trance , fe ve a tus pies» 
husnildc llego á pedir 
perdón del Ucipecho , que 
deícottfiado de tí, 
y de Apolo amenazado::; . 
mas no puedo profeguir, 
que á ella parte Epimcteo. 
vieñe./i//;;. Pues no me halle aquin 
y me conozca en la voz, 
que nó la podr¿ fingir 
como la Dilcotdia , a quienjt 
bafiarda Deidad , en fin, 
hija de Pluton , le es dado 
el cautelar , y el mentir. . 

Prom. Pues efcondcte detrás 
de eflé enredado jazmín» 
para que , fin que te vea • 
el , te puedas encubrir, ^ 
haciéndote efpaldas yo» 
que vicndi me folo ir 

Dd 2 5^t 



11 3í . ta EfiatUA de Prómetc§. 

por otra parte ^uién duda EJlatua , fueftayl en fu h^ar , / en 

aviendolos dicho , ¡^ajfe a la otra o arte 
áeí vejluarh ^y Epímeteo llega i 



que ponga el reparo en mi» 
y a tí no te vea , teniendo 
objeto en que divertir 
la V ifta? A//ir. Dices bien^ 

fr^. Püei 

retírate > y no. de aqui 
falces , para que en paíTandOi. 
bol ver pueda á proieguir 
difculpas de aquel dcipccho^ 

, ' y también > Minetva ^ á oír, 
porque el enojo de Apolo 
no tengo ya que lentir. 

Retir aje Minerva a un hafiidor yyfale 
Epimetep yy M^rlin. 

A//Vf.Buel Ye,pues, q aqui te aguardo, 

Prom. Por delante del he de ir 
ocadonandole a verme. Vafe. 

Epifn, Tiih vifle? 

Merlin. Yo la vi 
habli^ndo con él. 

Efint. Pues cómo 
el íoJo fe ve , y aqui 
ella no eftá? MerL Que se yo« 

Ep¡n7. Calla , que mientes» Merlin, 
que ni ¿1 hablara con ella» 
pues aborrecerla oi, 

: ni elki dcfa pareciera 

tan pcefto. Merl.D'iQO que sí, 
y que resí cien mii vcces^ 
pgr leñas de que ázia aili 
echó >« y (i quieres mas feñas> 
meJQi^ías podrán decir 
las redendijas de aquel 
verde cancel. Epim. Esafsi. 

'Min Fvczofo , (i el me defcubre» 
ferá , fin hablar y oír i 
y á mas no poder » forzofo 
dcíapiuecer de aqui. 

E^os verfps ba de decir detris de U 



abrir el íajtidoryy habla con 
la Eflatua. 
Epim. Por que tu divina Aurora 
tanto fu tóz defvanece, 
que alumbra a quien la aborrece, 
y fe eíconde á quien la adora'í 
y fi en las flores que adoia 
. la rofa en qualquicr jardín 
^s la Rcyna , por qufe á &> 
de tenerla lófpechola, 
quieres , que en ettc la roía 
eílé á íbmbra del jjzmid? 
Si de aborrecido ha íído 
en mi de Difcoidia el hado, 
mira cómo amará amado 
quien adora aborrecido? :.. 
y pues que yo no te. pido, 
mas amante , y menos necio^ 
que hagas de mi amor aprecio, 
has deí precio de amor, 
que naquiero mas favor,.. 
que el mentó del defprecio. 
Mira qual.debe de eáát 
quien defea merecer, 
el dia que es fu placer 
folicirar fu peíar: 
mas que tendrá que mirar 
quien ve en si mi aníia cruel, 
aborrecida de infiel 
amai^tec! mas fía de mi, 
pufs el me venga de ti, 
que yo he de vci^garie dfel. 
Que es efto r aun para decirme 
que te canlb , no merezco 
oir tu voz r de quando acá 
añ.'.de daño el filencioí 
habla ^ dimeque.tccaoíb, 

que 



Df D Pedr0 Calderón de ¡a Sdfiá: 

qae te aflijo , que te ofendo» Mimrv. Vengó 

que yo HíC itc cunfoiado 

con faber que te obedezco: 

Que es efto ^ Merlin? has vifto 

can callado > tan íeveco 

fembiante jamás? 
ft^/z». No íabss 

Jo qué al verla muda pienfo? 

que debemos de tener 

aigun natural {ecreto^ 

como los SalttdadoreSi 

que hafta un caíb , ignoran ferio, 

de hacer hablar , y callar 

Eftatuas i y fi no es cftó, 

ts , que a una Dama un Galán 

robó I puíola un pañuelo - 

en /a boca ^ ella muy alto 

ptegumo : para que etefto? 

de que no des voces , dixo> 

y ella pcptiguio muy quedo: 

ouc voces tengo de dar, 

h eftoyroncaí apiicaeUuentcr. 

A robarla ibas , te hablo. 
! coB'OiM dcxada » finticndo 

ei delato (íe no robar la» 

quiere aora enmendaic el yerro, 

aliando > como quien dice; 

,fi el dexarme , majadero, ^ 

entonces , fue porque hablé, 

róbame aoraque enmudezco» 
Efim. Aunque es dcfatino tuyo, 

yoefioy ral^que á hacer me atrevo 

cafo del , llega conmigo, 

llega , que atreverote tengo 

á lograr oy lo que entonces::: 
SáU Minerva por aira farte repre* 

Jintando. 
JMrif. En tu baíca , Epimeteo::: 
£ftf. Cíelo5,qii¿ miro^y que admirol 

aquí una , y ^ ptCii^ . 



.^: \ 



á dcCahcgar ofendida 
el volcán , que arde en mi pecho. 
Epttn. Qué es cítoif 
Merlin. Dclpacho de Indias, 
que trae, duplicado el pliego* 

Mili. Cómo es pol'sible , tyrano, 
aleve ^ fallo, Ibbervio, 
cruel , ledicioíb , injufto, 
y en iin dado á ñeras , fiero, 
covño es poisibie::: 

£/;w. Sufpende 

la voz, queabforto tyrufpeníb, 
1l q oygo, y no oygo me agravias 
p i! es quando eftaba pidiendo 
a urra tus deiprecios , y iras, 
VKnes tu á doblarlos , puefto 
que liento los que ella calla, 
y les que tu dices fiento. 

hJifu O i ra yo? Epim . Otra tu. 

M¡n. Pues cómo 
espol&iblcí . . 

líp'm. Llega á verlo, 

y verás como es pofsible. 

Af/>.. Dónde eftáir 

Efim. Diíelo ^ viento. 

Ve/ apártetela Eftatna. 

hkrlin. O \ para reprefentanta 
que buena era ! pues es cierto^ 
no errara el papel , y fuera 
en la tramoya fin miedo» 

Minerv. Que es dcllaí 

Epim. No sé , no se. 

Mifi. Que ilufion , que devaneo 
te turba? Epim. No se. 

M¡inrva.?\kCSYo 

2ue sé mi pena , á ella buelvo^ 
)ómo es polbible , otra vez, 
fedicioCo .. injufto , fiero, 

l^i^^ i súcve ^ queda 

co- 



1 14 *' ^ EjfátuA de Prvmttcú. 

colüí á ü¡u^ en vandoi pttollo^ y feguirmc c! que abdtrczcó? 



cl Pueblo , por/ujicrior. 

. cl cuyo, aya Prometeo 
delaufentadoiy::: 

£/?/»f.Detón • » 

fegunda vez el aliento^ 
que (i pedi á la otra tu, 
yá fueíTe verdad , 6 fueñci^ 
me dieíTe defprccios , néí ^ 
la pedi me diefle zelos: 
y pues íin zelos ferian 
gala de amor los defprecios^ 
y coií ellos fon agravios; 
yá que tu amante echas menosit 
encendiendo nueva laña» 
has de ver como me vengo 
en el de ti > y en ti del, 
y que a nunca'Ver.-:: mas efto 
mejor que yo te lo diga, * 
ferá que lo diga el tiempo. Vafe. 

Merl. Tiene razón que le fobra, ' 
decir de ti , que es nul hecho» 
y a que otras fon de dos caras, 
fer tu mager de dos cuerpos. . 

¡^¡n. Que culpa tengo que haga 
amor en fti penfamiento 
cafo la imaginación? 

Merl. Y yo que fu amor no tcngo,^ . 
pues íolo lo y de fu amor 
curador ad htem , pucllo 
que úcmprc me toca andac 
á la vifta de fus pleytos, 
como la vi á ella por eUa? 

M'.n. Mientes , villano. 

Hée' Ih:. Nü miento, 

cl dia que cftoy viendo coías, 
que fon cofasq cftoy viendo. Vafe. 

Min Qiic es cfto , Diofcsí quien vio 
dos can contrarios eítremos, 
como el dcjurmc ci que amo« 



dónde Prometeo íc avrá 

recirado? quipn fabcrlo 

pudiera, para ir::: Sale Promeíee. 
ProM. ApeoaS' » 

vi bolvcr á Epimeteo 

ázia el monte , quandó et) büíca 

tuya^ lió jen las alas ven^o 

del defeo , que yá en mi 

fon alas de dos defeos. 
Mh. Albricias , alma , qUe no * 

¿e ha' ido, y que afable le vccv 
Pr§m. Uno es pedirte perdón ' * 

de aquel paífido defpecho 

con que te hable. 
Min. Qnc ventura! 
Prom. Confieífo que eftuve ciego» 

mas por difculpa me valga;;; ' 
Minertr. Que dicha! - . * 

Pr^M/Que un féntimiemo - • ^ 

no es faci 1 de reducít 
' á las cárceles del pccho^ * 

íin que fe aflbae tal ves ' - 

á los labios. A//iir. Qm ooncentoC 
Prom. Ocroé$ fsfber como Apolá 

'ha rcrenad6 losr ciños s> 

de (us riubes^: >lagr« ,^ pites, > 

de ambos j á tus plantas ípuieílib» 

de aquel el perdón , y deftc 

lá noticia.' ^ 

Min. Alza del fuelo, ' 

llega á mis brazos. 
Prom.Q^c eícucho! 

malaya <^ienpufo objeto 

parecido en la diftancia 

de la voz , que al fín es viento. 
A//ir.Llcga, pues , llega á mis brazos, 

que es bien que te pague en «lló$ 

las albricias::: Pr#«r. (^epefar( 

Mineiv. De mirarte. 

Premi 



De D. PtébFa Caderón áe U Báresi 11 j 

?rom. Qu^ tormento! decir yo \q qoc no sh^ 



Vftmrv. Arrepentido de avermé 
hablado con el defpego 
que me hablafte , quando::: 
hrom. Aparta» 

no a mi te acerques , que temo 

que inficione el corazón,' 

y que le ocupe el veneno 

de t\x voz > que fe me acuerda 

caufa de mi maU 
kftnirv. Qot es eáo? 

un prefto can otro? es 

cfte el arrepentimiento 

con que d perdón me pedias? 
pnm» De que re admiras^ es nuevo 

r/ que venga preftoelmal? 
Aííir. No, ni que el bien huya preftoj 

que miras? que bufcas'i PrPin. ífo 

lo5¿,nolosé* 
j^n. Lo mefino, . 

y con efle miímoeípanto 

0ie relpondió Epimcceo, 

bidGcando no s¿ que (ombra 

que le dcfvaneció el viento» 
?rim. Sin duda la vio , y ella 

íe file de fu vifta huyendo. 
Mm. Adonde vis? Pr0m. A no verte. 
Mi«.Nodixift^ no ha un momento» 

qoeaverme venias! 

mas arobiea dixe » que á efedo 
de pedir un perdón » que 
00 pido ; y añadí luego^ 
queá íaber el defenojo 
de Apolo ; y pues dos defeos 
artrazecon » y yi al uno 
yo refpondido re ten^o^ 
le^pondeme al otro cu; 
qn¿ defenojo es? 
crv. Mal pueda 



Pr0m. Ai verás fi te convenzo 
en íi te bufeo , ó no , pues 
buclto en azar el encuentro» 
re hallo como daño , quando 
te bufeo como remedio. 

Mincrv^ Oye , eípeca. 

Prom. Aparta. Mifierv. No 
tus de irte ; fin que primero 
mi digas , en que te agravio» 

Prom. Cómu puedo y fin iaberlo> 
decirlq tampoco yo? 
pues fi Deidad te contemplo» 
te adoro , fi hermofa , te amo» 
fi difcreta , te venero» 
fi prodigiofa » te admiro» 
y fi todo » te aborrezco, 
que ay otro yo , que fin mi» 
manda en mi mas que yo mefmo» 

M¡^ Apuramos efte enigma» 
no hicifte mi Eftatud^ 

Profjí. Es cierro. . 

A//IÍ. No vivo al calor del rayo 
que robafte? Pom. No lo niegOt 

Min- Pues quien , dime , aborreció 
obra que empezó fu ingenio» 
que profiguió fu calor» 
y perficionó fu zeio, 
en fee de auxiliar Deidad? 
• prom.Qúi^n vio::: Dentro caxas. 

Dnt. unos. Viva Epimeteo. 

Oíros. Viva Prometeo* 

Toélof. Arma , guerra. 

PtQtn.^oi mi reíponda efle éftruendo; 
quien viene a hacer un milagro» 
que ve en efcandalo bueltO( 
los vandos que entre Minerva» 
y P.Jas fe dividieron 
en*fus facrifícios , oy 

aiasmapos deicocuentro 



han vcnicki j y (¡ notaten» 

que antes de fcr lid , me aufento 

de corrido , ya que es lid> 

no han de notarme que bnelvO) 

lospiocosque me apellidan^ 

de cobarde el roftro al riefgo: 

con ellos morirá* Vafe. 

¿^inerv, Y yo 
contigo , porque , aunque liento 
tus defprecios , no ay valoc 
en un generofo pecho^ 
como del defprecio mió, 
hacer yo miíma el derprecio.K4/}. 

Uaos. Epimeteo viva. 

Tiritantes ,/ todst. No 
viva , (ino Prometeo. 

Sale por una parte Epimeteo con unos^y 

por otra Timantes con otros , y 

tocan caxas. 

Epim. Cómo es poísible ^ Timantes, 
que rijas el deGicierto 
de los que , avicndo paffada 
los difcordes vandos nucftroi . 
de facrifícios á lides, 
at Minerva aclaman , fíendo 
' Palas Deidad de la guerra^ 

Tim. Como mas con Prometeo, 
íiguiendo fu razón , que 
tu deíagradccimiento, 
quiero el honor de la ruina, 
que el triunfo del vencimiento. 

£/>iw.Qufc razón? 

y/w. La de aver íido 

por quien domeílico el fuego, 
iu abrigo le debe el dia> 
U noche fu lucimiento. 

Uf.o!r. Y el Caucaío un bien tan fumcw 

£/?;>. Qué importa , fi todo cflTo 
para en que Apolo caftigue 

CD todos fa atreyiauoatoi 



*^ I 



ieProfnéiío. 

T/>. Los meteros del ayre 
firfcnufa alguna los vemos 
en conú^nfados vapores^ 
coDgeliríe. Epim.Yn no es tiempOj 
fíhan de razonar li^y armas, 
que lidien los árg imentos: 
A ellos , amigos , y no 

' temáis , que en auxilio vueftro. 
Palas , Deidad de las lides, 
milita. 
Salen Prometeo , jp Minerva» 

Los Jos. Amigos f á eMos, 
que Minerva por nofotros 
bolvérá. T¡m. Con tal esfuerzo, 
mas que ellos Tomos ^ aunque 
feamos en numero menos. 

X^can caxas ^J en o/endolas fe fuj- 

penden^ íaxa cantando de rápida 

la Di/coritía. 

Epim. y unos. Pues al arma. 

írom.y ^tros. Pues al arma. 

Dent. Di fe. Tened , parad los azero^ 
que el vencimiento fin fangce 
es el mejor vencimiento. 

Aínf Que el vencimiento fin íangc^ 
es el mejor vencimiento. 

Epim. Quien eres tu , di , que pariS 
á tu voz ñiror , )b aliento? 

Prcm.Qixicn eres tu, di , que á todo 
dexas á cu voz fufpenlos? 

Repre/. Dije. Eílo es no aventocac 
a los trances de un encuentro^ 
di¿lando Minerva ardides d\ 
contra el valor ^ al ingenio» 
la vidoria á Palas. Soy 
quien del alto Coro excelfo» 
Émbaxatríz de los Diofes 
os habla ; y en fee de ícrloi^ 
fea carta de creencia 

U ítt%Yi4»d ds aú ^cf Qto. 



De D.Ptdro Calieron de la Barca. 
Cant. £n la ruda poliuca vaeflxa 
dos leyes tenéis , y tan juftas las dos^ 
como que muera el que fuere homicida^ 
como que pene el oue fuere ladrón. 
Pues qué mas injuuo íacrilego hurto? 
qu¿ mas aleve iniquo traydor, 

2ue el que efcalando del Sol el Alcazai^ 
\ atreve á robarle fus rayos al Sol? 
:Y aisi Júpiter ^ viendo que Apolo 
entre Minerva , y Palas > que foa 
fus hermanas ^ no quiere neutral 
tomar la venganza » ni dar el perdona 
porque el delito de unt> no pafle 
á ruina de muchos ^ pronuncia mi vo£|( 
que el agreflor jío mas lo padezca, 
encarcelado en obícura prifion, 
donde funefto pajaro fea, 
alado verdugo ^ que hambriento , y feroe 
Al corazón 4efpedace de día, 
criando de noche otro igual corazón» 
Y porque Minerva no puede negar 
t\ cargo de íer quien las alas le dió^ 
iacrifícadaíu Eftatua» refuelve^ 
que ella áh á Apolo la fatisfaccion. 
Que pues vivió de fu fuego , en fu fuego 
q^e muera es juíticía , en cuya oblación 
la erra ley íe executa , pues es 
cambien homicida quien mata de amor: 
¡Y aísi j temed , que de no executarfe 
entrambos decretos , los cómplices foís 
<ie entrambos delitos t con que delinquentes 
el Caucafo todo > de Jove al tigor, 
Ethna , Volcán , Mougibelo y Befubio, 
de mas vivo incendio , de mas vivo ardor^ 
hoguera (era > que lleve en pavefas 
de leves cenizas el ayre veloz. 
Temed fu rigor. 

Mu/. Temed fu rigor« 

Dije. Hoguera fcra > que lleve en pavefas 
de leves cenizas el ayre vcIoz« Vafe. 



»*Z 



ii8 La BJlatuadt 

Mnjic. Hoguera fera , &c. 
Min. y Prom. Oye , aguarda. 
Epim. En vano es 

querer alcanzarla , no 

tanto porque yá del ayre 

paíTa la media Región^ 

quanto porque ya esforzofo 

daros ambos á priíion. 
Trom* Primero daré la vida, 
, no en mi defenfa , fino 

deíla infeliz hermolüra, 

3ue aunque no me mueve amor, 
e fer muger , y yo noble, 
me mueve la obligación, 
jl^ff. Y á mi la de que á fu lado 
haga apacible el dolor, 
y a que he de morir por fuerza^ 
el morir por elección. 
Trom. £a , Timantes , muramos 
á las manos del valor, 
no de la infamia. 
Tmant. Yá vifte, 
Prometeo , ÍI tu acción 
tome aufente ; pero una 
coía es oponerme yo 
a los empeños de un vando, 
ó á los decretos de un Dios. 
Toaos. Todos decimos lo miímo> 
y íiendo fuerza el temor 
de Júpiter, fuerza es, 
que vengáis prefos los dos. 

Préndenlos. 
Frc. Cómo, traydorcs?T(0¿/.Dondc ay 

obediencia ,' no ay traj^cion. 
l?rom. A y de quien el bien que hizo, 

en mal convertido vio! 
M¡n. A y de quien nació milagro, 

para fallecer horror! 
£/>/;/.. Con unas vandas los xoftros 

Jes cubrid j para 9 u c no 



Promctfío. 

al mirarlos, fe conmueva 

el Pueblo , ni ov ga fu voz; 

demás de que también es 

ufada demonftracfon 

entre nofotros , que dice 

que yá no a y apelación, 

el dia que fe les niega 

mirar las luces del Sol. 
Entran fe los Soldados con los dos ^f ál 
llamarlos , buelvan afaltr como entra'- 
roñy con una muger vefi'ida con el vefti^ 
do de la Eftatua , cubierto el roftro^jf al 
entrarfe con ella yatr ave jf ando el ta- 
blado , fale Minerva cantando.. 
Guiad, pues, al Templo con ellos 

de Saturno , donde oy 

• la priíion , y el facriñcio 
fe difponga 5 pero no, 

no vais al Templo ^ bolved> 
bol ved, no la dilación 
^ojeá Júpiter , dando 
á algún tumulto ocafion; 
y alsi defde luego ir 
al mtínte ferá mejor, 
puefto que fu pavorofa 
cueba ha de fer la priíion 

• del , y della , el íacrificio 
6n la defierra matiíion 

• del mifmo monte , porque 

adonde el fuego vivió, 

muera el fuego,daf)do en proprios 

términos fati.séiccion 

al defagravio de Apolo: 

el mió diré mejor: Apart. 

al monte , pues , guiad con ellosj 

ai monte. Van/e 

Sale Minerva cantando como lamento. 
Mif. Tonante Dios, 

cómo permites que enmiende 
' auna culpa otra mayor? 

Es 



De D. Pedro Calderón de U Barca. 



Es menos* delito que 
la Oif^ordia hurte tu voz^ 
que el que hurte Prometeo 
un pequeño rayo al Sol? 
Que traycioD, como&lfear 
tus decretos 9 ni que horror^ 
como que tenga mas pena . 
un robo , que una traycíor)} 
A tu foberano Solio 
llegue eíle juño clamor; 
para qu¿ 9 fi primero 
ileg^ puedo yo? 
Sale Palas cantando todo tfie fajfo. 

Pn/.BffODO, 

porque hafta que executado 
eQc en ambos mi rencor, 
y reas quien á fu alumno 
pufo en mas eílimacion, 
pata que tü no le impidas, 
tibít detenerte yo. 

Jli«. También yo jíabré romper 
rus lazos. 

Val. Qué pretenfíon 
tan vana! con Palas tú 
a fuerzas? . Luchando. 

Mnerv. Pues ppr qué no? 

Pa!. Porque a par del mifmo Marte 
Diofa de las Armas; foy. 

Min.Xo de las letras t mortales, 
?ed ú entre ingenio , y ralor» 
mas ) que la fuerza del brazo, 
vale la deja razón: 
fnelra, tyrana. Buela. 

Pal. No pude 
(ay de mi ! ) impedirla* 
Saie la Difcordia. 

Düfcord. No 
aqueflb tedefconfíe^ 
por mas que bueie veloz, 
que ames qae at Júpiter llegpe 



^^') 



fu llanto y y mi acufacion, 
avrás coníeguido tu 
de entrambos la deílruccion: 
U díganlo en pavorofos 
ecos de fúnebre fon , 
Sordinas , / caxas deflcwpladas^ 
ronca la trompa baftard j, 
deílemplado el atambor, 
a cuyo compás , que íirve 
al fuplicio de pregón. 

Salen cubiertas las caras , ella con la^ 

mugeres i una farte ^y\la otra con los, 
hombres , y detrás Efimeteo^ 
AíerUuf / Timantes. 
Ella viene acompañada 
de juvenil efquadron 
délas Zagalas del valle, 
y él del popular rumor 
del demás Pueblo , diciendo 
de unos , y otros el clamor; 

^^/ dos. A y de quien vio::: 

^u/ic. Ay de quien vit::: 

Los dos. El bien convertido en mal::) 

^ufic. El bien convertidio et\mal:u 

Los dos. Y el mal en peor. 

M'4/tc. Y el mal en peor* 

Epim. Haced aqui alto , a la vifta 
de la gruta , que priíion 
ha de fcr de Prometeo, 
y del rifco , en que oblación 
fu viva Eftatua ha de fer: 
fi alguno culpa , que Coy A.f^ 
quien de fu caftigo tooia . 

. á cargo la execucion, 
ame aborrecido , y renga 
ztíüs , y verá que fon 
zelos , y aborrecimienta 
quien los acufji , y np yo; 
yaora, para^quefea 
el merecido doloc, , . 

Ee 2 de 



zio La E/latua de Proníttt§ 

de airibos , fobre padecer^ Ap*recí Aj^ofa en un S§f cániénié. 



el ver padecer mayor, 

los roítros les defcubrid, 

logren , pues , fu odio, y fu amor:, 

ella viendo lo que quiíb, 

vieMdo el 16 que aborreció, 
TaU No creerás , Difcordía , quahto 

gozofa al verlos eftoy. 
Hyc. Y yo mas , ijuando repiten 

.lamento á un tiempo, y canción: 
1L¿/ dofy y Afíffie. Ay de quien vio 

el bien convenido en mal, 

y el mal en peor! 
Trom O nunca bol viera á vfcr 

los claros rayos del Sol, 

íi era para ver tu pena. 
"^Min. O nunca yo el refplandor 

á v¿r bolviera del día, 

para mirartu aflicción. 
freñii. No s¿, ¿y infaufta hermofura^ 

como ya en mi corazón 
. fe ha de cebar boreal fiera, 
' íial verte fin él eftoy. 
'Mn. Mas fíento , pues en mi muerte 

ñná mi defdicha doy, 

lo que tu has de padecer» 

que lo que padezco yo. 
Tiw . Qiifc laftima! 
VtlUn. Que defdicha! 
Lihíd. Qué pena! 
ToJ. Qué compafsion! 
Mci I Sí ha de morir como una, 

para qrando era el fer dos? 
E^iVv. Bo|^ , bolved a cubrirlos» 

^ vayan ^ al ronco fon, 

a la gruta él , y ella 

á la noguera. 
Tod.y M$i/tc. A y de quien vio 

el bien convertido en mal, 

.y el mal en peor! 



>í/^.Tcned, parad, fufpended el rigor» 

veréis á mi voz 

el mal convertido en bien» 

y ct bien en mejor. 
Efim. Qué nueva luz ferá cfta? 
tim. Diofes , qué nuevo arrebol 

es el que ilumina el diaif 
Todos. Q^iín caufa efte efedo? 
Canta ApaU. Yo, 

que al ver que Minerva 
al Solio fubió 

' de Júpiter, donde 
pide fu perdón; 
y que el concederle 
es preciía acción» 
porque nunca niega 
piedades un Dios: 
Venir he querido 
á traerle yo» 
débamele i mi» 
y á Júpiter no» 
Y pues ya fin parte 
efta , no ay razón» 
para que en fuplido 
padezcan los dos: 
Vpara que fea 
mi triunfo mayor, 
4iechizos » que en humtt 
la Difcordia dio 
en rayo de luces 
hará mi efplendor» 
que defvanecidos 
huyan fu arrebol» 
cobrándole en quantOl 
ella perturbó 
razón , y feíitido» 
fentido , y razón: 
y afM mude vueftra 
uucbíe cancioi) 



Dt D. Ttifé CsUtron de U Éáf€á¿ 



til 



cl hymno 9 diciendo 

f c?dos con mi voz: 

Felice quien vio::: 
TéJij. / Mmfic. Felice Qoieo vükzí 
JfcL £1 mal convetcido en bíeoy 

y el bien en mejor. 
J^ttfic. El md convertido en iHen^ 

y el bien en mejor. 
^4/ Huyamos de aqui^DifoordiaJ^if/? 
DjJ. Ay de quien por ti fingió 

leyes y para que aora tema 

de Jupirer d rigor!' Vétfe. 
Jipim. <^b es lo que pafla por iod? 
quibn mi juicio enagenó 

pora aborrecerte , hermano! 
/Vmt» Quién el mío perturbó 

para que yo aborrccielTe - 

i quien adorando eftoy? 
^Á/m. Válgame á mi , por dilCBlpt' 

el aemplar de los dos. 
T^m. T k rodos aver tenido 

Uñ Tiolenta opoficion. 
Mfrf. Dbia 9 en tu aborrecimietto 

ido me hft quedado yo. 
UY yo CD d tuyOtAürr «Biieo oMiüa 



• y- - 



« T «. • . », 1 1 : « És 



« ^ t I 



> i 



L/^. Di que es^ 

A/^r/. Gilarnos los dos» 
pues yá cftá Ta cofta hecb» 
de i|o tenerix)s amor. 

f^'.Yi^ pues f que á Apolo d 
. la paz en lu adoración 
dediquemos efte días 
y para que defta unión 
eu el Caucafo no £ilrt 
memoria ^ ni fuccefsioii» 
de Prometeo x y PandoRi 
han de celelnrarfeoy 
también las bodas. 

Mnjr. Qué dicha! 

Prcm. Yo ledo d dicholb üj 
de eú&trambas fblicidad^; 
]pues diade perdón^ 
pidamos el nueftro. 

todos diciendo a una voc» 
fi es que lo mal que íervimos 
merece algún galardón: 
Mufic.y todos. Fehce quien vio 
el nul conrert ido en bio^ 
ydbienconejoft 



T 



F 



I 



N. 



• 



LA 



s 



íi-t .».. 



. LA CRjft;H COMEDIA. 




Fiefta qüc:fe.íi#ipíeñt¡6;á fus ?^gértád^;^h,ejl Salón 

.... >' de iU Real PÚádQ^f 



•■^ _ * 



v^ I i ; . í . . ■ .i 









' ' , Js I i V <feiff« Barca. ^¿0; ' , 



PERSONASr:Q,U£vqiASd^á»ll £H ELfc^ : . 
<: . fkrida^ P^quifaJiPérmi. Ennqmé, 1>Bqne. di MmmíM^ . 



Fedirii0io[,:n u;i nui'i í:¿ '{ .o¿]M|(í¡mivl 



* f . • I !■ 



JORNADA PRIMERA- 

Salen los Muficot tn cuítpoMs Dámáf qat vale tener amando razón! 

CiM mulihllas^ /fomhirtjMgtréíí Fien- T *l6anta Flora fola. 
dá 9 / Árntfio trayemdmáét la mano^ Flor. Al ca^ de tantos años» 

f affkn el tablado cantandoyy entranjesy tus atrevimientos necios 

deffmsfalen como figmendo la mufica^ que Tacan de ver defprecios? 

Enrique , Federico ^y Fahlo. qué de efcuchar defengaño^ 

Toda la Maf. T\ Azon tienes , co^ Da tus i^aflados engaños 

JtV^ razón» al olvido, corazón» 

lagrimas el pecho exhale; fin querer que á tu pafsiofi 

mas ay > c{ue inútiles font tanto tu quexa fe iguale, 

que a quien la razón amando 00 Toda la Mu fie Que á quien la tasca 

■ v^c^ anuido aq X4lc^ 

i .1 S»^ 



De D. Pedro Calderón de la Sarea. 



que vsle tener amando razón? 
^e.i. Vá que de mi te has nado 
para vtnir con fccrcto 
á ver a Flcrida bella, 
podrás defde aquefte puefto 
retirado. Enr. Ay Federico^ 
quanco a tus ñnezas debo! 
hd. Mas debo yo a rus favores, 
pues tal coíifíanza has hecho 
de mUEirr. Es verdad, que de nadie 
la hiciera.F/¿/.No hablemos defto, 
no entienda aqueíTe criado 
quieti aes. Fah.?oi mas q iatcntO 
íaber qob hueipued es efte, 
que nos ha venido haciendo 
inyílerios fin ferRofario, 
finf^r Cura Sacra memos, 
no es pofsible. í^^^.Quc os parece 
dcfle Farque? Enr. Decir puedo, 
que en quantas fábulas varias 
lei por divertimiento, 
ocíofamenre ocupado, 
Federico , ei penfamíento, 
no fiíc pofsible jamás 
perccbir en el concepto 
qae acá en ia idea formaron 
agentes entendimientos, 
felva tan hermoía , aunque '^ 
fe me ofrezcan por objeto, '^ 
ó las felvas dé Diaha^ 
ó los jardines de Venus. 
M. & tal de Flerída bella 
k crífieza con que el Cielo ' 
caftiga fus perfecciones, 
que todo es bufcarla medios 
de divertirla ,yafsi, 
feSor , ha (ido uno de dios, 
que eftas mañanas de Mayo 
baxe ¿ efte apacible puefto, 
fi^jada , y . ápJandi cU 



*M 



de voces , y de i nft rumen tos. 

E»r,Mucho eltraño, qu¿ en fus anos, 
en fu hermofura , en fu ingenio, 
aya una pafsion tenido 
tan abíoluto el imperio, 
que á la que nació Duquefa 
de Parma , y á la que el Cielo 
de tantas i luftres prendas 
dotó , no el grave , el fevero 
harpon referve^ ñechado 
de la fprtuna , y el tienf^po:' 
y es pofsible , que ninguno 
lacaUía halle á fuseítremos? 

Fed.^o.Fah. Cómo que no? pues 
yo lasé.i^f¿^.Tü? 

Fak Si y y bien cierto. 

Fed. Di4a, qué aguardas? 

EnrjQvib efperasf 

Fal^. A veis de tener fecreto? 

Lrtiios. Si.Ftf¿«Pues fabcd que fu mal 
es:: F^¿/.No dudes.tnr.Diioprello. 

Fab. Que eftá de mi enamorada, 
y misdefayres.'temierKlo, 
ndft! atreve á dedararfe. 

¥ed. Quita, loco. Enr. Aparta, pecio. 

Ar^/Pues oid , fi efto no es, 
es otra cofa. 

Smnanhi infirumentoK 

Enr. Solviendo 
viene la tropa á nofotros. 

Fci. Ret/raos , pues , que quiero 
introducirme yo en ella, 
' ó porqué no me echen menos, 
ó porque pierdo la vida, 
fi al ver ocaíion , la pierdo 
á alguna de aquellas Damas. 

Enr. embarazáronlo intento, 
fino antes irme , y bolvec 
a hablarla , porque defeo» 
yát^ue he sifto fií hermofura. 



114 Blf cereta ¿ voces. 

Roz^i de fu entendimiciuo: es en la mefa difcreto. 



0)n U iaJaftria que rraramos 
efta noche > á cuyo efecto 
aquella carta efcribi) 
Secretario de mi meímo^ 
he de hablarla $ y ya que vine 
á verla , íaber defeo 
fi es verdad que la fortuna 
ayuda al atrevimiento. Váfi. 
Fid. En notable confufíon 
eftoy y porque (i revelo 
quien es , al fecreto falto 
que ha nado de mi pecho 
el Duque : (i no lo digo» 
á la fee falto » que debo 
á Flerida > de quien foy 
criado y vaílallo » y deuda 
Qué he de hacer? pero que dado» 
mi obligaciones primero^» 
que toda íu confianza: 
mas ay de mi! que (i pierdo 
al Duque pierdo con el 

' lasefperanzasqueten^o 
de que ha de ferde miamoc 
fu cafa feguro puerto: 
quando Laura::: mas oué digo! . 
buelvafe la voz al peebo> 
que en folo averia nombrado» 
me parace que la ofendo. 

Pah. Señor , qué huefped es efte 
que anoche vino encubierto» 
y oy fe retira , y fe efcondc? 

/7;¿/. Es ua amigo, á quien debo 
obligaciones. -F^í . Le huviftc 
doncel if mas que hablo yo en efto^ 
lea quien fuere , él fea muy bien 
venido, pues por lómenos^ 
comeremos eftosdias 
mejor , porque ci cumplimiento» 
guaneo ^¡4 OUM CS £eíadO| 



lá7on?do , y de buen gufto. 

tcd. Ya buelven » Fabio , lilencio* 

, Salen C0mo primero. 

filiar, cétm. Si adoras á Atandra bella 
(¡n méritos » fufre » y calla» 
pues la caufa que ay de amaf|^ 
a y para no abor relia: 
culpa tu infelice eftrelU 
no fu cfquiva condición» 
íin alegar , corazón» 
la razón que al paflfo fale: 

T^íLlaMii/iQs^c á quien larazon^e 

Fkr. Cvya aquefta letra es? 

Fed» Mia , feñora. 

Pler. Siempre advierto» 
que en los tonos que me Cftaaoi; 
y me dicen que ion vueftios» 
as quexais de amor.F^.Soy pobre* 

F/^r.Para amar > qué imjx>rta ferlik 

FeJ. Para merecer imporus 
y afsi veis que no me quexon 
feñora » de que no amo» 
fino de que no merezco» 

Fíer. Tan baxo fugeto amáis» 
Federico » que eftá atento 
al interés? PeJ. No eftá en eU< 
de efle defefto el cfeüo. 

Fler. Pues en quién? 

PeJ. En mu Fler. Por qué? 

Ped. Porque a decir no me atreva 
mi amor » no digo yo á ella» 
á fus padres » 01 á fus deudos; 
pero a una humilde criada» 
á una efclava fuya , viendo 
que amante que no entra dando^ 
puede el mal entriu: pidiendo* 

Fler. Amor que tan delvalido 
fe confíefla > bien el dueño 

eHbUcirpuedeiCttSiAa 



De D. Pedro Calderón de la Barca. 



ofende al mayor refpeco» 
el que fe juzgj tan mal 
tratado de íus delprecios: 
y aísi 9 eftraño , Federico, 
que amando , y no niereciendOi 
nadie íepa a quien amáis. 
Ped. Eftá ran en mi filencio 
mi amor guardado , íeñora» 
que mil veces he refuelto 
enmudecer , porque alguno 
de mis callados afedos^ 
disfrazado no fe (alga 
cntie las voces embuelro: 
Tan íagrado en mi atención 
mi amor vive , que mi aliento 
cjumino quando entra 
en las cárceles del pecho, 
de adonde viene , porque 
jaxff} rofpechofo al vientq^ 
y no quiero que ni aun bl 
íepa quien vive acá dentro 
un oculto. PUr. Bafta , bafta, 
queeftais muy culto^y muy necios 

Eics cómo , hablando conmigo, 
biaif con tantos afedos 
en vueftro amor? olvidáis 
quien foy? 

FcJ.Pues quién tiene de eflb 
la culpa í vos preguntando9 
/eñora , ó yo reípondíendo? 

fíer. Vos , refpondiendome ma^ 
de lo que pregunto : Arneftó? 

iírtóciicra?F/^r.Haccd que le lleven 
Jocgoa Federico:::F^^.Oy muero. 

fliriJ. Dos mil ducados de ayuda 
de coda , porque con ellos 
grangcar pueda las criadas 
de fu dama , que no quiero 
que en feede fu cobaidia, 
ae hable otra vez poco cuccdpi 



tzj 



y teniendo allá el temor, 
tenga aqui el atrevimiento* 

Flor. Notables ddigualdadcs 
tiene fu trilkza. UK Eilrcmos 
bien eftráños fon. Laup. Ay iriftc 
de quien llega á conocerlos^ 
quando todos á ignorarlos! 

FiU. Mil veces humilde befo 
la tierra que pifas , donde 
al breve conta¿):o bello, 
mas ñores (in tiempo nacen 

?ue Abril produce con tiempo^ 
. Yo no , la tierra que pifas, 
befare » que no me atrevo, 
ni la que has pifado , pues 
yá no es tierra , íino Cielo; 
la que has de pilar me bafta: 
por donde has de echari* q quiero 
irte befando el camino. 

SaU Lifard. Un bizarro Cavalloro» 
á lo que ha dado á entender» 
del Duque de Mantua deudo^ 
dice, que le áh% licencia, 
feñora , de darte un pliego. 

Fler. O quanto el Duque de Manrua 
me cania con menfageros! 

Am.^oi qué, fi el Duque es, feñora^ 
tu mas igual cafamicnto? 

FUr. Por la opuefta condiciou 
con que el cafarme aborrezo:^ 
Decid , Lifardo , que llegue* 

Ped. Quien es callaré , fupueilo 
qu(f el fer fu amigo me importa» 

SaU finr/^.Turbado, feñora, y ciego 
llego a tus plantas , que íou 
yá de mis fortunas puerto. 

PU.Dc la tierra alzad.£;rr. El DuquQ 
mi íeñor con elle pliego 
á vos me embia. Fitr.Sw Alteza 
€00)0 eftd? Ear. Dixcra muerto 



1 2 ¿ Elf€cnto a voces. 

de amor , \ no darle vida Enr. Es verdad , que mi delito 



la clpcranza. Fler. Mientras leo, 
no cfteis vos alsi, Enr. Mintió 
el pincel , que fue boíqucxo 
de íu hermofura , dexando 
corto el encarecimiento. 

Lif. Ya , ícñor , embió mi padre 
los poderes. ám.Xo me huelgo 
que ayan venido. " 

/A^r. Quéayrofo 

ha llegado el foraftcro, 
Laura , á dar la carta! Laur. Yo 
aun no he reparado en eflb. 

Flor. No me efpanto, porque e£Undo 
alli tu primo , y Cabiendo 
quanto te adora rendido, 
y que ya tu padre Arnefto 
con el trata de cafarte^ 
fuera efpecie de defprecio, 
(que repararas en otro. ^ 

LAur. Ni aun k\ me ha debido cierto 
elle dcfcuido , ó cuidado. 

Fcd. La Duquefa cftá leyendo^ 
Arnefto , y Lifardo hablando, 
deme^raor atrev imiento; 
y el papel, di?L/iKr.Yá eftá cfcríto. 

Fed. Cómo recibirle puedo? 

Laur. No traes el guante? 

FeJ.Si. Laur. Pues 
con él podrás. Ved.Tz te entiendo. 

Ám.Toáo eftá muy bien.ü/. A figlos 
contará amor los momentos, 
Laura hermofa y mi efperanza. 

F'er. Dice el Duque en efte pliego, 

?[uan cercano deudo íuyo 
oís , y le importa teneros 
de Mantua aufentc unosdias, 
mientras que compone el duelo 
de no sé qué defufio, 
en que el amor os ha pueftO) 



es de amor , y por el vengo. 

FUr. Que os ampare en Parma yo, 
por él , y por vos lo ofrezco; 
y afsi , defde oy en mi Corte 
podéis quedaros 5 yo luego 
al Duque refponderc, 
y ertibiaré la carta.B«r. El Cielo 
tu vida guarde , feñora, 
felices íiglos eternos, 
y de Mantua merezcamos 
los nobles vaíTallos vernos 
tan felices , que::: Pler. No mas; 
y mirad lo que os advierto, 

. que mientras fuereis mi huefped. 
no me aveis de hablar en ello, 
fino quando yo os hablare. 

Enr. Vos veréis que os obedezco. 

Píer. Y porque cfcrivir podáis 
al Duque en que me divierto, 
que no dudo que traeréis 
alguna inftruccion de hacerlo; 
fenraos rodos , ya que el Sol 
de pardas nubes cubierto, 
oy parece que acechando 
fale mas que amaneciendo; 
vofotras tomad lugares 
a efta parte , y vos , Arnefto^ 
proponed una pregunta. 

Smtanfei unlád§ ¡as damas ,/ hs 
gaUnei en p't i otro. 

Arn. Aunque mis canas pudieron 
efcufarme, no lo harán, 
por ver que afsi te divierto: 
qual es mayor pena amando? 

fler. Relponded vos el primero. 

Enr. Yo? Fler Si, por huefped os toca. 

Enr. Dos grandes ventajas llevo; 

y afsi por cumplir con ambas» 

cfcGJo la que padezco; 

el 



De D. Pedro Calderón de la Bares. 



el feruno aborrecido. 

F/^r. Yo qíjc es mayor pena , ficnto 

la del miínio aborrecer. 
U/. Yo digo que fon zelos. 

Li^. Yo la auíencia. Fed. Yo el amor, 
fííí eíperar el remediop 

FUr. Yo , fin poder explicarfe, 
Aífidt ., callando , y íUfriendo. 

Láur^ Yo que el amar, (¡endo amado^ 

fíler. Argumento ferá nuevo 
defender , que es pena , Laura, 
amar , íiendo amado. íaur. Eflo 
han do decir las razones. 

'jirtt. Piuebe cada uno ía intento. 

£>rr. Pues el del aborrecido 
me ha tocado a mi , yo empíezp^ 

íáb. Aquí es donde dice mas 
necedades el mas cuerdo. 

£Mr. El amor es una Fftrella, 
qae influye dicha , p f igQr# . 
locgo la pena mayor 
de amor , es amar fín ella: 
quien 4e una hermofura beiU . 
abarrccfdoha vivido, 
contra fo Eílrella ha querido^ 
lo^o es el mayor deívelo, 
pues lo que oo quiere el Cielo«^ 
qtüece el ^ue es aborrecido. 

i'Ur. Qundo uno a Centic fe ofrece 
aÍNirrecido , ya es 
mersio para defpiies; - 
pues por lo que ama padece; 
quien fio amar aborrece, 
padece f fin merecer 
I finezas que puedan Cer 
I meriro » luego no ha (ido 
I canto el íer aborrecido, 
1 conio el mifmo aborrecer. ^ 
I Uféurd. £1 que aborrecido amó, 
1 jr el qae aborreció , tuvicroa . . 



227 



ím mal , que ellos padecieron, 
porque el Ciclo fe le dio: 
el que ama zclofo no, 
pue5 fe le cauía un dichofo, 
de quien el vive cmbidioío, 
luego es mas fu deíconíuelo, 
pues lo qay de un hombre al Cié- 



ay de ios dos a un zelofo. 

Lfh. Mil veces el mundo vio 
los zítkovoCos defvelos 
íazonarfe con los zelos, 
pero con la auíencia no: 
muerte de amor fe llamó, 
luego es fu pena, mas fuerte, 
pues íi con zelos fe advierre 
avivarfefu violencia, 
y morir con el auíencia, 
uno es vida , y otro es muerte* 

Fed. El que aborrecido adora, 
la que adorada aborrece, 
el que los zelos padece, 
y la que la aufencia llora, 
cada uno fu mal mejora 
con la efperanza que alcanza^ 
de que puede aver mudanza, 
luego i eftár probado viene, 
que mayor tormento tiene 
el que no tiene efperanza. 

fUr. Quien íin efperanza vive, 
ya por Jo menos declara 
no tenerla , y cofa es clara, 
que hablando alivio recibe: 
quien a callar fe apercibe, 
y íolo a fu amor previene 
un Silencio donde pene, 
mas dolor , mas pena alcanza, 
porque ni tiene efperanza, 
ni dice que no la tiene. 

Laur. £1 que ama , y es amado, 
fiempre vive, temerofo, 

Jffa ^^^. 



(lo, 



tal vez difcurredichofoi 
quando lera defdichadoj 
tal fe juzga delpojado 
de las dichas que nierece» 
y á aborrecerlas fe ofrece; 
luego tiene el que es querido 
deípechos de aborrecido^ 
y iras de quien aborrece. 
. Si t iene zelos ^ los Cielos 
lo digan , pues el que amóf 
Tiendo amado , ya fe vio 
de Si miffDo tener zelos: 
un punto j que fas defveios 
ao tengan íu bien prefente^ 
como por (iglos lo fíente: 
luego tiene el mas dichofo 
cfcrupulos de zelofo, 
y fobrefaltos de aufentd 
Si defefperado eftá> 
fus dichaü* lo dicen bien: 
que tendrá que efperar , quien 
xio tiene que efperar yá? 
el callar pena le dá^ 
porque en fu gloria fe halla 
razones con que explicalla: 
luego al querido le altera 
el dolor de quien efpcra, 
y la pena de quien calla. 
Decir que no es defdichado^ 
porque fe mira querido, 
es error 5 pues que ha tenido 
fiempre el rieíjgo amenazado: 
luego el que ama , y es amado^ 
de aborrecido padece 
el mal , el del que aborrece^ 
del a úfente , el temesofo» 
defefperado , y zelofo, 
^del que habla, y el que enmudece. 

L^vantanfe todáS. 

PUr, EíTasfon fofiftcria& 



El/eíret§ ¿ voces. 

con que ha querido tu ingenioi 
Laura , obftentarfe , que no 
razones de fundamento. 

Laur. Claro eftá , que mal pudiera, 
íiendo el principal objeto 
de amor,fcr amado.F/^^.El guante* 

Cáejele ¿ Laura el guanteJevantaltSi^ 
ierico y y tr Mee ale con otro fareciiU. 

Fed. Yo le alzaré. Arn. Deteneos* 

UJ. Yo he de llevarle. Ptd. Si yo 
llevarle inténtala , pienfo 
que fupiera confeguirlo; 
pero como no lo intento» 
no a y que hacer duelo » Liíaráo| 
y pues el llegar mas prefto» 
no es mérito , fino dicha, 
ved como a Laura le buelvcb 
Tomad, feñora, que yo, DafeU; 
para lo que llegué y|nenfo 
que lo he confeguido yá, 
pues os (irvo » y no os ofendo. 

lif. Difcretamente me aveis, 
Federico , del empeño 
facado. fler. A mi no , él » ni T0% 
que es fobrado atrevimiento, 
que eftando yo aqui , ninguno 
ofle levantar del luelo 
el defperdicio mas fácil, 
el mas cafual trofeo 
de ninguna de mis damasi 
y agradeced que no mueftco 
mi enojo mas 9 que en decirlo 
efta vez : Valedme, Cielos! Af* 
que íoy la primer muger 
a quien el callar ha muerto* 
t^anfe las damas. 

'Arn. Enojada vá fu Alteza, 
y bien fin razón ^ por cierto: 
no entres aora en fu quarto, 

£iK) yamos, Lauca , al mefitroi 

1* 



\ 



De D. Fedr§ CaldítM it U Bares. 



Z19 



y á qoe por los accidentes 
ác fu condición , teniendo 
qtuno en Palacio , y gozando 
de aquefte Eftado el govierno» 
fioquifeque la fírvieras 
mas que por el cumplimiento. 

Laur. En todo he de obedecerte: 
mucho dicen los eftremos 
de Flerida > quiera amor A f. 
no fea lo que fofpecho. 
Fanfe , y acompáñenlos todos. 

*Arn. Ca valleros y dónde vais? 

Fed. Todos os vamos firviendo. 

Arn. No aveis de paíTar de aqui^ 
y vos 9 fobrino , el primero 
aveis de quedaros^ Uf. Bien 
a mi peCar obedezco. 

JSür.Yobiena migufto^ pues 
i rantas luces atento^ 
feré girafol humano. 
Federico » al punto buelvo* Va/i. 

Lif. Haüa que pierda de vlfta» 
Laura ^ tus rayos > no puedo 
dexarte , que es tu hermofura 
imán de mi penfamiento. Vafe. 

fié. O quanto que me dexaífen 
íblo conmigo agradezco! 
pues tendré lugar de leer 
cftepapeL fab. Si no pierdo 
wí eoteadimiento aqui » es por 
no tener encendimiento. 

R^.De qii¿ te admiras? Fab. De qu¿? 
de tu flema , pues teniendo 
efte papel delde anoche, 
hafta aora no le has abierto. 

Vti. Sabes que papel es eftcT 

Vah. Sea el que fuere > no es cierto 
qae defde ayer le has tenido 
cerrado? Fei. En efte momento 
fefiGi|x>|kicdbír» 



Fab* Haraíme perder el feíTo: 
íi defde que amaneció 
ninguno te ha hablado; el viento 
debió de traerle fin duda. 

^ed. No le craxo , fino el fuego 
donde me abrafo , y confumo.^ 

Vab. El fuego? Fed. Si. 

Fah. Aora creo, 
que es verdad::: 

Fed. Qué? Fab. Qiie eftás loco, 
y Galán Fantalmb , has hech4 
una Dama Duende allá 
dentro de tu penfamicntOi 
a quien amas mentalmente: 
y afsi , fuplicarte quiero 
una merced. ?ed. Qiic merced? 

Fab. Qiie pues vive en tu conceptQ 
imaginada efla Dama, 
fin mas alma , ni mas cuerpo, 
que el que rü has querido darlaj 
vengan fus papeles llenos 
de amores , y de ternezas: 
que es notable defacierto, 
pudiendo hacerte favores, 
hacerte , feñor , defprecios. 

Fid. lletirate. Fab. Pues la letra 
qu¿ importa? 

Fed. Nada , fi advierto 

que aun la letra es disfirazada: 
mas apártate. Tab. Efcudero 
del limbo debo de fer, 
pues que ni glorio , ni peno. 

LeeFed.Scñox , y dueño mió, 
mucho fe va acercado mi tormeco, 
pues forzando mi padre mi al ve- 

drio, 
trata mi cafamiento 
con violencia tyrana, 
y los conciertos firmará ffiaiSang^ 
Ay io&iice de mil 



^3 



y qué breve plazo tengo 

de vida de aquí á niañana^ 

Fabio. F^i'. Qué? 
iFed. Me verás* muerto» 
Faí. Piarás muy mal , fí cfcufarlo 

puedes > porque te prometo 

Guc DO es cola de buen ay re. 
^Fea. Cómo puedo , cómo puedo, 

fí efte papel es fenteDiiia 

de mi muerte? 
"Fal^. Cómo ? haciendo 

otra ñora á eíTe papel 

mas apacible , íupuefto 

que cftá en tu mano. F^^^Sin yidaí 

íin alma á profeguir buelvo. 
Lee. Y a^si , aunque fe aventure 

de nueftro amor ol infeliz fecreto, 

en lo que hemos de hacer , es bieu 

procure 
hablaros efta noche> á(:uyoefe^o 
tendrá el jardin la reja prevenida» 
y antes que os pierfi^ j perderé h 

vida, 
en cuya fec , pediros folo trato 
las ferias me paguéis d^ aque( 

retrato. 
Ay hombre mas venturofo! 
Fabio ? Fabio ? Fa!^, Qye tenemos? 
no te mueres yáí Fed. Ya vivo. 
fjA Vés íifue bueno el con fe jo? 
no a y cofa como querer fe 
uno á si mifoio. Fecí. Contento^ 
deívanecido , y ufano 
hablar efta nojche puedo 
con La hermofura que adoro. 
Luciente Ca^npeon del Cielo^ 
que a tornos fu campo corres^ 
que fítias í2i plaza á cercos^ 
abrevia de tu tarea 
Qy lo$ nuu^ergs | íabienáp 



El ftcnto k voces. 



quanto con la luz ofendes; 
y vofotros , Aftros bellos, 
pues inñuis los amores, 
levantaos con fu Imperio, 
trocad a comunidades 
las Repúblicas del Cielo, 
que os quita el Sol vueftras leyes. 
G os rópe el Sol vueftros fuetos^^/ 

fgt. Loco eftá como los locos^ 
y no me admiro de verlo 
tan loco á él , como de verme 
tandemafiado ^ y tan necio 
á mi , que::; SMe Flora. 

Phr. Fabio? Falf. Scñon, 
qué me mandáis? 

Flor. Qjie figuiendo 

vengáis mis paflfos. Fah. Sepamos 
fí es defaño , que quiero 
llamar c^uatto » ó cinco amigos. 

Flor, Seguidme. 

Pak Pues á qué efe^o 
he de feguiros? ibis vos 
Ja Dama que me dá ^elos, (to, 
yo el (jalan que no os dá un quar« 
para que os ande figuiendo? 

Flo.S\x Alteza ics quien quiere habla^ 
iei^ndo aora efcribiendo^ (rosi - 
que os llamaffe me mando* 

Faí. Su Alteza á mi ? Santos Qelos, 
j^ué fuera ^ fi fe atrevieíTe 
¡i decir fu peníamiento? 
Sale Florida coa ana carta. 

pler. Flora , Uamafte al criado? 

flor. Aqui , feñora p te efpera. 

F/r.Pues aguarda tu allá fueraM^^^F/. 
yá Conmigo aveis quedado. 

fah. Si fciíora , y nada ingrato 
me hallareis $ fepa en qué puedt 
íerviros , y habLd fia miedo« 
guc Éicü íoy I y bigc^tó; 



De D. Pedro Calderón de la Bares. 1 3 Ij 

muy poco avcis mcncfter Solo oy es el día que mas 



caníaros en confcguirme. 
Fler. Vos , Fabio , aveis de decirme 

una cofa , que faber 

pretende mi autoridad, 

porque importa, á fu decoro 

de una (ofpecha que ignoro, 

averiguar la verdad. 
F^¿.Si es hablar yo el confeguirlo, 

hecha eftá la gracia delio, 

pues mas que vos por Tabello, 
. me muero yo por decirlo. 
Fler. Tomad aqu^lta cadena. 
Falf. Siharb por cierto, y no ignoro, 

que por íer vueftra , y de oro, 

JÍerá por eftremo buena: 

por hablar rabiando eftoy; 

preguntad. fter.Quihn es la dama 

i quien Federico ama? 
F4¿. Defdichado hablador foy, 

pues una cofa no mas, 

leñora , que yo he ignorado, 

es la que aveis preguntado. 
F//r. Si no le dexais jamás, 

cómo es pofsible que no 

Jofepassf ( tormento grave!) 
Fst. Pues íi él mifmo no lo fabe, 

como he de faberlo yo? 
i%r. Tan oculta eftár fu p^na 

no pudo. Faí. Pues fiendo afsi^ 

contádmela vos á mi, 

y tomad vueftra cadena: 

Sorque en cfcGto , feñora, 
n que á nadie fu amor fíe, 
^1 á íus folas fe ríe, 
y ¿1 a fus (olas fe llora» 
Si recibe algún papel, 
ix> vemos quien fe lé dá, 
ni fabemos a quien vi,' 
ü acafo le $;(C(ivc tí. 



de fu amor llegué a entendcfji 
pues acabando de leer 
un papel , que Barrabás 
debió de darle , oy me efpcra¿ 
dixo en la tinicbla obfcura 
una divina hermofura, 
para hablarme. Fler. De manera; 
que efta noche fe han ée hablar? 

Fal?. Si amor pendencias no entabla 
con que lé quiten el habla. 

Fler. Y es pofsible ( qué pcfar!) 
qae la cafa , ó calle ( oy muero) 
de la dama no hasiabido? 

Pa^. Eflb si , en Palacio ha fido, 

Fler. De qué lo fabes? Fak Lo infíerof 
de que tiente fin mudanza, 
de que goza fin empleo, 
de que adora fin defeo, 
de que ama fin efperanza, 
y de que noches , y dias 
efcribe un gran cartapacio^ 
y folo fon de Palacio 
tan difcretas bobcrias. 

Fler. Pues mirad lo q aora os mando; 
vos aveis de procurar 
con cuidado averiguar 
quien es la dama > notando 
dcfde py todas fus acciones, 
y con qualquier novedad 
que hiciere fu voluntad, 
en todas las ocafioncs 
que la haya , venidme á ver, 
que dcfde aqui os doy licencia 
para entrar en mi prefenc a. 

Fab. Gentil-Hombre de placee 
fe llama , fi no me engaño, 
eíTa merced que me hacéis. 

Fler. Y porque nunca dudéis 
de donde el provecho ^ ó daño 



ijt ElfcifU§ 

os viene , todo es 3e mi> 

fi fervis , Fabio , el provecho; 

y el daño y (i vueftro pecho 

dice á nadie lo que aqui 

hemos hablado los dos. 
Fab. Un mudo mirón no dudo 

que feri^ , íi hay mirón mudo* 
FU'r. Id con Dios, 
Pat. Quedad con Dios. Va/i. 
Wlir. Loco penfamiento mió» 

que tyrano imperio tienes 

en mi I que á quitarme vienes 

los fueros del alvedrio? 

tanto de mi defconfío9 

que Ha de poílrarme un temor! 

tqui 9 aqui de mi valor, 

tqui de mi mifma, Cielos: (zelos, 

mas ay » que callar no puedo con 

bafta que pueda callar con amor* 

Ella noche ( eítoy dudando! ) 

ha de Ter (eftoy muriendo! ) 

quedarme yo padeciendo 

lo que ellos eftán gozando? 

pues no ha de ícr , logren quando 

yo no lo fepa , el favor^ 

que fabido , ferá error 

no eftorvarle 5 piedad , Ciclos; 

mas ay , que callar no puedo con 
zelosy 

bafta que pueda callar con amor» 

Con elte pliego , que avia 

á otro propoíitoeícrito;:; 

él viene » mal folicito 

encubrir la pena mia» 
tali Fediricé con ncade de efcriyir ^ f 

sarters. 
JFtd. Eftas cartas , gran feñora» 
tiene que^irmar tu Alteza. 
tUr. Valor , ingenio , y grandeza^ 
todo es «icncftcc aoca; 



i tfótes. 

poned las cartas al, 

Federico , que defpues 

las fírmare , que aora es 

mas neceííario (ay de mi!) 

que a mi fervicio acudáis 

en otra cofa , que importa 

mas que eflíb. 
Ved. Que es? Fler. Que una corta 

jornada efta noche hagáis. 
Fed. Efta noche? Fler. Si» aqui 0$ áo\ 

la carta::: ¥ed. Fuerte pcíarí 
Fler. Que vos aveis de llevar. 
Fed. Ya conocéis quanto eftoy, 

con fuma folicitud 

fiempre defeando el emplea 

de vueftro fervicio ; oy creo» 

que de mi poca íisilud 

la ocaílon darme podra 

difculpa para pediros 

que::F/^.Ninguna he de ad(AÍtiro%j 

breve la aufencia fera» 

mañana eftareis aqui; 

y advertid , que de vos fío» 

no menos 1 que el honor niio; 

no ay que eícularos \ y alsi» 

tomad j y ved que al inftantc 

Oi^ tengo de vcr^partir; 

y otra vez buclvo a decir^ 

que i quien .iby ^ es importante 

que v<ns á llevarla vos» 

el Ibbreeícrito dirá 

para quien , y adonde ra; 

tracdmc relpucfta , y i Dios» fáfi 
Fed. La ncnrUc que L iura bella 

me da licencia de hablallat 

en coda ella no (challa 

para mí fula una Eftrella: \ 

que haré , que mi amor no debe [ 

deslucir la lealtad mía? 
SmU Fak. Scavr, es muy largo el dii2 



De D. Pedro CáUeran de Id Barca. 1 3 1 

Fed. Es el diablo que te lleve: y como fíempre quien ama 



alpunro { pena cruel! ) 
deaqui parte (fiero agravio!) 
y prevén dos poftas y Fabio. 

PÁ. Ha venido otro papel 
por el fuego y ó por el viento? 

FeJ, Una carta vino. Faí. Ay nías 
de enmendarla ^ y quedarás 
como una Pafqua contento? 
buelvela otra vez á vbr, 
y mejora tu querella. 

JP/^. Aun el robreefcritodella 
no me he atrevido á leer. 

Fat. Léele , á ver G contradice 
á lo que primero fue. 

FfJ. Adonde me embia veré: 
al Duque de Mantua dice^ 
ya es otra mi contuiion; 
un dada que ha concKido 
al Duque, y que afsi ha querido 
de la efpecie de traycion 
con que en cafa le he ocultado^ 
darfemepor entendida, 
pues me previene ofendida^ 
que efto a fu honor ha importado: 
de un riefgo en otro cayendo, 
loco penfamiento » vas. 

FaL Enmendófe? ^d. Quanto mas 
lo miro I menos lo entiendo. 

R/. Viene enóffa:::F(f.Que tormento! 

FaL Como laque uno efcrivió 
en guarifmOf Ftol. Que sé yo, 

Fa^. 01 no lo liabcs , va el cuento: ' 
De una Dama era ^alán 
un vidriero ^ que vivia 
en Tremeccn , y tenia 
un grande amigo en Tctuan. 
Pidióle un dia la Dama, 
que4 fu amigo le efcrivierai 
que una mona cemicierai ^ ' 



fedefvela enconfeguir 
lo que fu Dama le ordena> 
por efcoger una buena, 
tres , 6 quatro embio á oedirf 
el tres , ó quatro efcribio 
en guarifmo el majadero, 

' y como es al 14 la o cero, 
el de Tetuan leyó: 
Amigo , para perfonas 
a quien tengo voluntad, 
luego al punto me embiad 
treicientas y quatro monas» 
Hallófe afligido el tal, 
pero mucho mas fe halló 
el vidriero , quando vio 
contra fu frágil caudal, 
dentro de muy pocos dias 
apear fe con eftruendo 
treicientas monas » hacieadQ 
trefcientas mil monerías. 
Si te fucedc lo mifmo, 
lee fin ceros , pues es llano 
que una mona en CaftellanO) 
íón cien monas en guarifmo.^ 

F€d. Darme á mi eftas cartas , bietT 
dicen , porque en mi fe emplean* 

F^/. No ny remedio de que fean ^ 
menos las monas?F^^.Quién,quiéc( 
eñ el mundo fe avrá vifto 
en igual duda? qué har^d 
Sale Enrique. 

Enr. Qué es lo que tenéis? 

Fed. No se 
como mis dudas refífto: 
oíd á pa rtc. Fab. Efto no puedú 
fufrir, guardarfe de mí, 
en toda mi vida 01 
huefpcd ^ q uc hablaíTe mas quedo 

Fcd. Qué es lo que hemos de hacer? 



2 34 Bl fccrcto 

£w'. Vamos 

á cafa , aqui no lo habIemoS| 

pues en la carta Veremos 

la obligación en que eílamoss 

fi fe da por entendidaí 

el defcubirme ferá 

la refpuefta 5 y fi noeftá 

de quien yo loy advertida) 

que puede fer > 1er aquefta^ 

ignorando que aqui cftoy^ 

ctra cofa , efcriviendo oy, 

dar mañana la reípueíla. 
fíJ. Dccis bien > y quando yo» 

que lo diga , 6 no lo diga> 

otra cofa no conGga 

por aora mas , que no 

nacer aufencia efte dia, 

daré por bien empleado 

todo el difguftopafladOy 

no faltando a la fee mia; 

f>orque íi para vos fue 
a carta , noay culpa en tsA, 
puefto que á vos os la di, 
dondequiera que os hall¿. 

£ r. Sus deiignios maniñeftos 
eneft^ carta vendrán: 
vamos a cafa. Faí. Eftarán» 
feñor y los cavallos pueftos? 

Fed.Sl , Fabio , porque aunque ya 
no me aufente , importa hacer 
la defecha. FaL Qué placer 
es efte? Fed. Amor lo dirá. 

JFj¿.Ya alegrCfFí.Dequé tcefpantas? 

Fat. De nada , pues sé que ha fido::: 

Fe.Quhtfj. Aver la cifra entendido^ 
y no fer las monas tantas. 
Van fe , y /ale Laura. 

Lanr. Que perezofo es el dia 
ét una efperanza! parece 
que fe le olvida i la noche 



la jurifdiccion que üené; 
pues can á eípacio las fombras^ 
funcftos pájaros leves» 
las no¿ittni is alas baten» 
las lóbregas plumas tienden* 
Ay Federico , (i ya 
U^aífe la hora de verme 
donde contigo mis anfias 
fe alivien » y fe confuelen! 
Y ay Flcrida » qué han querido 
decir rantos pareceres 
con que el defden difsimulas» 
con que d favor defvaaecesl 
Pallar á fu quarto quiero» 
antes que al jardín me lleve 
anticipada la pena 
de mi zozobrada fuerte: 
pues con aquefto dos cofas 
condgo i una » que no ll^ue 
á preguntar por mi » y otra» 
ver (i hablando fe divierte 
eldefeo, que tal vez * j 

hacer ocupadas fuele, 
(i no mas breves las horas» 
> que nos parezcan mas breves. 
Salea PUrida » y Flora con luees. 
Pler. Laura » prima» en qué mi amor 
cama aufencia te merece» 
que en todo oy no me has. vift^ 
Laur, Eítimoel fiívor de averme 
echado menos » feñora: • 
pero un pequeño accidente 
me retiró » y aunque del 
mal el alma convalece^ 
fin befar antes tu mano» 
no he querido recogermei 
y afsi » vengo a faber folo 
cómo , feñora » te íientes. 
Pler. Pcfame » que de tu aufeoda 

tu f4Íttd I4 cauía fucffi:{ 

X 



De D. Pedro Calderón de U Barca. 



*■ -á 



\ 
\ 



y huelgome de que ayas 
venido > aunque tarde ^ á vermes 
porque te he mesefter ^ Laura» 
efta Doche % y afsi , puedes 
avifar de que conmigo 
re quedas. LaurScñorz^ advierte:: 

F^fr.Qühhcáe advertir? no lo ha be- 
efto el cariño mil veces? (cho 
hágalo la conveniencia 
una y que á ti folamente 
puedo fiar un íecreto. 

LdMrXinihn vio confiífion tan ñierte? 
fí replico» forpechofa 
me he de hacer ; Cieios> valedme, 
í¡ no he de perder: :F/^r. Que dices? 

LaMr (^e a tu fervicio ine cienesi 
tuya loy. FUr. Oexanos Tolas» = 

¡/'a/i FUra^ 
Aora tú \ Laura , atiende: 
yo he &bido » que un amante» 
ix> s¿ como te lo cuente, 
lia recibido un papel, 
en que tina dama le ofrece 
hablarle efta noche. L^. Que oygo! 

Fíe.Y aunque se ei galán quien fuefle, 
qoieo fuefle la dama ignoro. 

Lémr^BBbsh Fler. Y fabcr conviene 
qual dcllas > por eílas rexas 
cpeal terrero caen » íe atreve 
á pio&nar del decoro 
las Banca violadas leyes. 

Lamr. Harás muy bien , porque es 
grande atrevimiento cfle* 

Fler.Üo es jufto por mi perfona 
baxar yo » ni era decente: 
y z(si » de ti , hcrmola Laura, 
me he de fiar, pues tíi eres 
en quieo mi imaginación, 
por mas quedilcurra ^ y pienfe, 
Qoha ofiado poner la íbmbca 



del efcrupulo mas leve. 

LauJPücs qué mandasrF/^.Has de fer, 
baxando una , y muchas veces, 
al jardin aqucfta noche, 
centinela diligente 
de mi honor , reconociendo 
á la que en fu esfera encuentres^ 
y no te parezca , Laura, 
que es decoro folamente, 
que conocer quiero a quiea 
á Federico ( imprudente 
la lengua fu nombre dixo» 
poco importa ) £ivorece: 
aquefto , prima , te encarga. 

Laur. £n vano me lo enea reces^ 
porque yo , atenta á tu guftoK 
y a tu fervicio obediente, 
no folo iré , como mandas, 
al jardin uha , y mil veces^ 
pero hafta el amanecer 
cílaré en él muy alegre, 
por ver que en eflfo te firvo* 
Toma la luz , yendofe. 

fler. Mi prima , y mi amhga ere^; 
mi honor , y gufto te ík>, 
cordura , y Í4^genio tienes» 
entiéndelo , Laura mia, 
tá allá como tu quifieres, *^ 
y yo diré , que lo (iento 
del modo que tu lo fíentes. Váf. 

Laur. Vaigimc Dios ,qué de cofas 
a mi dilcurfo fe ofrecen, 
tan atropelladas , que 
las unas de otras pendientes, 
qucf iendo acabar con todas, 
no hallo una por donde empiezel 
mas qué me aflijo? mejor 
ferá que todo lo dcxe 
de una vez al defengaño, 
y para reconocerle, 
Ggi 



c 



^3^ 

el mejor medio también» 

á$ callar » hafta que llegue 

chablarlas con Federico: 

]^ues es precífo que mueílre^ 

o fu voz y ó (u femblante, 

ü me obliga » óíi me ofende. 

O tu hcrmoíb jardín bello^ 

cuya rcpubljca verde . 

patria es del Abril , pues folo 

al Abril conoce > y tiene 

pur Dios de fu Primavera, 

por Rü^y de fus doce meíes: 

quien voluntaria venia 

á tu ameno fítio fértil 

a repetir los amores 

de tus flores , y tus fuentes^ 

á tus fuentes, y á tus ñores 

forzada > y mandada viene» 

con cuidado , y condefvelo 

á ver qiial es la que aleve 

cíconde el afpid de zelos, 

<que en el corazón me ofende. 

Deptro rmdo in la reja, 

I,a Teña han hecho en la calle» 

fuerza es que dude » y q tiemble 

el corazón : mas de que, 

ii nadie en el mundo tiene 

mas íéguras las efpaldas» 

pues zelos me las defienden? 

3ñicn cbíFeJerico dentr0^ á la reja. 
\ No me lo preguntes» 

bella Laura , (i no quieres» 

que ya mis íeguridades 

á deÁronfíanzas trueque: 

quién puede fcr , fino yo? 
£^;^r.No te admires , no te quexes 

de que yo te defconozca» 

pucitoque tan otro eres 

del que yo te imaginaba* 
FeJJ)c q\xh íuecieíL^/i/ .D^ítifucxce; 



Blftcrcto i voces. 

La Duquefa » Federico» 
^ aqueílas rejas me tiene, 
para ver quien te ha Ihmado^ 
de que bien claro fe infiere» 
que tu dices mis favores» 
y que ella también lo fíente. 

JPid. Plegué al Cielo » Laura mia» 
. mia dixe.» tko me alegues» 
que yendo a decir verdades» 
por una mentira empiece: 
que los Cielos medeftrayao» 
que un rayo mcdé la móertCt 
u de mi pecho ha íalido» 
ni aun el acento mas leve» 
que mi fecreto profane: 
qu¿ mas defengaño quieres» ' 
que fer tu de quien ifefie? 
fuera de que cómo puede 
decir » que aqui eflesporm)» 
f¡ ella aora me juzga aufenre? 
que efto es largo de contar* 

Laur. Quandoen efta parte qocdcs 
difcuipado , quedaráslo 
en el cuidado que tiene 
en íaber quien , Federica» ' 

es la que te fivorece? 

Fed. Quando ella , que yo lo dad o 
eífe cuidado euvieflfe 
por SI » y no por mi refpeto» 
no fuera , Laura, ofrecerte 
mas glorióla la victoria» 
que a mis rendimientos dcbesi 
pues quien vence íin contrario» 
no puede decir que vence: 
no me barajes mis quexas» 
pues mas fundamento tienen 
en Lifardo , quanro va 
de verdadero á aparente: 
en ñn , ay Laura , te cafas? 

Lam. No me cafo^» p;:£o quieren 

que 



De D. Ptdfo Caldtrm Je U Éarcá. . ixj 

que rae cafe mis deiUkhás. la reja , haftá aflegurarme. 



Vea. Quien ama Codo lo vence. ( 

Laur. £s verdad \ pero 'cambien 
todo quien ama lo teme. 

Ff^. Pues para que me efcrivifte, 
Laura ^ que antes que perder me^ 
avias de perder la vídaj -^ 

que mi retrato traxeíTey 
\ que el tuyo me feriabas? 

Léur. No avia el inconveniente^ 
Federico , que a y aora* 

¥ed. A buen fagrado te alienes 
para difculparte s ay Laura» 
fi ya reíolucion tienes» 
paca qué acra conmigo 
tiempo , ni palabras pierdes^! 
Efte es ei:retrato mió, 
foloáfer teftigo viene 
ya de mis zelos : qu¿ mirase 
en el engafte parece 
al de on retrato que tu 
me embiafte quando alegre ' 
HK miraba la fovtuna, 
porque en cíia parce fiíeflb^ 
lino igual la joya ^ igual 
la caxa que le guarnece» 
tómale » y foto ce pido» 
ii llegas calada á verte» 
te guardes de el , que aun pintado 
no futrirá que le afrentes. 
Laur. Yo , Federico;:: mas mira 

2ue (iento en la calle gente. '• ; 
, Quíivá que ibas a decirme 
algo » que bien me eftuviefle» 
pues que viene quien lo eftorve? 
Laur. Que foy tuya eternamente 

iba a decir , y lo digo. 
Vtd Pues venga aora quien vinierfe; 

mas yá la eíquina doblaron. - 
haurSZf^Ví todo»e3^fue(za que (¡«tse 



y iolo es lo que te advierte 

mi voz» Federico » aora 

que ay muchos que nos atienden. 
ted. Avrá roas que defvelarlos 

á todos? htxnt. Pues de qu¿ fuerte? 
Fed. Yo ce efcribiré mañana 

una cifra. ^ con que puedes 

hablar delante de todos 

conmigo folo y fín que entren 

en foípecha > ni la tengan 

quantós*fe hallaren prefentes. 
Latv\ Pareceme que fer^:' 

el íecreto a voces efle. 
tei. Pon cuidado en abrir fola 

la carca que te traxere^ 
LauSx haré) ya Dios qúete guarde. 
Ved. £1 Cielo tu vida aumente. ' 
haur. Ay » amor , lo que me cutftas! 
Vid. Ay i Laura » lo que me débei! 

SEGUNDA JORNADA. 

Salen Peder lcú\ y Fatio en ir age de 
camino » / EnrUfne^ 

Enr. Puefto » Federico » que 
la carta de la Duquefa s 
- fegunda intención no turo 
mas » que fer Corcfes refpuefU 
de la que avia recibido 
<le mi 9 y embiaros con ella 
a vos ', darla autoridad» 
pareciendola , que era 
jüfto > av .ehdo yo venido» ' 
qü¿ deudo del Duque pienfa» 
cjae yendo vos allá, fu^e 
igual la corrcfpondencia: 
no a y que temer de que fabe 
quien fdy ; y afsi , la mas cuerda 

dccvroiÍD^cioQ aotai^ 



"*. 



i 5^ .Bl fecrcto ¿ vocts. 

es , que haciendo la deíech) juro á Dios y no te firviera 

de que de Mantua venís, 
mi carta le deis ^ que es cfta^ 
con que eftará mas fegura^ 
viendo mi ürma » y mi letras 
de que á Mantua fiíifteis. F^^.BieQ 
reconozco todas eflas 



razones $ y aunque ningqna 
duda la carta me dexa, 
en razón de que os conozca» 
en razón de que pretenda 
auíentarme á( mi , la noche 
que alguna dama me efpera 
para hablarme 9 y que la dama 
me di^ 9 que eftá íu Alteza 
advertida de que yo 
favores fuyos merezcaí 
y que por fii eftiouuúoii ,, 
es forzofo que lo (icnta^ 
no puede ) Enrique y dexar 
de darme alguna trilleza. 

£ür..pircqcrir en cflíp t. c$ . 
para mas defpacio $ efta 
es Ja carta 9 procuremos 
fanear la duda primera, 
que defpuesala fegi^nd^L 
tiempo , Federico , queda: 
Tornad ,. y a Dios, F4d. No áuffls 
deíp^es á Palt»cio bueluí 

ínr. Claro cftá , que fi es del alma 
la patria , el centf o , y la esfera, 
qualqui9|: inflante q^e viva 
fuera del , vivq violíiiil*. V^fi^ 

Fa.Qae cfto un hobre honrado fufra! 

F^'d. Pu¿ , Fabio , de qu^ te quexas? 

Fal;. Yo no me qaexo de nada; 
pero hagamos , íeñor , cuentas 
del tiempo que te he férvido; 
. que fi cada hora me dietas 

loque QoaicdM^4^^!% . 



una hora rnas. Fa!. Pues por qnk? 

Pak. Porque rraygo cfta cabeza 
mareada.de dilcurrir: 
y no ay en el mundo hacienda 
^^^Jp!^g^^ un criado, 
que dif(;urre s y mas en temas 
tan varias , como tu tienes. 

FiJ. Cómo afsi? FaL Defta manera: 
Fabio f yo me muero : Fabio, 
íbio efte:dia le queda 
ya d$ vida a mi efperaasa: 
voy á que el entierro venga 
por ti : no vayas » que ya 
no me muero : que eflba n^ca 
noche' es dia para mii 
fea muy eoi hora buena: 
Fabio t fopor ? luqgo al punto 
me -he de aufentac , adereza 
dos cava líos ; ya lo;eftim 
yá NO me aufento; mas véngaos 
ponte i:n uno s y a lo cftoy; 
que hemos andado? üaa l^aa$ 
pues bólvamos ; pues :bol vamos; 
no ay aufencia ? no ay aufenciai 
vete a cafa $ ao me fig^s: 
y tantas impertinenaas 
de chifmos , y fecrctillos«: ! 
que el Demonio que te entienda; 
y en fin , yo no quiero dueño 
que no fiendo Papa , tenga 
cafqs á si refervados. 

Ped. Qalla , que viene fu Alceaas 
y mira que otra vez digo, 
que de ninguna manera 
nadie fepa » que efta noche 
yo no hice de Parma aufencia» 

^«KClaro efti : rabiando e&Qj^ Jf¿ 
porque Flerida lo (epa, 

EQC !£«$ supnes i la um. 



De D. Pedf0 CsJderoñde U SáfiSi I39 

regalar iquefta leñgiia; FA. En mi vida ví mentir 



la dos y vengarme de ti; 
y la tres , ferviria i ella. Véfii 
Salen L^mra » / Flerids. 
j//r.Enfin» Laura, 00 bax6 
nadie a Ja apacible esfera 
de cSc jardiníLtfiír.Quamas veces 
quieres que te lo refiera? 
Fi^.Efta vez foia. LáMr. Pues digo, 
que en fu hermoía eftancia amena 
eflttve > hafta que riyendó 
el Aiva de mi obediencia, 
convirtió la rifa en llanto, 
una flores » y otro perlas, 
y nadie baxó al jardín, 
de fuerte » que tus fofpechas, 
fino es contra mi , fcñora, 
no ay otra de quien las tengas. ^ 
/^/^•Sjay,Laura,porqueesmuy fácil: 
LaMr.QüÜFler.Qa€ la Dama fupiera 
que a Federico tenia 
aoíentc una diligencia, 
y no bazafle ai jardín; 
mas por lo menos me queda 
dgjoftodeque eftorví, 
que no fe hab^aflen , y vieran 
efta noche. Latir. Claro eflá: 
fi bico fupiciTes quan necia J /• 
teioeratudc tuszelos, 
los has juntado tu meima. 
'ale fed. Dame , feñora , á befar 
to mana ?ler. Con tanta priefl&> 
Federico aveis venido? 
i. Es veloz la diligencia 
del qae íirve con defeo. 
\. Si feSora , y una legua 
\ ay de aqui a MátuaFi^.Qué dices? 
Decir quife una docena. 
Trads cana del Duque? iPc'^-Pues 
ia de venir fio ella? 



con mas gentil defverguenza. 

?€d. Ella j íeiiora , es la carta. 

F/^r«Suya es , mi venganza es cierra. 

Fj^.Qub carta es efta? Fr .Del Duque. 

F¿^h. A mí también me lapeg^s^ 

F/^.Y cómo os ha ido? F^/Tan bien» 
fegun» feñora ^defea 
el amor con que yo os firvó 
emplear fe en vueftra obediencia» 
que os prometo » que en mi vida 
noche he tenido mas buena, 

tUr. Yo lo creo afsi : por mas 
que difsimular pretenda» 
no puede. LamXxzx^ íu femblante» 
que habla en dos fentidos mueftra. 

Lie ¥Uy. De las honras , y mercedes 
q hace a Enriquo vueftra Alteza» 
y á mi 9 en que fu Secretario 
me traxeflfe la refpuefta, 
eftoy tan agradecido^ 
qtre no es pofsible que pueda 
el alma dcfempeñarfe 
jamás de una > y otra deuda; 
y mas quando fe halla el alma 
a la obligación atenta 
de ana elclavitud. No mas» 
efto es yi de otra materia* 
Bien férvida > Federico» 
eftoy de la diligencia 

3ue aveís hecho. 
. Y yo muy vano 
de aver acertado a hacerla. 
fUf. Canfado vendréis , \^ » pues» 
)k dcfcanfar » y dad buelta, 
firmaré aqueHos defpachos. 
Fed. Primero , con tu licencia» 
darb a la fciiora Laura 
efta carta etf tu prefencia; 

porque quien tocar 00 debe 

Vil 



^4® Bifaret0 ¿voces 

la mas deícuidada prenda : trae ^ no folo la refpuefta 

Tuya , no es juílo qoe aguarde 
a darla , quando te ofenda. 
KUr. Cuya es la carra? Fed. No 8^^ 
del quarto de la Duquefa, 



madre del Duqaeriina Dama . 

me Uanro 9 .pieiiíb quedeudat/ 

ó añfiig? úxyz^F^tf Yacftoy 

o^endal&> hecho nna beftia. 
Laur. Ya ^ feñora , he conocido 

la letra , Ma&ma Celia 

es , y cotí ucencia tuya, 

allí j;ne retiro á leerla: 

hafta perderla de vifta, A /• 

iré de temores muerta. 
J%í/.Abrele iptc&o.Laur.Sí harfe.r^# 
jfjer. Id con Dios, 
PeJ. Vivas eternas 

edades , que cuente el Sol. l^a/. 
fJer. o quanto quedo contenta 

dé aver á fu amor quitado 

la ocafion! que aunque fe queda 

en pie la duda , tambi^ci . 

fe queda enpiela adviertencl^ 

para eftorvarlo otras mochas. .^ 
Fah. Si todas fon como aqueja, , 

per cierto que til avrás hbcho ;. 

bonifsima diligencia. 
Fler. Fabio!F4¿. Para hablárte,eftaba 

efpcrando que fe fuera, * 

haciendo"^ en cíTas pinturas , 

divertido , la defccM* 
Flcr. Dime íi por el camino 

fentia mucho efta aufencia? 
F:^(^. Que aufencia? 
FUr. La dcfta noche. 
Fj!k Luego tú , feñora , pienfas 

que'élha falido'deaqui? 
Fler. Cómo es pofsiblc que fea 

lo contrario , fi 4cl Duc^iic 



firmada ,.pero la carra 
tpdacfcrica de fu letra? 
Fat. Quc^sé yo j eLfalió conmigó; 
pero a menos d* una legua 
conmigo bolvió. -F er. Que dices? 
Péifi» La verdad tan manifíeíta, 
qua^o ay mas verdad ,dexóme 
en cafa , con la advertencia 
ordinaria de que avia 
de filarme encerrado en eíía, 
y él fe fue á fus pitos flautos. 
Fler. No es pofsible eífo fer pueda« 
Faí. Pues irla a fus ñau tos pitos» 
Fler. Oye , y dime lo que rcfta. 
Fab. Ai amanecer bolvio, 
dando mil alegres mueftras 
de venir favorecido. 
F/er Miente tu atrevida lengua. 
F^r.Quien micte^micte en buc duelo. 
Fler/Piie^ a quien mandó que fuera? 
Faí.A nzdic. Fler. Como traecartasj. 
paK Qué dificultad es efl^ 
pues quien un Demonio tiene, 
que villetes'trae , y lleva, 
hacerle podrá cambien 
que con cartas vaya , y venga; 
/. infaliblemente aqui : 
./ayFami]«t,. que efta toma.- 
mia nomiente^ F/fr. Peníaf 
es fuerza que mientes. F#¿.Baeaa; 
, juro a Dios ,. feñora mia, 
qve la verdad es aqueíU, * 
que no ha ido , y que ft ha eftadaí 
. toda aquefta noche encera 
. con fu Dama. 
F/^r. Calla, y vete, 
cue buelve Laura ^ y qaiíient 
laber , para falir yo 

/dsiftsd4da$quGmccfiCcáDf 



De D. PeJfo Caderón de la Barca. \Xi 

qu^ catta para ella traxo. Laar. Ay tan grande défverguenzai 

y dice la Dama? FUr. No. 
Laur. Pues , feñora > no lo creas» 
quequando á tire engañalle 
con elía carta fupuefta» 
áqui propofito avia 
de engañarme a mi con eíla! 



Pat. Va^te Dios por DuqueGr» 
el cuidado en que la ha pueftp 
íaber a quien galantea 
Fedeiico : hl » vive Dios^ 
hace mal en no entenderla: 
no lo huviera ella conmigo. 



que yo lo huviera coé ella. Vafi. Fler. Eftás cierta , que efla carca 



Salé Laura. 

Laur. Yá que la cifra qnit^, 
buelvo a ver a la DuqueÍJi 
para que de mi retiro 
ningún elcrupulo tenga. 

P/^ «Laura , que es lo que te efcrlbe 
Celia? Laur^ Mil impertinencias^ 
aquefta » feñora » es 
hi carta » (i quieres verla: 
darela la que venia Af. 

dentro > para la defecha» 
quitada la cifra ya. 

J9#r. No , Laura , no quiero verla» 
qae yo folamente quiero 
que mi fentimiento entiendas: 
yá te dixe ayer » que avia 
£ibido por cofa cierta, 
que á Federico una Dama 
Je avia efcrito , que viniera 
a hablarla de noche. Laur. Si. 

tUr. Que al principio lo hice ofenfa 
de mi decoro % deípucs 
curioíidad ^ luego tema; 
y <^e por fabcr la Dama> 
á el le mande hacer aufenda» 
y a t\ 9 que el jardin guardaíles; 
piie$ fabrás , que aora me cuenta 
una efpia que á fu lado 
anda , que anoche ( qué pena! ) 
no fe aufentó Federico, 
y toda la noche entera 
con fu Dama ha eíUdo habUndo. 
Tm.Ylll. 



de tu prima c&l 

Laur. Y bien cierta. 

Fler. Pues el debió de embíar 
otra perfona por ellasi 
y eífo no fabe la efpia. 

Laur.'ESot% fin duda.F/^r« Aoca ccfli« 
otra duda ; tu eftuvifte 
en ei jardin , y a fus rejas 
ninguna Dama falió» 
luego es cierto i fegun cuenta 
efte hombre , que con fu Dam* 
eíluvo hada que amanezca, 
que no es fu amor en Palacio* 

Laur. No lo dudes , y que fea 
en la Ciudad es mas racil. 

i7r.rues yo he de hacer expcrienciat 
eftrañas > hafta faber 
aquella Dama quien fea, 

Laur. Que te va > feñora , en ellb? 

Fler. No te hagas^ Laura > tan nccian 
porque aviendoyá libado 
contigo » y conmigo mefma 
a declarar lo que íiento, 
qub importa que h\ no lo fepaS 
que es tan grande mr altiv^^ 
es tan vana mi fobervia^ 
que no debe confentir, 
ni aun ignorada la ofcnAt* Vafi^ 

Laur. Avilar a Federico 
importa de todas eftas 
zeiofas curiofídades; 
masay de mi! que 1^ meíma 

Hh caA 



X4*- • 

razón de aTiíarle yo» 
lo ferá de que d encienda 
loszeios que tiene del 
Flerida » y no es acción cuerda 
dar a encender al amante 
raasfírme, que ay quien le quiera» 
porque el oids humilde cobra 
querido tanta fober? ia» 
que la dadiva del gufto 
ya dcide alli la hace deuda: 
pero menos eftó importa^ 
que no que el ( ay Diosl ) lo fepa, 
las elpias que le íiguen^ 
y los daños que le cercan¡ 
para avi£u:felo > quiero 
repaflar primero efta 
contracifra que me embia, 
que es bien que mejor la entienda. 
Guarda la carta , y faca otra. 
Lse. Siempre que quieras ^ feñora, 
que de algo tu voz me advierta» 
lo primero fera hacerme 
con el pañuelo una feña» 
para queefté atento yo; 
luego en qualquiera matetia 
que hables, la primera voz 
con que empieces razón nuera» 
, fera para mí > y las otras 
para todos > de manera» 
que pueda yo juntar luego 
todas las voces primeras, 
y fabct lo que me has dicho, 
y aqucfto mifmofe entienda 
quando yo la íeña hiciere: 
íacil es la cifra , y cuerda; 
.pero la diñcuttad 
eflí en faber entenderla, 
y faber jugar las voces 
de modo , que á todos vengan: 
por no errarlo» buclvoalees» 



Blfitrito ¿ veces. 

Sale Ufario. 
Lif. Tan divertida , y fuípenfa 
Laura en un papel eftá» 
q aunque es verdad q no puedan 
a tan íágrado refpeto 
llegar las v lies fol jpechas 
de los zelos » es forzofo 
que puedan llegar las necias 
curiofídades de v¿r 
que ay que tanto la divierta: 
ó íi leer pudiera yo 
el papel un que me viera! 
Laur. Quién aqui? UJ. Yo i Laura. 
Laur. Ay crifte! 

¿r/C De que te turbas , y alteras? 
Laur. Yo » ni me altero , ni turbo» 
Uf. Axado el papel lo mueftraj^ 

turbado el color lo dice. 
Laur. entiende mejor las feñas 
del color , y dd papel, 
verás que no Ion aqueftas 
déla rurbacion efedM, 
íinoefedosde la ofenfa 
con que tu defconfianza 
á mi eitimacion afrenta: 
tü traycion i tu á hukto conmigti 
cautelólo? el mundo vea, 
que el remedio de la culpt» 
es apelar á la qiiexa. 
£(/¡Yo, Laura, nodefconfio{ 
y para que mejer veas 
quan confiado mi amor 
efta de tus nobles prendas» 
fin temor de que ló etcubras^ 
te ha de preguntar mi lengua» 
que papel es eñef Laúr. ELte 
es un papel , que fe lleva 
ya el ayre en breves pedazos» 
porque i pregunta tan necia» 
que í:s bija del viento » es bien 

que 



• T<«r 



De D. Pedro Calderón de la Sana. 1'4 1 

que al viento d^ la refpuefta» han de apelar mis ofenfaS) 



Lif. Yo la cobraré del viento, 
que es a quien tu fe la entregas. 

La.\^o harás tal» que aunque no im« 
que le juntes , y le leas> (porte 
es yá reputación nía 
cañigar viles rofpechas, 
que de mi a tener Uegafte. 

lij. Mia también. Laur. Va le llera 
el viento , y no eres mi efpafoi 
para que a tanto te atrevas. 

L¡J. Soy w primo , y (oy tu amante^ 
quando tu efpofo no fea, 
y he de juntar los pedazos 
delhvivora deshecha, 
que en fu carader eíctito, 
todo el veneno cmifer va. 

i.4if .No has de hacer, que eia que tu 
vivora llamas fangrienta, 
yá es afpid de mi piíádo. 

¿i^. Aunque en (us florea me muerda, 
ie he de coger. Z^nr.No harás tal. 

DyiSuelta,Laiira.L4ii.Ingrato,íuelta, 

Salem fm- mm farte Ame/io^y por otra 
PiOiida , y ¡Mego Federico. 

Ano. Lilardo , qué ruido es efteS . 

Fler. Laura , que voces ion c^zá.:' 

L'.No es nada. ¿4. No es fino muchos 
aquí ^ amor , de mi cautela. 

Vf. Aqui de mi valor , Ciclos. 

Ara. Tu libre;.: Fltr. Tu deíatenta::: 

AnXjon tu prima?F/^ Con tu efpofoí 

Jm. Pues que novedad es eftaif 

Fte^. Quécaufa ay entre los dos? 

liJ. No ay ninguna que yo fepa. 

LamrSi ay, y muchas, a elle inftante 
con una cana de Celia 
no medexafte, feñora, 
aqui en la mano tú tnefma? ^ 

PUr. Su Ldur. Pues íemado efib» i ti 



de atrevimientos de quiei 
mis altiveces defprecia. 
Saca un paíuelo. 
Y porque fepías la cauían 
efcucha , feñora , atenta, 
eícuche también mi padre,- 
y quantos contigo Uegaa, 
que me importa que no aya 
ninguno , que no lo entiendar 
quando yáel fecreto a voces 
digo que mi pecho encierra. 

Fed. Que avrá iucedido t Fabio^« 

Faf^. No sé ; mas cómo no fea 
en razón de lo que yo Af^-^ 
he parlado a la Duquefa, 
mas que fea lo que fuere. 

Fed. A m voz el alma atentaj^ 
pues Vi la feña , juntando 
ire las voces primeras. 

jrn. Proíigue, Liura, que aguardasl 

Flcr. Di , Laura , no te detengas. 

Laf^r* Flerida , cuya beldad 
ha con tu ingenio igualado, 
fabido es quanto ha moftrado 
yá mi afedo mi humildad. 

Fkr^ Es verdtid \ mas dónde va 
tu voz , que eíTo advertir quiera^ 

Fed. Las voces dicen primeras» 
Flerida ha fabido yá. 

Laur. Que intente facar , feñora, 
de aqui mi alivio , (ay de mi!) 
no te admire , pues de aqui 
te aufentafte apenas aora. 

Arn. La voz que lo diga baftej 
lagrimas para qué fueron? 

Fi^, Claras las voces dixeroa» 
que de aqui no te auíentafte. 

Lúur. Y que importa llanto tal> 
con quien ofenderme oda,» 

Hha >?1 



144 El/ccnto a voces: 

tu dama foy » no tu efpofa; JVi. Es tu mayor enemigo,; 



habla(le> Lifardo , mal. 
'¿//•Til fuifte quien agraviare 

el jufto amor de los dos. 
Fler. Proíigue tu $ callad vos. 
Fed. Y que con tu dama hablafte. 
Laur. De que fe me aya atrevido 

muy deícorces j con acción 

zelofa , y fín atención, 

eftá mi honor ofendido» 
U/. Si un papel leyendo va, 

y le rompe al querer verle. 
Arn. Hizo^muy bien en romperle. 
Ped. De que muy zelofa cñL 
Lam\. Mira lo que te aperciboj 

bien puedo aqui morir yo, 

en no cafarme , y en no 

nombrarme íu efpofa vivo» 
"^Arn. Cómo podréis difcuiparme 

defte enojo? Uf. Bien me añijo» 
Jrtt^ Ea , callad. Fed. Aora dixo: 

mira bien en no nombrarme. 
Laur. Porque necio defcortbs, 

quien antes de fer marido^ 

anda conmigo atrevido, 

contigo ) qué hará dcfpues? 
U/. Que erré, hermofa Laura^digo» 

iDas miszelosaiedifciilpan. 
\Arn. TjÚos , ellos mas os culpan. 
Ef^. Porque quien anda contigo. 
La»^* Es judo atreverfe , di, 

tu lo juzga , á pedir zelos? 

mayor no puede aver , Cielos^ 

enemigo para mi» 

lY vén , fenor , porque mas 

eftapaísion no te ciegue, 

noche , ni día , no llegue 

¿ hablarme , ó verme jamás. Vaf. 
"^Artt. En tu enojo ha de alcanzarme 

mayor paite á fu caftigo» Vafi^ 



y vén cfta noche á hablarme. 
Fier. Vos , LiCardo , aveis andado 
con Laura muy defatemo, 
pero de fu fentimienro 
yo os dexaré difculpado: 
yá que contra vos han (ido 
oy los zelos en los dos, 
porque lospedifteis vos, 
y yo porque no los pido. Vafe^ 

Fak Gracias a Dios , que fe ñxc, 
íiQ hablar Flerida en mi, 
quedando feguro aqui 
del chifme que la parlé. 

U/. Válgame el Cielo! tan rar0 
delito ha (ido intentar, 
Federico, averiguar, 
quando en un papel reparo» 
lo que contiene el papel? 
para moftrarfe ofendida 
Laura , Flerida fentida, 
y fu padre tan cruel. 
Decidme , aveis entendido 
la ocaíion que ha ávido aqui^ 
para tanto eftremo? Fed. Si, 
para mi bien claro ha íido; 
Laura de vos fe ofendió» 
por vueílra defconfianza. 

JJ/l Ay de mi Loca efperanza¿ 
qué neciamente murió! Kj/f. 

Fed. Ay de la mia también! 

Ri¿. Seguro meconíidero. 

Fed. Juntar lo que dixo quiero^ 
fí puedo acordarme bien> 
para cuyo cfcdo trato, 
por engañar a mi eftrella» 
y penfar que lo oygo della^ 
preguntarlo á fu retrato. 
Saca un retrato^ 

^ella imagen fingular^ 

lo 



2>e D. P$df0 ^áUerm de h ÉSFíá: I45 

lo qne diiifte que íueJ sale Enrique. Qu¿ es éfto? 



7^h. Retrato i aora lo se; 
ya ten^ mas que parlar. 

j7^ rienda ha fabido ya, 
que de aqui no te aufentafte» 
y que con tu dama hablafte^ 
de que muy zelofa eftás 
mira bien en no nombrarme^ . 
porque quien anda contigo, 
es tu mayor enemigo» 
y ven efta noche a hablarme. 
.Viven los Cielos , tray dor» 
que lü eres quien me ha vendido, 
tu quien ha contado ha fido 
que no me aufent^. Fah Señor, 
qué colera repentina 
tehatomadoif pues porque 
me uaras aísi i Ptd. Yo se 
por que, traydor. Fah.Tix mohína 
qué ocaíiou tiene í no entrafte 
aqui gufiofo conmigo? 
pues qué indicio 9 quéteftigo 
en aquefta Tala haJlaíte? 
no agiéndote oadie hablado, 
quién re ha dicho mal de mi? 

Fid. Deípocs , villano , que aqui 
eotrib , íiipe que has contado, 
que afioche no . meaulenté, 
que á ver á midamañií. 

Kf¿.Deípues qne aqui enccafte? P^JSIL 

Fék Señor advierte::: Feíi. Yo haré 
que quedes cfcarmentado. 

Fái» De jquiép , .a<iDÍ lo fupift^ 

ñál. Mira tu a quien lo dixifte, 
que ettt me lo avrá contado. 

Fék Yo i nadie : a nu>rir difpuefto, 

la verdad nohededecir, Ap. 

SáUM la ddffa. 

Tei. Vire Dios , que ñas de morir 
oyá fuismafloi.^ .- ^ 



Fed. Es dar la muerte á un in&me. 
F4^« Deten te, feñor. Enriq. Mirad, 
que en Palacio eftais. Ftd^ Dcxad 
que fu vil fangre derrame. 
£;ir«Huye. F^.EUo haré con prefteza 
muy bien , íi el pallo me ofreces . 
porque lo he hecho muchas veces: 
parlerita me es fu Alteza? Vafe. 
Enr. Cómo aqui tan defcompuefto 
afsi os nu>ftrais? íepa , pues, 
la caula. F(f^. La caufa es 
en la que un traydor me ha puefto: 
Ficrida , Enrique , ha encendido 
que de aqui no me he ^au femado. 
Enr. L)e quién? Fed. Solo efle criado, 

vos , y yo lo hemos fabido. 
Enr. Ella os lo ha dichc^ Fed.B\lz no, 
porque cuerda , y advertida, 
no le da por entendida. 
Enr. Quiza quien os lo contó^ 
lo inventa. Fed. EíTo no , por que 
es la mas intereflada. 
Enr. Bien puede eftár engañada. 
Pid.tio puede ; y aísi , na sé 
otro medio de que ufar, 
fino en pena tan cruel, 
hacjcr del ladrón fiel, 
y llegarla a confeflar 
la verdad. Enr. Aunque y# fiíera 
entonces el nuis culpado» 
por veros aflegurado 
á vos , en ello ^viniera, 
fi de fu efefto pensara, 
que fer acieno podia. 
Fed. Pues en la confuíion mía, 
qué hicierades vos? fi^r.Callára» 
hafta ver lo que hacia ella, 
y entonces obrara yo, 

porque ,ólo haíabido , ó na 

<5l 



¿4^ ^ El ft€fetú i voces. 

ú lo ha übido » y fu bcUa la que fue en mi obligadonf 



difcrecion paila por ello, 
contra vos no es ir obrando^ 
hacer que lo fepa , quando 
ella no quiere íábeilo? 
. íi no lo ha fabido , ka íldo 
obrando ir contra ios dos»- 
pues vendrá a íaber de vos 
lo que de otro no ha fabido» 
Y afsi » lo que hiciera yO| 
fuera alhagar al criado; 
íi calió > porque irritado 
no lo diga aora » y ú no, 
porque u lo dixo yá, 
con la quexa no bolviera» 
y ella obligada fe vicia 
á declararfe. Fed. Aunque efta 
de otra parte mi opinión^ 
la vueftra quiero feguir^ 
folo por pcxler decir^ 
que no erré por mi cieccion: 
al criado huleare, 
y hablaré .á Flerida bella^ 
lin difculparme ^ haftat queella 
por . ent endida íe dé. Vajs. • 
Em. De íu confuíion heredo 
las dudas ) que aora yo, 
au nque él de mi fe aufente» ^ * 
dexa en mi fu confufiom 
a ver a Flerida vine, > 

penlando entonces , que no 
aípirára mi defeo 
á empeño ( ay de mi! ) mayoR 
de un día paflandoen otro^ 
dentro de fu Corte eíloy 
diísimuladoy apeligro 
de ofender la eüimacion, 
pues es fuerza que aya muchos 
que me conozcan » y voy 
acciamcate JuuÚcodQ oftafiíi 



pues íí mi intención ha (ido 
íolo hacer mis partes yo, 
qué aguardos pot qué no empieza 
á executar mi inter.cion^ 
Sale Flerida. 

FUr. En fin , me traes otra vcz^ 
ciega tyrana pafsion, 
adonde::: Enrique , qué hacéis? 

Enr. Dando , gran leñora , eftoy 
a eftas flores ^ y a eftas íiieiires, 
de quien vos Aurora íois^ 
quexas dd Amor. Fler. Por qub? 

Enr. Porque al miraros a vos» 
hermolifsima Deidad 
de lU florida eftacion^ 
matar » como el Sol , á rayos^ 
y á flechas , como el Amor^ 

'■ te dixe : no defperdicies 
cantas municiones oy: 
pues íi folo un rayo^ foU 
una flecha te bafto, 
para qué es- Amor tycano» 
tanta flecha . y caotó Sol? 

Flir. Dos veces ertraño» Enriqu^t 
la platica , y ion las dos» 
una , que afsi vos me habléis» 
y otra , que os lo íiifira yo: 
idos de aqui » que fi el Duque 
á mi Corte os embió» 
para que fuciléis no filc 
al Ducjue , y a mi traydor» 

Ejir. Ni a vos > feñora » nil tt 
imagino que lo foy» 
pues el Duque es el qub fieots 
todo lo que digo yo« 

JP/rr. Cafar por poderes » muchai 
veces el mundo lo rio» 
no enamorar por poderes; 
K a^^Q^o aquc% ta^oQ 

adU 



•' -A 



admita ^ y por h\ me habléis^ menos te entiendo, fahj^ faccflb 

mi iengna no os advirtió, 

2ue en ei no me aviáis de hablar, 
no ouando os hable yo? 
Inriq. Si fcñora , pero fue 
ninguna la condición 
de aver yo de callar fíempre^ 

no habiandome nunca vos. 
F/rr.Pues ños he de hablar,Enrique, 

alguna vez , lera oy, 

para decir quan en vano 

el Duque fulcar pensó 

con remos de pluma el fuego»^ 

con alas de cera el Sois 

y retiraos » antes que 

refponda mi indignación 

con mas declaradas iras 

al Duque , Enrique , y á vos«. 
Enr. Ya os obedezco , temiendo * 

mayor pena , íi mayor, 

que dexar vueftra hcrmofura,/ . 

puede averia. Muerto voy! Vaf. 
^Ur. Mu;:h» que peníar me hadado 

cite atrevimiento: Amor, 

desame un rato (iquiera 

libre la imaginación 

Sara difcurrir::: mas quién 
aftaaqui íeha entrado? 
Sale tai. Yo, 

parlerilsima Duqueía, 

que enojadifsimo vengo, 

por muchas cau(ás que tengo, 

.para decir que me pefa 

de ver tan chirmoto Eft^o, 

aunque ya no es civil cofa 

íerlo , puefto que en chilmcía 

también vueftra Alteza ha dado. 
FIfr. Que quieres decirme en cíb>i 
¥ah. Qiife quififtc tu , íeñora, 

decir en cflbtrpí fler. Acra 



3ue yo te avia contado 
e mi fefior , fe pudriera, 
porque en tu pecho eftüviera 
íiq^iera un hora guardado? 
Tler. Pueaá quien le he dicho yo? 
¥jí. a nadie , fino es a el, 
que colérico, y cruel, 
en yendote tu embiftió 
conmigo , con tal fiereza, 
que i río llegarle a tener 
me mata. Fler. Por que? 
F^/'. Porfer 

parlerita vueftra Alteza. 
F/^^.Pues fí yo con él no he hablado^ 
como decirfelo yo 
be podido^ Fab. Pues fi no, 
el ijcmonio lo ha contadoi 
eíla es coía declarada, 
y a fte que tenia de nuevo 
que decir , mas no me atrevo. 
F/^r.Díjqué ha fidc? f j^No sé nada. 
Fler. Ha tenido algún papel? 
f^¿.No senada, hler. Donde ha ido? 
Fah. No sé nada. Fler, Di, ha venido 
alguno que hable con él 
en fecreto? Fab. No sé nada. 
FUr^ Cafi áprefumir me das, 
que ya arrepentido eftás 
de fervirme , y que te agrada 
el fervir con mas fineza, 
que a mi t á Federico^ Fab. Pues 
no es eflb. Fler. Pues qué^ 
Tab. Que es 
par 1er ita vueftra Alreza, 
y él me ha de matar , fi á oíílo 
llega otra vez.Fle.Lo que advierto 
es,que hafta aora no te ha muerto. 
Fab. No , mas vaya un cuentecillo: 
Con ana Dac&a. v^vási^ 



»4* ^' 

un Galán convctCzclotíi 

y gozando la ocafion 

un piojo cntcc SI decía: 

aora no fe rafeará» 

bien^ fin zozobra » ni míedOi; 

comer á mi falvo puedo: 

el Galán , can fado ya 

del encarnizado enojo, 

á hurto de la talbelleza^ 

meció eon gran ligereza 

los decios y y hizo al piojo 

prifionero de aquel faco; 

bolvió la Dama al inftantCy 

y halló la mano á fu amante 

á fuer de tomar tabaco; 

y preguntó con fevero 

femhlante , porque no huvierá 

otro alli que lo entendiera: 

murió ya aquel cavallero? 

y él muy defembarazado, 

la mano afsi , refpondió: 

nofeñora, aun no murió, 

pero efti muy apretado. 

Y efta refpuefta te doy^ 

quando cogido me advierto, 

pues no importa no aver mttcrto> 

íi muy apretado eftoy, 

para no poder decir, 

por tu falfo aleve trato, 

que oy vi ^ que traía un retratOf 

de quien podrás defcubrir 

quien es efta Dama belU, 

á quien tiene tanto amor; 

pues ella mifma mejcc 

lo dirá y ú para vella 

tienes induftria y efto , y mat 

mi voz y feñora dixera» 

(i tu lengua no temierai 

mas no efperes que jamás 

ce diga cfto I qí 0U3 co$^ 



&furtto Á votes ^ 

y mas quando confideifo, 

que él es mi amo , y yo parlen 

y vueíha Alteza chifmofa. VaJ 

Fler. Retrato ricne con figo? 
aqui de mí ingenio y aqui 
de mi induftria ^ para hallar 
decente modo fútil 
de obligarle á que le enfeñes 
efto fe ha de prevenir 
en menos publico puefto» 
Sale Federico. 

Wed. El mejor remedio i en fio, 
es no hablarla en ello yo, A f. 
mientras no me hablare á mi. 
Querrá , feñora » tu Alteza^ 
pues que me mandó venir 
para efte efedo y firmar 
aquellos defpachos? Pler. Si» 

Cero para dTo no es 
uena eftancia efte jardín; 
y mas quando ya vá el Sol 
declinando en el Zafir, 
que es cuna para nacer, 
y tumba para morir. 
Llevadlos luego a mi quarto^ 
y antes que entréis , advertid 
que tenéis aquefta noche 
muchas cofas que efcribir. 
Si os efpera aquella Dama» 
á quien tan fino íervís, 
que no os efpere por oy» 
podéis embiarla á decic} 

3 ue aunque es mas breve jótiw 
onde efta noche aveis de ir» . 
es masfegurala auíencia% 
Ftd. Qué efcucho , Cielosl 
Sale Laura^Aqfxi 
Flerida eftá , y Federícoi ^ 
pues ella me quita a mi 

Ufi ficaüones 2 Yp guieco 



De D. Pedr^CaUeron ¿e la' Barca. 



24J 



quitarfelasiclla. En fín> 
vueiha Alteza compañía 
tiene hecha con el Abril, 
para empleos á ganancia, 
fm perdida. Pler. Cómo afsi? 
taur. Como en todo el dia no íale 
de aqueftc hermofo peníii^ 
dando purpura á la rola, 
dando candor al jazmín. 
Fler. Ya recogerme quería, 
vamos y Laura , y vos venid 
con los defpachos defpuess 
y pues vais por ellcs , id 
de Camino a dar también 
aquel avifo que os di. 
F^d. No eftoy tan favorecido, 
como vos me preíumis: 
Saca el pañuelo. 
Y e0e avifo , pieníb que 
podri darle defde aquí, 
porque:::¿.iii».La feña bizO| quiero 
á fus voces advertir. 
Fed. Mi bien es muy impofsible^ 
íeñora , de confcguir, 
alma es mía el padecer, 
y «ida mía el morir. 
Lamr. Mi bien, feñora» alma , y vida 

de fus voces entendí. 
Fed. Eíli mi amor tan tyranoy 
cruel tanto mi íentir, 
fiera tanto mi efpcranza» 
infeliz tanto mi fín. 
Lamr. Loque dixo aora , fue, 

efta cruel ñera infeliz* 
Fid. Oy , que a cofta de la vida 
me tiene fiíera de mi, 
embaraza mi temor 
el hablarte en cfto á ti. 
Ldur. Oy me embaraza el hablarte. 
fler- Pues para que lo dccis? . . 



Fea.lio me culpes , ái conmigo 

vayas enojada afsi, 

pues (era mi muerte , haciendo 

al jardin fepulcrovil. 
Fler. Ella bien. Laur. En todo dixd, 

fi lo puedo repetir, 

mí bien , Íeñora » alma , y vidaif 

efta cruel ñera , infeliz, 

oy me embaraza el hablarre, 

no vayas , pues » al jardín. 
Fler. Vén , Laura , conmigo , y vos 

también al punto venid» 
F4d. Ay amor mas defdichado! 
Fler. Ay fentimiento mas vil! Vafe. 
Latir. Ay mas declarados zelos! Va/^ 
Fdi. A y por adonde íalir, 

íin encontrar con mi amo? 

mas dicho , y hecho , h^le aquí. 
FeJ. Fabio? Fal^. No me d¿s de caf0 

penfado. Fed. Por quede mi 

b u y esr que en efefto tengo Jfé. 

mi fentimiento encubrir 

con un picare! Pab. Porque 

efte Demonio civil 

3ue te habla al oído , no aya 
icho otra co(a de mí 
tan faifa como la otra. 
. Fed. Yá he llegado á dcfcubrit 
la verdad , y se que tu 
fuífte ñel. Pah. Tanto lo fuif 
que afsi lo fueran algunos 
con la Villa de Madrid. 
Fed. Un veftido en defenojo 

te he de dar. Fab. Veftido? Ped.^ 
Fab Vvftida tengas el alma 
con un ropón car meslf 
una calza de criftal, 
y una cuera de ámbar gris^ 
en la vida perdurable. 
Fed. Ma«.efto me has de decir. 

Vv ^^^ 



2. íO Bl/eireto 

Faí.Y cflbtco^P/i/, Mientras es fuerza - 

por unos papeles ir::: 
F¿2^:Dios ponga tiento en mi lengua. 
F^J, Fierida , ha te dicho á ti 

algo de mi a4i>or? Fjb. No, cierto; • 

mas yo he llegado á inferir, 

que eres bobo en ño entenderla. 
FíJ. Pues dice ella algof iW. Si, 

y muchtí,F<j/. Mientes , villano, 

que fu her mofara gentil, 
^ que es garza que boda al Sol, 

no fe avk de abatir 

al cobarde buelo de 

tan deftemplado neblí. 
JPat. Ay fefiór /prueba unos dias> 

ya que tíok amar , á fingir, 

y veras. FécJ, Quando tuviera 

ál^un indició ella ruin 
' ^rillana málítia tuya, 

no püdrera hallar en mí 

• ^ refqaiciojyor donde entrar, 

porque I u no mas feliz, 
mas Wual otro amor , tiene 
lapouefsion que le di. 

Fj A. ¿uego tu nunca bis amado- 
dos? -Rf^. No. 

Fat. Pues haz cuenta::: F^i. Di. 

Faé. Que en tu vida te has hoJgado» 

FeJ. N.O es amar eíFo , es mentir. 

Ri^.Tanto , y mas gufto. 

Fi^</. Pues cómo 
fe ama en dos partes? Fat. Afsi: 
Ay cerca de Ratisbona 

* dos Lugares de gran &ma, 
que el uno Agerefe llama, 
y el otro Macarandona. 
Un folo Cura fervia, 
humilde ficrvodc Dios, 

á los dos y y afsi i los dos 
. MiiTas las ficllas decía. 



K 



¿ voces* 

Un v^ccino del Lugar 

de Mácarandona fue 

á Agerc , y oyendo , que 

el Cura empezó a cantar 

el Prefacio , reparó 

en que á voces aquel dia 

gracias Agere dccia, 

y a Macarandona no; . 

con lo qoal muy enojado 

dixo al Cura : gracias da 

á Agere , como fí acá 
no le fauvieramos pagado 

íus diezmos : qvando efcuchaion 

tan bien fentidas razones 

los nobles Macarandones, 

los bodigos le íifaroo: 

viendofe dcsbodigar^ 

al Sacriüan preguntó 

la caufa , el fe la contói 

y bl dio defde alli en cantar, 

' uempre que el Pre&cio entona, 
porque la ofirenda fe aplique, 
nos tibi femper , & ubique, 
racias á Macaundona. 
i tu dos Feligresías 
tienes de Amor , ci^o Diosn 
cumple con ambas á dos, 
y verás , qne a pocos dias 
tu per lona , y mi perfoaa, 
de bodigos nos comemos» 
como á Flerida cantemos 
algo de Macarandona. 
F£d. Pcníarás.que te he efcuchad^? 
Fak. Pues no , & has venido atento! 
Fedé No , que mi divertimiento 

todo fue de nú cuidado^ 
¡fe^. Pues el Agere te olvida 
de Macarandona > digo, 
que no tendrás un bodigo, 
fie amor en toda t^ vidau V^rtfi^ 



De Dé Fciro Calderón it U TSárca. t ^ : 

SahH FleriJá ^ Uurd , Üíia jjlFhré tjcondr/e Laura ,/ fah Federicy con 



an luces. 

Fltr. Dexad las luces aqui> ' 

y alia fuera todas idos, 
que mas compañía no quiero^ 
que vivir fin mi , y conmigo. 

lik Eftraña triftcza! Flor. Ya, 
mas que trifteza , es delirio 
el foy o. FUr. Tú , Laura , no 
te vayas, Láur. Ea que te firvo? 

rier. £n hacer una fíneza 
por mí , pues Tolo me fío 
detuamiftad. 

Láur. Que me mandan? 

J^/fr^ Que en viniendo Federico!^ 
re pongas á aquefla puerta» : 
y con cautelofo avifo, 
no dexes que efcuche nadie '' 
lo que le dixere. Laur. Digo, 
que lo haré con el cuidado 
que tú verás; mas que ha ávido 
aora de nuevo? FUr. Yo he - 
de faber por raro eftilo, • f 
quiea es fu dama« Laur. Qüitñ es 
fu dama? FUr. Su 

£ji»r« Ne imagino 
de que manera : ó fi ye 
Ja ocafionafle á decirlo! 
para que en viniendo ^1, 
pudiera darle el áviíb. 

'.>.Sabrá5>Laura:::L4.Yá teefcucho. 

/Virr. Que si: que tiene conmigo::; ^ 
mas yá viene , ya ño pueab> '\ 
fin que ^i lo oyga > dctcubrirlo» 
perb ucencia te doy 
de que efcuches lo que fínjos 
retirare allí. Latir. Si haré, 
poco la licencia eftimo, 
que aunque tu no me la dieras^ 
Ja tomara yo de oido« • - 






cart-era , / papci^j* 

Fed. Aqui eftán las carcas ya. 

FUr. Ai las poned ^ que es indigno, 
que en vueílra mano las fírme> 
ni que los fecrecos mios 
os tenga por inftrumento 
de confianza , avicndo fidoi . 
á ai refpeto tray dor, 
y a oii decoro enemigo 

Fed. Señora , en que mi lealtad 
ka falcado? en que os defirvo^' 
para que con efle nombre 
infaméis tantos íervtcios? 

FUr. £n qué preguntáis , teniendél 
contro TOS tantos teftigoSji 
que acufen? Fed. Sepa yo 
de cflc cargo los indicios:^ 

£^«r. Qué tiene aqueftoqoev^ 
con laber qué dama quifo? 

Fed. Para difculparcne deilos. 

FUr 4X0 osJodirc> yo Jie íabidcn 
que trato d¿(bk tenéis 
con mi mayiooehemigo¿ 

Fed. Señora ,xiíd y que íTyo 
tuve en mi cafa efeondidOi 
a4 Duq^^ de Mantua » fue 
< Tola la.hoche que viqo> 
;< ^ disfra^adów iP/in Cooici es efto? 
el Daqüe^ Ciclos dii^inos^ 
yo acabe cierto el enojo, 

«^•cfue ha enrfp$zado4>otiíingiddi 

F^i.£rtPal^gi:ftuvQ^,uqi> oanto 
que note hablp. \BlrÁjús%o ha fido( 
el Duque eíTo Caballero, 
que yo en mi Palacio admito^ 

Fed. Sí fcñora. 

Pitr. O qu antas veces 
^có verdad el que dito 

' Lau.Dc uo rieigo en otm 
lia 



15^ J?' ficretó ¿ voces. 

tropezando ^ no apercibo quantos papeles conmigo 



fu intento. fUr. Pues cómo vos 
callado lo a veis tenido? 

F/W. Como avicndo de cafarfc 
con vos y feñora , hice juicio 
que de amor delitos nobles, 
no fon traydores delitos. 

"Fler* Aora enciendo cbmo ñie 
fácil avecmc traído 
carta fuya. Fed, Sí leñora, 
porque partiendo el camino, 
el no Uevarfela yo, 
fiíe f porque el por ella vino, 
y yo en darfela cumplí. 

Fkr. Con él si , mas no conmigo: 
perp la carta de Laura? 

Fed. Fue carta quetraxo el mifmo. 

Laur. Bien fe diículpó , mas Ciclos, 
adonde van fus defígnios?^ -^Z'* 
efto que tiene que vtt 
con quien fu dama aya fído? 

JQbr^ Penfareif , que c$ efte íolo 
de vueftra culpa 6i avifo 
que tuve ; dadme onas cartas 
que se que aveis recibido 
oy del Duque de Florencia, 
en razón deaqoel antiguo 
derecho , que a aqucfte Eftado 
pretendciiV^.Humildeos fuplico, 
os acordéis de quien foy, 
y que un cafual delito 
^^honeftof mor*^ ^e os adora, 
' ttoiía podido fer , ni:ha Gdá 
r cdnfi^qudDCÍa para otro . : 
tanageno, tan indigno :k i : 
;de mi valor , y mi ttngrc. 

FJe.Qiúc halla uno en lo5 principios, 
muchos hallará en los medios>. 
dadme Ub cartas que os pid<x 

Fed. Yo cartas^ tomad , tomad 



traygo , y la llave de quantos 
tengo en cafa , y ü un refquiciQ 
hallaredes de ftaycion, 
en nñi enfangriente fus ñlos 
un cuchillo. 
Saca el fameh , llaves , y una caxá 

de un retrato , / efcondele. 
Fler. Que es aquello, 

que ocultar aveis querido? 

jied. Una caxa. fler Efla también 
he de ver. Fed. Ya he conocido 
donde llevó la intención 
fu enojo : ni efte es indicio 
de traycion , ni puede ferio; 
y afsi , Teñora , os fuplico, 
no le pidáis. Laur. Aquel cs> 
Cielos , el retrato mió. 

K¿rr. Saber tengo qué efla caxa 
contiene. Laur. £fto va perdido* 

Fei. Un retrato es , y (i folo 
íaberlo aveis pretendido, 
ya lo fabeis. fkr. Fkfta verle, 
rDO ke^e creerlo ; moílrad , digo« 

Fed. Si efta j feñora^ 

Ltf«í^. Que pena! 

fed. La ca^fa fue 

Laur. Que peligro! 

Fed. De haceraic * 

Lawt. Qué fentimiento! 

F(f¿//Traydor, 

Lanr. Qiié eftraño conflido! 

^^^^: Mu y bien 

Laur, Rigu^ofo enspeño! 

fed. Dixifteis Uur. Cruel martyrío! 

F^ü/éQue lo foy^Ltfur.Qué confuúuAl 

Fed. Pues primero 

Laur. Qué caftigo! 

F/^«Queyollq;ue 

íi^''. Quiédcfdicha{ 



Dt D. Pedro Calderón de la Baná^i 



FeJ. A entregarle, 

Laur. Qué delirio! 

ttd. Me a veis de dar muerte. 

Sale Laura , quítale el retrato^ truecale 

con el que tenia ella de Federico^ 
y da file i Flerida. 
Jjmr. Cómo, 

traydor ^ podrás refiftirlo? 
firiXaura, qué haces? LauJEAo hago» 

avieodo efcuchado y y vifto 

Ja platica y pues bañó 

a ver fa Alteza querido 

verle » para que groHero 

Mo intentalfes impedirlo; 

toma , feñora. FUr. En tu vida 

me hicifte mayor fervicio. 
Ved. Sin duda , que de una vez 

Laura declararle quifo. 
Tama Laura la luz. 
Fter. Alumbra y L^ura , veamos 

efte encantado prodigio 

de amor: fabrc por lo menos A f. 

Íoien caufa los zclos míos. 
. Quéhdráal conocer de Laura 
el retrato? Fler. Mas que mirol 
l4sr«Poco a y que dudar en eflfo» 

paesesfu retrato miímo. 
Fler, Y efto ocultabades tanto? 
Ff«(^ay queefpantar,(i efta ha (ido 
la cofa que yo mas quiero 
CD el mundo? Fler. Yo lo fío» . 

Ces le queréis como á vos: 
ura I qué me ha fucedido? 
. qac puede fer efto, Laura? 
I4tfr« Sé yo mas de lo que has vifto 
ta mifinn? F!er. Corrida eñoy> 
mal mi colera reprimo; 
toma ^ que yo > por no hacer 
an etfreipo » me retiros ^ 

dale (u i^tratp a eíle 



^5 i 



enamorado Narcifoy 
y dile::: mas no le digas 
nada , volcanes rcfpiro, 
un afpid llevo en el pecho, 
y en el alma un baülifco. Vafe. 
F:d. Cómo , aviendo la Duqueía» 
Laqra , tu retrato vifto, 
no fe da porofendida^ 
ni contigo , ni conmigo? 
L:iur^Como troqué los retratois, 
dila el tuyo , y guarde el mto« 
FeJ. Solo pudiera tu ingenio 

íjcaruos de tal peligro. 
Lau , Si , pero fiempre fe queda 
tan cabal como al principio* 
FeJ. demediarlo de una vez. 
¡»aur. Mañana tedaréavifo 
de co.uo lo djípongamos: 
toma , y a Dios. Ped.Qvizl ha íido 
de los dos efte retrato? 
Latir. El tuyo , por fi a pedirlo 

buelve. Va/e, 

FeJ. Dices bien , quién , Cielos, 
fe ha vifto en mayor peligro? 
ni quién pudiera::: 

Sale Fabio. 
Fah. Señor, 

qual de aquellos dos veftidos 
he de ponerme? Fed. Villano, 
infame , vil , mal nacido. 
Fah. Elfo tenemos aora? 
FeJ, Si , pues que por ti , enemigo, 

meheviftopara perderme. 
Fah. Y yo por ti no me vifto. 
FeJ. Penfafteque efte retrato 
era de Dama , y no mió? 
Fah. No (cñor , que yo bien sé 

3¡ue te quieres a ti mifmo. 
. Vive Dios , que has de morir 
a mis manos. Fah. JcfurChritio. 



íS4 El/ccret0 

Fei. Pero mal hago , fupuefto? 
que bien del lance hefalido^ 
mejor es no hacer eílreinos; 
FabioÍJp</¿. Señor? 
Fr¿/. Ven conmigo, 

y el mejor veítido toma, 
que ya se que no ha^ reñida 
la culpa ) y que eres leal. 
Vab^ Ay mas cftraños caprichos^ 
vive Dios , íi le tuviera, 
que avia de perder el juicio. 

TER CEEU JORNADA; 

Sale Fatio. 
Fab. Quien huvicre vifto el juicio 
de un miferabte criado, 
que le perdió folamente 
porque lo perdió fu amo, 
por leñas de que era poco; 
vénganle manifeftando, 
pue» no íir\^ allá de nada^ 
y acá le darán hallazgo. 
No ay nadie que diga del, 
por mas que voy pregonando^ 
pero qué juicio fe halló, 
perdido uua vez? Solvamos, 
memoria , a hacer , íi os parece^ 
folitoquios otro rato: 
que a y de nuevoí Qué sé yo* 
Qué íignifica , que quanáo . 
de mi amo mas leguro, 
á mi parecer , me hallo, 
repentinamente cmbiftc 
á darme dos mil porrazos? 
Significa que cftá loco. 
Y quando yo mas culpado 
huyo del , darme un vcftido, 
y hacerme dos mil alhagos, 
memoria , qué íigniñgiJ 



íignifica eftár borracho. 

Fortifsimas concluíioncs 

Ton ci-.rrambas , y no paflb 

á la tercera , porque 

Don Enrique viene hablando 

íumifla voce , y fi ellos 

fe han de guardar , en entrandd 

en eíla fala , de mi, 

ganarles quiero por mano> 

y guardarme dellos yo, 

afsi por fi efcuchoaigo, 

como porque íi una vez 

hade eftár conmigo ayradOf 

y otra afable , la iracunda 

le figue aora i y acerrado 

fcrá el dexarla paflar 

en vado ^ pero en vano 

fcrá , fi no folicito 

eiconderme : fi debaxai 

defte bufete no me entro, 

otra parte no ay ; qué aguardo^ 

pues iio es la pr i mera vez, ^ 

que yo me avré embufetado. 

fjcondije dehaxo del bufen , y fáliB 
Federico y/ Enrique. 

Enriq. Qué miráis? 

¥ed. Si alguien nos oye. 

£«r« Allá fiíera los criados 

fe quedan todos. Pah. No todof ^ 
que yo de allá ñiera falro. 

Fed. A eftc ultimo apolénto» 
no finocafion os traygo» 
donde no ay otro teftigo. 

fah.hiú es, que uno que ay es falfoi 

Enr. Decid. Fed. Cerraré primero^ 
y yá que folos eftamos, 
cfcucheme vueftra Alreza, 

3ue es tiempo d^ hablarle daro.* 
. Alteza í bueno. Enr. Pues quíi , 
asúdcjitcos ba obligado 



De Ü. Pedro Calderón de la Sarea^ 



^ tratarme afsi? Fe^. Son dos, 
y bien principales ambos, 
URO mió , y otro vucllros 
€l vuedro , aunque s¿ que agravio 
en parte a mi lealtad es, 
perdone el precepto , dando 
ía nccefsidaddilculpa, 
deciros, y revciaros, 
como eñais ya conocido 
de Flerida , y es en vang 
afedar entre nofotros 
/ccreto que faben tantos: 
el mió: :£m'. Antes que aM paílcis, 
decidme , cómo ha llegado 
Fletida a faber quien íoy! 
FfJ. El cómo es el que no alcanzo, 
que lo fabe sé. f^¿.Oygan,oygaQ« 
alcahuetico es mi amoí 
E^i.Que ella miíma melodixo. 
JFMr. A vueftro fuceflb vamos» 
que CD el mió profcguir 
¿I disfraz preíumo , en tanto 
quQ^ella mas no fe declare. 
Jvi.PQes ú en el mió he de hablaros^ 
pam>ra $ como quien fois,. 
meaveis de dar , que guardado 
ha de eílár eo vueftro pecho. 
&r. Si haré , y omenage os hago 
de que eo cera le imprimís, 
fxtra confcryarle en marmol. 
F/í. Ya tenéis , iluftre £aj:iquc . 
Ganzaga , famofo , y claro 
Duque de Mantua , noticia 
de que i una hermofura amo: 
pues efte humano portento, 
pues efte divino encanto, 
cfte bellifsimo aíTombro, 
cftc dulcifsimo paímo, 
oy , á peíar ^c impof^ib^es, 
dz íu&jüs , y fobrcialtosji 



55 



conftance triunfa , venciendo, 
leal acropclla , logrando 
de fu ñrmcza , y mis dichas 
los dos mayores aplauíos. 
Aquctte papel , que el viento 
traxo íin duda a mis manos, 
pues para llegar a ellas, 
dcfde fu Ciclo mas alto, 
ai abifmo de misanfias 
huvo de baxar bolando, 
carta es de mi libertad? 
pero mal afsi la llamo, 
que antes de mi efclavitud 
«s carta , pues fu contrato 
contiene , cjue eternamente 
aya de vivir efclavo 
de un ñrme amor , cuyos hierros 
afidos, y eslabonados, 
del tiempo la forda lima, 
aun no ha de poder gaftarlos* 
Dice , pues::: pero mejor 
el J,o dirá , difculpando 
la vetdad con que ella efcrive, 
la fec con que yo idolatro. 
Lee. Mi bien , mi feñor , mi dueño, 
jjiucho (e va declarando 
contra los dos la fortuna, 
atajémosla los paflfot. 
Tened para aquefta noche 
prevenidos dos cavallos 
en la furtida del puente 
queay e&treel Parque, y Palacio, 
queyofaldré á vueftrafeña, 

Eorque de los zelos vamos 
tiyendo, (i ay donde huir dellos; 
. y á Dios, que qs guarde mil añoSf 
£ftp efcrive , y de vos foio 
pude , gran íenor , fiarlo, 
porque se <|ue me debéis 
. ^vores aQticipado&5 

pues 



ijó El /cereta ¿ voces. 

pacSiCi vos de mi os valiílcis, que a Palacio voy á hacer, 



para vucftro amor , y yo hago 
oy cíe V'.s la coijíianzA 
que de mí hicilieis , es claro 
que toque me debéis cobro, 
ó lo que yo os debo os pago* 
Para Mantua avcis de .darme 
cartas vueftras , y empeñaros 
en mi defenfa , hada que 
ponga yo efta Dama en falvo» 
Efir. Tan agradecido eftoy 
al Cielo, que me haya dado 
ocadon en que yo pueda 
vucttras finezas pagaros 
con las mifmas , que no folo 
el favor tengo de daros» 
que me pedís 5 pero tengo, 
agradecido , y ufano 
de acompañaros yo mifmo, 
halla que de mis Eftados 
las rayas pÜeis , adonde 
teneros por dueño aguardo. 

FeU No feñor , yo folo tengo 
de aufentarmc ; mas al cafo 
me hacéis, quedándoos en Parma» 
teniendo yo vueftro añiparo> 
allá para mi defenfa, 
y aquí para mi refguardo. 

Enr. En todo he de obedeceros. 



atento , y dirsiaiulado 

la dciccha , y a balear 

á eíte demonio de Fabio. 

que no Ichevifto en todo oy. 
Fah. Pues cerca le tienes harto, 
firi. Queaun el no ha de faber nada. 
Fal^. No por cierro. 
F^i/, Los cava líos 

ha de tener prevenidos* 
Efir. Bien decís , y yo entre tanto 

feguir pienfo las fortunas 

de mis infelices hados. 
Fed. Pues aqui á hulearos bueltro» 
Enr. Alláefcribíendo os aguardo. 
Fed. Amor , dame tu favor. 
Eiír* Amor , duélate mi llanto. 

Van/e los dos. 

Pak Quien efcucha , fu mal oyc^ 
fuele decir el adagio^ 
pero muchas veces miente, 
pues yo mi bien he efcuchadoc 
puefto que dM quatro cofas 

' importantifsimas faco; 
faber quien es eñe huefped^ 
una ; faber el eftado 
del amor de mi feñor, 
dos ; ir aora á contarlo 
á Flerida , tres $ y darme 
ella qualoue alhaja , quatcOn 



Fed. Pues cfcrivid vos , en tanto ^ 

V'a/e ^y fálen Laura ,> Arne/io. 
Arnefl. No fue tan grave culpa 
la de Lifardo , Laura, 
que yá no fe reftaura 
con la cortes difculpa 
de que amor nunca pienfa, 
que los eftremos pueden fer ofenfa: 
y afsi , que le hables mas humana quiero^ 
pues la ditpenracion , que yá fe aguarda» 

tan por iaftaotes uida^ 



^Bl^w^^^* 



De t>. PedfóCMe/'im de la BanSi, t^f^ 

taur. Obedecerte efpcro. 

que una cofa ( mal fuertd ) 

es difguftarte , y otra obedecettc; 

y aísi j obediente digo^ 

que tomaré el efl:a<fo 

ique mi fuerte me ha dados 

5dcfdcaqai«e<íblígo 

á difponer de parte mia , qUe íct 

mi efpofo quien oy mas ferio dcfeiM 
Arn. Tu obediencia agradezco: 

llegar podéis » Lifardo: 

Laura , efpera. Sale lifardúé 

Uf. Qué aguardo, 

feñora y que no ofrezco 

á eflfas plantas rendido» 

la vida , en precio del perdón que piddS 
Laur. Lifardo , (!Áa licencia 

á mi padre fe debe» 

h\ mis acciones mueve» 

no elección » obectiencia: 

ay en mi $ y afsi en vano 

mano me agradecéis » que es de otra mttx<h 
^if. Baílale a mi alegría 

el faber aue la tenga» 

feñora » íin faber por donde venga» 

como venga á (er mia: 

que el mas feliz dellino 

no averigua a las dichas ei camino: 

óperezofo» y tardo 

curfo del Sol » abrevia en tu carrera 

los términos prolijos del que efpera. 
Sale Flerid. Laura ? Arnefto? 
ArneJl.Atu quátto » gran feñoraj^ 

Laura paííaba con los d09'aora. 
Fier. Mucho veros eftimo» 

Lifardo , ya de Laura perdonado. 
Li/l Con tal favor » ya mi efperañza anlffldb 
Arn. Laura es mtay hija ana. 
; Lastr. Y cómo ha eftado» * - ; 

feñora I vueftra Altcuí- 



z j 8 Elfecreto a voces. 

Fler. Tu Tabes qaauca ha (ido mi trillcza? 
Laur. Divertirla procura. 
Fler. Qualquier divertimiento 

crece iu fentimicnto» 

que es dolor que fe aumenta con la cura; 

mas porque no fe 4iga9 

que á dexarme morir mi maimeobligai 

los dos para mañana 

combidad la belleza 

de Parma > y la nobleza, 

para un feftin , vcre íi cfta tyrana 

pafsion en el dctcubre fu homicida* 
Arneft. Tuya es mi voluntad. r#/í* 

Lifard. Tuya es mi vida. Vafi. 

JR^. Dichofa, Laura mia, 

tü^ qiae ferás cípoía 

de quien te amó. ¿4iír» Dichofa 

me juzga mi alegría, 

ñ la verdad te digo, 

pues quien me amó , f^ ha de caíar coomigo* 
Tler. Infelice de aquella, 

que a impofsibles rendida, 

ha de perder la vida; 

si bien ya de mi eftrella 

vencer el defvario 

pienfa la libertad de mi alvcdríp» * 
LAur^ Y es el mejor remedio; 

mas dime , de que fuene? 
'Flcr. Bufcando á un mal tan fiícrte^ 

el mas fuave medio. 
lAur. Y qu^ es? Fler. Declararme, 
i^irr. EíTo es vencerle^ F/^r» Si. 
L^irr. Eflb es matarme. Afáru 

F//^. Obedecer áel hado^ 

vidoria es lifonjera; 

feré yo.la primera, 

Laura, que ayacaíado 

defigualmente^ Laur. Qy muero! 
Fler. Federico es iluftre Cayallero. 
LítHr. Que es verdad te coofieflb. 

FUr. 



De Dr Pedro CaUUron de U Barca» 
Fler. Pues ya que en eílo hablamos^ 

ay Laura , difcurramos 

en el raro fuceíTo 

de aquel retrato fuyo; 

dime , qu¿ arguyes del^ Laar. Yo nada arguyo» 

que como no me toca, 

no ocupo en eflb la nienioria mia: 

de zelos eftoy loca! A fart. 

Fler^ Por qué ,dí , íu retrato guardaría 

con tan grande recato? 
Láur. No sé i ma^ no le diera fu retrato 

yo , fin mirar primero 

la caxa ^ que no dudo 

que eftár íecreto pudo 

con el el de íu dama. Fler. Afsi lo infiero; 

mas qué difcurre quien con zclos ama? 
LaMr. Pues no dudes qucalli eftaba fu d^ma. 



^59 






Salen Federico , / tahh. 
FeJ. Era hora , Fabio , de hallarte? 
FaL T« mifma pregunta es 

mi refpuefta , pues todo oy 

reaado a bufcar yo también. 
Feel. La Duquefa : no te vayas, 

que te he menefter delpues. 
Kí.No haré: aunque defpues,ni antes 

YO a ti no te he menefter. A p. 
ted. Temerofo de fus iras, 

á hablarla llego. Féb. Por qué? 
^tá. Por cierto eftraño fuceffo, 
^ah. Acuérdate tu de aquel 

caen teci lio , y veras como 

fales de todo muy bien. 
ft.Con qucíF^.Con q algunas gracias 

a Macarandona des. 
Ltmr. Mira::: Fler. Yo he de declarar 

mi pena. Laur. Yo padecer. 
Fler. Federico? FeL Gran feñora? 
^ler. Cómo en todo el día no aveis 

parecido , y a Palacio 

Yeois al anocheceri. 



fed. Como en fu mejor edad 
fiempre el Sol con vos fe v^ 
coronado de efplendor, 
ceñido de roficler, 
no pensé que era tan tarden 
ícñora , porque pensé, 
que á qualquicr hora que os vi< 
feria el amanecer 

Fler. Lifonjasá mi? F<?¿/.No fon 
liíonjas eftas. /^/^r.Pucs qué? 

Falu Macarandonas , íeñora. 

FUr. Ay Laura mia, no vés 
que fe da por entendido, 
ya de mi agrado'f L^i^r\Hace br 

Fed. Fuera de que otra difculpa 
valerme puede. F/^r. Y qual es? 

Fed. Como ofendida os juzgaba 
conmigo , a ísi dilaté 
llegar á vueftra prefencia. 

FUr. Ofendida yo , de qué? 

Fed, Muy necio fuera en decirlo, 
(i yá vos no lo fabcis. 

FUy. Aquefto no es no faberlo. 

Kk 2 I a. 



tCo, FJ /cereta 

Tt'd. Que es? F//r.Nociucrcr-.i iabcr. 
F¿(i. Tanta fue mas mi ventura, 
quanta mas la piedad fue 
de vucftro olvido , fupucfto 

que folo en las quexas es 

liberal el que las guarda. 
Pler. No entiendo el concepto bien, 
Láur. Si me das licencia ^ creo 

que yo explicarle iabre>. 
Saca elfañueio. 
Fler. Sí doy , de fuerte ic explica^ 

que h\ entienda algo. 
Laur. Si hare^ 

yo , que animo es gcncrofo, 

efioy períuadida , el que 

muriendo calle el dolor 

de zelos , pena , íi defden. 
Tid. Yo tiiúy muriendo uc zelos^ 

dixp-^ y la he de refponder» 
Saca elpaÚMelo^ 

No lo dudo , la mayor 

tienes entendida bien^ 

Laura , la menor profigqe^ 
: de que refpueíla te dé. 
f aur. Si haré : ( ó fi fiíefle verdadt) 

no tienes > Laura ^ de que: 

luego (i animo es callar, 

faldré de concepto bien. 
Fed. Si tu fales , como dices^ 

yo cipero darte el laurel. 
¿MV. Sentado eíToafsi ^ al contrario 

pruebo aora , que avaro es> 

pucño que animo no tiene 

quien fe qucxa , en que fe vé, 

que íbio quien quexas guarda, 

es libi^al al revés. 
Ft;. Tuyo es el lauro , y yo, Laur;^, 

loy quien le rinde á tus pies. 
Laur. Tuya es la alabanza , y yo 

fcré lasque te la dé: 



a voces^ 
que dicha! tuyú loy , dixa 

Fed. Qué favor! tuya fcré, 
oí. ¥ah. Macílros fon , ellos 
bien fe deben de entender. 

F//r. De toda vueftra qucftion 
folo he llegado á faber, 
que es liberal quien no gafta 
fu fentimiento. Los dos. Afsi es. 

Fler. Pues íupucfto , Federico, 
que digo que no lo sé, 
que lo se , fabiendo vos, 
no temáis venirme a \ér, 
fino vedme á rodas horas» 
aflegurado deque, 
ni yo tengo que íentir, 
ni vos tenéis que temer: 
. harto digo , y harto callo; 
efto baíta : Laura , vén. Vif. 

Lair^ Federico! 

Fed. Laura hermoía? 

Laur. Lp dicho, dicho. Fed.EOik bien: 
F^bio , qué ferá qnt quando 
ha 1 la r enojos pensé t^afe Lamté 
en Flerida , hallo favores^ 

F(€¿. Mira lo que quiere fer 
hallar yo un pefar en ti, 
quando pen (aba un placer, 
que es lo mifmo, aunque fi doy 
otra razón , ya lo sé. 

P^d. Dila. Fah. La Macarandona 
del Sol , y del roíicler 
con que la diñe, F^d. Dexémos 

: las burlas , y a] punto ten 
dos cavallos prevenidos 

Fah. EíTo me parece bien, 
yá que celebrado has 
en Mvicarandona , ve 
celebra en Agerc* 

Fed.CúXz, 
y en falida los ten 

del 



De D. PtdroCatdertm de U Barca. 



l<t 



del Parque : Flerida bcll^) 
perdóneme m altivez^ 
perdóname íix , fcñora» 
que á efto fe expone mugcr, 
que fe declara á quien faoe 
que quiere á otra Dama bien. Va f. 

?MÍ. Oy que tengo mas qué hablar, 
ocaíion he de tener 
de hablar menos? eflo no, 
que ferá piedad cruel 
dexar pudrir un íecreto, 
queá nadie íirva defpues: 
que corrompida la vena, 
como dixo el Cordoves^ 
del fecreto , hecha fecrcca, 
huele mal , y no hace biens 
tras Flerida quiero ir: 
pero yá no ay para qué> 
que ellabueive. Sale Flerida. 

fler. Aunque me fío 
de Laura y yá la dexé, 
por fe^uir á lolas efta 
vidoria de amor cruel; 
mas y a no eftá Federico 
aqui. Fii¿« Til quieres íaber 
lacaufa porque no eiU? 

F/^.Si,por que esfF4Í .Porque fe £uc« 

Fler. Adonde? 

Füh. A Agere prefumo. 

Ficr. No te entiendo, Ftf¿. Yo hablaré 
claro en tu Macarandona, 
como me d¿s algo que. 

TleT. Yá no quiero íaber nada, 
pues folo íirve el faber 
de tener mas que fentir. 

Féb. Como que no '{ pues de qué 
me avrá iervido el eílár 
mas de dos horas , ó tres 
de gato en eípcraí Fler. Digo, 
qoe me dcxcs. Fah. No me des 



alhaja ^ efcuchame folo, 
de valde. tler. No ay para qué. 
Fahí Pues yo no he de rebencar; 
á Dios , que yo buícare 
a quien decir , que efta noche 
las afufa mi amo. FUr. Ten 
el paflo : qué es eíTo? Faj. Nada. 

Fler. Eípera , y dime lo que es. 

Fal^.No quiero.jF/>.Aqüefte diamante 
toma , y dilo. Fat. Para qué 
andamos haciendo puntas, 
íi yo criado , y tu muger, 
tino muere por hablar 
- y otro muere por íaber? 
mi amo , y fu dama tratado 
tienen efta noche::: fler. Qué? 

Fab, Irfe por novillos. Fler Cómo? 

Fat. Andando i pero no á pie, 
que dos cavallos me mandan, 
que al puente del Parque eftén. 

Fler. Al puente del Parque? Fat. SU 

Fler. A penfar buelvo otra vez 
que es Dama mia fu Dam^: 
no te lo dixo también? 

Fab. Efte hueípued » que es el Duque 
de Mantua , es » feñora , quiea 
los ampara en fus Eítados: 
gloria a Dios , que defcansé, 
venga aora lo que viniere, 
que primero foy yo , que él. Va/e. 

Fler. Válgame el Cielo! qué eícucho? 
quien vio pena mas cruel? 

Sale jirn.Yi en Damas, y Cavalleros 
de tu parte combidé 
la nobleza , y la hermofura 
para mañana. 

Fltír. Efta bien, • 
y feais muy bien venido, 
Arncfto , que he mencfter 
yucára peifona cüa nocáe. 



/.T^^ 



l6t Élf€(ftt9 

^rif. Siempre cíloy á veftros picsi 
qué inc mandáis? Fler. f cdcrico 
aciba acra de icncr 
un dilgufto muy peíado. 

Arnefi. Con quicríí 

fler. No han dicho con quien, 
que íolo lo que me han dicho^ 
es , que trance de amor íue^ 
y que el ofendido aora 
le llama por un papel, 
en que dice que le eípera 
no sé donde; yáfabcis 
quanto lceftiroo.-íír».Yla5Caufa« 
con que le eftimais las se. 

Fler. Pues darme por entendida 
del difgufto , fuera hacer 
publico el agravio. Arn. Es cierto» 
qué mandáis? 

FU} . Que le bufqueis, 
y íin decir que os embio 
yo y que del no os apartéis 
efta noche , y donde quiera 
que vaya , vaif vos con él: 
y fi por dicha , fu brio 
lo cfcufáre , le prended, 
llevando para cfte cfcdo 
les que fueren mencfterj 
de fuerte y que hada mañana 
feguro eíía noche efté. 

Am. Digo que luego al inftant^ 
íéñora , le bufcaré, 
y no le dexaré un punto. Vafe. 

Fle^* Oy , ingrato , has de fabcr 
dónde los eftremos llegan 
dcunazeloía muger. Vafe. 

SaUn Emtqui ^y feieñce^y nn cr\ad$ 
con luces , y luégo fe vi. 

TiJ. Aveis ya eícrito? Enr. Eftas fon 
las cartas , y en ellas fío 
que halléis en el favor mia 



4 veces. 

igual la fatisfaccion, 

que á vucllros favores debo. 

Fed&r. Soib Pijncipe íob^rano, 
y a ñar de vos :io en vano 
vida , ser > honor me ai r evo: 
quedad conDios, que mas qukio^ 
pues la noche llegué á ver, 
efperar , que no perder 
la ocaüon. Enr. Bien decís } peso 
en parte me aveis de dar 
licencia de acompañaros» 
hada que llegue a dexarof 
folo ñiera del Lugar. 

Fed. Perdonadme , que ir , porDio^ 
acompañado , no puedo, 
que aun rengo a mi fombra niifidv 
y pues recato de vos 
mi amor , creed que fi de mi 
oy recatarle pudiera, 
aun de mí mifmo lo hiciera. 

Enr. Pues aveis de ir folo? Pid. SU 
á Dios. Eur. Id con Dios , que 0^ 
á entenderos oy acierta 
mi voluntad. 

Llaman ^ y félt Arnefto. ^ 

Fed. A la puerra 
no llaman? Ejir. Si. 

Psd. Quiéu es? jírn. Yo. 

Fed. Pues á eftas horas , feñor, 
vos fuera de cafa? Jrn. Si, j 

que bufcandoos vengo. Fid.A m)l\ 
pues qué mandáis? qui( temocl 

jírn. Dixeronme , que venido 
aviáis á caía no bueno, 
y yo de cuidado lleno, 

2ue yá fabeis quanto he fido 
empre vueítro fervidor» 
no me quiíe recoger 
fin veros , y fin faber 

^í^mftSftais. Fed. Quafdeos CAoti 

el 



De D. Piiiro Calderón. Je la Barias 



^ por el cuidados 
palabra os doy, 
^ica mejor que oy > 
entido , haos engañado 
ixo qae yo cenu 
ficion alguna, 
gradezco á «i tartana 
igencia mía, 
'ar tal dcfengaño; 
riáis í que fe trataba^ 
Enrique haciendo eftaba 
po aquel dulce engaño 
\i\c , divertido 
la converfacion. 
nerdos amigos fon 
í mas entendido 
[da f si , porque 
n aprovechando, 
lacio lo va tomando* A f. 
Úrica atajaré, 
nc yo , porque afsi 
Míos de que hablar: 
a me aveis de dar. 
venir yo os vais? 
, y si: 

3rque ya yo quería 
ices de aora y por D¡o$5 
orque , en:ando vos, 
i mi compañía. V4/i. 
>n Dios. 
emos quedado 
tenéis que maadarme? 
rais^ Jr/j.Dondc Tentarme, 
venga muy caníádo: • 
; , Tentaos. Sienta fijf. 
conviene, 
, en mis penas oy 
Íá con que yo eftoy, 
!nacoa<)ueél viciie. jíp. 
uc lo Icis di ver ( iros 



xtfj 



eftas noches^ Ped. En morir: A p. 
a Palacio luelo ir, Levantanjfe. 
aora lo haré poríerviros: 
vamos, > que dcxaros quiero 
en vucftro quarto. drn. D^fpucs, 
qiie aora temprano es. Sientanfe. 

FtfU. Temprano es aoraí oy muero; 
ay Laura , bien mi cuidado A p, 
dice que perderte tema. 

Arn. Jugáis cientos? ^ed. lindañema 
para un buen defefperado! 
no íeñor. Arn^ Porque di Ipuefto 
á falir de cafa oy, 
yá que ñiera della eftoy, 
no quiero bolver tan prefto. 

Fed. Prefto le parece aora: A\p. 
yo lo hacia por bolver, 
que me ha mandado oy hacer 
la Duquefa mi feñora, 
un deípacho á que aísiftir 
to4a aquefta noche avre 
Vafe i levantar ^y detienele. 

Arn^ Venga , yo os ayudare, 
que yo también sé eícrivir. 

Fed. En eílo avia de ocuparos? 

Ar9J. Porqué no , fi del lo ^ufto? 

F/¿/. Fuera de que ñier4 injufto, 
qiiando vos me honráis , canfaros^ 
la caufa porque quería 
dexaros en cala , era, 
que a un amigo v^t quifiera. 

Arn. Yo ir¿ en vueftra compañía: 
qu^ viíita puede aver 
en que yo os pueda eftorvar? 
y (i importare cíperar? 
lo harbhafta el amanecer; 
y fi es > por dicha de amor 
la Vifita , bien fabr¿ 
la cajlc guardar ? si a fee. 

F^i^Xreulode v^ucllrp \^\oi.levatafe ^ 



^^4* Bl/ccféto 3 vocii; 

mas folo he de ¡r ! guárdeos Dios. bien os confícffo , fenor, 
jírfi. Acabaos de períuadir 



á qnc vos no aveis de ir, 

ó tengo yo de ir con vos. 
Fecier. Pues <iuc , feñor , os obliga?. 
.\nt^ Por qué no lo preguntáis 

al cuidado con que eftais? 
RfíV.No 5c (ay de mi!) lo que os diga^ 

que yo no tengo cuidado. 
Arff. Yo se bien el que tenéis^ 

V ir adonde vais no aveis, 
lino es de mi acompañado. 

i^eci. Qiiien fe vio en lance mas raro? 

Am. Coiífuíoeílais. FeJ.AÍsl es, 
y mas que con fufo. Arn. Pues 
Federico , hablemos claro> 
yo sé que alguien os efpera, 
llamúdo por un papel. 

P^cV Quien vio pena mas cruel? 
quién vio confufion mas fiera? 

Arft. A mi fama , y á mi honor» 
avierdolo yo fabido, 
importa , pueftoque he (ido 
de Parma Governador, 
eftorvarlo , ved con efto 
cómo os puedo yo dexar 
declarado ir a agraviar 

' mi honor, y famü , fupuefto 
q!^: d ya dexaros quiero, 
otc'id.í) una , y otra vez, 
ó ia dignidad de Juez, 
o ia Ley de Cavallcro. ^ 

Y uno , y' otro , vive Dios, 
me obliga \ otra vez lo digoi 
ó que aquí os tenga conmigo^ 
ó nuc alli vaya con vos; 
porque llegando á alcanzar 

el agravio que hecho aveisj' 
cüiiio que os dexfe queréis? 



las razones que tenéis, 
mas íeguro eftár podéis, 
que vueftra fama , y honor 
no fe desluzgan por mi. 

Arn. Cóaao pacde íer que no? 

Ved. Daifmc ficencia que yo 
también hable ciaro? Am. SL 

Ved. Sabéis que foy Cavallero? 

Arn, Se que vucftra gran nobleza 
es Sol , esluftre , es limpieza. 

Fed. En efto fiad» ^ efpero 
que hagáis que quien mecfcrivic 
la mano también me áh. 

Arn. EíTo , Federico , haré 
de muy buena gana yo, 
al punto os dará la mano. 

Fed. Mil veces befo tus pies. 

Arn. En diciendome quiea es 
el competidor, Fed. En vanó 
mi dicha creí. Arn. Porque yo 
le bufque donde os efpera. 

fed. Luc^o vos de cfla manera; 
no fupifteis quien es? Arn. No^i' 
folo sé que aveis reñido, 
y que os handefafíador 

fed^ Ko eftais de mas n formadol 

Arn. No. Ped. Pues ya::: 

Arn. Qué? Fed. Nada os pido, 
que también fer yo el primero 
queaqui fu nembre dixera, 
no fabiendo vos quien era, 
no fuera fer Cava lleroj 
y fin vos , fabré yo ir 
á cumplir mi obligación. 

Arn. Y no fabrá mi opinión 
la fuya también cumplirá 

Fed. Si fabrá , mas quien me cfpec 
mi aufencia no ha de culpar» 



i'r^.QuéaiasfehadedQcbíCtf!^^^ ^t^^ £^9 (i^bré yocftpryac 



Fed. 



o > 



De D. PedrB Calderón ^^ ¡a Barcas t6y 

?ed. Como? ArnX^c aquefta manera: la que á mi me reportara^ 
Ola? Salen algunos. íi otro ricfgo na mirara^ 

Todos. Señor? Arn. Eflfas puercas fi otro daño no temiera: 

todos al punto tomad: porque es > Ciclos ^ el hacciC 

daos ápriíion y ó mirad en ofenfa de mi amor 

en qu¿ os empeñais.F^.Qu¿ ciertas otro efcandalo mayor; 
fueron íiempre mis defdíchas! pero dexar de ir a vht 

con menos guardas eftoy lo que allá a Laura le paflTa» 

feguro yo : Cielos i oy cómo lo podré fufrir? 

han efpirado mis dichas. ya se por donde falir 

érn. Yo lo creo de efla fuerte; defde efta cafa á otra cafa: 

{tero me importa pedir Laura , efpera ^ y no dilate 

el que no intentéis falir, verfe mi amor con tal prenda» 

porq os han de dar la xtíMtitzyanf. aunque tu padre nie prendaí 
Fid. Q^c poco (ay de mi!)'eiia fuera y aunque Flerida me oíate^ 

y^fi > y f^i^ Laura fola , como i ohfcnras. 
haura. f unefta fombra fr ia , 

cuna , y fepulcro de la luz del dia> 

fi amorofos delitos 

en tu negro papel tienen efcritos 
: tantas oy lineasbcUas, 

quantas contiene tu Zafir l^ftrellaf> 

no eftrañes cfteaora, 

fino efcrivele , antes que la Aurora 

á borrártele venga , 

porque lugar en tus Anuales tenga 

un ciego amor , que en tantos defconfucloi 

pifando va la fombra de fas zelos. 

Tyrano el padre mió, 

efclavo hacer pretende mi alvedrio, 

Lifardo enamorado 

avaí&Uar defea mi cuidados 

y Flerida violenta, 

tyran izar mi voluntad intentan 

mas por qué', honor , me culpas, 

fi te doy á un delito tres difculpas? 

Mucho ( ay de mi! ) ya Federico tarda; 
' ' . quanto aflige el difcurfo del que aguarda^ 

qué le avrá fucedido? 

qué piefto , pecHS , prefamls que ha fido 
tm.Vlll. ¡ni ^V 



z66 



Ei ftcretok v^cts. 
d averfc mudado, 
porque Flcrida fe haya declarado: 
no era mejor decirme, 
que no era culpa de un amor can ñrme, 
fino que otro accidente 
venir donde le aguardo no confíente? 
mas no es tan fácil en fofpechas tales^ 
á los bienes creer , como a los males. 
Por qu¿ , pregunto yo , nació el diígufto 
mas honrado que el guftoí 
No porque otra. vez amor le afrente» ' 
ha de penCir que fíempce el güilo núentei 
y que el difgufto fiempre verdad diga, 
ei lo hace , yo no se lo 9^^ ^^ obliga. 



Súle FUrida. 
Pler. Dixo 1f abio , que en el puente; 
del Parque efperar le manda 
Federico, porque esfiíerza» 
que repetidas mis aníias, 
bucl van á penfar que ha fído 
fu amor en Palacio : Laura 
tan prcfto fe recogió, 
que no he podido encargarla 
que aJ jardín baxe 9 y aíéi 
por no fíarme de otra , en tanta 
pena , echando a mis triÜezas 
deíle delirio ía cauía, 
no me he recogido , y fola 
baxoal jardín, porque hagan . . 
á un tiempo mis íentimientos 
dos diligencias tan raras, 
como lo que aquí cxecutan, 
y lo que allá a Arnefto encargan: 
y (1 la trémula luz 
de las Eilrellas , ~que anda 
entre buiqucxos azules 
brujuleando nubes pardas, . , - 
no me miente , un bulip vec^; . 
ya he cumplido mi efperanza: 
quien es: Laur. f lerida^ ay de mil 



pero el ingenio me valgas . 
quien aquí efperando eftáj 
. porque Flcrida lo manda, 
para conocer quien es 
quien , de la noche amparada, 
tantos refpccos ofende, 
.tantos pundonores. PUr. Laura^ 
: no des voces. 
Law^. Q¡úhn tsí Fhr. Yo. 
LMitr. Tu , feñora , al jardin baxas 
a eftas horas fola^ Fir. Si, 
que como oy::L4//.£ftoy turbada.' 
Fler^ No tedixeque vinieras, 

qui&:;:liiirr.Mi cuidado agravias: 
be menefter yo , (eñora, 
k) que una vez fe me encarga, 
cfcucharlo cada dia? 
j fuera de que ha ávido caufa 
. . que me ha.obligado a venir, 

demás de tu t:onfianza. 
. F/rr.Pues que ha ávido? 
Lamr. Ellando aora, 
. ó amor , oy vcrc (i Caizs 
de la culpa la difculpas Af. 
eftando en eflas ventanas, 
que caea fobrc el Parque , 01 

que 



D€ D. Pedro Calderón ie la BsrM. 



que unos cavallos paíTabanj 
y como Vi novedad 
afuera , quife apurarla, 
reconociendo el jardin. 

FUr. Las (cñas que das fon tantaSi 
y tan unas con las Teñas 
que yo tengo > que doy gracias 
áttt cuidado; díaora, 
que has viílo en el jardin? ¿4. Nada 
pues no ha ávido hafta aora feña 
de lo c^ue mi afeólo guarda; 
pero bien ce puedes ir, 
que eftando yo > no harás falta. 

fler. Es afsi, quédate , pues. Llaman. 

Laur. Si haiír. 

JP/^r. Mas oy e ^ no llaman? Llaman. 

Loar. £1 viento encaña mil veces. 

Fler. Pues aora el viento no engaña, 
abre, y rerponde.L^iy,Yo^ FUr. Sí^ 
llegare yo á tusefpaldas, 
veremos quien es » y á quien 
bufca , fí llega á nombrarla* 

Laar. Mi voz es muy conocida, 

Flir. Ay mas , que difsimularla? 
U(^a , digo. Lanr. Avrá precepto 
mas rigurofo ? que haga 
yo el verdadero , y ñngido 
papel oy de aquefta farla, 
de noche , donde aun la feña 
de la cifra no me valga? 

P'ir. Qufc temes? ¡Jaman. 

Laar. Que me conozcan 
en oyéndome. Fler. Que eftraña 
eftás ! llega yá. Lüirr. Quién es? 

Ved. Quien muerto , divina Laura::: 

Laur. No lo dixe yo , que avian 
de conocerme en el habl^? 
mira (i falió verdad 
i la primera palabra. 

I7/.Aí^ies^yi[un yo tiíaibien picnro¿ 



1(^7 



■.«¡«T 



que te he conocido , Laur«i. 

Laur. Cavallero, pues fabcis 

quien íoy > también, cola es clara^ 
fabrcis que no foy d quien 
buícan vueftras elperanzas: 
id con Dios , y agradeced 
que no toma mus venganza 
oy mi decoro ofendido, 
que daros con la ventana* 

Cierra , y hablan fodof ¿ un iiemfo. 

Fed. Laura ^ feñora , mi bien, 
no fiíe culpa la tardanza^ 
efcucha , y mátame luego, 
ó harás que á matarme vaya. 

¿aiir. Que ayas querido que aqui 
me ayan conocidoi* Fler. Calla. 

haur. Si mi padre , ó (i Li fardo 
fupieflfen , que en efto andaba? 

Fler. No des voces , no dis voces« . 

Laúr. Quien vio pena mas eftrañat 

Fed. Óyeme , y mátame luega; 
buelve á abrir , hermoía Laura. 
Abre Flirida. 

Fler. Que quieres decirme? Fed. Quo 
eíía fiera , efla t y rana 
de Flerida me ha embiado 
i tu padre ^ porqué haga 
divcriioná mis defeos; 
y prendiéndome en mi caía, 
me ha eílorvado , dueño mío, 
venir i efta hora : qu¿ aguardas? 
en el Parque los cavallos 
efperan , yá tengo cartas 
del Duque , que me aflfeguraa 
el vivir contigo en Mantua^ 
v¿n conmigo , que aunque yá 
fe va declarando el Alva, 
no importa , como una vez 
contigo al camino falga. 

Lanr 9 Si mas que dcciv^^^v^^*^^ 

Wa 



iCS El/ccnto¿ 

masdixcra : cftoy fin alma! 
F/er. Federico , tarde es ya, 

para que oy contigo vaya, 

mejor es que á la prifíon 

re buelvas oy , y mañana 

íe difponga de otra fuerte, 
Fed. Tuya es la vida , y el almai. 

y yo te obedeceré) 

pero quedas enojada? 
Fler. Con mi eíkrclla , no contigo. 

A Diosi Fed. A Dios. Va/l 

Cierra Flcrida. 
Fler. Pues bien , Laura? 
L^/y .Señora:: Fler. Nada me digas, 

pues yo no te digo nada: 

muriendome voy dezelos! 
LaM. Advierte::: Fíe. Adelante pafla, 

que no has de quedarte aqui. 
Laur. Mucho temo fu venganza. 
Fler^ MoAraré al mundo , que foy 

quien foy$ vamos , vamos, Laura. 
Laur^Ay infeliz! oy murieron 

de una vez mis efperanzas. 
jlhen la fuerta.jffale FahtOiY guardas. 
Fler. Mas quién del jardin ha abierto 

aor^ la puerta faifa? 
Laur. Si la luz , que ya fe mueftra 

temerobmente clara, 

dexa v^r , mi padre ha fido. 
Fler. £1 es , á efta parte aguarda, 

fabremos con que intención 

la puerta á cAas horas abra 

del jardin. t^^r. Va ledme, Cielos! 

no pierda honor , vida , y &ma. 
Sa¡( Arri.TiXy Fabic, me has de decir 

a que propofito eAabas 

en el i arque , con aquellos ; 

cavallosf Fah. Señor, repara 

en que yo en mi vida eAuve 

á propofuo de nada; 



voces. 

porque foy hombre muy faem 
de propoíito. Arn Quecaufa 
te llevó allí? Fah. Yo , feñor, 
tengo de fentarme gana 
á la mefa con mi amo, 
y afsi , hago lo que me manda« 

Arn. Con qnien Federico , dime, 
ayer riñóí Fah. Con fu Dama 
debió de fer , pues no vio 
la hora de echarla de cafa. 

Arn. Yo te haré que la verdad 
digas de todo , no ayas 
miedo que te efcapes. Fah. Eflb 
dixo un Dotor , yendo a caza, 
que viniendo uno á decirle: 
allí eAá una liebre echada 
en fu cama , déme uced 
íu arcabuz para tirarla, 

f^rimero que fe levante; 
c refpondióen voces altas: 
que fe levante no tema, 
porque eAando ella en la cama, 
y iiendo yo quien va a veriar - 
que va que no fe levanta? 

Arn. Mucho me huelgo cjue eAe¡8 
aora , Fabio , de gracias» 

Fah. Son naturales. Am. Señora,, 
aqui eAais? Fler. Mi pena rara 
me facó al jardin : qué es cAo? 

Arn. Yendo a hacer lo q me mandas» 
prendí a Federico anoche, 
porque no baAaron trazas 
ningunas á detenerle; 
y dexandole con guardas 
en fu caía , porque d 
no faliefle de fu cafa. 

Vler. Y cierto que le guardafOl> . 
muy bien. Arn. Corrí la campaiia¿ 
por ver fí hallaba en el campo 
al hombre que le efperaba. 



De D. Pedro Calderón de la Barca. 2 ¿9 

y folo junto á U pucnic dxc que no tuve carta, 



Fabio lu criado citaba, 
con dos cavallos : queriendo 
que no corricíTc la faina 
de íu prilion ^ en mi quarto 
por aquella puerta falla, 
de quien llave maeftra tengo, 
quile encerrarle* FakEn qué agri- 
á nadie tener cavalios (via 

un homhxdJfnMiv3í qué mandas 
hacer del , y del criado. 

fíft. Qiie aquí á Federico traygaS; 
pues folo mi intención fue 
clcuíar una dclgracia, 
y ya poco mas , ó menos, 
sé del difgufto la cauía; 
y que fueltesal criado. 

I^ah. Befo mil veces tus plantas. 

^^;y. Al inftante con el buelvo. Fa/l 

Latir. Señora , mira que trazas> 
duélete de mi opinión. 

fUr. Dezame , Laura. Sale Enrtq% 

Emr. Si alcanzan 
j2or foraftero ^ mis dichas 
algún lugar en tu gracia, 
que des libertad , te pido, 
oy a Federico. Fler. Nada 
me pedis en eífo , puedo 
que tí tiene libertad tanta: 
mas decidme vos , Enrique, 
aveis oy tenido carta 
del Duque? Eftr. Yo no íeSora. 

I^Ier. Pues vo si.Ei^r.Ficcion eftraña! 



la tuve de un grande amigo, 
en que me dice , no vaya 
tan prelto , porque aun no eftán 
cumplidas mis eí'peranzas. 

F!er. EíTo os dice vueftro amigo, 
y elio os di^o yo , mañana 
ialid de acjuí , pues aquí 
nada hacéis , y allá hacéis falta. 

£«r. Con bien cuerdo eftilo ( ayCic- 
meaufenta , y medefengaña (los! 
Flerida. Sale L/y¡ Dame tu niano^ 
y permite , 6 íoberana 
Deidad defta verde csfóra» 
que befe la fuya a Laura, 
en albricias de mis dichas^ 
pues aora en eftas cartas 
tuve la difpenfacion, 
que ha tantos (iglos que aguarda 
mi dcC^o.P/e.A muy buen tiempo 
ha venido. Laur. Pena eftraña! 

Fler. Que oy ha de fer::: 

Salen jírn^Jlo , ^ Federico. 

Arn, Federico 

eftá aqui. Pe. Qué es loque manda 
vueftra Altezaí Pler. Que le deis 
la mano de eípofo a Laura, 
que yo valgo mas que yo$ 
y note el mundo efta caufa. 

L^/^í'/. Qué dices? 

F¡er. Que foy quien foy. 

jírrt^ Pues feñora no reparas 
q ofendes mi honor '< L¡f. No miras 



JPler.Y en ella me efcrive el Duque, ' que mis finezas agravias? 



como tiene ya acabadas 
vueftras cofas , y compueftas: 
y afsi , dcfde aqui a mañana 
de Parma (alid , pues no 
tenéis ya que hacer en Parma. 
]C«rr. Aunque del Duque ¿ fcñorají 



Fler. £fto , Lifardo , efto , Arnefto^ 
importa a los dos. Arn. Yá halU 
nuevas razones mi honor 
tñ fola aquella palabra, 
para que no lo confienta, 
que no ha de decir U €axcL^s 



lyí Dar tiempo 

donde la dcxe á bofcarla. 

Chac. Una boberia ( perdona^ 
que no hallo nombre que darla 
mas decoroÍQ ) pensé 
que barias ^ falicndo oy de caía 
á cftas horas $ ya fon dos, 

d.jfu.Lz otra di. CA.Que te pcrfuadas 
á que una Dama en la Corte^ 
difcreca y hermofa « y bizarra^ 
efte tan fína en aufencia, 
que de ti fe acuerde, d. f /i^.Calla, 
villano , que vive el Ciclo 
que te mate , fi me hablas 
en que fe pudo mudar 
muger que lagrimas tantas 
vi llorar en mi partida. 

CA^c. Yo también , pero repara» 
que lagrimas de muger 
no fon penas , íino alhajas» 
que para ferviríe dellas^ 
las tien^ como en el arca» 
abre ,' y llora i cierra , yrie. 

dju. Prcfto verás que te engañas^ 
y que Leonor no es muger, 
íino Deidad foberana. 

€hat. Si ferá ; pero tras eÚb, 
no has vifto en tres meles carta. 

d.Jtia. Que mucho, C\ 4cfd<f ci dia ■ 

Iue la fentencia ganada 
el pleyto á que fui, no he eftado 
nunca en un lugar , á caufa 
de tomar las poflefsiones 
del mayorazgo , que fe ayaa 
perdido ? ven , y verás . 
con qué fineza me aguarda. 
Cbac. Yá fon tres las boberias, 
y no es la menor » que vayas 
confiado , en que a cftas bocal 
no efte Leonor acoftada» 
y fu padre rcco¿iáo. 



i 



al tiempo. 

(i\Jitan. Con llegar á fu ventana, 
y hacer en ella la feña, 
cumplido avré con mis anfíjs« 
^Chac.Yz fonquatro. Vale un empujo». 
. d. Juan. Necio cftas, 

. no me obligues á que haga • ^ 
un difparate contigo. 

Chacear mayor no doy dos blancas: 
Jefiís mil veces! Cae. 

A //í4». Qué es eíTo? 

Chac. Caer , fi el ufo.no me engaña, 
en garapiña de Iodo, • 
porque eftá fiio que mata, 
y entre liquido , y quaxado, 
ni es bebida , ni es vianda* 

¿.Juan. A la luz de aquella ticnd^* 
es de una fuente la zanja. 

Levanta fe como - mojado , / con polve. 

Chac. Pues harto es, purgando tanto 
la tai fiíente , eftár tan mala 
la calle, d.J»an. Entra á facudícte 
en el portal de cOa caGu 

Cbae. Por Dios , aunque me facuda 
mas que moza mal mandada, 
no me facudiré el polvo^ 

Al ir/e retirando i un tada , echa» 
agua de arriha^ 

£r;<4. Agua vá» 

Chac. Mientes , picana, 

. que cfto no es agoa.- 

d.J^an, Qué ha fido? 

CAi^r. Qué ha de fer ? pefe a mi almt^ 

. cofas de Madrid precifas, 
que antes fueron neceflacias: 
vive Chrifto:: J./M«KodésYOMS; 

Chac. Cómq no? puerca , vcrgantaj^ 
fi eres jiombre , fal aqui. 

d.Ju'.lSlo el barrio alborotes y calla. 

Chac. Qkik un limpio. 

d.Juan. Qiié canladp{ 

buel;^ 



Calderón de U Bartái ¿7 5 

buelvc botando á cafa. y es lo peor que al entregarla 



Chac. Afsi , y folo , y á eftas horas? 

rf.Jn. Si, que no quiero que vayas 
conmigo afsi. Chac. Lo que haré, 
fer^i 9 ya que aqui me halla 
eñe fracalb ^ llamar 
donde me den una capa 
que á guardar dcxe , con otras 
alhajiijas de imporcancia. 

(rf. jpjí^tMas que es en cafa de aquella 
feñora , cuya criada^ 
íi bien me acuerdo , querías 
' antes ir? 

Chjc. No fino el Alva. 

d.JuAn. Pueb bueuo es tener de una 
picara tu confianza, 
y querer que no la tenga 
yo de una principal Dama. 

Chéc. Dexame 1 leg ir , veras 
que á mi Jaanilla me aguarda 
mas fina , que á ti Leonor, 
haciendo que á un filvo íálga* 

SUvM , y fale i la puerta una (rtada. 

CriaJ. Eres iVLiChacMxxz que prcfto: 
yo foy. Gri^i. Albricias, que nada 
nocfira ama entendió , porque 
lu andado muy muger Juana; 
toBitt » y gózale mil años» ' 
y hazle Chriftiano mañana» 
qae ha fido el parto terrible. 
Véia un niño embuelto ^ y cierra 

'¿iéV. oye. Críaa^ A Dios.» aDiojí^ 

CiÍMrr.: Aguarda/ : 

'if, fman. Qub te ha dado?. ,.' ' 

p^rr. Una criatura) 
que en vez de darme otra capa, 
viendo que efta tiene yá 
perdido el miedo á las manchaSi 

la aplico para m4AliUas¿ 
Tom. VllK 



me pide albricias , y dice 

que ha andado muy muger Jna^a. 

d. Ju. Y cómo que ha andado > bien 
la experiencia lo declara. 

Chac. Qiié tanto , feñor , avrá, 
que yáde la Corte faltas? 

i/J/>.Trcce mcfcs, CA^r. Trece mefes? 
pues voy le a echar en la zanja 
que cal > tío quiero hijo 
trecemefíno en micafa. 

d.Jua.Tcnit^ que no es Chriftiandad 
echar á perder un alma. . 

Chac. Y echar á perder un cuerpo 
una picara bellaca» 
es Chriftiandad?í/./ii.Yo no tengo 
de confentirte que bagas 
tan grande inhumanidad; 

chac. No es peor hacer una ingrata^; 
una hu(nanidad , que yo 
una inhumanidad? d. Ju. Bafta^ 
que too lo he de permitir, 

Chzc. Pues yá que dcfto te caníasi^ 
efpera » que aqui en la eíquina, 
ha de vivir una (anta 
Comadre mia 1 y de todos, 
que fiempre labe de amas 
que acomodar , y ella puede 
cuidar della hafta mañana» 
y aun hafta el dia del Juicio. 

d.fu. Pues ve bolando á bufcarlaji 
y mira que voy tras tí. 
para ver a quien la encargas^ ; 

Chac. Venid el trecemcfino, 
venid , que yo os doy palabra ' 
de «que mi venganza fea 
mas campanuda venganza» 
que la de aquel Veintiqnatro 
de Cordova , ü de Granjda. Vafe. 

d. Jnan. £ftrañas cofas iuccden 



X74 ^^^ tiempo 

en Madrid , y por cftraSas^ 

no mokftan tamo » como 

por Ití que aquí me dilatan 

licgar á adorar , Leonor» 

los umbrales de tu caía« 

O i¡ facxa un dichofo, 

que por la 1^)9^ efcut liara 

tu voz liquieraj Buelve Chacón^ 
Chac. Ya. queda 

nu trccemefino en guarda 

por cQ.a noclie^ ^«j ^- ^\x^ vamc» 

antes que otro eftorvoay^j 

al centro <londe ya fuerx>o 

delante mis efperaAzas. 
JÚ ir fe a entrar , falen ^uatro SaJ^ 

liados^ 
Sola. I . Hidalgos > quatro Soldadas 

mu y hombres de bién:;^: 
Chac. Yá eícampa. 
Sold. 2. Yá v¿n el frió que hacc^ 

han oieneQer una capa. 
d. Ju. Yo también la he meneto« . 
C)&4c^ Yo dafc la mía barata, 

íolo con que vudíarcedes 

hallen por donde tomarla* . 
Solu. 3. No alborotemos la calk^ 

dí fíen de fu arioganci^ 

que fK) les eílara bien* 
Chac. VueflTarcedcs , camaradas» 

aconfe^n » ócapean? 
5¿'/V^4.Cuerpode tal loqucgarlao^ 
jd. Juan. Aora lo verán mejor* '[ 
SacAñ Ufejfatias y jf rinen^ . 
Ch^c. Qué vaque n)c defcaJabran^ 

Icgun ando jdexiichoío? ' 

Salen Dtín Pedro , Den Dief^o , fSinh* 
d. Ped. AHÍ fon las cuchilladas* 
d. Diei^. Lleguemos , por i¡ podemos 

eftorvar tina deígracia, 
G¡nes.?AZ^ 



ai tiempo» 

Todos. Tenganfc. 

Sold. i. Aqui no ay,' : 
íino apelar á las plantas. 

Huyen los Soldados ^ y los dos detienen 

ja Donjuán. 

i/. P/J. Teneos , puf s van huyendo. 

jd.JuSl harc^ que á mihonox le baftai 
quien por la capa viene, 
bueíva huyendo íin la capas 
rl focorro os agradezco^ 
oquedad eon Dios. Va/im 

chac. Si fe lar^iao 
£n huir y por vjda del 
trecemcíiiio ^ y de Juaoa^ 
fegun eítoy de furiofo, 
•que huyera yo. Va/em 

J. pjed» Buena traza 
de hombreSi 

d. Djc^^ y mejor dd!enfado« ' 

i/. PM. Pues eftaís de vueftra caík ^ 
tan cenca .9 queréis quedaros! ; 

i/.D/V¿ Ante5<]ue a coitarme vaym» 

4)uiíiera dar una buelta 
: ilaxraUerleuna Dama* 

Dj P^^.Quereis^que vaya con vos? 

-d. DieMo, que no es mi dicha taataj» 
que vaya áxíefgo , poróQe 
ni me cfcuchao ^ ni «e habkuv; 
^on rolopalTir la callé 
fe divierte mi efperanza* - 

'd. /'/¿/.Con grande recato^Ddai» . 
conmigo. ¿/.Cié'^.Masesdefgracia^ 
^ui?>ocatoípuesnotengúr' - ' :• 
en jni ¿mor , que fíaros Mtdas ^ 
una Dama galanteo L- '' ^ 
tan hermofa , como incraOf ' ^ 
y eftoy tan á los principtoS) - - 
que la mayor -circunllancia 
que puedo deciros ^esj 
que he de iacrodadr mañana. 



* ' . 



Pedr^CaUeron^ 



par indüftria de Gin^s^ 

lina criada en íucafaf 

ved que tendré , pues no renga 

hafta aora una crkda 

de mi parte. Gin. Ni aun aqueíTa 

debes de querer qtte aya, 

pues no me has dado eftal noche 

lugar de llegar i hablarla. 

d.Dieg^ Poco fe pierde en un dia. 

A./'A/«Pueffoque irfoloos agrada, 
id con Díos^.Df^^Quedad cc> D\o%. 

Cífi. En que avra parada , Juana, 
el fttfto con queque quedafte 
efta tarde? Vanfe^ 

i. Ped. Albricias , almi, 
que rengo á Beatriz íegora^ < • 

. pues no va Don Diego a cafa, 
y podre lograr fiquicra 
un punto mii efperanza^^ 
Qu¿ cobardes fon los paflón 
dd que es noble , quando anda 
de travcion! digaio yü, 
que idoIatraiKlo i^íu hermana^ 
fu fombra tiemblo , aunque biea 
le eftá el temor a mis aníiasc 
pues por no darle en la chille 
ibrpecha. ^ 1! en ella me halh, 
el tttiímo temor íe atreve 
á hacerme la puerta franca; 
bien podr¿ i (eguro , puesi 
llamar. Salen Den^uan^y Chaeon^ 

ií/. /^4ir« A Ditls gracias, • 
que hemos podido (legar, 
á pelar de penas tantas,' ' 
á la calle de Leonor. 

Chac. Y bien , de llegar que facas? 

d.Juan. Si refpondiere i la íeña, 
la dicha , Chacón , de hablarla; 
íi no reíponde , la dicha 
de íaber que eíla acoftada. 



*7 



y que nada la diéCVeU 
en mi aufencíav 

Chac. Pues qué aguardas? 

d0ju, Qiie fe alcxe un hcoÉibcc , q 
aura la calle pafla, 

CAtf.Qúe es que fe alexe? ames pi< 
que fe acetca , y que fe pitra. 

Llama D« Pedro k la puerta ^yfale I 

d.Ja. Efcucha , no llama? Chac^ S 
y no es ¿I por quien fe canta, 
que en vano llama á la puerca 
quien no ha llamado eo érala 
pues íe han abierto^ 

ínes. Eres rü? 

d, Ped. S! , yo foy. 

tnh. En que reparas? 

¿ñtta , que eftá mi íenoni 
quexofa de ver que tardas ^ 
tanto eíla noche , que eftá 
mi feñor fuera de cafa* 
Entran/i cerrando la puerta^ 

d.Ju.\ivc Diosi q ha entrado den 

Chat. No ha entrado^ 

d.Juan^ Por que? me engañas? 

Chac. Porque Leonor no es muge 
' fino Deidad foberana, 
y no avia de abrir á otro, 
muger que á lagrimas tantas 
vi llorar a tu partida. 

d.Jnan. Aora de burlas hablas?, 
la puerta echare en el fudo. 

Chac. Peor es eílo » que ia zanja: 
advierte:::' VetienfU Chatón. 

d.Judfi. ^o ay que advertir, 
perdidas mis efpjranzas, 
pierdafe todo.C/;^.Que enpiien 
con íurias , y bravatas 
defdc la calle? 

d.Jiían.Si es noble, 
ocaCvot\íl\\^\ c^^SaS'^* 



Chac. Pues haí.pa» eflb la fena, X/w^» , j^ (i/ifí/ /Amvíi kUfuénét, 



con que tomara^'Veng^nzay 

dándole la pefadumbre 

que éX ce da , pues cofa es clara> 

que tendrá de ti los zeios^ 
. * qiic iienc5 del. ^, j^» Bien reparas: 

temblando, llcgo^ . i . • ,- 

/ Sal(N Don Diigo jjf Giah. 
Gwh. En cfefto, 

fu padre era cl.qu« llegaba? 
d.DjiSh.Gi/iJt^rx tarde eftaba iucca? 
^* P/^< Como cQb hará oii defgracia. 
.<?/>. Si te conQció? «i. Dieg. No s^ 

pero yo can cara a cara 

llegue á conocerle á el, 

que no dudo que mcayí! : r 

conocifi^. (7//1» Eftraño empeño!' 
Llama otva^ez Donjuán ,y dicen den- 
tro Beatriz , y Don Pedro , ahiendo, 

y hohieiido a cerrar. 
d.Ju^iÍQ es cfte menor , agualda; 
. j»fl4Í'iima u* «hombre á mi-reja? 
i^. P^^. Tengo dq faber quien liariKU 
Jieat. Que importa? fea quien fuere. 
d* f^an, Qiie en la calle ay quien le. 

decid á eíTeCavalUrOt O^^uarda, 
d. Dieg. Y,.ei:marf:Q d^ la v^^aoa 

cerrar •, y •^vhiir no has pido! 

pues que efpeca^ pues que: aguarda 

ini valor » que efto confíente.^ 

muera quien mi honor agfavM. 
idega picando, la eípada. . ,. j 

Ca vaiiero , cífas paredes : , . : 

ticiiCn dt}cñoq\ici lasguarday 

y que fabrá defenderlas. 
Chac.Oixo Moro que llegaba: 

ah mugerQ3 i quien os qv)iere 

una > y mil veces ní>al aya. 
d.Juan. A eíTo , y a rodo , me jos 

fabrá rc(poad¿K M cípad^^. 



Chac. Peor es efto^ vive Dios^ 
^ue el agua va » y no ir el agiu. 

Gines. Abrid aqui , y Tacad luces. 

dx Dieg. Picaro y para qub llamas?; 
no bafto yo por mi íolo?^ 

Chac^ £1 llama como en fu cafa. . 

Inh dent. De mi feñor es la voz^ 
y en la calle ay cuchilladas. 

B^4^..^^/f^y embolando > y íaca luces. . 

d^jua^Qtüit viene , y . luces íacatit 
no íér conocido importa: 
efto no es bol ver la efpalda^ 
íino fíar á mejor 
ocadon mis efperanzas: 
huye , Chacón. Chac. lESSo hdxh 
yq.dc bonifsima gana. Vanfei 

d. Dieg. Alcanzarlos tengo , aunqiiQ 
el viento les d¿ fuó alas. 

Vi Don Diego tras ellos , / falen for^ 
otrapMeHaJnis con luzyy BeatrU 
deteniendo a Don Padra. A 

JB^^f^ Q^ , es lo^que intentase ^ [ 

J.i^#rf. Salir. 

Beat. Advierte;:: d. Ped. Suelta. 

Beai. Repara, . j—^ 

qu^^yono tengo la culpa,. -I 
ni se que es cac.d.Pod.ííh tyrlna! 
no 1q fabes í pues yo si. 

Inh. Quien vio confufíones tantas? 

d^Pfid^iSio es , que ei que con ia fc&ai 
i eíla hora a tusfcjas llam^^i • • 
llegó a ocafioo que tu hermano 
pudo verlo , y los dosiiacao^ 
fcgun el lance lo dice, 
á tu puerta las cípadas$ 
y pues eres tal , que tienes . 
uno en la calle , otro en cáfila 
la parte que á mi me toca - 
tambicA Üaldre áíuftcntarla. 

Beéti 



De D. Pedr^ CaUfr^n 2tlá Bafcs^ "tjj 

Seat. Adviértelo que aventuras /. lo dith de bar| IttaSanb.^ ' 



en qne aoca a la calle'falgais^ 
cftando en eUa mi hernianó. : 

Inh. Y tan cerca , fí no engañan 
los paflbs , que iubc ya. . ^ 

Beat. Pues retírate á effftquadnu - - 

J.FeJr.íí,o por ctv íino porñiiy '\. 2 
lo barfe iporque me acobarda ;• 
mas fer Don Diego mi iamigo, ' ' 
que mi enemigoquien te ama.^. 

£/cc9icl^eyjf /aUn Dütt I^iego ^y GUáf. 

il.Die.Vlo pude aicjanzark.ittf4<,Cídos, 
dad aliento á mis pakabiaK ? i 
hermano ^ feñor 9. que esefto? ' 
que te ha fuccdidor d.Ditg^ Nada. 

Beat. Pues.quécau&te ha^ obligado 
á venir aísili^ Dkg.hm^imaL \ 
ninguna tía fido: (ay db níÜ) . / \^ 
muriendo eftoy por callarlaj \ f 
y muriendo por decirla^ 
que en foípechas de boma, y &ma, 
íe desluce quien las dice^ ¡ Ti 
y fe bfeade quien hs mlja: 
peso entre los. dos eftre 
tomando el medio mis aníiais^> 
harfe lo mejor y que es^ . . ; 
ni decirlas, orcaUarlais:<. : .ji: 
d&xadtahiz»y idos ñierá. ■ - ■ \ 

'^uita la /u2 d his f poneU fihrt' wk 
bufete ^yvanfe tila , y Ginh. '. ' . 

í/.P^iV. Cielos y la fuerte cftá echada. 

i/.P/V.Dias>ha qoe a tta$ umbrales 
cncuentpo.de nochc^varias I V.'i .h 
fombraii , no tendrás ia^ciilpa • / 
til y fino alguna criada^ 
claro eftá , trata prudente 
de reñirla s y enmendarla; > l; . 
forquefide aqucfte avifo. 
efcdo mi voz no íáca,- i 

¿oque o¿ digo deQ^ íueste^ 




t) 



2^^^ Si eaéfcrupulos deiiohoé 
fe culpa quiet¥-íe ácobafdáy 
esfuerzefe la voz mia^ 
f ar9.que fe f^tisfag^ Jp. 
D J^edto^y mi herftaano a un tjém«< 
Quien 4tr oyere' tan* jpreñadas (po. 
razones^ hablar conmigo, 
penfará que he dado cauía 

para efcuchar tantas necias 
« :iíiyfterifofas amenazas; ^ ^ 

íitü.vieaes á éfta-hora ^ -*' - 

dcfcftcjac á tu dama, ■ :' :i 
, ü del ;uego , y por ventura «^ 

te bufiza .^qui el que allá' ágra?iasj¡ 
.. noconíaifedadmeriñ^si 

qtto<DÍy^,iiimiscriddas'^! ' 
. hemos dado la dcáfíóny * -^ «^ - - 
I Audqoe^mas esfuerzos hagai^ yl p; 

eftoy temblando de miedo. 
ii.Dieg.Ho hables ;con fcbetvia tanta, 
. r nii me eches á mi Ja eulf a' ' 
. que tii;tienes>:nopie liíagM^ •- * 

que irritada- la paciencia, 
: oy de fus limites falga: 

porque fi llego á decir 

que he vifto un hombre^quelláma 

<á tq :re ja , que he eícuchadó 

el ruido de la ventara 

por de dentro , podrá fer 

que l<t voz en la garganta 

enmudecida ^ proíiga 
i.con lo' demás efta daga. • 
*'i.i Empuía ta daga.f » 
Seit. Til la daga para mi? 

que eres mi hermano repara, 

Don Diego , no mi marido. 
d. Dieg. Todo. lo foy «n mi cafa: 

y pocquemejor lo veas, 

fueía una vez de U^bv^^c^^ 



LjZ ' Dar titmfictd titmfn. 

avrá de.'forli^'.tliwcho. . -.. xñQVCXo^k picáad puedc^ 



y faU DoBÜedro tintendoledH brazo ^ 
y matand0 la íat^ riñen » 

d.PeiiESo na^que ay quien la guarda.- 

dirüieg. Seas qakn fuere& f tomarfe 

. ,.cn eilá i y cntiíViaganza, 

'JÍ.Pid. Tomo; la púctu » qücycy ^ 
fe guardare las erpaldds. . 

iBeaf. Mal podré f quede temor^ , 
mueva un Aoceeu cada plauta^rii/I^ 

'd.Ped^Ydi Keatni: falióv tras ella 
iré , fin bol ver tacara^ 
porque pueda á un mifino tiempo/ 
guardaQdomeá itii , guaiídarla. 

i^aje DePea.fr/alen Ginh^j. ính con luz^ 

á. p¡e¿.t)Qnúf: ceefcorfdes, cifa-jDcbr? - 

ineí. Clotí quien fines? (?im.£n:la iala: 
t no aiy Aádie y Tenor; i/;J)/y^Ttas mi- 
Ven 9 Gines : £íla luz iñata» 
que el empeñade la callci 
íe nos ha meüdia án, Caík. V^anf. 

Inés. BlídiabloqueparefiáelIaviK^. 
SaUn Cha con^f .Den fUan¿ 

Ch. Que buelves a'qu'i?(/jrii .Mis aDÍIas" 
me f taen a vét- u averigua 
aigodeftoquoáqui {^íla. 

Chac. L^uesfiaírco ay que av^riguár^ 
y itioís aoca , quef una.daaia|' ' 
qiue á lo qfoe íe dexa vér^ 
ieda cruxe j y oro atraftrá, 
faie de en cas de Leonor* . : 

dj^a,' Ella es ,.qab podrá obligarla 
á falir aísi.^ C/W. Efib diidast* 
vendrá a darnos ( cofa es ¿láfa) 
Con otro trcmecefino. 

d. Juan 4 A nctfotroá llega , ¿allá. . 
Sale Beatriz: huyendo. 

'R^at. Ca valleros , íi por dicha 
oa mu^^ec deidichada 



acudid k remediarla^ 

y no'kideíaabpaceisy 

hafta llegar á la caía 

de una amiga », que por" puerta 

eligeii. úis eíperanzas^ 
i^Juan.ao me nombres- > que (i (abe 

quien Iby , podrá de Culpada 

huir también de mi ^ / mejor 

ha d£ fer aíTcgurarbl. . 

'Señoara i á quatítor miaiddeis» 
/tenéis mi honor > vidájy £im< 

fcíguras , que Cavallero 

foy I que labre aVenrutarias 

en vueftra defehfa» Beat. Pues 

■xitíiz en eflía confiadza^ 

haced que! n^dre me ñga . . 

dwjan. Sidk miedo os acobiarcíaí^ 
ya eÜá á la viftü el empeño; 
que un hombre de vueítra caík 

: . Mt^Sedt. Si Tupiera que es 
Don Pedrd , yo le ViÁaáxii 
pero prie de fer mi ^ef mano, . 

(illplMH^od^^ 

haiga algo la fortuna t 

de aquefte pocfal te ampara» 
quizá paáará fin-vetnos.': ... 
d.Juan. Dices bien , aqui tcf aparta» 
tMitanfe al medio del teatro ^ poniendo^ 
la i füséffaldaify fale V. Pedro , Inege 
D^ Diego , X uno echa poruña far-- 
-/.:.% te ^ y otro poe(.oifé% : .. . . 
//. P^i. La prímeta obíigacioa . ^ 
en todo trance esda dama: 
y a (si , feguirla me tcica^ 
que no dudo que a mi cafa 
irá i valeífedc mí. . Vafei 

d.Ju. Sin vernos yá cí hombre baxa 

la calle h Venid aora. 
Chac. Etpera , que aun ocro falta. 



d.V: 



^7^ 



Be D. Pedrú CaUerpn de la Sárca'. £^«^ 

linfaber por donde vai^ • Beat.. Ay- mugcr maís- dvíHichada! 



los voy ; laces attas> 
mis paflüs , íiay alguna 
ya honroías venganzas. K-V^ 
dos parces van.¿(^j.5Qloiefib 
mi fuerte conriaria, 
qiielos.dos lediviiÚn^ * *! 
e de Ids dos eftaba 
tiquíera de ios do$ 
:nic honor , vida , y hvMu 
reíto dcuche! aunque peq8¿^ 
injiíftá V alev€ , injgrata^ - 
> anfias no cuidar^ ^ 

udira tus anliasy 
ote , lio es poftibJc> 
Jor al pecho fa ka, ' 

íen eres y hbn^bre j qne^cftíQ^ 
dobllíirdiisdcrgracidfs^-' ^ i 
¿te ampararlas? ¿/.^ífc Sdf, 

nthi poder re haUasv 
de aqueflbs dos que dices^ 
I jufta Yengan2ür> 
díote á fus (Iei<k)^i * ^* ' 
s:;dyíar.VfencoBaiig 
U céMo per fuerza , fdilf 
s fMefe Beatriz detrás ^y 
ilijftomú üCHltándbla, ^■ 
.af Jttftkia ,; GaVélIerofc ; ' 
aló nos faltaba. 9í/¿^'Qííkn 
de mi infelice! ' -'' - • (íbn? 
fofaftero ^ ^ue acaba ' -' 
ir¿í>üqtiefi¿flo¡chc;<-'í'l v 
c^iétiPesa^nelSi d<tí«áf?^ ! 
mtí§tt: JUg^^MoMt^k < 

lora ctín eIla?'Q»ti^.'i^^;aÍía* 
jmoconUJuflicJa 

r fe pone de chattza? 

cajr lucio a1j^náb've€es> -' 

dcciráíaft.^' * ' 

;dnM)^&bceni«áfiQC fsvA-: 




iil 



«■ 



«i 



pues que yo loidi^a J^áíla* 
j . Mejor ferá que lo d ¡ga 

en la Caurcel , que n iterada' * 
toda ella calle , <ifta rfdche' - "-^ 
ha ávido mil ScuchilUdai; I •• \ . I- 

.d. Juatf. VudíTarcqdes'vCá^illerosi 
adviertan::/í/¿.Nohabtón palabra^ 
fino vengáo ácon nofptros. ■ • * 

4.Jua. Qói^eS'l'igor ^ ffirA^mttin 
dp haccrJo por iftcífflrtiisi ''-* : i .' í 
k)liá!ftóñ:::Tí!^y¿Có*.rf/Ji'¡ '- f 

^.//i/^ir. A-cuchil ladas> . - í • : i 
'*< léanlas affadáit,^ .. ; 

tC>^/f r^¥á van trcí vccctfícícMi cfta^' ': 
da nútitei famas <lc ¿%ádf^|.' ^ - 

que^cou i)dí^Qief 'M*íi^(d%ttii(¡^ 
.buelifbtfeÁüoyplU'^áiQitt; >)ji 1 

i/JW.'Haíd yíeñbfea^^'qUe i^njguflb 
x>s feguJlcay 9^^^^ Ay SáefctichkdC! 
donde-^ijb' yo ;. c{<i^ no* !er»<tteftlrc 
ricfgos^ peifts ,-y dd^atias'PWír/:: 
T^i(;/. B^yriifteacia \ KÜftenciap rx j 
A.Juan. Tu , -dptidc quicen. ígiie «raya^ 
ngUiÉ(lft;C¿^ftwlGricJas4L>ios^ - 

T¿7Íwfay<}i:oá<|(ui Á'li^^ ^ t 

Á.Jn.T^ queellos d^.bqüiifeálttffgan^ 

no Jidn^^e ic^ióccrmea^itiU ^ ' ^' ''* ^' 

fí bolaffdPiío me aidanaaiu > ^ffj^. 

>^/^^t)$mk¿s que Vambsiraftjbli''^ 

uftederaib»-Ja4:aii(^r : n -' ;.' 

formina vuerta^y y LeMorxoñ^&é- 
t¿í\y pért^hífibri 

¿////^ <¡^óma rK> re,faascecogidOj • 
íiendoxan tarden Le^^ Señor^ 

€Óai6:iiof0fco.mi.ámor^ . '- 



*/ 



•.f 



iS^. ■' DÁpe tiempo' al tiempo ¡ 

qi\c,RQ' ítíviíndo.tü vcnidij^ ■ . Leon^ Yo puedo íabcrlo? mfltrti 



, - fPft iM¡?o jft ; porque fuícra, 
viendo en ti eftí novedad ^ 
delcanfar mi voluntad^ 
quexa qnQ jic mi tuviera 
mimifi»ftja.i«on . 

a. Luis. Dio$ ifegwrdei . . 
qur4l/e$ que td pago bien «^ 
efla fineza > pues quien 
á nú me tiene can tarde 
iuerft 4p (af* » el ewdudo^ 
hija , es qtíc tftngq de 115^ , . 
porque ifti .fin ^»noay otrocnmli 
lino foio el de tu eftado: 
pluguiera! Dios no le huviera^ 
y q^sá k'javttiguára» i Afé 
fiel¿^ue.^oiUkg6i«r{)Nerara r 



á qttÉL ysí'le^'ConíícjIcrairv 
Pide aufeote uncku.do n)ÍQ>i:.. 
la.fnetQpcii^.dejiDi.hacicndaj . 

}r lOi^. dttdo^nc pretenda ,; 
q'mtói»Ot^iy4.fol4cmbÍov''- J» 

con qjüümftift á veirle/gaftii^ . 

inastieinpQidelquepens¿¿ . . 

Léún. Ay^haidos ^ fíen>pre crueles . 

par4.AÍ!^4 £f^r>« Cierno. taDgi»4at 
no reípobdbs?Lrií^«¿PorqMoyo. t ^* 

' ;Ci) ellas4naterias no 
debo hablar 9 pues es íin duda^ 
,€|Ue con un fello en la bo^a ' ; 
ñjbban de- hallar » por conocería ;T 
que á ti toojk difpoheri- ^ . i jU . 
y á mi «bedeccc ixie toca/ o '\ 
Áy infelicc de mil.* Jfs .^ 
qué al reyes de la voz fíente 
el alma ! ay perdido aufente! 

d. Luis.'^icactcoiivm^s llaman? .\ .. 

Leon^ Si. Llaman u^ntra^ 

d. Luif* A eftas hpi43 ^ quien ÍMa| 



eftoy de temor! 
d. Luir. La puerta 

yo mifmo abriré $ quién va? 
Atre la puerta , / fale Biatrit alio- 

. retada, 
Beat. X^icn de vos vida ^ y honor 

viene a ampar infeliz. 
d* Luis. Vos a eílas horas > BeatriZi 

defta Tuerte? Bcat.Sí feñor^ 
. que. mi deídicha ioiportuna 

es tal % que folo pudiera» 

viniendpidicfta manera» 

convalecer de fortuna* 
Leou. Pues qué > amiga > ha fucedid^ 

que obligue á venir afsi? 
£/iÜf4 Solo los dos ( ay 4e mí!} 

podpis fabeii lo que ha íido. 

^Yo , eAipecemospor la culpa» 

que en éfta parte noqoieroi, 

pues fule favor erpero4 

vaterme depara difculpa. 

.A un C^yali^ro^fnijgual 
^te||pgte , cftádp^ y valor»; 
^Svetan licito amor» 

quanto infeli;& f fiendo tal 

el fin de nticftro deíeot 

que ya igafado oftuviera .; , . 

conmigo , fi né tuviera 

úqs embarazos fu empleo* 

Uno.ics un plcyto que tienCi 

y hafta qüeJi^lgacoq.W» 

pqr,eftárix>hre, < Wi»«l . 
foctunat j el íiQ entretiene. 
,i^e pedirnipe encafamicHto. 
á mí hermano ; y -otro es». . 
ícr amig9 fuy o , ,pues 
íi íe declara fu intcni;0| 
hafta eílár acocn.odad(>| 

poil» ^K qu$ eJ[ líto.QJicgae^ : 



á I 



^ 

I 



De D. Pedro Calderón He U Sdrcg. 



VRi 



y fiendo fu amigo » llegue 
á vivir del recatado. 
Ella elperanza en ios dos, 
y el Ter, como he dicho^ amigo 
de Don Diego , hace conmigo 
tan eftraño empeño, (ay Dios!) 
que por efcufar rezelos, 
que en la calle podía dall^ 
quitándoles de la calle, 
en caía meti fus zelos. 
Conmigo efta noche eftaba, 
no eftando en cafa mi hermano, 
quando oyó^( lance inhumano!) 
que en la calle alborotaba 
ruido de eípadas: quien fue 
quien á ia rexa llamó, 
ni con mi hermano riñó, 
noio sé, pues folo sé, 
qne entro en caía defatento^ 
unto , y tan ñiera de si, 
que ia daga para mi 
¿ico: mi amante, que atento 
cflaba á todo , falió, 
matando la luz, porque 
no lo conocieíIen,fue 
fin dudaj y viéndome yo 
>eo lance tan empeñado, 
folz \ la calle fali, 
donde encontré::: peroaqui, 
a el decirlo efcufadoj 
poes folo baila decir, 
que dexando allá á los dos, 
Tengo á valerme de vos, 
por llegar k difcurrir, 
cn^ésnuna tan efcafa, 
qne en ninguna parte puedo 
parecer yo tan fin miedo, 
tíRot, como en vueftra cafas 
qoe aunque pudiera bufca^ 
Ja del dueño que clegi;^ 



no ha de decirfe de nii, 
que a los doá pude" deicar 
riñendo , y que fui iampararmej^ 
de quien quiza traer podia 
bañada en la (angre mia 
la mano que avia de darme* 

Y que en riefgo femejante, 
mi obligación olvidé, 

ni que mi cafa dexé 
por la cafa de mi amante. 
Á la vueílra me he venido, 
primero por mi decoro, 
y luego porque no ignoro, 
que de mi pena movido, 
podréis vos terciar en ella» 
para que venga mi hermanQ 
en un remedio tan llano, 
como mejorar mi eftrella. 
EÜo á vueftros pies rendida . ] 
una, y mil veces, feñor, 
pido; doleos de mi honor» 
primero que de mi vida; 
pues es tan jufto mi intento^ 
que de vos íolo amparada, 
de aqui he de bol ver cafada 
a mi cafa , ó á un Convento^ 
¿Lv/.Quexofo, y agradecido 
áunmifmo tiempo , Bcatr¡%| 
con vueftro llanto infeliz 
me dexáisr la quexa ha íido^ 
de quecon trances de amoc 
tan empeñados vengáis 
a cafa, donde miráis - ' 

mas bien tratado el hono( 
de una hija íin eítado; 
y agradecido de que 
me eligieíTeiS) pare que 
fueflfeyo vueílro fagrado] - 

Y áfsi, en partes dividido» 
pues que ya la ququ^ os ^ 

Ka «i 



zSx Úar tkmpo al tiempo. 

os darb el fayoTí que en ni fegura de que citareis 



confiado os ha traído. 

[V puefto que el día y á 

con fu continua belleza 

á vencer la fombra empieza^ 

no detenerme ferá 

bien, que para tal cuidado^ 

lo mab prefto es lo mejor: 

recógete tu, Leonor^ 

que mala noche has paíTado, 

q yo a hablar a vueftro hermano 

voy, y a decirle que eftais 

en mi caía, y que intentáis 

dar á eíTe amante la mano$ 

peroyá que hcdcUevalle 

cftas nuevas , fer bien 

llevarle el nombre también. 

S^^r .Permitid que aora le calle: 
decidle, que es Cavallero 
en faugre a los dos igual, 
noble, iluftre) y principal,, 
que es el reparo primero. 
Y aúfentada efta opinión^ 
errores de voluntad 
fupUn la comodidad^ 
pero no la eílimacion: 
porque ñ airado conmigo 
lobre efto, dice que no, 
na quiero aver hcdio yo ,; , 
de un. amigo un enemigo» 

tfJU/.Que replicar no faltara, 
ii yo arguiros:qui(iera» 
que el callar de efla manera» 
es necia fineza rara^ 
pero bada que le lleve 
quedar aquí > que defpues 
avreis:de decir quien es: , 
y en tamo qUe efpacio breve 
Ipñ^ieD t^Og iteco^da 
f%on mi hija quedareis. 



amparada, y defendida, 
ya que a valeros de mi 
veniftcis.iS^^.Dadme los pies. 

dXms. Alzad. 

LecnMtn conmigo, pues, 
á mi quarro. 

^.L2i;/.£ícuchad. Lionjyi. 

Vafe Beatriz , / Do/t L%is detiene 
h Leonor. 

J.Lhís.Yí ves , hija, lo que pafla 
á quien da necios oídos 
á penfamientos perdidos: 
mira fuera de fu cafa 
una muger, que ha venido 
bureándonos por fagrado: 
mira un amante empeñado, 
mira un herimano ofendido» 
y mírala a ella en efefto 
á ricfgo, por un error, 
de perder vida, y honor. 

£^^^«Eftá bien} pero a quéefe£b 
de eífa üierte líablas conmigoS. 

'd.LMi.lio te mueftres enojada» 
que no lo digo por nada, 
pero por algo lo digo. 

Va/e abriendo ¡apneria^jf dixaiüblé 

abiertam 

León Sin dada^ que \^ porfía 
que tiene Don Diego , hermano 
de Beatriz, paflándo en vano 
mi calle de noche, y dia, 
dond^cou afe¿3:os tajes. . 
repite al viento fus quéxás^ ' 
que es girafo! de mis rejai^ 
eftituade mis umbral^:' 
en mi padre ha difpertád^ ; 
alguna imaginación, J 
puefto que no acafo fóh 
los a vi (os que mf h^ dada 



De Ú. Pedn CaU^pn dtla Báris. 



Ay infclizedcmi^ 
qué lexot vá fu rezelo 
úc a verdad! pues cl Cielo 
fabe^ que nunca le di 
ocalion algunas bien, 
que no en vano me previene, 
pues de quien guardarfe tienej^ 
av n }nc no fabe de quien; 
quandOyCieloS) íera el dia 
que buelva a Don Juan á v^S 
que yo íola pude fer, 
en la grande Monarquía 
de Amor, cuyo Imperio alcaaza 
toda ia naturaleza, 
ci blafon de la ñrmeza, 
el baldón de la mudanza, 
fin nunca apagarfe en mi 
incendio que arde, y no ábrala. 

SaUu ¿ la puerta Don fuan^y Cháan. 

éJuanJEn fín,esefta la cafa 
donde la dcxzñQf ChacSi. 

¿Jman.V^ts ya que anoche no pudo 
mi falimiento apurar t^i^ü/rjff^. 
todo el veneno al pefac» 

?á con el dia no dudo, 
in hacer reparo en nada, 
enerar donde eftá atrevido. 
Bütlve Lg0nor ,^ w/r. ^ 

Unjyon Juan, feas bien venido. 

i^naM tu, Leonor , mal hallada. 

¿^ü.Mal merecen tan cfquivO) 
tan necio eftilo groflcro, 
cl amor con que te cipero, 
la fee con que te recibo. 
To y al fin de tan lardos plazos 
como lloran mis enojos, 
baelves fin gufto á mis ojos> 
y fin cariño a mis brazos? 
To::: ¿/.jFií.Detbn la voz al labi0| 



♦ 1I3 



I.^M.Don Juan,mi fcñor, mi*> bien:;: 

d^kMx mal,mi itaaerte,0i agravipK 

Leou.Qvih es efto? 

dJuan.Qah me preguntas, 
vil cocodrilo , engañofit 
fyrena , que cautelofa 
alhagas, y peligro juntas,; 
fi pr^untandote á ti 
tu falto eftilo traydor, 
puedes iberio mejor? 
mas yá que, traydora, aqui 
das a entender que lo ignocav 
y con falfedades tantas, 
parabienes que me cantas^ 
fon exequias que me Uorasi 
Yo lo diré, no porque 
prcfuma quo no lo fabesf 
mah porque en penas tan gtaTCSI 
fepastuqueyolosfe: 
pude negarme el agrado 
de eíTa fingida apariencia, 
que te has mudado en mi aufenciaS 

Leon.Vcváaá es que me he mudadoi 
pero qui agravio te he hechq 
en mudarme? 

d.Jaan.hsxz tenido, 
no digo yo que aya fido 
noble, pero el mas vilpecb(^ 
defcaro de confeflar 
a un hombre, que yá engafió, 
que es verdad que fe mudó? 

£r^;7*Pues por qué lo he de negar^ 
fi es verdad::: 

ehac.Q^h bofetada! 

LeonS^h me nmdé::r 

Chacsn. Que cachete! 

Leonor. Por mejorar::) 

Chac.Q^h puñete! 
í^^if.Comodidad? 
Chac.^^ patada! 



^fr 






: z84 Dar tUmpo al ticmpe. 

íi.jMa.Scgun eflb»( yo eftoy loco! ) Leon.Pacs eíTa es á quien pafso 



tampoco negaras, no, 
que alguien á noche llamó 
tarde a tu pacmíUon. Tampoco. 

dJu.Y cambien ,(ay Dios! )qá quien 
liamos al iftante que oyeron 
como llamaba, le abrieron, 
me confcdarásf ¿.^¿/.También. 

dJua.Paca no quiera el fufrimiento 
de mi zelofa paísion, 
que hagas cu la conf¿fsion> 
y que yo luflra el cormenco. 
Y pues ni el alivio das 
de negar , porque fíquiera 
efle plazo mas viviera, 
oyendo eflTe engaño mas, 
c i)uedjce, ingraca , tyrana» 
faifa , aleve , cancelóla, 
varia, mudable, engañóla» 
ñera, inju(U,alcíva, y vana» 

. que yá no quiere mi amor 
decirce lo matquehuvo» 
por no decirre que eftuvo 
á mi cargo cu cemor, 
quando de cu cafa huyendo 
vcnifte donde oy ce hallé. 

Lepp.Efío íolo negarb, 
porqtic eíTo folo no enciendo: 
yo de mi cafa fali? 
ricígos, ni peligros yo? 

¿.Jita.Vacs no veníftc á efta?L^0.No. 

W.//'^.Pues cu caf9 esc&^íLeo.Si» 

. JSoce cfcrivi^que meavia 
deeíTotríicafa mudado, 
y que fe la avia dexado 
a una grande amiga uiia? 
día esj mascftoqucvoy 
á decir , no es bien profiga» 
fm oue de que no fe diga, 
ijdidbra wc4c^^ Áj/...Si doy. 



anoche no sé que empeño 

corf fu hermano, y,' con el dueño 

que para efpofo eligió. 

Reconoce eftas paredes^ 

y fi codo no lo olvidas, 

leñas verás conocidvis, 

de quien informarce puedes, 

de que cu duda es error: 

yo vivo a^uiJ.Jn.No prpfigas, 

Leonor mia , ni me digas 

mas palabra en c u fa vor s 

porque quando yo no viera 

feñas de verdad can clara, 

(i á ci miíma lo eícuchára, 

por mi mifmo lo creyera, 

con cal novedad premiado, 

3ue yo folamcnce he (ido 
ichoío en aver fabido, 
que fu dama fe ha mudados 
pire el fencimienco á raya, 
pues yá el gufto le pre^re. 
' Cba.Ah mugeres! quien no os quiere 
una, y mil vece^ mal aya. 

i/./ií4.Chacon, oye el defengaño, 
íi es que mi vida apececes. 

ChacMo no lo dixe mil veces,' 
, y que codo feria engaño, 
quando cu furia cyrana 
culpaba fu procederá 
porque Leonor no es mueger, 
nnoDwidad (cberana. 

dJu.QUio cfta> y puefto que ha (¡do 
dicha la pena paflfadai, 
feas, Leonor^ bien hallada. 

Leon.Y tu Don Juan, mal venido. 

d.jHa.Qné e5 eftóí tan préfto eí labio 
trueca el agrado en deCden, 
Leonor, mi Cielo, mi bienif 

Leo.Ü. Juí^n^mi :nucctc,iBÍ agravio? 



De D. Pcdr^ Célátm ie U Saris. 185 

él.fíia.?acs que es efto? á la fombra de la hoja» 



Leon.Sct quien foy, 

y ofenderme de que afsi 

fe aya tenido de mi 

vil concepto , quando eftoy> 

a cofta de mil triftezas» 

an(ias> y penalidades» 

examinando verdades» 

y acriíolando finezas. 

Yo á otro amante avia de abric 

la puerta? yo cautelofa» 

faifa» aleve » y engañofa? 

yodemicafafalirí 

J.jTii 411. Agta vio que no ofendió» 
no fue agravio, pues peor fiíera 
que tu mudanza creyera» 
ynolaíintierayo. 
La carta que me efcriviftc» 
Leonor » no la recibí^ 
y afsi» a la cafa me fui 
donde primero vivifte; 
y donde ñie el que llamó» 
lo primero que encontré::: 

Ck^c.J^q fue, que primero fue 
caer en una zanja yo. 

á/j//i4Xuego que le abrieron yl 
la puerta. CA.Tambien lo niego, 
porque lo que vimos luego» 
fue un agua vá fobre mi. 

d.Juari. Dtí^MtSy con el dcfatino» 
llegué á la reja.CA4.N0 ay tal, 
que defpues en un portal 
me^nacióun trecemefíno. 

ii.Jua.H^Lnáo lábueha á la callt» 
vi falir una muger. ' 

ehac.QviC huvimos de defendet 
de la jufticia. d.fua.Sxx talle» 
fu aflicción» y fu congoja» 
que eras tu me perfuadíó. 

Chac.Y defendiéndola yo 



concilla llegue hafta aqui« 
¿.Juan. Pues fi viniendo tras ella» 
en la cafa , Leonor bella, 
donde ella entro» te hallé á ti» 
qu¿ mucho que defatenro 
te aya vifto , y te aya hablado? 
lo que fe dice enojado, 
i i funja es, no fentimientoi 
defayres que el pundonor 
llora, el cariño agradece; 
Tendo/e^y el tris ella., 
quien mas Gente, mas merece;. 
y pues no ay duelo en amor» 
defpues de tan largos plazos 
como lloran mis enojos» 
pues buelvo» Laura» á tus ojos» 
buelva el cariño á tus brazos. 
Cha £a» feñora>lo efquivo Dsúenela. 
dcxa» aya aquello primero 
de, el amor con que te efpcro» 
la fec con que te recibo. -^ 

Leo.^o har¿ tal» porque ofendida 
me tiene fu iinrazon^ 
antes de oírme» era razón 
culparme? en toda mi vida 
me verá alegre la cara. 
^./lí^r.MiLeonbr, mi bien, mi Cielo» 
mas te injuriara un rezclo, 
quando menos te injuriara. 
Leo.Don Juan, mi padre eftá fuera» 
. y es fuerza que ha de venir 
muy prefto^ para argüir 
íi mejor fuera» ó no fuera, 
no es efta buena oczCior\:CoHde/Jí» 
Baelvete , que yo te oir¿ 
deí'pues, y yo me veré 
en (i fue, ó no fue razón. 
PonefeU delante. 
d.JíéanJ^Q irc^ fin q¿3«í \3^V'«to^^Ji^^ 



x9i 

error perdonado ayas. 
hton.hou bien, porque ce vayasy 

icas, Don Juan, bien venido. 
Abrázale condefJtH. 
d.Jua. Porque me vaya no masl 
Uon.Y porque eftoy con cuidado» 

Tinao ft cááú uno fot fu puertd. 
d.jMn.Yo me iré, defconfíado 

de no obligarte jamás: 

mas confueleme una coía» 
Lion.Q^h es, (i decirla te agrada! 
'el.jMan.ao te pierda de culpadaj» 

y piérdate de quexofa. 

SEGUNDA JORNADA. 

SéiiU l>on Pedro por tmafuerta^jVon 

Diego per otra. 
J.Vieg.Awti hombre mas infeliz! 
i/.Pr.Avrá hombre mas defdichado! 
d DU q no aya una ingrata hallado! 
d.Petil.Q^c no aya hallado á Beatriz! 
d. DiigSin duda que la íiguio 

el que fu vida guardabi. 
d.PeU.Sin duda en la calle eílaba 

el que á fu reja Hamo. 
d.Weg.Y el de mi la avrá ocultado 

prudentemente advertido. 
d.Ped.Y ti dichoíamente ha ñáo 

quien confígo la ha llevado. 
d.Dieg.b/Us Don Pedro no es aquel? 
d.red.?cto no es aquel Don Diego? 
^.D/V^.Temerofoá verle llego. 
d. Ped. Rezelofo llego á él. 
d. 0/V^.Porque imagino que es yá 

a todos mi ofcnia clara. 
d.Pea. Porque temo que ea mi cara 

leyendo fuofenía eftá. 
^ .Dieg.Qvtt cobarde es un homr^doi 



2)ir. fhmf$ éil tiemp$2 

d.Ped^Qnh cotiarde un noble ha fidO| 
quando fe mira cuipadol 

i/*D/V.Micnra mi peua inhumana. 

d^Ped.ViDJz mi deíáflbfsicgo: 
Tan de mañana» Don Diego? 

i^Or^.Don Pedro, un de mañana! 

d^Ped.A feguir he madrugado 
una Dama, por pcnfar, 
que fuera U avia de hallar: 
0ias noavicndola encontrado» 
iaüó mi efperanza vana» 
falió burlada mi fee. 

d.D¡eMuy otra mi pena fiíe; 

d.Ped,Vúcs cjúe ha ávido? 

¿«DiV^.Quea mi hermana::: 

d.Ped.Ay de mi! que irá á ded^ 

d.Dig.Lz ha dado efta noche tal 
accidente, que mortal 
ha eftado, y por acudir 
á fu remediO) he falido 
a bufcarla yo el Dotot 
de mas fanu» que el amoc ^ 
con que íiempre la he queridOi 
no me permitió a UQ criado 
fiar efta diligencia. 
Afsi de fu in jufta aufcncia Afi 
defveiar pienfo el cuidado 
que puede el no verla dar» 
creyendo que no cfta buena» 

d.PedMvíQho dentó vueftra pena» 
que fin duda» ( fiero pelar!) Jfí 
que quando (all tras ella, 
y la cüle en que iba enh^ 
d dio con ella» porque 
pudiefle vengarfe della. 
Pues decir que eftá mortilt 
y aue anda a baícar reflitdioiii 
todo es honeftar losinedios 
de fu muerte; ou^ haxb caal 



De D. Pedro Calderón dt la Saru: iVy 

pues ée nuevo lo he debido, Ay^Don Juan^ que aveis llegado 



en albricias, que no ha fído 
otro quien pudo ocultarla» 
jufto es el dcfaiToísiego. 

I.DiV.Tanto, que no eltoy en mu 
Sa/e9í Donjuart, j Chacón. 

i.JtaJAo fon ellos? C^^r.Señor, si, 

J.Jm.Dou Pedro, aniigO) Don Diego» 
mucho agradezco que fea 
tan a un milmo tiempo el veros» 
que nii amiftad ofenderos 
no pueda, con que á uno vea 
antes tiue a otro} y pues han fído 
tan iguales mis cuidados^ 
ícais los dos muy bien hallados. 

d Pe./.Y vos, Don Juan.bicn venido» 

W.D;y>Esfbrzaros , cora^n, 
y difsimular conviene. A parí. 

'€l.Peél.Almz, alentad, que no viene 

' Don Juan a mala ocafíon. Jíp. 

áí.D^Aunqde veros me he holgado» 
mepefa dé que vengáis 
en ocafion que me halléis 
tan pendiente de un cuidado» 
que por acudir a él> 
es fuerza, Don Juan^ dexaros: 
mas'yo bol veré á buícaros; : 
y por fi el hado cruel . 
lugar no permite darme» 
fabed que me mude aqui» 
por fi fe ofrece ( ay de mi!) . . 

. . algo que poder mandarme* Fáfi. 

/•7jvJ).Diegoj[qué es lo q a oir líe^!) 
vive en caía de Leonor? 
fu hermana::: pero mejor yí fam 
es callar: qué trae Don Diegos 
que parece que algún grave" 
dolor iicncia.PeJ.Y tan cruel» 
que baila a matarme del» 
, la parte que i mi me cabe» 



en ocafion, vive Dios, 

Sue halláis muriendo a los dos» 
e tan contrario cuidado, 
que una infeliz Deidad bella» 
oy entre los dos íé halla» 
él 'empeñado en matatla, 
yo obligado á deíeBdelU! 
Y fiendo afsi, q utjac via 
en una pena tan rara» 
que de qualquiera fiera 
la poca ventura mia» 
lo que haré confiderad» 
llegando vos a ocafion» 
que viene i hacerle elección» 
lo que era necefsidad* 
Beatriz » fu hermana , es la dama; 
yo^unque él lo ignora, por quien 
padece el mortal defdén 
de (u vida» y de fií fama. 
Anoche nos fuccdió 
un empeño , que aora fuera 
mu V largo fi bs lé dixera. 
Su Rermano entonces llegó» 
y aunque de mi defendida, 
uata quitarla la vida; 
á cuyo ef^da, bufeando ' 
mil modos, fingiendo efti 
accidentes, con que vi 
los efcandaios templando 
de fu muerte ; y fiendo afsi» 
que con mi Vida, fu vida 
ha de quedar'defendida: 
lo que aveis de hacer por mí» 
es, con alguna ocafion, 
facarlc un iftante fíiera» 
para que defta manera 
la tenga mi confufion» 
de facarla del aprieto 
que Lu vida ha amenazado. 



188 

'i.JuA. Miren 

á faber todo el fecrecoi^ 
iábíendo en un breve inftante^ 
quien ha fído » por mi error^ 
la huefpeda de Leonor» 
el hermano , y el amante. 

(i^ed.^\ics cómo tan divertido» 
quando tanto empeño ois» 
ni refpondeis, ni acudís 
a darme favorí ñ ha fido^ 
fer vueftro amigo Don Diego» 
yotambieos Don Juan, lo foy} 
y en un grado mas> pues oy 
á valerme de vos llego. 
No es hacer traycion hacer 
cftos pues de amigo a amigo 
vá» demás amas conmigo 
la piedad de una mu^er. 
Ella os lo pide por mi| 
duélaos lu vida,^y fu honor. 

dJti.Q^\cv\ vio confuíipn mayor?¿f 
Si digo a Don Pedro aquí, 
que ella en fu cafa no cftá» 
es obligarme a decir 
donde efta» que es no cumplir 
la palabra que di ya 
á Leonor: y aunque efto fuei^ 
lo que menos inportára» 
es decirle ( cofa es clara ) 
de quien lo sb; demanera, 
que diciendo yo mi amor, 
y ehfus afcdos figuiendo, 
es dar con todo el eftruendo 
en la cafa de Leonor; 
pues en tal duda dexalle» 
quando fe vale de mi» 
no es jufto, aya un medio aquf» 
que lo diga» y que lo calle. 
D.Pedro»aun(fue ayais culpado 
en lance tan ngurofoi 



t)ar tiempo a¡ tiempo^ 
3onde he llegado viéndoos vos tan caidadoTo^ 

verme a mi tan deldichado: 
preílo me difculpareis» 
en labicndo que eiTa pri(á 
no es por aora tan preciCi» 
como vos la difponeis» 



pues no tenéis que empeñaros 

en librar a Beatriz bella. 
'd.Ped.Q6mo^ fi los ríefgo della 

fon tan ciertos^ fon tan claros» 

quede fu hermano oprimida 

vive en fuerte tan efcaía? 
dJu.Como ella no eftá en fu caía» 

ni corre riefgo fu vida. 
d.Ped.Yo mifmo aora le he oído» 

que en cafa » y enferma eftau 
dji^a. Otros motivos tendrá 

para que Ío aya fingido. 

Vos queréis ver fi es afsi? 

pues wtá\o.d.Ped.D^iá porDk& 
d.jua.En que yo no voy con vos» 

quando vos os fiáis de mi. 
, ^^i^Ti irfi » y detiendi. 
d.Ped Jicncd^qac fi aflegurado» 

bien que no del todo» quedo 

oy de un cuidado» no puedo 

quedarlo de otro cuidado* 

Y es tal el fegundo ya» 

que caíi es mas infeliz; 

uno eftá en cafa Beatriz» 

adonde Beatriz efta? 
i/«j^/itf.£írocs loqueyono sé. 
d»Ped.?\xts no fabeis quanto paflaS 
diJuaSsibcT que no eftá en fu cala» 

no es faber adonde eftá. 
d.Ped.Efío es decirme» q aa hombci 

3ue todo el origen fiíe 
e mi mal» de quien no sfe 
hafta aora» ni aun el nombre» 

guehizo ttíi^ ími^ cS2ca# 

B 



De !)• Pvdi^ Caldtfpn Jeta Éarca. "i Sf ^ 

Dii*qaieh rrfió defpues Gms mié} iríjtil 



Rermanoi la oculta. ^./«.No^s: 
t efla fegunda <}Uf xa 
doaíTegurarOsyOi' 
or que de la primera^ 
samante íuyo no era 
ue k la reja llamó, 
.íiábladme claro por DkM, ^^^ 
¡doie y Don Juan , quien fiíe. 
f • Efto se y efibtro no sé. 
» Amigos Tomos los áo$i 
qué de enigmas ufais^ 
wrtid ^ue deslucís 
Goías que me decis, 
ona que me calléis. 
Dai fme 1 icencia que yo 
líen me pregunte i mi i 
pie vos me nais aqui, 
ia dedrfelo? d. l^id^ No. ^ ^' 
Pues facaos la confequencits 
)ue quien de mi fió. 
oro > tampoco dio 
i decirlo licencia. ^ 

Apararos mas no es bien, 
iflegurareirme aquí ^ J' 
íoo eftá en fu cafa? d.j9$. Su 
lotro la ocultaV./ÍK .También, 
Pues aunque en parte me dexa 
Ira amiftad con mil fuftos, 
Ibricias de dos guftos, 
úa-os hago de una quexa. 
ío lo admito , y confolado 
pues callo lo que sh, 
que ratnbien callaré^ ./>. 
oc vos me a veis fiado: 
^Chacón. Chaf.Yk voy cris ti} 
lonanie hafta der(>ues^ 
]ue viene aqiii GineSy ; -^ 
itierü hablarle. .'• 



^ 



CbaCkGiüíts zmigcS Om. Chacón? 
perdona 9 que la eftrañeza 
de una (>ena , una trifteza« 
no permite ai corazón 
deüihogos 9 para darre . '^ 

la bien venida. < 

Cíac.Q^h ha ávido? J 

S11& tienes i qué ha fucedidof 
/. Solo a ti podré fiarte 
m| dolor : Cabrás , Chacona^ 
que ayer alegre vivia» 
con prcfiímic qne tenia 
en mi caía fiíccefsiony 
tal/^qual $ y y a defconfio 
defta dichaw Cbac. De qué fiíertcS 

Ghi' El trágico cafo advierte > 

del pcicáogenito mió. . 
Jaana » cierta moza > á quien .'j 
no 9y poyos que no la apoyes, 
me quifo.CÁ^r.Ojosquetai oyent 

Gin.LsLúíúíe. Cha^Oidos que tal vén| 

Gm Eftaba:;G¿ir.Qué te has turbado? 

Giíí.íHo hallo digna fí^afe. Cbac. PUC| 
dónde eftáuna cinta > que es . 
la gala de efle tocadol 

G¡n. Dices bien ^ en dnta elbbai . 
y quedando 4e. bol ver ' 
yo áohocbe ».para faber . . 
en qué fu aJliccion parabd^ 
mi amo no me dio lug^o ^ 

una amiga » y compañera 
.^T'ftya; de mramorteixecajj . \ 
oyó en ia calle. íil var^ 
y penfando que feria 
yo »al primero que pafsó::: 

C¿4c^£rDtigue. Ghi El niño le ái6¿ . 

Ckac. pac .muy gran bellaqueria. 

Gjn. Y cómojque 6t^ebac^?oc$.nQg, 

fio «\m. 



1 90 D¿r t lempa 

C;>/. Vive Dios , que fi Tupiera 

quien es ^ mil muertes le diera» 
CA.íf.Qué bien hkc en no fer yo,. 
^iSin. Buícárale , y mi furor, 

donde quiera que le hallara» 

el corazón le quitara.. 
Chac. £1 niño no era mejor? 
Gin. Cargar con mi hijo? ahcmeU 
Chac. Aunque con razón te qucxas». ^ 

quiliera íáber , qué dexas 

para quien cargó con el; 

pues no fer de gufto arguyoj^ 

irfe por todo el Lugar, 

oyendo un hombre llorar 

un niño, que no era fayo.. 

Mas íi e^ es tu fentimientOjt. 

yo haré::: Gin. Qué? 
Chac. Que donde eftá 

fepas. Gln. Coma fer podrá? 
C¿iir. fácilmente, efcucha atemoi 

Yo tengo un intimaamigo,. 

callíulo ,: prudente , y fiel, 

grande Áftroiogo ,^y íi a él 

todo el íuceffD te digo. 

Jo íabrá , fín difccepar 

un minuto f verdad es, 

que íérá fíiorza , Ginés>. 

q0& algo< fe le aya de dar» 

ai« Alma 5 y vida le daré^ 

Buícale luego , y en prueba 

efta -Ibctija te lleva. 
Chac. Y coma que llevaré. 
Gm. Prefto t QS^ nuevas efperOé 
C¿^^*.P«c&^ue me agravian lósdos» 

honra mía , juro á Etioi 

que aveis de valer dinero. 
yAnfe , y faU Dam Diego. 
duí>ie¿. Taru mi vergüenza es> 

que encerrado he de mc^r^ 

tia atievermca UWfi 



al tiempo^ 

que nadie me vea : Ginés> 
de donde vienes^ Gin. Seaor,^ 
no me tilias , porque venga 
de fervirte. d. Dieg. En que¿ 

Gin. Ya tengo 

á Juana en cas de Leonor,^ 

donde tU5 partes hará, 
ii. DAr;. Calla , calla , no pro(¡gas> 

ni yá en tu vida me digas 

nada de güito, püesyá 

no ha de averie para mL 

Perdone , perdone amor, 

que todoíoy de mi honorj^ 

y yá que una vez lo fui, 

dos veces infeliz fuera> 

íi tan fuperior pefar 

dexára al alma lugar» 

donde otra pafsion cupiera*. 
Gtn., Pues a penfar que tu pena. 

eflx) iie huviera alíviadi), 

no fe huviera levantado. 

que en verdad , que no eftá baenir 
d^ Dieg. Que no £epa donde iria» 

ojüaquel amante €)uten esi 
Gin^ Si entí?e t\ alboroto Iiiés^ 

huyo, que es quien lafahia^ 

de qutéa.íaberlo procuras? 
di^Dieg. Mira que he dicha que eft£ 

mala Bcatrks , porque ya. 

que la callen mis locuras^ 

no lo publique tu labio.. 
GÍ9h Siempre leal re fcrvK 
¿/.D% Llaman á la puerta¿(?iii.:S)*^ 
d. Dieu Mi ra quien es : 0,un agravia 

que cobarde es ! que ttayüorf 
> t»do loaíUifta , y lo álcela.. 
Gh. Por cfto ,el que eftá A fuera». 

es pa^rcde Leonor. 
4^» Díe¿. £1 padre de Leoitor? Gin. Sú 
dL pie¿- Sia duda me conoció». 

gno- 



De D. 
anoche > ló mas qoe yo 
he TiKneftér aora aquí, 
es , que otro de mi ofendido^ 
zelos de iu honor me pida^ 

3uando los tiene mi vida 
e otro á quien yo no los pida 
Sale Don Luis* 

i. Lulfi Tendréis á gran novedadl^ 
fcñoT I>on Diego , que veqga 
yoa vifitaros, 

i/. D//f • Las dichas, 
y mas tan grandes como eHn» 
uempre á quien no las aga tdá^ 
la hacen. Unas filias llega, 
Ginis , aqui : perdonadme 
que os reciba en efta pieztt^ 
qu^ por fcr efte fu quano, 
y eftár mi hermana indifpaeftiy 
no os fuplico entréis adentro. 

d.Lu. Bien prudente es la advertencia» 
huélgome de avería oido. Ap. 

i/.Dfr.Sake^Gines,allá fuera. Vaf.Gi»^ 

d. Luis. Anoche os bufqué. 

d. Diez» No pude 
prevenir dicha como efta; 
y sffsi no me eftcive en cafa. 

d. Lmis. Pues recado os dexe en ella. 

d. Dte^^ A faberlo yo , ó Bufcára: 
quito vio confuíion tan nueva? 

d. Litis. Materias » feñor Don Diego, 
del honor , en quien ptofcfla 
fuftentarks como noble, 
fon tan fagradas materias, 
que no fe tratan , fin que 
ayan de coftar por fuerza, 
6 vergüenza en quien las oye, 
h en quien las dice vergüenza: 
pero quando efte refpcto, 
que (e les pierde al moverlas,- 

cs poc boml^c 4S ISUQWíH 



Caldt^mídé Ja Sar^a; i 9 1 

de mi fangte y y <)e mis pren Áas^ 
parece qae encomendada 
llevan no sh que licerKria, 
^ue hace tratable el horror, 
íi no apacible la ofenía: 
Efto viene á parar todo:: : 

d. Dieg. Pluguiera a Dios no íupldra 
yo en lo que viene a parar. Afé 

d^ Luis. En facilitar mi lengua 
términos con que deciros 
<)ue permitáis que no os ^reá 
decirme , qtre md fenora 
Doña Beatriz adolezca, 
quando vengo de fu parte, 
dexandota yo muy buena 
en mi cafa con Leonor. 

V.D/>>Yá eftoesde otra materia: Ai^^ 
£n vueftra cala Beatriz? 

d. Lttis^ £a mi cafa , porque ella 
es tan cuerda i tan prudentCi 
tan advertida > y atenta, 
que hizo elcclon de lá mia»* 
afsi como faltó defta. 
No digo yo que difcuipo 
a ver , con caufa , ó fin elUj^ 
Tueftta colera irritado, 
ni que vos con la^ ira ci^a 
os deftemplaifels tampoco; 
pero al fin , cofas cómo eftas« 
que de una parte , y de otra 
no fáciles fe fujetan, 
ni en ella al ufo del juicio, 
ni en vos al de la prudencia] 
ya fucedidas , no ay cofa 
como acudir con prefteza 
al reparo que las calla, 
y no al golpe que las caeutaif 
£1 que no Ucea á (aber, 
que el honor de un ayre enfermafi 
Sltm§s dichofo qii^h,QCS^<i<^^ 



A 



\ 



19% . . tiir' títmpo 

pero el qAe £iñ culpa llega 
á faber que ay accidentes 
en fu tionoi: 9 y los remedia^ 
snas honrado es , que dichpfo: 
y en eftas dos diferencias^ 
ninguno lo es aias aporque ¿ 
igualmente ay tofos quedan^ 
el uno y porque lo ignoraj^ 
y ei otro , porque lo enmienda* . 
£n fín yilegLemos al calo; 
Qaña Beatriz es tan cuerda, 
( y á lo dixt: ) que ya que t\uv(> 
de dexar tímida ^ y cicg^ 
fu c^ía 9 fe fue a la n)ia; 
porque yo a deciros venga„ ., 
que lin que nada fuplais . . 
^-cn¿cftiniacion., porque efta, 
ni es platica que ella usara> . 
ni medio que yo eligiera, ^ 
peonéis no se qué yerro 
de amor. » tan dgrado en ella» . 
quc;,i:eftattra en calidad^ . 
lo que pierde en conveniencias: 
( efte es el cafo > entre apta 
ti juicio de quien le media.) 
Si oy ea términos » Don Dicg^ 
vucftra elección eftuviera^ 
lo mejor fuera mejor; 
ppri> q uando. no ay d e£enfas> 
pasa que: lo que ya cltá. 
fucedido » no fuceda» 
no jkycofa como engañarfe 
uqo á si mifmo ^ y que fea 
la que obre la voluntad, 
porque no lo haga la fíierza: 
del ntal el menos ; y mas 
quando profiguc ella mefma> 
jue fi de vucítro rencor 
fu rendimiento no Pega 
a diipenfar.cn lo íluil» ... . j 






pedrada , humilde , y*fu|cra, 
per nú y a vucftros pies os pidCf 
que íoio la deis licencia, 
para elegir de un Convento 
por fepuUura una Celda. 
d.Vi^MñQt D-Lúis, jfOfOs he qWo^ 
con dcfeo de que feaH 
hermanas de un mifmo parta x 
la pregunta , y la rctpuefta: 
pero a viendo dé fer mia ■ 
la una , y fiendoía orra yueftw^.K 
claro :eftaj que al <:onfarma(iaib 
bao de diflTonar por fuerza^ 
porque no pueden unirte, * 
en metáfora de cuerdas, 
la qi^ templa la cordura^ 
con la qucl dolor deítedipla: 
^pero ya que mitigado, 
y no en poca parte , dexa 
arbitrios para que elija ^ 

. . lo mejor , muy mal hiciera 
^ ; en no hacerlo ^ pues no hallán^ 
difcuípa , fi en tanta pena 
fe desbocara el enojo, , 

teniéndole vos la rienda» 
A mi hermana , lo primerp 
' ts juftp qi)e la agradezca^ . 
y á que i\x cala dcxó> ^ 

que la dexo por la vueftra. 
Y afsi , en albricias , Don Lnis^ ^ 
d/euna elección tan dilcreta, 
quiera pagarla con otraj 
mas digo mal ^ que es U mefma: 
pues fi ella de vos (e vale^ 
yo tambicn ^ y eacompetcncia 
bxyci y a vucihas [llantas ponga 
honor , £ima , vida, hacienda: 
todo es vueftro , nuda mió; 
id , y de aiiaiquiéc noanera. ' 
fl^w.vpí , ¿fñpr > dilpongai» . , 

* 14 



DeD.peJi'o,CaldcraH4ela'Ssrca. tff 

k platica , vengo cu ella/ U hora de lidgafc con nueva 



como antes que la voz corra, 
Beatriz á (o cala buclva^ 
trateie con el decoro 
igual ^ y digno á fas prendas,. 
ei cftado que ella elija, 



de tanto gufto. cl.DU^. Eípcrad, 
que por la quietud iiquicra 
del penfamiento de un trille, 
.ferá jufta picaad lepa, 
:^ . y á que la fií^eza ha<c, 

que á precio que* ao íe epci^ada , ^ por quien hace U fineza. 

que falta Bca^iz de cafa, .... y, , d. Luis. Tenéis razón , mas no puedo 
' ' '^ * ^ decirlo yo, quedifcreta 

Batriz lo calla , por no 

cmpdaaros en la ofenfa, 
ha(ta }a rerplíiciott 
. 7 lupueftQ que están cuerda, 
yo fabré quien ts , y^l punto 
bol veré con la reípucsjüa. 

i.pieg. í^o (era mejor que vaya 
yocun vosi'para iberia? 
^ ddM. NQ,qttcha(ltacftár informado 

. yode todo, no quinera, 
que qmen á Beatriz parece 
digno ,.á vos no os lo parezca, 
y cilando en xói caía::: d.l>ieg.O\á^ 
' noprQfiffius,fttcra de ella 
me quedara. J. Luis. £n eflb haced 
vueftro ^ufto. . Va/e. 

íL t>ie¿. Quiin crey era^ 
que c) qufi juzgue que venia 
cargado de iionro(as que xas, 
á darme por fu honor niucrre, 
a dar vida á mi honor venga? Va/í 



bí que á mi diíguílo intenta 
tomar cftado , yo quiero 
anticipar la licencia: 
Mas debaxo del pretexto, 
que en calidad , en npbleza» 
en punto , en cltimacion, 
tin aton)p ,,'una apariencia . 
he de diípenrar , porque 
en tocando efta m^eria, 
importará mucho menos 
que lo perdido fe pierda, 
que lo per perder , que un dano^ 
ó fe olvida > ó fe coniuela. - - 
ó fe acaba con la vida^ 
masnoquando.fldaño'quída . 
vinculado en^na cafa, . 
á fer de lu fangre herencia. 
¿^ Luis. Una , y mil veces íos brazos 
me dad , que de otra manera 
eftilo no hallo coaque 
tai valor os agraaezca: 
quedad con Dios , que no veo 

^^ , ; SaUfi Leonor , Beatriz ^ y Juana. 
'Leonor. Mucho , Beatriz , me peía, 

que ya que mi amiftad taocp ipterefla 

oy en til CQmfañia) . 

la triOe , la mortal metancolia 

qu9 padeces i f^a parte 

a desluciros el biai dcconfojacte#.. .. 

Trata > |^iv¿s , en vano 

cfperar (iempte io pcori tu hecmaQOi 

de mi p4¿tc adyeryjft^ _ . _ , ,, 



*• 



^. ■> 



í. 



9^M P^^ títmpo á¡ timp9. 

fio dudo que fundente 

Mnc d efiado inttace 

<)i)e á todos jeftijúca jconque artáfido 

c\ paílado difgufto 

terceto fclici^imo deljgnfto. 
.-No ficmpre viebe ddu 

de parte del pefan Be4$. Ay LcMAor mia! 

qoe aunque a deípecko de iiim44dias ^ ere» 

^ne puede fer jque íea^ 

ico«K> dkes 3 ietcero 
. i > ■ 4ít difguAo del gufto » no lo eíjperoy 

fi ^doy cteditoa una 
. I' > ^i prefainpdoiv^ hija, al fia de la^&rranai 
|>aif«' Pues qufe temes aora? 
9¿^ir^Que el dueSoqtKhade ferlot (ay deiii£l)ígtiocii 

dbndC'dAbyy y quedando petfuadido 

é qtMu A Aleve /ttfa &Kb t un atrevidoy^ 

Aue JiiBi ttja llamé vfiu €»ifi vbm^ 

¿r mi ámame podia« 

OteiCietoledeftuya 

con el poder de coda la ira fuya^ 

dandolemas fadñs^ 

BM^Qsi^fe'vSft ti en que alivie mis pafstoae4 
Leon^ Hacettaie eftremecer las maldiciones» 
0/i^, Bdatft foí^hofo- 
, de prefumk f en vano, 

que pude> por ist miedo de mi bermiBo^ 

irme á vailer de qeien eftá zelofos 

ycomoá eftedudoCb 

concapto ( ay Dios ! ) líi pttfnneion eutr^u^ 

Suando la nueva tligie 
e quíí^ viene DimOii^O'^ 
en nueftro cafamieoto ^ podrá de^ 
hacer repacoj en cuyo trance advierte 
qual es. /Leonor » mi dcfdichada fucrtc( 
pues aun^de lo mejor que me íuceda» 
apelación a mis deídkbas queda. 
Leonor. NO <!j[ueda /pues el daño 

i;erttUa co nao I X 9CE0 4cl«ngaoo« 



Df D. Piiró Cslderan le U Sáfiá: í y 5 

Se^t. Si íu y Leonor , quineras, 

fkiczasá finezas añadieodoi 

hacer una por mi > fácil pudieras 

vencer el mal de que me v^ mcirijmda 
León. Servirte folo es lo que yaprerendo¿ 
Beat.Vacs dame:: Lcóh. C^é? Msst^ Ueenoia 

de que an papel lccícriba^= •■• \ 

porque dudando datváfi cÜoyaá viva. 
León, Si » mas quien ha de hacer la diligencit^ 

(i vés que una criada,. 

que es la que ir puede fuera (bla)nonce> 

oy vinaacafit 9 y es JiKonveoience 

tan prefto hacerla íabidora^JMi. En nadft 

repara quien defeat 

yo la habléyi:, y comaellá.0ifto vea 

en tí , dice que irá donde U dj^. 
León. Tu pena', mas quq cu amiftad , me obliga^ 

haz lo que tu quüUeces.. 
Jffeat^ No , amiga , efdava fiiy , mí diwSo eres^ 
Levn. Ven , dar¿te 9 Beatriz , mi eferibania. 
Beat, Jua na¿y.uan. Señora roía? S^h Juanas 
Beat.Yi licencia tengOr VÉñfiUs dos.; 

^uan. Dame d papel , verá$ qobprefta vcxigÉ^. 

que ya que me ha traído* . 

Gín¿s aqui por (u ama ^ fuffa ha iid<í' 

que también á fa ama 

íir va y fupuefta que ella tamlimí amaj; 

7 una,, y otra porfi» 

afcdas ion a: la prebenda aii^ 
Sale Den Juan y yQhácmjtinw ne atando fe. ^ bar- 
blando Je/de la fuerta:^ Veitjuan^ fe qmdii en 
ells y y LBacm Itegm^ i Jkana^ 
i. JaaM. Eotra primera tík, detante pafla, 

hafta íaber íi efta DoaLuis e» cafa«. 
Qhac Álh eftá fola una criada. ¿/»/tftfiv. Dellar 

puedes faberlo»Ci&«7r. Oyeoíied doncella! 

pero qué es lo que veol 

mentí como un íacrslega ^uam Et deíeo^, 

p[ fombras finge , ó mi! ventura ha fido; 

íeas ^ Qiíacuíi!^ mil vcae» bicfi t<l&ttiO^ 



donde un alm^ te eipera enaraorada. 
Chae. Tu , Juana » feas mil veces mal f 
Juan. Mal mttcíica eftilo taa groílero 

el aoaOr » y la fee con que te efpero: 

tu me hablas dcfla fuette? 

h^ioi bien» mi ieñor; ChaMx mal» mi muerCQt' 
fuan. Qu^ es ello? Chac. Qué preguntas, 

íi eres un Coc9ddlo /una Sirena» 

^(le para maycñr pena, 

trecemeíinamente a un tiempo juntas 

traypioft ^y ialhago? mas pues no barruntas 

Jo que es efto > y fingiendo que lo ignoras» 

c];{^uiajt cmtas.» patabimes Horas, 

yo lo diré : puedes ufarme ^ ingrata» > 

^Ifa^ A^eVb , crUel » ñera » mulata» 

perdona eJt cónfóiiante» 
,; ^Kgu^^ de razón » paíTo adelante, 

lo que en tu mifma cafa a mí me paíTa? 
Jm^ Effqulb caía »-Oucon, (i efta es mi caía? } 
Cha(¡. Efta es tu cdaüjmán. Di:fde que te fiíiite^ * 

por ,yivir en tu atifencia lola ^ y trilte» 

cuitada de ocafiones» 

^ «talla» k»gúu » y murmuraciones, 

dexe la que teniái 

criadJtlby deLeipnor. Chác. Ay Juana miij^ 

perdona , que ios zelos 

duelQ.no timta • aunque tienen dnciot; 

ll^a , feñor » oirás el mas eftraño^ 

el mejor , el mas «fatice defengaño* 
. JFm/i; De eflb tratas aora? 
eha^. He de tratar del reto de Zamora? 

Seas , ó Juana » el fufto defpedido, 

bien hallada, fm^n. Tu feas mal V( 
Cbac. Tal pronuncia tu labio? 

%i idi Juana ^ ha mi bien? 
Jua^a. Mi mal.» mi agravio. 
C^.Qub es eftoff i^,&r quien foy,!rerme ofen^id^ 
SaleMoñXúm%^ Juana, el papel, vé por tu vida^ 

que porque no fiiU^9 Qlla acá fiíera, 



2>f D. PcJró Cáidtnn 

que ante$ que Juana con hl 

vaya donde tu la embias» 

hande ver lasaníias mias 

lo que contiene el papel. 

J^MJere tomarle ^jf ella le retir íu 
^^«•Siempre conmigo cruel, 

Don Juan, fiempre rorpechofo, 

recatado 9 y temerofo, 

quando juzgo que previenes 

mas ñno obligarme, vienes 

á ofenderme mas zeloío? 
{/•jFiíXeonor, aunque mi alvedrio 

tenga de ti confianza, 

ha de temer tu mudanza 

el poco mérito mió: 

Yo de ti no defconfio, 

de quien defconfip es de mi; 

y íupuefto, fiendo afsi, 

que á mi me temo, 

y tengo de ver d papel::: 
^^oJLc has de veri pues oytJ.Jn.Dü^ 
^ e^x. Aqueíle papel no es mio^ 

ni yo loefcrivo, ni se 

lo que en si contiene , aunque^ 

ves que foy la que le embio: 

^o de tu mano le fío; 

mas con efta condición, 

que íi lees folo un renglón, 

de nuevo me he de ofcndert 

y fi le buelves fín leer» 

creeré la fatisfacion 

que tienes de mi; de fuerte, - 

que eílár de nuevo ofendida, 

ü de nuevo agradecida, dafeU. 

en tu mano pongo: ¡J.J^ií. Advierte^ 

que es un examen muy fuertejí 

una experiencia muy nueva| 

y muy rigurofa prueba 

poner al que eft^ RiQüCiU 
; Tcm. VIH. 



en los labios el crklaíp 
y decirle que no beba. 
Darme , Leonor, el papel 
a que en mi nutio le vea, 
y mandar que no le lea, 
es precepto tan cruel» 
como fiíera darle a aquel 
que ya en la priíion deímaya, 
pifando la ultima raya 
de la vida fu aflicción, 
la lleve de la priíion, 
y decir que no fe vaya. 
Ver que á una criada le das, 
y no verá quien le embias; 
ver que á mi mano le ñas, 
púa bolverie no mas, 
lo mifmo es , íi atenta eftis 
á condición tan íevera, 
que íi defde la ribera^ 
al que ahqgarfe miraras, 
una tabla le arrojaras, 
con ley de que no laaíiera» 
Ijo mifmo es decirme aqui 
que no es tuyo ^ y pretender 
oup lo que yo puedo vec, 
un ver, lo crea de ti, 
que (i al que ardiendo ( ay de pnlQ 
en un ineendio tyrano, 
leperfuadierasen vano 
á que el fuego no apagara, 
efperando que llegara 
á focorrerle otra mano. 
Y afsi, aunque lidien, Leonor, 
en tan eftraño precepto 
de una parte tu refpeto, 
de otra parte mi temor: J hrelii 
perdona , que ñiera error, 
ue yo morir me dexára, 
in que del criílal probara, 
íin que la priíion compierai 



i 



J 



DariÍL?fípo 



Ui. que á lá tabla me aüera, 
y ú'A qut el fuego apagara. 

Ir .-'.Porque noprefumais de fni>que 
no deleo hacer (iempre lo mejor^ 
fabed^quc donde vine á favorecer- 
me anoche , fae en cafa de Leo- 
normen ella::: 

No ay que leer mas> y fi yo> 
que no te ofendia creyera, 
todo efto dicho le huviera 
á quien Beatriz lo eícrivio. 

LeoK.En fin, no te cngafibf ¿/.Jn. No» 

LeoN.Lncgo ingrato eresí 

d.Jyan.Soy fiel; 

toma el papcl.L^^if . Yo el papel? 
ni verlo quiero. Sale Don Lhís^ 

(i. Luis. Yo si. 

Uin.Ky infelizc de mi! 

^•Ji/.Qiiien vio lance mas crael? 

d^LMis.Qát escfto, fcñor Don Juai)| 
vos en mi cafa? qub es eftol 
Leonor ^ enojada tu? 
porfiando uno, otro fintiendol^ 
pero no^ no lo digáis» 
que pues he llegado á tiempa 

3UC efte papel me lo dig^> 
él lo fabrfe. 
d.Juan.Yo cftoy muerto! 
Lew.Yo confiifa!/i^4.Yo turüadaí 
ChJc.Yo^ fi la verdad conñeíla» 

cftoy aora como quando 

tengo muchifsimo miedo. 
Leon.rdiXdi que quieres, feñor» 

de aquefie papel fabcrloj 

fi mejor de mi podrás 
' faber la verdad? ca Cielos, 

favor aquÜí/./ií.Qaé pretende 

decir Leonora 
C¿¿ír.Algua cuento. 
Lr^/ir.BMtriz le efaivió a fa ;uiiiQK> 



1 ■ ^ 



al tiempo. " 

queíeráeíle Cavallero» 

que yo no he viftoen mi vida» 

ni sé quien ess él, fa hiendo 

por él, que efta aqui Beatriz, 

traído de fus efedos, 

dice, que h«i de entrar á hablarh; 

y porque fe lo defiendo, 

diciendole que es engaño, 

( por lo que yo i mi me debo, 

para convencerme él 

me daba el papel , a efirdo 

de que le leyera yo: 

y alsi me eftaba diciendo: 

toma el pipel; á que entf^ces 

yo, el papel, ni verle quiero, 

refpondi , dandoleal ayre. 

á.fuJLo que dices ta, es lo mefini 
que dicen papel, y acción. 

LeonAX verás que yo no miento. 

ChácX como , afsi fas verdades 
fon de todas las del Pueblo. . 

if.L#.Por cierto, feñor I>on Juan, 
ros no aveis andado cuerdo, 
ni en atreveros á entrar 
en mi cafa, ni en poneros 
en demandas con Leonor» 

i/J^.Señor, mi amor, mi defvelo, 
en amar á fieatrizj es 
jufto, y::: 

4/,¿i///.D>fculpas no quiero, 
ni á todo lo que pudiera 
eftcnder mis fentimientoss 
porque en efcdo no es 
ya de mi edad todo el duelas 
y mas, quando de enmendar 
trato los difguftos vueftros; 
para el fin de vueílras bodas, 
de hablar i Don Diego vengo^ 
él rcípondc tan prudente, 

tan advenido, y atentO| 

que 



De D. Pedro Calderón de la Éarca. ^99' 

vidacío del difguílo, de fu amor; y quaudo quiera 

oy por ti ñngir el ferio. 



ata del remedio 
koiior^ y aunque dudaba 
I íaber íi el dueño 
ígió Beatriz, tenia 
^re merecimientos 
ualafien á la fuya; 
endo vos el fugetOt 
en tan caliñcados 
n todos fus rezeloSy 
en quien goza la altiva 
iilullre de Toledo) 
que reparar; y afsi, 
río á Beatriz entro, 
nar yo las albricias, 
|ue lepa que dexo 
I pena acabada: 
pcradi que al momento 
Diego llamaré 
ue alegre, y contento, 
no, y afuigo os hable. 
I prefto quieres todo eflb 
llar? d.Luh. Eftas cofas 
:jor quanto mas prefto: 
í la hora de echar 
caía tan opueftos 
á mi condición; 
lleno, en verdad, es ello, 
r, para tu recato; 
fe allá con fus zelos, 
nor, 

Leonor mia, 
5 hecho? 

he de aver hecho, 
le de una difculpa, 
ículpa me ha muerto* 
n el empeño que falta 
, porque en faliendo 
s a verme, es forzofo 
que no fo^ el dyeñq 




aje. 



es empeñarme a tratar ^ 
con Don Luis el cafamiento: 
y en materia tan pefada, 
no he de mentir.i>^Todo efto 
jpuede enmendarfe. Donjuán. 

eLfa.Cosi qué? 

¿f^.Gín dar tiempo al tiempo. 
Vete tu antes que ellos falgan, 
y dexame á mi.d. JfaMil puedo 
yo en unto riefgo dexarte. 

LeoM.En yendote tu, no ay nefi^o. 

d.Jua.Como , íi Don Luis a mi 
nombra, y Beatriz a Don Bedro, 
puede dexar de quedar 
todo el lance defcubierto, 
y refultar contra ti 
la prefuncion del empeño? 

León. So viéndote á ti, es qucftioE 
de nombre eflaiy enerefto, 
dar tiempo al tiempo te importa* 

d.Jaa.A mt peíar te obedezco» 

ChacSúg^mos, feñor, de aqui, 
una por una.'^^^. Y fea prello» 
que buelve mi padre ya. 

d.Jn.A. Dios, mas ay otro encuentro 
para no poder falir, 
que eftá a la puerta Don Diego, 
en la calle^ y es indicio 
verme íalir d¿ acá dentro. 

Leon.?\xc$ retírate a efta quadra. 

CA^¿^.Dioste depare embeleco 
curiofo, y aprovechado. 
E/con Jen/e hs ics. 

tjon. Juana? j^/í« Señora? 

¿^¿'/r. Silencio, 
queaunaue oy es primer dia 

2ae me urves::: Chac Como es eflb 
e primer iiia? d. Jn. (^é hazes{ 



^ ó o D¿f tiempo al titmfé¿ 

I/i».Fi(^qae gUridcs fccreto» que en vaeftra cafa» 

y digas que el papel difte 



i 



a quien WxiJ.fu. Yo lo ofrezco^ 
Leon.hits retírate de aquí» 

jue quedando folo eito, 

[chara mejor la defecha 

á la dikulpa que pienfo 

dar de averie Don Juan ido. Vaf^ 
^uan^xwz trama fe va urdicndol 

aili eftáen gran puridad 

cot Beatriz bolando el viejo; 

D.>n Juan efcondido aquí, 

a nueftra puerta Don Diego^ 

Leonor en obligación 
"^de decir fegundo enredo^ 

Chacón zelofo^. culpada 

yo5 ven uccdes todo eftoí 

pues caque para verán» 

Iblo con dar tiempo al tiempo^ 

TERCERA JORNADA^ 

Sdlen CBacoK^yBonfMH itafuirt0¿ 

€bac.X\ Don Luis, y Beatriz vienen 
aria efta parre.^./«f. Habla quedo» 

Chac.Qwz ha de decirles Leonor 
de a vernos idof^fn. Oye atento^ 
Salen Don Luis^ f Beatriz. 

//.Ivf/.lTílo dixo vueftro hermano-^ 
prii Jente , advertido, y ctterdos> 
y aunque pudiera» feñora 
Doña Beatriz , mi refpcto 
oféñderfe de que vos 
tan de las puertas adentra 
de mi cafa ayais efcrito» 
que venga cfteCavallcro> 
os lo. perdono» porque 

^-. hago en perdonarlo menos 
á vos, qucá fel.S^jr.Yo, feñofjr 
cfcrivi elpjpd;j diciendo^ - *• 



r** *^ 



il.LuisE&k bien. 

JB^/^Porque fiiptera d acierto 
de mi elección» no penfára 
que yo pudiera: ::^,Lv//. En efedo, 
yáéíeftá aqui»yenla calle 
vueftro hermano, que en (abiendo 
quien es» es fuerza que admita 
de fu honor el mejor mcdio> 
con que a vueftra caía oy 
bolvereisguftüfa.S^ii/.El Ciclo 
os guarde, que honor, y vida 
he de confeflfar que os debo. 

d.Luis.Xo he de íerviros, Leonor: 
donde eftá aquel Ca vallero 
quequedoiiqui? 

Salen Ltcnér > / Jiwfáf . 

If^^rjNoquiíiera 

decir lo qne dixo huyendo^ 
de bol ver» fcno* , á verte* 

y,L/v//.Qu¿ dixof 

LiC9i.D\xo refuelto» 
que aunque ¿1 á vir a Beatris 
avia venido» no á efeAo 
de tratar con tanta prifa^ 
feñor» de fu cafamiento; 
porque hafta eftár fu temor 
iñíbrmado» y fatisfecho 
de quien era el quellimiaba 
á la re;a> eftando ^l dentro • 
c'.e íu cafa, no penfaba 
tratar de fegundos medios: 
queeliodixeffcá Beatriz» 
y á ti> que va de ti huyendo» 
por no hablar defto contigo. 

Ic.it.Ay Leonor, no en vano fuero 
mis remores! á quien quiera 
que f jeíTe , deftruya el Cielo* 

LjjijX,í bien puede, Beatriz mia» 

^r muy grande Cavallcre; - 

pero 



De D. Pedr0 CaUeroñ de U BartéU 



pero ni contigo fíno, 

ni conmigo tu anda io cuerdo» 

f^n 4. Que te pareced engaño, 

• pirair dando tiempo al tiempo? 

7Atf.^Yocon lo del primer dia> 
á nada, feñor> atiendo. 

L£^/V.Que dio dixo, y que fe fiíefle? 
tris el iré, que ya es duelo 
de mi cala, y de mi honor: 
mas dónde voy, que Don Diego 
en la calle ella efperando 
Ja refpueftar y fi le llevo 
el nombre, y le vióíaitr, 
es prtctío ir al momento 
á btifcarlc^ alborozado 
de íaber quien es, y es yerro^ 
'Ao cfta ndo de parecer 
eflR>tro en el cafamiento, 
pues dexarlo de decir, 
qtlaiido h\ efpcra fibcrio^ 
icra ponerle en mayor 
'fofpccha de que yo miento^ 
y mas viéndole en mi cafa. 
Quien me ha metido á mi en efto 
de andarme yo entre mozito$> 
^ ajttftando amor^ y zelos? 

leát.ScñoT^ (i yo huviera dado 
h ocafion que:;: masay Ciclos^ 
ni hermano entra en efta fala; 
de folo mirarle tiemblo^ 

* pues ya tafocis vos quien e^ 
' decid Íel6> aíregur¿mx>s 

^ lo- principal de la dudar 
q je en eflbtroi yo me oñrezcp 

* á defengjñarle, pues 
para quedar fatisfecho, 
ic que tengo de mi parte 

^ la poca' culpa que tengo, F^y?. 
Salen D)H D:ego , y Gines. 

iiArV JPcrdonad, feñoc Don Luis^ 



JOI 



» ' _ 
»■ ^ 



que el citaros tanto tiempo 
en cofa tan fácil, como 
faber un hombre, me ha hecho 
en folpecha enerar, de que 
no debe de fer tan bueno> 
Cuino peníallcis; y afsi, 
apurado el fuhimiento, 
íiir poder conmigo mas, 
entré, donde ya no quiero 
' que me digáis nada, pues 
el veros a vos fufpento, 
y el ver huyendo á Beatriz, 
me han dicho::: i/.f.iri/.Qué? 
d.Die.Qixc el íugeK), 

no e:> para que yo le fepáw 
d.Liffs.Os engañáis , vive d Cielo^ 
<}ue el detenerme yo, ba (ida 
informarme por exttfnfó} 
y el retirar fe Beatriz, ^ » 

temor, vergüenza, y refpeto: 
y bien de uno, y otro puede 
Don Diego, fatisfacerof, 
( de dos daños el menor) 
fer:::¿/.D/V.Qiiien? 
/.Luí. Don Juan de Toledo. 
á/.DfV.Dadme mil veces los bra20S| 
que no pudiera con menos, 
que con el alma, y la vkia, 
dfa nueva agradeceros: 
que aitnq Don Juanes miamigo^ 
y puedan mis fentimientos> 
en la parte de leales, 
« formar qucxa, de que fíendo 
quien es lo miímocon que 
le rogara yo, aya hecho 
no licita pretenuonj 
ya deftas cofas no es tiempo. 
////^.Quien creerá que mi alabanza 

venga á fer mi fcntimiento? 
L^:^.[^i>:a cccsc,!^ q yo a, (ui amante^^ 



JOL 



1;: rrnrcolrocafamicntc : 
Cha.Q^Licn crccri , que es primee dia 

que efta aquí juana íirvíendoí 
i.Die.Y afsi, leñara, decida 

oue falga Beatriz^ que quíero> 

íin culparla yá en la caufa» 

agradecerla el efedo. 
X/^».Para qu¿ queréis que aqui 

fe embarace aora de verosif 
<r/ir.Juana, albricias, que de aquella 

perdida prenda, oy cipero 

tener noticia«J/ia;».Calla aora. 
C¿^r.Prenda perdida tenemos» 

fobre primer dia^ 
i/.O/V^.Abuícar 

vamos á Don Juan: y puefto 

á fus píes, veréis que hago 

la qucxa agradecimiento. 
i.Luu.Tctxcáy que antes que los dos 

cara á cara habléis en ello, 

es bien que delante vaya 

yoá hablarle^ que los terceros 

ajuftan mejor las pazes. 
W.D/v'f .De mis acciones fois dueño. 
d.L't't.VvíCs venid tras mi á lo largo^ 

porque hvida aora, no fabicndo 

que le buscamos de paz, 

le recatará de veros 

como ofendido. Efto es Af. 

por hablarle yo primero: 

Seguidme , pues. Véfi. 

d.Dieg.Tiis vos ^oy. 

Adonde ( ay de mi! ) pudieron» 

hcrmoíifsima Leonor» 

halíar mis nob!e.s defeos 

honor, y vida, íinoes 

en vueftra cafa, que es centro 

del alma, y región» al fin» 

de fus glorias? 
£r^jv.Ni os entiendo* 



Dar ticn:po a!, tiempo. 



ni bh porque lo decist 

mi padre cfpera, idosprefto. 

iLDJe. No os deis por deíentendidá^i* 
que no es, no, mí amor tan necio^ 
que no aya fabido darfe 
á entender en tant > tiempo, 
como fabeis que os adoro. 

d.fHan.Quh efcucho! A f. 

Ckac.T^n malo es eílo, 
como mi prenda perdida. Af, 

i/.D/V^.Ypues el hado ha difpueáo::: 

Leff.Qüh ha de aver difpueílo el ludol 
idos de aqui. 

d.Dieg.Q^c temiendo» 
que por encontrarme anoche 
Don Luis, me hablara en fus zelod 
no me habló, fino en mi honoi^ 
muy bien prometerme pucdo^. 
que fe mejoran mis dichas: 
pues yá, por lo menos» tengo 
el quereros de mi parte, 
el que vos fabeis que os quiero; 
Vaji^yfali Chacon^y Donjuán^ 

Chac.O, lo qu¿ ha de aver aqui . 
de zelos» y de mas zelos! 

L^^t.Qiie hará ( ay de mil) con razoaj 
quiírn fin ella eftuvo ciego? 

CW.Juana» mucho ay que reñici 
vamos á tomar los pueftos» 
que efte es de mi amo, no mio. 

Juan.Oíxo dia nos veremos. Fa/fm 

Cbjc.?\xcs juro a Dios > que otro día 
fe ha de ver en nueííro cncuentÁ 
Ja mas reñida batalla 
de los Partos, y los Medos. Fí^« 

1/ jFií^Xeonor::: Lí9m. Ay de mil 

dJuan.Yii ves 
que tu padre, y que Don TAegfk 
van a bufcarme, penfando 

guc YP ro£ dq Bcauiz dudíof 



De D. Pedro CaUerm de la Baña. 3 o ^ 

Beatriz pienfa , qae el que eftuvo lu padr^ á bafcarlc» liaciendo 



aquiy es tu amante Don Pedros 
Don Pedro es ainigo mió» 
á quien yo calle el (ecreco: 
de modo^ que á codos quatro 
oy por enemigos tengo: 
lo que refulca de todo^ 
es, quedar tu por lo menos 
íegura>coa que no importa 
quedar yo culpado^ puefto 
que nunca podr¿ decir 
lo que me tuvo aqui. dentro: 
pues (icndo aisi, que yo Iblo 
loy el azar , y el encuentro, 
y dar tiempo al tiempo ha üdo 
Ja caufa de todo cito: 
yo procurare , Leonor> 
darle tanto tiempo al tiempo» 
que ninguno me hallen a Dios. 

C/^.?-.AhjD. Juan.queaquirc esfuerzo 
quieres que yo no lo entienda» 
y aunque no quieras, lo entiendo! 

Wjif. Harto es que tu entiendas algo^ 
quindo te culpa otro afcdo 
darte por defentendida. 
í^íWf.Los Ciclos::: 
^./4/«/. Aqui no ay Cielos: 
oa nie des fatisfaciones; 
antes de oirías, las creo> 
oue eres quien eres , y no 
ic ha de tener mal concepto ' 
de ti.L^tf.Tan malo es, Don Juat^ 
p^dir un amante zelos 
fin ocaíion, como no 
pedirlos con ella.cy. jFn. Luego> 
dcícaidaitete, Leonor» 
y í confieflfis que la tengo. 

l^mtSi^ mis no que yo la he dado» 

¿/«•Dices muy bien , porque ac^ucllo 

iie( Mqcc 4^ anoche> y ic 



hunur lo que el juz¿6 J¿;avi j, 
decir.:: mu qiJ t: 1 i\^^^::a CitJí 
el te quiere, y tu io labes: 
á Oíos, á Dios, pjrque pienfo 
qa J íi:r. mas nn pienfo nada: 
á Dios, Lcot40..L¿i7;?.Si primero 
nó me oyes, no has deirte. 
d.JuMo oiré. £^í?^. Por qué? 
i/j/^.^.Porque temo, 
íi te oygo, que he de creerte» 
y haré muy mal ü te creo. 
I/^'.Qaé culpa es de una muger» 

que la quieran? 
tf/J^.Que argumento 
tan de tudas! fer queridas 
no es culpa , y es , porque vemos 
que fon queridas, y no 
que ocaíion dan para ferio» 
Lsoh.Xq no la he dado. 
d.fuan.ESó baila. 
Leí^.Hij bada, que has decreerlo. 
d.Jíia.L^onor, tu padre eftá fuera» 
y es fuerza que venga preílos 
Don Diego vendrá con él, 
y Beatriz efta aqui dentro: 
ya ves que no es ocaíion 
aora de detenernos: 
yo, yo me veré en í¡ acafo 
tengo razón, ó no tengo» 
LeoJíQks fon palabras mia9« 
^./n. Buenas ferán, por lo menos» 

que eres muy difcretata. 
Leon.Vlo lo foy, mas lo parezco 

cfta vez, bien a mi coda. 
d.yaa9i.En que? 
Leúit.'Eti fentir, como fiento.; 
W.jFií.Tu (ientes?Lf^;7.Si. 
^.jf M.Que? UoM.El difgufto 
guc ilevAS.(/Jjy«Si yq isl^^^^ 



que tienes tu que (cntirioí 

/.^^». Mucho. 

^«^v.Nada es la mas cierto. 

Lr^v.Nocs, que yo::: 

d,yft.Q¡it tü:::¿^^.Conftante 
riempre:::^.7«.Nuncft firme::: 

JLeonor.V\xeáo 
blafoDar::: //./nim.Pues deciru: 

Leon.Qiíci iid.Ju.Qiizndo::: 

Lec.Tc amo::: d.Ju, Te pierdo* 

Lerno^Dcx^ hablar. 

d.fuan.Dcxsí fentir. 

Losdos.Yo^ tu, mira^ fl::: 

Sale Beatriz. 

'Beat.Qnh es efto? ^ 

€/./ií/r,Leonur lo dirá, que yo 

; m quiero^ ni s¿) ni puedo. Vafe. 

Leoií.Yo si, yo re lo dirfc, 

oue pjuedo, que se, y que quiero: 

(abrás, ay Beatriz! que tu, 

por darme vida , me has muerto. 

Beau Yo? UonSu Bcat. Comoi 

Lft^^Ercucha atenta, 

que á ambas importa íaberio: 
yo Beatriz::: 

Sé!^ Do/t Luh alhoroiaie. 

if.Lirf/. Beatriz? Beat. Señor? 

d.Lui.K hablar á efte amante vueftro 
voy, x:omo veis, vueftro lierauíno 
(iempre mispaflbs íiguiendo; 
y aviendo aou en la calle 
^li^ñadole; diciendo 
quchuelvo por un papel» 
á íoio deciros bueivo, 
que yo le divertiré, 
dándole algún tiempo ai tiempo» 
paro^que podáis en tanto 
( ya ío que os culpaba , os ru^o ) 
farisfaccrie prudente, 
ftc «quides pafl^dos jg^^ 



•j 



4Í tiempo» 

que la llevaron de aqui: 
y alsi, con todo el esfuerza 
polsible la diligencia 
haced, porque no lleguemos 
á tublarle, fin que ei eú:e 
antes de vos íarisfe.ho: 

B>rque (i ayiendome4icho 
. Juatiiquando entro aqoidcUQ 
Í|uc vino por vos, aora 
e buelveatrás. 

Beat. lio os entiendo; 
á qué Don Juan me decis 
que fatisfaga? 

él.LmsJES6 es bueno; 

á que Don Juan ha de Ter? 

I^^^.Todo eftá ya defcubierto* 

Beat.iío he de preguntarlo, íi 
no s¿?</.£.K//.Mejoreseflb: 
Don Juan deToledo.S^ifr.Poet 
quien es Don Juan de Toledc^ * 
porque yo no le conozco» 

i(.Li«//. Hareifmc perder el íeflb; 
Don Juan de Toledo no es 
el que yo encontré aqui dentro^ 
de vueílro papel llamado? 

l^^r.Que os equivocáis íofpeduH 
ó que le tenéis por otro, 
porque fe llama Don Pedio 
Enriquez. 

W.L<^/j^*Muy bueno fuera 
engañarme yo, por cierto» 
y tui amigo de fu padre 
defde que era niño tierno. 

Leo.Eño va malo.^M/.Decis 
del que yo efcrivU 

4/,Lií/.Del mefmo, 
y del mefmo que á Leonor 
aqui daba el papel vueítooi 
mirad íi puedo 1er otro. 

¿£^?*Aa^&S»CñCftc(l¡cffiedíá 

Sélé 



\^ 



T>€ D. Pedro CMcroK di lalfarcn. >tí5 

Sale Jitana. Beatriz , no fea ehgáfiarKÍo 

á mi padre. d.Luis, Eflb c^ lo cierta 



Beat. Juana , á quien difte el papel? 
d. iMis. Ved lo que en mi cafa tengo: 

no os buclva yo á hallar en ella. 
León. Di , á quien le difte? 
Juan. A (u dueño^ 

en la mifmacafa que 

me dixifte. Beat,Es cierto? 
Lttif. Cierto* 
Le(m, Qui¿n lo duda? pues hl vino 

aquí con el papel mefoio. 
Beaf. Pues no fe llama Don Juan» 

y padecéis algún yerro, 

fino Don Pedro , íeñor. 
d. Luis. Perderé mi entendimiento; 

ren acá , Leonor , no vifte 

q le hable^y me habló^no haciendo 

novedad el conocerle? 
LifiaSi fcñor. d.Ltf. Vwcs cómo puedo 

yo engañarme? León. Qué sé yo» 
i. Uiis. Y mientras entré allá dentro> 

oo te dexó dicho á tí 

loque tu dixifte f Lem. Es ciertos 

y que (i él mifmo no fuera, 

no pudiera yo faberlo. 
¿.Liii.Clarocftá. 
Bfét. No cfta muy claro, 

que Leonor::: León. Malo va efto. 
teát. Primero foy yo , que nadie, 

en llegando a eftos eftrcmos; 

íabes la verdadi* León. Si sé, 

tu me la eftabas diciendo; 

Íro la diré-, pues me das 
a licencia para ello: 
y es , feñor , que aviendo vifto 
en Don Juan aquel rezelo, 

r'ere aora elegir al otro, 
quien tiene Don luán zelos, 
que fiíe el que llamo á la reja{ 
y pueses cfte til íqSCQIOi 



. .» 



queríame dar que hacer, 
viendo en Don Juan ral defpredo, 
á cofta de mi paciencia* 

León. Ella lo eftaba diciendo. 

Beat.\6iLeon.S\. 

d. Luis, Yá él entró en mi cafa', 
y él es el que ya yo tengo 
dicho i vueftro hermano , y él 
ha de fer , viven los Cielos, 
vueftro efpofo $ aísi tratad, 
Beatriz , que efté facisfecho 
quando le hablemos , y ved, 
que lo mas que yo hacer puedo^ 
es para que le habléis antes, 
irle dando tiempo al tiempo. Vafe. 

Beat. Ah Leonor , que tu bien fabes. 
la verdad! León. Yo lo coníieflb. 

Beat. Pues por qué no la decías? 

Leom Porque no me eftaba á cuento» 

Beat. Y el culparme á mi? L^^.Porquq 
también yo era primero. 

íB^^^ Pues fepa la otra.L^^/f.Conmigqi 
vén , fabrás todo el fuccflb, 
mientras tomamos los mantos. 

Beat. Los mantos? Leen. Si. 

Beat. Y a qué efefto? 

León. A efeóto , pues , que mi padrQ 
nos da lugar para efto, 
de ir yo contigo , Beatriz. 

Bea.h qué? Lso.h deshacer un yerrdw 

Beat. Qué yerro? León. Tu le ¿bra$i« 

Beat. Quando he de faberle? 

León. Prefto. 

Beat.C6moiLeon^J\Ti\tTiáo conmigck 

Beat.Ubnát] Leon.Donáe yo te \\cvQ% 

2^^.Dime::¿>^.Tiempo no pecdajposn 
mira que fi le perdemos, 
no podremos dai[le. Beat. A qjilc^ 



i^o(j D¿r tiempo él 

tietn po hemos lie dítl 
Leo fior. Al tiempo f 
que hemos menefter , Beatriz^ 
para enmendar el empeño 
de los zelos de Don Juan, 
y el engaño de Don redco. Vanf. 
Juan. Yo también le le daré 
á todos ellos enredos, 
que pues que me echan de cafa, 
ya por dearlos reblen to. VaJ. 
Sale Don Pedro, 
d. Peí Mal deícanfa un defdichado, 
mal un infeliz fofsiega, 
pues donde quiera que ¡lega, 
.encuentra con fu cuidado: 
y es , que fíempre acompañado 
^ de la caufa en que h\ fe ccba^ 
, íicmpre le parece nueva, 
preíumicndo al encontralla» 
que es allí donde la halla, 
y es allí. donde la lleva. 
/ Digalo yo , que en la calle» 
ni en cafa es pofsible hallar 
la efpalda de mi pelar, 
roftro á roftco he de encontrallc 
Uempre , íiei>do al apuralle, 
Don Juan todo prefunciones, 
Don L>i;:go todo iluíiones, 
Don Luis todo diligencias, 
Beatriz toda (ay de mi!) aufencias, 
y yo todo conmíiones. 
Que Querra feraver ido, 
(que uempre á la mira he andado) 
Don Luis , adonde encerrado, 
grande platica ha tenido 
^ con Don Diego f . aver íalido 
los dos de fu iCaía , y luego 
quedaríe fuera Don Dicgo^ 
baila que defpues entro» 
¿edonde á íaUc.bolvió 



^- 



tiempo. 
con Don Luis , y fín fofsiego 
uno , y otro platicando; ^ 
ver ) que entrambos juntos van 
ázia en cafa de Don Juan, 
á cuya puerta mirando, 
parece que eilán dudando 
fobre íi es ella , 6 no es ella? 
No te" pido , injufta eftrella, 
en la pena que me das, 
remedio , dame nó mas 
el alivio de Tabella. 
Salen Don Die^o , y Don Lniu 

á/.D/V^.Efta es de Don Juan la cafa. 

J. Luif. Notable prifa tenéis.. 

d. DieT. No os elpante , pues fabtís 
quan de eftcemoá eftremo pafla 

• á fér prodiga de efcafa 
mi fortuna : entrad a hablalle, 
que no veo la hora de dalle 
gracias del que agravió fue. 

dé Luis. Retiraos , que yo entraré: 
plegué á Dios que no le halle. Af' 

d.Ped jSolo Don Die^o ha quedado; 
ea , apuremos foípecnas 
de una vez todo el veneno» 
A viéndoos con tanta pena 
dexado , mal mi amiftad 
fufre , que á veros no buelva: 
decid , cómo mi feuora 
Doña Bcttriz eftá? 

d. Diego, Bucí)a, 

porque el accideate ha ido 
mejorando á toda prieíla: 
tanto , que ha dado lugar, 
-qüc para que íe divierta, 
en cas de fu grande amigft . 
Leonor > eíla tarde ir pueda: 
y Creo de la vifita, 
( curefe en falud la ofenfa, A p. 
por fi Acafo ha entendido algo) 



De D. Pedro Calderón de la Barca. 'fof 

que ay mayor myfterio en ella, que (abia que no eftaba 



de que pienfo que me deis 
muy prefto la norabuena. 

d. Ped. Decirme entero el pefar» 
y el güilo > Don Diego , á medias, 
no es partido igual $ que ha ávido, 
que aora tan alegre os tenga, 
y antes de aora tan trifteí 

i. Diej^. Sucederme no pudiera 
coía de mas dicha , mas 
gufto j ni mas conveniencia. 

i.Pe. Cómo? U.Die. D.Luis, yá fabeis 
quanto mi amiílad profc(Iá> 
por la que tuvo á mi padre^ 
y quanto es de Leonor bella 
Beatriz amiga, d. Ped. Si se. 

i. Difg. Pues como los dos defean 
fiempre miaumento, han tratado 
dar eftado á Beatriz, d. Péd.Sc^ 
para bien y porque elección 
ítiya , y aceptación vueftra, 
claro es que lera acertada: 
(aber el feliz quifiera, 
que mereció tanta dicha, 
para que en mi un criado tenga. 

i. Dif^. Don Juan de Toledo > ved 
G es jufto alborozo verla 
empleada en Cavallcro 
de fu fangre , y de fus prendas. 

¿Ped.Sl por cierto. ¿/.D/V^. Perdonad, 
Don Pedro , y dadme licencia 
de quedar folo , que eftoy 
efpcrando una reípuefta 
que me ha detraer Don Luis, 
y no quiero que me vea 
acompañado, d. Ped. Los Cielos 
os euarden. d. Dieg. A Dios. 

!• Fr^^ Que fuera 
yú nn bárbaro , tan necio, 
qeo al0ú;de fu bo$<^ oicfinu^: 



en fu Cafa y y que no era 
pofsibte decir adonde 
por enronces , no cayera 
en que faber fus fecretos 
tan por menor , era fuerza, 
que allá en fu pecho tuviefle 
alguna traycion cubierta! 
Quién pudiera en dos mitades 
bufcar a un tiempo á ¿U y á ella; 
á h\ y para darle la muerte, 
y a ella para darla quexas, 
que escomo nobles zelofos^ 
de dama , y galán fe vengan; 
mas yá que á los dos no puedo 
bufcar á un tiempo , no quieran 
mis zelos , que de mí di^an, 
que en dos iguales ofenlas, 
primero que de la efpada, 
eche mano de la lengua; 
en quitandofe de aqui, 
daréá bufcarle la buelta. Vafi¿ 

d. Dieg. Mucho fe tarda Don LuiSj^ 
fin duda habla en la materia;, 
no fabré encarecer quanto 
alegre eftoy , de que fea, 
yá que huvieífe de caer 
en otro dueño mi quexan 
Don Juan. 

Sale Don Juan. 

d. Juan. Si puedo en mi caía 
entrar , un que alguien me vesf,¡ 
yo me ocultare de todos, 
porque tiempo el tiempo tcogií 
para vencer los engaños, 
yá que los zelos no venza» 

d;Dieg. Don Juan? d.Ju, Don Diego?. , 

d. Dieg.Qüc buen 
encuentro!¿/jFií.Mejor dtxeníf^p* 
qnb mal azar! ¿/.D/#¿.Aquragaardq 



308 Dar tiempo 

á echarme a las plantas vucllras^ 
por las honras que Don Luis . 
me ha dicho que hacer delea 
vueftra amiílad á mi cafa. 

í/./n. A que mala ocafion llega» 
fobre mis zelos , íu engaño! J p, 

(í/. Di^g. El en la vueftra os efpera 
para daros de mi parce 
las gracias de honra como efl:a$ 
pero lupuefto , Don Juan, 
que en U noble amiitad nueílra, 
lobran los terceros , y es 
tan mia la conveniencia, 
ya que elle encuentro me ha dado 
la ocaíion , que no la pierda 
íerá bien , y á vueftras plantas 
mi, vida , y mi honor ofrezcas 
y con Beatriz toda el alma, 
y con fu hacienda mi hacienda; 
porque no folo efto picnfo 
lograr defta conveniencia, 

. fino que una vez paflfando 
adeudóla amiftad nueftca^ 
me aveis de facilitar 
las bodas con Leonor bella, 
hija de Don Luis , á quien 
yo adora^./n.Yá no a y paciencia: 
qué h4£¿? que aíTentir en efto, 
es dir el engaño fuerza, 
y fuerza á mis zelos , no 
declararlos, d. Die^. Tan CuCpenía 
« la voz , tan mudado el roitro, 
y ran callada la lengua, 
refpaiidvris , no rerpondi:¿ndo 
á quien tan rendido llega, 
V agradecido á poftrarle 
a vjciiros pie^? J.fu,i,Aots fuerza; 
m-ijor es q 10 de una vez A p^ 
lis enf];año , 7 mis zelos lepa 
IX Oi4¿o ¿ Antes qae toquemos 



al.ticmpoi 
en tan fagráda materia 
como la de vueftro honor^ 
que efto a todo fe referva» 
ictí¿o que hablaros en otra; 
y en informándoos de ella» 
veréis íi oseftara bien, \ 

que bolvamos a hablar deila» 

d. Diez- Pues decid. 

d.Jna^ Yo ha algunos apos, 
que íírvo á::: Sale Don Luis. 

i. Luis. Muy bien pudiera 
efperaros codo el dia: 
mas. yo os perdono la peo^ 
del efpcrar , por hallaros 
convenidos , de manera» 
que fübremos los terceros, 

d. D/>j. No sé como aqucflb fea, 
que antes Don Juan me decia» j 
<^ue primero que áeíTo venga, 
nene otra cofa en que hablarais 
y pues nada á vos fe os niega, 
lo oiréis también 5 profeguid, 
que no ay cofa que no pueda » 
íaber Don Luis. d.Jua. Es verda(t> V 
fino lolamence eftá; ^p, 

pero aunque lo íéa , de mí. 
á vos el tratarlo es fuerza; 
y pues no foy hombre yo, 
que tengo de hacer aufenciat 
ó yo os bufcaré , ó bufcadme. 

d. Die^. Si eftamos aqui, imprudendl 
ferá hulearnos deípucs. 

d.Ju Nü lera , porque aunque pueda 
fabcrlo Don Luis , no quiero 
que.dc mi boca lo fepa . Féf/i 

¿•D;.Yü \;oy tres vos d. /.«.Deteoeos. 

^,D%.Vüs queréis que me^etenga? 

d.Luis. Si , qfie en materias de honor» 
mas ha de hacer la prudencia, 
guc no la colera* d. PL¿. Hombre 

9f^ 



De D. Pedro Calderón de Ja Barca. 509 

que á decirme una vez llega, le halló fu padrtfcon ella: 



que lia muchos años que lirve 
á mi hcrman.i ; que aunque della 
no dixo ci nombre , le dixo 
la acción antes que la lenguas 
fe ha de ir defta fuercen ^.¿21. Sl> 
y aunque él no quiere que Cepa, 
yo la caufa y ya la se. 

d.Die. Vos^ d. Luí. Si. d. D¡eg. Q\\i es? 

d. Luis. Por vida vueftra, 
que no me la pregunrei$> 
y que mi amiftad os deba 



y fingieron que.iba.á ver 
á Beatriz , diciendo que era 
Li galán que la tenia 
fiíera de lu cafa. d. Dieg. Eípera^ 
que de dos veces me matas» 
pues honor , y amor arriefgas: 
lin duda efto iba á djccirme» 
y ai llegar Don Luis lo dexay 
mas ñendo aisi^quien, (ay Cielos!) 
ya que Don Juan no lo fea, 
es de Beatriz clamante? 



no ir tras mi , aunque voy tras él> ^uan. £1 nombre no fe me acuerda: 



que yo os traeré la refpuefta. 
d. Djeff. Ay hombre mas infeliz! 

ó aleve ! ó tyrana ! ó ñera 

hermana! por ti::: 

Salen Ginh , / Juana. 
Cin. Señor, 

oye , que ay mucho que fepas. 
d. Dieg. Que es? G/>. Juana te lo diri, 

que ya de cala la echan 

de Leonor. d.Dié.PüCS qué ha avi- 
^¿líM.Stí chifmofa no quiíieras ( do? 

pero mas entré en íu cafa 

i fervirte a ti , que a ellas 

Leonor no te favorece, 

porque efta de amores muerta 

de un Qá vallero» ¿/.D/V.Y quién es? 
J/í.Don Juan de Toledo, d. Di. CcíTa, 

que entras mintiendo, y no quiero 

que en todo lo demás mientas. 
Juan. Pluguiera á Dios qu¿ eíTe gufto 

oy de mas á mas tuviera, 

fobre el parlarlo. ¿/.D/V.Pues como 

es pofsiUe que efto fea, 

íi ha de caíar con Beatriz 

mi hermana? 
Jaan. La hiftoria es eflía, 

que ontrando a v^ a jL 



há sí , ha SI, Don Pedro Euriqucz» 

á quien yo llevar debiera 

un papel, d. pieg. Mas noprofígas» 

que vas dando muchas feñas» 

y feguQ fon todas nulas, 

un duda fon todas ciertas. 

Juan. Y cómo que fon , y taDtOy 
fí mejor quieres íaberlas^ 
que aquella tarde las áo% , 
disfrazadas , y encubiertas . 
han falido. d. V\e%. Donde van? ' 

Juan. No sé 5 peto mi fofpccha 
es , que á la cafa de alguno 
de los dos , por decir ellas 
que van á enmetxlar un yerro. 

i/.Di. Ay, que es forzólo que mientan, 
porque antes van á hacer otro, 
(i á tanta colla le enmiendan! 
íi en cafa de Don Juan quiero 
cfperar , temer es fuerza, 
que en cas de Don Pedro vayan^ 
y de una en otra fe pierdan^ 
pues dexar de remitillo 
á tan cercana ei(periencia, 
ni>es pofsible. SaUD^fU iuif. 
d. Luis. El no parece» ; 
^« ^¡'fg* X cftimo que no p^ezca> 



¡5 1 o Dar tiempo 

y antes , Don Luis^ os íupiicoi 
cjue íl os caníaba mi^pricflía^ 
perdonéis aora mi efpacioj 
y alsi en aquelU materia^ 
aunque le halléis ^ no le habléis. 

J.Ju,Cbmo no he de hablarle en eila^ 
íiendo yá obligación mia? 

d^ Die. Si el fec mía la hizo vuedra, 
y os pido rio la tengáis, 
que haréis vos en no tenerla? 

d. Luis. Tanta colera primero, 
y aora tanta paciencia? 
qué es va a voS)y á vueftra herman- 
en que yo mi juicio pierda? (na 
que novedad ay , Don Diego» 
que atrás el intento buelvaf 

d. Dteg. No sé 5 mas yo lo fabrfe, 
y os vendré con la refpuefta. 

d. Luis. No fdrá mejor que vaya 
con vos a informarme della? 

d.Dieg. No , que no puedo decirla 
yá , ni vos podéis faberla. Vaf. 

d Luis. Cómo no y viven los Cielos» 
que no a y cofa que no pueda 
faber yo , y he de faber 
qué variedades fon eftas, Va/l 

Juan. Ginés , efto es hecho , vamos 
de aqui. din. Vamos ; mas efpera, 
que viene Chacón alli. 

J//.Quicn es Chacón? eftoy muerta! 

Gtn. El mayor amigo mió. 

Juan. Ven acá , no te detengas, 
quedefpues podrás hablarle. 

Gin. Antes quiero que te vea,^ 
porque haga , hablandole tu, 
mejor::: Jf«íi». Qiié? 

(?/». La diligencia- 
del mar logrado , que eftc es • 
quien cuida de que parezca. 



al tiempo. 

Chac^ Papel á mí ana tapada? 
qué ferá lo que contenga? 
porque comt) no se leer, 
no es pofsibie que lo ícpa 
por mas veces que lo paflb. 

Gin. O Chachon amigo , era 
hora de vernos? Chac. Pues no? 

Gin. Qué ay de mi perdida prenda? 

Chac. Ay una jgran novedad. 

Gin. Cómo? Chac. Sabrás::: 

Gin. Tente , efpera, 
que quiero que lo oyga Juana; 
por fer quien tanto intercffiíi ' 
que Chacón es otro yo. 

Juan. Una fervidora vueftra. 

Chac. Vucífarced , ícñora Juana^ 
por fu íegundo me tenga. 

Gin. Profígue aora. 

Chac. Digo , pue.s 

que el tal Aftrologo, apenas 
empezó á hacer la figura, 
quando empezó a ver en ella, 
que la moza á quien dio el niSoí 
eiKargó con grandes veras, 
que al punto le chriftílnaflTen. 

Gin. Eflfas palabras , las mefmas*^ 
fon que ella dice. Chac. A\ veriüt 
Que ay figuras que no mientan, 
siguiendo iba en fu Aftrolabio 
al hombre : y al ver quien era, 
catate aqui un Alguacil, 
que al ver la figura hecha» 
quifo llevarle á la catceh 
porque tiene grandes penas 
efto de fer Adivino; 
y al fin , porque no entre entila, 
cien reales de plata voy 
á bu fea r fobre una prenda* ' 
Solo lo que fíento es, 

que á iü ñgucA 1)0 biiciva^ 



t>e D. Pedfp Calderón de la Barca. 
porque cfcarmentado dice 
que en fu vida no ha de hacerla. 
7/^. Ay » Chacón , pues es tu amigOj 
di , que lo demás me fepa, 
y ves aqui ios cien reales^ 
que no es jufto que el los pierda. 
7hac. No por cierto ^ pero yo 

los pondré en mi faldriquera. 
3/ir. Ruegaíclo^ Juana , tu. 
han. Haced por mi eíla fíoeza. 
?^^ac. Por vos que no haré? Tenores^ 

no es venganza mas fangrienta 
. íacac la fangrc del alma, 
que la del cuerpo , que es e(U? 
Don Die^o á Ja puerta. 
J. Dieg. Ginés? Ginh. Señor* 
íí. D Vjj. Ven conmigo, 
que quiero una diligencia 
ñ^t de ti í tu has de eftár 
en efta calle , y (i entran 
dos mugeres::; pero ven, 
eme allá lo dice. 
Cir.ts. Aqni efpcra. l^^^A 

Ju^m. Mejor íerá que me vaya. 
^hoí. No ferá » bien ves , ó fiera» 
en qA lance me avias puefto, 
i no fcr cuerdo : y ñ pienfas 
qoe lo dexo de cobarde^ 
no es Gno porque no tengas» 
capaz de venganza mia^ 
mona , papagayo , y dueña; 
porque quién ha de ejnpeñarfe 
en una muger a fecas, 
qoe ea matándola á ella , eftá 
toda fu familia muerta? 
por efto lo dexo , y porque 
. Gi»^ no es hombre de prendase 
yo sí » ü diganlo íbrrija, 
y holGí i y enñti no creas. 
que yo cftoy un devalido. 



3" 



que quien me ruegue no tengas 
que una capada por caños 
de Cat mona , por mas feñas^ 
me dice en eLl¿ papel, 
que yaya eíh noche á . Vjcrla» 
y ha de cenar á tu coda • 
Juan. Calla ^ infame , ingrato ^ ceda» 
que uno es mudarme yo , y otro 
que tu el refpeto me pierdas: 
dame el papel. Chac. Yo el papel?, 
no haré. ^Sah Ginés. 

G¡n. Que colera es cfta? 
pero el papel lo dirá. 
Juan. Yo lo diré mas apriefla; 
aquella fortija mia, 
^ue hurtaron con otras prendas, 
tiene Chacón* ' 
G^/^e/ Yo fui quien 

fe la dio ^ y aunque eflfo fea, 
tengo de vfcr el papel. 
Chac. Yo me holgaré que le lea» ' \ 

por íábcr yo cuyo es. 
Le^ Gnh. Marimuñoz de las Heras. 
Señor Chacón, defde la noche que 
dieron á V. m. aquella criatura en 
mi calle , no ha buelto á cuidar de 
ella , no me obligue á que la lleve 
alHofpital. 

Qué es aquefto , falfo amigo? 
Chac. Señor Ginés , ucé advierta: : 
Gw.Ko ay que advertir y efla efpada 

faque. Dale Je cintarazos, 
Chac. Entre amigos pendencia? 
Gin. A mi eílafasf Chac. Pues ay mas 
de que el boIfíUo le buelva, 
y la fortija , y el niño? 
Cines. Vamos > Juana » y agradezca 
qie es un gaIlina,C/^«. Si haré. 
Ju::n. Vaya uccd donde le efpcra . 
para cenar mi fcñora 



Í5T2; ' D2r tiefnpo 

Maninuñozde fas Heras. 
G¡n. V\c:xKo.Juan, Ruin. 
Los d'fj. Hombrecillo, Vatif. 

ChcJVc aqni ^ por cofas como cftas 

pudiera perderfc un hombce^ 

ü no tuviera prudencia'. 
. Mas qu^ es aquello? rres damas 

capadas en cafa entran, 

y al quarto fuben | ver¿ 

quien fon. . 
S^'en Leonor , Beatriz ^y UM criada. 
^con. La verdad es efta; 

y pucfto que á ti te toca 

el que Don Pedro la fepa, 

y á iDÍ ) que yo fatisfaga 

^ Don Jjuan ^ defta manera 

(blicitandolasdos 

de nuellio engaño la enmienda: 

ve tu buícando á Don Pedro, 

que yo eípcro aqui á que buelvas* 
B'^/. Bien lo has difpueAo; conmigo 

ven , Ifabel , pues fe queda 

aqui Leonor : O ! los Cielos 

hagan y que Don Pedro crea 

de Tus zelos la /erdad» 

y de mi amor la fineza. Van¡. 

Chac. Dama , á quien buícaís? fi es 

á mi , no tengáis vergüenza^ 

que fácil foy , y barato> 

y no me avccis dicho apenas 

que adoráis mis penfaniientos> 

quando al punto os favorezca» 
Le. D. Juan vucílro amo eftá en caía? 
Cha\ Nüfcñora. 
Le( n. Pues es fuerza 

que le bufqueis. Chac.Y vos donde 
. aveis de quedarí León. £q efta 

quadra. Ghac. tíTa no. 
León. Por qué Chac. Porque 

ay tapad» que ÍC ll6£% 



al tiempd; 

las iabanas por enagiias,^ 

ei cobertor por poliera^ 

en ur.a lüanga un colchón^ 

y \xn cofre en la faldriquera* 
Lee. Id á bufcarle. Chac. Me holgai 

de faber donde » (i quien 

por ver fí con vos tenia 

fu achaque convalecencia. 
Leon.Comoi Qhac.Como dama deeíl 

tallazo , de eífa pretenda» 

no hiciera mucho en curarle 

de una bellaca dolencia, 
Leo.Qat mal tiene?C¿/fr«Tienedama 
Leon^ No la haré yo competendif 

que debe de fer muy linda. 
Chac. Como vos no feais muy fei| 

perderé por vos doblado. 
León. Mal debéis de ellár coa elku 
Cha:. Nunca oifteis lo de tanto 

te quiero , como cueftasí i 

Lfon. Pues qué os cuefta? 
Chac. No dormir, 

no comer ^ no traer cabeza; 

defde un embulle quedixo 

un papel. L*o. Que, es ebuftet¿ 
Chac. Muchifsimo ;y fiendo afái 

que es fu cura efla belleza, 

véalo yo por mi confuelo; 

defcubrios. León, Norabuena: 

pod re curarle , Chacón? 
Chac. Y aun matarle , que es ciend^ 

de los que curan. León. Bien v¿s 

qual me has puedo. 
Chac. Si no hu viera 

conocidote , feiíora, 

no hablara defta manera. 
León. Bien eftá , bufca a Don Joan^ 

y dile::: pero quien entra? 

porque no me vean , har6 



De D, Ptiro CiÜercn Je la Bjsr^ái '3 1 3 

Sale Den Pedro. 6 fcrá dcfta manera! 



d.Pe.ChzmníCha. O ícuor D. Pedro? 
á.Peu.Y tuamoí 
Cha€. Aora ha ido fuera 

del Lugar. J.Pe.Dcl Lu^ztlChaSu 
d.PeJ.hAzi vienen bodas , y aufeticias 

mas compia mi obligación 

una por una. Chac. Qii&intenrasí 
¿ Ped. Dexarle eícriro un papel, 

que cu le des quando vengai 

ó le embies donde eftás 

mejor es delta manera^ 

que acabemos de una vez^ 

y que yo le buí'co lepa. 
Sale Don Juan. 
¿/a'. No pude hallará Don Diego, 

y por fi él bufcarmc intenta, 

quiero que me halle en mi caía: 

quién cita efcriviendo en ella? 

DoiT Pedro , á quien efcribis? 
i. PeJ, A vos 5 y pues en prefenda, 

lóbra el papel , con vos tengo, 

Don Juan , que hablar. 
d.Juon. Aqui , ó fuera? 
4. f4d. O fuera , ó aqui , elegid 

VQscl puedo que os parezca. 
d.fMém. Para ellas cofas , fegun 

perdido el color » la lengua 

turbada , me habláis , preíumo, 

QUC es lo mejor lo mas cerca. 

Chacón , vete de aqui ^ y mira 

2UC te cortaré las piernas, 
hablas palabra. Chac. Unjf^'foU 

decirte primero es fuerza. ^ 
'ij^uan. Ni aun efla has de decir. 
CÍmc. Sabe, 

qoe efti::¿/J^ir.En nada te detengas. 
O^.Leonor:;:^.j^/y.Nada he de fabei;^ 

y mas de Leonor \ afuera 

aguarda. Cha.Q'^.d.^H^Q ^^bics¿ 

. 7mí. Vil/* 



Échale ¿í empellones é 
Yi ella m os Tolos los dos. 
d. PeJ. Echad la llave a la puerta. 
dju. Y defpucs á ella en el íhclo. 
León. Quién vio confuíion como efta?l 

^ Jíf.Qué es lo q qucrcisíi/.PíAIoftrar 
que aveis con üilas córelas, 
mal Cavallero , y a inigo, 
tratado la amiftad nucltra> 
pues quando de vos me valgo, 
fíandoos mi amor , y mi p^na, 
vos traydoramente amáis 
á Beatriz , y con certeza 
de que foy yo quien la adora, 
tratáis calaros con ella. 

dju. Dos razones , fuertes ambas, 
ay para que yo no pueda, 
Don Pedro íatistaceros 
de eíTé engaño : la primera 
es , que empuñando la eípadl 
éílais , y la mano en ella, 
á ninguno iatisfacen 
Cavalleros de mis prendas: 
la feg* nda es , que aunque yQ 
remitir el duelo quiera, 
en tcc de nueftra amiftad, 
no lo he de hacer en ofenía 
de otra Dama , cuyo honor 
la fatisfaccion arricfga: 
y afsi 7 crfcusemos, Don PedrOjí 
de demandas , y ^efpuellas. 

d. Ped. Decís bien , y pues la efpada 
ha de hablar , calle la ieneua. 

Sacan las efpadas, riñen ^y fM Lamer ^ 

León. Qué efpero? ay de mi! teneos^ 
Don Pedro $ Don Juan , e^perap^ 

d.Ju. De dónde , muger , veni^ 
de ítt vida K fer defenfa? 

d. Pcd. Mas ikcU es de sjeo: 



'3 r 4 Dar tiempo 

tenerla ros por la vucftra. 

y. j^//. Quien eres? cómo aquí eftás? 

d.Pe Quien eres? y aquí que iutcncas? 

JL9/3. A ios dos reípondere 
de una vez defta manera: 
pues viéndome , a ti te digo 
quien foy , y cómo aquí eftoy; 
y á vos , dkiendoos quien foy^ 
diré el intento que íigo; 
y es^ que pues Don Juan aqui^ 
cumpliendo fu obligación, 
no 06 di la fatisfaccion 
que puede por st , y por mi: 
yo atenta ai íilencio fíel> 
que fíais de ios azeroSj 
pretendo íatisfaceros, 
Don Pedro , por mi , y por cl; 
pues éi a callar fe obliga, 
quando en tai lance fe halla, 
por lo mifRio en que el lo calla^ 
me empeña en que yo io diga: 
quede el ayrofo , aunque aqoi 
quede defayradayo, 
\o os íatisfago , que él no» 

J.JsaJ:^i tu has de hacer lo. Lr^. Yo úf 
que fiendo mi fing^i miento 
toda la culpa infeliz 
de Beatriz , por mi , y Beatriz 
habie , no por tí , oíd atento: 
quanta rofpecha ay en vo6» 
fervor Don Pedro , es incierta^ 
ipovi'.ChMn Señor^abreefta puerta» 

ií.J//.Vive clCicio:C¿. Abrc,porDios^ 
lo que importa coníidera. 

Lío, Mira qu¿ es, J.Pe^Vix q no abtis? 
jilre , yfaU Chacón. 

dju.Qnhcs loq quieres? C¿.D. Luis 
fabj yi por la efcalera,. 
y nodiviv) que aya oid>, 
k¿x.\ trae paflo , y color. 



al tiempo'. 
con las voces de Leonor, 
de las eípadas ei ruido: 
y aunq le yo quiera negar, 
que en cafa eftas , no podr^ 
que abaxo ie lun dicho , que 
eílás aquí. Leoa. Qué pefar! 
(¡ el me oyó , mi ñn previene* 

d.fu. Si es cierto bufcarme á mi, 
qa¿ querrá Don Luis aqui, 
pues que hablarme á mi no tiene? 
No te aíTuftes; retirada 
puedes , Leonor , eíperar. 

&OÍÍ, Y aun Don Pedro, por no dar 
fofpechas , que huvo otra efpada, 
también pued^ ( ay infeliz! ) 
retirarfe , para que 
fin ti , entre tanto ie de 
fatisfaccion por Beatriz. 
t^pcmicnfe los dos y y fale Don Lttis^ 

d. Luis. Penfareis , Señor Don Juan, 
viendo quanta cauía tengo, 

3ue á hablaros de parte vengo 
c Don Diego? pues no van 
ai mis intentos , error 
penfarlo es , que de ira ileno, 
no habla en el honor a^eno 
quien puede en fu proprto lK3iion 
por lo que a>e toca á nu, 
no por lo que toca a el) 
os bufeo. J.Juan. Pena crucll 

Lton. Pues mi padre habla por sitp 
íin duda mi voz oyó. 

d.Jii. Decirme , fcnor Don Luis> 
que por V€>s miímo vcnis, 
me dá que dudar , pues yo 
nunca o> di > ni os pude dar 
á vos caufa. d. Luis. Si pudifteis^ 
puefto que á mi os atreviílcts. 

Le.on. Que mas fe ha declarar? 

^/^- ^*^ Si C^^ ^^ P^ ^ paíEi? 

yo 



DeD^ Vc^rtj CalJircn ¿t la B^srtM^ 5 1 y 

yo á vos me he ntrcvidó? d. Lu. Si, d.^u. Tiempo al tiempo ímpor dar: 



puefto que fe atreve á mi 
el qfie fe atreve á mi cafa: 
y ^andocnella Beatriz, 
aunque entraíTedespor ella, 
fue ofenderme el orendella. 

d^Juan. Yá no es tan infelia 
mí fuerte* d. Luis. Qué cofa es, 
aviendo llegado á hablarnae, 
bolver la efpalda , y dexarmc» 
groflíero antes > y deípuesf 
y afsi aquefte duelo es mió, 
hablemos claro y Don Juan, 
yo he de f^ber donde van 
vueftros fines. d.Ja. Pues yo fio 
de vos todos mis defvelos: 
Cafarais vos con muger, 
de quien llegáis a faber, 
muerto de amor » y de zelos, 
que es otro el que quiere?é/.¿i/.No« 

d. Juan. Y no queriéndome a mi, 
hago bien huir della? d. Luis. Sít 
mas que culpa tengo yo? 
Si yo , tiendo vos » me hallara 
íin oiría , ni fín vella, 
no me casara con ellaj 
mas tampoco la bufcára; 
y mas en cafa , en que avia 
decoro que aventurar; 
y en fín , vamos á parar 
en el fín de la porfía: 
Yo en mi cafa os encontré, 
y a Don Diego dixe ya, 
que fois quien la mano da 
a Beatriz $ y pues llegué 
a hacer el empeño yo, 
decidme también a mí, 
no eftoy obligado? d.Juan. Si» 

d.Lft. Puedo afsi dexarlof d.Ju. No, 

d. Luis, {^ges mii^d (orno h§ de jfcr. 



y «quiero por vos llegar 

mi fenrimiento a ceder» 

y afsi , digo que fí ella 

me quiere a mi , defdc luegrs 

por vos, por mi,y por Don Diegó^ 

eíloy calado con ciia. 
d.Lu^ Daifme cüa ^zUbid/.dJuafi. Si. 
d^ Luis. Pues yo á hablarla bol veré, 

ylarcfpuefta os daré. 
Ruido dentro^ 
Gin.dint.Tcntc,fcñoz,Beat^Ay de mi! 
d. Die. dent No me detengas , villano. 
d.Lu.Q^^ ruido es cftcí aju. No se. 
d.DieMent. Dexame acabar con todas 

mis deídichas de una vez. 
Sale Beatriz. 

Beat.^ozy guien ampare mi vida^ 
mas qué. es lo que llego á ver! 
mas mal ay pues veo á Don Lub 
adonde a Leonor dcxe. 

d, Luis. Qué es cfto , Beatriz? 

d.Juan. Señora, 
q es eftoífi^j. Echarme a eíTospies^* 
que fíempre Ion mi fagrado, 
y oy con mayor caula , pues 
por obedeceros , vine, 
leñor , adonde me veis, 
á cuya puerta mi hermana 
me llegó a reconocer, 
adelantiindome yo, 
mientras le tienen a éK 

d. Ju. Retiraos aquefla quadra» 

d. Lu. Vos , Don Juan , reconoced 
íi Beatriz os quiere , puefto 
que os viene a fatisfaccr^ 
que es lo que la dixe yo* 

Beat. al f año. Quién eftá aqui?, 

d. Ped. al paño. Que temer 
fio tienes ) ^o^(A5y^ v^> 



^i6 I> ir tiempo 

que ya tu inocencia s^ 
"Sale Don Diego , deteniéndole Ginh^ 

Jusna ^y Chacón. 
W. Hug. Soltad y villanos. 
hos tres. Detente. 
d. Dieg. Dónde efta una aleve? 
d. Luis. Ved, 

Don Diego , que eftoy aqui. 
á.Ju. Y ved , que eftoy yo también. 
d. Oieg. Forque cftás tu ^ fallo ¿unigo» 

fcra mas ñera , y cruel 

mi venganza , que yá , ingrato, 

todas tus traycioncs se. 
d.Jnan. Mejor sé las ruyas yo, 

y he de vengarlas mas bien. 
'Riñ.n los aos , y Don Luis fe pone en 

medio i Beatriz ^y Leonor detienen 
¿ Dontedro. 
d. Ved. Dexadme. 
£if^/.Kohasde falir. 
d. I uis. Tened , Don Diego , tened, 

Don Juan , que como me oygais, 

todos quedaremos bien: 

^ os no acabáis de decir::: 
d.f'jn. Que? 
¿ú ¡.liis. Qyc como quiera fcr 

cfpofa vueftra Breatriz, 

cípofo fu y o fcreis? 
d.Ju. Y otra , y mil veces lo digo. 
d. Luis. Vos no av¿is dicho tambien> 

que como con ella cafe, 

fus yerros perdonareis? 
'd. Dieg. Y lo digo otra , y mil \tcts. 
d. Luis. Luego compueftos os veis. 

Supuefto , Don Juan , que vos 

en cafa á Beatriz tenéis, 

que es feñal que os quiere , puedo 

que os viene a fatisracer, 

y vos , hallándola en ella, 

mas remedio ao tencís, 



al tiempd. 
que dexarla donde quede 
con fu marido , coh que 
Beatriz , yo , Don Juan , y V0S| 
todos quedarérnos bren. 

d. Dieg. Yo foy contento. 

d.Juan. De fuerte, 

que fi doy la mano á quien 
eíla en mi cafa , y en ella 
fe queda por mi muger, - 
no podréis tener ninguno 
quexa de mi? 

Lfi% dos. Cierto es. 
Saca a Leonor tapada de la mW* 

d.fuan. Daifme eífa palabra? 

Los dos. Si. 

d.Juan. Y perdonarla? 

Los dos. También. 

d.Jnan. Pues defcubrete , Leonor. 

d. Luis. Leonor í ó ale^e! ó cruel 
hija ingrata! 

d.Juan. Sí decís 
a otro , que efte folo es 
el medio , viendo que efta 
oy en mi cafa ^ por que 
el con fe jo no tomáis 
para vos , que á otro ofrecéis! 

d. Luis Porque es traycion. 

Ponefe enmedio Don Diego. 

d. Diego. Dcteneo^^ 
DoA Luis , pues yá vos os vds 
refpondido , porque yo 
que una injufta hermana hall^ 
en fu cafa , íoy quien debe 
veng^rfe en ella , y en els 
pues no la puedo dexac 
con fu cfpofo. 
Sale Don Pedro con Beatriz it U 

mano. 

d. Ped. Si podéis, 

.qii-C k;im c^POJ^ « mía. 



De D\ Pedro Calderón íe la Baña. J 17 

s defengañado s¿> Beat. Dexame echar i tuspies. 

A^ftt hermano 



ña fído fu culpa el trueco 
lina cafa , y de un papel. 
XDiego^aqui noay mas oiedioi 
! hacer del pefar placer, 
f^ Yo por mi , digo que cftoy 
síeche. 

/•Yo también. 
• Dexame befar tu mana 
Afii paire. 



Juan. Pues que fe vienen cafando, 

vei^a cíTa mano , Gin^s. 
Cb^c. Todos quedan bien , mas yo 
..quedo (in cafar mÁ bka$ 
y gttcs que dar tiempo al tiempq 
\ tfoco el pef^r ¿n placer> 
los defeáx^ perdonad 
de quien y aze á vueftos pies. 



I 



F 



I 



N. 






'• I ' 



.■/*s 



.*'.J 



T • 



' i ' ' 



Ȓ 



* 




3i« 



LA GRAN COMEDIA. 



I. 



EL 



MÁGICO 



PRODIGIOSO. 

DE DON PEDRO CALDERÓN 

de la Barca. 

PERSONAS C^UE HABLAN EN ELLA. 



Cypriano. 
El Deminio. 

Floro. 

Lelio. 

Mofcon. 



i . 



' J^fílna , Dama. 
Lihia , criada. 

El Governador de Antioquia. 
Lifandro^ viejo. Fabio^criado^ 
Claritt. 






JORNADA PRIMERA. 



Salen Cyfriano y vejlido de Eftadlante^ 
Clarín ^y Mofeen de gorrones , con 

unos libros. 

Q^r>T7N la amena foledad 

JCLde aqueú:a apacible eftancia^ 
belliísimo laberinto 
de arboles , flores > y plantas^ 
podéis dexarme , dexando 
conmigo y que ellos me bailan, 
por compañi a , ios libros 
que os mande Tacar de caía: 
que yo , en tanto que Antioquia 
celebra con ñeftas tantas 
la fabrica de cíTe Templo 
que oy a Júpiter confagra, 
y fu uanslacioD ¿ llev^ndQ 



publicaineate fu Eftatua, 
adonde con mas decoro» 
y honor efté colocada: 
huyendo del gran bullicio 
que ay en fus calles » y plazas, 
paflar eftudiando quiero, 
la edad que al dia le £aira: 
Idos los dos á Antioquia» 
gozad de fus fíeftas varias, 
y bol ved por mi a efte (itio^ 
quando el Sol cayendo vaya 
¿ fepultarfe en las ondas, 
que entre obfcuras nubes pudUi 
al gran cadáver de oro, 
fon monumentos de plata^ 
gqui me b^JMLeiSs 



De D. p€dr0 CaUerM ic iá. Ssrca. 

c7Í7r. Es ciara . 



í/ij/?. No paedoi 
aunque tengo mucha gana • 
de v¿r ias íkilas > dexar 
de decir , antes <^uc vaya 
á verlas , feñor , liquiera 
quatro , ó cinco mti palabras: 
£s pofsible ^ que en ua dia 
de tanto gufto , de tanta 
feílividad 9 y comento^ 
con quatro libros te (algas 
al campo folo y bol viendo 
á fu aplaufo las efpaldasJ 

Ciar. Hace mi feñor muy biern 
que no ay cofa mas caníada» 
que un día de Proceísion 
entre Cofrades > y danzas. 

Mj/í\ En ñn> Clarín , y en principia 
viviendo con arte ^ y maña^ 
eres un temporalazo 
lifonjero ^ pues alabas 
lo que hace y y nunca dices 
lo que íientes. 

Ciar. Xjíi te. engañas^ 

que es el mentis mas cortH 
que fe dice cara á cara» 
y yo digo lo que íienro. 

Cjpr. yi bafta , Mofcon , yá bafta, 
Clarin , que íiempre los dos 
a veis con vuefti a ignorancia 
de eftar porfiando , y tomando 
uno de otro la contraria. 
Idos de aqui ^ y como digo^ 
me bufcareis , quando cayga 
la noche cmbolvicado en tombras 
cíla fabrica gallarda 
delUniverfo* 

A*/r,Qucvá, , <» 

que aunque defendido ayas, -** 
qtic es bueno no vhx las ficftas, 
que vas á verlasí: 



f . 



Jip 




'a 



confequencia > nadie hace 

lo que aconfeja y que hagan > 

los ptros. 
Mí^c. Por ver á Libia», 

veAirme quifíera de alas. Vaf. 
Ciar. Auaque y (i digo verdad, 

Libia es la que me arrebata 

los fentidos : pues yá tienes 

mas de la mitad andada 

del camino ; llega /Libia, 

al na 9 y se» Libia » liviana. 
Cjfr. Y> eftoy folo , yá podré» 

íi tanto mi ingenio alcanza» 

eftudiar efta queftion 

que me trae fufpeníá elalma» . 

defdc que en Plinio leí» 

con m y fteriofas palabras 

la diñnicion de Dios;. 

porque mi ingenio no halla 

cíTe Dios en quien convengan 

myfterios» nrfeñas tanus:. 

efta verdad efcondidida 

he de apurar. 
Fonefe i leer Cypriano^ y fale el Demo^^ 

nia vefltdo de gala. 
Dem. Aunque nagas 

mas difcurfos » Cypriano, 

no has de llegar á alcanzarla» 

que yo te la elconderb. 
Cfpr. Ruido ¿ento en eftas ramas» 

quien va ? quien es? 
Dem^ Cavallero» 

un foraftero es » que anda 

en eñe monte perdido . 

defderoda efta mañanas . 

tanto » que rendido ya 

el cavallo » en la efmeralda» 

que es tapete deftos montes, 

a un tiempo pace ^Y dí^C<U2^C^r. ^ 



Antloc^uiá es ibl camino 
i ncgccios de importancia: 
y apartándome de teda 
la gente que me acompaña, 
divertido en mis cuidados» 
( caudal que á ninguno falta) 
pcrdi el camino ^ y perdí 
criados , y camaradas. 

typ. Mucho me efpanto de que 
tan á vifta de las altas 
torres de Antioquia y afsi 
perdido andéis : No ay de quantas 
veredas a aquefte monte, 
ó le linean , ó le pautan, 
una , que a dar en íus muro5, 
como en fu centro , no vaya; 
por qualquiera que tomciSi 
vais bien. 

Der^j. Effb es la ignoraiKÍa, 
I la vifta de las ciencias, 
no faber aprovecharlas: 
y fupuefto que no es bien, 
que entre yo en Ciudad eftraña, 
donde no foy conocido, 
folo , y preguntando , hafta 
que la noche venza al dia, 
aqui eftaré lo que falta, 
que en el trage , y en los libros ' 
que os divierten , y acompañan, 
juzgo que debéis de fer 
grande Elludianre ,y el alma 
efta inclinación me lieva 
de los que en eftudios tratan. 
. Sieritafe. 

Cypr. A veis eftudiado? 

D*'^.*. No> 

pero se lo que me bafta, 

para no fer ignorante. 
0/> . Pues qué ciencias iabeis^ 
¿)m.Hact^s. 



ejpr. Aun cftudiandofe una 
mucho tiempo, no fe alcana; 
y vos (grande vanidad!) 
lin eiruaiariabejitantiis? 

Dem. áli, que de una patria foy, 
donde ias ciencias mas altas» 
fin eftudJarie , le fabcn. 

Cypr. O , quien fuera de cfla pacml 
que acá , mientras fe edudia, 
mas lé ignora. 

Difn. Verdad tanta 

es eita , que (in eftudios 
tuve tan grande arroganc», 
que a la Cathedra de Prima 
me opuíc , y pensé llevarla, 
porque tuve muchos votos; 
y aunque la perdí , me bafta 
averio intentado , que ay 
perdidas con alabanza: 
li no lo queréis creer, 
decid , quéeftudiais, y vaya 
de argumento, que aunque no 
sé la opinión que os agra4i| 
y cilaíealafegura, j 

yo tomaré la contraria. 

Cjpr. Mucho me huelgo de qtie 
a ello vueílru ingenio (algas 
un lugar de Plinio es ^ 

el que me trae con mil anfiai 
de entenderle , por faber 
quien es el Dios de quien hafe 

X}^w. £(fe es un lugar , que dice 
bien me acuerdo , efias palabctf 
Dios es una bondad fuma, ' 
una eúencia , una íubfbiQdaí < 
todo viíta , todo maiios* 

Cypr. Es verdad. , 

t>em. Qpe repugnancia 
halláis en elto^ 



Df D. Ttdro CaUtrcn de la 3ar€B. '5 1 1 

c! Dios de quien Plinio trau; J íjuc la ot ra ha de fcr ir»kí 



<]ue íi ha de ict bondad í^ma^ :•* 
aun á Jupitcc Icialta 
íuma bondad y pues le vemos, 
que es pecaminofo en tancas 
ccaíiones; Danae hable 
rendida , Europa robada: 
pues cómo en fuma bondad, 
cuyas acciones (agradas 
avian de fer divinas, 
caben pafsiones humanas? 

Dfnt. EíTas fon ^Ifas hiftorias, 
en que las letras pro&nas, 
con los nombres de los Diofes, 
entendieron disfrazada 
la Moral Philofophia. 

Cjfr. Efík refpuefta no bafla: 
pues el decoro de Dios 
debiera fer tal , que ofladas, 
no llegaran á íu nombre 
las culpas , aun fíendo faifas? 
y apurando mas el cafo, 
ü fuma bondad fe llaman 
los Diofes y íiempre es forzoíb 
que a querer lo mejor vayan; 
pues como unos quieren uno, 
y otros otro? Efto fe halla 
en las dudofas refpueftas 
quefaelen dar fus Eftatnas, 
porque no digáis deanes, 
que alegue letras pra&nas. 
A dos Exercitos , dos 
ídolos una batalla 
afleguraron , y el uno 
la perdió; do es coía clara 
la confequencia , de que 
dos voluntades contrarias 
no pueden a un mifmo ñn 
ir ? Luego yendo encontradaS| 

es fuerza , fi U muss bttCO^i 
Tw. VIH. 



Mala vo luntad en Dios^ 
implica e 1. imaginarla: 
luego no ay luma bordad 
en ellos » (1 unión les £ilta? 

Í}^i0. Ni^o la mayor «porque 
aoueílas refpueftas dadas 
afsi , convienen a fines, 
<]ue nueftro ingenio no alcanza, 
que es la providencia ; y mas 
debió importar la batalla 
al que la perdió ^ el perderla, 
que al que la ganó , el ganarla* 

Cy^r. Concedo $ pero debiera 
aquel Dios , pues que no engañan 
los Diofes , no aíTegurac 
Ja victoria , que baftaba 
la perdida permitirla 
allí , fin aflegurarla: 
Luego fi Dios todo es vida, 
qualquiera Dios viera clara, 
y diftintamente el fin: 
y al verle , no aflfegurára 
el que no avia de ler : luego 
aunc[ue fea Deidad tanta, 
diftinta en perfonas 1 debe 
en la nenor circonftaudajp 
fer una fola . en eflencia. 

Oem. Importó pata efla caufa, 
mover sfsi los afcftos 
con fu voz^ 

Cjpr. Quandoimportárac 
el moverlos, npniosay, 
que buenos , y malos llamai* 
todos ios Dodos , que fon 
unos efpiritus , que andan 
entre nofotros ., di£tando 
las oáras buenas , y malas,^ 
argumento que aíTegura 
U ii)mQttalidad del almai 

se A 



^t £JMa¿ho 

3 bien pudiera efle Dios 
cno ellos , fin que llegara 
á moftrar que mentir labe» 
mover afedos» 

r^fr^.Repjra 

en que eflas contrariedades 

ro implican al íer Jas facras 

De idadcs una , íupucfta 

que ea las cofas de importancia 

nunca difl^naroo : biea 

en la fabrica gallarda 

dcL hombre le ve » pues ftic 

lolo un concepto al obcacía» 

Cyjr. Luego (i eñe fue uno lolo> 
cfle tiene mas ventaja 
á los otros » y fí fon. 
guales.» pu evoque hallas 
Que fe pueden oponer, 
( efta no puedes negarla ): 
en algo at hacer el hombre 
quando el uno lo intentara^ 
pudiera decir el otro: 
ro quiero, yo que íchagaif 
Insigo fi Dios todo es maooi^ 
i. Lando el uno te criara^ 
c I otro le deshicieran 
pues. eran manos entrambas 
i^uá les ea el podes, 
defigoales ea kt inÁancia,, 
qiiicQ venciera deftbs dos? 

p^w. Sobre impofsibles > y £üíaft 
propofíciones ^ no ay 
argunicnto- a di y qjj¿ facas 
dc'ciSbJf 

C}fr. Pcn£ir que ay un Dios^ 
" funu bondad , fuma gracia^ 
lodo vida 9 rodo manos^ 
infalible , que no engaña^ 
fiípcrior , que nocomphc*, 
Dios ^ i q.uicn. ninguno iguab^ 



prodigio/o. 

un principio fin principio, 
una eílencia , una fubftaucia, 
un poder ^ y un querer íoloj 
y quando como eík aya 
una y dos , ó mas Perfonas, 
una Deidad foberana 
ha de fer (ola en eílencia^ 
caufa de todas iascaufasí 
LívaKtitje^ 

Dem. Como te puedo negar 
una evidencia tan claral 

Cyp'. Tanto lo ícntisí 

De ni. Quien dcxa 

de fcntir y que otro le b^ga 
competencia en el ingenio? 
y aunque refpondi r no falta» 
dexo de hacerlo , porque 
gente en elle monte anda» 
y es hora de que proüga 
á la Ciudad mi jornada» 

Cypr. Id en paz» 

Dem. Quedad en pax: 

pues tanto tu eAudio alcanza, 
yo haré que d eíkudioolvide% 
lUÍpendido en una rara 
baldad , pues tengo licencia 
de perfeguir con mi rabia 
á Juftina , facaré 
de un efeéío dos venganzas» Vsfi. 

Cjp^* No vi hombre tan nuublc: 
mas pues mis criados tardan, 
bol ver á repaflar quiera 
de tanca duda Ja caufa. 

Suelve a leer^ f. (glen. Leito^ pl^hro^ 

¿^/. NopaiTomos adelante, 
que clUs peñas » ^&jí% uwas 
tan intrincabas , que almifma 
Sol le dw-fíond^n U entrada, 
folo pueden fcr teftigos 

sic nucitro dacio« 



De D. Pedro Calderón ¿e la Sarta. 



FU". La títpada 

faci.l t qne aqui fon las obras, 
Ci áílix fueron las palabras. 

LeL Ya se que en el campo muda 
la lengua de azero habla 
deCta iuerre. Rükf^ 

Cypr.Qüb esaquefto? 

Lelio 9 tente ; Floro |.aparta¿ 
que bafta que elle yo enmedio» 
aunque eflé enmedio fin armas* 

Leí. De donde , di , Cypriano» 
á embarazar mi venganza 
has fal¡do{ 

FUro. Eres aborto 
deflos troncos , y eftas ramas? 
Salen Mo/c^n , / Ciarin. . 

JÜ9/?. Corre , que con mi íeñor 
han fído las cuchilladas. 

CJér. Para acercarme á elTas cofas» 

. nofueloyo correr nada; 
mas para aparrarme si. 

Me/c. y Ciar. Scñorf 

Cjfpr, No h ibleis mas paiabra: 
Pues que es efto i dos amigos, 
que por fu fangre , y fu fama, 
oy fon de toda Antioquia 
los o jos, y la eíperanza; 
uno, del Governador 
hi|o , y otro , de la clara 
familia de los Coialtos, 
afsi aventuran , y arraftran 
dos vidas , que pueden fer 
de tanto honor á fu patria? 

Leí. Cypriano , aunque el refpeto 
que debo por muchas caufas 
á tn perfona , efte inftante 
tiene (üfpenfa mi efpada, 
no la tienes reducida 
a la quietud de la bayna; 
tu fabe$ de cieqci^s maa 



r-3 



que de duelos » y no alcanza, 
que á dos nobles en el campo^ 
no ay refpeto que les haga 
amigos , pues folo es medio 
morir uno en la demanda. 

Flor. Lo mifmo te digo , y ruegos 
que con tu gente te vayas, 
pues que tañendo nos dexas, 
lin traycion , y fin ventaja. 

C/fr. Aunque os parece que ignoro, 
por mi profefsion , las varias 
leyes del duelo , que eftudia 
cl valor , y la arrogancia^ 
os engañáis , que nací 
con obligaciones cantas, 
como los dos , á faber 
que es honor , y que es in&mia: 
y no d darme á los cftudios 
mis alientos acobarda, 
<)ue muchas veces fe dieron 
Jas manos letras , y armas: 
fi el a ver falido al campo 
es del reñir circunílancáa^ 
con aver reñido yá, 
efla calumnia fe falva; 
y afsi , bien podéis decir 
defta pendencia la caufa, 
que yo , fi aviendola oídOjí 
reconociere al contarla, 
que alguno de los dos tiene 
algo que fclacibfaga, 
de dexaros á los dos 
iolos , os doy la palabra. 

L 1. Pues con efia condición, 
deque enfabíendo lacaufii^ 
nos has de dexar reñir, 
yo me prefiero á contarla» 
Yo quiero á una dama bieni 
y Floro qntere.á «fta dama| 
f0i(a ih como pQ^cif . 



^14 £1 Mágico 

convenirnos » pues noay craza 
con que dos nobles zelofos 
den á partido fusanfias. 
Flor. Yo quiero a efta dxcaí, y quiero 
que íio fe atreva imiraria> 
ni aun el Sol ; y pues do ay 
medio aqui y y que la palabra 
nos has dada de dexarnos 
reñir , a un lado te aparta. 
(ypr^ Efperad , que ay que faber 
mas 5 decidme , es efta dama 
á la efperanza pofsible, 
ó impoíslbie á la efperacssa? 
LeL Tan principal es , tan noble» 
que (i el Sol zelos causara 
á Floro y aun d¿l no podria 
tenerlos con juña caufa, 
porque prefumo que el Sol 
aun no fe atreve á mirarla» 
C/pr. Casárafte tú con ella? 
FUr. Ai efta nú confianza» 
Cjpr.Y lid 

Lili^* Pluguiera á los Cielos, 
que á tanta dicha llegara» 
que aunque es en eftremo potice> 
la virtud por dote bafta. 
Cjfp^- Pues (i a caíaroscon ella 
eíperais los dos , no- es vana 
acción , culpable, h indigna 
querer antes dis&marla? 
Qué dirá el mundo f fíalguaa 
de los dos con ella cafa, 
defpacs de aver muerto al otro 
por ella ? que aunque no aya 
ocaítonpara decirlo, 
decirlo íin ella bada. 
No digo yo, q'.ie os fu&ais 
el fcrvirla , y. fcílejw la 
á un tiempo , porque no quiero 
«{ue iemí páriLlo íat^: 



froiigiofo* 

tan cobarde , que el galán, 
que de fus zelos pafsára 
primero la contingencia» 
paíTará defpues la infatniaj 
pero digo que fepais 
de qual de los dos fe agtada> 
y luego::: Lei. Detento^ efpera, 
cjue es acción cobarde , y bau 
ir á que la dama diga 
áquién efcoge la dama; 
pue$^ ha de elcogerme a mi, 
ó a Fioroid á mi , me agrafa 
mas el empeño en que ettoft 
pues es otro empeño que ajá 
<|uien quiera á la que me ^uoc: 
i\ a Floro efcoge , la fana 
de que a otro quiera qmenquklP 
es mayor 5 luego efcuíada 
acción es , que ella lodiga^ 
pues con qualquier ctrcunfiaudl 
hemos en apelación 
de bolver a las efpadas; 
hi querido , por fu honor» 
y el otro , por fu venganza^ 
Vlor. ConfíeflS) que efla opinioa * 
recibida es , y agentada 
mas con las damas de amorCS^ 
que elegir , y dexar trann: 
y afsi , oy pedirfela intento 
a fu padre , y pues me bafta, 
aviendo al campo falido» 
aver facado la efpda., 
mayormente , quando ay 
^uien el reñir embaraza, 
con fatisfacion baftance 
la buelvo, Lelio , á laboyaa» 
leL En parte me ha convencido 
tu razón ; y aunque apararla 
pudiera , m:s quiero hacerme 
{)c f(i j^tie } ó cieru^ a £üla; 

©3 



De D. Pedro CsJierMiels ÉsriáU 3 tf 

oy lá pediré á fu padre. qae ha de fer efpoía fftia 



Cjpr. Supuefto queaquefta damsi 
en que los dos la íirvais 
ella.no aventura nada, 
pues que confeíTais los dos 

:. fá virtud , y fu conftancia> 
deqdme quiea es » que yo^ 
pues qitc tengo mano tanta 
en la Ciudad ^ poc los dos 

' quiero preferirme a hablarla» 
para que efté prevenida, 
quando á efib fu padre vaya. 

LeU Dices bien. C/pr. Quién e^ 
J!V#r. Juftina, 
de Lifandro hija. 

Cj'pr. Al nombrarla, 
he conocido quan poqis 
fueron vueftras alabanzas, 
que es virtuoía , y es nobles 
luego voy a vifítarla. 

jp>r. £1 Cielo en mi &vor mueva 
fu condición fíempre ingrata. K^r/l 

tel. Corone amor ai nombrarme, 
der laurel mis etjperanzas. Vafe. 

Cjpr. O , quiera el Cielo que eftorvc 
efcandalos , y defgraciasl Vá/e^ 

Mofe. Ha oído vuefla merced 

3Qe nucftro amo va a la cafa 
e Jttftinaí 

CUr. Sí feñor; 
qué ay , que vaya , o que no vaya? 

Mofe. Ay , que no tiene que hacer 
allá ufarccd. 

C/^r//^. Por qué cania? 

Mofe. Porque yo por litna muero, 
qoe es de juftina aiada, 
y no quiero quefé atre\'a, 
ni el mifmo S^l a mirarla. ^ 

:C/tfr. .Baila , que no he de rcñtf 
ün ningún riempapoi pama . 



Mofe. Aquefla opinión me agrada. ^ 
y es bien que lo diga ella, 
quien la obliga , 6 quien k canfa. 
Vamopos allá ios dos. 
y ella elija. . ¡ . 

Ciar. £s buena tcaza^ 
aunque ha de efcogerte temo. 

Mo/e^ Xa tienes deíTo confianza? 

Ciar. Sí , que lo peor efcc^en 
fíempre las Libias ingratas. 

Vanfe , j falen jfujlina , y Lifandro^ 

Jufi. No me puedo confolar 
deaveroy vifto, feñor, 
el torpe , el común error 
con que todo eíTe Lugar 
Templo confagra j y Altar 
á una imagen ,;queino pudo 
fer Deidad , pues que no dudo, 
que al fin , fi algún teftimonio 
da de ferio , es el Demonio, 
que da aliento a un bronce mudo* 

Uf. No fiíeras , bella Juftina^ 

Suiea eres , (i no lloraras, 
ncieras , y lamentaras 
efla tragedla ; efla ruina, 

3ue la R^^ligion Divina 
e Cbrifto ^ padecis oy. 
Ji^fl. Es cierto , pues al fin foy 
hija tuya , y no Jo fuera, 
íi llorando no eftuviera 
anfias que mirando eftoy. 
lif. Ay Juftina , no ha nacido 
de íér tu mi hija , no, 
que no foy tan feliz ya 
mas , ay Dios ! cómo he rompido 
fccrero tan efcondido? 
afcdodel alma fue. 
Jufl.Qúb dices, fcfior? 
i^'ifajui.Hox; 



confíifo cftoy ^ y torbado* y.uv lo que fe fig?Tc al rombre; 



Jf/y^. Muchas veces te he eícuchado 
lo que acra, ce efcuche» 

. y nunca quífe , íeñor^ 
á coila de un fufiri mien to,* 
apurar cu fencimienco^ 
ni examinar mi dolor: 
pero viendo oue es error, 
que de encencierre no acabCjj 
aunque fea culpa grave» 
que parcas » feñor , ce pido^ 
tu fecreco con mi oido, 
yá que en cu pecho no cabe. 

lifánd. Juftina , de un gran fecreCO 
el efcdo ce callé, 
la edad que cienes » porque 
(¡empre he cernido el efe¿ioi 
mas viendoce yá fugcco 
capaz de v^r , y advcrcirj 
y viéndome a mí » que el ir 
con dle báculo dando 

• en la cierra , es ir llamando 
á las puercas del moriri 
no recengode dexar 
con cfta ignorancia , no 
porque no cumpliera yo 
mi obligación con callar: 
y afsi I atiende i^ mi peíac 
cu placer, 

Juft. Conmigo lacha 
un ccmor. 

JL;/. Mi pena es mucha; 
pcfo eftocs ley, y razón. 

^uftin. ScDor , jdetta- confuüon 
me rcícata. • 

Ul'and. Pues ci'cucha: 
Yo lóy , hermola Juftina, 
Lifandro , no de que empiece 
dcfde mi nombre ce admires, 
que aunque yá íábcs que es eíle| 



es julio que te le acuerde, 

pues de mi no /abes mas, 

que Qu nombre íolamente. ^ 

Lifandro (oy , nacural 

de aquella Ciudad , queco {¡eCC 

monees es hydra de piedra, 

pues fíete cabezas tiene; 

de aquella que es Silla oy 

dci Romano Imperio ^ alber^c 

del Chriñiano , a fy lo , pues 

folo Roma lo merece. 

£n ella nací de humildes 

padres , fí es q nombre adquteroi 

de humildes , ios que dexaron 

tancas vircudes por bi<:nes: 

Chriftianos nacieron ambos» 

vencurofos defcendiences 

de algunos , que con íu fangrq 

rubricaron felizmencc 

las trigas de la vida, 

con los criuníbs de la muerte* 

En la Religión ChriíHana 

crecí indultriado , de (uerte^ 

que en fu defenfa daré 

la vida una y y muchas veces: 

Joven era , quando á Roma 

llegó encubiecco el prudencc 

Alcxandro Papa nueürOn « 

que la Apoftoüca Sede 

governaba > (in cener 

donde cenerla pudieíle; 

que como la cyrania 

de los Genciles crueles 

fu fcd apaga con fangre, 

de la. que á Marcyres vierte^ 

oy la Primitiva Igleíia 

oculcos fus hijos cieñe; . 

no porque el morir reufan^ 

QO porque %\ Manyrio temeif j 



He D. p€drú CaÜCfMie U Báriá. 



<^ 



fíao porque de una ve¿ 
no acabj el rígoc rebelde 
con rodos, y dclhuida 
la Iglelja > en ella no quede 
quien carcquíce al al Gcnril^ 
quien le predique , y leeníenc* 
A Roma , pues , Alexandro 
^Icgo > y yendo ocuiro á vcrlCj^ 
recibí iu bendición» 
y de (u oíano cieuientc 
rodos los Ordenes Sacros^ 
á cuya Dignidad riene 
embidia ei An¿el , pues folo • 
el hou>bre lerlo merece» 
Mandóme Alcxandio^ pues^ 
que á Anrioquia mj parúcílc 
SL. predicar de feaciot 
la Ley de Chrifto 3 obediente» 
percgrinaaLby á merced 
de tantas diverfas ^enies». 
á Antioquia vine . y \iadiiáo^ 
defde a<]ueOos eminentes 
II tintes llegue a defcubrit 
fu5 dorados cbapiceie^,. 
ei Sol me falto r y Uevanda 
tras Si el día , por hacermiei 
compañía ^ me dexa 
á que le íoíltturyeflen 
las £ílreika^como eo prendas 
de que preño vendría i verai& 
Con el Sol perdí el camino>. 
y vagueando tciftemcnte 
en lo intrincado dd fl|pnte> 
mcballé en un oculto albergue» 
donde los trenuilos rayos 
de tanta antorcha vivicnro^ 
aunsR€ fe dexabaa ya 
ver , poroitk- confuíamentc 
fervioirr c* nubes pardas . 
las c^ni: r.,.j'jfi ¡UIJ45 A Vidcíj. ^ 



3^7 



Aquí diípueftoáefperar 
que otra vez. cl Sol lalie(Ie> 
dando á la imaginación 
la jurifdiccioa qae riene> 
con las loLcdadcshicc 
uiil diibur Lvs . diferentes^ 
DclU iaciUf, V pues » cCbba^ 
qua.Klaide^ u.u.laípúo leve 
ci eco mal informado 
la mitad al dueño i>uel ve: 
retraxe al oido todos. 

aiis fenridos^^ntijmentCr 
y bol vi a oír mía diítinto 
aquel aliento » y mas debíl^ 
mudo idioma délos trilles, 
pues con h\ folofeenücnden» 
D¿ mager era el gemido,, 
á cuyo aliento fucede 
la voz de un hombre, que á media 
voz decía deíla facrcci 
Primer okincha de la fangre 
mas noble , a mis manos muere» 
antes que a morir a OKinos 
de infames verdugos llegues» 
La iafcliz muger decía 
en medias razones breves; 
duélete tu detuíangre, 
ya que de mi no te dueles: 
llegar pretendí yo entonce» 
á eftor vai rigor tan fuerte> 
mas no pude , poique al punto 
las voces fe defv^pecci^ 
y vi al hombre en uq cavallo, 

, que entre los troncos, fe pierde: 
imán fue xni piedad 
la voz, que ya balbuciente^ 
y defmayada , decía, 

. gimiendo y y llorandb á veces: 
Marr>'r muero , pues que muerp 

por Q«ifti«i*¿ y jaQSíyjcc> 



íjiS' •» Él Magiar 

y ligaicnd'o di? la voz 
el norte , en cipacio breve 
J legué , doiids una muger, 
que ¿penas dexaba vccíe» 
eílabaa brazo partido 
luchando ya con la muerte: 
Apenas me fintio y quando 
dixo , esfbruiKloife ; Buclve 
íangriento boaiicidañiiü, 
ni aun efte inftame me dexes 
de vida : No foy ^ le dixe^ 
íino quien acafo viene^ 
quizá del Cielo guiado> 
á valeros en tan fuerte 
ocañon : yáqueimpofsible 
es > dixo» el favor cjue ofrece 
vucára piedad á mi vida, 
pues que por puntos fallece» 
lógrele en cflainfeliZt 
en Quieo oy el Cielo quiere^ 
naciendo de mi fcpulcro» 
que mis defdichas herede; 
y efpirando,vi:i: 

Sdie Libias 

Lihia^ Señor, 
el Mercader á quien debes 
aquel dinero , á bufcartc 
oyconla luáicia viene; 
que no eftáscn cafa dixe; 
por eflbtra puerta vete. 

jM* Quanto tiento que i eftorvarte 
en aquefta ocafíon llegue, 
que eftaba á tu relación» 
Vida y. alma » y razón pendiente! 
mas vete aora i feñor, 
la jufticia no te encuentre. 

Uf Ay de mi , que de dcíayres 
la necefsidad padece! Vafe^^ 

■mft.Sití duda entran haftaaquij^ 
porque ficato fuñiera gente. . 



Lih. No fon ellos • Cypriano e*. 

Jtffi. Pues qive es lo que pieicnde 
Cyprianaaquií 
SalenCy pruno , Clarín , / Mofcon. 

C/pr. Serviros 

mi defeo es folamenre: 
viendo falir la JuÜicia 
de vueftca cafa , fe atreve 
á entrar aqui mi amiftad» 
por lo que á Lifandro debe^ 
á folo faber ( turbado 
eftoy ! ) íi acafo (qué fuerte 
yelo difcurre mis venas!) 
fi en algo íerviros pued¿ 
mi deíeo : que mal dixe! 
que no es yelo , niego es etfe. 

^/«/. Guárdeos el Cielo mil año% 
que en mayores intereíles 
aveis de honrar á mi padre 
con vueftros favores. 

Cjpr. Siempre 
eftaré para fer vicos: 
aué me turba » y enmudece 

Jujl. £1 aora no eftá en cafa. 

C/^r. Luego bien I fenora» puede 
mi voz decir la ocaGon 
que aqui me trae claramente 
que no es la que aveis c^o 
1« que fola á entrar me moevc 
á veros. 

Jtíft. Pues qué mandáis? . 

C^pr.Que me oy eais j yo (etb bccvCi 
nermoüísima Juftina» 
en quien oy obíleota üfiuMi 
la naturaleza humana» 
tantas feaas de divina: 
vueftra quietud determina 
hallar mi defeo cfte dia; 
pero ved que es tyrania» 
í 09119 fii sícd;o io ouidGb»^ 



Z>e í>. Peirú Calderón de la Barcal 
lyie ós áhfo la quietud vueftra, cfcarmentar en los dos 

j^.Vds.me quicéis la mia. 



5^9 



.1 



JLelíotleiu amor movido, 
( no tí amor masdifcuipado!) 
FJocoxle fu amor llevadoi 
jCM>.VÍ,en?oc mas permitido!) 
d undiy otn haín querido 
por vos mátarfe ios dos, 
pot vos lo he eílorvado5( ay Dios!) 
PfTl^ Ycd que es error fíierte, 
que yo quite á otros la amertCji 
para quedno lá dds vos. 
Por eicufar el que huvieca > 
cfcajsdálo oo el lugar, 
ide Al parte os vengo a hablar: ' 
p nuoca-a. hablaros vinietai « 
fx)rc)ue vueftra elección fiícca 
arbitro de fus rezelos^ 
cpmo Juea de fus defvelos: 
pero ved que es gran rigor, 
que yo componga fu amor, 
y vos diípongais nús selos. 
Ha blaio9> pues, ofrecí^ 
fdiora, para que vos 
cfcogterais de los dos 
qual queréis ( infeliz fui! ) 
que -á vucílro padre ( ay de mi!) 
os pida, aqueftb pretendo; 
ilpcro ved>( eftoy muñendo!) 
que es jufto ( eftoy temblando! ) 
que efté por ellos hablando, 
y que efte por mi fintiendo, 

ftl/Í.Dc tal manera he eftrañado 
vueftra vil propoíicion, 
que el difcurfo, y la razón 
en un punto rae han falcado: 
ni a Floro ocafion he dadojí^^ 
ni a Lelio^ para que afsi 
vosos atreváis aqüi: 
y bien pudicradcs vos 

• Tom. VIíL 



del rigor que vive en mi. 

CyfrSi yo, por aver querido 
vos á alguno , pretendiera 
vueftroBivor, mi amor fuera 
necio, in£ime, y mal nacido: 
antes por aver vos fido 
firme roca a rantos mares; ^ 
os quiero, y en los pefares, 
no efcarmiento de los dos, 

. . que yo no quiero que voi 
me queráis por exemplares: 
quédireaL^lt<¿ 

JuJíina^QüC crea 

loscoftofos defengaños 
de un amor de tantos aSos4 

Cjfriano. Y i FImq? 

Jm^íií.Qvíc no me vea* 
C/prían.Y a mi? 
Jujiin.C^c oflado no (ea 

vueftro amor. 
C^y^r.Cómo, (i es Dios? 
jf^j/HiuScxk mas Dios para vos^, 

que para los dos lo ha fidoí 

JufiÍH,?\ics ya yo he refpondido 

a Lelio, á Floro, y á vos. 
Vsnfe k>s dúf. 
C/^.Señora Libias Af^r^^^Señora 

Libia? 
C/^r/>. Aqui eftamos los dos. 
Uhia.VikQS que queréis vos? y vos 

que queréis? 
C/4ri;fjQue uftcd aora 

por íi por dicha lo ignora, 

lepa, que bien la queremos; 

para matarnos nos vemoss 

pero atentos á no dar 

cícandaio en el lugar, 

que uno efcoja prctcudcoxo^^ - 



3 JO El MtgUo Pr §digio/o. 

£;¿/ a£s tan grande el fcntimicaio fufpendecíc los íís3m'; 

de que afsi mr ayais hablado. 



N-| 



que mi dolor me ha dexado 
íln razón ^ ni entendimiento: 
que uno efcoja? ay íufriníiiento 
en lance tan importuno! 
Uno yo? pues oportuno 
no es para tener (ay Dios! )- 
cfte ingenio á un tiempo dos? 
que queréis que efcoja unoÍ 

Cla.Dos 3 un tiempo cómo quieres? 
no xp. embarazaráp dos? 

Lih.^o, que de dos en dos los 
digcri mos las mugeres. 

Mofe. De qu¿ fuerte te prefieres 
a eí|o?¿/¿« Que. necia porfía! 
queriéndoos la lealtad mian: ' ' 

Mofcon.Qomoi \ 

Xi/.Alternative.C/if.Pues 
qué es aIternative?L/¿.£s 
querer a cada uno un dia. Vafe 

Mofe. Pues yo cfcójo cfte primero. ■ 

C/o'^.Mayor ferá el dcmañana, 
yo le doy dei buena gana. 

A/?.Libla,en fín^por quien yo muctDj 
oy me quiere^ y oy la quiero, 
bien es que tal dicha gozc. . 

Clar.Oyc ufted ya. me conoce. 

Mo/c.?ot qué lo dicesí concluya. 

C'/^r. Porque fepa que no es fuya» 
afsi como den las doze. Va/¿. 

Salen Floro^ y Lelia de noche , cada uno 

forja parte. 

LeHo.Apcnsís la obfcura noche '^ 
efteadío fu maato negro» 
quando yo a dorar la Esfera, 
de aqueftos umbrales vengo, . 
que aunque oy por Cypriano 
tengo fufpenfo el azero, 
n9 el afc£io ^ que no pueden 



F/^r. Aqui me ha de hallar el AJbrt¡¿ 
que en otra parce violento 
eftoy porque en fin, eo otra 
eftoy fuera de mi centro: 

quiera Amor » que vttegue^d dia; 
y la refpucfta qoe efptio^ ^ ^ I' 
con Cypriano, tocando, ' ""* 
ó la ventara, ó el ricfgo.r 

I/7/¿? JLuido en aquella veotaiisi 

hefentido. ^ 
Ploro. Knido han hecho: ' ' 

en aquél balcón. 

£/ Demonio édhaUm 
L^/r0.Uh bulto 

fale iieila, a lo que puedo 

difttnguir. .) •>. 
H^^.Gente fe aíToma > ^ ' h 

á h\i que entrecfombras veo; 
P^;ff.Para la« perfecuciones, 

que hacer en juft¡ina inientOji 

á.dii£imar.fu virtud o 

defta manera me ati;evo#' 
Baxa por má efcaUi 
Lel.Mas ay infeliz! qué mirol ^ 
Plor. ?cxozy infeliz! aué veo! 
¿ü^.El negro bulto leatrola'- "" 

yádeíde el baieonaLíbélp; 
PlorXfti hombre es» que de fu caík 

íale; no me matéis» Cielos, 

hafta que fepa quien es. 
¿f/.Reconocerle pretendo, 

y averiguar de una vez 

quien logra el bien que yo pierdo. 
Llegan los dos con las efpadás defhmdas 
i reconocer quien haxo , el Demento^ 

aviendo baxádojfe hunde^y los dos^ 
qnedan afirmados^ queriindú 
reconocerle. 

Djm.lio folo he de confeguir 



líeli. MféCaíiefM 2e U Sareái 53 r 

Oy de Jttftiña el deíprecio, Floro. Con hl os reípóndo. 



fino rencores, y muertes: 
yá liegaoj abraíe el centro, 
dexando ella confufion 
á fus ojos. Hundefe aora. 

teUo.CayzWcto^ 
quien quiera que feaís» á mi 
me ha imponado cónococoss 
y á todo trance reftado 
con efta demanda vengo; 
decid, quien íois?. 

FUr.Sl os obliga 
á tan valiente defpecbo 
iaber en quien ha caido 
yueílro amoroío íecreto, 
mas,,que a vos el conocerme, 
me importa a mi el conoceros» 
que en vos es curiofidad, 
y en mi mas, porque fon zelost 
^i ye Dios> que he de fabec 
quien es de la cafa dueño» 
y quien á eftas horas gana» 
por efle balcón íaiiendo, 
lo Que yo pierdo Uoranda 
á eftas rejas. 

Z/i/V«ftieno es efib, 
querer deslumhrar aom 
la luz de mis fentimientoss 
atribuyéndome á mi 
delito, que folo es vueftro: 
quien fois tengo de fabcr, 
y dar muerte á quien me ha muerto 
de zelos, faliendo aora 
por eíTe balcón. 

é.-¡or.Q^h necio 
:: recato! encubritfe, quanda 
efta el amor defcubriendo. 

l^lio.En vano la lengua apura 
lo que mejor el azero 
hará. Kímm los doim 



L^/.Quien ha fido» faber tengo, 
oy el admitido amante 
de Juftina. 

PíoroSÍCc es mi intento; 
moriré, ó fabré quien fois. 

'SaliH Cypriano , Mofion ^j Clarín. 

(^^r.Givalleros, deteneos» 
fíáaquefto puede obligaros 
aver llegado a efte tiempo. 

F/t?r«Nada aie puede obligar 
a que dexe el fin que intento 

C/pr,Floro? 

Fio S\ , que con la efpada 
en la mano, nunca nieg0 
mi nombre. 

Cypr.íi tu lado eftoy, 
muera quien te ofende. 

^//^.Menos 
que temer me daréis |odos^ 
que ¿1 me daba folo. 

CjprJjcXiot 

Leí. Si. C/.Yá no eftoy a tu lado, 
porque es fuetza eftár enmedio: 
qué es efto? eo un dia dos veces 
he de hallarme á componeros^ 

LelioJEAsL la ultima ferá, 
porque yá eftamos compueftos, 
que con aver conocido 
quien es de Juftina dueño, 
no le queda á mi efperanza, 
ni aun el menor peníamiento: 
fi no has hablado a Juftina. 
que no la hables te rucgo^ 
de parte de mis agravias, 
y mis defdichas; aviendo 
viftoi que Floro merece 
íus favores en fecreto; 
tie efte balcón ha baxado 
de gozar el bien que i^icrdo; 



^ '•-% . 

^0^ 



y no es mi amor tan infame^ 
que aya de querer, atento 
ázelos averiguados, 
con de icngiños tan x:iertos. Vafi. 

Floro.EÍ'ipcvdi. 

Cjfpr No has de feguirle: 
de averio oído eftoy muerto> 
que (i es el el que ha perdido 
lo que has ganado, y difpuefto 
á olvidar eltá, no es bien 
apurar fu lufrimiento, ^ 

Plo.XiXf y el apuráis el mió 
con citas colas a un tiempo; 
y afsi, á Juftina no hables ^ 

por mi, que aunque yo pretendo^ 
a Cü¿la de mis agravios, 
vengarme de mis deíprecios: 
ya la efpeíanza de íer 
fuyo ceüó, porque creo 
qi\é no es noble el que porfía 
Icbre averiguados zelos. Véfe. 

C; ♦Qiie es efto, Cielos? qué cfcucbo? 
el uno del otro á un tiempo 
unos milmoszelos tienen? 
yo de uno, y otro los tengo?, 
ios dos íin duda padecen 
algún engaño, y yo tengo 
que agradecerles , pues yá 
los dos defillcn en efto 
de fu pretenfion: defdichasi 
aunque aya (ido confueio 
dtcdifcurfo, buícado 
de mis anñas, le agradezco: 
Mofcon , prevenmc mañana 
galas i Clarin, traeme luego . 
cipjda , y plumas , que amoK 
fe regala en el objeto 
ayroíó, y luzido ; y yá, 
ni libros, ni eíludios quiero^ * 
r^ue di¿;aD que es amoií . 



MágUo pf9Íigiófoí' '^^ 

homicida del ingenio; 



Vafe. 
JORNADA SEGUNDA. 

Sahn Cjprian^, Mofean ,7 Clam 
vcft'idos de gala. 

Cyp^* Altos penfamienros miosj 
doode, donde me traéis^ 
fi yá por cierto tenéis, 
que fon locos defvarios 
los que oíTados intentáis, 
pues atreviéndoos al Ciclo^ 
precipitados de un bucio 
hafta el abifmo baxais? 
yi a Juftina, á Dios pluguieri< 
que nunca viera á Juftina » 
ni en fu perfección divina 
la luz de la quarta Esfera: 
dos amantes la pretenden^ 
uno del otro ofendido, 
y yo á dos zelos rendido, 
aun no se los que me ofenden; 
Solo se, que mis rezelos 
me doápeñan co» fus furias 
de un deíden á las injurias, 
de un agravio á los defvelost 
Todo lo demás ignoro, 

V y entan abra fado empdío, 
Cielos, Juftina es mi dueSpi' • 
Cielos, a Juftina adocow 
Moícon? 

Ma/cott.Scñoví 

C/'Pr.Vc fi efta 
Lifandro en cafa. 

Ma feo». Es razón. 

C/^r.No es: yo iré, porque Mlofcooi 
oy no puede entrar allá. 

C/^r.O quecanfada porfía 
fiemprc la de los dos fue! 
por qu6 no pucdw? por que^ 



DeD. Pedro Caldi 
itqdc 67> fcñor» no es la dia> 
siy y de buena gana 
r el recado voy^ 
yo allá puedo entrar oy, 
UÁcon no , hafta mañana. 

lié nueva locura es efta. 

■ ^ 

üda al poifíar? 

a» ni ¿I aveis de entrar 

pues fa luz manifícña 

inq.C/4r.De fuera viene 

i fu caía* 

^^'^ 9 y /^^'^^ ^on- mánt$s. 

r«Aydemi! 

la, Cypriano efta aqui. 

iísiinular me conviene 

Qjs zelos losdefvelos^ 

a apurarlos mejor; 

\ ia hablare en mi amoral 

I permiten mis zelos: 

en vano^ feñora^a (ido 

r el trage mudado, 

I que> como criado, 

da á vucftros pies rendido 
firos, a mereceros 
» lleguen misíufpiros: 
\ licencia de ferviros, 
$ no la dais de quereros* 
*oco,. (eñor^ han podido 
» cfefengaños con vos, 
rs que no han podido::: 
Ay Dios! 

acreceros un olvido: 
qué manera queréis 
z os digai, quanto es en vano 
ifsiftcncía, Cypriano, 
z a mis umbrales reneis? 
dias, (i mcíes, íi años, 
íglos a ellos cllais, 
cfpereis que á ellos Qygais;^ 
o lulos ddengaños; 



roǹ ta Barca. 33^ 

poique es mi rigor de fuerte, 
de fuerce mis males fíeros, 
que es impofsible quereros, 
Cypriano, halla la muerte, l'a/e. 
Cypri.Lz eíperanza que me dais, 
yádichofo puede hacerme, 
n en muerte aveis de quererme, 
muy coreo plazo tomáis: 
Yo le acepto, y (i á advertir 
llegáis quan prefto ha de fer, 
empezad vos á querer, 
que ya empiezo yo á morir. i 
Ciar. En tanto que mi feñor, 
Libia, trifte , y difcuríivo^ 
eftá de efqueleto vivo 
defengañando fu amor, 
dame los brazos. 
JLi^M.Paciencia 
ten, mientras que coitfidero ^ 
fi es tu dia, queno quiero 
encargar yo mi conciencia: 
Martes si. Miércoles no* 
C/^r.Que cuentas, pues ha callado 

Moícon? 
li^.Puede a vcrfe errado, 
y no quiero errarme yo; 
porque no quiero , fi arguyo • 
que jufticia he de guardar» 
condenarme, por no dar 
á cada uno lo que es fu yo: 
pero bien dicesi tu dia 
es oy.C/^.Pues dame los brazos. 
Ltíia.Con mil amorofos lazos. 
Aá^^.Oyeufarccd, Reyna mia? 
bien vé ufar ced con la gana 

3ue oy aqueífos lazos hace, 
igolo, porque me abraze 
con ía mifma á mi mañana» 
¿-/¿.Efcufada es la fofpecha 
de que a giled ao facisfaga. 



1 



_ * 

334 St Ma¿lc0 ffúHfgiéfii 

ni quiera Júpiter, qae haga Aiqfc.Ealicgmdo lo fiil>r^iiió9 



yo una colk can mal hechai 
como ufar de demaíia 
con nadie; yo abrazara 
con mucha equidad á uftéi 
quando le toque fu dia. Vafe. 

CUr.?ot lo menos, no he de vello 
yo. MefSvLQS effo q ha importado? 
puede á mi averme agraviado 
jamáS) fí reparo en ello»^ 
una moza que no es roia? 

Ci4i.liQ.Mo/.Lucgo yo bien porfío^ 
que no ha fido en daño mió 
Jo que no ha fido en mi diai ^ 
Mas qút hace nueftroamoalli 
tan fufpenfo?C/iir. Por fi á hablar 
llega algo , quiero eícuchar. 

'üfrí/Y yo también. Cjpr. Ay de mi! 

jtl trft acercando cada une por fu lado, 
Cjfriano con la acción los di 
¿ entrambos. 
Que tanto, amorj defconfíest 

CAir.Aydcmi! 

Mo/c. Ay de mi también! 

C/tf r.Llamar a eftc fitio csbica^ 
la Isla de los Ay de mies, 

I^^.Aqui efiabades los dos? 

C/iir. Yo bien jurare queeftaba# 

Mo/c.Yo, y todo. 

C>/^.Dcfd¡cha, acaba 

de una vez conmigo: (ay Diosj) 
.viófc en tan nuevos eftremos 
el humano corazón? 

C/4r.Adondc vamos , Mofcon? 



pero fuera del lugar 
caminaUjfiír.Ercaíado es 
íalicnos al campo, pues 
no tenemos que etiudiar^ 

^^r.Qlarin, vete a c\isí.Mo/c. Y yo! 

CAir. Tu te avias d¿r quedar? 

C/pr.Lo$ dos me a veis de dexar. 

tía. A entrambos nos lo mandó.vjpi 

Cf^pr.ConñiCz memoria mia, 
no tan poderofa eftés, 
que me perfiladas , que es 
otra alma la que me guia} 
idolatra me cegu^ 
ambicioía me perdi, 
porque una hermofíira vi, 
porque una Deidad mir^s 
y ^ntre confuíbs defvelos 
de un equivoco rigor, 
conozco a c)uien lengo amorj[ 
y no de quien tengo zelos; 
y unto aqnefta pauion 
arraftra mi peníamiento; 
tanto ( av de mi!) elle tormenta 
lleva mi imaginación, 
ciue diera( defpecho es loco, 
indigno de on noble ingenio)^ 
al mas diabólico genio, 
(harto 9I infierno provoco^ 
yá rendido , y ya fiíjeto. 
a penar, y padecer, 
por gozar efta muger,^ 
diera el alma* 

Dem dent.Yo laaceptOi^ 



Suena mido de trueno t^ con temfejlad ,/ rajos. 
Cjpri.Q^h es efto , Cielos puros? 

claros a un tiempo,y en el mifino obfcuro^ 

dando al dia delmayos, 

los truenos » los relampagps , y rayos 

abortan de íu centro 



lOi 



Da i>. Ttdr0 CaUeran 3f !a Barcáí 335 

. los aflbmhros que ya no caben dentro» 
de nubes todo el Cielo íe corona» 
y preñado de horrores» no perdona 
ci rizado copete defte monte: 
todo nucftro Orizonte 
es ardiente pincel del Mot^ibeío» 
niebla el Sol^ humo el ayre» fiíegoel Cielo; 
tanto ha que te dexé» Filofofía» 
que ignoro los efedos defte diaf 
hafta el Mar fobre nubes fe imagina 
defeíperada ruina» 

pues crefpo fobre el viento ea leves plumas» 
le pafla píor pavefas las efpumas: 
naufragando una nave» 
en todo el Mar parece que no cabes 
pues el amparo odas feguro» y cierto» 
<5, quando huyela piedad del Puerto; 
el clamor, el aflbmbro, y el geoüdo» 
£iltal prefagio han fido 
de la muerte que efpcra, y loque tarda» 
. ¿Sy porque elle muriendo lor que aguarda; 
y aun en ellatambien vienen portentos» 

no fon todos de Cielos y Elementoss 

fin 4uda íe villió de la tormenta: 

a cho^r con la tierra 

viene, yá no es del Mar folo la guerra» 

pues la que fe le ofrece, 

un peñalco le arrima en que trtíjpiece» 

porque la efpuma en íangre íe &lpique« 

Suena la tempeftad^ y dicen todos d entre. 
Túdús. Que nos vamos á pique. 
Demon. dent. En una tabla quiero 

íalir á tierra, para el fin que efpero. 
Cyp. Porque fu horror fe aftbmbre» 

burlando fu poder» efcapa un hombre» 

y el baxel, que en las ondas yá fe ofufcáji 

el camarín de los tritones bufea» 

y en crefpo remolino, 

es cadáver del Mar, cafcado el pino. 
Sale el Demonie mojado^ com) Vtefale delMéur^ 



35 



De-^;:. Para el prodigio qtte inteoto» 
oy iiic ha importado ñr\gic 
íbbrc campos de zañr^ 
cite e( pan tofo portentoi[ 
y en forma deíconocida 
de la que otra vez me vi¿9 
q jando en e(\e monte yo 
mire mi ciencia excedida^ 
¡vengo a hacerle nueva guerrfi^^ 
valiéndome afsi mejor 
de fu ingenio , y de fu amor. 
Dulce madre , amada tierra» 
dame amparo contra aquel 
moitdruo que de si me arroja. 

Qp. Pierde , amigo , la;€ongQXaj 
y la memoria cruel 
de tu reciente for};una, . 
viendo en tu mayor traba J0| 
que no ay fírme bien debaxo 
délos cercos de ia.Luna. 

JDíT.Quien eres tu ^á cuyas plantas 
mi fortuna me jia traído? 

Cffp. Qi)icn ) de la piedad movido> 
de penas, y ruinas tantas» 
ierre de alivio quiíiera. 

Hmí. Impofsible vendrá á fer» 
que no le puedo tener 
yo jamas. Cyp. De que mar>era2: 

Vem. Todo mi bien he perdido» 
pero ñn razón me quexo» 
pues ya con la vida dexo 
mis memorias al olvido. 

Cjp. Ya que de aquel to^vcllino 
el terremoto ccfso, 
y el Ciclo á fu pa;^ bolvló» 
mjLfü, quiero, jr criflalii-O, 
con tai pricfla, que fu grave 
enojo nos da á entender, 
que fulo debió de fer 
liaiU fumergii^ lu nave» 



B IMugifA, próiigiojó 



dime qoien eres j fiquierS 
por la piedad que me das. 

Dem.Mas de lo chachas vifto» y iiul 
de lo qne decir pudiera» 
cae cuefta el lle^r aqui» 
que en mi fortuna cruel» 
la menor es del ixixél : 
quieres vht ü es cierto? Cyp. SI 

Dem. Yo foy, pues faberlo quiere^* 
un epilogo/un aflbmbro 
de ventaras, y defdichas» 
que unas pierdo, y otras lloro] 
tan galán fui por mis parce^i 
por mi ludte taaheroyco^ 
tan noble por milinage, 
y por mi ii^enio tan doÁo» 

. que añdonado a oiis prendas 
un Rey , el aiayx>r de todos^ 
puefto que todos le temen» 
fi le vén airado di roftro» 
en fu Palacio cubierto 
de diamantes, y py ropos» 
y aun fi losllamaáe eftrella^ 
fiíera el hyperbole corto; 
me Hamo Valido fuyo, 
cuyo aplaufo.generofo 
me dio tan grande fobervia» 
que competí al Regio Solio» 
queriendo poner las plantas 
íobre fus dorados Tronos. 
Fue bárbaro atrevimiento» 
cailigado lo conozco» 
Uko andave, pero fuera 
arrepentido mas loco; 
mas quiero en mi obdinacioo^* 
con mis alientos briofos» 
defpeñarme de bizarro» 
que rendirme de mcdrofo» 
u fueron ccnnridades, 

no me yi en ellas tan folo» 

que 



De D.Pedr0CéUtfM2tta Marca. ^jj7 

que dt fus mifinos vafii lios . . de aq^uel , porque yo Con ir. 



no tuvieíTe muchos votos. 

De fu Corte , ea ñn » vencido^ < 

aunque en parte viÁoriofo» 

íali , arrojando el veneno 

por la boca » y por ios qjos^ 

y pregonando venganzas» 

por fer mi agravio notorio^ 

Ío|g;rando en las gentes Tuyas 

iníultos , muertes , y robos. 

Los anchos campos del marg 

fangriento pyrata corro^ 

Argos ya de fus báxios, 

y Lince de Tus eícol los. 

En aquel baxel ^que el viento 

deívaneció en leves íoplosp 

en aquel baxél ,^ que el mar 

convirtió en ruina íin polvo^ 

eflas campañas de vidrio 

oy corría codicioíb, 

hafta examinar unmoacct 

piedra a piedra^ y tronco á troncM. 

porque en H un hombre vive» 

y a bufcarle me difpongOy 

á que cumpla una palabra» 

que él me ha dado,y yo le ocoi^o; 

cmbiftiómeefta tormenta; 

y aunque pudo prodigiofo 

oii ingenio enfrenar á un tiempo 

al Euro , al Cierzo ^ y al Noto» 

no quife defefperado» 

por otras caufas , por otros 

fines , convertirlos oy 

en regalados Fatx>nios: 

que pude dixe » y no quife» 

aquí de fu ingenio noto J p^ 

los r lefios , pues dcfta fuerte 

a Mágicas le aficiono. 

No te efpantes del de(pechO| 

ni del prodigio tampoco 



•f 



me diera muerte a mi propio^ 
ni diAe , porque con ciencias 
daré al Sol pulido aflbmbro. 
Soy en la Magia » que alcanzo 
el regiftro poderofo 

de Mos Orbes » linea a linea 
ios he difcurrido todosi 
y porque no te parezca» 
iqttc iin ocafion blafono» 
mira ü a efte mifmo infiante 

Suicres que io inculto » y tofco 
eíle Nembrot de peñaícos, 
tnas bruto que el ¿abyioniob 
te facilite lo horrible» 
úñ que pierda loAondoíb, 
Sfte foy , huecfano huefped 
deftos trernes » deftos chopos; 
y aunque cfte foy , á tus plantas» 
quiero pedirte fcwrcrro; 
y quiero en el que me dieres, 
librarte ei bien que te compro 
<>on elafande mi eftudio, 
que en experiencias abono» 
trayendote á tu alvcdrio, 
( aqui en el amor le toco ) dlf^ 
qKaMto te pida el dcfeo 
mas av¿ro » y codiciólo: 
y en tanto qfte no lo acepte^ 
ya de cortes > yá de corto» 
págate de4os déteos» 
ii esque en ti no los malogro^ 
que por la piedad que mulitas» 

5|ue agradezco i y que conoftco^ 
eré ru amigotan firme, 
que ni el repetido monílrup 
de fuceflRis » la foituna» 
que entte'faaldones»yel(^¡oS| 
profpera i y advtfrfa mucura 
iO «vaco ^1 V ^o ^t&v^V% 

Un. ^ 



33^' ^f Mágico prodigiofü. 

ni en fu continua tarea tendrán poder de apartarme 

corriendo , y bolando á tothos - de tu lado ün panto folo, 

el tiempo , imán*de los íiglos: como aquí mt áhs amparo; 

ni el Cielo , ni el Cielo proprío^s y aun todo aquello es muy poco 

á cuyos Aftros el Mundo para lo que yo intereflo^ 

debe el beUiísiino adorno» - í¡ mis pehfamientos logro«' 

Cjyr. Puedo decir qoe ai mar albricias pido 
de que te ayas perdido^ 
y á efte monte llegaras^ 
donde verás bieti claras 
mueftras de la amiílad que ya te ofrezco» 
ii feliz por mi huefped te merezco^ 
y afsi > vente Conmigo» 
<)uehe de eftimarte por feguroatoieo^ 
mi hueíped hasde íer» mientras qu i íieres 
fervirte de mi cafa. D^m. Yá me quieres 
' fx>r ttty o?i>^r. Con los brazos 
firme imeftra amiílad eternos lazos: 
O íi a alcanzar llegafle» 
que aquefte hombre la Magia me en feñafle! 
/puesconella»^uizá» mi amor podría - 
en parte divertir la pena mias Ap. 

ó podria mi amor » quiza > con ellat 
en codo confeguir la caufa della> 
, de mi rabia » mí furia » y mi tormento. 
ÍD€m^ Yá al ingenio > y amor le miro atento. 
SaUi^ Clarm %j Mofean » cada uno fot fu parte ^ 
i . corriendo. 

C/4r.£ftásvhro> feñor!'M¡/!r» Civilidades 
gaftas por no^mlades? , ; 

claro efta » pues le miras » que efta vivo.. 
IQlar. He uíado 4efte modo admirativo 
. paraponderadon » noble Lacayo, * 
del milagro que fíic no darle un rayo . 
de tantos como vio aquefta montaña. 
Aíofc. Pues ei mirarle no te defengaña? 
Cyfr^ Cftos fon mis criados: 
i;'i. ; ' , iquébolveis^Aií/r. Ad^rtemas'^en&dos. . 

4 ! i . D^w*Tienenalegrehumor.i^^.Amimetieneii; ^ 

caníado ^ porqut üempre ni^pios vtsaetv . 



^< 



De D. Pidro CaldtfM 'de U Bareát § 3 ¡^ 

Jlfiíy?. Qui^n es aquefte hombre» , 

feñorP C/p. Un haefped mió » hq, tMaflbnubcfij 
Ciar. Para que quietes huefpdles acra? * . 
Cjp. Lo que merece tu valor ignota. - 
Mofe. Mi iéñor hace bien } has de heredalldt 
Ciar. No ; pero tiene talle 

el tal huelped , fi acafo no me engaño, 

de eftarfe en cafa un ario > y otro año. 
Mofc.Dc qu¿ lo infieres? CÍ4.Quando aprifa pa(£l 

un huefped , decir fuelen : no hará en caGt 

mucho humo ; y de aquefte::: 
Mo/c. Di. Ciar^ Pteíumo::: 
M0/c.Qvíki 

Ciar. Que ha de hacer en caía mucho hufflO* 
typr. Para que te repares 

de las iras del mar , y fus pefares» 

vente conmigo, p^w. Voy á obedecerte 
Cjfr* Tu defcanfo procuro» . Va/i. 

Dem, Yo t|i muerte; 

y pues ya he confcguido 

el mirarme contigo introducido^ 

ir a alterar mi faña detetipina ^ 

de otra fuerte también la de Juftinaé P'a/ié 
Ciar. No fabes qué he penfado^ 
Áíá/c.QvíhíCIar. Qu^ del tertemotoha rebentado 

algún volcan , que mucho adufre he olido. 
Afo/c. Que es el hucfped a mi me ha patecido. 
Ciar. Malas paftilla$ gafta $ mas ya ináero 

ia caufa»A/(¡/:Que csíClarJcX pobre Cavallero 

debe de tener íarna » y hafe untada 

con ungüento de azu&Cé 

/f^/^£n ello has dado* í^f* ^ 

glan Lilio y} Pakío criado. Ul.<^í^ importa » u oy detetmiot 

En fin 9 buelves á eftá callea mi aihor decUtarfe mas? 

^ vida en ella perdi, que pues á viit ha llegado» 

mdvo a bufcarla aqui^ que á otro de noche le fía» 

lera amor que no la halle. tío es mucho que yo de día 

f de mil defahogue mi cuidado. 

A la puerta effás Retirare tu , porque 

Ja cala de Juñioa, el entrar folo es uv^y^v 



34^ E¡Má¿Uo 

fni padre es Gpvernaidor 
de Antioqiik » bien podré 
con efte aliento y y h fíiriá 
que á defpcñarnie Camina» 
en cafa entrar de Juftina» 
y qucxKtne de (u injuria. 
Va/e Fahio , y f%U fuftina. 

//i^Xibia::: mas quien eftá al patio? 

í^Si. Yo foy. jPít/?. Pücs que novedad» 
iéñor y qué temeridad 
obliga? LeU Qaando me abrafo> 
tanto á mis zelos fujcto^ 
no lo he de tftár á tu honor 
perdona , que con ta\ amor 
ha efpirado tu refpeto. 

Juji. Pues cómo tan atrevido 
oíTas;.: Leí. Cómoeftoy furiofo. 

Jítjf. Entrar:;: LeLComo cftoy zelofo» 

y^z/íí' Ac]iii:: ¿^/.Como eftoy perdido* 

Jíifi. Sin advertir » y fin v¿r 
el eícandalo que da, 
que:r. LsL No te aflijas » pues y^ 
tienes poco que perdter. . 

Jujl. Mira » Lelio > mi opinioiu 

Leí. Jultina , dSb mejor meca 
que tu voz fe \o dixera 
á quien por eíTe balcón 
i.) le de noche $ no quiero^ 
mas de queipas que sb 
rus Uviandades , porque 
meaos ingrato > y fevera 
tu.h inoreftb con mi amor^ 
ftunque es honor mas injufto» 
porq.ie tienes otro gufto^ 
que porque tienes honor. 

Jtéif. C itta , Cilla , no hables maR 
qui^r c'T mi cafi fe atreve? 
ni qaién'en mi ofenfa mueve 
p.iffj , y voz ? tan ciego eftis^ 
. t^n atrevido y tan locoi. 



Prodigiofo. 

que con fingidas qoimeras^ 
eclipfar las luces quieras^ 
que aun al Sol tienen en poco? 
nombre en mi cafa? Let.Si. 

Jufi. Por mi balcón? Leí. Mi dolor 
lo diga , ingrata .Jáf/?. Ay honor, 
bolved por ros , y por mi. 

Sale el Demanh for la ps^erta <¡u€ efii 
A efpafdas de fvjlina. 

Vem. Acudiendo mi furor 
á los dos cargos que tengo, 
á efta cafa á entablar vengo 
el eCcandelo mayor 
del mando ; y pues ya QÜ,t amante 
tan defpechado » y tan ciego 
eftá , avivcfe efte fuego: 
ponerme quiero delante, 
y como huyendo , defpaes 
de fer vifto , retirarme. 

Hace €om^ ^me vi d falir , / en vie$* 

dele Lelh ^fereioze y y t me Iva 

í entrar fe. 

Ju^. Hombre y vienes á matarme^ 

heL No y fino i morir^ 

Jnfi. Qué vfes> 

que de nuevo te has mudado!^ 

LüU Los engaños tuyos veos 
di aoraque mi defeo 
mis ofen fas ha inventado; 
un hombre defte apofeato 
iba á falir , como vio 
gente , embozado bolvió 
a ttmzxiz.Jufttn. En ei viento 
te finge tu fantasía 
iluíiones. 
Ritiere entrar , / detiemU. 

LeL Pena brava! 

Jnfi. Pues de noche no bailaba» 
Lelio , mas también de día 
U luz quistes engañar^ 



De D. Pedfé CalderM de U Baru: 541 

Í9JtYta'Js f intraCt por donieeftabá el el Ccfar Decio inviolable 

vemon%0% 
>/. Si es engaño , 6 no es engaño, 
afsí veré el defengaño. 



^hJI^ No te lo quiero efcufar» 
porque la inocencia tnia, 

a csfta defta licencia, 

defvanezca la paciencia 
^ la noche con el dia. Vafe. 
Sale LiJ andró viejo. 
Ufiind.\xK\Tiú 
fiift. Efto me ia i tabas 

a y de mi , li Leiio fale, ' 

ettando Lifandro aqui! 
Vf Mis defdichas , mis pefares 

vengo á confolar contigo. 
fMfi.Q^h tienes , aue eo el Temblante 

mueftras diíguíto , y trifleaa? 
XiJ. No es mucho , quandp fe ratgue 

el corazón ; con el llanto 

paflar no puedo adelante. 

Sale Lelio. 
£W. Aora acabo de creer, 

Que fombras los zelos haccn^ 

piies no eftá en efte apofento» 

DJ tuvo por donde echar fe 



un decreto : hablar no puedo. 

jujl. Quién vio pe«a feniejanief 
L^íaiidro compadecido* • 

de los Chriftianos uhrages, 
conmigo habla , Gn Caber 
qu :: Le! io pu . Je efcucharle^ 
hijo del Govérnador . 

Vf. En fin, Juftina::: Jí¡^. No pa0[¿% 
íeñor , fí afsi tías de fentirlo, 
con el diícurfo adelante. 

lif. Dexame que le repita, 
que contigo es aliviarle: 
en*él manda::: Jitfi. No profigas, 
quando es tan ju^ que engañes 

- tu vejez con mas folsiego. 
Líf Quando porque me acompañes 
en los fentimientos vivos, 
que baftan para matarnoie, 
te doy cuenta del decreto 
mas cruel , que vio la margea 
del Tiber , con íangre efcritOt 
' para manchar foscríílales» 
me divienesif de otra fuerte 
folias , Ittftiiu , efcucharmé 
eftas 'hftimasu 



d hombre que vi. fuft. No Cilgas> fufl. Señor, 

Lelío , que eftá aqui mi padre» no fon los ricmpos igcutes. 



Xeh Efperarfe á que fe aufente^ 
coa valecido en mismalesa 
Kettrafe atfxio. 

J»/l^ De qué lloras ^que fufpiras? 
que tienes , feñor ? qtié traes^ 
Lry. Tengo el dotor mas fenfible^ 
^' rraygo la pena más grave^ 
que vio la tierna piedad, 
para exemplos miferablef, 
con que Ja crueldad fe baña 
de tanta inocente fangre. 
Al Góvcraador embia 



liL No ovgo rodó lo que hablan; 
lino deftroncadó á partes. 
Sale Vloro^r la otra farte^. 
flor. Licencia tiene un zetofo 

3ae llega á defengañarfe 
e una hypocrita virtúd> 
fin que mas rcfpetos guarde» 
con elle intento hafta aqui; 
mas con ella eftá fu padres I 

efperar¿: otra ocafíon. ^ 

Vf. Quien pifa aqueftos umbrales?! 
jRV; . Ya au es pofsiblc , ay de mil 



a; 



•341 ElMagico 

que me buelv^. fín h^blaiic^ 

dar^^le algur.atdilcülpa: . 

yo fi9y:i: Lif. Tu en pa cafa? ' 
F/^r. Á hablsrtc 

vengo ^ íi me das licencia» 

fobre un negocio importante» 
Jiift. D^^lj^te. de mi , fortuna^ 

que fon eftos muchos lances. 
laj. Pu9<itt¿mandasrF/<?r«Quedii:^ 

que defte empeño me faqucí A f. 
^Li¡. Floro en cafa de Juftina 

con libertad entra > y íale?, 

no fon fingidos aquellos 

zelosy ya eftos fon verdades. 
ZJf. Mudaido traes el color. 
Flor. No te admires , no te efpantes, 
> que vengo a d^rte un avifo» 

Iueesá tu vida importante, 
e un enemigo que tienes, 
que de tu muerte en alcance 
anda $ efto bafta que diga. 

Lif. Sin duda que Floro fabe, 
que yo foy Chríftbno ^ y viene 
con eft4 cauía a ayifarme 
de mi peligro 1 proíigue^ 
y nada » Floro , me calles. 
Sale Libia. 

I/¿. Señor ^ el ÍJoycrnador. 
me Há mandado que, te. llame» ^ 
y a la puerfa,efta eíperando. 

F¡ér. Mejor férá que te ajguarde: 
(pcnfaré en tanto el engaño) jíf. 
y ;ifsi es bien que le deípaches* 

L//. Eftinip tu cgrtcsía, 
aquí botvere al inílante. 
. * Vafe ÍJfandre. 

flor. Eres tu la virtuofa, 
que a las lifonjas fuaves 
del temblado viento llanus 
deícomcdi4ó^. ultragesí , 



llega 



prodtgiofo^ 

Pues cómo de tu recato, 

y de tu caía las llaves 
,;rendificí/ir/?, Floro , detente, 

fio ta 11 deícor tes agrá v íes 

opinión de quien ei Sol 

hizo el mas coftofo examen 

depura , y limpia* Plor. 

aquella vanklad tarde; 

pues ya yo s¿ á quien has dado 

libre entrada: : 
JFií/?.Queafsi hables? 
F/.Por u n balcon.////^optoiiundes:; 
Flor: A tu bpnpr::: 
Jufi. Que afsi me trates? 
Flor. Si , que no merecen mas 

hypocritas humildades. 
LeL Floro no fue el del balcón^ 

(in duda que ay otro amanre, 

pucfto que niel 9 ni yo fuimos» 

j^ir/F, Pues tienes íluftre fangre» 
no ofendas nobles mugeres. 

Flor. Que noble muger te liaines^ 
quando a tus brazos leadmite^ - 
y por tus balcones fale? . 
Rindióte el poder » que como 
es Governador fu padre> 
te llevo la vanidad 
de ver » que á Antioquia mande:: 

tiL De mi habla. Flor. Sin mirac 
otros defe¿):os mas grandes^ 
que la aurhoridad encubre, 
en fus coftumbres » y fangres 
pero no::: Sale Lelio. 

£ J. Floro 9 detente, 
y no en mi aufencia me agcavieSi 
que hablar del competidor 
mal 9 es de pechas cobardes^ 
y falgo á que no profigas» 
corrido de tantos lances 
como contigo hQ tenido^ 

fid 



De D. Pedro CaUerém dé la Baña. 



fín que ninguno te mate. 

ujl. Q¡}\tn , lin culpa , fe vio nunca 
en tan peligroíos lances? 

'lor. Qiianto yo de tí dixera 
detrás , te dir¿ delante» 
y es verdad na fofpecliofa» 

" Empuñan tas ejpaiái.. ' ' 

}uft. Tiente, Lelio > Floro^ qub haces? 

LW.'Tomac la kitisfacción 
adonde efcucho el defayre» 

F/^r.Suftcntarfcloquedijte • •* 
donde lo dixe. f ir^. Libradme^ 
Cíelos , de tantas fortunas. 

Vlor. Y yo fabré ca (ligarte. : 

Salen el Gavtf nadar , Ujandn^^/genU^ 

Tíd. Teneos* jfjj/f. Ay infelicel- 

Gov. Qué^ésefto i mas no es baftantc 
indicia efpadas defnudas, • 
para que pueda informarme! 

fnji^ Qui dddicha! . ^ ' ' 

Li/éimd. Qufc pefar! ' • í 

TikJ. Señor::: a^úz\^tíci Lelio, bañes 
tu inquieto i íiendo mi hijc^ l 
tú de mi £ivor te vales^ 
para alterar á Antioquial 

^/. Señor , advierte::: 

6^'. Llcyadies, . '' 

que oa Ju deav«rxxcepcioD> j 
fii pri vil^ios de fangre^ 
paraioo ^ualar caftigos,^ 
pues fonks culpas iguales. • 

leL Zclos trage y y llevo ^sravioi» 

fLr. Penas á penas fe añaden^ ^' 
UevamUipreíhíi '(v 

Gnr. £n diftrentes priUonesv ' • -' 
yiwigente quelosga^dc , 

i' :á los ctos tenra ; y vos,^ •. ^--u 
Lilandro , tan nobles fanea • 2 
es polsible que*iaaátKheiS;f ^ *c; 
fB¿ien$ior : '1 ,^--'^' 



— ^ 't 



t4Í 



Lif.Ho , no os engañen 
dcstumbradafs apariencias, 
porque Juílina no labe 
la ocaíion.^ 

Goz\ Dentro en fu ealíi -^ ■ 

, qocrtíis que vi v^a igftferanré, ' ' • 
niozos,ello&, y ella faerefiofa? 
£n peligro taii culpable 
me templo, porque no dígan^ 
que fcntenck^comi* parte» • 
íicndQ.ápá&Ianado'Jti^ía^ > - 
.*> masjvos que éfto ¿atf fiónafieis, / ^ 
ya perdida la vcgüenza» • 
s¿ que bolvereis á darme 
ocafion 5 que la defeo» 
para que nos defengañcn 
de vueftra virtud mentida \ 

verdaderas liviandades* 
yan/e el Gevernadcr , y f» gente. * 

^vftmi Mis lagrimas os reípóndanr . 

tSf. ¥á ilotas imiftoto , ytarde; 
ó que mal » Juftina , hice».- 
el dia que á declararte ' 
llegue quien eras! O nunca < 
texrontara » que en la,n>argen 
de un arroyo , en eíie monte 
ñiifte partoida uni¿id;ivbrt 

Jufl. Yo:::i&>.()ffo«lc!a fatS«ficcidnes. 

Jufi. Los Cides bán de abonarme. 

I^/Wi Qué tarde fetal • . 'l.r!^ 

jF;¿lfíií«iNaayf piada '\ ^ • / í, ( 
que .cn^ibirída llegae caidi^ ot 

UJ\ Para giftigpirdditá&i!:: iiiL -i^ 

Ju^J^ütk aortíblar verdades».' > ; . 

£//. Por do que v^ recondeno» .. 

/M/&TjQ-a!ti poc Joque ignocaíleí 

£iy¡iOexlime;,^ae vqqt muiaondo^ 
donde mi:dolGr iiie.a¿ab!e£[ ^.j 

^uft. Pierda ykta tlis p¿fs laTidaí 
pero iy»*mc:de&mpaEa¿ . Manfe^ 



rV f-í 



fJ44 El MagUo 

Salen el Dsmmú ^ p Cypria»p. 
j)r n. DcfJc que ca tu caía entre, 

ce he villo (n\ alegría» 

profunda melancolía 

en cu fembUnce fe vhi 

tu alivio no es bien que cftorves, 

queriendoiiielo oculcar, 

pues fabr¿ deftachonac 

ia da irazon de los Orbes, 

por rok> el n^enor deíeo, 

que ce ofenda , y te facigue. 
typr. No avta Mágica que ohügae 

al impoísible que veo; 

fon mis aníias infelices. 
Bem. Tu amiftad me las confien. 
Cjfpr. Quiero á. una mugen 
Druf.Ycscflc 

el impol&ible que dices? 
C¡'fr. Si tú fupieras quien es. 
Vem. Curiofa atención te idoy, 

ini¿ncxas que burJando eftoy 

de que tan cobarde cftes. 
Cjpr. La hermoía cuna temprana 

del in£iotc Sol » que en/uga • 

lagrimas , quando madruga, : 

vellido de nitvz , y grana: 

la verde priúon u&na 
. ds la tofa^ i quando avila . \ 

5ue yáfu& jardines piíaf 
ibril 9 y enere manfos yelos 
al Alva e:> llaoco en los Cielos, 
lo quces £0;tas campos riía: - 
e) detenido arcajrttclQ^i :: . . ¡ . ' v 
que . el murmuriir mas ;fuáv¿^ \ 
aun entre dientes no labe» ' 
porque fis los prende el y<^los 
«• ci clavd , que en breve uielo 
es Eftteila de coad:;: 
d*.ave i, que liberal^' >>. 

vcüirmdtica pceíiimat 



< • k 



■ji.« 



Xo 



ú 



pfpiiglúfo. . 
veloz cyt:ara de pluma 
al órgano do crillal: 
£1 riico que al Sol engaña, 
í¡ á derretirle fe atreve, 
pues gallándole la nieve, 
no le gafta itimontaña: 
el laurel que el pie fe baña ^ 
con la nieve que atropella^ 
y vesde Narcifo , della 
burla lio cerner defmayos, 
en efta par^e los rayos, 
y ios. yelos en aquella: 
Al fia , cuna , grana , nieve, 
campo ^ Sol , arroyo , rola^ 
ave , que canta amorofa, 
rifa , que al^oÉires Hueve, 

.: clavel , ouecríftales bebe, 
peñafco un deshacer, 
y laurel , que /ale á v^ 
u ay rayos que le coronen, , 

fon las partes que componen 

. i efta diirina mugen 
Eftoy can ci^o , y perdido, 
porque mi pena te aflbmbre, 
que por parecer a otro bombee^ 
me engañe coo el veftido: 
mis cftudios di al olvido, ' 

como al vulgo nú opinión» 
el difcurfo a mi pafsion, 
k mi llanto el feniimiento^ 
mis efpcranzas al viento, J 

y al defprecio mi razón. . 
Dixe , Y haré lo que dix^ 
que ofreciera liberal 
el alma a «n. geoio infernal; * 
( de aquí mi pafsion colige ) ^ 
porque eftc amor que me aflige 
premiafle con merecella: 
peto es .van» n>í querella^ 

(gntó I que profano qjoe es ^ 



1)e D. Pedra C^lderM de la Barca: j 4 j 

tí alma corto interés, dilatar las penas mias? 



pues no me la dan por ella« 
t>ent. Un valor ha de fcguir 
los paíTos deíefperados 
de amantes que fe acobardan 
en los primeros adaltos? 
tan lexos exemplos viven 
de bellezas 1 que poftraron 
fu vanidad á los ruegos, 
fu altivez á los alhagos? 

guieres lograr tus defeos, 
endo tu prifíon fus brazos? 

Cjf. Eflb dudas? Dem. Pues embia 
allá fuera eflfos criados, 
y quedemos los dos fotos» 

Cypr. Idos allá fuera entrambos. 

MoJ.Yo obedezco.C/^.Y yo también: 
el tal huefpcd es el diablo» 

Efcondefe. 

Cjpr.Yk fe fueron.D^m.Poco importa 
que Clarin fe aya quedado. 

Cypr. Qué quieres aora? 

Dem. Efla puerta 
cierra. C^pr. Ya foios eftamos* 

Dem. Por gozar á efta mugec 
aqai dixeron tus labios, 
que darás el alma. C/p. Si. 

Dem. Pues yo te acepto el contrato* 

Cypr. Que dices? 

Dem. Que yo le acepto. 

C/pr. Como? 

Dem. Como puedo tanto, 
que te enfeñaré una ciencia> 
con que podrás a tu mando 
traer la muger que adoras, 
que yo aunque tan doStó, y fabio^ 
traerla para otro no puedo^ 
las efcrituras hagamos 
ante nofotros dos mifmos. 

C!ypr. Quieres con qhcVOS agr«y¡Of 



Lo que ofrecí eftá en mi mano; 
pero lo que tu me ofreces, 
no eftá en la tuya , pues hallo, 
que fobre el libre alvedrio, 
ni ay conjuros , ni ay encantos^ 

D^iv. Hazme la cédula tu 
con tal condición. C/^r.Mal año, 
fegun loque aora he v i (lo, 
no es muy bobo aquefte diablo; 
yo darle cédula ? aunque 
fe me eftuvieran mis quartos 
fin alquilar veinte figloSt 
no la hiciera Cypr. Los engaños 
fon para alegres amigos, 
no para defconfíados. 

Dem. Quiero darte , en teftimonio 
de lo que yo puedo , y valgq^ 
algún indicio , aunque (ea 
de mi poder breve rafgo: 
qué ves defta galería? 

Cjpr. Mucho Cielo , y mucho prado, 
un bofque , un arroyo , un monte. 

Df m.Qué es lo q mas te ha agradado?, 

Cypr. £1 monte , porque es ,en;;fín» 
de la que adoro retrato. 

Dem. Sobervio competidor 
de la cftacjon de los años^ 
que te coronas de nubes, 
por bruto Rey de los campos, 
dexa el monte , mide el viento» 
mira que foy quien te llamo; 
y mira tu íi á una dama ^ 
traerás , (i yo á un mente traygo. 

Mudaje up monte de nna parte i ctra 

del teatro. 

Cyp* No VI mas confufo aflómbro^ 
no VI prodigio mas raro! 

Ciar. Con el eípanto , y el miedo» 
(ftoy d^ \ecc& tfflo^\%i&^^ 



34^ £ I Mágico 

Cj'pr. Paxaro , que al viento buelas, 
íiendo tus plumas tus ramos, 
baxcl y que en el viento fulcas, 
íiendo xarcias tus penachos, 
buelvere ¿ tu centro , y dexa 
la admiración , y el efpanto. 

Dsm. Si efta no es prueba baftantC) 
pronuncien otra mis labios: 
quieres ver efla mugec 
que adorasf Cjfp.Su 

Vem. Pues rafgando 
las duras entrañas tu, 
monílruo de Elementos quatro, 
maniñefta la hcrmofura 
que en tu obíicuro centro guardo: 

JÍbre/e un piñafco , y aparece Jufiina 

durmiendo^ 
Es aquella la que adoras? 

C\pr. Aquella es la que idolatro. 

Vem. Mira fí dártela puedo, 
pues donde quiera la traygo. 

C/pr. Divino impoísible mió, 
oy fcrán centro tus brazos 
de mi amor , bebiendo el Sol 
luz á luz , y rayo á rayo. 

'Quiere llegar , y cierra/e el peñafco. 

X^rm.Detente , que hafta que firmes 
la palabra que me has dado, 
no puedes tocarla- Cyp. Efpcra» 
parda nube del mas claro 
Sol , que amaneció á mis dichas} 
snas con el viento me abrazo: 
ya creo tus ciencias , yá 
confícflb que foy tu eíclavo; 
qué quieres que haga por ti? 
qué me pides? 

T>em. Por rcfguardoi 
una cédula firmada 
con tu fangre , y de tu mano* 

'C/4r.£l4l«iA ¡í diera jroi 



froiigiofo. 

por no averme a qui quedada 
Cypr. Pluma ícrá cfte puñal, , 

papel cite lienzo blanco, 
y tinta para efcrivirlo 
la fangre es yá de mis brazos: 
Efcrihe con la daga en un lienzo^ avicH \ 
d)fe facado fangre de un 
brazo. 

Que yelo! qué horror! que aflbmbro! 
Digo yo el gran Cypriano, 
que daré el alma inmortal ¡ 

(que frenesí! qué lerargo^) 
á quien me enfeñare ciencias, 
(qué confuíiones! qué efpantos!) 
conque pueda atraer a mi 
á Juílina , dueñp ingrato, 
y lo firmé de mi nombre. 

Vem. Yá fe rindió á mis engaños 
el omenage valiente, 
donde citaban tremolando 
el difcurfo i y la razón; 
has efcrito? ^ypr. Si , y firmado. 

Dem. Pues tuyo es el Sol que adoras. 

Cypr. Tuya por eternos años 
es el alma que te ofírezco. 

Dem. Alma con alma te pago, 
pues por la tuya te doy 
la de Juftina. 

Cjpr. Que tanto 

termino para enfeñarme 

la Magia tomasif Dent. Un ano, 

con condición::: Q'^.Nada temas. 

Vem. Qiie en una cueva encerrados, 
fin eftndiar otra cofa, 
hemos de vivir entrambos, 
íirviendonos folamente 
á los dos efte criado. 
Saca i Clarín. 
que curiofo fe quedó, 

pues con goifouoi Uewxio 



De D^ Pedro Calderón de ¡a Barca. ^ ^j 

fu pcrfona cfte fccrcto yá vencí el mayor contrario, 

deüa fuerte afleguramos, . Cypr. Dichofo fereis , dcícos, 

alar. O nunca yo me quedara! íital poflcfsion alcanzo, 

que aviendo vecino^ tantos Vem. No hst de foíTegar mi embidia^ 

que acechen» no aya un Demonioj ba(la que los gane á entrambos: 

que venga al punto á Llevarlos^ yamo$ ^ y de aqucíte monte 

Vyf.. Eftá bien : dos dichas juntas cn lo oculto , y lo intrincado 

ingenio , y amor lograron^ podrásoir la primera 

pues Juftina íerá mía, lección de la Magia oy. 

y yo vendré á fer efpanto Cjpr. Vamos, 

del mundo con nuevas ciencias, que con tal Maeftro mi ingenio, 

Him. No falió mi intento vano. fni amor con dueño tan alto. 

Ciar. £1 mió si, eterno ferá en el mundo 

DiM. y¿n con nofotros; el Mágico Cypriano, 



% 



JORNADA TERCERA. 



Sale Cypriano de una gruta. 
Cyfr. Ingrata beldad mía, 

llegó el feliz , llegó el dichofo día, 

linea de mi efperanza, 

termino de mi amor , y tii mudanza^ 

pues oy ferá el poArero, 

en que triunfar de tu defdén efpero; 

cfte monte elevado 

en si mifmo al Alcázar eftrellado, 

y aauefta cueva obfcura, 

de dos vivos funefta fepultura, 

efcuela rud^ han fído 

donde la do^ M^ia he aprendido, 

en que tanto me mueftro, 

que puedo dar lección i mi Maeftro; 

y viendo yá aue oy una buelta entern 

cumple el Sol de una esfera en. otra esfera^ 

á examinar de mis prifiones falgo 

con la luz lo que puedo , y lo que valgo; 

Hermoíos Cielos i>uros, 

atended a mis mágicos conjuros^ 

blandos ayrcs veloCeSt 

par^d al fabio eftruendo de mis voces; . . 



548 Bl Mágico froügiof 04 

gran penafco violento, 
eftremeceteal ruido de mi acentoj 
duros troncos veftidosi 
> aflbmbraos al horror de mis gemidos; 
floridas plantas bellas, 
al eco osafliiftad de mis querellas^ 
dulces fonoras aves, 

la acción temed de mis prodigios graves; 
barbaras , crueles fieras 
snirad las leñas de mi afán primeras^ 
porque ciegos , turbados, 
fuípendidos , coníufos , afluftados, 
Cielos , ayres , peñafcos , troncos , plantas^^ 
fieras , y aves efteis de ciencias tantas, 
que no ha de fer en vano 
el eftudio infernal de Cypriano. . j^ 

Sale el Demonto. ^ 

J>em. Cypriano? C)^^ O fabio Maeftro roio? 

Dem. A qué > ufando otra vez de tu alvedrio, 
mas quede mi precepto, 
con qué fin , por qué caula , y á qué cfcftOjf 
oflfado I ó ignorante, Enojado. 

fales á ver del Sol la hz brillante? 

Cypr. Viendo que yá yo puedo 
al Infierno p#ner aflbmbro , y miedo, 

{)ues con tanto cuidado 
a Magia he eftudiado, 
3ue aun tu mifmo no puedes 
ecir , fi es que me igualas , que me excedeii 
viendo que yá no ay parte 
della , que con fatiga , eftudio , y arte 
yo no la aya alcanzado, 
pues la Nigromancia he penetrado, 
cuyas lineas obfcuras 
me abrirán las ñineftas fepulturas, 
haciendo que fu centro 
aborte los cadáveres , que dentro 
f yranamente encierra 
la avarienta codicia de la tietrSi 
K^KOQcliciKlo (KX guotoi 



»l 



2)e D. Pedro Calderón de la Barcas ^^^ 

á mis voces los pálidos difantos: 

y viendo , en ñn , cumplida 

la edad del Sol , que fue plazo á mi vida} 

pues corriendo veloz áía dilcucfoj 

con el rápido curio, 

ios Cielos cada dia> 

retrocediendo liempre á la porfía 

del natural , en que íe juzga eítrañO) 

el termino fatal cumple oy del año: 

lograr mis andas quiero, 

atrayendo á mi voz el bien que efpero; 

ey la rara , oy la bella 9 oy ia divina^ 

oy la hermoia Jultina» 

en repetidos lazos, 

llamada de mi amor , vendrá á mis brazos^ 

que permitir no creo 

de dilación un punto á mi defeo. 
Dem. Ni yo que le permitas 

quiero , fí es efte el fín que folicitaSt 

con car aderes mudos 

la tierra linea , pues , y con agudos 

conjuros hiere el viento, 

á tu efperanza , y a tu amor atento. 
typr. Pues alli me retiro, 

donde verás que Cielo , y tierra admiro. Va/e^ 
Vem. Y yo te doy licencia, 

porque sé de tu ciencia , y de mi ciencia^ 

que el Infierno inclemente, 

á tus invocaciones obediente^ 

podrá por mí entregarte 

á la hermofa Juftina en efta parte> 

que aunque el gran poder mió 

no puede hacer vaíTallo un alvedrio^ 

puede reprelentalle 

tan eftraños deley tes , que (c halle 

empeñado a bufcarlos, 

y inclinarlos podré , fi no forzatloSt 
Sale Clarín di la cueva. 
Ciar Ingrata deydad mia, 

no JLibi» acdi$m$ s Qoo Libia Icia^ • ^ 



2' 



j JO . .El Mágico prodigio/o. 

llegó el plazo » en que efpero 
alcanzar (i tu amor es verdadero; 
pi|ei yá^^e lo que baft^ 
para ver fi. ercs.cafta , ó haces caita, 
que con tanto cuidado 
aqui la ciencia Mágica he eftudiado» 

fjue por ella hede Vte ( ay de mi trifte! ) 
1 con,Mo(con acafo me ofendiñe: 
Aguados Cielos ( yá otro dixo puros ) 
atended a mis lóbregos conjuros: 
montes::: Oem. Clarín , qu¿ es eflb? 
C/^r. O fabio Maeftro? 
por la concomitancia eftoy un dieftro 
en la Magia , que quiero v^r por ella^ 
fí Libia f tan ingrata , como bella, 
comete alguna vez fupercheria 
en ta fatal elUncia de mi dia. 

Deni, Dexa aqueflT^s locuras, 
y en lo intrincado de e0a$ peíus duras 
afsifte á tu íeñor , para que veas 
( fi tanta admiración lograr defeas ) 
el fin de tu cuidado, 

que fojo quiero eftán Clau Yo acompañado, 
y fi no he merecido 
aver las ciencias tuyas aprendido; 
porque , en fin , no re he hecho 
cédula con ía langre de mi pecho, 
en efte lienzo aora 

Saca uajienzo fació , y efirihe en }l con el deda^ 

avien Ja/i , bicho fanfri. 
( nunca le trae mas limpio quien llora) 
la tiaré , para que mas te eícandjÜces, 
dándome un mogicou en las Latices,. 
que no ferá embarazo, 
íalir de las naricef , u del brazo: 
Digo yo el gran Clarin » que fí merezco 
v^r a Libia cruel > que al diablo ofrezco;:: 

Him. Ya digo que me dexes, 

y que con tu leñpr de mi te alcxes. 

Ciar. Yo lo ha£¿ , no te alcereS| 

guaiK 



De D. Pedro Calderón de la Barca. 5 j i 

guando dada procuro^ 
fin duda que me tienes por feguro* Vaje. 
Vem. £a infernal Abifmo, 

defeiperado Imperio de tí mifmo, 
de tu prifion ingrata, '■ - 

tus laícivos cfpiritus defata, 
amenazando ruina 
al virgen ediñcío de Juftina> 
fu callo peníamiento 
de mil torpes fantafmas en el Tiento 
oy fe informe : íu honefta fantasía 
fe llene , y con dulcifsima harmonía 
todo provoque amoroes. 
Jos pájaros > las plantas, y las flores; 
nada miren fus ojos, 
que no fean de amor dulces defpojos; 
nada oygan fus oídos, 
que no lean de amor tiernos gemidos; 
porque (in que defenfa en fu Fe tenga^ 
oy a bufcar á Cypriano venga, 
de fu ciencia invocada, 
y de mi ciego efpiritu guiada: 

Empezad , que yo en tanto < f •: 

callare, porque empiece vueftro canto. : 

Dentro una voz. deeftavida: 

Cant. i. Qiial es la gloria loayoc ToJ. cant. Amor , amot. 

dcfta vida? Repre/enta Jujlma affgmhrada , /. 

Iodos cant.KtaoXjZtnot. inquieta. ;. ;•;;!/ 

hñentras efta copla fe canta y fe vi /ir/?/». Pefada imaginación, r : . 
entrando por una f yerta el DemO'^ al parecer lifon jera, 

nio , f fale por otra Juftina quando te he dado ocafion, 

huyendo. para que defta manera . 

Cant.i. No ay fugeto en q no impri- aflijas mi corazón? 
el fuego de amor fu llama, (ma Qpal. es la caufa , en rigor, 
pues vive mas donde ama deft« fuego ^ liefte ardor^ 

el hombre , que donde anima; que en mi por inflantes crece?; 

amor folamente eftima que dolor el que padece . ) 

qoanto tener vida fabe, mi featido? Mofe. Amor., amor, 

d tronco , la flor , y el avq Sojsie^oafe mas^ .i i 

Incgo es U gloría mayoc Juft. Aquel jciMlcaoi ^toax^t.^ 



.35^. ^l Mágico 

es quien refpueíla me da, 

enamorando condantc 
á fu coníorte , que eftá 
an ramo mas adelante^ 
Calla , ruiíeñor , no aquí 
imaginar me hagas ya, 
por las quexas que re oi, 
cómo un hombre fenciráy 
fi fíente un pajaro aísi. 
Mas no , una vid ñie lafciva, 
que bufcando fugitiva 
va el tronco donde fe enlace, 
íicndo el verdor con que abrace, 
el pefo con que derriba. 
No afsi con verdes abrazos 
me hagas penfar en quien amas, 
vid I que dudaré en tus lazos, 
fí afsi abrazan unas ramas, 
cómo enraman unos brazos* 
íY fi no es la vid , ferá 
aquel girafol , que eílá 
viendo cara á cara al Sol, 
tras cuyo hermofo arrebol 
fiempre movicndofcvá. 
No fígas , no , tus enojos, 
flor , con marchitos delpojos, 
-que peníarán mis congojas, 
fí aísi lloran unas hojas, 
cómo lloran unos ojos. 
CeíTa , amante ruiíeñor, 
deüincte , vid frondofa, 
párate , inconftanrc flor, 
u decid , qué venenofa 
fur íxa ufaísí Tod. Amor , amor. 
^uft. Amor ? á quién le he tenido 
yo jamás ? objeto es vano; 
pues fiempre defpojo han fida 
•de mi de(dén , y mi olvido 
Lelio, Floro, yCypriano: 
$t Lelio no defprccie? 



proilgiofo. 

á Floro no aborrecí? 
y á Cypriano no trat?; 
Paraje al nombrar Á C/pr¡atu , ; 
de/de allí reprefenu inquieté 
otra vez. 
con tal rigor , que de mi 
aborrecido, fe fue 
donde del no fe ha fabido? 
mas ( ay de mi! ) ya yo creo 
que efta debe de a ver fido 
la ocafion con que ha podido, 
atreverfe mi deíeo; 
puesdefde que pronund^ 
que vive aufente por mí, 
no sé , ( ay infeliz! ) no sé 
qué pena es la que fenth 

Sofsie^afe otra vezm 
Mas piedad fin duda fue ] 
de ver que por mí olvidado 
viva un hombre , que fe vi^ 
de todos tan celebrado; 
y que a fus olvidos yo 
tanta ocafion aya dado. 

Buelve d inauietar/i. 
Perofi flierapieaad, 
la mifma piedad tuviera 
de Lelio , y Floro , en vecda4i 
pues en una prifion fiera 
por mi eftán fin libertad. 

Sojsiegafe. 
Mas ay dilcurfos , parad, 
fi bada fer piedad fola, 
no aco(rpañeis la piedad, " 
que os alargáis de maneíat \ 
que no sé, (ay de mi O^^^ ■ 
fí aora a bufcarle fuera, 
fí adonde el eftá luptera. 
Sa^e el Demonio. 
Dem. Vén , que yo t€ lo dice* 
Jnjl. Quién eres tu ijgue tus entca 

biub 



i 



2>f D. Pedro Calderón de Ja Hartan ^e» 

hafta efte retrete mió, Dem. Vea donde un gufto ce eipcra. 



eílando todo cerrado? 
Eces monftruo , que há formado 
miconfuío deívario? 
t>em. No foy , fino quien movido 
de elFe afcdo , que tvrano 
te ha poftrado , y te ha vencido^ 
oy llevarte ha prometido 
adonde ella Cypriano. 
Jiifi.Vwcs no lograras tu intentOi 
que efta pena , efta pafsioQ 
que afligió mi penfamientOi 
llevó la imaginación» 
pero no el coníentimiento. 
Vem. £1 averio imaginado^ 
hecha tienes la mitad» 
pues ya el pecado es pecadot 
no pares la voluntad» 
el medio camino andado» 
Jujf. Defconíiarme es en vanó» 
aunque pense » q aunque es llano 
que el penfar es empezar» 
ix> efta en mi mano el penfar, 
y efta el obrar en mi mano: 
para averte de feguir» 
el pie tengo de mover» 
y efto puedo refiftir» 
porque una cofa es hacer, 
y otra cofa es difcurrir. 
DiM. Si una ciencia peregrina 
en tí fu poder esfiíerza» 
cómo has de vencer , Juftina» 
fi indina con tanta Aierza» 
oue fuerza al paílb que inclina? 
Jst/f. Sabiéndome yo ayudac 

del Ubre alvedrio mío. 
Dem. Forzarále mi peíar. 
J nft. No íbera libre al vedrio, 
ú fe dexára forzar 
Tira de ella ^jaomáimoverln^ 



Jiifi. E$ muy coftofo eífegufto. 
Dem. Es una paz lifonieca. 
Jufi. Es un cautiverio mjufto. 
Dem. Es dicha. /ii/?. Es dcfdicfea fiera.; 
Dem. Cómo te has de defender, 

fi te arraOra mi po¿er? 
TiTá con mas fuerza. 
Jufl. Mi defcnfa en Dios confiftc. 

• ^ Suéltala. 
Dem. Veicífte , muger, venciftc 

con ío dexarte vencer. 

Mafyá que defta manera 

de Dios eftás defendida» 
m'pena » mi rabia fiera 
ftorá llevarte fingida, 

¿ues no puede verdadera: 
fnefpiniu verás, 

para efte efcdono mas» "^ 

que de tu forma fe informa,- 
y en la fantaftica forma 
disfamada vivirás: 
lograr dos triunfos efpero» 
de tu virtud ofendido» 
deshonrarte es el primero» 
y hacer de un gufto fingido 
un delito verdadero. Va/e¿ 
Jtfi. De eiía ofenfa al Cielo apeloj; 
porque defvanezca el Ciclo 
la apariencia de mi fama; 
bien comoalayre la llama, 
bien como la flor al yelo: 
no podrás::: mas ay de mi! 
á quien eftasiroces doy? 
no eftaba aora un hombre aqui?. 
SI , mas no » yo fola eftoy: 
no » mas si » pues yo le vi: 
por dónde fe fue tan preftc^ 
fi le engendró mi temor? 
mi pcliaro c% xMSdsStfj^. 



^ f ^. El Mágico 

Lifandro , padre 9 fcñor? 

Libia? 

Sale (a Ja uno por fu puerta. 
Úf. Qiic C5 cftü? L¡f>. Qué es cfto? 
JuJÍ. Viftcis un hombre (ay de mi}) 



que aora falló deaquiif 
mal mis icrdichastefifto. 



L¡/. Hombre aquií 

Jují. No le awis vifto? 

Li/. No feñota. 

Jtt^. Pues yo SI. 

iJf. Cómo puede fer , fi ha <lado 
todo efte quarto cerrado^ 

¿/¿. Sin duda , que á MoíconViój 

que tengo encerrado yo t 

. en mi apofcnto. jí />• 

U/. Formado 

cuerpo de tu fantasía 
el hombre debió de fer, 
que tu gran melancolía 
le fupo formar , y hacer 
de los átomos del dia^. 

Ui^. Mi feñor tiene razón. 

Jfifjl. No ha fido (ay de mi!) ilufioD, 
y mayor daño foípecho» 
porque á pedazos del pecho 
me arrancan el corazón: 
algún hechizo mortal 
fe eftá haciendo, contra mi, 
y fuera el conjuro tal, 
que á no aver Dios , defde aqui 
me dexára ir tras mi mal: 
mas ¿I me ha de defcnderi 
y noíolo del poder 
defta tyrana violencia; 
pero mi humilde inocencia 
no ha de dexar padecer. 
Libia , el manto , porque en tanto 
que padezco cftos cftremos, 

tengo de i| ^ TeiBplq Santg 



prodigiafo» 

que can fecreto tenemos 

ios Fieles. 

Saca el manto , y ponefeli. 
Ub. Aqui cita el manto. 
Jajt. En él tengo de templar 
. efte fuego que me abra fa. 
Lif. Yo te quiero acompañar, 
li^. Y yo bolveri á alentar 

en echándolos de cafa. 
Jufi. Pues voy á ampararme afsi^ 

Cielos 9 de vueílro favor 

confio. Lif. Vamos de aqui. 
Jyft. Vueftra es la caufa , Señor» 

bol ved por vos , y por mi. 
Vanje los dos y y Jale Mofean , qn€ ijil 

acechando. 

Mofe. Fueron fe ya? 

Lih. Ya fe fueron. 

Mofe. Con que fufto me tuvieron! 

lib. Es poísible que faiieras 
del apofento , y vinieras 
donde fus ojos te vieron? 

^ofc. Vive Dios » que no he lalido 
un inflante , Libia mia» 
le donde eftuve eícondido. 

I/^.Pues quien el hombre feria? 

Mofe. El mifmo Diablo havrá fidc^ 
que sé yo , no mueftres ya 
por cTo ) mi bien > en&do» 
Sufpira Úbiá. 

£/¿. Noesporeflb. 

Mofe. Que ftrá? 

Lih. Qué pregunta , fi ha que eftá 
un dia enteco encerrado 
conmigo? no echa de ver» L^A 
que avrá también mcneflt( 
el otro fu confidente» 
que llore oy tenerle aufcnte» 
pues no lloré en todo ay^ 

hafc de penfas de nL 



1- 



De D. Pedro Calderón de la 3.irca. 



que muger tan tacü fui, 
que en medio año de aufencia 
falté á la correípondencia, 
que ai fcr quien ^oy ofrecí? 

Mújc. Qué es medio añoí ua.año en- 
ha ya que pudo faltar. (tero 

Lit. Es engaito ^ pues infierpí 
que yo no debo contar 
los dias que no le quiero: 
y fi de un año (ay de mi!) Llora^ 
te di ia mitad a ti, 
fuera injuria muy cruel 
contarfeio todo á él* 

Mo/c. Quando yo , ingrata , crci 
que fuera tu voluntad 
toda mía » con piedad 
haces cuentas? Lité Si , Mofcon» 
porque , en fin , cuenta , y razón 
conferva toda amiftad. 

Aío^c. Pues que tu conílancia es tai> 
á Dios y Libia , hafta mañana» 
folo te ruega mi mal, 
que pues eres fu terciana^ 
no feas fu fíncopal. 

Lih. Ya tú vés que no ay en mí 
malicia alguna. Mo/c. Es afsi. 

I/¿. En todo oy no me has de ver, 
mas no fea menefter 
embiar mañana por tu 

Varf/e , }f pile Cipriano como ajfomhra^ 
do y y Clarín acechando tras tU 

Crpr. Sin duda , fe han revelado 
en los Imperios cerúleos 
las tropas de las Eftrellas, 
pues me niegan fus influxos) 
' comunidades ha hecho 
como el A bifmo profundo, 
pues ia obediencia no rinde, 
que me debe por tributo. 

yna , y mil veces d viento 



5jy 



cftremczcoá misconjuros» 
y una , y mil veces la tierra 
con mis caradéres íulco, 

* fin que me ofrezca a mis-ojo»- ^ 
el humano Sol que bjirco>.;Vv ^ . 
el Cielo humano qive e(]pi(T0 ' 
en mis brazos. . *' 

C/^r. Eífo es mucho? . <.;;.. 
pues una , y mil veces yb^ ' ; > 
hago en la tierra Ilibu jos; 
una ^ y mil veces el viento 
á puras voces aturdo, 
y tampo(:o víenpLibi v - 

C/p. gila ve? fola jtffumo 

bolver a invocaría. E feúcha, \ ^ 
bella Juftina. • 

Sale la que hace i Jufilna con wáw- 

to como tur I? a da ^ por una puerta , y 

Je fentra huyendopor la otra 9 y vá 

tras ella Cyprmo turkado y / 

Qarin túrbalo y dando hnel-- 

tas con miedOf 

fufiín.Yi efcucho, 

que forzada de rus voces, 
aqueftos montes difcurro: 
qué me quieres ? qué me quieres, 
Cypriano? 

Cypr. Eftoy confufo! 

Jitflin. Y paes que ya:;; 

Cypr. Eftoy abforto! 

J/i^.Heycnido::: 

Cypr. Qué me turbo? 

Ju/i. De la fuerte;:: 

Cypr. Qué me efpanto? 

Juft. Que me halló el amor::; 

Cypr. Qué dudo? 

Juft^ Donde me llamas. 

Cypr. Qué temo? 

Juft. Y afsi con la fuerza curai?lo 
del ccvc^vwo > V\^ v^íxvew^^^^ 



^<^ 



35^ " ElMa¿m 

del monee ta vida huyo. 
Cuhrefe el roftro con il mantoi 
y vafe. 
Cjpr. Efpera , aguarda , Juftina: 
mas que me airombro , y difcurro? 
ícguirela . y cftc monte» 
donde nú ciencia la cruxo, 
teatro (era frondofoy 
ya que no tálamo rudo, 
del mas prcdigbfo amofi 
que lia vifto el Cielo. Vafe. 
Ciar. Abernuncio 

de muger ^ que viene á fer 
novia ) y viene oliendo á humo: 
pero debió de cqgerla 
del encanto l(A:>roluco 
foplando alguna colada» 
ó cociendo aigun menudo. 
Mas no , en cocina , y con manto? 
de otra fuerte ladiículpo: 
íin duda debe de fer, 
aora he dado en el punto» 
que una honrada nunca huele 
mejor , cogida de fuílo. 
iYá la ha alcanzado , y con ella 
de aquefte valle en lo inculto» 
luchando á brazos enteros» 
que á brazos partidos » juzgo 
que hiciera mal en luchar 
el amante mas forzudo. 
A efte mifmo fitio buelven; 
dtfJe aqui acechar procuro, 
que deíbo faber como 
fe hace una fuerza en el Mundo. 
tf con Je fe ^ f fale Cypnano , traj/en^o 
ab' azaJa una prrfona , cuhierta con 
mahto , y con veftuio parecido al de 
Jujiina , que es fAcil , fiendo ne^ro 
el manto » / vefiidos ; / han de venir 
4e fuerte ^ que ion facilidad fe quite. 



Vriiigiúfo. 

todo ,/ auede un efqueleté , fue ha da 

Mar y b hundirfe , como mejor pareciere^ 

como fe haga con velocidad ; si tíen 

fer i mejor defaparecer par, 

/I viento. 

Cjpr. Ya jbcllifsima Juftina, 
en efte fitio , que oculto» 
ni el Sol le penetra á rayos,; 
ni á fóplos el ayre puro» 
ya es trofeo tu belleza 
de mis Mágicos efludios» 
que por confeguirte » nada 
temo 9 nada difículto: 
el alma , Juftina bella» 
me cueflas ; pero yá juzgo, 
íiendo tan grande el empleo, 
que no ha lido el precio mucho; 
corre á ia Deidad el velo» 
no entre pardos » ni entre obfcuios 
zelagesfe efconda el Sol, 
fus rayos obftenre rubios. 

Defcuhrela ^ y ve el cadáver. 
Mas a y infeliz ! qué veo? 
un yerto cadáver mudo 
entre fus brazos me efpera? 
Quién en un inflante pudo I 

en facciones del mayadas 
de lo pálido » y caduco, 
dcfvanecer los primores 
de lo rojo , y lo purpureo? 

Efquei Afsi , Cypriano, fon 
rodas las glorias del mundo. 

Defapar ce y Jile Clarín huyendo ^/ 
je ahraza cou I Cyp^iano. 

Ciar. Si alguien ha uiencftcr micdo^ 
yo tengo un pico , y un mucho. 

Cjp. Eipera , fúnebre lombra, 
ya con otro fin te bu ico. 

Ciar. Pues yo 1ü'> fúnebre cuerpo^ 

ou echas de verlo en el buir(¿ 



Qp; 



I 



2>r D. Peár^ CáUtrw de la Bares: 



C/pr. Quiin eres? 

Ciar. Yo cftoy de fuerte, 

que aun quien lóy creo que dudo* 

Cj'pr. Vifte en lo raro del viento» 
ü del centro en lo profundo» 
yerro un cadáver , dexando 
en (eñas de polvo ^ y humo» 
deívanecida la pompa» 
que llena de adornos truxoí 

C/ar. Aora fabes queeftoy 
fu jeto a los i níbrtunios 
de acechador? 

O^r. Qué fe hizo? 

Oar. Deshizofe luego al punto* 

Cjpr. Bufquemosle. 

C/ar. No bufauemos. 

Cypr. Sns deíengaños procuro. 

Ciar. Yo no , feñor. 

Sa/e elDemenw. 

T>em. Julios Cielos, 

í¡ juntas un tiempo tuvo 
mi ser la ciencia » y la gracia^ 
quando ñii efpiritu puro» 
la gracia fola perdí» 
la ciencia no : Cómo injuftos» 
ü efto es af>i « de mis ciencias, 
aun no me dcxais el ufo? 
Sin Vi* le. 

Cjfpr, Lucero , fjbio Maeftro? 

dar. No le llames , que prefunio 
que venga en otro cadáver. 

Hem. Qu6 me quieres? 

Cjpr. Que del mucho 
horror que padezco abforco^ 
refcates oy mi difcurfo. 

Cl4r. Yo que no quiero refcates» 
por efte lado me efcurro. Va/e. 

typr. Apenas fobre la tierra 
herida acentos pronuncio, 

guando en la acción , q alia cftaba 



^557 



Juftina , divino affnnto 
de mi amor ^ y mi defeo$ 
pero para qué procuro 
contíirtc lo que yá fabes? 
Vino , abrácela , y al punto 
que la defcubro , ( ay de mi!) 
en fu belleza defcubro 
un efqueleto , una eftatua, 
una imagen , un tralTunto 
de la muerte , que en diíHntas 
voces me dixo : ( ó que fufto! ) 
afsi » Cypriano , fon 
todas las glorias del mundo^ 
Decir que en la Magia tuya» 
por mi execntada , eftuvo 
el engaño , no es pofsible; 
porque yo , punto por punto 
la obre $ y aunque errar pudieflc 
de fus car aderes mudos 
una linea , ni una voz 
de fus mortales conjuros: 
Luego tu me has engañado» 
quando yo los exccuto, 
pues folo fantalmas hallo» 
adonde hermoíurcis bufeo* 

Dem. Cypriano , ni huvo en ti 
defedo , ni en mi le huvo: 
en ti » fupuefto que obrafte 
el encanto con agudo 
ingenio : en mí , pues el mió 
te enfeñóen él quanto fupo» 
El aflíombro que has tocado» 
mas fuperior caula tuvo: 
mas no importará , que yo» 
que tu defcanío procuro» 
te har¿ dueño de Juftina, 
por otros medios mas juftos. 

C^^r. No es eífe mi intento yi, 
que de tal fuerte confufo 
cílc cfpantopQC hadcxadQ> 



^8: . • El Maguo 

qiic no quiero medios tuyos. 
Y afsi i pues que no hascumpUclo 
las condiciones que pulo 
mi atnor ^ folo de tí quiero, 
ya que de tu vifta huyo, 
que aii cédula me buelvas, 
pues es el contrato nulo. 

Dem. Yo te dixe , que te avia 
de cnfeñar en elle eftudio 
ciencias que arraer pudieíTen 
de tus voces al impulfo 
á Juftina ; y pues el viento 
aqui a Juílina te truxo, 
válido lia fído el contrato, 
y yo mi palabra cumplo. 
* Cypr. Til me ofrccilte , que avia 
de coger mi amor ci fruto, 
que lembraba mi efperanza 
por eftos montes incultos* 

V^m. Yo me obligue , Cypriano, 
folo a traetla. 

Cjpr. Eflb dudo, 

que a dármela te obligaíle. 

Dem. Ya la vi en los brazos tuyos* 

Cyfr. Fue una lombra. 

Dem. Fue un prodigio. 

Cyfr. De quicnf 

Dem. De quien fe difpufo 
á ampararla. 

Cypr. Y cuyo fue? 

Temblando elDemoaio, 

Dem. No Quiero decirte cuyo. 

C/pr. Valdréme yo de mis ciencias 
contra ti : yo te conjuro, 
que quien ha (¡do me digas. 

Dem. Un Dios , que á (u cargo tuvo 
á Juílina. Cj^pr. Pues que importa 
folo un Dios, puelto q ay muchos^ 

Dem. Tiene eíle el poder de todos. 

0/r. Luego íolaiDCüte es unoj 



pfodig;o/ó. . /> 

pues con una voluntad 

obra mas que todos juntos. 
Dihi. No se nada , no se nada* 
Cjpr. Ya todo el p^Cto renuncio, 

que hice contigo ^ y en ooiAbce ' 

de aquelTe Dios , te pregunto, 

que le ha obligado á ampararla! 
Hace fuerza per no decirlo, 
D^.Guardar fa honor limpio , y pura 
Cjpr* Luego efle es fuma bondad, 

pues que no peiimice in falto. 

Mas que perdiera Juílina, 

fí aqui fe quedaba oculto? 
Dem. Su honor , (i lo adivinara 

por fus malicias el vulgo. 
Cjfp. Luego eíTe Dios todo es vifta, 

pues VLÓ los daños futuros. 

Pero no pudiera fer 

fer el encanto tan fumo, 

que no pudiera vencerle? 
Dem, No , que fu poder es oittcho* 
Cyp.l;\\cgo eífe Dios todo es manos, 

pues que quifo quantopudo. 

Dime , quien es eíTe Dios, 

en quien oy he hallado juntos 

fer una fuma bondad, 

ícr un poder abfoluto, 

todo vida , y todo mano$, 

que ha tantos años que bufeo? ^ 
Dem.J^Qlosb. 
Cypr. Dime , quien es? 
Ve. Con cuanto horror lo pronuncio! 

£s el Dios de los Chriítianos. 
Cypr. Qiie es lo que moverle pudo 

contra mi? 
D^m. Serlo Juílina. 
Cjfpr. Pues tanto ampara á los fuyos? 
Dem. Si, mas yá es tarde , ya es tarde 

para hallarle tu , íi juzgo, Kaíiofi. 

que íiendo tu eíclavo mió, ^./ 



De D. Pedro Caíátron de ta Bares: 

no has de fer vaflallo íuyo« á mi no podrá librarme? 



Jíí>. 



Üypr. Yo tu eíclavoí 
Vew. En mi poder 

tu ñrma eftá. 
Vjfr. Ya preíumo 

cobrarla de ci > pues fue 

condicional , y no dudo 

quitártela. 
Vnn. De que fuerte? 
Cypr. De e(\a fuerte. 
Saca la ejpada ^ tiraU al DemenWf 

y no le encuentra. 
j)efn. Aunque defnudo 

el azero comra mi 

eígrimas » fiero. ^ y fañudoi 

no me herirás > y porque 

dcfefperen tus difcurfosi 

quiero que fepas > que ha fido 

el Demonio el dueño tuyo* 
C/p. Qué dices? 
Dew. Que yo lo foy. 
CjpX^on quanto aflbmbro te efcuchol 
Vifn. Para que veas > no folo 

que eidavo eres i pero cuyo. 
Cyp. Efclavo yo del Demonio? 

yo de un dueño tan injuftoí 
Vew. Sí 9 que el alma me ofrecifte^ 

y es mía defde aquel punto. 
Cyp. Luego no tengo cfperanza^ 

favor y amparo , ó recuríÓ9 

que tanto delito pueda 

borrar. Dem. No. 
^r. Pues ya que dudoí 

'No ociofamwti«« ««> mi mano 

efte aqueftc azeró agudo» 

paflandome el pecko , fea 

ntTotantario verdugo: 

Mal qué digo ? quien áe ti 

ühRici Jttftina pudo¿ 



Vem. No > que es contra ti tu infulto^^ 

él no ampara los delitos» 

las virtudes SL 
Cjp. Si es fumo 

fu poder » el perdonar» 

y el premiar , fcrá en él uno. 
Dem. También loferáel premiárjf 

y el caftigar , pues es juíio. 
C/pr, Nadie caftiga al rendido; 

yo lo eftoy , pues lo procuro. 
DiM. Eres mi efclavo , y no puedes 

fer de otro dueño. 
Cjpt. Eftb dudo. 
Dem. Cómo > eíiando en mi podec 

la firma > que con dibujos 

de tu (angre efcrita rengo? 
Cppr. El que cs poder abfoluto» 

y no depende de otro, 

vencerá mis infortunios. 
Dem. De qué fuerte? 
Cppr. Todo es vifta, 

y verá el medio oportuno. 
Dem. Yo la tengo. 
Cypr, Todo es manos, 

él fabrá romper los nudos. 
Dem» Dcxaréte yo primeio 

entre mis brazos difunto. 
Luchan les dos. 
Cpp. Grande Dios de ios OriflianoSj^ 

á tí en mis penas acu^o 
Arrójale de fus hfsizos. 
Dem. EíTe te ha dado lamida. 
^^•Mas me ha de dar pues le bufeo. 
Vaje cada uno por fu pieria , p Jalen e\ 
Qmermad^r % Fatio^ 
JMte. 
Cov. Cómo ha fxk> ia prifion? 
fat. Todos en fa Iglefia eCUba^a 



^6o E¡ Magic§ 

eícondidos ) donde daban . 

á fu Dios adora cioni 

llegué con armadas geüccs> : 

toda lá cafa cerqué» 

prendilos y y los llevé 

á cárceles diferentes: 

y el fucellb > eo fin , concluyo 

con decir , que en ella ruina 

predi a la hermofa Juftinay 

y a Lifandro i padre fuyo. 

Gov. Pues fi riquezas codicias^ 
pueftos , honores ^ y mas» 
cómo eflas nuevas me das» 
fabio 9 íin pedirme albricias? 

Fab. Siafsi eltimas mis íuccflbs» 
las que me has de dar no ignoro. 

Gov.DuFah. La libertad ae FiorO| 
y Lelio , que rienes preíos. 

Golf. Aunque yp con fu caftigo 
parece que efcarmentac 
quife todo efte Lugar» 
(i la verdad , Fabip > digo: 
otra es la caufa porque 
prefos han vivido un año» 
y es » que afsi de Lcllo el daño» 
como padre afle^uré: 
Floro fu competidor 
tiene deudos poderofos» 
y eftaido los dos zelofos» 
y empigados en fu amor» 
temí » q^e avian de bolver 
otra vez i la queftions 
y hafta qiitar la ocafion» 
no me quih reíblver; 
con efte intento bufcaba 
algún color ion que echar 
a Juftina del Lugar: 
pero nunca le encontraba: 
y pues fu virtud fingida. 



pr¿digiof9. 

no folo ocafion me da 
oy de dcftcrrarla ya, 
ñus de quírarla la vida» 
no eftén mas prefos » y afsi» 
á fus priíiones irás» 
y con brevedad traerás 
á Lelio 3 y a Floro aquí. 

Fak. Befo mil veces tus pies, 
por mctced tan peregrina» 
Vafe Fdhw. 

Gov. Yá eftá en mi poder Joftina» 
prefa , y convencida : pues 
qué efpera mi rabia fiera» 
que yá en ella no ha vengado 
los enojos qu? me ha dadc^ 
A fangrientas manos muera 
de un verdugo : vos mirad» 
que aqui la traygais » os mandO| 
oy á la vergüenza » dando 
efcandalo en la Ciudad: 
porque fi en Palacio e(U, 
oada á darla vida bafte» 
Salen Patio » Lelio ^y Flora. 

Fab. Los dos » por quien coAnafte» 
eftán átus planusyá. 

L^l. Yo » que al fin » folo defeo 
parecer tu hijo eíta vez» 
mirándote como Juez» 
con los temores de reo; 
Cno como padre ayrado, 
con los temores de hijo 
obediente. 

Flor. Y yo colijo, 

viéndome Uw a lUmado» 
que es para darme » fi^or, 
caftigos» que no merezco» 
pero á tus plantas me ofinnco. 

Gov.htíúc, Floro» mi rigoCt 

jufto ^A los dos ka üdo, 

por- 



2>e D. Pedfo Calderón de U Barea; 3 i i 

porque fi no os caftigara» xCjp. Governador de Antioquia» 



padre , no Jücz me mofirára> 

pero teniendo entendido, 

que pn los nobles no duró 

nunca el enojo ^ y que yá 

quitada la caufa eftá» 

intento piadoío yo 

haceros amigos luego; 

en mueftras de la amiftad, 

aqui los brazos os dad. 
t^el. Yo el ventutoío á fer llego 

en fer oy de Floro amigo. 
Flor. Y yo de que lo ferfe 

doy mano » y palabra. 
fftven Enfee 

de eflb , á libraros me obligoj 
: qoc fí el defengaño toco 

que de vueftro amor tenéis^ 

no dudo que lo fereis. 
Dim. Guarda el loco, guarda el locQ. 
Govern. Que es efto?' 
¿^..Yoloiré á ver. 

Llfg;a i la puerta ,jr budve Imge. 
Utev. En Palacio tanto ruido» 

de qué puede haver nacido? 
FÍ0r. G^n caufa debe de íer* 
l^L rAqoQÍle ruidp y fcñor, 

(cícttcha un raro fuceíTo) 

es Cypriano , que al cabo 

de tangos días ha buelto 

loco , y fin juicio á Antioquia , 
Vhr. Sin duda 9 que de fu ingenio 

la futileza le tiene 

enaqüefte cfte eftado puefto. 
Tei. Guarda el loco , guarda el loco. 

Salen todos ^ y Cypñane medio 

difnudo. ' .4 
CT^'^.NuDca yo he eftado mas íuerdo, 

que vofotros fois los locos. 
Gev. Cypriano > pu«$ que es efto? . 



Virrey del gran Ccfar Decio, 
lloro , y Lelio , de quien fui 
amigo tan verdadero^ 
nobleza iluftre , gran plebe, 
citadme todos acentos, 
^ue por hablaros á todos 
juntos , á Palacio vengo^ 
Xií> íby Cypriano , yo fui 
por mi eíludio , y por mi ingenio 
aílombro de las efcuelas, 
y de las ciencias portento. 
Lo qqe de todas íáque> 
fue una duda , no fa lien de 
lamas de una duda fola, 
confufo en mi entendimiento; 
vi a Juftina , y en Juílina 
ocupados mis aíedus, 
dexé á la doda Minervaj;^ . 
por la enamorada Venus: 
de: fu virtud defpedido» 
mantuve mis fentimientos^ 
hada que mi amor , paiTando 
de un eftremo en otro eftremo^ 
a un huefped mió y que ¿el Mac 
le dio mis plantan pf^rpuerto^ 
por Juftina ofrecí elalnii» 
porque me cautivó a un tiempo , 
el amor con la efperanza> 
y con ciencias el ingeniOi, 
Defte difcipulo he fidO) 
eflas montanas vi viendo^ 
a cuya dofta fatiga 
tanta admiración le debo, 
que puedo mudar los montes 
defde un afsiento á otro afstento> 
y aunque puedo «ftos prodigios 
oy executar , no puedo 
atraer una hetmofuta 
a la voz de mi deÍM* . 



3^1 El Marico 

Lacaufa de no poder 
rendir e0e monftruo bello» 
es» que ay un Dios qae la guarda, 
en cuyo conocimiento 
he venido á confeffarle, 
por el mas íiimo , y inmenfo: 
£1 gran Dios de los Chriftianos ' 
es el que á voces conficflb, 
que aunque es verdad que yoaora 
cíclavo íoy del Infierno, 
y que con mi fangre miíma 
hecha una cédula tengo, 
con mi fangre he de borrarla 
en el Martyrio que efpcro. 
Si ereí Juez , (i a los Chriílianos 
perfigues duro ^ y fangriento, 
yo lo íoy , que un venerable 
anciano , en el monte mefmo 
el carador me imprimió, 
que es fu primer Sacramento. 
£a pues , qufe aguardas? Venga 
el verdugo ^ y de mi cuello 
la cabeza me divida, 
ó con eftraños tormentos» 
acrifola mi conftancia: 
qua yo rendido , y refuelto 
á padecer dos mil muertes 
eftoy , porque á fabcr liego, 
que fin el gran Dios que bu(cO| 
que adoro , y que reverencio. 
Jas humanas glorias fon 
polvo , humo , ceniza , y viento* 

Dexafe cáer boca aiaxo en el fuelo^ 
como defmáfaio, 

7 ov. Tan abforto, Cypriano, 

me dcxa tu atrevimiento, 

que imaginando caftigos, 

a ninguno me refuelvo* 

JPi/anéle. 

Levántate. 



Pfodigiofo. 

Flor. Defmayado, 
es una eftatua de yelo. 
Sacan prefa i Juftina. 

Cria. Aqui eftá , feñor , Juftina. 

Gov. Verla la cara no quiero; 
con eíTe vivo cadáver 
todos Ibla la dexemos$ 
porque ceifrados los dos^ 
quizá mudarán de intento, 
viendofe morir el uno 
al otro : ó fañudo , y fiero, 
fi no adoraren mis Diofes, 
morirán con mil tormentos .Fíi/r. 

Leí. Entre el amor ,.y el efpanto, 
confufo voy , y fufpenfo. Vafe. 

Flor. Tanto tengo que ícntir, 
que no s^ qué es lo que fiento.F2^ 

fnft. Todos os vais (in hablarme? 
quando yo contenta vengo 
a morir « aun no me dais 
muerte , porqué la deíeo? 

Al irfe tras ellos , repara en Cy^ianP^ 
Mas fin duda es mi caftigo 
cerrada en efte apoíento, 
darme muerte dilatada, 
acompañada de un muerto, 
pues iolo un cadáver me hace 
compañia : 6 tíi , que al centro 
de donde fatifte buelves, 
dichofo tu> fí te ha puefto 
CQ efte eftado la F¿ 
que adoro. 

Cpp* Monfiruo fobervio, 

qué aguardas, que no deíatas 
mí vida en::: 

Vela , / Uvantafs. 
Válgame el Cielo! 
tiU> es' juftina la que miro? 

Jnft. No es Cypriano el que veo? 

Cjp.JAii Qo es cUa , que en el ayiA 



De D. Pedro CaUerm de Is Barca. 565 

la finge mi penfaoiienco. para mi perdón? 



JaJÍ. Mas no es él, por divertir me^ 
íantafmas me finge el viento. . 
Kecelandofe uno de otro. 

Cyp. Sombra de mi fantafia» 

Ju/t. Ilufion de mi defco, 

Cjp. Afibmbío de mis fentidos, 

Juft. Horror de mis penfamieDto% 

Cyf. Qu^ me quieres? 

5»/?/ Qué me quieres? 

Cjf. Yá no te llamo i á qu^ efcdoi. 
vienes? 

fuft. A qué efedo tu 

me bafeas \ Yá en ti no pienfOf: 

d/p. Yo no^te bufeo., Juftina.. j 

jmft. Ni yo á tu llamada vengo. , 

Cjp. Pues cómo eftás aqui? 

Jafitn. Prefa: 

y tu? Cyp. También eftoy prefo: 
pero tu virtud , Jyftina, 
dime 9 qué delito ha hecho? 
Sqfsie^anfe los dos. 

^afi. No es delito , pues ha fido. 
por el aborrecimiento 
déla Fé de Chrifto» á quien» 
como a mi Dios ^ reverencio. 

€;p. fiíenfe lo debes » Juftint,i 
que.tienes uo Dios taii bueno» 
que vela en defenfa tuya, 
haz tu que eícuche mis raegosp 

^ufí. Si turi i íi cpn f^.lcmn^s. 

Qyp. CqxÍ ,¿lla le llamo ; pero 
aunque del f^o defconno» 
mis eílrañas culpas temo. 

Jnft. Confía. 

Cjp. Ay que inmenfos fon 
m(( delitos. . 

^mJI. M^ inmenfos 
fon fus & Y^^* - 



. I :> 
I 



1 r 



Juftin. Es cierto. 

Cjp. Cómo fi el alma hcentreojado 
al Demonio mifmo» exi precio 
de tu hermofura?- 

Jujl. No tiene 

tantas Eílrellas el Cielo, 
tanras arenas d Mar, 
tantas centellas el fiíego» 
tanto$ aromos el dia» 
ni tantas plumas el viento» 
como él perdona pecados. 

Cjp. Afsi y Juftina > lo creo» 
y por él daré mil vidas: 
pero la puerta han abierto. . 

Saca Patio pnfos í Mojcon » tlarin^ 

f Libia. 

Fat. Entrad » que con vueftcos amos 
aqui aveis de quedar prefos. 

Ub. Si ellos quieren fer.Chriftianos» 
acá qué culpa tenemos? 

Me/. Mucha y que los que fervimos» 
C harto gran delito hacemos. 

€lar. Huyendo del monte vine 
de un .ricígo a dar á otto rieígo. 
Sale un criado. 

Criad. A Juftina , y á Cypriano 

el Governador Aurelio 
. llama. 

7^. Feliz yo mil veces» 
fies para el finquedefeo: 
. pp jte.acobardes , Cypriano* 

C/p. Fé , ys^lor , y animo tcogp» 
que li de mi efclavitud 
la vida ha de fer el precio» 
quien «1 alma d^ó por t\| 
a hará en dar por Dios el cuerpo? 

JFii/7. Que ^te queria en la muerte 
dixe^ y pues á morir liego 
contigo , Cypriano » yá 
Zz z 



j ¿4 El Mágico proiighfo. 

cumplí mis ofrecimientos. Mo/c. Que confufion! que porrcntol 

Gqv.S\t\ duda fe ha deíplouiado 
la maquina de los Ciclos. 
Suena la tempefiad. 
pah. Apenas en el cadahalfo 
cortó el verdugo los cuellos 



Yanfe , y quedan Mifcon , Liína , /i 

Úarin. 

Mi^fc. Qi\e contentos á tnorir 
van! L/¿, Mucho mas contentos 
los tres á vivir quedamos. 

Cía. No mucho , que falta un pleyto 
que averiguar 5 y aunque cfta ' 
no es dcaíion , por (i luego 
no hay lugar ^ no ferá juiU> 
que echemos a mal el tiempo. 

Mofe. Qjíe pleyto es cíTc? 

Car. Yube eftado 
aufente;:: Lih. Di. 

Ciar, ün año. entero^ 
y un aiVo Mofcon ha (ido 
fin mi intermilsion tu due5o> 
y á rata por cantidad, 
puraque iguales eUemos, 
otro aiki has- de fer mia. 

1/ . Pues de xm prefumes e(lb» 
que avia de hacerte ofenfa? 
Los días lloraba enteros, 
qudme' tocaba llorar. 

M^ft. y yo íby f eftigo dcUo, 
que el dia que no eta mió, 
güftrde á t u am i ftad rcftiero. ^ 

Uh. No era-oy dia de pkgaria.' : 

ala. Si era , que fi bien me acuerdio», 
el dia quo'me aufente ■ • 

era mío. L\b. Eflc fue yerra- ^^ 

M j .Va se en lo q el y«rro*a eftado 
elle fue año de biliefta, ^ 

y fueron pares los días. 

Ciar. Yo me doy por fatisíechof 
porque no l6 ha de apurar 
todo el hombre : mas que es eífo? 

Suena fran rkidúde t€mpefiad^/ /aUif\ 
iodos aihretaJofm 

Úh. La cafa íe viene ab^xo, ^ 



, :# 



de Cypriano , y de Juftina, 
quando hizo fentimiento 
toda la tierra. £^/; Una nube^ 
de cuyo abra fado feno v 
abortos horribles fon 
los relámpagos , y truenos^ 
' fobre nofotros cae. Fió. Della 
un disforme mbñfttuahor rendóte 
en iasefcamadas conchas 
de ana fierpc faíe : y puerto 
fobre el cadahalfo , parece^ 
que nos llamará fu ulencio. 
B^ofe haga corno mejor pareciere , il 
cadahalfo Je de fciibrir A con laica hezas^ 
y cuerpos ^y el Dunonto en lo alta ' 
fohre una fierpc 
Dcm. Oíd f mortales » oíd» 
lo que me mandan los Cielosjj 
que en defenfa de Jurtina 
naga á todos manifíefto» 
^ Yo fui , áuien por disfamar 
fu^irtttd , formas ñogiendo^ 
fu cafa efcalé , y entrb 
harta íu miímo apofento: 
y "^rque nunca padezca 
fu hoñefta fama delprecios^j 
a reftitair fu honor 
de aqueft^ manera vengo« 
Cypriano , que con ella 
yace en feliz monumento, 
file mi efclavo i m4s borrando 
con la fangre de (u cuello 
la cédula que m¿ hizo, 

h^dcxadoeabUncocliiensoí • ' 



De D. Prdf$ Caldcr$n de U Seres. 



2 ias vT^r^ra* fubi^ndo 
del Sacro Soiio de Dios, 
viven en iiiejor imperio» 
Efta es la verdad , y yo 
ku digo I porque Dios mefmo 
me fuerza á que yo la diga, 
tan poco enfcñado á hacerlo. 
Cae velozmente , y htíñdeje^ . 

Lilh. Qub aíTombro! 

(Rfor. QiM5 confuGont \ 

ÍH. Qué prodigio! 

¡^fc^ Que pocteatol 



í^s: 



Gov. Todv>s eflds fon encantos, 

que aqucfte Mágico ha hecho 

en fu muerte. 
Flor. Yo no sfe 

(i lej dudo , ó (i los creo. 
Ltl. A mi me admirad penfatlosj 
CUr. Yo folamcnte refuelvoí 

que (i el es Mágico « ha fido 
' . el Magico.de los Cielos. 
Mtfc. Pues dexando4:n pie la dudaí 

dtl bien f^rtido amor nueílto^ * 

al Mágico prodigiofo 

fiedid padoQ de los y crrosi 



••«- 



Z l N, 



1 • 



■» 



?i 



: n 



, / 



I , 



« 



• *■••; 



4 



f,^« 



-. 'T- 



• I 



:i C'^r.l .A í 



. <i ' 



>'l 



* , 



í 




^66 



LA GRAN COMEDIA. 




ESTA 

QUE ESTABA. 



t* •< 



. w 



DE DON PEDRO CALDEROl 

de la Barca. 



i 



PERSONAS QUE HABLAN EN ELLA^ 



Flora y dama. 
Laura , Jama. 
Silvia ) criada. 
Nifi , criada] ^ 
CarhsColomtC ¡^ 
Dinero ^ criado. 



•t 



I 



Arnaldo. 
Fabio. 

D^nCefar yVtejo. 
Ciljo^y Alcaydt. 
Jutíé^ criado. 
Criados. 



Flor. 



JORNADA PRIMERA. 

Salo Flora quitando/e el manto 9 / poniendo/e airo ve/tido^ 

f Silvia , criada. 
Ame prefto otro veftido, que Alemania , agradecid^i 



I I quitaroeeftetrage prefto 
5/7. Qu¿ traes , feñora? qu¿ es efto? 

que tienes? qué ha fucedido? 
Flor. Pierdo en penfarlo el fentido} 

mira en decirlo qué har¿? 
iS'iVz;. La ropa eftá aqui. 
Flor. Aun no sé 

fí eítoy fegura. 
Silv. Señora, 

en tu caía eftás. P/or. Aora 

loque ha paíTado diré: 

iYá íabcs las grandes fieftas^ 



de íu gloria a la tortuna, 
como al Cielo de fus dichas^j 
previno al recibimiento 
de la gallarda Maria» 
feliz Infanta deEfpaoa» 
y Rey na feliz de Ungria. 
Ya fabes que mas que todas^ 
efta famofa Provincia 
de Bohemia fe moítró» 
como noble , y como rica« 
ácuyo aplaufo la fitma, 
coQVoce&mil repetidati 

0»M 



De D. Pedro Calieron 
ú ió al mayor teatro 
ló el Sol , en quantos gira 
los de vidrio , y nieve, 
: que el Alva le riza 
rfpa melena de oro, 
que (a noche fria 
icím^kriña y tiendo 
c de la edad de undia, 
: el Oriente al Ocafo, 
í 9 y marmol j cana , y pyra. 
tarde , que el Danubio 
Circo , donde avia 
r un torneo de agua 
rfta 9 porque de embidia 
tierra , no muriefle; 
lo que ella merecía 
>rc cfi fu esfera á fu Sol: 
ima Laura mi amiga^ 
vecina , con quien 
jardines confinan, 
nbió con un criado 
ir 5 que fi queria 
aliarme disfrazada 
Ffíeftasprevenidas; 
por fer las fieftas de agua, 
r,ni balcón avia 
c verlas , que falieflfe 
irpiñola vcílida, 
rebozo las dos, 
amos divertidas 
' la tarde , gozando 
ladc'fde iaorilla«^ 
pues , que con decir yo, 
neccíTino que diga 
pues diciendo mugcr, 
nlequencia es precifa, 
revenir losfucdTos 
refaltarme podían 
ic alguien me conocicífe, 
i^aura fui , donde avÍ4 



ie té Barca. j 6j^ 

fobre la encrefpada felva, 
fobre la campaña riza. 
Abriles fingiendo , una 
Primavera fugitiva; 
porque de enramados barcoSj; 
y de toldad is barquillas, 
portátil monte de rofas 
era la viftolá Isla. 
En una galera hermofa, 
que defde el tope a la quilla 
era afcua de oro , á pelar 
de tantos crilUles , viva} 
en el rio entró la Reyna; 
a cuya agradable vifta 
hicieron ialva las ondas, 
íiendo con dulce armonía 
ruifeñoresde metal 
caftones , y chirimías. 
£1 mantenedor::: mus donde 
voy? pues no es bien que repitii 
;uftos quien Gente pelares, 
eftas quien Hora defdichasi 
dexémos á los gozofos 
las fieftas , ellos las digan, 
y no hablemos de fus glorias, 
adonde ay defgracias mias. 
Eílabamos defde lexos 
las dos $ pero no fingidas 
tanto , que la novedad 
no defpertaflfe la embidia. 
De los q.ie mas nos figuieron, 
fue uno Arnaldo , con quien iba 
Licio , mi primo , y mi amante, 
con quien mi padre porfia 
que me cafe , á mi diígufto, 
(^ub imprudente tyrania!) 
de Arnaldo , y Licio , en efe^lo, 
feguidas , y perfeguidas, 
h mi petar , no de Laura, 
foimos , porque entretenida, 



?¿8^ Mejor^itfta , 

m . dio á entender , que guftaba, 
::.• ,6 no fcA milicia, 
áz que /viTnaldo la figuicíTe: 
1 jcric injarta! pena clquiva! 
Líyio , que á fu amigo yá 
bien entretenido mira, 
embidipfo , 6 Cortelano, 
(todo es una cofa mifma) 
quilb darme á mi conmigo ^ , 
eelQ3j que en la Corte , Silvia, 
ay miichos hombres , que aman 
por lolo hacer compañia. 
iVo , que vi , que yá conmigo 
la platica diíponia, 
por no rcíponderlc , y fcr 
en el tiabU conocida, 
bolvi al defcuido la efpalda» 
y viendo que me feguia, 
(ó cjuanio yerra el temor!) ; 
B* un tbraftero , que iba 
con un criado::: 

Dentro Arnaldo , / Cilio. 

^Arna^d. Matadle. 

Celio. Muera* 

j?/<?r.. Que voces , qufe grita 
es eíla? 
sale Carlos con la efpada deCni^da. 

CjrL vSi en la hermoíura 

ay piedad ; y oy no fe implican 
piedad , y hcrmofura , pucfto 
que fiempre fon enemigas: 

I .vucdro (agrado le valga, 
pignoras , á una vida« 
coma quien oy de los hados 
le han conjurado las iras. 

^jírn.deif. Entrad,no importa que fea 
,. éfta cafa. Fl/^r, No profigas, 
que á mi me toca ampararte, 
cúbrete deíla cortina. 

Cari. Paren y¿ defdiclias , Ciclpft» 



fUt tfiabai 

fí laben- parar defdíchas. 

EJ conde/ e ^y Jalen Arnaído , Colk ,/ 
gente ^y Dinero con ellor. 

F/or. C^é es ello , fcnor Arnalde? 

Arn. Aunque la coleto tnu 
debiera » divina , Flora, 
lüfpenderfe , quando os mirii 
perdonadme , que cñsi vez 
rompe el enojo , y la ira 
cL refpeto á la hermofuntif 
la ley á la cortefía. 
Fuera de que como vos 
también eftais ofendida 
en pila pacte , es forzofo 
que dirpeijfeis con vos mifma. 
Siguiendo vengo un traydor. 
que dexa (6 íuerce enemiga) 
á vueilro primo ^ y mi amigo 
muerto::: Flor. Ay Qelosl 

^A^nald. De una herida: 
Como foraftero , en fin, 
á la cárcel fe retira, 
pues fe lia entrado en vueftra caía. 
de quien guardar fe debía 
dos veces j fiendo , como es^ 
de lá parte , y la jufticia, 
pues (oís la prima del muerto^ 
y del Poteftad fois hija» 
lá cuyo govierno eüá 
Coda aqucfta Monarquía: i 

Decid 9 pues , donde íc e(cop0B 
pprque de una vez confíga 
cde azero dos venganzas, 
una viteAra > y otra miz. 

Cari A muy buen puerto he Uegadi 

F/^r .Fuerza es(ay de mi!)que os dijgi 
pues como decís , yo foy 
la parte mas ofendida, 
la Verdad : aquelle hoa\{bre 
entrp. hafta aqui:;: ^ . > 

Cari. 



De D. Pedro Cáfdcrén de lá Barca: fé9 

Cari. Ha fuerte impia! que á cfto la lealttd obliga* T^ 



que eípero? l^/¿)r. Huyendo::: 
Cayí. Mal aya 

quien de una mugec fe fía. 
Flor. Peco apenas efcuchó 

Jas vozes que le feguian, 

quando por efla ventana» 

?|ue di á eífos jardines vifta» 
e arrojó. Seguidle, puesj 
y con noble bizarría 
le dad muerte, que venganzas 
tan generofas, fon hijas 
de vueftro valor. Am. Al Cielo 
juro, (i no íe retira 
á hl mifoio, de darle muerte» 
tías el iré, no me íiga 
nadie para efta venganza» 
que yo bafto. 

Va/e finiendo arrejarfe. 

í>inir. Yo malilla::: 

Üel. Quien fois vos? 

Dimr. Defta baraja 
íoy, (i ¿1 bailo fe apellida» 
malilla yo, voy tras él, 
porque u fue la eípadilla 
el hombre que bufca, y oy 
contra el hombre triunfa, firva 
yo de fentarle una bazas 
que ep la polla defte dia 
todos fomos matadores. 

C#/.aaclocttras! 

Viur. Como mias* 

Qé* Pues foy fu amigo, y Alcayde 
del Fuerte, bien elte dia» 
.por la amiftad, y el oficio, 
es jKicrza que á Arnaldo íiga* 
Vafe con los dentis. 

Diaer. Criado de Carlos foy-^ 
y afsi^ he de andar á la mirai 
por ver lo que le fucede^ 



Fio. Fueron fe? 

Silvia. Si, yá fe fueron. 

Fio. Pues cierra eflas puertas» Silvia. 

Sale Carlos. 

Cari. Ay tal valor! O bien aya 

quien de una muger fe fía. 
Flor.Yi a veis vifto, Cavallero, 

quan a coda del dolor, 

de la fangre, y del amor, 

daros libertad efpero: 

pues generofa) y confiante 

en vueftro favor me halláis; 

fíendo el que muerto dexais 

mi primo, (ay Dios!)y mi amante; 

y tiendo vi^ra malicia 

tan ciega» que os ha obligado 

á que toméis por fa grado 

la cafa de la Jufticia. 

Mas aunque todo efto aqut 

cQt a>ntra vos, cftá 

de if'flefira parte, que yá 

os amparafteis demi. 

Ya lo empezé, y pues en ul 

delito foy dclinquente; 

pues^quien le hace, y le cot^etite, 

tienen pena por ijgual, 

librarme á mi folicito^ 

con libraros, por temer» 

que debo yo de tener 

gran parte en vueftro delito* 
Car/. Como refponderos dudo> 

que como jamás trate 

dichas, hablarlas no sé$ 

y afsi eftoy con ell as mudo. 

Qpe como tiempre defdichas 

en mi pecho he apofentado^ 

nunca» feñora, he eftudiado 

el idioma de las dichas. 

.Yo no se de que manera 

Aaa bnUx^ 



halladas eohmigo eften» 
que nadie recit>e bien 
los hucí pedes que no efpera. 
Dicha fuera no ofenderos» 
defdicha fuera no hallaross 
dicha fuera no enojaros» 
defdicha fuera no veros. 
ÍY afsi entre uno» y otro eílremo^ 
cid la difculpa mia» 
quiza la verdad podría 
tener las dichas que temo» 
Si de la razón movida» 
templáis rigores feveros) 
que fera gran dicha veros» 
y no veros ofendida. 
Yo fali al rio efta tarde» 
por ver (i acaío podía . 
entre placeres del diá» = 
hacer a un peíár cobiirde. 
Aqui eftaba» pues, feñora» 
una gallarda tapada» 
bien como fuele embozada 
entre nubes el Aurora. 
Efta, á quien el trage ufano 
de que veftida venia, 
encubría, y defcubria» 
íacando una blanca mano» 
maripofa de crilUl 
de las luzes de fus ojos» 
me llamó ; yo que entre enojos 
dudaba ventura igual, 
viendo que h Deid.^d era 
6.C flo es bbncas, y rojas^ 
y oyendo de aves, y hojas 
la nniílca lifongera» 
crci, que acciones tan graves 
no eran que á mi me Uamaba^^ 
firo compás que llevaba 
á las flores, y á las aves» 
Como foraftero^ enfín^ 



quit tftAá. 

tanta ventura dudé: 
bien, que villano llegué» 
atrevido al Serañn. 
Apenas» pues, pronunció: 
aqui me imporra que efteis» 
y que llega r eftorveis 
aquel hombre, quando yo 
viji que uno que la feguiay 
y antes me pareció acafo» 
aprefuró mas el paíTo 
a eftorvar la fuerte mía. \ 

Llegó diciendo: el lugar» 
feñorj que aveís ocupado^ 
eífa dama me ha negado; 
y pues nó puedo vengar 
el defayre en ella^ en vos» 
inílrumcnto fuyo, sí: 
no sé que le refpondi, ' 
y yá empeñados los dos» 
faquj la efpada impaciente^ 
ó colérico, ó furiofo; 
quando él valiente» y zelofo^ 
jue es ferdos veces Valietit^ 
(acó la fuya: los Cielos 
faben^ que mi brazo fuerte 
hizo poco en darle muerte^ 
ávriendole dado zeios. 
Lle^ó la Jufl:icia> pues» 
y viendo que á la jufticia 
quien no temerla codicia» 
ni noble, ni cuerdo es» 
bolvi la elpalda, y huyendo^ 
en vueftra caía me entré» 
porque la primera fue 
que fale al camporaqui cnrieiido 
el gran peligro en que eftoy» 
íi vos. Deidad foberana, 
tan divinamente humana^ 
no me dab la vida oy: 
CQQÍiderando ia acción. 



la 



DeD.Pedr0CáUUr§ndelaBafcd} Jft 

en qae apenas fui culpado^ nada^ c]ue es muy baxo indicíojí . 



pues iK> fue caío péniado, 
con ventaja^ ó con traycjóB^ 
Una muger me empeñó, 
aquien quiíc obedecer; 
y aísiy pues que foismuger 
obligaciou os corrió 
de ampararme; de manera, 
que por muger , y ofendida^ 
tenéis acción a mi vida; 

Eues fí bien fe confidera, 
ien la muerte mereció 
quien ,fiendo primo, y amante 
vueftro, altivo, y arrogante 
por otra dama riñó. 
lY afsi, una vez enojada 
cftad, yotra agradecida, 
pues fíendo prima ofendida, 
tan bien fois dama vengada. 
Flor^ Oy vueftra difculpa halló 
crédito en mi de tal modo, 
que oie parece, que á todo 
cftove prefente yo. 
if afsi, pues una muger 
tanto os empeñó primero^ 
otra, infeliz Cavallero, 
ifneÓra defenfa tía de fcr. 
OLo que ella erró, enmiendo yo^ 
y ouexaos defde aqui, 
de la que os empeñó ú^ 
ide la que os ampara no» 
\K cfle camarín entrad, 
y hafta ^ue la noche ftia 
lea homicida del día, 
dcondido en ¿I eftadt 

Se en aviendo anochecidoj 
juro falir podéis* 
üárl. Dexadme::: 
P/#r. No, no tenéis 
jqae decirme ag^adeciddl 



I 1^ 



'3« * 



pues quien llega á agradecer^ 

paga, y yo nó he de vender^ 

fíno dar el beneficio. 
SUv. Gente he lentido* 
Flor. Entrad preftod 

en ella quadra^ no os véiS 
Cfr/. Ella mi fagrado fea. 
Eníra Carlos, cierra Silvia^ y áintfo^ 
dice Don Cejar. 
Cef. Todo quede afsi difpuefto. 
Silv. Echó á la puerta mil llavci; 

Sali Don Ctfar. 
Cf/. Flora? F/^r. Señore ' 
Cefar. Ya el defvelo 

me ha dicho en el defconfoeloi 

que nueftras defdichas fabes. 
Vio. Ya sé, feñor, que un traydor| 

por una fácil muger, 

porque quien pudiera (ce 

dueño de tanto rigor? 

matóá Licio, aquí reentra 
€ij* No tengas pena, que pucdJ 

cfcaparfe, que yá queda 

todo íitiado, y no 

me ha de quedar, vive el Cielólj 

cafa, Igleíia, ni vergel, 

queno'examifiecrúel - 

mi cuidado, y mi defvelo: 

retírate cu deaqui, ' 

que fíentd ruido. FAi. Yo vo|! 

á íervirte (muerta eftoy!) 

defiéndame Oíos de mu 
VénftFiar^yy^Sihta^y falenctUdúSi 

que traenfrefo i Dinero^ 
Cil. Efte es, feñor, un criado 

del homicida, que ha fido 
de nofotros conocido^ 
y élmifmo lo ha con&fladoj 
pm. A(si es la pora» vccd^d) 



3T2. 'Mejor tfi}^ 

pero c}ae delito es 

fer criado luyo, pues 

yo diré toda verdad: 

que viéndole aquefta tarde 

facar el azero allí, 

otra vereda cogi. 
Oy¿r.,Por qué? 
üiner. Porque foy cobarde. 
Julio. Mira que el Poteftad es 

con quien hablas. 
Dinero. Norabuena, 

Que á mi nada me dá pena^ 

(i he de decir verdad, pues 

diciendo yo la verdad, 

fer, qué importa, en condufion» 

el Trono, ü Dominación, 

quanto mas el Potcftadif 
C fj. Cómo te liamas'r Din. Dinero, 

por vivirme yo conmigo, 

pues nadie vivió conugo. 
CrJ. Qujen es aquel Cavaliero 

amo tuyo? Din. El es, feñor, 

una muy linda perfona. 
/)/>. Llama fe? Din. Carlos Colona, 

h i jo del Governador 

de Brandemburg. 
Ce/! Ay de mi! 

que es mi mayor enemigo^ 

hijo del mayor amigo: 

pues a qué ha venicb aqui? 
Z>/Vf . A foio matar fobrinos 

de Poteftades. 
Cffíir. No trato 

de burlas. Din. Soy mentecato, 

dice dos mil defatinoss 

á ver las fíeftas, fenor, 

que hace Alemania efte dia 

á la divina Maria. 
Ce/a. Llevad cfte prefo. Din. Por? 
Cef. Porgue.cn l^ c*rcel cftc¡S;| 



^tli t/lúbá. 

hafta que la confefsion 
fe os tome, y declaración. 

JAn. Qu^ mas claro me queréis? 
ya 1er Dinero no efpero, 
que en cárcel, nadie fe alfombre, 
megaftaránhafta el nombre, 
por dexarme íin Dinero. 
LlevanU^ y vanje. 
Cif. Quien vio mayor confufíon 
jamás, CieloS) que ia mia? 
Bien decia el que decía, 
que hydras las defdichas fon, 
pues apenas muere una, 
quando otra a fu fangre nace, 
que efta para aquella hace 
de íu fepulcro la cuna. 
Quando como Juez, y parte 
te bufeo, fiero homicida 
de mi honor, y de mi vida, 
qui(icra(ay de mi!)no hallarles 
porque íi oflado me atrevo 
á vengarme, mas me aflijo, 
porque eres de un hombre hi jo^ 
á quien vida, y honor debo. 
Y es verdad, honor, y vida, 
de fu padre recibi, 
guando::: mas no es para aqQÍ« 
bafte ver que no fe olvida* 
Afsi aqui vida, y honor, 
obligados, y ofendidos, 
hacen guerra á mis feotidos 
con piedad, y con rigor. 
Forzofo el bufcarte es, 
y forzofo el ampararte, 
y aísi he de fer en hulearte 
un hombre zelofo, pues 
entre contrarios venenos, 
no vio defcanfo jamás, 
y aquell j que bufca mas, 
es lo que quiere hallar mcnos.i^{^ 

Sakw. 



De D. Pedro Calieren dt U Bares. JJJ 

Salen Amaldo , Láura ^y Ni/i. 
Laur.Y en ñn, que ha íucedido? 
jím.Qac tras el me arroj¿ s pero al ruido 

llegó inñnica gente , 

y entre todos Don Ceíar diligentes 

yo que vi que ya era 

mi venganza impolsible ^ aunque quiíiera 

entre todos moftrarme^ 

pues avian de prenderle , y no dexarme^ 

no quiíe que penia0e quien eftaba 

alli» que con )ufticia le bufcaba 

cobarde mi def velos 

y afsi me retire » rogando al Cielo, 

que Ceíar no le halle^ 

y me quite la djicha de matalle, 

porque con menos no eftare vengado 

de quien mi amigo nte m iCO á mi lado« 
¿^«r.Nunca yo te eícriviera, 

que disfrazada iba a la ribera: 

mas quien jamás previno 

las ignoradas fendas del deílino? 
jirnál. Aquella necia amiga 

tuya la caufa fÚQ.Laur.'SQ th fí diga, 

que lo ñie mas fu eftrella, 

pues que ya quien le llora mas , es ella. 
[^rn. Lo que obligarla pudo 

afsi a llamar a un foraílero^ dudo, 

ci^a, y inadvertida. 
Lamr. £1 no fer de fu primo conocida. 
jírMaid.Lncgo aquella era Flora? 
X^ü.Defcuido del afedo fue. Arn.Y yo aora 

entro en nuevo cuidados 

(i riñendo los dos avia dexado, 

cómo viéndole luego 

tan turbado^.y tan ciogo i 

el rieígo no previno 

de fu primo, y dio vozes? LíIií «Deíatino 
es en pena tan fieras 
querer que una muger en si eftuviera. 
^rusMalicias fon de iiP alterado pechos 

mal 



$74 



Inas por Dios, que no s¿ lo que fofpecEtfv 
Nife.YzbiOy tu hermano, viene» 
Lan.Q^c me vea contigo no conviene, 
que yá eftá maliciofo en efta parte, 
tu aqui con él procura dilculparte. 



Vanfelas dos ^y Jale tahi0* 
Faíio.Scñot Arnald^ 
^«vi /.Señor 

Fabiof F4Aqui? pups qué mandáis? 
'Jr. Que una gran merced me hagáis,. 
p^f^.Dccid , pequeño favor. 
jírn.Yz Cabréis de mi dolor 

el ñn. Fah. £1 fe dexa ven 
^jlrn. Un cavallo he meneíler. 
FahX^Qs Cielos me den paciencia» 
jírn. Para cierta deligencia, 

que aora me importa hacer, 

que me ha halladden vueftra calle 

una nueva> y alcanzar 

me importa un hombre. 
tabio. Mandar 

podéis, fin que en mi fe halle 

dificultad. Sufra, y calle Af. 

hafta otro tiempo el defeo 

mi venganza: yo me apeo 

aora de un alazán, 

5|ue me efpera en el zaguán} 
ubid en él, que bien creo, 
que es para alcanzar, y huirt 
y ved íi queréis que yo 
en otro os fíga. Arn. £(Ib noji 
porque yo íolo he de ir. 
Vah. En todo os he de fervir« 
^Arn. Y yo pagároslo efpero; 

quedad con Dios. 
tat.Giá primero, 

aunque tan de priía eftais, 
'ArnaIdo,auede aqui os vais. 
Ar. Decid.F4l. Advertiros quiecOi 
mi hermana tiene aqiii 



fií quarto, y el mió es aqueij 

y afsi, que llaméis en él, 
* quando me buíqueis á mi» 

Digooslo, Arnaldo, por íi 

bolveis otro dia á buicallo^ 

pues por necio lance halio^ 

y treta falla fe llama 

4 la cafa de la Dama 

ir áganar el cavallo 
^Arn. Yo pregunté aqui por vo^ 

porque eftaba gente aqui. 
Wdk. Claro efta que feria afsi; 

id con Dios. 
Arn. Quedad con Dios. Vafi 
Fah. Qué mal fabemos los dos 

difsimular, ni fingir! 

Qué mal hice en defcubric 

mi recelo, ó mi temor! 

porque zelos del honor, 

ni fe han de dar, ni pedir; 

r:ro quien con zelos, Cieio^ 
quien efto dixo viera! 
- ' por ver fi él mif mo pudiera 

fio dar, ni perdir fus zelosi 

que tan continuos rezelo^ 

agravios tan repetidos, 

veneno de los ientidos^ 

que penetra al corazonji ^ 

para auc fon, fi tK> fon 

para dados, ni pedidos!; 
Sale Laiera. 
Láur. Con quien hablabas aqui? 
i^ák. Con nadie: honor, q previenen 
tuiítr. Afsi refpondes? qué tienes? ^ 
£s^«Ti6ngo yo peíái:. LamrJíyác mif 



D& D. Pedro CáUcron de la Barca» 



Fah. De to qae oy ha (uccdido, 
aunque no es de aquelloi no. 

Laur. Qu¿ fiíe? 

F^¿. No lo íabes? Laar. Yo 
de quien? fi tu no has venido, 
que es de quien puedo fabec 
yo lo*que en la Corre pafla, 
pues fiempre cerrada en cafsr, 
ni aun el Sol me lleva á ver. 

Fab. Pues (no se como lo diga) 
íabrásque mató arroganre 
un hombre a Licio, el amante 
de Flora tu grande amiga) 
fobre hablar enamorado 
una rapada elle dia. 

Laui ^ Si no fíiera tyrania, 

te dixera, que me he holgado, 
porque fi a Flora adoraba, 
con quien fe avia de cafar, 
que rcnia, pues> que hablar 
con la que tapada eftaba? 
Aquefto es lo que nos paila 
á las mugcres, pues quando 
ella fe eltaria llorando 
fota, y cerrada en fu cafa, 
andaba él de efla manera 
rrás mugercitlas tapadas, 
íiemprc a riefgo las efpadas: 
Ay hombres, quien os creeraly^ 

"ta^*^ Si zelos á Flora dio, 
bien ha pagado fus zelos; 
y pues tu un defconfueios 
hablas,me;or podré yo, 
á quien tu arat>r aflfegura 
de una deígracia una dicha, 
porque a veces la defdicha 
es madre de la ventura; 
que por cñu dixo un Sabio: 
coién defea bienes? quién? 
iabiendo que el propio fei^ ' 



m 



nace del ageno agravio? 

Oy , pues:::L^. No me digas ma^ 

de ageni ventura alcanza 

nueva vida tu efperanza. 
Falf. Al fin del difcurfo eftiss 

pues fí Cefar empeñado 

cftaba con fu fobrino, 

antes fuera dcfatino 

el averme declarado, 

y ya no. Lau. Y harás muy mal 

en no arder en tanta llama, 

que fu vida ama el que ama 

una muger principal; 

que a fce que no (ücedierai 

lo que todo el Lugar llora, 

jamas a Licio por Flora. 
Fah. Claro eftá que no pudiera. 

Dame un recado, que quiero ' 

de tu parte vifitar 

oy á Flora. L4/1. Su pefar 

es de tus dichas tercero, 

íea el peíame el recado. 
Fah» Que es baft i n te oca (ion creo; 

á Dios. L^H. O quanto defeo 

verte muy enamorado! 
Fah. Pues tan mal me quieres! 
Lanr. QaicxK 

tu paz bufca, no haae tnl, 

gueefto no es quererte mal, 
no quererme a mí bien. Vanfei 
Salen FUra^ y Silvia. 

Silv. Ya me parece que es hora 
feñora, fi re parece, 
' antes que fe enciendan luzes, 
de que fe vaya efte huefped. 
Fio. Es verdad, abre eña puerta* 

Sale Carlos. 
Cari Decid el fepuicro breve 
de un vivo cadader, pues 
entre la vida, y \^ muerte. 



57¿ Mejor tfik 

muere, pcnfando que vive» 
Vi ve, penfando que muere. 

Vltv . Ya que el ave de la noche 
ius alas nodurnas tiende, 
haciendo lombras al día 
en los campos de Occidente^ 
podcis icos,Cavallero, 
Ja obícuridad os aliente, 
que aun apenas una E^tella 
á tantas nubes fe atreve, 
quando en la hoguera deidia» 
pav¿íás de Sol íe encienden; 
id con Dios. 

Cari. £1 Cielos os guarde, 
Teidad hermofa, á quien debe 
la Vida un hombre infelicei^ 
laílimado indignamente 
que no fea de un dichofoi 
pues por eíTo no la ofrece 
que vida de un defdichado 
de nada fetviros puede. 

Silv. Venid tras mi. 

CarU Ciego os figo. 
AUntrarfe habla dentfo VonCtfar^ 

y turhanft. 

Cef. A eftas horas no íe encienden 
luces en toda la cafa? 

Pío. Ay triíle! mi padre esefte. 

Silv. Mi feñor buelve» feñora. 

Ctr/. Qué haré? 

Flor. A retirarte buelve; 
cierra tu, y quiu la llave. 

Cari. Ay piedades mas crueles! 
Etttra/e Carlos ^y cierra la fuerte 
Silviaxfale Don Cefar^y jnlio 
trae lucet. 

Flor.Yk eftán las luces aquí. 

Ckfa. Aquí eftabas» Florad 

licr. A verte 
faii, como oí tu voz^ 



j iue ejfaba^ 

que cuidadofa me tienes 
de verte tan cuidadofo. 

Ce/a. Es oy mi oficio dos veces: 
y afsi, dos veces me importa, 
que oy a efte homicida encuentre; 
para ofenderle la una, 
la otra para defender le» 
Y aun le dexo (itiado, 
donde quiera que eftaviere^ 
pues eftan aqueftas cal les 
todas tomadas de gente s 
y he de efcrivir á los puertos^; 
que á ninguno paflfar dexca; 
Silvia? Silvia. Señor? 
I ef. Traeme luces, 
efcrivania, y papeles 
á efte apofento. 

Flor. Que efcucho? 

Of. Qu¿ aqui efcrivir me convienet 

Flor. Por que aqui, feaor? 

Ce/a. Porque 
los que á vifitarme vienen» 
mientras eftoy efcriviend(^ 
en eflbtro quarto efperen; 
qíxh es de la llave de aqui^ 

Flor. Efla criada la tiene. 

Silv. Yo.no la tengo. 

€e/a. Pues donde 
cftá íSil. Sobre efte bufete 
la pufe. Ce/. Pues no eftá en hU 
Hazefena^ é¡ue no fe la di. 

flor. Notables defcuidos tienes; 
no fe la des. Todo quanto 
tomas en la mano, pierdes: 
no te enoje, Silvia mia, 
que te riña. Ce/. No parece? 

Silv. No feñor. 

Cef. La llave maeftra 

ha de eftár::: Dios me lo acucrdci 

CQ m ^rC(ito(iO| yo vo/ 

pos 



^l)f D. Vtiro Calieron de la Barca: 577 



por ella. 

Tomd'una Im^ y vafe. 

Flor. Ay lance mas fuerte! 

Silv. Qiie hc;nosde hacer? 

Fl<^r. Si es precifo 

que buelva, y aqui le encuentre» 
con la diligencia hagamos 
lo precifo contingente. 

Silv. Dice>bien; dcxemos algo 
a la fortuna. 

^I^reyy aljalir Carlos ^f ale fabio fot la 

otra puerta y y buelven 

i cerrarle. 

Fler. Bien puede 
falir, que yoeftoy mirando 
ü mi padre::: mas detente, 
qtie fe ha entrada un hombre aqui» 
veledme, Cielos» valedme» 
que un inconveniente es 
fombra de otro inconveniente» 
Sale Fahío. 
Faí. Permitid que venga á daros^ 
ttnjpeíame en mal tan fuerte», ^ 
quien quiíiera venir antes • 
a daros mil parabienes. 
Laura mi hermana os le embia 
coimiigo, por parecer le» 
que le dará como fu yo, 
quien como vueñro |e fíente. 

'i?tf.GuardeosDio5:qué es eftoCielos? 
ü íale delante defte 
hombre, aventuro mi honori 
y (¡ no faie» no tiene 
icmedioel verle mi padre. 
Pero el ingenio remedie 
lasdeídichas» fí defdichas 
con el ingenio fe vencen. 
Señor Don Fabio ( eftoy muerta!) 
difcreto fois, y prudente, 
bien íabeis de las dcfgtacias» / 
Tomo. VIH. 



que qualquiera quefucede;^ 
hace el üpofcnto a otra, 
que á la imir«icion del Fcnix« 
íiemprc de cenizas íüyas 
cdá el í'epulc ro caliente. 
Un hombre (mortal eftoy!) 
un hombre bafcando viene 
á mi padre con un pliego, 
que fegun dice, contiene, 
que un hermano fuyo(ay trille!) 
en eftas lides valiente 
murió en fervicio del Cefar; 
ved, por Dios, fí es pefar efte 
para contrapefo de otro. 
Quiíiera( ó penas crueles!) 
que no hallara aqui á mi padre» 
que dice, que luego bueive* 
Y afsi, me importa, feñor^ 
que por un inftante breve, 
mientras yo tomo las cartas» 
le faqueisde cafas hacedme 
cfta merced, y ella fea 
la refpuefta, porque el viene. 
Sale Don Cejar. 

€ef Que en la ultima naveta 
huvo de eílár! Ai¿. Si harb^deme 
ingenio amor. Aunque vengo» 
como can vueftro, a ofrecerme 
a vueftro fervicio, ay otra 
caufa oy ,que á hacerlo me mueve: 
yo s6, feñor, donde eftá 
cerrado el tyrano aleve 
que bufcais. 

Flor Qiie es lo que efcucho?, 

Cefar. Donde, Fabio? 

JP4¿/<?. En un retrete 
cerca de aqui. 

Flor. Muerta eftoy! 

Stlv^ El le vio. 

Flor. Defdiclia fuerte! 

Bbb Ctfav . 



J7» ^ ^hr cp, 

Cé¡a^\Qlih dícis> Fabio? 

Fallo. Q'ic aunque cita 

no es acA ion de un noblc^ puede 
tanto an afc¿to, queoy 
permite que le aciopelie: 
venid co nFniga.í//z'* BQo sL 

Fio, De un hilo eíluve pendiente, 

CeJ. Ya me efpantaba, que tanto 
tiempo ocultar fe pudieíTej 
ramos, y porque el rumor 
no los a V He, y le aafcaten> 
vamos pocos, los demás 
en efta puerta fe queden. Vaf. 

fsL Llevarele a la primera Af^ 
cafa que me pareciere, 
que quando no le baile etiella, 
no es tmif grande ioconvenieüte» 
pues con decir que fe fue, 
todas las dudas, fe abfuelven.r^/S^. 

Fhr. Eftocftá mej.or> que eftaba> 
faL cu, avifa quando puede 
úlirSÜv Abre tu entretanto JOi/I 

FUr^ Hombre; que no se quien cicSy 
y á f jcrza de mis defdichas9 
y á pcíar de mis defdenes» 
tantas finezas me cueftas, 
cantos cuidados me débese 
que dexas que haga por ti 
el dia( ó tyrana íüecte!> 
que me obligues? Si efto hago 
por ti el dia que me ofendes! 
Íii<]uando me agravias naas^ 
mas de tu parte me tieness 
v|uc merece una lifonja, 
íi efto un agravio merece! 
Vete, dexame por Dios 
entre mis penascrueles, 
que bafta que tu las caufe8> 
dn que también las aumentes. 
Mientras mi padre te buíca 



fue tjtaha. 

en otra parte, bieo puedes 
ponerte en falvo. 

Cari. Ai verás 
quanto es mi eftrella inclemente 
pues para que aqui me Ubre, 
van á otra parte á prenderme, 
dexandome a mi por mí, 
que mis defdichas no tienen 
otrjrS que efpaldas les hagan, 
fino ellas mifmas> de fuerte, 
que es fuerza q á mi me bufquenji 
aun para que á mi me dexen. 

FUr. Pftes librare á ti coot igo, 
y vete prefto. 

SaleSilvis • 

Sihta. Detente, 

no falgas,F/<;.Queay,Silvia?íí/.Ax¡ 

al pauto inñnita gente, 

que eftá efperando á tu padre» 

¥Ur. No podrá falir fin verte? 

Silv. No, ni eftár aqui tampoco» 
que ferá pofsible que ent ren 

F/^r.Elloe(iádeDios,qefte hotnbre 
en mi apofento fe auede, 
y aiui en ¿i no eftá legare^ 
b á efcri vir nú padre buelve 

Gf^/.Sí irme, efconderms, aeflaoiie 
todo es an inconveniente^ 
mejor es, que la fortuna 
por el mas delgad o quiebre» 
yoíaldr^. Fio. Elfo notanipoe^ 
que no me eftá bien, que llegiic 
2 faberfe, que aqui efliabasw 

Silv. Yo d^e un medio, de fiterce, 
que yendo, eftando, y jquedando^ 
ni eáé, ni vaya, ni queden 
vente conmigo. 

Vtúr. Qu¿ intentas? 

Silv. por la puerta que con elfe 
qwKüo diccá acfkella tosté» 



De t>, Pedrc CahUfonle la Sare», '57f 

qae de Ca valleros íuele por hacer fdi2 mi oiuerte. 



íerpri(ian,pa(larie á ella, 
y en día oculto tenerle» 
pues no fe habira efta noche. 
fU^ No vcs^ que otra puerta tiene 
para el quarto del Alcaydc;^ 
y ¿11 lave del lal 
Silv. Que quieres, 
que por fuerza fea efta noche 
la que ¿ntre allá? 
Fhr. Quien no tiene 
bieo que efcoger» ferá fuerza 
que con el mal fe comencé. 
Siltu Sigúeme. 
C4rL Ya el fer cobarde, 

en efta parte me debes. 
Flor. Y tu á mi el fer atrevida. 
Cdr. Mas ha^o yo, que mas veces 
Í€ vio valiente un cobarde, 
que no cobarde un valiente. 
fíor. Qué prefto te defobligas 

de mi piedad! 
CárL No la tienes, 
potque no es piedad curar 
an mal con otro mas fuertes 
y efta piedad rigurofa 
es la que á mi me fucede; 
¡mes por librarme la vida, 
el alma, Flora, me prendes, 
jrftfr. Efta es piedad del valor, 
no del afedo la pienfes: 
porque en faliendo de acjui, 
donde el riefgo que tuvieres, 
no corra por cuenta mia, 
la primera que hft de hacerte 
matar, feri yo. 
CárL Efla fi, 

que piedad es. 
Fiar. De qué fuerte? 
CsrL Porqae mandaras mart^ei 



JORNADA SEGONDA. 

SaJe Silvia^ 
if/Vt^. Notables cofas mi ama 
difcure, imagina, y pienfa: 
cy, por no dar por vencida 
fu vanidad, y fobervial 
Pero quien me mete á mi 
en íi lo acierta, ó no acierta9 
pues que no me toca mas, 
queoirla, y obedecerlas 
Efta es la puerta que guarda^ 
hafta que la noche venga^ 
a Don Carlos: vaya, pues» 
de invención, y de novela. 

Llama i la puerta^ 
Yo Iby, bien puedes abrir. 
Jhre la pueriaCarhs^ y fale^ 
CarL Silvia, bien venida feas. 
Sil. Como va de foledad? 
Cari. No es pof&ible, que la tengai 
un trifte, pues no efta folo, 
quien efta con fu trifteza. 
SUv.Si yo dixe(re,que avia, 
feñor, quien hacerte quiera 
en aquefta foledad 
compañía, qué dixeras? 
C^rl. Qnicn? 

gtlv. Efcuchame: Una Dami 
tapada llegó a la puerta 
aora, y preguntó por mi; 
(ali yo a faber quien era, 
y no lo fupe, porque 
eftuvo (iempre Cubiertas 
Dixome, que ella fabia, 
Carlos, por cofa muy cierta 
como eftabas encerrado 
aqui, por que fiempre atent;x 



j 



Bbb 



Sí::v 



i^o Mejor tftk, 

cftuvo á que no falifte 

por ventana, ni por puerta. 

Añadió á cfto, decir 

con íTiilíufpiros, y mueftras 

de dolor^ que la importaba::: 

Cari. Noublcs colas me cuentas. 
J^/'/.La vida, y el alma verte: 
yo con maña, y con cautela» 
fingiendo que me llamaba 
mi ama, dexe la rcfpuefta 
pendiente, y vengo á fabec 
qual quieres, ieñor» que Tea^ 
mira qual te eftá mejor, 
decirlo, ó negarlo C^rr. Dexa 
que me admire de penfar 
una confiííion tan nueva» 
oue no se quien pueda íer» 
pues no conozco en Viena 
aiuger alguna á quien yo 
eftecuklado merezca: 
y puedo que no es polsibte 
de ni ngun modo, que pueda 
atormentar el fuceflb 
mas» que la duda atormenta: 
Dile que es verdad, que aquí 
cftoy, y que á verme venj^a. 

Sil. No ay mas de que venga á verte? 
no miras, no coníideras, 
que (i mi íeño'ra labe 
que alguna pcrfona entra 
aqui^ quanto mas mugcr? 

Car. Luepc lo ha de ver por fuerza? 
y pues en baxando obícura ; 
ia nockc, he de irme, no quieras 
que lievecña duda mas. 

Sifv. De ral mi>do me io ruegass 
aora bien, que aventurarme 
quiero poi tij aqui me efpera. 
Va/e Flí ra. 

CarfMugcx i bafcarm? á mil 



que ejlaba. 

Válgate Dios por Viena, 
y quales fon tus mugeres! 
Apenas míe he villo, apenas 
en tu Corte infigne, quando 
una me llama, y mearrieíga; 
orra me ampara, y me libra; 
otra me buíca, y me alienta; 
y todas tres me ocaiionan 
a que mil delirios renga. 
Safen Silvia^y Flora tapada cún 

mamo. 

SUv.EíkCt feñora, es el quarto; 
no ha fído dicha pequeña 
llegar aqui, lln que Flora 
lo imagine, ni lo fíenta, 
que es derroque me matara: 
yo voy á eftarme á la. puertas 
^ á^ Dios. Cari. Embozado Sól^ ' 
que en la.obfcura noche ricgca 
de cíTe manto, defnientis 
de tantos rayos la fuerza: 
fí a iluminar elle cíp4CÍo,i . 
flechado de(deotr4Q$5;ra¡ . • 
venís, porque tanta noche 
peregrina Aurora tenga» 
no me recatéis la luz» 
ved que es hoii a que aaianezca; 
y no es bicn.que á tantos rayos 
tan fútiles íombras venzan. 

p¡er., Cava lleco foraftero^ 
la primer coía que os raega 
mi voz, tiendo muger» 
esforzofo obcdcccrK^f 
y mas fabicudo que (oís 
tan cortelanp con ellas, 
es, que no aveis de pedirme 
que me defcubra: con cfta 
condición > os dif c aora, 
lo que a bufcaros me Giierza» 

^írA £$ m g^yc coníiícioo, 

qat 



De D. Pedro Calderón de h Barca. 
que no me atrevo á ofrecerla, de U rcfolucion vuefl:ra« 

por no atreverme á cumplirla^ 
por que quien tendrá paciencia 
para no laber quien fois? 
F¡. Quien lo que le importa advierta, 
pues fi vos me veis aqui, 



3» I. 



no me queda á mi licencia 
para hablaros^ luego á vos 
os importa. Car^ De manera, 
que de veros, íe me íigue 
no oíros; y por la mefma 
razón, de oiros, no veros? 
enigma íois, pero venza 
un ícntido a otro íentido; 
pues oy el precepto ordena^ 
que vea, porque no efcuche, 
ó efcuche, porque no vea. 
Hor. Yo foy aquella rapada:, 
que fue la ocaúon primera ^ ' . 
de vueftro diígufto, bien 
os lo avrán dicho las íeñas: 
No, pensé, quando os llame, * 
quc.de tanto .empeño fuera 
ocafíon; pero en nofotras 
ficmprecíla diículpa es ueciá. 
Afsi como lasclpadas. 
iSicalteis, turbada, y ciega, 
me guíente: mas de un criado 
' otte os (iguió, la diligencia 
íupoi que. nunca (áljfteis 
de aqui: con ctta fofpecha . 
á bu fea ros he venido, 
nada en que dcqu4lquiera . 
ícscrf tQ avia de fec 
cl oro llave maeftra. . 
Y afsi, fattcandu las guardas, 
rompi á ella torre la puerta: 
,¿4dla vengo á difculparme 
con vos de mi inadv creencia^ 
y á daiosj fcQoc> las gr¡\cla$ i 



Ya se que ibis foraftero, 
y que bolvcros es fuerza 
brevemente^ y por fi acafo 
oy la juíUcia no os dcxa 
con que podáis, ella joya 
vueftra mejor pofta íéa. 



J[ue las efpuelas del oro, 
bn las mejores efpuelas. 
No quiero, no, que bol vais 
publicando á vueftra tierra, 
que fon defagradecidas 
las mugeres de Viena$ 
pues por lo menos, diréis, 
quando mas os quexeis dellaSj¡ 
que ñ una os empeñó, fupo 
defempeñaros la mefma, 
y de mas a mas, hu vo otra, 

3ue os a mpare, y os defiendas 
e modo, que traxo un daño 
doblada la recompenfa; 
con eíto» á Dios. 
Cari. Quando vi, 
que recatada, y cubierta 
me hablabades, cfperé 
oir agravios, y quexas, 
no mercedes, y favores: 
y aqui deciros pudiera 
lo que a mi me dixo Flora, 
aunque ai revés, pues íi ella 
dixo: bi quando me ofendes 
tantos cuidados me cuedas, 
qué dexas que haga por ti, 
/quando me obligúesela opuefta 
razón milita, pues yo 
te digo á ti, que qué dexas, 
íi te encubres, quando obligas, 
que hacer para quando ofendas?. 
En efecto , hermoía dama^ 
que en íccaeo.tu;bciiáa> . . .. 



^9í Mej^r ejik , 

pues yacéhcnncfa quien es 
agradecida, y diicreca. 
No he meneOter delengaños 
de 1 valor) m la nobleza, 
ni efla joya que eftimára 
tnas, que por ricaqpor vaeftra. 
Solo lo que he meneftcr^ 
es conoceros» fi eíla 
merced de vuedro recato 
no trae, feñora^ Ucencia, 
también, también le perdono, 
y aun la atribuyo á demencu: 
puesfi apenas oy la noche 
dcíplegado avrá la negra 
íoffibra, quando yo de aqui 
¿ilga,es piedad q en mi aafencia 
tenga menos que fentir, 
quien menos que perder tenga. 

p/#r.£(la noche ave h de iros? ^ 

Qar. Sí. Flo^ Pot q con tanu prieffirf 

(»^r. Porque para efte hofpedage ^ 
es una vida pequeña 
fatisfacion, y he de irme, 
por no hacermayor la dradat 

Fhr. No os ampara Flora? 

C^rr/. Flora 
es de mi vida defenCu 

Fl&r. Pues qu¿ teméis? 

Cdrl. Que por darme 
vida a mi, fu opinión pierda; 
y importa menos mi vida. 
Dentro Silvia^ y Dinero. 

Silv.Yi he dicho que fe detenga. 

Vin.Yi he dicho yo, q me eícuchc» 
y tampoco lo hace ella. 

FUr. Voces oygo, Cavalleto, 
al aquel& joya os queda; 
a Dios, a Dios, no ¿ntre alguno» 
que en aquefta parte os vea, 
que á mi naimpottacá tanto* . 



^e tjtabá^ 

Cari. Id con Dios, éhigma bella 
de mis fentidoi: Amor, 
qué confuíiones ion eftas? 
y'jtfe Carletyj cierra la puerts^j, 
/ale Silvia 

flor. Qué era cffo, Silvia? 

S¡lv. Un criado 

de Oírlos, que aora fueltaa 
de la cárcel, fegnn dice, 
quiere, feñora, por fiíerzt 
entrar hafta aqui, y lo cumple. 

Fio. Pues no quiero que me veaj^ 
porque quando ailá los doi 
íé den deftas cofas cuenta^ 
no pueda decir, que á mi 
me vio en mi caía encubierta; 
Sale Dinero^ 

D¡n^ Señoras las mis fenoras, 
tftadme por Dios atentas, 
quefaaílaotráun hombre, escola 
queíe hace con unabe&ia. 
Quien hoviere vifto á un amo 
de cara abultada, y firefcaí 
que nunca paga ración, 
que (bn íus mejores feñas^ 
perdido de ayer acá^ ^ 

a reftitttirle venga, 
le darán fubueo hallazgo^ 
o á quien le encubra, y ie tenga ^ 
fe le pedirán por hurta 

Fio. Quien vio locuras ous necia^ 

Siiv. Qué queréis? 

Din. Yo foy criado 
de un hombre,que pufo apenas 
los pies en Viena, quando 
las manos puíb en Viena 
en un Cava lleco: al cafo, 
que efta es relación fuperfloa»' 
Dicen, que cierta ventana 

»<)ai le íuy i6 de pucmi 



De D. Ptdra Caldcrm de ía Bareai 



y quiGcf a» & es pofsible» 
ver la ventana > ó tconeca 
por donde faiió efte truco; 
y anojandoíBC por ella^ 
dcxarme rodar, por ver ^ 
íi doy con el , experiencia^ 
que (e hace con las bolas, 
quando fe pierde una deUas. 

'/^.Dcfpide, Silvia, dSe loco» 
que defcubrirme quiíiera> 
y no me atrevo* 

Silv.Yk he dicho» 
gemii hombre, que fe buelva» 
que de eSe hombre no (abemos^ 
no haga> que de otra manera 
fe lo haga decir á palos. 

2)/;rr J^eíaráme de oír fu lengua» 
y aísi me voy. Kmdo dentro^ 

Silv^ Gente viene» 

KftfM vive Dios, que es DouCefar^ 
qiiclehededecir? 

florJAi padre; 
que haré 9 porque no me vea 
con imntoí 

JíVv.Hacer lo que hiso 
tsna Dama en la Comedia» 

F/pr. Que fue? 

5V/c^.£charfeIe en la manga. 

Fífir^io puedo, porque ya llega. 

IVirr^Temblando de miedo eúxxy 

Silvio cAoy turbada.. 

K^r^Yamuerca. 

SaU Don Ctfar^ 

O/Mon, cfoitts eíio? áeíb» horas 
donde vas? 

fUrJS[m oo voy fuera* 

Ce/ÍPaes de donde vienes? Fio, Yo 
dcmnguna parce. Din. £lla 
csEkira, y capada en cafal 

S«esi]p¿ ttainoyatfott efts^ 



3S3 



Si ello va a dedr verdad» 
toda es g^nte honrada , y buenas 
mas mi amo no parece; 
quiera Dios que por bien fea. 
Ce/. Pues qué haces aqui con manto^ 

Í¡ ni vas y ni vienes fuera? 
jy^r. Traxomele aora acabado 
. eíTe Safire , y porque viera 
Silvia, íi eftaba bien hecho» 
me le probé. Sil. Es cofa cierta 
para en cafa fe le pufo» 
que ni va, nt viene ñiera. 
Din. Difculpa es común de tres^ 
quiero aprovecharme dcHa; 
y como que eftá excelente 
miren qué cafñlla efta» 
y qué ruedo» vive Dios,, 
que viene por excelencia.' 
j/^.Bucno eftá; dóblale » Silvia^ 
y^ guárdale» hafta que fea 
tiempo de qoiui me el lutou 
DZ/f.Muchos rompa tu belleza^ 
C^.Venid acá, vos no fois 
aquel que dixo que era 
criado de Carlos Colona? ^ 
Tm.Concedo la confequencia. 
F/í?r.No previne » que mi padre 

á efte hombre conociera. 
Pi;/.Pero antes qttek íirvídQE^ 
fiíi Oñcral de la tixera 
de Salitre^ mas^ de pecado 
( todo es una cafa mefma) 
me faco, porque me vio 
convertir una Qmureíiína: 
viéndome oy que oae fokafic, 
niño, y ibloen patria agena» 
con el Maeftro entré, de quien 
fiíi aprendiz alia ea mi cierra.. 
Mandóme traer efle manto» 
porqjoe aUiDQ fe cdtuviera» 



5 84 Mtjor 

pucí^b que cftaba acabado, 

iicno de polvo en la percha 

Ella es la verdad en Dios, 

mas no en Dios, y mi conciencia, 

porque no la tiene un Sadré, 

y para que tu lo veas 

ii la liene, óno la tiene, 

el vendrá á a juftar las cuentas. Vm. 
Cv/.Nütable humor! Vos haced, 

que en mi quarto luz enciendan, 

y fea preílo, porque tengo 

de bolvera lálir.fuera. 
Fli/r.A eftas horas? 
C^/ar, Si , á eftas horas. 
Flor. No ves que yá el Sol fe aufenta? 
C¿;/.Quc impof ta eflbí fi es precito 

hacer una diligencia. . Fafe» 
Fio .Va alentar el alma puede. 
í/7?'. Señora, pues que tan bien, 

el mal convertifte en bien, 

cofa que nunca fucede, 

dcxame aqui difcurrir 

en eftas cofas por Dios, 

y digamos oy las dos, 

lo que otros han de decir. 

Que quiere íec disfrazada 

dentro de tu caía, y lee 

aventurera muger, 

hablando á elle hombre tapada! 
^F^^.Pareceme que eftará 

toda fu ropa perdida, 

y querer agradecida 

íbcerrerle.«^;7. BieneíU) 

pero para remediar 

fus daños, para que ha fido 

disfraz de manto , y veftido? 

pues bien le pudieras dar 

la joya, y fuera mas jufto, 

fi con edo te moftrabas, 

liberal, a el le pagabas^ 



c/la, queeftaba. 

y i mi me ahorrabas el fufto. 
FlorS quédixeradcmi 
dcfpucS) fi a ora me viera 
tan liberalí que dixera, 
íino que yo agrad ci 
dar a mi primo la muerte, 
pues aflefmo mi amor, 
le pagaba fu rigor? 
luego fue bien defta fuerte 
fer generofa , (in íer 
conocida, pues afsi 
conmigo, y con él cumplid 
Sil. Y en nn, que avernos de hacer 
dcfte hombre? F/^.No es jufto, aO| 
que duda en aqueflb aya, 
abris, Silvia^ y que fe vaya, 
aunciue quede muerta yo: 
bolvió á íalir tu íeñor? 
Sil. SLF^.Pues sé tu mifma Juezj^ 
que vence honor una vez 
en las batallas de amor. 
No, pues, la vanidad mia 
crea fáciles engaños, 
que fi amor de muchos aSo8 
labe olvidar en un día, 
amor de un dia mejoc 
en muchos años fabrá 
olvidarfe , claro dkk. 
Sil. Yo llamo, pues. 
llor.hy amor, 
no aqui me defpeñes, no 
poftres mi refpeto aqui, 
que Q tapada otra fui, 
yá déícubieta foy yo. 

Sale Don Carlof. 
Señor Don Carlos, yá es hora, 
que de aquefta cafa os vais; | 

u acafo obligado cftais ; 

de mis ferviciosr::Cj} /.Señoia» 
de y lieftras piedades foy; 

un 



DeD. 

un efclaro, y lo he de fcr. . , 
Flor. Una cofa a veis de hacer 

por mi. Ca. Efla palabra ósdoy 
F/^r.Qiie nunca á nadie digáis, 
que en mi cafa aycis citado 
efcondido, y retirado. 
"^rí. Poco en eflb me mandáis^ 
que es piedad tan fingular, 
como en vos llego á advertir, 
impofsible de decir, 
y impofsible de callar. 
Luego en lo que me mandáis, 
no os fírvo, pues no pudiera 
decirlo yo, aunque quiíiera, 
del modo que vos obráis. 
Luego por mi cuenta hallo, 
que tiene vueftra piedad 
la mifma dificultad 
en decirlo, que en callallo. 
íY afsi, refuelto en hablar, 
y callar, fabre fentir, 
por fer bien tan fingulac 
impofsible de decir, 
y impofsible de callaré 
(Y en fee defte facrifício, 

Jactan á mi coda ofrezco,* 
I de piedad os merezco 
otro genero de ipdicio, 
os faplico, perdonéis 
eile atrevimiento necio, 
y á efta humilde joya precio 
inmortal, feñora, deis 
con hacerla vueftra: enojos 
no alteren vueftros fentidos; 

J[uc es bien rindan los oídos 
US trofeos á los ojos. 
£fto es enigma, penfar 
no tenéis, ni difcurrir^ 
^ue oy es recibir, y dar 
impofsible de decir^ 
ram.VIlI. 



CMcrM it ta Barja. ^3 S5 

y impoísible de callar. ''^:tf 
Eo. Señor Don Carlos» yo eft imo 
Ja joya que me ofceceiss 
mas no quiero que penfeis. 
(mal mis afcclo<> reprimo) Af. 
que con efto (ciega lucho 
conmigo) yá en la pofada 
noquedais á deber fiada, 
que quedáis á deber mucho, 
Fues ñ bien coníidexais 
cftos eftremos que hacéis, 
fin faber cómo^ ofendéis 
con lo mifmo que obligáis: 
Fues a mi me ofende quiea 
prefume pagarme aísi^ 
y me ofende a mi por mi, 
efto es enigma también. 
Idos con Dios, que es muy tarde, 
y no mepagueis con nada. 
Cárl. Pues dadíela á una criada, 
y á Dios, feñora, que os guarde; 
pero quien fe podrá ir 
con tal duda? fepa, pues, 
algo de eíTe enigma. Fhr. Es 
impofsible de decir* 
CarL Pues para que fue empezar, 
dexando de elfa manera 
fin luz, ni knúdói Flor. Era 
impofsible de callar. 
SHv^ Si tan adelante paíTa 
la platica, quando eftá 
para irfe, quanto vá 
que buelve á quedar fe en cafa? 
Vamos. Car. Que firvc mirar::; 
'Silvia, Vete tu. 
Flor. Qué firve oir::: 
Cari. Si es mi mal::: 
F/í^r.Siesmipefar::: 
Cari. Impoísible de decir::: 
-T'V. Y impofsible de callar. Vanf. 



386 Mejor ejli^ qiít tJlAái 

Sali Amaldo^y Ni/e. 
tfí/f. En efta oculta parte 
dei jardín efcondido has de quedarte» 

entretanto que Fabio 

fe recoge, ifrjf. Ni el pie, Nife, ni el labio 

darán de mi feñales, 

vi va cfta tua feré de fus cciftales. 
Nt/e. En cftando acoftado, 

baxará Laura aqui. Vá/e. 

^^rnafdp. De mi cuidado 

el fu yo es digno empleo; 

quan á cofta el amor vende un defeo! 

O noche, fombra fuerte 

del temor, del efpanto, y de la muerte! 

O roche obfcura, manto 

del horror, del aflbmbro, y del efpantot 

Si emperatriz delTueño, 

de ciprés coronada, y de beleño 

tienes la aduíVa frente 

en el lóbrego Imperio de Occidente: 

f ruinfe tu huelle umbria 

del mas hermofo éxercito del dia, 

que fí en tu fombra obfcura, 

pues fin luz dexahallarfe la hermofura» 

la de Laura merezco, 

.veras que á tu Deidad pálida ofrezco 

por viáoriofo ezemplo, 

de evano, bronce, y jafpe negro Templo,^ 

atezada coluna 

del concavo edificio de la Luna; 

y en tus Altares tu Deidad ingrata, 

en una eftatua de azavache, y plata, 

cuyas tímidas plantas 

cftrcllas den, en vez de flores, quantas 

efia inconítante esfera 

le debe a tu noébirna Primavera, 

y no íerán errores, 

que fi eftrellas del dh fon las flores^ 

y tu las atropellas, 

flores fon de U noche las eílrellas. 

SaliM 



2$e D« Pedro CaUeran di la Saream 13 87 

Salen Laara ^ y Hift. 
Laur. Quédate cu á la puerca 

de Fabio> avifaráfiíie fi defpierta. 
N'ife.hWi te eftá efperando. 
Lau. Es AsmláQüArn. No s^ que eftoy dudando! 

viéndome tan dichofo, 

fi foy otro» y dudcfo» 

tengo en tan dulce abifmo, 

el nver, y los zelos de oii mifmo. 
Lau. Pues cree el favor» y duda los rezelosj^ 

que nadie mas que tu debe á los zelos» 
Arnald. No se de que manera» 
Laur. Si mi hermano de ti no los tuviera^ 

y necio fu cuidado, 

no fe hu viera conmigo declarado^i 

á^eftono me obligara, 

pues con verte de dia, copfolára 

la pena, Arnaldo, mia; 

luego quitando eíle lugar al dia, 

fe le han dado á la noche fus rezeIoij¡ 

luego terceros tuyos fon fus zelos. 
^n. Al que de algún veneno 

el pecho, Laura tiermofa, tiene Heno; 

otro veneno cura, 

aísi yo, á quien la muerte le procura 

una pena, que á llanto me condena» 

el antidoto hago de otra pena, 

pues veneno á veneno fe prefieren, 

y vivo yo de lo que tantos mueren^ 
Laur. Poco mi amor te debe, 

pues el dolor, que tus acciones mueve» 

defde el dia áinefto, 

de la muerte de Licio::: mas qué es eft(4 

Suena dentro ruido. 
Jrnald.Vn hombre fe ha atrojado 

al jardín. Laura. Quien fcrá? 
ArnalJ. Poco ha durado 

un bien que dan los zelos, 

prcfto vienen por h\JOarJen.VútátíitSJ^t\o^\ 
Laur. Sin duda^ que mi hermano;:; 

jCcc \ ArndU 



^88 * Mejor ejli ^ que ejíaba. \ 

AmdL No es , que él no entrara dcíla fuerte 1 6s ^ano. 
¿^tf r. Pues c{u ien quieres que íea? 
Arnald. Quien efte lance averiguar defea. 

Sac4 ¡a effada. 
<^ Yo he de íaberlo afsi. Laur^ De pena muero. 
Arn. Quien va? quien esí qyien viene? Sali Car. Cavallero, 



merézcaos can noble brio 
mas iluftre vencimientoj 
no contra un hombre poftrado 
rayos eígrimais de azero» 
por que es inútil vitoria 
quitarle la vida á un muerto. 
Si acafo de aquefta cafa 
fois el generólo dueño, 
mi atrevimiento íuplid, 
fí es la fuerza atrevimiento. 
Un hombre foy defdurhado, 
tanto , que mil vec«s creo, 
que el cuerpo de las defdíchas 
es la Ibmbra de mi cuerpo. 
De una cafa en otra he entrada 
hafta efte jardín, huyendo 
de la razón de un.,marido, 
(por deslumhrarle , le m\cuto)4f. 
á quien en defcnfaiiortrofa 
de mi vida heri , íupuefto 
que hidalgas defdicbas , hallan 
lugar en hidalgos pechos. 
Solo , que me deis , os pido, 
folo , que me deis , os ruego, 
paflbá otra cafa, hafta tanto, 
que tome fagrado puerto 
cílc dct iiudc baxc{, 
elle derrotado leño, 
qae vá corriendo fortuna 
en un Mar , que todo es viento. 

Arn, Hidalgo::: A ^«r. Ay de mi! 

A^tJ. Qi!Ícn quiera 

que icais/a tanto eftrecho 
os trae la íucrte ^ que aqui 



daros ^ ni negaros puedo 
' el paflb , porque a los dos 
nos eftá mal el concierto. 
A vos , porque íi Os le doy; 
á cflbtra cafa , os empeño 
mas, que fon del Poteftad 
los jardines , que con eftos 
conñnan , y ferá daros 
priíion , y no retraimiento. 
A mi , porque no foy pacte 
para ocultaros > no tengo 
que declarar la ocafion, 
eílo bafta f y afsi , luego 
podéis bolvcr á falir 
por donde entrafteis , fupuefto 
que ni pallar , ni quedaros 
os eftá bien. Cari. Deteneos, 

.. que íi es ricfgo mió el paflar, 
y el quedarme daño vucftrOjí 
por elcufar vucftro daño, 
quiero atropellar mi riefgo. 
Dadme paftb á eífos jardines 
quedecis , que quizá en ellos 
guardará la codKianza, 
lo que aqui no guarda el miedo. 

^Arn^ Yá me dais mas que peníar; 
pues delinquentc , que huyendo, 
á la Jufticia no.tcme, 
arguye mayor lecreto; 
y yá , ni iros , ni quedaros 
ha de fer , fín conoceros. 

CarkQnh os importar Am. Siber folo 
íi cfto ha (ido ñngi miento 

para conocerme a mi . 

CU 



De D. Pedr^ Calderón de la Barca. 3 Sf 9 

Car. Ciego fuera , y mas que ciego ^r .Puao,tuc porq yo:::L4.AyCieloI 



quien á tanta luz no viera 
hurtos de amor , y de zclos. 
No queráis mas defengaño 
de que á buícatos no vengo> 
íino que viendo a eflii dama» • 
me voy > y con ella os dcxo; 
pues aunque fuera verdad» 
mayor Vitoria no creo^ 
que quedar con ella ay rofo» 
y e Ha me viera ir huyendo. 
La caufa de no temer 
efla cafa , es porque tengo 
no icia della , y labrb 
delrla efcaparme mas prcfto« 
m. Pues nadie fuera cobarde 
a los ojos de fus zelos; 
no quiero mas deíengaño> 
ma 5 íatisfaccion no quiero; 
llegad) que dcfte emparrado» 
como yo os ayude , es cierto 
<^c paflareis ^cilnsente^ 

Cari' La vida diré que os debes 
huyendo de mi prifioni 
Bor . , á tu prifion me buelvo. 
* ' Van/e los dos^ 

í>íiGrr.Quien vio mas eftraño lance?^ 

i- quien vio mas raro fuceflo?. 
la primera noche que::: 

Din golpes dentro , / buelve Arnaldo^j 
dice dentro D Cefar. 

^ifa. Abrid eftas puertas prefto. 

Láur. Ay de mi! que ruido es eftel 

drnal. Yá paf^o: pero qjiie eftruendo 
oygo? Dentro Fahio. 

^ab. Ola y dadme una Juz^ 
ruido en mi caía^ que eseílo? 

7^ Abrid aqui.i^r. Qiie he de /laccr? 

L4iy. Salir tu también. /^r. No puedo, 
del otro::; Latir. Ay ij^if^i^d 



Am. Le ayude á íálir •> y yo 
quien me ayude a mi no tengo, 

Lau.Ysi entra luz , procura , pues^ 
retirarte á un apofento. 
Sale Fahh y y criados con luz. 

JRa^.Yofdbré::: quien va? quienes?, 

Lanr. Yo feñor. 

Fah. Pues tu; que esefto? 
en el jardin á eftas horas? 

Laur. De mi quarto fali huyendo 
á las voQQ^.tab. Eflfas puerus 
abrid todas > y veremos 
quien llama. 

Sale Don Cefar ^ y gente. 

CefSmot Don Fabio, 

que no os alteréis ) os ruego> 
deña novedad ^que quien 
file tan prevenido , y cuerdo 
a avifarme que fabia, 
íi bien no tuvo allá efefto, 
donde eftaba efte homicida^ 
. y moftró tanto defeo 
de i'u priíion, dará el fufto 
por bien empleado , a trueco 
de que le prendan. Fa. Pues donde 
eftáí GeL Sigiendole vengo, 
que á las puertas del jardin 
le reconocí) bien cierto 
que es el , fegun dicen todos: 
al fin, mas veloz , que el viento, 
bplvióla efpalda ^ y (e entro 
en una cafa: en efedo, 
de una en otra ^ llegó á echarfe 
en eftos jardines vucftros. 

Fab,?ücs fi él fe echó en mis jardines, 
no a y duda de que eíle en ellos, 
que no ay por donde íalir. 

CeJ. Pues mirad la cafa. 

Entran por dijlintas partes. 



$ J ^ Mejor f/f i 

Laff» Ciclos,- 

que dcfdícha es efta mia? 
li hallan á Arnaldo , yo muerOi 
pues los zclos de mi hermano 
(eran agravios ^ no zelos. 

Sale Ai nal Jo emhzado , con la efpada 

de/nuda. 

CeC. Aqui efti un hombre embozado 
Vab. Dclcubrios yá. 
Arn^ Primero 

perderé la vida C^»/ Fuera, 

aparraos , deteneos, 

feñor Don Carlos Colona» 
A^n. Qiié efcuchü? viven los CieloSj 

que aquel era mi enemigo. 
Ce/* ^unque cantas caufas tengo 

para vengarme de vos , 

por otros juftos reípetos, 

os fufro efta demaíia, 

os paíTo efte atrevimiento: 

daos á prifion. 
£¿tf . Yá qué aguardo? 
Am. Qué haré? pues (i aqui medexo 

prender , dexo de decir^ 

que es Carlos el que vá huyendo, 

y defpues de darle vida^ 

efpaldas le bago yo mefino« 

Pues también, fi me defcubro^ 

á Laura infelize pierdo; 

pues hará , en viéndome FabÍ0| 

evidencia fus recelos; 

pues decir que el otro huyó» 

es decir que yá eftá dentro; 

defcubrirme , es villanía, 

baxeza edarme encubierto^ 

y reíiftirme impofsiblc. 

En una balanza pueftos 

cftán mi vida , y fu honor} 

pero qué dudo^ qué temo? 

mas es ía honor ^ que mi vida; 



feñor Don Ccfaf::: 
tan. Oy muero. 
Am. Solamente á vos rirdieri 

efta vida , y efte azero; 

vueftro prefo foy. dj. Bolvedle 

á la cinta: lleva i Celio» 

á Don Carlos á la torre* 
Am. Celio , vamos. 
Cel. Pues qué es eílo? 

vos foís? Am. Calla , Celio ,caI14 

que importa mucho el fecreto. 

Vanfe Celio j Arnaldo , y los criador. 

Ce/ír^bio ,á Diosj perdonad ,Laur2| 

efte alboroto. Laur. No puedOi 

2ue ay mucho ^ue perdonar. 
. Yo tengo de iros íirviendo* 

C^/I £ftb no , yá en mi poder 
Carlos eftá , yá me veo 
entre amiftad , y venganza^ 
á^dos impulfos atento. 
Yá la obligación de Juez 
cumplí ,y u de amigo «íjperol 
déme la venganza ira, 
déme la amiftad confejo^ 
déme la prudencia avifot 
y déme paciencia el Cielo. Váf. 

LaM. Prefo Arnaldo, por la muene 

2ue mas llora; aviendo él mcfm^ 
ado a fu enemigo vidal 
y tener yo fufrimiento 
para no aver dado voces? 

?ué es efto , Cielos? qub es eftoS 
. . Laura veftida á efta hora» 
y en el jardin? encubierto 
efte hombre , efte homicidal ( 
aver en guardar fe puefto 
el roftro , tanto cuidado? 
qué es efto Cielos? qué es eft(¿ 
Lau. Pero en fabiendo q|uien es» 
darle libertad no es cierto? 

Faí. 



*i 



De Dm Pedro Calieron de h Barca. 



Tab. Pero qab dado , li Cdkr A f. 

aquí le vino Ggaieado.^ 
Lau.lAx^ ay , qué dirá mi hermanOy 

íi mañana no ay tal prefo^ A p. 
Fak. Con faber quien es mañana, 

todas las dudas no abfuelvo? 
La. No ay medio,no,á mis defdíchas. 
Fab. A mi mal noay otro medio. 

Laura?Liíiir4« Fabio? 
Fahio. Tarde es ya, 

recógete á tu apofento. 
Laur Afsi pudiera (ay de mi!) 

recoger mis penlamientos: 

?ué cobarde es el honor! 
. Que^trevidos fon los zelos! 
Vanfe yy/aUnfor la puerta de la torre 
Silvia y y Carlos , como 
ioh/curau 

Cir/.Dicha fue de un defdichado, 
que tu a tales horas fueras 
la que á efte jardin vinieras^ 
donde ya dcíefperado 
eftaba.^r/. Yo me he atrevido^ 
defpues de paíTado el íufio 
de hallarte en el> aunque injufto 
atrevimiento aya fido, 
fin dar parte á mi feñora, 
á traerte al retraimiento; 
puédate aqui , porque intento 
ir a decirfelo aora. 

CárL Pue6 dila , que apenas yo 
de fu cala me aufenté, 
guando á fu padre encontré 
que á conocerme lleg6> 
que porque no me prendiera 
varias fortunas corrió 
haña a ver parado aquí, 
como mi centro , y mi esfera. 
Dila , que me hallafte , en fin, 
en fu jardin ^ donde vía. 



Í9l 



por aquella celofia 

fu beldad defde un jazmitu 

Sitv.Toáo aqueíTo la diré> 
y quedare , porque ya 
muy prelto miamo vendrás 
y fí me (lente » no sb 
que difculpa pueda dir 
de eftir veílida á efta hora. 
Vafe^y curra. 

Cari. Diículpame tu con Fiorij 
rriunfarás de mi pefar: 
á quien avrá fucedido 
en el Mundo femejante 
cafo? Ay Cavailero andante. 
Comienzan d abrir la puerta , y f alen 
Arnaldo , y Celio con luz 
muy dejpacio, 
que pueda::: pero qué ruido 
eícucho ázia eflbtro lado 
de la rorre? Si , por donde 
á orra cafa cor relponde, 
han abierto , y han entrado 
con luz dos hombres; que har^ 
(in duda que me han feguido 
hada aqui , y aqui han venido 
á darme muerte , porque 
de vifta conozco al uno» 
que al lado de Licio eCUba 
riñendo: ay pena mas braval 
ay lance mas importuno! 
La catd miran , lo eílrecho 
defte paflfo he de tomar» 
vive Dios j que han de llegar 
cara a cara , y pecho apecho. 

Tercia la capa , empuñando la e/pada 

D. Carlos ^ y pone je ¿ un lado izia el 

paño ^y Celio pone la luzfo^ 

bre un bufete. 

Cel. D¿ la torre , y de mi caía 
eíla es la pieza mejor. 

Arn^ 



59^» Mcjor'eftÁy 

/•rt:. Dz qualquicf fuerte , en rigor, 
C liü , iina iiüchc fe piüa. 

Ce:. Con ca;ir.i admirarme puedo 
de vucílro fdccflb. 

Afiíaid. £o fin 

citaba yo en el jardín 
con Laura. 

C¿l. Habí: mes mas quedo. 

Cari. Si vinieran á bufcarme, 
no tan defpacío vinieran j 
fí no me bufcan « qué cíperan? 
O íi pudiera acercarme 
á oir lo que hablan! mas no^ 
mas vale eftár retirado, 
que fí ellos no me han bufcadO| 
por qué he de buícarlos yo^ 

^rnal. En efecto le di paíTo, 
á quien la muerte le diera 
donde quiera que le viera, 
y quedé yo. Qel. Hablad mas paflb. 

Arn.Dc fuerte, que mi piedad, 
buelta entonces contra miji 
porque al otro fe la di, 
me dexó fín libertad. 
£n vueiiro poder eftoy 

Í)or lo que mas lloro prefo. 
. Bien ellraño es el (uceíTos 
pero y i defde aqui doy 
las gracias al deléngano, 
pues en viéndoos , claro eftá 
que Cefar os íoltará 
libremente. /#r;í. NoesmidatiQ 
el que yo fíento ; pluguiera 
al Cielo en eflfo parara, 
: que el delito confcflara, 
porque Laura no tuviera 
ella íofpecha en íii fama, 
que es iníimia conocida 
coníbiarme con mi vida, 
un 4 cofia de mi dama. 



qüzcftabis 

CH. Vo bien qoidera tener, 

Arnaido , una induftria , un modo 
para facaros de todo. 

jirn. Uno folo puede aver. 

(;^/.Qual Qsidrn. Dcxarme falir 
á aviíar ^ y difponer 
á Laura lo que ha de hacer, 
y lo que yo he de decir; 
no difcrepemos los dos , 
lo que hemos de hacer fepamos, 
porque una cofa digamos» 
yo bol veré , vive Dios, 
brevemente. CíL No quifiera, 
que os bolvieran á bulcars 
mas algo ha de aventurar 
el que ferviros efpera; 
pero ved que de vos fía 
mi honor fu reputación. 
Am. Yo bolveréá la prífíoa 

antes que declare el dia. 
Cel. Id con Dios. 
Arn. Con eíTo alcanza 
mievas prifíones mí pena^' 
porque la mayor cadena 
de un noble , es la conñanxaí. 
Van fe los dos , dexando la Imz 

^ C^r. Fueroníe? Si. A qué hau entrada 
eítos hombres^ O quien ñiersi 
tan venturofo , que huviccait 
oído lo que han hablado^ 
Ni una palabra entendif 
ni una razón efciAché, 
y folo de aquello sé, 
que ya no eftoy bien aqiU. 
Pues entrando aqui ella gcaCC:| 
es fbrzofo que me vean^ 
qué tantos contra mi fean! 
En fin , lo mas conviniente 
es el irme. O quien contar 
pudicra.4 Silvia ( ay de mi! ) 

( 



He í). Yciro Calderón de la Barca. 
efto tyxt há paflado aquil que díñcultades dichas> 



in 



o quien pudiera liamac 
(iiMUcer ruido! mas yá, 
para qui? fi ella lo fabe; 
pues buelve á torcer la llaves 

Suelve i atrir.. 
Quien duda que ella ktii 
Mato la luz; pero no, 
mejor es que fea teftigo, 
que acredito lo que digoi 
quien es quien me bu lea? 

(ale Dea Cejar , y viéndole Don Carlee 

fe turba. 

Cefar.Yo, 
yo foy, Carlos. 

Céfr/.Señor, vos::: 

P^.Dexad turbados e(lremoS| 
y fentaos, que tenemos 
que hablar á folas los dos* 

Sientanfe. 
Señor Don Carlos Colona» 
no os admire , no os eCpante 
que á eftas horas os vitite 
en efta torre, cfta cárcel» 
quien es en vueftros fuceflbs 
Abogado, Juez, y parte, 
y haioe un todo de dcfdíchas, 
compuefto dedos mitades. 
lYo quife, pues, efperar 
para hablaros, á que nadie 
me rea entrar en vueftro quatto; 
y afsi vengo, quando yaze 
en el fepalcro del fueño, 
coda Al cafa cadáver • 
Coofiíío eftareis de oirme 
tan apacible, y afable 
aora 9 aviendome vifto 
que tan rigurofo fui antes; 
Pues para que no lo efteis, 
ceportaos » y efaichad(nc, 
Tem. njU 



yá no fon dificultades. 
lYo foy el mayor amigo 

2ue ha tenido vuellro padre» 
n que efta amiftad el tiempo, 
ni la melle, ni la gafte. 
La vida , y el honor mió 
le debo, y debo acordarme» 
entre tan grandes ofenfas, 
de obligaciones tan grandes; 
Acuerdóme^ pues, que un dia^j 
íiguiendo los Eftandartes 
Catholicos, que á los Ciclos 
lleva en fus alas el Ave 
de dos cuellos, tuve yo 
con dos nobles de la fangre 
de Nafau, deudos cercanos 
del eran Principe de Orange, 
un defafío, y faliendo 
a campaña , porque iguales 
eftuvieíTemos , íaqu¿ 
por fegundo á vuellro padre» 
En fce, pues, de fu valor, 
fali ufano, y arrogante, 
tanto, que limpio mi honor 
fue: mas no quiero acordarme,; 
que fe corre la vejez 
de efcuchar fus mocedades. 
Efta obligación, y muchas 
en mi pecho efcritas trae 
mi valor, que un pecho noble 
es lamina de diamante. 
Y íiendolo , no, no es mucho 
que en mi dure fin borrarfe, 

Suando con buril de azero 
Jarlos la gravó con fangre. 
Yenifteis vos a Vicna, 
donde ( efto en filencio paflc) 
la f jrtuna, que no ay quien 
mejores novelas trace, 

Ddd -^^^ 



5Í>4 Mejor eJtÁ, 

por una p»te me pone 
en ocafion 4q vcngarrací 
y de ampararos por otra. 
:Y yo, en confuíioD un ^rave^ 
cofiociehdo que ay en ov} 
dos afe^$ tan iguales» 
dos iftipulfds tan conformes» 
dos deleos tan confiantes 
de piedades , y rigores» 
mezclándolas cada mftimte» 
hago un cuerpo, en que 49 fon» 
ni rigores» ni piedades* 
Prefo eftaisen mi poder, 
defdicha fue queps baliaflc 
en aquel jardín, y bien 
moftré de veros pefarme» 
pues por no veros » la capi 
nunca os quité de delante. 
No pude dexar entonces» 
entre obligaciones tales 
de eftar fe vero , ni aora 
puedo dexar de moftrarwe 
piadofo, porque pretendo 
fatisfacer ambas partes. 
íY afsi» (i entonces fui Juez» 
aora amigo » fi alli parte» 
aqui Abogado^ ved vos 
que difculpas podéis darme» 
que deícargo puedo haceros» 
qué medio puede tomarfe» 
para que cumpla yo a un tiempo 
con las quexas de mi fangre» 
los ruegos de mi amiftad» 
las deudas de vueftro padre» 
la obligación de mi oncio. 
nr efto no lo fepa nadie» 
porque fi aora íby amigo» 
mañana Juez. Dios os guarde» 
Va/e cerrando U puerta» 
Carl.QKíé es lo que pafla por ¡n\i 



que tfiaba. 
ay fuceíTo mas notable! 
quien vio mayor conñiíion? 
quien vio mas eftraño lance? 
Don Cefar» quando eícondido 
aqui eftoy, á vifitartne 
viene, íin qae el verme aqui 
ni le cno;e» ni le agravie? 
Quando pense que venia 
á prenderme , ó a matarme» 
a contarme viene, Cielos» 
defafíos de mi padre? 
Aqui ay algún grande engaño» 
6 alguna traycion ay grande: 
Porque ( apuremos el cafo) 
fupongo que íepa dealguieiif 
que aqui me eícondo , es fofsiitle» 
que con tal pacif^cia cmte 
ius agraviosa no^pues quando 
quiera, por fu honor» no dafít 
por entendido , pudiera 
fingirlo prudente » graví: 
con la lengua , y con la voz» 
pero no con el fembUnte; 
porq el femblante en an hombre, 

ni puede mentir» ni (abe: 
pues íi no puede fíngirfc 
tan vivamente efte Unce» ' 
que jardin es efte» Cielos 
donde me prendió? dendqae 
confttíiones » que no es 
pofsible, que un pecho baile 
á refiftirfe de tantas» 
íin que la menor leouitc 
A éfpacio » a efpacia defiüchav 
á efpacio» á eijpaCH» pcfaMS» 
vamos cogiendo loa cidboi 
á efte cafo» que imt)OCtoiicc 
ferá recogerlos todos!» 
porque no ie defenlgK 

itlgunoi ynnofi fi «x 



De D. Pedro Calderón de la Barca. 395 

memoria que tantos ate. puello ella Don Carlos ya 



Yo á un Cavallero di muerte 
por UQ disfrazado Angelj 
fu prima> y íuefpofaá mi 
cfta torre, en que guardarme} 
la tapada agradecida 
finezas trueca á diamantes; 
un fu amigo, que me buíca 
para darme muerte > llave 
tiene de efle quarto, donde 
entra libremente» y Tale 
el mifmo de quien yo huyo^ 
como Juez, y como parte; 
no a viéndome allá prendido, 
DO eftraña que aquí me halle. 
Pues qab es lo que puedo hacec 
en confufiones tan grandesí 
íalir de aqui , es muy dificil| 
efperar aqui , no es faciU 
O qfik de cofas pendientes 
fe quedan pau adelante! 
pues es fuerza que osañana 
bon Cefar íe defeogañes 
Flora con el fe dif^^olpe» 
la tapada fe decbHe> 
el enemigo fe vengues 
ojalá,! porque fe ailancp,, 

tMMS pietogOfi dC: pCflMy 

montes dcd^iciiteades, 
laberintos decczebúfis 
y fí es que aveb de mtt»rfiie» 
no yengab a efipado agraiiios» 
no vengáis a eípací&fiMUiSi 
apiiíkt 9fó&9 éséiiiíi\x3^$ 
apriía^ apiiÉi,. pc£tf es.. 

# 

JOBLNA.DÍI T£aCBaA. 

K«r.Qui^ ooke dicei^ i¡i/.La quff pafla^ 
copie la duda feffta» 



otra vez dentro de cafa. 

JF/¿^. Aunque acabas de decir 
lo que con ei te pafsó, 
me parece a mi> que yo 
no lo he acabado de oir. 
lY afsi, antes que ei Alvá firiaj^ 
embuelta en blanco arrebol» 
dé priefa » diciendo al SoU 
que es hora que empiece el diají 
me levanto. .^//vJDigo^ en fiot 
que acoftada te dexe^ 
que falial jardin , y hall^ 
á Carlos en el jardín. 
Que al principio me turbó» 
que al cabo me aflegurb» 
que la caufa pregunté, 
y que el me reípondió, 
diciendoy que avia venida 
huyendo otra vez, que entró 
por tal parte, y feñaló 
eífas tapias, que han caldo 
á los jardines de Lauras 
quealli confiífsó muriera» 
u acafo yo no fallera, 
que fií temor le reftaura 
mi piedad» pues le focorre» 
/olamente por íaber, 
que tu io has de agradecer, 
y al ñn, que feeftá en la torre«t 

PUrJLo que diera mi fentído, 
porque Carlos QO fe hu viera 
idp ayer, aora diera, 
porque no havieta venido» 
O qué mal contento , amor» 
vives Ci^mpxtí quien avra 
que te agrade? quieni fiefta 
íienipre flechado tu aidotí 
Siempre fe cfcuchan tos^qucx^» 
Uocando males , y bienes, 
Ddda 



•3 9<> Mejor eflk^ 

por dexarlos, (I los tienes, 
por tenerlos^ fí los dexas. 
Si ayer Uorafte un olvido, 
no llores oy una fee; 
fí fencifte que fe fue, 
no íientas que aya venido. 
Que aunque daño pueda fer 
mío ver , que aqui bolvió, 
que te importa áti, fíyo 
.telo quiero agradecer? 

Silv.Coa el difcurfo , feñora, 
hafta la puerta has llegada 
de la torre. 

Flora. Mi cuidado 
el móvil ha fído aora 
deíla acción mia, y no ovja^ 
pues tanto me arrebató, 
que me traxo, fin que yo 
lupiefie donde venia. 
Abre; pero quin íe ha entrado 
hafta aqui? Dentro Ruido ^ 

Silv.El hombre que ves, 
el Saftre fingido es, 
que fue de Carlos criado. 

F/(7.Quéaqui le dexen entrar! 

iS/Vx^.Noafsi tus labios fe quexen, 
que el fe entra , aunq do le dexeny 
que es un humor fingular. 

F/or.Vass fal, antes que aqui llegue, 
Silvia, y dile que fe vaya. 

Sí, Que importa,ü el no ha de faacellc¿ 

Sale Dinero. 

I>7>.Flora, la que llaman cafta, 
plugiera á Dios no lo fueras, 
que no es jufto que las Damas 
de todo punto lo fean, 
porque no firve de nada. 

iT/Vi/.Dexe eflas necias locuras, 
y va yafe noramala. 

P/;7.Np asRun manto que pcobit 



que efiaba^ 

fíquiera? Dentro Arndldo. 

ArnnO perro! aqui eftabas? 
Dentro cuchilladas. 

Flor.Qah ruido es eftc? 

Din^Qah ruido? 

de muy lindas cuchilladas. 

Flo.DsntTo de la torre fon, 
gran defdicha me amenaza. 

jírn.Donác quiera que yo hallare 
a quien me ofende, y me agravio, 
puedo darle muerte.OrW. Yo 
guardarme. 

Arn.EAtQch^í es la fala, 
y hemos venido a los brazos. 
Salen los dos luchando. 

Flor.Qnh miro! 

Jrn. El Cielo me valga! 

Flor^Ay trifte! 

^r;;. Aora, traydor, 
-verás fi es rayo efta efpada/ 
que fabrá hacerte pedazos. 

Car.üo harás poco, fi te guardas, 

P/>.Para hallarle afsi , mejor 
fuera que nunca le hallara» 

Fhr.Qvíh csc&o , Arnaldol 

Jír^f.Tiayciones 
tuyas, pues que tu le amparas; 
pero no es mucho, no es mucho, 
fi tu mifma fiíifte cauía 
de que á tu primo mataflen, 
tener dentfio de tu cafa 
á fu homicida, y tu amante, 
que aora me defengañas 
de que entoaces fueron zeloff, 
y que el venirfe á tu cs^ül 
tan fin temor, fue por eflb; 
mas ya que á tu fangre &lta^ 
no falte yo a mi amiftad, 
* tQmando jufta venganza; 

^l^!%9^o J^XPiiáq lo h;i ¿ibidoy* 



2>ir D. Pedro Caldcrcíf^ de la Barca. 



y que aqui Carlos cílaba, 
y ha entrado á vengar fu amigo; 
quien vio confufioncs tantas? 
Riñen los dos. 

íiír/.Pucs fi vengarte defeas, 
qué es lo q efperas? Q\xh aguardas? 
Sale Don Cejar. 

Cz/^Qué es efto? afuera: que es efto? 

F¡or£fíLo folo me faltaba} 
oy mucro.C(/.Como fe pierde 
afsicl refpeto á mi caía? 
vive Dios. jírn. Señor Don Oíar, 
el que mas refpeto guarda 
á cuas paredes j foy yo; 
pero hallando en vueftra caía::: 

Flo.Yz que tengo que efperar^ 
que todo aqui fe declara? 

ifr.AEfcondido efle traydor» 
íiendo Flora quien le amparas 
pues para darle la vida, 
fingió que por la ventana 
falló, y a pefar de todos» 
ep cfla torre le guarda; 
quiCc:::Cef. Sufpended, Arnaldo, 
razones tan mal penfadas^ 
que es en mi honor 9 vive Dios> 
delito el imaginarlas. 
Si cílá en mi cafa Dop Carlos, 
yo le he traído á mi cafa 
prcfo^ que tanto ha podido 
mi cuidado, y vigilancia, 
que vine á prenderle anocher 
ien ios jardines de Laura. 
£1 traerle á aquefta torre, 
es, por fer determinada 
priucn para Cavallerps, 
ó porque yo tengo caufas 
paira prenderle, y honrarle, 
y qtiieró cumf4it con ambas. 
(Y agradttcd^ que os refpondo 



39r 



con la lengua, y no la efpada> 
á tan defcortes maliciai 
á fofpecha tan villana. 
Flora es mi hija > y no pudo; 
idos de aqui, no haga 
la. colera:: :^r/f.£l ha penfado 
como en fu caía lenalla, 
que es ei que anoche prendió^ 
pues me hace la puerta francas 
¡Y pues afsi fe aífegura 
la reputación de Laura, 
y fel queda prefo> y voy libre, 
efto eftá mejor, que eftaba.' jíj^. 
Yo, íeñor:::Ci^No os difculpeis. 
^r.£ntré::Gf.No habléis mas palabra. 
^;f.Oflado:::(?i(f/^ No profigaís. 
^rii.Porque fui amigo:;: 
Ci?/! Aun no bafta! 
vive Dios^ que hagáis, qu¿ os eche 
defta fuerte de mi cafa. 
Ecbaii A empujones^ y vanfe. 
Flor.Q¡xé tengo ya que efperar? 
Don Carlos, ya veis á quantas 
defdichas eftoy difpueftai 
mi padre no ignora nada 
de la verdad, pues Árna Ido 
fe lo ha dicho( eftoy turbada!) 
£1 decirle, que el le traxo, 
fiípueftoque tal nopafla, 
bien fe vh que es fíngimientOf 
por difsimular fu infiímia^ 
mas con nofotros , con quien 
no puede fingirfe , es clara 
coía, que ha de declararle: 
mi vida, feñor, ampara. 
Cf^.Dices bien, aunque efperb 
fer a Igun engaño caufa 
de fu agrado , ya con efto 
no me queda eí^ efperanza; 
masmorkten tu defcnfa* 



593 Msj^^ftjk 

Fh.Toiio es malo» paes que guarid 
mi vida cootra ou vida. 
Buelvi D^n C^ar. 
SilvSn 4u<k quQ4qai ié roataiu ' 
Ce/.S^ñot Dan Cafflos , aquella 
da vucftra priObn la e&anda 
es, reticao$» y pencad 
qiw eíla colea bízarfa 
de Acnaldo , fue ohUgadan 
de fu atniibdt difcuipada, 
que pues, la perdoi» yo, 
biisn podeÍ3 vw perdonad^. 
£í^o Q$ pido y ponqué qmero 
yOf quft CQCrc los da& fe hagan 
1»& 4m&»d^.Pkr. Que es títsji 
qiMOdgi fii muerte eíjpecaba, 
tan corteÍAJOMo le itiegai 
tan blandamente teLhablail 
Cv^^ CeCari 6a 4o(U ay uradía 
prudencjui»Q «uiebaitgQorandat 
y d{^ qiialqakra manera, 
feri aMJQT apocarlas^ 
íVp4e«iao úksí mis poaas^ 
y tm glandes misde^cacias, 
que es la menor eftar pcdo^i 
eítaeAa. mejor,, qiip eftaba: 
ci^ todo be de obodfceros^ Véfe. 
D/>. Aoia entro yo cu la dansca. 
Rf/.Vo* que hacéis? 

D/>. Viendo» que aq u 
la fieíU fe cekboha; 
dd aaiQ peixUdo; al punco 
dcxe tic94^, pejKJba»» títiíh 
dedal, bil9>isda»agl1jaí^ 
jabón» pergamino, vaca». 
tijtejC4(3> fich:€^ patrones, 
retazos, mMciraSttrampaij 
y lodemás, y aqpi vine, 
no penfando, que.«n&dár4 
Dinecoi mas yo mcM^ 



} 



muy mucho de noramala^ 
que para ti no a y mas ruegos, 
ya lo sé, que irfe el que cania. 

Cef.Si á vueftro amo bufcais, 
entrad con ¿1. 

D«r.LQ que mandas 
eftá tan puefto en razón, 
que no refpondo palabra. Vafe. 

Flor. A todos ha deípedido, 
y conmigo Tolo traza 
quedarfe»y la puerta cierra. 

C^Silvia, alia fuera te aguarda. 

Fafe SUvia. 

PlorX^o es liecho, no ay rcsBodio 
mejor, que echarme a fus plasta 
y contarle la vecdad: 
Señor:::CV/Qué e^ eíto5 levanta 

F/^r,Asnaldo tedixo::: Cif.Si, 
qnecsá Carlos oculubas 
en cafa.F/^. Yo foy tu jtiif^ 
y el valor tuyo fue caufa.. 

Cfj. De f^ntir, que de ti formen 
fofpechastaa nul fujodadas^ 
para difcalpacfo a sh 
y eftarás ratiiy eno>ada, 
de que tal atcortmknco 
fin caftigatfe fe vaya^ 
y denes. mucha taaom 
mas como conmigo ha bUb a 
que s¿ la verdad, de fiodo^ 
no me dio cuidado aadia» 
No eiks enojada^ Fk>ta^ 
que. quiero que poc mi hag^ 
unabneaa: defle hombro 

3ue he traidaprefoá caía» 
efde oy mandaras que tenga 
cuidado alguna criada 
en fu regalo; y noeftrañqs, 
que al que fiero ayer bu&aba 
para d^rie mucc iL ov 



De D. Pedro Calieron de la Barca: ^9^ 

fefte ja Como efto paila ^ ver le, y hablarlo me impocu; 



en t\ mundo, que es un monftruo 

compuefto de partes vari^, 

pues lo que es agravio oy, 

es obligación mañana» 

y á ningún muerto , en efedo^ 

fue fufragio la venganza. 

No puedo decirte mas, 

que fon hiftorias muy lai^ss 

á Dios, á Dios. fé^a. 

F/t^r. Santos Cielos, 

quéesefto que pormipalEü 
mi padre dice, que traxo 
prefo á Carlos ( cofaeftraña!) 
y Silvia , que en el jardín 
le halló, y quaodo yoefperaba 
el díígoíto de mi padre» 
que le regale me mando? 
Sueño? si> que no es poísible 
que lance tan nuevo aya 
en el Mundo , que convierta 
el mal en bien, pero baíb 
que de qualquíéra meneara 
efto eftá mejor, que eftaba» 
Sale Lauras 

LamS\QXZ hermoía» 

FlorJiMíu mia, 
qué es efto? tan de mañana 
á vificaimei í^uSí , Flora» 
que un trifte nunca defi:anfa» 
A bofcar te vengo, amig^, 
Ueoa de penas, y anGas, 
y a depofitar tnú 
todo el tefoco del alma. 
Moavrb men^er decirte 
de mis triftesas la cauíat 
porque triftezas de amor 
fe dicen fin pronunciarlas. 
Un hombfle et) tu cafa eftá 
prefo, yidájhoaori y íkmá 



hablando conmigo oftabot > 
anoche, poncfue es el dueño . 
de todas mis efperanzas^ 
quando quiíteron los Cielos» 
que de tu Ga£i á nú Caía . 
le paí&flen mil defdi€liass : . ' 
y aunque por la confíacuca •* 
del Alcayde, bolvió á vcrm^». 
no me pudo decir nada, 
que efiaba defpierto Fabb; 
por tu vida, que des traaa 
para que yole habl¿ y £», 
la refpue^exécutafláy 
que nunca dan mas effÁdo 
las penas y las defgtacias. 
P/dr. Válgame el Cielo! qué efiaichoS. 
L^ií^Pues no me refponcics nadal 
Flor. l^ o sécomoteíponderte; 
y es verdad , porque palabras Af. 

5[ue traen la yetva de zelois> 
on el veneno del alma. 
Apenas de aver faUdo 
de .un mal daba al Cielo gracias, 
quando buelvo á dar las quexas? 
O como es co& afiebrada, 
que fon cobardes las petuts, 
pues fiempre en quadrillas andan; 
Laura es Dama de Don Carlos^ 
Cárloses galán de Laura: 
anoche, quando falió 
de aqui, fe fiíe á vificarlas 
defde ftí jardín, adonde 
hablando con ella efiaba, 
pafsó at mioi bien lo dice 
ella, pues dice ( ay tirana! ) 
que le pafsó una defdicha . 
defde fu cafa ámi cafa. 
Pues ú á Qarlos Iiaura quiere, 
pues n á Laura Caf los ama. 



4oa Mej§r 

boj ved atrás j pénfamientos^ 
qtie aun no eSát mejor^ que cftaba. 

^Mur. Qtie me refpondes? qué dices?, 
qub tieaes?F/0r.No sé que hag^; 
ázth pallb yo a mis zelos?, 
tercera a fus eíperanzasi 
no» que ninguno guardó- ^ 
á fus zelos las efpaldas. ' 

iL^nr^Por qué con tal turbación 
me m¡ras?F/ii. Porque me mandas 
cofa^en queíerá impofsible 
fervitce^ fiempre cerrada 
la puerta eftá » que rcfponde 
al quarto donde fe guarda 
efle hombre, y el Alcayde 
por otra calle fe manda. 

luíBr.Ay mas de abrir efla puerta? 

F/^.Mas ay, porque eftá clavada. 

I.^ií''.RonipeIay y dexala en falfo. 

F/^r. Veránlo aqueífas criadas. 

Laur.O qué de dificultades 
me pones!FA7.De qué te canias? 

Laur. De que íTfuecas mi amiga, 
inconvenientes no hallaras. 

JPIor.Yo hago::: 

Laur.Ko me digas mas. 

Phr.tA^s que puedo. 

Laur.Ta te eDgaftas. 

Sale Don Cifár. • ^ 

CV/^Qué voces, Flora, fon cftas?. 
que voces fon eftas, Laura? 
las dos amigas afsi 
fe enojan; f/a.No ha (ido nada; 

Lau.JílO' es, uno muckoj y pucstraxe 
dos diligencias penfídas, 
he de intentar la f^^unda, 
pues la primera me nilta; 
y en lagrimas i y fufpiros 
falgan de mi p^o, UlgaA 

de una vez tMtos pefaies? 



^Jt\ fue ejlába. 

de una vez defdichas tantas; 
Efcuchame: Yo feñor, 
vengo con un defengaño^ 
á facarte de un engañoj^ 
a librarte de un error» 
A un Ca vallero le di 
ocafion de que me vieraí 
en mi cafa: o fi pudiera 
efto decirfe fin mi! 
quahdo un hombre, que venii 
huyendo de vos , fe entró 
en el jardin, y pafsó 
á eftacafa de la mía; 
vos figuiendole llegafteis 
y a mi amante ( ay penas triftcs! 
por el hombre que feguiftes 
prefo a una torre embiaíleis^ 
No me pude declarar, 
por mi hermano, y aora vengOjj 
con la obligación que tengo» 
( ó feñor ) á tuplicar 
que con generofo indicio 
miréis por mi fama, pues, 
foltadle, pues que no es, ^ 
el que dio la muerte a Licio. 
Con mi hermano difculpada 
quedé yo en hallarle alli. 
Gf/TEn toda mi vida vi 
mentira mas mal trazada; 
feñora, fi vueftro amor 
quiere oftentando finezas» 
tomar vado en fus triftezas» 
hallar puerto i fu dolor, 
no ha de fer con fingimientos 
vanamente imaginados, 
mejor negocian poftrados 
los ruegos, y rendimientos; 
porque fi el que yo fegui 
y en vueftro jardin hallé, 
Don Carlos Colona fue. 



Be D. Pe2ro CaUeron 2e h Barcái 



y es Ú mirmo que eftá aqui, 
qué ürven engañosPL/^i^r.ÉíTa 
es mi deídicha cruel, 
elpieíumir vos que es él. 

Ce/.Vucs ü él mifmo io confiefla ^ 
puede ¿1 mifmo mentir?L4i«.Si> 
que por no formar, íeñor, 
fofpechas contra mi honor, 
querrá condenarfe á si. 

CeJ.Qfizndo en fu pecho cupiera 
una fineza can rara, 
que el delito confeífara, 
y él mintiera, no mintiera 
un criado, que ha venido 
con él, le ha vifto, y le ha hablado. 

Ltfur. Puede mentir el criado. 

G^Hareis que pierda el fentido; 
y G yo mifmo al inftante 
que le embié prefo aqui» 
á folas le hablé, y le vi, 
y él::: Lau.Ho paflfeis adelante: 
vos le habkñeis? vos le vifteis? 

Ce/l Yo mifmo, yo mifmo, yo. 

Laur^acs ferá otro, pero no 
el que en mi cafa prendifteis. 
porque vos le conocéis 
al que en mi jardin hablaba.- . 

Flor.Edo eftá mejor, que eftaba. 

Ce/lSi eflb perfuadir queréis, 
dexadmepor Dios, feñora, 
que es querer, que un fingimiento 



40X 



me quite el entendimiento 

Sale Don Carlos^ y Vinero^ 

Dm^rXaftimaes,vive el Cielo, 
fi crédito he de dar a tu defvdo, 
que un amante no feas 
de novela.Cdr/.Pues oye, (i defeas 
fabertodoel fuceflb. 
Eftaba'yo efcondido, donde pcefo 
aora d¿>y 9 quapdo vinq 



Dile por tu vida, Flora, 
como el que anoche prendí 
Don Carlos Colona es. 

F/^r «Eflfo tiene duda? pues 
el que aora eftá prefo aqui, 
muy bien le conozco yo, 
y el mifmo que venia 
huyendo aquel mifmo dia 
( ay infclize! ) que dio 
la muerte en el campo á Licio. 

C*^.Difelo aísi , porque temo, 
que fu locura, y mi eftremo 
me quiera quitar el juicio. Vafei 

P/^r.Pues que duda puede avec 
en verdad tan aflcntada? 

¿4iír.Clora, no me digas nada, 
que yo lo vendré a faber. Vafe^ 

Flo.Como de mi mal me efpantOn 
del tuyo, Laura, también; 
mas de mi mal, ó mi bien 
oy veré el fin: dame un mant(» 
Silvia. 

Saíe Silvia. 

Silv.Quh quieres hacer? 
no vés que ya fu criado, 
que eres tu, le avrá contado^^ 
la tapada í 

Flor. Qvíc temer 

no tengo, venza el rigor 
de tan confuíos deívelos, 
y denme muerte mis zelos, 
o vida me dé fu amor. Fan/ii 



4^^ Mejor tftk^ que eftahai 

otra Dama de ingenio peregrino, 
ábufcarme tapada, 
diciendo, que de mi eftal>a obligada, 
porque la Dama era, 
que fue de mi rigor caufa primera. 
Éfta, pues::: Diner.Etz Flora. 
Or.Que dices^D/XLa verdad, efcucha aora: 
Flora es efla capada, 
que á viíicarce vino disfrazada, 
yo lo sh , porque eftaba 
contigo, quando yo , que te bufcaba, 
la íaqu¿ de un aprieto 
con fu pjdre, fingiéndome en efedo 
Saftres al Cielo pluguiera, 
que antes, que Saftre, Diablo me fíngieni| 
Don Cefar adonde iba preguntaba, 
y elIadixo,queun manto íe probaba^ 
que yo entonces traía» de manera^ 
que Flora es la tapada. 
Carlos. Aguarda , cfpera: 
que fi vamos juntando 
partes, ay muchas que lo abonen. Quando 
riñendo Arnaldo eflaba^ 
dixo, que darme muerte procuraba) 
por vengar á fu primo , cuya muerte 
ella causo j <Íe fuerte, 
queaviendo ella craufado 
la muerte de fa jptimo, con cuidado 
ampararme obligada, 
vifítarme tapada, 
guardarme temerofa, 
y obligarme, en efcáo, generofa 
muchas verdades fon, y yo las creo, 
por lo que perfuadir (abe el defeo: 
quien decirte fupiera 
del modo que la vi, quando mi fiera 
fuerte, por la pared de eSbs jardines, 
me ocafionó bolvcrme a fas jazmines. 
!J>iner^Vlo todo fea pefar , vá de pintura • 

^arl.EícaQhsíi aunque fe enoje íu hecmofura. 



De 2). J?eir$ CaÜtrm de U Barca 



Aoy 



Ya te dixe como anoche 
de aquefta cafa me fui, 
y que en la calle Don Ccfar 
me reconoció al íalir. 
Ya te dixe, como huyendo 
de un lance en otro y cai 
á un jardin^ donde un amante 
favorecido, y feliz, 
gozaba fu Parayío, 
Im temor del Serafín, 
pues le tenia en fus brazos: 
puesefcucha, defde aquí. 
A los jardines de Flora 
pafsé , y confufo me vi, 
porque entre los laberintos 
de fu enlazado Pais, 
que los arrayanes texen 
con los olmos, me perdí. 
Era la noche medrofa 
monftruo tan cobarde , y vil» 
que pifando blandamente 
yk el clavel , ya el alhelí, 
no dexó á fuentes , ni flores, 
que murmurar, ni reír: 
y entre nieblas empañado 
el ctiflalino viril, 
fepultó abifmos de eflrellas 
en túmulos de zafir* 
Defta fuerte difcurría, 
quando entre las fombras vi 
un noíiurno rayo , cuyo 
norte me obligó a feguir 
fu luz. Hallé, pues, poruña 
celofia deijazmin , • ' 
entreabierta una ventana, 
que el a y re debió de abrir, ' 
para penetrar fu Cielo, 
enamorado, y fútil. 
Eftaba entre fus' tíhjiis 
Flora, bten como'fúiir' 



."L 



I ^ 



* • 



.'I "I 



fuele entre vafllüíS ^^rc^ 
ja rofa fu Emperatriz. " 

Una hincada la rodilla, 
en un azafate allí 
recogía los defpojos 
de fu Vitoria gcntiK 
Defenlazó las fortijás 
de la prífion de marfil, 
y luego acudió al cabello^ 
donde, como Flora en fin, 
file defperdiciando flores; 
tan hijas fuyas, que ol, ^ 
para adornarfc otra aúroraj;' 
fe las embidíó el jardín; 

f)orque por defechos fuyosji 
laman galán al Abril. 
De los cuidados del dia*^ ; 
ya abfuelto el cabello vi^ 
nendo Occeano de rayos 
donde la mano , feliz 
Bucentóro de criftal, 
corrió tormenta de Ofír. 
Tan hermofo el defaliño 
era, que quife decir: 
mal haya el aliño, donde 
es el defaliño afsi« 
Luego, á mas leve precepto 
rendido, le bol vio á afir 
en una red de oro , y feda, 
labrada á colores mil. 
En cotilla, y en enagua 
quedó, de un verde tabí, 
que como es Flora , no qufíb 
aecno color veftir. ' ^ 

Una guarnición no máis ' 

era el ultimo perfil, 
donde en lineas de oro iba ^ y. 
i rematar, y morir ' ' '; : 

otta heirmofa Primavera' ^" '' 
de muchas flot^% í^Oíox 



•I 



'^*^v:^\. 



404 Mejor tfih 

ycpmoá jovcn Vcraho 

íigiic el cano Invierno , afsi 

fe miró á efta verde pompa 

la blanca nie%^e feguir 

de otra enagua de cambray> 

que crepufculo futil^ 

no dexaba entre dos luces^ 

3Ú obfcurecer, ni lucir. 

La eftatura de otro dia 

fiada dexo al chapin> 

quedando fu perfección» 

menos no, mas menor su 

5c;it6fe fobre la cama, 

qbeeraOcafo carmefi: 

mas quando el Sol no fe acuefta 

this cortinas de carmin? 

ÍAqui cegaron mis ojos, 

porque una criada aqui 

á deícalzarla fe pufo, 

las efpaldas ázia mi. 

Vi por mas que codiciofo 

brujulear y deícubrir 

2uife>entre lexos y fombraSj, 
)lo alcance, folovi 
no se que rafgos de nácar, 
de un cendal azul turquí 
abrazados^ y una caxa, 
fi fe pudo percibir, 
porcjue era un átomo brevc^» 
que nació, para vivir 
concha de la menor perla, 
botón de menor jazmin. 
Puíbfc fobre los ombjos 
otro rico faldellín, 
porque un baño las criadas 
ja empezaron á fervirj 
de las lagrimas que el Alva 
Hora, cuando va á falir, 
debió de fer, porque entonces . 
jodo refpiró ámbar gris. 



Metió los pies en el agQa-V 

y tra varón entre sí 
crida les contra criftales 
una batalla civil: 
y como eftatua de nieve 
era Flora, y yo la vi, 
por íer con criílal quaxado, 
deshecho criftal, temi 
que la eítatua por los pies 
fe empezaba á derretir. 
En aquefte punto Silvia 
de gafas quitó un telliz. 
á las almohadas, y abrió ^ 
el lechO; donde a dormir 
fe reclinó mejor Sol, 

?[ue el que en campo de zafífi 
iiele madrugar topacio, 

para acoftaríe rubi. 

Corriéronle la cortina, 

dexandome a mi (in mi, 

en manos de mi temor, 
' venturofo , c infeliz, 

hada que Silvia falió, 

como ya te referid 

Y lo (^ue me admiró mas, 

fue, viendo cfparcir afsi 

fus adornos, que mañana 

Cepa bolverfe á velUr. 
P/;f .Con todo quanto has gaftado 

de ámbar , clavel , y jazmin, 

fe te olvida lo mejor 

de fu adorno.Gir/.Como afsi? 
Z)/jf .No traía guarda infante 

Flora, feñorí Qay\s Luego vi, 

que abia de fer frialdad 

la que ibas a decir. 
Din. Ya que tu me la has pintado 

puefto que yo no la vis 

quie^Q pintártela yo: 

Va pendifptc de I4 cii^^ 

tttÜi 



f)e D. Pedro Caldero 
türi, en quanco la enagua 
dexó enjauladas las tri- 
pas en un enjugador, 
de alambre , eíparto, y de cin- 
tas, que como las enaguas 
alhumodelaspafti- 
llas fe curan , no íe hallan 
fin enjugador, y fin 
perfumes: y en concluílon, 
eft cuftos infancis fie, 
que por no efpantar á tantoSj, 
decirlo quife en Latin. 

Sale Celio. 

Cel. Advertido yo de quanto A p. 
pafsoá Arnaldo, hb de ñngir, 
queefteesel prefo que anoche 
Don Cefac me encargó a mi. 
Una tapada muger 
te bufca, y aunque yo aqui 
no tengo tanca licencia 
en algo te he de íervir. 

D/;f.Aora verás (i es Flora. 

C^r, Merced me hace: fí es afsi, 
tendrán premio tus albricias^; 
tendrán mis defdichas fin. 
Sale Silvia. 

if/Vt^. Aquella Dama tapada 
que te vino a ver, aquí 
buelve otra vez. Car. Ya lo shj 
mas que puede entrar le di. 

C^/. Aquel, feñora, es el prefo 
quebufcais, y quedecis. 

S¡lv.So\o eftá, bien llegar puedes* 

SaU por una parte Laura con Celio ^ 
jf por otra Flora con Silvia, 
tapadas. 

Cfr.Qué miro! que quando aqui 
ona tapada efperaba, 
vienen dos? Din. Es de fentir 
fluea m49 h/Lqio% mas ganancia. 



nde IaBarca¿ 405 

el refrán fucle decir, 
mas á mas Chriftianos no. 

Lan. Señor? Flor. Carlos? 

i^//,Ay demi! 

que eftenoes Arnaldo? 

27/¿/r. Ciclos, 

efta es Laura. C^r. Profeguid; 
por qué os retiráis las dos? 
qué mandáis? a qué venis? 

Lau. Yo no tengo que deciros, 
porque en mirándoos ¡ perdi 
la memoria. Aquella es Flora. 

Flor. La voluntad yo. 

Car. Advertid^ 
que folo el entendimiento 
ay que perder para mi$ 
y antes que le pierda^ fepa 
que hacéis aqui, ó que decis* 

Lau. Y o no tengo yá que hacer^^ 

Flor.t^i yo tengo que decir. 

Cir.Embozadas hermofuras, 
que detrás de eíTe nublado, 
antes de avcrme alumbrado, 
me queréis dexar a obfcuras; 
piedades ion mal feguras 
iros^ fín que os haya oido, 
.que fi ver el bien perdido, 
quien le tuvo, es gran defden, 
qué ferá perder el bien 
antes de averie tenido? 
Yfiaundia al arrebol 
fígueuna noche importuna, 
quedando á pagar la Luna 
obligaciones del Sol: 
Si un farol á otro farol 
mas, ó menos rayos fía, 
advertid, que es tyrania, 
á que ninguna igualó) 

2ue paflfé ¿fbs noches yo 
ti dcberfelas al dia. 



4o^ Mtjor eJlÁj 

Lau. Yo no me he de idcfcubrir 

porque no os importa á vos, 

ni á mi, porque donde ay dos, 

de nada puedo fervir. 
Vin.Vot mi deben de venir. 
C^r. Apártate: no tenéis 

que rezelaros, pues veis 

que fí tanto aveis tardado, 

que dos noches han paíTado, 

dos Auroras me debéis 
Sale Celio. 
CeL En mi quarto mi feñoc 

os efpcra, porque quiere 

( tanto fu fama prefiere 

al fcntimientoel valor, 

y á la piedad el favor ) 

hacer oy las amiftades 

de Arnaldo, y vucftras. 
Ca^l. Verdades 

fus ofrecimientos fon: 

rompa, pues , mi confuíion 

por tantas dificultades: 

ya veis que es fuerza afsiílir 

donde me llaman; á Dios. 
Din. Yo me quedo entre las dos. 
Car. A ninguna dcxes ir. l^af. 

j)irt. Ea, tiempo es de embeftir. 
l^or. Si muero, por que dilato 

eldefengaño? Lau. Yo trato 

de averiguar mis rezelos. 
J)¡n. Si aqui ay batalla de zclos, 

yo he de tener lindo rato. 
Flor. Tu por un inftante aora, 

alli puedes apartarte. 

Laura? Laur.Si 
Flor. Pues oye a parte. 
Laii. Efcucha tu a parte, Flora, 
Flor. Mi fentlmiento no ignora, 
Ltfi/.Bien conocen mis eftremos, 
Flor. Que de un mal adolecemos^ 



Laur. Que padcceoídiS Dff daño^ 

Fio. Cúrenos un defengaño, 

Lau. O muramos, ó fanemos. 

Flo.Ta á Carlos, Laura, has feguid(¿ 

Lau. Yoá Carlos? hafte engañado, 
porque en mi vida le he hablado, 
y apenas le he conocido. 

Fio. Pues como a verle has venido 
defta fuerte? Lau. Yo no vengo 
a ver::: Fio. Mayor duda tengo. 

Lau. A Carlos, á Arnaldo si^ 
que prefo ha de eftár aqoi. 

Fio. Yá el defengaño prevengo: 
Arnaldo , Laura , fue á quiea 
mi padre anoche prendió? 

Lau. Por eflb le bufeo yo. 

Fio. Y es el que tu quieres bien? 

Lau.Si Fio. Y el que anoche también 
en tus jardines te hablaba? 

Lau. El era el que fe ocultaba. 

Fio. No Carlos? Lau. Con Carlos yo? 

Fio. Luego no lemiieres? LaM. No. 

Fio. Pues mejor eáá, que eftaba: 
y en albricias darte qaieco 
otra buena nueva, yá 
Arnaldo prefo no eftá. 

Laur. Cómo? 

Flor. Como de aqui infiero 
que Carlos fue el priíionerOy 
y á Arnaldo dexaron fiíera. 

Lau. Luego de aquefla mauera, 
no tengo y i que temer ? 

Fio. No, pues no fe ha de faber. 

Lau. Luego yá mi pena fiera 
tan felizmente fe acaba, 
que mi opinión, y mi hermano 
fe aflfcgura? Flor. Eflb eftá llano. 

Lau. Pues mejor eftá, que eftaba. 

Din. Puede aver pena mas brava-' 
qtteno oír uno, hablando áó0 



De D. Pedro Calderón de Ja Barcas 407 

ó dueoai dezidlo ^os. embozado el , y ella 



au. Pues encerrados eftán 
y el paíTo franco me dán^ 
a Dios> Flora. Vafe. 

Hor. Laura , á Dios. 

»/;/. La una fe vá por aquí» 
la otra por acá: dcfpues 
efta entra en cafa, efta es^ 
y he de declararme afsi. 
Detiene a Flora. 

lo. Qiié es lo que hacéis? 

)/>• Miro aquí 
íi eftá bien hecho efte manto: 
mal redondo un tanto quanto 
quedó » quítaosle , porque 
le buelva al Maeítro. Flor. No sé 
qu¿ decis? Din. Poco me efpanto^ 
que yo tampoco me entiendo; 
mas fuelo darme á entender. 
Buelve Laura alborotada. 

l4iit. Flora, amiga, fi defeas, 
mi vida, ampárame. Flor. Que 
te ha fucedidor Laur. Mi hermano 
al falir me llegó á ver, 
y me (igue$ mas que temo? 
por efta puerta me irc, 
y cerrándola tras mi, 
aun no me aíTeguro del. 
Va/e y y cierra la puerta. 

Flor. No cierres, detente , efpera, 
dexame á mi entrar también: 
la puerta cierra, el temor 
no la aíTeguro: qué haré? 
Sale Faílo. 

M. Laura enaqueftos umbrales^ 
y dcfde el amanecer 
tiiera de cara(aydemi!) 
ais. zelos dixeron bien; 
pero Quando dicen mal 
ha dei4iChji§ que han de fcr? 



en íu prifion? entraré 

aunque me lo eftorve el Mundo; 

Ha faifa, aleve , y cruel, 

pienfas que de tus trayciones 

toda la culpa no sé? 
Flor. Qué haré? porque defcubrirme^' 

ni encubrirme, me eftá bien. 
F^^. Mas yo me fabré vengar^ 

como declararme sé, 

que zelos de honor, no mas 

fe han de pedir , que una vez. 
Fio. Detente.Dm. Cuerpo de Chriílo^ 

no tengo yo de faber 

á quéfabe el fer valiente 

en mi vida alguna vez! 

y quizá aquelte es gallina: 

No es hombre noble , y corté; 

el que tan groferamente 

atropella una mugen 

quien me mete en eílo a mi? jlp. 
Fab. Quereislo vos defender? 
Din. Si quiero , y buelvo á cmbidañ 
Fah. Pues veamos íi podéis. 
Sacan las ef pacías. 
Din. Luego avrá quien meta paz. 

Salen Ama Ido , y todos. 
'Arn. Las efpadas fufpendod. 
Din.K qué buen tiempo han Itegadt! 
Flor. Ay eílrella mas cruel, 

que la mia? aqui es forzofo 

que me ayan de conocer. 
Cef. Pues fcñor Don Fabio, aqui 

eftoseftremos hacéis? 
Din. Si tardan un poco mas^ 

vive Dios, que echo á corrcy^ \ 
Fab. Señor Don Cefar, yo tengo 

para el eAremo que veis 

ocafion; y folo os ruego, • 

que DO me lo pregunteisi 



4^8 Mejor tfik y que tJlJíai 

con eíTa Dama en la calle que nunca aprendiera della 



he tenido no sé que: 

entrófe huyendo afta aquí, 

y tras eUa hafta aqui entras 

fufofemeefle criado 

delante. Din. Y hice muy bien. 
F4¿.Todo importa poco, afsi 

os fuplico, que me deis 

licencia para llevarla. 
Tlor. Nada me eftará mas bien. 
Arn. Quién efta muger íerá? 
Cif. Triíle de mi, que efta es 

fu hermana, bien lodedara, 

que á Don Carlos viene á véc. 
Din. Efto en efedo es reñir! 

pues cofa bien fácil es. 
'Fah. Venid. CarLESo no, efta Dama, 

aunque fu nombre no se, 

ni quien es, ni lo que os mueve^ 

á mi me ha venido á ver, 

y no ha de ir con vos, fin que ella 

me diga que la efta bien» 
jF/iír. Pcnfando que me defiende 

Carlosi me ha echado a perder. 
C^No ay palabra, que no fea 

un nuevo empeño. Bah. Sabce 

deíempeñar lo que he dicho, 

hafta morir , ó vencer. 
*Din. No fe me ha de paftac dia» 

fin reñir alguna vez. 
Cef. No miráis que eftoy yo aqui? 

qué es efto? mas aora bien, 

no ha de ir con vos, ni con nadie: 

£ao en efc¿to ha de fer, 

y mientras que fe averigua 

el cafo, en mi cafa efté 
en compañía de Flora. 
Flor. Efto folo podia fer 
el remedio de mi vida. 
Cef. Seguca; eft^rá^ que á fee¿ 



los lance en que fe vé. 

Venid, feñora^ y por cierto 

muy poca razón tenéis 

en aventuraros, fiendo 

una principal muger. 
Din. He de reñir cada día, 

hafta que alguno me dé. 
i^^^.Señor Don Cefar, no fon 

cofas lasque llegoávéc 

tan fáciles de paíur, 
[ue fufpenfas queden biem 
ifta muger es mi hermana» 

ya lo dixe, y no me iré, 

fin que mi honor, y fu honoc 

queden libres. 
Arn. Laura es? 

pues ya aquefta obligaciocí 

á mi me toca, porque 

quien la facó de fu cafa» 

á quien ella viene á ver, 

foy yo. Cef. Efto folo fiíltalNl 

aora de fuceder. 

A veros, Arnaldo, ávos 

aqui? como? ó para qué? 
D/V.Ha qué eufto es tirar una^ 

una de rajo, otra de revés» 
^r;2.Yámees'fQrzofo decirlo^ 
que fi ha de fer mi muger, 
mejor es que lo fepais^ 
que no que lo fofpecheis: 
yo foy el que vos prendifteis 
en fu jardín, porque ai él 
eftaba con Laura yo, 
digno premio de mi fee, 
quando en él entró Don Carlos 
di le, pafib, y me quedé 
yo empeñado. CeJ. Segua d&H 
ella porfiaba bien: 
Mas aora de mi agravio 



TkD.Pcir0CaÜcron2elaBarcaé 409 

la duda fe queda en pie; Qué es lo que miro? ha cruel! 



cómo eftabais en mi cafa 

vos? CarL Ello me has de deber, 

Floral que no he de culparte: 

Como á efta cafa paGé, 

y en llegando a aquefte qoarto» 

como tan folo le hali^, 

me pareció que eftaria 

mas feguro, quando á hl 

paiíafteis, y como os vi 

de mi padre amigo fíel^ 

fiado en vueftra amiftad, 

ni me foi, ni me aufenté. 
2j/7f • Pongome de firme a firme, 

doy el tajo, y meto pies. 
Ri¿. Que feais vos, ó fea Don Carlos, 

yo me he de fatisfacer. 
'Am. Yo defenderla. Cef. Apartad, 

que ni uno, ni otrOjiía de fer, 

Enrrad en efte apoítnto, 

y averigiiémos defoues: 

roas quién eftá aquí? Sale Laura< 
La^ra. Yo foy; 

que i Flora he venido á ver, 

y efcuchando aqui a mi hermano 

vengo á (aber lo que es. 
C!^ En verdad, fcñorDon Fabio, 

que es muy bueno lo que veis; 

eftá eftorra con mi hija, 

y queréis dar á entender, 

2ue es la que tapada eftá. 
. _ . A nadie le efta mas bien, 
que á mi, el averfe engañado; 
conñeflb, que engaño fue. 
Arn.Vwcs d aquefta es Laura, Cielos, 

quién efta tapada es? 
Cef. Deícubriros ya, fcñora, 
quien quiera que feais, porque 
raigamos de tanto engaño. 
Dejcnhréfe. 



Din. O qué bien hecho eftá el mantot 
no te enojes, que efto es 
probarle, que en efte punto 
le acabé yo de traer. 

Cef* Aora conozco mi error; 
muerte, ingrata, redaré. 

Cari. Ved el empeño en que eftoy^ 
porque la he de defender. 

Cef. Quien no fuere fu marido, 
cómo, dime, ha de poder 
defenderla contra mi? 

Cari. Siéndolo, feñor, podré. 

C^3Si yo cafar a Don Carlos 
on Flora (¡empre pensé, 
para poder perdonarle, 
y efto vino á fuceder, 
de qué me puedo quexar? A fm 

Fab. Yo dcfeaba tanto el ver Af¿ 
empleada en Carlos mi heripana^ 
queme ha pefado deque 
ella no fueíTc. Am. Si yo 
llegar puedo á merecer 
la mano de Laura hermofai 
rendida os pide mi fee, 
permitáis a mi ventura 
efte favor. Fab. Vueftra es 
Laura, pues con tanta dicha,* 
todos quedaremos bien. 

Laa. Efta es mi mano. Ar^ Y la mia 
con toda el alma os daré. 

Din. Y pues tras tantos engaños, 
el mal fe convierte en bien, 
fíes bien cafarfe, las faltas 
nos perdonad.CííW, Y diré, 
que efta Comedia, que ofrece 
el Autor á vucftros pies, 
oy eftá mejor, que eftaba, 
fi 0$ ha parecido bien. 
F I N, 



LOA PARA LA COMEDIA 

D E 






R A 




AFEMINA AMOR._ 

FIESTA QUE SE REPESENTÓ A LOS ANOS 

de la Rey na nueftra feñora Doña María Ana 

de Auftria, en el Real Colifco 

del Buen-Retiro. 

DE D Q N PEDRO CALDEIiON 

de la Barca, 

« 

PERSONAS QUE HABLAM EN ELLA. 

El Águila, Los doce Signos. 

El Fénix» Los doce Mefes, 

£J Pavo». Muscos, 

FVndoft el Porttco' del Teatro » de Orden compue/la, fohre quá. 
tro coluuas de bien imitada piedra Laztdi , cuyas cañas ej^ 
taban adornadas a trechos de ref altados bollos de oro ^ y en 
fu correfpondencia dorados fus chapiteles ¡y jus bajfas: coa auefi- 
guiendo el orden , corria la cornifa enrique^jda a partes de los mif 
ntos bollos y mafcarones , y cornucopias. En ellas defcanjaban unas 
volutas , de quien peudian vanos feflones , que dando buelta a k 

' mo- 



De D. Pedro Calderón de la Barca. 411 

Modillones , recihian el cerramiento del frontis , de quien era clave 
una medalla de relieve > guarnecida de hojas de laurel y con qua^ 
tro mafcarones ^y otros adornos ^ que la dividían en igual compar-^ 
timiento : Dentro della efíaba un tavalío > cuya velocidad enfrena-^ 
bagalün J(ruen > nopn algunas je^as de Mercurio > Dios del Ingenio^ 
afsi en el Caduceo y como en las plumas del capacete y y los talaresy 
( Geroglifico del que opadamente vano intenta fofrenar al vul^ 
go ) a los Iddos del Pórtico y tntre coluna y y coluna e fiaban en fus 
nichos dos e/latuas y al parecer y de bronce y que haciendo vifú al fír- 
roe de la Fábula y alhagando una a un León y y otra aun Tigrcyfig^ 
nificaban elí^alor y y la Offadia. Todo efie frontifpicio cerraba una 
cortina , en cuyo primer termino > robu/lamente ayrofo fe vela Her* 
cules y la clava en la mano y la piel al hombro yy a las plantas monf^ 
truofas fieras y como defpojos de fus ya vencidas luchas j pero n§ 
tan vencidas y que no volajfe fobre el en el fegundo termino Cupido 
fiechando el dardo , que en el affunto de U Fie fia avia de fer def» 
doro de fus triunfos. Bien defde luego lo explicaba U injcripcion^ 
guando en rotulados rafgos y que partian entre los dos el ayre , de^^ 
cia a un lado el Cafiellano mote: Fieras afemina Amor. 
X ^ otro el Latino. Omnia vincit Amor. 

Lo demás del campo que re fiaba d la cortina , ocupaban pen-^ 
dientes fefiones de trofeos de guerra y que enlaT^dos los unos de 
otros y orlaban todo el liento , fin perdonar pequeño efpacioy que no 
iienajfe de hermofa variedad la ar quiten ur a en fus difeños > y la 
pintura en fus dibujos . En aviendo logrado la vi fia por breve 
rato ambos primores , empCT^g a lograr los fuyos el oído y primero en 
fanaras chirimías , y dejpues en templados infirumentoSy a cuyo com- 
pás defde lo mas alto del frontis , por de tras de la medalla y empCT^ 
a defcubrirfe y hecha una afcua de oro , una Águila caudal^ con Im- 

Fff 2 ^tn<^ 



41 2r L O ^. 

pnial Car$fía , fobre cuyas batidas alas venia una Uinfa , qeu rom- 
picudo la cortina , fin romperla , dio principio a la Loa , como en x^<^ 
del Ag uila y cantando^ 

'jígulU A los felices años^ ¡de qual es la que mira 

que para dicha nucftra al Sol defde mas cerca, 

ya en eftatuas de bronce. Por lidiar mas ayroía, 

ya en laminas de piedra: ( que en duelos de noblezai 

Con luces cuente el Fuego> no ay ceño que milite, 

el Agua con arenas, donde ay razón que venza:) 

con átomos el Ayre, ¡Viendo que es oy el dia 

y con flores la Tierra. que fu natal celebran, 

A los felices años llevar pretende a todos 

del Águila fuprema, la Loa de la Fiefta: 

que mas , que en nueftras vidas, Qu¿ Ave , pues , ferá aquella, 

en nueftras almas rey na. que en tanto empeño mas me 

Xa Reyna de las Aves, favorezca? 

en dulce competencia. 

Dentro elPentx cantando. 
Fénix. Quien puede íer , fino el Fénix, 
quien a effe obfequio fe atreva? 

Dentro el Pavón cantando. 
Pavón. Qiiien , fino el Pavón , fer puede 

quien a cffe culto fe ofrezca? 
Fen. Que en feftejo de años , nadie ay que pueda 

afsiLlir , como el Ave que los renueva. 
Pav.QvLQ en feftejo de años de quien govierna. 
Ave que tod^ es ojos , que afsifta es fuerza. 

t^on ejlos uerfos , por la entrecalle , qtée delante de la cortina for- 
maban las columnas , f alterón de ambas otras dos Ninfas , una en un 
Fénix y y otra en un Pavón ^y mcruiendofe iguales , ejle fobre fu 2^/- 
k/o , y aquel fobre fu hoguera , con los matices de fus plumas , fA- 
picadas de oro , Je fueron acercando y donde fi^jpenfa el Águila en 

el ayre , profiguieron cantando. 

Fénix. Simbolo del Amor es y fuego otra vez fe engendra, 

el Fénix , que en blanda hoguera. Luego fi afect«.^s de amor 
fuego nace , fuego muere, ion los que a todos alientan, 

í 



De D. Pedro Calderón de la Barca: 413 

y el Amor llama que nace en feftivo parabién^ 



hija , y madre de de si mefmai 
en feftejo de años 
nadie ay 9 que pueda 
afsiílir , como el Ave 
que los renueva. 

Pav. Símbolo es de vigilancia 
el Pavón , pues en iu rueda 
tantos ojos , como plumas^ 
á nunca dormir defpierta. 
Luego fi los años ion 
de la que » toda ojos , vela, 
y un corto fcftin , no es mas 
que venir á cobrar fuerzas^ 
parabolverá lalucha, 
quien puede dudar , que fea 
Ja vigilancia la mas 
intereflada en que buelva? 
con que en fíeíla de años 
de quien govicrna^ 
Ave que toda es ojos, 
que aísilla es fuerza. 

Reprefentandé el Fénix. 

-pertx. Primero que yo? 

pavón. Primero, 

j^. No mas,que amantes contiendas 
tienen de íu guerra el lauro 
tan al revés de otras guerras^ 
que canta por el rendido 
la vidoria la fíneza: 
. y puedo que a mi me toca 
ajuftar la diferencia; 
qué para mi ñefta ofreces 
tu? Fen. Yo ofrezco para ella 
el circulo de los años 
que á íiglos el Fénix cuenta, 
de los mcks fe componen, 
y ( como quiwH los lüjera 
á que paíTen (In fu ruina) 
haré que los doce vengan • 



en alegre norabuena 
del cumplimiento de efte^ 
todos de gala , y de fíefta. 

jigttil. Y tu , que me ofreces? 

Pav. Yo te ofrezco la diferencia, 
como fe íuele decir, 
que va del Cielo a la Tiertra, 
que pues del Pavón los ojos 

¿uno colocó en Eftrellas; 
ien como familiar Aftro 
de las demás luces bellas, 
haré que los doce Signos, 
que en los doce meíés reynan^ 
también de ñefta , y de gala 
para tu cortejo vengan. 

^jlg. Luego mirando á un fin mifmo 
las folicitudes vucftras, 
íin que en los medios le c ílorven, 
pucfto que de una es la Tierra 
teatro , de otra teatro el Cielo, 
fácilmente eftais compueftas. 

Las dos* Cómo? 

jíguil. Aceptando de entrambas 
*^yo el afcfto 5 y afsi, en mueftra 
de juño agradecimiento, 
al mes que en íu Signo tenga 
para el aíTumpto de oy 
mas favorable influencia, 
de las plumas de mis alas, 
que fon de la fama lenguas, 
le rizaré tal penacho, 
que ceñido á íu cimera, 
en tremolada guirnalda, 
publique la preheminencias 
y para no perder tiempo, 
mientras tu con voces tiernas 
los mefcs convocas » tu 
los Signos , yo de mis bellas 
Aves convocaré el canto, 



414 LOA. 

y remontando ligeras Cant. Agutí. Há de la vaga rcgioft 

lasalas, haridelayrc delayre? 

retirar las nubes denfas, Dentro Coro primero. 

corriendo al Sol la cortina, Cor. Qiié es lo que ordenas? 

para oue mejor fe vean Cant. Fen. Ha de los Siglos? 

á un tiempo entrambos teatros. (>r« 2« Qué mandas? 
Fen. Pues que aguardas? Cant. Pav. Há de los Aftros 

fav. Pues que efperas? Coro 3 . Que intentas? 

AguiL Que corras al Sol la arrugada cortina. . 
Fea. Que juntes los Mefes , que á edades los ouentan. 
P4t^. Que llames los Signos , que en ellos influyen» 
Las tres. Y todos digáis en vpces di verías» 
que Carlos Segundo ofrece a fu Madre^ | 

pues ella admitió de fus años la ñeftaj^ 
cfta fíefta también á fus años, 
que cumplan , y gocen edades eternas. 

Todas ^y Mufica dentro. 
MhJíc. Pues todos digamos en voces diverfaii 
que Carlos Segundo ofrece á fu Madre» 
pues ella admitió de fus años la fíefta» 
elU fiefta también á fus años» 
que cumplan» y gocen edades eternas. 
Conefla repetición y juperior el AguiU a las dos , y elevadas ios 

tres y midieron con la mujica la difiancia , que havia dejde el Ta^ 

blado a la Cornifa > llevando/e tras si , en arrugados paz^ellones , w 

cortina , que no Jin cuidadofo defaliño fe efcondio en ellas > dexan- 

do dejcubierta la primera [cena del Teatro : Era fu perfpeSlivá 

de color de Cielo , hermofeado de nubes y y celages : y defde fto pri' 

mer bafiidor , h^fia, ju foro , quaxada de caladas efirellas > qu€ d 

movimiento de artificiales luces , obfcureciendo unas , y brillan^ 

otras y en luciente travefura , campeaban alternadas : fobre citjf^ 

vtfíofa inquietud de fombras » y refiexos y e fiaban . en el ayre bfi j 

doce fignos » fignificados en doce hermofas Ninfas : tenia cada una * 

la una mano dibuxado en tranf párente efcudo ju caraSíer y y en^ 

oí/a u?2a antorcha , de cuya llama defccndia un rayo de veltllo ^ 



2)f D. Ptdro Calderón de la ^area. 41 y 

lata 9 que como influxo que inf piraba en etios , le admitían los de- 
:c me] es , fignifcados Umhien en doce ajrofos jfcvenes y que al fie y 
ada uno de fu Signa , formaban entre todos , en dos vandos , qtiaíro 
Uagonales lineas y tiradas al centro , con tan regular medida en fu 
ledinacion Us Bfiatuas , que dejmentidas unas de otras y dexajpdn 
yerfe todas. No fue menor adorno de efla XfiJIofa planta lo atavia- 
io de ella , pues ajsi las tres que corrieron la cortina , cerno los Signosy 
los Mefes , y los Mujicos , que también acompañaban a lo lexosy 
tfíaban todos uniformemente vefiidos de áT^l y y plata , con riT^dos 
penachos de plumas blancas , y azules , 4 cuyo aparato y defpues de 
hax/er repetido toda la Mufica los pajfados verfos > empe^ la repre- 
fentacion , en efia forma.^ 



Enero. Yo , que confagrado á Jano,^ 
come fu nombre en la lengua 
Latina » pues Januario, 
y Enero , una cofa es mefroa; 
añadiendo al nombre el cargo 
de abrir y y cerrar las puerras 
del Templo a los dos arbitrios 
de la paz , y deJa guerra, 
foy quien también las del año 
abris y afsi, mi primera 
Cilacion es la que viene 
á dar primera obediencia* 

Utqaar. Y para que la guirnalda 
kl por mi infiuxo merezca, 
Iby yo lix Signo , de cuya 
urna el agua fe defpeña» 
que inunda tierras , y mares; 
porque de Aquario fe entienda, 
que la guerra , ó paz , que Jano 
ofrece a la providencia 
politica, y militar 
de la que oy , á todo atenta, ^ 
acude á guerras , y paccs^ 



comprehende mares , y tierras, 
en que imperioia domine, > 
y en quien vidorioia venza* 

F/Ár. La ciega Gentilidad 
de la India , en reverencia 
de Febrero , confagró, 
viciada la fraíTe nueftra. 
Templo al ídolo de Fabro, 
de cuyo Altar le deftierra 
la Fe de Eípaña , teftigo 
en Copacavana fea 
fu mayor culto efi Febrero, 
luego preferirte es fuerza, 
pues tú en un Templo profano 
tu mayor mérito afsientas, 
y yo en^un Templo Divino. 

f j/í //. Y añade , que la influencia 
del Pifcis , que te prcfide, 
( fín paífar á otra materia 
ir as de la que da el caraíter) 
es precifo que prefiera 
á la de Aquasio , pues hl 
íolo en el agua prcfenta 



Ns^ 



:¿(iTÍ' L ( 

lo elemental que ni anima^ 
ni vive : yo otcezco en ella 
todo el mundo vaflfallage 
de fus pecess de manera, 
que ay de un don á otro, lo que ay 
de una luz viva a una muerta. 
1^ :rzo. Aunque pudiera ofendermCj» 
que los dos á hablar fe atrevan 
primero que Marzo , en quien 
el año Solar empieza, 
uo lo he de hacer , que no es ^ 
queítion defte lugar efta; 
la de pretender el premio 
siy y el que a mi fe me deba 
predio es; pues íiendo yo 
el que en la veloz carrera 
del Sol , las noches iguaU, 
y dias, que repréfentau 
vicios, y virtudes, foy 
Tribunal de la prudencia,* 
de quien los vicios caftiga, 
y quien las virtudes premia. 
ArUs. No digas quien es, que yo 
lo digo mejor por leñas, 
que tu por palabras: ved 
de donde un Cordero cuelga, 
que en el Toylon, del Ariete 
dorados vellones peyna; 
vereisla de fil collar 
ficmpre á los rayos atenta. 
Abril. Buenas fon tus íeñas, pero 
Abril dará otras tan buenas, 
qiiandoal criftal de fu efpejo 
componga la Primavera 
todas fus flores, de quien, 
como la Roía, es la Reyna . 
T'^/z/r. Y tan Reyna> como el Signo 
de Europa en fu Toro mucltra, 
pues como alguien d¡xo,en campos 
de zafir paciendo Eftrellas, 



\ A. 

def(i0 los Puertos de Europat 
golfos de pluma navega, 
hada donde no ay remoto 
clima, en que imperio no teng^.; 
Mayo. l¿So de ñores. Abril, 
toca al Mayo , que ü engendran 
tu en botón purpura, y nieve 
de claveles, y azucenas» 
que geroglifícos fon 
de Mageltad, y pureza, 

. yo faco tu embrión á luz; 
y fiendo afsi , que concuerdac) 
en un fentido las ñores^ 
y las virtudes:;: 

Gentinis. Efpera, 
que eflb mejor en abrazci 
Geminis lo maniñefta; 
nacer la paz en el Cielo^ 
y la verdad en la Tierra^ 
Sagrado Cántico dice, 
donde profigue la letra, 
que la verdad y la paz 
fe abrazaron > luego en maeílra 
de fer las virtudes hijas 
del Cielo, y las ñores beUas 
déla Tierra, y abrazarfe, 
bien el Geminis lo prueba 
en dos abrazados niños, 
fymbolos de la inocencia. 

Jumo. Junio contiene el mayoc 
dia del año. 

Cancro. Elía evidencia 

diga el Trópico de Cancro, 
en cuya exaltación , llega 
a fu auge el Sol. 

Junio. Pucsfiendo 

afsi, quien avrá que ofrezca 
al Sol de Elpaña mas fol, 
que á par fuyo rcfplandezca? 

Julio. Harto Sol la ofrece Julio; 



De Jy. Pedro CsÜeron Je la Barca: 4 1 7^ 

y qoando algo defcaezca^ fu Sigtw es , es advertencia. 



lo crece en la eltimacioni 
por fer, como es, mes que ita^z^ 
a Cefares confagrado, 
defpues que por Julio CeCun 
Julio fe llamó. 

Agofiú. No es 

gran prerrogativa efla> 

que Agofto también de Auguíld 

el nombre tomó. 

Leen. Pues fea, 
íi eíla no es prerrogativai 
fer fu Signo el León , empreffii 
de ios Catholigos Reyes 
de Efpaña. 

VJrjr. Tampoco en efla, 
Julio , i Agofto excedes , pues; 
es mi Signo pura , honefta 
iVirgen , empreíTa también 
de fus Catholicas Reynas. 

Sipttemb. Septiembre noches, y dias 
buelve á igualar ; y afsi, es fíierza 
que de vicios > y virtudes 
también la prádica buelva. 

íih. Mas con una circunftancia, 
que fi en fu Equinocio premia 
Aries virtudes , y vicios 
caftiga , en el fuyo pefa 
Libra , al fíel de fus balanzas 
Iore£todc fus fcntcnciasj 
íicndpallá la iguaf juílica 
prádica , y aqui experiencia. ; 

Kov. Odubre , por que no hablas 
para que yo te fücccda? »• 

O^ub. Porque en el fifencio fio 
yo mi mayor excelencia» 
con que he de exceder á todos. 

Todút. Cómo? 

Efcérp.Con razón bien cuerda, 

viendo que clEfcorpion '^ ^ 
Tgm. Vm. 



que la lengua de Efcorpion 
en tanto alTum pto enmudezca^ 
Nirv. Mal oy fu veneno temess^ 
pues para que no le temas» 
Noviembre á tu Sagitario, 
de Amor le ha dado las flechaí^ 
hurtándolas- á fu aljaba. 
Sa^it. Y yo ufo gozoé) dcUa^j^ 
a fin de que todos oy 
las flechas del Amor (lentat!. 
t>ícíemí. Dichofo yo , pues á mi 
tan defacordada Ueg^ 
la queftion de una razón, - 
que alegándola qual quiera 
de los que la tienen , antes 
que á mi llegara , tuviera 
merecida la guirnalda. 
Todos. Qué razón puede fer cfla? 
Dic. Vofotros Septentrionales 

Signos no foisi? 
Los Jiis. Cofa es cierra. 
D/V, Auñrales Signos vofottot 

no fois ? Los otras Jets. Sí. 
Dtciftnh. Pues que imprudencia 
es , valiéndoos de otras caufas, 
averos dexado efta? 
Y pues no acafo la fuma 
influencia de influencias, 
que fobre los Aftros mandí!, 
para el Cjprieornibdexa 
la mayor prerrogativa, 
mas heroyca , y mas cxccifa 
de todos los Signes , oy 
permite que yo los venza. 
No es el Auftro de quien vino 
el Rey ? Las Sagradas Letras 
no cantan ? y el Rey del Aaftro 
no es quien dé Jano las puertas 
abre á la guerra , y la paz^ 



4^8 LO 

arbitro de paz » y guerra^ 

como de tierras > y mares? 

No es el que la ¥h ñiftenu 

en remotos climas ? no es 

el q^e del Ariete cuelga 

el vellón en hilos de oro? 

No es el que en flores diverfai^ 

íigniñcando virtudes^ 

y vicios » que tras si Uevap^ 

días, y noches iguala? 

No goza de Augufto y y Ceíat 

eo Efpaña i y Alemania 

bufones c no es el que llega 

á confeguir , nivelando 

juHicia á un tkmpo^y clemencia» 

que el Sagitario enamore^ 

y el Eícorpion enmudezca? 

Luego al Diciembre , que es 

quien fololo AuAralalega^ 

fe le debe la guirnalda; 

que a la voz de Ave que vela^ 

y de Ave que es toda amoral 

el Águila Real prefenta 

oy al Águila Imperial» 

quando:;: £11^^^ Aguarda. 
Tebrer. Efcucha» Marz. £fpera« 
Ahr. Cómo , fiendo tu el ñus pobre 

mes de luz::: 
Majfo. £n quien fe abrevian 

los dias::: 
Junio. £n quien fe duda 

muchos dias íi amanezcan::: 
Julio. Mayormente el veinte y una::: 
Jigojlo. Que en la regular tarea 

del Sol , es de todo el ano 

el menor::: 
T^odos. Vencer intentas 

a todos? 
Dlciemk. Como a y razón. 
Todos, (^e razón puede Cal 



Diciemhi. £fta: . 
yiendoel Solquán agraviado 
tenia al dia en que fu bella 
luz menos fe participa^ 
defijigraviando la ofenfa» 
quilo que nacíeíle en él 
Sol i que mas que el refplandezcaj 
y afsi » nació Maria-Atu 

■ á fuplir del Sol la aufencia. 

Ener. Aunque ella razón a todos 
es juño que nos convenza^ 
no podrás negar á Enero 
la parte que oy tiene en ella^ 
pues ya que fue tuyo el dia» 
viene á fer fuya la fíefta. 

Diciemh. Engañafte , que no acafo 
fue el que yo en ti la transfiera 
con no menos digna cauía« 

EnerOf, Cómo? 

Diciemk De aquefta manera: 
viendo quan cercana eílaba 
la florida Aurora tierna 
de la hermofa Maria Antonia» 
tan peregiina, tan bella^ 

5|ue hija de la Margarita» 
c califica de Feria: 
Y viendo , que era de Carlos 
ebobfequíoyfue advertencia» 
anticipando en fus años 
la ventura que fe efpera» 
dexar yo paifar el dia, 
puefto que fiempre fe queda 
a íer mío , porque fueflé 
á dos luces la fineza, 
como amante de íu madre» 
y galán de fu belleza. 
Enero. A cfla razcn , confeflarte 
vencedor , es la reípuefla. 
Todos ^ y la Mufica. 

T^os. yiya el Diciembre, 



Df D, Pedro Cáldpron de U Bafca. 



Ajujr. Nofotíos, 
pues nit jor Sol nos vípera 
ya en la tierra , que ilumino 
nueftros influxos i á ella 
dcicendatnos. 

Túéiús ¡es Signos. Defcendamos 
diciendo en voces diverfas: 

Mfífic. Pues que nos da mejor Sol 
Diciembre en mejor esfera^ 
que viva» que reyne , que trilinftt 
y que venza» 

Baxar0n los Signos al Tablado ; jr 

nez€lados con los me/es ^ compufierom 

una mafcara » €on varios lazosy 

alsomphs dejla letra. 



4^?. 



^A!)£r. Yá^utla Aftiiiaíplumas 
dio á ítt guknalüa bella» 
la tierra con fus flores 
la adorne , y la goarnezca* 
Las fiíentes inftnimentoa 
en ftt aplaufo prevengáis 
dulces cuerdas de plau 
á cytaras de perlas. 
£n fus ecos los montea 
templadas caxas fean» 
y en fu efpacio los ayres . 
clarines , y trompetas. 
Arma, arma; guerra, gaerra: 
pero guerra amorora» 
que en paces fe convierGai, 
arma^ arma» guerra^ guerra» 



A ejla batalla mujtca refpondñ la militar de caxas , y trompetas , con 
jiée fonando a un tiempo clarines , infir amentos , y voces \ y trocando 
^ugaresy Me fes y y Signos y defaparecieron unos por el Ayre y y otros por 
U Tierra , en cuya confufa diffonancia fejlivd dio fin la Loa , transfor^ 
mando fe la f cena en un ameno bofqucy en cuya frondofa -uariedad^yi 
ic venidos trocados , y yade defnudas peñas ^ empeT^ fu 

primer jornada U Comedia. , 



Gggi 







42.0 

LA GRAN COMEDIA. 

Ja. a 
AFEMINA AMOR. 

DE DON P E D RO CALDERÓN 

de la Barca. 

PERSONAS C^UE HABLAN EN ELLA^ 

Hercules. Hyote y Infanta di Ubia. 

Anteo. Egle , Dama. 

Arifieo , Jf ^ ie Tefalrá^é Ver ufa , Dama. 

EnriJIío i Rcjf de Libia. Ef feria ^ Dama. 

Licae , criado de Hercnlesé. Ctbele , Diofa de la Tierra.. 

. Cupido. Venus. 

Soldados ,jf Muficos. Calió pe , Ninfa, 

^uairo Damas. Otras acho Ninfas. 

JORNADA PRIMERA. 

Dentro voces , y [alen atravefando elTab!adoper di ver fas partes Verstfa^ 

^¿1^ 5 / Ef feria , feguidas de otras Ninfas. 

Unos. 13Aftores , huid la fiera. 

Otros. X Al bofque . al llano* 

Otros. Al monte > á la ribera. 

Egle. Corred , haíla ampararnos en los bellos 

jardines nueftros. Va/e. 

Vetufa. Solo el guarda del los 

defendernos pedia de íu fiereza. Vafe* 

Efperia. Ay de aquella que tímida tropieza 

aun en fu mifma fombra! Vafe. 

Hcrc. d^nt. No huy ju$ ^ que yá (I Lcoo ; quc A^íQ aflbml^ 



De D. Fedr0 CaUkfM de h Barcd. '41 1. 

übguicos podrá en vano» 
que fi ¿i es el Nemio , yo el Tebano. 
Sale ticas. Qui¿n creerá que es mi miedo 
tan al revés del otro , que huir no puedo| 
Sale HefCuUs luchando cen un Leen. 
Uercul, Biuco Rey deftos montes, 
co cuyos Africanos Orizontes 
tetrcr fuilte , por mas que con tyranos 
efcandalos intentes 
tu con tu2> dicutes demoler mis manos, 
yo con mis manos morderé cus dientes: 
que a no menos valientes 
hechos mi fama fe empeño rcfuelu: 
mucre áfus iras ^ pues. ' 

Arrójale de si^y tropezando en lacas ^ cae entre 

¡os kafiidores. 
Veas. Ay que le fuelta! 
Herc. De qué temes , cobarde, 
íi ya eflc bruto , ó mal , ó nunca , 6 tarde 
ofenderte podrí ? pues quando en eflas 
breñas me embifte , de lus miímas prefas 
armado contra h\ , hacerle pude 
ai tiempo que la greña fe iacude: 
y afilando las garras, me provoca 
á lid , tan de una vez abrir la boca; 
que la una media tefla , i fu defpecho^ 
le puíe al lomo , y la otra media al pedida 
ticas. i Luego defquixarado, 

hablando hercúleamente, le has dezadol 
Herc. Si vencí las Serpientes en la cuna, 
la Hydra feroz en la Lernea Lagtma> 
n en Calido^ia al fiero 
Efpin , fi en e| Abifmo al Cancervcro, 
y al Toro de Aquelpo éaTefalia,es mucho 
venza en Libii al León con quien oy lucho? 
Llama , pues ya no ^y que temer , la getuc 
que deíniidiárle. df la piel intente, 
para veílirmcrdella, 
que cb bien , pues que mi eftrella 
amante m« iv^. (pío de (ni j^maj» 



4^4 Phfás Mjfemlna 'Amor: 

y/\L de la vilia el pafmo es el oído. 

licas. Afsi del güito fueía, 
y tercer pafmo al fialadar vinieríi 
y que vendrá , no dudo; 
que el alhagar i dos fentidos pudtf,* 
aihagará a otros dos y dando ao tn vanoff 
noOurno lecho , ypafto meridiano: 
buelve á Uaitiar \ que entre las peñas duras 
tal vez pierden el A las aventuras. ^ 

ftir. Si hare^que un nuevo efpiritu me inflama. 
Ha del Templ<¿ 

Toda ¡a mMfics dintro del Paísch. 

/fií^r. Quien es ? quién vi ? quién llama? 

H4rc. Un errado Bftrangero peregrino» 
que fíguicndo la ley de fu deftmo^ 
defta deíierta Libia ha penetrado 
el mas ínculto-í«no ; y pues guiado 
de efplendores tan Rea le s^ 
puerto llega á tomar á tus umbrales, 
di á cu Deidad , (pues fuerza es que lo fea 
quien tal esfera habita) 
que adorarla en fus Aras me permita^ 
para que en ellas vea. 
Ja cerviz ofreciendo la del bruto, 
que en fus montes vend , que en tal tributo 
á fu culto el obfequio no defdice. ^ 

Vent. cant. Egle. Ay mifero de ti ! ay infelicel 

CíCjf/.Efte '«- ocff«^* cancar. 

Egle canta. Si aquefta puerta 

intentas^ér.jkYa éu ruina abierta. 

Hfrr. Oifte fegundas'^voces? 

lacas. S^ (bñas que' veloces 
dixeron , (i es qué yo buen juicio hice: 

Toda iOs^hfúfii.Ay mlférodetl í ay infeliter 

Herc. Atiende. Mufic. Si cífta piierta 
' intentas ver para to ruina abierta. 

Herc. Qué ruina puede aver , que i mí me aflbmbre? 
HercülcsJby, empéñeme mi nombre 
a no dexár dé'V^ prodigio tanto, 
Qgmío dad ft'eibcbtaaer muíica > y lianA^ 



De D. Pedro Calderón de la Barca. 415 

fí ya no es aparente 
vaga iluíion , lleguemos donde intente 
nuefira fuerza romper el duro eíconce 
de fus gravadas laminas de bronce. 
Lie. Llega fin nú , pues Tabes de quan poca 
te fuelo yo fervir 5 mas mira. Herc. uoco^ 
aparta » que has de ver ^ una vez dentro» 
u examino el a&mbro de fií centro, 
por mas que infaufto Oráculo me dice* 
Dent. E/firia. Ay minera de mi! ay infelicel 
Repfe/enÉands Hercules k la para id hcfquim 
Hete* Mas que es efto? en el hueco 

del monee defta voz no fe oyó un ecoS 
licas. Eílo es , que í¡ aquel era 

otro cantar , íer efte , confidera» 
* otro llorar \ fin duda, 
fauvo quien antes a inquirir acuda 
efte canto 9 y c|uizá porque no quiia 
creer , como tu ^ ei avifo» 
llorando defconíuelos» 
repite: D€iii.E/pJEzvQ>í Diofes^j^edad Cieloii 
Herc. AUi fe oyó » f<^uir fu llanto quiero» 
que es focorrer una aflicción ^ pruuero 
que averiguar una ilufion. Vafem 

Lisas. £11 una 
quiebra del monte fu infeliz fortuna» 
quien quiera que es » lamenta; 
de cuyo feno Hercules intenta 
facarla. Der^. Herc. Pues no acafo te redime 
por mi el Cielo la vida. E/p. Ay de mi! H#r. Dlme 
Bbien eres » bella Deidad» * el iiorazon , que aun ik> alietita» 

(1 es que yo entiendo de bellas: foy quien en fee de que nadie» 

'Sale Hercules con Efperiu en iruzos. llegar hafta aquí fe atreva» 
que para mi las nermoías con alguna de las Nin^s, 

fon folamente las fieras: ' que efle Real Retiro alberga» 

quien eres , y como viva como otras veces , fali 

yaces fepultadaen efla oy del jardin a la felva; 

lóbrega fima , de quien y divertida en mirar» 

pude (acarre? Efper. Si deza quanto la naturaleza 

aliento para la voa( es bella » por varia • aviendo 



4-<5 Fieras afemina Amor 

quien , por fer varía , no es bella, fi conmigo á verte llegan, 
citábamos , quando al fiero 



rugiente bramido de efla 
horrible fiera aíTuñadas, 
íoliciramos ligeras 
de nuertro feguro albergue 
bolver á cobrar las puercas. 
Yo , por mas tímida , ó mas 
Ibbreíaltada , 6 mas cíega^ 
ó mas infeliz , que es 
Ja dífinícíon mas cierra; 
bolviendo el roñro á mirar 
íi me figuc , que una pena, 
aunque íe efcuche de lexos, 
íiempre fe prcfume cercan 
alcancé á ver > que luchando 
brazo a brazo , y fuerza á fucrza> 
contigo eftaba > con que 
á tanto pavor fufpenía, 
á tanto efcandalo abíorta^ 
perdido el riño á la fenda> 
en el lazo tropezé 
de una enmarañada quiebra^ 
que afpíd de mi precipicio, 
fe efcondía entre la yerva. 
En ella , pues , no pudíendo 
esforzarme á falir de ella^ 
di voces > y pues re debo 
dos veces la vida , íca 
darte yo una vez la vida 
fatisfaccion de ambas deudas* 
Buelvc, pucs,buelve, Eftrangero, 
di camino, y noprerendas 
labcr mas de que foy noble; 
y pues que fiendolo , es fuerza 
íer agradecida , cree 
que es folicitar ru aufencia, 
fin que te albergue eíTe Alcázar, 
mas que ingrarítüd clemencia; 
y fea prcfto , porque (ay triftc!) 



aun á mi no me abrirán 
las demás , al ver que arriefgan 
una vida , á quien debieron 
tan generofa defenfa, 
á cuya caufa , no dudo, 
que á eftas horas digan ellas 
lo mífmo que yo , y que juntas 
repiran las voces nueñras: 

Ella , / Muf. Ay de ti , fi efla puerta 
intentas ver para tu ruina abicrra. 

Herc. Oye, aguarda , que no es bien 
que ir te dexe , fin que fepa 
quien eres , como eftos montes 
vives , que fabrica es efla, 
y que myftcrio, o qué encanto 
el que en fu recinto encierra: 
porque para mi valor 
es todo una cofa mefma 
el decirme que le haya, 
que el decirme que le venza. 

Bfp^* Eflb no haré yo , porque 
íi es que el faberlo te empeña; 
el no faberlo re faca 
del empeño. Hrr.No es refpuefta, 
quando el faber que ay prodigio 
bada , para que le emprenda, 
fea ei que fiíere. fi^^Entonccs no 
correrá el riefgo a cuenta, 
fino el dolor , de que tú, 
como los demás , perezcas^ 
que lo han intentado. 

^uierefe ir 9 y ti la ditime. 

Hercul. Mira, 

E/per. No oífada mente teatreras 
á detenerme. Herc. No fies 
tu » que por muger te tenga 
refpeto , porque no ay 
cofa , que mas aborrezca: 
y aísi , perfuadete á que, 

o 



De D. Pedro Calderón de la Barca. 



ó lo he de fab'er , ó prefa 
te h^ de llevar , donde nunca 
á cobrar tu centro buelvas. 

E/per. A tanta amenaza , hable, 
íin la voluntad la fuerza. 
Que fe convirtieífe en Monte 
Athlante , por la fobervia 

. con que intentó competir 
en las Judiciarias ciencias 
con los Diofes , que le dieflea 
por caftigo las Esferas 
mifmas que quifo entender, 
pues fu gran fabrica inmenfa, 
un agovíarle la efpalda, 
fobre fu cerviz fe afsienta, 
no lo ignorarás $ y afsi, 
cfta noticia fuípenfa, 
paífo á que Efpero fu hermano 
íe crió en fu competencia, 
mas inclinado á las armas, 
que Athlante lo fue á las letras. 
Tres hijas Efpero tuvo, 
íi dotadas de excelencias 
naturales , como fon 
Muíica j Ingenio , y Belleza^ 
repartidas en las tres» 
otto lo diga , que es necia 
la alabanza en caufa proprias 
y íiendo yo lá una dellas> 
no es jufto , que aventurando 
el que aqui no te parezca 
doáa , ó fabia , la opinión 
de las otras dos defmienta. 
Muerta , pues » fu bella efpofa, 
y como dixe , a la guerra 
Efpero inclinado , viendo 
quanto el África fe esfuerza 
en las conquiftas de Europa, 
y que á tan heroyca empreáa 
tres hijas le embarazaban 



4^7 



a no hacer fu fama eterna; 
a confultará fu hcimaro, 
á quien Semi Djc5vercia 
Libia , vino , dorde oyó 
en íu eftatua efta rcfpucílaj 
Pafla , Eípero , á Europa , en £;e 
de que en Eurcpa te elpcra 
tan alta glorioía farna^ 
que fu Provincia mas bella, 
mas abundante , mastica, 
mas iluílre , y mas fuprcma, 
tomará el iK)mbfe<ic ti, 
confrontando con la Elkella, 
del Vefper , que la domina; 
con que coiacarriendo en ella 
de una parte tus conquiAas, 
y de otra fus influencias, 
Eípero , y Veípcr harán, 
que fea fu tiombre Efperea, 
que rraducirá en Efpaña 
la rariedad <le las lenguas; 
y en quanto a que de cus hi|ai 
el cariño te detenga, 
yo quedare en guarda fuya; 
traelas á mí Monte , y pienfar 
cue para que alegres vivan 
íiepre a mi fomfora en cu atiíencia, 
no avrá feftejo , delicia, 
honor , aplaufo , grandeza, : 
pompa , faufto , joya , ó gala, 
que en fu fervicio no tengan; 
y afsi , feguro de que 
no faldrán , hafta que buelvas» 
de mis Montes, par. c . . .^u: 
con que Efpero en fu ;^ucikiicla 
atento , nos traxo , donde 
yá el difeño de fu iic. . 
avia lineado efte heraxofii 
Alcázar , en cuya esfon 
en poco diílrito fonwi 



42.S 



Fieras afemina Amor. 
de tantos Imperios Reynas^ de tan poderofa fuerza, 

que en fus limites vivimos 
nunca falir contentas; 



a 

porque muriendo mi padre, 
coronado de proezas, 
en la Eip^ria , cuyo nombre 
también nosdexó en la herencias 
pueb las Efperides iomos, 
cumpliéndole la promeña 
de no falir de aqui , en tanto 
que el por nofotras no buelva. 
Aqui nos mantienensbicn^ 
como antes dixc , tan llenas 
de ceforos , que uno puede 
íer de todos coníeq encia. > 
Aquella hermoía Manzana 
de Oro , que fue competencia 
de Venus , Palas , y Juno, 
adquirida por fciencias 
de Athlantc , en eíTos jardines 
plantó ) y prendiendo en la tierra 
íembrado metal , produxo 
un tronco, cuya corteza 
es una lamina de Oro, 
de Oro fus hojas , y dellai 
el fruto también doradas 
Pomas (aqui es donde entra 
lo mas prodigiolo) Venus 
ufana con lalentencia 
de París , viendo que un Árbol 
inmortal fu triunfo acuerda, 
pues con alma vegetable 
no ay alegre Primavera, 
que no reviva en lus fruras, 
pu'^o tal virtud en ella^, 
cerno al fín Madre de Amor, 
que el amante que una adquieraj» 
íerá en íu amor venturoío; 
viendo Athiante quanto íca 
apetecible un hechizo 



que atrayga las voluntades, 
para que nadie fe atreva, 
por la* codicia de fer 
amado , á romper la cerca; 
y por robar fus Manzanas, 
violar la claulura nucftra, 
enrofcó un Dragón al troucq^- 
que velando en fu defenía, 
(lempre los ojos abiertos, 
íin que un foloUnílante duerma; 
apenas uniruido (lente, 
de que hombre en el jardín entrii 
que mugeres no le enojan, 
quando la cerviz inhiefta, 
la efcama erizada , el ala 
batida j añlando prefas, 
y garras , por boca , y ojos 
fuego exhala , y humo alienta^ 
A cuyo horror nadie huvo, 
que hecho pedazos no muera, 
de quantos finos amantes, 
ó ya falfeando las puertas, 
ó ya aíTaltando los muros, 
intentaron::: Htrc. Ceflki ceffi^ 
no proíigas. Lie. Dragón dkxol 

3ué va que tenemos fiefta 
ragoncina? 
He'c. Qué me ofende 

oir j q haya hombre que pretendí 
que le merezca un hechizo, 
lo que el por si no merezca? 
Qué baxo cfpiniu debe 
de tener quien fe contenta 
con que lo que es voluntad 
lo haya de ad.]uirir por fuerzan 
Una muecr violentada, 
es mas , u fe confidera» 
que una eftatua algo mas viva^ 
con alma algo menos muerta? 



De D. Pedro Calderón 
Y cfto á una parte , no menos 
me ofende , que aya quien quiera, 
ni fer amado , ni amar. 
£s amor mas , que una ciega 
tyrania , a quien yo doy 
Jas armas con que me venza? 
yo he de introducir en mi 
otro yo , que con (u fuerza 
mande en mi mas que yo mifíno? 
yo una domeftica guerra, 
que haga al corazón campaña 
de fcntidos , y potencias; 
y liK'go para que triunfos? 

para que glorias f qué empreflas? 

qué laureles ? qué blafoncfi^ 

mas que conquiftar la tierna, 

la mal defendida plaza 

de una flaca muger^ Si eliaSji 

por natural vaflfallage, 

eftin al hombre fu jetas, 

para qué he de darlas yo 

la vanidad de que fean, 

quando no amadas , humildes? 
*y cfuando amadas , fobervias? 

Tan equivoca vidoria 

es la Tuya , que a y quien mueva 

queftion, qual me quiere mas, 

Ja Dama que me defdeña, 

ó la que me favorece; 

pues conformemente opueftas, 

u aquefta mira á mi agrado, 

eíTotra á mi conveniencia. 

Y quando no huviera tantos 

cxemplares , (%mo cuentan 

del tix!mpo el buril en bronces, 

de la fama el bronce en lenguas, 

de altos Héroes ^ que afearon 

las hazañas de fuprema 

opinión y con el lunar 

de que el amo; ios di vicrtaj» 



de la Barca* 419 

ei de Aquiles me bañara 
no mas ^ para que aborrezca 
amor , y muger , quando oygo 
quan vil por Deydamia bella, 
viftió femeniles ropas, 
pey nando el cabello á crenzas{ 
en cuya opoíicion y yo, 
en vez de olandas , y fedas, 
defde oy veftiré la piel 
de eüe León ; porque vea 
el mundo , que (i huvo Héroe, 
que en Dama el amor conviertaii 
huvo Héroe , que contra amoc 
el odio convirtió en fiera; 
y afsi , bien puedes , piadofa 
Efperide , fin que temas, 
que yo pife tus umbrales, 
hacer que te abran fus puertas^ 
que aunque me arraftra ei oír, 
que ay nuevo monftruo q ofrezcaí 
una hoja mas a mi (aero 
laurei,no he de hacerlo,en mueftra 
de que no quiero dexar 
fin guarda tronco ,que pueda 
fer medio de amar a nadie: 
deípedaze , rompa ^ y hiersi 
de eíTe veíííglo la faña, 
de efle terror la íobervia, 
a quanros necios amantes 
probar fus frutos pretendatfj¡ ' 
que no íe lo he de impedir 
yo , folo con que tu creas, 
que hago en no vencerle mas, 
que lo que en vencerte hidera:,; 
pues venciera alia fu ñiria, • 
y aqui venzo la mia mefma: 
vete, pues , que yá me aparto, 
porque a ti te abran ; qué efper^s? 
vete. -fi/^^.StharéJaftimada, 
yá que obligada me d&T.^.s. 



43^ Fieras afimina Amor. 

H;'r¿-.Laft¡mada? Efp.Si.Her.Oc qucí íntreahren un fofDgo del P alacio" ZgUy 



EJf. De vcr,quc el Amor deíprecias, 
que al fin es Deidad. Be^c. Amor 

i no es Deidad , fino quimera, 
que inventaron las delicias, 
para hontllar las tragedias. 

£//^e?r. Alma del alma le llaman. 

Herc. Tu me dixiftc que eras 
la fabia enere cus hermanas; 
bien puede fer que lo feas, 
pero no me lo pareces. 

¿|V. Claro eflá ,que es una necia, 
pues toma el Lexicón , quando 
dexas tu ia Dragonteaj 
vece , muger , anees que 
de no lidiar íearrepicntai 
y intente::: Herc. No remas tal; 
Tcte en paz. Efp. £n paz ce quedaj 
y plegué á Venus que Amor 
no vengue en ti ÍUs ofenfas. 

Apartan fe Hercules ^ y Luas^y Effiria 
fe acerca al Palacio. 

Hcrc. Cómo ha de poder vengarlas, 
íi yo no le doy licencia? 

E/p* Tomandoícla el. ¿/V.Supuefto 
que es eíla la vez primera 
que te vi cuerdo , por Dios, 
yá que ella al Jardin fe acerca^ 
y cu del Jardin te apartas, 
que fea un poco mas apriefa, 
no fea el diablo , que al Dragón 
fe le antoje , como á ellas, 
falirfe cambien un rato 
. á paííear por eftas felvas. 

H^.Que importará quando falga? va. 

I/V. Muchifsimo,fi es que encuentra 
conmigo , antes que contigo. Va/. 

iff. Verufa , Egle , abrid , no tema 
vueftro recato , que yo 
fola cüoy yá. 



y Verufa. 

Las dos. Con bien vengas. 

K^r.Que como al principio el miedo 
no vio quequcdabi fuera. 

Vjgle. Y delpues con c¡ xc vimos, 
no oífamos abrir la puerta: 
porque el joven que nos dio 
la vida , al mirarla abierta, 
no entraífe tras ti á morir. 

Ver. Por eífo las voces nueítras 
le avifaban el peligro. 

Zfp. Pues otro mayor le queda, 
avifadfele también» 
diciendo en voces diverfas, 
porque las oyga en el monte, 
y a que del jardin fe alexa: 
O quiera Venus, que Amor 

Muf. O quiera Venus que Amor 

Eff. No vengue en ti íus ofenfas. 

MuJ. No vengue en ri fus ofenfas. 

Entranfe , cerrando la puerta^ cahien^ 

do el Palacio , con los tmfmos iajlidores 

delbofque , y huelven por otra fartc, 

Hercules ^jf Lieos. 

Herc. Que inútilmente los ecos 
fus amenazas me acuerdan! 

Lie. Pues que , perdido de vida 
el Palacio , la maleza 
nos le encubre, difcurramos, 
feñor , que Damas fon eftas? 
qué Efperides? que Manzanas! 
qué Dragón? 

Herc. Difcurfos deft, 
que yo folo efperar hallo 
novedad en mi paciencias 
y afsi , fube á defcubrir 
defde efta elevada peña 
la campaña , que quiza 

andarán eu buíca nucftra. 

£jcas. 



De D. Vtiro Calitron it la Barca; ^ ^ 

> iré;mas de aqai no falces. Vaf. Herc. Quien es Amor , 6 quien es 
Sobre efta filveílrc yerva Venus , para que yo tema 

oftado me hallarás; fus Deidades? A buen tiempo 

o en vano , que aunque quiera el caníancio me efpereza; 
xarme , no podré, nunca ai fueño agradecí 

Echa fe en el tablado. Quc fu letargo me aduerma, 

un rendido me dcxa, íino es oy , por no eícuchar 

i lucha del León que á decir fus ecos buelvan. 

las naturales fucrzasj i^uedandofe dormido^ aparecieron en el 

n las íobrenaturales ajre cantando , i un lado Cupido ^y i 

raro encuentro de aquellas, otro Venus , pendientes en hual corref- 

: todavía repiten fondtencia dedos re/planaores ^qt»e i 

lamente lifongeras. manera depramide laxaban en dimi^ 

y Muf. O quiera Venus que nucton dej de lomas alto i rematar en ^ 

Amor ^ ^^ íronillo^ en que venían 

vengue eo ti fus ofenfas. fcntados. 

Cupid. Beliífsíma bija del Man 
Venus. Hcrmofo horror de la Tierra. 
C/í/^.EÍcucha mi voz,pues por tí rompo cl Ayre. 
Venus. Ya corto por tuyo del Fuego la cs&ia. 
Cupid. Atiendan. Ventis. Atiendan. 
Ljs dos. A quexas de Amor quantos lloran fus queras; ' 
Toda la Mujica. Atiendan , atiendan 

á quexas de Amor quantos lloran fus quexas* 
Cupid. EíTe humano fiero monfiruo 
mi abfoluto imperio niega; 
pues niega que Amor es el alma del almaj; 
* y todo con ¿1 refpira ^ y alicuta. 
Venus. Ya fé que Hercules oprobio 
es de la naturalezas 

porque es un hombre tan fiera , que quicrCn 
aun mas que hombre preciarfe de fiera# 
Cufii. Las Efperides te invocan 
á ^fedo de que no quieras . 
que en ¿I mis ofenías fe venguen , y oy^ 
te invoco a vengar en el mis ofenfas. 
Venus. Qué importa que ruegue quien 
ofende con lo que ruega^ 
fí en tu aplaufo han de fes fus mayores 
contijirias defpues Us Efperides mefmas. 



4>^ Fieras áfcmitu 'Amer. 

Cupy. En que oclicza ^ dc.quanta5 

dotó iu rara belksu» ' «^^ 

dd ampo en la tCE » del Oñr en el riso, 

y en ojos , y labios de grana , y cftrclUs, 

pondré con mas confianza 

el veneno de dos flechas, 

haciendo que el oro le obligue á que ame, 

y el plomo la oblijgue á que ella aux>rcezcai^ 
Venus. En Hyole , Infanta de Libia; 

y porque tiempo no pierdas, 

delde luego he de hacer ^ que le admira 

el imaginarla , aun antes que el verla. 

Vagas fantafmas del fueñol 
Coro i. Que folicitas? 
Coro 2. Que intentas? 
Ven. Del duro peñafco,en que os tiene Morfeó¿ 

los grillos romped , arrancad las cadenas; 

y de efle monjftruo dormido 

reprefentad en la idea 

la rara hermofura de Hyole , que es bien, 

fí niega efplendores» que fombras le venzan* 
Toda la Mufic. Ya al Imperio de tu voz 

citamos á tu obediencia. 
Vinus. Vé tu á prevenir las flechas , y el arco^ 

que ya á mi me fobran el arco » y las flechas* 
Cupid. Sí haré , porque todos repiun. 
Toda la Mufica. Atiendan 

á quexas de amor quantos lloran fus quexas^ 

Con efta repetición deíaparecUron los dos^y em^ 

pezb ¿ levantar/i di la tierra nnpeqneño vapor ^ 

que Unsameme creciendo , llegi á transformar/e 

en horritle grata. 
Herc^Qvíh es efto? fobre mi el Cielo vapor , que exhala la tierct 
parece que fe defpeña; de la fima que ocultaba 

íin duda que quiere Athlante^ á la Efperide » me ciega 

desfallecidas (us fuerzas, la vifta , el paíTo me impide^ 

que á fuftentarle le ayude: y a mi , creciendo , fe acerca 

SI haré; mas ay de mi! apenas Diviaib/e la grata en dos mi 

io itttemto I quando pequeña ¿ dexando ver {eomo qne dentro de 



De D. Pedro CéiUtrún 2e la Barca. 43 5 

tontintá ) Hfúli , Varna bizarra ^ ete^ Dent. Ear. Ocra vez la fal va buel va» 



vada ea el ajre. 

Herc. Las entrañas raiga 1 pero 
mejor dixcra la esfera 
del Sol : quién eres » Deidad? 

HjúL Quien á tus hechos atenta, 
viene á rendirte las gracias 
(eíto es deívelac fofpechas 
á los ardides de Venus) 
de que el amor aborrezcas; 
profigue en fu odio , y no dexes 
que tu heroyca £ima cxcelíá, 
ni con delicias fe borre, 
ni fe manche con ternezas, 
que podrá fer que en tu pechcí 
venenofo fuego enciendan: 
y para que veas que foy 
quien mas tus triunfos defea¿ 
hablandote en ei idioma 
de tus gloriofas empreflasj 
en militaies eftruendos 
trocaré eí&s voces tiernas} 
y afsi » quando dicen unas 
en dulces ecos: 

E//4 , / ^4afi€a. Atienda» 
á quexas de amor , quantos lloran 

fus quexas, 
dirán otras: Demro Suri/lio. 

Bivr. Hagan falva 
las caxasy y las trompetas 
á la coronada cumbre 
del Athlante. 

Cea tfteeñruende de eaxas $ y tr$mfe^ 

tas di/afarecih toda » / ^/ferth 
Hercules defpaveriie. 

Herc. Aguarda , elpera» 
bella Deidad. 

Deai. Hfísl. Es en vano» 

aoando el rumor te defpiertj| 
€ las trompetas , y caxas. . 
< tem.vm. 



Caxas i y trompetas. 

Herc. Qtié veo, Cielos^ que no veo 
diré mejor : quién creyera, 
que á mi me ionarán mal 
los ecos que me deívelan, 
ícgun bien hallado eftaba 
en mi fueño ? qué belleza 
tan rara foñé que via! 
fino es que me lo parezca, 
quando con voces de Marte 
contra Cupido me alienu: 
lY afsi , dexando á c|ue fue 
.vaga ilttfion de la idea» 
que las efpecies del dia 
en las noches reprefenta,^ 
acuda á ver qué rumor 
es efte. 

Salieroa Ucas^ y for otra Parta Seída^i 
dos que traían una piel de Ueon* 

£iV. Que Euriftio Uega^ 
poblando el monte de varias 
tropas; pero tan di ver fas, 
que una es de armadas efquadra^. 

Herc. Sin duda pretenderme intenta 
por la muerte de Aqueloó. 

tic. Y otra de damas; bien, que eftas 
no vienen ázia nofotros, 
que ázia los jardines echan 
de las Efperides , creo 
que imaginando efperiegas 
fus manzanas , que las Damas 
fon golofifsimas dellas, 
por lo que tienen de acedo. 

Soldad. La piel que mandafte es efta. 

Herc^ A buen tiempo viene , pucfto 
que es bien que Euriftio me vea 
en el trage del horror 
que le ha de dar mi prefencia. 

'J^mtafe la c áfaca , / p^^^fi '^ t^^^" 



434 Fieras afemina Amor. 

Defnudadinc deftas ropas, cortefmente agradecido 

y veílidme íolo della, 



íiri mas aliño , que el mifmo 

defalino de la pricíTas 

Acra dadme la clava, 

veamos fi ay quien fe me atreva, 

ya que hafta ver gente armada, 

no previne quanto era 

Aqueloó fu amigo. 

Sahn el Rey ^ Anteo ^ y Soldados. 
Anteo.h<\\xi 

eftá Hercules. Rr/. Pues buclvaa 

á hacer falva , repitiendo 

que viva , para que venasa. 
Caxas , y Clarines. 
ToJ. Viva Hercules, 
HercuL Llegar puedOt 

puefto que eftas voces mueftraft 

mas agaíFa jos , que enojos; 

befar tus manos merezca. 
Rey. Heroyco terror del Mundo,t 

dame mil veces ios brazos. 
Herc. Defde oy en tus Reales lazos. 

mis mayores glorias fundo. 
Rey. A eftc monte te llamt, 

y porque traerás cuidado 

del fin a que te he llamado, 

prefto del te racarí:^ 

y en público , que es bien dát 

á todos fatisfaccion 

de que puede una eleccioa 

hacer placer el pefar. 

Arifteo , invifto Rey 

¿c Tefalia , oie pidió 

PQC eípofa , á Hyole : yo^ 

porque no era jufta ley 

que mi hija a otro Reyno fuera» 

y que íujeta quedara 

Libia a que la governára 

un Rey , que íu Rey no fuera> 



a la elección , re(pondi 
aqueíto miúno ; el de mí 
in;u {lamente ofendido 
protedando otros pefares^ 
de Libia a los Orizontes 
viene , poblando los Montes; 
viene , infeítando los Mares: 
y ilcndo fuerza acudir 
á fu opofito , de quien 
puedo mis armas mas bien 
nar , no aviendo yo de ir, 
por mis yá canfados años» 
que de un Hercules ? y afsij^ 
para valerme de tt» 
con leguros defenganos 
de que en tu inroeofa valoc 
iblú aílcgurar Dodrb 
mi Corona , teilamé; 
y pues mi ELeyno , y mi honor 
pongo en tus manos > el dia 
que en ellas de general , 
pongo el bafton , que fea igual 
mi agradecimiento fia 
á honor , y Reyno , pues fienda 
jufto efpofo a Hyole belia 
dar , que fin que falte della^ 
en Libia reyne . pretendo 
que vea el Mundo que bufqué 
para efpofo , y Rey el hombre 
de mas valor , fama , y nombre^ 
que en todo tu ámbito hallé: 
y aísi , en noble confianza 
de que buelvas vi¿):orio(b^ 
antes de ir, (eras efpofo 
de Hyole, . 

Anteo. A y de mi efperanza! 

Rey. Irás luego con la gciite» 
que ya prevenida cfiá. 

Herc. Mil veces los pies medá: 

túcn 



De D. Pedro Calderón de la Baria: 455 

bien , que no se como intente tengo a qualquiera mugcc 



relponderce » porque fon 

para tres can loberanas 

dadivas , mal coccefanas 

mis voces : Reyno » Baftong 

y Efpoía tal , en un dia) 

es lograr 1 no merecer; 

y af&i 9 porc^ue pueda hacer 

mérito la dicha mia» 

te fuplico , que me dh$ 

licencia , que admita una 

no mas , mientras mi fortuna 

las dos me adquiera* 
Jíej. Y qual es 

la que quieres que te ofrezca? 
Hcrc. £1 Bafton de General» 

que es la que puede inmortal 

hacerme , fin que parezca 

defayre de Hyole bella; 

pues en fee de venerarla» 

elijo , antes de mirarla» 

medios para merecella: 

defpues que aya en tu venganza 

la vidoría confeguido, 

mas ayrofo a fer marido 

vendré. Aat. Viva mi efperanza 

fiquiera eíle plazo. Re/. Aunque 

á los vifos de fineza 

lo dilatas» la efttañeza 

admiro. JF£frr. Pues no ttáb 

la eftrañeza que admirar; 

porque yo tengo » íeñor» 

pooas lecciones de amor» 

$h vencer » y no s¿ amar; 

y puefto que me hallo aqui 

empeñado i parecer 

deícort¿s » ó bruto » fec 

bruto dijo , pues nad 

tan (in ufo de razón, 

que opuefto a quien me dio el fer» 



natural opofícion; 
fola una » que parecía 
muger , porque no lo era», 
me agradó en no sé que esfera» 
qne tcoquéla noche ai dia; 
y afsi » el plazo que te pido» 
es » por ver fl encuentro el arte 
de amar » viendo herido á Marte 
con las armas de Cupido. 

A parte hablando con Licasm > 
Bien me difculpo » y no mal 
fucede » pues no fe dio 
en venganza de Aqueloó 
por fentido. Lie. Sí hizo taU 
pues tratar cafarte » que es 
gran venganza inadie ignora. 

H«/r.Vayayo a vencer aora» 
que otra eícufa avrá defpues. 

Rej. Aunque es fuerza aver feotido 
tan necia refpuefta » yo A f. 
hada fervirme del » no 
me daré por entendido. 
Es tan digna la atención» 
que fe funda en merecer, 
que la debo agradecer; 
y yá que la dilación 
de ver lograda mi dicha» 
del Reyno » y de Hyole bella» 
dilatalla , no es perddUé 

jínt. Buciva a alentar mi defdicba» 

K^. Ven » donde yá eítá difpuefta 
la marcha , pues quanto mas 
preilo vayas » bolverás . 
mas prefto ; y qué falva es e(ka? 
Caxas » / trompetas^ 

Ant. Como de Hyole » feñor» • 
las graves melancolías» 
viendo el fitio á que venias» 
para aliviar fu dolor» 



\ 



4 i ^ Pitras afemina Awor. 

á el te quifo acompañar de que te ayas divertido: 



y tti lo aceptaíle ^ á ña 
de ii pudicáe el jardín» 
oy y como otras veces , dar 
algún alivio a fu pena, 
puefto que qualquier mugec 
entra , y fale , fin temer 
fu encanto $ efla falva íuena 
íaludando (k hermofura, 
y la de fus Damas bellas, 
que como del Sol Eñrelias» 
van figuiendo fu dulzura» 
^úcan caxas ^ y falen Hyole^ y fus 

Damas. 

Rey. No me pefa de que vea 
el bien que dilata, puefto 
que el alma de las vidorias, 
es la efperanza del premio» 
y como él una vez venza 
8iis contrarios , como efpero 
de fu valor , yo fabre, 
caftigando logroflero 
de fu eftiio , hallar también 
efcuCas al cafamiento. 

Hyol. Perdóname , fi he tardado^ 
que fon tales los feftejos 
de las tres hermanas j ya 
de una eícuchasdo el acentO;^ 
tuya voz ninguno oyó, 
que no quedafle fuípenfo; 
de otra viendo la hermofura^ 
de otra gozando el ingenio» 
fobre lo mageftuofo 
de fus Palacios , lo ameno 
de fus jardines , que huvc 
de hacer del divertimiento 
pereza } bien que á peiar 
del fícmpre amante deíeo» 
que me llamaba á bolar 
i tm^ biazqs. Rey. Jo me hqelgQ 



y pues que ll^fte á tiempo» 
da licencia a Hercules ^ que 
tu mano befe; advirtiendo^ 

jf parte i ella. 
qoe es en el que te he hablado: 
difsimuie fus defprecios Af* 
hafta mejor ocauon. 

fíyol. Pues yo que voluntad tengo? 

Rey. Llega» Hercules, que Hyole 
por mi lo permite. Herc. Bueno 
es hacer fineza el que 
lo permita , quando llego 
forzado yo á ceremonias 
de córteles cumplimientos» 
que no han de fervir de mas» 
que de lograr el empleo 
detener a quien vencen 

Ve. Llega » que mientras mas necioj 
eftá mas difcreto un novio» 

Herc. Si tanta dicha merezco^ 
dame » feñora » tu mano. 

Hyol. Qu¿ haceis,levantad del fueío. 

H^r.Julto es,quaiido:: mas qu^ miro! 

Hyol. Que no es bien::: pero que veo} 

Herc. No es la beldad que yo vi 
defvanecida en el viento? 

HyoLQ^xhn vio mas fiero femblaotei 
ni mas horrorofo afpe^io? 

Vam. I. Efte es el efpofo» Flora» 
de nueftra ama? Dím. 2. Sí. 

D^;3v. 3* Por cierto 
que ¿1 viene galán a viílas. 

Uc. No murmuren los pellejosi^ 

que venimos de Moícobia* 
Herc. Que aflbmbro! 
Hyol. Qui fentimiento! 
Rey. Al mirarfe el uno ai otto^ 

ambos quedaron fufpenfos. 
^^^ Xypúnoui pUQsno sfe 

de 



De D. Pedro Calderón de h Barca. 457 

K de mi fi vivo y ó fí muero. con diluvios de flechas 



i| Al tiempo que/u/penjos Us dos y mant' 

nfejlaba cada uno fu contrario afeito^ 

I aparecieron en lo mas alto de la /cena 

Venus , y Cupido íolando fobre dos 

I Hamos Cíjhes , que moviendo las alas, 

Jvjtentahan en ellas dos pequeños tro^ 

nos , reveftidos de fshrepueftas vichas, 

y florones de oro , en que venían f en-- 

iodos ; de fuerte , que reprefentando 

mnos en el Tablado > y cantando otros 

en elayre , fe corre fpondian el odio ^j 

el amor que fentian aquellos con tas 

flechas y y dardos que eflotrot 
difparaban. 
Ven. Amor , ya es tiempo 

que quien vio dormido 

fucñe dcfpierto* 
Cstpid. Ya yo prevengo, 

que la esfera del ayre, 

lo fea del niego. 
Herc. Cómo es pofsible > fortuna^ 

que en dos contrarios afcdosi 

aqui me períuada áamor, 

la que allá a aborrecimiento? 
Ven. domo yo engendro 

eslabones de oro, 

qoe encienden yelo. 
Mjoi. Cómo es pofsible , que quiera 

mi padre entregarme á dueñO| 

que aya de entrar el cariik> 

por ios umbrales del miedo! 
Cnpid. Como no es nuevo, 

que eslabones de plomo 

junten eftremos. 
Herc. O nunca huviera mi efquiva 

condición moftrado el ceño! 

masqué digo? no fabr¿ 

vencerme i mi , fí á otros vénzo| 
Van. Corten fu aliento^ 



nubes de incendios. 

Cup. No temas , pueílo 
que ninguno vencerfe 
pudo á si mefmo. 

Jíyol. O nunca naciera antes 
que el arbitrio » el rendimiento, 
y entre reí peto , y temor, 
puíiera el honor enmedio! 

F¡f».. Vence eíTe miedo. 

Cup. Quando no fupo el odio 
vencer refpetos? 

Herc. Ay de mi ! todo me abrafo. 

líyol. A y de mi ! toda me yelo. 

íiey. En tanta fufpeníion , ponga 
paz mi autoridad : fupuefto, 
que al punto has de partir , ven, 
Invifto Hercules , que quiero 
que palies muefira á la gente 
que ya prevenida tengo: 
tü adelántate , que yo, 
Hyole y iré en tu feguimiento. 

líyol. No tardes^pues que no ignoras 
quanto tus aufencias fíento. 

Anteo. Ay perdida Hyole , quieu 
hablar pudiera! 

Hyol. Ay Anteo, 

3[uien pudiera callar , no 
ando á entender fu tormeto! Van. 
Dama i. Trifte va Hyole. 
Dama a. Y no alegre 

Anteo, Van/e. 

Rey^ No vienes ? Herc. Cielos, 

cómo es pofsible que venza 

el que va á vencer huyendo? 

pero el tiempo con la aufencia 

vencerá efte devaneo. 
Cup. Mal podrá el tiempo, 

que aun me queda en la aljaba 

fiechj^ de zelos. 



4 3 * r/(T»</ íífanln(^ Amor. 

Muí. Qiie aun le queda en U aljaba fano toda la Mu/icu ^ lUgOíren i /ib- 



flecha de zclos. 
Mal podrá el tiempo, 
que aun le queda en la aljaba 
flecha de zelos. 
Con ejia tUíima repetición ^ que ae^m-» 



tarfe los dos Qífms ^y quando farec\ ^ 

que el uno al otro impedir ¡aa el pAjfi^ \ 

tomaron de/imaginado huelo por ütn \ 

parte , con que dio fin la prir , 

mera Jornada. ^ 



JORNADA SEGUNDA. 

Aviendo hecho blanco les injhrumcntos^ empCT^ la fegunda Jam^ 
da con caxas , y trompetas i y tranfmutandofe la [cena en populoJA 
Ciudad murada , fe -vio en el pequeño recinto de un teatro tan ffran 
fortificación , que a merced del arte , cupo en ella la inmenfa fabrica it 
altos muros y dilatadas cortinas , ireguUres baluartes , a quien no püc§ 
bérmofeaban , ajfomados como acafo , por diferentes claraboyas , iwZí- 
tares inftrumentos , de picas , alabardas , y v anderas. La frincifél fo* 
chada era la puerta , guarnecida de pilafiras , frifos , y dinteles , defdc 
cuyo torreón corrían compartidas almenas , que coronaban todo el edifi^ 
ció : ton efia vifta , y con el toque de la marcha , falieron al tatía^ 
blado en forma de efquadron algunos Soldados y y detrás 

Hercules y y Arifleo y 'Rey de Te [alia. 



Herc. Yá defdc aquí fe dcfcubren 
torreones y y murallas 
de la gran Corte de Libia: 
profíga otra vez la falva, 
porque otra vez y y otras mil 
alternando confonanciasi 
los eftruendos de Belona> 
y las blanduras de Aura 
entrambas de mi vidoria 
avifcn, mezclando entrambas 
lo dulce de los clarines, 
y lo ronco de las caxas. 
Mal de mi vi£toria dixe, 
pues fon dos > una y que aya 



vencido á Ariftco , y otra 
á mi y pues aunque me daba 
cuidado aquella Uufíon^ 
que íe pafsó de ^tafnu 
á reahdad , fe llevaron 
los ay res de la campaña 
fus memorias > que no en vano 
á la aufencia muerte llaman 
de amor , pues falta el afcdoj^ 
adonde el objeto falta; 
tanto , que no fé qu¿ diga 
a Euriílio , íi otra vez habla 
en que me cafe con Hyoleí 
pero efcufa avrá que valgai 

X 



De D. Pedro Caliefen de la Barca. 



, y fí no la huvierc > que 
importa que no la aya? 
que una muger que me dio 
admiración al mirarla^ 
porque de la que íoñé 
convino en la (emejanza, 
no ha de alabaife de que> 
abandonando mi fama, 
ella ibla vengó ei odio 
que á todas tuve h la i al va 
repetid y digo otra vez, 
y otras mil , que hafta que falgan 
á recibirme , no quiero 
entrar á la Ciudad , haga 
alto el Exercito aqui. 

Vno. Alto y y pafle la palabra» 

Todo/m Alto y y paíTe la palabra» 
Van/e los Soldados. 

*Arifi. Infeliz fortuna mia> 

fiempre á mi eftrella contraria^ 
no te baño que perdiclTen 
aquellas primeras a n íias^ 

V que en mí introduxo un retrata 
de Hyole > las efperanzas^ 
de fu padre deípedido? 
Kotebaftóen la campaña 
aver perdido al fangriento 
trance de dura batalla^ 
Reyno , y liberud , fino 
cyie ptifionero me traygas 
por teiligo de que Hyole 
aya de (er lauro , y palma 
del que me vence , logrando 
fu ventura en mi deígracia^ . 

Herc Qué te parece , Arifteo» 
que puede íer la tardanza 
de no íalir de los muros 
Etuiftio á darme las gracias? 

Arift. Será , que para tu triunfo 
hace prevenciones variass 



439 



y hafta eftár en perfección 
arcos , múfleos , y danzas, 
no fe da por entendido 
de tu venida. Herc. No vana 
es la preíuncion ; lleguemos 
al Muro , por fi íe alcanza 
á entender algo. /fr.En un Tcplo, 
que eftá del lienzo á la efpaida, 
parece que cantan. 

Mufica á lo lexos de vocés baxas , eÉ el 
tono queje canta de/pues. 

HercuU Svy 

mas no fe oye lo que cantan, 
porque folo hafta aqui llegan 
las voces fin las palabras: 
tu dices bien , prevenciones 
fon. Sale Lie as. 

Uc. Dame , feñor , tus plantas. 

Herc. Dos dias ha , que no te veo; 
adonde , Licas , eftabas? 

Lie. La gana de unas albricias 
me adelantó de la marcha; 
pero también me atrafso 
de las albricias la gana 
Euriftio , (}ue no hizo cafo 
de mi , quizá porque le hagas 
tu , a quien traygo mejoí nueva, 
que á el llev^. 

Werc. Dita ; qu¿ aguardas? . 

Lie. En dándome las albricias, 
que no quiero aventurarlas, 
como eflbtras fifrr.Yo las mando^ 
como las qué juzgo traygas. 
A y muchos carros iriun&les 
difpueftos para mientcadaí . 
y en las calles mucho adorno?. 

Lie. No íeñoc > no ay de eflb nada. 

Berc. Pues qufe ayf 

Ue. Que no ay que penfar 
elcuías I medios , ni trabas 



44^ Picras afemina 'Amdf. 

para no cafarte. Herc. Cómo? que aora es quando iñe cngaüaí: i 



Lie. Como ya á Hyole cafada 
con Anteo la hallarás^ 
mira fi es no menos alta 
vidoria , pues no cafado^ 
y vidoriofo » te hallas 
de lance hecha la difculpa. 

Krr.Qué?qué dices?¿iV.Lo que paila. 
Oy la boda fe celebra 
en el gran Templo de PalaSj» 
adonde de tu venida 
la voz llegó : efta es la caufa, 
de que halta que fe coDcluyaUf 
por no dexar empezadas 
¡as nupciales ceremonias^ 
á recibirte no falgan; 
y pues ya eftán merecidaSt . 
vengan las albricias. Herc. Callar^ 
calla villano y fi no 
«|uieres que te arranque el alma. 

Uc. Y como que no lo quiero: 
íeñores « á quién puñadas 
fe han dado en albricias; li&r«Fefo 
que di^o ? a mí puede nada 
perturbarme? ven acá> 
buelve á decirlo : Anteo caía 
oy con Hyole? Uc. Ni por pienfo. 

Berc. Pues de decirlo no acabas? 

Lie. No I que lo que díxe , fue» 
que á Hyole hallarás cafada 
con Anteo » mas no Antee 
con Hyole» 

Herc. Pues en qu¿ hallas 
la diferencia f Lie. En el folo 
trañrueco de las palabras. 

^^re. Maldígate el Cielo , amen. 

^^c. Tcftte , que fi efto no bafta, 
avre de decir que ha fido 
engañarte , por C dabas 
algo sídc¡%auáo^ Hcrc. Mientes, 



pues siunque tú te defdigasj 
no fe defdice la íaña 
que ha introducido en mi pecho 
penfar que Euciítio me agravia 
en la eftimacion » ya que 
no en el gufto i pues es clara 
coía ^que en la eftimacioa 
ofende , el que a la fe fiílta 
de la palabra que dio. 
¡Y aunque nunca la palabc 
yo le avia de pedir, 
fon dos cofas muy contrariaS| 
ver él que yo no la pida> 
óvéryoqueél la quebranta^ 
Mas ay , que no es efto folo 
lo que me yela , y me abrafa 
tan a un tiempo , que oo fe 
que ñera en el pecho inflama 
tal ira , que excede a todas, 
con aver lidiado a tantas. 
Beldad que vi en vaga fombra,* 
fombra que vi en forou humaoai 
a que efedo en brazos de oteo 
a mis ojos te retratas 
menos aparente » y mas 
yiva que nunca I no eftaba 
ya apagado aquel primero 
afedo , que al verte caá fas? 
Pues cómo aora , aun en menoS 
viíible forma que en ambas» 
(pues aili toda eras vifta» 
y aqui eres imaginada) 
con mayor fuerza me vences; 
con mayor poder me arraftras? 
Que fuera (ay de mi!) que fiíeufll 
zelos » fi ay zelo » la brafa 
que embuelta en cerizas > no 
fe fabe que oculta arda, 
hafta que defvaoecidas 

da 



De D. Pedro CsUeron dt U Bares. 44 1 

)Spl (opio que las 1$ vanta^ a recoger cas cr<|aadras 






lo que era ceniza es polvo, 
y lo qae era polvo es afqua? 
Pero qu¿ digo^ yo amorf ^ 
yozelosí no es fino rabia 
de la deíeftiinacion) 
y afsi» he de intentar vengarlas 
AriiUo^ Arifi. Qu¿ me quierett 
tíkrc. A los dos Euriftio agravia 
en el empleo de Hyolc 
con Anteo, á ti en n^arto^ 
y á cni en ofrecerla 1 y mas 
viendo, que es para entregarla 
á un desvanecido joven, 
de quien » ni padre , ni patria 
fe fabe, pues foio íer 
de la Tierra hijo, le enfalza» 
fegun los teforos, que elUí 
ralgandole las entrañas, 
en deípedazados montes^ 
para (u faufto defangra, 
ya de fus venas en oto, 
ya de fus minas en plata, 
rúes tiendo afsi, que en los dos 
ofende a un Rey de Tefaiia, 
y á un Hercules , a quien dio 
en premio de fus.haaañas, 
la Alcaydia del Parnaío 
Apolo, de qu icn es guarda: 
cómo los dos no comamos 
de un agravio dos venganzas? 
Jri. Quh venganza un prifionerp . 
roour puede? fi^rr. 7cineraria$ 
acciones, el conieguirlas 
aun es menos, que el penfarlas: 
Ayudaráímeá eUasí A» i. Cómo 
puedo cfcuíarlo , fi acabas 
oe oír que foy tu prifionero? 
Herc. No eres tal, libre te hallas, 
con condición de que buclvas 
Tm.Yni. 



que en mal ñigitivas tropas 
por los montes (e defmandan, 
y eft¿s á mi devoción. 
Arift. Mano te doy , y palabra, , 
reftigos haciendo i quantos 
Dioles contiene efle Alcázar, 
que Diana borra a fombras, 
y Apolo á luces eímalta, 
de fer fiempre eíclavo tuyo, 
y eftar á lo que me mandas* , 
tier. Pues vete, que yo entreunto, 
difsimulando mis anfias^ 
veré fioy con mí prefencia 
conligo que fe deshaga 
efta boda, antes que llegue 
al tálamo fu efperanza» 
ácuyoefe£ko,eselorden ; * 
que llevas, tocar al arma, 
por vir íi necefsitando 
de mi otra vez, ladilataní 
' , y de no lograrlo , puedo 
que fu .caudillo me aclama 
efle ExercitcH llevando 
tras mi las Naciones varias 
de que fe compone, haré 
que fe pongai) de tu va nda; 
con que los dgs contra toda 
Libia, haremos que fe arda 
en viva guerra. Arift^ Si tu 
en mi favor te declaras, 
el Mundo es poco crofeo. 
.Hífc^ Pursalarma./i^r/.Puesal arma. 
.Hrr.Vete. paü5.ií»/.A Dios , y á DiOS 
amorofas efpcranzas, 
que no ay pa($ton propia, donde 
ay agena confianza. Vafi^ 
. . HerCé Vente tu, Licas, conmigp, 
quehasd.'executar la traza 
con que he de difbimular 



TívV 



44^ 1^^^*^ afiínfna Ain$f. 

misderignfóschlafalu y aun cUa pucfta á mis puntas, 

deAriftco, ' - * ' ha de ver, no (blo que es 

Licas.Qótno fea mi efpofa, fino mi cfclavai 

llevar nuevas , que no traygan moltrando que no ay tan íoberaiu 

albricia», yo lo lurt. muger , que dei hombre k ferio no 

F/^rr, A mi nazca. - ' ' 

Euriftioprómcffas faifas, - Proft^umiñ coü U Mufica que évián 

harta vctle viclor iolof : > cantéelo primera ^ fe akriiron las fntu 

á mi amar zelofis anius! íms de I4 muyalla \f^ xnendofe i lo Ux9$ 

Eílb rió, y han de ver üiofes, mal d\vífé,dés feUs de pehlacien^ y Tum 

Cielos, Mares, Monees, Piancasi flo^falier&niülTahtádo Mkfices^f 

Biarós^ Aves; Fieras, Pecesi ; \ Daffiaf^ y diirki tuñftio^ 

á no complacer mi lañi '' '■' » Ify'oU ^y Anteo. 

Euriltio, Hyolc, y Anrco, Mf^fic.K la mas dichoía unioni 

que con mas nobie venganza al vinculo mas eltrecho, 

y á menos eolia que (ce que ciño en amante lazo 

cfpofode H yole ingrata, ' ^ g^l*>'y hermoínra a un tiempo, 

llego a toronarnii en Libia; ven I*ymenco,vén,vcn Hymcnao 

Emrift. Ya que con digno excmplo 
las ceremonias celebre del Templo, 
en efte elpacio^cn quien no menos puro 
Akarkle Palas es también el muro, 
' podrá con mas decoro ., « .: 

bolVerdd dulce Epitalamio el Coro. 
Y pues i un tiempo aplauden mi alegría 
la militar, y métrica harmonía, : 
es bien que a todo acuda;y afsí^en tanta 
' que ios bymnos recite vueftrocantOy 
'' (q en fee de culto, liempre (bn primero) 
falir á recibir á Hercules quiero, 
porqué de mi tardanza nofe ofenda, 
y tamlMcn, poroue entieiida ' ^ ■. * 

• delía la cauíá^ y fcpa que la fams, ' 
fi aIJi pr:!mia ai que lidia aqui al q ama) 
y ofreciéndole a Hyole, no fe alabe 
de que fabc vencer , y amar no fabej 
y yá queíudcfco 

fue triunfar por triunfar, y en el trofeo ^ • ■ : 
que trae, viene premiado, ' ' 

todos quedamos bien; y pues que vea 

pBctta 



> f f • ■ • ■ -i 



De D. Pedr$CaUero9 de la Sdres. ^^4 j 

pueftd a Hyoleen eftado, , * / » i.v 

feUa; al vencedor , y alegre a Anteo» ; . . . : ¡. .; 

£/»/4f<^«Véi)Hyinene9^vcnivenHymeDeGb( j'í ¡^ 

jfn/. De eflas tres dichas íolamente en uoa 
puede fixar fu rueda la fortuna; 
cflaes > fc&Qt »la mia; ' . ..,; * i > -i . 

que venc£r al ^.Contrario, cada>diaf. ; , < . j .1 ::.^' ir} 
;i«t¿>mas/nQ'feveven9ttaqucál9 i . ^ 1, , , ^.;w.¿. » - 
opoficionde deíigual eftreüa,L . . . .' 

que en la común defdicha 
pufo el badacntre el merito^jy \si dicha 

H/iUSlikko «e fuera, . - * \> . . .- 
.Cuya>cs:la(djicha>ó mérito dixeca^:. * ..i^i , n: ¡ 

Xiir(^«iPiics porque no lo digas» >^ -^ 

ya que á entenderlo^fm dcciclo>obl¡gaSt . 
'Clcantolojdirá>bueívanv«U>ccii{ ; . i . . ; ; . 1 
:Vtteftra»&ílivas voces» ; -r,/ ..r.-^n ■ 

•. míeAirasqiie yo me aufeiitfo^ /.; f,: •. »■ r, 

á llenar con íus claufulas el viento* 

Aíujic. A la mas dichofa unión 

de dos , en quien Compitieron» 1 

la Tierra a puros teforos» > 
: y á puras luf es el Cielo» . .' ^ - ;. 
/' v¿n Hymeáco, ven , vbh HyrneneOé 
Jl entrdrji el Key , faU Hercules. 

Hfrr. Yo lo debo de fer, puesque.yocntrd . 

á vucftraiin vocación. ti* .:.:^, ;>.... t'^ i 

! ' . Hmrift.íiii^xxá encuentro! '• •-<».. 1 i ¡ if,-. ;>!'> r ^| 
Hercules,: to.a^ i? Utrr.:. (uatiíado que >im diftci » tle que: Hy&lc 



». . 



• f ; 

■ I'-'. 



^vdd esperará que tu i'vlgirs ^^ feria mta) qu¿ te espantas 

á honrar mi trionfti^' y a dakme de que álograr me anticipe . 

de Igual Vitoria ias gracjasi 1 el G^o^QConqueiaeagu^rjdias) 

vengo a tomaríoeiaei^ov V . ^ Vv £#r.Horculei\yQ(;;^^^« No^pcoíigas^ 

Fii4ttx dee.<tt¿i , oic^^ue^cantainr ^^'v que yo f eíponderi;» á caula ? 
Epitalamios i nnip ka iiecho ' de-que jdeTcngaños fuenati t 

creer que debo de' hacct «fiíita^ mejor en labio» do Dama» ; 

pues fín el novio^na sé 1 ^ "{ que no agravian» ^mpquoenojfQ 



•I. 



qne«iogunirs^ bodas fe aVai«r Hliü^XlQe .blanca&otano^ i^jOiagravian^ 

ooiebf ádo $ y ^puesHo foy, & i cSÍjal vézi con 'qu^ <u-j de^s 

en fec dd^la Batai^palabái.'.ii deqoerer hablar »;fiadt <>i •; 



44^ Fi^ytis afemina Amor 

aquel valiente Soldado ^ quien quita fálir dragones? 



del Leen , fue derrotado, 

fin faber donde > que no 

llegara , fí lo Tupiera. 
VeruJ. No en vano el avifo fue, 

que le dimos. EgU. Bien fe vé, 

puefto que en coda la esfera 

denos cotos no paró. 
C/jp^r. Pues aíTeguraros puedo, 

que no fe auíentó de miedo, 

que fegun lo que h\ contó, 

y nofotros vimos , era 

hombre de tanto valor, 

que folo temia al Amor, 

y ojalá no le temiera. Las Caxas. 

que aunque no tengo efperanza 

de que he de bolverle a ver 

en la parte de muger, 

no poca (ay de mi!) me alcanza 

de oir las aborrecía: 

bien , que quien verle no efpera, 

confuelo es que á otra no quiera. 
ViruJ. K lo lexos todavía 
. Ja arma fe efcucha. Effer. No €C 

qué diera , porque llegara 

alguien aqui. Sale Licas. 

L:c. Cofa es rara, 

que canfc el correrá pie; 

aunque fea huyendo; E^L AUi 

vi un hombrciha foldadoif L/V.No 

habla conmigo , que yo 

no lo íoy. EJ^.Oid. ¿ic.Ay de mi! 

con las afperas he dado* 
E/per. Llegad, que no ay que temer. 
Líe. Si ay ', y macho. 
Egle. Que es ? Lie. Saber 

íl es que eftá el dragón atado. 
Ver. ¿l'no fateaqui. Lf/V. 0|>inioncs 

ay. E/p. Ea qué fundarlas puedes? 

^ >. Por dcufáe úílcn uíi<íách 



mas que me mandáis f E/jf. Saba 
qué runrac de armas es cfle. 

JL/V. Yo lo diré , aunque me pcíé 
de averme de detener: 
Hercules « el que hizo aqui, 
íl os acordáis á un Lcon 
de la boca boquerón, 
porque el padre dixo si, 
y Hyole no , fe indignó: 
con que alterando la tierra, 
a él por no , ó por sí, hizo guern) 
y a ella paz , por si , ó poc no; 
oy iá batalla (é *hat> dado> : 
y aunque Hercules va venciendo^ 
para que yo venga huyendo» 
no importó fer íu criado. 
Elle es el^afo , y afai, 
á Dios , que el rumor íc aceroii 
pues fe oye defde mas cerca:' 
Dentro Hyole. 

Hyel. Ay infelice de mi! 

Égfe. Qiié es aquello? 

Veruf. Qiic un cava lio 
desbocado fe defpcña 
defde la mas alca peña 
del monte. E/p Q5,ii¿n rcmediallo 
pudiera ! Hjtai. Dioie^, favor. 

B/per^Y-mAs íicndoui parecer, 
laque delpefia mugcr. 
Dentro Cufida. 

Cup. No temas, Hyole, que Amor, 
aunque a otras dcífKrña ,.¿l ri, 

i -porque enfütriacffo te ómpdics» 
hará «que no te defpeñes. . 

HjoL Ay infelice de mi! 

Jtl decir Hjfúle efie verfo , ¿tjie m 

füCú altura caj^iron úhTízái^s aí^tá^ 

bladv ^Ha •, y GapjJc- ,/ dexandáh def* 

majada eatré las* tres , Malviz arreh" 

$a- 



De D. Pedro Calderón de la Barca. 



■X 



•» 



idamente k defafarecer^^ieprejeb^ 
tanda en el ajre ios /luientes . 

ver/os^ 

V^. £ti mis brazos has caído, 
íegura ellas. Quien creyera» : 
qne para que abürreciere, u 
la recorriera Cupidoí . » 

Mas quién no lo creerá , al vec. 
que amor y atento a fu quexa» 
para aborrecer ^ la dexa • 
adonde la ha mcneftcrí Kfcéniéfe^ 

Efper. Llrgufemos , por fi por dicha j, 
no aviendo muerto , p<>demoSí 
fu vida ampara r.L:f/ 2. Lleguemos 

L/V. Hyolc es, Ve*ul, Qiic anual 

Eglf. Qué dcídicha! 

Éfper^ Hyole hcrniofaí 

Ji^h Quien me i]ama^ 

£/3^ífr. Quien en albricias de que 
vivas I, atenta a la fee 
con que te eftima ^y te ama, 
ntil vidaf diera: qué ha (ido. 
cfto? Hyl. Qiic viendo (a y de mi!) 
que contra el que aborrecí, 
avian ios que amé falido, 
que fueron padre , y efpofo^ 
llevada de mi valor, 
mejor diré de mi amor» 
de un cavallo apenas oííb 
tomar a la rienda el tiento,^ 
y la noticia al eílrivo, 
al fuftc, al borren , y altiva, 
paflarle de bíuto a viéntoi * 
quando al lado de los dos,, 
ai embeftir , me moftré; 
í\ lo lintieron nosé^. > 

mas sé que a I encuemró^ay Dios!) 
primera* arbolada fleciui ' • • 
el roftro á mi padre hif ió^ 
y del ^avallo cayój; : 



447' 



yo , humana vivóra hecha, 
deíelperada , á morir, 
en fu venganza , me entré 
en la batalla \ y tai fue * 
la violencia del j^atír ;.. ^ 
el hijat i qile desbocado ( : 
el corcel ,; de elpuma lleno,. \ 
rompió al alacrán el freno, 
y la montada al bocado» 
Tanto da coieca mía : 'i ^\ 
fue, que ¡it veimcjdefpeñar, ': 
me holgué) fblo por quitar " 
la (ófpecha de que huía. 
Pero como al deidichado 
aun la muerte fe efcalea^ : 
crqel piedad ,'que cuya fea 
no sé : un Zefiro alado * 
en el ayre me detuvo,^ 
hacienda , que la caída 
menos violenta , mi vida 
guafdaíTe \ y aun defpues tuvo 
tan doblados los ^vores, 
<{iie.fí con preftcza fuma 
me dio allí lecho de pluma, 
aquimeledá de flores. 
. Cae defmayada. 
Las tres. Entreoíosla donde pueda 
repaíarfe , y defcanfar. 
Ke tiran I a er.tr e las tres. 
líC. Id , mientras voy yo á avifac 
a mi amo donde qpeda, 
yá que el militar xfpanto 
tregua *pahe á la batalla. * . ' ) 
VafeUcaiyy fále anteo. ^ 
!^/f/^ Quién en eLmundo fe halla 
en tanta aflicción , en unto - 
"' defconfüelo como ydí ... ^ 
Pues confiurifii6,lá'vida^. 
y la batalla perdida^ 
ti Excreito aclamó 



I.' 



44? 



a Hercules fa Hcy i en fé 
de que ¿i le cunpliriéi 
la palabra , que le avia 
dado f en el inftame que 
fe fepa donde paró» . 
bárbaramente entendiendo» 
que a fok) efcapar huyendo 
de la batalla falio» 
que es lo que también de mi 
pendra , en viendo que no 
parezco tampoco yo» 
dí:l retado i tiendo afst, 
que desbocado el cavatlo» 
Hyole falló , y yo tras ella^ 
donde fue fuerza el perdella 
de vida 9 con que me hallo^ 
aviendome deímontado» 
por penetrar la afpereza» 
en bufca de fu belleza» 
fobre rendido i obligado» 
ó viva la encuentre , ó no» 
á dos contrarios eftremos; 
pues muerta ambos fa perdemos 
y viva la pierdo yo. 
Bien , que porque viva » diera 
mil vidas mi fuerte efquiva» 
que a precio de que ella viva» 
poco importa que yo muera . 
de tanta zciofa pena, 
como que en la edad de un dia 
amanezca para mia» 
y anochezca para agena» 
Hyole hermófa i No reíponde: 
Bella Hyole ? No me efcucha^ 
ó mucha defdicha , ó mucha 
ventura es la que la efconde. 
Quien » Cielos^ me dirá dcUa? 
Mas quién, decirlo podrá» 
como la tierra , fi ya 
quien fue r^ía » no es Eftrella! 



fieras afemina AmoTé 



Fecunda madre del hombre 
en común » y en Ungular, 
madre de un hijo » á quien dac 
fupifte alma » vida » y nombre 

}^á que me dio tu piedad 
os teforos » que me dieron 
tanto Iliftre » que pudieroa 
crecer mi felicidad 
á efpofo de Hyole bella; 
dime donde iré a i>ufcarla» 
hállela yo » aunque el hallarla»^ 

. venga á fer para perdella. 
Y fi cfto no mereció 
mi llanto ) fiquiera di» 
fi es que vive Hyole? ^i^SL 

Ant. Qué no fe defpeñó? 

M^fic. No. = . 

élfit. Pues yá que » nudre piadofiít 
te permites oír » por qué 
no te dcxas wktí 

Canta Cihl. Si haré. 

Jar. De clavel » jazmín» y roía», 
nuevo iris » al pareoer» 
forma una bella guirnalda» 
á la tierra de cfmeralda» 
y ai Cielo de roficler. 
Sacra Deidad » fi mi idea 
no miente , entre fus fulgores 
viene derramando ñores 
de la Copia de A mal tea: 
y iluminando Orizonte^ 
trae tras fu vario zelage 
todo el bruto vaíTallagc ' 
de, los fenos de los montes» 
que de un riíco en otro yerra; 
como en fiicriñcios (iiete 
Ante d Ara de Cibele 
que es la Diofa de la tiena« 
A mi fe acerca veloz» 
como quc^bUrme procura} 



De b. Pedro Calderón de la Barca. 449 

6 igualefe á fu hermoñira la dulzura de fu voz. 

Kafgandofe las nubes , que eran Cielo del hofque , apareció en lo mas 

ilto de la frente del teatro Cibelcy Diofa di la tierra , en un treno de 

flores I que a manera deguirndd4 y iluminaba el ayre con ocultas luces • 

traía en una mano la Copia de Amaltea > derramando flores ^y enl^ 

Ttra la rienda de enca:(nadas (olonias > con que y al parecer > gavemahé 

uncida la feroddad de quatro Leones y que tiraban defde la ffefr4 pl 

Trono \ a cuyo tiempo aparecieron par entre unos ^ y otros baftideres di^ 

z/erfos animales y eomo en acompañamiento de fu Diofa > la qual en 

blando ma/imiento baxo hafta la punta del tdbiado en reeitativo efijlo, 

cantando ella y y refpondiendo el Cero^ 

Cant. al. Feliz , y infeliz amantCi dexando por Úy 



pues compitteado entre sí| 
ce hizo feliz el nacer, 
y el amar te hizo infeliz^ 
yá dexo por ti 

en lechos de Mayo y regazos de 
Abril. 
Mufic. Y á fu voz el eco refponde 
futiU 
que rompe los ayres , dexando 
, por tí: 
Ella , } Mufic. En lechos de Mayo 

regazo; de AbriU 
Cihel. Citele foy y de la tierra 
tan fixuiula Emperatriz, 
que del confin Orieatalf 
al Occidental confio, 
en todo fu ámbito hermp.íb 
i^o ay reíervado Pais, 
que fus montes < y fifs fivct 
no defcanfen fobre ogdé 
Fieras , y flores lo digaB> 
viendo á mis plantas cendií; 
^ lo vegetable fu tez, 
lo fenUble fu cerviz^ 

rom.rui. 



en lechos de Mayo regazos de 

AbrH: 
Cotejada de que fulo 
para el ayre concebí 
fruto , y flor , y me quedíi 
no mas que con la raiz. 
Por oflentarme Peidad, 
que pudiefle competir 
con quantas contiene el coro ' 
de eíTe cclcñe Zafir; 
como gufano , oue hila 
fu miíma vida ae si, 
a ti te engendra , (in mas 
padre , que áii mifmo ardid; 
viendo que tu nacimiento^ 
creyó no mas que el Getttü^ 
porque nadie le dudara, 
no tan folo té ofrecí, 
fin refervane diamante, 
perla , efmeralda , 6 rubí» 
en plata todo el Pa¿tolo, 
y en oro todo el Ofír. 
Mas viéndote oy en dos riefgos 
de amar , y de comocús. 



"5^ N 



45^ JF/^r4i afemina Amor. 

a cautelarte de entrambos, Mujic. En lechos de Mayo regazos 



quifeá tus voces venir^ 

dcxandopor tí, 

en lechos de Mayo regazos de 

Abril. 
£1 unb I que el es cuidado 
de Hyole 9 no ay que íentic 
fu muerte , que Hyolc vive^ 
tnals dónde » no he de decir, 
por no empeñarme en el ricfgOi, 
de que es preciía morir, 
fí vas á balearla } el otro^ 
que es el de aver de reñir 
con Hercules , cuyas fuerzas 
nadie pudo rcíiiUrs 
llega a los brazos con ¿1, 
que aunque bl lina vez , y mil 
te arroje á la tierra , ella 
te fabrá reftituir 
dobladas fuerzas, con que 
puedas bolver á la lid: 
y en quanto á que tu no fepa& 
de H /ole , y Hercules áí, 
np temas que á verla llegue,, 
pues quando pretenda ir 
á bufcarla , labré yo 
tanto la fenda impedir^ 
que no fe atreva á pifarla» 
y pues yá quedas aqui, 
fabiendo que vive Hyole, 
y como has de refiftir 
á Hercules , y que el no irá 
á verla , buclva el fútil 
ayreá repetir fus ecos, 
en tanto que yo al peníil 
de mi retirado alvergue 
buelvo, de donde faU> 
dcxando por tí: 

Mufic. Dexando por ti: 

Cíh. En lechos de Mayo regazos de 
AoriL 



de Abnh 

Defa^artciOy midiendo con la muficg U 
diftanáa de lo alto. 

AnP. Oye , eícucha , no ran prefto 
te aufentes,íin permitir, 
que de tanta admiración 
cobrado, diga::: 
Ventro Ücas , tíercnlcs , j Arlfie^. 

Jucas. Azia aqui 
es la fenda. Herc. Pues no dexes 
en fu alcance de fegitír 

. ía vereda» Anteo. Gente vicne^ 
forzoso es al nionte huir, 
quien á todo un vencedor 
Éxercito trae rras su 
Pues cftá fcgura Hyole, 
duélete ( ó Cielo! ) de n\\^ 
no aya tan mal exemplar^ 
como que pueda decir, 
que halle piedad en la tierra^ 
y no en el Cielo. Fa/e. 

Lie. Azia aquí. Salen las trer. 

buetvo á decir , que ts \a fenda 
del Efperico Pais.. 

Hifrr. Pues guia , ya que te afir mal 
en que Hyole quedó alli. 

Afifi. Si pudiera aconfe^ac 
á quien me toca fervic 
dixera , Hercules,, i^e no 
efta el triunfo en adquirir 
tanto, como en mantener 
lo adquirido ; (iendo afsi, 
pues, que te hallas^ ácIafüadQ* 
Rey', no es mejor acudir 
a eftablecer elfo voz, 
que dcxarlo, por venir 
tras un afedo , que puedes 
lograr deípucs ? H^rr. Para mí, 
ni el tciunfo^ni el Rey no importaa 



De D. Pedro Caldtnn de la Bares. 4 j i 

tanto 9 como dcílruic fu centro intenta , en. q!ipb|raflas 



encantos de Amor , llevando 
éfclava á Hyole » a aísiUir 
á mí coronación , vea» 
ya que á un hijo , aborto vil 
de la tierra , pretirió 
á Hercules y que merecí 
fer fu Rey , á menos coda 

?[ue fu efpofo. Lie. Yá de aqui 
e defcubren de fus torres 
los homenages. Herc. A abrir» 
a pefardel fíero monílmo» 
que los vela tin dormir, 
íiis puertas iré , fi fueran 
de diamante. Anjl. Y yo tras tl^ 
que uno es aconfejar, 
y otro es reftado morir. 

Lie. Yo no y que uno es morir loco» 
y otro es tratar de vivir. 

Hercy Vén» pues, que juntos los dos> 
quién nos ha de refiftir? 
Difíiro Cibeli. 

Ghel. Quien en deienía de Hyole 
lo impedirá.!^/ z.Cóaio? Cih.Atíu 

^Apenas defJe lo altó pronuncia Gbek 

ejle medio verfo , quando fe oyeron en 

el éyre truenos ^ y en la tierr/í temilo^ 

res i f akriendofe en ella sin VoÍMn^ 

que atravejfaba todo el tablado » 4r- 

ro\h di Sí tan conde n fados humos ^ que 

obscurecieron el teatro , bien , que fin 

molejliá d:l auditorio ^ porque eftapan 

compueflos de dorofas gomas\ de {uer-^ 

te , que lo que pudiera fer fafttdio 

de la vtfla » Je convirtió en 

li/óuja del olfato. 

H¿rc. Qué es efto » Qelorf 

Arifi. Un fiero 

temblor de tierra I que abric . 



grietas. S(^(ebunfo. 

Herc. Y HQ fó|o á fin ' . 
de que fus cubados feñ^s 
quieran el paflQ itnppdtrt 
pero de aue fus fui)el)a$ 
arrojan de sí C/ ierrefffo. 

entupecidos vapores» 
que en pyramides fubir 
fe ven a empeñar la tes 
de todo el azul viril. 

^r .Quién vio, q el Vefubio en Libia: 
humo exhale ? Lie. Yo lo vi, '-. 
por feñas que el verlo fiíc 
de pu ro ciego. Terremoto. 

Herc. Aun a mi , 

h vifta perturba , pues .. . ' 
ni veo Alcazat, ni Jardin.. r . 

Arifi. En pardas nieblas la tierra 
nos le ha fabido encubrir. 

Herc. Como es la madre de Antepf 
fin duda intenta impedir ' 
ultrages de Hyoíe; pero 
no lo podrá confeguir» 
que (i de la tierra el centro 
conjura ella contra mi, lerremotOm 
contra fila el del, ^y re yo '-. 
moveré : quedare' aquj]^ 
Arifteo » por fi en elle 
tiempo Hyole intenta ir 
donde yo no fepa della» 
tu lo fcpas , con feguir 
fus paífüs. Jrifi. Oc ipl covi^i 
que no faltaré de aqifi« ' 

Herc. En effe fcguro voy, 
comodixe» aprevenir» 
pues no pue4o por la tkrv?^ ;) 
por el ays^ ^trar. Tr^s ^4;. 1 

vcn,Liq¡3. / , . kÍ^J 

L/V. Si haré I que aunque ^^ 

Lllx 






4J^ PUríis afemina Arn^r. 

tan mate el andar tras ti, Vcraf^ Aunque fíempre de la Patria 



peor fuera que aqui quedi^ra. Vaf, 
jlrijl. No feera , pues yá de aqui 
aufente Hercules , la tierra 
fus Gmas bUeivc a, cubrir, 
lel humó ái delVanecer^i 
y el Alcafar a lucir« 
lY íi no me engaño , una 
Dama viene por aqui; 
fi ferá Hyole ? mas no, 
que aunque yo nunca la vl^ 
tiithca tampoco borre 
lás'efpecics que imprimí 
de fu retrato : no es eila^ 
Sale Verufa^ 
Veruf. Hyole del defmayo tn si 
bol vio apenas , guando de otra 
dolot fe tornó á "dirigir, 
que es DO faber de iu padre, 
ni de la batalla el ñn. 
' Comoadecida á fú llantOj^ 
por u fuetá tan feliz, 
que cbñ una buena nuévi 
la pudiera divertir» 
. al monte faigo , alli un hombre 
' ¿ftá. Sabréilme decir, 
Ovállero , que en el trage» 
bien el ferio deJRnibris, 
en qué paró la batalia^t 
de cuyo rumor oi 
CB e(k>s montes los ecos? 
^Aríjt. No me ati:evo á difcúrric 
cñ áuai os eft¿ niejof , 
oir la gáttancia , Ü oir 
la pérdida , quando os vea 
tan cuidadóu ; y afsi^ 
hafta faber qué dtfeais 
fabet , tinda he dt decir, 
tior no aventurar que pueda 
'o que ayais de íetotit^ 



elcariño Ucva, a mi 
fus vidorias , ó fus ruinas 
no.me tocan. Arijl. Quizás sí, 
yá que no a vos , á perfona 
de cuya parte venís: 
decidla , que un fbraftero 
que hallaftcis acafo aqui> 
no quifo deciros nada. 
Veruf. Harto en elfo me decis^ 

quedad con Dios» Vafe^ 

^r//?. El os guarde: 
En toda mi vida vi 
igual hermoíura : CieIos> 
qué fuera que un infeliz, 
que ni vencido una vez, 
ni otra vencedor , decir 

^ pudo fu pena ? mas efto 
no es aora para aqui; 
bafte que para aqui fea 
no dexarla de feguir, 
que verla otra vez. Va/f. 

Sdfek Hercules , / Vcas^ 

ticas i Señor, 
efto es caminar , ó huir? 

fíerc. Bolat quifíera que fuera» 
Licas, hafta defcubrir 
de la cumbre del Patnaío 
ia verde cima. Lk.lESo tí> 
bolvamonos a fer guardas 
de Ninfas , gente reliz, 
y alegre , que no ay ral gloriají 
como habitar en Pais 
adonde todo es cantar, 
dan2ar , y baylar , y en fin» 
todo es paz , y nada es guerra; 

Herc. Habláfte como hombre ruüu 

L/V. No tanto que mienta , pues 
yá fe efcuchan defde aqui> 
alticBi(|o.que Don Pegafo 

en 



De Df Pedro Calderón de la Barca. 45 5 

en el ultimo perfil fus blaodos acentos? 

del monte , batiendo el ala^ HircuL Si, 

tremola al ayre la crin, acerquémonos a vbr 

dulces moficas ; no oyes lo que llegamos á oír» 

I entrar fe los dos^ emfezg k defcuhrhrfe un mmte > cuya eminencia, 
tfi de improvifo , friso las nubes con la cumbre , y las hafitiwes (on 
t falda j de fuerte y que no dexo mas foro el teatro y que fu mifmo 
m y y un pedazo de nuevo Cielo ^ que efia a efpaldas fujas y por 
ntre tremoladas mandolinas y y quebradas peñas y fingía Uxanos Ofi^ 
Ipntes. Ocupaba fu cima el Tegafo y efiendtdas las alas y cerno hacien^ 
lo fombra al rifco de Caliopf y principal Mufa de las nueve y defde 
:uyo fuperiar af siento derivaban los petiafcos fus últimos perfiles. Ef' 
aban todos coronados de frondúfa arboleda \ y entre uno > y otro trone- 
ro y una y y otra Ninfa y Vraniayy Polymnia a la diejhra mano y y Vpt^ 
fícoreyyClio a la finiefíra^ Debaxo de las quatro y en fegundo def^ 
:anfo' y *que hacia con adelantadas projeturas mas corpulento el mon^ 
te y efíiban a un lado Melpomene , y Erato , y a otro Euterpe , y Ta-- 
lia. Eran fus ropages como los de los Signos {y los Me fes y diferencian^ 
dofe folo en auer trocado el campo az^l al nácar y confrontando matices y 
aquí con las flores y fi alia con las Eftrellas^ Bt^ él coraT^n del monte 
€orria tan drtificiofa fuente y que fin agua > ni fonido de agua y no fe 
echaba menos y ni el agua y ni el fonido. Eftaban y pues y las nueve co* 
mo divertidas en fus fiempre feflruos folaccs y cantando y defafida de 

la Tabula y efta letra. 

Muf. Ruifeñor , que balando \hr conmigo ha hablado , al dxr» 

cantando fínezas^cantádofaVdres^ para que fe irriten mas 

ó quanta pena,y embidia me das! mis vengativos rencores, 

pero no^ que fi oy cantas amores, y amor no fean jamás, 

tu tendrás zelos , y tu llorarás. Muf. Pero no^ q ñ oy canus amores: 

Herc JToáo el coro de las Nin&s El y y Mufit.Tix tendrás zelos , y tu 

junto eftá : masay de mi. Herrarás, 

que parece queja ktr« Hite. Sagradas hi;as ;de Apokr, 



454 Fieras afemina Amor* 

á quien defde /:fte Cénit, ,v de la Efpcridc el jardín: 



.t ' * 



por quantós circuios corre 
hafta fu opinión Nadir, 
para coronar los rizos 
de vueftro peynado Ofir, 

^ fiores dora ciento á ciento^ 
luces brilla mil á mil. 
iVueftro Hercules , por quien 
en ellos montes vivís 
fcguras de incultas fieras» 
amedrentadas de mi\ 
por quien á la excelía cumbre 
nadie fe atrevió á fubir, 
íin paíTaporte de Apolo,, 
que yo he de cerrar , y abrir, 
á beber de los criftales, 
en que aqueidon infundis, 
(}ue abandonando lo utili 
iTe pagó de lo (útil • 
O y contra una hermofa fiera 
favor os viene á pedir, 
no para amarla , no , pero 
para aborrecerla si. 

Tod^s , y Mu fie a. A y de tí, 
que vencer á las fieras, 
no es vencerfe á sí. 

Cantando Cafíofe. 

Calióf. Hércules y yk tus ha^aots 
íabemos ,.y que por ti 
templaron Fama , y Apolo^ 
la lyra con el clarín. 
,Yá (abemos , que en Tefalia 

la Hydra pudiste rendixi - - 
en el Abifníio ál Cerbero, , 

y en Calidoñia al Eípib. ^ [ 
Que al León vencí fte en Libia, 
donde pudifte adquirir 
lo íagrado del laurel, 
lo fangriento de ia lid^ 

Qac perdpasíñc íabemos 



mas no íabemos que puedas 
á ti vencerte; y afsi: 

Ella , y Mufica. A y de ti, 
que vencer á Ia6 fieras, 
naes vencerfe^ asi. 

Caliof. Quexofo de H volé vienes, 
procurando defmcntir 
con razones de vengar, 
finrazones de fentir. 
Teme el ardid del Amor, 
que están cautelólo ardid, 
que tal vez para vencer, 
hace maña del huir. 
Teme fu di (si mulada 
traycion , que fabe veftir 
losdefaliños del afpid, 
de las galas del jazmín. 
Ño te vengues , fi te quieres 
vengar de Hyole , que vi' 
muchas veces, queeldexac 
alcanza mas , que el fi^uir:. 
Y fi eftos avifos no 
te bailan á reducir, 
en mi voz , y en la de todas 
oirás una vez , y mil: 

Ella , y Muficá. Ay de ti, 
que vencer i las fieras, 
no es vencerfe á si. 

Herc. Bella Caliope , á quien 
fiempre tocó el prefidic 
al Caíialio Coro , no 
4efconñes del gentil 
QÍpiritu que me iluñra, 
que dexe de confeguir 
de Amor , que es fiera de fien^ 
la vié^oria , a cuyo fin 
por vueftro Pegafo vengoj 
que le lleve, permitid, 
á que en los golfos del ayrc . 

fa 



De D. Ptdro Calderón de la Barca. 4^^ 

fea alado vergantin, te empeñes en el > tras ti 



que á pefar del uracan 
* que levanta contra mi 

la tierra , madre de Anteo^ 
tomen puerto tan feliz» 
que deshaga los prodigios 
de fu encantado penfii. 
hCati^f* Si en tu peligro nofotras 
no avernos de concurrir» 
lo que til puedes tomar, 
para qué lo has de pedir? 
Xerc. Dices bien , fube por el» 
pues tu también has de ir::: 
Z./V. Dónde ? Hcrc. En fus ancas.. 
XfV4j.Sus ancas 

yo ? Hete. Por qué no? 
Licas. Porque í¡ 

él es rocín de Poetas» 
. y nanea pudo fufrir 
ancas fu puchero » cómo 
fufrirá ancas fu rociní Vafe.. 

Vire. Anda » cobarde , y vofotras 
quedad en paz » ha¿a oir 
mi triunfo. 
T^oáas. Antes porque no 



iremos todas diciendo;;: 
Ilerc. Qué es lo que avcis de decir? 
ledas cant. Ay de ti, 

que vencerá las fieras» 

no es venccrfe a si. 
Berc. Y cómo iréis? 
Tedas. Defta fuerte. 
Herc. Pues venid todas , venid» 

veréis de quan poco os ürve 

el eícuchar que decÍ6: 
£/» //í?¿/. Ay deti» 

que vencer á las fieras» 

no es vencerfe á si. 

Canta la Mu/ica ejle efirtvilU » refe^ 
tirio el Coro , tolar ti Pegafo i las 
nuhes ^ Cafhpe al centro ^^ ylas ochó 
d dijíintas partes » lUvandofe confifo 
i pedazos el monte , fue tan tsno » que 
al verle deshecho , apenas pudo per^ 
tíhir la vijia el cinto : con que cau* 
Jando wéas novedad en todos lo que de-* 
xaron de ver y que lo que vieron^ 
acahh la fegunda jornada 



JORNADA TERCERA- 

Tota empegar ia tercera jornada » no falo fe contievo el Colifeo , como 
ba/ia aqui » en limitados foros j pero abriendo fe el feno » fe dilato 
ha/i a dar con el ultimo centro de jt$ mtiro > y con fer . tan grande U 
difianciá aun U hÍ7^ ma)or U perJpcRiva. Era un hermojo fardinj 
twjfas caUcs tenian por guarda de fus emparrados dobladas pilajlras de 
marmol' blanco y con remates de lo mifmo. Al pie de cada pilaftra ha^ 
via un tit/ia de porcelana , con fus mas ufados jrutoy. Lo que Je def^ 
cubrid dé ellas ^^ eran unos enrexados > a wamraM glomtas ^ cuber^ 



í 



'1-54 



á qi:¡cn defiJe cftc Ccnit, 
po.' quintos circuios corre 
halla fu opinión Nadir, 
para coronar ios rizos 
de vuertro peynado Ofir, 
flores dora ciento á ciento, 
luces brilla mil á mil. 
Vueftro Hercules , por qtiiea 
en eltos montes vivís 
legaras de incultas fieíaSt 
amedrentadas de mí^ 



Fieras afemina AmoTM, 



de la Efpcride e» -í*"^^ ^^' 
mas no ubeo» /rincipal tfk 

á ti vencqr termino al pok- 

que vr • ^^gf^ j ?«^ ^'^"^ 
nar ,a cantidad , iban a fȟ 

^*'' s^ un cenador ^ y en el uu 

jüT fe derramaban otros cañoí) 

no encarecer fegunda z/^ el 4xi\* 

■ • 1 ir^-^^KV -^ y f^^^ difianciaj e fiaba un arbaí 
por quien a la ezceila cambr ^ j . J .J 

nadie fe atrevió á fubff^, , quaxadas de man^^as de aro , ¡obre oh 

fin paflaportc de hf^ ¿^ un blanco caballo alado^a imitaciofAdcl qut 
que yo he de cerrar, * r a a ^' ^ r i *^jí- 
á bcberdc lostthrr../^^^- ^ ^fi^ ^^^^P^ ¡^ '^^"^^ ^^ '^ í'«tí, 

en que aqudl'di> 'Jas j y moviendo las garras y y las frefas y un 
que abM^MT^^^^ ^^ ^^ fubiendo el uno , y defendiendo d 

Oy-OMití^ ^y^¿}^ y í^ f alterón al encuentro. Trabada la batalla , gn- 

favor w ,^^jf quatro mcruimicntos ; fues elevando fe el tmo al tiempo 

"® P^^^ >^ ^4íi4 9 y al contrario , abatiendo fe el uno , quando el 

Todos j^Mt^^^ ' /^ bufcaban y y fe huían y trocando y no falo ld$ dtu^ 

T > A^ también los coftados , pues fe embefiianya por un lado , y 

^* ya por otro y de cuya boreallid duro la contienda lo 

que duraron ejlos verfos. 



^(, Ya alado Belerofonrej 
que Bucentoro veleroj 
huyendo efcoUos de tierra» 
golfos navegas de viento: 
yá que la vela del ala 
defplegada , del pie el remo 
batido « timón la cola, 
popa el anca , quilla el CUellOi 
proa la frente , la crin 
larcia , y buque todo el cuerpo. 



En alto ayre ^ yá que no V 

en alta mar , á lo lezos 
defcubres de los dorados 
selages el verde puerto. 

SuU el ir agón » / haxa HereuUs. 

Amayna, amayna » y no temas 
el bruto uracan fobervio, 
quando tu el buelo abates; 



De D. Pedro Calderón de la Barca. 



levantar intenta el buelo. 
Y pues al encuentro quiere 
falirte. Tal tu al encuentro, 
que fi en nueva Cetrería» 
de Sierpe en Sacre fe ha buelto, 
yo en Águila de Baxel 
umbien mudaré el concepto. 
Pues quando hi fe cale en puntas, 
le buícaté en eícarceos, 
haciendo que fea boreal 
campaña de nueftro duelo 
toda la vaga Región 
del mas capaz elemento. 
Avenenado Hypogrifo^ 
que afpid del jardin mas bello, 
no folo el teloro guardas 
de amables hechizos 5 pero 
de aborrecidas beldades: 
No á robar tus Pomas vengo, 
por fer dichofo en amores, 
(¡no en aborrecimientos. 
Embifte otra vez , que no 
me has de poner en rezelo, 
por mas que, efcamada nube, , 
traygas , abortando incendios, 
el relámpago en los ojos, 
en los bramidos el trueno, 
y el rayo en la exhalación 
del rofígo de cu aliento. 
La Clava de Hercules es 
la que te hiere ; y fupuefto 
Cae el Dragon^retirado en los tafiidores. 
que oír de Hercules el nombre 
mas , que la Clava, le ha muerto: 
A tierra , Pegafo , y vea, 
que a pefar de fus violentos 
Befubios , Volcanes , y Ethnas, 
introducido en el centro 

Apea/e , y huela el cavallo. 
de íus vedados jardines, 
Tom. Vllh 



457 



á ella , y á Tas monftruos venzo* 
Y tu, tronco del Amor, 
de tus dorados renuevos 
cíle me da por redigo 
del triunfo , no porque quiero, 
ni fer amado , ni amar, 
íino vencer mis defprecios. 
Hi del Palacio i ha del monte? 
falid quantas eftais dentro, 
y enerad quantos en mi bufca 
andáis , pues que ya no ay rieígo 
que temer. 
Dentro golpes , y faíen por um pa^te 
Arifleo , Ucas , Soldados , y per otra 
Efperia , Egle , Ve ^' ufa , y Hj/ole ,/. 
Anteo a lo largo. 

Dent. Arift. Romped las puertas, 

de aqueíTas voces al eco. 
Dent. Efpe. Acudid al jardin todas, 

á ver quien caufa efte eftruendo* 
Ve. Aren al Dragón , que vamos. 
Ant. Muera yo , y fcpx qué es cfto. 
HjioL Mas que es alguna defdicha 

que a mi me viene figuiendo. 
Tod.Q^ihn dabí aqui voces? fífr .Yo* 
Uno.Q^c prodigio! 
O^ro, Qaé portento! 
Hfcl, Bien dixeron mis temores. 
E/per. Elle no es el hombre , Cielos, 

del León? 
l^s}^ y y '^-eruf. Y aun el León. 
Herc. Yo foy, que os admira, viendo 

muerto eCÍe horrible veftiglo, 

el fer yo quien le aya muerto? 

pues mal pudiera (er otro. 
Li\ Si pudiera , que a lo mefmo 

también yo venia á las ancas, 

fino que no entre acá dentro, 

porque no me atreví á entrar. 
Vexc. En tu buíca , Hyol.e , vengo, 

Mmín !3at3L 



45^ Pitras afemina Amor. 

para que fcpas quien es que has de llevar fu cabeza 



Hercules , y quien Antea; 
Hercules 9 a quien dexafte^ 
es el que triunfo venciendo} 
Anteo , á quien elegiíle^ 
es el que fe eícapó huyendo. 
Muerto tu padre , fu Rey 
me aclama Libia , el pretexto 
es , cumplirme la palabra 
que él me dio, y que yo no aprecio 
que á quien quedó prifioncra, 
no he de tratar como dueño, 
el dia que por mí núfmo, 
avaffallado fu Reyno, 
capitulé la Corona, 
poi quien las armas fufpendo: 
¡Vén , pues, que has de fer teftigo 
del merecido trofeo 
de coronarme íin ti. 

jínt. No irá tal , fm que primera 
á mi la muerte me des. 

Herc. Si eflo falta , es fácil eflb. 

Mt. No mucho , que ii falté 
á nueftro aplazado duelo 
de bufcarte en la batalla, 
fue por no menor empeño, 
que el de focorrer á Hyole; 
y aun efte lo es tambien^pueíto^^. 
que es dar lugar á fu fuga. 
Y pues no a y perdido tiempo^ 
retiratede tu gente, 
<)ue en efle boíque te efpero, 
donde los dos nos veamos 
brazo á brazo, y cuerpo a cuerpo: 
Madre tierra , en confianza 
tuya voy , dame tu esfuerzo. Va/. 

Herc. Ya yo te figo 5 ninguno 
me íigí a mi , ó vive el Cielo, 
que a quien me fíga , le mate. 
Tu corta á cfla üerpe el cuclloi 



oy de Júpiter ai Templa 

tic. Mal aya mí alma , y mi vida, 
(i tal cortare. Vaju 

Hire. Ariftco, 
guárdame eftas puertas tu, 
como te dixe primero, 
|K)rque Hyole no fe huya» 
a quien pti&>nera dexo, 
fiada a vofotras , en tanto 
q á él aiato,y por ella buelvo.F^/T 

Arijl. Pues qutf no debo feguirlc 
yo , y obedecerle debo, 
perdonad , que defta puerta 
no me aparte , defte Cielo 
dixera mejor , mirando 
tal hermofura. Hj/él. Arifteo^ 
n algún tiempo te debi 
algún mal logrado afedo 
de amor , que apartó mi padre 
con no mal ñindados miedos^ 
duélete de mi , no digan 
que te vengafte , fupuefto 
que tomó mejor venganza, 
quien no fe vengó , pudiendo* 
Padre , efpofo , y Rey no , todo 
perdí en un dia $ y pues Reynoj 
efpofo , y padre , me dexan 
vida , que quizá no pierda 
por aborrecida, no 
quites á mis fencimientos 
la defdicha de llorarlos, 
que es la dicha de tenerlos. 
Dame paflfo á aqucífos monreSj 
en cuyo afpero defierto 
hallaré entre brutas fieras 
Quizá mas acogimiento, 
que en folo una fiera humana. 

Afifi. Hyole , tus defdichas fiento, 
a Hercules debi la vida 

ven- 



De D. Ptdro Calderón de la Barca. 



vencido > vencedor debo 
á Hercules el honor 
en que mis armas ha puefto. 
Sobre efto » la confianza 
que de mi amiftad ha hecho 
me acobarda ; y porque ta, 
ni las que me eftán oyendo» 
puedan prefumir , que y o 
villanamente me vengo. 
Jueces las haré , de que 
hallándome entre dos riefgos, 
de groflero , 6 vengativo, 

. elijo del mal el menoss 
pues lo vengativo infama, 
bien , que mancha lo groílero. 
Yo vi tu retrato , y vi 
otra hermofura , el eftremo 
de lo vivo á lo pintado 
puedo hacer : mas baile efto, 
para que quien entendiere, 
que aqui es cortes el filencio, 
entienda que no es venganza 
el no fervirte , fabiendo 
ü ay razón para mi olvido, 
que no la ay para tu ceño; 
poes por no vengarme en ri, 
quizá en mi mifmo me vengo, l^d/l 

Ver. Todo es enigmas efte hombre 
en fus refpueftas ; mas efto 
qa¿ puede importarme á mi, 
que parece que lo (iento? 

HjeU Efperia ^ Verufa , Egle, 
á vueftra piedad apelo; 
dónde ocultarme podr¿? 

^Jfer. Si vés que ya no tenemos, 
ni au.'i guardas para nofotras; 
pues Arhlante en favor nucftco 
no (eda por ofendido 
de ver fu encanto deshecho, 
quizá porque anda mayor 



45? 



Deidad aqui , mal podremos 
aventurarnos noíbt ras 
á fu enojo \ y mas avlendo 
dexadote en confianza 
nueftra. 

Veru/l Lo que yo prometo, 
es , por ti atreverme á una 
experiencia > bien , que á riifgo 
de que pueda parecer 
loco defvanecimiento 
el darme por entendida, 
de que algo hermofa parezco. 
La hermofura, pues , no tiene 
alhaja de mas aprecip, 
que el efpcjo , del fe dice, 
que templa la ira ,en poniendo 
al colérico fu imagen 
delante ; y afsi , aunque fiero 
buelva , yo le faldré aJ paflb 
con él , por ver ñ le templo, 
haciendo que fea menor 
fu enojo , al verle en sí mefmo. 

E^U. Yo te ofrezco de mi parte, 
fupuefto que a otros fufpendo 
con mi voz , ver (i por dicha 
á él le parafle fufpenfo, 
para que menos ayrado 
llegue á ti. 

E/per. Yo te prometo 
falirle al panfo también, 
reprefentandole ^exemplos 
enmiseftudios hallados, 
de altos Héroes , que tuvi^t>a 
por mayor de fus vifttírnasjv 
el vcrfe al amor fu jetps/v , 

Fer. Perdona , fi efto no baila. ''^ 

Efp. Que otras armas no tenemos 
con que focorrcrte . Hyolc::: 

íáf/j.Quehcrmoíura,voz,y ingenio. 
Far^Te lar tres. 



4^Q Fieras afemina Amar 

HjoL Ay de aquella,q á experiencias Hercules ^qucefcttchc yoc 
fía fu eíperanza y Tiendo 



afsi , que experiencias fe hacen 

folo á falta de remedios* 

Piofes y en qué parará 

la lid de Hercules , y Anteo, 

que fobre tantas dcidichas^ 

^ la ultima que temoí 
E fiaban Venus y y C rápido en el Ayre^ 
cantando , /m ver/os Hyole. 

Qiie hace , íi el H^ga a morir? 
Venus. Fingir. 

Hyol. Qué puede fingir mi eftrago? 
Cupid. A I hago. 
HjoL Y que íerá eíTe furor? 
Cufid. Traydor. 
Hjfol. Eco , ya que a mi dolor 

de Oráculo eres traíTunto, 

íi él muere y qué haré y pregunto? 
Ella y y los dos. 
Los 3. Fingir a Ihago traydor. 
Hyol. Mas alivio a mis fofpechas^ 
Cupid* QüC conñechas, 
HyoL £n fingir alhagos das. 
Venus^ Mas 

J/ff/. Que feran no confideras 
Cupid. Severas? 
HjoL Mal con voces lifongeras 

perfuades á mis rencores» 
vengarfe antes con favores, 
BU a y y los dos. 
Los j. Qac con flechas mas feveras. 
JIyol\.U\mQ anuncio mas cruel 
Versus. Que el. 

HyoLQut obra alhago que fe aplica? 
C¿(pid. Domeftica. 

Hyol. Quién dirá que del lo efperas? 
VeMUs. Las fieras. 

Hyol. Cómo es pofsible que quieras^ 
dudando ü vence , ó oo^ 



El I a y y los dos. 

tos 3 . Que él domeftíca las £Lera^ 

Hyoi. Y pues fon vanas quimeras^ 

Csipidi Fieras, 

HyoL £1 preíbmir > que fu ruina 

Venus. Atémina. 

HyoL Dime íi ay medio meíor. 

Cupid. Amor. 

Hyol. Permite y que mi temor 
ctcdito á tu voz no dé, 
pues uada coníuela oír , que 

Ellüy y los d§s. Fieras afemina amor. 

HyoL Si ya viendo mi dolor 
junto todo y no te obligas 
á que de una vez me digas» 
qué medio me cftá mejor.. 

Los dos. Fingir alhago traydor^ 
que con tiechas mas feveras» 
que él domeftíca las fieras» 
Fieras afemina amor. 

HyoL Pues fi el fagrado & ver» 
que por confejo me 4^ 
es fijigir ^ defde oy verás» 
viéndome contra un furor: 
Ella y los dos » y toda la Mufcé^ 

Mufic. Fingir alhago traydor, 
que con flechas mas feveras» 
que él domeftica las fieras» 
Fieras afemina Amor. Vaf. HyoL 
C Miando Venus. 

Venus. Pues figue tus defignios» 
fin apurar mas dellos, 
que fer contra un tyrano» 
que fe huye de tu Imperio. 
Dime , fiendo , como eres» 
el mas sioriofo afedo 
de verdadero amor, 
porqué fu rendimiento 
fias a amoríingido5 

Cant. 



De D^Pedro Calderón de la Barca, ^C i 

Cantando Cupido. pues ya que folos cftamos, 

y ocultos , faf a el acero. 



\4fid. Porgue amor verdadero, 
en vez de íer caftigp, 
fe convirtiera en premio. 
Que el quiera > y que no fea 
querido, es lo que quiero; 
hallefe ttas burlado, 
quanto mas íatisfecho^ 
de amarle Hyolc , no 
pudiera lograr luego 
el que ella enamorada 
Je ponga en el dcfprccio, 
que le pondrá mañana^ 
quando mi priíionero, 
trocando la acerada 
Clava eo vil inftrumento, 
mi carro axraftre 5 y pues 
edo lo dirá el tiempo, 
dexemos el jardin, 
en tatito que á el bolvemos 
¿esforzar que deícubran 
el ignorado fuego, 
que ¿I pienfaquees rencor, 
belleza , voz , y ingenio, 
r^. Ay,a ni ¡ngenio,ni voz,ni belleza 
han de poder dominar fus afedos, 
mientras Hyole noñnja c[ue llora. 
Cap. Pues llore , aunque finja, 
lí?/ ^/. Pues- llore , fupucftó 
que no es la primera, que llora 
fingiendo. 
Van/e , y cuhrefe el jardin con el hof^ 
que^y falen Anteo ^ y 
Hercules. 
Ant. AI fítio que apenas bruta 
planta pisó, guiando vengo 
tus paflos, porque ninguno 
nos íiga , y fe ponga en medio. 
He> c. Di , que á fin de dilatar 
tu muerte , que es lo mas cierto. 



Jlnt. Son muy defiguales armas 
efpada , y clava 5 y en duelo 
aplazado, el igualarlas 
es ley 5 y afsi , pues yo dcxo 
la efpada , dexa la clava, 
y ven á los brazos. Herc. Eífo 
yá es lo contrario, pues es 
gana de morir mas prcfto. 

Ant.T\x lo verás , quAndo veas 
que cobro , en dando en el fuclo, 
dobladas fuerzas. Ap. 

Herc. Qué aguardas? Luchan. 

llega , pues , y del primero 
Ímpetu veras fi doy 
contigo en tierra. 

Cae Anteo , y levantaje. 

Ant. Qu^ has hecho 
en eflb fi con mayor 
valor á la lucha buelvo? Luchan. 

Herc. Mas refíftencia hallo en tí 

de la que antes hallé $ pero 

no importa , para que dexe 

de fer fuperior mi esfuerzo. 

Cae Anteo , y levantafe. 

Ant. También fuperior el mió, 
bolverá a embeftir de nuevo. Lueb. 

■ 

Her.Qvk es efto,Cielos?pues quando 
mas le rindo , mas le encuentro 
fortalecido ? Ant. Pues va 
fíempre mi fiíerza en aumento, 
en excediendo á la fu ya, 
que le he de vencer , es cierto. 

Hete, Como es fu madre la tierrra, 
fin duda ella le dá alientos, 
quando á ella cae ; y afsi 
no ha de bol ver á ella. Luchaíh 

Anteo. Cielos, 
como aora no me arroja. 



4^1 Fhras afemina Amor ^ 

delálentado fallezco, por fi en el ayre le venzo, 

haga mafia , lo que antes . Levántale en el ayre. 

era fuerza. haciéndole > que en mis brazos 

Dexafe caer , / levantafe. rebiente. 

HerCé Aora veo, Anteo. Valedme , Ciclos, 

pues que te dexas caer que oprimido, íin tocar 

til , quando yo no te dexo, en la tierra , desfallezco: 

que es feñal de que la tierra Quien crcerá,qoado en los brazo 

te fortalece en cayendo. de Hercules cfpira Anteo, 

'Anteo. Sea lo que fuere , buelve . que dando el aliento al ayre, 

á la lid. le niegue el ayre el aliento? 

Herc. Si haré , ya buelvo; Herc. Quien viere que yo re arro/i 

pero advertido de que hecho pedazos al viento^ 

fiallá vencí fus portentos, . y tu, enemiga Cibele, 

porque me valí del ayre, en cu horrible obfcuro centro, 

he de hacer aqui lo mefmo: Af. á quien mecifte en la cuna, 

no ha de caer en la tierra, ^ , conílruyc lu monumento. 

En efla ultima lucha leruanto de la tierra Hercules a Anteo , y Jignij 
cando , que en vez^de arrojaarle a ella , le arrojaba al Ayre , le defpá 
de SI con tan arrebatado Ímpetu , que no fe dio termino entre falir i 
fus bracos , y verle , fin verle dé la otra parte de las nubes } con qu 
al entrar fe Hercules viEioriofo , fe abrió la tierra , y falto de e(L 
Cibele en una eminente pirámide de marmol , como conjhruldo mona 
mentó al cadáver de fu hijo , U qual mellando ya lo furiofo y y y 
lo compafsivo , def aparecida la pirámide , en recitativo ejlilo , cam 

llorando lo f guíente. 

Cihel. Si har¿ , y en cfperanza 
de que podrá mi ira 
en efta infaufta Pyra 
infcrivir donde alcanza 
del dolor de Cibele la venganza, 
£n diílintas esferas» 
en varios Orizontes, 
valida de mis montes, 
con formadas hileras, 
convocare las hueítes de mis fieras. 

Y 



De D. Pedro Calderón de la Barca. 4Í j 

Y lü verde Gigante, 

en quien el Cielo eftriva^ 

de tu febrica altiva 

venga el defdén y no cante 

Hercules triunfos de Efpero > y Athlante» 

Pues eftás ofendido 

del buelo del Pegafo, 

arma contra el ParnafOy 

de quien la guarda ha (idos 

caAigue Apolo el verle deftruidcu 

Las Ninfas que iDÍpiraron» 

iiguiendole veloces^ 

contra el amor fus voces^ 

bien que no las lograron» 

aora lloren lo que alia cantaroi» 

Del Elicon la frente> 

del Caftalio la cima^ 

«na agovie , otra gima» 

fin que llore fu Fuente» 

aun para el llanto fea fu corriente* 

Todo el verdor que encierra 

fu feno , fe deftruya» 

refulte en culpa fuya 

el dolor de la tierra; 

arma contra el Parnafo» guerra, guerra. Vaf. 
Tocan dentro caxas , j elarines^ 
La Aíaf. Arma contra el Parnafo , guerra , guerra» 
efi la apariencia , / /ale Ver ufa A^ //?• De tu Alcázar has falido 
an efpejo , deteniéndola jírifteo. al monte \ y tiendo tan nuevas 

!. No paíTes de aquí. acciones, como que llevas 

f. Defvia, a fcl tu efpejo , he prefumido 

le en vano tenerme quieres» que loco » y deívanecido 

lefto que tu folo eres Narcifo , retar intente 

larda de Hyole , y no mía. tu hermofura , y que valiente 

^ Que fuera patar el día» ella , a igualar el cotejo, 

> lo dudo \ peco advierte» lleva el criftal de tu efpejo 

le el procurar detenerte» contra el criftal de fu fuente* 

3 es ufar juriídiccion, Y aunque tu valor infiera 

no fu perior razón, verquanfin ventaja alguna 

le me obliga. F^rr. De que fuerte? fe arme de folo una X^um» 



4^4 Fieras afemina Amor* 

quien de todo un Sol pudiera; Lie Que no tenga á quien quetcr, 



con todo cflb , yo quinera 
tenerte , no porque arguya 
no fcr la visoria tuya^ 
íino por ver íi podria 
hacer , que en la muerte mia 
te enfayes para la luya. 

Veruf. Muy al contrario has creído, 
que no es contra una belleza^ 
lino contra una fiereza, 
el criftal que he prevenido: 
y aísi , que buelvas , te pido, 
á U puerta , y cfte paflb 
me dexes , donde no acafo 
Hercules me halle , al bolver, 
antes que a Hyole. Arijl. Temer 
debo , que a algún gran fr acafo 
de fu ira llegue el eltremo: 
y afsi , no quiero impe(;lir 
medio , que pueda fervir 
contra lo miímo que temo« 

Vtruf. Pues qué aguardas? 

Arijl, Tan íüprcmo 
poder tu hcrmofura tiene, 
que el me aparta , y me detiene. 

Ver. Pues débale el que te aparte; 
y mas quando ázia efta parte 
es Hercules el que viene. 

Hetirafe Arijleo , y (alen Hércules ,/ 

Ucas. 

Lie. Si ya los ayres venenos 
de Anteo fueron , dónde vas? 

Herc. Con una anfía á Hyole mas, 
y á mt con una aníia menos: 
que fcrá de dudas llenos 
mis fcntidos , un pefar, 
que hace placer , al mirar 
que fon pcfar , y placer, 
que no tenga a quien querer, 
y que tenga á quien llorar. 



y que tenga á quien llorar, 

•' es placer que hace pefar, 
y es pefar ^ que hace placer: 
plegué á Dios;:: 

Herc. Que ay que temer? 

Lie. Que se yo s pero rezelos 
que traen penas ,.y confuelos, 
plegué á Dios que fean , feñor, 
no aver a quien quiera amor, 
yaver a quien llore zelos. 

Herc^ Zelos , ni amor para mi? 
pero qué Dama es aquella? 

L/V. La que campa de mas bella 

entre las tres. Herc. Donde , di, 
. Hyole c£lá? pues como zSs\ 
la efpalda me buelves ? no 
merezco refpuefta yo? 

Veruf. El femblance de tu ira 
tanto de ti me retira, 
que fu temor me obíigó 
á intentar irme íin verte. 

Her. Tanto aífombroí tanto e/panto? 

Veruf. Fácil fuera decir quinto. 

ífer.De qué fuerte? Ver. Defta fuerte. 
Tu miímo en tí mifmo adviene, 
fi efpanto , y aflbmbro das. 
Mirafe al effeje. 

Wrc. Yo íby efte ! ya con mas 
caufa á mi deícuido riño, 
pues no me debió el aliño i 

verme a una fuente jamás. 
Qué varia naturaleza 
es en fu defigualdadi 
qué mal dice una fealdad í 

en brazos de una belleza! 
Si es tan grande mi ñereza, 
qué mucho que la luz pur2 
huya de la fombra obícura, 

y que le haga novedad 

ver 



Dt D. Pedro Calderón de la Barca. 4¿| 

Vir a la monftruoíidad por quien lo dicei? 



en braios de la hermofura? 
Difculpada Hyrole bella 
en cierta parte íe halla; 
qué digoí que el difculpallt 
ya camina ázia querella: 
pero (i por otro ella 
me dexó i pero fi yo 
maté á por quien me dexó? 
y ñ en íu memoria queda? 
y fí hay como yo pueda 
borrarle delW quien vio 
tan rara contrariedad^ 
Quítame efla luna impurai 
no vea yo » que es tu Jiermofura 
efpejo de mi fealdad: 
Ya fin verme ^ á mi crueldad 
buelvo ^á Hyole llevara 
doiule por redigo efte, 
que Libia a fu Rey me iguala. 
Sali Egle cantando. 
Egli. Guarda corderos , Zagala, 

' 2Lagala , no guardes fe. 
Herc. Mas quien pudo fufpender 

mi nuevo furor aora? 
Egle. Que quien te hizo paftora, 

no te libró de muger. 
Mere. No te baftó , Hercules , vbr . 
tu horror' (ino que dcfpues 
fufpcnfo á una voz eftcs, 
que trae tras tu deíaiiño. 
Egle. La pureza del armiño, 

que tan celebrada es. 
íJerc. Y que haré yo defta piel, 
fi a otros ropages me aplico? 
Egle. Viftela con el pellico, 

y defnudaluconél. 
Herc. Voz., que en disfraz de Zagala 
petfuades a no sé quien, 
que dexe rudezas , y ame, 
Tom. VIH. 



Egle. No se: 
por divertirme , efta letra, 
por mas (abida , canté, 
no porque con nadie hablaflc, 
mas que con el ayre. Her. Pues 
ni aun con el ayre has de hablar 
de que culto fe le dé 
al Amor , quando yo róy^ 
no á amar , fino á aborrecer* 
Egle. Pues qué te ofende , que yo 

diga , fin faber por quien: 
Cant. Aaiella amorofa vid, 
que enUzada al olmo v^, 
parte pámpanos difcreta 
con el vecino laurel? 
Herc. Qué hechizo tiene efta voz, 
que me obliga a fufpender 
mi eno/o? pero qué digo? 
el acento , Egle , deten, 
que fobre darme los ojos 
horror al llegarme á ver, 
los oídos fuipenfion 
al llegarte a oír , no sé 

Suc falten ya contra mi, 
no los labios también, 
que en favor de Hyole quieran 
pcrfuadir á mi altivez, 
que ay Amo<'. 

Sale Efpería* 
E/p. Que altivez pudo 
ncgario , quando fe vé 
Júpiter en lluvia de oro. 
Marte encautelofa red. 
Saturno amando á una cft^itua» 
Apolo amando a un laurélí 
Y dcfcendiendo á lo humapo, 
que en bs tablas que heredé 
de Athlante , no íbio vi 
lo paíTado , mastaa)bÍL*n 



j^66 Fieras afemina Awor^ 

lo fatnro ; qub vali e me que en aqueflTe azul dofel 

Héroe no ferá , 6 no fue 

triunfo de Amor? hablen quantos 

fu carro arraftran , en que. 



ó fon üeras de fu yago, 
ó fon huellas de fu ex* 
Julio Gefar por Clcopatra, 
por Druíila Augufto , el Rey 
Mafinifa por la belU 
Sofonisba , hafta el cruel 
Nerón por Popea , Jaflbn 
por la gran Mcdea > defpues 
Thefeo por Ariadna, 
Eneas por Dido , y con W 
París por Elena > Antonio 
por Fauftína ; y para c^u^, 
procediendo en infiniro, 
te repico mas , que aver 
vífto a Aquilcs por Deidamiai 
en habito de muget? 
quando::: 
Berc. No proíigas , no 
lo digas > no , que no ha de fec 
confequenda el que obren malí 
para que yo no obre bien, 
ni el efpejo > ni la voz, 
dí el ingenio han de poder 
templar mi enojo. 
Sa^e Hyole^ 
í^f^e?/. Pues pueda 
el arrojarme a rus pies, 
donde ni vida , ni R.eynO| 
te pid > por interés 
dj confeflTarme rendida, 
íino (olo , que me des 
licencia, para que diga, 
ya que he de morir » por qu^ 
Argftntc , un vil Agorero, 
dixo á mi padre, deípues 
de la palabra que dio, 



avia vifto ,que de entrambos 
avia un hijo de nacer, 

3ue violentamente avia 
e darle la muerte , él 
creyendo lu vaticinio, 
que es muy fácil de creer 
lo peor , porque me hallaílcs 
cafada , me impuio en que 
me echa0e yo á mi la culpa, 
dando , como hize , á entender, 
que tu horror me avia obligadOi 
íiendo alsi , que folo fue 
fu violencia , por que yo 
nunca a Anteo quife bien, 
ni mil a ti , antes fi fiíera 
permitido a una mugec 
de mis prendas confeflar, 
que tu rama, tu altivez, 
tu vaior:::pero efto bafte, 
que mas dixe , que pensé, 
quando dixe , que no mal, 
que es caíi decir , que bien» 
Digalo , quando veloz 
el desbocado corcel, 
faliendo de la batalla, 
me traxo al monte , que aunque 
vi , que Anteo me fcguia, 
defte Alcázar me amparé, 
por eftir en él fegura 
tanto de ti , como del, 

Y digalo el que aora oyendo 
fu muerte (ay de mi!) no &¿ 
íi es que tengo que fentir, 

ó tenga que agradecer. 

Y ya que el hado ha cumplido 
fu5 amenazas, al \ér 
muerto mi padre , á las maoos 
de un hijo tuyo ; pues lo es 

tu rencor , y mió , p«ie$ yo 



De D. Pedro Calderón de la Barca. ^6j 

Toy la que en mi le engendre, á toda Libia noticia 

con lo que fingí \ que aguardas feftivas voces , de que 

para datnne muerte? ó que Hyole es fu Rey na , y quien ella 

me lleves como á rendidaí elija , íerá fu Rey. 

i coronarte fot Rey, LUrandi^ HyoL A quien puedo elegir yo» 



que á mi tí\c baAa que todos 

ayan llegado á íaber» 

que hu vo lobrenatural 
, caufa aqui » y::: 
fíerc. La voz deten» 

que aunq es verda